Tesis la Otra Educacion_InesCastillo

Page 1

1

INTRODUCCIÓN «Nadie lo conoce todo ni nadie lo desconoce todo; nadie educa a nadie, nadie se educa solo, los hombres se educan entre sí mediados por el mundo» Freire

Si la mayoría de la gente se organiza en colectivos para cambiar algún problema social, el mundo sería otro. Si la gran mayoría participa en su comunidad para reparar aspectos generales que involucran a la sociedad, el mundo sería mejor. Si la gente se agrupa en reuniones para la mejora del mundo en el que vive, la vida sería mejor. La organización política nos llena de alternativas para luchar por nuestros derechos. Como muestra podemos observar los movimientos sociales que han cambiado el curso de la historia. En este trabajo vamos a hacer el ejercicio comprensivo de la realidad de los sujetos estudiados como las integrantes del Colectivo Chilpancingo en función de sus propios contextos y acciones a partir de algunas técnicas de investigación que nos aproximen a la realidad concreta. Se espera que a través de lograr las distintas evidencias y elementos teóricos y políticos se observe la acción pedagógica, que, en este caso, le llamamos “pretexto pedagógico” dentro de este espacio de organización social, que, de igual manera, se puede llegar a comprender desde distintas connotaciones teóricas pedagógicas que se muestran al margen de la Educación formal y al mismo tiempo, como una vía alterna que sucede al interior de los colectivos de organización social. Es pues, un ejercicio de presentación y justificación que muestra a la Otra educación en la participación comunitaria. Tomo de ejemplo a este Colectivo fundado


2

por mujeres ex trabajadoras de maquila (en su mayoría) que observan su alrededor y trabajan juntas para la mejora de la tierra, aire y agua de la comunidad en la que habitan y que en el Colectivo llevan la identidad por la justicia ambiental. Tijuana, frontera; lugar aparentemente migrante y de fuerza laboral mayor que su edad. Colonia Murúa, Ejido Chilpancingo; colonias populares y viejas de la ciudad que son habitadas en su mayoría por migrantes y mano de obra de la industria maquiladora. Se pretende informar sobre estos aspectos y características identitarias que llevan al mismo fin: Tijuana hecha de migrantes. Frontera de mujeres migrantes organizadas para mejorar y luchar por una justicia ambiental y al mismo tiempo aprovechar para auto educarse y educar a la comunidad. De esto y otras vertientes trata este texto. El presente trabajo se desglosa de la siguiente manera: dentro del Capítulo I. “Identidad de la frontera” se plantea el problema, el objetivo general y el objetivo específico. Así como la delimitación y la justificación. En el Capítulo II. El Marco contextual, es donde se mencionan algunos apuntes sobre Tijuana, la colonia a grandes rasgos, el Colectivo Chilpancingo pro-Justicia Ambiental y su identidad. Así como el trabajo y algunos apuntes referentes al Colectivo. Dentro del Capítulo III. El Marco teórico, es donde aparecen las diversas formas de participación social. Dentro del Capítulo IV. Se describe la Metodología, instrumentos y población y al final dentro del Capítulo V. se narra el Análisis de resultados y conclusiones


3

CAPÍTULO I LOS MOVIMIENTOS SOCIALES COMO PARTE DE LA IDENTIDAD FRONTERIZA 1.1 Planteamiento del problema Una de las pretensiones de este documento es llegar a hacer una propuesta sobre la manera de estimular las dinámicas organizativas de los diversos agentes sociales para la promoción de colectivos, en un contexto determinado por la pobreza, segregación, vulnerabilidad y marginación (caso del Colectivo Chilpancingo), además se pretende reflexionar sobre las implicaciones teóricas e ideológicas e La Otra Educación en los Movimientos Sociales, donde se han revisado distintas interpretaciones conceptuales sobre el fenómeno urbano. Por tanto, la propuesta investigativa hace necesario tener en cuenta el campo de la problemática urbana en Baja California y en especial en el municipio de Tijuana, tanto por las múltiples relaciones que determinan su especificidad histórica, como por las diferentes perspectivas interpretativas y opciones ideológicas desde las cuales ha sido abordado, a través de las vivencias del Colectivo Chilpancingo. Partiré de rescatar los planteamientos que han hecho los pensadores e investigadores acerca del fenómeno urbano y de los movimientos sociales, se pretende generar marcos conceptuales en los que se rescata la especificidad de los procesos históricos de esta Frontera Norte. Reconocer los problemas provocados por una intensa urbanización sustentada en una industrialización ni autónoma, ni dinamizadora, de tal manera que pudiera controlar tanto los distintos momentos y resultados de esta forma de organización social, como mitigar sus efectos más dañinos, la cual es una de las causas por las que ha luchado el Colectivo Chilpancingo.


4

Este Colectivo ha implementado la educación popular a través de las organizaciones de la sociedad civil y describir de qué manera se educa sin servir como edificio educativo, con el fin de promover la organización, para mencionar que no sólo es importante estar organizados al margen de las políticas gubernamentales, sino también porque se está educando sin pretender ser un maestro de educación popular. El rápido crecimiento demográfico de Tijuana, debido al desarrollo de la industrialización, dio lugar a lo que se ha llamado la “problemática urbana” la cual ha tenido sus manifestaciones más evidentes en la propagación de los cinturones de miseria, la falta de empleo, desequilibrios regionales, y sobre todo una alta segregación socio espacial. La frontera representa un laboratorio cultural y al mismo tiempo un espacio donde se gestan movimientos, uno de ellos es el movimiento social que está en contra del capitalismo, de la frontera como arma, de la empresa maquiladora, de buscar los derechos humanos y laborales frente a la forma en la que estamos compartiendo este espacio. La frontera representa este espacio donde aparecen los colectivos de jóvenes de diferentes lugares del país reunidos aquí en la ciudad, además de las ideas de hacer algo por cambiar nuestra situación económica y repensarnos como seres humanos que nos merecemos vivir una vida digna y feliz. De ahí que la frontera dibuje este tipo de grupos como el colectivo de mujeres Chilpancingo que se dedican a revisar y a tomar nota sobre los acontecimientos ambientales de su colonia y su entorno, organizándose y exigiendo sus derechos al margen de las políticas ambientales del gobierno. Y de esta manera están preparando por medio de la información a la


5

población aledaña, a los colonos y a las integrantes del mismo colectivo. Aparece pues esta otra educación, como parte de la educación popular. Hablar de Tijuana es ambiguo porque es frontera y por lo tanto se vive la migración desde siempre. Por ende, el espacio geopolítico obedece a sus lógicas capitalistas, que es desde el plano de las lógicas que impera la economía del Mercado. Aquí pues se señala a la frontera como el espacio para el ensamble de piezas y de cómo ese trabajo monótono más el desgaste ambiental que en su proceso hace que las trabajadoras de una de ellas se concienticen, se organicen y actúen frente y al margen de lo gubernamental por su familia y por comunidad. Lo anteriormente descrito fue uno de los inicios de este Colectivo y una de las luchas más fuertes que se describe más adelante. 1.1.1 Delimitación del tema El Colectivo Chilpancingo es un movimiento vecinal que surge a partir de una desigualdad social o bien una falta de criterio y abuso de un dueño de una fábrica que contamina a una colonia. No es solamente el espacio contaminado del que se habla o se aborda el tema, es del movimiento de mujeres que se sentaron a plantearse la realidad y decidieron ponerle fin al problema de una vez por todas, además de que lo hacían por su familia o lo hacían por la colonia. Sin embargo, este tema es recurrente en la frontera y en las colonias donde hay industrias maquiladoras. Lo interesante es que no en todas las colonias dañadas las mujeres se han organizado. En la colonia Murúa y el ejido Chilpancingo está el daño y aparece el colectivo. Se toma este colectivo, porque es un movimiento de mujeres que están a favor de los derechos ambientales y hacen este tipo de justicia en su colonia y a la vez,


6

demuestran que la sociedad civil organizada bajo el grupo de vecinos o barrios pueden mejorar las condiciones de vida sin olvidar que al hacer este trabajo las señoras están educando a la población. En lo que se informan y se comunican, platican lo importante que es para ellas como para el barrio y toda la comunidad y actúan sin buscar reconocimiento ni miramientos oficiales; ellas trabajan desde abajo y se organizan como pueden y con la información que investigan. Lo interesante del colectivo que aquí mostramos es que no han trabajado en vano y que sus luchas han tenido frutos interesantes para la comunidad como para ellas. La vida de la comunidad ha cambiado y la vida de las activistas también. El colectivo ha sido su escuela. Mencionar al colectivo y decir que no hubo otro que se dedicara a esto (siendo como ya se mencionó, la contaminación ambiental, uno de los problemas recurrentes de toda la franja fronteriza) no se encontró otro parecido. Para delimitar el tema de investigación que es la Otra educación, el ejemplo de un movimiento social es el Colectivo, pues en ello vemos que sus modos de trabajo nos muestran cómo es la Otra educación y la Educación popular. 1.1.2 Pregunta ¿Cómo se relaciona la Educación no formal y la Otra educación en el Colectivo Chilpancingo? 1.2 Justificación El proyecto de investigación parte de la premisa que las condiciones de la ciudad y de la región son insuficientes para atender a plenitud las demandas actuales y futuras de la población, especialmente de aquella que se encuentra en un estado de pobreza,


7

marginación y vulnerabilidad. Esto debido a que los procesos demográficos, económicos, sociales, culturales, institucionales y políticos han desbordado la capacidad del Estado-Nación para resolver las problemáticas actuales, donde el uso de herramientas tradicionales de planificación ha resultado insuficiente para prevenirlos y controlarlos. Por ello es necesario plantear nuevas estrategias de planeación y educación que incluyan el desarrollo de las actividades colectivas, las cuales puedan mejorar el nivel de calidad de vida de la población, sobre todo de los grupos más vulnerables. El reconocimiento de las formas de trabajo del Colectivo Chilpancingo puede incentivar o desincentivar la universalidad en el uso de la educación, la cultura, la recreación y el deporte, haciendo mayores esfuerzos por mantener su calidad, utilizando la Otra Educación como una manera de generar aprendizajes por medio de la lucha de los movimientos sociales. Se trata entonces de atenuar los espacios para el ejercicio de la ciudadanía, para los encuentros y la discusión de la diferencia, para ponerse de acuerdo sobre la ciudad que se quiere construir, y la razón de ser de lo público pensado como bien común, de derechos cívicos y como un lugar indispensable para desarrollar el proceso de socialización de los habitantes de la ciudad, pues es en esos espacios donde se expresa la diversidad, se produce el intercambio y se aprende la tolerancia. De esta manera la frontera como modo de organización hace que las personas hagan cosas, es decir, la herida abierta que representa este bordo físico hace que pensemos en que las fronteras sí están ahí, física, ideológica o metafóricamente, pero,


8

así como existen también desaparecen y se brincan, se pasa por debajo o se invisibilizan para las personas fronterizas. La frontera representa un laboratorio cultural y al mismo tiempo un espacio donde se gestan movimientos, uno de ellos es el movimiento social que está en contra del capitalismo, de la frontera como arma, de la empresa maquiladora, de buscar los derechos humanos y laborales frente a la voz, forma en la que estamos compartiendo este espacio. La frontera representa este espacio donde aparecen los colectivos de jóvenes de diferentes lugares del país reunidos aquí en la ciudad, además de las ideas de hacer algo por cambiar nuestra situación económica y repensarnos como seres humanos que nos merecemos vivir una vida digna y feliz. De ahí que la frontera dibuje este tipo de grupos como el colectivo de mujeres Chilpancingo que se dedican a revisar y a tomar nota sobre los acontecimientos ambientales de su colonia y su entorno, organizándose y exigiendo sus derechos al margen de las políticas ambientales del gobierno. Y de esta manera están preparando por medio de la información a la población aledaña, a los colonos y a las integrantes del mismo colectivo, apareciendo pues esta otra educación, como parte de la educación popular. 1.3 Objetivos Objetivo General Describir cómo la Otra educación se presenta como alternativa de mejora social en el Colectivo Chilpancingo. Objetivos específicos ● Identificar cómo la Otra educación reconfigura nuevas prácticas educativas más allá de la escuela.


9

● Evidenciar cómo desde las organizaciones sociales al margen de lo gubernamental se articula una forma de expresión de lucha política- educativa. ● Establecer las necesidades de equipamientos colectivos a través de la Otra Educación 1.4 Supuestos Es decir, dentro del Colectivo Chilpancingo aparecen luchas como iniciativas de las integrantes a partir de realizar un análisis de su entorno y gracias a éste, comienzan a trabajar su investigación. Al momento de informarse se educan y a la vez forman a la comunidad. 1.5 Categorías de análisis Colectivo Podría decirse que un Colectivo es una parte de la sociedad civil organizada: [...] un espacio en el cual participan las asociaciones que proyectan su acción hacia la construcción de ciudadanía participativa y otros actores sociales individuales que se constituyen en referentes sociales o que conforman colectivos transitorios o permanentes - movimientos sociales, coaliciones, foros, etc. En este espacio simbólico se construye poder y se hace política en diálogo o enfrentamiento con el poder político y el poder económico. Ni separado ni aislado de la esfera de lo político y lo económico, es el escenario del conflicto y del consenso social. Allí, sin que ese allí tenga ninguna dimensión física, se procesan y articulan opiniones, representaciones – en los dos sentidos: representación política y representaciones de lo social-, así como acuerdos y enfrentamientos (Roitter, 2004, p. 29).


10

Otra educación: El término "la Otra educación" se retoma de la consigna "otro mundo es posible" acuñada por los movimientos sociales frente a los congresos cumbres del Banco Mundial y/o del Fondo Monetario Internacional. Con esto se busca demostrar, por un lado, que la Educación no sólo es y debería de ser institucionalizada, y por otro lado recurrir al llamado del EZLN en Chiapas donde aparece por primera vez en México el término "la Otra educación" que nace en los territorios autónomos donde se imparte una educación diferente. Derechos Humanos: Cuando las personas o las organizaciones civiles se oponen y resisten al abuso de poder, reivindican emancipación y exigen reconocimiento respecto del otro, habitan luchando por garantías individuales que a la vez se vuelven colectivas. Al oponerse persiguen el reconocimiento de derechos humanos como dignidad, igualdad o libertad (Arias, 2015). Derechos ambientales La justicia ambiental se logra bajo el empoderamiento de comunidades organizadas en grupos o colectivos que actúan para lograr este cambio social, ésta es vista como un derecho humano ya que se protege la salud pública y por ende al medio ambiente que aparece amenazado por la contaminación. Al luchar por estos derechos se fomenta la buena relación de las personas con la naturaleza.


11

1.6 Bosquejo del método Desde el interaccionismo simbólico y la perspectiva fenomenológica se realiza la indagación por medio de una investigación de campo, aplicando la observación participante. A partir de dicho paradigma interpretativo que permite el análisis de la observación, narramos cómo es que el colectivo se ha organizado para ofrecer esta alternativa pedagógica. Este método etnográfico que permite la entrada a la comunidad, observar y ser parte de este colectivo de mujeres, a través de las entrevistas que se realizaron, ha dado elementos suficientes para determinar que este pretexto pedagógico como la Otra educación es una posibilidad en el colectivo. 1.6.1 Instrumentos La entrevista Se utiliza la entrevista como instrumento cualitativo de recolección de datos, la cual proporciona a la investigación un contenido rico para nuestro acervo como parte de la etnometodología y para el interaccionismo simbólico en el cual se basa la investigación y observación. Merlinsky (2006) considera a la entrevista como un contrato comunicativo que se establece entre el entrevistador y el entrevistado.

El cuestionario El cuestionario como base para realizar la entrevista nos da la libertad de navegar por la vida de nuestros sujetos de estudio, ya que a partir de las preguntas construiremos nuestros resultados, y es gracias a estas preguntas que van desde lo formal hasta


12

preguntas de respuesta personal de cuestiones laborales, escolares, familiares hasta emocionales que podremos logar un análisis más detallado. Realizar un cuestionario siempre es importante porque a partir de ello describimos a nuestros sujetos y dichos resultados nos dan la pauta para continuar y narrar una demostración de la hipótesis con la que comenzamos esta investigación metodológica. El interaccionismo simbólico como metodología es una muestra de que la entrevista como instrumento es uno de los mejores para hacer una interpretación.


13

CAPÍTULO II ALGUNOS APUNTES SOBRE TIJUANA 2.1 Marco Referencial La frontera es un espacio plural delimitado y socialmente establecido por medio de la violencia, tal como lo describe Gloria Anzaldúa1 al referirse a un “tercer espacio” como la herida abierta que dejó la frontera, por un lado, la cultura fronteriza (border culture) y por otro la tierra fronteriza (borderland) como un espacio incorrecto, ambivalente y que se encuentra, según Anzaldúa en un proceso de transformación constante. Las fronteras, para Anzaldúa tienen como objetivo crear una división. Como criterios de distinción que actúan de distintas formas, fronteras que trascienden la dimensión geopolítica de la frontera mexicana-estadounidense incluyen fronteras mentales que pueden ser categorizadas como fronteras de cultura, de raza, de clase social, de identidad de género, de idioma, de orientación sexual, etcétera (Amezcua, 2016, p. 3). Por su parte Heriberto Yépez2 hace una metáfora de la frontera como campo magnético al compararla con dos imanes que intentan apartarse en sus polos mientras una fuerza superior intenta juntarlas. Yépez, con esta metáfora trata de simbolizar esta parte de la frontera que entre contradicciones y tensiones predominantes se atraen. Históricamente se dice que la ciudad de San Diego después la ciudad fronteriza fue “Llantijuan” en lengua Kumiai indígena de la región, significa “lugar cerca del agua” o “tierra árida” pero un padre Baptista decidió nombrarla “Tía Juana” desde su fundación; afirma Yépez: “Tijuana se basa en un malentendido y una contradicción,

1 2

Académica, escritora y activista lesbiana, feminista y chicana. Filósofo, escritor tijuanense.


14

que se transformó en el mito de la “Tía Juana”, una señora vieja y furiosa, que nunca existió, pero muchas personas de la ciudad fronteriza creen en ella, igual como creen en Santa Claus”. Otro ejemplo vivo para afirmar estas hibridaciones es el clásico burro-zebra que se encuentra (menos cada vez) en la Avenida Revolución del centro de la ciudad. El burro-cebra que se llama “zonkey” (una mezcla de un donkey (burro) y una zebra). Así, nos dice el autor, Tijuana se deconstruye y transforma revolviendo sus estereotipos entre las tensiones de los dos imanes y así se hace “intraducible incluso a ella misma” describe Yépez. Este autor propone mirar a la ciudad de Tijuana como un malentendido, ubicada entre dos extremos (imán); sin embargo, Tijuana sabe crear algo propio y trascender, ser una mezcla entre dos culturas o dos países. Por lo tanto, para Yépez Tijuana es una ciudad de ciencia ficción. Otra de las descripciones que apunta a la resignificación de la frontera es la siguiente, muestra de lo que para muchos de nosotros representa la ciudad. This is Tijuana: (...) Un torso descuartizado repartido por la carretera en hora pico. (...) Los narcos. El machismo. Silicon land. Whores-Barbie’s Factory. Armas de alto calibre riéndose a carcajadas. (...) La palabra Welcome significado simultáneamente que toda entrada es una salida. El silencio que apuñala. El desierto que hierve. Los gritos migrantes que estallan. Cebrasburros imitando a la nostalgia. Autos flamantes. Furiosos taxis. (...) El Borderline no se libra de ninguno de los lados de la serpiente metálica. (...) El primer y el tercer mundo. La frontera. El infierno. La otra parte del otro lado. (...) Todo lo que entra o sale de la ciudad viene de dos partes. Todo lo de aquí, sale en dos


15

o más partes. (...) Luis Donaldo Colosio acribillado. Música de banda. Morgue. Techno. Nafta. Aquí empieza la patria. This is Tijuana. (Valencia, 2010, p.13).3 “Tijuana es eso y más” dicen las personas que les “duele” pensar que sólo sea esto que menciona la autora. La cultura fronteriza obedece a las lógicas de la frontera norte y además a las lógicas de la línea que nos divide del gran imperio. La frontera, como en el documental Maquilapolis de Vicky Funary.4 “La cultura industrializada concibe a los trabajadores como piezas mecánicas, sin considerar sus aspiraciones como seres humanos. El liderazgo de la ciudad permitió a la maquiladora la constante violación de las leyes laborales, mediante una flexibilidad laboral de “contrato y despido”. La ciudad no tuvo la capacidad de otorgar servicios públicos a sus nuevos habitantes, creando condiciones de asentamientos humanos precarios” (Payan y Tabuenca, 2004). Aunque el autor no menciona a la ciudad de Tijuana en específico podemos pensar que se refiere a ella, pues la cita nos ayuda a imaginar cómo se da la cultura y qué pasa con las lógicas de la frontera frente a esta industrialización. La cita también nos sirve para pensar por qué aparecen este tipo de organizaciones de la sociedad civil como el Colectivo. Hacer un recorrido, aunque teórico por el espacio donde resurgen este tipo de movimientos que han modificado las estructuras del mundo, es interesante porque gracias al contexto socioeconómico y político en el que se desenvuelven se recrean y se reconfiguran espacios como este Colectivo. Hacer conciencia desde la comunidad, para la comunidad, no trayendo muestras de otros espacios geográficos, sino más bien

3 4

Escritora transfeminista tijuanense Maquilapolis, City of factories. Documental de Vicky Funary y Sergio de la Torre, 2006


16

recorrer los caminos de la comunidad, conocerla, amarla, desearla, enseñar a respetar el medio ambiente, cuidar el espacio para luego luchar por él contra los que no le tienen respeto. 2.2 Tijuana-frontera Antes de llegar a contar un poco la historia de Tijuana (para lectores que no saben nada sobre ella) quiero mencionar que esto es sólo un breve recorrido por la historia de la ciudad, brincando de años en años, de sucesos y detalles para llegar a lo que considero dos de los temas más importantes para abordar el presente ensayo, me refiero a la Tijuana que alberga migrantes y a la entrada de la industria maquiladora en la frontera. Es necesario mostrar un poco el contexto de la ciudad puesto que es el espacio de acción y donde aparece este colectivo de personas, en su mayoría migrantes y ex trabajadoras de maquila que forman el capital social. Tijuana puede ser una de las ciudades más recientes de la historia del país, a diferencia de la gran mayoría. Surge en la época colonial (1889) y desde sus orígenes funge como ciudad fronteriza. Su desarrollo estuvo prácticamente dependiendo de los Estados Unidos y aparecía como la frontera incomunicada del resto del país. Como bien sabemos Tijuana también desde sus inicios fue encaminada a la producción de servicios turísticos para la población del país vecino. Después, a principios de la primera década del siglo pasado comienzan los estragos de una primera Ley Seca, aparece un movimiento social y moralista (1911) para los californianos que prohibía, entre otras cosas, el alcohol y las apuestas, dicha situación vino a traerles problemas moralistas, económicos y sociales, sin embargo, para Tijuana, siendo frontera, representó una oportunidad para la inversión de este tipo de


17

ambiciones para los estadounidenses. Empero, la entrada de los Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial, no todo fue como se esperaba para la ciudad fronteriza, pues se pasó por una crisis económica ya que México se mostró neutral ante la guerra y para los Estados Unidos fue un mal gesto, mismo que provocó que se cerrara la frontera para los estadounidenses. Gracias a esa lógica se redujo el turismo y la consecuencia fue los bajos ingresos para las familias, además de no poder cruzar “los de este lado” y adquirir bienes y algunos servicios. Al concluir la guerra aparece la “Vols.-Ted” o “Ley seca” (1919) a consecuencia de ese movimiento moralista que ya no sólo aplicaba para los californianos sino para todo el país del norte, pero para Tijuana fue la “época de oro” y también lo fue para las ciudades fronterizas del país (Zenteno, 1993). Algunos de los empresarios estadounidenses vinculados a los negocios que prohibía la ley se trasladaron a la frontera con la idea de establecerse en la ciudad de Tijuana o bien, en otra ciudad fronteriza con los Estados Unidos. De esta manera la prostitución y las carreras de caballos tuvieron un gran auge. Sería una ingenuidad pensar que sólo los vecinos incursionaron en los negocios, también los primeros empresarios de la misma ciudad. Tijuana era ya una larga avenida llena de prostíbulos, bares y licorerías además de otros negocios relacionados con el turismo del día a día. Como bien lo describe Contreras (1988): “Aún los capitales más modestos tuvieron cabida en aquél mercado infalible”. Y así fue creciendo la economía de la frontera junto a la demografía gracias a la ley que les prohibía de “aquel lado” lo que “de este lado” se ofertaba. Pero como todo tiene un fin, la Ley Volaste fue cancelada en 1933 y fue entonces cuando se dio


18

a notar la precariedad y la estrecha relación de dependencia entre las dos ciudades fronterizas, pues como bien describe Piñeira (1985): “La historia de Tijuana (en los años treinta) fue una historia de rebote de lo que aconteció en California” y como consecuencia de estas lógicas económicas que envuelven a la frontera surge un nuevo problema; el desempleo (Zenteno, 1993). Como la ciudad representaba una barra de cantinas para extranjeros, no se pensaba muy bien en que esto iba a terminar en algún momento. La ciudad cayó en un caos económico al observar que no contaban con otro tipo de empresas y por lo tanto empleos más que las de consumo turístico. Tampoco existían negocios de consumo más que algunos comerciales. Como ya se mencionó, las compras de comestibles y otros servicios se hacían cruzando la frontera, en San Ysidro. Esto llamó la atención a nivel nacional y fue entonces cuando aparecen los famosos perímetros libres experimentales. De ahí que algunos comercios se mudaran a la ciudad de Tijuana o bien se permitiera la importación de algunas mercancías. Además de que al finalizar la Ley Seca en el país vecino y como consecuencia de ello, a nivel nacional, se comenzaron a cerrar los casinos, mismos que hacían que de alguna manera la economía de la frontera permaneciera estable. Gracias a esta medida la ciudad fronteriza tuvo que replantearse los servicios turísticos y ver de qué otra forma podía sobrevivir sin “lo prohibido” ya no para “los de allá” sino también y ahora, para “los de acá”. En tiempos de la Segunda Guerra Mundial, aparece en San Diego la base naval más importante para los Estados Unidos, país que de nuevo participa en la guerra y de nuevo la ciudad de Tijuana vuelve a establecer su economía como en aquellos


19

años, pues se benefició del turismo de los soldados estadounidenses. Otro punto importante es que el país vecino tuvo que recurrir a la mano de obra mexicana con el fin de establecer su economía con uno de los programas más importantes para Tijuana y que ha marcado a la frontera, el de “Braseros” de 1942 a 1964. 5 millones de mexicanos aproximadamente se vieron involucrados en este programa de migración pues visionaron un futuro mejor, en el cual habría una ventaja económica al emigrar del campo a la ciudad y del país de origen hacia el país del dólar. Ya establecidos de “aquel lado” emigraron sus familias (Zenteno, 1993). A partir del programa de Braseros muchas condiciones cambiaron para la frontera, de éste y del otro lado. Una de las más importantes es que se constituye por primera vez y para siempre una Tijuana, ciudad de paso, a causa de la demanda de trabajadores mexicanos en Estados Unidos. Esta lógica invita a la población rural a emigrar desde cualquier lugar del país hacia “la esquina de Latinoamérica”, con la idea de trabajar en este programa. Se vuelve un lugar de residencia temporal en espera de oportunidad de empleo. Esto generó un crecimiento demográfico y económico con el establecimiento de comercios y servicios generales tanto como para una ciudad que crecía día a día envuelta en esta dinámica migratoria, en el de “esperar trabajo” y cruzar la frontera como aquél familiar o amigo cercano tanto como para los habitantes nacidos en la ciudad. En 1965 el Programa de Industrialización Fronterizo (PIF) por órdenes nacionales de la política federal, se establece en las fronteras para absorber a toda la comunidad migrante que esperaba trabajo en Estados Unidos y no lo conseguía. Dicho


20

programa creaba empleos para que los niveles de vida de la población no siguieran afectados. Esto dio pie, entre los cambios en la tecnología y los procesos de restructuración en las empresas para que en Tijuana y otras ciudades fronterizas, se estableciera la Industria Maquiladora de Exportación (IME). Comienza de una vez y para siempre el proceso de la industrialización en la ciudad, “la maquila” contratando a la mano de obra, dando empleo a todos aquellos migrantes que ya poblaban la frontera y que alguna vez soñaron con cruzar al país del norte y ganar dólares (Zenteno, 1993). Para la mitad de los años setenta, Tijuana contaba con varias empresas maquiladoras que reclutaban a mucha parte de su población, sin embargo, como algunas empresas eran de origen estadounidense, dejaron de funcionar a partir de su cierre porque su país de origen pasaba por una recesión económica.5 Originalmente se empleó a los hombres o braseros desempleados pero conforme se avanzaba la productividad se fue empleando a las mujeres jóvenes. Y así comienza el trabajo de maquila para las mujeres, quienes ya no sólo están en el trabajo doméstico dentro de los hoteles, restaurantes u hospitales, sino que entran en el mercado laboral más grande de la zona fronteriza. Esta es la parte a la que quería que llegáramos, pues como ya se mencionó el trabajo de las mujeres en la industria maquiladora es uno de los temas que envuelve

5

Este breve esbozo sobre la ubicación geopolítica de la frontera Tijuana fue a partir de la lectura de “Del rancho de la Tía Juana a Tijuana: una breve historia de desarrollo y población en la frontera norte de México.” de Zenteno Quintero, René Martín (1993) en estudiosdemograficosyurbanos.colmex.mx/index.php/edu/article/download/936/929


21

al Colectivo que estamos estudiando; las que lo conforman, en su mayoría, son ex trabajadoras de esta esfera económica. Además de que ya se hizo mención de la identidad migratoria que padece la frontera. Si no fuera por este rasgo de identidad tal vez no tuviéramos esta economía que procede de la maquila y fuéramos distintos, sin embargo, ya tenemos una y esa es la que mencionan, entre otras, los siguientes apuntes. 2.3 La colonia y el Ejido La colonia el Murúa está ubicada en la parte oriente de la zona urbana de la ciudad y a espaldas de la Central Camionera de Tijuana. Esta colonia se ha visto afectada, como muchas otras colonias populares de la ciudad, por el crimen, el vandalismo y la pobreza. Es una colonia vieja y representativa de la ciudad, colinda con el ejido Chilpancingo; muchos de sus habitantes son trabajadores de maquila y migrantes; también se conoce por ser la que sufre contaminación de aire, agua y suelo, además de contar con el Arroyo Alamar. El espacio de reunión y de acción está en esta colonia y muy pegadita al ejido Chilpancingo, de ahí que el nombre del Colectivo sea “Chilpancingo” en lugar de “Murúa”. Cuentan las señoras que la colonia era un ejido y las colonias aledañas también lo son. Tal parece que su dinámica es diferente a la de una colonia, se refieren a que siendo ejido la comunidad se vuelve más cercana a las familias que la habitan, pues casi todas ellas, de aquellos años, son dueñas de varias hectáreas o manzanas de la colonia. Por lo que comenta una de las promotoras del colectivo que de alguna manera los colonos se conocen, la comunidad sabe de los problemas que han padecido desde


22

hace años. Esta es una de las razones por las que las compañeras se juntan para apoyar y exigir justicia en la comunidad y puede ser también la razón por la que el colectivo ha logrado cambios y sigue en pie. Concluimos que la colonia es popular como se mencionó arriba y está ubicada cerca del bulevar Gato Bronco y debajo de Otay; sitio ocupado por la gran mayoría de industria maquiladora de la ciudad. 2.4 El Colectivo Chilpancingo El territorio local donde aparece el Colectivo es el mismo lugar en donde viven la mayoría de las señoras promotoras, donde habitan sus familias, sus trabajos, las escuelas de sus hijos e hijas. Adquiere un valor diferente a que si fueran externas al lugar y construyeran proyectos y campañas de lejos. Adquiere una representación en la comunidad, un impacto, adquiere importancia pues desde ahí se piensa, se organiza y se actúa. Sin olvidar que son mujeres y madres de familia preocupadas por el futuro de sus hijos y por el de la comunidad. Sin dejar de lado uno de los comentarios de uno de los jóvenes del Colectivo: “Es que son mujeres y las mujeres siempre se están organizando, sin ellas nosotros no estuviéramos aquí”. La comunidad6 es el mismo territorio donde se ha sufrido este impacto transnacional y neoliberal y este sector popular organizado hace presencia frente a dichas transformaciones. Representa, en este caso, a una parte de las colonias populares de Tijuana marginal, delincuente y necesitada de más grupos de la sociedad

Comunidad o “communitas” es un sustantivo en latín que refiere a una comunidad no estructurada en la cual la gente se encuentra en igualdad de términos y en donde existe un alto grado de sentimiento de comunidad. https://es.wikipedia.org/wiki/Comunidad#Otros_usos_.28Communitas.29 6


23

civil como éste, de alguna manera organizada, también en otros temas como violencia, narcotráfico, equidad de género y un largo etcétera. Una de las promotoras del colectivo menciona en el documental Maquilápolis que a ella le preocupaba el problema de la contaminación del Arroyo, miraba cómo a través de los años cambiaba de color el agua, a veces verde, otras muy oscuro y rara vez regresaba a ser cristalino como cuando era niña y lo veía así. Ella es habitante del Ejido Chilpancingo y comenzó a organizarse con las demás mujeres porque no quería más contaminación ni para ella y los suyos ni para la comunidad. Otras señoras del colectivo fueron trabajadoras de maquila y también fueron promotoras de la desaparecida “Casa de la Mujer Grupo Factor X”. Una organización feminista, zapatista que en los 90´s se dedicó a informar sobre los derechos de las mujeres y ofrecía apoyo legal, psicológico y acompañamiento para cuestiones y problemas que pasaban las mujeres, además de organizar talleres para la comunidad con temas culturales, de identidad o de género. Este espacio desapareció, pero el trabajo siguió por medio de las mismas organizadoras con otros grupos de mujeres como la Colectiva Feminista Binacional. Esta organización feminista aportó mucho al Colectivo, en materia de derechos de las mujeres, equidad de género y otros casos como talleres de violencia hacia las mujeres. Se fueron autoeducando y preparando más para seguir organizándose en la comunidad, primero se informaron sobre cuáles eran sus derechos como trabajadoras de maquila y después supieron que lo que pasaba con la contaminación en la colonia no era “natural”. Comenzaron pues a cuestionarse el origen y se dieron cuenta que todas las flechas apuntaban a la industria maquiladora.


24

Fueron sembrando la semilla de la duda en la comunidad y asimismo organizándose en campañas de la colonia. Otras de las señoras ya habían asistido a talleres de justicia social en el Centro de Información para Trabajadoras y Trabajadores A.C. El CITTAC, también desaparecido en cuanto a espacio; sin embargo, se sigue haciendo el trabajo pues éste no termina, ya que no es como otras organizaciones gubernamentales que desaparecen y ya nadie retoma porque no hay presupuesto. Estos centros como el CITTAC y la Casa de la Mujer, entre otras organizaciones y colectivos civiles han existido sin fines de lucro y sin apoyo institucional. Son voluntarios en su mayoría, sobreviven al apoyo de otras personas que como ellas y ellos sólo trabajan para un bien común. Estos grupos de personas que practican esta filosofía de vida, y que no hacen más que informar a la gente sobre sus derechos, lo hacen no por dinero sino porque creen que es necesario hacerlo. Ellos y ellas no pueden quedarse con la información, quieren compartirla. Por lo antes mencionado y porque también compartimos ese mismo sentimiento moral, sobre tener información y compartirla, es pues la razón de esta investigación. Creo que es importante investigar y ofrecer la información que está ahí pero por muchas razones no le llega a la gente. Esto es pues un ejemplo de educación popular, pero de otra forma, y compartirla no es más que reeducarnos y dejar la ignorancia a un lado. Así el CITTAC impartía talleres a trabajadoras de maquila y ofrecía información sobre derechos laborales a cualquier persona que llamara al teléfono o se presentara


25

en el Centro. Por ejemplo, algunas de las señoras antes de formar el Colectivo asistieron a varias juntas y reuniones en CITTAC, algunas por demandas personales laborales y otras solamente para informarse pues sabemos que la Ley que defiende a los trabajadores y trabajadoras es un libro olvidado en el lado más alto y más oscuro del librero y además no todas y todos tienen librero, es decir, ignoramos cuáles son nuestros derechos como seres humanos, como mexicanos al igual que nuestros derechos laborales. Asesoradas por el CITTAC y por otras organizaciones como la Coalición de Salud Ambiental de San Diego, comienzan a organizarse y a demandar para rescatar los espacios de la comunidad como la lucha contra una maquiladora abandonada con metales que día con día contaminaban la tierra de la colonia o el rescate del Arroyo contaminado por la zona industrial más grande la ciudad, lucha que a la fecha llevan a cabo. Todas ellas migrantes, todas ellas sin concluir sus estudios profesionales, algunas solteras, otras madres, otras madres solteras, casadas, en fin. Miran como una posibilidad el salir a platicar con la comunidad y observar la colonia para entonces, entre todas, formar la organización y comenzar a promover la justicia. Comienzan, algunas de ellas, además, a realizar encuestas sobre salud ambiental, misma que la Coalición de Salud Ambiental de San Diego les proporciona. Recordemos que vivimos en frontera y lo que pase en Tijuana repercute en San Diego y viceversa. Aquel condado preocupado por la salud ambiental de ambos lados inicia también sus encuestas de aquel lado.


26

Al ver tanta injusticia en el Ejido, la Coalición de Salud Ambiental de San Diego empieza a trabajar con las señoras que a su vez ya son más y se nombran Colectivo Chilpancingo. Mencionan las mismas que al principio no fue fácil pues luego la gente no quería contestar encuestas porque creían que era sólo para llenar requisitos gubernamentales y por lo mismo que los y las habitantes de la comunidad, están cansadas, cierran las puertas o no comentan porque consideran que una vez más les van a quitar el tiempo y no observarán cambios en la colonia. Sin embargo, la comunidad ignora que este Colectivo de mujeres va a comenzar una lucha progresista por la comunidad y en contra de un brazo fuerte del capitalismo neoliberal, luchar contra las trasnacionales y sus repercusiones sociales y medioambientales. Entre otros datos, estos fueron los comienzos del Colectivo Chilpancingo. Ellas tuvieron esperanza en su comunidad y en la organización y supieron que poco a poco y organizándose se podía luchar y exigir justicia para la comunidad y sus familias. De esta manera, ellas no sabían qué iban a aprender y que a su vez iban a enseñar, es pues este movimiento circular de “mientras ofrezco información más aprendo” y defiendo mi conocimiento frente a lo que me está generando alguna falta, como en este caso la industria maquiladora y la ignorancia. ¿No es esto educarse? ¿No es esto aprender de la Otra educación? ¿No es pues la investigación de campo y todo el método científico este trabajo que ellas dentro del colectivo están realizando? Si no es Otra educación entonces que alguien diga cómo se llama este proceso. 2.4.1 La identidad del Colectivo Chilpancingo es la Justicia ambiental La identidad del colectivo, además de ser una organización social sin fines de lucro es también en pro de una justicia ambiental, pues su ubicación geográfica nos dice un


27

poco sobre la contaminación que sucede en la mayor parte de la colonia. Creen que por algo se puede comenzar a cambiar las formas de vida de las personas, un cambio esencial es que existan espacios seguros y libres de tóxicos para toda la comunidad, pues si se limpia una colonia por medio de un colectivo de personas organizadas, es probable que las otras copien el modelo y lo pongan en práctica. Esa es una de las esperanzas, que por medio de ellas y la educación que están demostrando se actúe de manera parecida a ésta. Así como también mencionan que el Colectivo no es ambientalista, sino que busca la justicia ambiental “nosotros no somos ambientalistas estamos luchando por la justicia ambiental, no somos ecologistas es decir somos un movimiento que se conecta con la lucha desde abajo por la justicia, pero no nos consideramos como parte del movimiento ambientalista o ecologista”.7 Y como ya se mencionó, las campañas han sido en pro del ambiente. Esta es su identidad. Las promotoras dicen que, si tuvieran oportunidad y mayor tiempo libre, tal vez comenzaran otras campañas como de ayuda al migrante o la migrante o algún apoyo para personas en situación de calle, entre otros temas que de alguna manera conversan en sus reuniones, pero no llegan a descartar la posibilidad de en el futuro comenzar a trabajar más temas y no sólo la justicia ambiental. 2.4.2 La lucha por la Tierra: Campaña contra “Metales y sus derivados” El cierre y abandono de una maquiladora de dueño estadounidense “Metales y sus derivados” deja al descubierto una huella de contaminación cerca de la colonia, pues las aguas que bajaban del sitio industrial comenzaron a perjudicar a la comunidad.

7

Aníbal Méndez, integrante del grupo de jóvenes del Colectivo Chilpancingo.


28

Cerca de 7 mil toneladas métricas de plomo causaron denuncias por enfermedades y casos extremos de salud que vemos y otros que no vemos como el daño que hace el plomo. En 1994 la clausuran, el dueño se regresa a los Estados Unidos, no hay manera de perseguirlo, si en su país no lo persiguen pues no lo van a extraditar. Fue entonces cuando se comienza con la campaña, algunas ex trabajadoras de la maquila comenzaron a pensar en que debían de avisar y exigir justicia a las autoridades correspondientes. Acompañadas por una campaña de justicia ambiental que compartieron con la Coalición de Salud Ambiental de San Diego dieron inicio a la larga batalla de casi 10 años y después de mucho trabajo en colectivo y de apoyos familiares y de investigación autodidacta, al final lo logran. Limpiaron el espacio industrial y encapsularon la basura tóxica, siendo hoy un lugar de recreo para el personal que trabaja en las maquiladoras de esa zona. Una parte de la contaminación fue enterrada en el lugar que ahora son las canchas para los y las obreras y la otra parte se fue a los Estados Unidos. A un lado de este lugar donde permanece encapsulado el plomo, colocaron una estación de monitoreo de la calidad del aire perteneciente a la Secretaría del Ambiente del Estado. Pensemos en que gracias a la organización de este colectivo se limpió esta contaminación, pensemos en que un grupo que ni a A.C. llegaba, habló con organizaciones estadounidenses, logrando llegar a un acuerdo y al final limpiaron el espacio. Es un logro que se realizó gracias a que las señoras trabajaron en la perseverancia de la colonia. Al momento de crecer y de darse cuenta de que el colectivo seguiría en pie, y como familias interesadas en los problemas locales, crearon el grupo de jóvenes, pues “las señoras” son madres y amas de casa, por lo que debían de hacer algo con sus


29

hijos e hijas. Así aparece el grupo de los y las más pequeñas y pequeños junto con el de los y las jóvenes. Comenta una de las señoras que ya no querían tener a sus hijos sólo coloreando en las juntas comunales, sino que deseaban que los y las niñas participaran de alguna manera en la campaña. Y así fue como en la misma campaña para el cierre de la maquila “Metales y sus derivados” que nace este grupo, ya establecido para comenzar a actuar por la comunidad en base a problemas locales que ellos y ellas miraban como importantes. 2.4.3 La lucha por el aire. Campaña contra la “contaminación de tránsito de carga pesada” Dichos colectivos con ayuda de sus familias comenzaron la campaña de “aire limpio”, la segunda campaña para ser exactos, donde se analiza la calidad de transporte que pasa por la colonia. Pues como ya se mencionó, esta colonia está cerca de la ciudad más grande, y por ahí transitan los camiones de carga pesada con materiales para las fábricas. Esta es otra de las campañas importantes del colectivo, medir la calidad del aire y justificar por medio de análisis físicos que la contaminación en la colonia es grave, por lo que realizan la campaña y logran que las empresas del transporte regulen su maquinaria y reparen un poco el daño. Uno de los ejemplos por los que se comenzó a preparar y por lo que les llamó la atención tanto como para ponerlo en su agenda fue que en uno de los jardines de niños se enfermaban mucho los y las infantes; en la primaria y en la secundaria de la comunidad, comenzaron a investigar y se dieron cuenta que parte del daño era por la contaminación que dejaba el transporte, ya que


30

utilizaban diésel.8 Hicieron pruebas y el resultado fue que la colonia estaba siendo afectada, entre otras cosas, gravemente por el aire, el aire estaba contaminado por micro partículas, mismas que siendo tan pequeñas no sólo contaminan los pulmones sino que se van hasta la sangre. Una de las pruebas se realizó en las afueras de un kínder y ahí fue donde se notó que el aire con más de 45 mil micropartículas era respirado por los niños y niñas mientras estaban en la escuela. Esta campaña no ha concluido y son los más pequeños los que comienzan a adquirir experiencia en el plano social y participativo en la comunidad, pues fueron ellos los que realizaron las pruebas de aire, los que colocaron los letreros con la información para la comunidad, dieron conferencias, fueron a la radio, en fin, ellos y ellas fueron los que se documentaron en lo autodidacta y también fueron ellos y ellas las que educaron (y educan) a la colonia. Los hijos e hijas de algunas compañeras del colectivo se han mantenido aún en el grupo y aunque ya no asisten mucho a las reuniones porque son jóvenes y por lo mismo tienen muchas cosas que hacer, se han mantenido al tanto de los problemas sociales que afectan a la comunidad y han continuado su educación. Realizaron un mural, un Comic y asisten a varios cursos y talleres para auto educarse. 2.4.4 La lucha por el agua. Campaña por el “Arroyo Alamar Sustentable” Otra de los trabajos del colectivo es el rescate del Arroyo Alamar, es la tercera campaña que llevan a cabo y no ha concluido. Trabajan en el rescate del arroyo porque es un lugar muy querido de la comunidad, y creen desde el principio que es mucho trabajo para sólo una organización. El arroyo mide 10 kilómetros, está ubicado cerca

8

El Diesel estaba calificado como una sustancia altamente peligrosa y que podría causar cáncer, en el 2009 la OMS lo calificó como cancerígeno.


31

de su comunidad y tendría que servir para limpiar la contaminación de las maquilas. Es el río que conecta el río Tecate con el río Tijuana. A partir del TLC comienzan a instalar más industria maquiladora en la ciudad, y así va aumentando más la contaminación de este arroyo. A grandes rasgos el colectivo se está organizando para su rescate, pues miran al arroyo como un área verde, de recreo, y que gracias a toda la contaminación que deja la zona industrial, más el transporte, algunas personas lo ven como basurero local. Sin embargo, este arroyo sigue estando vivo, verde y se limpia solo. Sin olvidar que esta zona se ha visto afectada por la construcción de vías rápidas, pues el gobierno municipal y estatal junto con algunos otros, tampoco consideran rescatar el arroyo como pulmón importante de la ciudad. En el 2011 el colectivo se suma a 14 organizaciones más. Se rescatan casi 3 kilómetros de árboles. El colectivo que no se considera ambientalista ni ecologista, ve esta lucha como un rescate para la comunidad porque creen que el rescate es parte de los derechos humanos. Por esto no se preocupan por sólo salvar los árboles, sino más bien por salvar un espacio verde que es parte de los colonos y de la comunidad. Luego de algunas luchas y diálogo que ha tenido el colectivo con el gobierno, ha llegado al acuerdo de que se siga trabajando en vialidades, pero sin dañarlo, es decir de manera sustentable. Otro logro de la asociación civil. 2.4.5 Las señoras del Colectivo Las integrantes del colectivo son de Tijuana, no porque nacieran en la ciudad, sino porque tienen muchos años viviendo. Unas sí nacieron aquí en Tijuana. Otras llegaron muy jovencitas, unas vinieron de vacaciones y se quedaron, otras se vinieron a trabajar porque ya sabían que había más trabajo aquí que en el lugar de donde salieron. Todas


32

trabajadoras de doble jornada se dedicaron a formar un hogar, a tener hijos, hijas, a educarlas a educarlos. Se pusieron como todas las personas migrantes de la frontera a trabajar duro para pagar un terrero, para “ayudar” con los gastos de la casa. Las señoras del colectivo, al igual que casi cualquier otra persona que se forma en la ciudad de Tijuana, trabajaron en Maquilas. Jóvenes, mamás, amas de casa que recogían a los niños y niñas en la escuela, comienzan a observar los cambios que ofrece la ciudad. Ellas piensan que son “como cualquier mujer” ya que la cultura mexicana nos dice cómo ser y ellas piensan que son como cualquier otra señora. Sin embargo, asistir a un colectivo y pelear por la justicia en la colonia por el simple hecho de querer y exigir nuestros derechos que como ciudadanos, ciudadanas y seres humanos nos corresponden, las hace ser diferentes. Las hace ser las señoras del Colectivo Chilpancingo. Algunas de ellas están alrededor de los 40 y 60 años. Unas son solteras, otras ya son abuelas. La mayoría viven en la colonia Murúa o en ejido Chilpancingo. Cuentan que han visto cambios en la comunidad que han sido significativos, repentinos y que se dan cuenta de que el sistema capitalista con su globalización arrasó con lo “bonito” que era el barrio. Unas dicen que cuando llegaron eras cerros con una casita en cada colina, otras cuentan su experiencia en el arroyo, cuando ni siquiera tenía nombre, sólo era el arroyo donde pasaron su niñez o adolescencia en campamentos, disfrutando de la tarde o de un día soleado en ese espacio que poco a poco fue habitado por el asfalto. Mencionan que en esta comunidad ha habido de todo, refiriéndose a que “pasa lo que pasa” en cualquier colonia popular de Tijuana y Tijuana


33

es frontera, por lo tanto, se presta al vandalismo por parte de la sociedad que está desvalida viviendo al día y esperando por el sueño americano estancado en la esquina de Latinoamérica, la pobreza es uno de los motores de esta delincuencia, la mala repartición de los bienes, la inequidad. Tantas respuestas sin encontrar soluciones. Ellas mencionan que ahora hay más violencia que antes. Y eso lo dice cualquier persona de cualquier parte del país. Los y las que lo dicen, por supuesto, son los de abajo. Las señoras del colectivo se fueron comprometiendo a participar porque alguna amiga, vecina, compañera, señora las invitaba a una plática y luego a un taller, después a una junta y luego a plenarias. Cuando menos pensaban ya eran parte del Colectivo. Ya eran varias. Así comenzaron a conformar el grupo. Se fueron educando entre ellas por medio de talleres y cursos que se informaban entre todas, con el apoyo de la Coalición de Salud Ambiental de San Diego. Empezaron a empoderarse y los temas ya no sólo se exponían en los talleres, ya eran parte de su vida, de lo cotidiano. Ellas mencionan que se sienten muy acompañadas por las otras integrantes en las reuniones y que esto ha dado pie para continuar la lucha por la comunidad, porque al final del día, lo que importa es el sentimiento. Estas experiencias fomentan el sentido comunitario y aunque ellas no se autonombran feministas, lo son. Este trabajo colectivo que realizan cada miércoles en reunión es parte de un feminismo comunitario. 2.4.6 La división del trabajo colectivo La manera en cómo se da esta organización tendrá que ver con su identidad, con los recursos con lo que se cuenta, repensando el pasado y basándose en las experiencias,


34

sin dejar de lado el actualizarse en el plano legal y gubernamental porque las reformas estructurales son cambiantes y no se pueden realizar acciones sin consultar antes lo político. Estudian los casos, se reparten la investigación, se basan en las formas de organización de otros grupos sociales y colectivos “de abajo”. Crean discursos y actúan desde la marginalidad y al margen de lo gubernamental, no olvidan las formas históricamente construidas. Periódicamente se reúnen los miércoles en reunión preparatoria a la reunión plenaria para pensar qué acción realizar. Desarrollan campañas pequeñas con grandes logros. Como ya se mencionó son en su mayoría señoras trabajadoras y amas de casa que se vuelven sensibles ante los problemas de la comunidad y se juntan a dialogar para tratar de establecer cambios por medio de las acciones locales y de manera organizada actuar. No hay una figura jerárquica o jefa que les diga qué hacer, existen aliadas y compañeras que asesoran para organizarse en conjunto. Su forma es la participación directa entre todas, por medio del diálogo y de preguntas. Hay moderadora, y organizadora, la que toma notas; sin embargo, un dato curioso que no podemos dejar de mencionar es que todas toman notas, todas. Está la que se queda en la oficina a contestar el teléfono o a pasar la minuta a la computadora. Lograron con el paso del tiempo rentar una casa dónde reunirse para capacitarse y capacitar a la comunidad. Mencionan que al principio se reunían en casas de las mismas compañeras promotoras, luego consiguieron un espacio y al final están en este otro que dicen que está mucho mejor que el anterior.


35

Como voluntarias buscan la auto-sustentabilidad y programas dedicados a la Justicia ambiental. Son organización hermana de la Coalición de Salud Ambiental de San Diego9. Por lo que entre ambas organizaciones buscan fondos por medio de becas para continuar su labor. La dinámica de repartirse el trabajo es así, cada 6 meses se hace el cambio de comité, el comité está integrado por 4 personas, una persona de planta, es decir que vive cerca del espacio y otras tres. Este comité es el encargado de hacer la organización por 6 meses. Cada una de ellas tiene diferente rol, desde quedarse en la oficina, hasta manejar la caja, todas hacen el mismo trabajo en el sentido de igualdad, ninguna más que otra, ninguna arriba de otra. Hay a quién le toca el cuidado de niños y niñas, cada reunión, como la que solicita una cita con el gobernador. La mayoría comenta que ha disfrutado mucho el trabajo colectivo cuando le toca realizarlo. Aprenden mucho unas de otras y las compañeras entre ellas se resuelven las dudas que puedan llegar a tener. Esto, como parte de la sociedad organizada es lo que Roitter define como: [...] un espacio en el cual participan las asociaciones que proyectan su acción hacia la construcción de ciudadanía participativa y otros actores sociales individuales que se constituyen en referentes sociales o que conforman colectivos transitorios o permanentes - movimientos sociales, coaliciones, foros, etc. En este espacio simbólico se construye poder y se hace política en diálogo o enfrentamiento con el poder político y el poder económico. Ni separado ni aislado de la esfera de lo político y lo económico, es el escenario del conflicto y del consenso social. Allí, sin que ese allí tenga ninguna dimensión física, se 9

Coalición de Salud Ambiental de Sandiego http://www.environmentalhealth.org/index.php/es/who-we-are


36

procesan y articulan opiniones, representaciones – en los dos sentidos: representación política y representaciones de lo social-, así como acuerdos y enfrentamientos (Roitter, 2004, p. 29). Otra de las formas de organizarse es que no todas hablan frente a la prensa, sólo algunas. La mayoría imparten talleres, es decir, se delegan el trabajo porque creen que el trabajo político y de organización debe ser democrático y participativo, por lo que se rotan de cargo y a todas les toca en algún momento ser la responsable en turno. Existen

personas

de

la

Coalición

que

las

asesoran

en

caso

de

desconocimientos sobre temas en específico, una organizadora de las señoras y un organizador para los jóvenes. Para que esta identidad salga a la luz de la acción y no se quede sólo en reuniones, es de suma importancia la participación de la mayoría del colectivo de señoras y de los y las más jóvenes, de ahí que se haga una crítica y se procese y surja una acción colectiva. Esta depende, en gran medida de la acción a realizar, por ejemplo, se buscan los problemas más urgentes y posibles de darle una solución. Se dejan para después otros, que por sus causas tardarían más tiempo en el trabajo mismo y su solución. Su empoderamiento, es decir, su acción, sus discursos y sus modos de hacer las cosas, y, sin dejar de lado su reconocimiento, son en sí lo que conforma la identidad de “el Colectivo”. El modo de organización “en Colectivo” se estrecha también a una perspectiva común, es decir, se estrecha a un “nosotras somos el Colectivo” y de ahí el que crezca una identidad basada en su situación económica, en sus procesos, en sus experiencias de campañas, de formas de organizarse y por supuesto, en sus fracasos.


37

De ahí aparecen las características como “lo que somos, lo que hacemos o queremos hacer” pues la identidad es la que genera su práctica y su práctica es la Justicia social. Este perfil de acción colectiva se debe a la complejidad de dicha formación, pues al momento de las relaciones sociales, la organización, el manifestarse o protestar y exigir no sólo “es” colectivo, sino esta forma compleja de ser un colectivo en sí pues esto ya de por sí le da una forma particular. Entre el análisis de los determinantes estructurales y el de las preferencias individuales falta el análisis del nivel intermedio relacionado con los procesos mediante los cuales los individuos evalúan y reconocen lo que tienen en común y deciden actuar conjuntamente. [.] Lo que se da por sentado en muchos análisis de la acción colectiva, esto es, la existencia de un actor relativamente unificado es, en esta perspectiva, un problema que tiene que ser explicado. El fenómeno colectivo es, de hecho, producto de procesos sociales diferenciados, de orientaciones de acción, de elementos de estructura y motivación que pueden ser combinados de maneras distintas. El problema del análisis se centra, de esta forma, en la explicación de cómo esos elementos se combinan y unen, de cómo se forma y se mantiene un actor colectivo (Melucci, 1999). A grandes rasgos este es El Colectivo Chilpancingo. Esas son sus características. Esa es su manera de organizarse. Los zapatistas tienen un lema que dice: “Aquí el pueblo manda y el gobierno obedece” y no que sea una manera de ser efectivamente de las señoras, sin embargo, existe una similitud. Cuando trabajamos frente a una estancia gubernamental vamos todas las señoras del Colectivo, todo el Colectivo y todo el Colectivo se mete a la reunión, no hablamos unas y otras no, más bien todo el grupo junto tomamos las decisiones y no por separado como ellos (el gobierno) están acostumbrados,


38

no nos dirige ningún líder social que es el que habla con el gobierno como nuestro vocero, somos todo el Colectivo o no llegamos a ninguna negociación. Ese es el valor que queremos rescatar de nuestra organización porque es parte del valor que le damos a la comunidad.10 En las reuniones siempre hay comida, porque ya sabemos que “panza llena corazón contento”, se organizan y una de ellas trae el desayuno o la comida, depende de la hora de la reunión. Se rotan. También se organizan para el cuidado de niños y niñas, porque muchas de las mujeres no asisten porque no tiene en dónde dejar a su bebé o a su hijo o hija, este espacio ofrece este servicio porque creen que toda la comunidad es importante, desde los más pequeños, pequeñas hasta los, las adultas mayores. Es importante resaltar que este servicio es iniciativa de las mujeres para las mujeres, pues no hay espacios donde podamos asistir y que podamos hacerlo con nuestros hijos e hijas, la sociedad ha separado a la familia, la comunidad ya no es la comunidad, la han separado por edades, y las mujeres no podemos asistir a la reunión barrial porque no podremos hacer las dos cosas, asistir poniendo atención además de participar y cuidar a nuestros hijos e hijas, todo en una sola reunión. Ellas, las integrantes, piensan en esto y en la confianza que debemos de mostrar a la hora de participar en una reunión. Lo hacen para que las demás mujeres se sientan libres de ir con toda la familia. Para que puedan asistir, de lo contrario, no habría tantas mujeres organizándose. Para las reuniones del colectivo de jóvenes es un poco difícil porque nunca están todos y todas, andan en la escuela, o algunos ya no regresan, otros sí, y entonces nos ponemos de acuerdo y platicamos para decidir qué talleres queremos y

10

Promotora del Colectivo


39

qué queremos hacer, hacemos talleres o círculos de lectura. Y se deja el trabajo en las manos de ellos para que se vayan desarrollando y tengan más iniciativa y decisión, no queremos dirigir y siempre ser uno el que diga qué se hace, es más bien abierto a los problemas más importantes que nos afectan directamente, ya sea a la colonia o a la ciudad, la frontera o problemáticas binacionales o del país. El desarrollo comunitario es lento, no es como en otros trabajos. Hay discusión y se plantean problemas. 2.4.7 El colectivo como escuela Varias de las señoras lo mencionan en la entrevista: “El Colectivo es como una escuela ya que gracias a este espacio comunitario aprendemos y enseñamos. Y también es mejor que una escuela”. La escuela pública debería de ser como el Colectivo, más democrática, más libre y el pretexto pedagógico debería ser a la carta. Es decir, escoger los temas conforme la necesidad de la comunidad y la curiosidad. Las señoras aprenden muchas de las cosas de la vida cotidiana en las reuniones, en las experiencias de la lucha política. Se construye conocimiento. Como dijera Ruíz Muñoz (2011) “El aprendizaje se documenta a través de la observación, la práctica, la demostración, el ensayo y el error y por supuesto, la resolución de problemas”. Otras de ellas, ven, como ya lo mencioné, ven al colectivo como una escuela, porque aprenden, pero también como un lugar seguro para ellas y sus hijas e hijos. La crítica es para la educación pública que trata de enseñar algunos valores escuetos o una moral cristiana en sentido estricto y que de alguna manera discrimina con la exclusión de mucha población que no se alinea en ese sistema. Ellas en su organización y por la edad que tienen sienten que la educación es indispensable para todos, pero lo que se ve en la escuela, mencionan, a veces no te sirve de nada y lo


40

que se aprende en el colectivo o se comparte en los talleres para la comunidad, se vuelve un uso cotidiano, un saber. También a ellas les gustaría poder conversar en inglés, ya que muchos estadounidenses las visitan para realizar recorridos por el barrio y ellas quisieran poder entender y comunicarse, pero no todas tienen el presupuesto ni el tiempo de tomar cursos institucionales. Así que lo hacen poco a poco con clases desde lo voluntario. Al igual que los talleres que han recibido sobre utilizar las herramientas de la computadora. Así aparece la Otra educación en estos espacios, lo pedagógico se vuelve cotidiano. 2.4.8 La formación personal Las señoras se van formando en los temas que se observan en las reuniones y que tienen que ver obviamente con la lucha y la justicia ambiental pero también se documentan en otros y es ahí donde acumulan la información que las va formando en lo personal. La mayoría de las promotoras terminó la secundaria y algunas hicieron carreras técnicas, otras se fueron de lleno a dedicarse a la casa y a los hijos e hijas; a educarlos. Pero estos nuevos saberes no se quedan en el papel o en el taller o curso tomado en el Colectivo. Son saberes cotidianos que se reparten y comparten en la comunidad a partir de una formación personal. Estas experiencias en las luchas populares que se muestran pedagógicas son pues el pretexto para educar a la comunidad. Sin esta Otra educación, no tendrían más que la educación básica o informal. Estas experiencias acumuladas que las van formando para la vida, representan una resignificación de su ser mujer en una sociedad patriarcal, las empodera, las valora o hace pues, que se valoren a sí mismas y se sientan bien.


41

Estos saberes cotidianos por los que pasan las señoras activistas abren nuevos horizontes. Incluso algunas de ellas han visitado otros países a partir de la lucha social ambiental. Han visto otros colectivos de mujeres, han observado que el capitalismo arrasa con todo y que en cada rincón del mundo hay otras mujeres organizándose por su comunidad y por sus derechos. Esta es la Otra educación. “Abre las posibilidades a los proyectos alternativos y a las utopías” (Ruíz, 2009, p.170). El conocimiento que van adquiriendo las hace congruentes con su forma de vida, hasta lo más mínimo, como utilizar o descartar ciertos productos químicos de limpieza doméstica. El promover una mejor manera de vivir entre las vecinas, comentarlo en el camión, en la Calafia, como la mayoría lo hace, de boca en boca. Es en este sentido que la información se tiene que compartir. El preparar un taller para impartir a la comunidad, en ese momento de la organización obviamente están siendo parte de una pedagogía que solamente se da en espacios populares o en movimientos sociales, porque es desde abajo, con los propios recursos y los posicionamientos, con el lenguaje cotidiano. Con ello se ordenan las ideas para luego, siendo parte de esta pedagogía, transmitir el conocimiento que en ese tema se requiere. Aprenden pues, a tomar decisiones aquí y luego lo aplican en lo personal. Se preparan para hacer uso de la palabra frente a la comunidad y también es un ensayo de levantar la voz en sus casas frente a casos de violencia doméstica o frente alguna injusticia. Fomentan la participación entre todas, se apoyan, se organizan, dialogan. Este movimiento social de justicia ambiental se vuelve un semillero en la práctica, la utilización de vínculos pedagógicos como la participación frente a la información y este aprendizaje que arroja este vínculo. No es sólo para la comunidad


42

ni sólo desde la comunidad, también se forman a nivel personal o como bien dijera Carol Hanisch sobre su experiencia en su texto: Lo personal es político. Una de las primeras cosas que descubrimos, en estos grupos, es que los problemas personales son problemas políticos. No hay soluciones personales por el momento. Solo hay acción colectiva para una solución colectiva. Fui y seguiré asistiendo a estas reuniones, porque he conseguido un entendimiento político de todas mis lecturas, todas mis "discusiones políticas”, toda mi "acción política” (Hanisch, 2016, p.11).


43

CAPÍTULO III FORMAS DE PARTICIPACIÓN SOCIAL. 3.1 Marco teórico El lugar de la teoría (y del análisis teórico) en los movimientos políticos y sociales suele obviarse. Sin embargo, todo lo evidente suele esconder un problema, en este caso: el de los efectos de una teoría en una práctica y el “rebote” teórico en esta última. Y no sólo, el problema de la teoría es también en problema de quién produce esa teoría (Sub. Marcos, 2017, p.186). La teoría puede decir “muchas cosas” referentes a los sujetos estudiados en los movimientos políticos y sociales, sin embargo, la realidad supera la ficción porque en la práctica también suceden “muchas otras cosas” y muchas más prácticas que lo que escribe la teoría. Este capítulo narra un poco lo que son estas formas en las que la gente se agrupa en la mayoría de los casos por necesidad y para hacer un cambio. El Colectivo estudiado en esta investigación es parte de la historia de todo este movimiento social. Lo local es una representación de lo que ocurre a nivel global. “G-local” como lo menciona Sayak Valencia en su libro Capitalismo Gore, haciendo referencia a que este término económico se piensa de orden global y se llega a ejecutar de forma localizada. Rescatar pues, los valores que hacen que la comunidad siga siendo un lugar seguro y respetado por los capitalistas sigue siendo el tema central de las organizaciones que luchan. El Colectivo de mujeres del Chilpa comenzó con la práctica y ahora estudia las teorías del movimiento del que es parte. Aquí un breve esbozo de estas formas alternas y autónomas al margen de lo gubernamental.


44

3.2 Movimientos sociales de Mujeres Es curioso que los movimientos sociales se muestran como encabezados por los hombres y a veces se mencionan a las mujeres, sin embargo, ellas han sido parte fundamental de estas luchas. Las mujeres no sólo como las cocineras afuera de la huelga preparando la comida para ellos. Las mujeres no sólo como las que se encargan de los quehaceres del hogar mientras ellos se van a la marcha o las mujeres que se fueron con la “bola” para hacerles de comer a sus hombres mientras se jugaban la vida en la revolución. Lejos de estos casos se debe de observar (cada vez más) a las mujeres como parte obligada en un movimiento social. Una vez me dijo un amigo, “si en un colectivo o en un grupo de discusión política o social no hay mujeres, es que algo anda mal de por sí, yo desconfío.” Y claro, puede ser por muchas razones. Cuando no se les invita a ellas, entre otras posibilidades es porque quieren seguir siendo los protagonistas de la historia, seguir controlando a los demás desde sus zonas privilegiadas a pesar de los tiempos modernos en los que vivimos, a pesar de la ola del feminismo en la que estamos. Las marchas por los servicios públicos, los servicios de salud y los movimientos de vivienda ¿no fueron acaso impulsados por las mujeres? No fueron las mujeres embarazadas, las mujeres con hijos o hijas en sus brazos, quienes se pusieron al frente de las marchas y de los plantones enfrentando los cordones de seguridad, los cordones policiales para exigir estos servicios básicos, no fuimos acaso las mujeres las que iniciamos prácticas comunitarias de apoyo como los jardines infantiles, los comedores comunitarios, los proyectos de autoconstrucción para poder trabajar y poder atender a nuestras familias, para poder ser amas de casa, estudiantes, trabajadoras, obreras, vendedoras,


45

madres, esposas, hijas al tiempo? ¿No fueron las madres las que se tomaron la plaza pública como en el caso argentino, en donde fueron las madres las únicas capaces de enfrentarse cara a cara con la bestia de la dictadura militar, por buscar a sus hijos, por seguir siendo madres, no salieron a sus casas a desafiar al poder, en su más cruda manifestación, la bota militar? (Fernández, 1997 p. 48). Así que este breve apartado sobre los movimientos sociales y las mujeres toma como punto de partida para llegar a mostrar que siempre han sido parte de ello y que si lo hacen ahora no es porque sea algo nuevo, más bien es porque lo estamos visibilizando. Las señoras del colectivo no se identifican con un movimiento social de américa latina o del país, pero su trabajo es el mismo como si lo reconocieran. Su labor no deja de ser desde las mujeres, comunitario, desde su perspectiva, sea feminista o no. Las activistas del colectivo son parte de este movimiento social de mujeres. La participación de las mujeres dentro de los movimientos sociales lleva una carga importante porque no sólo se les invita a formar parte como una ciudadana más como se le invitara a un hombre, al momento de ser parte de la organización se está poniendo en juego a la ama de casa con todo y su familia, a la trabajadora con doble jornada y madre de familia, a la profesionista con doble jornada y sus hijos e hijas o familia, es decir, las mujeres no pueden participar dentro de un espacio sin dejar de ser las que son; sin embargo, no compromete su realidad al momento de ser parte de la lucha. “Una de las explicaciones de por qué una organización tiene éxito cuando tiene mujeres, es porque no se les invita a las mujeres en sí, sino porque se convoca a la mujer-esposa, mujer-ama de casa, mujer-madre, mujer-trabajadora y se enfocan en un sólo objetivo” Una vez superada la crisis que las convoca regresa a su


46

“normalidad” es decir, a su rol” (Fernández, 1997. p.47). Y así hasta que otra ola de crisis las invada comienzan a exigir lo que les corresponde. El feminismo como movimiento de mujeres en México se incorpora después de la aparición de los movimientos sociales de mujeres. Las mujeres no comenzaron a pensar con esta ideología para considerar ir a manifestarse por sus derechos como mujeres. De esta manera las mujeres comenzaron a radicalizarse al momento de no soportar la falta de servicios básicos, barriales, comunitarios pues, la tanta falta de atención de los políticos, de escuchar tantas mentiras cada que se postulaban para las elecciones y de resistir como mujeres a las “4 ruedas del capitalismo: explotación, despojo, represión y desprecio.” como le nombran los zapatistas. (Sub Marcos, 2013) Así que los movimientos sociales de las mujeres comienzan sin una ideología política más que la necesidad de una vida digna para ellas y sus familias. El feminismo llegó después. Algunas mujeres lo comprendieron inmediatamente por su clase social y otras no se enteraron hasta después. En una ocasión dentro de un taller sobre feminismo en el espacio físico de la Colectiva Feminista Binacional, una de las señoras sorprendida por la información que recibía mencionó que entonces ellas eran feministas porque hacían exactamente lo que se estaba exponiendo. Es decir, el feminismo no es que llegue tarde a la participación de las mujeres, sino más bien ya existían antecedentes de luchas en todo el continente americano. “El feminismo fue traído de Europa y de Estados Unidos como un concepto construido en la teoría por mujeres, de clase media, de raza blanca, con las condiciones mínimas de subsistencia garantizadas, incluso con algo mucho más que eso, con educación, salud, recreación, salarios, vivienda, etc.” (Fernández, 1997 p. 47).


47

Las mujeres que se organizan antes de entender el concepto mismo de feminismo ya eran feministas sin siquiera saber que lo eran. Sin embargo, sabemos que se le ha dado un lugar en el escarnio a dicho concepto teórico y peor aún, a la práctica en nuestra cultura. Cuando se menciona algo sobre el feminismo o se le dice a una mujer que aquellas son feministas, inmediatamente hay una reacción negativa. Se le ha dado un trato no digno a este término. Se le ha tratado de desprestigiar y se nos aconseja que no seamos feministas que veamos por la “igualdad.” Cosa que en lo personal no estoy de acuerdo, y mi pequeña aportación es luchar cada día por reconfigurar la explicación y manifestar mi descontento tratando con ello de reivindicar la lucha de las mujeres en la práctica feminista sin la teoría. Pues nuestra cultura es otra. La mayoría de las mujeres que se levanta y exige sus derechos son personas que ni siquiera son dueñas de la tierra en la que habitan. El feminismo antes de la conceptualización misma tuvo sus comienzos en el plano comunitario dentro de los movimientos sociales. En nuestros países, menciona Fernández Moreno, (1997) autora del ensayo Movimientos sociales de mujeres y movimiento feminista en América Latina, las condiciones de subsistencia fueron en sí mismas el origen de nuestras luchas, porque antes, incluso, de pensar siquiera en pelear por necesidades individuales, requerimos pelear por necesidades colectivas. Y ya que estamos en el plano del feminismo nos gustaría mencionar aspectos importantes sobre el mismo, pero desde el terreno comunitario. Parte importante de la práctica que se hace en muchas organizaciones feministas o de mujeres en México y Latinoamérica, es la raíz del feminismo. “No aprendimos acaso a vivir para y por los demás, antes que por y para nosotras, no aprendimos a ser primero amas de casa,


48

esposas, madres, trabajadoras antes que mujeres, seres individuales, autónomas e independientes.” (Fernández, 1997 p. 51). El feminismo comunitario tomado desde la perspectiva boliviana de Julieta Paredes, feminista aymara integrante de la comunidad Mujeres Creando Comunidad nos comparte: “Nosotras partimos de la comunidad como principio incluyente que cuida la vida. Para construir este feminismo es necesario desmitificar el chacha- warmi (hombre-mujer) que nos impide analizar la vida de las mujeres en nuestro país.” (Paredes, 2013, p.8) Sin embargo también afirma que no se quiere pensar frente a los hombres, sino pensarnos mujeres y hombres desde la comunidad. En cuanto a comunidad, se refieren a cualquiera que forma parte de este mundo, la propuesta del feminismo comunitario es muy amplia, va desde lo urbano a lo rural, desde lo religioso a lo cultural, desde comunidades barriales a generacionales. Es construir comunidad en cualquier grupo urbano. Así lo menciona la autora de Hilando fino desde el feminismo comunitario. Me gusta tomar este ejemplo para decir que las activistas del Colectivo en cuestión son feministas comunitarias. Ellas están por y para la comunidad antes que aspectos personales. Y se declaran por la igualdad. 3.3 El Movimiento Social Altermundista Este movimiento surge a partir de los procesos de globalización a nivel mundial donde el Estado se convierte en el antagonista de la sociedad por medio de mecanismos llevando a la población a la extrema pobreza y a la precariedad de la educación, obviamente generando una crisis en los aspectos económicos y sociales. Los y las activistas que lo conforman son hombres y mujeres conscientes de esta red social y pretenden mejorar el mundo en el que viven por medio de la denuncia


49

a los abusos apostándole al cambio y a la justicia social. Este movimiento por su naturaleza no se puede contextualizar en sólo un sector marginal de la población, el movimiento es amplio a nivel mundial. No podemos dejar de lado el tiempo en el que vivimos, por lo tanto, es importante resaltar aquí la falta de fundamento y la ausencia de valores como algunas de las características de la posmodernidad, "La ideología fatalista, inmovilizadora que anima el discurso liberal anda suelta en el mundo" dice Freire (1970). A pesar de esta falta de voluntad aparecen a mediados del siglo pasado los movimientos sociales altermundistas aún más fuertes que en la antigüedad. Los medios de comunicación son una fuente de información para este tipo de organizaciones en la actualidad, de esta manera se conforma aún más la red a nivel mundial. Los movimientos altermundistas (antiglobalizadores) nacen como "movimiento de movimientos" (Fernández Buey, 2004). En el que concurren sindicatos obreros, partidos políticos de izquierda, organizaciones ecologistas, pacifistas, feministas y de otras ideologías, todos ellos para promover la defensa de los derechos humanos sociales. Gracias a los movimientos anticapitalistas, es decir, grupos de gente que se oponen al cambio (puesto que el sistema no deja nada, al contrario, lo divide aún más) se organizan de manera voluntaria y libre en lugares como casa-habitación, bodegas abandonadas, parques, entre otros espacios y de esta manera comparten sus conocimientos con los que menos tienen, además de que se procura tiempo para emancipar a la población. El caso estudiado tiene ya su espacio que renta, una casa


50

ubicada en la colonia el Murúa que es donde aparece la primera lucha con la Campaña contra la maquila de metales y sus derivados, de ahí que se fueran organizando más las vecinas de la colonia o aledañas y las campañas sean de plano local. En el Colectivo tienen sus fondos económicos para lograr pagar una renta, sin embargo, existen otros grupos sociales donde no están listos o no tienen los fondos suficientes para alquilar espacios. Por ejemplo, los y las anarquistas en algunos lugares del país, toman propiedades abandonadas y las remodelan para que la comunidad las habite; bibliotecas, albergues para migrantes, cocinas colectivas, huertos urbanos, entre otros ejemplos, pues lo que hace falta es emanciparse o liberarse de la autoridad. Emanciparse, según el Primer Diccionario Altermundista (2010) significa "liberarse de la autoridad paterna". Por esto se dice que se emancipó al pobre refiriéndose a la liberación del esclavo frente al trabajo o se habla de emancipar a las mujeres. Aunque este término también se refiere a la definición marxista que apunta hacia "la propia obra de los mismos trabajadores" el objetivo es el mismo, las organizaciones no gubernamentales tratan de liberar a la población de las formas tradicionales de educación, de trabajo y de vida anteponiendo la voluntad y la autonomía como fundamentos para vivir una mejor vida. Las señoras del Colectivo son un ejemplo de emancipación, pues son las que representan la parte celular de la organización, hay equidad, no hay una más que la otra. Representan a un empoderamiento en su comunidad. 3.4 Organismo No Gubernamental El concepto de Organización No gubernamental o por sus siglas ONG surge en la posguerra en las Naciones Unidas para designar a todos esos movimientos sociales


51

organizados en asociaciones civiles para el mejoramiento y la promoción de los derechos humanos, la paz mundial y la antiglobalización, como alternativa al pensamiento único. Dentro de las Ong's personas que las conforman trabajan de forma horizontal, es decir, tratan de modificar la forma tradicional de jerarquía para el trabajo y la organización. De esta manera dichas organizaciones juegan un papel importante para la democracia en la población. Difunden la cultura, los derechos humanos, entre otros. En México aparecen en los años sesenta (si no es que antes) como muestra de los conflictos en Centroamérica y sirven para dar asilo y cobijo a los migrantes de estos países que pasaban por dichas disputas nacionales. En los años setenta aparecen más asociaciones encargadas de denunciar los derechos que el Estado no respetaba. También hay que resaltar que dentro de las Ongs las mujeres se empoderan y se quedan a cargo de estas agrupaciones. Las feministas de esa generación se van involucrando más en la parte sociopolítica. A continuación, tres claras expresiones (Fernández, 1997, p. 50) de que las mujeres se fueron incorporando a las organizaciones más que antes: 1.- La profesionalización de la mujer, el financiamiento de grupos no gubernamentales dirigidos por militantes feministas, así como la consolidación de figuras con orientación feminista en el ámbito político. 2.- La legitimación académica del tema de la mujer, proliferación de cursos, foros, investigaciones. La creación de centros de formación y de investigación, exclusivamente dedicados al área.


52

3.- La acción de múltiples y variados grupos feministas en todos los espacios, no solamente el político, también desde el espacio profesional.”11 Algunas de estas experiencias se han declarado organizaciones feministas, otras no. Pero todas han sido desde el plano de la organización comunitaria, horizontal y democráticamente consensuada. Ya para los años ochenta luego del terremoto que conmovió a toda Latinoamérica es que aparecen otros grupos de mujeres como el movimiento de costureras (que más adelante se va a retomar para acompañar el apartado Una forma de empoderamiento). Y de esta manera se van desarrollando más estos grupos en las ciudades y en las zonas marginadas. Como en el caso de la frontera, lugar de migrantes por naturaleza. Estos organismos son promovidos por personas que suelen autodefinirse (algunos de ellos) como activistas políticos, pues dan aviso de que algo no anda bien en el mundo. Así aparecen de diferentes formas y con diferentes objetivos, pero con la base de denuncia y promoción de derechos de las personas sobreviviendo de manera voluntaria, autosustentable o con fondos precarios para su manutención, sin recibir apoyo del Estado puesto que la mayoría de las Ongs son autónomas y no están de acuerdo con las formas con las que se gobierna a la sociedad. El Colectivo Chilpancingo, es una muestra de este tipo de organizaciones. Trabaja para el bien de la comunidad, lo hace en su totalidad de forma voluntaria por medio de la capacitación y campañas en pro del medio ambiente. Por otro lado, acepta

11

Fernández Moreno, Sara Yaneth en La mujer en los movimientos sociales y en los movimientos feministas de América Latina. pág. 50 http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=11201305


53

las donaciones monetarias que les ofrecen otras organizaciones hermanas. Es un reflejo de que la comunidad organizada puede lograr objetivos específicos que los atañen. Las señoras no se autodefinen activistas, sin embargo, juegan parte fundamental en los márgenes del discurso gubernamental. 3.5 Organizaciones de la Sociedad Civil Definiendo a las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) se intenta definir y conceptualizar dicho término para identificar al “Colectivo” como una organización de este tipo. También, se demuestra que, mediante su lugar, su causa, su ideología, su interés y momento histórico se puede nombrar a las mismas de otro modo. “Organizaciones conformadas por personas que se nuclean en grupos estructurados en base a normas, intereses, objetivos y fines particulares, que tienden a dar respuestas a necesidades sociales grupales o colectivas”. (Acotto, 2003, p. 37) El Colectivo cabe en este tipo de OSC. Existen otras definiciones como esta: “espacio público no estatal” y lo considera: “el espacio de la democracia participativa o directa, es decir, relativo a la participación ciudadana en los asuntos públicos [...] son organizaciones o formas de control “públicas” porque están volcadas al interés general: son “no estatales” porque no forman parte del aparato del Estado, sea porque no utilizan servidores públicos o porque no coinciden con los agentes públicos tradicionales.” (Bresser y Cunill, 1998, p. 26). Se ha intentado definir, desde hace mucho, al espacio o a las organizaciones, incluidas las Organizaciones No Lucrativas (ONG) para hacer la separación entre “el Estado y el Mercado” puesto que se creía que estos espacios no alcanzaban a cubrir


54

sus demandas. Luego algunos autores en pleno siglo XX coincidieron en que “ni del Estado ni del Mercado”. Fue entonces que voltearon a ver a las OSC de manera crítica a la “sociedad civil”. [...] La sociedad civil no constituye un cuerpo homogéneo, sino que tanto es fuente de solidaridad y del sentido comunitario como está cruzada por las desigualdades económicas y sociales. [...] La sociedad civil era vista por los filósofos iluministas como sinónimo de sociedad política, en oposición a la sociedad o al estado de naturaleza. A partir de Hegel, la sociedad civil se opone al Estado, englobando el Mercado. En los últimos años, la sociedad civil es entendida como una tercera esfera entre el Estado y el Mercado, éste constituido por las empresas y los consumidores. Existe algo de verdad en esta posición, pero es importante ver la sociedad civil como la sociedad organizada y ponderada de acuerdo con el poder que tienen los diversos grupos e individuos. La sociedad civil es, de hecho, un concepto político, ya que implica poder. Está formada por individuos con poder derivado de su riqueza, de su conocimiento o de su capacidad organizativa, por organizaciones corporativas y por entidades públicas no estatales del tercer sector (Bresser y Cunill, 1998, p. 29). “Somos una Organización de la Sociedad Civil no somos una Asociación Civil no estamos constituidos, somos un grupo, somos El Colectivo. Somos un proyecto de la coalición de salud ambiental”.12 3.6 Capital Social Este concepto no es más que otra manera de llamarle a la organización de la sociedad civil donde a partir de las relaciones de confianza, de reciprocidad y cooperación que

12

Aníbal Méndez integrante del grupo de Jóvenes del Colectivo Chilpancingo.


55

se crean, obviamente implica una construcción o red de permanencia de dichas relaciones y puede o no coincidir con el concepto de capital social. Según Martínez Valle, el concepto de capital social en los últimos diez años se ha utilizado para explicar los éxitos organizativos (de la sociedad civil) y también para designar como herramienta para nuevas prácticas organizativas en el campo rural o urbano, ya que la sociedad tiende a organizarse en distintas partes y formar redes de trabajo, en su mayoría voluntario, en donde se educa de manera informal a su población sobre los procesos globales y tiempos "modernos" del sistema capitalista en la comunidad y en el mundo. "El capital social podría ser un instrumento que cae como anillo al dedo no sólo para suplir las deficiencias institucionales sino para armar y viabilizar proyectos" (Valle, 2003). Dicho

lo

anterior, tomamos

de

ejemplo

esta

experiencia

colectiva,

puntualizando que son parte fundamental de la sociedad. Sin las Ongs o sin el capital social se notaría la precariedad y la ignorancia por la que nos han llevado nuestros gobernantes y sus formas de gobierno. Es decir, este tipo de organismos son una alternativa a la vida. Si la vida fuera otra, no habría tantos grupos exigiendo y luchando por cambiar el mundo. El Capital social se puede interpretar desde diferentes vertientes (mencionadas por el mismo autor) Individual-familiar, Comunitario y Supracomunitario. Menciona también que dentro de dicho concepto se delimita el capital social con el campo social, es decir, se analiza el cómo y a partir de qué se genera, se reproduce y se amplía, así


56

como también la revisión de la relación con otros capitales (humano y económico) en una dinámica social de sujetos, grupos y comunidades, capitales. Se trata pues de un largo proceso de construcción en el que intervinieron actores: internos y externos. Donde capital humano y capital económico forman una red para sobrevivir dentro de la organización civil. En el caso de este Colectivo, el capital humano lo generan las señoras en la organización y los jóvenes, digamos que son lazos familiares los que trabajan juntos y el capital económico sería la parte voluntaria y de auto-sustentabilidad. Otra forma de ver este concepto lo cito a continuación con estos autores Rodríguez, Boch y Mérida (2000): El capital social es visto como mecanismo básico de articulación de la sociedad y cuyas funciones son articular a la sociedad, convertirse en mecanismo de creación de identidad y de valores; ser mecanismo básico para la acción individual y la acción colectiva; y ser la vía fundamental de acceso diferencial a bienes y servicios (Rodríguez, 2000, p. 33). Puesto que para participar en una organización de la sociedad civil primero hay que analizar nuestras propias situaciones, nos referimos a lo individual, de esa manera se puede llegar a lograr una identidad pues en las reuniones del Colectivo se fueron percatando de que lo ambiental era parte ya de la identidad de la organización. A partir de ahí surgen las campañas en pro de la justicia ambiental. Estos autores también dividen los apartados distintos al capital social visto desde lo individual y organizativo. El primero se refiere al número de organizaciones a las que cada individuo accede y el segundo hace mención del número de


57

organizaciones a las que la organización está a su vez conectada. Y es que no se puede tomar al capital como un ente separado de lo existente sino más bien como una red de redes que teje organizaciones por medio de individuos organizados. Esta experiencia organizativa nos dice que las participantes pueden pertenecer a otros grupos puesto que el ser parte del Colectivo no les deja de lado para realizar otras actividades, sea morales, deportistas o cualquiera que esta sea. Tienen muy claro quiénes son los partidos políticos y no hacen grupo o red con ninguno de ellos. Por otro lado, el Colectivo va de la mano con la Coalición de Salud Ambiental de San Diego, que como ciudad fronteriza va de la mano sin pensar en el “bordo” metálico que nos divide, pues esta Coalición toma en cuenta en su organización al Colectivo y éste a su vez, consulta sus estrategias con la Coalición. Es pues un trabajo colectivo, comunitario y binacional, sin fronteras. Por lo tanto, el concepto de capital social engloba, delimita y desarrolla más el apartado de la sociedad civil y lo vuelve más interesante sin dejar de lado que no todas las ONG tienen como objetivo, incluso utilizan el concepto "nuevo” de capital social. 3.7 Participación comunitaria La participación comunitaria aparece cuando las comunidades se constituyen como elementos fundamentales para la participación, organización y el trabajo en comunidad. Se encuentra dentro de los trabajos barriales, dentro de la colonia y en sectores rurales. Este término se utiliza para mostrar cómo la sociedad civil se organiza para contribuir al desarrollo de propuestas y acciones como parte del capital social frente a instituciones gubernamentales o no. Es decir, la participación comunitaria es un proceso colectivo de estudio de casos en el que se revisa el contexto histórico y


58

social del problema a solucionar, además de investigar la situación a fondo. También es un proceso educativo, y aquí es donde nos interesa rescatar a este término, para demostrar la Otra educación, porque se desarrolla la capacidad intelectual de los participantes como de sus integrantes, en este caso el Colectivo, para juntos transformar una realidad social y cultural. Es pues un proceso de trabajo colectivo porque los y las integrantes organizados de esta comunidad deben ser activistas o trabajar en activo con las tareas que les asigna el mismo colectivo ya sea de organización, planeación y de tomar acción frente a los proyectos planteados en sesión. La participación comunitaria forma parte de las organizaciones de la sociedad civil, sin ella sería una participación vertical e impuesta por un cúmulo de personas encargadas de hacer este trabajo. La participación comunitaria, aplica a este colectivo en cuestión porque cumple con dichas características de entrada. Ahora bien, ya que recorrimos brevemente y a manera generalizada dichas formas de participación social, queremos entonces comenzar a revisar los conceptos y las raíces que le dan pie a la Otra educación para ir hilando este trabajo, es decir, demostrar que dentro de un grupo de señoras organizadas como participación comunitaria que se sustentan en el movimiento social y su llamado capital social; se está educando al momento de estar luchando por necesidades básicas de la comunidad. Estas organizaciones son parte de la Educación No formal dentro de la Otra educación.


59

3.8 La Otra educación “Un recorrido, así sea meramente enunciativo, de las distintas resistencias en una nación o en el planeta no es solo un inventario, ahí se adivinan, más que presentes, futuros” (Sub. Marcos 2017, p.189). El término "la Otra educación" se retoma de la consigna "otro mundo es posible" acuñada por los movimientos sociales frente a los congresos cumbres del Banco Mundial y/o del Fondo Monetario Internacional. Con esto demostrar, por un lado, que la Educación no sólo es y debería de ser institucionalizada, y por otro lado recurrir al llamado del EZLN en Chiapas donde aparece por primera vez en México el término "la Otra educación" que nace en los territorios autónomos donde se imparte una educación diferente. De esta manera esta "Otra educación" viene a ser representativa de la Educación No Formal que imparten algunas de las Ongs a nivel mundial. Parte de la Otra educación es el futuro de los movimientos sociales, si bien siempre han educado, de una manera colateral, es decir, se informa de un caso o un tema mientras a la vez se auto educa pedagógicamente a integrantes y a la población. La Otra educación es el futuro de la Educación. La otra educación en los movimientos sociales no tiene su lugar en la infancia de las personas, más bien aparece en el tiempo donde en lo particular decide informarse o adentrarse a uno de los modos de participación social. Lo que se aprende en la niñez (educación básica) lejos de formarnos, tendría que ser reaprendida y revalorada en espacios para aprender y crecer, para hacer y ser (Ruiz, 2009, p.16). “Definir el objeto significa definir las condiciones bajo las cuales


60

podemos hablar con base en unas reglas que nosotros mismos estableceremos o que otros han establecido antes que nosotros”. (Umberto Eco, 2006) 3.9 La educación formal, informal y No formal. La educación formal (EF) se imparte y recibe en las escuelas reguladas por el gobierno de manera presencial (en su mayoría) desde el preescolar, primaria, secundaria y preparatoria (educación básica y media) hasta las licenciaturas y posgrados en las universidades (educación superior). Como estas casas de estudio son parte del sistema educativo al término de cada grado se recibe un documento que avala el estudio recibido. Puesto que el fin último de esta vertiente de la educación es obtener un grado para seguir en el camino de la misma o bien para obtener un buen empleo. En la Educación Informal (EI), que no depende de ninguna forma, o más bien, esa es su forma, se recibe y se imparte desinteresadamente desde la casa, hasta el trabajo, pasando por las amistades hasta los medios masivos de comunicación. Todo de alguna manera nos enseña algo diariamente. Y por supuesto no se recibe ningún documento que avale este tipo de educación como en la escuela. En cambio, la educación No Formal (ENF) es también informal en el sentido de que se imparte fuera del centro regulado por el sistema de gobierno y que se puede o no recibir documento que la avale. Este tipo de educación es el que nos interesa señalar en este trabajo por lo tanto quisiera desarrollar más esta vertiente. La globalización y su transformación en los aspectos económicos, sociales y culturales, fue empujando aceleradamente a la educación estancando el nivel de enseñanza y aprendizaje de toda una sociedad. En la década de los setenta varias


61

organizaciones toman la alternativa y hacen una diferenciación entre la educación formal y no formal. Coombs y Ahmed (Samarrona, 1998) hicieron historia al momento de presentar un proyecto referente a la ENF en un encuentro internacional a mediados de los sesenta en los Estados Unidos. Ya que se produjo una crisis mundial de la educación y frente a esta, se nombra por vez primera las diferentes formas que la educación tenía, puesto que se veía que ya no sólo la educación satisfacía las demandas de la sociedad ya no sólo era el único recurso ni siquiera al momento de expandirse a lo largo y a lo ancho del planeta. Dichos autores nombran las características que hacen la diferenciación entre la EF y la ENF definiendo a ésta última como aquellas actividades educativas y organizadas realizadas fuera de los ámbitos oficiales como parte de la promoción de los derechos humanos hacia ciertos sectores de la población. Coombs que en ese entonces era el encargado del Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la Unesco realizó un libro donde desarrollaba la tesis que planteó en aquel proyecto: "The World Educational Crisis" aparte de denominar las posibles formas de la educación diferentes a las establecidas por los sistemas tradicionales se abrió el abanico de posibilidades heterogéneas que había y que aparecen en la actualidad. En esta obra Commbs sólo hace mención de actividades organizadas intencionalmente (con un objetivo) para lograr la educación y el aprendizaje y que obviamente no hablaría de todas las formas posibles de Educación No formal o Informal (Sarramona, 1998). María Teresa Sirvent, que ha seguido la línea de investigación sobre la educación de jóvenes y adultos de sectores populares y marginados de la población


62

menciona que la ENF aparece en los espacios de lucha y justicia social como educación, muchas de las veces, contestataria (Sirvent, 1993, p 105). Por su parte Ezequiel Ander Egg (Ander Egg, 1993) que ha sido consultor de las Naciones Unidas y planificador de la Unesco dentro de la línea de desarrollo de la comunidad, menciona que la educación para adultos como parte fundadora de la (ENF) comienza a hacerse más fuerte en el momento de la industrialización y de las ideas democráticas que ambientan en las zonas marginadas y sectores populares de la población. Estos dos autores comparten unas especificaciones al respecto de la ENF y hacen mención de tres corrientes tales como la Educación Compensatoria que se describe por la formación para adultos como alfabetización. La Educación Transitoria como la orientación profesional y la Educación Complementaria en donde aparece el acceso a bienes, objetivos culturales y la adquisición de conocimientos. Uno de los propósitos de la Educación No formal es tener claro qué se debe trabajar y con qué sectores de la población, por ejemplo, hay proyectos de ENF que se realizan con niños y niñas en situación de calle o madres solteras o jefas de familia, pobladoras de barrios populares, indígenas, organización comunitaria etc. La idea es tener muy claro qué se quiere lograr y cómo se va a lograr. El proyecto es una propuesta que marca un horizonte deseable; es proceso y son resultados; es concepción y son actividades. Es una forma de plantear (y poner por escrito) las intenciones y también las acciones que se está́ dispuesto a realizar para lograr los propósitos; es anticipar problemas y generar la posibilidad de abrir nuevos caminos (Mariño y Cendales, 2014, p.18).


63

El colectivo Chilpancingo imparte un taller cada cierto tiempo que plantea precisamente estas vertientes. Nosotros le llamamos un “pretexto pedagógico” porque gracias a la organización comunitaria se genera pedagogía popular, además de que es una construcción colectiva. En todo momento se piensa en la comunidad y no se realiza desde otro plano, sino que se presenta como propuesta al Colectivo y de ahí se va creando la organización siempre en colectivo. Este proyecto por sus siglas SALTA es uno de los talleres de formación comunitaria más importantes del Colectivo. Recuerdo el movimiento de mujeres Cooperativa de Mujeres para Hoy (Sindicato de Costureras 19 de septiembre) pues hay un proceso de formación y de constitución de las mujeres de esta cooperativa y también la irradiación del trabajo de la cooperativa para la comunidad al proporcionar información y formación a otras mujeres. La analogía con las señoras del colectivo viene, sin dejar de lado este proceso de formación personal en la parte, que igual manera aparece en la cooperativa, es decir, “en la producción de saberes socialmente productivos, como la organización, la participación, la reflexión de género y los valores” (Ruíz, 2009, p. 113). Salud Ambiental Líderes, es un taller que imparte el Colectivo cada cierto tiempo en conjunto con la Coalición de Salud Ambiental de San Diego. Ha servido a muchas de las señoras que después se integran a la organización. Es un taller de 6 sesiones, 1 por semana, 3 ó 4 horas por sesión donde la pedagogía va encaminada a lo Ambiental y a la Justicia. Es decir, en cada sesión se muestra desde la historia del Colectivo y cómo ser líder en el tema. Desde qué hace una promotora o cómo ser una, hasta qué productos dejar de consumir sustituyéndolos por otros naturales o menos


64

dañinos para la salud y el medio. El primer taller lo ofreció una persona capacitada en el tema, los demás talleres los han impartido las señoras que lo han tomado y que se vuelven parte del Colectivo. Es así como se muestra este pretexto pedagógico en el Colectivo, por un lado, las señoras aprenden y por otro, han sido parte del SALTA, ellas son ahora quienes lo convocan y organizan. Algunas de ellas mencionan que este taller las ha formado para aprender cosas que no sabían del tema o que pueden llegar a enseñar después a sus vecinas y familiares. Se llevan lo aprendido a la casa, a lo cotidiano, formación para la vida. Se muestran por un lado como los aprendices y por otro son las que enseñan. La mayoría ha tomado el taller y con mucha confianza lo imparten. Esta forma de organizarlo y de repartirse los temas tiene que ver con las maneras de organizarse en colectivo. Casi siempre el sentido pedagógico que circulan en las organizaciones de mujeres se relaciona con los saberes productivos (manejo de la máquina, diseño, corte, confección, etc.) y con la enseñanza del oficio a otras, a través de la demostración, la repetición, la consulta y la práctica diaria (Ruíz, 2009, p.113). 3.10 Las mujeres y la maquila Una maquiladora es una planta manufacturera establecida en la franja fronteriza en este caso en México. Carrillo y Hernández (1982, p.1), lo mencionan en el estudio de caso “La Mujer obrera en la industria maquiladora de Ciudad Juárez.”. Una maquiladora es aquella que: A) sean filiales de empresas estadounidenses o plantas contratadas, ya sea de capital nacional o extranjero; B) dedicadas al ensamble de componentes y/o procesamiento de materias primas, ya sea de


65

productos intermedios o finales; C) que la casi totalidad de materias primas y/o componentes sean importados de los Estados Unidos y de nuevo re exportados a ese país, una vez terminado el proceso de maquila y D) que utilicen labor intensiva de trabajo (Carrillo y Hernández, 1982). El contratar mujeres en la industria maquiladora tiene un objetivo concreto y no es casualidad que en 1982 en Tijuana 128 maquiladoras, es decir, el 67.5 del personal obrero fueran mujeres. Pues se afirma que las mujeres “tienen cualidades naturales que las hacen excelentes para estos puestos, sus manos les permiten tener precisión y delicadeza, y su psicología les permite llevar fácilmente el trabajo repetitivo” (Iglesias, 1985). Esto entre otras cosas, trata de convencer a las trabajadoras y a la población de que se les contrata por sus características, sin embargo, sabemos que los rasgos biológicos de algunas mujeres son por ejemplo “las manos pequeñas” pero no todas cumplen con ese “estándar” y este uso ideológico que los empresarios aprovechan para obtener ganancias. Lo que sí es que por cuestiones culturales las mujeres tienen menos escolaridad que algunos hombres y por rol de sexo tienen menos experiencia laboral, es decir, entre más ignorantes y responsables sean las empleadas mejor para la empresa, pues entre menos conflictos más producción, éste sería el objetivo en concreto. Rosario Castellanos en uno de sus ensayos feministas, hace una crítica donde menciona que “Las mujeres no necesitan elocuencia ni bien hablar, grandes primores de ingenio ni administración de ciudades, memoria o liberalidad. Basta un buen funcionamiento de las hormonas, una resistencia física suficiente y una salud que sería otro de los dones para transmitir” (Castellanos, 2003, p. 22).


66

También Norma Iglesias menciona en su libro “La flor más bella de la maquiladora” (1985) trabajo que recoge testimonios y una investigación sobre esta problemática sui generis de las fronteras. Describe entre otras características que el trabajo de maquila es pesado, pero no se necesita fuerza física y que es un trabajo que pronto se aprende a hacer. Además de que define el trabajo de maquila y su diferencia entre hombres y mujeres pues cuenta, en la parte de las entrevistas con las obreras, que las mujeres son más responsables que los hombres, y que las mujeres producen más que ellos, pues se distraen menos y no dejan el trabajo “tirado” además de que a las mujeres “se les puede controlar” más que a un hombre, comentan las entrevistadas. Estos datos son los que la cultura reproduce desde que las mujeres están en las líneas de producción y sea cierto o coincida con la realidad o no, esto es una realidad aparente metida en el inconsciente colectivo y que ha tenido éxito. El fenómeno global de la entrada de la industria maquiladora a la frontera es parte del neoliberalismo, es decir, un proceso capitalista para que se lleven a cabo los Tratados y gracias a la apertura de éstos como el Tratado de Libre Comercio, las empresas invaden territorios con permiso del Estado y se plantan con el fin de ofrecer empleo para los habitantes del lugar. La Cuarta Guerra Mundial está destruyendo a la humanidad en la medida en que la globalización es una universalización del mercado y todo lo humano que se oponga a la lógica del mercado es un enemigo y debe ser destruido. En este sentido todos somos el enemigo a vencer: indígenas, no indígenas, observadores de los derechos humanos, maestros, intelectuales, artistas. Cualquiera que se crea libre y no lo está (Sub Marcos, 2017, p. 156). El modelo neoliberal tiene preparado el mismo campo laboral para esta frontera y para aquella otra. Ya no es cuestión pues de hacer una “cosa” que fomente la


67

identidad de los Estados Nación aquí y que plantee un diferente plan allá. Para el capitalismo las fronteras son todas iguales y las personas también. El neoliberalismo como brazo fuerte del sistema entró a los Estados Nación para destruir identidades y de eso se trata, de hacer exactamente lo mismo en todos los territorios. Uno de los problemas a los que se enfrenta la globalización es el de los Estados Nacionales por eso quiere atacarlos y destruirlos, como lo menciona el Subcomandante Marcos en su ensayo ¿Cuáles son las características fundamentales de la 4ta Guerra Mundial? (2017) Hay que destruir todo lo que hace que un Estado sea “nacional:” la lengua, la cultura, la economía, su quehacer político y su tejido social. El mercado con su rama industrial es el factor más importante para la población porque gracias a él las personas obtienen un trabajo. Sabemos que los empresarios junto con el Estado mienten cuando dicen que al establecerse en la ciudad traerán trabajo y así eliminarán la pobreza, pues esto no ha disminuido en absoluto el desempleo, por lo contrario, esta problemática crece día con día con el problema del crecimiento demográfico y la migración de mujeres atraídas por emplearse en el sistema manufacturero de la frontera (Iglesias, 1985, p. 75). En la investigación de Iglesias menciona que la mayoría de las mujeres trabajadoras de la maquila, por un lado, agradecen al patrón por valorarlas y dejarlas en el puesto y por otro, sí se percatan de que no es un trabajo digno ni el empleo que se merecen. “Esta es la gran contradicción que permea a todos los ejemplos que se exponen en dicha investigación y que de alguna manera representan a un buen sector de la población trabajadora de estas industrias maquiladoras” (Iglesias, 1985, p. 75).


68

Dentro de este tema me gustaría mencionar que muchas de las mujeres trabajadoras de maquila no se involucran en la lucha obrera por eso que se menciona anteriormente, esa ambigüedad que por un lado se agradece y por el otro no se puede traicionar a quién le abre la puerta y le ofrece empleo o lo que es lo mismo “no muerdas la mano que te da de comer”. Este sentimiento de culpa es alimentado por los mecanismos de control que la industria tiene para sus empleadas, al momento de ofrecerles, bonos de puntualidad, pagarles horas extras o doble el día de su descanso, además de recordarles que estás trabajando para ellos pero que “ellos no son nadie sin ti”, es decir, haciendo sentir que la empresa y el empleado son un equipo y con esto hacen que te “pongas la camiseta” y “juegues parejo.” Pocas de las mujeres trabajadoras han sido parte de un movimiento social comunitario que apoye los derechos laborales, por ejemplo, se sabe que a CITTAC 13 asistían a algunas reuniones mensuales algunas empleadas, pero no lo hacían, según ellas, porque tuvieran un problema con la empresa, sino más bien porque “alguien de la familia” estaba pasando por “algo” en la empresa. Es decir, asisten al Centro para informarse porque es parte de esa ambigüedad en la que viven. Otras de ellas no quieren involucrarse en este tipo de reuniones porque están agradecidas de tener un trabajo, como ya se mencionó. Y muchas otras, están pasando por su primer espacio laboral, se sienten independientes y libres por lo que no quieren perder ese empleo que las hace sentirse “autónomas”. Esta falta de experiencia las hace que no tengan la más mínima intención de organizarse y revisar a conciencia qué dice la Ley Federal del Trabajo o darles una leída a sus derechos laborales. Son menos las que asisten a

13

Centro de Información para Trabajadoras y Trabajadores A.C.


69

talleres de organización laboral, luchan por sus derechos y hasta se levantan en huelga.14 Iglesias (1985) en su investigación menciona que dentro de las entrevistas que ella levantó se mencionan algunas luchas de mujeres y que se hablaba de ello entre pasillos de los comedores, y en su interpretación menciona que “...estas pláticas informales, son un respiro, un signo de vida, un espíritu latente de lucha que en un futuro podrá salir íntegro y feroz”. Así pues, y mediante el control político ideológico manejan a las empleadas en las empresas maquiladoras y con ello impiden que se reúnan, platiquen y se organicen, retardando este proceso de conciencia. La dignidad, la resistencia, la solidaridad estorban. Todo lo que impide que un ser humano se convierta en una máquina de producir y comprar es un enemigo y hay que destruirlo. Por esto, nosotros decimos que esta Cuarta Guerra Mundial tiene como enemigo al género humano. No lo destruye físicamente, pero si lo destruye en cuanto ser humano (Sub Marcos, 2017, p. 161). Parte de este control son las actividades recreativas que se le brinda al personal de la empresa. Van desde festejar los días festivos tradicionales “tirando la casa por la ventana” hasta torneos deportivos con aspecto “oficial” es decir, se toman el tiempo de armar un buen evento y pagar lo que se tenga que pagar para mantener a su planta trabajadora segura y contenta. Por supuesto que el plan no es festejarles y hacerlos sentir bien porque sea su fin, el fin es muy claro, distraer y evitar con estas actividades que se tome conciencia de clase, que se piense en la opresión y explotación. “Evitar

14

Estos datos son obtenidos de encuestas informales dentro del Centro de Información para Trabajadoras y Trabajadores A.C. donde resaltan las cantidades de mujeres que toman el poder y se levantan en huelga. Sin embargo, sí ha pasado que las mujeres se organicen y se declaren en huelga o denuncien a la empresa por faltar a sus derechos laborales y humanos.


70

cualquier tipo de actitud que ponga en peligro la productividad de las empresas” (Iglesias, 1985, p. 120). Sin dejar de mencionar que otro de los mecanismos de control ideológico es el sexismo y el acoso como parte de la represión del supervisor o patrón a la empleada. Esto como parte fundamental de las lógicas del poder dentro de las relaciones sociales que aparecen en la empresa. La industria maquiladora en la frontera (o al menos en esta ciudad) está dividida en dos ramas; la electrónica y la costurera. Cada una con sus características y sus lógicas, por ejemplo, en la electrónica la contratación reside en mujeres solteras, de 16 a 24 años, en su mayoría migrantes pero mínimo 6 meses de antigüedad en la ciudad. No es necesaria la experiencia. En cambio, en la rama textil se les da preferencia a las que tienen experiencia o, a mujeres no tan jóvenes (Iglesias, 1985, p. 19). Estas características de la mano de obra no son causales son exclusivas del resultado de una “cuidadosa selección por parte de las empresas para mantener un control efectivo y un mayor grado de explotación” (Carrillo y Hernández, 1985, p. 73). Algunas trabajadoras de maquiladora son madres solteras que no van a abandonar el empleo por otro mejor, otras mujeres no tienen “vicios” y por lo tanto no van a faltar a trabajar por ello, es decir, a comparación de contratar a los varones, se les ofrece empleo a las mujeres porque son más responsables (Iglesias, 1985). El trabajo de maquila hace que las mujeres se vuelvan más independientes a diferencia del trabajo doméstico, pues el trabajar en una empresa, les da un valor diferente al del trabajo en casa; en primera, por tradición cultural el trabajo doméstico no se reconoce y no es remunerado y segunda, el trabajo fuera de casa es menos


71

distractor, si vas a trabajar “vas a trabajar”, es decir, sólo vas a eso. En la casa mientras se limpia, se tiende cama y se lava ropa, se cocina y se contesta el teléfono. Se atiende a los hijos e hijas mientras se barre el patio y se sacan las basuras, o, mejor dicho, el trabajo doméstico siempre será más pesado. La llamada doble jornada, que en realidad no es doble, es más, no se puede calificar con un número, sin embargo, así se le llama, es parte de la opresión, explotación y racismo que viven las mujeres obreras, su condición sexual la vuelve vulnerable y merecedora a estas lógicas del sistema patriarcal. Einsestein (como se citó en Iglesias, 1985) piensa que: [...la explotación tiene que ver con la realidad económica de las relaciones capitalistas de clase para hombres y mujeres, mientras que la opresión se refiere a la mujer y a las minorías definidas dentro de las relaciones patriarcales, raciales y capitalistas. La explotación es lo que sucede a los obreros hombres o mujeres en la fuerza de trabajo; la opresión de la mujer se debe a su explotación como trabajadora asalariada y también procede de aquellas relaciones que determinan su existencia dentro de la jerarquía patriarcal sexual: en tanto que madre trabajadora doméstica y consumidora. La opresión racial la sitúa dentro de la división racista de la sociedad al lado de su explotación, pero refleja una realidad más compleja. El poder -o su inversa la opresión- deriva del sexo, la raza y la clase y, esto se manifiesta a través de las dimensiones materiales como de las dimensiones ideológicas del patriarcado, el racismo y el capitalismo. La opresión refleja las relaciones jerárquicas de la división sexual y racial del trabajo y de la sociedad.15 El poco sueldo que reciben las trabajadoras las hace “sentirse bien” porque “aportan” al hogar, no nada más con el quehacer del hogar, sino también con un apoyo

15

Einsestein, Zillah, Patriarcado, capitalismo y feminismo socialista, citado por Iglesias, Norma, La flor más bella de la maquiladora. SEP cultura, México. 1985, pág. 24.


72

económico al proveedor de la casa, que en la mayoría de los casos es la pareja masculina, y que muchas de las veces trabaja en la planta industrial, es decir, es a su vez explotado. En una de las entrevistas realizadas a la Dra. Solís, investigadora del Colegio de la Frontera Norte16 comenta que al momento de iniciarse la industria maquiladora en la frontera se contrataba a los hombres, después en algunas fábricas se les daba trabajo a mujeres y en algunos casos fue y ha sido trabajo mixto casi el 50% por el 50%. Se piensa que en la rama de costura habitan más mujeres, pero al parecer las de la industria electrónica son más. El trabajar en este tipo de empleos da a las mujeres más independencia y se percatan de que pueden seguir siendo proveedoras del hogar. Eso hace que sigan en este tipo de empleos. A pesar de que en ellas no se les respeten sus derechos laborales ni derechos humanos. Las mujeres mexicanas por tradición son parte de la dominación masculina y en el trabajo no es la excepción, pues, así como la tradición marido-mujer o hermanohermana, en la producción es patrón-obrera, no le queda de otra más que obedecer. Además de aceptar características que describen a una forma de mujer y no a todas las mujeres, tales como, las mujeres mexicanas culturalmente son delicadas, femeninas, resignadas y abnegadas. Esta división sexual del trabajo la implementa el sistema y lo alimenta la sociedad, la sociedad dicta la actividad de la gente, lo haga o

Entrevista a la Dra. Solís en “La situación de la mujer en la industria maquiladora en Tijuana” en https://www.colef.mx/?estemes=la-situacion-de-la-mujer-en-la-industria-maquiladora-entijuana&e=correo-fronterizo 16


73

no, sus deseos, los cumpla o no. Por ejemplo, la familia, es uno de los pilares fundamentales en donde nos formamos y reproducimos roles por antonomasia, es decir, “es el centro productivo y reproductivo ya que produce y reproduce al ser humano, al trabajador o trabajadora misma” (Iglesias, 1985, p. 82). La división sexual se reproduce en el centro desde el momento de formar una familia. Además, en la escuela, también se forma a los y las alumnas en base a estos valores. Al menos la educación tradicional o educación pública lo lleva a cabo en su plan de alfabetización. Promueve pues, características particulares para las mujeres y otras para los hombres que son tradicionales dependiendo de la cultura y consecuentes con el sistema. Y, por si fuera poco, en las empresas también se difunden valores tradicionales donde manejan los roles mediante los sexos, por ejemplo, en algunas industrias se envían boletines informativos donde les mencionan qué rol debe jugar-hacer la mujer y cuál debe jugar-hacer el hombre. Mismos boletines que trata de controlar la conciencia de los y las trabajadoras evitando la organización entre iguales. Su objetivo es el de “difundir valores opuestos a los de la clase trabajadora, tratando de ocultar ideológicamente, el sistema de explotación basado en la división del trabajo, el régimen de salarios, etc.” (Iglesias, 1985, p. 125). En uno de los apuntes de Silvia Federici17 comenta que las mujeres, debido a su introducción a la parte de la producción económica para el sistema capitalista en el que vivimos, hoy en día se ven afectadas no sólo con los acosos laborales o la

17

Federici, Silvia. Mujeres en Globalización y Movimiento internacional de mujeres. en https://noticiasyanarquia.blogspot.mx/2014/09/mujeres-globalizacion-y-movimiento.html


74

violación a sus derechos, sino también con la reproducción, es decir, se les pide que laboren más de lo establecido por la ley y que trabajen horas extras, que se les pasa la hora de reproducirse, es decir, de procrear; y no sólo aparecen, hoy en día más chicas que No desean ser madres por voluntad propia, pero también están apareciendo muchos de los casos donde las mujeres trabajadoras de doble jornada se percatan que pasan más tiempo en el trabajo que en la socialización o en otro lugar recreativo. Las mujeres de hoy estudian, trabajan no se casan y no se reproducen o en su mayoría comienzan a crear una familia a los treintaytantos y a tener hijos o hijas a los 39 ó 40 años. Cuando se les recomienda que los tengan o si no (el acoso médico gineco-obstetra) “útero que no da hijos, da tumores”, es cuando las mujeres deciden (pero no decidieron por ellas) por coacción ejercer el maternaje. Es pues el trabajo el que implementa el poder a las mujeres, tanto se enamoran de ello que se ven envueltas en él y no toman sus vacaciones que por derecho les corresponde. Ni siquiera los días festivos. Trabajan siempre y eso hace que no tengan vida social. Estas repercusiones favorecen y ejemplifican el plan del sistema patriarcal y capitalista que tiene para la gente. Así pues, las maquiladoras aprovechan estos “roles circunstanciales” que desde la familia, la escuela, la iglesia y en fin en toda la sociedad se les ha asignado a las mujeres para así lograr éxito en las líneas de producción y en otras áreas laborales. La figura feminizada de la mujer en el país ha estado cambiando, pues las mujeres adquieren poder al trabajar en maquila, por ejemplo, las activistas del colectivo no niegan que hayan trabajado ahí, que aprendieron muchas cosas y que han


75

conocido a muchas otras amigas, le han sacado provecho y le “han dado vuelo” al lado positivo del trabajo precario que es la maquila. Las señoras que forman el colectivo son ex trabajadoras de diferentes fábricas de la ciudad. La mayoría de la zona industrial de Otay y que al verse afectadas directamente en la comunidad con la contaminación generada de dichas plantas comenzaron a empoderarse y juntarse para platicar los problemas en común. Luego que de allí le hayan “declarado la guerra” a los dueños de las empresas que causaban deterioros ambientales. Muchas de ellas abandonaron el lugar de trabajo bajo las circunstancias en las que se veían envueltas. Muchas de ellas, se volvieron autónomas y prefirieron quedarse en casa y seguir la lucha. Optaron pues por no seguir siendo ensambladoras de los responsables de los daños a la colonia. En su desesperación, en su necesidad se ven reflejadas todas para formar el colectivo de la comunidad.


76

CAPÍTULO IV DESDE EL INTERACCIONISMO SIMBÓLICO 4.1. Marco Metodológico Primero rescatar que, dentro de las ciencias naturales, el objeto de investigación es, por lo regular, un objeto real, mientras que en las ciencias sociales el objeto es, normalmente, un objeto construido (Dieterich, 1996). No es fácil comenzar a investigar ni a darle un título o a delimitar el tema de investigación. Mucho menos interpretar esa parte simbólica que sucede en la comunicación y en la organización de un conjunto de personas que confluyen a reunirse para cambiar aspectos del medio ambiente para mejoras de una comunidad. La metodología que se pretende utilizar desde el plano cualitativo es la que lleva una investigación de campo y ésta aplica una observación participante, llegando a describir aspectos de interés. Dentro de la perspectiva fenomenológica y su vertiente el interaccionismo simbólico. "En la metodología cualitativa el investigador ve al escenario y a las personas en una perspectiva holística: las personas, los escenarios y los grupos no son reducidos a variables sino considerados como un todo. El investigador cualitativo estudia a las personas en el contexto de su pasado y de las situaciones en las que se hallan” (Taylor y Bogdan, 1986, p. 8). La investigación de campo no es más que salir a buscar el objeto o sujeto de investigación, la interacción con el mismo y con todo lo que lo envuelve. Sin ella, no se podría llegar a describir totalmente un objeto o sujeto hoy en día.


77

“En los estudios cualitativos, aquellas personas a las que la sociedad ignora (los pobres y “los desviados”) a menudo obtiene un foro para exponer sus puntos de vista” (Becker, 1986). La observación participante es uno de los ingredientes primordiales de la investigación cualitativa “Es la investigación que involucra la interacción social entre el investigador y los informantes y durante la cual se recogen datos de modo sistemático y no intrusivo” (Taylor y Bogdan, 1986, p. 9). Aunque en los últimos años ha habido una proliferación de perspectivas teóricas y escuelas de pensamiento asociadas con la fenomenología, sigue en pie. De esta perspectiva depende el modo en que se estudie y el modo en el que se interprete lo estudiado. Aprehender el proceso de interpretación (Hermenéutica). Es intentar ver las cosas desde el punto de vista de los otros (Otredad). Dentro de dicha tradición aparecen los enfoques teóricos más utilizados en las ciencias sociales, uno de ellos es el interaccionismo simbólico, mismo que varios autores han utilizado y modificado desde Cooley (1902) hasta Blumer (1969). Mismo que afirma que el interaccionismo simbólico consta de tres premisas: La primera dice que las personas actúan mediante las cosas. La segunda es que los significados son productos sociales que surgen durante la interacción. Y la tercera dice que los actores sociales asignan significados a situaciones a otras personas, a las cosas y a sí mismos a través de un proceso de interpretación. Este proceso es de dos pasos: según Blumer (1969) Uno, el actor tiene que enseñarse a sí mismo las cosas que tienen significado. Y dos, el actor selecciona, controla, suspende, reagrupa y transforma los significados a la luz de la situación en la que está ubicada (Cisneros, 1999).


78

Esto es común a la mayoría de la gente, pues nos gusta interpretar constantemente todo aquello que nos llama la atención. Ya sea nosotros solos como individuos o dentro de alguna organización o grupo determinado. Quienes son parte de ese recorrido y de quien hace el inventario, pueden descubrir cosas que quienes suman y restan en los escritorios de las ciencias sociales no alcanzan a ver, a saber, que importan, sí el caminante y su paso, pero sobre todo importa el camino, el rumbo, la tendencia. Al señalar y analizar, al discutir y polemizar y, sobre todo, para tratar de transformarlo (Sub. Marcos, 2017, p. 189). Al momento de hacer un análisis o intentar realizar una investigación de un movimiento social, ya sea sus modos de organizarse o su forma de trabajo, o si reciben fondos de gobierno y se dicen ong’s, etc. En este momento se deja de lado cualquier especulación y se entra a la práctica desde fuera del movimiento, pero mirándolo como centro o base. No es lo mismo realizar una investigación de sujetos sin penetrar en el contexto que envuelve. No podemos ser tan fríos y escribirlo como si fueran números, cifras, estadísticas o datos duros. La observación participativa o participante se enfoca por lo particular en el estudio de caso ya que según Blumer (1969) sus procedimientos responden mejor y gozan de un mayor nivel de adecuación a sus requerimientos y exigencias de la explicación. De esta manera Blumer menciona que el investigador entre activamente en el mundo de las personas que está estudiando para ver la situación como es vista por el sujeto o actor observando lo que el sujeto o actor tiene en cuenta y observando cómo él interpreta lo que está teniendo en cuenta (Blumer, 1969, p. 56). En el interaccionismo simbólico como parte de las orientaciones metodológicas que comparten el proceso hermenéutico, se trata de comprender ese proceso de


79

significado que le asignamos a lo simbólico, es decir, de interpretar esos símbolos que nos brinda el lenguaje hablado o escrito y el comportamiento frente a la interacción social. Se podría considerar, al interaccionismo simbólico, como la escuela más influyente y exitosa de la sociología interpretativa, nos dice Williams (1999). Es pues una ciencia interpretativa o una teoría psicológica y social que trata de representar y comprender ese proceso de creación y el asignar significados a partir de la comprensión de sujetos particulares, lugares particulares o situaciones en tiempos particulares (Schwandt, 1994). 4.2 Instrumentos. Una de las herramientas utilizadas son las encuestas, que nos revelan datos numéricos para elaborar porcentajes generales y entrevistas estructuradas, semi estructuradas y dirigidas a través de un guion elaborado y revisado con las preguntas necesarias para obtener la información correspondiente (se anexa el guion de entrevista al final del presente trabajo). Esta vez, se eligió la entrevista como herramienta de conocimiento, ya que esta forma nos aclara algunas ideas respecto a los temas de investigación, asimismo la pregunta inicial de investigación nos desaparece la hipótesis o la refuerza. La entrevista también nos brinda datos duros que son importantes a la hora de la estadística. Esta técnica de recolección de datos es cualitativa. La entrevista nos proporciona contenidos mínimos para nuestro acervo como parte de la metodología fenomenológica, etnometodológica y en este caso del interaccionismo simbólico.


80

Merlinsky (2006) considera a la entrevista como un contrato comunicativo que se establece entre el entrevistador y el entrevistado. También menciona que dichas técnicas de investigación para la recolecta de datos, como la entrevista, constituyen aspectos de difícil resolución, pues se trata de abordar, menciona Merlinsky, la enseñanza de los supuestos epistemológicos, la supuesta forma de conocimiento, las reglas de construcción, así como la elaboración de instrumentos y su forma de utilización, además de la implicancia del investigador. La dificultad radica, según la autora, en el abordaje pedagógico, en su flexibilidad, pues la entrevista es un medio que nos invita a navegar en mar abierto donde las preguntas son el soporte y las respuestas son a la vez la ola que nos lleva y nos mantiene en altamar, en este vaivén de conocimiento. Las historias de vida que se cuelan en la entrevista nos hacen repensar la investigación y reestructurar nuestra observación. Para el caso de la entrevista en particular, hay un menú abierto de recursos para la investigación donde la ausencia de estandarización (a diferencia del cuestionario, clásica herramienta cuantitativa) es una característica distintiva y valiosa. Esto implica ahondar en un arco de variantes que van desde la ausencia de estructuración a un grado intermedio o moderado de estructuración (Merlinsky, 2006, p.27). En cuanto al “oficio del entrevistador”, otra dificultad. Golden (1992) menciona que las competencias requeridas no son simplemente habilidades motrices como las que se necesitan para conducir una bicicleta, requiere un alto grado de combinación de observación, sensibilidad empática y juicio intelectual. Es por esto que al momento


81

de realizar la entrevista debemos de tener un guion semiestructurado para tomar de ahí preguntas como sugerencia, pero lejos de llegar a realizar un cuestionario, pues la entrevista posee libertad de ahondar más en algunos temas que el entrevistador considera, en ese momento, importantes, sin llegar a ser completamente improvisada. La entrevista surge a partir de respondernos a nosotros mismos aquellas preguntas que nos hacen escribir la investigación. Las respuestas son tan importantes como cualquier cita teórica de un autor o escritor reconocido. Las respuestas de la entrevista son joyas que nos regala el sujeto para nosotros, bajo la lupa, construir conocimiento a través de ese interaccionismo simbólico. La entrevista es dificultosa porque siempre es abierta y parece que no tiene fin. La entrevista funciona como herramienta de carácter comunicativo como técnica para captar significados ni simples ni puros mediados por la construcción de esa experiencia de los sujetos o actores. La entrevista como el imán que atrapa la narrativa donde los sujetos se aclaran a sí mismos lo que piensan y lo que viven y que a nosotros, como investigadores y observadores a la vez nos permitimos reinterpretar nuestras propias experiencias frente al otro. Nuestro conocimiento del mundo menciona Schutz (1995) supone un conjunto de abstracciones, generalizaciones, formalizaciones e idealizaciones propias del nivel respectivo de organización del pensamiento. En términos estrictos, los hechos puros y simples no existen, por consiguiente, se trata siempre de hechos interpretados (ibid.). En la presente investigación, se realizaron las entrevistas al terminar las reuniones del colectivo.


82

4.3 Población. Los datos que a continuación se muestran son parte de las entrevistas realizadas a las integrantes del colectivo. Se describen como generalidades para dar libertad de interpretación. Las señoras del colectivo son habitantes en su mayoría de la comunidad. Dos de las integrantes viven fuera de la colonia Murúa y del Ejido Chilpancingo. De entre 40 y 59 años de edad. Menos de la mitad es originaria de la ciudad, la mayoría llegó joven a la comunidad. Muchas de ellas migraron de Sonora y Sinaloa, otras provienen de Guadalajara. Llegaron a Tijuana muy jóvenes, algunas de ellas vivieron de vacaciones con alguna amiga o familiar y se quedaron a trabajar, pues mencionan que aquí ganaban en una semana lo que allá no ganarían ni en una quincena. La mayoría comenzó a trabajar en maquila, en trabajo doméstico o al cuidado de niños y niñas. La mayoría terminó la secundaria, otras tienen carreras técnicas. Casadas, madres solteras, mujeres sin hijos confluyen en este colectivo. Las más antiguas son de Tijuana y de la comunidad, son las que comenzaron a organizar a las demás. Algunas tienen pasaporte y van y vienen a Estados Unidos. Tuvieron sus hijos de aquel lado y los mandan a la escuela o a trabajar. Otras nunca han ido. Son dueñas de su tierra. Amas de casa que no descuidan su espacio y se dan tiempo para participar en la organización medioambientalista por la comunidad. Consideran al espacio colectivo como escuela y mencionan que han aprendido muchas cosas en los talleres que les han impartido al interior de la organización. Sus parejas sentimentales, en su mayoría, no participan dentro pero no se oponen al movimiento. Sus hijos e hijas, algunos son parte del grupo de Jóvenes, que


83

en su mayorĂ­a son hombres de entre 6 y 25 aĂąos. Algunas de ellas se dicen ambientalistas, otras no. No se consideran feministas porque se sienten ignorantes en ese tipo de temas, algunas sĂ­ creen que son feministas, pero no se autonombran como tal. AdemĂĄs, sienten que su trabajo es otro, el de la justicia ambiental.


84

CAPÍTULO V UN PRETEXTO PEDAGÓGICO 5.1 Análisis e interpretación de resultados Lo educativo y lo popular se juntan para representar a la comunidad organizada. En esta parte se exponen, a manera de cierre, algunas reflexiones de estos dos conceptos teóricos que han permitido en conjunto como Educación Popular crear este “Otro sistema educativo” desde y para lo popular. Por ejemplo: lo popular, se establece a partir de qué sujetos se identifican como parte del pueblo, colonia o comunidad; en cambio, lo educativo como parte del campo y de esta discusión compleja que forma intelectualmente a dicha comunidad dada en las colonias, juntas vecinales y otros colectivos sociales. La Educación Popular es resultado del estudio de las comunidades y de las organizaciones de la sociedad civil y no al revés, es decir, todos los espacios sociales educan y se auto educan. Reconocer que se puede estudiar a la organización social y después observar que se da educación popular sería lo más obvio; sin embargo, verlo al revés, abre la puerta para reconocer que las organizaciones sociales dependen también del grado de lo educativo y esto es parte de la discusión, sólo que para llegar a demostrarlo hay que irnos por conceptualizar las partes, le toca el turno a la Educación popular y a sus vertientes como la Otra educación, para ir cerrando este trabajo. Lo educativo se reconoce, pues como un concepto importante y también como un proceso social que se da en espacios y prácticas sociales. La colonia, el lugar de trabajo, la escuela, la iglesia, el centro social, la junta vecinal, son espacios donde se


85

producen sentidos pedagógicos de diferentes tipos, tales como éticos, religiosos, políticos, por nombrar algunos. Estos espacios son importantes porque son los que forman a sujetos además de que permiten cuestionamientos o argumentación de ideas. Asimismo permiten repensar la escuela como espacio “único” de educación, pues lo educativo en los espacios sociales hace más fuertes a los sujetos que son parte de estos espacios, es decir, se separa lo pedagógico de instituciones educativas y se hace conciencia de que en este espacio se aprende o se enseña (o ambas) lo que no se ve en la escuela (Ruíz, 2009); es decir, se fortalece o se completa la pedagogía, lo que se enseña en la escuela no se aprende en la “reunión vecinal” y lo que se ve en la reunión no se enseña en la escuela. Para Gramsci, estos espacios son formadores de conciencias, refiriéndose a lugares como el sindicato, la familia, el partido político, el espacio social. Además, para este autor, la educación es una práctica hegemónica que implica una dirección moral e intelectual (Monasta, 2001). “Aprendan a leer la realidad para escribir su historia” cuando Freire se refiere a esto no está diciendo otra cosa que para comprender el mundo hay que actuar para transformarlo. Analizarlo de manera crítica y reflexiva, puesto que a través del diálogo los que comparten el conocimiento con los que no lo tienen, ambas partes se constituyen como sujetos. En otras palabras, Freire le apuesta a la educación popular porque cree en la capacidad de las personas y que al momento del diálogo se autodefinen. Existen en su pedagogía 4 puntos claves para comprender de fondo lo que se quería demostrar: “Educar es conocer críticamente la realidad. Educar es


86

comprometerse con la utopía de transformar la realidad. Educar es formar sujetos de dicho cambio. Educar es diálogo”. Nos agrada pensar que estas 4 verdades son las que el Colectivo Chilpancingo recrea y construye en su organización. El discurso con el que se funda por vez primera la Educación Popular (EP) viene de esta idea de la “Politización de la educación y la Pedagogización de la política” que a manera de resumen es la siguiente: 1. Lectura crítica de la realidad social, en particular de las injusticias generadas o

acrecentadas por el sistema capitalista, y del papel reproductor del orden social que juega la el sistema escolar. 2. Opción ético-política emancipadora, al identificarse con la construcción de una

sociedad en la cual se superarían las injusticias e inequidades actuales, proyecto que se identificaba con el socialismo. 3. Contribución a la constitución de los sectores populares como protagonistas

de esta transformación social, a partir del fortalecimiento desde la educación, de sus organizaciones y movimientos. 4. Lo educativo como formación de una conciencia crítica en los educandos

populares, entendida como toma de conciencia de la realidad injusta y de la necesidad de transformarla. 5. Creación de metodologías de trabajo basadas en la construcción colectiva de

conocimiento, el diálogo y la acción (Torres, 2007). Regresemos a la parte genealógica de la EP18. Nunca ha sido igual en todas partes en donde se ha dado, es decir, la EP depende mucho de los factores que la

18

Educación Popular, sus siglas EP


87

rodean como los contextos sociales y nacionales, en algunos lugares latinoamericanos fue bandera frente a discursos políticos autoritarios o en el caso de Centroamérica fue parte de procesos insurreccionales o bien ha sido parte también de luchas indígenas o campesinas. Se le ha visto como parte “salvadora” frente a la alfabetización. Por medio de estos contextos va tomando características particulares y toma pues en cuenta temas como los derechos humanos, la perspectiva de género o la interculturalidad por mencionar algunas. De esta forma la EP se va conformando como campo pedagógico frente a otras corrientes o prácticas educativas. Vamos uniendo las claves. En América Latina muchas organizaciones sociales como asociaciones para la educación de adultos, iglesias, y otros centros que practican la educación popular como pedagogía para salir adelante dentro de la marginación y bajo los márgenes de las lógicas gubernamentales. Algunas publicaciones daban referencia a la ideología popular basada en esta educación. De esta manera se difundió dicha corriente por el continente. Así como cualquier paradigma educativo, la EP también pasó por replanteamientos y algunas modificaciones hasta que en los 80 se asienta como movimiento educativo. Reconocido como tal, se vuelve una de las formas pedagógicas críticas frente al nuevo orden mundial. Esta EP no es homogénea y siempre está en constante construcción. A partir de ser de naturaleza popular, reflexiva y crítica, es tomada por las organizaciones de la sociedad civil y otros grupos que no necesariamente se dedican a la enseñanza.


88

A la par del surgimiento de movimientos sociales y estrategias de resistencia, de izquierda o de políticas sociales se ha tomado este tipo de alternativa pedagógica o bien como pretexto para informar y formar dirigentes conscientes frente al neoliberalismo. Grupos de indígenas, campesinos, organizaciones de mujeres, grupos de jóvenes, casas de migrantes, colectivos toman este modelo educativo para enfrentar las problemáticas reales del tercer mundo. Para Torres Carrillo Alfonso, es importante el retomar la EP como vertiente frente a la Educación institucionalizada y da muestra en su ensayo sobre “La educación popular y Freire” que en muchas universidades de América Latina sí le apuestan a la EP. Sin embargo, concluimos que en México se le ha marginado frente a la Educación “integral” de tipo oficial que se imparte en las aulas. No podemos dejar de mencionar que la EP también está latente en los movimientos sociales de mujeres y movimientos feministas. Antes de concluir y unir los términos quisiera retomar algunos de los datos más importantes que se mencionan en el documental “La educación prohibida” mismo que nos vislumbra a la educación pública frente a otras alternativas pedagógicas vigentes implementadas en América Latina. Por ejemplo, uno del discurso político-pedagógico es que la educación debería de ser y servir para todos. Esta “frase hecha” es en su centro un sentir romántico desde el plano sensible y del “bien común” aristotélico; sin embargo, vemos que el origen de la educación pública es maquiavélico e hipócrita o lo que es lo mismo, juega con la doble moral de los que la representan. La importancia de la educación y apostarle a ello, es poner el cuerpo al fuego y dejar que las llamas nos absorban, pues al momento de vislumbrar para lo que


89

realmente ha sido creada, caeríamos en una contradicción, ya que la realidad nos dice que la escuela no enseña desde el plano integral. Es toda una enseñanza fragmentada y además especializada, pues el sistema capitalista por el que ha sido regida y mantenida la educación pública nos obliga a obedecer, el cómo debe ser y qué se debe de enseñar. La escuela tradicional no enseña a toda la población como quiere lograr. Es un hecho. Los y las estudiantes fracasan muchas de las veces frente al sistema escolar. La escuela pública no es para toda la gente. Entonces la paradoja nos dice que ese discurso político y pedagógico que recoge la frase trillada “la educación para todos” es una falacia. Sería mejor reconocer que la escuela es una preparación para el trabajo y no una preparación integral para la vida. Las calificaciones al orden de medición de competencias recrean el individualismo en los y las estudiantes, sí son competencias realmente. Sí se está tratando de ver quién es el mejor o la mejor en la clase, pero no para reconocerlo y seguirlo como un modelo académico sino más bien para verlo con odio y desdén y ser parte del juego de la víctima frente al bullying del grupo al que pertenece. La escuela forma alumnado cruel, porque habla de valores morales “teoría” y en la práctica o en el salón de clases no existen. Porque se habla de libertad y no son libres, porque se habla de una igualdad y el personal docente es el primero en implementar una separación frente al alumnado, sin tomar en cuenta las estructuras físicas de los salones, los edificios escolares, los patios, el cemento por todos lados y las áreas “verdes” dedicadas a sólo algunos deportes que también son parte del sistema capitalista, llámese fútbol por poner un ejemplo. No hay lugar para otro deporte


90

más que para el “rey de los deportes” para la América latina, otro monstruo idiotizante que no pretendemos mencionar. Enseñar en la escuela es un proceso de reproducción simbólica que hasta cierto punto es violento, porque sólo enseña lo que le dicen que tiene que enseñar, el personal que está a cargo de educar no tiene la libertad tampoco de escoger qué tema y cómo quiere impartir la clase. No es libre y promueve la libertad en la clase de valores y de moral. Por esto es violento. En La educación prohibida19 se menciona que la escuela tradicional es un cuadro donde se guardan a los hijos y a las hijas porque los padres y madres no tienen idea de qué hacer con ellos y ellas. Quién sabe desde cuándo se perdió esa parte de querer “hacer familia” con la familia. Esa parte de crear comunidad entre todos los integrantes de la familia, ahora se piensa que la escuela es una institución acreditada para enseñar a crear comunidad, otra vez “teoría”, la práctica comunitaria no existe en las aulas, se implementa en la casa, en la calle, son los vecinos, con los compañeros y amigas de la clase y de la cuadra, del centro cultural al que se asiste, con el club social, no solamente en la escuela. Es como una cárcel, enseña a portarse bien, pero cuando alguien se porta mal, entonces será castigado. La escuela tradicional desde hace mucho tiempo debería de dejar de educar con la moral cristiana y ser totalmente científica. Pero como el Estado es el que manda, la escuela, el espacio, el docente debe de aceptar las reglas e impartirles de esta manera, si no es así también será castigado y su merecido será el final de su contrato.

19

La educación prohibida. Película (2012)


91

Para concluir en esta parte, el origen de la educación pública fue inventado, que fuera gratis, que sea para todas las clases sociales, rurales y urbanas y además que fuera obligatoria para qué, para mantener a la gente adiestrada, obediente y dócil; prepararlos para la lucha, pero no para luchar por injusticias o por derechos humanos, sino para luchar en la guerra, a defender el nacionalismo devastador, para crecer súbditos y saber dirigir lo contrario de compartir. Olvidando el fin que persigue, eso es lo que menos le importa al Estado o al “Mandón” como le llaman las comunidades zapatistas. Al Estado, como parte del sistema le interesa, por medio de la educación pública, que la cultura siga intacta, que permanezca pero que permanezca igual, que no se mueva, que no cambie y esto es una contradicción porque la sociedad es la que permea la cultura y al revés, si la sociedad se mueve a través de cambios sociales, la cultura lo hará y así de viceversa. Pero al Estado no le gusta esto, por eso permite que se impartan más materias que nos especializan en el futuro trabajo, pero no desde la crítica, política o sociedad. No le conviene y nunca le convendrá que la Educación Pública sirva para que las personas piensen, porque al momento de pensar, nos salimos de la escuela y dejaremos de trabajar. Así el conocimiento cotidiano que a su vez es parte de esta educación en dichos espacios, representa una interacción entre los saberes y la construcción de los mismos. Representa una complejidad y como tal juega un papel importante en los individuos, individuas de dichos espacios sociales. En el caso de lo “popular” como concepto aunado a la educación (aunque no se pueden separar en este estudio, esto es solo para conceptualizar), los estudios actuales de educación popular en los movimientos sociales dan formas inéditas de


92

articulación política y pedagógica en torno a temas como derechos humanos, democracia, medioambiente, etc. Por lo que no queda claro qué es lo popular, su significado no se encuentra como única respuesta sino como parte de las experiencias en espacios sociales y en la configuración de los discursos, lo popular se vuelve parte fundamental de lo colectivo y de la identidad de los mismos (Ruíz, 2009). Es pues la Educación Popular parte fundamental de la llamada “Otra educación”. Con su palabra y su acción nos han enseñado que no sólo se trata de deseos y consignas, sino que es posible hacerlo. En sus tierras y a través de su ejemplo hemos visto que sí se puede vivir con otras formas de relacionarnos como personas sin que medie la lógica del capital. También nos han mostrado que para ello no se necesita que alguien nos gobierne, sino que es el pueblo mismo, todas y todos, quienes debemos decidir y hacer sobre nuestras propias vidas (La Sexta Guanajuato, 2015).


93

REFERENTES BIBLIOGRÁFICOS Acotto, L. (abril 2003). Las organizaciones de la sociedad civil en Sociedad en Movimiento. Revista 16. Fusda. Buenos Aires, Argentina. Recuperado de http://www.fusda.org/Revista16/Revista16LASORGANIZACIONESDELASOCIEDAD CIVIL.pdf http://www.fusda.org/no16.htm Álvarez, I. J. (1996) El papel de las organizaciones civiles en la promoción del desarrollo rural en México. México: CENCOS, ERA. Recuperado en http://base.d-ph.info/es/fiches/premierdph/fiche-premierdph-4419.html Amezcua G. D. (2016). La noción de Tercer país en Borderlands/La frontera como metáfora de la escritura transfronteriza de Gloria Anzaldúa en Actio Nova. Revista de teoría de la literatura y literatura comparada. nº 0, pp. 1-18 Universidad CEU San Pablo. Madrid. Recuperado de http://dx.doi.org/10.15366/actionova2016.0 Ander, E. E. (1993). La planificación educativa: conceptos, métodos, estrategias, y técnicas para educadores. Recuperado de http://cvonline.uaeh.edu.mx/Cursos/Maestria/MTE/Gen02/diseno_proyec_curriculares /Unidad%203/El%20proyecto%20curricular%20en%20las%20instituciones%20educa tivas.pdf Araya,

V. J. M. (2007) Metodología de investigación I. Recuperado en http://metodologiajose.blogspot.mx/2007/03/el-interaccionismo-simblico.html Arias, A. (2012). Derechos Humanos: entre la violencia y la dignidad" en Revista de Derechos Humanos México, n. 19. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S200724062015000100002 Bautista S, R. (29/1/2011). ¿Qué significa mandar obedeciendo? en Revista Rebelión http://www.rebelion.org/noticia.php?id=121304 Becker, H. (1986). Manual de escritura para científicos sociales: cómo empezar y terminar una tesis, un libro o un artículo, Madrid, España: Siglo XXI Bresser-Pereira, L. C., y Cunil, N. (1998). Entre el Estado y el Mercado: Lo publico y lo estatal en la Reforma del Estado. Buenos Aires: CLAD/Paidós. Recuperado de http://www.bresserpereira.org.br/papers/1998/84entreelestadoyelmercadolopublicono estatal.pg.pdf Carrillo J., y Hernández A. (1982). La mujer obrera en la industria maquiladora. El caso Ciudad Juárez. México DF: UNAM. Castellanos, R. (2003). Mujer que sabe latín… México: Fondo de Cultura Económica


94

Cisneros, S. A. (sep/1999). Interaccionismo simbólico, un pragmatismo acrítico en el terreno de los movimientos sociales. Sociológica, vol. 14, núm. 41, pp. 104-126. Distrito Federal, México: Universidad Autónoma Metropolitana. Coalición de Salud Ambiental. Environmental Healt Coalition. (2011) San Diego. California. http://www.environmentalhealth.org/index.php/es/who-we-are Comunidad (definición). (2017). Wikipedia. Recuperado https://es.wikipedia.org/wiki/Comunidad#Otros_usos_.28Communitas.29

de

Corti, A.M. (dic/2000). Socialización e integración social Fundamentos en Humanidades, vol. I, núm. 2, pp. 90-105 San Luis, Argentina: Universidad Nacional de San Luis. Recuperado de http://www.redalyc.org/pdf/184/18400209.pdf Dieterich, H. (1996). Nueva guía para la investigación científica. México: Ariel. Elorriaga, J. (mar/2011) El Andar Colectivo Zapatista. Revista Rebeldía. Recuperado de http://revistarebeldia.org/revistas/numero76/10andar_colectivo.pdf https://radiopozol.blogspot.mx/2011/03/revista-rebeldia-n-76-como-se-hacen-los.html Federici, S. (2014). Mujeres en Globalización y Movimiento internacional demujeres. Recuperado de https://noticiasyanarquia.blogspot.mx/2014/09/mujeres-globalizaciony-movimiento.html Fernández, B. en Nuño, De la R. (2004) Foro Social Mundial, pág 2. Fernández, M. S. Y. (13/ene/1997). La mujer en los movimientos sociales y en los movimientos feministas de América Latina. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=11201305 Freire, P. (1970). La Educación como práctica de la Libertad. Montevideo: Tierra nueva. Hanisch, C. (2016). Lo personal es político. Ed. Feministas lúcidas. Recuperado de http://www.diariofemenino.com.ar/documentos/lo-personal-es-politico_final.pdf Harribey, Jean-Marie. (2010). Primer Diccionario Altermundista ATAC Iglesias, N. (1985). La flor más bella de la maquiladora. México: SEP cultura. Gómez, D., Campos, E. A., Blanc, F., y Moreno, F. (productores) Grossi, S. (Cinematografía). (2012). La Educación Prohibida. Película/Documental. Argenitna. Recuperada de sitio web oficial: http://www.educacionprohibida.com Funari, Vicky., y De La Torre, S. (producido y dirección). (2006). Maquilapolis City of factories (Documental). México. Recuperado de sitio web oficial. http://www.maquilapolis.com/project_esp.htm


95

Marenales, E. (1996). Educación formal, no formal e informal. Recuperado de Mariño S. G., y Cendales G. L. (2004). Educación No formal y Educación popular. Caracas: Federación Internacional de fe y alegría. Martínez, V. L. (may/2003). Capital social y desarrollo rural. Iconos, revista de ciencias Sociales. número 016. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sede Académica de Ecuador. Quito, Ecuador. Pag. 73-83. Recuperado dehttp://www.redalyc.org/pdf/509/50901610.pdf Melucci, A. (1999). Acción colectiva, vida cotidiana y democracia. México: El Colegio de México. Merlinsky, G. (2006). La Entrevista como Forma de Conocimiento y como Texto Negociado. Cinta Moebio 27: 27-33 Recuperado en www.moebio.uchile.cl/27/merlinsky Monasta, A. (2001). Antonio Gramsci (1891-1937) Recuperado de http://www.ibe.unesco.org/sites/default/files/gramscis.pdf Nuño, De la R.G.J. (2010). El altermundismo como proyecto de emancipación social. Del Foro Social Mundial al trabajo de traducción. Astrolabio. Revista internacional de filosofía. Núm. 11. ISSN 1699-7549. pp. 339-348339. Recuperado de http://www.raco.cat/index.php/Astrolabio/article/viewFile/239036/321308 Organismo No Gubernamental. (2016). Derechos Humanos. Órgano Informativo de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México Revistas en colaboración Jurídicas México: UNAM. Recuperado de http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/derhum/cont/28/pr/pr1.pdf http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/derhum/cont/28/pr/pr35.pdf Paredes, J. (2013). Hilando fino desde el feminismo comunitario. México. D.F: Cooperativa El rebozo. Payán, A. L. A., y Tabuenca C. M. S. (2004). Gobernabilidad o Ingobernabilidad en la Región Paso del Norte. Ciudad Juárez, Chihuahua: El Colegio de la Frontera Norte. Pronunciamiento desde el abajo y a la izquierda del estado de Guanajuato (may/2015). Enlace zapatista. México. http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2015/05/19/pronunciamiento-desde-el-abajo-y-a-laizquierda-del-estado-de-guanajuato/ Rodríguez, J. A., Bosch, J. L.C. y Fredesvinda, M.(2000) Capital social como vertebrador de la sociedad. España. Programa sectorial de promoción general de conocimiento (19992002).


96

Roitter, M. (2004) El tercer sector como representación topográfica de sociedad civil en Daniel Mato (coord.), Políticas de ciudadanía y sociedad civil en tiempos de globalización. Recuperado en http://grupal.reletran.org/wpcontent/uploads/2013/12/Roitter.pdf Ruíz, M. M. M. (2009). Otra educación. aprendizajes sociales y producción de saberes. México: Universidad Iberoamericana A.C. Sarramona L. J., Vázquez G., Colom C. A.J. (1998). Educación No formal. España: Grupo Planeta Sirvent, María Teresa (1993). Educación popular crisis y perspectivas. Pág.105 La situación de la mujer en la industria maquiladora en Tijuana. Recuperado en https://www.colef.mx/?estemes=la-situacion-de-la-mujer-en-la-industria-maquiladoraen-tijuana&e=correo-fronterizo Subcomandante I, M. (ene/2013) Práxis en América Latina. Ellos y Nosotros. V. La Sexta. Ejército Zapatista de Liberación Nacional. México: EZLN. Recuperado de http://praxisenamericalatina.org/5-14/ellosynosotrosv.html Subcomandante I.M. (2017). Escritos sobre la guerra y la economía política. en Rodríguez, L. S. (comp.) México: Edit. Pensamiento crítico. Taylor, S.J. y Bogdan R. (1986). Introducción a los métodos cualitativos de investigación. La búsqueda de significados. Buenos Aires, Argentina: Paidós. Torres, C. A. (2007). Paulo Freire y la Educación Popular en DVV International. Recuperado de http://www.dvv-international.de/es/educacion-de-adultos-y-desarrollo/ediciones/ead692007/el-decimo-aniversario-de-la-muerte-de-paulo-freire/paulo-freire-y-laeducacion-popular/ Tharp, R.G, y Gallimore, R. (1988). Mentes despertando a la Vida: Enseñanza, el aprendizaje y la escuela en el contexto social Cambridge. Cambridge University Press. Valencia, T.S. (2010). Capitalismo Gore. España: Melusina. Zenteno Q. R. M. (1993). Del rancho de la Tía Juana a Tijuana: una breve historia de desarrollo y población en la frontera norte de México. file:///C:/Users/vizcaino/Downloads/936-938-1-PB.pdf


97

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA Murillo, G.J.L. (jun/2007). ¿Existe la escuela rural? en Aula Libre del Movimiento de Renovación Pedagógica. Recuperado de: http://www.aulalibre.es/spip.php?article38 Esteve, J.M. Franco, S. y Vera, J (1995) Capítulo 6. La educación al final de la utopía: una reflexión sobre las expectativas de la sociedad y el trabajo de los profesores en la sociedad actual. En Los profesores ante el cambio social. Anthropos, UPN, México. Fernández, B. F. (2005).Guía para una globalización alternativa. Barcelona: Ediciones B. Galán, J. L., y Castro, I. (2004). Las relaciones interorganizativas como fuente de Capital Social. Universia Business Review. Segundo trimestre, núm. 002 Grupo Recoletos Comunicación. Madrid España. Madrid. pp. 104-117. González, S. L. E. (2003). EL poder de la organización informal en la gestión Administrativa. Recuperado de http://redalyc.uaemex.mx/pdf/440/44027114.pdf Kahn, J.S. (1975). El Concepto de Cultura en Textos fundamentales. Barcelona. Ed. Anagrama. Recuperado de http://deas.inah.gob.mx/images/contenido/lecturas/concepto_cultural.pdf Luque, P. A. (1989). Educación No formal. Un acercamiento a otras Instituciones Educativas en Pedagogía social Dialnet. Universidad de Sevilla. Recuperado de file:///C:/Users/Flojas/Downloads/Dialnet-EducacionNoFormal-2713690.pdf Nuño De La R.G. (2015). Del altermundismo a la indignación: un trabajo de traducción contrahegemónica. (tesis doctoral). Universitat Pompeu Fabra, Barcelona, España. Recuperdo de http://www.tdx.cat/handle/10803/392630 Rico, A. (abr/2011). Educación autónoma Zapatista. CGTChiapas. Recuperado de http://www.cgtchiapas.org/noticias/angelica-rico-educacion-autonomazapatista Sanz, F. F. (1989) Educación no formal: orígenes y perspectivas. Universidad Nacional de Educación a distancia, Madrid. Recuperado de file:///C:/Users/Flojas/Downloads/Dialnet-EducacionNoFormal-2255804.pdf Taylor, L. (1996). Frontera norte; balance y perspectivas en la historiografía mexicana en Ceballos, Manuel (coord.) de Historia hectografía de la frontera norte. México: UAT, COLEF


98

Touraine, A. (1997). Capítulo V: La sociedad multicultural: en ¿Podremos vivir juntos? México. FCE Trilla, J. (1985). La educación fuera de la escuela. Ed. Planeta. Vargas, F. G. (2002). Hacia una teoría del capital social. Revista de Economía Institucional. Primer semestre año/vol. 4. Núm. 006. Universidad Externado de Colombia. Bogotá, Colombia. pp. 71-108.


99

ANEXOS Anexo 1. Guion para entrevista libre La Historia del Colectivo Chilpancingo Pro-Justicia Ambiental y sus integrantes (Puedes escribir libremente cada una de las respuestas) para la investigación sobre “La Otra educación: Una alternativa pedagógica en el Colectivo Chilpancingo” que está en proceso para obtener el grado de Maestría en Educación Práctica Docente Integración Cultural de UPN.) Tijuana, B.C. junio 2017 -----------------------------1.- ¿Cuál es tu nombre y tu edad? 2.- ¿Dónde naciste? 3.- ¿Si no naciste en Tijuana, cuéntame cuándo y cómo llegaste a la ciudad? 4.- ¿Cómo llegaste a la colonia? 5.- ¿Describe tu barrio? 5.1 ¿Has trabajado en maquiladora? ¿En cuál? ¿En cuántas? ¿Cuál era tu trabajo? 5.2. ¿Cuánto tiempo duraste? ¿Por qué cambiaste de empleo? 6.- ¿Cómo llegaste al Colectivo? 7.- ¿Cuál es tu situación sentimental? ¿Casada? ¿Tienes familia? ¿Cuántos hijos o hijas? 8.- ¿Tu pareja es parte del Colectivo o te apoya por tu activismo dentro de él? 9.- ¿Tus hijos e hijas son parte del colectivo? ¿Qué piensan de que exista este tipo de grupos de mujeres que luchan por los derechos y por la colonia? 10.- ¿Cuántos años le has dedicado a estudiar, hasta qué grado llegaste? 11.- ¿Cuáles son las materias que te gustan? 12.- ¿Si tuvieras la oportunidad estudiarías algo más? 13.- ¿Cuenta tu experiencia dentro del movimiento, incluyendo tus logros y los errores? 14.- ¿Cuál es la función que desempeñas dentro del Colectivo y que has desempeñado desde el momento en que formas parte de él?


100

15.- ¿Cuáles son los talleres que se han impartido al interior o a los que has asistido como parte del Colectivo y que han dejado alguna enseñanza? 16.- ¿Qué efectividad tuvo ese taller? 17.- ¿Cuál es tu experiencia en el taller? 18.- ¿Has impartido alguna plática o taller al interior del Colectivo o en algún otro lugar fuera, pero como parte del colectivo? Cuenta tu experiencia. 19.- ¿Qué prefieres, recibir un taller o plática o impartir? 20.- ¿Cómo consideras tu nivel de información sobre temas afines al movimiento de justicia ambiental? 21.- ¿Cómo se organizan al interior del Colectivo? 22.- ¿Cada cuándo se reúnen? 23.- ¿Cuáles son los temas de antes y cuáles los temas más interesantes de hoy, y que se lleven en la agenda de sus reuniones? 24.- ¿Cómo se mueven, es decir, con qué dinero hacen lo que hacen? ¿Cuál es la situación económica del Colectivo? 25.- ¿Cuáles han sido los logros? ¿Cuáles los fracasos? 26.- ¿Qué has aprendido de todos los antecedentes de este movimiento de lucha social por la comunidad en donde viven? 27.- ¿Qué esperar del movimiento de lucha del que eres parte? 28.-Dentro de tus capacidades y destrezas, ¿cuáles son las que has adquirido dentro de este Colectivo y cuáles has reforzado? 29.- ¿Qué esperas de las demás integrantes del colectivo? 30.- ¿Cómo enseñar y transmitir la información que consideras urgente e importante a otras personas de la comunidad? 31.- ¿Qué nivel tienen entre ustedes y si hay nivel de desacuerdo en algo? 32.- ¿Cuáles son los acuerdos que se han tomado al interior del Colectivo y cuáles al exterior y con quiénes? ¿Se han llevado a cabo? ¿Han fallado? 33.- ¿Cuál es la naturaleza de las relaciones que existen entre Gobierno del Estado y Municipal en materia de lucha social? 34.- ¿Cuáles son sus políticas?


101

35.- ¿Son puras mujeres las que forman el Colectivo de señoras? 36.- ¿Qué se siente trabajar juntas entre mujeres? 37.- ¿Te sientes empoderada (con poder e independencia para mejorar algo)? 38.- ¿Quién toma las decisiones en el Colectivo? 39.- ¿Cuál es la diferencia de trabajar en un colectivo de mujeres a un colectivo mixto? 40.- ¿Cómo le hacen para ponerse de acuerdo en un tema y cómo le hacen para decidir qué es más importante que otro tema? 41.- ¿Y si no están de acuerdo en algo? ¿Cómo lo solucionan? 42.- ¿Cómo ves el espacio físico donde se reúnen? 43.- ¿Qué piensas de la sociedad en general? 44.- ¿Cómo describes a la comunidad, a la colonia, a la ciudad, al país y al mundo en general? 45.- ¿Cuáles fueron las expectativas que se plantearon para las campañas Por la tierra: Metales y Derivados, Por el Aire: sobre el transporte y la contaminación en la comunidad y esta que aún está en proceso; or el Agua: ¿Arroyo Alamar? Fin de la entrevista………………. Si deseas agregar algo puedes escribirlo aquí. Si no quieres contestar alguna pregunta, no te preocupes, sólo déjalo en blanco. Si quieres decir que no entendiste alguna pregunta puedes hacerlo aquí, yo con gusto lo reviso. (La entrevista se realizó en dos sesiones y en grupo) Te agradezco de antemano la confianza. Estas entrevistas no salen de aquí (son confidenciales) las respuestas que escribes aquí sirven para hacer un análisis y una interpretación, sólo de esa manera se hará pública alguna respuesta. Un gran abrazo y aprovecho para decirte que te (las) admiro mucho y que eres (son) un ejemplo a seguir. Sinceramente Inés Castillo


102

Anexo 2. FotografĂ­as del Colectivo Chilpancingo

1. Vista de la frontera Tijuana-San Diego

2. Integrantes del Colectivo Chilpancingo


103

3. ReuniĂłn plenaria en el espacio del Colectivo Chilpancingo Col. MurĂşa, Tijuana, B.C.

4. Entrevista en video a promotora del Colectivo Chilpancingo.


104

5. Volante informativo


105

6. Grupo de jรณvenes del Colectivo Chilpancingo

7. Mural elaborado por el Colectivo de Jรณvenes


106

8,9, Talleres en el espacio del Colectivo


107

10. Comic realizado por el grupo de jรณvenes del Colectivo Chilpancingo


108

11. Mitin por parte del colectivo de jóvenes del Chilpancingo afuera del kínder de la colonia el Murúa

12, 13. Señalamientos colocados en la colonia el Murua.


109

14. Portada de libro para colorear


110

15, 16. Marcha comunitaria por el Arroyo Alamar


111

17. Volante para Recorrido en el Arroyo Alamar

18. Platica por el Colectivo hacia la comunidad en el arroyo alamar


112

19. Volante de Campamento y lunada informativa en el Arroyo Alamar

20. Las seĂąoras del Colectivo Chilpancingo Pro-Justicia Ambiental