Page 1

No. 1 Año 1 No. 1 Año Marzo 1 2011

Revista electrónica de análisis social

La guerra detrás de la política / Comunicación científica en Ciencias Sociales / Migración / Mario Vargas Llosa / Salud / Avatar


Indice

No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

INDICE 5 La guerra que subyace a la política Mario Anibal Bravo

13 Currículo, evaluación y comunicación científica en las Ciencias Sociales América Lutz

17 Migración: La otredad en Hermosillo Adriana Manjarrez

27 Mario Vargas Llosa: entre la literatura y la política Josué Barrera - Mario Aníbal Bravo

32 En la agenda Sagrario Tapia

35 Del coltan al octanio, de la realidad a la ficción Ricardo Félix

Contacto Twitter:@Grupo_Doxa Facebook: Grupo Doxa Textos recientes y chat: www.grupodoxahermosillo.blogspot.com grupodoxahermosillo@gmail.com

2


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Editorial Doxa es un grupo multidisciplinario de reflexión, debate y crítica que inicia sus actividades en 2009. Su principal objetivo es la reflexión de los distintos problemas sociales que aquejan nuestra realidad como sociedad a nivel nacional y estatal con artículos que han sido publicados en su sitio web y son abordados a través del programa de radio Versus (Radio Bemba) y del programa de televisión por internet Puente al debate (Proyecto Puente). Programa Versus: Martes a las 20:00 hrs. (una hora menos que el D.F.) en Radio Bemba: http://www.radiobemba.org/ Puente al debate: Miércoles a las 20:00 hrs. el cual se graba en televisión por internet a través de Proyecto Puente y puede ser consultado cualquier otro día: http://www.proyectopuente.com.mx/ Este espacio está abierto para todo aquel que quiera participar en la reflexión de los temas con textos que se someterán a dictamen. Cada cierto tiempo se recopilarán los textos que han sido publicados en la edición de una revista electrónica.

3


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

La guerra que subyace a la política Por Mario Aníbal Bravo

4


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

La Historia de la humanidad

se ha dividido siempre entre oprimidos y

opresores. Desde que se tiene memoria han existido amos y esclavos, señores y siervos, hacendados y campesinos, obreros y capitalistas, entre otros. Las sociedades modernas no escapan a la lógica de la dominación. Las clases dominantes siempre han encontrado la manera de mantener sometida al resto de la población, ya sea a través de la fuerza física, el control económico, hasta el velado dominio de la ley, la religión y la cultura. Para Michel Foucault toda sociedad está constituida en base a hechos violentos, perpetrados en las guerras de conquista que derivaron en la opresión de una raza sobre otra. El sociólogo francés argumentaba que la guerra es una relación social permanente que se gesta entre dominantes y dominados y que constituye la base de las instituciones y las relaciones de poder de nuestra sociedad[i]. Para Foucault los mecanismos de poder son y funcionan esencialmente en esta relación de fuerzas, y este ejercicio del poder, es la guerra proseguida por otros medios, invirtiendo la proposición de Clusewitz[ii] quien señala que la guerra es la continuación de la política por otros medios. Pero ¿qué tiene que ver la guerra con los procesos electorales y los discursos que emiten los políticos por televisión? Foucault infiere esta relación de guerra del hecho de que, si bien es cierto el poder político es capaz de establecer la paz en la sociedad, también es capaz de desatar una guerra, por lo que la idea del conflicto de fuerzas se encuentra siempre latente[1]. En esta hipótesis el papel del poder político sería reinscribir perpetuamente esa relación, por medio de una especie de guerra silenciosa, a través de las instituciones, las desigualdades económicas, el lenguaje y hasta en los cuerpos de unos y de otros mediante el poder normalizador que tiene los mecanismos disciplinarios. 5


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Pero ¿como sucede esto? Según Foucault, después de la expansión europea, mediante las guerras de conquistas, los invasores ejercieron el poder a través de las armas. Privando a los pueblos colonizados de las suyas, vencer a alguien era privarlo de sus armas, por lo que los conquistadores tomaron en sus manos la administración de los litigios que mas tarde se institucionalizaron en ley, la cual también

fue

absorbida

y

administrada

por

los

conquistadores

y

sus

descendientes[iii]. Es así como se da la correspondencia entre poder y saber. Detrás de todo saber o conocimiento lo que esta en juego es la lucha por el poder. El poder político no está ausente del saber, por el contrario, está tramado con este, o ¿a caso no son siempre los expertos los que deciden? Es la tensión existente entre la aristocracia de los expertos contra la democracia popular que la representatividad a intentado reconciliar. Platón en su obra “La república” planteaba la idea de que el saber político es un saber privilegiado y exclusivo de quienes ejercen el poder[iv]. En los siglos VI y VII el tirano era el hombre del saber, aquel que dominaba tanto por el poder que ejercía como por el saber que poseía; el rey y quienes lo rodeaban administraban un saber que no podía y no debía ser comunicado a los demás grupo sociales[v]. Este poder institucionalizado se convierte en la regla, en una norma que disciplina y reprime todo saber no institucionalizado, por lo tanto, el instinto y la naturaleza humana, así como las identidades de los pueblos colonizados, quedan relegados. La disciplina excluye y reprime, elimina y sanciona a los que no son iguales o no entran dentro de los cánones establecidos por la norma. El maestro Oscar Correas señala que el otorgamiento de sentido es siempre un acto de dominio, quien da sentido tiene el poder. En el caso del derecho, quien está en condiciones de formular la norma, y más aun si está en condiciones de reprimir conductas contrarias, ejerce la dominación sobre los otros[vi]. Pero esto no funciona solo en el derecho, sino que se ve también en la educación, en el lenguaje, en los hábitos alimenticios y hasta en las preferencias sexuales. El Estado moderno actúa a través de una variedad de instituciones, normas, reglamentos, decisiones, estatutos y ordenanzas que lo vuelven denso y extendido. Es decir, que cada vez existen menos vacíos de regulación en la vida social y su 6


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

alcance se extiende a las esferas más intimas y personales del ciudadano, diciéndonos qué es lo que está bien y qué es lo que no lo está. En contrapartida muy pocos participan en la construcción del contenido de estas regulaciones lo que nos hace presa fácil de una arbitrariedad. El caso de México es un ejemplo paradigmático de un país colonizado donde una raza sometió, se apoderó de los bienes materiales e impuso su forma de vida y visión del mundo a sus pobladores originales. Esta situación se ha venido reproduciendo desde entonces gracias a que quienes escribieron las reglas del juego las diseña siempre para su beneficio, lo que se hace evidente en las relaciones de dominación que ejercen quienes detentan el poder político en contra de la población civil y que se pretende justificar con la razón política, que en teoría busca fuentes legitimas de poder. Esto sucede con el propósito de establecer fuentes de autoridad para justificar las formas de dominación que perpetúa el estado de opresión que ha prevalecido en la población desde la época de la colonia. La historia reciente nos ha dado innumerables muestras de esto con la enorme cantidad de guerras desatadas por motivos étnicos en todo el mundo, incluyendo el caso de México con el levantamiento Zapatista que evidenció las condiciones de vida de los indígenas chiapanecos y de otro tanto de millones de marginados en todo el país que padecen los efectos de la opresión de ese poder que no permite desarrollar en igualdad de circunstancias las potencialidades del individuo. En la teoría clásica de la democracia la opresión es la consecuencia política de la guerra. Lo que ha alimentado el derecho político han sido siempre las limitaciones al abuso de poder del soberano que representa a una clase dominante. En la teoría del contrato social esbozada por Rousseau, Hobbes, entre otros autores, el poder es considerado como un derecho que cada individuo posee como un bien, que puede transferir y enajenar total o parcialmente mediante un acto jurídico. El poder es un atributo concreto que todo individuo posee y que cede al soberano para constituir el poder político. La legitimidad del contrato o la ley que da sustento al poder del soberano en la teoría jurídica clásica se apoya en la idea de que los súbditos o ciudadanos ceden 7


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

sus derechos mediante un contrato para convertirse en sujetos de un poder que ellos mismos ayudaron a construir. Esto en base a sus intereses, deseos y aspiraciones generados por consenso como sociedad. Cuando este derecho se ejerce sin atender a esos intereses, deseos y aspiraciones, el poder se torna ilegitimo volcándose en ejercicio autoritario del poder. Entonces, si la guerra es una relación social permanente entre dominados y dominadores, y la base de las relaciones de poder, según el discurso de Foucault, las instituciones de poder como la ley nacen de los conflictos, de la lucha, de la guerra que continua viva después del establecimiento de los Estado. Ese discurso se encuentra en la mayoría de los teóricos de la ciencia política desde la antigüedad hasta nuestros días, donde se ha manifestado hasta el cansancio que la ley es la forma de regular los conflictos. Para los antiguos germanos el derecho es la forma ritual de la guerra. El derecho germánico supone que la ley es una forma reglamentada de conducir la guerra entre los individuos y de encadenar los actos de venganza, es pues una forma reglamentada de hacer la guerra [vii]. Los antiguos romanos, de donde deriva nuestra tradición jurídica, reconocían que la ley deviene del conflicto. La organización de la antigua Roma se sustentaba en la lucha del senado (la aristocracia) y los tribunos (el pueblo) agrupados por un consenso que se generaba a través de la ley, lo que supone el conflicto previo entre casta o clases sociales. Por lo que dentro de la paz de las relaciones civiles, las luchas políticas, los enfrentamientos con respecto al poder en un sistema político deberían interpretarse como la secuela de la guerra. La ley nace, dice Foucault, de los conflictos de la lucha, de la guerra que subyace después del establecimiento de los Estados. En las sociedades modernas con nuestro sistema político y el modelo representativo se ha perdido ese sentido de pertenencia a ciertas castas o gremios que arropaban al individuo contra los embates del poder. Ahora esos ropajes se han diluido aumentando la capacidad de control de los actores políticos sobre los ciudadanos. La supuesta libertad del individuo y su inclusión en el modelo representativo lo ha reducido todo a lo electoral, a su creciente mercantilización y a la frivolidad de sus contenidos. Ahora podemos observar un culto al personaje, al 8


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

símbolo, a los colores, al triunfo electoral, sin importar la extracción social o el partido del candidato. Al término de la guerra fría, en América latina, se presento una crisis de las ideologías que facilito la desmovilización y bloqueo de actores sociales que pudieran expresarse social y políticamente: la política se convirtió en una cuestión esencialmente practica, sin referentes valorativos[viii]. Así nuestro sistema electoral se convirtió en el espacio donde se regula una competencia electoral que penetra al interior de los partidos afectando muchos aspectos de la lucha política, incluyendo el modelo ideológico y las identidades colectivas que los partidos apoyan en sus estatutos. El más claro indicador de esta afectación de las identidades y modelos ideológicos son las alianzas o coaliciones de naturaleza totalmente opuesto. Pero lo que me interesa resaltar ahora es cómo se han diluido las identidades que debían ser representadas por los actores políticos, lo que ha generado un ejercicio de la política donde esas identidades han venido a ser sustituidas por el mercado y capturadas por la clase política. Ha quedado atrás el antiguo modelo de democracia donde la ciudadanía participaba en la construcción de las decisiones, vaciando a la política de los contenidos que le dieron identidad al espacio público durante siglos y donde ahora, las opciones transitan entre una marca y otra, más allá de las propuestas que deberían profundizar en las perspectivas que determinaran nuestro futuro. Esto obedece a una sobre simplificación de lo político donde todo se reduce a las marcas: azul o amarillo, izquierda o derecha, fresas o nacos, bueno o malos, y el colmo, bonitos o feos. Estos esquemas desproveen a la política de sus contenidos valorativos generando una polarización social muy difícil de superar. México padece una especie de esquizofrenia política en donde las pasiones dominan lo que debía estar guiado por la racionalidad. Espacios de deliberación donde se deberían regular los conflictos se encuentran dominados por la lógica de las pasiones guiadas por intereses económicos, por dogmas y enconos personales, lo que crea una parálisis política que nos enfrenta con el fantasma del totalitarismo. El filosofo francés Gilles Lipovetsky, señala que en nuestra época se está gestando la segunda revolución individualista que ha vivido la humanidad (tras la 9


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

que tuvo lugar en el siglo XVIII). La muerte de las clases sociales, de los grupos religiosos y políticos que guiaban los comportamientos, el hombre hipermoderno está solo. Disfruta de un individualismo hedonista y bulímico, pero vive angustiado por la ausencia de referencias, consume para ser más feliz[ix]. La vida política de nuestro país no escapa a esa lógica de consumo irracional. Para el antropólogo social Roger Bartra, estos arrebatos emocionales devienen de conflictos derivados de la contienda electoral, lo que redunda en posturas absolutas con las que resulta prácticamente imposible generar consensos. El ejercicio de la política debe dejar atrás la lucha electoral y convertirse en el espacio de creación de consensos, de acercamiento de posiciones en el que todas las partes estén incluidas y dispuestas a dialogar. Pero claro, esto no sería redituable en un contexto donde la política se presenta como un producto en donde el ciudadano es un consumidor más de una marca, en donde lo que se vende es la confrontación y los descalificativos más que los acuerdos y las propuestas. La política mexicana no ofrece el panorama propio de las democracias modernas, donde el sistema de partidos funciona con una cierta coherencia y una relativa armonía[x]. En México despues de la alternancia politica, la toma de desiciones ha sido capturada por un puñado de politicos que trabajan en un horizonte de expectativas que no ve mas alla de las proximas elecciones, alejando cada vez más el modelo representativo de la ciudadanía y generando un ejercicio ilegítimo del poder. La lógica de la lucha política en México consiste en la obtención, permanencia y disfrute del poder. Han quedado atrás las identidades colectivas para darle vida al nuevo monstruo de las democracias representativas “la clase política”. Por otro lado, en nuestro país todavía no se consolida una nueva cultura cívica democrática que estabilice el sistema de partidos. La ciudadanía, en su gran mayoría peca de ingenua, pues hasta ahora no ha sabido utilizar a la democracia electoral como mecanismo para conquistar otros derechos, se ha contentado con delegar el poder a la clase política esperando a que llegue un mesías a arreglar las cosas desde arriba. La ciudadanía debe aprender a fiscalizar a las autoridades mediante los contrapesos del poder político que le confiere el equilibrio de poderes que genera la alternancia, acompañado de un modelo efectivo de transparencia y 10


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

rendición de cuentas. Hasta ahora la sociedad civil sigue padeciendo la condición de súbdito del soberano que caracterizaba a la ciudadanía de la edad media. Ha quedado atrás la vigencia de los polos izquierda- derecha sustituido ahora, por los polos democracia-autoritarismo[xi]. La clase política se ha apoderado de los mecanismos de control de la sociedad erigiéndose en el nuevo enemigo de la ciudadanía, en una guerra en la que sin darnos cuenta estamos ya todos involucrados. Desde la óptica de Foucault esta guerra estalló hace algunos años y nos afecta a todos por igual. México debe vivir ya su tercera insurrección, la cual por su naturaleza debe dejar fuera a los caudillos y mantenerse alejada de las armas. Es la ciudadanía quien debe librar la batalla contra la clase política, la cual debe tomar en sus manos la construcción de su propio destino a través del cabildeo de los intereses colectivos, haciendo uso del equilibrio de poderes, de un modelo efectivo de transparencia y rendición de cuentas, de la movilización de todos los actores sociales y la independencia de los medios de comunicación, lo que deberá servir de base para exponer los errores de la clase gobernante. Esta sociedad civil debe representar la pluralidad de toda la población, donde ningún grupo social tendría un derecho de totalidad o exclusividad, una sociedad plural que funcione a manera de cabildero de sus propios intereses a través de organizaciones no gubernamentales que

integren

el

corredor

crítico

11

que

estabilice

la

política.


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Bibliografía

[1] Foucault Michel. Defender la sociedad. curso del collage de france. (1975-1976) fondo de cultura económica. P. 28 [i] Ibid. [ii] Militar prusiano, uno de los más influyentes historiadores y teóricos de la ciencia militar moderna. Es conocido principalmente por su tratado “De la guerra”, en el que aborda durante ocho volúmenes un análisis sobre los conflictos armados, desde su planteamiento y motivaciones hasta su ejecución, abarcando comentarios sobre táctica, estrategia e incluso filosofía. [iii] Ibid. [iv] Platón, La República (Libro I 327a-354a; Libro II 357a-369a; Libro III 412a417a; Libro V 449a-469c; Libro VII 514a-521e; y Libro VIII 543c-562a). [v] La verdad y las formas jurídicas. Foucault Michel. [vi] Correas, Oscar. Kelsen y los marxistas. [vii] La verdad y las formas jurídicas. Foucault Michel. [viii] Zapata, Francisco. La cuestión democrática en la izquierda latinoamericana: Del dilema izquierda-Derecha al dilema Democracia autoritarismo. [ix] Lipovetsky,Gilles. La era del vacío. [x] Bartra, Roger. La Sombra del Futuro. Letras libres. [xi] Ibid.

12


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Currículo, evaluación y comunicación científica en las Ciencias Sociales América Nallely Lutz Ley

13


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

De acuerdo con el Science Citation Index,

en el lapso 2000-2004

México se encontraba entre los cinco primeros países con mayor producción científica en América Latina, junto con Brasil, Argentina, Chile y Venezuela. En lo que a producción mundial de artículos científicos se refiere, en 2004 América Latina contribuyó con el 3.3%. Este dato, por más insignificante que parezca, revela un aumento considerable pues representa casi el doble de la contribución de este continente en 1990, año en el cual la cifra alcanzó apenas al 1.7%. Hablando específicamente del caso de México, podemos señalar que, aún cuando su economía se encuentra entre las primeras veinte mejores del mundo, el país destina sólo el 0.4% del PIB a la producción de conocimiento científico y tecnológico. De acuerdo con los indicadores presentados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) en su edición de 2007, de los más de 100 millones de mexicanos que vivimos en este país, tan sólo poco más de 3 millones de aquellos que han concluido su educación superior se dedican a actividades que entran en el campo de la ciencia y la tecnología En 2005, en países como Estados Unidos, Francia y Alemania, por cada mil personas económicamente activas había de 7 a 10 investigadores, mientras que en México había solamente uno. Este contraste explica, en parte, por qué en 2006 la contribución de nuestro país a la producción mundial de artículos científicos fue de 0.75%, quedando con dicho porcentaje muy por debajo de otros países latinoamericanos y de algunos asiáticos. En estos años a los que hemos hecho referencia, la mayor parte de los egresados de posgrado provenían del área de las ciencias sociales. Sin embargo, de los 30,334 artículos publicados entre 2002 y 2006 por científicos mexicanos, sólo 929 corresponden a esta disciplina de estudio; es decir, constituyen el 3% de la

14


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

producción total. Al revisar estas cifras, nos preguntamos el por qué de tal desproporción entre el número de egresados de posgrado y la producción científica en el área de las ciencias sociales, así como su posibles causas: ¿Será por la falta de recursos? ¿Será que a los científicos sociales no nos gusta escribir o, bien, no sabemos escribir? Y cuando hablo de “escribir” no me refiero aquí a la acción de reproducir en un medio físico un sistema de signos convencionalmente aceptado, sino a la composición mental de significados que resulta del acto cognitivo y de la facultad discursiva. Es difícil decir que en las instituciones educativas mexicanas existe una tradición pedagógica que dé prioridad a la expresión escrita como mecanismo de aprendizaje y de evaluación. Los estudiantes estamos acostumbrados a ser evaluados mediante exámenes con respuestas preconcebidas, y muy tarde conocemos a los hermanos “feos” de estos: los ensayos. Según recuerdo, cuando cursaba la licenciatura los ensayos no tenían demasiada aceptación entre los alumnos. ¡Vaya! ni siquiera eran muy bien aceptados por los profesores, pues en los sistemas masificados que tenemos en las instituciones públicas de educación superior calificar 50, 100 ó 200 ensayos sería casi un acto de suicidio. Por otra parte, las universidades no sólo adaptan sus mecanismos didácticos al tipo de estructura que sostienen, sino que se encuentran en la disyuntiva sobre cuál debe ser la finalidad operativa de la educación superior: si educar para generar conocimiento (para investigar), o educar para el ejercicio profesional especializado. Este tipo de conflicto, así como las miles de aulas repletas de estudiantes, hacen que las formas de escritura lógica, coherente y enfocada a significados particulares, como el ensayo, pierdan popularidad como métodos de enseñanza y evaluación y, asimismo, den lugar a otros formatos que si bien son más amigables exigen un ajuste casi técnico a criterios muy concretos y predeterminados. Ahora bien, la expresión escrita de nuestras ideas y los procedimientos o argumentos que nos llevan a ellas, comienza a ser más importante conforme salimos de las aulas de licenciatura y nos adentramos en el mundo del quehacer 15


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

científico. La importancia de la publicación del artículo científico, radica en que se vuelve, para el investigador, uno de los principales medios para ser observado y considerado por otros y, asimismo, para ser ubicado en algún punto de la discusión existente dentro de las comunidades científicas. Quizá muchos de los que hemos escrito siendo estudiantes de ciencias sociales, al releer nuestros ensayos sintamos la imperiosa necesidad de corregirlos o reinterpretarlos a la luz de las nuevas experiencias, pues la escritura siempre es perfectible; sin embargo, ello no demerita o resta valor analítico ni práctico a nuestros primeros escritos o ideas. El ensayo como uno de los métodos de enseñanza y evaluación aplicados en los currículos de las ciencias sociales, nos permite dar valor a las ideas generadas por nuestra capacidad de análisis y comunicarlas a otros; nos permite, asimismo, continuar con la labor de construcción (y deconstrucción) del conocimiento existente, y con la preparación de los futuros científicos sociales (e incluso a los científicos de otras disciplinas) para la tarea de ordenamiento cognitivo y difusión de ideas y descubrimientos. El ensayo, como forma de expresión escrita y medio de estructuración de las propias ideas (siempre y cuando éstas sean producto del análisis riguroso de un tema), posee un doble carácter: valorativo y formativo, y su importancia no debe pasarse por alto en ningún programa académico que busque la formación de científicos.

16


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Migración: La otredad en Hermosillo Adriana Manjarrez

17


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Sonora se ha convertido en el principal punto de cruce para la migración internacional, no sólo de quienes llegan a la frontera con intención de cruzar hacia los Estados Unidos, sino de mexicanos originarios del sur del país que deciden migrar a las ciudades y comunidades del noroeste mexicano. Así lo señalan Gloria Ciria Valdéz-Gardea y Anna Ochoa O'Leary, en el “Estudio Binacional de Mujeres Inmigrantes en la Frontera México-Estados Unidos: Integración Social y el Continuo de Salud Reproductiva”, presentado por el Colegio de Sonora (Colson) y la Universidad de Arizona. Según la Encuesta sobre Migración en la Frontera Norte (EMIF), en 2007 del total de migrantes que cruzaron hacia Estados Unidos, el 11.3% lo hizo por Nogales, Sonora, y el 13% por Tijuana, Baja California. No obstante, el porcentaje es mucho mayor a ese 11.3% en la entidad, considerando que el 60% cruzó a través de diversos puntos, incluyendo a San Luis Río Colorado, El Sásabe, Sáric, Naco y Agua

Prieta.

Pero la migración no sólo está presente en las ciudades fronterizas, sino además en otros puntos de la geografía sonorense, como la capital, Hermosillo, punto de tránsito de hombres y mujeres provenientes de diversos estados de México y del mundo, principalmente Centroamérica. No hablan de leyes antiinmigrantes, porque para vivir la discriminación no han necesitado que ésta sea legislada. Muchos han sido deportados de los Estados Unidos una o varias veces. Otros planean llegar a ese territorio por vez primera. Frecuentemente son tratados como criminales, sin que lo sean, o discriminados por su apariencia, resultado de varios días de caminar bajo temperaturas extremas, de dormir bajo los puentes, sin tener un lugar donde asearse, sin cambiarse de ropa y hasta sin comer.

18


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Para conocerlos no es necesario ir a los límites entre México y Estados Unidos. Al Ejido La Victoria, ubicado a una distancia aproximada de 12 kilómetros al este de la cabecera municipal, Hermosillo, llegan para hacer una pausa de descanso en su trayecto, trepados en el tren, provenientes de Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Honduras, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, por mencionar algunos de los puntos de procedencia más comunes. Contrario a lo que muchos piensan, el desempleo y la crisis no son las únicas razones por las cuales emigran. Algunos confiesan que simplemente se acostumbraron a eso que consideran una “aventura”. Viajar de un lado a otro se convierte para ellos en un modus vivendi. La Victoria es una población que, según el XII Censo de Población y Vivienda, para el año 2000 contaba con mil 685 habitantes (50.3% de mujeres) y 381 viviendas habitadas, con calles de terracería en su totalidad. Sus pobladores conocen la situación de migración que se vive en la comunidad. Coinciden en que las personas en tránsito, quienes bajan del tren que pasa por el límite del ejido, son tranquilas y no hacen daño. Así lo comenta, por ejemplo, Lourdes Montaño Ávila, quien diariamente da a los migrantes alimento, y en ocasiones hasta ropa. “Ellos no te hacen daño; te hacen daño los que son de aquí. Los migrantes no. Ellos van a lo que van”, dice. Además, ofrecen trabajar a cambio de alimento. “Los migrantes son muy tranquilos; saben que no están en su tierra, saben que están a la buena de Dios y eso los hace más calmados”. Muchos vienen enfermos, deshidratados, y sin embargo siguen caminando. Duermen bajo los puentes aledaños a las vías del ferrocarril, y viajan normalmente en grupo, para apoyarse unos a otros. Si hay algún tren detenido, también pernoctan en los furgones. Aun siendo mexicanos, se sienten extranjeros en su propio país “Aquí es donde está la migración”, afirma Lourdes. Residente desde hace 30 años en La Victoria, está acostumbrada a ver el constante ir y venir de los migrantes, pero desde mediados de 2009, la cantidad de personas en tránsito ha ido en aumento. 19


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

El mediodía se acerca. Poco a poco, hombres y mujeres resguardados bajo los árboles, arbustos o puentes, empiezan a caminar a un lado de las vías que fijan el límite del ejido La Victoria, en busca de comida. El tren pasa y sobre sus furgones viajan varios hombres, cubriéndose del sol con lo que pueden, ya sea una camiseta o un pedazo de cartón. Los que caminan a un lado de la vía, los observan. Son los migrantes que transitan por Hermosillo, provenientes de diversos estados y países, con destino a la frontera o a algún campo agrícola de Sonora. Una de ellas es Lydia. La deportaron de Estados Unidos a su país, El Salvador, luego de trabajar durante dos años en labores de limpieza. Pero sus dos niños se quedaron en Los Ángeles, con una pariente, y esa es la razón por la cual planea cruzar nuevamente. Entró a México por Chiapas donde, junto con su esposo, trepó el tren que los trajo hasta el ejido La Victoria, donde hicieron una escala para descansar y planear el rumbo de su viaje. Probablemente irán hasta Mexicali para trabajar un tiempo y tener dinero para cruzar a los Estados Unidos. “Venimos en el tren desde Chiapas y ha estado difícil, mucho calor, ando toda sucia, sin comer a veces, no tener dónde dormir”, dice. “Me da vergüenza andar aquí, me siento mal, y también cuando no tenemos qué comer, me siento muy mal”. Pero el deseo de reencontrarse con sus hijos la mueve a soportar todo. Nos topamos con tres jóvenes provenientes de Honduras: dos del estado de Yoro y uno de Tegucigalpa, la capital. Llama la atención que se conocieron en el trayecto, y no en su país. Dos de ellos tratarán de cruz por vez primera la frontera. Otro ya estuvo seis años en Estados Unidos y fue deportado. Trabajando en el campo en su país gana el equivalente a 40 pesos diarios, mientras que en Miami, Florida, obtiene 100 dólares diarios en trabajos de construcción, señala. Las cosas están mal en Honduras, porque hay muchísimo desempleo y todo está muy caro, coinciden. Por eso, quieren llegar a Estados Unidos, y para eso han 20


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

transitado de Honduras a Guatemala, luego a Tabasco, Veracruz, Puebla, Distrito Federal, Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Sinaloa y Sonora. Caliente, frío, lluvia y sol. Han pasado por todo tipo de climas en el tren, dicen los hondureños. Pero hay otras amenazas que enfrentan, pues vieron que en Mazatlán unos migrantes fueron asaltados con revólver y con varillas de construcción afiladas; les quitaron dinero, ropa y hasta zapatos. Además de que, dicen, en estados Chiapas, Veracruz y Estado de México, hay muchos abusos por parte de los policías federales, pues los golpean y los amenazan con deportarlos, para quitarles dinero. Por eso buscan hacerse de amigos, para protegerse en el trayecto. De esta manera tejen redes que les ayudan a sobrevivir. Por ejemplo, mientras charlamos con los hondureños, uno de ellos saluda a un joven de El Salvador. Se trata del esposo de Lydia, a quien ha conocido en otra parte del trayecto en México. Contrario a lo que muchos piensan, el desempleo y la crisis no son las únicas razones por las cuales emigran. Algunos confiesan que simplemente se acostumbraron a eso que consideran una “aventura” o un modo de vida. Este es el caso de un veracruzano, que desde hace 16 años ha pasado gran parte de su vida en Estados Unidos. Ha sido deportado varias veces, y aunque alguna de ésas se ha quedado un tiempo en Xalapa, con su familia, las cosas ya no son iguales, dice: “uno se acostumbra a la aventura, en andar de arriba para abajo”. “Me meto por Nogales o por Tecate, conozco como está el movimiento, nomás que yo creo que ya no quiero ir. Quizás en otra ocasión puedo ir. A lo mejor trabajo un mes o dos meses y me voy a mi tierra. No tengo nada que hacer aquí ¿Para qué estoy batallando de arriba para abajo? como que no tiene caso, pues”, dice. Aunque ha encontrado gente que lo quiere asaltar, ha sabido defenderse. Quizás tiene que ver el físico, considera, pues él es alto y de mirada agresiva. En

21


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

cambio, las personas que son bajas de estatura y que se ven temerosas, reflejan mayor vulnerabilidad y hay gente que abusa de ellos, añade. “De la gente de Oaxaca o de Chiapas, por eso se aprovechan, porque los ven bajitos de estatura; como ven a la persona invita, ¿qué nó? Los agarran de barco, como burritos así. A según (sic) como te vean. Si tú eres fuerte de cerebro, si eres acá, cabrón, no te la hacen de problemas, pero si te ven acá pendejillo, acá, noble, sí te montan como burro, es lo que he „watcheado‟”, dice el veracruzano. Son casi las 12:30 de mediodía y más personas se aproximan al ejido La Victoria. Los hombres y mujeres que estaban resguardados bajo las plantas o puentes y que caminaban a un lado de las vías del tren, empiezan a llegar a la calle “Punta Bella”. Ahí hay un terreno cercado, con una gran mesa de madera colocada bajo una malla sombra. El padre José Gilberto Lezama Rodríguez, junto con casi 10 colaboradores, llega en un pick up, cargado de ollas. Algunos de los migrantes ayudan a bajar los trastos. Para las 13:00 horas, alrededor de 40 migrantes han llegado al lugar. Sudorosos, quemados por el sol, callados. Sólo dos mujeres se ven en el grupo. Toman asiento alrededor de la mesa, mientras un grupo de mujeres y hombres voluntarios, sirven los alimentos. Un gran plato cargado de frijoles, arroz, carne con verduras y tortillas de maíz, además de agua fresca de frutas y una botella de agua purificada helada, recibe cada uno de los migrantes. Antes de empezar a comer, el padre Gilberto les pide ponerse de pie para una oración muy corta, pues el hambre apremia. El padre Gilberto está encargado de atender a feligreses de las colonias San Luis y Café Combate, así como de los ejidos La Victoria y El Tazajal, y viendo estas historias, decidió ayudar a los migrantes, dándoles comida, con el apoyo de empresas y particulares.

22


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Personas como Lydia, los hondureños y el veracruzano, con quienes charlamos, se enteraron de este comedor por otros migrantes. Para eso también sirven las redes que tejen. Además, hay pequeños letreros colocados cerca de las vías, indicando la ruta que se debe seguir para llegar a él. La gente ve a los migrantes con prejuicios y los discrimina, señala el padre Gilberto. Quizá por eso la ayuda por parte de las instituciones es prácticamente nula para quienes hacen escala en Hermosillo, porque suele verse al fenómeno de la migración como exclusivo de las ciudades fronterizas. Sin embargo, destaca, en la ciudad es necesario un centro de atención integral al migrante, pues la ayuda que él y sus voluntarios ofrecen, de alimentación, es insuficiente para el cúmulo de problemas que estas personas arrastran: en lo emocional, físico y mental. Los problemas que enfrenta este sector de la población son variados y algunos graves. Por ejemplo, según lo que informó el padre, se ha enterado de migrantes que son secuestrados en esa zona, por comandos armados, para integrarlos por la fuerza a actividades del crimen organizado. La situación llega a ser tan fuerte para muchos, que le han pedido ayuda para ser deportados, por lo que más allá de darles comida, es necesario que más personas se sumen a la atención de estas personas.

El fenómeno Así como hay mujeres migrantes, aunque en menor medida, también hay niños. En 2009, según datos del Programa Estatal de Atención a Menores Migrantes, fueron atendidos en albergues 7 mil 626 menores localizados en las comunidades fronterizas de Sonora. De acuerdo con Valdéz-Gardea, profesora-investigadora del Centro de Estudios de América del Norte del Colson, la difícil situación económica por la que atraviesan cientos de familias mexicanas ha ocasionado el aumento en la 23


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

participación del menor en el proceso migratorio, especialmente aquellos de entre 14 y 17 años de edad. Además, ha propiciado la deserción en el sistema educativo, pues el Instituto Nacional de Educación para Adultos afirma que 700 mil niños y jóvenes abandonaron la primaria y secundaria durante 2009 en el país. “No podemos obviar la correlación entre la deserción escolar y la participación en la migración internacional, especialmente cuando son las entidades tradicionalmente expulsoras de migrantes las que presentan el mayor número de casos de abandono escolar, como son Michoacán, Guanajuato, Oaxaca, Guerrero y Chiapas”, precisa Valdeéz-Gardea en un texto publicado en el sitio “Seminario Niñez Migrante”. La asistencia a estos grupos vulnerables es apremiante. En 2007, del total de mexicanos devueltos por la patrulla fronteriza estadounidense, el 43.6% fue regresado mediante Sonora, seguido por un 16.7% a través de Tijuana, Baja California. Ese mismo año, 409 personas murieron en su intento por cruzar la frontera. Amnistía Internacional (AI) advierte que todos los migrantes irregulares corren peligro de sufrir abusos, pero las mujeres, niños y niñas, especialmente los no acompañados, son especialmente vulnerables y corren peligro de ser objeto de trata y sufrir agresiones sexuales a manos de delincuentes, otros migrantes y funcionarios corruptos. “Aunque de pocos casos queda constancia oficial, y prácticamente ninguno llega a ser enjuiciado, algunas organizaciones de derechos humanos y expertos en el tema estiman que hasta 6 de cada 10 mujeres y niñas migrantes sufren violencia sexual durante el viaje”, precisa la organización en su informe “Víctimas invisibles: migrantes en movimiento en México”, presentado en abril pasado. Indica que no hay estadísticas exactas sobre el número de migrantes irregulares que entran en México o que cruzan a Estados Unidos sin ser detectados, 24


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

y que las únicas cifras disponibles son las recopiladas por el Instituto Nacional de Migración (INM) sobre el número de migrantes detenidos y devueltos a su país de origen. Así, se sabe que en 2009, 64 mil 061extranjeros fueron detenidos por el INM, de los cuales 60 mil 383 procedían de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Unos 60 mil143 fueron repatriados voluntariamente o expulsados, a 2 mil 846 se les permitió regularizar su condición de migrantes, y a 87 solicitantes de asilo se les otorgó la condición de refugiados. Una quinta parte eran mujeres o niñas. Por otro lado, en 2009 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos publicó un informe especial en el que documentó que de entre 9 mil 758 migrantes, entre ellos al menos 57 menores habían sido secuestrados por bandas delictivas en un periodo de seis meses entre 2008 y 2009. De acuerdo con el informe, la mayoría de los abusos más graves ocurre en los estados por los que asaban los trenes de carga de las principales rutas utilizadas por los migrantes, como Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas. Amnistía refiere que a pesar de la información publicada en la prensa sobre abusos, hay pocos datos oficiales fiables: “En los últimos años, las organizaciones de derechos humanos, los refugios para migrantes gestionados por la iglesia y los expertos en el tema han utilizado las encuestas a migrantes para documentar, cuantificar y sacar a la luz la escala de abusos sufridos por los migrantes durante el viaje”, precisa. Por ejemplo, añade, el Albergue Belén, Posada de Migrante, en Saltillo, estado de Coahuila, realizó 828 entrevistas con migrantes llegados al refugio entre mayo de 2007 y febrero de 2008.7 Además, documentó 3 mil 924 incidentes distintos de abusos, entre ellos mil 266 actos de intimidación, 475 agresiones físicas y

42

casos

de

25

abuso

sexual.


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Insensibilidad bilateral Jorge Santibáñez Romellón, en su texto “La Frontera México-Estados Unidos: espacio de integración, separación y gestión”, publicado en 2007, apunta que ni el gobierno de México ni el de Estados Unidos ha tenido la sensibilidad para destinar recursos o diseñar programas especiales para la gestión local de la migración en la frontera. Esto, dice, ha propiciado reacciones contrarias a la presencia de los migrantes por parte de los residentes fronterizos, quienes les adjudican delitos, faltas a la seguridad pública y que, de manera aislada pero preocupante, han tenido experiencias violentas, como es el caso de rancheros en localidades de Arizona. A esto hay que sumar la nueva situación provocada por la aprobación en ese estado de la Ley SB1070, que criminaliza a los migrantes. Actos de odio ya se han registrado contra los latinos. Este es el caso de Juan Varela, un hispano que el pasado 6 de mayo, poco después de que se promulgara la ley antiinmigrante, fue asesinado por su vecino anglosajón, luego de lanzarle insultos raciales. Según Raúl Arturo Ramírez Ramírez, titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), las autoridades carecen de estrategias para atender las necesidades de los indocumentados que ingresan a México. En un discurso pronunciado en mayo de 2010, dijo que es irónico que mientras se repudia la Ley SB1070, por ser violatoria a los derechos fundamentales de las personas, en México se aplican cotidianamente las mismas medidas racistas y xenofóbicas contra los ciudadanos del Centro y Sur de América. “Existen casos documentados donde desafortunadamente, los migrantes, desde que llegan a México, sufren desprecio, discriminación, xenofobia, acoso, persecución, abuso verbal, físico y sexual, robo, extorsión, encarcelamiento, abandono, destrucción de documentos y otras vejaciones más de parte de las propias autoridades”, explicó. Por ejemplo, dijo, en Agua Prieta, las autoridades de 26


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Migración han denunciado casos de abusos contra migrantes hondureños y de otras nacionalidades, de parte de agentes de la Policía Estatal Investigadora, quienes los detienen sólo por su aspecto físico y sin tener la facultad para ello.

La otredad La migración siempre ha estado presente en la historia de los seres humanos. No obstante, nuestra realidad nos echa en cara que hay mucho por comprender en este fenómeno tan diverso y tan acentuado con la globalización. No hay familia en la que no esté presente una historia de tránsito entre una ciudad y otra, de alguno o varios integrantes: ya sea por trabajo, por seguir a algún ser querido, por salud, por huir de la justicia o por razones impensables. De alguna manera, todos somos migrantes. Sin embargo, el rechazo a la otredad también ha estado presente siempre en la historia humana, y Sonora no es la excepción. Basta recordar que en esta entidad, luego de haber demostrado su capacidad para formar sociedades económicas y políticas, los chinos fueron discriminados y perseguidos desde principios del siglo XX hasta principios de los treintas, con su expulsión y posterior nacionalización de sus bienes. Ahora, en Sonora criticamos al gobierno de Arizona por aprobar la ley SB1070, considerada la más discriminatoria contra los migrantes en Estados Unidos. Se nos olvida también que, de manera despectiva, llamamos “guachos” a los connacionales del centro de México, “oaxaquitas” a los indígenas o “prietos” a los de tez morena. Como si una persona sonorense de piel clara encarnara lo correcto en nuestra naturaleza. ¿O acaso se vale justificar la discriminación de este lado de la frontera?

27


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Mario Vargas Llosa: entre la literatura y la política Josué Barrera / Mario Aníbal Bravo

28


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

La reciente distinción del premio nobel

al escritor peruano Mario

Vargas Llosa ha suscitado diversas reacciones, pero sobresalen las positivas por parte de los gobiernos de distintos países, de instituciones y gremios culturales así como de escritores de diferentes nacionalidades que celebran dicho reconocimiento. Si tomamos en cuenta que desde 1901, año en que empezó a otorgarse el premio nobel de literatura, solo cinco escritores latinoamericanos habían obtenido este galardón (Gabriela Mistral en 1945, Miguel Ángel Asturias en 1967, Pablo Neruda en 1971, Gabriel García Márquez en 1982 y Octavio Paz en 1991), no debemos dejar pasar este acontecimiento sin reflexionarlo. El mismo Vargas Llosa ha mencionado que este premio más que celebrar la obra de un escritor, reconoce la importancia del idioma castellano. La obra de este autor junto a la de García Márquez, representa un ícono en la literatura latinoamericana ya que, sobre todo en sus novelas, ambos escritores han expandido las fronteras narrativas influyendo de tal manera que aún ahora se pueden ver ciertas referencias a estos autores en la obra de los jóvenes que apenas despuntan. Aunque la influencia del escritor colombiano se puede observar de manera más clara en las generaciones de escritores posteriores, la sombra silenciosa y discreta de Vargas Llosa es inevitable. Gran parte de su vida la ha dedicado a escribir una sólida obra literaria que va desde el cuento, novela, teatro, periodismo hasta ensayos, innovando formas literarias, abordando temas como el machismo en La ciudad y los perros, la dictadura dominicana en La fiesta del chivo, el origen de figuras míticas en La guerra del fin del mundo y analizando la sociedad peruana en Conversación en La catedral. En sus ensayos ha reflexionado sobre la obra de autores clásicos como Victor Hugo en La tentación de lo imposible y Flaubert en La orgía perpetua, hasta la obra de autores contemporáneas como es el caso de Gabriel García Márquez en Historia de un deicidio y Juan Carlos Onetti en El viaje a la ficción. Pero no tan 29


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

sólo se interesa en la escritura o en reflexiones sobre otros autores, sino que participa

activamente

en

discusiones

y

análisis

políticos

sobre

todo

latinoamericanos: apoya a Sebastián Piñera y a Michelle Bachelet, y critica al gobierno de Hugo Chávez y de Cristina Fernández. Así mismo, ha visitado y escrito al respecto en su faceta de periodista sobre la situación de Palestina y de igual modo sobre Irak. En estos dos ejes, la literatura y la política, ha transitado su vida pública. Aunque no sea fácil decidir cuál es la obra de este autor que resalte más en su bibliografía, es probable que Conversación en La catedral, la primera novela “política” del autor, sea su libro más representativo. La complejidad en su estructura que se desarrolla a través de varios planos narrativos, y la profundidad con que analiza el entorno social de Perú con personajes que representan perfiles específicos de cada nivel socioeconómico, la coloca en un lugar excepcional de la literatura no sólo latinoamericana. La conversación que sostienen los dos personajes principales, Santiago Zavala y Ambrosio, en la cantina La catedral cuando por casualidad se encuentran después de años de no verse, da pie a deshilar la estructura de un país a causa de la dictadura de Manuel Odría, reflejando la frustración colectiva en cada uno de los sectores sociales y reflexionando sobre esa manera dictatorial de gobernar que ha distinguido a los países de América Latina en el siglo XX. Su publicación en 1969, representa el cierre de una década en donde se publicaron obras de igual relevancia como Cien años de soledad de Gabriel García Márquez y Rayuela de Julio Cortázar. En contraste con estas dos novelas, Conversación en La catedral desenmascara los aspectos de un país que poco a poco va cayendo en la corrupción y mediocridad. A diferencia de otros escritores de su generación, Vargas Llosa ha participado activamente en la política desde la década de 1980. Apoyó la revolución cubana en sus inicios para desligarse años después, lo cual ha suscitado desde entonces fuertes críticas hacia su postura; fue candidato a la presidencia de Perú en 1990 fundando el movimiento “Libertad” en donde perdió ante Alberto Fujimori; se le ha tachado de conservador, pero hay quienes lo distinguen ya que 30


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

está a favor del aborto, los matrimonios homosexuales así como de la legalización de las drogas. Más bien, esta clasificación obedece a su rechazo feroz a las dictaduras de izquierda, aunque de igual forma a rechazado a las de derecha, con una independencia que nunca ha sucumbido a los chantajes morales de las corrientes de pensamiento en boga. Lo que para algunos sería transitar de una posición a otra, ser de derecha y después apoyar a la izquierda, (¿qué es la derecha y la izquierda hoy en día?), es producto de su simpatía por la libertad del individuo y de su rechazo a la coerción por parte del Estado cualquiera que sea la militancia política que estos se adjudiquen, lo que lo ha llevado a frecuentes confrontaciones con gobiernos de varios países. Otra muestra de su trabajo literario en donde incorpora el análisis político es en la novela La guerra del fin del mundo, ya que explora la militancia llevada al extremo del fanatismo encarnado en cada uno de sus protagonistas: “el Consejero” líder religioso, “Galileo Gall” el anarquista, Empaninondas Goncalves el republicano y el Barón de Cañabara, latifundista y miembro de la realeza. En esta novela el autor utiliza como unidad de análisis la pequeña localidad de Canudos al nordeste de Brasil en el siglo XIX, pero bien pudo haber sido el México de principios del siglo XXI, ya que sus personajes se encuentran poseído por las pasiones que despierta la enajenación ideológica, la cual los conducen a extremos en donde sus posturas aparentemente tan radicales se confunden con las del enemigo, haciendo patente la delgada línea que divide la de unos y otros. Por un lado la empatía del pensamiento religioso de un líder mesiánico con el carácter generoso y patriarcal de un miembro de la realeza, y por otro, el de un anarquista que comparte con el líder religioso su deseo de una sociedad igualitaria, alejada del interés, la posesión materialista y la opresión. En el relato también se hace patente el fanatismo político y religioso de la época, la ceguera que imponen los prejuicios y la intolerancia generada por las pasiones que despierta la lucha por el poder, siendo una poderosa metáfora de los fanatismos ideológicos de la sociedad contemporánea que el autor ha padecido en carne propia.

31


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Uno de los gobiernos con los que Vargas Llosa se vio enfrentado gracias a su liberalismo radical y a su independencia ideológica, fue el régimen Priista mexicano. En un foro de intelectuales invitados por Octavio Paz, pronunció su emblemática frase de “la dictadura perfecta” para referirse al sistema político mexicano. Esto fue mencionado en un programa transmitido en vivo por cadena nacional, cuando en México se mantenía un control absoluto sobre los medios de comunicación o sobre cualquier actor social que pudiera representar un contrapeso al poder absoluto del Presidente de la República. Vargas Llosa fue la voz de millones de mexicanos cuando comenzó diciendo: “espero no parecer demasiado inelegante por decir lo que voy a decir… yo no creo que se pueda exonerar a México de esa tradición de dictaduras latinoamericanas. Creo que el caso de México, cuya democratización actual soy el primero en aplaudir, como todos los que creemos en la democracia, encaja en esa tradición con un matiz que es más bien el de un agravante, México es la dictadura perfecta. La dictadura perfecta no es el comunismo. No es la URSS. No es Fidel Castro. La dictadura perfecta es México". Igualmente puso el dedo en la llaga cuando en el mismo foro cuestionó la honestidad de la intelectualidad nacional al mencionar, refiriéndose al PRI, "yo no creo que haya en América Latina ningún caso de sistema de dictadura que haya reclutado tan eficientemente al medio intelectual, sobornándole de una manera muy sutil", revelando de esa forma la estructura sobre la que descansa el poder en México. Vargas Llosa puso en el círculo rojo al sistema político mexicano que recién había pasado por una etapa clave de la futura alternancia como lo fueron las elecciones presidenciales de 1988, lo cual fortaleció a los partidos opositores como el PAN y PRD. Así mismo, en esa declaración puntualizó los elementos que encasillaban al Estado mexicano dentro de un modelo de dictadura, circunstancia que aun con el cambio de partido persiste y persistirá mientras los mismos no sean adecuadamente removidos. Si bien es cierto que no se puede explicar la segunda mitad del siglo XX de América Latina sin las figuras de, por mencionar solo dos ejemplos, Fidel Castro o Augusto Pinochet, tampoco se puede explicar sin conocer a los escritores del

32


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

llamado Boom Latinoamericano, donde sobresale de Julio Cortázar, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa. Con esta distinción del premio nobel, el boom se consolida aún más en la historia de la literatura universal teniendo en sus filas a dos escritores que han conseguido el máximo galardón de las letras a nivel mundial. El trabajo de estos autores, sobre todo de los tres últimos (no podemos hablar de Vargas Llosa sin referirnos a sus contemporáneos), ayuda a entender la psicología social que comparten los pueblos de América Latina, su desarrollo como países al independizarse de Europa, sus problemas sociales e incluso rasgos tan distintivos como el machismo, la búsqueda exacerbada del poder, el apego a la religión y la importancia de las festividades. Acercarse a la obra de estos autores, en este caso del reciente premio nobel Mario Vargas Llosa, es conocer el desarrollo histórico que ha tenido América Latina y explicar los problemas sociales que le aquejan en este nuevo siglo.

33


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

En la agenda Sagrario Tapia

34


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

La obesidad es el tema de conversación. Al ver las notas de la prensa donde se dice que México es líder mundial en obesidad, más de uno seguramente quedó consternado... pidió ensalada para el almuerzo. No es una revelación que la obesidad sea un grave problema de salud pública en México ni en Sonora ni en otro estado del País o de la frontera. Es más bien cuestión de agendas, mediáticas o institucionales, como sea. Esta epidemia es mucho más grande que la de la influenza AH1N1 que tanta efervescencia causó el año pasado; sin negar su importancia, es necesario reflexionar que en materia de salud pública (y en muchos ámbitos más), los reflectores apuntan, habitualmente, hacia lo más urgente. La obesidad es una enfermedad crónica, sus complicaciones no se ven en unas horas o en días; no causa la muerte en el corto plazo y tampoco provoca que las empresas farmacéuticas se peleen por crear una vacuna. Los gobiernos no tiene que hacer fila por medicamentos para tratarla, tampoco cerrar escuelas o negocios y mucho menos recomendar el uso de cubrebocas. Lo mismo pasa con el VIH/Sida, las adicciones, la diabetes mellitus, los diferentes tipos de cáncer y las enfermedades del corazón, etcétera; estas últimas tres son las principales causas de muerte en México y en Sonora y entre sus múltiples factores de riesgo, está precisamente la estrella de los titulares en los últimos días: la obesidad. Cuando digo que es cuestión de agendas, lo digo porque hace cuatro años, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006 reveló que Sonora está por encima de la media nacional en obesidad y sobrepeso, con un promedio mayor del 70%; que el 33% de los niños entre 5 y 11 años padecen ambos problemas y que el 80% de los adultos en la entidad tienen obesidad abdominal, un factor de riesgo para 35


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

desarrollar diabetes mellitus tipo II. Esta enfermedad, que antes aparecía en adultos mayores de 45 años, ha empezado a diagnosticarse a edades más tempranas. Que existen programas de acción federales y estatales para atender las enfermedades antes mencionadas, pues sí. Que hay campañas para fomentar la práctica del ejercicio físico y la alimentación balanceada en las instituciones de salud, pues sí. Que se crean consejos, foros, comisiones y comités para atacar el problema, pues sí, pero ¿quién evalúa esos esfuerzos? ¿hay recursos para aplicarlos?¿hay personal de salud suficiente? ¿son las estrategias adecuadas para la población? ¿cómo interviene la pobreza en todo esto? ¿los factores socioculturales? ¿el envejecimiento? ¿las largas jornadas de trabajo sedentario? ¿el crecimiento del parque vehicular? etcétera... Cuando digo que es cuestión de agendas lo digo porque la epidemia de obesidad y las enfermedades relacionadas a ella, van en aumento y hasta hoy, ninguno de esos programas les ha puesto un freno. La gente no engorda sólo por comer sin medida o por no hacer ejercicio. No olvidar que nuestras prácticas no son puramente individuales sino que se definen también en base a aspectos sociales, económicos, culturales, psicológicos, geográficos, etcétera, es un pendiente a poner en esa ocupada agenda.

36


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Del coltan al octanio, de la realidad a la ficción Ricardo Félix

37


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Avatar es la más reciente cinta

del canadiense James Cameron, el

realizador de éxitos comerciales como Terminator, Titanic, Aliens el regreso, True lies, The abyss, Terminador 2 etcétera. El argumento del filme ideado para presentarse en tercera dimensión plantea varias situaciones interesantes y originales: para empezar Jake, un marine estadounidense discapacitado se ve involucrado en un proyecto donde a través de un avatar puede tener la oportunidad de utilizar sus extremidades otra vez. Ciencia y tecnología se prestan al servicio de la depredación capitalista encabezada por hombres sin escrúpulo y militares que no se detienen ante nada con tal de perpetuar la hegemonía del país de las barras y las estrellas. Por otro lado, desde un punto de vista todavía más cercano a la realidad, los primitivos Na vi son invadidos por la avaricia de los seres humanos que buscan extraer un codiciado tesoro en este caso el octanio. La inclusión de Jake en la comunidad del planeta Pandora tiene como finalidad conocer las costumbres de los extraterrestres para advertir sus debilidades y lograr así despojarlos del preciado recurso. ¿Pero son estos argumentos ajenos a nuestra realidad? En la república del Congo se libra lo que algunos denominan la guerra del coltan. Este material resulta de la aleación de columbita con tantalio y alrededor del 80% de los yacimientos de coltan se encuentran en el Congo. Está materia prima es utilizada en celulares, lap tops, transmisores, naves espaciales y si como lo pensó: en misiles y tecnología militar de diversa índole. Sus características le hacen ideal para almacenar cargas eléctricas aprovechables en condensadores y baterías. Multinacionales como nokia, sony, motorola, respaldados por países como los EUA, Francia, Bélgica, etcétera, organizan el saqueo institucionalizado junto a vecinos como Uganda, Ruanda, entre otros. Juntos promueven la inestabilidad del 38


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

país resultado de conflictos étnicos ancestrales como es el de los Hutus y Tutsis. Es común que se ocupen niños como fuerza de trabajo en las minas de coltan ya que este se encuentra en recovecos muy estrechos de difícil acceso. Por supuesto que las condiciones de trabajo y la paga son pésimas, además en medio de guerrillas que cobran un impuesto por ofrecer seguridad a los mineros y vigilar los intereses de los países antes mencionados. En la trama de Avatar Jake toma conciencia de la injusticia que representa el despojo de los recursos de los primitivos Na vi ¿podemos esperar que surjan algunos Jakes de Norteamérica? we certainly hope so… En este caso las victimas no son gigantes azules en tercera dimensión, son seres humanos que a pesar de la riqueza de su tierra viven una realidad de explotación y despojo. No intento hacerle sentir culpa cuando utilice su lap top, conteste una llamada o teclee en su lap top pero vale la pena detenerse a reflexionar en las violaciones, muertes, rapiñas a las que son sometidos millares de mujeres y hombres de carne y hueso en pleno siglo XXI para replantear nuestro modo de organizarnos como sociedades.

39


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

Normas editoriales

Para los interesados en publicar en esta revista:

1.- Lineamientos generales a. Se pueden enviar toda clase de textos académicos o de divulgación que tengan la estructura de un ensayo o artículo. b. La extensión mínima es de una cuartilla y no debe rebasar las seis cuartillas. El interlineado debe ser de 1.5. c. La tipografía que se usará es Times New Roman con tamaño de 12 puntos. d. El archivo con el texto grupodoxahermosillo@gmail.com

se

enviará

en

formato

Word

al

correo

e. En caso de tener imágenes, deben enviarse en .jpg y las gráficas deben ir en el cuerpo del texto. f. Las citas deben ubicarse al final del texto y deberán ser en formato APA, así como la bibliografía en caso de tenerla. g. El texto puede ser escrito en español, inglés o portugués. También se puede enviar el mismo texto en dos idiomas o más. h. Se le dará prioridad a los textos que no hayan sido publicados con anterioridad. En caso de haber sido publicados, se mandará la fuente original.

2.- Temática a. El texto puede tratar sobre cualquier tema, sin embargo los temas que nos interesa difundir giran en torno a las Ciencias Sociales, sobre todo a la política, cultura y sociedad. b. Los trabajos deben estar abordados de una manera objetiva, sin hacer propaganda política o ideológica sino apegarse al análisis crítico de la realidad.

40


No. 1 Año 1

[REVISTA ELECTRÓNICA DE ANÁLISIS SOCIAL ]

3.- Autorización a. Al enviar un texto a Grupo Doxa, el autor autoriza la publicación de su texto de manera impresa o electrónica. b. Al momento de publicarse el texto de manera impresa, Grupo Doxa se compromete a comunicárselo al autor. Si es publicado en forma de libro o revista, el autor deberá recibir tres ejemplares gratuitos. c. Una vez recibido el texto, Grupo Doxa hará una corrección de estilo y en caso de haber correcciones significativas, lo comunicará al autor.

4.- Tiempos a. Grupo Doxa se compromete a comunicarse con el autor al momento de recibir un texto. Una vez que responda, tiene como plazo máximo un mes para avisar al autor si se publica o no en su sitio web. b. En caso de tener recomendaciones para el texto, el autor tiene como plazo máximo 15 días para modificarlo y enviarlo de nuevo.

Cualquier duda al respecto, comunicarse a grupodoxahermosillo@gmail.com o dejar comentario en www.grupodoxahermosillo.blogspot.com

Hermosillo, Sonora. Marzo de 2011.

41

Doxa #0 Dummy  

Revista Doxa

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you