Page 1


Cuentan que un día, mientras se preparaba para volver a casa tras pasar la jornada trabajando en sus tierras, el campesino vio un montón de carbones encendidos en medio del campo. Cuando se acercó, el campesino vio a un pequeño diablo sentado sobre los carbones encendidos.

1


-De acuerdo. Pero, para que no haya discusiones sobre el reparto, todo lo que se produzca sobre la tierra será tuyo, y todo lo que se produzca bajo la tierra, será mío. 2


El diablo quedรณ satisfecho con el trato sin preguntar nada mรกs. El campesino, sin decir nada mรกs tampoco, preparรณ la tierra para sembrar nabos. 3


El diablo se enfadó mucho y pataleó y gritó todo lo que pudo, pero tuvo

que cumplir su palabra, porque un trato es un trato. Entregó el tesoro al campesino y se fue de allí. 4


JM

josue miranda montoya

0994057657

ejosuemiranda03@gmail.com

Pagina maestra  
Pagina maestra  
Advertisement