Page 1

.

MENTALPOWER PÍLDORAS MENTALES ANSIEDAD

Los humanos son los únicos seres que cuando pierden su camino corren más rápido”

Anónimo

ANSIEDAD

Cuando estás en el escenario… no piensas en nada más. Nunca me puse nervioso, porque sabía que era mejor que el público. Tienes que sentir eso o no puedes subir al escenario y hacer lo que tienes que hacer”

Groucho Marx, cómico

tina del lanzamiento: el tiempo y manera empleada en poner el balón, la espera del pitido del árbitro mientras se centra en practicar una relajación rápida de los grupos musculares más tensos, una corta visualización, una autoverbalización que denote confianza y convicción, y ajustarse a la idea que ha planeado sobre el modo de lanzarlo, sin dudas. Que el portero rival perciba confianza en el lanzador. Implica también tener un plan B, de refocalización de la atención, si algo o alguien le distrae y/o aparta de su rutina: el portero se queda con el balón, pisa el punto de penalti, se mueve con ánimo de distraerle antes del lanzamiento, etc. O si el cómputo de goles marcados es a favor o en contra de tu equipo o si la tanda de tu equipo es la segunda y va siempre a remolque de lo que hace el rival, o viceversa. O si el distractor son sus propios pensamientos. Lo importante es que uno tenga la sensación de que domina la situación, no de que la situación lo domina a él. Todo ello sin perder la forma individual de encarar esta situación. Un aspecto que se puede preparar es lo relativo a la gestión del tiempo desde que termina la prórroga hasta el comienzo del lanzamiento de la pena máxima, particularmente desde que los jugadores se hallan en la línea del centro del campo. Solamente solemos apreciar cómo los compañeros de cada

¿Y si es a penaltis? n Lo vimos el sábado pasado en la final de la Champions. Lo vimos en la semifinal entre el Real Madrid y el Bayern de Munich. Y en la otra semifinal, Messi erró un penalti durante el partido que era trascendental para el desenlace del encuentro. La posibilidad de que la final de Copa pueda dilucidarse a penaltis no es descartable y, por tanto, debería entrenarse. ¿Entrenarse? Como gesto técnico que es, la repetición es fundamental para adquirir y fortalecer esta habilidad. Cuando se entrena el lanzamiento del penalti, la tranquilidad que supone que el fallo no tenga ninguna trascendencia hace que el porcentaje de aciertos sea bastante elevado. El contexto también contribuye: habitualmente al final del entrenamiento y con descansos. Muy diferente resulta hacerlo en pleno partido, con un resultado apretado, jugándose unos puntos que puedan ser vitales y, todavía mucho más, si es en una tanda de penalties que decidirá el ganador de un trofeo oficial de gran relevancia. Ahí el miedo a fallar puede ser paralizante. La cuestión es cómo lograr que el entrenamiento reproduzca las condiciones psicológicas que caracterizan la competición. Es realmente difícil reproducir estas situaciones, al igual que sucede con el entrenamiento de los aspectos técnicos, tácticos y físicos, pero siempre se pueden encontrar algunos estímulos estresores que resulten eficaces, como establecer competiciones y apuestas entre todos los jugadores jugándose algo por lo que competir, 'utilizar' al resto de los jugadores o del público asistente, o que el penalti en el partidillo tenga un valor extra. Se puede entrenar también la ru-

equipo quedan abrazados en línea, dándose apoyo, a la espera del turno de cada cual. Son momentos de extrema responsabilidad y donde el miedo al fracaso hace su aparición. Permanecer quietos y en silencio facilita la irrupción de pensamientos negativos. Hablar de manera positiva, repetir verbalmente y en alto la rutina a realizar y darse apoyo reafirmante, contribuirá a que el autodiálogo y las imágenes que sobrevengan tengan otro carácter. El momento de dirigirse al punto de penalti conlleva un lenguaje no verbal que puede ser delator. Si mente y cuerpo son una misma cosa, aunque con manifestaciones diferentes, controlar el modo de andar, la posición del cuerpo y el gesto de la cara ayudarán a sentirse con más seguridad y a transmitirla. Siempre se ha dicho que no acierta el portero, sino que falla el lanzador. Lo que es cierto es que el arquero puede entender la psicología de la situación desde el estudio previo realizado sobre el modo y lugar al que lanzan los contrarios, pues en esta situación el futbolista tenderá a enviar el balón a su zona de 'seguridad' en un alto porcentaje, a la que habitualmente ha estado lanzando, o al lado 'fácil' del lanzador, sobre todo si no es experto o no está habituado en estas lides. En segundo lugar, puede influir psicológicamente en el rival entrando en el juego mental, donde tratará de llevar la situación marcando los tiempos, haciéndose dueño del balón, provocando al rival con la mirada o palabras y/o haciendo gestos que traten de distraer a quien debe ejecutar la pena máxima B Messi lanza al larguero el penalti errado contra el Chelsea FOTO: AFP

Joshe Abando Psicólogo deportivo www.joseabando.com

MENTE

Lo que tú imaginas es lo que tú logras”

Pat Head Summit, baloncesto

MENTE

En fútbol, tan importante es la calidad técnica como la calidad mental”

Arrigo Sacchi, fútbol

25

Y SI ES A PENALTIES  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you