Issuu on Google+

.

MENTALPOWER nal cada uno la disputaron el suizo y el británico Andy Murray. A este escenario convendría darle una pincelada de fortísimo color: las tres finales ganadas por Djokovic fueron ante Nadal. Rafa Nadal se halla ante un escenario nuevo: anteriormente, viniendo de atrás, le disputó primero la absoluta hegemonía a Roger Federer y, posteriormente, le arrebató el nº 1 de la clasificación de la ATP; ahora, es él quien lo vive en sus propias carnes, pero lo está siendo en un tiempo muy breve y, probablemente, de manera sorpresiva, pues de dominarle en prácticamente todos los partidos que habían disputado hasta la fecha, ha pasado a ser derrotado la temporada pasada en las seis finales que han disputado e, insisto, tres de ellas eran Gran Slam. Tanto su tío y entrenador, Toni Nadal, como él mismo han comentado los objetivos técnico-tácticos que debe acometer esta temporada: no ser tan previsible; variar alturas, velocidades y ritmos; disponer de más golpes ganadores, centrándose en restar mejor, buscar la pelota más adelante, golpear antes y practicar un juego más impulsivo y con más intensidad de

Nadal, ¿incógnita o certeza? PÍLDORAS MENTALES AUTOCONTROL

Piloto muy conscientemente y controlo mis emociones, porque las emociones solo conducen a hacer tonterías”

Michael Schumacher, automovilismo

REFLEXIÓN

Mucho aprendizaje no significa entendimiento”

Heráclito, filósofo

n Otra temporada, un nuevo reto. Los grandes campeones no descansan en su propósito por ser mejores, en su ambición por conseguir nuevas cotas, en su íntimo deseo de ser reconocidos y admirados. El Open Australia ya está aquí, tremendamente apasionante. Si hasta el curso pasado todo el dilema era quién de los dos grandes, Rafa Nadal (‘Triturbo’) o Roger Federer (‘Silencio, genio trabajando’), incluiría los Gran Slam en sus vitrinas, ya 2011 alteró este binomio, siendo el suizo sustituido por Novak Djokovic. El serbio ganó en Australia, Wimbledon y el USA; el español, el Roland Garros. Una fi-

Nadal jugará la final del Open de Australia tras ganar a Federer FOTO: AFP

pies. Es decir, todo un ejercicio de autocrítica sin dramatismo. Cuando parecía que toda su focalización estaba centrada en esta preparación y liberado de sus dolores pasados, justamente antes del inicio del Open australiano aparecen declaraciones en las que habla de lesiones y de calendarios recargados (erigiéndose en reivindicante gremial), lo que le lleva a tener una disputa con Federer. No mucho antes fue con el ex presidente de la Federación española Pedro Muñoz, sobre la Davis… Este sorprendente nuevo comportamiento significa un compromiso con determinadas ideas y una demostración de su fuerte personalidad madurada en estos años y experiencias, pero ¿puede ser un indicio de un cierto nerviosismo y de pérdida de focalización? ¿Ante quién se enfrenta ‘realmente’ el balear en Melbourne? El actual nº 1, Djokovic: poseedor de un tenis más brillante y fluido, su reto es mantener esa posición en la temporada de su confirmación. El cambio percibido el año pasado es notabilísimo: de ser un tenista dubitativo en las grandes ocasiones, ha dado paso a un jugador con una mayor estabilidad emocional y muy consistente en el aspecto mental, con una altísima autoconfianza. Si además de ser hay que parecerlo, sus rivales ya le perciben de esta manera, lo que le añade ventaja competitiva. El ex nº 1, Federer: el mejor tenis de la época da la impresión de haber perdido intensidad. Lo que le puede dar una ventaja inicial, sentirse libre de presiones, puede convertirse en su desventaja final, pérdida de competitividad. Con Nadal parece acomplejado. El ‘eterno’ aspirante a nº 1, Murray: el ‘outsider’, al que siempre se le espera y casi nunca llega. Parece que no da con la tecla y de ahí sus cambios de entrenador: si antes estuvo con Alex Corretja, ahora ha contratado a Ivan Lendl. ¿Sabe a dónde quiere ir? El ‘usurpado’ del nº 1, Nadal, porque se enfrenta a sí mismo. Todo partido es siempre contra dos rivales: el ajeno y el propio. Siempre ha sido considerado como un tenista muy fuerte físicamente, con un juego de gran intensidad y con una gran fortaleza mental... hasta la aparición de Djokovic. ¿Será capaz de ser fiel a sí mismo?, ¿podrá manejar las situaciones externas sin que le afecte a su concentración?, ¿convertirá la amenaza del serbio en un reto superador o se le vendrá como una losa pesada? B

Joshe Abando PSicólogo deportivo

www.joseabando.com

AUTOCONFIANZA

Son capaces porque creen que son capaces”

Virgilio, escritor

EXCELENCIA

Tienes que esperar cosas de ti mismo antes de que puedas hacerlas”

Michael Jordan, baloncesto

27


NADAL