Issuu on Google+

.

MENTALPOWER cadas al club al que pertenece al tomar el escudo de la camiseta para besarlo; los gestos propios sin mayor significación aparente, como simular lanzar flechas o tocar el violín, mover la mano delante del pecho…; o los que provocan a la hinchada rival o a veces a sus propios aficionados con los que el deportista parece estar insatisfecho cuando se pone el índice en la boca indicándoles 'que callen la boca'. Últimamente también se organizan actos en los que intervienen uno o pocos compañeros más donde organizan bailes y juegos, en una especie de fiesta. Como toda puesta en escena 'teatral' que trate de ser original, a veces se cometen torpezas fuertemente criticadas como la protagonizada por el entonces jugador del Liverpool, Robbie Fowler, cuando simuló esnifar una raya blanca de la línea de fondo del campo. La gracia, multa de 75.000 euros. La celebración individual instantánea es comprensible, pues es un estallido emocional difícilmente controlable en un contexto competitivo de altísima tensión, sobre todo cuando el marcador está igua-

La celebración del gol PÍLDORAS MENTALES EQUIPO

No preguntes qué pueden hacer por ti tus compañeros. Pregunta lo que puedes hacer tú por ellos”

'Magic' Johnson, Baloncesto

EQUIPO

Si no fuera por todos, nadie sería nada”

Mafalda, Cómic

n El presidente de honor del Bayern Munich, Franz Beckenbauer, ha criticado la falta de implicación del delantero holandés Arjen Robben. “Ha desperdiciado parte de su reconocimiento, es egoísta, como muchos otros”, y puso como ejemplo su reacción después de una buena acción o un gol, donde ve que “no corre a dar las gracias a la persona que le dio la asistencia, sino hacia las gradas para buscar a su familia”. El legendario 'Kaiser' continuaba su disertación considerando que como es el equipo el que corre detrás de él, esta actitud se volverá en su contra: “Llegará un momento en que sus compañeros de equipo van a pensar ''si no vas a reconocer mis pases, la próxima vez ve tú mismo a buscar la pelota'”. Con lo que termina con un consejo que más parece toda una reprimenda: “Que piense más en el equipo de lo que lo hace ahora”. De unos años a esta parte es muy común observar celebraciones de los goles de manera individual. Acercándose a la grada o dirigiéndose a ella desde el césped. Habitualmente se acompañan de gestos que hacen referencia a la valía de la propia persona, como cuando con los pulgares hacia abajo por detrás de los hombros señalan su dorsal en clara reivindicación de su persona o poniéndose la mano en la oreja como queriendo hacer que se escuche su nombre. También hay acompañamiento de coreografías de todo tipo: las dedicadas a la familia, que incluyen besos al anillo de compromiso, dedo o chupete a la boca, formas de un corazón hechas con las manos, índice al cielo en recuerdo del familiar o allegado fallecido…; las dedi-

lado o cuando el partido reviste una importancia especial. Pero en un deporte colectivo, donde marcar el gol es la última fase de un producto elaborado conjuntamente, se echa de menos cada vez más las celebraciones conjuntas. El que fuera jugador de los Boston Celtics, el gran Larry Bird, decía: “No importa quién encesta los puntos, es quién puede conseguir que el balón vaya al encestador”. Palabra del encestador de la NBA por antonomasia. El fútbol es emoción y comunión con los aficionados. El gol y su consiguiente festejo pueden contribuir a fortalecer este vínculo todavía más. Una celebración individual no llegaal público, excepto aquéllos en las primeras filas que agasajan al goleador, sobre todo si éste es famoso o estrella. Además, las celebraciones nos dan una idea del grado de cohesión grupal, de constitución de subgrupos, de quién es el aislado, la estrella no aceptada, liderazgo… Recuerdo que Pablo Orbaiz, tras la consecución de sus escasísimos goles, llamaba a sus compañeros a compartir esa emoción. Y es que pensaba más en los compañeros y en el escudo que está al frente de su camiseta y cerca del corazón que en el dorsal que llevaba en la espalda. ¡Qué gozada es ver al Athletic o al Gescrap Bizkaia festejar juntos los triunfos! B

Joshe Abando Psicólogo deportivo www.joseabando.com

MIEDOS

De todas las formas de cautela, la cautela en el amor es quizás la más fatal para la verdadera felicidad”

Bertrand Russell, Filósofo Los jugadores del Athletic celebran juntos uno de los goles contra la Real en el derbi FOTO: AIOL

MENTE

Nuestra cabeza es redonda para permitir al pensamiento cambiar de dirección”

Francis Picabia, Artista

9


9-3-2012 LA CELEBRACIÓN DEL GOL