Issuu on Google+

Occidente vampiriza la riqueza natural del Congo David García, en la embajada de la R.D. del Congo, nos ofrece un retrato escalofriante de la vida en África

La vida en África es muy distinta a la vida en Occidente. David García, miembro del Departamento para los Derechos Humanos de la embajada española en el Congo, trabaja desde hace 10 años allí. Sus vivencias en el país africano han sido de lo más diversas: desde ver cómo un obús traspasaba su lugar de trabajo, hasta comprobar con sorpresa la permanente sonrisa de sus ciudadanos, sometidos a unas circunstancias bélicas y de miseria en las que los europeos tenemos mucho que ver. DERECHOS HUMANOS: Pregunta. ¿Qué actividades se desempeñan en la embajada de un país africano como el Congo? Respuesta. Básicamente dos: la protección consular de los casi 300 españoles residentes en ambos Congos; y en el caso concreto de la República Democrática del Congo, la cooperación al desarrollo consecuencia del Acuerdo Marco firmado por ambos países en enero de 2008. P. ¿Cómo se puede colaborar en favor de los derechos humanos desde una embajada extranjera?. R. Abordar los derechos humanos desde una embajada acreditada en un Estado receptor en el que de todos es conocido son vulnerados, es un asunto sumamente delicado, ya que supondría una injerencia del Estado acreditado en una cuestión interna del Estado receptor y no olvidemos, soberano. Naciones Unidas, Unión Europea y diversos Organismos internacionales gozan de esa “legitimación”. No obstante, en todas las embajadas de la UE existe un Departamento de Derechos Humanos (yo formo parte del mismo) que recaba información sobre la situación de estos derechos(casos de violencia sexual perpetrados por militares, niños soldado y hostigamiento a periodistas y a defensores de los derechos humanos son los casos más frecuentes en este

Embajada de España en Kinshasa (RD del Congo) con un impacto de obús. / Cedida por DAVID GARCÍA. país). Una vez identificados los distintos casos, se denuncian. UNA GUERRA PERMANENTE: P. ¿Ha sido testigo de las guerras que vive el Congo? R. Desgraciadamente sí. Desde hace 14 años en el Congo tiene lugar una guerra más o menos

"Desde hace 14 años, en el Congo hay una guerra larvada en la que han muerto casi 5 millones de personas" larvada que se ha cobrado la vida de casi 5 millones de personas. En mis diez años aquí, he conocido el asesinato de un Jefe de Estado, tres intentos fallidos de golpes de Estado, violentas manifestaciones con pillajes ocasionales, destrucción de viviendas de extranjeros y quema de vehí-

culos, así como varios enfrentamientos armados dentro de la capital. El denominador común ha sido siempre la hostilidad de la población local hacia personas de raza blanca. Durante el último de ellos, entre las fuerzas armadas del presidente Kabila y el vicepresidente Bemba, la embajada fue atacada con todo el personal dentro. La cancillería sufrió más de 30 impactos de bala y el de un obús de 106 mm. (un proyectil de carro de combate) . Mi puesto de trabajo, la silla donde diariamente me siento, coincide con el sitio por el que entró el obús. Es un milagro poder contarlo. LA VIDA DIARIA: P. ¿Cuál es la vida diaria en un país tan conflictivo como éste, en el que la esperanza de vida apenas supera los 47 años?. R. Cierto, según el PNUD, la esperanza de vida de un congoleño es de 47 años. Y su vida diaria, excluyendo a los pocos privilegiados que tienen un empleo, es una incógnita. El congoleño vive tirado en la calle: sus hoga-

Fábula trágica de la mujer africana y el coltán sangriento "De mi primera visita a la región de los Kivus quedó para siempre en mi memoria una imagen cotidiana en el Congo rural: una señora congoleña caminaba por una pista de barro de vuelta a casa, cargada su espalda con maderas y aperos de labranza, sujetados por una cinta que le rodeaba la cabeza, donde portaba un cesto con frutas, y su bebé atado al pecho con un paño a la manera africana. A su lado caminaba un

señor congoleño. Cuando pregunté al conductor que me llevaba a la ciudad por qué no le ayudaba, él me respondió: Es su marido. No necesité preguntar nada más, estaba todo dicho. ¿Sería improcedente concluir que la mujer congoleña, fuera de casa, es un burro de carga, y dentro, un mueble? A las pruebas me remito". "Todos, o casi todos, llevamos un trocito de Congo encima. Se da la paradoja san-

res sin agua, sin electricidad y con techos de uralita no invitan a pasar mucho tiempo dentro. P. ¿Cómo funciona la educación? R. Como la sanidad, está en manos extranjeras, por lo que podría decirse que funciona bien en relación a otros servicios que

"El suelo del Congo es el más rico de África en recursos naturales, sin embargo, la gente vive en la calle"

cualquier Estado está obligado a prestar y que, sin embargo, dejan mucho que desear en comparación con Occidente. El nivel universitario es infinitamente inferior. P.¿Cómo son las comunicaciones en un país tan conflictivo y con tecnología tan arcaica?

grante de que el ciudadano congoleño, al morir, es enterrado en un suelo que es un escándalo minero. La R.D. Congo es el país más rico de África en recursos naturales: oro, diamantes, coltán, petróleo, cobre, madera; además del río Congo, con potencial para abastecer las necesidades eléctricas de una tercera parte del continente africano. Tales riquezas, no son sino su maldición. Mención especial merece el coltán: un mineral, imprescindible para la fabricación de misiles, ordenadores portátiles, consolas, GPS’s, televisiones de plasma, instrumentos quirúrgicos, MP3, reproductores de DVD y teléfonos móviles. El 80% del coltán se encuentra en el Este de la RD Congo. No es casualidad que desde

R. La tecnología simplemente no existe. Sin embargo, distintas multinacionales (chinas y surafricanas) de telefonía móvil se han implantado en el Congo. Hasta 2002 el teléfono móvil no existía, y el fijo, fuera de organismos oficiales era un sueño. Hoy, todo congoleño dispone como mínimo de un móvil de última generación. Otra cosa es tener crédito. LA RESPONSABILIDAD DEL "PRIMER MUNDO": P. ¿Qué responsabilidad tienen los países occidentales en la situación actual de África?. R. Gran y atrevida pregunta que respondo con seis palabras: la responsabilidad de ambos es idéntica. LA MUJER AFRICANA: P. El grado de analfabetización en mujeres (46%) supera con creces el de los hombres (19%), ¿de qué facilidades no gozan las mujeres? ¿Qué trato se les da?. R. En Congo, como en un gran número de países africanos, la mujer mantiene la economía, una microeconomía basada en el cultivo y el comercio de aquello que obtiene. La mujer africana en general, y la congoleña en particular, se encarga del hogar, de los hijos, del huerto, de comerciar… Su rol, impuesto por el hombre, por la tradición, por la costumbre, tan importantes en África, es aceptado por ella misma. La realización por parte del hombre de ciertas tareas, suponen un insulto, una vejación para él. Para una madre congoleña, tener una hija es una mayor alegría, ya que implica una ayuda, mientras que tener un hijo, aumenta su carga. Parte de lo anterior provoca que desde su nacimiento, la mujer, habida cuenta de su utilidad, sea privada de la educación y de oportunidades que, por el contrario, sí le son facilitadas al hombre.

hace 14 años, esta región esté en guerra; como tampoco es casual que dicha guerra comenzase con la aparición de lo primeros teléfonos móviles".


Sociedad y cultura, 1