Page 1

Pedro Cotolí, preparador físico del Valencia de baloncesto con nuestra reportera Laura. / ANA ORTEGA.

Pedro Cotolí, preparador físico del Power Electronics Valencia

"El rugby es el paradigma absoluto de todas las bondades del deporte"

El Power Electronics Valencia está confirmando su buen momento en la ACB este año y se ha asentado en la tercera plaza, tras los intratables Barcelona y Madrid. Uno de sus componentes, Pedro Cotolí, el responsable de que la puesta a punto del equipo sea la adecuada, charló con nosotros en el Pabellón de la Fuente de San Luis sobre los secretos de la preparación física y su instalación obsesiva en la sociedad moderna. Intentamos desentrañar con él el otro lado del deporte de élite que no ocupa tantos titulares en prensa. Pregunta. ¿En qué consiste el trabajo de un preparador físico? Respuesta. Intentar prevenir con el trabajo físico, las lesiones por sobrecarga. Mantener en unos niveles óptimos las condiciones físicas de los jugadores y, en caso de lesión, que la recuperación sea más corta y efectiva. P. ¿Ha trabajado con muchas figuras del deporte? R. Dentro del baloncesto, sí. Muchos jugadores que han llegado a grandes estrellas, como Oberto, campeón de la NBA, con Tomassi, con algunos jugadores de la selección española. He traba- jado con tenistas: Marat Safin y Juan Carlos Ferrero. En el cuerpo técnico de la selección española de rugby y con varios pilotos de motos. P. ¿Qué opina del hecho de que el fútbol tenga más relevancia que el baloncesto en España? R. El fútbol cada día me gusta menos. Se valora más lo mediático, lo económico y lo social que

el deporte en sí. El nivel de trabajo o de sacrificio que hay en deportes individuales, como la natación o el atletismo, es mucho mayor. Me indigna que se dé importancia a hechos irrisorios: por ejemplo que en un telediario nacional se nombre a Cristiano Ronaldo porque lleva un protector bucal, cuando al mismo tiempo la selección española de hockey está compitiendo en el Campeonato Mundial.

"Hay mucho intrusismo y permisividad en los gimnasios; se hacen verdaderas animaladas, la gente quiere ponerse fuerte sin sufrir y eso es imposible"

P. El siguiente paso, ¿entrenador personal de famosos? R. También he trabajado en ese campo con María Abradelo. Me di cuenta de que no era lo mío. Aquí mandas y ejecutas, todos obedecen; allí, todo eran pegas. P. ¿Qué piensa de la obsesión actual por el culto al cuerpo? R. Se hacen verdaderas animaladas. Conozco a mucha gente, sin titulación ni estudios en los gimnasios organizando ejercicios, diseñando dietas, mandando suplementaciones… Es salvaje el intrusismo y la permisividad. Están haciendo mucho daño. La gente quiere ponerse fuerte

sin sufrir y eso es imposible. P. ¿Has sido testigo de algún caso de dopaje? R. De pocos. Viví una situación desagradable en 2002: llegó un jugador nuevo. En los tests previos se detectó una sustancia prohibida. Se demostró que era involuntario. El chaval lo pasó fatal. El chico había estado trabajando en un gimnasio ese verano, donde vendían productos de suplementación sin buen etiquetaje. Otro caso lo provocó un crecepelo que llevaba alguna sustancia prohibida. Aquí somos estrictos: está prohibido absolutamente que se tome nada, aunque sea una aspirina o un frenadol, por propia iniciativa. Hay muchos medicamentos que parecen inofensivos y no lo son. Por ejemplo, el Bisolvon, el medicamento para la tos, es dopante, porque tiene un componente, la codeína, un estimulante que favorece el rendimiento. En los deportes de equipo el rendimiento individual a nivel físico no es tan determinante como en deportes individuales, como el ciclismo, que está en boca de todos o atletismo, natación…, por eso apenas hay casos de doping en el baloncesto. P. ¿Le parece bien que todo el mérito sea del entrenador y no del preparador físico? R. No, yo creo que es de todos. Cuando hay logros, siempre es porque el grupo está unido. Un entrenador solo no gana nada. El entrenador es la cabeza visible y es la primera que cortan. Es el capitán del barco. La democracia en el deporte no existe. Hay una jerarquía, lo que diga el jefe es lo que cuenta y todos a callar. En el baloncesto, hay una gran diferencia respecto al fútbol, el entrenador es el amo.

P. ¿Funciona mejor el entrenador autoritario que el democrático? R. Yo no he conocido a entrenadores democráticos, como tal. Más que autoritarismo, me gusta utilizar la palabra líder. Para mí, Guardiola sería un líder porque te convence, porque crees en él. Quizás Caparrós sea otro tipo de líder, de los que sigues porque si no, te llevas un palo. Creo más en el método de Guardiola. Hablo sin conocerlos. En el mundo del deporte, sobre todo en el masculino, cuando se saca el hacha, todos van como motos. P. Cuando un jugador se lesiona, ¿tiene el preparador físico más presión para conseguir que se recupere rápidamente? R. El orden sería médico, fisio y preparador físico. P. ¿Cuando más se cuida el cuerpo, más se descuida la mente? R. No creo que sea una relación directa. En el basket, por ejemplo, el nivel cultural de la gente es muy alto, otra diferencia con el fútbol. La gran mayoría de los jugadores tienen carreras, les gusta formarse, leer, estudiar, casi todo el mundo es bilingüe... P. ¿Has necesitado de enchufes para alcanzar el puesto que ocupas? R. Mi enchufe ha sido el rugby. Siempre he tenido ganas de decirlo. Empecé jugando al rugby, es el ejemplo absoluto de deporte. Todo lo que el deporte tiene de bonito está ahí: el compañerismo que persigue un fin conjunto. Esa sensación de

equipo se engrandecía porque es amateur. Siempre estábamos dispuestos a echarnos una mano. A mí me pasó, uno de mis compañeros se enteró de que aquí hacía falta un preparador físico y me llamó. Ese fue mi enchufe. Luego debes trabajar bien.

"Es indignante que la noticia deportiva del día sea el braket de Ronaldo"

P. ¿Cambiarías el oficio de preparador físico por volver al instituto? R. No lo cambiaría. Desde que empecé a estudiar, mi mente estaba puesta en ser preparador físico. Y la enseñanza fue dura. Mi situación fue dura. P. ¿Se ha visto obligado a hacer cosas que van en contra de sus principios morales por incrementar el rendimiento de los jugadores? R. No. Nunca. La primera pauta que me marco es que todo lo que yo haga nunca pueda acarrearle consecuencias negativas a un jugador, del tipo que sean. De cualquier ejercicio, de cualquier suplemento, tengo que estar plenamente convencido.

Deportes, 2  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you