Issuu on Google+

Encuentros indĂ­genas


José Alejandro Rodríguez Villegas

Encuentros indígenas


Dice la leyenda que un grupo de indígenas Pumé hizo una excursión a un lugar nada conocido por ellos, violando todas las reglas de su civilización. Fueron a un extraño lugar en Venezuela, que nadie conocía realizando un viaje por los ríos y selvas del lugar, pero no llegaban a ningún lugar desconocido para ellos hasta que oyeron un ruido extraño. El grupo de indígenas Pumé comenzó a seguir el ruido y se dieron cuenta que venía de otra civilización indígena

que

no

conocían, mientras

más

se

adentraban en la selva mas se sorprendían ya que todo era muy diferente a lo que ellos conocían y de repente los de la otra tribu los descubrieron y apresaron, luego el jefe de la tribu los liberó para saber de donde eran y conocer más de sus costumbres.


3 días después

Luego de que las dos razas indígenas intercambiaron sus tradiciones,

los de la otra tribu que se llamaba Yanomami

liberaron al pequeño grupo Pumé quienes al regresar a su tribu después de su largo viaje de vuelta comentaron lo sucedido en su encuentro con los indígenas Yanomami.

Los indígenas de la tribu Pumé no querían creer que hubiera otra tribu en el mundo que no fuera la suya y que tuviera otras tradiciones. El pequeño grupo trato de convencerlos mostrándoles las diferentes tradiciones, sin embargo no funciono así que decidieron

volver

al lugar donde habitaba

la tribu

Yanomami, pero su sorpresa fue que ya se habían ido del lugar y al volver buscaron a otros miembros de la tribu para encontrarlos pero no estaban en ningún lado. Dos días después la tribu Yanomami mientras exploraba nuevos lugares para poder alojarse encontraron un lugar muy cerca de la tribu Pumé.


Ambas tribus estaban muy cerca, no obstante, ninguna sabia cuan cerca estaba una de la otra, separadas prácticamente por una distancia muy corta, a pesar de los recorridos frecuentes que hacían para la recolección de frutos, plantas y raíces para su alimentación diaria, nunca llegaron a encontrarse.

La vida de ambas tribus continuó con sus quehaceres diarios basados en tareas asignadas para cada género, básicamente estaban dedicados a la agricultura

y a

la

construcción de las viviendas así como a la fabricación de armas para la caza de animales los cuales consumían en su alimentación diaria. Pero no sucedió el encuentro entre ambas tribus.


Hasta que un grupo indígena de la tribu Pumé en uno de esos recorridos diarios se adentró más hacia la selva, sorprendiéndose enormemente al percatarse de la presencia de un campamento indígena que no era propiamente el de ellos, aun sorprendidos regresaron al campamento Pumé a informarle al jefe de la tribu sobre el hallazgo de otro campamento indígena muy cerca que reconocieron como Yanomani, gracias a que dentro del grupo que avistó el campamento se encontraban algunos de los indígenas que habían sido retenido por esa tribu. Luego de la sorpresa se reunieron los jefes de ambas tribus y a partir de ese momento sucedió el encuentro de dos mundos.


A partir de ese momento se inicio una búsqueda de otras tribus indígenas que posiblemente pudieran existir, así como ellos también existían en ese gran territorio venezolano. Ese interés por encontrar más civilizaciones indígenas fue creciendo cada vez más con el paso

del tiempo, al principio no hubo suerte

conseguir otras tribus

de

pero con el paso del tiempo mientras

exploraban territorios desconocidos se encontraron con otras tribus.

Entre esas tribus están los Pemones, los guaqueríes, los sanemá, entre otros. Fue así como se dio el intercambio de tradiciones entre los diversos grupos indígenas.

}


El encuentro entre las civilizaciones indĂ­genas, originado por los distintos viajes que realizaron las tribus de indĂ­genas por el territorio venezolano, impacto sobre el conocimiento que se tiene sobre el poblamiento indĂ­gena actual.



Encuentros