Page 1


Ya está en la calle el número 2 del Fanzine Sifôn. Editado por Eddy Marmar y Barbarito, autores de los textos y fotos.Sale tarde y apresurado, como todos los fanzines. Más grande y más largo que el anterior. En riguroso blanco y negro y desde la más sagrada independencia. Hecho nuevamente desde el corazón de Urdaibai, o mejor dicho desde la orilla, (eso no impide que visitemos otras costas). Con portada y contraportada de César Cimiano, aka "Txifi". La imagen de esta página es una pintura de Joseba Uriarte, del caserío Ozollo de Arteaga, Bizkaia. Estamos en la red: ¡BÚSCANOS! Contacto: Eddy Marmar quiere brindar este número de Sifôn al fanzine madrileño MONDO BRUTTO, "MB shows the way".


EVERYDAY IS LIKE SUNDAY Egunero igande, are bustian zure arropak lapurtu zizkidaten bankurantz ibiltzen naz. This is the Coastal town, zarratzea ahaztu zutena. Armageddon, datorrela gatazka, Armageddon ostabe. Egunero Igande, egun ixilak eta ilunak dira. Izkutatu zaitez alameran, izkribatu postal bat: a” “ Ez nuke nahiko zu hemen egote in the seaside town …bonbaketari uko egin ziotena! Egunero igande, everyday is silent and grey tik, Zutik, harriska eta arearen gaine hautsa arraroa ipintzen zaizu eskuetan (eta aurpegian) Everyday is like sunday "Zeuk irabazi altzairu merkea” Dastatu te potroso hori nirekin. Egun guztiak ixilak eta ilunak dira.

(Morrisey)


BIARRITZ En Biarritz cuajó el surf por primera vez en Europa y hasta las autoridades municipales presumen de que la cultura surf circula por las calles desde el ya muy remoto mes de septiembre de 1956. Quizá el máximo exponente de este ambiente surfero que impregna la villa vascofrancesa lo represente el Biarritz Surf Festival, evento celebrado desde 1993 gracias al impulso de Robert Rabagny, un vascofrancés apasionado por Biarritz, el surf y el rugby. Entre el 12 y el veinte de Julio el BSF ofrecía además de diferentes manifestaciones filosurferas una prueba valedera para el World Longboard Tour, el Nokia International dotado este año con 20.000 euros al que han acudido ni más ni menos que Beau Young, Colin Mc Philips y Joel Tudor. Casi nada. Y otros años ha tenido entre sus invitados ilustres a gente como Mark Richards o Jeff Hakman. Todo ello es motivo más que suficiente para que meta el saco de dormir en mi indocumentado CLIO y aprovechando la rebaja de las tarifas de la autopista me acerqué a Biarritz a pasar unos días.

crónica

de


verano


El festival se celebra en la playa Cote de Basques y al llegar el bullicio casi me hace olvidar que estoy en el lugar donde desde finales de los sesenta y durante los años setenta se reunía de modo espontáneo la élite del surf mundial: shapers como Difenderfer o Bob Cooper, genios de las olas como Bunker Sprekles, Joey Cabell, Jef f Hackman, Nat Young y Wayne Lynch, y por supuesto Mickey Dora, que se dice que volvió regularmente a la costa vasco francesa hasta poco antes de su muerte. Ya en 1962 la revista Surfer ensalzaba las olas de este cercano rincón del mundo y Evolution, la peli de Witzig que en 1968 recogía la desaparecida ola de La Barre en Anglet, fue un magnífico imán para muchos (como por ejemplo Gerry Lopez) que aparte de todo quizá se sintieran hipnotizados por el encanto de la vieja Europa que parece localizar su quintaesencia en el país de las Damas de Avignon. También desde finales de los sesenta cuando todavía no había autopista ni chanfainas acudían aquí los surfistas pioneros españoles, la cuadrilla de Santander con Jesús, Manel y Rafa Fiochi, Jose Manuel Merodio y Carlos Beraza, a los que se reunieron enseguida los vascos Letamendia, Dourdil, Susaeta, o Escauriaza. Lo que allí veían estos surferos era algo inimaginable en su lugar de procedencia, en la España de los años sesenta. Los modos y maneras de esa tribu formada por surfers americanos y australianos, sus ropas, sus tablas y demás equipamiento, sus melenas y las de sus chicas, sus coches, y también seguramente otras cosas más complicadas de mencionar , les sedujeron a primera vista. Allí acudían, a la playa de la Côte Basque, siempre que podían, y se quedaban embobados con lo que significaba el surf. Donde Jo Morraitz, en pleno centro de Biarritz, conseguían sus equipos lo mismo que harían pronto los hermanos Irisarri en excursión desde Vigo. Ahora la diferencia de cualquier ciudad costera con Biarritz apenas existe en este aspecto. Las firmas de surf se han convertido en multinacionales con una nutrida red de franquicias que garantizan el servicio al surfer merced a los notables beneficios que obtienen de la venta de ropa y la cosa es que no sé si por despiste pero no he encontrado la tienda de Morraitz. Aunque sí su escuela de surf en el propio BSF . Las celebraciones del Festival comienzan con una invocación a Ke Aku: la ceremonia de mezclar aguas procedentes de los mares de cada lugar de origen de los participantes en las competiciones. Acto que en esta ocasión ha sido dirigido por Raiman Van Bastolear, un tahitiano de 29 años, surfista y hombre de mar.


La reivindicación de los orígenes y la presencia tahitiana o hawaiana es vital en el festival. Por eso está presente Archie Kalepa, capitán de socorristas en Maui y Corbin Magique Wong, un enfermero en Honolulu que junto a Dennis Sembrano es considerado un verdadero beach boy de Waikiki y que han suplido este año a Clyde Aikau, de los Aikau de Oahu, habitual en la fiesta. Hay también demostraciones en las olas de las piraguas de doble casco (de poliuretano) y carreras de paddleboard. Pero en el BSF también tiene su hueco la nostalgia folklórico-surfera, que es lo que me parece la modalidad del tandem, que cuenta en esta ocasión con la presencia de Barry Boehne y un equipo de californianos cachas profesionales de esto de ir un tío y una tía en un pedazo de tablón. Estos días de festival también hay clases de surf impartidas por hawaianos, y un escultor de Tiki y muchos tenderetes con tablas, ropas, teléfonos móviles, aparatos de masaje marino, y otras cosas que no me acuerdo. T ambién acuden los integrantes de la conquista de Belharra con Michel Larronde a la cabeza quienes dan explicaciones sobre su motorizada hazaña como por ejemplo la de que Belharra es a Waimea lo que Jaws a Pipeline. Consigo cambiar unas impresiones con Rabagny quien defiende que el del Long Board es el surf que nos remonta a los orígenes y al estilo clásico, al goce primero de las olas. Afirma convencido que el espíritu de Kahanamoku preside el festival. Por eso una efigie del Duke agarrado a una tabla con forma de cohete instalada en la zona alta del enorme talud corona el recinto. Porque Duke Paoa fue embajador de ese modo de entender la vida que se basaba en sentirse uno con la naturaleza y a partir de esa unidad con el entorno demostraba la amistad a los congéneres, y por tanto también a los visitantes, los extranjeros o haloes que como los surfistas se acercaban de buena fe a las islas. Pienso yo para mis adentros que el espíritu Aloha, que tanto ensalzaron los llegados a la Polinesia, es algo más que todo esto, que era expresión de la cultura de un pueblo que fue domesticada desde el siglo XVII y que sin embargo ha conseguido transmitirnos algunos elementos de su folklore que a los occidentales nos han resultado atractivos, como el surf, sin ir más lejos, mientras sus verdaderos elementos constitutivos seguramente agonizan hoy en el archipiéago hawaiano. Me cuenta Robert que a este festejo suelen acudir Bruno Reinhards, Joel de Rosnay o Georges Hennebutte que son algunos de los integrantes de aquella cuadrilla que contempló estupefacta las evoluciones surferas de los americanos Viertel y Zannuck en esta misma playa hace casi cincuenta años. Y está claro que ya sólo esa presencia junto al enorme y honrado esfuerzo de acercamiento a la cultura polinesia definitivamente legitima en mi fuero interno el festejo.


En el amanecer del jueves me doy una vuelta por la Grande Plage, la playa céntrica de Biarritz que robó protagonismo a Côte Basque a mediados de los setenta y origina la ola más famosa de la Costa vasco francesa. Una chica en bikini azul arrasa el pico desde primeras horas de la mañana, una campeona. Y un senegalés rubio me explica que aunque vive en Anglet (desde Abril) prefiere venir a la Grande Plage. Él se llama Julian Leblanc y ha competido mucho en su país aunque ahora prefiera el free surf. Ella no sé cómo se llama porque se ha metido al vestuario subterráneo antes de que pudiera abordarla: “Comme t’apelle, mademoiselle?”, tenía ya preparado mi speech de tres palabras. Una Robert August, pedazo de pin tail amarilleada por mil días de olas es llevado con orgullo por un padre de familia. Paseo por el pueblo y en una librería encuentro un libro que lleva por título “Body Surf, en los Orígenes del Surf”. Consiste en un verdadero tratado sobre el body surf recientemente editado en Anglet por Atlántica (los editores de Uhainak que ya está en castellano) y escrito por Hugo Verlomme y Laurent Masurel. Magnífica idea, casi extravagante en los tiempos que corren, y mucha información sobre la modalidad más olvidada del surf: playas, personajes, historia, campeonatos. Hojeando el libro rebato en mi interior la opinión de Rabigny sobre el tablón. Los orígenes son el body surf, el surf a pelo, y en todo caso las pequeñas tablas de surf para ir tumbado, mucho antes

que los tablones de los reyes hawaianos, pienso. Pero Biarritz en verano es el reino del tablón, hasta los patines son largos, claro que esa moda ya ha llegado también por aquí. El viernes 18 a las seis se inaugura la exposición “Australia y el Surf” que ha estado previamente en la embajada de Paris y seguirá en el Casino de Biarritz hasta el 7 de Septiembre. En la entrada han puesto una Combi Volgswagen como si se tratara del mismísimo Apolo. Es el vehículo con el que se identifica a los surfistas australianos de lo sesenta que llegaban a Europa. Beau Y oung, el astro del longboard, hijo de Nat Young, acude a presentar la expo integrada principalmente por tablas y fotos de la colección de su padre, autor de seguramente la más completa historia de surf que existe y que el embajador de Australia se encarga de ensalzar en el discurso inaugural, ante la atenta mirada de su mujer y sus niñas con faldones, después de hacer lo propio, decir unas palabras, el Alcalde. Cuando se abren las puertas yo flipo, así de claro, y todos lo notan: Gordon Woods copia de malibu primeros años sesenta; Keel fin diseñada por Vat Morgan en el invierno del 69, Nat la shapeó y la glaseó Wayne. Una tabla de madera de balsa del 59, una fantastic plastic machine de Mac Tavish hecha en Keyos, Sidney en el 67, una réplica de la V elo de Greenough hecha por Farrelly en 1969, el malibú que llevó Greg Noll, otra malibú sandwich, las twin de Richards ... Esas tablas tienen el aroma de la

época que vio cambiar el surf, que es lo que a mí me mola. Y pelis: Morning of the Earth de Albert Falzon y Litmus de Andrew Kidman. En el lunch veo a la surfista de la mañana, va de azul, pero vestida, y no sé cómo entrarle: “Comme t’apelle, mademoiselle?”. Mejor no. Me quedó solo en una habitación viendo el vídeo de Falzon mientras todos comen canapés. Bueno, solo no, nos hemos quedado lo mejor. Una azafata de 18 años y piernas muy largas que está para desmayarse y la gentil niña del embajador mirando atenta las fotos con sus lar gos faldones tan australianos. Y servidor , que decide robarle una foto a la hija del embajador. Cuando siente el flash la niña se vuelve, se me queda mirando y sale corriendo de la sala. Horrorizado al darme centa de mi error me dirijo a la salida pero en las escaleras me encuentro a mano el libro de visitas: decido plasmar unas palabras en reivindicación de la importancia de Mundaka (por no hablar de Tapia de Casariego) en el devenir de los australianos por Europa y ya me marcho. Como que no paro hasta Zarauz. Total, que no sé si el espíritu Aloha ha impregnado Biarritz estos días de festival surf, lo que sí sé es que los biarritztarras disfrutan del verano y de las olas desde hace mucho tiempo y algunos afirman haber visto este verano al tripulante del holandés errante conduciendo un descacharrado CLIO. Sólo me queda una duda ¿Dónde se metía Dora en invierno?


DE BARLAND ROTT A BARBARITO Quedé con Mikel en Gernika un día entresemana del pasado octubre y nos fuimos a un banco del Paseleku. Llevábamos charlando un ratito cuando me di cuenta de que la grabadora no andaba más que si la inclinabas 30 grados a la derecha de manera que no se había registrado la descripción que hizo Mikel de cómo era Laga en el año 71, cuando todavía siendo un enano comenzó a hacer surf; ni las acampadas que hacía con sus padres o los primeros baños junto a la Roca del Amor con una Barland Rott que unos alemanes le dejaban para que aprendiera y al acabar el verano le regalaron.


Perdona Mikel, ya puedes seguir… Recuerdo que llegaron unos alemanes con una Barland Rott de dos metros treinta. En esa época, cuando teníamos ocho años o así, Iñigo Ibarra tenía una Freedom amarilla que trajo de Biarritz. En esa época estábamos: yo pidiéndole a los alemanes, los alemanes, los Ibarra y los padres de los Borchers. Estuvimos una temporada cuatro solamente, Hulky también apareció más tarde. La tabla de los Borchers era una roja que la tuvieron muchos años, era también una Barland Rott. En aquella época en marcas no nos fijábamos. Eran en punta, no en punta redonda, no tablones sino tablas grandes pero en punta. En plan tablón redondo no he visto nunca en Laga, incluso las viejas de Augusto (Unceta) eran en punta. Tenía una de madera de balsa a rayas que luego fue de Eduardo y que todavía la tendrá y será de las más viejas que haya, blanca y marrón, pero también en punta. ¿Os metías juntos al pico? ¿Quedabais? Era la cuadrilla de la playa, los padres nos llevaban a todos y como teníamos edad parecida…allí estábamos todos revueltos. Los Ibarra también iban con los padres, sí, sí, Jon Mikel igual me lleva diez años e Iñigo cuatro o cinco, en esa época yo tendría cuatro años y él nueve…Iñigo Ibarra tenía una tabla pequeña con una quilla de tiburón redonda que tenía dibujada una mano y el pie donde tenía que ir , fue muy buena, anduvo muy bien, era torcida, curva por arriba, era un monstruo pero andaba muy bien, pequeña, ancha, con un quillón amarillo, no sé de dónde salió, era una tabla curiosa, yo creo que las consiguieron de segunda mano, igual de Mundaka. ¿Dónde os metías, en el Peñón? No, enfrente de la peña de la mitad, que se le llama la Roca del Amor, más tarde ya se iba al pico pero el pico no se llamaba pico ni era el pico ni nada de eso. Tampoco había problema de ir a un lado u otro ni de gente. ¿Esperabais al momento de marea o según llegabais a la playa ibais al agua? Hombre, eso te decían tus padres, si había bandera roja no te podías meter, no había tutía, tenía que haber bandera amarilla tirando a verde, me imagino, y si era marea alta también te cubre, te da más miedo y no te metías, era más tirando a marea baja, cerca de la orilla. Con cuatro años nadar… No tenía miedo al agua, aprendiendo… Se empieza a incorporar más gente … Los Borchers un año después que yo, o muy parecido, muy parecido, luego los del bar un par de años más tarde, hacia el 74 o por ahí, no me acuerdo… Tampoco importa mucho, ya lo dirán ellos si quieren, es sólo para chinchar un poco… Para que piensen ellos cuándo fue… Aunque según a quién pinchar mucho… ¡¡Es malo!! El primero de los del bar fue Iñigo. Andábamos juntos en clase y recuerdo que comentábamos, tal y cual, pero todavía no hacíamos nada, en sexto…ya habían pasado algunos años, ya llevábamos unos años siendo “surfistas”. Ya habíais visto al americano y andabais con más soltura por la ola… …saber que hay otras cosas, ya habíamos pasado miedo alguna vez, ya habíamos pasado frío, ya estabamos más curtidos como surfistas. En invierno no hacíamos, hasta septiembre o no sé qué época, que para ti era invierno porque te están diciendo que es invierno y todo eso pero invierno, invierno no era, hasta muy tarde no se empezó a entrar en invierno, recuerdo con la gabardina aquella, que ya tendríamos yo qué sé, igual dieciséis años y nos metíamos hasta octubre, no creo que más, y empezar…en junio. ¿Cómo era esa gabardina? Era como de submarinismo, unos pantalones finos, finos, de goma, fina, no tenía el faldón ese para sujetar, y entraba agua. En invierno no nos metíamos, hasta octubre o así sólo. Si es que hacia más malo que ahora, yo recuerdo que antes te tocaban dos días buenos entre semana y ya decías “el fin de semana malo”, porque más de dos días buenos no hacia.


El surf te sorbía el seso Siempre Pero al principio supongo que más… Hombre, con los cuatro años no me acuerdo, me acuerdo que me gustaba y siempre me ha gustado, me chifla el estar en la playa y el disfrutar de la playa, una playa tranquila, un mar azul, bonito y tranquilo, para tu medida, y estar ahí con cuatro amigos, remando y ver cómo hacen y haciendo tú, era bonito para mí, el surf lo más que es bonito, eso es, ir a la playa y disfrutar de la playa, era algo que hacer en la playa. Sorbido el coco sí, ¿por qué tanto? ¡Eso es! No se sabe. Es bonito y te gusta coger la ola e ir ahí, esa sensación de libertad, es libertad, libertad total, estás tú, tu ola, si te apetece ir rápido vas rápido, si te apetece ir lento vas lento, si te caes te caes tú y nadie te chilla y si haces bien disfrutas tu y nadie te alaba. Es algo muy individual: Libertad. ¿Ha cambiado mucho el asunto, no? El asunto parece que ha cambiado un poco, hay pocos días de esos que quedan bonitos y con libertad, En un año al final… En Laga tenemos suerte porque en invierno así entre semana haces tres, cuatro o hasta menos gente, puedes encontrarte un día en invierno con un metrito fuerte con pared, bonito, y buen tiempo y estar dos en el agua, todavía hay días, Laga porque está alejado y no hay tren ni nada. Pero sí quedan, sí quedan, la gente va de otros estilos, no, no es el recuerdo que te comentaba de estar de camping, fogata, cartas a la noche, levantarte a la mañana viendo las olas, el mar, irte a pegar un baño con tus cuatro amigos, que es lo que me gusta del surf, no es sólo coger la ola sino estar en la playa, disfrutar de la playa, hacer lo que quieres, sin molestar a nadie. Cuestión técnica. ¿Cuándo te aburres de la Barland y ves que necesita un recambio? Ostias. La Barland salías del agua y tenías tres agujeros, la ponías así de pie y estaba un cuarto de hora echando chorros, así es. Le poníamos trozos de parafina para que no entrara el agua. Me has contado, per o no se ha grabado, que derretías la parafina en un hornillo para poderla dar y de paso tapar algún agujero… Pero buen agujerote.


Total, que la tabla no daba más de sí… La tabla me gustaba pero, como todo, empezabas a ver tablas nuevas y te apetecía otra cosita, la Freedom de Iñigo Ibarra, el americano ése, creo que era, que venía con su familia y tenía una de dos quillas, se empezaban a ver cosas, qué otra tabla tuve después de ésa, ya muy tarde, creo que la Tiki. No, una tabla de una quilla. Una roja, fue una Xpeeding, que ahí compramos todos, Iñigo, yo, luego Cesar , todos en Silloniz, la compraron mis padres. Martín también. Es cuando en esa época empezó Martin, que llevaba un estilo muy particular, siempre de espaldas y con la pierna de atrás como doblada, muy flexionada, casi pegando. Con la Xpeeding verde. Con ésa te veía, antes de empezar nosotros. Y cuando fui al campeonato de Somo, ¿qué año sería? Creo que era or ganizado por Xpeeding. Fui con Jon Mikel Ibarra, él también se presentó, quedó muy bien, pasó sus mangas, para había muy grande, yo era pequeñito, igual había un metro y no me pude meter. ¿¿Muchas olas?? Para mí sí, él disfrutó pero yo pasé miedo, no pude. ¿Con la Xpeeding? Sí. ¿Que gente había por ahí, había animación? Sí, me acuerdo de los rubios con melenas, sí, jodé, alguno lo tengo en la mente y hasta el apodo, no me sale pero me acuerdo de los organizadores, no me acuerdo de los nombres, fuimos un día, ir y volver. Tengo mal recuerdo porque no me pude meter, pasé miedo y tenía mi ilusión con ocho años o los que fuese…muy mal. Fue la primera vez que saliste de Laga Sí, a Somo, nos hizo buen tiempo, sería verano. ¿Entraban en Mundaka los Ibarra? No, en esa época no. Más tarde e Iñigo sólo, y tres días. Para nosotros Mundaka se nos ha quedado con el nombre e incluso ahora te da miedo meterte sólo por el recuerdo que tienes de pequeño que siempre nos han dicho Mundaka Mundaka Mundaka y siempre se le ha tenido como mucho respeto y mucho miedo, y de mayores ir a meterte y en otros sitios haber cogido olas igual de grandes y fuertes y ahí porque es Mundaka ya vas como más acojonadito. Como que se te ha quedado en el subconsciente. Recuerdas la primera vez que entraste, porque ahora te metes con cierta asiduidad Me acuerdo, pero nos metíamos ya con 19 años porque en esa época en vez de estar en forma, en forma, pues salías e igual llegabas a Mundaka de gaupasa y sin condiciones físicas. Y tengo el recuerdo de no calcular porque Mundaka engaña y pensar que hay metro y medio y meterte con dos y medio o con un poco de clavo y cansancio, caerte una serie y sufrir, y entonces nunca nos hemos metido demasiado, siempre ha sido un clavito que he tenido ahí, siempre he pensado “si en esa época hubiésemos sido más formales y hubiéramos tenido unas tablas un poco más grandes se podía haber machacado más Mundaka. Pero sí recuerdo por ejemplo volver de Ogella y meternos todos, cuando Luis tenía el 127 y todo, volviendo de Ogella un atardecer, sería en esta época, en Septiembre, mareas vivas, marea baja a las doce, y luego a la tarde a las cinco o así ya oscureciendo y buuuh, olas muy impresionantes, miedo.

Pero en el agua… En el agua, siempre, me acuerdo también después de algún campeonato de los primeros que ha habido en Mundaka de los profesionales, al día siguiente después de verles a todos, caliente, caliente, meterte y ¡unos olones! y decir “¡madre mía, quién me habrá mandado a mí meterme!, pero en el agua, pero muy grandes. A la Xpeeding le sacaste chispas… Pues no le tenía tanto recuerdo Ya he visto Más la Barland... ¿Con la Barland estuviste del 71 al…? 76 0 77, cuando Martin se compro la Xpeeding César se compró una Jerónimo. ¡Yo tenía Jeronimo, no Xpeeding!! Sí, sí, sí, era Jerónimo, con el indio. ¿De Silloniz? No sé de dónde venía esa tabla, en Somo no la compré, no, , yo creo que era de Silloniz, porque de Jeronimo pasó a Xpeeding pero eran la misma marca y había en Silloniz. Iñi tenía la Xpeeding… ¿Pero no era Jeronimo? La verde aquella, verde. La de Martin era más pequeñita, ya más moderna, la de César también era Jerónimo. Luego inventos, y el primer buzo, después de la gabardina, un T urbo pero de manga corta, con un clip aquí ( en el pecho) que te hacía daño cada vez que te apoyabas. Aun así sólo me metía hasta octubre o así, el turbo era ya un traje de surf, comprado en Silloniz, era hecho en España. Alguna excursión harías a Biarritz, ¿la Tiki cómo la conseguiste? En Biarritz pero ya más tarde, el 75 Jerónimo, la T iki en los ochenta …fuimos Luis, Eduardo, en el 127 de Luis, Eduardo y Luis delante, yo iba atrás e íbamos dos más, ¿Josu podía ser? Y Jon Mikel Ibarra, y me metí en Biarritz, compré la tabla y como había que disimular al pasar por la Aduana le dimos parafina y nos metimos en Biarritz, tengo buen recuerdo, en la Grande Plage, enfrente del Casino, donde Morraitz. Te costó… Ni idea, serían veinte mil pelas. ¿Eran caras? Sí, eran muy caras. Cuando ves que la gente abr e las furgonetas y ves que todos tienen cuatr o o cinco tablas (…aquí se vuelve a estropear la grabadora (-; En diez años tuviste dos tablas… En el 81, al décimo año compré la tercera. Total, que la tabla no daba más de sí… La tabla me gustaba pero, como todo, empezabas a ver tablas nuevas y te apetecía otra cosita, la Freedom de Iñigo Ibarra, el americano ése, creo que era, que venía con su familia y tenía una de dos quillas, se empezaban a ver cosas, qué otra tabla tuve después de ésa, ya muy tarde, creo que la Tiki. No, una tabla de una quilla. Una roja, fue una Xpeeding, que ahí compramos todos, Iñigo, yo, luego Cesar , todos en Silloniz, la compraron mis padres. Martín también. Es cuando en esa época empezó Martin, que llevaba un estilo muy particular, siempre de espaldas y con la pierna de atrás como doblada, muy flexionada, casi pegando. Con la Xpeeding verde. Con ésa te veía, antes de empezar nosotros. Y cuando fui al campeonato de Somo, ¿qué año sería? Creo que era or ganizado por Xpeeding. Fui con Jon Mikel Ibarra, él

también se presentó, quedó muy bien, pasó sus mangas, para había muy grande, yo era pequeñito, igual había un metro y no me pude meter. ¿¿Muchas olas?? Para mí sí, él disfrutó pero yo pasé miedo, no pude. ¿Con la Xpeeding? Sí. ¿Que gente había por ahí, había animación? Sí, me acuerdo de los rubios con melenas, sí, jodé, alguno lo tengo en la mente y hasta el apodo, no me sale pero me acuerdo de los organizadores, no me acuerdo de los nombres, fuimos un día, ir y volver. Tengo mal recuerdo porque no me pude meter, pasé miedo y tenía mi ilusión con ocho años o los que fuese…muy mal. Fue la primera vez que saliste de Laga Sí, a Somo, nos hizo buen tiempo, sería verano. ¿Entraban en Mundaka los Ibarra? No, en esa época no. Más tarde e Iñigo sólo, y tres días. Para nosotros Mundaka se nos ha quedado con el nombre e incluso ahora te da miedo meterte sólo por el recuerdo que tienes de pequeño que siempre nos han dicho Mundaka Mundaka Mundaka y siempre se le ha tenido como mucho respeto y mucho miedo, y de mayores ir a meterte y en otros sitios haber cogido olas igual de grandes y fuertes y ahí porque es Mundaka ya vas como más acojonadito. Como que se te ha quedado en el subconsciente. Recuerdas la primera vez que entraste, porque ahora te metes con cierta asiduidad Me acuerdo, pero nos metíamos ya con 19 años porque en esa época en vez de estar en forma, en forma, pues salías e igual llegabas a Mundaka de gaupasa y sin condiciones físicas. Y tengo el recuerdo de no calcular porque Mundaka engaña y pensar que hay metro y medio y meterte con dos y medio o con un poco de clavo y cansancio, caerte una serie y sufrir, y entonces nunca nos hemos metido demasiado, siempre ha sido un clavito que he tenido ahí, siempre he pensado “si en esa época hubiésemos sido más formales y hubiéramos tenido unas tablas un poco más grandes se podía haber machacado más Mundaka. Pero sí recuerdo por ejemplo volver de Ogella y meternos todos, cuando Luis tenía el 127 y todo, volviendo de Ogella un atardecer, sería en esta época, en Septiembre, mareas vivas, marea baja a las doce, y luego a la tarde a las cinco o así ya oscureciendo y buuuh, olas muy impresionantes, miedo. Pero en el agua… En el agua, siempre, me acuerdo también después de algún campeonato de los primeros que ha habido en Mundaka de los profesionales, al día siguiente después de verles a todos, caliente, caliente, meterte y ¡unos olones! y decir “¡madre mía, quién me habrá mandado a mí meterme!, pero en el agua, pero muy grandes. A la Xpeeding le sacaste chispas… Pues no le tenía tanto recuerdo Ya he visto Más la Barland... ¿Con la Barland estuviste del 71 al…? 76 0 77, cuando Martin se compro la Xpeeding César se compró una Jerónimo. ¡Yo tenía Jeronimo, no Xpeeding!! Sí, sí, sí, era Jerónimo, con el indio.


¿De Silloniz? No sé de dónde venía esa tabla, en Somo no la compré, no, , yo creo que era de Silloniz, porque de Jeronimo pasó a Xpeeding pero eran la misma marca y había en Silloniz. Iñi tenía la Xpeeding… ¿Pero no era Jeronimo? La verde aquella, verde. La de Martin era más pequeñita, ya más moderna, la de César también era Jerónimo. Luego inventos, y el primer buzo, después de la gabardina, un Turbo pero de manga corta, con un clip aquí ( en el pecho) que te hacía daño cada vez que te apoyabas. Aun así sólo me metía hasta octubre o así, el turbo era ya un traje de surf, comprado en Silloniz, era hecho en España. Alguna excursión harías a Biarritz, ¿la Tiki cómo la conseguiste? En Biarritz pero ya más tarde, el 75 Jerónimo, la T iki en los ochenta …fuimos Luis, Eduardo, en el 127 de Luis, Eduardo y Luis delante, yo iba atrás e íbamos dos más, ¿Josu podía ser? Y Jon Mikel Ibarra, y me metí en Biarritz, compré la tabla y como había que disimular al pasar por la Aduana le dimos parafina y nos metimos en Biarritz, tengo buen recuerdo, en la Grande Plage, enfrente del Casino, donde Morraitz. Te costó… Ni idea, serían veinte mil pelas. ¿Eran caras? Sí, eran muy caras. Cuando ves que la gente abr e las furgonetas y ves que todos tienen cuatro o cinco tablas (…aquí se vuelve a estropear la grabadora (-; En diez años tuviste dos tablas… En el 81, al décimo año compré la tercera. Es una diferencia muy significtiva con lo que ocurre hoy… Joé que si, lo que te podía durar antes. Porque tú no eras una excepción. Fíjate la Barland Rott de los Borchers, duró mil años. Y la Freedom de Iñigo Ibarra, buah, la estuvo utilizando después Kili… ¿Los Bor chers se metían todos los hermanos con la Barland Rott? Sí, a lo mejor Alex no porque era más pequeño pero poco a poco todos. Empezaron no el mismo verano pero prácticamente y después hemos estado paralelos. Sí. Me acuerdo de los cabreos de Alberto cuando su padre le sacaba del agua para meterse él, todos los hermanos con la tabla roja, los Iturbe con la Barland blanca. Jon Mikel con Barland también sería…¡La Freedom era de Jon Mikel! No, la trajeron antes, antes. Antes de la Freedom, tenía esta redonda pequeña de las marcas de la mano que te he dicho, pero no me acuerdo cuál tenía Jon Mikel al principio, yo creo que se compró la Freedom, la amarilla y después la Freedom pasó a Iñigo y después es cuando se compró las dos quillas, aunque tuvieron los dos de dos quillas, no sé, es que son tantos años y tantos cosas, se mezcla y no tienes conciencia clara, tienes que poner a cinco en debate para que se vaya aclarando. Cada uno se acuerda de ciertas cosas muy claras y el resto se mezcla, pero hay tablas que no se te olvidan… De las mías no. La Barland tengo buen recuerdo. La Jerónimo es cuando ya estábamos más curtidos, habíamos pasado más frío, ya subíamos y bajábamos… Algún reentry… No, por Dios, ¿qué es eso? ¡reentry!


¿¿No me dirás que nunca has hecho reentries!! Sí sí, he hecho. Le metías caña. Pero más tarde, y la palabra reentry, eso es inglés, vivía Franco al principio, no había ni palabras inglesas. De la T iki también tengo un recuerdo de la pera, la Jeronimo me acuerdo de ser chaval, y aprender y disfrutar pero no le tengo el recuerdo de la tabla porque era pequeño también, pero la Tiki me acuerdo que con ella hacia virguerías, fueron tres añitos, andar muy bien, con olas típicas de aquí, fofitas, giros para atrás, más que reentries, en plan Rabbit, no tan radicales como ahora que ahora se hacen el reentry “para allí”, sino en plan redondos y bonitos, y sí, de andar muy bien, le tengo mucho recuerdo a la Tiki. ¿Cuando más caña metías? Sí, cuando mejor andaba, y cuando más disfrutaba, después de la Tiki vinieron dos tablas de segunda mano de Mundaka y eso, juergas y tal y el surf no mejoró ahí mucho, fue una pena eso, y después otra temporada antes de irme a Canadá, de meterle caña a Mundaka porque pensaba ya emigrar y dejar el surf como en la película del Gran Miércoles, que al final todos se van al interior y dicen me voy al interior y dejo el surf, esa imagen la tengo grabada porque no hay manera de seguir en la costa y no hacer surf. Hacer un par de buenos tubos y decir éste es mi máximo al que puedo llegar en surf, ya tranquilo, y al camarote con la tabla y a ponerse las pilas, pero las cosas no han sido así. Ponerse las pilas… Ponerse a trabajar, seriedad. Vuelta del Canadá, vuelta a bajar la tabla del camarote y ahí hubo unos añitos ya mayor en que se andaba bien pero ya en verano cuando más puedes disfrutar del surf no te llevaban las olas con tabla pequeñita, no te metías muchos días, estabas más días esperando a ver si venían las olas que efectivamente haciendo surf, ya pesas mucho y ya no te lleva medio metro, y es cuando decidí pasarme al tablón. Porque me acuerdo de un par de franceses que vinieron siendo chaval, estábamos todos con la tabla en uno de esos boom, que venía mucho surfista y vinieron ellos también y no nos dejaron coger ni una ola, se cogían todas, se la cogía el tío en el pico, se iba para la derecha giraba para la izquierda, luego para la derecha… Un verano en Laga… Te acuerdas. Dos franceses que llegar on… Que se cogían todas, pues desde entonces… Yo tenía una tabla enana, no me llevaba y ellos hacían así con las manos como un pajarito y cogían la ola. Quiénes eran, eran buenos… Eran buenísimos, eran buenísimos, incluso para hoy en día. Se ponían de pie, pasito andando para la derecha, se volvían para atrás, giraban hacia la izquierda, pasito, por delante de todos, andaban muy bien. Lo tengo super grabado, todos apelotonados en el pico, no había manera y ellos diez metros más adentro y todas para ellos. T enían que ser

buenos, con nombre… Seguro que sí, irían hacia Mundaka, no habría en Mundaka y pararían. Esa sesión… Es la que me dijo: “hay que espabilarse, esta claro que el futuro es el tablón”. No eran tablones. Sí eran, finitos pero tablón, lar gos. Nos acordamos los dos. De la paliza que nos dieron. No daban ganas ni de coger olas. No, de mirar y aprender. Mucha diferencia… Y no habíamos visto nunca eso, es como se aprendía entonces, te venía un extranjero e ibas aprendiendo. Fíjate los extranjeros que han pasado por Laga. Los alemanes que me dieron la tabla primera. ¿Antes que Unceta? En esa época. Yo creo que Augusto Unceta ya tenía tabla porque nosotros teníamos plankins que nos había hecho él. Estaba ya metido. Antes no se ha grabado cuando has dicho que os fabricaba plankins incluso con forma para agarrar, que eran muy buenos porque luego cuando salier on los plankins se vio que eran mejores los vuestros. Más extranjeros: el “americano”, que era un niño, (y yo creo que era australiano), venía con sus padres y el niño andaba muy, muy bien, de los padres no me acuerdo pero Iñigo y éstos seguro que se acuerda del chavalín. Después vino Gorriteño, el californiano aquel, llevaba un gorro o algo y… “el del gorro” se quedó, que los del bar siempre han sido unos artistas para los nombres. Andaba muy, muy bien, venía solo, con la familia, sabía algo de español. Me acuerdo de sesiones de olas pequeñas que es cuando se empezó a ver dónde estaba el pico y no el pico, en la derecha que cogía bien ¡y se hacia algún tubito y todo en aquellas olas! ¿Os “enseñó” el pico del peñón? Sí, fue él, nos metíamos más en la mitad, se tiraba para derecha, y algún 360, creo que se hacía, tabla pequeñita, igual de dos quillas y muy bonito, andaba en sesiones pequeñas, estando yo en el agua, pero estando yo en la arena de no poder meterme me acuerdo una sesión Eduardo Unceta, Iñigo Ibarra, Jon Mikel Ibarra y Gorriteño, en marea alta, todos los de Laga estaban atrás esperando a la grande pero éste cogía también más adelante, donde se pone fuerte, fue una sesión muy bonita, una sesión de ésas “espectáculo”. que todo el mundo disfruta, olas grandes, ahí andaba muy bien Iñigo, cómo bajaba y subía las olas de arriba abajo, era muy bonito. ¿La izquierda no la pillabais? Si, el truco de Eduardo era salir por la corriente porque siempre le han gustado las olas grandes y cuando caía la grande se daba la vuelta en vez de clavar y se iba hasta la orilla, se ponía de espaldas, que le caiga la serie y a rastras hasta la orilla, tumbado. Usaba el canal, es decir que recuerdo que había izquierda, y que Edu la pillaba. Recuerdo que Iñigo andaba de izquierdas. Pero más derecha en marea baja, derecha, siempre ha sido más derecha, al principio Laga ha sido muy de derecha, luego ya vinieron Alfonso y tal y pillaron

“fonsitos point” y ahí mejoró mucho la izquierda pero hasta entonces era más derecha, en baja el pico, así con pared, si hay más grande mejor en marea alta. Y meternos hacia marea baja a la derecha en el Peñón…eso fue a partir de Gorriteño. Y luego ya los sudafricanos, que hubo dos o tres, alguno hasta famoso, Parman, y había dos o tres que andaban muy bien. El primer o que venía en un cuatr o latas… Con una tabla pequeñita, pequeña, pequeña, super hippy. ¡Tenía aura! Tenía que estar más tocado que la pera…igual se vino desde Sudáfrica con la furgo costeando porque tenía mapas de Marruecos y Portugal así que no sé de dónde vendría, pero teniendo mapa de Marruecos…y cómo andaban los sudafricanos, qué bien, ahí también mejoramos un pelín. Pero Mundaka, el recuerdo es de ir y no haber nadie en el agua, luego ya más tarde sí había furgonetas pero no tengo el recuerdo hasta muy tarde, cuando vino ya Craig y Martin se hizo amigo, no recuerdo, se metería gente pero casi estaba vacío, mal tiempo… No había gente Algún valiente que aparecería por ahí se metería pero no No había un círculo de gente pendiente de Mundaka… No. Eso dice también Edorta Gir oni, que no había mucha gente pendiente. Sí, siempre miedo, respeto a la barra de Mundaka, hoy todavía a los arrantzales… Baños de Ogella… Jodé, Ogella, muy bueno, bonito, es la sensación de libertad, disfrutar con amigos, buen tiempo, buen paisaje, viento, surf, olas bonitas, siete en el agua, no le tengo recuerdo de mucha, mucha gente a Ogella, la bajada terrible andando, que si había llovido entre semana, que antes llovía cantidad, no podías bajar en coche, muchos baños no se daban en Ogella por eso, porque había llovido. Pero cuando fuimos a Ogella por primera vez, porque estabas tú también… No sé, a nosotr os nos decía Edorta… Recuerdo una sesión con Alfonso hasta última hora. Una sesión inolvidable, dos metros, tres en el agua y vosotros hasta ultima hora. Aprender lo de todo el verano Y lo de toda la vida. Yo creo que a nosotros nos llevó un inglés que dio su chapita en Laga, Douglas, aquél nos dijo, aunque dicen que el primero fue Gandarias… Susaeta, de la misma cuadrilla, hacia el 72. ¡¡Setenta y dos!! La familia es de allí. Iban allí Es que el 72 con rocas, con mar… Eran grandes surfers, desde el 68…ellos sí, ¿te par ece muy temprano para Ogeia? ¿Y Nick Labery? Me acuerdo en Mundaka. No recuerdo a nadie andar con él en Mundaka, meterse así en el


tubo(con las manos detrás de la espalda), le he visto este verano, estaba gordito, no, sin tabla. Se cebó con el surf. El padre le obligaba, pero si te obliga no te metes al tubo de esa manera, cómo andaba, sí que fue bueno, porque podía haber llegado lejos. Como Eneko, que igual ha hecho un sacrificio de la leche todos estos años. Lavery se cansó, como yo aquella vez en Mundaka que pensé: “he hecho todo lo que podía llegar a hacer…” Más gente, los de Pedernales, Lekeitio, Flecher… Uh, aquel que venía con él que era malo, no de que hacía mal sino que daba miedo. ¡Platanito! Daba miedo a todos, no sé qué tenía. Mala pinta. Los de Pedernales vendrían a la vez que Iñigo y yo, son parecidos, Alvarito, Tobalina, Ramón, esa cuadrilla, y luego Inaxio pero no tanto, Flecher y Platanito... Flecher tenía fama de buen surfer Era buen surfer , venía bastante, ya de mayores recuerdo sesiones de estar con los de Pedernales, sesiones de estar diez, después de lo de Gorriteño, y venían con tablas de una quilla, recuerdo verles bajar andando por allí con las tablas largas y de una quilla y juntarnos igual diez, sí, buen ambiente, no había problemás, estaba todo el mundo a buen rollete, y aprendías porque querías ver gente para aprender, gente que sepa un poco y a ver qué cosas se puede hacer ahí. Tobalina… Ha sido muy bueno y Alvarito, de chaval anduvo muy bien y luego como todos, época rebelde, pero tiene 40 años y ahí esta, el año pasado estaba en Mundaka y Tobalina muy bueno, mucha clase. Ésos son los que recuerdo de Pedernales, creo que había alguien anterior, Flecher pero Flecher era de Donosti en realidad, hacía surf en Donosti.

Los de Lekeitio Pero después de las tablas de una quilla, ya con tablas de dos o incluso tres, posterior a los de Pedernales: Anton, Frank, el venezolano y el dueño del Ekaitz, y Mike, primero Mike iba con el venezolano y con Javi y luego ya vino con Anton. Bueno, que tal con la tabla nueva. Cuéntame tus sensaciones… Es que cuando hay que clavar, para que no me lleve la serie hasta la orilla, que con un tablón es un problema, cinco metros para atrás cada ola, para que no pase eso, y para llegar al pico te hace falta una tabla pequeñita Verano 2003… Bien, vuelvo a pasarme a tabla pequeña, que pequeña le llamo 7’4’’, una Barbarito que anda estupendamente, en una ola de metro y medio pasado hago dos o tres reentries y un giro para atrás, bien, estupendo, anda de maravilla y me obliga a bajar abajo, mirar arriba al labio y girar hasta allí arriba, pero acaba la sesión y digo, “qué agote y qué destroce de olas y qué todo”, si lo que me apetece es ir en una ola tranquila y disfrutar de la ola y no ir haciendo giros radicales ni reentries ni nada de eso, no es lo que me llama ahora mismo, me gusta más el surf tranquilo y antiguo, clásico


OCTUBRE Por Barbarito

Momentu honetan, nota hauek iskribatzen ditudanean, Barbarito Lanzaroten dago. Hala ere, alde egin baino lehen kontatu zidan Urriko egonaldia. Urte asko pasatu dira bera Lanzarotera joan barik. Alvaro Azaroan etorri zenean irlagaz maiteminduta zirudien ostabe. Sifon egiterakoan eskatu nion argazkiak komentatzea eta hauxe da gutxi gorabehera momentu batean gogoratu zuena eta kopiatu nuena. Hau irakurtzen duzunean posible da zure alboan egotea, Mundakan edo Lagan, baina zihurrena da irlan bueltatu dadila.


CANARIO Las Palmas al final desde Confital


Julián Cuello, Confital

“Este otoño de 2003 he vuelto a Lanzarote después de mucho tiempo. Allí he pasado grandes momentos y es donde vive Lenny Perdomo. Hace poco ha puesto una tienda de surf. Está en su misma casa, en Famara, que está al noroeste, en frente de la Graciosa, y es la playa mas larga de Lanzarote. Las playas más famosas, los picos mas importantes están alrededor. En Famara hay olas de playa pero a la izquierda se encuentra San Juan y pasando el pueblo de So, a pocos

kilómetros, están los picos fuertes, el Quemao, la izquierda de la Santa, el Complejo, la derecha de la Santa, son muchas olas alrededor en pocos kilómetros; picos ya muy conocidos. Todas las olas de Lanzarote lo son desde hace bastantes años ya que han pasado muchos guiris y hay canarios muy antiguos por ahí haciendo surf, como el Halcón. Cuando estuve la primera vez ya se hacía surf pero era poca gente. Fui hace dieciocho años y sí recuerdo que había muy pocos surfistas en la

isla. Hasta te compraban las cosas, el equipo. He notado ahora mucho cambio. Al este de la isla, a un cuarto de hora hay una ola increíble. Antes surfeamos solos completamente. Pero en esa ola no me he metido estos días. Ya es imposible. Por los locales, que en cuanto sale, se peta, temprano ya se puede pillar pero también hay gente como ocurre en Mundaka. Durante tiempo he dicho que era la mas bonita de surfear pero


más tarde cogí el Muelle y he estado ya confuso toda la vida sobre cual es la mejor, el Muelle de Famara es más ola, mas cañera, con secciones huecas y tuberas y encima de la lastra de volcán. Hay locales por todas las esquinas, locales de la izquierda de la Santa, de Famara, locales del Este, de Punta Mujeres, pero todos los de la isla se pueden mezclar en un momento dado. Lenny suele entrar sobre todo en San Juan y en la playa de Famara. En San Juan he cogido olas casi todos los días y grande además. Metro y medio a dos y medio. Eso sí, los locales comprenden una cosa: que Lanzarote es una isla turística y no es cuestión de echar a los guiris y les tienen que respetar y hacer entender las cosas pero de buena maneras porque les están dejando la tela además de quitar las olas. Un día coincidieron aparte de Lenny el actual campeón de Europa que es Patrick Breven, y los Acero, que iban a competir porque había campeonatos en octubre. Fui a los tres últimos campeonatos que quedan del circuito europeo acompañando a Lenny . En todos los campeonatos cuadraba con esta gente, bien en el viaje en barco o en la playa pillando olas, donde estaban entrenando todos los surfistas, los franceses, los portugueses, los vascos, los cántabros. Compartiendo días en hotel con alguna gente de Fuerteventura. He estado en varias de las islas. La ola de Cofital es una ola brutal y se puede hacer surf ahora que han desaparecido las chabolas, que era un riesgo que había además de la fuerza de la ola. En el norte de las Palmas, al final de la playa, están las Canteras. Suele haber mucha gente. La ola es impresionante. Chupa de alante, va encima de la piedra chupando de dentro, y se queda sin agua. No me metí en el Confital pero estuve sacando fotos. Ganas no me faltaron. Y a había estado en Las Palmas antes. Lo había pillado pequeñito. Manolo nos llevó, un surfero local de allí, del Confital. y estuvimos tranquilos. Hubo olas en los campeonatos desde el de San Juan y en el de las Palmas un día, pero en Tenerife las olas fallaron menos un día, que hubo pequeñito, no gran cosa, hubo bastante poco en general menos en el campeonato de Lanzarote, que estuvo muy potente, con pared y tuberas. La final y semifinales fueron impresionantes, de maniobras muy fuertes y la gente gritando del espectáculo que se veía. V inieron

temporales el día de los cuartos. Fue a finales de octubre. En Lanzarote hay luz perpetua. A veces cuando vienen las lluvias se encapota pero hay luz aunque haya nubes. Lo que más llama la atención es el calorcito y la luz también y cómo son las islas, volcanes, totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados, y mar por todos los lados, claro, impresiona de otra manera todo. Te relajas todo. La gente va mas tranqui, igual sí, pero habrá gente que lleva también su ritmo cotidiano, intenso, aunque conozco a muchos que no. ¿el ritmo canario ? Los campesinos se levantan pronto y durante el día se tumban a la sombra, por el calor, es como el desierto, sólo que te da el aire. Entre los campesinos conozco gente autentica, auténticos, Agapito, que siempre me prepara gofio para la vuelta, Una bolsa que me gusta para desayunar, lo hace con sumillo en vez de maíz, se llama así, y su mujer me hace un bizcochín, y algún otro por So también conozco. Esa foto del Confital es de Julián Cuello, un chaval que habrá quedado entre los veinte primeros, de Las Palmas, aunque veranea mucho por Zarauz o estudiaba o estudia por aquí y es super radical, maniobras jartas, aéreos muy potentes. Gente surfera buena son Franito, Josemaría Cabrera, Lenny, los canarios se mueven pero también se puede coger ese nivel con las olas de ahí; todos han ido a Indonesia, Australia, se pegan unos viajes...en algún lado de la isla siempre hay olas. He sentido un buen ambiente con todos los locales de Famara viviendo con ellos y ya he pasado mas veces y me conocen, estoy como en casa. Fuimos a Tenerife y las olas de las Américas tienen una pinta buenísima solo que la he visto muy pequeña pero cuando sale con tamaño es una ola con mucha pared. Larga, secciones de tubo para girar y de revista, de foto. Cogí en San Juan lo mejor, dos metros, buen ambiente porque fuimos temprano pero hubo tantas olas todo el día que la gente se cansaba, te dabas tres o cuatro baños, buscando el momento para estar mas tranquilo, las mareas no se movían mucho. En el muelle también fueron perfectas ese mismo día, fue una semana entera, completa. La gente se hacía tubos en el muelle, en San Juan no hubo muchos tubos pero la ola se ponía como una pared que levanta encima de una loseta. En el pico es también muy levantada.


No quiero que acabes este articulo sin mencionar a algunos de mis compañeros en esta estancia en Lanzarote: Manuel Lezcano, un tío majo que siempre cuenta contigo para todo, un tío amable, te viene a buscar. El Chispas, el Moro de Tahiche, el otro Moro, Lenny , claro, Menguey , Agapito y su mujer , Coco, Francois, Jeimi y sus amiguetes, los chavales, he conocido a éstos y muchos otros surfistas. A Kurt también le he conocido, el músico albañil. Heraclis. Jeimi es un chavalillo que siempre está metido por Famara y San Juan, el Muelle, por la playa de Famara, con sus amiguetes, siempre está metiendo horas, se lo pasan bien surfeando. Anda bien. Su tabla era un poco grande y llevaba yo una tabla finita y cambió y fue fuerte pasar a una tabla como para su peso, el tío estaba muy contento. Desde aquello lleva Barbarito, le tengo que hacer alguna tabla más. Es un chaval muy amable. Esto es todo, Joserra, gracias por tu paciencia, a ver qué tal queda.”


UN PINTOR Y SURFER

EN LANZAROTE

Por Barbarito

¿Manolo Lezcano? Un surfista de las Palmas, pintor famoso de las islas, se dedica a la acuarela, y usa tierra siempre que sea de las islas. T iene dos caballos y le gusta ir a cabalgar por el desierto.¿Dónde vive? En Lanzarote, vive con sus caballos, y el primer baño siempre se lo da el en algún sitio. Lleva pintando desde hace mucho tiempo. Su obra es muy reconocida. Estuve en una exposición que inauguró en octubre y había vendido unos cuantos cuadros en la misma exposición. Es cotizado. Como surfer usa una tabla de seis tres, o seis cuatro, hasta siete cero, no es tablonero, no, y se tira a olas fuertes. T iene su casa pintada del color del desierto para que no se distinga desde lejos. Me la enseñó y me dijo: mira, y tenía el mismo tono del color del desierto en el horizonte; las demás casas del entorno son blancas y se ven desde lejos. Creo que resulta más relajante hasta para los caballos y en general da sensación de sosiego, el ocre. Es como un color tierra claro. Desde pequeño se ve que ha pasado tiempo en la playa, en Las Palmas, y ha vivido la playa desde antes de hacer surf. Ahora la tiene enfrente de casa, en Lanzarote, porque se fue a Lanzarote hace un tiempo. Dejó Las Palmas, como otros muchos. Posiblemente por la tranquilidad.


UNA TIKI EN TAPIA DE CASARIEGO UNA TIKI EN T APIA DE CASARIEGO Por agustidomenech.@ Hola xicos, soy el tio de tapia que tenía la Tiki aquella de una quilla para vosotros tan wapa para mi tan desconocida. Bueno, lo prometido es deuda y aquí os envío más o menos la estraña historia de esta antiguedad que flota y flota y flota...Pues a ello, la historia comenzó cuando Robert Gulley pionero del surf en Tapia keria desacerse de esta maravilla de tabla que a nadie de la zona le gustaba más que nada porque muxos no sabían todavía lo que significaba la palabra SURF y no sabían cómo ni cuando poder utilizarla. Entonces Robert empezó a poner cartelitos por todo el muelle tapiego y algunos de los arboles que había por la playa (por cierto los cartelitos para mas inri estaban en inglés, imaginaos la peña cómo fliparia). Mi tío pues como hombre culto que es y conocedor del surf y de la marca T iki y de algunas palabras en inglés se dijo para sus adentros "coño, porque no la compro y así cuando llegue a la playa las pavas diran mira que tio" y decidido se subió para la reburdia dirección que ponía el papelito a falar (como decimos por aki) con el vendedor. Cuando llegó a la casa de los hermanos Gulley no se hallaba nadie dentro de ella puesto que ya sabian marxado para Australia (si pensareis "joer que listos, ponen un cartel para vender una tabla i se piran" pos sí fue asi). Por lo que tuvo que esperar unos meses mas hasta que vio a Robert y le comentó que estaba interesado en comprarle aquella T iki. El directamente ya ni se la vendio, se la regaló, Gulley ya tenía tablas

de dos quillas, qué os creéis, él ya era alguien en el mundo del surf asturiano. A partir de ese momento la historia de la tabla son muxas horas de agua tanto en playas como T apia, Peñarronda, Foz e incluso alguna entradita en gijon (San Lorenzo) y Salinas.Durante un tiempo estuvo tirada en el desván de la casa de mis tíos, claro, ellos ya no están para los trotes de remar con una tabla de mas de 5 kilos y yo por fin la recuperé hace aproximadamente 2 semanas cuando barbarito y eddy andaban por tierras asturianas y me contaron que esa tabla era buena . Yo sinceramente flipé porque claro, es q ni punto de comparación con las de esa nueva marca que lleva Lenni, una tal barbarito que hacen en un taller de coxes (un poco de peloteo para que me mandeis la revista no viene mal). Xicos encantado de haberos conocido y espero vuestra respuesta. BUENAS OLAS Y NUNCA MAIS (q venga aznar a limpiar)


Orain dela urtetxo bat, 2003ko otsailan, izan nuen Los Coronas taldearen kitarrajoleekin hitz egiteko aukera. Bilbon kontzertu bat emon baino lehen izan zen bilera. Orduan Jakin nuen hondartza gustatzen zaiela, Kantauri itsasoen hondartzatatik hondartzara kotxea gidatzea eta surf munduari dagozkion gauzak jabetzaz hartzea surferrek asko baino gehiago be gogoz egiten dutela. Fernando Pardok Sex Museum taldea osatzen su. David Krahe, No Wonderengan du bere beste proiektua. Baina Fender kitarrak behin erosi eben Los Coronasengan pentsatzen. Dick Dale influentzia nagusiena dute madrildar hauek, Link Wray edo Dave Allan baino gehiago.


-¿Hablamos de cultura del surf? Una de las partes fundamentales es la música, pero no es la única… Fernando Pardo y David Krahe- Otra es la ropa, el cine. John Millius, el Gran Miércoles… Una película superclásica surfera que no se ve en españa es The Endless Summer, la de Bruce Brown. FP - Lo que pasa es que a partir de los cincuenta y los sesenta lo que hay primero son películas playeras. Luego Hot Rods, que son derivados. Y hubo un tercer derivado, tío, muy poco conocido. Se pasó del surf y el rollo surfero al hot rod y el rollo hotrodero, incluido Elvis, vale, y el tercer subgenéro era en la nieve, y hasta James Brown hizo una película de ésas, ¿no te suena haber visto fotos? DK- Me suena… FP- Salen con un jersey como de nieve, y se desarrolla en estaciones de esquí e intentaron hacer esta tercera parte que digo en el 66 o por ahí, que era el rollo de ... DK- Deslizarse pero en la nieve… FP - “Avalancha” y cosas así, cambiaron los títulos, y entonces cuando una canción se llamaba Baja, luego se llamaba Drugster o Little 452 y de pronto ya era Avalancha, la misma canción. Buenísimo el rollo ése. JR - ¿Los Ventures no tocaban también de James Bond? DK-El rollo misterio de detectives y cosas así… JR- Pero no era sólo guitarras, los vientos también son algo importante, ¿o cómo lo veis? DK-En los clásicos de hot rod uno de los instrumentos fundamentales es el saxo, en muchas canciones hay un saxo. JR- Incluso con orquesta, digo, ¿sigue siendo surf? DK-Forma parte del género musical y luego hay pequeñas interpretaciones o desviaciones el género central. FP-Es que definir la música surf…es algo muy acotado, justo una época como del 61 al 64 antes de que derivara el hot rod, y tenía mucho que ver con ciertos efectos, con ciertas guitarras, con una nueva forma de...yo creo que es la primera generación, en los USA al menos, que la juventud conectó en masa con la moda del momento. Porque todos los rocanroleros eran un poco más mayores, no hubo una generación de rocanroleros que se conocieran y triunfaran y sacaran singles. Primero fueron los surferos, luego los garageros. Se ve ya ahí surferos, todos los grupos empiezan a tener buenos instrumentos, Fender, que en la época eran muy caros, y ellos los tienen, con 18 años, con 19, se les ve ahí con sus pintillas, todo puestecitos...Es como si dijeran " ey, chicos, lo que mola ahora es el surf”, y entonces se apuntaron, a los dos años "no, es el dragster"," a los tres años "no, es el garaje", "ah, bueno, bueno", a los cuatro años "es la sicodelia" DK- Es el country… FP- El blues rock. DK- Hay que tener en cuenta que algunos grupos, los V entures, después de una carrera musical tan larga y tan dilatada, fueron dando muchas vueltas y por el camino hicieron muchos discos de diferente tipo, algunos más orientados hacia clásicos convencionales del pop de los sesenta, otros más country , otros más… FP- Los Ventures fueron maestros en una cosa en la que nosostros hemos cogido el testigo: coger clásicos, por ejemplo una canción de los Beatles, y la conviertes en

instrumental, o una canción de Nirvana y la conviertes en instrumental. Conservas toda la melodía que puede haber, siempre tiene que haber bastante melodía, y luego el ritmo, le das un ritmo surfero. Nosotros hacemos bastante eso, hay que decirlo. Esta noche habrá varias que te darán ganas de ponerte a cantar en karaoke, que dirás, ostias, aquí falta el cantante, y es influencia de los Ventures, de coger un clásico y convertirlo en una canción surfera. Antes lo hacíamos con Metalica, el Little Sadam lo tocábamos en versión surfera. JR -¿El rif f es particular también? DK - En ausencia de voz el riff de la guitarra es el que marca la pauta en una canción. JR - ¿Pero sólo porque no hay voz o es que se repiten las notas o son muy rápidas…? ¿Cómo se definiría? DK -Hombre, la guitarra viene a cumplir la función del estribillo en una canción con voz. Entonces en una canción con cantante el estribillo se repite, en un instrumental el riff de guitarra viene a cumplir la función de ese estribillo. FP- Es que ten en cuenta, hay que plantearse: ¿por qué en el siglo veinte es tan importante tener un cantante, si en los siglos anteriores toda la música tradicional era sin voz?, y de pronto en este siglo pasa a ser fundamental. DK- La música de baile... FP- …es instrumental, y que hubiera uno que cantara está bien, pero todo lo que está escrito, salvo ciertas óperas, la mayoría de la música clásica es instrumental, la música que se ha transmitido, desde música de juglares y tal. Nosotros rompemos con eso. Nosotros somos un grupo ante todo, que estamos dispuestos a que no haya cantante, si hace falta que haya más unión y que no haya cantante no hay problema, nosotros sacamos nuestras guitarras, que son lo suficientemente bonitas y ahí conseguimos un grupo tipo piño, venga Loza, empiñémonos (al batera, que está presenciando la entrevista). JR- Los cantantes son algo accesorio a la música y a la música surf… FP – Sí, es que los cantantes es un elemento para atraer jovencitas, eso es verdad, y es fundamental. Entonces buscan ellas el chico que les pudiera dar esa vida de princesitas y príncipes, y ellos a esa persona que puedan emular y algún día incluso superar. Me imagino que en el fondo mientras la música clásica era música instrumental, la música de baile en un pueblo de… Palencia era cantada, había un jotero que cantaba su jota, me imagino que el cantante es como continuar con esa historia tan absolutamente popular que a veces es baturra. Comparemos el tener un cantante en tu grupo con ser un poco...zoquete. Nosotros tenemos la clase que tenía Mozart, Chopin, V ivaldi, cualquiera de ellos...¡¡No, tío!! ¡Los instrumentos son suficientemente expresivos porque tenemos la suficiente habilidad para sacarles esa expresividad! Sí, señor, lo acabo de descubrir ahora, después de todo tenemos nuestro talento. JR- En realidad yo lo que te quería pedir entonces es que machacaras a Brian Wilson... DK- ¿Cómo vamos a machacarlo, por qué? JR- Las voces son importantes en los Beach Boys, y además se han llevado el “san benito” de la música surf. FP- Wilson es representante más bien de la música californiana, por decirlo de

alguna manera. Él representa ese rollo californiano. DK- Como los Beatles representan a Liverpool, pues los Beach Boys a la música californiana. JR- Que no es lo mismo que la música surf. FP- No, la música surf sale más de Dick Dale, más de otros tipo de gentes... Entonces él, Brian Wilson, realmente, el grupo que tenía grabando sus primeros discos, tenía un sonido muy surfero, porque era el sonido de moda en California, entonces... juntando las cosas a capela que hacían Jane & Dean o gente un poco anterior , con toda esa movida surfera…pues el resultado final son los Beach Boys, que es muy bueno. Pero claro, ten en cuenta, los Beach Boys es un grupo Maisntream, puro Mainstream. Está Phil Spector detrás, está Hal Blaine tocando la batería, esta Carol Caye tocando el bajo, esta T omy T edesco tocando la guitarra, o Glen Campell haciendo coros...O sea, es un grupo que realmente...es como OT, qué coño, lo que pasa es que hay un tío con mucho talento, que hacía canciones cojonudas. DK- Brian Wilson. FP- Pero el resto es un grupo de tíos relativamente mayores dejando bien claro que “mira, esta modita juvenil que es el surf nosotros lo hacemos con la gorra”, y la putada es que tenían toda la razón, lo hacían con la gorra. Y Hal Blaine, el batería de la Wrecking Crew, que grabó casi todos los discos, incluido Pet Sounds, de los Beach Boys, además de alguno de Buffalo Springfield, casi íntegro el primero LP de los Byrds… esa gente era capaz de coger esa esencia y hacerlo de puta madre. Y los Beach Boys se aprovecharon de eso mogollón, pero ellos como creadores no, ellos o su productor básicamente, supo asimilar perfectamente todo ese rollo efervescente de “¡joé, las chicas!, ¡California! Es que California en el 61, 62, tuvo que ser la polla, tío. O sea, la polla, ojalá pudiera pasar un veraneo ahora, viaje en el tiempo, allí. JR- Pero los cincuenta todavía más...la cultura surf, las tablas de madera, cuando empiezan las tablas de plástico… DK- El foam JR- Muchos lo dejan, la masificación... DK- Claro, claro, lo que pasa es que las tablas de madera pesaban cuarenta kilos… JR- La cultura surf que nosotros conocemos es precisamente la de los sesenta, no la de los cincuenta. DK- Se pierde todo porque empieza la masificación brutal. FP- También hay que tener en cuenta que los BB consiguieron sus números uno también de hits que consiguieron pegar fuerte ahí en las listas y era una de las fuentes de las cuales bebían casi todos los grupos instrumentales, coger canciones muy conocidas a lo mejor , y hacer versiones instrumentales, así grupos como los Sentinals hacían su versión instrumental de una canción de los BB que a su vez era cantada y que a su vez los BB habían cogido la primera canción de Chuck Berry pero la habían convertido en surfera porque tenía una base cojonuda que hacía que todo sonara como el rollo que tenía que sonar… La verdad es que tiene su complicación, es como para escribir una pequeña tesis.


de profeso pos ex uchos. ru g r e c a apare entales, pero mos Unidos po de ti te instrum ieron en Estad pa también. s e ), todo nseguirlo! (¿ s Aparec imo, y en Euro adowin Planet, re tu co en on los Vs era ¡hay que acia atrás a lo c muchís y Man in a Shsí. h la e ue il s q o fu id y v m a o ta h ra n m Shadowastroman, y a Jackets ahí ti nove do, y , e ego de ego ya en los Antes de omplicaue coge ahora u c L Man or asta los Strait an Laika and th e c re . a lu q o .. p y h n s í b ia , a S ía Y c s ta ti c n e ré es JR bes DK importa gún inte o, que d Europa ta lo de añadir lamundo comen Tarantin o no había nin biera grupos, ía FP - Ennauts. s creo. l, u n l b ta h ti o anteriorelandeses osm todo e o… Taran ecir que no pos, pero ha C n damen n ra e fu s s s o o e n Taranti de Tarantino ental, si no quiere dn huevo de grusotros DK - És arecieron los h tocar...Trebelou m o te u p a a o L n d A n N e ía n . g b ro s , y FP ha FP mente fu no... ogollón que vinie n el 91 co interé os absolutahabido Taranti r de Corky muy po mos a tocar e ien más o men s aquellos , pero había mrollo y según la a l b rs b o ra z e e a tion ba hubie béis oído h empe mos a sonar ahí... Salíam o Punk le gusta ula de Pulp Ficival. e u q la v c JR - Ha . empeza y a tocar por s decían “ah, y a la pelí ie de re Carroll.. claro, claro en el 93a un sitio y no Beach Boys”, apareciómo una espec í, o r n c S a la c o p l FP a to hub e era en “¿¿¿¿e s intenta ERB un DK - Sí.orky Carroll! creía qu siguiente era “dónde está el LA REV música a vece duda es si de ído ning o e h o i ró lo a o de e du FP - ¡C qué tal es? N luego JR - L ntar cosas, m lguna relación r ????” L a pregunta qu ra “oye, te Y n -¿ ta n R a n e J c represe veis que hay a las olas, el ma ” era u uiente s dre disco. n, de puta ma r President… cantanteluego ya lo sigy tú me apuntalo verdad música surf y ños. Y oy un papel e surf del esti con la FP - Bie disco Surfer fos del 81, de la e a entre la one quea vez de p u s ira, te d pos de esos d eso. JR – El ro ese disco e n, la época d o e m y s ru algun mbre, s”. FP - Pe e los Huntingtocon su pequeñ varios gas y así…” DK- Ho .¿Tú has oído sonido de un os disco onaba a d n a c l .. a u e ib o to c rb a o e e ro e d v p u p u é q re com mo s ibrando agera `) arroll, q - “…me ue veíamos có nera ex r con reverb v contra algo?, K a Corky C tupecito así (… D m … o l tí l, q do ado tupé, un muy bizarro e), es que si FP-Tota ya en el 95... de grupos que amplific dolo o golpeanagerado que a hino y o un aluvión de la música olpeán onido muy ex JR - Era s Packards(¿ ll…era la époc a c g in l s rb? Caro ortad FP - Y lo DK- …v ban el reviva grupos de los es ese que es … en reve a Corky s, tenían una pa en s ra e e a c y p ce o onsiste s principales u n c re c lí ro d a a o e o co re p s d p o e w to l, y u to ta q oll o. bre en fec fue de los H a, salía un tío a el Quasimod instrum , claro. JR- ¿Soes uno de los e sa evocación. ta arantinola gente e am í, T n ll a S e e n g v s o n o K c buenísim e n te D , u ! nces tura q uñoz e que ronto una posa de Mickey M FP- Ento, porque de p era cool, que que hac s e le ¡L o e íb ll u – e q ! re u c a R q J in s todo lo uy buen ó que a ión FP - ¡M que a nosotroical...estamos t encontr molaba. r la canc s h s o E u be mete ig ll a e m N s u e q o ra DK a th e m rf ó d su ue c n an tenían la culturapapados. Joh JR- Es q li… pos queica surf as ru e d m g p a e . n rt y o la o ra u d p s n e m e cos, las o sea to rincipio de la mú Riders, fijáis en los dis FP- Al p con la cultura s discos s s r u O o e s v n -¿ , propias en JR que historia iscos...? e ral, que nciones s de los d , no, conocer lalos ochenta loos en gene ían algunas cantal como pued n troduc ica instrume go empezaro FP - No ya mucho en dos los derivad os in e ús gustaba e surf punk, to te Naranja, tod na de la m med Youth, y lu d n u ta e s n lg g o U a c A n dis ser s do tenía ía, hasta que habde vez en cuan era, Las Gogo rf e u los qu de alguna s versión


JR -¿Dave Allan FP - Pero Dave ? FP - Es que el su rf Más sucio, más Allan es más fuzz. el sentido de que eses agresivo en ag re sivo. Sí que trepid es tá de pu ta m de ci r, qu ad e tie ne qu e ve r ante, es modos con todo re ... De to do s co n lo tre pid an te que pu yo creo que origlo del rollo surfero de una ola de se ede suponer tirarte in al m en te, por lo menos la música meterte en un tu is metros ¡uahhh! bo primerizos era alg de Dick Dale y los qu e te dé un subidóny luego salir y o de que ver con el de que tenía mucho e n o r m e . . . o e s n o s t á adrenalina lgico y realmente agresiv porte, era algo ev oc ador… metías ahí, había o, envolvente, te DK -… es inv m om ier no entos que te relajaba mucho, verano pasado. y me acuerdo del subida BRUTAL. luego pegaba una FP M e acuerdo forma inicial teníIgual sí que de esa de tal playa, “qué del verano pasado, remontar una ola a que ver con el pu es ta de so l”, momentos aquella , llegar al momen tie el momento éste to, c o n n o t a c i o n e s ne es as do s , la a no ta s qu e es tá de subidón que tre pi da nt e co ne ct a co ng r e s i v a s ah í, lu eg o el chapuzón, eso de m uc ho s gr up os punkeros, de la escena del se gu nd os de ba que estás cinco pu nk am er jo ica de no l ag ua qu e . parece que está DK - Hay cantid ad de grup ¡tumg tumg tumg!s un minuto ¡ah! De ad Ke nnedys, el guita os: los que con el tiempo Lo que pasa es m am ado, mamaba muc rrista ha hísimo pero veces corre pelig el rollo surfero a m uc hí simo el rollo surf… ro de convertirse en una especie FP -Y se de no ta en easy listening, está como a un el Police T ruck muchas canciones, y toda grupo surf: puespalmo. Toco en un em pie zan “trannn-tumms esas que ” casi es el mundo piensa, “a entonces todo el Pi peline o todas és tas… ésas como de Ra h, cancioncitas de DK ¿Y el y Holid as ce ns or, ¿n o? Connif, como de tío ?? T ie ne m ogay in Cambodia, ol ló n de co sa s re al m en te el ro ” Y o cr eo qu e su rfe ras. llo su rfe ro es agresivo. JR - ¿P or el rit m JR- Hay mencio FP - Por el ritmo o so br e to do ? y la guitarra sobr de l su rf en lo s nes muy clásicas to e do. Ra m on es po r ejemplo… DK – Y los arpegio s, los ritmos, las DK- Es que para melodías... Ve nt ur es so n fulos Ramones los FP Es el nd pr imer am en ta le s. JR- ¿Cuál es la pone una hand baguitarrista que te conexión con el punk? de las grandes, cker, una pastilla una Strato para tipo de Gibson, a tener todo el twan

pero ganar toda la fuerza de una hanbacker que su que siga teniend ene gorda pero rararan”. Y luegoo el “tuan-tuan-ranha copiado toda eso es algo que Billy Jo, Green Dala generación de van con su estra y, todo éstos que to con una pastilla grande. DK - Co n un a pa bobina detrás, qu st illa de do bl e e tiene mucha más gordura… FP - Que en plan habitual, o ibas punkero no era Gibson pero esocon Fender o con hacer un híbrido, de ir con Fender y que tienes el tuan de uno pero la po DK - T iene muc tencia de otra... fa ct or tra ns gr esho que ver con el romper las pautasor de l pu nk , el FP - Antes coger … para hacerle un aguna estratocaster una pastilla de do ujero para meterle ser un sacrilegio ble bobina podía DK - Todos esos. que a nosotros nogrupos punkeros los Dead Kenned s molan mucho, mogollón de rolloys, los Nuns, tienen punkeros, son gr surfero. Son muy upos muy punkis.


HAWAI JR – Cambiamos un poco… ¿Lo hawaiano? ¿También hay una raíz o es paranoia?? DK - Hombre, yo soy coleccionista de discos de éstos de música hawaiana que no sé quién coño los graba pero que me molan mogollón. Todos ahí “uhyyyy”, con ukeleles, con… FP - Te los grababa yo, David, ya va siendo hora de que lo sepas. DK - Nunca figuran los músicos, Hawaii no sé qué, tal no sé cuantos, lees los nombres de las canciones, y ya está, no vienen los músicos, unas flores, unas hawaianas… JR - Hay cancioncillas de ésas en algunos discos de música surf, no es en parte una degeneración de aquello… DK - Los músicos de esos discos seguro que eran unos músicos de sesión de puta madre porque suenan todos de putamadre. JR - En los cincuenta la música surf era música hawaiana… DK – Sí, me imagino, salía un tipo surfeando y ponían ahí la típica melodía hawaiana “tuaaaararaaa riiin” SURFING JR - ¿Le dais al surf? DK - No me he puesto de pie en una tabla de surf en la puta vida, ni siquiera en la arena. FP - Es que romperías las quillas, es un grandullón. JR - Pero vamos, que os gusta ala playa FP - Sí, nos hemos hechos viajecitos ahí tirando desde Peniche, subiendo luego y llegando hasta Euskadi. Sí, es divertido, llegas ahí y vas de un sitio a otro, te dice uno, “ten cuidado en Ferrol que los locales son unos hijos de puta pero hay uno de Cedeira que es colega de no sé quien y no hay problema”...En ese plan. JR - Sigue habiendo cultura surf… DK - En Euskadi, en Galicia, en Asturias, hay mogollón…

JR - El parkin es un lugar de reunión como puede ser la pista de skate... DK - Claro, claro, en Galicia tenemos colegas, en Vigo, que salen de currar y se bajan noventa kilómetros a Portugal a una a playa, ¿dónde era donde tocamos? FP - Al norte de Portugal… DK - Se bajaba todos los días cuando anochecía, salía de currar a las seis, hasta una playa que tenía para el solito, relativamente. En Portugal tienen que salir grandes figuras del surf dentro de nada. LA MUSICA DE LOS SURFERS FP - No hay conciertos en los campeonatos, ¿por qué? DK - En campeonatos se buscaría más en caso de hacer un festival musical un grupo como Offspring porque conectaría mucho más con el público practicante del deporte, o Pennywyse que tiene mucho que ver con el mundo del hardcore, muchos de ellos californianos, la verdad, porque California suele ser la fuente de creatividad. FP - Es que los surferos del mundo oirán NOFX y oirán todo ese rollo, tío. JR – Como en los videos… FP - Es que muchos de esos grupos son los que ambientan musicalmente los videos del deporte. DK - Que no pega ni una mierda, porque no tiene que ver con el movimiento ni con la cadencia ni con el ritmo. JR - Pero el surf sí se ha hecho hardcore de movimientos… DK - Pero no tanto “tic-tic-tac-tic”. FP - El skate lo veo más cercano porque entre la subida en un bowl y la bajada son dos segundos, ¡zas-zas, tac-tac”. DK – Duane Peters, Steve Caballero, todos terminan ahí punkeando como animales. FP - Duane Peters era de los US BOMBS, y era un skater de principios de los ochenta de puta madre, pero es que la cadencia y el rollo que tienen el surf... DK - El surf es algo más continuo, para mí la interpretación es subirte en la cresta de una ola y tirarte tres minutos, ¡fuuuuuuuuuu! FP - Nueve segundos pero que parecen tres minutos, es la sensación de meterte debajo y te parece una eternidad y han sido siete segundos... No algo como un bowl que es algo inmediato, “pin-pan” DK - Es inmediato, tío, que tú subes y ya estás bajando, y eso sí le veo el hardcore. JR- Lo que pasa es que el skate ha influido en el surf… DK - Hay mogollón de influencia, ayer estuvimos viendo unos videos… JR - Las figuras son las mismas… FP - En el surf desde que llegó Gerry Lopez hubo una ruptura, me imagino que ahora habrá el rollo que divide a los soul surfers: lo que me gusta es irme yo solo con mi tablón y meterme y estar ahí solo con la naturaleza. Y luego la otra peña que dice “a mí lo que me mola son las chatis”. DK - ¡¡ Es la filigrana!! FP - Y la juerga que voy a tener luego por la noche, distinta filosofía pero... JR - Es que el punto transgresor del surf hay que buscarlo ya con lupa, a lo mejor esta en una playa contaminada de LA… DK - El punto transgresor ya no lo tiene. JR - ¿No lo encuentras por ningún lado? FP – No, pero desde hace mogollón, lo que decías tú de los cincuenta, derivaron a beatniks y pasaron de toda la movida porque se convirtió en un rollo de rubios cachitas que es lo que sigue siendo ahora. Es un rollo que a las tías les mola porque hay macizos, a los tíos les mola porque

atraen a las macizas. O sea: es básicamente la eterna guerra de los sexos chunga, en la playa. Es perfecto, la guerra de sexos juvenil. ¡Cowabunga! Hasta Tim Warren, el que montó Creep Records de donde salieron New Bomb Turks, pues el tío hasta patinando lo veía de esa manera, “yo es que paso del skate de ollies, figuras y no sé qué, yo me deslizo, tío, a mí me gusta deslizarme, yo los ejes muy blandos y a deslizarme, con las tablas tirando a muy grandes, ni quiero tablas con el nose y el tail exactamente igual para ir haciendo figuras, no, tío, es continuo tío, me puedo fumar un porro de marihuana y deslizarme”, eso es el rollo. Entonces, tiene que haber mogollón de peña que le pille el rollo a eso. Me imagino que toda la generación de surfers que empezaron en los ochenta ahora estarán llegando a ese punto de decir: “quiero pillar poca peña, no quiero exhibición, quiero pillar el momento justo de cuando está anocheciendo, el principio de octubre de puta madre, se ha vaciado un poco la playa”… Pero hay uno de esos por cada cincuenta de los otros, o sea que es una auténtica utopía. JR - Así que el punto transgresor complicado encontrarlo, sí… FP - El punto transgresor lo puedes encontrar en los que hacen versiones surferas, tío, que sabes que ellos son conscientes de que no se van a comer un colín, que no les van a hacer ni puto caso porque se van a creer que están haciendo una revisión de estilo. Realmente va a ser muy difícil hacerlo aquí en España y que alguien lo valore en su punto justo, porque es algo que no llega de forma ni vacilona, ni es la moda, además como lo hacían los jovenes surferos californianos tenía más que ver con un tío en bañador que con alguien que llevaba ropa. Entonces no hay un uniforme y ya no es tan molón. No es una moda que puedas copiar un uniforme. DK - Entonces para nosotros hacer surf sí que es difícil, tío. FP - Es dificilísimo. Aburrimos hasta a nuestras familias. Nuestros colegas nos dicen, el grupo no está mal, pero en la cara notamos que nos mienten. Vienen a nuestros conciertos y luego tienen no sé si la desfachatez o el buen gusto de no comentarnos ni siquiera que han estado allí. Pero tú les has visto, tío, y ellos no te dicen nada, se callan como putas. JR - Lo que no pasa con Sex Museum… FP - Ayer dimos un concierto en Burgos que fue cojonudo y dice uno “a ver cuándo venís con el grupo de verdad”. JR - Eso os quema… FP- A mí si, a mí me toca los cojones. JR - Para vosotros tienen la misma importancia ambos proyectos… FP - No, para mí más los Coronas. Los Coronas es la música que me ha molado toda la vida. JR - ¿En serio me dices? FP -Te digo totalmente en serio. Mira, a mí los Coronas es la música que me ha molado toda la vida. Mi padre cuando era joven tocaba en un grupo que hacía versiones de los Shadows y movidas así, o sea, en casa había mucho rockanrol y empecé a buscar el tipo de rollo surfero. Y joder, tengo mogollón, me encanta, tío, es un rollo que me encanta. Yo algún día tenia que tener un grupo surfero. Lo intente antes de Sex Museum, lo intenté durante Sex Museum dos veces, hasta que se pudo hacer el grupo. O sea, es cabezonería, había que hacerlo por cojones. Yo la primera vez que lo intenté fue en el 82, cuando tenía 17 años.


JR - Casi con Corky Carroll, macho. FP - No, pero vamos, además hay fotos y se ve el intento, ¿sabes? Y lo intentábamos, a mí me parecía guay, me imaginaba la vida en California en esa época...Y es que además todo el rollo punkero californiano me molaba mogollón. A mí los Dead Kennedys me impactaron también. JR - Y cogías la referencia del rollo californiano de antes… FP - La única ventaja de esto es que pudimos conseguir muy pronto instrumentos antiguos, que había a muy buen precio, a precios cojonudos, pero luego ya, pues claro... JR – Me comentáis un poco sobre vuestras guitarras… DK - Usamos casi todo Fender . FP - T anto amplificadores como guitarras... JR -Tenéis trucos de esos que habéis comentado antes con las pastillas y cosas de esas… DK - Tenemos un huevo. FP - Mogollón, somos arduos investigadores. DK - Es que para nosotros esto es la vida, ¿sabes? Yo que sé, para otros es el curro que tienen de lunes a viernes, para otros es el fútbol el fin de semana,

para nosotros es esto. Y además tiene lo bueno de que es un mundo muy pequeño, es muy pequeño. Entonces es como si en medio de un desierto se juntan dos colegas que hacen así (hace un gesto de taparse uno a otro) para que nadie les vea, que no les ve nadie, y se lo pasan teta diciendo “qué guay tío, somos los mejores, somos los mejores”. Entonces nos pasamos todo el puto día así, sabes, es la ostia. Nosotros llevamos así, ya, pues ¿qué son?, once o doce años, desde que empezamos con el grupo, tío. Que cuando empezamos teníamos diecinueve, o veinte como mucho. JR - Investigando y haciendo mil pruebas… FP - Sí, y en la búsqueda nosotros andábamos detrás de cosas muy concretas, teníamos que conseguir instrumentos anteriores al 65, y tenía que ser Fender. Entonces nos pusimos a hacer una búsqueda y conseguimos primero una Jaguar, una Fender Jaguar, que era la perfecta. Entonces nos hacia falta la Jazz Master. DK - Su complemento… FP - Y la Strato, que era la guitarra de Dick Dale, o de Hank Marvin. Entonces teníamos que tener ésas. En Madrid

encontramos la Jaguar, muy barata, de puta madre, pero claro, íbamos buscando ese tipo de guitarras muy antiguas y las otras dos las encontramos aquí, tío, Los Coronas hemos estado en Bilbao, ésta es la primera vez que tocamos pero la primera vez que estuvimos fue para comprar dos guitarras antiguas en Músicos al lado de San Mamés, al lado de la Catedral, y pillamos ésa y una Strato Roja que tenemos reparando que son dos joyas del 65, y las compramos aquí tío, en un sitio que no van ni los músicos de Bilbao. JR - ¡Saco la cámara…! FP – ¡Vaya Pentax! Nos mola todo lo antiguo… JR -Y a mí, le tengo cariño hasta a mi Clio… DK - Uno de los calificativos mas oídos en los conciertos de los Coronas entre el público es SUENA ANTIGUO, eso es un clásico. Lo bueno de estos trastos es que aquí hace diez años todavía no había llegado el boom y nadie lo quería. ¿A ver cuando os llega la moda surfera? Es que habéis estado aislados de ese rollito.


BREVE APUNTE HISTÓRICO SOBRE LA MÚSICA SURF Datan en el año 1959 el boom del surf americano. V a llegando entonces la masificación y el fenómeno de que muchos californianos movidos por el furor por las olas viajen a Hawaii. Otros conducían sus coches forrados de madera por la Highway 101. El Blue Fox en T ijuana ofrecía espectáculos bizarros y mucho tequila. En Los Angeles veían las películas de Bud Browne que eran guirigays elegantes de las diferentes tribus surferas que se iban formando, incluidos los nazis, si no fue algo más tarde lo de las cruces gamadas en el surf. El surf iba cogiendo también un mal nombre en opinión de Nat Young. En 1961 se creaba la United States Surfin Association que quería organizar a los buenos surfistas. Dick Dale era un surfista típico del sur de California, llevaba la guitarra a la playa y entre baño y baño con su tabla de 9’6’’, amenizaba la tarde a sus amigos. “ Era mucho poder el que sentía cuando hacía surf, y ese poder se lo transmitía a mi guitarra”, diría ya coronado rey de la guitarra surf. “Como no podía lograr esa fuerza cantando la música tomó el camino instrumental”, es su explicación de la aparición del rock instrumental. A causa de su popularidad muchas bandas se dedicaron a tocar la nueva música surf. En Santa Ana High School había muchos estudiantes surfistas y dos de ellos formaron en 1961 la base de los Chantays. El éxito fue inmediato en los bailes estudiantiles. Después de ver en el auditorio de la escuela una película con olas hawaianas con firma de Bruce Brown pusieron de nombre Pipeline a una canción que tenían y pronto se convirtió en numero uno.


EDORTA GIRONI

LOS COMIENZOS Edu es un local de Plencia y Barrika, de esta última playa guarda los mejores recuerdos. Eran días en los que desde que dejaba el coche hasta que volvía a él podía pasarse sin ver a nadie, más que un rebaño de ovejas. Ahora anda moviendo el cotarro desde el club Barrika. Además acompaña a su sobrino Alechu a los campeonatos, ojo con Alechu. Además Edu es uno de lo ssurfistas más interesados por todo lo que rodea al deporte del surf, su historia. Y en concreto la historia de los orígenes del surf en Polinesia. Guarda su segunda tabla de Michael Cundith, uno de los shapers que en los setenta colaboraron con Greenough en generar el surf actual. Tiene un tablón pero le está dando muchas vueltas a la idea de desenfundar su vieja single fin. T ambién es primo de Eddy Marmar, gracias a él comencé a hacer surf, pues además de darnos envidia nos consiguió una tabla naranja que todavía conservo. Se la compró a un hijo de Kiko Ledgard , sí, hombre, el alma del Un Dos tres Responda Otra Vez, aquel presentador de la tele que cayó de un balcón haciendo demostración de equilibrismo por culpa de un periodista timorato y ya no fue más el mismo. Uno de sus hijos era aficionado al skate y recaló en Barrika y como la tqabla estaba hecha polvo sólo nos costó 2.500 pelas. Seguramnte más de un gran surfer de la zona le debe a Edorta haber entrado muy niño a las preciosas olas entre singleras de Barrika. Camino de Donostia, donde estudió Derecho a trancas y barrancas, y donde vimos las pelis que pusieron los de Loreak Mendian, le grabé algunas palabras.


- Cuéntame cómo empezaste, Edu. - Mi primer baño fue en Plencia, estaba pequeño, fue el cuatro de abril de 1973 -Te acuerdas del día exacto. - Sí. 4 de abril de 1973. - Semana Santa… - Sí sería Semana Santa, sí. A remar allí, había poca mar. No sé si me meti en Gorliz, a probar cómo te sentabas, a ver cómo remabas en la tabla. Y luego a tirarte y ¡boom! te caías, con esos inventos de goma que te volvía la tabla para atras. La tabla la había conseguido en septiembre del año anterior . - ¿Y no la habías usado en todo el invienro? - No. -Estarías negro. -Estaba negro. La tabla la compré a finales de septiembre, cuando hice diecissiete años y luego entró mal tiempo y ya me dije: “espero a primavera”. - ¿Tenias traje? - Creo que lo compré el año siguiente, un ¿bolero, gul, lo compré en Jo Moraitz, en la tienda de Biarritz, era un Long John, largo sin mangas y luego por encima la chaquetilla. - Lo que se usaba - Traje entero que yo sepa no había, y luego salieron con la cremallera en el pecho que tengo alguna foto. Iba sobre todo con Jesus Iturmendi, y empezamos esa Semana santa. - ¿La ola de Plencia era la de ahora o la de antes? - La de ahora pero mejor , con menos muelle, estaba en construcción el muelle. El muelle llegaba hasta la mitad. El muelle lo empearon ya antes y lo terminarían en el 74 o 75, la ola era buenilla, suave, pero bueno, con forma. Y luego íbamos a Barrika pero antes de ir a Barrika íbamos a Sopelana o a la Salvaje algun día. En Sopelana a Larrabasterra, que había una ola en marea alta muy buena, muy orillera, allí Jon Susaeta se pillaba unos tubazos. Y

Pulgarcito, que Jon dice que era un tejano, no sé, era un americano. Media 1,50, y se cogía unas olas terribles. No sabíamos cómo se llamaba, eran dos o tres americanos, vino con otro que era más alto, que era normal, regular. Pero esa ola se jodió, metieron un cable de teléfonos o alguna leche de éstas...Y en Sope atrás no nos metíamos, había las rocas allí y esperabas a que subiera la marea. - Era floja la ola, ¿no? - Bueno, ahora ya rompe mejor , ¿eh!, hay unos tramos muy buenos pero tiene que estar bien formado. Si no nos metíamos en ninguna playa más, La Arena, Laga, no tenías necesidad, no eran playas de surf porque no tenían picos, rompía todo de golpe, no rompía todo de golpe pero nos parecía que rompía todo de golpe. Ibamos a sitios que tenían pico. - ¿Mundaka? - En el 76, también con Iturmendi, no muchas veces, unas quince veces, fue el año mío, en septiembre o octubre, y muy poca gente en el agua, a lo mejor había ocho tíos en toda la mañana o doce. Al principio me di unas leches tremndas. Aparcamos en el aparcamiento que hay ahora. Nos cambiábamos sin ver el mar y habia unos olones...se oía un ruido...cras, cras, dos metros y medio, estábamos debajo del agua. Era un día precioso, sol, perfecto, perfecto, pero muy difícil. Habria seis tíos en el agua y siempre hay algun maquinilla, pero la mayoria eran guiris, yo creo que de aqui no habia nadie. Susaeta y éstos eran más de Barrika, no es como ahora que cuando hay mar allí está todo el mundo y hay alguno que es fijo, que está siempre, y se conoce la ola a la perfeccion. Sobre todo eran asutralianos, a uno le compré mi segunda tabla, que todavía la tengo. La primera era una Barland, de punta redonda no, tenía forma de tabla,. Barland Rott, se

la vendí a Nico Luca de T ena. Los hermanos hacían surf en Cadiz, que Edu, su hermano, fue el primero en hacer surf en Cadiz, vivían en Madrid, por el año 71. Nico empezó con nosotros, veraneaban por aquí y se juntó con nosotros. Esto es todo lo que nos cuenta Edorta por este número. Tranquilo que volveré a la carga.


Por Juan Antonio de Zunzunegui (Publicado en la Colección El Cofre del Bilbaino Bilbao 1963)

Cada año que pasa, la gente más humilde se aficiona con más voracidad al mar: es cosa evidente. En los pueblos obreros de esta ría de Bilbao, en cuanto llega una fiesta en el verano, los humildes preparan su comida y parten temprano en los trenes que van al Abra a disfrutar del cielo luminoso y de la brisa marinera y salada. Caminan más allá del rompeolas, por la ladera del monte Serantes, y ya a las primeras horas de la tarde, después de despachar la comida bajo una sábana amarrada a cuatro palos, dIsfrutan del encuentro placentero y violento del mar. La mar, para los que hemos nacido a su vera, tiene una fuerza subyugadora y atrayente, y para el que la contempla desde tierra en los días de tempestad, una enorme fuerza arrebatadora. El gran poeta canario Tomás Morales, que también lo conocía, lo cantó y nos dejó aquella estrofa: El mar es como un viejo camarada de infancia/a quien estoy unido con un salvaje amor;/yo respiré de niño su salobre fragancia/y aún llevo en mis oídos su bárbaro fragor. … Es día de Santiago Apóstol, y a media mañana, entre el bochorno, ha caído una manga de agua que ha entibiado un poco el fervor naturalista de algunas familias; pero la tarde, soleada y redonda, como una buena hogaza, insufla entusiasmo en los vacilantes y sobre las peñas que oponen su pecho a la mar alta y generosa, y en los ribazos verdes vuelve a florecer la alegría menestrala. La línea del horizonte nos trae el temor de que un barquito, que se mueve en el confín, desaparezca como por ensalmo. En el principio fue el mar, no hay duda; luego los continentes. Es sobre la tierra donde se alzan los primeros habitantes de este destartalado mundo. El hombre vive en la tierra, y de la tierrra, hasta donde puede. Es ante el acoso del hambre que se echa al mar sobre un tosco y frágil leño a buscar lo necesari para subsistir. Mucha debió ser la necesidad cuando ésta supo y pudo dominar el temor. En las Buenas Andanzas y Fortunas de Lope García de Salazar, gran condotiero de nuestra tierra, se cuenta que el natural del país se lanzó a la mar en busca de “Conducho par amatar las ganas de comer”. Sí, es el hambre el primer motor que empuja al hombre sobre la inestable y feroz pradera marina; pero ya satisfecha el hambre, el mar les seguirá atrayendo con su fascinante seducción. Las mujeres suspiran/cuando a la tarde miran/la gran fatiga hecha pasión del mar./Toda mujer quisiera,/en una noche encapotada y fiera,/estarse a solas abrazada al mar/ No hay duda que él mar tiene una seducción viril unida a una imponente fuerza y majestad. - ¿Cómo te gustaría que fuese tu novio?- le preguntamos a una chica de qunce años, aquí en mi pueblo. Y mirando por encima de los pretiles, contesta: - Como el mar. ¡Con qué enlabiadora fijeza le miran las mujeres a la caída de la tarde. La fuerza sin explicaciones ni contemplaciones. La fuerza que no avisa. La fuerza que irradia su poderío por el solo hecho de su inmarchitable presencia. Y, claro es, en arte como en la vida, a ver si nos entendemos, lo importante es: la fuerza.


ENTREVISTA CON KEPA ESCANDIMOR EN EL CASTILLO DEL PINCHO Y para terminar una visión diferente sobre el surf. Una entrevista en la cocina del bar Atxarre de Laida con el famoso cocinero de ese lugar . Es lunes 8 de Marzo y el lunes Atxarre es el bar favorito para desayunar así que me cojo la grabadora para charlar con Kepa Defrik, un vecino de Ea que aunque no practique el surf tiene mucho que decir al respecto y que es el responsable de que la barra del Atxarre tenga siempre suculentos e imaginativos pinchos en la Barra. V iva la barra. Estamos en el aire… ¿Qué hay que decir en el mundo del surf? Que la ola nos lleva al pincho o el pincho nos lleva a la ola. Porque hay tablas también que se llaman pinchos. Aquí estamos haciendo pinchos para que la gente surfer tenga un cuerpo adecuado para andar encima de la tabla. ¿Pero los surfers ya vienen aquí? Sí vienen, vienen mucho, vienen además con sus novias, después de hacer surf, porque la novia está leyendo el libro mientras el novio hace surf, y el surfer luego le trae a la novia y se piden un vegetal, primero, para ella, y luego él pide uno de lomo, y al final son para llevar. ¿Para llevar adónde? A la cuneta de Laga donde se comen su bocadillo y luego hacen el amor contemplando las olas. OK. A ti te gusta el surf… Me gusta, lo que pasa es que me da miedo la espuma. La única espuma que me gusta es la que hace el champán o las espumas que hacemos aquí de pinchos para la gente que hace surf, que se basan en la espuma de las olas. Pero tienes algo que ver con el mundo del surf… Siempre me ha gustado, desde pequeño, hacer surf pero sobre todo monopatín, sanchesky, he venido desde Ea hasta Laga casi todos los días en monopatín a ver cómo hacían surf y tuve una temporada que incluso me metí al agua, lo que pasa es que me fui a vivir a Alicante y en Alicante no hay olas. Bueno, bueno… En Alicante lo único que hay es vicio y

corrupción, toreros y paella. Se vive muy bien, hay palmeras, lo único que se extraña son las olas. Viví catorce años ahí, tuve un restaurante mejicano durante cinco años, se llamaba Jalisco. En la Playa de San Juan. Y venía mucha gente de Mundaka, y tenía un amigo que hacía surf, windsurf, y tenía una tienda de surf que se llamaba Hot adonde solía ir el de Pukas para venderle tablas para gente que se iba a Canarias a hacer surf. ¿Has visto hacer surf en Alicante? He visto afición, lo que pasa es no tenían suficientes olas para hacerlo, lo único alguna vez que había Levante, pero las olas rompían de golpe. Como aquí cuando hay viento Norte. Te gusta todo lo que hay alrededor del surf, la moda… La moda, todo, menos el rollo que hay del surfer que quiere ser surfer sin ser surfer, que es cuando tiene ocho tablas y no tiene nunca la adecuada para meterse, y le pasa lo que me pasa a mí: que tiene miedo pero le gusta estar en la playa. No tiene nada que ver el surfer con el "churfer". Crees que hay mala prensa del surfer…. Hay mala prensa del surfer de que es bastante vago. De que no quiere trabajar, y que lo único que quiere es vivir con su padre y que sea de Neguri y ser un poco rasta, tener la furgoneta antigua…


Pero auténticos también habrá Hay auténticos, hay gente a la que le gusta el surf lo mismo que hay gente que le gusta el fútbol. Hay gente que le gusta el surf por deporte y hay gente que le gusta el surf porque cree que con el surf se folla más. Eso es mentira. Como se folla es teniendo una cara más dura que la mía. Hablemos de moda surf. ¿Qué ves que tiene de nuevo la ropa? La moda surf ha cambiado muchísimo. Antes eran colores vivos como azul mar, colores naranjas del sol, arco iris, todo era buen rollo, pero ha llegado una época que es bastante sucia. El típico tío sucio. Que va un poco vestido a lo basura. Con muchos bolsillos en los pantalones… Muchos bolsillos, el calzoncillo fuera, ya no son las tanakas de antes, ahora son alpargatas, la gente quiere dar un poquito imagen de pobreza, el pelo rasta, que no tengo nada contra ese tipo de moda, pero no es la moda surfer que a mí me gusta. A mí me gustan las camisas hawaianas, los bañadores bonitos. Ahora se usa mucho el marrón, el gris, el negro. Y esos colores ni en el surf ni en Euskadi han estado nunca integrados. Ha perdido también la música. El tema del surf antes conectaba más, ahora han metido mucho ruido que no tiene que ver con el surf. Antes era mucho Hawai y ahora es bastante Alemania, y en Alemania no hay olas. La moda y la cocina… Sí tienen que ver . Antes en la cocina vestían con un saco para no quemarse las piernas y ahora llevan pantalones ignífugos que Quiksilver me parece que

ha sacado ahora en Estado Unidos una moda sobre los cocineros, delantales hay de Quiksilver y hay cuchillos, se está metiendo la moda en la cocina, Town & Country intentó hacerlo pro le salió mal. Por qué crees que venden tanto Porque es una moda fresca, donde la gente en primavera empieza a ponérselo y no se la quita porque en invierno vuelve otra vez con la nieve. La nieve y el surf se han compenetrado bastante bien. También tiene que ver el surf con la tranquilidad. Las novias de los surfers tienen que ser muy tranquilas para aguantar el rollo de que si hay olas y que si no hay olas. Hoy no puedo ir al cine porque estoy cansado, vamos a comernos un vegetal. La gente lo que tiene que hacer es comer bien. Y vestir bien… Vestir bien, la higiene lo primero, es lo que nos enseñaron desde pequeñitos, y de vez en cuando salir un poquito. Aquí en Junio hacemos el concierto cubano que entra en la página del surf y el Caribe y tenemos el Caribe aquí con Izaro, Laga, Ea, Ibarrangelu también que es un sitio donde te puedes poner bastante bien por las noches. Siempre ha habido chicas bastante frescas, limpias, es como un paradero del surf Ibarranguelu. Y se apoya bastante a las playas y el Ayuntmaiento tiene bastante mérito con la gente joven y hay un club de surf que os patrocina Arzalluz o…alguien os patrocina. ¡Corten!…¿El menú del surfer cómo sería? Lo bueno sería tomar primero una buena pica fresca, cerveza con kas de limón o con gaseosa, pica porque te picas y te

vas picando y al final ves las olas de otra manera. Luego tiene que tomar muchas proteínas, bonito, verdel, mucho pincho de bacalao al pil pil, que no da mucha grasa. Y luego tenemos mucho pincho postre, mucha fruta, fresa, plátano, un rollo tropical, y luego mucha verdura. Ahora vamos a ver si sacamos una gilda que es de pasta. ¡Esto es Atxarre, un restaurante de pinchos, el castillo del pincho, sumergido en una ola! ¿Y quieres que vengan los surfers a probar? Sí, pero tienen que decir "escandimor" para pedirlo, es una contraseña. Ellos saben donde estamos. Pasan por aquí con el coche Algunos paran, hay varias parejas… Pero éste no es un sitio de olas… Pero es una zona de relax. No hay que estar todo el rato mirando a las olas. Es como si te gusta mucho tu chica y estás todo el rato mirándole. Ya sabes lo que pasa, que se larga. Porque estás todo el rato mirándole. Lo que tienen que hacer es venir a un sitio tranquilo como éste, que tiene una terraza buenísima arriba y ya sabes cómo funciona esto. Vamos a hacer la semana del surf, empezar con un cóctel surf, luego dos o tres pinchos y luego pincho postre, que serán sobre 7 euros 8 euros y luego haremos una infusión, si se puede hacer con alguna hierba de aquí del monte o algún pastel tropical. Escandimor.


EL LAI DE LAS OLAS


RELATO. Por Eddy Marmar. Cortesía de Surfer Rule El origen del surf en Europa no data como muchos nos han dicho del año 1959, cuando un actor americano que estaba rodando en Francia decidió llevarse consigo su tabla. Hace unos años apareció un manuscrito en una abadía francesa. Se ha denominado el Lai de las Olas y dice así: “Así debió de suceder pues así me lo contaron a mí, y así se lo contaron a quien me lo contó. Y así os lo cuento yo, pues a eso me dedico, a contar las cosas que han ocurrido a la gente de Artemisa. Joachim Meddrás marchó unas navidades con el afán de reconocer una zona que su señor tenía bastante ignorada. Era un caballero apreciado por sus amigos y admirado por las muchachas pues su talle era gentil y su semblante inteligente. Pero la misión del viaje quedó a medias. Atracado por bandidos en el bosque de Pengalusa que nace junto al mar, Joachim Medrás, sin víveres, medio desnudo y habiendo sido despojado de todo, salió por fin del bosque y quedó dormido entre dos piedras junto al acantilado. Lo último que había visto había sido el mar y la constelación de Orión sobre el horizonte. Unas voces le despertaron en la noche. Era una mujer como él nunca había visto en la tierra de donde venía, más allá del bosque. Montaba un caballo blanco, sin ensilladura, y sus vestidos ganaban en riqueza a todo lo que había visto hasta entonces. Le seguían otras cinco cabalgaduras montadas por doncellas de cabellos sedosos que mecidos por el viento acariciaban sus espaldas. Joachim se asustó y se apretó contra la roca. Pero la señora tiró de las riendas y frenó la marcha. Y desde el caballo se le quedó mirando. Hasta que bajó y pidió a Joachim que le acompañara. Joachim le tuvo que seguir pues nunca había sentido cosa igual. Y por un sendero entre las piedras Joachim y la señora comenzaron a descender entre plantas parecidas al brezo por el color, pero del aroma del tomillo. Y llegaron a un lugar de arena cálida y allí Joachim y la señora se hicieron amigos y oyendo el mar vieron amanecer abrazados. y Joachim le preguntó: -Señora, quién sois, que cabalgáis sobre un acantilado tan apartado y vivís tan libre como las olas del mar. -Me llamo María de Francia, y soy aun más libre que las olas del mar, pues yo hago mías las olas. Pero no debes contárselo nunca a nadie, ni ir adonde yo voy a ir ahora. Y Joachim le vio que corría sin casi ropajes hasta el extremo opuesto del arenal y desapareció en una gruta, de donde salió con una gran lanza de madera, pero más ancha, tal que era reluciente, una madera como el nunca había visto pues la dama la llevaba con un solo brazo pese a su tamaño. Era la lanza casi de largo como una barca pequeña de las que en algunos lugares hay para que los caminantes puedan

cruzar por su cuenta el río. Y ante sus ojos atónitos María de Francia fue hasta el mar y siguió y comenzó a superar las olas que caían y rompían con violencia hasta que desapareció de su vista y de pronto ella empezó a caminar sobre algunas de ellas hasta que la ola se deshacía en la orilla. Hasta la misma orilla caminaba en su lanza sobre la ola y Joachim nunca hubiera soñado un espectáculo tan digno de relatarse a todos. Quedó asombrado tanto que no podía dejar de mirar a la señora. Los dos fueron luego hasta una casa donde ella era el ama y ella y sus doncellas le dieron mil cuidados, porque ella le había hecho su amigo. Pasaron rápidos muchos días pero más rápidas las noches, y una mañana Joachim, no pudiendo olvidar lo que había visto desde la arena cálida aquel amanecer en que Maria le encontró, y admirado de cómo María caminaba sobre las olas, fingiendo que iba a coger carramarros, fue a el sendero que hasta allí bajaba. Y cruzando la playa fue hasta la gruta. Y allí tomó la lanza creyendo que era mágica y podría con facilidad imitar a su amiga se adentró en el oleaje y trató de sortear las olas que rompían con fiereza que él no había visto desde ningún barco cuando había navegado hasta Inglaterra. Tanta violencia salía de las olas que parecía que la blanca espuma quería adentrársele en el cuerpo. Y él estaba todo el rato con el agua sobre su cabeza. Y tanta fue la confusión que la lanza desapareció de su vista llevada en mano de una ola. Hasta que vio cómo saltaba hacia arriba como si alguien la empujase en la orilla y cómo la lanza caía contra la arena y se partía en dos mitades. Muy apesadumbrado porque había desobedecido a su amiga, Joachim volvió arrepentido a contárselo pero anduvo y anduvo y no encontraba la casa. Hasta que halló un pueblo lleno de artesanos y comerciantes. Y allí preguntó a todos por María de Francia. Pero nadie había oído hablar nunca de esa mujer. Consiguió trabajo en una taberna de comida rápida pues era una ciudad muy apartada y eran pocos los dispuestos a trabajar, mucha la riqueza y mucho el trabajo. Pero Joachim apenas dormía y se atormentaba con la culpa y aumentaba así su castigo. Su vida se le escapaba pues tampoco comía muchos días. Joachim tenía un contrato de muchos meses, más de cincuenta, y eso le impedía volver al acantilado apartado y seguir buscando la casa de su amiga, pues estaba a varios días de camino. Hasta que un día un carruaje llegó por la calle Mayor dirigido por un zagal y éste le dijo, - Mi madre, María de a Olas, me manda para que me presente donde ti. Nadie ha visto un mozo de sonrisa tan luminosa. Enseguida entendió Joachim que ese zagal era su hijo pues mucho había querido a la señora. Joachim dejó la masa a medio hacer y montó en el

carruaje. Y nunca nadie supo más de Joachim Meddranes. Ni en la ciudad de los bancos, ni en Artemisa, donde todavía se le recuerda y donde se canta este Lai en su honor”. El Lai es una composición medieval bretona que mezcla la realidad y la fantasía en torno al amor de una dama extraordinaria. El autor del Lai de las Olas es Estanislao de Pomme de Terre, también conocido como Escrivano, por su oficio, y alegró las fiestas del siglo XII en la corte bretona con sus cantos. Este Lai fue traducido del poema original por Assumpta De Lamarca, quien prefirió prescindir de la rima (asonante). Y Don Dolfo Gironni fue quien lo encontró en un viejo manuscrito y el que lo salvó para nosotros. Narra la historia de Joachim Meddranes y María de Francia , y los descendientes de ambos, si aman también las olas, no deben desconocerlo.


LAS HAZAÑAS DE WEBBS EXTRAIDO DE LA ENCICLOPEDIA GENERAL DEL MAR(1950) Por Juan Cruells (Publicista, ex jugador internacional de polo acuático) …Otro ingles, el famoso W ebb, verificó en 1875 la primera travesía del Canal de la Mancha, empleando 21 h 45 m en llevar a cabo lo que se consideraba entonces algo imposible de realizar; indudablemente puede calificarse de la mayor hazaña deportiva de los tiempos modernos, aunque aparezca empequeñecida por el gran numero de nadadores que después han logrado lo propio. Estas travesías posteriores, en casi su totalidad, han sido efectuadas dentro del siglo actual y en su inmensa mayoría en los últimos veinticinco años, pasando, desde hace poco tiempo, a constituir una verdadera prueba de competición, con salida simultanea de varios nadadores, en lugar de salir aisladamente como antes. Esta primera travesía del canal de la Mancha a nado se ha perpetuado en un imponente busto en bronce del famoso deportista ingles, en los acantilados de Dover , separado escasamente 100 yardas de otro del aviador francés Bleriot, el primero que cruzó en avión el mismo Canal, el año 1909. La hazaña de Webb además de mover la atención mundial, demostrando el amplio margen de posibilidades de resistencia del cuerpo humano, popularizó el deporte de la natación,

colocándolo en el primer plano, no sólo en Inglaterra, sino en el mundo entero. Matthew Webb era un nadador nato, animoso y atrevido, al que tentaban las aventuras y las grandes empresas. Desde su niñez entró en contacto con el agua en el río Severn, en Irongate (Shropshire), en cuyo lugar había nacido en 1848. Tenia siete hermanos y cuatro hermanas, a uno de los cuales salvó de ahogarse en sus mocedades. Muy joven enrolóse en un buque, llevado de su afición a la mar; y aquí, a bordo del Russia, en viaje de Nueva York a Inglaterra, escuchó por primera vez el trágico grito de “hombre al agua”, en medio de un furioso temporal. Webb no dudó ni un segundo y se lanzó al agua, pero, desgraciadamente, el marinero se hundía antes de que pudiera prestarle ayuda; entonces empezó para él una formidable lucha con olas gigantescas, que duró mas de una hora, pudiendo ser recogido finalmente por un bote salvavidas, cuando estaba a punto de perecer. Los pasajeros del Russia, admirados por su heroísmo, le entregaron 100 libras esterlinas, recogidas por suscripción, y el duque de Edimburgo en persona le impuso la medalla de oro de la “Royal Humane Society”. Fue por aquel entonces que Paul Boyton, un americano inventor de un salvavidas de caucho, que no sólo ayudaba a flotar , sino que

conservaba también un calor relativo, intentó la travesía del Canal, pero a pesar de ser un excelente nadador, fracasó en el intento. Sin embargo, al repetir la tentativa, nadando unos ratos y descansando otros, con la ayuda del aparato en cuestión, logró cruzarlo por primera vez el 29 de mayo de 1875. Webb, ate este éxito logrado con un flotador, se propuso intentar la travesía sin ninguna clase de ayuda. La primera intentona fue el 13 de Agosto, viernes por más señas, debiendo abandonarla al cabo de siete horas de dura lucha con el mar, cada vez más enfurecida, y con las corrientes del Canal. Dos semanas más tarde consiguió coronar brillantemente la prueba, después de verse al borde del fracaso en varias ocasiones: lanzóse al agua en Dover, el 24 de Agosto de 1875, a las 12


Convertido en el personaje más popular del momento, Webb regresó a Inglaterra, en donde Lord Stanhope organizó una colecta en su favor que reunió mas de 2.000 libras esterlinas. Después, ya nadador profesional, nuestro hombre dedicóse a realizar exhibiciones, ganando importantes premios en metálico. Destaca su actuación en el Westminster Aquarium, de Londres, donde permaneció, en 1880, sesenta horas en el agua, con un solo descanso de 21 m. 30 s., superando luego su marca en Scarborough (1881), hasta sesenta y cuatro horas, con sólo cuatro minutos de intervalo. En su segundo viaje a los Estados Unidos, donde ya anteriormente había alcanzado grandes éxitos, estableció la nueva marca mundial de permanencia en el agua con ciento veintiocho horas y media, con noventa y cuatro minutos de descanso. Estas pruebas ya no podían considerarse como deportivas, sino que rozaban la exhibición circense y precisamente el gran nadador ingles perdió la vida en una loca aventura, cuando intentó realizar la peligrosa travesía de las cataratas del Niágara, aceptando la oferta de 10.000 dólares que le prometieron las compañías americanas de ferrocarriles, como propaganda de turismo. Webb, que había efectuado la primera mitad de su travesía con gran destreza, desapareció de pronto bajo las aguas. Unos días más tarde su cuerpo apareció pocas millas más abajo del lugar de su tentativa, frente al Big Whirpool. Era el 24 de julio de 1883,cuando el famoso nadador pereció ante mas de 100.000 espectadores congregados allí para ver cómo un hombre se jugaba la vida y la perdía. Webb contaba sólo treinta y cinco años y las compañías americanas se negaron a pagar la cantidad estipulada, alegando que había fracasado en su cometido. Se organizó una suscripción en Inglaterra a favor de la viuda e hijos del infortunado nadador, terminando de este modo tan trágico una serie de triunfos, prontamente olvidados. Sólo treinta y seis años mas tarde fue atravesado por segunda vez el Canal de la Mancha, lo que puede dar idea de las dificultades que su travesía encerraba con los antiguos y lentos estilos de la braza y el over sencillo. Hoy, los nadadores que lo cruzan cada año, utilizan en la mayoría de los casos el moderno crawl, alegre y deslizante, rebajando a la mitad el tiempo de Webb. La resistencia del cuerpo humano no ha llegado aún al limite y continuamente se baten marcas que ya parecían ser la barrera de las posibilidades. Pero será siempre de Matthew Webb la gloria de haber cruzado por primera vez el Canal de la Mancha. La primera mujer que cruzó el canal de la Mancha a nado fue Gertrude Ederle, en 1926; Con las mencionadas hazañas (…)se fue popularizando la práctica de la natación en Inglaterra, hasta que en 1877 se disputaron los primeros campeonatos. A pesar de las hazañas legendarias, o mitológicas en que algunos autores pretenden adivinar los estilos modernos como el crawl, la verdad es que sólo llegó hasta la época contemporánea la braza clásica de los griegos y el over sencillo, estilos que alternaron los citados deportistas británicos en sus famosas gestas, hasta que J. T rudgeon fue el primero en

practicar el doble over, aprendido en esencia de los indios de la América del Sur, durante uno de sus viajes. La natación conquistó rápidamente a los deportistas de toda Europa y cuando el barón de Coubertin resucitó los Juegos Olímpicos, en Atenas, el año 1896, se nadaran por primera vez los 100 metros, que fueron ganados par el húngaro Hache, en 1 m. 22 s. 2/10, y los 400 metros, en los que venció e1 austriaco Neuman, en 8 m. 12 s. 6/10. Los ingleses no participaron, restando brillantez a estas primeras pruebas de natación olímpica. En 1899 se disputaron en Francia diversos concursos con la participación de nadadores ingleses y australianos, consolidando este deporte en dicho país, la celebración de los Juegos Olímpicos (1900), aunque sólo se disputó la prueba de 1.000 metros, venciendo el ingles Jarvis en 13 m. 40 s. favorecido par la corriente del Sena. T odos los campeonatos eran jugados en estilo libre, es decir , que cada participante podía nadar con el que le resultara más cómodo, pero por su mayor rapidez y efectividad, el doble over , pasando alternativamente los dos brazos por fuera del agua para volverlos a meter delante de la cabeza y remar bajo la superficie, por debajo del cuerpo, para sacarlos rozando la cadera, se impuso rotundamente, venciendo en la mayoría de las pruebas. Los pies daban un golpe de tijera cuando el nadador ladeaba el cuerpo para respirar, sacando la boca fuera del agua. Los terceros Juegos Olímpicos, celebrados en San Luis en 1904, ya encuentran a la natación en pleno apogeo, disputándose en los mismos cinco pruebas, dos en estilo libre, 100 metros y 400; los 100 metros espalda y los 400 metros braza, además de la prueba de saltos de trampolín, separándose por primera vez los distintos estilos, lo que se ha seguido haciendo hasta la actualidad. Puede decirse que empezó en esta fecha la edad de oro de la natación. Los progresos que demostraron los participantes y sobre todo los campeones mundia1es de las distintas pruebas, fueron evidentes. Los norteamericanos se adjudicaron los 400 metros libres, con Daniels, que ganó en 6 m. 16 s. 2/10. Los alemanes vencieron en los 1.000 metros, con Rauch, en 13 m. 40 s., adjudicándose los 100 metros espalda nadando en braza sobre la espalda, su compatriota Brock er .1 m. 16 s. 8/10, marcas excelentes en aquella época. Los húngaros triunfaron en los 400 metros braza de pecho, con Zacarías, en 7 m. 27 s. 6/10, pero la marca más excepcional fue la lograda por el magyar De Halmay , que en las 100 yardas estilo libre cubrió la distancia en 1 m. 2 s. 8/10, tiempo excelente que demostró las espléndidas posibilidades del deslizamiento par la superficie, aplicadas a la natación. Esta hazaña extraordinaria de De Halmay, que señaló una nueva marca mundial, fue lograda, ante el asombro general, nadando el campeón húngaro solamente con los brazos y dejando las piernas inmóviles y estiradas, con lo que consiguió una horizontalidad casi perfecta y de magníficos resultados. Es sin duda De

Halmay el precursor del moderno crawl,implantando con su estilo revolucionario la posición ideal para un perfecto deslizamiento. En los Juegos de Londres, en 1908, y ante la ausencia de varias primeras figuras mundiales, los ingleses demostraron nuevamente su valía venciendo Taylor en los 400 (5 m. 36 s. 8/10) y en los 1.500 (22 m. 40 s. 4{10), Holman en los 200 metros braza (3 m. 9 s. 3/10) Y triunfando su equipo en la prueba de relevos libre 4 X 200, que se disputaba par primera vez. En los 100 metros braza de espalda, volvió a vencer Alemania con Bieberstein (1 m. 24 s. 6/10) y el norteamericano Daniels se adjudicó los 100 metros en 1 m. 5 s. 6/10. Y fue en 1912, en los Juegos Olímpicos de Estocolmo, en donde apareció ya en todo su esplendor el rey de los estilos, el maravilloso crawl de nuestros días, presentado par el hawaiano Duke Kahanamoku, que venció en los 100 metros empleando 1 m. 3 s. 4/10 en un estilo suave y deslizante, mientras su compatriota Hebner se adjudicaba los 100 m. espalda, nadando también en crawl sobre la espalda, y el canadiense Hodgson vencía en 400 metros (5 m. 24 s. 4/10) y en los 1.500 en 22 m., nadando una combinación de crawl y de doble over. Los australianos ganaron los relevos 4 X 200 metros libre, en 10 m. 11 s y sólo el alemán Bathe logró un triunfo para Europa en los 200 metros braza, en 3 m.1.s 8/10. Otra vez Kahanamoku venció en Amberes en los Juegos Olímpicos de 1920, causando sensación con su crawl…


ADONDE EL VÉRTIGO Estas Navidades he pasado unos días en casa de mi padre y he revisado algunos viejos libros en que recordaba menciones a las olas. La contemplación de la naturaleza es una de las principales fuentes de placer de que gozamos. Pero la naturaleza se nos manifiesta en fenómenos o accidentes que son en realidad los que nos fascinan porque eso de contemplar la naturaleza resulta un poco abstracto ¿no? El arco iris en el cielo más que el cielo, las olas en el mar más que el propio mar . Son movimiento. Novedad. Por ahí creemos ver asomar a la vida que anima a la naturaleza. Algo así parece que pensaba Unamuno, el filósofo, hacia 1928, que miraba a las olas “con anhelo” durante su destierro en Fuerteventura: ¡Ay pobres olas breves, soñadoras,/con flotantes raíces en la hondura,/ palpitantes escamas!, ¡con qué anhelo/ os ve mi alma pasar! ¡Ay pobres olas náufragas!, os traga/vuestra madre la mar y es un aborto/vuestro ensueño de vida;

En estos versos las considera casi vivas, como si se tratara del replicante de Blade Runer, como los mismos hombres, que no sabemos muy bien en qué consiste eso de vivir ni qué diferencia puede haber entre nuestro vivir, “nuestro ensueño de vida” y el de las mismas olas. ¿Y a le había dado tiempo de usar o ver usar el plankin a este bilbaino que vivió alejado del mar buena parte de su vida? Lo mismo que la contemplación de una tormenta o de la nieve en las cumbres nos emociona, las olas nos encandilan. Y sin embargo la contemplación de lo que nos gusta parece que no nos resulta suficiente. Queremos tocar, oler, subir, besar, trepar, comer, volar, envolvernos, descender. Contactar , en definitiva: “tocarse con” otro ser vivo, o que aparenta vida. Quizá por eso W alt Whitman escribió hacia 1855 en el Canto a Mí Mismo de su libro Hojas de Hierba: Mar…a ti me abandono también, /adivino

lo que quieres decirme/ Miro desde la playa tus encorvados dedos que me invitan / Creo que no quieres volver sin haberme tocado. Es el mar el que en la imaginación de Whitman quiere tocarle, el que tiene las mismas ganas de tocarnos a nosotros los humanos que los humanos tenemos por comunicarnos con él. Contemplar no nos es suficiente. Queremos pasar a la acción. Seguro que a Bécquer no le dio tiempo de probar el plankin; el champero cantábrico de los años veinte no lo pudo conocer nuestro admirado Gustavo Adolfo, que murió en 1870, aunque como buen romántico adoró los mares oscuros y tormentosos y como si de un surfero se tratara hacia 1868 imaginó entubadas que consolaran sus penas: Olas gigantes que os rompéis bramando/ en las playas desiertas y remotas/ envuelto entre las sábanas de espuma/¡llevadme con vosotras!


Olas gigantes, playas desiertas, sábanas de espuma…aunque no sé yo muy bien adonde quería Bécquer que le llevaran las olas: Llevadme por piedad a donde el vértigo/ con la razón me arranque la memoria…/¡Por piedad!…¡T engo miedo de quedarme/con mi dolor a solas! La acción, el acercarse al centro de la tormenta parece funcionar como antídoto al hastío o a la angustia, aunque es tal vez mucho más que eso, es nuestro destino. Lo que ocurre es que de la contemplación del vuelo de las aves a que el hombre comenzara a volar hay un trecho en la historia. De la contemplación de las olas a su dominio, a saberlas recorrer, hay otro trecho. El surf es un arte creado por los pueblos polinesios que se remonta muchos siglos atrás. La cultura llamada occidental, la de los países anglosajones y europeos, se quedó durante muchos años en la mera contemplación de las olas. En parte

por el frío. No es lo mismo el cálido paraíso que encontró Jack London en la orilla de Waikiki en 1907 en la primera etapa de su frustrado crucero alrededor del mundo a bordo del Snark que las gélidas olas de la Alaska que describió en algunas de sus novelas, o que el enero del Cantábrico mismamente. Además del frío sucedió que tampoco la moral medieval vio los baños con buenos ojos, aunque antes de eso los griegos sí eran amantes del agua. Quizá lo que más me ha sorprendido de mis (re)lecturas navideñas ha sido uno de los primeros pasajes de la Odisea. Homero nos confiesa en un guiño a los surfistas del futuro su amor por las olas, el mismo amor que parecen sentir las aves que vuelan a su socaire. El autor del siglo IX antes de Cristo convierte a Hermes, el emisario de los dioses, en todo un surfista que “se deslizaba sobre las innumerables olas”. “Calzó sus pies con las divinas sandalias bordadas de oro que le

llevan sobre el mar y la tierra sin límites, rápido como el viento, y empuñó el caduceo con el que encanta la mirada de los mortales o les saca a voluntad del más profundo sueño, y con él en la mano emprendió el vuelo. Atravesó la Peria, descendió sobre el mar y luego corrió sobre las olas, como la gaviota, que para atrapar a los pececillos en las profundidades del mar estéril moja apenas en la espuma salobre las plumas de sus alas. Lo mismo que este ave marina Hermes se deslizaba sobre las innumerables olas”. Tiene que haber miles de ejemplos en que los autores antiguos o más modernos pero en cualquier caso antes de que se conociera el surf en Occidente mencionen su atracción hacia las olas, seguro que tú conoces unos cuántos. Ejemplos que muestran al ser humano admirando a las olas, “palpitantes escamas”, para luego intentar hacerse amigo de ellas.


2876,'(,=$52'21'((/9e57,*2


Fanzine Sifón número 2  

Un fanzine sobre cultura surf fabricado por Eddy Marmar y Barbarito en 2004. Biarritz, Edorta Gironi, Octubre Canario, el Lai de las Olas, y...

Fanzine Sifón número 2  

Un fanzine sobre cultura surf fabricado por Eddy Marmar y Barbarito en 2004. Biarritz, Edorta Gironi, Octubre Canario, el Lai de las Olas, y...

Advertisement