Page 1

El Llano es una Palabra Edición y Cuidado a Cargo de : Daciel Pérez y Miguel Pérez http://lapoesiaylosdias.blogspot.com

La poesía pan, viento, ejército, entonces vence (Tito Núñez Silva)

Prodigué amor Dios fue mezquino al otorgarlo Detrás de cada beso, la crueldad Me acosaron fantasmas infernales No supe salvar la rosa Ni la nube Nada Desde la soledad cuidé los espacios del ojo Me redujeron al grito Dejé a mis rivales sin contienda Mi sangre fue una ofrenda de risas a la aurora Hostiles fueron minando mis caminos minas de estiércol en parques y jardines Clavaban metales afilados en cuánto sueño apareciera Hube de entrenarme en armas novedosas Fui custodio de mares y montañas bosques sembradíos de arroz viñedos rosales sin destino Intenté mantenerme en la vigilia mas me eran negados el vino el higo y la manzana Mis hijos, obligados a escupir mi rostro a orinar los aperos de mi padre Mis mujeres, condecoradas con bisuterías embriagadas con néctares malditos A mi madre le prohibieron mi nombre Mis hermanas, violadas Mis sobrinos, cíclopes de una sola inútil mirada Y a todas estas mis amigos muertos enloquecidos lejanos ebrios Yo no morí de miedo morí de soledad Fue mucha la pólvora sobre mis ramas secas Me faltaron destrezas para imponer el día A punto de caer frente a mis adversarios opté por quebrar la palabra y clavar sus astillas en mis ojos Hice de la muerte mi triunfo final Dios nunca quiso darme ternuras infinitas Siempre negó la dicha de mi raza XIV En la pared de la cueva permanecieron firmes mis ejércitos No hubo deserciones A punta de silencio fue vencida la muerte Anda muchacho sal de ese marco azul y empuña tu guitarra Somos los vencedores las huestes triunfales de la vida.

Aires de poesía El poeta entra por cualquier ventana refresca estancias y memorias remoza el polvo trae insectos hojas aromas de jazmines pétalos olores de gatos nauseabundos Nunca llega con las manos vacías Es un tío cargado de pan La poesía es pan ella alimenta el corazón de los ricos y de los pobres Aquellos lo han olvidado en abundancias Los otros la buscan en sus sagradas iras La poesía es viento y el viento canta A veces palabra y la palabra habla Para que no nos fastidie la poesía es menester cerrar puertas y ventanas No dejar un orificio a lo largo de la casa Ella se cuela por cualquier hendidura Herméticas nuestras más íntimas moradas no pasará el olor del gato muerto ni palabras hirientes ni cantos que molesten nuestro bienestar ni el polvo de los pueblos Mas no entrarán las fragancias del jardín ni el olor de los guisos maternales ni aquel de las sábanas tendidas en la infancia Ni la palabra Amor cuando la casa está cerrada el viento gira muerde su cola choca y se fragmenta Entonces la poesía sangra y enrojece paredes La casa queda manchada para siempre El viento prosigue su viaje indetenible Otras puertas esperan de par en par En las casas abiertas penetra y se alimenta Olvida el sabor a soledad de las casas cerradas. I Apoyo fuerte la mano sobre el tallo Avanzo lento al lugar donde antes llegaba en ágil vuelo Observo los poros de la piedra que nunca toqué Escucho el canto del pájaro que siempre estuvo allí Mido las gradaciones de la luz Regreso al final de la tarde —poco a poco— Cierro los párpados pienso en el futuro —al cual no le hago falta— y gozo la certeza de que el mundo puede girar sin mí.

Poeta Lo asedia la luz en el asombro del fulgor el poeta se sumerge en las tinieblas sobrevive entre escombros resiste las asperezas del día la súbdita vulgaridad de la ignorancia los cuchillos el vejamen feroz de la razón El amor lo rescata del abismo sacude el polvo de sus atavíos lo convida al ágape lo aproxima al templo de los poderosos le otorga efímeros odres cálidas sangres de otros cuerpos voces musicales miradas tenues y profundas. Sabio, el amor, lo deja en el encanto hasta el nuevo derrumbe en el eterno sacrificio de la luz.

Tito Núñez Silva. Verso y vida van en su obra tratando de dibujar el alma humana. Oriundo de Maracaibo (1946), ha transcurrido la mayor parte de su vida en Barquisimeto. Entre sus obras destacan Inminente Exterminio,(1981), Sin Séquito Alguno (1991), De Aves Encanto (1994), Poemademos (1996), Río de Oro (1998), y Pequeño y Certero Pájaro del Alba (1998)

“Sólo la renovación constante salva a una revolución. En ese sentido, el poeta siempre será un visionario, un vaticinador, como supieron griegos y latinos. ” (Tito Núñez Silva)

El llano es una palabra Nº 28