Page 1


MOMENTOS Y PENSAMIENTOS DE MI VIDA Santiago Sรกez Porras


Copyright © 2011 Santiago Sáez Porras Diseño de portada © Josep Segarra Arnau Editado por Josep Segarra Arnau Impreso y encuadernado por Printcolor. Barcelona, Noviembre de 2011. Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra mediante impresión, fotocopia, microfilm o cualquier otro sistema, sin permiso escrito del autor.


A mi esposa, a mis hijos, a Clara mi reina y Ana mi princesa, ellas son mis nietas queridas. Al resto de mis familiares y amigos. Al pueblo de la Vall y sus gentes. Sin todos ellos Tarson no serĂ­a el que es.


Buscando entre papeles encontré un breve escrito. Estaba fechado en la Vall de Uxó el día 9 de Abril de 1970. Hace de esto más de cuarenta años. Su titulo era: Como para el principio de un libro. Lo tengo entre mis manos. Dice así: No soy un buen poeta, sólo un poco romántico. Por eso escribo estas letras, aunque sean de hombre de pocos estudios y para alguien no sean de mucho agrado. De joven yo solía hacer versos para las postales. Todas las chicas que me conocían me pedían que les escribiera poesías de amistad, y también para las amistades. Mas poco a poco descubrí que me gustaba escribir, y cuando tenía un poco de tiempo, mi afán era hacer poesías y escribir mis pensamientos en algunos momentos de mi vida. Por aquel tiempo yo era muy joven, y mi interés era el amor. Escribía poesías, unas sacadas de la realidad, y otras de los mitos de mi imaginación. Fui poco a la escuela, y claro, tampoco tuve estudios después. Mi vida fue siempre de trabajo. Esa ha sido mi carrera, la vida. Lo poco que iba a la escuela era después del trabajo diario. Me gustaba ir a aprender. Era un chico aplicado pero no fue suficiente para que aprendiera tanto como yo hubiese querido saber. Si me preguntasen diría que me considero un buen muchacho. Munca le falto el respeto a nadie. Tengo un sueño. Mi gran alegría sería que mis escritos fueran publicados en un libro. Con palabras sencillas y sinceras, sali-


das de mi invención y de mi corazón. ¡Sí! Sería para mi una gran alegría leer mis cosas en un libro. Por si ese sueño se hiciese realidad, les saluda muy atentamente este humilde servidor, y lo hace con su gran nombre: me llaman Tarson. Mi otro nombre, el de verdad, el que está impreso en mi carnet de identidad y con el que firmo, es el que poca gente conoce. Santiago Sáez Porras, La Vall de Uxó, a 9 de abril de 1970

Y SIGO HABLANDO DE MI... Estimado amigo lector, seguro que si caminando por nuestro querido pueblo de la Vall, alguien te dijera mi nombre, Santiago Sáez Porras, probamente no sabrías quién es la persona de la que te están hablando. Pero si te dicen la palabra Tarson es seguro que sí sabes quién soy. Muchas veces me han preguntado por qué Tarson Tantas como lo he explicado. Lo hago una vez más por medio de la palabra escrita.


TARSON Tarson me llaman de nombre. Tarson me llaman de apodo. Y a mi me gusta que me lo digan, porque es un nombre muy sonoro. Este nombre lo he sacado de la palabra de Tarzán, porque quiere decir, ligero, con mucha agilidad. Sansón era un hombre muy fuerte, nadie lo venció jamás, por eso yo lo he sacado, Tarson el Barbaridad. Ahora ya saben de dónde proviene la palabra de Tarson, y cuando me llama la gente, alegre contesto yo. Cuando me llaman Tarson contesto enseguida, porque dentro de mi alma salta una chispa. Este poema termino con algunas palabras de amor. Si alguna le ha gustado le entrego mi corazón. La Vall de Uxó. 12 de Marzo de 1970


MI VIDA, MI HISTORIA Yo en este pueblo estoy. Donde te conocí. Para mí tú eres lo más bello que existe aquí. Este pueblo se llama Vall de Uxó. Aquí mi vida se compuso. No sé cómo explicar en poesía la historia de mi vida. Pero lo intentaré y la explicaré mirando tu sonrisa. Yo nací en Andalucía, donde por muchas penas que haya, siempre reina la alegría. Jaén, mi capital, allí abunda lo bueno, lo bonito, y lo ideal. Y ya estamos en mi pueblo, en Alcaudete, donde nací, y donde hasta los catorce años yo estuve allí. Mientras tanto yo vivía como esclavo de la vida, trabajando como un burro y no ganaba ni para comida. Llegaba el invierno, a trabajar sin remedio. Y no era sólo trabajar, que también era penar, para ganar un jornal. Así iban pasando los días trabajando sin descansar, y yo me decía siempre: ya sé que los pobres tenemos que sufrir. Pero no de esta manera, como esclavos para na.


Así tenía el pensamiento, pensando en el bienestar, así Dios lo quiso y la suerte me iba a acompañar. Una carta yo tuve, muy lejana, de acá, donde en ella me decían: Santiago, pronto vendrás. Como un loco yo me puse bailando de alegría a la virgen le decía: ¡Gracias Madre Mía! Pero no noté la pena de mis queridos amigos, que tan apenados estaban que no querían cuentas conmigo. Así llegó el día que me marchaba a la Vall de Uxó, caminando con tristeza camino del nuevo mundo. Dios así lo quiso, que la suerte me acompañara, y así llegué a esta tierra de la noche a la mañana. Muy contento estoy de estar aquí en esta tierra, muy orgulloso de ser y formar parte de ella. Contento y feliz estoy, más a tu lado enamorado. Pues ya sabes mi amor la historia de mi vida, y yo muy contento te doy


mi corazón y mi vida. A quien le haya gustado mi poesía que lo diga de veras, pues mi cariño le doy a la serrana que está a mi vera. Así termina mi historia, es mi historia, la de verdad, quien quiera bien escucharla, escúchela. 22 de Marzo de 1965 Nuestros seres queridos, los padres, hermanos, esposa, esposo, hijos, nietos, familiares, amigos y conocidos; son los que conforman al ser humano que cada uno de nosotros somos. Sin ellos no seríamos ni seres, ni humanos. Mis versos para ellos, a mis seres queridos.

A MI MADRE ¡Madre! En este hermoso día te ofrezco mi canción, sacándola de lo más puro del fondo del corazón. Poniendo el sentimiento recuerdo cuando era un niño, aquellos tristes días trabajabas noche y día para darnos el sustento tu con fe nos decías: “Comed vosotros primero, que yo ya comeré luego”


Pero yo comprendía cuantas veces en la vida te quedaste sin comer para darnos lo que traías, ya que con el jornal de papa solo teníamos para el pan. Dios que comprende la voluntad de las personas ha querido que tus hijos ganen para que tu comas. ¡Madrecita de mi vida! tu eres mi salvación, que cuando tengo una pena a ti te la cuento yo. Tú nos diste el ser, padeciendo por mí, por eso siempre te querré con todo mi cariño, hasta el fin. ¡Madrecita de mi alma! aquí te entrego yo el cariño de tu hijo en un verso hecho canción. Por mucho que tu me quieras, más te quiero yo. Aunque no se hacerlo con palabras te llevo en mi corazón. ¡Madrecita de mi vida! ¡Madrecita de mi alma! Si tú un día me faltaras sería como un cuchillo que a mi corazón desgarrara. Mas maldiciendo mi dolor no sé lo que haría yo porque si tú no estuvieras sería mi perdición. Por eso le pido a Dios que te dé larga vida, para llegar con nosotros hasta lo alto de la gran cima. A mis padres de mi alma los quiero más que a nadie, si alguien les faltara, le sacaría la sangre. Olvidemos las penas y cantemos alegrías, en este día de tu santo, tu hijo te felicita. En este hermoso día que es el día de tu santo que lo pases muy feliz con nosotros muchos años.


En este día tan bonito, día de San José, le ofrezco a mi madre del alma la canción que yo inventé. Si alguien la quiere escuchar, yo la volveré a leer, para poder sentir en el alma lo que yo encontré. ¡¡¡MADRE, MUCHAS FELICIDADES!!! La Vall de Uxó, 17 del Marzo de 1970

A MI PADRE SANTO El padre más bueno del mundo es el padre que tengo yo, como él no hay ninguno de bueno y trabajador. Yo quiero mucho a mi padre porque es un santo del cielo, y si alguien le faltara yo le arrancaría el pellejo. Si alguno estamos enfermos él está muy triste. Se llena de perplejos, su mirada es un eclipse. La alegría más grande para él es vernos reunidos. Sus ojos se llenan de fe, y demuestran su cariño. Me quiere mucho mi padre. Pero más lo quiero yo. No hay padre que lo iguale, porque el mío es el mejor. Es tan bueno y tan bendito que mi padre es un santo, y aunque no sepa decirlo se siente feliz cuando estamos a su lado. A mi padre de mi alma le dedico este verso, saliendo así de mi garganta lo mucho que lo quiero. Cuando lo tengo a mi lado no hay alegría mayor, junto a mi madre querida, que ella también sufrió.


Mientras yo viva en el mundo nada les ha de faltar, porque su hijo vela por ellos como si fuera un altar. ¡Viva mi padre y mi madre! que es lo que más quiero. Mientras vivan en el mundo no habrá cariño más completo. Este hijo que te quiere tanto papá y que te dice con cariño que nadie te puede igualar. Valencia 6 de Junio de 1971

FELICITANDO A MI ABUELO PABLO Mi abuelo se llama Pablo y aún parece un mozuelo. Caminando con un palo, aún camina con esmero. Le llaman El Gran Caballero porque se porta como tal. Todos los amigos del pueblo lo tienen como el principal. Es el abuelo más cariñoso que está encima de la Tierra. Cuando yo era tan sólo un mocoso, él me daba una peseta. Cuando yo era pequeño y no teníamos pesetas buscaba a mi abuelo Pablo en una de las tabernas.


Yo quiero mucho a mi abuelo, y lo llamo Papá Pablo. Y le escribo estos versos que de mi corazón he sacado. Como se aproxima su santo lo quiero felicitar. En el día de san Pablo, yo lo quisiera abrazar. Que lo pase muy feliz en este día, y que no lo olvide jamás. Su nieto lo felicita con un verso y una bonita postal. Que lo pase feliz mi abuelo en el día de su santo. Para mi sería un consuelo felicitarle muchos años. No tengo palabras suficientes para expresarle mi cariño. Su nieto que tanto te quiere desde que era solo un niño. Con esta bonita poesía me despido con un abrazo. ¡Feliz día abuelo Pablo! de tu nieto Santiago.¡Tarsón! Valencia 4 de Junio de 1971


A MIS ABUELOS QUERIDOS. Tengo dos abuelos que los quiero con locura, y para ellos son estos versos para ver si les gustan. Mi abuela se llama Sixta, y es un rayito de sol. Ella es la abuela más linda, y que tanto quiero yo. Recuerdo de pequeños, enfermos mis hermano y yo, ella con su sosiego nos cuidaba con dolor. Tenía dolor en el alma, de que nos íbamos a morir. Con tanto cariño nos cuidaba, que sólo hacía que sufrir. ¡Abuelita de mi vida! no sufras más, que ya has sufrido mucho en la vida, y yo te quiero consolar. Con tu carita de rosa. Con tu carita arrugá, eres la abuela más preciosa que ha habido y habrá. Te quiero tanto abuelita


que me faltas y es como el respirar. Quiero que estés en mi casita para que te puedas consolar. Quiero que estés conmigo para poderte llamar, al venir del trabajo y poderte acariciar. Decirte: Mama Sixta. La abuelita de quince años. Decirte con alegría. ¡La más guapa del barrio! Quisiera tenerte conmigo y contarte penas y alegrías, para que me ayudes en el buen camino, en el mundo de la vida. ¡Abuelita!¡Abuelita! ¡no me dejes solo! Porque tu eres mi abuela, tu eres mi tesoro. Mi mayor tesoro en el mundo son mis abuelos queridos, y a Dios le imploro que me lo conserve muchos siglos. Valencia, 4 de Junio de 1971


CUATRO AMORES TUVE EN LA VIDA ¡Si! Como toda historia fundamental, todo tiene su explicación. En estos versos les voy a contar los cuatro amores que tuve yo. Cuatro amores en la vida, cuatro sueños diferentes, por cuatro caminos caminan los amores que se pierden. El amor primero que tuve de una malagueña española, era guapa y hermosa y roja como las amapolas. Entonces yo era muy joven, sólo quince años tenía, ella uno menos, y yo la quería. Le dije sin vacilar: ¡Hermosa y linda criatura, contigo me quiero casar, porque prendado estoy de tu hermosura! ¡Sí! Purita era su nombre. Y ella me contestó, que todavía era muy joven,


y que nos faltaba mucho a los dos. Yo creo que me quería. Porque ella me repitió que cuando pasaran dos años le demostrara de nuevo mi amor. Y los dos años pasaron. A Manolita conocí, de la primera me fui olvidando, y de esta me convencí. Con tan sólo hablar con ella los ojos me relucían, porque su cara era par mí una maravilla. Nos comprendíamos mutuamente, y eso me emocionaba, cuando la tenía enfrente yo la veía la más guapa. La quería con locura, pero mi amor era secreto, nunca le dije al oído las palabras “yo te quiero”. Yo comprendía que ella a mí me amaba, y fue mi cobardía, por egoísmo trabajaba. En aquellos tiempos


siempre trabajando de un sitio para otro, no reconociendo el amor que sentía por aquel lindo rostro. Otro se adelantó para quitarme su cariño, pero creo que no lo consiguió, mas yo ya la había perdido. La perdí para siempre, aunque con ella seguía hablando, y fue con Daniela la que fui conquistando. Nos conquistamos los dos y sentía que la quería. Fue su reputación. La gente decía con mala intención. ¡La gente, siempre la gente! Y yo la quería dulcemente. ¡Pero la gente mató nuestra mente! Siempre he deseado en la vida que la mujer que a mi me quiera me quiera con amparo, y que siempre me comprenda. Y esta me comprendía, y me hacia feliz, por eso yo la quería


y nuestro amor tuvo su fin. Yo seguía recordando la sonrisa y los ojos de Manolita, porque me comprendía y yo a ella la quería. La quería como a nadie quise y la dejé que se marchara perdiendo su cariño para que con otro se casara. Mi cuarto y último amor, es el único que tengo, a ella le he entregado mi corazón, mi cariño y mi te quiero. Fina es su nombre y sin ella no sabría vivir, su amor es el más largo, y es la que me hace sufrir. Sufrir en el entendimiento, en que nunca estamos de acuerdo, y por mucho que lo intente, siempre sale con su cuento. Si ella sabe que la quiero que a otra no podré querer yo, por qué me hará el tormento y la mala comprensión? Cinco años de relaciones.


Cinco años de carrera. Ella sabe mis intenciones, y es para que más me comprendiera. Cuando estamos de buenas, sabe que soy muy feliz, y por el mundo no la cambiaría, aunque el mundo fuese para mi. ¡Solo a ti te quiero Fineta de mi vida! Aunque otros amores haya tenido Sólo tú serás mi esposa querida. Aquí termino estos versos de los cuatro amores, que en el cuarto me he quedado para hacer de ella mis ilusiones. Mi ilusión en esta vida es salud, amor y paz, y si esto lo consigo será mi felicidad. 12 de Febrero de 1973

A MI ADORADA NOVIA FINETA Mi adorada y queridísima prometida, esta carta sale de mí como una chispa. Una chispa de fuego de amor y de agonía. El fuego que tengo son esos deseos incomparables y malditos de estos días calurosos de no tenerte junto a mí. El amor es como ese Sol que nos alumbra, que es inapagable, y siempre fuerte en su obra de darnos vida con su calor. Así es mi amor por ti, inapa-


gable, tenso, fuerte. Por ti. La agonía de no tenerte es en mí como esas plantas que siempre, aun con agua, quedan mustias y abatidas, sin remedio, sin rendimiento. Ése soy yo. Agonizante, débil, al faltarme tú. Tú, mi amor. Entre música y canciones, entre versos y leyendas, imagino tu lindo cuerpo. Tu nombre, Fineta. Estas cuatro palabras son: Entre música con alegres melodías tú no puedes figurarte, con tu amor yo compondría música dulce y silenciosa. En sus garras los clarines, los violines, con voz sonante y silenciosa. Creer que esa música, sus notas son...tú. La voz de tu cuerpo, tu sonrisa, tus labios, el parpadeo de tus ojos, tu cara sonriente, me hacen pensar en la música. La serenata de ti. Tu realidad. Tú eres notas de música, porque yo escucho la música en ti. Las canciones son notas. Al escuchar mis oídos una y muchas canciones, en ellas escucho el sonido de tu voz. Sonriente voz, alegre como las amapolas


de los campos entre trigales. Y te mueves. Te mueves de un lado a otro con la brisa del viento. Y ese viento llega hasta mí, y me trae el perfume de tu cuerpo, que con su movimiento me trae una canción. ¡Rosas! Rosas rojas, las miro y en ellas veo tu cara, y tu risa de felicidad me llega como las notas de las canciones. Entre versos y leyendas. Así mato las horas que luchan conmigo. Pero yo las venzo, porque tengo ventaja. La ventaja eres tu. Estás en mi recuerdo y en las horas felices que pasamos juntos. Los versos son una inclinación a ti. Porque en cada palabra que escribo con amor, con un amor limpio y apasionado por ti, de ti, te llevo de mi mente hasta mi brazo y de mi brazo hasta mis dedos, y de allí a la punta del bolígrafo. Y hago versos, leyendas, relatos y más relatos, sencillos, en los que siempre hay para mí una historia de enamorados, de esos que mucho se aman y que aunque estén lejos, sus corazones están muy juntos a pesar de las distancia. ¡Muy juntos¡ ¡TU Y YO, AMOR! Valencia, 30 de mayo del 1971


ESPOSA ADORADA Recuerdo, cariño mío el día que te conocí, desde aquel mismo instante sólo he sido para ti. Yo te di mi corazón, prometiéndote siempre que te querría con orgullo y con amor. Tú me supiste comprender y a cambio de mi amor me diste tu querer. Soy feliz y dichoso con mi esposa adorada, que no hay en el mundo hombre que quiera tanto a su amada. La quiero tanto que sin aliento por ella me quedo, cuando la tengo a mi lado su amor le ruego. ¡Ven esposa a mi lado! para darte mi querer, que cada día estoy más enamorado, y siempre te he de querer. Mi esposa del alma, ¡la quiero y la adoro! la reina de España,


la llevo a los toros. Los cinco sentíos yo pierdo por ti. Le digo, cariño, te amaré hasta el fin. ¡Qué bonito es el amor cuando se siente de veras! Y a mi esposa yo le doy tanto amor como ella quiera. Me quieres y te quiero. Te adoro y me amas. Te doy un beso sincero. ¡Esposa mía del alma! 30 de marzo de 1970

FELICITANDO A FINETA ¡Hola Fineta! Primero quiero saludarte y después felicitarte, aunque sólo soy una muñeca que contigo quiere quedarse, como tú me llamo y soy de valencia por eso en el día de san José he venido hasta tu casa. Espero gustarte para quedarme contigo


porque Santiago hasta ti me ha traído. ¡¡FELICIDADES!! Las palabras de la muñeca salen de mi corazón, porque tú eres mi reina, la reina que amo yo. Por eso en este día te recito esta poesía, para que la guardes con cariño hasta el fin de nuestros días. CON AMOR Santiago

A MI SUEGRA No sé por qué motivo las suegras tienen mala fama, si siempre han habido y habrá suegras buenas y malas. Hay quien me cuenta que su suegra se mete en todo, haciendo la guerra y portándose como un loro Otros dicen con alegría y orgullo, que su suegra es un sol para ellos en este mundo. Yo por ejemplo, a la mía la quiero como a una madre, y ella con su anhelo me ofrece ese detalle. Porque siento que me quiere como un hijo más de ella, y cuando viene a verme en su cariño lo demuestra.


Como madre la llamaré si con su hija yo me caso, porque sé que la he de querer como alguien muy amado. A la suegra de mi alma le compongo una poesía, y si le agrada, grande será mi alegría. Es mucho lo que la quiero a la madre de mi mujer, siempre ha sabido comprendernos y hacernos comprender. Mi mujer es mi prometida porque con ella me casaré, queriendo a su familia, y a su madre ¡Madre la llamaré! Estas letras yo las saco del fondo del corazón, Dígame si le han gustado y contento quedaré yo. Si le han gustado de veras un hijo usted tendrá, alguien más que la quiera, y que nunca la ha de olvidar. Valencia 3 de Junio de 1971

A MI HIJO ANTES DE NACER Siento el placer de un hijo que llenará mi hogar, y que dentro de unos meses él nacerá. Yo quisiera que fuera un niño, porque así lo sueño. Pero si Dios nos da una niña, igual será mi lucero. Será un lucero divino con dulzura y con amor. Será capricho mi hijo


y de mi vida la ilusión. Tendrá cara angelical y sonreirá como los ángeles. Por él yo trabajaré hasta convertirlo en un hombre. ¿Cómo será mi hijo? El hijo de mis pasiones, Yo deseo que sea un niño, para enseñarle mis temores. Sueño con su carita de rosa y sus manecillas revoltosas, alegre como amapolas, y como juguetonas mariposas. Espero con ansiedad el hijo que tanto anhelo, que siento quererlo ya aún sin conocerlo. ¡Que alegría tan grande! será el día que a mí me digan que soy padre del lucero de mi vida. Tembloroso estoy soñando ese rostro que ya me figuro, porque será el niño más guapo que habrá en todo el mundo. Ya sin conocerlo le dedico esta poesía, por si algún día la lee, que sepa, que antes de nacer yo ya lo quería.


Es tu padre hijo mío, que suspira por tenerte. Espero que algún día, si eres hijo o eres hija, sepas cómo quererme. Tu padre. La Vall de Uxó, 19 de Septiembre de 1974

PARA ANA Y CLARA Se abre el firmamento, bajan dos luceros, son mi Ana y mi Clara, mis niñas que tanto quiero. Una es una princesa, otra la reina. Son dos luceros. Ana la princesa, es un torbellino, llena de energía y de sol. Clarita es una reina, un rosal de mi jardín llena de gran esplendor. Ana y Clara. Qué gozo más grande siente mi corazón. Ellas colman mis ilusiones y mi pasión. ¡Luceritos míos! ¡Sangre de mi sangre! ¡Luz de mi luz! Llenáis mi descendencia. Llenáis mi inquietud. Cada día nace un nuevo horizonte. Son mi princesa y mi reina que llenan mi Sacromente Y cuando vamos al cortijo hasta las plantas tiemblan. ¡Cómo juegan! ¡Cómo se ensucian! ¡Cómo buscan fresas!


¡Cómo se ponen de tierra! Esos seres tan benditos son un regalo de Dios. Espero que cuando sean mayores sigan entendiendo mi corazón. ¡Os quiero tesoros míos! ¡Luceritos de la noche! Que vuestro Pasi os quiere tanto, que hasta el Sol se esconde si siente murmurar un llanto, que mi corazón se encoge de lo mucho que está pensando. Cuando llegue la noche son mis niñas dos luceros. Mi princesa y mi reina son mi descendencia. No soy abuelo, ni yayo. Soy papá Pasi. ¡Buenas noches luceros míos! Soñar con los ángeles del cielo. ¡Que Dios os bendiga y os llene de gracia! y a vuestros pies se incline el mundo entero. ¡OS QUIERO! PASI La Vall de Uxó, Abril de 2008

La naturaleza es vida y da vida. Estos versos reflejan el amor y el respeto que siento por la naturaleza. NATURALEZA Los verdes prados, los bosques, las llanuras. Al mirar sonriendo los grandes montes, me hacen pensar.


Marchando en cacería de arroyuelo en arroyuelo. Miro, y veo salir el agua clara como un espejo. Los grandes pinos se balancean entre sí como queriendo decir ¡Pase por aquí! Suena la catarata de un río como un tambor, en ella escucho el ruido que alienta sin rencor. Palabras y más palabras quisiera decir, para contar en poemas los lagos que veo aquí. En una roca me siento, miro el verde prado, los conejos saltan. Cantando están los pájaros. ¡Qué bonita es la naturaleza! El aire puro que en ella se respira. Ver correr a las bestias y los hombres en la cacería. Un viento flojo del norte pasa sobre la hierba. Una roca vi con forma de caracol. Sentí una sensación de que aquella roca era un primor. Miro. En lo alto de la montaña parece que el cielo se junta. 1 de Abril del 1970

LA PRIMAVERA Ya llega la primavera naciendo más amores que los que cubre la tierra. Cuando nacen las flores nacen los amores, y con la primavera señores, se despiertan ilusiones. Esas rosas nuevas que nacen en mi jardín. Te amo desde la primavera que tú me hiciste vivir. Quien no ama las flores, quien no ama los verdes campos,


es porque nunca ha soñado. Soñar también es amor. Soñar también es querer. Querer como yo te quiero en ti mi vida encontré. Quien sepa lo que es amor que se enamore en primavera. Late más fuerte el corazón y se enamora hasta que se muera. 27 de Abril del 1971

EL OTOÑO Cuando llega el otoño las hojas de los árboles caen. Habiendo amores que mueren, otros que nacen. Yo soy como el otoño. Cae mi amor al suelo del árbol más montañoso. Mis hojas se las lleva el viento. ¿Quién dice que el amor no cae? ¿Quién dice que no es falso? Voy recorriendo la calle. Mi amor me ha abandonado. ¡Oh otoño! Eres mi desgracia. Yo creí amarla y todo ha sido una farsa. Salgo a la calle y el viento sopla, sopla. Las hoja caen, van cayendo, es el detalle. ¿Quién dice? Tantas hojas que caen, tantos amores que mueren.


Pero estos amores que se van volverán en la primavera. 27 de abril del 1970

LA LLUVIA Cuando la lluvia cae me asomo a la ventana, son gotas de agua limpia que bañan mi cara. El contacto del agua fresca ensancha mi corazón, porque cae de entre la niebla y viene de la mano de Dios. Agua limpia y cristalina que brilla en los rayos de sol, resbala en tu cara, con un gran esplendor. Y al caer resonante la lluvia sobre mi tejado, suena a música cantante. Como clarines amaestrados, entre nubes y nubarrones el arco iris salió. Son los pájaros cantores


que le cantan al agua y a Dios. 29 de abril de 1971

EL JARDÍN DE MIS SUEÑOS En el jardín de mis sueños veo flores de color, recordando las amapolas rojas como el sol. Un tulipán blanco renueva mi jardín, como rosas de enamorados me hacen sentir. El clavel enroscado rojizo de amor se clava en mi pecho como un flecha en el corazón. Jazmines y jazmines hacen sentir bienestar, perfuman con su perfume blanco y parece mi jardín el paraíso terrenal. El color de las flores, el perfume de su aliento, me hacen sentir un amor que todavía no entiendo. Rosas y claveles, jazmines y azucenas, hacen sentir el delirio de un amor que me condena. En el jardín de mis sueños todo lo veo de color, porque en él yo me siento por ti más limpio, mi amor. Tú me pareces una flor, la reina de mi jardín. Aquí te ofrezco el amor que yo siento por ti. Qué bonito es el amor rodeados por un hermoso jardín, aspirando el perfume de las flores y los besos de perfil. Blanca como un jazmín, y un velo de blanco amor, el día que nos casemos, qué feliz seré yo. 1 de Abril del 1970


El amor es el sentimiento que mueve a las personas. No es posible imaginar un mundo sin amor. Pero el amor es como una moneda de dos caras. Es éste un sentimiento que puede alzarte a la más alta gloria o bajarte a la profundidad de los infiernos. DE AMORES Y DESAMORES ES UN MISTERIO EL AMOR Pienso y no me lo creo. Me lo creo y no pienso. Siento que en mi corazón arde un gran misterio. Misterioso es el amor, cuando de amor se habla siento un fervor que mi pecho estalla. Al contemplar unos ojos llenos de misterio, al besar tus labios, siento un placer eterno. El placer de sentir tu corazón junto al mío, siento un querer que nunca olvido. Amor lleno de penas y dolor. Así es la vida, que no he sabido darte lo que tú necesitas. Este amor y sus misterios es lo que te hace caminar, seguir siempre adelante, no mirar nunca atrás. Un consejo puedo darte y no lo habrás de olvidar. Tienes toda la vida por delante y la has de aprovechar. Aprovéchala en buen sentido, tu corazón no malgastes. Mas el destino tiene su armas y otra vez te encontré, el camino es complicado, pero nos deberíamos conocer.


Más o menos éste es el misterio que deberíamos descifrar, pero algo hay en medio que no se puede aclarar. Yo te brindo algo de mí que he llevado muy adentro, y es que siempre te amé, y ahora te digo te quiero. La Vall de Uxó, 15 de febrero de 1980

EL MUERTO VIVO Ya no late mi corazón. Mi corazón se ha parado, este mundo es un horror, triste y horrorizado estoy Tú me has envenenado. Tú me has hecho morir. Tú me has matado, como quien mata a una perdiz Yo no estoy vivo. Soy un muerto andante, y voy por los caminos caminando agonizante. Pon tu mano en mi pecho. Mi corazón ya no late, es que ya estoy muerto pero vivo para renegarte. Soy en muerto andante, sin vida y sin aliento.


Voy como un navegante perdido en el gran infierno. 22 de junio de 1971

TENGO MIEDO A PERDERTE Tengo miedo a perder la maravilla de tus ojos, serrana, y el acento que de noche me pone en la mejilla la solitaria rosa de tu aliento. Tengo pena de ser en esta orilla tronco sin ramas. Y lo que más siento es no tener la flor que tú acaricias. Si tú eres el tesoro oculto mío, eres mi vida y mi dolor ganado, si yo soy el fiero de tu señorío, ¡no me dejes perder lo que tanto he añorado! ¡No me dejes marchar como las aguas del río para irme alejando! Tu pensamiento es nieve resbalada en la gloria sin fin, en la blancura. Tu perfil es de sirena amaestrada y tu corazón de paloma desatada. Tengo miedo de perder la sonrisa de tus labios, Tus besos abrasadores que queman los míos. Ese tacto de tu cuerpo que me llena de cobijo. Ese sabor de tu aliento y tus manos acariciadoras que me infunden tanto cariño.


Y tu pecho que tiembla cuando se abraza junto al mío, mi pequeño y dulce amor. ¡Mi Chispita, mi vida y mi ilusión! 27 de septiembre de 1971

AMOR DESCONOCIDO Quisiera hablar, hablar, mucho hablar. Hablar hasta mi garganta secar. Como el riachuelo que deja su agua navegar. Como el pájaro que cae y no se puede recuperar. Todo quisiera decírtelo, aunque luego no sirva de na Rosa desconocida que te busco y no te veo. ¿Dónde andarás escondida? que por encontrarte me muero. Sal que vea tu rostro. Sal al sol del mediodía, que sin aún conocerte sé que eres muy bonita. Tú me escribes. Yo te escribo. Nos hablamos como dos desconocidos. Te hablo y sueño contigo. Te veo y no se quién eres. Me siento de ti como cautivo de la belleza que imagino sin saber tienes. Veo dos ojos hermosos mirándome como luceros. Siento que te amo como a mi propia vida


y creo estar enamorado de una desconocida. Sin saber quién eres creo conocerte. Sólo con tus dulces palabras sueño contigo mil, mil veces. 7 de diciembre de 1971

EL BESO Siento el sabor de tu boca cuando tus labios me besan, un sabor que me desborda, un sabor que me atormenta. Una fragancia, un estilo, un beso de amor tierno y abrasador que se guarda, se acumula en el corazón. Es un beso que deleita, de labios encantadores. Cierro los ojos a tu beso y son más fuertes mis pasiones. Con besos de amor limpio nos besamos los dos como grandes enamorados. Yo te quiero, tú me quieres, nos amanos. Te estrecho entre mis brazos, te aprisiono entre mi pecho dándote un fuerte abrazo, y largo, un largo beso. Siento locura de amor. Esto que siento por ti me hace amarte tanto que a tu lado soy feliz. Esta felicidad tan arrolladora, tan viva, tan amante. Miro y veo tu cara de rosa y un beso tengo que darte. Un beso que no dejaría que tus labios se soltasen. Porque llevan fuego de amor tus labios al besarme. En las entrañas de tu ser llevas un fuego enloquecedor con tu beso de mujer no hay hombre que resista a repetir de nuevo la tentación.


Beso vil, traicionero en tus redes he caído yo, por dar un beso a una mujer en sus redes me encarcelo. 31 de Diciembre de 1971

COMO LOS RAYOS DE SOL Como los rayos del sol tus ojos me quemaron, al ofrecerte mi amor de ti quedé enamorado. Mis sueños son tus ojos mirándome en la oscuridad. Es tu amor que me tiene loco, y yo te quiero conquistar. Si yo conquistara tu corazón sería el más feliz del mundo entero pues desde el día que te conocí, desde ese día te quiero. Te quiero tanto mi vida, que por tu amor estoy loco, te sueño noche y día, y por ti casi no como. La luz de mi pensamiento, tu cuerpo ocupa mi pensar. Que te tengo como un tormento al que yo quisiera poder parar. Este tormento inhumano que me hace marchitar, deseo pedir tu mano y con tus padres hablar. Yo les diré que te quiero, que te adoro, que sería un penal sin ti. ¡Dame tu cariño niña! que pueda por ti cambiar, porque el tesoro más grande es tu amor por conquistar. Espero que te guste este poema, que es para ti. Lo hice muy de corazón y sólo pensando en ti.


Valencia, 30 de Mayo de 1971

ME CONMUEVO AL ABRAZARTE Estando contigo niña me siento muy feliz, es la felicidad del amor que siento por ti. Acaricio tu pelo suave como el viento, lo sostengo entre mis dedos como si fuera terciopelo. Miro tu cara linda y adorada haciéndome sentir la ternura más exclamada. Tus ojos son dos luceros que me miran sin compasión, pero por lo mucho que te quiero te doy amor, amor. Tu cuerpo al caminar parece un ángel del cielo, ninguna mujer te iguala, por eso yo a ti te quiero. Mis brazos al abrazarte sienten cariño, te quiero, qué dulce es mi amor contigo si soy correspondido. Si me quieres como yo, qué felices seremos cariño, No tengo palabras para expresar lo que siento porque todas me faltan y sólo puedo decirte. ¡Te quiero, te quiero! Valencia, 31 de mayo de 1971


QUÉ TRISTE ME DEJABAS Que triste me dejabas cuando te vi marchar. Pronto pasó la tarde y triste tuve que estar. Esas notas de alegría que espero noche y día, que tú llegarás para darme tu simpatía. Faltaba sólo una hora para que llegaras y un siglo me pareció, deseando que tú entraras para recibirte con amor. En ese momento tan deseado el cielo se abrió, fui a estrecharte entre mis brazos, estábamos juntos los dos. Que alegría tan grande es tenerte junto a mi, toda la semana esperándote y que luego te vayas, así. Sólo una pocas horas juntos al cabo de una semana, que se pasan como unos segundos cuando pronto tú te marchas. Pero esos momentos que estás conmigo son de felicidad, porque puedo decirte, cariño mío, lo guapa que tú estás. Tan guapa y atractiva como flor de los jardines, te quiero tanto mi vida, que al irte me dejas sin fines. Qué triste me dejaste cuanto te marchabas, otra vez solo, en mi pensamiento puedo soñar con tu cara. Y soñando paso las horas, que juntos hemos de estar, porque si tú estás sola, pronto esto acabará. Valencia, 30 de mayo de 1971


ME HAS DEMOSTRADO LA VERDAD, ¿NO? QUERERME.... Yo que siempre te he querido con cariño y lealtad y por mucho que hemos reñido no te he sabido dejar. Yo buscaba en ti solo cariño, amor, y un poco de comprensión. Más tu no has sabido darme lo que tanto ansiaba yo. Deseaba dulcemente que conmigo tu salieras para a la gente poder demostrar que me amabas locamente y no era falsedad. Para que veas lo que se siente que ¡Dios te perdone! me engañaste con quererme y no me lo supiste demostrar. Cuando me veas con otra ya sabrás lo que se siente, ese orgullo que te mata por el suelo va a rodar. Ya que tanto en ti he buscado de amor y de cariño ese que tu no me has dado y mi alma ha llegado a destrozar. Yo creí volverme loco cuando todos me decían que el amor que tu me dabas era solo falsedad, y yo no te preguntaba si tu a mi me querías y al menos fueras sincera al decirme la verdad. Para que veas lo que se siente y sientas lo que yo siento, te juro por mi vida que esto un día me lo vas a pagar. 23 de agosto de 1972

SÓLO COMO UN CONSEJO DE AMOR No sé qué pensar en esta últimas poesías, de todas las que he escrito, unas son realidad y otras fantasías. Como me han gustado varias chicas a casi todas versos saqué,


unas con rosas y espinas y otras sin son ni porqué. No se crean los lectores que soy pesado en el amor, sólo un poco romántico, que hace versos de corazón. Muchas de esas poesías servirán para postales, otras servirán para los novios formales. Si lejos estás de tu novia, le puedes escribir una poesía de mi libro haciéndola así feliz. Pero si estás diariamente con tu prometida, apréndete alguna de memoria recítale una poesía. A las mujeres les gusta que seamos románticos y que le hablemos de amor, son todas un encanto. Yo mismo tengo una novia que es un sol, cuando le digo te quiero, felices somos los dos. Si quieres conquistar a una chica sé formal y prudente, dile con palabras bonitas que la amarás hasta la muerte. Nunca seas falso ni embustero si quieres a una mujer, dale tu cariño sincero. sincero y con mucha fe. 16 de abril de 1970

NO TENGAS CELOS Dicen que soy un mujeriego, que me gustan muchos las mujeres, es cosa que no puedo negar,


porque ellas a mi vienen. Una vienen, otras van. Cuando estoy con una morena enseguida te das cuenta, porque un pelo en mi chaqueta enseguida tú te encuentras. La mujeres pelirrojas son un desafío para mí, porque son avariciosas y me dejan sin sentir. Mas a ninguna hago caso con palabritas de amor, porque siempre a ti te llevo colgada de mi corazón. ¡No tengas celos compañera! ¡Con esa cara, con ese pelo! Que a las mujeres bonitas las ponen feas los celos. Aunque para otro te hayas peinado, yo veo en ello tu padecer, porque eres mía y me has dado la llave de tu querer. ¡Ay Manuela! ¡Ven a mi! no hagas caso de lo que digan, que sólo te querré a ti, con cariño mientras viva.


Los celos que tú tienes son puros y disparates, vente conmigo cariño, yo te llevaré a todas partes. Cogiditos de la mano como dos enamorados con un beso de tus labios me dejas encarcelado. 8 de abril de 1970

A UNA VALLERA No importa que con otro de mí te alejes, yo te aseguro que muy pronto te arrepientes. No me importa que te vayas, porque pronto has de volver. Tú ya no puedes por despecho olvidar nuestro querer. Tranquilo te espero, niña del alma, hasta cuando me humillas me das esperanza. ¡Vallera bonita! Sé que a mi lado tú has de volver, porque me llevas prendido en el vuelo garboso de tu vestido. ¡Chiquilla! aunque me dejes tus ojos dicen que vuelves. ¡Vallera bonita! Tu cuerpo al andar son prados de Sevilla. Eres como un ramito de hierbabuena. Tienes el perfume de la virgen de la Paloma. Eres las alegrías de mi querer. Por eso sé que conmigo has de volver.


¡Vallera bonita! Yo sé que a mi tú has de volver para siempre, y juntos podernos querer. 24 de abril del 1970

MALAGUEÑA El amor que yo te tengo no lo puedes negar, pues bien sabes que te quiero mucho, mucho más. A la luz de la primavera en un jardín te conocí, yo te di una bella rosa y me enamoré de ti. Más bonita que una rosa. Más bonita que un clavel. yo de dije a ti serrana que de ti me enamoré. Tumbado bajo la luna yo te ofrezco mi canción, pues tu amor lo llevo dentro, dentro de mi corazón. En Málaga es donde está lo más bonito de España, allí es donde tú naciste, serrana de mis entrañas. Y por eso a ti te llaman el milagro del jardín, porque eres la flor más bella que hay allí. Hasta la flores te confunden cuando pasas junto a ellas, pues a su lado tú pareces la reina de la colmena. Cuando escuches esta poesía que compuse el otro día, con mi cariño absoluto te la diré noche y día.


Por eso yo a ti te llamo malagueña de mis amores. Porque tú eres mi vida, y tú eres mi pasión. Los días van pasando y tú me vas despreciando, en cambio cada día que pasa yo te quiero más y más. Mi alma lleva un sollozo de tanto y tanto amar. Malagueña de mis amores yo contigo me quiero casar, porque nunca te olvido y cada día te amo más. Una alegre malagueña pasó junto a mi corazón, su alegría se llevó mi amor. ¿Quién no conoce Málaga?, una tierra andaluza, con sus grandes playas que son una dulzura. Su ambiente veraniego lleno de luz y sol. Hasta allí llegan extranjeros de todo el mundo a este rincón. Las olas del mar se estrellan con alegría y hacen a los que allí están sentir simpatía. Estando en la playa de Málaga una muchacha alegre por mi lado pasó, y al mirarla, en mí su recuerdo quedó. Fue la sonrisa andaluza la que me hizo regresar, y bailando Mis manos en tu cintura mi amor le fui a declarar. Eres bonita y alegre como a mí me gustan las mujeres. Con tu sonrisa adorable ¡Ay!, qué loquito me tienes. Malagueña de España. Gloria de Andalucía,


A ti te quiero yo desde que te encontré aquel día. Y por eso te he sacado esta bonita poesía. 2 de abril de 1970

A LA LUZ DE LA LUNA A ti voy a decirte unas cosas en poesía. Esas cosas yo las pienso noche y día. Pienso en tu querer, en tu pelo negro y suave como la brisa del viento. Yo quisiera acariciarte y decirte lo mucho que te quiero. Tus ojos son luceros que nunca dejan de alumbrar, llenándome con su luz adentro, muy adentro de mi pesar. La sonrisa de tu cara no se puede comparar con nada. Y a la luz de la luna te quiero hablar de amor, y así decirte ¡te quiero! te quiero con una sola razón. CRISTINA Daría mi vida por ti si llegara la ocasión matando al que se presentara a robarme tu amor. ¡Te quiero tanto chiquilla! que sin ti no sabría vivir. Por ti tengo clavada una espina, que sin tu amor no puede salir de mi corazón. ¡Eres mi adoración, mi vida, mi pesar! ¡Te quiero tanto muchacha! Contigo me quiero casar. Mi amor por ti es tan grande que hasta me acuesto sin cenar, sólo pensando en tus besos que me martirizan. El encanto de tu cara. Tu figura al andar. Cada día que pasa estás más guapa, Cristina de mi pensar.


Y este amor que yo te tengo me sale de corazón. Porque sé que te quiero y sólo te hablo de amor. Si tu amor fuese como el mío, qué dichoso sería yo. Sería el hombre más feliz de la Tierra, sólo cantándote canciones de amor. ¡Cristina adorada! ¡Refugio de mis penas! Con tus caricias me quitarías esta cadena que me destroza. ¡Eres mi aliento, mi vida, mi pasión! Si un día tú me dejaras, por ti yo moriría. No te alejes nunca de mí y juntos podremos vivir refugiados con nuestro cariño. Yo cada día que pasa estoy más loco por ti. 2 de abril de 1970

LA LOCURA DEL AMOR Yo te quiero con locura y te doy mi corazón, quítame esta amargura con un poco de tu amor. Cuando te veo pasar y tus curvas vas meneando no sé lo que a mí me entra, que me voy enamorando. Eres bonita y alegre como a mí me gustan las mujeres, con tu sonrisa adorable ¡Ay!, qué loquito me tienes. Te voy hacer mi declaración de amor, escúcha bien esto que te dijo yo. Que esto no se te olvide. ¡Nunca!, mientras estés conmigo, desde el mismo día que te conocí y tus labios me sonrieron, ya me gustaste tú a mí con un cariño sincero.


Los días han ido pasando, contigo me he puesto a hablar, pensando que algún día cercano tú me llegarás a amar. Si tú te fueras de aquí y muy lejos te marcharas, piensa antes un poco en mí, que sin ti mi vida no es nada. Eres lo que más quiero en esta vida. Sin ti mi vida no tendría valor, nada deseo en este mundo. Nada que no sea tu amor. ¡Cariño! ¡Mi vida! ¡Mi cielo! ¡Mi amor! Casémonos pronto para estar así más seguro de tu amor. El día que nos casemos, ese día nunca lo he de olvidar, lo llevaré siempre como si fuera para mí un altar. Piensa que te haré muy feliz con quince o veinte hijos, y siempre, siempre loco por ti. Sabes muy bien que de adoro palmo a palmo, que no sabría qué hacer sin ti. Pues tanto es lo que te quiero que ciego estoy por ti. Yo te quiero con locura y te doy mi corazón, quítame esta amargura con un poco de tu amor.

TE CONOCÍ A LA ORILLA DEL MAR Entre pinos y olivares un día te vi. Quise tener tu cariño solamente para mí. Recuerdo aquella tarde a la orillita del mar. Tus cabellos que se llevaba el aire, en un amor me hicieron pensar. La brisa del viento suavemente pasaba sobre ti.


El sonido de las olas me parecía una música eterna de amor que de mí se desprendía. No lejos de donde tú estabas cautivado estaba yo, mirando tu lindo cuerpo bajo los rayos del sol. Ese brillo de tu cara, ese meneo al andar. Una rosa me parecías. Reina de todas las demás. Cuando en el agua entraste, me hiciste pensar que quería ser agua para en tu cuerpo poderme enredar. Y agarrado a tu cintura, mi amor poderte confesar. Que te quiero como a ninguna, con ansia, hasta la eternidad. Este fue el primer día en que yo te conocí. Después, bailando Mis manos en tu cintura y poniendo mis labios en los tuyos, uniendo nuestro amor para estar siempre juntos. 30 de marzo de 1970


TRISTE POR UN AMOR Triste por un amor que no es correspondido, saliendo del corazón es mucho más sufrido. Estoy tan enamorado de tu ojos, de tu cuerpo y de tu boca que cuando me miras con desprecio siento como un látigo que en mí, mi amor díscolo. ¿Por qué me haces sufrir de este modo, si yo te quiero tanto a ti que me vuelvo loco?. El hechizo de tu encanto guardo en mi cerebro, y es que te quiero tanto, que por ti mataría a un regimiento. La tristeza que yo tengo nadie la puede alegrar. Por ti me estoy muriendo, pensando que contigo en el cielo podría estar. ¡Triste es mi pasión! ¡Amargo es mi vivir!, porque no me quieres y me haces sufrir. Si yo te quiero con locura y te doy mi corazón, quítame esta amargura con un poco de tu amor. Cuando me acerco a tu lado y tu me dices que ¡NO! me dejas vencido y amargado por no tener tu amor. ¡Triste es mi vivir! porque no tengo tu consuelo y tu querer. Me haces tanto sufrir que yo de pena moriré. 30 de marzo de 1970

EL DESVELO ES AMOR ¿Por qué queriéndote tanto como yo te quiero a ti, por qué querientote tanto tengo tanto que sufrir?


Por la noches me despierto, y al acordarme de ti y ver que no te tengo a mi lado, ya no me puedo dormir. En la oscuridad yo veo dos luceros relucir. Son tus ojos que sin hablar dicen ¡Duerme, duerme, vida mía! ¡Vida mía! ¿Por qué tu no sufres? Entonces mi corazón se acelera y yo escucho su latir. ¡Cierto es! que cuando más grande es el amor, menos se puede dormir. De mí nacen los recuerdos, y me siento un hombre feliz, pero demostrarte mi cariño no puedo. Tan sólo puedo escribir. Quiero estar siempre a tu lado y no apartarme de ti. Eres como el agua dulce que le da vida a un jardín. Bétera, 27 de septiembre de 1970


UN SUEÑO DE AMOR En el jardín de mis sueños siempre estoy contigo, porque siento que te quiero y tu amor me tiene cautivo. Anoche soñé contigo, y tú también me querías, en el sueño yo lo vi, y a mi lado tú venías. Qué bonito es soñar si eso fuera realidad, si tú a mí me quisieras yo te querría aún más. Cuando me acuesto cada noche, el mismo sueño quisiera yo poder tener, para tenerte entre mis brazos y darte mi querer. Otra noche soñé que íbamos juntos de la mano, hablando de nuestro amor como dos enamorados. Quién pudiera saber lo que los sueños quieren decir, para así encontrar la chica que me quiera a mí. Paseando lentamente recordando mis sueños, la vi pasar a ella , brillante como un espejo. De pronto me di cuenta que los sueños son verdad. Relucía como una estrella y a ella me quise acercar. Le dije: “Adorada mía, esclavo soy de tu amor.” Ella dijo que también me quería y que soñaba lo mismo que yo. El dulce amor y su nombre, un encanto fue para mí, pues enamorado quedé, porque nos queremos los dos, y eso será hasta el fin. 31 de marzo de 1971


LA CONOCÍ EN EL MONTE Paseaba por el monte yendo de cacería, vi una muchacha llorar con lágrimas en las pupilas, Le pregunté: - ¿Qué te pasa mujer? Y ella me contestó: - ¡El mundo conmigo ha sido cruel! Un hombre me engañó con mentiras y pasión, luego con él me marché, y en el bosque me dejó. Ella era una buena muchacha y al darse cuenta de su error defendió su vida y también su honor. Mas a mí la pena de su cara me llegó al corazón, que desde aquel mismo momento le entregué mi corazón. - ¡No llores ni tengas penas! si a ti un hombre te engañó, yo te juro por mi vida que a ti sólo te amaré yo. Salió un suspiro de sus labios, con una sonrisa sonrió, yo la cogí de la mano y a casa la llevé yo. A sus padres le conté la historia que ella me relató, y amablemente me dijeron: -¡Gracias, en nombre de Dios! Aquella linda muchacha de claros ojos sin fin con las mejillas rosadas parece un lindo jazmín. Su cara es como una rosa, sus labios como un clavel, cada día está más preciosa, es la chica de mi querer. Los cabellos son de oro, brillantes por el sol, ¡La quiero como un loco! ¡Loco de amor! Su cuerpo es de mimbre y cimbrea al andar para mí ella nació, y a ella llevaré al altar. 31 de marzo de 1970


DOS AÑOS DE AMOR Tal día como hoy a tu casa yo llamé, para decirle a tus padres que me dieran tu querer. En aquella misma semana no sé muy bien qué me pasó, que al marcharme de mi casa un botijo rompí yo. Mas el tiempo ha ido pasando y cada día te quiero más, estoy tan enamorado que contigo me quiero casar. En nuestro tercer año de amor yo te quiero recordar, quiéreme con ilusión y un día te llevaré hasta el altar. 5 de Febrero de 1971

AMOR FALSO DE AMIGO Era bonita y alegre y su amor te cautivó, no quisiste creerme y tu amor fue un gran error. Tantas veces que te dije


que no la quisieras, te dije lo falsa que es y que nunca tú le dieras ni tu cariño, ni tu fe. Qué importa que sea bonita. No es digna de tu querer. Vive alerta y no te tomes a risa la tragedia que pueda traer. Sufriendo te encuentras ahora por culpa de esa mujer, que no vale ni su sombra y a ti te hizo enloquecer. ¡Malditas son las mujeres que juegan con el amor! cuando un hombre bien las quiere ellas les hacen traición. Con sonrisas y palabras a mi mejor amigo has engañado, siendo tú una mujer mala su vida has destrozado. Cuando estoy junto a mi amigo las palabras le recuerdo, si me hubiese hecho caso no estaría en este encierro. ¡Sufre corazón! ¡Sufre que tienes porqué! sufre y aguanta la carga


que tu cariño se fue. Te has pasado de la raya, y escucha lo que te dijo, sufre corazón y calla, que este es tu castigo. También te dije mil noches no la vayas a querer, ten seguro que te daña esa mala y perversa mujer. Olvida que las has querido, y no pienses más en su amor que una mujer de esa clase no tiene ni compasión. Volvamos los dos juntos a reír en la vida, y no pensar en el amor que es todo falso y mentira. 8 de abril de 1970

NUESTRO AMOR NO LO COMPRENDEN Cuando era pequeñito ya te quería yo, ahora que soy mayorcito te doy mi corazón. Te quería con el alma. Tu me decías que también, éramos felices jugando a correr. Mas el tiempo ha transcurrido y adultos ya somos,


sigue en pie mi cariño y yo estoy por ti loco. Tus padres no me quieren, a ti te hacen sufrir, diciéndote que yo soy pobre y no soy digno de ti. Muy lejos te has marchado para ver si olvido tu querer, y no saben que por muy lejos que te lleven yo nunca te olvidaré. No me importa tu dinero, yo sólo quiero tu amor, dejemos este sitio mísero y huyamos juntos los dos. Con la fuerza de mis brazos me basta para mantenerte, si me quieres como decías vente conmigo, vente. En un pueblecito tranquilo, allí viviremos los dos, allí te daré todos los día mi cariño, con orgullo y con amor. Los dos juntos recordaremos cuando éramos pequeñitos en el jardín de las rosas te ofrecía clavelitos. Nuestro recuerdo es realidad. ¡Somos felices! Así con nuestro amor hasta la eternidad. 30 de marzo de 1970

EL AMOR DE UNA MAÑICA ¿Qué son palabras de amor? ¿Qué son palabras de querer? Son palabras del corazón que al alma hacen estremecer. Yo le dije a una mañica “te quiero de corazón” y ella bailando una jota su sonrisa a mí me dio.


Mi maña me cantó una jota llena de alegría, y mi cariño se llevó marchando de romería. Yo en mi carro la llevaba yendo hacia la romería, y ella me cantaba la jota diciéndome que me quería. Al estilo de los maños su canción ella cantaba, llenándome de orgullo porque en mi carro la llevaba. “Soy una alegre mañica de un andaluz enamorada, que me lleva en su carro a su tierra sevillana. Mi amor se lo canto en jota, y le canto cuánto lo quiero, y él me responde con versos que su cariño es sincero.” Entre canciones y versos pasamos la romería, recordando aquel hermoso día con gracia y con armonía. Con mi cariño mañica orgulloso yo estoy, y a la Virgen yo le pido


que nos queramos siempre, como hoy. Una mañica y un andaluz camino de la iglesia van, esa pareja somos tu y yo que nos vamos a casar. 15 de abril de 1970

LOS OJOS DE CHISPITA Tengo la novia más bonita que hay en la Vall de Uxó, su cara es la que más brilla de limpieza y esplendor. Son sus ojos dos luceros en la oscuridad de la noche, cuando ella sale a la calle hasta a la luna le hace goce. ¡Esos ojos tan bonitos! cuando limpios ellos están, no te los ensucies cariño que los puedes estropear. Si me gustas así, no me hagas enfadar, no te pongas cabezona que limpia más guapa estás.


Quiéreme como yo te quiero, ámame sin falsedad, que para mí en el mundo entero no ha habido otra ni habrá. Que yo pueda presumir de tener la novia más bonita, has de hacerme caso a mí y no teñirte la vista. Eres mi locura de amor, tú eres mi chispita, tú sabes que tienes mi corazón y mi cariño mientras viva. Poniendo un beso en estos versos yo te doy mi corazón, para que veas lo que te quiero, a ti te lo entrego yo. 17 de Diciembre de 1971

TRISTE POR UN AMOR Triste es un amor si no es correspondido, saliendo del corazón es mucho más lo sufrido. Estoy tan enamorado de tus ojos, de tu cuerpo y de tu boca, cuando me miras con desprecio es como un látigo que en mí se disloca.


¿Por qué me haces sufrir de este modo? si sabes que te quiero tanto a ti que me vuelvo loco. El hechizo de tu encanto se guarda en mi celebro, y es que te quiero tanto que por ti mataría a un regimiento. La tristeza que yo tengo nadie la puede sufrir, triste es mi pasión y amargo es mi vivir. Por no quererme, tú me haces sufrir Si yo te quiero con locura y te doy mi corazón, quítame esta amargura con un poco de tu amor. Cuando me acerco a tu lado y me dices que ¡NO! me dejas desplomado y amargado por tu amor. Triste es mi vivir si no tengo el consuelo de tu querer, me haces sufrir tanto que yo de pena moriré. 30 de marzo de 1970

EN RECUERDO DE UN AMOR Dicen que el primer amor es el verdadero, yo no sé si eso es verdad, porque cuando te veo pasar tú me haces recordar aquel amor sincero. Te quería como a nadie, te amaba sin pensar, aunque la gente murmuraba,


yo te quería de verdad. Estaba loco por ti. Desesperado por tu amor. Pero la gente me miraba con desprecio y con rencor. Yo sabía que eras buena, alegre, y con un buen corazón. Pero esa alegría tuya solo fue murmuración. El murmurar de las gentes y el decir demasiado ha hecho que pierda a mi amor, yo que tanto la he amado. Pronto te vas a casar, y en parte siento alegría, porque sé que has encontrado el amor que tú merecías. Pero es muy fuerte mi tristeza, el verte casada con otro, yo que tanto te quería a tu recuerdo retorno. ¡Ay!, si nos hubiesen dejado amarnos el uno al otro, te hubiese querido tanto, volviéndome por tu amor loco. Entonces yo era muy joven y pobre de voluntad, porque si la hubiese tenido no te habría dejado escapar. El día que tu te cases en la mili estaré yo, para olvidar que te quise,


y querer a mi nuevo amor. Pero eso de olvidar es muy difícil, aunque haya que aparentarlo, porque una vez a ti te quise y ahora de otra estoy enamorado. 13 de abril de 1970

LOS LABIOS PREGUNTOSOS Siempre anduve enamorado de una chica pequeña, pero como yo me sentía tan grande nunca le dije que la quería. Como siempre trabajábamos juntos y de broma siempre estábamos, yo a veces le saco versos como si fuese su enamorado. Creo que siempre la he querido aunque era muy pequeñita, pero su linda cara de rosa era una maravilla. Hubo días que venía con sus labios pintados, y yo siempre en broma, le decía que le pegaría un bocado. Con una pintura brillante preguntosos veía yo sus labios, que le dije un disparate, que yo quisiera besarlos. Tiene cara de ángel,


pero piernas de rosquillitas, por eso siempre te he querido con un cariño a medias. Muchos versos te he sacado, todos por tus lindos labios. Yo una vez los hubiese besado, contigo me hubiese casado. Mas esa linda cara y esa sonrisa dulce siempre te recordaré como amiga a la que quise. Ya sé que ahora tienes novio, y ya no está bien el piropear, yo como amigo te quiero y siempre te he de recordar. 14 de abril de 1970

LA TRAICIÓN DE UNA MUJER ¿Cómo podría explicar la traición de una mujer, si yo la quería tanto que no podía comprender? A una mujer tierna y guapa le entregué mi corazón, sin saber que me engañaba a espaldas con otro amor. Yo que tanto la quería. Yo que tanto la amaba, ella con su dulce sonrisa, loco de amor me dejaba. ¿Por qué esta vil traición que me ha hecho marchitar? ¡Tanto que yo te quería! ¡No te puedo perdonar! Si es que tú no me querías, ¿por qué me engañabas,


diciéndome que por mí sentías tanto como yo te ansiaba? Ahora comprendo lo de aquella noche de invierno, cuando al salir de tu casa vi un hombre que paseaba, y me miró con unos ojos de miedo. Sin yo poder sospechar él esperaba que yo marchara, para él poder entrar a robarme la mujer que tanto amaba. Pero el tiempo me hizo ver que jugabas con dos amores, haciéndole la traición al hombre que te quería con mi amores. ¡Vete! perversa mujer, no pienses que te he querido, ¡Vete! con tu otro amor, aunque sea un triste mendigo. 30 de marzo de 1970

MALAGUEÑA DE MIS AMORES El amor que yo te tengo no lo puedes negar, porque bien sabes que te quiero mucho, mucho más. A la luz de la primavera en un jardín te conocí, y creyéndote una rosa yo me enamoré de ti. Más bonita que una rosa, más bonita que un clavel. Yo te confieso, serrana, que de ti me enamoré. Cantando bajo la Luna te canto mi canción, en ella saco lo más puro de mi corazón. En Málaga es donde está lo más bonito de España, allí es donde tú naciste, serrana de mis entrañas. Por eso a ti te llaman el Milagro del Jardín, porque tú eres lo más bello que hay allí.


Hasta las flores te confunden cuando estás al lado de ellas, porque a su lado pareces la reina de una colmena. Cuando escuches esta poesía que compuse el otro día, que con todo mi cariño yo te canto noche y día. Por eso yo te llamo malagueña de mis amores, porque tú eres mi vida, eres mis pasiones. Mas los días van pasando y tú me vas despreciando, y cada día que pasa yo te quiero más y más, llevo un sollozo en el alma de tanto y tanto amar. Malagueña de mis amores contigo me quiero casar, porque si no consigo tu cariño, me llevarán a enterrar. 1 de abril de 1970

DÉJAME TENERTE Eres paloma sin rumbo que revoloteas por el cielo y yo soy un vagabundo que no supe decirte te quiero. En mis sueños de pubertad fuiste mi amor soñado, mas nunca te ofrecí mi amor para no ser despreciado. Te sentía en mi corazón, te soñaba noche y día. Nunca te hablé de amor, auque mucho te quería. Han pasado los años y sigues en mi pensamiento, aún te siento en mi alma porque te llevo muy adentro. Paloma sin rumbo fijo, pósate un poco en mí, dame un poco de tu cariño y sé algo para mí. El destino quiso un día que acariciara tus alas y fuiste entre mis brazos la felicidad soñada. Besé tus rojos labios y me temblaba el corazón, te tenía entre mis brazos ¡Qué hermoso era el amor!


amor de mis sueños dorados. Sueños que nunca olvidé. y cuando te tuve en mis brazos tus besos encontré. Presos del fuego de la pasión susurraban nuestros cuerpos hoy te recuerdo con emoción y olvidarte no puedo. ¡Déjame tenerte una vez o mi corazón estallará! ¡Déjame tu cariño aunque en sueños lo pensaba!

LA PASIÓN DE UN AMOR Pasión es lo que yo siento brotando de mí, porque sé que te quiero con un cariño sin fin. El otro día pasé por tu lado y un piropo te ofrecí, tú me miraste, me sonreíste, sí. Sonrisa graciosa. Sonrisa de amor. Cuando tú me sonreíste te llevaste mi corazón. Los días van pasando y más fuerte es mi pasión, y es que sé que de ti estoy enamorado y te ofrezco todo mi amor. Muchachita de mi vida no me digas que no, que si tú no me quisieras sería mi perdición. Abrazado a tu cuerpo sería como una flor, para decirte bajito te quiero, te quiero, y darte todo mi amor. Esta pasión que yo siento es más fuerte que yo, y no podría negarte el amor de mi corazón. Tengo el corazón cansío y olvidarte yo no quiero,


sólo quiero que tú me quieras a la luz del mundo entero. Cuando la pasión de un hombre es querer a una mujer no hay en el mundo nadie que lo pueda detener. Si la pasión que te tengo tú no la sabes comprender, que cuenten con mi cuerpo que con mi vida yo no contaré. 31 de marzo de 1970

RECORDANDO UN AMOR Te conocí trabajando. Simpaticé contigo hablando. Trabajamos juntos y terminé mi amor, a ti declarando. ¡Qué bonitos eran aquellos días de principios de un amor! Cuando tú me sonreías, loco por ti quedaba yo. Cuando te declaré mi amor tú casi me aceptaste. Fui entonces la persona más feliz, que hubiese en aquel instante. Así empezó nuestro idilio. Casi como un secreto, a tu esquina iba yo, enfrente de un lavadero.


La hora de nuestra cita era casi siempre a las nueve, cuando veía abrirse tu puerta, mi corazón se conmovía. Aquel delantal de cocina que llevabas al salir, parecías la señora que yo soñaba para mí. Cuando más felices estábamos hablando de nuestro amor, un hombre en mi bicicleta ante nosotros se presentó. Con una excusa me llamó para que me fuera de ti, y es que empezaba la murmuración del cariño que yo sentía por ti. Mis padres no te querían, por las palabras de la gente, sin saber que eras buena y una muchacha decente. Pero como ya te he dicho en otra ocasión, yo era joven, y convincente, de que no me convenías, me convencieron. Así perdí tu amor para siempre. 13 de abril de 1970


La vida de las personas son historias que contar. Todos tenemos nuestra propia historia. Todos tenemos nuestras vivencias, que por ser nuestras, son las más importantes. Esas vivencias han llenado parte de nuestra existencia, y vienen impresas en nosotros, en nuestra alma, nuestro corazón y nuestra memoria. Las llevaremos guardadas dentro de nosotros mismos y nos las llevaremos al último viaje. SON TR AZOS DE MIS VIVENCIAS

HOMENAJE A VALL DE UXÓ De muy lejos yo vine al pueblo de la Vall de Uxó, donde él me abrió sus brazos con todo su esplendor. Recuerdo aquel día en que por primera vez lo vi, pensando con alegría que aquí sería feliz. ¡Vall de Uxó del alma! Tú me abriste los brazos, y de la noche a la mañana yo me sentí abrazado. Buscando una nueva vida hasta ti llegué, pensando si tu me querrías, en ti puse yo mi fe. En los primeros momentos me sentía desgraciado,


porque había dejado muy atrás a los seres que amo. Cinco meses solo estuve sin los padres de mi alma. desde que ellos aquí vinieron todo en mí de nuevo cambiaba. Tú me abriste tus brazos y en ellos me refugié. En ti he confiado siempre y por siempre te querré. Tu me has hecho feliz, y contigo yo he triunfado, refugiada en ti nuestros anhelos hemos logrado. Vall de Uxó del alma mía, ¡cuánto te quiero! Cuanto más lejos de ti estoy, de ti mucho más me acuerdo. Son tus gentes las que tanto y tanto quiero, y a ti. En mis recuerdos os llevaré hasta el fin. Estando lejos de ti las lágrimas yo derramo, porque en ti soy feliz, como a mi madre yo te amo. Con los seres más queridos que tengo en la Vall de Uxó vuelvo pronto a estar contigo con alegría y amor. Valencia, 2 de junio de 1971


UN MUCHACHO DE LA VALL DE UXÓ Voy a contaros un caso ocurrido hace poco en el pueblo de la Vall de Uxó. Se trata de un matrimonio que dos hijos tenían, con el sudor de su frente el padre los mantenía. Pero un día sin dudar el matrimonio se disgustó, con razones o sin ellas quedaron separados. El niño que era mayor se marchaba con su padre, dejando al más pequeño con la cariñosa madre. La pobre se puso enferma y con la pena murió, sin tener noticias de ellos, sólo pensando en los dos. El niño al quedarse solo en un barco se ocultó y paseando por allí leyó un cartel que decía: Hace falta un aprendiz. Sin reparar en nada el niño al taller entró, y al dueño se presentó. No tengo madre ni padre. El niño le dijo así, si usted quiere, aquí me encuentro. Yo puedo ser su aprendiz.


Pasaron cuatro años. la vida sigue. Todos los días hablaba con su padre y con su hermano, pero se conocían nada más como paisanos. Un domingo por la tarde lo convidan a un café, como un paisano más el chaval con ellos fue. Mas recordando una carta que escribió para un amigo que en la Vall dejó, el padre impresionado en él más se fijó. Vio que en la carta ponía su apellido, también el de su mujer. Impresionado. Dime ¿Quien es tu madre? El chico le contestó: Rosa Rodríguez Fernández, y Antonio Pérez García es el nombre de mi padre. Entonces al darse cuenta que aquélla era la mujer que en la Vall de Uxó dejó, se abrazaron los tres en un abrazo de amor. Todo el mundo en la calle le decía: Es tu padre, tu no lo puedes dudar, y este joven es tu hermano los que por ti han de mirar. 8 de Abril de 1970


EL RECUERDO DE NUESTRA REUNIÓN Le llamo el recuerdo de nuestra reunión porque para mi fuiste tú la primera vez que en reunión fui, lo recuerdo con exactitud. Hicimos los preparativos en aquella bonita Navidad desde la primera noche bailamos juntos, y del recuerdo no se me va. Cuando te tenía entre mis brazos yo en el cielo creía estar, bailando aquellas canciones que no las puedo olvidar, la canción más bonita, la que sentía en mi corazón, era de Adamo, se titulaba La noche. Escuchándola sentía más limpio mi amor. Y Mis manos en tu cintura, otra de sus canciones que no puedo olvidar, te hubiese apretado tanto junto a mí como para no dejarte jamás. Nos cogimos de la mano pero tú me remugabas, porque pensabas que no era justo hasta que en tu casa no entrara. Ya cerca del día de Reyes a ti dije: A Tu casa iré, para pedirle a tus padres que me den tu querer.


Pero qué arrepentido estoy de haber hecho caso a la gente. Yo sé que tú me querías hoy no puedo tenerte. Un día llegará en que piense en esta poesía, pero eso está lejano, quedan por pasar los días. Ahora tú te has casado con otro. Con otra yo he hecho lo mismo. Hoy nos vemos por el paseo como dos desconocidos. 13 de abril de 1970

SIN TU AMOR NO TENGO NADA Escúchame, por favor, lo que yo te ofrezco ahora te lo doy de corazón, con sentimiento y amor. Cuando te vi por primera vez los ojos se me nublaron, porque no podía creer que de ti me estuviera enamorando. En toda tu persona llevas la alegría de Andalucía, siempre con risa en los labios, y en tu cuerpo la alegría. Esa sonrisa de tus labios la llevo grabada en mi corazón, porque siempre llevo conmigo la imagen de tu pasión. Yo no me puedo creer esto que a mí me está pasando porque tu imagen la llevo conmigo. ¡Siempre estoy en ti pensando!


¡Escúchame con ternura! ¡Escúchame con pasión! porque siempre en mí, tú vienes dentro de mi corazón. Cuando te miro me parece que un ángel estoy viendo, porque me pareces tan bonita que del cielo vas cayendo. Los ángeles de cielo son bonitos y voladores, tu eres ángel mío, el ángel de mis pasiones. Afina bien el oído y escucha esto que te digo; Si tu no me quisieras yo no sabría lo que hacer y llevaría esa pena hasta hacerme enloquecer. Quiero que sepas mi ángel que te quiero con locura y el mal que yo tendría sin tu amor, no tiene cura. El amor que yo te ofrezco te lo ofrezco de verdad, queriéndote como te quiero llegaría incluso a matar. No olvides nunca lo que te acabo de decir, si tu me quieres un poco te haré por siempre feliz.

CON LA MIRADA DE TUS OJOS Al pasar por tu lado los ojos se me cierran porque creo estar viendo pasar a una princesa. Con una mirada de tus ojos mi corazón ardiendo está, con una llaga tan grande que sin tu amor no se puede curar.


¡Quiéreme tan sólo un poco! y te sabré hacer muy feliz, con mi cariño, serrana, te querré hasta el fin. 22 de marzo de 1965

UN AMIGO QUE TE APRECIA Tus ojos me traen recuerdos, y si me miran en la oscuridad me llenas de un enorme fuego que no puedo apagar. Cuando tus labios sonríen me haces martirizar, ¡Ay que loquito me tienes ya! No te lo tomes en serio. Ni tampoco te lo tomes mal. Que te brindo estos versos como un recuerdo, de un amigo sincero que te aprecia y nada más.


QUE GUAPA ERES MORENA ¡Que guapa eres morena! ¡Que guapa eres al andar! Esos ojos de princesa me condenan al mirar. Me gusta tanto mirarte a la cara que me dan escalofríos, porque eres tan guapa que mirándote pierdo el sentío. Cuando paso por tu lado y tú dulcemente me sonríes me dejas tan hipnotizado que tu sonrisa me sigue. Es tu cara tan preciosa y tus ojos tan deslumbrantes, que no hay en el mundo rosa que a ti pueda igualarse. Es tu voz tan resonante de tu boca al salir, que sólo el hecho de escucharte me hace sentir feliz. Eres bonita, simpática y trabajadora, en ti llevas la gracia impresa de la bonita española. De mi corazón he sacado


este verso para ti, mi nombre es el de Santiago, quien te lo escribe así. Si de veras te ha gustado, guárdalo en el corazón, porque tu imagen yo la guardo como algo bueno de Dios. Es tu nombre de mujer limpio y resonante, puesto en ti como un clavel y bonito para llamarte. La Vall de Uxó, 8 de julio de 1971

ANDALUCÍA Los poetas andaluces llevamos en el corazón la alegría de nuestra tierra sacada de una canción. Yo soy de Andalucía, hermosa tierra del amor, donde reina la alegría, y la llevo en el corazón. Vi llorar a un poeta porque su amor se acabó. Le dije, ve a Andalucía y renacerá tu corazón. ¿Quién no conoce Sevilla, la reina de Andalucía? Allí pasan bailando las mujeres guapas por bulerías. Córdoba es tierra de moros y también tierra de toros. De allí salen los toreros más grandes del mundo entero. ¿Y de Jaén? ¿Quién no habla bien de Jaén?


Grandes valles de olivares, tesoro de España entera. Aceite de oro fino que traspasa las fronteras. Andalucía tiene salero saliendo de sus tierras. Los mejores poetas del mundo entero. Los poetas andaluces sacamos del corazón los poemas de alegría y hacemos una canción. Hablando de Andalucía, ésta es tierra soñada. Por muy lejos que yo esté de mi querida tierra adorada nunca yo olvidaré Andalucía la guapa.

A UNA ANDALUZA ¡Viva la gracia y el salero! y la sonrisa de tus labios, la reina de España, tú. Hipnotizado me has dejado. En Andalucía te conocí y andaluz es mi querer. Si tú a mí me correspondes, en Andalucía te amaré. El amor de los andaluces es gloria y alegría, que las tristezas del alma se cantan por bulerias. Eres andaluza chiquilla, con gracia y con salero. Eres una maravilla bailando, con tus tacones no se ve el suelo. Me has destrozado el alma. Yo no soy nada sin ti. Si tú me das tu cariño me harías muy feliz. En Andalucía, señores, están los hombres de corazón. Cuando una andaluza baila, le roban todo su amor. Esta muchacha graciosa es bella rosa de un jardín, es hecho que yo la quiera como a nadie, para mí. El que no conozca Andalucía y si es soltero y sin compromiso, si se da por allí una vuelta vuelve listo para un cariño.


¡Andalucía de mi alma! por ti suspiro yo. A ti te entrego mi cariño, un cariño de español. Un beso en los labios te doy. Un beso de corazón. Con la sonrisa y la gracia de un andaluz que soy yo. 30 de marzo de 1970

ME MARCHO A LA MILI ¡Ay, qué pena tan grande es irse un hijo a la mili! Cuánto lloran los padres al verlo irse. Pronto me voy al servicio a cumplir con la patria, dejando a mis seres queridos y también a mi amada. Las mujeres son más sentimentales y lloran en seguida, los hombres somos más duros, pero por dentro va la espina. ¡Ay, madre de mi vida, no te pongas seria! alegra esa cara como si fueras de feria. Aunque a la mili me voy, yo creo que volveré hecho todo un hombre y a mi patria honraré. ¡Ay, novia mía no pongas cara de pena! que aunque me vaya muy lejos tu amor conmigo me lleva. También será bonito lucir el uniforme de soldado, para recordar en la mili que eso es cosa de hombres honrados. Cuando yo esté en la mili cartas y cartas escribiré, unas serán para mis padres y otras para mi querer. A veces suele ocurrir lo que os voy a contar,


al escribir a los padres y a la novia, es como un cantar. ¡Madre! ¡Novia querida! No me mandéis sólo un beso, mandadme un pan, un queso, veinte duros y un jamón. 16 de Abril de 1970

YA EN LA MILI En virtud de la patria, al servicio me he marchado, despidiéndome de mi novia, que es lo que más amo. No llores novia querida, que a la guerra yo no me voy. Que aunque esté en la milicia no me encojo, y contigo estoy. Estando ya en la mili la cabeza pensando está, los besos y los abrazos que no los puedo olvidar. La mili es una lata que a todos ha de tocar, dejando lo que más se quiere en nombre de la paz. No me llores, ni tengas penas, que cuando termine la mili cojo el camino derecho para estar con mi princesa. De noche no duermo pensando en tu amor, deseando que esto pronto termine para estar juntos los dos. En recuerdo de la mili te mando esta foto, vestido de soldado parezco un maroto.


El día que me digan ¡Muchacho, estás licenciado!, será un día tan alegre que saldré como un rayo. Diré ¡Adiós a la mili del alma! para estar contigo. ¡Adiós mili! ¡Yo ya he cumplido! me marcho con mi amada que me espera con cariño. 1 de Abril de 1970

SIGO EN LA MILI Y JURO BANDERA Alegre y triste estaba yo el día que me marchaba a cumplir con el honor de servir a mi patria. Triste en el sentido que mi hogar dejaba, porque dejaba a mis seres queridos, mis seres del alma. Alegre por la grandeza de sentirme todo un hombre, y demostrar a la Tierra entera el valor que en mí se esconde. Valor de la armonía, de sentimiento y de fe, de demostrar a la patria mía cómo se la ha de querer. Tres meses duros en el CIR pasé, al igual que mis compañeros a las espaldas me los eché. Instrucción por las mañanas, gimnasia al mediodía, por las tardes charlas y más charlas, que acababan en agonía. Cuando besé la bandera, la bandera española en la jura de bandera, se estremeció mi alma entera. ¡Qué día tan feliz! ¡Qué alegría en mi nostalgia!


¡Qué anhelo en mi pecho! ¡Mi corazón se agranda! Un suspiro en mi garganta que se estremeció al decir ¡Sí, juro por mi patria, aunque tenga que morir! Éste fue un día de los más felices para mí, lo recordaré mientras viva y en verso lo escribo así. 14 de abril e 1970

RECUERDOS DE LA MILI En el cuartel de Castellón -Tetuán 14 le llamanen él ingresé yo una bonita mañana. Dicen que es infantería también, pero cuando vamos de marcha vamos a pie también. Es segundo batallón, es segunda compañía, del cuartel es lo mejor de sus gentes la armonía. Don Antonio Zaragoza es nuestro capitán, al igual que los tenientes, Idalgos, Santos y Suelves, Son hombres justos al mando y que saben mandar. Tenemos los sargentos de todos los gustos y toda clase, para tenerlos en el recuerdo un poco voy a explicarles. El sargento Pinas, al cargo de los pelaos, cuando está de semana nos deja amorataos. El sargento Herrera es de los ¿Usted es por nota? Y el sargento primero Cuadrado es el de ¿Vamos a ver porras?


El sargento Ibáñez nos trae vino y es juerguista, pero cuando le da el coraje no hay quien lo resista. Mas cuando sea el momento en que nos vamos a licenciar será la alegría más grande que a mí me puedan dar. Con la verde en mis manos y el ¡Ya te puedes marchar! gritaré ese día como un loco, lleno de felicidad. 15 de Octubre de 1970

¡YA ESTOY HARTO DE LA MILI! ¡Ya estoy más que harto de la mili! La piernas se me doblan de la debilidad. Ni fumo, ni bebo, ni duermo tranquilo. Sólo tengo hambre, sueño y ansiedad. Lunes y martes caldo con patatas. Miércoles y jueves caldo con arroz. Sábado y domingo para ir más ligero, la ración de uno se la dan a dos. ¡Madre! ¡Novia querida! No me mandéis más un beso, mandadme un pan y un queso, veinte duros y un jamón. ...Y SIGO No hay nada que más fastidie que alpargatas cuando llueve,


una botella de vino, una cama sin mujer, tener un día de permiso y a la novia con el mes Toma... ¡Ocal...ocal...ocal....!

TANGO DEL BUEN VINO Yo soy un buen muchacho y no me meto con nadie, pero me gusta el vino, eso no lo puedo negar. Si me meto en la taberna me hago un chato y otro chato. Cojo una borrachera y me salgo sin pagar. Recuerdo una tarde, me fui a la compañía con ganas de arrojar. Y el sargento de semana me quiso arrestar. El oficial de guardia me dice ¿De dónde vienes muchacho? Y yo le dijo muy serio. ¡A sus ordenes mi oficial! Yo es que he bebido vino, anís y manzanilla.


Y el oficial de guardia me quiso arrestar. ¡Vino bueno! sin ti no puedo vivir. ¿Dime si me quieres con cariño? Porque yo lloro como un niño cuando no te tengo a ti.

CÓDIGO DE JUSTICIA PARA EL EJÉRCITO FEMENINO 1. Toda mujer, al cumplir los 16 años se considera apta para todo servicio de tierra, mar y aire. 2. Deberá estar preparada en todo momento para el combate. 3. Tendrá el arma en todo momento limpia y en condiciones de buen uso. 4. Deberá llevar dos o tres fundas de recambio. 5. Si hubiese ataque masculino sobre la zona de guerra, inmediatamente y con la mayor rapidez, recurrirá a la práctica de cuerpo a tierra. 6. En caso de levantamiento del arma del enemigo, la recluta adoptará sin hacerse de rogar la posición más adecuada. 7. Cuando se esté ejecutando el combate queda terminantemente prohibido exaltar gritos o suspiros, para que el enemigo no pueda batirse en retirada.


8. En caso de retirada del enemigo, la recluta cogerá el arma del enemigo entres sus manos y lo obligará a seguir en la lucha cuerpo a cuerpo. 9. Después de la lucha, la recluta deberá limpiar el arma, procurando que no queden residuos dentro del arma. 10-Si la recluta lleva bandera roja el enemigo guardará el arma, pero si es valiente intentará el ataque por retaguardia. PENALIDADES En caso de incumplimiento de los artículos 4º y 9º, la recluta será condenada a llevar durante nueve meses consecutivos una mochila, aumentando su peso y volumen durante los mismos, y ya pasados los nueve meses también será condenada a no hacer uso de las armas durante el periodo de cuarenta y cinco día. Valencia. Hospital. 1971


Hay momentos en la vida de las personas en que aclamamos a un Ser Superior en el que creemos, más o menos. Lo hacemos impulsados por varios motivos: la creencia inculcada por nuestros padres, la herencia cultural recibida por la etapa de vida en la que hemos crecido, o en otros casos por propia voluntad y fe.

DIME, DIOS MÍO Tú que te llamas Padre. Tú que te llamas Dios. Tú que todo lo creaste con cariño y con amor. Dame tu mano inmensa. Tú, Santísimo Señor, porque si tú quisieras te llevarías este dolor. Este dolor intenso que me amarga noche y día, que me tiene preso y me quita la alegría. Una y mil veces te lo he demandado, una y mil veces no me has escuchado. Dime, Señor Mío, ¿No soy digno de tu amparo? Tú que eres tan justo


tan bueno y piadoso. Dime, Señor Mío, ¿por qué no me has escuchado? ¡Dios Santo Amoroso!, pongo mi corazón en tus manos, mi conciencia en Ti al pensar. Sigo siempre confiado porque sé que me quieres escuchar. 27 de octubre de 1971

A TI, DIOS MÍO Por cuatro caminos voy vagando, llevando mi sino muy desconsolado. Amargura llevo por un dolor insoportable, no me escucha Dios, no me escucha nadie. Ni Dios ni los santos se apiadan de mi tormento, por más que les rezo no siento su aprecio. ¿Qué he hecho Dios mío que no escuchas mis plegarias? Dime si merezco que se abrase mi alma ¿No ves que me retuerzo de dolor? ¿No ves que imploro tu nombre? ¡Escúchame, Tú Señor! Háblame solo una noche. Dime si no soy digno de Ti o soy bicho del infierno Dime si no merezco tu compasión, porque yo no lo entiendo. ¿Dime en qué consiste la amargura que me atormenta?


Dime si esto no me sirve para llegar a tus puertas ¡Oh, Dios Poderoso que todo lo puedes! ¡Haz que sea feliz y que llegue a Ti al llegar mi muerte! 2 de Diciembre de 1971

Guardo la hoja del programa de fiestas que tuvo lugar durante los días 13 al 20 de junio del 1970, en honor al Santo Patrón de la Colonia San Antonio. En ella hay una columna de cuatro versos. Es mi saludo a los vecinos. Dice así: En esta hermosa colonia hemos fundado nuestro hogar, que un día, tarde o temprano nuestros hijos habrán de heredar. ¿Querrá alguno de nosotros que el día que esto suceda en vez de vivir en paz vivan en continua guerra? Pues como esto no queremos hemos de trazar un plan, y en vez de sembrar discordias sembremos amor y paz.


Esta meta se ha propuesto implantar en este barrio, con fiestas y buen humor, Santiago, vuestro clavario.

POEMA HOMENAJE A SAN ANTONIO Homenaje al santo patrón de nuestra colonia, lo expreso con mucha devoción y mucha gloria. Gloria, amor, con cariño y entusiasmo, demostrándole con fervor las fiestas de nuestro barrio. Haya paz en nuestros corazones y amor a nuestros semejantes, con alegría y canciones nuestras fiestas han de salir triunfantes. Es bonita la alegría, y más bonita la unión. Que san Antonio nos bendiga y nos dé buen corazón. Este homenaje a san Antonio que nos llene de alegría, sentémonos todos juntos como si fuésemos familia. Una familia dulce y acogedora de un barrio en unión que con alegría en su fiesta colabora. Les deseo con cariño que disfruten de esta fiestas, aunque se hagan sacrificios que las representan. Tras la lucha y el entusiasmo, todo el año han trabajado, a estos estupendos clavarios brindémosles un fuerte aplauso, porque bien se lo han ganado. Mas volvemos al principio, que seáis muy felices y que podáis disfrutar lo que con unión conseguisteis.


Yo sé que aquí en La Unión, nuestra colonia, hay personas generosas que se merecen la gloria. Mi tributo yo les doy a todas en general, como las gentes de la colonia no ha habido ni habrá. ¡Es tan grande mi alegría de veros a todos reunidos!, que con un abrazo de simpatía os demuestro mi cariño. Que el buen san Antonio nos bendiga y seamos fieles a Dios, que disfrutemos de estas fiestas con cariño y con amor. Valencia, 11 de Junio de 1971

A JESUSITO Llegando la Navidad todos somos mejores, llenándonos de verdad, y alegrando los corazones. Amándonos unos a otros y cantando bellas canciones, en el día de Navidad cantando bellas canciones, con la fe de nuestras almas al Niño Jesús de nuestros amores. Ese niño tan bonito que en un pesebre nació, ha sido lo más grande que pudiera hacer Dios. La alegría del mundo entero se reconcilia en estas fechas, el Niño Jesús bueno hace olvidar las penas. Mi pena se vuelve alegría pensando en el Niño Dios, cantándole con alegría y dándole mi corazón. Mi corazón yo le doy, mi cariño y mi bondad al niño Jesusito que ha nacido en un portal.


¡Oh! Jesusito bueno, deja que me acerque a ti, deja que ponga en ti un beso para morirme feliz. Son tus manecitas como primores en tu cuerpo y es tan linda tu carita que sólo con verte me siento contento. Te miré y me sonreíste, todo fue un hermoso sueño. Por el mundo tu naciste dejándonos tu recuerdo. 15 de Diciembre de 1971

EN EL HOSPITAL Les rezo serenamente a la Virgen y al Señor por todas aquellas gentes que no saben de su amor. ¡Virgencita Santa, buena y pura! ¡Tú, Madre Inmaculada! como tú, no hay ninguna. Las lágrimas de tus ojos son penas del corazón, porque sufres por tu hijo, que es nuestro Señor. ¡No llores madre santa! que yo te consolaré. Con esas dulces lágrimas que yo te secaré. A la Virgen Santa le rezo con devoción, porque sé que ella quiere curarme de este martirio que estoy sintiendo yo. Doce velas le he prometido a la Virgen y al Señor, y también a San Antonio, para que me den la curación. Mi fe es tan profunda que a todos los santos les pido que me curen este dolor y me liberen de este martirio. Sosteniendo mi dolor alzo los ojos al cielo, se lo pido al buen Dios que tanto y tanto quiero.


Así termino esta poesía que escribo en el hospital, donde todo es tan blanco como un ramo de azahar. Sintiendo las cancioncillas de la monjitas que hasta el cielo volarán porque por Dios son oídas hasta la eternidad. Valencia 29 de mayo de 1971

REFLEXIÓN SOBRE LA MUERTE ¿Qué somos en la vida? ¡Nada! Nada somos. Sólo agua cristalina que se va por el arroyo. Como el tren que pasa de estación en estación dejando a todos atrás. ¡Eso somos! ¡Nada! Nada porque de nada venimos. Nada porque en nada al fin nos convertimos. ¿Para qué nos sirven nuestras luchas en la vida? ¿Para qué nos sirve nuestro anhelo de vivir, si de pronto nuestro cuerpo suspira y nuestro corazón deja de latir? ¡Muerte, estúpida y cretina! ¡No te acerques a mí! ¡Vete de mi vista! y déjame vivir. ¿No ves que lucho en la vida por un mundo mejor? ¿No ves que amo y creo en Dios?


¡Lárgate de aquí! no te acerques jamás, déjame vivir hasta la eternidad. Esa eternidad es la que nunca acaba. Ésta es la última estación. También hay que luchar por conquistarla y estar en gracia de Dios. 10 de diciembre de 1970 PENSAMIENTOS SOMBRÍOS En la madrugada del día doce de noviembre de dos mil nueve pienso y escribo a la vez. Escribo pensamientos que yo mismo no llego a comprender. Pienso en mi mujer, mi fiel esposa, mi reina, mi madre a la vez. Sencilla como es ella. Sólo a ella siempre amaré. Mi hija Silvia, mi esperanza de continuidad. Mi pequeña mayor. Mi vida e ilusión. No es menos Fernando, mi yerno, al cual le gusta todo aquello que yo he soñado, la imagen, la televisión. Para mí es un pilar importante. Y sé que sabrá defenderla con uñas y sangre. Mi Santi, mi hijo. Él es un ser indefenso que necesita más de todos. Aunque a veces le riño, él es un pedacito de mi vida.


Mis riñas son como orgullo de padre. Yo quisiera que él fuese como yo. Pero él es él, como es, indefenso. Lo quiero con locura y cuidaré siempre de él. Y a mi cielo llegaron mis luceros, Ana y Clara. Son lo que más espero. Mi Ana es lista como ella sola. En las notas del cole saca en todo nueve o diez. Ella será importante como es más o menos su Pasi. No es menos mi Clara, ese torbellino. La reina de carita singular. ¡Es tan bonita! ¡Tan especial! ¡Clarita, tú también serás muy importante! Yo, cuando ya no esté, desde allí arriba en el cielo, si Dios cree que me lo he merecido, velaré por todos los que aquí estéis. No soy una persona ni buena ni mala, pero siempre he luchado por los míos. Así que si tengo algún pecado espero que Dios me los quite. Termino con una frase, ¡Os quiero a todos!, y quiero a la Vall de Uxó. Me gustaría llegar a los noventa o cien años. ¡Pero bueno...! Un abrazo a todos. Santiago


CUMPLEAÑOS He cumplido sesenta años y sigo soñando. Sueño con el saber de toda una vida. Estoy contento por haber conseguido aquello que soñé, un hogar, una esposa muy especial, dos hijos, y algo muy hermoso que es el colmo de mi ilusión, dos nietas. Mi descendencia, mi entusiasmo, mi realidad, mis trabajos y logros. Eso es toda mi vida. Pero así y todo me siento asustado. Temo a los dolores, pérdida de mi fuerza corporal y todo lo demás que significa la vejez. Me pregunto. ¿Llegaré a los noventa, a los cien años? Quién sabe.

LÁGRIMAS EN LA MADRUGADA Son las seis de la mañana y me he despertado asustado. He tenido un sueño terrible. Mi mujer me llamaba pero yo no podía contestarle, porque tenía el sueño eterno. Una voz me hablaba y dentro de mi alma yo escuchaba. ¡Santiago, Santiago! Pero no podía contestar. Y pensaba en mi Ana, que tal vez no podría verla tomar su Primera Comunión. ¡Mi niña, la más guapa de todas! La vería desde arriba, pero ya no sería igual. Despierto, sigo llorando. Tengo un nudo en la garganta, que no me deja respirar, ni pensar, porque no pudiera ver a mi niña Ana vestida de comunión. Ella es para mí, esté donde esté, la más guapa, y el traje que llevará lo pagará su Pasi Espero que todo esto sea sólo un mal sueño.


Pero me da miedo pensar que mi esposa me llame y no pueda contestarle. Silvia y Fernando, si esto sucediera realmente espero que no abandonen a mi santa mujer. Espero que sigáis con todo lo que yo he conseguido, y cuidando mucho a mis niñas, mi princesa y mi reina. Sigo llorando en la madrugada de este día. Espero que todo haya sido sólo una pesadilla. Un mal sueño. Espero todavía vivir muchos años más y conocer a mis bisnietos, mi descendencia. Espero poder disfrutar de todo lo que tanto me ha costado conseguir. Saber llegar a mi población. Disfrutar de mi cortijo. No me lo abandonéis, y pensad que yo estaré siempre aquí, a vuestro lado. Pero bueno, ¿por qué digo estas cosas, si aún tengo mucha vida por delante? ¡Por si acaso!


La imaginación crea leyendas, romances e historias. Cuando una persona a la que le gusta escribir inventa vidas y situaciones, está creando vidas, sentimientos, emociones. HISTORIAS Y ROMANCES

VOY BUSCANDO A MI MADRE Oí cantar a un niño pregonando entre las gentes y cantando entristecido que madre él no tiene. Con los ojos humedecidos y la cara de lágrimas llena, dice: Voy buscando en los caminos a la madre que me tuvo en sus entrañas. ¡Madre del amor, que no engaña! Me recogieron unas monjitas en la puerta de un convento, metido en una cestita y con una nota dentro. Aquellas letras decían con el dolor de una madre. ¡Por culpa de la vida, tengo hijo que abandonarte! Con cariño y alegría las monjitas me criaron, y en la pila de bautismo con un nombre me bautizaron. Mi nombre es Rafael, mis apellidos están en blanco, ahora busco una mujer y por ella estoy llorando. Quisiera ver a mi madre, aunque sea sólo una vez, que una madre es una santa y yo la quiero conocer. No sé si es morena, si es rubia, no lo sé. Pero quiero tener su dulzura de madre y de mujer. Voy buscando a mi madre con canciones por el mundo, quisiera tener sus caricias, aunque sólo sea un segundo. Esa madre tan buena que me llevó en sus entrañas, verla yo quisiera para que me acariciara.


Me encuentro solo en el mundo y voy buscando a mi madre, me encuentro como desnudo porque me falta lo más grande. Estas notas de tristeza iba cantando aquel niño, con la tristeza en los ojos va recorriendo caminos. Valencia, 10 de junio de 1971

YO MATÉ A MI MADRE ¡Dejadme, dejadme marchar con ella!, que muera junto a su cadáver. ¡Dejad que mi corazón se abrase para que ella pueda perdonarme! ¡Yo, yo la he matado! ¡Yo, yo he sido el criminal! ¡Yo!, yo he sido el malvado que este crimen ha de pagar. ¿Por qué Señor lo has consentido? ¿Por qué has dejado que la locura ciegue mi ira, para hacerme del diablo y de la condenación? Ella que era tan buena, tan alegre y bendita. ¿Por qué has dejado que muera, y no yo con mi sangre maldita? ¡Yo! un malvado que de juergas siempre estaba.


¡Yo!, que borracho iba a casa, Y ella, al verme me decía ¡Hijo mío! ¿Por qué haces esto? ¿No ves que no está bien? ¡Ven y acaríciame! hijo de mi querer. Y yo cobardemente más me enfurecía. Y le pegué a mi madre, que allí quedó en el suelo tendida. Era como una rosa de luto. Su cabeza dio en el suelo. ¡Fui yo quien la maltraté! ¡Yo, que le robaba el dinero! Así hacía muchas veces y ella me perdonaba, y con sus manos arrugadas acariciaba mi cara. Me decía que fuera bueno con lágrimas en los ojos. Sonreía con misterio y más grande era mi enojo. Le faltaba, le gritaba, y una bofetada le di. Fue en aquel momento cuando yo me estremecí. Cuando comprendí que era mi madre la que sobre el suelo yacía, fue al mirar mis brazos y entendí que se moría. ¡Madre, madre! grité yo. ¡Perdóname, yo te he matado! ¡Yo soy tu asesino! ¡Llévame a tu lado! ¡Quiero morir contigo! y que veas cómo se abrasa mi alma, de ser malvado. Por cada guantá que te di, cien puñaladas merezco, quiero que a mí me las den y que maltraten mi cuerpo. Quiero pagar mi delito y que me maten mil veces,


que me corten las manos que no respetaron tus sienes. Como nadie me hizo caso, las manos puse bajo el tren. Éstas salieron volando y en la vías las dejé. Manco estoy de aquellas manos asesinas que un día yo llevé. 23 de diciembre de 1970

EL CABALLERO SOLITARIO Me presento señores. Soy el caballero solitario que va en busca del amor. Una vez creí encontrarlo y todo fue una ilusión. Me enamoré de una morena de ojos traicioneros, me miraron una noche y otra dijeron te quiero. Desde entonces borracho voy de un lado a otro, pensando siempre en su querer, que aún me vuelve loco. Cuatro puñaladas me dio en medio del corazón. Cuatro ríos de roja sangre por ella perdí yo. Querer como yo la quise nadie jamás la querrá, queriendo como la quiero nunca la podré olvidar. Si yo fuese poeta la pondría en lo más alto para que su nombre sonara entre la luz y el rayo. No sé medir bien las palabras, pero no me quedo atrás, para que comprendan estas letras lo que pueden significar, llevo un enorme fuego que no puedo apagar. Llevándola entre mis sueños ella a mi lado siempre está. Así soy yo. El caballero que errante la busca sin parar,


pensando que algún día cercano, yo la llegase a encontrar. Termino estas palabras que dicen así, si ella me hubiese querido sólo un poco, la hubiese hecho muy feliz, queriéndola como la quiero, yo la amaría hasta el fin.

UN HIJO EN LA CALLE ENCONTRÉ Una mañana de invierno a un niño llorar yo vi y le pregunté: ¿Qué te pasa? Me contestó: ¡Soy infeliz! Desgraciado yo me siento porque padre y madre no tengo. Me he quedado huerfanito y en la calle yo me encuentro. ¡Que pena tan grande! no tener el cariño de un padre. Y más pena todavía es no tener una madre. Aquel niño desconsolado cinco años sólo tenía, sin familia y sin nadie yo a casa me lo traía. Estaba todo sucio de polvo y su ropa era vieja, lo lavé bien, y mi esposa le puso la ropa nueva. Le dimos nuestro cariño y como un hijo lo criamos, hasta que se fue al servicio los tres felices éramos. Recordábamos al muchacho que de la calle recogí, dándole nuestro cariño, nuestro hogar yo le ofrecí. El tiempo de la mili largo se nos hizo, esperando a Manuel, al que quisimos como un hijo. Los dos deseando estábamos de verlo. El tiempo pasó y a casa volvió lleno de alegría, que en nuestros corazones sentíamos la fe que él nos tenía.


Nuestra mayor alegría era tener un nieto, y él sin pensarlo mucho buscó a la hija de don Ernesto. Era una buena muchacha, simpática y trabajadora. Ella para mi Manuel fue su alegría y su gloria. Un año hace que se casaron y un niño ellos tuvieron, con mi nombre lo bautizaron haciendo de mí un abuelo. 10 de abril de 1970

LEYENDA DE DOS ENAMORADOS Les voy a contar la historia de un muchacho cuya perdición fue amar, y por su amor lo enterraron. Vivía en un pequeño pueblo trabajando sin parar, allí fue donde lo cogieron para poderle robar. Le pegaron, lo maltrataron hasta hacerle llorar. Él era un buen muchacho que no tenía maldad. De pronto un día ante sus ojos apareció una mujer, él estaba medio loco y no podía comprender. La muchacha lo limpió, lo lavó, lo acarició, y al marchase con un beso en sus labios le dejó. Pero la banda de malhechores de nuevo hasta allí entró, y con voz basta el jefe le ordenó que si con ellos no robaba, esa sería su perdición. De repente entró la chica, que a todos hizo callar, Si a ese muchacho no soltáis, a todos os he de delatar.


Dos tremendas bofetadas cayeron sobre su cara, abrazada al muchacho rogó que lo soltaran. Dijo el muchacho: A esta chica yo la quiero y si la volvéis a tocar os arrastraré por el suelo ¡Malditos pistoleros! Dos tiros sonaron. Dos cuerpos cayeron. Fueron dos enamorados que están en el cementerio.

UN BUEN LÍO Les voy a contar un lío que a un buen amigo le pasó. Por pasarse de la raya casi en padre se encontró. Estando de vacaciones en un hotel se hospedó, haciéndose de algunos amigo, en un buen lío se metió. Le dijeron que en la habitación tal había una señorita, él, pobre ignorante, a la puerta llamó y ella le dijo que entrara, por favor. Era aquella una señora que a punto de tener un hijo estaba, le dijo que llamara pronto a un médico, que estaba que agonizaba. Él desconcertado al médico llamó, y éste dándole la enhorabuena, le dijo que el niño era un varón. Allí enseguida se armó. Todos la enhorabuena le daban en el hotel y el pobre chico no sabía el porqué. Con curiosidad le preguntaban cómo el niño se llamaría,


y él contestar no sabía. Miraba a la pobre mujer que todavía estaba sin hablar. Y él pensaba: En buen lío me he metido. Por buscar una aventura hasta padre he salido. Para no seguir con el lío, en unos días los tres se marcharon, diciéndole la mujer que un hombre la había engañado. Pero todo terminó feliz, porque aquel hombre la buscó, y le dijo que lo perdonara, porque con ella él se casaba. Así, ese mi querido amigo, de vacaciones ya no va por si acaso encuentra otro hilo y lo quieren liar. 15 de abril de 1970

MARÍA Esta es la historia de una muchacha llamada María, vivía con una hermana menor a quien ella mucho quería. Vivían felices con sus padres en Santander donde todos los querían, y mucho más Rafael. Rafael la buscaba, la amaba y la quería, pero una tragedia en la familia iba a cambiar su vida. Las dos hermanas de casa se marcharon, sin saber dónde se fueron. Sus padres y Rafael se sentían muy desgraciados. Rafael buscó a su amada por todos los sitios de España, al no encontrar rastro de ella sintió gran pena en el alma. Casi dos años pasaron y María a su casa volvió, llevaba un hijo en su brazos, y a sus padres les pidió perdón. ¿Cómo justificas eso? ¿Con un hijo y tú soltera?


Eres la vergüenza de esta casa. ¡Vete! y aquí nunca vuelvas. Los padres la rechazaron y con el niño se marchó, iba de un lado a otro sin encontrar compasión. A la casa de Rafael con el niño en brazos llegó, y al verla, de pronto su cuerpo se estremeció. ¡Vete! ¡Mala! ¡Perversa mujer! Te burlaste de mi amor, ya no te quiero ver más. Fuiste mi perdición. Al sentir aquellas palabras del hombre que tanto amaba sintió en su cuerpo tal dolor que al suelo cayó desmayada. Él cogió al niño en brazos y a los ojos lo miró, y era un niño tan lindo que él lo acarició. ¡No llores ángel mío! No llores por tu mamá, que es que se ha dormido y tiene que descansar. A pesar de lo pasado, Rafael y María se casaron, pero por no abandonar al niño vivían como dos extraños. Se miraban a distancia. Se hablaban lo menos posible, se sentían tan desgraciados que la vida era imposible. Él, a pesar de todo, la llevaba en el corazón, y sentía volverse loco con aquella situación. Mirando al cielo rogaba, el porqué de aquella situación. ¡Dios!, si tú sabes que la quiero, ¿por qué este pecado cometió? Como si Dios lo hubiese escuchado, el milagro se convirtió. Fue el mismo padre del niño el que todo lo explicó: Me porté como un canalla y a Mercedes abandoné. por eso las dos hermanas se marcharon a Jaén. Yo ruego que me perdones por lo que te hice sufrir, por no decir la verdad de ese hijo que tenéis ahí. ¿Dónde esta Mercedes, la madre de mi hijo? Yo la quiero encontrar y reconquistar su cariño.


Dijo María: Mi hermana murió de pena a causa de su dolor, y en el momento de su muerte cuidar de su hijo prometí yo. Porque el cariño de este niño lo llevo en el corazón. Transcurrieron los días y se llenaron de felicidad, porque Rafael más la quería después de saber la verdad. Y aquí termina la historia de Rafael y María, que con el niño de su hermana iban viviendo sus vidas. Ya eran tres y la felicidad volvió a sus corazones. Se querían con ansiedad y gozaron de sus amores. Valencia, 1 de junio de 1971

JOSÉ E ISABEL Un tímido muchacho que murió de dolor por el amor de una doncella que no supo darle su corazón. Ésta es la historia del apuesto José, que por no saber expresarle su amor, murió por Isabel. José era escritor. En sus notas escribía lo más hermoso del amor. Soñaba con Isabel, la chica de ojos hermosos y claros, que le hacían ver en ella la más bonita del barrio. Cuando pasaba por su puerta los ojos se le salían y nunca fue capaz de decirle que por su amor daría la vida. Este embriagado soñador soñaba constantemente, porque soñaba con su amor hasta el minuto final de su muerte.


Ella, al enterarse de que había muerto su admirador, aquél que siempre la miraba con cariño y con amor. Se preguntó: ¿Por qué no me lo diría? ¿Por qué no se declaró? Si yo lo mismo sentía y también anhelaba su amor. Si él me lo hubiese dicho yo le habría correspondido. Ahora estoy que también me muero sólo de pensar en él. Así la pobre Isabel en un convento se metió, para que nadie escuchara sus lamentos de dolor. Aquí termina la historia de José y de Isabel, dos enamorados cuyo amor no pudieron llegar a ver. 1 de abril de 1970

UN MUJERIEGO ENCUENTRA EL AMOR Yo soy un pecador con las mujeres hasta que encontré a María de las Mercedes. El desorden de mi vida era malo y aún peor, no hubo nadie que me dijera ¡por ese camino no! Tú eras humilde, honesta, buena y trabajadora. Trabajabas de cocinera, y yo acechaba hasta que estuvieras sola. Te miré y me sonreíste, y un beso quise darte, mas dos bofetadas en mi cara tú dejaste. Te creí como a las demás y estaba muy equivocado,


porque con aquellas dos guantás de ti me había enamorado. Te propuse mi amor y tú no te lo creías, porque fui un perdido hasta que sentí tus guantás, que me dolían. ¡María de las Mercedes! ¡Te quiero! ¿Cómo no soñar con tu querer? Te prometo ser bueno y con otras mujeres no volver. Por piedad te lo suplico. ¡Dame tu corazón! Porque el mío está marchito si no me quieres como yo. Ahora mismo llamo a un cura para que nos dé la unión, busco pronto los padrinos, pero contigo me caso yo. Desde entonces, como un hombre honrado siempre me comporté, no buscando más mujeres malas que hacen a un hombre perder. ¡Qué bonito es cuando dos seres se quieren! ¡Qué bonito que se sepan comprender! Queriéndose hasta la muerte. Que el amor los hace vencer. 14 de abril de 1970


EN EL AGUA DEL RÍO En la orillita del río fue donde la encontré, por ella allí perdí el sentío y lo que vino después. La vi. Ella se bañaba sin falda y sin sostén, fue que al mirarla a mí me temblaron los pies. La miré y me sonrió. Me invitó a nadar con ella. No sé muy bien qué pasó, pero tropecé con una piedra. Ella de la mano me cogió y me echó hacia ella, pienso que mi cuerpo se aceleró y le conté las estrellas. Las estrellas de sus ojos me miraban fijamente, yo creí volverme loco al tenerla frente a frente. Le pregunté quién era, y me dijo que ella era una moza sin amor, que esperaba que yo llegase al encuentro de su clamor. Fue en ese momento, que me abalancé hacia ella, en el agua del río entré, quitándome la chaqueta. Ella se echó sobre mí, yo contenía el aliento, oliendo el olor a rosas que despedía su cuerpo. Allí ocurrió lo imprevisto. Allí mismo sobre el agua, sus lindas manos temblorosas a mi cuerpo se abrazaban. ¡Era sin ropa tan hermosa!, que a cualquiera embrujaba. Surgió un suspiro de su boca que de su garganta salió, y allí mismo sobre el agua y sostenida en mis brazos aquella mujer murió. 13 de enero de 1972


EL AMOR SECRETO Y MISTERIOSO El amor misterioso de dos jóvenes enamorados, hijo de reyes él, ella doncella de un poblado. A eso de la media noche un caballo se oye galopar, llegando bajo una ventana, ésta se abre de par en par. La sombra de una doncella, guapa hasta no poder más, con el reflejo de sus hermosos ojos al príncipe ha de hipnotizar. Pero ese hipnotizar de sus ojos no crean ustedes que es maldad. Es sólo amor rojo encendido como el de la amapola en el trigal. Aquella primaveral noche la Luna relucía y sobre la cara de la hermosa niña el príncipe un sueño de amor veía. Pero supo en aquel momento que a él lo buscaba la caballería. - ¿Por qué me molestan mis bravos guerreros Si los amores secretos se hacen en silencio? - Vuestro padre, señor, desea veros, para que le expliquéis el porqué de este misterio. - Conducidme a presencia de mi padre para así poder decirle que con esta doncella yo quiero casarme. Mientras se alejaba en compañía de sus guerreros, ella triste los miraba con un adiós y un te quiero. Por tiempo siguió el amor misterioso de los dos jóvenes enamorados, que pasado el tiempo se casaron en el castillo felices y dichosos. Allí donde con el rey se encontraron. 2 de abril de 1970


SOLOS Y ABANDONADOS Voy a contarles una historia, una historia real que pasó en un pueblo llamado Alcalar. Un matrimonio feliz con sus dos hijos vivía, alegre y contento el padre, a los dos con locura quería. Pero una mala mujer se adueñó de su ternura, hipnotizado y loco él se marchó con la querida. Mientras sus hijos y su esposa lloraban por él sin cesar, porque padre ya no tenían, solos los había dejado, solos y abandonados. El poco dinero que tenían se les había terminado. La pobre madre desconsolada con otros hombres se va marchando para darle de comer a sus hijos muy amados. La niña que tenía seis años a su hermanito decía: No llores ni tengas pena, que Dios no nos abandona. El niño así se dormía en brazos de su hermanita. Sólo dos años tenía, así abrazaditos


parecían dos angelitos. A la noche cuando su madre venía ya para dormir decía: ¡Hijos de mi alma! pedidle al Señor que nos dé su bendición. Ya que vuestro padre se ha marchado y no tiene perdón. Pero yo que lo amo tanto, ya lo he perdonado en el fondo de mi corazón. La madre se puso enferma, y en la cama cayó. La niña fue a pedir limosna por las calles anduvo. llamando a todas las puertas ella limosna pedía, con voz angelical y suave con gran pena así decía: Señora, déme una limosna, que mi madre esta enferma con mucho dolor. Con un portazo en la cara la niña al suelo cayó. Era aquella la mala mujer que a su padre se llevó. Dentro de la casa se oyen las risas de los dos. Mientras la niña corría a socorrer a su madre que estaba que se moría, y curación no tenía. La madre aquella noche


llena de pena murió. Marchándose al cielo, solos a los niños dejó, llenos de desolación. Los dos niños lloraban. ¡Madrecita de mi alma! ¿Por qué tu también nos has dejado? Nosotros que te queríamos tanto ahora estamos en el mundo solos y abandonados. Entre sueños ellos veían a su madre allí, en el cielo, que desde allí les sonreía y le besaba la frente con un dulce beso. La niña trabajaba en cuidar los animales pero con su hermanito ella iba a todas partes. Así pasaron cinco años sin que el padre volviera, ellos ya ni se acordaban de que un padre tuvieran. Pero un día un hombre a la casa llegó, preguntándole a la niña si allí vivía una mujer que dos hijos tenía. Que él la estaba buscando. Yo creo que con sus hijos se quedó, y que un abrazo se dieron los tres, porque el padre y los hijos se volvieron a querer. 7 de abril de 1970


Creo que os decía al principio de este libro, que descubrí que me gustaba escribir versos, cuando las chicas me pedían pequeñas poesía para dedicar en las postales. Éstas son algunas de ellas.

PEQUEÑAS POESÍAS PAR A POSTALES Y VERSOS CÓMICOS

COMO AGUA DULCE Cuanto más grande es el amor menos se puede dormir. De mí hacen los recuerdos un hombre tan feliz, que demostrarlo no puedo, tan sólo puedo escribir. Quiero estar siempre a tu lado y no quedarme sin ti. Eres como el agua dulce que le da vida a un jardín. Bétera, 27 de septiembre de 1970


A LA LUZ DE LA LUNA Hoy voy a decirte unas cuantas poesías que para ti he pensado noche y día. Pensando en tu querer, en tu pelo suave como la brisa del viento, yo quisiera poderte acariciar y decirte con mucho tiento. Tus ojos son dos luceros que nunca dejan de alumbrar, llenando muy adentro de mi pensar. La sonrisa de tu cara no se puede comparar que a la luz de la Luna te quiero hablar de amor, para decirte ¡te quiero! con una sola razón.

PARA POSTALES I Dulces son los besos que saben a miel, que cuando del beso me dejas preso quiero besarte otra vez. II El sabor de tu boca a mi corazón dilata, que cuando te beso mi cuerpo se ensancha.


III Eres la rosa más bonita que cultivo en mi jardín, y tu madre las espinas que me impiden acercarme a ti. IV Tus besos son el veneno que me amarga noche y día, yo que no te amaba, y me haces quererte más cada día. V Si queriéndote por ti muero en el cielo te he de encontrar, porque aquí en la tierra me desprecias, y en el cielo me amarás. VI Tus ojos son como farolas de un coche que cuando me miras con la larga, me haces caer entre tus brazos, lleno de amor y disloque, y a mi corazón ensancha. 6 de mayo de 1970


EN EL CABANYAL En el Cabanyal hi ha una casa, que fa cantonà, la xica d´allí festejava en un xic foraster, i ara s´ha sabut que la xica molt sogra s´ha fet i és que li ha provat el tastar sense sucre la llet. La Vall de Uxó, 29 de abril de 1970

UNA TARJETA DE AMOR Señorita (Aquí se pone el nombre que se desee) Calle Amor Nº El de besos que se quiera Ejemplo: Calle Quince Besos. Nombre del pueblo (ejemplo): La Vall de Uxó. Texto: Te ofrezco los mejores deseos, abrazos y mordiscos que tú soñaras. Lo hago con el amor eterno de quien ama. Eres morena y graciosa, y tienes tanto salero que para mí eres la más guapa del mundo entero. Al ponerme a tu lado por ti pierdo el sentido,


y es que te quiero tanto que me dejas abatido. Esto le ofrezco a la chica que más quiero, con el profundo amor de un cariño sincero. Esta tarjeta esta garantizada con el amor más sincero de quien la escribe y la entrega. Nombre (ejemplo): Santiago. 27 de febrero de 1970

PARA POSTALES I Con este ramo de flores te entrego mi corazón, en él van mis ilusiones, mis ilusiones de amor. II Con esta bonita postal que en recuerdo te doy yo, te deseo muchas felicidades y te doy mi corazón. III Con este pequeño regalo te brindo mi emoción,


guárdalo como un recuerdo, de tu amigo, el mejor. IV Con el cariño de un amigo te voy a felicitar, que lo pases muy feliz y por muchos años más. V Por ser la primera postal que recibes de mis manos, guárdala con cariño, para que te acuerdes muchos años. VI A la novia más linda de España yo le doy mi corazón, con este pequeño regalo, que es fruto de mi amor. VII Por muy lejos que estés, yo olvidarte no puedo, y en prueba de mi amor, te mando este recuerdo.


VIII A mi novia querida le mando esta postal, guárdala, mi vida, que muy pronto voy a para allá. 31 de marzo de 1970

MÁS PARA POSTALES I Eres la flor mas delicada del mejor jardín de España, que el sólo pararse a mirarte me hace estremecer el alma. II Qué bella es la Luna estando a tu lado, qué linda es tu hermosura estando enamorado. III Tu cuerpo de rosa me hace soñar. Besando tus labios que me hace atormentar.


De noche y de día, siempre sueño contigo, pensando en tu querer que me tiene cautivo. IV Al pasar por tu lado los ojos se me cierran, porque creo estar viendo pasear a una princesa. V ¡Qué poder y hechizo tiene tu mirada!, que esa sonrisa dulce me parece lejana. VI Con la mirada de tus ojos mi corazón ardiendo está, con una llaga tan grande, que sin tu amor nunca se podrá curar. VII Esos labios tan dulces tienes, yo me figuro que son los besaría noche y día que han de estar


mejor que el jamón. VIII De noche sueño con besarte suavemente, a esos labios que siempre, siempre tengo en mi mente. IX Con esos labios preguntosos hechizas mi corazón, con beso de tu boca, ¡qué feliz sería yo! X Cuando te miro a la cara yo no sé lo que me entra, si es locura o es cariño, porque sólo tú me desconciertas. XI Ni estoy loco, ni estoy borracho, cuando me mira mi niña me deja como un león amansado.


CRITICANDO A LAS SUEGRAS Cada uno quiere a su suegra de muy distinta manera, yo quisiera ver a la mía colgadita de una cuerda. Hay quien tiene un suegra y yo quisiera tener dos, para engancharla a un carro y de carretero yo. Eres la flor más bella que existe en tu jardín, y tu madre la peor fiera que me impide acercarme a ti. Yo quiero tanto a tu madre que por no llamarle suegra, no me casaré contigo hasta el día que se muera. Traigo un costal de leña para echarla al fuego, ¡Ay! si trajera a mi suegra, que quedaría un gran consuelo. Que nadie se meta con mi suegra que no se lo consiento yo. Que quiero cargarla de piedras y rifarla por un jamón. Si me tocase la lotería de que mi suegra se muriera, sería el ser más feliz, que en la Tierra viviera. Y después de estas faltas que a las suegras les he sacao que ha sido en plan de guasa, y espero que me hayan perdonao. Espero que no se disgusten y no lo tomen a mal, porque sé que hay suegras buenas, buenas, pero de verdad. Valencia, 17 de junio de 1971

LAS MUJERES DE HOY EN DÍA Las mujeres de hoy en día para vestirse a la moda dejan perderse a sus novios para así marcharse solas. Se van por los callejones en busca de otro señor para ver si así les compran una falda y un pantalón.


¡Hay que ver, hay que ver!, lo que intentan las mujeres para lograr sus quereres. LLevan una tontería que no se puede ver, y si un hombre las mira, ellas se lo creen. Llevan una droguería, y de polvos un almacén, que si las ves en camisa tienes que echar a correr. ¡Hay que ver, hay que ver! Lo que intentan las mujeres para lograr sus quereres. Yo conocí a una muchacha que se ponía a diario entre el pecho y la camisa todo un almacén de trapos. Un día llegó a casarse y la pobre se desnudó, empezó a sacarse trapos y sin pecho se quedó. ¡Hay que ver, hay que ver! Lo que intentan las mujeres para lograr su querer. Sin que esta poesía sea ninguna ofensa a las mujeres, a las que respeto y admiro.


A MODO DE AGRADECIMIENTOS Empecé mi libro con unas dedicatorias. Lo acabo con un poema en el cual quiero expresar mis agradecimientos. La Vall de Uxó, 1 de mayo de 2011

¡Son tantas las satisfacciones que me ha dado la vida! ¡Son tantos pensamientos para conseguir vuestra sonrisa! Un día ya muy lejano llegué a la Vall de Uxó. Sus gentes me abrieron los brazos y yo les di mi corazón. ¡Que ilusión ! ¡Que placer!, poder hoy corresponder con algo todo ese bien. ¡Es mi amor tan grande por mi querida Vall de Uxó que si alguien le faltase, yo le arrancaría el corazón! Aquí hice mi vida, logré mi mujer y mis hijos, mas mis dos nietas, dos rosas bendecidas que son fruto de mi cariño. Conseguí las simpatías de todo un pueblo. Ése por el que luché y tiene todo mi respeto. ¡Vall de Uxó del alma mía! Tú eres mi inspiración. Eres como la mare mía, eres mi cariño y honor. Más de veinte años llevo luchando para ofrecer a tus gentes todo lo más bonito de nuestros barrios y también para quererte. Las personas ya mayores me agradecen pero soy yo quien tiene que agradecer, para pagarles a mi manera, brindándoles lo más bonito,


cada día, de la mañana al anochecer. Quisiera decirte en verso todo lo bonito que de ti pienso, Vall de Uxó. Porque ni el jardín más grande y bello del mundo tiene contigo comparación. ¡Qué feliz me siento cuando estoy con la tercera edad! compartiendo ese cariño que los mayores me dan. A todos quiero felicitar, desde los mayores a los pequeños yo les quiero recitar, con un abrazo fraterno de entusiasmo y libertad. He recibido elogios de las fiestas de San Vicente, el deporte y Afanias. Y de las mujeres en general. Todo ello me conlleva que cada día os quiera más y más. ¡Ya estamos en TDT! Algo por lo que mucho luché, con algunas zancadillas, pero todas las sobrepasé. ¡Gracias a mis seguidores! ¡Gracias a los que me apoyan! Brindo por todos ustedes, señores, por esta bonita gloria. ¡Gloria a Dios en las alturas! ¡Gloria a las buenas gentes de Vall de Uxó! Como tú no hay ninguna, por eso tienes mi corazón. Mi corazón lo reparto a todos por igual. ¡Me habéis dado tanto! ¿Qué más os puedo yo dar? Mientras viva lucharé por dar siempre más de mí. Más cariño, más amistad, más sinceridad y más alegría de vivir.


Con mi familia y mis recursos pienso seguir adelante, estar en todas vuestras casas, aunque sea con una imagen. Termino este poema con una petición muy especial, que sigáis queriéndome como yo os quiero, aunque esté ya en la eternidad. ¡Vall de Uxó del alma mía! Fruto de mis inspiraciones, fruto de mi familia, y halago de vuestros corazones. Santiago Sáez Porras Abril de 2011


Mi vida detrás de las cámaras  

Libro de Tarson

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you