Page 1

apunte histórico

IZQ.: fotografía tomada en 1931 por Lewis Hine que documenta la construcción del Empire State Building. DCHA.: las torres del Time Warner Center, frente a la estatua de Colón en Columbus Circle, son las nuevas puertas del Upper West Side.

Pistas principales para rastrear el vibrante devenir de la ciudad

Cimientos de una Babilonia moderna L

La Gran Manzana de Fiesta

L D.R.

nueva york, esa vieja amiga La literatura, el cine y la televisión se han encargado de que conozcamos muy bien la historia de esta ciudad, protagonizada por seres anónimos pero también por grandes hombres de la política, la cultura o la economía. Novelas/películas como Gangs of New York, El Padrino, La Ley de la Calle o La Hoguera de las Vanidades son excelentes referencias para saber las cosas que han ocurrido aquí en los últimos 200 años. Pero, también, son referencias de la historia de NYC las miserias y glorias de los anónimos personajes de Woody Allen o Paul Auster, anécdotas sin aparente repercusión que ocurren mientras se retransmiten en directo momentos históricos, como los atentados contra las Torres Gemelas. Toda esta ficción-realidad-espectáculo ha dado forma a Nueva York. Para entender lo que ha ocurrido aquí en los dos últimos siglos hay que bucear en los orígenes de la ciudad. Giovanni Verrazzano, Henry Hudson, Peter Stuyvesant, George Washington... nombres más o menos ilustres, todos han aportado algo para que esta ciudad sea la encarnación perfecta del American Dream, el esculpido a base de cultura, tolerancia, progreso y un poco de la maldad y la picardía de los malos. Verrazzano, italiano y al servicio del rey de Francia, fue el primer europeo que vio la isla de Manhattan.

Nils Preston Schlebusch

os indios lenapes inventaron la palabra Manhattan, que significa ‘isla accidentada’. Y no sólo lo era (y lo es) geográficamente. A juzgar por su historia, en la que participaron exploradores, colonos, gobernadores, inversores, inmigrantes, especuladores, artistas y algún que otro gángster, no pudieron haberla bautizado con más tino.

Fue en 1524. Pero pasó de largo. Henry Hudson, británico al servicio de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, fue el culpable de que el país para el que trabajaba decidiera poner sus reales en el norte de América. Era 1608 y buscaba una salida por el norte hacia Asia. No la encontró, pero lo que le llamó la atención fue la enorme población de castores, roedores cuya piel era sinónimo de buen negocio. Hudson dio parte del hallazgo y,

sin quererlo, inició la carrera por la explotación del salvaje norte. La leyenda, un poco exagerada, cuenta que el responsable holandés del puesto comercial creado en 1613 en el bajo Manhattan compró la isla a los indios lenapes por unas baratijas. Lo cierto es que nadie compró nada, simplemente la vida de la ciudad creada por Peter Stuyvesant, director de la colonia, pudo más que la vida tradicional de los nativos, que pasaron de 15.000 a 200 indivi-

a historia y la diversidad cultural están presentes en casi todas las fiestas de la ciudad. La mayor parte son coloridos desfiles acompañados de puestos callejeros de comida y música. Es el caso del Martin Luther King Day, el tercer lunes de enero, cuando los afroamericanos recuerdan al hombre que acabó con la discriminación racial; Saint Patrick, el 17 de marzo, fiesta de una de las comunidades más poderosas de la ciudad, la irlandesa; el Orgullo Gay, el 28 de junio y la Mermaid Parade, la última quincena de junio, en Coney Island, tal vez las fiestas más desenfadadas; o el Colombus Day, el 12 de octubre, homenaje al hombre que comenzó el sueño americano. El 4 de julio es, lógicamente, la fiesta cívica más importante. Desfile aparte, toda la ciudad celebra el nacimiento de los EE.UU. con fuegos artificiales que parecen explotar sobre la Estatua de la Libertad. La fantasía es el leit motiv de Halloween, casi una semana de eventos antes del 1 de noviembre. El mejor plan es acudir disfrazado a la Catedral de Saint John the Divine, donde se proyecta una película muda de terror acompañada por el órgano y empieza la procesión de los Ghouls (Ghost+Souls, fantasmas+almas), seres terroríficos creados por la imaginación del artista Ralph Lee. Cada 31 de diciembre, Nueva York se reúne alrededor de Times Square para oír el reloj que anuncia el fin del año y el inicio de uno nuevo en el que la ciudad seguirá su imparable camino hacia adelante.

duos en sólo 75 años. Los lenapes dejaron en herencia el nombre de Manhattan y el trazado de su principal camino, que hoy se llama Broadway. Todo era fugaz, y lo sigue siendo, en la ciudad camaleón, incluso su propio nombre: Nouvelle Angouleme, Nieuw Amsterdam, New York, Nieuw Orange y otra vez New York. Hasta hoy. A Stuyvesant no le quedó otra que entregar definitivamente la ciudad a los ingleses que la asediaran en 1674, pero logró para su gente todos sus derechos, incluidos el de libertad religiosa y propiedad, convirtiéndoles, sin saberlo, en las familias más ricas y poderosas del futuro Nueva York (Vanderbilt, Roosevelt, etc...). Precisamente, junto al muro de protección que el inteligente holandés mandó construir al norte de la colonia, donde hoy se halla Wall Street, George Washington gestó el nacimiento del nuevo país, ratificando la Carta de Derechos de los EE.UU., el documento que compila las sacrosantas 10 primeras enmiendas de la Constitución Americana. Nueva York fue capital de los EE.UU. solo durante cinco años (1785-1790), pero sin duda resultaron cruciales. A partir de aquí empieza la llegada masiva de inmigrantes por todas las direcciones (afroamericanos del sur, europeos, asiáticos) durante todo el siglo XIX hasta el crack de 1929. Una vez superada la Gran Depresión la ciudad empieza una carrera hacia el infinito: explosión urbanística (más y más altos rascacielos), boom económico tras la Guerra mundial, auge de Wall Street y sus financieros y, luego, el fin de una época, el 11 S, y vuelta a empezar. —José María de Pablo

historia  

Pistas principales para rastrear el vibrante devenir de la ciudad La Gran Manzana de Fiesta geográficamente. A juzgar por su historia, en la...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you