Page 1

Aquest és el nostre portaveu

Escola d’Adults de Sant Sadurní

Abril, 2003

nº 2

Companys: Ja som aquí, de nou! Hem deixat darrera els dies de disbauxa del Carnaval i ja som en plena primavera, una estació plena de contradiccions: ens sentim alegres, ens sentim tristos; ens sentim feliços, ens sentim deprimits, ... Mai, com ara, ha tingut tant sentit la dita de que “la primavera la sang altera”. Si el nostre cos esta ple de sensacions de joia, d’amistat, d’amor..., ens trobem davant nostre l’enveja, l’engany, la mort... . Si el que volem es viure en pau i harmonia, el que trobem es la guerra i la destrucció. Per això, per aquestes contradiccions, aquest número les reflecteix; i tant parlem de les activitats fetes al març, com donem la paraula als que volen parlar de la guerra a l’Iraq; i més enllà, us proposem conèixer millor els nostres voltants aprofitant aquests dies primaverals. Gaudiu d’aquestes pàgines fetes amb il·lusió i que en traieu un bon profit! Quan ja teníem preparat aquest número ens ha sorprès molt dolorosament la sobtada mort de la nostra companya de l’Escola d’Adults de Vilafranca, Anna-Maria Ruiz Garzon, el passat 30 de març, als 36 anys d’edat. Des d’aquí expressem el nostre profund condol a la família i als companys..

Herodoto somos todos Antes, durante y después de una guerra, lo que más permanece y se arraiga es la mentira. Y esta afirmación se refiere no sólo a gran parte de la información que la mayoría de los medios difunden, sino también a una ingente cantidad de libros escritos después, y, lo que es más grave, la propia percepción que tienen del pasado quienes sufrieron el conflicto de un modo u otro, y aparentemente no murieron en él, de un modo u otro. Porque, para sobrevivir con el menor riesgo posible a la caída en la barbarie que es una guerra, se hace necesario amputar, enmascarar. Cortarse la memoria, afeitarse los

fantasmas, teñirse mechas en las asociaciones, no sea que los recuerdos exactos despellejen esa tupida costra de embrutecimiento con que el espíritu se guarda de las llagas abiertas en su carne. Los vencedores falsifican, los vencidos mistifican; unos y otros, por peores o mejores intenciones, o nos mienten o se mienten. Restablecer la verdad y grabarla a fuego para las generaciones venideras es el trabajo de los buenos historiadores, una tarea que requiere honestidad, perseverancia y tiempo. Maruja Torres. EPS, 23 de marzo de 2003


Del que s’ha fet durant aquest dies de Carnaval ens fan un petit resum les nostres companyes.

La primera vez que participé en una fiesta en Sant Sadurní fue la de la tortilla. Fue el veintisiete de febrero y fui con mis compañeras por la tarde. Cada una hizo un pan típico marroquí. Cuando llegué me senté cerca de mis compañeras y otras mujeres de las otras clases. Hablé con unas mujeres españolas; probé comidas típicas de aquí, tortillas de muchas clases (patatas, berenjenas, champioñones, alcachofas...), pan con tomate y pastel de piña. El pastel me gustó tanto que le pedí la receta a la señora que lo trajo. Para beber había zumo, agua, cava, té, café y leche. Yo traje pastas dulces que parecen “panellets”. Me lo pasé muy bien. Hanan

El dia vint-i-vuit de febrer vàrem anar a Barcelona per veure el Gran Teatre del Liceu, reconstruït desprès de l’últim incendi. Abans mai l’havia vist, però em sembla que ara és molt bonic i modern. Vam començar per l’entrada principal, després vam anar a la Sala Principal i allí vam poder veure la platea, les llotges, l’escenari, molt més gran per poder canviar els decorats i les coses de posada a punt. Em va impactar la seva elegància, les llotges, el sostre amb uns dibuixos molt bonics des d’on surten els focus. Fins i tot els passadissos, tot enmoquetats; i la sala dels miralls, on es trobaven abans la gent durant els descansos de l’obra. Per acabar, l’escala, que diuen que va sortir a la pel·lícula de La saga dels Rius; i allà ens vam fer una foto de record d’una visita entranyable. Després, caminant per les Rambles cap a Colon, a mà esquerra vàrem trobar el Museu de Cera. Em va fer una mica de por, perquè els personatges quan els mirava als ulls semblava que ells em miressin a mi. Fou el que més em va impactar d’aquesta visita. Florencia

El dia cinc de març, vam fer la sortida de la sardina. Vam anar amb els professors a la plaça del polígon de les Casetes, a fer un mini berenar. Vam sortir de l’Escola d’Adults a les quatre, i vam arribar allà a les quatre i quart, més o menys. Quan vam seure allà, tothom va començar a explicar històries i acudits i vàrem riure molt. Llavors, vora les sis vam marxar perquè el dia estava ple de núvols i no acompanyava gaire. Patricia


I per començar... una ullada a

Les Guixeres de Viloví del Penedès. Si aquesta vegada hem triat Viloví ha sigut per que en aquest municipi es troba una peculiaritat notable: les Guixeres. Es tracta d’una pedrera de guix , avui inactiva, en la que les extraccions han deixat un pronunciat tall a la muntanyeta que s’ha anat omplint d’aigua fins a formar una bassa on les aus migratòries troben refugi quan sobrevolen el Penedès. No deixa de ser ben curiós i sorprenent trobar en un lloc pla, un pujolet amb una bassa d’aigua a dalt del tot. Com podem arribar?. Podem fer dos rutes. La primera, la més fàcil , es anar cap a Vilafranca del Penedès i agafar la carretera de Guardiola de Font-rubí; mitja dotzena de quilòmetres ens deixaran allà. La segona, anar per Ca l’Avi cap el Pla del Penedès, i d’allí per Sabanell anar fins a Guardiola de Font-rubí, girar cap a Vilafranca, i a quatre quilòmetres ja hi serem. Els que vagin per Vilafranca es trobaran una carretera plana que travessa les Cabanyes i arriba fins al municipi de Viloví. Les caves Vallformosa serveixen de referència per saber que ja hi som. A l’altra banda de les caves hi ha l’antiga església de Sta. Maria de Vallformosa, que ja s’esmenta a mitjans del segle X; i no lluny es van trobar alguns restes àrabs que ens recorda la seva presència al Penedès. Si continuem per la carretera, a pocs metres trobarem l’entrada a Viloví, que és generalment pla, està situat en un dels vessants que deixa la muntanya de les guixeres. Seguint aquesta via, que és ascendent, arribarem a veure el tall de les muntanyes d’on s’extreia guix i les basses que s’hi formen.

Pel fet de trobar-se enlairat, Viloví permet contemplar una bona vista panoràmica. Des d’aquesta perspectiva privilegiada podem veure – en direcció a Montserrat- el bosc de les Graus, amb una font del mateix nom, i Bellver, nucli pertanyent a Viloví, com Vallformosa. Quins noms més sugestius! No marxem de Viloví sense visitar el seu Museu Geològic: en una població amb una tradició extractiva tant important, deu ser dels més recomanats a l’hora de tractar aquests temes. El trobareu fàcilment a l’interior de la població (C/. De la Diputació, s/n),seguint la carretera que puja en direcció a les guixeres. Cal concertar la visita trucant a Josep Rovira (Tel. 93 897 80 27), només els caps de setmana.

QUE DISFRUTEU MOLT! ! !


El Tibidabo Un dia d’estiu vam anar amb la colla al Tibidabo. Quan vam arribar allà començàrem a pujar a les atraccions que més ens agradaven. A l’entrar al Túnel del Terror l’aventura va ser molt bona. Un “monjo” va comentar que havia diferents monstres i que passaríem molta por. Nosaltres vam pensar: no serà per a tant! Érem un grup de deu persones i un tenia que ser el cap que anés al davant i ens dirigís als altres. De sobte...Una serra va sortir entre la foscor. Qui era? Ja ens veus a tots corrent. Era el Fredi que ens volia espantar. Després d’estar patint i corrent una bona estona havia un altre “monjo” que ens va dir que dins del taüt l’amo estava descansant. Ens vam tombar per mirar al darrera i ell estava allà... i van córrer fins al final del túnel. La gent que estava a fora reia perquè vam sortir amb la cara molt blanca.

Montse Esteve

Sopa de lletres L A O T I S M O C A S T E L L A

A I N A M A R I A N T O L K A N

I T O C I U V T R I R R C A M R

T O R R O B U O A G O N A N I A

O L A E D D T R B O L I V G T N

S M L U E N O N A B O N A U R A

A I O T C A R R E R D E L C E P

A C I R A M S E N U O S L I N M

C A B E S T A N Y I M C E Ç Y A

A R O N T N Y I A S U A R I O C

M A N C E R D A N Y A R S O V A

A B C A L L E D A T U I C S I M

D I O D L E L O D A T B L O C I

A X I A O M L U A R E O I S I S

Troba onze carrers de Sant Sadurní d’Anoia que comencin amb “C”. Els pots trobar de dreta a esquerra, de dalt a baix, en diagonal, o l’inrevés. No et perdis!!!

Solució a la Sopa de Lletres:

Camí de les Casetes, Cabesta ny, Campan ar, Canigó, Castelló, Carrer del Cep, Cerdany a, Creu Trencad a, Can Codorni u, Cavaller

C A M I D E L E S C A S E T E S


Ens han fet arribar aquest text sobre el NO A LA GUERRA!, que volem compartir amb vosaltres. Miguel Soler Roca

NOSOTROS, LOS PUEBLOS

(DECLARACIÓN PERSONAL)

La compleja situación que plantea la llamada Crisis de Irak tiene como antecedente innegable la tenaz y casi siempre funesta contienda por el poder que durante milenios han venido librando personas, grupos , etnias, religiones y estados. Con una diferencia: que mientras guerras del pasado tenían lugar en general al margen de toda codificación, predominando la ley del más fuerte, los conflictos del ultimo medio siglo se enmarcaron (o debieron haber sido enmarcados) por instrumentos jurídicos de adopción y acatamiento universales, en particular la Carta de las Naciones Unidas. Dicha Carta, adoptada en San Francisco en 1945, comienza con la conocida frase “Nosotros, los pueblos de las Naciones Unidas, resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra...”. Tras más de medio siglo de funcionamiento de las NN.UU. y sus Organismos Especializados (yo he trabajado en uno de éstos durante más de veinte años) tengo la sensación de que en la comunidad internacional institucionalizada crece incesantemente la distancia entre los Pueblos y los Gobiernos. Éstos, representando a aquéllos con mayor o menor legitimidad, son en definitiva los que toman las decisiones. La abismal discrepancia entre la posición de los Pueblos de España y la del Gobierno del Estado Español respecto al caso de Irak ilustra con claridad este alejamiento que reduce de manera drástica la calidad de nuestra aún novel democracia. Es notorio que el conflicto gira fundamentalmente en torno al eje Washington-Bagdad y que el Presidente Bush procura por todos los medios que sus actuaciones estén refrendadas, gracias a una postura favorable de las NN.UU., por un elevado grado de legitimidad internacional, por un supuesto fortalecimiento de la credibilidad del Consejo de Seguridad, en definitiva, por la comprensión y si es posible el beneplácito y cooperación de la comunidad internacional, a través de apoyos gubernamentales, ya que los populares le son categóricamente negados. Hay dos maneras de actuar en los organismos internacionales: conforme al espíritu que les dio origen o conforme a un juego de relaciones de poder de quienes procuran instrumentalizarlos en beneficio de intereses rara vez confesables. Me atrevo a afirmar que el Gobierno de los Estados Unidos no tiene ninguna autoridad moral para invocar, en este caso, el espíritu de la Carta de las NN.UU. y de las disposiciones que rigen el funcionamiento del Consejo de Seguridad. En efecto. Durante decenios, Estados Unidos ha adeudado proporciones considerables de sus cuotas a las NN.UU., dificultando, por no decir saboteando, el cumplimiento de las misiones de la Organización. En el Consejo de Seguridad la representación de los Estados Unidos es la que ha hecho uso más frecuente de su derecho a veto, impidiendo el cumplimiento de decisiones que contaban con respaldo mayoritario. En variadas cumbres planetarias convocadas por las NN.UU., los representantes oficiales de Estados Unidos se han opuesto a la adopción de medidas que la comunidad internacional reclamaba como indispensables para el progreso humano. Pese a su inmenso poder, los Estados Unidos no han hecho nada por obligar al Gobierno de Israel a cumplir las resoluciones de la Asamblea General y los mandatos del Consejo de Seguridad relativos a su conflicto con el Pueblo Palestino. En 1984 el Gobierno presidido por el Sr. Reagan, pretextando razones insostenibles, decidió abandonar la UNESCO, que se ocupa de la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación. Los Organismos del Sistema de las NN.UU. cumplen una importante función formativa, adoptando declaraciones, recomendaciones, pactos, convenciones, etc. Estos dos últimos, son de cumplimiento obligado para todo Estado Miembro que los haya ratificado, generalmente por vía parlamentaria. Estados Unidos omite frecuentemente hacerlo, quedando así liberado del compromiso de dar acatamiento a lo estipulado en estas convenciones y pactos. Algunos ejemplos: nada más que en el área de los Derechos Humanos, selecciono de una lista mayor cuatro acuerdos fundamentales que hasta el 9 de diciembre de 2002, según la Oficina del Alto Comisionado de las NN.UU. para los Derechos Humanos, no habían sido ratificados por Estados Unidos: el Pacto internacional relativo a los derechos económicos,


sociales y culturales (1966), la Convención internacional sobre la protección de los derechos de los trabajadores inmigrantes y los miembros de sus familias (1990), la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres (1979), y la Convención sobre los derechos del niño (1989), ésta última, asómbrese el lector, ratificada según dicha Oficina por todos los Estados Miembros de las NN.UU., con sólo dos excepciones: Somalia y Estados Unidos. Son apenas cuatro ejemplos entre decenas de casos de cómo se comporta este Estado fundador de las NN.UU. y sede de su Secretaría. Ejemplos que revelan su desprecio por la legalidad internacional y por el consenso, a los que ahora hace enfáticos llamados. No voy a enumerar la cantidad de veces que los sucesivos gobiernos estadounidenses han intervenido por vías múltiples en los países de América Latina: usurpación territorial, invasiones de sus marines y bombardeos, derrocamiento efectivo de autoridades legítimamente constituidas, cuyo ejemplo más dramático, aunque no el único, es el del Presidente Allende, tentativa de derrocamiento en otros casos, intervenciones descaradas en procesos electorales, respaldo oficial a la acción expoliadora de sus multinacionales, imposición de doctrinas militares que, como la de la seguridad nacional, dieron cobertura a prolongadas y sangrientas dictaduras, todo ello violando sin el menor escrúpulo la mención que el Artículo 1 de la Carta de las NN.UU. hace a relaciones de amistad entre las naciones “basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos”. (...) ¿Qué credibilidad y solidaridad merecen hoy los Estados Unidos? ¿Por qué el Consejo de Seguridad tendría que autorizar el uso del supremo recurso de la guerra para resolver un problema – cuya gravedad no pongo en duda- a requerimiento de un Estado Miembro con estos antecedentes que han venido minando los esfuerzos por edificar el mundo justo y pacífico soñado en 1945? Quisiera equivocarme. En los próximos días el Presidente Bush – no su Pueblo, parte del cual resiste valientemente la embestida belicista- hará un daño irreparable a las NN.UU. “Haré la guerra –dicecon o sin las NN.UU.”. En ambos casos los daños humanos, materiales e institucionales serán mayúsculos. Si arrastra a los miembros de la Organización a su desproporcionada aventura armada, caerá por los suelos la finalidad de “practicar la tolerancia y convivir en paz”, que estipula el Preámbulo de la Carta. Si los votos o los vetos le son desfavorables en el Consejo de Seguridad y emprende la guerra en soledad o desde una posición minoritaria e ilegal, habrá confirmado que los Estados Unidos son un país marginal a la voluntad planetaria de superar todas las formas de violencia. Caído el muro de Berlín, con todas sus connotaciones políticas, los Estados Unidos están ahora en condiciones de ejercer una indiscutible hegemonía militar, económica y, por ende, política. Esta guerra puede servirle par aprobar sobre el terreno nuevas armas, para remodelar las estructuras geopolíticas de esa parte del Mundo, para dominar aún más la producción y venta del petróleo, para incrementar la gravitación de una cultura y una cosmovisión que muchos de nosotros no deseamos compartir. Pero no le servirá, como lo pretende, para liderar éticamente el Mundo ni para aliviar la suerte de los ciudadanos iraquíes, ni para liberar a la Humanidad de nuevas guerras y viejas pobrezas. En este contexto, siento una gran tristeza y una infinita vergüenza por el hecho de que el Gobierno de España comparta con el de Estados Unidos tan siniestros propósitos. Sólo la movilización popular nos puede exonerar de semejante destino histórico. NOSOTROS, LOS PUEBLOS, desconociendo a nuestros equivocados e infatuados representantes, debemos seguir emitiendo nuestro grito: ¡NO A LA GUERRA! Barcelona, marzo de 2003.

Destapa't 2  

Butlletí Escola d'Adults Sant Sadurni d'Anoia 2

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you