Page 1


ALBARÁN DE ENTREGA

Pífano fanzine Nº 9

Rf. Marzo2012/035264869_2012_55B6

CONTENIDOS  

Descanse in Peace .................................................................JPMartínez Raspas ........................................................................... Enrique Galindo La melodía ...................................................................Julián Hernández Puta vida ................................................................................ Félix Royo Losers ................................................................................. Óscar Torres Portento Primero ......................................................................... Garven

Del morboso encuentro entre el crisantemo de la maniquí y el gran trípode del zahorí ........................................................... Rodolfo Franco La rosa y el mar .......................................................... Ángeles Carmona Pintura......................................................................... Carmen de Pedro En la punta oscura .................................................................FMMiranda Colibrí .................................................................... Ignacio Cid Hermoso Robbin y los cuatro niños persas................................................. Garven Bruja de discoteca ......................................................... Enrique Galindo Trastornator ..........................................................................FMMiranda Mis viejas incertidumbres............................................ Julián Hernández La travesía del tuerto II ................................................. Mikel Santiago En el mes de thermidor................................................................ Garven Losers ................................................................................. Óscar Torres Unos monos lían las lianas .......................................................... Garven OTROS LUGARES ........................................................................... OTROS LUGARES

fanzinepifano@gmail.com

¿Conforme? : 


DESCANSE IN PEACE  (Juampedro)    Tras dejar este mundo es inevitable, para los que nos quedamos, hacerse preguntas sobre la vida y  la muerte...    El funeral de la tía Facunda congregó a la mayoría de los habitantes de Cambridge de la Jara, una  aldea alejada de la mano de Dios fundada por Lord Henry de Bedfordshire, un alocado estudiante  universitario al que todos llamaban cariñosamente "Loringlis"... En sus más de trescientos años de  historia, el pequeño pueblo nunca había sobrepasado los doscientos residentes. Todos se conocían  entre sí y todos sabían de todos...    Apoyado en la garrota comenzó el recorrido que separaba su casa del cementerio. Raimundo era un  anciano encorvado por el paso de los años y... por la acumulación de mala leche... recaudador de  impuestos durante cuarenta años amén de viejo cascarrabias.     ‐  ...ponte  bien  la  chaqueta,  chaval,  que  no  vamos  de  verbena...  ‐  La  reciente  pérdida  de  su  dentadura postiza le hizo parecer más gangoso de lo habitual, cosa que inspiraba enormemente las  burlas de su nieto, una versión infantil mejorada de sí mismo. Pero eso nunca lo reconocería...     ‐ Abuelito... ¿es que has perdido tu dentadura...? ‐  Raimundo contuvo su mano mientras en su mente imaginaba unos garrotazos en las costillas de su  nieto. Estaba seguro de que su desaparecida dentadura tenía las huellas impresas del vástago de su  hija...  perdida  allá  en  la  gran  ciudad,  al  igual  que  sabía  que  las  mil  pesetas  que  le  habían  desaparecido de su cartera tenían un nuevo dueño de doce años...     ‐ Espero que estés calladito en el funeral y muestres un poco de respeto por la Facunda... ‐  Cirilo miró a su abuelo con respeto y expresión seria, pero sólo era una tapadera...     ‐ Abuelo, estaba pensando que, si la tía Facunda se ha muerto con ochenta y cinco años, a ti te  tiene que quedar muy poco para jubilarte, no? ‐  Un rápido movimiento de muñeca hizo bufar la garrota y, cortando el aire a su paso, chocó contra la  nariz del joven descarado.  ...  En  el  espacio  profundo  pululantes  estrellas  bailan  al  son  de  un  vals,  despuntando,  desapareciendo, brillando como púlsares en la inmensidad de la... cabeza de Cirilo.     ‐ Pero que hijoputa eres, con lo santa que es tu madre... todavía no entiendo por qué se casó con  el zángano de tu padre... ‐  La hija más joven de Raimundo emigró a la ciudad en busca de una mejor vida, fuera de las miradas  furtivas  y  de  los  cotilleos  de  las  otras  mozas  del  pueblo,  y  de  sus  madres,  y  de  las  amigas  de  sus  madres...  Convencido  del  mejor  futuro  de  su  hija,  éste  le  regaló  una  pequeña  fortuna  para  que  pudiera cumplir sus sueños... pero se cruzó con un bohemio de la pampa que hizo que olvidara su  prometedora  carrera  en  la  abogacía  para  sumirse  en  un  estado  de  embriaguez  de  colores  y  de  sustancias prohibidas por la ley... después de varios años tuvo un acto de lucidez y dejó a su hijo a  cargo de su padre. Nieto y abuelo, blanco y negro intercambiables...     ‐  ¡¡¡...joder,  abuelo,  si  estás  cabreado  por  los  carteles,  yo  no  tengo  la  culpa...!!!  ‐  Y  encima  le  recordó lo de los carteles...     ‐ Tu no sabrás nada de esto, ¿verdad ?. ‐ Decenas de panfletos colgados aparecieron dos días atrás  exigiendo al antiguo recaudador de impuestos la devolución del saqueo realizado al pueblo durante  varias décadas...     ‐ Sí, claro, para que luego me arrees con la vara... ni que yo fuera tonto... ‐  Naturalmente  era  una  exageración  que  se  hubiera  aprovechado  de  sus  conciudadanos  para 


enriquecerse sobremanera...  puede  que  sólo  hubiera  recaudado  un  poco  más  de  lo  debido,  pero  qué buen recaudador que se precie de serlo no lo hacía...      ‐ Más te vale, no quisiera tener que comprarme una garrota nueva por romperla en tu cabeza... ‐  Por desgracia, los carteles fueron la gota que colmó el vaso para su hermanastra Facunda, aunque  para entonces ya estaba sumida en depresiones desde que alguien del pueblo extendió el rumor de  que había mantenido durante muchos años una más que sospechosa relación con Raimundo.       ¡¡ Incesto !! ¡¡ Incesto!!, gritaban las marujas del lugar...     ‐ Abuelo, ¿por qué crees que hizo lo que hizo...? ‐  Era  sabido  que  a  la  pobre  Facunda  la  faltaban  dos  veranos...  justo  el  tiempo  que  tardó  en  comprender  de  dónde  provenían  las  joyas  que  cada  mes  lucía  en  los  bancos  de  la  iglesia.  En  un  arrebato, provocado por la vergüenza que sentía, se lanzó corriendo hacia el corral de los herederos  del "Loringlis", saltó la valla... sí, saltó la valla y, arrancándose las vestiduras, comenzó a gritar... "...  A  mí,  las  bestias...  no  merezco  otra  cosa,  que  me  forniquen  las  bestias  pues  en  bestia  me  he  convertido... ".  Pinocho observó curioso a la humana rugosa que se ponía a cuatro patas desnuda  en su parcela. Era el semental de la manada y tenía que ejercer como tal. Con su vergajo en pie de  guerra  embistió  por  detrás  a  la  Facunda  arrojándola  contra  el  abrevadero...  desgraciadamente  se  desnucó.     ‐ Tu tía‐abuela estaba muy enferma de la cabeza y se le cruzaron los cables, ¡¡¡ sobre todo por los  disgustos que le dabas...!!!. ‐  Caminaron en silencio por la tierra hollada que bordeaba el cementerio a la par que sus sombras  proyectadas en el muro del camposanto. Entonces, hizo la pregunta que Raimundo esperaba...     ‐ Abuelo.. ‐ Hizo una pausa mirando al suelo. ‐ ¿... qué pasa después de que uno se muere...?. ‐  Buscó  las  palabras  idóneas  para  que  un  chico  de  doce  años  las  entendiera  sin  que  le  resultase  traumático.     ‐ Pues verás... después te meten en una caja de madera, normalmente boca arriba, más que nada  por si no estás muerto del todo, que puedas respirar un rato más antes de que empiecen a comerte  los  gusanos...  ‐  Cirilo  le  miraba  con  la  boca  abierta  ‐  ...  también  puedes  comértelos  a  ellos  pero,  están escondidos y, hasta que no te has muerto, no salen. Luego, cuando ya te han dejado en los  huesos, si has sido un santo pues subes al cielo, pero si has sido un  cabronazo..  como  tú, pues te  mandan de una patada al infierno... ‐ Raimundo le miró fijamente a los ojos ‐ ¡¡¡... y si has jodido a  alguien  en  vida  y  te  le  encuentras,  te  estará  dando  garrotazos  en  las  costillas  hasta  que  te  dejen  entrar en el cielo por lástima... !!! ‐ Tomar el pelo al nieto era un ejercicio habitual en la rutina del  abuelo...     ‐ Abuelito, sólo tengo doce años, ¿sabes?, pero no soy gilipollas... ‐  Cirilo esperó paciente...     ‐ Vale, vale... verás, cuando uno se muere se acaba todo, ya no hay nada... que yo sepa. Pero si  hay  algo  después  de  la  muerte  sólo  hubo  un  hombre  que  lo  supo,  pero  el  jodío  se  quedó  poco  tiempo para contarlo. ‐     ‐ Te refieres a Jesucristo, ¿no?. ‐     ‐ Ese, ese... pero yo no llegué a conocerle... je je je... ‐ Hacía mucho tiempo que no veía sonreír a  su abuelo y desde muy adentro se sintió animado a imitarle...     Stª  Mary  de  la  Jara  fue  edificada  por  el  primogénito  del  "Loringlis"  como  capilla  familiar  y  posteriormente ampliada a medida que en el cementerio aumentaban los residentes.  A la entrada  de la ermita se congregaban varios vecinos mientras el resto esperaba dentro del santuario. Abuelo  y nieto se disponían a entrar, pero algo impidió al primero el acceso al templo...     ‐  ¿Qué  pasa,  abuelo?  ‐  Raimundo  estaba  mirando  fijamente  a  un  lado  de  la  puerta  del  recinto.  Uno  de  los  innumerables  carteles  colgados  por  todo  el  pueblo  pidiendo  la  devolución  del  viejo 


recaudador presidía la entrada a la iglesia.     ‐ Es que... mira que cabrones, ¿eh?, a saber cuánto se habrán gastado los hijoputas en los putos  panfletos... ‐ Cirilo presumió rápidamente de su habilidad en el cálculo mental...     ‐ Pues... ochenta carteles a doce pesetas... pues casi las mil pesetas que te cogí de... ‐ A Raimundo  se  le  pusieron  los  ojos  como  platos  mientras  inconscientemente  levantaba  la  garrota  noventa  grados en dirección a la cabeza de su nieto...     ‐ ¡¡¡ Me cago en tu puta mad... ‐ Pese a sus casi ochenta años y la cojera galopante, era un anciano  veloz. ‐ ¡¡¡ Hijo de la gran puta, te voy a romper la crisma en siete cachos... cabronazo !!! ‐ Cirilo  echó a correr dentro de la parroquia mientras recibía garrotazo tras garrotazo...     ‐ ¡¡¡ Ay, ay..., paaara... paraaa, ay, aay...!!! ‐ A trompicones por el pasillo, golpe tras golpe entre la  bancada que se levantaba al paso de la cofradía del garrote. Al fondo, una comitiva de bienvenida  presidida  por  el  cuerpo  presente  de  Facunda  abrazada  por  un  roble  en  forma  de  cajón...  El  espectáculo había comenzado.     ‐ ¡¡¡ Te voy a crujir los huesos, mamarracho... !!! ‐ La bancada comenzó a gritar " Uuyyy " a cada  golpe  que  fallaba  el  abuelo,  voces  de  ánimo  resonaban  también  para  el  pobre  chaval  que,  ya  sin  espacio, comenzó a girar agazapado alrededor del anciano enfurecido...     ‐  ¡¡¡  Eres  un  desgraciado,  un  mal  nacido...  no  tienes  dos  dedos  de  frente,  te  has  cargado  a  la  Facunggg... !!! ‐ Paró en seco su alocada verborrea mientras se echaba la mano al pecho intentando  arrancarse en vano una invisible estaca clavada en su corazón... Los ojos se le salían de las órbitas.  Un  paso  atrás...  otro,  otro  más  y  dejó  caer  su  preciada  garrota.  El  anciano  con  una  mano  en  el  pecho y la otra señalando a su diabólico nieto suspiró sus últimas palabras...     ‐ ... Yá te encontraré... cabrooónnn... ‐ Todos  los  allí  presentes  contemplaron  atónitos  la  escena hasta que, lentamente, Raimundo, cayó  de espaldas encima de la difunta Facunda. Un "  Ooohhhh  "  multitudinario  sonó  con  eco  en  la  capilla...  Los  dos  ancianos  abrazados  en  un  último  sueño,  un  sueño  eterno  en  el  que  no  hay  prisas  por  encontrar  a  quién  te  jodió  en  vida  cuando  a  éste  le  llegue  la  muerte...  Pensamientos  que  se  le  quedarían  grabados  a  Cirilo en colores morado y rojo sangre...    Sobre la vida y la muerte las preguntas surgen  inevitablemente  cuando  alguien  deja  este  mundo...   Por mi parte tendréis que esperar...         FIN              


RASPAS (Enrique Galindo)

Su  vida  circuló  por  carreteras  de  segunda  categoría,  o  sea:  ni  fu  ni  fa.  Pero  llegó  el  día  fatídico  en  el  que  el  pensamiento  vino  a  turbar  su  acomodo.  Después  de  que  el  médico  le  mostrase las radiografías del tórax y le confirmase  que se hallaba «fuerte como un toro», por lo  que no había motivo de preocupación, en una revisión laboral rutinaria que confirmaba su alianza  con la buena salud, fue asaltado a traición (¡quién sabe si con alevosía!).  Nunca se adelantó al futuro buscando motivo de preocupación, por eso le extrañó que el médico  emplease esa palabra: «preocuparse»; ocuparse de algo antes de que ocurra. Pero, y si… sí había  motivo  de  preocupación;  y  si…  se  traspapelaron  las  radiografías,  y  si…  no  tuviera  huesos  sino  raspas (la idea le vino del filetón de bonito que se jalara ese mediodía).     El resto de su existencia se resolvió en meses. La intranquilidad no le permitió vivir. Cada instante  era  poco  para  palparse  en  busca  de  huesos  elásticos  y  puntiagudos.  El  pensamiento  intruso  se  volvió  obsesivo  y  la  obsesión  se  transformó  en  certeza.  Nadie  pudo  dictaminar  el  motivo  de  su  muerte: tristeza, deseos de morir,… simplemente dejó de comer, de andar, de existir.     Treinta años después, cuando la mujer murió, abrieron la tumba para dejarles compartir el sueño  eterno. Alguien, un enterrador, exclamó el primero al ver aquello:  ¡Dios! ¿Qué enterraron aquí? ¿Un tiburón? 


LA MELODÍA (Julián Hernández)

Suena serena una melodía  pausada y melancólica,  una melodía peculiar  pero con acento rebelde  y timbre grave, denso,   como todos los otoños.  Es la melodía del entendimiento  la geometría de la razón  de un corazón que se libró  del odio poniendo una  en cada esquina, en cada día  una melodía que aunque tornado  se apacigua  como reflejo de luna en el mar  de mar en el aire  de aire en el sonido.    Implacable  a veces la vida se torna definitiva  sin lugar al ensueño, al pensamiento  y por ahí muero  pero aherrojo las matemáticas   cuando son exactas y pulcras  en una mazmorra húmeda y lúgubre  para abrir la ventana   al teclado de la improvisación  al color más temprano  al meandro imposible  de una nueva melodía. 

Carmen de Pedro


PUTA VIDA (Félix Royo)

‐¡Hijo de la gran puta, cabrón!            Cada día, a la misma hora: las 6:37 de la mañana, hora de despertador, Anacleto se yergue  como  si  alguien  tirase  de  una  palanca;  todos  los  días  decía  las  mismas  palabras.  Durmiera  de  supino,  boca  abajo  o  de  lado  las  decía,  incluso  a  veces  las  mascullaba  mordiendo  la  almohada.  Nuestro  personaje  tiene  una  enfermedad  que  ‐¡No  es  una  enfermedad  embustero  de  mierda!       Nuestro  personaje  tiene  una  afección  cognitiva  que  le  hace  decir  muchas  palabrotas.  Para  más  inri su vida no ha sido demasiado agraciada, y si el lector piensa que la suya tampoco, que lea y  juzgue por sí mismo.          Empecemos  por  el  principio:  En  su  nacimiento  se  produjo  una  negligencia  médica  y  a  causa de ello estuvo en coma los primeros dos meses de su vida. Los hechos se produjeron de la  siguiente forma, según relata el informe médico: La madre sopla sopla sopla y el médico le dice  que siga soplando que siga soplando mientras esconde la cabeza bajo el arco de las piernas, hasta  ahí todo normal; el padre entra hecho una furia puesto que se ha enterado que su mujer, la de las  piernas abiertas, y el médico, el que le dice que sople, le han estado engañando desde hace años.  En ese momento sale el bebé y lo agarra el médico como la pesca del día pero el padre, que está  más furioso aún si cabe, le da al doctor una patada en la parte que más duele, que duele mucho  más si te la da un futbolista profesional, como era el caso. El bebé se escurre de entre sus manos y  rebota contra el suelo como una pelota reglamentaria.      Posteriormente,  con  los  padres  muy  lejos,  los  dos,  le  ponen  el  nombre  de  Anacleto  en  honor  a  su  tatarabuelo,  que  se  fue  a  las  américas  y  volvió  como  se  había  ido:  pobre  como  las  ratas. A nuestro personaje no le gusta su nombre; cada vez que lo oye no puede evitar decir lo  mismo: ‐Puta.          Esto  le  ha  ocasionado  muchos  problemas  y  malentendidos,  por  supuesto,  ya  desde  el  colegio: «Vamos chicos, Carlitos, Susana, a clase, vamos, vamos chicos, Anacleto…» ‐Puta.          No ha tenido una vida social demasiado buena; no tuvo amigos, o si los tuvo se encargó  de ahuyentarlos. «¿Juegas a la pelota?» ‐No gilipollas «Pero Anacleto si yo sólo…» ‐Tu puta ma...          Una vez tuvo una novia, un gran amor, un desvivir de rizos dorados, ojos azules y cascos  sueltos. La relación se arruinó cuando se descubrió el juego a dos bandas; no es que él sospechase  nada pero un buen día su boca dijo «¡Guarra!» y ella se marchó llorando y nunca más la volvió a  ver.          En  el  ejército  triunfó  enseguida,  batió  sin  duda  todos  los  records  de  días  en  el  calabozo.  Como siempre andaba metido en peleas y más de uno visitó el hospital, decidieron que era mejor  no enseñarle a utilizar armas, por precaución.          Tras varios trabajos que no prosperaron se convirtió en escritor pero antes de esto, recibió  un golpe de suerte: la muerte de su madre; es decir, que la que recibió el golpe fue ella cuando el  autobús  la  arrolló  pero,  entre  la  herencia  y  lo  que  soltaron  a  tocateja  los  de  la  compañía  de  autobuses, no ha tenido que volver a buscar un trabajo de verdad nunca más.          Le gusta mucho Reverte y como cuando escribe no dice palabrotas, intenta escribir como  él  para  que  todo  sea  menos  extraño.  Ahora  está  terminando  una  novela  acerca  de  los  constitucionalistas gaditanos de 1812, una sátira que revolucionará el mercado a nombre de un  editor que se la robará sin piedad, pero eso él aún no lo sabe.      


Anacleto es una de esas personas que alargan el sufrimiento hasta límites insospechados;  si  hacemos  un  forward  y  miramos  al  futuro,    cuando  todos  nosotros  estemos  bajo  tierra,  él  todavía  estará  vivo,  seco  como  una  pasa,  y  le  seguirán  pasando  cosas  malas.  Sin  descendencia,  con todos los órganos prestados, sorbiendo la comida de una pajita, olvidará de vez en cuando su  nombre, pero un enfermero feo y gordo se le acercará y se encargará de recordárselo; entonces,  con una boca desdentada dirá lo que ha dicho siempre: ‐Puta.  


LOSERS (Óscar Torres)


PORTENTO PRIMERO

(de la serie “pródigos prodigios”) (Garven) Cuando Bruno Escatto despertó de la siesta, advirtió un inusual vacío en la entrepierna; un  soplo  céfiro  de  aire  templado  se  le  colaba  por  el  hueco  del  calzoncillo.  Buscó  lo  evidente,  aún  tranquilo,  desentumeciéndose  ya  del  letargo  del  mediodía,  se  hurgaba  despacio  y  suave  hundiendo los dedos en el pubis. Pero sólo sentía una planicie de piel y pelo áspero. Profundizó,  ya  nervioso,  en  el  examen  de  su  sexo  que  no  aparecía  en  su  mano  exploradora.  De  un  blinco  corría hacia el baño para mirarse en el espejo del lavabo. Despojándose de los calzones con una  brazada hábil, continuó escudriñando y viéndose, abriendo las piernas, en cuclillas, forzando las  ingles con las manos. Con un hondo respirar y masticando una acuciante taquicardia, se rindió a  lo  indefinible:  tanto  su  pene  como  su  bolsa  testicular  habían  desaparecido.  No  había  rastro  delatador; ni una pista carnosa, ni una hebra de piel, ni una sutura reciente. Sólo una moldeada  pelvis  lisa  como  la  de  un  muñeco  desnudo.  Decidió  vestirse;  a  pesar  de  su  nauseabunda  incredulidad  y  de  la  temblequera  de  sus  brazos  consiguió  colocarse  el  pantalón  y  la  camisa.  Se  sentó  en  una  silla  del salón  para  después  visitar  de  nuevo  el espejo del  baño  y ratificarse  en  el  disgusto.       Su esposa acudió a casa, una vez más, terminado el turno de mañana. Le encontró en el  baño, frente al espejo, bajados los pantalones, apoyado en el lavabo y cabizbajo: «Mira Marta; no  están» y soltó el aire contenido por la nariz con el gesto de lo irremediable impreso en la cara.  Marta no daba crédito; después de moldear seis muecas de asombro en su rostro de porcelana,  palpó con sus uñas nacaradas la pelambrera del pubis de Bruno, buscando lo que no había. Pidió a  su esposo que abriera las piernas, y separando las nalgas de su marido le investigó con las manos,  agachándose, dónde podrían estar los genitales de aquel. Marta se rindió pronto y muy asustados  marcharon a Urgencias.      «Increíble…  realmente  asombroso  Sr.  Escatto.  No  hay  antecedentes.  Parece  que  usted  orinará  también  por  el  ano  debido  a  una  extraña  mutación  del  intestino…  pero  del  aparato  reproductor: ni huella».    Después  de  una  larga  aventura  en  el  hospital,  envuelto  en  escáneres,  resonancias  y  radiografías,  el  Doctor  informaba  con  rigor  científico  a  la  pareja  y  les  solicitó  permiso  para  exponer su caso en el próximo simposio de penes que se celebraría en Praga.      Pasando el tiempo y tras numerosas visitas al sicólogo, Bruno vio como su caso quedaba  archivado  y  sin  resolución  posible.  Así  que  no  tuvo  más  que  acostumbrarse  a  su  rutinaria  y  enigmática  vida.  Con  el  “paquete”  de  Bruno  se  fueron  también  sus  “ganas”.  Marta  buscaba  en  vano la pasión perdida. En los ratos de cama frotaba la vulva con el mutilado bajovientre de su  marido, consiguiendo ésta el orgasmo. Bruno mentía a su esposa cuando afirmaba que él también  sentía un placentero cosquilleo.      Jamás comentó nada a familiares y amigos; así lo acordaron. Sólo su mujer era confidente  de  su  misterioso  caso.  Seguía  con  naturalidad,  obscenas  y  socarronas  conversaciones  entre  compañeros, así como interpretaba un falso gesto de dolor cuando recibía un pelotazo jugando al  pádel. Los domingos escuchaban misa en la iglesia del barrio; él se abstraía mirando al gran Cristo  crucificado del altar, pensaba que bajo aquel paño que le cubría desde la cintura, también estaría 


su sagrado pene, atribulado y agonizante tras la cercanía de la muerte provocada por la tortura de  la  cruz.  Muy  de  vez  en  cuando,  Marta  abordaba  a  su  compañero  con  el  escabroso  tema  de  la  concepción; proponiendo otros caminos posibles que pronto desmoralizaban a Bruno.    …..      Cierta  madrugada,  próxima  ya  la  amanecida,  Bruno,  despierto  y  pensativo  en  la  cama,  sintió  un  suave  roce  por  sus  pies  desnudos;  algo  pequeño  como  un  ratón  le  subía  despacio por  una de sus piernas. Asustado alzó con brío la sábana y el edredón esclareciendo sus dudas: era un  pene  blando  y  flácido  que  caminaba  bípedo  con  sus  dos  huevos  ásperos  por  la  tibia  de  Bruno.  Volvía  a  él,  por  fin,  como  el  hijo  pródigo  arrepentido.  Lo  cogió  celoso  como  el  que  roba  un  pajarillo de un nido descuidado. Con premura se ahuecó el calzón y colocó su esperanza; volvió a  arroparse notando como “aquello” crecía en su mano como un brote de tierna lechuga en la tierra  negra y húmeda del huerto.      Un chasqueteo en la cerradura: ella volvía de su turno de noche.    Él, emocionado, comenzó a llorar.         


(Rodolfo Franco)

Del morboso encuentro entre el crisantemo de la maniquí y el gran trípode del zahorí Soneto con figura a modo de estrambote Las imágenes inmorales de la pornografía vivirán siempre como un reproche al culto humanista de la palabra redentora. Camille Paglia

Cuando yo te veo desde aquí eres un barbinegro cíclope de una tuerta estirpe etíope con su ojete de vil rubí. Cuatro labios con pedigrí me besan hasta el fatal síncope, crisis a la muerte limítrofe que me lleva al frenesí. Me gustaría morir así: devorado, en goce supremo, por el cíclope Polifemo. Y chulear que así fenecí: sofocado por tus extremos, ¡que me excomulguen por blasfemo!


LA ROSA Y EL MAR (continuación) (Ángeles Carmona)

CUADRO II  ESCENA 1    Coro‐   ¡Encended fanales,     que llega la rosa más abierta que nunca!    Viene mojada, los pétalos revueltos,    la salitre bordeando sus senos rojos.    Luego se ha sentado y ha mirado al mar,    y la capa de plata que llevaba en los hombros    la ha entregado a los servidores     para que hilen una vela de barco.    Ana María‐   Di. ¿Y el mar?    Rosa‐     ¿El mar? ¡Su corazón!    Ana María   ¿Y en dónde?    Rosa‐     Aquí dentro, allá, por todo.    Ana María‐   Su corazón en mis manos.    Rosa‐     ¡No!    Ana María‐   Tú me amabas.    Rosa‐     Yo no sabía.    Ana María‐   Yo te amaba.    Rosa‐     Yo no sentía.      Yo vivía      en un cielo sin pájaros.      Ahora es la tormenta.      Me gira,       me gira       y me hace brillar.    Ana María‐   ¿Es hermoso?    Rosa‐     Como un botón de mayo.    Ana María‐   Tú también eres bella, por eso te amo. 


Rosa‐     Mis ojos para él, mi piel, la carne de mis labios.    Ana María.   ¿Y yo?    Rosa‐     Cuando salga la luna nueva, un pez se posará en la tierra.      Entonces amarás de nuevo.    Ana María‐   Yo solo amo una vez.    Rosa‐     Eso fue ayer. Mañana...    Ana María‐   No te irás.    Rosa‐     Ni uno solo de tus dedos me arañaría.    Ana María‐   ¡Guardias, guardias! Detened a la rosa.      Ella soñaba un amor lleno de espuma.      Pero no. ¡Me has de amar a mí!      (Se llevan a la rosa)        ESCENA 2    Coro‐     ¿Qué conspira tu corazón, Ana María?     Ana María‐   Yo no tengo corazón. Tengo dolor. Y odio.     Coro‐     Las cosas suceden. Nadie tiene poder para evitarlas.    Ana María‐   Un pájaro amarillo grita venganza.    Coro‐     Amarga en tus manos si cometes un crimen.    Ana María‐   Pero dulce en mi lengua cuando bese a la rosa.    Coro‐     La rosa no te besará. Ya no te ama.    Ana María‐   ¡Mentira! ¡Oh, si no existiera el mar!      (Canta)        Si la cigüeña abandona el nido,      dime, amor, ¿dónde has ido?    Coro‐     Al fondo del mar, amor.   


Ana María‐   Si respiro      y mi aliento se pierde en el vacío.      ¿Dónde te has ido, amor?    Coro‐     Amor, al fondo del río.    Ana María‐   Vuela, vuela.      Una paloma se queja en lo alto      porque te has ido.    Coro‐     Amor, al fondo del mar.      Amor, al fondo del río.      (Se oye ruido de tambores).    ESCENA 3    Coro 1‐   Tengo frío.      Tengo frío.      Un frío horrible.      Un frío terrible.      Eterno como la noche de los icebergs.    Coro 2‐   Tengo frío.      Tengo frío.      Algo espantoso va a suceder.      La cuerda del arco se ha tensado.        El cielo cruje.    Coro 1‐   Porque aunque encendierais todas las hogueras       Mi corazón permanecería impasible.    Coro 2‐   Porque la flecha ama el viento      Y la muerte la herida.                                                  (Continuará… próximo número “CUADRO III”)    


PINTURA (Carmen de Pedro)


EN LA PUNTA OSCURA (FMMiranda) En  la  punta  oscura,  a  través  de  los  siglos,  nunca  nadie  volvió  de  la  visita  sin  cambiar;  al  menos, nadie dijo haber vuelto sin tener que cambiar algo o todo en su vida.      El  mañana  se  presentaba  tan  duro,  que  pensó  que  lo  mejor  sería  adelantar  los  acontecimientos, dormiría mientras conducía; lo más práctico e inteligente desde que se inventó  el cubo con asa.      Lo primero de lo último que recordaba, era un soporífero pitido persistente en su cabeza.   El  cual  era  producido  porque,  con  placidez,  se  había  acurrucado  sobre  el  volante  para  instantáneamente ser trasladado al mágico mundo de los sueños. Aquel silbido, era el anuncio de  un túnel de maravillosos e irrepetibles momentos.      Esto no me esta pasando… es un sueño.    ‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐    - ¡Brrrrrzz!  …………¿quién eres?    - Quié… ¿quién eres tú?    - Yo te pregunté primero… ¿quién eres?    - Soy Alberto… Alberto… ese es mi nombre. ¿Quién eres tú?    - ¿De dónde vienes?    - ¿Quién… eres? yo pregunte segundo.    - Debes ser de por aquí… te conoces bien las reglas…    - ¿Y bien?    - Si  no  me  conoces,  es  que  no  eres  de  por  aquí,  y  si  eso  es  cierto,  no  tengo  por  qué  contestarte. ¿Seguro que eres de por aquí?...     - Si digo que te conozco… me preguntarás cual es tu nombre para confirmar que soy de aquí,  y si me obligas a hacerlo… mi turno de pregunta pasara de nuevo a ti. ¿Me equivoco?    - Puestos  a  divagar…  puede  ser  que  sí  me  conozcas  y  no  seas  de  aquí.  Me  arriesgaré  y  te  concederé el turno de pregunta, solo si dices mi nombre.    - Aun  así,  yo  respondería  a  dos  preguntas  seguidas,  mientras  tú,  seguirías  sin  darme  contestación alguna. ¿Pensarías que eso es justo si así te sales con la tuya?   


- No sé que te crees, pero no es tan importante; el orden de los factores, ya sabes… no altera  el producto.    - Entonces… ya que la conclusión será la misma, contesta a mi pregunta.     - No lo haré, y lo mejor de todo… no sabrás por qué.    - ¿Sigue sin parecerte justo?    ‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐      La  luz…  aquella  luz  intensa  penetraba  en  mis  ojos  aun  conmocionados,  el  parpadeo  amarillo  y  cegador  de  los  fluorescentes  del  techo  perforaban  mi  cerebro  con  renovada  fe.  Mi  mente, abandonada por escasos minutos, se alegraba de volver a entender.      Atado a la camilla, sentía en mi pecho el aire fresco de la noche, notaba los dedos de mis  pies  revoloteando  como  pececillos  en  un  estanque,  contentos  por  seguir  vivos.  Mi  corazón,  rebosa de ansias por besar, estoy deseando llegar a casa para poder abrazar hasta al gato (que no  tengo)    ‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐    ¡¡¡Chazzbel!!!    En  el  infierno  sonó  un  grito  furiosamente  desgarrador,  contabilizaba  con  rabia  y  furia  la  falta de un alma en las entradas del día.    Faltaba  un  alma,  una  de  las  muchas  que  curiosamente, no entraban estando en el turno.           Quién si no… el inútil de su hijo, Chazzbel.                   


COLIBRÍ (Ignacio Cid Hermoso)

La  puerta  se  abre  y  las  escaleras  escupen  dos  niños  repletos  de  verdad,  que  salen  al  encuentro de un cielo demasiado dulce para estas alturas del año, recibiéndolos en su palacio con  la indiferencia azul del fin del verano. Aún así, no puede evitar echarles una mirada de reojo, para  comprobar que aquellos dos pimpines no vayan a robarle más que unos cuantos de esos rayos de  sol que ya sólo le quedan por compromiso con los dueños de las piscinas. Qué diablos harán en  esta azotea sin la supervisión de un adulto, se pregunta, pero en realidad le importan lo mismo  que un pimiento…   —Te tiras tú primero, que seguro que yo no sé volar tan bien como tú.   —Una mierda. Nos tiramos los dos a la vez o si no nada.    —Como quieras —grita el aire, mientras las nubes se atusan el pelo con la brisa engarzada que  forman todas las palabras inútiles que se han pronunciado aquel día. Algodonadas, algodonadas,  se agolpan en torno a la azotea para ver a dos niños volar. Dos niños vestidos con la urgencia del  aburrimiento y sin gota de dinero en los bolsillos.   —Bueno, pues lo echamos a los chinos.   —No sé qué es eso.   —Pues como los japoneses pero más delgados.     Una  multitud  de  hienas  con  traje  de  ejecutivo  se  apelotonan  ahí  abajo,  como  las  nubes,  pero  sin  peinar,  pues  no  podemos  comparar  nuestra  coquetería  con  el  glamour  celestial  de  un  puñado  de  cumulonimbos.  Unos  gritan  vítores,  otros  se  empujan  para  ver  mejor,  hablan  por  el  móvil, graban la escena y se alejan patinando.     Pero eso no es todo, la acción no se reduce a esa pareja de niños sin futuro, sino que va  más allá y salpica a un matrimonio que discute, ajeno al buen día que se ha quedado. Ella está  ataviada con un camisón que transparenta sus senos, aún jóvenes y con sabor a caramelo. Dulce  néctar  de  las  horas  vagas  que  les  quedan  por  delante.  Él  apenas  se  acuerda  de  que  es  padre  y  viste sin pereza una camiseta a rayas azules.   —¿Por qué no follamos? —dice el hombre a rayas.   —Porque nos puede ver el niño —contesta la mujer de los pezones de caramelo.   —Si no está. Se ha ido con su amigo.   —¿Qué amigo?   —Ese que es un poco bizco.     Ese que es un poco bizco se acerca entonces al hijo que fue amamantado por unas tetas  dulces y durmió acunado en el regazo almidonado de una camiseta a rayas, y le dice:   —Con toda esa gente mirando me da vergüenza tirarme yo primero.   —Pero si volarás como un colibrí, no seas tonto, les dejarás “alunizados”…   —¡Sí, hombre!... Como un colibrí no… Si eso, volaré como Batman.   —Batman no “vuelaba”, el que “vuelaba” era Supermán.    —¡El que “vuelaba” era Supermán, niño! ¡El que “vuelaba” era Supermán! ¡El otro era tan sólo un  multimillonario de mierda! —le gritaba la gente, indignada, desde abajo.    —Chsssssssst  —les  hacían  callar  las  nubes,  ansiosas  por  ver  sangre,  desde  arriba—.  Queremos  una  empanada  de  carne  y  huesos  preadolescentes  estampada  sobre  el  pavimento,  gran  evaporador  de  almas  al  servicio  del  intempestivo  cielo  —continuaban  a  coro  y  nerviosas.  Cielo  que, por otra parte, seguía sin mirar.   —Anda, cariño, vamos a follar… —insistía el hombre a rayas, con los ojos erectos.  


—Que no, coño, que si sube y nos pilla… ¡A ver qué le contamos!   —Pero si es un niño, no se iba a enterar de nada…   —Tiene mucha imaginación, ¡a saberse qué podría pensar!     —Qué  coño  va  a  pensar,  si  los  niños  vienen  de  París…  —dice  para  sí  misma  una  nube  que  ha  pegado su nariz contra la ventana del dormitorio, pero no lo dice porque está cachonda y todavía  mantiene la esperanza de ver porno del duro.   —Que tiene imaginación es verdad, porque antes me dijo que se iba a volar con su amigo…     Una alarma, si no hierve en estridencias ni revienta en destellos rojos de agónico ulular, es  inocua e invisible para alguien tan empalmado como ese hombre a rayas. Para la mujer con las  tetitas  de  mazapán,  que  supera  la  treintena  pero  le  gusta  sentir  que  aún  levanta  penes,  se  convierte en un juego de lo más excitante y placenteramente íntimo.   —Pues si no te tiras tú, no me voy a tirar yo...   —Pues ¿por qué no te tiras tú si tanto hablas de que vuelas como los colibríes?   —Pues porque a mí también me da vergüenza la gente que nos mira desde abajo.     Y las nubes que os alientan desde arriba, niños; no os olvidéis de las nubes que aplauden  vuestra iniciativa…   —Y las nubes también.   —¿Las nubes qué?   —Que  las  nubes  también  nos  miran  y  me  da  vergüenza  —dice  el  hijo  de  padres  lascivos,  retorciéndose la manga de la camiseta sin rayas, con gesto de niño travieso.     Pero  no  hay  rayas  para  los  niños que  quieren  volar.  No hay  rayas en  este  mundo  que  le  quepan en la camiseta a un niño tan valiente como él, que aún no ha cambiado su edad por los  cromos que le faltan para acabar su colección de minutos de vida en la Tierra.   —Pues si no follamos ahora, no me apetece ir donde tu madre después.   —¡Anda, qué bobo eres!   —Entonces… ¿follamos o no?   —No, no follamos.   —¡Pues hala, a tomar por culo!     Se acabó el polvo sin haber empezado, la nube lujuriosa de vapor de agua y sexo se retira  dándole patadas a una lata. ¡Maldita sea la hora en que no me decanté por la sangre…! —piensa,  indignada.     Pero  el  mundo  del  espectáculo  es  vil  y  en  todos  lados  cuecen  habas.  El  sensacionalismo  muere  a  los  pocos  segundos  de  cortarle  el  cordón  umbilical.  Es  banal,  impuro  e  innoble,  no  merece la atención de una raza como la nuestra, aunque a veces nos sirva de alimento y esté bien  rico servido en obleas a media tarde.       El cielo lo sabía, y por eso no se molestaba en mirar.   —Pues qué rollo si no vas a volar tú...   —Pues más rollo eres tú, que tampoco vuelas…      —¡Volad niños, volad! —gritaban los chacales desde abajo—; ¡volad niños, volad! —cacareaban  las nubes, con olor a tormenta de verano, desde arriba.   Así  mañana,  cuando  el  suceso  salga  en  los  periódicos,  podremos  decir:  ¡nosotros  estuvimos  allí  para verlo!   —Pues entonces me bajo a casa.   —¡Pues hala, a tomar por culo!   Pues eso. Ni sexo ni sangre. Ni polvo ni tragedia.  


Las nubes se retiran refunfuñando, repartiendo tacos a diestro y siniestro. Empiezan a llover de  puro mal humor.   —¡Que les den! —dicen a gritos—, ¡que les den a todos…!   Pues eso.   A tomar todos por el culo.   


Robbin 1 y los cuatro niños persas (Garven) Robbin; me arde en la mano,  sólo, ceñido en un viejo traje de  aguerrido hechicero.   Desde su mustia  satrapía  ahora se  lamenta. 

Miradle… parece confiado  ¡Traed su coche!, aún alumbran  sus faros opalinos. 

1

Nos referimos aquí, a Robbin, el de Batman.


BRUJA DE DISCOTECA (Enrique Galindo) «Soy bruja…», dijeron sus labios a continuación de sus ojos verdes. Yo la creí y decidí  dejarme hechizar bajo el caleidoscopio de las luces de la discoteca.               «Me  gusta  encantar  a  los  hombres…».  Yo  resolví  que  estaba  encantado  de  caer en sus redes.              «Seducirlos…» Me dejaría cautivar.              «Y llevarlos a mi gruta». Sólo ya quedaba en mí el anhelo, sufriente, de visitar  su antro.              «Allí los hago míos y dejan de existir para sí mismos». Sus palabras esperaba  ver cumplidas. «Soy tu hombre», dije.                  Cumplió  su  promesa.  Sus  ojos  primavera  me  hipnotizaron.  Su  cueva  era  húmeda y oliente. Dejé de ser yo. Obedecí a todo desde la primera orden, que fue la  soñada  de  «quítate  la  ropa».  El  primer  mordisco  vino  desprevenido.  Le  siguieron  otros más.     Soy su esclavo, un ayudante vegetal sin  voz,  ni  mente.  Un  muerto  en  vida  que  mira  como  elabora  sus  pócimas  y  trae  otros hombres para devorarlos. 


TRASTORNATOR (FMMiranda) Hice un trato, el trato de mi vida... menudo chollo, mi alma a cambio de la vida eterna y su  eterna soledad como la misma soledad. Sin tener a quien aguantar, sin dar explicaciones que solo  existen en mi cabeza, bailando y dando vueltas sin necesidad. No sé si fue buena o mala la suerte  que  se  me  vino  a  presentar,  solo  sé  que  firmé  antes  de  que  me  dejara  firmar,  apreté  tanto  la  pluma que clavándose en mi mano, empezó a sangrar, dejé tan claro mi nombre sobre el charco  ensangrentado que le pareció brutal…     Tanta  hierba  y  el  conejo  muerto  de  hambre.  No  me  arrepiento,  nunca  antes  estuve  tan  bien, era de nuevo mi propio dueño, podría seguir viviendo y eso, no tenia precio.


MIS VIEJAS INCERTIDUMBRES (Julián Hernández)

Exánime y cansada duerme  la noche incierta en el río,  incierto y cansado  no duerno esta noche y escribo,  escribo que aunque cansado estoy  estoy empezando el camino  camino que a cada nuevo rocío  nuevos pastos le alfombran  y otra vez los mismos  los mismos pastos viejos y fríos  que ya de nada se asombran  a la sombra ya cansada  del camino recorrido  exhausta duerme la noche  y yo cansado y escribo.   

Carmen de Pedro


LA TRAVESÍA DEL TUERTO (II) (Mikel Santiago)

Órculo Sanchez pidió un whisky a pelo, y Sobrado se temió que, al igual que el tabaco, también terminaría  pagándole el bebercio a aquel chiflado. Pero ole sus cojones, lo cierto es que había conseguido intrigarle.  Se acomodó en su taburete y sorbió el cubata. El dulzor del ron mezclado con el ácido cítrico le provocó  una  sensación  reconfortante,  que  cubrió  con  una  manta  de  humo.  Después  observó  al  hombre.  Parecía  haberse  sacado  una  espina  con  su  primer  párrafo,  y  ahora  daba  la  sensación  de  estar  calculando  el  siguiente.    ‐ ¿Alguna vez ha oído hablar de un tal Serafín Varela? ¿Del periódico el Caso? ¿De la historia del caballo  turco, de los milicianos?    ‐ Perdón ¿De qué?    ‐  Qué  coño,  si  eso  nunca  fue  una  auténtica  noticia.  Además  usted  es  demasiado  joven,  ¿cuántos  tiene?  ¿35,  40?   Eso  ocurrió  en  el  58  ,  y  yo  tenía  34  años.  En  aquellos  días  todas  las  portadas se las llevaban los asesinatos de Jarabo. Pero esto solo era la desaparición  de un niño, y en aquellos días, si le digo la verdad, desaparecían niños todos los días.   Como  ese  muchacho.  Diego  García.   También  entró  en  esa  callejuela  para  no  salir  jamás.  Y  como  a  usted  hoy,  a  mi  me  encalomaron  el  caso.  Recuerdo  el  día  en  concreto,  Julio del 58  Verano en Toledo. Podías freír un huevo en los adoquines del  suelo. Y ¿se acuerda de esa cara desencajada del americano? A medio camino entre  la furia y el asombro. Así me encontré yo a los padres del chico. Y a su hermana….    ‐ ¿Quiere decir que ha ocurrido otras veces?    ‐ Muchas. Tantas que no  se recuerdan. O no se  quieren recordar. Mire, este es  un  asunto muy, muy viejo – y al decir eso, se  sacó algo de la americana. Una bolsa de plástico en cuyo interior  había un viejo periódico que desplegó sobre la barra .    Era  un  ejemplar  del  Caso,  con  su  gran  logotipo  en  rojo.  Databa  del  25  de  Julio  de  1958  y  la  noticia  de  portada  era,  tal  y  como  Sánchez  había  comentado,   los  recientes  asesinatos  de  Jarabo  Perez  Morris  en  Madrid.  El  viejo  policía  no  se  detuvo  aquí,  y  navegó  con  rapidez  hasta  la  tercera  página.  Allí,  a  tres  columnas, un gran titular rezaba:    “La travesía del tuerto vuelve a tragarse un alma”    Al pie de la grandilocuente frase, una fotografía en blanco y negro. Un lugar que Sobrado reconoció en el  acto:  la  pequeña  plazuela  desde  la  que  partía  aquel  callejón,  donde  él  mismo  se  había  pasado  el  día  haciendo indagaciones.  Tres personas orillaban la entrada a la siniestra curva. Uno de ellos era la versión  joven (con más pelo y anchas patillas) de Órculo Sanchez, a su lado , una muchacha delgada, con la mirada  negra y fija en la cámara.    ‐  Era  la  hermana  del  chico.   Elena.  Ella  era  la  que  lo  perdió  de  vista.  Eso  es  todo  lo  que  se  puede  decir.  Volvían del río y ella se paró a hablar con algún muchacho. Su hermano corrió calle arriba, se metió en esa  larga  curva.  Y  nunca  más  se  volvió  a  saber  de  él.  Lo  mismo  que  a  la  mujer  americana.  Lo  mismo  que  a  tantos… La chica tenía veinte años. Oí que enloqueció. Se le encaneció el cabello y pasó el resto de su vida  encerrada en una habitación de un convento.   


‐ Un  momento,  un  momento  –  le  interrumpió  Sobrado  –  A  ver  si  me  aclaro.  ¿Cuánta  gente  habrá  desaparecido allí?  ¿Cómo es que no consta en ningún informe? Hoy mismo hemos revisado todo y….    ‐ Lo entenderá. Créame.  Sus informes son demasiado nuevos. Ordenadores. Y este caso del 58 nunca se  terminó de archivar. De  hecho me costó el puesto. Y bueno, a  mí solo me costó eso. A Serafín  Varela le  costó la vida.    Al fondo de la barra, el camarero miraba su ordenador sin prestar atención al  policía y a aquel otro tipo  que había ido a beber con él.  Oyó que le llamaban.  “Otra ronda. De lo mismo” Vaya, hubiese jurado que  el poli despacharía a aquel viejo solitario en un santiamén. Debía tener una conversación interesante.    ‐  Varela  es  ese  tipo  delgaducho,  el  tercero  de  la  foto  –  continuó  Sánchez  después de darle un buen lingotazo a su segundo cubata ‐ Estaba allí antes  de  que  yo  llegase.  Esos  reporteros  tenían  todos  contactos  en  la  Guardia  Civil.   Se  mataban  por  llegar  a  la  escena  del  crimen  cuando  la  sangre  estuviera  aún  fresca.  Y  tenían  dinero  también.  En  aquellos  días  El  Caso  se  vendía como alpargatas en verano.      Varela   era  –  según  Sánchez‐   un  chico  “finito”  ,  estudiante  de  historia,  o  filosofía,  (no  se  acordaba)  que  se  ganaba  un  pequeño  sueldo  escribiendo  artículos.  Ese día cuando Sánchez llegó para hacer su atestado, el muchacho  se le echó encima como un moscardón, tratando de hablar con él.  Sánchez,  era fácil de imaginar, lo despachó de malas maneras, con algún tortazo de  por medio, pero el chico no se rindió tan fácilmente, y esperó al momento oportuno para aparecerse en el  mismo callejón, donde el comisario acababa de realizar algunas pesquisas, para decirle que no se iría hasta  que le hiciera caso. Porque no era la primera vez que algo extraño sucedía en ese lugar.    La siguiente historia se remontaba otros veinte años en el pasado, a septiembre de 1936 exactamente. En  aquellos  días,  Toledo  vivía  la  hecatombe  de  la  guerra,  concretamente  el  asedió  al  Alcazar  por  parte  del  bando republicano.        En Septiembre, más o menos en las fechas en las que los republicanos se la jugaban al todo o nada, con los  nacionales a  menos de 6  kilómetros de la ciudad,  el tío de Varela,  que  era  oficial médico, fue llamado  a  atender una urgencia lejos del Alcazar.  El hombre, que se había pasado dos días grapando piernas, brazos  y estómagos, se lo tomó como un descanso, y pensó que seguramente se trataría de un parto, o  alguna  mano reventada por explosivo.      Un soldado le guió calle abajo, hasta una pequeña plazuela en cuyo extremo se parapetaban otros cuatro  soldados tras una defensa de sacos de arena.  Uno de ellos estaba tendido en el suelo, rodeado de un gran  charco de sangre. El médico se arremangó y, sin hacer preguntas se lanzó sobre el herido.      Temiéndose lo que todo el mundo en esas fechas ‐ que los Nacionales habrían ganado los suburbios de la  ciudad  y  abierto  un  nuevo  y  fatal  frente  –  el  médico  se  centró  en  su  tarea.  Retiró  los  tapones  que  sus  compañeros le habían aplicado y descubrió una dantesca serie de heridas en el cuerpo del joven soldado.   La que lo iba a matar (en pocos minutos) era una larga herida cruzada desde la base del cuello hasta el  sobaco, que de mala suerte le había sesgado la yugular. Por ahí se le iba la vida, pero también le habían  amputado el brazo a la altura del codo, tan limpiamente como un carnicero hace filetes.    Varela levantó la vista hacía aquellos muchachos buscando una explicación. Aquellas no eran heridas que  se vieran en una guerra, no al menos en “aquella” guerra donde todo era metralla y balazos.   Uno de los  compañeros del muchacho le señaló más allá de la trinchera, hacía la plaza, y el médico, tras ordenarle que 


presionara aquel  imparable  río  de  sangre  con  una  bufanda  vieja,  se  subió  en  un  tocón  y  se  asomó  por  encima del parapeto.    Lo  que  vio  al  otro  lado  difícilmente  lo  iba  a  olvidar  durante  el  resto  de  su  vida.  Se  convertiría  en  una  historia  que  repetiría  solo  a  los  más  cercanos,  como  su  sobrino  Serafín,  porque  no  era  una  historia  de  contar a pacientes, ni siquiera a vecinos, a menos que uno quisiera que lo tomaran por loco.    En  el  centro  de  la  plazuela,  a  lomos  de  un  precioso  caballo  negro,  un  hombre  profería  ininteligibles  amenazas a su asombrado público.   Era un idioma incomprensible, pero el sentido de la amenaza estaba  claro. El hombre rasgaba el aire con su brillante espada de hoja ancha y ligeramente curvada, prometiendo  una suerte rápida a cualquiera que se atreviera a acercarse.    Dos  cosas  supo  Varela  al  instante.  La  primera,  que  las  heridas  del  soldado  habían  sido  causadas  por  esa  hoja. La segunda, que aquel hombre no era un nacional.    Vestía  con  una  túnica  púrpura,  recargada  de  abalorios  dorados  y  ornatos  indescriptibles.  Su  escudo,  recubierto  de  piedras  brillantes,  pieles  y  otras  decoraciones,  terminaba  en  una  puntiaguda  cabeza  plateada.  En aquel paisaje pobre y muerto de la guerra, entre harapos, escombros y sacos de arena, aquel  personaje  era  un  visión  mágica.  Un  rey  de  oriente.  Con  su  barba  perfectamente  recortada,  sus  ojos  circundados  por  largas  pestañas  y  sus  orejas  tocadas  por  pendientes.   Un  rey  moro,  como  los  que  desfilaban por Madrid el 5 de Enero antes de aquella maldita guerra.    Sabiéndose rodeado, el moro hacía girar su caballo en círculos, retando a sus enemigos con aquella lengua  gutural que Varela enseguida relacionó con el idioma de los marroquíes.  Los soldados, que hasta entonces  habían quedado paralizados y estupefactos, comenzaron  a reaccionar. Alguien gritó “¡Abajo con ese!” , y antes de  que  nadie  dijera  otra  cosa,  el  atronador  sonido  de  una  Mauser  invadió  la  plaza.   El  disparo  le  acertó  en  un  costado al moro, que reaccionó de una manera extraña,  mirando   a  los  lados  en  busca  de  aquel  atacante  invisible.   Después  otro  disparo  le  derribó  del  caballo,  y  acabó tendido en medio de la plaza.    Varela  fue  el  único  que  se  atrevió  a  acercarse,  con  cuidado ya que el Moro había echado mano a una daga  que  llevaba  escondida  en  sus  ropajes.   El  médico  le  mostró  sus  manos  desnudas  en  la  distancia  y  el  herido,  viéndose  acabado,  bajó  su  arma  y  permitió  al  hombre  acercarse. En su último aliento, con los ojos ya perdidos  en alguna bella parte de su memoria, recitó lo que pudo  ser una oración.  Hecho esto, murió en silencio.    Pocas  cosas  sobrevivieron  de  aquel  episodio.  El  caballo  fue  despezado,  cocinado  y  devorado  en  cuestión  de  horas.  Las  joyas  arrancadas  ,  las  finas  telas  rasgadas.  El  cadáver  del  hombre  se  incineró  esa  misma  noche  en  la  orilla del Tajo. La historia corrió como la pólvora, pero el escepticismo pudo con ella. Se terminó diciendo  que el muerto debía pertenecer a la Guardia Mora y que habría entrado en la ciudad en un arrebato idiota.  Esa historia , como todas las historias que explican lo inexplicable, terminó siendo la única versión de los  hechos.  Varela nunca la creyó.   


Pero al día siguiente, los nacionales dieron un paso más hacia Toledo y gran parte de la milicia, sintiéndose  atrapada entre dos frentes, decidió retirarse a Aranjuez, incluyendo al médico Varela, que a Dios gracias  sobrevivió a esa y otras batallas y llegó vivo, solo faltándole un par de dedos, al final de la guerra.    Como  muchos  otros,  hizo  por  olvidar,  pero  jamás  se  permitió  borrar  aquel  extraño  episodio  de  su  memoria. Además, había algo, un secreto, que  había mantenido el recuerdo anclado durante los tres años  que duró la guerra.  Algo que solo cinco años más tarde tuvo el valor de ir a recuperar…    A  Órculo  Sánchez  comenzaba  a  fallarle  el  habla  después  de  la  tercera  copa.  La  noche  se  alargaba  y  la  historia parecía no tener fin. Pero Sobrado ya ni siquiera miraba su reloj. Había decidido que , fuera lo que  fuera,  quería  llegar  hasta  el  final  con  aquel  viejo  policía.  Sanchez  apuró  los  hielos  y  Sobrado  pidió  otra  ronda. El camarero, contento de hacer negocio, les preparó el veneno y volvió a su Sudoku por internet.    ‐ ¿Qué secreto? – preguntó Sobrado ‐ ¿Qué es lo que recuperó el viejo médico?    ‐  Con  calma  inspector,  con  calma  –  respondió  Sánchez  –  todavía  tenemosss  tiempo.  Ni  siquiera  son  las  diezzz. ¿Un cigarrillo? Es usteddd un buen poli ¿verdad?      Sobrado sacó un par de Fortunas e hizo los honores. “Tengo que pararle a este, o caerá borracho antes de  terminar la historia”   


EN EL MES DE THERMIDOR (Garven) Está escrito.      Apresa  la  luna  con  el  índice  y  el  pulgar;  y  la  arroja  como  si  de  un  compacto  moco  se  tratara.    Ahora  atrapa  a  la  Tierra  de  su  inocente  movimiento  de  traslación  y  deshace  su  atmósfera envoltura manipulándola con los dedos. Limpiándose la mano pringada de vapores  en su aurífero sayal.    Se la lleva entera al interior de su enorme bocaza todopoderosa; los polos se le derriten  en los labios y en su lengua receptora de sentidos se vierten todos los océanos. «uhmmmmm»;  exhala de gusto porque las papilas se le han untado de salitre marino.     Tiene  al  planeta  aún  entero,  bailándolo;  lo  lame  removiéndolo,  pringándose  de  biomasa.  Ahora  viene  la  mordida;  el  aplastamiento.  Pero  el  mundo  es  recalcitrante  y  duro.  Entonces  con  un  hábil  movimiento  de  mandíbula  se  lo  lleva  hacia  las  portentosas  muelas  trituradoras y allí lo encaja y comprime cerrando los ojos. Crujen las cordilleras como el maíz  tostado  y  el  Everest  se  le  atasca  en  los  molares;  estalla  la  litosfera  y  el  núcleo  vierte  su  licor  incandescente,  magma  febril  que  le  arde  en  la  boca  «uhmmmmmm»;  torna  los  ojos  tras  el  delirio en su paladar y el cosmos tiembla. La torre Eiffel se ha encallado entre dos incisivos y el  Kremlin  de  Kazán  partido  en  tres  se  arremolina  cerca  de  las  parótidas.  (A  ti  te  ha  pillado  inflando los neumáticos de tu Chevrolet y a Obama declarando la guerra a Irán) ahora somos un  engrudo  de  saliva,  barro  y  sangre  que  se  moldea  en  un  vórtice  minado  de  fabulosos  dientes.  Cesa el masticado; abre la glotis y el abismo de su estómago.    Con  una  mano  coge  una  nebulosa  estelar,  a  modo  de  servilleta,  porque  le  resbalan por la barbilla las Islas Canarias,  unos manglares lacios, un tiburón blanco  que aún colea, y tu colección de cedés.     Con la otra señala a Júpiter. 


UNOS MONOS LÍAN LAS LIANAS (Garven)

 


http://pifanofanzine.blogspot.com/

contacto: fanzinepifano@gmail.com

OTROS LUGARES                http://pifanofanzine.blogspot.com/

“GARVEN” GALERÍA http://garvenjosel.artelista.com/

EL RELATÓDROMO (Mikel Santiago) http://relatodromo.blogspot.com/

                LOS ZOMBIS NO SABEN LEER http://www.revistapulp.com/

BLOG de Óscar Torres http://oskjason.blogspot.com/

ALBIS OFF htt://albisoffliter.wordpress.com/

  PÍFANO FANZINE  Dirección: Garven  Logo: Dani Torres  Ilustradores: Juampe Martínez/Garven/Óscar Torres/Carmen de Pedro    Los derechos de los textos e ilustraciones publicados en Pífano fanzine pertenecen a sus respectivos autores. Ninguna parte de esta obra, incluido el diseño de cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna, por ningún medio, sea electrónico, mecánico, de grabación, fotocopia o cualquier otro, sin permiso previo de los titulares del copyright, exceptuando el uso personal y no comercial, de acuerdo con el derecho legal de copia privada o con el derecho de cita para prensa para la portada y fragmentos breves, citando la fuente de origen. También se permite, por lo tanto, imprimir para uso doméstico esta obra sin incurrir en su comercialización. Los artículos o fotografías cuya fuente sea externa podrán tener limitaciones legales añadidas en sus derechos en la fuente original, las cuales serán prioritarias sobre los de su reproducción en esta obra. Los textos e ilustraciones pertenecen a los autores, que conservan todos sus derechos asociados al © de su autor. Queda terminantemente prohibida la venta o manipulación de este número de Pífano fanzine. Cualquier marca o fotografía registrada comercialmente que se cite o publique en la revista se hace en el contexto del relato o fotomontaje que la incluya, sin pretender atentar contra los derechos de propiedad de su legítimo propietario. Pífano fanzine es una revista digital sin ánimo de lucro. Para cualquier duda o sugerencia, escribid a fanzinepifano@gmail.com"   D.L.: TO-0311-2010

PIFANO_NUEVE  

NUMERO NUEVE DEL FANZINE PIFANO

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you