Page 1

Nยบ

13


ENCADENADO (Manuel Santamaría Barrios) La condena definitiva, atrapado en una espiral sin salida, un donde el final me lleva al principio, un bucle como una carrera hacia el tedio. Donde la única meta es el fin de una existencia de mediocridad deprimente. He corrido entre dimensiones. Con un pensamiento he ralentizado el avance de los planetas. He besado a mujeres de un mundo habitado por diablos. He probado frutas de planetas al borde del cosmos, mientras sus insectos lagartos revoloteaban a mi alrededor, sin saber que en un millón de años serian la especie dominante. Cautivo en una prisión de llantos. Sujeto por la irrompible cadena de la responsabilidad. Prisionero en una repetición eterna, mientras el zumbido maléfico de un despertador se burla de esta oroboros de mezquindad: desayuno, vestir, llevar al colegio, ir al trabajo, cambiar el uniforme por ropa de casa, comida, jugar, merienda, baño, pijama, cena y dormir. El sueño, solo este punto no se cumple siempre, solo cuando te dejan los incesantes llantos que resuenan en la espesa noche. Mi antaño heroico cuerpo encadenado por eslabones de pañales meados. Mi omnisciente mente abotargada por un trabajo mal remunerado, donde imbéciles que manejan en un día lo que yo no puedo permitirme en un mes, vienen a por títulos que ya saben comprados sin la menor intención de que se les ilustre. Intento escapar rompiendo las ataduras, inmediatamente se abre una trampilla en el techo de mi celda, un carcelero con una irritante voz femenina me arroja una tonelada de ropa sucia. Quedo sepultado por el olor a mierda y mi psique intenta escapar a paraísos interiores que luchan por nacer. Las paredes de mi jaula se encuentran plagadas de puertas hacia lugares fantásticos: Atlantis, la era Hyborea, la Zona Negativa, Lemuria… todas ellas permanecen bloqueadas con candados sin llave, con la palabra “DEBER” grabada a fuego. De vez en cuando aparece una grieta en alguna de ellas y vuelvo a sentirme libre: salto al erial salado donde Grull utilizó a sus semejantes como cebo, bailo en Venecia en la última cacería de un asesino en serie deforme, escucho la confesión de un lobo de mar que perdió a sus compañeros a manos de voluptuosos habitantes de las profundidades… y escucho los gritos de muchos otros que luchan por nacer: un pintor fracasado, un rayo que cae de las estrellas, naves inteligentes, gitanos en un campamento… pero mueren antes de poder ver la luz… El zumbido de ese monótono reloj sella las grietas, bajo su interminable tic-tac que conduce al pozo del tedio: “Es lo normal, es lo normal” aúllan burlonas sus agujas en mi oído y me arroja otra tonelada de ropa sucia. El sueño me vence, me relaja, esto “es lo normal, es lo normal” tic-tac, tic-tac…

no sueñes con otra vida,


ENTREVISTA A JUAN PEDRO MARTÍNEZ (JUAMPE)

Busqué números impares en el nudo de los domicilios Covachos, subía terraplenes y bajaba abismos entre casas forzadas en la roca, nacidas del limo añejo del río, pintadas con retales de sol a esas horas. La impaciencia urticante me hizo desistir, pues no encontraba “la gran puerta marrón” ni “el balcón de las gardenias”, ni tampoco “al lado de la peluquería” que él me indicó para más señas. No quise preguntar a los vecinos y yo me iba bisbiseando improperios. Fue entonces cuando él me chistó, justo al doblar la esquina de mi convencido abandono. Venía cargado con dos fascículos de la nueva edición en papel de “Star Wars”, pegados en un cartón grande y galáctico; se burló al indicarme la destacada de su puerta marrón que yo había pisado, diez veces quizás, en mi candoroso despiste. Ya en su casa o planta segunda (colmada de dibujos a la cera, bocetos en trozos de papel, pilas de lienzos y niebla de aguarrás), Juampe, el de la revista Pífano, me invitó a que comenzáramos tras posar una botella de tinto y dos vasos blancos de plástico en una mesilla envuelta en un hule verde sucio. P.: Juampe, eres asiduo colaborador del fanzine Pífano, no solo aportas ilustración sino textos y cómic. ¿Qué supone para ti este tipo de iniciativas culturales al margen de editoriales y padrones comerciales?. JP: Es una gran salida de escape para los que tenemos ciertas inquietudes "artísticas", y cuando digo “gran” quiero decir “GRAN” con todas las letras y con mayúsculas tamaño ochenta, gracias a este tipo de publicaciones, en este caso Pífano, mantenemos a flote esas inquietudes, a conocer el trabajo de otros ARTISTAS y tener la imaginación en movimiento, y eso es de mucho agradecer, aunque todo hay que decirlo, al principio


tuve que mandar un holograma suplicatorio... -"ayúdame Pífano fanzine, eres mi única esperanza... kkkffff, ayúdame Pífano fanzine, eres mi única esperanza... kkkffff... "-

P.: Tu vida laboral por cuenta ajena quizás no sea muy creativa precisamente ¿Te consideras un aficionado a la pintura de ratos libres? JP: Por desgracia así es... Uno está atado al trabajo por el dinero (los que tenemos la suerte y desgracia de tenerlo) y eso significa tiempo, mucho tiempo dedicado a nada, por lo menos en mi caso, pero bueno... los lienzos, pinturas, maquetas de star wars y demás utensilios hay que pagarlos con ese dinero. A veces el trabajo es tan deprimente que se te quitan las ganas e inspiración a la hora de ponerte delante de un lienzo en blanco... y ya no sólo hay que tener ratos libres, también hay que tener ganas... de verdad que es patético, soy patético, eres patético, es patético, somos patéticos... perdona, ¿de qué estábamos hablando?

P.: ¿Te has planteado dejarlo todo por el arte? (bebe de un trago fugaz su vaso lleno, mira la botella pensativo, rellena el vaso vacío y contesta) JP: Por supuesto, en cuanto me toque la primitiva (y no hablo de esa persona que todos tenemos en mente) o mejor el euromillón... estaría más holgado económicamente y tendría más tiempo para no hacer nada...

P.: Juampe, ¿Qué mejorarías de Pífano? JP: Creo que lo mejor de esta revista es la variedad de contenido... dibujos, ilustraciones, pinturas, comics, relatos, poesías... y por lo visto, ahora, entrevistas... ¿alguien da más?. Bueno, quizás un poco más de todo estaría mejor, pero esto no depende de mí, parece ser que hay un tal Garven detrás de todo esto... aunque creo que es como una leyenda urbana, para mí que no existe...

P.: a la hora del dibujo, ¿cuáles son tus referencias? ¿Te consideras influenciado por alguno de tus autores favoritos? (ahora bebo yo, un sorbo largo, el vino es recio y me arde, toso… pienso que es magenta diluida en trementina)


JP: Pues mira, te digo que desde pequeño me gustaba y se me daba bien el dibujo, pero mi arranque lo tuve a partir de los... bueno el caso es que me rompí la pierna jugando al futbol y me tiré entre escayola hasta la ingle y recuperación casi seis meses en casa sentado, ¿y en qué mataba el tiempo aparte de no estudiar? pues en dibujar a Spiderman, a Conan El Bárbaro, a Thor, la serie de Drácula de Marvel, a Elektra... bueno, con Elektra y la Viuda Negra además hacía otras cosas, el caso es que tenía a unos cuantos autores, pero el que más recuerdo era John Buscema... luego llegaron 1984 y Zona 84... y grandes ilustradores del comic, así que me siento influenciado por muchos autores, aunque siento debilidad por Corben y Juan Giménez... maravillosos. Pero lo que me marcó excepcionalmente fue el descubrimiento de las ilustraciones que hizo Ralph McQuarrie para La Guerra de las Galaxias, ahí ya se me fue pinza...

P.: Juampe, en el panorama plástico actual parece que todo está ya inventado y manido, ¿crees que aún se podría asustar al gran público curado de espanto? JP: Ya te digo yo que si pudiéramos tener más tiempo y dedicación a la causa, huidizos y con el rabo entre las piernas saldrían algunos... por supuesto que también saldría el listillo de turno diciendo "… pues eso yo ya lo había visto...". Dicen que en la viña de no sé quién, por lo visto hay de todo. Pues eso...

P.: Veo tubos de óleo en este estudio, lienzos, botes manchados, pinceles y colores. Pero también en este escritorio tienes tu pc y un escáner. ¿Crees que éstos últimos acabarán por extinguir a los primeros? (bebe otra vez, pero no todo; eructa ahogadamente, respetándome. Me rellena el vaso que casi rebosa y se mira el reloj) JP: ¡¡Nunca!! Jamás de los jamases... Creo que lo he discutido alguna vez con otro artista amigo mío. El caso es que en el ordenador a veces se me abre una casilla o como se diga, no sé dónde, que pone "herramientas del sistema"… el pc, el scáner, es lo mismo, son herramientas del sistema, de mi sistema, de mi cabeza, de mi disco duro. Nunca podrán sustituir a la herramienta básica, es un complemento más... ¿acaso es lo mismo ver una peli en cine que en casa? en casa es más cómodo, pero en el cine es otra cosa, es un placer distinto... ¿es igual leer un libro en papel que en un e-reader? se le parece, pero pasar las páginas con la yema de tus dedos es una sensación inigualable (lo siento por los árboles talados para este fin, algo se podría hacer en este sentido,


pero...). El caso es que prefiero la electricidad que pasa de mi cerebro a mis manos y luego al pincel o al lapicero... Respeto a los que opinan lo contrario, a veces...

P.: Juampe, una película: JP: Una pregunta difícil... uhhmm... Star Wars, todas aunque les pese a algunos... P.: Un cuadro: JP: Más difícil todavía... la capilla Sixtina en general o cualquier cosa de Leonardo. P.: Un libro: JP: Venga... me quedo con la serie de Caballo de Troya de J.J. Benitez. P.: Un disco: JP: Ya te estás pasando... aquí te tengo que decir varios... El Muro de Pink Floyd, Metal Heart de Accept, el Little Richard de los 70´s... hay tantos, ah y cualquier disco volador no identificado, a ser posible de Raticulín... P.: Una mujer: JP: Hasta aquí hemos llegado... con todas las buenas mujeres que hay en el mundo y me preguntas sólo por una, ale... puerta... (Le doy las gracias, me pide que apure el vino; miento y le digo que no estoy acostumbrado al bebercio, sonríe y me da la mano, advierto sus dedos manchados de colores quizá por el difuminado de las ceras blandas. Me acompaña a la ya conocida puerta marrón, nos despedimos con otro apretón de manos y reímos los dos. Cierra y suenan cerrojos y pestillos. Me voy, camino por esas calles ahora húmedas de noche. Creo que sé llegar a casa… sí, estoy seguro.)


EL OGRO CON CORBATA

(miranda)

No miras tu cuerpo sin patria ni Lucho por subsistir como luchan las bandera, miras a tus hijos y se te almas abandonadas en el infierno, llena el corazón de ira, miras a tus sufro como las ascuas entre sus padres muriéndose de frío, a tus dedos, haciendo daño sin querer vecinos y a tus amigos, se llena la hacerlo. Por seguir vivo así me veo, calle de gente libre siendo un necio y Esto de la política me está de irse directa a rodeado de ellos. Quiero la libertad empezando a tocar los "eggs", creo morir. Amasas saliva que en el fondo tengo algo de con sangre mezclada que nos habían revolucionario e inconformista morderte la prometido, no quiero aburguesado; espero que mi puño no por luchar porque me da se alce contra los ogros con corbata lengua, alzas el puño desde debajo de la miedo, cuando se porque entonces será algo personal. tierra, te corroen inicia la sangre no Como siempre si la quieres para el Pífano XIII ahí lo tienes a tu ácidos en la entrañas hay quien la pare y disposición (si te gusta claro). y te levantas, nunca hay bastante. mirando a los ojos Llevar cadenas creía de los libertadores y lanzando tu que era lo peor pero no es así, ardiente odio hacia ellos. Es la hora cuando te las quitan y no tienes de las corbatas rotas. donde ir, cuando eres libre para morir, para vivir muriéndote en la calle fría, bajando los ojos con vergüenza y envidia.


SHOPENHAUERIANA Nº 1 (Garven)

Tú y yo fuimos príncipes de algo. Herederos de un imperio raudo que nos vino a huevo para vivir holgados en un zigurat adosado con vistas al Eúfrates. En pelotas (¿Recuerdas, andaluza?), el polvo del año cero. A la mierda con Ur-Nammu. He leído algo de no sé qué códices labrados en piedra caliza, estatuillas de bronce, broches roñosos en una vitrina. A la mierda con la edad de los metales. Y tú tienes esos colores en el légamo de tus ojos. Los ojos son parte distinta del cuerpo de uno. Es decir: está uno por un lado y los ojos por otro, a su puto albedrío, gestionando miradas de forma independiente. Yo quisiera mirarte el culo y el despeñadero de tu escote, y van los muy cabrones y miran la mesa, el bolígrafo sin capucha, tu reloj de pulsera, un calendario, tus dedos que tamborilean sobre un estuche de charol negro, mis zapatos un poco sucios de barro; el suelo de feo gres. Si quieren, hablan, ¡ay, de cuando mis ojos hablan con los tuyos! Porque los ojos vocalizan con unos morros viscosos de líquidos oculares. Entonces mis ojos le cuentan a los tuyos lo de que tú y yo fuimos algo y retozábamos en cueros, sudábamos deseo, puro pitorreo febril; jodíamos tiernamente. A la mierda con Grey. ¿Te acuerdas? Preguntan mis sinvergonzones ojos a los tuyos, ¡Ah, sí, sí! responden éstos bruñidos de vidrio. Pero nada; nuestros cuerpos se han vestido de torpe boca carnosa y siguen a lo suyo, con sus rigores sociales, ignorantes de los ojos que no hay quien los dome. Y te cuento un código de aburridos formalismos; tú me hablas del tostón de los problemas de nadie y yo rebato mis principios, que son puras gilipolleces. Repartimos aburrimientos: el aburrimiento azul del transporte público en horas punta; el aburrimiento rosa del ofertón en la peluquería (diez euros lavar-cortar-y peinar); el aburrimiento verde vejiga del “a ver ¿y a quién votas?”; el aburrimiento blanco marfil de “voy a apuntar al chico a inglés”; el aburrimiento rojo fósforo del “habemus Papa”; el aburrimiento transparente de la humanidad entera. A la mierda con los telediarios. Pero ¡ay!, ay del día en que escuchemos a esos cínicos ojos, porque tú percibes sus voces tan nítido como yo, sus palabras audibles, totalmente legibles y obscenas, la historia de tú y yo entre amarillos y marrones claros; a mi no me la das; ay, del día que tras un silencio acuciante me susurres: «bruto, pretencioso. Estás loco», y yo a ti: «tontorrona». Entonces nos aislaremos en un Burguer o en una pizzería, sí, porque tragarse una pizza familiar para los dos ahogada en un litro de coca-cola es algo digno de un banquete pre-coito. Después bailaremos un agarrado en el Pub caduco aquel, en una tarde-noche de un día laborable, que no hay nadie; abrazadísimos en un son absurdo descompasado con la balada. A la mierda con la música pop. Te echaré mano al culo, semiesferas de blue jeans; relieves de asirios, páramos del Tigris, y nos tragaremos el agua de la boca, rozando la asfixia de pura codicia porno. Celebraremos la coordinación de ojos y cuerpo, que ya se entienden; siempre fueron amantes y lo vociferan libremente. El polvo del año cero.


TRAZOS DE Carlos Montero


EL PINTOR POETA (Ana)

Erase que se era un pintor que dibujaba con alma de poeta, del mĂĄgico pincel, entre sus dedos, brotaban letras. Las manos del pintor tomaban lienzos, pintando mil relojes, borradas sus agujas, para sesgar el tiempo. A veces de sus ojos, resbalaban churretes coloridos dibujando estelas y caminos, y al borde de un abismo de tristeza lloraban letras negras de poeta que contaban historias de naufragios que inventaban historias sin cabeza. Erase que se era un gran ilusionista que desaparecĂ­a de pronto en su chistera para hacer con las horas malabares, para jugar con pinturas y tinta. Erase que se era un escritor alocado erase un triste pĂĄjaro enjaulado erase un llanto silencioso y dulce que sollozaba en un lienzo en blanco.


TRAZOS DE Luismi Barrios


A perfect life (miranda)

H

pues era intolerable que mientras unos  ace  mucho,  mucho  mucho  tiempo,  en  funcionarios se esforzaban en escribir  un  lugar  muy  lejano,  muy  muy  obras y otros en representarlas, nadie  lejano,  habitaba  una  raza  de  humanos  fuera  a  verlos.  Que  los  corredores,  bien avenida y feliz. Aquellas mujeres  nadadores,  lanzadores  o  pilotos  no  y  hombres  vivían  en  plena  tuvieran el respaldo de sus congéneres  coordinación,  era  un  mundo  de  era  inconcebible.  Y  así,  los  que  funcionarios, en el cual, todos tenían  una  función.  Sin  distinción  de  sexos  sobresalían  en  dotes  de  una  u  otra  todos  trabajaban  y  se  divertían  de  índole,  igual  interpretaban  un  papel  en una película que meses después eran  forma ordenada, todos tenían comida en  publico  obligado  a  ver  su  propia  su plato y agua en su vaso. Quizás era  película.  Los  mejores  pilotos  tenían  una  sociedad  monótona  e  insulsa,  pero  que  animar  desde  la  grada  a  otros  con el frío cada uno tenía su fuego en  peores  en  circuitos  de  carreras,  en  su  hogar  y  su  techo  bajo  el  que  pistas  de  tenis  o  en  estadios  de  encenderlo. Nadie pasaba hambre ni sed  ni  frío,  ni  uno  solo  de  aquellos  futbol.  Todo  diseñado  para  que  la  igualdad  fuera  un  sueño  posible  en  la  habitantes  de  tan  singular  lugar  era  más  justa  de  las  mejor  que  los  demás,  nadie  sociedades  humanamente  podría  diferenciarlos  “LA DESILUSIÓN ES LA concebida.  Nadie  se  salvo  por  sus  HERMANA FEA DE LA planteo  cambiar  nada,  características  físicas,  INOCENCIA” al  fin  y  al  cabo  unas  las  cuales  tampoco  eran  veces  eras  el  rey  del  trampolín  y  escandalosamente diferentes entre unos  otras  andabas  descargando  o  y  otros.  Aquella  sociedad  disfrutaba  conduciendo camiones. Nadie se quejaba  plenamente  de  la  igualdad  con  igual  pues  la  queja  era  motivo  de  exclusión  suerte,  de  su  sólida  e  inalienable  rigidez.  Los  trabajadores  no  y la exclusión era el principal motivo  trabajaban  ni  un  solo  segundo  más  de  de  mortandad.  Pero,  llegados  a  este  punto, donde las inflexibles normas se  lo  que  debían,  a  su  vez,  los  que  en  confrontaban  con  la  lógica,  se  rompió  ese  momento  no  trabajaban  por  que  el  equilibrio.  Unos  miles  de  humanos  libraban,  disfrutaban  de  los  se  separaron  de  la  vulgar  mayoría,  conciertos  de  música,  del  cine,  del  decidieron ser actores y solo eso, ser  deporte,    de  la  playa,  y  de  cualquier  deportistas  y  solo  eso,  decidieron  cosa  en  la  que  otros  funcionarios  trabajaban  para  ellos.  Los  actores  en  especializarse  en  lo  que  sabían  hacer  una  función  eran  buenos  o  malos  pero  y  se  les  daba  bien.  Resueltos  los  problemas  al  ser  demasiados,  los  hacían  su  trabajo,  los  escritores  que  dejaron  hacer  lo  que  sin  duda  era  una  escribían las obras interpretadas eran  vocación  más  que  una  especialización,  buenos o malos pero hacían su trabajo,  los  resultados  eran  teatros  llenos  de  los  deportistas  igualmente  buenos  o  sus  entusiastas  seguidores,  campos  de  malos  hacían  su  trabajo,  todos  golf  y  de  fútbol  abarrotados  de  trabajaban  en  común.  Hasta  los  espectadores  eran  obligados  por  orden  enfervorecidos  fans,  que  deseaban  ver  alfabético a llenar cada teatro y cada  a  los  mejores  sobre  sus  motos  en  circuitos  y  nadando  en  piscinas  estadio  de  fútbol,  con  el  fin  de  que  olímpicas, deseosos de oír las voces y  todo  funcionara  de  forma  uniforme, 


disfrutaban con  las  películas  de  sus  composiciones  prodigiosas  de  gente  directores  fetiche  y  todos,  todos,  se  preparada  para  dar  el  espectáculo  que  contagiaban unos de otros avanzando de  nunca  habían  tenido  placer  de  una forma menos igualitaria y uniforme  disfrutar,  pues  eran  obligados  a  pero  hacia  adelante,  que  es  como  se  aplaudir  obras  de  teatro  funestas  y  a  suele  avanzar.  El  mundo  descrito  al  deportistas  que  no  asombraban  ni  tan  principio  se  colapsó,  no  era  posible  siquiera  por  error.  El  fin  de  aquella  oír canciones malísimas y aplaudir por  época  de  pan  para  todos  parecía  abocada  al  fracaso,  se  hundían  sobre  el bien común, era normal ver al mejor  cantante  del  mundo  en  una  ventanilla  sus  cimientos  las  bases  de  la  sellando permisos de conducir, o estar  igualdad,  dando  paso  a  la  al  lado  del  actor  protagonista  de  una  especialización  y  al  espectáculo,  película  casi  buena,  sujetando  una  también  llamado,  circo.  La  gente,  en  linterna  para  que  te  acomodases  en  la  sus  trabajos,  quizás  no  era  feliz  y  butaca del cine. Todo tiene un porqué,  soñaban  con  ser  grandes  jugadores  de  o  casi  todo,  porque  todos  queremos  fútbol  y  ganar  el  dinero  que  ellos  ganaban,  pero  era  feliz  comprando  su  tener las mismas oportunidades y si no  entrada para disfrutar todos los fines  somos  suficientemente  buenos,  no  nos  gusta  lo  que  vemos  y  preferimos  de  semana  de  sus  ídolos,  que  al  ganar  ignorarlo.  Si  naciste  para  su  equipo,  les  hacían  para  martillo,  del  participes  de  su  deseo  de  “LA INOCENCIA ES LA cielo  te  caen  los  vencer,  sus  sueños  de  HERMANA TONTA DE LA REALIDAD” clavos.  Todos  tenemos  pertenecer a algo que aunque  una particularidad que  lejano,  fuera  los  más  nos  hace  diferentes,  que  nos  podría  parecido  a  triunfar  en  algo  que  hacer los mejores o uno de los mejores  sabían,  nunca  lo  harían  por  sus  propios  medios.  Finalmente,  aquella  en  ello,  pero  nadie  lo  sabe,  nadie  te  dice  que  solo  sirves  para  echar  sociedad  perfecta  se  truncó,  se  gasolina en un coche, que lo único que  dividió  entre  los  que  deseaban  ser  haces  bien  es  callarte  para  que  te  actores,  deportistas,  músicos,  hagan  fotos  en  bañador  o  hacer  fotos  escritores,  escultores  o  pintores  y  en  bañador  a  los  demás.  El  talento,  tras  eso,  se  subdividió  entre  los  que  como  su  nombre  indica  “ta  lento…  mú  querían  ser  biólogos,  médicos,  astrónomos,  matemáticos  o  físicos,    y  lento” y es imposible acertar, e igual  a su vez otra subdivisión de ayudantes  de  imposible  ser  feliz  haciendo  de,  asistentes  de,  consejeros  de.  hamburguesas o comiéndolas si no sabes  División tras división, la sociedad se  disfrutar  de  ello.  Aquel  mundo  lleno  de utópicas situaciones se especializó  fue  transformando,  cada  uno  tenía  un  y  pasó  a  ser,  más  o  menos,  lo  que  talento y lo explotaba a su gusto. Los  somos  a  día  de  hoy.  Una  sociedad  que  actores  iban  a  las  pistas  de  tenis  a  idolatra  a  otros  que  hacen  lo  que  ver  a  sus  ídolos  de  la  raqueta,  los  tenistas contemplaban a sus equipos de  nosotros  quisiéramos  hacer,  por  una  fútbol  favoritos,  los  futbolistas  ínfima  parte  de  su  sueldo,  sabiendo,  admiraban  a  los  matemáticos,  los  que  nadie  pagaría  por  vernos  en  una  matemáticos  reían  con  sus  humoristas  película,  en  un  deporte,  en  cualquier  otro  arte…  incluso  tirando  de  una  predilectos,  los  humoristas 


palanca en  una  fábrica  de  pelotas  de  colores,  nos  hace  feliz  algo  que  no  pertenece  a  nuestros  sueños  y  sin  embargo,  los  cumple.    Y  poco  a  poco,  sin  querer  cambiar,  nos  aceptamos,  o  más  bien  nos  adaptamos,  hacemos  un  hueco  a  nuestro  alrededor,  como  un  perro que se tumba a placer, agachamos  las  orejas  y  cerramos  los  ojos,  contentos  porque  nuestro  equipo  de  fútbol  o  de  baloncesto  ha  ganado  la  liga,  porque  nuestro  ídolo  ha  cantado  para nosotros y otros tres mil más esa  noche  en  un  concierto,  porque  hemos  visto  de  lejos  a  un  actor  semi‐ conocido de una serie. Y cuando el día  se  cierra  sin  que  tu  equipo  gane,  sin  ninguna alegría ajena que echarse a la  boca,  te  das  cuenta  de  algo  tan  tonto  que  cuando  estas  contento  no  ves,  que  simplifica  todo.  Llegas  a  una  conclusión y sabes que: 

La desilusión  es  la  hermana  fea  de  la  inocencia.  Y  la  inocencia,  la  hermana  tonta de la realidad.  Quizás,  esa  noche  no  duermas  bien,  pero sabes, que tarde o temprano, irás  al  concierto  que  no  pudiste  ir,  verás  la  película  en  la  que  no  quedaban  entradas,  y  tu  equipo,  volverá  a  ganar.    Amén hermanos, utopía ha muerto, larga  vida a la realidad. 


Algún día, alguien dirá que las caretas son solo para ladrones y actores feos, que la mentira es más fea que las verdades que ocultamos. Eso sí, reitero la maría del Hobbit, me hace sentirme tan bien como mal, tan triunfador... como lo que soy. (mi careta es una cabrona que no perdona) Espero te guste y le encuentres sentido.

(miranda)

Cuanto nos cuesta quitarnos la careta, cuántas mentiras envueltas en verdades a medias. Decir sí, se convierte en no sé. Decir no, en estoy seguro de no saber. Camuflamos, nuestro mundo avergonzándonos por las dudas, haciendo creer a todos que sabemos lo que queremos, lo que sentimos sin ocultarlo pues no nos hace falta. El miedo a no encajar, acumulando miedo a decir la verdad, arrastrando los días uno tras otro, poniendo caras a lo que no queremos y aceptamos, poniendo nombres a lo que creemos y amamos, dando la espalda a nuestros principios porque creemos que mientras crecemos, ellos crecen otro tanto, y nos enseñan la verdad que ignoramos, conduciéndonos con su luz hacia lo que antes estaba oscuro debido a la

ignorancia con que inconscientemente lo rodeamos. Yo, querría vivir siempre donde mi mundo tenía centro, ser protagonista de mi mundo perfecto, cuando te ame con tantas fuerzas que me quede vacío por dentro, y tú, primorosa como la primera flor tras el invierno, me dejabas chupar de tus pechos la sal de la vida que sabían a puro cielo. No se me cae la cara al suelo, no rechazo ni reniego de mis sentimientos, y no lo entiendo, si me confundí por qué pagar por ello, si toqué la luz con mis jóvenes dedos, cuando mi mente estaba en blanco como el pergamino que dejé de rellenar al dejarme tirado en mi sueño.

Cuanto nos cuesta quitarnos la careta, cuántas mentiras envueltas en verdades a medias.


Parece ser que nuestro castigo, consiste en avanzar pese a todo lo que nos parece bien o mal, a que todo lo que empieza tiene que tener un final. Los locos inconformistas son solo eso, desdichados que no aceptan el destino que según les viene incomoda su acomodada vida, su programada existencia donde nada sale mal, donde todo sale bien hasta que buscas salida, y el arrepentimiento, maldito orgulloso que no acepta el rechazo, en su temor, termina devolviéndote a la locura de pensar que todo, todo lo pasado fue mejor.

Si tuviera por castigo la máquina del tiempo en mi poder, no sabría que hacer, me pegué tanto la máscara de la indiferencia, la pose del “me da igual”, el “ya pasó…” que me convertí en fanático de mi existencia conviviendo con la mentira a medias, con la verdad enterrada entre risas. Me transformé de ser un gusano en un capullo, lié tanto mi vida para olvidar lo que sin liarlo nunca sería olvidado, que cuando salí de mi interior no me di cuenta, que lo que lloro y lo que río se hicieron río, en ola sin playa donde romper, en más mentiras donde esconder mis delirios.

Cuanto nos cuesta quitarnos la careta, cuántas mentiras envueltas en verdades a medias.


"Aquel momento le pareci贸 eterno. Una gota de agua cristalina que parec铆a caer a c谩mara lenta explot贸 en la pantalla de su reloj. Treinta segundos condensados en los recuerdos de toda una vida... treinta segundos para el fin de la vida de todos, treinta segundos para ponerle remedio... "


EL INFORME DE LA MINORÍA (Homenaje a Philip K. Dick)

"Aquel momento le pareció eterno. Una gota de agua cristalina que parecía caer a cámara lenta explotó en la pantalla de su reloj. Treinta segundos condensados en los recuerdos de toda una vida... treinta segundos para el fin de la vida de todos, treinta segundos para ponerle remedio... " Pero... ¿y si estaban equivocados?, ¿y si hubiera otra forma de remediarlo?... Las dudas asomaron en el momento elegido para cambiar la historia... Lentamente quitó el seguro de su M40 mejorado... ¿Y si confiar en las predicciones de unos pocos iniciados hace que lo jodamos todo?. No sería la primera vez que se equivocan y, además, un ochenta por ciento de acierto deja muy alta la probabilidad de que la pifien... Las gotas se multiplicaron por doquier al igual que las dudas... A la hora señalada en el reloj, la última víctima del proyecto "Daniel" comenzó su recorrido de treinta segundos... No era su primer trabajo, pero sí el más importante, un magnicidio sólo reservado para los mejores... Se colocó la visera hacia delante y dejó que su cuerpo se relajara. Pero su cabeza no paraba de hacerse preguntas... ¿En realidad todo esto beneficia a la humanidad o sólo a unos pocos? ¿El poder de unos visionarios les da derecho a ser jueces y verdugos...?. Un largo pasillo de medio minuto... ¿y si en ese momento cambia lo que sea que haya decidido y las visiones ya no son de muerte y destrucción...?. Ellos dicen que el futuro siempre en movimiento está. Veinte segundos bajo la lluvia... ¿No sería mejor que el mundo tuviera conocimiento de este secreto...?. ¿Y si yo lo diera a conocer? Sabía que a mediados de los años cincuenta alguien de la organización quiso sacarlo a la luz pública... se encargaron de él a tiempo, y al final todo quedó en la novela corta de un fantasioso escritor de ciencia ficción... Diez segundos y miles de gotas de agua... En el último momento la madre de todas las dudas apareció como un flash en su cabeza... ¿Y si los iniciados videntes hubieran previsto todas mis dudas y tuvieran otros dos tiradores, uno para la víctima y... otro a quinientos metros tras de mí...?. El sonido hueco y silenciado ratificado por una mancha borrosa de color carmesí a seiscientos metros de su mira telescópica le provocó un suspiro de alivio... Más vale prevenir, se dijo... (Juan Pedro Martínez)


55

(Garven)

05:59:30’’ "Aquel momento le pareció eterno. Una gota de agua cristalina que parecía caer a

cámara lenta explotó en la pantalla de su reloj. Treinta segundos condensados en los recuerdos de toda una vida... treinta segundos para el fin de la vida de todos, treinta segundos para ponerle remedio... " 31.32.33.34.35.36.37.38.39.40.41.42.43.44.45.46.47.48.49.50.51.52.53.54.55.56.57.58.59.-

No hay enmienda posible para los capturados. Ninguna condescendencia. A nosotros también nos rasparon la misericordia de la piel endurecida nos rendimos como la retama que dobla el viento; otros eligieron la lucha y el riesgo de la dignidad. Se escapa el caracol del saco, deja allí a sus compañeros y se cree libre paseando por el zulo. La amanecida llega con dientes de tiburón, y ahora viene la añoranza del frente. Debimos pelear como ellos… pero nos acojonamos; ¿Qué esperabais?, un pelotón va a sincronizar veinte disparos para reventarnos el pecho. Hay imágenes reales en blanco y negro de fusilamientos, todos las vimos alguna vez caen inminentes y abatidos pero les dobla el miedo… la muerte llega lenta y desvanecida como una pastilla efervescente en un vaso de agua. Si la bala estalla las vértebras, te tumba la paraplejia. Si atraviesa, certera, tu corazón… no es tan rápido una hemorragia masiva tarda minutos en vaciarte. ¿El reloj aún seguirá su pulso en mi hueso enterrado? No, no lo creo… me lo robarán. No es fácil saquear a un muerto… sé lo que digo; el reloj le arderá en las sienes cuando también se vista de calavera. El recuerdo del mundo que he conocido… pienso en ellos y en la fosa preparada. En mi casa, en los niños y en las mujeres: pero no es momento para adagios…

06:00:00’’

Achtung! Achtung! gegen die Wand. Kommt alle. Pebbles!

Last!

zielen!

feuern!!!

46… 47… 48… 49… 50… 51… 52… 53…

54…


" Aquel momento le pareció eterno. Una gota de agua cristalina que parecía caer a cámara lenta explotó en la pantalla de su reloj. Treinta segundos condensados en los recuerdos de toda una vida... treinta segundos para el fin de la vida de todos, treinta segundos para ponerle remedio... "

Desperté 7:46h, la suciedad de la urbe apenas dejaba entre ver algo de luz en mi piso de 20 metros, me despojaba del pijama mientras estiraba mi cuerpo para desperezarlo. Miré de reojo el reloj, controlando el deseo de lanzarlo contra la pared, tampoco era culpa suya, solo hacia su horrendo trabajo con precisión horrenda. Mi cerebro se burlaba de mí, siempre me despertaba 30 segundos antes del desenlace de aquel absurdo sueño, con el tiempo justo para tomar un café y coger el autobús por los pelos. La rutina, esa celda que me rodeaba con sus barrotes gruesos como el aire, con el plano de casa al trabajo impreso a fuego, como si hubiera un surco en ese camino del cual no podía salir, viviendo el día de la marmota mientras envejecía. Pago el café y salgo a la calle empapada, el autobús me espera en la parada, salto delante de él como todos los días para detenerlo pues está cerrando la puerta, saco las monedas justas y cruzo un gruñido con el conductor que me lo devuelve. Bajo en la novena parada, aun faltan 30 segundos para fichar, avanzo hacia la puerta rotatoria de las oficinas, tengo la tarjeta en mis dedos, ¡clink clink! me contesta ella… un momento, algo está fallando, me doy la vuelta abandonando la tarjeta a su suerte, atravieso el vestíbulo y de nuevo salgo a la calle. Me marcho.

New York – 11 de Septiembre 08 horas 46 minutos WTC Torre Norte

(miranda)


OTHER LOVERS jpmarnav1967.artelista.com/

www.parapsipunk.com

albisoffliter.wordpress.com

oskjason.blogspot.com

relatodromo.blogspot.com

pifanofanzine.blogspot.com

www.revistapulp.com www.elositocochambre.es

garvenjosel.artelista.com

PÍFANO FANZINE Nº 13 Los derechos de los textos e ilustraciones publicados en Pífano fanzine pertenecen a sus respectivos autores. Ninguna parte de esta obra, incluido el diseño de cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna, por ningún medio, sea electrónico, mecánico, de grabación, fotocopia o cualquier otro, sin permiso previo de los titulares del copyright, exceptuando el uso personal y no comercial, de acuerdo con el derecho legal de copia privada o con el derecho de cita para prensa para la portada y fragmentos breves, citando la fuente de origen. También se permite, por lo tant o, imprimir para uso doméstico esta obra sin incurrir en su comercialización. Los artículos o fotografías cuya fuente sea externa podrán tener limitaciones legales añadidas en sus derechos en la fuente original, las cuales serán prioritarias sobre los de su reproducción en esta obra. Los textos e ilustraciones pertenecen a los autores, que conservan todos sus derechos asociados al © de su autor. Queda terminantemente prohibida la venta o manipulación de este número de Pífano fanzine. Cualquier marca o fotografía registrada comercialmente que se cite o publique en la revista se hace en el contexto del relato o fotomontaje que la incluya, sin pretender atentar contra los derechos de propiedad de su legítimo propietario. Pífano fanzine es una revista digital sin ánimo de lucro. Para cualquier duda, sugerencia o colaboración escribid a fanzinepifano@gmail.com"

D.L.: TO-0311-2010

Pifano 13  

Revista cultural digital

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you