Issuu on Google+

PROGRAMA DE FORMACIÓN GENERAL ÁREA DE COMUNICACIÓN 2012 - I

EL ESPECTÁCULO DE LA CIVILIZACIÓN En su libro La civilización del espectáculo (Alfaguara 2012) Mario Vargas Llosa rechaza que las culturas tengan igual valor. Para él, es un hecho establecido que hay culturas superiores e inferiores y sólo el miedo a la sanción social impide proclamar públicamente esta obvia verdad: “La corrección política ha terminado por convencernos de que es arrogante, dogmático, colonialista y hasta racista hablar de culturas superiores e inferiores” (p. 46). La distinción que él establece entre culturas vale también para adentro, para los componentes de una cultura nacional, porque las creaciones populares no merecen el nombre de cultura. Los sociólogos, sostiene, han enredado las cosas, “incorporando a la idea de cultura, como parte integral de ella, a la incultura, disfrazada con el nombre de cultura popular” (ídem). Para él, tiene una gran culpa en esta desgraciada deriva el crítico literario ruso Mijail Bajtín: “Bajtín y sus seguidores […] abolieron las fronteras entre cultura e incultura y dieron a lo inculto una dignidad relevante” (p. 47). El resultado ha sido un discepoliano cambalache: “De este modo han ido desapareciendo de nuestro vocabulario, ahuyentados por el miedo a incurrir en la incorrección política, los límites que mantenían separadas a la cultura de la incultura, a los seres cultos de los incultos” (ídem). Comencemos por la desigualdad entre las culturas. Mario Vargas Llosa está absolutamente convencido de la superioridad intrínseca de la cultura europea: “la civilización”, el culmen del desarrollo cultural de la humanidad, “la cultura de la libertad”, que todos debieran tener la dicha de alcanzar. Dicho sea de paso, ese es el don que prometen los proyectos coloniales: “civilizar” a los nativos. Por supuesto, Vargas Llosa se refiere a la cultura europea nacida con la modernidad, pues hasta inicios del siglo XVI la Europa que salía del Medioevo se encontraba atrasada con relación a otras culturas, como la china, como lo ha mostrado, entre otros, el francés Olivier Dollfus. ¿Cómo explicar que unas culturas alcancen una difusión universal y otras terminen arrinconadas, o eventualmente desaparezcan? Para Mario Vargas Llosa esto es el resultado natural de la superioridad de unas y la inferioridad de otras: el castellano se impone y el quechua y el náhuatl declinan porque la cultura asociada a aquel es superior a las de éstos. Pero, variando el ángulo de enfoque, resulta difícil creer que al iniciarse la expansión europea la cultura castellana fuera significativamente superior a la catalana, gallega, vasca o valenciana, para hablar de sus vecinas, o la provenzal, para ir más allá de los límites de España. Quienes conocen estas lenguas opinan que son tan buenas como el castellano. ¿Cómo explicar entonces que cinco siglos después sus vecinas sean apenas lenguas regionales de unos pocos millones de hablantes, mientras el castellano (español, para los españoles) sea la lengua hablada por 500 millones de seres humanos, la segunda más hablada del mundo (tras del chino mandarín) por el número de personas que la tienen como lengua materna, sea hablada en 75 países y sea el idioma oficial de 21? Esto no es el resultado de su intrínseca superioridad sino de que era la lengua hablada por la potencia colonial que impuso su hegemonía en el mundo durante tres siglos. El poder económico colonial –y por supuesto el militar que le acompaña– permite imponer la lengua y la cultura de los conquistadores. Eso lo tenía muy claro Antonio de Nebrija, el autor de la Gramática de la Lengua Castellana, la primera gramática de una lengua popular del mundo, en una fecha tan temprana como 1492, cuando la dedicó al rey de España explicando que sería un instrumento fundamental para imponer la cultura del conquistador a los vencidos. El mismo razonamiento vale para el portugués, hablado hoy por más de 250 millones, y para el inglés, la lengua impuesta por Inglaterra y EEUU, las dos potencias hegemónicas durante los dos siglos siguientes, que hoy es hablado por mil millones. No estamos pues ante “culturas ricas” y “culturas pobres” sino ante culturas asociadas a sociedades ricas (y poderosas) y culturas asociadas a sociedades pobres (y dominadas). La cultura, como todo quehacer humano, tiene una base material y en la relación entre ambas está la clave de su fortuna, o la falta de ella. (Adaptado de: Manrique, 2012)


PROGRAMA DE FORMACIÓN GENERAL ÁREA DE COMUNICACIÓN 2012 - I

REFERENCIAS Manrique, N. (17 de julio de 2012). El espectáculo de la civilización II. La República, p. 6 Romero E. (7 de agosto de 2012). El espectáculo de la civilización [Mensaje en un blog]. Recuperado de: http://conocimientoyetica.blogspot.com/2012/08/critica-al-ensayo-la-civilizacion-del.html Vargas Ll., M. (2012) El espectáculo de la civilización. Madrid: Alfaguara

ACTIVIDADES

Actividades para la lectura 1.

¿Qué se entiende por cultura, según Mario Vargas Llosa? Para Mario Vargas Llosa cultura es un quehacer de pequeñas minorías, elites. Aquí no cabe ni siquiera la distinción entre “alta “y “baja” cultura. Se dice que aunque que sociólogos y muchos especialistas hayan sembrado la confusión sobre la cultura. El escritor Mario V. Defiende el desarrollo cultural como élites. Ahora la Cultura no solo significa educación formal, arte o buenos modales. La cultura lo abarca todo. Relativamente todos los seres humanos tenemos cultura.

2.

¿Cuál es la crítica principal del autor del artículo a Mario Vargas Llosa? Como se dice en el texto a través de la corrección política ha terminado por convencernos de que es arrogante, dogmático, colonialista y hasta racista al hablar de culturas superiores e inferiores. Unas de las criticas principales seria también que el escritor conoce profundamente su campo, el cree que no existe más que literatura, y que los grandes desarrollos o revoluciones se limitan a ello. En la edad antigua las culturas como Egipto, Mesopotamia, Fenicios aportaron mucho en ciencias sin el aporte de estas culturas como menciona Vargas Llosa.

Actividades para los paneles 3.

¿Cuál es la opinión del panelista sobre el lenguaje y la discriminación? Lo que el panelista trato de hablar sobre el lenguaje y la discriminación fue cuando hay palabras que se dicen mejor dicho palabras ofensivas, que trasportan antivalores y dañan moralmente a las personas o a la persona a quien te diriges. Para evitar la discriminación hay que cambiar el lenguaje. Unos ejemplos en la cual dañan moralmente a las personas y sufren una discriminación. •

“Cholito” suena como un cariño aquella persona que es parte de tu vida cotidiana. Pero si decimos “Cholo” suena más despreciativo y uno no sabe cómo se va a sentir aquella persona pero, que no sea parte de tu familia sino otras amistades. Te preguntas: ¿cómo se sentirá aquella persona ?.


PROGRAMA DE FORMACIÓN GENERAL ÁREA DE COMUNICACIÓN 2012 - I

4.

Redacte dos ideas fundamentales expuestas por el ponente, el nombre del panelista y el horario del panel al que asistió. Una de las ideas fundamentales de ponente, Elías Rengifo fue: EL lenguaje es machista porque la sociedad ha sido así y que la sociedad seguirá siendo machista mientras lo sea el lenguaje. Se tiene que cambiar el hábito de hablar o dirigirse de una manera más formal o culta, pensar antes de hablar para así no dañar ni causar problemas como discriminación. Utilizar términos más agradables y no déspotas para así lograr que la sociedad no se machista ni tenga diferenciaciones de clases sociales.


Paneles y Conferencia