Issuu on Google+

 BLOQUE 1.  POBLACIÓN Y RECURSOS EN EL MUNDO ACTUAL     Introducción La demografía es la ciencia que se ocupa del estudio de la población. Estudia la  evolución de la población a lo largo del tiempo y cómo ésta se distribuye sobre un  determinado territorio. En ambos casos se extraen conclusiones que resultan de gran importancia para poder planificar los recursos existentes. La demografía utiliza en sus  métodos de análisis variables demográficas como lo son la natalidad, la mortalidad, la fecundidad, los movimientos migratorios... Los demógrafos utilizan las llamadas fuentes demográficas entre las que se pueden  destacar las siguientes: ­ Padrón: registro de los habitantes de un término municipal con los siguientes datos:  nombre y apellidos, domicilio, sexo, fecha y lugar de nacimiento, estado civil, nivel  de estudios, profesión... Lo realizan los ayuntamientos para actualizar constantemente  la información sobre su población. ­ Censo: es el recuento de la población de un determinado país que se realiza cada  diez años ampliando la información recogida en el padrón. El último censo realizado  en España es del 2001. La población en el mundo actual Según las estimaciones de la ONU en el año 2007 la población del planeta alcanzará  los 6.500 millones de habitantes. Algunos de los países más poblados son China  (1.300 millones), India (1.100 m.), Estados Unidos (296 m.), Indonesia (248 m.)... La población se distribuye sobre la Tierra de forma muy desigual. El 90% de la  población vive en el hemisferio norte y el 10% en el hemisferio sur. Las regiones más  pobladas son el sureste asiático, Europa, la costa atlántica de EEUU... Las zonas más  despobladas (vacíos demográficos) se encuentran donde las condiciones para la vida  humana son más difíciles como en los polos, los desiertos.... Un indicador importante para conocer la distribución de la población sobre el  territorio es la densidad de población: Densidad de población = número de habitantes  dividido entre los km2 de superficie Con respecto al reparto de los recursos conviene saber que la mayor parte de la 


población mundial, 5.300 millones de personas, se localiza en países subdesarrollados  o en vías de desarrollo. ¿Cómo se mide el crecimiento de la población? Los movimientos naturales de la población son aquellos que muestran el crecimiento  o descenso del número de habitantes teniendo en cuenta los nacimientos y las  defunciones. Por lo tanto para conocer cómo se comporta una determinada población hay que conocer la tasa de natalidad y la de mortalidad. A) Natalidad: es el número de personas que nacen en un año relacionadas con el conjunto de una población determinada. Para obtener la tasa de natalidad se dividen  los nacidos en un año entre la población total que se esté estudiando y se multiplica  por mil. Tasa de natalidad = número de nacidos en un año dividido entre la población total y  multiplicado por 1000  B) Mortalidad: es el número de personas que mueren en un año relacionadas con el  conjunto de una población determinada. Para obtener la tasa de mortalidad se dividen  los fallecidos en un año entre la población toral que se esté estudiando y se multiplica por mil. Tasa de mortalidad: = número de fallecidos en un año divido entre la población total  y multiplicado por 1000.  C) El índice de crecimiento natural o vegetativo es la diferencia entre la tasa de  natalidad y la tasa de mortalidad. Resume la evolución de una determinada población  a lo largo de un año. Puede ser positivo o negativo. Los países desarrollados tienen las tasas de natalidad y de mortalidad muy bajas y su  crecimiento vegetativo es muy lento o negativo, aunque se puede ver compensado por  los aportes demográficos de la población inmigrante (es el caso de España en los  últimos años). Por el contrario los países subdesarrollados tienen tasas de natalidad  muy altas y las de mortalidad, aunque altas, en proceso de descenso. Como  consecuencia de esto, su crecimiento vegetativo es mucho más alto y el porcentaje de  su población joven mucho mayor que en los países ricos, en los que el conjunto de su  población sufre un proceso de envejecimiento. Existen otros indicadores demográficos importantes que relacionan la población y el  nivel de desarrollo económico como la esperanza de vida al nacer o la tasa de  mortalidad infantil.


En los países desarrollados la tasa de natalidad es siempre inferior al 20 ‰(Por  ejemplo, en 2007 en España es de 9,97 nacidos por cada mil habitantes), al igual que  la de mortalidad (en España, durante 2007, 9,8 fallecidos por cada mil habitantes). La estructura de la población en el mundo empobrecido La estructura de la población nos informa de las características de un determinado  grupo humano en relación con tres variables fundamentales, el sexo, la edad y la  actividad económica. El instrumento gráfico que se utiliza para conocer la estructura de la población en  relación con las dos primeras variables es la pirámide de población. La representación de la población por ocupaciones puede hacerse sobre un círculo  dividiéndolo en tres secciones correspondientes a las actividades de los sectores  primario, secundario y terciario. En los países pobres el rasgo más característico de su población es el porcentaje  elevado de jóvenes (menores de 15 años) y la escasez de ancianos (mayores de 65). La típica pirámide de un país subdesarrollado tiene forma plenamente piramidal, con  una base muy ancha y una cúspide muy estrecha (ver gráficos). La esperanza de vida al nacer (el número de años que vivirán como promedio) en  estos países es más baja que la de los desarrollados. El índice de alfabetización  (porcentaje de personas que saben leer y escribir) es también mucho más bajo y una  parte muy numerosa de la población activa (las personas en edad de trabajar) lo hace en el sector primario (agricultura y pesca). En conjunto, la población está peor  alimentada, las enfermedades son mucho más frecuentes y sus consecuencias más  graves, puesto que el sistema sanitario es mucho más deficiente o inexistente. La distribución de los recursos en relación con la población mundial es muy desigual. Más del 25% de la población mundial sufre hambre y el 60% está alimentada muy  por debajo de lo que en los países desarrollados se estima como saludable. La  producción de recursos en el mundo sería suficiente para el conjunto de la población,  pero lo realmente grave es la deficiente distribución de los bienes que es lo que  mantiene en la miseria a una gran cantidad de millones de personas. (Leer el texto de  la página 61 y realizar las actividades propuestas). El hambre no depende de la producción de alimentos ni de los elevados porcentajes  de población. Los sistemas de propiedad de la tierra que marginan a los no  propietarios y el control de las redes de comercio explican el origen de la tragedia 


asociada con frecuencia a guerras y situaciones políticas inestables. En definitiva, la  pobreza no es un descuido lamentable, sino la consecuencia y condición necesaria de  la dominación del Norte sobre el Sur. La estructura de la población española y andaluza Los rasgos de ambas son los que caracterizan a las poblaciones desarrolladas. a) Población española. En España viven 45.000.000 personas aproximadamente. El rasgo más destacado de la población española es la tendencia al envejecimiento ya  que las tasas de natalidad y de fecundidad (relación entre el número de niños nacidos  en un año y el número de mujeres en edad de tener hijos) son de las más bajas del mundo. Otro rasgo significativo es el de tener una de las más altas esperanzas de vida  del planeta (84 años para las mujeres y 80 para los hombres). España es uno de los países con menos densidad de población de Europa. Es un país con grandes contrastes: existen áreas muy pobladas y áreas muy poco  pobladas. La densidad de población media en España es de 79 habitantes/km2. Esta cifra es  inferior a la media de la Unión Europea que es de 116 habitantes/km2. La mayor parte de la población activa (más del 60% trabaja en el sector terciario o de  servicios). Finalmente hay que destacar la importancia de la población inmigrante en el  crecimiento actual de la población española. Por lo general los inmigrantes que llegan  a trabajar a nuestro son jóvenes, en edad de trabajar y de procrear. En España, a causa  de que todavía contamos con una corta historia migratoria, la población inmigrante se  caracteriza por su juventud, pues cuenta con una edad media de entre 30 y 34 años. b) Población andaluza. La población andaluza, que está constituida por 8.500.000 habitantes, se caracteriza  por ser muy similar al conjunto de la española aunque su índice de natalidad es  ligeramente superior. La densidad de población es de 84 habitantes/km2. Las zonas  de más alta concentración son el litoral y las capitales de provincia. Andalucía es la comunidad autónoma más poblada de España. La mayor parte de su  población activa (66%) está ocupada en el sector terciario. La tasa de desempleo  (12% es más alta que la de otras comunidades españolas.


En Andalucía los hogares compuestos por cuatro personas son los más frecuentes.  Otro de los rasgos más llamativos es que Andalucía ha dejado de ser una región de  fuerte emigración. En la actualidad funciona como comunidad receptora de una  inmigración especializada: mano de obra barata para la zona del sudeste y lugar de  retiro para los jubilados europeos (Costa del Sol). El Nuevo papel de la mujer en relación con la fertilidad. En los países desarrollados el modelo demográfico ha experimentado un cambio muy  importante a partir de mediados del siglo pasado, entre otras razones, debido al  descenso de la tasa de natalidad. Son varios los factores que han determinado este cambio, pero el conocimiento y el fácil acceso a métodos anticonceptivos seguros y  baratos ha permitido una planificación familiar acorde con los deseos de cada persona  o pareja. La incorporación de la mujer al mundo laboral fuera de su casa ha contribuido a que  socialmente el modelo de familia se ajuste (sea más pequeño) a las nuevas  necesidades y permita compatibilizar a padres y madres su jornada de trabajo con el  ejercicio de sus responsabilidades como padres. Es decir, a medida que la sociedad española se ha modernizado se ha producido el cambio en la organización familiar:  de la familia extensa a la familia nuclear o monoparental. Consecuencias sociales y económicas de la actual estructura de la población La relación entre el grado de desarrollo y la estructura de la población es directa: ­ Países subdesarrollados: muchos nacimientos, baja esperanza de vida, población  joven, crecimiento alto de la población, altas tasas de analfabetismo y una mayoría de  la población ocupada en el sector primario (agricultura y pesca). ­ Países subdesarrollados: pocos nacimientos, alta esperanza de vida, población  envejecida, escaso crecimiento de la población, escolarización universal y mayoría de  población ocupada en el sector terciario o de servicios (en él trabajan las personas  que proporcionan un servicio o ayuda a los demás, sin obtener o transformar  productos, como los médicos, abogados, profesores, camareros, taxistas, comerciantes...). Las diferencias originadas por las grandes desigualdades de nivel económico y de  desarrollo entre estos dos modelos traen consigo una de las características básicas de  la sociedad actual: los flujos migratorios de las zonas pobres del planeta a las ricas. Los grandes desplazamientos de la población de sur a norte


Los movimientos migratorios son una constante de la historia de la humanidad. Las  causas para que una persona abandone su lugar de residencia o su lugar de  nacimiento son muy diversas, pero hay dos tipos principales: ­De carácter económico ­De carácter político La emigración es un derecho indiscutible de cualquier ser humano. En la actualidad existe un movimiento migratorio muy importante desde el sur  desfavorecido al norte desarrollado donde muchas personas esperan encontrar la  posibilidad de mejorar sus condiciones de vida. Europa es un foco de atracción para  los inmigrantes extracomunitarios. Por ejemplo, en España, en 1985, la mayoría (51,6%) de los extranjeros procedía de  países del Primer Mundo (Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, Japón y  Oceanía). Sin embargo, desde 1995 la mayoría (61%) es originaria del Tercer Mundo, grupo  integrado por Centroamérica, Ãチfrica, Europa del Este y Asia excluido Japón. España ha pasado de ser un país de emigrantes a ser un país de inmigrantes. A pesar  de ello, aún hoy son más los españoles que trabajan fuera de nuestro país que los  inmigrantes que trabajan en España. Las consecuencias de este modelo de inmigración internacional son positivas y  negativas: a) Positivas: –

en los países de destino se mantienen industrias que sin la mano de obra  inmigrante serían imposibles. las transferencias de dinero de los inmigrantes a sus familias son una ayuda muy  importante para la economía de esas familias y de los países a los que pertenecen. se produce un enriquecimiento social basado en la pluralidad de las diferentes  culturas, costumbres y religiones.

b) Negativas: – –

– –

el desgarro familiar y social que sufre el emigrante. la legislación restrictiva que mantienen los países receptores favorece el desarrollo  de mafias y la explotación de las personas convertidas en muchas ocasiones en  “ilegales”, a quienes se coloca en situación de poder ser privados de sus derechos  más elementales. en los países emisores se produce la pérdida de mano de obra joven y cualificada. en los países receptores se pueden originar conflictos sociales y el desarrollo de  ideologías racistas que impidan la integración y la convivencia.


Es muy importante regular de una manera digna, igualitaria y productiva la inserción  de la población inmigrante en los países receptores. Igualmente es importante el  desarrollo en los países de origen de políticas económicas que impidan la pérdida de  sus propios recursos humanos. La solución para los problemas derivados de este flujo  migratorio está en eliminar las diferencias entre los países pobres y ricos. El futuro implica la existencia de una sociedad española diferente de la actual en  el sentido de una mayor variedad de culturas y una mayor diversidad étnica. La organización social y económica en el mundo actual: desigualdad y distribución  de riqueza en la economía de mercado Uno de los rasgos que identifican nuestro mundo es la desigual distribución de la  riqueza y del bienestar. La ONU elabora periódicamente el IDH (índice de desarrollo  humano) que valora el grado de desarrollo teniendo en cuenta no sólo los indicadores económicos como el PIB, sino otros como la asistencia sanitaria, el grado de  alimentación, alfabetización, acceso a la información... La mayoría de los países con  un IDH más bajo están en el Ãチfrica Subsahariana y el sur de Asia. Los desequilibrios que existen entre los diferentes países provienen de un intercambio  desigual. Los países que lideran el mundo son países que exportan productos  industriales y tecnología de alto valor, extienden su economía nacional a través de  multinacionales e imponen su dominio político y económico en otras zonas del  planeta a través del control de los precios y de la producción. La Unión Europea,  América del Norte, Japón, China... son sus representantes. Los países dominados o periféricos están especializados en la producción  semielaborada y en la exportación de materias primas en cuyos mercados  internacionales no tienen capacidad de influir. Sus economías están intervenidas por  el grupo anterior, es decir, no controlan su propia riqueza o sus propias posibilidades  de desarrollo. Aportan una mano de obra que es muy barata y no está protegida por  una legislación laboral que vele por los derechos de los trabajadores. Carecen de  tecnología, se ven obligados a endeudarse consumiendo lo que les venden los países  desarrollados y sus regímenes políticos, igualmente intervenidos desde el exterior,  son incapaces de garantizar los derechos humanos de la población. Además, con  frecuencia los desastres naturales y las guerras asolan sus territorios. Ãチfrica, el sur  de Asia y buena parte de Latinoamérica se encuentran en esta situación de trágica  dependencia. Hay un tercer grupo de países que se encuentra entre los dos grupos anteriores  combinando rasgos de ambos, de atraso y de pobreza, pero también de modernidad. 


Un ejemplo muy característico es la India, país en el que convive el subdesarrollo y el  ser una potencia mundial líder en tecnología informática o poseer la bomba atómica. Recursos humanos y conocimiento para la aplicación de los avances tecnológicos son  las bases sobre las que se desarrolla el sistema económico desde la revolución  industrial. La tecnología es una forma de poder. La “globalización” surge como consecuencia de dos factores principalmente: por la  libre movilidad de bienes, servicios, capitales y personas, y, muy especialmente, por  los avances tecnológicos que han permitido desarrollar sistemas de información y comunicación más eficaces. Lo más importante es la rapidez e intensidad con que se  extienden las nuevas técnicas de comunicación e información. El proceso de globalización se determina por la aparición de nuevas tecnologías cuya  aplicación afecta a todos los seres humanos. Sin embargo, todas estas tecnologías  están contribuyendo a ampliar la brecha existente entre ricos y pobres. Los nuevos problemas de esta sociedad mundial o mundo globalizado están  relacionados con la energía y el medioambiente, el terrorismo internacional y los  nacionalismos. En gran medida, la tecnología es hoy el factor más determinante del  cambio económico, social y político, y seguramente cada vez tendrá mayor  relevancia. Rasgos básicos de la actividad económica en España y en Andalucía La economía española y andaluza ha sufrido un proceso de modernización acelerada  desde la década de los sesenta en el pasado siglo: los avances tecnológicos, las  nuevas infraestructuras y la entrada en la UE ha sido las claves para que esto pudiera  suceder. El sector primario, ha ido perdiendo importancia en cuanto al porcentaje de personas  ocupadas en el mismo. Actualmente sólo el 8% de población activa está ocupada en  tareas de agricultura o pesca. Sin embargo el aumento de los rendimientos agrarios y  la incorporación de nuevos desarrollos al sector han hecho aumentar su importancia  en el conjunto de la economía del país. El sector secundario español ocupa al 25% de la población. Las comunidades más  industrializadas son Cataluña, el País Vasco y Madrid. La industrialización en España  fue tardía y sufre problemas como un alto grado de dependencia tecnológica y la  carencia de fuentes de energía como el petróleo. La terciarización de la economía española es el rasgo más significativo de nuestro  tiempo. El sector terciario ocupa al 67% de la población activa. Actividades como el  comercio o el turismo (España es una de las potencias de este sector) son motores de nuestro desarrollo.


La población activa española y andaluza está más especializada profesionalmente y  tiene una mejor formación que hasta hace relativamente poco tiempo. Otra de las  cosas que más ha ido evolucionando en los últimos decenios ha sido la tasa de  incorporación de la mujer al mundo laboral. Problemas importantes en la actualidad son también el desempleo (mayor entre las  mujeres), la contratación temporal y el predominio de las empresas pequeñas y  medianas en los conjuntos de las economías española y andaluza...


La Poblacion