Page 1


PULSE Continuaci贸n de Collide, volumen 1

P谩gina

2

Gail McHugh


TABLA DE CONTENIDOS

Página

3

CAPÍTULO UNO: Un Último desencuentro CAPÍTUO DOS: Entumecida CAPÍTULO TRES: Distancia CAPÍTULO CUATRO: Incierto CAPÍTULO CINCO: Colisión CAPÍTULO SEIS: Rehacer CAPÍTULO SIETE: Confesiones y Promesas Rotas CAPÍTULO OCHO: A la mierda CAPÍTULO NUEVE: Que las Batallas del Cavernícola Comiencen CAPÍTULO DIEZ :Un cambio en el camino CAPÍTULO ONCE: El Cambio está Llegando CAPÍTULO DOCE: Alientos robados CAPÍTULO TRECE: Algo Malvado Viene por el Camino CAPÍTULO CATORCE :Sólo tómalo CAPÍTULO QUINCE :Defectos CAPÍTULO DIECISÉIS: Restaurados CAPÍTULO DIECISIETE: Circulo completo CAPÍTULO DIECIOCHO: Pulso CAPÍTULO DIECINUEVE: Respira CAPÍTULO VEINTE: Bienvenidos Finales y Nuevos Comienzos CAPÍTULO VEINTIUNO: Pasado, Presente y Futuros Sin Aliento EPÍLOGO DE MOLLY Y DEL SR. ALTO, OSCURO Y JODIDAMENTE APUESTO


SINOPSIS

¿Cómo sigues existiendo cuando tu corazón está tan astillado, tan completamente destrozado y tu pulso se desvanece? Estás... destrozado. ¿Cómo continuas cuando cada respiración no es más que un dolor constante? Vivir se convierte en un insidioso recordatorio que botaste la parte más importante de ti mismo. Tu... alma. Ninguna cantidad de distracción puede sacarte de la tortura de la pérdida de tu... vida. Ahora que Emily Cooper se ha alejado de su primer amor, ella se encuentra corriendo hacia su único amor. Desentrañando rápido, pero aferrándose a la esperanza, Emily arriesga todo lo que ha dejado en el hombre que ha consumido todo su pensamiento y sueño desde el día en que se conocieron. ¿Gavin la aceptará de vuelta? Y si es así, ¿su encuentro será una colisión de dos corazones destinados a completarse el uno al otro y reavivar un amor que no conoce fronteras? ¿O las cicatrices de su pasado se abrirán, desgarrando lentamente lo que cada uno de ellos estaba destinado a ser? ¿Puede el destino, el último que cambia el juego, arreglar el camino destrozado donde fueron colocados desde el principio? Sólo el tiempo lo dirá...

Página

4

Tic Tac ...


CAPÍTULO UNO

Página

mily apoyó la cabeza contra la ventanilla del taxi, mirando las luces de la ciudad de Manhattan con los ojos empapados de lágrimas. Como una imagen borrosa, la mirada en el rostro de Gavin mientras se alejaba de ella unas horas antes se precipitó a través de su mente. Cuanto más se acercaba a su edificio, y cuanto más lejos iba de su pasado con Dillon, más sentía como si su cordura y corazón estuvieran colgando de un hilo delicado. Ella se movió con inquietud y su mirada cayó sobre la brillante luz verde del reloj digital. Era casi la una de la madrugada. Un rayo de esperanza inundó su cuerpo y cerró los ojos, rezando para que Gavin la aceptara de nuevo. A medida que el taxi se detenía frente a su gran edificio, alcanzó su cartera y sacó un fajo de billetes. Después de entregarle una cantidad desconocida al conductor, abrió la puerta y salió a la acera. —¡Hey! —El conductor del Medio Oriente gritó—. ¡Tiene que cerrar la puerta, señora! Emily escuchó sus palabras, pero no le prestó atención. Sus pies torpes eran empujados hacia delante, haciéndola avanzar hacia lo que esperaba que sería un nuevo comienzo. Un nuevo futuro con el hombre que sabía que no podía vivir sin él. Abrió la puerta y cruzó el vestíbulo. El sudor se aferró como caries a través de su piel. Con una mano temblorosa, presionó el botón del ascensor. Sus nervios se dispararon con amor y ansiedad. Una vez que las puertas del ascensor se abrieron, entró y se apoyó contra la pared, agotada física y mentalmente. Mientras trataba de dejar de temblar, las lágrimas caían de manera constante. Sin estar segura de la reacción de Gavin, Emily luchó por inhalar una respiración decente. Trató de aplacar las emociones perversas que se enrollaban a través de ella. Las puertas se abrieron a lo que sería un nuevo comienzo... o un fin. Con los pies pegados al suelo, se quedó paralizada por un momento, con sus ojos fijos en la pared del pasillo. Vagamente consciente del movimiento de las puertas del ascensor cerrándose, se mareó mientras levantaba su mano para mantenerlas abiertas. Lentamente, salió. Su visión se oscureció mientras giraba hacia el ático de Gavin y su mente perdió el control con todos los escenarios posibles. Se esforzó por concentrarse en las palabras que él le había dicho, permitiendo que su miedo menguara cuando sus pies la llevaron más cerca. Su ritmo se aceleraba con cada paso. Una vez que llegó a su unidad, sus temores regresaron como una venganza, anclándose en su pecho. Con temor, llamó a su puerta, cada golpe imitaba el feroz latido de su corazón. Se enjuagó las lágrimas mientras su cuerpo temblaba de pies a cabeza. Los minutos pasaban sin respuesta, y ella volvió a llamar, más fuerte. Por favor contesta. Repitió la oración en silencio mientras tocaba su timbre.

5

E


Página

Con los hombros caídos y el espíritu quebrantado, Emily abrió la puerta de su apartamento. Una pequeña luz por encima de la estufa de la cocina lanzaba un débil resplandor a través de la sala de estar. Apaciguando sus pasos, para no despertar a Olivia, Emily se dirigió a su habitación. Todavía temblando, un manto de tristeza la envolvió mientras entraba a su cuarto de baño. Encendió la luz y se quedó mirando su reflejo. Los ojos verdes, una vez intensos con esperanza, no admitían ninguna apariencia de vida. Pasó sus dedos sobre sus mejillas, enturbiadas con rímel. Su rostro estaba pálido. Peor aún, su corazón estaba herido por la pérdida. Apoyó las palmas de las manos contra la superficie fría de mármol del lavabo, bajó la cabeza y lloró, tragando el aire mientras un dolor tan profundo cubría su alma. Un remordimiento de la forma más brutal se apretó como un nudo sin perdón alrededor de su cuello. Trató de calmarse abriendo el agua caliente y salpicando su rostro. Después de alcanzar una toalla, se secó y apagó la luz. La fatiga desaceleró sus pies mientras se dirigía a su cama y se acurrucaba a su lado. Agotada, se hundió en el colchón, intentando obtener un par de horas de sueño. Pero eso no llegó. No.

6

Con lágrimas corriendo por sus mejillas, se quedó mirando la mirilla, imaginándolo a él observándola fijamente por detrás. La idea de él observándola ardía y se abrió camino a su corazón. —Por favor, —gritó, tocando el timbre de nuevo—. Dios, Gavin, por favor. Te amo. Lo siento mucho. Nada. Con las manos todavía temblando, alcanzó su cartera y sacó su teléfono celular. Marcó el número de Gavin. Con los ojos fijos en la puerta, lo escuchó sonar una y otra vez. —Has llamado a Gavin Blake. Ya sabes qué hacer. El corazón de Emily se apretó, se tensó y se dejó caer en el hoyo de su estómago al oír su voz. Esa voz dulce estaría por siempre persiguiéndola si él no la aceptaba de nuevo. Esa dulce y suplicante voz que le había rogado que le creyera. Colgó, volvió a marcar y la escuchó una vez más. No dijo nada. No podía. Su respiración frenética sería el único mensaje que dejaría. Palabras... No tenía ninguna. Emily se llevó una mano a la boca cuando surgió la comprensión que él no la perdonaría. Por unos momentos dolorosos, se quedó en silencio. Entonces el dolor estalló en su pecho. Un torrente de lágrimas voló por sus mejillas. Sus gritos resonaban por todo el pasillo. Ella retrocedió y sintió que su espalda chocaba contra la pared. Observó su puerta, el vivo recuerdo de su rostro se arraigó en su cabeza. Un dolor agudo subió y se retorció en sus entrañas mientras poco a poco se abría paso hacia el ascensor, su corazón caía al igual que su descenso.


Página

Tratando de ignorar el ruido ensordecedor de los motores del jet privado de Industrias Blake encendiéndose, Gavin se preguntaba si Emily recordaría cosas que él nunca olvidaría. Se preguntaba cómo esto era realmente el final. La había perdido. En menos de siete horas, ella sería de Dillon para bien. Cogió su maleta de la parte posterior del jeep de Colton, su corazón se hundió aún más en su estómago mientras miraba hacia el cielo claro y frío de la noche. Colton salió a la pista, su expresión no más a gusto de lo que había sido cuando Gavin llegó a él. —No tienes que hacer esto, hombrecito, —gritó Colton, los mechones de su cabello oscuro se azotaban por la furia de los motores—. Irte de la ciudad en medio de la noche no va a traerla de regreso. Gavin no estaba seguro si marcharse borraría la marca que Emily había grabado con fuego en su alma. Asimismo, no estaba seguro de si alguna vez seria libre de padecer el dolor por necesitarla. La única emoción real que jodidamente poseía... Era que sabía que tenía que salir de Nueva York. Irse a la mierda y alejarse del fantasma de Emily que, sin duda, lo perseguiría. —Te lo dije, tengo que marcharme de la red por un tiempo, Colton, —Gavin argumentó, pasándose una mano por el rostro—. No puedo estar aquí. Sólo ten cuidado de desviar nuestras reservas de las manos de Dillon. Colton soltó un suspiro pesado y asintió. —Me encargaré de ello el lunes por la mañana. —Él palmeó el hombro de Gavin, sus ojos se suavizaron—. Tienes que estar bien con todo esto cuando regreses. Prométeme que pondrás a Emily a un lado mientras estés allí. El pecho de Gavin palpitó ante el sonido de su nombre. —Sí, —respondió, su voz era grave—. Voy a intentarlo. Después de unos momentos de mirarse fijamente el uno al otro, Gavin subió las escaleras hacia el avión. Se volvió y vio a su hermano arrancar el auto y salir de la propiedad del pequeño aeropuerto privado. Con la mente jodida y en la agitación más profunda de su vida, Gavin buscó en su bolsillo de sus jeans y sacó su teléfono celular. Sin mirarlo, lo arrojó sobre la pista. Se rompió cuando golpeó el suelo. Fuera de la red significa fuera de la red. Sin contacto con nadie. Nadie tratando de sacarlo de su dolor, y nadie tratando de convencerlo de que sus acciones eran destructivas. Después de entregar sus maletas a la asistente de vuelo, el piloto salió a saludarlo. —Buenas noches, señor Blake. —El piloto sacudió con firmeza la mano de Gavin. Su cabello gris se derramaba sobre su frente—. Todo lo que usted ha solicitado ha sido preparado y debemos llegar a Playa del Carmen, en poco más de cuatro horas, señor.

7

Mientras los segundos, minutos y horas pasaban, el rostro de dolor de Gavin y sus confundidos ojos azules invadieron la conciencia de Emily. Tomó un respiro tembloroso, rodó sobre su espalda, y se quedó mirando el techo. Durante las próximas horas, un oleaje de un desgarrador dolor onduló a través de su corazón. Ella lo dejó a él deslizarse entre sus dedos.


Gavin hizo un gesto débil y se dirigió a su camarote privado. Cerró la puerta y sus ojos de inmediato aterrizaron en una botella de bourbon gritando su nombre en el mini bar. La miró con desprecio. La oscuridad se filtró a su alrededor. Se quitó la chaqueta y la arrojó sobre la cama. Tratando de evitar que el ángel malvado invadiera sus pensamientos, se dirigió a través del pequeño espacio y cogió el líquido ambarino que nubla la mente. Decidió renunciar un vaso, abrió la tapa y llevó la botella a sus labios. El alcohol quemó su garganta, sin ofrecerle ni una onza de indulto a su dolor. Fue entonces que Gavin supo que nunca habría un momento en su vida sin ser consciente de la ausencia de Emily. Ebrio o sobrio, ella acribillaría su corazón y su alma, hasta el día que muriera. Él la amaba. La respiraba como si fuera el aire a su alrededor... el aire del que sería privado para siempre. Bajó la botella, se pasó una mano exhausta por su cabello y trató de moldear visiones de los bellos ojos de Emily devolviéndole la mirada en su memoria. Se acercó a la ventana, mirando hacia la ciudad a sus pies, y sabía que no funcionaría. Nada lo haría. Ni empapando su dolor en el alcohol ni huyendo de ella podría arreglar lo que estaba sintiendo. Ella se había ido. Mientras las luces parpadeantes se desvanecían con la escalada de altitud del avión, el corazón de Gavin continuó llorando a la mujer que había perdido mientras su mente se preguntaba cuánto tiempo pasaría para su funeral.

Página

1. Douchenugget es un término que describe a un idiota total. Es en referencia a Dillon

8

Con la luz de la mañana aspirando la última de las estrellas del cielo, y sin un minuto de sueño reclamado, Emily se incorporó y se dirigió a la cocina. Las náuseas llenaron su estómago. Alargó la mano hacia la puerta del refrigerador, la abrió y cogió una botella de agua. Se dejó caer en una silla en la mesa mientras Olivia doblaba la esquina. —Hmm, veo que Douchenugget1 te dejó esta mañana temprano, —Olivia dijo, dándole a Emily un rápido vistazo. Se acercó a uno de los armarios y lo abrió—. Qué agradable de él permitir que su novia realmente se prepare para su boda en su casa. —Olivia, yo— —Antes que defiendas a Dillmonstruo o a sus pensamientos delirantes, Emily, quiero que sepas lo enfadado que Gavin estuvo anoche. —Olivia cerró un gabinete—. Nunca lo había visto tan herido. Emily cerró los ojos que escocían, su corazón se oprimió al pensar en el dolor que le había causado a Gavin. Negó con la cabeza. —Olivia, por favor. Yo no— —Lo sé, Emily. No estás de humor para hablar de esto, —resopló y abrió otro gabinete—. O déjame adivinar, ¿No es delirante pensar que deberías casarte con Dillon porque no crees en Gavin? —Olivia, —Emily dejó escapar, levantándose—. No me estás escuchando. No voy— Olivia se dio media vuelta, sus ojos marrones se entrecerraron. —Joder, odio decir esto, Em, pero no puedo ser parte de esto hoy. Amas a Gavin, y Gavin te ama. Listo. Creo


9 Página

en Gavin, e incluso si no lo haces, me estás obligando a elegir. —Ella puso una mano en su cadera y pasó la otra a través de su espeso cabello rubio—. Lo siento, pero yo no voy a ir a la boda de hoy. —Bien, porque yo tampoco, —susurró Emily, volviendo a sentarse—. No me voy a casar con Dillon. Con los ojos muy abiertos por la sorpresa, una sonrisa dividió el rostro de Olivia—. ¿No lo harás? —Jadeó, corriendo al lado de Emily. Emily sacudió la cabeza mientras una nueva ronda de lágrimas se filtraba de sus ojos. Olivia se arrodilló a su lado y echó los brazos alrededor de la cintura de Emily. Sus palabras cayeron contra el estómago de Emily. —Oh Dios mío, oh Dios mío. Ya no estás en mi lista de mierda. ¡Joder, te amo hasta la muerte ahora mismo! —Lastimé a Gavin. —Emily casi se atragantó con sus palabras—. Quería creerle, y una parte de mí lo hizo, supongo, pero tenía miedo y ahora es demasiado tarde. Confusión salpicó la expresión de Olivia mientras se ponía de pie, llevando a Emily con ella. Ahuecó las mejillas de Emily. —No es demasiado tarde. Tan pronto como lo llames, se olvidará de todo. Gavin te ama. Él estaba enojado anoche, pero moriría por ti. Créeme. Eso es todo lo que él decía. Temblando, Emily contuvo un suspiro inestable. —No. Fui a su ático anoche y no abrió su puerta. —Se apartó de Olivia y se sentó en una silla en la mesa—. Llamé a su teléfono un par de veces y no me respondió. Él ha terminado conmigo y me merezco cada pedacito del dolor que viene a mí. —Emily sacudió la cabeza, su voz se iba apagando—. No puedo creer que haya dejado que esto suceda. —Él no me pidió que lo lleve a casa anoche. —Olivia se puso de rodillas de nuevo y agarró las manos de Emily—. De la cena de ensayo, me hizo llevarlo a la casa de Colton. Lo que sucedió lo puso un poco sobrio, pero estoy bastante segura que el maldito chico todavía está noqueado. Piensa en cuán derrumbado estaba. Son sólo las siete de la mañana. Probablemente no escuchó su teléfono. Lo voy a llamar dentro de un rato, pero tienes que tratar de calmarte, ¿de acuerdo? Emily sacó lentamente sus manos de ella y apretó las palmas de sus manos contra sus ojos. Asintió a regañadientes, tragando algo de la preocupación que cursaba por su mente. —Está bien, voy a tratar de calmarme. Una lenta sonrisa tocó el borde de la boca de Olivia. —Estoy orgullosa de ti, Emily. —¿Orgullosa de mi? —Cuestionó, limpiándose la nariz con el dorso de la mano—. ¿Por qué cosa? ¿Por herir a Gavin? Su rostro, Olivia. No puedo conseguir sacar su rostro de mi cabeza. Suavizando los ojos, Olivia pasó su mano contra la mandíbula de Emily. —Estoy orgullosa de ti por finalmente ver que te mereces una vida mejor con un hombre que sinceramente te ama y se preocupa por ti. Una vez más, es posible que hayas dañado temporalmente a Gavin, pero ustedes dos van a estar bien. Ya lo verás. Emily miró a Olivia y permitió que un aleteo de esperanza se instale a través de sus miembros. Asintió con la cabeza, rezando que la declaración de Olivia resultara cierta. —Muy bien, —dijo Olivia, de pie y mirando su reloj—, El día de tu no—boda se supone que tiene lugar en un poco menos de cuatro horas. ¿Qué quieres que haga por ti,


10 Página

aparte de ir por un poco de café para nosotras, porque aquí no hay nada? Definitivamente luces que una taza te vendría bien y a mí también. —Olivia caminó hacia el armario del pasillo, sacó su abrigo y se lo puso—. ¿Quieres que llame a tu hermana? —Se detuvo a medio paso—. Mejor aún, ¿puedo llamar a tu ex—futuro esposo y decirle que se vaya a la mierda? Emily se levantó y se movió a través de la cocina. Cogió una toalla de papel y se limpió la nariz. La idea de Dillon despertando para encontrar que se marchó envió escalofríos por su columna vertebral. —Él todavía no lo sabe. La confusión apretó la frente de Olivia. —¿Qué quieres decir? Pensé— —Me fui después de que se quedó dormido, —Emily interrumpió, pasándose las manos sobre su rostro—. No tiene ni idea. Tú eres la única que lo sabe. La mandíbula de Olivia se abrió también sus ojos. —Umm... bien. Podría estar equivocada, ¿pero no debería el expectante novio saber esto? En un suspiro, Emily pasó por delante de Olivia a su dormitorio. Comenzó a hurgar en sus cajones de la cómoda. Aparte de Gavin, lo único que anhelaba era una larga ducha caliente. —Sí, Olivia. Tengo que lavarme, y cuando haya terminado, voy a llamarlo. Olivia se apoyó contra la puerta, la preocupación bordeaba sus ojos. —¿Puedes por lo menos esperar hasta que regrese de la cafetería? Voy a llamar a Lisa y Michael para hacerles saber lo que está sucediendo, ¿de acuerdo? Sabiendo que Olivia estaba preocupada, Emily cerró su cajón y la miró. —Sí. Voy a esperar. —Se acercó a Olivia, sus ojos suaves—. Gracias. Olivia tomó la barbilla de Emily, dándole un ligero apretón. —No hay de qué. Ve. Metete en la ducha, y voy a estar de vuelta en un ratito. Emily asintió y la observó marcharse. Después que la puerta principal se cerrara de golpe, Emily no pudo evitar sentir pavor abrasando su estómago. Confrontar a Dillon, con o sin Gavin a su lado, no sería fácil. Suspirando, trató de ignorar su presencia purulenta. Se dirigió al cuarto de baño, colocó sus pantalones de chándal y una sudadera sobre el lavabo, y abrió el grifo. Mientras el vapor caliente ondulaba en el aire, se quitó la ropa de la noche anterior de su cuerpo y se metió en la ducha. Cogió la pastilla de jabón y lentamente lo pasó sobre la dolorida carne entre sus piernas mientras las visiones de lo que ella le permitió a Dillon hacerle invadieron sus pensamientos. Con la cabeza gacha de vergüenza, su pelo castaño empapado formó una cortina sobre su rostro. Cada músculo se sentía magullado, pero el dolor palidecía en comparación con su corazón maltrecho y golpeado. Ella se hundió aún más en el hueco oscuro de su mente, repitiendo lo que él hizo ayer por la noche una y otra vez. Era nada menos que una pesadilla. Fue entonces cuando se dio cuenta de la enormidad de lo que le permitió conseguir el último año. La conciencia de cómo ella se engañó a sí misma pensando que él la amaba, que se preocupaba por ella, por ellos, sacó el aire de ella. La obligación abrumadora y profundamente arraigada que sentía hacia él por las cosas con la que la había ayudado, fue algo que sabía que la trajo hasta este mismo momento. La ira por ella misma creció, burbujeando en su vientre mientras fregaba más rápido, más duro en su carne, por encima de sus brazos, rostro y piernas. Quería quitarse la mera existencia de él de sus poros. Abrió el grifo de agua más caliente y se encogió ante la forma en que ella dejó que la manipulara con cada acción. Con cada pensamiento.


11 Página

Llorando, respiró hondo y trató de recomponerse. Dillon no existía. Ellos ya no existían. Se había ido. A través de su aturdimiento, Emily bajó el jabón, aclaró su cuerpo, no sólo de las burbujas enjabonando su piel sino también del veneno malicioso que él vertió en su alma. Salió de la ducha, tomó una toalla y se la puso alrededor de sí misma. De pie frente al espejo, miró a la mujer que ella separó. Para siempre. —Nunca más, —susurró. Sacudió la cabeza, pasó sus manos sobre sus mejillas y apretó sus ojos—. Nunca. Después de tomar un momento para reflexionar sobre la locura que el día prometía traer, Emily se puso su ropa, se secó el cabello e hizo su camino de regreso a su habitación. Se detuvo cuando escucho su teléfono zumbar, el sonido alertó que había un mensaje en espera. Se apoderó una ansiedad repentina porque podría ser Dillon y una esperanza posible porque podría ser Gavin, corrió por su mente. Tragando, se movió con cautela hacia la mesita de noche y con una mano temblorosa, buscó su teléfono. Ambas, la ansiedad y la esperanza, se evaporaron al ver que era un correo de voz de Lisa. Emily se rindió a la fatiga que la perseguirla, se sentó en su cama y apoyó la cabeza sobre una almohada. Mientras escuchaba la voz preocupada de su hermana, Emily oyó crujir la puerta principal al abrirse. Se sentó y escuchó los últimos segundos del mensaje de Lisa, notificándola que ella y Michael estaban en camino. —¿Liv? —Emily llamó mientras deslizaba su teléfono hacia abajo. Lo arrojó sobre la cama, se pasó una mano sobre su rostro y se levantó para hacer su camino a la otra habitación. —Espero que tengas algo para comer mientras... Se detuvo en el arco de la sala de estar, sus palabras se apagaron. Sorprendida, se quedó inmóvil, en silencio y alerta, cuando descubrió a Dillon casualmente apoyado contra el mostrador. Sus ojos la siguieron mientras bebía un jugo de naranja en un vaso. —Cuando me desperté, te habías ido, Emily. —Después de bajar el vaso, se paseó, con una sonrisa arrogante plasmada en su rostro—. Porque estabas emocionada de volver aquí y ponerte toda bonita para casarte conmigo hoy, ¿No? —Él rozó sus dedos contra su mejilla—. Pensé que debía pasar por aquí antes de ir a Trevor para prepararme. —Aléjate de mí, Dillon, —susurró ella, con voz temblorosa. Se apartó bruscamente de él, tratando de ocultar el miedo corriendo por sus venas. Dillon parpadeó, despejando la aspereza de su garganta. Con los ojos entrecerrados, su rostro se llenó de confusión. —¿Qué? —preguntó, dando un paso más cerca y agarrándola de la parte superior de su brazo. Emily lo arrancó de su total agarre, su hombro golpeó contra un gabinete mientras se tambaleaba hacia atrás. —Ya me has oído. He dicho que te alejes jodidamente de mí. —Sus palabras cayeron de su boca con un siseo bajo—. Ya he terminado, Dillon. Esto —señaló entre ellos— ha terminado. Ya no soy tu complaciente víctima. Antes de darse cuenta, él la clavó contra la pared, con una mano agarrando su cabello mientras que con la otra apretaba su barbilla. Se pasó la lengua por el labio inferior y la estudió. —Tú follaste con él, ¿no? Aunque un pequeño grito fue presionado en la boca de Emily por el dolor punzante de su cráneo, su respuesta goteó mientras la decía con una mueca de desprecio. —Sí, yo lo follé. Sí, estoy enamorada de él y no, no lo haré ahora, ni jamás me casaré contigo. —A


12 Página

pesar que el miedo debilitó los miembros de Emily, una sensación de alivio y libertad se hizo cargo, arraigándose en algún lugar profundo de su interior. Por un latido de corazón, cerró los ojos y permitió que visiones de Gavin se filtrara en sus pensamientos, pero un duro golpe en su mejilla con la parte posterior de la mano de Dillon hizo que sus ojos se abrieran bien abiertos. El ardor onduló sobre su carne mientras azotaba sus puños contra el pecho de él intentando liberarse. Con una mano todavía enredada en su cabello, Dillon la empujó a través de la habitación como un pequeño juguete desgastado. Aterrizando en cuatro patas contra el suelo de madera, Emily trató de levantarse pero Dillon la tomó del cabello y la obligó a bajar. —¡Maldito enfermo! —Ella gritó, enrollando las manos alrededor de las muñecas de él mientras se cernía sobre ella. Dillon cayó de rodillas y tiró la cabeza de ella hacia atrás, obligándola a mirarlo a los ojos. —Después de todo lo que he hecho por ti, te das la vuelta y ¿lo follas a mis espaldas? —Gruñó, empuñando su cabello más fuerte. El pulso golpeteó y usando cada pedacito de su fuerza, Emily arañó y le clavó las uñas en la piel mientras intentaba desenredar sus manos de su cabello. —¡No has hecho nada por mí más que romperme! —Exclamó. Cuando él no la soltó, una sonrisa burlona dividió el rostro de ella. Las lágrimas se deslizaron por sus mejillas. —¡Ojalá pudiera haberlo follado justo frente a ti! Con los ojos glaciales, huecos y más oscuros que el cielo de la noche, Dillon golpeó su rostro otra vez. Emily sintió la piel por encima de su frente rasgarse y un dolor punzó sobre su carne. Un jadeo salió de sus labios cuando la cálida y espesa sangre, corrió a lo largo de su sien, serpenteando por su mejilla. Todavía tomándola del cabello, Dillon la levantó y tiró de su cuerpo contra su pecho. Sin atreverse a mirarlo a los ojos, Emily tragó el miedo cubriendo su garganta mientras Dillon la clavaba con una mirada diciéndole que esta tortura no había terminado. Con una oleada de ira y adrenalina corriendo a través de sus nervios, ella le arañó la cara, clavándole las uñas de los pulgares en sus ojos. Astillas diminutas de sangre salieron de los parpados de Dillon mientras un grito de dolor raspó desde lo más profundo de su garganta. En algún lugar por encima de los retorcidos estragos hurgando duro en su mente, Emily registró el sonido de la puerta al abrirse, seguido de los gritos de Lisa. En una oleada de conmoción, Michael corrió detrás de Dillon y lo tomó por las axilas. Los movimientos de Michael eran frenéticos mientras alejaba a Dillon de Emily. Ambos hombres tropezaron, sus extremidades se desplomaron en todas direcciones. Michael aterrizó en el suelo sobre su espalda. Dillon cayó encima de él. El fuerte golpe resonó en la habitación. Michael empujó a Dillon lejos, rodó hacia un lado y saltó sobre sus pies. Con el brazo de Lisa acurrucado con firmeza alrededor de sus hombros, Emily temblaba incontrolablemente, llorando mientras veía a Dillon tambalearse desde el suelo. Michael se abalanzó, blandió su puño y dio contra la boca de Dillon. El golpe partió su labio. —¡Debería haberte hecho esto anoche, imbécil! —Michael dijo. Mientras Dillon se enderezaba, se tambaleó hacia delante y apretó el cuello de Michael. Antes de que pudiera hacer algo, el puño de Michael aterrizó en un asalto continuo contra el rostro de Dillon, dejándolo caer al suelo.


13 Página

Un estrépito de voces, entre ellas la de Olivia, sonó en los oídos de Emily mientras las náuseas revolvían su estómago. Se quedó congelada, sus gritos murieron en su boca, como observaba a su apartamento llenarse de vecinos preocupados y, a los pocos minutos, de un par de oficiales de la policía de Nueva York. Después de una breve explicación de Michael, uno de los policías puso a Dillon sobre sus pies y le esposó las manos a la espalda. —¡Eres una puta de mierda! —Dillon gritó, escupiendo sangre en la dirección de Emily—. ¡Nada más que una puta de mierda! ¡Espero que te folle y te abandone como a todas las demás, hija de puta! Las palabras venenosas de Dillon presionaron la cabeza de Emily en una violenta explosión. Se sentía como si fuera una pequeña partícula de polvo moviéndose en cámara lenta en medio de un atronador tornado. A pesar que la locura giraba alrededor de ella en una habitación llena de gente, no veía nada... excepto el rostro de Gavin. Aunque uno de los policías amenazaba con hacer la noche de Dillon inolvidable, no podía oír nada... sino el zumbido de su corazón roto. La única cosa que podía comprender era el entumecimiento inundando sus venas. Ella se liberó del agarre de su hermana y se dirigió hacia Dillon, donde estaba con una sonrisa arrogante dando vueltas sobre su labio ensangrentado. Mirando el alma perversa del hombre al que había amado durante tanto tiempo, al hombre que le había dado todo de sí misma y sin una lágrima en sus ojos, ella le dio un golpe en la cara. Incapaz de detener la angustia reprimida por los meses de infierno que le permitió hacerla pasar, un dolor estalló en sus manos, hasta sus huesos frágiles, mientras seguía batiendo sus puños contra su rostro y su pecho. —¡Tú me hiciste esto! —gritó, luchando contra uno de los oficiales. El oficial empujó a Emily hacia atrás mientras ella observaba a Dillon—. ¡Yo te amaba y te convertiste en todo lo que dijiste que nunca serías! ¿Y quieres saber algo, Dillon? —Preguntó ella, su respiración entrecortada era un desastre. Con la sonrisa cayendo de su cara, Dillon miró por encima de su hombro mientras un oficial lo escoltaba fuera del apartamento—. Si Gavin me deja y nunca me habla de nuevo, me merezco cada segundo de la miseria en la que voy a estar sin él. Después que Olivia lo golpeara en la cabeza, Emily vio a Dillon caminar fuera de su vida tan rápido como había entrado en ella. Envolvió sus brazos alrededor de su estómago, los pensamientos de Gavin se astillaban través de su corazón mientras caía de rodillas. Con su última gota de fuerza, Emily retrocedió contra la mesa de café, dejó caer su rostro en sus manos y comenzó a llorar violentamente. Lisa se sentó junto a ella, la tomó en su regazo y le acarició la cabeza contra su hombro. Mientras Lisa la mecía hacia adelante y atrás, Emily se dio cuenta de que se había salvado a sí misma de convertirse en otra estadística. Otra voz silenciosa. Sorprendida por haber dejado que él llegara tan lejos, las visiones de su madre aceptando el mismo tratamiento brutal, no sólo de su padre sino de un sinnúmero de otros hombres, pasaron por su memoria. Las inquietantes imágenes congelaban los huesos de Emily. —Shh, Emily, —susurró Lisa, abrazándola con más fuerza—. Ya se acabó. Olivia se arrodilló junto a ellas, su voz era suave. —¿Estás bien? —Le pasó a Emily una bolsa de hielo y abrió un botiquín de primeros auxilios. Tomando un vendaje, Olivia lo abrió


2. Las aventuras de Huckleberry Finn, obra de Mark Twain, considerado el Dickens norteamericano, representa una de las primeras grandes novelas estadounidenses. Hace referencia a Dillon.

14 Página

y puso su mano debajo de la barbilla de Emily. Después de asegurar un pedazo de gasa con una cinta medica sobre la herida fresca por encima de la frente de Emily, Olivia frunció el ceño. Con los ojos llorosos, Emily asintió. —Sí, estoy bien. El oficial restante se acercó a Emily, su físico excesivamente redondo hacia que su uniforme luciera muy ajustado. —Señorita, voy a necesitar una declaración de su parte. Los paramédicos deben estar aquí pronto. La llevarán al hospital si usted cree que un médico necesita verla. —No. —Emily llevó la bolsa de hielo hasta su pómulo hinchado. Se estremeció cuando la puso en contacto con su piel—. No quiero ir al hospital. —Eso está bien, —respondió el oficial, mirando un portapapeles—. Usted puede rechazar el tratamiento cuando lleguen aquí, pero todavía tienen que aparecer porque fue una llamada de violencia doméstica. Michael se sentó en la otomana, su expresión se volvió en duda. —Emily, creo que deberías ir a que te revisen. —Estoy de acuerdo, —dijo Lisa, la preocupación desbordaba de sus ojos. Emily se levantó, tratando de controlar la discordia jodiendo con su mente. Se movió con paso inseguro por la sala para comprobar si Gavin le había devuelto la llamada. Lisa y Olivia se pusieron de pie y la siguieron hasta su habitación. —Em, —dijo Olivia. Ella suavemente tomó el brazo de Emily, la confusión frunció su frente—. ¿Por qué no quieres ir? Emily se dio la vuelta y se pasó las manos por el cabello. Cogió el teléfono, su corazón se hundió cuando vio que ella no tenía llamadas perdidas de Gavin. —Dije que no, Olivia. No necesito ir al hospital. —Las lágrimas se reunieron en sus ojos cuando se dejó caer en su cama—. Estoy bien. Sólo necesito una aspirina y dormir. Los labios de Olivia formaron una línea dura. Ella miró a Lisa, su expresión mostrando igual preocupación. Lisa se cruzó de brazos y se apoyó contra la puerta. —Emily, te lo juro, puedes ser tan terca a veces. —Lo sé, —susurró Emily—. Pero, en realidad, estoy bien. Olivia levantó la cabeza y exhaló hacia el techo. Al llevar su atención de nuevo a Emily, puso una mano en su cadera. —¿Quieres saber la única razón por la que no voy a empujar esta cuestión contigo, amiga? Emily apretó los ojos y negó con la cabeza. —¿Por qué, Olivia? —Bueno, eso sería porque le diste Duckleberry-Finn2 una paliza bastante decente antes de que su culo fuera arrastrado lejos de aquí. Emily se echó hacia atrás, rodó a su lado, y abrazó sus rodillas contra su pecho. Normalmente, habría encontrado el comentario de Olivia algo gracioso. Pero no ahora. No podía. Era todo lo que podía hacer para reunir una respuesta. —Bien, —dijo Emily, la tristeza nublaba su voz. Ella llevó la bolsa de hielo a su mejilla. Con los ojos cargados de dolor por su malestar, miró a Olivia—. Supongo que lo hice. —Emily respiró hondo, cogió su manta y se la puso sobre su cuerpo—. Cuando los


Página

15

paramédicos lleguen aquí, envíenlos aquí. Pero en este momento, sólo necesito descansar. Aunque todavía había preocupación en sus rostros, Olivia y Lisa asintieron. Sin decir una palabra, salieron de la habitación. Por la siguiente media hora, Emily llenó el papeleo necesario del oficial y negó el tratamiento cuando los paramédicos finalmente aparecieron. Una vez que la habitación quedó en silencio y sus pensamientos finalmente comenzaron a asentarse, sus ojos se posaron en su teléfono. Lo recogió, lo miró y su rostro palideció cuando vio que estaba vacío de cualquier mensaje de Gavin. Las lágrimas corrían libremente por sus mejillas. Sabiendo que tenía que explicar el dolor que había infligido sobre él, marcó su número. Se mordió el interior del labio mientras lo escuchaba sonar. Cuando el buzón de voz saltó, fue a cerrar su teléfono, pero se detuvo. La preocupación la atormentó, y un dolor por él, tan profundo, apretó su pecho. —Gavin... yo... es Emily, —susurró ella, tratando de no tropezar con las emociones que subían hasta su garganta—. No espero que me hables alguna vez, pero tengo que decir algunas cosas. —Tomando una respiración profunda y exhalando lentamente, continuó—. Dillon redujo mi sentido de sentirme viva, Gavin. Pero tu... Tú me regresaste eso a mí. Cuando Gina abrió la puerta esa mañana, yo... —Emily se detuvo, secándose las lágrimas—. Me dio miedo que la aceptaras de nuevo, pero debería haber dejado que te explicaras y no lo hice. Lo siento mucho. Lamento que de cualquier chica en este mundo de la que podrías haberte enamorado me hayas elegido a mí. Lamento no haberte creído cuando debí y fui yo la que te rompió el corazón. Te amo, Gavin. Sé que eres el que dijo que pensaste que me amaste desde el momento en que me viste, pero yo sé que te amé desde el momento en que te vi. Algo en mi interior me dijo que tenía que estar contigo, pero luché contra ello. Muchas cosas de ti me asustaron al principio y luego me mostraste lo que realmente eres. Incapaz de seguir peleando con la cruda emoción que pesaba en su corazón, Emily estalló en un ataque de histeria. —Por favor, perdóname por luchar contra nosotros, Gavin. Por favor, perdóname por no luchar por nosotros cuando supe que debíamos estar juntos. Perdóname por ser el débil desastre que soy. Pero más que nada... gracias por amarme. Gracias por tu sonrisa con hoyuelos y tus tapas de botellas. Nunca seré capaz de mirar una sin pensar en ti. Gracias por tus estúpidos Yankees y tus comentarios de sabelotodo. Gracias por querer paseos nocturnos y ver la puesta de sol conmigo. Gracias por querer lo bueno, lo malo y lo del medio. —Emily se detuvo y sacudió la cabeza, pero antes de que pudiera decir otra palabra, el correo de voz la interrumpió, el largo pitido le alertó que su tiempo había terminado. —Sólo lamento que lo único que obtuviste de mí fuera lo malo, —susurró ella, mirando al techo mientras apretaba el teléfono contra su pecho.


CAPÍTULO DOS

experimentado un entumecimiento, que comenzaba cuando ella quería aislarse de algo. Permitía que su mente dejara de lado el veneno que plagaba su vida en ciertos puntos. Eran momentos a los que le daba la bienvenida. Aspirándolo como el dulce aroma de las rosas. Era el tipo de entumecimiento que se podría decir que la "purificaba". Sin embargo, mientras se sentaba en el bar de café en Bella Lucina, trazando y volviendo a trazar sobre los números en su libreta de pedidos, el entumecimiento plantándose por sí solo en su corazón como una maleza espesa de verano, era algo que nunca había sentido antes. Algo que no quería sentir. 216 horas... sintiéndose muerta. 12, 960 minutos... sintiéndose perdida. 777, 600 segundos... sintiéndose completamente entumecida. Día tras día, su concentración, que parecía estar cuidadosamente tejida entre sí por hilos de esperanza, se desvanecía. Perdida. Incluso mientras dormía, su mente se quedaba con Gavin, sus sueños eran peligrosos porque le recordaban que él se había marchado. Él se convirtió en un hermoso vapor que desaparecía en el aire, llevando la propia existencia de Emily con él. Abandonada con pensamientos rotos que estaba segura de que no podrían ser reparados, Emily sufría sabiendo que la había amado cuando ella menos se lo merecía. No. Esto no era algo para lo que estaba preparada, sin embargo, sabía que tenía que poseer cada hora, minuto y cada segundo de ello. —Llevé a la mesa doce otra ronda de bebidas por ti, —Fallon anunció, sentándose al lado de Emily. Con la cabeza abatida, todavía inmersa en la cantidad de tiempo que había transcurrido desde que Gavin se fue, Emily no respondió. —También ordenaron pasta primavera para el mono que se unió a ellos. —En ese momento, Emily a regañadientes levantó su mirada hacia Fallon con la cara llena de confusión—. Si. Lo encontraron al lado de la carretera. Al parecer un circo lo abandonó, — agregó Fallon, arreglando su cabello en un moño desordenado. —¿Acabas de decir algo acerca de un mono? —Emily interrogó con voz desconcertada—. ¿Y cuándo te teñiste el cabello de azul? —Nop. No mencioné ni una palabra acerca de un mono. —Fallon arqueó una ceja, puso sus codos sobre la barra y metió las manos debajo de su barbilla—. Ha sido azul por tres días, y tú ya lo habías visto. —Oh. —Emily volvió a trazar los números.

16

n sus veinticuatro años de vida, hubo momentos en que Emily había

Página

—E


17 Página

—¿Qué tienes ahí? —Antes de que Emily pudiera responder, Fallon cogió la libreta de pedidos—. ¿Qué son todos estos números? —No es nada. —Emily la tomó de regreso del dominio de Fallon. Frunciendo el ceño, Fallon estudió el rostro de Emily, su expresión estaba cargada de preocupación. —Country, no estoy tratando de ser oscura o deprimente, pero no es una especie de cuenta regresiva para matarte a ti misma, ¿verdad? Con los ojos bien abiertos en shock, Emily se echó hacia atrás. —Jesús, Fallon, ¿De verdad crees que haría eso? —Sólo tienes que responder a la pregunta, Country. ¿Es algún tipo de cuenta regresiva? Emily suspiró y golpeó la libreta sobre la superficie de granito de la barra. —Han pasado nueve días desde que se fue, Fallon. Nueve días desde que lo destruí por completo. He llamado y él no me ha respondido. —Sí, pero él no ha respondido a las llamadas de nadie. —Fallon deslizó su brazo alrededor del hombro de Emily—. Colton le dijo a Trevor el otro día que ni siquiera le ha respondido a él. —Lo entiendo, pero Colton no es la razón de su partida. Yo lo soy. —Emily sacudió la cabeza, tratando de contener las lágrimas—. Él me dio su corazón y yo lo arrojé. Le hice dejar a su familia, sus amigos... su vida entera. —Emily, en primer lugar, tienes que dejar de culparte a ti misma. Teniendo en cuenta lo que viste esa mañana, tiene suerte de que le creas. No estoy diciendo que no deberías, pero seamos realistas. Eso fue una mierda bastante pesada. En segundo lugar, se fue porque pensó que te estabas casando con Dillon. Una vez que se entere de que no lo hiciste, sabes que va a regresar. —Él ya sabe que no me casé con Dillon, —susurró Emily, su corazón se rompió de nuevo—. Olivia me dijo que Colton le dejó un mensaje a su ama de llaves. Él le hizo saber que no fui a través de eso. —Oh. No sabía eso, —murmuró Fallon y desvió la mirada. Ella hizo girar un mechón de su cabello y llevó su atención de nuevo a Emily—. ¿Tal vez sólo necesita más tiempo? —No sé qué pensar. —Emily se frotó las sienes—. Todo lo que sé es que estoy perdida sin él. Fallon frunció el ceño y torció su cuerpo hacia Emily. Antes de que pudiera decir algo, Trevor se coló por detrás de ella y le hizo cosquillas en sus costillas. Con los ojos amplios, Fallon se volvió bruscamente. —¡Trevor! —chilló, atrayendo la no deseada atención de Antonio. Él la miró desde el otro lado del restaurante. Fallon se mordió los labios y musitó—, lo siento. —Antonio sacudió la cabeza y siguió comiendo su almuerzo—. Idiota, —susurró Fallon, empujando a Trevor lejos. Trevor se rió entre dientes y puso un beso en la parte superior de la cabeza de Fallon. —Lo siento. Olvidé que tienes cosquillas, Azul. —Por supuesto que lo hiciste, idiota. —Fallon hizo una mueca y se puso de pie—. ¿Qué haces aquí tan temprano? Sabes que no me voy por otras dos horas. —De hecho, vine para hablar con Emily. —Trevor miró a Emily, su sonrisa era cautelosa—. ¿Ya estas libre?


18 Página

—No, todavía no. —Emily se levantó, tomando su libreta de pedidos del bar. Respirando hondo, le echó un vistazo y lo metió en su delantal—. Tengo otra media hora hasta que mi turno haya terminado. —Country, puedo mantener un ojo en tus mesas mientras hablas con mi novio olvidadizo. —Después de dispararle a Trevor una mirada, Fallon puso el brazo sobre el hombro de Emily—. Yo me encargo de tu lado e incluso voy a asegurarme de que el mono en la mesa doce obtenga su postre. Trevor se rascó la barbilla, con las cejas juntas. —¿Mono? —Sí. Un mono. —Fallon golpeó la espalda de Trevor y apuntó un guiño en dirección a Emily. Trevor se encogió de hombros—. Adelante. Habla con él y te llamo más tarde. —¿Estás segura? —Preguntó Emily, sacando su cabello de su cola de caballo. —Sip. Te llamaré esta noche. —Fallon le dio un casto beso en la mejilla de Trevor y se alejó. Trevor miró a Emily. —¿Quieres ir a sentarse en una cabina? —Claro. —Emily se desató el delantal y se dirigió detrás de la barra—. ¿Quieres algo de beber? —No, estoy bien. Gracias. Después de hacerse a sí misma un espresso doble, llevó a Trevor a una cabina escondida en la parte trasera del restaurante. Emily se deslizó en el asiento y bebió el líquido caliente. Con el sueño acercándose a inexistentes en los últimos días, esperaba que la doble dosis de cafeína afectara a su zombi sistema de nuevo a la vida. Trevor observó a Emily con los ojos brillantes por el remordimiento. —En primer lugar, quiero decir que me siento como un imbécil por todo este asunto con Dillon. Emily se movió incomoda, sorprendida por su repentina declaración. —Vamos, Trevor, nada de esto es tu culpa. —No, Emily, de verdad. Necesito que me escuches, ¿de acuerdo? De mala gana, Emily asintió. —Lamento que esta sea la primera vez que vengo a verte desde que toda esta mierda sucedió. Una parte de mí quería aparecer el día en que ocurrió, pero no pude. Durante el año pasado, observé sin decir una puta palabra cómo él te derribaba. —Trevor hizo una pausa, sus dedos tirando del mantel de lino blanco con nerviosismo—. Recuerdo lo vibrante que estaban cuando ambos comenzaron a salir y pieza por pieza, él desarmó todo sobre ti. No me malinterpretes, creo que sabía que las cosas estaban empezando a ponerse mal pero creo que no me di cuenta de cuán malo era. Pausando de nuevo, Trevor se echó hacia atrás y sacudió la cabeza. —¿Sabes qué? Al diablo con eso. Tengo que reclamar la responsabilidad aquí. Lo vi. Lo vi con mis propios ojos y debí haberlo detenido. Pude haberlo detenido. Tuve una maldita discusión con Gavin porque insultaba a Dillon debido a que se estaba enamorando de ti. —Trevor se pasó ambas manos por el cabello y dejó escapar un suspiro, bajando la voz hasta un susurro—. Por el amor de Dios, Gavin ha sido mi mejor amigo desde que éramos niños y no tomé su lado durante todo esto. Observé a Dillon golpearlo en tu cena de ensayo y no hice un carajo. Ni una puta cosa. —Trevor, por favor. Tú no eres— —No, espera. Déjame terminar, Emily.


19 Página

Una vez más, Emily asintió. —Olivia y yo fuimos criados por un padre que nunca hubiera hablado con mi madre como Dillon habló contigo. —La mirada de Trevor cayó en Fallon, preparando una tetera grande de café recién hecho detrás de la barra—. Mierda, la amo y nunca podría imaginar alguien tratándola de la manera que Dillon te ha tratado. Fin de la historia, metí el rabo entre las piernas, y sólo puedo esperar que Gavin y tu puedan perdonarme por ser tan cobarde. Pero lo hecho, hecho está. Todo lo que puedo hacer ahora es tratar de hacer lo correcto. Dejé Morgan y Buckingham. No he visto al idiota cuando limpié mis cosas pero he terminado con él y con su mierda. Cuando dije que te consideraba mi segunda hermana, lo decía en serio. Un hermano nunca permitiría que su hermana sea tratada de esa manera. —Trevor buscó la mano de Emily—. Sólo necesito saber que me perdonas. Con lágrimas deslizándose de sus ojos, Emily apretó la mano de Trevor, sus pensamientos se dispersaron. —No te puedo perdonar porque nunca te he culpado a ti o alguien más por esto. Jugué la parte más grande permitiéndole hacerme esto, así que no quiero que te sientas responsable. —Bueno, me siento responsable. —No, Trevor. Yo dejé que me haga esto. —Emily soltó la mano de Trevor y apuntó a su pecho—. Yo, no tú. —¿Pero después de todo lo que viste cuando crecías? Olivia me dijo que tu madre se recuperaba de un idiota al siguiente. Estoy pensando que tiene algo que ver con eso. Yo, no tengo ninguna excusa. Mientras los recuerdos de las relaciones destructivas de su madre amargaban su boca, Emily apartó la atención de Trevor. Su mirada se posó en una pareja entrando al restaurante. Sus risas resonaban mientras Fallon los acompañaba a una mesa. —Cierto, ella lo hizo. Pero debí haber pensado mejor antes de seguir sus pasos... —La voz de Emily se apagaba mientras luchaba duro por recuperar la compostura. Ella llevó sus ojos de nuevo a Trevor. —Bueno, ya has dado el primer paso, Em, y estoy orgulloso de ti por presentar cargos y conseguir una orden de protección contra él. Con Gavin fuera, necesito que me llames si el idiota trata de ponerse en contacto contigo, ¿de acuerdo? Emily rozó sus dedos a lo largo de la herida cicatrizándose por encima de su frente. — Lo haré. Gracias. —Ella dudó un momento y se aclaró la garganta—. ¿Puedo preguntarte algo? —Claro. —Has llamado a Gavin y le dejaste mensajes, ¿no? —Sí. —Trevor asintió. Emily soltó un largo suspiro, sus manos retorciéndose en su regazo. —Por favor, dime que no le dijiste lo que Dillon me hizo. —No, me imaginé que contarle lo que sucedió en un mensaje no era lo correcto para hacer. Pero cuando regrese, tengo pensado hablar con él sobre eso. —Por favor, escúchame. No quiero que él sepa lo que pasó. Él va a... no sé. Sólo por favor, ¿puedes no decirle nada a él? Trevor inclinó la cabeza hacia un lado, una corriente de confusión amarraba su voz. —¿Me estás pidiendo que lo esconda de él?


20 Página

Una punzada de aprensión se agrupó en el estómago de Emily mientras tragaba. —Lo estoy. Él ha sido herido lo suficiente por todo esto, Trevor. Si él lo sabe, va a ir tras Dillon. —¿Por qué estás tratando de proteger a Dillon? —Un palpable impacto se apoderó de sus rasgos. —Dios, Trevor, no estoy tratando de protegerlo a él. Estoy tratando de proteger a Gavin. Ha sido destruido por todo esto. Si se entera, no hay manera de que no iría tras Dillon. Dios no permita que realmente lo lastime y termine en la cárcel. Jesús, Dillon podría hacerle daño. No sería capaz de vivir conmigo misma. Ya le he causado a Gavin suficiente mierda. —Mirando la mesa, Emily se sacó las lágrimas que se reunían en sus ojos—. Por favor,— susurró—, simplemente no le digas nada. Trevor se pasó una mano por el cabello y por la parte posterior de su cuello. —Mira, no voy a tocar el tema, pero Gavin conoce a Dillon. Él sabe que no podría dejarte ir fácilmente. Pero tengo que ser honesto, Em, si pregunta si algo sucedió no voy a mentir. Emily apretó los dedos sobre sus sienes. —Lo siento. No debí pedirte que mientas por mí. Dejando escapar una respiración pesada, Trevor parpadeó un par de veces y se subió las gafas sobre el puente de su nariz. —No te disculpes. Todo esto está jodido. Sólo prométeme que le dirás si ustedes dos arreglan las cosas. —Sí. Claro, —Emily se mofó—. Ni siquiera me ha devuelto las llamadas. —Volviendo la mirada a la pareja sentada al otro lado del restaurante, trató de ignorar la sensación de pesadez en la boca del estómago—. Ha terminado conmigo. —Creo que su cabeza está un poco jodida ahora mismo, pero Gavin está enamorado de ti. Estoy bastante seguro de que cuando él regrese y ponga una mirada en ti, no será capaz de resistirse. —Trevor se levantó y le puso la mano en su hombro—. Esperemos que no desaparezca durante los próximos seis meses. Sintiendo como si Trevor arrancara de su pecho la única pieza que quedaba de su corazón, Emily trató de respirar. Se puso de pie y lo miró a los ojos, con voz temblorosa dijo, —¿De verdad crees que se mantendrá alejado tanto tiempo? —Em, no quise decir eso. —No, lo hiciste. ¿Qué te hace pensar eso? Trevor se mordió un lado del labio y brevemente miró hacia otro lado. Él se encogió de hombros. —Gavin puede explosionar cuando quiere. No sé por cuánto tiempo se habrá ido. A medida que una pesada desorientación se derretía a través de su mente, Emily se llevó la mano a la boca. —Oh, Dios mío. No puedo... No puedo. —Ella comenzó a hacer su camino hacia la barra, sus pies se movían más rápido que su cuerpo podía comprender. Se extendió bajo del mostrador para tomar su cartera, abrigo y bufanda, su ritmo cardíaco aumentó. —Mira, no debería haber dicho eso. —Trevor se acercó a la barra con una expresión llena de pesar—. Puede volver mañana— —O en seis meses, —suspiró ella, pasando junto a él. Mientras alcanzaba la puerta, su pecho se apretó, contrayéndose con pánico. Un escalofrío se movió a través de ella cuando salió del restaurante. Con su mente acelerada a mil por hora, Emily se puso su chaqueta y se apresuró, casi corriendo, a través de los


21 Página

enjambres de cuerpos que obstruían la acera. Las bocinas de los coches, las conversaciones y las sirenas bailaban a su alrededor, pero no podía oír nada de eso. Se sentía sorda a todo eso. El único sonido que escuchaba era la susurrante voz de Gavin en su oído, la risa de Gavin tarareando a través del aire, y el corazón de Gavin calmándola para dormir. Un torrente de lágrimas cayó ante la idea de él yéndose por tanto tiempo. Nueve días casi la hundió. Sabía que seis meses la mataría. Cuando la parte delantera del edificio Chrysler entró en su visión, la incertidumbre acerca de lo que estaba a punto de hacer onduló a través de la piel de Emily. Pero no importa cuán incierto era, no estaba dispuesta a permitir que la detuviera. Antes de darse cuenta, se encontró entrando al vestíbulo. Tan pronto como lo hizo, sintió el silbido del aire de sus pulmones. Su mirada se bloqueó en la espalda de un caballero apoyado en el mostrador de información. Su visión se nubló con su cabello negro y un físico musculoso igual que el de Gavin. Se detuvo por completo mientras lo observaba tranquilamente meter la mano en el bolsillo de sus pantalones y pasarse la otra por el cabello de la misma manera que Gavin hacia. Tratando de aspirar el inexistente aire, Emily se movió lentamente en su dirección. Sin conciencia de lo que su cuerpo estaba haciendo, ella levantó una mano temblorosa y tocó su hombro. Suplicando por Gavin, Emily intentó percibir el aroma de su colonia antes de que él se diera la vuelta. Cuando lo hizo, se encontró con unos ojos desconocidos, un rostro desconocido y una sonrisa desconocida. Su corazón acelerado se desplomó a sus pies. —¿Puedo ayudarla? —El hombre preguntó. Incapaz de moverse, hablar o pensar, Emily se quedó mirando al extraño. Afectada por una repentina oleada de náuseas, se sintió mareada cuando abrió la boca intentando decir algo. Nada salió. —Señorita, ¿está bien? —Con temor, el hombre puso las manos sobre los brazos de Emily—. Parece que se va a desmayar. Emily se aclaró la garganta, negó con la cabeza y se alejó. —Yo... lo siento mucho. Pensé... —No pudo terminar la frase. Parpadeando una vez, Emily se volvió y se metió en el ascensor lleno de gente, su compulsión por seguir adelante casi era irresistible. Una mujer en un traje de negocios rojo estiró su cabeza alrededor. —¿Qué piso necesita? —Preguntó lacónicamente. Emily trató de recuperar un cierto sentido de la realidad, establecer un toque de equilibrio mental, mientras miraba a la mujer. Pero no llegó. —No estoy segura. A esto, la mujer se echó a reír y se encogió de hombros. Un señor mayor con una sonrisa agradable habló. —¿Cuál es el nombre de la empresa que está buscando? —Industrias Blake, —contestó Emily, llevándose una mano a la frente. —Estoy familiarizado con ella, y los dos propietarios muy carismáticos, —el hombre contestó. Hizo un gesto con la cabeza a la mujer menos—que—amigable—usando el traje de negocios rojo mirando por encima de su hombro—. Ese es el piso 62. Sé amable y presiónalo para esta jovencita.


22 Página

Con todo el esfuerzo que pudo reunir, Emily le sonrió al hombre. Él asintió con la cabeza y le hizo un guiño. Al abrirse el ascensor y cerrarse en cada piso, Emily no pudo evitar hundirse en el recuerdo de Gavin y ella de pie en el mismo ascensor la primera vez que lo conoció. Aunque el pequeño espacio estaba todavía medio lleno con los demás, en ese momento, eran sólo él y ella. —Ella no es mi novia, si eso es lo que te estás preguntando. —¿Y quién dice que lo estaba? —¿Y quién dice que no lo estabas? El recuerdo se desvaneció cuando el caballero le dio un codazo a su brazo, haciéndole saber que habían alcanzado el piso 62. Rechazó el repentino impulso de salir del edificio. Asintiendo con la cabeza en señal de agradecimiento, Emily pasó junto a unas cuantas personas y salió del ascensor. Una vez en la zona de recepción, su mirada recorrió una pared de cristal esmerilado mostrando el nombre de "Industrias Blake". Tragó saliva y se dirigió a la recepcionista sentada detrás de un gran escritorio de caoba y con forma de media luna. La mujer de cabello oscuro miró por encima de la pantalla de un ordenador, su sonrisa era cálida y acogedora. —¿Puedo ayudarla? Emily asintió, de alguna manera consiguió una sonrisa. —Sí. Tengo que hablar con Colton Blake. —Lo siento, pero el Sr. Blake está en una reunión ahora mismo. Si lo desea, puede tomar asiento y esperar por él. Él no debe tardar más de diez minutos. —Hizo un gesto hacia una zona de estar junto a una docena de cubículos—. ¿Puede darme su nombre, por favor? —Emily Cooper. —Voy a hacerle saber que usted está esperando, señorita Cooper. —La mujer le dio otra sonrisa. —Gracias. —Emily fue a dar la vuelta, pero antes de que pudiera hacerlo, su atención se centró en la puerta de la oficina abriéndose. Sus nervios se dispararon cuando vio a Colton pasearse, su profunda y abundante risa flotó en el aire mientras le estrechaba la mano a un hombre que había salido de la oficina con él. Emily se sintió mal cuando los ojos de Colton se clavaron en los suyos. Su actitud jovial cambió casi de inmediato, con una expresión despejada de cualquier emoción. Mirándola fijamente, su boca se abrió ligeramente y sus ojos revolotearon entre ella y su socio de negocios. Emily se puso tensa y lo vio pasarse una mano por el cabello mientras trataba de recuperar la sonrisa que llevaba apenas unos segundos antes. Tirando con ansiedad el dobladillo de su camisa del trabajo blanca con botones, Emily esperó mientras él acompañaba al hombre a los ascensores. Su mirada se posó sobre la suya una vez más antes de darle al cliente una despedida. —Nos pondremos al día la próxima semana, Tom, —dijo Colton, al pulsar el botón del ascensor—. Dile a Ellie que dije hola y mi madre debería estar llamándola pronto para almorzar. —Lo haré, —respondió el hombre con una inclinación de cabeza. Desapareció en el ascensor cuando este se abrió.


—Sr. Blake, —la secretaria intervino—, usted tiene a la señorita Cooper aquí para

Página

—Ya veo. Gracias, Natalie. —Volviendo su rostro a Emily, Colton bajó la cabeza en señal de saludo—. Emily. —Hola, Colton. —¿Qué estás haciendo aquí? —preguntó, con un tono notablemente cauteloso. Emily se movió con nerviosismo, mirándolo a sus escrutadores ojos verdes. Tragó saliva. —Tengo que hablar contigo. —Eso es obvio. —¿Entonces por qué lo preguntas? —Ella inclinó la cabeza con la pregunta. Colton levantó una ceja, y con una sonrisa inclinando la comisura de su boca. — Vamos a hablar. Siguiéndolo, Emily trató de evitar la ansiosa náusea latente en su estómago. Una vez en su oficina, Colton cerró la puerta y se quitó la chaqueta del traje. Sin decir una palabra, él le hizo un gesto hacia una silla frente a su escritorio. Después de quitarse su abrigo y bufanda, Emily se sentó mientras sus pensamientos combatían con un poderoso impulso por marcharse. Pero ella no lo haría. Sabía que tenía que mantener la razón por la que estaba allí en sus pensamientos. Echando una mirada furtiva en dirección a Colton, lo vio colgar su chaqueta en un armario, hacer su camino a su escritorio, y sentarse en un asiento frente a ella. Colton se aclaró la garganta, sus ojos eran penetrantes. —Tú lo lastimaste, Emily. Anhelo rodó a través del ya dolorido corazón de Emily, pero de alguna manera, al escuchar esas palabras del hermano de Gavin intensificó y espesó el sentimiento más allá de cualquier medida. —Sé que lo hice. Lo sé mejor que nadie. —Emily luchó por mantener que su voz se quebrara—. Pero lo amo, y tengo que hacer esto bien. Olivia me contó que dijiste que él no está en el país. Necesito que me digas dónde está, Colton. Echándose hacia atrás, un bufido condescendiente se deslizó a través de su nariz. — ¿Tú lo amas? ¿Cómo es que me resulta difícil de creer? —Emily se echó hacia atrás, sorprendida, pero Colton continuó—. ¿Y cómo planeas hacer las cosas bien con él? Incluso si te digo dónde está, ¿quién puede decir que te aceptará de vuelta? No lo viste cómo estaba cuando se presentó en mi casa esa noche. La mirada en sus ojos. El dolor en su rostro. —Colton relajadamente se encogió de hombros, la suficiencia se aferró a su voz—. Así es, ¿cómo pudiste? Estabas demasiado ocupada disfrutando de tu cena de ensayo. Una tensión pesada cayó sobre la habitación, su presencia casi agotaba el oxígeno en los pulmones de Emily. Su insinuación la abofeteó con fuerza en la cara. Incapaz de controlar sus emociones, ella parpadeó mientras las lágrimas se derramaban de sus ojos. — Pagué esa noche en más de un sentido. Me torturé a mí misma en más formas de lo que nadie nunca sabrá. La verdad amarga cayó de su boca mientras su mente reproducía el dolor infligido a sí misma que le había permitido a Dillon como un castigo por sus acciones y la indecisión. Por mucho que amaba a Gavin, se negó a someterse a sí misma a las acusaciones que Colton hacia sobre ella disfrutando de algo de esa noche espantosa. Levantándose torpemente de la silla, se llevó la mano al pecho. —No tienes idea de lo mucho que amo a tu hermano. No puedo respirar sin él. No he dormido. Apenas he comido. No, no le creí al principio. No

23

verlo.


24 Página

podía. Abrí la puerta esa mañana a su pasado cuando pensaba que yo era su futuro. Me mató. Mis instintos me dijeron que corriera, y así lo hice, y ahora los dos estamos sufriendo por ello. Ahuecando una mano sobre su boca, Emily miró hacia el suelo, su corazón latiendo. Poco a poco llevó su atención de nuevo a Colton, sus frenéticos ojos verdes suplicaban. — No sé si él me aceptará de vuelta, y no espero que lo haga. No sé si incluso me mirará, porque apenas puedo mirarme a mí misma. Lo que sí sé es que tengo que verlo. Tengo que decirle que lo siento mucho. Incluso si esto significa ponerme a mí misma allí sin saber nada de eso, tengo que hacerlo. —Emily tomó una bocanada de aire, con los ojos entrecerrados—. Pero no te atrevas a decirme que no lo amo porque te equivocas. Con ojos ya no petulantes, la comprensión y la compasión llenaron los rasgos de Colton. Se levantó y cogió un lápiz y una nota adhesiva. Después de garabatear algo en ella, rodeó su escritorio y le entregó el pequeño trozo de papel. —Aquí está la dirección de su casa y un bar junto a la playa, donde probablemente lo encontrarás pasando el tiempo allí. —Colton metió la mano en el bolsillo de su pantalón y sacó su billetera. Después de tomar un poco de dinero, una sonrisa tiró del borde de su boca—. Aunque no fui demasiado aficionado a ti antes, no voy a dejar que pagues la factura para ir allí por el pequeño sabelotodo. —Colton buscó la mano de Emily y metió el dinero en ella—. No es mi estilo. Mirando el dinero, Emily se sorbió la nariz. Ella negó con la cabeza. —No puedo aceptar esto. Ya es suficiente que estés haciéndome saber dónde está. —Intentó regresárselo. —Insisto. —Levemente le apartó la mano—. Además, son sólo unos pocos cientos de dólares. Voy a preparar el jet para llevarte allí, y me aseguraré de que todo lo demás esté a cargo, incluyendo tu hotel. —Colton se aclaró la garganta y se metió las manos en los bolsillos—. Aunque espero lo contrario, tenemos que ir con la suposición de que... bueno, tal vez no se emocione contigo apareciendo. Emily tragó con dificultad y asintió. Mientras recogía sus pertenencias, trató de empujar ese hecho inquietante lejos de sus pensamientos, pero sabía que hacer un movimiento como éste era algo que podría tener que enfrentar. Después de ponerse el abrigo, se quedó mirando a Colton por un momento. —¿Has oído hablar de él en absoluto? —No. —Colton negó con la cabeza—. Todavía no. El miedo cortó a través de su estómago. —¿Cómo sabes que él llegó allí? Algo podría haberle pasado. —Créeme, conozco a mi hermano. Nada le ha sucedido. —Había seguridad en su tono de voz mientras acompañaba a Emily a la puerta—. Él es el único que puede hacerse daño a sí mismo. Con sus labios separados y líneas de preocupación en sus cejas, los ojos de Emily se agrandaron. —No crees que él— —No, no, —Colton interrumpió, con una sonrisa torciendo sus labios—. Eso vino de la forma equivocada. Olvida lo que dije. —La tensión en los hombros de Emily se dispersó como hojas en el viento. Con su voz grave, su sonrisa se desvaneció—. Me disculpo por mi crudeza. Él es mi hermano pequeño, y aunque es un fanático acérrimo de los Yankees, lo cual detesto porque soy un fanático de los Mets, como que él me agrada.


Página

25

—Como que a mí también me agrada, —susurró Emily, mirando sus pies. Llevando la mirada hacia los ojos de Colton, rastros de Gavin persistían en ellos—. Realmente lo hago. —Lo sé, pero no tienes que convencerme. Tienes que ir allí y demostrárselo a él. Haré que mi asistente te llame con la información que necesitas. Emily abrazó su bolso contra su pecho, sus ojos llenos de gratitud. —Gracias, Colton. Colton asintió y abrió la puerta. Haciendo su salida, las lágrimas corrieron por las mejillas de Emily. Mientras ponía un pie una vez más en el ascensor donde todo había comenzado, una mezcla de alivio y miedo inundó el cuerpo de Emily. Una tormenta peligrosa rebotó a través de sus nervios, aumentando su ritmo cardiaco. No obstante, aunque la duda de aparecer sin anunciarse intentando salvar cualquier relación con Gavin tensaba sus músculos, Emily sabía que no podía añadir más números a los segundos que pasaban manteniéndolos aparte. Tic—tac...


CAPÍTULO TRES

Página

3. Español en el original.

26

E

l sol del Caribe proyectaba sombras bajas contra los mosaicos que recubrían un pequeño bar al aire libre en la playa. Establecido en el extremo sur de la 5ª Avenida, Gavin conocía muy bien el lugar y lo frecuentaba cada vez que visitaba la zona. El humo perezosamente se elevaba de una parrilla ardiente, el aroma de los tacos de camarón y los tamales llenaba el aire. Con vientos cálidos, el corazón roto de Gavin corría al ritmo de las olas rompiendo contra la arena mientras tomaba las vistas y los sonidos de los tambores a su alrededor. Los tambores sonando en la playa zumbaban a través de sus oídos como los turistas terminaban un partido de voleibol en la arena caliente. Las mujeres con cuerpos para morirse se colocaban capas y capas de crema solar a través de sus pechos quirúrgicamente mejorados. Un niño saltó en el agua turquesa, y su padre corrió tras él. Finalmente lo tomó y giró en torno al niño. El niño dejó escapar una risa, con su cabeza, sin duda, mareada. Las esquinas de la boca de Gavin subieron a una pequeña sonrisa mientras los veía jugar. El hombre se escurrió fuera del agua, su hijo metido firmemente bajo su brazo, y puso al niño en la arena al lado de su madre, abruptamente interrumpiendo su pequeño momento pacífico. Gavin no podía dejar de sentir una profunda punzada de nostalgia mientras observaba al hombre de mediana edad agacharse al lado de su esposa. Con una sonrisa en su rostro, tomo a su amor de piel clara en sus brazos y le dio un beso en los labios. Con una clara punzada de adrenalina, el recuerdo de abrazar a Emily corrió por los pensamientos de Gavin. Alcanzando su bourbon en las rocas, los hielos fundiéndose por el calor, se obligó a apartar la mirada de la pareja. —Señor Blake.3 Gavin levantó los ojos y vio a uno de los chicos de la cabaña que había llegado a conocer bien a lo largo de los años acercándose con otro bourbon. Colocando la bebida frente a Gavin, Miguel movió sus cejas. —Esto, señor, es de la hermosa señorita. —Estiró la cabeza en dirección a una mujer sentada sola en el bar. Gavin robó una mirada de reojo en su dirección. Cruzando sus largas piernas debajo de un corto vestido de seda, la mujer le regaló una sonrisa tímida a Gavin y tomó un sorbo de piña colada. Sus labios se demoraron en el sorbete mientras lo observaba con intensidad. Gavin simplemente asintió con la cabeza para darle las gracias. Volvió su atención al joven trabajador mexicano, sacó su billetera del bolsillo trasero de su pantalón y le entregó al hombre una propina. —Gracias, Miguel. Ve y entrégale una nueva ronda por mí parte. — Echándose hacia atrás, pasó un brazo por encima de la silla de al lado—. ¿Cómo están María y el pequeño?


27 Página

—Oh, ellos están de maravilla, señor Blake, —respondió, la alegría en su voz llegaba a sus ojos—. Estamos tratando de enseñarle a jugar al fútbol. —El joven sonrió y tomó el vaso vacío de Gavin de la mesa—. Bueno, ustedes los americanos lo llaman soccer. Esperamos verlo jugar para... ¿cómo lo llaman? ¿El Olympia? Gavin soltó una risita ligera. —Los Juegos Olímpicos. Sonriendo, Miguel apoyó un trapo encima de su hombro. —Sí. Los Juegos Olímpicos. Luego, un día hará que mi familia y yo tengamos tanto dinero como usted. Mucha felicidad viene con eso. ¿No? Gavin tomó su nuevo vaso y giró el líquido, el fresco hielo tintineaba contra los lados. Le lanzó una sonrisa cansada a Miguel, su tono estaba vacío de cualquier emoción mientras las visiones de Emily se abrían paso entre sus sentidos. —Cierto. El Dinero trae mucha felicidad, Miguel. Miguel sonrió y se alejó, dejando a los demonios de la desesperación torturando a Gavin. Enterrado bajo la superficie, un dolor casi insoportable se pegó a su corazón. Destellos no bienvenidos del cabello castaño de Emily haciéndole cosquillas en el rostro corrieron incontroladamente por su mente. Fuera de sus manos, el pensamiento aspiró los últimos vestigios de sentimiento del alma de Gavin. A medida que la mezcla de emociones disminuía con cada inestable respiración que daba, su dolor dio paso a la ira. Pero por más que lo intentara, Gavin no podía escapar de ella. La necesidad por ella tensaba cada músculo de su cuerpo mientras los recuerdos de ellos juntos nublaban sus pensamientos, tropezando y cayendo sobre cada uno de ellos. Con un muro de inquietud asentándose en torno a él, Gavin levantó la cabeza. Su mirada captó la atención de la mujer que le envió una bebida. Sus rasgos eran bastantes agradables. El lujoso cabello rojo y ondulado hasta los hombros caía fácilmente sobre los tirantes de su vestido de verano. Gavin llevó sus ojos a través de su físico delgado mientras ella lo miraba fijamente, con una sonrisa tímida haciéndose cargo de su boca. Aunque él no la consideraba una mujer que sobresalía en una multitud, sus ojos y su sonrisa iluminando su rostro hacían que a Gavin le resultaba difícil apartar la mirada. Vio cómo ella con gracia se deslizaba de su taburete. Tomó su bebida, una cartera y comenzó a hacer su camino hacia él. Con los ojos fijos en los de ella, Gavin tragó y escuchó sus sandalias de tacón haciendo clic contra la cubierta de madera. Antes de que ella cerrara la distancia, la mujer se detuvo. Ladeó la cabeza y estudió su rostro como si le preguntara si estaba bien reunirse con él. Gavin encontró su inquietud atractiva. Con una inclinación de cabeza a regañadientes, le hizo una seña al asiento frente a él. Sonriendo, ella continuó su persecución y bajó de la terraza hacia el patio que bordeaba la playa. Mientras sacaba una silla, colocó su copa y la cartera sobre la mesa, su cabello soplaba en su rostro con la cálida brisa. Cuando se llevó una mano para meter los mechones detrás de su oreja, Gavin se fijó en sus ojos verdes, su sombra era inquietantemente familiar. Las emociones pasaron sobre él, mientras su mente luchaba desesperadamente contra los pensamientos de Emily. —Puedo detectar a un hombre con el corazón roto a millas de distancia, —ronroneó la mujer, hundiéndose en la silla. Cruzó las piernas y bebió un largo sorbo de su bebida fría.


28 Página

Sutilmente se inclinó sobre la mesa. Una sonrisa seductora inclinó la comisura de sus brillosos labios, su mirada cayó del rostro de Gavin a su pecho. Después de vagar por la parte superior de su cuerpo, ella llevó sus ojos de nuevo a los suyos—. ¿Qué puedo hacer por usted para solucionar este problema, señor...? Gavin se inclinó hacia atrás y sacudió la cabeza. —No tan tímida como pareces, —murmuró, alcanzando su bebida—. Ellos dicen que las apariencias engañan. Pero está todo bien. Yo no soy tan tímido como pueda parecer. —Gavin bebió el resto de su bebida, dejó el vaso sobre la mesa, y le dio un golpecito con el pulgar y el dedo del medio. La condensación le permitió deslizarse suavemente a través de la mesa de cristal, chocando contra un cenicero. Apoyó los codos en la mesa, sonrió, y colocó los dedos debajo de su barbilla—. ¿Quieres poner remedio a mi problema? Estoy intrigado, ¿señorita...? La mujer sin nombre se mordió el labio e imitó su postura. —Uno: Estoy muy feliz de que estés intrigado. Ese fue mi único propósito al venir aquí. Disfruto cuando un hombre me encuentra interesante. Dos: No, no soy tan tímida como parezco, cariño. Lejos de ello. Tres: Nunca dije que parecieras tímido. Nada acerca de ti grita tímido, y para mí, eso es algo bueno. —Ella descruzó las piernas, se sacó el tacón de su pie derecho y se agachó para masajearlo. Inclinando la cabeza, Gavin miró sobriamente mientras ella lentamente se pasaba las uñas de color rojo sangre por la parte inferior de su pie hasta la pantorrilla. Acomodándose a sí misma en su silla, metió su pie descalzo debajo de su trasero y le sonrió—. Cuatro: Sí, me gustaría ponerle remedio a tu problema de la mejor manera que te parezca. Estoy pasando por un momento difícil, por lo que a los dos nos beneficiará. Y cinco: nunca me diste tu nombre, así que ¿por qué te tengo que dar el mío? Es evidente que soy un poco mayor que tú, así que realmente debes respetar a tus mayores. ¿No le parece, señor...? Sin moverse, una sonrisa tiró de un lado de la boca de Gavin. —Gavin Blake. —Ah, bueno, entonces, Sr. Blake, cuyo corazón ha sido claramente lastimado, es un placer conocerte. Soy la señorita Layton, pero puedes llamarme Jessica. —Mirándolo fijamente a los ojos, se inclinó sobre la mesa, ofreciéndole a Gavin la mano. Él la tomó y sintió que sus dedos dibujan círculos pequeños en su palma. Ella con vacilación se echó hacia atrás y empujó sus pechos juntos—. Entonces, ¿quién fue y por qué en la tierra iba a romper el corazón de un hombre que se ve tan atractivo como tú? Con un golpe de nervios, Gavin se aclaró la garganta y miró más allá de Jessica. Levantó la mano para que Miguel les llevara otra ronda. Rodó su cuello, se inclinó hacia atrás, y metió las manos en los bolsillos de sus pantalones cortos de color caqui. Con el rostro impasible y los ojos fijos en los de ella, inclinó la cabeza hacia un lado. —Permíteme aclararte un par de cosas. Jessica es tu nombre, ¿Verdad? Luciendo un poco sacudida por la pregunta y el tono, ella asintió con la cabeza. —Bueno, Jessica, —Gavin continuó—, Uno: Mi vida y lo que solía ser en ella, no es de tu incumbencia. No preguntes sobre ello de nuevo. Dos: Puedes pensar que puedes solucionar mi problema, pero estoy jodidamente seguro de que no puedes. Sin embargo, estoy más que seguro de que puedo follarte hasta el olvido, remediar los últimos momentos difíciles que has tenido nada más que para sacarlos de tu mente. Puede ser que sea más joven que tú, pero no eres mi primer paseo por el parque. ¿Entiendes a dónde voy con esto?


29 Página

Con los ojos muy abiertos, Jessica abrió los labios, pero no dijo nada. Asintió de nuevo. —Bueno. Me alegro de que estemos en la misma página. —Gavin le dio su tarjeta de crédito a Miguel, que se acercó con sus bebidas—. Tres: He estado alrededor de muchas mujeres interesantes, así que no te tomes mi declaración como un cumplido. Sé cómo halagar a una mujer, mejor que decirle que no la encuentro deseada, una manía que las acerca con intriga. Cuatro: Si quieres follar, podemos follar. Mi casa está a dos minutos a pie desde aquí. Pero te advierto ahora, eso es todo lo que va a ser. No esperes dormir. Te voy a follar, y joderte muy bien, pero te voy a enviar por tu camino una vez que nuestra aventura haya terminado. No te daré mi número, y nunca vas a entrar en mis pensamientos de nuevo. Así que ahora, Jessica... —Gavin se tomó la barbilla, la arruga en sus cejas mostraba que él estaba tratando de recordar su apellido. —Layton, —respondió Jessica, con la voz quebrada—. Layton es mi apellido. —Ahh, eso es correcto. Así que ahora, Señorita Jessica Layton, la pelota está en tu tejado. —Gavin se pasó una mano por el cabello y le lanzó un guiño. Una vez más, Miguel se acercó a la mesa con la tarjeta de crédito de Gavin. Después de meterla de nuevo en su billetera, Gavin miró al otro lado de la mesa, a Jessica sentada sin palabras, con los dedos frotándose arriba y abajo de su cuello—. Toma una decisión, Jessica, porque sinceramente, si no hacemos esto, —dijo ligeramente encogiéndose de hombros—, Voy a volver a mi casa y masturbarme. Con el impacto torciendo su rostro, Jessica se levantó, se puso su sandalia de nuevo y cogió su bolso. Asumiendo que su respuesta cortante la había asustado, Gavin se volvió a encoger de hombros mientras sus ojos se posaban en la familia que él admiraba antes. Él los vio hacer su camino, de la mano, a un pequeño complejo de mierda de dos puertas. Sabía que su riqueza no podía compararse con la felicidad de ellos. Él quería esa felicidad. Quería ese complejo de mierda. —Bueno, ¿estás listo? —Preguntó Jessica, su voz mezclada con urgencia sexual. Gavin arrancó su atención del sueño que se debilitaba y observó a Jessica sacarle su bourbon de las manos. Ella lo terminó en un largo trago. Después de colocar el vaso vacío sobre la mesa, le pasó los dedos por la sien de Gavin, por un lado de su mejilla, y sobre la curva de su mandíbula. Gavin momentáneamente se puso rígido, tratando de no estremecerse ante su toque. Se levantó y tomó la mano de Jessica. Sus pies, como si tuvieran una mente propia, los llevó hacia su lugar. —Así que, ¿no estás un poco curioso en cuanto a por qué estoy en México sola? — Jessica preguntó mientras se abrían camino por un pequeño camino peatonal. Mirando hacia las olas, el último rayo de sol se escondió por debajo del horizonte, Gavin sacudió la cabeza. —En realidad no. —Sabes, realmente no eres un buen tipo. —Ella apartó la mano. Su ausencia no afectó a Gavin de cualquier manera. Sin embargo, ella lo siguió de cerca. —No. Soy mucho más que un buen tipo, —Gavin murmuró distraídamente preguntándose dónde estaría Emily en ese momento. La soledad inundó su pecho, pero le dio la bienvenida a su presencia sofocante. Era algo que conocía. Era muy familiar para él. Casi la consideraba una vieja amiga.


30 Página

—Correcto, —Jessica resopló, su tono tirante con escepticismo—. Bueno, considerando lo que estamos a punto de hacer, tal vez puedas tratar de ser un poco... ¿agradable? Deteniéndose justo cerca de su lugar, Gavin la miró con el ceño fruncido. — Mira, ya dije todo. Puedo tener sexo, pero no voy a hacer bromas. Lo tomas o lo dejas. — Por un solo segundo, Gavin se sintió mal del estómago. Había sido criado para que siempre tratara a las mujeres con respeto, y se imaginó el disgusto de su padre por la forma en que estaba actuando. Aún así, el pensamiento fue fugaz. Su viejo hábito gritó, agitando su automedicación en su cara. Apagándolo. Cerrándolo. Desconectándolo. Jessica frunció los labios. —Está bien. Sólo porque necesito esto más de lo que piensas. Una vez en su porche, Jessica puso su cabello carmesí a un lado, y Gavin fue súbitamente envuelto por el aroma de su cuerpo. Su perfume de jazmín despertó recuerdos que estaba tratando de olvidar. Eso lo sacudió, casi perdiendo el equilibrio. Respiró hondo y se estabilizó. Mirándola hacia sus deseosos ojos verdes, llevó una mano a la parte trasera de su cuello y la empujó con fuerza a su boca. Ella presionó su pecho contra el suyo y dejó escapar un suave gemido, sus manos subieron para cogerlo del cabello. Su gemido, aunque lleno de seducción y anhelo femenino, no era el gemido que él quería escuchar. Sus labios, dulces a su manera, no se sentían bien en los suyos. Ellos no se moldeaban a los de él como una pieza de rompecabezas. La ira aumentó, y Gavin comenzó a besarla con una feroz intensidad. La inmovilizó contra la pared, cogió su muslo, y colocó su pierna alrededor de su cintura. Ella respiraba con pesadez mientras que con brusquedad ponía su mano bajo su vestido de verano, rozando sus bragas. En un movimiento rápido, tenía tres dedos enterrados en su interior. Las caderas de ella no se resistieron contra cada embestida, y se aferró a su cuello, empuñando el cuello de su camisa de lino blanco. Su coño, aunque húmedo y tan listo como cualquier hombre podría desear, se sentía extraño y por eso, Gavin la tocó más profundo, más duro. —Espera, —ronroneó ella, tratando de recuperar el aliento. Alejó su cabeza y lo miró a los ojos—. ¿Qué estás haciendo? ¿Vas a follarme aquí afuera? Con una sonrisa satisfecha, Gavin se alejó, dejando su cuerpo jadeante contra la pared. —No tan divertida como parecías originalmente, ya veo, —murmuró, sacando las llaves de su bolsillo. Él las metió en la puerta, la abrió y la mantuvo abierta mientras esperaba que Jessica ajustara su ropa. Suspirando, cogió su bolso del suelo. Mientras caminaba junto a él, puso los ojos en blanco. Dejó caer el bolso en una mesa con patas antiguas en el hall de entrada, la mirada de Jessica se extendió por toda su amplia casa frente al mar. —Bonito lugar. —Ella lo miró, su sonrisa mostraba que estaba impresionada—. Así que ahora, ¿dónde estábamos? —Estabas a punto de desnudarte para mí. —Gavin arrojó las llaves sobre la mesa y empezó a desabrocharse la camisa. Después de sacársela, se apoyó contra la jamba de la puerta de la cocina y se cruzó de brazos mientras la veía desvestirse. Jessica se sacó la última pieza de ropa de su cuerpo y se acercó a Gavin. Ella le tomó el rostro entre sus dos manos y tiró de él a su boca. Fue entonces que Gavin empujó a


Página

31

Emily al armario de su corazón dolorido, cerró la puerta y tiró la llave. Mientras él se desabrochaba el cinturón, un pensamiento claro atacó su mente. Emily estaría orgullosa por estar llevando un "relleno de huecos" a su cama esta noche.


CAPÍTULO CUATRO

Página

4. Juego de palabras, frívola en inglés es flighty. Flight, vuelo. Fly, volar. Flying, volando.

32

C

on el miedo carcomiéndole el estómago y un desesperado dolor por Gavin consumiéndola, Emily le entregó las maletas a la azafata mientras entraba al jet privado de Industrias Blake. Olivia levantó una ceja juguetona. —Hmm, tal vez tengo que romper algunos corazones, a fin de obtener un trato especial como tú... Sí. Se ha decidido. Mientras te vas, voy a encontrarme algún tío rico, joder con su cabeza un poco, y conseguir que su hermano me envíe a donde está con un jodido y absoluto lujo para que pueda recuperar su amor. Emily miró inexpresivamente a Olivia con la boca abierta. —Sabes que yo sólo estoy bromeando, Em. —Olivia se rió y agarró la mano de Emily, tirando de ella hacia la parte posterior del jet. Tratando de seguirla, Emily suspiró y sacudió la cabeza. —¿Qué estás haciendo, chiflada? No vienes conmigo. ¿O es algo más que has decidido por un capricho? —Este es el nuevo jet de Industrias Blake y si crees que voy a poner un pie fuera de él sin ver cada pulgada, eres tan frívola como yo pensaba. —Olivia se detuvo y soltó un bufido—. Acabo de hacer una broma. Frívola, vuelo, volar, volando.4 ¿Entiendes? —Sí. Lo entiendo, Liv. ¿Quieres saber lo que he decidido por un capricho? Olivia ladeó la cabeza con sus ojos muy abiertos. —No vas a cambiar de opinión, ¿verdad? Te dije que estaba bromeando, Em. Sabes que soy tu mayor fan en estos momentos. Sé que esto es aterrador para ti —todo el asunto del vuelo y de Gavin posiblemente no aceptándote de vuelta— pero tienes que hacer esto. El piloto no se ve borracho, bueno, no demasiado borracho, así que es bastante seguro decir que estás en buenas manos. Además, si no vas, nunca sabrás lo que pudo haber pasado entre Gavin y tú. Te arrepentirás por el resto de tu vida. Emily colocó sus manos sobre los hombros de Olivia. —No voy a cambiar de opinión, Olivia, pero he decidido que ya no te permitiré beber capuchino. —Emily dejó caer sus brazos y sonrió—. Para alguien que prácticamente vibra después de una taza o dos tazas, luces como si hubieses estado fumando crack. —Oh. Cierto. Mi madre me dice lo mismo, menos toda la parte de fumando crack. — Olivia llegó a la puerta de la cabina trasera—. Por lo general dice que me veo como si hubiera cometido un crimen. —¿Qué estás haciendo? No podemos entrar ahí. Olivia giró la cabeza. —¿Por qué no? —Porque es la cabina privada de Gavin y Colton. —Gran cosa. —Olivia se encogió de hombros y abrió la puerta—. Como he dicho, quiero el gran tour antes de bajarme.


33 Página

Emily sacudió la cabeza y miró a Olivia desaparecer en la cabina. Cuando los motores rugieron a la vida, ella cerró los ojos y apretó la parte superior de los asientos de cuero a ambos lados de ella. El sonido vibrante de inmediato encendió su enfermo miedo a volar. Se estremeció. Con un suspiro tembloroso y con el corazón rebotando contra sus costillas, Emily se volcó mentalmente en la única razón por la que estaba allí. Gavin... Tragándose el instinto para largarse del jet, Emily se estabilizó, se sacó el sudor acumulado en la parte posterior de su cuello y tomó dos pasos tentativos hacia adelante. Trató de respirar profundamente por la nariz mientras daba un paso más, sus uñas casi pinchaban su piel fría. Agarrando el liso marco de la puerta de caoba de la cabina, Emily se asomó y descubrió a Olivia tirada en una cama king—size, su perezosa sonrisa mostraba que estaba cómoda. —Tienes que levantarte, —dijo Emily. Temblorosa hizo su camino a través del cuarto. Sonriendo con vacilación, Olivia se sentó y frunció los labios. —Honestamente no eres divertida. —Lo sé. —Emily frunció el ceño y se pasó una mano por el cabello. Sus ojos recorrieron la habitación y aterrizaron en una gorra azul de los Yankees colgando de un gancho junto al mini bar. Momentáneamente, se quedó paralizada. Olvidando su miedo a volar y a Olivia quejándose de algo mientras se deslizaba fuera de la cama, Emily se quedó mirando la gorra antes de avanzar hacia ella. Levantando su mano, rozó suavemente sus dedos contra ella, su corazón se sentía pesado con los recuerdos de la sonrisa de Gavin brillando en el sol mientras se sentaban en el juego hace unos pocos meses atrás. Como si la gorra le hubiese quemado la piel, Emily dejó caer su mano con unas lágrimas calientes desdibujando su visión. Retrocediendo, una vez más resistió el impulso de huir. Correr. Solía correr de todo, el hábito la consumía pero se desvaneció mientras una lenta sonrisa curvaba sus labios. Cerró los ojos, una lágrima se deslizó por su mejilla y permitió que la dulce sonrisa con hoyuelos de Gavin la cubriera. Le permitió que la impulsara hacia lo desconocido de lo que iba a ser su futuro juntos. Si había algo en absoluto. Emily sintió una mano en su hombro y se quitó las lágrimas, no quería que Olivia viera que había estado llorando. Con rapidez se dio la vuelta e hizo su camino más allá de Olivia. —¿Estás bien? —Preguntó Olivia, siguiéndola hacia el pasillo. Deslizándose en uno de los asientos, Emily apoyó la cabeza contra la ventana. —Estoy bien. Con los brazos cruzados, Olivia arqueó una ceja escéptica. —Sabes, realmente no eres una buena mentirosa. —Si. Mi madre solía decirme eso, —Emily susurró mirando a Olivia. Con una sonrisa cansada, Olivia se inclinó sobre el asiento de cuero color crema. Le cogió la barbilla de Emily con una mano. —Aquí mismo, ahora mismo, estás exactamente donde se supone que debes estar. Todo va a estar bien. Sé que no me crees, pero creo que tengo una especie de cosa psíquica. Va a haber un montón de bebés en una minivan verde desagradable con el señor Gavin Follable Blake. Ya lo verás. —Olivia le dio un beso en la cabeza de Emily, se enderezó y se alejó—. ¡Envíame un mensaje al segundo que aterrices! —Gritó mientras salía del jet.


Página

Después de una hora de pie en la fila para pasar por la aduana, Emily hizo su camino por el aeropuerto lleno de gente, con su maleta negra rodando detrás de ella. Serpenteó a través de un conjunto mixto de turistas de todos los grupos étnicos mientras sus nervios crecían constantemente con cada paso. Esto era todo. Ella estaba allí y no había vuelta atrás. Sólo rezaba para que cuando se marchara, tuviera a Gavin en su lado. Sin embargo, no era algo que esperaba. Una vez que emergió del repleto edificio, su carne chocó con el calor y entornó los ojos en el sol brillante. Buscó al conductor que la secretaria de Colton le dijo que estaría esperándola. A través de la masiva confusión de vendedores vendiendo mantas hechas a mano, muñecas y camisetas, la mirada de Emily aterrizó en un hombre bajo, de cabello negro con un cartel con su apellido en él. Acercándose, ella sonrió y mostró su pasaporte. —Hola, soy Emily Cooper. —Sí. Sí. Hola, Señorita Cooper. —Alcanzando el equipaje de Emily, el hombre le devolvió la sonrisa y la condujo hacia una limusina negra estacionada entre varios colectivos sobre las ocupadas calles—. ¿Esta es su primera vez en Playa del Carmen? —Le abrió la puerta a ella. Emily se deslizó, dándole la bienvenida el aire acondicionado. —Gracias. Sí, lo es. Después de cerrar la puerta, puso sus cosas en el maletero, rodeó el vehículo y se acomodó en el asiento del conductor. Torciendo el espejo ligeramente, veía a través él mientras hablaba. —Bueno, bienvenida. Nuestra ciudad es preciosa. Mi nombre es Javier. Me aseguraré de darle un buen recorrido en el camino a su hotel. ¿Si? —Oh. En realidad, no estaba pensando en ir al hotel de inmediato. —Emily metió la mano en su cartera y sacó el papel con la dirección de Gavin. Como no quería dejar pasar un minuto más sin verlo, ella se deslizó por el asiento y se lo mostró a Javier—. Me gustaría hacer una parada aquí primero si puedo, ¿por favor?

34

Tras tomarse una bebida y un aperitivo del asistente de vuelo, Emily cerró los ojos y trató de concentrarse en esa minivan llena de bebés. El rostro de Gavin pasó por sus pensamientos, trayendo consigo una oleada de ansiedad y esperanza al sentir el jet moviéndose hacia adelante. El sonido del latido de su corazón rápidamente fue devorado por los ruidosos motores. Calculó el vuelo de Nueva York a Playa del Carmen en unas cuatro horas y quince minutos, después del cual sabía que su vida cambiaría para siempre, más aún de lo que ya lo había hecho. Agarrándose de los lados del asiento con las palmas sudorosas, Emily Cooper se encontró en una situación muy diferente a la última vez que estuvo en camino a un nuevo destino, un nuevo comienzo. Suspirando, miró a los gigantes de acero de la ciudad desaparecer bajo el manto de las nubes. Su corazón se hundió mientras interiormente rezaba para que lo que estaba haciendo realmente fuera a cambiar su vida. Esta vez para mejor... Esta vez ya no tenía miedo... Esta vez luchando para estar con el hombre que su destino programó...


35 Página

Asintiendo, Javier se apartó de la acera y sonrió, sus cálidos ojos castaños centelleando en el reflejo. —Absolutamente, Señorita Cooper. Como usted quiera. La llevaré a su destino muy pronto. —Gracias, Javier. Emily se deslizó hacia atrás y trató de procesar cada emoción desarrollándose en su mente. La necesidad innata por Gavin volvió a golpearla, intensificándose más allá de lo que jamás había sentido. La ansiedad enrolló cintas alrededor de su cuerpo. Ella se movió inquieta, cada respiración era una lucha mientras observaba pasar a los autobuses turísticos, ciclomotores, y la Fifa, la policía mexicana. Aunque el viaje hacia el corazón de Playa del Carmen tomó menos de veinte minutos, la espera se sintió interminable. Con una nerviosa inquietud bombeando por sus venas, a Emily le resultaba difícil concentrarse mientras la limusina giraba en una desolada carretera estrecha bordeada de algunas mansiones. Cuando el vehículo rodó hasta detenerse frente a la casa de Gavin, ella respiró hondo y tragó todos los instintos que le decían que Gavin no iba a aceptarla de nuevo. Emily abrió la puerta antes de que Javier tuviera la oportunidad de salir de la limusina. Ella salió y admiró la estructura gigantesca. Tejas de terracota mexicanas clásicas coronaban la joya blanca de estuco que se situaba en una colina con vistas a las cristalinas aguas del Caribe. Alejándose el cabello castaño soplado por el viento lejos de su rostro, Emily encontró su mente congelada, sin embargo su cuerpo ignoró su suplica de no moverse. Su cuerpo, todavía lleno de ansiedad, sintió la atracción de Gavin, esa profunda y familiar atracción que había sentido desde la primera vez que lo vio. Antes de darse cuenta, estaba caminando lentamente hacia su casa. Javier la llamó desde atrás, pero ella levantó una mano, indicándole que esperara. De pie ante la puerta de caoba oscuro y biselado, y con un cristal grabado que se elevaba sobre su pequeño cuerpo, Emily contuvo las lágrimas, levantó una mano temblorosa y tocó el timbre. Su corazón se aceleró, su golpeteo corría por sus oídos, mientras una figura borrosa se abría paso para contestar. Con el cuerpo tenso por el miedo, un miedo que había traído consigo misma al hacerle esto a Gavin y a ella, Emily cerró los ojos y trató de tomar una minúscula parte de la esperanza por no estar a punto de enfrentar el desastre que su cabeza le decía que se avecinaba. Antes de que la puerta se abriera, destellos de los ojos azules de Gavin se deslizaron por los pensamientos de Emily, sin embargo cuando se abrió, esos no eran los ojos que la miraban. Cabello negro torcido en un moño y usando un uniforme de doméstica, la mujer larguirucha sonrió. —¿Puedo ayudarle? —Umm, sí. ¿Está Gavin aquí? —Preguntó Emily tratando de sofocar el temblor en su voz. —No. El Sr. Blake no está aquí. Se fue a beber a Akumal. Emily negó con la cabeza. —Lo siento. Sólo hablo inglés. —No entiendo lo que está diciendo. El Señor Blake no está aquí. Emily se volvió y le hizo señas a Javier donde estaba esperando en el camino con su equipaje. —Si, Señorita Cooper, —dijo, subiendo los escalones del porche cubierto—. ¿Llevo sus maletas adentro por usted? ¿Bien?


36 Página

—No, gracias por eso, Javier. No necesito mis pertenencias adentro. Creo que el Sr. Blake no está en casa, y esta mujer está tratando de explicarme dónde está. ¿Puedes traducir para mí, por favor? —Ahh, por supuesto. —Sonriendo, Javier volvió su atención a la mujer—. Juanita, buenas tardes. La mujer asintió con la cabeza. —Buenas tardes. —Colton me envió al aeropuerto a recoger a esta joven y traerla de vuelta a ver a Gavin. ¿Está en casa? Emily esperó tan pacientemente como fuera posible mientras hablaban. Cuando terminaron, la mujer asintió con la cabeza antes de cerrar la puerta. Javier miró a Emily. —El Señor Blake está en un bar en Akumal. No está demasiado lejos en coche. Tal vez veinte minutos. Vamos. La llevaré allí ahora. Emily miró a Javier bajar por las escaleras y por el camino de entrada. Después de colocar su equipaje en el maletero, abrió la puerta de la limusina para ella. Aún de pie en el porche, Emily vaciló. Su mente daba vueltas sobre todas las razones posibles por las que no debería aparecer en un lugar público para ver a Gavin. Ella no podía. No sería correcto. Necesitaban privacidad para hablar de todo. Aunque el dolor por esperar a verlo, aunque sea un poco más de tiempo, latía en su pecho, Emily decidió que iba a instalarse en su habitación del hotel y volver más tarde en la noche. Con eso, ella comenzó a hacer su camino hacia Javier para hacerle saber sus planes. Mientras se acercaba a la limusina, giró la cabeza en dirección del sonido de los neumáticos de un vehículo levantando grava en la distancia. Sosteniendo la mano arriba para tapar el sol de sus ojos, entornó los ojos y vio un coche deportivo de color gris carbón doblar duro en el camino de entrada. Con sus ventanas tintadas tan oscuras como una tetera de hierro, Emily no pudo distinguir quién estaba conduciendo. Eso no impidió que su corazón, que latía como un tambor, llegara a una parada completa durante un largo segundo. Mientras trataba de respirar, el órgano volvió a la vida cuando Gavin salió del vehículo, con una sonrisa en su rostro. Los ojos de Emily parpadearon por la incertidumbre de su comportamiento, sabiendo que no había observado en su dirección todavía. En una niebla completa por lo que estaba presenciando, escalofríos se dispararon y picaron a través de la piel de Emily cuando no una, sino dos razones del estado de ánimo jovial de Gavin se deslizaron fuera del auto. Tomando un vacilante paso hacia atrás, el pánico abrumó los miembros de Emily cuando la mirada de Gavin atrapó la de ella. Su sonrisa desapareció de inmediato. Podía leer la pregunta en sus ojos, y ella estaba segura de que estaba a punto de desmayarse. Inclinando la cabeza, confundido, Gavin se detuvo a medio paso. Sabía que los últimos días habían hecho mella en él, mental y físicamente, y también sabía que tenía un poco de alcohol corriendo a través de su sistema, pero estaba jodidamente seguro de que él no estaba viendo cosas. —¿Qué diablos? —Susurró. Se quitó las gafas de sol y se frotó las palmas de las manos por los ojos. —¿Qué te sucede? —Preguntó la belleza castaña, rozando sus carnosos labios rojos contra su mandíbula—. Te ves como si hubieras visto un fantasma. Gavin rodó su hombro, alejándola de su brazo. —Lo hice, —espetó, de alguna manera cortándola con sus ojos entrecerrados.


37 Página

La platinada explotó su goma de mascar. —Por Dios, habla de personalidades divididas. ¿Qué pasa? Gavin apartó la mirada de las dos pronto a ser "relleno de huecos", su mirada estaba absorta en Emily que estaba dándose la vuelta para entrar en la limusina. Sin decir otra palabra, fue corriendo hacia ella, su cuerpo reaccionó a Emily de la única manera que alguna vez había conocido cómo. Con el corazón en la garganta y la confusión martillando su cabeza, Gavin extendió la mano agarrándola del codo. —¿Qué estás haciendo aquí, Emily? —La sensación de su suave piel se grabó a fuego en su mente, trayendo los recuerdos que estaba tratando de olvidar. Congelada, Emily no se volvió. No podía. Respirando pesadamente por su simple toque, ella tragó con nerviosismo y trató de encontrar las palabras. —He venido a hablar contigo, —susurró. Gavin la soltó y dio un paso atrás. —Date la vuelta y mírame, —ordenó en voz baja. Con el pulso acelerado, Emily se volvió lentamente, su mirada se bloqueó sobre la suya. Viendo sus confundidos ojos azules, cerró los dedos sobre la parte superior de la puerta para mantener el equilibrio. Su bello rostro casi robó el aliento de los pulmones de Gavin. Sus ojos se posaron en los de ella e inmediatamente aterrizaron en sus labios temblorosos. Labios que Dios creó para adaptarse a los suyos. Labios que lo persiguieron en todos sus sueños desde que se había marchado. Su sedoso cabello castaño giraba con la brisa cálida. Cabello hecho para hacerle cosquillas a su rostro mientras ella se cernía sobre él cuando hacían el amor. Gavin trató de respirar mientras su necesidad por ella serpenteaba a través de todos los músculos tensos de su cuerpo, culminando con una lenta y tortuosa quemadura. Su pecho se contrajo con amor, pero la ira por ella hervía bajo su piel. Una sonrisa lenta curvó su boca. —¿Tienes el permiso de tu marido para venir a verme? Nunca tomé a Dillon por alguien que le otorgaría a su esposa un matrimonio abierto. Las rodillas de Emily se pusieron débiles, los ojos empapados de confusión. —Yo no me case, Gavin. Lo sabes. Yo... llamé. Te dejé mensajes. —Aunque lo intentó, no pudo evitar que las lágrimas se acumularan en sus ojos mientras veía su expresión de sorpresa. De pronto, se encontró con las palabras cayendo de su boca—. Dejé a Dillon esa noche y fui a tu ático. He llamado a tu teléfono todos los días durante las últimas semanas. Colton llamó y le dejó mensajes a tu ama de llaves. Trevor, Olivia, todos lo hicimos. —Emily desvió la mirada, con los ojos bloqueados en las dos compañeras de Gavin. Apoyadas en su Jaguar, miraban detenidamente en dirección de Emily mientras ella negó con la cabeza y llevó su mirada hacia él—. No espero que me aceptes de vuelta, pero tenía que venir aquí y decirte cuánto lo siento. Necesitaba decirte cuánto te amo, Gavin. Lo mucho que te necesito en mi vida. Mirando al suelo, Gavin se tomó de la parte posterior de su cuello con ambas manos. Levantó la cabeza y miró al conductor. —Javier, dame sus cosas. Javier asintió. —Por supuesto, señor Blake. Emily observó a Javier recuperar su equipaje del maletero y entregárselo a Gavin. Después de agradecerle, Gavin tomó la mano de Emily, su férreo control la condujo hacia su coche. Luchando por mantener el ritmo, los tacones de Emily chocaban frenéticamente contra el pavimento. Ella observó a las dos mujeres.


38 Página

La morena arqueó una ceja y puso una mano en su cadera. —Um, no nos oponemos a la suma de una cuarta, pero sigo pensando que deberías habernos preguntado en primer lugar. La rubia asintió y se alisó su top rosado. Emily se mordió los labios con los ojos muy abiertos en Gavin. Gavin soltó un aliento pesado, empujó a Emily hacia el lado del pasajero y abrió la puerta trasera. Arrojó su equipaje en el asiento trasero. Al abrir la puerta, miró a Emily. — Entra. —¿Qué? —Preguntó, el impacto brillaba en sus ojos. —Ya me has oído, Emily. Entra, —respondió mientras rodeaba el auto. La rubia ladeó la cabeza hacia un lado. —¿A dónde vamos? —Ustedes dos se van a casa, —respondió Gavin, su tono fue cortante. Miró a su conductor, que parecía igual de confundido—. Necesito que lleves a estas dos a su casa, ¿de acuerdo? —Si, señor Blake. —Javier le hizo señas a las dos mujeres. Esta vez fue la morena que ladeó la cabeza hacia un lado. —¿Estás haciendo que nos marchemos? No puedes hacer eso. —Lo acabo de hacer. Que tengan un buen día, señoritas, —Gavin respondió, mirando a Emily sobre el techo de su auto. Con un encogimiento de hombros casual, se quitó de encima el jadeo que una de ellas emitió—. Entra en el coche, muñeca. Rindiéndose a su voluntad, Emily cerró su boca y se metió en el vehículo. Después de cerrar la puerta, Gavin apretó un botón y arrancó el coche. Pisó el acelerador un par de veces y el motor rugió, advirtiendo a las dos mujeres de pie detrás del vehículo. Tomándolo en serio, retrocedieron a la hierba y cruzaron los brazos con una molestia clara. Una vez fuera de su camino, Gavin pisó el gas y el elegante Jaguar retrocedió por el camino de entrada. Gavin bajó la ventanilla y llamó a Javier, que estaba a punto de entrar en la limusina. —¿Sabes en qué hotel se está quedando? —Si, en El Real, Señor Blake. —Gracias, —respondió Gavin. Con una mano firmemente en el volante y con la otra en los cambios, miró a Emily—. Colócate el cinturón de seguridad. —¿Qué le preguntaste? —Le pregunté en qué hotel te alojas. Ahora colócate el cinturón de seguridad. Sintiendo la tensión manando fuera de él, Emily apretó el cinturón por encima de su cintura. Después de que hizo clic, Gavin puso la marcha en primera y avanzó. El polvo del camino de grava inundó la parte posterior y los lados del coche. Por el rabillo del ojo Emily observó a Gavin, sus ojos estaban fijos en la carretera con el rostro dolorosamente impasible. Su corazón se apretó contra el largo silencio dominando el aire alrededor de ellos. Gavin giró hacia una autopista y la adrenalina se arrastró por las venas de Emily mientras él pisaba el acelerador sin esfuerzo. Pasando entre los vehículos más lentos, el cuentakilómetros se acercaba a 130 km/h. Emily se tensó y agarrando el mango por encima de su cabeza, miró a Gavin. —Vas a matarnos.


39 Página

—Ya estoy muerto, —respondió, apretando la mandíbula. Agarró el volante con firmeza y apretó el acelerador de nuevo, esta vez más duro. La fuerza empujó hacia atrás el cuerpo de Emily. —¡Gavin! ¿Has perdido la cabeza? Sin mirarla, Gavin giró el volante hacia la derecha y el coche derrapó hasta detenerse chirriando al lado de la carretera. Otros conductores tocaron sus bocinas, volando más allá de Gavin y Emily mientras el polvo se asentaba alrededor del vehículo. Ambos luchando por aire, sus miradas quedaron atrapadas en el otro. Enganchados. —Ya estoy muerto, —Gavin repitió en voz baja, pero el matiz de ira era tan claro como el cielo sin nubes. Tan enojado como él estaba con ella, como una banda elástica, algo se rompió dentro de él mientras observaba los labios de Emily. En un movimiento rápido llegó a ella, levantándola sobre la consola y sobre su regazo. Emily estuvo a horcajadas sobre él con su respiración vacilante mientras miraba su rostro, a sus adoloridos ojos devolviéndole la mirada. Incapaz de contener su deseo, ella estrelló su boca sobre la de él y se apoderó de la parte posterior de su cabello, sus disculpas salían de sus labios mientras se sumergía en su sabor familiar con cada golpe de su lengua. —Lo siento mucho, Gavin. No puedo deshacer lo que te hice. Sé que no puedo, pero te amo. Dios, te amo tanto. Gavin le apretó los muslos y deslizó sus manos debajo de su vestido de verano. Agarrando la cintura de Emily, un gemido salió por su garganta cuando ella arqueó su pecho contra el suyo. Podía sentir sus pezones endurecidos a través del delgado algodón y juró que iba a perderlo allí mismo. Lamiendo rápido su boca y tratando de disfrutar cada gemido que expulsaba por su toque, Gavin luchó contra la duda que azotaba su mente. Con una mano todavía acariciándole la cintura y con la otra empuñando su cabello, tiró de ella con más fuerza a sus labios. Ella gimió y movió las caderas, oprimiéndose con fuerza contra su creciente polla. Sus jadeos resonaban en sus oídos junto con las palabras que le había dicho la noche de su cena de ensayo. —¡Mierda! —Gruñó, arrancando su boca de la de ella. Con su mano todavía enredada en sus rizos ondulados, él la miró con los ojos estrechados. Antes que Emily pudiera recuperar el aliento, él abrió la puerta y salió del coche, dejándola de rodillas sobre el asiento del conductor. Ella cerró los dedos alrededor del apoya cabeza y lo vio ir y venir por el costado de la carretera, con ambas manos agarrándose del cabello. —¡Mierda! —Gritó de nuevo, agachándose al suelo. Con los ojos muy abiertos y la respiración pesada, Emily se estremeció con un miedo repentino cuando él arrojó una piedra contra la ventana trasera. El vidrio se dividió en una telaraña. Sin dudarlo, arrojó otra contra la luz trasera. Emily se quedó sin aliento, pero con la confusión y la ira que burbujeaba en su estómago, arrastró su maleta sobre el asiento y salió del coche. Ella se alejó de Gavin, las lágrimas corrían por sus mejillas mientras trataba de empujar el equipaje con ruedas a través de las rocas. —¿A dónde vas, Emily? —Gavin gritó, siguiéndola. Sin detenerse, ella le enseñó el dedo del medio y continuó su búsqueda en medio de la nada.


40 Página

Llegando a su lado, Gavin la cogió por el codo y le dio la vuelta, con una sonrisa que inclinaba sus labios. —Estás en el centro de México, muñeca. —¡Y tú eres un idiota! —Dijo entre dientes, el desafío brillaba en sus ojos. Se limpió las lágrimas de la cara. —Ahh, todavía tan hermosa cuando te enojas. —Le tomó el mentón y le pasó la yema de su pulgar debajo de su ojo. Después de limpiar el rímel corrido de su rostro, dio un paso atrás y se cruzó de brazos—. Y aún te gusta llamarme idiota, ¿eh? Lanzando el brazo hacia un lado, dio un paso hacia adelante con la barbilla en alto. — ¿Qué quieres de mí, Gavin? He venido aquí para pedir disculpas. Sabías muy bien que no me casé con él, ¿pero aun así no has tomado mis llamadas y dices que estás muerto? ¡Estoy muriendo ahora mismo! —¡Estoy jodidamente muerto, maldita sea! —Se acercó, envolvió su brazo alrededor de su cintura y la atrajo hacia su pecho. Mirándola fijamente a sus llorosos ojos verdes, se resistió a la tentación de besarla de nuevo—. Me has matado, Emily, —susurró, alejándole el cabello de su rostro. Acercándose a su oído, él tomó la maleta de su mano, su voz era un caliente susurro—. No sabía que nunca pasaste por eso. Tiré mi teléfono la noche que llegué aquí y no he leído ningún mensaje que mi maldita ama de llaves dejó para mí. Tiré todos y cada uno de ellos lejos. —Él se dio la vuelta y se dirigió hacia el coche. —¡Gavin, espera! —Gritó. Él se detuvo y sacudió la cabeza, negándose a mirarla. Avanzando poco a poco hacia él, Emily tragó saliva con nerviosismo y con la cabeza más confundida que cuando apareció por primera vez—. ¿Qué estás tratando de decirme? — Preguntó ella, dando un paso cauteloso hacia adelante—. Dilo si tienes que hacerlo, Gavin, pero lo necesito saber. ¿Qué estamos haciendo? Gavin se dio la vuelta y se pasó la mano por el cabello. —No sé lo que estamos haciendo, Emily. —Hizo una pausa, con la mirada moviéndose entre ella y la carretera. Sacudió la cabeza de nuevo, y luego llevó su atención de nuevo a ella—. No sé lo que quiero en este momento. —Nos he roto, —susurró ella, lentamente llevándose la mano a la mejilla mientras miraba al suelo. Tratando de atrapar el aliento que había sido robado de ella, levantó la cabeza. Sus ojos se clavaron en los de Gavin—. Lo he hecho. Nos he roto. Gavin se tomó de la parte posterior de su cuello y la miró por un largo momento, su mente luchando contra la voluntad de su corazón. —Si. Creo que lo hiciste, —contestó en voz baja. Tomó una respiración profunda y se giró—. Vamos... Te voy a llevar de vuelta a tu hotel. Emily se sintió mareada. Sintió que la sangre se drenaba de su rostro. Sabía que cuando llegara allí él podría rechazarla, pero ninguna cantidad de preparación mental podría haberla preparado para la soledad golpeando en ella. Aturdida, se dirigió de nuevo al coche y se acomodó en el asiento. Apenas capaz de darle sentido a sus emociones, Emily no pudo mirar a Gavin cuando se deslizó dentro y encendió el motor. Ella apoyó la cabeza en el asiento y miró fijamente por la ventana. Con todo, trató de contenerse de estallar en un ataque de histeria mientras Gavin llevaba el coche de vuelta a la carretera. —¿Cómo sé que no vas a volver con él? —La suave y rota voz de Gavin cortó el silencio—. ¿Y qué te hace pensar que puedo confiar en que no lo harás?


41 Página

Emily giró la cabeza en su dirección, con los labios entreabiertos mientras lo miraba a los ojos. Ellos contenían tanto dolor y fue entonces que se dio cuenta de lo mal que lo había herido. Ella tomó un riesgo calculado y se inclinó, le rozó con sus dedos a lo largo de la barba oscura en su mandíbula. Ella lo sintió tensarse y eso escoció en su corazón. Dejó caer la mano sobre su regazo y miró hacia abajo. —No voy a tomarlo de vuelta, Gavin. Te amo, —susurró, sacándose una lágrima que corría por su rostro. —Dices eso ahora. —Alejó su atención de ella y la llevó de regreso a la carretera—. Tú me amas mientras estás aquí, Emily. ¿Qué pasará cuando volvamos a Nueva York? ¿Qué pasará cuando lo veas de nuevo? Ella se llevó la mano a la boca y un sollozo se arrastró hasta su garganta mientras lo miraba. —No sé cómo conseguir que confíes en mí aparte de darme la oportunidad para demostrártelo, Gavin. No lo sé. Exhalando, Gavin agarró el volante y no dijo una palabra más durante el resto del camino. Para el momento en que se detuvieron frente al hotel, Emily no estaba segura de si su corazón seguía latiendo. No estaba segura de si podía moverse... O respirar. Sin embargo, estaba segura de que su alma se había roto en mil pedacitos, diseminados en alguna parte a lo largo de una autopista en México. Con tonalidades rosadas, moradas y naranjas reemplazando el sol perezoso desapareciendo del cielo, Gavin se deslizó fuera del coche y sacó el equipaje de Emily. Entregándoselo al botones, Gavin buscó en su billetera por propina y habló algo en español. Emily bajó del coche y se acercó a Gavin. Mirándolo fijamente a los ojos, sus palabras en voz baja cayeron de su boca. —¿Sabes qué terrorífico es querer algo tan mal que estás dispuesto a cambiar toda tu vida por ello? Gavin buscó en su rostro. —¿Te refieres a la forma en que estaba dispuesto a cambiar la mía por ti? —Si. Supongo que los dos estábamos dispuestos a hacer eso, Gavin. Yo estaba lista para dar ese paso y nunca mirar hacia atrás. Nunca. Estaba dispuesta a arriesgarlo todo por ti, alejar ese miedo abrumador que tenía porque sabía que tu y yo valíamos la pena. Nos enamoramos en un segundo. Apenas fui capaz de parpadear y pusiste todo mi mundo al revés. Me daba miedo que no fueras... real. Me daba miedo que nadie podría ser tan magnético como tú lo eres para mí. Eso todavía me asusta. Todavía me asustas. — Pausando, Emily negó con la cabeza—. Entonces vi a Gina, y todos mis miedos volvieron. Mi corazón quería creerte pero mi cabeza no lo permitiría después de que ya había tomado ese riesgo en nosotros. Lo siento mucho, Gavin. No sé qué más decir, excepto que te amo y te necesito con todo mí ser. Gavin se aclaró la garganta, pero no dijo una palabra. Una vez más incapaz de resistirse a su deseo, a su necesidad, Emily se acercó, se puso de puntillas y colocó un beso suave en la mejilla de Gavin. Cerró los ojos mientras su calor irradiaba sobre su cuerpo. Gavin levantó las manos, sus dedos se apretaron alrededor de la cintura de Emily. Emily sintió sus labios rozar contra la corona de su cabeza y lo escuchó aspirar una bocanada de aire pero antes de que pudiera abrir los ojos, él la soltó. Con su corazón


42 Página

latiendo con fuerza, lo observó subirse de nuevo en su coche, los neumáticos chillaron cuando salió fuera de la zona de aparcamiento. Sintiendo como si Gavin no pudiera alejarse de ella lo suficientemente rápido, Emily abrazó su estómago, asqueada por lo que había hecho con ellos. Toda su esperanza se fue y con la cabeza en las nubes, miró al botones que había estado esperando con su equipaje. Luciendo una cálida sonrisa, asintió y la condujo al vestíbulo del hotel. Ella lo siguió, su respiración era entrecortada mientras trataba de no dispersar sus pensamientos el tiempo suficiente para mostrarle la identificación apropiada a la mujer sentada detrás del escritorio. Después de devolverle el pasaporte a Emily, la joven mujer de cabello oscuro le sonrió. —Gracias por elegir el Royal Playa del Carmen, Señorita Cooper. Rafael le mostrará su habitación. Las suites presidenciales están situadas en un edificio separado, pero están a poca distancia. —Ella deslizó un folleto y tarjeta de la habitación a través del mostrador de mármol de color arcilla—. Cualquier información acerca de su suite y las comodidades que el resort ofrece se pueden encontrar aquí, o puede llamar al servicio de conserje en cualquier momento. Espero que disfrute de su estancia. —Gracias. —Emily se volvió a Rafael y sacudió la cabeza—. No necesito ayuda con mi equipaje, pero gracias. —¿Está segura, señorita? Soy más que feliz. —Estoy segura. Él asintió con la cabeza y Emily se dirigió fuera del hermoso vestíbulo y entró al húmedo aire de la noche. Echando un vistazo al folleto con su número de habitación, Emily dobló la esquina y siguió un camino empedrado a la parte trasera del complejo. Un grupo de mariachis en la distancia y las risas de los vacacionistas zumbaba a través de sus oídos. Empujó su equipaje y trató de alejar su atención de varias parejas felices bailando debajo de las brillantes estrellas por encima. La envidia perforó a Emily. Debería haber sido ella pero había arruinado cualquier oportunidad de tener eso. En su edificio, deslizó la llave de la habitación en la puerta de cristal, arrastró los pies en la pequeña zona del vestíbulo y se metió en el ascensor. Con el corazón adolorido por Gavin, se preguntó por qué estaba siquiera pasando la noche. No pertenecía allí y lo sabía. Su razón por estar allí se había marchado, lejos de su vida para siempre y no había nada que pudiera hacer para cambiar su decisión. Cuando las puertas del ascensor se abrieron, entró a un pasillo con seis habitaciones. Comprobó los números en cada una, finalmente encontró la suya y pasó la tarjeta por el escáner de entrada. Emily abrió la puerta y encendió las luces. El dolor continuó aplastándola mientras se abría paso a través de la amplia suite. Exhausta y mentalmente agotada, curvó su mano alrededor del elegante bambú de uno de los cuatro postes de una cama king—size. Se sacó sus zapatos y los dejó caer sobre el frío suelo de mármol. Sintiéndose agotada —mental, en cuerpo y alma— se sentó en la cama y apretó el rostro contra la almohada, un torrente de lágrimas cayeron de sus ojos. Él se había ido. Su amante de los Yankees, su entregador de tapas de botella, su sonrisa con hoyuelos, se había marchado y no había nada que haría retroceder el tiempo. De todas formas, su tiempo había terminado.


CAPÍTULO CINCO

Página

43

C

on sus ojos revoloteándose para abrirse, Emily se puso de lado y bostezó. Por un segundo, no supo dónde estaba. Su mirada captó el reloj de la mesilla de noche. Era poco más de las dos de la mañana. Entonces la realidad la golpeó. Una tristeza implacable la azotó mientras se sentaba en el borde de la cama. Mirando alrededor de la habitación vacía, las visiones de Gavin nadaron por su mente. Estaba claro que no iba a volver. Ella se hundió más en un pozo negro de dolor. Miró el reloj de nuevo antes de tomar su equipaje y arrojarlo sobre la cama. Después de hurgar en él, caminó hacia el baño. El cansancio tiró de ella y el arrepentimiento debilitó cada músculo mientras entraba en la ducha. De pie bajo la ducha caliente, decidió marcharse. No podía quedarse, incluso si marcharse significaba que tenía que pasar la noche en el aeropuerto. Aunque una parte de ella le rogaba que llamara a un taxi, que fuera a la casa de Gavin y le pidiera que la acepte de vuelta, la otra parte la protegía de cualquier daño adicional. Dejando escapar un suspiro agotado, tomó una toalla y se envolvió a sí misma. Después de secarse el pelo, se puso un par de pantalones cortos de jean y una camiseta. Tomó su maleta de la cama, le dio a la impresionante habitación una última mirada, y se fue. En el pasillo, Emily se volvió y sintió sus piernas doblarse. Sus ojos se clavaron en Gavin saliendo del ascensor. Cuando sus miradas se encontraron, Emily intentó tragar saliva, pero su garganta estaba demasiado seca y apretada. Tomó un respiro tembloroso y soltó el aire mientras él se movía lentamente hacia ella. Su corazón tropezó, se detuvo y se reinició cuando llegó a pocos centímetros de ella. Su embriagador aroma masculino la envolvió. Su mirada se concentró en su boca, su voz suave. —Me quedé mirando el techo la mitad de la noche preguntándome si podría honestamente ir por el resto de mi vida sin besar esos labios nunca más. —Gavin le rozó con la yema de su pulgar la boca de Emily. Permitiendo dejarlo allí, le trazó el labio superior e inferior. Ella abrió los labios, su mente estaba tratando desesperadamente de recordar cómo respirar mientras él la miraba fijamente a los ojos. Gavin se acercó más—. Caminé por toda la casa cuando no pude dormir, imaginando otro día no sintiendo este cuerpo contra el mío. Este cuerpo fue hecho para que encajara con el mío en todas las formas posibles. —La mano de Gavin acarició su mejilla, a lo largo de la curva de su cuello. Espirales de calor hervían a fuego lento en el estómago de Emily mientras su mano vagaba hacia su hombro, rozando el costado de su torso y finalmente establecerse en su cintura. Apretó y el deseo se sacudió hasta su espina. Temblando, Emily dejó caer la cabeza hacia un lado, pero Gavin tomó su barbilla y con cuidado le levantó el rostro. Se tragó las lágrimas y volvió sus ojos verdes a los suyos. Él rodó la lengua por sus labios y tomó un respiro. —La idea de no ver tus ojos cuando me despierto, o no escuchar tu corazón a mi lado cuando estás dormida me hizo sentir mal. Con todo esto, decidí que no, no puedo ir otro día sin ti. No quiero ir por otro


44 Página

día sin ti. —Gavin se acercó más y de repente la espalda de Emily estaba contra la puerta de la suite—. Eres mía, —agregó—. El segundo que apareciste en mi casa esa noche, sellaste tu destino. —El corazón de Emily golpeó. Él puso sus manos a ambos lados de su cabeza—. ¿Me amas, Emily? Su vientre se anudó y su respiración se volvió superficial. —Sí, te amo, —susurró ella, mirándolo fijamente a sus ojos azules. Lamiéndose los labios, dejó caer una mano en la puerta y se inclinó a su oído. — ¿Sabes que eres mía? Oyó el desbloqueo de la puerta. —Sí, —ella respiró. —Dilo, —gruñó con sus labios cerniéndose sobre los de ella. Sus pezones se endurecieron. —Soy tuya. —Dilo otra vez, Emily. —Él curvo su brazo alrededor de su cintura, tomó el equipaje de su mano y la llevó contra su pecho. El calor de su cuerpo envió las emociones de Emily a estrellarse sobre un acantilado. —Dios, Gavin, soy tuya. Para siempre. De nadie más. Antes de que Emily pudiera parpadear, los labios de Gavin se apoderaron de los suyos, el beso al instante era desesperado y hambriento. Respirando con dificultad, zambulleron sus lenguas dentro de la boca del otro como si estuvieran muriéndose por probarse el uno al otro por completo. Gavin abrió la puerta, dejó caer la maleta y la empujó dentro de la suite. Jadeando, Emily rodeó con sus brazos el cuello de él y sus manos tomaron su cabello mientras él comenzaba a desabrocharle los pantalones cortos. A ellos y a sus bragas los bajó con brusquedad por sus muslos. Saliendo de ellos, Emily arrancó su boca de la de él y se sacó su camiseta sobre su cabeza. Sin dudarlo, Emily trabajó el botón de sus pantalones. Con las manos anudadas en su cabello, Gavin tiró su cabeza hacia atrás y dejó un rastro de besos con la boca abierta por su cuello. En algún lugar entre el sujetador de Emily deslizándose al suelo, junto con la camisa y los pantalones de Gavin, Emily terminó de espaldas sobre un diván de terciopelo en medio de la sala de estar. De pie sobre ella, Gavin miró a la mujer que amaba, su corazón creció mientras la miraba esperando por él. Su mirada se arrastró sobre su cuerpo, captando sus suculentos pezones rosados apretados por su excitación. Tan. Jodidamente. Exuberante. Ella se pasó la lengua por ese bonito arco de su boca, hinchada por sus besos. Sólo mirarla podría ser su perdición y él lo sabía. Lo supo la primera vez que la vio. Estaba desesperado por estar dentro de ella y sentir su pequeño y dulce coño envuelto alrededor de él. Pasándose las manos por sus piernas, y abriéndose ampliamente para él, Emily dejó escapar un suspiro abatido y fue entonces que un profundo, crudo y primitivo impulso para reclamar cada centímetro de su cuerpo se forjó a través de los pensamientos de Gavin. Una necesidad enfermiza de borrar a Dillon con claridad de su mente para siempre lo golpeó, pateándolo en el estómago. La primera vez que Emily había compartido con él, Gavin le dijo que no habría una parte de su cuerpo que no lo sentiría. Esta noche, sabía que iba a quitar de ella cada mancha de Dillon. Con sus ojos azules calientes con posesividad y respirando pesadamente, Gavin se dejó caer de rodillas, facilitando la pierna de Emily por encima de su hombro. Mirándola, necesitando catalogar su reacción, Gavin pasó dos dedos sobre el clítoris de Emily. Su


45 Página

humedad se filtró, cubriéndole los dedos. Antes de que pudiera lanzar el grito de asombro encaramado en la punta de su lengua, Gavin colocó su boca sobre su suave coño. Arqueando la espalda, su cuerpo se sacudió y se resistió, sus pezones duros mientras él clavaba su lengua dentro y fuera de ella. Querido Dios, no podía respirar y no quería. Simplemente perdiéndose en la sensación de él, lo único que quería hacer era ahogarse en su familiaridad. Su calor se estrelló sobre ella mientras él empujaba sus dedos en lo profundo y lentamente. En un largo gemido, él los curvó, presionando su centro mientras su lengua acariciaba, arremolinaba y hacia pequeños círculos sobre su brote sensibilizado. —Por favor, no te detengas, Gavin, —jadeó, rodando sus caderas contra su boca—. Estoy tan cerca. —Y lo estaba. Con su cuerpo muerto de hambre por él, Emily sabía que no tardaría mucho para llevarla allí. No es que alguna vez lo hizo con él. Todo lo que él necesitaba hacer era tomar una mirada en ella y se derretía, pero la espera ardiente no estaba ayudando en el departamento de prolongación. Como si sus palabras lo hubiesen enviado a un frenesí, Gavin trabajó sus dedos duro, más profundo, su constante ritmo era implacable mientras Emily se inclinaba y apretaba el rostro de él contra su humedad. Él gimió y el rico sonido, profundo y erótico vibró, resonando contra su carne sensible. Emily se deshizo. Cayendo, su cuerpo se precipitó hacia el orgasmo. Echó la cabeza hacia atrás y gimió y cerró los dedos en el cabello de él. Su cuerpo se convulsionó con oleadas de calor reuniéndose bajo su vientre. Con su adictivo dulce sabor en su lengua, Gavin la levantó y la llevó al dormitorio con la boca pegada a la de ella. Mientras inhalaba su aroma, Gavin la depositó sobre sus pies. Emily observó, en trance, cómo deslizaba sus bóxers fuera de su cuerpo. Su polla saltó libre y él la tomó, acariciándose lentamente. Ella apenas podía respirar. Con ojos fijos en los de ella, carnales y feroces con pasión, Gavin se acercó más, su pecho presionándose con el de ella. —Voy a follarte ahora, Emily. Voy a traerte tanto placer que nunca pensarás en alejarte de mí otra vez. —La convicción sonaba en su voz y su primitiva demanda hizo llorar al coño de Emily por necesidad. Él cerró los ojos y su cabeza cayó hacia atrás mientras un gemido retumbaba desde su garganta. Llevando su mirada de nuevo a la de ella, deslizó dos dedos sobre su clítoris y recogió su humedad. Levantó su mano y arrastró sus dedos por la boca de ella. Emily abrió los labios y lanzó un suave gemido mientras él los deslizaba adentro. Ella lo cogió por la muñeca y lo inmovilizó con una mirada descarada mientras chupaba los jugos de sus dedos, sus dientes ligeramente rozaron su carne. —Después de que haya terminado de follarte, voy a hacer el amor contigo. Desde el momento en que mi cuerpo toque el tuyo nunca más va a haber alguien más. Estoy enamorado de ti, pero tengo que follarte primero. ¿Me entiendes? —Preguntó. —Sí, —suspiró ella, alcanzando su polla. —Dilo, bebé. —Profundizó su mano en su cabello, suavemente masajeando con sus dedos sus suaves ondas. Con la otra, él la ayudó a acariciar su larga y dura longitud. Un músculo palpitó en su mandíbula, su voz entrecortada—. Necesito oírte decirlo antes que lo haga. La presión aumentó y el calor crecía entre las piernas de Emily. Ella gimió, pasándole la lengua por su mandíbula. —Por favor, Gavin, quiero que me folles. Fóllame... Duro.


46 Página

Un salvaje sonrisa se extendió por su boca, su voz extrañamente tranquila mientras le susurraba, —Date la vuelta. Sin aliento, Emily lo miró y se pasó la punta de la lengua por los labios, sus pezones estaban endurecidos contra su pecho. Poco a poco, Emily se volvió y sintió las manos de Gavin deslizarse hacia abajo de su cintura. Un escalofrío serpenteó a través de ella mientras él le agarraba su muslo y levantaba su rodilla a la cama. Colocando sus caderas contra su culo, Gavin la inclinó sobre la cama. Él arrastró sus nudillos por la seductora curva de su espalda antes de posicionar su pecho sobre su espalda. Movió su lengua contra el oído de Emily, sus sentidos absorbieron el gemido de ella mientras empujaba la corona de su polla en su empapada apertura. Con una mano sobre su estómago y la otra enroscada alrededor de su cuello, se sumergió en ella. Al instante, su coño lo tragó, aspirándolo más profundo. Sus pequeñas y rápidas respiraciones y sus gemidos hambrientos pusieron su piel en llamas, enviaron lava caliente pulsando por sus venas. Dios, se sentía tan caliente y apretada. Era todo lo que podía hacer para contener la necesidad de profundizarse en su interior. —Dime cuánto me amas, Emily, —gimió, penetrándola más duro. Dejó caer las manos a sus muslos y los apretó posesivamente. Empujó más profundo, estirándola con dolor, sin embargo la sensación era una maravilla para Emily. Luego se retiró por completo, dejándola con un crudo dolor hasta las rodillas. Emily gritó, sus jadeos casi suplicando. —Te amo más que a nada, Gavin. —Ella arañó las sábanas y movió su culo contra él—. Por favor, no te detengas. Por favor. Arrastró la punta de su polla a su calor, presionó una escasa pulgada de sí mismo dentro de ella y se retiró de nuevo. La necesidad ardía a través de Emily, haciéndose una bola en su vientre. Una ráfaga de aire llenó sus pulmones. Su voz tembló. —¿Qué estás haciendo? Oh, Dios mío, Gavin. Por favor. Él metió su rostro en el hueco de su cuello y rozó un pulgar sobre su pezón, los dedos de la otra mano arremolinaron sobre su clítoris. —Dime que eres mía. —dijo con un susurro caliente en su oído. Emily puso la cabeza contra su pecho y gimió. —Soy tuya. Sólo tuya. ¡Ahora fóllame! Gavin mordisqueó la parte posterior de su hombro, apretó su mano contra su estómago y penetró cada dura pulgada de nuevo en ella. Emily se tensó y jadeó, su coño lo apretó más que antes. Su polla palpitaba. Su carne incendió su piel a medida que se hundía profundamente, extendiéndola. El placer lo atravesó como un cuchillo mientras Emily gritaba su nombre, el calor corporal de ella entro en él con cada respiración poco profunda que tomaba. Se meció en ella de nuevo, una estocada después de otra, pero aún así tenía que llegar más profundo. La quería débil, quería su mente completamente saciada con nada más que pensamientos de él. Llevándole la otra pierna sobre la cama, él bombeó duro y constante en su interior. Después de que le apartó el cabello de su cuello sudoroso, lo agarró y tiró de su cabeza hacia atrás. Emily gimió, su cuerpo se fundió contra el suyo. Sus pulmones se sacudieron con fuerza y rapidez, su cuerpo zumbaba, sintiéndose deliciosamente dividido en dos mientras él se movía con un rudo control.


47 Página

Gavin marcó su cuello con la boca, su lengua lamía de arriba y abajo con avidez. — Mierda. Dímelo otra vez. Dime cuánto me amas, Emily. Emily lo tomó del pelo y lo miró por encima del hombro, jadeando mientras lo miraba fijamente a los ojos. Fue entonces cuando se dio cuenta de su temor de que si parpadeaba, ella desaparecía en el aire. La culpa se derramó sobre ella. Con eso, dejó de moverse contra él. Gavin también se detuvo, la preocupación llenó su rostro. —¿Te he hecho daño? —Le rozó el pulgar por los labios—. Jesús, nena, lo siento si lo hice. Nunca te haría daño, Emily. Nunca. Ella negó con la cabeza, se enderezó y se dio la vuelta. —No, no me lastimaste y sé que nunca lo harías. —Curvó sus manos alrededor de su cuello. El alivio cruzó su rostro y su perfecta boca encontró la de ella, su beso era urgente y hambriento. Emily se echó hacia atrás, con su voz suave—. Gavin, por favor detente. Con los ojos cargados de confusión, él dio un paso atrás. —¿Qué sucede? —No voy a ninguna parte, Gavin. No lo haré, —susurró y cogió su mano, guiándolo suavemente a la cama—. Acuéstate para mí. Con una ceja en alto, su mirada perforó en ella mientras hacia lo que le pidió. Apoyado sobre los codos, observó a Emily arrastrarse hacia él. Ambos contuvieron el aliento cuando se sentó sobre él. Emily se inclinó y rozó sus labios contra los suyos, suaves y gentiles. Los ojos de Gavin se cerraron y la tomó por la cintura. —No, —susurró ella, rodando sus caderas lentamente, su cuerpo palpitaba en torno al suyo—. Mírame, Gavin. Quiero que me mires mientras te hago el amor. Sus ojos se abrieron de golpe y Emily cogió sus manos. Las llevó hasta sus pechos. Gavin los tomó, amasándolos con sus dedos. Con el cuerpo absorto, Gavin gimió y se empujó dentro de ella. Sintió a Emily tensarse y reprimirse a su alrededor. Su lenta fricción movía y quemaba sus músculos. Sentándose derecha y con movimientos calculados, Emily frotó sus manos contra las suyas mientras él acariciaba sus pechos. —Esto es tuyo, Gavin. Sólo tuyo. —Arqueando la espalda, Emily deslizó una mano por su estómago y se frotó su clítoris. Con los ojos fijos en Gavin, sus caderas se movieron un poco más rápido, su respiración era entrecortada—. Esto es tuyo. Ningún otro hombre jamás tocará esto. —Su voz temblaba mientras una inyección de dolor ardiente hormigueó a través de cada nervio. Ella observó a Gavin morderse el labio inferior entre los dientes y sintió que su cuerpo se ponía rígido. Ella se extendió alrededor y rozó con sus uñas debajo de sus testículos. El placer tomó a Gavin. —Te sientes tan bien a mí alrededor. —Él tomó un aliento áspero, sus manos cayeron a sus muslos. Él los agarró con fuerza, guiando su cuerpo arriba y abajo de su polla. Su mañoso y húmedo coño estaba caliente, poniéndolo más duro que nunca—. Joder, te amo, Emily. Eres mía. Siempre has sido mía. —Animando sus caderas, él la empujó sobre él—. Dime que me amas. Ella comenzó a montarlo más rápido, más fuerte, su necesidad por hacerle entender la llevaba al borde de la locura, llena de deseo. La sensación de tenerlo dentro de ella drogó su sistema más allá de las palabras, más allá del pensamiento coherente—. ¡Demonios, Gavin, te amo! Te amo tanto. Lo siento mucho. No era mi intención hacernos esto a


48 Página

nosotros. ¿Me entiendes? Lo siento. —Con lágrimas deslizándose por sus mejillas, ella le clavó las uñas en los hombros y tiró de su cuerpo contra su pecho empapado en sudor. Él enterró su rostro contra su pecho, su boca chupaba y arremolinaba su perlado pezón. El cuerpo de ella ardía mientras lo agarraba del cabello. Su cuello se tensó como un arco, con los ojos clavados en los de ella—. Eres todo lo que veo. Todo lo que escucho. Todo lo que soñé. Vine aquí por ti. No me voy. No voy a ninguna parte. Eres tú, Gavin. Sólo tú. Ella estrelló los labios en los de él, sus corazones latían con fuerza y sus cortas y jadeantes respiraciones estaban sincronizadas. Gavin curvó sus manos alrededor de su nuca, sus manos apretaron su cabello tan fuerte como las suyas estaban en él. El sonido de la carne húmeda golpeando se hizo eco a través de la habitación cuando sus orgasmos golpearon. Cada uno de sus sentidos se sintonizó como nunca antes. En cada uno de ellos, el fuego bailó en una violenta explosión de placer y cada momento robado, cada palabra hiriente y cada acusación se alejaron, desaparecieron mientras sus cuerpos se sacudían y estremecían juntos. Ya no tenían los días contados y cada uno de ellos lo sabía. Absorbiéndolo. Emily sintió los fuertes brazos de Gavin rodear su cintura, respirando superficialmente contra su pecho. A medida que las sensaciones los fundían, Gavin atrapó la mirada de Emily mientras ella lo observaba. Gavin le alejó el cabello húmedo de su rostro y llevó los labios de ella a los suyos. La besó, profundo y apasionado, lento y suave. La calidez se centró profundamente en su vientre mientras ella gemía en su boca. Recostándose, Gavin empujó a Emily sobre su pecho. Deslizando con ternura las manos arriba y abajo de su espina dorsal, dejó escapar un suspiro de alivio. Por primera vez desde que la había conocido, Gavin se sentía relajado. A gusto. Emily finalmente era suya. Aparte de sus dulces respiraciones comenzando a calmarse, el aire estaba lleno con el sonido de las olas rompiendo en la distancia más allá de las puertas francesas que conducían a un balcón. La luz de la luna bañaba el dormitorio, mientras Emily escuchaba el ritmo regular de los latidos del corazón de Gavin contra su oído. El corazón que casi destruyó. Sintiéndose indigna de él, llenó de besos su pecho y lo miró. —Lo siento mucho, —susurró—. No puedo creer que casi nos arruine. Él arrastró un dedo por su mejilla, sus ojos azules eran intensos. —Sé que lo estás y no quiero que lo digas de nuevo. No estamos arruinados. Estamos mejor. ¿Entiendes? Asintiendo, apoyó la cabeza sobre su pecho y le apretó los hombros. —No pensé que ibas a volver. —Bueno, sabía que iba a volver al momento en que me fui. Emily levantó la cabeza, su mirada entrecerrada encontró la de Gavin. —¿Oh, lo sabía, señor Blake? —Pero por supuesto que sí, Señorita Cooper, —dijo con una sonrisa—. Pensé en dejarte sudando por un tiempo mientras esperabas. —Una lenta sonrisa llenó su rostro—. Aparentemente, te he hecho gemir mientras sudabas. Con una mueca, ella golpeó su brazo juguetonamente. —Sabelotodo. —Es parte de mi encanto. —Él se rió y deslizó sus dedos por su espalda. Acercándola más, Gavin fijó su boca a la de ella. Los labios de Emily fueron dóciles y su piel se erizó por todo su cuerpo—. Tienes que acostumbrarte a ello. Estás atrapada con este sabelotodo.


49 Página

Ella le mordisqueó el labio y sonrió. —Te aceptaré de cualquier forma que pueda. Después de dejarse llevar por su beso un poco más, Emily apoyó la cabeza contra su pecho, su cuerpo estaba deliciosamente adolorido. Un tramo de silencio llenó la habitación mientras Gavin se sumía en las sensaciones de Emily trazando su tatuaje. Su toque lo llevó al cielo, sin embargo, sus pensamientos lo echaron al infierno. La culpa lo golpeó y decidió jugar un pequeño juego. Había planeado decirle de inmediato acerca de su breve encuentro con la mujer que había conocido unos días atrás en la playa, pero Dios lo ayudara, no pudo cuando llegó al hotel. Al ver a Emily en el pasillo con su equipaje, dispuesta a dejar su vida de nuevo, envió sus intenciones a volar por la maldita ventana. Demonios, él sabía que tenía todo el derecho a hacer lo que hizo, pero eso no impedía que pesara sobre su pecho. Gavin se aclaró la garganta y le pasó las manos por el cabello de Emily. Él tomó su rostro para que lo mirara. —Tengo que decirte algo. Ella parpadeó, lo miró a los ojos por un momento y luego apoyó la cabeza sobre su pecho. —¿Qué edad tenías cuando conseguiste esto? ¿Y por qué elegiste hacértelo en tus costillas? —Ella rozó con sus dedos a lo largo de las alas del dragón. Con la mente abatida y examinando sus delicados dedos circulando sobre la tinta negra, Gavin le acarició la larga línea de su espalda. —Me lo hice justo cuando salí de la universidad, así que fue cuando tenía unos veintidós o veintitrés años. —Se pasó una mano por el cabello y soltó un suspiro—. Decidí hacerlo allí porque lo quería oculto de los ojos que no quería que lo vieran y quería que unos hermosos dedos lo trazaran. Ella lo miró con su sonrisa suave y su tacto más suave mientras rozaba el cuerpo del dragón. —¿Estos dedos? —Sí, —susurró Gavin—. Esos dedos. —Observó a Emily sonreír ante sus palabras y recostar su cabeza de nuevo contra su pecho. La vacilación rodó a través de él por un segundo, pero sabía que si no le decía lo carcomería. —Tengo que hablar contigo de algo. —¿Te dolió cuando te lo hiciste? —Emily no miró hacia arriba mientras seguía trazando el arte. Gavin levantó su barbilla con las cejas fruncidas. —Emily, hice algo que tengo que decirte. Tragando, Emily asintió. —Sé que te has acostado con esas dos chicas. —Le tocó la mejilla con el dorso de su mano y lo miró a los ojos. Esos hermosos ojos azules, rodeados por gruesas y oscuras pestañas conteniendo su futuro—. Y no me importa. Pensaste que me casé con Dillon. Sé que no lo habrías hecho si hubieses sabido lo contrario. —Ella le dio un beso suave en los labios y acarició su rostro contra su cuello. Gavin acarició su cabello y tomó una respiración. —No dormí con ellas. —¿No lo hiciste? —Preguntó ella, el impacto era evidente en su voz mientras levantaba la cabeza. —No. Afortunadamente interceptaste ese accidente de tren cuando apareciste. Ella dejó escapar un suspiro de alivio. —Así que no tendrás ningún hijo corriendo en México. Gracias a Dios. Gavin vio el alivio en su expresión y mierda si eso no apretó su corazón al segundo. Acercando su rostro más cerca del suyo, le pasó la yema del pulgar por sus labios. —No voy a tener hijos corriendo en México porque usé protección con alguien que no interceptaste.


50 Página

—Hizo una pausa, sus ojos buscaban los de ella. Emily se mordió el labio y asintió—. Lo siento, —susurró, su voz plagada de culpa. Emily barrió su mirada sobre su rostro y no encontró otra cosa más que arrepentimiento. La culpa trepó por su estómago, a sabiendas de que era ella la razón para ello. Mientras buscó en su mente una manera de liberarlo de su remordimiento, demostrarle que a ella no le importaba, una sonrisa astuta se deslizó hasta las comisuras de su boca. Se incorporó y se sentó a horcajadas sobre su regazo, llevó las manos detrás de su cabeza y le rozó los labios contra los suyos. Mirándolo fijamente, habló contra su boca. — Gavin Blake, te amo tanto que es, literalmente, peligroso para los dos. ¿Lo sabías? Él arqueó una ceja con incredulidad. —¿Peligrosos? —Muy, —ronroneó, llenándolo de besos a lo largo de su mandíbula. Liberando sus manos del agarre de ella, Gavin le pasó los dedos por su cabello. Una sonrisa tocó su boca. —Mmm, me gusta Emily traviesa. Puedes ser tan peligrosa como quieres conmigo. El estómago de Emily rodó con calor mientras Gavin la llevaba a sus labios. Mientras lo besaba escuchó el estómago de Gavin gruñir de hambre. Ella se echó a reír. —¿Hambre? —¿Qué? —Preguntó con inocencia. Usando su sonrisa de megavatios. —Bueno, no estoy sorda, Blake. —Ella se inclinó y encendió una lámpara—. O has cogido un microbio aquí en México, o tienes hambre. —Después de coger un menú de la mesita de noche, se lo entregó—. Estoy rezando por este último. Gavin soltó una carcajada y luego se puso serio lentamente. —¿Qué es eso? —Él deslizó el pulgar sobre su ceja y colocó el menú sobre la cama. El estomago de Emily cayó en picado. Sintió todo tipo de enfermedades mientras curvaba su mano alrededor de la muñeca de Gavin, alejándolo del lugar donde Dillon la golpeó. El pánico se instaló, pero lo cubrió con una sonrisa. —Oh, ¿eso? No es nada. Estaba en el trabajo, me incliné para recoger algo de atrás de la barra y me golpeé la cabeza contra el mostrador. Gavin se enderezó, deslizó un brazo detrás de su espalda y levantó la otra a su frente de nuevo. Lo estudió por un segundo. Algo en el tono de Emily no cayó nada bien en él. Movió los ojos hacia ella. —Sucedió en el trabajo, ¿eh? —Sí, Gavin, —dijo ella, reuniendo toda la confianza que le quedaba—. Mi momento de gracia sucedió en el trabajo. Por suerte, el lugar estaba vacío, o habría estado aún más avergonzada. —Tomó el menú de la cama y comenzó a mirarlo—. ¿Entonces para qué estás de humor? Tienen de todo, desde hamburguesas hasta filete mignon. —Ella sacó las piernas fuera de él, se colocó la sabana alrededor de su cuerpo y se levantó para ir al baño—. Sólo pídeme la ensalada César con pollo. Emily encendió el interruptor de la luz y cerró la puerta. Apoyada en ella, contuvo el aliento, esperando eliminar con éxito la mentira punzando en ella. Esta no era la forma en que había querido empezar con Gavin. Ni siquiera cerca. Esconder algo de él picaba su conciencia. Sin embargo, las visiones de Gavin ir tras Dillon apretaron su pecho y las amenazas de Dillon en la noche de su cena de ensayo sonaban fuerte en sus oídos. Con eso, resolvió la batalla interna. Estaba protegiendo a Gavin y no diría una palabra sobre lo que había sucedido esa mañana. Emily giró el picaporte para salir del cuarto de baño. Al otro lado, encontró a Gavin con los brazos cruzados apoyado contra la jamba de la puerta.


51 Página

Sus penetrantes ojos azules hacían que su corazón saltara a su garganta. A pesar que sus nervios se dispararon, no pudo evitar que su mirada se arrastrara sobre su cuerpo desnudo. La absoluta perfección masculina de su cuerpo sólido la tuvo instantáneamente respirando más rápido, inconscientemente mordiéndose el labio. —Me has asustado. —Se puso de puntillas y le dio un beso en la mejilla—. Pero siempre he sabido que eras un acosador. —Ella fingió ser graciosa y curvó sus brazos alrededor del cuello de él pero su mirada estaba encima de ella como si estuviera esperando que le dijera la verdad. Todo lo que quería hacer era confesar, pero no lo haría—. Hablando de acosadores, ¿cómo conseguiste la llave de la suite? —Emily sabía que era un pobre intento para cambiar de tema pero se estaba aferrando a cualquier cosa para mantener la atención de Gavin lejos de Dillon. —Llamé a Colton desde mi casa y le dije que agregara mi nombre a la reserva. — Gavin se inclinó y rozó sus labios contra su frente—. Entonces, ¿qué sucedió la noche en que lo dejaste? Emily tragó la bilis que le subía por la garganta y apretó la sabana contra su pecho. Lo miró por debajo de sus pestañas. —Realmente, nada sucedió. Gavin se retiró, su expresión tensa con escepticismo. —¿Nada? ¿Él sólo te dejó salir por la puerta sin decir una palabra? Ella luchó por una respuesta mientras cruzaba la habitación. Hundiéndose en la cama, dirigió una mirada hacia él y se encogió de hombros. —Sí. Salí de su casa después de que se quedara dormido, me detuve en tu lugar y luego volví a mi apartamento. Se acercó la mañana de la boda, y discutimos. En medio de ello, mi hermana y su marido se presentaron y Michael lo echó. Eso es todo. Con la frente fruncida, Gavin se palmeó su cuello y se acercó más. —¿Y él no te ha molestado en absoluto? —No, no lo ha hecho. —Una verdad que podía admitir. Sorprendentemente, con excepción de Joan llamándola perra después de pagar la fianza para que Dillon saliera de la cárcel, Emily no supo nada de él desde que la policía lo arrastró fuera de su apartamento. Gavin cerró la distancia y se arrodilló frente a Emily. Sus manos se deslizaron sin esfuerzo debajo de las sábanas para agarrar su cintura. —¿Me dirías si algo hubiera pasado, verdad? Casi paralizada por su mentira, Emily luchó contra las lágrimas. Levantó su mano a su rostro, acunó su mejilla y asintió. —Por supuesto que lo haría, —susurró. Frotando los pulgares en círculos lentos sobre su piel, él cerró los ojos. —Lo siento, no estuve allí cuando se lo dijiste. No deberías haberlo hecho por tu cuenta. —Gavin, no, —dijo con voz ahogada, de pie. Hundió las manos en su cabello y tiró de su rostro hacia su estómago. Mirándolo, la culpa se clavó en su corazón cuando lo vio besarle su carne. Él apretó su cintura con más fuerza, su boca urgente. La culpa quemaba su estómago—. Por favor, Gavin, está bien. Pensaste que me había casado con él. Por favor, no hagas esto. —Emily se sentó en su regazo y envolvió sus piernas alrededor de su cintura. —Estoy tan jodidamente apenado, nena. —Gavin le dio un beso más profundo a medida que se deslizaba hacia atrás contra la mesita de noche—. No debería haberte dejado. Dijimos que íbamos a decirle juntos.


Página

52

Emily arrancó su boca de la suya y le tomó el rostro entre sus manos. Las lágrimas se soltaron mientras lo observaba fijamente a los ojos. —Por favor, detente, —suplicó. El calor azotó sobre su carne mientras ella colocaba su pesada polla entre sus pliegues húmedos. Una paradoja de la peor clase se fragmentaba a través de ella mientras disfrutaba de él en su interior. Como un relámpago y hermoso, en ese momento, Gavin le pertenecía y ella a él, sin embargo, la culpa los tenía cautivos, sus cadenas eran pesadas, agotándolos. Con los ojos dilatados de hambre, el beso de Gavin se volvió posesivo mientras le lamía la boca, teniendo el dominio total de su cuerpo. Cada uno de sus músculos se endureció cuando apretó sus brazos alrededor de la cintura de Emily. Él consumía su carne, pulsando energía que colisionaba con su amor y química mientras la llenaba íntimamente más profundo. Rápidamente, con abandono imprudente, Emily cayó en cada sensación que Gavin le otorgaba. Sus ojos controlaban su alma. Su toque llenó su ser interior. Fue entonces, en ese momento que supo que tenía que remover cada partícula de culpa del cuerpo de Gavin. Ella sólo rezaba poder hacerlo.


CAPÍTULO SEIS

Página

5. Es una posición sexual. La mujer empuja su espalda y trasero completamente lejos del suelo, utilizando el brazo y las piernas, una especie de cangrejo. El hombre hace lo mismo, pero hacia abajo cuando hacen el amor.

53

L

a luz del sol se asomaba sobre el horizonte y entraba al dormitorio mientras Gavin permanecía despierto, empapándose del sonido del cuerpo dormido de Emily. Estaba acurrucada a su lado con las manos metidas debajo de la almohada mientras los ojos de él seguían cada línea de su rostro. Dios, se veía dulce, un ángel tan hermoso a su lado. Quería extender su mano y tocarla, dejó escapar un suspiro y se resistió a la tentación, decidiendo dejarla dormir. La observó fascinado, su mente repitió las últimas semanas mientras el agotamiento de todo ello se disipaba de su pecho. Cada complicada y enmarañada capa con la que habían comenzado, desapareció. Una sonrisa levantó las comisuras de sus labios mientras Emily se acurrucaba contra él. Ella dejó escapar un suspiro dormido y se acurrucó más cerca, su pierna subió sobre su muslo. Mierda. Se demolieron todas las buenas intenciones de permitirle dormir. Se fueron. Empujando su cuerpo desnudo a sus brazos y pecho, Gavin fusionó ambos labios y la abrazó con fuerza. —Lo intenté. Sinceramente, lo hice. Un ronroneo de placer se arrastró de su garganta mientras sus ojos se abrían. Con una sonrisa en el rostro, arqueó una ceja. —Mi culo. —¿El culo que es oficialmente de mí propiedad? —Gavin le pasó las manos por su cintura, estableciéndose en dicho culo—. ¿Éste? Ah, sí. Sí, éste. Me encanta este culo. —¿De tu propiedad? —Emily juguetonamente preguntó. —Sí... Me pertenece. Nunca será arrendado por otro. Soy el propietario, dulce. —Le mordisqueó el labio y ella se rió—. No acepto cheques, pero sí acepto cualquier manera de juego previo y sexo como forma de pago. Emily le pasó los dedos por su cabello y sacudió la cabeza. Ella meneó su culo que había sido ahuecado cuidadosamente en sus manos. —Sólo lo hago salvaje, colgando de la araña.5 —Mmm, esa es una difícil. —Gavin se mordió los labios, una primitiva satisfacción brillaba en sus ojos—. Voy a aceptar tu oferta, siempre y cuando pueda atarte y dominarte de cualquier manera que se me plazca. Riendo, Emily inclinó la cabeza hacia un lado. —¿Quién eres? ¿Christian Grey? Con las manos deslizándose por su espalda, un surco apareció entre sus cejas. — ¿Quién es Christian Grey? Con los ojos muy abiertos, Emily se sentó y sujetó las manos de Gavin sobre su cabeza. Ella rozó su nariz contra la suya. —¿No sabes quién es Christian Grey? —No tengo ni idea. —Gavin giró la cabeza hacia arriba, atrapando su boca con la suya—. ¿Es alguien con quien fuiste a la escuela? —Antes de que Emily pudiera responder,


54 Página

él tiró suavemente su labio entre sus dientes. —Espera. Nunca has sido atada por alguien, ¿no? —No, todavía no. —Emily rió, entrelazando sus dedos—. Y no fui a la escuela con Christian Grey. Pero estoy bastante segura de que no hay una mujer en la tierra que no ha escuchado hablar de él. —Gavin le envió a Emily otra mirada confusa—. No importa. —Se sentó, se envolvió la sabana de satén alrededor de su cuerpo y se deslizó fuera de la cama—. Te lo explicaré un día. —Espera. ¿A dónde vas? Espero que no estés pensando en ducharte sin mí. — Llevando una sonrisa, se inclinó sobre los codos—. Recuerda, soy el propietario. Necesitas mi permiso para hacer cualquier cosa. Con sus ojos brillando de humor, Emily observó a Gavin balancear sus piernas sobre la cama y dar un paso hambriento hacia ella. —¿Hombre cavernícola? Gavin no respondió. Nop. En cambio, él la levantó sobre sus pies. Inclinando su boca sobre la de ella, la besó con fuerza, inhalando profundamente, como si tratara de respirarla. Llevó a Emily al baño y la dejó sobre el tocador. El cuerpo duro de Gavin al instante envió un bienvenido escalofrío por su espalda, haciéndole olvidar el frío granito debajo de su culo. Su sangre zumbaba y sintió un rubor subir hasta su cuello mientras él lentamente le quitaba la sabana. Su mirada se arrastró sobre su cuerpo antes de establecerse en sus labios. —Dios, eres increíble. —Se colocó entre sus muslos. Agarrando sus piernas, las levantó y las envolvió alrededor de su cintura—. Una follada mañanera. El placer de correrse nubló la mente de Emily mientras lo veía meterse los dedos en la boca. Dolorosamente lento, con los ojos pegados en los de ella, los sacó y los arrastró por el estómago de ella. La piel de gallina estalló, bailando por toda su piel. El aliento la abandonó mientras él palmeaba su coño y deslizaba sus dedos profundamente en su interior. Un gemido escapó de sus labios mientras curvaba su otra mano a lo largo de su cuello y la empujaba hacia atrás, contra el espejo. —Quiero que te toques a ti misma conmigo, —gimió con la respiración entrecortada. —¿Qué? —Emily gimió, incapaz de controlar que su voz temblara—. Nunca me he— —¿Tocado? —Rodeó el pulgar alrededor de su clítoris. Arqueando su espalda contra el espejo, Emily empezó a jadear. —No, sólo he usado un vibrador. Gavin se mordió el labio y cerró los ojos. Un gemido retumbó en su pecho mientras bombeaba sus dedos dentro y fuera con un fluido movimiento lento y constante. Al abrir los ojos, sacó la mano del cuello de Emily y le tomó la muñeca. La guió hacia abajo, entre sus piernas y puso sus dedos sobre su clítoris. —No hay vibrador hoy. Frótalo por mí. Emily pestañeó con timidez pero se encontró haciendo lo que él le había pedido. Contuvo la respiración mientras deslizaba dos dedos por encima de su carne hinchada. Con los labios entreabiertos por las múltiples sensaciones, se quedó mirando a Gavin y se apretó alrededor de sus dedos. Con cada terminación nerviosa despertando y un deseo ardiente por el clímax casi desintegrándola, gimió mientras ella rodeaba sus caderas. —Oh, Dios mío, Gavin, —suspiró, frotándose más duro. Gavin se acariciaba con su mano libre, la despiadada excitación ardía en sus ojos. — Eso es, nena, —gruñó—, ahora empújalos dentro con los míos.


55 Página

Su exigencia, tan cruda y primitiva, tuvo a Emily rindiéndose. Hundiendo dos dedos junto con los de él, tembló y se estremeció. Su sangre corrió con la fuerza de un tren de carga, apagando sus pensamientos. Gavin se acariciaba a si mismo mientras más rápido trabajaba sus dedos dentro de ella. Sus miradas se encontraron, ambos respiraban irregularmente y sus rostros estaban retorcidos en éxtasis total. —Cristo, tu coño es tan perfecto. —La cabeza de Gavin cayó hacia atrás por un segundo, y un gemido salió de su garganta. Llevando sus ojos hacia los de ella, el placer subió y serpenteó profundo en sus bolas mientras Emily se hundía más contra el espejo. Desenvolvió sus piernas de la cintura de él y plantó los pies en el tocador. Totalmente expuesta, ella continuó empujando sus dedos dentro de ella con los suyos. El duro tronco de su polla palpitaba en su mano mientras miraba sus ojos cerrados—. Mierda. Tengo que probarte, —Gavin jadeó con sus fosas nasales dilatadas—. Saca tus dedos y frota ese caliente clítoris para mí. Arqueándose por liberarse, Emily abrió la boca y se sacó los dedos, deslizándolos sobre sí misma. Ella observó a Gavin arrodillarse. Apretando sus caderas, él llevó su culo hasta el borde del tocador. Pegó su boca a su coño y su lengua lamió con urgencia. Al instante, la necesidad creció, aumentándose en el núcleo de Emily. Apretándose, su cuerpo estaba totalmente perdido por la pasión del acto íntimo. Ella nunca se había abierto así con nadie pero se sentía tan natural con Gavin. Frotándose más rápido, su respiración se hizo más entrecortada y luego se detuvo completamente. Gavin le quitó los dedos del camino y la acarició con su lengua, metió su clítoris en su boca, mordiendo y chupando. Ella se derritió. Acabada. Abrió la boca por una larga ingesta de aire. —Oh, Dios mío, Gavin... estoy... estoy... corriéndome. —No podía respirar. No podía pensar. Perdida por las sensaciones que se estrellaron a través de su sistema, su cuerpo tembló mientras tomaba el cabello de Gavin, empujándolo contra ella mientras subía en la última parte de su clímax. Elevándose, Gavin siguió acariciándose a sí mismo y tomó a Emily por la nuca, atrayéndola contra sus labios. Hizo girar su lengua sobre la de ella. El sabor de sus jugos mezclándose casi lo envió por encima del borde. Emily gimió en su boca y ese fue el jodido sonido más caliente que Gavin alguna vez escuchó. Ella deslizó sus dedos por debajo de él y comenzó a acariciarlo, sus manos se deslizaban al unísono a lo largo de su polla. Gavin hundió su lengua profundamente en la boca de Emily y gimió, su cuerpo entero se tensó cuando su orgasmo atormentó sus músculos. Con un gruñido, levantó sus manos y empuñó el cabello de Emily mientras la dejaba acabar con él. Y así lo hizo. Hasta lo último de lo que tenía que dar fluyó sobre sus dedos, ambos respiraban pesadamente mientras Gavin arrancaba su boca de ella. Hundió el rostro en el hueco del cuello de Emily. Un momento después, Gavin se retiró y encontró la mirada de Emily, sus ojos verdes lucían saciados mientras ella besaba sus labios. Suaves y gentiles, con sus cuerpos relajados, cayeron más profundamente en el amor mientras poco a poco se absorbían el uno al otro, como si el shock de ahora, el tiempo... el tiempo estaba de su lado. Tiempo era todo lo que tenían.


56 Página

Una hora y una larga ducha caliente después, Gavin y Emily salieron del hotel al calor de la tarde. Mientras esperaban que el valet llevara su coche, Emily le dio a Gavin una amplia sonrisa que hizo que a él le doliera el corazón. Sus ojos brillaban de felicidad, y le hacían cosas a él que nunca imaginó. Se movió detrás de ella y la envolvió con sus fuertes brazos alrededor de su estómago. —Gracias, —susurró contra la parte posterior de su cuello, tratando de alcanzar su mano. Él se la llevó a la boca y la besó. Emily estiró la cabeza hacia él, se subió de puntillas y rozó sus labios por su mandíbula. —No. Gracias a ti. Gavin sonrió y se inclinó para besarla. Los dos se hundieron en la adictiva sensación hasta que el valet se detuvo con el auto. El conductor salió y se acercó a Gavin. —Muy bonito carro. Cogiendo el equipaje de Emily, Gavin la miró y de nuevo al conductor. Una sonrisa reverente estalló en su cara. —Muchas gracias. Además de esta hermosa mujer que tengo a mi lado, los carros son mi segunda pasión. El hombre miró a Emily, asintiendo con entusiasmo. —Claro que si, los dos son muy hermosos. Emily miró a Gavin. —¿De qué están hablando? —De autos y de ti. Mis dos cosas favoritas. —Gavin le disparó un guiño mientras colocaba el equipaje en el maletero. Emily sacudió la cabeza y sonrió. Caminando hacia el conductor, Gavin buscó en su bolsillo, sacó su billetera y le entregó una propina—. Gracias de nuevo. —El conductor le dio las gracias y fue a darle las llaves a Gavin, pero Emily las arrancó de su mano. Ella miró a Gavin y le lanzó un guiño de regreso. —¿Así que supongo que no te importará si una de tus cosas favoritas conduce tu otra cosa favorita? Los labios de Gavin dibujaron una sonrisa. —No es automático, muñeca. Con una pequeña inclinación de su cabeza, la boca de Emily se quedó boquiabierta. —¿Acabas de asumir que no sé cómo manejar con cambios? Gavin envolvió sus brazos alrededor de su cintura y le susurró al oído, —Bueno, sé que has dominado la conducción de un cierto tipo de palanca. —Una ceja se elevó en el rostro de Emily y Gavin se rió entre dientes. Él ahuecó su mejilla y le besó la cabeza—. Pero sí, naturalmente supuse que no sabías cómo conducir la otra palanca. —Bueno, —Emily ronroneó, moviendo sigilosamente los brazos sobre los hombros de él—, una de tus cosas favoritas sabe cómo conducir con palanca de cambios y ella sabe cómo conducir muy bien. —Llevó sus labios a los de ella—. También me gusta conducir rápido. —Eso es jodidamente caliente. —Él rozó sus labios contra su oído—. Puedes manejar todas las palancas que poseo siempre que lo desees. Una emoción burbujeó en el estómago de Emily cuando se volvió sobre sus talones y se dirigió hacia el lado del conductor. Al abrir la puerta, se deslizó y se ajustó el cinturón de


Página

6. Es una carrera de automovilismo de velocidad celebrada anualmente en el óvalo Indianápolis Motor Speedway localizado en Indianápolis. Es uno de los eventos de motor más antiguos existentes. 7. Driving Miss Daisy, también conocida como Paseando a Miss Daisy es una película estadounidense de 1989. La historia define a la señora Daisy y su punto de vista a través de una red de relaciones y emociones que se desarrollan en su casa, en la sinagoga, entre sus amigos y familiares, temores y preocupaciones.

57

seguridad. Cuando Gavin se dejó caer en su asiento, Emily lo miró con una sonrisa en su rostro. —Ahora es mi turno de decirte que te coloques tú cinturón de seguridad. —Una mujer dominante. Me encanta. —Gavin cogió el cinturón de seguridad—. Eso sí, no nos mates. Emily lo golpeó juguetonamente en el brazo. Con las llaves en la mano, frunció el ceño cuando no pudo encontrar el encendido. —¿Cómo lo enciendo? Gavin no pudo contener su sonrisa. —Señorita Indie 500,6 el coche ya está encendido, y es un botón. Emily puso los ojos en blanco, pisó el embrague y salió de la playa de estacionamiento. —No te burles de mí, sabelotodo. Sus lindas y descaradas palabras hicieron reír a Gavin. —Esta mujer Indie 500 no está acostumbrada a conducir autos caros como este. Los que he poseído generalmente me gritaban cuando los encendía. Gavin fingió estar impactado, con sus ojos azules muy abiertos. —¿Ellos literalmente te gritaban? Bastardos. Echando un vistazo por el espejo retrovisor, Emily sonrió y asintió. —En realidad, me maldecían. —Gavin soltó una carcajada, y Emily se detuvo antes de volver a la carretera. Ella lo miró—. ¿Cómo conseguiste arreglar la ventana tan rápido? —El dinero tiene sus ventajas, amor. —Él sonrió, curvando los dedos alrededor de su nuca—. Ahora enciende a tu propietario y enséñale lo que tienes, demonio de la velocidad. Emily sonrió como el gato de Cheshire y salió a la autopista. Gavin vio sobriamente cómo sus piernas bien torneadas, que le pertenecían a él, se movían bajo su vestido de verano de seda cada vez que pisaba el embrague. Sus delicados dedos se cerraron en torno a la palanca mientras se deslizaba a través de los cambios. Su cabello castaño cayendo en rizos sueltos lo tenía moviéndose con incomodidad en su asiento. Mierda. Se estaba excitando. Un calor rodó por su estómago. Pero infiernos si no estaba conduciendo como su abuela. Se aclaró la garganta y golpeó un par de botones en el panel de la pantalla táctil para encender la radio por satélite. —Puedes conducir un poco más rápido. Emily le dirigió una mirada inquisitiva. —Estoy al límite de velocidad. —¿Pensé que te gustaba conducir rápido? —Gavin levantó una ceja confundido. —Dije eso así me dejabas conducir, teniendo en cuenta la rapidez con la que condujiste ayer. —Ella se encogió de hombros—. Nunca voy rápido. Una sonrisa maliciosa torció la boca de Gavin. Se inclinó, apoyó la mano en su muslo derecho y lo empujó hacia abajo. Para añadir un poco de leña al fuego, acarició su piel en un lento movimiento circular. Él la tenía ahora. El coche aceleró, se sacudió hacia adelante y pasó a otros vehículos. —Me siento como que estoy en Paseando a Miss Daisy.7 Se supone que debes estar mostrándole a este propietario lo que tienes, y hasta ahora, has caído completamente de culo.


58 Página

—Gavin, —Emily jadeó con los ojos muy abiertos mientras trataba de ignorar cómo de tentadora se sentía su mano—. Me acabas de decir que no nos mate ¿y ahora quieres velocidad? —Emily apretó con más fuerza el acelerador, sintiendo como si tuviera que probarse a sí misma con él—. Está bien. Vamos a nuestra muerte. Con los Lumineers ho'ing y hey'ing en los altavoces, un inconfundible aire de satisfacción cruzó las facciones de Gavin mientras observaba la subida del cuentakilómetros. Con la mano aún en su muslo, él apoyó los pies en el salpicadero y pulsó el botón para bajar la ventanilla. Una ráfaga de aire caliente ingresó al coche. Él subió el volumen de la radio más fuerte. Golpeándose con la otra mano la rodilla, miró a Emily, su sexy sonrisa fue la más grande que jamás había visto. —¡Espera! Detente aquí. —Gavin bajó los pies al suelo. Colocó su mano sobre la de Emily y puso el cambio en punto muerto. Alcanzando el volante, lo tiró a la derecha y el coche rodó a un lado de la carretera. La grava crujió cuando el coche se detuvo. Confusión salpicó el rostro de Emily. —¿Qué estamos haciendo? Mirándola fijamente a los ojos con una expresión seria, Gavin no respondió. En cambio, se inclinó sobre la consola y suavemente rozó sus labios contra los de ella. Emily cerró los ojos y trató de respirar. En voz baja y sus labios sobre los de ella, él le tomó la cara. —Sal del coche. —Con los ojos todavía cerrados, Emily suspiró cuando sintió su mano y sus labios abandonar su cara. Con Etta James saliendo de los altavoces ahora, observó sin aliento mientras Gavin salía de su asiento. Ella trató de recuperar la compostura mientras hacía lo mismo y se deslizaba fuera del coche. Un pie delante del otro, ella se movió hacia donde él se encontraba. Capturando su mirada, Gavin se acercó, le tomó la mano y lentamente la empujó contra su cuerpo. En el calor del sol de la tarde, Emily casi se congela. Gavin deslizó su brazo alrededor de su cintura, le cogió la mano y la acunó sobre su pecho. —¿Qué estamos haciendo? —Preguntó de nuevo, casi sin aliento. Gavin se inclinó y llevó sus labios a los de ella. Rozándolos ligeramente, ellos la sedujeron pero no terminaban de cumplir con su necesidad. Los nervios de Emily se encendieron, salvajes y eléctricos. La miró a los ojos. —Un Rehacer, —respondió suavemente, meciéndose hacia adelante y atrás. Él se mordió el labio, su mano libre la cogió de la cintura—. Aquí es donde discutimos ayer. Quiero un rehacer, así cuando pienses en este camino, esto es lo que recordarás. Yo sosteniéndote... tú mirándome a los ojos... y nosotros besándonos. — Enloquecedoramente, tocó sus labios de nuevo, dándole un poco más. Rodó su lengua lento y profundo. Emily gimió en su boca, sus sentidos sumidos en la sensación de la mano de Gavin acariciándole la cadera—. ¿Sabes cuál es esta canción? —Preguntó, con los ojos clavados en los de ella, mientras poco a poco se balanceaban con la música—. Mejor aún, ¿sabes quién la canta? Por encima de la sangre rugiendo por sus venas y los coches pasándolos, Emily registró el sonido de la sensual voz de Etta James. Ronroneando de los altavoces de las puertas del coche abiertas. —At Last de Etta James. —Emily lo miró a los ojos mientras él la atraía hacia sí. —Muy bien, Srta. Cooper, —canturreó contra su oído—. ¿Has estado estudiando jazz?


59 Página

Emily tragó saliva y negó con la cabeza. —Mi... mi abuela solía— Gavin le tapó la boca con la suya. Él abrió sus labios y deslizó su lengua dentro, gimiendo mientras llevaba ambas manos a sus mejillas. Él dominó el beso, su lengua se hundió, acarició y bailó sobre la de ella. Lamió su interior con voracidad, como si no pudiera conseguir suficiente. El aliento de Emily se cortó. Su útero se tensó. Sintiéndose como una delicada flor en su pecho, se puso lánguida. Su cuerpo se fundió con el suyo. El calor crecía entre ellos, y su amor y devoción la rodeaban con calor y pasión más allá de las palabras. —Te amo, —susurró Gavin, rompiendo poco a poco el beso. Aún ahuecando sus mejillas, él bajó la cabeza y apoyó su frente contra la de ella—. Quiero romper las reglas contigo. Besarte apasionadamente cada día. Hacerte sonreír cuando estás a punto de llorar. No quiero arrepentimientos entre nosotros. Quiero que nos riamos juntos hasta que no podamos respirar y que nos duela. Ningún hombre jamás te amará de la forma en que voy a amarte, Emily. Tú lo eres. Mi último. Mí por siempre. Sin aliento, un nudo se formó en la garganta de Emily. —No sé qué decir, —susurró, con lágrimas empañando sus ojos—. Me llenas de vida y te amo en más formas de las que pensé que sería capaz de amar, pero eres más de lo que siento que merezco. —No, yo soy lo que te mereces. —Gavin agachó la cabeza, besándola de nuevo—. Te mereces a un hombre que recuerde que tu abuela solía escuchar jazz mientras cocinaba. El corazón de Emily derrapó. —¿Recuerdas que te dije eso? Gavin sonrió contra su boca. —Recuerdo todo lo que me dijiste. —Le pasó las manos por su cabello—. Voy a romperte, Emily Cooper. Voy a romperte y poco a poco construirte de nuevo. Segundo a segundo, pieza por pieza y recuerdo por recuerdo, voy a hacer que te des cuenta de que eres digna de lo que voy a darte. Si tengo que abrir un diccionario cada día y hacer que mires la palabra "digno", lo haré. —Gavin la acercó más y se echó a reír—. Incluso voy a pegar una foto mía a su lado. Emily sorbió su nariz y dejó escapar una risita ligera. —Una foto de ti, ¿eh? —Si. Una foto de mí. —Gavin apretó su abrazo, sus fuertes brazos la acunaron mientras se apoyaba en su oído. Él rozó sus labios a lo largo de su lóbulo—. Puedo hacerte una desnudo si realmente insistes. Apoyando la mejilla contra su pecho, Emily sonrió. —¿Qué voy hacer contigo? Él la miró, y Emily encontró su mirada. Con su expresión suavizándose, Gavin fijó sus labios sobre los de ella, sus ojos buscando. —Múdate conmigo. Emily tomó un respiro y fue a hablar, pero vaciló. La ansiedad cayó sobre ella, y su pulso saltó. Tocó su mandíbula, sus grandes ojos verdes lo observaban. —¿Qué? Él apoyó su mano sobre la de ella. —Ya me has oído. Quiero que te mudes conmigo. Sé que es— —Loco, —lo interrumpió. Las manos de Gavin encontraron la curva de su cuello. —Si. Es una locura y es rápido. Es peligroso, imprudente y embriagador. —Gavin hizo una pausa, atrayendo su rostro más cerca—. Pero es lo que nos hace. Es lo que nos ha hecho desde el momento en que nos conocimos. Vive conmigo, Emily. Mantente loca, peligrosa, imprudente y embriagadora conmigo. Sólo hazlo al despertar a mi lado cada mañana.


60 Página

Emily bajó la mirada al suelo y se mordisqueó la uña del pulgar. La idea era más que embriagadora. Dios, todo lo relacionado con Gavin la desangraba a nada negativo. Sin embargo, su incertidumbre de si realmente podría o no hacerlo feliz martillaba a través de sus pensamientos. Bastaba con haberla aceptado de nuevo, confiando en ella de nuevo con su corazón, pero algo en su interior gritaba que nunca sería capaz de cumplir con lo que él necesitaba. —No lo sé, —dijo Emily mirándolo—. Vamos a ver cuando volvamos a Nueva York. Darle tiempo tal vez. Una lenta sonrisa apareció en el rostro de Gavin, y sin previo aviso, cogió a Emily, arrastrando su delicado cuerpo sobre su hombro como un saco de patatas. —¿Emily Cooper, me estás pidiendo que espere más de lo que ya he hecho? —Gavin Blake, ¿estás loco? —Jadeó, curvando sus puños en la parte posterior de su camiseta. —Yo soy el que hace las preguntas. —Riendo, Gavin se acercó a su coche y colocó a Emily sobre el capó. Ella jadeó de nuevo y saltó—. ¿Qué? —Él preguntó. Con los ojos amplios, Emily se alejó el cabello de su cara. Frunciendo el ceño. —El capó quemó mi culo. Gavin sonrió y tiró de su camiseta sobre su cabeza. Él la extendió sobre el capó, cogió a Emily y la puso sobre ella. —Y yo que pensaba que tu culo no podría estar más caliente. —Con una sonrisa boba, incluso cuando Emily lo observaba como si tuviera diez años, se colocó entre sus piernas. Inclinándose, él besó suavemente sus labios—. ¿Eso está bien para ti? Si no, puedo sacarme mis pantalones cortos para darle a ese dulce culo un cojín. — Empezó a desabrocharse el cinturón. —Estás loco. —Emily buscó sus manos, sus ojos se deslizaron sobre cada ondulación de sus abdominales bañados por el sol—. Verdaderamente loco. Gavin levantó una ceja y asintió. —Loco de amor, —respondió, inclinándose lentamente de nuevo para darle un beso. Deslizando su brazo alrededor de su cintura, la atrajo hacia sí—. Engánchalas. —¿Qué? —Emily respiró, su cabeza se inclinó por propia voluntad mientras Gavin le pasaba la boca por su mandíbula. —Tus piernas, —dijo, llevándole los brazos alrededor de sus hombros—. Engánchalas alrededor de mi cintura. Emily se sonrojó. —Estamos al lado de una carretera, Gavin. —Lo sé. Travieso, ¿verdad? —Con una amplia sonrisa no esperó a que ella hiciera lo que le pidió. Él se encargó, curvó sus manos alrededor de sus pantorrillas y las envolvió firmemente alrededor de su cintura—. Ahh, ahí vamos. Notablemente avergonzada, Emily se mordió el labio, su mirada cambió a la carretera de los coches veloces. Gavin se rió cuando sus ojos se abrieron ya que un auto pasó volando, tocando la bocina con un pasajero silbando fuera de la ventanilla. Gavin levantó la mano de una de sus pantorrillas y colocó un dedo debajo de su barbilla. Llevando su atención de nuevo a él. Sus ojos recorrieron sus exuberantes labios rojos, su pulso automáticamente comenzó a latir. —Múdate conmigo, Emily. Joder, nos enamoramos así... Vamos a chocar por el resto del camino.


Página

61

Mirando el mar de sus ojos azules, Emily tragó saliva y apretó sus manos alrededor de sus hombros desnudos. Gavin se inclinó más cerca, rozando sus labios contra los de ella. —No te puedo prometer que siempre será dulce y tierno porque tú y yo peleamos duro. Pero estoy bastante seguro de que no va a ser un paseo de terror, porque tú y yo nos amamos aún más duro. Lo que puedo prometerte es que siempre significarás más para mí que mi próximo aliento, y que siempre estarás en mi vida. Nadie más. En ese momento, todo lo que Emily alguna vez temió se alejó, desapareció, silenciado junto con todos los sonidos en el fondo, excepto por la respiración de ella y Gavin. Su corazón, que estuvo tan vacío sólo unos días atrás, se sentía como si estuviera a punto de estallar por las costuras. Acercándolo más, asintió con la cabeza y la sonrisa en su cara aumentó la sucesión de lágrimas cayendo de sus ojos. —Está bien, Señor Blake. Vamos a chocar. Coincidiendo con su sonrisa, una pizca de sorpresa brilló en los ojos de Gavin mientras presionaba sus labios en los de ella. —¿En serio? —Sí. —Emily se rió contra sus labios—. En serio. Vamos a jodidamente colisionar. Con su sonrisa infame, Gavin sacó a Emily del capó. Ella gritó, con los pies colgando sobre sus brazos. —Eso fue muy fácil. Imaginé que discutirías un poco más. Fue mi desnudo, ¿Estoy en lo cierto? —Sí, Gavin, —respondió con sencillez, pero la hilaridad en sus ojos era tangible—. El desnudo me convenció. Señor, ayúdame. Gavin fijó sus labios en los de Emily, y fue allí en un largo tramo de una carretera en México, que supo de todo corazón que obtuvieron su Rehacer.


CAPÍTULO SIETE

Página

mily levantó la vista de su escritorio al reloj en la pared. —Queda un minuto. — Apresurándose de sus asientos y en una fila confusa, quince alumnos de primer grado colgaron sus mochilas al hombro y tropezaron con otros para ser los primeros en la puerta. —Srta. Cooper ¿Estará aquí mañana? Emily se acercó a la chica de ojos grandes y una sonrisa con hoyuelos esperando pacientemente por la respuesta de Emily. Ella se arrodilló delante de la niña. —Claro que lo haré. La Sra. Nelson no volverá hasta la próxima semana. —La sonrisa de la niña se ensanchó mientras se alejaba los mechones de su cabello rubio de la cara que se salieron de una trenza apretada. La campana sonó, y comenzó la carrera—. No se olviden de traer sus permisos para la excursión del próximo mes. —Emily bajó la mirada hacia la fila a medida que cada niño se arrastraba a toda prisa por delante de ella. A la percusión de "Esta bien" que estalló junto con un estruendo de charlas mientras huían del aula, la emoción salpicó cada carita. Con un suspiro, Emily se puso de pie y se dirigió a su escritorio donde reunió los papeles que necesitaba calificar. Después de meterlos en su bolso de lona, cogió una novela que había empezado a leer durante su hora de almuerzo. Caminando hacia la puerta, le dio al aula una última mirada y salió. Apenas había doblado la esquina cuando se encontró de bruces con Laura Fitzgerald, otra maestra sustituta que había comenzado unas semanas atrás. Originaria de Nueva York y lo que Emily podría considerar una adicta a los clubs, Emily estaba bastante segura de lo que iba a decir. —Justo quien estaba buscando. Vamos a salir esta noche. —La morena alta de piernas largas sonrió, sus ojos marrones brillaban con una gran excitación—. Webster Hall tiene una noche de damas. ¿Quieres venir? Brooke, Cary, Stephanie, Angie y Melinda van. Sé que es un jueves, pero bueno, sólo se vive una vez, ¿no? Todas vamos a dormitar mientras ellos estén en la biblioteca mañana. Supuesto de club correcto, Emily sonrió y continuó haciendo su camino más allá de la oficina. —No puedo. Voy a salir a cenar esta noche con mi novio. —Emily se encogió de hombros en su abrigo—. ¿La semana que viene? Laura frunció el ceño y la realización cruzó sus rasgos. Ella arqueó una ceja depilada a la perfección, una curiosa sonrisa se deslizó por sus labios. —¿Nuevo novio? Sonriendo, Emily asintió y controló su reloj. Queriendo recoger algo para usar esta noche, había previsto una caminata de unas pocas cuadras a una pequeña boutique que Olivia le había enseñado la primera vez que llegó a Nueva York. Aún así tenía que pasar por la oficina de correos para dejar un cambio de dirección, sabía que estaría presionada por el tiempo para prepararse.

62

E


63 Página

—¿Tal vez puedes pasar después de cenar? —Laura preguntó esperanzada, caminando a la par con Emily mientras empujaba las puertas delanteras. —Si. Quizás. Te mandaré un mensaje más adelante. —Cuando salieron al aire gélido de mediados de diciembre, Emily envolvió su bufanda alrededor de su cuello—. Tengo algunos papeles que corregir. Si puedo conseguir terminarlos a tiempo, voy a salir por un momento. —Mierda, —Laura exclamó, volviéndose hacia el edificio—. Olvidé mis llaves. Suena como un plan. Estaremos allí después de las diez. Emily la saludo y la vio desaparecer dentro de la escuela. Después de ponerse los guantes, empezó a bajar las escaleras. El estacionamiento estaba vacío en su mayoría, los autobuses escolares ya se habían marchado. Una brisa de invierno movió el dobladillo de su falda mientras buscaba en su bolso por las formas que iba a necesitar entregar en la oficina de correos. Su corazón se agitó cuando vio la dirección de Gavin. Todavía con miedo porque posiblemente estaban moviéndose demasiado rápido, Emily se empapó en el hecho de que cuando Gavin la veía, sus ojos recorrían su rostro como si estuviera memorizando cada línea y curva. Fácilmente la llevó a través del laberinto de conflictos que se habían encontrado con amor y una determinación que nunca antes había experimentado. En conversaciones difíciles, él mentalmente tomaba su mano como si la mantuviera de caer por un precipicio. La tranquilizaba, la amaba y admiraba todos los defectos que tenía. Pero, sobre todo, nunca renunciaba a ella. Dos imanes atraídos desde el principio, incluso cuando ella había amenazado con separarlos, Gavin fue quien los mantuvo juntos. Emily simplemente cimentó su destino cuando se presentó en México. Un viaje del que nunca se arrepentiría. Suspirando por la calidez de un futuro lleno de lo desconocido, pero estaba segura que los llevaría a donde ella y Gavin tenían que estar, el estómago de Emily cayó cuando escuchó la voz de Dillon llamándola por su nombre. Su pulso latía con fuerza, el sonido de su voz era fuerte en sus oídos. Un pequeño grito ahogado salió de sus labios mientras sus ojos se abrieron, su visión llena de oscuridad en el luminoso sol de la tarde. Se estremeció y se giró en su dirección. Estaba con los brazos cruzados, apoyado en su coche al otro lado de la calle y con los ojos clavados en los de ella. Sin pensarlo dos veces, Emily sacó su teléfono de su bolso. —¿Qué vas a hacer, Em? ¿Llamar a la policía? —Gritó, su voz punzando el aire como un enjambre de abejas furiosas—. Estoy a más de un centenar de metros de ti y no estoy en la propiedad de la escuela. Emily no levantó la vista, ni tampoco le respondió. Abrió su teléfono, sus dedos temblaban mientras marcaba el 911. Cuando el despachador se puso al teléfono, Emily escuchó a Dillon reír. —911. ¿Cuál es la naturaleza de su emergencia? —preguntó la mujer. —Necesito un oficial en Hamilton y la Avenida Stone, —Emily tartamudeó. Sus ojos se movían entre Dillon y el estacionamiento medio vacío. Dillon negó con la cabeza, su sonrisa era maliciosa y desconcertada como se paseaba por la calle con las dos manos metidas en los bolsillos de su pantalón.


64 Página

Incapaz de moverse, el terror encadenó a Emily al suelo mientras lo veía caminar por la acera. El pánico anudó su estómago. —Estoy en el estacionamiento de la Escuela Primaria Brody. Tengo una orden de protección en contra de mi ex, y él está aquí. —¿Cuál es su nombre? —La mujer preguntó. Su tono era tan increíblemente tranquilo, que asustaba a Emily. Observando a Dillon, Emily se tragó las palabras atrapadas en su garganta. No respondió—. ¿Señorita? ¿Sigue allí? Necesito su nombre. Con cada respiración irregular que Emily tomó, y los recuerdos advirtiendo a su mente, las amenazas susurradas de Dillon palpitaban por sus pensamientos. —Tú me obligas a lastimar a ambos. Ambos... Su instinto natural de correr se convirtió en algo más. Cerrando su teléfono, Emily se abrió paso entre su temor de él estando allí mientras su miedo burbujeaba en ira. Tenía algo puro, honesto y bueno con Gavin, y comprendió más aún el mal en Dillon. Ella tenía la felicidad más allá de la comprensión y detestaba la miseria que una vez permitió. Tenía placer y no dolor. A pesar de que se sentía como si no pudiera respirar y un clamor de nervios bailaba en sus entrañas, el deseo de no permanecer más como su prisionera, ni permitirle que lastimara a Gavin, se apoderó de ella. Dio un paso hacia adelante con las piernas temblorosas dirigiéndose hacia Dillon. De pie justo más allá de la valla metálica que rodea la escuela, Dillon ladeó la cabeza hacia un lado. Él le envió una sonrisa de tiburón, enseñándole todos los dientes. —Te lo voy a repetir, así tal vez lo entenderás ahora. No estoy en la propiedad. Estoy en la acera. Puede que no tenga una cinta de medición conmigo, pero soy bueno en matemáticas. Sigo estando a más de un centenar de metros de distancia. —Viene la policía, Dillon. —Quería que las palabras sonaran fuertes pero de alguna manera Emily sintió que él sabía que no era así. —Yo te amaba, y realmente me hiciste odiarte, —gruñó, sus ojos eran veneno líquido—. ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? ¿Me hice cargo de ti y tú jodidamente me avergonzaste con lo que hiciste? —¿Crees que te hiciste cargo de mí? —Impresionada, Emily lo miró fijamente, su tono era afilado—. ¿Sabes qué? Retiro lo dicho. Por un tiempo, me convenciste que estabas cuidando de mí, pero me tenías engañada. Tú sabías lo que pasé cuando era niña. Lo que vi. Me prometiste que nunca te convertirías en aquellos hombres, y lo hiciste. No me di cuenta cuando comenzó a suceder. Has utilizado la muerte de mi madre en mi contra. Sabías que era vulnerable y tú te aprovechaste. Eso no es amor. Eso es enfermizo y retorcido. Y sólo un poco de información para ti, Dillon. El Amor no es estar avergonzado por lo ocurrido. El amor es tener el corazón roto por la manera en que las cosas terminaron entre nosotros. —¿No crees que estoy jodidamente herido? —Fue a dar un paso adelante pero se detuvo. —No, —contestó Emily—. No creo que estés herido. Creo que tú ego está magullado. Nunca me amaste. Nunca. Con los puños cerrados a los costados, él apretó los dientes. —Sí te amé, ¡Pero follaste con mi amigo! —Emily sintió que todo el miedo demasiado familiar volvía de nuevo a ella. Luchó contra él mientras seguía mirando al hombre que una vez fue todo para ella


65 Página

antes de que él los separara—. Y sólo un poco de información para ti, yo no utilicé la muerte de tu madre en tu contra. Tú sola te caíste a pedazos, maldita sea, y no sabías cómo manejarlo. Hice lo mejor que pude. —¿Creías que no me iba a caer a pedazos? —Emily ahogó un sollozo—. ¡Ella era mi madre, Dillon! ¡Mi madre! Dillon se encogió de hombros, una risa voló más allá de sus labios impíos. —Tu relación con ella era tensa. Dame un respiro. Los ojos de Emily se agrandaron, su pulso latía salvajemente. —¿Qué tiene que ver eso? Tensa o no, ella fue todo lo que conocí. —Emily se detuvo, incapaz de creer en el monstruo que escondió debajo de un camuflaje de bondad durante tanto tiempo—. Eres una falsificación. Un camaleón. ¿Dónde, en ese corazón superficial, evocaste la capacidad de hacer lo que hiciste por ella antes de morir? Dime. Porque no puedo siquiera empezar a entenderlo. —Yo tampoco. —Otro encogimiento de hombros mientras sus ojos oscuros se clavaron en los de ella—. Una mierda como ella no se merecía mi ayuda. No es de extrañar que te rindieras justo antes de que muriera. Incluso tú sabías el desastre que era. Ni siquiera podías ayudarla. O debería decir que no querías ayudarla. A pesar que sabía que él seguía con su conducta para hacerle daño, el mundo de Emily se detuvo, la ira se enroscó con profundidad en sus venas. —Vete al infierno, —dijo entre dientes—. Tú estás hecho de la misma carne malvada de tu madre. Es obvio que has disfrutado estar en la cárcel porque estás a punto de volver. Esta vez, vas a estar más de unos pocos días. Ojalá pudiesen arrastrarla contigo por dar a luz a un imbécil. —Vete a la mierda, puta, —gruñó—. No voy a ir a la cárcel. Conozco mis derechos y mis límites. —Con tranquilidad se balanceó sobre los talones—. Una vez más, estoy en la acera y no hay una maldita cosa que puedas hacer al respecto, Emily. Ni una maldita cosa. —Miró un grupo de adolescentes que cruzaban la calle y llevó sus ojos hacia los de ella, la malicia en ellos la inmovilizó como un objetivo—. Eso es... a menos que quieras llamar a Gavin y decirle que estoy aquí. —Hizo una pausa, sacudió la cabeza y se rió—. Ahora, eso sería un poco divertido. Volveré a la cárcel y disfrutaré cada segundo, sabiendo que tuviste que ver cómo golpeé su culo a una puta papilla aquí en esta misma acera. Eso sería digno de unas cuantas noches de mi libertad. Como si él hubiera encendido un interruptor en la cabeza de Emily, algo en su interior cambió, algo que las palabras no pueden describir. Apretó la bolsa de tela, sus dedos se clavaron en su palma. Trató que su voz sonara indiferente aunque sentía todo lo contrario. —Así es, Dillon, amenazas vanas. Algo en lo que siempre has sido bueno. —Ella arqueó una ceja, fingiendo desinterés—. Apenas extraes sangre. Yo, de cualquier persona, lo sabría. ¿Verdad? —Levantó la mano y se frotó el lugar en el labio donde la había golpeado—. Sólo para que sepas, apenas dolió. Mis alumnos de primer grado pueden lanzar un mejor golpe. —Maldita puta, —fue su réplica, las palabras salieron de él como si fueran ácido. Consciente de permanecer en la acera, inclinó la cabeza y la escupió. No la alcanzó pero Emily no lo esquivó tampoco. Se quedó tan quieta como una piedra. Su respiración hacía temblar su garganta mientras lo miraba fijamente, con el corazón desbocado. Una voz de hombre le llamó la atención. Dando un paso atrás, vio cómo un oficial salía de una patrulla, la informalidad en sus zancadas era desconcertante.


8. Asociación Benevolente de la Policía: es el nombre de varios sindicatos que representan a los agentes de policía.

66 Página

Con las manos en las caderas, unas líneas profundas surcaron su rostro mientras se acercaba. —¿Qué está sucediendo aquí? Emily metió la mano en su bolso y sacó los documentos de la corte. —Tengo una orden de protección— —Nada, —dijo Dillon—. Ella está desperdiciando su tiempo. —Le lanzó a Emily una mirada y sacó su billetera del bolsillo trasero del pantalón—. Aquí está mi tarjeta de PBA.8 Él le entregó la tarjeta a través de la valla—. Mi tío ha sido un detective de narcóticos de Brooklyn en Bedford—Stuyvesant en los últimos veinte años. El oficial le echó un vistazo. Asintió con una sonrisa levantando su boca. —Mira eso. —Deslizó la tarjeta de la Asociación Benevolente de Patrulleros de vuelta a través de la valla—. Apuesto a que conoces a Anthony Armenio. —Crecí con Anthony Jr. y Anna. —Dillon miró a los ojos de Emily, su mirada era fría mientras deslizaba la tarjeta en su billetera—. Mi tío solía llevarme a— —Disculpe, —Emily interrumpió, empujando los documentos a la mano del oficial—. No me gusta interferir esta agradable conversación pero él ha violado una orden de protección de la corte. —No he violado nada, —argumentó Dillon, con una sonrisa tirando de sus labios. Con la paciencia agotada, Emily giró la cabeza en la dirección de Dillon. —¡Sí, lo hiciste! ¡No se supone que debes estar aquí! —Hey, hey, —el policía advirtió mientras miraba a Emily—. Cálmese. —No voy a calmarme, —Emily reprendió, moviendo los ojos hacia su placa—. Es su trabajo mantenerlo lejos de mí, Oficial McManus. —Dio un paso atrás y se cruzó de brazos—. Por favor, haga el trabajo que mis impuestos pagan y eche un vistazo a la orden. Con la frente elevada, el policía se frotó la barbilla. La exasperación bailó sobre sus rasgos, no obstante arrancó su mirada de Emily. Mirando los papeles en su mano, y aparentemente sin tener prisa, los hojeó. —Él no ha violado esta orden, Señorita Cooper. —Le entregó los papeles—. Por lo que puedo decir, es posible que usted haya violado la orden, sin embargo. —¿Qué? —Emily preguntó con los ojos muy abiertos—. ¿Cómo yo violé la orden? Se presentó en mi lugar de trabajo. —No, no lo hizo, —el policía la corrigió, sacando una pequeña libreta. Mientras él garabateaba en ella, Emily miró a Dillon. Él le dedicó una sonrisa de suficiencia—. Dice que el Señor Parker no puede poner un pie en la propiedad de la Escuela Primaria Brody, —el policía siguió, con el cabello blanco moviéndose en el aire helado. Arrancó el pedazo pequeño de papel de la libreta y se lo dio—. Hasta donde yo sé, no lo ha hecho. Está justo afuera de la propiedad, en una acera de propiedad de la ciudad. Pero lo que yo me pregunto es por qué usted está tan cerca de la valla. Ahora, a menos que el señor Parker tenga algún tipo de poder mágico que le hizo flotar a través del estacionamiento, usted de buena gana se acercó a él. —Emily abrió la boca, pero el oficial la cortó—. Ese papel que está sosteniendo es una advertencia. Si usted consigue otro de esos, su orden de protección será rescindida. —El policía no dijo nada más. Giró sobre sus talones, en dirección a su patrulla. Una vez instalado en su asiento, bajó la ventanilla y sonrió—. Sr.


Página

—Hey, no puedes entrar aquí de esa manera. —Olivia se levantó del sofá. Puso sus manos en sus caderas con una sonrisa juguetona estallando en su rostro—. Ya no vives aquí, y además estaba teniendo relaciones sexuales en medio de la sala de estar. —Me mudé hace tres días. —Emily la miró con una ceja en alto—. ¿Y estás teniendo sexo sola y con la ropa puesta? Olivia se encogió de hombros. —Tengo mis métodos. Emily arrojó sus pertenencias en la mesa del vestíbulo. Se sacó su abrigo, se dirigió a la cocina y cogió una lata de refresco de la nevera. —No tienes idea de lo que sucedió, — dijo, tomando asiento en la mesa. Olivia entrecerró los ojos y la estudió un momento. —Bueno, he visto esta expresión antes. Por favor, no me digas que tú y Gavin ya están teniendo problemas. —Ella se dejó caer en una silla frente a Emily—. Si es así, te lo juro, no voy a perder mi tiempo en ustedes. Además, los dos ya tienen planes para pasar la Navidad en casa de tu hermana. Claro que no van arruinar las fiestas. —Gavin y yo estamos bien. —Sacudiendo la cabeza, los nervios de Emily regresaron—. Dillon apareció en la escuela hoy. —Llamaste a la policía, ¿no? —Preguntó Olivia, impaciente—. ¿Está de nuevo en la cárcel? —No. No lo está. Llamé a la policía y el idiota que se presentó dijo que yo estaba mal, no Dillon. Por primera vez, Olivia parecía sin palabras. Casi. —¿Qué? No entiendo. ¿Cómo puedes estar mal? Eso no tiene ningún puto sentido. La orden se supone que es para protegerte, no a él. Emily suspiró. —Me acerqué a donde estaba parado detrás de la cerca.

67

Parker, voy a sentarme aquí hasta que se vaya, pero me muero de hambre así que por favor sea rápido. Sonriendo, Dillon asintió y se volvió hacia Emily. Manteniendo su voz baja, metió las manos en los bolsillos y se alejó lentamente. —Nunca hago amenazas vanas, Emily. Recuerda eso. Mientras Dillon se giraba, cruzaba la calle y entraba a su Mercedes, el miedo que Emily estaba tratando de eliminar, erizó su piel. Se ancló en ella, sembrándose más profundo que antes. Apretando el papel que ella tan fácilmente asumió que significaba su protección, Emily observó a Dillon y al oficial marcharse. El capullo de su pasado se deshizo ante sus ojos. Sin embargo, una hermosa mariposa no surgió con libertad. En cambio, una mujer emocionalmente enferma se quedó de pie en la playa de estacionamiento sola, su pensamiento delirante de que iba a estar bien era una mancha en la distancia. Nunca habría indulto para la violencia de Dillon. Una máquina había reemplazado su corazón en algún lugar a lo largo del camino, y ella sabía que en ese mismo instante, nunca estaría verdaderamente a salvo de él.


68 Página

Los ojos de Olivia se ampliaron. —¿Por qué intentaste llegar tan cerca de él? Sabes de lo que es capaz. Si el Capullo se presentó en la escuela, ¿Quién sabe lo que planeaba hacer? —Tal vez ése es el punto, Olivia. Tal vez por un segundo, no quise que él tuviera el poder para hacerme temer de lo que podría hacerme. Olivia dejó escapar una bocanada de aire y se cruzó de brazos. Echándose hacia atrás, miró por la ventana de la cocina y se metió un mechón de su cabello rubio detrás de la oreja. —Tienes que contarle a Gavin. —Lo sé. —El estómago de Emily se estremeció pero esconder la verdad de Gavin ya no era una opción—. Teníamos planes para salir a cenar esta noche pero le envié un mensaje y le dije que no me sentía bien. Se lo contaré cuando llegue a casa. Con una sonrisa cansada, Olivia tomó la mano de Emily. —Estoy pensando que lo mejor es que hagas una parada y recojas unas cuantas botellas de vino en el camino. Podría facilitar su reacción cuando se lo cuentes. Resoplando, Emily se puso de pie. —Cierto. Que Gavin esté borracho cuando le cuente no hará la situación mejor. —No me refería a él. Me refiero a ti. —Olivia se levantó y se encogió de hombros—. Tú eres la que va a necesitar un par de copas. Él va a enloquecer, pero estoy segura que tú sabes esto. Ella lo hacía. La ansiedad se apoderó de Emily pero antes de que pudiera pensar en lo que estaba a punto de enfrentar, un movimiento en el pasillo atrapó su mirada. —¿Tina está aquí? Olivia se mordió los labios y negó con la cabeza. —¿Trevor? Permaneciendo quieta, Olivia negó con la cabeza y sonrió. La frente de Emily se frunció casi al mismo tiempo que un hombre alto y delgado se paseó hacia la sala, luciendo nada más que la mejor toalla de algodón rosa de Olivia. —Oh, mierda. No sabía que había alguien aquí, —dijo el invitado anónimo, deslizando una mano robusta a través de su húmedo cabello de color chocolate. Él fue a darse la vuelta, pero Olivia rápidamente se dirigió hacia él. Ella se puso de puntillas, colocó un delicioso y largo beso en sus labios y enganchó su brazo en el suyo. Arrastrando al Sr. Toalla Rosa y mullida hacia la cocina, Olivia sonrió. —Emily, él es Jude. Jude, ella es mi mejor amiga, Emily. Después de cerrar la boca, Emily alargó su mano para estrechar la mano extendida de Jude. —Uh... hola. Es un placer conocerte, —dijo Emily, tratando de evitar que el saludo sonara como una pregunta. Con una sonrisa destacando sus dientes blancos y sus ojos de color verde claro, Jude enganchó su pulgar en la toalla, apretándola más a su cintura. —Sí, lo mismo digo. Lo siento. Me había imaginado que la primera vez que nos conoceríamos estaría llevando ropa. —¿Por qué? —Preguntó Olivia, acurrucándose debajo de su brazo. Le pasó una mano por su abdomen endurecido—. Me gusta mostrar estos. Jude sonrió, tirando de Olivia a un prolongado beso.


Página

El olor a pan de ajo recubría el aire mientras Emily abría la puerta del ático. Un nerviosismo corrió por sus brazos cuando Gavin apareció a la vista, pero se desvaneció mientras él se dirigió hacia ella con su sonrisa lenta y deliciosamente sexy. Su mirada se deslizó perezosamente sobre ella mientras la tomaba en sus brazos. — ¿Te sientes mejor, o tengo que jugar al doctor esta noche? —Le pasó las manos por su cintura—. Aunque lo último podría ser muy gratificante para los dos, prefiero que estés saludable. Mariposas pululaban en el estómago de Emily. —Estoy segura de que sería más que gratificante, —respondió ella, con los ojos fijos en esa boca que tan desesperadamente

69

—Tengo algunas cosas que hacer, —dijo Emily, su desesperación por salir de allí crecía por segundo—. Fue un placer conocerte, Jude. Estoy segura de que nos veremos por ahí. —Genial. Sin lugar a dudas, —respondió, rompiendo el beso. Se dirigió por el pasillo, dejando a Emily y a Olivia solas. —Bueno, —Olivia dijo arrastrando las palabras—, ¿qué te parece? Ahora tengo mi propio caramelo, ¿No? Emily se puso la chaqueta y se colgó el bolso al hombro, una sonrisa jugando en sus labios. —¿Dónde lo conociste, y qué sucedió con Tina? Olivia se encogió de hombros. —Ella era demasiado tranquila para mí, y su familia no era exactamente aficionada a todo el asunto de chica con chica. —Acompañando a Emily hacia la puerta, sus ojos brillaban con una luz repentina—. Jude entró a la galería en busca de una pieza, y de alguna manera lo convencí para que me dejara pintarlo... desnudo. Emily rió, cubriéndose rápidamente la boca. —¿Pintaste un retrato de él desnudo? —No, amiga. —Olivia puso su brazo sobre el hombro de Emily, su sonrisa era tan malvada como el mismo diablo—. Pinté sobre su cuerpo mientras estaba desnudo. —Me partes de la risa. ¿Lo sabías? —Emily tiró de ella a un abrazo—. De verdad lo haces y te adoro por eso. —Oh, yo misma me parto, pero me encanta más la forma de partir a Jude. —Olivia soltó a Emily y le dio un codazo a sus costillas—. ¿Entiendes el sentido? —Sí, entendí el sentido, chiflada. Olivia le dio una sonrisa de satisfacción. Al abrir la puerta, sus rasgos se pusieron serios. —Llámame esta noche, quiero saber cómo fueron las cosas, ¿de acuerdo? Emily asintió, la realidad se aproximaba rápidamente a la vista. —Lo haré. —Ella miró a Olivia un momento antes de que sus ojos recorrieran su primer hogar en Nueva York—. Te quiero, Liv. —Yo también te quiero. Cuando salió al pasillo, dejando atrás su pasado, Emily sintió una oleada de inquietud sobre su futuro. Pero sin embargo, sabía que tenía que hacerle frente. No ocultar más y poco a poco comenzar a cambiar, nada se encadenaría a ella... excepto ella misma. Y esto... esto no lo permitiría.


9. Tienda que ofrece desde Lencería de lujo, joyas y productos de intimidad, así como productos del hogar, baño y del cuerpo, juguetes y accesorios, fabricados con materiales de primera calidad, y se empaquetan con elegancia distintiva.

70 Página

quería besar. Cediendo a la tentación, se puso de puntillas e hizo precisamente eso. Se demoró en el momento en que sus labios tocaron los de él. —Mmm, puedo ver que te sientes mejor, —dijo él, dando marcha atrás en el vestíbulo y yendo a la sala de estar. Con sus labios todavía bloqueados, él le deslizó el bolso del hombro y lo dejó caer encima de una caja de mudanza detrás del sofá—. Pero no creas que escaparás tan fácilmente. Tengo todo el equipo médico instalado en mi armario, con el estetoscopio y botas blancas hasta los muslos para esas piernas bonitas. Emily echó su cabeza hacia atrás, con curiosidad nadando en sus ojos. —¿Hablas en serio? —No, pero puedo ir rápido a Kiki De Montparnasse9 en Greene Street para recoger algo travieso para ti si insistes. Emily se rió. —¿Acabas de hablar francés? Gavin sonrió, su hoyuelo se profundizó en su mejilla. —Sí... Como cuestión de hecho, lo hablo con fluidez. Tengo una lengua muy talentosa. —Él rozó sus labios sobre los de ella, burlándose ligeramente—. Pero eso no es algo que tú no sepas. Me encanta la idea de verte en botas blancas, pero tengo que admitir que te prefiero en negro. —Y yo que pensaba que preferías verme desnuda. —Otra risita mientras Gavin gemía. Inclinando su cabeza mientras él trabajaba sus labios contra su cuello, Emily notó el agua a punto de ebullición sobre una olla en la estufa de la cocina. —Está hirviendo, — Emily respiró con voz ronca. La sensación de su boca acariciando su clavícula envió placer por su espalda. —Estoy seguro que lo está. Siempre he tenido ese efecto en ti. —La voz de Gavin vibró sobre la piel de Emily mientras empezaba a desabrocharle la blusa—. Recuerda, yo hago cosas a tu cuerpo que nadie más puede hacerlo. Aunque total y completamente excitada, Emily no pudo evitar estallar en carcajadas. Gavin la observó adorablemente confundido, pero en ese momento, todo su nerviosismo le pegó a la vez, y ella no podía detenerlo. Con las cejas fruncidas, Gavin le envió una mirada inquisitiva. Sus manos se apartaron de su blusa mientras ella continuaba con su risa. —¿Qué? —Su boca se curvó en una media sonrisa—. No soy un profesional, pero me pareció que eran unas líneas bastante buenas. Emily le puso una mano sobre su pecho. —Estaba hablando sobre el agua en la estufa. ¿De verdad crees que usaría la palabra hirviendo para describir lo que le haces a mi cuerpo? Gavin parpadeó. —¿Es esto un intento para hacer que me sienta mejor? Si es así, estás fallando miserablemente. Emily frunció sus labios juguetonamente y enroscó sus dedos en el cabello de él. — Aww, ¿Herí el ego de mi hombre? —En más de un sentido, —admitió. Como el fuego, el hambre crudo encendiendo sus rasgos la devoraba. Él se inclinó a su oído, su voz era un susurro lento—. Pero no te preocupes... mi venganza será tu maravillosa perdición. Su promesa se deslizó sobre Emily como la seda. Un escalofrío erizó su piel mientras rozaba su boca por su mandíbula, sus músculos se enrollaron, tensos por el deseo.


10. Es un chef americano, personalidad de televisión y autor de libros

71 Página

Envolviendo su mano alrededor de su nuca, Gavin aplastó sus labios contra los de ella. Dejándola casi sin aliento, enredó los dedos en su cabello, su beso era intenso y con tanta rapidez retrocedió. Mientras trataba de recuperarse del delicioso golpe de sus tácticas excesivamente cualificadas, Emily lo escuchó ahogar una carcajada. Él entró en la cocina. Un poco aturdida, se dejó caer sobre el sofá de cuero, se quitó los zapatos de tacón y los desechó en el suelo de mármol. —Emily, —Gavin la llamó. Todavía mareada, tragó saliva y respiró hondo. —Gavin. —Acabo de hacer hervir tu cuerpo, amor, —señaló con una ceja en alto y una sonrisa—. ¿Sería correcto decir que voy a lograr los mismos resultados una vez que tenga tu cuerpo desnudo clavado debajo del mío esta noche? Sabiendo que el hombre que la miraba era nada menos que fascinante, emocionante, de gran alcance, y avasallante, Emily se encontró simplemente asintiendo. Sus palabras la aclararon. Él sonrió esa sonrisa sexy que la tomó por sorpresa desde el primer día y se dirigió hacia la cocina. Abrió una caja de pasta y arrojó los fideos en la olla de agua. El vapor flotó hacia arriba, retorciéndose a su alrededor. Encendió otro quemador, roció un poco de aceite de oliva en una sartén, y colocó en ella unos trozos de pechuga de pollo recubiertas con harina. Después de lavarse las manos, cogió dos platos del gabinete. Situada atrás, Emily observó la forma en que se movía por el espacio con facilidad. Tenía esta mierda bajo control. Un Emeril10 real, pero uno que estaba completamente caliente y sin duda ejercitaba. Considerando que estaba sentado detrás de un escritorio todo el día, no había otra manera para que su cuerpo quedara magníficamente en forma. Sus ojos siguieron los vaqueros desteñidos colgando perfectamente de su esbelta cintura. Ella observó sobriamente cómo sus músculos se flexionaban con cada movimiento debajo de una camiseta negra. Era, sin embargo, tan poderoso y tan casual. Se preguntó si él lo sabía. Desde que su grado de conocimiento en la cocina no iba más allá de fideos ramen o una caja de macarrones con queso, Emily sabía que tenía que ponerse al día en el departamento de la cocina. Considerando que Gavin tenía un chef privado que le preparaba la mayoría de sus comidas, le pareció divertido que supiera lo que estaba haciendo. Sin embargo, esta no sería la primera vez que Gavin hacía o le decía algo que la sorprendiera. Una sensación cálida de comodidad se derramó a través de ella. Dillon nunca había cocinado para ellos. Siempre habían ido a cenar. No es que no le gustara ser mimada en cierta medida, pero amaba las pequeñas cosas que Gavin hacía. De alguna manera, mientras observaba a Gavin sacar una botella de vino blanco de la nevera y verterlo en dos copas, sabía que él iba a llenar su vida con un sinnúmero de pequeñas cosas que equivaldrían a más de lo que cualquier otro hombre alguna vez le daría. Por un breve segundo, sonrió. Luego, la realidad de lo que la noche iba a consistir atacó sus nervios de nuevo. Ella se encogió, lamentando haberle mentido. Tragando, respiró hondo y se puso de pie. Se trasladó a la cocina y se colocó detrás de Gavin en la estufa. Rodeó con sus brazos


11. Gift en inglés es tanto don como regalo.

72 Página

su cintura, se puso de puntillas y posó la barbilla en su hombro. —No sabía que cocinabas. Sigues poniéndote más y más sexy. En ese momento, él se rió entre dientes. —Espera. ¿Pensé que era shexy? —Él sacó con un tenedor un pedazo de pasta de la olla y se volvió para darle de comer a Emily. Ella lo tomó en su boca. —¿Shexy? —Preguntó, masticando y claramente confundida—. ¿Es así como tomas la palabra? Girando, Gavin levantó una ceja con diversión en sus ojos. —No, muñeca. Es la tuya después de haber bebido demasiado. —Él le dio un beso en la coronilla de la cabeza—. Y yo creo que es muy shexy. Ella lo miró y sonrió. —No tengo idea de lo que estás hablando, pero lo aceptaré. —Una mujer inteligente, —dijo, la comisura de su boca se torció hacia arriba—. Ve y toma asiento, shexy. Todo debe estar listo en un minuto. —Shexy. —Emily se echó a reír—. Bueno, ¿En qué puedo ayudarlo Sr. shexy? —Lleva esto a la mesa. —Gavin sacó una cesta de pan de ajo del mostrador. —¿Eso es todo? —Preguntó. Se alejó y la puso sobre la mesa—. ¿No hay nada más que pueda hacer por ti? Sonriendo, Gavin se apoyó en el mostrador y se cruzó de brazos. —¿Cómo puedes hacer que una pregunta tan sencilla y tan inocente suene sexual? Llevando una sonrisa propia, Emily colocó sus manos en las caderas. —¿Tal vez es un don? Gavin se mordió los labios y se acercó a ella. De pie a centímetros de su cuerpo, le susurró al oído, —¿Puedo desenvolverlo,11 entonces? Emily respiró estremeciéndose ante la sensación de su suave voz tan cerca de ella. — Tenemos que comer primero. —¿Ves? Acabas de hacerlo de nuevo, Señorita Cooper. —Él levantó su mano al cuello de ella. Masajeó sus dedos en su cabello, sus ojos vidriosos con un deseo que Emily no podía equivocarse—. Tú sabes que me encanta comer... el postre. Una calidez viajó a través de Emily, estableciéndose en su estómago. Dios, se hizo casi irresistible. Soltando el aliento que estaba reteniendo, negó con la cabeza. —Usted señor, tiene que aprender a controlarse a sí mismo. —Tratando de ejercer su propio control, pero más preocupada por el giro dramático que la conversación estaba a punto de tomar, Emily se apartó y se acomodó en su silla. Con un leve impacto en sus ojos, Gavin la miró por un segundo y luego se volvió hacia la estufa. —Me agotas de cualquier tipo de control que he tenido. —Tomó la pasta y sirvió un poco de salsa de tomate en ella—. Pero tú ya sabes esto. La verdad. Se estrelló allí, justo en su cara. Emily sabía que él no podía controlarse a sí mismo a su alrededor, y aunque se sentía de la misma manera en muchos niveles, en ese momento, no podía soportar que él la quisiera. No podía soportarse a sí misma. Su pregunta golpeó el aire antes de que pudiera pensar en ello. —¿Por qué, Gavin? —Ella levantó la vista de la mesa—. ¿Por qué me elegirías? Puedes tener a cualquier mujer que desees. ¿Por qué yo? Girándose, Gavin enarcó sus cejas. —¿Por qué no iba a quererte a ti, Emily?


73 Página

Ella levantó los hombros en un encogimiento de hombros casual. —Debido a que no hay absolutamente nada en mí. Soy débil en muchos aspectos, y tú... tú eres fuerte. — Emily se detuvo, moviéndose en su silla—. Nada sobre mí encaja con lo que necesitas o mereces. Gavin se quedó completamente inmóvil, su mirada inquebrantable. —¿Por qué dices todo esto? —Puedo hacer una lista con más razones por las que no me debes querer. —Otro encogimiento de hombros mientras lo observaba. —No quiero que enumeres ninguna jodida razón de por qué crees que no debería quererte. —Él se acercó a ella, completamente sin saber de dónde estaba proviniendo todo esto. Alcanzando su mano, él suavemente la levantó de la silla. Sus ojos bailaban sobre el rostro de ella—. ¿Quieres que enumere las razones por las que te necesito, Emily? Porque eso es lo que eres para mí. Eres una necesidad. No un querer. —Con lágrimas en los ojos y los labios temblorosos, Emily sacudió la cabeza y empezó a hablar, pero Gavin la cortó. Él ahuecó sus mejillas, llevando su rostro más cerca de él. No estoy seguro de que alguna vez lo entiendas, pero te dije que te necesito más de lo que necesito mi próximo aliento. Desde el día en que nos conocimos, desde el segundo que puse los ojos en ti, nunca ha habido alguien más digno de ocupar un puto centímetro de espacio en mi mente. —Él acarició a lo largo de sus labios con sus pulgares, apoyando su propia frente contra la de ella—. Dios me ha creado para amarte. Voy a sanar las grietas en tu corazón. Sé que esta mujer rota no existía antes de Dillon. Me niego a creer eso. El amor sobre la mentira. Confianza sobre desconfianza. Con el corazón roto e hinchado, Emily tomó una respiración profunda. —Te mentí, —dijo con voz ronca, secándose las lágrimas de sus ojos. Gavin tragó una repentina sensación de malestar, dejando caer lentamente las manos de su rostro. —Espera... ¿qué? ¿Sobre qué me mentiste? Su mirada quemó a Emily, haciéndola retroceder. Con la mente en crisis y sin poder respirar, las náuseas la golpearon con fuerza. Ahuecando su mano sobre su boca, Emily huyó hacia el cuarto de baño, casi tropezando con las cajas de mudanza esparcidas por todo el piso. —Emily, —Gavin gritó, siguiéndola. Ella llegó al cuarto de baño, cerró la puerta y echó la llave. Encorvada sobre el retrete, tuvo arcadas repetidamente. Su estómago estaba vacío de cualquier alimento durante las últimas horas, por lo que no salió nada. Gavin golpeó la puerta, con una evidente preocupación en su tono. —Emily, déjame entrar. Otra sacudida viciosa pasó por su estómago. Ella sacudió la cabeza y miraba al retrete. —Yo... necesito un segundo, Gavin. —No, Emily, —replicó, moviendo el pomo—. Abre la puerta. Ahora. A pesar de que escuchó la preocupación en su voz, también escuchó la autoridad, y no quería que la rompiera si no hacía lo que le pedía. Enderezándose, Emily tomó una bocanada de aire y avanzó hacia la puerta. Con tantas emociones golpeando a través de ella, no podía descifrar si iba o venía. Con ojos vidriosos, abrió la puerta. Las palabras


74 Página

salieron de su boca antes de que Gavin tuviera la oportunidad de hablar. —¿Sabías que una de cada tres mujeres termina en una relación mental o físicamente abusiva? Pese a que sus músculos se tensaron de inmediato y la sangre corrió dentro de sus venas, Gavin la observó sin palabras. Sorbiendo, Emily asintió. —Pero lo más gracioso es que no se inicia de esa manera. Comienza maravilloso, tan cerca de todo lo que imaginaste que algo sólido debería ser. Luego, poco a poco, la relación cambia y te preguntas si te estás volviendo loca. Tú, literalmente, comienzas a cuestionar tu propia cordura. En un minuto, la persona de la que estás enamorado es amable y cariñosa, y al siguiente se están volviendo locos. Las primeras veces no les das importancia, asumes que están teniendo un mal día, pero luego se convierte en un patrón regular de conducta. La persona en el extremo receptor no es ajena a ella, pero comienzan culparse a sí mismos. Con todo su cuerpo en estado de alerta, Gavin apretó los dientes y trató de dominar su tono. En un susurro, le pasó los dedos por la mejilla y la miró a los ojos. —¿Acaso Dillon te puso las manos encima? Temblando, Emily tragó. —¿Sabías que el abuso mental puede hacer que la víctima sienta depresión, ansiedad, impotencia, tener autoestima baja y desesperación? Pero eso no importa, porque tus sentimientos no cuentan y no te das cuenta de que nunca lo harán. A veces el abusador te hace pensar que cuentan. Luego vuelves a pensar que eres alguien que pertenece a una institución, no ellos. Pero en la norma, tus necesidades o sentimientos, si realmente tienes el jodido coraje para expresarlos —y la mayoría de las mujeres no lo tienen— son ignorados, ridiculizados, minimizados y destituidos. Te dicen que eres demasiado exigente, o hay algo mal contigo. Básicamente, tienes negado el derecho para sentir... cualquier cosa. Llorando, Emily se dirigió a la sala de estar. Sentándose en el sofá, se quedó mirando a Gavin mientras entraba en la sala, con los ojos clavados en los de ella. —A veces te distancias de tus amigos o tus seres queridos. A veces ni siquiera tienes permitido tener amigos. A pesar de que le has entregado a esa persona tu corazón y tu alma, su comportamiento se vuelve tan errático, es como si sintieras que estuvieras caminando sobre unas minas. Pero sigues amándolos porque no eran así cuando se conocieron, así que sólo parece obvio que sea tu culpa. Entonces —aquí está la parte histérica y lo retorcido que se convierte todo esto— comienzas a inventar excusas para su comportamiento inexcusable en un esfuerzo por convencerte a ti mismo que es normal. En la realidad, te esfuerzas para convencerte a ti mismo que eres el responsable de que se conviertan en el monstruo que se han convertido. Con el corazón desbocado, Gavin se arrodilló delante de ella. Una electricidad llena de ira zumbaba a través de sus nervios mientras tomaba sus manos, entrelazando sus dedos con los de ella. —Por amor de Dios, Emily, dime lo que te hizo. Con lágrimas corriendo por su rostro, Emily se echó a reír. —Espera, Gavin, aquí viene lo bueno. Un par de señoras de una organización que lucha contra la violencia doméstica me dijo que yo permití que esto suceda porque "Soy un producto de mi entorno". Me refiero a, en serio, ¿No es un cliché? ¿Te he contado alguna vez acerca de mis padres? ¿Te he contado alguna vez cómo, después de que mi padre nos abandonó, mi madre continuó buscando idiotas?


75 Página

Queriendo arrancar la respuesta de ella, Gavin se limitó a sacudir la cabeza. Emily nunca se había abierto así para él, y sabía que tenía que dejarla hablar. Apretó sus manos mientras su pecho se oprimía con cada respiración inestable que daba. —Bueno, ella lo hizo. Fue a través de ellos como si el mundo se acabaría al día siguiente. Entiendo que ser una madre soltera fue difícil para ella. Lo hago. Pero definitivamente tenía una cosa con recoger al borracho local en el bar más cercano para ayudar a pagar la renta del próximo mes. Ellos ayudaban por un tiempo antes de que se marcharan como lo hizo mi padre, pero nunca llegaron sin un precio. Ella los dejaba que la golpearan un poco si la cena no estaba lista para el momento en que entraban por la puerta, o si la casa no estaba limpia al momento en que se sacaban sus botas sucias. Todos se veían diferentes, pero venían de un mismo molde. Todos y cada uno de ellos fueron cortados de la misma pieza de cera abusiva. Sacudiendo la cabeza, ahora fue Emily quien apretó las manos de Gavin. —Así que, esas mujeres me dijeron que ser testigo de la debilidad de mi madre llevó a la mía, y ver a mi abuelo golpear a mi abuela fue lo que impulsó a la de ella. Me dijeron que me crié pensando que estaba bien que un hombre le hiciera eso a una mujer. Me crié pensando que la autoestima era ganada por atender las necesidades de un hombre a cualquier costo. Incluso si eso significa degradarse a uno mismo una y otra vez. —Pero la manzana puede caer lejos del árbol. El cincuenta por ciento de los niños crecen pensando que nunca seguirán los pasos de sus padres, si se trata de un niño observar a su padre golpear a su madre o una chica joven que ve a su madre recibir un golpe. Pero esta manzana cayó sobre el tronco del árbol, Gavin. Esta manzana tomó el mismo camino que su madre. —Pausando, Emily miró sus manos enlazadas alrededor de las de Gavin. Cuando llevó su mirada igualmente dolida de nuevo a la suya, era lo único que podía hacer para decir las palabras—. También me dijeron que por haber luchado físicamente contra Dillon el día de nuestra boda que finalmente había roto el ciclo. Y allí estaba. La pregunta contestada directamente delante de él. La pregunta que Gavin ya sabía la respuesta. Su estómago tocó fondo. Sintiendo que su rostro se ponía pálido, se levantó lentamente, mientras unas cuchillas de ira cortaban su pecho. Sangre. Él quería la sangre de Dillon, y la quería ahora. Emily se puso en pie, con las piernas temblorosas. —No lo hagas. Por favor, no, — susurró ella, mirándolo a los ojos llenos de veneno. Llevando las manos a sus mejillas, su cuerpo temblaba con el suyo—. Estoy aquí contigo, Gavin, y estoy bien. —Se hizo un silencio, su presencia era asfixiante mientras observaba a Gavin tratar de controlar sus rasgos. Aunque no estaba funcionando. Podía ver que estaba a punto de explotar—. No te lo dije porque no quiero que resultes herido. No quiero que te metas en problemas, o pasar por más de lo que ya lo hiciste. Por favor, no me odies por mentirte. Por favor, no. Gavin sabía que ella le mintió esa noche. Algo en lo profundo de su instinto le dijo que lo hizo. Sin embargo, otra parte lo engañó haciéndole creer en ella. Gavin le dio una mirada de confusión, un ceño frunciendo su rostro. —Nunca podría odiarte, Emily. ¿Me crees cuando digo eso? Emily asintió, las lágrimas corría por sus mejillas. —¿Y estás preocupada acerca de mí? —Sí, —admitió débilmente—. Tengo que protegerte de todo esto. Yo causé todo.


76 Página

—¿Protegerme después de lo que te hizo? —Preguntó, la exasperación en su voz cortó el aire. Gavin llevó sus manos a su rostro, con los ojos clavados en los de ella—. Mi Dios, Emily, tú no causaste nada de esto, pero no me puedes pedir que no haga nada. —Por favor, —ella lloró. Apretando los dientes, Gavin se volvió. —No. El miedo recorrió el estómago de Emily mientras lo veía coger sus llaves del mostrador. Mientras ella se acercaba a él, con la mente en llamas con las imágenes de lo que estaba a punto de hacer, Emily estalló en un ataque de histeria que nunca pensó posible. Había llorado muchas veces durante toda su vida, pero nada se comparaba a lo que su pequeño cuerpo estaba produciendo en este mismo momento. No podía respirar, no podía pensar. Sentía las piernas como si estuviera caminando con dificultad por el lodo, apenas hizo su camino a través del ático. Emily cerró los dedos alrededor de la parte posterior del brazo de Gavin cuando estaba a punto de abrir la puerta. Gavin se volvió, su expresión era feroz, su mirada barrió sobre ella. —Me estás pidiendo no ser un hombre, Emily, y no puedo hacer eso. No puedo. Eres mía, y si no me hubiese ido, esto no habría sucedido. No me pidas no hacer esto de la única forma que conozco. Con el aliento paralizado y el corazón desintegrándose por la idea de él culpándose a sí mismo, Emily dudó un momento antes de llevar una mano a su rostro. Acariciando su mandíbula, ella negó con la cabeza, su voz era un suave susurro. —Gavin Blake, eres más hombre que cualquier otro hombre que haya conocido. Eres gentil. Eres amable. Eres fuerte e ingenioso. Eres agradable y cálido, y sé que puedes reducir a la mayoría de las mujeres a unos alegres charcos de baba con las palabras más sencillas. —Arrastrando los dedos de su mandíbula, ella los llevó hasta su pecho—. Tienes un corazón transparente y no puedes hacer nada para enamorarme más de ti. Ni una sola cosa. —Poniéndose de puntillas, experimentó un ataque de nervios cuando entrelazó sus manos detrás de su cuello, acercando su rostro al de ella—. Y tú no tienes la culpa de esto. Luchando contra la furia haciendo un agujero en su estómago, Gavin apoyó su frente contra la de ella. —No, Emily. Si no me hubiese marchado— —Y si no lo hubiese aceptado de vuelta. —No debería jodidamente haberte tocado, —susurró, tratando de contener su rabia—. No es lo mismo. —Sé que no lo es. ¿Pero quieres saber qué lo es? —Gavin puso su mano en la cadera de ella, sus dedos se clavaron en ella mientras miraba hacia otro lado. Emily tocó su mejilla, para que la mirara—. Si sales por esa puerta y vas tras él, no eres diferente a cualquier hombre con el que me he tropezado. Por favor, no alejes a este hombre de mí, Gavin. Por favor. Al infierno. La mirada en sus hinchados ojos verdes, combinado con la súplica suave saliendo de sus labios, tenían a Gavin sintiéndose como si estuviera atrapado contra una pared. Su mente estaba jodida, completamente forzada por sus palabras. Dividido entre la necesidad de golpear a Dillon hasta cerca de la muerte y no querer arrastrar a Emily a través de más mierda, la tensión se erizó en lo profundo de Gavin. Ella misma se desangró por él, cavando sus recuerdos dolorosos bajo su piel. Antes de esto, ella parecía inalcanzable, pero hoy en día, ahogaba todos los miedos que tenía en


77 Página

un mar de confianza el cual Gavin sabía que sólo él poseía. Pero por el amor de Dios, él no sería capaz de escapar de su propia hostilidad si dejaba que Dillon se saliera con la suya por lo que había hecho. Cada instinto masculino en Gavin gritaba que derribara al hombre que había herido a la mujer que amaba. La mujer que era de él. Completamente... Jodido. Perdido en sus pensamientos, Gavin apretó los dientes hasta que le dolían. Mirando fijamente a los ojos de la mujer que sabía que no podía vivir sin ella, él tomó una decisión, esperando que no lo persiguiera a cada hora del día por el resto de su vida. —No voy a ir tras él. —Se encogió cuando las palabras salieron de su boca—. Prometo que no lo haré. Pero me dirás dónde te golpeó. ¿Entiendes? Necesito saber. Emily podía ver la reticencia en sus ojos pero la sinceridad sonó a verdad en su voz. Emily soltó un suspiro y asintió con fuerza. —Sí, —dijo. El pecho de Gavin se retorció por la porción de dolor en su voz. Tomando su mano suavemente, la llevó a la cocina donde apagó el quemador manteniendo el pollo braseado—a—crujiente. Gavin podía sentir la forma en que el agarre de Emily se tensó cuando, un momento después, se dirigió a la habitación con ella. Mirándose fijamente el uno al otro, se quedaron en silencio como si ninguno supiera que decir. Tratando de borrar todo rastro de enojo de sus rasgos, Gavin curvó sus brazos alrededor de su cintura y la apretó contra su cuerpo. En cuestión de segundos, ella estaba floja en su abrazo, sus lágrimas corrían duro y rápido. Él acarició su nariz en su cabello, sintiendo el dulce aroma de su shampoo, mientras trataba de prepararse para lo que estaba a punto de decirle. Su cerebro no podía acercarse a computar cómo alguien podría hacerle daño. Ella era frágil. Amorosa. Vulnerable. Con todas sus posesiones, Gavin sabía que su toque era todo lo que tenía que era verdadero, puro. Dillon metódicamente la había desnudado capa por capa, dejando al descubierto partes que ninguna mujer debería tener que desnudar. En ese momento, Gavin temía que rompería su promesa de no ir tras el maldito enfermo. Con cada segundo que pasaba ella se deshizo en sus brazos y Gavin estaba peligrosamente cerca de perder toda apariencia de control. Cuando los llantos de Emily se volvieron un zumbido bajo y su respiración se desaceleró a un ritmo normal, Gavin le inclinó suavemente hacia arriba la barbilla. La compresión brilló en sus ojos. —¿Estás bien? Emily se limpió la nariz. —Lo estoy. ¿Y tú? No lo estaba. Ni siquiera cerca. Estaba desquiciado. Pero deseando mantenerla lo más tranquila posible, Gavin asintió. —Dios, ni siquiera has comido. —Dejando escapar un suspiro cansado, llevó una mano al cabello de Emily—. ¿Estás hambrienta? —No, —susurró. No lo estaba. Todavía se sentía como si pudiera vomitar, la comida era la última cosa en su mente. —Está bien. Voy a echarme un poco de agua en la cara. —Él bajó su boca a sus labios y la besó suavemente—. Vuelvo enseguida. Emily asintió y lo vio desaparecer en el cuarto de baño. Después de cerrar la puerta, ella respiró hondo intentando disminuir la tensión de su cuerpo. No estaba funcionando. No quería darle detalles a Gavin sobre esa mañana. Infiernos, repetirlo podría ser el último golpe devastador a la cordura de él. Ya era bastante malo que ella pudiera ver que estaba luchando contra su instinto para salir e ir tras Dillon. Esto definitivamente lo podría enviar al abismo.


78 Página

Ella tiró de sí misma de sus malos pensamientos y rebuscó en algunas de las cajas de mudanza todavía con algunas de sus pertenencias. Buscando un par de pijamas, se encontró con una foto de su madre y su hermana de un viaje a Santa Cruz muchos años antes. Había sonrisas forzadas a lo largo de la foto. Esos pequeños trozos de indulto habían servido como una astilla de bondad entre el caos que consumía sus vidas, pero eso es todo lo que eran. Astillas de paz. Astillas de algo que nunca fue constante. Mientras la observaba, Emily contuvo las lágrimas, sabiendo que estaba a punto de derramar suficiente por la noche. Empujó la memoria debajo de un montón de sweaters. Para el momento que cambió su ropa de trabajo por un par de pantalones de chándal y una camiseta, Gavin volvió a surgir desde el baño. Despojado a nada más que un par de bóxers, con el rostro más enojado que unos minutos antes, Emily lo vio hundirse en el borde de la cama. Algo en el conjunto de su cuerpo la alarmó. Era como si los pocos minutos que tuvo para sí lo hubiesen convertido en una enorme bola de combustible de macho alfa cabreado. Emily tragó con nerviosismo y se subió a la cama. Dios, lo único que quería hacer era calmarlo de la batalla que sabía que él estaba luchando. Colocándose detrás de él, puso sus manos sobre sus hombros y los masajeó, tratando de eliminar la tensión saliendo de él en oleadas calientes. Eligió cuidadosamente sus palabras. —Gavin, —comenzó Emily, su voz era suave—, ¿por qué no sólo vamos a dormir? Ambos estamos mentalmente acabados en estos momentos. Podemos hablar de esto mañana. Sin responder, Gavin sacudió la cabeza. Después de rodar su cuello, se arrastró contra las almohadas colocadas a lo largo de la cabecera de la cama. Sobre sus rodillas, Emily se volvió y observó a Gavin. Sombras de hostilidad fría bailaron en su rostro y todo lo que hicieron fue hacer que se sintiera culpable por no permitirle que haga lo que ella sabía que quería hacer tan desesperadamente. Alejó la mirada de él, incapaz de ser testigo de su dolor por más tiempo. —Mírame, Emily, —ordenó en un susurro torturado. Su mirada regresó a la suya. Gavin sintió su nerviosismo, su vacilación, y joder si eso no confundía sus pensamientos—. Ven aquí, —dijo, tendiéndole una mano. Ella la tomó y él la condujo a su lado. Acurrucándose contra él, Emily apoyó la cabeza en su pecho. A pesar de la tensión saliendo de su propio cuerpo, el tentador aroma de su colonia y el golpeteo constante de su corazón, la calmaron y llevaron su mente a un lugar donde se sentía segura. Su mano subiendo y bajando por su espalda la tranquilizó más allá de una cueva de euforia que sólo Gavin podía proporcionar. —¿Dónde te golpeó? Sabía que iba a venir, pero la pregunta todavía le provocaba un escalofrío hasta los huesos por completo, alejándola de esos pocos segundos de calma. Acurrucada en una bola estrecha y moldeada a él, Emily levantó la cabeza y lo miró a los ojos azules. Levantó su mano y señaló el punto por encima de su frente, donde sólo unos pocos días atrás, le había preguntado al respecto. Donde sólo unos pocos días atrás, ella le mintió al hombre que amaba. El hombre que necesitaba que confíe en ella. Emily sintió su cuerpo tirante con la tensión. Al igual que un infierno, la ira ardía en sus ojos. Emily vio el músculo de su mandíbula apretarse mientras la miraba fijamente. Aparte del aumento de la respiración de Gavin, el silencio flotaba en el aire, oprimiendo el corazón de Emily.


79 Página

—Estoy bien, Gavin, —susurró ella, fingiendo tranquilidad. Gavin hervía. La necesidad de quitar a Dillon de la faz de la tierra estaba sembrada en cada célula, tendón y músculo de su cuerpo. Sin embargo, la necesidad de consolar a Emily tiró de él mientras forzaba que su compostura permaneciera intacta. Suavemente, la levantó por encima de él, a horcajadas sobre sus caderas. Podía sentir su agitación, y eso atormentaba su cabeza. Lo jodía... mal. Mirando la pequeña cicatriz, le pasó el pulgar a través de ella. Aunque casi no se notaba, el hecho de saber cómo llegó allí destruía a Gavin más allá de las palabras. ¿Cómo podría un hombre, un verdadero hombre, hacerle eso a una mujer? Era algo que Gavin ni siquiera podía comenzar a procesar. Inclinándose, rodeó con un brazo su cintura mientras envolvía su mano libre alrededor de su nuca y guiaba su rostro al de él. Por un segundo, la miró fijamente a los ojos antes de rozar sus labios a través de la marca que siempre estaría gravada en su hermoso rostro. Una marca colocada allí por un idiota que nunca la mereció. —¿Dónde más te golpeó, Emily? —Gavin movió los ojos hacia ella. Se dio cuenta que se estaba poniendo a sí mismo en más dolor auto—infligido, pero una parte de él tenía que ir a través de ese dolor. Emily había sufrido mucho peor que él. O no. Esa era una pregunta que definitivamente no podía responder, porque se trataba de un sufrimiento que nunca había tenido que soportar. —Mi labio, —Emily respondió en voz baja, mirando los ojos de Gavin volverse feroces. Ella se congeló. Gavin se encogió, luchando contra el impulso de destrozar la casa. —Tu labio, — afirmó con calma, una vez más tratando de controlar su tono—. ¿Golpeó tus putos labios? —Vacilante, Emily asintió. Viendo sus hermosos labios temblar, Gavin cogió un susurro de su perfume. En ese momento, lo único que podía pensar era en re—marcar esos labios. Él la atrajo hacia su boca, duro y rápido. Emily dejó escapar un suave gemido mientras sus lenguas se encontraron, calientes y húmedas. Su beso era desesperado, urgente y devorador. A pesar que su posesividad la tomó por sorpresa, sabía que estaba marcándola. Lo sabía, y no le importaba porque ella quería que lo hiciera. Necesitaba esto de él, y sabía que tenía que marcarla. Ella enredó los dedos en su cabello, tirando con fuerza mientras su corazón se hundía. —No puedo creer que jodidamente te haya herido, nena, —Gavin respiró—. Siempre adoraré estos labios. Siempre adoraré este cuerpo. —Tomando la parte posterior de su cuello con más fuerza, Gavin profundizó el beso—. Cuando te miro, me siento como si estuviera mirando a la otra mitad de mí mismo. Tú has llenado el espacio vacío en mi alma, y debido a eso, eres una diosa para mí. Esa es la forma en que siempre voy a tratarte. Por el resto de tu vida. Te prometo eso. Joder, lo prometo. Emily lo besó con más fuerza. Sus palabras se tatuaron en su corazón, su beso casi le agotó el aire que no quería en sus pulmones. Ella solo quería respirarlo a él. Mientras Gavin sacaba la camiseta de Emily por encima de su cabeza, él sabía que esas promesas serían fáciles de mantener. Prefería quemarse en las fosas más bajas del infierno que faltar a su palabra, porque ella era una diosa en su vida. Su amante. Su amiga. Su por siempre.


Página

80

Pero maldito sea en esas fosas de fuego del infierno, mientras empezaba a volver a marcar a su amante, él sabía que había una promesa que no sería capaz de mantener porque la protegería hasta el día que muriera. La parte más jodida, y Dios lo ayude... No podía esperar para romperla.


CAPÍTULO OCHO

—G

Página

con respecto a nuestro enfoque? Sin previo aviso, la voz profunda de Colton se entrometió en los pensamientos de Gavin. Pensamientos malvados que lo habían consumido en las últimas dieciséis horas desde que Emily le explicó lo que Dillon le había hecho. Sentado en una reunión, rodeado de ejecutivos que representan a una de las principales farmacéuticas del país —una con la necesidad de una masiva campaña de publicidad— Gavin sabía que debía estar prestando atención. Pero no lo estaba. Su mundo se había vuelto al revés, su corazón estaba desgarrado. No había palabras adecuadas que podrían transmitir su estado mental en esta tarde—mañana de viernes. Su estado mental privado de sueño, eso era. En la oscuridad, Gavin se había quedado mirando al techo mientras sostenía a Emily. Escuchando su respiración suave, completamente despierto por la adrenalina en sus venas, Gavin intentó purgar de su cabeza las visiones de Dillon lastimándola. Sin importar lo mucho que lo intentó, no funcionó. Su cerebro jodía con él. El repiqueteo insistente de querer sentir la sangre de Dillon en sus manos gritaba en voz alta en sus oídos. Había bullido hasta que salió el sol. Gavin nunca hubiera pensado que fuera posible que el cuerpo suave de Emily, entrelazado con el suyo, no pudiera alejarlo del acantilado de destrucción criminal del que estaba tan ansiosamente esperando para saltar. Anoche demostró que a pesar de sostenerla enfrió algo de la ira hirviendo debajo de su piel, Emily no pudo apagar la llama que la alimentaba. Colton repitió su pregunta anterior, llevando a Gavin de regreso al presente. Levantó la cabeza pesada y puso sus ojos en los de su hermano. Colton se quedó mirándolo con una mirada de confusión ensombreciendo su rostro. Gavin hurgó en los papeles frente a él. Cuando oyó a uno de los cuatro caballeros sentados frente a él aclararse la garganta, Gavin rompió el silencio. Sacudió la cabeza y miró a Colton. —No, no puedo responder a su pregunta. —Tiró la pila de papeles sobre la mesa de conferencias—. ¿Por qué no te adelantas y les das la información, Colton? —No era una pregunta cortés sino una declaración que decía ahora no es el momento para joder conmigo. El rostro del viejo se volvió gris, igual que su cabello. Una vez más, el silencio envolvió la sala. Con el ceño fruncido en lo que Gavin fácilmente reconoció como exasperación, Colton se aclaró la garganta. Alejó su mirada de Gavin y se enfocó en los impacientes ejecutivos. —Me disculpo, caballeros. Parece que mi hermano se ha despertado del lado

81

avin, ¿podrías seguir adelante y responder la pregunta del Sr. Rosendale


82 Página

equivocado de la cama esta mañana. —Colton se encogió de hombros casualmente. Una sonrisa inclinó las comisuras de su boca. Le lanzó una mirada de reojo a Gavin, el humor reemplazó su exasperación—. Claramente, no ha echado un polvo anoche. En pocos segundos, la mesa estalló en una orquesta de risas, ninguna de las cuales incluía a Gavin. A pesar de que quería abofetear a su hermano por el comentario malicioso, estaba impresionado por la rápida e ingeniosa respuesta del imbécil. Colton siempre había tenido un don para ello, y Gavin tuvo que admitir que suavizó la tensión en la oficina. Gavin observó la sonrisa estúpida en el rostro de su hermano mientras se inclinaba hacia atrás, frotándose una mano cansada por la barbilla. Movió su atención al reloj de la pared, haciendo caso omiso de la perorata de mierda que Colton estaba desarrollando sobre el grupo intentando ganar una de las mayores cuentas que Industrias Blake podría adquirir. El dinero era lo más alejado de la mente de Gavin mientras señalaba el tiempo. Once y cuarto. A poco más de una hora para encontrarse con Emily. Antes de quedarse dormido la noche anterior, ella había sugerido dulcemente un almuerzo tranquilo en un pequeño café en el Battery Park ya que salía del trabajo temprano. Gavin sabía que ella estaba tratando de calmar sus nervios. Esa fue una de las muchas cosas que le gustaban de ella, la forma en que lo calmaba. Dios, jodidamente la amaba. Daría todo por ella. Viajaría por todo el mundo en un abrir y cerrar de ojos si ella insistía. No había un límite que pudiera llegar o una línea que no cruzaría con el fin de hacerla feliz. Ahora, sólo necesitaba convencerla de que valía la pena cada pedacito de ello. Unos momentos después, los pensamientos de Gavin se interrumpieron de nuevo mientras el grupo de hombres se levantaban de sus asientos, cada uno luciendo una sonrisa satisfactoria. Gavin se puso de pie y vio a Colton con diversión. Estaba mirando a Gavin con una sonrisa satisfecha. Gavin sabía que era su manera de hacerle saber que había obtenido la cuenta sin su ayuda, y Gavin estaba malditamente seguro que Colton iba a vomitar su descontento con él una vez que todos se marcharan. A Gavin no le importaba un carajo. —Suena como un plan de juego, Colton, —dijo el ejecutivo canoso mientras estrechaba la mano de Colton—. Tendremos los contratos enviados para el final de la jornada de mañana. Colton mostró su sonrisa ganadora. —Excelente. Esperamos con interés poder arreglar esto para ustedes. Tomaron la decisión correcta. —Esperemos que tu hermano pueda echar un polvo, mientras tú estés arreglando la campaña, —dijo el hombre secamente, inclinándose para estrechar la mano de Gavin. Una vez más, la sala estalló en carcajadas. Una vez más, Gavin no lo hizo—. Tengo un par de conexiones en la ciudad, si necesitas un poco de ayuda en ese departamento. Ellas no son baratas, pero seguro que vale la pena cada centavo. Gavin aceptó su mano, su apretón más fuerte de lo normal teniendo en cuenta que no le gustó el comentario del imbécil. No le importaba. Gavin sabía cómo manejar su tipo sin ser demasiado ofensivo. O no. Una vez más, no le importa un carajo. La boca de Gavin se convirtió en una sonrisa socarrona. —Estoy seguro de que lo son, y le agradezco la oferta, pero nunca he tenido que pagar por servicios como esos. Por lo general vienen de buena gana a mí. Pero bueno, haga lo que tenga que hacer. —La sonrisa del hombre cayó y el ceño fruncido la sustituyó, pero Gavin no le dio la oportunidad de hablar.


83 Página

—Esperamos con interés recibir esos contratos, Sr. Rosendale, —dijo Gavin, caminando hacia la puerta de la oficina. Él la mantuvo abierta para el grupo de pulida riqueza mirándolo—. Mi hermano está en lo cierto. Tomaron la decisión correcta. Industrias Blake va a sacudir la mierda de su campaña. Vamos a mantenerlos a todos muy ricos. Martini secos y prostitutas caras en abundancia. La frente fruncida del hombre se alivió cuando su boca se torció hacia arriba en una lenta sonrisa de sabelotodo. —Tengo una gran fe que usted y su hermano van hacer lo correcto por nosotros, Sr. Blake. Pero para que lo sepas, chico, no tomo Martini secos. Prefiero el whisky escocés. El Dalmore 1962 Single Highland Malt Scotch para ser exactos. —Excelente elección, —dijo Gavin, desabrochándose el traje azul Ermenegildo Zegna de u$s 22000. Sabía que el tipo estaba siendo un idiota, tratando de empujar una botella de whisky de u$s 58,000 en su rostro. Gavin sonrió con toda la intención de ser un idiota—. Tendré a nuestra secretaria enviándole dos cajas, así estarán bien abastecidos. ¿Suena bien? El hombre dudó un momento, sus ojos definidos. —Suena muy bien. Nos veremos de nuevo en marzo. —Sin decir una palabra, él asintió con la cabeza en dirección a Colton y salió de la oficina, su tripulación de bastardos igualmente arrogantes detrás de él. Gavin cruzó la oficina y se rió cuando escuchó a Colton cerrar la puerta de un golpe. —¿Qué carajo fue todo eso? —Colton espetó—. No fue suficiente estar aturdido durante la reunión, sino que casi terminas con el maldito contrato de una manera típica de Gavin. Gavin se volvió, con los ojos entrecerrados. —¿Qué diablos se supone que significa eso? —¿Debo deletrearlo para ti, hombrecito? —Si. Tal vez lo debes hacer, —Gavin respondió secamente. Cruzándose de brazos, se sentó en el borde de la mesa, a la espera de la respuesta de su hermano. Con la cabeza inclinada, Colton se metió las manos en los bolsillos. —En serio, hemos trabajado en esa oferta durante meses. ¿Dónde diablos estabas? Su frase se cortó, y Gavin podía decir que Colton estaba perdiendo la paciencia. A pesar de que estaba teniendo un día de mierda, la culpa se derramó a través de Gavin. Maldita sea. Colton estaba en lo correcto. Habían trabajado muchas horas para ganar la cuenta. Al infierno con él mismo, su hermano había pasado noche tras noche lejos de Melanie y sus hijos, asegurándose de que todo estuviera listo para la reunión. El rostro de Gavin se suavizó. —Lo siento, ¿de acuerdo? Colton suspiró, su tono se calmó. —¿Qué está sucediendo contigo, hombre? Me di cuenta que algo estaba molestándote cuando llegaste esta mañana. Gavin miró su reloj. Tenía una cantidad limitada de tiempo para explicar lo que había pasado. Llevando su atención a Colton, sintió su sangre agitarse a través de su cuerpo—. Dillon golpeó a Emily la mañana de su boda. La boca de Colton se quedó boquiabierta. —¿Qué? —Si. Él jodidamente la golpeó, y se presentó en su trabajo ayer. —De pie, Gavin se pasó las manos por el cabello mientras pensaba en la conversación que él y Emily tuvieron después de hacer el amor la noche anterior. Había inclinado aún más su mundo sobre su eje cuando le explicó que Dillon fue a su escuela. Aunque Gavin quiso hacerla renunciar a


84 Página

su trabajo ese segundo, no podía. La enseñanza significaba mucho para ella y amaba a sus estudiantes. Pero todo estaba bien. Sin el conocimiento de Emily, Gavin ya había realizado una llamada esta mañana, asegurándose de que fuera seguida a todas partes. Un poco de dinero y un viejo amigo que acababa de terminar una sentencia de siete años en la correccional colgaría de la sombra de Dillon por el resto de su puta vida—. ¿Sabías que la golpeó? Los ojos de Colton se abrieron. —Jesucristo, Gavin. ¿Por qué diablos asumirías que sabía de ello? No, no lo sabía. —Supuse que lo sabías porque al parecer Trevor sabía y no me lo dijo. —Gavin caminó a través de la oficina para recuperar sus llaves mientras su cabeza zumbaba a través de la segunda conversación de anoche. Trató de quitarse de encima el desastre de emociones que también habían establecido su residencia en su mente. Aunque Emily insistió que Trevor le hizo prometer que le contaría si volvían a estar juntos, no le cayó nada bien a Gavin. Él había visto a Trevor el día que ella se mudó a su ático. Como cuestión de hecho, el hijo de puta actuó como si la vida fuera sólo buena. Poco sabía Gavin que su vida estaba a punto de llegar a ser más complicada que nunca. —¿Él sabía y no dijo nada? —Colton preguntó, sentado en la mesa—. Y quiero dejar muy claro. Soy tu hermano. Yo nunca te escondería algo así. ¿Lo tienes? —Sí, lo tengo. Pero él es como un hermano para mí, —Gavin murmuró, moviendo sus ojos hacia su reloj. Sin duda, su conductor ya habría recogido a Emily del trabajo. Tenía que marcharse para cruzar la ciudad a tiempo y encontrarse con ella—. No he hablado con él todavía pero tengo planeado en asegurarme de hacerlo pronto. Me encargaré de él entonces. —Ya veo. —Colton asintió—. Además, estoy seguro que encargarte de Dillon se encuentra primero en tu lista de prioridades. —Colton rodó su cuello y crujió los nudillos, una sonrisa malvada inclinó su boca—. Estoy un poco mayor y no tan pulido como tú, pero si quieres un poco de ayuda, estaría más que dispuesto a ir un par de rondas con el gilipollas. Gavin dudó un momento antes de girarse hacia la puerta. —Mira, tengo que salir de aquí. He quedado con Emily para almorzar en cuarenta y cinco minutos. —Espera, —espetó Colton, poniéndose de pie de un salto—. ¿Cómo es que me diste esa mirada? No me digas que no vas a sacudir a ese idiota un poco por lo que le hizo a ella. Te conozco mejor de lo que piensas. ¿Qué sucede? Suspirando, Gavin se detuvo avergonzado en la puerta y se dio la vuelta. —Emily me hizo prometer que no iría tras él. A esto, Colton frunció sus cejas y se rió entre dientes. —Gavin, estás tratando con una mujer que también te hizo prometer no comprarle un auto porque piensa que es innecesario en Manhattan. Gavin no pudo evitar sonreír. —Lo sé, ¿verdad? A quién le importa si es Manhattan. Ella no tiene ni idea, pero ya le ordené uno. —Exactamente. —Colton rió y volvió a sentarse. Sus rasgos se pusieron serios de nuevo, y puso sus manos debajo de su barbilla—. Ahora pide un lugar para golpear a Dillon. Lo que Emily no sepa no le hará daño. —Colton se detuvo, con la mirada firme en Gavin—. Pero lo que estás conteniendo te matará.


Página

No importa si era el tráfico de media mañana, el tráfico del mediodía, o la hora pico de la tarde, el tráfico en Manhattan era un fastidio. Jodidamente. Un fastidio. Gavin estaba comenzando a pensar que el razonamiento de Emily de no querer un auto no era tan malo después de todo. Pero por más que intentara, era adicto a la conducción. Claro, fácilmente podría tener a su conductor llevándolo en su limusina como los gilipollas ricos que algunos lo persuadían ser, pero Gavin no podía dejar de lado el sentido de control que tenía detrás del volante. Le encantaba. Con las ventanas cerradas y el estéreo a todo volumen, con jodida congestión de tráfico en Manhattan o no, era uno de los pocos momentos robados que tenía para sí que realmente calmaba sus nervios y sus pensamientos. Sin embargo, mientras Gavin maniobraba a través de la marea de vehículos que obstruían las calles, la calma no era algo que estaba sintiendo. No. Ni siquiera cerca. Su cabeza rugía. Sus pensamientos se volvieron más jodidos con cada segundo que pasaba. Aunque "The Red" de Chevelle estallaba de los altavoces, lo único que Gavin podía oír eran las palabras de Colton reverberando a través de su cabeza. Pero lo que estás conteniendo te matará. Contenerlo mataría a Gavin. Esto lo sabía. También sabía que si se quedaba sin hacer nada, se convertiría en un hombre amargado. Aunque la idea era algo que Gavin no podía registrar ahora, él temía que llegaría a resentirse con Emily mientras los años pasaran. Con el café donde encontraría a Emily claramente en su línea de visión, Gavin la imaginó sentada en una mesa esperándolo. Sólo unos pocos cientos de metros y estaría allí. Unos minutos más y sería capaz de mantener su promesa a ella. Al menos por hoy. Pero lo que estás conteniendo te matará. Matará... Matará... Te... Matará... —A la mierda, —Gavin espetó. Antes de que su cerebro tuviera la oportunidad de comprender lo que su cuerpo estaba haciendo, del carril más lejos del izquierdo, Gavin dobló el volante duro justo cuando el semáforo se puso en verde. No podía oír o ver, pero una sinfonía de bocinas y una exhibición de dedos del medio de los enojados conductores de Nueva York se dirigieron a él. ¿Su nuevo destino? La oficina de Dillon en el distrito financiero. Perforando los cambios, Gavin logró abrirse paso a través de las calles de la ciudad sin matar a nadie. Eso no quería decir que no se acercaba. Su sangre se agitó mientras volaba a través de un cruce de luz roja sobre la Calle Church, cerca de golpear la parte trasera de un autobús de dos pisos lleno de turistas. Otra ráfaga de bocinas se disparó. Una vez más, Gavin no podía escucharlas. No podía ver a los peatones que

85

Colton dijo esas dos últimas palabras con un aire de simplicidad, pero la verdad en ellas se disparó a través de la habitación. Luchando para permanecer fiel a su promesa hacia Emily, no importaba lo mal que podía saborear la sangre de Dillon, Gavin simplemente salió de la oficina.


86 Página

saltaban sobre los bordillos para salir del camino de su rápida Ferrari FF, porque su visión se puso rojo sangre. Sangre. Jodidamente. Roja. Con una mano agarrando el volante, utilizó la otra para tirar de la corbata alrededor de su cuello. Mientras entraba al garaje debajo del edificio de Dillon, se quitó la chaqueta del traje, pagó la tarifa de estacionamiento y se lanzó a un lugar de estacionamiento. Después de abrir la puerta y cerrarla de un golpe, Gavin se dirigió hacia el ascensor y pulsó el botón del piso de Dillon. Gavin ya no estaba luchando una jodida batalla en su cabeza. Rodó sus mangas y se hundió profundamente a un sombrío mar de calma. Estaba alimentando su cuerpo con lo que ansiaba, lo que necesitaba, y debido a esto, se sintió alucinado. Drogado. Mientras subía hasta el piso quince, partes y sombras del rostro de Emily se enrollaron a través de sus pensamientos. Su corazón se hundió mientras echaba un vistazo a su reloj. La idea de ella sentada en el café esperando por él sin darse cuenta de lo que estaba a punto de hacer, le molestaba. Sin embargo, no podía detenerse. Gavin salió del ascensor cuando las puertas se abrieron, dando un paso hacia una enorme conmoción. Era algo que estaba acostumbrado a ver. Vistiendo trajes baratos de eBay y corbatas que sus abuelas les habían comprado para su vigésimo primer cumpleaños, los jóvenes, cachorros hambrientos de dinero se paseaban frente a sus cubículos. Con los receptores Bluetooth en sus oídos y la pulida riqueza en el otro extremo de la línea, hablaban con rapidez, tratando de rasgar un pedazo de carne de una cartera con más dinero de lo que harían en el transcurso de todas sus vidas. Ellos elevaron sus barbillas en saludo y Gavin supo que un par de ellos lo reconoció cuando pasó por el caos. Él simplemente asintió con la cabeza. Ninguno de ellos iba a terminar sus llamadas de la potencial pila de dinero que estaban tratando de obtener. Teniendo en cuenta que sólo había compartido una cerveza o dos con ellos a través de los años en que Dillon lo invitó a salir, a Gavin realmente no le importaba una mierda si terminaban sus conversaciones para detenerse y decir hola o no. Su atención se centró en la puerta en la esquina izquierda de la masiva oficina. Detrás de ella estaba la pieza de carne que Gavin estaba a punto de hacer pedazos. Ya sin calma, cuanto más se acercaba, Gavin sintió que su hambre sin alimentar dividió su estómago en dos. —Hey, Gavin, —una voz femenina y familiar ronroneó. Alejó su atención de la puerta conteniendo su almuerzo más allá de ella, pero sus pies nunca dejaron de moverse. —Hey, Kimberly. ¿Está en su despacho? La rubia pechugona asintió. —Sí lo está. —Bueno, —le dijo, rodeando la esquina de su escritorio. Como se acercaba a la puerta de Dillon, Gavin agachó su cuerpo de metro noventa intentando ver por debajo de las mini—persianas que cubrían la mitad del vidrio. Los ojos de Gavin aterrizaron en la espalda de Dillon. De pie delante de su escritorio, con los brazos cruzados. En un movimiento rápido, Gavin abrió la puerta y la cerró. En otro, giró la cerradura, encerrándolos de cualquiera que pudiera tratar de entrar. Que el puto juego comience.


87 Página

Sin girarse, Dillon dejó escapar un suspiro molesto. —Kimberly, ¿cuántas veces en los últimos meses te he dicho que no te follaré nunca más aquí? Vuelve a tu escritorio y te llamaré más tarde si me da la gana. —No soy Kimberly, imbécil, —Gavin gruñó. Sus ojos se centraron en Dillon cuando se dio la vuelta—. Te dije que te mataría con mis propias manos si alguna vez la tocabas de nuevo. Entrecerrando los ojos, Dillon abrió la boca pero antes de que las palabras pudieran salir, Gavin lo arremetió, tirándolo sobre el escritorio. Aunque descomunal, la pieza sólida de madera de cerezo chilló unos centímetros por el peso de los dos hombres que aterrizaron en ella. Con Dillon inmovilizado debajo de él, Gavin curvó sus manos alrededor de su cuello, apenas notando el golpe del puño de Dillon contra su boca. La sangre de su labio partido cayó sobre la mejilla de Dillon, deslizándose por su barbilla. Mientras Gavin observaba los ojos sin alma de un hombre que había considerado un amigo en un momento dado, destellos de Emily recibiendo su tratamiento brutal hicieron que la adrenalina se clavara en las venas de Gavin. Su ira hervía a fuego lento y Gavin no tenía ninguna intención de detener su erupción. Con las manos envueltas alrededor de la garganta de Dillon, Gavin levantó su cabeza y lo empujó hacia abajo contra el escritorio. Golpeó la superficie con un fuerte ruido seco. Gavin estaba seguro de haber roto el cráneo de Dillon. —¡Que cobarde! —Gavin vociferó con su cuerpo temblando—. ¡Te dije jodidamente que te mataría si le hacías daño! —¡A la mierda tú y ella! —Dillon gritó, retorciéndose bajo el peso de Gavin. Gavin apretó más fuerte, tensando su agarre hasta el punto de poder sentir el martilleo del pulso de Dillon contra sus pulgares. Ante esto, Dillon llevó sus brazos hacia arriba y rodeó sus puños alrededor de los antebrazos de Gavin en un pobre intento de sacar las manos de Gavin de su cuello. No funcionó, y sólo cabreó más a Gavin. Golpeó su cabeza contra el escritorio de nuevo. Después de un segundo y posiblemente el cráneo roto, Gavin escuchó a Dillon inhalar fuertemente mientras luchaba por respirar. Gavin también escuchó su propia sangre corriendo a través de sus oídos. Dillon soltó uno de los brazos de Gavin y lo balanceó de nuevo, pero esta vez no hubo velocidad en el mismo. Fue bastante fácil para Gavin de esquivar. Gavin podía sentirlo debilitarse debajo de él. Lo sentía decaerse mientras miraba fijamente los ojos de Gavin. Él observó los capilares de Dillon saltar a la superficie, volviendo su rostro a un tono claro de azul. Y entonces se dio cuenta. —Gavin Blake, eres más hombre que cualquier otro hombre que haya conocido. Tienes un corazón transparente y no puedes hacer nada para enamorarme más de ti. Ni una sola cosa. Ahora, Gavin se encontró luchando una batalla completamente diferente provocada por las palabras de Emily. Algo dentro de él se retorció, un debate sobre la conveniencia o no de detenerse. El bastardo enfermo debajo de él podría poseer sus emociones en este mismo momento, pero la mujer por la que estaba dispuesto a matar poseería su corazón para siempre. Eligiendo el amor sobre el mal, Gavin tomo una respiración, soltó el cuello de Dillon y se alejó del escritorio. Pasándose las manos por su cabello, Gavin se paseaba y miraba el cuerpo de Dillon casi sin vida deslizarse al suelo, arrastrando las pilas de papel, plumas y un teléfono con él.


88 Página

Ahogado, Dillon rodó a su lado y apoyó las manos y las rodillas en el suelo, su pecho subía y bajaba en busca de aire. Un aluvión de escalofríos pasó por el sistema de Gavin mientras presenciaba a Dillon tratando de ponerse de pie. No sirvió de nada. No pudo. Gavin lo había despojado de cualquier y toda la energía que tenía. Gavin apartó la atención de Dillon y se pegó a las voces profundas y los golpes procedentes detrás de la puerta. Gavin no sabía si recién habían comenzado o si trataron de entrar todo el tiempo. Mientras la vida de Dillon se deslizaba a través de sus manos, el tiempo pareció deslizarse también, desdibujándose entre un segundo y el siguiente. Tragando saliva, Gavin acechó a Dillon y lo agarró por el pelo. Arrodillándose junto a él, Gavin tiró del rostro de Dillon a pocos centímetros del suyo. Tembló mientras hablaba, su aliento era un susurro cruel. —Mejor que escuches cada maldita palabra que voy a decirte. —Vete a la mierda, imbécil, —Dillon apretó los dientes, mirando a los ojos de Gavin, su respiración todavía difícil—. Vas a ir a la cárcel por esto, hijo de puta. Gavin le dio un codazo rápidamente a la boca de Dillon. Intentando zafarse, Dillon hizo una mueca. Ahora Gavin no era el único con un labio partido. Gavin agarró el cabello de Dillon con más fuerza, una sonrisa enferma torció su boca. —Si reportas esto, claro, podría ir a la cárcel. Tienes suerte de no haberte jodidamente matado. Pero sólo quiero que sepas esto —Gavin hizo una pausa, tratando de aplacar su repentino deseo de llevar nuevamente a Dillon cerca de la muerte—, voy a salir un día. Oh, apuesta lo que quieras que lo haré. Y cuando lo haga... nada va a detenerme de matarte. Ni siquiera el loco amor que tengo por la mujer que arrojaste me mantendrá de asegurarme de que nunca tomes otro puto aliento. Así que considera esta pieza de información antes de ir corriendo a la policía. Si me conoces en absoluto, sabrás que esto no es una amenaza vacía a un cobarde que le gusta golpear a las mujeres. Esto viene de un hombre. Un hombre que reirá todo el camino a la cámara de gas mientras tu madre llora todo el camino hasta tu maldita tumba. ¿Me entiendes? Respirando con dificultad, Dillon observó a Gavin y permaneció en silencio. Simple solución a la pregunta sin respuesta. Otro codazo a la boca de Dillon. —¿Me entiendes, maldito? —Gavin gruñó, su rostro se curvó con ira. —¡Sí! —Dillon respondió a través de los apretados y ensangrentados dientes. —Bien, —Gavin respondió suavemente, poniéndose de pie. Se dirigió hacia la puerta, pero antes de desbloquearla, se volvió con los ojos entrecerrados—. Y si me entero que apareciste en su trabajo otra vez, me aseguraré de que sea un funeral con el ataúd cerrado. Con eso, Gavin abrió la puerta y se abrió paso entre la multitud. Sin mirar atrás, escuchó el clamor de la conmoción que tenía lugar en la oficina de Dillon. Supera eso. Escuchó a Dillon gritarles a todos que salieran de su oficina. El filo de la vergüenza en el tono de Dillon se transmitió a través del aire mientras Gavin entraba al elevador. En su camino hacia abajo, Gavin miró su reloj. Con menos de cinco minutos para llegar al otro lado de la ciudad, sacó su móvil del bolsillo y le mandó a Emily un mensaje para hacerle saber que iba a llegar tarde. Al momento en que llegó a su auto, había respondido. Emily: Voy a estar aquí esperando por ti. Por favor, ten cuidado. ¡Sin exceso de velocidad! Te amo.


89 Página

Gavin salió del garaje. Mientras se arrastraba a través del tráfico, no podía dejar de mirar su teléfono. Volvió a leer el mensaje de Emily una y otra vez. Las emociones volaban alto, Gavin era consciente que tenía que entrar a la cafetería manteniendo una cierta apariencia de normalidad. Sólo que no estaba seguro si sería capaz de hacerlo. Treinta minutos más tarde, estaba a punto de ser puesto a prueba. Después de encontrar estacionamiento, Gavin salió de su auto, se pasó una mano por el cabello, y se abrió paso hacia el interior. No había hecho ni tres pasos en la cafetería cuando vio a Emily. Su aliento se tambaleó como siempre lo hacía cuando la vio sentada en una mesa y leyendo un libro. Fue entonces que Gavin supo que estaba destinado a ella. Sabía que no había una cosa que no daría por ella. Infiernos, mientras inhalara el aire alrededor de ella, todos los días se sentiría completo. Hoy, supo que renunciaría a su libertad por ella. Su vida. Ella estaba en su torrente sanguíneo, y no le importaba si pasaba los siguientes veinte años tras las rejas, encadenado con grilletes por lo que le había hecho a Dillon. Gavin sólo esperaba poder quitar los grilletes alrededor del corazón de ella que Dillon dejó atrás, porque ninguna cantidad de golpes a Dillon podría librarla de las cicatrices que tenía de él. Gavin sabía que siempre enjuagaría sus lágrimas, pero desesperadamente quería ser capaz de borrar su doloroso pasado. Como si ella lo hubiese intuido, Emily levantó la cabeza con una hermosa sonrisa cruzando su rostro cuando sus ojos se encontraron con los suyos. Cliché o no, su sonrisa iluminó la habitación como una bola de fuego en un cielo oscuro. Los Clichés fueron creados para ella. Fin de la historia. Una vez más, Gavin sintió como si el aire hubiera sido aspirado fuera de sus pulmones. Vio cómo su sonrisa se desvanecía y su rostro se volvía preocupado mientras se ponía de pie. Maldita sea. Gavin lanzó una mirada hacia su ropa. Atascado en su cabeza en el camino, se había olvidado de fijarse en él mismo. Sabía que parecía un desastre despeinado. No llevaba la chaqueta del traje y su camisa estaba fuera del pantalón. Olvídate de la corbata que faltaba o las pequeñas manchas de sangre que salpicaban el frente de su camisa blanca. Mientras Gavin se acercaba a ella, un poder crudo fluyó de su cuerpo, Emily tragó el malestar que se filtraba en su estómago. Encontrándolo en el centro de la cafetería llena de gente, a centímetros de distancia uno del otro, las voces que la rodeaban se desvanecieron y las figuras se volvieron borrosas. Su rostro la cegó a todo lo demás. El aliento de él era todo lo que ella podía oír. A pesar de que llevaba una máscara de calmada pasividad, sus ojos azules decían más de lo debido. Decían todo, inspirando un dolor dentro del corazón de Emily. Sabía lo que había hecho. No necesitaba preguntar. Emily bajó la mirada de su labio hinchado salpicado de sangre y observó fijamente su camisa. Levantando los ojos, se encontró con su mirada firme y podía decir que estaba esperando algo de ella. Una aprobación, posiblemente, palabras para hacerle saber que ella estaba bien con lo que había sucedido. Al no saber cómo empezar, simplemente curvó sus brazos alrededor de su cuello y llevó su boca a la de ella. Gavin la atrajo hacia él, sus manos se aferraron a la cintura y moldeó su cuerpo contra el suyo. —Tuve que hacerlo, Emily, —Gavin respiró, besándola con suavidad—. No habría sido capaz de vivir conmigo mismo si no lo hacía. Enroscando los dedos en su cabello, Emily ahogó un sollozo amenazante. —Sé que no lo habrías hecho, y lo siento por esperar que no lo hicieras.


Página

90

Gavin fue a hablar, pero Emily lo besó con más fuerza, la culpa fluyó a través de su cuerpo. A medida que sus sentidos se dispararon en su toque, la sangre de Gavin rugía por su lengua, su sabor era deliciosamente embriagador porque sabía por qué estaba allí. Ella sabía que él había sido herido al defenderla. Lo único que pensaba era que sabía que estaba mal. Por un breve momento, estaba segura que Gavin no podía hacer nada más para que ella lo amara más de lo que ya lo hacía. Esto resultó ser falso mientras permanecía de pie en medio de un lleno café de Manhattan, besando al hombre que había cambiado para siempre su mundo. Su vida. El hombre que amaba un millón de veces más que unos pocos minutos antes. Ciega a lo más malvado y sorda al sonido de sus llantos, Emily se hundió, se estrelló y cayó más profundamente enamorada de Gavin de lo que pensó ser humanamente posible.


CAPÍTULO NUEVE

perder la circulación. —Gavin miró la mano sudada de Emily entrelazada con la suya como si estuviera en una montaña rusa y se aferraría para salvar su vida. Él sabía que ella tenía miedo a volar, pero mierda, considerando que era la mitad de su tamaño, no podía creer el apretón de ella—. ¿Qué bueno sería yo en ti si perdiera una mano? Soy extremadamente talentoso pero tener sólo una con la que trabajar podría resultar difícil durante los juegos preliminares. Emily tragó saliva, tratando de concentrarse en la sonrisa con hoyuelos de Gavin. — Cierto. Una mano no es bueno. —Ella tomó un respiro puro, soltó ligeramente su agarre, y cerró los ojos—. ¿Cuánto tiempo más hasta que estemos en el suelo? Levantando su mano derecha, que pasó a ser la que ella no estaba tratando de demoler, le acarició con sus nudillos su mandíbula. —Diez minutos. —Diez minutos, —repitió ella, con voz temblorosa—. Está bien. Diez minutos. Puedo hacer esto. Gavin se rió entre dientes. —Tengo fe absoluta que podrás. Pero, en realidad, me ofrecí para mantenerte ocupada en la cabina, y lo rechazaste. Sabes que hubiera sido bueno para un vuelo de cuatro horas y algo más. Sonriendo, Emily abrió los ojos, con la frente sorprendida. —Gavin Blake. —Emily Cooper, —se burló con una sonrisa amplia—. Simplemente estaba tratando de calmar tus nervios correctamente con la iniciación en el Mile High Club.12 La única cosa de la que habrías temido hubiese sido el no poder detenerme una vez que aterrizaríamos. El jet habría estado oscilante en la pista. —Se inclinó y rozó su nariz contra la de ella, sus palabras fueron lentas y roncas—. Oh... sí. —Enfermo. —Ella se echó a reír, mordiéndose el labio. —Enfermo de amor, nena. Cuando el avión comenzó su descenso desde las nubes, Emily volvió a apretar su agarre alrededor de su mano, su cuerpo una vez más tenso por el miedo. Ella se echó hacia atrás y exhaló. Aterrizar era la parte que más temía. —Oh... mi... Dios. 12. El Mile High Club no es un club oficial. Originalmente fue una broma entre los asistentes de vuelo y pilotos, ahora se refiere a cualquier persona que haya tenido sexo en un avión

91

stoy bastante seguro de que si aprietas mi mano un poco más, voy a

Página

—E


92 Página

—Eso sonó tan jodidamente caliente, —bromeó Gavin, pero no realmente. Honestamente sonaba caliente al decirlo—. Lo he dicho antes. Tienes la capacidad de hacer que la frase más simple suene sexual. Acabo de tener la visión más dulce de ti sentada en un confesionario, hablando con un sacerdote. —¡Gavin! —suspiró ella, luchando contra la sonrisa abriéndose a lo largo de su rostro. Gavin se inclinó, arrastrando su labio inferior entre los dientes mientras miraba sus ojos verdes agrandarse. —Coletas. Mini—falda corta. Las piernas ligeramente abiertas. Ropa interior de encaje negro. Mmm, bastardo con suerte. —Emily trató de respirar cuando él llevó su mano a su pierna desnuda. Un hormigueo se disparó por su espalda—. Estabas confesando las cosas traviesas que te hice y que no puedes conseguir suficiente. — Él deslizó sus dedos por debajo de la falda, abriendo suavemente sus piernas—. La forma en que te hago gemir mientras chupo esos bonitos y pequeños pezones. La forma, que justo antes de correrte, me detengo y comienzo otra vez mientras lamo ese dulce coño. Tus bragas estaban empapadas. Tu respiración era pesada. Tu cuerpo estaba hirviendo... para mí como lo está ahora. Emily no podía pensar mientras él se inclinaba, rozaba sus labios suaves contra los de ella. Tirando de su labio inferior entre sus dientes, rodeó con sus dedos el borde de sus bragas. —¿Sabes una cosa? —Susurró, su voz era baja y sus ojos intensos. Ella apenas podía decir una palabra. Infiernos, apenas podía pensar. Maldito. — ¿Qué? —Suspiró ella, su mente se concentró en gran medida en su otra mano —que se había soltado de su agarre de muerte— flotando por el costado de su pecho. —Hemos aterrizado, amor. —Él deslizó su lengua en su boca, la besó apasionadamente por un maldito milisegundo, y se levantó con su sonrisa de mega vatios radiante de oreja a maldita oreja. Sentada relajada en su asiento y con las bragas severamente húmedas, lo vio tirar de sus equipajes de mano desde el compartimiento de arriba con el rostro tan fresco como una lechuga. —Eres malvado. —Emily se puso de pie, con los labios fruncidos en decepción—. Pura maldad. Alcanzando su mano, Gavin se rió entre dientes. —¿Soy malvado? Emily asintió y se colgó la cartera al hombro. —Sí. —Ella entrelazó sus dedos con los de él mientras se dirigían hacia el frente de su jet—. Ni siquiera intentes jugar el inocente, Blake. Eres malo, y lo sabes. —¿Yo? Era un chico de altar católico, y ahora tú me tienes pensando cosas impuras, arrojándome—al—infierno por malos pensamientos. Mi pobre madre estaría devastada. Emily se rió, siguiéndolo. Salieron del jet y se encontraron con el aire claro y soleado de San Diego. Emily inhaló, captando el calor. Gavin giró la cabeza hacia atrás, con una sonrisa estampada en sus labios. —Señorita Cooper, es evidente que soy la víctima aquí. Tú, mi pequeña zorra, deberías usar cuernos con diamantes en tu cabeza. Emily soltó un bufido. —Y apuesto a que encontrarías eso sexy. —Más allá de la razón, —respondió Gavin, entregándole sus maletas a su chofer. Empujó a Emily en sus brazos, con una sonrisa amplia—. No me importaría eso como mi regalo de Navidad mañana. Tú, desnuda con un lazo rojo, llevando esos cuernos. Emily alzó


13. Trastorno Obsesivo-Compulsivo.

93 Página

una ceja, su voz era ronca. —Se te olvidó de los tacones de quince centímetros rojos, mi cabello recogido arriba de mis hombros, y una botella de champagne. Mi ombligo podría servirte como una copa. Los ojos de Gavin se encendieron con una instantánea necesidad primitiva. —Sube a la limusina. —Abrió la puerta para ella. —¿Es una amenaza? —Preguntó Emily con indiferencia, tratando de sacarlo de quicio mientras entraba. Ella se deslizó en el asiento de cuero fresco y observó a Gavin subirse detrás de ella—. Porque si es así, sonó... débil. Sin dudarlo un momento, Gavin arrastró su cuerpo sobre el suyo, a horcajadas sobre sus piernas por encima de su cintura, y pulsó el botón del vidrio de aislamiento, escondiéndolos de la vista del conductor. Emily se puso caliente de placer mientras Gavin movía con cuidado sus manos por su cabello, llevando sus labios a los de él. Él la besó con fuerza, su lengua lamió con avidez sobre la de ella. Dios, él sabía tan bien. Una mezcla entre el whisky que estaba bebiendo en el vuelo y la goma de menta. Eso la hizo alucinar. Él la hizo alucinar. Su olfato, tacto y gusto hacían cosas en su cuerpo que nunca había experimentado. Ella no podía dejar de gemir en su boca mientras él deslizaba una mano por su cuello, a lo largo de la curva arqueada de su columna vertebral, y la colocaba en su cintura. Con su agarre apretándose en su cabello, su beso se volvió desesperado. Su corazón se fue en picada a su estómago. —Gavin, —suspiró—, la casa de mi hermana está a menos de cinco minutos. Sin dejar de besarse, él metió la mano debajo de su camisa, con la voz estrangulada por un profundo deseo. —Le diré al conductor que no se detenga hasta que hayamos terminado. Alejándose, un fruncido dividió sus labios. Echó un vistazo a su reloj. —No podemos hacerlo. Ya son las cuatro. La cena es en quince minutos. Mi hermana se acerca al OCD.13 Realmente entrará en pánico si la dejamos esperando. Suspirando, Gavin se pasó las manos por la cara. Mirando a Emily, negó con la cabeza con una sonrisa perezosa tirando de su boca. —Sabes que voy a aspirar cada centímetro de tu cuerpo después que todo el mundo se vaya a dormir, ¿no? Emily sonrió. —Espero que lo hagas. —Tengo toda la intención de hacerlo. —Apoyando las manos en sus caderas, arrastró su mirada por su rostro—. Está bien. Vamos a jugar a las veinte preguntas. Emily le dio una mirada de confusión. —Uh, está bien. —Emily, tengo una enorme erección en este momento que estoy bastante seguro de que no va a bajar en el corto plazo. También estoy bastante seguro de que no va a quedar muy bien delante de tu hermana y cuñado. Necesito algo para alejar mi mente de las cosas que estaba pensando hacerte en el camino. ¿Entiendes dónde voy? Cubriendo su boca, Emily ahogó una risa. —Lo hago. Está bien. Veinte preguntas. Tú comienza. Gavin se movió bajo Emily, tratando de ignorar su necesidad de arrancarle la ropa de su cuerpo. —Mi conductor sabe a dónde vamos, pero se me olvidó el nombre de la ciudad en la que viven.


14. Es un cantante estadounidense de Hard rock y Heavy metal, más conocido por ser el cantante original y actual de la influyente banda estadounidense Van Halen. Caliente por la profesora es una canción de Van Halen.

94 Página

—La Jolla. —¿Playa comunitaria? —preguntó Gavin, pasándose una mano apresurada a través de su cabello. Emily asintió, claramente capaz de ver que todavía estaba sufriendo. —Justo en la playa, —respondió con rapidez. Gavin se aclaró la garganta. —Lindo. ¿Qué hace tu cuñado para ganarse la vida? —Él es un ingeniero informático. —Ah, un friki de la computación. Genial. Emily sonrió. —Sí. Un verdadero geek de la computación. —¿Y tu hermana? ¿Qué hace para ganarse la vida? —Ella también es un ingeniero informático. Gavin levantó una ceja, la comisura de su boca se inclinó hacia arriba. —Dos expertos en computadoras. El sexo debe ser bastante aburrido. Emily frunció la frente. —¿Qué tiene eso que ver con esto? Soy maestra. Eso es un poco friki. —Mmm, no, eso es sexy. Incluso David Lee Roth14 está de acuerdo en que está caliente por la profesora. Emily dejó escapar una carcajada. Sabiendo que no debía hacerlo, pero incapaz de resistirse, se inclinó y le dio un suave beso en los labios. —Realmente estoy comenzando a pensar que necesitas terapia. Curvando sus manos alrededor de su cintura, Gavin movió sus ojos azules a su boca. —Voy a necesitar una ducha de agua fría si haces eso otra vez. O podría decirle al conductor que siga conduciendo mientras adelanto tu regalo de Navidad en la parte posterior de esta limusina. No digas que no te lo advertí. —Trato. —Emily sonrió, pero sus facciones se suavizaron rápidamente—. Gracias, — susurró. La confusión cubrió su rostro. —¿Por qué? —Por venir aquí conmigo para Navidad. Aunque celebremos temprano con ellos, sé que es difícil para ti pasarla lejos de tu familia. Especialmente tu sobrina y sobrino. Emily estaba en lo correcto. Esta era la primera vez que Gavin no pasaría la Navidad rodeado de su familia, pero era su primera Navidad sin su madre. Él sabía que tenía que estar al lado de su hermana. Le pasó suavemente las manos sobre sus brazos. Esperaba que estar juntas en Navidad podría aliviar un poco el dolor que sabía que experimentarían. — No me lo agradezcas. Todo lo que quiero hacer es amar y cuidar de ti, Emily. Sé que necesitas a tu familia en estos momentos. Nada me habría impedido asegurarme que estuvieras aquí con Lisa. Sus palabras apretaron el corazón de Emily, anclándose con profundidad en su alma, un lugar que nadie más había intentado tener acceso. Nadie. Mirando su perfección, tanto por dentro y por fuera, Emily se inclinó y le dio un beso, deseando nada más que derramar hasta la última gota de su amor en ese beso. Mientras la boca de Gavin murmuraba sobre la de ella, Emily nunca se sintió más viva, nunca se sintió más completa como lo hizo allí


95 Página

mismo. Al mismo tiempo, la tristeza se estableció. Ella casi había perdido a este hombre. El destino tenía una forma extraña de girar los caminos que estaban destinados a cruzarse. Esto era algo que Emily siempre había creído y sabía que había sucedido con ella y Gavin. Ahora, no había una cosa que no haría para asegurarse de que sus caminos nunca se separaran de nuevo uno del otro. —Me gustó ese beso, —Gavin susurró mientras Emily se echaba hacia atrás—. Pero sabes lo que hizo ese beso, ¿verdad? Emily rió. —Sí. Estoy sentada encima de ti, así que puedo sentir lo que te hace. —Está bien. Siempre y cuando recuerdes que voy a aspirarte más tarde, todo estará bien. —Gavin se movió, tratando de ponerse cómodo mientras su cuerpo le gritaba—. Y no me importa si tu hermana y Michael nos escuchan. Sonriendo, ella negó con la cabeza. Su mirada se dirigió a las playas y costas rocosas apareciendo a la vista cuando la limusina se abrió camino en las colinas del barrio a las orillas del mar de su hermana. La Jolla era nada menos que un oasis puro, un glorioso retiro de la dulce locura de Nueva York. Con el sol comenzando su descenso, el paisaje apareció y brilló con las vibrantes luces de Navidad centellando contra cada hogar. Emily suspiró. Le encantaba esta época del año. Como sospechaba, Lisa estaba esperándolos ansiosamente cuando se detuvieron frente a la casa, su sonrisa mostraba que estaba tan emocionada como Emily. Emily escuchó su grito, y la hizo reír. Después de dejarle un rápido beso en la mejilla, saltó del regazo de Gavin, abrió la puerta y corrió a los brazos de su hermana. Se abrazó a Lisa con fuerza, consolada por su presencia. Aunque fue apenas poco de un mes desde que Emily la había visto, se sintió como una eternidad, teniendo en cuenta todo lo que había sucedido. —Oooh, una limo, —Lisa, arrastró las palabras con los ojos descansando sobre Gavin saliendo del vehículo—. Un buen toque. Emily vio a Gavin y sonrió. —Si. Definitivamente tiene sus maneras. —Alejando su atención del hombre que ni siquiera podía comenzar a saber lo mucho que ya estaba haciendo su navidad soportable, Emily colocó sus manos sobre los hombros de Lisa—. Me muero de hambre. ¿Ya está lista la cena? Ah, y por favor, dime que hiciste la cazuela de mamá. —Lo está y la hice. Pero antes de entrar, tengo que decirte algo. Emily miró al rostro de su hermana que de repente tenía una mirada de angustia. — ¿Qué pasa? —Phil está aquí, —susurró Lisa. —¿Qué? —Preguntó Emily, exasperada. Manteniendo su voz baja, se acercó más—. Lisa, ¿por qué no me dijiste que iba a estar aquí? —No sabía que iba a venir. Se detuvo en su camino a ver a sus padres en Laguna Beach. Literalmente llamó cinco minutos antes de aparecer. Emily suspiró y sacudió la cabeza. —Lo sé. Háblame de incómodo. —Lisa frunció el ceño—. Pero él no se quedará la noche. —Gracias a Dios por eso. —¿Gracias a Dios por qué? —Gavin preguntó mientras se acercaba a las mujeres con el equipaje de Emily y suyo en la mano.


96 Página

Mordiéndose el labio, Emily luchó en hablarle o no de Phil. No es que podría esconderlo de él, la verdadera pregunta era si debía decirle o no exactamente quién era. Emily se aclaró la garganta, decidiendo dar el paso a la completa honestidad. —Uh, alguien con quien solía salir está aquí. —Oh, —dijo Gavin simplemente. Moviendo los ojos entre las dos hermanas, una sonrisa elevó la comisura de sus labios—. ¿Deberíamos estar esperando a Dillon para cenar? La boca de Emily se abrió mientras Lisa soltaba una carcajada gutural. —No, Gavin. — Lisa tiró de él en un abrazo—. Es bueno verte de nuevo, y absolutamente no. Dillon no asistirá a la cena de esta noche. —Es bueno verte de nuevo, y es refrescante oír que no voy a tener que compartir el pan con, disculpa mi lenguaje, el mayor gilipollas que por desgracia he tenido la deshonra de conocer. —Lisa asintió en acuerdo como Gavin deslizaba su brazo alrededor de la cintura de Emily. Inclinándose hacia ella, le susurró—, Así que, ¿Qué tan serios fueron con el caballero sin nombre en la casa de tu hermana? ¿Te has acostado con él? Emily dejó escapar un suspiro, sus ojos muy abiertos. —No, hombre de las cavernas, no dormí con él. Se volvió un poco... obsesionado con querer salir conmigo. —¿Obsesionado? —Preguntó Gavin con las cejas fruncidas. —Phil es un buen tipo, Gavin, —Lisa intervino—. Un poco peculiar, pero sin embargo, un tipo decente. Fui a la universidad con él, y nos hicimos buenos amigos. Él llevó a mi hermana a unas cuantas citas. Eso es todo. Pero digamos que después de que su interés en él se desvaneció, él no se dio por vencido tan fácilmente. Gavin sonrió una de esas asesinas y sexy sonrisas conocidas por tirar bragas. Sus ojos azules se iluminaron con humor crudo. —Ah, bueno, ¿quién soy yo para criticar al hombre por eso? Tu hermana lleva una lucha honesta en cualquier criatura de sangre caliente. Siempre y cuando no haya desarrollado tendencias acosadoras, ya que soy el único hombre de las cavernas permitido a ponerme así con Emily, veo una velada muy agradable en nuestro futuro. Una vez más, Lisa se rió mientras Emily dejaba escapar otro suspiro. Gavin le disparó a Emily un guiño, sus labios rozaron su oreja mientras seguían a Lisa a la casa. —Sabes que yo voy a tener un poco de diversión con este chico si él presiona los botones equivocados, ¿no? —¿Tú? —Emily juguetonamente preguntó, mientras entraban en el vestíbulo. Cerró la puerta y tomó la mejilla de Gavin—. No sólo eres conocido por tus tendencias acosadoras. He llegado a conocerte como uno de los mayores sabelotodo que he tenido el placer de amar. Eso sí, no seas demasiado duro con él, ¿de acuerdo? Después de apoyar en el suelo su equipaje, Gavin bajó la cabeza y besó los labios de Emily. —Voy a tratar. Pero no te prometo nada. Ella puso los ojos en blanco y curvó su brazo con el suyo, lo llevó a la cocina donde Phil estaba apoyado en el mostrador mientras su cuñado ayudaba a Lisa a preparar la mesa del comedor. Cuando Phil vio a Emily, su rostro se iluminó, su sonrisa mostraba más que nada lo feliz que estaba de verla de nuevo. Emily cambió su mirada a Gavin, la sonrisa de él demostraba más que nada que definitivamente iba a tener su parte de diversión con Phil.


97 Página

Dirigiéndose derecho en dirección a ella, la sonrisa de Phil se ensanchó. —Ahí estás, niña. No tenía idea de que ibas a venir hasta que Lisa me lo dijo. Antes de que llegara a ellos, Gavin se inclinó al oído de Emily. —¿Niña? ¿Qué tienes, doce años? Ya siento pegarle la parte posterior de la cabeza. Por favor, dime que tengo tu permiso. Voy a ser rápido. Juro por Dios que voy a ser rápido. —Él tiene nueve años más que yo, —le susurró rápidamente, dándole un codazo en las costillas... duro. Fue entonces que la sonrisa de Emily se amplió cuando escuchó a Gavin liberar un audible "uf". Mirándolo, ella le lanzó un guiño en esta ocasión—. Sé agradable. Frotándose la costilla, Gavin fingió un dolor severo por un segundo y luego sonrió. — Lo que tú digas... Niña. —Hola, Phil, —Emily dijo mientras él se acercaba—. Sí, fue algo así como un viaje de último minuto. Phil sonrió. —La única que se me ha escapado. Ha pasado demasiado tiempo. Te ves absolutamente hermosa. En realidad, te ves espectacular. —Arrastrando la mirada de Emily, sus ojos se posaron en Gavin—. ¿Y a quién tenemos aquí? —Aquí tenemos al novio de esta espectacular mujer. —Gavin le tendió la mano. Phil se la estrechó, y Gavin encontró su agarre débil. Sí. Él fácilmente sería capaz de derribarlo—. Soy Gavin. Es un placer conocerte, Phil. Emily me ha hablado mucho de ti. Siempre es bueno ponerles rostros a los hombres que ella ha dejado. Retrocediendo, Phil se frotó la barbilla cuidadosamente analizando a Gavin. —Raro. Nunca mencionó tú nombre la última vez que hablé con ella. —Que fue hace más de un año y medio atrás, —Emily soltó, mirando a Gavin que ahora tenía sus ojos estrechados en Phil—. No estaba saliendo con nadie en ese momento. —Cierto. Verdad, —Phil acordó, con los ojos fijos en Gavin—. Eso tendría sentido, supongo. Gavin estaba lejos de ser un imbécil. Se dio cuenta de que el tipo estaba tratando de irritarlo. Tiempo para arrancar algunas plumas del maldito pavo. —Sabía que parecías un hombre inteligente, Phil, —dijo Gavin con calma, arrastrando su brazo alrededor de la cintura de Emily—. Puedo detectarlos a una milla de distancia. —¿Es tu talento? —Preguntó Phil. Gavin levantó una ceja, una sonrisa jugando en sus labios. —Uno de muchos. Pregúntale a Emily. Parece feliz con mis... talentos. Estoy bastante seguro de que puedo evitar que se me escape. Oh Jesús. Si Emily tuviera un cuchillo, podría haber cortado justo a través de la tensión de macho alfa que llenaba el aire. —¡Hey, hey, hey! —Michael se acercó al grupo, su voz jovial era música para los oídos de Emily. La tensión se desinfló como un globo, Emily se inclinó hacia su cuñado para un abrazo con la esperanza de que pudiera traer un poco de equilibrio a la situación semi—acalorada. Ella dejó escapar un cargado suspiro. —Hey, hermano mayor. —Oye, hermanita, —Michael se echó a reír, liberándola a Emily del abrazo de oso—. Te ves bien. —No te ves tan mal tampoco, —dijo Emily, su sonrisa cada vez mayor por segundo. Michael se palmeó el estómago. —¿Te gusta el cojín extra?


98 Página

Emily se rió. —Me encanta. Usando una sonrisa de orgullo, Michael se volvió a Gavin. —Hey, colega. Me alegro de verte de nuevo. Gavin aceptó la mano de Michael. —Tú también, hombre. ¿Cómo has estado? —Ya sabes. El mismo viejo. Sólo ten cuidado con esto, —dijo, señalando con la barbilla en dirección a Emily y una sonrisa cubriendo su rostro—. Si te quedas con ella el tiempo suficiente y nunca aprende a cocinar, puede que te conviertas en un patán de grasa de la misma manera que su hermana hizo conmigo. Gavin se rió entre dientes. —Voy a tomar lo que ella me pueda dar. Incluso las arterias obstruidas. —Buen hombre. —Michael palmeó el hombro de Gavin—. Estamos a punto de conseguir que este espectáculo empiece. ¿Quién está listo para un poco de comida patea culos? Sintiendo su estómago gruñir, Emily tomó la mano de Gavin y se dirigió hacia el comedor, arrastrándolo consigo. —Yo lo estoy. —Ella cogió una cesta de pan en el mostrador y estiró la cabeza hacia atrás para mirar a Gavin—. Estás listo para comer, ¿verdad? —Depende de lo que estoy comiendo, —le susurró al oído, su tono era seductor. Envolviendo su mano libre alrededor de su cintura, apretó su pelvis contra su culo—. A menos que mi suposición de evitar que te escapes estuviera mal, me gustaría disfrutar de mi postre en alguna parte de tu cuerpo después de la cena. Respirando hondo y un hormigueo tomando cada centímetro de ella, Emily se detuvo y vio a Michael y a Phil dirigirse al comedor. Los ojos de Phil se clavaron en los de ella hasta que desapareció por la esquina. Emily se dio la vuelta, su mirada capturó los azules más sensuales por siempre colocados sobre el rostro de un hombre. —Gavin Blake, escúchame ahora mismo. —Sus ojos cayeron a sus deliciosos labios formando una sonrisa sabelotodo. Se mordió su propio labio, intentando causar un dolor que posiblemente podría distraerla. No funcionó. Gavin se acercó más, y el olor de su colonia jodió completamente sus planes. Dios, lo deseaba. Mal El corazón le saltó a la garganta mientras él acariciaba su nariz contra su cabello. Trató de respirar—. No me estás escuchando. —Soy todo oído, amor, —dijo en voz baja—. Háblame. —Lo estás haciendo difícil, —respiró. Y lo estaba porque su mano estaba ahora ligeramente frotando la parte posterior de su cuello, sus ojos taladraban en los de ella. —¿Estoy haciendo que sea difícil para que tú puedas hablar? —Sí, maldito. Lo estás, —susurró. Gavin rió. —Dios, me encanta cuando te pones mala. No tienes idea de lo mucho que me excita. Queriendo fundirse con él allí mismo, Emily asomó la cabeza en el comedor. Todo el mundo ya estaba sentado y esperando por ellos. Ella se volvió hacia él, volviendo su voz caliente. —¿Gavin, vas a hacer que te suplique para que te detengas? Gavin parpadeó. —¿Estás tratando de conseguir que te tome justo aquí en la cocina?


99 Página

Sacudiendo la cabeza y casi lista para dejar que haga exactamente eso, Emily se rió y tomó su mano, una vez más, tirando de él. El escape al comedor fue rápido, pero cómico cuando escuchó a Gavin liberar un suspiro abatido. Se sintió mal, pero considerando que él controlaba una habitación con sólo estar en ella, amaba saber que tenía poder sobre él. —Entonces, ¿cómo lo hizo en el vuelo, Gavin? —preguntó Michael—. ¿Tuviste que drogarla? Emily puso los ojos en blanco mientras Gavin sacaba su silla. —No, él no tuvo que drogarme. Descansando en una silla junto a ella, Gavin sonrió, metió la mano debajo de la mesa y la apoyó en el muslo de Emily. Dibujo pequeños círculos a lo largo de su falda de seda y sonrió cuando la sintió moverse. —Tuve la oportunidad de tranquilizarla. Sin embargo, fue más fácil de lo que esperaba. —Bien, —dijo Michael, vertiendo un montón de judías verdes en su plato. —Estoy segura que estar en un jet privado ayudó un poco, —dijo Lisa, extendiéndose por un plato de puré de patatas. Después de servirse un poco, ella se lo entregó a Emily—. Esos siete—cuatro—siete me asustan hasta la muerte. —¿Jet privado? —Phil miró en estado de shock a través de la mesa—. ¿Acertaste con la lotería? Gavin se volvió hacia Emily con una sonrisa perezosa en su rostro. Ella se inclinó y lo besó en la mejilla. —En más de un sentido, —susurró. Gavin apretó su muslo, su sonrisa más amplia. Emily se sirvió un poco de puré de patatas en su plato. Mirando a Gavin, sus ojos le preguntaron si quería. Gavin asintió, y ella le sirvió un montón—. No, Phil, el jet es de Gavin. Y, Lisa, estás en lo correcto. Es mejor que volar en los siete—cuatro—siete. Pero de cualquier manera, todavía estás en el aire, donde los seres humanos no pertenecen. Lo odio. Gavin y Michael se rieron entre dientes. —Mierda, —Lisa dijo poniéndose de pie—. ¿Qué van a beber? —Preguntó, mirando a Emily y a Gavin. —Vino tinto, —contestó Emily. —Gracias, —dijo Gavin—. Voy a tomar una cerveza, si tienes una. Lisa asintió y se dirigió volando a la cocina. Inclinándose hacia atrás, Phil se cruzó de brazos. —Un hombre que es dueño de un jet ¿bebe una simple cerveza? Yo hubiera pensado que alguien que podría permitirse ese lujo preferiría algo más refinado. Las apariencias engañan. Los ojos de Emily volaron de Gavin —apretando su mandíbula— a Michael, su mano se detuvo con el tenedor a centímetros de su boca. Ella tragó saliva y nerviosa colocó su mano sobre la de Gavin en su muslo. La diversión en la declaración del idiota brillaba en los ojos de Gavin mientras se inclinaba hacia atrás, cruzando los brazos. —No era consciente de que había reglas a lo que uno debe beber si es rico, pobre, o en algún lugar en el medio, Phil. Sería interesante saber cómo formaste esta opinión, sin embargo. Lisa salió de la cocina y le entregó a Emily y a Gavin sus bebidas. Gavin abrió la tapa de la botella, se inclinó y le dio un suculento beso en la boca de Emily mientras deslizaba la tapa en su palma. Dejando a Emily sin aliento, volvió su


15. Reader's Digest es una revista mensual estadounidense. Publica artículos originales, artículos resumidos o reimpresos de otras revistas, resúmenes de libros, colecciones de chistes, anécdotas, citas y otros escritos breves.

100 Página

atención a Phil. Una sonrisa tonta estalló en la cara de Gavin mientras continuaba. ¿Cuál es tu fuente de información? ¿Reader's Digest?15 ¿Newsday? ¿Tal vez una revista de mujer? —Antes de que él dejara que Phil respondiera a su aluvión de preguntas, Gavin se inclinó de nuevo hacia Emily y le susurró—, te debía una tapa de botella ya que las últimas veces que bebí, me olvidé de darte una. Lo siento. Ahuecando su mejilla, ella lo miró a los ojos. —Te amo. Y amo tus tapas de botella más de lo que nunca sabrás. Gavin arqueó una ceja. —¿Sí? ¿Aunque tengo un montón de dinero, amas mis tapas de botella? ¿Mis tapas no deberían ser más... refinadas? —No, —dijo sin aliento—. Son perfectas. —¿Estás segura? —Susurró, sus ojos buscando en su rostro—. Phil y su cabeza semi—calva podrían estar en desacuerdo. —Phil es un idiota y tú eres perfecto, —susurró ella, entrelazando sus manos alrededor de su cuello y tirando de él para otro beso. Sin importarle que todos en la mesa estuvieran definitivamente mirándolos, Emily se entregó a sus labios durante unos cuantos segundos antes de alejarse. Mirándola a los ojos, Gavin pronunció la palabra "aspirando" antes de volver a disparar su mirada de nuevo a Phil. —Lo siento por eso. Me resulta difícil controlarme cuando se trata de Emily. Estoy seguro de que lo entiendes. Oh, espera. No podrías. Ella es la única que se te escapó. —Gavin le lanzó un guiño y cogió su tenedor—. Volviendo a lo que estaba diciendo. Tu fuente de información sobre tal suposición descabellada sería... ¿Cuál? Phil se movió incómodo y se aclaró la garganta. —No hay ninguna fuente. Supongo que era sólo una suposición. Los ojos de Lisa se abrieron mucho, claramente confundida por la conversación que había tenido lugar al obtener sus bebidas. Sonriéndole a su hermana, Emily sacudió la cabeza, tratando de reprimir un ataque de risa que amenazaba con entrar en erupción desde su vientre. —Eso es lo que pensé, —dijo Gavin, llevando su botella de Budweiser sin refinar a los labios—. Así que, ¿qué haces para ganarte la vida, Phil? Phil se ajustó la corbata, la incomodidad en su cuerpo era palpable. —Soy dueño de una empresa de desarrollo de bienes raíces. Sentado a la derecha de Emily, en la cabecera de la mesa, Michael volvió la cabeza en dirección a ella, su voz fue baja. —Phil es un idiota. Siempre lo ha sido y siempre lo será. Pero lo aguanto, porque amo a tu hermana. —Emily asintió, admirando la manera en que Michael siempre ponía los sentimientos de Lisa antes de suyos—. Gavin es un hijo de puta patea traseros. Me gusta. Con una leve sonrisa, Emily miró a Gavin, que parecía estar prestando atención al detalle de Phill de cómo inició su compañía, pero ella sabía que la conversación le aburría. Arrastró la mirada hacia Michael. —Sí, lo es. Gracias. Estoy contenta que lo apruebes. —¿Cómo no lo haría? —Michael le dio a su brazo un pequeño empujón—. Además


101 Página

del hecho que Lisa me contó que golpeó a Dillon por lo que te hizo, tú estás brillando y lo respeto por hacerte feliz. Les deseo a ustedes dos la mejor de las suertes. —Gracias, Michael. —Emily se inclinó y le dio un beso en la mejilla—. Te lo agradezco. —No hay problema. Mientras todo el mundo comía, sin importar si fue porque Gavin lo enderezó o porque simplemente no volvió a intentarlo, Emily disfrutó no tener que escuchar a Phil actuar como un idiota. La tensión con la que había comenzado la noche desapareció, convirtiéndose en una carcajada. Con la música de Navidad estimulando a través del aire y buena comida casera en sus vientres, todos conversaron fácilmente. Después de limpiar la mesa y ofrecerle una despedida ansiosa a Phil, Emily ayudó a Lisa a poner la cocina en orden mientras Gavin y Michael hablaban sobre quién iba a ganar el juego de baloncesto de mañana. Manteniéndose fiel a sus raíces de Nueva York y enseñándole a Michael su lado de sabelotodo, Gavin lo incitó y dijo que los Knicks de Nueva York iban a limpiar el suelo con los Lakers. Nada por decir, los dos hombres acordaron estar en desacuerdo. Sintiendo un bostezo al acecho, Emily decidió tomar una ducha caliente antes de acostarse por la noche. Le dio un beso en la parte superior de la cabeza de Gavin, dejó a los dos hombres solos y se rió para sus adentros cuando escuchó a Gavin mencionar algo acerca de sus amados Yankees derrotando a sus Pájaros. Ella arrastró su equipaje a la habitación de invitados, cerró la puerta y negó con la cabeza, segura que él nunca la dejaría vivir sin mencionar eso. Mientras arrastraba su maleta sobre la cama, se preguntó cuántas veces la acosaría en el transcurso de la próxima temporada de béisbol. Estaba segura de que serían muchas veces para contar. Ella sólo esperaba que sus pájaros hicieran una dulce remontada, haciendo su acoso aún más dulce. Después de caer en una larga ducha caliente, se secó el cabello con una toalla y se puso unos pantalones cortos de algodón suave y una camiseta sin mangas. Cuando salió del baño, no sólo se encontró con la ropa de Gavin esparcida por toda la cama, sino que también encontró la puerta de la terraza abierta. Una brisa se curvó por la habitación, haciendo que un escalofrío recorriera la espalda de Emily. A pesar de que era el sur de California, las noches solían traer temperaturas más frescas. Tomando una manta de chenille de la cama matrimonial, la envolvió alrededor de su cuerpo y se dirigió hacia el balcón. Sentado en una silla de Adirondack, con los pies descalzos posados en la barandilla de hierro, llevaba un par de pantalones cortos y una camiseta, Gavin le dio un sorbo a una cerveza mientras miraba las olas chocando en la distancia. Otro escalofrío, uno que no tenía nada que ver con el aire más frío, se movió a través de Emily cuando Gavin se volvió. Él atrapó su mirada, sus ojos azules la atrajeron al instante. El deseo iluminaba los duros ángulos de su rostro. Extraño. Ya no tenía frío. Después de colocar su cerveza en el suelo, el cristal tintineó en el hormigón, Gavin dejó caer las piernas de la barandilla. Abriendo sus rodillas, su sonrisa fue lenta y deliciosamente sexy. Emily se colocó entre sus muslos y se metió en su regazo. Ella apoyó la


102 Página

espalda contra su pecho duro, enroscó la manta sobre sus cuerpos y de inmediato sus sentidos se ahogaron en el crudo calor que emanaba de él. Gavin le apartó el cabello de su hombro y bajó la boca hasta el hueco de su cuello, su aliento era caliente mientras chupaba ligeramente. —Te he estado esperando, —susurró, sus palabras roncas le dijeron a Emily lo que ya sabía. Estaba a punto de aspirarla. Serpenteando sus manos bajo su camiseta, él las pasó por su vientre, deslizándolas hacia arriba, hasta que tuvo ambos pechos ahuecados en sus manos—. Te gusta dejarme colgando, ¿no? Las mariposas pululaban en el estómago de Emily, su cuerpo temblaba bajo su tacto. —Es el único control que tengo sobre ti, —susurró ella con la voz temblorosa. Casi podía oír la sonrisa en su rostro. Definitivamente ella podía sentir su creciente erección presionada contra su culo. Con sus pulgares, le acarició lentamente la curva de sus pechos. —¿Quieres que siga tocándote? Con los pezones duros como perlas, Emily arqueó su espalda contra su pecho. Se mordió el labio mientras él mordía su hombro. —¿Nos vamos a quedar aquí? —Preguntó. Su atención voló a la playa debajo de ellos donde un grupo de adolescentes alborotadores, aparentemente ebrios, estaban estableciendo una hoguera—. Podrían vernos, Gavin. —Está muy oscuro aquí. No van a ver nada, —susurró. Su voz baja y primitiva vibró sobre su piel mientras hacía girar sus pezones. Pellizcándolos un poco, lamió detrás de su oreja y tiró de su camiseta sobre su cabeza, dejándola caer al lado de ellos. El aire fresco de la noche bailó sobre el pecho desnudo de Emily. Intentó respirar, trató de pensar. Las palabras abandonaron su mente por completo. —Ahora responde a mi pregunta, —susurró, pasando su lengua por su cuello—. ¿Quieres que siga tocándote? Ella lo quería a él. Lo deseaba desesperadamente. Con cada toque ligero como una pluma, sintió su núcleo apretarse, palpitante, rogando tener cualquier parte de él dentro de ella. Gavin le pellizcó los pezones otra vez, y ella dejó escapar un suave gemido. El deseo ganó la batalla de su vergüenza sobre la posibilidad de ser atrapados, rompiendo cualquier idea de no permitir que esto suceda. De repente fue hiper consciente de su cuerpo, sus mejillas sonrojadas. —Sí, —susurró—, quiero que sigas tocándome. —Dime dónde quieres que te toque, Emily, —ordenó, con su voz acariciando su nombre. —Mi coño, —se las arregló para decir. —Lo siento. No pude escuchar. ¿Puedes repetirlo? —Preguntó con un gruñido, sus manos rozaron los lados de su abdomen. Querido, Dios. Sus dedos quemaban su piel, calentando a fuego lento lo profundo de su vientre. —Mi coño, —repitió, tratando de mantener el tono de suplica de su voz. —¿Quieres que toque este bonito coño? —Él metió los pulgares en sus pantalones cortos, el borde duro en su voz escurría necesidad carnal—. ¿Es eso lo que quieres? —Sí, —gimió, levantando ligeramente el culo, mientras él tiraba de sus pantalones cortos y ropa interior más allá de sus muslos. Con los dedos de los pies, ella los tiró, la manta los siguió al suelo. Al diablo con no suplicar. Estaba más allá de ello en este punto.


103 Página

Haría cualquier cosa que él le pidiera—. Dios, Gavin, por favor. Por favor tócalo. —Las palabras sabían a fresas cubiertas de chocolate, dulces y deliciosas. Con una mano alrededor de su estómago y la otra abriendo sus muslos, Gavin no pudo evitar gemir mientras Emily gemía antes de que siquiera la tocara. Mierda. Ella lo volvía loco. Lo desmantelaba a pedazos. La deseaba bien abierta. —Coloca los pies en el borde de la silla. Con el pulso acelerado furiosamente y ya empapada con anticipación, Emily hizo lo que le dijo. Suavemente, él empujó dos dedos en su interior y ella echó la cabeza hacia atrás sobre su hombro, sus brazos instintivamente viajaron hacia atrás. Se tensó, luchando con el temor de ser descubiertos. En silencio gimió, clavó los dedos en su cabello, su agarre se tensó mientras se movía en sintonía con sus caricias. Con el sonido de la marea rasgando dentro y fuera del aire fresco de la noche, y su respiración tomando un ritmo, Emily descaradamente se oprimió con más fuerza contra sus dedos. Sus músculos se apretaron, llevándolos más profundo. Arrastrando sus labios a lo largo de su hombro, Gavin llevó la mano libre de su estómago, a lo largo de la exuberante curva de su seno y la instaló alrededor de su cuello. Él empujó más profundo dentro de su calor. El aliento de Emily se atrapó mientras él giraba su pulgar en círculos rápidos sobre su clítoris húmedo, sus gemidos bajos y su boca golosa devorando su carne, la provocaron más. Empujándola hacia atrás por su cuello y sus dedos bombeando lentamente dentro y fuera, Gavin ladeó su rostro y aplastó su boca en la de ella. —Saca tus manos de mi cabello y aprieta esos hermosos pechos para mí, —gimió, lamiendo su boca. Su voz tan carnal, tan llena de lujuria, hizo temblar su cuerpo. Con sus palabras dando vueltas deliciosamente en su mente, Emily desenredó sus manos de su cabello, y una vez más, hizo lo que le dijo. Llevando sus manos a sus pechos, ella los palmeó un segundo antes de tirar de sus pezones. La tensión se construyó, creciendo ferozmente entre sus piernas. Montó cada ola de deseo que él trajo con cada embestida de sus dedos. Los espasmos se precipitaron a través de su cuerpo, enviándola más y más alto. Aunque estaba cerca, tan cerca, lo necesitaba dentro de ella y lo necesitaba ahora. No podía esperar. Como si sintiera lo que ella quería, Gavin sacó sus dedos fuera de ella, dejando su coño caliente y húmedo a su paso. Podía sentir la protesta trepando por su garganta, pero murió en sus labios cuando él la levantó, una mano se deslizó debajo de su culo mientras que la otra tiraba hacia abajo sus pantalones cortos y bóxers. En una fracción de segundo, la llevó sobre él. Emily contuvo la respiración mientras sentía la cabeza de su polla extender su carne hinchada, el placer ardiente casi la lleva al orgasmo. Sus ojos se abrieron como platos. Aunque todavía en shock por donde estaban, sus gruñidos y respiración pesada hicieron que el riesgo de ser atrapados valiera su tiempo. Caliente y duro, no era más que puro, primitivo, feroz, un macho alfa consumidor. Él la llenó. La reclamó. Irrumpió y la reclamó. Causó su círculo completo de la mujer que una vez fue a la mujer que se estaba convirtiendo. A la mujer que estaba destinada a estar con él. —Joder, —Gavin espetó con voz tensa. Clavando los dedos en sus caderas, la presión y la necesidad que se había construido a lo largo del día, casi explotaron cuando Emily empujó con fuerza hacia abajo sobre su polla dolorida. Sus músculos saltaron y se retorcieron. Llevó los dedos que había enterrado dentro de ella a su boca—. Saboréate a ti misma de mí. Quiero que lamas tu dulzura de mis dedos.


104 Página

Y lo hizo. Ella chupó cada uno con una intensidad que nunca antes le había mostrado a él. Tan fascinado por ella, Gavin se sintió mareado cuando su mano se cerró alrededor de su muñeca, lamiendo y acariciando con su lengua a lo largo de sus dedos. —Dime lo bien que mi coño se siente, Gavin. —La demanda se escapó de los labios de Emily mientras sacaba sus dedos de su boca, levantándose hacia adelante para colocar sus manos en sus rodillas y mantener el equilibrio. Ella se movió arriba y abajo, aumentando su velocidad—. Dime. Mierda. Gavin juró que iba a perderlo allí mismo. Empuñando una mano en su cabello, con la otra tomó su cintura, guiando su cuerpo en crueles movimientos, arriba y abajo su polla. —Te sientes como el cielo envuelta a mí alrededor. Un maldito cielo. —Y lo hacía. Un terciopelo suave sobre el acero duro. Su suave calidez, tan apretada, tenía las bolas de Gavin metiéndose casi en su estómago. Quería derramar hasta la última gota de sí mismo en ella. Pero esperaría. Queriendo siempre llevarla a ella primero, deslizó su mano fuera de su cabello a su clítoris y lo frotó con fuerza y rapidez. Mierda. Emily se quedó sin aliento y sus músculos se tensaron, oprimiendo y sujetándose alrededor de él con tanta fuerza, que no estaba seguro si iba a contenerse. Ella los salvó a ambos cuando arqueó su cuerpo contra su pecho, sus movimientos eran un ritmo sensual y sexy. Sin embargo, fue aún más devastador para los sentidos ya calentados de Gavin porque ahora él podía sentir su núcleo en su totalidad, sentía cada movimiento de sus caderas mientras rodeaba su polla. —Jesucristo, —gimió, deslizando la palma de su cintura a su pecho. Él lo ahuecó, apretando. Con la otra, mantuvo una presión constante sobre su clítoris, acariciando y burlándose del brote hinchado—. Eso es, nena. Fóllame lento. Bien y lento. Déjame sentir cada parte de ti. Tan encendida, Emily respiró, abrumada por las sensaciones. —Por favor, no dejes de frotarme. —Susurró la petición con urgencia, llevando sus brazos arriba y enredando los dedos en el cabello de él. Dios. Entre su boca cerrándose sobre su hombro, su mano jugando con su pecho y la otra moviéndose sobre su clítoris, Emily estaba cerca de terminar. Lamiendo sus labios, ella gimió—. Por favor, Gavin. Implacable, sin perdón e imparable, Gavin sacudió sus caderas, llenando completamente a Emily. Sin poder respirar, pensar o preocuparse acerca de quién podría estar observando, un doloroso placer recorrió su cuerpo. Explotó, desplegando una liberación tan intensa, tan profunda y perversa en su potencia, que pensó que iba a perder la cabeza. Ella gritó su nombre, su voz más alta de lo esperado, pero no pudo evitarlo. Fue una maldita y pura dicha. Él fue una maldita y pura dicha. Los espasmos rasgaron a través de cada uno de sus músculos mientras Gavin deslizaba su mano sobre su boca. Él la mantuvo allí cuando sintió su orgasmo golpear, sintió su semen caliente y sedoso derramándose en ella. Su cuerpo se tensó y se estremeció violentamente debajo de ella, su respiración se volvió áspera y rápida contra su oído. Con la conmoción aún poseyéndola y su cuerpo inerte como un trapo mojado, perdido en una neblina de pasión, la respiración de Emily comenzó a disminuir. Volvió la cabeza hacia un lado, capturando la boca de Gavin con la suya. Durante un largo momento, la besó profundo y duro mientras él gemía, ahuecando sus pechos.


Página

105

Agotado y completamente saciado, Gavin cogió la manta y cubrió el cuerpo desnudo de Emily. Moviendo su cabello largo y húmedo lejos de sus hombros desnudos, él arrastró sus labios a lo largo de su cuello. —Te amo, Emily y necesito que sepas que no hay otro lugar en el mundo en el que preferiría estar si no es aquí contigo. Girando, Emily lo miró a los ojos. Tenían tanta pasión y dedicación, su corazón se hinchó. Con una intensidad bordeando la obsesión, lo besó, agradeciendo que sus caminos se habían cruzado una vez más. Sacaba fuerzas de él que nunca supo que tenía. Florecía cuando él estaba cerca. Sosteniendo la vida de ella en sus manos, era nada menos que un carbono a una llama en su interior, esperando encender. Rompiendo lentamente el beso, Emily se dio la vuelta, captando el calor de los fuertes brazos de Gavin envueltos alrededor de su estómago. Su mirada cayó del cielo claro floreciendo con las estrellas a las oscuras olas, moteadas de plata por la luz de la luna. Emily soltó un suspiro de satisfacción, su alma cálida con un amor que estaba segura de que nunca lo encontraría con nadie más. Sabía que mañana sería duro, pero de alguna manera, también sabía que esta podría ser una de las Navidades más dulces que alguna vez tendría. Mientras Gavin la atraía hacia sí, ella estaba segura de que estaba en lo cierto.


CAPÍTULO DIEZ

Página

106

E

mily se despertó cuando el sol brillante que entraba a través de las persianas golpeó su cara, su calor no era tan bienvenido teniendo en cuenta que ella y Gavin se quedaron despiertos hasta altas horas de la noche. Apoyada contra su pecho, su respiración tranquila en su oído la calmó. Pero eso sólo duró poco tiempo. Los pensamientos de Emily golpearon, igual de desagradables como despertarse temprano en la mañana. Destellos de la Navidad pasada llegaron, un día en el hospital junto a su madre moribunda, casi tirando el aire de sus pulmones. Dillon también estaba allí en su mente, amargando más su estómago. Levantando la cabeza, miró el hermoso rostro de Gavin, más allá de agradecida por él. Aunque ella era más feliz de lo que alguna vez podría recordar, su humor cambió cuando un vacío se ancló profundamente en sus entrañas. No quería mirar hacia atrás, pero los fantasmas de su pasado no le permitían seguir adelante. El dolor por su madre se cernió como una oscura tormenta, trayendo una nube de tristeza. Tratando de escapar de la desesperación que se apoderaba, Emily se deslizó fuera de la cama. El anhelo por su madre la siguió con cada paso tranquilo que tomó por el frío suelo de madera. Se estremeció cuando alcanzó la manija de la puerta, con cuidado de no despertar a Gavin la abrió y la cerró. Siendo apenas las ocho menos cuarto, la casa aún no estaba viva. Vacía de cualquier sonido y despejada de cualquier movimiento, Emily estaba sola con sus pensamientos. En un suspiro, se dirigió hacia el árbol de Navidad. Su mirada cayó sobre varios adornos que ella y Lisa le habían hecho a su madre cuando eran niñas pequeñas —ángeles de papel pegados a pinzas de ropa y unos renos plateados, rojos y dorados brillaban destacando cada uno de sus nombres volvieron a su memoria. Emily pasó las yemas de los dedos a través de los recordatorios decolorados del pasado mientras las lágrimas se reunían en sus ojos. Ella tragó saliva, su cuerpo instantáneamente tembló, su corazón instantáneamente se rompió. ¿Ya había estado sin el único padre que había conocido durante casi un año? ¿El mismo padre que llevó su amor y locura a partes iguales? La voz de su madre bailaba en sus oídos mientras trataba de recomponerse. Emily no escuchó a Gavin entrar en la habitación, pero no tenía por qué. Su presencia tranquilizadora cubrió el aire. Envolvió sus brazos alrededor de ella por detrás mientras se limpiaba una lágrima errante deslizándose por su mejilla. Sin dejar de mirar los adornos, ella negó con la cabeza y respiró hondo. —¿Cómo la dejé ir? Gavin le dio un beso suave en la cabeza, y sin decir una palabra, tomó con suavidad la mano de Emily y la llevó de regreso a la habitación. La confusión se escurrió en su mente mientras lo veía arrastrar su equipaje a la cama. Después de abrir el cierre y sacar una pequeña caja de terciopelo negro, se sentó en la cama, haciéndole un gesto a Emily para que se acercara. Cuando lo hizo, él la miró, sus ojos suaves con preocupación. Una vez más,


107 Página

él tomó su mano y la condujo a su regazo. Con la espalda contra su pecho desnudo, alejó su cabello de sus hombros. —No la dejaste ir, bebé, —susurró mientras colocaba un medallón ovalado de platino con diamantes alrededor de su cuello—. Te ocupaste de ella con todo lo que tenías. La llevas contigo a través de todos los momentos de alegría en tu hermoso futuro. Tus logros. Al ver los ojos de tus hijos por primera vez. Tu vida en general. Ver las estrellas con ella en mente. Ella estará allí, observando. La perdonaste por los errores que cometió mientras crecías, y durante los malos tiempos que tienes que enfrentar, te apoyas en cualquier palabra de sabiduría que ella te dio. Pero nunca la dejas ir. Nunca. Ella no querría que la dejes ir. Abriendo el medallón, el aliento de Emily quedó atrapado. Sus ojos recorrieron una foto de su madre cuando era adolescente. Con el sol brillando contra su cabello oscuro y su sonrisa destacando el cálido resplandor, sólo el brillo despreocupado se encontraba en la juventud de sus ojos, Emily no pudo evitar pensar que era lo más feliz que alguna vez vio a su madre. Se sorbió la nariz y más lágrimas cayeron. Sin embargo, esas lágrimas fueron entregadas por un hombre que no podía ni siquiera comenzar a comprender el espacio vacío en su corazón que había llenado tantas veces. Girando, Emily se sentó a horcajadas de él y se quedó mirando los ojos de Gavin. Las emociones que se arremolinaban detrás de ellos la fijaron. Estaba atemorizada que él fuera de ella. —Dios mío, ¿Eres siquiera real? —Susurró. Sosteniendo su mirada, una sonrisa triste elevó su boca. —Creo que sí. —Me haces sentir como si estuviera en un sueño, —confesó Emily, envolviendo sus brazos alrededor de su cuello—. Como si fuera sonámbula y no lo sabría. —Asimilando el hombre puro, honesto, desinteresado frente a ella, Emily se perdió en el hecho de que era real—. Soy capaz de cerrar los ojos y sólo... Confiar en ti. Eres el color en mi lienzo en blanco, la luz en mi oscuridad, el aire en mis pulmones, y estuve a punto de dejarte ir. Casi nos elimino para que alguna vez sucediéramos. No me puedo imaginar no tenerte aquí conmigo. Por favor, dime que sabes cuánto te amo, Gavin. Necesito escucharlo ahora mismo. Por favor. Gavin tragó, sus sentidos se tambalearon. Ella le pertenece, en mente, cuerpo y alma. Palabras. Dios, no tenía palabras suficientes para hacerle saber lo mucho que sabía que lo amaba. Incluso si las tuviera, ¿cómo podía comenzar a hacerle saber lo mucho que sabía que ella se había arriesgado cambiando su vida por él? Las palabras no eran para este momento y Gavin lo sabía. Llevó sus labios a los de ella y la besó suavemente. La besó de la manera en la que debería haber sido besada la primera vez que un hombre se le permitió sentir su cuerpo. La besó esperando que pudiera desterrar cada lápida de dolor que había tomado hasta una onza de espacio en su corazón. Queriendo limpiar cada momento enfermo y cada memoria retorcida que sus ojos alguna vez fueron testigos, él la abrazó más cerca, tratando de protegerla de los demonios que sabía que estaba batallando. En el silencio, sólo con el sonido de sus corazones latiendo, Emily se alejó lentamente. La pesadez en su pecho se levantó, su peso ya no era sofocante, ya no era agotador. Gavin le pasó las manos por su cabello ondulado, con una sonrisa suave. —Feliz primera Navidad.


108 Página

—Feliz primera Navidad, —susurró Emily, colocando otro beso en sus labios. Después de un momento, se arrastró fuera de él. Saltó sobre sus pies, se paseó por la habitación y metió la mano en su equipaje. Sacó una bolsa blanca y levantó una ceja astuta—. Ahora es mi turno de darte tus regalos, pero tengo que advertirte, tienes que comenzar a usar cada uno de ellos hoy. Con una ceja en alto igualmente de astuta, Gavin se pasó una mano por su cabello desordenado y se apoyó contra la cabecera con una sonrisa en su boca. —Estos regalos no incluirán un conjunto de encaje negro usado por ti, baterías dobles 'A', y tus piernas shexys temblando incontrolablemente alrededor de mi cabeza, ¿verdad? Con los ojos bien abiertos, Emily soltó una carcajada. Pero mierda si no se veía tan caliente esperando por ella, sin camisa nada menos. Tragó saliva, de pronto consciente de la palpitación entre sus piernas. Todo el humor dejó su rostro mientras lentamente se arrastró sobre la cama. Con la bolsa en una mano, le bajó ligeramente sus pantalones de chándal con la otra. Ella dejó un rastro de besos a lo largo de su cadera, continuando con su glorioso tatuaje todo el camino hasta el lado izquierdo de su tórax. Con un suspiro de pura satisfacción, ella movió sus labios hacia atrás sobre cada delicioso pico y profundidad de sus abdominales. Sintió que Gavin se tensó, sus músculos se apretaron. Él hundió las manos en su cabello mientras ella se cernía, ligeramente rozando su lengua a lo largo del borde de las alas de aspecto maligno de la bestia. En toda su maldad, sabía como el más dulce algodón de azúcar. Emily llevó los ojos hasta los suyos, su azulada intensidad sexual impactó en su sistema. Ella sonrió. —Así que nunca me dijiste por qué elegiste este tatuaje en particular. Gavin parpadeó, una ráfaga de aire escapó de su boca. —¿Realmente me vas a preguntar eso después de acabar de lamer dolorosamente tu camino hasta mi cuerpo? —¿Qué? —Emily se rió, a horcajadas sobre su cintura. Mirándolo, ella frunció el ceño—. Quiero saber. Me dijiste por qué lo has hecho en donde te lo hiciste, pero dejaste afuera por qué elegiste un dragón. Con sus ojos concentrados en sus labios, Gavin sonrió. —Elegí el dragón porque sabía que las mujeres nunca... nunca... nunca serían capaces de resistirse a lamerlo. Emily golpeó juguetonamente su brazo. —Maldito. ¿Estás diciendo que no soy la primera en lamerlo? —En un movimiento rápido, Gavin pasó el brazo detrás de su cintura y la giró sobre su espalda. Emily se quedó sin aliento, su corazón casi se detiene mientras él se cernía sobre ella, rozando ligeramente su boca contra la de ella—. Oh Dios mío, — susurró ella—. Tenía razón. Estás loco. —Y tú estás tratando de matarme con tus preguntas, —respondió Gavin, mordiendo su labio inferior, ella comenzó a darse cuenta que era algo que a él le gustaba hacer—. Ya no se te permite decir la palabra "lamerlo" en mi presencia. ¿Lo ha entendido, señorita Cooper? Su demanda vagó sobre ella como una caricia pero estaba a punto de pulsar un par de botones. Subiendo una ceja, su boca se curvó en una sonrisa. —Lamerlo... hombre de las cavernas. Los ojos de Gavin se abrieron casi al mismo tiempo que lanzaba una mano bajo su camiseta. Emily gritó, retorciéndose bajo su abrazo. Ella alejó su mano de su pecho. — ¡Gavin! No, quiero que abras tus regalos.


—Es un trato hecho, —respondió, su voz era un gemido desesperado—. Estoy convencido de que estás seriamente tratando de matarme. Pensé que estaba bastante en el punto con mi juego. ¿Dónde me equivoqué? Emily soltó otra risita. —Nunca te podrías equivocar y te juro que te lo compensaré más tarde. Sonriendo, Gavin sacudió la cabeza y suspiró. Después de besar su mejilla, ella salió de abajo de él y se sentó a horcajadas sobre su regazo mientras él se sentaba cruzando las piernas. Alcanzando la bolsa que se había perdido bajo la maraña de mantas, Emily sonrió y sacó un pequeño sobre. —Aquí. Esto es algo que tú tienes que utilizar por el resto de tu vida. Gavin miró el sobre. Escrito en el frente con la letra de Emily decía:

Explora tus sueños

16. Architectural Digest es la revista de arquitectura, diseño y estilo de vida más prestigiada en el mundo. Su misión es presentar las últimas tendencias del diseño y acercar al lector información de primera mano, que le permita tomar decisiones para mejorar su estilo de vida. 17. El Patek Philippe Calatrava es una línea de relojes construidos por el relojero suizo Patek Philippe, introducido en 1932. La línea menos costosa de Calatrava para los hombres es de aproximadamente U$s 18.000.

Página

Con una pequeña sonrisa, Gavin sacó una delgada tarjeta la cual mostraba que Emily le había adquirido una suscripción de por vida a la revista Architectural Digest.16 Fue entonces cuando se dio cuenta de que ella también recordaba las cosas que él le había dicho. Envolviendo sus brazos alrededor de su cintura, Gavin bajó la cabeza y colocó un suave beso en sus labios. —¿Serías feliz conmigo si fuera un arquitecto? —Sería feliz contigo si recogerías la basura del lateral de la carretera, si eso es lo que quisieras hacer. —¿En serio? —Sabía que Emily no estaba con él por su dinero, pero su respuesta de alguna manera lo impactó. La mayoría, por no decir todas, de las mujeres que encontró le habrían dicho que se jodan sus sueños si no estaba haciendo los millones que hacía con Industrias Blake. A pesar de que una carrera como un trabajador de sanidad nunca sería su elección, su corazón se calentó. Había encontrado una mujer que lo aceptaba bajo cualquier circunstancia en la que pudiera encontrarse. —Por supuesto que sí, —respondió Emily, llevando sus brazos alrededor de su cuello. Una sonrisa burlona se deslizó por sus labios—. Y pienso que te verías muy muy caliente con el uniforme. —Ah, siempre un motivo ulterior. —Gavin le puso un beso en la frente. Ella sonrió, y los rasgos de él se pusieron serios mientras la miraba fijamente a los ojos—. Gracias. Me encanta. —No. Gracias a ti, —susurró contra sus labios. Desenredando una de sus manos de su cuello, la metió en la bolsa y sacó una pequeña caja. —Tengo más regalos para ti. Este como que coincide con la suscripción de una forma extraña. Gavin sonrió y empezó a desenvolverlo. Una vez que sacó el papel de regalo rojo, se encontró con una caja negra con el nombre de Patek Philippe Calatrava17 grabado en ella.

109

mientras tienes tiempo.


Conmocionado, porque conocía sus piezas de tiempo, así como lo hacía con sus autos, Gavin sabía que estaba sosteniendo un reloj muy caro. Al abrirlo, sus sospechas fueron correctas. Recortado en oro, la pieza era increíble y algo que Gavin podía verse fácilmente usando. Pasó sus dedos sobre la suave correa de cuero negro, sus ojos asimilaron el fino diseño contemporáneo hecho en Suiza. Aunque la pieza Breguet18 que estaba actualmente usando abolló su chequera en unos interesantes U$s 260.000, este particular Patek Philippe Calatrava debió costarle a Emily más de U$s 25,000. Emily sonrió y le entregó una segunda tarjeta con las palabras:

No dejes que el tiempo se escape sin hacer lo que

18. Breguet es una manufactura relojera que elabora relojes de lujo y alta joyería suiza, fundada por Abraham Louis Breguet en París en 1775.

Página

Ahora entendía cómo los dos regalos encajaban. Gavin tomó su mejilla y le dio un suave beso en los labios. —Gracias, —susurró, acariciándole el cabello. Emily sonrió, pero Gavin no pudo evitar preguntarse cómo fue capaz de permitirse el reloj—. ¿Has utilizado los fondos que puse en tu cuenta bancaria para comprarme esto? —Gavin buscó en su rostro. Aunque había discutido con él sobre poner dinero en su cuenta, gastarlo en él era lo último que quería que hiciera—. Te dije que no me compraras nada con ese dinero. Emily puso los ojos en blanco. —¿Te gusta? —Por supuesto que me gusta. Me encanta. Pero no quiero que gastes dinero así en mí, Emily. Con un suspiro, Emily puso los ojos en blanco de nuevo. Acercando su rostro al de ella, su expresión se volvió seria como el infierno. —Gavin. En primer lugar, no usé los fondos que me diste para comprarlo. Tengo mi propio fondo y usé algo de él para comprarte eso. —Emily. Aunque hagas algún dinero extra como camarera, dudo mucho que el salario de profesora sustituta te permita gastar tanto en un reloj. Emily se echó hacia atrás, la frente en alto. —Gracias por el cumplido. Gavin la atrajo hacia sí, metiendo su cabello detrás de la oreja. —No quise decir eso, nena. Pero vamos. Tengo una idea bastante buena de lo mucho que esto costó. Si no has utilizado lo que te di, ¿cómo pudiste permitirte esto? —Dillon— Gavin se echó hacia atrás en shock en esta ocasión. —¿Qué? —¿Vas a dejarme terminar, hombre de las cavernas? Con los ojos fijos en los de ella, Gavin asintió. Sus palabras salieron lento. —Si. Estoy escuchando. —Gracias, —contestó Emily, pasándole las manos por su cabello en un esfuerzo por calmarlo—. Dillon tomó el dinero que tenía de la póliza de seguro de vida de mi madre y lo

110

realmente quieres hacer.


19. Las IRA, o cuentas de jubilación individual, permiten ahorrar en forma independiente para la jubilación. Los certificados de depósito, o CD, permiten invertir el dinero a una tasa de interés fija durante un período predeterminado.

111 Página

invirtió en algunas cuentas IRA,19 fondos comunes de inversión y diferentes CD. Después de cancelar la boda, investigué mis finanzas. Quité mi nombre de varias tarjetas de crédito que habíamos compartido y quité mis cuentas de él. Las trasladé a un corredor que Trevor sugirió. Digamos, si es el único elogio que le puedo dar, Dillon sabe cómo hacer crecer una cuenta bancaria. Casi se triplicó durante el año. Tomé un pequeño préstamo contra una de las cuentas y te compré el reloj. Así que de nuevo, he usado mi propio dinero. No el que me diste. ¿Feliz? —¿Feliz? —Gavin repitió, acercándola más—. Estoy feliz porque la mujer que amo fue lo suficientemente inteligente como para quitar sus fondos del control de su ex idiota. —Arrastrando sus manos a lo largo de su espalda, Gavin rozó sus labios en su mandíbula—. Pero no estoy feliz de que ella gastó un poco en su actual novio encantadoramente sexy después de que él le pidió que no gastara mucho en él. Emily se echó a reír. —Oh, ¿Ahora, de repente, eres encantadoramente sexy? —Ya lo sabes. —Gavin sonrió, lanzándole un guiño. Después de reemplazar el reloj que llevaba por el que Emily compró para él, el rostro de Gavin se suavizó—. De verdad, Emily. Último gran derroche de dinero que gastas en mí, ¿de acuerdo? Tengo todo lo que necesito aquí sentado en mi regazo. Emily suspiró y tomó el último regalo de la bolsa. —Ya veremos. Ahora toma. Este es el que insisto en que comiences a usarlo hoy. Gavin la miró con recelo y desató el lazo rojo de lo que parecía ser una caja de ropa. —Tu expresión me dice que esto es una especie de regalo vengador. —Dulce, dulce, señor Blake, me conoces tan bien, —ronroneó ella, lanzando su brazo alrededor de su cuello. Con otro movimiento de cabeza y una sonrisa, Gavin lentamente, muy lentamente, sacó el papel de regalo verde de la caja. Vaciló, llevando sus ojos a los de Emily. Podía ver que se estaba impacientando. Él se rió entre dientes cuando ella arrancó el resto del papel de la caja y tiró la tapa. Antes de que tuviera la oportunidad de echar un vistazo a lo que había en ella, Emily sacó un pedazo de ropa de color amarillo brillante. Sin embargo, lo estaba sosteniendo hecho una bola en el regazo de ella. Oh, y se reía. Duro. —¿Qué es? —Preguntó Gavin, incapaz de ocultar la risa de su voz. Emily dejando de reír, se aclaró la garganta y trató muy duro de mantener su rostro serio. —Realmente espero que te guste. —Ella pestañeó, llevando una sudadera con capucha de Los Ángeles Lakers a la altura de su pecho—. Sé que a Michael le encantará que lo lleves puesto durante el juego de hoy. Gavin sacudió su cabeza. —Nop. De ninguna manera. —Sí de alguna manera. —Respondió Emily. —No puede ser. Emily frunció el ceño. —Sí puede ser. —Nop. Te quiero, pero no usaré eso delante de Michael. Además, soy acérrimo de Nueva York. Tengo la sudadera de los Knicks conmigo.


Página

Con Brenda Lee cantando a todo pulmón "Rocking Around the Christmas Tree" de los altavoces de la sala de estar, donde Michael y Gavin se preparaban para sentarse y ver el juego de baloncesto, Emily rió mientras Lisa sacudía las caderas al ritmo de las suyas

112

Suspirando, Emily frunció las cejas, su ceño se profundizó. Ella sabía cómo llegar a él. —Sabes, tuve muchas razones para escoger este regalo. —Estoy seguro que lo hiciste, —Gavin admitió, rodeando con sus brazos su cintura—. Mi miseria es una. Emily se echó a reír. —No, no fue adquirida exclusivamente para tu miseria. Pero podría haber sido, teniendo en cuenta que me hiciste andar con esa sudadera horrible de los Yankees. —Los Yankees son apenas horribles, —respondió fácilmente con una sonrisa—. Y no nos olvidemos de que te hice andar alrededor usándola en la intimidad de mi casa sin ningún alma en la tierra observándote. —Sí, eso es cierto. Pero, es sólo... bueno, tengo una cosa por los chicos de amarillo. —Emily se movió. Envolvió sus brazos alrededor de su cuello y se aseguró de dar una vuelta a sus caderas sobre él mientras lo hacía. Ah, sí. Se estaba poniendo duro—. Hay algo en el color que hace que me ponga... Húmeda. Gavin se mordió el labio, sus ojos trazaron el rostro de Emily. —Estás tan llena de mierda. —Oh, no, Sr. Blake, realmente no lo estoy. Entre verte usándola y el sufrimiento por lo poco que tendrás que usarla, te garantizo un buen momento por tus esfuerzos. Deslizando su mano por su espalda, Gavin enredó sus dedos en su cabello, tirando lo suficiente. Con una visión clara de su magnífico cuello a centímetros de su boca, Gavin tuvo la oportunidad de disfrutar. Él arrastró sus labios a través de su clavícula mientras agarraba su cabello más fuerte. —He creado una mujer que piensa que me va a ganar con sexo. Absorbiendo la sensación de él mordiendo suavemente su hombro y luego succionando ligeramente su cuello, Emily no estaba segura de a quién estaba engañando. Ella misma se arrinconó y no tenía deseo alguno de salir. —¿Funciona? —La pregunta salió como un gemido. —Posiblemente, —respondió, levantando lentamente su blusa por su cabeza. Él la arrojó sobre la cama y volvió a enterrar la mano en su cabello suave. Con la otra ahuecó uno de sus pechos. Con los ojos fijos en los de ella, lamió su pezón. Otro gemido salió de la garganta de Emily y Gavin tuvo el conocimiento de que él la estaba derrotando en su propio juego—. ¿Estás dispuesta a trabajar para conseguir que me ponga esta sudadera hoy, señorita Cooper? Sip. Totalmente atrapada en una esquina. Emily perdió la batalla. Pero en realidad no, porque al momento que las primeras horas de la mañana vinieron y se fueron, no sólo estaba dolorosamente rejuvenecida por los múltiples regalos de Navidad de su novio, estaba también esperando con interés verlo lucir el horrendo color amarillo por el resto del día.


113 Página

mientras las dos terminaban de enrollar el último pedazo de masa de galletas. Emily puso la pequeña bola de chispas de chocolate en una bandeja y la metió en el horno ya calentado. —¿Recuerdas cuánto le encantaba a mamá esta canción? —El tono de Lisa era alegre mientras metía la mano en el refrigerador por un molde de tarta que eventualmente tendría un relleno de manzana—. Dios mío, era tan divertido verla bailar alrededor. Le encantaba la Navidad. Una leve sonrisa tocó el rostro de Emily con el recuerdo agridulce. Abrió el grifo y puso las manos bajo el agua tibia. —Si. Amaba la Navidad. Lisa colocó el molde de tarta en el mostrador, una vez más golpeando la cadera de Emily en sintonía con la música. Emily suspiró, disfrutando del ánimo jovial que su hermana traía al momento. No la sorprendió sin embargo. Lisa, en cierto sentido, había reemplazado a su madre mucho antes de que ella falleciera y siempre se aseguraba que Emily fuera cuidada. Desde ayudarla con la tarea a mostrarle la forma de aplicarse el maquillaje cuando tuvo la edad suficiente, Lisa voluntariamente cayó en el papel de imponerse sobre ella después de que su padre se marchara. Y ni una vez le reprochó sus responsabilidades con resentimiento en el rostro de Emily. Cuando los días largos y las noches iban y venían sin su madre, porque ella estaba trabajando hasta tarde en el bar para poner comida en la mesa o con uno de sus nuevos novios, Lisa mantuvo cierto nivel de coherencia en la vida de Emily. Una calma. Un inquebrantable sentido de paz. Mientras Emily se ponía de pie con un paño de cocina en sus manos, no sólo tenía una ligera hostilidad hacia su madre floreciendo en su estómago, sino que comenzó a preguntarse por qué había permitido que las palabras de su madre sobre Dillon se anclaran en ella por todo el tiempo que lo hizo. Claro, su madre no vivió para ver en lo que se había transformado Dillon. Antes de que ella tomara su último aliento, Patricia Cooper dejó la tierra pensando que su hija menor estaba enamorada de un verdadero caballero de brillante armadura. Emily estaba bastante segura de que si su madre hubiera sido testigo de su cambio, le habría dicho que se deshiciera de él. Sin embargo, Lisa era la fuerza materna en su vida, y durante largas conversaciones, siempre le había dejado saber a Emily que si él no la trataba bien, ella debía alejarse. Las señales habían estado allí. Las banderas de advertencia se agitaron en todas las direcciones por la mayoría de las personas que la rodeaban. Sin embargo, ella las había bloqueado. Las pocas veces que había hablado con un consejero después de abandonar a Dillon le había dicho que era posible que ella se apoyó en Dillon después de la muerte de su madre porque él era una pieza de algo que ya no existía más. Él fue testigo de un alma que ningún otro hombre en su vida volvería a encontrar. En cierto sentido, aferrarse a él era aferrarse a su madre. Aferrarse a su pasado. Aunque ese pasado fue pintado con motas de tristeza todavía le resultaba familiar, comprendido. Era frío, pero cálido, oscuro, pero lleno de una luz brillante que nunca experimentaría de nuevo. Era algo que se había ido... Para siempre. Mientras Emily se secaba las manos, las palabras de Gavin de esta mañana se filtraron en sus pensamientos. No sólo tenía que perdonar a su madre por los errores que cometió sino que también tenía que perdonarse a sí misma. Y eso es exactamente lo que hizo en esos segundos en la cocina de su hermana en esta particular tarde de Navidad. Aunque sabía que nunca comenzaría a comprender plenamente la forma en que su madre fue o la


20. Big Bird es un personaje del programa de televisión infantil Plaza Sésamo. Es un pájaro que tiene plumas amarillas.

114 Página

forma en que la había seguido en sus pasos, Emily metió la mano en su corazón y lo despojó de la última parte de negatividad que sostenía hacia ella y a su madre. —Hey, te perdí por unos segundos. —La suave voz de Lisa arrulló a Emily. Colocando su mano en la mejilla de Emily, le dio una sonrisa débil—. ¿Estás bien? Emily no respondió mientras empujaba a su hermana en un abrazo. Como si sintiera lo que Emily estaba atravesando, Lisa la apretó con fuerza. Su abrazo reconfortante llenó a Emily con amor, como siempre lo hacía. —Uh oh. Hemos interrumpido un momento fraternal. —Michael se rió entre dientes mientras él y Gavin entraban a la cocina—. Somos una porquería, hombre. Mirando a su joya, Gavin sonrió y se apoyó en el arco de la entrada. Observó a Emily más allá de su hermana, el amor lo tomó del cuello mientras la mirada de ella atrapó la suya. Incluso vestida con pantalones de chándal y una sudadera, ella era tan condenadamente hermosa que le quitaba el aliento. Con una sonrisa en su rostro que lo llenaba por completo, ella se dirigió hacia él. El calor se derramó a través de su cuerpo mientras ella curvaba sus brazos alrededor de su cuello, su suave cabello castaño cubría su espalda mientras lo miraba. Ella parecía realmente feliz, y él podía sentirlo. —¿Te he dicho que te ves híper increíble en amarillo? —Emily rió, acurrucándose contra su pecho. Michael resopló, tratando de alcanzar una aceituna de un plato lleno de fiambres y quesos. —Sí, claro. Se ve como Big Bird.20 —Lisa golpeó su brazo y sacó las galletas del horno—. Eso duele, nena. —Michael fingió dolor y se frotó el brazo. Gavin negó con la cabeza. —Puede que tengas razón, Michael, pero si hubieras recibido los regalos que recibí... a cambio de usar esto, puede que sucumbirías a modelar una sudadera de los Knicks. Emily se sonrojó y rió. —Ni de casualidad, amigo, —respondió Michael, haciendo estallar la aceituna en su boca—. No importa lo que te dio mi cuñada, considerando que tu gran culo tonto parece que fue golpeado con un efusivo toque de sol, estoy pensando que necesitas retener tu último regalo de Navidad y en su lugar dármelo a mí. Caray, sería tu novia y me pondría una sudadera de los Knicks. Te amaría mucho tiempo, Gavin. —¡Michael! —Lisa se quedó sin aliento y lo golpeó en el brazo otra vez. Michael rió entre dientes, y Emily miró a Gavin confundida. —¿Último regalo? ¿Pensé que habíamos terminado el intercambio? Gavin elevó una ceja sabionda con una sonrisa en su rostro. —Ah. Eso es lo que te tenía pensando, amor. Para ser honesto, estoy lleno de sorpresas que mantendrá tu mente... explotando... constantemente. —Bajando la cabeza, la acercó más y sus labios rozaron su oído—. Y no estoy hablando sólo cuando esas magníficas y temblorosas piernas se envuelven alrededor de mi cabeza mientras estás gimiendo mi nombre. Emily giró su cabeza, mirando por encima del hombro a Michael y Lisa. Afortunadamente, no estaban prestando atención. Rápidamente, empujó a Gavin para darle un beso de infarto y luego le susurró al oído, —Muchísimas gracias por hacer que mis piernas tiemblen como tú lo haces.


115 Página

Gavin sonrió, sus ojos se llenaron de una considerable apreciación masculina. —El placer es siempre el mío. —Emily sonrió y Gavin miró a Michael—. Hey, perdedor de los Lakers. Michael levantó la cabeza desde donde estaba comiendo la gran variedad de alimentos apilados en el mostrador. —¿Qué pasa, Knicks de Nueva York—no—tienes— una—oportunidad—en—los—salvajes—y—jodidos—sueños—de—nadie? Gavin echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada. —Lo que tú digas. —Si. Ya veremos. —Michael sacó una cerveza del refrigerador—. ¿Qué puedo hacer por ti? —Me olvidé de tomar la, uh —Gavin miró a Emily y de nuevo a Michael— ya sabes, esas cosas, desde anoche. Apoyado en el mostrador, Michael tomó un largo trago de su cerveza y se encogió de hombros. —No estoy seguro de lo que estás hablando. Por tercera vez en menos de cinco minutos, Lisa le dio un golpe en el brazo. — Michael. Sabes lo que está pidiéndote. Deja de ser un idiota. —Maldita sea, nena. Es Navidad. —Lisa puso los ojos en blanco. Sacudiendo la cabeza, Michael resopló y buscó en su bolsillo. Gavin dejó escapar una bocanada de aire, giró en torno a Emily y deslizó sus brazos alrededor de su cintura. Caminando detrás de ella, la movió hacia Michael y tiró algo de su mano que Emily no pudo ver. —¿Qué están tramando? —Los ojos de Emily se posaron en su hermana, cuyo rostro parecía como si estuviera a punto de estallar de alegría. —¿Tiene puesto zapatillas de deporte? —fue la respuesta de Lisa, aplaudiendo mientras Emily y Gavin rodeaban la esquina hacia el armario de la entrada que flanqueaba el extremo posterior de la casa. —No, —dijo Gavin—. ¿Qué talla eres Lisa? —Seis, —respondió Lisa. —Siéntate, —Gavin ordenó, señalando un banco mientras liberaba la cintura de Emily. Con una mirada curiosa moldeando su rostro, Emily se sentó. —¿Qué soy, un perro? —Mmm, apuesto a que si lo fueras tendrías un ladrido sexy. Sonriendo, Emily sacudió la cabeza mientras Gavin se arrodillaba y examinaba una hilera de zapatos debajo del banco. Sacó lo que parecían ser unas zapatillas para correr Nike de mujer talla seis del suelo y apoyó el pie de Emily en su muslo. Después de meterle el pie en la zapatilla y atarla, repitió el proceso con el otro pie. Una vez que terminó, levantó la vista hacia ella, su sonrisa era amplia. —¿Cómodas? Emily cruzó de brazos. —¿Qué estás haciendo? —No has respondido a mi pregunta. ¿Son cómodas? —Sí. Son cómodas. —Bien, —dijo Gavin, entrelazando sus dedos con los de ella mientras se ponía de pie, tiró de ella hacia arriba desde el banco—. ¿Estás lista? Emily deslizó la capucha de la sudadera por encima de su cabeza. —¿Para salir a correr? Claro. ¿Por qué no? Tendré que quemar las calorías de hoy de todos modos.


116 Página

—En primer lugar, te ayudaré a quemar esas calorías más tarde. Soy el mejor entrenamiento que puedes obtener. —Emily puso los ojos y se rió—. Segundo, vamos a correr y correremos rápido. Pero no con los pies. —Gavin se detuvo en la puerta del garaje. —Está bien. Ahora me estás asustando. Bajando la cabeza, Gavin tomó su nuca y la miró a los ojos. —Emily Cooper, a lo único que debes temer es lo mucho que te voy a amar por el resto de tu vida. Y... cuántas veces voy a hacer que esas piernas tiemblen. Pero eso no viene al caso. Nunca me temas, amor. ¿Entiendes? Con una sonrisa jovial, Emily levantó la mano en un saludo. —Sí, señor, Sr. Blake. Lo entiendo total y completamente, señor. Divertido y algo excitado, Gavin se rió y abrió la puerta del garaje oscuro de un tirón. Antes de encender las luces, Emily pudo ver la sonrisa dividiendo la cara de él, y ella no podía dejar de suspirar de alegría. Dios, le encantaba la energía carismática que radiaba. Ella sabía que sangraba de sus poros al momento que lo conoció, y la cautivó. Se apoderó de ella, la atrajo, anclándose alrededor de su corazón. Un clic... De repente... Luces... Cuando sus ojos se adaptaron, el pulso de Emily se disparó y se quedó sin aliento. Su mirada cayó sobre el vehículo más elegante que alguna vez había visto. Blanco, elegante, y envuelto en un lazo rojo más grande que la vida, su sofisticado diseño era algo que ella imaginó que las estrellas de Hollywood usaban. —Oh, Dios mío, Gavin. No lo hiciste, —susurró, bajando las escaleras en una neblina. Sus ojos se movieron entre él y el auto. Después de bajar por las escaleras también, Gavin envolvió sus brazos en su cintura, apoyando la barbilla en su hombro. —Lo hice. ¿Te gusta? —¿Si me gusta? Me encanta. —Deslizando su mano a lo largo del magnífico contorno del capó, se movió alrededor de la extraordinaria maquina con el corazón golpeando en su pecho. —¿Qué es? —Eso sería un auto, Emily. Alejando la mirada del vehículo, se dio la vuelta, inclinó la cabeza y se echó a reír. — Sé que es un auto. Quiero decir, ¿qué tipo es? Nunca he visto uno como éste. Gavin se rió entre dientes, deslizó hacia abajo la capucha de su cabeza y le dio un beso en la coronilla. —Sé lo que quisiste decir. —Le guiñó un ojo—. Es un Maserati GranTurismo S, y estamos a punto de correr a través de las calles como dos verdaderos maníacos de amor. Insisto en el exceso de velocidad. ¿Lo tienes? —Retrocediendo, él le lanzó las llaves, y ella las cogió con una radiante sonrisa de oreja a oreja. Llevando sus brazos alrededor de su cuello, Emily se puso de puntillas y empujó a Gavin hasta sus labios. Ella lo besó con fuerza, tirando de su cuerpo más cerca. —Sí. Lo tengo. Pero no tenías que hacer esto. Te dije que no necesitaba uno. ¿Estamos conduciendo de vuelta a Nueva York? —No, tendré una compañía naviera que lo pondrá en un remolque y lo conducirá a través del país. Y es demasiado tarde para no comprarlo por ahora. Vamos. —Agarrando su mano, él la acompañó hasta el lado del conductor y abrió la puerta—. Ella es automática.


117 Página

Me imaginé que era mejor para ti, ya que tu culo sexy estará en la ciudad. Pero ella tiene más de 400 caballos de fuerza bajo el capó. No estoy bromeando cuando digo que le estás abriendo la boca. Vamos a ver lo que puede hacer. Emily chilló, puso un beso en su mejilla y se sentó al volante. Alisando las manos por el suave interior de cuero rojo, observó a Gavin golpear el botón de la puerta del garaje en la pared. Sacó el moño del coche y rodeó el vehículo hacia el lado del pasajero. Una vez que estuvo acomodado en el asiento a su lado, ella lo miró. —¿Algún botón de encendido? Con una sonrisa, Gavin asintió. —Te estás volviendo buena en esto. —Sabelotodo. —Ella se rió y le arrojó las llaves—. Está bien. Estamos inaugurándola. Velocidad. Aquí vamos. Emily presionó el botón y el motor ronroneó a la vida, su sonido era casi inexistente. Muy lejos de los autos que había tenido que vomitaban cuando los encendía. Mientras salía del garaje al sol brillante de la tarde, Gavin sincronizó su celular con el auto, el bombeo de la música a niveles casi ensordecedores. —¿Quién es? —Gritó sobre la voz suave y sensual de un hombre cantando sobre una chica que era su ángel. El ritmo lento era inquietantemente oscuro y sexy. Revisó sus espejos antes de entrar a la calle—. Me gusta. —Massive Attack. La canción se llama "Ángel" —respondió Gavin, mirando a Emily mientras se humedecía los labios—. Cuando no estás conmigo, a menudo pienso en ti... mientras escucho esto, entre otras cosas. Emily lo miró, sus sentidos se calentaron por su tono sexual. —Oh, ¿De verdad? —Se aclaró la garganta, alejando sus ojos de él mientras apretaba el acelerador más duro de lo previsto. El coche saltó hacia delante mientras hacía una rápida evaluación del desarrollo— . ¿Y cuáles son las otras cosas que has hecho mientras escuchabas esta canción conmigo en tus pensamientos? Aún mirándola, su boca se convirtió en una sonrisa maliciosa, su voz fue baja mientras levantaba el brazo y le masajeaba la nuca. —Normalmente estoy en la ducha con agua caliente rociando todo mi cuerpo. El aliento de Emily se enganchó, atrapado en el fondo de su garganta mientras él arrastraba su mano por su cuello, por debajo de su hombro, rozando la curva de su pecho. —¿Y luego? —Suspiró ella, tratando de concentrarse en la rampa que conduce a la autopista de San Diego. Bajó la ventanilla, permitiendo que el aire fresco entrara al pequeño espacio que se había vuelto de repente sofocante—. Por favor, dime lo que te haces. Oh, sí. Gavin había creado un monstruo sexual, y amaba cada. Jodido. Pedacito. Movió sus ojos azules al velocímetro. No se dio cuenta, pero su ángel sexual se acercaba a los 130 km/h mientras zigzagueaban otros vehículos, con su cabello brillante azotando alrededor de su rostro en forma de corazón. Continuando con su actividad a lo largo de un lado de su cuerpo, ajustó el asiento ligeramente hacia atrás mientras su mano se movió lentamente hacia la banda elástica de la cintura de los pantalones de ella. Bonito acceso fácil. Provocó con los dedos su estómago, deteniéndose antes de sumergirlos debajo del material. Sintió a Emily tensarse, el coche se sacudió hacia adelante, más rápido mientras


118 Página

deslizaba su mano aún más abajo. Mierda. Ella no llevaba bragas. Con la polla dura como una roca, Gavin no pudo evitar el gemido resonando de su garganta. Con Nine Inch Nails ahora sonando a través del auto, gritando sobre follar como animales, Gavin estaba más que satisfecho con su lista de reproducción. Cuando Emily separó las piernas, Gavin deslizó la mano por la suave carne desnuda de su coño, sus dedos fueron instantáneamente astutos mientras los empujaba dentro de ella. Un gemido rasgó los labios de Emily, y Gavin vio que sus manos tomaban el volante más fuerte. Deslizó sus dedos dentro y fuera con el firme latido pulsante de los altavoces. Más rápido, el vehículo se lanzó hacia delante, acercándose a 180 km/h mientras Emily levantaba su pie izquierdo al borde de su asiento. Ella echó la cabeza hacia atrás, sus ojos revolotearon mientras él empujaba más profundo y más duro. —Ojos en la carretera, Emily, o de lo contrario me detengo, —Gavin ordenó, su aliento volviéndose entrecortado mientras ella se oprimía contra su dedos. Emily llevó la cabeza hacia delante, otro gemido se filtró de sus labios. Viendo su hermoso rostro retorcido de placer, Gavin se inclinó al oído. —Tomo mi polla y me acaricio lentamente mientras pienso en ti. —Por favor, continua, —le rogó sin pudor, su concentración vacilante por el segundo. Sus acciones eran peligrosas y ella lo sabía, pero infiernos si podía parar. Estaba completamente en lo alto, tambaleando el borde del éxtasis y no quería nada más que saltar—. ¿Qué más piensas? —Pienso en la manera que follamos hasta que nuestros cuerpos están goteando de sudor y no podemos aguantar más. —Gavin gimió, sus sentidos se ahogaron en la sensación de su humedad recubriendo sus dedos—. Pienso en la manera en que tu coño caliente se siente a mí alrededor mientras suplicas que te tome más duro. La forma en que tu cuerpo se estremece como una maldita hoja cuando te corres para mí. —Oh, Dios mío, —Emily gimió, su necesidad de detenerse y forzarlo escaló con cada empuje dentro de ella. Él rodeó su clítoris con su pulgar, realzando esa necesidad más allá de cualquier control que le quedaba. Su mente decidió, Emily soltó el acelerador. Antes de que pudiera buscar un lugar, cualquier maldito lugar, su mirada atrapó las resplandecientes luces rojas y azules de una patrulla de la carretera presionando su culo. —¡Gavin! —se lamentó, sus nervios se dispararon y su cuerpo era un desastre—. ¡Voy a detenerme! Gavin soltó una carcajada y soltó su mano de sus pantalones. —Ese es mi exceso de velocidad, —dijo como si no estuviera afectado por la situación. Se lamió los dedos, se acomodó en su asiento y sonrió—. No te preocupes. Voy a hacerles saber lo que estaba haciendo contigo. Estoy seguro de que lo van a entender. Boquiabierta, Emily sacudió la cabeza tratando con todas sus fuerzas de calmar su cuerpo caliente. Ella alzó los hombros, su intento de calmarse fue en vano, porque estaba temblando incontrolablemente. Sin duda, algo tenía que ver con no uno, sino dos imponentes policías estatales flaqueando ambos lados del vehículo, pero más de eso tenía que ver con el doloroso deseo de su liberación. Con ojos bien abiertos y su cuerpo latiendo con lo que estaba segura era una pura y desatada tortura, Emily se extendió por la cartera que nunca trajo. —¡Mierda! ¡No tengo mi licencia conmigo!


119 Página

—Emily, cálmate. —Gavin levantó su culo y sacó la billetera del bolsillo de sus jeans— . Relájate, cariño, de verdad. —¿Me estás diciendo que me relaje? —Preguntó, sus palabras cortadas—. Iba sobre 145 km/h, y no tengo mi licencia. Ellos me llevarán a la cárcel. Gavin sonrió, deslizando fuera su ID. —Uno: ibas sobre ciento ochenta por si deseas obtener ayuda técnica. Dos: No te llevarán a ningún lugar. Tres: Acabo de tener la más dulce y jodida visión de ti llevando un traje de prisión en blanco y negro. Incluso estabas usando el gorrito en la cabeza. Mmm, simplemente hermoso. —Necesitas ayuda, —Emily susurró cuando los dos agentes se acercaron con las manos descansando sobre las armas metidas en sus fundas. Ella tragó saliva, puso una sonrisa en su rostro, y miró al oficial de su lado del vehículo—. Hola, señor. Con los ojos protegidos por gafas de sol oscuras, el señor mayor presionó su boca en una línea dura antes de hablar. —Licencia, registro y seguro. Con una sonrisa sabelotodo más brillante de lo que alguna vez presenció, Emily observó a Gavin llegar a la guantera y sacar los documentos necesarios. Se los entregó a ella y le lanzó un guiño. Ella rodó los ojos y vio al oficial observándola. —Um, no tengo mi licencia conmigo. Estoy de visitas desde Nueva York, y salimos de la casa de mi hermana en un apuro. Me olvidé de traer mi cartera. Después de examinar la información que ella le dio, él deslizó fuera las gafas de su cara. —¿Hay alguna razón por la que pensabas que estaba bien ir a 178 kilómetros por hora en la autopista? —Esa es mi culpa, oficial, —Gavin elevó la voz, inclinando su cuerpo hacia la ventanilla del lado del conductor—. Yo le dije que tenía un dolor extremo e insoportable y tenía que ser examinado por una enfermera. —Gavin se aclaró la garganta—. Me refiero a un médico. Pero estoy feliz de decir que me siento mejor ahora. Con una mirada sospechosa, el oficial observó a Gavin por un largo segundo. — Necesito su seguro social, así puedo realizar una verificación de licencia, —dijo, mirando de regreso a Emily. Ella le dio el número y nerviosamente miró por el espejo retrovisor mientras él se dirigía a la patrulla. Todavía de pie en el lado del pasajero, el oficial más joven se apoyó en la ventana. — ¿Así que eres fanática de los Yankees? —preguntó con los ojos clavados en Emily—. Soy del Bronx. Nada mejor que un juego de los Yankees en casa. —No soy fanática de los Yankees, pero mi novio lo es, —respondió, moviéndose en su asiento. La charla calmó sus nervios ligeramente. El oficial frunció el ceño. —¿No lo eres? Tus placas dicen lo contrario. Ahora Emily frunció el ceño mientras miraba a Gavin. —¿Y qué dirían mis placas, Gavin? Sofriendo ampliamente, Gavin le tomó la parte posterior de su cuello. —Ah. Debes haberlo perdido mientras estábamos en el garaje. —Él se rió entre dientes, pasándole los dedos por su cabello—. Les dije que la arreglaran para que diga "Amante de los Yankees de Nueva York”. Con emblema y todo. Tengo que admitir que se ve muy bien.


21. Amate de los Yankees de Nueva York.

120 Página

Ahuecándose la mejilla, Emily bajó la mirada y se rió. —Un maldito respiro, sabelotodo andante. —Lo dijiste muy shexy, —dijo Gavin. Antes de que Emily pudiera decir su propio comentario sabelotodo, el oficial mayor regresó. —Está bien. Su licencia de Nueva York está verificada. Sin embargo, tengo que emitirle una violación corregible por no tenerla con usted. Sólo tiene que llevar el ticket y la licencia a cualquier estación en el área de San Diego, y deberá ser anulada. Firme su nombre en la X. —Emily asintió, y él le entregó una hoja en blanco. Después de garabatear su nombre en ella, se lo devolvió. Arrancó el calco amarillo debajo, una vez más, repitiendo el proceso de intercambio de papel. —Al ver que pareces una buena chica y no quiero hacer el papeleo, no te voy a arrestar. Pero lo podría hacer, considerando lo rápido que estabas manejando. Pero vas a recibir una multa por velocidad por ir a setenta y cuatro kilómetros por hora sobre el límite de velocidad. Podría ser una multa de hasta U$s 1,000 y una posible suspensión de treinta días de tu licencia. —El oficial hizo una pausa, se agachó y miró al interior del auto. A pesar que su mirada estaba dirigida a Gavin, su declaración estaba dirigida a Emily—. Sugiero que repienses tu velocidad la próxima vez que el caballero a tu lado te diga que está enfermo. Emily asintió, conteniendo un suspiro de alivio. —Lo haré. Gracias, oficial. Él asintió brevemente. Después que los dos oficiales se alejaron, Gavin rompió en carcajadas, dándose una palmada en la rodilla. Emily salió a la autopista, consciente de su velocidad. —No puedo creer que te estés riendo, —dijo, tratando de contenerse de hacer lo mismo. Pasándose la mano por el cabello, Gavin mostró una sonrisa. —Tu rostro no tenía precio en absoluto. —Apuesto que te gustaría haber tenido una cámara. —Amor, no tienes idea de lo que haría por una. Una vez más, Emily puso los ojos en blanco. A pesar de que les tomó el doble de tiempo volver a la casa de su hermana, porque ella estaba conduciendo como Gavin se referiría "igual que su abuela," sin embargo, llegaron. Esta vez, menos... acalorados que cuando comenzaron su viaje. Después de salir del auto, Emily vio la placa. Efectivamente, Gavin tenía las letras AMTYNY21 puestas en la placa. Una vez que entraron al vestíbulo, después de llenar a su amante de los Yankees con unos cuantos besos, Emily escuchó a Michael gritar que los Knicks fueron derrotados por los Lakers. Ahora fue su turno para reventar en carcajadas. Gavin le dio una palmada en broma a su culo y se dirigió a la sala de estar. Sacudiendo la cabeza, se dirigió a la cocina y encontró a Lisa sacando un jamón glaseado con miel del horno. Al segundo que el sabroso aroma golpeó la nariz de Emily, una sacudida de náuseas la golpeó. Se enroscó y estalló, deteniéndola de repente y por completo. Sus ojos estaban vidriosos mientras acurrucaba un brazo alrededor de su cintura y el otro ahuecaba su boca. —¿Estás bien? —Preguntó Lisa, colocando el jamón en una rejilla para enfriar—. No te ves muy bien. Otra bocanada y Emily estuvo preparada. Girando sobre sus talones, corrió a través


121 Página

de la cocina, casi tropezando con un taburete al lado de la isla. Apenas llegó al cuarto de baño de la planta baja, y no tuvo tiempo para cerrar la puerta. Se deslizó sobre sus rodillas frente al retrete. Con otro retorcijón sacudiendo su intestino, Emily se echó hacia atrás el cabello, su cuerpo liberó brutalmente el abundante desayuno y el almuerzo que había disfrutado antes. Su garganta ardía por el sabor acre. Abrió la boca en busca de aire, ahogándose mientras se sacudía. —¡Dios mío, Emily! —Lisa corrió al baño, ayudando a Emily a sostenerle el cabello. —La puerta, —Emily dijo con voz ronca—. Cierra la puerta. Mientras Lisa la cerraba, Emily se levantó desde el suelo con los nervios disparados por la reacción repentina de su cuerpo. Encorvada sobre el fregadero, abrió el grifo de agua fría y metió las manos debajo. —¿Qué diablos fue eso? —Preguntó Lisa, con los ojos muy abiertos. Emily negó con la cabeza y tomó un sorbo de agua de sus manos. Mientras se deslizaba por su garganta, aliviando la quemadura de fuego, ella negó con la cabeza otra vez. —No tengo idea, —suspiró—. Entré, y el olor del jamón me hizo tener nauseas. Lisa se apoyó contra la pared con los brazos cruzados. —Esta no es la primera vez que te has sentido enferma recientemente. Alcanzando una toalla de mano, Emily se secó el rostro. —Cierto. He estado bajo mucho estrés, Lisa. —Ella tiró la toalla de mano sobre el lavabo y abrió el botiquín—. ¿Tienes un cepillo de dientes sin usar? —No allí. Debajo del lavabo. Agachándose, Emily abrió el gabinete. Después de hurgar en una pequeña cesta, encontró el paquete. Lo abrió rápidamente, se puso de pie, cogió la pasta de dientes y roció un poco en las cerdas. Se lo metió en la boca y cepilló sus dientes, con ganas de quitarse el mal sabor. —Sé que has estado bajo mucho estrés, Emily, pero ¿se te ha ocurrido pensar, —Lisa se detuvo, colocando su mano en el hombro de Emily—, que podrías estar embarazada? Mirando el reflejo de su hermana, Emily inmediatamente detuvo el cepillado. Ella sacó el cepillo de su boca y se dio la vuelta. —No ¿Por qué iba yo a pensar eso? Estoy tomando la píldora. —¿Has cumplido con ellas? Emily suspiró, se enjuagó la boca y cerró el agua. —Sí, creo que lo he hecho. —¿Crees que lo has hecho? —Lisa se mofó—. La píldora sólo funciona cuando se toma regularmente. ¿Cuándo fue la última vez que tuviste tu período? —Jesús, —jadeó—. Son sólo mis nervios. Todo lo que sucedió con Dillon mientras estábamos comprometidos, por no hablar de todo lo sucedido con Gavin entre el compromiso y después. No estoy embarazada. Los ojos verdes de Lisa se ablandaron con preocupación. —Responde a la pregunta, Emily. ¿Cuándo fue la última vez que tuviste tu período? Tratando de recordar la última vez que recibió la visita de "La tía Flo" Emily se pasó la mano por el pelo. —No estoy segura. La segunda semana de octubre, tal vez. —Correcto. La segunda semana de octubre. —Lisa caminó más allá de Emily y abrió el botiquín. Sacó una caja y se la dio—. Michael y yo todavía estamos tratando por el nuestro. Hay dos pruebas allí. Ponte a orinar.


122 Página

Emily abrió la caja y sacó las dos pruebas de embarazo. —No puedo creer esto. —Exactamente mis pensamientos. ¿Por qué no lo puedes creer? —Colocando las manos en sus caderas, Lisa la miró boquiabierta—. No has tenido el período desde mediados de octubre. Cada vez que he hablado contigo desde que me fui de Nueva York, me dijiste que estabas luchando con algún tipo de náuseas. Lo cubriste como nervios. Lo entiendo. Pero ahora todo está bien. No hay razón para que estés nerviosa. Si es tan simple como los nervios, siéntate y haz la prueba. No es gran cosa. En un suspiro, Emily deslizó sus pantalones y se colocó en cuclillas sobre el retrete. Esperando a la madre naturaleza, rasgó ambas pruebas. —¿Puedes dejar de mirarme? Me haces sentir como un niño que recibe una lección de entrenamiento. —Oh dame un respiro. —Lisa rodó los ojos y se ocupó de su cabello mientras miraba su reflejo. Acomodando sus oscuros rizos en un moño desordenado, lanzó una mirada de reojo a Emily y una sonrisa levantó la comisura de su boca—. Yo te entrené. No olvidemos que soy diez años mayor. He limpiado tu trasero demasiadas veces por nuestro propio bien. Con demasiada información corriendo por su cabeza, Emily no se atrevió a mantener la conversación. Pero todo fue bueno porque la Madre Naturaleza finalmente apareció. Sosteniendo las dos pruebas, Emily las colocó bajo el flujo, asegurándose que ambas estuvieran saturadas. Una vez terminado, las colocó sobre el papel higiénico que Lisa cortó prolijamente en el lavabo. Emily se lavó y secó las manos, su cabeza comenzó a estar confusa mientras las hermanas se cernían por encima de las pequeñas varas que, en ese momento, asustaban a muerte a Emily. A través de las últimas semanas, había descartado sus náuseas como nervios, pero de repente, eso ya no parecía convincente. Las palabras de negación, el miedo y la estupidez vinieron a su mente. Con un sudor acumulándose justo por encima de su labio, tomó la caja vacía de la prueba de embarazo, le dio la vuelta para leer cómo se vería lo positivo y negativo. Notando que una línea representaba un futuro vacío de pañales, y dos líneas el inicio directamente a la maternidad, Emily empezó a mordisquear nerviosamente la uña de su pulgar. —¿Cuánto tiempo duran estas? La pregunta apenas había escapado de la boca de Emily cuando una sola línea en una de las pruebas comenzó a tomar un tono claro de rosa. Con un suspiro de alivio posándose en la parte posterior de su garganta, una pequeña sonrisa apareció en el rostro de Emily. Sin embargo, esa pequeña sonrisa cayó rápidamente cuando el gemelo de la línea gritaba por un poco de atención, ya que también comenzó a colorearse. Emily arrastró sus ojos a la otra prueba, que ya emitía dos líneas de color rojo brillante. De pie sobre dos varas de plástico indicando que su vida estaba a punto de cambiar en más de un sentido que ni siquiera podría comenzar a comprender, Emily intentó respirar. Respira... Números. Fechas. Tiempo. Cálculos de todo tipo golpeaban su cabeza. Un calendario mental, malos en general, brillaron en la mente de Emily. Sus imágenes le recordaron la primera vez que había hecho


123 Página

el amor con Gavin, la noche del beneficio de su madre, fue a los pocos días que ella y Dillon rompieron. Pocos días después de que ella y Dillon hicieron el amor. Respira... Días. Horas. Minutos. Recuerdos de todo tipo flechaban su corazón. Cada segundo que ella y Gavin pasaron juntos las últimas semanas, lentamente arreglando lo que una vez estuvo cerca de romperse, se sentían como si estuvieran a punto de ser arrancados de ella. Desaparecer. No había negación que el niño que llevaba tal vez no fuera el suyo. Las posibilidades eran casi nulas. En las dos gloriosas noches que compartieron, ella se acostó con Gavin un puñado de veces. En las semanas previas y después de esa noche, había estado con Dillon muchas veces. Con los brazos abiertos, perdonando todas las confusas indecisiones que ella había tomado, Gavin la aceptó de vuelta pero él nunca se inscribió para esto. Un padre sustituto para el hijo de un hombre al que odiaba. Un hombre al que odiaba con cada fibra de su ser. Esto sin duda podría separarlos. Lo que ellos fueron, y lo que aún no se habían convertido, no sería más que un casi que... nunca lo fue. Un espejismo. La posibilidad de perder a Gavin para siempre atravesó el pecho de Emily mientras se encorvaba con los brazos envueltos alrededor de su estómago que pronto crecería con una vida. Una vida hermosa que compartía su sangre, pero que tal vez no compartiría la sangre del hombre con el que no podía vivir sin él. Respira... —Emily. —La suave voz de Lisa apenas interrumpió sus pensamientos... su pesadilla. Emily sintió el toque cariñoso de su hermana en el cuello—. Emily, mírame. Cubriendo su boca, las lágrimas se agruparon en los ojos de Emily mientras negaba con la cabeza. —Puede que no sea de Gavin, —lloró, tratando de mantener su voz en un susurro—. Oh, Dios mío, Lisa, tal vez no sea suyo. Lisa se inclinó hacia Emily, acunándola de la manera que su madre lo hacía cuando estaba herida. —Lo sé, cariño. Lo sé. —Colgando sobre el borde de la cerca de la locura, Emily tembló, sus llantos fueron amortiguados contra el pecho de Lisa—. Escúchame, ¿de acuerdo? Quiero que te acuestes. Le diré a Gavin que estabas cansada y fuiste a tomar una siesta. Lo mantendrá a raya hasta que hayamos terminado de comer la cena. Vas a tener algo de tiempo para pensar en lo que le vas a decir. ¿De acuerdo? Con los labios temblando, Emily asintió. Se pasó las manos por el cabello, cogió un pañuelo de papel del recipiente y miró su reflejo. Sus ojos, hinchados y ennegrecidos con el rímel, pronto fijarían la vista en los ojos del hombre que amaba tan desesperadamente. El hombre que ella puede muy bien perder. Después de fregarse la cara con agua y jabón, le dio a Lisa un abrazo y se dirigió a la habitación de invitados. Su corazón se hundió en su pecho cuando escuchó a Gavin soltar una carcajada mientras aceptaba un poco más las bromas de Michael respecto a la derrota de los Knicks. Con el clic de la puerta, sus pensamientos en espiral salieron de control. Estaba cerca de arruinarlo. ¿Cómo podría siquiera comenzar a decirle la noticia que estaba a punto de cambiarlos para siempre? Palabras. Su mente se sintió despojada de las palabras correctas para decir. ¿Él sólo se levantaría y la dejaría en California? Visiones de su rostro al


124 Página

momento en que lo descubriría la golpearon, abriéndose paso entre la cabeza de Emily. La bilis ardía como la lluvia ácida en su garganta. En una nube, no sólo de temor, sino de una soledad tan oscura, se sentó en la cama y tiró de sus rodillas contra su pecho. Mientras yacía allí, trató de pensar lo que diría y cómo iba a decirlo. Pero a medida que pasaban los minutos, se hacía rápidamente consiente que ninguna cantidad de palabras adecuadas haría nada de eso simple. La vida estaba a punto de cambiar. Ella no tuvo que permanecer allí demasiado tiempo, rezando para que Gavin permaneciera a su lado cuando lo haría, porque un momento después, la puerta se abrió y entró el hombre que siempre le robaba el aire de los pulmones. El hombre que sin importar cuál decisión tomaría en los próximos minutos, será por siempre el propietario de su corazón. Emily tragó saliva y se sentó. Trató de mantener el borde de la desesperación en su voz. —¿Ya has terminado de comer? —Ella lo vio sacarse la horrible sudadera de los Lakers por su cabeza, dejándolo en una camiseta blanca y jeans de Dolce y Gabana que colgaban justo debajo de la gloriosa V que esculpía sus abdominales. Se pasó la mano por el cabello negro y desordenado y se estiró. Volvió a tragar saliva mientras se abría camino hacia ella, su sonrisa contagiosa le recordó lo que potencialmente podría perder. Hundiéndose en la cama, él la tomó en sus brazos y la apoyó sobre su pecho mientras se apoyaba contra la cabecera. —Michael tenía razón. Aunque nos vamos en dos días, quedarme en esta casa podría convertirme en un gordo bastardo. —Riéndose, él puso un beso en su frente—. Estaba lleno de las diez libras de papas fritas y salsa que aspiré antes de que tu hermana dijera que la cena estaba lista, así que decidí pasar. Además, una vez que supe que estabas aquí sola, no me pude resistir. Emily le dio una débil sonrisa mientras sus ojos apreciaron su hoyuelo, ahogándose en cada centímetro de su ligera barba en su mentón. Siguieron el contorno de cada línea y plano de su bello rostro, un rostro que había secuestrado su corazón y lo mantuvo como rehén desde el instante en que lo vio. Un rostro que pronto podría ser nada más que un recuerdo que había tocado su vida por un breve momento. —Hey, —dijo Gavin, bajando la cabeza, sus ojos buscando los de ella—. ¿Qué te sucede? Y ahí estaba. La pregunta que los llevaría a los dos por un camino que podría romperlos. Sus piezas se dispersarían a lo largo de un camino que tuvo mucha esperanza. Tanto amor y promesas. Respira... —Tengo que decirte algo, —susurró Emily, su cuerpo tan entumecido como lo estuvo cuando Gavin se había marchado. Una corriente de preocupación se comprimió a través de Gavin. Se inclinó hacia arriba, montando las piernas de Emily por encima de su cintura. Ahuecando sus mejillas, buscó en sus ojos de nuevo. —Háblame, muñeca. ¿Qué está mal? —Yo... yo... —Las palabras correctas o incorrectas, quedaron atrapadas en su garganta, mientras trataba de tomar aliento. Intentando conseguir que salieran. Esto era todo. Ella tenía que decirlas. Respira... —Gavin, estoy embarazada. El alivio, golpeando como una ola que se estrella, se apoderó de él. La mujer que había amado desde el momento en que ella entró a su vida, con la que estaba seguro de que iba a tener una familia, le acaba de decir que iba a ser padre. Padre. La palabra rebotó


125 Página

a través del corazón de Gavin, el sentimiento orgulloso detrás de ese título le recordaba al propio. Esto no era una mala noticia. Seguramente Emily estaba asustada, al igual que Gavin, pero ella no tenía razón de estarlo. Él haría todo lo posible para asegurarse de que ella y su hijo fueran amados más allá de toda medida que jamás podría mostrar. Con un entusiasmo que no se parecía a nada que hubiera conocido alguna vez fluyendo a través de él, Gavin llevó la boca de Emily a la suya. Besándola con fuerza, una cascada de momentos por venir llenó su alma. Sin embargo, cuando ella se alejó de inmediato también lo hizo su emoción. La mirada vacía en sus ojos gritaba algo que no había cruzado sus pensamientos. La sensación de ahogo en su garganta casi lo consumió mientras esperaba a que ella dijera algo. Cualquier cosa. Sólo rezaba que no fuera lo que él pensaba que era porque sin importar lo mucho que la amaba —y Dios, la amaba— nunca permitiría que Emily se deshiciera de algo que era una pieza de ellos. —Gavin, —susurró Emily, su corazón estallaba porque en los pocos segundos que la había besado ella sintió un amor tan profundo de él, sabía que no entendería lo que estaban a punto de enfrentar—. Puede que no sea tuyo. —Ella hizo una pausa, su cuerpo temblaba mientras miraba fijamente sus ojos repentinamente vacíos de emoción. Vacíos de la chispa de la que se había enamorado. Lo escuchó tragar, escuchó su respiración detenerse, y ella se estremeció antes de continuar—. Mi último período fue unos días antes de que tú y yo estuvimos juntos por primera vez. Tengo una idea de qué tan avanzado podría estar, pero... —Lo más probable es que llevas el hijo de Dillon. —El quebrantamiento en la voz de Gavin cortó el aire. Al no poder oír lo que él era, se deslizó de la cama y empezó a caminar, su mente era un revoltijo completo de emociones que no podía acercarse a tratar en ese momento. El enojo por la situación se impuso sobre él y la mujer que llenaba su vida más allá de las palabras se extendió por todo su cuerpo. Alcanzando su sudadera, él se la pasó por la cabeza y miró a Emily. Su corazón cayó cuando vio sus ojos confundidos mirándolo— . Me tengo que ir. —¿Qué? —Emily respiró, de pie—. ¿A dónde vas? Al ver el pánico sangrando de sus ojos le hizo sentir como un idiota, pero no podía quedarse. Tratando de suavizar la confusión que sabía que estaba por todo su rostro, se acercó a ella y le puso la mano a lo largo de la delicada curva de su mandíbula. Sus labios temblaban mientras ella lo miraba, las profundas piscinas verdes de sus ojos le rogaban que no se fuera. Mierda. El dolor atravesó sus músculos mientras luchaba para hacer exactamente eso. Quedarse. Hablar con ella. Averiguar cómo podrían hacer que esto funcione. Dios lo ayude. Aunque quisiera, no podía. Necesitaba salir, y necesitaba salir ahora. Si decirle una palabra a ella, Emily lo vio girarse y hacer su camino fuera de la habitación. Llevó su corazón lleno de cicatrices junto con él mientras cerraba la puerta. La realidad de que él no podría ser capaz de manejar la presión de todo arrasó su mente, dejándola sin habla y rota. Una lágrima se escapó de sus ojos mientras contenía un aliento estremecedor. Una vez a solas con sus pensamientos, Emily trató de recuperar la compostura cuando apagó la luz junto a la cama.


126 Página

En la oscuridad, se sentó en el colchón, su mirada captó las sombras que bailaban a través del techo. Ella deslizó una mano por su estómago, dándose cuenta de la enorme tortura por venir. Día tras día sin saber de quién era el niño que llevaba seguramente la destruiría. Emily se encontró en un camino que no pensaba que iba a cruzar tan pronto en su vida. Definitivamente no en estas circunstancias. Sin embargo, tenía que creer que había una razón por la que esto estaba sucediendo. Llorando, ella luchó duro para encontrar esa razón, pero no pudo. No llegó. Mientras los segundos se borraban a minutos y los minutos desaparecían en horas, lo único que supo fue que tenía que encontrar la pieza que faltaba en su corazón que había salido de la habitación como un hombre roto. Sin pensarlo, se levantó, cogió una chaqueta ligera de su maleta, y se precipitó hacia la sala. Secándose las lágrimas, rodeó la esquina y chocó con su hermana. Lisa se acercó y estabilizó a Emily por los hombros. —Jesús, ¿estás bien? Sólo venía a verte. Supuse que te di algo de tiempo para ti misma. Respirando frenéticamente, Emily sacudió la cabeza y se apresuró a la cocina. Lisa la siguió. Suponiendo que Gavin se había llevado el coche que le había comprado, Emily robó las llaves de Lisa de un gancho en la pared al lado de la nevera. —¿A dónde vas? —Preguntó Lisa. —Tengo que encontrarlo, —Emily respiró, haciendo su camino hacia el garaje. —Él nunca se fue. Las palabras de Lisa detuvieron en seco a Emily. Ella se dio la vuelta. —¿Qué? —Quiero decir, que no se fue en auto. Creo que tomó un paseo por el muelle. El corazón de Emily se quedó inmóvil por un momento mientras colgaba las llaves en el gancho. Pero eso sólo duró un segundo, porque cuando ella se volvió, su ritmo cardíaco volvió a aumentar mientras se acercaba a las puertas francesas a un lado del estudio. Nadando en un mar de dolor, las abrió y salió al aire fresco de la noche. Temblando por la brisa que bordeaba el océano, Emily se ajustó su chaqueta y empezó a subir una colina justo más allá de la casa de su hermana, llevándola a las desgastadas escaleras de madera. No le llevó mucho tiempo encontrar a Gavin, y cuando lo hizo, se quedó sin respiración. Como pensó Lisa, estaba sentado en un banco por el muelle, el ambiente resplandeciente de una luz del área de embarque brillaba por encima de su cuerpo. Tenía el aspecto de un ángel, pero sabía que él estaba en el infierno. Con vistas al océano y al hombre que amaba, diminutas gotas de sudor se formaron a lo largo de su frente. Con el viento soplando a través de su cabello, Emily se llevó las manos a la boca y contuvo el aliento tratando de encontrar el coraje que necesitaba para ir hacia él. En algún lugar entre el recuerdo de lo que habían sido juntos y lo que siempre estarían destinados a ser, Emily encontró ese coraje. Hasta ahora, Gavin sólo podría haber representado una pequeña parte de su pasado, pero ella lo necesitaba para llenar cada segundo, minuto y hora de su futuro y no estaba dispuesta a dejarlo ir por nada. No podía. Se negaba. Apretando la barandilla de metal oxidado, poco a poco empezó a bajar las escaleras, su pulso se agitó con cada paso que daba. Para cuando llegó a la arena, Gavin se levantó del banco, capturando su mirada. En un instante, Emily se quedó inmóvil con la respiración entrecortada. Mientras las olas subían, golpeando contra el muelle, observó a Gavin hacer su camino hacia ella. Se metió las manos en los bolsillos, sus ojos estaban bloqueados en los de ella cuando se detuvo a pocos metros de distancia. Incluso con la distancia que los


Página

127

separaba, Emily sintió su corazón arder a través de ella, sintió la innegable conexión que compartían. —Te amo, Emily Cooper. —Hizo una pausa y miró al suelo, y luego de nuevo a ella—. Creo que te amaba antes de que supiera que existías. —Su voz era tan suave, Emily apenas podía escucharlo. Él se acercó y llevó una mano a su mejilla, su tacto fue suave y sus ojos azules acariciaban los suyos—. Estoy bastante seguro de que estabas en mis sueños antes de que entraras a mi vida. Lo sentí la primera vez que te vi. Tiraste de mí. Te apoderaste de mi corazón y nunca lo dejaste ir. Aún si lo hicieras, no te dejaría. No habría sido capaz de hacerlo. Hay algo en ti que era... familiar, y me asustó muchísimo, pero sabía que de alguna manera nos necesitábamos el uno al otro. Nunca he sido un hombre que cree en ningún tipo de destino. Lo consideré mierda esponjosa que las mujeres leían en las novelas románticas, pero sentado aquí el último par de horas, me puse a pensar acerca de ti y de mí. Nuestro romance. Nuestra novela. —Una vez más se detuvo, con la cabeza inclinada le limpió una lágrima que se había deslizado de la mejilla de ella—. ¿Sabías que tenía que ir en ese viaje a Ohio con Trevor cuando estabas en la escuela? —Si, —susurró. A pesar que sus nervios comenzaron a calmarse, ella no estaba segura de si se trataba de su adiós—. Olivia me lo dijo. —Así es. —Acercándose, envolvió su brazo alrededor de su cintura y rozó los labios con los suyos—. Nunca se suponía que estuvieras con Dillon. Siempre debiste terminar conmigo, pero el destino nos interrumpió durante un tiempo. Este bebé puede que no sea mío pero es una pieza de algo que necesito en mi vida. Algo que apreciaré incluso después de morir. No estaba bromeando cuando dije lo bueno, lo malo y lo intermedio. Esto es sólo nuestro... Intermedio en estos momentos. —Un pequeño llanto escapó de los labios de Emily, y Dios, el corazón de Gavin se rompió. Se derritió—. Aquí de pie frente a ti esta noche, te doy mi palabra de hombre, como tú amigo, y como tu amante, si este bebé no es mío, lo amaré no menos de lo que amo al ángel que lo lleva. No te puedo decir que no estoy asustado porque eso sería una mentira, y te prometí que nunca te mentiría. Tengo mucho miedo, y sé que tú también. Entonces, señorita Cooper, si me perdonas por actuar como un idiota por dejarte sola mientras ponía mi cabeza en orden, los próximos meses, tú y yo vamos a estar absolutamente con mucho miedo juntos. No importa lo que pase, lo resolveremos. ¿Suena como un trato? Con el cuerpo cálido y el aliento robado, Emily asintió y lo atrajo hacia su boca. Había salido de la casa de su hermana nadando en un mar de dolor y confusión. Pero ahora, mientras estaba de pie en esta hermosa noche de Navidad besando al hombre que se quedaría a su lado a través de cualquier cosa, estaba ahogándose en un mar de alivio tan profundo que las palabras no podrían ni siquiera comenzar a describirlo.


CAPÍTULO ONCE

Página

128

E

l Año Nuevo había ido y venido, trayendo consigo una montaña de emociones para Emily. Mientras estaba sentada en el consultorio de su médico sosteniendo la mano de Gavin, Emily no podía dejar de preguntarse cómo fue para su madre cuando se enteró de que estaba embarazada de ella. Dado que su padre comenzó a mostrar signos de abuso un poco tarde en su matrimonio, la madre de Emily nunca ocultó el hecho de que Emily era un embarazo no deseado. Sus intenciones eran dejar al padre de Emily, poco antes de que se enterara de que estaba teniendo otro bebé con él. Sin embargo, ella siempre le dijo a Emily que fue la mayor sorpresa de su vida. Esa simple frase sonaba fuerte en los oídos de Emily mientras la recepcionista la llamaba a la ventana para llenar el papeleo. —¿Quieres que vaya contigo? —Gavin preguntó mientras se levantaba de su silla. Emily negó con la cabeza, tratando de ignorar su vejiga llena que sólo gritaba de dolor. —No, estoy bien. Sólo tomará un segundo. Gavin asintió. Después de tomar su cartera, Emily se dirigió a la ventana. Esperando que la chica rubia, de cabello corto terminara una llamada que había tomado, Emily miró alrededor de la pequeña oficina a las otras parejas en espera de ser atendidas. Emily se preguntó si alguno de ellos se encontraba en la misma situación que ella y Gavin. Por sus sonrisas, altamente lo dudaba. En un suspiro, revolvió su cartera, sacando su tarjeta de seguro y licencia. —Lo siento por eso. Era mi novio, —la recepcionista chilló, deslizando un portapapeles a través de la ventana—. Si nada ha cambiado, sólo puede firmar en la parte inferior, y el Dr. Richards estará con usted en breve. —Tengo una nueva compañía de seguros y la dirección de mi casa ha cambiado. — Emily le entregó la tarjeta y licencia. Después de explotar su goma de mascar, la chica puso los ojos, se tocó el cabello y se giró para hacer las copias. Emily sacudió la cabeza ante la evidente falta de profesionalismo. Cuando la chica finalmente regresó, ella se las puso de nuevo a través de la ventana y Emily rellenó las secciones necesarias en el formulario. Después, se sentó junto a Gavin, sintiendo como si estuviera a punto de estallar. —No te ves tan caliente, —Gavin susurró, sus labios se volvieron hacia abajo—. ¿Tengo que hacer una escena aquí si no dejan que orines en los próximos dos minutos? Sabes que puedo hacerlo. Tratando de no reírse, porque sabía que sería el final de su vejiga, Emily entrelazó los dedos con los suyos. —Oh, yo sé que puedes. —Ella se inclinó y lo besó en la mejilla—. Pero estoy bien. Al menos por unos minutos más. Gavin sonrió y le pasó el pulgar a lo largo de la parte superior de su mano. —Estás en extrema necesidad de mi juego de veinte preguntas. —Emily lo miró como si le hubiera


129 Página

brotado una nueva cabeza—. Lo digo en serio. Te ayudará a alejar tu mente de toda esta situación de no orinar. Voy primero. Emily frunció el ceño, empujando su brazo. —Siempre vas en primer lugar. —Eso es porque lo he inventado, amor. —Sonriendo, Gavin la miró a los ojos—. ¿Seda o encaje? Emily levantó una ceja. —Esa es una pregunta que debería preguntarte. —No. —Gavin se inclinó más cerca, sus labios rozaron su oído—. Mi juego. Mis reglas. Ahora responde a la pregunta. ¿Seda... o... encaje? Emily tomó aliento, su tono ronco instantáneamente le hizo olvidar su problema de vejiga. —Me... gusta... la seda. Gavin sonrió. —Buena respuesta. No se puede superar a Emily Cooper en seda. —Él se echó hacia atrás, deslizando su brazo sobre su hombro—. ¿Piedra o ladrillo? —Hey. —Emily le dio un codazo a su brazo de nuevo—. Ahora es mi turno. ¿Y cómo pasas de seda o encaje a piedra o ladrillo? —Mi juego. Mis reglas, así que decidí cambiar las reglas e ir de nuevo. —Sonrió a sus labios fruncidos y se inclinó al oído una vez más. Lo mordisqueó y lo sostuvo entre sus dientes, amando la manera en que podía sentir su estremecimiento—. No te preocupes por cómo me voy de un tema a otro. Sólo tienes que responder a la pregunta. ¿Piedra... o... ladrillo? Emily dejó escapar un suspiro, convencida que él pasó años estudiando el arte de conducir a las mujeres al punto de perder el control en público. Su vejiga llena como un recuerdo lejano, Emily llevó su mirada hacia él, su oído desesperadamente extrañaba sus dientes. —Piedra, —dijo lentamente. Ahora ella jugaría su juego, sabiendo que lo podía volver físicamente loco como él a ella—. Me gusta todo lo... duro. —Los ojos de Gavin se dirigieron a sus labios, así que los frunció, sintiéndose drogada mientras miraba sus pupilas dilatarse con lujuria. Oh, sí, lo tenía—. No es que el ladrillo no sea... duro, pero si no me equivoco, y podría estarlo, así que perdóname si es así, ¿Pero no es la piedra... más dura... mucho... más dura que el ladrillo? Gavin deslizó la mirada de sus labios a sus ojos y una sonrisa se extendió por su rostro. —Sé lo que estás haciendo. —Oh, ¿En serio? —Sin expresión, Emily miró sus uñas, fingiendo desinterés—. ¿Lo estoy haciendo bien? —Muy, —susurró Gavin, inclinándose más cerca—. Y si sigues haciendo esto bien, estaremos a punto de irnos, así puedo mostrarte lo bien que yo puedo hacerlo. Pero no voy a ir con rodeos, Señorita Cooper. Seré implacable, sólo me detendré una vez que me supliques. Emily sonrió y frunció los labios de nuevo. —¿Te gusta cuando suplico? —¿Esa es tu pregunta para el juego? —La mirada de Gavin se alejó de sus ojos picantes a sus labios. Maldita ella. Se estaba volviendo buena en esta mierda—. Sólo tienes una. Elije con cuidado. —Sí, esa es mi pregunta para el juego. —Emily suspiró y cruzó las piernas—. Ahora responda a la pregunta, Sr. Blake. ¿Te. Gusta. Cuando. Suplico? Con la respuesta en la punta de la lengua, la cual deseaba deslizarla a lo largo del cuerpo de Emily, la recepcionista abrió la puerta y llamó a Emily.


130 Página

Emily se rió cuando vio a Gavin pararse y ajustarse los pantalones. Incapaz de evitarlo, se rió hasta el fondo en la parte posterior del consultorio. Después de encender una máquina de ecografía, apagar las luces, y cubrir con una sábana de examen una mesa que lucía—menos—que—cómoda, Cabello Poco Profesional se volvió hacia Emily. —Necesito que bajes el cierre de tus jeans, los tires hacia abajo justo por debajo del hueso púbico, y te acuestes para mí. Tomando asiento junto a la mesa, Gavin levantó una ceja y una sonrisa lenta se deslizó en sus labios mientras miraba a Emily hacer lo que se le dijo. —Esto podría llegar a ser un poco más entretenido de lo que esperaba. Mi piedra está muy dura en este momento. Los ojos de Emily aterrizaron en la chica, que estaba ruborizada con una profunda sombra carmesí, mientras ella saltaba sobre la mesa. Tratando de ponerse cómoda, Emily miró a Gavin y soltó una carcajada. —Te lo dejo a ti para que sigas poniéndote sexual en el consultorio de un médico después de perder tu propio juego. Gavin se encogió de hombros. —El juego se reanudará una vez que nos vayamos, y nunca dije tener límites cuando se trata de mujeres que aman la piedra sobre el ladrillo. Con los ojos abiertos y mirando a Gavin, la rubia sin nombre se aclaró la garganta. — El Dr. Richards estará aquí de inmediato. —Ella se apresuró a salir del oscuro consultorio. Sonriendo, Emily negó con la cabeza. —La asustaste. Gavin se inclinó hacia delante, apoyando los codos en las rodillas. —La excité. —Oh, Dios mío. ¿Podrías ser un poco más vanidoso? Otro casual encogimiento de hombros. —Lo llamo ser seguro de sí mismo. Emily puso los ojos en blanco. —También dijiste que no eras un acosador, y míranos ahora. —Me dejaste sin palabras, y eso no sucede muy a menudo. —Gavin rió entre dientes—. No puedo conjurar una respuesta si quisiera. Emily sonrió, y un momento después, el médico entró campante por la puerta, su alto y prolongado cuerpo se elevó sobre Emily mientras se acercaba. Con un portapapeles en la mano, deslizó sus gafas sobre el puente de la nariz y miró a Emily, las arrugas bajo sus ojos se juntaron cuando sonrió. —Me alegro de verla de nuevo, señorita Cooper. —Hola, Dr. Richards. —Veo que hiciste dos pruebas de embarazo que salieron positivo, pero no estás muy segura de cuándo fue tu última menstruación. —Emily asintió. Colocó el portapapeles en un mostrador, se lavó las manos y deslizó un par de guantes. Alcanzando un pequeño frasco blanco, le dio una buena sacudida—. Un poco frío, —advirtió, chorreando una gota de gel en el estómago de Emily. Ella se sobresaltó y se estremeció cuando la golpeó. El médico miró a Gavin mientras comenzaba a presionar lo que parecía ser un micrófono contra el gel—. ¿Padre? Con una débil sonrisa, Gavin desvió sus ojos a Emily. Su corazón se hundió un poco mientras la veía moverse con incomodidad. Alcanzando su mano, entrelazó los dedos con los de ella y acercó su silla. —Él podría ser el padre. Queríamos hablar con usted acerca de eso, —Emily comenzó, mirando a Gavin. Ella se movió otra vez, no sólo por la torpeza de la situación, sino por la cantidad de presión que el médico estaba poniendo bajo su vientre—. Yo... no


22. La amniocentesis es una prueba prenatal común en la cual se extrae una pequeña muestra del líquido amniótico que rodea al feto para analizar el ADN.

131 Página

estoy muy segura de quién es el padre. Hice un poco de investigación rápida on—line con respecto a la amniocentesis,22 pero he leído que hay un cierto riesgo. Whoosh... El médico se aclaró la garganta. —Ya veo. Sí, existe cierto riesgo en la amniocentesis, sin embargo, si se hace correctamente... Whoosh... Whoosh... —Los beneficios pueden ser mayores que los riesgos en algunos casos... Whoosh... Whoosh... Whoosh... —Especialmente en una situación como en la que ustedes se encuentran. Whoosh... Whoosh... Whoosh... Whoosh... —¿Qué es ese sonido? —Preguntó Gavin, sus ojos yendo entre el médico y el resplandeciente monitor blanco y negro. —Eso es el latido del corazón de su... del bebé. —El doctor hizo girar unos mandos de la máquina. Apuntando a la pantalla, llevó sus ojos a los de Gavin—. Y ese pequeño punto a la derecha es el bebé. Gavin tragó, su corazón golpeaba sus costillas tan rápido como el que potencialmente podría ser su hijo. Mi hijo... Sintió que Emily apretaba su mano cuando empezó a sentir el sudor formándose por encima de sus cejas. Mirando la pantalla, casi perdió el aliento. Observó la pequeña vida por nacer moverse y sacudirse dentro de su capullo. Infierno, era tan jodidamente pequeño que juraba que si Emily estornudaría, ella lo lastimaría. Dios, no es que el último par de semanas desde que habían regresado de California no estuvo rezando para que este niño fuera suyo, pero aquí y ahora, tenía que creer que sí lo era. Visiones enseñándole a un niño pequeño de ojos azules a jugar al béisbol en el patio trasero de una casa que habría construido llenaron sus pensamientos. Visiones de una niña en un tutú rosa, cantando y bailando para él y Emily, avivaron su necesidad mucho más. Gavin acercó su silla, soltó la mano de Emily y le pasó los dedos por su cabello. Mirándola fijamente a los ojos, tragó de nuevo. —¿Puedes... sentirlo moviéndose dentro de ti? Emily sacudió la cabeza, su voz fue un susurro. —No. —Es demasiado pronto para sentir cualquier movimiento. Eso sucede en algún lugar alrededor de la semana número quince. —Después de un poco más de empujes, girar botones y whooshs, el médico apagó la máquina. Él caminó hacia la pared y encendió la luz. Tomó un círculo de cartón del mostrador y lo miró un momento—. Con base en el tamaño del bebé, estás aproximadamente de diez semanas. La concepción tuvo lugar en la última semana de octubre. Mi fecha probable de parto es el 21 de julio. Mi consultorio no está equipado con la última tecnología, así que voy a tener a la recepcionista programando una ecografía transvaginal para ti. Puedo estar cerca de la jubilación y ser un poco anticuado, pero estoy bastante seguro de que estoy en lo cierto. He estado haciendo esto mucho antes de que ustedes dos fueran un brillo en los ojos de sus padres. —Le entregó a Emily una toalla de papel, haciendo un gesto hacia su estómago—. Utiliza eso para limpiar el gel y no dudes en usar el baño. Cuando hayas terminado, pueden verme en mi oficina. La


132 Página

segunda puerta a la izquierda al salir de la habitación. Vamos a repasar los pros y los contras de la amnio. Mientras el médico se marchaba, Emily se secó el gel de su estómago. Las únicas palabras que podría concentrarse de forma remota eran cuándo la concepción se había realizado. La última semana de octubre. Ella sólo había estado con Gavin un puñado de veces durante la semana, pero aún así lo puso en la carrera. Incluso si era por un par de días, eso es todo lo que le importaba a Emily. Suspirando, se deslizó de la mesa y rápidamente usó el baño. Después de aliviarse, salió y atrapó los ojos de Gavin. Se dio cuenta de que estaba atrapado profundamente en sus propios pensamientos, y el infierno, si no le rompía el corazón. —¿Estás bien? —Susurró, acercándose a él mientras se abrochaba los jeans que estaban empezando a ser un poco apretados. Parándose, deslizó sus brazos alrededor de su cintura. —Lo estoy. ¿Y tú? Ella asintió con la cabeza, acurrucándose contra su pecho. Sin embargo, no estaba bien. Ella estaba muy lejos de estarlo. El dolor que Gavin estaba atravesando la estaba matando. Aspirando su aroma y ahogándose en el sonido de su corazón, ella retuvo las lágrimas. Gavin besó la parte superior de su cabeza. —No sabía que buscaste esa amnio... o como se llame. —Si. Lo hice el otro día mientras estaba en el trabajo. —Hablaste de riesgos. —Cogió su cartera y se la entregó a ella—. ¿Qué tipo de riesgos son esos, y cómo se realiza el examen? Deslizando la correa sobre su hombro, se detuvo un momento, recordando lo que suponía el procedimiento. Un estremecimiento involuntario pasó a través de ella. —Ellos introducirán una aguja a través de mi estómago y... Con shock cruzando su rostro, la cortó. —¿Una aguja? ¿En tu estómago? —Sí. Gavin dejó escapar una bocanada de aire. —Emily, prefiero que ninguna aguja pase cerca de tu estómago. —Umm, Gavin, prefiero que ninguna aguja pase por mi estómago también. Quiero decir, puede causar una infección. Los ojos de Gavin se abrieron mucho. —¿Qué tipo de infección? Emily sonrió a su confusión y preocupación. —Amniótico. Es el saco de líquido donde está el bebé. Puede llegar a... infectarse. —Entonces, ¿qué sucede? —Preguntó, pasándose la mano por su cabello, su tono mostraba que su preocupación iba aumentando. Emily tomó una respiración lenta. —Puede conducir a un aborto involuntario. Gavin tragó, sus palabras eran lentas. —¿Hablas en serio? —Emily asintió—. De ninguna manera. No vas a conseguir que se haga. —Entrelazando sus dedos, se dirigió a la puerta—. Jesús, Emily, ¿por qué siquiera pensaste en poner al bebé o a ti a través de eso? Rodearon la esquina, la dirección opuesta a la oficina del doctor. Emily se detuvo. — Lo busqué porque puedo ver que estás sufriendo. Esa es la única prueba que encontré que podría demostrar ahora quién es el padre. —Apartando la mirada, su voz se desvaneció—. Ya es bastante que me aceptaras de vuelta. ¿Ahora tienes que lidiar con esto?


133 Página

Gavin tomó su rostro, llevando su mirada hacia él. —¿Ya es bastante que te acepté de vuelta? —Emily asintió, con los ojos brillando. Con sus pulgares, él suavemente limpió sus lágrimas—. A pesar de todo el dolor y sufrimiento que pasé por perderte por sólo esa pequeña cantidad de tiempo, Emily, no cambiaría nada. Ni una cosa. Te aceptaría de vuelta un millón de veces más. Con dolor y todo. —Él rozó sus labios sobre los de ella, su voz era suave—. Estamos lidiando con esto. No sólo yo. Nosotros. Preferiría no saber, que ponerte a ti o al bebé en cualquier tipo de peligro. Nunca sería capaz de vivir conmigo mismo si algo le sucediera a cualquiera de ustedes porque piensas que necesito saber. Inclinándose en su calor embriagador, Emily apoyó la cabeza contra su pecho. — ¿Estás seguro? Él deslizó las manos por su cabello, acercándola más. —Tan seguro como sé que envejeceremos juntos. Lo puedo ver ahora. Dos mecedoras en el porche, mirando a nuestros nietos haciendo un jodido desastre en nuestro patio. Todo estará bien. Vamos a endulzarlos y enviarlos a casa con sus padres en venganza. —Emily se rió—. A pesar de que podrías tener que darme de comer puré de manzana, ya que estos dientes blancos habrán desaparecido. Estás atrapada conmigo. Emily lo miró. —Puré de manzana, ¿eh? Gavin se encogió de hombros con una sonrisa en su boca. —Sip. Me gusta el pudín, también. Subiendo de puntillas, Emily puso un beso en su nariz. —Trato. Puré de manzana, pudín y nietos corriendo sueltos llenos de azúcar en venganza. —Gavin sonrió, y Emily tomó su mano—. Está bien. Pero todavía tengo que programar la ecografía transvaginal antes de irnos. Gavin se aclaró la garganta mientras se acercaban a la ventana donde Rubia estaba hablando por teléfono. —Cierto. Acerca de esta cosa transvaginal. No me gusta cómo suena. Emily puso los ojos. —¿Y ahora qué? —Bueno, no soy médico, así que sólo estoy suponiendo aquí, pero estoy pensando que algún viejo verde va a tener la vista central de tu— Emily rápidamente le cubrió la boca, sus ojos muy abiertos como platos. —¡Gavin! — Podía sentir sus labios subir en una sonrisa y sus ojos azules brillando con humor—. Usted, señor, tiene que acostumbrarse a esto. —No voy hacer tal cosa, —dijo, las palabras salieron ahogadas bajo su mano. Girando, liberando efectivamente su boca del agarre de Emily, tocó el timbre, sacudiendo a Rubia de su conversación. Con ojos muy abiertos, ella colgó el teléfono. —Tenemos que programar una amnio transvaginal para mi novia pero nos gustaría que la realizara una mujer. —Emily soltó una risa. Gavin miró a Emily, su sonrisa se amplió—. ¿Qué? Ella negó con la cabeza. —No se llama amnio transvaginal, hombre de las cavernas y psicópata. Su sonrisa vaciló, y si Emily no se equivocada, parecía un poco avergonzado. Sin embargo, se veía adorablemente sexy. —Se llama ecografía transvaginal, —dijo Rubia, luciendo igualmente avergonzada por la conversación—. El Dr. Richards envió los papeles. ¿A las dos y media el próximo martes en el edificio Freeman funciona para usted?


23. Serie de TV de 1955

Página

Emily salió al frío aire nocturno, el viento de mediados de enero pinchaba su rostro mientras esperaba que Gavin estacione al frente de su edificio. Con las manos cubiertas con guantes y metidas profundamente en los bolsillos de su chaquetón, tembló mientras observaba a los automovilistas pasar volando. Echando un vistazo a su izquierda, vio el Ferrari de Gavin rodeando la esquina del garaje subterráneo. Largó un suspiro de alivio lleno de vapor y se dirigió a la acera. Alcanzando la manija cuando se detuvo, abrió la puerta y subió con el cuerpo casi congelado por los pocos segundos afuera. Gavin frunció el ceño con una expresión de perplejidad en su rostro. —Estaba saliendo para dejarte entrar. Ella apretó los paneles de control en el tablero, disparando calor. —Eres demasiado bu... bueno, —tartamudeó mientras se ponía el cinturón de seguridad en la cintura—. Pero no iba a esperar. Hace frío como el infierno allí. —En el infierno no hace frío, amor. —Él acarició sus nudillos contra su cuello mientras se metía en el tráfico—. Pero tú lo estás. ¿Por qué no esperaste en el vestíbulo? —Creo que soy masoquista por el castigo. —Ella sacó su celular de su bolso y pulsó el botón para llamar a Olivia. Después de unos tonos sin respuesta, le envió un mensaje en su lugar—. Es eso o... sí. Soy masoquista por el castigo. Gavin se detuvo en un semáforo. Deslizando su brazo sobre el respaldo de su asiento, levantó una ceja. —Pasaste una noche romántica viendo repeticiones de Honeymooners23 con tu hombre. Tal vez te mereces un poco de castigo. Llevando los ojos hacia él, ella cerró su teléfono. —Sólo dices eso porque vamos a encontrarnos con todos en Pacha. —Correcto. Un club de locos. Un lugar al que no perteneces considerando que estás embarazada. Emily suspiró, divertida por su comentario. Sabía de dónde venía. Había ganado la disputa mientras se preparaba, pero él no estaba de acuerdo con la idea. —¿Gavin Blake? —Señorita Emily Cooper. —Deja de ser un asno. Gavin se rió entre dientes. —¿Un asno? —Con el semáforo verde, llevó su brazo hacia abajo para poner el auto en marcha.

134

—¿Será una mujer quien realice este examen? —Preguntó Gavin, ya no se veía tan avergonzado o confundido. Ahora sólo se veía todo preocupado, y Emily no pudo evitar reír de nuevo. —Puedo poner una solicitud, pero no puedo garantizar que va a ser una mujer quien lo haga. —Eso está bien. —Emily alcanzó a Gavin y lo llevó rápidamente hacia la salida—. Dos y media, el próximo martes, en el edificio Freeman. Voy a estar allí. Gracias. —Una mujer, —Gavin gritó mientras Emily tiraba de él hacia el pasillo—. Queremos una mujer.


24. Mosh pick es un tipo de danza cuyos participantes saltan, hacen acrobacias y chocan violentamente unos con otros al ritmo de la música.

135 Página

—Sí. Un asno. Fuimos por esto. Es un club, no un mosh pick.24 No hemos salido con todos en un tiempo, y en pocos meses, no voy a ser capaz de hacerlo. —Ella lo besó en la mejilla, colocando su mano sobre la suya mientras se deslizaba a través de los cambios—. Así que, sugiero que termines el tema, hombre de las cavernas, y muestra tu novia caliente antes de que sea demasiado tarde. Sonriendo, él negó con la cabeza. —Es la segunda vez hoy. —¿La segunda qué? —Emily preguntó, bajando la visera—. ¿Que te he llamado Hombre de las Cavernas? —Sí. Pero también es la segunda vez hoy que me has dejado sin palabras. —Gavin trató de mantener sus ojos en la carretera, pero era casi imposible. El perfume con aroma a vainilla de Emily vagando por el auto lo estaba drogando. El se movió con incomodidad en su asiento, miró en su dirección, capturando sus dulces labios fruncidos—. Me está empezando a gustar más de lo que debería. —Ella sonrió mientras comprobaba su maquillaje en el espejo—. De cualquier manera, este hombre de las cavernas mantendrá a su novia caliente cerca mientras estamos allí. —Alejó los ojos de su hermosa sonrisa de nuevo a la carretera—. Yo me encargo de tu castigo después, Mujer de las cavernas. Al momento que encontraron estacionamiento, Gavin le había explicado, en gran detalle, las muchas maneras que planeaba castigarla cuando regresaran a casa. Sin decir nada, Emily estaba empezando a lamentar nunca salir. Su tortura placentera divertía sus sentidos mientras se deslizaban del auto, lo que aumentaba su pesar. Después de una corta pero muy fría vuelta a la manzana hacia el club, entraron por la fila VIP. Gavin presionó la mano contra la parte baja de su espalda, guiando a Emily arriba, al entrepiso donde Olivia estaba girando contra la pelvis del Sr. Toalla Rosa y Mullida. Con la música golpeando a través de sus oídos, Emily aún pudo escuchar el chillido de Olivia desde unos pocos metros de distancia. Ella casi corrió hacia Emily y Gavin. —¡Mi amiga! —Después de una colisión casi fatal con un poste de metal y unas pocas mesas, Olivia empujó a Emily a sus brazos—. ¡Has ganado la batalla con el hombre! Estoy tan feliz que no dejaste que te derrotara, y estoy ebria. ¡Hurra por mí! ¡Esta va a ser la noche! Emily se rió, deslizando su abrigo de su cuerpo. —Sí. Gané la batalla. —Le sonrió a Gavin. Él sonrió, tomando su abrigo—. Y, sí, luces un poco bebida. —Mi plan es la constante y cálida confusión esta noche. —Olivia sonrió y tomó la mano de Emily, arrastrándola a la terraza con vistas a la pista de baile—. ¡Mira, Emily! — Gritó con los brazos bien extendidos—. ¡El mundo es mi gente! —¡Mierda, Olivia! —Emily gritó, sorprendida porque Olivia estaba colgando sobre dicho balcón. Emily apretó los brazos alrededor de su cintura para evitar la caída a su muerte. La llevó de regreso a Jude y Gavin. Olivia frunció el ceño, pero la preocupación de Emily no le impidió coger un trago rojo en un tubo de una camarera caminando por allí mientras Jude sacaba su billetera para pagar por la bebida. Lo tomó, le entregó a la camarera el tubo, y colocó un húmedo beso en la mejilla de Jude. —Te acuerdas de mí lienzo humano, ¿no?


136 Página

Emily sonrió. —¿Cómo puedo olvidarlo? —Es genial volver a verte, —le gritó Jude por encima de la música—. Al menos estoy vestido en esta ocasión. Emily sonrió, al no tener ni idea de cómo responder a eso. Sip. Esa afirmación despertó la curiosidad de Gavin. Sólo un poco. Después de colocar los abrigos de él y Emily en un sofá de gamuza, se dirigió de nuevo hacia el grupo con los ojos clavados en Jude. —Soy Gavin, y estoy feliz de ver que estás vestido. ¿Tú eres? —¿Qué onda, hermano? —Dijo Jude con una cálida sonrisa. Le tendió la mano y Gavin la tomó—. Soy Jude, o puedes llamarme el lienzo humano. Cualquiera de los dos. Está bien. Gavin asintió y se inclinó al oído de Emily. —Muy bien, él acaba de mencionar que está vestido en esta ocasión y ahora se está llamando un lienzo humano. —Él envolvió el brazo alrededor de su cintura—. Me quedo con el supuesto que de alguna manera lo has visto desnudo, y posiblemente unos pinceles estuvieron involucrados. Me gustaría haberte dejado pintarme si eso es lo que necesitabas. Deslizando sus brazos alrededor de su cuello, Emily levantó una ceja y una sonrisa se deslizó por su boca. —¿Me dejarías pintar un bonito arcoíris en tu estómago? —Mmm. Te dejaría pintar cualquier mierda que quieras en mí donde quieras pintarlo. —Le mordisqueó el labio y la atrajo hacia sí—. Recuerda, no tengo un límite sexual contigo. Pero trazo tu línea en pintar sobre órganos masculinos que no sean los míos. Emily soltó una risa, rozando su boca junto al oído. —Nunca he pintado en el cuerpo de un hombre pero tengo pensado hacerlo cuando lleguemos a casa. Ah, y sólo lo he visto parcialmente desnudo. Tiene una buena complexión pero no es tan duro y caliente como el tuyo, así que no te preocupes por eso. Una vez más, fue sólo una visión parcial. —Me tenías pensando hasta esa última parte, pero lo voy a dejar pasar. —Mirándola, él rodó la lengua por su labio inferior—. ¿Las tiendas de pintura están abiertas tan tarde? —¡Hey! —Olivia gritó, empujando a Gavin lejos de Emily. Tropezando con él, se pasó una mano por su cabello rubio y sonrió. —Uno: Nunca he recibido mi abrazo de ti, Blake. Dos: Ya está preñada. Estoy bastante segura de que no puedes volver a embarazarla. Aléjate, mi hermano. Ustedes dos se estaban poniendo un poco calientes por un segundo. Después de soportar el balanceante abrazo de oso de Olivia, Gavin sacudió la cabeza. —Estoy rodeado de mujeres que hoy me han dejado sin palabras. Usando una completa sonrisa como el gato Cheshire, Olivia giró su brazo alrededor del cuello de Emily. Sus ojos marrones cayeron sobre Gavin. —Tienes que acostumbrarte a ello, amigo. Estamos aquí para quedarnos. —Ella soltó un eructo, mirando su reloj—. Maldito, mi hermano y Fallon. Esperemos que no esté en algún lugar embarazándola. Él dijo que estarían aquí antes de medianoche, y ya pasaron quince minutos. Emily arrugó la nariz, dando un paso atrás. —Jesús, Olivia. —¿Qué? —Tratando de no perder el equilibrio cogió el brazo de Jude, quien no fue de ayuda porque se tambaleó hacia atrás, ella frunció el ceño—. Exageré con todo el asunto de "embarazarla", ¿no? Lo siento. Pero lo estás. ¡Oh mi Dios, Emily! ¡Vas a tener un bebé! Tenemos que ir a comprar ropa de niños pequeños. Bueno, no niños pequeños porque no va a ser un niño cuando salga, porque será tan pequeño. Pequeño como un


137 Página

borrador de lápiz. —Olivia levantó la mano dándose golpecitos en la frente—. Necesitamos un nombe. Quiero decir un nombre. Un nombe. Un nombe. ¡Oh! ¡Lo tengo! ¡Olivia! Niño o niña, nómbalo Olivia en mi honor. Completamente atónita ante la borracha exhibición de Olivia, Emily tuvo la repentina urgencia de coger un trago de la camarera haciendo otra ronda. —Olivia, no estaba hablando del bebé. Estaba hablando del eructo que soltaste en mi cara. Olivia se tocó la boca. —¿Eructé? Tan pronto como Olivia dejó caer la pregunta del eructo, de la mano, Fallon y Trevor se acercaron al grupo. Chillando de alegría, Olivia los saludó con un abrazo demasiado borracho y demasiado apretado. Después de responder a varias preguntas sobre la posibilidad de embarazar a Fallon, Trevor envió a Olivia y Jude a la pista de baile, diciéndoles que fueran a quemar un poco del alcohol. Contra una persistente sensación en su instinto diciéndole que no, Gavin dejó a Emily que se uniera al grupo. Fallon estaba con ella que pensaba no beber debido a una comunión en la mañana, por lo que se sentía un poco mejor. Sin embargo, no se sentía bien con él. Con las manos entrelazadas, Gavin apoyó los antebrazos en la barandilla del segundo nivel. Observó con ojos de halcón como Emily se dirigía a la pista del club. —Escuché lo que sucedió entre tú y Dillon. —Trevor, también observando con intensidad a las chicas, habló y Gavin pudo escuchar el cansancio en su voz—. Un par de tipos de la oficina llamaron y me hablaron de eso. Con los ojos fijos en Emily, Gavin no se molestó en girar para mirarlo. —Jodidamente me escondiste lo que le hizo a ella. —No escondí nada, —replicó, ajustándose las gafas—. Hablé con Emily, y ella prometió que te diría algo si ustedes volvían a estar juntos. —Llevó una mano sobre el hombro de Gavin—. Supuse que ya lo sabías. Alejándose, Gavin se quitó su mano. Arrastró sus ojos de Emily y cubrió a Trevor con una mirada que seguro le dijo que estaba a punto de ser noqueado por la barandilla. — ¿Jodidamente asumiste que lo sabía? ¿Qué mierda te sucede? Viniste al día siguiente que ella se mudó conmigo. Esa fue la primera vez que te vi o hablé después de que regresamos de México. ¿No crees que hubiera dicho algo si lo hubiese sabido? —Vamos, hombre, ¿qué esperabas que hiciera? Ella lo prometió. Lo supuse. Fue un error. Eso es todo. Cuanto más hablaba Trevor, lanzarlo por encima de la barandilla se convertía mucho más atractivo para Gavin. —Si. Un maldito error. ¿Qué esperaba que hicieras? Deberías haber volado a Playa del Carmen el maldito día en que ocurrió. Eso es lo que esperaba de un amigo que conozco la mitad de mi vida. Alguien que considero un hermano. —Gavin lo miró un segundo, y luego centró su atención en Emily. Observando la mujer a la que había salvado de una vida llena de nada más que dolor y sufrimiento, él apretó los dientes y trató de calmarse—. La amo más que a nada. Habría regresado ese día si lo hubiera sabido. Deberías haber hecho algo. Fin de la puta historia. Sobre la música ensordecedora zumbando y golpeando a través del aire, Gavin escuchó el suspiro de resignación de Trevor. De cualquier manera, Gavin no estaba seguro si la amistad podría ser salvada. Demonios, no estaba seguro si valía la pena tratar de


138 Página

salvarla en este punto. Aparte de sentirse como si pudiera matarlo allí mismo, Gavin se sintió en llamas. Antes de que él pudiera pensar más sobre la amistad rota, Gavin vio a Emily y a las chicas salir de la pista de baile. Haciendo su camino por las escaleras, con lienzo humano por detrás de ellas, entraron en la sala VIP. Gavin llevó su atención una vez más en dirección de Trevor, sin prestar atención a la mirada impasible en su rostro que podía decir que era para aparentar. Gavin vio los pensamientos moverse detrás de sus ojos, y a él no le importa una mierda. Emily le echó los brazos alrededor de la cintura, alejando a Gavin de la disputa que tenía con su ex mejor amigo. Gavin se volvió, rozando sus dedos por el cabello húmedo de Emily. Ella sonrió, y él estaba casi listo. Dios, entre las embravecidas hormonas masculinas aumentando sin parar a través de su sistema y el sudor que brillaba de su cuerpo, podría haberla comido viva ahí. Hambriento en más de un sentido, Gavin tomó su boca. Queriendo ahogar todo lo que ella hizo, la besó, su cuerpo en busca de liberación. Podía sentir la vibración de su gemido bailar sobre su lengua, y joder si eso no lo volvía loco. —¿Estás pasando un buen momento? —Si, —dijo Emily, su cuerpo hormigueaba. Su piel. Su pulso. Cada maldito pelo en su piel se erizó. Una chisporroteante y exigente ansiedad comenzó a construirse entre sus piernas mientras los ojos de ella trazaban desde su rostro a su deliciosa nuez de Adán escondida entre el cuello de la camisa blanca. Suspirando, pasó las manos por su suéter gris a medida con cuello en V, sus dedos ardieron al sentir su pecho desnudo. Tragó saliva—. Tengo que hacer un rápido viaje al baño. Ya vuelvo. —Todavía sosteniéndola, observó a Gavin levantar una ceja, sus ojos azules lentamente la follaron ahí. Ella volvió a tragar saliva. Señaló con la barbilla hacia la salida. —Me gustaría salir de aquí cuando hayas terminado. El borde íntimo en su tono, dijo todo lo que necesitaba saber. La rodeaba, tiraba de ella hacia bajo como una ola. Con las piernas y el cuerpo débiles, Emily asintió. —Usted no tiene que pedirlo dos veces, señor Blake. —Buena chica. —El triunfo en su voz la hundió más allá de la dulce rendición a su petición—. La veré de vuelta aquí en unos momentos, señorita Cooper. Emily giró sobre sus tacones y se dirigió al baño, sólo para ser detenida a unos metros por Olivia. Tambaleándose más que antes, ella sonrió y Emily no pudo evitar reírse. Tomando la mano de Olivia, Emily la arrastró hacia el baño sólo para ser detenida por Fallon. Apretujadas, Emily enganchó brazos con ellas y, finalmente, llegaron al baño. Después de veinte minutos de espera en una larga fila que serpenteaba a través de una cantidad decente del segundo nivel, las chicas entraron e hicieron sus asuntos. —Country, —Fallon interfirió, sacando la máscara de pestañas de su cartera. Mirándose en el espejo, se la pasó a través de sus pestañas—. ¿Acaso Gavin te habló sobre la discusión que él y Trevor acaban de tener sobre ti? Emily levantó la vista de la búsqueda en su bolso por el lápiz labial. Con el ceño fruncido, ella inclinó la cabeza, confundida. —No ¿Qué sucedió? —Gavin está cabreado porque él nunca le dijo lo que Dillon te hizo. Emily suspiró. —Le dije que fue mi culpa por no decir nada. Voy a hablar con él de nuevo.


139

25. Se utiliza para describir a alguien que cree que siempre están en lo correcto y lo saben todo, cuando es obvio que no lo hacen. 26. Es un presentador de televisión estadounidense, conocido por tener un programa de entrevistas sensacionalista. 27. Presentador estadounidense nacido en el Reino Unido conocido por el programa The Jerry Springer Show desde 1991.

Página

—Eso espero. —Fallon arrojó la máscara de pestañas de nuevo a su cartera. Ella se arregló el cabello, su color carmesí ardiente vibraba bajo las luces del techo—. No debería coger mierda por algo que tú deberías haberle dicho a Gavin para empezar. ¡Tienes que arreglar esto! Emily sacudió la cabeza hacia atrás. —Sé que él no debería, Fallon. Te acabo de decir que le expliqué a Gavin que fue mi culpa. También le dije que Trevor me hizo prometer que yo le contaría si volvíamos a estar juntos y no lo hice. ¿Qué quieres que diga? Voy a hablar con él de nuevo, ¿de acuerdo? Fallon dejó escapar un suspiro ruidoso y asintió con la cabeza. —Muy bien. Lo siento. Me volví arrogante, pero amo a Trevor, y él está bastante molesto en este momento. — Trevor siempre está molesto por algo, —Olivia soltó, abriendo la cabina. Desenredando un collar que parecía estar cada vez más en su cabello, ella puso los ojos en blanco y tiró de él. Su expresión se retorció de dolor por un momento antes de sonreír—. Gracias a Dios. Esa jodida cosa me estaba matando. No pregunten cómo llegó a mi cabello, tampoco. Creo que pasó cuando me agaché para limpiarme. Ah, y estoy bastante segura de que me oriné sobre mis talones. Con los brazos cruzados, Fallon se apoyó contra el lavabo. —Trevor no está siempre molesto, Liv. —Pfft. El infierno si no lo está, —Olivia se burló y comenzó a lavarse las manos—. Es una perra sobre ruedas. Incluso mi padre dice que yo tendría que ser el chico de la familia. Si él no tuviera pene, diría que tiene un coño. Emily se cubrió el rostro, tratando de contener la risa. Una lenta sonrisa curvó los labios de Fallon. —Bueno, te puedo garantizar que tiene un pene y sabe cómo usarlo. Olivia se secó las manos con una toalla de papel. Una vez que terminó, la hizo una bola y la arrojó a la frente de Fallon, golpeando en el blanco. Olivia soltó un bufido. —Y puedo garantizarte que si no la guarda, acabarás con un pequeño bollo en el horno al igual que nuestra amiga aquí, excepto que el tuyo no será tan lindo y será una perra al igual que su padre. Ja—ja. Suspirando, Emily puso los ojos. —Basta con las bromas de embarazo, Liv. Olivia se encogió de hombros. —Bueno, es la verdad. Tu hijo será definitivamente más lindo. —Pausando, Olivia apretó los labios en una línea dura, sus ojos se entrecerraron—. Espera. Retiro lo dicho. Si es engendro del Gilipollas, estás en problemas. Ese sería un bebé feo. Mientras la boca de Fallon se abría, Emily jadeó. —¡Olivia! ¿Cómo puedes decir eso? —Emily, hablo con la verdad. Especialmente cuando estoy borracha. Eres de oro si es de Gavin, pero si Dumbledick25 es el papá del bebé, buscaría darlo en adopción. Todo este calvario es parecido a un encuentro de Maury Povich26 con Jerry Springer27 para una batalla suprema de "quién tiene el mejor drama". En serio, Te amo. Pero, sinceramente, me estremezco al pensar en lo que se va a parecer.


28. Una persona no inteligente, se utilizar cuando hacen algo estúpido.

Página

140

Emily tomó su bolso del mostrador y subió la cremallera pasando a Olivia. Olivia tomó su brazo. —¡Espera! Emily, lo siento. En defensa de Dillhole28 y tú sabes que nunca lo defiendo, sigo pensando que es un error que tú y Gavin no le estén informando sobre el embarazo hasta que sepan de quién es el bebé. No es ningún secreto que no soy su fan, pero él podría ser el padre. En el largo plazo, si no se lo dices y es de él, puede verse malo para ti. Emily tomó una respiración lenta y profunda, tratando de calmar sus nervios. — ¿Sabes qué, Olivia? Estás borracha. En los últimos treinta segundos, has llamado a mi hijo un engendro, me dijiste que será feo, y sugeriste la adopción. También estás dando tu opinión no deseada en cuanto a cómo Gavin y yo deberíamos manejar si decirle o no a Dillon. Si no fueras un destrozaste, recordarías las razones de Gavin para no querer decirle. También recordarías mis razones para estar de acuerdo con él. Ahora, si me disculpas, amiga, me voy. Tú puedes seguir adelante y llámame mañana después de haber despertado con tu desagradable resaca. Emily salió del baño sintiéndose herida, confundida y también enojada por lo que se suponía que sería una emocionante noche con los amigos cercanos. Cambiar, en muchas formas y maneras perversas, se estaba convirtiendo en la norma. Emily sólo esperaba que no los apartara a Gavin y a ella de las personas por las que se preocupaban. Personas que esperaba que todavía se preocuparan por ellos.


CAPÍTULO DOCE

Página

141

C

on el New York Times en una mano y una botella de agua en la otra, los pensamientos de Gavin fueron interrumpidos abruptamente cuando el timbre sonó a través del aire. Colocó el agua en la mesa, se levantó de la cama y miró su reloj. No esperaba a nadie y estaba bastante seguro que Emily tampoco. Cuando abrió la puerta para ver a Trevor de pie en el pasillo, se sorprendió. —Hey, hermano. —Trevor se pasó una mano por el cabello—. ¿Puedo hablar contigo un momento? Gavin se encogió de hombros, girando hacia la cocina. Escuchó a Trevor cerrar la puerta y se sentó en la isla. Frotándose la parte posterior de su cuello, Trevor rodeó la isla y se aclaró la garganta. —¿Es un mal momento? Luces como si estuvieras a punto de salir. —Emily y yo vamos a la casa de mis padres para cenar. —Él respondió con una fuerte frialdad que no iba a esconder. —Oh. —Trevor hizo una pausa y miró a su alrededor. Soltando un suspiro pesado, él llevó sus ojos de nuevo a Gavin, su inquietud era tangible—. Que sepan que les dije hola. Gavin se cruzó de brazos y asintió con la cabeza, preguntándose cuándo Trevor llegaría al punto. Mirando a Gavin, él negó con la cabeza. —Lo siento, hombre. Tienes razón. Debería haber ido a buscarte. Lo jodí mucho durante todo esto. Eso fue sólo lo último en una larga lista de cosas que debería haber hecho de otra manera. —El cavernoso timbre de su voz, sonaba áspero, agotado y resignado—. Debería haber estado a tu lado desde el principio, desde el momento en que me dijiste que necesitabas a Emily hasta el segundo que vi al maldito idiota golpearte. No sé qué más decir, excepto que si no hablas conmigo de nuevo, entiendo por qué. Ver a su amigo sudando en un intento de reparar el daño, hizo que Gavin pensara en la conversación que él y Emily tuvieron antes de ir a dormir anoche. Ella verbalmente lo había arrinconado a un rincón, sacando a colación sus palabras de California. Ella le recordó que él le dijo que tenía que perdonar a su madre por sus malas acciones, y en su caso, Trevor debería ser tratado de la misma manera. —Perdona rápido y olvida aún más rápido —fueron exactamente las palabras de ella. Aunque sentía que Trevor había hecho una situación ya de mierda peor y Gavin seguía luchando con una sensación de traición, sabía que albergar malos sentimientos hacia él no sería bueno para nadie. Su amigo estaba ondeando una bandera blanca, y Gavin necesitaba considerar esto. Las amenazas de Emily de golpear su culo le dieron un empujoncito también. Tratar de mantener oculto cualquier tipo de resentimiento persistente de sus ojos, Gavin observó a Trevor por un latido antes de extender la mano en un gesto de aceptación.


142 Página

Trevor tomó una respiración profunda y temblorosa y la soltó mientras tomaba la mano de Gavin en una sacudida firme. —Gracias, hermano. —Él tragó saliva—. Te agradezco por no renunciar a nuestra amistad. Significa mucho para mí. Descansando su brazo sobre el respaldo de una silla a su lado, Gavin puso los ojos en blanco y una sonrisa torció sus labios. —Basta con la mierda sentimental. Un poco más y voy a tener que comprarte una faja. Trevor sacudió la cabeza y se echó a reír. Después de un momento, su sonrisa se desvaneció y sus rasgos se pusieron serios. —Entonces, ¿cómo te va con todo esto? Parece mierda pesada para los dos. —Si. No es algo de lo que esperaba, ni tampoco Emily, pero lograremos atravesarlo. —Gavin bajó de su asiento y sacó una botella de whisky del bar. La levantó, haciéndole un gesto hacia Trevor, quien asintió con la cabeza. Después de poner un poco de hielo en los vasos y servirse a los dos un trago, Gavin estableció el de Trevor frente a él—. La amo, y eso es todo lo que importa. Trevor asintió. —¿Qué piensan tus padres? —Sólo mi padre lo sabe, —respondió Gavin, echando hacia atrás la bebida. Girando la copa vacía, miró a Trevor un segundo. Gavin se enfocó no sólo en el sonido del tintineo del hielo contra el cristal, sino también en la reacción de su madre cuando le contarían esta noche—. Ese es el punto de la cena. Los ojos de Trevor apenas se abrieron, pero Gavin podía ver el impacto que estaba fallando en ocultar. —¿Qué crees que va a decir? —Preguntó Trevor. Gavin se encogió de hombros. No es que no le importaba lo que pensaba su madre, Dios sabía que lo hacía, ella era todo para él. Pero su objetivo principal era Emily y liberarla de cualquier preocupación en los próximos meses. La situación era lo bastante duro para ella. Lo último que quería era que sufriera los efectos físicos del estrés. Rezaba que su madre no lo aumentara al rechazar a Emily. —No estoy seguro de lo que va a decir. Vamos a ver, ¿no? —Gavin, ¿has visto mis tacones negros? —La voz de Emily se hizo eco en la sala. Al doblar la esquina, sus ojos estaban hacia abajo mientras aseguraba un brazalete alrededor de su muñeca. Viendo que su novia no tenía ni puta idea de que tenían visita, Gavin se aclaró la garganta. Se aseguró de que fuera lo suficientemente fuerte para captar su atención. Emily levantó la cabeza y se quedó sin aliento, agarrando la toalla que apenas le cubría su cuerpo recién duchado. —¡Mierda! No sabía que él estaba aquí. —Ambos, Gavin y Trevor rieron. Girando, se lanzó por el pasillo, con los pies descalzos golpeando contra el mármol—. ¡Hola, Trevor. Adiós, Trevor! —Gritó. Trevor bebió lo último de su bebida y sonrió. —Hola, Emily. Adiós, Emily. —Después de colocar el vaso en el fregadero, se acercó a Gavin. Los dos amigos se dieron la mano—. Eres un buen hombre, hermano. Ella siempre se mereció alguien como tú. Espero que esto funcione para los dos. Vamos a tener mucho que celebrar, de ser así. Gavin asintió, tragando de nuevo el malvado instinto que le decía que lo contrario sería el escenario más probable. Después de ver a Trevor, fue a ver a la chica que esperaba que estuviera llevando a su hijo. Dio unos golpecitos en la puerta de la habitación con los nudillos antes de meter


143 Página

tentativamente la cabeza. Al entrar en la habitación, detectó el perfume de jazmín de Emily vagando por el aire. Lo envolvió, enrollándose alrededor de su instinto varonil. Pero infiernos si estaba en desacuerdo con una batalla que nunca vio venir. Cuando ellos habían regresado a casa ayer por la noche desde el club, él comenzó todo amoroso con Emily, sólo para llegar a un alto una vez que estuvo en su interior. Permaneciendo inmóvil sobre ella que jadeaba empujándolo más profundo, herirla a ella o al bebé lo había golpeado como una tonelada de ladrillos. El pensamiento lo hizo tambalearse. En el medio de hacer el amor con la mujer que era dueña de su corazón, se detuvo. Encogiéndose, mintió y dijo que no se sentía bien de repente. Se había sentido como un gran idiota cuando ella trató de tranquilizarlo para dormir con un reconfortante masaje. Sentada en la cama deslizándose los desaparecidos zapatos negros de tacón, Emily levantó los ojos hacia él. Ella sonrió, y como siempre, Gavin quiso ahogarse en ella. Mordiéndose el labio inferior, bebió lo que era suyo. —Hola, tú, —ronroneó ella. De pie, se acercó a él, su cremosa y suave piel estaba vibrante bajo su blusa de seda negra con cuello redondo. Aspiró en sus caderas balanceándose con aplomo femenino bajo una falda gris hasta las rodillas. Con un parpadeo destellante y seductor en sus ojos, ella deslizó sus brazos alrededor de su cuello—. Te ves comestible. —No tan comestible como tú, —Gavin respondió, tratando de bajar mentalmente su creciente dureza elevando sus pantalones. —Bueno, —le susurró con timidez, tocando con los labios su oreja, —podemos disfrutar del postre un poco temprano y terminar lo que no llegamos a completar la última noche. Si no me equivoco, hay nata montada en el refrigerador. Mi maquillaje está hecho. Me recogeré el cabello y me ducharé de nuevo si no puedes... lamer todo mi cuerpo. Dejó que la batalla a toda regla comenzara. Gavin se aclaró la garganta y retrocedió. Lanzó una mano nerviosa por su cabello y abrió la puerta del armario. —Tenemos que salir pronto, —dijo con una voz tensa, la mentira era amarga en su lengua. Tomada ligeramente por sorpresa, considerando que sólo la estaba mirando como si estuviera a punto de inmovilizarla a la cama, Emily suspiró. Echando un vistazo a su reloj, sus labios hicieron un mohín. —Tenemos casi dos horas y media para estar allí, Gavin. Eso es más que suficiente. Podemos omitir la crema batida e ir derecho a ello. Tengo que apagar un poco estos nervios, la energía nerviosa de esta noche. Mierda. Ya había jugado con ella el juego "vamos a ver si podemos cubrir cada centímetro del cuerpo de Emily con crema batida". Eso por sí solo era suficiente para darle bolas azules sólo al pensar en ello. Sin embargo, una Emily nerviosa y alterada encima de él trabajando fuera su estrés puso que estar en un club de striptease rodeado de veinte mujeres hermosas y desnudas, en vergüenza. Piensa, hijo de puta, piensa. —Mi madre me llamó y dijo que la cena es antes. Tenemos que irnos... ahora. Ponte el abrigo, y te veré en la puerta. Después de sacar un par de zapatos de vestir Zelli Mario desde un estante, Gavin se sentó vergonzosamente en la cama mientras el mohín de Emily se profundizaba. Después de rodar sus hermosos ojos verdes y cruzar los brazos sobre sus deliciosos pechos, giró sobre sus tacones y salió de la habitación. El pecho de Gavin dolía de deseo hueco, su corazón creció más pesado con cada segundo que pasaba. Metió los pies en sus zapatos y


Página

Una hora y un viaje no tan incómodo después, Gavin entró al camino de entrada del oasis de su infancia. Situado a las afueras de la ciudad, la gran casa de estilo Tudor posaba a la orilla del lago Sheldrake en las lujosas colinas de Croton, Nueva York. Era uno de los pocos lugares donde Gavin siempre encontraba un respiro. Sin embargo, mientras el suntuoso resplandor carmesí del cielo comenzaba a desvanecerse en la oscuridad, Gavin no estaba seguro si esta tarde traería mucha paz. Cuando Emily se deslizó fuera del auto y cogió su mano, Gavin podía decir que su estado de ánimo había cambiado. Su corazón se hundió como una piedra mientras la llevaba a sus brazos, acunándola protectoramente contra su pecho. Su cuerpo temblaba con ese demasiado reconocible miedo que Gavin por desgracia había llegado a conocer. —Te juro que todo va a estar bien, cariño, —le susurró, presionando sus labios contra la parte superior de su cabeza. La promesa salió tan fácil e instintiva como el amor que sentía por ella. —Eso espero, —respondió pacientemente con lágrimas en sus ojos cuando lo miró—. Me matará si tu relación con tu madre se rompe por esto. —No quiero que te preocupes, —dijo, trazando ochos en la parte baja de su espalda—. Todo va a estar bien con mi madre. Mi padre sabe cómo manejarla. Treinta años de matrimonio tiene eso. Emily asintió débil con ganas de creerle. Tomó una respiración lenta y entrelazó los dedos con los de él cuando comenzaron a subir las escaleras empedradas hasta la puerta principal. Gavin se detuvo, capaz de decirle que estaba siendo un desastre. —Veinte preguntas. —¿Ahora? —Preguntó Emily, la confusión saltaba por encima de su expresión. —Sí ahora. Lo necesitas. —Gavin rodeó sus brazos alrededor de su cintura y tiró de ella hacia él—. Me aseguraré de que no estés pensando en cualquier cosa que tenga que ver con mi madre al momento en que haya terminado contigo. Emily negó con la cabeza con una ligera risita escapando de sus labios. —Oh, no hay dudas en mi mente que me tendrás pensando en otra cosa. Adelante. Sé que tienes que ir primero. Una lenta sonrisa se deslizó por la boca de Gavin. Él ya sabía la respuesta a su primer pregunta. Emily siempre tenía la cara enterrada en uno. —¿Libros o películas? Emily puso los ojos. —¿Qué te parece? —No tengo idea. —Gavin se encogió de hombros, tratando de hacerse el estúpido con su sexy ratón de biblioteca—. Es por eso que estoy preguntando. —Libros, —Emily suspiró—. No eres tan observador como yo pensaba.

144

se levantó, dirigiéndose hacia el espejo. Ajustándose la corbata, se quedó mirando su reflejo, enfermo del estómago. —Eres un idiota, —murmuró en voz baja. Suspirando, sacó las llaves de su bolsillo, esperando que el viaje en auto no fuera tan incómodo como la propia noche.


29. Jason Bourne es un personaje de ficción de novelas de espionaje, conocidas como El caso Bourne, El mito de Bourne y El ultimátum de Bourne donde Jason Bourne, un miembro élite de los cuerpos especiales de la CIA sufre episodios de "amnesia traumática" a raíz de un incidente en una operación secreta en Europa.

145 Página

Gavin rió entre dientes. —Todo depende de lo que esté observando. —Sostuvo a Emily más cerca, disfrutando que parecía un poco molesta. Definitivamente había alejado su mente de la situación con su madre—. Tu turno. —¿Bond o Bourne? La boca de Gavin se crispó en una sonrisa. —¿Como James o Jason?29 —Eres muy rápido. —Soy tan rápido que cualquiera, amor. —Gavin rozó sus labios contra los de ella—. Y por supuesto que soy hombre de James Bond. ¿Te acuerdas? ¿Mi balcón? —No tengo idea de lo que estás hablando. —Emily respondió con el ceño fruncido. —Parece que no eres tan observadora como yo pensaba. —Emily lo miró sin comprender y Gavin aprovechó la oportunidad para rodar dramáticamente sus ojos—. La primer noche que jugamos con las tapas de botellas en mi balcón. Tú saliste. Te asusté. Y dije, "No. Es Gavin. Gavin Blake." —Oh, Dios mío. Eres un friki, —Emily rió, abrazándolo—. James Bond lo dice al revés. —Emily profundizó su voz, añadiendo un acento británico—. Es Bond, James Bond. Gavin frunció el ceño. Su sexy ratón de biblioteca tenía razón. —Está bien. Tú ganas. Pero aún así era 007. Aun manteniendo el acento británico, Emily dijo, —Sí, lo fue. Más o menos. Adelante, Blake, Gavin Blake. Ahora es tu turno. Si. Emily estaba sin duda haciendo que se sienta como un friki. Sonriendo, él negó con la cabeza. —¿Granito o mármol? —Umm... granito. —¿Por qué tu respuesta suena como una pregunta? —No lo sé. —Emily se encogió de hombros. Últimamente, él tenía una fascinación monstruosamente extraña con ese tipo de preguntas. Ella pensaba que estaba emocionado por tener sus revistas arquitecto—. Normalmente no me siento a pensar en esas cosas. Gavin le dio un beso, y aunque Emily se estremeció, podría decir que no era obra suya. Ella se estaba enfriando. —No esperaría que lo hicieras. Vamos. Vamos a ir ahora. Ella asintió. Seguro de si mismo había alejado la mente de Emily de su madre, Gavin giró el picaporte para encontrar que estaba cerrado con llave, por lo que llamó al timbre. Con una sonrisa real y cálida, el padre de Gavin abrió la puerta. Estrechó la mano de Gavin y tiró a Emily en un abrazo. Llevando sus ojos celestes a su reloj, Chad cerró la puerta. —Llegaron muy temprano. Tu madre todavía está en el supermercado recogiendo algunos artículos para la cena. Gavin miró a Emily, la expresión confusa en sus ojos le advertían que estaba sobre él. Ella lo miró, escrutando su rostro mientras buscaba respuestas que él no estaba dispuesto a dar. Él llevó su atención de nuevo a su padre, sintiéndose como un tonto atrapado en una red de mentiras. Aclarándose la garganta, ayudó a Emily a sacarse su abrigo. —Cuando hablé con ella antes, podría haber jurado que dijo a las cinco. —Nop. Siete y cuarto. —Chad alcanzó los abrigos de Emily y Gavin y los colgó en el


146 Página

armario del vestíbulo—. La mala audiencia a tu edad es un signo de trabajar largas horas. Tú y tu hermano necesitan un descanso. Sonriendo, Gavin se cruzó de brazos. —Pa, acabo de regresar de un descanso. Estoy bien. En serio. Chad se encogió de hombros, con un tono indiferente. —Eh, otro no puede hacer daño. Eres joven. Disfruta de la vida. —Golpeando la espalda de Gavin mientras los conducía al estudio, dejó escapar una completa risa calurosa—. Sin embargo, no se lo digas a tu madre que dije eso. Gavin sonrió, sentándose y llevando a Emily con él al sofá de chenille. —Te habría puesto en restricción para ver CSI si se enteraba que estabas tratando de hacerme faltar a la escuela. —Se habría puesto peor que eso pero prefiero no entrar en detalles. —Sonriendo, aplaudió una vez y miró a Emily—. Sé que no puedes tomar ningún licor, ¿Pero te puedo ofrecer algo más? Tenemos té helado de frambuesa, agua, y algunos jugos. —Voy a tomar agua, Sr. Blake. Gracias. Con un brillo amoroso en sus ojos, él sonrió. —Tú eres parte de nuestra familia, así que insisto en que no me llames Sr. Blake. Pa parece ser el nombre cool para mí entre mis hijos, incluyendo a mi nuera. No eres diferente. ¿Está bien? Su aceptación por ella y la situación extendió una calidez por el pecho de Emily. En ese momento, comprendió donde Gavin había adquirido el encanto y el carisma con el que nació. —Bueno. Voy a tomar agua, pa. —La palabra se sintió extraña dejando sus labios. Él le disparó un guiño y se dirigió a la cocina. —Muy bien. Voy a traer los aperitivos. ¿Hijo, una botella fría de Sam Adams? —Si. Eso funcionará, —Gavin le respondió a su padre que desapareció por la esquina. Deslizando la mano de Emily sobre su regazo, Gavin le apartó el cabello de su cuello y se inclinó hacia su oído—. Te ves hermosa. Volviéndose hacia él, levantó una ceja sospechosa. —Oh ¿En serio? No habría pensado eso teniendo en cuenta que no quisiste perder el tiempo más temprano. —Ella lo vio morderse el labio inferior, sus vibrantes ojos azules revelaban más de lo debido. Por un segundo, su corazón se fue en picada, sus palabras salieron de su boca más rápido de lo que podía comprender—. Programé una cita en un gimnasio local con un instructor que ayuda a que las mujeres embarazadas se mantengan en forma. No voy a ganar tanto peso. Gavin se echó hacia atrás. —¿Crees que tiene que ver con tu peso? —He ganado unos cuantos kilos. ¿Qué más se supone que debo pensar? Nunca has rechazado el sexo conmigo, Gavin. Mis hormonas están en su apogeo en este momento, y las tuyas... bueno, las tuyas no están mejores que un adolescente. Dijiste que estabas enfermo la noche anterior, y antes, simplemente... no quisiste. Admite que estás deserotizado. —Emily bajó la mirada, con la voz apagándose—. Ah, y buen intento con toda la excusa de tener que estar aquí temprano. Gavin tomó su rostro entre las manos, mirando sus ojos preocupados. —Mi Dios, nunca podría no estar excitado por ti, Emily. Está tomando todo de mí para no subir esa falda, doblar tu bonito cuerpo justo sobre este sofá y hundirme tan profundo dentro de ti, que ninguno de los dos sabrá dónde comienza o termina el otro. El sexo contigo es una


147 Página

droga, y soy un puto adicto. Pero infiernos si no eres la adicción más dulce que hay que tener. —Entonces, ¿qué es? —Suspiró ella, tratando de ahuyentar la visión de ser doblada sobre el sofá. Estaba a punto de subirse la falda y dejarlo. Cerró los ojos. Gavin sosteniendo su rostro tan cerca del suyo no estaba ayudando en absoluto a la situación hormonal. Ni. Un. Poquito. Gavin vaciló, su voz era baja. —Tengo... miedo de lastimarte a ti y al bebé. Los ojos de Emily se abrieron de golpe. —¿Qué? Hemos estado teniendo sexo en el último par de semanas. No te preocupaba entonces. —Lo sé. Pero ver al bebé ayer en el monitor de alguna manera lo hizo... real. — Suspirando, se echó hacia atrás—. Acabaré haciéndote daño. Es imposible por la forma en que tú y yo somos en el sexo. Somos animales. Emily enganchó su dedo debajo de su barbilla, llevando su mirada a la de ella. — Primero que todo, me gusta cuando me haces daño, —susurró con una ceja en alto—. En segundo lugar, ¿Esperas que me crea que un hombre con tu educación pueda ser tan ingenuo en cuanto al cuerpo de una mujer, embarazada o no? Tercero, no me puedes lastimar a mí o al bebé. Las parejas han estado teniendo sexo por miles de millones de años mientras las mujeres estaban embarazadas. Gavin sonrió, pasándose una mano por el cabello. —Primero, cuando me das permiso, por supuesto que me gusta... placenteramente hacerte daño. Segundo, sí, sí, puedes esperar que sea tan ingenuo respecto al cuerpo de una mujer embarazada. La palabra clave es embarazada. Tercero —sonrió y se inclinó a su oído— nunca en un millón de años las parejas han follado como nosotros. Rompemos records. Así que con eso, sí, tengo miedo de hacerte daño. Con el cuerpo acalorado, Emily suspiró profundamente y luego se humedeció los labios. Su lengua sentía un hormigueo por deslizarse a lo largo de la parte inferior del abdomen de Gavin. —Gavin— Antes de que pudiera decir otra palabra, la puerta se abrió. Haciendo malabarismos con tres bolsas de papel rellenas, Lillian Blake utilizó su talón para cerrar la puerta. Sacudió la cabeza intentando eliminar los grandes copos de nieve de su cabello castaño. Gavin se levantó de un salto, casi tropezando con la mesa de café mientras corría hacia su madre que estaba a punto de dejar caer todas las bolsas al suelo de azulejos del vestíbulo. Tomó las bolsas de sus brazos y puso un beso en su mejilla. —Oye, mamá. ¿Comenzó a nevar? Sonriendo de oreja a oreja, le pasó una mano por el cabello de él. —Sí. Bastante fuerte, también. —En un suspiro, miró a Gavin con los ojos llenos de amor que sólo una madre podría sostener—. Mi bebé, te he echado de menos. La próxima vez que decides tomarte unas dos semanas de vacaciones, ¿puedes pensar en llamar a la mujer que te trajo a este mundo? Riendo, Gavin sacudió la cabeza. —Mamá, tengo veintiocho años, soy dueño de un negocio próspero y mi novia está en el sofá. Estás dejando caer mi factor digno de deseo por segundo.


148 Página

Emily se puso de pie y se dirigió hacia ellos. También le pasó una mano por el cabello de él, levantando una ceja juguetona. —Ah, esa declaración digno de deseo no podría estar más lejos de la verdad. —¿S? —Gavin preguntó con incredulidad, el brillo de sus ojos era depredador—. ¿Y cómo es eso? —Debido a que cualquier chica con una cabeza sobre los hombros sabe que un hombre gana puntos digno de deseo por amar a su madre, —Lillian respondió con una sonrisa brillante—. ¿No, Emily? —Exactamente mi punto, —Emily agregó. Gavin ladeó la cabeza hacia un lado con una sonrisa torciendo su rostro. —Bueno, si ese es el caso, para que lo sepas Emily, una vez le pedí a mi querida madre que se casara conmigo. —Sí, cuando tenía tres años, —Lillian trinó, sacándose el bolso del hombro. Colocándolo sobre una mesa de cristal en la entrada, le dio a Gavin una sonrisa entrañable y ahuecó su mejilla—. Lo recuerdo como si fuera ayer. Él ganó un anillo de compromiso de plástico de una de esas máquinas de goma de mascar, y allí mismo, en la tienda de comestibles, se dejó caer sobre una rodilla y me lo propuso. Emily se rió, mirándolo volverse a la sombra más hermosa de color carmesí. —Sip. El factor digno de deseo acaba de caer unos cientos de puntos, —confirmó él, mostrando una pícara sonrisa colegial mientras se dirigía hacia la cocina—. Me voy de aquí, señoras. Lillian soltó una carcajada, empujando a Emily a sus brazos para un abrazo. — Entonces, ¿cómo has estado? —Ella se sacó una bufanda blanca cremosa envuelta en su cuello y la dejó caer sobre la mesa. Después de sacarse un abrigo de piel pesada y colgarlo en el armario, se volvió hacia Emily—. Ha pasado un tiempo y han pasado muchas cosas. Espero que estés bien. Insegura de lo mucho que sabía lo que había sucedido con ella, Gavin y Dillon, Emily se limitó a asentir. —Estoy mucho mejor, gracias. ¿Cómo has estado? —Bien. He estado ocupada construyendo la organización. Estamos tratando de llegar a Nueva Jersey. Parece que puede ocurrir, también, —dijo ella felizmente, entrelazando su brazo con el de Emily. Se dirigieron a la cocina—. Vamos a ver si nuestros hombres están tratando de incendiar la casa. Una vez más sintiendo un cálido rubor pero bienvenido a través de sus miembros, Emily se dio cuenta de lo opuesto que su crianza y la de Gavin fueron. Cuando a ella le faltó una figura paterna, Gavin fue criado por un hombre fuerte que confiaba que lo bueno prevalecería sobre cualquier situación mala. Aunque la madre de Emily estuvo allí tanto como fue posible, Lillian se quedó en casa con los dos chicos hasta que entraron en la escuela secundaria. Claro, la situación de Lillian era diferente ya que se había casado con un hombre honesto y cuidadoso, pero incluso en sus horas más oscuras sufriendo a través de su batalla contra el cáncer de mama, ella nunca dejó de tratar de lograr un sentido de normalidad en su casa. Dos luces de colores muy diferentes en los lados opuestos del espectro de la vida. Ahora todo lo que Emily necesitaba creer era que ella y Gavin se habían reunido por una razón. Esperaba que ese fuera el tema principal de conversación durante la cena.


149 Página

Una vez que entraron en la cocina, ambas mujeres estaban felices de ver que ninguno de los dos estaba en el proceso de establecer la casa en llamas. Padre e hijo habían apartado los comestibles y comenzaron a mezclar, calentar y hornear lo que olía ser algo delicioso. —Nunca dejes que piensen que no los puede entrenar, —susurró Lillian, su sonrisa era tan contagiosa como la de Gavin—. En realidad es bastante fácil. —Voy a mantener eso en mente, —Emily respondió, completamente incapaz de reprimir una pequeña sonrisa. Girando con una sartén en la mano, Gavin atrapó la mirada de Emily. Él sonrió e hizo un tipo de movimiento con su muñeca, haciendo saltar lo que parecía ser pasta de la sartén de la manera que un chef entrenado haría. —Muy talentoso, ¿no? —Preguntó, echando mano a su botella de cerveza fría en el mostrador. Tras beber un sorbo, intentó mostrarlo de nuevo sólo para tumbar la mitad de los fideos al suelo. La salsa marinara revistió la cocina de punta a punta. Gavin levantó la vista del desastre medio riendo y medio gruñendo mientras rodaba sus ojos. Sin decir nada, fue el único gruñendo de ellos, porque junto con Emily soltando a todo pulmón una risa, también lo hicieron sus padres. Varias toallas húmedas de papel, algunos productos de limpieza y una rápida fregada del piso más tarde, el intento fallido del Sr. Espectáculo era una cosa del pasado. A la media hora, Lillian tenía todo bajo control. Los cuatro se sentaron en el comedor para una comida abundante, una ensalada casera, empanado parmesano de berenjena, pan italiano y por cortesía de Gavin, una pequeña ración de pasta. Emily se relajó un poco, disfrutó de la conversación mientras pudo. Sabía que sus noticias pronto le darían fin. Aprendió que Chad y Lillian se conocieron mientras asistían a la Escuela de Derecho de Harvard. No del todo una historia típica de "amor a primera vista", pero Emily descubrió de donde ganó Gavin su tendencia a perseguir sin descanso lo que quería. Chad había perseguido a Lillian por dos semestres, insistiendo en que él era el hombre para ella, hasta que finalmente accedió a salir en una cita con él. Emily se rió por dentro porque la manzana no cayó lejos del árbol. Para su sorpresa, Lillian se enteró que estaba embarazada de Colton al año siguiente. Estuvieron de acuerdo en que ella abandonara la escuela por el momento para quedarse en casa y criar a Colton. Una boda rápida, otro bebé, una hipoteca, un perro y prácticas de béisbol de Pequeñas Ligas después, Lillian nunca hizo su camino de regreso a la escuela de leyes. Sin embargo, mientras Emily asimilaba la historia de su vida en común, no parecía haber una pizca de arrepentimiento en cualquiera de sus ojos cuando se miraban el uno al otro. En cambio, toda una vida de amor y recuerdos sangraba a través de cada palabra, sonrisa, y risa. Después de limpiar los restos de la cena de la mesa y esperar a que sus padres llevaran el postre al comedor, Gavin no pudo evitar oír el tacón de Emily repiquetear en el piso de madera con espasmódicos e implacables golpes. El sonido se hizo eco, abalanzándose contra las paredes como las gotas de lluvia contra una ventana de cristal. Dios, odiaba que ella estuviera tan nerviosa. Quemaba su corazón. Antes de que pudiera decirle que todo iba a estar bien, sus padres regresaron al comedor, su padre tenía una jarra de café recién hecho y su madre sostenía una tarta de manzana casera. Con sus puestos recuperados, Lillian cortó el postre recién salido—del—


150 Página

horno y les sirvió a cada uno una rebanada. Mirando a su padre desde el otro lado de la mesa, Gavin podía ver que estaba nervioso también. Su pálida expresión preocupada lo decía todo. Gavin ni siquiera podía fingir una sonrisa mientras bebía el resto de su cerveza de un trago largo. Infiernos. Sus nervios se encendieron, pero sabía que tenía que entablar la maldita conversación. Sin embargo, su voz se enredó en sus rápidos pensamientos, sus palabras se pegaron a su lengua como melaza. Su padre lo miró una vez más, asintiendo con la cabeza mientras se aclaraba la garganta. —Lillian, Gavin y Emily tienen algunas... noticias que quisieran compartir. —Sus ojos se fijaron en los de Gavin con tanta seriedad solemne, que Gavin quería salir y llevar a Emily lo más lejos posible a algún lugar donde nadie podría encontrarlos—. Adelante, hijo. Deja que tu madre sepa lo que está pasando. Alcanzando la mano de Emily, Gavin se volvió hacia ella y le dio un suave beso en sus labios temblorosos. —Te amo. —Sus ojos trazaron su rostro mientras ella se alejaba. —También te amo, —dijo en voz baja. —¿Qué está sucediendo, Gavin? —Lillian preguntó con las cejas fruncidas cautelosamente de una madre minuciosa. Después de un momento de vacilación, la confesión. —Mamá, Emily está embarazada y... el bebé puede que no sea mío. El rostro de Lillian se fundió en puro asombro, su sorpresa era clara en la palidez de su piel blanca y estupefacta, aflojó la mandíbula. El desconcierto ensombreció sus una vez vibrantes ojos verdes como una capa. Su mirada vagó hacia Emily sospechosamente. — Estás con mi hijo, sin embargo, ¿puedes tener un hijo con otra persona? —Empujando su plato, ella se echó hacia atrás y llevó su mano a su pecho—. Creo que mi impresión de que ti fue incorrecta, Emily. Me confundí con una mujer que le sería fiel a mi hijo. Emily abrió la boca pero ella no podía ordenar las miles de palabras que volaban alrededor de su cerebro dispersado. —Ahora, Lillian, espera un minuto. Ella le ha sido fiel a Gavin. Hay mucho más en la historia de lo que sabes, —Chad señaló con un movimiento de cabeza—. Escucha por un minuto. Lillian contuvo un respiro de indignación con los ojos apaleando a su esposo. —¿Tú lo sabías y no me lo dijiste? —Su atención voló a Gavin—. ¿Hay alguna razón por la que he quedado en la oscuridad? —Sí, mamá, la hay. —Gavin apoyó el codo sobre la mesa—. Esperaba esta reacción exacta de ti. ¿Vas a dejar que nos expliquemos? Si no, entonces vamos a seguir adelante y nos vamos ahora. Un denso y tenso silencio llenó la habitación antes de que Lillian parpadeara sus pestañas con mucho rímel y asintiera con la cabeza. Como si pudiera convertirse en una estatua si accidentalmente se encontraba con la mirada de Emily, sus ojos evitaron la dirección de Emily, centrándose únicamente en Gavin. —¿Qué sucedió? —Preguntó ella, su voz más suave mientras alzaba las cejas hacia él. Emily la miró fijamente, afligida por la profundidad de la ira y la tristeza que nublaba su rostro. Se sentía enferma y en ese momento, juró que no iba a pasar por la conversación sin agitarse. Con labios abiertos sin decir una palabra, Emily levantó sus ojos llorosos a Gavin, esperando a que respondiera.


151 Página

—Emily y yo estuvimos juntos después de que ella y Dillon rompieron la primera vez. —¿Es el mismo Dillon del que eres amigo? —Lillian interrumpió—. ¿Tu agente? —El mismo hombre del que solía ser amigo, sí. Él ya no es mi agente. —Bueno, ¿cómo algo así sucede, Gavin? Estoy asumiendo aquí, pero no me suena que nada de esto terminó muy bien. —Lillian volvió sus ojos hacia el Chad, con el rostro empapado de mortificación—. ¿Criamos a nuestros hijos para ir detrás de las novias de sus amigos? Chad levantó una ceja, su tono era firme. —No, pero no criamos a nuestros hijos para que renuncien a algo que ellos creen, tampoco. —¿A qué costo, Chad? —Preguntó, pareciendo sorprendida por su respuesta—. ¿Desde cuándo robar la novia de un amigo se volvió popular? —Él no me robó, —Emily suavemente tomó la palabra. Ella miró de Lillian a sus manos, entrelazadas nerviosamente con las de Gavin en su regazo. A medida que sus pensamientos volvían al primer segundo que vio a Gavin, fue incapaz de mantener alejada la más elemental de las sonrisas de sus labios. Ella llevó la mirada hacia él, acariciando su hermoso rostro con la mirada—. Bueno, él robó mi corazón de Dillon. Pero cuando eso sucedió... su hijo no fue consciente de que lo hizo. Con una leve sonrisa que hacía juego con la de ella, Gavin ahuecó la mejilla de Emily, su corazón cayendo aún más en su pecho. Conteniendo la respiración, todavía no podía creer que ella era suya. Después de un momento, dejó caer la mano, respiró hondo y miró a su madre. Ella parecía más confundida que antes. —El hecho es que nuestro amor va más allá del punto de retorno, es realmente aterrador. Lo ha sido por un tiempo. Sólo tenemos un par de problemas que arreglar. No, la manera en que nos juntamos no estuvo bien en opinión de algunos, pero no podría importarme menos. Estoy bastante seguro de que la mujer sentada junto a mí tampoco. Estamos enamorados. Un profundo, enfermo y retorcido amor como los que hacen películas. Enfrentaremos el miedo juntos y le diremos que se largue. Este bebé podría no ser mío, pero incluso si no lo es... Lo es. Es una pieza de Emily, mamá, y no hay una pieza de tu hijo que no podría amar. No hay una pieza de tu hijo que no podría amarla. Mientras las lágrimas empapaban las pestañas de Emily, ella notó caer una lágrima de la mejilla de Lillian y aterrizar con un plop en el mantel de lino blanco. Tragando, Emily observó a Lillian levantarse, con sus ojos de forma almendrada destellando entre ella y Gavin. —No creo que pueda apoyar esta relación, —dijo con un ceño fruncido—. Es que... — Se llevó una mano a la garganta, acariciando con sus dedos largos y delicados su piel. Ella miró a Chad, que lanzó un suspiro pesado de derrota y le tomó la mano. Él la apretó antes de que ella se volviera y saliera de la habitación, sus sollozos resonaron por toda la casa hasta que desaparecieron en susurros de nada con el cierre de una puerta. Al no poder presenciar el dolor que había traído a esta familia una vez sólida, Emily salió a toda prisa de su silla, su corazón se rompió un millón de veces más mientras se tragaba un sollozo. Gavin se puso de pie, cogiendo el brazo de Emily mientras se dirigía a la puerta principal. Le apartó el cabello de la cara. —¡Espera! Emily, escúchame—


152 Página

—No, tú escúchame, Gavin. —Ella acunó su rostro entre las palmas de sus manos mientras tragaba aire—. ¿Te acuerdas que me dijiste que casi tomaste el teléfono para llamarme cuando te dejé, pero no lo hiciste? Con ojos preocupados y confundidos Gavin buscó en su rostro. —Sí. ¿Qué tiene eso que ver con esto? —Me odié a mí misma, porque cada vez que miraba mi teléfono, quería llamarte. Quería desesperadamente llamar y decirte cuánto lo sentía por no creerte, pero no pude. Algo me retenía. También me dijiste que subiste a tu auto y casi condujiste a mi apartamento, pero no lo hiciste. Yo hice lo mismo. Salté a un taxi e hice que me llevara a tu edificio. Me quedé afuera mirando hacia arriba, preguntándome qué estarías haciendo y temiendo con quién lo estarías haciendo. Me moría de ganas de verte. Mi corazón estaba destrozado, roto en pedazos, Gavin. Sentí un dolor físico mientras estuvimos separados. No creía que esa clase de dolor existía. Era algo tan completamente diferente a lo que sentí cuando perdí a mi madre. Cortó más profundo. Pero no me atrevía a entrar al ascensor e ir a ti. No quería a Dillon. Te quería a ti. —Emily, para. —Gavin apretó su cintura, tirando de ella contra su pecho—. ¿Por qué dices todo esto? —Estoy diciendo esto porque dicen que el aliento es robado durante un beso apasionado. Eso no es cierto, Gavin, porque, literalmente, no puedo respirar antes de que tus labios siquiera toquen los míos. Lo intento, pero no soy capaz de lograrlo. No puedo pensar cuando me miras. Me desnudas la mente. Siempre lo haces y es hermoso y consumidor. Es mágico y todo lo que se supone que una chica debe sentir. Se dice que estás realmente enamorado de alguien si tu piel se estremece con su tacto. La mía pica cuando escucho tu voz, y no necesito que me toques. Puedo sentirte cuando no estás cerca de mí. Te siento en mis sueños. Te sentí cuando estabas a miles de kilómetros de distancia. —Me asustaste al momento en que te vi, y creo que es porque sabía, sólo sabía que iba a enamorarme de ti. No sabía que nuestros mundos ya estaban entrelazados, pero mi corazón de alguna manera sabía que te pertenecía desde el principio. No creía que un dolor tan profundo existía mientras estuvimos separados, pero tampoco creía que un amor como el nuestro existía. Me has demostrado que si. Me has demostrado lo bueno cuando había maldad. Me has dado placer por encima de todo mi dolor. Me has dado la vida cuando pensé que estaba muerta. Emily se detuvo, las lágrimas corrían por su rostro en un apuro. —También se dice que si amas a alguien lo suficiente, lo dejarás ir si todo lo que haces le está causando dolor. Eso es todo lo que alguna vez te causé, Gavin. Desde el momento en que nos conocimos, he vuelto tu mundo al revés. Y ahora esto. No puedo permitir que no hables con tu madre a causa de mí. Te amo lo suficiente como para dejarte ir así ella puede seguir amándote. Gavin retrocedió. Sintiéndose fuera de equilibrio, un destello de dolor atravesó su pecho. Tragó saliva, tomando una respiración profunda y rota mientras la miraba a los ojos. —No me puedes dejar, —dijo, escuchando la temblorosa desesperación en su voz. —Tengo que hacerlo, —se atragantó, muriendo por el miedo que vio en su rostro—. No puedo ser la razón por la que tu familia se rompa. —No lo vas a ser, —la suave voz de Lillian zumbó por el aire, una certeza tranquilizadora llenaba su tono. Emily la miró, parpadeando por la sorpresa con sus ojos


Página

153

húmedos. Su cabeza giraba con confusión, ella se pasó los dedos por las mejillas, su cuerpo temblaba—. No vas a ser la razón por la que nuestra familia se rompa porque no permitiría que una mujer que ama a mi hijo tanto como tú lo haces, salga de su vida. —Acercándose, Lillian colocó una mano vacilante sobre el hombro de Emily, sus ojos rebosantes de lágrimas—. No te permitiré salir de nuestras vidas. Lo que estabas a punto de renunciar, a pesar de que hubiera herido a mi hijo, fue desinteresado. Una vez conocí a una chica que amaba tanto a un hombre que le daba miedo, también. —Lillian hizo una pausa, su mirada cayó sobre Chad. La comisura de su boca se convirtió en una pequeña y triste sonrisa mientras él se dirigía hacia ella. Llevando sus ojos de nuevo a Emily, Lillian negó con la cabeza—. Me habría matado si hubiese tenido que renunciar a esos alientos robados antes de que él me besara. Independientemente si el bebé que llevas es mi nieto, me sentiría muy honrada de llamarte mi hija. El aliento de Emily quedó atrapado, su corazón latía tan fuerte que se escuchaba mientras Lillian la tiraba a un largo abrazo. Emily lloró contra el hombro de la mujer que dio vida al hombre que amaba tan desesperadamente. Emily no sólo estaba agradecida de que no tendría que renunciar a los alientos robados que él tomaba de ella, estaba agradecida que de alguna manera en esta noche fría y nevada, en el año en que su vida cambiaría de muchas maneras, se había ganado una madre.


CAPÍTULO TRECE

Página

30. Trastorno Obsesivo-Compulsivo.

154

E

mily cerró la puerta del ático detrás de ella, sonriendo cuando Gavin se levantó del sofá sosteniendo una caja de chocolates de San Valentín. Se quitó el abrigo y la bufanda de su cuerpo y los arrojó sobre el sofá mientras se movía por la sala, hacia él. — Te das cuenta que esos están vencidos hace casi dos semanas, ¿no? —Sonrió mientras curvaba sus brazos alrededor de su cuello—. ¿Y alguna vez comes algo saludable? Con una sonrisa de chocolate, la besó. —Me doy cuenta de que están vencidos hace casi dos semanas, y no. Menos saludable mejor. Ella chasqueó sus labios, saboreando el pequeño pedacito de chocolate que él estampó en ellos. Teniendo en cuenta que tenía los dientes que cualquier dentista estaría orgulloso de decir que trabajó en ellos, se sorprendió que él básicamente viviera de cualquier cosa recubierta de azúcar. Más dulce, mejor. Durante el último par de meses, había descubierto otras pequeñas cosas acerca de Gavin que lo hacía quien era. De quién seguía enamorándose. Sin falta, dos veces al día, pasa al menos treinta minutos, a veces más, en la ducha, llenando el baño con vapor caliente mientras emite a Breaking Benjamin de un sistema de sonido integrado en las paredes. Ah, y en sus mejores esfuerzos, canta. Para su sorpresa, pero sin duda a su gusto, tiene una maravillosa adicción de dormir desnudo. Ella era una chica con suerte que despertaba todas las mañanas con nada más que un macho alfa desnudo y una roca dura. Él no estaba exento de manías tampoco. Emily lo consideraba al límite de OCD30 y posiblemente necesita intervención terapéutica. Era un loco de la limpieza de la peor manera posible. Mierda, si encontraba una miga de algún bocadillo que ella había comido, le tomaba tan sólo una fracción de segundo en tomar algunas toallas de papel y Windex y rápidamente limpiar la superficie. A esto ella se reía, confundida, porque tenía un ama de llaves que venía a limpiar cuatro días a la semana. Era como si necesitara el ático reluciente antes de que la mujer viniera a hacer su trabajo. Sin nada que decir, Emily estaba tratando de romper con esa peculiaridad, tranquilizándolo en el hecho de que estaba realmente bien dejar algo de ropa amontonada en la esquina. Sin embargo, eso era una batalla que por lo general perdía. De cualquier manera, considera cada uno de sus caprichos e idiosincrasias extremadamente lindo. Ella no podía dejar de amar sus capas. Con una sonrisa, dejó caer su bolso y una pila de correo en la isla de la cocina. Gavin la siguió y se recostó en la silla, mirando a Emily abrir el refrigerador. Barajando a través del montón de invitaciones a bailes locales de caridad, Gavin tomó su primera entrega de Architectural Digest. —Tienes una carta, —Gavin le informó, deslizando el sobre a través de la encimera


de granito. Abriendo la revista, sus ojos recorrieron un chalet de lujo italiano en Agropoli, montado en el mar Tirreno—. También pagué tu Visa. Sugiero que si vas a ocultar tus estados de cuenta de las tarjetas de crédito en un esfuerzo horrible para disuadirme de encargarme de tus cuentas, debes conseguir un escondite más sofisticado que tu caja de joyas. —Luciendo una sonrisa astuta, levantó el hombro en un encogimiento de hombros informal—. Hay una sorpresa para ti en el compartimiento del nivel inferior. Ahora los dos somos espías. Presionando los labios, Emily levantó dos cejas culpables, pero no podía negar que él estaba en lo cierto acerca de encontrar un mejor lugar para ocultar sus cuentas. Aceptando el desafío, tomó el sobre de la barra y le puso un beso furtivo en la sien. —¿Qué me has comprado? Con los ojos fijos en su revista, su tono era tan fresco como una brisa perezosa de otoño. —Voy a pasar esa pregunta y dejar que lo descubras por ti misma. —Con un ligero movimiento de cabeza en dirección a la habitación y esos ojos azules aún pegados a la revista, una sonrisa curvó la comisura de su boca—. Ve. Con un suspiro y una sonrisa, Emily se dirigió a la habitación. Deslizó su dedo debajo de la lengüeta del sobre, rompiéndolo. Con un pequeño jadeo, se detuvo, mirando hacia su dedo que había sido cortado con el papel. Chupó la herida, tratando de aliviar el dolor. Con el sobre en la mano sana, y el ardor comenzando a disiparse, giró el sobre y su corazón casi se detiene cuando su mirada descendió sobre la caligrafía del frente. Aunque carecía de una dirección de retorno, no había duda que la letra era de Dillon. Ella tragó saliva y sacó el papel, con rapidez lo desdobló. Su corazón saltaba salvajemente mientras examinaba una fotocopia de una explicación de los beneficios de su antigua compañía de seguros. Era un desglose detallado de la visita de su médico de unas pocas semanas atrás. Confundida, porque recordaba específicamente darle a la recepcionista la nueva información del seguro y su nueva dirección, Emily no entendía cómo el papeleo terminó con Dillon. Con un marcador de color rojo sangre, había un círculo en las palabras. "Primer trimestre ecografía fetal" En la parte inferior del papel, escribió:

Página

Deslizando una mano temblorosa por su cabello, Emily se dio la vuelta, haciendo lentamente su camino de regreso a la cocina. Gavin había insistido en no decirle a Dillon. Él sentía firmemente que Dillon no se merecía saber que estaba embarazada hasta que tuvieran una respuesta definitiva en cuanto a quién era el padre. Como no quería oponerse a su decisión, aunque tenía reservas acerca de ocultarlo, Emily a regañadientes aceptó. Las palabras de Olivia en el club hace unas semanas estallaron como sirenas ruidosas en la cabeza de Emily. Esto podría parecer malo para ella. No había duda en su mente que

155

Contando hacia atrás desde la fecha. Tú y yo estábamos felizmente comprometidos. Creo que tienes algo para decirme???? Si no me llamas al segundo que abras esto. Llamaré a un maldito abogado.


156 Página

Dillon utilizaría esto en su contra en la corte si él resultaba ser el padre. El pensamiento la heló hasta los huesos, destellos de él tratando de quitarle a su hijo enviaron carámbanos a través de su corazón. Rápidamente colocando el papel delante de Gavin, Emily tomó un profundo respiro y esperó su reacción. Ella observó su expresión ir desde un poco confuso a impasible mientras leía, sangrando ira en toda regla. Sus ojos se iluminaron como brasas, había una rabia ardiente y cruda detrás de ellos. Otro escalofrío se movió en espiral a través de Emily mientras él se ponía de pie, lanzando la revista sobre el mostrador. —¿De dónde demonios ha sacado esto? —Preguntó, con la confusión que llevaba en su rostro segundos antes de regresar. —No tengo idea, —suspiró, todavía en shock. Gavin se pasó una mano por el cabello. —¿Alguna vez tuviste una póliza de seguro con él? Emily asintió. —Cuando me mudé a Nueva York, él pagó por una póliza privada porque no me podía añadir a la que tiene a través de la empresa sin estar casados. Él sabía que yo no calificaría de inmediato para el seguro cuando comenzaría a enseñar. Pero he cambiado la información con la recepcionista el día que fuimos para el examen. No entiendo lo que pasó. —Nerviosa tocó el medallón que Gavin le dio para Navidad, Emily empezó a sentirse como si estuviera a punto de hiperventilar—. Él me va a llevar a la corte y tratará de llevarse al bebé lejos de mí por no decirle. Necesito un abogado. No puedo, no puedo pasar por esto. —Ella ahogó un sollozo, su cuerpo se encorvó. Descansando su brazo en el mostrador de granito fresco, sintió la mano de Gavin en la parte posterior de su cuello. —No llevará al bebé lejos de ti, —dijo Gavin, su tono era firme. Tratando de recuperar el aliento, Emily negó con la cabeza—. Emily, mírame, —ordenó en un susurro suave. Con el cuerpo temblando, se enderezó y sus ojos llorosos buscaron los suyos—. Si tengo que contratar a todos los abogados de la maldita ciudad, lo haré. Nunca permitiré que te lastime de esa manera. ¿Me entiendes? Quería creerle a Gavin, pero no podía. Sus pensamientos cuidadosamente entrenados no se lo permitían. Dillon se había ido, pero su influencia no estaba lo suficientemente alejada de su vida. Esta sería su venganza. Querido Dios. Esto sería más que su venganza. Podía sentirlo. Todo lo manipulador y horrible en lo que se había convertido, sin duda tendría su momento en el escenario en la más grande de las batallas libradas frente a un sistema de tribunales que la castigarían por esconder esto de él. Ella sabía que dónde se encontrara en este mismo momento, él estaba furioso y esperando su llamada. —Tengo que llamarlo, —dijo, en dirección a la oficina. Gavin tomó su codo. —No lo estamos llamando, Emily. Con los ojos bien abiertos, ella tiró de su brazo. —Si piensas por un minuto que voy a tratar de jugar más juegos con él, te equivocas. Nuestro glorioso plan de no dejar que él lo sepa ha estallado en nuestros rostros, y no estoy a punto de perder los derechos de custodia con él.


157 Página

Un mal presentimiento se deslizó por la columna de Gavin y demonios si no lo jodía. —Asumes que el bebé es de él considerando lo que acabas de decir. Te das cuenta de esto, ¿verdad? —¡No estoy asumiendo nada! —Replicó ella, su vehemencia era innegable. Ella siguió por el pasillo hasta la oficina. Tomó el teléfono y comenzó a marcar el número de Dillon, pero el gran brazo de Gavin lo sacó de su alcance—. ¿Qué estás haciendo? —Preguntó con un jadeo—. Lo llamaré. Con el rostro con una máscara de angustia, Gavin acarició suavemente el pulgar por sus labios temblorosos. Con voz suave, él negó con la cabeza. —Emily Cooper, vas a calmarte. Me encanta una buena pelea contigo, muñeca, me excita, pero que me condenen si voy a pelear contigo por este idiota una vez más. —Pero— —Siéntate. Su mano voló a su cadera. —No puedes decirme qué hacer. —Continua. —Con una sonrisa malvada, Gavin se cruzó de brazos—. Mi pene está creciendo más duro con cada palabra que dices. —Sip. Efectivamente lo estaba. Tensando sus pantalones, no se podía negar que estaba excitando. Emily se mordió el labio y cayó en el sillón de cuero frente a su escritorio. Inclinando la cabeza hacia un lado, ella entornó los ojos. —No me sorprende que esté creciendo. No hemos tenido sexo en un par de semanas. No sólo me has privado de conseguir algo, parece como si te hubieras privado a ti mismo. Gavin se rió entre dientes, divertido por el ingenio que ella estaba comenzando a mostrar tan fácilmente a su alrededor. Sí, él estaba convirtiendo a su chica en el tigre que siempre supo que era. —No estamos aquí para hablar de sexo. Emily puso los ojos. —O la falta de él. Encorvando su cuerpo sobre el de ella, Gavin colocó ambas manos a los lados del sillón, con la nariz rozando apenas la suya. —Ahora que te has calmado un poco, ¿estás lista para hablar conmigo? El bajo timbre y sexy de su voz susurró a través de su carne. Maldito. Se sentía como una colegiala siendo reprendida por un profesor. Un profesor a quien ella quería nada más que follar allí mismo. Tomando una respiración lenta, ella fingió desinterés. —Está bien. Vamos a hablar. —Gracias, —susurró Gavin, lentamente retrocediendo. Se deslizó alrededor de su escritorio, sentándose en una silla. Colocando los dedos debajo de su barbilla, miró a Emily y buscó las palabras que pudieran retransmitir correctamente lo que pasaba por su cabeza. —Uno: La mujer que amo más que a los chocolates de San Valentín, la mujer por la que daría mi vida parándome frente a un tren bala, necesita comprender que las posibilidades de que él sea capaz de llevarse a este bebé lejos de ti son casi nulas. Él te ha golpeado. Los tribunales tienen eso en los registros. —Emily fue a hablar, pero Gavin levantó un dedo, silenciándola. Ella suspiró y continuó. —Dos: Lo que dijiste antes... me molestó. Oí el supuesto en tu voz. Ninguno de nosotros es estúpido. Los dos sabemos que la cantidad de veces —Gavin se encogió ante la idea— que tuviste sexo con él en esa semana palidece en comparación con la cantidad de veces que tu y yo lo hicimos. Pero estoy apostando que mi esperma tiene una cantidad


158 Página

insana de músculo. Dillon es un hombre débil, por lo tanto, tiene un débil... ejército, si así lo quieres. Eso me pone muy arriba en la carrera por ser el padre que el Idiota. Hay un niño de ojos azules y de cabello negro residiendo en ese lindo estómago tuyo en lo que a mí me respecta. —Gavin le lanzó un guiño, mentalmente excitándose por la boca abierta de su novia. —Tres, —tomó el teléfono— no, no te puedo decir qué hacer. Pero te puedo decir que si lo llamas en este momento, él va a ser el hijo de puta cobarde que siempre ha sido. Va a exigirnos cosas que tal vez nosotros no vamos a querer. Sea cual sea la decisión que tomes, te apoyaré porque eres una caja de bombones andante y te amo, pero no quiero oírte una vez que el Idiota nos confronte con ideas delirantes que pueda tener. Emily se puso de pie, caminó alrededor del escritorio y se sentó en el regazo de Gavin. Él sonrió con los ojos calentando su cuerpo mientras ella se acurrucaba contra su hombro. Ella dibujó círculos en la camiseta negra y desgastada de Linkin Park que llevaba puesta. Definitivamente había visto días mejores. —Sr. Blake, ¿cree que puedo hablar ahora? —Ella sonrió, sintiendo el profundo susurro de su risa que vibraba en su pecho. El sol capturando las corrientes profundas de color rojo oscuro en su cabello hacía que los dedos de Gavin picaran para tocarlo. Cediendo a la tentación, enterró su mano debajo de sus ondas, acariciando su nuca. —Naturalmente, si crees que puedes hablar, por favor hazlo. —Gracias. —Ella se acurrucó más cerca, disfrutando de su toque—. Está bien. Uno: Pocos días después que Dillon... me golpeara... —Hizo una pausa, mirando a Gavin cuando lo sintió tensarse. Se acurrucó contra él, llevando sus rodillas hasta su pecho mientras él rodeaba su brazo alrededor de su cintura—. Unos días después, visité un refugio local para mujeres maltratadas. La ADA lo sugirió, así que fui, tratando de obtener tanta información como podía de otras mujeres que habían pasado por lo mismo. Conocí a varias de ellas con niños. Estas mujeres no sólo temían por sus vidas, sino que estaban devastadas debido a que los tribunales las habían defraudado. A esos animales no se les negó el derecho de ver a sus hijos. Les permitieron visitas supervisadas. No importa la cantidad de dinero que tienen. Créeme, había mujeres allí de todas las clases sociales. Ricas, pobres, jóvenes, viejas, negras, blancas y cualquier color del medio. Algunas de ellas tuvieron los abogados mejor pagados en la ciudad. No importó. Si el niño no está siendo maltratado físicamente, la mayoría de los jueces, si no todos, conceden las visitas supervisadas. Pausando de nuevo, ella lo miró a los ojos, su voz era suave. —Eso es lo que me da miedo. En más de un sentido, tú eres el hombre más poderoso que haya conocido. Pero en esta situación, tu dinero no puede ayudar. —Gavin fue a hablar, pero fue su turno de levantar un dedo, silenciándolo. Ella se sentó a horcajadas sobre su regazo, presionando sus labios contra los suyos en un largo y apasionado beso. Después de un momento, cortó la conexión con la esperanza de que pudiera reparar el pequeño pedazo de su corazón del que estaba segura que ella rompió. —Dos: Siento que hayas oído el supuesto en mi voz. Dejé que el miedo se apoderara. Pero sabiendo que estás bastante seguro que tú... ejército puede ganar esta batalla, te prometo que no tendrás que escucharlo de nuevo. En lo que a mí respecta, hay un niño de ojos azules y cabello negro residiendo en mi estómago menos que bonito en estos momentos. Niño o niña, en mi mente, ya es un fanático de los Yankees.


Página

—Recuerda lo que te dije, —dijo Gavin, su brazo estaba envuelto firmemente alrededor de la cintura de Emily. Su cuerpo dominante la protegía de los vientos abrasadores de febrero aullando a través de las calles de la ciudad—. No hables con él en absoluto. Ni siquiera lo mires. Temblando, Emily asintió con los ojos adaptándose al vibrante letrero de neón rojo y amarillo frente al restaurante. Gavin abrió la puerta, su agarre instintivamente se apretó

159

Sonriendo, Gavin levantó una ceja escéptica. —Tu estómago es perfecto, así que agrega esa declaración "menor que" a la lista de cosas que nunca quiero volver a escuchar. ¿Y me estás dando a los Yankees? —Te daría el mundo si pudiera. Poco sabía ella que ya lo había hecho. Gavin la guió a sus labios y la besó profundamente mientras deslizaba sus manos a lo largo de la gloriosa curva de su cintura. Con sus pulgares acariciando su maravillosamente estómago perfecto, Gavin imaginó ese pequeño fanático de los Yankees. Su corazón se hundió, trayendo consigo una sensación sedienta para que este fuera su hijo, estaba seguro de que se ahogaría en ello. Emily se alejó lentamente, sus labios estaban ruborizados por su beso. Con suaves ojos, inclinó la cabeza, su voz era un susurro. —Tres: Sí, creo que tenemos que llamarlo, Gavin. Ahora que lo sabe, va a complicar aún más las cosas sólo si no lo hacemos. No estoy segura de si estoy preparada para cualquier loca exigencia que pueda evocar, pero te prometo que no me voy a quejarse de ello. Después de un momento de vacilación, Gavin asintió. Con un nudo de ampollas caliente en sus entrañas, él cogió el teléfono. Acomodándose en el regazo de Gavin, Emily tragó nerviosamente mientras lo observaba golpear el botón del altavoz, seguido del número de Dillon. Unos tonos después, allí estaba, la voz que Emily creía que nunca tendría que volver a escuchar. —Ah. Imaginé que recibiría una llamada hoy, —dijo, con la arrogancia haciendo eco a través de la oficina como si él estuviera allí de pie—. ¿Así que he oído de la pequeña espera de nuestro trío? ¿Qué enmarañada red somos— —¿Qué coño quieres, imbécil? —Gavin gritó, con una ira malvada en su voz. El silencio cubrió el aire, su presencia era tan pesada como un elefante sentado en el pecho de Emily. —Déjame explicarte algo, Gavin, —dijo Dillon, su sonrisa burlona ominosamente baja y fría—. El juego cambió, hijo de puta. Estás jugando con mis reglas ahora. ¿La primer regla del juego? Tú y mi hermosa ex van a entrar a tu maldito auto y nos veremos en Diner Big Daddy en el sur de Park Avenue entre la diecinueve y la veinte. Segunda regla: haces algo raro, y estoy en el teléfono con la policía para reportar un incidente de hace unos meses. Voy a estar en el restaurante en treinta. Si no están allí en cuarenta, dile adiós a tu libertad. La línea se cortó, el tono de marcado plano, susurrando promesas de muerte en el oído de Emily. Respira...


160 Página

sobre Emily mientras examinaba el restaurante retro de 1960. Sus ojos se deslizaron a través de una serie de cabinas de vinilo pastel y se estrecharon cuando vio a Dillon solo en una cabina de la esquina trasera. Inmediatamente, el cuerpo de Gavin se puso en alerta. Su pulso saltó, la sangre en sus venas corría a toda velocidad a través de su sistema. Destellos de qué coño le hizo a Emily seccionaron sus pensamientos tan frescos como el día en que ella se lo contó. —¿Dos? —Una joven camarera con unos jeans y una camiseta con el logotipo del restaurante preguntó, su voz era alegre combinaba con la atmósfera frenética. —No. Hemos quedado con alguien, y él ya está sentado. —Gavin señaló con la cabeza en dirección a Dillon—. Gracias. Sonriendo, ella se alejó, tomando asiento en el mostrador cromado. Gavin deslizó su mano en la de Emily y los llevó hacia Dillon. —Recuerda, no digas ni una palabra. Deja que me encargue de esto. —Sintió la pegajosidad recubriendo la piel de ella y se detuvo, mirando a sus ojos nerviosos. Su corazón se desaceleró un momento pero con él llegó un dolor aplastante. Inclinó la cabeza y besó sus labios suaves. —Te amo. Emily tragó, sus nervios golpeando sus piernas. —También te amo. Interiormente encogido y mentalmente llamando a Dillon cada nombre, Gavin se acercó a la cabina con los ojos bloqueados en Dillon. Usando una sonrisa arrogante, el Idiota estaba de espaldas contra la pared, sus largas piernas descansaban en el asiento acolchado. Gavin se sentó en la cabina primero, asegurándose de estar directamente frente a él. Sin mirar a ninguno de ellos, Dillon observó las puertas delanteras. —Este lugar está muy bueno, ¿no? —Su voz era misteriosamente monótona—. No pueden negar que los niños comen esta mierda. Quiero decir, miren estos logotipos de dibujos animados por todos lados. —Dejó caer sus pies al suelo de madera y giró para enfrentar a Gavin y a Emily—. Todas estas cajas de cereales son vintage, saben. La comida es una de las mejores en la ciudad. Tal vez cuando el bebé tenga la edad suficiente, vamos a traerlo aquí para una agradable excursión familiar. ¿Qué piensas tú, Em? Emily saltó cuando el puño de Gavin tronó contra la mesa. Los cubiertos y condimentos se tambalearon por el impacto. Con el codo clavado en la mesa, y el dedo apuntando a Dillon, podía ver las venas abultadas en su cuello. —Escúchame, hijo de puta, —Gavin gruñó con los ojos encendidos con un veneno mortal—. Me importa un carajo tus reglas. Te destriparé con mis putos dientes si hablas con ella de nuevo. Al parecer no afectado por la amenaza de Gavin, la boca de Dillon se torció en una sonrisa. Sus ojos no se apartaron de Emily. Cruzando los brazos, sus palabras salieron sin prisa, su tono de voz era casi un susurro. —Oh no, mi amigo. Todos vamos a jugar con mis reglas, y te voy a decir por qué. —Él cambió su mirada de Emily a Gavin, estrechándolos como un lobo hambriento—. Vengo de una larga línea de hombres que han servido en la policía de Nueva York. Esos hombres son muy cercanos a nuestros jueces locales. La pena máxima por agresión en tercer grado por medio de la estrangulación es de siete años. Puedo seguir adelante y presionar por un intento de asesinato también. No sé cuántas veces... follaste a mi ex mientras estábamos juntos, pero teniendo en cuenta que tienes una pequeña oportunidad de ser el padre del bastardo, estoy jodidamente seguro que


161 Página

odiarás pasar casi una década, o posiblemente más, de su vida encerrado. El naranja no es tu color. Impetuoso, el pánico zumbó perforando los oídos de Emily. Con la boca abierta en un jadeo silencioso y el cuerpo una pila torcida de nervios, sus grandes ojos llenos de lágrimas observaron a Gavin. Sus cejas en un ángulo hacia abajo, profundizaban las grietas afiladas astillando su rostro. Sus labios se curvaron sobre sus dientes como si estuviera luchando contra un sabor venenoso. Sus ojos, esos hermosos ojos hipnotizantes, se volvieron en un tono azul tan profundo, oscuro y vengativo, que juraba que él estaba poseído. Ella tragó saliva mientras se preparaba para su furia. Gavin se puso de pie, lanzando su mano hacia adelante. Cogiendo el cuello de la camisa de polo roja de Dillon, Gavin lo arrastró hacia arriba, inclinando su cuerpo sobre la mesa. Con los rostros tan cerca como amantes a punto de compartir un beso apasionado, los nudillos de Gavin se volvieron blancos. —No me arrojes tus malditas amenazas, cobarde, —gruñó—. Te mataré aquí en este restaurante. Con las palmas reposando sobre la mesa, los ojos de Dillon brillaron como el fuego. Sus palabras salieron en una risa fuerte y ruidosa. —¿Todo el mundo ha escuchado eso? Este hombre dijo que está a punto de matarme delante de todos ustedes. ¿Quién quiere ver? Con su pecho subiendo con rapidez con respiraciones rápidas y superficiales, Emily se dio la vuelta, observando a los curiosos. Cada par de ojos en el restaurante estaba centrado en la escena. Una madre con dos niños pequeños jadeó con horror estupefacto, lanzando una mirada escrutadora a Emily. Segundos antes de que el gerente llegara a la mesa, Emily cogió el codo de Gavin intentando calmar la situación. —Gavin, —dijo con voz ahogada, parpadeando rápidamente con un pánico creciente—. Gavin, siéntate. Viene un gerente. —Sí, Gavin, —dijo Dillon con un bajo desprecio, su rostro a centímetros de Gavin—. Es posible que desees tener cuidado. Él podría haber llamado ya a la policía. ¿Tal vez la candidatura para tu encierro comenzará esta noche? —Perdone, —dijo el gerente de mediana edad, de pie delante de la mesa. Claramente estupefacto por la escena, él clavó sus manos en sus caderas, su voz era firme—. Tengo que pedirles caballeros que se calmen, o voy a tener que echarlos a ambos. Con los ojos ardiendo de furia oscura, Gavin liberó lentamente a Dillon. Su cabeza vibraba y su cuerpo temblaba de hambre desatada por la sangre de Dillon, Gavin tomó una respiración profunda y se aclaró la garganta. —Somos actores. —Gavin miró a Dillon, su tono era tan tranquilo que envió un escalofrío a través de los huesos de Emily—. Estábamos actuando una escena. —Tomando de nuevo su asiento, Gavin miró al gerente— . Por favor, acepte mis disculpas. El resto de nuestra estancia será tranquila. —¿Actores? —El gerente preguntó, el escepticismo era pesado en su pregunta. —Sí. Actores, —Gavin respondió fríamente, mirando a Dillon sentarse otra vez. El hombre asintió. —Está bien, actores, no dejen que suceda de nuevo. Si lo hace, los dos estarán fuera de aquí. —Con esa advertencia, se dio la vuelta y se fue. —¿Qué es lo que quieres? —Preguntó Gavin. Sus ojos estaban asesinando a Dillon desde el otro lado de la mesa, pero su tono tenía una exasperante calma. Dillon levantó el hombro en un encogimiento casual, una sonrisa maligna sangraba de su boca. —Quiero entrar. Quiero acceso a todas y cada una de las citas con el médico.


31. Donald Trump es un multimillonario ejecutivo y empresario estadounidense.

162 Página

También quiero estar presente durante el nacimiento. —Se detuvo, deslizó una mano por su cabello rubio oscuro, y apuntó su mirada a Emily—. Siempre me he preguntado cómo suenan los gritos de una mujer cuando está siendo dividida en dos por el dolor que viene de empujar a otro ser humano de su cuerpo. Especialmente la mujer que se merece cada minuto de ese dolor. Gavin se lanzó hacia delante pero Emily llevó rápidamente la mano a su pecho. Casi sin palabras, su rostro se retorció en shock. —Estás fuera de tu jodida mente, —suspiró ella, secándose una lágrima de su rostro—. No quieres ninguna parte de este bebé, y lo sabes, maldito. Ni siquiera se supone que tienes que estar cerca de mí. Dillon se echó hacia atrás y se cruzó de brazos. —Tienes razón en algunas cosas, Em. No, no tengo que estar cerca de ti. Pero no olvidemos lo que dijo el policía de la escuela. Una vez más has sido una chica mala por romper las reglas. —Él movió un dedo disciplinador a ella—. Hice un poco de investigación. Puedes modificar la orden de protección en una situación como esta para que pueda asistir a todos estos alegres acontecimientos que vienen en nuestras vidas. Y también estás en lo correcto en que realmente no tengo ganas de tener algún tipo de relación con el pequeño hijo de puta. De cualquier manera, yo— —¿Cuánto? —Gavin preguntó, una oferta lucía más atractiva con cada palabra que salía de la boca del idiota—. ¿Cuánto quieres para alejarte de una puta vez? Alejarte y nunca molestarnos de nuevo. Dillon echó la cabeza hacia atrás, riendo mientras se ahuecaba la barbilla. —Ya ves, Gavin, no soy tan estúpido como puedes pensar que soy. Nunca olvides eso. Sabía que ibas a tratar de comprar tu salida de esto. Conozco a los de tu maldito tipo, los ricos sinvergüenza que van por esta maldita tierra pensando que pueden comprar todo a su alrededor. No necesito tu maldito dinero. Tengo el mío. No pienses por un segundo que me jodiste sacándome tus cuentas, ya que no lo hiciste. Ahora, claro, incluso Trump,31 sería un loco dejar pasar un poco más de dinero en efectivo. Pero ninguna cantidad de verde que me puedes pagar proporcionará la misma satisfacción que voy a obtener de ver a los dos retorcerse bajo la presión de tenerme alrededor durante todo esto. Ya estoy jodidamente cálido y confuso sólo en pensar en ello. Un millón o diez millones de tus dólares de inmundicia no pueden comprar ese sentimiento. Si pudiera, me gustaría embotellarlo. Te voy a golpear donde más te duele, y eso no es en tu billetera. Está sentado junto a ti luciendo poderosamente excelente esta noche. Gavin apretó la mandíbula. Se sentía acorralado en una esquina mientras Dillon se levantaba. —Tengo que drenar la serpiente. Mientras tanto, creo que ambos tienen algunas cosas que discutir. Soy un buen tipo, así que voy a recapitular todo antes de dejar a los dos tortolitos solos. Así que, vamos a ver. —Con el ceño fruncido, Dillon se cruzó de brazos y se acarició la mandíbula con concentración simulada—. No sólo tengo imágenes de vigilancia de cada segundo que me ahorcaste en mi escritorio, sino que tengo testigos. Tengo una multitud de testigos esa noche que te vio atacarme, y tengo una gran cantidad de miembros de la familia que juegan golf, beben y hacen barbacoas con los jueces penales


Página

—Hijo, a veces ser un hombre significa que tienes que saber cuándo hay que dejar caer la pesada espada que estás sosteniendo durante una batalla. Si la razón por la que estás luchando ya está herida, debes contar las pérdidas y poner fin al dolor sin sentido. Mientras que tu cabeza puede colgar baja en la derrota, el resultado va a terminar en tu favor. El honor no se encuentra en la victoria. Se encuentra dentro de la razón herida que te necesitó desde el principio.

163

más altos en el sistema judicial de Manhattan. ¿Cuánta jodida suerte tengo? Ahora, ustedes dos piensen cuidadosamente acerca de su decisión. Podemos hacer esto de alguna manera fácil o jodidamente muy difícil. —Sin otro recordatorio mortal que decir, Dillon giró en la dirección de los baños. Apretando los ojos, Emily soltó un suspiro tembloroso y apoyó los codos en la mesa. Se masajeó las sienes en un esfuerzo por combatir un dolor de cabeza palpitante, sintiendo como si su cráneo se partiera. La tensión corrió a través de cada músculo de su cuerpo. — Tenemos que dejarlo, Gavin. Voy a ir a la fiscalía el lunes y hacer los cambios que tengo que hacer a la orden de protección. —De ninguna jodida manera. Mi padre es abogado. No vamos a aceptar cualquier cosa que este idiota quiere hasta que hable con él. Emily levantó la cabeza, su mirada trazó el rostro de Gavin. Se veía tan agotado como ella se sentía. Su voz sonó tranquila pero fuerte. —No voy a esperar. No me arriesgaré a que seas metido en la cárcel. Puedes ser el padre de este bebé, y te necesito en su vida. En mi vida. ¿Por favor? Los dos estamos en esto. No puedo lidiar con nada más. —Jesucristo, Emily, —susurró Gavin, volviéndose hacia ella—. Él quiere estar en la maldita sala de partos. ¿Sabes lo que eso me hará a mí? Me enviará a mi tumba. Piensa en lo que estás diciendo. Ya es bastante malo que estoy obligado a razonar con lo que te hizo, pero quieres que comparta el nacimiento de un niño que podría ser el mío con él? —¿No crees que eso va a matarme también? —dijo, tratando de mantener la voz baja mientras lo miraba fijamente a los ojos—. Mi corazón se detiene de sólo pensarlo, pero la alternativa es que tú no estés allí en absoluto. ¿Cómo puedo pasar por el parto sin ti? Olvídate del parto. Tú podrías estar en la cárcel durante años. —Las lágrimas corrían por su rostro, ella le acarició el cabello—. Podrías perderte sostener a este bebé a los pocos minutos de llegar a este mundo enfermo y hermoso. No escucharías su primer llanto o la primera palabra. No verías sus primeras sonrisas o pasos. Te perderías los cumpleaños, recitales y el primer día de clases. Necesito que pienses en lo que estás diciendo. Pero más que nada, necesito que pienses en cada primer que nunca recuperarás. Jodidamente. Por completo. Hecho trizas. El corazón de Gavin se rasgó; juró que lo escuchó desgarrándose. No podía negar la verdad en las palabras de Emily. Sabía que perderse cualquiera de esas cosas podrían enviarlo a su tumba. Cada una de esas razones poseían un pedazo de algo que sumaban a todo lo que estaba deseando. Todo para lo que existía. Por otro lado, su estómago se sentía horrible ante la idea de compartir cualquiera de esos momentos con Dillon. Toda la situación era venenosa por su cuenta, pero ahora, Dillon la administraría con el último pedacito de arsénico. En esos segundos, mientras Gavin veía a Dillon emerger del baño, algo que el padre de Gavin le había dicho años atrás se filtró por su mente.


32. Comúnmente conocida como la SEC, es una agencia independiente del gobierno de Estados Unidos que tiene la responsabilidad principal de hacer cumplir las leyes federales de los valores y regular la industria de los valores, los mercados financieros de la nación, así como las bolsas de valore y otros mercados de valores electrónicos.

164 Página

Dillon era la batalla... Emily ya estaba herida... Y aquí y ahora, ella lo necesitaba para reconocer la derrota. Sólo rezaba que el resultado terminara realmente en su favor. Gavin se inclinó hacia Emily, sus labios a un susurro de los de ella. Cerrando los ojos, inhaló el aroma a vainilla de su piel. —Necesito que confíes en mí en este momento, Emily. Con todo lo que tienes en ti, necesito que confíes en que nunca te haría daño a ti o al bebé. ¿Puedes hacer eso por mí? —Sí, —dijo en voz baja, —su cálido aliento contra su rostro. —Bien. Necesito que actúes conmigo a partir de ahora. Levántate. Emily asintió, su mirada se alejó de la de Gavin cuando Dillon tomó asiento. Ella se puso de pie, y Gavin se deslizó fuera de la cabina, tratando de alcanzar su mano. Él observó a Dillon, que parecía confundido. Colocando su mano sobre la mesa, Gavin se agachó con los ojos entrecerrados. —Crees que has ganado, pero no lo has hecho, Dillon. No sólo has tratado de insultar mi inteligencia asumiendo que aceptaría tus solicitudes psicóticas antes de buscar un abogado, sino que has insultado a la mujer que amo. Eso realmente... me... cabreó. ¿Crees que soy el tipo de hombre que te permitirá estar en la sala de partos, mientras disfrutas ver a Emily sufrir? Te equivocas de nuevo, idiota. Prefiero morir en la cárcel que verte disfrutar cualquier felicidad por su dolor. Dejando ir la mano de Emily, Gavin se inclinó más cerca. Dillon se alejó, su espalda contra la pared. —Mientras estabas drenando tu serpiente, llamé a mi familia. Están preparados para cuidar de Emily y del bebé durante el tiempo que esté fuera. Y permíteme que te recuerde que mi padre es un abogado. También pasa los fines de semana jugando al golf, bebiendo, y haciendo barbacoas con algunos de los jueces penales más altos de Manhattan. Pero eso no es ni siquiera lo mejor que tengo para ti, Dillon. Con toda la confusión y el caos de los últimos treinta minutos, mi cabeza se volvió... sesgada. Cuando eso sucede, a veces me olvido de las cosas. Se me acaba de ocurrir que sé un poco de información acerca de ti que puede enviar todo tu mundo al maldito suelo también. Al oír esto, Dillon levantó una ceja curiosa con los ojos tan estrechados como los de Gavin. —Ah sí, mi amigo, —continuó Gavin. Una lenta sonrisa de "Te tengo ahora hijo de puta" se deslizó por su boca—. Conozco tu gran billete. Estás produciendo tus cuentas basadas en transacciones con el fin de hacer más dinero en la compra y en la venta con tus clientes. El rendimiento de tus activos es mayor que algunos de los narcos más poderosos de Colombia. No es de extrañar que no necesites mi flujo de caja por más tiempo. Me pregunto dónde estás albergando todo ese dinero. No vives como si estuvieras en la cima del mundo, así que estoy seguro de que está enterrado en algún lugar. Cuando uno participa en actos ilegales, es seguro asumir que tienen que parecer... frugales en sus gastos. —Vete a la mierda, —Dillon silbó—. Sólo hago dinero para mis clientes. —Correcto, —dijo Gavin arrastrando las palabras—. ¿Esa sería tu defensa cuando la Comisión de Bolsa y Valores32 comience a rasgar tus archivos? La investigación está a una


165

33. Es un ex jugador de baloncesto estadounidense, considerado uno de los mejores de la historia. 34. Es famoso por su firma en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Gavin hace referencia a que necesita la firma de Dillon.

Página

llamada de distancia. —Gavin se sentó en la cabina junto a Dillon. Si era posible, Dillon se inclinó más en contra del revestimiento de madera. Gavin se rió ante el intento de Dillon de hacer todo excepto camuflarse junto a una foto firmada por Magic Johnson33—. Emily, — dijo Gavin con calma, mirando los ojos de Dillon—. Ve a pedirle al anfitrión un pedazo de papel y lápiz para mí, amor. —Está bien, —respondió Emily, girándose para hacer lo que le dijo. Con las fosas encendidas y la respiración entrecortada, Dillon se aclaró la garganta. — ¿Qué carajo estás haciendo? Gavin puso una sonrisa de satisfacción y apoyó la barbilla en la palma de su mano mientras seguía mirando a Dillon. —Me voy a deshacer del veneno. Estamos a punto de llegar a una... tregua, Dillon. Un acuerdo. Vas a firmar con tu mejor caligrafía un pedazo de papel diciendo que ya no vas a joder conmigo o Emily. No soy tonto. Sé que puedes solicitar a los tribunales tratar de obtener acceso a las visitas médicas y al parto. Estoy dispuesto a ser un buen tipo y permitirte estar en las visitas médicas porque voy a estar allí y estoy más que seguro de que tendrás tu mejor comportamiento frente a mi novia. Ahí es donde trazo la línea. —No vas a estar en la sala de partos mientras ella da a luz. No tienes derecho. Eso está reservado para ella y para mí, sin importar de quién es el hijo. Tampoco me arrastrarás a la corte porque te golpeé cuando te merecías nada menos que una muerte lenta. Trata de retarme por no firmar, y estaré a la primer hora de mañana al teléfono con mi abogado, que es un pitbull que te rasgará en pedazos en la corte y en la SEC. —Gavin hizo una pausa, agrandando su sonrisa—. Parece que tú y yo podríamos estar encerrados juntos, Dillon. Y el naranja definitivamente se vería mejor en mí que en ti. Antes que Dillon tuviera la oportunidad de murmurar una palabra, Emily regresó con un pedazo de papel en blanco y un bolígrafo. Ella se los entregó a Gavin, y comenzó a escribir todo lo necesario para cubrir su culo. Una vez terminado, deslizó el papel y el bolígrafo a Dillon. El hoyuelo de Gavin se profundizó con su radiante sonrisa. —Tu John Hancock34 hará esto relativamente fácil para todos nosotros. Sin Hancock, y mi llamada telefónica mañana hará que sea bastante difícil. ¿No te parece? —Gavin podía recordar dos veces en su vida que quiso detener el tiempo. Sostener la aguja de los minutos, evitando que hiciera tictac por un segundo más. El más importante fue la primera vez que vio a Emily. El siguiente fue en este momento, observando al hombre que detestaba más de lo que las palabras podrían definir. Gavin observó los ojos caídos de Dillon en esta batalla derrotada. Dejó caer los hombros, y su rostro no contenía un toque de victoria. Después de lo que pareció ser un momento de vacilación, Gavin vio a Dillon firmar el papel. Levantándose de su asiento, Gavin tomó el papel de la mesa. Por segunda vez esta noche, sin otro recordatorio mortal que decir, Dillon se puso de pie y salió del restaurante como un bate en llamas fuera del infierno. Con los ojos como dos platillos confusos, Emily miró a Gavin. —¿Qué ha sucedido? Gavin entrelazó sus dedos con los de ella, y la llevó a través del restaurante. —Sólo nos salvé del arsénico con una póliza de seguro.


35. Licor que tiene 35% de contenido alcohólico.

166 Página

Tomando la mano de Gavin con más fuerza, ella negó con la cabeza. —No lo entiendo. ¿Qué fue todo eso de la Comisión? ¿Cómo supiste que hizo algo malo? —No lo hice. Fue una conjetura, —dijo Gavin, llegando a la puerta. —Una conjetura, —Emily repitió, la exasperación en su voz era pesada. Mientras entraban al aire frío, Gavin la estrechó entre sus brazos. —Bueno, no fue una conjetura completa. Ella inclinó la cabeza. —¿Puedo conseguir un poco de desarrollo, por favor? Gavin rió entre dientes. —Ah. Déjame pensar. —Bajó la cabeza, apoyando sus labios en su cabello mientras hablaba—. Durante el verano, Trevor vino a mi casa y nos dejamos llevar en un malvado juego de Texas Hold'em. Tengo que añadir que lo derribé. —Gavin escuchó a Emily suspirar, y él sonrió—. Él quedó jodidamente ebrio y empezó a hablar de algunos negocios ilegales con anualidades que Dillon dijo que estaba pensando en involucrarse. Yo estaba bastante borracho, así que no pensé demasiado en ello. Sin embargo comencé a observar de más cerca los fondos que Industrias Blake tenía ligados con él. Nunca encontré nada malo en nuestras cuentas, así que le permití que siguiera haciéndome dinero. —¿Qué acabo de hacer ahí? Uno: Rodé los dados a pesar de que Trevor tenía una buena parte de Jagermeister35 corriendo a través de su sistema, no estaba inventando la mierda. Dos: aposté por tu ex siguiendo con su plan. Creo que tuvimos suerte. —También lo creo, —dijo Emily, mirándolo—. ¿Por qué no lo mencionaste antes? —Sinceramente, no recordaba lo que dijo Trevor hasta que estuve a medio camino de mi pequeño discurso. Espero que mi padre siendo un abogado pueda conseguir que el idiota de marcha atrás sin que recurra a asesinarlo. —¿Asesinarías por mí? —Le preguntó en voz baja. —No hay una cosa que no haría por ti , Emily. Ella envolvió sus brazos alrededor de su cuello y se empujó de puntillas para besarlo. La temperatura podría haber estado bajo cero, pero a pesar de eso Emily se sentía tibia hasta la médula como si la boca de Gavin abrigara a la suya como un glaseado de miel. Su calor la envolvía como un edredón pesado. Poco a poco se alejó, mordiéndose el labio. — ¿Cómo sabemos que no va a ir a la policía a pesar de que firmó ese papel? Gavin tomó su mano y la condujo hacia su coche. Al abrir la puerta, él hizo un gesto para que entrara, pero ella no lo hizo. Ella lo miró fijamente con los ojos nerviosos esperando por una respuesta. Él llevó una mano a su mejilla fría y sacudió la cabeza. —No quiero que te preocupes por lo que va a hacer. Pedirle eso a ella era como pedirle no amarlo, como pedirle que no respirara. Estaba muerta de miedo que Dillon encontraría una manera de hacer agujeros a través de cualquier acuerdo que él y Gavin hicieran. Justo al mismo tiempo que su corazón saltaba en su garganta ante la idea de Gavin siendo enviado a la cárcel, algo más lo hizo. Sin embargo, este salto era en su estómago. Un pequeño flip—flop que estuvo a punto de hacerla estallar en carcajadas. Emily colocó rápidamente su mano sobre su vientre ligeramente sobresaliente, y sus labios subieron mientras otro estallido de alas de mariposa revoloteaba.


Página

167

—Oh, Dios, Gavin, —suspiró, cogiendo su mano. Ella la puso debajo de la suya—. El bebé se está moviendo. Se está moviendo. Gavin tragó, con los ojos fijos en la brillante sonrisa de los labios besados de Emily. Le temblaba la mano, pero no de frío. Se volvió repentinamente asustado, pero una oleada de emoción corrió por su sangre. —¿Puedes sentirlo? —Preguntó ella, su mano presionando con más fuerza contra la de él. Ella se rió, apoyándose contra su coche—. ¿Puedes? Gavin sacudió la cabeza. —No, —susurró, encontrándose totalmente consumido por la innegable felicidad llenando la expresión de Emily. Dios, se veía más hermosa que nunca. El corazón le latía con una explosión de adoración, y sus dedos se estremecían al sentir lo que ella era. Gavin se dio cuenta que la decisión que tomó esta noche fue la correcta. Dillon quería embotellar la satisfacción que vendría de verlos a él y a Emily retorcerse, pero en ese momento, Gavin quería embotellar el sentimiento que experimentaba viendo a Emily. También agregó un tercer momento en su vida al que le gustaría poder detener el tiempo.


CAPÍTULO CATORCE

monedas de un centavo. Con la mano en el aire, sosteniendo un paquete de papas fritas, ella ladeó la cabeza hacia un lado—. ¿Él va a estar en cada visita al médico con ustedes? Emily tragó un bocado de su hamburguesa. Después de tomar un sorbo de su botella de agua, asintió con la cabeza. —Sí, has oído bien. ¿Por qué te parece tan impactante? Además, todavía piensas que él debería haberlo sabido desde el principio. Olivia dejó escapar un profundo suspiro y se metió las papas fritas en la boca. —Si. Creo que debería haberlo sabido, —dijo, masticando—. Pero nunca dije que pensaba que Dilly el pequeño Willy36 debería tener permiso a tus visitas médicas. Y sabes por qué lo dije, así que por favor, no vamos a ir allí de nuevo. También te quiero mucho, amiga. Emily rodó los ojos. Fallon apuñaló su tenedor en un trozo de lechuga luciendo una vestimenta campestre. —Por lo menos Gavin consiguió que diera marcha atrás sobre el parto. —Se pasó la lengua por el anillo de su labio—. Todo el mundo gana. Nadie va a la cárcel. Sin batallas en los tribunales. —Es cierto, —Olivia dijo, chupando los restos de un batido de vainilla—. Pero hubiera sido genial ver a Gavin ganar un poco de reputación. —¿Reputación? —Preguntó Emily. Olivia asintió. —La cárcel. Talego. The clink.37 La casa grande. Cualquier cantidad de tiempo en la cárcel gana reputación. Emily sacudió su confundida cabeza. —Liv, ¿por qué sería genial verlo ganar una reputación? Evidentemente tratando de contener una sonrisa, Olivia elevó una ceja perfectamente depilada. —Bueno, él ya tiene un tatuaje delicioso. Sumarle la cárcel a su historial sólo puede hacerlo más caliente. Te lo estoy diciendo, Em, después de que él llegue a casa, agradecerás el sexo espectacular que recibirás de ese chico. La cárcel los convierte en demonios. —Como si ya no fueran dos amigos del sexo. Como si fuera poco, recuerdo haber leído que las mujeres se convierten en una bola de hormonas andante cuando están embarazadas. —Fallon asintió con complicidad a Emily, con la boca curvada en una sonrisa—. Apuesto a que lo estás manteniendo ocupado en ese departamento. Ouch. Tema doloroso. Para evitar el contacto visual con Fallon y Olivia, Emily tomó 36. Frase Billy the small Willy hace referencia al tamaño del pene. 37. Es una antigua cárcel que se encuentra en la ribera sur del Támesis, no muy lejos de Tower Bridge. Es una de las más antiguas del país. La cárcel pertenecía a los obispos de Winchester que controlaban toda la ribera sur de Londres.

168

e he oído bien? —Los grandes ojos marrones de Olivia brillaron como

Página

—¿T


169 Página

una fritura de su plato y miró alrededor de la cafetería. Su mirada se posó en una pareja abrochando a un niño en una silla alta. Apareciendo frustrado por su confinamiento, el hiperactivo pequeño de cabello rubio chilló su disgusto y pateó la mesa. Una risa del padre, un disciplinario dedo sacudido de la madre, y una caja de jugo después, el niño cayó en un estado tranquilo de felicidad. Emily suspiró, se limpió la boca y cogió su bolso. —¿Estamos listas para irnos? Olivia miró a Emily, su frente se frunció. Emily se preparó para la sabihonda declaración de la que estaba segura que se avecinaba. —Mierda, Em. Le estás negando sexo, ¿no es así? Sip. Allí estaba. Puso los ojos en blanco y dio otro suspiro. —No, Liv. No le estoy negando sexo a él. Él me lo está negando a mí. —Molesta, Emily le hizo señas a la robusta mesera adolescente. Con una sonrisa, la chica se acercó, su cabello castaño estaba asegurado en unas coletas. —¿Puedo conseguir cualquier cosa para ustedes, chicas? —No, queremos nuestra cuenta, por favor, —Emily respondió, sacando la billetera de su bolso mientras se levantaba. —En realidad, me gustaría pedir su helado cremoso de chocolate, —Olivia intervino, mirando a Emily—. Extra cremoso. La mesera garabateó la orden. —Ya vuelvo. —Aww infierno no, Em, —Olivia dijo, palmeando la silla—. No puedes dejar caer una bomba como esa sin divulgar lo que no está sucediendo en tu cama. —Olivia miró a Fallon para que la respaldara—. ¿Estoy en lo cierto, o qué? Fallon asintió, acariciando la silla también. —Totalmente. Siéntate y escúpelo, Country. —Ustedes apestan, —Emily susurró mientras volvía a su silla—. ¿Qué? —¿Qué? —Olivia repitió, parpadeando por la sorpresa—. Como dijo Fallon... escúpelo. —Ya lo he dicho. No ha tenido sexo conmigo desde que fuimos a mi primera ecografía. —Apartando la mirada, ella se encogió de hombros, su pecho se expandió con una respiración profunda, frustrada sexualmente—. Tiene miedo de que vaya a lastimar a mí o al bebé. —¿Qué, tiene una espada de pene? —Preguntó Fallon—. Es el final de febrero, y ustedes dos no han tenido sexo desde el comienzo de enero? Con la barbilla en alto, Olivia se cruzó de brazos, acentuando el escote derramándose fuera de su suéter de cachemira rosa fuerte. —¿De verdad? ¿Estás hablando en serio? Emily soltó un suspiro. —No, estoy mintiendo. Me dieron ganas de inventar alguna historia ridícula hoy. —Ella se soltó el cabello de su moño. Los rizos ondulados y oscuros se deslizaron por su espalda—. Sí, lo digo en serio. Él está... nervioso. —Está siendo un idiota, —señaló Olivia con vehemencia, aceptando su helado de la robusta adolescente. —Estoy de acuerdo. —Fallon hundió la cuchara en el postre de Olivia—. Algo pasa. ¿Crees que te está engañando? Quiero decir, he leído que algunos tipos se ponen raros sobre hacer el acto cuando su chica está embarazada. Tal vez lo está acertando en otra parte.


170 Página

Los ojos de Emily se abrieron. Olivia le disparó a Fallon una mirada. —Es la segunda vez que has mencionado la jodida lectura sobre el embarazo. Tú y mi hermano mejor que no tengan ninguna idea volando por sus cabezas. —Me gusta estar informada, —respondió Fallon, yendo por otra cucharada de helado. —Y me gustaría responder a tu pregunta, —dijo Emily, la insistencia pesaba en su tono—. No, no creo que sea infiel. —Bueno, la idea no había cruzado la mente de Emily hasta ahora. Maldita Fallon. Emily alejó la idea de su cabeza tan rápido como había ingresado—. Él quiere hablar con el médico en mi próxima cita y obtener todos los hechos. Fallon chupó la cuchara, su frente se elevó con especulación. —¿Estás tratando de decirme que Gavin Blake —magnate millonario, muy inteligente— no buscó información en Internet acerca de esto? —Él no confía en el Internet, —Emily respondió con un suspiro. Ella tomó su cuchara y comenzó a cavar lo que quedaba de las cerezas—. Dijo que hay demasiada información contradictoria y que prefiere hablar con el médico personalmente. Fallon se encogió de hombros. —No lo creo. O bien está deserotizado o está dejando caer su semilla en otro lugar. —La mandíbula de Emily cayó abierta. Fallon soltó una risa—. Estoy bromeando, Country. Más o menos. Pero de verdad, mantén los ojos abiertos. Simplemente parece... extraño. Un hombre tan inteligente como él no sólo puede llegar a ser tonto. Y si estaba interesado, ¿por qué está esperando? ¿Por qué no pasar por la oficina de tu médico y preguntarle? Emily cerró su boca y ponderó la declaración de Fallon. En realidad no había pensado en porqué Gavin no había tratado de averiguar por su cuenta. Su estómago no era un globo que sobresalía, pero considerando que ella estaba cerca de las dieciséis semanas, definitivamente ya no era más plano. No pensaba que él la estaba engañando, y se sentía acomplejada por su menos que halagador físico, así que Emily iba con la suposición de que él estaba deserotizado a lo que lentamente ella se estaba convirtiendo. Olivia frunció el ceño ante Fallon. —¿Estás tratando de molestarla? —No, no estoy tratando de molestarla. —Fallon se limpió la boca y tiró la servilleta arrugada sobre la mesa—. Uno nunca sabe. Eso es todo. Olivia negó con la cabeza y puso los ojos en blanco. —No le hagas caso, Emily. Gavin nunca, ni siquiera en sus peores días, te engañaría. Ahora, creo que necesitas arreglar su trasero. Tal vez tomar algunos folletos de la oficina de tu doctor y educar al hombre en los aspectos específicos de dejarse llevar mientras estás embarazada. Siempre y cuando nada necesite ser enchufado en la participación de estos actos, estoy segura de que todo irá bien. No necesito que nadie resulte electrocutado tratando de conseguir un poco de sexo. Emily se levantó de su silla para llamar a la camarera de nuevo. Después de entregarle a la chica su tarjeta de crédito, suspiró. —Está bien, ustedes dos. No quiero hablar más de esto. Él va a hablar con mi médico en mi próxima cita. Conversación terminada. Las dos mujeres asintieron, y con eso, el tema estuvo cerrado. Tras firmar la cuenta, todas empezaron ir a la salida.


38. El síndrome premenstrual (SPM) son los cambios físicos y psíquicos que se producen antes de la menstruación y desaparecen con esta.

171 Página

Fallon se puso su abrigo y le dio un abrazo Emily. —Tengo que ir a prepararme para el trabajo. Te amo, pita. No me hagas caso. Sólo estoy con SPM38 en estos momentos. Estoy segura de que todo va a estar bien. —Emily le dio una pequeña sonrisa y ayudó a Fallon a cubrir su cuello con su bufanda—. Pasa por el restaurante pronto. Antonio te echa de menos. Mierda, todos te extrañamos. Emily asintió, extrañaba a todo el mundo también. Ella había dado su noticia un par de semanas atrás, decidió que trabajar a tiempo parcial como profesora para una clase de primer grado era más que suficiente por el momento. —Lo haré. Después de darle un adiós a Fallon, Emily y Olivia se metieron a un taxi para comenzar un día de compras de ropa de maternidad. Una vez más, su estómago no era del todo el globo desbordante que sería dentro de unos meses, pero su forma expansiva, sin duda necesitaba un nuevo atuendo. Veinte minutos más tarde, después de lo que Emily consideró uno de los paseos más temibles por la ciudad, cortesía de un conductor demasiado impetuoso, llegaron a Rosie Pope, una lujosa boutique de maternidad en la avenida Madison. Olivia cerró de golpe la puerta del taxi. —Psicópata —Olivia le mostró el dedo del medio al taxista chirriando lejos en el tráfico del mediodía—. Madre mía. Te lo juro, la ciudad tiene que darles a estos tíos unos tranquilizantes antes de salir de turno. —Después de asegurar su espeso cabello rubio en un moño desordenado, suspiró y abrió la puerta para Emily—. ¿Por qué diablos no trajiste tu auto? Tienes un nuevo vehículo de marca que Gavin te compró, y apenas lo conduces. —Apenas conduces el tuyo. —Emily escaneó la elegante boutique, impresionada por su selección—. Has estado en Manhattan mucho más tiempo que yo. Ves lo terrible que es ahí fuera. No sólo los conductores de taxi, todo el mundo conduce como un loco aquí. —Cierto. Me he vuelto un poco Manhattanizada con el taxi o tomando el metro. Pero podría llegar al orgasmo con sólo sentarme en tu coche. No tendría ningún reparo en conducirlo. Esa máquina fue creada para la velocidad y el sexo. Es sexo sobre ruedas. Emily suspiró, su mente volvió de nuevo a una gloriosa autopista en California. En efecto, se hizo para... la diversión. Olivia sacó un suéter de túnica roja de un estante y lo pegó contra el pecho de Emily. Inclinando su cabeza de lado a lado, lo estudió un momento. Arrugó la nariz con disgusto y la regresó de nuevo. —No es tu color. Ah, y puedo decir que no estoy muy emocionada acerca de ti decidiendo no tener un baby shower. —Liv, no hay manera de que esté teniendo uno. La situación no lo amerita. Deja de traer el tema. —Emily cogió tres pares de jeans que iban desde el talle ocho al doce de una pila cuidadosamente doblada. Mirando el precio astronómico, casi los dejó. En su camino al trabajo esta mañana, Gavin había dejado su tarjeta de crédito y una nota en el mostrador, diciéndole que quería que comprara un poco de ropa de esta tienda en particular. Teniendo en cuenta que había gastado unos U$s 30,000 en un estupendo e intricado mobiliario de bebé de caoba, tallado a mano, traído desde Italia, no estaba segura de por qué estaba en shock—. Aparte de la ropa y algunos cachivaches, ya tenemos todo lo necesario para el bebé. No necesitamos un shower.


172

39. También conocido por Poppy Fresco consiste en un muñequito, aparentemente hecho de masa para galletas. Lleva un gorro de cocinero con el logotipo oficial de Pillsbury Company en la parte de abajo. Es algo gordito, y ese hecho le ha dado su toque de diversión a sus múltiples anuncios.

Página

—Sé que ustedes no necesitan uno, pero es un rito de la travesía. —Siguiendo a Emily a los vestidores, Olivia tomó unos cuantos tops de los estantes en el camino—. Como tu mejor amiga, ¿qué divertida es mi vida si no consigo verte llevar ese estúpido sombrero con lazo? Emily se rió y tomó los tops de Olivia. —Esos sombreros son horribles. —Ella abrió la cortina y se metió en el vestidor—. Eres lo suficientemente malvada para querer verme con uno de esos. —No hay duda de que soy mala. —Olivia sacó el lápiz labial de su bolso, y aplicó el rojo intenso en sus labios fruncidos mientras se miraba en un espejo compacto—. Vamos, Em, estoy hablando en serio. Déjame preparar algo para ti. Si no es así, voy a llamar al show de Maury Povich y Jerry Springer para asegurarme de que tú, Gavin, y el Señor Oscuro de los Gilipollas tengan sus quince minutos de fama en la televisión en vivo. Emily soltó una carcajada. —No puedo decir que no aprecie tus nombres para Dillon ahora. —Ella abrió la cortina y salió del vestuario con un par de jeans de maternidad oscuros y un top negro con cuello en V que colgaba ligeramente de sus hombros—. Pero voy a matarte si usas cualquiera de esos... —La voz de Emily se detuvo, completamente asqueada cuando vio su reflejo en el espejo. A menudo había admirado la belleza del cuerpo de una mujer llevando un niño. La manera en que su piel se expandía, creando un templo para el crecimiento de una vida por nacer, la impresionaba. Pero mientras miraba su reflejo, Emily no pudo encontrar ningún rastro de belleza. Se llevó las manos al vientre y las deslizó sobre sus caderas ensanchadas. El hecho de que no había llegado a la mitad de su embarazo sólo hizo darse cuenta de que era la mitad del tamaño del que estaría una vez que diera a luz. A través del reflejo, Emily observó a Olivia venir detrás de ella. —Me veo horrible, — susurró Emily, totalmente convencida de que esa era la razón por la que Gavin estaba negándole sexo—. Me pareceré a Pillsbury Doughboy39 al momento de dar a luz. Olivia puso una mano en el hombro de Emily. —Te ves hermosa, amiga. Y si Pillsbury Doughboy luciera tan bueno como tú, tendría que hornear una bandeja de galletas en celebración. Una pequeña sonrisa tocó la boca de Emily. —Sabes que eso no fue gracioso, ¿no? Olivia se encogió de hombros. —Eh. Usualmente golpeo mejor que eso. Dame un poco de crédito. El Doughboy es difícil de trabajar. La sonrisa de Emily se desvaneció mientras se miraba a sí misma. Su mente la llevó de vuelta a una conversación que ella y su madre tuvieron unos pocos meses antes de saber que estaba enferma. Emily estaba en casa de vacaciones de la escuela, y estaban desayunando juntas. Era como si su madre hubiese sentido que algo malo se avecinaba. Comenzó a hablar de su relación con la abuela de Emily, que había fallecido unos meses antes. Emily sintió una punzada en su corazón mientras escuchaba a su madre hablar de los recuerdos con su madre. Algunas risas ligeras y muchas lágrimas después, miró a Emily con ojos distantes. Le dijo a Emily que si alguna vez llegaba un momento en que ella no estaba


Página

La nieve cayendo contra la ventana del dormitorio como miles de dedos golpeando despertó a Emily de un sueño profundo. Ella entrecerró los ojos para encontrar solamente a Gavin rascándose el estómago desnudo y su lengua humedeciendo su boca mientras dormía pacíficamente. Trató desesperadamente de recuperar el aliento perdido. Un dolor punzante creció entre sus piernas, su cuerpo reaccionaba a él de la única manera que alguna vez supo. Lo necesitaba. Ella lo necesitaba. Necesitaba tocarlo, probarlo y sentirlo. En ella. Sobre ella. Debajo de ella. No importa cómo, ella lo quería y no podía esperar más. El aire, ligeramente perfumado con su colonia, se hundió en todos sus sentidos. Su núcleo se tensó en respuesta a su suave respiración, el bajo zumbido de cadencia aumentaba su deseo. Trató en vano de detenerse porque cuando él se dio la vuelta, el edredón se deslizó de su cuerpo, dejando al descubierto el hueso de su gloriosa cadera. Ella estaba perdida. El hambre explotó en su estómago. Se mordió el labio, se sentó y se quitó la camisola de seda negra de su cuerpo. Sus bragas de encaje negro la siguieron. Como una polilla increíblemente atraída por una llama, y con dedos cuidadosos, deslizó el edredón lejos de su cuerpo desnudo. Él se movió ligeramente, un gemido profundo retumbó en su pecho pero no se despertó. Emily tragó, su deseo por cada centímetro de su piel de acero revestida de oro la llenaban de una desesperación cercana a la de una loca. Su pulso, junto con el aliento, se aceleró cuando ella se deslizó por la cama. De rodillas frente a sus pies, hábilmente le abrió las piernas y se abalanzó a matar. Curvando sus dedos alrededor de su polla semi—dura, ella lo tomó con avidez en su boca. Lo oyó gemir, y su cuerpo musculoso tenso hacia arriba sólo alimentó su deseo. Chupando más duro, trató de satisfacer su sed de él mientras lamía cada fuertemente veteado centímetro de la raíz a la punta. Dios, él sabía increíble. El sabor salado de su seda líquida

173

allí, simplemente sabría que estaría con ella. La intuición de una madre que no podría estar por mucho más tiempo. Ella no había entendido el significado de esa conversación, en una cálida mañana de junio, en la cocina de una casa envuelta con recuerdos negativos y dulces, pero lo entendió casi un año más tarde. Emily no podía dejar de temer el impacto de todo ello. Ella estaba a punto de tener su primer hijo, y aunque su madre podría estar mirando, ella no estaría allí en carne y hueso. El controlador de acceso a todos sus recuerdos de la infancia, ya sean buenos o malos, no vería los ojos del bebé de Emily. Ella nunca llenaría al hijo de Emily con el amor que sólo una abuela podía. Ella no estaría allí para sostener la mano de Emily y acompañarla a través de los pasos de lo que tomaría ser una madre. Mientras una lágrima caía de su ojo, Emily empujó sus manos por su cabello. Ella volvió a mirar en el espejo a la madre que estaba a punto de convertirse. Su camino, aunque surcado con capas de felicidad, también fue pavimentado con el anhelo que sólo su madre podría reemplazar.


174 Página

combinada con el sabor de su piel tenía su cabeza balanceándose con reverencia, su mano se movía arriba y abajo cada vez que lo metía adentro. Entonces él despertó. Arrastró su cuerpo contra la cabecera, pero eso no detuvo a Emily. Ella siguió sin dejarlo ir. —Emily, —susurró, con la voz entrecortada—. ¿Qué demonios estás haciendo? Con los ojos dilatados de lujuria, miró hacia arriba mientras lentamente lamía y chupaba sobre la cresta de su polla ahora dura como una piedra. —¿Qué parece que estoy haciendo, Sr. Blake? —Ella bajó de nuevo, sintiéndolo golpear la parte posterior de su garganta. Otro profundo y delicioso gemido salió de su pecho mientras él agarraba su cabello, sus dedos se enroscaron apretados contra su cráneo. Eso la hizo alucinar. La mareó. Deslizó hacia abajo su boca por su erección palpitante y sus uñas se clavaron en sus caderas. Podía sentir la tensión en sus músculos, sintió que su cuerpo se tensaba y se ponía rígido, y le encantaba cada segundo de eso. Oh, sí, ella lo tenía. Él se empujó más profundo a través de sus labios, sus dedos apretaban su cabello más duro mientras la guiaba hacia arriba y abajo, arriba y abajo, permitiéndole tomarlo hasta la empuñadura. Todos y cada uno de los sentidos de Gavin fueron devorados por su boca golosa. — Mierda, —espetó—. Te encanta la forma de mi sabor. ¿No? Si. Ella. Lo hacía. El fuerte sabor que emitía mezclado con un toque de dulzura la había drogado. — Mmm, —ella gimió, su lengua se deslizó sobre una gruesa gota de semen. Deslizó una mano por su vientre desnudo, sus uñas dejaban marcas de color rojo profundo mientras continuaba rodeando su polla con su lengua. Un gemido embriagador trepó por su garganta cuando él pellizcó uno de sus pezones endurecidos, rodándolo lentamente entre el pulgar y el dedo índice mientras se empujaba en su boca de nuevo. Con una mano todavía enterrada en su cabello, él comenzó a bombear más rápido. Infierno, Gavin estaba a punto de explotar. Un trago duro onduló su nuez de Adán mientras Emily lo succionaba con más fuerza. Él la tomó por los hombros, tirando de ella sobre su pecho. En una fracción de segundo, la tuvo sobre su espalda atrapada debajo de él. Sin aliento, Emily animó sus caderas, su furiosa necesidad de tenerlo dentro de ella la llevaba a lo más cercano de una locura como se podría conseguir. Se agarró a sus hombros, su coño se apretó, ardiendo con excitación. Él se cernió sobre ella, apoyado en sus codos. Las respiraciones profundas e irregulares llenaban su pecho mientras la miraba como si estuviera debatiendo qué hacer. Infierno. No. —Vas a follarme ahora mismo, y voy a amar cada segundo de ello, Gavin. Me vas a follar, y no vas a lastimar al bebé. Pero te puedo decir que si no me follas ahora mismo, voy a hacerte daño. Maldita sea. Sólo lo puso más duro. La mujer debajo de él se las arregló para joder su mente en múltiples niveles. El deseo por ella aumentó, a través de sus venas como nunca antes, aún así ella se las arregló para hacer que él se reevalúe el simple hecho de estar vivo. Aunque sorprendido por su franqueza, no pudo evitar la sonrisa escapando de su boca. — Lo quieres tan mal, ¿eh? —Sí, —gimió, su respiración trabajosa.


175 Página

—¿Qué tan malo? —Él rozó la mandíbula contra el suave oleaje mantecoso de su pecho. Dios, extrañaba sentirlos. Extrañaba sentirla a ella. Rodeó la lengua alrededor de la protuberancia firme de su pezón. —Quiero que, con gran detalle, describas lo mal que realmente lo quieres. Emily tomó un tembloroso aliento. —¿No es suficiente que ya no me encuentres atractiva? ¿Ahora quieres que te describa lo mal que lo quiero? —Ella apartó la mirada, con la voz apagándose—. ¿Estás tratando de torturarme, Gavin? Los ojos de Gavin se agrandaron, su corazón se contrajo en su pecho. Claro, sabía que ella se había vuelto frustrada por las últimas semanas, pero nunca pensó que le afectaría tan profundamente. Él sabía que tenía que arreglarlo, arreglarla. —Mírame, cariño, —le susurró. Emily llevó su mirada llorosa de nuevo a la suya y el corazón de Gavin cayó aún más. Alcanzando su muslo, lentamente lo enganchó a su cintura mientras acercaba sus labios a su mandíbula. Él la rozó ligeramente y el aliento estremecedor que Emily soltó lo derritió—. Pensé que este cuerpo era hermoso antes de quedarte embarazada, —dijo, las palabras bajas contra sus labios temblorosos—. Pero ahora es exquisito. Una visión de... perfección. Llegó con suavidad a su otro muslo, repitiendo el proceso de engancharlo por encima de su cintura. Él podía sentir que sus piernas comenzaban a temblar con anticipación. Abriéndola para él, la observó fijamente durante un instante antes de introducirse en su interior. Caliente, pulido, y apretándolo con furia enloquecedora a su alrededor, su coño se sentía increíble. Él contuvo un gemido, disfrutando del sonido de su suave suspiro. Una ráfaga fugaz de miedo lo recorrió mientras lentamente se empujaba más profundo, pero le dio una patada de regreso a donde pertenecía. Bajando sus labios en los de ella, Gavin lamió a través de su boca, saboreando el sabor de su dulzura recubierta de azúcar. Sosteniendo la parte posterior de su cabeza con una mano, tomó la hermosa curva de su cadera con la otra. —¿Es necesario que te diga lo mal que te ansiaba? —Él gimió mientras chupaba, arremolinaba, y lamía con su lengua la delicada piel de su cuello—. Te he necesitado más que mi próximo latido del corazón. Corrientes ondulantes de éxtasis recorrieron los miembros de Emily mientras se retorcía debajo de él. Su voz, el timbre de un hombre pidiendo disculpas, retumbó bajo en su oído. Sus bíceps se apretaban y flexionaban con cada empuje lento y calculado. Ella se estaba disolviendo, descongelando bajo su calor. Arrastrando las uñas a lo largo de su espalda musculosa, su aliento quedó atrapado en su pecho, alojado entre sus cálidos labios y sus seductoras palabras. Su deseo por ella era evidente en cada toque suave y caricia de su adorada lengua. Inclinándose, sacudió sus caderas más rápido, pero Gavin se detuvo por completo. —Gavin, no te detengas, —rogó, sus muslos apretaban con vigor su cintura—. Por favor. —No, —dijo en un susurro ahogado. Le alejó su cabello humedecido de su cara y rodó su lengua sobre la de ella, hablando entre cada aliento caliente—. No te estoy follando esta noche, Emily Cooper. Mátame si quieres, pero voy a poseerte lentamente hasta que no puedas aguantar más. Mis dedos van a trazar cada hermosa línea escondida en tu cuerpo. Mis labios van a acariciar, nutrir y alimentar cada centímetro insatisfecho de ti. ¿Está bien?


Página

176

—Sí, —gimió. Él reclamó su boca, tragando cada gemido que siguió mientras se empujaba a las profundidades suaves de su húmedo y delicioso calor una y otra vez. Él la llenó del más puro, más dulce y más bello amor que jamás había experimentado. Sus lentos y agonizantes pulsos y sus profundos y apasionados besos triunfaron sobre cualquier cosa que ella nunca había sentido, probado o conocido. Alimentando a su cuerpo con lo que necesitaba, Gavin limpió su mente de pensar que alguna vez no la deseó. Él arrojó lejos cada inseguridad... Desenmarañó toda duda... Y la llevó al viento arremolinado de su innegable e incuestionable amor...


CAPÍTULO QUINCE

Página

mily se mordió nerviosamente el labio y pasó sus dedos a través de una revista de embarazo. Tratando de ignorar a Dillon mirándola fijamente desde el otro lado del consultorio, ella cruzó las piernas y miró su reloj. Las cuatro y cuarto. Gavin estaba quince minutos retrasado. Ansiosamente sacó su teléfono de su bolso con la esperanza de que habría al menos un mensaje de él. Nada. Ningún texto o llamada perdida. Lo arrojó sobre su regazo, preguntándose dónde estaba. —Un poco enfermo que tu amoroso novio no esté aquí todavía. —Dillon se echó a reír—. ¿Me pregunto si llegará tarde durante el parto? Llámame si necesitas un respaldo. Sin hacerle caso, Emily pasó la página y leyó un anuncio alegando que el jugo de remolacha ayudaba a prevenir defectos del tubo neural en el feto en desarrollo. Hizo una nota mental, y movió sus ojos para mirar el reloj. Estaba comenzando a preocuparse. No era de Gavin no llamar si llegaba tarde. Una sacudida de miedo sorprendió su sistema, pero tan pronto como lo hizo, Rubia de su cita anterior llamó el nombre de Emily. Después de colocar la revista hacia abajo, Emily pasó los dedos por encima de su celular, y le envió un mensaje a Gavin. Ella metió el teléfono al bolso, se puso de pie y se dirigió a la puerta de la oficina trasera. Se dio cuenta que Dillon también se puso en pie, siguiéndola justo por detrás. Ella se dio la vuelta y un escalofrío le recorrió la espalda por su proximidad. —¿Qué estás haciendo? Él entrecerró los ojos. —¿Qué te parece que estoy haciendo? Voy a ver si vamos a tener un niño o una niña. Emily parpadeó, encogiéndose ante sus palabras. —No vas a ir a la oficina conmigo hasta que Gavin llegue. Con una sonrisa burlona, Dillon sacó un pedazo de papel de su bolsillo trasero. Se lo entregó a Emily. —Esa es una copia de la orden de protección modificada de la que te hiciste cargo. Nada allí dice que tengo que esperar hasta que llegue el niño bonito. —Se la sacó a Emily—. Parece que puedes haberte olvidado de añadir una pequeña cosa a él. —Él la metió en el bolsillo y abrió la puerta—. Las damas primero. Emily cerró los ojos con pesar. Con la cabeza atrapada en un accidente de tren, nunca había pensado en añadir esa estipulación particular a la orden. Gavin había estado en ascuas durante varias semanas, y él debe haber estado demasiado estresado para notar su error. En un suspiro y rezando para que Gavin estuviera allí pronto, siguió a la recepcionista a un consultorio vacío. El descontento de Rubia hacia Emily era evidente mientras preparaba los elementos necesarios para la visita. Una vez que Emily y Gavin habían descubierto que el error de facturación del seguro era su culpa, Gavin llamó a la oficina para expresar su descontento con vehemencia. Después de casi conseguir sus abogados involucrados para presentar una demanda, Gavin quería que Emily cambiara de consultorio, pero como el médico ya

177

E


178 Página

conocía su incómoda situación, Emily sintió que era mejor dejarlo pasar. Ella estaba más que satisfecha de que Rubia fuera reprendida. —Lo de siempre. Pantalones por debajo del hueso púbico. —Rubia encendió la máquina de ecografía, apagó las luces y se dirigió hacia la puerta—. El Dr. Richards está terminando con otro paciente. Él va a estar aquí enseguida. Mientras tanto, no puede usar el baño. —Con eso, ella y su actitud se fueron. Emily se sentó en el borde de la mesa, de espaldas a Dillon. Con manos temblorosas, bajó ligeramente el suave elástico de algodón que cubría su vientre. Miró hacia la puerta, dispuesta para que Gavin la abriera. En el silencio de la habitación, la respiración de Dillon sonaba como un tornado girando a través de sus oídos. Decidiendo esperar al médico o a Gavin, detuvo sus movimientos. —Me dejaste follarte por más de un año. Ahora no es el momento para comenzar a ponerte avergonzada. —Emily oyó la sonrisa en las palabras de Dillon, sintió el veneno amarrado a ellas—. No te preocupes. La forma en cómo te ves en este momento nunca podría excitarme. —Eres un idiota, —murmuró, con el corazón golpeando. Él rió. —Y tú eres la puta que nos puso a todos en esta posición. ¿Qué es peor, Emily? ¿Una puta que folló al amigo de su novio o un idiota que está haciendo su paga por ello? Mientras su declaración repugnante aplastaba su cabeza, la puerta se abrió. Gavin y el doctor entraron a la sala. Cruzando la habitación rápidamente, Gavin estuvo a su lado en un segundo, su rostro se retorció con preocupación. —Lo siento, —susurró mientras Emily se levantaba y envolvía sus brazos alrededor de su cuello. —¿Qué sucedió? —Preguntó. Aspiró su olor y automáticamente se calmó por su presencia. Ella lo miró a los ojos, tratando de mantener las lágrimas—. Te envié un mensaje. Nunca llamaste. —Dejé mi teléfono en la oficina y no me di cuenta hasta que estuve a medio camino a través de la ciudad. Me vi envuelto en el tráfico. Fue un desastre. —Él observó el rostro de Emily, captando que estaba preocupada por algo más que su ausencia. Algo más estaba allí. Su estómago subió, torciéndose por la ira. Movió los ojos hacia Dillon, luego de regreso a Emily. —¿Está todo bien? Emily sintió que él se congelaba como si de repente hubiera estado encerrado en hielo. Tragó saliva, con un nudo hinchando su garganta. Ella asintió con la cabeza, no quería decirle lo que había sucedido. Gavin ya estaba en el borde. Si pensaba que Dillon le dio incluso la más pequeña de las miradas sucias, sin duda, habría un derramamiento de sangre en esa sala. —¿Nada sucedió? —preguntó con más atención, mirando entre ella y Dillon. Desde la silla al otro lado de la habitación, Dillon los miraba a ambos. Ella asintió de nuevo y se elevó para besarlo. Gavin suspiró mientras sus labios se encontraron con los suyos. Trató de luchar contra la persistente sensación de que ella estaba ocultando algo. Un instante después, él la ayudó a subirse a la mesa, su mano acarició su vientre mientras exponía su gloriosa piel. Ella lo miró y sonrió. Cálido de inmediato, Gavin acercó una silla y se sentó junto a ella. Mientras sostenía la mano de Emily, los ojos de Gavin estaban fijos en los de Dillon. Estaba comenzando a pensar que la


179 Página

idea de permitir que estuviera presente era algo que lamentaría por siempre. Mierda. Este niño podría ser suyo, y ese imbécil no tenía derecho a estar aquí durante algo tan alegre. —Entonces, ¿cómo ha estado sintiéndose, señorita Cooper? —Preguntó el doctor, moviéndose a través de su historial. Colocó el portapapeles en su escritorio y se dirigió hacia el lavabo—. ¿Veo que todavía tiene un poco de náuseas? —Si. Pero ahora sólo es a la noche. —Prueba una taza caliente de manzanilla o té de jengibre, —dijo, lavándose las manos. Después de secarlas, caminó a través del cuarto, se puso un par de guantes, y cogió el gel—. Mi mujer blasfemó las galletas saladas cuando estuvo embarazada de nuestros tres niños. —¿Tres niños? —Dillon se inclinó hacia delante con los antebrazos en las rodillas. Su boca se enroscó en una de las sonrisas más débiles—. Espero que nosotros también estemos teniendo un niño. La tensión de cada dirección se redujo en la sala como una bomba atómica. Sintió la mano de Gavin apretarse alrededor de ella, Emily movió la cabeza en su dirección. Él miraba fijamente a Dillon con su boca pegada en una línea rígida, y ella se quedó sin respiración al ver los ojos de Gavin brillar como brasas ardientes. Emily le apretó la mano, tratando de atraer su atención de nuevo a ella, pero eso no funcionó. Con el cuerpo erizado de rabia notable, Gavin se veía como si estuviera a punto de saltar sobre la mesa. —Te amo, —ella susurró. Eso rompió su trance. Hirviendo, Gavin arrastró la mirada de Dillon y se centró en la razón por la que estaba allí. Podía hacer esto. Él haría esto. Sólo tenía fe en Dios en sobrevivir sin matar a Dillon. El doctor se aclaró la garganta. —Bueno, estás apenas por debajo de veinte semanas. Si tenemos alguna cooperación del pequeño, sabremos el sexo en pocos minutos. Calmándola, el malestar del momento se desvaneció cuando Gavin acarició suavemente su cabello. Emily desenfocó a Dillon mientras se enfocaba en el monitor. Rezando que el latido suave se arremolinara en el aire como una dulce melodía donde la mitad le pertenecía al hombre que estaba junto a ella, Emily tomó una respiración profunda mientras el doctor empujaba su micrófono contra su abdomen. Después de unos parpadeantes latidos, el doctor se rió entre dientes. —Miren eso. — Señaló la pantalla mientras presionaba un poco más duro a lo largo del lado derecho del estómago de Emily—. No estoy seguro del sexo todavía, pero ese es el bebé con los dedos en su boca. Emily miró, tratando de distinguir la mancha en la pantalla, y luego la golpeó. Ella podía ver exactamente de lo que estaba hablando. Delicados y diminutos dedos entraban y salían de la boca pequeña con la marea del fluido en el que flotaba. Con los ojos llorosos, se volvió a Gavin, su expresión era igual de asombrado como ella se sentía. El doctor bajó el micrófono a través del estómago de Emily. —Y si sólo abriría las piernas un poco más, podríamos saber si necesitarán ropa de color rosa o azul. —Una serie de whooshes, una dura presión del instrumento, y una cálida sonrisa en el rostro del doctor después, él dijo—, Felicitaciones, señorita Cooper. Vas a tener un niño. Emily dejó escapar un jadeo ahogado, las lágrimas caían por sus mejillas mientras le sonreía a Gavin. Ella lo vio tragar, sus ojos estaban empañados mientras miraba la pantalla.


180 Página

Él había dicho que siempre y cuando el bebé estuviera sano, no le importaba si era un niño o una niña. Por supuesto que sabía que él quería decir honestamente eso, pero el día que entró al cuarto de niños casi desnudo y notó un guante y una pelota firmada por los Yankees colocados en el tocador, supo que el corazón de su amante de los Yankees quería un niño pequeño. Gavin acercó su silla y sus ojos aterrizaron en los de Emily. Le pasó la mano por su cabello y miró al doctor. —¿U niño? ¿Está seguro? —Esa pequeña parte del cuerpo allí mismo me dice que sí. —Empujando las gafas sobre el puente de su nariz, el Dr. Richards señaló la pantalla, su sonrisa era amplia mientras miraba a Gavin—. Dicen que no lo haga, pero considerando que he visto miles de esos en los últimos treinta años, diría que salgan a comprar unos cigarros de color azul en celebración. —El doctor se aclaró la garganta y miró a Dillon. Usando una sonrisa serena pero tensa, su tono contenía torpeza al hablar—. Siga adelante y haga lo mismo. Dillon se ajustó la corbata y se levantó. Sus brillantes ojos negros igualaban su sonrisa falsa. —Planeo hacerlo. Mi familia va a estar contenta al saber que es un niño. Gavin sintió cada jodido cabello de su nuca erizarse. Se levantó de su silla, dispuesto a romper todos los huesos del rostro de Dillon pero Emily lo cogió del brazo y tiró de él hacia su lado. Después de limpiar el gel de su estómago, Emily se sentó y se pasó la lengua por los labios que se habían resecados. —Hemos terminado, ¿No? —El aliento se le escapó de la boca tembloroso a pesar de su intento de equilibrio—. ¿Puedo ir al baño ahora? El doctor asintió, y con la ayuda de Gavin, Emily saltó fuera de la mesa. Mirándolo fijamente a los ojos, llevó una mano a la parte posterior de su cuello y tiró de él para darle un beso. —Te amo, Gavin Blake, —susurró después de un largo momento—. Gracias por no hacer lo que sé que podrías haber hecho con tanta facilidad. Continúas impresionándome. También continúas enamorándome más de ti. Mi corazón, alma, vida y cuerpo, tú eres el dueño de todo. Dios. Gavin nunca imaginó que esas simples palabras podían hacer que no se convirtiera en un digno lunático cada segundo. Pero esas simples palabras no fueron pronunciadas por una simple mujer. Eran gracias a su ángel. Sí, ella tenía una manera de hacer que todas las luchas que habían soportado valiera la pena. La miró con adoración mientras desaparecía en el baño. Gavin se pasó una mano por el cabello. —Doc, mientras Emily está limpiándose, quisiera hablar con usted en privado con respecto a algunas cosas. —Eso no es un problema. —El doctor apagó la máquina de ecografía y encendió las luces—. Podemos hablar en el pasillo. —De ninguna manera, Blake. —Con prepotencia filtrándose a través de sus poros, Dillon dio un paso hacia adelante con los ojos entrecerrados—. Este bebé es tanto mi asunto, como el tuyo. Nada de mierda privada. Cruzando sus brazos, Gavin se tomó la barbilla. Inclinó la cabeza hacia un lado, con una sonrisa lenta elevando su boca. —Tienes razón, Dillon. Mi error. —Adelante. Estaba a punto de estallar la puta cabeza de Dillon en pedazos. Descansando en una silla, la sonrisa de Gavin se ensanchó—. Entonces, doctor, usted ve que mi novia es una captura total. La mujer trae un nuevo significado a la palabra hermosa, ¿no?


181 Página

El doctor se aclaró la garganta, pareciendo un poco confundido. —Sí, Gavin, ella es una mujer muy guapa. Una sonrisa reverente estalló en el rostro de Gavin mientras llevaba su atención a Dillon, que parecía igualmente confundido. Con los ojos puestos en Dillon, Gavin levantó una ceja. —Sí, lo es. Pues bien, dado que ella y yo comenzamos a salir con una muy activa vida sexual salvaje, al menos cuatro veces al día, quería saber si debe cambiar ahora que está embarazada. Mi preocupación radica en hacerle daño a ella o al bebé. Gavin podía ver que Dillon apretaba los dientes y se preguntó por qué el idiota todavía estaba en la habitación. Gavin descubrió que su curiosidad lo hacía quedarse allí. —En absoluto, —respondió el doctor, sentándose en un taburete giratorio—. El sexo es completamente saludable y animado para ambas partes. El bebé está protegido en lo profundo de la matriz. No hay ninguna posibilidad de que le hagas daño. Al oír esto, Gavin miró el rostro de Dillon palidecer pero el idiota todavía estaba súper pegado al suelo, sus movimientos se detuvieron por completo. Gavin pensó que tomaría la gran oportunidad de profundizar un poco. Mejor aún, Gavin estaba a punto de pescarlo... —Eso es grandioso de escuchar, —Gavin continuó, con los ojos aún fijos en los de Dillon—. Pero tengo que ser honesto, estoy colgado como un profesional. Emily dice que soy el hombre más... grande con el que ha experimentado alguna vez. Nos gusta hacer el amor, pero por lo general, realmente nos lanzamos a ello. A los dos nos gusta bastante... rudo. Nos encantan todas las posiciones que existen. Incluso hemos inventado unas cuantas de las cuales estamos bastantes seguros de que nadie las ha pensado. Estamos bien así. Entonces, doc, ¿cuál es su opinión general sobre los hechos que he proporcionado? Básicamente lo que estoy preguntando es... ¿podemos follar de la forma que siempre hemos follado? Porque si es así, voy a llevar a mi novia a casa después de esto y darle lo que quiere. Carnada. Anzuelo. Línea. Y. Jodidamente. Hundido. Como el doctor fue a contestar, Dillon fue a salir de la habitación. Gavin se rió entre dientes, orgulloso que había golpeado su blanco. Dicho objetivo le estaba dando la reacción que él sabía que iba a llegar. —Espera, Dillon, ¿no quieres saber la respuesta? Quiero decir, el bebé es tanto tu asunto como lo es el mío. No olvidemos, sin mierda privada. El doctor tal vez pudo haber intentado responder la pregunta de Gavin, pero Dillon no. Su respuesta fue golpear la puerta detrás de su culo arrogante. Otra risa, algunas preguntas no contestadas y Emily saliendo del baño poco después, tenían a Gavin sintiendo que la consulta médica fue mejor de lo esperado. Para el momento en que Emily y Gavin hicieron su camino de regreso a su edificio y al ascensor, Emily estaba convencida de que su novio había sido poseído por un demonio del sexo. Entre las miradas hambrientas durante el camino a casa y sus promesas del placer exquisito por venir, ella creía que se había vuelto temporalmente loco. Apoyada contra la pared del ascensor, ella se entregó a su profundo y apasionado beso mientras subían a su piso. Emily inclinó su cuello, permitiendo que la suave boca de Gavin adorara su piel. —¿Y a quién tengo que agradecer por este repentino cambio en tu deseo sexual? Me gustaría enviarle un regalo. ¿Tiene una dirección?


Página

—¿Es la venda de los ojos realmente necesario? —Preguntó Emily mientras Gavin la conducía por el pasillo—. Entiendo que es una sorpresa, pero tu entusiasmo en realidad me aterra. ¿Lo pintaste de negro? —¿No tienes fe en mis habilidades decorativas? —Preguntó Gavin con una sonrisa. Al abrir la puerta del cuarto del bebé, puso una sonrisa mientras tomaba un último vistazo a la habitación final. No podía llamarlo sus habilidades de decoración ya que un equipo de diseñadores de interiores muy bien pagados hizo todo el trabajo. Sin embargo, estaba contento con la dirección que les había dado en los últimos meses al descubrir que el bebé era un niño—. Y sí, necesitas la venda en los ojos. Pero voy a establecer un trato contigo. Al igual que mi castigo tortuoso, te permitiré que lo reutilices en mí esta noche. Emily se rió y fue a arrancarse la venda de los ojos, pero Gavin tomó sus muñecas. Con los labios en un mohín, ella suspiró. —Te gusta mucho ser un sabelotodo. Te juro que fuiste colocado en mi mundo por esa misma razón. —Mmm, nunca lo había pensado de esa manera. —Gavin enterró su rostro en el hueco de su cuello, su voz era seductoramente baja—. Colocado en esta tierra para ser un sabelotodo en tu mundo. —Gavin Christopher Blake, si no dejas que me quite esta venda de los ojos, voy a hacerle cosas a tu culo que ningún hombre apreciaría. ¿Lo captas? Gavin dejó escapar una risa gutural y profunda con los ojos muy abiertos. —Me estás excitando. —Oh, Dios mío. Seriamente—

182

Gavin respondió cerrando sus labios sobre los de Emily, acariciando su lengua con pequeñas lamidas necesitadas mientras sus manos recorrían su cuerpo. Las puertas del ascensor se abrieron, y con los brazos alrededor del otro, Gavin caminó hacia atrás con ella por el pasillo hacia su casa. Con la espalda presionada contra su puerta, ella dejó escapar un suspiro caliente mientras él luchaba, pescando sus llaves del bolsillo. Su ligero rastrojo le hizo cosquillas en la mandíbula al abrir la puerta. Caminando con ella hacia atrás en el ático, sus labios continuaron su asalto sobre los de ella. Emily arrojó su bolso en el sofá, rodeó con sus brazos el cuello de Gavin, y se rió mientras él la levantaba en brazos. Con las piernas colgando sobre su antebrazo, lo besó con más fuerza, su cuerpo palpitaba de pies a cabeza por la anticipación. —¿Así que vas a contestarme? —Suspiró mientras él la colocaba en la cama de tamaño California King, deslizando las sabanas—. ¿A quién le debo las gracias? Sonriendo, Gavin lentamente empujó su falda hacia abajo y la tiró al suelo. Con los ojos azules clavados en los de ella, se mordió los voluptuosos labios y su dedo trazó justo debajo de su ombligo. —La única cosa que usted necesita saber, señorita Cooper, es que Dillon está muy, y quiero decir muy, consciente de cada cosa que voy a hacerle a su hermoso cuerpo. Sin otra pregunta, Emily pasó el resto de la tarde dejándose llevar en las alucinantes cosas que Dillon aparentemente sabía que le iban a suceder.


construyó.

Página

40. Los Yankees y ‘Babe’ Ruth fueron una simbiosis de éxito, acumulando fans de tal forma que el Polo Groudns, estadio que compartían con los Giants, se quedó pequeño, y en 1923 se tuvo que construir un nuevo estadio, el Yankee Stadium, para intentar dar asiento a toda la afición que ‘Babe’ arrastraba, siendo conocido desde entonces como 'The House that Ruth Built', la casa que Ruth

183

—Lo sé. He perdido la cabeza o seriamente me he vuelto loco. —Gavin le mordió el cuello—. ¿Qué es, amor? —Ambas. —Buena respuesta. —Le quitó la venda de los ojos—. Dime. ¿Perdí mi mente en esto? El aliento abandonó los pulmones de Emily mientras sus ojos recorrieron el cuarto. Fiel a su amor por el equipo, Gavin había convertido la habitación una vez desnuda en un paraíso Yankee. Sin exageración, fue realizado con mucho gusto y podría prosperar fácilmente hasta bien entrada la adolescencia de su hijo. La mirada de Emily cayó sobre una única pared azul marino con grandes estanterías blancas. Cada una tenía en vitrinas una gran variedad de pelotas de béisbol firmadas, tarjetas y gorros. Observó todo, desde camisetas autografiadas colgando de un gancho de hierro con el emblema de los Yankees a un marcador digital real y una fila de armarios de metal de los Yankees. Una de las paredes mostraba una escena de piso a techo en blanco y negro del campo de los primeros días de los Yankees. "La Casa que Construyó Ruth"40 aparecía en la parte superior del mural. Juraba que era una foto real. Poco más allá de una de las ventanas —envueltas en una larga cortina azul marino— había una silla de cuero suave, de color marrón con almohadas esponjosas de béisbol. Una alfombra redonda con la ciudad de Nueva York de fondo cubría una buena parte del espacio. Por si fuera poco, tenía asientos reales del estadio en la habitación. Emily se quedó sin palabras. —¿Perdí mi mente? —Gavin susurró, con la barbilla en el hombro de Emily. Envolvió sus brazos alrededor de su creciente estómago, deseando poder verle el rostro—. ¿O estoy loco? Cayendo en la gravedad de todo lo que hacía a Gavin quién era, Emily lo miró, su mundo giraba sobre un eje de amor que él proporcionaba. Tantos momentos robados y pequeñas cosas que él había dicho y hecho pasaron por su mente mientras miraba fijamente a sus sonrientes ojos azules. Esos ladrones ojos azules que le arrebataron la respiración, el corazón y el alma al segundo que lo vio. Tantas palabras, habladas y no habladas, resonaron en sus oídos. Este hombre, su mejor amigo y amante, que no sabía si el niño que llevaba era de él, mantuvo la promesa que había hecho no hace mucho tiempo. Ya quería a su bebé, más allá si era o no de él, porque era parte de ella. Si Dios quiere, una parte de él. Llevando sus manos a sus mejillas con hoyuelos, ella lo miró un instante más largo antes de ponerse de puntillas. Cuando sus labios se fundieron contra los suyos, ella se preguntó cómo había llegado ser tan afortunada. ¿Por qué, de cada mujer en el mundo, este sabelotodo la escogió? Rompiendo lentamente el beso, ella lo miró, su mente estaba aturdida. —Ni siquiera sé cómo darte las gracias, Gavin. Me has aceptado con toda la frágil debilidad que tengo, amándome no menos que una mujer sin defectos. Una mujer sin miedos. Cada mirada, tacto y beso que me has dado sin juicio de ninguna clase. Has curado todas las heridas


184 Página

expuestas, las cicatrices viejas, y el dolor que traje a esta relación, sin esperar nada a cambio. Tú me has enseñado lo que se siente un corazón acelerado, me enseñaste que los simples pensamientos podían irse fácilmente con un solo beso. Tú me has enseñado lo que es sentir realmente, de todo corazón, hasta el fin del mundo amada. ¿Cómo te doy las gracias por todo esto? —Lo haces cada día, —respondió en voz baja, acariciando su cabello. Emily cerró los ojos. —¿Cómo? —Ella se apoyó en el calor de su tacto. —Mírame, Emily. —Ella abrió los ojos, su mirada acuosa buscaba la de él—. Ahí mismo, muñeca. Dijiste que cada mirada que te he dado fue sin juicio. Bueno, cada mirada que tú me has dado es intocable, pura en todo lo que es para mis ojos. Me miras como si nunca has visto a un hombre. No hay manera para mí, como hombre, explicar lo que eso se siente. —Él tomó su mano y la puso sobre su corazón—. Dijiste que cada toque que te he dado fue sin juicio. Cada vez que me tocas, tus manos tiemblan. No tienes idea de cómo me hace temblar. No estoy hablando sexualmente. Sacudes todo lo que sé que soy. Acercándola más, acarició su boca contra la de ella. —¿Y cada beso? Jesús, ni siquiera me refiero a la forma en que me besas. Desde el primer beso que compartimos, que detuviste —suavemente le mordió los labios, chupándolos entre los dientes— a este beso ahora mismo, me hundes. Me haces el amor con cada beso. Confirmas lo que este sabelotodo supo al segundo que puso sus ojos en una hermosa camarera con comida salpicada en todo su uniforme. No me gusta usar la misma línea, pero tus labios se hicieron para los míos. Eso significa que cada beso se hizo para mí. Cada vez que me miras como lo haces, pones una mano temblorosa en mi cuerpo, o tus labios suaves tocan los míos, haces que le agradezca a Dios por ser un hombre. Así es como me das las gracias cada día, y esa es la manera que espero que continúes dándome las gracias por el resto de mi vida. Una vez más se quedó sin palabras, Emily le echó los brazos al cuello y lo llevó hacia abajo para darle un beso. Tenía la sensación de que había experimentado incontables momentos "sin palabras" con Gavin. —Mmm. ¿Ves? Acabas de hacerme el amor con ese beso. —Gavin sonrió, cogiendo la mano de Emily y llevándola fuera del cuarto del bebé. —Me gusta ese término. Te hago el amor con mis besos. —Sí, señora, lo haces. —Gavin le guiñó un ojo y tomó las llaves de la mesa de la cocina—. Ahora me tienes con ganas de hacer nada más que quedarme en casa todo el día para que pueda continuar recibiendo algunos buenos besos. Estoy a punto de cancelar esta pequeña excursión. Emily se rió y cogió una suave chaqueta de punto del armario. Optando por unos zapatos planos y cómodos en lugar de sus magníficos zapatos de tacón Stuart Weitzman, se sentó en el sofá y observó a Gavin mientras ella se las ponía. Su sugerencia de cancelar se estaba volviendo más atractiva por el segundo. Con su gorra de los Yankees debajo de las cejas, se veía muy comestible envuelto en unos jeans azul oscuro, una camiseta gráfica ajustada, y un par de zapatillas. Emily se mordió el labio y se acercó a su caramelito. —No podemos cancelar, —dijo ella, poniéndose su chaqueta de punto. Las palabras salieron como un mohín mientras aceptaba su bolso de él—. Nos vamos a reunir con ellos al mediodía, y son casi las once y quince. —Ella tomó su mano y lo arrastró hacia la puerta. Si ellos no conseguían salir de allí pronto, nunca se irían—. Buenos besos después, Señor


Página

Un frío débil de mediados de abril picó en Emily, extendiendo un escalofrío por su piel mientras ella y Gavin salían de su auto al sol brillante. De cualquier manera, la primavera en Nueva York era hermosa mientras la ciudad se despertaba de un largo y duro invierno. No es que la ciudad no siempre estaba viva y bien, pero las calles contenían un sentido renovador mientras todo volvía a la vida. De los propietarios de tiendas abriendo sus puertas para que el aire fresco se deslizara a través de sus edificios a los árboles en todos los parques brotando con coloridos brotes, el centro del mundo rugía su existencia con el cambio de estación. También era algo que Emily había aprendido amar. Con las manos entrelazadas con las de Gavin, Emily miró varias tiendas mientras se abrían camino por la avenida Lexington. Deteniéndose apenas por debajo de la calle 74, su mirada se posó en un vestido de verano de forma ajustada que se exhibía en un maniquí. Con las manos sobre sus caderas, el maniquí llevaba el vestido sobre su cuerpo de plástico mucho mejor que cualquier modelo superior pagada. Emily miró a su creciente vientre y suspiró. —¿Qué sucede? —Preguntó Gavin, sus ojos se movieron entre ella y el maniquí. —Eso es hermoso, y nunca voy a encajar en algo como eso otra vez. —Ella continuó caminando hacia Giggle, una boutique elegante de bebés la cual Colton y Melanie le sugirieron que vieran—. Tendré suerte si voy a encajar en las bolsas de basura Hefty después de dar a luz. Gavin se detuvo bruscamente. Él ahuecó las mejillas de Emily con una amplia sonrisa estampada en su rostro. —Si estás usando una bolsa de basura Hefty o un bikini, todavía te verás shexy. —Le puso un beso en la frente—. Con un centenar de libras o 500 libras, todavía te amaría. —Eso lo dices ahora. Vamos a ver si dices lo mismo cuando tengas que pedirme ropa especial que encaje alrededor de mi culo. —Emily enarcó una ceja incrédula—. Mejor aún, vamos a ver si estarás diciendo lo mismo al tratar de sacar la bolsa de basura de mi cuerpo desnudo extra—grande. Una lenta sonrisa se deslizó por los labios de Gavin. —Sabes que me estás excitando, ¿no? Emily rió y tomó su mano. —Estoy haciendo una cita con un psiquiatra cuando lleguemos a casa. —Zigzagueando por la acera llena de gente, vio la boutique a pocas puertas de distancia—. Va a ser bueno para ti y tu obsesión. Realmente creo que lo necesitas. Gavin abrió la puerta de la tienda y le dio una palmada ligera a Emily sobre su culo mientras ella entraba. —Y yo realmente creo que si sigues hablando de tu cuerpo desnudo grande o pequeño, voy a necesitar una ducha fría.

185

Blake. —Ella sonrió mientras esperaba en el pasillo mientras gemía, golpeando el código de seguridad. Sin embargo todo estuvo bien. Ella lo mantuvo feliz por "hacer el amor" con él varias veces en su camino hacia abajo en el ascensor.


41. McDonald's .

186 Página

Emily negó con la cabeza, pero antes de que pudiera lanzar un comentario de regreso a él, captó la mirada de Theresa. Sonriendo de oreja a oreja, Theresa corrió hacia Emily, con los brazos extendidos. — ¡Emmy! —Emily se arrodilló y tiró de ella en un abrazo—. ¡Mamá, mira! ¡Emmy y el tío Gaffin están aquí! La frente de Gavin se frunció mientras se acercaba a su cuñada. —¿Ustedes no les contaron donde íbamos? —Sí, claro. —Melanie puso los ojos—. Aprenderás muy pronto. Nunca. Jamás le digas a un niño algo antes de tiempo. Nos hubieran molestado hasta la muerte mientras esperábamos por ustedes. Gavin recogió un Timothy igualmente emocionado en sus brazos. —¿Tus padres mantienen cosas de ustedes dos? Timothy hizo un mohín, moviendo un dedo acusador a su padre. —¡Sí! Papá dijo que nos estaba llevando a Mickey D's41 pero luego nos trajo aquí. Nunca supimos que estaban vinendo. ¿Vas a llevarnos a Mickey D's, tío Gaffin? Gavin alisó su mano a través del cabello rubio de Timothy. —Claro que sí, voy a llevarlos a Mickey D's. El tío Gaffin es un bobo por las chicas con el nombre de Molly y las papas fritas grasosas. —Emily se levantó y sonrió—. Y recuerda siempre, chico, eres el que controla a mamá y a papá. Pueden ser más grandes, pero tú tienes más poder de lo que crees. Están realmente aterrados de ustedes dos. Tu padre me dice eso todos los días. Timothy curvó sus labios sobre los dientes y rugió como un león en dirección de Colton. Colton negó con la cabeza. —Bien hecho, hermano. Eres el héroe del día, y has expuesto la peor pesadilla de todo padre. Espera. Ya sabes lo que dicen de la venganza. Gavin levantó una ceja, su sonrisa era astuta. —Ah, bueno, considéralo mi venganza por los muchos años de tormento que me hiciste pasar. —Le entregó Timothy de regreso a Colton, su risa tan astuta como su sonrisa—. No te preocupes, voy a cubrir los Big Macs. Colton miró a Emily, una sonrisa cubría su boca. —¿Estás segura que estás lista para pasar el rato con este cabeza de chorlito por un tiempo? Él podría volverte loca. —¿Quién? ¿Él? —Emily apuntó su pulgar en la dirección de Gavin—. Oh, me vuelve loca, pero lo creas o no, yo soy la que tiene el control. Él puede ser más grande y más poderoso, pero definitivamente está aterrado de mí. Lo tendré adiestrado realmente bien más pronto que tarde. Gavin se rió entre dientes, sus ojos muy abiertos. —¿En serio? —Si, en serio, —respondió ella, deslizando su brazo alrededor de su espalda—. No trates de actuar de manera fría frente a ellos, Blake. Sabes que es verdad. Melanie soltó una risa. —¡Me encanta! Sabía que había una razón por la que me gustabas, Emily. Eso es correcto. Nunca dejes que estos chicos Blake piensen que te tienen. —Ella golpeó su cadera contra la de Gavin—. Vas a ser domesticado tan rápido, no sabrás qué camino es hacia arriba o hacia abajo. Gavin miró a Colton, su voz inexpresiva. —Recuérdame mantener a mi chica lejos de tu esposa.


187 Página

Con un inquieto Timothy retorciéndose en sus brazos, Colton se encogió de hombros. —Ya estás condenado, hermano. Están teniendo un almuerzo con mamá el próximo fin de semana. Hazlo más fácil para ti y ten el delantal cuando ella llegue a casa. Si no, comenzará a retenerte algo realmente importante... el tiempo de juego físico. En ese sentido, Gavin lanzó su brazo alrededor del cuello de Emily, sonrió cálidamente y empezó a frotar su vientre. —Querida, cariño, amor de mi vida, creo que tenemos algunas compras que hacer. ¿Vamos? —Creo que lo haremos, —Emily estuvo de acuerdo con su propia sonrisa. —Genial. —Gavin asintió y miró a su alrededor—. ¿En qué camino está la ropa? Colton señaló con la cabeza hacia un lado. —Justo después de la decoración del cuarto. A la derecha de los animales de peluche y un par de metros más allá del centro de actividades. Gavin se quedó mudo, mirando a su hermano. —Hermano, tengo dos hijos y una esposa. —Colton se encogió de hombros, sus ojos verdes brillaban—. Estoy muy domesticado. Gavin sonrió y tomó la mano de Emily, conduciéndola hacia cualquier dirección que Colton acababa de explicar a fondo. Gavin tomó con rapidez cada color pastel y primario imaginable mientras navegaban en la gran boutique. También tomó cada tipo de tina de baño para bebé, sillitas y bolsa de pañales disponibles. Miró a Emily, que parecía abrumada por lo que la rodeaba. Con los labios sonrientes, él se detuvo. —¿Qué? —Preguntó Emily. Él llevó una mano a su nuca, su tacto era suave. —¿Estás bien? Ella sacudió la cabeza, las lágrimas brotaban de sus ojos. —No, no lo estoy. —Y no lo estaba. Entre Gavin completando el cuarto, su creciente barriga y su creciente temor de ser madre, ella se estaba convirtiendo en una bola mental de nervios. Un verdadero caso perdido. Se pasó la mano por sus mejillas y sacó un diminuto traje de recién nacido de un estante—. ¿Ves cuán pequeño es esto, Gavin? Oh, mierda. Ahora Gavin se sintió abrumado por su respuesta. Él asintió con la cabeza, con cuidado de no molestarla. —Lo hago. Ella sollozó. —Eso significa que la personita que lo usará va a ser tan pequeña como esto. Nunca he sostenido un bebé. No tengo idea de cómo darle de comer. Él podría morir de hambre. No tendré la menor idea de por qué está llorando. ¿Qué pasa si me odia? — Gavin fue a hablar, pero ella continuó. Sus palabras salían de su boca más rápido que un relámpago—. No voy a saber cómo hacerlo eructar. ¿Qué pasa si se me cae mientras le doy un baño? El Estado va a alejarlo de mí. ¿Qué pasa si no lo escucho en el medio de la noche? —Pausando, ella contuvo el aliento y realmente se rompió—. Y esos ungüentos. ¿Qué pasa si no pongo lo suficiente en él y tiene una erupción? ¿Qué pasa si pongo demasiado y consigue una infección? ¿Qué estoy diciendo? Ni siquiera sé cómo cambiar un pañal. ¿Va a estar en la mesa para cambiar desnudo con mucho o poco ungüento, porque su madre no sabe cómo ponerle el pañal? Santa. Madre. De. Dios. Gavin parpadeó, tragó saliva y lentamente sacó la mano de su nuca. Él siempre había sabido cómo manejar a Emily. Mierda, fue puesto en la tierra para hacer precisamente eso. Pero la mujer que tenía al frente lo estaba perdiendo. Pensando rápido, se pasó la mano


188 Página

por el cabello y le dio una mirada a lo único que pensó que podría calmarla. —Siéntate en el suelo conmigo. Con sus amplios ojos llorosos, Emily frunció el ceño. —¿Qué? ¿Quieres que me siente en el suelo contigo en una tienda? Gavin se sentó con las piernas cruzadas en el suelo de arce y le hizo señas hacia abajo. —Emily, casi tuvimos sexo en el capó de mi coche a un lado de una carretera en México. Siéntate. Impresionada, Emily miró con nerviosismo a los compradores que observaban a Gavin como si estuviera loco. Pero ella siempre supo que estaba algo loco. Después de unos segundos, se sentó en el suelo con las piernas cruzadas delante de él. Él entrelazó sus dedos con los de ella. Con los ojos preocupados y una cálida sonrisa, él besó suavemente sus labios. —Hey, —susurró. Una débil sonrisa elevó su boca. —Hey. —Mi nombre es Gavin Blake, y voy a educarte sobre bebés, ¿de acuerdo? Emily asintió, mirando hacia sus manos. —Estás tratando de conseguir que deje de molestar. —Ella llevó la mirada hacia él, su corazón se derritió—. ¿No es así? —Si, y lo haré. Dame cinco minutos. ¿Está bien? Midiéndose el labio, se centró en sus ojos. —Está bien. Llevando las manos de ella a su regazo, Gavin suspiro de alivio. Ella ya se estaba tranquilizando un poco. —En primer lugar: Los bebés son fáciles de sostener. Ellos... confían en seguida. Saben que estás ahí para cuidar de ellos. Al momento en que lo veas, Emily, no serás capaz de evitarlo. Tus brazos sabrán automáticamente qué hacer. Te garantizo que no querrás bajarlo. Eres tan cuidadosa y educada. Será algo natural para ti. — Él se inclinó y puso otro beso lento en sus labios—. ¿Está bien? Ella asintió, confiando en él. —Dos: Cuando llore, sólo lo hace por varias razones. O está hambriento, cansado, enfermo, con cólicos, tiene que eructar, necesita ser cambiado, o quiere que lo sostengan. O en tu caso, se te cayó y él tiene un dolor intenso, o no sabes cómo cambiarlo y él ha estado sobre un pañal lleno de popo todo el día. Emily levantó una ceja. —¿Pensé que estabas tratando de calmarme? Él se rió y le acarició la mejilla. —Mi punto es que sabrás por qué. Lo sabrás porque tú eres su madre. Vas a vivir y respirar por él. Vas a aprender a cómo hacerlo eructar y bañarlo. Vas a aprender qué cantidad de ungüento es la correcta. Él nunca morirá de hambre, porque no vas a ser capaz de tolerar su llanto nunca más, y es probable que acabes empujando demasiadas botellas en su boca. Emily sacudió la cabeza y se rió. Gavin se inclinó a unos centímetros de su rostro, sus ojos se clavaron en los de ella. —Y nunca te odiará. No puede. Tú amas todo lo que te rodea con tanta facilidad, lo que te hace muy fácil de amar. Él va a sentir eso. Créeme, lo hará. Emily tragó. —¿Eso crees? —Sé que es así, muñeca. Es imposible no enamorarse de ti. Y allí, sentada en el suelo con el hombre con el que no podía vivir sin él, el hombre que le enseñó lo que se siente ser amada de verdad, Emily ya no tenía miedo de convertirse en una madre. En cambio, se ahogó en el hecho de que no sólo el hombre que


PĂĄgina

189

estaba sentado con ella creĂ­a en sus fortalezas y estaba enamorado de cada una de sus debilidades, sino que otro hombrecito pronto estarĂ­a igual de enamorado de ella.


CAPÍTULO DIECISÉIS

Página

42. Son cursos que ayudan en la preparación del parto. Lo fundamental son tres técnicas: métodos de relajación, ejercicios de respiración, y empujar durante las contracciones.

190

E

mily abrió la puerta de un Starbucks en el centro de la ciudad, dándole la bienvenida al aire acondicionado por el calor del verano. De inmediato vio a Olivia, que había saltado de su silla como si estuviera envuelta en llamas. Emily se presionó a través de la multitud para almorzar, emocionada de ver a su amiga. Las últimas semanas habían sido poco menos que caóticas, por lo que su tiempo juntas fue limitado en el mejor de los casos. Con un poco más de un mes hasta que diera a luz, el horario de Emily se movía alrededor de citas médicas semanales, clases de Lamaze,42 y la compra de cualquier artículo de bebé de última hora que ella y Gavin podían pensar. Sonriendo, Emily se acercó a Olivia y dejó caer su bolso sobre la mesa. Tan pronto como fue a tirar de Olivia en un abrazo, Emily se dio cuenta de que su amiga no parecía en absoluto la misma de siempre. —¿Qué te sucede? —Emily escaneó la preocupada expresión de Olivia. Ella vaciló, las líneas de su ceño se profundizaron. —Tengo que hablar contigo. —Muy bien, —dijo Emily arrastrando las palabras, su nervios pinchaban. Nunca había visto a Olivia tan aterrada. Empujando una silla de la mesa, Emily se sentó. Su cabeza daba vueltas sobre cada hilo posible de malas noticias que su amiga podría repartir. Olivia se sentó en una silla y deslizó una bebida Venti por encima de la mesa. —Te pedí un chai latte helado. Imaginé que te ayudaría a calmar los nervios después de decirte lo que descubrí. El corazón de Emily cayó. —Liv, ¿qué diablos está pasando? Olivia mordisqueó la uña de su pulgar. —Sólo prométeme que no te enojarás conmigo. —¿Qué? —Con los ojos bien abiertos, Emily negó con la cabeza—. ¿Que no me enoje contigo? ¿Qué hiciste? —Em, sólo prométeme que no te molestarás. Emily cruzó sus brazos, su estómago se retorció en nudos. —Está bien, Olivia, a pesar de que no me has dicho con qué no debo estar enojada, te prometo que intentaré no molestarme. ¿Es eso suficiente para ti? Olivia asintió lentamente y dejó escapar una bocanada de aire. —Yo... —Ella hizo una pausa, miró a su alrededor y se pasó una mano por el cabello—. Llamé al programa de Maury Povich y— —¿Qué? —Emily se quedó sin aliento, con los ojos más abiertos—. Te dije que no los llamaras, Olivia. ¿Cómo pudiste hacerme esto? ¿Como si no fuera lo suficientemente vergonzoso no saber quién es el padre, quieres que ventile mi mierda en televisión


191 Página

nacional? —Emily se puso de pie, tomando su bolso de la mesa—. No lo vamos hacer. —¡Emily, espera! —Olivia se puso en pie, siguiendo a Emily hacia la salida. Ella tomó el brazo de Emily y la giró—. No me estás escuchando. Hay más. —¿Más? —Preguntó Emily con sus cejas fruncidas—. ¿Qué? ¿Les dijiste qué posiciones me gusta durante el sexo? ¿Tal vez fuiste tan lejos como para hacerles saber qué hice con Candice Weathers en la fiesta de graduación mientras estaba borracha? —Sin esperar respuesta, Emily alejó su brazo del agarre de Olivia, dio media vuelta y siguió tejiendo entre la multitud . —Emily —Olivia gritó—. Hay otra prueba de paternidad disponible, y no es invasivo. —Emily patinó hasta detenerse. Con los labios entreabiertos y el impacto corriendo a través de su sistema, se dio la vuelta—. Es cierto, —continuó Olivia—. Es un simple análisis de sangre. Incluso no tienes que ir al programa, y pueden tener los resultados en menos de diez días. Emily tragó, su corazón latía más rápido. Olivia se dirigió a la mesa y Emily la siguió. Sintiéndose como si hubiera recibido un puñetazo, Emily dejó caer su bolso, sacó una silla y miró a Olivia. —Dime lo que sabes, —suspiró, tratando de calmarse. —Lamento haber llamado al programa, —susurró Olivia—. Iba a ser una broma. Ni siquiera iba a darles sus nombres reales. Tenía Aceite de Oliva para ti, Popeye Rodríguez para Gavin, y Norman Bates para Gilipollas. Había pensado en poner las entradas en una tarjeta ya que no nos dejaste hacerte un shower. —Liv, no estoy preocupado por el programa. —Ella suspiró, tratando de calcular cómo de retorcida, pero aún así, histérica era su amiga—. Sólo dime lo que sabes. —Se llama prueba de paternidad prenatal no invasiva. La mujer del programa dijo que una empresa, el Centro de Diagnóstico de ADN, la realiza en sus laboratorios por todo Estados Unidos. Ellos necesitan una muestra de sangre de la madre y una muestra de sangre de uno de los padres potenciales. —Olivia se encogió de hombros—. Eso es todo. Emily sacudió la cabeza, incapaz de creer lo que estaba escuchando. —¿Cómo puede ser eso? Todo lo que leí en Internet acerca de la amniocentesis, decía que necesitas líquido amniótico para realizar pruebas de ADN antes de dar a luz. Olivia tomó un sorbo de su Frappuccino y se echó hacia atrás. —Realmente yo no lo entiendo. Dijo algo de células fetales en la sangre de la madre. Eso es todo, Emily. Dentro de los diez días que el laboratorio recibe las muestras, puedes ir a la página web de la CDA, y tendrás tus resultados. Diez días. Diez. Simples. Rápidos. Días. Emily se llevó la mano a su boca, su voz era un susurro. —Dios mío, ¿Por qué mi doctor no me dijo acerca de esto hace meses? Todo este tiempo, podríamos haberlo sabido. —Su corazón quemaba. Su pesadilla no debería haber durado tanto como lo había hecho. Infierno, en ese momento, Emily sintió toda clase de mierda por tomar la palabra de su médico sin hacer más investigaciones. —Es una prueba relativamente nueva, y seamos honestas, tu médico es relativamente viejo. Su oficina es un retroceso a los años setenta. Mierda, todavía realiza ecografías. —Olivia deslizó su silla cerca a Emily y le puso la mano en el hombro—. Tal vez él no sabía nada de él. De cualquier manera, tú lo haces ahora.


Página

Con los nervios hechos una maraña, Emily salió del elevador en Industrias Blake. Sonriendo, la secretaría de Gavin se levantó de su escritorio. —¡Hey, Emily! —Dijo, reuniéndola en un abrazo. Cuando ella se retiró, su sonrisa se amplió mientras le echaba un vistazo a Emily—. No mucho más tiempo. —Si. No mucho en absoluto. —Emily se movió en sus tacones, preguntándose por qué los llevaba. Su vientre hinchado tenía sus pies destrozados—. Estoy lista para terminar con este embarazo. —Apuesto a que si. Las últimas semanas pueden ser brutales, pero al final vale mucho la pena. Antes de darte cuenta, tendrás una pequeña vida en brazos. Te olvidarás de cada segundo de incomodidad. Tú y el Sr. Blake no serán capaces de contener su entusiasmo. —Emily le dirigió una débil sonrisa. Natalie estaba en la larga lista de personas que no conocían la situación real. Con un temor en sus ojos marrones, Natalie ladeó la cabeza—. ¿Puedo... sentirlo? —Por supuesto. —Emily tomó su mano y la puso sobre su estómago—. Está muy activo esta tarde. —Y así era. Emily juraba que su pequeño hombre estaba haciendo volteretas. Bajo la seda de su vestido, su piel rodaba en olas con sus movimientos. —Dios, me acuerdo de esto, —Natalie suspiró—. Bueno, que lo disfruten. Llegará un momento en tu vida en que te darás cuenta de que esto era una de las mejores partes. Emily le dio otra sonrisa débil y miró hacia la oficina de Gavin. —¿Está disponible? Natalie asintió. —Sip. Acaba de terminar una reunión, así que lo atrapaste en un buen momento. —Gracias, Natalie. Me pondré al día contigo cuando me vaya. —Suena bien, —dijo ella, volviendo a su asiento, su atención se centró en el teléfono que sonaba. Con los nervios instantáneamente pinchando otra vez, Emily se dirigió a la oficina de Gavin. Con un golpe rápido, abrió la puerta. Su corazón se comprimió al momento en que sus ojos se posaron en el rostro sonriente de Gavin. Poco sabía que estaba a punto de lanzar un sacacorchos en su día. Con el teléfono en una mano, hizo una seña para que esperara con la otra. Ella suspiró, comprendiendo su actitud relajada. Sin la chaqueta del

192

Emily tragó, tratando de procesar qué habían vertido sobre su regazo. Había verdad en la declaración de Olivia. Emily ahora sabía acerca de la prueba y pronto Gavin también lo haría. No podían recuperar las noches de insomnio en los últimos meses. No podían quitar cada segundo de la angustiosa espera que habían soportado. Seis meses y medio de preocuparse de si ella y Gavin iban a pasar el resto de sus vidas o no atados a Dillon sin poder deshacerse de él. Armada con la nueva información, Emily no iba a dejar que otro minuto malvado de desconocimiento siguiera. De pie, agarró su bolso, puso un beso en la cabeza de Olivia, y con un corazón asustado y pesado, se dirigió a la puerta para ir a contarle a Gavin. Sólo rezaba que su tan esperada respuesta fuera la que tan desesperadamente querían oír.


193 Página

traje y la corbata floja alrededor de su cuello, él perezosamente se mecía en su sillón de cuero, hablando de negocios. Dejando caer su bolso encima de la mesa, Emily se colocó en su regazo, esperando no estar aplastándolo. Él deslizó su brazo alrededor de su cintura, su mano masajeó su vientre. Tratando de calmar su ansiedad, arrastró los dedos por su cabello negro y suave. Dios, amaba a este hombre pero no podía dejar de sentirse como si fuera el diablo a punto de dar malas noticias. —Eso es exactamente lo que quiero oír, Bruce. Vamos a estar en contacto. —En ese punto, colgó, su sonrisa era contagiosa mientras miraba a los ojos de Emily—. Una sorpresa de mediodía. —Rozó sus labios a lo largo de su mandíbula—. ¿Te presentas como el almuerzo para mí? Emily tomó aliento, su mente le decía que sólo se revelara y lo dijera. Sin dar vueltas alrededor. Sin dudarlo. Sólo decirlo. Envolviendo sus brazos alrededor de sus hombros, ella presionó su frente contra la de él. Sus ojos se clavaron en esos desconcertadores ojos azules. —Hay una prueba de paternidad de sangre. No tiene riesgos, y podemos tener los resultados en días. Sé que estamos casi al final de este camino, pero podríamos saberlo un par de semanas antes de tiempo. Por fin podemos terminar con esta... esta espera. —Emily observó su rostro pálido. Vio esos hermosos ojos nublarse, la desolación reemplazó la alegría que habían sostenido hace menos de un minuto. Ella sintió su fuerte y duro cuerpo ceder. Su manó cayó de su vientre mientras alejaba la mirada. —He sabido de la prueba durante un par de meses. —Llevó sus ojos de nuevo a los de ella. Su declaración rebotó alrededor de la cabeza de Emily. Mirando fijamente su rostro, sangrando algo paralelo a la vergüenza, ella trató de tragar. Como se sintió mareada mientras se levantaba, apoyó la mano en el escritorio para mantener el equilibrio. —¿Lo sabías? —Suspiró con sus ojos borrosos de lágrimas y confusión—. ¿Has sabido de él y no dijiste nada? Gavin se levantó y llevó una mano a su mejilla, pero ella se apartó. Por un segundo, él encontró su voz atrapada, sintió que su corazón se hundía. Él sabía que la mentira que estaba albergando la molestaría, pero infierno, su reacción lo estaba destrozando. Él asintió con la cabeza, dando un paso atrás. —Lo he hecho. —¿Por cuánto tiempo? —Preguntó con la voz quebrada. —Después de enterarnos que era un niño. —Gavin miró al suelo, recordando el día en que no pudo evitar que sus dedos curiosos hicieran clic en torno a Internet. Un hijo. Su posible hijo había alimentado una necesidad tan profunda dentro de él para ver si había otras opciones, que pensó que se estaba volviendo loco. Pasó la mitad del día en Internet. Una vez que descubrió que podrían tener la respuesta tan rápido, el miedo lo recorrió. Congelado frente a su computadora, Gavin se dio cuenta de que la respuesta podía no ser lo que él quería oír, lo que necesitaba oír. También trajo un montón de jodidas emociones que él no estaba preparado para manejar. En su mayor parte, sentía que Emily estaba llevando a su hijo, pero mientras miraba la pantalla, su fe se desvaneció. —Eso fue hace meses, Gavin. —Emily se limpió las lágrimas de su rostro, sorprendida por el tiempo que lo había sabido—. No lo entiendo. ¿Por qué mantener esto de mí? Acercándose, se pasó una mano por el cabello. Todo lo que quería hacer era tocarla, consolarla, pero sus defensas estaban arriba, así que caminaría. —Estaba comprando


194 Página

tiempo. —Habló en voz baja y miró fijamente su rostro mientras se volvía más confuso—. Eso es todo. Estaba comprando tiempo. —¿Comprando tiempo? ¿Tempo de qué? No podemos detener lo inevitable. Pero podríamos haber detenido a Dillon de estar en cada cita con el doctor. Gavin sacudió la cabeza, sus miedos salieron de su boca. —No, no podríamos. Él es el padre. No yo. Emily tragó una bocanada de aire a su admisión. Sus rodillas se debilitaron. El hombre ante ella reveló algo que había escondido de forma tan natural, tan fácil en los últimos meses. No sabía si gritarle o llorar por él. Sin embargo, sabía que él lo hizo por ella. Ella nunca podría negar su instinto natural de proteger siempre sus sentimientos. Él la había protegido, mantuvo sus temores para sí mismo. Mientras observaba el espíritu de él quebrarse justo ante sus ojos, decidió revelar algo. Algo que ella había comenzado a sentir en los últimos meses, algo que no reconoció lo que era hasta ahora. Un tirón tan interno, tan cálido que pensaba que iba a fundirse con ella. —Tú eres el padre de este bebé, Gavin Blake. ¿Me escuchas? Gavin la miró un largo momento, pensamientos amargos invadían su mente. Quería creerle, pero no pudo. Sus palabras salieron como un susurro. —No lo soy, Emily. Él lo es. Con el corazón haciéndose añicos, Emily se acercó y cogió sus manos. Ella las llevó a su vientre mientras el bebé trataba de patear su camino hacia afuera. Mirando fijamente los ojos cansados de Gavin, ahuecó sus mejillas. —Eres el padre, y te diré cómo lo sé, — exclamó Emily, presionando sus labios contra los suyos—. Lo sé porque puedo sentir cada parte de ti corriendo por mis venas. Tu sangre, tu corazón, tu alma. Puedo sentirlo. Siento su amor por ti. Cada vez que hablas, se mueve. Cada vez que te ríes, te juro que vibra como si estuviera compartiendo la broma contigo. —Deslizando sus brazos alrededor de su cuello, ella entrelazó sus dedos en el cabello de Gavin y enterró la cara en su pecho—. Sé que puedes sentir que se mueve, Gavin, y él sabe que es la mano de su padre en mi estómago. Él lo sabe. Gavin había dicho que las manos de Emily temblaban cada vez que ella lo tocaba. Aquí y ahora, eran las suyas las que no podía controlar. Arrastró sus temblorosas manos a lo largo de la curva de su estómago, sintiendo la vida que podrían haber creado retorcerse en su cuerpo. Con lágrimas corriendo por su rostro, Emily se quedó mirando los ojos de Gavin. — Necesito tu fe y creencia en todo lo que sabes que estamos destinados a ser. —Tomó un aliento tembloroso y sostuvo su rostro—. Necesito que seas más fuerte que tus miedos y dudas. No te atrevas a darte por vencido en nosotros, Gavin. No te des por vencido en él. Por favor. Gavin asintió e inclinó la cabeza, rozando sus labios contra los de ella. —No lo haré, —susurró, tirando de ella hacia sus brazos—. Juro por Dios que no lo haré. Y allí, de pie en su oficina con la mujer con la que no podía vivir sin ella, la mujer que le enseñó lo que se siente tener su fe restaurada por su simple toque, Gavin ya no tenía miedo de no ser el padre de este niño. En su lugar, se ahogó en el hecho de que no sólo la mujer con él creía que lo era, y estaba enamorada de todos los miedos que tenía, sino que otra vida ya estaba enamorada de él.


CAPÍTULO DIECISIETE

Página

ubir las montañosas escaleras hasta el segundo piso de la casa de Gavin en los Hamptons demostró ser una hazaña más difícil que el año anterior. Con una botella de agua en una mano y un plato abundante de comida china recalentada en la otra, Emily llegó al último escalón sin aliento. Mientras se abría camino por el pasillo, ella no pudo evitar detenerse fuera de la habitación en la que ella y Dillon habían dormido la última vez que estuvo allí. Recuerdos corrompidos de su estancia asaltaron su mente. Pero mientras miraba fijamente al espacio, un recuerdo triunfó sobre el resto. Los arrojó a todos ellos al suelo. Este recuerdo particular nunca la corrompería. Se aferraría a él para siempre. Una pequeña sonrisa levantó la comisura de su boca cuando entró en la habitación. Colocando su agua y comida en el gran tocador, ella movió sus ojos hacia la mesita de noche que flanqueaba la cama matrimonial. La simple curiosidad hizo que tirara del cajón. Ella rió cuando vio la sudadera que Gavin le había dado para usar mientras jugaba su primer juego "Lanza la Tapa de Botella en la Maceta" con él. La recogió en sus manos y la llevó hasta su nariz. Aunque débil, aún mantenía su aroma. Recordó querer quemar su olor en su mente. Poco sabía entonces que tendría la suerte de despertar con ese aroma cada mañana. El calor la inundó mientras se la colocaba por encima de su camiseta. Cerrando los ojos, abrazó su pecho, superada por las visiones de esa noche. Miró a su alrededor, cogió el plato y el agua e hizo su camino fuera de la habitación, sosteniendo recuerdos hermosos y malos. En un suspiro, entró en la habitación sosteniendo su corazón y futuro. Apoyada en la puerta, Emily observó con disimulación a Gavin. Sentado con las piernas cruzadas en la cama, vistiendo nada más que un par de ligeros pantalones de pijama de algodón, su atención estaba centraba en su ordenador portátil. A pesar de que había prometido que no iba a trabajar durante las vacaciones del Cuatro de Julio, Emily descubrió que era todo lo que había estado haciendo. Sabía que él estaba tratando de mantenerse ocupado, ahogándose en todo lo que podía. Estaba tratando de evitar el trato con su nuevo juego de espera, el juego de los resultados de las pruebas de paternidad. No podía dejar de recordar hace un año cuando sus vidas eran muy diferentes. Con el corazón pesado por lo que estaba sucediendo, Emily cruzó la habitación. Después de colocar la comida y la bebida hacia abajo, se arrastró por la cama y alejó la computadora de Gavin. Con una sonrisa traviesa, ella la cerró y se sentó a horcajadas en su regazo. Gavin levantó una ceja, una sonrisa lenta jugando en su boca. —Tienes mucha suerte que guardé el documento con el que estaba trabajando. —Suena como una amenaza. —Colocando las manos sobre sus hombros desnudos, Emily ladeó la cabeza hacia un lado e imitó su expresión—. ¿Va a lastimar mi cuerpo, Sr.

195

S


196 Página

Blake? Mejor aún, ¿puedo rogar un poco de castigo agradable para mi cuerpo? —Él se rió entre dientes, y sus ojos azules brillaban con la alegría que Emily había extrañado desesperadamente en la última semana desde que habían realizado la prueba. Gavin se chupó el labio inferior y deslizó sus brazos alrededor de su cintura. —Te he convertido en una traviesa y retorcida masoquista. ¿Tienes alguna idea de lo que el pensamiento me hace? Emily rió. —Sí. Puedo sentir lo que te está haciendo ahora mismo. —¿Es muy obvio? —Muy. —Emily le acarició la curva de su cuello, mordiéndolo suavemente. Arrastrando su olor almizclado a través de su nariz, ella cerró los dedos en su cabello—. Tu cabeza está tan consumida por mi recién descubierta traviesa perversión que ni siquiera notaste algo en mí. Agarrando sus muslos, un gemido se arrastró por la garganta de Gavin. ¿Y lo que haces se supone que ayuda? —Está bien, voy a parar, —bromeó Emily, alejándose. Gavin frunció el ceño. —Estoy lanzando la tarjeta del hombre de las cavernas aquí y exigir que continúes tu travieso juego en mi cuello. —No, —Emily se rió—. No hasta que descubras qué hay de nuevo en mí. En serio, no es tan difícil. Gavin enterró sus manos en su cabello y la llevó hasta sus labios. —Mal, —susurró mientras hablaba entre beso y beso—. Es dolorosamente... tortuosamente... agónicamente, estoy—apunto—de—rasgarte—las—bragas—de—tu—cuerpo de duro. Casi al mismo tiempo que Emily comenzó a pensar en cómo deliciosamente, embriagadora y adictivamente maravillosos eran sus besos, sonó su teléfono móvil. Como de costumbre, Gavin no mostró intenciones de contestarlo. Emily retrocedió y lo miró. —Realmente debes responder a eso. Él la guió de vuelta a su boca. —De ninguna manera, —se quejó mientras se arrastraba contra la cabecera, llevándola con él—. Sea quien sea puede esperar. —Uh, uh, uh, —ella advirtió en broma, su sonrisa era tan provocadora como siempre—. Podría ser tus padres llamando para hacernos saber a qué hora van a estar aquí mañana. Gavin parpadeó. —Te bajas de esto, ¿no es así? Emily bateó sus pestañas. —En muchas... muchas... maneras. Ahora responde. —Ella se rió y cuidadosamente salió de la cama, más que disfrutando la palmada que él le dio en su trasero. Mientras lo veía tomar la llamada, Emily sintió un nudo en su estómago. Aunque no era doloroso, definitivamente no estaba cómoda mientras una contracción de Braxton Hicks43 apretaba su vientre. Con el aliento un tanto reducido, se hundió en un sillón y trató de relajarse. Sin arriesgarse, teniendo en cuenta que estaba a tres semanas de su fecha de parto, miró su reloj y comenzó a controlarlas. A medida que su estómago se relajaba del asalto leve, el bebé hizo su presencia. Martilleó su pie en lo que Emily creía que era su ira por su propio malestar, golpeó algún lugar debajo de su tórax derecho.


43. Las contracciones uterinas son esporádicas, a veces comienzan alrededor de seis semanas de embarazo. Sin embargo, se sienten por lo general hasta el segundo trimestre o tercer trimestre del embarazo.

197 Página

—Te he oído, amigo, —murmuró, frotando la zona que había atacado—. Pronto. — Emily observó los ojos de Gavin moverse con preocupación cuando su mirada se posó en ella. Inmediatamente finalizó su llamada, se trasladó al otro lado de la habitación y se arrodilló frente a ella. —¿Qué sucede? —Preguntó, colocando su mano sobre la de ella—. ¿Estás bien? Ella asintió con la cabeza y tomó una respiración profunda. —Falsa contracción. —¿Estás segura? —Si. Estoy empezando a acostumbrarme a ellas. —Ella tragó saliva y, con la ayuda de Gavin, se levantó. Sonriendo, ella envolvió sus brazos alrededor de su cuello—. Así que, ¿Puedes decirme qué hay de nuevo en mí? Sorprendido por su despreocupación, Gavin sacudió la cabeza, alisando sus manos por su cintura. —Emily, creo que debes acostarte. —¿Por qué? —Preguntó, con el ceño fruncido. —Tienes contracciones. —Hombre tonto, tuve una Braxton Hicks. —Ella hizo un gesto desdeñoso y cruzó la habitación. Cogió su agua de la mesita de noche, tomó un sorbo y casi terminó la botella entera—. Estoy bien. Gavin se pasó una mano nerviosa por el cabello. Sí, estaba muy muy seguro que su chica estaba enloqueciendo. —¿Cómo sabes que estás bien? —Bueno, vamos a ver. Es mi cuerpo, y lo he llegado a conocer bastante bien durante los últimos veinticinco años. —Ella caminó de regreso hacia él con una sonrisa en su rostro mientras una vez más, deslizaba sus brazos alrededor de su cuello—. ¿Quieres saber dos cosas que apuesto a que no lo sabías? Gavin soltó un suspiro, tratando de ir con la corriente. —Por supuesto. Emily meneó sus cejas. —Uno: Eres muy, muy shexy cuando estás preocupado. Gavin rió. —¿Lo soy? —Mmm hmm. —Ya lo he dicho antes —Gavin sonrió, amando su carácter juguetón— y lo diré hasta el día que me entierren. Eres bastante shexy por ti misma. —Vaya, gracias, señor. —se puso de puntillas y lo besó—. Dos: mientras te perdías en mis traviesas y retorcidas contracciones Braxton Hicks muy shexys, no te diste cuenta que estoy usando la sudadera que me prestaste hace un año esta noche. Gavin movió los ojos hacia la sudadera gris Zenga Sport que juraba que había desapareció en el aire. —No me digas. Mira eso. —Sonriendo, él volteó la capucha sobre la cabeza de Emily—. Definitivamente te queda mejor este año. La boca de Emily cayó boquiabierta, y Gavin se echó a reír. Riendo, ella le dio un manotazo en el brazo. —Retira eso ahora. —Sabes que estoy bromeando. —Gavin besó sus labios fruncidos—. ¿Tengo que hacer las paces contigo? —Como cuestión de hecho, si. —Nómbralo, amor.


198 Página

—Tapas de botellas. Gavin elevó una ceja. —¿Tapas de botellas? Emily asintió. —Sip. Un juego amistoso de lanzar las tapas de botellas. —¿Es esto algún tipo de apuesta por tu perdón? —Los ojos de Gavin brillaban con picardía—. ¿Y cuando pierdas, qué sucederá entonces? ¿Seré desechado a uno de los dormitorios de invitados por la noche? Emily se burló, en dirección a las puertas francesas. —¿Por qué supones que voy a perder, sabelotodo? Y sí, dormirás solo si no me dejas ganar. Riendo, Gavin la miró sacar su lengua al más puro estilo de Emily mientras desaparecía hacia el balcón. Al estilo de Gavin, estaba a punto de probar la memoria de su chica. Cogiendo un mando a distancia y encendiendo el sonido envolvente, golpeó repetición en una canción en particular. Se puso una camiseta de manga larga y se dirigió hacia las puertas. Con la bolsa de congelador llena de tapas en la mano, Gavin aspiró el olor salado del mar. Emily estaba apoyada en la barandilla cuando él salió al aire fresco de la noche. Ella sonrió, hundiendo su corazón de la misma manera en que lo había hundido hace un año. Diablos, si alguna vez llegaba un momento en que no podría robarle el aliento, él sabría que el mundo a su alrededor se habría vuelto loco. Arrojando la bolsa de recuerdos en una silla de Adirondack, él tomó su mano y suavemente la atrajo hacia su cuerpo. —¿Puedo tener este baile antes de jugar nuestro pequeño juego? —Parece que ya has decidido eso por mí, —bromeó ella, apoyando la cabeza contra su pecho mientras se balanceaban. Gavin besó la parte superior de su cabello. —¿Habrías sido capaz de decir que no? —Nunca, —susurró. —Eso es lo que pensé. —Empujas tu suerte cada vez que puedes, ¿no? Él rió entre dientes ligeramente. —Siempre. —Con una mano extendida a lo largo de la parte baja de su espalda, con la otra, entrelazó sus dedos con ella y llevó sus manos a su pecho. Mirándola fijamente, sonrió—. ¿Sabes qué canción es? —Sí, —suspiró ella, su mirada estaba paralizada en los labios de él. Sus músculos se calentaron mientras el recuerdo de la primera noche que habían hecho el amor se derramaba a través de ella—. Es La Vie en Rose de Louis Armstrong. También recuerdo la primera vez que la bailamos. —Muy bien, señorita Cooper. Usted continúa impresionándome. Él dejó de moverse, y el corazón de Emily farfulló mientras inclinaba la cabeza y rozaba sus labios contra los de ella. Un beso provocador. Nunca era suficiente. Pero Emily supo desde el primer momento en que la había besado, que nunca conseguiría saciarse de él. —Sabes que un día voy a bailar contigo esta canción en nuestra boda. Es decir, ¿si todavía me tuvieras? Emily tragó, su respiración cada vez mayor. A medida que su cabello se batía con la ligera brisa de verano, una lágrima se deslizó por su mejilla. Un año. Un círculo completo se había elaborado en torno a sus vidas, y aunque habían estado a prueba en todas las formas


Página

—¿Cómo diablos lo convenciste de salir en barco? —Olivia untó una fuerte dosis de bronceador sobre su pecho—. Tienes seriamente al hombre azotado. Él categóricamente rechaza el viaje de pesca cada año. Emily recubrió sus piernas con bronceador. —No lo convencí. Colton lo hizo. —Puso la botella en la mesa de hierro forjado y ajustó el paraguas sobre ella. Suspirando, sacudió la cabeza y se echó hacia atrás en su silla junto a la piscina—. Tengo curiosidad por ver lo enfermo que va a estar cuando regrese. Insistió que el agua estaba bastante tranquila. Ahora mírala. Olivia asintió. —Oh, estará abrazando el inodoro, te lo garantizo. Él piensa que porque se pegó esa estúpida cosa de mareados detrás de la oreja, está cubierto. Ni por casualidad. Estaré sorprendida de que no se agite después de nadar en la piscina. Ambas mujeres rieron. Fallon regresó desde el interior de la casa y le entregó a Emily un vaso de limonada. —Gracias, —dijo Emily. —No hay de qué. ¿De qué se ríen ustedes dos? —Preguntó Fallon, acomodándose en una silla. —Gavin y su forma de ser, sin duda, va a hacer el amor con todas las tazas de inodoro en su casa cuando los chicos regresen. —Olivia asintió a sabiendas, con una sonrisa malvada torciendo sus labios—. Emily definitivamente estarás jugando a la enfermera esta noche. La mirada de Emily se desvió a las agitadas aguas del Atlántico. Mientras miraba las olas romper contra la orilla, se preguntó si Gavin estaba bien. También se preguntó si él había accedido a ir en el viaje en otro intento de mantener su mente alejada de los resultados de las pruebas. Como cualquier día, los nervios de él estaban disparándose por segundo. Sin embargo, él y Emily no eran los únicos nerviosos. Cuando sus padres habían llegado esta mañana para su fiesta del Cuatro de Julio, Emily podía ver la preocupación en sus ojos. Podía verla en todo el mundo. Desde Fallon, a Trevor, Olivia, Melanie, y Colton, todos a su alrededor parecían inquietos cuando realmente ella prestaba atención. —Olivia, —Jude la llamó desde la piscina. Alejando su cabello castaño claro de su frente, él sonrió—. Si no te metes conmigo, voy a salir y atraparte.

199

posibles, aún estaban juntos. —Nunca podría no tenerte, Gavin. Nunca, —susurró ella, enamorándose más de él de lo que nunca había pensado posible. Mientras Louis Armstrong cantaba melodías conmovedoras acerca de hechizos mágicos, Gavin se lanzó sobre Emily, como siempre lo hacía. Presionó sus labios en los de ella y la besó lento y profundamente. El corazón de Emily cayó, a sabiendas que hace un año esta noche en este mismo balcón, cervezas, recuerdos y lágrimas fueron compartidos. Poco sabía entonces que, un momento robado, una sudadera, muchas tapas de botellas, y algunas capas desprendidas más tarde, su vida nunca sería la misma. Y agradecía a Dios por cada minuto que no lo era.


200 Página

Olivia le lanzó una mirada. —Y si lo haces, tu cuerpo nunca sentirá la punta de mi pincel de nuevo. —Ella inclinó la cabeza hacia un lado—. Y nunca voy a permitir que cierta punta de tu cuerpo sienta el mío nunca más. Emily observó mientras él reflexionaba las amenazas de Olivia. Sin embargo, su deliberación no duró demasiado tiempo. Él salió de la piscina y se lanzó hacia Olivia. En cuestión de segundos, la había arrastrado por encima del hombro, llevando su cuerpo pateando y gritando a la piscina. Emily tomó un respiro riendo y Olivia tomó un baño no deseado cuando Jude la dejó caer al agua. Amando que Olivia parecía haber encontrado la horma de su zapato en Jude, Emily y Fallon rieron mientras la observaban escupir agua. —¡Jude Hamilton! —Olivia farfulló mientras él saltaba adentro con ella. Tirando de ella en sus brazos, él soltó una risa—. Estoy así de patear tu jodido culo en todo el lugar por esto. Jude volvió su atención a Emily y Fallon. —¿Qué piensan las dos mejores amigas? Me pregunto si ella necesita un buen remoje por eso. —¡Hazlo! —Fallon gritó, inclinando su vino frío a su boca. —Vete a la mierda, Fallon, —Olivia gritó, intentando salir del agarre de Jude. Emily levantó sus manos en señal de rendición. —Me quedaré fuera de esto. —Gracias, ami— Emily supuso que la última palabra de Olivia iba a ser "amiga", sin embargo Jude la sumergió, interrumpiéndola. Emily apartó la atención de la batalla húmeda cuando vio a Gavin y a la pandilla de pescadores haciendo su camino a través del patio. Después de atar su pareo alrededor de su cintura poco favorecedora, Emily se movió rápidamente pero con cuidado a través de las baldosas de pizarra empapadas de agua. Ella no pudo evitar fruncir el ceño cuando vio la expresión de Gavin. Sí, su hombre parecía menos que saludable. Besando sus labios, ella apretó los brazos alrededor de su cintura. —¿No estás bien? Gavin se pasó una mano cansada por sus mejillas quemadas por el sol. —He estado mejor. ¿Pero necesito que me digas de nuevo por qué razón no te escuche sobre no ir? Emily sonrió. —Eso es porque que querías lucir genial delante de los chicos. El indicio de una sonrisa apareció en la boca de Gavin. —Ah, sí. Yo y mi genialidad. Hazme un favor y encadéname a la valla el próximo año cuando se burlen de mí por no ir. —Trato. —Emily corrió las manos por su cabello—. ¿Ducha? —¿Me estás bañando? —¿Quieres que lo haga? Gavin levantó una ceja. —¿Es una pregunta seria? —Me estoy asegurando. —Ella hizo un mohín—. Te ves muy enfermo. —Correcto, —admitió él, deslizando sus manos por el cabello de ella—. Sin embargo, una pequeña dosis de Emily podría curar las náuseas. —Vamos, mi hombre enfermo. —Ella sonrió y tomó su mano—. Emily cuidará de ti. Y ella lo hizo. Después de una muy larga y una muy cuidadosa ducha, Gavin se sentía menos... nauseabundo.


201 Página

Mientras el olor que chisporroteaba de las hamburguesas, perritos calientes y alas de pollo flotaba en la brisa, Gavin sacó una silla y esperó que Emily terminara de ayudar a su madre en la casa. Todos se sentaron a una buena comida preparada por el padre de Gavin. —¿Te sientes mejor, hombre? —Preguntó Trevor, masticando un trozo de maíz en una mazorca—. ¿O debemos ser cuidadosos en que probablemente te enfermes por toda la mesa? Fallon puso los ojos. —Eew, Trevor, eso es asqueroso. —Lo es, ¿no? —Gavin sacudió la cabeza y se echó a reír—. Sólo por eso, si me siento enfermo, estoy apuntando a Trevor. —Está bien, ¿en serio? —Dijo Olivia, su frente se frunció con disgusto—. Estamos tratando de comer aquí. —¿Por qué las mujeres se asustan por eso? —Jude puso una porción monstruosa de ensalada de patatas en su plato—. Hay cosas más desagradables que vomitar. —Estoy de acuerdo. —Gavin se inclinó hacia atrás, cruzando las manos detrás de la cabeza. Una sonrisa lenta levantó su boca—. Al igual que mi sobrino con el dedo metido en la nariz en estos momentos. Está cavando en busca de algo. Todo el mundo giró la cabeza en torno a la mesa que Melanie, Colton y los niños ocupaban. Efectivamente, el pequeño Timothy tenía otros planes para lo que iba a disfrutar de postre. Una orquesta de gemidos de repugnancia de Olivia y Fallon se filtró a través del aire junto con el sonido de sus sillas chirriando hacia atrás de la mesa, mientras arrancaban sus platos y se iban. —Colton, —Gavin gritó, sonriendo—, hermano, es posible que desees controlar a tu hijo. Colton levantó los ojos de su plato. Él los movió entre sus dos hijos, finalmente deteniéndose en el culpable. —Timmy, sácate el dedo de la nariz. Melanie suspiró, tratando de alcanzar la mano inofensiva. Ella lo levantó de su silla. —Vamos. Hay agua y jabón para ti. Mientras los hombres se reían y bromeaban acerca de lo que acababa de suceder, Emily, Lillian, y Chad salieron de la casa. Cada uno tomó un asiento en una de las dos mesas. Emily puso su plato en la mesa, con una expresión curiosa. —¿Por qué Fallon y Olivia acaban de irrumpir dentro? ¿Alguno de ustedes las insultó? Otra ronda de risas estalló, sumándose a la confusión de Emily. Jude se puso de pie y se abrió paso al interior. Gavin asumió que estaba tratando de ir a ver a Olivia. Gavin pasó el brazo por encima de la silla de Emily. —No, nosotros no las insultamos. Sólo tienen estómagos débiles. Emily comenzó a apilar ensalada de pepino en su plato. —Mmm hmm. Ni siquiera voy a preguntar. —Bien. Es mejor, Em. —Trevor tomó un trago de su cerveza y empujó su plato vacío—. ¿Cuál es el acuerdo? ¿Ustedes dos tienen un nombre para el pequeño? Emily miró a Gavin. —Nosotros lo tenemos. —Noah, —respondió Gavin, tratando de mantener su mente lejos de los pensamientos no deseados de él no siendo su hijo—. Noah Alexander. Trevor asintió. —Buen nombre.


202 Página

—Sí, lo es. —Emily le dio a Gavin una débil sonrisa, sabiendo que su cabeza estaba atrapada en la batalla de nuevo. Con un suspiro, se volvió a Trevor—. Así que, Fallon dijo que ustedes dos se están mudando juntos. Trevor sonrió. —Sip. Ella insistió. Emily enarcó una ceja incrédula. —He oído que fue al revés. Gavin sonrió y negó con la cabeza. —Ella nos contó todo el otro día. Las rosas. La cena con el discurso nervioso. —Está bien. Me has pillado. —Trevor terminó el resto de su cerveza—. Como si fueras mejor con Emily, bobo. Olvídate de los discursos. Los tuyos son infames. —Ah. Lo son, y yo peor. —Gavin sonrió—. Pero nunca me atraparás negándolo, y mi sensibilidad hace que gane puntos de digno de desmayo. Emily rió. —Amigo. Estás acabado. ¿Digno de desmayo? —Lo tienes, hermano. Soy muy digno de desmayo. —Gavin masajeó sus dedos por el cabello de Emily—. Dile, amor. Emily dejó caer el tenedor en su plato y se dejó caer en el regazo de Gavin. Ella apretó los brazos alrededor de su cuello y sonrió. —Él es el rey del desmayo, Trevor. Realmente debes tomar algunos consejos. Trevor se puso de pie, estirando sus largos brazos. —Estoy fuera. Ustedes dos me están asustando en más de un sentido. —Cogió su plato de la mesa y se dirigió a la casa. —Mmm, lo ahuyentamos, —susurró Gavin, rozando su mandíbula ligeramente sin afeitar contra la mejilla de Emily—. Somos malos, ¿eh? Una sonrisa sensual tocó los labios de Emily. —Muy muy malos. Después de dejarse llevar unos momentos robados con la única mujer con la que quería considerar su desmayo digno, Gavin vio a Emily desaparecer en el interior para ayudar a su madre a preparar algunos postres. Se desencadenó un brote de alivio. El último par de semanas, las dos se habían vuelto muy cercanas, y eso es todo lo que Gavin quería ver. Mientras disfrutaba el sonido de su sobrina y sobrino jugando a la mancha, Gavin se alegró de haber reducido la fiesta de este año a los amigos cercanos y familiares. Con el sol a punto de retirarse por el día, se sentó alrededor de la hoguera junto a su padre y Colton. —Gracias, pa, —dijo Gavin, aceptando una cerveza de su padre—. El día de hoy resultó bien. —Seguro que lo hizo. —Chad se relajó en su asiento, con los ojos aterrizando en los de Gavin—. Cuanto más viejo seas, comenzarás a notar que el caos de una gran fiesta pierde su brillo. Esto es de lo que se trata todo. Gavin sabía que su padre estaba en lo cierto. En algún lugar entre llegar a ser exitoso con Industrias Blake y jugar el campo tedioso con las mujeres, Gavin perdió el contacto con lo que realmente importaba. No es que él no había mantenido su familia cerca de su corazón —era imposible no considerar la crianza por sus padres como un tesoro— pero la importancia de lo que realmente contaba en la vida se volvió torcido. —Entonces, ¿cómo lo llevas? —Preguntó Colton—. Mamá dijo que Emily y tú fueron a una prueba de paternidad de sangre hace unos días. Mientras Gavin arrastraba la mirada a la casa, donde podía ver a Emily a través de la ventana de la cocina, sabía que no estaba bien. Claro. Le había dicho a Emily que no iba a


203 Página

renunciar a la esperanza de que Noah era su hijo, pero mientras la respuesta se acercaba, le resultaba más difícil de aferrarse al optimismo. Gavin se encogió de hombros, tomando un trago de cerveza. —Estoy tratando. —Hay una razón detrás de todo, hijo, —Chad suspiró, golpeando el hombro de Gavin—. Sólo recuerda eso. —¿Sí, pa? ¿Cuál sería la razón si no es mi hijo? —Gavin odiaba cuestionar cualquier cosa que su padre le decía pero Gavin no pudo encontrar una cadena de sentido si este resultado estaba a punto de joderlo. El desaliento en los ojos de su padre hizo que Gavin se sintiera como un idiota—. Lo siento, —Gavin admitió sombríamente, tratando de no perder la fe que su padre siempre había tratado de inculcar en él—. Le dije a Emily a principios de esto que iríamos a través del miedo juntos. Dije eso mayormente para calmarla, pero diablos si esto no me está matando. La idea de tener a ese idiota envuelto en la vida de ella o en la del bebé está jodiendo conmigo mal. Gavin se pasó una mano por el pelo, sus nervios se elevaban con cada malvado susurro en su mente. Gavin sacudió la cabeza. —Él ha estado un poco calmado el último par de meses, pero estoy asumiendo que es porque lo he mantenido en su lugar. Si él es el padre de este bebé, irá directo a su cabeza, y lo llevará a un nivel completamente nuevo. El idiota nos hizo saber que se mudará a Florida unos meses después de que el bebé nazca. Emily es un desastre por eso. Me voy a enamorar de este chico y tener que ver a Dillon llevárselo durante el verano y las vacaciones. Nos quebrará a ambos. Con la mano aún en el hombro de Gavin, Chad observó a Colton que miraba sin decirle nada a su hermano. Llevando sus ojos de nuevo a su hijo, Chad negó con la cabeza. Su voz era suave, pero firme. —Gavin, eres un hombre fuerte. Tú siempre lo has sido. La primera vez que te sostuve me dijiste con los ojos que ibas a dejar tu marca en este mundo, y mierda, hijo, lo has hecho. Haz hecho a tu madre y a mi orgullosos. Sé que puedes sentir que la fuerza con la que has nacido se desliza de tus manos, pero está en ti no dejarla ir. Encontrarla de nuevo. Está ahí. Como hombre y como padre de este niño, ya sea tuyo biológicamente o no, vas a hacer lo que sea para que tu y Emily no se quiebren. Eres el hombre que va a convertir a este niño en un hombre. Tú y Emily se necesitan el uno al otro y es posible que se necesiten el uno al otro más que nunca después de esto. Pero hagas lo que hagas, nunca cuestiones las decisiones que los cielos hacen por nosotros. Una vez más, hay una razón detrás de todo. Todo lo que importa es lo que haces con esas decisiones. Puedes dejar que te quiebren o moldearte. Con las palabras que necesitaba escuchar empapando su mente, Gavin miró hacia la casa. Observando a su madre y a Emily salir del porche, trató de centrarse en lo que había dicho su padre, pero a medida que las estrellas comenzaban a cubrir el cielo, temía que hasta que tuviera esos resultados en la mano, aquí y ahora, no sería capaz de encontrar la fuerza que necesitaba para caminar a través de esto. Como la duda plagaba cada músculo de su cuerpo, Gavin se puso de pie y se dirigió hacia Emily. Forzando una sonrisa, él suavemente la tomó en sus brazos. Se sentía como si estuviera fallando. Un hombre que seguiría fallando si Noah no era suyo. —Hey, —dijo ella, sonriendo—. Todo el mundo se dirige a la playa para ver los fuegos artificiales. No me di cuenta que se había puesto tan frío aquí afuera. Voy a correr adentro y tomar mi chaqueta. ¿Necesitas algo?


204 Página

Gavin no respondió. No. En cambio, inclinó su cabeza y aplastó sus labios en los de ella. Avergonzado y plagado de culpabilidad por enmascarar sus sentimientos, él la besó duro, hundiendo las manos en sus rizos suaves. Se preguntó si Emily podía saborear el miedo en su lengua o si ella podía sentir la incertidumbre en su abrazo. No sabía por cuánto tiempo se quedaron envueltos en los brazos del otro, pero en ese momento, le gustaría poder detener el tiempo. Detener que se mueva hacia adelante a un lugar perverso en el que no sería capaz de cuidar de ella. Emily lentamente se echó hacia atrás, con los ojos buscando en los de Gavin. —¿Estás bien? —Sí, —Gavin mintió sin problemas—. Puedo ir a buscar tu chaqueta. —Está bien. Tengo que ir al baño. —Le tocó la mejilla y sonrió—. Te veré abajo en la playa. Gavin asintió y ella se dirigió a la casa vacía. Mientras se lavaba las manos después de terminar en el cuarto de baño, Emily se preocupó por la manera en la que Gavin lucía. Dios, sólo quería que su espera terminara. Ella quería que su amante de los Yankees sin preocupaciones regresara. La espera lo había despojado de mucho, y Emily no pudo evitar sentirse dolida por él. En un suspiro, apagó la luz, rezando que la espera terminara pronto. En el dormitorio, tomó una chaqueta ligera de primavera de su maleta. Se alegró de haberla traído con ella. Emily se la puso y se dirigió hacia la puerta, sin embargo, se detuvo, sus pies se pegaron al suelo cuando su mirada se cruzó en la computadora portátil de Gavin. Una punzada la atravesó. Con la curiosidad llevándola, Emily se hundió lentamente en el colchón. Mirando la computadora, no podía dejar de tocar con sus dedos el código de acceso de Gavin. Sabía que los resultados de las pruebas de paternidad no debían estar por un par de días más y se reprendió a sí misma por siquiera mirar, sin embargo, algo la empujó hacia adelante. Entró la dirección URL en el espacio apropiado. Con el corazón comenzando a golpear cuando el sitio web apareció, Emily entró el número de caso que se le dio con el fin de comprobar los resultados. A pesar de que nunca había sido un matemática o estudiosa de Literatura, esta serie de números y letras quemó en la cabeza de Emily. Su cuerpo se tensó cuando el sitio comenzó a cargar la información. No era la misma página que había mostrado el último par de veces que la había verificado. En cambio, un malvado reloj de arena apareció. Emily lo miró fijamente y le devolvió la mirada mientras ella esperaba. Respira... El pequeño reloj de arena malvado desapareció... Respira... Un triángulo azul representando al padre apareció... Respira... Un gráfico que mostraba la probable paternidad decía hola... Respira... El corazón de Emily cayó, hundiéndose hasta sus pies. Incapaz de respirar, hablar o pensar, la parte del cuerpo de Emily que sólo funcionaba correctamente eran sus lagrimales. Aquellos estaban trabajando muy bien porque ella estalló en un ataque de llanto, tragando aire mientras trataba de calmarse. Aturdida por los resultados mirándola justo a la cara, Emily se puso de pie lentamente y bajó las escaleras. ¿Cómo podría siquiera


205 Página

comenzar a decirle a Gavin? Ella necesitaba palabras para este momento y su mente estaba en blanco. Completamente vacía de pensamientos coherentes, con su cuerpo temblando Emily salió al porche trasero. Sus ojos se posaron en Gavin. Sentado en una de las sillas junto a la piscina, él inclinó la cabeza hacia un lado cuando la vio. Ella se alegró que él no fue a la playa con todo el mundo. No quería decirle delante de nadie. Tenía que decirle en privado. Sólo deseaba saber cómo. Se detuvo frente a la piscina, viendo a Gavin moverse hacia ella. Se dio cuenta que él sabía que ella era un desastre, y su corazón sangraba por la mirada en sus ojos. De pie frente a ella, Gavin tomó su mejilla y suavemente colocó la otra mano en su estómago. —¿Qué sucede? —Preguntó, su nerviosismo era palpable. Emily tragó, sus palabras tartamudearon entre sus respiraciones profundas por aire. —¿Sabías que hace un año esta noche comenzaste a salvarme la vida? —Gavin fue a hablar, pero Emily continuó—. Lo hiciste, Gavin. No lo sabía entonces, pero lo hiciste. Ya hemos pasado por más este año que dos personas en una nueva relación deberían tener que soportar. Nos merecemos un descanso. —Ella miró su reloj y rápidamente hacia él—. Bésame ahora. Bésame de la forma en que me besaste el año pasado en esta misma noche. Te prometo que tampoco voy a detenerlo. Sin pensarlo, Gavin la atrajo hacia su boca, deslizando su lengua sobre la de ella. Aunque familiar, su beso sería siempre nuevo para él, algo inexplorado con cada trazo de su tacto. Con fuegos artificiales explotando encima de ellos, Gavin le dio un beso como lo hizo la primera vez que tuvo la suerte de sentir sus labios, de sentirla en sus brazos. Emily no rompió el beso esta vez, Gavin tuvo que detenerse a causa de su llanto. Él fue a hablar, pero ella le ganó de mano. —Dijiste que sin importar quién es el padre de Noah lo amarías y criarías como si fuera tuyo. Dejando caer sus brazos, Gavin sintió la sangre drenarse de su rostro, sintió su corazón martillar a través de su pecho. —Cuando me dijiste eso, no sabía qué pensar, —exclamó Emily, llevando las manos a las mejillas de él—. ¿Sabes cuántos hombres se quedarían? No muchos. Me aceptaste de vuelta después de todo el dolor que te causé, y luego aceptaste el hecho de que podrías no ser el padre del niño que llevo. Te habría amado por una eternidad antes de asumir esa responsabilidad. Después de eso, sabía que te encontraría en mi próxima vida. —Ella hizo una pausa, rozando sus labios sobre los suyos—. Gavin Blake, el destino jodió con nosotros un poco al principio... pero terminó de meterse con nosotros. Nos está dando la pausa que merecíamos desde el principio. Noah es tu hijo. —¿Qué? —Susurró, sintiendo caer de sus hombros el peso que habían estado llevando—. ¿Lo soy? Emily asintió, las lágrimas caían en un torrente. —Sí, lo eres. Lo comprobé y— Fue el turno de Gavin cortarla. Él llevó sus manos a su cabello y tiró de ella a su boca de nuevo. Desorientado, Gavin habló entre la adoración a sus labios. —¿Estás segura? Dime que estás segura, Emily. —Estoy segura, —exclamó, sosteniendo su rostro mientras ella le devolvía el beso tan fervientemente como él la estaba besando—. Es tuyo, Gavin. Es tuyo.


206 Página

—Jesús, —bromeó Olivia, haciendo su camino hacia ellos—. Hay un montón de habitaciones. Quiero decir, es una mansión, Blake. Llévala dentro. —Emily se rió y se secó las lágrimas. Con el ceño fruncido, Olivia parecía confundida como el infierno—. Está bien. Esperen un minuto. Estás llorando, ¿Pero lo estás besando? ¿Me he perdido algo? Gavin sonrió, llevando su brazo sobre el hombro de Emily. —Si. Te has perdido el memo que dice que yo soy el padre de Noah. Los ojos de Olivia se abrieron. —¡Cierra la boca! —Ella casi saltó a los brazos de Gavin, lanzando sus chillidos por encima de la explosión de los fuegos artificiales—. ¿Es verdad? ¿Él es el papá del bebé? Sí, —Emily rió mientras Olivia le daba un abrazo de oso—. Él es el papá del bebé. Gavin chasqueó los labios sonrientes juntos. —El papá del bebé digno de desmayo. Aplaudiendo, Olivia comenzó a correr hacia las escaleras a la playa. —¡Voy a traer a todos! —Adelántate, —Gavin gritó. Con su sonrisa tan amplia como siempre, él pasó su brazo sobre el hombro de Emily. Rozando su nariz contra la de ella, tomó su labio inferior entre sus dientes—. ¿Sabes lo feliz que voy a hacerte? Emily sonrió mientras su cuerpo dejaba ir la última parte de la tensión que se enrollaba a través de él. —No estoy segura de que puedes hacerme más feliz de lo que ya lo haces. —¿Dudas de mis habilidades para hacerte feliz? —Creo que acabo de hacerlo, —Emily se rió. Después de celebrar la noticia con sus amigos y familiares, Gavin siguió a Emily por las escaleras. Tenía una cita con el médico en la ciudad mañana a las cuatro en punto, y planeaban salir relativamente temprano para evitar el tráfico de vacaciones. Antes de hacer el viaje, Gavin planeaba dejar que Dillon supiera que no se molestara en aparecer. Esperaba con mucho interés hacer esa llamada. En realidad, estaba jodidamente seguro de que iba a grabarla. Aún en shock porque ya no estaba en el purgatorio, y se sentía como si estuviera por fin en el cielo, Gavin no pudo evitar la sonrisa moldeando su rostro cuando Emily se metió en la cama junto a él. Mientras ella se recostaba contra las almohadas, tampoco pudo evitar deslizar su cuerpo hacia abajo. Dejó un rastro de besos por su cuello, bajó por la sensual curva de su hombro, y finalmente a lo largo de su estómago. Gavin levantó lentamente su camisola de seda, su sonrisa se amplió mientras fijaba sus labios sobre la piel desnuda de su vientre llevando a su hijo. —Noah, —susurró Gavin, besando justo debajo de su ombligo—. Noah Alexander Blake. Emily dejó escapar un suspiro de satisfacción. —Me gusta la forma en que suena. —A mi también. —Gavin besó su estómago otra vez y le tomó la mano. Entrelazando sus dedos, besó a cada uno de ellos y la miró—. Gracias. Emily hundió su mano libre en su cabello, llevándolo lejos de su frente. La mirada en sus ojos, el tono suave de su voz, y la sonrisa en su rostro tenían a su corazón lleno de amor. —Gracias a ti, —susurró ella, una sola lágrima se escapó—. Muchas gracias. Gavin apoyó la mejilla en la parte superior de su estómago, riendo cuando una pequeña onda rodó a través de él. —¿Brazo? —Preguntó, disfrutando la forma en que se sintió.


Página

207

—Es posible. —Sonriendo, Emily bajó la vista hacia el movimiento—. ¿Tal vez el trasero? Gavin se encogió de hombros, disfrutando del momento. —Me pregunto si él apestará en las tapas de botellas como su madre. —Me pregunto si va a ser un sabelotodo como su padre. Gavin arqueó una ceja mientras dibujaba círculos alrededor de su ombligo. —Un apestoso en el juego de las tapas de botellas y sabelotodo de ojos azules. Me gusta. Emily se rió. —A mi también. Gavin besó su estómago de nuevo, una sonrisa astuta inclinó sus labios. —Me pregunto si odiará a tus Pájaros tanto como yo lo hago. Emily gimió, echando la cabeza hacia atrás sobre la almohada. —Me pregunto si va a ser un sabelotodo más grande que su padre. —Regresa eso. Acaba de utilizarlo. —Es apropiado para el sabelotodo al que iba dirigido. —No puedo decir que no esté de acuerdo. —Gavin dejó un montón de besos lentos a lo largo de cada centímetro del estómago de Emily, mirando la piel de gallina aparecer sobre su piel—. Me pregunto si sabrá lo hermosa que es su madre, por dentro y por fuera. Emily tocó la mejilla de Gavin, su alma cálida por sus palabras. —Me pregunto si será cada pedacito del hombre que su padre es. Con los ojos suavizados, Gavin se deslizó por el cuerpo de Emily, besó el lado de sus costillas, la curva de su pecho, y la pendiente de su clavícula. Al pasar por encima de ella, le pasó una mano por su sedoso cabello. —Espero que él se enamore de una mujer desinteresada al igual que su madre, que arriesga todo lo que tiene por una oportunidad con su sabelotodo. Con las llamaradas vibrantes de colores de los fuegos artificiales que se derramaban a través de la ventana de la habitación a oscuras, Emily miró los ojos de Gavin, conteniendo la respiración mientras enredaba los dedos en su cabello. —Espero que sea tan indulgente, gentil y amable como su padre es, si esa mujer alguna vez lo lastima. Gavin colocó sus labios sobre los de Emily, susurrando mientras la besaba suavemente. —Me pregunto si sabrá lo mucho que voy a amarlo a él y a su madre hasta el día que tome mi último aliento. Aunque ella quería, Gavin no dejó que Emily volviera a hablar. No sólo siguió dejando un rastro de dulces palabras grabadas en sus oídos, entró en su alma, acariciándola en maneras que nunca lo había hecho antes. Con el corazón acelerado con la promesa, Emily sintió que él se convertía en uno con ella y con su hijo, y su inquebrantable amor con cada toque delicado y dulce abrazo a través de la noche.


CAPÍTULO DIECIOCHO

Página

208

C

uando Emily se despertó a la mañana siguiente, el olor del tocino quemó sus sentidos mientras salía de la cama vacía. Esponjosas nubes, grises como una vieja lápida, salpicaban el cielo más allá de la ventana. Claramente la lluvia iba a atormentar el día. Con un estirón lento y un bostezo arrastrándose hasta su garganta, examinó la habitación. Asomando la cabeza por la puerta, escuchó las voces de Gavin y la de su padre llegar desde abajo. Sonrió por la manera en la que bromeaban y se reían. Decidiendo obtener una ducha rápida antes de irse, Emily rebuscó en su maleta por un par de suaves pantalones capri y una camiseta roja. Con la ropa en la mano, se dirigió al cuarto de baño y se permitió una larga ducha caliente. Una vez terminado, se secó el cabello, se vistió y bajó las escaleras. Encontrando a Chad solo en la cocina, miró a su alrededor, en busca de Gavin. —Buenos días, —dijo Emily, sacando una silla—. ¿Dónde está Gavin? Sosteniendo una espátula, Chad miró. —Buenos días a ti también, —respondió con una sonrisa—. Nos quedamos sin leche. Tomó un rápido paseo a la tienda. —Chad le sirvió un vaso de jugo de naranja y lo deslizó por el mostrador de granito negro—. Bebe. Es bueno para ti y para mi nieto. Emily sonrió, su tono orgulloso la abrigó. —Gracias. —Tomó un sorbo de jugo y miró a su alrededor otra vez—. ¿Todo el mundo sigue durmiendo? —Lillian está arreglándose. —Chad rompió un huevo sobre una sartén que chisporroteaba—. Fallon y Trevor están despiertos. Él bajó y cogió dos tazas de café. No he visto a Olivia o Jude, todavía. —Él tomó su jugo de naranja—. ¿Huevos y tocino? —Claro, —respondió Emily, su estómago gruñó por el tentador olor. Chad colocó unos huevos y unas rebanadas de tocino en un plato. Poniéndolo delante de Emily, él sonrió, las arrugas alrededor de sus ojos azules se levantaron. — Disfruta. —Gracias. —Emily cogió el tenedor y comió. Durante los siguientes veinte minutos, disfrutó escuchar a Chad hablar de Gavin. Aprendió que no sólo su amante de los Yankees fue un amante de los Mets en un punto, sino que también lanzó un juego sin hits44 en su último año de escuela secundaria. Después, salió del campo para nunca volver a jugar excepto por diversión. Chad dijo que creían que la decisión de Gavin de dejar de jugar vino de la presión del acoso de los exploradores que le dieron sobre llevar su talento hasta las ligas mayores. Esto sorprendió a Emily, teniendo en cuenta el profundo amor de Gavin hacia el béisbol. Sin embargo, ella lo atribuyó a que él tenía más ganas de convertirse en arquitecto. De cualquier manera, su curiosidad se despertó, y planeó molestar su cerebro un poco en el viaje a casa. Después de terminar de comer, Emily miró su reloj. Gavin había estado fuera por más de treinta minutos. —¿Gavin está ordeñando la vaca en una granja en algún lugar? —Señaló el reloj de la cocina de acero inoxidable—. Ha estado fuera por un tiempo.


44. Juego sin hit es el logro del lanzador en no permitir algún hit del equipo contrario, que sin embargo puede alcanzar base por otras circunstancias.

209 Página

Chad entrecerró los ojos, su frente lentamente se frunció. —Hmm. Él se ha ido por un tiempo. —Miró por la ventana, a las grandes gotas de lluvia que caían del cielo—. Tal vez se está tomando las cosas con calma. Sé que mencionó que estaba montando su motocicleta hasta allí. —Oh, —dijo Emily en voz baja. Una punzada de inquietud se apoderó de sus miembros. Su mente se precipitó a una conversación que ella y Gavin tuvieron no hace mucho. Él había discutido con entusiastas y grandes detalles sobre cómo le gustaba acelerar su moto a velocidades impías en las carreteras de East Hampton—. Voy a llamarlo a su celular y ver cómo está. Chad asintió, y Emily se dirigió hacia las escaleras. Subiendo dos a la vez, llegó a la cima en un segundo. Al doblar la esquina, se chocó con Olivia. —Bueno, eso me despertó, —dijo Olivia. Secándose el cabello con una toalla, se quedó mirando a Emily—. ¿Por qué luces toda asustada? Los ojos de Emily volaron a una ventana del suelo al techo visible desde el pasillo abovedado. Contuvo el aliento mientras observaba la lluvia caer en gotas grandes y pesadas. Emily pasó corriendo junto a Olivia con una sensación de malestar creciente. Con una mano rápida, buscó su teléfono en su bolso y pulsó el botón por el número de Gavin. Para el cuarto tono, sabía que él no iba a contestar. —Em, ¿qué demonios te sucede? —Olivia se puso en la puerta, con el rostro bordeado de confusión. Tragando, Emily cerró su teléfono. —Gavin fue a buscar leche, y no ha vuelto todavía. Tomó su maldita moto, también. Olivia se encogió de hombros. —Está bien. Está lloviendo. Es probable que se esté tomando su tiempo, chica. Cálmate. Emily asintió. Olivia tenía razón. Por alguna razón, ella estaba exagerando. Sabía que Gavin sería lo suficientemente inteligente para no conducir como un animal, sin embargo, algo estaba mal y ella no podía poner su dedo allí. No era exactamente un tirón en su interior diciéndole que algo andaba mal, sino más un vacío lentamente metiéndose en sus huesos. Mientras trataba de quitarle importancia al acantilado del que su mente estaba colgando, el timbre sonó a través del aire. Emily corrió a la ventana del dormitorio, y su corazón se detuvo en medio del ritmo mientras sus ojos se posaron en una patrulla de East Hampton blanca y azul. Ella pasó junto a Olivia mientras bajaba por las escaleras. Se detuvo en el rellano y se llevó una mano a su estómago mientras este se acalambraba. El dolor se disparó, rebotando a través de su sección media. Ella cerró los dedos alrededor de la barandilla y trató de frenar su respiración, intentó frenar sus pensamientos acelerados. Gavin probablemente fue arrestado por exceso de velocidad. Al menos eso es lo que Emily trató de convencerse cuando vio a Chad abrir la puerta. El nombre completo de Gavin... entonces las palabras. Aunque débiles, llegaron a los oídos de Emily en voz alta, dejándola fuera de balance. Perdió el control... Grave... Transportado por aire...


210 Página

Estado crítico.... Emily trató de respirar mientras su cuerpo instintivamente se sentaba en los escalones, su mano tomó el barrote de metal frío. Una ráfaga sobrevino el caos a su alrededor, pero ella no lo notó. Ella no podía. Ella no podía pensar o sentir. Su mente se deslizó a un estado de adormecimiento, sus oídos sordos a los gritos de Lillian. Apenas registró que Trevor suavemente la levantó de la escalera y la ayudó a salir al aire caliente y húmedo. Una gota de lluvia pesada golpeó su cuero cabelludo. Otra en la mejilla. Antes de darse cuenta, estaba empapada y sentada en el auto de Trevor. Sus ojos verdes tenían la mirada perdida en el camino volando por delante de ella, los músculos de Emily congelados de miedo. La lluvia alborotaba el techo mientras su galopante corazón sacudía todo su cuerpo. Mientras su mente se arrastraba por recuerdos difíciles pero bellos de los últimos meses, la fría realización hundió a Emily con más profundidad en su asiento. Gavin fue herido de gravedad. Lo que dijo el oficial corrió a través de compuertas, llenando a Emily de dolor. Un torrente de lágrimas se derramó mientras un brutal dolor de cabeza hacía un nido permanente en los aleros más oscuros de su cráneo. Para cuando llegaron al hospital, la lluvia se había vuelto más fuerte, su ritmo era tan constante como un aplauso en un concierto de rock. Emily abrió la puerta y salió. Con la mente echa un desastre disperso, rezó mientras se abría camino a la sala de emergencias. Todavía sin poder hablar, Emily escuchó a Trevor y a Fallon preguntar dónde estaba Gavin. Después de extraer un poco de información, la enfermera detrás de la mesa apuntó hacia el final de un pasillo. Con los ojos brillantes de lágrimas, Emily se aferró a los brazos de Trevor para mantener el equilibrio cuando entraron en un ascensor. —Emily, escúchame, —susurró Trevor, con la voz quebrada—. Va a estar bien. Fallon acarició el cabello de Emily empapado por la lluvia. —Si, Em. No puedes renunciar a la esperanza. Perdió el control... Grave... Transportado por aire... Estado crítico... Emily negó con la cabeza, sus palabras tartamudearon. —Ustedes esc... escucharon lo que dijo el of... oficial. Fallon la empujó a sus brazos, abrazándola con fuerza. Cuando el ascensor se abrió en la UCI, la visión borrosa de Emily se concentró en los padres de Gavin, Colton, Olivia, y Jude hablando con un médico. Emily quería correr hacia ellos para averiguar lo que estaba pasando, pero su cuerpo estaba congelado. Sus pies no se movían. Sus brazos colgaban a sus costados, fríos como los carámbanos que cuelgan de los arroyos. Con la ayuda de Trevor, Emily salió del ascensor. Un profundo sentido de la nada se deslizó a través de su pecho mientras lentamente se dirigía hacia el grupo. El fresco aire del hospital estaba imprecisamente mezclado con los olores del amoníaco y la enfermedad. Un escalofrío se disparó por la espalda de Emily mientras su mirada se desviaba a las habitaciones de varios pacientes. Inmóviles con mantas hasta el cuello, la mayoría estaban inconscientes. Cuando se acercó al grupo, Emily podía ver el miedo en los ojos de Chad y eso la hizo temblar. Su corazón se destrozó, vibrando su cuerpo.


211 Página

Lillian empujó a Emily a sus brazos, sus lágrimas empapaban su top. —Oh, Dios. Mi bebé. Mi niño. No están seguros si va a lograrlo. —El llanto de Lillian martilló en la cabeza de Emily, y su desesperación golpeó su corazón. —¿Qué sucedió? —Preguntó Emily, apenas consiguiendo las palabras. Con lágrimas corriendo por su rostro, se volvió hacia el doctor de pleno rostro—. Tiene que haber algo que pueda hacer. Él va a —Emily ahogó un sollozo— va a ser padre. El doctor soltó un suave suspiro, empujando sus grandes manos en los bolsillos. —La motocicleta salió de abajo de él frente a Mill House Inn en la Autopista Montauk. Fue arrojado contra el vehículo en sentido contrario. —Él negó con la cabeza, su voz sombría—. Acabamos de terminar de hacer una tomografía computarizada en él. A pesar de que llevaba puesto un casco, tiene una lesión grave en su cerebro, y no está respondiendo en estos momentos. Estamos tratando de controlar la inflamación, y vamos a hacer todo lo posible por él, pero no se ve bien. Tiene un pulmón perforado, tres costillas rotas, una fractura de fémur y una hemorragia interna en el abdomen. El cirujano les dará una actualización después de que salga de cirugía. Emily sintió su cuerpo débil, sintió su corazón desgarrarse fuera de su pecho. Sollozando incontrolablemente, sus piernas se aflojaron debajo de ella y se inclinó hacia el abrazo de Trevor que estaba tratando de sostenerla derecha. Sin embargo, sus brazos se sentían débiles mientras él también luchaba por mantenerse en pie. Temblando, Emily se dirigió a una pequeña sala de espera. Se dejó caer en una silla, sosteniendo su cara mientras se balanceaba hacia atrás y hacia adelante. Esto no puede estar pasando. No era real. Se negaba a creer que sólo unas horas atrás, su vida y la de Gavin estaban completas y ahora podía perderlo. Su hijo podría perderlo. El pensamiento que Noah nunca conocería al maravilloso hombre que su padre era, sacudió la fe de Emily en todo lo que había creído. Con los ojos empapados de lágrimas, lentamente levantó la cabeza y miró a su alrededor. Con los rostros pálidos de miedo, ni una sola persona en la vida de Gavin contenía un rayo de esperanza en sus expresiones. Emily miró a Chad sosteniendo a Lillian, su dolor hacía un agujero en la mente de Emily. Sentada al lado de una pequeña maquina de café, Olivia apoyó la cabeza en el hombro de Jude, sus lágrimas caían como arroyos por sus mejillas. Emily tragó mientras arrastraba su mirada a Colton. Por sí solo en un rincón, con los brazos cruzados, mirando el suelo y llorando en silencio. Emily estalló en un sudor frío mientras las imágenes de lo que ella y Gavin se supone que serían, la vida de la que habían hablado, se fundían lentamente. El reloj en la pared marcaba, su segundero era siniestro y desagradable con cada movimiento. Durante las próximas horas, todo el mundo esperaba oír una palabra. La luz fue desapareciendo del cielo húmedo en el momento en que el cirujano entró a la sala de espera. Todos saltaron a sus pies. Con los ojos tan vacíos como un polvoriento vaso que se encuentra olvidado en un alféizar, comenzó a hablar. —Hemos sido capaces de detener la hemorragia en el abdomen por ahora, y vamos a mantener un ojo en él para asegurarnos de que no se inicie de nuevo. —El cirujano hizo una pausa, tomando una respiración lenta y profunda—. Hemos tenido que realizar una craneotomía de urgencia para aliviar la presión sobre el cerebro. Las próximas cuarenta y ocho horas son críticas. Mientras tanto —miró a cada uno de ellos—


212 Página

siento que lo mejor es que pasen tanto tiempo con él como les sea posible en este momento. Hubo un momento de silencio lo suficientemente largo para que Emily sienta el tono tranquilo de la desesperación revestir la habitación. Pero se rompió mientras Lillian caía en los brazos de Chad, sus llantos salían de su garganta en inflamadas respiraciones pesadas. El corazón de Emily comenzó a palpitar en su pecho con tanta fuerza que sus dedos temblaban. Mientras miraba al cirujano salir, la niebla atrapó la mente de Emily. Ella se dejó caer en su silla, cubriéndose el rostro. Sabía que no podía ver a Gavin todavía. No podía. La verdad era que el miedo destruía su interior. La rodeaba, anclándola congelada. Ella sintió una mano en su hombro y vio los ojos del padre de Gavin. Sombras oscuras de dolor pintaban su rostro. —Vamos, —murmuró, tendiéndole una mano temblorosa—. Iremos todos juntos. —No puedo, —exclamó Emily, incapaz de mantener que su voz se quebrara—. No puedo en este momento. Vayan ustedes. Sólo necesito unos minutos. Chad asintió pensativamente. Las lágrimas contenidas nublaron sus ojos mientras se alejaba, envolviendo un brazo de apoyo en la cintura de Lillian. Emily miró a la acongojada pareja caminar hacia el pasillo, su corazón se hizo trizas por su partida. Con la cabeza gacha y los hombros caídos, Colton los siguió. En segundos, Olivia estuvo al lado de Emily. Tiernamente limpió las lágrimas de las mejillas de Emily. —No te rindas en él, Em, —susurró, con la voz tensa por la fatiga. Parpadeando los ojos inyectados en sangre, Olivia negó con la cabeza—. Él te necesita ahora mismo. El anhelo llenó el pecho de Emily. No quería renunciar a Gavin, ella sabía que tenía que ser fuerte por él y por su hijo. Pero en algún lugar en el fondo de su mente, susurros horribles le decían lo contrario. Gritaban que Noah nunca vería los cálidos y amorosos ojos de Gavin. Nunca sentiría la chispa de Gavin, la forma en que iluminaba a tantos a su alrededor con una simple sonrisa. Su veneno advertía los años que pasarían, uno tras otro, con nada más que el dolor por el hombre al que había amado más de lo que se amaba a sí misma. Ella les rogó en silencio que detuvieran su aluvión con toda la esperanza que le quedaba. Trevor y Fallon se pararon, sacando a Emily del ataque retumbando en su mente. Trevor se aclaró la garganta y con el brazo sobre el hombro de Fallon, se acercó a Emily y a Olivia. Con el rostro astillado por el dolor, se pasó una mano por el cabello. —Voy a llevar a Fallon de regreso a la casa. Ella va a mantener un ojo en Timothy y Theresa de modo que Melanie pueda venir aquí. —Hizo una pausa, sus ojos cansados y rotos—. Em, tienes que comer. Déjame recoger algo en el camino de regreso. Emily negó con la cabeza. No podía envolver su mente alrededor de nada, ni siquiera en comer. —Estoy bien. —Jude y yo vamos a tomar algo de la máquina de bebidas. —Olivia besó la mejilla de Emily y se levantó—. Estaremos de regreso enseguida. Emily asintió, capaz de decirle a todo el mundo que necesitaba un minuto para recoger sus pensamientos. Mentalmente agotada y sola, Emily dejó caer su cabeza entre sus manos, jadeando por el dolor. Rezando a un Dios que ya no estaba segura si existía, en ese momento, una pequeña llama de esperanza se disparó a través de ella. Un destello de


213 Página

lo que hizo a ella y Gavin uno, lo que los consolidó como dos almas completas destinados a ser, se apoderó de ella. De pie, deslizó sus temblorosas manos de su rostro, respiró hondo y se dirigió hacia la puerta. Al salir de la sala de espera, su corazón se estrelló mientras lentamente se abría paso por el pasillo. Deteniéndose a un par de metros de distancia de la habitación de Gavin, Emily estuvo a punto de caer de rodillas por los llantos de Lillian. El estómago de Emily se anudó, mientras una leve contracción pero perceptible la recorría, sacando el aire de sus pulmones. Empujando a través del dolor, entró a la habitación. Con la vista del amor de su vida obstruida por la vista de su familia de pie junto a su cama, Emily observó en silencio, con la mano sobre su boca mientras escuchaba a Lillian hablar con Gavin. Habló de la primera vez que él la llamó su mami y cómo eso la había hecho sentir. A través de las lágrimas, trinó sobre su primer día de clases y cómo él se había aferrado a sus piernas, con miedo de subir al autobús sin ella. Explicó que aunque su corazón se había comprimido por él, estuvo orgullosa cuando él la soltó y se subió. Lillian se quebró cuando le rogó que despertara para que él pudiera sentir la misma alegría cuando su hijo le soltara la mano en su primer día en un mundo muy aterrador. Un sollozo silencioso fue arrancado de la garganta de Emily, su cuerpo temblaba por el miedo de él perdiéndose tantos recuerdos hermosos. Innumerables segundos, horas, minutos, días y años que su hijo lo necesitaría. Amaneceres y puestas de sol que aún tenía que compartir con Noah, explicarle lo que significa ser un hombre, un hombre de verdad. Las Ligas Menores, los Boy Scouts, la primer cita, la fiesta de graduación, las graduaciones, su primer amor, su boda. Cada bocado de los preciosos regalos de la vida que él perdería si no salía a través de esto. Una enfermera entró en la habitación, alejando a Emily de los sueños que nunca podrían suceder. Sueños que se escabullían. Observó a la mujer de mediana edad comprobar tranquilamente el pitar de los monitores, reemplazar bolsas transparentes llenas de líquido sobre la IV de Gavin, y anotar algo en un gráfico. Colton dio un paso atrás y atrapó la mirada de Emily. A medida que se acercaba, ella se estremeció a lo mucho que se parecía a Gavin. Con las manos en los bolsillos, la miró fijamente un instante antes de hablar. Su voz era un susurro tembloroso. —Está tan enamorado de ti, Emily. Sé que el pequeño bastardo está tratando de perforar su manera de salir de cualquier lugar donde está en estos momentos sólo para estar contigo. —Con labios temblorosos, Emily contuvo el aliento estremecedor mientras Colton la tomaba en sus brazos—. Él lo está. Sé que él está luchando. Es demasiado terco para no hacerlo. —Espero que sí, —dijo con voz ahogada, aferrándose a él—. No lo puedo perder. Lillian se unió a su abrazo, su llanto resonaba en los oídos de Emily. Chad se quedó en silencio detrás de su esposa, sus ojos ahogados por el dolor. Lillian sostuvo el rostro de Emily. —Necesitas tiempo a solas con él. Estaremos en la sala de espera si nos necesitas. Emily asintió, extrañando la suavidad de su tacto mientras salían. Con un suspiro tembloroso, ella dio un paso tentativo hacia adelante, con el corazón hundiéndose de inmediato. El fuerte pecho de Gavin subía y bajaba en ritmo con el respirador bombeando oxígeno en sus pulmones. Otro paso más y sus ojos escurrían lágrimas mientras observaba su cabeza envuelta en una gasa blanca, una mancha de sangre empapaba el material. Su


214 Página

pierna lesionada estaba en alto en una especie de cabestrillo. Respirando pesadamente, llegó a la cama y le tocó la mano. Había calor, pero no movimiento. Ni un tirón. Ni una emoción. Nada. Dios. Todo lo que Emily quería hacer era darle un beso, pero no podía. El tubo en su boca le impedía hacerlo. Quería sacarlo de su dolor, pero no estaba segura dónde tocarlo. Su cuerpo estaba cubierto de cables conectados a los monitores que flanqueaban la cama. Incapaz de resistirse, se inclinó y le dio un suave beso en la mejilla magullada. Dejando sus labios allí, una lágrima cayó de sus ojos al rostro de él. Se deslizó por el costado de su nariz, casi como si fuera una lágrima de él. Y fue entonces cuando Emily realmente enloqueció. —Por favor, Gavin, no puedes hacernos esto. —Llevó una mano a su mejilla, su cuerpo temblaba mientras sollozaba—. Tú eres la razón por la que estoy respirando. Estoy llevando al niño que nuestro amor creo. ¿Recuerdas? ¿El amor del que las películas hablan? Esos somos nosotros, Gavin. Nuestro pasado es imperfecto, pero nuestro futuro es impresionante. No puedes dejarme. No puedes. Te necesito. Necesito tus tapas de botellas y las veinte preguntas. Necesito tus comentarios de sabelotodo y esa mirada estúpida que me das cuando trato de cocinar para nosotros. Por favor. Dios, Gavin, por favor pelea. Lucha por nosotros. Lucha por Noah. Hay muchas cosas de las que no voy a ser capaz de enseñarle sin ti. —La lluvia gorgoteaba por un tubo de desagüe fuera de la ventana, mientras esperaba una señal. Por un susurro de vida. Por cualquier cosa que dijera que la había escuchado, que la sentía. De nuevo... nada. —Dios, por favor. Por favor... —Sus llantos se detuvieron mientras enterraba la cara en su hombro. El hombro fuerte de Gavin donde tantas veces antes la había lanzado por encima. Aspiró su olor almizclado que la había vuelto loca por él la primera vez que estuvo cerca de ella. Mientras pensaba en cada palabra dicha y no dicha que habían compartido, el cuerpo de él se sacudió mientras una alarma de repente sonó. Sus ojos se abrieron a una de las máquinas, su pantalla parpadeaba en rojo con rapidez. Emily tragó saliva y se tambaleó hacia atrás cuando una enfermera entró a la habitación. —¡Tengo un código azul! —Gritó mientras rápidamente desenganchaba el tubo de la boca de Gavin. Enroscando otro, ella apretó una bolsa en su boca, bombeando manualmente aire a sus pulmones—. ¡Necesito a alguien con un carro de paro aquí, urgente! Con los ojos abiertos de horror, Emily escuchó la llamada del código azul por los altavoces mientras otra enfermera entraba a la habitación. Frenética, la mujer le desabrochó la bata del hospital de Gavin y tiró de él hacia abajo. Apretó contra su pecho, duro y rápido. Emily trató de respirar mientras otra enfermera irrumpía adentro, arrastrando un carrito con una máquina detrás de ella. Llorando, la visión de Emily se volvió borrosa, las voces se enmudecieron, ilegibles en cámara lenta. Una voz masculina rompió el aire. —¿Cuál es su situación? —FV45 —una de las enfermeras le respondió, sin dejar de presionar contra el pecho de Gavin.


215

45. Se denomina fibrilación ventricular o trastorno del ritmo cardiaco que presenta un ritmo ventricular rápido (>250 latidos por minuto), irregular, de morfología caótica y que lleva irremediablemente a la pérdida total de la contracción cardíaca, con una falta total del bombeo sanguíneo y por tanto a la muerte del paciente. 46. Asistolia se define en medicina como la ausencia completa de actividad eléctrica en el miocardio. Se identifica la asistolia como el ritmo correspondiente a la línea plana en el monitor.

Página

—Prepara para descargar a doscientos. —Después que dos grandes pegatinas fueron colocados en su piel, otra voz dijo—, Preparado para la descarga. ¿Todo despejado? Temblando incontrolablemente, Emily observó a los trabajadores que rodeaban a Gavin muy lejos de la cama. —Todo despejado. Thump... El cuerpo de Gavin se sacudió... Emily tomó un estremecedor respiro. Un segundo, un minuto, una hora... Emily no sabía cuánto tiempo había pasado. No podía pensar, no podía moverse. Con los ojos pegados en Gavin, su corazón se aceleró mientras rezaba que el suyo continuara latiendo. Thump... el cuerpo de Gavin se sacudió una vez más... El caos en torno a él continuó mientras procedían bombeando aire a sus pulmones y presionando con vigor contra su pecho. Emily sintió que su espalda chocaba contra la pared, con la mente un tren de carga de emociones mientras gritaba histérica, vagamente fue consciente de Colton en su hombro, tratando de guiar su cuerpo congelado fuera de la habitación. —¡Está en Asistolia!46 —La enfermera gritó. El médico miró el monitor. —Coloca un miligramo de epinefrina. Ni un sonido entró por la mente de Emily mientras llevaba los ojos del cuerpo inmóvil de Gavin al monitor, las gigantescas olas en la pantalla, desaparecieron en una sola línea plana. No había una señal sonora larga y prolongada, y si la había, Emily no podía escucharla. Lo único que podía oír eran las dulces palabras de Gavin de la noche anterior. —Me pregunto si sabrá lo mucho que voy a amarlo a él y a su madre hasta el día que tome mi último aliento. —Mi último aliento... —Último... Aliento... —Hora de la muerte, 22:28, —dijo el médico con expresión sombría. El mundo de Emily saltó hacia adelante unos pocos segundos y recuerdos perdidos en un destello cruel de pura oscuridad. Ella sintió que su garganta se retorcía y apretaba. Sus grandes ojos verdes escocían. Quería que su cuerpo se mantuviera en pie, pero no pudo. Alejándose e hiperventilando, aterrizó dolorosamente en cuatro patas afuera de la habitación. Las palabras de los demás iban y venían en un borrón difuso. Incluso los gritos de Lillian eran distantes. A lo lejos, el grito de una madre que había perdido a su hijo más joven. Con los ojos empapados de lágrimas, el corazón empapado de dolor, y sin saber de quién era la mano que la estaba levantando desde el piso, Emily trató de tragar. Trató de respirar. Los brazos temblorosos de Trevor cubrieron su cuerpo. Él enterró su rostro cansado en su hombro mientras lloraba con ella. Esta noche, en el año en que su vida iba a cambiar de muchas maneras hermosas, el destino había roto su promesa y decidió joder con todo el mundo en la vida de Emily. En una neblina, vio a un hermano llorar a su único


Página

216

hermano, un padre llorar a su hijo, y los amigos reuniéndose en la desesperación por la pérdida de alguien con quien habían crecido. Sin embargo, con toda la pena que el pasillo tenía, en ese momento, Emily supo que la pérdida más grande pertenecía al niño que llevaba. Su padre se había ido. Nunca caminaría en esta tierra de nuevo. Nunca compartiría una charla nocturna con su hijo. Nunca sostendría a su hijo en sus brazos por primera vez. Él se había ido... No más alientos robados antes de un beso... No más corazones acelerados por una simple mirada... No más hormigueo en la piel sin un toque... Él se... fue. Respira...


CAPÍTULO DIECINUEVE

Página

espira... —Emily. Respira... Se ha ido... —Emily, —la voz llamó más fuerte. Con un jadeo obstaculizando su garganta, los ojos de Emily se abrieron mientras trataba de adaptarse a las luces brillantes por encima de ella. Empapada en sudor y tosiendo, se sentó, pateando las sábanas. El sonido de pasos rápidos se acercaba. —Jesús, bebé. ¿Estás bien? Los ojos de Emily se lanzaron a la voz y el corazón le cayó cuando su mirada se posó en Gavin. Llevó una mano a su boca mientras se quebraba en un ataque de llanto. Con su cuerpo temblando como una hoja y las lágrimas cayendo de sus ojos en olas, Emily saltó de la cama y cayó en el cálido abrazo de Gavin. —Estabas muerto, —ella gritó, pasándole las manos por su rostro confundido. Tenía que asegurarse que era real, asegurarse de que estaba respirando, viviendo. Sus dedos se derritieron bajo la sensación de su rastrojo leve mientras una contracción dolorosa la golpeaba, casi sacando el aire de sus pulmones. Arrastró sus temblorosas manos por su pecho desnudo mientras febrilmente besaba sus labios, las palabras salían de su boca entre respiraciones de pánico—. Oh, Dios mío, Gavin. Moriste. Fuiste por leche. La motocicleta. Gavin ahuecó las mejillas encendidas de Emily y limpió sus lágrimas con sus pulgares. Mirándola fijamente a los ojos, una pequeña sonrisa apareció en sus labios. —Estoy aquí, amor. No ocurrió nada. Fue sólo un sueño. —No fue un sueño, —exclamó Emily, encorvándose. Sosteniendo su vientre, otra contracción comprimió su estómago—. Oh, Dios. —Ella se enderezó, aferrándose a los hombros de Gavin mientras lo besaba repetidamente. Como no quería cerrar los ojos, miró a los suyos mientras su boca se movía sobre sus suaves labios—. Fue una pesadilla. Estabas muerto. —Otra contracción seguida de un beso—. Ellos trataron de reanimarte. No respirabas. Te rogué que siguieras luchando, y no pudiste. Tu cuerpo se rindió. El rostro de tu madre. Tu padre. Tu hermano. Todo el mundo estaba devastado. Gavin la llevó con más fuerza a su pecho. Sosteniendo su cabeza, le pasó las manos por su cabello humedecido. —Emily, cálmate. Estoy aquí, cariño. Estoy aquí. Todavía frenética, no podía relajarse. ¿Estaba loco? Era imposible. Visiones de su cuerpo sin vida colgaban en su mente tan claras como un cielo sin nubes. Empujó a Gavin hasta sus labios mientras seguía llorando. —Te amo. Dios mío, te amo tanto, Gavin. No te lo he dicho bastante. —Otro beso y otra contracción. Zumbando. Un dolor punzante y profundo recorrió su estómago. Estas no eran las contracciones de Braxton Hicks. Nop. Lentamente retrocediendo, Emily miró a Gavin, su voz era un susurro. —Te amo, Gavin

217

R


218 Página

Blake, —hizo una pausa, alejándose el cabello de la frente—, y estamos a punto de tener a este bebé. Gavin tragó saliva y sintió que sus ojos se ampliaron. —¿Estás en parto? —preguntó, incapaz de mantener que su voz se quebrara como si fuera un adolescente en la pubertad—. No estás esperando hasta dentro de tres semanas. Ella era la que estaba en parto pero Emily podría decir que Gavin lucía como si estuviera a punto de perder su mierda. Tomando una respiración lenta y clara, Emily asintió. —Sí, pero necesito que te calmes, ¿de acuerdo? Gavin inclinó la cabeza hacia atrás, convencido de que ella realmente había perdido la razón. Hace dos segundos estaba molesta sobre él muriendo, pero ahora estaba a punto de traer a su hijo al mundo y se había vuelto extrañamente relajada. —¡La bolsa! —Le espetó, volviéndose hacia el armario. Abrió la puerta y se detuvo. Girando alrededor, sus ojos se abrieron más—. Joder, no trajimos la bolsa. ¿Cómo se supone que vamos a hacer esto sin la bolsa? Aunque con un ligero malestar físico, Emily se sentía mentalmente increíble. Se quedó mirando el rostro asustado de Gavin, queriendo ahogarse en sus ojos. Parecía tan irreal que él estuviera de pie en la habitación con ella. Se acercó a él y le tocó la mejilla, acunándola en su mano. —El bebé está viniendo si tenemos o no la bolsa de maternidad. —Correcto, —Gavin graznó, cogiendo un par de pantalones de chándal y una camiseta. Él se los puso, haciendo todo lo posible para relajarse pero la calma de ella lo estaba poniendo nervioso. Un apagado golpe llegó a la puerta, seguido por Olivia entrando. Luciendo un par de pijamas de seda y pantuflas de conejo de peluche, entornó los ojos contra la luz. —Ustedes lunáticos se dan cuenta que son casi las tres de la mañana, ¿verdad? —Ella bostezó y se pasó una mano por su rostro cansado—. Considerando que Jude y yo estamos justo al lado, ¿es posible que ustedes dos pudieran, no lo sé, bajar la voz un poquito? Saben que tengo sueño ligero. —Emily está en parto, —respondió Gavin, buscando las llaves en la parte superior del tocador. Los ojos de Olivia se abrieron casi al mismo tiempo que otra contracción inoportuna comenzaba a desarrollar su camino a través del estómago de Emily. Encorvada, trató de respirar a través del dolor. Olivia y Gavin corrieron a su lado, cada uno tomando su brazo. La boca de Olivia se quedó boquiabierta. —Mierda, Em. Estamos en todo el camino de los Hamptons. ¿Qué demonios vas a hacer? ¿Viajar de regreso a la ciudad? Quiero decir, el doctor está allí, no aquí. Emily negó con la cabeza, con los ojos vagando entre Gavin y Olivia. —¿Qué sucede con todo el mundo? —Dijo entre dientes, su voz no era tan dulce o tranquila como antes—. Puedo estar equivocada pero las mujeres dan a luz todo el tiempo sin bolsas de maternidad y sin médicos que siguen a lo largo de sus embarazos. ¿De acuerdo? —Correcto, —Gavin y Olivia respondieron al unísono. —Gracias, —dijo Emily, hundiéndose en la cama cuando comenzó a llorar de nuevo. Entre el dolor y la pesadilla, ella era un desastre. Gavin miró a Olivia, su voz fingió calma. —¿Puedes traerle algo de ropa?


219 Página

Olivia asintió, y Gavin se arrodilló frente a Emily. Con las manos en sus rodillas, la miró a los ojos, agradecido por todo lo que ella tenía y estaba a punto de darle. —Te amo, —susurró. Emily le pasó los dedos por su cabello, una débil sonrisa tocó sus labios—. Asustados juntos, amor. Recuerda eso. Estoy aquí. —Asustados juntos —Emily repitió en voz baja, aceptando una camiseta y unos jeans de maternidad de Olivia. —Voy a despertar a todos. —Olivia puso un beso en la mejilla de Emily y otro en la cabeza de Gavin—. Ellos necesitan saber que el pequeño Noah Olivia Alexander Blake estará aquí pronto. ¡Sii! —Con eso, desapareció en el oscuro pasillo. Una vez de nuevo tratando de actuar "estoy bien como un gato", cuando estaba realmente asustado, Gavin ayudó a Emily a sacarse el pijama y ponerse la ropa. Al momento que llegaron a la planta baja, la cocina estaba despierta con amigos y familiares emocionados. Emily respiró preparándose mientras miraba sus rostros sonrientes, su pesadilla volvió con toda su fuerza. No podía evitarlo, se vino abajo, las lágrimas explotaron de sus ojos. Gavin envolvió su brazo alrededor de su hombro. Él tenía una muy buena idea de por qué ella estaba llorando. Frunciendo el ceño, Lillian tiró a Emily en su abrazo. —Puedes conseguir medicamentos en el hospital para el dolor, cariño. —Ella la sostuvo contra su suave y negro albornoz. Asimilando la preocupación de Lillian pero con actitud feliz, dado que estaba a punto de conocer a su tercer nieto, Emily se sacó a sí misma de la pesadilla y dejó de llorar. —¿Cuán seguidas son las contracciones? —Preguntó Lillian—. Has estado controlándolas, ¿verdad? Gavin sacudió la cabeza, la garganta repentinamente se le secó. Maldita sea. Estaba jodiendo todo esto. No había controlado una mierda. Se sentía como si todo lo que había aprendido en las distintas clases de Lamaze que él y Emily asistieron había volado por la ventana. —Simplemente comienza a contarlas ahora, —Fallon ofreció, sacando una silla de la mesa. Se alejó el cabello con rayas platas y verdes en una cola de caballo y tomó un sorbo de café—. Leí que si están cerca de cinco minutos de diferencia, el bebé llegará pronto. Olivia le disparó a ella y a Trevor una mirada. —Ustedes dos están tratando de tener un hijo, ¿verdad? Trevor sonrió. —Hermanita, eres y siempre serás una loca. —Olivia rodó los ojos y Trevor se acercó a Gavin, estrechándole la mano—. Danos un poco de tiempo para despertar, y nos encontraremos en el hospital. Nacido el cinco de julio. Un cumpleaños genial. Felicitaciones, hermano. —Gracias. —Gavin sonrió y acompañó a Emily a la puerta. Después de despedir a todos con un abrazo, ella salió al aire húmedo de la noche, haciendo su camino hacia el auto de Gavin. Cuando Gavin fue a correr tras ella, Colton lo cogió del brazo. —Sólo recuerda, hombrecito, haz lo que ella pide. No tomes sus amenazas o insultos personalmente. Ella todavía te ama. Simplemente no le gustarás en las próximas horas. En absoluto.


220 Página

Chad rió entre dientes, golpeando la espalda de Gavin. —No puedo decir que no estoy de acuerdo con tu hermano. Linda Blair de El exorcista me viene a la mente, pero se calmará. Lillian golpeó el brazo de Chad y empujó a Gavin en un abrazo. —No les hagas caso a tu padre y a tu hermano. Todo va a estar bien. Te quiero, bebé. Estaremos allí pronto. Gavin le dio un beso de despedida a su madre y salió de la casa. Anticipando un completo demonio, se sorprendió al encontrar a Emily casualmente apoyada en su coche. Aún parecía estresada, pero él suponía que estaba insoportable. Como si él hubiera querido traer el demonio a la vida, vio su rostro ir de relajado y cariñoso a todo cabreado mientras se encorvaba, agarrando su estómago. —Jesús, Gavin, ¿puedes abrir ya la puerta? —Dijo entre dientes, sus dedos se curvaron alrededor del espejo lateral de su BMW. Gavin con nerviosismo buscó torpemente sus llaves para abrir la puerta. Ayudó a Emily en su asiento, cerró la puerta y corrió alrededor del vehículo. Una vez dentro, él la miró, su corazón se hundió. —Respira, bebé. Recuerda las técnicas de respiración que te enseñaron. —La vio tirar la cabeza hacia atrás, y oyó una especie de gruñido retumbar hasta su garganta. Ella giró la cabeza, lanzándole dagas con la mirada. —Sé cómo respirar, Gavin. Sólo preocúpate por llevarme al maldito hospital para que no dé a luz a tu hijo en este asiento de cuero. ¿Entiendes? Síp, ella estaba asustando a Gavin. Sacando el auto marcha atrás, pensó que sólo hablaría cuando sería necesario por el resto del viaje. Mientras las luces a lo largo de la oscura carretera iban y venían, también lo hicieron las contracciones que poseyeron el cuerpo de Emily. Sin embargo, la dejó sintiéndose terrible. Sentada sobre las rodillas, se inclinó sobre la consola. Ahuecando el rostro de Gavin mientras él miraba la carretera, ella comenzó a llover besos a lo largo de su sien, su cabello y mandíbula. Cualquier lugar que podía besar, ella lo hizo. —Lo siento mucho. — Besó su nariz, cuello, orejas, mejillas y labios. Lloró de nuevo—. Tú estabas muerto. Te fuiste. Te amo, Gavin. Eres mi obsesivo de los Yankees, sabelotodo y entregador de tapas de botella. Lo siento mucho. Te amo tanto. La boca de Gavin se crispó en una sonrisa nerviosa. —Este entregador de tapas de botella y sabelotodo también te ama. —Hizo una pausa y le limpió una lágrima de su rostro, sin saber si debía o no decir lo que estaba a punto de decir. Sus manos eran pequeñas, pero sabía que su novia podría lanzar un muy poderoso golpe—. Um, amor, tienes que volver a sentarse, ¿de acuerdo? Colócate el cinturón de seguridad para mí. Emily asintió. Mientras se estiraba por el cinturón, el vientre comenzó a hacerse una pelota de dolor. Mientras se hervía a fuego lento, anclando sus músculos, sintió un pequeño pop. Aún de rodillas, un líquido caliente corrió por su pierna. Tomó una respiración áspera y rápida. —Oh... mi... Dios, —gritó, sus ojos llenos de pánico—. He roto aguas. Necesitas conducir más rápido, Gavin. Ahora. —Ella se volvió hacia él, con el rostro contraído de dolor mientras sostenía su estómago—. No estoy bromeando. Sé que sabes cómo no conducir como un abuelo. Coloca ese pie grande tuyo para presionar con más fuerza el acelerador. No. Estoy. Bromeando.


221 Página

Gavin parpadeó, tragó saliva y llevó sus ojos de nuevo a la carretera. Con el doble de Linda Blair sentada a su lado, no dijo una palabra mientras aceleraba. Aunque el amor de su vida era un poco aterrador, Gavin nunca negaría al contarles a sus nietos de esta misma noche que le gustó que Emily le diera permiso para conducir como alma que lleva el diablo. En cuestión de minutos, él los tenía chirriando a una parada en la puerta del hospital. Saltando desde el coche, buscó a tientas, bueno, no sabía muy bien lo que él buscaba a tientas. Pero lo estaba. Pasándose una mano nerviosa por el cabello, abrió la puerta de Emily y la ayudó a salir. En ese momento, ella se había calmado, mostrando signos de trastorno bipolar severo mientras lo besaba repetidamente. Respirando pesadamente, Emily lloró sus disculpas aferrándose a su brazo mientras entraban a la sala de emergencias. No podía evitarlo, pero en ese momento, Gavin se preguntó dónde había estado toda su vida. Dios. Amaba a esta mujer, y ella estaba a punto de darle el mejor regalo, bipolar o no. Después de una breve conversación con una enfermera, Emily estaba sentada en una silla de ruedas y llevada a un ascensor. Destino: Piso de maternidad. Emily se estremeció al pensar en la pesadilla que había plagado su sueño. Sosteniendo la mano de Gavin, ella lo miró con lágrimas en sus ojos. —Ni siquiera te quiero aquí conmigo en este momento, — susurró ella, su cuerpo temblaba—. Quiero decir, si. Por supuesto que sí. Pero me preocupa que algo vaya a pasarte. Gavin levantó una ceja, una sonrisa suavizó su boca. —Sabes que estás a punto de dar a luz a nuestro hijo, ¿verdad? —Emily asintió, y Gavin se inclinó, rozando sus labios a lo largo de su frente—. Emily Cooper, déjame a mí la preocupación acerca de ti en estos momentos. Nada va a sucederme. ¿De acuerdo? Ella asintió de nuevo, tomó su mano con más fuerza mientras una nueva contracción lentamente comenzaba a construirse. Las anteriores no tenían nada en comparación con esta. Respirando más rápido, Emily cerró los dedos alrededor del brazo de la silla de ruedas. Juraba que sus uñas rasgaron el cuero de inmediato. —¿Cuántos pisos más? —Dijo entre dientes con los ojos clavados en la enfermera. Por la expresión en el rostro de Gavin, Emily juró que había cortado la circulación de su mano—. No lograré pasar a través de esto. Sé que no. La enfermera le palmeó la espalda, sus ojos centelleantes contenían una gran cantidad de conocimiento. —Yo dije lo mismo con el primero, segundo y tercero. Vas a estar bien. Por supuesto que no. Emily dejó escapar un suspiro, completamente, inequívocamente, cien por ciento segura de que ella nunca dejaría que Gavin la toque de nuevo. Cuando las puertas del ascensor se abrieron, ella fue llevada a una habitación privada, su contracción aflojó su ataque al momento que se puso de pie. La enfermera le entregó una bata de hospital, y Emily se dirigió al cuarto de baño para desvestirse. Después de cambiarse y asearse a sí misma, Emily se quedó mirando su reflejo y su estómago. Suspirando, comenzó a relajarse. Gavin estaba bien. Fue sólo una pesadilla. Aunque lo que estaba a punto de sufrir sería poco menos que una tortura, al final, no sólo tendría a Noah sino que Noah tendría a su padre. Una tormenta de emociones la golpeó cuando escuchó los gritos de agonía de una mujer en la habitación de al lado. Tragó saliva, mirándose durante un largo tiempo y salió del cuarto de baño rezando poder manejar esto.


222 Página

—Hey, —dijo Gavin, llevándola a la cama—. ¿Estás bien? Ella miró sus ojos azules, su amor era evidente. —En este momento lo estoy. —Se puso de puntillas y besó sus labios suaves. Él la sostuvo, su abrazo era cálido—. Estoy pidiendo disculpas ahora por la forma en que podría actuar durante... —Su voz se desvaneció mientras una nueva contracción comenzaba a entrar en erupción. Retrocediendo, Emily sostuvo su estómago y se sentó en la cama. Con los ojos entrecerrados y la respiración entrecortada, se quedó mirando Gavin—. Oh Dios. ¡Di algo para mantener mi mente lejos del dolor! El corazón de Gavin se derritió. Un tanto con miedo de tocarla, corrió suavemente su mano sobre el estómago de Emily, rezando para que ella no lo golpeara. —Espero que se parezca a su madre. —Él la besó en la frente, apartándole el pelo lejos de su hombro—. Espero que tenga tus hermosos ojos verdes. —Él sonrió y besó cada párpado—. Tendrá las damas sobre él si los tiene. Mientras la enfermera ajustaba el cinturón de maternidad sobre su estómago, Emily hizo sus ejercicios de respiración, convencida de que su espalda se estaba rompiendo lentamente. —¿Mis ojos? Estaba esperando que tuviera los tuyos. —Ella echó la cabeza sobre la almohada y rodó a su lado—. Sigue hablando. Dios sigue hablando, Gavin, —ella gritó—. Veinte preguntas y no te atrevas a llevar nada a lo sexual. Gavin se aclaró la garganta, agarrando su mano. —¿Analgésicos o no analgésicos? —Sin duda analgésicos —Emily apretó los dientes con los ojos fijos en la enfermera. La enfermera asintió con una sonrisa simpática. —Voy a buscar algo para ti tan pronto consiga que esta IV comience. Emily no se dio cuenta del pequeño pinchazo mientras la contracción crecía en intensidad. Continuando con sus ejercicios de respiración, que estaba bastante segura de que no iban a ayudarle para nada, Emily trató de concentrarse en los latidos del bebé susurrando a través del aire. —Otra pregunta. Algo. Por favor, Gavin. Algo. Gavin sostuvo su mano con más fuerza, deseando poder quitar todos los pedacitos de dolor. —¿Moldura de corona o sin moldura de corona? —Moldura de corona, —Emily suspiró, apoyándose contra el lado de la cama. —¿Tarta o helado? —Las dos cosas. ¡Oh Dios, ambos! —Ella rodó sobre su espalda, la contracción la hacía sentir como si estuviera a punto de perder la cabeza. —Estás en el punto más alto, cariño, —la enfermera señaló, apuntando a una monstruosa y furiosa línea verde en el monitor—. Mira. Comenzará a descender. Efectivamente, descendió lentamente, permitiendo que Emily respirara con alivio. La tensión enroscada en sus hombros se liberó y su cuerpo se hundió en la cama mientras soltaba su agarre de muerte en la mano de Gavin. —Regresaré enseguida, —dijo la enfermera, haciendo su camino hacia la puerta—. El Dr. Beck está de guardia esta noche. Estará hablando con ustedes y comprobará cuánto has dilatado. Emily asintió débil y corrió una mano cansada por su cabello mientras llevaba su mirada a Gavin. Podía decir que él se sentía impotente. Emily esbozó una pequeña sonrisa. —Ven a acostarte a mi lado. Te prometo que voy a darte una advertencia justa cuando otra comience.


223 Página

—¿Crees que te tengo miedo? —Se rió entre dientes, la mentira tan en calma como nunca. Él tenía miedo de ella. Demonios, ella era bastante aterradora y esto era sólo el principio, pero nunca le haría saber eso. Se deslizó por la cama, la tomó en sus brazos y la miró a los ojos. —Te puedo decir que te estoy asustando. —Emily respiró hondo, perdiéndose en su abrazo. —Nunca, —susurró Gavin—. No podrías asustarme si pudieras. Emily apoyó la frente en su barbilla e intentó relajarse. Tuvo un par de segundos de respiro mientras Gavin acariciaba su espalda, su tacto suave, antes que su vientre se hiciera una bola con saña. Tensándose, Emily apenas pudo prepararse para la ajena sensación tomando control. —Respira, bebé, —susurró Gavin—. Mírame y respirar a través de él. Las lágrimas se dispararon en los ojos de Emily mientras una lenta torsión se anudaba. Su espalda se sentía como si un autobús hubiese pasado sobre ella. Se aferró a los hombros de Gavin, sus uñas se clavaron en su camiseta mientras ella lo miraba fijamente. —Oh, Dios. Duele, —gritó con sus cejas fruncidas—. Di algo. Vamos, Gavin. Veinte preguntas de nuevo. —¿Ciudad o el norte del estado? —El norte, —respondió ella, su mirada dejó la suya mientras miraba por encima de su hombro hacia el monitor. Maldita esa línea. No había llegado a la meseta de la agonía todavía. Ni siquiera estaba cerca. —¿Pisos de madera o baldosas? Exprimiendo sus hombros con más fuerza, Emily llevó sus ojos furiosos de nuevo a Gavin, el aliento se precipitaba de su boca. —Madera. Jesucristo, madera. El corazón de Gavin se apretó, mirando a la mujer que amaba sufrir mientras su cuerpo se preparaba para traer a su hijo a este mundo. —¿Pizza o pasta? —Ninguna. —Emily susurró, sacudiendo la cabeza hacia atrás—. Llama a la maldita enfermera, Gavin. No más veinte preguntas. ¡Necesito algo para este dolor ahora mismo! Gavin saltó, casi tropezando con la mesita de noche. Antes de que pudiera llegar a la puerta, ésta se abrió. Con una fácil sonrisa en su lugar, un hombre joven con una chaqueta de médico blanca, que no parecía ser lo suficientemente mayor para llevarla, entró en la habitación. Detrás de él estaba la enfermera de antes armada con un frasco el cual Gavin suponía que eran narcóticos. Con Emily gritando, Gavin no pudo evitar algunas reflexiones filtrarse a través de su cabeza. La primera: No quería que este tío tocara a Emily. La segunda: Sí, todavía no quería que este tío tocara a Emily. —¿Eres un estudiante? —Gavin bruscamente preguntó, con los ojos amplios. El joven esbozó una sonrisa con su mirada bloqueada en un portapapeles. Él anotó algo y miró a Gavin. —No, no soy un estudiante. Soy el Doctor Martin Beck. Gavin no tomó la mano extendida del doctor. —¿Tú asistirás el parto de mi hijo? —Si su esposa— —Novia, —Gavin corrigió, su estómago se retorció por la falta de vello facial en el rostro del chico. Gavin estaba jodidamente seguro que el doctor era virgen.


47. Fue una serie de televisión estadounidense, el concepto del programa fue inspirado por la historia real del doctor Howard A. Zucker, que se convirtió en doctor en medicina a la edad de 18 años. Sin embargo, en la serie se supone que ya es médico desde los 14 años.

224 Página

—Mis disculpas. Si su novia da a luz en las próximas doce horas, sí, estoy atendiendo el parto de su hijo. Sin palabras, Gavin lo vio acercarse a Emily. Su rostro lleno de dolor parecía que le podía importar menos si otra especie traía a su hijo. El doctor puso una silla frente a ella y le pidió a Emily que bajara a la orilla de la cama. También le pidió a Emily que abriera sus piernas para él. Oh Jesús. Gavin sintió náuseas. Ser testigo de un doctor tan viejo como su abuelo empujar y asomarse en la parte del cuerpo de Emily que Gavin sentía que fue creado para él era bastante malo, ¿pero ahora esto? Esto era una locura. El pánico se apoderó de Gavin, pero antes de que pudiera decir una palabra, Emily, que ahora parecía estar en un dichoso estado de euforia drogada, hizo lo que le pidió el doctor y dejó caer las rodillas hacia un lado. Con su novia bien abierta para Doogie Howser,47 Gavin tragó saliva con nerviosismo, se pasó una mano por el cabello, y casi corrió por la habitación. Depositándose a sí mismo en la cama al lado de Emily, Gavin la miró a sus ojos vidriosos, tratando de concentrarse en el hecho de que ella no tenía dolor por el momento. —Estás cuatro centímetros dilatada, —anunció el joven macho, rodando lejos de Emily. Sacándose los guantes de sus manos, le dio una sonrisa—. Siendo que este es tu primer hijo, por lo general toma una o dos horas un centímetro. Gavin miró el reloj en la pared. Eran las cuatro y cuarto de la mañana. —¿Seguirá dándome lo que me acaba de dar? —Una perezosa sonrisa de Emily mostró claramente que ella no estaba sufriendo mucho—. Me gusta cómo me siento ahora mismo. El doctor sonrió. —Eso te quitará la intensidad del dolor, pero aún sentirás las contracciones. —Miró el monitor y garabateó algo en su portapapeles—. Si quieres un alivio más fuerte, podemos darte una epidural. Cerrando los ojos, Emily sacudió la cabeza y bostezó. —No, la epidural no. Creo que me he asustado a mi misma de conseguir una. Leí... —su voz se desvaneció mientras comenzaba a caer dormida. Se acurrucó a un lado con la cabeza apoyada en la almohada. Con su sonrisa aún en su lugar, el doctor miró a Gavin. —Como he dicho, el Demerol debería cortar un poco el dolor por ella. Podría despertar con cada contracción, pero no va a ser tan difícil para ella ahora. Mientras tanto, también debe tratar de dormir un poco. Ambos tienen un largo par de horas en frente. —En ese sentido, el doctor dejó la habitación. La enfermera le sonrió a Gavin en su camino a la puerta. —Ella está en buenas manos. No te preocupes. Gavin asintió pensativo, tratando de convencerse de no arrastrar el cuerpo dormido de Emily de la cama y llevarla a otro hospital para dar a luz. Con eso, vio a la enfermera salir. Suspirando, se apoyó sobre la almohada y observó a Emily, su respiración era calma y pacífica. Aunque estaba exhausto, el sueño parecía estar a océanos de distancia. En cambio, colocó suavemente la cabeza de Emily en su pecho, su mente confundida por el hecho de que en unas pocas horas, ellos serían padres. Hace apenas un año, la mujer en sus brazos estaba fuera de su alcance, sin embargo, aquí y ahora, ella estaba a punto de


225 Página

mimarlo con un hijo. Ella estaba a punto de hacerlo padre. Sintiéndose más que bendecido, Gavin sabía que iba a pasar por cada segundo de dolor de nuevo si tuviera que hacerlo. No lo pensaría dos veces. Emily se removió, un pequeño gemido dejó sus labios. La mirada de Gavin cayó al monitor, su corazón se apretó mientras observaba la línea lentamente comenzar a subir. Con los ojos cansados, pasó una mano por el cabello de Emily. Esperaba que el analgésico estuviera ayudando. Debe haberlo hecho, porque ella no se despertó completamente. Durante el próximo par de horas, Emily se movió con incomodidad durante las contracciones, pero de alguna manera se las arregló para caer dentro y fuera del sueño. Eso era todo lo que le importaba a Gavin. A medida que el horizonte se volvía naranja con la estela del sol, Gavin saltó cuando el monitor comenzó a sonar. A los pocos segundos, una enfermera entró en la habitación. Con el rostro apretado de preocupación, ella recogió una larga tira de papel de la máquina y la estudió. Se volvió a Gavin, su voz era un susurro. —Necesito que ella cambie de posición. La frecuencia cardiaca del bebé cayó. Gavin miró el monitor y volvió a la enfermera, su adrenalina aumentó. —¿Él está bien? —Él debe estarlo, —respondió con calma, pero Gavin escuchó la preocupación en su voz. Ella hizo su camino alrededor del lado opuesto de la cama—. Por lo general, ayuda si mamá se mueve un poco. Gavin deslizó su brazo de debajo de Emily. Ella gimió, claramente con dolor. Gavin le pasó la mano por el pelo y la miró a sus ojos soñolientos. —Emily, —susurró, acariciando su mejilla—, la enfermera necesita que te muevas. Asintiendo, Emily se sentó. El asesino dolor fue desapareciendo mientras una contracción comenzó a moverse a través de su estómago. Ella parpadeó para contener las lágrimas, sus músculos vigorizantes de tensión. —Creo que necesito algo más para el dolor. —Ella se movió sobre su costado derecho, tomándose su espalda baja—. Por favor. Necesito algo. Se están poniendo peor. La enfermera se quedó mirando el monitor con su no menos preocupada expresión. —Cariño, necesito que te pongas en cuatro para mí. Con el corazón saltando en su garganta, Gavin podía ver la expresión del rostro de la mujer. Emily dejó escapar otro gemido mientras él la ayudaba a hacer lo que dijo la enfermera. Tratando de mantener la calma, frotó la espalda de Emily y vio que los ojos de la enfermera regresaban de nuevo al monitor. —Está bien, Emily. Sigue y recuéstate boca arriba de nuevo mientras voy por el doctor. —La enfermera se apresuró hacia la puerta. —¿Qué está sucediendo? —Gavin preguntó, ayudando a Emily a volver a recostarse—. No puedes salir de aquí sin decirnos si nuestro hijo está bien. La enfermera se dio la vuelta. —El doctor les explicará todo. —Ella no le dio a Gavin la oportunidad de decir una palabra cuando huyó de la habitación. —¿Por qué no nos dijo nada? —Emily miró a Gavin, su ritmo cardíaco se aceleró con miedo mientras el temblor de la contracción disminuía. Gavin sacudió la cabeza y trató de calmarse por el bien de ella. Él tomó su rostro y rozó sus labios contra su frente. —Estoy seguro de que no es nada, —susurró, mirándola a


226

48. El sufrimiento fetal agudo (SFA), o distres fetal, es un término que se usa en obstetricia para referirse a un estado que altera la fisiología fetal antes o durante el parto, de tal modo que es probable su muerte o la aparición de lesiones permanentes en un período relativamente breve. En general, el SFA es causada por un déficit de oxígeno secundario principalmente a insuficiencia en la circulación útero—placentaria, compresión del cordón umbilical y complicaciones fetales como la sepsis o las hemorragias.

Página

los ojos. Se dio cuenta de que ella no le creía. Su corazón dio un vuelco—. Escúchame, ¿de acuerdo? Con la voz aturdida ella asintió con la cabeza. —Está bien. —Emily Cooper, estás a punto de dar a luz al más saludable, increíble, perdedor en el juego de las tapas de botella, y robusto bebé. —Acariciando sus mejillas, le dio un beso suave en sus labios temblorosos—. Y él está a punto de amar a su madre increíblemente tanto que me dará celos de ustedes dos. Por favor, no te preocupes. ¿Entiendes? —Sí, —susurró Emily, con ganas de creerle. Apoyó las manos sobre las suyas y tomó una profunda respiración—. Un bebé sano. Una lenta sonrisa se extendió a través de la boca de Gavin. —No te olvides la parte del perdedor en el juego de las tapa de botella. Emily sonrió débilmente. Cuando intentó ajustar la almohada detrás de ella, el doctor y dos enfermeras entraron. Con los ojos en el monitor, el Dr. Beck lo observó por un momento antes de llevar su atención a Emily. —El bebé está en sufrimiento fetal.48 Vamos a tener que realizar una cesárea de emergencia. Gavin se apartó cuando las enfermeras flanquearon la cama, tirando hacia arriba los rieles laterales. —Te veré en el quirófano, —añadió el doctor mientras salía de la habitación. Emily tragó saliva, su garganta se sentía como si la arena la estuviera cubriendo. —¿El bebé va a estar bien? —Exclamó, con los ojos yendo entre las dos enfermeras. No respondieron a medida que giraban su cama hacia la puerta. El corazón de Emily corrió—. Esperen, ¿qué pasa con mi novio? Puede ir a la sala de operaciones, ¿no? —Tendrían que matarme para mantenerme fuera. —Gavin la siguió, con los nervios zumbando de miedo. Una enfermera se dio la vuelta y apoyó una mano en el hombro de Gavin. —No puede ir con ella en estos momentos. Usted tiene que estar adaptado para el quirófano. Deme unos minutos, y estaré de regreso con todo lo necesario. Las palabras de la mujer fueron un borrón para Gavin. Apenas podía pensar. Emily era el aire por el que mataría, la copia al carbón de su existencia, y ahora se sentía como si estuviera asfixiándose. Con el corazón subiendo por su garganta, se inclinó sobre la cama y se centró en el rostro petrificado de Emily. Pasándole las manos por su cabello, se inclinó y besó suavemente sus labios. Ella se aferró a sus hombros, llorando mientras le devolvía el beso. Gavin se alejó lentamente, su mente le decía que tenía que ser fuerte. —Recuerda lo que te dije, —susurró. —Un increíble bebé sano. Sollozando, Emily asintió mientras las enfermeras empujaron la cama fuera de la habitación. De pie en el pasillo, Gavin las vio apresurar a Emily en un ascensor. Tragó saliva mientras las puertas se cerraron. El mundo, el corazón, el tiempo, y todo se detuvo en seco. Con los hombros débiles de miedo, Gavin trató de contener las emociones hundiéndose en sus músculos. Cuando se volvió para entrar a la habitación y esperar a la enfermera, su mirada atrapó a sus padres dirigiéndose hacia él. Sus rostros mostraban su emoción hasta que lo alcanzaron.


227 Página

—¿Qué sucede? —Preguntó Lillian, su sonrisa cayó. Gavin se pasó una mano por el pelo, despejando un nudo de su garganta. —El bebé está en Sufrimiento Fetal. Ellos simplemente llevaron a Emily a la sala de operaciones. Lillian se tocó la boca, la preocupación en sus ojos se reflejaba en los de Chad. Llevó a Gavin a sus brazos. —Ellos van a estar bien. No pienses lo contrario. Gavin asintió, tratando de concentrarse en las palabras de su madre. Todavía no podía creer lo que estaba sucediendo. Al final del pasillo, podía oír a Olivia, Fallon, Trevor y Colton. Su felicidad era evidente también, hasta que vieron a Gavin y sus padres. Después de una breve explicación, todos se reunieron en la habitación y esperaron por la enfermera. Aunque se intentó una pequeña charla, la tensión flotaba, su presencia era fuerte mientras pasaban los minutos. Después de lo que pareció una eternidad, Gavin se levantó de su silla cuando una enfermera entró. Ella le entregó un montón de ropa médica, y él no perdió el tiempo corriendo hacia el baño para cambiarse. Una vez vestido, se despidió de sus amigos y familiares, y siguió a la enfermera al ascensor. Trató de aferrarse a la esperanza, pero cuando se abrieron las puertas del ascensor, Gavin no pudo evitar sentirse como si estuviera caminando en una pesadilla suya. Ni siquiera podía comenzar a computar la muerte de un niño, ni tampoco quería hacerlo. Él sintió acelerar su corazón, pero metió la idea perversa en la parte posterior de su mente al entrar en la sala de operaciones. Entre el caos, su frenética mirada aterrizó en Emily, su aliento se evaporó en el aire frío cuando la vio. El corazón de Gavin se desaceleró, cayendo en su estómago cuando la enfermera lo guió a Emily. Sus delicados brazos estaban suspendidos a cada lado con las muñecas aseguradas con velcro. Se veía tan indefensa mientras lo miraba fijamente con los ojos llorosos filtrando miedo e incertidumbre. Eso hundió a Gavin. —Estoy aquí contigo, nena. Justo aquí, —susurró a través de su máscara quirúrgica. Sus labios se estremecieron por sentir los suyos mientras se inclinaba, sus rostro a centímetros del de ella—. No voy a llevar mis ojos lejos de los tuyos hasta que escuche el llanto de Noah. El ligero escalofrío desarrollándose sobre la piel de Emily la abrigó mientras miraba fijamente a los ojos de Gavin. Ella asintió con la cabeza, queriendo nada más que tocarlo. Necesitaba a sus dos hombres a salvo en sus brazos. Cuando el doctor anunció que estaba a punto de comenzar, Emily cerró los ojos. Una lágrima se deslizó por su mejilla. Gavin entrelazó sus dedos con los de ella, y como había prometido, su mirada no se apartó de sus ojos. Tan cerca como su rostro estaba al de ella, Emily podía sentir el calor rodando de su cuerpo, sintió su amor fluyendo a través de ella. —Doy gracias a Dios por ti todos los días, Emily Cooper, —susurró Gavin—. ¿Sabías eso? Emily negó con la cabeza, su corazón palpitó por las palabras de Gavin y por la punzada de presión a través de su estómago. —Lo hago, —continuó Gavin, su voz suave—. También le doy gracias a Dios por el repartidor que renunció el día que entraste en mi vida. Doy gracias a Dios cada vez que quemas una cacerola y llenas de humo mi casa.


228 Página

Emily le dio una débil sonrisa, sosteniendo su mano con más fuerza. No podía ver la boca de Gavin, pero el brillo en sus ojos le decía a Emily que él también estaba sonriendo. —Doy gracias a Dios por cada minuto que me has dado. Incluso los malos. —Hizo una pausa, llevando su rostro más cerca—. Una vez me dijiste que pensabas que nos habías roto. No nos rompiste, muñeca. Nos arreglaste. Esos malos minutos forman parte de lo que somos. Ellos nos moldean en lo que seremos juntos. Nos escribimos el uno al otro y no cambiaría una línea en nuestra novela romántica. Lo bueno, lo malo, lo del medio. Es nuestro. Somos dueños de ello. La habitación estaba llena de parloteo ruidoso y frenético movimiento, pero lo único que Emily podía ver y escuchar eran los ojos y la voz de Gavin. Sin aliento, tragó. La necesidad de retenerlo se disparó a través de su pecho. —Te amo, —dijo ella suavemente, sintiendo un tirón en su estómago—. Y soy yo quien te amará hasta el día que tome mi último aliento. —Y lo haría. El hombre de pie encima de ella la había salvado de muchas maneras, estaba segura de que él nunca entendería completamente lo que significaba para ella. Era imposible. Mientras miraba los ojos de Gavin, por un segundo un zumbido inquietante sacudió el aire, seguido del bonito llanto de Noah entrando al mundo. La presión se disipó del estómago de Emily, y ella sintió una lágrima caliente de los ojos de Gavin golpear su mejilla. Mientras escuchaba los abundantes gemidos de Noah y veía al hombre que amaba derramar sus primeras lágrimas frente a ella, Emily se sintió completa. Su corazón palpitó con integridad cuando Gavin apartó su mirada nerviosa de la suya. También palpitó cuando lo escuchó dejar salir una orgullosa y suave risa. Su hombre era un padre. Su amante de los Yankees, entregador de tapas de botella y protector de su vida era un padre. Y ella, una madre. En ese momento, Emily lloró por su propia madre al darse cuenta de que todos los errores que había cometido con Emily los cometió porque ella era humana. Aunque Emily no había puesto los ojos en él, sintió que su amor por Noah empapaba su alma, de la misma manera que sabía que el amor de su madre por ella debe haber empapado su alma. Sin saber si estaba permitido, pero sin dar una mierda, Gavin le dio un tirón a la máscara de su rostro. Entre riendo y tratando de recuperar el aliento, Gavin habló contra los labios de Emily mientras la besaba, su corazón saltaba en su garganta. —Eres increíble. Muchas gracias. Jesucristo, es hermoso, Emily. Él tiene una cabeza llena de cabello castaño como el tuyo. —Gavin miró por encima de la manta colgada delante de Emily, su sonrisa se amplió—. —¡Hey, Doogie Howser! —Con una ceja levantada, el doctor miró hacia arriba—. ¿Diez dedos? ¿Diez dedos de los pies? ¿Saludable? —Preguntó Gavin. —Sí a todo lo anterior. Enhorabuena a los dos. —Sonriendo con curiosidad, inclinó la cabeza—. Aunque debo admitir que no estoy seguro de quién es Doogie Howser. Gavin se rió entre dientes. —Por supuesto que no. Eres demasiado joven. Gracias por asistir a mi hijo. ¿Ahora, puedo cogerlo? Todavía luciendo bastante confundido, el doctor asintió. Mientras una de las enfermeras sonriendo de oreja a oreja llevó a un Noah apretadamente envuelto, una vez imperturbable Gavin de repente se sintió nervioso. No sabía de dónde venía esto, teniendo en cuenta que había sostenido a Theresa y a Timothy cuando eran bebés. Se pasó la lengua por los labios resecos y trató de recobrar la


Página

229

compostura mientras la mujer colocaba a Noah en sus brazos. Como si ese nerviosismo nunca hubiera existido, Gavin instantáneamente se calmó mientras el reflejo de Emily le devolvía la mirada cuando él vio los ojos azules de su hijo. En completo asombro, los ojos de Gavin trazaron el rostro de Noah, su mente grabó cada segundo en su memoria. Gavin tragó y gentilmente llevó sus dedos a la pequeña nariz de Noah, riendo cuando su hijo bostezó. —¿Crees que tú estás cansado, pequeñín? —preguntó Gavin, besando su suave mejilla—. Dile eso a tu madre. La has hecho volverse un poco psicótica por un tiempo. Ella me dio miedo, y soy alguien difícil para hacerlo. El corazón de Emily se hinchó por la facilidad de Gavin y su amor instantáneo. Sin embargo no la sorprendió. Sonriendo, observó a Gavin adorar con orgullo a su hijo. Con Noah acunado con fuerza en sus brazos, Gavin lo llevó a Emily. Inclinándose sobre su cuerpo exhausto, sostuvo a Noah sobre sus labios, permitiéndole que ella se elevara una pulgada y besara su frente. Su piel satinada se sentía como el cielo. Sin ahogarse en una pesadilla, él era un sueño despierto para Emily. Ella suspiró cuando la alegría floreció salvajemente en su alma. —Es hermoso, —susurró ella, las lágrimas se deslizaban de sus ojos. Queriendo sostenerlo, sus dedos se estremecieron con la necesidad de tocarlo—. Dios mío. Es tan hermoso, Gavin. Gavin colocó un beso suave en sus labios. —Igual que su madre. —Él la miró a los ojos llorosos, su aliento fue robado por la pura felicidad suavizando su rostro—. Gracias. Me has dado el regalo más grande que una mujer puede darle a un hombre. Nada lo supera. —Gavin la besó de nuevo, su voz era una caricia dulce—. No creía que fuera posible, pero estoy más enamorado de ti ahora que antes. Has sacudió todo mi mundo, Emily Cooper. Con lágrimas de felicidad corriendo por su rostro, Emily observó a los dos hombres que habían robado su aliento, corazón y alma al segundo que puso sus ojos en ellos. Aunque lo bueno, lo malo y lo feo habían plagado todo el camino en el que ella y Gavin caminaron, nunca alejaría nada de eso, ya que cada paso los llevó más cerca de este hermoso momento. En esos minutos, durante el verano hermoso del año que su vida cambió para siempre, el año en el que comenzó su futuro, Emily sabía que era a ella a la que le habían dado el mayor regalo de siempre. Ahora... finalmente podía respirar.


CAPÍTULO VEINTE

Página

230

E

l sol de la mañana bailaba en el rostro de Noah mientras Emily veía sus ojos soñolientos. Después de alimentarlo y una buena cantidad de eructos, parecía felizmente satisfecho. Acostada sobre un lado con él acurrucado a su lado en la cama, Emily corrió suavemente sus dedos por su suave cabello de algodón de azúcar. Riendo cuando él se movió ligeramente por su tacto, el calor subió por la espina dorsal de Emily y se instaló en su corazón mientras seguía inhalando visualmente a su precioso ángel. Bajando su rostro a la mejilla regordeta, Emily lo aspiró con ganas de quemar su glorioso aroma en su memoria. Olía dulce como las flores pero llevaba algo únicamente suyo. Emily sonrió contra su piel, acunándolo más cerca. Llevando su meñique contra su pequeña mano, su alma floreció con asombro cuando él envolvió sus dedos alrededor del suyo. Los primeros días en casa con él fueron a la vez los más agotadores y hermosos de su vida. Sin nada que decir, cayó locamente enamorada de Noah y también cayó rápidamente en el papel de una madre más fácil de lo esperado. No sólo no se le había caído sino que estaba bastante segura de que nunca tuvo ningún problema con el control del ungüento. Mientras Emily observaba su primera bendición ir a la deriva de un sueño pacífico, su segunda bendición entró en la habitación, con una sonrisa tan brillante como siempre. —Está fuera de combate, —susurró Gavin. Se deslizó bajo las sábanas con Noah y Emily, intercalando a su pequeño hombre entre ellos. Levantando una ceja, la sonrisa de Gavin se ensanchó—. Él tiene que conseguir un trabajo pronto. Estoy cansado de su pereza. Emily sonrió y trazó círculos suaves a lo largo del pequeño arco de la boca de Noah. —Lo sé, ¿verdad? Me imaginé que tendría una buena ética de trabajo. ¿Pero esto? Esto es simplemente ridículo. Riendo, Gavin llevó una mano a la mejilla de Emily. —¿Cómo te sientes? Emily se inclinó en su palma, su cuerpo se empapó de su calor. —Increíble. —Y así era. Aunque todavía adolorida por las grapas que recubrían su vientre, ella no se había sentido tan bien físicamente o emocionalmente en lo que parecía ser una eternidad—. ¿Cómo te sientes? —Como un rey, —susurró Gavin, con cautela inclinándose sobre Noah. Él puso un beso suave en los labios de Emily, su corazón se llenó de alegría más allá de la comprensión—. Estoy en mi castillo con mi reina y mi príncipe. Sinceramente, tengo todo. —Gavin la miró a los ojos, su aliento como siempre robado—. Gracias. De algo que había comenzado tan confuso, tan tortuosamente mal en innumerables maneras, Emily no podía creer donde estaban ella y Gavin. Su estómago se hundió,


49. Matrimonio con hijos es una comedia de situaciones que se emitió por primera vez en Estados Unidos el 5 de abril de 1987 por FOX y que, gracias a su éxito, ha sido emitida y adaptada en varias partes del mundo. Al Bundy es el padre de la familia Bundy, una

231 Página

rebosante de amor por los dos hombres de su vida. Sus dos salvadores. —Gracias. —Ella lo besó de nuevo, ahogándose en la sensación de los labios que ella amaría por siempre—. Y gracias por el desayuno. Eventualmente dominaré cocinar algo más allá de cacerolas quemadas y cenas de microondas congeladas. Una sonrisa de sabelotodo apareció en el rostro de Gavin, y Emily se preparó para el comentario sabelotodo que sabía que ella había alimentado. —No es necesario. Estaremos bien sobreviviendo en nada más que sodio y pastel de carne seco. —Emily puso los ojos, y Gavin se rió entre dientes—. ¿Y cómo puedo olvidar tu especialidad de los macarrones con queso en caja? —Mira, ya verás, —respondió ella, golpeando su brazo en broma—. Voy a tomar clases de cocina y sacar la mediocre lasaña de tu madre de tu memoria. Gavin levantó una ceja incrédulo, su sonrisa se volvió megavatios en toda regla. — ¿Mediocre? Me encantaría verte intentar derrotarla. Emily se deslizó con cuidado de la cama. Con las manos en sus caderas, ella inclinó la cabeza. —¿Es esto un desafío, Blake? —El más grande de tu vida, amor. —Gavin recogió un agitado Noah, posicionándolo en su pecho. Él miró a su pequeño paquete—. Tu madre lo perdió en serio, chico. Ella piensa que va a aprender a cómo alimentarnos a ti y a mí mejor que tu abuela. Con ojos bien amplios, Emily resopló. —Oh, Dios mío. Sólo por eso, todo lo que verás serán mis macarrones con queso. —Sonriendo, apuntó un dedo a Gavin—. Noah comerá bien, ¿Pero tú? No, no tú. Pastel de carne quemado de por vida. Espero que seas feliz. — Gavin dejó escapar una risa gutural completa mientras Emily se sacaba el pelo ondulado con rencor de sus labios fruncidos, y le lanzó un beso menos que amoroso. Gavin estaba feliz que ella no le mostró el dedo—. Tengo que estar lista antes de que todo el mundo llegue aquí. Hay pastel de carne quemado, frío y seco en la nevera si tienes hambre. —En ese sentido, ella desapareció en el cuarto de baño. —¿Sabes lo que me hace una Emily enojada? —Gavin gritó, riendo y acariciando la espalda de Noah. Aunque amortiguadas detrás de la puerta cerrada, sus palabras sonaron más fuerte que el timbre. —Bueno. Espero que tu piedra se vuelva azul. —Ouch. —Sosteniendo un Noah semi—despierto, Gavin se puso de pie y se dirigió por el pasillo—. Ella es certificable, amigo. —Antes de abrir la puerta, Gavin le dio un beso a su hijo—. Pero tiene poderes mágicos. De alguna manera, conseguirá que actúes como un tonto a su alrededor. —Dámelo a mí, —Olivia chilló cuando Gavin abrió la puerta. Con sus brazos abiertos ampliamente, la sonrisa en su rostro mostraba su entusiasmo. —¿Qué? —Preguntó Gavin. Sonriendo, él negó con la cabeza—. ¿Ya no valgo nada? Trevor palmeó el hombro de Gavin. —Te has convertido oficialmente en Al Bundy de Matrimonio con hijos.49 Hay que acostumbrarse a ello, hermano. Colton soltó una carcajada y arrastró los pies al ático. —Tengo que estar de acuerdo con él. Con una expresión igualmente emocionada derritiendo su rostro, Lillian puso un


Página

rápido beso en la mejilla de Gavin y arrebató a Noah de sus brazos. —Por supuesto que todavía vales algo, cariño. —Ella acunó a su nieto y lo llenó de besos. Con los ojos llenos de gozo, miró a Olivia—. La abuela primero, Livy. Lo siento. Gavin rió cuando Olivia frunció el ceño, mirando a su madre danzar hasta el sofá. Ella siguió la lluvia implacable de besos de abuela sobre la suma más reciente de la familia. Olivia suspiró, pero eso no le impidió tomar las pequeñas manos de Timothy y Theresa y hundirse en el sofá junto a Lillian. En circunstancias normales, Gavin pensó que su madre hubiera considerado la cercanía de Olivia una invasión de su espacio personal. Sin embargo, ambas mujeres estaban demasiado ocupadas adulando a Noah para quejarse. Después de colocar una gran bandeja de plata con comida sobre el mostrador, Melanie tomó a Gavin en sus brazos. —Aww. Aún te quiero. —Gracias, Mel, —Gavin respondió mientras ella se unía al grupo de los miembros de la familia emocionados con el bebé en el sofá. Con la curiosidad sacando lo mejor de él, Gavin sacó la tapa de la bandeja. Sus ojos captaron la lasagna de su madre. No había duda que Emily recibiría una patada por esto. —Lasagna de mamá. —Chad olfateó, cuidadosamente cerniéndose sobre la bandeja—. Ella lo hizo para mí en nuestra tercera cita, y fue entonces cuando me enamoré de ella. Gavin se rió entre dientes, pasándose la mano por el cabello. —¿Me estás tomando el pelo? —Bueno, debo decir que selló el trato. —Chad sonrió con orgullo—. Voy a ir a hacer la cosa del abuelito con mi enamorada que hace lasagna. Gavin sonrió y miró a su padre despegar hacia el sofá. Con los brazos cruzados, Gavin se inclinó contra la isla, admirando a todos babeando por Noah. Con la calidez serpenteando a través de él, Gavin se empapó de ello. Su padre tenía razón. La familia era de lo que se trataba todo esto. —¿Dónde está tu otra mitad? —Preguntó Colton, tirando de un taburete junto a Trevor—. ¿Y cómo se siente? —Ella está en la ducha, —respondió Gavin—. Parece estar haciéndolo bien. —Entonces, ¿cómo te sientes acerca de ella haciendo que vaya contigo hoy? — Trevor puso una sonrisa y se sacó las gafas de la cara. Mirando a Gavin, él las limpió con el dobladillo de su camisa—. Soy una especie de tu guardaespaldas en el caso que la cosa salga mal. Gavin elevó una ceja, encontrando la situación cómica. —No te pongas en lo alto de ti mismo, hermano. Te voy a llevar porque Emily insistió. No te necesito allí. En todo caso, Dillon tiene suerte que vas conmigo. —Gavin se trasladó a la nevera y sacó una botella de agua. Después de tomar un sorbo, él negó con la cabeza—. Si se pasa de la raya, ni tú ni nadie será capaz de detenerme de terminar lo que empecé hace meses. —Ten cuidado hombrecito, —Colton advirtió, señalando con la cabeza hacia Noah—. Mantenlo en mente si el Idiota presiona los botones equivocados. Dillon nunca será digno de ir a la cárcel por él. La mirada de Gavin cayó sobre Noah. No se podía negar que la declaración de Colton era correcta. Gavin comenzó a pensar que el deseo de Emily para que sus abogados

232

familia estadounidense de clase baja que representa los principales estereotipos de las familias disfuncionales de baja condición económica.


Página

—¿Cómo es que siento que ésta es la calma antes de la tormenta? Gavin movió su mirada de los números rojos y brillantes en la pantalla del ascensor a Trevor. —¿Qué te hace pensar eso? Trevor se encogió de hombros. —Estás demasiado tranquilo. Esta como enloqueciéndome jodidamente. Nunca te había visto así. —¿No puedo estar relajado? —Preguntó Gavin, levantando una ceja—. ¿Es esta una nueva regla? —No así de relajado, amigo. —Trevor corrió una mano por su cabello—. Mírate tú mismo. Con las manos metidas en los bolsillos, apoyado casualmente contra la pared, Gavin sonrió. Encontró el nerviosismo de Trevor divertido. —¿Crees que voy a hacerle daño? —Creo que vas a hacer algún tipo de número en él, sí. —Correcto, —Gavin se rió entre dientes—. Se llama el número de "Dillon, vete a la mierda. Soy el padre". Antes que Trevor pudiera parpadear, las puertas del ascensor se abrieron. Con la sonrisa estable, Gavin salió, sus ojos escanearon la escena caótica de los corredores yendo

233

enviaran una carta en su nombre, notificándole a Dillon que Gavin era el padre, era una buena idea. En un principio había previsto una simple llamada telefónica. Aunque sí llamó a Dillon, fue sólo para mentir sobre la próxima consulta médica de Emily. Pero algo muy dentro de Gavin quería, no, tenía que ver el rostro de Dillon cuando escuchara la noticia. Ello gritaba en venganza por todo lo que Dillon les había hecho pasar. Era hora del pago, y Gavin quería cortar el maldito cheque. Con eso, se dirigió al dormitorio para ver si Emily había terminado. Cuando entró, la encontró en el baño secándose el cabello. Él la observó un largo rato, casi se arrepintió de su decisión de ir en contra de sus deseos pero sólo duró un segundo. Visiones del infierno que ella había sufrido con Dillon golpearon los pensamientos de Gavin, sacándole todos los pedacitos de la culpa que sintió por hacer las cosas a su manera. Con una respiración profunda, Gavin entró en el cuarto de baño y se puso detrás de Emily. Mirando su hermoso reflejo, deslizó sus manos por su cintura y apoyó la barbilla en su hombro. —Me estoy preparando para ir, —susurró Gavin, odiando la mirada en los ojos de ella. Emily lo miró en el espejo, sus palabras no dichas lo destrozaban pero él no podía detenerse si quería—. Todo va a estar bien, Emily. Tengo que hacer esto. Por mí. Como un hombre. Tengo que hacerlo. Emily no estaba dispuesta a discutir el tema más lejos. Había pasado los últimos días tratando de convencerlo de que ver a Dillon en carne para darle la noticia no haría otra cosa que hacer una situación ya insana, peor. Aunque nunca entendería plenamente su razonamiento, Emily sabía que tenía que apoyar la decisión de Gavin. Ella asintió con la cabeza, cerrando los ojos cuando Gavin enterró su rostro en el hueco de su cuello. Sin decir una palabra, lo vio caminar fuera del cuarto de baño. Ahora Emily sólo necesitaba convencerse a sí misma de lo que le estaba permitiendo hacer iba a estar bien.


234 Página

y viniendo. Gavin no sólo ignoró las miradas de los compañeros de trabajo de Dillon sino que ignoró la de la secretaria de Dillon. Cuando su mandíbula cayó abierta, Gavin se encontró divertido por segunda vez en menos de dos minutos. —¡Gavin! —ella gritó, saltando de la silla. Tambaleando en sus tacones de aguja montañosos, su respiración era un desastre desigual cuando se encontró con él—. No puedes entrar ahí. Gavin puso su mano sobre su hombro, una sonrisa suavizó su rostro. —Hola, Kimberly. ¿Cómo has estado? —He estado bien, Gavin. —Suspiró, su tono de voz nada menos que la suplica—. Por favor, no me hagas esto. Me dijeron que llamara a la policía si alguna vez te presentabas aquí. Fue el turno de Trevor en colocar su mano sobre su hombro. —Hola, Kimberly. ¿Cómo has estado? Ella puso los ojos. —Hola, Trevor. Estoy bien. —No vas a llamar a la policía por Gavin. —Ella puso los ojos de nuevo, y Trevor sonrió—. ¿Sabes cómo sé que no vas a hacer eso? Ella clavó las manos en sus caderas. —¿Cómo sabes que no voy a llamar a la policía por Gavin, Trevor? —Porque un pajarito de esta misma oficina me llamó el otro día y me hizo saber que Dillon no sólo... te está endulzando a ti en su cama sino que también está endulzando a Pricilla Harry de Inversiones Sheller en el piso diecisiete. También mencionaron que en realidad no le gusta el pequeño traje de sirena que te pones para él tanto como te hace pensar que si. —Cuando los ojos de Kimberly se estrecharon, iluminando como abrasadoras ascuas, Trevor se encogió de hombros tranquilamente—. ¿Me equivoco cuando digo que es probable que desees que Gavin entre a la oficina de Dillon en este instante? Kimberly giró la cabeza en dirección a Gavin, su voz en plena ebullición. —Tienes cinco minutos. —Ni un minuto más, —respondió Gavin tan suave como la seda, sintiéndose un poco mal por la chica. Él giró sus ojos azules en la dirección de Trevor—. ¿Por qué no mantienes a Kimberly ocupada mientras yo atiendo los negocios? Parece necesitar un poco de consuelo. Trevor asintió y Gavin se volvió, dirigiéndose directamente a la oficina de Dillon. Ni siquiera se molestó en ver donde estaba posicionado el Idiota, Gavin cogió la manija y abrió la puerta. Hubo algo que hizo igual que la última vez. Sí. Se aseguró de cerrar la puerta. Que el segundo juego de mierda comience. Con ojos amplios, Dillon se puso de pie. La conmoción y el nerviosismo en su rostro forzaron una sonrisa de Gavin. —Espera, espera. —Gavin levantó las manos en señal de rendición—. Te atrape un poco desprevenido, ya veo. —Vete a la mierda, Blake. No puedes entrar aquí así, —Dillon señaló, su lenguaje corporal demostraba que él estaba preparado para una pelea—. Se suponía que tenías que llamar con la próxima consulta médica de Emily. Ese fue el maldito acuerdo cuando dejaste el mensaje diciendo que no haría la última.


Página

235

La ligera tensión crujió a través de los nervios de Gavin mientras daba un paso hacia Dillon. —Calma, carajo. —Gavin levantó un sobre pequeño y azul y lo arrojó sobre el escritorio de Dillon. Con una sonrisa lenta torciendo sus labios, Gavin vio la mano de Dillon apoyada en el teléfono. Sin duda de que estaba preparado para recogerlo—. No he venido aquí para hacerte daño físicamente, Dillon, —Gavin continuó, tratando de mantener la sonrisa—. Hoy soy el portador de... buenas noticias. Emily no tiene más citas médicas. — Gavin se detuvo, su sonrisa se amplió—. Bueno, no prenatales. Todavía pareciendo como si estuviera a punto de gritar por auxilio, los ojos de Dillon picaron con curiosidad mientras alcanzaba y rasgaba el anuncio del nacimiento. Gavin no estuvo seguro de cuánto tiempo le llevó a Dillon escanear la tarjeta de oso de peluche destacando la entrada de Noah a la vida el 5 de julio, pero de alguna manera, Gavin no estuvo lleno de la alegría que pensó que tendría al presenciar todo esto. —¿Emily tuvo el bebé? —Preguntó Dillon, con el rostro sangrante de confusión—. Esto fue hace más de una jodida semana. ¿Cómo es que me estoy enterando ahora? — Después de arrugar el anuncio, Dillon lo tiró al cubo de la basura. Con una sonrisa, él dobló la esquina de su escritorio y se acercó a Gavin. Sus cuerpos estaban a menos de un pie de distancia cuando Dillon volvió a hablar, su voz tan fría como una mañana de invierno cubierta de nieve—. Está todo bien. Sólo dime dónde tengo que ir y qué tengo que hacer para demostrar que soy el padre de este chico. Guardando silencio, Gavin no supo cuánto tiempo se quedó mirando los ojos oscuros y sin vida de Dillon. Los ojos de un hombre que una vez había considerado un amigo, un compañero. Los ojos de un hombre que golpeó a la mujer que Gavin amaba, adoraba, y con la que no podía vivir sin ella. La otra mitad de su alma. Fue entonces que Gavin se dio cuenta que no sólo estaba perdiendo oxígeno sino que también estaba perdiendo un tiempo precioso lejos de dos personas, que ningún pedazo de mierda en el mundo debería estar antes. La batalla había terminado y Gavin sabía que había ganado en más formas de la que Dillon nunca tendría la suerte de experimentar. Con la espada abajo, ya sin tener la necesidad de ver la reacción de Dillon y sintiéndose como un idiota por dejar a Emily y a Noah, Gavin le entregó el sobre conteniendo los resultados de las pruebas de paternidad. La expresión confundida de Dillon fue lo último que vio antes de que Gavin se girara y saliera de la oficina. El sonido de Dillon abriendo el sobre fue lo último que Gavin escuchó mientras salía de la vida de Dillon para siempre.


CAPÍTULO VEINTIUNO

Página

236

T

iempo. Emily nunca lo vio de la misma manera después de que su madre murió. Su percepción de lo que la vida debería significar y cómo podría ser tomada en cualquier segundo, fue cambiado para siempre el día que vio el ataúd de madera de su madre descender lentamente a la tierra empapada por la lluvia. Con la partida de su madre, desvanecida como el remolino de un vapor, el tiempo tuvo un nuevo significado para Emily. Mientras cerraba la puerta del ático detrás de ella, Emily se preguntó dónde se habían ido los últimos siete meses. El tiempo se deslizó por sí mismo, un agujero negro succionando recuerdos, dejando atrás las hermosas huellas dactilares de Noah. Como las estrellas fugaces en su cielo, Noah dejó su hermosa huella en la vida de Emily de tantas formas mágicas. La mirada amorosa de Emily cayó sobre Noah, sentado como el niño grande en el que se estaba convirtiendo, mientras extendía su pequeña mano a la de Gavin. Después de cubrir un bloque con su dulce saliva, Noah arrojó el bloque a la cabeza de Gavin. Acostado en el suelo junto a Noah y con una risita saliendo de su boca, Gavin fingió tristeza mientras miraba a su hijo. Sonriendo, algunos pensamientos volaron alrededor de la mente de Emily. Uno: Gavin tuvo suerte que llevaba su gorra de los Yankees. Dos: Gavin tuvo aún más suerte que el bloque del alfabeto manchado estaba hecho de algodón. Tres: Rodeado de una gran variedad de juguetes desde un extremo de la sala de estar al otro, Gavin lucía completamente comestible, vistiendo nada más que esa gorra de los Yankees y los pantalones de pijama en esta excelente tarde del domingo. Sí. Aunque el tiempo estaba desapareciendo más rápido que Emily pudiera parpadear, más rápido de lo que pudiera recuperar el próximo aliento, cada segundo no era nada menos que magnífico. —Mira quién está en casa, Noah, —Gavin anunció, deslizándose desde el suelo hasta el sofá. Él le sonrió a Emily y se ajustó la gorra de béisbol—. Y ella trajo regalos para nosotros. ¿Seremos alimentados, mami? Sonriéndoles a Gavin y Noah, Emily dejó caer dos bolsas de cartón con comestibles en el mostrador. —Eso depende. —Ella sacó una hogaza de pan de centeno—. ¿Está doblada la ropa? Gavin arqueó una ceja. —Mi hermano tenía razón. Me has domesticado más allá de la creencia.


237 Página

—Tomo eso como un sí. —Después de empujar una cabeza de lechuga en el refrigerador, Emily clavó las manos en sus caderas—. Y no me mientas. Te encanta ser domesticado. Gavin se rió entre dientes, tratando de alcanzar el periódico al final de la mesa. —Sí, jefe. Para ser honesto, Noah dobló toda la pila. —Abrió el periódico, sus burlones ojos azules se asomaron desde la sección de deportes—. Pero tomamos un voto masculino. Estamos de acuerdo en que los dos estamos cansados de doblar la ropa. Queremos que el ama de llaves regrese. —Transmitiendo una sonrisa con hoyuelos, Gavin miró a Noah—. ¿No es así, amigo? Con una mano envuelta alrededor de un musical sonajero de payaso y la otra metida en su boca, Noah dio un sólo movimiento de cabeza. —Ese es mi chico, —Gavin rió, moviendo los ojos hacia Emily—. ¿Ves? Estás en inferioridad numérica, muñeca. Nosotros ganamos. Voy a llamar a Leslie y la contrataré de nuevo a tiempo completo. Es un hecho. Con su mandíbula abierta, Emily se rió. —Esto es obviamente una conspiración. Ya es bastante malo que tengas a mi hijo ataviado con un mameluco de los Yankees. ¿Ahora lo has vuelto contra mí? Maldad. Pura maldad. Gavin se rió como un lacayo y se volcó a la sección de negocios. Sonrió esa misma sonrisa deliciosa que la había atrapado la primera vez que lo conoció. —Hey. Has sabido esto por un tiempo, —le recordó él con un encogimiento de hombros y un guiño—. Y te encanta cada pulgada malvada de mí. Sacudiendo la cabeza, Emily continuó desempacando los comestibles. Cada fibra de su ser estaba de acuerdo. Sin lugar a dudas, amaría para siempre cada centímetro malvado y no malvado de él. —Emily, —Gavin la llamó, sacando su atención de una revista de cocina. En la fila de la caja, una receta para un pollo cremoso al horno había llamado su atención. A diferencia de las dos últimas veces, estaba decidida en hacer que la cena de esta noche funcionara sin intoxicar a Gavin o a ella—. ¿Qué tiene Noah en sus manos? Emily entrecerró los ojos, tratando de ver a través del cuarto. —No lo sé. ¿Un bloque? —¿Se lo puedes sacar? —Gavin miró por encima de su periódico—. Él lo tiene en la boca. Emily frunció el ceño. —Gavin, le están saliendo los dientes. Masticaría mi zapato si se lo diera. —Lo sé, —respondió Gavin después de aclararse la garganta—, pero no quiero que mastique ese bloque. —Él sonrió, sus ojos estaban iluminados con diversión—. O tu zapato para el caso. ¿Puedes sacárselo? Podría estar... sucio. Inclinando su cabeza, Emily dejó caer sus hombros y puso los ojos. —Uno: Eres un loco de la limpieza. Dos: Prefiero que mastique mis zapatos que a los tuyos. Tres: Tienes razón allí. Tú quítaselo, chiflado. —¿Chiflado? —Preguntó a Gavin, riendo. Se detuvo un segundo, muy impresionado por su nuevo nombre—. Me duele la espalda. Tú quítaselo. —Sí, chiflado, —Emily suspiró con una sonrisa colocando la revista sobre la mesa—. Sólo estás tratando de conseguir otro masaje de mí. —Ella rodeó la isla, completamente


238 Página

convencida que su novio OCD y conspirador de masajes estaba enloqueciendo. Descalza, dio un paso hacia el edredón donde Noah estaba jugando. A pesar de ser cuadrado, no era un bloque que estaba masticando. Nop. Ni siquiera cerca. Emily llevó su mirada a Gavin, quien lucía una sonrisa de megavatios y de nuevo a la caja de terciopelo negro donde Noah estaba hundiendo cuidadosamente su diente recién salido. Antes de que Emily pudiera parpadear o tomar un muy necesario aliento, Gavin se deslizó del sofá, sentándose con las piernas cruzadas sobre el edredón. Llevando a Noah a su regazo, Gavin volcó su gorra de los Yankees hacia atrás, sacó la caja de la mano de Noah, lo reemplazó con un libro pequeño y miró a los ojos verdes sin parpadear de Emily. —Ven a sentarte con nosotros, —dijo Gavin, su voz suave—. Tenemos algo para ti. Emily tragó con la garganta reseca de repente. Temblando, lentamente se dejó caer sobre el edredón, sentándose con las piernas cruzadas delante de Gavin. Tocando las rodillas de él, clavó los ojos en su sonrisa perezosa, su corazón se aceleró cuando él se inclinó para besarla. Él dejó que el beso perdurara hasta que Noah comenzó a quejarse en disgusto por haber sido aplastado en medio de ellos. Retirándose, Emily dejó escapar una risita nerviosa y barrió su mano a través del pelo ondulado de Noah. —Está celoso, —susurró Gavin, dándole un beso en la cabeza de Noah. Llevando su mirada a Emily, fue el turno de Gavin en tragar. Por segunda vez en su vida, estaba a punto de proponerle a una mujer. Sin embargo, por primera vez, ni una pizca de reserva le recorrió el cuerpo. Gavin sabía que ella fue creada para él. Con una mano temblorosa, tomó el rostro de Emily, su corazón saltaba. —Te amo, Emily. Siempre serás mi mejor amiga. Siempre serás mí... Molly. —Con los ojos bien abiertos y la mirada fija en la de ella, Gavin se inclinó y le dio un suave beso en sus labios temblorosos—. Tú eres la madre de mi hijo. Tú y Noah han traído color a mi lienzo vacío, luz a mi oscura vida. —Con la yema de su pulgar, limpió una lágrima de la mejilla de Emily y tomó una respiración profunda—. Vamos a pintar el cuadro completo juntos e iluminar el cielo, amor. Los amo a ambos más que a nada. —Elevó una ceja, su sonrisa sexy mostró sus rasgos cincelados—. ¿Te acuerdas? Ganaste chocolates de San Valentín. — Sollozando, Emily se rió. Gavin sonrió, pero su rostro se puso serio rápidamente, su voz era un suave susurro. —Creo en el para siempre, y eso es lo que tú y yo somos. Definimos la eternidad. Esto puede sonar cursi pero tú me haces serlo. Me das mariposas, Emily Cooper. Nunca tuve eso antes y no quiero dejarlo ir para nada. Nunca. Te pregunté una vez que chocaras conmigo, y lo hiciste. Ahora... Te estoy pidiendo que tomes el viaje completo. Camina conmigo el resto del camino hasta que seamos viejos, estemos sentados en nuestras sillas mecedoras y veamos a nuestros nietos llenos de azúcar jugar en nuestro patio. He visto este mundo un millón de veces, pero nunca lo he visto contigo a mi lado. Quiero, no, necesito que seas mi esposa. Necesito despertar cada mañana sabiendo que eres la Señora Emily Michelle Blake. —Hizo una pausa, y Emily pudo ver las lágrimas en los ojos de él—. Por favor. Toma este último paso conmigo. —Abrió ambos lados de la caja. Acolchado en el medio de la firma clásica de Harry Winston yacía un redondo y brillante diamante montado en platino con diamantes más pequeños rodeando su base. Emily encontró su aliento evaporándose de sus pulmones. Se quedó inmóvil bajo la gravedad de sus palabras, pero su corazón, lleno de una explosión de emociones, despegó


239 Página

de entusiasmo. La declaración de Gavin sonaba en sus oídos, las notas musicales de amor resonaban a través de ella. —Te amo, —dijo con voz ahogada, sus ojos escocían con lágrimas de felicidad. Ella envolvió su mano alrededor de la nuca de Gavin y tiró de sus labios sonrientes a su boca—. Y, sí, voy a tomar cualquier último paso contigo, Gavin. —¿Sí? —Preguntó con una risita entre besos. Una vez más, Noah gritó con desagrado, tratando de retorcerse del agarre de Gavin, pateando sus piernas fornidas con frustración—. ¿Tú vas a ser mi esposa? —Sí. Voy a ser tu esposa, —exclamó Emily, llevando a Noah sobre su regazo. Se tranquilizó cuando ella le entregó una botella, su pequeño cuerpo se relajó con gratificación instantánea. Los miembros de Emily se debilitaron cuando Gavin tomó su mano y deslizó el anillo de compromiso en su dedo. Su alma se calentó por todo lo que representaba. —Gracias, —susurró ella, mirando los ojos de Gavin—. No tengo palabras que podrían describir lo que me haces todos los días. —Y no las tenía. La había encontrado rota, marchita. Él había reparado su corazón, vendando su alma con su presencia. A pesar de todo, le mostró lo que era el verdadero amor. Él era un sueño. Lo único que podía hacer era rezar para nunca despertar de esta felicidad. Su felicidad. Gavin besó sus labios con besos más embriagadores mientras ella pasaba una mano por su pecho desnudo. El tiempo era esencial, pero ahora el tiempo siempre estaría lleno de todo lo que Emily podría haber imaginado alguna vez, todo lo que podría haber esperado alguna vez. —Ya me diste la única palabra que necesitaba escuchar, —dijo Gavin suavemente. La besó de nuevo, masajeando sus dedos en su cabello—. Ahora, tienes que levantarte e ir a prepararte. Hay un regalo para ti en la cama. —¿Prepararme? —Preguntó. Puso a Noah, fuera de combate, en el edredón. Sonriendo, ella se lo quedó mirando un momento y empapándose en su pequeño cuerpo exhausto—. ¿A dónde vamos? Levantándose y llevando a Emily junto con él, Gavin se estiró, su duro y rígido cuerpo captó la atención de Emily en un instante. Ella se mordió el labio, su mirada vagó por su piel dorada, necesitando seguir el descenso del glorioso dragón debajo de los pantalones de pijama de Gavin. Todo estaba bien, sin embargo. Cada centímetro de ella tenía toda una vida para adorar la bella obra de arte en el extraordinario cuerpo de su prometido. —Te voy a llevar afuera para celebrar. —Se inclinó a su oído, su lengua acarició su lóbulo. Escalofríos se dispararon, picando sobre la carne de Emily. Él besó sus labios una última vez gloriosa, suave y dulce. Gavin dio un paso atrás, dejando su cuerpo adolorido por su ausencia—. Olivia estará aquí dentro de quince minutos para cuidar a Noah por nosotros. Estoy mimando a mi señora esta noche. —con sus ojos fijos en los de ella, Gavin volvió la cabeza hacia su dormitorio—. Adelante. Nos vemos pronto, futura señora Blake. Gavin siempre llegaba con las cosas más dulces para decir, pero esas palabras en particular rodaron de su lengua como el chocolate. Sin aliento, Emily asintió y se dirigió por el pasillo, con la cabeza confundida de alegría, emoción y amor. Al entrar en su habitación, los ojos de Emily se posaron en una gran caja rectangular sobre la cama con un lazo rojo entrelazado alrededor. Emily se preguntó lo que su sabelotodo y amor de su vida tenía reservado para ella. Un chándal horrible y rosa de los Yankees vino a su mente pero él le había dicho que estaban celebrando, pensó que


240 Página

probablemente él se saltó esa idea. Pensándolo bien, no lo pondría por delante de él. Le encantaba poner su sello en las cosas. Ella se sentó en la cama para llegar a la caja, su curiosidad más que despierta. Después de deslizar el lazo, levantó la tapa. Una risa escapó de sus labios cuando vio el papel de seda plata, azul, y blanco de los Yankees abrigando cualquier regalo que se escondía en su interior. Ella sacudió la cabeza, rezando para que él no fuera a hacerle soportar una noche fuera en la ciudad envuelta en el traje de su equipo favorito. Con sus manos con ganas de saber, rasgó el papel con la velocidad de un cohete disparándose al aire. Con un jadeo, mezclado con un suspiro de alivio, estaba encantada de haber descubierto que su hombre no iba allí. No. En su lugar, el atuendo que había elegido para ella era un brillante vestido de abrigo de seda con un sólo hombro, negro con un elegante fruncido por arriba y debajo del busto. Poniéndose de pie, Emily sostuvo el impresionante vestido de cóctel contra su pecho mientras se miraba al espejo de cuerpo entero. Llegando justo por encima de la rodilla, con una joya impresionante aplicada en la cintura, no había duda de que el vestido acentuaría sus curvas de mamá recién descubiertas. Para rematar su sorpresa, Gavin había escogido un par de los zapatos más nuevos de la temporada de tiras y negros de Manolo Blahnik. Con el vértigo que fluía a través de ella, Emily se giró para prepararse para la noche y vio a Gavin inclinado casualmente contra el marco de la puerta. —¿Me has estado mirando todo el tiempo? —Preguntó Emily, sintiendo un rubor corriendo hasta sus mejillas. —Si y he disfrutado cada minuto de ello. —Con los brazos cruzados, él le dio una sonrisa perezosa—. ¿He hecho bien? Emily caminó a través de la habitación, sus ojos se hicieron un festín con su rostro cincelado. Ella enredó los dedos en su cabello suave, oscuro y lo empujó hacia abajo para darle un beso. —¿Alguna vez no lo hiciste? —Mmm —sonrió él, pasando sus labios por la mandíbula de ella— ahora que lo mencionas, creo que estoy bastante en el punto todo el tiempo. Emily se rió, acariciando su pecho desnudo. —Tan confiado. —Lo soy. —Bien, Sr. Seguro, entonces, ¿Dónde está nuestro hijo? —Dormido en su cuna. —Elevó una ceja, mirándola—. Ahora bésame por la buena acción de papi. Sin dudarlo, Emily hizo lo que le pidió. Antes de que pudiera devorar sus labios con la intensidad que su cuerpo pedía a gritos, el timbre sonó. —Olivia, —Emily suspiró, tratando de recuperar sus coordenadas mientras retrocedía. —Perfecto pero en un momento imperfecto, —Gavin suspiró y se volvió hacia el pasillo—. Tú prepárate y yo iré a la puerta. Sólo después de... calmarme. —Semi—duro, Gavin trató de pensar en algo, cualquier cosa que podía quitarle de la cabeza los deliciosos labios de Emily. Sin embargo, nada funcionó. Al abrir la puerta, esperaba que Olivia no se diera cuenta de su muy despierta y muy entusiasta respuesta al toque de Emily. —¡Sii! —Olivia casi gritó mientras se precipitaba al ático—. ¿Dónde está mi ahijado? Pasándose una mano por el cabello, Gavin sonrió y cerró la puerta. —Está durmiendo.


50. Sarah Bernhardt fue una actriz de teatro y cine francesa, nacida el 23 de octubre de 1844 en París y fallecida el 26 de marzo de 1923 en la misma ciudad.

Página

—Entonces, ¿dónde me llevas exactamente? —Emily captó el paisaje mientras Gavin se movía con cuidado a Taconic Parkway. A pesar de que los cielos fríos de marzo anclaban el aire y los árboles aún tenían que florecer, nunca dejaba de sorprender a Emily la forma en que la ciudad parecía derretirse en una espectacular paleta de naturaleza. Con el horizonte de Manhattan desapareciendo de la vista, la dureza se desangró en nada más que paz. Las rocas montañosas que abrazaban la carretera eran una diferencia gloriosa de la caótica jungla en la que vivían. En cierto modo, a Emily, esta parte de Nueva York le recordaba a Colorado. Diferentes de muchas maneras, todavía contenían la misma calidez hogareña que siempre tendrían. —Es una sorpresa, —respondió Gavin, presionando su intermitente derecho. Miró por el espejo retrovisor antes de que girar a un lado de la carretera. Metió el vehículo en el parque, sonrió y se inclinó, colocando un suave beso en los labios de Emily—. Una en la que

241

—Oh, vamos. —Olivia frunció el ceño y tiró su bolso sobre la mesa del vestíbulo. Continuando con un mohín, ella entró a la sala y se sentó en el sofá con un resoplido—. Cada vez que vengo está durmiendo. Con una mirada de confusión mezclada con diversión, Gavin sacudió la cabeza. —Liv, eso es lo que hacen mejor los bebés. Ellos duermen. —Ella puso los ojos en forma tan dramática como Sarah Bernhardt.50 Gavin se sentó en un suave sillón de cuero—. ¿No tienes curiosidad por saber si Emily aceptó mi propuesta? Estoy sorprendido que no fue tu primer pregunta. Olivia puso los ojos de nuevo. —Pfft. No hago preguntas que ya sé la respuesta. No había manera que no hubiera aceptado, y si no, la habría golpeado, salir corriendo y fugarme contigo, y adoptar legalmente a ese precioso bebé que parece estar en un permanente estado de sueño. ¿Ustedes dos lo están drogando? La boca de Gavin se abrió, aunque no estaba muy seguro de por qué. Las cosas que Olivia decía sorprenderían a un asesino en serie antes de entrar a una cámara de gas para su muerte. Elevándose a sus pies, Olivia se tocó la mejilla, su expresión mostraba que estaba sumida en sus pensamientos. —Hablando de drogados y dormilones bebés, voy a despertarlo. Tía Liv necesita un poco del amor de Noah. Gavin se encogió de hombros. —Eso está en ti. Te lo advierto ahora, no importa lo mucho que le gustes, te convertirás en su peor enemigo si jodes con su siesta. —Voy a arriesgarme, —bromeó Olivia, apurándose a la habitación de Noah. En poco tiempo, Gavin oyó los llantos de Noah junto con los intentos de Olivia para calmarlo. Gavin se rió entre dientes y decidió que era el momento perfecto para comenzar a prepararse para la noche. Sí, Olivia se lo buscó, y Gavin estaba bastante seguro que Noah repartiría un sólido y limpio golpe.


242 Página

tienes que estar con los ojos vendados. —Sin decir una palabra, abrió la puerta y salió del auto. La curiosidad se enroscó con profundidad en el vientre de Emily mientras observaba a su delgado y tonificado cuerpo moverse con gracia a su lado del coche. Dios, él lucía increíble ataviado con un traje de Armani negro a medida y una camisa blanca con botones que se asomaba por debajo, y su sin esfuerzo y sexy cabello de "Recién follado". Le abrió la puerta y sacó una venda del bolsillo trasero de sus pantalones. Alcanzando su mano, ayudó a Emily a salir, su sonrisa juguetona estaba salpicada con picardía. La tomó en sus fuertes brazos, protegiéndola del frío mientras la versión acústica en vivo de Boyce Avenida de "Find Me" se derramaba por los altavoces. Por un momento, Gavin la miró a los ojos y se balanceó con la música. —Déjà vu, —dijo Emily soñadora. Recordó la última vez que habían bailado así a un lado de la carretera en México—. Está muy tranquilo, Señor Blake. —Gavin le lanzó una sonrisa perezosa, y Emily elevó una ceja, su curiosidad creció por segundo—. ¿Qué estás tramando? Antes de que pudiera parpadear, Gavin deslizó la venda de seda sobre los ojos de Emily. Él presionó los labios en su oído. Un pequeño grito ahogado salió de Emily mientras Gavin trazaba ligeramente sus dedos por su mandíbula, su voz suave causaba que el calor se deslizara sobre su piel—. Estamos a punto de jugar un juego. Y, no, no es el de veinte preguntas, muñeca. —¿No? —Emily respiró. Los sonidos de los autos pasando, además de la hermosa canción de amor de Boyce Avenida desaparecieron cuando los dedos de Gavin siguieron un rastro contra la curva de su cuello. —No, —respondió—. Este juego estimulará a todos y a cada uno de tus cinco sentidos más allá de la comprensión humana. Vista... —Él la atrajo hacia sí, y Emily pudo sentir su creciente y dura excitación contra su estómago—. Te voy a mostrar cosas que nunca has visto antes. —Deslizando su abrigo de lana gris ligeramente de sus hombros, él arrastró sus labios contra su clavícula. Emily se estremeció, la piel de gallina apareció por todo su cuerpo. Cada cabello se erizó. Después de un momento, él llevó sus labios a sus oídos y mordisqueó ligeramente su lóbulo. A medida que arremolinaba su cálida lengua alrededor de los aretes de diamantes que había comprado para ella el Día de San Valentín, Emily juraba que estaba a punto de fundirse en la grava a un lado de la carretera. —Oído... —metió los dedos en su cabello, su cuerpo gritaba por su liberación—. ¿Te gusta cuando sientes mi aliento en tú oído? —Emily tragó saliva y asintió. Las palabras eran algo del pasado cuando se hundía y caía ante su toque. —Gusto... —Oh, él realmente estaba logrando excitarla mientras lentamente, tan dolorosamente lento, pasaba su suave lengua por su labio separado—. Soy adicto a la forma en que sabes, Emily. Siempre lo he sido y siempre lo seré. Pero quiero que tú seas adicta a mí de la misma manera. —¿Estaba loco? Él ya la había convertido en un demonio por todos sus sabores, pero tenía la sensación de que estaba a punto de hacer de ella una adicta en toda regla, rezando por su próximo golpe. —Olfato...—Pasó su nariz contra su cabello, debajo de su cuello y de nuevo hasta su mejilla sonrojada. El sonido de él inhalando su aroma precipitó un sentimiento de necesidad directamente a sus humedecidas bragas—. Mmm, la forma que cada parte de tu


243 Página

dulce cuerpo huele me llevaría a matar por él, si es que alguna vez desaparece de mi poder. Es... mío. —Emily soltó un respiro, el dominio sangrando a través de su tono despertó terminaciones nerviosas que ella nunca supo que existía. —Y por último, pero ciertamente no menos importante, el tacto... —Emily lo escuchó dar un paso atrás. Su cuerpo se sintió privado de la estela de su calor. Necesitaba más. Quería más. Ansiaba más. ¿Qué estaba haciendo? Seguramente debería estar tocándola—. Bueno, eso, señorita Cooper, —continuó—, no debería ser difícil de entender. Vamos a tocar, oler, gustar, oír y ver todo lo que el otro tiene para ofrecer en formas que nunca antes habíamos hecho. Con el aliento despojado por sus palabras, y con la vista fuera, oculta debajo de la venda de los ojos, Emily se sentía como si fuera una loca a punto de atacar. Afortunadamente, Gavin la llevó de vuelta hacia abajo y se salvó de una exhibición vergonzosa de rasgarse la venda de los ojos y herirlo sexualmente hasta la muerte. A pesar de que estaba bastante segura de que a él no le importaría. Ella sintió sus dedos entrelazarse con los de ella mientras la guiaba cuidadosamente de nuevo al coche y la ayudaba a subir al asiento. El sonido de la puerta al cerrarse hizo que el cuerpo de Emily ya nervioso saltara con anticipación. El crujido de los pies de él sobre la grava hacía que sus sentidos ya intensificados estuvieran agudamente en alerta. Una vez que se metió al coche, el zumbido de su aliento hizo que su corazón acelerado latiera más rápido. Arranco el motor, llevó la correa del cinturón de seguridad de ella por encima de su cintura y lo ajustó. Apenas rozando su piel, él dibujó círculos alrededor de su dedo anular de recién comprometidos. Oh, sí, él estaba provocándola y lo estaba haciendo muy bien. Un roce de su mano en su cuello, un ligero toque en el muslo, y una ligera caricia a través de su cabello de vez en cuando hizo el resto del silencioso viaje intensamente tortuoso. Para el momento en que escuchó y sintió el auto detenerse por completo, Emily estaba tan sexualmente cargada que estaba convencida de estar a punto de perder la cabeza. Estacionando en el camino de entrada de la casa de dos pisos de estilo mediterráneo que había construido para ellos, completa con todas las características que Emily le dio, sin saberlo, en los últimos meses, una sonrisa reverente estalló en la boca de Gavin mientras veía el pecho de Emily subir y bajar con sus respiraciones superficiales. La visión de ella a su lado, sin darse cuenta de lo que estaba a punto de mostrarle, lo elevó. Su pequeño juego no había terminado todavía. No. Iba a disfrutar el momento por todo el tiempo que podía. Con la presión de un botón, las puertas de hierro forjado adornadas se cerraron. Gavin bajó del coche, su sonrisa crecía mientras abría la puerta del lado del pasajero y ayudaba a su futura esposa con ojos vendados salir del auto. —¿Dónde estamos? —Sintiendo los brazos de él deslizarse por su cintura desde atrás, los labios de Emily se fruncieron en una sonrisa—. Estoy un poco asustada en estos momentos. Gavin empujó su sonrojado cuerpo contra su pecho mientras la conducía a través de la multicolor calzada de piedra arenisca. Su frecuencia cardíaca se intensificó cuanto más se acercaban a la puerta principal. —Levanta un pie, —susurró. Emily hizo lo que le dijo—. Otro. —Una vez más, ella obedeció—. Y, ¿adivina qué? —¿Un paso más? —preguntó ella, riéndose. —Lo tienes, —le contestó.


244 Página

Una vez en el porche, Leslie, el ama de llaves de Gavin —que ya había contratado a tiempo completo de nuevo— los saludó en silencio cuando ella abrió la puerta principal. Gavin asintió, articuló "gracias" y la observó ir por el camino al auto de ella. Al entrar al vestíbulo de mármol, Gavin cerró la puerta, deslizó el abrigo de Emily de sus hombros y suavemente besó sus labios. —Quédate aquí. No quiero que nada te suceda. Cruzando sus brazos, Emily levantó la cabeza. —No puedes ver mis ojos ahora mismo, pero los estoy rodando, sabelotodo. —Apuesto a que si lo estás, —Gavin se echó a reír. Él se acercó a la escalera en cascada y colgó la chaqueta y el abrigo de Emily en la intrincada baranda de cerezo tallada a mano. —Ven aquí, —gritó, sonriendo—. Mi voz te guiará. —¿Me estás tomando el pelo? —Emily escuchó sus palabras resonar en el espacio en el que estaba—. Estoy a punto de sacarme esta maldita venda de los ojos. —Antes de que ella pudiera, el sonido de los rápidos y sólidos pasos de Gavin golpearon el aire, seguido por la sensación de su mano presionando contra la parte baja de su espalda. —No, —dijo Gavin, llevándola a la amplia sala de estar abierta. Conforme a lo solicitado, Leslie tenía todo lo que él le había pedido listo y esperando—. La venda de los ojos permanece puesta. Tengo otro juego que estamos a punto de jugar. Después de eso, y sólo si me parece conveniente, la retiraré. —Gavin amó al pequeño y sensual mohín formarse en los labios de Emily. Se arrodilló frente a ella y rozó sus manos por sus pantorrillas—. Sujétate a mis hombros para apoyo. Teniendo en cuenta que no podía ver nada y su cuerpo estaba hiperconsciente de su contacto, Emily estaba más que feliz cuando sus manos encontraron su cabello. Hundiendo sus dedos por sus sedosos mechones, una sonrisa curvó su boca. —No hay hombros, pero esto funcionará. ¿Debo tirar de él? —¿De la misma manera que me suplicas tirar de los tuyos cuando estoy detrás de ti? —Mmm hmm, —Emily tarareó cuando hizo precisamente eso. Tirando de su cabello, ella lo sintió besar su estómago. Un escalofrío subió por su columna. Gavin deslizó sus tacones de sus pies, alisando las manos por sus muslos. El cuerpo de Emily comenzando a temblar lo tenía con ganas de saltar su pequeño juego y llegar directamente a los negocios, pero él esperaría. Su siguiente paso era la parte más grande de su sorpresa. Gavin se puso de pie, tomó las manos de Emily y la condujo a una gran alfombra de Alpaca de color crema rodeando toda la sala. —¿Dónde estamos? —Susurró Emily, sintiendo el suave material debajo de sus pies— . ¿Y qué estás haciendo conmigo? Con las manos todavía envueltas alrededor de ella, Gavin se sentó en la alfombra y lentamente llevó a Emily sobre su regazo. Colocando las piernas de ella alrededor de su cintura, Gavin estaba sin duda luchando por control cuando sus ojos recorrieron las deliciosas correas negras de su liguero asomándose por debajo de su vestido. Emily soltó un pequeño jadeo cuando Gavin arrastró perezosamente sus dedos alrededor de su cintura, atrayéndola más contra él. —Estamos a punto de dar un paseo por la carretera de los recuerdos. —Gavin la besó suavemente, chupando sus labios entre los dientes—. Y cuando terminemos, estaremos en nuestro futuro. —Gavin cogió una bolsa de lona que contenía un surtido de su pasado. La


245 Página

primer pieza era una concha de caracol que había traído de México. Sosteniéndola en su oído, estaba a punto de estimular su sentido del oído—. ¿Has oído eso? —Sí, —Emily respiró, oyendo el mar lejano—. ¿Es una concha? —Lo es. ¿A qué te recuerda? —Preguntó, tocando sus labios con los de ella. Emily trató de respirar mientras su otra mano le acariciaba la espalda. —Me recuerda a los Hamptons. —Cerca, —susurró Gavin, alejando la concha—. Es de nuestro tiempo que pasamos en México. Un tiempo que empezó mal pero terminó muy bien. ¿No te parece? Emily sonrió, los recuerdos de esa época agridulce acariciaron su corazón. Buscando sus labios, se inclinó hacia delante, se acercó en golpear su marca cuando puso un beso contra la nariz de Gavin. —Sí. —Ella envolvió sus brazos alrededor de sus hombros—. Gracias por ese recuerdo. —Gracias por venir tras de mí, —respondió él en voz baja. Metió la mano en la bolsa. Sacando una cáscara de maní, supuso que este recuerdo podría ser un poco más difícil para que ella lo averiguara. Él la sostuvo bajo su nariz para utilizar su sentido del olfato. —Huele. Emily respiró el aroma del maní. —¿Mantequilla de maní? —Preguntó, con la frente arrugada—. Hmm, sé que nos gusta utilizar crema batida, pero no recuerdo la mantequilla de maní, Blake. ¿Me estás confundiendo con otra mujer? Gavin sonrió, llevando su mano libre hasta la nuca de su cuello. Empujó su rostro a escasos centímetros del suyo. —Nunca. Pero está cerca, señorita Cooper, pronto a ser la Sra. Blake. Comería cualquier cosa de tu cuerpo que tú sabes. Tienes mi permiso para considerarte mi propia mantequilla de maní y jalea personal. Emily sonrió. —¿De qué es eso? —Madre mía, mujer, —Gavin se echó a reír—. Tal vez esto ayude. —Tiró la cáscara a su cabello. Emily se echó hacia atrás. —¿Acabas de arrojar algo a mi cabello? —Si. ¿Qué vas a hacer al respecto? —Deseando que Emily pudiera ver su sonrisa monstruosa, Gavin tranquilamente apoyó sus manos detrás de él sobre la alfombra—. Mi juego. Mis reglas. Lidia con él. —Tú lo has perdido, —Emily señaló con una risita. Después de encontrar el lugar donde estaba enterrada la cáscara de maní, Emily la arrancó de su cabello y la arrojó a ciegas hacia la dirección a la que esperaba que estuviera su rostro. Fue disparada sobre la cabeza de Gavin y aterrizó en el hogar de piedra de la chimenea—. El juego de béisbol. — Emily sonrió. Buscando sus hombros, ella los tomó y tiró de él otra vez contra su pecho—. Aunque el juego apestó porque tus Yankees vencieron a mis Pájaros, es un recuerdo que nunca olvidaré. —Ellos azotaron su culo, —Gavin le recordó, sacando otro recuerdo de la bolsa. Emily suspiró y sacudió la cabeza. Sonriendo, Gavin pensó que este próximo recuerdo despertaría su sentido del tacto, y estaba muy muy seguro de que sabría lo que era al segundo que lo sintiera. Alcanzando su mano, colocó una tapa de botella en ella y vio cómo su rostro se iluminó de inmediato. —Mi favorito, —susurró Emily, besando la tapa. Ella se inclinó para besar cualquier parte de él que sus labios pudieran encontrar. Golpeando justo por encima de su mandíbula, sonrió—. ¿Tapas de botellas de por vida?


246 Página

—Siempre, —respondió Gavin, guiando sus labios a los suyos. Él la besó con ternura, sumergiéndose en el hecho de que su chica encontraba un pequeño gesto tan grande. —¿Puedo quitarme la venda de los ojos ahora? —Emily casi suplicó. —Sé paciente, pequeña, —Gavin respondió, recuperando los dos recuerdos finales de la bolsa. El gusto sería el siguiente sentido que él provocaría. Gavin se preguntó si Emily recordaba la conversación que desencadenó todo—. Abre la boca, —susurró Gavin, mirando sobriamente como ella abría los gloriosos y carnosos labios. Después de pelar la tapa de un pequeño recipiente de crema y desgarrar un paquete de azúcar, Gavin vertió ambos deliciosos contenidos sobre su lengua rosada. Antes de que Gavin pudiera tomar un respiro, Emily encontró de alguna manera su boca. Sus labios se movían desesperadamente sobre el otro en un beso con sabor a crema y azúcar. Sus lenguas bailaban como una. —Sé lo que es esto, —Emily susurró. —¿Lo sabes? —Él la besó profundamente, mientras los maniobraba hacia arriba del piso. Estrechada entre sus brazos como un novio que lleva a su novia, él continuó su deliciosa embestida contra sus labios. —Lo hago, Sr. Crema y Azúcar. Ahora exijo que esta venda se vaya. —Su voz era ronca, plagada de necesidad, querer y deseo como resultado de la dulce tortura que había puesto a través de ella. Gavin hizo lo que le pidió, poco a poco alejó la venda de sus ojos. La vio parpadear sus hermosos ojos verdes, la sorpresa en ellos envió inmediatamente espinas de satisfacción sobre su piel. El glorioso jadeo de ella ahogó sus oídos. —Bienvenida a nuestro futuro. Con sus pies colgando sobre los antebrazos de Gavin, Emily no podía decidir hacia dónde mirar cuando tomó sus alrededores. Pisos de madera, pulidos hasta brillar, abarcaban el amplio salón. Su tamaño hacía que el ático de Gavin pareciese una residencia universitaria. Su mirada se posó en la escalera de mármol, que se separaba en el rellano, situada en el medio del vestíbulo. Techos marcados por una exquisita corona moldeada remontada sobre unas ventanas panorámicas que mostraban una piscina en el suelo del patio trasero. Entradas abovedadas cubrían cada dirección. Gavin la llevó a una cocina con interminables cantidades de granito de color crema. Aparatos de acero inoxidable aptos para un chef se destacaban entre los elegantes gabinetes de cerezo. Aunque sin muebles, la grandeza de la casa se derramaba de una habitación a la siguiente mientras Gavin llevaba a Emily dentro y fuera de una biblioteca, sala de billar, y una oficina. Eso la golpeó, y el corazón de Emily se hinchó. El infame juego de las veinte preguntas de Gavin, siempre incluyendo un poco de información extraña relativa a algún color, textura o diseño, fue lo que hizo su hogar. Su futuro. Las piezas de sus respuestas estaban esparcidas por todas partes. —Te amo, —susurró contra sus labios—. Amo cada astuta pulgada conspiradora de ti. —Ella le dio un beso duro, más profundo, necesitaba demostrarle lo agradecida que estaba por él, por todo lo que él le había dado—. Llévame de vuelta a la sala para que pueda hacer el amor con mi shexy prometido. Gavin ignoró sus palabras con su sonrisa decadente, llevándola escaleras arriba. — ¿Crees que puedo hacerte el amor en un suelo desnudo?


247 Página

Besando su cuello, el aroma tentador de su colonia a almizcle le cosquilleaba su nariz, a Emily no le importaba nada el lugar en ese momento. Lo necesitaba. —Hemos tenido sexo en un vestidor en Neiman Marcus. —Ella trajo su boca hasta la suya y le mordisqueó el labio—. Hemos tenido sexo en la playa en los Hamptons. —Arrastrando sus manos por sus hombros anchos, ella comenzó a desabrocharle la camisa—. Incluso hemos tenido sexo en un armario en mi escuela. ¿De repente estás preocupado acerca de un suelo desnudo? ¿Desde cuándo eres selectivo en cuanto a donde me aspiras? Un destello artero golpeó los ojos de Gavin cuando los recuerdos de todos y cada encuentro que Emily mencionó recorrieron su mente. Ella estaba en lo cierto, pero hoy era diferente. Tenía otras cosas planeadas para la forma en que iba a aspirarla. Haciendo caso omiso de sus palabras, continuó llevándola a lo que sería su suite principal. El aliento de Emily quedó atrapado mientras sus ojos vagaban sobre una elegante cama con dosel. De tamaño King, profundo caoba en color, y cubierta de finas sábanas blancas, el único mobiliario le daba a la habitación un etéreo ambiente romántico. Gavin la depositó suavemente en el suelo con la espalda apretada contra su pecho. Alejó su cabello ondulado de su cuello, se inclinó a su oído y lentamente abrió la cremallera de su vestido. —Mi plan es aspirar cada pulgada de tu cuerpo sobre la cama, —le susurró, moviendo con cuidado la única correa de su hombro—. ¿Está bien con usted, Señorita Cooper? Emily no podía pensar, respirar o moverse mientras su vestido caía al suelo frío de madera, dejando su caliente cuerpo cerca de estar desnudo en un corsé sin tirantes negro y ligas. —Sí, —ella respiró, sintiendo las manos de Gavin arrastrarse sobre su pecho. En un segundo, tenía su corsé desabrochado, liberando sus pechos de su encierro. La ropa interior de seda se unió a su vestido desechado. La sensación de su tacto fue delicioso cuando Gavin palmeó sus pechos, masajeándolos suavemente. Él rozó su boca golosa arriba y abajo del cuello de Emily y su cabeza cayó hacia atrás contra su hombro fuerte. Un gemido suave se filtró de sus labios. Llegando a sus espaldas, ella comenzó desabrocharle el cinturón, sus manos trababan febrilmente con el cuero. Querido Dios, no podía conseguir deshacerse de él lo suficientemente rápido. Con una mano haciéndole el amor a su pecho, Gavin deslizó la otra a sus bragas, sus dedos masajearon su clítoris en círculos suaves y lentos. Empapada de deseo y necesitando aferrarse a algo, las manos de Emily dejaron de desabrochar su cinturón. Ella las arrastró hasta su cuello, curvándolas en su cabello, sus rápidas respiraciones jadeantes hacían eco en la habitación escasamente amueblada mientras Gavin lentamente la follaba con los dedos hacia el olvido. —Jesús, tú siempre estás tan mojada para mí, —dijo Gavin, su voz madura con dulzura erótica. Chupando su cuello, sus dedos entrando y saliendo de ella, él mordió suavemente su piel—. Eres mía, Emily. Ella gimió, un correspondiente tirón de calor se construyó en lo profundo de su coño con cada golpe. —Para siempre, —respiró mientras un caliente placer la atravesó. Su cuerpo se derritió, palpitante por tenerlo dentro de ella. Incapaz de esperar, se enfrentó a él. Sus ojos, el color ardiente de un fuego azul, miraban fijamente a los de ella, las emociones arremolinándose detrás de ellos era cruda, feroz con pasión mientras terminaba de desabrocharle la camisa y los pantalones. Ella lo despojó de su ropa y la boca de Gavin


248 Página

atrapó la suya, sus labios bellamente grabados eran suaves y cálidos. Fusionándose juntos, él la empujó hacia la cama. El calor que irradiaba su piel casi pone a Emily en llamas. En un lento y tortuoso movimiento, Gavin se arrodilló delante de Emily, tiró de sus bragas, de su liga y las arrastró por sus muslos hasta los tobillos. —Recuéstate, —dijo, con una expresión mezclada con una caliente y carnal promesa. Mirándolo, Emily se deslizó a través de la enorme cama. Las sabanas frescas de algodón egipcio despertaron aún más sus sentidos. Con la cabeza acurrucada contra las almohadas de plumas, su cuerpo tembló de anticipación cuando Gavin se arrastró entre sus piernas temblorosas. Al igual que un halcón acechando a su presa, él se cernió, sus ojos la inmovilizaron por un latido antes de que su boca encontrara la de ella otra vez. Presionó sus labios en los de ella con una posesión abrasadora y la saboreó con tranquilas y profundas lamidas. Con su beso creciendo en intensidad, Emily entrelazó sus dedos en su cabello, sus labios se abrieron en un grito ahogado cuando sintió la gruesa corona de su polla apenas moviéndose dentro de ella. Encendió su entrada. Otro grito ahogado salió de sus labios cuando él lentamente salió, dejándola temblando por más. Hundiendo la boca en uno de sus pechos, sus ojos se clavaron en los de ella, sosteniéndola en su lugar. Gimiendo, Gavin arremolinó su lengua caliente alrededor de su pezón endurecido. Como si el aire hubiera sido succionado fuera de la habitación, Emily trató de respirar, pero no pudo. Estaba ebria de placer, ebria de necesidad, mientras Gavin continuaba lamiendo círculos lánguidos y lentos alrededor de su pecho hinchado, flexionando los dedos sin descanso contra el otro pecho. —¿Sabes lo hermoso que es tu cuerpo? —Preguntó Gavin, su voz vibraba de emoción y sus ojos brillaban de deseo mientras enganchaba su brazo debajo de la espalda de Emily. Ella negó con la cabeza, mirándolo fijamente—. Este hermoso cuerpo dio vida a nuestro hijo. Lo adoraré para siempre. Atesorarlo como el regalo que es. Como el regalo que se me dio a mí. Sus palabras tan poderosas, tan intensas, enviaron un temblor a través de los miembros de Emily. Sin aliento, se humedeció los labios y observó a Gavin besar lentamente un camino por sus costillas, sus gruesos y esculpidos bíceps se flexionaban mientras se movía. Acarició con su lengua a través del centro de su estómago, dejándola allí antes de sumergirla sobre la rígida cicatriz de su cesárea. Gavin miró a Emily, los ojos de ella mostraban un destello de timidez a medida que él avanzaba su lengua por la magnífica impresión que representaba la vida de Noah. Él arrastró sus dedos a lo largo de la marcada piel rosada. —Gracias por esta cicatriz permanente, —susurró, ahuecando su trasero. Levantó la mitad inferior de su cuerpo a su rostro, besando suavemente cada centímetro de su estómago—. Gracias. No sólo hizo temblar todo el cuerpo de Emily con su toque sino que también lo hizo su corazón. Estaba abrumada por las intensas emociones que la sacudían. El placer irradiaba, y el celestial zumbido de electricidad se acurrucó alrededor de cada músculo, fibra y célula de ella mientras Gavin instalaba su boca entre sus piernas. Su lengua se movió suavemente contra su clítoris hinchado. La piel de gallina corrió y estremeció su piel, cada caricia enviaba una ola feroz de éxtasis golpeando en lo profundo de su estómago. Se hizo


249 Página

una bola, caliente como la lava. Sus caderas se sacudieron hacia arriba, presionando su calidez húmeda contra su boca devoradora. Apretando su culo, Gavin lamió a través de su carne tierna, su lengua se hizo un festín con su dulzura. Sus gemidos propulsaron sus sentidos más alto; sus piernas temblorosas envueltas firmemente alrededor de su cabeza lo tenían tambaleando. El deseo lo provocaba mientras los largos y prolongados gritos de Emily se disolvían a gemidos. Emily tomó su cabello y empujó su rostro a su interior más duro, y diablos si eso no volvía loco a Gavin. Ella estaba cerca. Tan jodidamente cerca. Podía sentirlo, saborearlo. Empujando dos dedos por su apertura, la necesidad insoportable de enterrarse dentro de ella se acurrucó en sus bolas. Entusiasmado y sintiendo como si estuviera a punto de enloquecer, Gavin chupó más rápido y más duro el clítoris hinchado de Emily, su cuerpo lo enloquecía a él por su propia liberación. Sus pantorrillas y muslos, apoyados sobre su espalda, comenzaron a temblar mientras su apretado coño atraía sus dedos al interior. —Córrete para mi, bebé, —Gavin rugió, arrastrando su pulgar sobre su clítoris—. Tengo que probar todo de ti. Dámelo. El vientre de Emily descendió en respuesta a la suavidad de su voz, la calidez de su tono áspero la derritió hasta los huesos mientras se dejaba ir. Cayendo, su piel se estremeció y brillaba de sudor. Sus pezones se endurecieron como piedras preciosas. Su sexo latía violentamente mientras su orgasmo llegaba, estrellándose sobre su cuerpo como una ola furiosa. Antes de que el mundo pudiera calmarse a su alrededor, Gavin se deslizó por su cuerpo y empujó la amplia cresta de su polla en su interior. Emily se sobresaltó y abrió sus piernas para tomar todo de él. Enredando sus manos en el cabello de ella, Gavin cerró su boca sobre la de ella en un beso lleno de lujuria como combustible, gimiendo mientras él lamía en ella más profundo, más duro. Saboreándose a si misma en su lengua, Emily gimió, el cargado fuego de él la extendió abierta, casi la precipitó a otro orgasmo. Pero ella le dio la bienvenida a la dolorosa irritación, saboreando toda su exquisitez, a sabiendas de que nunca era lo suficiente. Que Dios la ayudara, sabía que nunca estaría completa sin él. Era vital para su bienestar. Su refugio en una tormenta. Perdiéndose en las sensaciones y sonidos de sus cuerpos convirtiéndose en uno, Emily miró los ojos de Gavin cuando sus labios abandonaron los de ella. Él la observó con una intensidad que nunca había visto, sus ojos mostraban otro nivel de amor. Un mayor nivel de pasión. Bajo su asedio y bajo su hechizo, Emily atrapó su boca con la suya, su beso sabia a la salinidad de su sudor. Temblando, Emily tomó sus hombros y sus uñas dejaron un surco de llamas rojas sobre sus bíceps mientras se aferraba a él con más fuerza. Su gloriosa carne estaba tensa por todas partes, cubierta con bloques de músculo duro. No era más que un hombre primitivo y perfecto. Gavin se deslizó lentamente sobre ella, y Emily podía sentir sus cuerpos suavizarse con la necesidad de fusionarse con el otro. Con una mano temblorosa, Gavin alejó un mechón errante de cabello húmedo de la frente de ella. —Te amo, Emily, —gimió mientras rodeaba sus pulgares a lo largo de sus sienes—. Eres mi mundo. Mi vida. El aire que jodidamente respiro. No puedo creer que serás mía para siempre. Emily sintió su mano caer de su rostro cuando llevó su boca hasta sus pechos, arremolinando su lengua por cada pico tenso e hinchado. Con sus latidos acelerándose juntos, Emily estaba tan fascinada, hipnotizada y afectada, que las lágrimas de su amor por


Página

250

Gavin se derramaban de sus ojos. Se hundió, fundiéndose en él con cada lenta lamida, cada toque abrasador, y cada apasionado beso con el que adoraba su cuerpo. Mientras Gavin empujaba con más fuerza, un fuego puro ardía en su interior, haciendo que la sofocante necesidad aumentara. Con sus labios fundiéndose en los de él, lamiendo su boca y empujando sus caderas al ritmo de las suyas, Emily sintió que Gavin comenzaba a temblar, sintió su cuerpo rígido. Sus músculos se apretaron y la tensión se acumuló en su cuerpo. Éxtasis respiró con fuerza contra su piel mientras los profundos y guturales gemidos de Gavin bailaban a través de su oídos. Arañando su espalda, contuvo la rápida respiración cuando una marea creciente de orgasmo se apoderó de ella, enviándola volando sobre un acantilado. —No te detengas, — suplicó, su cuerpo caliente, con los ojos fijos en los suyos. Su coño se estremeció, apretándose alrededor de su polla mientras la penetraba con más fuerza, más rápido—. Oh, Dios mío, Gavin, sigue adelante. Con sus músculos tensos, Gavin trató de respirar a través de cada empuje intentando prolongar su placer, pero infierno si no lo estaba haciendo duro consigo mismo mientras su mirada se fijaba en el pesado bamboleo de los exuberantes pechos de Emily. La determinación apretó su mandíbula mientras observaba a Emily caer en un combate de dicha. Bombeó más profundamente en ella cuando su orgasmo se convirtió en otro, luego en un tercero, hasta que gritó una carrera final de liberación. Mentalmente deshecha, físicamente vuelta al revés y despellejada de la cabeza a los pies, Emily agarró el cabello húmedo de Gavin. Ella empujó su hermosa boca hacia la suya. Besándola duro y lento, Gavin soltó un largo y bajo gruñido. Emily sintió el chorro sedoso de su semen derramarse dentro de ella, su calor la llenó una y otra vez. Su cuerpo rígido se sacudió por encima del suyo y sus dedos se anudaron en su cabello. Con sus corazones resonando, sus respiraciones mezclándose y sus almas entrelazándose, Emily sentía como si sus cuerpos sabían lo que significaban para el otro. Agotado, Gavin enterró su rostro en el cuello de Emily, respirando y ahogándose bajo el aroma de su mezcla combinada. Su boca flotó a su mejilla y sus dedos masajearon su cabello. —Necesito retenerte y hacerte el amor toda la noche. Y, Dios, lo hizo. Mostrándole una y otra vez lo mucho que la necesitaba, Gavin borró los recuerdos de Emily de un pasado cruel, cerrando la puerta de lo que nunca debió haber sido. Mientras la sostenía durante toda la noche, su futuro sin aliento estaba contenido en la expansión de sus cálidos y fuertes brazos, y ella sabía que este magnífico comienzo para lo que tenía por delante estaría arraigado para siempre en su corazón.


EPÍLOGO DE MOLLY Y DEL SR. ALTO, OSCURO Y JODIDAMENTE APUESTO

Página

avin deslizó la llave en la cerradura y entró al sabroso aroma de una comida hecha en casa. Quedó impresionado por lo lejos que Emily había llegado en el último año con sus habilidades culinarias. Le había dicho que iba a dominar la cocina, y diablos si no lo hacía. Aunque nunca lo admitiría a su madre, Gavin pensaba que la lasaña de Emily hacía que la de ella fuera como la congelada. Sin que Emily supiera, Gavin entró en la cocina y observó con adoración mientras ella sacaba un asado del horno. Colocando su maletín sobre la mesa, los ojos de Gavin vagaron sobre sus tacones negros, sus piernas bien formadas debajo de una falda que se detenía a unos centímetros por encima de sus rodillas, y el contorno de su hermosa mandíbula. Ella era el ángel de Gavin. Su caminar, respirar, increíble para la vida, alucinante, todo consumidor ángel. Emily clavó un termómetro de carne en el asado que chisporroteaba. Debió haberse quemado porque Gavin la escuchó jadear. Era posible que las habilidades en la cocina de su ángel no fueran tan excelentes como él pensaba, pero eso no importaba. Ella todavía lo enloquecía. Viniendo por detrás de ella, deslizó sus brazos alrededor de su cintura y enterró el rostro en el hueco de su cuello. Emily se sobresaltó, y Gavin se rió entre dientes. —¿Te asusté? —Susurró, pasando sus labios por su cuello—. ¿Y el asado te atacó? Si es así, lo voy a matar. —Sí, me asusté, —respondió Emily, enfrentándolo. Con una sonrisa, empujó lentamente su dedo índice a la boca de Gavin. Él lo chupó ligeramente, su arremolinada lengua llevó su quemadura a un confort inmediato—. Y sí, él me atacó. Pero prefiero que no mates nada hoy. —Sacó el dedo de su boca y su frente se elevó seductoramente. Gavin apretó la espalda de ella contra el mostrador, sus hambrientos ojos azules se centraron en sus labios carnosos. Desató el delantal de Betty Crocker desde su cintura y lo dejó caer al suelo. —¿Dónde está Noah? Emily curvó los brazos alrededor de su cuello. —Tus padres lo recogieron por la noche así puedo mostrarte un buen momento en tu cumpleaños, anciano. Armado con una sonrisa perezosa, Gavin inclinó la cabeza y aplastó su boca en la de ella. Emily gimió, y Gavin cogió su muslo y lo envolvió alrededor de su cintura. —¿Anciano? —Preguntó entre besos—. Tengo treinta. Y no nos olvidemos de todo los dignos de desmayo —él la besó más duro— intensamente... satisfactorios —le mordisqueó el cuello— adormecedor de mentes... caliente como el infierno —le chupó el lóbulo de la oreja— "Gavin dámelo más duro ahora, por favor, no te detengas, oh Dios mío, sigue adelante" momentos que este anciano te ha mostrado. —Mmm hmm. Tú me has dado un buen número de ellos, —Emily ronroneó. La necesidad sexual se hizo una bola en su vientre. Besándola más profundo, Gavin comenzó a

251

G


252 Página

desabrocharle la blusa. Los ojos de Emily se cerraron mientras él arrastraba sus labios por su mandíbula, a través de su cuello, colocándolos en la curva de su pecho. Ella enredó los dedos en su cabello—. Gavin, espera, quiero que abras tu regalo primero. No se detuvo. Infierno. No. Él lentamente empujó el borde ondulado de su sostén de encaje negro justo por debajo de su pezón. Con una sonrisa astuta, él la observó mientras movía su lengua por el capullo endurecido. Emily jadeó y se mordió el labio. —Pensé que era obvio que estaba abriendo mi regalo, Sra. Blake. —La levantó sobre la fría encimera de granito, llevó su pequeño culo de manzana hasta el borde, y se instaló entre sus piernas. Lamiendo su boca, él gimió, su cuerpo absorbió el tentador sabor de ella—. Soy el chico del cumpleaños, lo que significa que tengo la última palabra. Sexo. Mucho. Aquí y ahora. Con mi caliente esposa en el mostrador. Inclinando su cabeza para permitir que Gavin devorara su cuello, Emily lanzó otro gemido y enganchó sus piernas alrededor de su cintura. Por encima de su respiración acelerada, escuchó sus tacones caer al piso de madera. Gavin la besó más duro, haciendo difícil que se detuviera. Pero ella sabía cómo llegar a él. —¿Qué si tu caliente esposa incorpora sexo salvaje en el regalo que tiene para ti? ¿Suena bien? Gavin atrapó su labio entre los dientes y la miró a los ojos durante un largo momento. Eventualmente, la soltó y retrocedió ligeramente, su sonrisa se amplió. —¿Incorporar sexo salvaje en un regalo que ya me has dado? Mmm, no puedo decir que no ha despertado mi curiosidad. ¿Requiere baterías? Emily asintió con una sonrisa lujuriosa. —Oh, sí. Requiere una batería muy grande. — Gavin levantó una ceja curiosa, su sonrisa era cada vez más grande. Ella saltó del mostrador, tomó la mano de Gavin y comenzó a llevarlo hacia la puerta del garaje—. Cierra los ojos, —susurró. —¿Qué estás haciendo? —Preguntó Gavin con una sonrisa diabólica frunciendo su boca. Con una mano rápida, Emily tiró de él por su corbata hacia su boca. Corriendo su lengua por sus irresistibles labios, ella curvó su brazo alrededor de su cintura y le apretó el culo. Fuerte. —Puede ser su cumpleaños, Sr. Blake, pero soy yo la que dirige el espectáculo. No hay preguntas. ¿Lo tienes? Sí, su ángel malvado sabía cómo poner la roca de Gavin más dura. —No soy más que un campesino a tus demandas, amor. —Sonriendo, Emily lo vio cerrar los ojos, orgullosa de la autoridad que tenía—. Pero definitivamente voy a sacar la tarjeta del hombre de las cavernas en tu muy bonito trasero durante nuestra aventura sexual. Severamente amando la autoridad que él despojaba de ella, corrió hacia el delantal descartado. Lo recogió, metió la mano en el bolsillo y sacó la venda de los ojos con la que la había provocado cuando le enseñó el cuarto de Noah y la casa. Oh, sí, la venganza estaba a punto de convertirse en la perra de Gavin. Llegando detrás de él, la deslizó por encima de su rostro, asegurándose que sus intoxicantes ojos azules estuvieran cubiertos. Gavin echó la cabeza hacia atrás, riendo. —Muy astuta. Me gusta. Emily entrelazó sus dedos con los suyos mientras lo conducía a través del guardarropas y al garaje. —He aprendido del mejor. —No puedo decir que esté en desacuerdo con esa afirmación. —Gavin se cruzó de brazos con una sonrisa iluminando su rostro—. Te he enseñado todo lo travieso que sabes.


51. Amante de los Pájaros .

253 Página

Sacudiendo la cabeza, Emily apretó el botón de la puerta del garaje y sonrió no sólo a la observación excesiva de confianza de Gavin sino al cuidadosamente bien pensado regalo de cumpleaños. Elegante, tan plateado como una bala brillante, y envuelto en uno de los lazos de los Yankees más grande que la vida, los ojos de Emily escanearon la nueva... minivan de Gavin. Ella no se atrevió a comprar una verde. Nop. Y siendo que no era de la misma clase que los coches deportivos de precios increíbles de los que Gavin estaba acostumbrado conducir, el Chrysler Town & Country sería algo que podría tomar algún tiempo en acostumbrarse. Sin embargo, considerando que el vehículo de baja gama contenía más significado de lo que podía imaginar, Emily era bastante optimista que este color y modelo podrían cumplir con los requisitos. —Está bien. ¿Estás listo? —Emily envolvió sus brazos alrededor del cuello de Gavin y respiró su colonia. Besó su barbilla y sintió la emoción corriendo por sus venas—. Se trata de... algunos regalos envueltos en uno. Sólo quiero asegurarme de que estés preparado. No necesito que tu viejo culo sufra un ataque al corazón por mí. Gavin sacudió la cabeza, su sonrisa con hoyuelos era tan contagiosa como siempre. — Te estás convirtiendo en una verdadera— —Sabelotodo como tú. —Emily arrastró las manos sobre su pecho y se empujó de puntillas. Sus labios rozaron el oído de Gavin, cerró los ojos y con la voz ronca y baja, dijo— Tengo un par de cosas deliciosas, calientes y traviesas que enseñarle, Sr. Blake. —Ella le deslizó lentamente la venda de los ojos—. La clase comienza en cinco. —Ella mordió su oreja y retrocedió. Viéndolo parpadear al abrir sus ojos, y su hoyuelo profundizarse con su creciente sonrisa, Emily aplaudió cuando la boca de Gavin cayó boquiabierta. —No lo hiciste, —dijo, riendo entre dientes. —Oh, sí que lo hice. —Emily no perdió el tiempo haciendo su camino hacia el lado del pasajero. Antes de abrir la puerta, metió la mano en un armario y cogió las llaves del nuevo auto. Ella las arrojó sobre el techo y rió cuando Gavin las atrapó—. Entra. Vamos a llevar a este chico malo a dar una vuelta. Ah, y echa un vistazo a tu placa personalizada. Se ajusta a ti perfectamente. Con las cejas en alto de curiosidad, Gavin se dirigió a la parte delantera del vehículo, sus ojos aterrizaron en la placa que su sabelotodo esposa había hecho para él. Con un emblema de los Orioles de Baltimore guiñándole, Gavin escaneó las letras AMTPJR.51 Soltando a todo pulmón una risa, Gavin lanzó las llaves al aire y las atrapó antes de saltar al asiento del conductor. —¿Soy buena o qué? —Emily preguntó, una orgullosa sonrisa jugando en sus labios— . Quiero decir, sabes que te lo merecías, ¿no? Gavin sacudió la cabeza y deslizó las llaves en el encendido. —Sí. Me lo merecía. —El motor ronroneó, se inclinó sobre la consola y cogió el cinturón de seguridad de Emily. Hizo clic en su lugar y llevó sus labios a su oído—. Entonces, ¿cuándo comienza esta clase? Soy un estudiante entusiasta, más que dispuesto a aprender nuevos trucos del maestro. La piel de Emily se erizó mientras miraba fijamente los ojos de Gavin. —Me alegro de que seas un estudiante entusiasta, —suspiró ella, su cuerpo atrapado en su natural vórtice


254 Página

de seducción. Maldita sea. Ella juraba que él sería capaz de sacar esta mierda sobre ella cuando estuvieran bien en sus años dorados. Arrugado, apenas capaz de caminar y respirando de un inhalador, estaba convencida de que él nunca necesitaría Viagra. Nunca— . Pero no he terminado de darte tus regalos. Una sonrisa se formó en la comisura de sus labios. —Lo sé. Estoy tratando de sacar los demás de ti en estos momentos. —La sangre de Emily corría violentamente por sus venas mientras la mano de Gavin se deslizaba detrás de su cabeza, sus dedos se fusionaron con su cabello. Acercó sus labios a los de ella, su voz era un susurro—. ¿Estoy haciendo un buen trabajo? —No dejó que respondiera. Probó su boca con su lengua, buscando el dulce sabor del que nunca se cansaba, el sabor dulce que siempre le pertenecería a él. Los miembros de Emily se pusieron flojos, su pulso se aceleró mientras gemía en su beso. Con los labios bloqueados en la indulgencia sin sentido, ella respiró todo lo que hacía a Gavin. Su tacto, su sabor y la chispa de vida que seguía iluminando su mundo una y otra vez. Su presencia la calmaba. Sus brazos la protegían. Su alma la amaba. Era una limpieza, una purificación y un nuevo comienzo a una vida que nunca creyó que tendría. Siempre sabía cómo seguir cuidadosamente al margen de su corazón, la forma de robar su aliento y cómo hacer que sus preocupaciones se filtraran a la nada, donde pertenecían. En un parpadeo, él estaba allí. En un instante, ella casi lo había perdido. Pero aquí y ahora, él era suyo. Dejando atrás lo que fue, y sin retener los restos visuales del pasado caótico que casi los rompió, Emily lentamente alejó sus labios de los de él, su necesidad por llenar su presente con felicidad continua crecía por segundo. —Te amo, Gavin, —susurró ella, su mente ardía con cada precioso segundo, minuto y hora que habían pasado juntos en su memoria—. Me has dado todo lo que podía haber imaginado y más. Espero que haber hecho lo mismo por ti. —Ella hizo una pausa y ahuecó su mejilla, su pulso se aceleró—. Tu otro regalo está esperando por ti en el asiento de atrás. Gavin apartó la mirada de la de Emily, que de repente se había puesto vidriosa, sus ojos se movieron rápido del asiento de seguridad de Noah a un asiento para niños más pequeños. La diferencia de tamaño era tan abrumadora, sin embargo, los dos encajaban como piezas de un rompecabezas. Lado a lado, un hermano mayor y un hermano menor. Tragando, Gavin sintió que su corazón comenzaba a martillar su pecho, lleno de una mezcla de miedo, emoción, amor y alegría. Cada uno era un delicioso y vívido componente de lo que se siente al ser padre. Un padre de un primer y ahora un segundo hijo. La mano temblorosa de Gavin voló inmediatamente al estómago de Emily, su voz casi atrapada en su garganta. —¿Estás embarazada? —Las palabras corrieron de sus labios sonrientes. Emily rió, las lágrimas se derramaban de sus ojos. —No. Normalmente suelo hacer un hábito el comprar algunos repuestos por si acaso. —Ella se desabrochó el cinturón de seguridad, pasó por encima de la consola y se depositó en el regazo de Gavin. Él se rió entre dientes mientras ella envolvía sus brazos alrededor de su cuello y salpicaba de besos sus labios, nariz y mejillas—. Sí, estoy embarazada, Blake. No es verde, pero estamos llenando esta minivan con un montón de niños. Gavin acunó la parte posterior de su cabeza e inclinó su boca sobre la de ella mientras hablaba. —Simplemente increíble. Esta chica llamada Molly —es probable que la


Página

255

conozcas— pero sí, ella irrumpió en mi vida y no ha dejado de estremecer mi mundo desde entonces. Y en el año después de la temporada que había cambiado la vida de Emily y de Gavin Blake para siempre, el destino finalmente jugó limpio. Dejó sus juegos perversos y decidió parar... sólo un poquito. Desde hermosos Rehaceres en un largo tramo de carretera en México, a muchas capas de la vida desprendidas, lleno de tapas de botellas y otro asiento de seguridad en la parte trasera de una camioneta, el tiempo había marcado su camino hacia donde pertenecía. El destino... una cosita tan graciosa.

Pulse 2  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you