Issuu on Google+


PARA MÍ… POR SIEMPRE Los Hermanos Moreno #1 Elizabeth Reyes

PARA MÍ… POR SIEMPRE Los Hermanos Moreno #1 Elizabeth Reyes Edición Kindle Derechos de Autor © 2010 Elizabeth Reyes Todos los derechos están reservados incluyendo el derecho de reproducción parcial o total en cualquier forma. Este es un trabajo de eventos ficticios. Los nombres, personajes, lugares e incidentes son el producto de la imaginación de la escritora o se usan en forma ficticia. Cualquier semejanza con eventos reales, lugares o personas, vivas o muertas, es mera coincidencia. La licencia de este libro electrónico o eBook permite disfrutarlo en forma personal. Este libro electrónico no debe ser revendido o darse a otra persona. Si quiere compartirlo con otras personas, por favor compre una copia adicional para cada destinatario. Si está leyendo este libro y no lo ha comprado, o no fue comprado para su uso personal, por favor regréselo a Amazon.com y compre su propia copia. Gracias por respetar el arduo trabajo de esta autora.


Dedico este trabajo a mi maravillosa familia por su cariĂąo y apoyo y por aguantar mis dĂ­as y noches interminables escribiendo frente a la computadora. Un agradecimiento especial a todos los amigos y otros miembros de mi familia que me escucharon divagar y aquellos que leyeron el libro completo y me otorgaron sus excelentes comentarios.


Índice Prólogo Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7 Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11 Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15 Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19 Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23 Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27 Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Epílogo Para Mis Maravillosos Lectores Reconocimientos Acerca De La Autora Otros libros de Elizabeth Reyes en Inglés


Prólogo Sarah quedó paralizada. Esto no podía estar pasando. Tomó el teléfono, sus nudillos se comenzaron a poner blancos. El nudo en su garganta era insoportable. “¿Aún estás ahí, Sarah?” Casi en un susurro inaudible Sarah contestó, “Sí... sí”. “Cariño, sé que esto es difícil, pero tampoco es el fin del mundo. Ya hemos hablado de esto y sabías que había una posibilidad. Lo intenté Sarah, realmente lo hice, pero no hay nada más por hacer. Hemos agotado todas las opciones, y cualquier otra opción sería demasiado riesgosa. Esto es lo mejor”. “Pero, mi último año de preparatoria...” Sarah sentía crecer su enojo y las lágrimas le quemaban en los ojos. Estaba a punto de estallar, de arremeter en contra de algo. Después escuchó a su madre de nuevo. Su voz volvió a quebrarse. “Lo sé, cariño. Lo siento tanto. Esta vez sí que lo he estropeado todo”. Su madre tomó un largo y estremecedor suspiro, y eso le rompió el corazón a Sarah. Quería estar a su lado para abrazarla y consolarla. “Está bien mamá, estaré bien”. Su madre aclaró su garganta y bajó la voz. Sonando de forma determinada le habló nuevamente, “Juro que voy a compensarte por esto. Te lo prometo, ¿está bien?” “Está bien”. “Ya le llamé a la tía Norma. Ella y el tío Alfredo estarán acá el fin de semana. Nos van a ayudar a empacar, de modo que tú y yo podamos pasar un rato juntas. Después, tendré que presentarme el lunes en la corte”. Con la voz entrecortada, Sarah dijo, “¿El lunes?” “Sí nena, el lunes”. Sarah cubrió la mitad de su rostro con su mano libre y se sacudió la cabeza. No quería que su madre se sintiera aún peor, de modo que ahogó un sollozo. “Está bien mamá”, suspiró. “Estaré por aquí un rato, querida, de modo que no me esperes despierta. Mañana hablaremos más sobre esto”. Sarah colgó y volteó a ver a Sydney, su mejor amigo, que todo el tiempo había estado sentado en la cama junto a ella. Sydney la miró ansiosamente. “Ella se declarará culpable y pasará al menos tres años presa. Deberé


irme a vivir con la tía Norma en California.” Sydney se hizo el fuerte, y Sarah se dejó caer llorando en sus brazos.

Capítulo 1 UN MES DESPUÉS Preparatoria La Jolla, California Aunque estaba parada en medio de un pasillo repleto de estudiantes ruidosos que corrían de un lado a otro, Sarah se sentía tremendamente sola. Un mes no había sido suficiente para prepararla para su nueva escuela, nuevos amigos – y una vida nueva. Oh Dios, cómo extrañaba a Sydney. Esto no se parecía en nada a lo que ella había imaginado que sería su último año en la preparatoria. Tenía tantos planes en su escuela anterior y ahora se encontraba completamente perdida. Apretando su mochila entre sus brazos comenzó a caminar sin un rumbo fijo. Quería quitarse de en medio de ese embotellamiento humano. ¿Dónde diablos estaba Valeria, su prima? Ella le había dicho que el pasillo hacia la entrada principal se encontraba justo afuera de la oficina del consejero, ¿o no había sido así? Su tía las había llevado a las dos juntas, pero Sarah tenía que ir a la oficina del consejero. Por haberse inscrito tarde, su horario no había llegado por correo como el de Valeria. En cuanto llegaron a la escuela Valeria comenzó a socializar con todo el mundo, prometiéndole que estaría justo ahí cuando ella saliera de la oficina. Sonó la campana y Sarah trató de no entrar en pánico. Le dio un vistazo a su horario pero no tenía ni idea de dónde tomar su primera clase. Comenzó a caminar hacia atrás hasta quedar de espaldas a la pared. ¿Sería que Valeria la había abandonado? No, no lo haría. Se quedó viendo la cara de las personas a su alrededor y se preguntó si debería preguntarle a alguien cómo llegar a su primera clase. Un chillido llamó su atención y volteó hacia la entrada principal para ver que una de las chicas tenía sus brazos alrededor del cuello de uno de los chicos que acababa de entrar. Sarah giró los ojos. Siempre había odiado a este tipo de chicas. El muchacho obviamente era un deportista ya que traía puesta una de esas chamarras con iniciales de algún equipo, al igual que las que llevaban sus otros dos amigos. Viendo que estaba por su cuenta, comenzó a caminar de regreso a la


oficina y frunció el ceño al ver que justo afuera de la oficina estaba un mapa de la escuela. Había algunos cuantos chicos parados frente a él, revisando sus horarios y viendo el mapa. Aparentemente ella no era la única nueva en la escuela – aunque eso no fue un gran consuelo. Sarah volteó buscando a Valeria sintiéndose más que molesta con ella. De repente, detrás de ella estalló una risa masculina y volteó para ver que se trataba de los mismos muchachos que había visto hacía un rato, pero ahora con más chicos alrededor de ellos. El más alto, al que había saludado la chica chillona, estaba riendo cuando sus miradas se cruzaron. La sonrisa en su cara pareció borrarse poco a poco. Ella se quedó congelada y con los labios apenas abiertos. Por un momento, ella pensó que él diría algo cuando de repente escuchó a Valeria. “¡Aquí estás!” Sarah salió de su aturdimiento y vio como Valeria, que ya le había quitado su horario, sonrió con malicia. “¡Tenemos dos clases juntas!” “¿Las tenemos?” Las mejillas de Sarah aún se sentían calientes, pero caminó rápidamente al lado de Valeria, increíblemente agradecida por su esa coincidencia. Valeria hablaba de las clases hasta que estuvieron lo suficientemente lejos y a la vuelta de la esquina del edificio. “¡Por Dios Sarah! ¿Te fijaste quién era quien te estaba mirando?” Sorprendida sin saber realmente por qué, Sarah fingió no haber entendido, “¿Quién?” Valeria jadeó, “¡Ese era Ángel Moreno! ¿No te acuerdas? Ya te había platicado de él y de sus hermanos”. “No”, dijo Sarah mintiendo. Claro que recordaba, por eso era que no podía casi ni respirar cuando lo reconoció. Sonó la campana. “¡Demonios!”, dijo Valeria al ver su reloj. “Vamos a llegar tarde en nuestro primer día.” Tomó el brazo de Sarah y salieron corriendo hacia su primera clase. DOS SEMANAS MÁS TARDE Ángel corrió dando enormes zancadas alrededor del edificio de ciencias. Su estómago se tensó justo al sonar la campana. Nuevamente iba a llegar tarde a la práctica y sabía que su entrenador estaría molesto. Era la segunda vez esta semana, pero tuvo que quedarse después de clase para tomar la tarea para créditos adicionales. Nuevamente estaba reprobando Español II. ¡Español! Sus padres eran dueños de un restaurante mexicano, ¡por Dios! La única razón por la que había tomado esta clase era porque necesitaba dos años de un lenguaje extranjero para poder tener la oportunidad de ir a una universidad por


cuatro años. Y ahora, esto le estaba costando tiempo en el campo. Aparentemente, el solo era bueno para las maldiciones y su maestra llamaba Espanglish al español que él hablaba. Era un laberinto sin salida, si no se quedaba tarde para obtener créditos adicionales, tampoco podría subir las terribles calificaciones que estaba obteniendo en los exámenes. Y si no las subía no podría tener el promedio necesario para poder jugar en el equipo. Además si no subía sus calificaciones tendría que quedarse a tutoría después de clases. El solo pensarlo lo hizo gruñir. Llegó al cuarto donde se pesaban cuando ya habían comenzado el calentamiento. El entrenador apenas lo miró y señalo hacia las gradas a rayo del sol allá afuera. “Veinte”, le dijo. “Y hazlas rapidito”. El correr en las gradas era lo peor. Mientras comenzaba a correr hacia las gradas escuchó a Dana que le llamaba desde el área de la pista en donde entrenaban las porristas. “Ángel, ¿otra vez las gradas?” El movió la cabeza apenas mirándola. Algunas de las chicas se rieron y se le unieron. Sus hoyuelos aparecieron como era usual, aunque su sonrisa era cualquier cosa menos una sonrisa sincera. Los chiflidos ya no lo incomodaban desde hace tiempo, especialmente si provenían de este grupo de chicas. A los diecisiete, Ángel era un impresionante chico de 6 pies con dos pulgadas (1.86 metros). Estaba siguiendo de cerca los pasos de sus hermanos. Aunque fue agradable ser admirado de forma inmediata en cuanto comenzó la preparatoria, había ocasiones en que resentía el hecho de vivir de la fama creada por sus hermanos. Se les parecía mucho físicamente y era igual de popular, pero en calificaciones no se parecía en nada. Frunció el ceño solo de pensar que sus dos hermanos tenían beca deportiva en la universidad, y mientras él se encontraba luchando por poder jugar fútbol americano en la preparatoria. Era vergonzoso, pero no se iba a rendir. Tal como lo decían su padre y Sal, su hermano mayor, “El fracaso no es opción”. Perdido en sus pensamientos y aún molesto consigo mismo, Ángel corría despacio y pensativo por las gradas por cuarta o quinta vez, ya había perdido la cuenta. El sudor comenzó a bajar por su rostro y comenzó a luchar por mantener estable su respiración. Usualmente podía mantener el mismo ritmo, pero no hoy. Alguien pasó corriendo demasiado cerca. Asustado, por poco pierde el equilibrio. Estuvo a punto de soltarle una bola de maldiciones al chico cuando escuchó una voz pedirle perdón... y se dio cuenta que se trataba de una chica. “Disculpa, ¿te golpeé?”


“No, estoy bien.” Ángel se agachó poniendo las manos en las rodillas, tratando de respirar. “¿En verdad te encuentras bien?” Todavía respiraba agitado, cuando la miró por primera vez. El sol estaba justo detrás de ella. Ángel vio de reojo una silueta menuda. Al moverse, ella tapó un poco el sol. Lo primero que notó fue la mirada de ella. Sus ojos eran increíblemente verde claro. Un contraste sorprendente con sus rasgos trigueños. Ella se le quedó mirando, parada ahí mismo y respirando con dificultad. Su cabello estaba agarrado en una cola de caballo excepto por algunos mechones empapados del sudor que le escurría por las sienes y la frente. Ángel se sorprendió por no poderla reconocer de ningún lado. Pensó que conocía a todo mundo en la escuela. Sin embargo había algo familiar en ella, pero no podía decir qué. “Estoy bien”, contestó. “Qué bueno.” Ella comenzó a desenredar el cable de sus audífonos. Al parecer se los quitó de los oídos cuando regresó a ver si él estaba bien. Ella no le sonrió ni le pregunto más, realmente quería continuar su camino. El vio cómo se ajustaba el auricular en la oreja y continuaba su carrera. Con el corazón desbocado y las manos sudorosas, para sorpresa suya, le preguntó, “¿Así que te gusta correr?” Estúpido, estúpido, estúpido. Ella volteó y se le quedó viendo sin contestar. Deseaba que ella no le hubiera escuchado. “Me llamo Ángel, ¿y tú?” “Sarah”. Todo lo que pudo hacer fue sonreír mientras el nombre de ella se desvaneció. “Bueno, te deseo que corras bien”, le dijo mientras se alejó corriendo. La estuvo mirando mientras ella corría por las gradas. A la distancia ella se veía demasiado menuda y sin curvas. En ese momento lo recordó – era la chica perdida del primer día de clases. Ahí es donde había visto esos ojos. Fue entonces fue que se había fijado en ellos. Recordó haberse sentido impresionado, pero no la había vuelto a ver y casi se había olvidado de ello. Casi. Comenzó de nuevo con su carrera y su mente regresó a sus calificaciones. ¿Necesitaría de tutoría? Sacudió la cabeza molesto mientras recuperaba el paso. ***


Sarah estaba corriendo, concentrada. Tenía la sensación que él seguía mirándola y hubiera querido morir si de repente se resbalaba o caía. Las mariposas en su estómago estaban totalmente fuera de control ¿Cómo había sido posible que casi lo tirara? De todas las posibles personas, tenía que ser él. Debió haberle dicho algo más, pero se había quedado sin palabras, pensaba en cómo él descubrió que ella se le había quedado mirando como una idiota. Desde entonces, ella había evitado encontrarse frente a frente con él. Cada vez que llegaba a verlo, de inmediato comenzaba a correr en la dirección contraria. Las piernas casi se le doblaron cuando se dio cuenta de con quién chocado. Maldito sea él y su sonrisa. Estaba tan segura de que probablemente él no la recordaría, que no quiso arriesgarse a hacer el ridículo. Sarah sabía todo acerca de los hermanos Moreno. Valeria había vivido aquí toda la vida y había ido a la escuela siempre con ellos. Y ya que Valeria estaba platónicamente enamorada de Alex, hermano mayor de Ángel, todo el tiempo se la pasaba contándole todo sobre ellos. Sarah recordó la primera vez que vio a Ángel hacía dos veranos. Ella y su mamá vinieron a visitar a la tía Norma, hermana de su mamá y madrastra de Valeria. Valeria la había llevado a una fiesta en la playa. Fue una fiesta de todo el día, pero Valeria estaba consciente de su cuerpo y decidió llegar más tarde, ya que habían terminado de nadar. Llegaron cuando todos estaban alrededor de la fogata escuchando música. Sarah nunca había comprendido todo lo que Valeria le había contado acerca de Ángel y sus hermanos. Ella los hizo ver como su fueran estrellas de cine – terriblemente guapos. Valeria le dio un golpe cuando él y sus amigos llegaron. “Ahí está. Ese es el hermano menor de Alex”. Sarah volteó a verlo en toda su gloria. Era todo menos chaparro, inclusive desde esa época. Él y sus amigos parecían moverse en cámara lenta hacia el grupo de chicas. Ellas los esperaban con unas ansiosas y enormes sonrisas. El traía puesto unos shorts de mezclilla y una camiseta que dejaba al aire sus músculos. Sarah nunca había visto una sonrisa tan atractiva como esta. Sus hoyuelos eran increíbles. Ella vio como una de las chicas prácticamente le saltó a los brazos, abrazándolo y luego volteó casualmente para asegurarse de que todo mundo estaba mirándolos. “¿Es su novia?”, le preguntó a Valeria. Valeria resopló de inmediato, “Eso quisiera. Es Dana, de la cual te conté. Siempre se le está arrojando y quiere convencer a todo el que quiera escucharla, que los dos son como uno solo. Todo el mundo sabe que él nunca ha tenido novia. ¿Para qué quiere una novia cuando puede tener a todas las chicas que desee ��� en el momento que desee?” Sarah recordó habérsele quedado viendo y comenzar a fantasear ese día.


Era todo lo que podía hacer. Las chicas con las que el andaba se veían tan experimentadas y frescas alrededor de él, como sus amigos. Se reían, algunas veces exageradamente, pero al menos podían estar platicando cerca de él. Casi no pudo respirar el primer día de clases cuando él la volteó a ver. Y ahora casi lo hizo caer. Si él la recordaba como la chica tonta del primer día, ahora guardaría un recuerdo aún más absurdo sobre ella. No tenía la más mínima esperanza. De cualquier forma eso no importaba. En su agenda no había lugar para los nuevos amigos. No pensaba quedarse tanto tiempo para ello. Agarró velocidad y trató de quitárselo de la mente. Recordó el cumpleaños de Sydney. Era este fin de semana y necesitaba cerciorarse de que finalmente le había podido enviar por correo electrónico su regalo. Hizo una presentación de fotografías con las fotos de los buenos tiempos, junto con todas las canciones que tenían un significado especial para ellos dos. Ella sabía que Sydney apreciaría mucho más este regalo que cualquier otra cosa comprada. Si no hubiera sido por Sydney, no tenía idea de cómo hubiera podido haber sobrevivido el año pasado y ahora ella quería mostrarle su agradecimiento. Sydney significaba el mundo para ella. A lo largo de los años habían pasado por muchas cosas, especialmente el año pasado, cuando comenzó la pesadilla de su madre. Cuando Sarah tuvo que mudarse con su tía, ella y Sydney hicieron un pacto para mantenerse siempre en contacto. Hasta el momento, habían intercambiado mensajes por correo y desde que los padres de Sydney le ofrecieron darle un teléfono con minutos ilimitados, podían hablarse a diario. Sin importar la distancia, Sarah estaba resuelta a mantener a Sydney y a su familia por siempre en su vida. La tía Norma no tenía ni idea acerca de los planes de Sarah. En enero cumpliría dieciocho años y una vez que los tuviera, nadie, ni siquiera su mamá podrían detenerla de regresar a Arizona. Ella tendría ahorrado el suficiente dinero para pagarles a los padres de Sydney para que le permitieran quedarse con ellos. Ya tenía varias citas acordadas para cuidar niños. Entre eso y la escuela, no había espacio para ninguna vida social. Sarah apenas podía esperar. El solo pensarlo la hacía sonreír. El semestre siguiente estaría corriendo en el equipo de pista de su escuela Flagstaff High, a donde ella pertenecía, y su vida regresaría a la normalidad. Alzó la vista del piso mientras que bajaba de las gradas cuando vio a Jesse Strickland esperándola allá abajo, con los brazos cruzados y sonriendo de oreja a oreja. Dios mío, ¿y ahora qué? Luchó contra sí misma para no poner cara de fastidio. Cuando acabó de bajar, Jesse se paró frente a ella


bloqueándole el paso deliberadamente. Quiso quitarle uno de sus audífonos pero le detuvo la mano y ella misma se los quitó. “¿Sabes qué día es hoy?”, le dijo sonriendo en forma burlona. “No”. Él se le quedó mirando sin poderlo creer. “¿Qué Valeria no te dijo?” Sarah negó con la cabeza, sin mostrar el menor interés. Estaba acalorándose y comenzaba a sudar. Sabía que en unos momentos más estaría empapada si no comenzaba a correr de nuevo. “¿Es que esto va a durar todo el día?”, le dijo Sarah. “Estoy a la mitad de mi carrera”. “Es mi cumpleaños.” Abrió los brazos. “Estoy aquí para recolectar”. Los ojos de Sarah se entrecerraron y se hizo hacia atrás. “¿Recolectar qué?” Se le acercó más creciendo su pecho. “Bueno, dado que estamos aquí en la escuela, me conformaré con un abrazo por ahora.” Se le recargó y con sus brazos comenzó a rodear su pequeña cintura. Sarah forcejeó tratando de quitárselo de encima. “¡No te debo nada!” Obviamente sorprendido, levantó una ceja y comenzó a acercarse nuevamente y forzar un abrazo. “Oye Sarah, hemos hecho mucho más que esto, ¿qué te cuesta solo un abrazo?” “Eso fue un error y ya hace mucho tiempo, ¡así que supéralo!” Ella lucho por quitarse las manos que le tomaban desde atrás de su cintura. Sintió su peso sobre de ella, pesado al principio, cuando la empujó en contra de la barda. De pronto, como si nada, ese peso desapareció. Le tomó unos segundos entender qué era lo que había pasado. Se dio cuenta que alguien se lo había quitado de encima y vio a Jesse en el piso a un lado de las gradas. Sus piernas le fallaron. Con una mano se detuvo en la barda para no caer, y la otra la tenía en su pecho sintiendo como latía su corazón. Ahí estaba Ángel.

Capítulo 2 “¿Tienes algún problema imbécil?”, le preguntó Ángel, con su cara a unas cuantas pulgadas (centímetros) de la de Jesse y con el antebrazo sobre su cuello. Jesse tenía la cara enrojecida mientas luchaba por poder hablar, “yo... yo solo estaba jugando co... con ella”.


Sin soltar a Jesse, Ángel volteó a ver a Sarah. Ahí estaba ella con los ojos bien abiertos y con su mano sobre el pecho. “¿Estás bien?” Sarah asintió con la cabeza. “Ajá”. Ángel volteo a ver la cara de Jesse que ahora mostraba un tono rojo escarlata oscuro. Lo volvió a aventar sobre las gradas, golpeando su cabeza en contra del lateral de madera. “¡Apréndete unos modales de mierda!”, le dijo. Ya libre, Jesse cayó sobre una rodilla tosiendo y tratando de respirar. De nuevo, Ángel volteó hacia Sarah y camino hacia ella. Aún tenía su mano sobre el pecho y sus ojos seguían sobre Jesse quien ahora ya de pie, seguía tosiendo. Finalmente miro a Ángel con esos ojos que comenzaban a atormentarlo. Estaba decidido a no quedarse callado de nuevo. “¿Estás segura de que estás bien?” Luchó por no quitarle un cabello que tenía sobre su cara. Ella le sonrió por primera vez. “Sí, gracias”, le contestó ella. “No tenías que hacer eso. Solo estaba haciéndose el chistoso. Pude haberlo manejado.” Se paró erguida y puso su mano sobre la cintura. “Sí, seguramente que pudiste haberlo hecho. Lo que pasa es que pierdo la paciencia con los idiotas”. Algunas personas se había dado cuenta de la riña y se pasaban despacio por ahí, pero no lo suficiente como para llamar la atención de los maestros. De nuevo volteó para ver como Jesse se retiraba avergonzado, tosiendo y frotándose el cuello. “Estará bien”. Sarah se encogió de hombros, y comenzaron a caminar lentamente hacia el gimnasio. Caminando tan cerca, lado a lado, Ángel estaba distraído cuando sus manos se tocaron por un segundo. Volvió a centrarse en su reacción al ver a Jesse empujarse sobre ella. Era usual en él que tratara de ayudar, pero la verdad se le había pasado la mano. Solo debió haberlo empujado. En lugar de eso, en verdad quiso lastimar a Jesse. Se le quedó viendo, entrecerrando los ojos. “¿Es amigo tuyo?” Sarah volteó hacia él pero de inmediato volvió a voltearse. “No lo llamaría precisamente así”. Ángel apretó la quijada y volteó hacia adelante. “¿Qué significa eso?” Ella puso su atención en las porristas que ahora comenzaban a verlos, especialmente Dana. Ángel era ajeno a ellas, por el momento tenía sus ojos puestos en Sarah. Finalmente ella lo miró. “Salimos una vez hace mucho tiempo”. ¿Salieron? “¿Salías con él?”


“No exactamente”. Ella no pudo mirarlo directamente a los ojos, y la frustración se estaba volviendo muy fuerte. Jesse era uno de los peores imbéciles que conocía. No podía imaginársela involucrada con él de ninguna forma. Llegaron al gimnasio antes de que él pudiera insistir más, y ella lo miró fijamente. Ella puso su mano sobre su brazo y la piel se le puso de gallina. “Gracias por lo que hiciste allá”. Ángel no podía dejar de mirarla fijamente a los ojos. “Te veré por aquí.” Quitó su mano de su brazo y comenzó a alejarse. ¿Qué? ¿Eso es todo? De ninguna manera él iba a permitirle que se fuera tan rápido. La tomó de la mano mientras ella se volteaba. Era una mano pequeña y suave, dentro de su mano musculosa. Su corazón comenzó a latir a mil por hora. Ella volteó a verlo. El trató de concentrarse en otra cosa que no fueran sus ojos, pero fue imposible. “¿Irás al juego este viernes?” Ella lo miro fijamente por un momento y se aclaró la garganta. “No puedo, estaré trabajando”. Algunos muchachos salieron de la esquina y se dirigieron hacia ellos. Ella jaló su mano, sin embargo él la sostuvo con fuerza. Miró a los chicos y de nuevo la volvió a mirar. “¿Trabajar? ¿Y hasta qué hora?” “Todavía no estoy segura, voy a cuidar niños, así que depende de la hora en que sus padres regresen a la casa”. Jaló nuevamente su mano, pero esta vez un poco más fuerte para permitir que Ángel la soltara, y comenzó a caminar alejándose. Ángel frunció el ceño. “Bueno, hay una fiesta después. ¿Crees que puedas ir si regresan temprano?” Ella se encontraba a la entrada de los vestidores cuando volteó hacia él. “Tal vez.” Se despidió con la mano y desapareció tras la puerta. Ángel se quedó parado, mirando la puerta del vestidor. Esto era ridículo. ¿Por qué de repente se encontraba tan mal? Entonces fue que cayó en cuenta. Realmente nunca le había pedido a una chica que saliera con él. Esta ironía le hizo reírse entre dientes. En las fiestas siempre estaba con alguien, bailaba y luego terminaba quedándose con ella en cualquier lado. Inclusive con las chicas con las que había estado, nunca había tenido la intención de invitarlas a salir. Ahora que lo estaba intentando, realmente apestaba. *** Sarah se sentó en su cama mirando el teléfono. Ya tenía un par de horas


en la casa y aún no le había contado nada a nadie sobre lo sucedido hoy. Casi no podía esperar para hablar con Sydney. Ya le había dejado dos mensajes y aún no le regresaba la llamada. Miró el reloj. Esperaba que Sydney la llamara antes de las siete. Esa era la hora en que su mamá le llamaba los miércoles y sólo podían hablar por miserables quince minutos. Sarah dio un brinco cuando sonó el teléfono. Lo agarró y lo abrió. “¡Eh!” “¿Lynni?” Sydney siempre la llamaba por su segundo nombre – decía que realmente ella no se parecía a una Sarah. “Sí, soy yo”. “Suenas diferente”, le dijo. “No, solo feliz de escucharte.” Casi estaba mareada. “Escúchame, muero de ganas de hablar contigo. Nunca adivinarás que pasó hoy”. “¿En verdad? ¡Dímelo!” El buen Sydney, sonaba tan emocionado como ella. Sarah se acomodó en su cama. “Bueno, ¿te acuerdas que te comenté sobre Ángel?” “¿Quieres decir, el Ángel?” Muy entusiasmada Sarah le contó cómo estuvo su día. Cuando se refirió a la fiesta, Sydney le preguntó, “¿Vas a ir?” “No, no puedo, estaré trabajando”. “¿No inventes Lynni? Esta es tu oportunidad de divertirte. ¡No puedes perderla!” “Ya me había comprometido”, le dijo. “Y los Salcido realmente me pagan bien. Además no conozco a nadie excepto a Valeria”. “Y a Ángel”, le recordó Sydney. Sarah sonrió. Ay Dios, como deseaba que Syd estuviera aquí. Si él fuera con ella, todo sería perfecto. “No entiendes. He visto a las chicas con las que sale. Son tan sofisticadas, populares y lucen tan bien”. Se levantó con el teléfono en la oreja y camino hasta donde estaba el espejo. Puso su mano en la cintura y sonrío ampliamente, moviendo las pestañas como lo hacía las chicas que había visto alrededor de Ángel y de inmediato se sintió estúpida. De alguna manera, su busto había aumentado haciéndola sentir más sensual, pero no se sentía bien actuando como las otras chicas. Le dio un vistazo a su vestuario nada atractivo y se estremeció. De ninguna manera Ángel se interesará en esto. ¿A quién le importa? Déjame decirte algo Lynni. Me sorprende que tú misma te hagas menos. Te garantizo que este tipo moriría por tener una oportunidad contigo. Así que es el Sr. Popular, el Sr. Atleta del año, ¿a quién diablos le importa? ¿Últimamente te has mirado en el espejo?


“¡Sí!, precisamente estoy haciendo eso ahorita. Quisiera que estuvieras aquí para que vieras la clase de chicas con que sale. Así sabrías de lo que estoy hablando”. “No tengo que verlas. Te he visto a ti”. Sarah suspiró y se dejó caer en la cama. “De todos modos no importa, no me voy a quedar aquí por mucho tiempo, ¿lo recuerdas?” “Otra vez estás haciendo lo mismo.” Sarah podía oír el fastidio en la voz de Sydney. “¿Haciendo qué?” Pero ella sabía exactamente a lo que Sydney se refería. Antes de irse de Arizona, los papás de Sydney se ofrecieron para quedarse con ella de modo que pudiera terminar la preparatoria ahí, pero su mamá se rehusó. Insistió en que Sarah estuviera con alguien de la familia. Sarah argumentó que la familia de Sydney era más familia para ella que su tía Norma. Solo la visitaban una o dos veces al año. Además ella se sentía muy cercana a los padres de Sydney. Todas las noches y festividades en que su mamá tenía que trabajar, amablemente ellos se hacían cargo de ella como si fuera su hija. De modo que ella estaba destrozada cuando su mamá se negó y juró que no saldría de su habitación en casa de la tía Norma más que para ir a la escuela. De modo que sus primeras semanas en California, antes de empezar la escuela, se la pasó por ahí sintiendo lástima de sí misma. Sydney le había hecho prometer que sacaría lo mejor de eso. Odiaba la idea de saber que ella andaba por ahí sola y sintiéndose miserable. “¿Te acuerdas?”, le dijo. “Te encantaba el mar, Lynni. Era de lo único que hablabas cuando regresabas de visitar a tu tía. Ahora estarás cerca de él por varios meses”. Haciéndose el fuerte, llegó un punto en el que la amenazó con no llamarle más si no le prometía sacar el mejor provecho de esto. De modo que ella lo prometió. Así que comenzó a correr todos los días en la escuela en lugar de irse a casa. Prometió tratar de salir los fines de semana cuando tuviera oportunidad. Hasta el momento, se había asegurado que todos sus fines de semana estuvieran ocupados para hacerla de niñera. “No es como si me hubiera invitado a salir, Syd. Sólo me preguntó que si estaría ahí.” Se levantó y volvió a mirarse en el espejo y frunció el ceño. “¿Me prometes algo?” Sarah vaciló, “¿Qué?” “Si te pide que salgan, dile que sí. ¡Diablos! Si cualquiera te pide salir, dile que sí”. “Syd, ni siquiera puedo hablar cuando está cerca de mí. Con trabajos


puedo decir tres o cuatro palabras juntas. Y he hecho el ridículo las primeras veces que me ha visto. En serio, no creo que me pida salir”. “¿Me estas vacilando, verdad? ¡Cielos! En verdad que andas muy mal con respecto a este tipo, tanto que ni siquiera tratas de gustarle. ¡Lo sé!” Hizo una pausa. “Cuéntale un chiste.” Ella lo escuchó reír, y sabía por qué. “Le encantará ver como no puedes llegar a la mitad y ya estas muerta de risa”. Sarah comenzó a reír y se arrojó sobre la cama. “¡Cállate!” Sydney seguía riendo. “Sólo sé tú misma, Lynni, nada más”. Él estaba en lo cierto respecto a una cosa. Ella sí que se reía a carcajadas. Aunque a veces pensaba que reía demasiado. Últimamente, el único que podía hacerla reír era Sydney. Tomó un hondo respiro. “Está bien, si alguien me lo pide, prometo que lo haré.” Sarah no se preocupaba mucho por eso. “Oh, a excepción de Jesse”. “Ah. Claro, por supuesto”. Sarah había conocido a Jesse justo cuando había puesto sus ojos en Ángel por primera vez hacía dos veranos. Una de las amigas de Valeria salía con un amigo de Jesse, así que salió con ellos. Sarah acordó ir a caminar a la playa con Jesse esa noche, lejos de todos, y se sentaron a platicar. En esa época nunca había besado a un chico, de modo que cuando él le pidió besarla, ella lo dejó. Antes de darse cuenta las cosas comenzaron a encenderse, y a ella le dio miedo y lo hizo parar. Él la llamó una provocadora, y caminaron de regreso a donde estaban todos, en completo silencio. Más tarde, de regreso en Arizona, él la llamo para disculparse y la había llamado de vez en cuando desde entonces. Ahora que estaba en esta escuela, se había convertido en una peste: invitándola a salir, interceptándola en los casilleros, e insistiendo en caminar con ella a clases. Después del incidente de hoy, ella deseaba que por fin la dejara en paz. Había estado hablando con Sydney por cerca de una hora cuando Sarah escuchó el clic de la otra línea. No podía saber quién era la persona que llamaba, pero de cualquier modo ya estaba por terminar su llamada con Sydney. Se despidió y cambió a la otra línea. “¿Hola?” “Hola Sarah, soy la Sra. Salcido. Escucha querida, el Sr. Salcido va a trabajar hasta tarde el viernes por la noche, de modo que los planes se cancelaron. No necesitamos que cuides a los niños hoy, ¿pero qué tal la próxima semana?” Luego de que colgó, se sentó a pensar si debía o no llamar a Sydney. No, no había necesidad de llamarle. Sabía exactamente lo que le diría. Se recostó sobre su almohada. ¿Para qué tanto alboroto? Sólo se trataba de una fiesta y ella ya había ido a muchas. Colocó sus manos, en las que todavía


estaba el teléfono celular, sobre su pecho y se quedó viendo al techo. Podía hacer eso.

Capítulo 3 Ganaron el juego y estaban de muy buen humor mientras esperaban afuera de la fiesta. Eric estaba sentado tras el volante. Ángel, que estaba fuera del carro, se recargó en la ventanilla de la puerta. “Pásame una botella de agua”. Eric tomó una de la hielera y tomó otra para Ángel. “Vengan, vamos adentro.” Romero esperaba a mitad de la calle. Ángel hizo una mueca. Se sentía muy bien por la forma en que el juego se había desarrollado, pero estaba cansado y no estaba de humor para fiestas. No lo había admitido ante nadie, pero la única razón por la que estaba ahí era para ver si tenía la oportunidad de ver a Sarah. Había estado pensando en ella desde el día en que hablaron. ¡Diablos!, estuvo pensando en ella durante todo el partido. En cada oportunidad que tuvo, estuvo mirando hacia el público, aguantando los gritos molestos del entrenador, “¡Métete al juego! ¿Qué demonios pasa contigo Moreno?” No la había visto en el partido, pero le había dicho que tenía que trabajar. Todavía había oportunidad de que llegara a la fiesta. Miraba al otro lado de la calle hacia las luces que venían del DJ en el patio de atrás, la ansiedad le recorrió la columna vertebral. “Está bien, dame un segundo.” Le dio un trago a su agua. “Sólo llévatela”, le dijo Romero. “Ya estoy listo para entrar en acción”. Ángel volteó hacia Eric quien se encogió de hombros. Tomó otro largo trago. “Está bien, estoy listo”. Romero hizo un par de veces su clásico movimiento con la pelvis. “¡Vamos a hacerlo!” Ángel y Eric se rieron. Ángel agarró lo que quedaba del paquete de doce cervezas en el asiento de atrás. “Eres un idiota”, echándose a reír. Se fueron por la entrada de los autos y dieron vuelta en la esquina. Había más personas de las que habían esperado. Comenzaron a abrirse paso entre la multitud. Ángel estaba comenzando a darle un vistazo al lugar, cuando la vio. Tuvo que fijarse en ella un par de veces ya que casi no la reconoció. En el momento que dio la vuelta, cayó en cuenta. De repente algo en él se encendió.


Ángel tragó fuerte. Su cabello largo le llegaba a media espalda. Era más oscuro de lo que recordaba y estaba ondulado en las puntas. Sus pantalones de mezclilla abrazaban su cuerpo y llevaba puestos unos tacones de tiras. Su blusa negra atada alrededor de su cuello no tenía espalda, excepto por la parte de hasta abajo, que cubría delicadamente la parte baja de su espalda. Tomó una cerveza y pudo sentir lo pegajoso que se sentían sus manos. Por el amor de Dios, es solo una chica. Echó una maldición entre dientes. Intencionalmente se colocó frente a Sarah. Tomó un trago de su cerveza cuidando de no beber demasiado. Romero era un ejemplo perfecto de lo que pasa cuando se bebe demasiado, y lo menos que quería era causarle una mala impresión. Romero se había ido por un rato a platicar con algunas de las chicas de siempre. Regresó para decirles que ya tenía citas para después de la fiesta. Usualmente Romero conseguía chocar las manos con sus amigos, pero en esta ocasión ni Ángel y ni Eric estaban interesados. Ángel solo movió la cabeza y apenas sonrió. Eric ni lo había escuchado. Estaba mirando hacia la multitud pero sin fijarse en nadie en especial. Romero frunció el ceño y palmeó a Eric. “¡Oye tú! ¿Qué no escuchaste lo que dije?” Eric aterrizó rápidamente. “Perdón. No, ¿Qué fue lo que dijiste?” “Dije que Stacey y sus amigas están listas para más tarde. Iremos por el postre, y... ¡oye! Ahí está Natalie.” Le guiñó el ojo. Eric y Natalie estuvieron saliendo regularmente el año pasado, pero no tanto como Ángel y Dana. Eric movió la cabeza. “Yo paso, tengo que levantarme temprano mañana”. Los ojos de Romero se hicieron enormes. “¿Vas a dejar pasar un trasero porque te tienes que parar temprano?” Diciéndolo demasiado fuerte. “Cálmate”, le dijo Eric mirando alrededor. “Aquí estoy, no tienes que gritar”. Romero sacudió la cabeza y se volteó hacia Ángel. “¿Y tú qué? ¿Te apuntas?” “Pues sí”, dijo Ángel mintiendo. “Pero Eric es quien me va a llevar, ¿cómo le voy a hacer?” Romero siguió moviendo la cabeza. “No lo puedo creer, aguántame, veré lo que puedo hacer”. Romero le lanzó a Eric una mirada de disgusto y agarró otra cerveza. Tambaleándose un poco, caminó hacia las chicas. “Escucha hermano, Romero se está echando a perder.” Eric volteó hacia Ángel. “Vaya que sí.” Ángel sacudió su cabeza.


Torpemente Romero rodeó con sus brazos a dos de las chicas. “¿A quién está engañando?” Dijo Eric. “En una hora va a estar inconsciente en el asiento de atrás de mi carro. ¿Cómo es que se emborrachó tan rápido?” “Estuvo bebiendo todo el camino hasta acá y ya sabes que no aguanta mucho”. Le dijo Ángel. Habían comenzado a beber hacía un año. Entonces, uno de los chicos del último año casi se mata por conducir ebrio, se asustaron tanto que dejaron de hacerlo. Ahora, cuando llegaban a beber, justo como ahora, bebían una que otra cerveza y uno de ellos era el conductor designado. Hoy le tocaba a Eric. Ángel dejo de prestarle atención a Romero por unos segundos para voltear hacia donde estaba Sarah. Sarah tenía un vaso en la mano. Se preguntó qué estaría bebiendo. Pudo oír como Romero llamaba a Eric. “¡Carajo hermano! Ya me está llamando.” Eric volteó hacia otro lado pretendiendo que no le había escuchado. “Más te vale que vayas. Ve antes de que su trasero alcohólico venga hacia acá y te arrastre con él”. “¿Yo? ¿Y por qué no tú?” “A mí no es al que está llamando”, se rio Ángel. “¿Te vas a quedar aquí solo?” Eric levanto la ceja. “No, aquí hay alguien a quien quiero saludar”. Romero se estaba poniendo a gritar. Eric finalmente le hizo caso. Revisó la caja de las cervezas. “Aquí hay cuatro más, ¿quieres una?” “No, así estoy bien.” Ángel levantó su botella enseñándole que todavía tenía bastante. Eric agarró la caja y se fue hacia donde estaba Romero mientras murmuraba entre dientes. Cuando iba hacia donde estaba Sarah, Ángel reconoció a la chica bajita de pelo rubio que sostenía una botella de cerveza y que estaba con ella, era la exnovia de su compañero de equipo, Reggie Luna. Conforme se acercó a Sarah, pudo sentir cómo se le aceleraba el pulso y su estómago comenzaba a retorcerse. A pesar de sus esfuerzos por tranquilizarse, se sentía totalmente nervioso. Eso lo sacaba de quicio. Caminó por detrás de ella y se acercó. Olía a gloria: a una suave y deliciosa fragancia. No de esas que te marean, como las de algunas de las chicas con las que solía andar. Tenía ganas de ponerle el brazo alrededor de su cintura y jalarla hacia él. En lugar de eso se agachó y le habló al oído. “¡Oye, lo lograste!” Ella volteó y por poco y tira su bebida. Su actitud cambió de sorprendida a complacida. “Oh sí, me cancelaron”.


Ángel no podía creer lo bien que lucía. Si se le quedaba mirando toda la noche, no sería suficiente. “Por poco y no te reconocí con tu cabello suelto.” Sus ojos no dejaron de mirarla. Ella asintió con la cabeza. “Sí, es demasiado largo, especialmente cuando estoy corriendo. Me tapa la cara casi por completo”. Ángel quería todo esa cabello sobre su cara. “De todos modos es muy lindo. Deberías usarlo así en la escuela”. Ella titubeo por un segundo. “Gracias.” Por segunda vez, ella esquivó su mirada. Aunque no quería, decidió cambiar el tema. No quería que ella se sintiera incómoda y cortara la conversación. No tenía la más mínima intención de dejarla escapar esta vez. Miró su vaso. “¿Qué bebes?” Tímidamente sonrió. “Vino”. “¿Vino?” Ella rio. “¿Por qué todo el mundo dice lo mismo?” De alguna forma, su sonrisa tenía un efecto calmante sobre él. “¿Pero beberlo en un vaso? ¿No puedes beberlo directo de la botella?” “No es un cooler.” Su expresión lo retó. “Este si es de los buenos”. Volteó hacia su amiga y después miró su vaso. Casi estaba vació. “De hecho, necesito más”. Se agachó sobre una hielera de tamaño medio y sacó una garrafa de vino. “¡No!” Ángel puso su mano en la boca sin poderlo creer. “En verdad que estás loca. ¿Vienes a una fiesta con una garrafa de vino en una hielera?” Ahora sí, Sarah en verdad estaba riendo. Su amiga reía con ella. Con cariño, acariciaba su botella. “¿Cómo crees que podría cuidar de mi Preciosura?” Su actitud era muy cordial, especialmente porque en la escuela se mostraba demasiado aprensiva. Quizá sería el vino. Sin importar que fuera, le encantó. La miró conforme se sirvió más vino en su vaso, notando lo poco que se servía antes de detenerse. Regresó la garrafa a su hielera y señaló a su amiga. “Ella también trae la suya”. Su amiga se quedó boquiabierta, como si Sarah la hubiera delatado. Ángel arqueó las cejas casi sin poderlo creer. “¿También tú? Pero tú estás bebiendo cerveza. No necesitas una hielera”. Su amiga sonrió y le dio unas palmadas a su botella. “No puedo tomar cerveza si no está casi congelada”. “Por cierto Ángel, esta es Valeria, mi prima”, dijo Sarah. Ángel asintió con la cabeza. “Ah, sí, conozco a Valeria”. Valeria abrió los ojos sorprendida.


“Seguro”, reconociendo su sorpresa, contenta de que Sarah mencionara su nombre. Eso, no lo hubiera recordado él. “Oigan, ¿y por qué no ponen sus bebidas en la misma hielera?” Valeria le hizo un gesto con los ojos a Sarah. “A Sarah no le gusta que nadie moleste a su Preciosura.” “Ella es demasiado frágil.” Sarah hizo como si abrazara al vaso. Moviendo la cabeza, Ángel se puso una mano sobre de ella. “¿Es una ella? Okey, bueno... ahora todo tiene sentido”. Sarah sonrió mientras tomó otro sorbo de su vino. A Valeria se la llevó otra amiga. Ángel tomó su último sorbo de cerveza y aventó la botella vacía en un bote de basura cercano. “¿Ya se te acabaron?”, le preguntó Sarah. “Ajá, esa fue la última”. “Mira, aquí hay.” Sarah se reclinó sobre la hielera de su prima. Se estaba riendo como si estuviera espiando. “Vamos a robarle una a Valeria.” Ángel volteó a ver si Valeria los estaba mirando. “No, así está bien. No me quiero tomar su cerveza”. Sarah movió su cabeza. “No se va a terminar todo esto. Nunca lo hace y tendremos que acabar tirándolas más tarde.” “¿Tirar la cervezas? ¿Están locas?” “Bueno, pues no las podemos llevar a la casa. Mi tía nos mataría”. “Ah... en ese caso déjenme contribuir con la causa.” Ángel estiró su mano. Su dedo rozó su mano cuando le pasó la botella. Eso fue todo lo que necesitó Ángel para encenderse. Sus manos temblaban mientras tomaba un trago de su cerveza. Todo el tiempo se le quedó viendo. Sus ojos eran tan grandes, sus pestañas tan densas y oscuras, que todo parecía ir en cámara lenta cuando ella pestañeaba. Sus entrañas ardían, mientras con dificultad le daba un trago a su cerveza. “Entonces, ¿estás sólo?”, le preguntó. Él volteó a su alrededor. Debía hacerlo. Si seguía mirándola estaba seguro de que iba a espantarla. “No, mis amigos andan por ahí en alguna parte. Acabamos de separarnos.” Volteó de nuevo a verla. “¿Y tú qué tal, solo son Valeria y tú esta noche?” Sarah bebió nuevamente su vino. “Sí. Bueno, vine aquí solo con Val, pero quedamos de vernos con alguien más tarde”. Ángel tomo otro trago de su cerveza mirando de forma casual. “¿Chicos?”


“No, algunas de sus amigas, de hecho no han llegado. Es por eso que vine. La verdad es que no me gustan esta clase de fiestas, pero ninguna de sus amigas podía llegar temprano, así que me pidió que viniera con ella”. Ángel sonrió, incapaz de dejar de ver sus ojos. “Deberé agradecerle por eso. Así que, ¿adónde te gusta ir? Sostuvo un momento su mirada y después sonrió, haciendo que las piernas de Ángel se debilitaran. “Me encanta la playa”, dijo. “Acabo de llegar de Arizona hace unos cuantos meses, de modo que la playa es nueva para mí. Podría pasarme todas las noches viendo la puesta del sol. Bueno, no me malinterpretes. Las puestas de sol en Arizona son igual de bellas. Es solo la novedad del aire salado y frío y el estar viendo mientras escuchas las olas romper y las aves... ¿parpar?” Ángel quedo confundido, “¿Parpar?” Ella explotó riendo. “¿Graznar? ¡Ya sabes lo que quise decir!” “Cielos, lo estabas haciendo tan bien”, él estaba bromeando, mirando hacia el cielo. “Casi, casi pude oír las olas reventar y todo lo demás”. Sarah aún reía. Ángel se preguntaba, si Sarah estaría algo achispada por le vino, pero aun así siguió bromeando. Adoraba oírla reír. “Creo que piar sería más cercano, ¿pero parpar? ¿En serio?” Sarah se tapó la boca con la mano, pero eso no amortiguó su risa. “Bueno, pero di con el punto, ¿no?” “Sólo decía. El viento soplaba en mi cabello y lo demás. Mira.” El hizo como si sostuviera su cabello. “¡Para!”, grito Sarah. No podía dejar de reír junto con ella. Era una risa tan linda y tan contagiosa. En realidad ella era muy refrescante. Las otras chicas estarían demasiado ocupadas en ser seductoras. Ella ni siquiera necesitaba intentar eso. Podría decir que ser seductora era lo último que pasaba por la cabeza de Sarah. Ella se limpió las esquinas de sus ojos. Literalmente había reído a carcajadas. “¿Se me corrió el rímel?” Sarah abrió grande sus ojos. Ángel dio un paso hacia adelante para poder ver mejor. Su maquillaje se había corrido solo un poco en la esquina inferior de su ojo derecho. “No te muevas.” Él se acercó más. Con todo cuidado, con su dedo meñique le limpió la parte inferior de su ojo. Estaba tan cerca de su cara que podía oler el vino en su aliento. Sarah tenía su vaso frente a ella y sintió al ver cómo se tensaba en el momento en que su cuerpo tocó su mano. Le revisó su otro ojo. “Tus ojos son increíbles”, le digo sin moverse ni un paso atrás. Sus ojos quedaron fijos por un momento, y después, ligeramente bajó la


mirada. “Gracias”. Ella se volteó y Ángel vio cómo tomaba un largo trago de su vino. Se sorprendió de cuánto le incomodaban sus halagos. Con unos ojos así, se podría pensar que estaba acostumbrada a eso. Después, rompió el silencio como solo ella podía. “¿Dónde quedó mi Preciosura?”, dijo en una voz mimosa y se agachó sobre su hielera abriéndola. Ángel vio cómo se servía menos de un cuarto de su vaso. Le gustaba molestarla. “Si sirvieras tu vaso completamente no tendrías por qué servirte tan seguido”. “¡Ay!, lo que es tratar con gente inculta”, dijo bromeando. “Esto no es cerveza, Ángel, bebes tragos pequeños, y si yo llenara el vaso, al llegar a la mitad estaría tibio. No me gusta el vino tibio. ¿Entiendes?” “¡Ay no, me llamaste gente inculta! “Claro que lo hice.” Ángel dejó su dedo índice señalando en frente de ella, y ella comenzó nuevamente a reír. “Una palabra”. “Suéltala.” Tomó un sorbo de su vino. “¡Cuac!” Con su mano tapó su boca tratando de impedir escupir el vino y le dio la espalda para que no viera el vino escurriendo por su boca. Después volteó de nuevo frente a él y siguió riendo. “Tenías que haberlo mencionado.” Se limpió alrededor de su escote. Sus ojos estaban atentos a sus manos. “Sí, tuve que.” Tragando con dificultad, Ángel se le quedó viendo mientras ella limpiaba el vino de su blusa. “Puedo ayudarte con eso”. Ella le miró, haciendo un gesto con sus ojos. “Está bien así.” Ella dirigió su atención a su blusa y él no podía de dejar de mirarla. Todavía estaba allí boquiabierto cuando sintió un golpecito en el hombro. Era Eric. “Oye amigo, ¿estás listo?” Ángel volteó hacia Eric quien sostenía a Romero. “Diablos, ¿así de mal está?” Eric le devolvió una mirada fulminante. Ángel volteó a ver a Sarah. “Él es mi transporte esta noche”. Ella miro a Eric sosteniendo a Romero y le dio un poco de risa. Ángel pudo darse cuenta de que ella estaba un poco mareada por el vino. Se veía tan menuda y delicada e increíblemente vulnerable. “No me voy a ir. ¿Dónde está Valeria? Ella le sonrió. “Vete. Estoy bien”. Como el infierno. “Sí, estás bien. Pero no voy a dejarte hasta que


Valeria regrese.” La fiesta estaba por terminar y Valeria, quien llevaría a Sarah de regreso, no se veía por ahí. Sarah intentó llamarla varias veces por teléfono a su celular, pero no salía la llamada. Ángel tomó la mano de Sarah con una mano y las hieleras con la otra. “Ven, vamos a buscar a Valeria”. Conforme caminaban por la fiesta, una de las amigas de Dana intentó detenerlo. “Oye Ángel, ¿dónde está Dana?” Arqueando sus cejas, le dio una barrida a Sarah. Ángel ignorándola, siguió caminando. “¿Dana es tu novia?” Sintió como Sarah quiso soltar su mano, pero el apretó un poquito más. Ángel apretó sus labios por un momento. “Nop”. Eric estaba afuera y se veía algo molesto. Ángel sabía cómo se ponía Romero cuando estaba borracho y toda la noche Eric había estado cuidándolo solo, de modo que entendía su enojo. “¿Qué pasó güey, ya estás listo para irte?”, le preguntó Eric. Ángel seguía de la mano de Sarah. Miró a Eric en tono de disculpa. “Dame un segundo. Ella necesita encontrar a su amiga”. Sarah estaba llamando nuevamente a Valeria a su celular pero no contestaba. Cuando llegaron al auto, ella lo miró. “No puedo dejar a Valeria”. “Está bien.” Él la acercó hacia si para quitarla del paso de los autos que seguían circulando después de la fiesta. Ella se recargó sobre de él y él le puso el brazo alrededor de su cintura. Ángel revisó su cara sonriendo amablemente. “¿Cómo te sientes?” Ella sonrió mirándole finalmente a los ojos. “Ya mejor”. Hizo acopio de toda su fuerza de voluntad para no tomarla y besarla, pero lo menos que quería que pasara esta noche, es que Sarah le restara mañana importancia y le echara la culpa al vino. Volteó a ver cómo Eric acomodaba a Romero en el asiento de adelante. Romero estaba inconsciente. Ángel se le acercó. “Por cierto, te presento a mi amigo Romero”. Sarah rio. “¿Ese es su nombre verdadero?” “Bueno, es su apellido. Su nombre es Ramón, pero no le gusta”. Eric se acercó caminando y se recargó en el carro cerca de Ángel y Sarah. Se veía exhausto. Sarah recargó su cabeza en el hombro de Ángel. “Oye”, dijo Ángel mirando a Eric. “Ella es Sarah. Sarah este es mi amigo Eric”. Sarah alzó la cabeza lo suficiente para saludar. Ángel sabía que Eric pensaba que esta era otra chica más “Sarah se quitó del hombro de Ángel y se recargó en el auto, pero aún seguía de la mano de Ángel. “¿Dónde estará?”, se


preguntó Sarah. Todos miraban la entrada de los autos de la casa en donde había sido la fiesta. Aún había personas saliendo y quedándose afuera, al frente de la casa. Uno de los autos se detuvo y alguien bajó de él. Era Jesse Strickland. El auto que lo había llevado, pasó por donde estaban ellos y siguió su camino. De principio Sarah no lo vio, pero cuando se dio cuenta de que estaba ahí, se enderezó. Ángel lo notó y sus músculos se tensaron. “¿Algo está mal?” “¿Nos podemos ir?” Sarah seguía viendo a Jesse. Jesse paso corriendo hacia el patio. Eric y Ángel cambiaron miradas. “¿Y qué con Valeria?”, preguntó Ángel. Regresaremos por ella, dijo Sarah, “Es solo que no quiero estar aquí en este momento.” Ángel se le quedó viendo por un segundo. “Seguro”. Soltó su mano para recoger las hieleras. Sarah le volvió a marcar a Valeria. Por alguna razón Jesse ponía a Sarah nerviosa y eso a Ángel no le gustó. Agarró las hieleras y las echó en la cajuela y después acompañó a Sarah para que subiera al auto. Se sentó junto a ella y de inmediato buscó su mano. Eric le echó una mirada por el retrovisor. “Vamos a dejar a este bulto primero”, dijo Eric, refiriéndose a Romero. “Luego si quieres me llevas a mí y te quedas con el auto. Mañana en la mañana paso por él”. Ángel le sonrió. Ahora se sentía aliviado de haber tomado dos cervezas únicamente. Aun no estaba listo para despedirse de Sarah. Siempre podía contar con la comprensión de Eric. *** Los minutos pasaron mientras ella se sentó en el asiento del pasajero, con el corazón palpitante, esperando a que Valeria contestara su teléfono. “¿Hola?” “¿Valeria?” “Sarah, he estado preocupada, ¿dónde estás?” “Estoy con Ángel. Acabamos de dejar a su amigo. ¿Vas camino a casa?” “¿A casa?” Todavía es temprano. Vamos a ir a otra fiesta. ¿Quieres que vaya a recogerte?”, preguntó Valeria. “No, creo que estoy bien por ahora”. “Ay Dios, ¿es que tú y Ángel van a pasar el rato?”, le dijo Valeria. El solo pensamiento de lo que Valeria quiso decir con pasar el rato hizo que el corazón de Sarah latiera más fuerte. Se mordió el labio. “No estoy segura”, le dijo. “Te llamo después para decirte en donde nos encontraremos”.


“¿Está ahí a tu lado?” le dijo Valeria en voz baja como si él pudiera oírle. Sarah se rio. “No, está afuera con su amigo. Yo estoy en el auto”. “Debes salir con él, Sarah, para que me cuentes todo lo que pasé”. Sarah rio nerviosa, su cara de repente se puso caliente. “¡Valeria!”, le dijo, “Apenas si lo conozco”. “Él está buenísimo. ¿Qué más necesitas saber?” El cuerpo de Sarah comenzó a encenderse. Valeria no estaba ayudando en nada con la tensión nerviosa que sentía. “Debo colgar. Viene para acá”, le dijo mintiendo. “Okey, okey, adiós”. Cuando se trataba de chicos Valeria era muy diferente de Sarah. Valeria tenía fobia a los compromisos. Tuvo una relación seria en una ocasión y decía que eso la sofocaba. Ella podía irse con quien fuera sin pensarlo dos veces. Sarah no pensaba menos de Valeria por disfrutar su libertad. Simplemente no podía entender cómo Valeria podía desprenderse de sus emociones así sin más. Para Sarah, el solo tocarse las manos inevitablemente significaba involucrar sus sentimientos. No era algo que ella pudiera hacer sin sentir nada. El solo pensar que Ángel pudiera besarla hoy por la noche la tenía en caos. Estudió a los chicos que estaban afuera, cara a cara. Eric era un poco más bajo que Ángel. Su cabello era más claro y más rizado. No tenía el aspecto apuesto de Ángel, pero tenía lo suyo, y era tan agradable que eso lo hacía atractivo. Los estuvo observando mientras ayudaban a Romero a bajar del auto, realmente preocupados porque llegara bien a casa. A pesar de que lo hacían muertos de risa y bromeando, era obvio que eran buenos amigos. Ángel regresó al auto. Esa sonrisa – era irreal. Se incorporó en su asiento para no parecer un saco de patatas, pero su propia sonrisa era tan grande que era difícil de contener. Ella estuvo hablando con él casi toda la noche y la estaban pasando bastante bien. A excepción de haber escupido el vino y su miserable intento de profundizar acerca de su devoción por la playa, se las arregló para mantener su torpeza al mínimo. ¿Por qué ahora se le estaba dificultando respirar?” Sarah respiró hondo al mismo tiempo que él abría la puerta y se subía al auto. Sus ojos inmediatamente se posaron en ella, haciendo papilla sus entrañas. “¿Tienes hambre?” Soltó el aire y asintió con la cabeza. “Qué bueno porque muero de hambre.” Se salió del camino.


Pasaron por comida al autoservicio y se fueron hacia la playa mientras comían en el auto. Después de conducir por un camino sinuoso colina arriba, llegaron a un punto muerto y se estacionaron. La luna brillaba y el mar llegaba hasta tan lejos como ella podía ver. Estaban muy por encima del nivel del mar y la vista era muy increíble. Impresionada, Sarah miró por la ventana. Sus pensamientos se confundieron con el timbre del teléfono y se quedó quieta. Tenía idea de quién podía ser y no quería contestar. Una mirada al identificador de llamadas confirmó su sospecha. Jesse. Ángel estaba viéndola. “¿Vas a contestar?” Sarah negó con la cabeza. Al ver a Ángel se dio cuenta de sus cejas delgadas y volteó la cabeza mordiéndose el labio. Su teléfono sonó por última vez. “¿En dónde estamos?” Sarah volteó a verlo. Sarah se bajó y él la alcanzó y tomó su mano. Ella puso su mano en la de él y caminaron hasta el acantilado. Había un camino de piedras por el lado de atrás de las casas que estaba frente al océano. Llegaron hasta la orilla del camino en donde estaba una cerca de hierro forjado. Ella miraba hacia abajo conforme caminaban a lo largo de la cerca y pudo ver las olas estrellarse contra las rocas. Cuando dieron vuelta en la esquina vio cómo el camino se estrechaba a través de la colina. Había bancas y áreas verdes para sentarse con plantas tropicales floreciendo y una camino interminable de palmeras. Sarah vio todo con asombro. Ella se volteó hacia él. "Me encanta", susurró. “Este es mi lugar favorito.” “Puedo ver por qué.” Ella se paró cerca de la cerca y se quedó viendo el océano. Las luces de un par de barcos y de algunos veleros seguían encendidas y brillando. Ángel se paró detrás de ella y se agarró del barandal de hierro encerrándola entre sus brazos. La calidez de su cuerpo en su espalda se sentía bien, especialmente porque el clima se estaba enfriando. Su cara se posó sobre su hombro, cerca de su oreja y Sarah sintió cómo inhaló profundamente. Cerró los ojos y sintió un hormigueo por todo su cuerpo. Sarah no podría creer que estaba aquí, haciendo esto y con él. “Hueles rico”, le dijo Ángel. “Gracias”. Se quedaron en silencio por algunos minutos con su aliento a un lado de su sien. Finalmente Ángel habló. “¿Puedo preguntarte algo?” Su tono la puso un poco nerviosa. “Claro”. Ángel se separó ligeramente de su hombro. “¿Por qué quisiste irte con tanta prisa hace rato en cuanto viste a Jesse?”


Sarah se puso tensa. Por Dios, ya se le había olvidado eso. Esa es la última cosa de la que quisiera hablar en ese momento. Jesse podría ser una verdadera molestia cuando estaba sobrio. Valeria le había contado que cuando estaba ebrio era aún peor y Sarah tenía la sospecha de que había estado bebiendo hoy. Tuvo miedo de que hubiera otro enfrentamiento entre él y Ángel. “A veces puede ser muy desagradable. Es todo”. Ángel puso sus manos en la cerca sobre las de ella. “El otro día dijiste que habías salido con él. ¿Qué quisiste decir?” Sarah apretó sus ojos por un segundo. Mierda. No quería contarle nada de eso a él. ¿Por qué no le dijo que sí cuando le preguntó si Jesse era un amigo? La verdad es que no había pensado en volver a hablar de nuevo con Ángel. Y menos así. “Fue hace mucho tiempo.” Ella pensó haberlo sentido tomar aire y después Ángel se quedó callado. “¿Qué sucedió hace mucho tiempo?” Sarah se estaba preparando, no sabía lo qué sentiría él acerca de ella después de que le contara. Pero eso era parte del pasado, así que ¿qué importaba? Ella se volteó pero él no la dejó separarse de la cerca, de modo que ella seguía en sus brazos, para platicar. Sus ojos se veían más oscuros. Él se veía erguido frente a ella, esperándola. “Realmente nada”, dijo Sarah. “Lo conocí hace unos cuantos veranos cuando vinimos a visitar a mi tía, y salimos una noche”. “¿Fue tu novio?” Los ojos de Ángel miraban fijamente los de ella. Sarah negó con la cabeza. “No”. “¿Aun sales con él?” “Nop, el sigue insistiendo en que salgamos, pero no estoy interesada”. “Qué bueno”, dijo Ángel. “Es un imbécil”. Por la sorpresa, las cejas de Sarah se arquearon. “¿Lo conoces?” “Ajá.” Con descaro, Ángel puso una expresión de desagrado en sus boca. “Hemos ido al colegio desde que éramos niños, pero nunca me ha caído bien. Siempre ha sido un verdadero cabrón. Nunca pensé que no podía caerme peor, sino hasta ahora”. Valeria siempre había insistido en lo intenso que eran los hermanos Moreno. Le había contado a Sarah lo proteccionistas que eran con su hermana menor. Sarah sintió esta protección cuando no quiso dejarla sola en la fiesta, pero esto era diferente. Ella podía sentir algo, una intensidad que nunca había sentido en alguien más. Esto la hizo sentirse nerviosa, su estómago se tensó, pero fue en una forma extraña y le agradó. “¿Puedo pensar que ya que estás conmigo aquí, no tienes novio?” El corazón le saltó hasta la garganta y negó lentamente con la cabeza.


“No, no tengo”. Ella estaba en un sueño. Eso tenía que ser. ¿En verdad le acababa de preguntar si tenía novio? ¿Realmente eso le importaba a Ángel? Quitó sus manos de la cerca y se las puso en su cintura. Con su corazón palpitando en contra de su pecho, tragó, y se preguntaba si acaso Ángel podía oír su palpitar. “¿Te puedo besar?”, le susurró. Asintió con la cabeza, pues no podía ni hablar. Sus labios se posaron en los de ella. Eran suaves y cálidos. El exploró poco a poco y suavemente su boca. La apretó por la cintura un poco más hacia él con un brazo y con su otra mano tocó su rostro. Con una caricia suave como la seda, su mano se posó por detrás de su cuello acercándola aún más hacia él. Su cuerpo era más grande y fuerte en comparación al de ella. Su lengua se movía rápido y presionaba sobre ella, chupando sus labios y su lengua. Ella había sido besada antes, pero no de esta forma, nunca con tanta pasión. Era demasiado. Sarah sintió cuando él la apretó en contra de su muslo y entró en pánico. Se apartó y lo escucho gemir, hundiendo su cara en su cabello. Acariciando su espalada una vez más, Sarah podía sentir su aliento pesado conforme ella se apartaba de él suavemente. Volteó hacia arriba justo en el momento que el abría los ojos. “¿Nos podemos sentar? Me duelen los pies”. Ángel respiró profundamente un par de veces antes de contestar. “Claro”, y volteó a ver sus zapatos, “Me olvidé... Son lindos. Me gustan”. Caminaron hacia una banca de piedra que era parte de un enorme macetero de piedras con una palmera en medio. Ella se sentó y Ángel le hizo una seña para que se moviera más hacia atrás. Ella lo hizo, y él se sentó a su lado, dándole la vuelta, de modo que Sarah quedo de frente hacia él. “Recuéstate.” El levantó sus piernas poniéndolas en su regazo muy cerca del pliegue de sus pantalones. Con los ojos bien abiertos se le quedó mirando por un segundo preguntándose que tenía planeado. Vio como le quitaba sus zapatos y justo cuando iba a protestar, sus fuertes dedos comenzaron a darle masaje en sus adoloridos pies. “Mmm, eso se siente tan bien.” Y dejó que su cabeza se fuera totalmente hacia atrás. Se preguntaba si esto lo hacía también con las otras chicas y si a todas ellas les había dado ese beso que paralizaba el corazón. Levantó su cabeza y vio cómo los ojos de él prácticamente la devoraban. “Tus pies son tan pequeños”. Volteó a ver sus pies y movió todos sus dedos y después volteó a ver los


de él. Eran enormes. Comenzó a reír. “Bueno, comparados con los tuyos, los míos son muy pequeños”. Su expresión no cambio. “Adoro tu sonrisa”. Esa sonrisa desapareció en reacción a su comentario. “Gracias, a mí también me gusta la tuya. De hecho, fue una de las primeras cosas que noté en ti”. Por la curiosidad, sus cejas se arquearon. “¿En verdad? ¿Esta noche?” “Ay no”, dijo ella. “Dos veranos atrás, cuando te vi por primera vez”. Ahora sí que estaba interesado. “¿Me viste hace dos veranos?” “Sip, el mismo verano en que salí con Jesse.” Demonios, ¿por qué había vuelto a sacar ese tema? Él se le quedó viendo, frunciendo ligeramente el ceño. “¿Saliste con él y no conmigo?” Se lo dijo por molestarla. “Él me lo pidió y tú no”. Una especie de desilusión cruzó su cara. “Lo siento. No recuerdo haberte visto”. Sarah sonrió. “No te preocupes. Suelo ser un poco invisible”. Ángel se mostró algo molesto. “Eres todo menos invisible.” Hizo una pausa por un momento, y después, como si hubiera recordado algo, “Así que dices que eres de Arizona. ¿Por qué te mudaste hacia acá?” Sarah se enderezó un poco, sintiéndose de repente incómoda. No estaba preparada para hablar de su situación. Ya que no estaba en sus planes hacer amigos, nunca pensó estar en una situación en la que tuviera que explicar nada a nadie, y en especial a Ángel Moreno. “No me mude precisamente para acá. Esto es solo temporal”. “¿En verdad? ¿Hasta cuándo?” “Estoy aquí solo por un semestre, y después regresaré a terminar a Flagstaff mi último año de preparatoria.” Lo volteaba a ver y luego le quitaba la vista, deseando que hablaran de otra cosa. El siguió insistiendo. “Entonces, ¿por qué estás aquí para este semestre?” Nunca fue buena para mentir, de modo que preparar algo más complicado estaba fuera de ella. Si él llegara a preguntarle en otra ocasión, seguramente se olvidaría de que fue lo que dijo y haría una gran mezcolanza. Inclusive, una versión pequeña de la verdad era incómoda. Volteó a ver al océano ya que no quería ver su expresión cuando le contara. “Es una historia muy larga”. “Tenemos tiempo”, le dijo. Sarah quedo en silencio por un momento. “Mi madre tiene algunos problemas que necesita arreglar y por ahora debo quedarme con mi tía. Los padres de la mejor amistad que he tenido, se ofrecieron a que me quedara con


ellos para que pudiera acabar la preparatoria en mi escuela, pero mi mamá no quiso, por eso es que estoy aquí. Pero una vez que cumpla los dieciocho años este invierno, no podrá evitar que regrese”. Él la miró, lleno de preguntas, y ella oraba para que ninguna de ellas fuera acerca de su mamá. Realmente no tenía ganas de discutir esa parte de su vida con él, con nadie. “¿Sabe tu tía acerca de tus planes?” “No. No se lo he dicho. Sé que no querrá que lo haga, pero además de mi mamá, Sydney y sus padres son lo más cercano a una familia que he tenido. Tengo que regresar. Sydney me está esperando.” Levantó su mentón un poco más hacia arriba. Sarah notó la atención que le puso Ángel cuando estaba hablando, como si no quisiera perderse ni una sola palabra. “Además, nunca he sido muy cercana a mi tía. Empezamos a visitarla hace un par de años cuando ella y mi mamá volvieron a hablarse de nuevo. Desde entonces, les habían hecho una o dos visitas por año.” Ella movió su cabeza, mirando a lo lejos. “Debo estar en Flagstaff. Ahí es a donde pertenezco”. La expresión de Ángel había cambiado. No podía asegurarlo, pero él realmente se veía preocupado o tal vez era otra cosa. Maldita sea, la última cosa que quería era inspirar lástima, de nadie y menos de él. Por eso es que estaba decidida a ahorrar. Aun cuando la familia de Sydney había ofrecido que Sarah se quedara con ellos sin necesidad de pagar, ella se rehusó por completo. Si se iba a quedar con ellos, tendría que pagarles. “¿Y qué pasará una vez que acabes la preparatoria? ¿Estarás de nuevo con tu madre?” Sarah mantuvo su mentón en alto. “No. Trabajaré e iré a la escuela. Los padres de Sydney me dijeron que puedo estar con ellos tanto como lo necesite y tan pronto pueda conseguir un lugar para mí, lo tomaré”. Su aspecto no había cambiado. Ahora parecía más intenso y sus labios estaban demasiado apretados. “Bueno, siento mucho eso”. El corazón de Sarah se desbordó. Lo sabía. Él sintió lástima por ella. Ella retiró sus pies en forma abrupta y se sentó, sorprendiendo a Ángel. Comenzó a ponerse sus zapatos. “Puede ser que no todos tengamos un buen comienzo, pero lo que cuenta es cómo terminas”. Ángel la miró confundido. “¿Qué? ¿De qué estás hablando?” Termino de ponerse sus zapatos y se puso de pie. De un brinco quedó frente a ella. “¿Qué pasa? ¿Qué fue lo que dije?” El buscó su mirada. Sarah lo miró fijamente. “Mi vida no es tan mala. Claro, que comparada con la tuya, puede ser, pero no necesito todo...”


Ángel puso su dedo en su boca. “Detente, no quise decir eso” Ella trató de apartarse, pero Ángel deslizó su gran mano en la de ella. Ella se detuvo, pero se quedó frente a él, con firmeza, inquebrantable. La miró pensativo y puso su brazo alrededor de su cintura. “Escúchame. Lo que quise decir, es que siento mucho que te quieras ir. Realmente me está gustando estar contigo, ¿y ahora me dices que solo es temporalmente? Tienes toda la razón, por supuesto que lo siento”. Sarah lo miró sin decir una sola palabra y se sintió algo tonta por haber sobre reaccionado. “Oh”. Ángel sonrió. “Cielos, ¡qué rápido de pusiste en mi contra!” “Lo siento”, susurró. “Yo solo...” Sus labios se posaron en los de ella nuevamente. Ella se permitió sentir más de sus besos y después se obligó a contenerse antes de que las cosas se calentaran de nuevo. Se estaba haciendo tarde y debía encontrarse con Valeria en algún lugar, de modo que llegaran juntas a la casa. Se encontraron con Valeria en el estacionamiento de un In-and-Out cerca de la casa de su tía. Había ahí más chicos de la escuela. Valeria y sus amigas estaban paradas alrededor de su auto. Las amigas de Valeria se quedaron de una pieza al ver que Ángel estaba llevando a Sarah. Sarah esperaba que él la dejara ahí en la forma más discreta posible y se fuera. En lugar de eso, se bajó del auto y la acompañó a donde estaban Valeria y sus amigas, tomándola todo el tiempo de la mano. Cuando se despidió, la jaló hacia un lado, pero a la vista de todos, y el dio otro de esos besos que detenían el latido de su corazón.

Capítulo 4 Ángel gruño conforme la música del radio de su hermana se entremetió por la puerta abierta de su cuarto. Estaba teniendo el mejor de sus sueños sobre Sarah. Era tan real: sus hermosos ojos, sus labios, inclusive podía saborearlos. Quién sabe qué tan lejos hubiera llegado en ese sueño. Frunció el ceño escuchando la música que interrumpió sus fantasías. Su hermana Sofía tenía solo dieciséis años, pero recientemente había redescubierto a Los Beatles y ponía su música en cada oportunidad. Y para el colmo, la secadora del cabello estaba encendida. Su humor cambió de inmediato cuando recordó todos los eventos


sucedidos la noche anterior. Se quedó acostado pensando en todo lo que había pasado. Se rio entre dientes al pensar en el poco esfuerzo que le tomó bajar la guardia de Sarah. Todo lo que ahora sentía era demasiado inesperado. Más que nada, quería preguntarle acerca de su madre, pero era obvio que Sarah no quería hablar de ella. ¿Por qué una madre botaría a una hija con alguien más, así porque sí? ¿Qué clase de problemas podría estar arreglando? Todo en la mirada conmovedora de Sarah le indicaba que había pasado por muchas cosas, y lo sintió por ella. Maldita sea, esto apesta. En toda la semana solo había querido poder platicar con ella, para conocerla un poco. Pero después de anoche, ya que ella se iría pronto, él quería mucho más. Se sentó y sacudió la cabeza. No se preocuparía por eso ahora. Era un hecho que los planes de Sarah no estaban grabados en piedra. Entre hoy y mañana, cualquier cosa podría pasar. Ella podía cambiar de opinión. Vio que apenas eran las 8:30 de la mañana. Decidió que era demasiado temprano para llamarla, y se metió a bañar y bajó. Ahí ya estaba Eric, sentado en la cocina y platicando con Sofía. Sus padres se habían ido temprano a abrir el restaurante y Sofía había preparado el desayuno. Eric levantó la vista de su plato para ver a Ángel y le sonrió con complicidad. “¿Cómo te fue anoche?” “Estuvo bien.” Ángel caminó hacia Sofía y le dio un beso en la frente. Vio el plato de huevo con tocino de Eric y luego vio a Sofía. “¿Quedó algo para mí o se lo comió todo?” Sofía puso los ojos en blanco. “Hay suficiente para todos”. Ángel caminó hacia el refrigerador mirando el reloj. Eran poco más de las nueve, lo suficientemente bueno. Sacó el jugo de naranja del refrigerador y se sirvió en su vaso. Caminó cerca de la mesa donde había dejado las llaves del auto de Eric y su teléfono celular, los tomó y le lanzó las llaves a Eric. “Gracias hermano”. Eric atrapó las llaves al vuelo, moviendo la cabeza. “¿Llegaste tarde anoche?”, preguntando con malicia. Yéndose hacia la puerta de atrás, Ángel les dijo que regresaba de inmediato. Afuera, vio el número del celular de Sarah en su teléfono. Ella lo programó anoche antes de que él la dejara. El solo ver su nombre, Sarah Lynn, lo estremecía. Respiró hondo y presionó el botón para marcar. Sonó varias veces y después Sarah contestó. “Hola Ángel.” Su tono alegre le hizo sonreír. “Estaba en la otra línea, déjame colgar.” “No, así está bien. Te llamo al rato.” “No, es Sydney. Ya estuvimos hablando por un rato. Estaba a punto de


colgar. Espérame, okey?” “Está bien”. Colgó la otra línea. ¿Apenas eran las nueve y ella ya había estado hablando por teléfono desde hacía rato? No bromeaba cuando dijo que esta era una amistad muy cercana. Lo pensó y se preguntó si él se sentiría de la misma forma en su situación. Eric y Romero eran sus mejores amigos pero no podía imaginarse así mismo tan pegado a ese par de tontos, tanto que muriera de ganas por estar con ellos. Bueno, también era que las chicas eran diferentes en sus relaciones. Además no solo eso, pensó, la situación de Sarah era muy diferente. Se sentó en una de las sillas del patio y luego escuchó el clic en la línea. “¿Ángel?” “Ajá”. “Perdóname”. “Está bien. ¿Platicando tan temprano?” “Ah sí, Sydney es como un pájaro madrugador. De hecho su llamada me despertó”. “Ah, es como mi hermana. Su maldita música me despertó esta mañana. ¿Estas cansada?” Dudándolo le pregunto, “¿Tienes planes para hoy?” “No por ahora, pero en la noche sí”. Ángel sintió como su cara ardió. “¿Ah?” “Estaré trabajando”, le dijo. “Haré de niñera para unos vecinos de por aquí”. Exhalo despacio. “Entonces, ¿a qué hora paso por ti?” “Puedo estar lista en una hora”. En su vida, nunca había sentido esa ansiedad por ver a alguien. “Bueno, está bien. Te llamo en una hora para que me digas cómo llegar”. Cuando colgó, regresó a la cocina en donde estaban riendo Eric y Sofía. Ángel se sorprendió de verlo todavía ahí. Recordó que Eric le dijo que debía levantarse temprano. Fue hacia la estufa y tomó un pedazo de tocino de la sartén. “¿Qué no tenías que hacer algo hoy temprano?” Se recargó en uno de los muebles de la cocina frente a Eric. Eric sonrió. “¿Estás tratando de deshacerte de mí?”. “Nop, pero me acuerdo que le dijiste a Romero que no querías seguirla por ahí con esas chicas porque te tenías que levantar temprano hoy”. Eric se aclaró su garganta y con una servilleta limpió su boca. “Bueno, pues, ¿qué crees que estoy haciendo aquí tan temprano? Ya fui a ver mi asunto y después me vine para acá a recoger mi auto”. “Necesito irme a cambiar. Le prometí a mamá que llegaría temprano al


restaurante.” Sofía puso a funcionar la lavadora de platos y salió de la cocina. Ángel hizo una mueca. “¿Qué tan temprano Sofi? Tengo que estar en un lugar en un momento más”. “Puedo llevarla”, dijo Eric. Ángel volteó a verlo. “¿Estás seguro?” “Sí claro, de cualquier forma tengo que ir por ahí. Quiero ir a hacer ejercicio al gimnasio. Tal vez coma un burrito mientras estoy por allá”. “¡No me tardo!”, gritó Sofía mientras subía corriendo las escaleras. Ángel se le quedó viendo al plato de Eric. “¡Órale güey! si acabas de comer”. “Sí, por eso es que tengo que hacer ejercicio.” Eric palmeó su estómago. Ángel sacudió la cabeza, Se volteó para tomar un plato del gabinete y vació el resto de los huevos y el tocino en él. “Así que, ¿Qué pasó anoche? ¿Anotaste?” Eric levantó una ceja. Ángel tenía la boca llena y no pudo contestarle rápidamente. Después de masticar un par de veces, negó con la cabeza. No era del tipo que besaba y lo platicaba, incluso cuando se trataba de las chicas que no le importaban, y él sabía que Eric no era de los que contaba las cosas a todo el mundo. Pero en esta ocasión quiso ser especialmente discreto. “¿Qué?” Eric se rio entre dientes. “¿Me estas cotorreando? ¿Te mandó por un tubo?” “No, no me mandó por ningún tubo.” Ángel se burló. “Solo hablamos. Fue todo”. Eric se rio aún más. “¿Estás perdiendo el toque? Por la forma en que la mirabas, pensé que de seguro tendría que lavar a manguerazos el asiento de atrás”. “¿Cómo la estaba mirando?” “Como si quisieras comértela toda, así la mirabas”. Ángel fingió demencia, pero sabía exactamente lo que Eric quería decir, ya que eso es exactamente lo que había sentido. Eric insistió. “Anda, hermano, no puedo creer que solamente estuvieron platicando.” Ángel entrecerró los ojos, “No, güey, no es como lo que estás pensando. No es por eso que me fui con ella”. “¿Qué?” Eric sacudió su cabeza. “¿Es qué ahora Ángel Moreno se dedica a platicar con las chicas? ¿Desde cuándo te convertiste en marica?” Ángel se encogió de hombros y continuó comiendo. Evitaba mirar a Eric, y de momento no estaba seguro de querer hablar de ello. “No sé güey. La verdad es que creo que es bien chido pasar el tiempo así con ella”.


Eric asintió como si hubiera entendido. “¿Entonces, como que no te gustó para más? A mí se me hizo que estaba muy buena”. “Claro que me gustó para más, idiota, solo que no quise hacer más la primera noche. Tu sabes que no todas las chicas son así”. Eric le sonrió. “De modo que sí te mandaron por un tubo”. Ángel le hecho echó una mirada mientras bebía de su jugo. “Bueno, no tiene ningún sentido. O lo hiciste o no lo hiciste. ¿Cuál es el problema?” “No hay ningún problema.” Ángel no estaba seguro porque, pero estaba frustrándose. “Le di un beso de despedida, si eso es lo que quieres saber. Pero estuvimos platicando el resto del tiempo”. “¿Y averiguaste que es lo que hay entre ella y Jesse?” Ángel deseó haberle dado un poco más duro a Jesse el otro día. “Hace tiempo salió con él y ya sabes lo estúpido que es Jesse. No puede dejarla en paz”. “¿En verdad salió con ese idiota?” Eric habló con la boca llena. “Sí, ya ni me digas. Eso es lo que había pensado.” Ángel devoró prácticamente el plato de su desayuno y luego lo puso en el fregadero. Le dio un vistazo al reloj. “Debo terminar de arreglarme”. “¿A dónde vas?” “Tengo una cita”, le dijo Ángel, pero evitó mirar directamente a Eric. De principio Eric quedó confundido, y abriendo totalmente la boca y los ojos, se tapó la boca con la mano. “¡No!” Antes de que pudiera hacer decir más, Ángel lo fulminó con la mirada. “No se te ocurra decir ni una palabra”, le advirtió. “Tampoco le digas nada a Romero. No necesito escuchar sus babosadas el lunes”. Eric sonrió de oreja a oreja. “Cállate”, le dijo Ángel, saliendo de la cocina. “Yo no he dicho nada”, protestó muerto de la risa Eric. “Ajá, pero lo estás pensando.” Ángel pudo oír reír a Eric, incluso al subir por las escaleras, y solo pudo sonreír. *** Sarah no podía recordar cuando fue la última vez que se sintió tan viva. Estando bajo la regadera con el agua caliente corriendo por su cuerpo, pensaba en Ángel mientras se enjuagaba y sonrió. Todo el año pasado había sido un infierno, y los dos meses anteriores habían sido aún peor sin Sydney quien la rescataba de sus temores a cada momento. Pero ahora se sentía feliz. Le asustaba un poco. Todavía estaba consciente de que este era Ángel, el Ángel del que tanto había oído hablar.


Pero él decía que quería conocerla un poco más. Sonaba muy sincero, y sus besos, por Dios, esos besos... tan solo pensar en ellos la hacía estremecerse. La llamada de Sydney la despertó justo después de las siete y estuvieron hablando hasta que Ángel llamó. Sabía que ella había salido anoche por primera vez que llegó allá y estaba ansioso por saber cómo le había ido. Sarah le contó todo, sin dejar fuera ningún detalle, especialmente lo de los besos. Sydney no estaba nada sorprendido de que Ángel se hubiera interesado por Sarah y estaba feliz de oírla tan emocionada, pero le advirtió que lo tomara con calma. Salió de la regadera y se vistió. Regresó al baño para secarse el cabello y fue a donde Valeria, quien todavía estaba en pijamas, una playera enorme y shorts de básquetbol. “¿A dónde vas tan temprano?” Las mejillas de Sarah enrojecieron. “Ángel viene por mí.” Trató de no mostrar una gran sonrisa. La quijada de Valeria se abrió totalmente y sus ojos se abrieron totalmente, “¿Viene en verdad?” Sarah asintió, sonriendo tímidamente. Agarró el secador de pelo y volvió a su habitación con Valeria a cuestas. “Ay Dios mío, ¡qué suerte! ¿Fue quien llamó esta mañana?” Sarah se detuvo en su cama y la miró a través de su bolsa. No quería que se hiciera una gran cosa de esto. Entre más grande lo hiciera esto, más duro iba a ser si resultaba que ella era el antojo de Ángel para esta semana. El solo pensarlo le causó un poco de dolor. Sin embargo sabía que había esa posibilidad. “No, ese fue Sydney”, contestó. “Ángel llamó mientras estaba hablando con él”. Valeria hizo un gesto con sus ojos. Sarah sabía lo que Valeria pensaba de Sydney. Nunca lo había conocido, pero no entendía su amistad. “No hay forma que este tipo no esté enamorado de ti”, le había dicho miles de veces. Sarah también sabía que Valeria resentía el hecho de que ella hubiera preferido, literalmente había suplicado, quedarse en Flagstaff con él y con su familia, en lugar de venir a vivir con Valeria y su tía. Inclusive ahora, ella hablaba más con él y estaba más cerca de él, de lo que jamás había estado con ella. Valeria se trepó a la cama de Valeria. “Vas a contarle a Ángel acerca de Sydney?” “Ya lo hice.” Ella omitió la parte en la que Ángel se refirió a Sydney como una chica esta mañana, y el hecho de que ella no le corrigió. Las cejas de Valeria se arquearon por la sorpresa. “¿En verdad? ¿Y qué dijo?”


Sarah hizo una mueca. “Valeria, salimos solo una noche. Honestamente, ¿crees que le importa?” “Te digo que los hombres son territoriales”. Sarah se encogió de hombros. “Bueno, territoriales o no, no soy su novia”. “Bueno”, le interrumpió Valeria. “Veremos qué piensa de Sydney una vez que ustedes formalicen”. Sarah sintió como que algo se le encogió en el pecho. Pensó en cómo Ángel llegó directamente al tema de Jesse y cuando estuvieron en la playa, y en cómo la cara se le puso de piedra en cuanto supo que había salido con él. Pero lo de Sydney era completamente diferente. Él tendría que entender. “¿Qué te hace pensar que podemos formalizar? Tu misma me has dicho que nunca ha tenido novia. ¿Para que querría una ahora?” Esa era una respuesta casi retórica. Ni siquiera quería saber la respuesta. Valeria le estaba arruinando todo esto. Era demasiado pronto para preocuparse por lo que Ángel pensaría acerca de su relación con Sydney. Ya tendría tiempo de pensarlo cuando lo necesitara. Ángel había asumido que Syd era mujer. Pero ella guardó eso muy lejos en su mente. Cruzaría ese puente llegado el momento. Por ahora, no estaba muy segura de tener que hacerlo. Valeria se acomodó en la cabecera. “Fue la forma en que estuvo contigo anoche Sarah. Jamás lo había visto actuar de esa forma. Nunca había demostrado afecto en público. Pero anoche, fue demasiado obvio que quería que todo mundo viera que estabas con él”. Sarah trato de ocultar su alegría. “Solo estoy diciendo”, continuó Valeria. “Que si tu fueras como yo, no te importaría. Solo háblale acerca de Sydney, si se va, pues mala suerte para él, y a lo que sigue. Pero tú no eres como yo. Eres dulce, mi pequeña y sensible Sarah. Y mi querida señorita, también me di cuenta en cómo lo veías. Ya estás loca por él. Así que a menos que quieras tener problemas, debes de empezar a desprenderte de tu eterna devoción por Sydney”. Las mariposas en el estómago de Sarah se alborotaron, amenazando en convertirse en un verdadero huracán. Sarah regresó por su bolsa, viendo de reojo a Valeria. En silencio se maquilló. Realmente casi no se maquillaba, por lo que no le tomó mucho tiempo. Estaba a punto de contestar el comentario de Valeria cuando sonó su teléfono, haciéndola brincar. Valeria sonrió con entusiasmo. “¿Es él?” Sarah miró el identificador de llamadas y asintió. Valeria voló de la cama y se puso a un lado de Sarah, recargándose para ver si oía algo. Sarah la


miró y sonrió. Abrió el teléfono y contestó. Sarah le dio las instrucciones con Valeria pegada a su lado todo el tiempo. Cuando colgó, Valeria gimió. “Dios, hasta sonaba candente. ¡Juro que tienes mucha suerte!” Sarah trató de tomarlo como algo normal, pero el alboroto en su estómago estaba fuera de control. Apenas había tenido tiempo para asimilar lo que había pasado la noche anterior y ahora Ángel no tardaba en llegar a recogerla. Le sonrió a Valeria y se apuró para terminar de arreglarse. Puso a su tía al tanto de sus planes y juntó sus cosas y su bolsa. Ángel conducía un Mustang blanco. Parecía un modelo antiguo, pero aun así lucía bien. Miró por la ventana y vio cómo bajaba del auto. Vestía con unos jeans oscuros y una playera de cuello redondo que se le pegaba perfecto al pecho. “¡Ya me voy!” Grito a nadie en particular y salió para encontrarse con él.

Capítulo 5 Ángel había dado tan solo unos pasos hacia la puerta cuando la vio salir. De inmediato comenzó a sonreír. Ella estaba vestida en forma casual, sin embargo tenía el mismo increíble atractivo de la noche anterior cuando estaba arreglada, y en alguna forma estaba aún mejor. Sus ojos parecían brillarle conforme bajaba los escalones del porche. Se encontró con él a mitad del camino entre el porche y el auto. Él la tomo de la mano. Definitivamente podía acostumbrarse a la suavidad de la mano de ella en la suya. Quería besarla, pero se sentía algo incómodo para hacerlo justo enfrente de su casa. Sin embargo no fue lo suficientemente fuerte para aguantar las ganas de abrazarla, de modo que la abrazó fuertemente. La apretó, sintiendo su cabello en su cara y respirando todo su aroma. Sin desearlo, dejó de abrazarla liberándola. Su mano siguió tomando la de ella. Mirando hacia la puerta, le preguntó, “¿Debo entrar?” Los ojos de Sarah se abrieron sorprendida, y sacudió rápidamente la cabeza. “Ay no, no es necesario”. Ángel se preguntó si ella, avergonzada, le estaba ocultando algo. Sin embargo no le dio importancia y caminaron hacia el auto. Una vez que tomaron camino, se le hizo imposible quitarle las manos de encima. Fue peor que la noche anterior, quizás porque el auto de Eric era de velocidades. Su auto era automático, de modo que tenía la mano libre para


poder moverla y vaya que lo hizo. Cada que podía le acariciaba la cara, la pierna, sus dedos. En dos ocasiones le tomó la mano llevándola hacia su boca y la besó. ¿Qué diablos estaba pasando con él? Tenía que controlarse antes de asustarla. Aunque parecía que a ella no le importaba, ya que sonreía mientras el acariciaba su mano. Quería invitarla a salir y mostrarle cómo pasarla bien. Pero eso iba a tener que esperar para otro día. Hoy no tenía ganas de ir a ningún lugar concurrido. Sólo tenía una cosa en mente, bueno, además de abrazarla y besarla. Quería hablar con ella, conocerla más, sobretodo saber más de esa tontería de quererse ir. Lo más importante, él esperaba que hoy pudieran llegar a una especie de entendimiento. Sabía que no estaba bien, pero después de anoche no había forma en que él pudiera estar bien si ella tenía la libertad de salir con cualquier otro chico, por lo menos mientras él estuviera saliendo con ella. Y tenía planes de verse con ella en cada oportunidad que tuviera. Sabía que había un riesgo, pero no más riesgoso que no obtener nada en concreto y abrir la posibilidad de llegarla a ver saliendo con otro. El solo pensarlo le hacía apretar la mandíbula. Desde la noche anterior, había puesto refrescos en la hielera de Sarah e hicieron una parada en el deli para comprar unos sándwiches. Llegaron hasta Mount Soledad, el parque estatal de la zona. Tenía muchas pistas para ciclistas y para caminata, pero realmente era famoso por sus enormes cuevas fabricadas por el hombre. Daba hacia el océano y tenía unas de las vistas más espectaculares. Estaba seguro que Sarah quedaría encantada. Ángel había estado ahí muchas veces con sus amigos y con sus hermanos, Conocía bastante bien el lugar. La volvería a llevar ahí para ir a andar en bicicleta. Había planeado que lo de hoy fuera una visita más tranquila. Por la ventana Sarah estaba admirando las increíbles vistas. “Dios mío, este lugar es mejor que el acantilado de anoche. No pensé que algo así fuera posible”. Ella tenía razón. Sin importar cuantas veces viniera a este lugar, era tan inverosímil como la primera vez. Se vio a sí mismo y luego volteó a ver a Sarah. Su cuerpo sentía que el momento se acercaba, el momento de tenerla entre sus brazos de nuevo. En todo el camino la tuvo de la mano, apretándosela suavemente. Eligió una de las áreas de picnic más privadas. El parque no estaba tan concurrido. A excepción de uno que otro ciclista que pasaba por ahí, en realidad tenían prácticamente toda esa área para ellos dos. Ángel sacó la hielera y una manta de la cajuela de su auto y la tomó de la mano. Sarah se dirigió hacia una de las mesas que estaba bajo un gran pabellón de madera.


Pero Ángel negando con la cabeza la llevó hacia un área con pasto debajo de un árbol. “Por acá”, dijo sonriéndole. Los ojos de Sarah expresaron sorpresa, pero sonriendo lo siguió. Acomodaron la manta sobre el pasto y colocaron ahí la hielera. No acaban de sentarse cuando Ángel comenzó a besarla, de un modo suave y dulce al principio. Después la recostó sobre la manta y él se acomodó sobre su codo al lado de ella. Sostuvo su cabeza con una mano mientras la otra comenzó a recorrer su cuerpo por encima de su ropa. Pasó su mano por encima de su vientre y luego por la parte externa del muslo. Ángel estaba completamente excitado, y se daba cuenta de que Sarah podía sentirlo. Le mordió suavemente el labio inferior y comenzó a besarle el mentón. Ella sabía endemoniadamente bien. Alzó un poco la cabeza de Sarah y se sumergió en su cuello, besándola, y succionado y mordiéndola suavemente. “Ángel”, susurró Sarah. Él gimió mientras continuaba besándola y chupando su cuello, deseando que estuvieran en algún lugar más privado. “Ángel”. Podía sentir lo agitado de su respiración. Chupó su cuello por última vez y se le quedó mirando conformé se retiró sonriendo, satisfecho al ver que había logrado hacerle un pequeño pero notorio manchón rojizo justo debajo de la oreja. Al mirarla nuevamente no pudo evitar besarla por última vez. Cuando por fin pudo ser capaz de quitársele de encima, yacía sobre su codo y se quedó mirando los labios rosados y mojados de Sarah y jugando con su mano. Estaba a punto de decirle lo perfecto que sentía tenerla allí a su lado cuando ella lo sorprendió con una confesión inesperada. “Soy virgen”. Ángel la miró fijamente por un momento sin estar seguro de cómo responder. La idea de ser el primero le sacudió cada nervio de su cuerpo haciendo que sus músculos se tensaran. Viendo Sarah que él no le respondió de inmediato, se incorporó y se apartó de él. “Espera, espera.” Y la alcanzó. Ella apartó su mano de su alcance. “Sólo quise decirte, para que no pienses que soy una provocadora, si es que las cosas no llegan tan lejos como estás esperando”. Se incorporó, acomodándose otra vez con rapidez junto a ella. Pero antes de que Ángel pudiera responder, Sarah añadió, “no estoy preparada para algo así, especialmente con todo lo que está pasando en estos momentos”. Maldita sea, se sentía como un estúpido acosador, nada mejor que Jesse. “Está bien, Sarah.” Le acarició la mejilla. “Siento haberme puesto tan intenso.


Normalmente no soy así. No sé lo que es, pero apenas puedo controlarme cuando estoy cerca de ti”. Ella parecía estar un poco avergonzada y se mordió el labio inferior. “ Me siento de la misma forma cuando estoy cerca de ti”. Le pasó el brazo abrazándola y la besó en la cabeza. Con ese cabello suave en su cara y su aroma seductor le dio miedo volverse a encender como lo había hecho. Apartándose le dio un vistazo a su reloj. Ya era casi medio día. “¿Tienes hambre?” “Me muero de hambre, me salté el desayuno”. Ángel frunció el ceño. “Debiste haberme dicho.” Jaló hacia él la hielera. “No me diste chance”, y comenzó a reír. Adoraba ver su sonrisa. “Ja, ja.” El sarcasmo la hizo reír aún más. Se sentaron con las piernas cruzadas y comiendo en silencio por algunos minutos. Aunque no hizo un gran intento, no podía dejar de ver a Sarah. Hasta le gustaba la forma en que ella comía, agarrando con sus dedos pedacitos del sándwich en lugar de darle una mordida. Comía despacio y elegantemente. Apenas había llegado a la mitad cuando él prácticamente estaba por morder su último bocado. Sonó el teléfono de Ángel, y al buscárselo en la ropa se dio cuenta de que lo había dejado en el auto. “Más vale que conteste. Puede ser mi mamá.” De un brinco se puso de pie y se encaminó al auto. *** Sarah se le quedó mirando mientras caminaba hacia el auto. Una vez ahí se recargó sobre la ventana para agacharse y tomar su teléfono. Colocó su sándwich sobre la envoltura y puso su mano sobre su frente dejándola ahí por un momento. Sacudió su cabeza. Soy virgen. Santo Dios, apenas es la primera cita. Estaban en un parque a plena luz del día. ¿Realmente pensó que él le podía brincar encima? ¿Qué su idiotez no tenía fin? Ángel venía de regreso aun hablando por teléfono. Colgó antes de acercarse lo suficiente como para poder oírlo. Se sentó de nuevo junto a ella y tomó su sándwich. “Lo siento.” Se sentó frente a ella. “Pensé que podía ser mi mamá. Hay ocasiones en que hay tanto trabajo en el restaurante durante el fin de semana, que me necesitan para ayudarles, aun cuando no me toca”. “¿Qué clase de restaurante tienen?” Ella ya sabía. Valeria le había platicado acerca de los Moreno. Pero quería tocar un tema más seguro. Alguno en el que no la fuera a regar. Sacudió la cabeza y se limpió la boca. “Es un restaurante mexicano. Está en el bulevar La Jolla. Te llevaré cuando tengamos un poco más de


tiempo”. Terminó su sándwich y puso la envoltura en la bolsa de plástico en la que venía. Miró el sándwich de Sarah y vio que apenas llevaba la mitad. “Pensé que morías de hambre”. Viendo su sándwich le dijo, “Es que como despacio”. Había perdido el apetito luego de su estúpida confesión, pero mintió de modo que pudieran dejar ese tema por la paz. Cosa que funcionó. Ángel se recostó sobre sus codos y la miró con curiosidad. “Entonces”. Sarah se preparó, poniendo un pedazo de sándwich en su boca. “Dijiste que tu cumpleaños era en invierno, ¿en qué día?” Gracias a Dios. Pasó su bocado con un trago de refresco y lo miró. “El primero de enero. Soy un bebé de año nuevo”. “¿En verdad?”, dijo Ángel arqueando las cejas. “Entonces nos llevamos por unas cuantas semanas. Mi cumpleaños es el 20 de diciembre”. “¿En serio?” Sin pensarlo, Sarah soltó una maldición, “¡mierda!” Vio la mirada confundida del rostro de Ángel. “Perdón pero eso me recordó algo”, le explicó. “Hoy es el cumpleaños de Sydney. Hablamos durante un largo rato y nunca le dije feliz cumpleaños. Me siento terrible.” Ángel se encogió de hombros. “Pues llámala.” Tomó su teléfono celular de su pantalón y se lo pasó. “Toma. Aquí la recepción es bastante buena”. “No”, le contestó algo apresurada. “Le llamaré cuando llegue a la casa.” De ninguna manera iba a llamar a Sydney desde su teléfono No quería que su número quedara grabado en el teléfono de Ángel. “Llámale”, sosteniendo el teléfono delante de ella. “No me importa, de verdad. Si está molesta porque no te acordaste, se pondrá feliz porque le llamaste lo más pronto que pudiste”. Ella. Ella. Sarah sintió como su estómago se le revolvía. Nunca en su vida había sido mentirosa y se había hecho a la idea de que no estaba mintiendo. Ella nunca dijo que Sydney era mujer, pero ahora sentía como que esto era una gran mentira. Ella debía decirle. Realmente debía, pero no podía. No ahora. Tendría que ser en una mejor ocasión. “Tienes razón.” Tomo su bolso. “Pero usaré mi teléfono, ya tengo su número programado.” Sacó rápidamente su teléfono. Lo miró y tragó saliva mientras marcaba. Ella se alegró de estar sentada frente a él y no a su lado. Él podía llegar a oír la voz de Sydney. Aun así, ella se hizo un poco hacia atrás fungiendo quitarse las migajas de la ropa mientras escuchaba el teléfono llamando. “¿Lynni?” Escuchar la voz de Sydney solo la puso más tensa. Presionó aún más el teléfono contra su oreja para asegurarse de que Ángel no lo escuchara. La


sonrisa en cara de Ángel hizo que su voz sonará con más remordimientos conforme hablaba. “Sydney”, frunciendo el ceño, “Siento tanto no haberte felicitado cuando hablamos hoy en la mañana”. Pudo oír reír a Sydney. “No te preocupes”, le dijo, “ni siquiera me había acordado hasta que entré a la cocina y ya mi mamá tenía todo lleno de globos y demás. Nos dimos un buen festín hoy en la mañana”. “Oh.” De repente se sintió abrumada con la emoción. Los papás de Sydney siempre habían sido así, incluso con ella. Recordó un par de años atrás cuando su mamá se había ido a Las Vegas para Año Nuevo, dejándola con los Maricopa. Celebraron la víspera de Año Nuevo comiendo pizza y jugando dominó apostando y viendo películas de terror. Luego en Año Nuevo, Frances, la mamá de Sydney la sorprendió al levantarse temprano y prepararle un banquete de panqueques, tocino, salchichas y huevos, con unos deliciosos cuernitos hechos en casa. Inclusive había adornado con guirnaldas y globos el desayunador. Todo esto, sólo para Sarah. Nunca se había sentido tan especial. Se la pasó llorando todo el tiempo mientras le cantaban Feliz Cumpleaños. Aún ahora, pudo sentir como se le llenaron los ojos de lágrimas. Miró a Ángel. La veía con curiosidad. Se dio cuenta que nunca le había quitado los ojos de encima. Pestañeó con fuerza para recuperar la compostura. “¿Estas bien Lynni?” “Sí, sí.” Aclarando su garganta, “Solo me lo estaba imaginando. Suena increíble Syd. Me hubiera encantado estar contigo para celebrar”. “Estas aquí.”, le dijo suavemente Sydney. “¿Qué?” “Tengo aquí la presentación que me mandaste. Comencé a verla, pero a cada rato se me hace un nudo en la garganta y la cierro y al rato lo vuelvo a intentar”. Se sintió confortada y sonrió. “Sí, tienes que verla. Está buena”, le dijo Sarah. Volvió a mirar a Ángel quien seguía mirándola. No había siquiera pestañeado. “Oye, tengo que colgar, pero te llamaré más tarde para que me digas como pasaste el día, okey?” “Te quiero Lynni”. Sus ojos todavía estaban puestos en Ángel. No podía contestarle como hubiera querido y se le encogió el corazón. Por años. Ella le había llegado a decir a Sydney lo mucho que lo quería. Era algo natural. Inclusive le había dicho a sus padres que lo amaba. Pero no podía hacerlo ahora, no frente a Ángel. Era solo cuestión de tiempo antes de que él se enterara, y esto lo haría un poco más difícil de explicar. “Yo también”, le susurró. “Te llamo más tarde, ¿está bien?”


Una vez que colgó, Ángel le sonrió cariñosamente. “Cielos. Vaya emociones, ¿y todo eso por haberte olvidado?” Sarah se puso tensa. Nunca debió de haber llamado a Sydney frente a Ángel. “No.” Sentía ganas de darse un golpe ella misma. “Esta mañana, la mamá de Sydney le preparó un gran desayuno de cumpleaños y se me vinieron encima los recuerdos de cuando ella me hizo lo mismo hace algunos años. Eso es todo”. “Ven acá.” Sonriendo le dio la mano. “Te prometo que voy a controlarme”. Se recostó frente a él, recargándose en su codo y sonrió. Ángel giró sobre uno de sus hombros y al tenerla frente a frente respiró hondo. “Sarah, espero que esto no te suene muy loco, pero me gustas mucho.” Hizo una pausa para besar sus dedos. “Esto es de locos. Te acabo de conocer, pero siento que podría pasar cada minuto contigo si me lo permitieras”. Sarah se le quedó mirando, tragando saliva con dificultad. Su corazón se desbordaba. ¿Estaba soñando? No quería ni pestañear, tenía miedo de que todo desapareciera. Ángel no esperó a que le respondiera. En lugar de eso, comenzó a mirarla. “Anoche me dijiste que no tenías novio. Sé que es muy pronto para eso. No sabes nada acerca de mí. También sé que no tengo derecho a preguntarte esto, pero”, hizo una pausa, “dijiste que vas a estar aquí por poco tiempo, ¿sería mucho pedirte que hasta entonces tengamos un acuerdo?” “¿Un acuerdo?” Sarah tenía la sensación de saber a dónde quería llegar, pero ya no quería seguir haciéndose la tonta por más tiempo. Quería claridad absoluta. Aclarando su garganta, era obvio que Ángel se sentía incómodo. “Quiero decir, ¿que si estaría bien si acordamos ser el uno para el otro, en exclusiva mientras estás aquí?” Sarah no podía creerlo. Miró de frente, pero no a él, sacudió la cabeza inconscientemente, tratando de digerir todo esto. Cuando se centró de nuevo en él, la expresión de Ángel había cambiado. “¿Eso es un no?” Sarah movió aún más fuerte su cabeza “No.” Ángel se incorporó rápidamente. “¿Estás saliendo con alguien?” Su voz era casi un susurro. Antes de que pudiera decir o hacer algo estúpido nuevamente, Sarah se incorporó para mirarlo y le habló justo de frente. “Tú también me gustas. Ni siquiera he podido comenzar a decirte cuánto. Anoche fue la primera noche en que he salido desde que llegué aquí. Había pasado un largo tiempo desde que no reía así de fuerte”.


La expresión de Sarah se tornó más seria. Su siguiente declaración fue riesgosa, pero sentía que era necesaria. “No tengo ningún problema con no salir con nadie más, Ángel, pero sé todo sobre ti, tus hermanos y tus amigos. No sé si puedas mantener tu parte de este trato. Lo que no quiero es salir lastimada”. Los ojos de Ángel se apretaron al igual que sus labios. Se inclinó hacia adelante y habló con un poco de aflicción. “Puedes pensar que me conoces, pero no tienes ni idea. Por lo tanto voy a dejar los supuestos por este momento. Pero si te digo que voy a ser solo para ti, lo digo en serio”. Por mucho que Sarah quería creerle, estaba aterrorizada. Había habido tantas promesas incumplidas en su vida, tantas decepciones. No podía soportar otra. Ángel debió haber visto la expresión de su cara. “Sarah, no miento” Le dijo seriamente. “Puedes preguntarle a cualquiera que me conozca. Si hay algo con lo que puedes contar es con mi palabra”. La puñalada que sintió en el estómago fue desgarradora. “¿Cómo podía estar ahí sentada y ser tan hipócrita cuando ella misma no estaba exactamente viendo hacia el futuro? Sonrió débilmente y decidió en ese mismo momento que debía permitirse ser feliz – muy feliz – por primera vez en mucho tiempo. Y después sonrió de oreja a oreja. “Está bien”. Ángel se le quedó mirando sin comprender. Entonces, como si hubiera sido golpeado, sonrió a la par de ella. Puso su mano tras de su cuello y tiró suavemente de ella hacia él. Gimió mientras sus labios encontraban a los de Sarah y de nuevo la recostó a su lado.

Capítulo 6 El domingo nuevamente Ángel recogió a Sarah temprano y desayunaron en restaurantito de comida frita. Se sentaron del mismo lado en el reservado. Ángel se había dado por vencido al tratar de contenerse. La acariciaba y besaba en cada oportunidad que se le presentaba. Inclusive cuando llegó su comida, no pudo quitarle las manos de encima. Entre bocados le mordisqueaba la oreja y le dio un beso interminable. Sarah protestó susurrándole, “La gente está mirando.” A Ángel le parecía que por el modo de reír de Sarah, realmente estaba disfrutando más de lo que quería admitir. Después de desayunar, Ángel le preguntó si había algún lugar en


particular al que quisiera ir, deseando que ella eligiera algún lugar que le permitiera disfrutar de ella en privado. Pero muy a su pesar ella le comentó que nunca había estado en el Barrio Viejo de San Diego y que sabía que estaba a menos de media hora de ahí manejando. Ángel frunció el ceño. “No quieres ir ahí”. Sarah puso cara de puchero provocando una sonrisa en Ángel. “Valeria me dijo que es una visita obligada.” Hizo un movimiento con los ojos mientras ponía el último pedazo de salchicha en su boca. “Claro que lo dice. Es una chica y ahí no hay otra cosa que hacer más que ir de compras”. “No es cierto, leí que también hay mucho de historia que ver “, dijo rápidamente. “Y además la comida mexicana de ahí es sensacional”. Ángel sonrió y le dio un beso en la nariz. “Está bien, lo que quieras, pero si se trata de comida mexicana, conozco algo mejor”. Pasaron el resto del día en el Barrio Viejo. Tomaron un tranvía que los llevó a los puntos más interesantes. El resto del tiempo caminaron, platicaron y se rieron. La risa de Sarah era contagiosa, y de pronto se dio cuenta que él también se la pasó sonriendo y riendo con ella todo el día. Para Ángel era increíble lo cómodo que se sentía con ella y lo pronto que esto había sucedido. Cuando llegaron al área principal para compras, Ángel tenía algo en mente. Estaba buscando algo especial para Sarah. Quería algo especial que le hiciera recordar su primera cita. Entraron en una de las tiendas. Ángel se quedó en las chácharas que ponen en los mostradores. Después de un rato, todo lo que había visto o estaba muy barato o muy corriente. Fue hacia donde estaba Sarah. Ella veía las figuras de unas tortuguitas que tenían las cabezas móviles. Ángel toco una de las pequeñas cabezas para hacer que se moviera. “¿Te gusta?”, haciendo una mueca. Es linda. Mi hermana tiene un montón de ellas. Desde que sus amigas supieron que le gustaban, comenzaron a comprarle más. Ahora las colecciona”, Ángel rio. “Recuerdo una vez que algún idiota trajo al restaurante una para ella. Alex, mi hermano le rompió la cabeza”. Sarah se le quedó viendo en forma extraña. “¿Por qué hizo eso?” Ángel seguía riendo. Recogió un par de tortugas para su hermana y se volteó hacia Sarah. “Mi hermana solo tenía quince años. No solo era muy chica para tener novio, el fulano tenía dieciocho. Estaba idiota si pensó que eso podía resultar”. Vio como Sarah arrugó la nariz y se le hizo esa pequeña arruguita en


sus ojos. Comenzaba a adorar todas sus expresiones. “Tal vez solo era un amigo”. Ángel sonrió. “Hasta crees”. “¿Qué quieres decir?” “Quiero decir que no puede haber una simple amistad entre chicos y chicas.” Ángel siguió caminando por el pasillo sin encontrar nada que le llamara la atención. Se detuvo al ver que Sarah no se había movido. “¿Pasa algo?” “Nada.” Caminó hacia él. “¿En realidad crees eso?” “¿Creer qué?” “Que los chicos y chicas no pueden ser solo amigos”. Ángel dejó de ver todas las cosas de los estantes y puso su atención en Sarah. “Claro, ¿Qué tú no?” “No. Pienso que sí es posible”. “¿En serio?” Levantó una ceja. “¿Tienes muchos amigos hombres, Sarah?” Sarah aclaró su garganta y volteó a ver los suvenires en el estante. “No muchos, pero si tengo algunos”. “¿Es eso cierto?” Y acercándosele por detrás la rodeó por la cintura. Comenzó a hablarle al oído. “¿Me vas a dar algunos nombres de modo que empiece a patear traseros?” Sintió cómo Sarah se puso rígida entre sus brazos y sonrió. “Relájate, sólo estoy jugando.” Ya había tenido esta misma conversación con otras chicas. Todas pensaban que cualquier chico que las saludara o les enviara un mensaje estúpido por teléfono era su amigo. Ángel no se refería a eso. Sabía que eso era discutible. Pero no tenía la intención de discutir con Sarah en su primera cita. Le dio un beso en la mejilla y pareció como que ella volvió a animarse. Sarah no hizo ningún comentario, en lugar de eso tomó un par de aretes. Ángel los vio por encima de su hombro mientras ella los examinaba. Tenían un aspecto delicado, eran de los que colgaban de las orejas, no de los que son pegados. La piedra que los adornaba brillaba y era plana. “¿Es una perla?” “Eso parece”. “¿Te gustan?”, y la besó sobre la sien. “Sí, son lindos.” Los levantó para verlos contra la luz y Ángel los tomó. “Vendidos.” La soltó y se fue directo a la caja a apagar. Sarah fue tras de él. “No Ángel, está bien. No quise decir...” “Son tuyos ahora.” Se dio la vuelta y le guiño un ojo.


Al salir de la tienda, Ángel le ayudó a ponérselos. Ella se le quedó mirando con esa pequeña arruguita en sus ojos. “¿Cómo se ven?” “Perfectos”, le dijo y la llenó de besos. Ángel había estado con su familia muchas veces en el Barrio Antiguo, pero nunca la había pasado tan bien como en esta ocasión. Disfrutó cada minuto de esto. Se le ocurrió que no importaba a donde fueran o lo que hicieran siempre y cuando Sarah estuviera con él. Inclusive podrían pasarla bien si estuvieran viendo una película para chicas. Se estremeció nada más de pensar lo que los chicos iban a decir en cuanto lo supieran. Vio cómo Sarah se recargaba en él. Su cabeza descansaba sobre su pecho y su brazo la rodeaba mientras iban sentados en la parte de atrás del tranvía. En ese momento realmente no le importaba lo que nadie pensara. Después de solo un fin de semana con ella, sabía que estaba loco de amor. No había manera de ocultarlo. Esto lo preocupaba un poco. Nunca había estado enamorado, pero esto se sentía muy cercano. Demasiado cerca. Algo le molestaba. Inclusive con todas las risas, algo seguía molestándole y sus intentos de bloquearlo eran en vano. Estaré aquí sólo por un semestre. Apretó los ojos y la sostuvo con fuerza. La haría cambiar de parecer. Tenía que hacerlo. Se bajaron del tranvía y se fueron rumbo al estacionamiento hacia su auto. Aún y con todo lo que habían estado picando por ahí, Ángel ya tenía hambre. Como si se leyeran la mente, Sarah apretó su mano. “Me muero de hambre”, le dijo volteándolo a ver. “¿Quieres comida mexicana?”, le preguntó. Le sonrió ampliamente y asintió con la cabeza. *** Se estacionaron en una pequeña calle pintoresca, muy cerca de la avenida principal. El letrero del restaurante decía MORENOS’S. Sintió que el estómago se le ponía duro y se preguntó si sus padres y hermanos estarían ahí. ¿En qué estaba pensando? Esto era demasiado pronto. No estaba lista para esto, pero no quería herir sus sentimientos. La tomó de la mano conforme entraban al restaurante. Era mucho más grande de lo que parecía desde afuera. Ángel lo había hecho parecer como algo insignificante, pero ella sabía de antemano cómo era. Valeria le había platicado de esto y le había dicho que era un restaurante muy agradable. Aún con lo que Valeria le había dicho, no estaba preparada para esto. Era cualquier cosa menos insignificante. Inmediatamente le llamaron la atención los techos altos y los enormes candelabros redondos de metal los cuales tenían pequeñas luces rojas por todos lados. Había unos arcos


espectaculares por todos lados y las paredes estaban decoradas como si fueran antiguas y en algunas secciones se podían ver ladrillos asomándose en el muro, justo como las casas antiguas que habían visto en el Barrio Antiguo. La anfitriona en la entrada, una chica joven y bonita con grandes pestañas y ojos color café, estaba ocupada hablando con uno de los camareros cuando ellos entraron. Su uniforme le ajustaba a la perfección dejando resaltar su abultado busto. Su cabello oscuro estaba arreglado en una trenza y Ángel tiró de esta en broma, haciendo que el cabello en la nuca de Sarah se le erizara. La chica miró a Ángel y le sonrió. Luego su atención se centró en Sarah, mirándola con curiosidad. Sarah trató de soltar la mano de Ángel pero el apretó un poco más. Los celos eran algo nuevo para Sarah y no le gustaron en absoluto. Si esto era todo lo que se necesitaba para que ella se pusiera roja, se estaba preguntando en qué se estaba metiendo. Tragó saliva forzadamente y trató de no fruncir el ceño. “¿Quién está aquí?” Le preguntó Ángel a la chica. “Sólo Alex. Mamá y papá se fueron hace como media hora.” La chica volvió a prestarle atención a Sarah. “¿Van a comer aquí?” Ángel asintió con la cabeza y volteó hacia Sarah. “Sofie, esta es Sarah. Sarah esta es Sofie, mi hermanita menor, la bebé.” Su hermana hizo un movimiento de ojos y le extendió su mano para saludar a Sarah. “Sofía.”, dijo corrigiendo. “Y ya no soy ninguna bebé, Ángel. Gusto de conocerte, Sarah”. Aliviada, Sarah exhaló. Tomó la mano de Sofía sonriendo. “Gusto de conocerte también”. Estaba en lo correcto, pensó Sarah. Su hermana ya no parecía una bebé. De hecho, si tuviera que adivinar, hubiera pensado que Sofía era tan grande como ella y si no es que más. Sofía era más alta que ella y con mucho más curvas también. Ángel ignoró el comentario de Sofía y agarró un menú. Dirigió a Sarah a uno de los comedores. “Voy a poner yo mismo nuestra orden, así que no hay necesidad de que envíes a nadie.” Este salón era muy grande. Al ver todo, Sarah quedó impresionada. Los muros estaban cubiertos de arte mexicano de colores vivos de muy buen gusto. Los estantes estaban adornados con estatuillas de arcilla, iguales a las que habían visto en el Barrio Viejo. A través de uno de los arcos, Sarah podía ver otro de los salones y se dio cuenta de que la música que escuchó cuando entraban provenía de un trío de músicos cantando en vivo. Estiró el cuello para poder ver mejor. Había un hombre bajito tocando el acordeón, uno más alto tocando del chelo y otro más


gordito era el cantante y tocaba la guitarra. Todos usaban sombreros de charros y tenían gruesos bigotes. No le extrañaba que Ángel no hubiese querido ir al Barrio Viejo. ¿Para qué? Si todo lo tenía aquí. Ángel la llevó a uno de los reservados más privados cerca de la parte posterior del restaurante. “Dale un vistazo.” Le pasó el menú y le dio un beso. “Voy por algo de beber”. Los ojos de Sarah brincaban de platillo en platillo en el menú. Moría de hambre y todo parecía bueno. Leyó todo lo que acompañaba a cada platillo y se preguntaba si quedaría satisfecha. Trataba de decidir entre enchiladas verdes y el burrito con salsa, cuando escuchó voces de hombre que se dirigían hacia ella. Levantó la vista del menú y vio a Ángel venir hacia ella con alguien que parecía una versión de Ángel más alto, más fornido y más maduro. Alex. Su corazón comenzó a latir rápidamente. “Bueno, esta es la primera”, dijo Alex cuando estuvo lo suficientemente cerca. Sonrió maliciosamente, dándole un vistazo a Ángel y luego a Sarah. “No le hagas caso.” Ángel colocó los totopos y la salsa frente a ella, tirando sin querer un poco de salsa. Alex se deslizó en el asiento frente a ella, frunciendo el ceño al ver la salsa derramada. “Por algo no te dejan hacerla de camarero por aquí.” Cuando su mirada se cruzó con la de Sarah, su enojo se desvaneció. “¿Son de verdad?” Ángel se rio y los presentó. “Alex, esta es Sarah. Sarah, este es mi hermano Alex, y no va a quedarse por aquí”. Puso su mano sobre la de ella en la mesa. “Mucho gusto en conocerte, Sarah”. Sarah tragó saliva, sosteniendo fuertemente el menú con la otra mano. “Encantada de conocerte a ti también”. Ángel tomó una servilleta y limpió la mesa en donde había tirado la salsa. “¿Ya sabes qué pedir, o necesitas más tiempo?”, le preguntó a Sarah. Sarah apenas podía concentrarse con la mano de Alex sobre la de ella. “Uh, ¿estarán buenas las enchiladas?” Alex le apretó la mano y sonrió. “Todo aquí es delicioso”. Sarah se incorporó un poco, sintiendo sus mejillas arder conforme Ángel lanzó la servilleta arrugada a Alex y se rio. “Ya párale. Eres un idiota”. Alex no podía quitarle la vista a Sarah, pero dejó de tomar su mano. “Sí.” Ángel volteó a ver a Sarah. “Son muy buenas, ¿quieres eso?” Ella asintió con la cabeza y le pasó el menú. “Está bien. Déjame poner la orden. Ahorita regreso. Y no te preocupes, él se irá tan pronto regrese”. “Creo que eres tú el que está preocupado”, le dijo Alex sonriendo. Ángel se alejó. “Lo que sea”, dijo sin volverse. “Y quítale las manos de encima”.


Alex puso sus dos manos en el aire, sonriendo. Se volvió a sentar y se cruzó de brazos, haciendo como si la analizara. Sarah no podía creer en el gran parecido entre él y Ángel, excepto que Alex era más corpulento, más musculoso de alguna manera. Pero no pesado, solo más fornido y su cuello era grueso. También tenía esos hoyuelos increíbles de Ángel. Con él sonriendo así, tan perfecto, era difícil creer que tuviera tan mal genio, según había escuchado. Sus tonteras hicieron que Sarah se sintiera nerviosa. “No sabía que Ángel tuviera una chica. ¿Sabías que tenía hermanos?” “Sí, sí sabía. Pero debo admitir que aunque nunca te había visto, he escuchado mucho sobre ti”. “¿En verdad?”, le dijo. “Bueno, no creas ni una sola palabra. Ángel está celoso”. Sarah rio. “De hecho, Ángel no me ha dicho nada. Es mi prima la que me ha platicado todo.” Valeria la iba a matar. “¿Tu prima?” “Sí, creo que puedo decir que es una de tus mayores admiradoras”. Sarah sonrió. Alex se acercó a Sarah un poco más. “Está bien, esto lo tengo qué saber. ¿Cómo se llama tu prima?” “Valeria Zuniga”, le dijo. “Ella está en el último año de la preparatoria en La Jolla, igual que yo”. Sarah lo miraba mientras él se concentraba. “¿Valeria Zuniga? ¿Cómo es ella?” “Bajita”, rio Sarah. “De hecho es muy bajita. Siendo tan alto, apuesto a que ha pasado cientos de veces cerca de ti y seguramente ni la has visto. Tal vez por eso no la recuerdas”. “Tal vez. Así que tu mini prima Valeria es una de mis admiradoras, eh? ¿Tiene unos ojos como los tuyos?” Sarah sintió como se volvió a ruborizar. “No, de hecho no es mi prima de sangre. Mi tía se casó con el papá de Valeria. De modo que no se parece en nada a mí. Su cabello es rubio y corto y tiene ojos color café. “Hmmm. ¿Una rubia? Bueno, si yo no la recuerdo, ¿qué es lo que te puede haber platicado de mí?” Oh no. Sarah no pensó que la conversación llegara tan lejos. No podía decirle que Valeria lo adoraba. ¿Qué tal si la conoció en alguna ocasión? Aclaró su garganta. “Oh, nada más me ha dicho lo buen jugador de fútbol americano que eres y cosas como esa”. “Te estás echando para atrás, Sarah”, y sonrió. “Me dijiste que habías oído un montón de cosas. Ahora, suelta todo”.


Los ojos de Sarah se abrieron enormes. “Bueno, es plática de chicas. No puedo contarte eso. Me mataría”. Se incorporó y se interesó aún más por la plática. “¿Con que plática de chicas, eh? Esto se está poniendo bueno. Tienes que decírmelo”. “¡Ni creas!” Sarah se rio nerviosa. ¿Dónde estaba Ángel? Alex estaba jugando con ella ahora, y ella podría decir que a él le gustaba, le encantaba verla cómo se estremecía. “Está bien, solo una cosa. No puedes dejarme así. Tú fuiste la que trajo todo esto a la plática”. Eso era cierto y quería darse una patada a sí misma por haberlo hecho. Suspiró sintiéndose derrotada. “Está bien, sólo una cosa y después lo dejamos, okey?” Trató de sonar firme. “Sí señorita.” Las comisuras de sus labios se alzaron haciendo que sus hoyuelos se acentuaran aún más. ¿Cómo era posible que no supiera lo que las chicas decían de él? “Me ha dicho muchas veces que... Bueno, tú sabes... lo guapo que eres y lo popular que eras en la escuela. ¿Okey? No voy a entrar en detalles, así que no insistas”. Alex se rio. “Está bien, es lo justo, pero ahora vas a tener que traerla un día de estos, de modo que pueda verla”. “Está bien. Tal vez uno de estos días.” De alguna forma, ella dudaba que Valeria quisiera eso. Cambió de conversación. “Pensé que estabas estudiando lejos”. Negó con la cabeza. “Estoy estudiando, pero no estoy lejos. Voy a la UC San Diego. Quiero estar cerca, para poder ayudar con el restaurante. Los domingos no hay clases ni prácticas”. Alex miró sobre el hombro de Sarah y su sonrisa cambió acentuando mucho más sus grandes hoyuelos. Le tomó la mano y se la besó. Sarah se tensó. “Llegaste tarde”, le dijo. “Nos vamos a casar”. “Sácate de aquí”, escuchó decir a Ángel que se acercaba detrás de ella. Volteó para ver que Ángel se acercaba. Sus miradas se encontraron y él le mandó un beso al aire haciendo que su corazón desfalleciera. Habían pasado todo el fin de semana juntos y aún no se saciaba de él. “Sí, más vale que te vayas”, dijo Ángel. Alex le revolvió el cabello a Ángel. “Estás de suerte ya que tengo trabajo.” Le sonrió a Sarah. “Fue un pacer conocerte, Sarah”. Ángel le dio un empujón jugando. “Vete de aquí, menso.” Justo cuando Alex se alejaba, Sofía se asomó al salón. “La comida ya está lista, Ángel.” Alex pareció sorprendido. “¿Todavía estas por aquí Sof?” “Si, hay gente esperando y Julio no ha llegado”.


“¿Quién te va a llevar a la casa?” Sofía se encogió de hombros. “Pensé que tú lo harías”. “Cariño, no puedo irme. Estoy haciendo la nómina de esta semana.” Los dos voltearon a ver a Ángel. Ángel dejó caer los hombros y miró al cielo. “Yo la llevo”, les dijo, “pero primero quiero comer”. Se inclinó y le dio un beso a Sarah antes de ir por la comida. Comieron y como ya era usual, Ángel fue incapaz de quitarle las manos y labios de encima. Cuando terminaron se quedaron sentados sintiéndose satisfechos. “Por Dios, que rico estaba.” Sarah miraba su plato vacío. Ángel se había comido el burrito más grande del menú. Se veía lo suficientemente grande para alimentar a dos personas. Inclinó su cabeza sobre Sarah. “Creo que comí demasiado”. “¿Crees?” Su plato parecía lamido de lo limpio que quedó. Ella comenzó a reír. “No hay forma en que yo me hubiera comido ni siquiera la mitad de eso”. Ángel gimió. “No es gracioso”. Sarah volteó y dio un vistazo al restaurante. “Creo que debemos irnos”, dijo. “Tu pobre hermana nos ha estado esperando todo este tiempo”. Ángel se levantó y apiló los platos, pero en eso llegó uno de los ayudantes de camarero. “Ya los tengo, Ángel”. “Yo puedo llevarlos, Ernie”, dijo Ángel. “No, no, yo los llevo.” Insistió Ernie y rápidamente apiló todo encima del plato de Ángel. “Gracias, hombre.” Ángel tomó a Sarah de la mano. Caminaron hacia la puerta de la oficina, y Ángel gritó. “Ya nos vamos, Alex”. “Está bien”, les gritó Alex de regreso. “Llevas a Sofie, ¿verdad?” “Sí, yo la llevo”. “Perfecto”, dijo Alex. “Adiossss Sarah”. “Adiossss Alex.” Sarah se rio. Todos escucharon a Alex reír. Ángel sacudió la cabeza. “No le des cuerda”.

Capítulo 7 En el camino del restaurante a la casa, las dos chicas de inmediato se cayeron muy bien. Ambas adoraban correr. Sofía estaba en el equipo de atletismo y Sarah había comenzado a correr desde noveno grado. Sarah


deseaba que Sofía no le preguntara por qué se había mudado para acá. Afortunadamente no lo hizo. Estaba más interesada en saber por qué no había estado en la pista en La Jolla. “No es muy tarde, ¿sabes?”, le dijo Sofía. “Las reuniones no son sino hasta el semestre que entra. ¿Has hecho relevos? Porque la chica que corría con nosotros los relevos era muy buena, pero ya se graduó. Por eso estamos buscando a alguien que la reemplace, pero ni por mucho hemos encontrado a nadie que corra tan rápido como ella”. Sarah sabía que ella era rápida. Había sido el cuarto relevo en las carreras de 400 y 1600 metros allá en casa y ganó muchas veces, algunas, viniendo desde atrás. Le dolía en verdad, el pensar que no estaba allá entrenando con sus antiguas compañeras de equipo. Ni siquiera pudo despedirse de nadie para no tener que contestar a ninguna de las inevitables preguntas. En lugar de eso, le pidió a Sydney que lo manejara de forma simple, solo diciendo que se había mudado a otro lugar durante el verano. Ya pensaría en qué decir cuando regresara. “Llegué a correr algunos relevos en el equipo donde yo vivía”. “Ay Dios.” Sofía se sentó en la orilla de su asiento. “¿Eres rápida?” Ángel volteó hacia ella. Le había viniendo tomando de la mano todo el camino. “Sí, la verdad es que soy muy rápida”. “Ven a conocer al equipo, Sarah. A ver qué piensas. Y, oh...” Sofía miró a Ángel y luego a Sarah. “El entrenador Rudy está bien bueno”. Volvió a repetir sus palabra bien por si acaso Sarah no había entendido lo que quiso decir. “Es un pervertido”, dijo Ángel resoplando. “¡No lo es! Sólo son rumores”. Eso provocó la curiosidad en Sarah. “¿Qué rumores?” “Es joven y ardiente. El año anterior fue su primer año como maestro.” Sofía hizo un gesto. “Por lo que las estúpidas chicas se la pasan coqueteándole todo el tiempo. De cualquier forma, la gente se la pasó diciendo que probablemente estaba saliendo con algunas de las chicas mayores, fuera de la escuela. Aún si lo hubiera hecho, no puede tener más de veintitrés años. No es tan grande.” Las cejas de Sarah se arquearon, y Ángel le dirigió a Sofía una mirada de disgusto. “Ya te advertí acerca de él”. “Sí, sí, Ángel, ya sé.” Sofía se volvió a hacia Sarah haciendo un movimiento de ojos. “No puedo estar a solas con él, ¿puedes creer eso? De cualquier forma ven a correr con nosotras, Sarah. El entrenador Rudy estará muy emocionado”. “Pero no estaré aquí para el semestre que viene.” Ángel apretó la mano


de Sarah y sus miradas se cruzaron. Ángel centró su atención en el camino. Pudo ver como se tensó su quijada y su expresión se tornó seria. Dio vuelta en una entrada de autos amplia y circular. La casa era impresionante, mucho más grande que la de su tía, y eso que siempre había pensado que la casa de su tía era grande. Bueno, comparado con el departamento de una habitación en donde ella y su madre habían vivido, cualquier cosa era grande. Pero esta era enorme. Miró por la ventana conforme se acercaban a la entrada principal y se detuvieron. Tenía una entrada elegante de doble puerta. “¿Por qué?”, gimió Sofía. “Te lo contaré en otra ocasión”, le contestó Sarah, mirándola. Sofía frunció el ceño y abrió la puerta de atrás. “Dile a mi mamá que regresaré más tarde”, le dijo Ángel. Sofía bajó del auto y llegó hasta la ventanilla de Sarah. “Por favor, dime que no eras el cuarto relevo, ya que eso es lo que realmente necesitamos”. La culpa era demasiado. “Sí, sí lo era”. “Uf”, dijo Sofía desanimada. “Por lo menos podrás venir a practicar con nosotras uno de estos días”. “Claro, sí puedo hacer eso. De cualquier forma debería estar entrenando. Planeo regresar al equipo de mi escuela anterior”. “Bien.” Sofía sonrió. “Le hablaré a mi entrenador y te diré cuándo”. “Suena bien”. Sofía le agradeció a Ángel que la llevara y se metió a la casa. Aun sonriendo, Sarah volteó a ver Ángel. Su expresión era tan dura que su sonrisa desapareció de inmediato. “Necesitamos hablar.” Salió de la entrada de autos. *** Condujeron hasta donde la había llevado la noche de la fiesta. Ángel podía sentir cómo le venía un dolor de cabeza, y sentía el estómago algo mareado. ¿Qué demonios le estaba haciendo Sarah? A excepción de cuando ella le preguntó si se encontraba bien, a lo que el sencillamente le contesto, “no”, todo el trayecto fue en silencio. Aun así, el siguió tomando firmemente la mano de Sarah en la suya. Estacionó el auto de frente al acantilado donde tendrían una vista extraordinaria de la puesta de sol. Pero Ángel no estaba interesado en eso. Ni siquiera esperó a salir del auto. En cuanto apagó el motor, se recargó en contra de la puerta y la miró. La mirada de angustia de la cara de Sarah hizo que sus palabras fueran más suaves de lo que en un principio quería Ángel que fueran. “No entiendo cuál es tu prisa en regresar a Arizona, Sarah”. Sin esperar


a que le contestara, agregó. “¿Es tan malo aquí?” Sé que tu amiga te está esperando, ¿pero va a estar esperándote tu madre?” Ángel vio el dolor en la cara de Sarah, y se le rompió el corazón. De inmediato se sintió como un idiota. Mierda. ¿Quién demonios se creía que era para entremeterse así en la vida de Sarah? Apenas la conocía de un fin de semana y esos planes, ella los había hecho mucho tiempo antes de él. “Lo siento, Sarah.” Le besó la mano. Ángel vio las lágrimas en sus grandes ojos y sintió ganas de golpearse el mismo. Su expresión dolorosa en verdad le estrujó las entrañas. Maltita sea. ¿Cómo pudo ser tan estúpido? Por lo que sabía, su madre podría estar en un hospital en cualquier lugar. Se inclinó y amablemente la jaló hacia él, besando su cabeza. “Dios mío, Sarah, lo siento mucho”, le dijo. “No tenía derecho a...”. Ella negó con la cabeza antes de que él pudiera continuar. “Está bien”, le dijo. “No es tu culpa. No hay forma de que tú supieras”. ¿Saber qué? “Entonces, dime”, le dijo, y rápidamente agregó, “O no lo hagas. No tienes que hacerlo si no quieres”. La había presionado demasiado. Él quería ser su apoyo, hacer que su dolor se fuera. Tenía que dejar de presionarla tanto. “No es que yo no te quiera”, le dijo. “Es que todo es tan penoso.” Agregando en un apresurado suspiro, “vergonzoso”. “¿Qué?” Ángel le levantó amablemente el mentón. “Sarah, no hay nada que me puedas decir que me haga sentir algo diferente por ti.” Y lo decía en realidad. Tenía la sensación de que fuera lo que fuera, no era algo que hubiera hecho Sarah. No podría imaginarla haciendo algo vergonzoso. Abrió la guantera y sacó una servilleta y se la dio. Sarah la tomó y limpió sus lágrimas. “¿Podemos bajarnos?” Ángel sacó las llaves de la ignición y bajó del auto. Rápidamente le dio la vuelta, para encontrarla en el momento en que ella bajaba. La abrazó con fuerza, queriendo que ella sintiera lo apenado que él se sentía. “En verdad lo siento”. “No tienes por qué”, le dijo. “No hiciste nada malo”. “Soy un imbécil”. “No, no lo eres”, y se soltó a reír. Sarah cerró la puerta y caminaron justo al lugar en donde estuvieron en esa primera noche. Sarah se agarró del barandal y él se paró detrás de ella con sus brazos rodeando su cintura. Conforme miraban hacia el mar, Ángel sintió como Sarah respiró profundamente. “Mi mamá está en la cárcel”. Él se quedó totalmente quieto. Lo último que quería es que Sarah


pensara que él podía juzgarla. Estaba determinado a no interrumpirla y dejarla decir lo que quisiera, y solamente lo que ella quería decir. Ella se volteó frente a Ángel. Él sintió como se le hundió el corazón al ver sus ojos llenos de lágrimas. “Mi mamá es una buena persona”. “Cariño, no tienes que convencerme.” Le limpió una lágrima que le rodó por la mejilla. Ella lo abrazó y el la sostuvo con mucha fuerza. Después de abrazarla por unos minutos, ella se apartó y lo miró directamente a los ojos. “Las cosas no fueron fáciles para nosotros, Ángel”, le dijo. “Siempre hemos sido solamente las dos. No teníamos a nadie. Mis abuelos prácticamente no existían, se desentendieron de mi mamá cuando quedó embarazada de mí. Sólo tenía diecisiete años cuando yo nací, y nunca conocí a mi padre”. Ángel aguantó cada palabra. Se le rompió el corazón al verla como estaba afrontando todo, negándose a dejarse caer en pedazos. “Con el tiempo comencé a pedir cosas”, su voz estaba llena de disgusto, “cosas que a las que ella no podía hacer frente: zapatos caros para correr, ropa, un iPod. Fui egoísta. Todo lo que pedía me lo daba, y nunca pregunte cómo. Dentro de mí sabía que ella no podía hacer frente a esos gastos, pero no me importó.” Hizo una pausa para tomar aire y limpiar su nariz. “Entonces un día, se sentó con migo y se soltó a llorar. Me dijo que había hecho algo mal. Aun no entiendo cómo estuvo todo, pero tomó dinero de su jefe. Lo había venido haciendo por años. Malversación, es lo que ellos dijeron en el juicio. Ahora está purgando una condena de tres años en la cárcel y eso es totalmente culpa mía.” Se desplomó y se soltó llorando suavemente. Ángel la sostuvo con fuerza, mientras sentía como si se le hiciera un nudo en la garganta. “No es tu culpa”, le susurró frenéticamente al oído mientras la besaba una y otra vez. Caminaron hasta una banca en donde pudieran tomar asiento y sentar a Sarah en su regazo. Ella se sentó erguida, tratando de componerse, y lo miró. “Está en un centro penitenciario de mínima seguridad en Flagstaff.” Levantó los dedos para enfatizar sus palabras en forma sarcástica. Ángel se le quedó mirando sin poder hacer nada, tomando su mano nuevamente dentro de la suya y apretándola. “No quiere que yo la vaya a visitar”, continuó, “no quiere que nunca la vea así. Pero no hay forma de que pasen tres años sin que yo la vea. Mis planes son de irla a ver, sin importar lo que ella diga”. “¿Te puede llamar?”


Sarah asintió. “Sí, me llama cada semana, y nos escribimos todo el tiempo, pero no es suficiente”. “Sarah” Trató de sonar optimista. “Las personas rara vez purgan toda su condena, especialmente cuando el delito no fue de violencia. Probablemente salga antes de tres años.” “Eso fue lo que le dijo el abogado. Pero acaba de empezar, así que por lo menos, si tiene suerte, estará presa un año y medio”. Ángel la acunó, besándola en la frente. Sarah se recargó en su hombro. “La cosa es Ángel, que conforme crecí nos cambiábamos seguido. No sé por qué pero la mayoría de los trabajos que conseguía no duraban. Cada vez que conseguía uno nuevo, era tiempo de volver a mudarse. A veces, ella sabía desde antes que iba a ser una estancia corta y ni siquiera nos hacíamos de un departamento. Nos alojábamos en un hotel por solo unos meses.” “Hasta que cumplí nueve años, nos habíamos mudado tanto que había asistido como a doce escuelas diferentes, muchas veces mudándonos hasta dos veces en el año. Había decidido no volver a hacer amigos e inclusive ni desempacaba. Había pasado más de un año después de habernos mudado a Flagstaff cuando me permití desempacar totalmente mis cosas.” “¿Y ahí es dónde conociste a Sydney?” Ángel sintió como ella se tensó y se enderezó un poco. “Sí”, dijo rápidamente. “Pero lo más importante es que nos quedamos ahí por ocho años. A lo mejor no es la gran cosa para muchos, pero para mí lo fue todo. Finalmente estaba en casa. Y justo para terminar la escuela pasa esto. Cuando empaqué mis cosas, me regresaron los recuerdos dolorosos de cuando era niña. Gracias a Dios por Valeria. No hubiera podido sobrevivir a una nueva escuela otra vez.” Su expresión se volvió afectuosa. “No es que aquí sea tan malo, Ángel. Es que me tomó mucho tiempo sentir que pertenecía a algún lugar. Solo siento que necesito regresar. Lo necesito. Ese es mi hogar”. Ángel la besó con dulzura. “Sarah, no me debes ninguna explicación. De hecho no tenía derecho a cuestionarte”. Sentía repulsión por sí mismo. Después de todo lo que Sarah había pasado, estaba aquí sentada con él, tratando de que la entendiera. Ella podría irse de regreso a Arizona si quería. Debía hacerlo. Aunque no le gustaba pensar que ella estaría tan lejos, merecía ser feliz. Diablos, si fuera necesario, el conduciría todos los fines de semana hasta allá. *** Sarah no podría creer la increíble mezcla de emociones que tuvo el fin de semana. El paseo en la montaña rusa había terminado, pero su estómago


aun resentía los efectos. Todo el fin de semana mantuvo a Sydney al tanto de todo lo que estaba pasando. Cuando le contó lo que había pasado hoy, primero estuvo molesto, pero Sarah defendió ardientemente a Ángel. Sydney rio, molestándola, ya que si no la conociera tanto, diría que estaba enamorada. Sarah se quedó con la sensación de que Sydney estaba contento de que al fin le había confiado a alguien lo de su mamá. Ella se sentía culpable de la cantidad de cosas con las que le había saturado, pero siempre él había estado ahí para ayudarle a superarlo. Todavía no le había contado que Ángel pensaba que él era mujer. No sabía por qué, pero de algún modo pensó que se sentiría ofendido, traicionado, ya que ella estaba negando su amistad. Le dio un vistazo al reloj. Eran las 10:30 pm. Estaba por salir de su recámara para ir a lavarse los dientes, cuando escuchó que sonaba el teléfono. Su cara se iluminó al ver que era Ángel. Contestó con una sonrisa. “Hola Ángel”. “Oye.” Su voz tenía un timbre de pesar. “Disculpa que te llame tan tarde. No he podido dejar de pensar en ti. Solo quería saber si estabas bien. Aun me siento todo un imbécil por lo de hoy.” “No, no debes”. Agarró con fuerza el teléfono. “De hecho, ahora que te conté me siento mucho mejor”. “Eso es bueno”, le dijo. “Porque quiero que sepas que puedes contarme cualquier cosa”. El corazón de Sarah se oprimió. Ella sabía que ya tendría que haberle contado sobre Sydney, pero en realidad estaba comenzando a preguntarse si eso era algo que él debía saber. Valeria estaba en lo cierto, los chicos marcaban su territorio, y claramente Ángel no era la excepción. Ahora estaba segura, especialmente después de escuchar lo que pensaba acerca de la amistad entre chicos y chicas, que no entendería su relación con Sydney. Razonó consigo misma que de cualquier forma probablemente nunca tendría la oportunidad de conocer a Syd. Estaba decidida a mantener al mínimo el tema de Syd. Sin embargo, no podía evitar sentir que estaba engañándolo. Colocó a Sydney al fondo en su mente. Había otras cosas que necesitaba aclarar con Ángel. “Escúchame Ángel.” Se sentó en su cama. “Qué bueno que me llamaste. Con toda esta plática acerca de mi mamá, me olvidé por completo de hablar contigo acerca de mañana”. “¿Qué pasa mañana?” “Bueno, ya sé que entre los dos hay un entendimiento ahora, pero no quiero que eso cambie las cosas en la escuela”. Ángel se quedó en silencio por un momento, pero ella escuchó el


cambio inconfundible en su voz cuando comenzó a hablar de nuevo. “¿No quieres que nadie en la escuela sepa que estas saliendo con alguien?” “No.” Quedó sorprendida de que el pudiera pensar eso. “Lo que no quiero es que cambies lo que haces normalmente en la escuela, por mí. Se lo cercano que eres con tus amigos. Estoy segura de que tendremos mucho tiempo para pasarla juntos después de la escuela y los fines de semana. No hay necesidad de que yo me entremeta en el tiempo que pasas con tus amigos en la escuela”. Ella esperaba que Ángel la comprendiera. Lo último que quería era sofocarlo. Después de todo, esta era su escuela, sus amigos y ella era la forastera. La verdad era que ella no sabía cómo le iba a hacer él para manejar esto. Era bien sabido la forma que las chicas, especialmente Dana, se comportaban alrededor de él. El solo pensar que tuviera que ver a alguien arronjándosele en los brazos la hacía temblar. “Oye”, le dijo. “No tengo ningún problema en que todo siga igual, mientras que salgas con tus amigas y yo con los míos. Pero en caso de duda, no estaba planeando tener lo nuestro en secreto”. Sarah sintió como se le aceleraba el pulso. Por primera vez, cayó en cuenta de lo que pasaba. Esto estaba sucediendo y nada menos que con Ángel Moreno. “Oh, eso lo sé”, le dijo. “No fue lo que quise decir. Es solo que no quiero sofocarte, Ángel. Quiero que tengas tu espacio”. “Sarah, tienes todo esto mal”, le dijo. “Si alguien debe cuidar el no sofocarte soy yo. En caso de que no lo hayas notado, simplemente no hay forma en que yo me llene de ti”. Sus palabras le causaron escalofríos que le recorrieron su espina dorsal de arriba abajo. Ella sentía exactamente de la misma forma, pero Ángel no parecía asustado. Ella por el contrario, se sentía aterrorizada. Esta clase de felicidad no era habitual en su mundo. No estaba acostumbrada y en cierta forma se sentía algo culpable por sentirse así de feliz. “Debes dejar de decir cosas como esa”. “¿Por qué?” La voz de Ángel sonó seria. “Digo lo que siento, y quiero que tu hagas lo mismo. No quiero que te reserves nada”. “Okey.” Adoraba la forma en que él la hacía sentir desinhibida. “¿Puedo decirte lo que estoy sintiendo ahora?” “Por supuesto”. Se mordió el labio inferior. “Quisiera poder arrastrarme por el teléfono y besar todo tu cuerpo”. Lo escuchó gemir. “Eso no se vale. Está bien, aclaremos algo. Cosas


como esas solo me las puedes decir cuando estés frente a mí. Maldita sea, ¿cómo crees que voy a poder dormir hoy?” Sarah rio. “Dulces sueños, Ángel”. “Si claro, ahora ya sabes lo que voy a soñar”. “Lo siento”, le dijo aun riendo, “Te prometo que voy a compensarte.” Gimió nuevamente. “Sarah, cariño, sé lo que intentas decirme, pero eso no me ayuda en este momento”. Sarah se forzó a dejar de reír, recordándose que no debía hacer promesas que no iba a poder cumplir. Ella sabía de primera mano lo difícil, lo casi doloroso que era para él contenerse. No es que ella tuviera duda de que él lo haría, pero era cruel burlarse de él en esa forma. Se quedó mirando un rato al teléfono una vez que habían colgado, y se preguntó a sí misma como podría hacer para poder dormir esta noche.

Capítulo 8 Fiel a su palabra, Ángel no mantuvo su relación en secreto. Tan pronto como la vio el lunes por la mañana en su casillero, fue hacia ella. Se puso tras de Sarah y la abrazó poniéndole los brazos alrededor de su cintura y la besó en el cuello. El resto del día fue más o menos igual. En cualquier momento que ella estaba cerca, él la abrazaba incapaz de mantener sus brazos o su boca lejos de ella. Ella lo presentó con algunas de sus amigas, e inclusive llegó a conocer a Freddie, uno de sus amigos, quien tenía su casillero abajo del de ella. Pero al ir caminando mientras ella reía con Freddie, hizo que Ángel se pusiera celoso. Mencionó cómo su casillero estaba más cerca del aula general, pero ella no captó. Sin duda eran una pareja. Hubo algunas burlas y caras embobadas de una forma muy descarada por parte de algunas de las chicas que conocía Ángel, pero si Sarah se dio cuenta no le comentó nada. Ángel había esperado que ella se sintiera tensa o aprensiva, debido a lo que ella le había comentado en la playa sobre su miedo a salir lastimada. Pero su firme decisión durante todo el día le había sorprendido e impresionado, haciéndole sentirse aún más fascinado por ella. Aunque los amigos de Ángel se veían sorprendidos, no tuvieron mucho que decir. Eric sonrió a sabiendas, pero no dijo ni una palabra. Él sabía de esto


más. Romero no se acordaba de gran cosa de la fiesta del viernes, de modo que era una pérdida total. Después de ver a Ángel varias veces encima de Sarah, finalmente habló. “Maldita sea, ¿así de bien, eh?”, le dijo. “Dime cuando termines para que me toque algo”. Eric ahogó una carcajada y esperó a que aparecieran los rayos y centellas. Pero Ángel sabía que su amigo no tenía ni idea. Por lo tanto, solo le hizo una seria advertencia. “Esto no es así, güey. Así que ni lo pienses”. Y eso fue todo. Al final del día, todo el mundo se había dado cuenta. Y Ángel estaba muy complacido. *** Sarah había tomado el ofrecimiento de Sofía de ir con ella y correr con el equipo de pista esta semana. Ese miércoles, en lugar de correr sola después de clases, se encontró con Sofía en el vestidor y se fue con ella hacia donde el equipo estaba practicando. Ángel le advirtió lo mismo que le había advertido a Sofía acerca del entrenador, “No te quedes a sola con ese pervertido”. Sarah quedó sorprendida de lo joven que era el entrenador. Si no hubiera traído la playera que decía entrenador, lo habría confundido con alguno de los chicos más grandes de la escuela. Tenía cara de niño, y no estaba de acuerdo con Sofía acerca de que él estuviera bien bueno, sin embargo no entendía por qué las chicas se sentían atraídas por él. Tenía el cuerpo musculoso que se espera de un entrenador joven. Sarah no notó nada de pervertido en él, solo que su ingenio era muy atractivo y las chicas se la pasaban riendo alrededor de él, cosa que él parecía disfrutar. Dado lo delicado que Ángel era con su hermana, no le sorprendió en nada que fuera tan aprensivo acerca del entrenador. La práctica estuvo bien. El equipo se vio impresionado, y Sarah se sintió bien con el entrenamiento. Ella y Sofía iban rumbo a los vestidores cuando el entrenador se encontró con ella. “Entonces, ¿el equipo fue suficientemente bueno para ti?”, le dijo bromeando. Sarah se sintió halagada. Estaba aún sin aliento después de la última carrera y le tomó un segundo recuperar el aliento. “Di que sí, di que sí.” Sofía puso sus manos como si estuviera rezando. “No puedo.” Vio la cara de decepción en la cara del entrenador. “¿Por qué?” “No estaré aquí el siguiente semestre. Me regreso a Arizona”. Rascándose la ceja, el entrenador le hizo un gesto. “Maldita sea, eso sí


que está mal. Realmente podíamos utilizarte en los relevos. Pero estarás aquí todo el semestre, ¿verdad?” Sarah asintió con la cabeza y se sorprendió al sentir un par de brazos fuertes alrededor de su cintura. Ángel la besó en la sien y la mantuvo junto a ella. “¿Qué pasa?” Eric y Romero estaban a un lado de Sofía viendo al entrenador. El entrenador sonrió. “Te esperamos todos los días después de clase.” Le dio la mano. “Bienvenida al equipo”. Sarah le dio la mano. El entrenador se despidió y se fue. Ángel le dijo al oído. “Tenía que tocarte, ¿verdad?”. Sarah se echó a reír. “Qué exagerado eres”. Se volteó, pero él seguía abrazándola. La expresión en el rostro de Ángel era seria. “No hablas en serio, ¿verdad?” “Te dije que no confío en este tipo, Sarah. Y tú tampoco debes hacerlo”. Sarah no pudo evitar sonreír. Nunca había conocido a nadie tan vehemente. Pero su expresión se suavizó rápidamente. La besó y después se encaminaron siguiendo a Sofía y a los chicos que ya habían llegado a los vestidores. “´Él se ve amable”, dijo Sarah. Ángel apretó su mano y gimió. “¿Puedes confiar en mí? He escuchado muchas historias sobre de esto”. “Está bien, está bien.” Sarah se recargó en él. Sarah comenzó a entender lo que Valeria quiso decir acerca de lo intenso que eran Ángel y sus hermanos. Pero le agradaba. Toda su vida solo fueron ella y su madre. Hubo muchas ocasiones en que haber tenido un hombre para protegerlas hubiera sido muy útil. Así que tener a Ángel protegiéndola no le molestaba. Al contrario, le gustaba. *** Después de unas semanas, ellos había entrado en una cómoda rutina. Sarah entrenaba con el equipo después de clases mientras que Ángel estaba en la práctica de americano. Se encontraban más tarde para comer algo en el parque, el cual se había convertido en su punto de reunión, o en los acantilados en donde la había llevado por primera vez. Pasaban juntos cerca de una hora y luego se iban a casa. Todo estaba muy bien, a excepción de un par de incidentes con Dana. Ella se había empeñado en jalar a Ángel en cualquier ocasión que tuviera. Sarah los había visto un par de ocasiones y aunque no le había dicho nada, Ángel se preocupaba de que esto se convirtiera en un problema. Los viernes eran diferentes. Eran los días en que Ángel jugaba fútbol


americano. En lugar de encontrarse después de la práctica, Sarah se iba derecho a casa con Valeria y se arreglaba para el partido. Esta semana el partido era fuera de casa, de modo que las gradas estarían menos concurridas y Ángel podría tener una mejor vista de Sarah. Ángel estaba teniendo un buen partido. Iban arriba catorce puntos para la primera mitad, pero cuando regresaron del medio tiempo, las porristas cambiaron sus blusitas por jersey, los jerseys de los jugadores del equipo. Los anudaron por debajo de la línea del busto para hacerlos lucir mejor. Para consternación de Ángel, Dana llevaba puesto el suyo. Se olvidó del jersey que le había prestado el año pasado. Miró hacia las gradas y vio a Sarah sentada con Valeria y otras chicas. Si Sarah llegaba a molestarse por esto, realmente iba a enojarse seriamente con Dana. Acordaron reunirse en la fiesta que hacían después del partido, cerca de la escuela. Sarah se fue del partido con Valeria y llegaron antes que él, de modo que cuando Ángel llegó no sabía qué esperar. Llegó a la fiesta con Romero y Eric, y comenzó a buscarla. Primero vio a Valeria y después vio a Sarah. Había algunos chicos platicando con ellas y eso lo puso tenso. Camino directamente hacia ella y la tomó de la mano inmediatamente. Se la llevó aparte de donde estaban todos y la besó. Para su deleite, ella no estaba enojada. Lo besó con gran facilidad. “Tuviste un gran partido”. Ella sonrió. Ángel se le quedó mirando, sosteniéndola con más fuerza. “Qué hermosa eres, Sarah”. “Gracias.” Ella inclinó si cabeza hacia los lados. “¿Realmente quieres estar aquí?” ¿Hablaba en serio? Casi podía sentir cómo se le erizaba el cabello de su nuca mientras buscaba y encontraba a Eric. Se acercó a Eric y tiró de su camisa. “Me voy de aquí”. Eric sonrió, “¿Tan rápido?” “Adiós.” Ángel sonrió. Apenas llegaban al auto de Ángel cuando él ya había comenzado a besarla en el cuello. Cada vez que comenzaban a besarse, las cosas se volvían más y más intensas. La última vez que estuvieron así, ella le permitió tocarla bajo el sostén. El sacó el mejor provecho de esto, dejándole algunos chupetes rojos en los senos, confiado en que nadie más los vería y no podía meterla en problemas. Moría de ganas de saber qué tan lejos ella lo dejaría llegar esta noche. Apenas podía contenerse acariciándole la espalda de arriba a abajo. Cuando llegaron a su lugar especial, el bajó totalmente el respaldo de los asientos y puso sus labios inmediatamente en los de ella. Sus manos


exploraron cada centímetro de su cuerpo. Aunque cualquier cosa que estuviera por debajo de su cintura sólo había sido tocada por encima de la ropa. Aun así, esa proximidad casi lo llevó al límite. La besó fuertemente, chupando su lengua y sus labios. Ella gimió suavemente, poniéndolo a él aún más frenético. Desabotonó su blusa y puso su boca en uno de sus senos. Su mano se deslizó hacia abajo de su cuerpo, acariciando su vientre y luego hacia la entrepierna. El corazón de Ángel se desbocaba salvajemente conforme la besaba apasionadamente y comenzaba a subir su mano lentamente. Justo por encima de su cintura y por dentro del pantalón. Cuando sintió en su mano la piel ardiente de Sarah, estuvo a punto de perder el control. Retiró su boca de la de Sarah para recuperar el aliento, hundiendo su cara en el cuello de ella. “Me estás volviendo loco”, se quejó mientras respiraba su aroma excitante. Lentamente deslizó su mano más abajo dentro de sus pantalones. Ella abrió sus piernas, haciendo que él se parara en seco. “Oh, cariño”, dijo con la voz entrecortada mientras comenzó a mover su mano aún más allá. Sus dedos la acariciaron por unos cuantos segundos, pero no siendo capaz de soportarlo, movió su mano aún más abajo. Sarah arqueó la espalda y él tuvo que parar. Él se apartó de ella tan solo unos cuantos centímetros, sabiendo que si continuaba terminaría por hacerlo. “Dios, siento que no aguanto más, Sarah.” Casi no podía contener el aliento. “Yo tampoco creo aguantar más, Ángel, pero creo que no estoy lista para eso”. “Lo sé”. Se esforzó por parecer calmado. “Te prometo que no llegaremos a eso”. Con delicadeza, hizo que sus dedos hicieran su magia hasta que pudo sentirla estremecerse y la oyó gemir. La besó, hundiendo su lengua profundamente en su boca. Sus movimientos y sus pantalones suaves era más de lo que podía soportar. Siguió hasta tenerla temblando por completo y hasta que Sarah no pudo más... y sucedió. Ella gimió más fuerte, empujando su mano. Ángel sintió su corazón palpitar y la besó cerca de la comisura de su boca, permitiéndole recuperar el aliento. Su propio corazón amenazaba con salir desbocado de su propio pecho. “Oh, Ángel”. Su nombre nunca había sonado tan bien. Besándola una vez más, se recostó sobre su asiento. Estaba tan cerca de explotar que supo que si seguía tocándola, lo haría. Puso su mano sobre su pecho y respiró profundamente. “Caray”, dijo casi sin aliento, “Ahora entiendo por qué tantos viejillos


tienen ataques al corazón cuando tienen relaciones sexuales. Mi corazón se volvió loco y ni siquiera terminé”. Sarah se volvió de lado para mirarlo. “Quiero devolverte el favor...”. “Sarah, no lo hagas”, le dijo rápidamente. “No lo dije por eso. Solo lo dije porque mi corazón estaba desbocado. Sé que no estás lista y te respeto. Pero si hablamos de lo que puede llegar a suceder algún día, voy a ensuciar mis pantalones. Hablo en serio”. Ella le sonrió juguetonamente. “Bueno, no queremos eso.” Sarah puso su mano sobre el bulto en sus pantalones. “Puedo no estar lista para algunas cosas, pero siempre puedo devolver el favor sin llegar a eso, y deseo hacerlo”. Sus ojos se abrieron enormes y todo su cuerpo se puso rígido mientras que ella tocaba el botón de sus jeans. Dejó caer la cabeza hacia atrás y cerró los ojos, sintiendo cómo Sarah bajaba la cremallera de sus pantalones. Contrólate. Ya le habían hecho este favor antes, y siempre se las había arreglado para contenerse por un rato. Pero esta ocasión fue diferente. Esta era Sarah. Tenía miedo de fallar tan pronto ella le pusiera la mano encima. “Sarah”, susurrando con voz ronca. “¿Hmmm?” Sintió cómo la mano de Sarah se deslizó dentro de su ropa interior y estuvo a punto de soltarlo. “Querida, no voy a durar mucho.” Casi entraba en pánico. “Hay pañuelos desechables en la guantera”. Con su mano libre alcanzó los pañuelos mientras que con la otra mano lo acariciaba. Y en un segundo él lo había soltado. Apretó sus ojos, ya que esa intensidad era superior a lo que él había sentido jamás. Parecía que eso podría ser eterno mientras que la mano de Sarah continuaba acariciándole sin parar. Le suplicó que se detuviera. No podía aguantar más. Cuando finalmente abrió los ojos, la vio a ella sentada y sonriéndole. Era hermosa, su cabello oscuro estaba revuelto y sus ojos verdes brillaban. Dios era misericordioso. Él había muerto y se había ido al cielo.

Capítulo 9 Sarah sostenía el teléfono con su hombro mientras hacía la cama. Esta vez sería ella la que despertara temprano por la mañana a Sydney. Después de la noche que tuvo, con trabajo había podido dormir. Su mente estaba invadida de tantas cosas, algunas más evidentes que otras. Tenía que hablar con alguien sobre esto. Estas eran las ocasiones en que extrañaba a


su mamá más que nunca. Hubiera podido hablar de ella sobre esto. Así de estrecha era la cercanía entre ellas. Gracias a Dios que tenía a Syd. Hoy por la noche Ángel y su madre iban a ir a Los Ángeles a cenar con Sal, su hermano mayor. Quería que Sarah viniera, pero no podía. Ya tenía reservado el fin de semana con citas para cuidar niños. No se irían sino ya avanzada la tarde, y por supuesto que Ángel quería verla hoy, de modo que pasaría por ella en una hora, Sarah no le mencionó nada sobre Dana usando su jersey el día anterior. Estaba tan ocupada viendo a Ángel, que lo más seguro es que no se hubiera dado cuenta si es que Valeria no lo hubiera mencionado. Sin embargo se reusó a que Dana le estropeara la noche, e inclusive Valeria le insistió en no dejarse provocar por Dana. “Él está súper clavado contigo”, le dijo. “La verdad, es que no daría ni cinco centavos por esa tipa, y ella lo sabe. Está tan desesperada que es patética. No discutas con él por ella. Eso es lo que ella está buscando”. Sarah sabía que Dana estaría presumiendo en la fiesta, y no estaba segura de sí seguiría utilizando el jersey de Ángel. No quería quedarse por ahí y darle el gusto de hacerla sentir incómoda. De modo que se alegró cuando Ángel estuvo dispuesto a irse de ahí temprano. Lo que sucedió en el auto no fue totalmente impulsivo. Vio cómo Dana estuvo luciéndose en forma seductora con el jersey de Ángel durante el partido. Inclusive vio a Ángel voltear a ver a Dana cuando bailaba, haciéndole caricias al jersey. Una pequeña parte de ella quería demostrarle a Ángel que ella tenía tanto o más para dar. Era algo que ya había venido pensando desde hacía varias semanas. Siendo Ángel tan ardiente, ella ya sabía que solo era cuestión de tiempo. Aunque realmente nunca había hecho nada parecido, sí había leído sobre el tema varias veces. También Valeria le había asesorado. Sorprendentemente, no fue tan malo, y fue más rápido de lo que esperaba. Ahora, un día después, tenía sentimientos encontrados. Pero no estaba segura de lamentarlo. Hoy sería distinto. Ella y Ángel tenían que hablar. Se había estado aguantando las tonterías de Dana por semanas, pero ahora no estaba segura de cuánto más iba poder seguir aguantando tanta mierda. Los únicos planes que tenían eran para pasar el rato por un par de horas, y ella iba a aprovecharlos. Aunque estaba algo nerviosa. La última cosa que quería era parecer insegura. Pero lo era. Cada vez que veía a Dana alrededor de Ángel, se sentía explotar, pero no había hecho nada. No había pensado que tenía el derecho de exigirle nada a Ángel, hasta ahora. Las cosas eran diferentes ahora. Después de todo, eran exclusivos, y lo


del jersey había precipitado todo. Había estado hablando con Sydney ya por un buen rato. Él pensaba que ya era hora de que Sarah le preguntara directamente que pasaba entre él y Dana. De todo lo que le había contado Sarah acerca de Ángel, hasta Sydney mismo sabía que no había forma en que Ángel se quedara callado si la cosa fuera al revés. Sydney inclusive había estado comenzando a bromear refiriéndose a Ángel como el marido chingón. Entonces, de forma inesperada, Sydney le preguntó. “Oye, Lynni, ¿qué piensa Ángel de que tú y yo seamos tan cercanos?” Ella se detuvo y cerró los ojos. No quería mentir, pero no tenía otra opción. No iba a herir sus sentimientos. “Tú sabes...” Sarah deseaba sonar convincente. “Realmente no ha dicho mucho acerca de esto. Yo supongo que es porque tampoco le he dado muchos detalles de lo nuestro.” Eso era verdad, ¿o no? Técnicamente, no había mentido. “Hmmm”, dijo Sydney. “Tal vez sea mejor así.” Y así era. Como era usual, ella y Sydney estaban en el mismo canal. Ella sonrió triunfante, Su razonamiento acerca de no aclarar las cosas sobre Syd a Ángel tuvo más validez ahora. Entonces, como si alguien le hubiera presionado el botón de cámara lenta, haciendo que sus pensamientos se torcieran, Sydney continuó hablando. “Quiero decir, ser honesto, por supuesto. No querrás empezar con algo ocultándole cosas. Solo no le digas más de lo que necesita saber. Lo último que has de querer es que el piense que estás como que embarrándole nuestra amistad”. De esta forma Sarah volvió a sentirse que mentía. Esto no debería de ser tan complicado. Se dejó caer en su cama. Hasta ayer por la noche, no había pensado en la seriedad de la relación y el efecto real que Sydney podría tener en ella. Levantó la vista para ver a Valeria en ropa de dormir junto a la puerta, como era usual a esa hora de la mañana, sosteniendo un plato de comida y un vaso de leche. Tenía una enorme sonrisa en su rostro. “¿Ese es Ángel?”, le preguntó. Sarah negó con la cabeza y moviendo la boca dijo, “Sydney”. Valeria frunció el ceño y se acercó y dejó la comida sobre el escritorio de Sarah. Se sentó frente a ella. Sarah cortó su conversación con Sydney, diciéndole que tenía que terminar de arreglarse. Ya se había comenzado a arreglar desde hacía rato, pero podía adivinar que Valeria quería hablar. Vio a Valeria sacudir la cabeza con desaprobación mientras colgaba. Ni siquiera había acabado de doblar el teléfono colgándolo cuando Valeria se le quedó viendo. “¿Sabes que vas a


regarla con Ángel por culpa de este tipo?”, le dijo. “Quiero decir, ¿has notado lo posesivo que es Ángel cuando está cerca de ti? No me malinterpretes. Creo que es lindo. No es grosero ni nada. Pero es obvio que quiere que sepa que tú estás fuera de todo límite. Algo me dice que no sabe lo mucho que hablas con Syd”. El nudo que se le había formado en el estómago a Sarah durante su conversación con Sydney seguía ahí y estaba haciéndose más grande aún. Se dio una vuelta hacia un lado de la cama y subió las piernas, de modo que pudiera recargarse en sus rodillas. Sarah exhaló con fuerza. “Lo sé”. “Gracias”, le dijo Valeria. “Finalmente estás escuchando.” Puso una cucharada de comida en su boca y tomó un sorbo de leche, sosteniendo un dedo en alto indicándole a Sarah que le diera un segundo. Aparentemente. Aún no había terminado. Sarah vio el plato de Valeria. Ahí había comida suficiente para dos personas. Siempre le había asombrado lo mucho que comía Valeria, tomando en cuenta lo chiquita que era. Sonrió pensando que Valeria podría ganarle dinero a Ángel apostando en un concurso de comer. “Mira Sarah, te entiendo. ¿Okey? Sydney ha sido tu mejor amigo desde que los dos eran niños, y su familia es la única familia con la que has crecido. Es como un hermano para ti, y son muy cercanos, bla, bla, bla. Pero esta necesidad de hablarse todos los días como que es demasiado, ¿no crees?” Sarah hizo una mueca. “Sin embargo, esto es muy injusto. Si fuera una chica, sería como una hermana para mí y hablaríamos todos los días y estaría bien, ¿o no?”. Valeria negó con la cabeza mientras bebió más de su leche. “Pero ese precisamente es el punto Sarah. Justo o injusto, él no es una chica, y te puedo garantizar que si Ángel sabe lo mucho que ustedes dos hablan, estaría enojado.” Hizo una pausa para comer otro bocado y le habló con la boca llena. “Nunca me has dicho qué piensa de que tu gran amistad sea un chico”. Sarah se estremeció y abrazó sus rodillas más fuerte. “Él piensa que Syd es una chica”. Los ojos de Valeria se abrieron sorpresivamente. Tomo un trago de leche rápidamente, para tragar más rápido su comida. “¡Sarah Lynn!” Su tono de voz fue como un recuerdo de su infancia, cuando la habían sorprendido siendo traviesa. “Por favor, dime que estás bromeando”. Sarah se cubrió la cara con sus manos y gimió. “No, no bromeo”. Sarah bajó sus manos y cruzó los brazos sobre las rodillas, recargando su cabeza en ellas. Volteó a ver a Valeria que aún seguía mirándola, moviendo su cabeza y se encogió de hombros. “Asumió que Sydney era una chica


cuando le hable de esta gran amistad, y dejé que se quedara con esa idea. Al principio no lo vi mal, pero cuando estábamos en el Barrio Antiguo ese primer fin de semana, me dijo que no podía pensar que entre los chicos y chicas pudiera haber solo amistad.” “¿Lo dijo?” Sarah asintió con la cabeza. “Sí, y fue muy firme al respecto”. “No me sorprende. No se podía esperar nada menos de un Moreno”, le dijo Valeria. “Entonces, ¿qué es lo que vas a hacer cuando se dé cuenta que Sydney es un chico?” Sarah bajó las piernas a un lado de la cama y se sentó erguida. Puso sus manos bajo sus muslos. “Ese es el asunto” Sarah se mordió el labio “¿cómo se va a enterar?” “¿Estás loca? ¿Planeas nunca volver a ver a Sydney de nuevo?” Valeria se detuvo y pareció reflexionar sobre lo que acababa de decir. “De hecho, no es tan mala idea. Pero estoy segura que eso no forma parte de tus planes, ¿o sí?” Sarah se le quedó mirando, mordiendo aún su labio. No había forma de deshacerse de Sydney como si fuera un viejo novio. Él era para ella mucho más. Era su familia. Ángel tendría que entender eso. Pero Valeria tenía razón en algo. Debía de bajarle un poco a las llamadas por teléfono. “No, por supuesto que planeo ver nuevamente a Sydney.”, dijo. “Solo debo sincerarme con Ángel, pero todavía no es tiempo”. Valeria levantó una ceja. “¿Cuándo?” “Bueno, no estoy planeando sentarlo y hablarle de esto. No quiero hacerlo parecer algo muy grande. Últimamente no hemos hablado de Sydney. La próxima vez que salga al tema y que él se refiera a Sydney como una ella, solo corregiré”. Valeria la miró un poco impresionada. “¿Así de fácil?” Sarah levantó su barbilla. “Seguro, ¿por qué no?” Valeria novio la cabeza. “Bueno, prima”, le dijo. “Te deseo suerte. Solo recuerda que entre más te esperes será peor. Solo que no te decepciones si no lo supera cuando simplemente lo corrijas”. Sarah frunció el ceño, pero antes de que pudiera responder, sonó el teléfono. Era Ángel. Valeria dio un salto y corrió al lado de Sarah para escucharlo, como siempre. “¿Hola?” “Oye, tengo que ir al restaurante. Estamos un poco faltos de personal esta mañana. No sé a qué hora pueda recogerte, pero la verdad, quisiera que vinieras acá a almorzar. ¿Te parecería bien si mando a Eric a que te recoja?” Valeria le hizo señas a Sarah indicándole que ella la podía llevar.


“Valeria me puede llevar, Ángel. Pero, ¿estás seguro que no te voy a estar estorbando?” “No, para nada”, le dijo. “Sí, que venga también para acá. Dile que la casa invita”. Valeria aplaudió con los dedos, sonriendo ampliamente. Sarah miró su plato casi vacío en su escritorio y quiso reír. “Okey, ¿a qué hora debemos llegar?” “Llega lo más temprano que puedas. De esta forma, en cuanto termine nos podremos ir”. Valeria hizo una mueca mimosa y frunció los labios. Sarah le dio un codazo jugando. “Okey, en cuanto estemos listas salimos para allá”. No acababa de colgar cuando Valeria salió disparada hacia el escritorio a tomar su plato. Ya estaba en la puerta cuando se detuvo en seco. “Ah, oye, ¿le preguntaste acerca de la estúpida de Dana?” Sarah negó con la cabeza. “No, probablemente lo haga hoy”. “Casi se me olvida a qué venía.”. Hizo una cara amarga. “Anoche cuando ustedes se fueron, llegó con el jersey de Ángel puesto. A las dos horas estaba llorando de borracha. Alrededor de ella estaban sus amigas del alma, consolándola, haciendo una escena ridícula. Inclusive la escuché preguntarle a Eric por qué Ángel podía lastimarla así. Te digo que es patética. Se porta como si en realidad hubiera habido algo entre ellos dos. Es como de broma. Como te lo dije antes, Sarah, no discutas con él por ella. Pero puedes pedirle que recupere su jersey”. Sarah sintió una nube de pesadumbre sobre de ella. Valeria fue firme cuando le dijo que entre Ángel y Dana nunca hubo nada serio. Pero ahora no estaba tan segura. Ella había visto como se comportaba él cuando Dana le hablaba en la escuela. Era demasiado dulce para su estómago. Ella sabía que Ángel no era grosero, pero desearía que él simplemente la ignorara. ¿Y ahora andaba llorando por él en una fiesta frente a todos? Esto debía salir en claro hoy mismo.

Capítulo 10 Valeria bailó de alegría cuando Sarah le dijo sobre conocer a Alex. Pero Sarah había omitido algunas cosas. Camino al restaurante pensó que era justo poner a Valeria al tanto de todo lo que le había dicho a Alex. Para su sorpresa, Valeria ni se inmutó.


“Por Dios, Sarah”, se rio. “Como si no tuviera el ego lo suficientemente grande.” Sarah pensó en la forma escandalosa en que había coqueteado con ella. Sí era un bombón, pero no necesariamente presumido. “No tenía la impresión de que tuviera un ego enorme”. Valeria hizo un movimiento con los ojos. “Sarah, te dije que todos ellos son encantadores. Estoy segura que es un tipo muy lindo, pero créeme cuando te digo que él sabe lo candente que es”. Sarah sonrió. Tenía que admitir que no había forma de que él no supiera. “Pero saldrías con él si te lo propusiera, ¿o no?” “¿Estas bromeando?”, le dijo Valeria. “Es mi tipo ideal. Es tan candente, más grande y más experimentado que la mayoría de idiotas de nuestra escuela. La última cosa que me preocuparía de él sería cualquier presión para comprometerse”. La quijada de Sarah cayó en seco. “¿Quieres decir que no quieres una relación, ni siquiera con él? ¿Pensé que era el hombre de tus sueños?” Valeria volteó a verla. “Ay, sí, lo es, y estaría encima de él si tuviera la oportunidad. Pero aprendí mi lección con Reggie, Sarah. Por mucho que me gustara, después de un rato resultaba demasiado. No podía soportarlo. Si no hubiera cortado con él, de seguro lo hubiera engañado.” Sarah se quedó perpleja. “¿En serio?” Valeria asintió con la cabeza mientras se estacionaba frente al restaurante. Apagó el auto y acomodó el espejo para ver como lucía su rostro. “Sí.” Se polveó la nariz. “Sé que suena terrible, pero Mónica y las chicas se fueron a Tijuana un par de veces, y me mató el hecho de que no pude ir con ellas a causa de Reggie. Cuando vas a Tijuana, seguro que pescas a alguien. De eso no hay duda. Les dije que la próxima vez que fueran, seguro me iba con ellas”. Cerró el espejo y volteó a ver a Sarah que seguía mirándola sin poderlo creer. “De modo que rompí con Reggie antes de ir con ellas, y por supuesto, ahí me enganche con este tipo candente de Los Ángeles. La pasamos bien. Sabía que una relación con compromiso no era para mí. Tal vez algún día, pero no ahora, la verdad es que me estoy divirtiendo”. Sarah aún no podía creerlo. Valeria le contó toda la historia con Reggie dejando fuera la parte de Tijuana. Pero Reggie no era como un Alex. Aun así, si esa era la forma en que Valeria sentía, ¿quién era ella para decir lo contrario? “Tú sí que eres otra cosa”, le dijo Sarah al bajarse del auto. “Pero soy honesta”, le dijo Valeria. “Sí.” Sarah no podía poner eso a discusión. “Sí que lo eres”. Conforme cruzaban la calle, la mente de Sarah regresó a Ángel y Dana.


Tomó un fuerte respiro y frunció el ceño. No estaba esperando tener esa conversación con él, pero sabía que debía de hablarlo antes de que las cosas empeoraran. Cuando entraron, Sarah casi se desmaya al ver a los padres de Ángel ahí. No tenía pensado conocerlos tan pronto. En el momento en que Ángel las vio, fue hacia ellas y le dio un beso a Sarah que hizo que le temblaran las piernas. Él presentó a las dos con sus padres. Su madre, Isabel, era de estatura mediana, delgada a mediados de sus cuarenta años. Sarah pudo notar que él y sus hermanos habían heredado de ella algunas de sus facciones más atractivas. Tenía los ojos grandes y pestañas espesas. Sus labios eran grandes y carnosos, y al sonreír, tenía los mismos hoyuelos que Ángel y Alex. También Sofía los tenía, pero no tan pronunciados. Era muy amable y hablaba con un poco de acento. Ángel pensó que a su mamá se le había pasado un poco la mano tratando de hacer que Sarah y Valeria se sintieran a gusto, ofreciéndoles más de todo, demasiadas veces. Sin embargo Sarah y Valeria pensaron que fue muy amable. Su padre, Salvador, también estaba a mediados de sus cuarenta años y era muy alto y con hombros anchos. Tenía muy buen cuerpo para un hombre de su edad. No hablaba tanto como la madre de Ángel, diciéndoles solo que era un gusto conocerlas, y después se disculpó para poder regresar al trabajo. Pero Sarah pudo ver, por la forma en que le habló a Ángel y a Sofía que era una persona muy seria. Al mismo tiempo escuchó la calidez de su voz cuando les habló a Isabel y a Sofía, refiriéndose a ambas como mi amor o cariño. Sarah sintió la misma especie de envidia, ya familiar, que llegó a sentir cuando estaba con Sydney y sus padres. El restaurante estaba bastante concurrido, y Ángel había les daba sus vueltas a Sarah y Valeria mientras que almorzaban. Por el momento, Ángel había sido llamado por su padre a la oficina. Valeria estaba en su segunda ronda en el buffet, y Sarah se había quedado sentada perdida en sus pensamientos. Todo el desayuno se la había pasado pensando en lo que Valeria le había platicado de Dana y sintió como fue llenándose de ansiedad. Estaba sentada, jugando con su comida, cuando se quedó perpleja. “¿Esa es Valeria?” Sarah dio un salto, casi tirando su bebida, y volteó hacia arriba. “Disculpa. No fue mi intención acercarme a escondidas.” Alex puso su mano en su hombro. Sintiéndose como una tonta, Sarah sonrió. “Está bien”.


Alejó su bebida de su plato. Cuando volteó de nuevo hacia Alex, este ya estaba echándole un vistazo a Valeria. Sarah puso su atención en su prima quien seguía sirviendo comida en su plato. “Bueno”, dijo sonriendo, “Soy parcial con las morenas, pero una hermosa rubia de vez en cuando le cae bien al cuerpo”. Sarah echó la vista hacia arriba. ¿De vez en cuando? Valeria no estaba bromeando cuando dijo que ese era su hombre ideal. Nunca habría un compromiso entre este par. Al menos no habría ningún resentimiento entre ellos si algo sucediera. “Eso es muy romántico”, dijo Sarah. Alex sonrió a Sarah. Ella estaba sentada en el extremo del reservado, de modo que Ángel podía sentarse junto a ella cada vez que se acercaba a la mesa. Alex se sentó junto a ella. “¿En verdad lo crees?” Sarah se sentó más erguida y fijó su vista en su comida. “No pensé que estuvieras por aquí hoy”. “Acabo de llegar”, dijo Alex. “¿Me extrañaste?” Sarah sintió como se ruborizó. Maldito sea. ¿Por qué le gustaba aturdirla? “No, de echo la que preguntó por ti fue Valeria”. Valeria se acercó caminando hacia él con una sonrisa algo frívola. “¿Vaya, de veras?” Alex levantó una ceja. Valeria puso su plato sobre la mesa y se sentó frente a Alex. Sarah los presentó de inmediato. “Alex, esta es mi prima Valeria.” Después sonriendo maliciosamente dijo, “y creo que ya conoces a Alex, ¿verdad Valeria?” Había tenido toda la intención de avergonzar a Valeria bromeando, sin embargo ella lo tomó con calma. “Claro que sí” Estiró su mano para saludarlo. “Creo que tendría que estar muerta para no saber acerca de él”. Alex sonrió. “¿En verdad? Creo que ya te recuerdo”. Valeria movió ligeramente sus ojos. “Vi eso”, dijo Alex. “No intentaba ocultarlo”, rio Valeria. “¿No crees que te recuerde?” “Nop.” Valeria se sumergió en su comida. “¿Quieres apostar?” Valeria lo negó con la cabeza. “Perderías”. “¿Eso quiere decir que tienes miedo?” “¿En apostar en que no recuerdas haberme visto antes? Claro que no. Pero entonces, ¿Qué es lo que estamos apostando?” Alex lo pensó por un segundo y después sonrió. “¿Tienes planes para


hoy en la noche?” Sarah ahogó su risa. Como si tuviera que ganar una apuesta para tener una cita con Valeria. “Pudiera ser”, dijo Valeria. Sarah estuvo a punto de escupir la comida, y Alex volteó a verla. Sarah tapó su boca con la servilleta, tosiendo. “¿Estás bien cariño?”, le preguntó Alex. Puso la mano en alto, sintiéndose como una tonta. “Estoy bien.” Diciéndolo como pudo. “Es que se me fue chueco”. Vio cómo Valeria la miraba pero cambió rápidamente su expresión a una sonrisa cuando Alex volteó hacia ella. “¿Pudiera ser?”, dijo Alex. “¿Qué quieres decir?” Valeria se encogió de hombros. “Es que depende de si sale por ahí algo mejor”. Tomó un bocado de su plato, sonriendo pecaminosamente a Alex mientras masticaba. “Está bien”, dijo Alex. “Si gano la apuesta, cancelas los planes que tenías y te invito a salir”. “Sale, pues”. Sarah estaba sorprendida de la facilidad con que estos dos estaban hablando. Recuerda como apenas podía respirar las primeras veces que habló con Ángel, sin tratar de ligar. Miraba y escuchaba a Valeria, completamente impresionada. Alex se inclinó hacia adelante con esa malvada sonrisa suya. “¿A qué hora paso por ti?” Las dos, Sarah y Valeria comenzaron a reír. “Todavía no ganas”, le recordó Valeria. Alex volteó a ver a Sarah y luego a Valeria. “Ah sí, eso. Seguro. Ya te había visto. Eres la ex de Reggie Luna”. La expresión de Valeria se congeló. Lo miró y después volteo a ver a Sarah. “Nunca mencioné a Reggie”, dijo rápidamente Sarah. “No”, dijo Alex. “Jugamos en el mismo equipo el año pasado. Le rompiste el corazón”. Los ojos de Valeria se hicieron enormes. Sarah sonrió, contenta de que ahora a la que estaba aturdiendo era a Valeria y no a ella. Valeria trató de recuperar su compostura. “¿En verdad?” Miró a Alex con curiosidad. “Claro que sí” Su expresión era presuntuosa. “Pero, ¿por qué lo cortaste?” Los ojos de Alex estaban fijos en Valeria. Sarah pudo ver como se sonrojaba su prima. Ángel se acercó a la mesa, justo detrás de Valeria y Sarah


decidido rescatar a su prima. “Ángel, ¿cuánto más vas a trabajar?” Ángel negó con la cabeza. “Ya estuvo, ya terminé.” Se acercó a la mesa. “Ahora que por fin llegó este flojonazo, ya me puedo ir.” “¿Trabajar?”, dijo Alex. “Estoy ocupado” Ángel lo miró y luego miró a Valeria. Sarah sonrió. “He sido casi invisible durante los últimos quince minutos o algo así”. “Bueno, al menos ya no te siguió coqueteando”. “¿Quién dijo eso?” Alex se recargó en Sarah. Ángel lo apartó. “¿Ya terminaste?” Sarah puso su mano sobre su estómago y le hizo una mueca. “Satisfecha.” “¿En verdad?”, le preguntó Valeria. “Ni siquiera has comido postre”. “Quédate y termina”, le dijo Alex. “Te haré compañía. Este fulano no puede esperar para quitarme a Sarah”. Ángel sonrió y lo jaló de la camisa. “Déjala salir”. “¿No te molesta si me voy?”, le preguntó Sarah a Valeria. “En verdad sí”, dijo Alex, levantándose. “Pero si este se va a cagar por esto... Oh, perdón, le estabas hablando a Valeria”. Sarah se rio y Ángel le dio un empujón, apenas moviéndolo. “Sí, adelante”, le dijo Valeria. “Te veo más tarde en casa”.

Capítulo 11 Sarah y Ángel se fueron para la playa. No a los acantilados a los que acostumbraban. Sarah quería caminar en la playa. Para ser sábado, no había tanta gente. Caminaron por un rato y estaban caminando de regreso al auto cuando Ángel mencionó sus problemas con la clase de español. “¿No sabes español?” Ella se quedó completamente sorprendida. “Bueno, yo pensé que si sabía”, dijo. “Pero de acuerdo a las calificaciones que he estado teniendo en los exámenes, apesto”. Sarah no pudo evitar reírse a pesar de la agitación que le causaba la inminente plática. “Puedo ayudarte”. Ángel volteó a verla con curiosidad. “¿Sabes español?” “Claro que sí” Ángel le sonrió impresionado. “Qué bueno, porque tengo un examen el martes y los reportes de avance salen el miércoles. Si no saco más allá de una


D en mi examen, me quedo en la banca en el juego del viernes”. Sarah sonrió. “Seré tu tutora privada”. Llegaron al auto y Ángel se recargó en él, jalando a Sarah hacia él. “Mmm, suena bien”. Sarah sabía que necesitaba preguntarle o tendría que esperar hasta mañana, y la verdad ya quería acabar con esto. Tomó un buen respiro. “Hablando de tu juego, Ángel. ¿Te puedo hacer una pregunta?” Ángel la rodeó con sus brazos. “Sí, claro”. “¿Por qué Dana traía puesto tu jersey en el juego?”, ella pensó ver un fugaz destello de pánico en su mirada, y después nada. Ángel exhaló, volteó hacia otro lado y después su mirada regresó a Sarah. “No lo sé, Sarah”, dijo, “Anduve saliendo con ella antes, pero Dana siempre lo consideró más de lo que realmente fue”. Sarah sintió que algo dentro de ella se encendió. “¿Fue tu novia?” En realidad se esforzaba para no parecer celosa. Pero lo estaba, por completo. Ella había escuchado todo lo de Ángel y Dana por parte de Valeria, pero escucharlo por parte de él en verdad la puso en jaque. “No”, lo dijo convencido. “Yo te había dicho que nunca había tenido novia”. “¿Te acostaste con ella?” ¿Qué demonios estaba haciendo? No era su intención llegar a ese punto, pero las palabras se escaparon de sus labios, y venían más en camino. Por un momento ella vio como sus ojos se agrandaron por un segundo y luego regresaron a la normalidad. Él le sobó la espalda gentilmente. “¿En verdad importa, Sarah?” Su corazón casi se le sale por la garganta. Quería gritar. ¿Qué era lo que esperaba? ¿Por qué se había permitido caer en sus brazos? Esta era solo una chica. ¿Con cuántas otras más iba a tener que lidiar? “De modo que nunca fue tu novia. ¿Solo te acostaste con ella? ¿Eso es lo que planeas hacer conmigo?” Los ojos de Ángel se redujeron y su expresión se endureció. “Sarah, en lo que a mí respecta, tú eres mi novia. La única razón por la que no lo digo es porque no estaba seguro de que tú habías tomado nuestro acuerdo de esa forma”. Sarah no quería escuchar. Todo lo que podía pensar era en el hecho de que Ángel se había acostado con Dana, y eso la ponía mal. “¿Fuiste exclusivo con ella? Su voz estaba llena de sarcasmo. “No, no lo fui”. El nudo en su garganta estaba a punto de sofocarla. No te atrevas a llorar. Ella trató de zafarse de Ángel, pero él la sujeto más fuerte.


“¿Entonces por qué tiene tu jersey, Ángel?” Dio un trago amargo. Las palabras seguían saliendo, y no se iban a detener. “¿Se lo diste después de acostarte con ella?” ¿Cuántas otras más tienen un jersey tuyo?” “Nadie más tiene uno.” Su voz sonaba demasiado tranquila. “Me lo pidió prestado el año pasado y nunca me lo devolvió”. Quiso darle un beso, pero Sarah se volteó. “¿Qué es lo que quieres oír, Sarah?” Eso solo hizo que su furia creciera. ¿Entonces, ahora Ángel le iba a dar por su lado? Trato de zafarse de sus brazos para apartarse de él, pero el abrazo de él era firme. Ella no podía en contra de esos brazos. Se detuvo y lo miró directamente a los ojos. “Quiero la verdad entre Dana y tú”. “No hubo un ella y yo”, insistió. “Y aún si hubiera habido algo, ¿por qué te mentiría?” “¿Pues quizá porque sigues sintiendo algo por ella?” “¿Qué?” su risa logró enojarla aún más. “No chiquita, los únicos sentimientos que tengo son por ti, y son inmensos. No hay punto de comparación entre ella y tú”. Sarah se le quedó viendo, desesperadamente queriendo creer en él. Si este dolor que sentía se estaba dando a las pocas semanas de esta relación, ¿cómo podría hacer frente a algo peor? Estar cerca de Ángel definitivamente nublaba sus sentidos. Apenas podía creer lo primitivas que se habían vuelto sus emociones. Se espantó. * ¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda! Qué estúpido fue en pensar que el comportamiento de Dana no la había molestado. Sus intentos deliberados para molestar a Sarah habían sido innegables por varias semanas. La expresión herida de Sarah lo decía todo. Sarah sacudió la cabeza. “Lo siento. Debí haberlo advertido, Ángel” Ángel se le quedó viendo. “¿Qué diablos quiere decir eso?” “Quiere decir que esto es lo que eres. Esto es lo que siempre ha sido tu mundo. ¿Quién me creo que soy para encajar en él? Cosas como estas van a seguir pasando, y no creo que pueda manejarlas. Nunca debí llegar a un acuerd...” “Ni siquiera lo digas.” Le tomó la mano y la puso en su pecho. El corazón de Ángel latía con tanta fuerza que podía sentirlo en su cuello. “Me estás espantando. No puedo creer que no te des cuenta de lo loco que estoy por ti”. Sarah lo negó con la cabeza. “Es demasiado difícil, Ángel. Pensé que


podía hacerlo, pero no puedo. Por favor, trata de ponerte en mi lugar. ¿Acaso serías capaz de soportar a otros chicos constantemente encima de mí? No sé en qué estaba pensando al meterme en esto. Me dejé llevar por la pasión”. ¿Pasión? ¿Eso es todo lo que significaba para ella? ¿Y qué era la otra cosa absurda que ella le restregó en la cara? ¿Tener él que soportar a otros tipos encima de ella? Al diablo. Ángel se le quedó viendo duramente, pero apretando fuertemente su mano y le hablo casi entre dientes. “¿Dime que es esto para ti?” Sarah había bajado la mirada por un momento que a Ángel le pareció eterno. Finalmente volvió a mirarle. Sus ojos brillaban, pero no lloró. “Lo que siento por ti es lo que me tiene aterrada”, le dijo. “Si no me importara tanto, no estuviera dando marcha atrás en este momento, antes de que sea demasiado tarde”. Ángel se le quedó viendo sin poderlo creer. ¿Dando marcha atrás? Sintió como el pánico le recorrió el cuerpo. Buscó en su mirada algo más, pero no había nada. “Lo siento”, susurró. Su corazón aún estaba agitado, pero al mismo tiempo sentía un raro alivio. “Deja de decir eso Sarah. No tienes nada de que lamentarte. Esto es mi culpa y estoy intentando arreglarlo. Pero no te dejaré dar marcha atrás, cariño. No puedo. Tal vez no sea demasiado tarde para ti, pero para mí no hay marcha atrás.” Se inclinó y le dio un beso a Sarah en la frente, después en sus mejillas y todo alrededor de su boca. “Ángel”, susurró Sarah. Continuó besándola en la boca, en su barbilla. Ella decía que lo que sentía por él la aterraba. De modo que entonces él no estaba solo en esto. Era todo lo que necesitaba saber. El lunes pondría las cosas en su lugar. “Ángel”. Él no quería hablar más. Solo la sostuvo y la besó. “Ángel.” Sarah se apartó. “¿Cómo vas a arreglar todo esto? Si te deshaces de Dana, ¿qué pasará con las demás?” Luchó por ocultar su exasperación. “No hay otras, Sarah. Sí he llegado a salir con otras chicas, pero irónicamente gracias a Dana no fueron tantas como estás pensando. Dana ha sido la única espina clavada en mi trasero que no me he podido quitar. Hasta ahora, en realidad no había tenido motivo para esforzarme en ello. La dejaba hacer lo que quería. A mí no me importaba”. La besó y después sostuvo su cara con sus manos. “Confía en mí, chiquita, si Dana me va a costar el poder estar contigo, desaparecerá. Así de fácil. Me aseguraré de ello”. Una leve sonrisa apareció en las comisuras de la boca de Sarah. “¿La


vas a hacer desaparecer?” Ángel sonrió, aliviado por el cambio de humor de Sarah. “Tengo algo menos violento en mente. Pero si tú quieres...” Sarah lo abrazó y se recargó en su pecho. “Solo encárgate de ella”. *** El siguiente día fue mucho menos emotivo, a pesar de que los recuerdos de la conversación del día anterior hicieron que las cosas fueran ligeramente tensas cuando él pasó a recogerla. Conforme pasaron las horas, Sarah se sentía mejor y nuevamente entregada a sus sentimientos. Inclusive pasaron toda una hora dentro del auto en su lugar, antes de que Sarah tuviera que ir a trabajar. La noche anterior, ella estaba despierta cuando llegó Valeria a casa y esta mañana entre que habló con Sydney y que Ángel pasó temprano por ella, no tuvo oportunidad de hablar con ella. Valeria acababa de salir de la regadera y finalmente Sarah iba a enterarse sobre cómo le había ido con Alex. Sarah sonrió ampliamente. “¿Y bien?” Valeria se puso a bailar y cerró la puerta de Sarah. Se llevó a Sarah hacia la cama y se sentó a su lado. “Tengo que preguntarte algo Sarah”, le susurró. “¿El de Ángel es grande? Porque el de Alex es enorme. En verdad, enorme”. Sarah quedo boquiabierta. “¿Te acostaste con él?” La expresión de Valeria se congeló. “Por supuesto que no”. Aliviada, Sarah exhaló. “Estoy en mis días”, dijo Valeria. “¿Te imaginas qué penoso?” La expresión de Sarah hizo que Valeria se soltara a reír. “Sarah, ¿cuánto tiempo llevo soñando con este tipo? No es que yo sea virgen, tú lo sabes. Yo me acosté con Reggie”. “¿En verdad?” “Estuve con el cómo por seis meses. Hay tantas cosas por hacer antes de que ya no puedas contenerte más”. Sarah sintió como se ruborizaba, pensando en las cosas que ella y Ángel ya habían hecho. Valeria la miró de reojo. “¿Le has visto a Ángel su...?” “¡Shh!” Mortificada, Sarah se levantó de un brinco y caminó hacia la puerta y fue a dar un vistazo. Todas las luces estaban apagadas. Regresó caminando de puntitas con miedo de despertar a alguien. Valeria la miraba muerta de risa. “¿Qué haces?” Sarah puso sus dedos en la boca de Valeria. Se sentó en la cama frente a Valeria y se acercó a ella. “Sí, si lo he visto, y sí, es grande. Pero ya que en todo Alex es más grande, no me sorprende que el suyo sea enorme”.


“No es que haya visto tantos”, dijo Valeria haciendo una mueca. “Pero de los pocos que he visto, casi que me da miedo que me vaya a lastimar”. Sarah se le quedó viendo, sin poder creer lo que estaba escuchando. “¿En verdad vas a hacerlo?” “Por supuesto”, le dijo Valeria. “Piénsalo Sarah. No soy tonta. Sé que es cuestión de un par de citas más para que él vaya en busca de la siguiente chica, y en verdad no me importa. Pero he estado deseando a este tipo por años. Si estropeo lo que puede ser mi única oportunidad de saber qué es lo que es estar con él, cuando al pasar los años eche un vistazo hacia atrás, sabes lo mucho que lo voy a lamentar.” Sarah continuó mirándola. No podía creer lo diferente que ella y Valeria pensaban. “¿No tienes miedo de quedar embarazada?” “Nop. Comencé a tomar la píldora cuando empecé a salir con Reggie, y nunca la dejé de tomar. Creo que pensé que era mejor estar a salvo, que lamentarlo”. Sarah dejó de pestañear por unos segundos. La curiosidad por saber más acerca de lo que Valeria había hecho con Alex la estaba matando. Pero el miedo de que Valeria le preguntara acerca de la intimidad entre ella y Ángel evitó que le preguntara más. Pero resultó que no tuvo necesidad. Valeria se puso cómoda en la cama de Sarah y le comenzó a contar. “Es absolutamente el mejor besador del mundo”. Sarah sonrió, pensando en los increíbles besos de Ángel. Nunca había platicado de esto con ninguna chica, y le gustó. Aunque podía platicar con Sydney acerca de cualquier cosa, había cosas de las que nunca podría hablar con él, especialmente de las cosas con Ángel. No estaría bien. Si le platicó que hubo cierto manoseo entre ellos pero dejó fuera los detalles. Valeria continuó. “Ay Dios mío, es un animal. Desde el momento que comenzamos a besarnos, casi que ni me dio oportunidad para respirar. Pensarías que alguien como él, quién estoy segura que puede conseguirlo en el momento que quiera, no debería estar tan deseoso de ello”. “¿Y en dónde estaban?” Preguntó Sarah. “Checa esto.” Valeria sonrió. “Más temprano, antes de siquiera haber dejado el restaurante, traje a la plática el tema del fútbol americano, ya sabes, preguntándole que tan diferente es en la universidad comparado con la preparatoria. Entonces, pues que me platica de todo, diciéndome que sus amigos tienen bastante material grabado de él en video y que tal vez un día de estos me lo puede mostrar. Entonces ya un poco más tarde, me invitó a comer sushi y después fuimos a caminar a la playa. Ahí fue que me besó por primera vez...” “¿Tuviste que pararte encima de algo?” Sarah se rio.


Valeria trató de mostrarse molesta, pero le ganó la risa. “Si quieres saberlo, él estaba sentado en el muro de tabique que separa el corredor de la playa, cuando me jaló hacia él y me dijo que necesitaba besarme”. Sarah se rio. “¡De cualquier forma!” dijo Valeria. “Después de que me besó, no podía parar y comenzó a platicar de cómo podríamos ir a casa de su amigo para ver los videos de él jugando fútbol americano. De modo que le dije que sí. ¿Por qué no? Resulta que su amigo, que se encuentra fuera, tiene un piso de soltero no muy lejos de donde estábamos. Le había dejado a Alex la llave. Dime que no tenía ya planeado eso”. Sarah seguía tratando de imaginar a la pequeña Valeria con el fortachón de Alex. Él debía medir al menos 6’4, y lucía como el apoyador que era. Valeria medía cuando mucho 5’3 y era demasiado baja de estatura. “¿Así que viste las cintas?” “Comenzamos a verlas.” Valeria se mordió la uña. “Pero no llevábamos tanto tiempo sentados en el sofá cuando ya estaba encima de mí. Te lo juro que de no ser porque estaba en mis días, seguramente lo hubiéramos hecho.” Los ojos de Sarah estaban tan grandes como un par de platos. “¿Le dijiste que estabas en tus días?” “¡Cómo crees!” exclamó Valeria. “Le dije que no me sentía cómoda considerando que apenas lo había conocido, cosa que fue lo más estúpido, porque enseguida ahí me tienes, de rodillas, atragantándome con esa enormidad”. Sarah se tapó la cara y soltó una carcajada. “Ahórrate lo visual, ¡por favor!” Le quitó la mano de la cara. “Entonces, ¿te pidió verte de nuevo?” “Bueno, no lo hizo anoche. Pero me pidió mi teléfono y me llamó esta mañana, diciéndome que quería verme de nuevo”. “¿Volviste a salir con él otra vez?” Sonriendo, Valeria asintió. “Valeria, a lo mejor está sintiendo algo por ti. Ayer, los dos hicieron clic de inmediato” “Fuimos derechito al piso de su amigo, Sarah. Lo único que quiere sentir es esto.” Señaló su entrepierna. “Y lo sentirá, tan pronto y la maldición se termine”. Sarah se le quedó mirando, decepcionada. Valeria no se veía ni tantito decepcionada. Hizo un gesto arrugando su nariz. “¿Es mi teléfono?” De un salto se levantó y salió corriendo a su recámara. Se había ido por unos minutos, y Sarah fue hacia su cuarto para despedirse. Cuando llegó, Valeria estaba en su cama hablando por teléfono con una gran sonrisa en la cara. Moviendo la boca, sonriendo le dijo que era “Alex”. Sarah, imitándola, se le pegó al teléfono para escucharlo, recargándose en la oreja de Valeria.


“Entonces, cancela esos planes”, le dijo. “Te recojo a las siete”. “Está bien, eso creo”. “¿Tú crees?” Valeria rio. “Te estoy vacilando, Alex. Sí, me parece bien”. Hubo un largo silencio del otro lado del teléfono, y finalmente dijo, “Eres bien chistosa, Z”. “Es que eres demasiado fácil”. “Ay sí, bueno, tu no lo eres”, le dijo. “Tengo que irme. Mañana me levanto a las cinco, pero no se te olvide”. “Lo intentaré” “Sabes que...” “¡Ya ves!” Valeria sonrió. “Claro que no se me va a olvidar. ¿Mejor?” “Mucho mejor”, le dijo. “Buenas noches”. Sarah vio cómo Valeria cerró su teléfono colgando. “Qué mala eres. En verdad se estaba enojando”. “No...”, le dijo Valeria. “Sabe que estoy jugando con él. Me sigue la corriente, interpretando su papel.” “¿Por qué te llamó Z?” “Por Zuniga”, le dijo Valeria. “Creo que es una cuestión futbolera. Él les llama por sus apellidos a casi todos sus compañeros de equipo. Pero me he dado cuenta que lo hace cuando en verdad lo provoco”. Sarah levantó una ceja. “No lo sé Valeria. Te vio todo el fin de semana, ¿y ya te está llamando para otra cita?” Se bajó de la cama. “¿Y qué otros planes tenías que cancelar?” “Ah, cuando me preguntó si tenía algo que hacer el miércoles, le dije que tenía planes. Te digo que esto es porque aún no ha logrado traspasar mis pantalones, pero en cuanto lo haga, te garantizo que desaparecerá”. “¿Entonces, por qué dárselo?” Valeria la miró con simpatía conforme se paró frente al armario con la puerta de espejo. “Sarah, que inocente”, dijo. “¿En verdad crees que él va a andar rondándome por siempre para obtener algo de esto?” Sarah frunció el ceño, pero antes de poder decir nada Valeria continuó. “Además ya te lo dije, no estoy buscando una relación. Estoy perfectamente contenta con la oportunidad de poder ser la chica de Alex Moreno por unas cuantas veces. Es lo que siempre he deseado”. Sarah no estaba segura de eso. No le importaba lo que Valeria decía, ella sabía lo que había escuchado. Alex sonó molesto. Pero si Valeria insistía, ¿qué podía decir ella? Valeria conocía a Alex más que ella. El teléfono sonó de nuevo y ambas pegaron un brinco e intercambiaron miradas. Valeria vio el identificador de llamadas.


“¡Es él de nuevo!” Se sentó en la cama y Sarah se sentó en posición de escuchar, recargada en la oreja de Val. “¿Hola?” “Una pregunta, Z”. “¿Cuál?” “¿Qué planes tenías para el miércoles en la noche?” Valeria se volteó a ver a Sarah con los ojos bien abiertos y tapándose la boca. “Pues, nada en realidad”, dijo. “Solo iba a salir con mis amigas, ¿por qué?” De nuevo, hubo silencio en la línea. “Sólo me preguntaba”, le dijo. “Está bien, ya te dejo dormir. Nos vemos el miércoles”. Valeria sonrió y le deseó buenas noches. Volteó a ver a Sarah, que le estaba dando una mirada conocida. “Antes de que digas nada”, sostuvo su mano hacia arriba. “Ya te lo había dicho, estos tipos son territoriales, especialmente los que tienen un ego enorme. Eso es todo. No significa nada.” Se veía tan petulante y sonaba tan segura, pero Sarah se sentía incómoda. No podía creerlo jamás, pero se empezaba a preocupar por los juegos de Valeria con Alex.

Capítulo 12 Para el lunes en la mañana todo había regresado a la normalidad con Sarah y Ángel. Nunca estaban juntos en los descansos de la mañana o del almuerzo. De modo que cuando Ángel vio a Dana cerca de su casillero justo antes del almuerzo, se le ocurrió que ese sería un buen momento para hacerse cargo de este asunto de una vez por todas. Dos de sus amigas estaban con ella. Sus ojos brillaron en cuanto lo vio acercarse. Rápidamente despidió a sus amigas. “Luego hablamos”. “Oye” Mostrándole a Ángel una gran sonrisa mientras que agitaba su cabello. “¿Qué onda?” “¿Tienes un minuto?” “¿Para ti?, siempre”. “Sé lo que hacías el viernes, Dana. Ya párale”. Su sonrisa de desdibujó y volteó su mirada a hacia su casillero. “No sé qué quieres decir”. “Claro que entiendes”, le contestó Ángel hablándole con calma. Volteó a verlo de frente. “Tú me diste ese jersey, ¿qué no te acuerdas?”


“No, yo te lo presté y nunca me lo devolviste”. Dana trató de mantener el equilibrio y finalmente lo miró a los ojos. Ángel se dio cuenta de su intención de parecer como si hubiera sido lastimada. “¿Quieres que te lo regrese? ¿De eso se trata esto?” “Claro que quiero. Y quiero también que dejes de hacer todo lo que has venido haciendo, Dana. Eso ya está muy gastado”. “Nunca te quejaste antes”. “Bueno, pues las cosas son diferentes ahora”. Ángel pudo ver la furia en sus ojos. Sabiendo lo mucho que le gustaba hacer escenitas, él se alegraba de que estuvieran solos en el pasillo. “¿Te pidió ella que hicieras esto?” Ángel percibió el veneno en sus palabras de forma clara y fuerte. Ángel no le iba a dar el gusto. “Para ser honesto, nunca te ha mencionado”. Dana comenzó a reír tratando de sonar sarcástica pero se quedó corta. Azotó la puerta de su casillero y el eco resonó fuertemente por todo el pasillo vacío. Dana frunció el ceño y sus labios comenzaron a temblar. “¿Crees que tu jersey es el único que tengo?” “No, estoy seguro de que tienes muchos”. “¡Vete al diablo, Ángel!” Comenzó a alejarse. Después de unos cuantos pasos se detuvo y volteó. “Y deja de hacerte ilusiones. No tienes que preocuparte porque te vuelva a dirigir la palabra nunca más”. “Gracias”. Con eso, Dana se dio la vuelta y se alejó casi corriendo. A fin de cuentas, las cosas salieron mejor de lo que él había esperado. Ángel se fue hacia la cafetería, sintiendo que se había quitado un enorme peso de encima. No pudo evitar sonreír. Sus problemas con Dana habían terminado. *** Esa tarde, en forma inesperada la práctica se suspendió más temprano, ya que uno de los jugadores se lastimó y tuvieron que venir los paramédicos. Ángel miró hacia las gradas y vio a Sarah completamente absorta en su carrera. Ni siquiera se había dado cuenta que los jugadores ya no estaban en el campo. Él podía esperar a que ella terminara. Hacía ya tiempo que no había estado con sus amigos después de la práctica. Ahora tenía unos cuantos minutos. Ángel acababa de salir de los vestidores con Eric y Romero cuando vio a Dana acercársele a toda prisa, muy determinada. “¿Puedo hablar contigo?” Ángel siguió caminando. “Dime”.


“A solas”. Volteo a ver a Eric y a Romero. Ambos voltearon a ver a Ángel quien se encogió de hombros. “Por aquí estaremos.” Señaló Eric. No se fueron muy lejos y se sentaron en una mesa que estaba cerca de donde practicaban las chicas del equipo del banderín. “¡Cómo te atreves a deshacerte de mí así sin más!” Se cruzó de brazos y se paró frente a él, haciendo que tuviera que detenerse. “Como si nunca hubiera significado nada para ti”. Ángel se mordió la lengua para no ser cruel, pero tenía que pensar en Sarah. “A veces suceden fregaderas, Dana. Ahora estoy saliendo con alguien. No puedo seguir tratando contigo.” Movió su mano hacia arriba y abajo frente a ella. “Seguir con esto”. “¿Sabías que se acostó con Jesse Strickland?” Ángel soltó una carcajada, aunque lo que menos sentía eran ganas de reír. “¿Eso es lo que anda diciendo él?” “Lo que todo el mundo dice. Me sorprende que no lo hayas escuchado” “No suelo escuchar mierda.” Dana había logrado aturdirlo, pero prefería estar antes muerto que darle el gusto. Sabía que todo era una bola de mentiras, pero la idea de que estuviera circulando un rumor así sobre Sarah le daba nauseas. “No quise lastimarte, Ángel. Pero pensé que debías saberlo”. Su falso intento de sonar como alguien compasivo era exasperante. Ángel no solía faltarle el respeto a nadie, en especial a las mujeres, pero podía sentir que la sangre en sus venas se cuajaba. Sarah había estado muy cerca de haber terminado con él, malditamente cerca, ¿y por esto? Había sido demasiado amable. Ángel miró a Dana. “No te preocupes. No puedes lastimarme, Dana. Tendrías que importarme un poco, para eso sucediera”. Ella se encogió de hombros. “¿Y supongo que sabe de lo nuestro?” Ángel se rio. “Nunca hubo un nosotros, Dana, y eso lo sabías. Tu inventaste toda esa mierda, no yo.” Las lágrimas se le agolparon en los ojos. Ángel puso los ojos casi en blanco y se dio marcha atrás. “Por Dios, no empieces con esta mierda”. Se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia Eric y Romero. “¡Tú me hiciste el amor a mí, hijo de perra!”, grito Dana. “¿Qué no te acuerdas de eso?” Su estómago se contrajo. ¡Chingao! Se dio la vuelta y fue hacia ella. Vio los ojos de Dana bien abiertos en señal de alarma, pero ella se mantuvo firme. Caminó directo hasta su cara y le habló entre dientes lo bastante alto para que lo escuchara, con palabras fuertes y cortantes. “Métete esto en la


cabeza. Nunca hicimos el amor. Tuvimos sexo, frío, sin sentido, igual como lo has tenido con otros. No significó nada para mí. Tú no significas nada para mí. Aléjate de mi puta vida. Te lo digo en serio, Dana”. Con la boca entreabierta, ella lo miró fijamente. Sus ojos se abrieron enromes y luego se dio media vuelta y se alejó aprisa con el rostro entre las manos. Sus amigas estaban junto a la puerta del gimnasio, a la espera de consolarla, y la oyó sollozar mientras daban vuelta en la esquina. Ángel respiró hondo y volvió lentamente hacia los chicos, haciendo caso omiso de los rumores y de los rostros de todos los que habían estado parados alrededor. Romero sacudía su cabeza. “Oye amigo, espero que ya te hayas quitado de encima a esa perra”. Ángel asintió con la cabeza, sintiéndose todavía un poco tembloroso. Nunca tuvo la intención de ser tan duro, pero lo que dijo, simplemente le brotó de la boca. Se quedó ahí, pensando en lo que Dana había dicho sobre Sarah. No quería que los chicos se dieran cuenta del daño que eso le causó, pero ni siquiera podía sonreír forzadamente. Eric parecía preocupado. “¿Estás bien, Ángel?” Ángel asintió con la cabeza y volteo hacia donde Sarah. Regreso a ver de nuevo a Eric. “¿Crees que debería de contarle esto a Sarah?” “¡Por supuesto que no!”, dijo Romero. “Nop, yo sí lo haría”, dijo Eric. “¿En verdad?” Cerrando los ojos, Romero negó con la cabeza. “¡A la mierda con Dana! ¿Por qué vas a molestar Sarah con todo esto por culpa de ella?” Eric hizo un gesto, mirando a su alrededor. “Eventualmente, Sarah se va a enterar. Te lo garantizo. Dana lo gritó a los cuatro vientos, güey. Probablemente haya quien ponga de su cosecha. Yo solo te digo, que si fuera yo, saldría a limpio de esta. No es que hayas hecho nada malo. Solo deja fuera la parte en que Dana gritó que se acostó contigo, güey. Sarah es buena onda. Lo entenderá. Solo no hagas esto más grande de lo que es”. Ángel los miró a ambos. No había forma en que ellos supieran que Sarah estuvo a punto de acabar con todo por culpa de Dana. Sintiendo como si se hubiera tragado un ladrillo, volteó para ver a Sarah caminar hacia él. Le sonrió y le mando un beso al aire. Trató de sonreírle, pero, maltita sea, temía tener otra conversación con Sarah sobre Dana. *** No había nadie en casa de Ángel cuando él y Sarah llegaron. Ángel llevó a Sarah al estudio y dejó su mochila sobre la mesa de café.


“Tengo sed.” Se dirigió a la cocina. “¿Quieres algo de beber?” “Si claro, agua sola o un refresco de dieta si tienes”. Ángel fue a la cocina y tomó un par de botellas de agua del refrigerador y regresó hacia la sala. Sarah estaba sobre sus rodillas en el sofá, mirando las fotografías que estaban en la repisa detrás de ella. Tomó una para verla más de cerca. Ángel vio sus ojos brillar y se dio cuenta de inmediato de cual era. Puso las aguas sobre la mesa del café. “Por Dios, ¿eres tú?” “Dame eso.” La alcanzó. Sarah se la quitó. “¡Estabas tan lindo!”, le dijo riendo. El la tacleó sobre el sillón, pero Sarah escondió la foto debajo de ella. Él la mantuvo sujeta, tratando de quitarle la foto. Ella se retorcía y reía histéricamente. “Qué divino te veías con tus ricitos”. “No son ricitos”, sus brazos estaban ahora por debajo de ella, buscando la foto. Sarah casi no podía respirar, había estado riendo con mucha fuerza. “Está bien, está bien”, gritó Sarah. “Tómala”. Ángel se la quitó y la puso boca abajo sobre la mesa. Se inclinó sobre ella y la besó. Comenzaron a tocarse, pero en seguida se compusieron cuando escucharon ruidos allá afuera. Resultó no ser nada, y de nuevo Ángel volvió sobre de Sarah. “¿A qué hora llegan tus padres?”. “No tienen hora.” Continuó besuqueándola. “Depende de lo ocupados que estén”. “De modo que pueden llegar en cualquier momento”. “Ajá.” Ángel comenzó a besarla en el cuello. “Entonces, quítate de encima de mí”, le dijo Sarah riendo, retorciéndose y arqueando su espalda cuando sintió el toque de su lengua en el cuello. Lo empujó poniendo sus manos en su pecho. “Ángel, en serio. Si tus padres llegan, me muero”. Le dio un gran e intenso beso, y después se enderezó y alisó sus pantalones. “No podré contenerme por mucho rato”. Sarah sonrió, mirando el bulto en sus pantalones. Se sentó y le palmeó sobre el hombro. “Estarás bien”. “Sí claro, solo dame unos minutos”. Tomó el control remoto y prendió la televisión. Lo primero que vio fue a una mujer mayor y gorda que estaba siendo entrevistada en las noticias acerca de sus veinte gatos. “Okey, ya estoy bien”. Sarah se quedó sin aliento. Inmediatamente después, se echó a reír. “Qué malo”. Cambió el canal, yendo de uno en otro hasta que finalmente la dejó en


un episodio de un reality show de motocicletas. Ángel pretendió entretenerse con eso. “Hablé con Dana hoy”. Sarah retiró su mano de su hombro, pero Ángel la tomó de la mano. Ella le había dicho por la mañana que no quería los detalles de su plática con Dana, siempre y cuando él se hiciera cargo. “Solamente te aviso, porque de seguro vas a oír sobre de ello”. Sarah se le quedó mirando. “Ya había hablado con ella temprano por la mañana y pensé que eso iba a ser todo”, le dijo. “Pero debí de haberme dado cuenta de que no, cuando no hizo gran alharaca”. Pudo ver como Sarah buscaba ansiosa su mirada. “Me hizo una de sus escenitas después de la práctica”. “¿Una escena?” “Si, una escena.” El la abrazó y la volvió a empujarla nuevamente sobre el sofá. “No fue nada. Ni siquiera pensaba mencionarlo, pero tampoco quería que te enteraras por otras personas”. “¿Qué dijo?” Ángel trató de besarla pero ella se alejó. “Por favor Sarah, no volvamos con lo mismo, cariño. En serio, lo único que importa es que ya aclaré las cosas, y ella dejará de hacer estupideces”. “¿Estás seguro?” “Sin duda.” La besó y deseó que estar en lo cierto. Ella lo miró por algunos momentos. “Está bien”. Afortunadamente, no comenzaron otra desagradable discusión acerca de sus sentimientos por Dana, Ángel gimió y enterró su cara en su cuello. Se apretó contra ella y sus manos comenzaron a recorrer su cuerpo. Comenzaba a meter la mano en su blusa cuando escuchó a alguien en la puerta. Sarah dio un brinco quitándose de encima a Ángel. Era Alex. Sarah sacó su cuaderno de la mochila, y Ángel puso un cojín sobre su regazo. Alex sonrió. “¿Acaso interrumpí su estudio? Ángel lo ignoró, pero le sonrió y bebió un sorbo de agua. Sarah se sentó derecha con su barbilla hacia arriba. “De hecho, si estamos estudiando. Ángel tiene un examen importante mañana”. Alex había tomado el control remoto de la mesa y estaba cambiando los canales. “Bueno, pues no podrán hacerlo aquí.” Miró de nuevo a Ángel. “Los chicos van a llegar en cualquier momento. Veremos el partido”. Ángel quedó confundido en un principio y luego se dio cuenta de que era lunes de fútbol americano. Le dio un vistazo a la televisión. “¿No me digas que juegan los Chargers?” Sarah lo miro seriamente. “Tienes que estudiar, Ángel. Tienes el


examen mañana. No hay pero que valga.” Alex le dijo, “Mejor tú que yo.” Le hizo ademanes a Ángel para que desocupara el sofá. “Vayan a la cocina. Les dije a estos fulanos que más les valía presentarse con algo y además ordenaremos pizza. Necesito esta mesa”. Ángel y Sarah se fueron para la cocina. Se sentaron en la isla al centro de la cocina. Sarah resultó ser un tutor bastante severo ya que no quería vacilar con la tarea en cuestión. Ángel no hacía las cosas fáciles con sus continuos besos y manoseos. Ella se apartó, riendo después que él mordiera su oreja. “Está bien, Ángel, pon atención. Esto es fácil”, ‘Dónde están’ significa ‘where are’. Ángel alzó la vista y vio a Romero entrar a la cocina. Este puso sus dedos sobre sus labios para indicar que no iba a decir nada”. Sarah continuó. “Ya conoces todas estas palabras.” Ella le señaló la lista de palabras en el libro. “De modo que ‘¿dónde están mis zapatos?’ significa ‘where are my shoes?’, y ‘¿dónde están mis llaves?’ significa ‘where are my keys?’, “Ahora inténtalo tú”. Antes que Ángel pudiera contestar, sonó el celular de Sarah. “Lo mandaré al buzón”. “No, contesta.” Ángel agradeció el descanso. “De todos modos iba por un pedazo de pizza”. Sarah se puso de pie al contestar y fue hacia la puerta del patio. Los chicos en la sala estaban aclamando ruidosamente, y tuvo que cubrirse su oído desocupado para poder escuchar mejor. Ángel asintió con la cabeza, casi sin poner atención. “¿Anotaron?”, preguntó, poniendo toda su atención en el estudio. “¡Claro que lo hicieron!”, dijo Romero, caminando hacia él. Regresó corriendo cuando los chicos comenzaron a vitorear. Ambos fueron hacia el mueble donde estaba la pizza. “Mira, intenta esto”, le dijo Romero. ‘¿Dónde están mis huevos?’ ‘Where are my balls?’” Ángel rio tomando una rebanada y se recargó en el mueble. Romero agitó su cabeza, con cara de enojo. Dio un vistazo por la ventana para asegurarse de que Sarah no lo escuchara. “Oye güey, estás tan apendejado que te estás perdiendo un juego de los Chargers?” Ángel sonrió, comiendo su pizza. “Tengo que estudiar. Si no salgo bien en este examen, me dejan en la banca el viernes”. Romero volvió a agitar su cabeza sin estar del todo convencido. “Pues te estás perdiendo un partidazo”. Tomó otro pedazo de pizza antes de regresar al estudio. Ángel frunció el ceño y terminó su rebanada. Miró por la ventana y vio que Sarah seguía en el teléfono, riendo. Ella lo vio y le sacó la lengua. Él le


sonrió y se alejó, aprovechando el poder ver un poquito del partido. Estaba justo afuera de la cocina cuando oyó que se abría la puerta del patio. Regresó y vio a Sarah en la puerta asomándose. Pescó lo último de su conversación. “Por supuesto que no”, dijo ella. “No pienses eso. Claro que estoy contenta por ti. Esto es grandioso. Ya me conoces. Si estuviera ahí, estaría brincando encima de ti, celebrando”. Las cejas de Ángel se arquearon. “Sí, sí, te lo juro, te llamo más tarde”. Colgó y miró alrededor. Se veía un poco sorprendida de que Ángel estuviera ahí. “Era Sydney”. La expresión de Ángel se suavizó, movió la cabeza caminando alrededor de la isla, para tomar otra rebanada de pizza. “¿Qué pasa con ella?”, preguntó sin voltear. *** Sarah se mordió el labio, haciendo una mueca, agradecida que Ángel estuviera de espaldas en ese momento. Sabía que había dicho que la próxima vez que Ángel se refiriera a Sydney como una ella, lo iba a corregir, pero de alguna forma este no era ni el lugar ni el momento adecuado. Algo le decía que el estudio de Ángel era primero y ella no quería ser la responsable de que no pudiera jugar el viernes. Ahora, Ángel ya se había volteado hacia ella mirándola. Cuidando de no hacer crecer la mentira, tenía que ser muy cuidadosa de lo que iba decir. “Sydney aceptó una beca musical prematura para la Universidad de Columbia, en Nueva York”. Los ojos de Ángel se cerraron levemente. “¿Y ella no creyó que eso te alegraría?” Se le acercó para acompañarla. Ella ya se había sentado en donde estaban estudiando. “Bueno.” Aclaró su garganta. “Me quedé callada un segundo cuando dijo Columbia, porque Sydney siempre había dicho que su meta era la UCLA. De modo que Syd pensó que a lo mejor estaba molesta porque Columbia está lejos. Pero realmente ya me estoy acostumbrando a la distancia entre Sydney y yo. Además con la tecnología de ahora, pareciera que ni siquiera estamos lejos. Hablamos demasiado por teléfono”. Apenas había dicho esto último y hubiera querido retractarse. Se le olvidaba que eventualmente Ángel se iba a enterar de todo y esos pequeños detalles le harían las cosas más difíciles de entender. “Oh sí”, Ángel asintió con la cabeza. “Además está el correo


electrónico. No importa lo lejos, estoy seguro que se mantendrán en contacto”. Sarah comenzaba a nerviosearse por el juego de palabras. No sabía cuánto más iba a poder seguir haciéndolo antes de que el nombre de Syd fuera mencionado tantas veces que comenzara a sonar extraño. Sarah trató de cambiar la conversación. Movió la cabeza asintiendo. “Me muero de hambre”. Alex y Eric entraron. Ángel se levantó y fue por pizza. “¿Terminó?”, preguntó Ángel. No, es el medio tiempo”, dijo Eric. Ángel puso dos rebanadas en un plato desechable, y luego tomó otra para él. Alex y Eric estaban comiendo su pizza, recargándose en contra del mueble. Sarah agradecía la interrupción, pero su alivio pronto se convirtió en agobio. Ángel le puso el plato frente a ella y luego sacó un refresco del refrigerador. “¿De modo que Sydney se dedica a la música?” Le pasó la lata de refresco. Sarah la tomó y asintió con la cabeza, rehusándose a retomar la conversación. Dio unos pasos y se sentó a su lado. “¿Qué instrumento toca ella?” Sarah tomó un trago largo de refresco y miró a Alex y Eric. Ambos la miraban. “El Saxofón”. “¿En verdad?” Ángel se miró sorprendido. “Eso sí que es sexy”, dijo Alex justo cuando Romero entraba. “¿Qué es lo que es sexy?” Le preguntó Romero. Tomó una rebanada de pizza y se paró junto a Alex. “Su amiga toca el saxofón”, dijo Alex. Romero levantó las cejas. “¿Una chica?” Sarah estuvo a punto de asentir, pero no tuvo oportunidad. “Por supuesto, güey.” Alex le dio un empujón a Romero. “Igual que si lo dijéramos sobre un chico”. Eric y Ángel se soltaron a reír. Sarah quería morir. La testosterona dentro de la cocina era sofocante. “¿En verdad?”, dijo Romero. “Una pollita que de verdad sabe soplar, ¿eh?” Todos los chicos soltaron una carcajada. Sarah se hundió en su asiento. Esto era una pesadilla. Ahora todos formaban parte de su mentira. Sintió como Ángel palmeaba su espalda. Ángel pensó que su aturdimiento era a causa del comentario de Romero. “Cálmate”, dijo. “Se trata de su mejor amiga”, Romero se le quedó mirando. “¿Ah sí?, Pues preséntamela”.


“A ella le gusta tocar el saxofón, no al pequeño flautín”, le dijo Alex riendo. Eric casi escupe toda su comida, e inclusive Sarah tuvo que reírse. “Ella está en Arizona”, le dijo Ángel, parándose por más pizza. Buscó en tres cajas de pizza vacías, antes de encontrar una que todavía tenía algo. “¿Ya nos comimos tres?” Alex lo volteó a verlo con enormes ojos. “Son una bola de gordos. Esas eran extra grandes. Nosotros solo somos cuatro”. “Yo también comí”, dijo Sarah, levantando la mano. Alex miró su plato sin impresionarse. “Cariño, yo me comí solo dos rebanadas antes de que la pizza siquiera llegara a la cocina”. Romero caminó y se recargó en el fregadero frente a ella. “¿Con que en Arizona, eh? Pues invítala a venir a visitarte”. “Ya güey, zacate de aquí”, le dijo Alex. “¿Qué?” Protestó Romero. “Es en serio. Vete de aquí”, le dijo Alex. Ángel se rio sentándose nuevamente junto a Sarah. “Si, salte de aquí. Necesito estudiar”. Romero se acercó a Ángel y lo miró seriamente. “¿Dónde están mis huevos?” En esta ocasión fue Sarah la que casi escupe toda su comida. Ángel puso sus ojos casi en blanco. Eric ya había regresado al estudio. “¡Ya empezó!”, les gritó. Alex y Romero agarraron una rebanada de pizza cada uno. No habían salido de la cocina cuando Ángel estaba ya sobre de ella. Ella estaba sentada algo aturdida. “¿Qué pasa?” le preguntó. “¿Te sientes cansada?” “No”. Solo solapada y mentirosa. Le dio unos cuantos besos más. “Tal vez Sydney pueda venir a visitarte. Podemos salir todos juntos. No te preocupes. Yo me encargo de Romero”. Sarah esperaba que Ángel no la oyera tragar amargamente y forzó una sonrisa. “Claro, tal vez”. Ni en un millón de años. Esto se había salido de control. Tendía que pensar una forma de componer esto. Rápidamente.

Capítulo 13 Ángel sacó ochenta en su examen de español y estaba feliz de poder


estar en el juego de esta semana. Era un juego importante. Jugaban contra sus rivales, y ambos equipos estaban queriendo llegar a los playoffs. Sarah se sentó en las gradas con Sofía, Valeria y Mónica, la amiga de Valeria. Los papás de Ángel habían volado esa tarde a Florida para el juego de Alex al día siguiente. Ángel estaba a cargo de Sofía hasta que ellos regresaran. En lugar de dejarla en el restaurante esta noche, Ángel cerró temprano y se la llevó con ellos. A Sarah no le importó que viniera con ellos. Le caía bien Sofía y desde que estaba practicando con el equipo de pista, se volvieron muy cercanas. De todos modos Sarah se sentía mal. El equipo de relevos nunca había llegado cerca de los tiempos que registraba Sarah en la pizarra cuando estaba en el lugar del cuarto relevo durante la práctica. El entrenador siempre estaba duro y dale en lo descorazonado que estaba de que ella no iba a estar el siguiente semestre. Sarah comenzó a quedarse con esos comentarios para sí misma, ya que Ángel podría llegar a molestarse. Toda la semana había transcurrido sin ningún incidente, y ahora el partido también iba bien. Había unos cuantos chicos de otra escuela sentados cerca de las chicas. Uno de ellos estaba tratando de empatarse con Sofía y eso estaba poniendo algo nerviosa a Sarah. Varias veces miró hacia el campo, y por lo que ella veía, Ángel no se había dado cuenta de nada. Cuando el partido terminó, Sarah se fue al estacionamiento y se recargó en el Mustang de Ángel. Valeria y las chicas, incluyendo a Sofía, estaban platicando con los chicos que conocieron en el partido, en donde estaba el auto de Valeria, estacionado a unos cuantos carros de distancia. Ángel le había dado a Sarah las llaves en caso de que ella y Sofía quisieran meterse al auto en lo que lo esperaban. Sarah tenía la puerta abierta y la música puesta. Le hizo señas a Sofía de que se viniera con ella, y así lo hizo. “¿Qué?” “Me estás poniendo nerviosa”, le dijo Sarah, tratando de no sonar fastidiosa. “¿Por qué?” “¿No crees que Ángel se va a enojar si te ve con todos esos tipos?” “Ese es Alex”, le dijo Sofía sonriendo, “Ángel no es tan exagerado. No estará contento, pero tampoco hará nada, a menos que los tipos sean irrespetuosos, y no lo son. Son bastante agradables.” En cuestión de segundos, Sarah lamentó haber llamado a Sofía. El chico que estaba más interesado en Sofía la siguió, y todos los demás lo siguieron a él. Ahora, todos estaban alrededor del auto de Ángel, cinco chicos y cuatro chicas. Ninguno de ellos era tan intimidante como Ángel y sus amigos, dos de ellos eran más bajos y uno de ellos era gordito, y el otro se veía demasiado


joven para estar con ellos. Aun así, Sarah sabía que a Ángel no le iba gustar esto. El que estaba más interesado en Sofía era el más alto, y el más guapo de esa bola. Sarah miró por encima de ellos y vio un grupo de chicos caminando hacia ellos. Estaba oscuro y se encontraban relativamente lejos, pero aun así, Sarah supo, solo por la forma de caminar, que eran Ángel, Eric y Romero. Cuando estuvieron lo suficientemente cerca Sarah tuvo contacto visual con Ángel. Él la miró, y luego vio al grupo de personas que estaba alrededor de su auto. Sarah era la única que estaba apartada del resto. Ángel levantó una ceja, pero sonrió. Romero hizo el primer comentario. “¿Y qué es esto? ¿Una pinche fiesta?” Sarah vio que Eric caminó más de prisa cuando vio a Sofía hablando con ese fulano. “¿Qué estás haciendo ahí, Sof?” Ángel ni siquiera había visto a Sofía hasta que Eric la mencionó, y volteó hacia el grupo frunciendo el ceño. Los otros chicos se apartaron de inmediato permitiendo que ellos se acercaran. Ángel caminó directamente hacia Sarah y la besó. ���¿Qué está pasando?” Su voz era baja. “¿Quiénes son estos babosos?” Sarah se volvió hacia el grupo. “No los conozco. Son solo unos chicos con los que ellas estuvieron platicando durante el partido”. “¿Ellas?” Ella sonrió y lo abrazó fuertemente. “Sí, ellas”. “¿Quién es el que está con Sofie?” “Pa’ saber.” Sarah se encogió de hombros. “Pero todos se ven lo suficientemente agradables. Ella me dijo que no te importaría”. Ángel frunció el ceño, viendo al muchacho que estaba haciendo sonreír a Sofía. “Claro, bueno, pues más vale que meta su trasero en el auto antes de que sí me importe”. Sarah no tuvo que oír eso dos veces. Volteó en dirección de Sofía. Le iba a decir que ya se iban, pero Eric ya estaba ahí. No pudo escuchar lo que dijo Eric, pero fuera lo que fuera, hizo que el chico que hablaba con Sofía se enojara. “¿Quién eres tú?”, le preguntó el chico con cierta actitud. “¿Quién chingados eres tú?, le contestó molesto Eric. Sofía se colocó entre ambos, y en un segundo Ángel y Romero ya estaban agarrando a Eric y luego conteniéndose entre ellos mismos cuando vieron que los otros chicos se dirigían hacia Eric. Las chicas trataron de contener a los chicos. Mónica le ayudó a Sofía con Eric, que era el más firme, sin embargo, Romero como siempre, resultó


ser el más difícil de contener. El pobre muchacho trató de aguantar, pero se le veía aterrado. Sus amigos trataron de alejarlo de ahí antes de que saliera lastimado. Sarah luchaba con Ángel, suplicándole: “¡Ya basta, Ángel! Por el amor de Dios, sólo estaba hablando con ella.” Cuando los muchachos aquellos ya estaban lo suficientemente lejos, Sofía soltó a Eric. Con bastante disgusto, se fue hacia el auto de Ángel. Se trepó al asiento de atrás y azotó la puerta. Ángel volteó, y estaba a punto de decirle algo a Sofía. “Vámonos”, le dijo Sarah. “Ella azotó mi puerta.” Volteó a ver a Sarah con exasperación. “Sólo vámonos, por favor”. Ángel y Sarah caminaron hacia el auto. Romero y Eric los siguieron. Una vez en el auto, Ángel volteó a ver a Sofía. “¿Qué es lo que pasa contigo?” “¿Qué es lo que pasa contigo?”, le contestó de regreso Sofía. Sarah se hundió en el asiento del pasajero. Eric metió la cabeza por la ventanilla de Sarah. “¿Quién era ese, Sof?” “Nadie.”, dijo Sofía cruzándose de brazos. Romero metió la cabeza en la ventanilla de Ángel. “¿Qué pasó?” Sofía exhaló ruidosamente, sonando más como si fuera un gruñido. “¿Qué fue eso?”, le preguntó Ángel. “¿Pues cuántos hermanos tengo?” Ángel estuvo a punto de decirle algo, cuando Sofía puso su mano en su cara y se estremeció. “¿Sofie?” “¿Está llorando?” Eric metió aún más su cabeza. “¿Ella está llorando?”, preguntó Romero “¡Está bien!!, dijo Sarah enderezándose. “Ya estuvo bien. Salgan todos.” Empujó la cabeza de Eric hacia afuera de la ventana y empujó a Ángel para sacarlo del auto. Su cabeza chocó con la de Romero”. “¡Ay!”, gruñó. “Bueno, ya, ¡mueve tu trasero!”, le dijo Ángel. Ángel se bajó del auto, y todos ellos se fueron caminando de mala gana. Valeria y Mónica todavía estaban ahí y se fueron con ellos. Sarah volteó hacia Sofía. “¿Estás bien?” Sofía negó con la cabeza, con la mano todavía en su cara. Sarah se le acercó y le palmeó la rodilla. El amplio busto de Sofía se levantaba conforme tomaba aire y comenzó a bajar conforme lo exhaló lentamente. “Las intenciones de ellos eran buenas”, le dijo Sarah. “Lo sé”, suspiró Sofía. “Pero por una sola vez quisiera ser como


cualquier otra chica y salir con muchachos, sin que ninguno de ellos se transforme en cavernícola”. Sarah se rio. “Es solo que no están acostumbrados. Aún te ven como su pequeña Sofie. Más tarde o más temprano se acostumbrarán”. Sofía hizo un movimiento con los ojos y se limpió la cara. Sarah le pasó un pañuelo. Sofía se sonó la nariz y se incorporó. “¿Sabes qué es lo más estúpido de todo?” “¿Qué?” “Que de todos modos no tenían por qué preocuparse”. Sarah no estaba tan segura de eso. Ella se había fijado en cómo ese chico miraba a Sofía. “¿Qué quieres decir?” “Me estoy reservando para un solo chico, y he comenzado a pensar que él ya lo sabe”. Los ojos de Sarah se abrieron enormes. “¿En verdad? ¿Quién?” Sofía sostuvo el pañuelo sobre su nariz, mirando a Sarah en forma aprehensiva. Miró por la ventanilla para asegurarse de que los chicos estuvieran lo suficientemente lejos para no escucharla. “¿Me prometes que no le dirás a Ángel?” Sarah asintió, pero tragó saliva, sin estar tan segura de querer saber más. Sofía cerró sus ojos fuertemente y después volteó a ver nuevamente a Sarah. Susurró algo, pero Sarah no entendió la primera vez. Sarah miró por la ventanilla para asegurarse que seguían lo suficientemente lejos. Vio que Eric echaba un vistazo hacia el camino de regreso y luego volteó a ver a Ángel. Sarah se le acercó a Sofía. “¿Quién?”, susurró Sarah. “Eric”. Sarah la miró y quedó sin habla. Las dos miraron por la ventanilla y vieron a Ángel y a Eric caminando hacia el auto. “Por favor, no digas nada”, le suplicó Sofía. “No lo haré”. ¿Qué le hizo pensar que Eric sabía que ella se estaba reservando para él? Sarah quería preguntarle un montón de cosas, pero los chicos estaban demasiado cerca. Tendría que esperar hasta la próxima oportunidad en que estuvieran a solas. Fueron a la playa e hicieron una fogata. Sarah estuvo mirando y observando toda la noche, cuidando que Ángel no la descubriera. No podía creer que no hubiera podido notarlo antes. Bueno, si se dio cuenta, pero nunca hizo nada al respecto. Siempre lo vio como algo inocente. Y seguía siéndolo, pero solo después de lo que Sofía le dijo hoy en la noche, algunas cosas parecían un poco cuestionables.


Eric se mantuvo toda la noche alrededor de Sofía. Inclusive se fueron a caminar solos y Ángel no pensó que eso estuviera mal. Ella tampoco lo hubiera pensado, hasta antes de esta noche. Siempre había pensado que Eric era gentil. Eric sabía que Ángel estaba ocupado con Sarah, de modo que solo le estaba echando un ojito a Sofía. ¿Verdad? Sarah pensó en como Eric siempre se ofrecía a llevar a Sofía al restaurante o de regreso de allá y cuántas veces había estado hablando con Ángel por teléfono y él le había mencionado que Eric andaba por ahí, muy temprano en la mañana o muy tarde, pero siempre cuando Sofía estaba en casa. Aun así, pensó en lo fiel que se veía Eric con Ángel y sus hermanos. Realmente no podía imaginárselo haciendo algo con Sofía. Entre que miraba a Sofía y a Eric y se disgustaba por el comportamiento escandaloso de Valeria, Sarah había estado demasiado callada toda la noche. Miraba a Valeria, quien había bebido demasiado, como se estaba dejando que Romero comenzara a besarla en la boca. Valeria había comenzado a coquetear con él desde que habían llegado a la playa. “¿Qué pasa?”, le preguntó Ángel. Los ojos de Sarah se encontraron con los de él, y ella negó con la cabeza. Pero él sabía bien. “Has estado algo callada, ¿hay algo que te molesta?” Sarah suspiró y volteo a ver a Valeria y a Romero. Ángel volteo a verlos. Romero estaba sentado sobre una hielera, y Valeria estaba sentada en su regazo, riendo. Volteó hacia Sarah y se encogió de hombros. Obviamente Ángel y sus hermanos no hablaban mucho acerca de sus asuntos románticos. Ángel sabía que Alex y Valeria habían salido, pero no se imaginaba que Valeria había obtenido finalmente lo que quería. Tan solo este martes pasado, ella se había “acostado” con Alex Moreno. Y ahora, vergonzosamente ahí andaba, encima de Romero. Sarah frunció el ceño. “¿Qué va a decir Alex?” “Sarah, cariño, en verdad espero que no pienses que Alex realmente está clavado con Valeria. Quiero decir, es simpática y todo lo demás, pero realmente lo de ella y Alex no importa. Él nunca ha andado en el rollo de las relaciones.” Se rio entre dientes. “Estoy seguro de que hoy en la noche le está sacando provecho a su habitación de hotel”. Debió haber visto la cara de disgusto de Sarah porque su sonrisa se disolvió de inmediato. “Pero por supuesto que una cosa como esa me parece repugnante”. Sarah giró los ojos. “Sé que no anda en el rollo de las relaciones, ¿pero no crees que se moleste porque ella está haciendo esto con uno de sus amigos?”


“Nop.” Ángel negó con la cabeza. “Alex no es así. A él le importa poco. Quiero decir, no le digas a Valeria. No quiero hacerla sentir mal o nada parecido. Pero estoy seguro de que Alex ya se la pasó bien y ahora está listo para la que sigue. Así es él.” Sarah se le quedó viendo. “Así es él, Sarah, yo no”. “No es lo que estaba pensando. Solo espero que estés en lo correcto. No me gustaría que hirieran sus sentimientos”. “Confía en mí, cariño.” Alex sonrió. “Conozco a mi hermano. Él va a estar bien con esto”. Sarah recordó cuando escuchó a Alex al teléfono con Valeria, y cómo le había vuelto a llamar solo para preguntarle qué planes tenía para ese miércoles. Algo le hacía pensar que Ángel podía estarse equivocando en esto.

Capítulo 14 Los sábados por la mañana siempre había mucha gente en el restaurante. Los padres de Ángel no iban a llegar sino hasta esta tarde, de modo que Sarah se ofreció a ayudar. Ángel la recogió una hora antes de abrir. Sarah sonrió al ver también en el auto a Sofía. Ansiaba poder hablar a solas con ella. No acababan de llegar al restaurante cuando Sofía jaló de un brazo a Sarah. “La llevaré por atrás, para que pueda probarse una de las playeras”. Ángel frunció el ceño. “Está bien, Sofie. Sarah, cariño, no tienes que usar uniforme”. Sarah levantó su barbilla. “Pero me gustan las playeras.” Volteó hacia Sofía. “Usaré una talla mediana”. Ángel sonrió y le sopló un beso. Cuando llegaron a la trastienda, Sofía cerró la puerta tras de ellas y sonrió maliciosamente. “Dios mío, casi muero por hablar con alguien sobre de esto, y tú eres la única persona con la que puedo”. Sarah no estaba segura de querer ser la única en saber. Muy desde al principio, Ángel ni siquiera tuvo que decirlo. Era obvio lo delicados que él y sus hermanos eran con Sofía. Pensó en Alex cuando le rompió la cabeza de la tortuga y sonrió débilmente. Sofía abrió un cajón y sacó un polo con el logo del restaurante y un delantal. Se los dio a Sarah. Continuó entusiasmada, aparentemente sin notar la falta de entusiasmo de Sarah. “¡Se lo dije!”


Sarah tragó saliva. “¿Le dijiste qué?” Sofía le dio un vistazo a la puerta y después susurró. “Que me estoy reservando para é1”. “¿Qué?” El corazón de Sarah se aceleró. No podía creer lo que estaba escuchando. Sofía se puso la mano en la boca y comenzó a reír. Sarah no pudo evitar reírse también. Su risa era nerviosa, ya que la actitud de Sofía acerca de todo, era sorprendente. ¿Estaba loca? Sarah tomó el polo y el delantal con ambas manos, frente a su cara. Sus ojos estaban totalmente abiertos. “¿Qué te dijo?” La cara de Sofía se iluminó aún más. “Me besó”. Sarah parpadeó, incapaz de encontrar palabras. Sofía parecía no darse cuenta de la ansiedad de Sarah. Ella confundió la anterior risa nerviosa de Sarah con emoción y continuó. “Nunca me habían besado antes. Pero él fue increíble. Sabía exactamente lo que estaba haciendo. No quería que se detuviera. Estuve tan contenta de que tu prima estuviera ahí para mantener ocupado a Romero. Probablemente hubiera arruinado todo. Casi no puedo espera a que suceda de nuevo”. ¿Otra vez? “Ah, pero hay mucho más que quiero contarte”, le dijo Sofía. “¿Más?” “Claro, hubo más que solo besos”. Sarah no estaba segura, pero podría jurar que en ese cuarto la temperatura estaba subiendo. “Quiero decir que él para mí es más atractivo que cualquiera. En verdad estoy enamorada de él Sarah. Casi me mata el saber que él pensaba lo peor de mí y de ese tipo después del partido, de modo que me alegré cuando me sugirió ir a caminar. Ahí fue cuando se lo dije”. Sarah miró a Sofía. “Y ahora, ¿qué es lo que va a pasar?” No había forma de que sus hermanos lo permitieran. Sofía miró desafiante. “No lo sé. Todo lo que sé es que quiero estar con él, y nadie me va a detener”. Esto estaba empeorando y le iba costar muy caro a Eric si en verdad estaba pensando en seguir adelante con esto. “Debes tener cuidado, Sofía. No quieres que él salga herido.” Pensó en el mal genio de Alex. Eso sí que sería tremendo lío. “Quiere esperar a que cumpla diecisiete para decírselo a Ángel. Pero eso no será sino hasta el próximo año”. Eso sonaba razonable para Sarah, pero por la expresión de Sofía, podría


decirse que eso no pasaría. Tocaron a la puerta y Sarah dio un brinco. “Ángel, aún se está cambiando”. “Está bien, nos estamos alistando para abrir en unos cuantos minutos”. “Está bien.” Sarah terminó de ajustarse el delantal. “Ya vamos para allá”. Casi pierde el equilibrio cuando Sofía la abrazó. “Estoy tan contenta de tener alguien con quien hablar de esto”. * Al principio, Ángel no quería que Sarah les ayudara, pero por supuesto, Sarah insistió. Ahora la veía atender una mesa, sonriendo y hablando con los clientes como si fuera algo natural en ella. Ángel iba y venía desde la recepción hasta la oficina donde estaba tratando de escribir un anuncio solicitando empleados, el cual iba a publicar en línea esta semana en el periódico local. Sus padres estaban pensando en contratar a unos cuantos cocineros más y a un par de personas más para atender las mesas. Pensó en preguntarle a Sarah que si quería este trabajo atendiendo mesas, pero algo le dijo que quizá podía ofenderse. Además ya tenía llenos los fines de semana de niñera. Era endemoniadamente dedicada a las familias con las que trabaja. Sabía que ella no querría defraudarlos. El teléfono sonó interrumpiendo los pensamientos de Ángel. “¿Ángel?” Se sorprendió de oír la voz de Valeria. “Hola Val, ¿qué pasó?” “Perdón que llame al restaurante, pero Sarah no contesta su teléfono”. “Está bien”, le dijo. “Está atendiendo unas mesas. No trae su teléfono con ella. Ahorita te la paso”. “Espera.” Sonaba nerviosa. “Mejor díselo tu porque la verdad es que se va a alarmar”. Ángel se sentó lentamente. “¿Qué pasó?” “Esta mañana Sydney tuvo un accidente de auto”. Ángel agarró con mayor fuerza el auricular. “¿Ella está bien?” Por un segundo, hubo una pausa de silencio en la otra línea. Valeria aclaró su garganta. “Hum, los papás de ella, llamaron del hospital, pero aún no sabían nada. Tengo toda la información: el hospital, el número y todo. Me dieron su número de teléfono por si acaso Sarah no lo tenía, para que les llame directamente”. Ángel tomó todos los datos y colgó. Tomó de nuevo el teléfono y comenzó a marcar el número del celular de los padres de Sydney. Pensó que


era mejor saber algo más antes de decírselo a Sarah. Lo dejó sonar dos veces, pero se arrepintió y cambió de opinión, Era su culpa el que ellos no la hubieran podido encontrar más temprano. Sarah venía hacia él, con una charola en la mano, y la colocó sobre el mostrador del bar. Miró por encima de su hombro. “Sof, hazte cargo de las mesas de Sarah”. Puso su atención de nuevo en Sarah y la llevó a la oficina. “¿Qué pasó?”, le preguntó Sarah. Ángel la sentó en la silla frente al escritorio y cerró la puerta. Sarah comenzó a preocuparse. “¿Qué es lo que está mal?”, le dijo. “¿Es por el café que tiré? Porque es que no...”. Ángel se arrodilló frente a ella y le dijo con calma. “Es sobre Sydney”. Los ojos de Sarah se abrieron enormes. Él podía ver a Sarah buscar su mirada. “Ángel, yo te iba...” “Ella tuvo un accidente de auto esta mañana, cariño”. Su expresión cambió lentamente de la confusión al pánico. “¿Qu��? ¡Dios mío!” De un brinco se paró de la silla. Ángel se quitó de su camino y vio cómo corrió hacia su bolso. Sacó su teléfono. Sus manos temblaban conforme podía manipular su teléfono. Fue hacia ella y le puso las manos sobre los hombros. “Relájate, ¿okey? Tengo el número de los padres de Sydney para que los llames directamente”. Levantó la vista del teléfono. Sus ojos estaban llenos de lágrimas. “¿Hablaste con ellos?” “No” Ángel se le acercó. “Le llamaron a Valeria a casa de tu tía cuando no pudieron encontrarte, y ella llamó aquí cuando tampoco se pudo comunicar contigo”. Sarah inhaló profundamente, con su cara desmoronándose. “¿Sabía algo?” Ángel negó con la cabeza. “No”. Le dio la vuelta al escritorio y tomó el papel con los datos. Fue hacia Sarah y se lo dio. Su respiración llenaba toda la oficina. “Sarah, cálmate”. Tomó el papel y comenzó a marcar. Ángel la veía mientras esperaba que alguien le contestara. Ángel se preparaba, deseando que hubieran buenas noticias. “¿Frances?” Estaba a punto de llorar. “Sí, soy yo. ¿Cómo está Sydney?” Apretaba contra su corazón el papel que le había dado Ángel y escuchaba. Miraba a Ángel. “Ay, gracias a Dios”, dijo. “Estaba tan asustada”. Ángel exhalo aliviado. “No, no, qué bueno que me llamaste”, dijo Sarah. “¿Qué fue lo que pasó? ¿Por qué llamaron una ambulancia?” Sarah siguió al teléfono por unos minutos y Ángel se sentó en la silla


del escritorio recargándose hasta atrás. Vio como colgó Sarah y volteó a verlo. Le extendió los brazos para que ella viniera. Ella se acercó y se sentó en su regazo. Le dio un cálido abrazo. “¿Así que ella está bien?” Sarah asintió con la cabeza. “Llamaron una ambulancia porque Sydney se quejaba de dolor en el vientre. Querían asegurarse de que no sangrara por dentro”. “¿Y sí fue eso?” Sarah negó con la cabeza y respiró hondo. “No”. Ángel recargó su frente en la de ella. “¿Y tú cómo estás?” Sonrió débilmente y se encogió de hombros. “Me había imaginado lo peor”. “Sarah.” Ángel le dio un beso en la cabeza. “Mañana que mis padres regresen, podemos ir allá para que la veas”. Ella se retiró de Ángel y tomo asiento. “Ángel, son cinco horas manejando”. Sarah se le quedó viendo fijamente y luego negó con la cabeza. “Ya quedé con los Salcido de cuidar a sus niños mañana por la tarde. No les puedo cancelar ahora. En cuanto hable con Sydney me sentiré mejor”. “¿Segura?” “Sí.” Sarah sonrió. “De todos modos gracias, eso fue muy dulce de tu parte”. Se levantó. “Más vale que le ayude a Sofía. Probablemente está saturada.” Colocó su teléfono en su bolsillo. Ángel frunció el ceño. “No tienes que regresar a atender las mesas, Sarah. ¿Qué tal si te llama Sydney?” Sarah le sonrió y le dio unas palmadas a su teléfono. “Tengo mi teléfono.” Se dirigía a la puerta, se detuvo, y regresó a darle un beso a Ángel. “Eres un amor. Gracias.” Sonrió y salió de la oficina. Una hora más tarde, Ángel miraba a Sarah desde la recepción. La cara se le iluminó cuando contestó su teléfono. Los ojos se le llenaron de lágrimas conforme hablaba, y supo que quien llamaba era Sydney. No había duda de lo especial que era Sydney para ella. Ángel sonrió, sintiendo una punzada en el corazón. Las posibilidades de que ella cambiara de opinión acerca de quedarse, eran pésimas en el mejor de los casos. *** El domingo por la mañana Sarah le llamó a Sydney para saber cómo se sentía. Apenas acababa de colgar con él cuando Valeria entró en su cuarto. “¿De modo que Ángel todavía no sabe que Sydney es un chico?” Se sentó en la cama de Sarah.


Sarah hizo una mueca y negó con la cabeza. “Ya debiste de haberle dicho, Sarah”, le dijo Valeria. “Alex me dijo que nunca había visto a Ángel así. Realmente está loco por ti. Si lo que siente por ti es tan grande, estoy segura que te entenderá o al menos lo intentará”. Sarah pensó acerca de cómo ayer, estuvo casi por regarla cuando él se la llevó a la oficina y le dijo que debían de hablar acerca de Sydney. Lo primero que pasó por su mente es que de alguna manera Ángel se había enterado, y había estado dispuesta a rogarle que lo entendiera. Entonces él le dijo acerca del accidente de Sydney y quedó superada por la emoción. “Lo sé, lo sé”, dijo Sarah. “Solo estoy esperando el momento perfecto, pero nunca lo encuentro. Y entre más tiempo pasa, me es más difícil”. Vio la cara de desaprobación de Valeria. Luego se puso a pensar que su prima no tenía derecho de juzgarla. “¿Y qué es lo que pasa entre Alex y tú?” Valeria frunció el ceño. “No he oído de él desde el miércoles. Creo que su curiosidad por mí terminó cuando consiguió lo que quiso.” Se encogió de hombros. “Pero es mejor si ya no salimos. En medio de todo el toqueteo, llegamos a platicar bastante y sorprendentemente, comencé a sentir una conexión con él que iba más allá de lo físico. Creo que me volverá a llamar cuando quiera más. Pero si seguimos saliendo, me temo que ahora sí voy a comenzar a enamorarme de él. Lo peor es que sabiendo cómo es él, el día que tenga destrozado el corazón será porque yo así lo quise.” Sarah la miró con simpatía. “Bueno, nunca puedes saber. Tal vez él sintió también esa conexión”. Valeria rio. “Yo sé muy bien lo que él estaba sintiendo”. “¿Crees que diga algo acerca del besuqueo con Romero?” La cara de Valeria se amargó. “Lo dudo. Primero, porque creo que no oiré de él pronto, a menos de que ande ganoso, y aun así, no creo que le importe. Además no hice nada con Romero. Me besó una vez, pero no me gustó, de modo que me detuve antes de que pasará a más”. “Qué bueno”, dijo Sarah. “Porque a mí no me importa lo que tú digas. Los vi a los dos desde el primer día que se vieron en el restaurante, y en definitiva, entre ustedes hubo una conexión”. Valeria sonrió levemente. “Bueno, aparentemente ha estado algo ocupado este fin de semana, probablemente haciendo más conexiones, como para llamarme”. “Ángel viene a recogerme en un momento más. Vamos de nuevo a almorzar en el restaurante.” Sarah hizo una sonrisa algo torcida. “¿Quieres venir?” “¡Ni muerta!” Jadeó Valeria. “¿Qué tan desesperado se vería eso? Llegando sin haber sido invitada. No gracias”.


Valeria se puso de pie y fue hacia la puerta. Al llegar ahí, se detuvo y dio la vuelta. “¿Así que Sydney está bien?” “Ah, sí”, asintió Sarah. “Solo un par de golpes, pero por lo demás está bien”. “¿Estropeó su carro?” “No. Por suerte estaba en el camión de su papá. Era un camión grande, así que pudo haber sido peor de haber ido en su auto. Sydney me dijo que principalmente la puerta del conductor fue la que resultó aplastada”. Valeria arqueó las cejas. “Qué bueno, me alegro que esté bien.” Se dio la vuelta y salió. Sarah se acercó a su cómoda. Escogió una pulsera elástica que Sofía le había dado. Todas las chicas en la pista la usaban para la buena suerte, y aunque oficialmente Sarah no pertenecía al equipo, Sofía quiso que ella también tuviera una. Sarah pensó que eso había sido muy dulce de su parte y sonrió al ponérsela. Ángel pasó por ella, y de nuevo regresaba al restaurante. Alex y los chicos ya estaban ahí. Estaban sentados en una mesa en la esquina. Sarah y Ángel se sentaron con ellos. Romero y Eric estaban enganchados en una de sus interminables disputas de fútbol americano. “No me importa lo que digas. Nunca debieron de haberse deshecho de Drew Brees”, dijo Eric. “¡El tipo conectó cinco pases para touchdown en un solo juego!” Romero negó con la cabeza. “Sí, ¿pero a quién los lanzó?” “No importa, fueron cinco pases para touchdown, ¡cinco!” “No cuenta cuando es contra los Raiders”, le dijo Romero. “Mierda, también yo pude haber anotado cinco”. Alex se rio. “Pues eso sería una novedad para ti”. “Ya he anotado, imbécil.” Romero volteó hacia Sarah. “Y hablando de mi puntuación, ¿dónde está Valeria?” Sarah se puso rígida. Miró a Alex. Su cara era indescifrable. “En casa”. “Pues debiste haberla traído”, le dijo Romero. Cuando Sarah volteó a ver a Alex, él estaba mirando a Romero pero no dijo nada. Eric se rio. “¿Anotar? Te rechazó el viernes, además ella estaba tomada”. Si acaso te da un vistazo estando sobria, enloquecerá por haberte dejado que la besaras”. Las cejas de Alex se curvearon repentinamente. “¿La besaste?” “A ella le gustó”, dijo Romero, más a Eric que a Alex. “¿Así que saliste con ella?”, preguntó Alex. Romero volteó hacia Alex. “No, para nada, estuvimos un rato después


del juego. Todos nos fuimos a la playa”. “¿Pero la besaste?” Sarah se retorció, con ganas de desaparecer. Alex tenía el mismo tono en su voz de aquel día en que habló con Valeria por teléfono. El mismo tono inconfundible que Ángel tenía cuando se estaba molestando. Romero hizo una cara. “Pues sí, ¿y qué? No puedo evitar que las chicas se me avienten”. Alex hizo un movimiento con sus ojos y miró a Eric. “¿Y después te rechazan, no?” “Sí”, rio Eric. Sarah asintió con la cabeza vigorosamente y se detuvo al ver que Romero la estaba viendo. El aspecto su cara era casi cómica. “¿Eso te dijo ella?” “Bueno, no. Quiero decir... No puedo decirte lo que me dijo. Es plática de chicas.” Se levantó rápidamente. “Muero de hambre”. “Te rechazó”, sonrió Alex. Sarah pudo ver que la sonrisa de Alex fue forzada. Ángel se levantó con Sarah y la siguió hasta la mesa del bufet. Cuando regresaron Romero y Eric estaban discutiendo de nuevo acerca de los Chargers y Alex ya no estaba. Algo le decía a Sarah que Valeria recibiría esa llamada que había estado esperando.

Capítulo 15 El entrenador Rudy organizó una competencia amistosa de relevos con otra escuela a mediados de semana. Sarah se debatía ya que el equipo de fútbol americano había logrado llegar a los playoffs y comenzaban el mismo día. El juego era durante el día y en otro lugar. Sofía y el entrenador realmente la querían en la competencia. Ángel le dijo que no se preocupara, se trataba de una victoria fácil. Ellos jugaban con el equipo comodín. Ya había pasado tiempo desde su última competencia y estaba nerviosa. El equipo de fútbol americano debería terminar y regresar más o menos a la hora de la competencia. Los chicos estaban a mitad de su relevo cuando Sarah vio llegar el camión con el equipo de fútbol americano. Venían gritando y haciendo mucho escándalo, de modo que se dio cuenta que habían ganado. Sonrió a pesar de que traía el estómago todo revuelto. Hasta ese momento, no se había dado cuenta lo nerviosa que estaba ya que Ángel la vería correr.


Había unos relevos más antes del de ella y supo que Ángel estaría fuera de los vestidores y en las gradas con suficiente tiempo. Sarah se concentró en su estiramiento, doblando la pierna hacia atrás y jalando su pie con la mano, hacia su espalda. Sofía estaba parada junto a ella haciendo lo mismo. Valeria estaba en las gradas con algunas amigas suyas. Estaba muy emocionada de saber que Sarah iba a competir y estaba ahí para animarla. La carrera anterior a la de ella estaba por comenzar cuando vio a Ángel y a otros chicos del equipo dirigirse hacia las gradas. Venían usando sus jerseys y obviamente seguían de buen humor debido a su victoria. “¡Vamos La Jolla!, gritó Romero al equipo de pista. Conforme se acercaban, Sarah volteó hacia Ángel y sus miradas se encontraron. Estaba recién bañado y su cabello aún estaba mojado. Miró a Sarah con esa impresionante sonrisa, y ella se derritió. Todos se sentaron detrás de Valeria y sus amigas. La carrera terminó con la victoria del otro equipo, pero estuvieron cerca de haberlo logrado. El estómago de Sarah se tensó aún más conforme se colocaba en su lugar en la pista. Volteó a ver a Ángel. Ahora estaba de pie en las gradas, mirando hacia donde ella. Le hizo la seña del pulgar hacia arriba y le sonrió de nuevo. Anteriormente, Sarah ya había hecho esto muchas veces. ¿Entonces por qué diablos estaba tan nerviosa? Las corredoras salieron y Sarah frunció el ceño cuando vio el mal comienzo de su equipo. La batuta le llegó a Sofía dos largos después de que el segundo relevo del otro equipo había salido. “Acelérale, Sof”, le gritó Eric. Sarah miró a Eric que ahora estaba de pie en las gradas junto a Ángel y luego a Sofía, quien estaba por llegar al tercer relevo. Ahora el otro equipo tenía una mayor ventaja. Ella ya había estado antes en esta situación y deseaba poder tener el mismo resultado esta vez. Se puso en posición. Su oponente salió primero y esperó a que su compañera de equipo llegara. En el segundo en que la batuta estuvo en su mano, salió disparada sintiendo la sensación familiar de la adrenalina en ella. La otra corredora estaba a unos pocos largos de distancia frente a ella y estaba corriendo duro. Sarah se concentró, ganando velocidad poco a poco conforme daba la vuelta. Sintió que le venía y sonrió. En la recta, hizo lo que ella sabía hacer siempre bien y le aceleró. Le ganó rápidamente a su oponente y pudo oír en las gradas a la multitud volverse loca. Estaban al final de la meta y estaban cuello con cuello. Pudo oír a la corredora esforzándose por mantenerse al lado de ella. Pero unos cuantos pies antes del final, Sarah tomó ventaja y ganó. Para el momento en que se detuvo,


lo supo. Aún tenía esa chispa. Aún se agarraba de sus rodillas y trataba de agarrar aire cuando Sofía llegó corriendo a la par de sus gritos. “¡Eso fue maravilloso, Sarah! El entrenador Rudy se apuró a llegar a donde Sarah con una gran sonrisa en la cara. Sarah se enderezó y Sofía la abrazó. Exhaló, pero sonrió. El entrenador le pasó una botella de agua. “Maldición, te necesito en mi equipo. Eso fue sorprendente”. Sarah tomo un gran trago de agua. Estaba helada y deliciosa. “Gracias”. “Ven pa’acá”, le dijo y la abrazó. “Sarah, yo sabía que lo tenías, pero no de esa forma. Tienes un talento natural”. Los tres caminaron juntos hacia el resto del equipo. El entrenador continuó con su abrazo sobre los hombros de Sarah y continuó alabando su proeza. Reunió al equipo para darles un breve discurso, felicitando a los destacados. El equipo aplaudió muy fuerte cuando mencionaron el nombre de Sarah. Para ese entonces, los chicos y Valeria y sus amigas estaban lo suficientemente cerca para escuchar, de modo que también ellos les aplaudieron. El entrenador le sonrió, pero con cierta desesperación negó con la cabeza. “Sarah, querida. Tengo que encontrar la forma de retenerte. Estás rompiéndome el corazón”. Sarah odiaba ser colocada en una posición así, y esto la hizo sonrojar. Puso su brazo alrededor de ella y rio. “Se sonrojó. ¿Vean esto? Rápida y adorable”. Sarah sentía que la cara le hervía. Ni siquiera quería voltear a ver a Ángel. Solo podía imaginar lo que diría. “Está bien, vamos”. Todos pusieron sus manos en círculo para la ovación usual y terminó la reunión. Sarah caminó rumbo a los chicos”. Eric y Romero le dieron una palmada en su mano tan pronto llegó con ellos. “¡Caramba niña, te salía humo!”, le dijo Romero. Sarah sonrió y finalmente volteó a ver a Ángel. Para alivio de ella, no se veía tan enojado como ella pensaba. Él caminó hacia ella y recargó su frente en la de Sarah. “Estuviste estupenda”. “Gracias”. “En este momento me siento tan orgulloso de ti. No sabes cuánto”. Esto sí que la hizo sentir bien, y le dio un beso. “Este es tu momento, y no voy a estropearlo”. Ángel la beso. “Pero si vuelvo a ver a ese pervertido ponerte la mano encima, le voy a partir la madre”.


Sarah tuvo que reír. Hubo un momento en que Sarah pensó que Ángel realmente se iba a dejar llevar. *** El equipo de fútbol americano no pudo llegar al campeonato, perdiendo el segundo juego en contra de un equipo al que habían vencido en la temporada regular. Fue una derrota dolorosa, pero Sarah tenía su forma especial de consolar a Ángel. Tenían apenas dos meses de que ella había comenzado a salir con Ángel y ya se sentía como si lo conociera de toda la vida. Aún, cada uno de los besos que compartían se sentían tan excitantes y apasionados como la primera noche, si no es que más. Sarah adoraba la forma en que Ángel la tocaba con tal urgencia, una forma en la que él no trataba de ocultar su necesidad de sentirla, de probarla. Últimamente habían hecho cosas sumamente cercanas al gran reto. Debido a las circunstancias en las que Sarah había nacido y por todo lo que su madre tuvo que pasar, la plática de los pajaritos y abejitas le fue dada a Sarah en forma temprana. Apenas tenía once años cuando su madre se sentó con ella y le habló de todo. Y desde entonces, ella siempre le recalcó a Sarah la importancia del control de la natalidad y la protección en contra de las enfermedades. Ella se usó a sí misma como ejemplo, recordándole a Sarah cómo un momento de debilidad le trajo enormes consecuencias que cambiaron su vida. Su madre le llamó esa noche, y después de que Sarah le contó por enésima vez sobre Ángel, no perdió tiempo para entrar en el tema. “El sexo es una gran responsabilidad”, le dijo su madre. “No solo debes prepararte físicamente, sino también, emocionalmente”. Sarah de inmediato se puso a la defensiva cuando su mamá le preguntó si Ángel la presionaba de alguna forma. “¡Claro que no!”, irrumpió Sarah. “Él no es así, mamá”. “Escúchame, Sarah”. Hizo una pausa. “Confía en mí. Sé lo rápido en que pasan las cosas. Y puedo decir que ya estás bien clavada con él. Si fuera a mi modo, me gustaría decirte que se abstengan de tener relaciones sexuales y que todo estará bien. Pero no soy ingenua. Ya he hablado con tu tía Norma sobre esto. Te llevará a que comiences con el control de la natalidad”. Sarah se quedó sin habla. Sabía lo importante que era para su madre que ella no pasara por esa misma situación, pero no esperaba esto. “¿Escuchaste lo que dije?” “Sí, te escuché”. “Irás mañana”.


*** Al día siguiente, Sarah se saltó la pista al acabar las clases. Le dijo a Ángel que su tía la recogería porque necesitaban salir por el cumpleaños de su tío. Y eso era en parte cierto. Su tía la recogió y la acompañó a la clínica. Y después salieron a cenar, lo cual fue muy conveniente por si Ángel le preguntaba acerca de la cena. Ya no tendría que inventar algo para salir con más mentiras. Sarah no se imaginaba cuántas formas de control de la natalidad existían hasta que llegó a la clínica. Ella decidió que la píldora sería lo mejor. Le hicieron un examen pélvico y le dieron la receta para la píldora, junto con material para la realización del sexo seguro y sobre las enfermedades de transmisión sexual. Se sintió mal por mentirle a Ángel, pero al menos esta mentira era por una buena causa. Después de haberlo pensado mucho la noche anterior, decidió que era algo bueno. Quería sorprenderlo. Además, tenía la sensación de saber llegar al corazón de Ángel para que la perdonarla, una vez que supiera la verdad. * Después de casi tres semanas, Sarah se puso de frente al espejo. De alguna forma tenía la sensación de verse o sentirse diferente. Pero después de examinarse, todo se veía igual. Y no se sintió más madura que antes, como se había imaginado. Se metió en la cama pero no podía dormir, había demasiadas cosas en su cabeza. Muchas cosas habían cambiado en solo unos cuantos meses. Apenas hacía unos meses, la única cosa en la que podía pensar era en su mamá y en regresar a casa. Ahora, aquí estaba, totalmente consumida por el hecho de que estaba demasiado cerca de perder su virginidad con Ángel. Sonrió e inhaló profundamente. El solo pensarlo era suficiente para despertar a las mariposas que le revoloteaban en el estómago. Aun no le platicaba a nadie sobre estar tomando la píldora. Su tía le dijo que eso era cosa suya y que ella no lo comentaría con nadie, ni siquiera con Valeria. Ella se alegró. Quería que Ángel fuera el primero en saber. Ni siquiera lo había comentado con Sydney. Sydney. Se estremeció tan solo de pensar en él. Aún no le decía a Ángel la verdad. Valeria estaba de nuevo en lo cierto. Entre más tiempo pasara, más difícil iba a ser. Hasta el momento, la falta de voluntad de Ángel para compartir algo acerca de ella con alguien, era irrefutable. En lo que al él le concernía, él era ahora su mejor amigo.


Sin embargo, pensó en que si tan solo le hubiera dicho antes. Las cosas hubieran ido de mal en peor. Ella se preocupaba ahora más en cómo se sentiría Ángel, sabiendo que ella lo había engañado todo este tiempo, que en saber que Syd era un chico. Después del accidente de Sydney, ella había cambiado cosas en su forma de ser, para evitar por completo el tema de él. Inclusive se cercioraba de poner su teléfono en vibrador al estar con Ángel, con miedo de que una llamada hiciera salir el tema de ella. Tal vez se le había pasado la mano al aniquilar a Syd gracias a una pregunta que le hizo Ángel, “Oye, ¿y qué tal Sydney? ¿Todavía hablas con ella?” Solo se encogió de hombros y le dijo, “Sí, a veces”. Desde esa primera noche en que Ángel la besó, no había pasado un solo día sin verse. Entre más tiempo pasaba con él, más difícil le era imaginar dejarlo. ¿Pero cómo le iba a hacer eso a Sydney? Habían hecho un pacto. Hacia unos cuantos días que Sydney le había preguntado si en verdad podría regresar a Arizona y dejar a Ángel. Le aseguró que podría y lo haría. Pero en su corazón, Sarah sabía que si no se sintiera tan comprometida con Sydney y su familia, sin duda se quedaría. Al día siguiente, Sydney le llamó para decirle que tenía que hablar con ella en persona. Eso la preocupó ya que Sydney la conocía mejor que nadie. Él podía ver dentro de ella. Las llamadas con él se fueron haciendo más breves, pero aun así se llamaban a diario. Esta noche, sin embargo, la llamada fue larga. Su conversación fue algo extraña. Se debatieron sobre si ella debería o no regresar a Arizona. Sydney insistió en que ella debía quedarse. Sarah sabía del cariño desinteresado de Sydney y que pondría a un lado su propia felicidad por la felicidad de ella. Todos esos años él pasó siendo parte de su vida miserable haciéndole compañía en lugar de salir a divertirse con otros. Sus padres tenían el dinero que le permitía hacer las cosas que hacían los otros chicos. Pudo haberse ido de campamento en los veranos, a esquiar en Colorado durante las fiestas, o a cualquier lugar que quisiera durante las vacaciones de primavera. Pero no, todos esos años los pasó cerca de ella. Se quedó y le hizo compañía. Ella se sintió abrumada por la vergüenza, ¿Cómo ella podía pensar en deshacerse de sus planes tan solo porque ahora ya tenía novio? Dio un trago amargo. No vería a Sydney hasta la Navidad. Tenía tiempo para pensar en su doble juego. *


Faltaban dos días para Acción de Gracias y la familia Moreno estaba hecha un lío. El fin de semana que seguía a la festividad era el día en que más trabajo tenían. Ángel nunca lo había entendido. Sabía que los refrigeradores de las personas estaban repletos de sobras. ¿Cómo es que la gente podía salir a comer? La teoría de su madre es que la gente estaba harta de cocinar, de comer sobras y de atender a sus invitados que venían de fuera. De modo que salían. Por la causa que fuera, la semana de Acción de Gracias era cualquier cosa, menos que algo relajado para los Moreno. Aunque el día de Acción de Gracias el restaurante estaba cerrado y solo abrían medio día el viernes, siempre se abastecían para prepararse para el agitado fin de semana. En este momento, al padre de Ángel le estaba dando un ataque ya que le habían avisado que uno de los repartidores podría demorarse debido al clima en el norte. “¿En el norte? ¿Y qué diablos tiene que ver conmigo el clima allá en el norte? ¡Estamos en el Condado de San Diego!” Su voz se retumbó todo el camino hasta las escaleras. Ángel no sabía si estaba al teléfono, o hablaba consigo mismo, como solía hacer cuando estaba enojado. Terminó de ponerse los zapatos y se puso por la cabeza una sudadera con gorro. Salió volando hacia el baño, se lavó los dientes y se peinó. “Oye Sofie”, le gritó cerca de su recámara conforme bajaba por las escaleras. “Solo tienes cinco minutos. Voy a calentar el auto”. Su padre seguía maldiciendo en la cocina. El olor de las bísquets de su madre permanecía. Ella horneaba los mejores bísquets del mundo, completamente desde cero. Entró a la cocina y pescó unos cuantos. “Hola pa, ¿es un mal día?” “Necesito que mantengas tus planes abiertos para este fin de semana.” Su padre frunció el ceño. “Alex hizo los horarios de esta semana y le dio libre el día a muchos empleados. Vamos a estar muy ocupados. Si alguien falla, estaremos en problemas”. Ángel agarró tres bísquets, mordiendo uno. “Seguro, no te preocupes”. Su padre se sentó en uno de los bancos del bar. Ángel podía decir que estaba sin aliento. “Estás bien, pa?” Su padre asintió con la cabeza. “Oye”, le dijo Ángel. “Debes tomarlo con calma. ¿Por qué haces esto todos los años? Sólo relájate. Te excedes trabajando y todo siempre sale bien”. La expresión de su padre era lúgubre. “Alex no estará aquí este año. Tiene un juego fuera del estado”.


“¿Y qué?” Ángel se encogió de hombros. “Aquí voy a estar yo, igual que Sofie y Sal. De modo que no te preocupes. Te vas a enfermar”. Ángel puso su mano sobre el hombro de su papá. Su padre le palmeó y le sonrió. “Me estoy poniendo viejo para toda esta mierda”. Ángel rio. “No, algo me dice que estarás por aquí pateando traseros por muchos años más.” Tomó un trago del café de su padre y casi se ahoga. “¡Maldición!” Hizo una mueca. “Pa, tiene demasiada azúcar. Le diré a mi mamá”. Su padre lo despidió con la mano, frunciendo el ceño. * Todo el día Ángel sintió una extraña sensación en Sarah, pero no podía asegurar de qué se trataba. No era una mala vibra, solo era algo diferente. Estaba más chispeante que lo normal. Aunque últimamente se había convertido en la que tomaba la iniciativa, él siempre había sido el que no podía contenerse estando cerca de ella, muchas veces le interrumpía lo que decía, ya que no podía ver mucho sus tiempo sus labios sin poder dejar de besarlos. Hoy, sin embargo, era ella la que estuvo haciendo eso varias veces. Después de clases, se metieron a su auto y ella se inclinó y le dio un beso muy largo, con tanta pasión y entusiasmo que casi lo llevó al límite, justo ahí. Cuando Sarah terminó, se lamió los labios. “¡Wow! ¿Pero qué te pasa hoy? No es que me esté quejando”. “Te tengo una sorpresa” Sarah sonrió. Su mente se puso a girar, tratando de encontrar alguna pista en sus hermosos ojos. ¿Había decidido quedarse? No le había preguntado desde el día en que la hizo llorar. Difícilmente se permitía a si mismo pensar en que ella se iría, mucho menos en la esperanza de que ella se quedara. Pero había pasado ya un rato en que ella le asestara la puñalada al mencionar cualquier cosa sobre su partida, y ya había dejado de hablar de su amiga Sydney. Sentía su corazón latir en su garganta. “¿Qué es?” “Aquí no”, le dijo. “Vamos a nuestro lugar”. Él la miró por un segundo y encendió el auto. Requirió de toda su entereza el no conducir de forma imprudente, pero la mayor parte del tiempo sí lo hizo, manejó por encima del límite de velocidad. Tan pronto se estacionó, apagó el auto y se recargó contra su puerta para verla de frente. Sarah aún tenía esa sonrisa vertiginosa que le hizo sonreír con ella. “¿De qué se trata?” Trató de esconder su impaciencia. Sarah se quitó el cinturón y se volvió para mirarlo. “Bueno, ¿te acuerdas el día que salí temprano para ir a cenar por el cumpleaños de mi tío?”


Ángel asintió “¿Ah, sí?” “Te mentí”. Los ojos de Ángel se entrecerraron un poco. “Okey, ¿por qué?” Ella mordió su labio. “Fui a una clínica”. Intrigado se le quedó mirando. “Estoy tomando la píldora”. Ángel seguía sin comprender. “¡Control de la natalidad!”, le dijo bruscamente. Los ojos de Ángel se abrieron enormemente. Se sintió como un idiota. Sus labios se curvearon lentamente en una sonrisa. “Así que eso quiere decir que...” “Sí.” Sarah se inclinó para besarlo. “Estoy lista”. Ángel no podía quitar la sonrisa de bobo de su cara. El solo pensarlo le había causado ponerse como piedra. Quería tomarla ahí mismo. Pero tenía que controlarse. Quería que su primera vez, la primera vez de los dos juntos, fuera especial. Rozó sus labios contra los de ella, sintiendo una dulzura dentro de él que casi lo asustó. Sostuvo la cara de Sarah entre sus manos. Apenas podía creer que ella sería de él, por completo. Sus manos la recorrieron por completo. No estaba seguro que hubiera sido lo mejor, haberla oído decir que se quedaba o esto. ¿Cómo había sido posible que ella le hubiera ocultado algo de esta magnitud por tanto tiempo? Debido haber sido desde hace casi tres o cuatro semanas. “¿Desde cuándo estás tomando la píldora?” “Ya casi tres semanas” El recuerda el día que le dijo acerca de la cena de cumpleaños de su tío. Ella lo había mirado directamente a la cara, y él no había pescado ni un solo indicio de falta de sinceridad. Inclusive cuando él le llamo esa noche y le preguntó cómo había estado la cena, ella le platicó todo sin vacilar. Él sonrió. “¿Qué es?”, Sarah le preguntó. “Vaya que eres buena. No tenía ni idea”. Sarah rio. “Ya lo creo. Inclusive después de decirte, parecías perdido”. Él la besó de nuevo cuando sus miradas se encontraron, levantando una ceja. “¿Desde cuándo te has vuelto tan buena ocultándome las cosas?” Ella se puso rígida, y Ángel pensó haberle visto cambiar su expresión. Luego ella le sonrió. “Solo quería darte la sorpresa”. “Bueno, vaya que si hiciste un buen trabajo, Pero, ¿por qué ahora?” Su mirada tímida lo hico encenderse aún más. “Pensé que podríamos aprovechar este largo fin de semana”. Ángel se quedó mirando sus suaves labios color rosa, con su propia


boca entreabierta. Sus palabras danzaban dentro de su cabeza. ¿Quería esto durante todo el fin de semana? No solo cualquier fin de semana, sino uno de cuatro días. Su mente giraba a toda velocidad. Todas las cosas que podría hacerle. Todas las formas en que la poseería. Entonces su mente se paró en seco, el restaurante. Aunque adoraba la forma en que estaba pensando, la calendarización de Sarah no pudo ser peor. Apretó los labios y se quedó pensando. ¿”Que pasa?” “Para nosotros, este fin de semana va a estar muy atareado el restaurante”. “Está bien, podemos esperar para el siguiente”. ¿Acaso estaba loca? “De ninguna manera. Confía en mí. Ya pensaré en algo”. Con su mente volando a toda velocidad, ya estaba ideando algo. *** Apenas eran las siete de la noche, un poco temprano para que Sarah regresara a casa. Pero era entre semana, y tenía que hacer un trabajo de la escuela que debía estar listo antes de que terminara la semana. Ya que era el fin de semana de Acción de Gracias, el fin de semana iba a llegar demasiado rápido. Creyó escuchar que Valeria llegaba a casa y se detuvo para poder escuchar. No esperaba que llegara a casa ahora, sino más tarde. Había salido con Alex y por lo general llegaba a casa demasiado tarde, aunque fuera entre semana. Resultó que Sarah había acertado en cuanto a Alex. Él estaba cabreado porque Valeria estuvo con Romero, muy cabreado. Primero le reclamó, y luego la volvió a llamar cuando estuvo más calmado, diciéndole que jamás había sentido celos en su vida y que no sabía cómo manejarlo. Con eso dicho, Valeria se permitió seguir saliendo con él, inclusive con el riesgo de salir lastimada. Desde entonces habían estado saliendo al menos dos veces por semana. Por lo que Valeria le había dicho, Alex era muy parecido a Ángel en cuanto a ser posesivo. Solo que había una gran diferencia. Nunca habían mencionado el ser exclusivos. Ángel no podía creer que Alex estuviera tan enojado al principio, pero no tuvo otra opción más que creer cuando su hermano le dejó saber a Romero sin lugar a dudas que Valeria estaba fuera de su alcance. Sarah se puso de pie para ver si era Valeria a quien había escuchado, en parte por la curiosidad y en parte porque ya estaba harta de estar haciendo el trabajo de la escuela.


Cuando llegó a su habitación, vio a Valeria sentada en su cama revisando sus mensajes en el teléfono. Volteó y Sarah pudo darse cuenta que había llorado. Sus ojos estaban hinchados y su nariz enrojecida, de tanto llorar. Parte de su boca se transformó en un intento de sonrisa y luego sacudió la cabeza y se limpió una lágrima que rodó por su mejilla. “Oye, ¿qué pasa?” Sarah se acercó y se sentó a su lado. Valeria se recargó y puso su cabeza sobre el hombro de Sarah. “Terminé con Alex”. “¿Por qué? ¿Qué pasó?”, le preguntó Sarah mientras le frotaba la espalda. Valeria se limpió la cara con el pañuelo que tenía en su mano. “Simplemente, no puedo lidiar más con esto. Fui tan tonta de creer que solo porque admitió estar celoso y que nunca antes lo había estado, tenía algún significado. Y aquí me tienes, la que siempre hablaba de lo territoriales que pueden ser los chicos. Pues bien, ¡hola! De eso se trató todo. Yo no le importo ni un carajo”. Sarah palmeó la rodilla de Valeria, sin saber que decir. “¿Pasó algo hoy en la noche?” Valeria asintió. “Bueno, nada diferente que no haya pasado antes. No te lo había dicho porque me sentía tonta. Pero siempre que estoy con él, su teléfono suena constantemente, y siempre lo manda a su correo de voz. Nunca le dije nada, excepto quizá darle la impresión de que sé que se trata de chicas. Siempre se reía y me decía, ‘¿Qué? Tengo muchos amigos.’ Pero, oh Dios, mi teléfono suena y nunca lo contesto. Siempre quiere saber por qué, y si se trata de un chico.” Se detuvo y se limpió la nariz. “De cualquier forma”, continuó. “Hoy en la noche, su teléfono sonó como cinco pinches veces en menos de quince minutos. De modo que le dije que contestara. Primero me dijo que no quería, pero se dio cuenta que me estaba cabreando, de modo que lo hizo, y estoy segura de que era una chica. Debiste de haber visto la sonrisa en su cara cuando hablaba con ella. En verdad me enfermó. Colgó y vio el aspecto de mi cara y le dije que me trajera a casa. ¿Sabes lo que dijo?” Sarah negó con la cabeza. “¡Tú me pediste que contestara!” Valeria imitó la voz de hombre más tonta que pudo haber hecho. Sarah tuvo que luchar contra sus ganas de reír y se sintió culpable al ver a Valeria limpiarse otra lágrima. “¿Le dijiste que ya no quieres verlo más?” “Ajá, le dije que no podía seguir lidiando más con él. Me dijo que no fuera así, pero cuando le pregunté si le parecería que yo me estuviera acostando con otro, se quedó callado de inmediato. Le dio la vuelta al asunto


acusándome de ser yo la que ya tenía alguien más con quien acostarme y diciendo que por eso estaba terminando con esto”. “No inventes”, le dijo Sarah. ¿”Y qué le contestaste?” “Que se fuera al diablo y le pregunté cómo podía ser que yo estuviera terminando con algo cuando él obviamente seguía viéndose con otras chicas. No me dijo nada. Sin embargo, todo el camino a casa, trató de convencerme de que yo estaba exagerando y que en verdad le importaba, solo que ahora, con la escuela y sus horarios del fútbol americano, no podía comprometerse a nada más. Me dijo que aún quería verme, pero me negué. Terminé con él. Duele demasiado.” Sus ojos volvieron a llenarse de lágrimas. “Sin embargo, antes de llegar aquí le dije que no quería que hubiera rencores, en caso de que nos encontráramos, ya que tú y Ángel están juntos y todo eso. No quiero que las cosas se sientan extrañas.” De nuevo, se recargó en contra de Sarah. Sarah le frotó la espada de nuevo, sintiéndose terrible y en parte también, responsable. Era la única que le seguía diciendo a Valeria que definitivamente entre ellos había una conexión definitiva. Y en verdad pensaba que la había. Ella lo vio en los ojos de Alex cuando estaban juntos. Ángel trato de advertirle que Alex era un rompecorazones. Debió de haberle escuchado y alertado a Valeria, en lugar de haberla animado.

Capítulo 16 El día de Acción de Gracias se sintió algo diferente este año. Desde el momento en que Ángel se despertó, estaba hecho un manojo de niervos. Sarah iba a pasar el día con él y su familia y después él la llevaría a cenar a casa de su tía. Salió perfecto así, ya que para ellos el día de Acción de Gracias era más un almuerzo con todo meticulosamente dispuesto a más tardar a la una de la tarde, estilo bufet en la cocina. Estaba preocupado por Sarah. Él sabía que esta era la primera vez que pasaba el día de Acción de Gracias sin su madre. La única vez que mencionó la fecha había sido hacía algunos cuantos días y solo fue para pedirle que no se sintiera mal de no invitarlo a cenar a casa de su tía. No tenía ganas de estar con un grupo de miembros de la familia que nunca había conocido y el tenerlo ahí con ella, quizá la hiciese ponerse más nerviosa. Él hubiera querido estar con ella para protegerla de cualquier cosa


desagradable, pero respetó sus deseos y estuvo de acuerdo. Ángel tenía grandes planes para la noche. Dependiendo solo de que ella estuviera de acuerdo, él quería que esa noche fuera la noche. Esta noche sería una noche que Sarah no olvidaría jamás. Mientras que la mayoría de chicos de su edad soñaban con hacerlo por primera vez, Ángel ya contaba con buena experiencia. Desde que tenía quince años, las chicas le facilitaron demasiado las cosas. Pero Ángel siempre había sido muy precavido, inclusive rehusándose educadamente las primeras veces que las chicas literalmente se le ofrecieron. Gracias a los consejos de Sal, su hermano mayor, siempre le tuvo un pánico de muerte a las enfermedades y a embarazar a alguien. Eventualmente, se volvería una verdadera tentación y caería. Pero ya al inicio, las palabras de Sal retumbaban en su cabeza, sacudiéndole cada vez que estaba a punto de entrarle. “Piensa con la cabeza y no con el pene. SIEMPRE usa un condón, no es no, y no te acuestes con cualquier cosa que se mueva si no quieres terminar con algo de lo que no te puedes deshacer, como una enfermedad, o un hijo. Recuerda, los condones no son 100% efectivos.” Y el consejo más entrañable de todos: “No seas pendejo”. Esa era la razón principal por la que después de varias fiestas, muchas veces terminaba estando con Dana. La idea de cambiar pareja a cada rato lo ponía nervioso, pero nada comparado a los nervios que sentía ahora. Desde que Sarah le había dicho que ya estaba lista, se sintió llegar al límite. Aún con la experiencia que tenía, sabía que esto también era una primera vez para él. Se trataba de Sarah. El solo estar cerca de ella le hacía sentir cosas que ni siquiera podía describir. Y ahora iba a hacerle el amor a ella. Nunca se había acostado con alguien que le importara. Y decir que a él le importaba Sarah, era poco comparado con lo que realmente sentía. Le dio un vistazo a la casa de su tía mientras apagaba el auto. No había sacado las llaves de la ignición cuando la vio venir hacia el auto a toda velocidad por las escaleras de enfrente. Ángel le dijo que no se preocupara por vestirse elegante. El día de Acción de Gracias en su casa era cualquier cosa, menos algo formal. Inclusive con unos pantalones de mezclilla y un sweater, luciría estupenda. Desde el momento en que subió al auto y tomó su mano, pudo sentir una suavidad que hizo que su corazón se sintiera enorme. Hoy había en ella algo más hermoso, y adoraba la forma en que su delicado aroma siempre llenaba el auto. Se inclinó hacia él y le rozó con sus labios los de él, haciendo una pausa para verlo a los ojos un momento y después sonrió. Siempre se sintió como un animal salvaje cuando estaba con Sarah, pero últimamente era diferente. Ella era todo lo que alguna vez pensó, y cualquier


momento en que estaba lejos de ella, era interminable. Ángel cerró sus ojos y la besó. Las palabras salieron de su boca sin previo aviso. “Te amo, Sarah”. Sus ojos se abrieron y tiró de ella hacia atrás para ver su expresión. Los ojos de Sarah eran tan grandes como sus sentimientos. Ambos quedaron sorprendidos. Pero él sabía que lo decía en verdad. “¿En serio?” “Ajá, en serio.” Respiró hondo y recargó su frente en la de ella. Por absurdo que pareciera, creyó sentirlo desde la primera vez que la besó en aquella primera noche. Pero ahora estaba seguro. No había duda. Él estaba totalmente enamorado de ella. Ángel buscó en su mirada lo que probablemente estaría pensando. Después Sarah le dio una gran sonrisa y lo abrazó fuertemente. “Eso significa mucho para mí”. Esas no fueron las palabras que él quería escuchar, pero aún así la abrazó con fuerza. Haberlo dicho se sentía bien, eso era todo lo que importaba. * El almuerzo en casa de Ángel se llevó a cabo bien con los demás miembros de la familia que estaban conociendo a Sarah por primera vez, incluyendo a Sal, su hermano mayor. Ella era tan natural, que pareció que de inmediato le cayó bien a todos. Durante todo el tiempo, Ángel apenas pudo quitarle los ojos de encima. Tan pronto como terminaron, la llevó de regreso a su casa, de modo que pudiera terminar de cenar allá tan rápido como le fuera posible. Cuando regresó de dejarla, Eric estaba en la cocina, sentado en el bar con un plato lleno de comida, y Sofía estaba calentándole algo en el microondas. “Pensé que pasarías el día con tu papá”, le dijo Ángel mientras caminaba rumbo al refrigerador. Eric le contestó con la boca llena. “Ya comí con él”. Viendo hacia el plato abundante de Eric, Ángel le dijo, “Estás bromeando, ¿verdad?” Eric ni pestañeó. “No. Mi papá estaba viendo una mierda de DVD de lo mejor del golf, de modo que pensé darme una vuelta por aquí a ver qué hacían”. Como si no pudiera imaginarlo. Pero a Ángel no le importaba. Se sentía mal por Eric. Como nada más eran él y su padre y ninguno de los dos cocinaba, rara vez comía comida casera. Por eso es que pasaba demasiado tiempo en la cocina de los Moreno. En lo que respecta a Ángel, Eric y Romero eran parte de su familia. Sofía sacó del microondas un plato con una rebanada de tarta de


manzana. Le puso encima una gran bola de helado de vainilla encima. “Se ve bien, Sofie”, le dijo Ángel echándole un ojo a la tarta de manzana mientras sacaba una bebida energética del refrigerador. “No es para ti.” Tomó el plato y lo puso frente a Eric. Eric le sonrió a Ángel. “Gracias, Sof”. “Eres un tragón. ¿En verdad te vas a comer todo eso?” Ángel se recargó en contra del fregadero. “Mierda, voy a comer un poco más del puré de papas tan chingón que hace tu mamá”, dijo Eric, poniendo en su boca otra enorme cucharada. “Yo lo hice”, dijo Sofía sonriendo. “A Sarah también le gustó.” Ángel le sonrió a Sofía. “Cada año que pasa estás mejor, Sofie”. Sal entró en la cocina. “¿Mejor en qué?” “En todo”, contestó Eric. Ese comentario sorprendió a Ángel, y pensó que vio que Eric y Sofía intercambiaron miradas. Ambos, Sal y Ángel, se le quedaron mirando. Eric terminó de masticar y se aclaró la garganta. “Quiero decir que, oí que Sarah dijo que Sofie está agarrando velocidad en la pista.” Eric miró a Sal. “Pero Ángel estaba hablando de su forma de cocinar”. Sal se volteó hacia Sofía con una gran sonrisa. “Así es mi hermanita bebé”. Sofía estaba comenzando a poner los platos dentro de la lavadora. “Ya no soy un bebé, Sal”. Sal puso su atención en Ángel. “De modo que todo mundo está creciendo por aquí. ¿Trajiste a casa a una chica, con papá y mamá, Ángel? ¿De verdad?” “Este güey anda bien clavado”, sonrió Eric. Sin sorprenderse, Ángel lo fulminó con la mirada. “¿Y eso qué tiene?” Tomó un trago de su bebida y deseaba que alguien cambiara de tema. Pero tenía un mal presentimiento. Lo vio en la cara de Sal. Entró a la cocina con un propósito. Sal puso una silla frente a la mesa del desayunador y se sentó a horcajadas. “¿Y desde cuándo?” Sofía contestó por él. “Tres meses y unas semanas”. Eso tomó a Ángel por sorpresa. Ni siquiera él estaba tan seguro de cuánto tiempo llevaban. Sabía que habían pasado algunos meses. “¿Cómo lo sabes?” La expresión de Sofie era de burla. “Sarah y yo platicamos de muchas cosas.” Volteó a ver a Eric y después, volteó de nuevo hacia Ángel. “Lo mencionó hace poco”.


“Wow”, dijo Sal. “Así que cuéntame, ¿qué fue lo que te decidió a ser hombre de una sola mujer?” Sabiendo que Sal no lo dejaría en paz hasta saber todo, Ángel decidió darle un breve resumen de todo. Muy breve. Sal sestaba esperando por un relato más a detalle, pero eso no iba a suceder. Ángel hizo lo posible por parecer aburrido. “La conocí en la escuela. Ella fue la chica nueva este año, y realmente no conocía a nadie.” Ángel se encogió de hombros en buena medida. “Pensé que era genial, de modo que empezamos a salir, se la presenté a los chicos y a Sofie, y desde entonces ando con ella. No es la gran cosa.” Se preguntó si alguien le había creído. Todos lo vieron hoy. Demonios, nunca antes se había esforzado por ocultar el afecto que sentía por Sarah. Pero esta noche era diferente. Decirle que la amaba provocó algo en él. Algo que no podía descifrar. Todo lo que sabía es que cada vez que la besaba, la tocaba, o solo la miraba a los ojos, algo dentro de él, se encendía. Sal se veía satisfecho. “Se ve lo suficientemente agradable”. “Ella es realmente es agradable”, dijo Sofía estando de acuerdo. “Me cae muy bien”. Eric gimió. “Oh, creo que comí demasiado. Sofie, ¿por qué me das tanto de comer?” Viendo que cambiaban de tema, Ángel se aprovechó. “Bueno, eso es lo que te ganas. Entonces, ¿hacemos ejercicio mañana?” Eric se sentó hacia atrás en la silla con las manos en su estómago. El aspecto de dolor en su cara hizo que Ángel se riera. Sin perder el ritmo, Sofía puso un vaso de agua burbujeante frente a Eric. “Mira, tomate esto”. Ángel y Sal miraron a Sofía. “¿Qué? Eso es lo que papá toma cuando come demasiado”. Eric hizo lo que se le dijo, y a medio vaso de detuvo con cara de asco. “¿Qué fue eso?” “Agua mineral”, le dijo Sofía. “Tómatela toda”. Ángel se sorprendió de cómo últimamente Sofía se estaba comportando como la mamá de los pollitos. Disfrutaba de ver cómo se enojaba cuando la llamaba su hermanita bebé, pero por más que le dijera no dejaría de llamarla así. Sonó su teléfono, y cuando vio que era Sarah, de inmediato se preocupó. No había estado en casa de su tía por tanto tiempo. Abrió la tapa del teléfono. “Oye, ¿qué pasa?” “Estoy lista.” Sarah se oía bien.


“¿Cómo te fue?” “Todo estuvo bien. Seguía satisfecha de tu casa, así que solo comí el postre. Ven por mí. Te contare todo”. El solo pensar que volvería a verla lo hizo sonreír. “Okey, llego en un momento”. “Ángel”, susurró Sarah. “¿Sí?” “Te dije que estoy lista.” Le tomó un momento captar. Pero cuando lo hizo, su corazón se disparó y dentro de sus pantalones, hubo un gran revuelo. Maldición, ella lo volvía loco. “Voy para allá”. Ángel no se dio cuenta hasta que colgó, pero Sal había estado viéndolo todo el tiempo. ¿“La vas a traer de regresó acá?”, le preguntó Sal. Ángel le contestó con una amplia sonrisa, “Nop”. “Ajá, bien. Solo recuerda, no seas pendejo”. Guiñándole el ojo, Ángel tomó las llaves de su auto y salió. *** Su tía Norma le había hecho pensar que iba a haber una gran cantidad de parientes por parte de su madre allí. Si Sarah hubiera sabido cómo iban a estar todo, hubiera querido tener a Ángel ahí. En todo el día, Sarah no había podido dejar de pensar en que Ángel le había dicho que la amaba. Ella deseaba ardientemente poderle decir que ella también lo amaba, ¿pero cómo podría hacerlo? ¿Cómo iba a sentarse así nada más y decirle que lo amaba cuando muy pronto se iría, y él sabía perfectamente que era por elección propia? Simplemente no podía hacer eso. Por mucho que le gustó haberle oído decir que la amaba, hubiera preferido no haberlo escuchado. Solo hizo que la culpa fuera mucho más pesada de llevar. “¿Y qué fue lo que pasó?” Salieron del camino de la entrada de la casa de su tía. Ángel puso su mano en su regazo, y ella la envolvió con sus dos manos. Sarah respiró profundo. “Primero que nada, tanta preocupación fue para nada. La mayoría de los parientes que llegaron, eran por parte de mi tío, y los pocos que llegaron del lado de mi mamá, eran pariente lejanos. Aparentemente, los miembros más cercanos de su familia seguían viviendo en Arizona. En realidad, nadie se veía interesado.” Mi tía literalmente tuvo que recordarles que tenía una hermana. Los adultos comieron en el comedor, mientras que”, y alzó los dedos para citar, “nosotros los niños comimos en la cocina. La verdad estuvo bastante


aburrido”. Se saltó la parte en que los sobrinos de su tío estuvieron coqueteándole descaradamente. Se sorprendió de que los dos fueran casi de la misma edad que Ángel, y comparados con él, ambos eran un par de babosos inmaduros. Ángel sonrió, “Qué bien. La verdad es que me preocupé cuando me llamaste tan pronto. Pensé que había pasado algo”. Ella se recargó en él. “No, lo que pasa es que ya no podía esperar para estar contigo”. Ángel apretó su mano. Al principio cuando se acercaron al callejón por la parte de atrás del restaurante, Sarah no estaba segura de dónde estaban. Miró alrededor algo confundida. Cuando entraron, sonrió. ¿Qué era lo que tenía en mente? De seguro no había planeado hacer uso de uno de los reservados, ¿o sí? Caminaron por un pasillo corto y a través de la pequeña oficina desordenada. Pasaron por otra puerta hacia lo que parecía ser una sala de descanso. Ya había escuchado de ella, pero nunca había estado ahí. Había un mostrador con un horno microondas, un tostador, un refrigerador contra la pared con gabinetes a su alrededor, una mesa a mitad del cuarto, y un sofá junto a la mesa frente a un televisor que se encontraba en la esquina. Entonces fue que al final del cuarto la vio, una cama. Era una pequeña cama individual con una colcha oscura, nada elegante, pero serviría. Sintió como su corazón se aceleró. Ángel fue hacia el refrigerador, lo abrió y sacó una garrafa de vino. Sarah sonrió. “¡Oye, mi preciosura!” “Pensé que quizá te quisieras relajar un poco.” ¿A poco sus nervios eran tan notorios? Le sirvió en un vaso y después puso la garrafa dentro del refrigerador y tomó una cerveza para él. Ella se mordió el labio cuando él la jaló hacia la cama. Sarah sintió como el enjambre que tenía en su estómago se volvía loco. Tomando un largo sorbo de su vino vio cómo se acercó de nuevo al mostrador. Abrió un gabinete encima de él y sacó una bolsita de plástico blanco. Regresó y se sentó a su lado. Sonrió y respiró hondo. “Quiero que sepas, que aunque vas a irte, quiero que estemos juntos”. Su vista se nubló con tibias lágrimas. Había pensado en eso tantas veces, pero no se atrevía a preguntar. Era demasiado pedirle. Después de todo, era elección de ella regresarse. ¿Cómo siquiera podría haber tenido el valor de sugerirlo? Ángel sacó una caja pequeña de la bolsa y se la dio. Antes de que pudiera abrirla, él puso su mano sobre la de ella.


“Sarah, esto no va a ser fácil, pero estoy dispuesto a hacer todo lo que sea necesario. No me importa si tengo que ir manejando cada fin de semana. Solo porque estés demasiado lejos no significa que planeo ser un novio de medio tiempo. ¿Entiendes lo que te digo? Quiero que todo sea exactamente como es ahora.” Ella forzó una sonrisa y asintió. “Claro que sí.” Él la besó y retiró su mano de su mano, para que pudiera abrir la caja. La abrió y sacó un brazalete de plata con dijes. “Es hermoso.” Contempló los diferentes dijes. “¿Tú los escogiste?” Ángel asintió. “Cada uno de ellos”. Repasó cada uno. Primero estaba una estrella de mar pequeña, después varias conchas de mar y un bote. Los zapatos para correr y la garrafa de vino la hicieron sonreír. “La señorita se me quedó viendo chistoso cuando le pregunté si tenía un dije en forma de garrafa de vino”. Sarah se rio. “Entonces el lugar no era muy elegante”. “Sí, debió haber sido”. El dije de corazón tenía grabado su nombre, Sarah. “Voltéalo”, le dijo Ángel. Lo hizo y leyó la inscripción. Para ti… por siempre ~Ángel. Puso su mano sobre su boca, conforme las lágrimas le rodaban por las mejillas. Sus miradas se cruzaron por un momento, y después Ángel la besó. Ella respiró hondo, y después nuevamente puso su atención en el brazalete. Había un dije más que parecía como un pollo o pato. Algo confundida, volteó a verlo. “¡Cuac!” Sarah se echó a reír, “Ay, Ángel, es perfecto.”, y le rodeó el cuello con sus brazos. El la besó y luego la apartó un poco para poder verla a la cara, limpió sus lágrimas con sus pulgares y sonrió. “Déjame ver”. Tomó el brazalete de su mano y lo puso en su pequeña muñeca, asegurándolo. Sarah levantó la mano al aire. “Lo amo”. “Te amo.” Ángel la miró a los ojos. Yo también. Por poco y salieron esas palabras de su boca, pero supo detenerlas y sonrió. Era una tortura, pero no podía hacerlo, Ángel tomó el vaso que sostenía Sarah con su otra mano y lo puso en el piso y la jaló hacia él. Sus ojos estaban fijos en sus labios, de modo que bajó la cabeza y la besó, inmediatamente buscando su lengua. Ella se la ofreció de inmediato, queriendo que el sintiera cuanto lo amaba, compensarlo ya que no podía decírselo. Siguió besándola mientras que se movía más hacia atrás sobre la almohada, y después se recostó parcialmente sobre de ella.


Su respiración se volvió más agitada, chupando su lengua más fuerte. Su boca comenzó a recorrerla, besando sus mejillas, su barbilla y empujó con suavidad su cabeza hacia atrás. “Te amo tanto”, le susurró mientras le lamía y chupaba con suavidad el cuello, haciendo que su cuerpo se estremeciera. Sarah le acariciaba sus fuertes bíceps mientras Ángel desabotonaba su blusa. Cuando terminó de desvestirla, el mismo se desvistió y se puso la protección. Después, se arrastró hacia ella. “Sarah”, le susurró, “Las primeras veces serán rápidas. Contigo no puedo controlarme”. Sarah tragó saliva. ¿Las primeras veces? “Pero te recompensaré. Te lo prometo”. Sarah se le ofreció dispuesta. A pesar de todos sus nervios, ella deseaba que Ángel sintiera cuanto lo amaba. Tenía que saberlo. Él significaba para ella el mundo, no había duda de que ella quería que su primera experiencia fuera aquí, con él.

Capítulo 17 Abrumado por todas esas asombrosas emociones, Ángel seguía aún dentro de ella. La besó en la sien y luego en la frente. Desde que conoció a Sarah sentía demasiadas emociones poco familiares, pero ninguna comparada con lo que estaba sintiendo en este momento. Tanto tiempo que se había pasado riendo y pensando que los chicos con novia eran algo tontos. Pensaba también, que era inimaginable cómo alguien podría estar satisfecho con solo una chica. Y ahora ahí estaba él, mirando a Sarah, sabiendo que sin duda, nunca estaría satisfecho con nadie más que con ella. Desde ese primer día en que miró sus ojos inquietantes, Sarah había capturado algo en él. Tontamente pensó que sería suficiente con solo llegar a conocerla. Había sido atrapado por sus ojos heridos, su risa contagiosa, y su obstinada determinación, y sin previo aviso, él había caído de rodillas ante ella. Sin aliento, la besó en las sienes, “Sarah, eres mía”. Ella asintió con la cabeza, pasando sus dedos a lo largo de su espalda. No había forma en que él dejara a Sarah fuera de su vida. La idea le sobrecogió, atrapando cada uno de sus sentidos. Ángel la besó suave y tiernamente, mientras se daba la vuelta y salía de ella. Por un momento, se


sentó a un lado de la cama, sintiéndose un poco aturdido. Desnudo, se puso de pie y caminó hacia la puerta. “¿A dónde vas?”, le preguntó Sarah. Ángel volteó y le sonrió. “Voy a asearme. Enseguida regreso”. Salió del cuarto y se fue por el pasillo hacia el baño. Cuando regresó, Sarah estaba sentada en la cama, sosteniendo en sus manos sus pantalones. Ángel se deslizó dentro de la cama a su lado. Tomó los pantalones, los hizo bola y los aventó hacia el sofá que estaba del otro lado del cuarto. Le pasó a Sarah una toalla. “¿Te duele?” El aspecto inocente en la cara de Sarah lo hizo sonreír. Ella negó con la cabeza. “No, pero pienso que puede ser doloroso si lo intentamos de inmediato”. Ángel se levantó de la cama y alzó la colcha por la parte superior. Sarah se movió a un lado, y luego se metió debajo de ella. Ángel se deslizó junto a ella bajo la colcha y la atrajo a su lado, deslizando sus brazos alrededor de su cálido cuerpo desnudo. “Dios mío, voy a extrañar el estar contigo a diario”. Sarah se puso tensa. “¿Pasa algo malo?”, preguntó Ángel. Sarah negó con la cabeza. “Nada, es que no me gusta pensar en eso”. Ángel no dijo nada, pero no podía dejar de preguntarse por qué Sarah estaba tan determinada a regresar, si ni siquiera podía pensar en ello. Entonces, lo recordó, Sydney. Ángel la besó en la nariz. “Tal vez, en cuanto Sydney se vaya a la universidad, puedas considerar regresar”. El aspecto de su cara hizo que Ángel quedara desconcertado. Él ya había visto ese mismo rostro antes, y lo hizo sentirse incómodo, pero no supo lo que significaba. “¿Qué te pasa?”, le pregunto Ángel. Ella lo miró por un segundo, aún con ese aspecto desconcertante. “Sydney”, dijo Sarah. “Bueno, no es todo... como tú piensas”, dijo titubeante. Sin comprender, Ángel entrecerró sus ojos. Entonces fue que vio un ligero cambio en su expresión. “Lo que quiero decirte, es que no se trata nada más de Sydney, Ángel. A ciencia cierta, no sé lo que pase con mi mamá. Puede ser que para entonces, ella ya haya salido”. Lo último de lo que Ángel quería hablar era acerca de su madre. Con todo y lo egoísta que se sentía, no quería estropear para nada la noche, no esta noche. Ángel la besó suavemente. “No hay por qué preocuparnos por eso ahora, okey?” El deslizó sus manos por todo su cuerpo desnudo y respirando profundamente, cerró sus ojos. Tener a Sarah así de cerca, sin absolutamente nada entre ellos dos, lo volvía loco. Nuevamente, estaba listo.


La besó más intensamente esta vez, queriendo comérsela. Por mucho que quería hacerle el amor una y otra vez, él sabía que ella estaba adolorida, y no quería lastimarla. No quería que Sarah recordara así la primera vez en que estuvieron juntos. Pero le hizo buena la promesa de compensarla. Después de tomar aliento, se abrió paso hacia sus caderas. Sintió como Sarah temblaba mientras Ángel la besaba en la parte interior de sus muslos. Ella nunca olvidaría esta noche. Ángel se aseguraría de ello. *** Valeria llevó a Sarah al centro comercial. Más tarde esa noche, todos iban a celebrar el cumpleaños de Ángel. Sarah quería escogerle un regalo a Ángel, y Valeria quería comprarse un atuendo nuevo. Alex iba a estar ahí, de modo que Val quería hacerlo babear. Sarah estaba nerviosa por su regalo. La pulsera que Ángel le dio era muy especial. Quería que su regalo fuera para él, así de especial. A Ángel no le gustaba la joyería, pero ella sentía que esto ameritaba algo especial. Eligió una cadena de plata sencilla y la hizo grabar. Para ti... por siempre ~ Sarah. Sarah era de él en todos los sentidos. Quería algo que se lo recordara todos los días, especialmente cuando ella se fuera a Arizona. Habían pasado dos semanas de que ella se le entregara por primera vez. Desde entonces, lo habían vuelto a hacer en cualquier oportunidad que se les presentaba. Cada vez lo disfrutaban más. El solo pensar en ello, la hacía sentirse deseosa. Ambas, ella y Valeria examinaron la cadena cuando el dependiente de la tienda se la pasó a Sarah sobre el mostrador. “Oye, en verdad está linda”, le dijo Valeria. Sarah arrugó la nariz. “¿En verdad lo crees? ¿No se te hace que es demasiado cursi?” “No, para nada”. Valeria revisó el grabado. “¡Oh!, esto le va a encantar”. Valeria salió de la tienda para contestar su teléfono y Sarah terminó de pagar la cadena. Para cuando salió de la tienda, pescó lo último de la conversación de Valeria y se dio cuenta de que estaba hablando con Alex. Valeria volteó para ver a Sarah. “¿Y esa sonrisa?”, le dijo Sarah bromeando. Lentamente salieron caminando del centro comercial. Valeria alzó los hombros. “Alex es gracioso, pero no lo sé. Odio hacerme ilusiones”. “¿Qué es lo que quería?” “Saber si voy a ir hoy en la noche”.


Sarah estaba sorprendida. Sabía que Alex seguía llamando a Valeria por teléfono, pero no esperaba que él quisiera seguir viéndola. “¿Eso quería él?” “Ajá, me dijo que estaba esperando verme ahí. Quiere hablar conmigo”. “Qué bien, eso es bueno, ¿cierto?” Sarah frunció el ceño, al pensar en cómo había incitado a Valeria antes, y como ella había caído. Y ahora, lo estaba haciendo de nuevo. “Pues no mucho. Le dije que había estado hablando de nuevo con Reggie. No le mentí. Últimamente Reggie me ha estado hablando y mandando mensajes de texto. Alex me preguntó si pensaba regresar con él, y le contesté que no estaba segura. Eso sí fue mentira.” El gesto de Valeria se tornó amargo. “No quiero un novio, especialmente sintiendo lo que siento por Alex. Creo que simplemente es un Moreno. Siento que todo esto de Reggie le ha tocado una fibra muy sensible, estoy segura. “¿Aún sientes algo por él?” Sarah no podía comprender a Valeria. Pensaba que superaba fácilmente su relación con los chicos. Sin embargo, Alex la había hecho llorar, y mucho. La cara de Valeria lo decía todo, y Sarah se sintió mal por ella. “Había estado bien hasta que empezó a llamarme de nuevo. Pero si lo veo esta noche, sé que va a ser aún peor”. Sarah se detuvo antes de decirle algo que fuera más esperanzador. No volvería a hacer lo mismo. “Bueno, no tienes por qué preocuparte por eso ahorita. Pasará lo que deba pasar”. Terminaron sus compras y se fueron en auto hacia su casa. Valeria dejó de hablar de Alex, y Sarah no quería traer ese tema de nuevo a la plática. Estaba hojeando una revista cuando recibió un mensaje de texto de Sofía que casi le causa un ataque al corazón. Me quiero morir, Romero nos sorprendió a Eric y a mí. ¿Puedes hablar? Sarah se enderezó y pulsó el botón para llamar. Sofía le contestó al primer timbrazo. “¿Qué pasó?” “Fui a recoger un DVD que quería que me prestara”, le dijo riendo. “Espérame”. Aturdida, Sarah la esperó. En toda su vida, no podía explicarse como Sofía podía encontrarle la gracia a toda esta situación. Desde la primera vez que Sofía le mencionó que ella y Eric se habían besado, apenas si pudo contenerse. Desde entonces, para el terror de Sarah, la ponía al tanto de cada encuentro que tenían ella y Eric. Cada uno de esos momentos era más intenso


que el anterior. El corazón casi se le salía del cuerpo, y Sofía estaba ahí, ¡muerta de risa! Escuchó como se cerraba una puerta y nuevamente escuchó la voz de Sofía. “Okey, yo acababa de salir de la casa y Ángel acababa de llegar. De cualquier modo, Eric estaba solo en su casa, pero acaba de salir de ducharse. Solo tenía la toalla puesta y comenzamos a besarnos y tocarnos.” Sofía bajo la voz. “Sarah, la toalla se le cayó, ¡y le vi todo!” Sarah sintió que se iba a desmayar. Comenzó a abanicarse con la revista. Valeria se le quedó mirando. “¿Quieres que prenda el aire acondicionado?” Sarah negó con la cabeza. “¿Y qué pasó?” “Me aparté. Él en verdad se sintió mal, y no podía dejar de disculparse y de preguntarme si yo estaba bien. Y si lo estaba. Solo que me tomó por sorpresa. Pero fue emocionante.” Nuevamente, Sofía volvió a reírse, haciendo que Sarah quedara desconcertada. “Entonces, oímos que alguien llamaba a la puerta. Romero ni siquiera esperó. Así nada más, se metió. Yo agarré el DVD de la repisa y salí corriendo de ahí”. ¿Emocionante? Sarah se ventiló más fuerte aún. Valeria la miró raro, y prendió el aire acondicionado. Sarah agradeció el aire frío. Casi empezaba a sudar. “¿Te dijo algo Romero?” “No, solo se quedó ahí sin poder decir ni pio. ¿Crees que vaya a contar algo?” “No lo sé”, le contestó Sarah. En verdad que no lo sabía. Esto estaba fuera de control. Deseaba poder decirle a Sofía que no le contara más nada. Ya no quería saber nada. Ya era bastante malo ocultarle una cosa grande a Ángel. No estaba segura de cuál de las dos cosas era peor. El solo pensarlo la hizo estremecerse. Pero también sabía que Sofía estaba sola en todo esto. Sarah no sabía si debía sentir pena por ella o admirarla. El mundo de Sofía estaba lleno de cavernícolas prepotentes, pero al parecer, eso no la hacía detenerse. “¡Tengo a Eric en la otra línea!”, le dijo Sofía casi a gritos. “¡Luego te llamo!” Hubo un clic, y la llamada terminó. Sarah bajo el teléfono totalmente aturdida. “¿Qué fue todo eso?”, le preguntó Valeria. “Créeme. No quieres saberlo”. Ya estaba en casa cuando Sofía le llamó de nuevo. Eric había sido


honesto, pero le contó a Romero lo indispensable, y Romero le prometió no decir nada, pero pensaba que Eric era increíblemente estúpido. Sarah se sintió aliviada al saberlo y además estaba contenta de no ser la única que lo sabía. Aun así, le preocupaba que Romero se emborrachara y despepitara todo. Esta noche iba a ser muy interesante. Todos iban a estar ahí.

Capítulo 18 Como era usual, el corazón de Ángel se desbocaba con solo ver a Sarah. La besó tan pronto Sarah estaba dentro del auto. Supuestamente debía ser un beso inocente, pero incapaz de contenerse, la besó apasionadamente hasta que alguien en el asiento de atrás aclaró la garganta. Sarah se apartó de inmediato y volteó. Romero, Sofía y Eric estaban hacinados en el asiento de atrás. “No los vi chicos”. Su expresión escandalizada de Sarah al verlos sorprendió a Ángel. Esta no era la primera vez que él se mostraba apasionado con ella frente a ellos. “Fue mi culpa”, dijo Ángel sonriendo, mientras manejaba para salir de la entrada de los autos. “Olvidé que había alguien en el asiento de atrás”. “Yo estaba hablando contigo justo cuando ella se subió al auto, baboso”, protestó Romero. Ángel rio entre dientes y entrelazó sus dedos en los de Sarah, colocando ambas manos encima de su regazo. Sarah miró de frente, un poco rígida. En verdad que no sabía qué hacer. Esperaba que Sarah no estuviera molesta. Todo el camino hacia el boliche fue demasiado silencioso, excepto por la protestas de Romero acerca de la música. Ángel pulsó el botón de apagado para callar a Romero y volteó por el retrovisor para ver su reacción. Lo que vio fue la cabeza de Sofía, recargada en el hombro de Eric. “¿Estás cansada Sofie?”, preguntó Ángel. Enderezándose de inmediato, Sofía le contestó. “No”. Ángel vio la hora en el tablero. Apenas eran las ocho. “Oye Eric, ¿se estaba quedando dormida encima de ti?” Sarah se enderezó en su asiento y llevó la mano de Ángel hacia sus labios y la besó. De inmediato se olvidó de Sofía y a cambio le sonrió. Estaba contento de que Sarah no estuviera enojada. Tenía que recordar que aunque a él le importaba poco lo que la gente pensara acerca de cómo Sarah lo enloquecía y lo hacía sentir, ella era un poco más reservada. Cuando llegaron al boliche, Ángel se llevó a Sarah aparte de los demás.


Con sus brazos rodeó su cintura y la atrajo hacia él. “¿Estás enojada”? La cara confusa de Sarah le sirvió de alivio. “¿De qué?” “De nada.” La besó, sintiéndose algo tonto. “No importa”. Él debía saber que algo así no la haría enojar. Fuera lo que haya sido, ya se le había pasado. Sarah lo miró raro, pero no le preguntó nada. En el boliche había más gente de lo que Ángel había esperado. Sabía que los viernes eran muy movidos. Apagaron las luces y pusieron música, pero había demasiada gente. La mayoría de los chicos del equipo ya habían llegado, y aparentemente, Sarah y Sofía habían invitado al equipo de pista, porque muchas de ellas andaban por ahí. Sarah y Sofía se apartaron para estar con sus amigas del equipo de pista. A Ángel no le importó. Todavía tenía esperanzas de que ellas la convencieran de unirse al equipo y decidiera quedarse. Faltaban tan solo unas semanas antes de que ella se fuera, y eso lo estaba matando. Pero no iba a pensar en eso, y arruinar la noche. Romero le pasó un refresco y puso su brazo alrededor de sus hombros. “Feliz cumpleaños, muchachote”. Ángel bebió cuidadosamente del popote. Ya lo sabía. Estaba seguro, eso sabía cómo a gasolina disfrazada con refresco. Ángel tosió. “¿Qué chingados fue eso?” Romero estalló en risa y lo mismo hicieron los demás miembros del equipo. “Es tu cumpleaños, Ángel. ¡No seas marica!” Alguien siempre se las ingeniaba para poner algo en la bebida. Y sabía que los chicos iban a tratar de perjudicarlo, porque era su cumpleaños. Pero él tenía otros planes para esa noche. No iba a haber forma de que se perdiera eso. Siempre pasaban las mismas cosas. Todos eran menores de edad, por lo que la única oportunidad de tomar un trago era meterlo de contrabando. Estaba seguro que más de la mitad de las personas que estaban ahí, traían algo. A Ángel ni siquiera le gustaba el licor fuerte. Lo más que tomaba era cerveza, y aun así, tomaba solo una o cuando mucho dos. Pero no quería desilusionar a los chicos, de modo que hizo como si en verdad estaba tomando. Sabía que todos estaban bebiendo la misma mierda, y en breve, nadie se daría cuenta de que se había deshecho de su trago. Llevaban ahí un par de horas, y Ángel no podía creer que seguía llegando gente. El lugar se estaba poniendo demasiado lleno. Ángel sabía que Sarah le estaba dando espacio para estar con los chicos. Sarah regresó con él por un momento, pero después se fue para seguir pasándola con sus amigas. Ángel no tenía problema alguno de que Sarah se quedara a su lado toda la noche, pero conocía a Sarah. No lo haría. Para ella siempre había sido importante darle su espacio.


Alex llegó tarde, pero Ángel lo apreció. Sabía muy bien que esta clase de fiestas no se comparaban con las que Alex tenía ahora en la universidad. Pero aun así, ahí estaba, mirándose más feliz que nunca de verlo. “Feliz cumpleaños, chiquitín” Alex chocó su mano y lo jalo hacia sí mismo para darle un abrazo de oso. Ángel lanzó un gruñido cuando Alex, a propósito lo abrazó fuertemente. Solo Alex lo hacía sentir más chico. Lo soltó, y dio un vistazo alrededor. “Maldición, sí que está llenísimo este lugar”, Alex se veía satisfecho. Había demasiado alcohol en el ambiente. Eso nunca era bueno. Se había fijado que varios empleados estaban con caras de preocupación. Solo había un guardia de seguridad. Era una persona más grande, ya entrado en los cincuenta años, y ya la había pasado bastante duro tratando de romper una disputa verbal entre dos chicas. Por supuesto, que en nada había ayudado un grupo de babosos por ahí gritando, “¡Peleen! ¡Peleen! ¡Peleen!” Ángel había estado vigilando a Sarah, pero con la llegada de Alex, la perdió de vista entre la multitud. Romero se acercó y Ángel le jaló la camisa. “¿Has visto a las chicas?” Era obvio que Romero ya andaba tomado. “Ay sí, he visto un montón de ellas”. “Me refiero a Sofía y Sarah, güey”. Romero levantó las cejas y alzó los hombros. Ángel se dio cuenta de que Romero no iba a ser de gran ayuda. “No estoy seguro de Sarah, pero Sofía está con Eric”. “¿Y dónde está Eric?” “Yo qué sé”. Ángel frunció el ceño. ¿Por qué diablos le molestaba eso? Justo cuando estaba tratando de ordenar sus pensamientos, sucedió una conmoción a sus espaldas. Se dio la vuelta, y antes de darse cuenta, había vasos y comida volando por los aires. Todos estaban revueltos, las chicas gritaban, y más y más gente se involucraba en la riña. Ángel buscaba frenéticamente a Sarah y a Sofía. Sintió una mano en el hombro, e instintivamente se la quitó de encima, pero vio que era Alex. ¿”En dónde está Sofía?” Su cara de preocupación era igual a lo que Ángel sentía. “No lo sé”. Ángel estaba enojado, había perdido de vista a las chicas. Esto era un caos. Toda la gente estaba siendo empujada. Ángel y Alex se abrieron paso entre la multitud. “Ahí está Sarah”, señaló Alex. Ángel la vio, y salió disparado hacia ella. Estaba con Valeria, pero no


veía a Sofía por ningún lado. La expresión de preocupación de Sarah se atenuó en el momento en que lo vio. Él la tomó de la mano en cuanto la alcanzó. “¿Dónde está Sofía?” Ella negó con la cabeza. “Pa’ saber. Nos separamos cuando todo mundo empezó a empujarse”. “¡Circulen, circulen!” El guardia de seguridad y un par de empleados del boliche estaban haciendo que todo el mundo saliera. Lo único que podían hacer era salir de ahí. Llenos de ansiedad, se quedaron parados afuera en el estacionamiento viendo como salían todos del lugar. ¿Qué diablos se le había atravesado por la mente para haber traído a Sofía a este lugar? Ángel sintió cómo le apretaba la mano Sarah. Vio a Eric salir entre la multitud, pero no a Sofía. Se dio cuenta cuando Eric alzaba su mano entre la multitud y conforme la gente se dispersaba, vio a Sofía de la mano de él. Ángel exhaló aliviado. “¡Ahí están!” Sarah alzaba su mano al aire para llamar su atención. Eric los vio y caminó de entre la multitud hacia ellos, sin soltar a Sofía de la mano. Cuando llegaron a ellos, sonrió y palmeó con su mano libre a Ángel en el hombro. “¡Caray amigo! ¿Este es un cumpleaños o qué?” Ángel sacudió la cabeza y se dirigieron hacia el auto. Alex y Valeria ya estaban ahí. “¿Y ahora a dónde?” Preguntó Alex. En lo que concernía a Ángel, la fiesta había terminado. Ya tenía sus propios planes. Ellos estaban, después de todo, festejando su cumpleaños. “Creo que ya tuve suficiente acción por una noche”, dijo Ángel mintiendo. “Voy a llevar a estos chicos a su casa”. “¿Qué?” Hubo una nota de desencanto en el tono de Eric. “No son ni siquiera las once”, agregó Sofía. Ángel jaló hacia él a Sarah por la cintura, y ella se recargó en él. “Sí, Sarah está cansada”. Sarah levantó súbitamente la cabeza y jugando le dio un golpe en el costado. “¡No me eches la culpa a mí!” Ángel trató, pero no pudo ocultar una sonrisa, “Sarah, cariño, se supone que deberías de seguirme la corriente”. Alex sacó sus llaves del bolsillo. “Toma.” Se las lanzó a Eric. “Lleva a Sofie y a al baboso ese a casa. Valeria me quiere enseñar algo”. Alex esbozó una sonrisa maliciosa y Valeria le dio un codazo. “No hagas que suene así”. Romero se acercó a la bola. “¡Oigan! ¿Y la fiesta?” “Más te vale que no te vomites en mi auto”, le advirtió Alex a Romero y se alejó de ahí con Valeria.


Romero se quedó confundido. “¿Tu auto? Yo me voy con Ángel, ¿cierto?” Volteó hacia Ángel. “Tú te vas con ellos” Ángel le señalo a Eric y a Sofía que ya estaban yéndose rumbo al auto de Alex. Caminaban hacia una buena multitud que todavía se encontraba en el estacionamiento. “Cuídate Sof”. Eric tomó de la mano a Sofía y se la mostró a Ángel. “No te preocupes, ¡ya la tengo!” “¿Estás de acuerdo con eso?”, le dijo Romero señalando a Eric. “No seas baboso” Ángel frunció el ceño. “Mueve el trasero, antes de que te dejen”. Si se tratara de otro, Ángel se hubiera sentido extraño. Pero conocía a Eric y sabía que como siempre cuidará de Sofía. Romero salió disparado detrás de ellos. “¡Oigan! Espérenme. ¡Eric, dame la mano a mí también!” A Sarah le dio risa y Ángel volteó y le puso de nuevo atención. La risa de Sarah le hacía cierta burla pero a la vez lo desafiaba. “¿Y entonces, que hay conmigo? Yo soy el chico del cumpleaños. ¿A dónde me vas a llevar?” El corazón de Ángel dio un vuelco. Sabía perfectamente bien a dónde la llevaría. * Tan pronto como entraron al cuarto del restaurante, Ángel jaló a Sarah hacia él y le dio un beso apasionado. Ya estaba listo para ella. Demonios, había estado listo toda la noche. Después de unos minutos, Sarah se apartó para tomar aire. “¡Wow!”, dijo Sarah casi sin aliento. “Oh sí, wow.” Ángel sonrió. Estaba a punto de besarla de nuevo, pero Sarah lo detuvo poniendo la mano en su pecho. “Espera”. Se apartó y corrió hacia su bolsa que estaba en el mostrador. “Tengo algo para ti”. Eso no hizo muy feliz a Ángel. Le había pedido que no gastara en él. Sabía de lo poco que ganaba de niñera y que todo eso lo ahorraba para cuando regresara a Arizona. “Sarah, cariño, te dije que...”. “Silencio, yo quería hacerlo.” Sacó una cajita con un moño color plateado alrededor. Ángel sonrió de lado y tomó la caja. Sarah tomó su mano y lo llevó hacia la cama. Se sentaron y Ángel comenzó a abrir su regalo. Sarah se sentó muy pegada a él. El entusiasmo de Sarah le divertía.


Abrió la caja y sacó la cadena de plata. Sabía que Sarah estaba ansiosa esperando alguna reacción de su parte, pero se veía tan adorable que no le iba a decir lo que realmente quería decirle, ella no debió haber gastado tanto dinero en él. “Me gusta”. La besó de nuevo. “Lee la inscripción”. Ángel volteó la cadena. Para ti... por siempre ~ Sarah “Quería darte algo para que me recordaras a diario, ahora cuando me vaya”. Cuando me vaya. Demonios, él odiaba como se oía eso. Sarah debía estar loca si pensaba que él necesitaba algo para recordarla. En su mente, Sarah siempre estaba presente. Sin embargo, le sonrió y la tomó en sus brazos. Era tiempo ya, de recibir el regalo por el que había esperado toda la noche.

Capítulo 19 Sarah se sobresaltó cuando vio la hora en su reloj. Su teléfono celular estaba sonado, y aún no daban ni las seis de la mañana. ¿Quién llamaría a estas horas? Se estiró y tomó el teléfono. Era Sydney . Lo abrió para contestar sin saber qué esperar. “¿Hola?” “Oye Lynni”, sonaba muy tranquilo. “¿Todo está bien?” “Ah sí”, le dijo. “Perdón por llamarte tan temprano. No podía dormir”. “¿Por qué? ¿Qué pasa?” En todos los años que tenía de conocerlo, sabía que las únicas veces en que Sydney no podía dormir era porque estaba estresado acerca de algo. Se sentó sobre la cama y puso una almohada atrás de ella. “No pasa nada”. Sarah ya conocía ese tono. “Sydney, estás estresado por algo. Deberías saber lo bien que te conozco y no tratar de esconderme algo”. Hubo silencio en el otro lado de la línea y luego un suspiro. “No he podido dejar de pensar en ti y en Ángel”, le dijo. “¿Estás segura que estarás bien al regresar acá?” Sarah frunció el ceño. Habían pasado cerca de dos semanas de que Ángel le había hecho el amor por primera vez. Pasó un tiempo antes de contárselo a Sydney, no quería traicionar a Ángel al compartir algo tan íntimo con otra persona. Pero hacía cerca de una semana, no pudo mantenerlo más


para ella misma. A diario, Ángel le decía cuanto la amaba . Eso la estaba matando ya que no podía responderle de la misma forma. De modo, que no pudo más y se lo contó a Sydney muerta en llanto. Desde entonces, Sydney había estado fuera de sí, siendo poco optimista de que ella pudiera regresar a Arizona. Pero ella se había esforzado para convencerlo de que podría y lo haría. No había forma en que ella se olvidara de esto, el solo pensarlo la devastaba. Tenía que regresar, sin importar cuánto quisiera quedarse ahora. Lo único es que no iba a poder ser capaz de vivir consigo misma. ¿Cómo podría decirle ahora que le daba la espalda simplemente por un tipo al que tenía cuatro meses de conocer? Aunque habían sido los mejores cuatro meses de su vida, no podía hacerlo. Nunca podría olvidar la forma en que Sydney lloró aquel día tan terrible en que Sarah supo que tendría que mudarse. Ella también había llorado por él, de la misma forma en que había llorado por sí misma. “Sydney, ya te lo he dicho. Puedo hacerlo. Ángel y yo seguiremos juntos, aunque yo me mude a Arizona”. ¿Estás segura?”, le preguntó. “No han estado lejos el uno del otro ni un solo día desde que comenzaron a salir”. Sarah cerró sus ojos apretándolos. Sabía que Sydney estaba en lo correcto. Iba a ser duro, más duro que cuando dejó a Sydney. Aun así, tenía que hacerlo. “Estaré bien, Syd. Pude sobrevivir todo este tiempo acá, ¿te acuerdas cómo pensé que no iba a poder lograrlo?” “Si claro, has estado bien, más que bien, debido a él”. “Bueno, pues te tendré a ti cuando regrese y me ayudes a pasar por esto”. Por algunos momentos, hubo un extraño silencio. “Lynn, en todos los años que llevo de conocerte, nunca te había oído tan feliz. Odiaría tenerte de regreso y que te sintieras miserable”. “Imposible”, le contestó Sarah. “Mientras tu estés ahí para mí, estaré bien”. No pudo evitar que se le escapara un bostezo. Estaba tan cansada. La parada lujuriosa en el restaurante había durado más de lo que habían planeado. Había llegado a casa ya pasado el toque de queda. Por suerte, dentro de lo que ella se había dado cuenta, nadie lo había notado. Todos parecía estar dormidos cuando ella se escabulló. “Deberías regresar a dormir”, le dijo Sydney. “Te oyes muy cansada”. “Estoy bien.” Sarah bostezó nuevamente. “No, estás cansada. Regresa a la cama. Hablamos más tarde”.


“¿Estás seguro?” “Claro”. “Bueno”, le dijo. “Deja de preocuparte por eso, Syd. Todo será como antes. Parecerá como si nunca me hubiera ido.” Después de haber colgado, fue al baño y pensó en el día que tenía por delante. Desde la noche en que se le entregó a Ángel y acordaron en continuar con su relación incluso cuando ella se regresara a Arizona, se sentía llena de culpa. Tenía que decirle a Ángel la verdad sobre Sydney, y por poco y se lo cuenta esa misma noche. Pero se acobardó, por no querer estropear el momento. Sarah sacudió la cabeza, recordando cómo vergonzosamente utilizó a su madre para cambiar el tema. Desde entonces, había preparado uno excusa después de otra para no decirle. Pero no podía permitirse el placer de decirle que lo amaba hasta que su conciencia estuviera limpia y le hubiese dicho la verdad. Y el no poder hacerlo, la estaba matando. Iba a ser algo tenso, pero si Ángel en verdad la amaba como decía que lo hacía, estaba confiada en que la entendería. Se volvió a dormir tan pronto como su cabeza tocó la almohada. Siendo un pájaro madrugador, se sobresaltó cuando el teléfono volvió a sonar, y se dio cuenta de que se había dormido por tres horas más. Esta vez, era Ángel quien llamaba. “¿Hola?” “Hola, cariño, ¿te desperté?” “Mmm.” Sarah estiró los brazos. “Sí, pero es lindo que sea tu voz la que estoy escuchando”. “No hagas ese sonido, Sarah”, le dijo Ángel. “Me volverá loco todo el día hasta que pueda estar contigo”. “¿Todo el día? ¿Qué no me ibas a recoger temprano hoy?” “No, cariño. Estamos cortos de personal hoy. Sofía y yo estuvimos ayudando con el servicio de hoy en la mañana y ahora tenemos que regresar al restaurante. No podré recogerte sino hasta por ahí de las siete de la noche”. “¡Hola Sarah!” Oyó la voz de Sofía. Sarah frunció el ceño, molesta con ella misma por haber dormito hasta tan tarde. Pudo haberlos ayudado con el servicio en la mañana. “¿Quieres que les ayude?” “No, Eric nos va a ayudar. Lo estoy recogiendo ahorita.” Su voz se hizo más baja. “Además, te mantuve demasiado tarde anoche. Quiero que descanses para mí, para hoy en la noche”. “Espero que hayas descansado”, le dijo Sarah, “porque yo estoy lista ahora”. “Para”, le susurró. “¡Mierda! Si puedo desocuparme antes de las siete te


llamo, así que estate lista”. “Okey”, le contestó Sarah riendo. “Te amo, cariño”. Ella sintió que su corazón estaba siendo secuestrado, incapaz de decirle lo que tanto ansiaba. “Okey, adiós”. Se acabó. Hoy mismo por la noche le diría todo. Cada célula de su cuerpo moría de miedo, pero tenía que hacerlo. No podía pasar un día más sin decirle lo mucho que lo amaba. En lo que decidía que tanto limpiaba su conciencia, dejaría que también Sydney se involucrara dentro de toda esta complicada mentira. Tal vez él pudiera aconsejarle sobre la mejor forma de decírselo a Ángel. Trató de llamarlo, pero en seguida era enviada al buzón. Le dejó un breve mensaje, diciéndole solo que tenía que hablar con él y que no iba a estar con Ángel durante el día, por lo que podía llamarle a la hora que fuera. El resto del día se la pasó lavando su ropa y repasando sobre lo que le diría a Ángel. Esta vez no se echaría para atrás. Lo había ensayado una y otra vez. A cada momento que miraba el reloj el nudo que sentía en el estómago crecía y se volvía más pesado. Trató de llamar a Sydney varias veces más, pero siempre le contestaba el buzón. Ángel lo entendería. Se lo decía a sí misma una y otra vez. Él tenía que hacerlo. Ella lo haría y una vez que le dijera cuanto lo amaba, Ángel sabría que no había nada por qué preocuparse. Sarah estaba mirando su ropa en el closet cuando escuchó, “¡Oye tú!, y pegó un brinco que casi la hizo perder el equilibrio. Volteó y vio a Valeria parada ahí con una sonrisa. “¿Qué onda contigo?” Sarah cerró los ojos y puso su mano en el pecho. “¡Dios mío!, he estado tan nerviosa todo el día, estoy echa un desastre”. “¿Por qué?” Valeria entró y se sentó en la cama de Sarah. Sarah dejó caer los hombros. “Hoy en la noche le diré a Ángel”. “¿Le dirás qué? “Acerca de Syd”. Los ojos de Valeria se abrieron enormes. “¿Todavía no lo sabe?” Sarah hizo un movimiento con sus ojos. Valeria siempre se las ingeniaba para hacerla sentir peor, especialmente acerca de esto. “No, pero de seguro hoy en la noche se va a enterar. Sin más pretextos. Hoy se lo diré”. Se dio la vuelta para seguir mirando en su closet. “Es solo que no estoy segura como comenzar” “Pues espérate lo peor”. Sarah se volteó rápidamente y la fulminó con la mirada. “Oye, ¡gracias!,


eso sí que me ayuda”. Valeria alzó los hombros. “Solo quiero decirte que va a encabronarse, Sarah. Sabes que lo hará. Mierda, su hermano todavía tiene los huevos de decirme que no le gusta que me esté hablando con Reggie. Ni siquiera me sigo viendo con él, y para empezar nunca fue mi novio, pero Ángel sí que está loco por ti. Y tiene más derecho de sentir que eres suya, toda suya. Y no va a estar muy contento de que regreses con Sydney, tu amistad masculina”. “Pero tengo que decírselo”, le dijo Sarah. “Sí, debes hacerlo”, le dijo Valeria. “¿Ya pensaste en lo que vas a decir?” “Todo el pinche día.” Sarah dejó caer su vestido en la silla de su escritorio. “Creo que debes de vestirte muy linda esta noche”, le dijo Valeria. “Tú sabes, arréglate muy sexy. La distracción hará que no sea tan duro, que el enojo sea menor”. “¿Tú crees?” Sarah se le quedó mirando en forma aprehensiva. “Sí.” Valeria de levantó de la cama. “Tengo un vestido verdaderamente candente que puedo prestarte. Te quedará un poco corto, pero tampoco se verá vulgar. Te lo prometo”. Sarah vio como Valeria salió corriendo hacia su cuarto. Se mordió un labio mientras pensaba en ello. Parecía algo tonto, pero estaba dispuesta a intentar cualquier cosa que pudiera ayudar. Valeria regresó con un vestido negro. Era de escote bajo al frente y tenía dos aberturas a los lados. Parecía que le quedaría una o dos pulgadas más arriba de las rodillas. Sarah se le quedó mirando. “¿Crees que me quede esa cosa?” “Pruébatelo.” Valeria se lo dio y salió de su cuarto. Sarah se lo probó y le quedaba perfecto, algo más pegado de lo que ella normalmente usaba y mucho más revelador. Realmente mostraba buena parte de su busto. Supuestamente iban a ir a una fiesta en la parte Este, un poco más elegante que las usuales fiestas en el patio a las que asistían. Pero estaba segura que después de que Ángel la viera en este vestido, en lugar de la fiesta se irían de regreso al restaurante, lo cual para ella estaba perfecto. Se dio la vuelta para ver en el espejo cómo lucía por detrás cuando Valeria regresó. Sarah volteó justo para ver como Val se ponía la mano en la boca. “¿Qué pasa?” “¡Ay Dios mío! Soy un genio.” Rio Valeria. “Estoy segura que ni siquiera va a escuchar nada de lo que le digas. ¿Cómo no se me había ocurrido antes?” Sarah volvió a mirarse al espejo. Ese vestido no tenía nada que ver con


ella. En el momento que Ángel la viera, se daría cuenta de que algo estaba pasando. “¿Crees que tu papá me va a dejar salir con esto puesto?” “Buena pregunta”, le dijo mientras le daba la vuelta a Sarah, viendo como lucía. “¿A qué hora te va a recoger?” “Como a las siete”. “No te apures.” Valeria tenía una mirada picaresca en su cara. “Van a ir a ver un espectáculo y luego a cenar. Pero no les gusta gastar, así que van a ir a una función más temprano, alrededor de las cinco”. Sarah volvió a mirarse en el espejo. Le regresó la horrible sensación que sentía en el estómago, pero con vestido o sin él, le diría la verdad esa misma noche, sin importar nada más. Comenzó a arreglarse justo antes de las cinco. Valeria le ayudó con su cabello. Su cabello era lacio, pero Valeria se lo alisó aún más para que se viera sedoso y súper sensual. Sarah miraba a Valeria desde el espejo del baño viendo cómo se concentraba en plancharle el cabello. “¿Y cómo te fue con Alex anoche? Los dos se veían muy sociables”. Valeria volteó la vista hacia el espejo y se encogió de hombros. Siguió concentrada en el cabello de Sarah. “Mira, creo que apagó el teléfono o lo puso en vibrador, ya que no sonó en toda la noche. Traté de resistírmele todo lo que pude, pero es tan endemoniadamente difícil. Pero no me acosté con él. Le dije que no voy a hacerlo más. De modo que me preguntó que si era por Reggie. Y le contesté, ‘No, es porque me duele demasiado.’ Y luego se disculpó por tenerlo tan grande”. La cara de Valeria era de disgusto, pero Sarah no pudo evitar reírse. Alex era bien chistoso. “Ya para”, le dijo Valeria. “Vas a hacer que te queme”. Sarah controló su risa lo mejor que pudo, y Valeria le siguió contando lo que pasó el resto de la noche con Alex. Sarah no pudo evitar reírse algunas veces más. Viéndolo a su modo, Valeria quería culpar en parte a Alex por la forma en que pensaba. Ella se le había entregado demasiado fácil y sin compromiso. Pero Alex no tenía derecho de pedirle que dejara de salir o hablarse con cualquier otro muchacho. Alex era, como dijo Valeria, algo ridículo. Valeria le dijo que podían salir pero no habría nada de sexo, y hoy por la noche volverían a salir. Sarah tuvo que reírse nuevamente por eso. Si era verdad que Alex era como Ángel pero multiplicado por tres, por la forma en que todo el mundo lo hacía parecer, Valeria debía estar soñando si pensaba que podía quitarse a Alex de encima. No es que pensara que él fuera a forzarla a hacerlo. Pero estaba segura de que él encontraría la forma de manipular las


cosas. Si se tratara de alguien más, tal vez Valeria podría encontrar la fuerza de voluntad para mantenerse firme. Pero con él, Sarah lo dudaba seriamente. Valeria se fue para arreglarse ella misma, dejando que Sarah terminara su arreglo ella sola. Cuando Sarah ya casi había terminado, escuchó el timbre de la puerta. Miró al reloj. Apenas eran las seis treinta. Ángel le dijo que le llamaría si podía desocuparse más temprano. Entonces continuó arreglando su maquillaje y después escuchó a Valeria. “Sarah, es para ti”. Tal vez se desocupó tan temprano que quería sorprenderla. Sarah se alegró de estar lista. Puso las cosas de regreso en su bolsa de maquillaje y las metió en su bolsa. Se puso perfume y agarró la bolsa. Respiró profundamente y se miró en el espejo por última vez. Ángel iba a brincar en cuanto la viera. Conforme se apuraba, se asomó por la ventana y le pareció ver un inconfundible Chevy Impala 1964 amarillo canario, estacionado exactamente afuera de la casa. No puede ser. Dio la vuelta justo en el cuarto de enfrente y quedó paralizada. Ahí estaba, todo él, de abajo hacia arriba, parado ahí mirándola de pies a cabeza. Por un momento, ella quedó sin habla. “¡Sydney!” Sarah brincó a sus brazos. Él la abrazó fuertemente. El olor de su perfume, le trajo a la memoria todos los hermosos recuerdos. Cuando la apartó, Sarah se le quedó viendo sin poderlo creer. “¡Dios mío! ¿Qué es lo que estás haciendo aquí?” “Tenemos que hablar, Lynn”. *** Ángel se había salido temprano, se sentía algo culpable por irse cuando aún había mucha gente en el restaurante. Pero no había visto a Sarah en todo el día, y estaba ansioso por verla. Se había ido a casa a cambiarse y estaba por salir del camino de la entrada de los autos, cuando sonó su teléfono celular. Le dio un vistazo a la pantalla del teléfono, y sonrió pensando que ella le había leído la mente, ya que estaba a punto de llamarla. “Hola, cariño”. “¿Ángel?” Sarah se oía extraña, y eso lo puso de inmediato incómodo. “¿Pasa algo malo?” “Nada”, le contestó Sarah. “Bueno, pasó algo. Los vecinos... los hum... los Gleason, tuvieron una emergencia y necesitan que vaya de inmediato para cuidar a sus hijos. Están desesperados, y no puedo negarme Ángel.” Sintiéndose desilusionado, pero al mismo tiempo viendo su preocupación, suspiró. “¿Es por toda la noche?”


“No lo sé”, le dijo. “Pero te llamo tan pronto sepa algo”. “Está bien”, dio la vuelta en sentido opuesto, y tomó rumbo al restaurante. “Te amo”. Hubo un silencio prolongado, después Ángel volvió a escucharla. “Okey, adiós Ángel”. Había estado en la parte de atrás del restaurante por cerca de una hora cuando su teléfono sonó. Contestó de inmediato sin siquiera ver quien le llamaba, pensando que se trataba de Sarah. “¿Hola?” “Hola, Ángel”. Se quedó callado por un segundo. “¿Dana?” Las únicas veces que ella le había llamado desde que el día en que aclaró las cosas, habían sido en algunas pocas ocasiones estando borracha dejándole mensajes, pero realmente no había vuelto a hablar con ella. Ahora lamentaba haber contestado. “Sí, soy yo”. “¿Qué quieres?” No era su estilo el ser grosero, pero tampoco se trataba de meterse en problemas con Sarah. Lo último que quería era darle esperanzas a Dana. “No te estoy llamando para andártelo restregando o para hacerte sentir peor, si eso es lo que estás pensando. Solo te llamo para que sepas que aquí estoy, si me necesitas”. Ángel movió impacientemente los ojos. No tenía ni idea de lo que Dana estaba queriendo decir y en verdad, no le interesaba. “Dana, no te necesito que estés ahí para mí, ¿okey? Ahorita estoy trabajando. Tengo que irme”. “Ángel, sé que te encabrité, pero antes de que pasara algo entre nosotros, éramos amigos. No sé lo que pasó entre tú y Sarah, pero sé que andas bien clavado con ella, de modo que si necesitas a alguien para hablar, recuerda que sigo siendo tu amiga”. Sus palabras resonaban por todo el lugar, y sin embargo Ángel no podía entenderlas. De modo que decidió tomarla a broma. “Está bien, gracias. Debo irme”. No acababa de colgar cuando sonó nuevamente el teléfono. Algo molesto, vio el identificador de llamadas, pensando que podría ser nuevamente Dana. No lo era. Era Eric. “Hola amigo. ¿En dónde están?”, le preguntó Eric. “Estoy trabajando”. “¿Trabajando?” Ángel escuchó a Romero. “¡Pregúntale, pregúntale!” Ángel sonrió. “¿Preguntarme qué?” “¿Está Sarah contigo?”


“No, tuvo que trabajar. Había mucha gente en el restaurante, de modo que me regresé”. “Ah..., ¿entonces Sarah no está contigo?” Entonces Ángel escuchó nuevamente a Romero, “¡Te lo dije! ¿No te lo dije? Era ella. Yo sé que era ella”. “¿Qué dice?”, preguntó Ángel. Eric le dijo a Romero que se callara. “Nada, hombre, este fulano que anda dando tumbos. Piensa que vio a Sarah hace unos momentos”. Sin desanimarse, contestó, “No, está de niñera”. Se quedó sonriendo, escuchando su conversación. No podía decir si Romero andaba borracho o solo estaba siendo desagradable. Eric y Romero anduvieron de aquí para allá por unos minutos, escuchó como que peleaban. Después como que el teléfono quedó mudo y luego sonó la bocina del auto. Se rio entre dientes. Par de idiotas. “Está bien, amigo”, le dijo Eric a Ángel. Ángel se rio. “¿Ya está así de borracho?” “No”, le contestó Eric. “No ha estado bebiendo, pero por su manera de actuar así pareciera”. La otra línea estaba sonando. “No contestes la otra línea. Es este pendejo”, le dijo Eric. “¡Contesta!”, oyó que gritaba Romero. “Aguántame.” Ángel colgó y tomó la otra línea. “¿Qué te traes, güey?” Se quedó parado en el puesto del anfitrión a la entrada del restaurante, y miró hacia atrás para ver cuantos clientes quedaban. Era temprano, pero la mayoría de los empleados de cocina ya estaban trabajando horas extra, y su papá le había dicho que si bajaba el trabajo lo suficiente, que cerrara temprano y los dejara ir a casa. “Era ella, hombre”, le dijo Romero. Casualmente caminó hacia atrás, dándole un vistazo al segundo comedor. Estaba vacío. Sabía que Romero no podía estar en lo correcto, pero aun así le siguió la corriente. “¿Ah sí? ¿Dónde?” “En un auto, un puto Chevy Impala amarillo, uno de esos coches viejos, todo remodelado, con un tipo”.

Capítulo 20 Sarah estaba al mismo tiempo abrumada y asombrada cuando vio a


Sydney. Tampoco se había dado cuenta de lo mucho que lo había extrañado hasta que sintió la emoción en su abrazo. Tenía tantas preguntas que hacerle que casi se olvidó de que Ángel estaba por llegar en cualquier momento. Se sentía pésimo por haber mentido del modo en que lo había hecho. Pero sabía que no había forma en que Ángel estuviera listo para conocer a Sydney, no de esta forma. Sería una cachetada en la cara. Necesitaría explicarle todo a cada uno, antes de que pudieran conocerse entre ellos. Todo este embrollo era culpa de ella, y ahora amenazaba con explotarle en la cara. Todo el día estuvo hecha un manojo de nervios, y ahora sentía a punto de un colapso. Sydney le había dicho que tenían que hablar, y tuvo la sensación que no iba a ser una conversación corta. Los únicos lugares que conocía eran aquellos a los que había ido con Ángel. Todos ellos eran frecuentados por todo el mundo en la escuela. No había forma de llevarlo al lugar especial de Ángel y ella. De modo que decidió ir por el rumbo de la playa a donde nunca había ido con Ángel. Ella se imaginaba que ahí era seguro. El llegar ahí demostró ser todo lo contrario. Quedaron atorados en el tráfico del sábado. Parecía que todo mundo había salido esa noche. Se hundió en el asiento varias veces cuando pensó haber visto gente de la escuela, inclusive chicos del equipo de fútbol americano. Cuando finalmente llegaron a la playa, Sydney le soltó el bombazo. Ella se esperaba algo grande debido a que él se había venido manejando hasta acá, pero aún estaba sorprendida y preocupada cuando lo escuchó. “Lynni.” Sydney comenzó a hablar. “Debí haberte dicho esto desde hace mucho”. Sarah se preparó. Mientras que no se tratara de una enfermedad que él padeciera, podría soportar cualquier cosa. “¿Qué?” “¿Te acuerdas de Carina Santiago?” Sarah se puso a pensar por un momento. “¿La chica en la orquesta que toca el chelo?” “Sí.” Sydney respiró oriundamente. “Bueno, justo antes de que te fueras, ella y yo comenzamos a hablar, mucho. Bueno, realmente empezamos a salir. Pero tú estabas pasando por tanta mierda y estresándote por los problemas con tu mamá, que no quería decírtelo” Sarah sacudió la cabeza. “¿Por qué?” “Vamos, Lynn, tenías demasiadas cosas encima. La mitad del tiempo te la pasabas casi enferma de preocupación por tu madre. ¿Cómo me iba poder sentar a platicarte todas las cosas buenas que me estaban pasando? Eso no


habría estado bien, e inclusive cuando te fuiste, te sentías demasiado miserable, y ahí justo fue cuando todo comenzó realmente para mí y para Carina. No podía hacerlo”. Sarah se le quedó mirando, con el estómago revuelto, sintiéndose tan ególatra. Todo este tiempo que había pasado diciendo que debía estar allá por Sydney, y ahora se daba cuenta de que ella había estado tan ocupada con sus cosas que no se había dado tiempo de escucharlo. Él siempre la había apoyado a pasar por todo, se había guardado sus propios sentimientos para él mismo, nunca compartió sus ansiedades o emociones acerca de esta nueva relación. A menos que le haya ocultado a ella otra cosa antes de esto, Sarah sabía que para él, esta también era una primera vez. “Oh Sydney, lo siento mucho.” Lo abrazó fuertemente. Él la apartó amablemente. “¿De qué estás hablando? Si yo fui el que te oculté las cosas”. “Sí pero lo hiciste por mí, ya que era una cobarde y llorona inútil. Me deshice de toda la mierda en ti, una y otra vez, y ni una sola vez me detuve a pensar en lo difícil que había sido para ti también”. Sin aviso, las lágrimas le brotaron a borbotones. Se sentía terrible, pero cuando sus ojos se encontraron, él lucía enojado. “No te atrevas a hacer esto, Lynn.” Suavemente le limpió las lágrimas de sus mejillas pero le habló firme. “Tú has sido la mejor amiga que alguien ha podido tener. ¿Crees que me he olvidado de lo que hiciste por mí? Si no hubiese sido por ti, nunca hubiera terminado la secundaria. “Era el pedazo más gordo y haragán de...” “¡No, no lo eras!” ella lo detuvo, furiosa. “Si lo era, Lynni. Pero tú eras la única persona que no lo pensaba así. Y justo ahora, estás lista para acomodarle una patada a cualquiera que me hiciera sentir como era antes.” “Eso es porque siempre he sabido la increíble persona que eres, Sydney. Ellos no te conocían como yo”. “Nunca me olvidaré de eso. Pero siempre sigo escuchando lo mucho que me debes. No me debes ni un carajo. Tú me ayudaste a sobrevivir en los años más difíciles de mi vida. Si alguien te debe algo, ese soy yo. Si no hubiera sido por ti, creo que me hubiera dado un tiro”. Asombrada Sarah se le quedó viendo. “Es verdad Lynn. Me da vergüenza admitirlo, pero hubo ocasiones en que casi agradecía que las cosas no fueran perfectas para ti, porque sabía que si las cosas hubieran sido un poco más normales tal vez no me hubieras necesitado tanto”. “¿Cómo puedes decir eso?” Las lágrimas le quemaban los ojos. “Yo nunca te hubiera dado la espalda”.


“Yo lo sé”, le dijo. “Por eso es que estoy aquí. Debes quedarte Lynn. Ángel y tú se pertenecen, de la misma forma que Carina y yo. ¿Por qué crees que acepté la beca de Columbia?” Sarah lo miraba sin comprender. “Ella va a estudiar allá”, le dijo. “Esto me ha estado matando, porque yo sé que quieres quedarte con Ángel. Aquí es donde debes estar. Si regresas a Arizona solo porque no quieres darme la espalda, ¿cómo crees que me sentiré cuando me vaya a Columbia? ¿Qué tal si por insistir en regresar a Arizona, pierdes a Ángel, y te quedas sola? ¿Cómo crees que podría vivir con eso? Dejaría la escuela, Lynn. Lo juro ante Dios. Perderé a Carina antes que perderte a ti”. “¡No!” Exclamó Sarah. “Entonces quédate aquí, Lynn”, le dijo. “Deja de ser tan obstinada y dile que lo amas. Quédate aquí y sé feliz.” Vio muy profundo en sus ojos. “Nunca nada ni nadie podrá romper con lo nuestro, nada, ni siquiera la distancia”. Sarah sonrió, sintiendo que el corazón se le hinchaba mil veces. “Por eso es que te quiero tanto, Sydney”. “Yo también te quiero”. Sarah lo abrazó fuertemente. Siguieron andando por ahí casi por una hora más, con Sarah insistiéndole en que le contara acerca de Carina. Sydney sin dudar, le contó todo. Para asombro de Sarah, ya habían intimado desde hacía tiempo. Sarah trataba de sacudirse la culpa. Él debió de haber podido compartir con ella esto. Sarah sabía lo grande que esto era. Luego la sorprendió con otra noticia más. “No sabe que estoy aquí contigo”. Sarah se rio. “¿Ah sí? Pues Ángel piensa que eres una chica.” La expresión de su cara la hizo reír. “El asumió eso cuando le conté acerca de la mejor amistad que había tenido en la vida. Asumió que eras una chica, y nunca lo he sacado de su error”. Sarah contuvo la respiración sin saber qué reacción esperar. Él sonrió despacio. “Bueno, Lucy... creo que ambos tenemos muchas cositas que explicar”. Sarah se rio y deslizó su mano en la de él como siempre lo había hecho. “Iba a decírselo hoy. Ya me había hecho totalmente a la idea. ¿Por qué crees que ando vestida así? Lo que pasa es que de pronto llegaste tú”. Sydney le dio un vistazo de arriba a abajo. “Hace rato iba a decirte algo, pero después pensé que mejor no.” Sacudió la cabeza, tratando aun de digerirlo. “Diablos, Lynni. Casi no pude reconocerte”. Sarah se sonrojó. “Esto no fue idea mía, ¿okey?”


“No estoy diciendo que sea mala idea. Solo estoy diciendo que... ¡wow!” Sintiéndose consciente de si misma, Sarah se rio. “Ya para”. “Está bien, está bien, pero sí, díselo cuanto antes. Y Lynni, si necesitas que hable con él, lo haré”. Sarah sonrió. No podía pensar que eso iría con Ángel. No podía imaginárselo escuchando a otro muchacho hablando acerca de su relación con ella, ni siquiera el mismo Sydney. “Me muero de hambre”, le dijo Sarah. “¿Hay algo bueno por aquí?” A Sarah no le importaba lo bueno. Todo lo que le importaba en este momento era ser discreta. “Encontraremos algo”. *** Ángel se quedó quieto por un momento. Sabía que no podía ser, pero Romero sonaba muy convincente. Solo tomó lo que acababa de escuchar y sacudió la cabeza y de nuevo comenzó a caminar. “No, amigo”, le dijo. “Ahorita ella está de niñera en casa de unos vecinos”. “Entonces llámala”, le dijo Romero. El tono insistente de Romero estaba empezando a molestarle, se le escuchaba tan seguro. Ángel se quedó quieto por un momento. “¿Ella te vio?” ¿Qué estaba haciendo? Eso era ridículo. No había modo en que Sarah saliera con otro. Él confiaba en ella. “No”, le contestó Romero. “¡Yo no vi ni madres!”, grito Eric. “Si claro, lo habría visto si no manejara como vieja. Para cuando regresamos, ya se habían ido”, le dijo Romero. ¿Realmente regresaron para cerciorarse? Ángel tomo el teléfono de la recepción sin mencionárselo a Romero. “¿De modo que qué es lo que ella estaba haciendo?” Marcó el número de teléfono de Sarah. “Hablando, creo”, le contestó Romero. “La vi conforme íbamos pasando, y quería regresar para asegurarme, pero Eric iba manejando tan rápido y no bajaba la velocidad. Ella se veía diferente”. “¡Porque no era ella!”, grito nuevamente Eric. Ángel lo escuchaba con un oído mientras que esperaba escuchar la voz de Sarah con el otro. Pero la llamada se desvió al buzón. “De modo que supuestamente está trabajando, ¿cierto?” le preguntó Romero. A Ángel no le gustó como sonó eso. Sabía que Sarah no le mentiría. Vaciló para contestar.


“Solo estoy diciendo”, le dijo Romero, “Que en caso de que la volvamos a ver, le voy a preguntar, ‘¿qué hay de nuevo?’ Si el güey ese se atreve a decirme algo, le acomodo un madrazo”. Ángel rio entre dientes, pero realmente no le hacía gracia. Esto comenzaba a sentirse extraño. Sarah no era de las que no contestaba cuando la llamaba. Siempre le contestaba. Si perdía alguna llamada de él, siempre le llamaba de inmediato. Además le tuvo que llamar del restaurante. Tal vez ella no reconoció el número. Solo un par de veces le había marcado desde ahí. “Oye güey, te llamo después”, le dijo Ángel. “Llámala”, insistió Romero. “Lo haré”. Tan pronto como colgó, le marcó a Sarah. Le contestó nuevamente el buzón. Esta vez le dejó un mensaje. “Sarah, cariño, soy yo. Llámame en cuanto tengas chance, ¿okey?”. En la siguiente media hora, el restaurante ya estaba limpio y vacío. Volvió a revisar la cocina y después cerró. Camino a casa Eric le llamó de nuevo. “Oye amigo, ¿sigues en el restaurante?” “No, ya voy para la casa”. “¿Qué? ¿Qué no te vas a ver con nosotros?” “Estoy cansado”, le dijo bostezando. “He tenido un día muy largo”. “Bueno, pues. Oye, ¿pudiste hablar con Sarah?” Ángel frunció el ceño. “No, aún no.” Le echó un vistazo al reloj del tablero. Eran poco más de las nueve”. “Bueno, pues no te apures. Estoy seguro que no era ella, pero ya sabes cómo se pone Romero”. Ángel sonrió. “Si, ya sé. Pero no estoy apurado, en verdad estoy cansado”. Se detuvo, viendo la luz roja en el semáforo. ¡Mierda! Le estaba dando dolor de cabeza. Por alguna razón la llamada de Dana le rezumbó en la cabeza. Estaba tratando de recordar de lo que le había hablado. Ahora hubiera deseado haberle puesto atención. Ella le había dicho algo como de que ahí estaba si la necesitaba. El semáforo cambió a verde, y justo recordó. No te estoy llamando para andártelo restregando. No sé lo que pasó entre Sarah y tú, pero sé que estás muy clavado con ella. ¿A qué venía todo eso? Nada de eso tenía sentido. Bueno, demonios, él nunca sería un detective. Eso sí era seguro. Era suficiente. Ya estaba suave. No necesitaba nada de esto. Lo que necesitaba era dormir. Y planeaba hacer eso en cuanto llegara a casa.


Si no hubiera hablado con Romero hoy, no estuviera preguntándose en dónde estaría Sarah. Inclusive si no hubiera podido saber de ella toda la noche, él sabía perfectamente en donde estaba: con los vecinos de niñera. Estaba a punto de llegar a casa y comenzaba a sentirse exhausto. Sus párpados se sentían cada vez más pesados. Intentaba parpadear fuertemente para mantener los ojos abiertos. Justo a dos calles de su casa, sonó el teléfono, y el alma le volvió al cuerpo. Tomó el asiento del asiento del copiloto y frunció el ceño cuando vio que era Eric nuevamente. “Oye amigo.” Ángel podía escuchar a Romero dando lata, pero Eric o lo que fuera, estaba tapando el ruido del teléfono y no podía entender lo que estaban diciendo. “¿Ya estás en tu casa?” “No”, le contestó Ángel. “Pero ya casi”. “Si es ella, amigo”, le dijo Eric. Le tomó un momento registrar eso. “¿Sarah?” “Ajá”, contestó Eric. “Está con un fulano”. Casi se le detuvo el corazón. Tuvo que salir del camino, de modo que pudiera pensar... respirar. “¿Estás seguro?” “Ajá, si es ella” Eric sonaba casi como disculpándose. Ángel se dejó caer en el asiento, pero aun apretaba el volante. Dio un trago amargo, incapaz de creerlo. “¿En dónde?” “En un restaurantito fuera de Proctor”, le contestó Eric. “Nunca antes había visto ese lugar”. “¿Aún sigue ahí?” Ángel se incorporó. Y de repente le cayó el veinte. Eric no estaba hablando de haberla visto hacía rato. Ella aún estaba ahí, con otro tipo. “Ajá”, le contestó Eric. “Estuvieron comiendo ahí. Se tomaron de la mano cuando entraron al lugar, y en verdad, no sé cuánto tiempo más pueda contener a Romero. Está listo para entrar ahí y partirle ahorita mismo la madre a ese fulano”. “¡No, no, no!” Ángel puso en marcha el auto. “Voy para allá. ¿Cómo llego ahí?” La cabeza de Ángel iba a toda velocidad. ¿Desde cuando venía ella haciéndole esto? Pensó en todos los sábados en que ella había trabajado y nunca se lo preguntó. La rabia le corría por las venas y él estaba agradecido por eso. Era una sensación familiar que al menos sí sabía cómo manejar, y le ayudaba a calmar el dolor. Ella lo había cegado por completo, y se sintió listo para partirle la


madre a alguien. Piso a fondo el acelerador. Muy pronto podría hacerlo. *** Sydney y Sarah habían conducido durante un tiempo y ella deliberadamente lo dirigía por calles que Ángel y ella nunca frecuentaban. Vio un pequeño café que aún estaba abierto, en el centro de una de las callecitas. “Ahí”, le señaló Sarah. Sydney frunció el ceño. “¿Estás segura?” No lo estaba, pero parecía bastante discreto. En definitiva, nadie de la escuela andaría por esos rumbos. “Sí”. Sydney la tomó de la mano conforme entraban con cautela al lugar. Ahí dentro solo había dos personas más y estaban sentadas juntas, y aun así le llevó un tiempo a la mesera ya de edad, acercarse y tomarles la orden. Sarah aprovechó el tiempo para preguntarle más cosas sobre Carina. Estaba decidida a enterarse de todo, de cada uno de los detalles. Aún se sentía terrible de que él no hubiera podido compartirle nada sobre Carina. Inclusive cuando llegó la comida, continuó preguntándole, a veces sintiéndose conmovida y sosteniendo su mano encima de la mesa. ¿Cómo se había perdido todo eso? Finalmente terminaron. Sydney insistió en pagar. Puso el brazo sobre sus hombros conforme salían del lugar. Ella se recargó sobre de él, con la mirada hacia el piso y de repente levantó la vista. Casi se le doblaron las piernas cuando vio a Ángel. La amarga repugnancia de su mirada era innegable. Le dio un vistazo a Sydney y luego volteó a verla muy despacio hasta que sus ojos se clavaron en los de ella. “¿Has estado trabajando, Sarah?”

Capítulo 21 Aun cuando Ángel había llegado al estacionamiento y había visto el Impala amarillo estacionado frente al café, tenía la esperanza de que todo fuera una gran equivocación. Se estacionó junto al auto de Eric, donde Eric y Romero estaban parados. Eric volteó hacia la ventana del café conforme Ángel se les acercaba. Era ella. Y se veía increíblemente seductora. Estaba ahí sentada con su vista fija en los ojos del otro tipo. Ángel miraba disgustado conforme ella tomaba la mano del fulano aquí y entonces se dio cuenta del escote que traía,


nunca había usado algo así en público. Eric y Romero le platicaron de cómo vieron el carro salir de la playa y lo siguieron hasta este este rincón olvidado de todo. Sarah no era tonta. Solo que no había contado con que ese par de tontos la vieran. Y ahora, estaba aquí de pie mirando sus ojos asustados, buscando respuestas, Sus ojos verdes, antes hermosos, que normalmente lo miraban con tanto brillo y emoción, estaban casi grises. Todo lo que vio en ellos fue miedo y algo que le pareció ser, maldita sea, como culpabilidad. Todo parecía irreal, como si fuera una especie de extraña pesadilla. La miró de abajo a arriba, incluyendo el vestido provocativo que llevaba puesto. Por un momento pensó que iba vomitar. Entonces lo escuchó hablar. “Hombre, no es lo que estás pensando”, dijo el tipo. Ángel se lanzó al ataque dispuesto a partirle la madre. Su voz retumbó. “Como chingados sabes lo que...” “Detente.” Sarah se interpuso entre los dos. Ángel se le quedo mirando. Sintió como una neblina roja de dolor y rabia le cegaba. ¿Acaso estaba protegiendo a este tipo? Apretó fuertemente los puños. “Ángel, lo siento tanto, debí haberte dicho esto hace mucho tiempo”. El corazón de Ángel se oprimió. ¿Hace mucho tiempo? “Este es Sydney”. La mente de Ángel quedó en blanco. Se quedó ahí, con el corazón a todo lo que daba. Dio un paso hacia atrás. “¿Sydney?” Se le quedó mirando a Sarah y luego nuevamente a Sydney. “Sí”, le dijo ella. “Quise decírtelo desde el principio, pero entonces tú asumiste que se trataba de una chica, y sé lo estúpido que fue de mi parte, pero...” Sus palabras zumbaban en sus oídos. Solo había una sola cosa que él podía escuchar. Lo oía a gritos dentro de su cabeza. Todo este tiempo ella tuvo a otro fulano esperándola en Arizona. Ángel sacudió su cabeza y se retiró. “Ángel, por favor”. El vio sus lágrimas, pero no le importó. Algo oprimía su garganta, y casi le impedía emitir alguna palabra. “¿Con él es con quien te regresas a vivir?” Sarah se acercó a él. Ángel retrocedió, ya que no quería que ella diera un paso más. Romero y Eric, sin hablar, estaban parados a sus espaldas. Conforme iba digiriendo la realidad, la rabia se apoderaba de él. “¿Con él es con quien hablas todos los días?” Alzaba la voz con cada palabra que decía. “¿Es con él con quien malditamente no puedes dejar de vivir”?


Sarah puso la mano sobre su boca por un segundo. “Ángel, por favor, no entiendes. Déjame...” “¿De modo que él ha estado viniendo aquí cada sábado, Sarah?” “¡No!” “¿Esto es lo que llamas trabajar?” Ángel se alejó, sintiendo nuevamente que iba a vomitar. No quería que Sarah viera cuán profundamente esto ella lo afectaba, nunca más. A través del rabillo del ojo, vio cómo ella caminaba hacia él. Ángel no necesitaba escuchar más. No importaba lo que ella tuviera que decir. Todo era demasiado claro. “Ángel”, él dijo Sarah. “Escúchame, por favor”. “Ya no importa, Sarah.” Él se detuvo y la miró. “A menos que me digas que no es verdad, que no vas a regresar a vivir con este tipo, que no es por quien me quieres dejar, no necesito escuchar nada más”. “Yo no te estoy dejando por nadie...” “¡Mierda!” Sarah quedó congelada, y Ángel comenzó a caminar de nuevo. Él había perdido el control y necesitaba irse de ahí antes de que se las cobrara con Sydney. “Él es mi mejor amigo, Ángel”. Esas palabras sonaron como un trancazo en su estómago. Se detuvo y volteó. “¿En verdad Sarah? Pues yo pensaba que tu mejor amigo era yo”. Ángel comenzó a pestañear rápidamente, tratando de evitar que se le salieran las lágrimas. Volteó el rosto, con pánico nada más de pensar que ella pudiera verlo llorar. “Tú eres más, Ángel”. Ella trató de tomar su mano, pero Ángel la retiró. “Él sólo ha sido mi amigo por muchos años. Todo lo que te he platicado de él es cierto. Somos como familia. Tienes que creerme”. Ángel apretó los dientes. Pensó en la forma en que ella miraba a Sydney en el café, y le tomó de la mano sobre la mesa. Ella se recargaba en él cuando estaban por salir del café. Ese vestido. Ese vestido que decía a gritos tómame, y se lo había puesto para Sydney. ¿Cómo familia? ¿En verdad Sarah pensaba que él era estúpido? No quería preguntar, pero tenía que saberlo. “¿Tú lo amas, Sarah?” Cuando no le contestó de inmediato, lo supo, y eso lo devastó. Era lo más que podía soportar sin descomponerse. Tenía que irse de ahí, rápidamente. “Anda, vete”, le dijo. “Eres libre de irte con él sin tener que mentir y sin esconderte”. De inmediato se fue hacia su auto.


“Ángel, has entendido todo mal”, le dijo Sarah llorando. “Por favor, ¡no hagas esto!” Ángel apuró el paso, y casi había llegado a su auto cuando las lágrimas inundaron sus ojos. Nunca, ni en un millón de años había habido una chica que lo hiciera sentir como ella. Apenas podía ver cuando se echó en reversa. Pasó rapidísimo cerca de Sarah que aún seguía de pie ahí llorando, y tomó la carretera. Se limpió los ojos, molesto porque no podía dejar de llorar. Todo tenía sentido ahora. Todo este tiempo ella le había mentido, y nunca le había dicho que lo amaba, porque no podía. No podía... porque ella está enamorada de Sydney. ¿Cómo había podido ser tan ciego? ¿Se había acostado con él también? Salió de la carretera y abrió la puerta, justo para volver el estómago. *** “¡Tengo que ir tras él!”, declaró Sarah mientras corría hacia Sydney. Una pareja ya de edad que caminaba hacia su auto la vieron con preocupación. Las lágrimas le rodaban por las mejillas, y sabía ahora que su cara estaba hecha un desastre, pero no le importaba nada de eso. Sacó su teléfono de la bolsa y comenzó a marcar frenéticamente el número de Ángel. “Yo no lo haría, Sarah”, le dijo Eric cuando pasaba Sarah cerca de él. Sarah volteó y lo miró y trató de tomar aire. “Lo sé, pero necesito hacerlo”. Eric acudió la cabeza. “Conozco a Ángel de toda la vida, y nunca lo había visto así”. “Si, caray”, dijo Romero. “Esto sí que estuvo feo”. Sarah limpió su cara y trató de ganar compostura desesperadamente. “Pero por lo mismo necesito hablar con él y explicarle. Lo que pasa es que no entiende.” Volteó hacia Sydney. “Por favor, llévame con él”. “Lo que tú quieras, Lynni”. Sydney puso una mano en su hombro. “¿Y quién carajos es Lynni?”, dijo disgustado Romero. “Oye, cálmate”, le dijo Eric frunciendo el ceño. “¿Solo me preguntaba si también mintió acerca de su nombre?” Romero comenzó a caminar hacia su auto, sin esperar una respuesta. Sarah quería gritarlo. No mentí. Pero lo había hecho, y se merecía esto, todo esto. “Oye, ese es su segundo nom...”, comenzó a decir Sydney. Sarah tocó a Sydney en el brazo. “Está bien. No importa”. “Claro que sí. Él te llamó mentirosa”. “Es lo que es”. La decepción en los ojos de Eric era profunda. Se dio la vuelta sin despedirse y caminó hacia su auto.


Sarah pudo sentir como le llegaba otra oleada de lágrimas. “Vámonos, Syd”. En el momento en que subió al auto, se colapsó. Estaba peor que cuando había llorado antes. Antes había llorado de miedo: miedo de haber visto a Ángel tan fuera de control, miedo de su total incompetencia para hacer que él entendiera, pero ahora lloraba de rabia, rabia por haber sido lo suficientemente estúpida para dejar que las cosas llegaran a esto. Sarah decidió que Eric estaba en lo cierto. Ahora no era tiempo de explicaciones, especialmente no con Sydney ahí. Esperaría hasta mañana para llamarlo. Para el momento en que llegaron a casa de su tía, ya se había desahogado física y emocionalmente. Se sentó ahí, mirando la luna por la ventana, sin tener ganas de moverse. Sydney apretó su mano. “Ven, vamos a que entres”. Sydney pasó la noche en el sofá de la sala y se regresó muy temprano por la mañana. Los dos siguientes días fueron una verdadera tortura. Sarah le llamó a Ángel al menos cinco veces al día y le mandó innumerables mensajes de texto, y no recibió respuesta. No podía creer lo irracional que Ángel estaba siendo. Ni siquiera quería discutirlo. Sarah se sentó en su cama, y se quedó mirando su teléfono. Habían pasado solo dos días desde que lo había visto por última vez, y lo extrañaba terriblemente. ¿Qué él no la extrañaba también? Si hubiera sido al contrario, ella ya se hubiera dado su brazo a torcer y hubiera contestado. ¿Acaso todo lo que le había dicho acerca de amarla tanto había sido una mentira? O quizá se dio cuenta que le era imposible amar a una mentirosa. Escuchó que alguien tocó suavemente a su puerta. Esta se abrió y Valeria se detuvo a la entrada. “¿Cómo ‘tas?” Sarah sacudió la cabeza y apretó los labios, mirando hacia su teléfono. Estaba enferma de tanto llorar, pero el ver la expresión de simpatía de Valeria le provocó un nudo en la garganta. Valeria se sentó en la cama junto a ella y la abrazó. La apretó un poco fuerte y después la soltó y le dio unas palmadas en la pierna. “De modo que ha decidido ser un idiota. Dale tiempo. Lo superará”. Sarah no era tan optimista. Valeria no lo había visto esa noche. “No, en verdad creo que ahora me odia”. “¿Estás bromeando? Creo que aún está abatido. Pero creo que puedes esperar a que, tu sabes, quiera jugar”. Sarah se le quedó viendo a Valeria, la cual evitaba hacer contacto visual. “¿Qué quieres decir?” Valeria se puso de pie y caminó hasta el escritorio de Sarah. “Sabes que los chicos son bastante tontos.” Tomó una hoja de papel y una pluma. Después regresó y se sentó en la cama junto a Sarah. Puso sus ojos en la hoja de papel


y comenzó a dibujar. “Le hiciste daño, y pueda ser que ahora, quiera regresártela. Así pasa. Es muy inmaduro, pero...” “¿De qué hablas Valeria?” Puso su mano sobre la pluma de modo que Valeria dejara de dibujar “¿Sabes algo?” Los ojos de Valeria finalmente se encontraron con los de Sarah, y respiró profundamente. “No realmente, pero hablé con Alex”. “¿Y?” Sarah podía sentir como sus entrañas se tensaban. “Bueno, bien sabes que Alex es peor que Ángel, de modo que piensa que le jugaste chueco a Ángel. Le contaron toda la historia mal, el muy tarado.” Comenzó a dibujar de nuevo. “Alex piensa que todo este tiempo estuviste engañando a Ángel y que Syd ha sido tu novio desde hace años”. Sarah apretó fuertemente sus ojos cerrados y se preparó. Cuando miró hacia abajo, Valeria estaba dibujando con furia. “¿Qué más te dijo?” Valeria dejó de dibujar, pero no la miró. “Acabo de colgar con él. Me dijo que Ángel iba a comer con Dana hoy.” Eso golpeó a Sarah como si fueran toneladas de piedra, pero realmente no le sorprendió. En lo más profundo siempre supo que hubo más entre Ángel y Dana. Con razón no la extrañaba. Valeria tocó la mano de Sarah. “Oye, ella es la persona más fastidiosa que hay en el planeta. No hay forma en que él se clave con ella. Es demasiado obvio lo que está haciendo”. Ángel no era tan inmaduro. Sarah no podía imaginarse a Ángel haciendo esa clase de juegos. Pero si lo veía tan herido, que necesitaba asirse a alguien. Alguien que lo hiciera sentir mejor, y desde luego escogió a Dana. Sarah se levantó. Ya lo había pensado desde ayer. Esto solo lo había confirmado. “Tengo que salir de aquí”. Sacó la maleta de abajo de la cama. “¿A dónde vas?”, le preguntó Valeria. “Me regreso a Arizona, en donde debí de haber estado todo este tiempo”.

Capítulo 22 Ángel esperaba impaciente que el semáforo cambiara a verde. Ya se estaba arrepintiendo de haber quedado en esto. Pero no había podido dejar de pensar en la llamada de Dana esa noche. El haber roto con Sarah era sin duda,


la cosa más dura que jamás había hecho, y quería estar seguro de que no estaba cometiendo ningún error. Pero cuando le llamó a Dana esta mañana, ella insistió en querer hablar con él en persona. Alex acordó en cubrirlo en el restaurante, inclusive le dijo que se tomara su tiempo y que lo disfrutara, como si pudiera disfrutar de algo sintiéndose así. Esperaba que Dana fuera breve y llegara al punto. No estaba de humor para más. Estaba tan cansado por la falta de sueño en las últimas dos noches, que el solo pensar en Sarah lo hacía golpear el volante. Recogió a Dana y ella le comentó que no tenía mucha hambre, pero que podían ir por un café, de modo que fueron a Starbucks. Habló todo el camino pero no acerca de lo que él quería escuchar. En cuanto llegaron a la cafetería, Ángel fue al grano. “Así, que dímelo de una vez. ¿Qué me estabas queriendo decir cuando me llamaste el sábado por la noche?” “Ángel, yo no sabía que tu ignorabas todo. Odio causar problemas...” Ángel cortó su perorata. “Terminamos. Lo nuestro ha terminado. Solo quería saber de qué estabas hablando”. Dana se veía sorprendida. Pero de pronto su mirada se llenó de compasión. “Siento tanto oír eso”. Ángel lucho por no hacer un movimiento de fastidio con los ojos. Llevaban ahí cinco minutos y ya estaba perdiendo la paciencia. “Lo del sábado, Dana”. “Ah, sí. Bueno, yo no los vi, pero me llamó Lorena preguntándome si sabía que estaba pasando contigo y Sarah.” Dana comenzó a jugar con su servilleta. “Me estaba llamando de la playa Lujan y dijo que Sarah estaba ahí, tomada de la mano, y besándose y demás con otro tipo”. Ángel podía sentir que todo se repetía de nuevo. La rabia le quemaba por las venas. “¿Besándose y demás? ¿Estás segura?��� “Bueno, creo que eso fue lo que dijo”. Al carajo. Debió haber sabido que no iba poder sacar una respuesta directa de Dana, especialmente si se trataba de Sarah. “Esto es importante, Dana” Ángel no ocultó el enojo en su voz. “Pero pensé que ustedes habían terminado”. “Así es.” Levantó su voz, después se detuvo para tomar un sorbo de café, y darse tiempo antes de volver a hablar. Decidió que mejor debía comportarse en forma agradable. Tal vez eso lo calmaría. Se le acercó y puso su mano en las de ella. Se esforzó en hablarle tranquilo. “Es un detalle algo importante, nena. Solo quiero saber la verdad”. Dana sonrió, al ver su mano en las de ella. “Bueno, déjame mandarle un mensaje”.


Sacó su teléfono de la bolsa y comenzó a escribir. Cuando terminó, bajó el teléfono y volvió a tomar la mano de Ángel. “¿Quieres hablar de esto?” Dana acariciaba lentamente los dedos de Ángel. “Fue en serio cuando te dije que aquí me tenías, Ángel. Eso lo sabes”. Ángel forzó una sonrisa y se sentó de nuevo en su silla. “Lo sé, pero prefiero no hacerlo”. Justo entonces su teléfono sonó. Dana lo levantó y lo leyó. “Bueno, dice que estaban tomándose de la mano, abrazándose e intercambiando miradas. Ella se veía feliz”. Ángel trató de ocultar la ola de dolor que lo recorría cuando ella leyó el mensaje. Tenía sentido. Nunca, desde que conocía a Sarah, trató de ocultar el afecto que sentía por Sydney. Después del sábado, no había pensado que el dolor pudiera hacerse peor. ¿Por qué se estaba haciendo esto a sí mismo? ¿Por qué había venido acá? Ya sabía que Sarah estaba enamorada de Sydney. Entonces lo recordó. Necesitaba confirmarlo. Y ahora ya lo había hecho. Ángel pudo darse cuenta que Dana estaba molesta ya que tan pronto él obtuvo la información que quería, agarró sus cosas y la condujo afuera del lugar. No le importó. Ni siquiera se había terminado su café. Después de ese mensaje, no podría soportar nada en el estómago. La fue a llevar y se regresó al restaurante. Alex estaba al teléfono en la oficina de atrás cuando Ángel llegó. Puso su mano en el auricular y se sentó al ver a su hermano. “Eso sí que fue rápido”. “Sí, solo fuimos por un café.” Ángel tomó un delantal del estante. Vio que Alex colgó el teléfono. “Si quieres, puedes irte en cuanto gustes. Yo me hago cargo”. “Era Valeria”. Ángel aminoró el paso por un segundo pero no miró a Alex. “¿Ah sí?” Ángel ni siquiera había prendido su teléfono en los últimos dos días. Le dijo a todo el mundo que lo había perdido y que solo le llamaran al restaurante o a su casa. Lo último que quería era oír a Sarah disculparse por estar enamorada de Sydney. Prefería no volver a hablar con ella. “Sí”, dijo Alex. “No deberás de preocuparte por volver a ver a Sarah por aquí nunca más”. Ángel se detuvo mientras ataba su delantal y miró a Alex. “¿Y eso por qué?” “Se va a Arizona”. Alex se puso de pie. “Esta noche”. El estómago se le revolvió. No podía entender por qué eso le molestaba tanto. Sabía que iba a irse pronto. Pero se supone que no se iría sino hasta Navidad, y para eso faltaba más de una semana. Acabó de ponerse el delantal y se encogió de hombros. “Bien por ella”. Pasó de prisa frente a Alex, y se encaminó hacia la puerta de la oficina.


Ya no quería saber nada más acerca de Sarah, y mucho menos hablar de ella. “Oye Ángel”, le dijo Alex, “Valeria me dijo que Sarah y ese tipo en realidad son solamente amigos muy cercanos”. A Ángel le seguía quemando lo que la amiga de Dana le había dicho sobre ellos en la playa. ¿Sería posible, que de toda la gente, Alex también estuviera enamorándose de esta basura? También era cierto que él mismo había pensado en esa posibilidad cientos de veces desde el sábado. Pero no tenía sentido, y después de hoy, estaba cada vez más convencido de que eso no podía ser cierto. Ángel soltó una carcajada. “Eso es mentira, Alex.” “Sí, eso mismo dije yo”. Con un humor de muerte, Ángel se volteó hacia Alex, “¿Entonces por qué diablos me lo estás diciendo?” Alex sonrió ante el aumento en el temperamento de Ángel. “Porque ella dio una muy buena explicación de ello”. Manteniendo una mirada pétrea sobre Alex, Ángel no se movió. “Ella está enamorada de él”. “¿Ella te dijo eso?” “No tuvo que hacerlo.” Ángel fue hacia la puerta dejando a Alex en la oficina. Ya había dado por terminado el tema. Pero Alex no. Siguió a Ángel hasta la puerta de atrás del restaurante. Ángel sabía que Alex nunca se entrometía, pero tenía la sensación que Valeria estaba detrás de su súbito interés por interceder. “Sarah lleva días llorando, Ángel”. Ángel aminoró el paso un poco. Sentía ganas de volver nuevamente el estómago. El último par de días habían sido un infierno para él, pero odiaba la idea de saber que Sarah estaba doliéndose. La imagen de ella y Sydney le pasó nuevamente por la cabeza, y apretó la mandíbula. “No quiero oír más” Soltó un gruñido y fue hacia la puerta de atrás. “Solo estaba diciendo”, continuó Alex. “Si me preguntas...” Ángel se dio la vuelta. Iba a dar esto por terminado. “Eres una pinche lata. Nadie te está preguntando nada, así que ya párale”. Alex se rio de eso. Agitó las manos en el aire y se fue. Ángel irrumpió en el pasillo hacia la puerta de entrada en la parte trasera del restaurante. La verdad es que estaba ahogado en un gran infierno desde los últimos dos días. Se alegró de que Sarah se fuera ahora, porque estaba segurísimo de no saber cómo carajos manejar esto al verla en la escuela. Ella podría estar enamorada de alguien más, pero sus sentimientos hacia ella no habían cambiado en nada. Seguían siendo tan intensos como siempre. Además de esto, había que agregar todo el rollo emocional que tenía ahora, sabía que


volverla a ver sería brutal. El teléfono había estado timbrando todo el tiempo en que Ángel estuvo caminando. Ansioso de descansar su mente, contestó el teléfono justo adentro de la puerta de atrás. “Restaurant Moreno, habla Ángel”. “Yo, eh, solo quería despedirme” La voz de Sarah era como un susurro. Ángel sentía su garanta oprimida. ¿Acaso este día podía empeorar más? Quedó como congelado por un segundo. Dijo lo único que le vino a su mente confundida. “Te estás regresando antes”. La escuchó respirar profundo. “Ajá, no tiene caso que me quede por aquí”. Claro que no. Este era el golpe final. Su corazón ya no podía más. “Sé feliz, Sarah. Adiós”. Enfurecido por que la voz se le quebró al decir la última palabra, Ángel no esperó a que Sarah le contestara y colgó. * Sarah miraba por la ventanilla del autobús la última puesta de sol que vería de California por un largo rato. Y por si fuera poco había agregado una razón más para seguir enojada consigo misma. Además de no poderse perdonar nunca el haber lastimado a Ángel, lo remató al ir en contra de su mejor juicio, y haberlo llamado. No pudo evitarlo cuando Valeria le mencionó que acababa de colgar con Alex y él le mencionó que Ángel acababa de llegar. Sabía que tendría una mejor oportunidad de poder hablar con él ahí que por su celular, además ansiaba oír su voz una vez más antes de irse. Tenía la idea absurda que con esto cerraría este episodio, En lugar de eso, solo intensificó su agonía. Su voz fue tan helada y amarga, nada parecido a lo que una vez fue. Su indiferencia hacia ella era lo que más le dolía ahora. Ángel nunca volvería a mirarla como una vez lo hizo, y el dolor era devastador. Sydney no sabía que ella llegaría a Flagstaff en la noche. Sarah le había pedido que la recogiera en la estación del autobús mañana a medio día. Cuando habló con él esta mañana, Sydney se sentía terrible por todo esto y había pensado que si tal vez él hablara con Ángel, pudiera hacerlo comprender. Antes de hoy, ella hubiera pensado que podría tratarse de una buena idea. Una pequeña parte de ella se aferraba a la idea de que el amor que Ángel sentía por ella lo ayudaría a aceptar su relación con Sydney. Pero perdió toda esperanza al saber que Ángel se había movilizado rápidamente y que ya se estaba encontrando con Dana. Obviamente, ella había estado en negación todo este tiempo. Mañana sería un gran día. Si Sydney supiera cuáles eran sus


planes, insistiría en ir con ella. Pero esto era algo que necesitaba hacer sola. Ya había reservado una habitación de hotel para quedarse en Flagstaff esa noche. Todavía le quedaban al menos tres horas para llegar. Trató de dormir pero no pudo. Valeria le prestó un libro sobre el poder de la mente y pensamiento positivo. Cerró sus ojos y recargó su cabeza hacia atrás y trató de pensar en momentos más felices. Recordó el día en que conoció a Sydney, el niño gordito de la cafetería en la escuela primaria. Ya lo había visto antes, pero era tan tímida que ni en sueños le hablaría a nadie que no le hablara primero a ella. Además, para ese entonces, Sarah ya había dejado de querer hacer amistades nuevas. Nunca sabía que tanto iban a quedarse en la misma escuela. Sydney se había sentado frente a ella ese día y solo comenzó a hablarle. Sarah le ofreció sus papas a la francesa cuando vio que se había terminado las suyas, y él las aceptó. Sydney decía que tenía amigos, pero que no le gustaba ir al patio de juegos ya que ahí hacía demasiado calor. De modo que en lugar de eso, prefería quedarse en la cafetería. No pasó mucho tiempo para que Sarah se diera cuenta de la verdadera razón por la que no tenía amigos. Su peso era un gran problema. Los niños se burlaban de él sin descanso. Él le restaba importancia, diciendo que le valía. Pero ella podía ver que eso lo lastimaba, ahora eso lo sabía mucho mejor. Estaba tan contenta de haber estado apoyándolo en ese momento. En retrospectiva, era como si algo los hubiese unido. Ambos se necesitaban. Alguien detrás de Sarah estornudó fuertemente y la regresó al presente. Sarah frunció el ceño. Finalmente había logrado pensar en algo que no fuera su dolor. Valeria tenía razón. Esto estaba funcionando. Pero la mejor parte de todo, era que había empezado a dormitar. Cerró sus ojos y trató nuevamente de pensar en cosas felices. Por primera vez en días, Sarah pudo conciliar el sueño.

Capítulo 23 El restaurante estuvo muy concurrido en todo el día. La semana antes de Navidad siempre estaba así de lleno ya que las compañías locales celebraban sus fiestas de Navidad ahí. Hasta ahora, nunca se había dado cuenta de la cantidad de canciones que tenían que ver con desamor y corazones rotos. A cada rato le estaba


cambiando de estación al radio del auto, y en ocasiones lo apagaba en forma abrupta, totalmente disgustado debido al nudo que se le hacía en la garganta. Finalmente encendió su teléfono el cual estaba llenos de mensajes de voz y textos. No todos eran de Sarah, pero de todas formas los borró todos. No quería arriesgarse a escuchar por error la voz de Sarah o leer aunque fuera un poco de sus mensajes de texto. Inclusive eso era doloroso. El alboroto del almuerzo había pasado y el restaurante gozaba de un corto descanso. El personal de la tarde había llegado y se estaban alistando para las cenas de los festejos de esa noche. La ausencia de Sarah era notoriamente obvia, de modo que Ángel había comentado a su familia su rompimiento, a algunos les contó más que a otros. Les dijo a sus padres que habían decidido dar por terminada su relación ya que Sarah regresaba a Arizona. Sofía era la que más mal lo había tomado y para su sorpresa, su hermana estaba enojada con él por no querer comprender. ¿Qué era lo que había que comprender? Sarah se iba a mudar con otro tipo y ella lo sabía desde hacía tiempo. Les hizo saber claramente que no quería hablar de ello. La amargura crecía cada vez más, en cada ocasión que lo hacían. Sofía ha de haber visto algo en él porque le pidió no odiar a Sarah. Ángel sonrió amargamente. Odiarla hubiera sido mucho más fácil. Durante los últimos diez minutos, Ángel había estado sentado en la oficina contemplando el lápiz con el que estaba jugando en sus manos, la voz de Sarah en su llamada anterior aún seguía en su cabeza. Sofía asomó la cabeza. “Alguien te busca en la entrada principal”. Ángel se incorporó en la silla. “¿Quién?” Sofía se encogió de hombros y se fue aprisa. Se levantó y fue hacia la entrada del Restaurante. Conforme daba la vuelta en la esquina vio quien era su visita. Cada músculo en su cuerpo se tensó y automáticamente apretó los puños. Alex dejó el mostrador del anfitrión y pasó frente a Ángel y se dirigió hacia el comedor, sabiendo de qué se trataba esto. Sydney miró a Ángel. “Tengo que ajustar cuentas contigo”. Tal vez esta no fuera una Navidad tan mala. Toda la semana había tenido las ganas de partirle la madre a alguien, y ahora aquí estaba Sydney, de entre todo el mundo, buscándolo. Sydney no era en nada alguien pequeño, tenía buena complexión, pero como fuera, Ángel estaba seguro que le pondría una buena madriza. Demonios, por el modo en cómo se sentía, había estado listo para haberle dado a Alex una buena más temprano. Ángel sonrió y se recargó en el arco de la entrada al comedor.


“Yo pensé que tú y Sarah ya estarían de regreso en Arizona”. Sydney se le había quedado mirando. “¿Has escuchado alguno de sus mensajes?” Los dientes de Ángel se apretaron y dio un trago amargo. “Ya escuché todo lo que necesitaba escuchar”. “¿Entonces ya sabes que ella está hecha pedazos?” Sintiendo una punzada de dolor, Ángel se sacudió de la mente cualquier pensamiento de Sarah sufriendo. Ahora ella estaba feliz. Estaba con Sydney, en donde ella quería estar. “Estoy seguro que tú sabrás arreglar eso”. Los clientes comenzaron a llegar en grupos, llenando la entrada del restaurante. Sydney se acercó a Ángel. “¿Hay otro lugar donde podamos hablar?” Ángel le dio un vistazo al mostrador del anfitrión. Alex ya había enviado a alguien a atender. Ángel salió por la entrada principal y Sydney fue tras él. El clima estaba considerablemente frío y había muchas personas llegando al lugar con abrigos y chamarras pesadas. Pero Ángel se sentía acalorado. El Impala amarillo estaba estacionado frente al restaurante. Ángel apretó los ojos por un segundo, recordando esa noche. Se recargó en la camioneta de Alex que estaba estacionada a dos carros de distancia de la entrada principal del restaurante. “No tengo mucho tiempo.” Ángel se cruzó de brazos. “Va a ser rápido”. Ángel hizo lo posible por aparentar estar aburrido. “Ángel, Sarah te ama.” Ángel se quedó mirando a Sydney, con una expresión endurecida. “Que chistoso, nunca me lo dijo”. “No podía. Se sentía demasiado culpable al decírtelo a sabiendas de que se iba a ir”, le dijo Sydney. “Así es ella”. Claro que se sentía culpable. Ángel se rio. “¿Me ama tanto que se muere por regresar a Arizona a vivir con otro tipo?” Sydney se le quedó mirando. “Para ser alguien que dice amar tanto a Sarah, realmente no sabes ni mierda acerca de ella, ¿o sí?” Ángel apretó los labios haciendo un esfuerzo supremo para mantenerse calmado. “Sé por qué mintió sobre su verdadera razón para regresar, y que todo este tiempo ha estado enamorada de alguien más”. Sus palabras estaban llenas de amargura.


“No tienes ni idea, ¿o sí?” Sydney sacudió la cabeza. “Sarah y yo hemos estado juntos desde hace años, y sí, me quiere. Yo también la quiero”. Ángel sintió que el puñal que lleva en el corazón se le retorcía. “Ella es como una hermana para mí, siempre ha sido así y seguirá siéndolo. Pero si el solo pensamiento de ella, estando cerca de cualquier otro tipo te tiene tan encabronado, de seguro vas a perderla”. El pulso de Ángel se aceleró. Se le quedó viendo a Sydney directamente a los ojos. “Ella ya tomó su decisión”. “Tú la tomaste por ella”. “Ella la tomó el día que decidió que nadie la detendría de regresar contigo”, Ángel apretó los dientes, “ni siquiera yo”. Sydney lo miró con furia sin poderlo creer. “¿De modo que es eso? ¿Vas a dejar que tu inseguridad se atraviese en lo que sientes por ella? ¿La vas a dejar ir, así porque sí?” Ángel no le respondió. Requirió de todo su valor evitar soltar de puñetazos sobre la camioneta de Alex. Sydney se veía asqueado. Sacudió la cabeza y comenzó a caminar hacia su auto. Unos pasos después, se detuvo y volteó. Ángel no se había movido. “¿Sabes?, después de todo lo que ella me había contado sobre ti, esperaba un poco más. Realmente estaba muy contento porque ella te había encontrado. Pero ahora veo que me equivoqué. Me alegro de que regrese a Arizona. No la mereces”. Ángel comenzó a sentirse mal, con la misma sensación de vomitar del mismo día en que vio a Sarah con Sydney. El mismo sentimiento que tuvo cuando estuvo enfermo al día siguiente. Miró hacia sus pies con furia. “Estoy seguro que ustedes dos estarán felices”. Sydney se volteó por última vez antes de meterse a su auto. “Sí, claro, si eso es lo que tú quieres pensar”. Sydney se marchó, haciendo que el motor rugiera al pasar frente a Ángel. Ángel, Sarah te ama. Por mucho que quería creer en eso, el pensar en el apego indiscutible de Sarah hacia Sydney lo hacía imposible, la forma en que ella estaba vestida esa noche para Sydney, y la forma en que tomó su mano en el restaurante. Era claro para él lo que Sarah sentía por Sydney, eso le quemaba como el mismísimo infierno. *** Solo le tomó un momento a Sarah el darse cuenta en donde estaba cuando despertó. Le vino a la memoria cuando era pequeña y ella y su madre vivían en hoteles por meses, algunas temporadas. Muchas veces ella se


despertaba y estaba sola, ya que su mamá se había ido a trabajar. Igual que cuando era pequeña, prendió la televisión, no quería ver nada, solo odiaba el silencio. Se sentó un momento en la orilla de la cama y pensó sobre el día que tenía por delante. Debió haber hecho esto hace tiempo. Después de bañarse y haber tomado una taza de café que preparó en la pequeña cafetera que había en su cuarto de hotel, ya estaba lista para irse. Pudo haber tomado el camión, pero decidió caminar. Venía preparada para ello. Se arregló y se puso sus botas y su gorro. Se sumergió en el crujiente y helado aire frío de Flagstaff y sonrió, recordando cuando ella y Sydney solían caminar hacia todos lados. La caminata sería de cerca de una milla, y eso le ayudó a disminuir su ansiedad. Sarah llegó al Centro Coconino de Detención de Mujeres justo después de las nueve. Había llamado antes, de modo que sabía que no debía traer nada excepto su identificación y dinero. Después de pasar por la revisión de seguridad y de caminar en los largos pasillos estériles, se registró y fue escoltada a una amplia habitación que se parecía a la cafetería de la escuela. Había otros visitantes ahí, sentados en las mesas frente a las internas que estaban vestidas con monos color azul. Todo era sombrío. Lo único que había en las mesas eran cajas de pañuelos desechables. Las pisadas y las puertas abriendo y cerrando resonaban fuertemente, sacudiendo sus nervios ya de por sí sobreexcitados. Cada vez que la puerta de donde las internas eran escoltadas para entrar o salir se abría, contenía la respiración. Se abrió una vez más y entró su mamá. Se veía más pequeña y frágil. Su cabello que usualmente lo traía arreglado, ahora estaba agarrado en una colita de caballo, y sus ojos estaban hundidos con grandes ojeras bajo ellos. Sarah estaba atónita pero forzó una sonrisa. No estaba ahí para hacer sentir peor a su madre. Estaba ahí porque la extrañaba y la necesitaba desesperadamente. La expresión de su madre se quebró cuando estaban lo suficientemente cerca, y la abrazó fuertemente. “Ay, mi vida, te he extrañado tanto”. Sarah no quería soltarla. No se había dado cuenta de lo mucho que la había extrañado. Sus emociones la traicionaron pero ya no le importó. Lloró abiertamente. “Te extraño, mami”. Su mamá la sostuvo un momento más y después la soltó para poder ver la cara de Sarah. Su madre le limpió las lágrimas con sus dedos. “Ven, siéntate”. Se sentaron una frente a la otra en una de las mesas. Sarah estaba preocupada de que su madre se hubiera molestado porque había venido a


verla. Siempre le había dicho que no quería que la viera así. Ahora, Sarah entendió por qué. Pero su madre no se veía ni poquito enojada. Su madre alcanzó las manos de Sarah a través de la mesa. “Nadie me dijo que vendrías”. “Nadie sabe”. Los ojos de su madre se entrecerraron. “¿Quién te trajo? ¿Ángel?” Sarah lo negó con la cabeza, mirando hacia abajo, hacia sus manos entrelazadas. “Me vine sola en el autobús.” La cara de su madre mostró una preocupación aún mayor. “Tía Norma sabe que estoy en Flagstaff. Solo que no le dije que vendría a verte. No quería que tratara de disuadirme”. Sarah no podría sobreponerse del aspecto que presentaba su mamá. Muchas veces cuando era niña y se tenían que cambiar por motivos desconocidos para ella, su madre se veía triste y preocupada, pero nunca así. También había perdido mucho peso. “¿Te regresas hoy?” Esa era la pregunta que más temía Sarah. Sabía que su madre no iba a alegrarse de que ella se regresara a Arizona. “No, mami.” Los ojos cansados de su madre buscaban una respuesta en la cara de Sarah. “Me quedo en casa de los papás de Sydney para Navidad y Año Nuevo”. La expresión de la cara de la madre de Sarah no cambió. “¿Y qué pasó con Ángel? ¿Pensé que ustedes eran inseparables?” El nudo en la garganta de Sarah estaba por ahogarla. Todo lo que pudo hacer fue negar con la cabeza y mirar hacia otro lado para evitar que las lágrimas escaparan de sus ojos. Su madre apretó sus manos. “Cuéntame qué pasó”. Sarah se limpió las lágrimas con una mano. Estaba molesta consigo misma. Esto no debía tratarse de ella. Lo último que quería era poner una carga más sobre los hombros de su madre, pero ella le insistió demasiado. “Háblame, hijita...” Después de componerse, respiró profundamente. Sarah tomó nuevamente la mano de su madre. Su madre la tomó y la apretó sonriendo. “Ángel supo todo acerca de Sydney.” Sabía que su mamá iba a confundirse, y su expresión lo demostraba. “Nunca le dije que Sydney era...” Sarah se sintió como una tonta. Le había contado a su madre tanto como pudo acerca de Ángel. Pero sus conversaciones por teléfono eran tan cortas que se sentía culpable por utilizar todo el tiempo de la llamada en hablar de sí misma, de modo que muchas cosas se quedaron sin contar. “¿Era qué, cariño?” Sarah miró alrededor del lugar y su vista regresó a su madre. “¿Haz


conocido a alguien que piensa que entre un chico y una chica no puede haber solamente una amistad?” En un instante, el aspecto de preocupación y confusión en la cara de su madre cambió por entendimiento y asintió con la cabeza. “Creo que estropeé las cosas, mami.” Hablar con su mamá se sentía muy bien. “¿De modo que él no sabía acerca de Sydney?” Su mamá soltó su mano para alcanzar la caja de pañuelos de la mesa, y se la pasó a Sarah. “Suénate la nariz”. Sarah lo hizo y continuó. “No exactamente”. Le contó a su madre la sórdida historia completa sobre cómo Ángel asumió que Syd era mujer, y cómo quiso decirle la verdad tantas veces, y finalmente cómo se enteró de esa verdad de la peor manera. Luego le dijo de su llamada para despedirse y cómo Ángel le dijo que fuera feliz. “¿Entonces él piensa que te quedas en Arizona?” Sarah se mordió el labio. “De eso era lo que quería hablar contigo”. La madre de Sarah levantó la ceja. “Mami”, la voz de Sarah se sintió casi como un susurro. “No puedo regresar”. Su madre sacudió la cabeza, pero su expresión era amable. Sarah miró a lo lejos. “Cariño, lo que más deseo es tu felicidad. Mírame”. Sarah volteó hacia los ojos cansados de su madre. De ningún modo iba a ponerse a discutir con ella. Cuando llegó por primera vez a California, estaba tan amargada que no le importaba lo enojada que se pondría su madre si ella regresaba a Arizona. Pero después de verla hoy, su corazón le dictaba concederle a su madre cualquier deseo, sin importar lo que fuera. “Escúchame, nena.” Tomó una de las manos de Sarah entre sus dos manos. “Yo sé que ahora te parece como si fuera el fin del mundo. Y nunca sabrás lo apenada que me siento por no haber estado cuando esto pasó. Pero dale tiempo. Las cosas irán resolviéndose por sí mismas. Ángel entenderá...” Tal vez fue la expresión de Sarah. Ella no podía creer que esto se resolvería de alguna forma, pero su madre se detuvo sin terminar de hablar. Se recargó en ella, con una pequeña sonrisa en los labios. “Tengo buenas noticias”. “¿Qué?” “Bueno, no iba a decirte nada antes de que fuera seguro, pero te ves tan triste.” Su mamá puso boca de puchero. “Mis abogados encontraron cierta posibilidad en mi caso”. Por primera vez desde que había llegado, Sarah pensó ver una chispa en los ojos de su madre. “¿Qué significa eso?”


Su mamá se sentó hacia atrás con una sonrisa cautelosa. “Bueno, no sabré nada hasta que vaya a la corte, y eso no será sino hasta después de Navidad y Fin de Año, pero de acuerdo a mis abogados, si todo sale bien, puedo salir comenzando apenas la primavera”. Sarah dio un brinco fuera de su asiento, causando que el guardia la mirara raro. Le regaló una sonrisa lamentablemente torcida y después abrazó a su mamá. “¡Ay, mami, por Dios! Esas son las mejores noticias”. Su madre parecía resplandecer, y después recuperó la seriedad. Le pidió a Sarah que se sentara. “Pero me tienes que prometer que te quedarás en California hasta entonces, Sarah. Ya no falta mucho”. Sarah sentía su estómago inquieto, pero nada podría quitarle la felicidad que sentía por lo que había escuchado. La sonrisa seguía en su cara, y sintió el nudo en su garganta nuevamente. Ahora, era la alegría la que hacía ahogarse, la emoción había sido tan ajena a ella durante toda esa semana. “Está bien, mami”, Sarah sonrió, “lo que quieras”. * Carina era una chica alta y pechugona de cabello rubio, y no se parecía en nada a lo que ella pensara que podía ser el tipo de chica para Sydney. Pero Carina adoraba su música, y con solo eso podían hablar ella y Sydney por horas. No le hizo mucha conversación, pero fue educada. Sarah esperaba que pudieran llegar a ser amigas, especialmente si lo de ella y Sydney iba para largo. Pero hasta el momento, las cosas habían sido algo incómodas. Después de pasar algunos días entre ellos, Sarah finalmente lo aceptó. La relación de ella y Sydney era una de las cosas a lo que tendría que acostumbrarse cualquier tercero en cuestión. Sarah estaba muy acostumbrada a ser completamente desinhibida en torno a Sydney. Despues de todo, ella había crecido a su lado. Estando Carina cerca, tenía que cuidarse de hacer cosas que ni siquiera haría estando cerca de Ángel. Como por ejemplo, eructar. Era tan fácil que todo volviera a ser como era antes y comenzar a reír y a sobrellevar las cosas. Le sorprendió que a pesar de que no había podido quitarse a Ángel de la cabeza, el estar cerca de Sydney realmente le había ayudado. El día de Navidad en la casa de Sydney fue igual que siempre. Los señores Maricopa estuvieron entonando las canciones de Navidad en lo que terminaba de preparar la cena juntos. Iban a ir venir a cenar algunos miembros nuevos de la familia y Carina. Sarah apenas podía escuchar la televisión en la sala de enfrente por la


música, pero no importaba. Casi se sabía de memoria la película, la había visto demasiadas veces. Sydney salió fuera de la cocina, agitando la cabeza. “Ya le están dando al rompope”. Se rio entre dientes. Sarah apenas miró por encima de la televisión. Estaba sentada en el piso apoyada en las almohadas que había usado por la noche. Sydney se asomó a ver lo que ella estaba viendo en la tele. “¿Otra vez estás viendo Orgullo y Prejuicio?” Sydney puso una cara de molestia. “Por Dios, ¿qué no la has visto como cien veces?” Sarah lo ignoró, y aun viendo la televisión, le sonrió. Se sentó cerca de ella y tomó el control remoto del piso. Lo siguiente que supo Sarah, es que había fútbol americano en la pantalla. “¡Oye!” “Ahora, así está mejor” Sydney sonrió. “Yo tenía el control remoto primero, y además soy tu invitada” Quiso alcanzar el control remoto, pero el levantó el brazo y Sarah no pudo alcanzarlo, “Les voy a decir”, y sonrió maliciosamente. “¡Sra. Maricopa!” No había forma de que la madre de Sydney la escuchara con la música tan alto en la cocina, y Sarah lo sabía. Se puso de rodillas para alcanzarlo, pero Sydney se hizo para atrás riéndose, y ella cayó sobre de él. Sarah tenía su mano sobre el control, y Sydney comenzó a hacerle cosquillas en las costillas. Sarah se estremeció y comenzó a reír. “¡No es justo!” Ella comenzó a hacerle cosquillas en la espalda, causando que él tirara el control, y pudo agarrarlo, pero entonces Sydney la agarró por la cintura y ella se cayó, escondiendo el control debajo de su espalda. Sarah no se había reído así desde hacía mucho. Cerró sus ojos apretándolos, tratando de tomar algo de aire entre risa y risa. Cuando los abrió vio por encima del hombro de Sydney, a Carina. Ella estaba parada en medio de la sala, mirándolos. Se veía aturdida, por lo que Sarah empujó a Sydney para quitárselo de encima. “Hola, Carina”. Sydney volteó la cabeza de inmediato. La mitad de su cuerpo seguía encima de Sarah. De inmediato se levantó de encima de encima de ella. “Oye, nena.” “Toqué pero...” Los ojos de Carina se dirigieron hacia Sarah, quien se estaba bajando la blusa que se le había subido y mostraba parte de sus costillas, y luego miró a Sydney y después miró alrededor y salió de prisa por la puerta. “Carina, espera” Sydney salió de un salto. “¿A dónde vas?”


Carina salió y Sydney fue tras ella. Sarah se levantó y llegó hasta la ventana. Espió por ahí y los vio discutiendo. Carina parecía llorar. Sarah no podía creer lo ingenua que había sido. Ángel hubiera tenido una reacción mucho más violenta. Solo porque esto era normal para ellos, no quería decir que lo fuera para los extraños. Era como si ella tuviera un hermano, pero en realidad no lo era. Estuvieron afuera por un rato y cuando entraron, por la mirada que Sydney le mostró, supo que era mejor no decir nada. Más tarde, cuando Carina fue al baño, tuvo oportunidad de decirle a Sarah que todo estaba bien. Pero Sarah lo sabía. Casi les había arruinado la Navidad. Así que cuando Valeria la llamó unos días más tarde para convencerla de que regresara a La Jolla para Año Nuevo, Sarah estuvo de acuerdo. Originalmente, ella planeó quedarse en Arizona y pasarla con Syd y Carina. Pero después de lo que pasó, decidió dejarlos disfrutar de un romántico Año Nuevo sin hacerles mal tercio. A Sydney no le gustó que ella se fuera antes, pero estaba contento de que decidiera quedarse en California, al menos hasta que su mamá saliera de la cárcel.

Capítulo 24 La Navidad vino y se fue sin ningún sentimiento de felicidad para Ángel. El restaurante no estaba ni tantito ocupado después de la semana de Navidad como lo había estado la semana anterior. Sus padres se habían ido a México por una semana a visitar a la familia. Todos los años se iban en la semana después de Navidad y regresaban después de Año Nuevo. Ángel y Alex cubrían el turno de la mañana en el restaurante, y como Sal estaba de vacaciones del colegio por esa semana, él y Sofía cubrían el turno de la tarde. Ángel no estaba de humor para celebrar la víspera de Año Nuevo, especialmente sabiendo que el cumpleaños de Sarah era a media noche y que él no podría darle un beso de cumpleaños. Deslizó sus dedos por la cadena que ella le había regalado por su cumpleaños, antes de volverla a guardar en el cajón los calcetines, cerrándolo de golpe. Alex entremetió la nariz en su cuarto. “¿Y a ti qué te pasa?” Ángel se le quedó mirando pero no le contestó. Se sentó en su cama y comenzó a ponerse los calcetines. “Tengo invitados hoy, así que ven acá abajo y ayúdame a darle una


limpiada a la casa”. Ángel dejó caer los hombros. “¿Quiénes vienen?” “Nadie de los tarados y molestosos compañeros de tu escuela preparatoria”, dijo riendo, “a excepción de Eric y Romero. Pero todos los demás somos adultos, así que actúa como si lo fueras”. Ángel frunció el ceño. “¿A qué hora?” Alex ya se había alejado, pero le gritó. “Como en una hora”. Ángel miró el reloj. Ya casi eran las nueve. Solo había hecho ejercicio y se había bañado. El esperaba tener una noche tranquila jugando billar y acostarse temprano, no tenía ganas de una maldita fiesta. Para el momento en que bajó, el mostrador de la cocina se había convertido en un mini bar. La música sonaba muy fuerte y Romero ya estaba instalado ahí, cerveza en mano. Sal y Sofía llegaron justo cuando Ángel tomaba una cerveza del refrigerador. “¿Y ahora que hay?” Preguntó Sal. Alex regresaba del patio con una hielera. “Hora de la fiesta, hermano”. Sal se le quedó viendo y Sofía sonrió. Sal volteo a ver a Ángel. Él levanto las manos al aire. “Ni me mires. Esto es idea de Alex”. “Ajá”, dijo Alex. “No te preocupes. No hay nadie de sus amigos torpes y juveniles, a excepción de Eric y Romero”. Romero se dio por aludido. “¡Óyeme, que aquí estoy!” Alex lo ignoró mientras sacaba una bolsa de hielo del congelador. “Solo son unos cuantos amigos míos de lo más refinado”. Sal sacudió la cabeza. “Buena suerte. Mas te vale que este lugar amanezca de una sola pieza mañana, porque yo no voy a llevarme ninguna friega por esto”. Sofía salió corriendo de la cocina y subió a la planta alta. Alex se detuvo a verla. “¿Y a dónde va Sof?” “Oh sí, ella estará por aquí cerca de todos tus refinados compañeros de la universidad.” Sal sonrió, y le dio un vistazo a todas las botellas de licor en el mostrador. Eso no le gustó a Alex. “Bueno, pues nadie la invitó”. Ángel se rio. “¿Y qué vas a hacer? ¿Encerrarla en su cuarto?” Alex levantó una ceja. “No es mala idea”. “Ay sí”, dijo Romero sonriendo. “Son de los tipos de la universidad de quien necesitarían preocuparse”. Los tres hermanos se le quedaron mirando. “¿Y eso que quiere decir?” le preguntó Alex. Romero negó con la cabeza y se encogió de hombros. “No sé, solo se


me salió”. Ángel que era el más cercano a Romero, le dio un empujón. Terminaron de alistar las cosas y la gente comenzó a llegar. Ángel se fue con Romero a la sala principal, con su mente a millas de distancia, como era usual. Romero se la pasó codeándolo para captar su atención. Después de varias conversaciones con quienes Alex se había referido como sus refinadas amigas de la universidad, ya había tenido demasiado. Se fue hacia la cocina para agarrar algo de comer. Ángel se detuvo en seco cuando entró a la cocina y vio a Sofía. Traía puestos unos pantalones de mezclilla y tacones que la hacían parecer más alta, por no mencionar que más grande también, pero era de la blusa de donde no podía apartar la mirada. Era la misma blusa negra sin espalda que Sarah se había puesto en la primera fiesta en que él le habló. Alex entró detrás de Ángel. “¿Qué traes puesto, Sofía?” Sofía le dio un vistazo a su blusa. “¿Qué? Sarah me la presto hace tiempo. ¿Qué tiene de malo?” “Te ves...” Alex luchó por encontrar la palabra. “¿Ardiente?”, dijo Sofía para molestarlo. La quijada de Alex se endureció. “Necesitas irte a cambiar”. “¿Por qué?” Eric entró del patio y quedó inmóvil al ver a Sofía. Alex se dio cuenta de cómo la miró. “Vete a cambiar ahorita, Sofía, antes de que alguien más entre”. Sofía salió de malas de la cocina y se fue hacia arriba. Ángel se sintió mal. No le molestaba como se veía, pero se sintió aliviado de saber que la blusa desaparecería. El solo verla le había traído recuerdos de Sarah, cuando la besó y la sostuvo por primera vez. Era demasiado doloroso, y por mucho que la extrañaba, se alegraba de no volverla a ver. El tiempo pasó rápidamente, y antes de que se imaginara, ya estaban haciendo la cuenta atrás. Ángel estaba afuera con Sal, Alex y una par de chicas. Sofía había entrado con Eric y Romero para ver la cuenta atrás en la televisión grande. Cuando ya habían terminado los abrazos y las felicitaciones de Año Nuevo, Alex se metió para traer más cervezas de acá adentro. Ángel lo siguió, con Sarah en su mente, pensando en lo que ella estaría haciendo en ese momento. Por ahora, ya se había convertido oficialmente en mayor de edad. Alex se metió a la cocina. “¿Qué chingados pasa?” Ángel no pudo ver nada, pero Alex estaba pálido. Entró a la cocina justo en el momento de ver que Alex se había ido contra Eric. “¿Estabas


besando a mi hermanita?” “Fue un beso de Año Nuevo”, dijo Sofía parándose en frente de Eric. “¡Me vale madres! Tú no debes besar a mi hermana de esa manera. ¿Qué carajos te pasa?” “¿Cómo la besó?” Ángel trataba de detener a Alex. ¿Qué diablos había visto? Para ese entonces ya había gente asomándose a la cocina y Sal entró rápidamente del patio. “Sólo fue por Año Nuevo, Alex. Relájate”, le dijo Eric. Alex sobrepasó a Sofía y pescó a Eric de la playera. “Sé lo que vi, cabrón. ¡Muévete Sofía!” Entre Ángel, Sal y Sofía lo detuvieron. Eric se fue hacia la puerta. “¿Qué diablos tienes, Alex?”, le preguntó Ángel. “Espérate, Eric”. “¡No!, quiero que se largue”, arremetió Alex. “Si te vuelvo a ver cerca de mi hermana, ¡te lo juro por Dios que te parto la madre!” Sal intervino. “Es suficiente, Alex”. Antes de esto, Alex no parecía borracho, pero ahora Ángel pensaba que si lo estaba. Eric se fue de prisa. Ángel volteó hacia Sofía. Se veía que estaba a punto de llorar. Los invitados habían salido de la cocina, dándoles un poco de privacidad, salvo por Romero que estaba parado en la puerta. Ángel no quería ni preguntar. Era demasiado extraño. Pero tenía que hacerlo. “¿Cómo es que te estaba besando?” “¡Tu amigo le metió la lengua hasta la garganta!”, gritó Alex. Antes de que Ángel digiriera eso en su mente, Sofía comenzó a hablar. “Tal vez, la que tenía la lengua en su garganta era yo, ¿a poco no se te había ocurrido?” Las lágrimas le escurrían por las mejillas y de momento, los dejó atontados. “Ya no soy una bebé, Alex. ¡Y estoy cansada de que me sigan tratando así!” “Solo tienes dieciséis años, Sof”, la voz de Alex sonaba mucho más tranquila, y Ángel se dio cuenta de que no estaba borracho. “Veré a Eric si eso es lo que quiero. ¡No me vas a detener!”, Sofía salió corriendo, dándole un empujón a Romero al salir de la cocina. “Sobre mi cadáver”, le dijo Alex, diciéndolo suavemente y después más fuerte. “¿Me oíste, Sof? ¡ Sobre mi cadáver!” Alex se volteó y miró a Ángel. “No quiero a ese pendejo cerca de ella nunca más”. *** Sarah estaba cansada y le dolían los pies. Parecía que la fiesta no iba a terminar nunca. Valeria trató de jalarla hacia el círculo de chicas con las que estaba bailando, pero Sarah le hizo la seña de que quería ir al baño.


Las amigas de Valeria vivían en una privada de casas. Tenían un centro de recreación y ahí es donde se estaba realizando la fiesta. Era del tamaño de un salón para banquetes pequeño con la alberca afuera. Sarah pasó al baño y fue hacía afuera. Hacía frío pero se sentía a gusto. Se sentó en una de las mesas para comer que había cerca de la alberca y buscó en su pequeño bolso su polvo compacto. Su teléfono celular estaba encendido. Se había perdido de un mensaje de texto. Sydney ya la había llamado para desearle feliz cumpleaños. Cuando lo abrió, vio que además tenía dos llamadas perdidas. Ambas eran de Sofía. Sarah sonrió. Desde la ruptura, Sofía le había llamado un par de veces. La primera para decirle cuánto lo sentía y otra, justo antes de Navidad para decirle cuánto la extrañaba y que desearía que estuviera en California. En ambas ocasiones Sarah se había conmovido. No se acordaba de haberle mencionado a Sofía que su cumpleaños era en Año Nuevo. Hizo clic en el sobre del mensaje y leyó el texto. Odio a mis hermanos. Estoy enojada y llorando. Llámame. Necesito hablar contigo. Sarah pensó en los cavernícolas y no pudo evitar fruncir el ceño. ¿Y ahora qué habían hecho? Le llamó a Sofía quien contestó de inmediato. Estaba histérica. Sarah apenas si podía entenderle. De lo poco que entendió fue que Alex le había estropeado la vida. “Sofía, cálmate. Respira hondo.” Sarah hizo su mejor esfuerzo para hablarle en un tono suave. Recordó como su mamá hacía eso cuando ella era pequeña y estaba llorando. “No puedo entender lo que me dices”. Sofía respiraba agitadamente, pero Sarah podía adivinar que estaba tratando de tranquilizarse. Se escuchaba como si fuera una niña chiquita, y Sarah deseó poder estar con ella y abrazarla. “Alex le dijo a Eric que se mantuviera alejado de mí”. Sarah temía preguntar por qué, pero aun así, lo hizo. Escuchó en silencio mientras Sofía le platicó todo, de repente se desmoronaba y comenzaba a llorar de nuevo. Una vez que se tranquilizó, sonaba más determinada y enojada que cualquier otra cosa. “No es justo, Sarah. Eric no ha sido otra cosa que un caballero conmigo. Todo fue mi culpa y así se los dije a ellos”. “¿Lo hiciste?” “Sí.” Sonó complacida. “Les dije que era mi lengua en su garganta”. Sarah dejó escapar una risa jadeante. “¡No! ¿En verdad lo hiciste?”


Finalmente, Sofía no sonaba tan triste. Inclusive, Sarah creyó haberla oído reír. “Es la verdad. Eric siempre se contiene. Es tan caballeroso conmigo”. Sofía suspiró. “Me vuelve loca, de modo que me he convertido en quien toma la iniciativa”. Sarah no podía creer que Sofía pudiera decir semejante cosa. De algún modo, ella desearía poder haber estado ahí, pero por Dios, de todos los hermanos que pudieran haberla sorprendido, ¿por qué tenía que ser Alex? Sabiendo que se hubiera sentido terriblemente incómoda, sintió cierto alivio de no haber estado ahí. “¿Y qué te dijo Alex cuando le dijiste eso?” Sofía le dijo que todos quedaron sin habla, inclusive le describió la mirada de sorpresa de Ángel. Por un momento le había parecido que Sofía había escapado de su estado de ánimo abatido. Pero cuando llegó al final del relato, comenzó de nuevo a lloriquear. “Eric me mandó un mensaje, pero solo para ver si yo estaba bien. Me dijo que no quería arriesgarse a que mis hermanos me revisaran el teléfono. Le dije que quería hablar con Ángel de esto. Me dijo que no pensaba que fuera buena idea, y me hizo prometerme que él hablaría con Ángel antes de que yo lo hiciera”. Sarah trataba de concentrarse, pero el solo oír su nombre, la sacudía por dentro. Ángel no era precisamente la persona más razonable que ella conocía. Pero en estas circunstancias, no veía como el intentar hablar con él podía perjudicarle. “¿Y qué vas a decirle? ¿Que ustedes se han estado ocultando esto todo este tiempo? Se pondrá furioso. Créeme, yo lo sé de primera mano”. Sarah había comenzado a preocuparse por cómo se sentiría Ángel en este momento. Sabía que se ya se sentía traicionado por ella, ¿y ahora esto? Eric era uno de sus amigos más cercanos. Le dolió el alma por él. Sofía le dijo que lo pensaría y antes de decir algo le consultaría a ella para saber su opinión. Hablaron por un rato más, y Sarah luchó contra la increíble tentación de saber si Ángel y Dana habían estado juntos en la fiesta. Pero decidió no torturarse a sí misma. El hecho de que ni siquiera le mandó un mensaje genérico de feliz cumpleaños lo decía todo. Él ya había terminado con ella para siempre.

Capítulo 25 Últimamente Ángel no había dormido gran cosa. Se había levantado


temprano y se dirigió al cuarto de Sofía, cuidando de no despertar a Alex. Necesitaba llegar al fondo de todo este asunto con Eric y no quería a Alex sacando de quicio a Sofía hasta el punto de decir algo absurdo como lo que había dicho anoche. Conocía Eric desde hacía mucho y confiaba en él completamente. Había que debía haber algo más en todo esto. Esta era una conversación que temía tener. Ni siquiera sabía por dónde empezar, pero tenía que hacerlo rápido antes de que Alex despertara. Tocó suavemente la puerta entreabierta del cuarto de Sofía antes de asomarse. Para su sorpresa, ella ya se había levantado y estaba en su computadora. Minimizó la pantalla en la que estaba cuando Ángel entró. Para su alivio, ni siquiera tuvo que pensar qué decir. Ella habló primero. “¿Estás enojado conmigo?” Ángel levantó un hombro. “No lo sé”. Ella se levantó y cerró la puerta detrás de Ángel. La expresión de su cara le recordó cuando eran niños. Sofía siempre había sido tratada con cuidado. Eso les habían enseñado toda la vida. Y lo aprendieron muy bien. Nadie se metía con la Dulce Sofie. Así era antes, y así era ahora. Ángel se sentó en su cama y ella tomó asiento en su escritorio. “Mira, lo que pasó anoche fue mi culpa. Asumo toda la responsabilidad.” Habló en voz baja, y sus ojos parecían suplicar. “Ángel, Eric me dio un abrazo de Año Nuevo y yo lo besé”. Ángel se le quedó mirando. “¿Por qué?” Primero vio a Ángel y luego volteó hacia otro lado. “Me gusta. Siempre me ha gustado”. Esto no era lo que Ángel quería escuchar. Sacudió la cabeza. Eric era como de la familia y Sofía era... bueno, su hermanita, maldita sea. Se levantó sin saber qué decir. “No”. “No, ¿qué?” Sofía se paró frente a él. “No puedes” “Por Dios, ¿por qué no?, ustedes actúan como si fuera una bebé. Cumplo diecisiete este año, la misma edad de Sarah cuando comenzó a salir contigo”. La mandíbula de Ángel se apretó. “Eso es diferente”. “¿En qué sentido?” “Solo es así, Sof”. Ángel trató de caminar alrededor de Sofía para salir de ahí. Esta conversación había terminado. Alex tenía razón. Eric debía mantenerse alejado. Pero Sofía no lo dejó pasar. Puso su mano en su pecho y lo miró


directamente a los ojos. “Tú y Alex van a tener que enfrentarlo, tarde o temprano. Ya no soy más, una niña chiquita”. Ángel no estaba acostumbrado que ella fuera tan intrépida y no le gustó. “A papá tampoco le va a gustar”. “Yo me encargo de papá, Ángel. Solo prométeme que no te enojarás con Eric. En realidad no fue su culpa.” Ángel asintió con la cabeza y ella lo dejo ir. Las cosas no habían salido como lo había planeado, pero al menos estaba aliviado por no tener que enojarse con Eric. Alex era otra historia. La imagen de Eric besando a su hermanita se le quedaría en su mente por algún rato. Pero con el tiempo se le pasaría. A menos que quisiera que Sofía le recordara a cada momento que ella había sido quien había iniciado el beso. Ángel se encogió de hombros nada más de pensarlo. No quería que el tiempo se pasara y hacer las cosas más grandes cuando finalmente hablara con Eric. No solo la plática con Sofía lo había dejado inquieto. Necesitaba aclarar algunas cosas con Eric. Planeó llamarle más tarde ese mismo día, pero Eric le ganó. Su teléfono sonó justo cuando estaba entrando al restaurante. “Hola Eric, ¿qué onda?” Por un momento, hubo silencio en la otra línea y Ángel sonrió. Sabía que su alegre saludo sacaría de onda a Eric. “Oye... ¿y cómo está todo?” “¿Quieres decir, con Alex?”, Ángel se rio. “Así va a estar por un momento. Pero ya Sofía me dijo lo que pasó. Y está bien. Dispensa que Alex se te hubiera ido encima de esa forma, Eric”. Eric aclaro su garganta. “No, todo está bien. Sé que pudo haber sido mucho peor”. Ángel se rio. “Ajá, saliste de aquí en una sola pieza”. “¡Claro que no, mierda! Tuve que cambiarme los pantalones cuando llegué a casa”. “¡Ja, ja! Romero me dijo que eso harías”. “Claro, estoy seguro que ese pendejo tuvo mucho que decir”. De hecho fue una sorpresa que Romero no tuviera mucho que decir esa noche. Después del incidente, la fiesta se aguadó. Alex estaba demasiado alterado para relajarse, de modo que comenzaron a limpiar, y todo el mundo se fue. Ángel bajó la voz cuando pasó cerca de Alex, que estaba sentado en uno de los reservados, revisando la correspondencia del restaurante de la semana pasada. Él se encargaba de eso mientras sus padres estaban fuera, y por tanto,


ahorita estaba haciéndose en eso. “Mira, creo que no es nada raro que la hermanita se enamore platónicamente del amigo de su hermano mayor, ¿correcto?” Hizo una pausa, pero Eric no dijo ni una palabra. Ángel no sabía cómo soltarle el resto sin sonar embarazoso. Pero embarazoso o no, tenía que entrarle. “No puedes dejar que una cosa así vuelva a suceder, ¿correcto?” Eso sonaba poco convincente, pero iba al grano y se sintió satisfecho. “Ángel, ya casi cumple diecisiete”. “Ángel se detuvo y de hecho, le dio un vistazo a su teléfono. “¿Me estas queriendo ver la cara?” “Oí lo que estás diciendo”, agregó Eric rápidamente. “Y sí, te lo prometo, Ángel. Pero vamos, ¿cuánto tiempo más crees que puedas impedir que ella salga con alguien?” Ángel hacía reanudado la marcha pero podía sentir la agitación dentro de él. Sabía que su hermana casi tenía diecisiete, pero no puedes medir la madurez con un número. Sofía era diferente. “No te preocupes por eso. Sólo promete que no te volverás a involucrar en otra de sus tonterías, ¿lo prometes?” Escuchó a Eric exhalar fuertemente. “Sí, sí, tienes mi palabra”. “Gracias” ¿Qué eso era mucho pedir? Pero Ángel no podía evitar pensar que esta era otra conversación que no se había desarrollado como él quería. Este año realmente apestaba, y apenas acababa de empezar. *** Cuando Sarah regresó de Arizona le hizo prometer a Valeria que no le diría a Alex que había regresado. De modo que cuando él la llamó la víspera de Año Nuevo para invitarla a su fiesta, Sarah se sintió mal de que Valeria rechazara su invitación. Sarah le dijo que se quedaría en casa. No estaba de humor para fiestas, pero Valeria estaba encabronada de que Alex la hubiera invitado de último momento. Ella le dijo que Alex le aseguró que había planeado la fiesta en el último momento, pero ella le contestó que no iba a cancelar los planes que ya tenía hechos. “Nadie planea una fiesta de Año Nuevo en el último momento.” Valeria echaba chispas. “Debe pensar que son bastante tonta”. Sarah sabía que su estancia en California sería por poco tiempo. Su mamá le había llamado el día de su cumpleaños y le dijo que había hablado con su abogado y que las cosas se veían aún mejor. Las cosas entre ella y Ángel estaban completamente sin esperanza. Sydney le había llamado al día siguiente de su cumpleaños y le confesó que


había ido a ver a Ángel, justo antes de Navidad. No se lo había dicho antes porque no quería que los festejos de Navidad y Año Nuevo fueran aún más duros para ella, de lo que ya lo eran. Pero le contó la negativa de Ángel de ni siquiera escuchar su lado de la versión. Al principio eso la lastimó, pero después, la rabia se apoderó de ella. Estaba segura que Dana tenía algo, si no es que todo, que ver con el marco inquebrantable en la mente de Ángel. Vería a Sofía lo suficientemente pronto cuando llegara a la práctica después de clases, pero entretanto, solo necesitaba tomar tres clases. Se aseguró de que todas ellas las pudiera tomar hacia el final del día. Su plan era sencillo, moverse rápido de una clase a otra y mantener baja la cabeza. Lo último que quería era encontrarse a Ángel con Dana. Sería solo cuestión de tiempo para que Sarah lo viera. Ella lo sabía, pero quería posponerlo tanto como fuera posible. El segundo en el que ella entró a su clase de física, se dio cuenta que todo lo planeado había sido en vano. Ángel estaba sentado hasta atrás, y sus miradas se encontraron. Por un momento ella quedó inmóvil. Reunió sus ideas lo suficiente como para saber que si se sentaba hasta adelante, no tendría que mirarlo. No era de extrañar que la mayoría de los asientos delanteros estuvieran vacíos, de modo que se sentó en el primero que tuvo a la mano. Apenas se había sentado cuando Kim, una chica que conocía del equipo de pista se inclinó para hablarle. “Dios mío, pensé que te habías regresado a Arizona”. Sarah volteó para ver una cara con una gran sonrisa. Ahí se dio cuenta de que no se había fijado en quienes estaban en clase. Al único que había visto fue Ángel. Los demás eran como imágenes borrosas ante sus ojos. Su respiración casi se normalizaba y se forzó a sonreír. “Cambio de planes. Me quedaré por aquí un tiempo más”. La clase comenzó y trató de concentrarse en lo que el profesor les leía. Difícilmente podía escuchar lo que decía. Todo lo que podía pensar era en la expresión de Ángel al verla. Quería borrarla de su mente. Él no se veía enojado, pero tampoco se veía complacido. Cuando la clase terminó, por más que se dijo a si misma que no debía voltear, no pudo resistirse. Volteó hacia donde él había estado sentado, pero ya no había nadie. Aparentemente Ángel no tenía planeado hablar con ella. Sarah se mordió el labio. Aunque sintió que le venía, trato de sacudirse la angustia. Ya había llorado lo suficiente por Ángel Moreno. El resto del día fue un poco menos doloroso. Cuando se apareció en la práctica, el entrenador Rudy estaba más que contento de escuchar quería formar parte del equipo. Dijo que era una mera formalidad. De hecho, ya


formaba parte del equipo. Nadie estaba más contenta de ver a Sarah que Sofía. Sarah casi se ahoga cuando Sofía la abrazó tan fuerte, que pensó que no iba a dejarla ir. Sarah le explicó brevemente que se quedaría un poco más de tiempo pero le dijo que sus intenciones era de regresar a Arizona en cuanto sus circunstancias cambiaran. Los siguientes dos días fueron peor aún. Ángel no se presentó a clase de física y al final del tercer día, su nombre ya no fue mencionado al pasar lista. Obviamente había cambiado su horario. Era una cachetada en la cara, pero ella aguantó. Al menos no tendría que lidiar con estar viéndolo en clase todos los días. Sydney cada vez estaba más molesto con la prolongada inflexibilidad de Ángel. Ese fin de semana, Sarah le había comentado a Sydney sobre el cambio de horario de Ángel, y para sorpresa de ella misma, en ese momento se desmoronó y comenzó a llorar. Sydney no podía creerlo. “Mándalo a la chingada, Lynni. Es un pendejo”. ¿Sería posible que ella hubiera estado tan equivocada acerca de Ángel? Le sorprendía ahora, que en algún lugar de su mente retorcida, realmente pensó que Syd y Ángel podrían ser amigos algún día. “Solo estoy esperando a que mi mamá salga, para poder regresar a casa”, dijo Sarah. “Es lo único que quiero”. “Pero no pongas tu vida en pausa, Lynn. Puede llevarse tiempo. Disfruta. Sal. En serio, diviértete”. Sarah no podía ni siquiera imaginarse estar divirtiéndose. Apenas podía concentrarse en vivir el día sin tener ningún tipo de crisis emocional. *** Las cosas dieron un giro el lunes durante la práctica. Como si todo su rollo emocional no fuera suficiente, ahora le tocaba lidiar con el dolor físico. Durante una de las rutinas de calentamiento, Sarah pisó un sobre hoyo y se cayó fuertemente. Sintió crujir su tobillo y de inmediato supo que estaba muy lastimada. Sofía llegó de inmediato a su lado, pero ya Sarah se las había ingeniado para ponerse de pie. El entrenador Rudy llegó tan pronto le notificaron. “No trates de caminar apoyándote en ese pie. Te lastimarás más. Hay que ponerle hielo de inmediato”. Antes de que Sarah supiera lo que estaba pasando, ya estaba en sus brazos y la llevaba cargando hacia el gimnasio. Para sostenerse mejor, Sarah rodeó su cuello con sus brazos. Algunos de los chicos comenzaron a reírse conforme ellos pasaban. Se sintió algo incómoda hasta que movió el pie del


lado equivocado y el dolor insoportable en el tobillo la hizo olvidarse de todo. Cerró los ojos apretándolos fuertemente e hizo una mueca, deseando que el dolor desapareciera. Cuando el entrenador quedó satisfecho de haberle enfriado el pie con hielo el tiempo suficiente, la llevó hacia su auto y después a su casa. Sarah se sorprendió de que cancelara la práctica tan temprano por culpa de ella, pero la verdad es que se alegraba de poderse ir a casa. El entrenador Rudy realmente se veía preocupado por el tobillo de Sarah. Le dio algunos papeles que tenía en su oficina sobre el cuidado adecuado de un esguince de tobillo y camino a casa le explicó que podía y que no podía hacer. Luego, el tema cambió a lo que ella se temía. “¿De modo que cuándo sabremos de seguro cuánto tiempo vas a estar por aquí? Quiero decir, que si podremos contar contigo para toda la temporada”. Sarah siempre había sido algo vaga en cuanto a su situación, pero él nunca había insistido. Tenía la sensación de que el entrenador sentía que se trataba de un tema algo delicado. Aun así, ella se sentía mal por no poderle dar una respuesta más concreta, ya que él estaba muy entusiasmado de que ella estuviera en el equipo. Sarah no quería que él pensara que no estaba tomando con seriedad pertenecer al equipo. “Mi mamá está en la cárcel.” Sarah volteó su mirada hacia la ventana con miedo de ver su expresión. Fuera de Sydney y su familia, Ángel era la única persona a la que ella se lo había dicho. “Oh, ya veo”, le contestó. “¿Entonces estás esperando a ver cuándo va a salir?” Su actitud la sorprendió. Sarah pensó que tal vez se sentiría incómodo y cambiaría el tema o algo así, pero se quedó como si ella le hubiera dicho que su mamá estaba de compras. Sarah se volvió para mirarlo. “Ajá, no sabremos hasta dentro de unas cuantas semanas, así que realmente no puedo saber.” Volteó a ver sus manos. “Pero yo si quiero estar en el equipo”. Ella realmente deseaba estar en el equipo. Desde que su mamá la hizo prometer que se quedaría en California, era una de las cosas en las que ella se enfocó para permanecer con una actitud positiva. Correr era su pasión, y había planeado usarlo a manera de terapia. “Oh, si yo sé que lo quieres. Lo puedo ver cuando corres”. Se detuvo en la entrada de autos y apagó el auto. “Siempre hay una habilidad para algo. Muchas personas piensan que la pista es solo correr, pero no solo es eso. Se trata de saber cuándo es el momento de apretar y cuando hay que esperar. Tú tienes eso Sarah. Lo vi desde la primera vez que vi tu relevo”.


Él le sonreía con verdadero orgullo, como si fuera su hermano mayor. La hacía sentirse bien. Su antiguo entrenador en Flagstaff le había dicho lo mismo. Ella le sonrió. “Gracias”. “Oye.” Él se esperó hasta que Sarah volteó a verlo. Su expresión había cambiado. Nuevamente tenía cara de entrenador preocupado. “Yo tengo un hermano que ha entrado y salido de la cárcel, Sarah. No hay nada por qué avergonzarse. Me llevó tiempo entender que lo que él haya hecho, no refleja la persona que soy yo”. Sarah pensó en eso. Ella nunca había estado avergonzada de su mamá, pero el solo pensar que alguien hablara mal de ella la enfurecía. Entre menos gente supiera, menos armas tendrían contra ella. Sarah asintió con la cabeza. “Lo sé. Pero hay gente que nunca podrá entenderlo. Yo ni siquiera lo entiendo.” Sarah se volteó y se puso lo más cómoda que pudo sin mover el tobillo. “Todo lo que sé es que por años estuvo tomando dinero de su jefe. Ofreció devolverlo. Yo ni siquiera tenía idea de que podías ir por eso a la cárcel. Pudiera pensarse que al ser madre soltera, le pudieron haber admitido que pagara y darle libertad condicional o algo así”. El entrenador Rudy le escuchó en silencio sin interrumpirla. También se volteó quedando de espaldas a la puerta, poniéndose también un poco más cómodo. Sarah le platicó cómo había planeado regresar a Arizona y terminar la preparatoria en su antigua escuela. Luego le platicó sobre la visita a su madre y cómo, después de todo, fue que regresó a la Jolla. El entrenador nunca le dio la apariencia de tener lástima de ella o estarla juzgando. Pero si escuchó cada una de sus palabras. La esperó a que hubiera terminado, y luego respiró profundamente y le sonrió nuevamente. “No pensé que pudiera sentir más respeto por ti del que ya sentía. Eres muy madura y fuerte para la edad que tienes. Muchas chicas de tu edad hubieran tomado esto como si se tratará del fin del mundo. Pero lo has tomado con mucho gracia. Nunca me hubiera imaginado que te estaba pasando todo esto”. Sarah esbozó una leve sonrisa. “¿Sabe? Esta es la primera vez que he hablado sobre mi madre desde que está en la cárcel y no he llorado. Se siente bien”. “Es porque ya casi termina. Ya casi lo lograste, Sarah. Y has hecho un trabajo estupendo. Solo una cosa, la próxima vez que vayas a ver tu madre, dile a alguien. Estoy seguro que no crees que es la gran cosa, pero si algo te pasara, podrían llegar a pasar casi veinticuatro horas antes de que alguien se enterara”. Sarah tomó nota mentalmente. Se sentía realmente bien luego de haber hablado con el entrenador. Remojó su tobillo en agua tibia mientras hablaba


con Sydney esa noche. Para su sorpresa, él no estaba conmovido como ella lo estaba, sobre la conversación con su entrenador. “¿Qué no es ese al que Ángel le llama el pervertido?” El solo oír su nombre era suficiente para bajarle el ánimo, y frunció el ceño. “Sí, pero también dice que tú eres mi novio. De modo, ¿que cuál es el punto?” “Solo estoy diciendo que es un poco extraño que él te llevara a casa, ¿o no?” “¿Y qué querías que hiciera? No podía caminar.” Sarah trató de mover el pie un poco, pero enseguida se arrepintió. “Oye, ‘hola’... pudo haberte pedido que le llamaras a alguien”. “¿Por qué? Él podía hacerlo y fue mucho más rápido.” Sarah no podía creer que Sydney le estuviera hablando así. “Pues tal vez porque tenía un equipo lleno de chicos esperando poder tener su práctica”. Sarah no le contestó a eso. Estaba poniéndose algo molesta. “Mira Lynni, yo no sé, pero la mayoría de las veces, cuando hay rumores así sobre los maestros o entrenadores, hay algo de verdad en ello. Tal vez alguien le agregue de su cosecha para hacer el chisme más grande, pero si le escarbas a fondo, los rumores comenzaron a causa de algo verdadero”. No, no había forma. El entrenador Rudy nunca había sido otra cosa más que cortés y animoso con ella. En lo que a ella respectaba, las personas que comienzan esos rumores no son más que unos idiotas. Syd le hizo prometer que tendría cuidado, pero ella sabía que no había nada de qué preocuparse. El entrenador Rudy no era ningún pervertido.

Capítulo 26 El haber visto a Sarah fue peor de lo que Ángel pudo haberse imaginado. Fue completamente inesperado, y en verdad no había estado preparado para enfrentarlo. Se había quedado sentado en clase ese primer día por casi veinte minutos antes de salirse por la puerta de atrás. Estuvo casi a punto de irse a casa, pero se pasó mejor a la oficina del consejero y cambió todo su horario. No le importó en que clases quedaría mientras que no tuviera que verla a diario. Eso lo mataría. Desde ese momento, él hizo todo lo posible para evitarla. Sofía le dijo la primera noche, que todo lo que Sarah le había comentado es que había


tenido un cambio en sus planes pero que eso era temporal. Que aún se iría a Arizona. Pero aún no estaba segura de cuándo. A Sofía no le gustaba que Ángel no tuviera la intención de reconciliarse con Sarah, y mucho menos de volver a salir con ella. Toda la semana había sido una pesadilla. Entre más trataba de no pensar en Sarah, no faltaban los estúpidos metiches que le preguntaban acerca de ella. Parecía que toda la maldita escuela estuviera hablando de eso. Para colmo, Dana estaba tras de él de nuevo. Convenientemente confundió su breve salida al café como una invitación para regresar a su vida. Había vuelto a abrazarlo cada vez que lo veía. Y él sabía que Dana estaba detrás de todos los rumores que se habían esparcido rápidamente sobre de que Sarah lo había engañado. El fin de semana fue tranquilo, y finalmente hubo un par de días sin que nadie le preguntara acerca de Sarah. El lunes se fue muy rápido, pero Ángel se preguntó si ya había superado la sensación de tensión que había tenido todo el día, por la preocupación de verla nuevamente. Esa noche hizo ejercicio con Alex en el patio de atrás. Justo acababan de terminar cuando entró Sofía con una botella de agua. Ángel se acostó en la banca para descansar. “Sarah se lastimó hoy durante la práctica.” Sofía se sentó en una de las sillas del patio. Ángel se sentó, “Aún está aquí”, preguntó Alex. “Ajá.” Sofía volteó hacia Ángel. “¿Qué no le habías dicho que Sarah no se había ido?” Ángel se encogió de hombros. En su mente podía ver a Sarah con el pie lastimado. “¡No me digas!”, dijo Alex sonriendo. “Con razón has estado tan tenso todo el fin de semana”. Ángel lo ignoró. Sofía no había apartado la vista de él. Pero aun no podía permitirse preguntar nada sobre Sarah. Pero resultó que no tuvo que hacerlo. “Se torció el tobillo durante una de las carreras. Se lastimó bastante. El entrenador Rudy la tuvo que cargar hasta su auto”. Alex se limpió el sudor de una de sus cejas y se rio. “¿El pervertido ese?” Ángel tenía la sensación de que el hecho que Sofía saliera a contarles no fue sin razón. Y si esa razón era molestarlo, estaba funcionando. “¿A su auto?” Ángel trató de no sonar tan disgustado como en realidad se sentía.


Sofía comenzó a beber de su agua y miró a Ángel. Cuando terminó, se tomó su tiempo para tapar la botella antes de responder. “Bueno, sí, ella no iba a caminar hasta su casa”. “¿Él la llevó a su casa?” El entusiasmo perplejo de Alex no estaba ayudando a Ángel. Trataba arduamente en mantenerse calmado. Tenía la sensación de saber qué se proponía Sofía. Pero aún si fuera cierto, no importaba lo que ella se proponía. Él seguía indignado. “Ajá, por eso es que llegué a casa temprano. Suspendió el resto de la práctica”. Alex tomó asiento cacareando. “¡Ay Dios! Esto sí que está bueno. ¿De modo que ahora sale con el entrenador?” “Cállate, Alex” Finalmente Ángel reaccionó. “Sí.” Intervino Sofía. “Así es como comienzan los rumores. Fue lo suficientemente amable para llevarla a su casa, y de repente, ¿ya andan saliendo?” “Quién sabe. Este tipo sí que es listo. Conozco a algunas chicas que en verdad, sí salieron con él” “Lo pueden arrestar, idiota. Puede perder el empleo.” De repente, ¿estaba Ángel defendiendo las intenciones del pervertido? “Nop”, dijo Alex aun riendo. “Sabe lo que hace. Sarah ya cumplió dieciocho, ¿no? Ya es mayor de edad”. Ángel se comenzó a preguntar si Alex y Sofía no estarían juntos en esto. Entre ambos se las arreglaron muy bien para ponerlo de malas. De pronto, se levantó. “Sarah no haría eso”, dijo Sofía, y agregó, “además aún no ha podido superar a Ángel”. Ángel se detuvo y miró a Sofía. “¿Ella dijo eso?” La expresión de Sofía se desinfló. “No, pero...” “Pero nada. Ángel camino frente a ella. “Ella se va a ir a Arizona porque es donde ella quiere estar, Sof. Lo único que no sé es por qué diablos se está tardando tanto”. “¿Sabías que su amigo Sydney tiene novia?” Ángel se detuvo, pero no volteó a verla. “¿Eso es un hecho?” Con todos los malditos rumores que se estaban desatando, ya no sabía en qué creer. “Sip, y va en serio. Sarah pasó la Navidad con ellos”, Sofía fue hasta donde él para encararlo. La expresión de Sofía era de esperanza. “¿Cambia eso en algo las cosas?” Ángel lo pensó por un momento, y la imagen que finalmente había dejado de atormentarle se le apareció de nuevo. Ese vestido, ese maldito vestido que usó para Sydney la noche en que ella le mintió sobre dónde se


encontraba. Y la forma en que se había arreglado. Nunca la había visto así anteriormente. Ángel apretó los dientes. “No”. Tomo una larga ducha y pensó en todo lo que Sofía le acababa de decir. Inclusive si pasara por alto lo del vestido, nunca estaría a gusto con Sarah pregonando tanto afecto por otro tipo. Nunca. * Sentado en su auto, Ángel esperaba a que Sofía terminara la práctica. Había llegado temprano y de donde estaba estacionado tenía una vista perfecta de las gradas. Mascaba goma lentamente como una técnica para calmarse cuando vio a Sarah con muletas subiendo las gradas y sentándose. Habían pasado cuatro días desde que se había lastimado y por lo que se veía, no había mejorado. Esta era la primera vez que la había visto en toda la semana. Él recogía todos los días a Sofía, excepto el lunes cuando salió temprano, pero Sarah no había estado ahí hasta ahora. Aún a la distancia, no podía quitarle la vista de encima. Traía su cabello suelto. El viento se lo había revuelto y ella estaba quitándose los mechones de la cara. Se sentó ahí, mirando la práctica de su equipo sin ella. Ángel pensaba en lo diferente que serían las cosas si Sydney no existiera. Sin duda, estaría con ella sentada, quitándole los mechones de la cara y tomando ventaja al besarla en cada momento. Algo se encendió cuando se dio cuenta que el entrenador pervertido salía del gimnasio. Su mirada fue puesta inmediatamente en Sarah. Escribió algo en el portapapeles, le dio un vistazo al equipo, y volvió a fijar la vista en Sarah. Ángel tragó fuerte cuando el entrenador Rudy comenzó a caminar hacia ella. El entrenador se sentó al lado de Sarah e inmediatamente sus manos estaban sobre su tobillo. “¿Qué ahora se siente un pinche doctor?”, Ángel se dijo a sí mismo. Estuvieron hablando e inclusive rieron. El entrenador se paró un par de veces dándoles instrucciones al resto del equipo que estaba practicando en el campo, pero nunca se movió del lado de Sarah. Ángel comenzó a golpear suavemente sobre la parte inferior del volante una y otra vez, tratando de no perder la paciencia. Pero el maldito entrenador no dejaba de hablar con Sarah desde que se había ido a sentar a su lado. Sarah sacudió la cabeza para quitarse el cabello de la cara y luego el entrenador pescó una mecha de cabello que le colocó tras la oreja. Ángel escupió la goma de mascar por la ventana y se bajó del auto.


Respiró hondo. El aire estaba frío y le ayudó a enfriar su ánimo un poco – muy poco. Se recargó en su auto y fijó su vista en el entrenador todo el tiempo. No lo hagas. Solo quédate aquí y espera por Sofía. Ella ya no te concierne. Ángel miró su reloj. No podía superar el flagrante desprecio del entrenador por el equipo. El resto de la semana que había estado ahí para recoger a Sofía, él había estado abajo con ellos entrenándolos duramente. Pero ahora estaba tan ocupado con Sarah, que apenas si les prestaba atención, y la práctica ya estaba por terminar. El entrenador dijo algo que hizo que Sarah se riera muy fuerte. Ángel miró alrededor para ver si alguien más lo había notado. ¿Qué no se daba cuenta de que la gente comenzaría a hablar? Nadie pareció notarlo, pero cuando el entrenador volvió a poner su mano en el tobillo de Sarah, Ángel se comenzó a caminar. No tenía idea de lo que iba a decir o hacer, e inclusive la voz en su mente no pudo detenerlo. Ángel no había hecho secreta su relación con Sarah el semestre pasado y el entrenador los había visto juntos muchas veces. Tal vez el ver a Ángel haría que ese cabrón se retirara. Ángel había recorrido la mitad del camino a las gradas cuando el entrenador llamó a todos. Ahí fue cuando su mirada se encontró con la de Sarah. La sonrisa en su cara se desdibujó cuando lo miró y se volteó hacia otro lado. Ángel comenzó a caminar más lento hacia las gradas ya que el entrenador les estaba indicando en qué áreas tenían que trabajar. Vaya que broma. Se pasó toda la práctica platicando con Sarah, ¿y ahora quería darles un sermón? Ángel llegó a la parte de debajo de las gradas cuando el entrenador había terminado. Todo mundo había agarrado camino y Sofía se le acercó para encontrarlo. Sarah le estaba dando la espalda mientras que agarraba sus muletas. El entrenador la sostuvo por el brazo cuando Sarah perdió el equilibrio. Ángel se concentraba en mantener la calma. Sarah se rio cuando el entrenador la vaciló por haber perdido el equilibrio, y por poco y vuelve a perderlo. “Vamos Sarah, me estás matando”, le dijo en entrenador bromeando. “Ahora si lo tengo.” Sarah reía conforme se paraba erguida. Seguía dándole la espalda a Ángel. No se había dado cuenta que estaba tan cerca y el entrenador no lo había visto entre tanta gente. “¿Quieres que te de aventón a tu casa?”, le preguntó el entrenador. “Yo puedo llevarte”.


“No es necesario, entrenador. Ella tiene quien la lleve”. Ambos, Sarah y el entrenador voltearon a verlo. Ángel no sentía que estaba dirigiéndose a un entrenador de su escuela. Este tipo era hábil y Sarah ya era mayor de edad. El entrenador se le quedó viendo como si se tratara de un rival, y luego miró nuevamente a Sarah. Sarah miró a Ángel. “¿En verdad? Que chistoso que yo no lo supiera”. Su actitud lo sorprendió, pero no se retractó. “Si, yo te llevo a tu casa”. Sarah bajó de las gradas. Las muletas hacían cada paso más ruidoso de lo normal. El entrenador estaba detrás de ella cuidando su paso. “Prefiero caminar.” Sus ojos estaban encendidos. Pero Ángel notó un ligero quiebre en ese ardor cuando sus miradas se encontraron y aprovecho la ventaja. “¿Por qué?” Sarah le quitó la vista rápidamente y luego volteó a mirarlo nuevamente. El corazón de Ángel se aceleró. Ella estaba tan cerca de él que tuvo que luchar consigo mismo para no tomar su cara en sus manos y besarla como lo había hecho antes tantas veces. “Ni siquiera me has saludado desde que regresé.” Se detuvo antes que sus emociones la traicionaran. Su mirada rígida vaciló. Y cuando Ángel vio sus hermosos ojos llorosos, supo que había cometido un gran error. “¿Ni siquiera quieres saber por qué sigo aquí?” Ángel entró en pánico al ver que las lágrimas le escurrían por las mejillas. Esto era lo último que podía imaginar que sucedería. No pudo pensar en nada más que en sacudir la cabeza. “Lo siento.” Fue lo único que pudo decir. Sarah se le quedó viendo sin poderlo creer y se recargó en su muleta para limpiarse las lágrimas, y en un instante cambio de sensible a resuelta. “Bueno, pues yo también lo siento”. Volteó a ver a Sofía. “Nos vemos el lunes”. El entrenador Rudy se había alejado un poco, pero aún seguía cerca. “¿Aún sigue en pie la oferta?” “Por supuesto”, contestó el entrenador sonriendo. “Me quedas de pasada a mi casa”. Ángel apretó la quijada pero no fue tras de ella. El entrenador, volteó casualmente a darle a Ángel un último vistazo. Había algo en su forma de sonreír cuando alcanzó a Sarah y puso su mano en su hombro conforme caminaba. Ángel estaba seguro esta vez. Rudy lo estaba retando. * Sarah pensaba que no había ninguna parte en su corazón que faltara de romperse. Estaba tan molesta consigo por haber llorado. ¿Por qué Ángel tenía


tanto poder en ella todavía? Fue patética la forma en que todo su cuerpo entró en un frenesí en cuanto lo vio. Haber estado tan cerca de él tuvo un efecto abrumador en ella. No pudo aguantar lo que estaba sintiendo, pero el obvio desprecio de Ángel por ella era ahora innegable. Ni siquiera le importaba porque ella aún seguía aquí. Trató desesperadamente de sacudírselo camino a casa. Hablar con el entrenador Rudy de su madre era una cosa, pero hablar con él acerca de Ángel sería algo muy diferente. Sydney sería el primero en criticar eso. Sarah permaneció en silencio la mayoría del camino, y el entrenador finalmente le preguntó. “¿Estás bien?” Sarah asintió con la cabeza pero no dijo nada. “No tienes que contarme nada”, le dijo. “Solo espero que sepas que aunque a pesar de que en este momento sientas que nunca lo lograrás, eventualmente lo superarás. Te lo prometo”. Siempre sabía que decir exactamente. Sarah pensaba que esto era parte de ser entrenador. En el campo cuando ella se cuestionaba a sí misma, él siempre sabía cuándo decirle algo que la hacía sentirse mejor. Pero inclusive, ahora, fuera del campo, sus palabras eran tan confortantes. “Veré nuevamente a mi mamá mañana”. Llegaron a la entrada de los autos y el entrenador apagó el auto. “¿En verdad? ¿Cuándo?” “El domingo, pero me voy mañana”. “¿Ya le dijiste a alguien?”, le preguntó sonriendo. “Bueno, se lo estoy comentando ahora”. “En verdad, ¿nadie más sabe?” Él se recargó contra la puerta por un momento, y se veía mucho más joven de lo que usualmente aparentaba. La forma en que lucía le recordó a Ángel, cuando solían estacionarse en su lugar y platicaban. Las palabras de Sydney le vinieron a la mente. Los rumores comienzan con cosas válidas. “¿Pasa algo malo?” Sarah negó con la cabeza. “No, lo siento. Mi mente estaba en otra parte. ¿Qué me decía?” Se sintió algo tonta. El que pareciera más joven no quería decir nada. “¿Te preguntaba que si yo soy la única persona que sabe que te vas?” Sarah se rio. “No, todo el mundo sabe, inclusive mi mamá lo sabe”. “¿Te vas nuevamente en autobús?” “Sí, mi amigo me recogerá al llegar”. Frunció el ceño. “Es un largo camino para que vayas sola. ¿Tu tía o tu prima no te pueden acompañar?” Había algo en el entrenador Rudy. Tal vez era porque nunca había


tenido una figura paterna o hermanos más grandes, pero sus palabras amables y su preocupación la enternecieron. Le gustaba. “Valeria se marea en los viajes largos, especialmente en autobús. Y mi tía tiene que trabajar.” Sarah sonreía. “Pero estaré bien. La otra vez me dormí casi todo el camino”. “Me ofrecería a llevarte, si no tuviera que trabajar. Es un paseo magnífico. Y”, enfatizó, “nunca he estado en el Gran Cañón”. Sarah arrugó la nariz. “¿Trabaja los fines de semana?” “No todos los fines de semana. Soy réferi de soccer”. “¿En verdad?”. Era tan alto que no lo imaginaba como jugador de soccer. “De modo que también juega, ¿correcto?” “Bueno, jugaba, hace mucho”, dijo riéndose. “Ahora, solo hago de réferi. Soy demasiado viejo para jugar. Pero aun así, es divertido”. “No es tan viejo”, dijo Sarah arrepintiéndose en el mismo momento que eso salió de su boca. Se le hizo inapropiado. “Pude haber jugado eso en la universidad, pero me apuré con los libros y me gradué antes. No podía esperar para comenzar a enseñar”. Sonrió nuevamente y de nuevo Sarah tuvo la sensación de que no estaba platicando con un maestro o entrenador. Se sentía tan a gusto, como cuando hablaba con Sydney”. “Así que, ¿hay alguna razón en particular por la que vas a ir a ver a tu mamá? ¿O solo porque sí?” Sarah asintió con la cabeza. “Sí, después de haberla visto la última vez, me di cuenta que debí haberlo hecho antes. La única razón por la que no lo hice fue porque cuando ingresó a la cárcel, me dijo que no quería que lo hiciera”. “Bueno, pues quizá la próxima vez que vayas, yo pueda llevarte”. Sarah sabía que eso podría haberle sonado extraño a otros. Tal vez su larga historia con Sydney le hizo creer que podría haber gente que se preocupara por alguien sin tener otras intenciones. Sarah decidió que él era buena persona. Mostró un verdadero interés por ella y confiaba en él. Antes de que pudiera responder, el entrenador se incorporó un poco en su asiento. “Oye, ¿has corrido alguna vez en el Cañón?” “Sí, las pistas son estupendas, Me encantaba entrenar ahí”, dijo Sarah sonriendo, recordando todas las veces que ella corrió con Sydney ahí. “¿Alguna vez has estado en Mount Soledad?” Sarah sintió un vació en el estómago al recordar los picnics que ella y Ángel tuvieron ahí y las otras veces que regresaron después, supuestamente para escalar, pero siempre acabaron recostados sobre una cobija. Como pudo Sarah asintió con la cabeza.


“Las pistas ahí también son espectaculares. A veces llevo a mis estudiantes ahí. Hablando de entrenamiento. Tal vez cuando tu tobillo esté mejor, nos puedas acompañar”. “Sí”, le dijo Sarah, mordiéndose el labio. “Suena bien.” Y en verdad sonaba bien, regresar al parque sería algo agridulce, pero como correr siempre había sido terapéutico para ella, ya podía verse así misma perderse en sus pensamientos en esos hermosos senderos. Cuando le platicó a Sydney esa noche, quedó sorprendida de su actitud. Pensó que estaría furioso por Ángel y en lugar de eso se pusó en el papel del abogado del diablo. “¿De modo que no le gustó que el pervertido ese te llevara a casa? Ese es Ángel. ¿En verdad te sorprendió su actitud?” “Está bien, Sydney, primero que nada deja de llamarlo el pervertido ese.” Sarah estaba caminando con cuidado por su cuarto. Su tobillo se sentía mucho mejor. “Y segundo, ese no es el punto. El punto es que Ángel espera que bote todo y me suba de un brinco a su auto sin más, sin ni siquiera un simple ‘hola’ o ‘¿un cómo te va?’ ¿En verdad crees que me tiene así de idiotizada?” Ella sopesó eso que dijo por un momento. ¿A quién quería engañar? Apenas si podía creer que había rechazado la oportunidad de que él la trajera a casa. “Lynni, ¿Cuántas veces has visto a Ángel comportarse excesivamente macho? Él es todo impulso y voluntad”, dijo Sydney riendo. “La última cosa que estaría en su mente serían las formalidades. Estoy seguro que te hubiera preguntado cómo estabas ya dentro en el auto”. “Eso no es a lo que me refería”. Sydney se rio. “Lo sé, lo sé. Estoy bromeando. Está bien, no supo manejarlo bien. Pero, ¿Qué no es eso lo que siempre ha hecho? ¿Reaccionar? Muy en el fondo sus intenciones eran honorables, ¿no? Dejó a un lado su sentir sobre todo esto que ha pasado, para alejarte de una situación de posible peligro”. “¿Peligro? Eso sí que es ridículo. El entrenador Rudy es inofensivo”. “¿Y qué es lo que el entrenador Rudy piensa de todo esto?” Sarah sabía que a Sydney no le iba a gustar todo el tiempo que el entrenador se había tomado para platicar con ella, en lugar de solamente haberla dejado en su casa. Pero ya había aprendido la lección de las verdades a medias. Ella no iba a mentir solo por el hecho de no volver a discutir de nuevo. “No preguntó, y yo no le dije. Solo me dijo que lograría superar a Ángel”. “¿Y por qué dijo eso?”


“No sé. Creo que vio lo triste que estaba y quizá pensó que me sentiría mejor”. Sarah se sentó en su cama y movió en círculos al aire su tobillo. Estaba definitivamente mejor. “Le platiqué que iba ir a ver de nuevo a mi mamá”. “Déjame adivinar. Se ofreció a llevarte.” Sydney comenzó a reír. Sarah tragó, incapaz de creer que Sydney le había dado al clavo. No le contestó. “¿Lynni?” “¿Hmm?” “¿Estas vacilándome, verdad? “Solo dijo que sería un viaje muy largo para que me fuera sola, y que...” “Ay, Dios mío, ¡este tipo se pasa!” El tono de Sydney cambió de juguetón a exasperado. “Dime por favor que te estás dando cuenta, Lynni”. “No.” Insistió ella. “Porque no es lo que estás pensando. Me preguntó que si mi tía podía acompañarme. Piensa que es un viaje muy largo para ir sola. Todo lo que dijo es que si no tuviera que trabajar, él se ofrecería a llevarme. Pero como tiene que, no puede”. “Lynni”. “¿Qué?” “Prométeme algo”. “¿Qué?” Sarah estaba frustrándose. El entrenador Rudy la había ayudado a olvidar un momento duro en su vida, y ahora Sydney estaba tergiversando las cosas. “¿Sabes acerca de esa voz que te calma y te dice que no seas paranoica?” “¿Si?” “No le hagas caso. De aquí en adelante, cualquier cosa que sea graciosa acerca de este tipo, cuestiónala. ¿Okey?” Sarah estaba tan cansada que no quería seguir discutiendo con Sydney. Ella le dijo que estaba de acuerdo, aunque sabía que no había nada de qué preocuparse.

Capítulo 27 El jugar billar con los muchachos siempre le había ayudado a Ángel para relajarse. Esta era la primera vez que venía Eric después del festejo de


Año Nuevo. Alex y Sofía estaban trabajando juntos en el restaurante pero llegarían pronto a casa. Ángel no estaba seguro de si tener a Eric ahí era una buena idea. Había hablado brevemente con Alex acerca de no culpar a Eric, pero Alex seguía con la idea de que no estuviera cerca de Sofía si nadie más estaba por ahí. Ángel esperaba que eso no significara que le haría una escena aun si todos estaban ahí. Este había sido otro lento y amargo fin de semana para Ángel. Su mente estaba en lo mismo, lo cual ya se estaba volviendo casi irritante. Haber estado tan cerca de Sarah el viernes le hizo darse cuenta que no estaba ni tantito cerca de superarla. El resentimiento que Sarah le tenía, le hizo sorprenderse. Él fue el engañado. ¿A poco esperaba Sarah que él aceptara a otro tipo en su vida? Eso no iba a suceder. Pero el haber estado tan cerca de ella por primera vez desde aquello lo tentó a aceptar lo que fuera con tal de estar con ella. Sin embargo, eso era mejor. El solo tener que lidiar con que ella estuviera fuera de California sería bastante difícil. Pero saber que ella estaría con Sydney lo haría imposible. No había forma en que eso funcionara. Y como si las cosas no fueran lo suficientemente malas, la tensión se había elevado al máximo con esta cosa del entrenador. Esperaba que Sarah supiera que no debía caer en la mierda de este fulano. La mirada de suficiencia en la cara del entrenador era ahora la imagen que Ángel tenía grabada en la mente, y aceptó el desafío. Maestro o no, Ángel no tendría reparos en acabar con él. Eric había acomodado las bolas de billar. “Te toca romper, Ángel”. Ángel se reclinó y tiró. Las bolas se esparcieron violentamente, y una de ellas voló fuera de la mesa. Romero se rio. “Tranquilo, matador”. “Oye amigo”, Eric se agachó y recogió la bola hasta donde había rodado. “¿Qué traes?” Ángel los ignoró y se preparó para tirar nuevamente. Sofía y Alex entraron por la puerta de al lado. Ángel notó que Eric se puso tenso. La bola a la que le dio entró en la buchaca, y se tomó un momento para ponerle tiza a su taco. Sofía caminó hacia ellos en lugar de ir hacia la puerta de la cocina, y Alex la siguió. Sofía sonreía despreocupadamente. Alex se sentó en uno de los bancos del bar, entre Eric y Sofía. Para alivio de Ángel, Alex reconoció a Eric, pero apenas con un movimiento de cabeza. “Sarah me mandó un mensaje” Sofía se centró en Ángel, pero no le quitaba la vista de encima a Eric. Ángel fingió no tener interés y caminó alrededor de la mesa de billar para tener un mejor ángulo. “¿Ah sí? ¿Y eso?”


“Estaba preocupada de que estuviera molesta por lo del viernes”. Ángel cerró sus ojos por un segundo. Esta no era una conversación que desearía tener frente a los chicos. Era como darles un festín. Pero sí quería saber si Sarah había dicho algo más. Continuó tirando sin responderle a Sofía. Se las había ingeniado para haber pasado todo este tiempo sin preguntarle a Sofía por Sarah, y no iba a comenzar a hacerlo hoy. Sofía puso su mano en su trasero, obviamente molesta porque Ángel no estaba mostrando interés. “Dijo que hubiera querido, pero no pudo y agregó una carita triste”. Ángel levantó la vista hacia Sofía y finalmente cedió. “¿No podía? ¿Y qué diablos quiso decir con eso?” “No lo sé. Fue todo lo que ella dijo. No le respondí porque dijo que tenía que irse”. Sofía se fue hacia la puerta de la cocina. “Su tobillo está mejor, en caso de que eso te interese”. Ángel miró a los chicos y se detuvo mirando a Alex, cuando lo vio sonreír de oreja a oreja. “¿Qué?” Alex volteo para ver si Sofía estaba dentro de la casa. “Me contaron acerca del viernes”. Ángel hizo un movimiento con sus ojos. “¿Y?” “De modo que las cosas se están calentando entre Sarah y el entrenador pervertido. Te dije que él era un resbaloso”. “¿Sarah y el entrenador Rudy?” Preguntó Romero. “¿No friegues?” “Solo le dio aventón a su casa.” Ángel agarró el taco un poco más fuerte. “Es tu turno”. “Dos veces”, dijo Alex. “Y no nada más la llevó. Valeria dijo que se quedaron platicando un rato en la entrada de los autos. La noche del viernes se quedó más tiempo que la primera vez”. Ángel se le quedó viendo a Alex. Una nueva tensión se apoderó de sus músculos. “¿Y qué fue lo que Sarah dijo sobre eso?” Alex aún tenía esa estúpida sonrisa en su cara. “Valeria le dijo que se le hacía un poco espeluznante, pero Sarah no piensa eso. Dice que ella se siente realmente a gusto cerca de él.” Alex sacudió la cabeza. “Te lo digo. El entrenador ese la está trabajando”. Algo quemó las entrañas de Ángel. De repente el que Sarah estuviera en Arizona con Sydney sonaba ideal. ¿Por qué diablos no estaba de una vez allá en este momento? “¿Sí sabe acerca de él, Ángel?” Parecía ser que Eric era el único que demostraba estar preocupado. Ángel asintió con la cabeza pero frunció el ceño al recordar como Sarah le había seguido la corriente cada vez que él le había advertido que ese tipo


era un pervertido. Ella tenía sus propias ideas sobre ese sujeto, y Ángel sabía que esa opinión era favorable. Pero al igual que Sofía, no daba crédito a los rumores. “Escuché que dejó la escuela en donde enseñaba antes ya que alguien lo acusó de violación”, dijo Eric. “¿Qué?” Ángel sintió como se le erizaba el cabello en su nuca. “Pensé que era un profesor nuevo. Que venía directamente de la universidad.” Alex dijo, “No, no es tan joven como aparenta”. “¿Cuántos años tiene?” “Como veintiséis o veintisiete.” Alex tomó una botella de agua del refrigerador pequeño y se fue hacia la cocina. “Yo ya había escuchado esa historia de la violación”, dijo Romero, y se agachó para tirar. Después añadió encogiéndose de hombros. “Pero he oído tanta mierda acerca de él, que quién sabe qué fue lo que realmente ocurrió”. Ángel se sentó en uno de los bancos del bar, por primera vez interesado en lo que Romero decía. “Así, ¿que cuál es esa historia?” Romero miró a Eric y luego se puso de pie sosteniendo su taco en forma recta justo en frente de él. “Es diferente cada vez que la escucho, pero básicamente hubo alguien que presentó cargos contra ese idiota, ya sea por violación o intento de violación.” Se colocó para ejecutar un tiro algo extraño. “No hubo suficiente evidencia, de modo que retiraron los cargos. Pero creo que todo el mundo estaba tan encabronado con eso, que buscó transferirse a otra parte. Y por suerte para La Jolla, nos quedamos con él”. Ángel se preguntaba por qué nunca escuchó la historia, o tal vez si lo hizo. Quizás nunca le puso atención a los detalles. Todo lo que sabía de seguro, es que el tipo tenía fama de ser demasiado amistoso con las chicas. Y por lo que Ángel había visto el viernes, ya no hubo duda en su mente, él estaba trabajando a Sarah. *** El viaje de Sarah para ir a ver a su mamá fue perfecto. Haberla visto fue igual de emotivo que la primera visita. Pero las cosas se sintieron mejor. Su madre no había ido aun a la corte, pero los abogados estaba aún más optimistas acerca de las oportunidades para que saliera antes de tiempo, y Sarah pudo apreciar el cambio en el aspecto de su mamá. Seguía con ojeras, pero eran menos pronunciadas que la vez anterior. Y además había un brillo en sus ojos que hicieron sentir a Sarah muy esperanzada. Justo antes de irse, su madre le dio algo en que pensar seriamente. “Sarah, quiero que sepas que sé que has pasado por muchas cosas. Cuando salga de aquí, tu decidirás en dónde quieres vivir. Ya no tengo trabajo


aquí en Flagstaff, pero si aquí es donde quieres estar, encontraré la forma de hacer que funcione. Pero si te quieres quedar en California, tu tía se ha ofrecido a que nos quedemos con ella hasta que pueda ponerme en pie nuevamente. Piénsalo y luego me dices”. La elección se veía más que obvia. El único motivo que tenía para quedarse en La Jolla, ya no quería nada que ver con ella. En Flagstaff al menos tenía a Sydney. Pasó todo el sábado con Syd y su familia. Carina no se apareció por ahí. Sydney le había dicho que estaba ocupada, y Sarah dejó el tema por la paz. El domingo después de visitar a su mamá, Sydney la llevó a la estación de autobuses y la dejó ahí. Cada vez que regresaba a Arizona, le preocupaba que las cosas fueran distintas entre Sydney y ella, pero como siempre, parecía como si nunca se hubiera ido. *** Tal vez fue el viaje del fin de semana o el hecho de que no había corrido por cerca de una semana, pero Sarah se sintió fuera de forma durante su primera carrera en la práctica. El Entrenador Rudy había señalado la importancia de tomar las cosas con calma y le había vendado el tobillo muy apretado antes de dejarla correr, posiblemente demasiado apretado. Comenzaba a sentir el pie adormecido. Bajó la marcha hasta caminar y buscó al entrenador pero no lo vio. Había sido inflexible acerca del uso del vendaje, por lo que Sarah no quería quitárselo. Pero realmente le estaba molestando, así que fue al gimnasio a buscarlo. No lo vio por ningún lado, de modo que caminó hacia su oficina donde le había vendado el pie. La puerta de su oficina se abrió justo cuando ella llegaba y una chica en su ropa de entrenamiento de porra casi choca contra ella, al salir. “Lo siento”, le dijo la chica con una sonrisa nerviosa. “Está bien”. La chica se alejó rápidamente. Sarah la miraba conforme ella se iba corriendo, arreglando su falda. Abrió la puerta de su oficina. El entrenador Rudy tenía un portapapeles en una de sus manos mientras se metía la camisa con la otra mano. “Oye Sarah, ¿Cómo te fue corriendo?” Su cremallera estaba abierta a la mitad, y Sarah se ruborizó, esperando que él no se hubiera dado cuenta que ella estaba mirándole ahí. “Creo que el vendaje está muy apretado. Está haciendo que se me duerma el pie”. Miró hacia abajo en dirección de su pie. “Está bien, siéntate” Sarah se sentó en la silla que estaba junto a su escritorio, y el


entrenador puso ahí el portapapeles y se recargó sobre el filo del escritorio. “Pásamelo acá”. Sarah subió la pierna y él la atrapó con sus muslos. De pronto Sarah se sintió vulnerable. Él le desató las agujetas y sonrió al quitarle el tenis. “¿Le diste la vuelta a toda la pista?” “Solo una vez”, dijo Sarah, “Pero caminé hacia el final”. Una vez quitada la venda, él dio masaje en el tobillo y llevó sus manos hacia la pantorrilla. “¿Lo sientes mejor?” Sarah asintió con la cabeza. Tenía que admitir que se sentía mucho mejor. Él le movió su tobillo en movimientos circulares y después hacia adelante y atrás. Sarah alzó la vista y vio lo comprometido que estaba trabajando en su tobillo. El entrenador la vendó nuevamente de forma meticulosa. Y Sarah se sintió algo tonta por haber sentido cierta angustia innecesaria. Ya se estaba dejando influenciar por Sydney y todos los estúpidos rumores. “Dime si está muy apretado”. Cuando acabó de vendarle el pie, le puso su calcetín y el tenis, y le ató las agujetas. “Párate”. Sarah se paró. El área entre la silla y el escritorio era demasiado apretada. Cuando se puso de pie, sus muslos tocaron los de él, y su cara estaba lo suficientemente cerca de la de él como para sentir el olor del chicle en su aliento. Sarah se hizo para atrás y casi pierde el equilibrio. Su mirada y la del entrenador se cruzaron por un segundo. “Con cuidado”, le dijo. Sarah sonrió, sintiendo que se sonrojaba. Este segundo vendaje estaba mucho mejor, y Sarah pudo dar unas cuantas vueltas antes de que terminara la práctica. Se sintió de lo más tonta al reaccionar como lo hizo en la oficina del entrenador. Inclusive sus pensamientos sobre la chica que había salido de su oficina habían sido sin razón. Sydney le dijo que pusiera atención en todo, pero era demasiado injusto llegar a esas conclusiones tan desagradables. El entrenador Rudy tenía buena pinta, y era una persona agradable, en lo concerniente a ella. ¿Y además, qué necesidad tenía él de involucrarse con chicas de preparatoria? Vio a Ángel esperando cerca de su auto cuando ella caminaba de regreso al cuarto de casilleros, y su cuerpo reaccionó de la misma forma. Se concentró en mantenerse tranquila, pero su corazón se aceleró, y sabía muy bien que eso no tenía nada que ver con las vueltas que había dado. Ya se había hecho a la idea que mientras siguiera aquí en California, nunca podría superarlo, ni por asomo. Solo podría tratar de hacer su mejor esfuerzo para evitarlo hasta que regresara a Flagstaff. Pero era molesto saber, como el solo


verlo le afectaba tanto. Sarah estaba casi en los casilleros cuando escuchó que alguien le llamaba por su nombre. Vio que el entrenador Rudy venía hacia ella. “Oye, te veías muy bien allá afuera. ¿No te duele nada?” Sarah negó con la cabeza y sonrió. “Nop, nada de nada. Está como nuevo, entrenador”. El entrenador miró hacia abajo, hacia su pie y luego la miró a los ojos. “Mira, el sábado iremos a Mount Soledad. ¿Quieres venir?” Sus labios mostraban una sonrisa torcida. Te prometo que te daré un buen entrenamiento.” La mente de Sarah se aceleró pensando si tenía algún compromiso para el fin de semana. Pero correr en las pista de montaña, mirando hacia el mar sonaba como algo que necesitaba hacer. “Pues eso suena realmente bien”. “Estupendo, te recogeré a las diez. Trae agua”. Con el portapapeles le palmeó el trasero y le cerró un ojo antes de irse. Sarah se quedó inmóvil por un momento y luego se despabiló. Muchos entrenadores le palmeaban a sus jugadores en el trasero, inclusive a los chicos. Ella veía eso todo el tiempo. Ya había dejado sacar conclusiones.

Capítulo 28 El viernes por la mañana, Ángel se sentó en la cocina para trabajar en la tarea de Español de la noche anterior. Después de cambiar su horario para salirse de su clase de física, se encontró de nuevo atorado con la misma maestra de Español del semestre anterior. Hasta ese momento no le había importado. Todo lo que le importaba era no ver a Sarah a diario. Ahora se estaba arrepintiendo seriamente. La cantidad de tarea que le dejaba esta mujer era irreal. Alex se estaba preparando una bebida de proteínas cuando entró Sofía. “Bueno, dijo papá que si alguno de ustedes puede ir mañana al restaurante en mi lugar, que puedo tomarme la mañana”. “Yo voy”, le dijo Ángel, sin quitar la vista de su tarea. “¿Y a dónde vas?” , le preguntó Alex. Sofía metió la cabeza en el refrigerador y dijo algo que Ángel no entendió. “¿Dónde?”, le preguntó nuevamente Alex.


“A correr con el equipo.” Sofía se sirvió un vaso de jugo de naranja. Ángel levantó la vista. Sofía evitó mirarlo. “¿En sábado?” “Ajá.” Sofía sacó el tostador y lo conectó. Ángel frunció el ceño. Sof se estaba comportando de forma extraña. Desde que le confesó sus sentimientos hacia Eric y siendo tan determinante en ir con su padre para hacer las cosas a su modo, se preguntaba cuánto tiempo le faltaba antes de comenzar a ser astuta. “¿Por qué en sábado, Sof?” Alex se sirvió la bebida que preparó en la licuadora y se recargó contra el mostrador. “Oye, tus competencias de pista todavía no comienza, ¿o sí?” “No es una competencia. Solo vamos a correr en las pistas de Mount Soledad”. “Ah, ¿de modo que es un viaje de campo?”, preguntó Ángel, sintiendo como liberaba algo de presión. “Pues no”, Sofía le puso mantequilla a su pan tostado y habló dándoles la espalda. “Bueno, ¿pues qué demonios es?”, preguntó Alex. Sofía exhaló, pero no volteó para encararlos. “El entrenador nos llevará a varias de nosotros a correr en las pistas. Eso es todo”. Las cejas de Ángel se arquearon. “¿Van a ir en su auto?” “¡Ni a diablos!”, Alex frunció el ceño en dirección de Sofía, pero ella seguía sin voltear. “Sofía, ¿qué te he dicho acerca de tener cuidado con este tipo?” Ángel se puso de pie. Finalmente Sofía volteó. “Me dijiste que no estuviera a solas con él. Y no estaré. Van a estar otras personas del equipo. Sarah va a estar ahí”. Eso solo consiguió malhumorar más a Ángel. “¿Así que llevará a las montañas a un grupo de chicas?” “No lo sé. Sarah fue la que me dijo. Yo pensé que si ella iba a estar allá, estaría bien. Solo vamos a correr”. “Olvídalo” El tono de Alex fue definitivo. “¿Pero por qué?” Frustrada, Sofía levantó la vista hacia el techo. “”Ustedes son tan irrazonables. Mi papá dijo que estaba bien”. “¿Sabe papá que él es un pervertido, Sof?”, le preguntó Ángel. “No te apures. Estoy seguro que estará de acuerdo con nosotros en cuanto termine de hablar con él”, dijo Alex en camino fuera de la cocina. “No vas a ir, Sof”. Sofía miró en forma exasperada a Ángel. “No te molestes en ir mañana al restaurante. Ahí estaré.” Aventó su pan tostado a la basura y salió de la cocina.


Ángel estaba echando humo. ¿En qué diablos estaba pensando Sarah? Pensó en lo que había dicho Eric. Tal vez sus advertencias no habían sido suficientes. Si él no había escuchado los rumores acerca de que el pervertido ese había sido acusado de violación y ya tenía tiempo yendo a esa escuela, tal vez Sarah tampoco había escuchado nada. Su único consuelo es que ella no estaría ahí a solas con él. Sofía mencionó que varias chicas irían. Ese tipo no se arriesgaría a hacer nada estúpido después de ya haber sido corrido de una escuela, y menos con un grupo de chicas alrededor. Sarah estaría bien. ~*~ Sarah se despertó tarde el sábado. Se esperó hasta ayer para platicarle a Sydney sobre ir con el entrenador a Mount Soledad. Y como lo esperaba, Sydney no estaba emocionado. Se quedaron hasta tarde platicando. Él le hizo las advertencias usuales, pero al final estuvo contento de que finalmente saliera con amigas, aun cuando el entrenador ese también estuviera ahí. Por la noche, el entrenador le mandó un mensaje diciéndole que tres de las chicas habían cancelado, pero que había otras chicas que si iban y serían cuatro en total los que irían a correr. A Sarah le pareció bien, pero se sintió incómoda cuando Sofía le dijo que no había forma de que ella pudiera ir. Sabiendo lo que Ángel pensaba, la hizo especular sobre lo que estaría pensando acerca de que ella fuera a Mount Soledad. Ella se había dado cuenta de cómo Ángel miraba al entrenador el día en que se presentó en la práctica. Acababa de salir de bañarse y se estaba secando en su cuarto cuando sonó su teléfono. Era el entrenador. Sarah miró por la ventana mientras contestaba. “¿A poco ya llegaron aquí? No me di cuenta que era tan tarde”. El entrenador rio. “No, de hecho te estoy llamando para ver si aún quieres o, o si lo dejamos para otra ocasión”. “¿Y por qué no querría yo ir?” “¿Nadie te llamó?” Sarah miró su teléfono. No tenía llamadas perdidas. “No, nadie me llamó”. Él se quedó callado por un momento y después habló. “Pues parece que solo seremos tu y yo. Las otras dos cancelaron de último momento. Pero si no estás a gusto, podemos hacer esto en otro momento cuando todas puedan venir”. El estómago de Sarah se revolvió. Sabía lo que Sydney hubiera querido que contestara, pero se sintió mal. “Yo, bueno...” “Está bien Sarah. Podemos intentarlo la semana que entra con todo el


equipo si eso te hace sentir más cómoda”. Sarah se sintió tonta. Él pudo simplemente haberla recogido sin decirle nada y no darle ninguna opción. Y ella había esperado con ansia toda la semana por esto. “No está bien. Si aún quiere ir, yo también”. “¿Estas segura?” Sarah sonrió, sintiéndose más aliviada. “Sí, totalmente. Solo deme quince minutos”. Mientras se vestía, Sarah repasó todas las posibilidades. Sabía que el entrenador Rudy era inofensivo, pero algo le carcomía en sus entrañas. Estaba contenta de que Valeria y su tía se hubieran ido temprano de compras. De seguro Valeria la hubiera hecho sentir mal por ir. La conversación de anoche le regresó de golpe a la mente. La única razón por la que Sydney finalmente estuvo de acuerdo para que fuera, es que iba a ir en grupo. Y ahora, de alguna forma se sentía como una mentirosa. Tal vez eso era lo que le estaba molestando tanto. Si no se lo decía ahora, eso le estaría molestando todo el día. Tomó el teléfono y le marcó. Ya había aprendido una buena lección sobre mentir y ocultar. Su lema ahora era, que no importaba lo mal que estuvieran las cosas, más valía salir con la verdad temprano, que hacerlo tarde. “Hola Lynni”. “Sydney, no tengo tiempo para hablar. El entrenador llegará en cualquier momento. Solo quería que supieras, hoy solo vamos a ir él y yo”. Sydney no dijo nada, pero después escuchó su inconfundible tono de censura en su vos. “¿Qué?” “Todo el mundo canceló. Me llamó para preguntar que si lo cambiábamos para otra ocasión, cuando todas pudiéramos ir”. “¿Y por qué no le dijiste que eso estaba bien?” Sarah casi podía ver sus cejas fruncidas. “Porque había esperado por esto toda la semana, y sería una tontería no ir. Estaremos a plena luz del día en el parque. ¿De qué hay que preocuparse?” “Lynn”. De forma poco usual levantó la voz. “¿Qué este no es el mismo parque que tiene muchas pistas abandonadas y en las que puedes caminar millas y millas sin ver a nadie?” Sarah suspiró. “Espero que no corramos en esas, Syd. Solo llamé para que no te enojaras más adelante, no para preocuparte. Estaré bien, te lo prometo”. “¿Y cómo fue que todas cancelaron?” Sydney hizo una pausa y luego en un tono más alto dijo, “En primer lugar, ¿estás segura de que él no planeó todo esto?” “¿Quieres pararle?” Sarah vio el auto del entrenador llegar por la


entrada de los autos. “¿Por qué lo planearía, para luego preguntarme si quisiera mejor cambiarlo a otra fecha?” “Tal vez eso sea parte del plan”. “Ya llegó Syd, tengo que irme”. “No creo que debas ir, Lynni. En serio, tengo un mal presentimiento”. “Sydney, deja de preocuparte por favor”. Sarah le mandó un par de besos al aire y colgó. El entrenador esperó a Sarah sin bajar del auto. Sarah se asomó por la ventanilla del pasajero que estaba abierta. “Buenos días, entrenador”. “Te ves bien”. Sarah miró su propia sudadera y se encogió de hombros. “Ya me conoce, entrenador. Me puse elegante para la ocasión”. Se subió y se puso el cinturón. “Sarah, si no te molesta, no tengo ningún problema porque me llames Rudy.” Salió de la entrada de autos y se dirigió a la avenida. “Pero depende de ti. Solo quiero decirte que estaría bien conmigo que lo hicieras”. Miraba hacia el frente mientras conducía, y Sarah lo estaba pensando. No era nada irracional. Se sentiría un poco extraño al principio, pero no era para tanto. Ella podría llegar a acostumbrarse. “Está bien, Rudy”. Se volteó hacia ella y sonrió. “Eso me gusta”. El camino hacia el parque se tornó frío. Las nubes estaban prácticamente tragándose a la montaña. Todas las veces que había venido aquí con Ángel habían sido en otoño, con un hermoso cielo azul y los rayos del sol estaban brillando en cualquier ángulo del parque. Ahora parecía tan oscuro y siniestro, como un tributo a cómo se había sentido ella últimamente. “No me imaginé que el clima estaría tan malo”, dijo el entrenador mirando al cielo a través del parabrisas. “El pronóstico es de lluvia más tarde, pero seguramente para ese entonces ya nos habremos ido.” Sarah miró por su ventana. Se enfocó en relajarse. Aún no podía sacudirse la incomodidad que sentía después de colgar con Syd. Todo lo de este día parecía sentirse mal. En su interior sabía que debía haberle hecho caso a Sydney, pero una gran parte de ella quería creer que el entrenador era buena persona. Se estacionaron en un área abierta. Solo había un puñado de autos en el estacionamiento. Realmente, Sarah no recordaba esa parte del parque, pero era tan enorme que seguramente había mucho más que ella no había visto. Se bajaron, y él abrió la portilla de la parte trasera. Estaba haciendo más frío aquí que cuando salieron de su casa. Él tomó una mochila pequeña y las aguas. Le pasó a ella una botella y Sarah se estremeció cuando su dedo acarició su


mano. Sus miradas se encontraron. “¿Estás bien?” La cara de Sarah se sonrojó. Se sintió un poco ridícula. “Sí”. “¿No es demasiado frío para ti?” Sus palabras eran amables, y se notaba la preocupación en sus ojos. Sarah respiró profundamente y sonrió. “Un poco, pero me gusta. Es tan fresco y limpio.” Caminaron hasta el área verde cerca de una de las pistas. El entrenador puso sobre el pasto la mochila y el agua y comenzó a estirarse. Le recordó a Sarah que se asegurara de mover el tobillo lo suficiente. Después de calentar por unos cuantos minutos, Sarah se sintió más relajada y se maldijo por haber sido tan aprensiva. Se suponía que sería un día para relajarse y olvidarse de todas sus preocupaciones, y lo estaba estropeando con su ansiedad. Brincó en el mismo lugar un poco más y sacudió las manos. Miró hacia arriba y el entrenador mostraba una sonrisa en su rostro. “Nunca te habita visto calentar así.” “Estoy tratando de sacudirme el frío.” Sarah sonrió tontamente. “¿Estás segura de que no hace demasiado frío para ti?” Sarah negó con la cabeza y siguió brincando en el mismo lugar por un momento más. El entrenador terminó de estirarse y recogió su mochila. Metió las botellas de agua en ella y se la puso en la espalda. Se quedó ahí viendo a Sarah por un momento. Sus ojos se movían de arriba a abajo mirándola, haciendo que Sarah se sintiera invadida. Dejó de brincar y sonrió. “¿Estás listo?” “Seguro que sí”. *** Se suponía que Ángel solo dejaría a Sofía en el restaurante, pero acabó quedándose ahí y ayudando. Esto pasaba muy a menudo últimamente. Pero no tenía que hacer y la última cosa que quería era estar sentado en su casa atormentándose con recuerdos dolorosos. Eric y Romero pasaron a desayunar. Se sentaron en el área del bar, que normalmente no estaba abierta temprano por la mañana, pero el restaurante estaba muy lleno y Alex les dijo que no quería que ocuparan lugar en el comedor. Romero bufó que era un cliente de paga, pero pronto lo callaron cuando Alex le dijo que pagara su cuenta. Después de llevar a sus mesas a unos cuantos comensales más, Ángel fue hacia donde estaban comiendo Romero y Eric. Estaban hablando sobre ir a ver una pelea más tarde por la noche. Un amigo del tío de Romero la estaba promoviendo y podía conseguir boletos gratis. Ángel lo estaba considerando.


No había vuelto a salir desde que rompió con Sarah. Estaba tratando de sacudirse el pésimo humor que se traía últimamente, pero saber que Sarah estaba pasando más tiempo con el pervertido ese mientras ellos platicaban, no le ayudaba. Alex se asomó por la puerta de la oficina. “Oye, Ángel, un tipo llamado Sydney está en la línea buscándote. ¿Qué no es el amigo de Sarah?” Romero comenzó a reír, y su voz se agudizó. “¡Uy, drama!” Con los ojos cerrados, Ángel apretó el puente de su nariz, hablando para sí mismo. “¿Y ahora qué?” Ignoró a Romero y no contestó la pregunta de Alex. En lugar de eso, caminó hasta el teléfono del bar. “Lo tengo”. “Habla Ángel”. Los dos, Romero y Eric se le quedaron mirando con curiosidad, de modo que les dio la espalda. Por el espejo al fondo del bar, los podía ver aun embobados y se los sacudió de ahí. “Perdón por llamarte al restaurante, pero no sabía cómo podía localizarte”, Ángel no podía asegurarlo, pero sintió pánico en su tono y eso lo puso nervioso. “¿Qué pasa?” “No sé qué tanto sepas de este entrenador de ella, pero por lo que Sarah me ha dicho, se me hace que es un auténtico cabrón”. “¿Ella dijo eso?” Ángel casi sonrió. “Bueno, no, me ha dicho las cosas que la gente dice sobre él, pero ella está convencido de que es buena persona.” Ángel frunció el ceño, sin estar seguro de que es lo que quería lograr Sydney, pero comenzó a agotársele la paciencia de inmediato. “Ah, ¿y luego?” “En lo personal, no creo que sea buena idea que ella ande cerca de él, especialmente sola.” Sydney hizo una pausa. Ángel pensó haberlo oído gruñir. “Él la convenció de ir a correr con él a unas pistas aisladas arriba en las montañas. No me gusta eso. Creo que sus intenciones no son buenas”. Ángel se agarró de la orilla de la barra y apretó los dientes. “Oí sobre la ida a correr. Pero van en grupo”. “Por eso es que te llamo.” Esta vez Ángel definitivamente oyó un azotón de puerta. “Me llamó esta mañana. Convenientemente, todas las demás cancelaron de último momento. De modo que ella está ahí con él ahora, sola. Creo que este fulano nunca tuvo la intención de llevar a alguien más. Creo que así lo planeó”. Todo fue confuso después de la palabra sola. Ya no pudo escuchar nada más. La tensión que había sentido desde las semanas anteriores, hizo crisis, y se sentía a punto de explotar. Cada músculo en su cuerpo estaba al borde. Habló a través de los dientes. “¿Dijo dónde?”


“No, solo que es el mismo parque al que la llevaste en el otoño”. El parque no estaría lleno en un día como hoy, y él conocía el auto que conducía este pendejo. Lo encontraría, y cuando lo hiciera, Ángel iba a aliviar toda la tensión que traía acumulada desde que había roto con Sarah. Se sentía listo para matar. “La encontraré”. Después de colgar, Ángel paso como rayo frente a Eric y Romero. Oyó que Alex les preguntaba. “¿Y ahora qué le pasa?” Ya estaba casi en su auto cuando Eric le echó un grito. “Oye Ángel. ¿Qué pasa? ¿A dónde vas? “Tengo que encontrar a Sarah.” Alcanzó la manija de la puerta de su auto. “¿Qué pasa?”, preguntó Romero. Ángel volteó justo antes de subirse al auto. “Ese pervertido de Rudy la tiene sola en Mount Soledad”. Vio como Eric y Romero corrieron hacia el auto de Eric, justo cuando encendía el auto. La imagen de Rudy caminando con Sarah en la escuela y el modo de suficiencia con que miró a Ángel alimentaron su temperamento ya de por sí asesino, y ahora le había prendido fuego. *** Después de correr por cerca de cuatro millas, el entrenador disminuyó el paso y se detuvo cerca de un área con pasto. Estuvieron corriendo a lo largo de una pista que corría casi en forma paralela a la carretera. Algunas veces la pista se alejaba de la carretera, y otras estaba a simple vista. Sarah no había visto un solo carro pasar por ahí en todo el tiempo que estuvieron corriendo. El entrenador Rudy sacó las botellas de agua que traía en la mochila y le dio una a Sarah. Con la respiración entrecortada, le recordó a Sarah que no tomara agua muy rápido, ni mucha. Sarah caminó hacia una piedra enorme que estaba fuera de la pista y se recargó en ella. Ahora estaba contenta del clima frío, ya que el aire helado se sentía rico en su nariz. El entrenador se acercó caminando y la acompaño en la piedra. Su muslo rozó su pierna cuando se recargó en la roca. “¿Y cómo se siente ese tobillo?” “Bien.” Sarah miró hacia abajo y lo agitó. “Estaba algo nerviosa pero se siente bien”. El entrenador tomó un trago de su agua. “¿Te puedo preguntar algo personal?” Sarah puso su pie abajo y volteó hacia él. “Si, está bien”. “Tu novio del semestre pasado, parecía estar loco por ti. ¿Solo me


preguntaba que pudo haber pasado para que te dejara ir?” Él debió haber visto el dolor en sus ojos, ya que puso su mano en la pierna de Sarah. “Oye, lo siento. No fue mi intención hacerte sentir triste. Solo tenía curiosidad”. Sarah sacudió la cabeza y se quedó mirando sus pies. “No, está bien. Solo ha sido un poco duro, pero creo que lo voy a superar”. El entrenador le palmeó la pierna y luego se la sobó suavemente. “¿Fue tu primera vez?” Sorprendida Sarah volteó a verlo. “Quise decir, tu primer amor”. Realmente ella no lo había pensado de ese modo. Pero lo era. Ningún otro chico se había siquiera acercado a lo que ella sentía por Ángel. Y tenía la corazonada que nunca nadie podría acercarse. Ella asintió con la cabeza y centró su atención en su botella de agua. “Fue mi culpa”. Tomo un pequeño sorbo. “Fui realmente tonta”. Sarah se enderezó. El dolor aún era tan reciente, que tenía miedo de ponerse sentimental. Pero el entrenador la tomó de la mano y tiró de ella. “Ven acá. Está bien”. Le habló suavemente Sus palabras eran amables, su tacto se sentía cálido. Excepto por la noche de la terrible escena y el día en que fue a ver a su mamá, todas las veces que había llorado por Ángel, habían sido a solas en su cuarto. Usualmente, Sydney era quien estaba al otro lado del teléfono, pero no podía evitar sentirse sola. Se sentó junto a él. El entrenador siguió con su mano en la de él y le habló, mirándola directo a los ojos. “Escúchame, no tienes que hablar de eso. Pero eres una chica bella, Sarah, no solo por fuera, y espero que sepas que hay muchos chicos por ahí que morirían por estar con alguien como tú”. Sarah no estaba segura de eso. Pero tampoco le importaba. Había solo una persona con la que ella quería estar, pero entendió lo que el entrenador le quiso decir. El nudo en su garganta se estaba haciendo más grande conforme él le hablaba. Podía sentir como los ojos se le llenaban de lágrimas. Maldición. Era exactamente lo que no quería, especialmente no ahora, se suponía que este día la alejaría de sus penas. Tragó fuerte, tratando de contenerse. “¿Puedo abrazarte?” Sarah se recargó en su pecho sin contestar y él puso sus fuertes brazos alrededor de ella. Sarah sintió como el la besó en la cabeza, y de alguna forma se sintió bien. Eso sería lo mismo que Sydney hubiera hecho. Las lágrimas se le escurrieron por las mejillas mientas que podía oler el limpio aroma de su playera. Ella se apartó un poco para encararlo, y él le limpió las lágrimas de la cara. “¿Tienes idea de lo especial que eres?”


Sarah no estaba segura de cómo responder eso. Sabía que él solo estaba tratando de hacerla sentir mejor, pero eso la puso incomoda. El nivel de ternura en sus ojos había cambiado un poco. Suavemente la besó en la frente, y luego en el rabillo del ojo. “Tienes los ojos más hermosos”, le susurró. Sarah sintió un escalofrío por todas sus vértebras. Él solo la consolaba, se decía a ella misma. Pero sus besos continuaron por su rostro, y su cuerpo fortachón se le recargó más fuertemente en el de ella. La jaló de la cintura, y sus labios acariciaron los de Sarah. Ella puso su mano en su pecho. “¿Entrenador?” Pero él ni se inmutó. “Dime Rudy”, le dijo y la besó a un lado de la boca. “¿Qué está haciendo?” Sarah lo empujó más fuerte, pero no era contendiente para él. “Está bien, Sarah, no luches contra esto. Sentí la atracción todo el tiempo”. El ardor de sus ojos la alarmó. Era casi como ver a otra persona. Finalmente le cayó el veinte. “De qué está hablando? Me está asustando”. El entrenador aflojó la presión sobre ella por un momento. “Vamos, Sarah. Los dos somos adultos. Esto se ha ido gestando entre ambos desde hace tiempo”. El pánico que comenzó a sentir se disparó y utilizó su pie para empujarlo. El entrenador se fue hacia atrás de forma extraña, pero recuperó el equilibrio y la alcanzó de nuevo. Sarah se quitó. El dolor que sentía antes se había transformado en furia y miedo. Ella había confiado en él. “¿Cómo se atreve?” “Ya deja de fingir, Sarah”, le dijo el fríamente. “Ambos deseamos esto”. “¿Qué? ¡Está loco! No puedo creer que siquiera pensara eso.” Sarah se alejó de él con cautelosamente, pero él no se retractó. “¿Loco?” La agarró de la mano y la jaló hacia él. En un instante, Sarah se encontraba atrapada en sus brazos, y luchaba con todas sus fuerzas para liberarse. “No te hagas la desentendida. ¿Por qué otra razón estarías aquí conmigo?” Sarah le dio un rodillazo, fallando en la ingle por una pulgada, pero fue lo suficiente para aturdirlo y dejarla ir. En el momento en que se liberó, salió corriendo hacia el estacionamiento. “¡Sarah, espera!” Sin mirar atrás ni vacilar, Sarah estaba corriendo la carrera de su vida. Hizo lo que mejor sabía hacer y dio marcha a toda velocidad. Su mente iba también a toda velocidad, conforme las lágrimas le escurrían del rostro.


¿Cómo pudo ser tan estúpida? Incluso con todas las advertencias recibidas, se había puesto en esta terrible situación. Pensó acerca de los pocos autos que habían en el estacionamiento y oraba para que hubiera alguien por ahí cuando ella llegara. Hasta el momento no había visto ni un alma. A medio camino, se dio cuenta que el entrenador seguía tras de ella. Le gritaba algo, pero su oído zumbaba con el viento, o tal vez el miedo no la dejaba oír. Las gotas de lluvia comenzaron a caerle en el rostro. La adrenalina recorrió su cuerpo y aceleró aún más el paso. Cuando finalmente llegó a la esquina, pudo ver el estacionamiento y se le hundió el corazón. De los pocos autos que había cuando llegaron, solo quedaban dos. Su corazón se desbordaba mientras que sus ojos buscaban a alguien. Escuchó un ruido de motor, y trató de averiguar en qué dirección venía. El carro aceleró cerca de la esquina y hacia donde ella había venido. “¡Oiga!” Gritó Sarah, agitando al aire sus brazos. Pero el auto iba demasiado rápido. Estaba fuera de su vista, y ella no iba a correr en esa dirección. Apenas podía tomar aliento y pensaba que ya no podía correr más. El estómago casi se le sale cuando vio que el entrenador venía saliendo de la esquina. “Sarah, espera. Quiero disculparme”. Corría despacio y Sarah pudo ver que estaba tan exhausto como ella. Miro a los lados buscando algo que pudiera usar como arma. No encontró nada un tampoco había nadie a la vista. “No se me acerque” Sarah apenas podía hablar, tenía demasiado agitada la respiración. Pero sus palabras no impidieron que él se le acercara. Arremetió contra ella con ese ardor enloquecido que todavía mostraban sus ojos.

Capítulo 29 Ángel derrapó hasta detenerse cuando se dio cuenta que era el entrenador al que acaba de ver corriendo en la pista, pero estaba solo. ¿Dónde estaba Sarah? Miró la pista. Tal vez ella se cayó allá atrás. ¿Podría este idiota haberla dejado sola? Eric y Romero voluntariamente se ofrecieron a ayudarle a encontrar a Sarah y andaban conduciendo también por el parque. Le mandó un mensaje de texto a Eric para hacerles saber que los había encontrado y en dónde.


Ángel miraba por el retrovisor y vio que el entrenador corría hacia el estacionamiento por el que acababa de pasar. Comenzaba a llover un poco más fuerte. Puso el auto en reversa y condujo de prisa hacia atrás. Los neumáticos rechinaron conforme dio vuelta en el estacionamiento, cuando vio a Sarah hablando con el pervertido cerca de su auto. Estaba demasiado cerca de ella y la postura de Sarah parecía a la defensiva. Ángel se acercó a ellos y en un instante estaba entre Sarah y el entrenador. “¿Qué pasó? ¿Qué es lo que está mal?” le preguntó a Sarah. Los ojos enrojecidos de Sarah lo enfurecieron. El entrenador contestó por ella. “Solo fue un mal entendido”. Ángel quitó lentamente su vista de los ojos llorosos de Sarah. Su pulso palpitaba en su oreja. Hablo tan calmado como pudo. “¿Qué fue un mal entendido?” El entrenador pareció tomarlo con calma. “Estábamos hablando, tu sabes, acerca de ti y el rompimiento. Ella se puso un poco sentimental. Yo solo trataba de consolarla”. La quijada de Ángel se endureció. La palabra consuelo jamás le había sonado tan obscena. Difícilmente podía ya contenerse. Miró los ojos asustados de Sarah. “¿Es eso lo que pasó? Dime la verdad”. Algo en los ojos de Sarah pareció parpadear cuando Ángel dijo la palabra verdad. Sus labios temblorosos lo destrozaban. Sarah cubrió con sus manos su boca y dijo, “Me atacó”. No acababa de decir esas palabras cuando Ángel se abalanzó sobre el entrenador. “¡Hijo de puta!”, le dijo gruñendo, y le acomodó un golpe a la cara rompiéndole la nariz. El entrenador se tambaleó hacia atrás y sus manos fueron directamente hacia su nariz. Su rostro era una masa sanguinolenta. Ángel arremetió nuevamente en contra de él, lanzándole otro golpe en la quijada, noqueando al entrenador y aventándolo contra el carro. Nuevamente arremetió contra de él para volverlo a golpear estando inconsciente, pero Romero y Eric le agarraron de los brazos. Logró darle una fuerte patada justo en la ingle, haciendo que el entrenador cayera al suelo gimiendo y dando tumbos. “¡Santa mierda, Ángel! ¡Lo chingaste!” Romero se quedó viendo al entrenador quien se revolcaba en el suelo de dolor. Aunque veía el rastro de sangre en el estacionamiento escurriendo de la cara del entrenador, no estaba satisfecho. Había estado encabronado otras veces, pero nada se comparaba con lo que sentía ahora. Ese bastardo tenía mucha suerte de que Eric y Romero hubieran llegado, o solo Dios lo que hubiera pasado. Ángel ignoró a Romero y corrió hacia Sarah. Le puso la mano sobre un


hombro y buscó su mirada aturdida. “¿Estás bien? ¿Te lastimó?” Sarah negó sacudiendo la cabeza. “No, solo me asustó”, dijo lloriqueando. “Trató de besarme y me tenía fuertemente agarrada, pero pude zafarme y corrí. Justo acababa de alcanzarme. Ay, Ángel si no hubieras llegado, no sé lo que habría pasado. Estaba como loco”. Ella lo abrazó por el cuello y él la abrazó fuertemente. Su olor y el sentirla en sus brazos era lo único que apaciguó el tornado que llevaba por dentro. Dejaron ahí al entrenador para que él solo se incorporara, pero Ángel condujo directamente a la estación de policía de La Jolla. Instó a Sarah para levantar una denuncia de inmediato. Estuvo sentada con ella todo el tiempo, sosteniéndola de la mano. Emitieron una orden de aprehensión para arrestar al entrenador. La mujer policía le advirtió a Sarah que probablemente esto pudiera ponerse feo dado que él era un profesor, pero la animó a que fuera valiente y que continuara con esto, de modo que no saliera en libertad y le hiciera lo mismo a alguien más. Ángel se aseguraría de eso. Salieron de la estación. Se había dado cuenta que Sarah estaba mandando las llamadas de su teléfono al buzón durante todo el tiempo que estuvieron ahí. Ángel estaba seguro de que era Sydney. Justo en el momento en que se pusieron los cinturones, el teléfono de Sarah volvió a sonar y finalmente lo contestó. Lo saludó y enseguida se le rompió la voz. “Lo sé. Lo siento, estaba en la estación de policía. No, estoy bien. Sí, estoy con Ángel. Más tarde te cuento, okey?” Bajó la voz, pero Ángel escuchó y le pedía a Dios no haberlo hecho. “Yo también te quiero”. Sus celos descarados lo quemaron por dentro. Aceleró a fondo. Apenas hacía unas cuantas horas que estaba ansioso de matar a alguien por Sarah, y ahora solo quería que ella bajara del auto, de su vida. Entró en la autopista a alta velocidad. La lluvia comenzaba a intensificarse. No se molestó en apagar el motor y ni siquiera suavizó el tono de su voz. “Ojalá que te asegures de que ese pendejo vaya a dar a la cárcel”. Sarah asintió con la cabeza y recogió sus cosas y la bolsa Ziploc de plástico en que la policía metió todos los papeles para que no se mojaran con la lluvia. “Gracias Ángel. En verdad me salvaste hoy. No sé qué más decirte. Solo deseo...” No terminó de hablar y empezó a abrir la puerta rápidamente para bajarse. La paciencia de Ángel se agotó. “¿Desear qué, Sarah?” “Que yo pudiera entender cómo me superaste tan rápido”. Se bajó del auto y cerró la puerta.


Ángel echó su cabeza hacia atrás sobre el asiento. Increíble. Apagó el motor del auto, abrió la puerta del auto y se bajó. “¿En verdad crees que ya te superé?”, le gritó por encima de la capota del auto. Sarah no le contestó. Ni siquiera volteó; iba ya a medio camino hacia la casa. Ángel le dio la vuelta al auto y fue hacia donde ella. La llamó por su nombre y Sarah se detuvo y volteó. Ángel vio que estaba llorando. “Yo no podría imaginarme el haberte superado y seguir adelante, Ángel, pero tú ya están con alguien más”. “¿Qué?” Ángel no podía creer que Sarah estuviera haciendo esto. “No me avientes toda esta mierda a mí Sarah. Yo no fui el que...” “Supe que corriste a los brazos de Dana dos días después de que rompimos”. Ángel podía ver que estaba furiosa, y su mente se agilizó para pensar en lo que Sarah le acababa de decir. “Fui a hablar con ella, eso es todo”. “Lo que sea, no importa. Espero que los dos estén contentos.” Sarah comenzó a caminar hacia la casa. “¡No, no, espera!”, Ángel dio algunos pasos hacia adelante. No le iba a permitir que ella volteara las cosas en su contra. “La única razón por la que fui a hablar con ella es porque tenía información sobre ti”. Sarah se detuvo y volteó. “¿Y qué diablos sabría ella sobre mí?” “Alguien te vio esa noche. La noche que tú y Sydney se agarraban de la mano y se abrazaban en la playa.” De solo pensarlo se le revolvían las entrañas. “Esa noche me llamó para decírmelo, y nada de eso tuvo sentido para mí. La ignoré. Pero después de saber la verdad, quería confirmar exactamente qué es lo que ella había visto”. Acordarse de haber estado sentado ahí y obtener la confirmación de Dana le hizo revivir el dolor, y comenzó a caminar alejándose. Ya estaba harto de esto. “Estoy cansada de llorar por ti, Ángel.” Sarah sollozó. “Nunca entenderás lo mío con Sydney, y él siempre será parte de mi vida”. Escucharla tan acongojada casi lo mataba. Pero Sarah estaba en lo cierto. Nunca lo aceptaría. No podía. Volteó para enfrentarla. Se veía tan deshecha como él mismo se sentía. Pero eso lo enfureció más. Ella le había hecho esto, maldita sea, no él. “¿Qué es lo que quieres que entienda, Sarah? ¿En verdad quieres que acepte que te vayas a vivir con él? ¿Con el tipo del que estás enamorada?” “¡YO NO ESTOY ENAMORADA DE ÉL!”, le gritó Sarah. “Lo quiero. Lo cual es muy diferente”. Los dos estaban empapándose, pero no importaba. Ángel sentía que esta


sería la última vez que hablaría con ella, de modo que no pensaba guardarse nada. Comenzó a reír sin creerle. “¿Cómo un hermano, Sarah?” “¡Sí!” Comenzó a caminar hacia ella pero se detuvo a unos metros antes. “¿Y qué con ese vestido?” Sarah se le quedó mirando con los ojos bien abiertos en una aparente pérdida. Ángel estaba contento de que la tormenta fuera tan sonora ya que su voz hubiera atraído a los vecinos. Veía como Sarah trataba de entender lo que él le estaba gritando. “¡Ese pinche vestido, Sarah! Nunca te vestiste así para mí, ¿pero te lo pusiste para tu hermano? Esperas que crea...” “¡Era para ti!”, le dijo Sarah llorando. Ella le seguía mintiendo. Increíble. Ángel apretó los dientes para tratar de calmar su voz. Seguía demasiado irritado. “¡Ni siquiera iba a verte esa noche!” “¡Pero si nos veríamos!”, sus ojos se iluminaron. “¿Te acuerdas? Supuestamente ibas a recogerme, pero Sydney llegó de último momento, de modo que me fui con él y te llamé”. Ángel pensó por unos segundos, con la respiración agitada aún. No le hacía sentido. Ella nunca se vestía así. Sarah tiró todo lo que traía en las manos y caminó de prisa hacia él. Se paró frente a él, y Ángel la miró directamente a sus ojos inundados de lágrimas. “Esto te sonará como una tontería. Yo te iba a contar lo de Sydney esa noche. Te lo juro. Todo el día estuve preocupada. Valeria fue la que salió con la idea de que vestida así te distraería. Y pues no sé, hacer las cosas más fáciles. No me dio tiempo de cambiarme cuando Sydney llegó. Pero el vestido, el cabello, todo eso era para ti, Ángel, no para él”. Sintiendo que se le quitaba un enorme peso del corazón y al sentirla tan cerca de él, tuvo que resistirse para no jalarla hacia él. Por primera vez desde que había roto, Ángel comenzó a sentir un leve rayo de esperanza. Si tan solo pudiera superar el hecho de que ella iba a regresarse y vivir con Sydney. “¿Y cuándo te vas a Arizona?” Sarah sorbió la nariz y se mordió el labio. “Tal vez no lo haga”. El corazón de Ángel que apenas se había apaciguado comenzó a agitarse nuevamente. Levantó una ceja. “¿Qué quieres decir?” “Mi mamá saldrá de la cárcel más pronto de lo que esperábamos, tal vez en unos cuantos meses. Por eso estoy aquí. Fui a verla y me dijo que aguantara un poco más. Pero también me dijo que depende de mí el lugar en el que quiera vivir cuando ella salga”. Su mirada buscaba ahora la mirada de Sarah. “¿Y qué es lo que vas a


hacer?” “Eso depende.” Sarah tenía una arruguita entre las cejas. Ángel frunció el ceño. Siempre había algo. “¿De qué?” “De ti.” Parecía que Sarah contenía la respiración. Le tomó un segundo para que le cayera el veinte. Pero cuando comprendió, la jaló y la abrazó. La sorprendió, pero pronto Sarah se rio. “No juegues conmigo, Sarah. ¿En verdad te quedarías?” Sus ojos se volvieron a llenar de lágrimas. “¿Quieres eso?” Ángel sonrió, y poniendo sus manos en la cara de Sarah, colocó su frente en la de ella. Se quedó viendo sus hermosos ojos antes de besarla tiernamente. Extrañaba su aroma, sus labios, sabía delicioso. Nunca más iba a dejarla ir. Sarah se retiró y lo miró a los ojos. “Te amo, Ángel”. Haberla escuchado decirlo por primera vez casi lo hizo atragantarse. “Dilo de nuevo”, le susurró. Los ojos de Ángel brillaron y ella rio. “Te amo”. “Yo te amo también, nena”.

Capítulo 30 Sarah se quedó ahí acostada, tocando con sus dedos el grabado de la cadena alrededor del cuello de Ángel. Miraba su puño y sonreía ante su brazalete de dijes. Se lo había quitado y se negaba siquiera a mirarlo en todo el tiempo en que estuvieron separados. Estuvo a punto de mandárselo por correo, cuando había perdido las esperanzas. Algo es su corazón no se lo permitió, y ahora se alegraba de no haberlo hecho. Después de una semana de haberse reunido, aun no podían saciarse uno del otro. Desde entonces, Ángel se aseguró de cerrar el restaurante cada noche, y Sarah siempre estaba ahí con él a la hora de cerrar. Sarah se preguntaba si sus padres tenían una idea de lo que hacían en el cuarto de atrás. Ángel se incorporó sobre su hombro y jugó con el cabello de Sarah. “¿Y cómo fue que se hicieron tan cercanos?” Él la miraba a los ojos. “¿Tú y Syd?” Desde que habían vuelto a reunirse, Sarah había hecho un esfuerzo por mantener al mínimo cualquier conversación sobre Sydney, y hasta ahora, Ángel realmente no le había preguntado mucho. Sabía que cuando el polvo se asentara, iba a hacerlo, y el momento había llegado. Ella ya se había preparado. Nunca más le ocultaría nada, sin importar lo incómodo que fuera.


“Bueno, te conté que cuando era chica nos mudábamos muy a menudo. De modo que nunca tenía amigos. Justo cuando hacía alguna amistad, tenía que dejarlos. Para cuando nos mudamos a Flagstaff, me di por vencida en la cuestión de hacer amigos. Entonces Sydney fue el que quiso ser mi amigo”, le dijo Sarah sonriendo, mientras recordaba. “Él tampoco tenía amigos, aunque al principio no lo había admitido. En esa época, en verdad era gordito”. “¿Sydney estaba gordo?” Ángel pareció sorprenderse de eso. Sarah sonrió, tratando de no hacer un gesto con los ojos. “Sí, y cuando estábamos en secundaria realmente se puso enorme. Yo nunca hacía amigos ya que no estaba segura de cuánto tiempo nos íbamos a quedar en el mismo lugar. Luego mi mamá me dijo que su trabajo se había hecho permanente y que nos íbamos a quedar ahí. Para entonces, Syd y yo realmente nos habíamos hecho muy cercanos. Como mi mamá siempre estaba fuera, pasaba mucho tiempo en casa de él. Su casa se convirtió en mi casa fuera de la mía, y su familia siempre me trató como si fuera parte de ellos”. Ángel levantó una ceja. “¿y nunca intentó propasarse?” Sarah lo negó con la cabeza. “Nunca. Como te dije, por mucho tiempo estaba demasiado obeso y además estaba consciente de ello, así como yo estaba muy consciente de mis dientes”. “¿Tus dientes? Tus dientes son hermosos”. “Claro, pero eso es ahora, después de tres años de ortodoncia. Antes eran espantosos. De modo que Syd y yo éramos una pareja consciente de sus defectos que se apoyaron el uno al otro por años.” Sarah sonrió nuevamente, recordando esa época. Ángel la miraba, de modo que Sarah continuó con el relato. “De cualquier forma, fue en la secundaria cuando empecé a regañarlo para que perdiera peso. Fue cuando empecé a correr. Todo comenzó por hacerlo que perdiera peso. Comenzamos a correr a diario; ahí fue donde comenzó mi pasión por correr. Ya en la preparatoria, Sydney había perdido mucho peso. Después dio el estirón y eso en verdad le ayudó. Nos unimos al equipo de pista juntos, y por eso ahora es que no te das cuenta de lo gordo que era”. Ángel rio. “Ajá, la verdad es que nunca hubiera imaginado que había sido un verdadero gordinflón”. Sarah frunció el ceño, pero estaba contenta de que Ángel no estuviera tenso por esto. Ángel se recargó sobre ella y la besó dulcemente. Sarah estaba sorprendida de lo feliz que se sentía de tan solo estar con él. La besó más y después vino lo que se temía. “Nena, sé que él es tu amigo. Y voy a tratar endemoniadamente de ser tan comprensivo en esto como pueda, pero necesito saberlo todo. No quiero que me ocultes nada,


especialmente en lo referente a él. De modo que si te llama, no es que necesite saber todo lo que hablan entre ustedes. Solo quiero que no me lo ocultes”. Ángel debió haber visto algo en su cara o sintió que ella se puso tensa, porque se detuvo y luego le preguntó, “¿Qué?” “¿Tengo que decirte cada vez que él llama?” Los ojos de Ángel se entrecerraron. “¿Qué tan seguido te llama, Sarah?” Tal cual, todo el asunto la honestidad total se fue por la borda. Sarah sabía que estaba mal, pero con esa mirada en sus ojos y el tono de su voz, no había forma que la verdad saliera a flote en este momento. Decirle que sus llamadas eran diarias estaba fuera de la cuestión. “Bueno no siempre es él quien llama, pero hablamos varias veces a la semana”. Sarah vio cómo Ángel trataba de mantenerse equilibrado. El torció el cuello como siempre lo hacía, como si eso de alguna forma le ayudara a liberarse de la tensión. Por lo que ella sabía, eso nunca funcionaba. “Trataré de esforzarme”, le dijo ella de inmediato. “¿Y eso que significa? ¿Trataré de esforzarme? ¿En verdad es un gran sacrificio?” “No, pero lo que pasa es que no entiendes...” “Estoy tratando.” Ángel recargó hacia atrás, poniendo su mano bajo su nuca. Sarah se incorporó sobre su mismo hombro. “¿Es mucho una vez por semana?” Él se le quedó viendo pero no le dijo nada, y ahora era el turno de Sarah de besarlo. Se recargó sobre él y le dio besitos en sus labios y luego besó el hoyuelo que se le formaba en la mejilla con esa expresión fruncida. Ángel puso su mano libre detrás del cuello de ella. “Sarah, nena, no quiero que pienses que soy insensible. Ya entendí que es tu amigo de toda la vida y todo eso. Solo te digo que me va a llevar un tiempo acostumbrarme a esto”. Sarah lo besó por más tiempo. “Sé que lo es. Pero vamos a hacer que esto funcione. Tenemos que, porque no quiero estar lejos de ti nunca más”. Ángel sonrió y ahora, la jaló hacia él con ambos brazos. “Adoro oírte decir cosas como esas.” La beso larga y profundamente, y luego se detuvo y agregó”. “Y sí, quiero saber cada vez que hables con él”. Sarah iba a tener que reducir el número de llamadas con Sydney porque aquello de mentirle a Ángel era ya cosa del pasado. Nunca más volvería a cometer el mismo error. Hicieron nuevamente el amor, y luego Ángel llevó a Sarah a su casa sin volver a comentar nada más sobre Sydney. ***


El corazón de Ángel casi se paralizó cuando escuchó a Sarah llorando al llamarle. No podía entender una sola palabra de lo que decía. Pero después la escucho reír en medio de tanto llanto. “¡Saldrá pasado mañana!” Por varias semanas habían esperado la fecha y finalmente la mamá de Sarah saldría de la cárcel. Ángel no podía estar más contento, la mamá de Sarah estaría aquí con ella durante el juicio del entrenador. “Te lo dije, cariño, ten fe.” Ya era tarde en la noche y eran días de clase, pero aun así se quedaron despiertos hasta tarde platicando. Al principio, cuando estuvieron separados, Sarah había tenido la loca idea de irse sola a Arizona a recoger a su mamá. Pero ahora, no había forma de que Ángel dejara que esto sucediera. La tía de Sarah no podría tomarse el día con tan corto tiempo de aviso, de modo que Ángel hizo los arreglos necesarios y él mismo llevó a Sarah. Su madre no iba a ser liberada sino hasta más tarde por la tarde, y Sarah sugirió pasar por casa de Sydney para visitarlos rápidamente, diciéndole que Sydney los había invitado. Ángel no iba con muchas ganas, pero por el bien de Sarah, fingió que estaba bien. Cuando llegaron a casa de Sydney, Sarah se volteó hacia él y le preguntó. “¿Estás seguro que estás bien con esto?” No realmente, pero igual y podía superarlo. En lo que a él respectaba, Sarah era parte de su vida para bien, de modo que si Sydney era parte de la vida de ella, él se tendría que acostumbrar a esto. “Sip, estoy bien”. Se reclinó y lo besó antes de bajarse del auto. Ángel le dio la vuelta al auto y se reunió con ella en la banqueta. Sydney ya estaba parado en el porche con una chica rubia. Sydney se encontró con ellos en la parte inferior de la escalinata del porche, y primero felicitó a Ángel y lo presentó con su novia Carina. Después volteó y felicitó a Sarah. “Te extrañe, Lynni”. Sarah soltó la mano de Ángel y lo abrazó. “Yo también”. Ángel vio como Sydney abrazó fuertemente y por largo tiempo a Sarah. “Por Dios, que bien te ves”. Se concentró en no rechinar los dientes demasiado fuerte y trató de no fruncir el ceño. Sydney miró hacia arriba y su mirada se encontró con la de Ángel, aun cuando todavía tenía a Sarah abrazada. “Creo que la felicidad te sienta bien, ¿eh?” La mamá de Sydney les preparó el almuerzo, y comieron en el jardín bajo la terraza. Sarah y Sydney hablaron sobre el equipo de pista que había dejado en Arizona, y ella le dio todos los detalles de la liberación prematura de su madre. Ángel miró a Carina, quien al igual que él no habían tenido


mucho que decir, y se preguntaba si ella se sentía tan incómoda como él con esa relación. No se quedaron mucho rato, y Ángel pensó que fue porque Sarah había sentido su incomodidad, aun y cuando había hecho su mejor esfuerzo por no encogerse cada vez que escuchaba a Sydney llamarla Lynni. Sydney la abrazó igual de efusivo al despedirse. Esta vez casualmente, Ángel se volteó, no queriendo ver la forma en que las manos de Syd le acariciaban la espalda. Estaba agradecido de que ninguno de los dos se hubiera profesado el cariño que sentía, ya que eso pudo haber arruinado su estado de ánimo y posiblemente la noche. Sarah apretaba la mano de Ángel conforme se alejaron en el auto. “Gracias por esto. Sé que no fue fácil.” Sarah levantó la mano de Ángel y la llevó hacia su boca, y la besó. “¿Por qué te llama Lynni?” Ángel no quería que Sarah pensara que estaba enojado, pero no pudo evitar preguntarle. Sarah se encogió de hombros. “Desde el momento en que lo conocí y me presenté como Sarah Lynn, su primer comentario fue, ‘Pareces más una Lynn que una Sarah.’ Después de un tiempo, el nombre cambió a Lynni”, Sarah volvió a besarlo. “¿Te molesta?” Ángel decidió ser honesto. “Lo detesto”. Sarah rio. “¿Por qué?” Ángel volteó a ver sus brillantes ojos verdes que lo miraban a él. “Suena exageradamente empalagoso.” Sarah le comentó que tampoco a su mamá le gustaba, pero después de años de tratar de corregirlo, se dio por vencida. Sarah era y sería siempre Lynni para Sydney. Estupendo. Cuando llegaron al centro de detención de mujeres, aún era temprano. No habían terminado la preparación y el papeleo de la liberación de la madre de Sarah. Se sentaron en una banca fría y dura, en el lobby. Sarah se recargó en Ángel y el la rodeó con su brazo. Se dio cuenta que ella estaba ansiosa, y el dio un beso en la cabeza. “Ya casi termina, cariño”. Sarah asintió con la cabeza . Luego de una hora de espera, finalmente su mamá salió caminando, y ellos se pusieron de pie. Ángel se sorprendió por la falta de parecido entre ellas. El pelo de su madre era castaño claro y tenía los ojos muy oscuros. La única cosa que sí tenía, era la sonrisa de Sarah. Sarah corrió hacia su madre y la abrazó. Después de abrazarse por unos cuantos minutos, Sarah volteó para presentársela a Ángel. Ángel se acercó para darle la mano, pero en lugar de eso la madre de Sarah lo abrazó fuertemente. Cuando ella se retiró, lo examinó concienzudamente. “Oye chico, ella tenía razón. Eres un muñeco”.


“Nunca antes me habían llamado así”, sonrió Ángel. Tomó las bolsas que la mamá de Sarah traía, y luego ella lo tomó del brazo, y con el otro brazo libre, tomó el de Sarah. Los tres juntos comenzaron a caminar por el corredor. “¿Así que qué dicen chicos? Vamos a olvidarnos del pasado y comencemos una nueva vida en California”. Ángel y Sarah voltearon a verse, y sonrieron. Sí, a Ángel le gustó como sonó eso.

Epílogo Los músicos se abrieron paso en el restaurante, atendiendo peticiones. Sarah se sentó con su mamá, sus tíos y Valeria en una de los reservados más grandes. Los padres de Ángel estaban celebrando una fiesta de graduación, de modo que el restaurante solo estaba abierto para los invitados. La mamá de Sarah apretó su mano y Sarah sonrió. El aspecto de su mamá en nada tenía que ver en comparación a como lucía cuando Sarah la visitó por primera vez en la cárcel. Había ganado peso y se veía vibrante y saludable. Su mamá había estado acompañándola durante el juicio del entrenador. Después de que Sarah presentó los cargos, muchas otras chicas más también lo acusaron de lo mismo. Entre una cosa y otra, fue juzgado por diferentes delitos, entre acoso sexual e intento de violación. Además muchas otras chicas testificaron que también él se había comportado de forma inapropiada con ellas. Solo le tomó al jurado dos horas para deliberar. Fue encontrado culpable, y después de todas las condenas que se le sumaron, al menos pasaría treinta años en la cárcel antes de poder alcanzar fianza. Ángel no pudo estar más contento. Pero Sarah no podía evitar sentirse mal por ese sujeto. Era demasiado joven, y su vida estaba arruinada. Se guardó esos sentimientos para ella misma y celebró junto a los demás. Sofía le guiñó un ojo y le sonrió, desde donde estaba sentada con sus padres, tomándose de la mano con Eric. Después de que Sarah ayudó a convencer a Ángel, Sofía y Eric los acompañaron, como pareja, a la graduación. Al cumplir los diecisiete años hacía un mes, ya tuvo permiso para salir. Desde luego, que Eric reclamó su derecho en el momento en que se enteró. Ángel y Alex habían hecho su mejor esfuerzo para evitar dejarlos solos. Sarah le guiñó el ojo de regreso y también le sonrió. Nunca sabrían lo astuta


que podía ser su hermana. Cuando Sydney llegó con Carina, Sarah se levantó para saludarlos. Primero abrazó a Carina y luego a Sydney. Sus dedos recorrieron los de ella, mientras estuvieron saludándose. Sarah volteó y vio que Ángel venía hacia ellos rápidamente y soltó la mano de Sydney. Los malos hábitos son difíciles de romper. “¿Cómo te va, Sydney?” Ángel saludó de mano a Sydney y le palmeó el hombro. Luego volteó y abrazó a Carina. Ángel les preguntó acerca de cómo había estado el camino y gentilmente jaló a Sarah a su lado. Cada vez se adaptaba más todo este rollo de Sydney, pero hubo muchos cambios. Era inevitable. Sarah dejó de llamar a Sydney su mejor amigo, por lo menos estando Ángel cerca. Desde que habían hablado Sarah y Ángel, las llamadas con Sydney se habían reducido a un par por semana. Por mucho que lo intentara, la paciencia de Ángel no era mucha. Sarah había ido solo una vez más a Arizona a recoger a su mamá. Pero desde entonces, Syd y Carina habían venido a visitarla varias veces, y cada vez las cosas mejoraban. Caminaron hacia el bar por unos tragos. “¿Y finalmente ya se acostumbró tu mamá a vivir en California?”, le preguntó Sydney. Sarah le había comentado que le estaba costando trabajo adaptarse. “Ya, ya lo logró, inclusive ya hasta tiene trabajo. Los padres de Ángel le dijeron que podía trabajar aquí en el restaurante. Comienza la semana que entra”. “Pero no manejará los libros”, dijo Ángel sonriendo, y pasándole un refresco a Sarah. Ella lo miró, horrorizada, y él la besó. “Estoy bromeando”. Sarah hizo un movimiento con sus ojos y continuó. “No nos quedaremos por mucho tiempo en casa de mi tía, pronto tendremos un departamento”. “¿Todavía trabajas de niñera?”, le preguntó Carina. “No, el restaurante ha estado muy concurrido. He estado trabajando aquí tanto, que no he tenido tiempo”. “Es cierto, Lynni me ha contado que el negocio está floreciendo.” Sydney volteó hacia Ángel. “¿Ustedes no han pensado en abrir otro restaurante?” Ángel apretó la mano de Sarah. Aún odiaba oír como Syd le decía, pero estaba comenzando a aceptar que eso no iba a cambiar. “En realidad”, le dijo Ángel, “ya estamos planeándolo. Sarah y yo estamos pensando en abrir nuestro propio restaurante, al terminar la universidad. Mi padre me dijo que nos ayudará, pero no antes de que


terminemos de estudiar.” Ángel se volteó para contemplar los ojos de Sarah. “La boda va primero”. En el otoño, Sarah y Ángel irían a la universidad de San Diego. Sarah estuvo muy cerca de haberse ido a Nuevo México durante el tiempo en que Ángel estuvo fuera de sí. Sin embargo, apenas unas semanas atrás recibieron la noticia de sus becas en San Diego, y ahora todo volvía a ser perfecto. Ella se quedaría en La Jolla y podría trabajar en el restaurante medio tiempo. Sydney sonrió. “Lynni me dijo que si por ti fuera, ya estuvieran casados”. Ángel frunció el ceño. “Ah, sí. Todo el mundo pegó de brincos. Está bien. Esperaremos a terminar la escuela, pero no más que eso”. Los músicos comenzaron a cantar Sabor a Mí, una hermosa melodía mexicana, lenta y muy romántica. Sarah sonrió al ver al gigantón de Alex junto a la pequeña de Valeria. Ellos seguían yendo y viniendo. Sarah no los comprendía. Alex miraba a Valeria de forma muy parecida a como Ángel la miraba a ella, sin embargo, todo el tiempo, seguía jugando al desaparecido con Valeria. Por varias semanas eran inseparables y luego el se desaparecía, enviándole algunos mensajes de texto para saber cómo estaba, y Valeria estaba segura de que andaba con alguien más. Algunas personas se pararon para bailar, incluyendo Eric y Sofía. Ángel jaló la mano de Sarah. Ella puso su bebida en la mesa y él la llevó a la pista de baile. Antes de abrazar a Sarah para bailar, le dio un empujón a Eric. “Como eres güey”, le dijo Eric riendo. Sarah reclinó su cabeza en el robusto hombro de Ángel y cerró los ojos. Ángel la apretó un poco más y le dio un beso en la cabeza. Nunca en todos sus sueños más extraños, cuando era pequeña, pudo haberse imaginado que sería tan feliz. Finalmente, se encontraba en casa.

Para Mis Maravillosos Lectores Gracias por leer mi libro. Espero que hayan disfrutado leer mis personajes tanto como yo disfruté el crearlos. Por favor, dense un momento para dejarme


una crítica en Amazon.

Otros libros de Elizabeth Reyes en Inglés Otros libros de Elizabeth Reyes incluyen el resto de la serie Hermanos Moreno (Moreno Brothers) y las series Calle 5 (5th Street) y Destino (Fate). Destino (Fate) es una serie derivada de las serie Hermanos Moreno. En este momento Para Mi... Por siempre (Forever Mine) es el único libro disponible en español y en Inglés. Elizabeth Reyes espera tener la resto de sus libros traducidas en el año que viene. La serie de Los Hermanos Moreno: Always Been Mine (Los Hermanos Moreno #2) Sweet Sofie (Los Hermanos Moreno #3) Romero (Los Hermanos Moreno #4) Making You Mine (Los Hermanos Moreno #5) *Mantente al pendiente de lo Nuevo de Los Hermanos Moreno en el 2014* La Serie de la Calle 5: Noah (Calle 5 #1) Gio (Calle 5 #2) Hector (Calle 5 #3) Abel (Calle 5 #4) La Serie Fate (Una serie consecuencial de Los Hermanos Moreno): Fate (Fate #1) Breaking Brandon (Fate #2) Para este el 13 de mayo de 2014 La Serie de Desert Heat o Calor en el Desierto: Desert Heat (Calor en el Desierto #1)


Reconocimientos Quiero agradecerle a mi esposo Mark por creer en mí y darme mi espacio, de modo que pudiera pasar escribiendo horas y horas. También quiero agradecerles a mis hijos por su paciencia y entender que la recámara de mamá también es su oficina y por permitirme encerrarme en ella por días enteros. ¡Los amo por su apoyo incondicional! Esta es la traducción al español de mi primer libro, Forever Mine, el cual contó con la ayuda de invaluables amigos que se ofrecieron a ayudarme a editarlo, ya que en esa época no podía permitirme contratar un editor profesional. Anthony Buccino, Stephanie Lott, Judy Devries y más recientemente a mi actual editora y “Ojos de Águila”, la increíble Theresa Wegand. A mi lectora beta. Es difícil de creer que cuando primero escribí la historia original en inglés, ¡solo teína un lector beta! En esa época ni siquiera sabía que este era el nombre con el que debía referirme a ti. Pero es exactamente lo que eras: una ex colaboradora y una buena amiga a la fecha, Ivannia Alay. Gracias por tomarte el tiempo para leer la historia y darme tu honesta opinión y tus comentarios. A la artista creadora de la portada, Stephanie Mooney. Me alegra haberte encontrado y que no solo le dieras a mi serie de libros de Los Hermanos Moreno o Moreno Brothers, en inglés, el gran realce que necesitaba, sino que también has estado presente creando las demás portadas de mis otras obras. También le agradezco enormemente a mi grupo de autoras talentosas que han sido un gran apoyo. Honestamente no sabría que hubiera hecho sin este estupendo equipo de damas. Ha sido una bendición contar con ustedes. Todas y cada una es una verdadera inspiración, y me siento honrada y muy agradecida de formar parte de este increíble grupo. Espero que nuestra amistad siga fortaleciéndose y siempre continúe siendo tan cercana. ¡Las amo a todas! Me gustaría dar las gracias a mi traductor Rebeca López Perea por el excelente trabajo que hizo la traducción de todo este libro al español. Fue un placer trabajar con ella y espero con interés trabajar con ella en conseguir el resto de mis libros traducidos Y al último, pero no siendo menos importante, a todos mis lectores, blogueros, y comunidad lectora que me han dado la bienvenida con tanto entusiasmo y me han cubierto de su amor. Ustedes son los que continúan haciendo realidad mis sueños. Todos sus comentarios, correos electrónicos y mensajes, me inspiran a seguir escribiendo. Lo hago por amor a escribir, pero


también porque apenas puedo esperar a saber qué es lo que ustedes piensan. ¡Les tengo mucho cariño también a ustedes!

Acerca De La Autora Elizabeth Reyes nació y creció en el Sur de California y aún vive ahí con su marido ya casi por veinte años, con sus dos hijas, su perro gran danés llamado Dexter, y un gran gato gordo llamado Tyson. Elizabeth pasa el ochenta por ciento de su tiempo ante la computadora escribiendo y manteniéndose al día en los medios sociales, y eso le encanta. Dice que no hay nada mejor que trabajar en lo que realmente se ama, y ella come, duerme y respira estas historias, las cuales le ruegan ser escritas. Representantes: Jane Dystel de Dystel & Goderich manejan ahora todas las preguntas sobre los derechos subsidiarios de cualquiera de las obras de la Sra. Reyes. Por favor, diríjanse a ella, en relación a las traducciones en lengua extranjera y la disponibilidad de derechos de filmación. Para mayor información de sus próximos proyectos y para poder contactarla (¡ella adora saber de todos ustedes!), estos son algunos sitios donde pueden encontrarla: Blog: www.ElizabethReyes.com Su página de aficionados en Facebook: http://www.facebook.com/pages/Elizabeth-Reyes/278724885527554 Twitter: @AuthorElizabeth Correo electrónico: EliReyesbooks@yahoo.com Y sus libros en tu estante Good Reads ¡Ella disfruta saber que le has escrito y siempre está a la espera de leer tus críticas y comentarios en su página web y su página en Facebook!



Elizabeth reyes, para mi por siempre