Page 1

1


Sinopsis La historia se está repitiendo, y las cosas no salieron muy bien la última vez.

Alexandria no está segura de que vaya a llegar a su décimo octavo cumpleaños… a su Despertar. Una olvidada y fanática Orden quiere matarla, y si el Concejo descubre alguna vez lo que hizo en Catskills, estará perdida… y Aiden también. Por si eso no fuera suficientemente aterrador, cada vez que Alex y Seth pasan tiempo “entrenando” –lo que realmente es una palabra en código que Seth para ‘pasar tiempo de acercamiento y charla uno-a-uno– ella termina con otra marca del Apollyon, lo que la acerca al Despertar antes de lo previsto. Genial. Pero mientras su cumpleaños se acerca, su mundo entero se hace añicos con una sorprendente revelación y se ve atrapada entre el amor y el destino. Uno hará cualquier cosa para protegerla. Otro ha estado mintiéndole desde el principio. Una vez que los dioses se revelen, desatando su ira, vidas serán cambiadas irrevocablemente… y serán destruidas. Aquellos que sigan de pie descubrirán si el amor es realmente más fuerte que el destino.

2


Agradecimientos Traducci贸n NatyLRJ

Leidy

Adderly

Sherely

Pandora

Melody

Dise帽o Karen.

NatyLRJ

3


Tabla de Contenido Sinopsis ................................................................................................................................ 2 Agradecimientos .................................................................................................................. 3 Traducción............................................................................................................................ 3 Diseño .................................................................................................................................. 3 Capítulo 1 ............................................................................................................................. 6 Capítulo 2 ........................................................................................................................... 20 Capítulo 3 ........................................................................................................................... 31 Capítulo 4 ........................................................................................................................... 48 Capítulo 5 ........................................................................................................................... 63 Capítulo 6 ........................................................................................................................... 76 Capítulo 7 ........................................................................................................................... 97 Capítulo 8 ......................................................................................................................... 114 Capítulo 9 ......................................................................................................................... 128 Capítulo 10 ....................................................................................................................... 139 Capítulo 11 ....................................................................................................................... 151 Capítulo 12 ....................................................................................................................... 163 4


Capítulo 13 ....................................................................................................................... 176 Capítulo 14 ....................................................................................................................... 187 Capítulo 15 ....................................................................................................................... 198 Capítulo 16 ....................................................................................................................... 212 Capítulo 17 ....................................................................................................................... 229 Capítulo 18 ....................................................................................................................... 244 Capítulo 19 ....................................................................................................................... 260 Capítulo 20 ....................................................................................................................... 270 Capítulo 21 ....................................................................................................................... 283 Capítulo 22 ....................................................................................................................... 299 Capítulo 23 ....................................................................................................................... 310 Capítulo 24 ....................................................................................................................... 328 Capítulo 25 ....................................................................................................................... 342 Capítulo 26 ....................................................................................................................... 355 Capítulo 27 ....................................................................................................................... 370 Capítulo 28 ....................................................................................................................... 384 Capítulo 29 ....................................................................................................................... 400 Capítulo 30 ....................................................................................................................... 415 Capítulo 31 ....................................................................................................................... 426 Capítulo 32 ....................................................................................................................... 439 Capítulo 33 ....................................................................................................................... 450 Capítulo 34 ....................................................................................................................... 461 Sobre la Autora ................................................................................................................ 475

5


Capítulo 1 Traducido y corregido por: NatyLRJ Seda roja colgaba de mis caderas, retorcida en un nudo ajustado que acentuaba mis curvas. Mi cabello estaba suelto y sedoso sobre mis hombros como los pétalos de una flor exótica. Las luces en el salón de baile captaban cada onda del material, así que con cada paso parecía que estaba floreciendo del fuego. Él se detuvo, sus labios entreabiertos como si el mero hecho de verme bastara para dejarlo incapaz de hacer cualquier otra cosa. Un sonrojo cálido tiñó mi piel. Esto no iba a terminar bien, no cuando estábamos rodeados de personas y él me estaba mirando de esa forma, pero no podía forzarme a mí misma a irme. Mi lugar estaba aquí, con él. Esa había sido la decisión correcta. La elección… que no había hecho. Los bailarines se detuvieron alrededor de mí, sus rostros escondidos tras deslumbrantes máscaras enjoyadas. La cautivadora melodía que la orquestra estaba tocando se deslizaba bajo mi piel y se hundía en mis huesos mientras los bailarines se apartaban. 6


Nada nos separaba. Traté de respirar pero él no sólo me había robado la respiración sino el aire mismo que necesitaba. Él que quedó allí, vestido en un esmoquin negro que se ajustaba a las líneas duras de su cuerpo. Una sonrisa ladeada llena de travesura y alegría curvaba sus labios mientras que hacía una reverencia y extendía su brazo hacía mí. Mis piernas se sentían débiles mientras tomaba el primer paso. Las luces centelleantes del techo me iluminaron el camino, pero lo habría encontrado en la oscuridad si hubiera sido necesario. Los latidos de su corazón sonaban justo como los míos. Su sonrisa se amplió. Ése era todo el refuerzo que necesitaba. Fui hacia él, el vestido estirándose detrás de mí en un río de seda carmesí. Él se enderezó, atrapándome por la cintura mientras enlazaba mis brazos alrededor de su cuello. Enterré mi rostro en su pecho, sumergiéndome en la esencia a océano y hojas ardientes. Todo el mundo nos estaba mirando, pero no importaba. Estábamos en nuestro propio mundo, uno donde lo que queríamos –lo que habíamos deseado por tanto tiempo- sí tenía importancia. Él rio roncamente mientras me giraba. Mis pies ni siquiera tocaban el piso del salón de baile. “Tan temeraria”, murmuró. Sonreí en respuesta, sabiendo que él amaba secretamente esa parte de mí.

7


Poniéndome en pie, agarró mi mano y puso la otra en la parte baja de mi espalda. Cuando volvió a hablar su voz era un susurro bajo y apasionado. “Te ves tan hermosa, Alex.” Mi corazón se hinchó. “Te amo, Aiden.” Besó mi frente y luego giramos en círculos. Parejas empezaron a unírsenos y capté vistazos de amplias sonrisas y ojos extraños tras las máscaras –ojos completamente blancos, sin irises. Esos ojos… sabía lo que significaban. Nos desplazamos hasta una esquina donde oí gritos suaves viniendo de la oscuridad. Mire la esquina sombría de la sala de baile. “¿Aiden…?” “Shh.” Su mano se deslizó por mi espina dorsal y acunó mi nuca. “¿Me amas?” Nuestros ojos se encontraron y se sostuvieron. “Sí. Sí. Te amo más que a nada.” La sonrisa de Aiden se desvaneció. “¿Me amas más que a él?” Me quedé inmóvil en su abrazo repentinamente laxo. “¿Más que a quién?” “Que a él”, repitió Aiden. “¿Me amas más que a él?” Mi mirada se fue más allá de él de nuevo, a la oscuridad. Un hombre nos estaba dando la espalda. Estaba presionado contra una mujer, sus labios en su cuello. “¿Me amas más que a él?” “¿A quién?” Intenté presionarme a él, pero me retuvo. La incertidumbre creció en mi vientre cuando vi la decepción en sus ojos. “Aiden, ¿qué pasa?”

8


“No me amas.” Bajó sus manos, retrocediendo. “No cuando estás con él, cuando lo escogiste.” El hombre se giró, encarándonos. Seth sonrió, su mirada prometiendo un mundo de promesas oscuras. Promesas que yo había aceptado, que yo había escogido. “Tú no me amas”, dijo Aiden una vez más, desvaneciéndose en las sombras. “No puedes. Nunca podrías.” Intenté alcanzarlo. “Pero…” Era demasiado tarde. Los bailarines convergieron y yo estaba perdida en un mar de vestidos y palabras susurradas. Los empujé pero no pude pasar a través de ellos; no pude encontrar a Aiden ni a Seth. Alguien me empujó y caí de rodillas, la seda rasgándose. Llamé a Aiden y luego a Seth, pero ninguno escuchó mis súplicas. Estaba perdida, mirando fijamente los rostros escondidos tras las máscaras, mirando fijamente ojos extraños. Conocía esos ojos. Eran los ojos de los dioses.

Me enderecé en la cama, una partícula fina de sudor cubriendo mi cuerpo mientras mi corazón intentaba salirse de mi pecho. Varios minutos pasaron antes de que mis ojos se ajustaran a la oscuridad y pudiera reconocer las paredes desnudas de mi habitación. “¿Qué diablos?”, recorrí la parte de atrás de mi mano por mi frente húmeda y caliente. Cerré mis ojos aguados. “¿Hmm?”, murmuró un Seth medio dormido. Estornudé en respuesta, una y luego dos veces. 9


“Eso es sexy.” Alcanzó ciegamente la caja de pañuelos. “No puedo creer que todavía estés enferma. Ten.” Suspirando, le recibí los pañuelos y acuné la caja contra mi pecho mientras sacaba unos cuantos. “Es tu culpa ¡achu! Fue tuya la estúpida idea de ir a nadar en… achu- agua a 5°C, idiota.” “Yo no estoy enfermo.” Me soné la nariz, esperando unos segundos más para asegurarme de que había terminado de sacarme los sesos, y luego dejé caer la caja al suelo. La gripa apestaba. En mis diecisiete años de vida nunca había tenido gripa, hasta ahora. Ni siquiera sabía que podía tenerla. “¿Acaso eres tan malditamente especial?” “Lo sabes”, fue su apagada respuesta. Girándome, miré la parte de atrás de la cabeza de Seth. Se veía casi normal con su cabeza en una almohada –mi almohada. No como alguien que se había convertido en un asesino de dioses en menos de cuatro meses. Para nuestro mundo, Seth era algo así como una criatura mitológica: hermosa, pero francamente mortal. “Tuve un sueño extraño.” Seth rodó. “Vamos. Vuelve a dormirte.” Desde que habíamos vuelto de las Catskills1 hace una semana, él había estado detrás de mí como nunca antes. No era como si no entendiera porqué, con todo ese rollo de las Furias2 enfadadas y de mí matando a un puro. Probablemente no iba a dejarme fuera de su vista nunca más.

1 2

Las Catskills son montañas que cubren gran parte del sudeste del estado de Nueva York. Dentro de la mitología griega son tres deidades vengadoras también llamadas Euménides.

10


“De verdad necesitas empezar a dormir en tu propia cama.” El giró su cabeza ligeramente. Una sonrisa adormilada se extendió por su rostro. “Prefiero tu cama.” “Y yo preferiría que celebráramos la Navidad por aquí, y entonces conseguiría regalos de navidad y podría catar canciones de navidad, pero no obtengo lo que quiero.” Seth me empujó hacia abajo, su brazo un peso considerable que me tenía de espaldas. “Alex, yo siempre consigo lo que quiero.” Un leve temblor me recorrió la piel. “¿Seth?” “¿Sí?” “Estabas en mi sueño.” Un ojo del color del ámbar se abrió. “Por favor dime que estábamos desnudos.” Puse los ojos en blanco. “Eres un pervertido.” El suspiró lastimosamente mientras se movía más cerca. “Tomaré eso como un no.” “Tendrías razón.” Incapaz de volver a dormirme, empecé a morderme el labio. Tantas preocupaciones surgieron que mi cerebro casi giraba. “¿Seth?” “¿Hmm?”

11


Lo vi hundirse más en la almohada antes de que continuara. Había algo encantador el Seth cuando actuaba así, una vulnerabilidad y una puerilidad que no existía en él cuando totalmente despierto. “¿Qué pasó cuando estaba luchando contra las furias?” Sus ojos se abrieron en pequeñas rendijas. Esta era una pregunta que había preguntado varias veces desde que habíamos vuelto de Carolina del Norte. El tipo de fuerza y poder que había desplegado mientras encaraba a los dioses era algo que solo Seth, como un Apollyon totalmente desarrollado, debería ser capaz de lograr. ¿Una mestiza no-despierta? Sí, probablemente no. Debí haber terminado con el trasero rosado cuando peleé con las furias. La boca de Seth se endureció. “Vuelve a dormirte, Alex.” Se negaba a responder. De nuevo. Rabia y frustración se asomaron a la superficie. Me quité su brazo de encima. “¿Por qué no me lo dices?” “Estás siendo paranoica.” Su brazo aterrizó en mi estómago de nuevo. Traté escabullirme de su agarre pero este se apretó. Apretando mis dientes, me giré y me hice a su lado. “No estoy siendo paranoica, idiota. Algo pasó. Te lo he dicho. Todo… todo se veía de color ámbar. Del color de tus ojos.” El dejó salir un gran suspiro. “He oído que la gente en situaciones de alto estrés incrementan su fuerza y sus sentidos.” “No fue eso.” “Y que las personas pueden alucinar bajo presión.” Giré mi brazo de nuevo, por poco dándole a su cabeza. “No aluciné.”

12


“No sé qué decirte.” Seth levantó su brazo y se giró sobre su espalda. “De todas formas, ¿vas a volver a clase en la mañana?” Instantáneamente, una nueva preocupación apareció. Las clases significaban encarar a todo el mundo -Olivia- sin mi mejor amigo. La presión creció en mi pecho. Cerré mis ojos pero el rostro pálido de Caleb apareció, ojos muy abiertos sin ver y una daga Covenant en su pecho. Parecía que sólo podía recordar cómo realmente se veía en mis sueños. Seth se sentó, y sentí su mirada cavando hoyos en mi espalda. “¿Alex…?” Odiaba nuestro lazo súper especial, despreciaba absolutamente que todo lo que estuviera sintiendo se introdujera en él. Ya no había tal cosa como privacidad. Suspiré. “Estoy bien.” Él no respondió. “Sí, voy a ir a clase en la mañana. Marcus va a tener un ataque cuando regrese y se dé cuenta de que no he estado yendo a clase.” Me dejé caer en mi espalda. “¿Seth?” Inclinó su cabeza hacia mí. Las sombras ahogaban sus facciones, pero sus ojos atravesaban la oscuridad. “¿Sí?” “¿Cuándo crees que vuelvan?” Por ellos quería decir Marcus y Lucian… y Aiden. Mi respiración se detuvo. Pasaba cada vez que pensaba en Aiden y en lo que había hecho por mí, en lo que había arriesgado. Recostándose en su lado, Seth se estiró hacia mí y tomó mi mano derecha. Sus dedos se enlazaron con los míos, palma contra palma. La marca del Apollyon -la que no debería estar en mi mano- se calentó. Miré nuestras manos unidas, para nada sorprendida 13


cuando vi las líneas suaves -también marcas del Apollyon- haciendo su camino en el brazo de Seth. Giré mi cabeza viendo como las marcas se regaban por su rostro. Sus ojos parecían brillar. Habían estado haciendo eso mucho más últimamente -tanto lo de las runas como lo de sus ojos. “Lucian dijo que volverían pronto, posiblemente hoy más tarde.” Muy suavemente, movió la yema de su pulgar sobre la línea de la runa. Los dedos de mis pies se curvaron y mi mano libre se aferró a las mantas. Seth sonrió. “Nadie ha mencionado la Guardia pura-sangre. Y Dawn Salmos ya regresó. Parece que la compulsión de Aiden funcionó.” Quería liberar mi mano. Era difícil concentrarme cuando Seth jugueteaba con la runa de mi palma. Él, por supuesto, lo sabía. Y siendo el cretino que era, lo disfrutaba. “Nadie sabe lo que pasó realmente.” Su pulgar ahora trazó la línea horizontal. “Y así seguirá siendo.” Mis ojos se cerraron. La verdad de cómo el guardia pura-sangre había muerto tendría que seguir siendo un secreto, o Aiden y yo estaríamos en grandes problemas. No sólo casi nos habíamos liado en el verano -y entonces yo le había dicho que lo amaba, lo que estaba totalmente prohibido-, había matado a un pura-sangre en defensa propia. Y Aiden había usado la compulsión en dos puros para cubrirlo. Matar un puro significaba la muerte para los mestizos, y los puros tenían prohibido usar la compulsión entre ellos. Si cualquiera de las dos cosas salía a la luz, estaríamos totalmente jodidos. “¿Eso crees?”, susurré. “Sí.” La respiración de Seth se sentía cálida en mi sien. “Ve a dormir, Alex.” Dejando que la calmante sensación de su pulgar contra la runa me arrullara, volví a entregarme al sueño, olvidando momentáneamente todos los errores y decisiones que 14


había hecho en los últimos siete meses. Mi último pensamiento consciente fue para mi mayor error: no el chico al lado mío, sino el que nunca podría tener.

En un buen día normal odiaba la clase de trigonometría. La materia en sí me parecía inútil. ¿A quién le interesaban las identidades pitagóricas cuando estaba asistiendo a Covenant para aprender a matar cosas?, pero hoy mi odio alcanzaba el punto más alto de todos los tiempos. Casi todo el mundo me estaba mirando, incluyendo a la Sra. Kateris. Me hundí en mi asiento, enterrando mi nariz en el libro que no podría leer incluso si Apolo descendiera y me lo pidiera. Sólo un par de ojos me afectaban. El resto podía joderse. La mirada fija de Olivia era dura, condenatoria. ¿Por qué, por qué diablos no podíamos cambiar de asientos? Después de todo lo que había pasado, estar sentada a su lado era el peor tipo de tortura. Mis mejillas ardían. Ella me odiaba, me culpaba por la muerte de Caleb, pero yo no lo había matado, un daimon mestizo lo había hecho. Yo sólo había sido la que había conseguido que se escapara del campus en pleno toque de queda por lo que parecía ser una buena razón. Así que de alguna forma, era mi culpa. Lo sabía, y dioses, haría cualquier cosa para cambiar esa noche. La explosión de Olivia en el funeral de Caleb era probablemente por lo que todos me estaban mirando furtivamente. Si lo recordaba bien, creo que me había gritado algo así como “tú eres el Apollyon” mientras yo la miraba boquiabierta.

15


En el Covenant de Nueva York en las Catskills, los chicos mestizos creían que yo era malditamente genial pero aquí… no tanto. Cuando encontraba sus miradas no la evitaban lo suficientemente rápido para esconder su incomodidad. Al final de la clase, eché mi libro en mi maleta y me apuré hacia la puerta preguntándome si Deacon me hablaría en el siguiente período. Deacon y Aiden eran polos opuestos en prácticamente todo, pero ambos parecían ver a los mestizos como iguales –una cosa rara entre la raza pura-sangre-. Los susurros me siguieron por el corredor. Ignorarlos era más difícil de lo que había imaginado. Cada célula de mi cuerpo me pedía que los confrontara. ¿Y hacer qué? ¿Saltarles encima como una súper mono araña y echarlos a todos? Sí, eso no me ganaría ningún fan. “¡Alex! ¡Espera!” Mi corazón se hundió con el sonido de la voz de Olivia. Aceleré el paso, prácticamente arrollando a un par de mestizos que me miraban con grandes ojos asustados. ¿Por qué me tenían miedo? No era yo la que iba a convertirse pronto en un Mata Dioses pronto, pero oh no, ellos miraban a Seth como si él fuera un dios. Sólo unas puertas más y me podría esconder en Verdades técnicas y Leyendas. “¡Alex!” Reconocí el tono de Olivia. Era el mismo que usaba siempre que ella y Caleb estaban a punto de tener una de sus peleas: determinado y terco. Mierda. Ella estaba justo detrás de mí y yo estaba a sólo un paso de mi clase. No iba a llegar. “Alex”, dijo, “necesitamos hablar.” 16


“No voy a hacer esto ahora.” Porque realmente, realmente, que me dijeran que era mi culpa que Caleb estuviera muerto no estaba en la lista de cosas que quería oír hoy. Olivia me agarró del brazo. “Alex, necesito hablarte. Sé que estás enojada, pero no eres la única que tiene permitido extrañar a Caleb. Yo era su novia…” Dejé de pensar. Girándome, solté mi mochila en la mitad del pasillo y la agarre del cuello. En un segundo, la tenía contra la pared y parada en las puntas de sus pies. Con los ojos muy abiertos, agarró mi brazo e intentó alejarme. Apreté solo un poco. Por el rabillo del ojo vi a Lea, su brazo ya no estaba enyesado. El daimon mestizo que se lo había roto había matado a Caleb también. Lea dio un paso adelante como si quisiera intervenir. “Mira, lo capto”, susurré roncamente. “Amabas a Caleb. ¿Y adivina? Yo también. Y lo extraño, también. Si pudiera retroceder el tiempo y cambiar esa noche lo haría. Pero no puedo. Así que por favor sólo déjame…” Un brazo del tamaño de mi cintura salió de la nada y me hizo retroceder unos buenos cinco pasos. Olivia cayó contra la pared, masajeándose la garganta. Me giré y gemí. Leon, el rey de la sincronización impecable me miraba incrédulo. “Realmente necesitas una niñera profesional.” Abrí mi boca, pero luego la cerré. Considerando algunas de las cosas que Leon había interrumpido antes, no tenía idea de cuánta razón tenía. Pero luego me di cuenta de algo más importante: si Leon había vuelto, entonces mi tío y Aiden también. 17


“Tú”, Leon señaló a Olivia, “ve a clase.” Devolvió su atención a mí. “Tú vienes conmigo.” Mordiéndome la lengua, agarré mi mochila del suelo y comencé mi caminata de la vergüenza por el pasillo lleno de gente. Vi a Luke, pero apartó su mirada antes de que pudiera descifrar su expresión. Leon tomó las escaleras –los dioses sabían cuánto yo las amaba- y no hablamos hasta que estuvimos en el lobby. Las estatuas de las furias ya no estaban, pero el espacio vacío me hizo un nudo en el estómago. Volverían. Estaba segura de ello. Sólo era cuestión de cuándo. Él se alzó ante mí cuando se detuvo, casi 2m de puro músculo. “¿Por qué siempre que te veo estás por hacer algo que no deberías?” Me encogí de hombros. “Es un talento.” Diversión renuente brilló en su rostro mientras que sacaba algo de su bolsillo trasero. Parecía un pedazo de pergamino. “Aiden me pidió que te diera esto.” Mi estómago se hundió mientras tomaba la carta, mis manos temblaban. “¿Él… él está bien?” Frunció el ceño. “Sí. Aiden está bien.” Ni siquiera intenté ocultar mi suspiro de alivio mientras le daba la vuelta a la carta. Estaba sellada con una estampa roja que parecía oficial. Cuando levanté la mirada, Leon se había ido. Sacudiendo la cabeza, fui hacia uno de los bancos de mármol y me senté. No tenía idea de cómo Leon se podía mover un cuerpo tan grande por ahí tan sigilosamente. La tierra debería temblar a su paso.

18


Curiosa, deslicé mi dedo bajo el pliegue y rompí el sello. Desdoblándola, vi la firma elegante de Laadan en la parte de abajo. Examiné rápidamente el pergamino y luego volví a leerlo. Y lo leí una tercera vez. Me sentí inaguantablemente caliente y fría al mismo tiempo. Se me secó la boca, mi garganta se cerró. Temblores leves atravesaban mis dedos, haciendo que el papel temblara. Me puse en pie y luego me volví a sentar. Las cuatro palabras de repetían ante mis ojos. Eran todo lo que podía ver. Todo lo que me interesaba saber. Tu padre está vivo.

19


Capítulo 2 Traducido y corregido por: NatyLRJ Con mi corazón acelerado, anduve de a dos pasos en dos. Vi a Leon cerca de la oficina de mi tío y me eché una carrera. Él pareció levemente alarmado cuando me vio. “¿Qué pasa, Alexandria?” Patiné hasta detenerme. “¿Aiden te dio esto?” Leon frunció el ceño. “Sí.” “¿Lo leíste?” “No. No era para mí.” Apreté la carta contra mi pecho. “¿Sabes a dónde está Aiden?” “Sí.” El ceño de Leon se volvió severo. “Volvió anoche.” “¿Dónde está ahora mismo, Leon? Necesito saber.”

20


“No veo por qué habría una razón por la que necesitaras tanto a Aiden como para interrumpir su entrenamiento.” Envolvió sus gruesos brazos alrededor de su pecho. “¿Y no deberías estar en clase?” Lo miré fijamente un momento antes de girarme y echar a correr de nuevo. Leon no era estúpido, así que no me había dicho accidentalmente donde estaba Aiden, pero no me importaba lo suficiente para buscar la razón. Si Aiden estaba entrenando sabía dónde encontrarlo. Una brisa fría y húmeda roció mis mejillas mientras atravesaba las puertas del lobby y me dirigía a la arena de entrenamiento. El cielo de un gris lechoso era típico de finales de noviembre, hacía que el verano pareciera tan lejano. Las clases de los estudiantes de niveles inferiores estaban siendo impartidas en las salas de entrenamiento más grandes. Los ladridos impacientes del instructor Romvi detrás de una de las puertas cerradas acompañaban mis pisadas por el corredor. Hacia el final del edificio, pasando la habitación médica donde Aiden me había traído después de que Kain me hubiera pateado el trasero en entrenamiento, había una sala más pequeña equipada con las necesidades básicas y una cámara de privación sensorial. Aun me faltaba entrenar en esa cosa. Mirando por la ranura de la puerta, vi a Aiden. Estaba en la mitad de la estera, enfrentándose a un saco de boxeo. Una fina partícula de sudor revestía sus músculos fibrosos mientras se balanceaba, golpeando el saco varios metros hacia atrás. En cualquier otro momento lo hubiera admirado algo obsesivamente, pero mis dedos se contrajeron, apretando la carta. Me deslicé por el hueco y crucé la sala. “Aiden.” 21


Se giró rápidamente, sus ojos pasando de un gris claro a una sombra atronadora. Dio un paso atrás, pasando su antebrazo por su frente. “Alex, ¿qué… qué estás haciendo aquí? ¿No deberías estar en clase?” Alcé la carta. “¿Leíste lo que hay en esta carta?” Puso la misma cara que Leon. “No. Laadan me pidió que me asegurara de que te llegara.” ¿Por qué le había confiado a Aiden tremendas noticias? Ni siquiera podía empezar a entenderlo a menos… “¿Sabías lo que había en esta carta?” “No. Ella solo me pidió que te la diera.” Él se agachó, tomando una toalla de la estera. “¿Qué tanto hay en la carta que te tiene persiguiéndome?” Una pregunta estúpida totalmente insignificante llegó a la superficie. “¿Por qué se la diste a Leon?” Evitó mi mirada, quedándose quieto. “Pensé que era lo mejor.” Mi mirada se deslizó de su cara a su cuello. Ahí estaba esa delgada cadena de plata otra vez. Moría por saber qué era lo que usaba, ya que no era el tipo de chico que usa joyas. Arrastré mis ojos de vuelta a su rostro. “Mi padre está vivo.” Aiden ladeó la cabeza hacia mí. “¿Qué?” Un sentimiento amargo se instaló en mi estómago. “Está vivo, Aiden. Y ha estado en el Covenant de NY por años. Estaba ahí cuando yo estuve ahí.” Las emociones que sentí cuando leí la carta por primera vez se arremolinaron de nuevo. “¡Lo vi, Aiden! Sé que lo vi. El sirviente con ojos cafés. Y él lo sabía… sabía que yo era su hija. Por eso debe ser

22


que siempre me miraba raro. Era probablemente por lo que me sentía tan atraída a él siempre que lo veía. Yo sólo no lo sabía.” Aiden parecía pálido bajo su bronceado natural. “¿Puedo?” Le entregué la nota y luego lleve mis manos temblorosas a mi cabello. “Sabes, había algo diferente en él. Él nunca parecía drogado como los otros sirvientes. Y cuando Seth y yo nos estábamos yendo, lo vi peleando contra los daimons.” Hice una pausa, tomando un gran respiro. “Yo sólo no lo supe, Aiden.” Sus cejas se fruncieron mientras leía la carta. “Dioses”, murmuró. Dándole la espalda, abracé mis codos. El sentimiento enfermizo que había estado conteniendo fluía en mi estómago. La ira bullía en la sangre en mis venas. “Es un sirviente, un maldito sirviente.” “¿Sabes lo que eso significa, Alex?” Lo encaré, sorprendida de encontrarlo tan cerca. Capté al unísono la esencia de su afeitado y a sal de mar. “Sí, ¡que tengo que hacer algo! Tengo que sacarlo de ahí. No lo conozco, pero es mi padre. ¡Tengo que hacer algo!” Aiden puso ojos como platos. “No.” “¿No qué?” Dobló la letra con una mano y agarró mi brazo con la otra. Me apoyé en mis pies. “¿Qué estás hac…?” “No aquí”, me ordenó silenciosamente.

23


Confundida y poco asombrada por el hecho de que Aiden estaba de hecho tocándome, lo dejé guiarme a la oficina médica a través del pasillo. Cerró la puerta tras de él, poniendo el seguro. Un calor incómodo recorrió mi sistema cuando me di cuenta de que Aiden y yo estábamos solos en una habitación sin ventanas, y él acababa de echar el seguro. Necesitaba controlarme porque esta era totalmente no el momento de mis ridículas hormonas. Okay, realmente no había ningún momento para ellas. Aiden me miró. Su mandíbula se flexionó. “¿Qué estás pensando?” “Uh…” di un paso atrás. No había manera de que admitiera eso. Entonces me di cuenta de que estaba molesto –furioso conmigo. “¿Ahora qué hice?” Puso la carta en la mesa una vez que me hube sentado. “No harás nada estúpido.” Mis ojos se entrecerraron mientras le arrebataba la carta. “¿Esperas que no haga nada? ¿Y sólo dejar que mi padre se pudra en servitud?” “Necesitas calmarte.” “¿Calmarme? Ese sirviente en NY es mi padre. ¡El padre que dijeron que estaba muerto!” De repente, recordé a Laadan en la biblioteca y cómo había hablado de mi padre como si él estuviera aún vivo. La ira me consumía. ¿Por qué no me lo había dicho? Pude haber hablado con él. “¿Cómo puedo calmarme?” “Yo… no puedo imaginar por lo que estás pasando o lo que estás pensando.” Frunció el ceño. “Bueno, sí que puedo imaginar lo que estás pensando. Quieres asaltar las Catskills y liberarlo. Sé que es lo que estás pensando.” Por supuesto que lo era. 24


Empezó a acercase, sus ojos volviéndose plata brillante. “No.” Retrocedí, aferrando la carta de Laadan. “Tengo que hacer algo.” “Sé que crees que debes hacerlo pero Alex, no puedes volver a las Catskills.” “No las asaltaría.” Rodeé la mesa mientras él se acercaba. “Pensaré en algo. Quizás me meta en problemas. Telly dijo que todo lo que necesitaba era cometer un error más y me enviarían a las Catskills.” Aiden me miró fijamente. La mesa ahora estaba entre nosotros. “Si pudiera volver ahí, podría hablar con él. Tengo que hacerlo.” “Absolutamente no”, gruñó Aiden. Mis músculos se tensionaron. “No puedes detenerme.” “¿Quieres apostar?” Empezó a rodear la mesa. No realmente. La ferocidad de su expresión me decía que haría cualquier cosa para detenerme, lo que significaba que tenía que convencerlo. “Es mi padre, Aiden. ¿Qué harías tú si él fuera Deacon?” Golpe bajo, lo sé. “No te atrevas a traerlo a él en esto, Alex. No permitiré que consigas que te maten. No me interesa por quién sea. No lo haré.” Lágrimas quemaban en mi garganta. “No puedo dejarlo en esa clase de vida. No puedo.” El dolor brilló en su mirada acerada. “Lo sé, pero él no vale tu vida.” 25


Mis brazos cayeron a mis costados y dejé de intentar manipularlo. “¿Cómo puedes tomar esa decisión?” Y las lágrimas que estaba luchando por contener se liberaron. “¿Cómo puedo no hacer nada?” Aiden no dijo nada mientras ponía sus manos en la parte superior de mis brazos y me guiaba a él. En vez de ponerme directamente en su abrazo, se apoyó en la pared y se deslizó por ella, llevándome con él. Estaba acunada en sus brazos. Mis piernas se curvaron contra él, una de mis manos aferrada a su camiseta. La bocanada de aire que tomé fue superficial, llena de una clase de dolor que no podía dejar ir. “Estoy harta de que la gente me mienta. Todo el mundo me mintió acerca de mi mama y ¿ahora esto? Creí que estaba muerto. Y dioses, desearía que lo estuviera, porque la muerte es mejor que la vida que tiene que vivir.” Mi voz se quebró y más lágrimas se deslizaron sobre mis mejillas. Los brazos de Aiden me aferraron más fuerte, y su mano trazó un círculo relajante sobre mi espalda. Quería dejar de llorar porque esto era de debiluchos y humillante pero no podía parar. Descubrir el verdadero destino de padre era horrendo. Cuando la mayor parte de las lágrimas cesaron, me alejé un poco y levanté mi mirada llorosa. Ondas sedosas húmedas de cabello oscuro caían sobre su frente y su sien. La luz sombría de la sala alcanzaba a resaltar esos pómulos y labios que había memorizado hacía tanto tiempo. Aiden raramente sonreía de verdad, pero cuando lo hacía me quitaba la respiración. Había habido unas pocas ocasiones en que había disfrutado esa sonrisa nada frecuente; la última vez había sido en el zoológico. Verlo de nuevo, realmente verlo, la primera vez después de que lo había arriesgado todo para protegerme me hacía querer volver a llorar. Durante la última semana había reproducido una y otra vez lo que había pasado. ¿Pude haber hecho algo diferente? 26


¿Haber desarmado al guardia en vez de clavar mi daga en su pecho? ¿Y por qué Aiden había usado la compulsión para proteger lo que yo había hecho? ¿Por qué arriesgaría tanto? Y nada de eso parecía importante ahora, no después de saber lo de mi padre. Me sequé los ojos con las palmas. “Lamento haber… llorado sobre ti.” “Nunca de disculpes por eso”, dijo. Esperaba que me soltara en ese momento, pero sus brazos aún estaban alrededor mío. Sabía que no debía, porque traería un montón de dolor más tarde, pero me relajé contra él. “Tienes una reacción reflejo a todo.” “¿Qué?” Bajó un brazo y tocó mi rodilla. “Es la reacción inicial. El pensamiento inmediato cuando oyes algo. Actúas sobre eso en vez de pensar las cosas.” Enterré mi mejilla en su pecho. “No es un cumplido.” Su mano se movió a la parte de atrás de mi cuello, dedos enlazándose en el desorden de cabello en mi nuca. Preguntándome si él era consciente de lo que estaba haciendo, aguanté mi respiración. Su mano se apretó, sosteniéndome para que no pudiera liberarme. No es como si lo hubiera hecho, sin importar cuán mal, cuán estúpido o peligroso era. “No es un insulto”, dijo suavemente. “Es sólo quién eres. No te detienes a pensar en el peligro, sólo en lo que está bien. Pero a veces eso no... está bien.” Reflexioné sobre eso. “¿Usar la compulsión en Dawn y el otro puro fue un acto reflejo?” Se tomó lo que pareció una eternidad para responder. “Lo fue, y no fue lo más inteligente, pero no podía hacer nada más.” 27


“¿Por qué?” Aiden no respondió. No lo presioné. Encontraba confort en sus brazos, en la forma como su mano trazaba un círculo relajante en mi espalda, más que en ninguna otra parte. No quería arruinarlo. En sus brazos, yo estaba más tranquila –extrañamente. Podía respirar. Me sentí segura, resguardada. Nadie más me ofrecía eso. Él era mi propia prescripción de Ritalin3. “Convertirte en un centinela fue un acto reflejo”, susurré. El pecho de Aiden subió y bajó bajo mi mejilla. “Sí, lo fue.” “¿Lo… lo lamentas?” “Jamás.” Desearía tener esa clase de resolución. “No sé qué hacer, Aiden.” Su barbilla bajó, rozando mi mejilla. Su piel era suave, cálida, conmovedora y calmante todo a la vez. “Pensaremos en una manera de ponernos en contacto con él. ¿Dijiste que no parecía como estuviera bajo los efectos del elixir? Podríamos enviarle una carta a Laadan, ella podría dársela. Ésa sería la forma más rápida.” Mi corazón hizo una danza feliz de lo más tonta. La esperanza se estaba extendiendo fuera de control dentro de mí. “¿Nosotros?” “Sí. Puedo hacerle llegar fácilmente una carta a Laadan, un mensaje. Es la forma más segura por ahora.” Quería estrujarlo pero me controlé. “No. Si te atrapan… no puedo permitir que suceda.” 3

También llamado Metilfenidato es un medicamento que trata la hiperactividad.

28


Aiden se rió suavemente. “Alex, probablemente ya rompimos todas las reglas que hay. No me preocupa que me pillen enviando un mensaje.” No, no las habíamos roto todas. Él se alejó un poco y pude sentir su mirada en mi rostro. “¿Creíste que no te ayudaría en algo tan importante como esto?” Mantuve mis ojos cerrados, porque mirarlo era mi debilidad. Él era mi debilidad. “Las cosas son… diferentes.” “Sé que las cosas han cambiado, Alex, pero siempre estaré aquí para ti. Siempre te ayudaré.” Hizo una pausa. “¿Cómo puedes dudarlo?” Como una tonta, abrí mis ojos. Me absorbieron ahí mismo. Era como si todo lo que había sido dicho, todo lo que sabía no importara más. “No lo dudo”, susurré. Sus labios se curvaron en un lado. “A veces sólo no puedo entenderte.” “No me entiendo a mí misma la mitad del tiempo.” Bajé mis ojos. “Ya has hecho… demasiado. ¿Lo que hiciste en las Catskills?”, tragué el nudo en mi garganta. “Dioses, nunca te lo agradecí.” “No…” “No me digas que no vale que te lo agradezca.” Mi mirada fue a la suya, atrapándola. “Salvaste mi vida, Aiden, a costa de la tuya. Así que gracias.” Él desvió la mirada, sus ojos se fijaron en un punto más arriba de mi cabeza. “Te dije que nunca dejaría que nada te pasara.” Su mirada volvió a mí y la diversión brilló en esas 29


piscinas plateadas. “Parece que es más como un trabajo de tiempo completo, sin embargo.” Mis labios se curvaron. “Realmente lo he intentado, sabes. Hoy fue el primer día que hice algo remotamente estúpido.” No mencioné la parte en la que había estado recluida en mi habitación con una gripa de mil demonios. “¿Qué hiciste?” “Realmente no quieres saberlo.” Se rió de nuevo. “Me imaginé que Seth estaría manteniéndote fuera de problemas.” Dándome cuenta de que no había pensado en Seth desde el momento en el que leí la carta, me puse rígida. No había pensado siquiera en el lazo. Maldita sea. Aiden tomó aire y dejó caer sus brazos. “¿Sabes lo que esto significa, Alex?” Luché por reponerme. Había cosas importantes con las que lidiar. Mi padre, el Concejo, Telly, las furias, una docena o así de dioses enfadados y Seth, pero mi cerebro se sentía como lodo. “¿Qué?” Aiden miró hacia la puerta como si tuviera miedo de decirlo en voz alta. “Tu padre no era un mortal. Es un mestizo.”

30


Capítulo 3 Traducido y corregido por: NatyLRJ No volví a clases. En cambio, fui a mi dormitorio y me senté en mi cama, la carta descansando frente a mí como una serpiente lista para liberar su veneno. Estaba descolocada por haberme enterado de que mi padre todavía estaba vivo y… me sentía tan estúpida por no haberlo averiguado yo solita. La carta de Laadan no decía eso. Obviamente, entendía por qué había soltado la bomba en una corta nota. ¿Cómo más podría el Concejo haberlo puesto bajo su control? Y lo había visto pelear. Era como un ninja con esos candelabros. Mi padre era un mestizo. Diablos, probablemente había sido un Centinela, lo que explicaba cómo mi mamá lo había conocido antes de conocer a Lucian. Un mestizo. ¿Qué diablos era yo, entonces? La respuesta parecía muy simple. Me recosté de espaldas, mirando fijamente el techo sin verlo. Dioses, quería hablar de esto con Caleb, porque todo esto no podía ser cierto.

31


Si un pura-sangre tenía hijos con otro puro tenían lindos bebitos. Un mestizo que se enrollaba con otro mortal creaba un siempre útil mestizo. Pero una relación entre purasangre y un mestizo –algo que estaba tan prohibido, que era tan tabú que no podía imaginar una situación en la que un niño hubiera estado involucrado- creaba… ¿qué? Me senté bruscamente, mi corazón palpitando. La primera vez que Aiden había estado en mi dormitorio y lo había mirado –bueno, me lo había comido con los ojos, pero como sea-, me había preguntado por qué las relaciones entre puros y mestizos habían estado prohibidas por eones. No era que temieran tener Cíclopes, pero sí algo parecido. Un pura-sangre y un mestizo creaban un Apollyon. “Mierda”, susurré, mirando la carta. Pero tenía que haber más que eso. Típicamente un Apollyon nacía cada generación, con la excepción de Solaris y de su Primero, y de mí y Seth, lo que significaría que un puro y un mestizo sólo habían tenido un niño un par de veces desde el tiempo en que los dioses habían habitado la tierra. Tenían que haber habido más ocasiones. ¿O habrán matado a esos bebes? ¿Por qué Seth y yo nos habíamos visto afectados? Obviamente sabían lo que era mi papá ya que lo habían encerrado por quien sabe qué razón. Mi corazón se encogió, al igual que mis puños. Empujé la ira a lo más hondo de mí para usarla más tarde. Le había prometido a Aiden que no haría nada temerario, y la ira siempre me llevaba a hacer cosas idiotas. Un estremecimiento me recorrió la espina dorsal. Hubo un sonido en mi puerta, uno que se parecía mucho al seguro siendo descorrido. Miré la letra mordiéndome el labio inferior. Luego miré el reloj que estaba junto a la cama. Iba muy, muy tarde para el entrenamiento con Seth.

32


La puerta se abrió y se cerró. Cogí la carta, cerrándola con rapidez. Supe el momento en que apareció en el umbral sin necesidad de alzar la mirada. Me hice más consciente de mí misma y el aire se llenó de electricidad. “¿Qué pasó hoy?”, preguntó con sencillez. Había muy poco que podía ocultarle a Seth. Seguramente sintió mis emociones desde el momento en que leí la carta y todo lo que había sentido mientras estaba con Aiden. No sabía exactamente qué estaba causándolos –gracias a los dioses- pero Seth no era estúpido. Estaba un poco sorprendida de que hubiera esperado todo este tiempo para encontrarme. Levanté la mirada. Parecía una de esas estatuas de mármol que adornaban todos los edificios de por aquí, a excepción de que su piel tenía un color oro único –una perfección de otro mundo. A veces parecía frío, imperturbable. Especialmente cuando el cabello que llegaba hasta su cuello estaba recogido, pero ahora mismo caía libre, suavizando las líneas de su rostro. Sus labios llenos estaban usualmente curvados en una sonrisa presuntuosa, pero ahora estaban presionados en una línea tensa. Aiden había sugerido que guardara para mí misma la carta y su contenido. Laadan había roto dios sabe cuántas reglas al decirme lo de mi padre, pero yo confiaba en Seth. Estábamos, después de todo, destinados a estar juntos. Hace un par de meses me hubiera reído si alguien me hubiera dicho que estaríamos haciendo que sea que estábamos haciendo. Había habido entre nosotros un disgusto mutuo desde que nos conocimos por primera vez, y todavía teníamos unos cuantos de esos momentos épicos. No hace mucho había amenazarlo con clavarle un puñal en el ojo, y lo decía en serio. Silenciosamente, le di la carta.

33


Seth la tomó, desdoblándola rápidamente con largos y ágiles dedos. Doblé mis piernas, observándolo. No había nada en su expresión que delatara lo que estaba pensando. Luego de lo que se sintió como una eternidad, me miró. “Oh, dioses.” No era exactamente la respuesta que había imaginado. “Vas a hacer algo increíblemente estúpido en respuesta a esto.” Levanté mis manos. “Jesús, ¿acaso todo el mundo piensa que voy a cargar contra las Catskills?” Seth alzó sus cejas. “Como sea”, gruñí. “No voy a atacar el Covenant. Tengo que hacer algo, pero no será… temerario. ¿Contento? De todas formas, ¿te acuerdas del mestizo que pasamos cuando estábamos viendo el Concejo el primer día?” “Sí. Lo estabas acosando con la mirada.” “Ése es él. Lo sé. Por eso es que me parecía tan familiar. Sus ojos.” Me mordí el labio, desviando la mirada. “Mi mamá siempre hablaba de sus ojos.” Se sentó a mi lado. “¿Qué vas a hacer?” “Voy a enviarle una carta a Laadan, una carta para mi padre. Luego de eso, no lo sé.” Lo miré. Mechones gruesos enmarcaban su rostro. “Sabes lo que esto significa, ¿verdad? Que es un mestizo. Y esto…” Hice un gesto hacia nosotros. “Somos la razón por la que las relaciones del tipo divertido entre mestizos y puros están prohibidas. Los dioses saben qué pasará si un puro y un mestizo se enrollan.” “Probablemente sea más que eso. A los dioses les gusta la idea de subyugar a los mestizos. ¿Qué crees que les hacían a los mortales en sus mejores épocas? Los dioses 34


subyugaron a los mortales hasta que se pasaron de la raya. Todavía tratan a los mestizos como basura que sólo merece ser pisada.” Dioses, ¿Seth era un odia-dioses o qué? Miré mi palma derecha, a la débil runa que sólo Seth y yo podíamos ver. “Era él, mi padre, en las escaleras. No puedo explicarlo, pero lo sé.” Seth alzo la mirada en ese momentos, sus ojos eran una extraña sombra amarilla. “¿Quién sabe esto?” Negué con la cabeza. “El Concejo debe saberlo. Laadan lo sabe porque era amiga de mi… de mis padres. No me sorprendería que Lucian y Marcus lo supieran también.” Fruncí el ceño. “¿Recuerdas cuando escuchamos a Marcus y a Telly a escondidas?” “Recuerdo haberte dejado caer.” “Sí, lo hiciste porque estabas mirando a Boobs4.” Abrió ojos como platos y soltó una carcajada sorprendida. “¿Boobs? ¿Qué?” “Tú sabes… esa chica que estaba encima de ti todo el tiempo en las Catskills.” Cuando sus cejas se alzaron, puse mis ojos en blanco. Claro, Seth tedría problemas recordando cuál chica. “Me refiero a la que tenía, bueno, senos grandes.” Su mirada se perdió en la distancia un momento y luego volvió a reírse. “Oh, sí. Esa… espera un segundo. ¿Le pusiste Boobs?” “Sí, y apuesto que tú ni siquiera recuerdas su nombre.” “Ah…” 4

Es una broma privada. Boobs es una palabra informal para senos, y así es como Alex se refiere a la chica que coqueteaba con Seth en el Covenant de NY.

35


“Me alegro de que nos estemos entendiendo. De todas formas, ¿te acuerdas de que Telly dijo que ya tenían a uno ahí? ¿Crees que estaba hablando de mi padre y de mí?” Si Marcus y Lucian lo sabían quería golpear sus cabezas, pero confrontarlos pondría a Laadan en peligro. Seth bajó su mirada a la carta. “Eso tendría sentido. Especialmente considerando cuánto Telly quería que fueras puesta en esclavitud.” El ministro Telly era el líder del Ministro de todos los Concejos y lo había intentado todo para echarme. Mi testimonio acerca de los eventos en Gatlinburg había sido un ardid para que el Concejo entero pudiera votar en mi contra. Y yo de verdad creía que Telly estaba detrás de la compulsión que habían usado en la noche en que casi me convertí en una paleta humana. Si Leon no me hubiera encontrado me hubiera congelado hasta la muerte. Luego había estado la noche en que me había dado el equivalente a un porro olímpico para atraparme en una posición comprometedora con un puro. Habría funcionado si no hubiese sido por Seth y Aiden. Mis mejillas ardieron cuando recordé esa noche. Había más o menos molestado a Seth – aunque no era como si él se hubiera quejado. Seth sabía que yo estaba bajo la influencia del brebaje y había intentado controlarse, pero el lazo entre nosotros le había trasmitido mi lujuria. Habría perdido mi virginidad si no hubiera terminado vomitando mis buñuelos. Sé que eso molestaba a Seth. Se sentía culpable por haber cedido. Y el puño de Aiden había dejado una marca en el ojo de Seth luego de que me descubrió en el piso del baño… usando la ropa de Seth. Aiden no podía entender cómo lo había personado y a veces yo tampoco. Quizás era por el lazo, porque lo que nos unía era muy fuerte. Quizás era algo más.

36


Y luego estaba el Guardia pura-sangre que había intentado matarme diciendo que necesitaba ‘proteger a los suyos’. Sospechaba que el Ministro Telly estaba detrás de eso también. “¿Quién más sabe esto?” Seth me sacó de mis cavilaciones. “Laadan le pidió a Aiden que me diera la carta, pero Leon no hizo. Leon dice que no la leyó, y yo le creo. Estaba sellada. Mira.” Señalé el sello roto. “Aiden tampoco sabía qué decía.” La mandíbula de Seth se relajó. “¿Fuiste a Aiden?” Sabía que necesitaba proceder con cuidado. Seth y yo no estábamos juntos ni nada, pero también sabía que él no estaba tonteando con nadie ahora mismo. Los destellos de lujuria que había sentido desde que volvimos de las Catskills sólo habían ocurrido mientras estaba conmigo, sobre todo durante nuestras sesiones mano-a-mano. Seth era ante todo un chico. Pasaba… mucho. “Pensé que él lo sabría, teniendo en cuenta que Laadan le confió la carta, pero no era así”, dije finalmente. “¿Pero tú se lo dijiste?” No había ningún punto en mentir. “Sí. Sabía que yo estaba alterada. Obviamente es de confianza. No va a decir nada.” Seth se quedó callado un breve momento. “¿Por qué no me buscaste a mí?” Oh, no. Me concentré en el piso, luego en mis manos y finalmente en la pared. “No sabía dónde estabas. Y Leon me dijo dónde estaba Aiden.” 37


“¿Intentaste siquiera encontrarme? Es una isla. No habría sido demasiado complicado.” Puso la carta en la cama, y por el rabillo del ojo vi sus pies apuntando hacia mí. Me mordí el labio. No le debía nada, ¿o sí? De todas formas, no quería herir sus sentimientos. Seth quizás actuaba como si no tuviera ninguno, pero no lo sabía. “No estaba pensando. No es la gran cosa.” “Okay.” Se acercó y su tibia respiración me calentó la mejilla. “Sentí tus emociones esta tarde.” Tragué saliva. “¿Entonces por qué no viniste a buscarme?” “Estaba ocupado.” “¿Entonces cuál es el problema con que no te haya buscado? Estabas ocupado. ” Seth quitó el cabello de mi nuca, poniéndolo sobre un hombro. Mis músculos se congelaron. “¿Por qué estabas tan enfadada?” Giré mi cabeza. Nuestras miradas se encontraron. “Sólo me enteré de que mi padre está vivo, y de que es un sirviente. Eso es un poco emotivo.” Sus ojos se oscurecieron a un ámbar cálido. “Ése es un buen punto.” No había mucho espacio entre nuestros labios. Un repentino nerviosismo se apoderó de mí. Seth y yo no nos habíamos besado desde el día en el laberinto. Creo que mi gripa lo tenía asqueado, y no era como si yo lo hubiera presionado pero no había estornudado desde la mañana. “¿Sabes qué?” Sonrió ligeramente. “¿Qué?”

38


“No pareces muy sorprendido de lo de mi padre. No lo sabías, ¿verdad?” Contuve la respiración porque si sí lo sabía, ni siquiera sabría qué hacer. Pero no sería algo lindo. “¿Por qué pensarías eso, siquiera?”, sus ojos se entrecerraron. “¿No confías en mí?” “No. Lo hago.” Y realmente lo hacía… la mayor parte del tiempo. “Pero no estabas nada sorprendido.” Seth suspiró. “Ya nada me sorprende.” Pensé en otra cosa. ¿Sabes cuál de tus padres era un mestizo?” “Supongo que tuvo que ser mi padre. Mi mamá era una pura-sangre hasta la médula.” No lo sabía. Pero de nuevo, sabía muy poco de Seth. Seguro, le gustaba hablar de sí mismo, pero a un nivel superficial. Y luego estaba el mayor misterio de todos. “¿Cuál es tu apellido?” “Alex, Alex, Alex”, me reprendió poniéndose de rodillas. Apreté mis manos, reconociendo el borde calculador de su mirada. El definitivamente estaba tras de algo. “¿Qué?” “Quiero intentar algo.” Ya que estábamos en mi cama y Seth era un pervertido la mayor parte del tiempo, mi nivel de sospechas estaba bastante alto. Se notaba en mi voz. “¿Qué?" Me empujó hasta que estuve acostada. Se cernió sobre mí, una pequeña curvaba sus labios. “Dame tu mano izquierda.” “¿Por qué?”

39


“¿Por qué diablos eres tan preguntona?” Arqueé una ceja. “¿Por qué siempre invades mi espacio personal?” “Porque me gusta.” Le dio unas palmaditas a mi estómago. “Y muy en el fondo te gusta cuando lo hago.” Presioné mis labios. Estaba bastante segura de que al lazo entre nosotros le gustaba. Podía sentirlo ahora mismo. Prácticamente ronroneaba. Si me gustaba a mí o no era algo que todavía estaba intentando averiguar. “Dame tu mano izquierda”, me ordenó de nuevo. “Vamos a trabajar en tu técnica de bloqueo.” “Y tenemos que sostenernos las manos para hacerlo?” En mi cama, quería añadir. “Alex.” Suspirando ruidosamente, le di mi mano. “¿Ahora vamos a cantar?” “Ya quisieras.” Se sentó a horcajadas, encerrando mis piernas. “Tengo una maravillosa voz para cantar.” “¿Tenemos que hacer esto ya? Realmente no tengo ganas después de todo lo que ha pasado.” Practicar

técnicas de bloqueo mentales requería concentración y

determinación, dos cosas que realmente no tenía ahora mismo. Bueno, para ser honesta, la concentración era algo que no tenía la mayoría de los días. “Ahora es el mejor momento. Tus emociones están por todas partes. Necesitas aprender a controlarlas.” Seth agarró mi otra mano, enlazando sus dedos con los míos. Se inclinó tanto que las puntas de su cabello acariciaban mis mejillas. “Cierra tus ojos. Imagínate la muralla.” 40


Cerrar mis ojos era algo que no quería hacer con Seth encima de mí. El lazo entre nosotros se estaba haciendo más fuerte cada día. Podía sentirlo moviéndose en mi pecho, zumbando hacia la superficie. Los dedos de mis pies se curvaron dentro de mis medias esponjosas. El mismo sentimiento que había tenido el día que había explotado la roca me inundó. Quería tocarlo. O el lazo quería que lo tocara. Seth inclinó su cabeza hacia un lado. “Sé lo que estás sintiendo ahora mismo. Lo apruebo totalmente.” Mis mejillas ardían. “Dioses, te odio.” Él se rio. “Imagínate la muralla. Es sólida, no puede ser penetrada.” Me imaginé la muralla de ladrillo. En mi mente, era rosa neón. Con brillantitos. Se los puse porque me daban algo en lo que concentrarme. Seth había dicho que la técnica podía funcionar contra la compulsión si era realizada correctamente, pero que cuando estaba lidiando con emociones la muralla era construida a través del estómago y sobre el corazón. El muro se formó primero en mi mente y luego lo desplacé hacia abajo dándome una especie de armadura. “Puedo sentirlo”, dijo Seth, moviéndose inquietamente sobre mí. Esto realmente debía apestar para él, me mi cuenta. Él sabía que estaba todavía obsesionada con Aiden, molesta por lo de mi padre y confundida por él. Y la única cosa que yo captaba de él era cuando se sentía cachondo. El maldito lazo -mi conexión con Seth- empezó a zumbar, demandándome que pusiera atención. Era como una mascota molesta… o como Seth. Me preguntaba si podría usar el

41


lazo para bloquear mis emociones. Abrí los ojos y empecé a preguntar pero luego cerré la boca. Seth tenía los ojos cerrados y parecía estar muy concentrado en algo. Sus párpados revoloteaban de vez en cuando, sus labios en una tensa línea. Luego las marcas florecieron en su piel moviéndose tan rápido que los glifos eran nada más que una mancha borrosa que bajaba por su cuello bajo su camisa. Mi corazón dio un salto. También el cordel saltó. Intenté liberar mi mano antes de que esas marcas alcanzaran mi piel. “Seth” Sus ojos se abrieron y miraron abajo. Las marcas brillaban en su piel. Un estallido de luz ámbar radió de su antebrazo. Luchando por alejarme de ese maldito cordel, sólo logré que presionara mis manos juntas. El pánico se desató dentro de mí. “¡Seth!” “Está bien”, dijo. Pero no lo estaba. No quería que el lazo hiciera lo que sabía que iba a hacer. Y estaba ocurriendo. El cordel dorado se amarró alrededor de nuestras manos, chasqueando y brillando por mi brazo. Me eché hacia atrás tratando de alejarme pero Seth me sostuvo, sus ojos enlazados con los míos. “El cordel es el poder más puro. Akasha”, dijo. El Akasha era el quinto y final elemento, y solo podía ser anejado por los dioses y el Apollyon. El matiz de los ojos de Seth se volvió luminoso. Casi parecían dementes. “Espera.” No me estaba dejando ninguna elección. Mi mirada fue a nuestras manos. Pulsando, el cordel se apretó y brilló de un ámbar brillante. Un cordel azul salió del dorado dejando

42


caer gotas de luz incandescente a la colcha. Vagamente, deseé que no se prendiera en fuego. Eso sería difícil de explicar. El cordel azul se movía dentro y afuera, aleteando. Me di cuenta de que era mío y de que era más débil que el ámbar. Luego el azul saltó y pulsó. Mi mano izquierda empezó a arder mientras la piel me picaba. Reconociendo la sensación, entré en pánico. Me retorcí tratando de alejarme. No quería otra runa, y no habíamos sostenido nuestras manos juntas tanto tiempo la última vez. Algo era diferente sobre esta. “Seth, esto no se siente…” Mi cuerpo se sacudió, cortando mis propias palabras. El cuerpo de Seth se tensó. “Dioses…” Y luego lo sentí, akasha, pasando por los cordeles, dejándome y entrando en Seth. Era como una marca de daimon, pero no dolorosa. No… esta era agradable, embriagadora. Dejé de luchar, dejando que el glorioso tirón me arrastrara. No pensé en nada. No había preocupaciones o miedos. El dolor en mi mano se desvaneció, dejando solo un resquemor que se estaba expandiendo a todas partes. Sólo existía esto… y Seth. Mis ojos se cerraron y un suspiró se me escapó. ¿Por qué había temido tanto esto? Hubo un flash de luz que pude ver aunque mis ojos estaban cerrados. Seth dejó caer mi mano y cayó sin fuerzas a mi lado. La cama seguía hundida a mis lados, donde había puesto sus manos. Sentí su respiración en mi mejilla y se sentía como el tibio aire salado que sale del océano. “¿Alex?” “¿Hmm?” “¿Estás bien?” Puso sus labios en mi mejilla.

43


Sonreí. Seth se rio traviesamente, y luego su boca estaba yendo a la mía, y me abrí para él. Las puntas de su cabello me hacían cosquillas mientras el beso de profundizaba. Sus dedos bajaron el frente de mi blusa y luego se deslizaron por la piel desnuda de mi vientre. Envolví mi pierna alrededor de la suya y nos estábamos moviendo juntos en la cama. Sus labios estaban bailando por toda mi piel ruborizada mientras sus manos bajaban, sus dedos encontrando el botón de mis jeans. Un segundo después, hubo un golpe en la puerta y una voz de trueno. “¿Alexandria?” Seth se quedó inmóvil sobre mí, jadeando. “Tiene que ser una maldita broma.” Leon volvió a golpear. “Alexandria, sé que estás ahí.” Mareada, parpadee varias veces. Lentamente la habitación comenzó a enfocarse, justo como la expresión contrariada de Seth. Casi me rio, pero me sentía… desconectada. “Será mejor que le respondas, ángel, antes de que entre.” Lo intenté, pero no pude. Tomé aire. “Sí.” Me aclaré la garganta. “Sí, estoy aquí.” Hubo una pausa. “Lucian requiere tu presencia inmediatamente.” Otro silencio siguió. “También quiere verte a ti, Seth.” Seth frunció el ceño mientras el brillo de sus ojos se desvanecía. “¿Cómo diablos sabe que estoy aquí?” “Leon… sólo lo sabe.” Lo empujé débilmente. “Quítate.” “Estaba intentándolo.” Seth se giró, sus manos recorrieron su rostro. 44


Le hice una mueca y me puse en pie. Una ola de mareo me recorrió. Mi mirada se movió de Seth a mi mano cerrada. Lentamente, la abrí. Brillando en azul iridiscente estaba un glifo con forma de corchete. Ambas manos estaban marcadas. Él se recostó en mi hombro. “Hey, tienes otra.” Intenté pegarle y fallé por mucho. “Hiciste eso a propósito.” Seth se encogió de hombros mientras se enderezaba la camisa. “No te importó, ¿verdad?” “Ése no es el punto, cretino. No debería tenerlas.” Levantó la mirada, sus cejas arqueadas. “Mira, no lo hice a propósito. No tengo idea de cómo o por qué pasa. Quizás está pasando porque se supone que así debe ser.” “Los están esperando”, Leon gritó desde el pasillo. “El tiempo es esencial.” Seth puso los ojos en blanco. “¿No pudieron haber esperado otros treinta o sesenta minutos?” “No sé qué crees que lograríamos con ese tiempo extra.” Todavía algo mareada, me tambaleé cuando me puse en pie y miré mi camisa desabotonada y a mi brasier. ¿Y eso cómo pasó? Seth me dio una sonrisa diabólica. Me peleé con los botones, poniéndome de mil colores. Mi ira hacia Seth humeaba dentro de mí, pero estaba demasiado cansada para meterme en un encontronazo verbal. Y además estaba Lucian. ¿Qué diablos quería? 45


“Te pasaste uno”, Seth se giró y tomó el botón sobre mi ombligo. “Y deja de ruborizarte. Todo el mundo va a pensar que no estábamos entrenando.” “¿Lo estábamos?” Su sonrisa se agrandó y quise golpearlo, pero usé el tiempo en peinarme el cabello y alisar las arrugas de mi camiseta. Para cuando nos reunimos con Leon en el hall, sentía que ambos nos veíamos bastante decentes. Leon me miró como si supiera exactamente qué estábamos haciendo en el dormitorio. “Qué amable de su parte unírseme.” Seth metió sus manos en sus bolsillos. “Nos tomamos el entrenamiento muy en serio. A veces nos metemos tanto en él que nos toma unos minutos calmarnos.” Mi boca se abrió. Ahora sí que quería golpearlo. Leon miró mal a Seth y luego se giró rígidamente, gesticulando para que lo siguiéramos. Fui detrás de los dos preguntándome porqué a Leon le importaría lo que hacía en mi cuarto. Todo el mundo quería que abrazáramos nuestra naturaleza Apollyon. Luego pensé en Aiden y mi corazón se paralizó. Bueno, probablemente no todo el mundo. Un sentimiento extraño y sinuoso se apoderó de mi estómago. ¿Qué acababa de pasar ahí? Habíamos pasado de estar hablando a besándonos cuando nada similar había ocurrido desde las Catskills. Miré mis manos. El cordel súper especial sí había existido.

46


Me sentí algo enferma cuando alcé la mirada y vi a Seth pavonearse por el hall. Con las mejillas ruborizadas, parecía como si apenas pudiera contener la energía que pasaba a través de él. La confusión se asentó. Toda la transferencia de energía se había sentido de hecho muy bien, y también lo que había seguido, pero el rostro de Aiden me atormentaba. Seth me miró por encima del hombro mientras Leon abría la puerta. La oscuridad acababa de empezar a asentarse pero la sombra que había en su rostro no era producto de la noche. Traté de construir el muro a mi alrededor. Y fallé.

47


Capítulo 4 Traducido y corregido por: NatyLRJ Estaba exhausta para el momento en que me dejé caer el en asiento más lejano del escritorio de Marcus. Esas escaleras habían sido una tortura pero estaba agradecida de que nadie hubiera esperado que caminara hasta la isla donde Lucian vivía. No creo que hubiera podido. Todo lo que quería era enrollarme e ir a la cama, a cualquier otra parte menos a esta habitación iluminada. “¿Dónde está todo el mundo?”, preguntó Seth, de pie detrás de mí. Sus manos descansaban en el espaldar de la silla, pero sus dedos, tapados por mi cabello, estaban presionados contra mi espalda. “Pensaba que el tiempo era esencial.” Leon parecía orgulloso de sí mismo. “Debí haber confundido la hora.” Una sonrisa cansada tiró de mis labios mientras subía mis piernas y las doblaba debajo de mí. Como ya lo había dicho, Leon era el Rey de la Sincronización Impecable. Quizás podría tomar una siesta antes de que los demás llegaran. Cerré mis ojos, apenas poniéndoles atención a Seth y a Leon, que intentaban atacarse verbalmente. 48


“La mayoría de los entrenamientos no tienen lugar en un dormitorio”, dijo Leon. “¿O han cambiado la metodología drásticamente?” Punto número dos por comentario mordaz para Leon. “El tipo de entrenamiento que tenemos que hacer es poco convencional”, Seth hizo una pausa y yo supe que tenía esa sonrisa horrible en su rostro. La que hacía que quisiera golpearlo tantas veces. “No es como si un Centinela pudiera entender del todo la cantidad de esfuerzo que requiere preparar a un Apollyon.” Punto número tres por comentario mordaz para Seth. Bostecé mientras me acurrucaba más en la silla, poniendo mi mejilla en el espaldar. “¿Pasa algo malo, Alexandria?”, preguntó Leon. “Te ves horriblemente pálida.” “Está bien”, respondió Seth. “Nuestro entrenamiento fue algo… agotador. Tú sabes, hay que moverse mucho. Sudar, empuj…” “Seth”, le espeté, dándole a regañadientes los puntos cuatro, cinco y seis a él. Misericordiosamente, las puertas de la oficina de Marcus se abrieron y un montón de gente entró. Primero fue mi tío pura-sangre, el Decano del Covenant de Carolina del Norte. Detrás de él entró Lucian, mi padrastro pura-sangre, el ministro del Covenant de Carolina del Norte. Estaba usando una de esas ridículas túnicas blancas, su cabello negro cayendo por su espalda recogido en una correa de cuero. Era un hombre apuesto, pero había siempre algo falso y frío en él sin importar cuán cálidas fueran sus palabras. Estaba flanqueado por cuatro de sus Guardias como si esperara que una flota de daimons lo atacara y le chuparan todo el aether. Supongo, teniendo en cuenta los eventos más recientes, que no podía ser demasiado cuidadoso. Y detrás de él estaban el Guardia Linard y Aiden. 49


Evité su mirada y oré porque Seth tuviera su boca cerrada. Marcus me miró mientras se sentada tras su escritorio, sus cejas subiendo con curiosidad. “¿Estamos interrumpiendo tu siesta, Alexandria?” No “¿cómo estás?” o “qué bueno que sigas viva.” Sí, él sí que amaba. Leon se retiró a la esquina, cruzándose de brazos. “Estaban entrenando”, hizo una pausa, “en su habitación.” Quería morirme. Marcus frunció el ceño pero Lucian -mi muy amado Lucian- tuvo una respuesta típica. Sentándose en una de las sillas frente a Marcus, se arregló la túnica y rió. “Es de esperarse. Son jóvenes y se gustan. No puedes culparlos por buscar cierta privacidad.” No pude evitarlo. Mis ojos encontraron los de Aiden. Estaba de pie junto a Leon y Linard, su mirada yendo por toda la habitación, deteniéndose en mí antes de seguir. Solté la respiración que había estado conteniendo y me centré en mi tío. Los ojos de Marcus eran como joyas de esmeraldas, justo como los de mi madre pero más severos. “Destinados o no, las reglas del Covenant todavía se les aplican, Ministro. Y por lo que he oído, Seth tiene dificultades permaneciendo en su habitación en su casa durante la noche.” Esto en serio no podía volverse más vergonzoso. Seth se inclinó sobre el espaldar de mi silla y bajó su cabeza. Susurró en mi oído: “Creo que nos han pillado.” No había forma de que Aiden pudiera haberlo oído pero oleadas de ira brotaba de él, tantas que Seth levantó su cabeza, encontró su mirada y sonrió. 50


Había tenido suficiente. Sentándome derecha, quité el brazo de Seth de mi silla. “¿Nos hemos reunido para hablar de esto? Porque, en serio, realmente prefiero la siesta.” Marcus me miró fríamente. “De hecho, estamos aquí para discutir los acontecimiento del Concejo.” Hielo se deslizó en mi estómago. Intenté mantener el rostro en blanco pero mis ojos fueron a Aiden. Él no parecía preocupado. De hecho, todavía estaba fulminando con la mirada a Seth. “Hay varias cosas que hemos descubierto sobre el viaje”, dijo Lucian. Marcus asintió, sus dedos sosteniendo su barbilla. “El ataque daimon es una de ellas. Sabemos que algunos pudieron planear los ataques.” Mi mamá había sido uno de ellos. Había estado detrás del ataque en Lake Lure durante el verano, la primera prueba de que los daimons podían formar planes cohesivos. “Pero ese tipo de ataque a gran escala es… desconocido”, continuó Marcus, mirándome. “Sé… sé que tu madre había insinuado que pasaría, pero que lograran algo de esa naturaleza parece improbable.” Aiden ladeó su cabeza. “¿Qué estás diciendo?” “Creo que tuvieron ayuda.” Mi corazón tartamudeó. “¿Del interior… de un mestizo o de un puro?” Lucian resopló. “Eso es absurdo.” “No creo que eso esté enteramente desencaminado”, dijo Leon, sus ojos entrecerrados clavados en el Ministro. 51


“Ningún mestizo o puro ayudaría voluntariamente a un daimon”. Lucian juntó sus manos. “Quizás no fue voluntario, Ministro. El puro o mestizo pudo haber sido coercido”, continuó Marcus, y donde debí haber sentido alivio sólo sentí algo desagradable asentarse. ¿Y si alguien de hecho los hubiera dejado pasar las puertas? No. No había forma de que esa hubiera pasado. Si las sospechas de Marcus eran acertadas, tenía que haber sido bajo coacción. Marcus me miró. “Hay algo que tenemos que tener en cuenta por la seguridad de Alexandria- Los daimons estaban allí por ella. Podrían volver a intentarlo. Capturar a un Guardia o a un Centinela y hacer que los guíe a ella. Es algo de lo que tenemos que estar conscientes.” Me quedé inmóvil e imaginé que Aiden y Seth también. Los daimons no habían estado tras de mí. Había sido una mentira que habíamos contado para que yo pudiera dejar las Catskills inmediatamente después de que… había matado al Guardia pura-sangre. “Estoy de acuerdo”, la voz de Aiden estaba remarcablemente llana. “Podrían hacer otro intento”. “Hablando de su seguridad”, Lucian se giró en su asiento hacía mí. “Las intenciones del Ministro Telly fueron terriblemente claras, y si hubiera sabido lo que planeaba nunca habría accedido a esa sesión del Concejo. Mi mayor prioridad es que ver que permanezcas a salvo, Alexandria”. Me removí incómodamente. Mientras crecía, Lucian nunca había siquiera pretendido que se preocupaba por mí, pero desde que había vuelto al Covenant a finales de mayo había actuado como si fuera su hija pródiga. No me engañaba. Si no fuera en segundo 52


Apollyon no estaría acá sentado. ¿A quién engañaba? Probablemente me hubieran comido los daimons en Atlanta. Sus ojos encontraron los míos. Eran de un negro innatural, del color de la obsidiana y fríos. Desde cerca no parecían tener pupilas. “Me temo que el Ministro Telly pudo haber estado tras la compulsión y el desagradable intento de darte ese brebaje”. Lo sospechaba, pero oírselo decir me hacía sentir mareada. Como la cabeza de todos los Ministros, Telly ejercía mucho control. Si no hubiera sido por el voto de la Ministra Diana Elder, yo hubiera terminado como sirviente. “¿Cree que intentará algo más?”, era difícil no responder a la voz melódica y grave de Aiden. Lucian negó con la cabeza. “Quisiera decir que no, pero temo que intente otra cosa. Lo mejor que podemos hacer en este punto es asegurarnos de que Alexandria no se meta en problemas y no darle ninguna excusa para que la condene a la esclavitud”. Varios pares de ojos se fijaron en mí. Disimulé otro bostezo y levanté mi barbilla. “Trataré no hacer nada estúpido.” Marcus arqueó una ceja. “Eso sería lindo, para variar”. Lo miré, frotándome la rodilla flexionada con la palma izquierda. La piel se sentía extraña y hormigueaba. “¿No hay un método más proactivo?”, preguntó Seth, recostándose en mi silla. “Creo que todos estamos de acuerdo en que Telly intentará algo otra vez. No quiere que Alex Despierte. Nos tiene miedo”. 53


“A ti te tiene miedo”, murmuré, y luego volví a bostezar. Seth inclinó mi silla hacia atrás, haciendo que cogiera los brazos. Me sonrió, lo que fue raro teniendo en cuenta lo que dijo a continuación: “Casi llega a Alex. ¿Quién dice que no ideará una trampa contra ella y ganar votos a su favor?” “Diana nunca comprometería su posición para atender los deseos de Telly”, dijo Marcus. “Wow. ¿Están en la fase de usar el primer nombre?”, pregunté. Marcus ignoró mi comentario. “¿Qué sugieres, Seth?” Seth empujó el espaldar de mi silla y se movió para estar a mi lado. “¿Qué tal si lo quitamos de su posición? Entonces no tendría poder alguno.” Lucian miró a Seth con aprobación y juro que Seth sonrió. Casi como si le hubiera llevado un boletín con buenas calificaciones y estuviera a punto de conseguir una palmadita en la cabeza. Raro. Raro y extraordinariamente aterrador. “¿Estás sugiriendo un golpe político? ¿Qué nos rebelemos contra el Primer Ministro?”, Marcus miró a Lucian con incredulidad. “¿Y no tienes nada qué decir?” “Jamás querría rebajarme a algo tan de mal gusto, pero el Ministro Telly está chapado a la antigua. Sabes que no hay nada que desee más que vernos atrasarnos como sociedad”, replicó suavemente. “Iría a los extremos para proteger sus creencias”. “¿Cuáles creencias, exactamente?”, pregunté. El cuero hacía sonidos poco atractivos cuando me hundía en el asiento. “Telly amaría que no tuviéramos que relacionarnos con los mortales. Si consiguiera lo que quiere, no haríamos nada más que dedicarnos a adorar a los dioses”. Lucian alisó su

54


túnica con una mano pálida. “Cree que el deber del Concejo es proteger el Olimpo en vez de llevar a los nuestros al futuro y al lugar que nos pertenece”. “Y nos ve como una amenaza a los dioses”, dijo Seth cruzándose de brazos. “Sabe que no puede venir en pos de mí, pero Alex es vulnerable hasta que Despierte. Algo hay hacer”. Hice una mueca. “No soy vulnerable”. “Pero lo eres”, los ojos de Aiden eran gris plomo cuando se fijaron en mí. “Si el Ministro Telly realmente teme que Seth sea una amenaza, entonces buscará sacarte de la ecuación. Tiene el poder para hacerlo.” “Entiendo eso, pero Seth no va a volverse loco con el Concejo. No va a intentar dominar el mundo una vez que Despierte.” Lo miré. “¿Verdad?” Seth sonrió. “Estarías de mi lado”. Ignorándolo, envolví mis brazos alrededor de mis piernas. “Telly no puede borrarme sólo con la excusa de ser una amenaza”. Pensé en mi padre. Sabía sin duda alguna que él también estaba detrás de eso. “Tiene que haber algo más”. “Telly vive para servir a los dioses”, dijo Lucian. “Si siente que ellos pueden estar amenazados, esa es toda la justificación que necesita”. “¿Acaso tú no vives para servir a los dioses?”, preguntó Leon. Lucian apenas si miró en la dirección del Centinela pura-sangre. “Sí, pero también vivo para servir los intereses de mi gente”. Marcus se frotó la ceja con cautela. “Telly no es nuestra mayor preocupación. También están los dioses”.

55


“Sí”, asintió Lucian. “También está el problema con las furias”. Me pasé la mano por la frente, obligándome a concentrarme en la conversación. Era una gran cosa que incluso me incluyeran en esto, así que supuse que tenía que poner atención y dejar la mordacidad al mínimo. “Las furias atacan sólo cuando perciben una amenaza directa contra los pura-sangre y los dioses”, explicó Marcus. “Su aparición en los Covenants antes del ataque daimon fue un mero acto de precaución de los dioses. Fue una advertencia de que si no podemos mantener a la población daimon bajo control, o si nuestra existencia es expuesta a los mortales, ellos van a responder. Y cuando los daimons hicieron su ataque en el Covenant, las furias fueron liberadas, pero fueron por ti, Alex. Aunque habían daimons que pelear, te percibieron como la mayor amenaza.” Las furias habían pasado a través de daimons y gente inocente en esos instantes sangrientos después del ataque y habían venido por mí. No iba a mentir, nunca había estado más asustada en mi vida. “Volverán”, agregó Leon. “Es su naturaleza. Quizás no inmediatamente, pero lo harán”. Mi cabeza estaba girando. “Eso me lo imaginé, pero no he hecho nada malo”. “Existes, querida. Eso es todo lo que necesitan”, dijo Lucian. “Y eres la más débil de los dos”, También era la más dormilona de los dos. Seth se balanceó en sus pies. “Si vuelven, las destruiré.” “Buena suerte con eso”. Cerré mis ojos, dejando que descansaran de la fuerte luz. “Sólo arderán y volverán ahí mismo”. 56


“No si las mato”. “¿Con qué?, preguntó Aiden. “Son diosas. Ningún arma hecha por el hombre o semidiós las matará”. Cuando abrí mis ojos, Seth estaba sonriendo. “Akasha”, dijo. “Eso las dejará fuera de combate permanentemente”. “No tienes esa clase de poder todavía”, declaró Leon, su mandíbula tensa. Seth continuó sonriendo hasta que Lucian se aclaró la garganta y habló. “Nunca pude ver a las furias. Habría sido algo… digno de ser presenciado”. “Eras hermosas”, dije. Todos se giraron hacia mí. “Al principio lo eran. Nunca había visto algo así. De todas formas, una dijo que Tánatos5 no estaría contento luego… de que me deshice de ellas. Dijo algo sobre la ruta que los Poderes habían escogido y que yo sería su herramienta. El Oráculo también dijo algo así, antes de hacer poof6.” “¿Quiénes son los poderes?”, preguntó Leon. Aiden asintió. “Esa es una buena pregunta”. “Esa no es nuestra preocupación. Las furias sí”, respondió Lucian, desestimando el apunte con un giro de su elegante muñeca. “Como Telly, están operando con base en viejos miedos. Las furias son leales a Tánatos. Si vuelven, me temo que Tánatos no estará muy lejos.”

5

En la mitología griega es la personificación de la muerte no violenta. En la mitología romana se le conoce como Mors. 6 Se refiere al sonido que hacen las cosas al desaparecer. Poof, en inglés.

57


Marcus dejó caer a su mano a su brillante escritorio de caoba. “No puedo permitir que los dioses ataquen la escuela. Tengo cientos de estudiantes que proteger. Las furias no discriminaron entre sus víctimas”. No había mencionado ni una sola vez el mantenerme a salvo. Eso como que dolía. Quizás estábamos emparentados, pero eso no nos convertía en una familia de verdad. Marcus nunca me había sonreído, ni una vez. Realmente no me quedaba nadie. Eso hacía que recuperar a mi padre fuera mucho más importante. “Sugiero que movamos a Alex a un lugar seguro”, ofreció Lucian. “¿Qué?”, mi voz se quebró. Lucian me miró. “Las furias saben que pueden encontrarte aquí. Podríamos llevarte a algún lugar seguro”. Seth se sentó en el brazo de mi silla, cruzando sus largas piernas en el tobillo. No parecía estar sorprendido por nada de esto. Golpeé su espalda, llamando su atención. “¿Sabías de esto?”, susurré. No respondió. La mirada que le di prometía problemas más tarde y no de los divertidos. Seth pudo haberme dado al menos la cara acerca de esto. Aiden frunció el ceño. “¿A dónde la llevarías?” Mis ojos se fueron a él de nuevo. Los músculos de mi pecho se cerraron cuando nuestras miradas se encontraron momentáneamente. En ese momento, si me concentraba lo 58


suficiente, podía sentir sus brazos a mí alrededor. No era la mejor táctica cuando todo el mundo estaba discutiendo mi futuro como si yo ni estuviera ahí. “Mientras menos personas lo sepan, mejor”, Lucian replicó. “Estaría protegido por mis mejores Guardias y por Seth”. Marcus pareció considerarlo. “No tendríamos que preocuparnos porque las furias atacaran aquí.” Miró en mi dirección, su expresión reservada. “Pero si deja el Covenant ahora, no se graduará ni se convertirá en Centinela.” Mi estómago dio un vuelco. “Entonces no puedo irme. Tengo que graduarme.” Lucian sonrió y quise darle un puño. “Querida, ya no tienes que preocuparte por ser una Centinela. Serás un Apollyon.” “¡No me interesa! ¡Ser un Apollyon no es mi vida entera! Necesito convertirme en Centinela. Es lo que siempre he querido.” Esas últimas palabras se asentaron extrañamente en mi estómago. Lo que siempre quise fue tener opciones. Convertirme en Centinela era el mejor de los males, en realidad. “Tu seguridad es más importante que lo que deseas”. La voz de Lucian era dura, devolviéndome a cuando era una niña que se inmiscuía en una habitación donde no debía o cuando me atrevía a hablar sin pedir la palabra. Ése era el verdadero Lucian y se salió de su fachada. Nadie más se dio cuenta. Apreté mis piernas hasta que me dolieron. “No. Necesito convertirme en Centinela.” Busqué a Seth para que me ayudara, pero él estaba súbitamente interesado en las puntas de sus botas. “Ninguno de ustedes lo entiende. Los daimons me quitaron a mi mamá y la convirtieron en un monstruo. ¡Miren lo que me hicieron!” Luché por respirar, 59


sabiendo que estaba a dos segundos de salirme de mis casillas. “Además, no importa dónde me lleven, las furias me encontrarán. ¡Son diosas! No es como si pudiera esconderme para siempre”. Lucian me miró plenamente. “Nos daría algo de tiempo”. La ira pasó a través de mí. Casi me salgo de la silla. “¿Tiempo para que Despierte? ¿Y luego qué? ¿No te importa lo que me pase?” “Tonterías”, dijo Lucian. “No sólo tendrás poder, Seth podría protegerlos a ambos.” “¡No necesito que Seth me proteja!” Seth me miró por encima del hombro. “Tú sí que sabes cómo hacer sentir a un tipo útil”. “Cállate”, siseé. “Sabes lo que quiero decir. Puedo pelear. He matado daimons y luché contra las furias y sobreviví. No necesito que Seth sea mi niñera.” Leon resopló. “Tú sí necesitas una niñera, pero dudo que él esté calificado para el trabajo”. Aiden tosió, pero sonó un montón como una risa disimulada. “¿Crees que puedes hacerlo mejor?”, la voz de Seth era casual, pero lo sentí tensarse. También sabía que no le hablaba a Leon. “Porque eres bienvenido a intentarlo.” Los ojos de Aiden pasaron de gris a plata. Sus labios llenos se curvaron en una sonrisa mientras encontraba la mirada de Seth. “Creo que ambos sabemos la respuesta a esa pregunta.” Mi quijada llegó al suelo.

60


Enderezándose, Seth cuadró los hombros. Antes de que pudiera decir algo, lo que sabía que sería algo muy malo, salté del asiento. “No puedo dejar el…” Puntos rojos bailaron ante mis ojos, haciendo que todo se viera borroso mientras mi estómago se inclinó peligrosamente. “Wow…” Seth estaba a mi lado en un instante, un brazo alrededor de mi cintura. “¿Estás bien’”, me recostó en la silla. “¿Alex?” “Ajá”, respiré, levantando lentamente la cabeza. Todo el mundo me estaba mirando fijamente. Aiden había dado un paso adelante con ojos como platos. Mis mejillas ardieron. “Estoy bien. En serio. Sólo algo cansada”. Seth se arrodilló a mi lado, tomando mi mano. La presionó gentilmente mientras miraba por encima del hombro. “Ha tenido gripa toda la semana”. “¿Ha tenido gripa?”. Lucian frunció los labios. “Qué… mortal”. Le lancé una mirada de odio. “Pero nosotros… los mestizos no se enferman”, dijo Marcus, sus ojos entrecerrándose. “Bueno, puedes decírle eso a la caja de Kleenex con la que he estado viviendo.” Me pasé los dedos por el pelo. “En serio, ya estoy bien.” Marcus se puso en pie de repente. “Creo que hemos terminado por hoy. Estamos de acuerdo en que nada tiene que decidirse en este momento”. Lucian, que se había quedado callado y dócil, asintió.

61


La discusión terminó y tuve un respiro momentáneo. No abandonaría el Covenant ahora mismo, pero no podía sacudirme el miedo que me roía el estómago de que, eventualmente, la decisión no sería mía.

62


Capítulo 5 Traducido y corregido por: NatyLRJ Me quedé dormida a la mañana siguiente y me perdí las primeras dos clases. Como que funcionó porque no tuve que ver a Olivia después de intentar ahogarla el día anterior, pero el cansancio de la noche anterior seguía aplastándome. Pasé el descanso antes de las clases de la tarde discutiendo con Seth. “¿Cuál es tu problema?”, empujó su silla hacia atrás. “Ya te lo dije”, miré alrededor a la sala común escasamente llena. Era mejor que comer en la cafetería donde todo el mundo nos miraba fijamente. “Sé que conocías el plan de Lucian de ponerme en el Programa de Recolocación Apollyon.” Seth gimió. “Vale. Bien. Quizás lo mencionó. ¿Y qué? Es una idea inteligente”.

63


“No es una buena idea, Seth. Necesito graduarme, no andar escondiéndome.” Bajé la mirada al sándwich frío que no había tocado. Mi estómago dio un vuelco. “No voy a huir”. Se recostó en la silla, entrelazando las manos detrás de su cabeza. “Lucian está pensando en tus intereses.” “Oh dioses. No empieces con la mierda de Lucian. No lo conoces como yo”. “La gente cambia, Alex. Seguramente fue un gran cretino antes, pero ha cambiado”. Le di una mirada y, de repente, ni siquiera sabía por qué estaba discutiendo. Mis hombros se desplomaron. “¿Cuál es el punto, de todas formas?” Seth frunció el ceño. “¿Qué quieres decir?” “Nada”. Jugué con mi pitillo. Se reclinó hacia delante, empujando mi plato. “Deberías comer más.” “Gracias, papá”, le espeté. Alzó sus manos, recostándose. “Relájate, conejito arrunchador”. “Todo esto es culpa tuya, de todas formas”. Seth bufó. “¿Cómo es esto mi culpa?” Fruncí el ceño. “Nadie quiere matarte, pero eres tú el que tiene el potencial de borrar del mapa a la Corte Olímpica. Pero no, todo el mundo es como ‘¡matemos al que no está haciendo nada!’. Y tú puedes sólo largarte al atardecer mientras yo muero”. Sus labios se curvaron de nuevo. “No me largaría si estuvieras muerta. Estaría triste”.

64


“Lo estarías porque no serías el Matadioses.” Levanté mi sándwich, girándolo lentamente. “Olivia me odia”. “Alex…” “¿Qué?”, alcé la mirada. “Me odia porque dejé que Caleb muriera”. Sus ojos se entrecerraron. “Tú no lo dejaste morir, Alex.” Suspiré, de repente teniendo ganas de llorar. Esto oficialmente jodida. “Lo sé. La extraño”. “¿Has intentado hablarle?” Abrió los ojos como platos ante la mirada que le di. Señaló el sándwich. “Come”. De mala gana, tome un gran mordisco. Seth arqueó una ceja al observarme. “¿Hambrienta?” Tragué. La comida formó un nudo pesado en mi estómago. “No.” No hablamos por unos cuantos minutos. Sin quererlo, giré mi mano izquierda y miré el lugar donde la runa en forma de corchete brillaba suavemente. “¿Tú… tú hiciste esto a propósito?” “¿Qué? ¿La runa?”, tomó mi mano, sosteniéndola para que mi palma quedara hacia arriba. “No, no lo hice a propósito. Ya te lo dije”. “No lo sé. Parecía como si hubieras estado concentrando en algo cuando pasó”.

65


“Estaba concentrado en tus emociones”, Seth pasó su pulgar alrededor del glifo, casi tocándolo. “No te gusta, ¿verdad?” “No”, susurré. Otra marca significaba estar un paso más cerca de convertirme en alguien algo más. “¿Qué significa ésta?” “La fuerza de los dioses”, respondió, sorprendiéndome, “La otra significa coraje del alma.” “¿Coraje del alma?”, me reí. “No tiene sentido”. Su mano se deslizó a mi muñeca, sosteniendo su pulgar sobre mi pulso. “Hay cinco marcas que el Apollyon recibe.” Mi muñeca parecía muy pequeña, frágil incluso. “¿Las tuyas aparecieron antes de tiempo?” “No.” Suspiré. “¿Qué pasó… entre nosotros anoche?” Una sonrisa torcida se apoderó de sus labios. “Bueno, la mayoría lo llama besarse”. “No es eso a lo que me refería.” Liberé mi mano y froté mi palma sobre el borde de la mesa. “Lo sentí… la energía, o como quieras llamarlo… la sentí dejarme y entrar en ti.” “¿Te dolió?” Negué con la cabeza. “Medio se sintió bien.”

66


Sus fosas nasales se movieron como si oliera algo que le gustara. Luego, sin ningún aviso, se reclinó sobre la mesa entre nosotros, agarró mis mejillas y acercó su boca a la mía. El beso fue suave, juguetón y se sintió muy raro. El habernos besado la noche anterior realmente no contaba -o al menos me había auto-convencido de eso-, así que este era el primer beso real desde las Catskills, y era definitivamente una exhibición pública. Y todavía estaba sosteniendo el sándwich en mi mano derecha. Así que sí, se sentía raro. Seth retrocedió, sonriendo. “Creo que deberíamos hacerlo más seguido, entonces”. Mis mejillas estaban ardiendo porque sabía que la gente nos estaba mirando. “¿Besarnos?” Se rió. “Me encantaría eso de besar más, pero me refería a lo que pasó anoche.” De la nada, la ira se arrastró sobre mí. “¿Por qué? ¿Sentiste algo?” Una ceja se arqueó. “Oh, sentí algo”. Tomé aire y lo dejé salir lentamente. “Me refería a cuando sostenías mi mano y la marca apareció. ¿Sentiste algo?” “Nada de lo que quieras que te hable, aparentemente”. “Dioses”. Aplasté el sándwich. Gotas de mayonesa se regaron sobre la bandeja de plástico. “Ni siquiera sé por qué estoy hablándote”. Seth exhaló suavemente. “¿Es el SPM7 o algo así? Porque tus cambios me humor me están matando”.

7

Síndrome Pre-Mestrual.

67


Lo miré fijamente un segundo, pensando wow, ¿de verdad acaba de decir eso? Y luego eché mi brazo hacia atrás y le tiré el sándwich. Golpeó su pecho con un satisfactorio plop, pero fue la mirada en su rostro mientras saltaba del asiento lo que casi me hizo sonreír. Una mezcla de horror e incredulidad marcó sus facciones mientras se quitaba trozos de lechuga y jamón de la camisa y los pantalones. Sólo había un par de personas en la sala común, sobre todo pura-sangres más jóvenes. Todos nos miraban con ojos como platos. Tirarle un sándwich al Apollyon probablemente no era algo que debería hacerse en público, pero no pude evitarlo: me reí. Seth levantó su cabeza. Sus ojos eran un ocre furioso y caliente. “¿Te hizo sentir mejor?” Mis ojos se aguaron de reírme tanto. “Sí, la verdad es que sí.” “¿Sabes qué? El entrenamiento de hoy después de clases queda cancelado”. Su mandíbula se tensó, y sus mejillas estaban sonrojadas. “Descansa”. Puse mis ojos en blanco. “Como sea”. Seth abrió su boca para decir algo más, pero se detuvo. Quitando los últimos pedazos de jamón y queso, se giró y se fue. No podía creer que acababa de tirarle mi almuerzo a Seth. Parecía algo extremo, incluso para mí. Pero era gracioso. Me seguí riendo. “¿Vas a limpiar eso?”

68


Salté en mi asiento y alcé la mirada. Linard salió de detrás de una de las columnas, mirando el reguero en el piso. “¿Me estás vigilando?” Sonrió tensamente. “Estoy aquí para asegurarme de que estés a salvo.” “Y eso da algo de miedo.” Empujé mi silla, agarrando una servilleta de la bandeja. Recogí lo que pude, pero la mayonesa estaba pegada. “¿Es idea de Lucian?” “No”. Cruzó los brazos. “Fue una petición del Decano Andros”. Me quedé inmóvil. “¿En serio?” “En serio”, respondió. “Deberías ir siguiendo. Tu siguiente clase empezará pronto”. Asentí ausentemente, tiré la basura y cogí mi bolso. La orden de Marcus me sorprendía. Esperaba que Lucian me mandara sus Guardias; él no querría que nada le pasara a su precioso Apollyon. Quizás Marcus no me encontraba tan desagradable como yo creía. Linard me siguió fuera de la sala común manteniendo una distancia prudente. Me recordó el día en que había comprado el bote de los espíritus que Caleb y yo habíamos lanzado al mar. El recuerdo me retorció el corazón y empeoró mi humor. Luego de un rápido cambio a mis ropas de entrenamiento, entré en Combate. El Instructor Romvi parecía excesivamente encantado con mi presencia. Dejé caer mi bolso y me recosté contra la pared, pretendiendo que no me molestaba el hecho de no tener nadie con quien hablar. La última vez que había estado en esta clase, Caleb todavía estaba vivo. Frunciendo los labios, dejé que mi mirada pasara por la pared donde se guardaban las armas. Me había acostumbrado tanto a esta sala durante mis prácticas con Aiden que 69


era como un hogar para mí. Parado cerca de esa pared estaba Jackson, que sonreía por algo que otro mestizo le estaba diciendo. Luego me miró directamente y me sonrió afectadamente. Solía pensar que era sexy, pero en algún momento entre mi mamá daimon matando los padres de su novia y la última vez que me lo había quitado de encima, había dejado de tenerlo en un buen concepto. Mantuve su mirada hasta que la desvió. Luego continué con mi examen detenido. Olivia estaba al lado de Luke atando su cabello ondulado en una cola de caballo. Moretones marcaban la piel color caramelo de su cuello. Bajé la mirada a mis manos. Yo había hecho eso. Dioses, ¿en qué estaba pensando? Culpa y vergüenza y me atravesaron. Cuando alcé la mirada, Luke me estaba observando. Su mirada no era hostil ni nada, sólo… triste. Miré hacia otra parte, mordiéndome el labio. Sí extrañaba a mis amigos. Y realmente extrañaba a Caleb. La clase empezó rápidamente, y aunque estaba cansada, me dediqué a fondo. Me emparejaron con Elena para unas series de ejercicios y agarres que eran pan comido. Al concentrarme en las diferentes técnicas, mi cerebro pudo finalmente desconectarse. Aquí, en entrenamiento, no pensaba en nada. No había dolor o pérdida, no había destino con el que lidiar ni padre al que salvar. Imaginaba que así sería ser un Centinela. Cuando tuviera que ir de cacería no tendría que pensar en nada más que en localizar daimons y matarlos. Quizás era la verdadera razón por la que quería convertirme en uno; porque entonces podría seguir con mi vida… ¿y hacer qué? Matar. Matar. Y matar un poco más.

70


Eso no era lo que realmente quería, muy en el fondo. ¿Hasta ahora me estaba dando cuenta? Incluso lenta para mis estándares, era más rápida que Elena. Cuando empezamos a hacer derribos y retrocesos, lo que consistía en que te tumbaran una y otra vez y en intentar evitarlo, logré clavarla en el suelo, pero estaba siendo más lenta, cansándome. Ella rompió mi agarre y giró sus caderas, poniéndome de espaldas. Mirándome desde arriba, frunció el ceño. “¿Te… te estás sintiendo bien? Estás muy pálida.” Realmente necesitaba googlear cuánto duraban los efectos de una gripa, porque esto estaba volviéndose fastidioso. Todo lo que quería era irme a la cama. Antes de que pudiera responder la pregunta de Elena, el Instructor Romvi apareció detrás de nosotras. Ahogué un gemido. “Si pueden hablar, quizás no están entrenando lo bastante duro.” Los ojos pálidos de Romvi parecían glaciares. Amaba aterrorizarme en clase; estaba segura de que me había extrañado. “Elena, sal de la estera.” Ella se puso en pie y se escabulló, dejándome con el Instructor. Alrededor de nosotros, otros estudiantes entrenaban. Me levanté y cambie el peso inquietamente, preparándome mentalmente para lo que fuera que estuviera punto de tirarme. Le di la espalda con las manos en las caderas. Su mano golpeó mi hombro. “Uno nunca debe dar la espalda en la guerra.” Liberándome de su agarre, lo encaré. “No me di cuenta de que estábamos en guerra.” Algo brilló en sus ojos. “Siempre estamos en guerra, especialmente en mi clase.” Me miró con desprecio, lo que era una costumbre común ya que era un pura-sangre que había sido una vez Centinela. “Hablando de eso, es muy amable de su parte unírsenos 71


finalmente, Alexandria. Estaba empezando a creer que pensaba que entrenar ya no era necesario”. Varias respuestas me picaban en la lengua, pero sabía que era mejor no dejarlas salir. Parecía decepcionado. “Escuché que peleó en el ataque daimon”. Sabiendo que mientras menos palabras usaba menos me pateaban el trasero, asentí mientras me imaginaba un pegaso aterrizando en su cabeza y mordiéndole el cuello. “También luchó contra las furias y sobrevivió. Sólo guerreros podrían presumir de tal logro.” Mi mirada se fue a donde Olivia y Luke me miraban desde el borde de la estera. ¿Cuántas veces había estado en esta posición? Pero esto era diferente, porque Caleb solía estar con ellos. “¿Alexandria?” Me concentré en él, encogiéndome mentalmente. Una nunca debía dejar de mirar a Romvi mientras hablaba. “Sí luche contra las furias”. Interés brilló en sus ojos. “Muéstreme lo que hizo”. Cogida con la guardia baja, retrocedí un paso. “¿Qué quiere decir?” Una pequeña sonrisa tiraba de sus labios. “Muéstreme cómo luchó contra las furias”. Me remojé los labios nerviosamente. No tenía idea de cómo había luchado contra ellas y sobrevivido, sólo que todo se había vuelto color ámbar, como si alguien hubiera esparcido el color leonado por mis ojos. “No lo sé. Todo pasó tan rápido”. 72


“No lo sabe”, alzó su mano y la manga de tu camisa estilo túnica se deslizó por su brazo, revelando el tatuaje de la antorcha girada hacia abajo. “Encuentro eso difícil de creer”. Experimenté un lapso momentáneo de sanidad. “¿Qué pasa con ese tatuaje?” Su mandíbula se tensó, y esperé que atacara pero no lo hizo. “¡Jackson!” Trotando sobre la estera, Jackson se detuvo y puso sus manos en sus estrechas caderas. “¿Señor?” Los ojos de Romvi se quedaron en los míos. “Quiero que luches”. Miré la cara sonriente de Jackson. Lo que Romvi quería era que le mostrara cómo hacía luchado contra las furias y sobrevivido, usando a Jackson para hacerlo. No importaba con quién luchara: no podía mostrar lo que no sabía. Mientras Romvi salía de la estera, se detuvo y le susurró algo a Jackson. Lo que sea que estaba diciendo le sacó una sonrisa antes de que asintiera con la cabeza. Pasándome la mano por la frente sudorosa, ralenticé mi respiración y traté de ignorar los leves temblores que me recorrían las piernas. Incluso cansada podía ganarle a Jackson. Era un buen luchador, pero yo era mejor. Tenía que serlo. “Vas a estar adolorida al final de la clase”, se burló Jackson, crujiendo sus nudillos. Alcé una ceja y le hice una seña para que avanzara con una mano. Quizás añoraba demasiado una almohada pero podría derrotarlo. Esperé hasta que estaba a sólo un pie de distancia antes de lanzarme en una ofensiva brutal. Era rápida y ligera en mis pies. Él hizo una finta en una dirección para evitar un empujón pero terminó con una patada lateral en su espalda. No mucho después, estaba de espaldas, jadeando y sudando por una feroz patada giratoria. 73


“¿Voy a estar adolorida?”, dije, de pie sobre él. “Nah, no lo creo.” Respirando con dificultad, saltó y se puso en pie. “Espera y verás, nena.” “¿Nena?”, repetí. “No soy tu nena”. Jackson no me respondió. Lanzó una patada mariposa que yo evité. Esos golpes eran brutales. Golpe tras golpe nos atacamos, cada uno más vicioso que el anterior. Estaba ciertamente tomándomelo demasiado serio. No estaba tonteando con el idiota. Una oscuridad extraña se apoderó de mí mientras bloqueaba unas series de patadas y golpes que habrían hecho caer incluso a Aiden. Sonreí a pesar del sudor y a pesar de la forma en que mis antebrazos dolían. Canalicé toda mi ira de antes en la pelea con Jackson. Nuestro combate eventualmente llamó la atención de los otros estudiantes. Sólo me sorprendí levemente cuando el primer puño de Jackson me dio en la mandíbula y el Instructor Romvi no detuvo la lucha. Antes parecía estar divirtiéndose con la brutal pelea. ¿Con que Jackson no iba a jugar de acuerdo a las reglas y a Romvi no le importaba? Como sea. Retrocedió su puño de nuevo, pero esta vez cogí su mano y la giré hacia atrás. Jackson rompió el agarre demasiado fácilmente, lo que mostraba que estaba llegando a mi límite. Me mantuve de pie, vi las luces que habían en lo alto -¿o estaban en mis ojos?y con una poderosa patada en rotonda, agarré sus piernas. No hubo un momento para celebrar su obvia derrota. Traté de saltar como me habían enseñado, pero agotada, fui demasiado lenta. Su pierna atrapó la mía y aterricé de lado, inmediatamente alejándome de su alcance. “Estoy seguro de que no fue así como derrotaste a las furias”. El Instructor Rombi sonaba pagado de sí mismo. 74


No tuve un segundo para pensar cuanto desearía golpear a Romvi. Jackson se giró. Me hice a un lado, pero su patada me dio en las costillas. Dolor explotó, tan inesperado y tan intenso que me congelé. Sintiendo que Jackson aún no había terminado, levanté mis manos pero eso pequeño segundo me costó. El talón de Jackson pasó a través de mis manos golpeando mi mentón y abriéndome el labio. Algo caliente se deslizó por el interior de mi boca, y vi flashes de luz. Sangre; sabía a sangre. Y más allá de las luces parpadeantes vi la bota de Jackson levantarse una vez más.

75


Capítulo 6 Traducido y corregido por: NatyLRJ Jackson iba a pisarme la cabeza. Eso definitivamente no era parte del entrenamiento. En el último segundo posible, alguien cogió a Jackson por la cintura y lo tiró a la estera. Mis manos fueron a mi boca. Algo pegajoso y cálido las cubrió de inmediato. Todo lo que saboreaba era sangre. Vacilante, pasé mi lengua por el interior de mi boca, chequeando para asegurarme de que no había perdido ningún diente. Cuando me di cuenta de que aún tenía el set completo me puse en pie, escupiendo sangre. Luego arremetí contra Jackson. No llegué muy lejos. El shock casi me puso de rodillas. Jackson ya estaba ocupado defendiéndose de alguien, y ése alguien era Aiden. Olvidé el dolor momentáneamente mientras me preguntaba vagamente de dónde había salido.

76


Aiden ya no observaba mis clases. Ni siquiera me entrenaba, así que no era como si tuviera una razón para andar por estas salas. Pero estaba aquí ahora mismo. Fascinada por la extraña mezcla de gracia y brutalidad, miré como Aiden levantaba a Jackson de la estera por la camiseta. Sus caras estaban a milímetros. La última vez que había visto a Aiden así de enojado fue cuando se había lanzado contra Seth la noche en que me habían dado del brebaje. “Así no se lucha con tus compañero”, dijo Aiden en una voz fría y baja. “Estoy segura de que el Instructor Romvi te lo ha enseñado”. Los ojos de Jackson se abrieron demasiado. Estaba en las puntas de sus pies, los brazos colgando a sus lados. Fue ahí cuando me di cuenta que la nariz de Jackson estaba sangrando, sangrando peor que mi boca. Alguien lo había golpeado, muy probablemente Aiden, porque sólo un puro podría hacer eso y que nadie interviniera. Lo soltó. El mestizo cayó de rodillas, acunando su rostro. Aiden se dio la vuelta, sus ojos evaluando rápidamente los daños. Luego se giró hacia el Instructor Romvi, hablando demasiado rápido y bajo para que la clase o yo lo entendiéramos. Antes de darme cuenta de qué estaba pasando, Aiden cruzó la estera y agarró mi brazo. No hablamos mientras me sacaba de la sala de entrenamiento. “Mi bolso”, protesté. “Haré que alguien lo coja por ti”. En el pasillo, agarró mis hombros y me giró. Sus ojos fueron de gris oscuro a plateado cuando su mirada cayó en mis labios. “El Instructor Romvi no debió haber dejado que llegara tan lejos”.

77


“Ajá, no creo que le importara”. Aiden maldijo. Quería decir algo. Algo como ‘estas cosas pasan’… o al menos, como eso era de esperarse ya que no tenía muchos amigos aquí. O quizás debería agradecerle, pero a juzgar por la lucha de emociones en su rostro sabía que no lo apreciaría. Aiden estaba furioso, furioso por todas las razones equivocadas. Había reaccionado como si un chico normal me hubiera golpeado y no un mestizo. Como un pura-sangre, no tenía por qué haber intervenido. Ése era el trabajo del Instructor. Aiden había olvidado eso en un momento de completa ira desenfrenada. “No debí haber hecho eso. Perdí los estribos”, dijo tranquilamente, sonando y viéndose terriblemente joven y vulnerable para alguien que yo veía tan poderoso. “No debí haberlo golpeado”. Mis ojos se movieron a través de su rostro. Incluso aunque mi cara palpitaba, quería tocarlo. Quería que él me tocara. Y luego lo hizo, pero no como yo quería. Poniendo su mano en la parte baja de mi espalda, me guió hacia la oficina médica. Quería tocarme la boca para ver qué tan mal estaba; aún mejor, quería un espejo. La doctora sangre-pura le echó un vistazo a mi rostro y luego negó con la cabeza. “En la mesa”. Me encarame. “¿Va a dejar cicatriz?” La doctora agarró una botella enturbiada blanca y varias bolitas de algodón. “Aun no estoy segura, pero trata de no hablar ahora mismo. Al menos hasta que pueda asegurarme de que no hay daño en el interior del labio, ¿okay?” “Si deja una cicatriz voz a estar tan enfadada”. 78


“Deja de hablar”, dijo Aiden, recostado contra la pared. La doc le dio una sonrisa, aparentemente no muy curiosa del porque un puro me había acompañado. Se giró hacia mí. “Puede que esto arda”. Pasó el algodón sobre mi labio. ¿Arder?, quemaba como loco. Casi me caigo de la mesa. “Antiséptico”, dijo, dándome una mirada comprensiva. “Debemos asegurarnos de que no se infecte. Entonces dejaría cicatriz”. ¿Quemar? Podía soportarlo. Le tomó a la doc un par de minutos limpiarme el labio. Esperé, algo impaciente, por el veredicto. “No creo que necesites puntos en el labio. Va a hincharse y estar sensible por un tiempo”. Inclinó mi cabeza hacia atrás y tocó gentilmente mi boca. “Pero creo que vas a necesitar un punto justo… bajo tu labio, aquí”. Me estremecí mientras ella empezaba a tocar ése punto y me concentré en su hombro. No muestres que te duele. No muestres que te duele. No muestres que te duele. La doctora hundió sus dedos en el tarro café y presionó la piel desgarrada junta. Aullé cuando un dolor escaldado radió por la piel bajo mi labio y se expandió por mi rostro. Aiden dio un paso adelante, deteniéndose cuando se dio cuenta de que no había nada que pudiera -o debiera- hacer. Sus manos cayeron a sus labios, y su mirada encontró la mía, los ojos de un gris tormentoso. “Sólo un poco más”, dijo tranquilizadoramente. “Luego habremos terminado. Eres afortunada de no haber perdido un diente.” Luego retorció la piel un poco más. Esta vez no emití ningún sonido pero cerré mis ojos hasta que luces bailaron detrás de mis párpados cerrados. Quería saltar de la tabla y encontrar a Jackson. Golpearlo me haría sentir mejor. Lo creía firmemente. 79


La doc dio un paso atrás hacia los armarios. Volvió con una toallita húmeda y empezó a limpiar la sangre, cuidadosa con el punto. “La próxima vez que la entrenes, sé un poco más cuidadoso. Ella sólo será así de joven y bonita una vez. No se lo arruines.” Mis ojos volaron a Aiden. “Pero…” “Sí, señora,” me interrumpió Aiden con una mirada torva. Le sostuve la mirada. La doc suspiró, negando con la cabeza otra vez. “¿Por qué ustedes los mestizos eligen esto? Sin duda, la alternativa es mejor. De todas formas, ¿tienes alguna otra herida?” “Uh, no”, murmuré. Las palabras de la doctora me sorprendieron. “Sí”, dijo Aiden. “Mira el lado izquierdo de sus costillas”. “Oh, por favor,” dije. “No es así de…” Mis palabras se cortaron cuando la doc levantó el borde de mi camiseta. Presionó mis costillas, moviendo sus manos por el lado. Sus dedos estaban frescos y eran rápidos. “Ninguna está rota, pero esto…” Frunció el ceño, acercándose. Inhalando bruscamente, soltó mi camiseta y encaró a Aiden. Pareció tomarle un momento recuperar la compostura. “Sus costillas no están rotas, pero sí magulladas. Debería tomárselo con calma por unos días. También debe evitar hablar mucho para no estirar el punto”. Parecía que Aiden quería reírse de la última sugerencia. En cuanto se mostró de acuerdo con la doctora, ella abandonó la habitación rápidamente.

80


“¿Por qué dejaste que creyera que tú hiciste eso’”, pregunté. “Ya ni siquiera me estás entrenando”. “¿No se supone que tienes que evitar hablar?” Puse los ojos en blanco. “Ahora cree que eres un gran matón con los mestizos o algo así”. Señaló la puerta. “No estaría muy equivocada. Tu Instructor permitió que sucediera. La doc probablemente atiende más casos como estos de los que quisiera.” Y probablemente atendía muy pocos pura-sangre a quienes les importara lo suficiente para asegurarse de que el mestizo estaba bien. Suspiré. “¿Qué hacías ahí, de todos modos?” Hubo un fantasma de una sonrisa. “¿Acaso no te dije que asegurarse de que estás a salvo es un trabajo de tiempo completo?” Empecé a sonreír, pero recordé rápidamente no hacerlo. “Auch”, ignoré su mirada divertida. “¿Pero en serio, por qué estás aquí?” “Sólo estaba por ahí y miré la sala”. Se encogió de hombros, mirando un punto sobre mi hombro. “Te vi luchando y observé. El resto es historia.” La verdad no le creía pero lo dejé pasar. “Hubiera aplastado a Jackson, ¿sabes? Pero esta maldita gripa me ha pateado el trasero.” La mirada de Aiden se posó en mí otra vez. “No deberías estar enferma”. Dio un paso adelanto, extendiendo su mano y poniéndola cuidadosamente alrededor de mi mentón. Frunció el ceño. “¿Cómo te enfermaste?”

81


“No puedo ser el primer mestizo que se ha enfermado”. Su pulgar se movió por mi barbilla, evadiendo el lugar sensible. Ése era Aiden, siempre cuidadoso conmigo aunque sabía que era dura. Mi corazón saltó. “No lo sé”, dijo, dejando caer su mano. Insegura de qué responder, me encogí de hombros. “De todas formas, gracias por… hmm… hacer que Jackson se detuviera.” Una mirada dura, letal, atravesó su rostro. “Me aseguraré de que sea castigado por lo que hizo. El Covenant tiene demasiados problemas sin que los mestizos intenten matarse entre ellos.” Toqué suavemente mi mentón e hice una mueca. “No sé si fue idea suya”. Aiden tomó mi mano y la alejó de mi rostro. “¿A qué te refieres?” Antes de que pudiera responder, un leve temblor recorrió mi espina dorsal. Segundos después, la puerta de la sala voló. Seth entró, sus ojos muy abiertos y labios presionados. Su mirada fue de mi labio a donde Aiden sostenía mi mano. “¿Qué diablos pasó?” Confusión y luego entendimiento aparecieron en el rostro de Aiden. Soltó mi mano y dio un paso atrás. “Estaba luchando”. Seth le lanzó una mirada mordaz mientras se acercaba a donde yo estaba sentada en la mesa. Tomó mi mentón con dos dedos elegantes, justo como Aiden lo había hecho. Mi corazón no tartamudeó, pero el lazo sí. “¿Con quién estabas luchando?” “No es la gran cosa”. Sentí que mis mejillas ardían. “No se ve así”. Seth entrecerró sus ojos. “Y te duele en otra parte. Puedo sentirlo”. 82


Dioses, realmente necesitaba practicar en ese escudo. “Gracias por vigilarla, Aiden.” Seth no dejó de mirarme. “Lo tengo bajo control”. Aiden abrió la boca para decir algo pero luego la cerró. Se giró y dejó la habitación silenciosamente. La urgencia de saltar de la mesa y correr detrás de él era demasiado fuerte para ignorarla. “¿Y qué le pasó a tu rostro?”, interrogó una vez más. “Me la rompí”, murmuré, alejándome de él. Seth giró mi mentón hacia un lado frunciendo el ceño. “Ya lo veo. ¿Realmente te lo hiciste luchando?” “Sí, fue en clase”. Su ceño se acentuó. “¿Qué se supone que significa eso’” Quité su mano y bajé de la mesa. “No es nada. Sólo un labio magullado”. “¿Un labio magullado?”, me agarró por la cintura, haciéndome retroceder. “Juro que veo la huella de una bota en tu mentón”. “¿En serio… está así de mal?” Me toqué cautelosamente la barbilla, preguntándome qué pensaría si viera la huella de la bota en mis costillas. “Qué vanidosa”. Seth tomó mi mano. “¿Con quién estabas luchando?” Suspiré y traté de liberarme pero fue inútil. Seth -y el lazo- querían que me quedara con él. Apoyé mi mejilla contra su pecho. “No importa. ¿Y acaso no sigues enfadado porque te tiré comida, de todas formas?”

83


“Oh, eso no me tiene muy contento. Creo que la mayonesa mancha.” Su abrazo se aflojó un poco. “¿Duele?” No tenía sentido mentir, pero eso fue lo que hice. “No. Para nada.” “Ajá”, murmuró contra la cima de mi cabeza. “¿Y con quién luchaste?” Cerré mis ojos. Estando así de cerca de él, con el lazo y todo eso, era demasiado fácil dejar de pensar. Justo como cuando luchaba. “Siempre me emparejan con Jackson.”

Al día siguiente después de clases husmeé por el centro de entrenamiento. Me sorprendí a mí misma entrando en la habitación pequeña donde Aiden había estado cuando descubrí lo de mi padre. Por supuesto, él ya no estaba ahí. No había nadie. Dejando caer mi bolso justo al interior de la puerta, me acerqué al saco de boxeo que colgaba en la mitad de la estera. Era una cosa vieja, andrajosa que había tenido mejores épocas. Secciones del cuero negro habían sido arrancadas. Alguien había usado cinta aislante para hacer parches. Pasé mis dedos sobre los bordes de la cinta. La inquietud se deslizó por mi piel. La idea de volver a mi dormitorio y pasar tiempo en soledad no me atraía. No había visto a Seth desde que me había acompañado ayer. Supongo que todavía estaba molesto por el asunto del sándwich. Empujé el saco con mis palmas, luego les di la vuelta. Dos glifos brillantes me devolvían la mirada. Mi mirada volvió al saco de boxeo. ¿Mi padre se había entrenado en este Covenant? ¿Se habrá parado en esta misma habitación? Eso explicaría por qué habría conocido a mi mamá tan bien. De nuevo, la melancolía me invadió.

84


La puerta de la habitación se abrió. Me giré, esperando a ver al Guardia Linard, pero no era él. Mi corazón hizo un corto y estúpido baile de felicidad. Aiden entró en la sala de entrenamiento; la puerta se deslizó hasta cerrarse tras él. Usaba el traje de los Centinelas: una camisa manga larga negra y pantalones negros. Lo miré como una idiota. La forma en la que mi cuerpo respondía a él -a un pura-sangre- era absolutamente imperdonable. Lo sabía, pero eso no detenía la forma en que mi respiración se atascaba o el calor que me recorría la piel. No me malentiendan, Aiden tenía un extraño tipo de belleza masculina a su favor, pero era más que eso. Me entendía de formas en que poca gente podía hacerlo. No necesitaba un lazo para hacerlo como Seth. Aiden me descifraba mediante su inquebrantable paciencia… y no tomando en serio mis estupideces. Durante el verano habíamos pasado horas juntos entrenando y conociéndonos el uno al otro. Después de lo que había hecho para protegerme en Nueva York… y luego con Jackson, ya no podía estar enfadada con él por el día en que me había dicho que no podía amarme. Aiden me miró curiosamente. “Vi a Seth entrar a la parte principal de la Isla Deity y no estabas con él. Me imaginé que estarías aquí.” “¿Por qué?” Se encogió de hombros. “Sólo sabía que estarías en una de las salas de entrenamiento a pesar de que se te dijo que tomaras las cosas con calma.” Siempre que él lidiaba con algo iba a las esteras. Yo era igual, lo que me recordaba la noche en que lo había atacado luego de saber el verdadero destino de mi mamá. Me giré, pasando los dedos por el centro del saco de boxeo.

85


“¿Cómo te sientes… tus costillas y tu labio?” Ambos me dolían, pero me había sentido peor. “Bien”. “¿Has escrito la carta para Laadan?”, preguntó luego de algunos segundos. Mis hombros se desplomaron. “No. No sé qué decir.” No es como si no le hubiera echado cabeza, pero ¿qué se le dice al hombre que creías muerto; al padre que nunca conociste? “Sólo dile cómo te sientes, Alex”. Me reí. “No sé si quiere saber todo eso”. “Sí lo quiere”, Aiden hizo una pausa y el silencio se alargó entre nosotros. “Has estado… distraída estos días”. Todavía lo estaba. “Es la gripa”. “Parecía como si te fueras a desmayar en la oficina de Marcus y, admitámoslo, no hay razón por la que no hubieras podido aplastar a Jackson ayer… o al menos haberte quitado de su camino. Te ves agotada, Alex.” Suspirando, lo encaré. Estaba recostado contra la pared, sus manos enterradas en sus bolsillos. “¿Qué estás haciendo aquí?”, pregunté, deseando cambiar de tema. La expresión de Aiden era astuta. “Observándote”. Calidez revoloteó en mi pecho. “¿Realmente? Eso no es acosador ni nada.” Una sonrisa pequeñita apareció. “Bueno, estoy de servicio”. Miré la habitación. “¿Crees que hay daimons aquí?”

86


“No estoy de caza ahora mismo.” Un mechón de cabello negro ondulado cayó en sus ojos grises cuando ladeó su cabeza. “Me han dado una nueva asignación”. “Cuenta”. “Además de cazar, estoy cuidándote”. Parpadeé y luego me reí tanto que me dolieron las costillas. “Dioses, de verdad tu vida apesta”. Frunció el ceño. “¿Por qué lo dices?” “No puedes deshacerte de mí, ¿verdad?” Me giré hacia el saco, buscando un punto débil. “O sea, no es como si lo quisieras pero sigues teniendo que cargar conmigo”. “No creo que seas una carga. ¿Por qué creerías eso?” Cerré mis ojos, preguntándome porqué lo había dicho siquiera. “¿Y Linard tiene una nueva asignación?” “Sí. No respondiste mi pregunta”. Y no iba a hacerlo. “¿Marcus te pidió que hicieras esto?” “Sí. Cuando no estas con Seth, Linard, Leon o yo te vigilaremos. Es muy probable que quien sea que quiere lastimarte…” “El Ministro Telly”, añadí, cerrando mi puño. “Quien quiera que quiso lastimarte en las Catskills intentará algo aquí. Y además están las furias.”

87


Empujé el saco de boxeo, haciendo una mueca cuando los músculos adoloridos de mis costillas se estiraron. Debí haberlos vendado primero. Qué tonta. “Ustedes no pueden luchar contra las furias”. “Si aparecen, lo intentaremos”. Sacudiendo la mano, di un paso atrás. “Morirán en el intento. Esas cosas… bueno, viste de lo que son capaces. Si vienen sólo quítense de su camino”. “¿Qué?”, la incredulidad se filtraba en su tono. “No quiero que gente muera por nada”. “¿Morir por nada?” “Sabes que seguirán volviendo y no quiero que alguien muera cuando todo parece… inevitable”. La inhalación que tomó fue tan brusca que fue audible en la pequeña sala. “¿Estás diciendo que tu muerte es inevitable, Alex?” Empujé el saco de boxeo una vez más. “No sé lo que estoy diciendo. Olvídalo.” “Algo… algo en ti es diferente”. El deseo de huir de la habitación me llenó, pero en cambio lo encaré. Miré mis palmas. Las marcas seguían ahí. ¿Por qué seguía mirándolas como si fueran a desaparecer o algo? “Han pasado muchas cosas, Aiden. No soy la misma persona.” “Eras la misma el día que te enteraste de lo de tu papá”, dijo, sus ojos volviéndose del color de la tormenta.

88


Mi estómago se llenó de ira que zumbaba por mis venas. “Esto no tiene nada que ver con esto”. Aiden se quitó de la pared, sus manos salieron de sus bolsillos. “¿Qué es esto?” “¡Todo!”, me clavé los dedos en las palmas. “¿Cuál es el punto de todo esto? Pensemos hipotéticamente por un segundo, ¿quieres? Digamos que Telly o quien sea no se las arregla para esclavizarme o matarme y que las furias no me hacen trizas. De todas formas cumpliré 18. ¿Así que cuál es el punto? Quizás debería irme”. Fui hasta donde había dejado mi bolso. “Quizás Lucian me deje ir a Irlanda o algo. Me gustaría conocerla antes de…” Aiden me agarró del antebrazo, girándome hasta que lo encaré. “Dijiste que tenías que quedarte en el Covenant para poder graduarte porque necesitabas convertirte en Centinela más que cualquier otra persona en la habitación”. Su voz se hizo más grave mientras sus ojos buscaban intensamente los míos. “Eras apasionada. ¿Eso ha cambiado?” Tiré de mi brazo pero él me sostuvo. “Quizás.” Las mejillas de Aiden se ruborizaron. “¿Así que te vas a rendir?” “No creo que sea rendirme. Llámalo… aceptar la realidad.” Sonreí, pero se sentía falsa. “Eso es pura mierda, Alex”. Abrí mi boca pero nada salió. Había peleado por quedarme en el Covenant para convertirme en Centinela. Y en el fondo todavía quería serlo por mi mamá, por mí, pero ya no estaba segura de que era lo que necesitaba. O con lo que podía estar de acuerdo, siendo honesta conmigo misma. Después de ver esos sirvientes tirados en el piso y que a nadie le importara… nadie los ayudó. 89


No estaba segura de poder ser parte de nada de esto. “Nunca has sido de las que se revuelcan en la autocompasión cuando las cosas se ponen difíciles”. Mi mandíbula chasqueó. “No me estoy revolcando en la autocompasión, Aiden.” “¿En serio?” dijo muy suavemente. “¿Así como no te estás conformando con Seth?” Oh, dioses míos, no quería oír esto. “No me estoy conformando”. Mentirosa, susurró una voz malvada en mi cabeza. “No quiero hablar de Seth”. Desvió la mirada por un segundo y luego se concentró en mí otra vez. “No puedo creer que le hayas perdonado lo que… lo que te hizo”. “Eso no fue culpa suya, Aiden. Seth no me dio el brebaje. No me forzó…” “¡De todas formas no debió hacerlo hecho!” “No voy a hablar contigo de esto”. Empecé a alejarme. La mano a su lado se apretó. “¿Así que todavía estás… con él?” Parte de mí se preguntaba qué le había pasado al Aiden que me había acunado en sus brazos cuando le conté lo de mi padre. Había sido más fácil lidiar con esa versión. Pero de nuevo, yo tampoco me estaba comportando como la persona que era antes. Y a una parte de mí le gustaba la forma en la que dijo ‘él’; como si el mero nombre le hacía querer golpear algo. “Define ‘con’, Aiden.” Me miró boquiabierto. Erguí mi cabeza. “¿Te refieres a si estoy tonteando con él o si somos sólo amigos? ¿O te referías a si estamos durmiendo juntos?” 90


Entrecerró sus ojos hasta que las rendijas brillaron de plata salvaje. “¿Y por qué preguntas, Aiden?”, tironeé y él me soltó. “Cualquiera que sea la respuesta ni siquiera importa”. “Sí importa”. Pensé en las marcas y en lo que significaban. “No tienes ni idea. No importa. Es el destino, ¿recuerdas?” Intenté coger mi bolso pero me volvió a agarrar. Alcé la mirada, exhalando suavemente. “¿Qué quieres de mí?” La comprensión llenó su expresión, dulcificando el matiz de sus ojos. “Tienes miedo”. “¿Qué?”, me reí, pero sonó como un graznido nervioso. “No estoy asustada”. Los ojos de Aiden se desviaron por encima de mi cabeza y la determinación se asentó en sus ojos. “Sí. Lo estás.” Sin decir nada más, me giró y me empujó hacía la cámara de privación sensorial. Puse ojos como platos. “¿Qué haces?” Siguió arrastrándome hasta que nos detuvimos frente a la puerta. “¿Sabes para qué usan esto?” “Hmm, ¿para entrenar?” Aiden bajó la mirada a mí, sonriendo tensamente. “¿Sabes cómo entrenaban los guerreros antiguos? Solían pelear a Deimos8 y Fobos9, quienes usaban los peores temores de los guerreros contra ellos en la batalla.” “Gracias por la lección rarita de historia de los dioses, pero…” 8 9

También conocido como Dimo, era hijo de Ares -el dios de la guerra- y hermano de Fobos, y representa el terror. La personificación del temor y el miedo, hermano de Dimo e hijo de Ares.

91


“Pero ya que los dioses del Miedo y el Terror no han estado por aquí en un tiempo, crearon esta cámara. Se cree que pelear usando sólo tus otros sentidos para guiarte es la mejor manera de afilar sus habilidades y encarar tus miedos”. “¿Miedo de qué?” Abrió la puerta y un hoyo negro nos saludó. “Cualquier miedo que te esté reteniendo”. Me pare en mis pies. “No tengo miedo”. “Estas aterrorizada”. “Aiden, estoy a dos segundo de…” Mi propio grito de sorpresa me sobresaltó mientras él me arrastraba al interior de la cámara, cerrando la puerta tras él; sumiendo la habitación en las sombras. La respiración se heló en mi garganta. “Aiden… no puedo ver nada”. “Ése es el punto”. “Bueno, gracias, Capitán Obvio”. Tanteé ciegamente, pero sólo sentí aire. “¿Qué esperas que haga aquí dentro?” Tan pronto como la pregunta salió de mis labios, me asaltaron todas las imágenes totalmente inapropiadas de todas las cosas que podríamos hacer aquí. “Pelear”. Ok, eso apestaba. Inhalé, sintiendo la esencia de picante y a océano. Suavemente, levanté mi mano. Mis dedos rozaron algo duro y cálido… ¿su pecho? Pero luego no había más que vacío. Oh dioses, esto no iba a ser bueno. De repente, atrapó mi brazo y me giró. “Ponte en posición”. “Aiden, realmente no quiero hacer esto ahora mismo. Estoy cansada y me patearon el…” 92


“Excusas”, dijo, su respiración peligrosamente cerca de mis labios. Me bloqueé. Su mano desapareció. “Ponte en posición”. “Lo estoy”. Aiden suspiró. “No, no lo estás”. “¿Cómo lo sabes?” “Puedo saberlo. No te has movido”, dijo. “Ahora ponte en posición”. “Jesús, ¿eres como un gato que puede ver en la oscuridad o algo?” Cuando no respondió, gemí y me puse en posición: brazos a media altura, y pies en su lugar. “Ya”. “Necesitas encarar tus miedos, Alex”. Entorné los ojos pero no vi nada. “Creí que dijiste que era intrépida”. “Normalmente lo eres”. De repente, estaba justo frente a mí y su olor me distraía. “Que es por lo que estar asustada ahora es tan duro para ti. Tener miedo no es una debilidad, Alex. Sólo es un signo de algo que debes superar”. “El miedo es una debilidad”. Esperando que todavía estuviera frente a mí, decidí seguirle el juego. Lancé un codazo pero no estaba ahí. Y luego estaba en mi espalda, su respiración bailando en mi cuello. Me giré, jadeando por aire. “¿Tú a qué le temes?” Un whoosh de aire y estaba detrás de mí de nuevo. “Esto no es acerca de mí, Alex. Tienes miedo de perderte a ti misma”.

93


“Claro que no. ¿Qué estaba pensando?”, me giré, maldiciendo cuando se esfumó. Esto me estaba mareando. “¿Así que por qué no me dices de lo que tengo miedo, oh-don-sinmiedo?” “Tienes miedo de transformarte en algo que no puedes controlar”. Tomó mi brazo mientras me giraba siguiendo el sonido de su voz. “Eso te aterroriza”. Me dejó ir, retrocediendo. Tenía razón, y por eso ira y vergüenza me inundaron. En la oscuridad que me rodeaba había una mancha más gruesa que el resto. Me tiré a él. Anticipando el movimiento, me tomó por los hombros. Lo golpeé, dándole en el estómago y el pecho. Aiden me empujó. “Estás furiosa porque tengo razón”. Un sonido ronco salió de mi garganta. Cerré mi boca y golpeé de nuevo. Mi codo le dio a algo. “Un Centinela nunca tiene miedo. Ellos nunca huirían de sus problemas”. “¿Estás huyendo de tus problemas, Alex?” El aire se agitó a mi alrededor y salté, perdiendo por poco lo que seguramente era una perfecta barrida. “¡No!” “No lo parecía, dijo. “Querías aceptar la oferta de Lucian. ¿Visitar Irlanda?” “Yo… estaba…” Maldita sea, odiaba cuando tenía razón. Aiden se rió desde la oscuridad. Seguí el sonido. Yendo demasiado lejos, demasiado enfrascada en mi ira, perdí el equilibro cuando ataqué. Aiden cogió mi brazo, pero ninguno de los dos pudo ponerse 94


en pie en la oscuridad. Cuando caí, él se vino conmigo. Aterricé de espaldas, con Aiden justo encima de mí. Cogió mis muñecas antes de que pudiera golpearlo de nuevo, sujetándolas sobre mi cabeza bajo la estera. “Siempre dejas que las emociones saquen lo peor de ti, Alex.” Traté de quitármelo, no confiando en poder hablar. Un sollozo me estaba subiendo por la garganta mientras me retorcía bajo él, arreglándomelas para liberar una pierna. “Alex”, me advirtió suavemente. Me presionó y cuando tomó aire, su pecho se elevó con el mío. En la oscuridad pura de la cámara de privación sensorial, su respiración estaba cálida contra mis labios. No me atreví a moverme. Ni un milímetro. Su agarre en mis mulecas se aflojó y su mano se deslizó por mi hombro, acunando mi mejilla. Mi corazón intentaba salirse de mi pecho en esos segundos y todos mis músculos se congelaron con anticipación. ¿Iba a besarme? No. Mi labio estaba vuelto nada, pero si lo hacía sabía que no podría detenerlo y eso estaba tan mal. Escalofríos descendieron por mi espalda y me relajé bajo él. “Está bien tener miedo, Alex”. Liberé mi mano, queriendo alejarme de él tanto como quería quedarme justo donde estaba. “Pero no tienes nada que temer”. Bajó mi mentón con dedos gentiles. “¿Cuándo vas a entenderlo?”, su voz era grave, ronca. “Eres la única persona que tiene el control sobre lo que te convertirás. Eres demasiado fuerte para perderte alguna vez a ti misma. Lo creo. ¿Por qué tú no?”

95


Mi respiración era temblorosa. Su fe en mí era mi perdición. El nudo en mi pecho podría levantarme de la estera. Pasaron varios segundos hasta que pude hablar. “¿Tú a qué le temes?”, pregunté de nuevo. “Creí que una vez dijiste que yo no le temía a nada”, se echó hacia atrás. “Lo hice”. Aiden se movió ligeramente y su pulgar acarició la curva de mi mejilla. “Le tengo miedo a algo”. “¿A qué?”, susurré. Inspiró profunda, temblorosamente. “Tengo miedo de nunca poder sentir lo que siento”.

96


Capítulo 7 Traducido y corregido por: NatyLRJ El aire se tensó mientras intentaba respirar. Deseaba poder ver su rostro, sus ojos. Quería saber qué estaba pensando en este mismo momento, quería tocarlo. Pero me quedé acostada, mi corazón era la única parte de mí que se movía. Su pulgar rozó mi mejilla una vez más. “Eso es lo que me da miedo”. Luego se quitó de encima de mí. Retrocedió, la estera moviéndose bajo sus pasos inestables. “Estaré en la otra sala de entrenamiento cuando estés lista… para volver a tu habitación”. Hubo un breve flash de luz del exterior de las salas de entrenamiento cuando abrió la puerta y luego la oscuridad me cubrió de nuevo. No me moví pero mi cerebro pensaba a toda velocidad. Él tenía miedo de nunca poder sentir lo que siente. Dioses, no era estúpida pero deseaba serlo. Sabía lo que él quiso 97


decir y también sabía que no cambiaba una maldita cosa. Parte de mí estaba enojada porque se atrevía a decirlo cuando todo lo que lograba era hacer mi pecho pesado con un deseo doloroso; un deseo tan intenso que me podía aplastar bajo su peso. ¿Y por qué admitirlo ahora cuando le había rogado que me dijera que sentía lo mismo que yo y él lo había negado? ¿Qué había cambiado? Y él tenía razón sobre lo otro. Estaba aterrorizada de convertirme en algo que no podía controlar, de perderme a mí misma en el lazo, en Seth. Parecía como si incluso si superaba todos los obstáculos en mi camino estaba ése, ése que no podía superar siendo temeraria. La puerta se abrió de nuevo y el murmuro suave de dos voces masculinas llenó la habitación. Hubo una risa grave y profunda mientras la estera se hundía bajo sus pies. Pude haber dicho algo pero estaba demasiado inmersa en mis propios pensamientos como para susurrar siquiera una palabra. Un segundo después, pies se enredaron en mis piernas y se oyó un aullido de sorpresa. La estera se deslizó mientras el cuerpo caía medio echado sobre mí. Dejé salir un “jumm” y quité las manos de mi pecho. “¡Dioses, Alex!”, exclamó Luke, quitándose de encima y sentándose. “Hades santo, ¿qué haces aquí?” “¿Cómo supiste que era yo sólo tocando mis pechos?”, gruñí, echando un brazo sobre mi rostro. “Es un superpoder”. “Wow”.

98


Lucas resopló. Sentí la estera deslizarse cuando él encaró a su misterioso compañero. “Hey”, dijo Lucas, “¿puedes dejarnos unos minutos?” “Claro. Como sea”, respondió el chico, yendo hacia la puerta. La voz me era muy familiar pero aunque lo intenté con todas mis fuerzas, no logré ubicarla. “Pervertido”, dije. “¿Para qué has estado usando éstas salas, Luke? Qué travieso.” Se rio. “Algo mucho más entretenido y normal que para lo que tú las has usado. Tú eres la que está acostada en una sala de privación sensorial como una anormal. ¿Qué haces tú aquí? ¿Haciendo planes contra el Covenant? ¿Meditando? ¿Dándote placer?” Hice una mueca. “¿No tienes nada mejor que hacer?” “Pues sí”. “Entonces vete. Esta sala ya está ocupada”. Luke suspiró. “Estás siendo ridícula”. Encontré eso divertido considerando que él no tenía idea de por qué estaba sola como una “anormal” en la sala de privación. Luke no tenía idea de qué había pasado aquí dentro. Probablemente pensaba que me estaba escondiendo de todo el mundo o teniendo alguna clase de ataque nervioso. Eso último todavía estaba colgando en el aire y podía ser una posibilidad. Si Caleb me hubiera encontrado, lo habría sabido. Tomé una respiración brusca. Extrañarlo no se estaba haciendo más fácil, me di cuenta de repente. “Apesta no tener amigos, ¿verdad?”, Luke preguntó luego de algunos segundos.

99


Fruncí el ceño. “Sabes, gracias a dios no te puedes volver un terapista porque realmente apestas en eso de hacer a la gente sentir mejor con ellos mismos”. “Pero tú sí tienes amigos”, continúo como si no hubiera dicho nada. “Sólo parece que nos has olvidado”. “¿A quiénes?” “A mí.”, Luke se estiró a mi lado. “Y también está Deacon. Y Olivia.” Resoplé. “Olivia me odia”. “No, ella no te odia”. “Pura mierda”. Dejé caer mi brazo, encarándolo en la oscuridad. “Me culpa por la muerte de Caleb. La oíste el día de su funeral y ayer en el pasillo.” “Está dolida, Alex”. “¡Yo también lo estoy!”, me senté, cruzándome de piernas. La estera tembló cuando Luke rodó de lado. “Amaba a Caleb. Tan impráctico como eso es para cualquiera de nosotros, lo amaba”. “Y yo. Él era mi mejor amigo, Luke. Me culpa por la muerte de mi mejor amigo.” “Ya no te culpa”. Eché hacia atrás los cabellos que se salieron de mi cola de caballo. “¿Desde cuándo? ¿Desde las últimas 24 horas?” Impertérrito, Luke se sentó y de alguna manera encontró mi mano en la oscuridad. “Ése día que te buscó en el pasillo quería disculparse.”

100


“Eso es gracioso porque recuerdo que dijo algo como que yo necesitaba controlar mi dolor.” No quité mi mano de la suya porque se sentía bien que alguien me tocara sin que algo rarito pasara. “¿Es esa una nueva forma de disculparse que desconozco?” “No sé en qué estaba pensando. Quería disculparse, pero tú no dejabas de hablarle”, Luke explicó suavemente. “Perdió el control. Fue una perra. Olivia lo sabe. Y golpearla en frente de todo el mundo tampoco ayudó.” La vieja Alex se habría reído de eso pero no me hacía sentir bien. “Necesitas hablar con ella, Alex. Ambas se necesitan”. Liberé mi mano y me puse en pie rápidamente. La sala de repente se sentía sofocante, inaguantable. “No la necesito ni a ella ni a nadie”. Luke estaba junto a mí en un segundo. “Y esa es probablemente la cosa más infantil que has dicho alguna vez.” Entrecerré mis ojos en su dirección. “Y tengo algo todavía más infantil para decirte. Estoy a dos segundos de golpearte.” “Eso no es muy amable”, Luke se burló, caminando a mi alrededor. “Necesitas amigos, Alex. Por muy sexy que sea Seth, no puede ser tu único amigo. Necesitas alguien con quien puedas llorar, alguien que no esté intentando meterse en tus pantalones. Necesitas alguien que quiera estar cerca de ti no por lo que eres sino por quién eres.” Mi mandíbula llegó hasta la estera. “Wow”. Luke debió haber sentido mi respuesta atónita porque se rio. “Todo el mundo sabe lo que eres, Alex. Y la mayoría creen que es súper genial. Lo que no creen que es genial –y la razón por la que te están evitando- es tu actitud. Todo el mundo entiende que estás 101


en duelo por Caleb y por lo que le pasó a tu mamá. Lo entendemos, pero eso no significa que tengamos que tolerar que actúes como una perra constantemente.” Abrí mi boca para decirle a Luke que no era la que se estaba portando como una perra, que eran todos los que me habían tratado como un perro de tres cabezas desde que había vuelto –e incluso antes de eso- pero nada salió. A parte de pasar tiempo con Seth me había aislado de todo el mundo. Y a veces era una persona horrible. Tenía mis razones –buenas razones- pero eran sólo excusas. Un pecho se asentó en mi pecho. En el silencio y la oscuridad rodeándonos, Luke me encontró y envolvió sus brazos alrededor de mis tiesos hombros. “Bueno, quizás sí tenemos que tolerarlo un poquito. Eres un Apollyon, después de todo.” Podía oír la sonrisa en su voz. “E incluso si has sido una gran perra, aun te amamos y estamos preocupados”. Se armó un nudo en mi garganta. Intenté contenerlo, pero sentí las lágrimas escociendo mis ojos mientras mis músculos se relajaban. Mi cabeza encontró de alguna manera su hombro y él me dio palmaditas tranquilizadoras en la espalda. Por un momento me permití creer que Luke era Caleb y en mi cabeza pretendí que le contaba todo lo que había pasado. Mi Caleb imaginario me sonrió, me apretó más fuerte y me ordenó dejar de arruinar mi vida; dijo que sin importar lo que había pasado y todo lo que había aprendido, el mundo no había terminado y no iba a hacerlo. Y por ahora, eso parecía bastar.

Aiden me estaba esperando cuando finalmente salí de la sala de privación sensorial. No dijo nada mientras salíamos. Ambos ya habíamos dicho demasiado, probablemente. No 102


había incomodidad entre nosotros pero había un vasto sentido de… incertidumbre. Aunque quizás era yo proyectando mis sentimientos en él. Caminamos por el pasillo hacia los dormitorios. El viento levantaba arena y había un sentimiento frío y húmedo en el aire mientras nos acercábamos al jardín. Dos chicos puros estaban mirando fijamente la estatua en mármol de Apolo alcanzando a Daphne cuando se convertía en árbol. Uno le dio un codazo al otro. “Hey, mira. Apolo está teniendo una erección”. Su amigo se rio. Yo rodé mis ojos. “Alex”. Había algo en la voz de Aiden, una aspereza que me dijo que lo que sea que estaba a punto de decir sería poderoso. Su mirada se movió a mi rostro, luego detrás de mí. “¿Qué diablos?” No era lo que estaba esperando. Aiden pasó por mi lado, enfocado únicamente en algo que no era yo. Maldita sea. Me giré. “Tú no… oh”. Ahora había visto lo que había interrumpido a Aiden. Dos mestizos cargaban a un Jackson apenas consciente –un Jackson apenas reconocible-. Se veía como si se hubiera despertado en el lado equivocado de una golpiza 10. Cada centímetro visible de su piel estaba magullada o ensangrentada, sus ojos cerrados, sus labios partidos y la marca profunda que le cruzaba la mejilla se veía sospechosamente como una bota.

10

Es un juego de palabras. En vez que decir “se despertó del lado equivocado de la cama”, dice que se despertó del lado equivocado de una golpiza.

103


“¿Qué le pasó?”, exigió Aiden, tomando el lugar de uno de los mestizos y prácticamente soportando todo su peso. El mestizo negó con la cabeza. “No lo sé. Lo encontramos así en el patio”. “Y-yo… me caí.” Dijo Jackson, sangre y saliva goteando de su boca. Creo que había perdido algunos dientes. Una expresión llena de dudas pasó por el rostro de Aiden. “Alex, por favor vete directamente a tu dormitorio”. Asintiendo con la cabeza silenciosamente, me quité del camino. Todavía estaba enojada con Jackson. Había tratado de pisarme la cabeza, pero lo que le habían hecho era horrible y calculado. Comparado con el puño que Aiden le había dado cuando Jackson había… Mis ojos abiertos como platos encontraron los de Aiden por un segundo antes de que se llevara a Aiden hacia el edificio médico. La conversación que tuve con Seth me vino a la mente. “¿Y con quién luchaste?”, me había preguntado. “Siempre me emparejan con Jackson.” Dioses, Seth había hecho esto.

Parecía que Seth me estaba evadiendo la mayor parte del tiempo, probablemente por el incidente con el sándwich. Nuestras prácticas eran o canceladas o consistían en trabajar en mis barreras mentales. Durante toda una semana siempre que lo veía le pregunté por

104


Jackson. Él, con una mirada sorprendida, me decía que no lo había hecho. Yo no le creía y se lo había dicho tal cual. Me había mirado con el hermoso rostro en blanco y dicho: “¿Por qué haría tal cosa?” No quería creer que lo había hecho porque quien sea que se lo había hecho a Jackson lo había dejado fuera de combate por mucho tiempo. Su mandíbula estaba cerrada con alambres y había oído que iba a necesitar bastante ayuda con sus dientes. Incluso aunque sanaría más rápido que un mortal sabía que no iba a decir nada. El tipo parecía muerto del susto. E incluso si no quería creer que había sido Seth no podía dejar mis sospechas. ¿Quién más le haría algo así a Jackson? Seth tenía un motivo, uno que me ponía enferma. Si lo había hecho había sido por lo que él me había hecho en clase, pero ¿cómo podría hacer algo tan… violento, tan inestable? Esa pregunta me atormentaba. Lo bueno era que la mala vibra que se me había pegado a la piel como una manta se había desvanecido. Una pequeña parte de mí extrañaba la compañía de Seth en las tardes y la forma en que siempre se las arreglaba para convertirme en una almohada humana por las noches, pero había otra parte de mí que se sentía algo aliviada. Como si no se esperaba nada más de mí. Incluso aunque nadie intentó matarme o drogarme, Linard y Aiden todavía me seguían. Y cuando estaban ocupados era la enorme sombra de Leon la que me seguía. Me había acostumbrado a pasar el tiempo en las salas de entrenamiento en los días en que Seth y yo no entrenábamos. Sabía que Aiden me encontraría eventualmente ahí. No volvimos a hablar de nuestros miedos, sino que sólo… tonteábamos… en la sala de entrenamiento.

105


Sonaba ridículo pero era como en los viejos tiempos, antes de que todo se volviera tan complicado. A veces Leon se nos aparecía. Nunca parecía sorprendido o sospechar algo. Ni siquiera la última vez, cuando habíamos estado sentados recostados en la pared discutiendo si los fantasmas existían o no. Yo no creía en fantasmas. Aiden sí. Leon creía que ambos éramos unos idiotas. Pero maldita sea, realmente lo deseaba. El sentarnos ahí y hablar. Sin entrenar. Sin intentar usar Akasha. Esos momentos con Aiden, incluso cuando Leon se nos unía, eran mi momento favorito del día. No había vuelto a ahogar a Olivia pero las cosas estaban realmente incómodas entre nosotras cuando la volví a ver, no que me hubiera sorprendido. Pero sí empecé a almorzar con Seth en la cafetería. Al siguiente día Luke se nos unió, luego Elena y finalmente Olivia. No hablábamos, pero tampoco nos gritábamos ni nada por el estilo. Algunas cosas no cambiaron, sin embargo. Las vacaciones mortales de Navidad y Año Nuevo pasaron rápidamente junto con la mayor parte de enero. La mayoría de los puros seguían esperando que todos los mestizos se convirtieran en malvadas criaturas chupaaether y los atacaran. Deacon, e hermano de Aiden, era uno de los pocos que se atrevía a sentarse junto a nosotros en clase o a hablarnos por el campus. Otra cosa que no había cambiado era mi incapacidad para escribirle una carta a mi padre. ¿Qué debía decir? No tenía idea. Todas las noches en las que estaba sola empezaba la carta y luego la descartaba. Bolas de papel llenaban todo el piso de mi habitación.

106


“Sólo escribe lo que sientes, Alex. Le estás dando muchas vueltas”, me había dicho Aiden luego de que me había quejado. “Sabes que está vivo desde hace dos meses. Sólo tienes que escribir sin pensarlo”. ¿Dos meses? No parecía ser tanto tiempo. Y eso significaba que tenía poco más de un mes antes de Despertar. Quizás estaba tratando de hacer que el tiempo se detuviera. De todas formas, mis sentimientos estaban a flor de piel y si mi padre era tan competente como yo creía no quería que supiera que tenía problemas. Así que después de practicar con Seth, recogí mi cuaderno y fui hacia una de las salas de recreación más vacías. Arrunchándome en la esquina de un sofá rojo brillante, miré fijamente la página en blanco y mordí un extremo del lápiz. Linard se hizo en la puerta, viéndose aburrido. Cuando me pilló mirándolo, hice una mueca y seguí mirando las líneas azules del papel. Luke me interrumpió un par de veces tratando de que participara en un juego de hockey aéreo. Cuando su sombra se posó en el cuaderno de nuevo, gemí. “No quiero…” Olivia estaba frente a mí usando un espeso suéter de cachemir por el que empecé a babear de inmediato. Sus ojos cafés estaban abiertos como platos. “Uh… disculpa”, dije. “Creí que eras Luke”. Se pasó una mano por su cabello ondulado. “¿Está intentando hacer que juegues skee ball11?” “No. Ahora está jugando air hockey”.

11

Es un juego arcaico tradicional parecido al boliche.

107


Su risa sonó nerviosa cuando miró al grupo de los juegos arcaicos. Luego cuadró sus hombros mientras señalaba el espacio al lado mío. “¿Puedo sentarme?” Mi estómago dio un vuelco. “Sí, si quieres.” Olivia se sentó, pasando sus manos por piernas enfundadas en jeans. Pasaron varios momentos entre nosotras en silencio. Ella fue la primera en romperlo. “¿Cómo… cómo has estado?” Era una pregunta capciosa y mi risa salió ahogada y dura. Llevé el cuaderno a mi pecho mientras miraba a Luke. Él estaba pretendiendo no habernos visto. Ella dejó escapar un suspiro y empezó a levantarse. “Está bien. Supongo…” “Lo siento”. Mi voz baja, las palabras roncas. Sentí mis mejillas arder pero me obligué a continuar. “Lamento todo, especialmente lo que pasó en el pasillo”. Olivia apretó sus piernas. “Alex…” “Sé que amabas a Caleb y que sólo estaba pensando en mi propio dolor”. Cerré mis ojos y tragué el nudo en mi garganta. “Realmente desearía volver y cambiar esa noche. He pensado un millón de veces en las cosas que pude haber hecho diferente.” “No deberías… hacerte eso”, dijo suavemente. “Al principio no quise saber lo que realmente había pasado, ¿sabes? Los detalles, quiero decir. Yo sólo no pude… lidiar con eso por un tiempo, pero finalmente hice que Lea me contara todo hace como una semana”. Me mordí el labio sin saber qué decir. No había aceptado mi disculpa pero al menos estábamos hablando. 108


Tomó aliento, sus ojos brillando. “Me dijo que Caleb la salvó. Que tú estabas luchando contra otro daimon y que si él no la hubiera agarrado, ella habría muerto.” Asentí, apretando el cuaderno. Recuerdos de esa noche me inundaron, de Caleb pasando frente a mí. “Fue muy valiente, ¿verdad?”, su voz se quebró. “Sí”, acordé apasionadamente. “Ni siquiera lo dudó, Olivia. Fue tan rápido y muy bueno, pero el daimon… fue más rápido.” Parpadeó varias veces, sus pestañas húmedas. “¿Sabes?, él me contó lo que pasó en Gatlinburg. Todo por lo que tuvieron que pasar y cómo lo sacaste de esa casa”. “Fue suerte. Ellos, mi mamá y los otros, empezaron a pelarse. No hice nada especial.” Olivia ahí me miró. “Pensaba lo mejor de ti, Alex.” Hizo una pausa, riéndose calladamente. “Cuando empezamos a salir te tenía celos. Era como si yo no pudiera igualar todo lo que ustedes tenían. Caleb te amaba de verdad”. “Yo también”, respiré hondo. “Y él te amaba, Olivia”. Su sonrisa era aguada. “Supongo que necesitaba culpar a alguien. Pudo haber sido Lea o los Guardias que fallaron en no dejar que los daimons entraran. Es sólo que tú eres una fuerza imparable, eres un Apollyon.” Rizos elásticos se mecieron cuando negó con la cabeza. “Y…” “Todavía no soy un Apollyon. Pero entiendo a lo que te refieres. Lo lamento.” Apreté el alambre del cuaderno. “Sólo desearía…”.

109


“Y yo lo siento.” Alcé mi cabeza hacia ella. “No fue tu culpa. Y fui una perra por culparte. Ése día en el pasillo quería disculparme pero todo salió mal. Y sé que Caleb me odiaría por culparte. No debí haberlo hecho en primer lugar. Estaba tan dolida. Lo extrañaba tanto”. Su voz se quebró y se giró, respirando hondo. “Sé que son sólo excusas pero no te culpo”. Lágrimas obstruyeron mi garganta. “¿No lo haces?” Olivia negó con la cabeza. Quería abrazarla pero no sabía si eso estaría bien. Quizás era demasiado pronto. “Gracias”. Había más cosas que quería decir pero no podía encontrar las palabras. Cerró sus ojos. “¿Quieres oír algo gracioso?” Parpadeé. “Aja.” Girándose, me sonrió aunque lágrimas brillaban en sus ojos. “El día después de que Jackson y tú tuvieron esa pelea todo el mundo estaba hablando de eso en la cafetería. Cody iba pasando por ahí y dijo algo estúpido. No recuerdo qué, probablemente algo sobre cuán genial es ser un puro.” Puso los ojos en blanco. “De todas formas, Lea se puso en pie y le echó en la cabeza su plato entero de comida.” Una carcajada se escapó. “Sabía que no debía reírme pero ojalá lo hubieras visto. Fue divertidísimo”. Boqueé como un pez fuera del agua. “¿En serio? ¿Qué hizo Cody? ¿Lea se metió en problemas?”

110


“Cody empezó a insultarnos, diciendo que éramos un montón de paganos o algo así de patético. Creo que le escribieron y la hermana de Lea no estaba muy contenta que digamos”. “Wow. No parece algo que Lea haría.” “Está algo cambiada”. Olivia se tranquilizó. “Tú sabes, después de todo. No es la misma. De todas formas, hay algunas cosas que necesito hacer, pero me… me alegro de que hayamos hablado”. Encontré su mirada y sentí que parte de la tensión desaparecía. No sería como antes, no por un tiempo. “Yo también”. Pareció aliviada cuando sonrió. “¿Te veo mañana en la cafetería para almorzar? “Por supuesto. Ahí estaré.” “Voy a irme la siguiente semana con mi mamá por las vacaciones de invierno. Hay unos asuntos del Concejo que tiene que atender y quiere que vaya con ella, pero cuando vuelva ¿podemos hacer algo? ¿Quizás ver una película o pasar el rato?” Mientras que los mortales tenían las vacaciones de invierno en la semana de Navidad, nosotros las teníamos durante todo el mes de febrero en celebración de las Antesterias12. En los viejos tiempos el festival sólo duraba tres días y todo el mundo se emborrachaba en honor a Dionisio. Era como el día de Todos los Santos y un Carnaval unidos en una gran orgía. En algún punto los puros lo habían extendido a un mes entero, se habían tranquilizado y lo habían llenado de sesiones del Concejo. Esclavos y sirvientes

12

Fueron un festival celebrado durante tres días del mes Antesterión -finales de febrero e inicios de marzo en nuestro calendario- en honor de Dionisio (Baco) en Atenas.

111


solían poder participar, pero eso también había cambiado. “Sí, eso sería genial. Me encantaría”. “Bien. Te avisaré.” Olivia se levantó para irse pero se detuvo en la puerta. Girándose, me dio una pequeña seña con la mano y una sonrisa tentativa antes de salir. Miré mi cuaderno. Algo del dolor y culpa que se me habían pegado después de la muerte de Caleb se habían ido. Tomé una bocanada de aire y garabateé una nota corta para Laadan, diciéndole que no se preocupara por el asunto de la bebida y agradeciéndole por lo de mi padre. Luego escribí dos frases más bajo el breve párrafo: Por favor dile a mi padre que lo AMO. Solucionaré esto. Más tarde esa noche, sellé la carta y se la di a Leon, que estaba fuera de mi dormitorio, con instrucciones explícitas de dársela a Aiden. “¿Puedo preguntar por qué le estás pasando notas a Aiden?”, miró la carta como si fuera una bomba. “Es una nota romántica. Le estoy pidiendo que encierre en un círculo ‘si’ o ‘no’ si le gusto”. Leon me inmovilizó con una mirada insulsa, pero metió la nota en su bolsillo trasero. Le di una sonrisa descarada antes de cerrar la puerta. Sentí como si un camión hubiera sido quitado de mis hombros ahora que había escrito la carta. Girándome, me precipité hacia el computador de escritorio. Mis pies desnudos se golpearon contra algo duro y pesado. “¡Auch!”, saltando en una pierna, bajé la mirada. “Oh, dioses, soy tan estúpida”.

112


El libro de Mitos y Leyendas me miró. Me agaché y lo cogí. De alguna forma, en medio de toda esa locura me había olvidado de él. Sentándome, abrí la cosa llena de polvo y empecé a buscar la sección que Aiden había mencionado en Nueva York. No tuve éxito en la parte escrita en inglés. Suspirando, fui al inicio del libro y pasé las hojas cubiertas de lo que parecía galimatías para mí. Mis dedos se detuvieron como cien páginas después, no porque reconociera algo en la escritura, sino porque reconocí un símbolo en la parte superior de la página. Era una antorcha boca abajo. Había varias páginas escritas en griego antiguo completamente inútiles para mí. Deberían estar enseñando eso en vez de trigonometría en el Covenant, pero ¿qué sabía yo? De nuevo, a los puros sí se les enseñaba. Aiden la sabía, algo nerd de una forma totalmente sexy. Si pudiera encontrar más cosas sobre la Orden, entonces quizás podría conseguir la evidencia para probar que había algo realmente mal acerca de Telly y Romvi. No estaba cien por ciento segura de que tuviera algo que ver con lo que había pasado, pero eso era mucho mejor que la sugerencia de Seth. Lo último que necesitaba era una sublevación… o a cualquiera de nosotros matando a otro pura-sangre.

113


Capítulo 8 Traducido y corregido por: NatyLRJ Más tarde esa noche, cuando estaba medio dormida, oí el familiar click de mi puerta abriéndose. Me apoyé en el codo, quitándome el desorden de cabello del rostro. El leve temblor que me bajó por la espina dorsal me anunció que era Seth. Los seguros no tenían nada que hacer con él; o los derretía o usaba el elemento aire para abrirlos desde el otro lado. Se detuvo justo bajo el umbral. Sus ojos eran un brillo tenue leonado en la oscuridad. Sorprendida de verlo, me tomó unos segundos poder decir algo. “No deberías estar en mi dormitorio a estas horas, Seth”. “¿Acaso eso nos ha detenido antes?”, se sentó en el borde de mi cama y pude sentir su mirada sobre mí. “Has estado de mucho mejor humor esta tarde”. “Y yo que pensaba que estaba mejorando es eso de bloquearte”. “Lo estás. Lo hiciste muy bien en la práctica hoy.” 114


“¿Por eso estás aquí?”, oí que se quitaba los zapatos. “¿Porque ahora es menos probable que te tire comida?” “Quizás”. Pude oír la sonrisa en su voz. “Estaba empezando a creer que tu cama te parecía más atractiva”. “Me extrañaste”. Me encogí de hombros. “Seth, sobre Jackson…” “Ya te lo dije. No tuve nada que ver. ¿Y por qué haría yo algo tan, tan malo?” “No sé por qué. ¿Quizás porque eres un psicópata?” Seth se rio. “’Psicópata’ es una palabra un poco extrema. Eso sugeriría que no me siento culpable por mis acciones”. Arqueé una ceja. “Ése es mi punto”. Cuando haló el cubre lecho, me deslicé y lo vi cubrirse las piernas. Se hizo de lado, encarándome. “Sabes que tengo guardias. Sabrán que estás aquí”. “Me crucé con Linard cuando entré”. Empujó un mechón de pelo que había caído en mi mejilla, poniéndolo detrás de mi oreja. Su mano se quedó ahí. “Me dijo que estaba rompiendo las reglas. Le dije que se jodiera”. “¿Y qué respondió?” La mano de Seth cayó en mi hombro, cubriendo la delgada tiranta de mi camiseta. El lazo dentro de mí empezó a ronronear suavemente. “No se puso contento. Me dijo que iba a reportárselo a Marcus”.

115


Mi corazón saltó un poco. No dudaba que eso significaba que Aiden se iba a enterar, Aiden ya debía conocer los hábitos de dormir de Seth. Nudos se formaron en mi estómago y miré a Seth. No estoy con Aiden. No estoy con Aiden. No estoy haciendo nada malo. La tensión todavía tensionaba mis músculos. “No es como si Marcus pudiera evitarlo”. Se inclinó y me recostó suavemente hasta que estuve de espaldas. Sus dedos se deslizaron bajo el tirante y temblé cuando sus ásperos nudillos rozaron mi clavícula. “Sólo es el Decano”. “Y mi tío”, señalé. “Dudo que le guste la idea chicos durmiendo en mi cama”. “Hmm, pero no soy sólo cualquier chico”. Inclinó su cabeza. Su cabello cayó, tapando su rostro. “Soy el Apollyon”. Mi pecho aumentó bruscamente. “Las reglas… todavía se aplican a ti y a mí”. “Ah, me acuerdo de una chica que no podría seguir ni una sencilla regla aunque su vida dependiera de ello.” Ladeó su cabeza haciendo que su nariz rozara la mía. “Y creo que lo que estamos haciendo, ahora mismo, es la regla menos escandalosa que has roto.” Me ruboricé mientras ponía mis manos en su pecho, impidiendo que cruzara el par de centímetros que nos separaban. “La gente cambia”, dije sin mucha convicción. “Algunos sí”. Puso su brazo al lado de mi cabeza, apoyándose en él. El lazo estaba empezando a volverse loco, demandando que le prestara atención. Los dedos de mis pies se curvaron. “¿Viniste a hablar de las reglas que he roto o qué? “No. De hecho tenía una razón para venir.”

116


“¿Y esa es?, me retorcí incómodamente, tratando de ignorar la forma en que mi piel, especialmente las palmas de mis manos, empezó a picar. Gracias a dios tenía una camisa puesta. “Dame un segundo”. Fruncí el ceño. “¿Por qué…?” Seth bajó su cabeza, rozando sus labios con los míos y estar atrapada entre querer cerrar mi boca o abrirla para él era un sentimiento frustrante. Moría por estar cerca de él tanto como moría por alejarme. “¿Es por… por eso que viniste?” pregunté cuando alzó la cabeza. “No era la verdadera razón”. “¿Entonces por qué…?” Su boca interrumpió mis palabras y el beso se profundizó, ahogando mis protestas. El lazo se intensificó mientras su mano bajaba por mi brazo, sobre mi estómago y bajo el borde de mi camiseta. Sonrió contra mis labios. “Tengo que viajar con Lucian durante el receso de invierno. No volveré hasta finales de febrero.” “¿Qué?”, el zumbido del lazo estaba volviéndose excesivo, haciendo que fuera difícil concentrarse. Estaba algo sorprendida de que se fuera tan cerca de mi cumpleaños número 18 porque me había imaginado que acamparía dentro de mi habitación hasta que Despertara. “¿A dónde vas?” “Al Covenant de Nueva York”, respondió, deslizando su otra mano dentro de mi cabello. “Ha habido algunos problemas que demandan la atención del Concejo”. Un poco del mareo cedió. “Quiero ir contigo. Mi padre está…” 117


“No, no puedes ir. No estás segura allá.” “No me interesa. Quiero ir. Tengo que ver a mi padre.” Por la mirada de Seth, sabía que no estaba convenciéndolo. “Estarás ahí. Nada va a pasar. Y estaré menos segura aquí sin ti”. Me dolió decir esas últimas palabras pero tiré el orgullo por la ventana. Ver a mi padre era lo que importaba. Los labios de Seth se curvaron, disfrutando ésa caricia a su orgullo. “Marcus le ha asegurado a Lucian que estarás bien protegida. Tu querido pura-sangre se cortaría las venas antes de permitir que algo te pasara.” Lo miré con la boca abierta. “¿Qué?”, subió su mano hasta que descansó bajo mis costillas. “Es la verdad. Y Leon y Linard estarán aquí, cuidándote. Estarás bien.” No tenía miedo de que me dejara sola. Sólo quería ver a mi padre. “Seth, tengo que ir”. Besó mi labio inferior, que había cicatrizado sólo un poco. “No, no tienes que hacerlo. Y no irás. Ni siquiera yo podría lograr que Lucian accediera a llevarte de nuevo a ese agujero infernal.” Mi mente se aceleró frenéticamente, intentando hallar una manera de convencerlo. “Y ni siquiera pienses en escaparte porque todo el mundo espera que lo hagas. No creo que pueda sentir mucho de ti ya que estaremos muy lejos, pero desde el momento en que me vaya alguien te estará vigilando. Así que ni lo pienses. En serio.” “No necesito una maldita niñera”. “Sí, la verdad es que sí.” Sus labios encontraron mi barbilla a continuación. “La chica que no podría seguir las reglas aunque su vida dependiera de ello todavía está dentro de ti”. 118


“Eres un imbécil”. “Me has llamado cosas peores, así que lo tomaré como un cumplido”. Sonrió aunque sabía que sentía la furia creciendo dentro de mí. “¿Cuándo te vas?”, pregunté, tratando de mantener mi voz firme. “Me voy el sábado por la noche, así que estás completamente atrapada conmigo hasta entonces”. Besó el hueco de mi garganta. “Genial”, murmuré. Las clases se suspenderían el miércoles. Casi todos los puros se iban a lujosas vacaciones, lo que significa que la mayoría de Guardias se irían, protegiéndolos. Algunos de los mestizos estarían por ahí, cualquiera que todavía estuviera en contacto con un padre mortal o uno pura-sangre. Todavía existía la posibilidad de que me pudiera escapar, pero ¿cómo diablos iba a llegar a Nueva York? Ni siquiera tenía licencia de conducir, pero ése era el menor de mis problemas. Tendría que llegar a Nueva York sin que me mataran en el proceso. Seth me besó de nuevo y debatí si halar un puñado de su cabello mientras que el lazo hacía su mejor esfuerzo por ahogarme. “¿Por qué tienes que ir, de todas formas?” pregunté cuando tomó una pausa. Necesitaba algo -cualquier cosa- en la que concentrarme que calmara el lazo que se seguía tensando y tensando. Él entrelazó mechones de mi pelo alrededor de sus dedos. “Hay un problema con los… sirvientes en las Catskills”. “¿Qué?”, el miedo floreció en mi estómago, creciendo tan rápido como una mala hierba. “¿Qué quieres decir?” 119


“Algunos de ellos desaparecieron luego del ataque. Sus cuerpos no fueron encontrados y ningún daimon escapó.” Otro beso rápido y profundo antes de que hablara de nuevo. “Y algo parece estar mal con el elixir”. “¿Sabes algo de los que desaparecieron?”, cogí su muñeca antes de que su mano subiera más arriba bajo mi camiseta. “No creo que tu padre esté entre los desaparecidos, pero apenas pueda confirmarlo te lo haré saber”. Se inclinó y ya que yo había agarrado su muñeca no había forma de impedírselo. “No quiero seguir hablando. Voy a estar fuera por semanas”. Su peso me hacía extremadamente feliz y luché por poner atención. “Seth, esto… esto es importante. ¿Qué pasó con el elixir?” Suspiró. “No lo sé. No parece que esté funcionando tan fuertemente”. “¿Tan fuertemente?” “Sí, los mestizos… se están volviendo autoconscientes. Como los computadores en Terminator”. Extraña comparación, pero entendí a lo que se refería. Y wow, algo serio estaba pasando. El elixir era una mezcla de hierbas y químicos que servían para mantener a los mestizos complacientes y drogados. Sin él, dudaba que los sirvientes estuvieran muy contentos con su vida. “Parece que aquí está funcionando”. “Ése es el problema. Está funcionando en todas partes menos allá. El Concejo quieres que nos aseguremos de que nada pase en Nueva York, especialmente después del ataque.” “¿Pero tú por qué tienes que ir?” 120


“No lo sé, Alex. ¿Podemos hablar de esto luego?”, me miró, sus ojos brillando. “Hay otras cosas que quiero hacer”. El lazo zumbó en señal de aprobación. “Pero…” Seth me besó de nuevo y la mano en mi estómago hizo presión. Solté su muñeca intentando quitármelo de encima, pero en cambio agarré su camisa. El aire alrededor de nosotros parecía crepitar. Había algo creciendo dentro de mí, una advertencia de que el maldito lazo estaba tramando algo para nada bueno. Sentí el lazo surgir a la superficie antes de que abriera mis ojos. Luces azules y ámbar emitían extrañas sombras a lo largo de la pared de mi cuarto. Me quedé paralizada por un segundo. Era tan raro que nosotros fuéramos los responsables. Que incluso vinieran de nosotros. Me hizo panickear un poco. Pero la mano libre de Seth estaba por todas partes, bajando por mi brazo, sobre mi pierna, y nuestros lazos estaban girando juntos, conectándonos. Mis dedos aferraron su camiseta y estaba acercándolo en un segundo y alejándolo después. De repente, la piel bajo su palma quemó. Pequeños pinchazos de dolor me quitaron la respiración. Sentí el murmullo creciendo en mi estómago, akasha pasando entre los lazos. Un breve lapso de sanidad me recordó lo que había pasado la última vez que nos habíamos tocado. Ambos, moviéndonos juntos en la cama, y había menos ropa para quitar esta vez.

121


El pánico clavó sus garras en lo más profundo de mí. No estaba lista para esto, con Seth. Soltando su camisa, lo empujé lo suficiente para poder salir de debajo de él rompiendo la conexión. Me puse de rodillas, aferrando mi estómago. “Eso… dolió”. Seth se veía mareado. “Lo siento, sólo pasó”. Con las manos temblando, levanté mi camiseta para ver lo que sospechaba que estaría ahí. Centrada sobre mi ombligo, justo bajo mis costillas había una marca brillante que parecía dos chulos13 unidos en la punta. “La marca del poder de los dioses”, susurró Seth sentándose. “Maldita sea, Alex, esta es una grande. Mañana deberíamos intentar explotar algo. Sé que apestaste haciéndolo la primera vez pero seguro que ahora sí funciona”. No podía creer lo rápido que pasaba de querer poner las manos a la obra a querer explotar algo. Seth parecía más emocionado por la runa que por cualquier otra cosa. Diablos, sus ojos tenían esa mirada loca de nuevo. Puso sus manos alrededor de la marca reverentemente. “Hay cuatro marcas que aparecen primero: coraje, fuerza, poder e invencibilidad. Pero la del poder, esa es akasha. ¿Ves cómo está aquí?” Intentó tocar la marca pero yo me alejé. Frunció el ceño. “De todas formas, de ahí es de donde viene tu poder”. También era donde el lazo dormitaba cuando no estaba intentando convertirme en una hormona gigante. “¿Qué pasa cuando tienes la cuarta marca?” Seth pasó una mano por su pelo, quitándolo de su cara. La luz de la luna traspasó las persianas, cortando su rostro. “No lo sé. Las mías vinieron todas a la vez, pero 13

Se refiere a un símbolo como el swoosh de Nike. No conozco otra palabra y no sé si se usa fuera de mi país.

122


aparecieron en ése orden: en ambas palmas, en el estómago y luego en la parte de atrás de mi cuello. Luego en todas las demás partes”. Mi boca se sentía seca de repente. Dejé caer mi camiseta y fui hacia el borde de la cama. “¿Crees que voy a Despertar antes si la cuarta aparece?” Alzó la mirada. “No lo sé, pero ¿sería tan malo?” El mareo me invadió. “Quizás deberíamos dejar de… tocarnos o lo que sea hasta que cumpla los 18”. “¿Qué?” “Seth, no puedo Despertar antes de lo previsto”. Negó con la cabeza. “No lo entiendo, Alex. Las cosas serán mucho mejores cuando Despiertes. No tendrías que preocuparte por Telly o por las furias. Diablos, ni siquiera los dioses nos podrán poner un dedo encima. ¿Cómo eso no es algo bueno?” No lo era porque una vez que Despertara había una gran posibilidad de que me perdiera a mí misma en el proceso. Seth me había advertido hace tanto que sería como dos mitades uniéndose, que lo que sea que él quisiera colorearía mis elecciones y decisiones. No tendría control sobre mí o sobre mi futuro. Y Aiden había tenido razón ése día en la cámara de privación sensorial. Me aterrorizaba. “Alex.” Seth tomó mi mano con gentileza, amablemente. “Que Despiertes ahora sería lo mejor para… nosotros. Podríamos incluso intentarlo. Ver si podemos hacer que aparezca la cuarta marca. Quizás nada pase después de eso. Quizás Despiertes”. Liberé mi mano. El anhelo en su voz me asustaba. 123


“¿Estás… estás haciendo esto a propósito, Seth?” “¿Haciendo qué?” “¿Tratando de que Despierte antes al tocarme o lo que sea?” “Te estoy tocando porque lo disfruto”, luego intentó acercarse de nuevo pero quité su mano. “¿Cuál es tu problema?”, preguntó. “Lo juro por los dioses, Seth. Si estás haciendo esto a propósito te destruiré.” Seth frunció el ceño. “¿No crees que estas siendo un poco melodramática?” “No lo sé”. Y la verdad no lo sabía. Mis palmas hormigueaban, mi estómago ardía y el lazo estaba finalmente calmándose. “No has hecho nada conmigo excepto entrenarme en semanas, y luego apareces de repente todo quisquilloso y sensitivo. ¿Y luego esto?” “Estaba quisquilloso y sensitivo porque estaré fuera por semanas”. Seth salió de la cama, levantándose en un movimiento fluido. “Y realmente no estaba evitándote. Sólo estaba dándote algo de espacio”. “¿Entonces por qué viniste aquí esta noche?” “Cualquiera que haya sido la razón, claramente fue un error.” Se agachó a recoger sus zapatos. “Aparentemente sólo estoy aquí por mis planes nefastos.” Me bajé de la cama, abrazándome el pecho. ¿Estaba siendo paranoica? “¿Qué estás haciendo?” “¿Qué parece que estoy haciendo? No quiero estar donde no me quieren.” Un sentimiento incómodo empezó a revolverse en mis adentros. “¿Entonces por qué viniste si… no era por eso?” 124


Levantó su cabeza, sus ojos una furiosa sombra ocre. Como un león que ha sido arrinconado, atrapado entre querer correr y atacar. “Te extrañaba, Alex. Ése es el porqué. ¿Alguna vez se te ocurrió?” Oh, oh dioses. La culpabilidad hizo que me ruborizara. Ni siquiera lo había pensado. Me sentí como la peor clase de perra. Un segundo pasó y algo brilló en sus ojos. “Es Aiden, ¿verdad?” Mi corazón tartamudeó. “¿Qué?” “Siempre se trata de Aiden.” Se rio, pero no había humor en su risa. Esto no era sobre Aiden, no tenía nada que ver con él. Esto se trataba de Seth y de mí, pero antes de que pudiera decir una palabra Seth desvió la mirada. “Supongo que te veré cuando regrese”. Empezó a dirigirse a la puerta. “Sólo… sólo ten cuidado”. “Mierda”, susurré. Corrí alrededor de la cama bloqueando la puerta. “Seth…” “Quítate de mi camino, Alex”. Sus palabras me dolieron pero respiré hondo. “Mira, todo esto de las marcas y el Despertar me asusta. Lo sabes pero… pero no debí haberte acusado”. No hubo ningún cambio en su expresión. “No, no debiste hacerlo”. “Y esto no tiene nada que ver con Aiden.” No tenía nada que ver, o al menos eso era lo que me seguía diciendo a mí misma mientras agarraba su mano libre, y él se estremecía. “Lo siento, Seth”. 125


Miró fijamente algo detrás de mí, sus labios tensos. “Realmente lo siento.” Solté su mano y puse mi cabeza contra su pecho. Cuidadosamente, envolví mis brazos a su alrededor. “Es sólo que no quiero convertirme en alguien más”. Seth inhaló bruscamente. “Alex…” Cerré mis ojos. Con o sin lazo, sí me preocupaba por él. Era importante para mí y quizás había más en lo que sentía por él que lo que el lazo me hacía sentir. Quizás era que me preocupaba por él como me preocupaba por Caleb. En cualquier caso, no quería herir sus sentimientos. Dejó caer sus zapatos y deslizó sus brazos a mi alrededor. “Me vuelves loco”. “Lo sé”, sonreí, “el sentimiento es mutuo”. Se rio y luego rozó mi frente con sus labios. “Vamos”, empezó a halarme hacia la cama. Me quedé un poco atascada. No herir sus sentimientos no era lo mismo que terminar con una marca en la nuca. Seth se dejó caer, tirando de mí. “A dormir, Alex. Nada más… a menos que….”, su mirada cayó a mi camiseta. “Sabes, deberías usar eso más a menudo. Deja muy poco a la imaginación, lo que me agrada”. Ruborizándome hasta las puntas del cabello, me subí rápidamente y me cubrí con las cobijas hasta el mentón. Puso un brazo alrededor de mi cintura, acercándome. Su respiración era estable. No como la mía, que parecía estar compitiendo con los latidos de mi corazón. Y él sonreía suavemente, como si no acabáramos de discutir. “Eres un pervertido”, le dije por millonésima vez. 126


“Me has llamado cosas peores”. Y tuve el presentimiento de que probablemente lo haría en el futuro, también.

127


Capítulo 9 Traducido y corregido por: NatyLRJ “Wow. Mira quién está sonriendo. El mundo se va a acabar.” Dos ojos plateados se asomaron detrás de una mata de cabello rizado rubio, y Deacon St. Delphi sonrió mientras se dejaba caer en el asiento a mi lado. “¿Cómo te va, mi mestiza favorita?” “Bien.” Le eché un vistazo a mi libro de texto. Fruncí los labios. "Lo siento, sé que no he estado muy conversadora”. Se inclinó, dándome un codazo. "Lo entiendo". Deacon lo hacía. Era probablemente por eso por lo que no me había presionado para que hablara con él desde que había vuelto. Sólo se había sentado a mi lado en clase, sin decir una palabra. No me había dado cuenta de que había estado esperando que me acercara a él.

128


Lo miré de nuevo. Eso es lo que pasaba con Deacon. Todos, incluyendo a Aiden, lo veían como un playboy perezoso que no le prestaba atención a nada, pero era mucho más observador de lo que nadie le daba crédito. Había tenido una etapa muy dura al crecer sin sus padres, y yo creía que finalmente estaba saliendo de la etapa del partyboy al que no le importa nada. “¿Harás algo para las vacaciones de invierno?” Rodó los ojos. “Eso requeriría que Aiden se tomara un tiempo libre, ya que no me deja salir de esta isla sin él. Ha estado súper paranoico desde lo que pasó en las Catskills. Creo que espera que daimons o las furias ataquen en cualquier momento”. Me encogí. “Lo siento.” “Lo que sea”, respondió. “No es tu culpa. Así que no voy a estar haciendo nada emocionante. Oí que mi estimado hermano mayor está haciendo de guardia para ti”. Puse mis ojos en blanco. “¿Sabes?, los escuché a él y al decano hablando cuando visitó la casa”. “¿Qué casa? ¿La cabaña de Aiden?” Deacon arqueó una ceja. “No, la casa”. Vio mi mirada atónita y se apiadó de mí. “¿La casa de nuestros padres? Bueno, en realidad es la casa de Aiden ahora. Está en el otro lado de la isla, cerca de Zarak.” No tenía ni idea de que había otra casa. Había dado por sentado que Aiden tenía la cabaña y Deacon se quedaba en el dormitorio. Ahora que lo pensaba, ¿por qué en el infierno Aiden vivía en esa pequeña cabaña si era el dueño de una de esas casas enormes y lujosas en la isla principal? Como si supiera lo que estaba pensando, Deacon suspiró. “A Aiden no le gusta quedarse en la casa. Le recuerda demasiado a nuestros padres, y odia todo estilo lujoso de vida.”

129


"Oh", dije en voz baja, mirando al frente de la clase. Nuestro profesor siempre llegaba tarde. "De todos modos, volviendo a mi historia: los escuché hablando.” La silla y el escritorio de Deacon hicieron un chirrido terrible cuando se acercó más a mí. “¿Quieres saber?”

Luke, que había estado sentado en el escritorio de Elena, nos miró. Sus cejas se levantaron cuando nos vio. “Por supuesto. Escúpelo”, dije. “Algo está pasando con el Concejo que tiene que ver con los mestizos”. “¿Algo cómo qué?”, le pregunté. “No lo sé exactamente, pero sé que tiene algo que ver con el Concejo de Nueva York.” Deacon desvió la mirada, centrándose en la parte delantera de la clase. "Me imaginé que tú lo sabrías ya que estabas allí”. Negué con la cabeza. Siempre había algo pasando en el Concejo, y era probable que tuviera que ver con el elixir. Entonces me di cuenta de que Deacon seguía mirando al frente de la clase. Seguí su mirada. Estaba mirando a Luke. Y Luke le devolvía la mirada. En la forma realmente intensa en que a veces yo miraba a... Aiden. Mis ojos se dirigieron de nuevo a Deacon. No podía ver sus ojos, pero la punta de sus orejas era de color rosa. Después de unos momentos algo demasiado largos para un tipo que está mirando a otro tipo casualmente, Deacon se echó hacia atrás. Pensé en la voz fantasma que había oído hablar con Luke en la sala de privación sensorial. Me había sonado familiar... pero no podía ser. “De todos modos”, Deacon se aclaró la garganta. “Creo que podría dar una fiesta para los que se quedan durante las vacaciones de invierno. ¿Crees que Aiden se apunte?” “Uh, probablemente no.” 130


Deacon suspiró. “Vale la pena intentarlo”. Miré a Luke de nuevo. “Sí, supongo que sí.”

“Esto no funciona”.

Seth hizo un sonido de impaciencia con su garganta. “Trata de concentrarte.” “Lo estoy”, le espeté, empujando el pelo soplado por el viento fuera de mi rostro. “Esfuérzate más, Alex. Puedes hacerlo”. Me abracé a mí misma, temblando. Hacía mucho frío por las marismas. El frío y húmedo golpe del viento eran fuertes en mi contra y el suéter no era de ninguna ayuda. Habíamos estado en esto durante la mayor parte del sábado. Cuando Seth había sugerido que trataría de explotar algo, yo había asumido que había estado bromeando. Me había equivocado. Cerré los ojos y me imaginé la gruesa piedra en mi mente. Ya conocía la textura, el color arenoso y su forma irregular. Había estado mirando la maldita cosa por horas. Seth se movió detrás de mí, tomando mi mano y colocándola contra el terreno donde la última marca había aparecido. “Lo sientes aquí, ¿verdad?” ¿Sentir el lazo? Comprobado. También me gustaba el hecho de que él estaba bloqueando la mayoría del viento. “Bien. Imagínate el lazo desenrollándose, siente que vuelve a la vida.” Tenía la sensación de que Seth estaba disfrutando esto demasiado, a juzgar por la forma en que se apretaba contra mí. “¿Alex?” “Sí, siento el lazo”. Sí lo sentía abriéndose, deslizándose a través de mis venas.

131


“Bien. El lazo no somos solo nosotros”, dijo en voz baja. “Es akasha, el quinto y último elemento. Debes sentirlo en este momento. Toca dentro de él. Imagina lo que deseas en tu mente.” Quería un taco, pero dudaba que el akasha pudiera servirme uno de Taco Bell. Dioses, haría cosas terrible por un Taco Bell ahora mismo. “Alex, ¿estás prestando atención?” “Por supuesto”, sonreí. “Entonces hazlo. Explota la roca.” Seth lo hacía parecer tan fácil. Como si un niño pudiera hacerlo. Quise darle un codazo en el estómago, pero me imaginé la roca y luego me imaginé tirando del lazo con mi mano. Lo hice una y otra vez. No pasó nada. Abrí los ojos. “Lo siento, esto no está funcionando”. Seth se alejó, rozando de nuevo los mechones más cortos de pelo que se le caían de la cola de caballo. Puso las manos en las caderas y me miró fijamente. “¿Qué?” Otra ráfaga de viento cortante me tenía retorciéndome para mantenerme caliente. “No sé lo que quieres que haga. Tengo frío. Tengo hambre. Y vi que National Lampoon’s Christmas Vacation14 estará en la TV, y por alguna extraña razón debo verla ya que absorbiste todo el tiempo que la pusieron en TV durante la Navidad.” Sus cejas se alzaron. “¿Mirar qué?” “¡Oh, dios mío! ¿No conoces los juicios y aflicciones de la familia Griswold?" “¿Eh?” “Wow. Eso es algo triste, Seth.” Hizo un gesto con la mano. “Eso no importa. Algo debe activar tu capacidad de penetrar en akasha. Si tan solo...”. Una mirada pensativa se apoderó de su expresión, y luego

14

Es una comedia navideña dirigida por Jeremiah S. Chechik en 1989. Es considerada un ‘clásico moderno’ de navidad.

132


juntó las manos. “La primera vez que lo hiciste, estabas enojada. Y luego, cuando te fuiste toda ninja loca contra las furias, estabas enojada y asustada. Tú tienes que ser presionada.” “Oh, no, no, no.” Empecé a dar marcha atrás. “Sé a dónde vas con esto y no voy a hacer esto contigo. Lo digo en serio, Seth. No te…” Seth levantó la mano y el elemento aire me golpeó en el pecho, tirándome de espaldas. La lucha contra el uso de elementos era algo en lo que había mejorado. Aproveché el poder y luego sentí el lazo tensarse, luego un chasquido. Me doblé, rompiendo a través de lo que parecían vientos huracanados. Al levantarme, mi pelo voló hacia atrás. Iba a mutilar a Seth. Y luego él estaba sobre mí, usando su peso, forzándome contra la gruesa hierba muerta. Pequeños guijarros se clavaron en mi espalda mientras me retorcía debajo de él. “¡Quítate, Seth!” “Oblígame”, dijo, bajando su frente a la mía. Incliné mis caderas, envolví mis piernas alrededor de su cintura y rodé. Por un segundo, yo tenía la ventaja y quise envolver mis dedos helados alrededor de su cuello y ahogarlo. No me gustaba ser inmovilizada o la sensación de impotencia que seguía. Y Seth lo sabía. “No así”, gruñó Seth. Agarrando mis hombros, me volteó de espaldas. “Usa el akasha”. Luchamos, rodando a través de pequeños arbustos. La frustración fue creciendo cada vez más cada vez que me golpeaba la espalda, y empezaba a sentir una ira asesina. Rabia, dulce y embriagadora, se precipitó a través de mí, retorciéndose alrededor del lazo. Sentí como crecía. Mi piel hormigueaba. Las marcas del Apollyon quemaban y latían. Los labios de Seth se curvaron. “Eso es todo. Hazlo”. Grité. 133


Y luego León estaba encima de nosotros agarrando a Seth por la piel del cuello y lanzándole varios metros atrás. Él se retorció en el aire como un gato, aterrizando en cuclillas. Las marcas del Apollyon salieron todas a la vez, desdibujándose a través de su piel a velocidades vertiginosas. Él se concentró en León. Había algo mortal en sus ojos: la misma mirada que le había dado al profesor después de que me había golpeado. Pensé en Jackson. Me puse de pie, corriendo hacia Seth. “¡No! No, Seth!” “Realmente no deberías haber hecho eso.” Seth avanzaba; sus intenciones eran claras. León arqueó una ceja. “¿Quieres intentarlo, chico?” “¿Quieres morir?” “Basta”, susurré, metiéndome entre ellos. Miré por encima del hombro a León. El Centinela pura-sangre ni siquiera parecía preocupado. Estaba loco. “Leon, estábamos entrenando”. “Eso no fue lo que me pareció". Por encima del amplio hombro de Seth, vi a varios guardias y a Aiden dirigirse hacia nosotros. Tenía la esperanza de que apuraran el paso y llegaran aquí antes de que uno de estos idiotas hiciera algo estúpido. “Leon, él no me estaba haciendo daño”, traté otra vez. “¿Qué te crees que vas hacerme?” Exigió Seth. “¿A mí?” Él se quedó mirando a Seth. “Realmente crees que puedes vencerme, ¿no?” “No lo creo”. Akasha, brillante y hermoso, rodeaba su mano derecha. El aire crepitaba alrededor de la bola. “Lo sé.” Esto era una locura. Agarré a Seth del brazo y una oleada de ira me golpeó. Yo quería atacar a León, tenía que demostrarle que se estaba metiendo con la persona equivocada, que yo era mejor que él. No se atrevería a tocarme otra vez. Le iba a mostrar. 134


“Adelante”, dijo León, su voz ronca. “¡Hey!”, gritó Aiden. “¡Es suficiente!” Seth y León se movieron al mismo tiempo, ambos golpeándome a un lado. La combinación de sus brazos barriendo y golpeándose me envió volando hacia atrás. Me golpeé con la roca que había estado tratando de explotar, cayendo sobre la parte superior. Girándome para que el empapado lodo no me golpeara el rostro, aterricé en mis manos y rodillas. El lodo helado saturó mis jeans y salpicó mi cara. Aturdida más de pura rabia que por cualquier otra cosa, levanté la cabeza y miré a través de mi pelo. ¿Qué demonios acababa de pasar? El haberme empujado había sido un accidente, pero la violencia que había sentido no había sido mía. Había sido de Seth. No era como las veces que había tenido esos sexys destellos. Este había sido diferente. Sentí lo que él sentía, quise lo que él quería. ¿Eso había ocurrido antes? No lo creía. Mis manos temblaron. Los guardias habían llegado a León. No estaba segura de si trataban de proteger a León o a Seth. Aiden, sin embargo, fue tras el Apollyon, como yo debería haber sabido que haría desde el momento en que nos divisó a través de la arena agitada por el viento. Estaba segura de que Aiden sabía que lo que había ocurrido había sido un accidente, pero se veía como si quisiera golpear a ambos chicos. Por los sonidos de su discusión y empujones uno a otros, León culpaba a Seth. Seth culpaba a todos menos a sí mismo. Los Guardias se veían cada vez más preocupados. Tambaleándome fuera de la marisma, me dirigí hacia ellos mientras Seth trataba de eludir a Aiden. Con los ojos brillantes, Aiden lo agarró por el cuello de la camisa y lo empujó varios metros hacia atrás. Era como si ni siquiera viera el elemento más fuerte y más mortal conocido por los dioses a pulgadas de distancia de su cuerpo, o no le importara. “Ya es suficiente”, dijo Aiden, empujando a Seth mientras lo soltaba. “Lárgate”. 135


“¿De verdad quieres involucrarte en esto?”, preguntó Seth. “¿Ahora mismo?” “Más de lo que nunca te podrías imaginar”. El akasha se apagó y Seth empujó a Aiden. “Oh, creo que sí puedo. ¿Y sabes qué?, es algo en lo que pienso... siempre. ¿Entiendes a lo que me refiero?” “¿Eso es lo mejor que tienes, Seth?” Aiden se puso pie-a-pie con el Apollyon. Y de repente, supe que no se trataba acerca de lo que acababa de suceder. Esto era más. “Porque creo que tú y yo sabemos la verdad sobre eso.” Oh, queridos dioses, esto se estaba convirtiendo en una pelea de chicos. Seth se movió tan rápido que fue difícil verlo. Echó un brazo hacia atrás, apuntando justo a la mandíbula de Aiden. Reaccionando con la misma rapidez, Aiden cogió el brazo de Seth y lo lanzó hacia atrás. “Inténtalo de nuevo, y no voy a parar”, advirtió Aiden. Un segundo más tarde, chocaron. Ambos cayeron al suelo, rodando y lanzando golpes; una mancha de trajes negros a medida que ambos ganaban y perdían la ventaja. Empecé a avanzar, pero me detuve en seco. Ni siquiera estaban peleando como Centinelas. No había nada gracioso en sus golpes o bloqueos. Peleaban como dos idiotas subidos de testosterona, y tuve la enorme tentación de ir y patearlos a ambos en la cabeza. Alcé mis manos al aire. “Tienen que estar bromeando.” Los guardias y León salieron disparados hacia adelante, agarrando a los dos chicos. Les tomó varios intentos tratar de que Aiden soltara a Seth. Un corte estropeaba su mejilla derecha. Sangre emanaba de ella. Había una escisión en los labios de Seth. “¿Ya terminaste?” León demandó, sosteniendo los hombros de Aiden unos pocos pasos atrás. “Aiden, tienes que parar”. Aiden se pasó el dorso de la mano sobre su mejilla mientras se quitaba la mano de León de una sacudida. “Sí, terminé”. 136


Los Guardias le estaban diciendo lo mismo a Seth, pero cuando lo soltaron, Seth se disparó a su alrededor.

“¿Creen que te tengo miedo de que me castiguen por pelear? ¿A cualquiera de ustedes? ¡No pueden tocarme! Yo soy el mald…” “¡Basta!” Grité. “¡Ya basta!” Seth se quedó inmóvil, y varios pares de ojos se centraron en mí. “¡Dioses! Estábamos entrenando. No hay ninguna razón para matarse entre sí por esto.” Miré a Aiden. “No hay razón para hacer nada de esto. Sólo deténganse de una maldita vez”. La tensión seguía en el aire, pero Seth se retiró y escupió un bocado de sangre. A medida que se arreglaba la camisa, las marcas comenzaron a desvanecerse. “Como había estado diciendo, pero al parecer todos ustedes son demasiado estúpidos para entender, estábamos…" “Cállate, Seth.” Apreté mis puños. Sus cejas se levantaron. Aiden todavía parecía furioso. Sus ojos eran como charcos de plata, consumiendo todo su rostro. “Ya está hecho y se ha terminado, ¿de acuerdo?”, les dije, sobre todo a él. “Estoy bien. Nadie ha muerto. Y si ustedes tres pueden lograr no tratar de matarse unos a otros, yo me iré y tomaré una ducha, porque apesto”. Leon movió los labios como si quisiera sonreír, pero después de que vio la mirada que le lancé, su expresión volvió a la estoica con la que estaba familiarizada. Me giré, temblando. Carámbanos se estaban formando en mis jeans. Seth se dio la vuelta. “Alex…”

137


“No” me detuve. No había manera de que regresara conmigo. Necesitaba estar lejos de él; poner distancia entre su ira y yo antes de empezar a lanzar golpes. Tenía que averiguar qué había pasado allí, por qué había sentido lo que Seth quería con tanta fuerza.

"Alex", Seth gritó. "Por favor". "Déjame en paz ahora mismo." Empecé a caminar de nuevo. "Ya he terminado con esto por hoy. Lo digo en serio. He terminado."

138


Capítulo 10 Traducido y corregido por: NatyLRJ Seth sabía que no debía buscar mi compañía el sábado en la noche. Estaba agradecida por eso porque no quería verle la cara. Sin embargo, sí abrí la puerta la noche del domingo cuando de hecho tocó. Así fue como supe que venía a disculparse. Seth nunca tocaba. Sus manos estaban metidas en los bolsillos de sus jeans oscuros. El lado derecho de su labio estaba hinchado. "Hey," dijo, mirando por encima de mi cabeza. "Hey". Cambió el peso de un pie al otro. "Alex, yo... lo siento por lo de ayer. No quise…" "Basta", lo interrumpí. "Sé que estabas tratando de hacerme usar akasha y no tenías intención de derribarme, pero ustedes estaban locos. Y no en el buen sentido, Seth. " Una mirada tímida se deslizó a través de su cara. "Lo sé, pero Aiden me enoj…" 139


"Seth". "Está bien. Tienes razón. Se acabó y está hecho. No quiero discutir esto contigo. Estoy preparándome para irme. "Me miró entonces. "Pensé que sería agradable que me acompañaras hasta el puente. " "Sólo déjame agarrar algo para ponerme". Necesitaba hablar con él, de todos modos. Después de que cogí una sudadera con capucha salimos del dormitorio en silencio. El campus estaba oscuro, y sólo las sombras de las patrullas de los guardias se movían. Cuando dejé escapar el aliento, se formaron pequeñas bocanadas en el aire. "Sentí tú ira ayer". "Estoy seguro de que cualquiera en un radio de diez millas sintió mi enojo ayer". “Eso no es lo que quise decir.” Estábamos siguiendo la vía de mármol alrededor de la los dormitorios, en dirección hacia el puente del edificio principal del Covenant. “Realmente lo sentí. Quería golpear a León. Fue como... como si fuera mi ira”. Seth no respondió mientras miraba hacia delante, con los ojos entrecerrados. “Se fue tan pronto como dejé de tocarte, pero fue bastante raro.” Dejé de caminar cuando el puente entró en mi visión. Estaban cargando con el equipaje en un Hummer15 negro. Agotamiento llenaba el aire, y varios guardias del Concejo estaban haciendo guardia. “¿No tienes nada que decir sobre eso?” Bajó la mirada hacia mí. “Estuviste tan cerca de tocar akasha, Alex. Si León no hubiera intervenido, habría sucedido.” Como si esa fuera la cosa más importante que había sucedido. “Seth, ¿oíste una palabra de lo que dije?”

15

Es una marca de autos todoterrenos.

140


“Sí, y no sé por qué sentías mi cólera tan claramente.” Sacó las manos de sus bolsillos y se cruzó de brazos. “Tal vez fue porque estaba tocando akasha. Te hizo entrar en sintonía con lo que yo estaba sintiendo.”

Lo que había sentido no parecía molestar o realmente sorprender a Seth, pero para mí era algo bastante importante. “Cuando me Despierte, sentiré y querré lo que tú quieras. ¿No entiendes lo que digo? Ya estoy queriendo lo que quieres.” “Alex”. Dejó caer sus manos en mis hombros y me empujó contra su pecho. “No estás Despertando. Deja de preocuparte.” Fruncí el ceño y me alejé. Me dejó ir. “Pero en realidad está empezando a suceder, ¿verdad? ¿Con las marcas y ahora esto? Y estoy como a solo un mes de distancia.” “No es la gran…” “Alexandria, estoy tan contenta de que hayas venido a despedirte de Seth”, dijo Lucian. Me volví e inmediatamente fui envuelta en un abrazo débil. El olor a incienso y a clavos me ahogó. “Ojalá fuera seguro llevarte. Aliviaría mis preocupaciones tenerte al lado de Seth.” Mis brazos se quedaron en mis costados, torpemente. Ugh. Odiaba cuando Lucian hacía esto. Me palmeó la espalda y se alejó, dirigiéndose a Seth. “¿Cuántos Guardias crees que debería llevar?” ¿Lucian le estaba pidiendo a Seth su opinión? Qué. Diablos. Me volví hacia Seth incrédula. Seth se irguió. “Por lo menos cinco, lo que dejaría a cuatro detrás para ayudar a mantener la guardia en caso de que algo surgiera aquí.” 141


“Bien. Tienes un buen ojo para liderazgo, Seth.” Lucian acarició su hombro. “Si tuviéramos más Centinelas como tú, no tendríamos problemas graves con los daimons”. Hizo una pausa, sonriendo. “Si tuviéramos más hombres como tú en el Concejo, entonces nuestro mundo sería mucho mejor”. Quería vomitar. No había manera de que Seth pudiera caer en este nivel épico de besaculo. Era tan obvio por la forma en que Lucian mostraba una sonrisa afectada y arrulladora. Era evidente, pero por los dioses, Seth parecía como si acabara de recibir un millón de dólares y le hubieran dicho que podía gastarlo todo en chicas y licor. “Tendré que estar de acuerdo.” Seth sonrió con suficiencia. Quería sacudir a Seth. Lo estaba considerando seriamente. Lucian me encaró "Tú, querida, tienes suerte de que entre todos los mestizos, fuiste bendecida como Apollyon y tengas a este joven como tu otra mitad.” Hice una mueca. A mi lado, Seth se quedó inmóvil. “Los dejaré para que se digan adiós. Nos iremos en algunos momentos, Seth.” Me quedé mirando la silueta de Lucian alejándose. Las vestiduras blancas fluían, nunca se arrastraban por el suelo. Pensé en cómo había mirado el trono del Ministro Telly mientras que yo daba mi testimonio en las Catskills. Nadie amaba el poder más que Lucian. “Sabes,” arrastró las palabras de Seth, “no tienes que estar tan conmocionada por lo que Lucian dijo. Podría ser peor.” Me eché a reír. “¿Hablas en serio?” Seth frunció el ceño. "Sucede que creo que soy un muy buen partido.” “Tú sueles creer que eres lo mejor que jamás ha respirado, pero eso no es de lo que estoy hablando. Él estaba lamiendo tus zapatos, Seth. Está tramando algo.”

142


“Él no estaba lamiendo mis zapatos.” Se cruzó de brazos. “Lucian cree que sé de lo que estoy hablando. También aprecia lo que tengo para decir”. “Tienes que estar bromeando.” Traté de no rodar los ojos. “¿Por qué es tan difícil para ti creerlo?” Descontento irradiaba de su voz y su postura. “Déjame hacerte una pregunta, Alex. Si Lucian o tu tío estuvieran diciendo cosas buenas sobre Aiden, ¿te resultaría tan difícil aceptarlas?” “¿Qué diablos se supone que significa eso?” ¿Y de dónde había salido? “Aiden es un Centinela. Su capacidad para tomar decisiones o liderar es…” “¿Qué crees que soy?” Seth inclinó la cabeza hacia adelante, con las cejas bajas. "¿Un payaso en vez de un Centinela?" Diablos. Vi mi error. “Eso no es lo que quise decir. Eres un Centinela. Uno malditamente bueno, pero por favor dime que no confías en él.” Lo agarré del antebrazo y apreté. “Eso es todo lo que quise decir.” “Sí confío en Lucian, y tú también deberías. De todas las personas que te rodean, él es el único que está tratando de hacer nuestro mundo diferente”. “¿Qué?” “Seth?” Llamó Lucian. “Ya es hora”. “Espera.” Me aferré a su brazo. “¿A qué te refieres?” Agitación voló en él mientras me miraba atentamente. “Me tengo que ir. Ten cuidado, y recuerda lo que dije la otra noche. Ni siquiera pienses en tratar de llegar tú sola a Nueva York.” Lo fulminé con la mirada. Un atisbo de una sonrisa se asomó. Comenzó a alejarse, pero se detuvo. “¿Alex?” “¿Qué?”

143


Su boca se abrió mientras pasaba una mano por encima de su cabeza. “Ten cuidado, ¿de acuerdo?” Cuando asentí, metió la mano en el bolsillo y sacó algo pequeño y delgado. “Casi se me olvida. Elegí este, así podremos hablar durante mi ausencia.” Tomé el teléfono celular. No era uno de esas versiones baratas, y esperaba que tuviera muchos juegos precargados en él. “Gracias”. Seth asintió. “Mi número está programado allí. Ya tengo el tuyo.” No había nada más que decir. Cuándo Seth llegó a la Hummer, Lucian lo palmeó en la espalda de nuevo. León apareció de repente a mi lado, mi guardaespaldas para volver al dormitorio, me di cuenta. Seth subió al Hummer, yéndose para abordar un jet privado en el aeropuerto en tierra firme. Me miró mientras el vehículo empezaba a moverse. Forcé una sonrisa antes de que Leon me guiara lejos del puente, pero bajo las lámparas del techo, vi la breve mirada de decepción en el rostro de Seth. Y la sonrisa satisfecha en el de Lucian.

Era extraño sin Seth cerca. El lazo en mí se apagó, y estaba bastante segura de que si un dios apareciera frente a mí, Seth no sentiría ni un atisbo de sorpresa. Había pasado sólo un día desde que me había dejado, pero ya me sentía... normal. Como si me hubiera quitado un peso de los hombros. Y eso era extraño, porque mi mochila era ridículamente pesada con el libro de Mitos y leyendas en él. Lo estaba llevando a todas partes con la esperanza de acaparar a Aiden

144


con él cuando asumiera sus deberes de “niñera”. Ahora mismo León estaba detrás de mí, a una distancia no muy discreta. Me detuve en medio del camino del jardín y me giré. “¿No tienes frío?”

León le echó un vistazo a la camisa de manga corta que llevaba puesta. “No. ¿Por qué?” “Porque me estoy congelando.” Y así era. Yo estaba usando una camiseta sin mangas, una manga larga térmica y un suéter, y todavía sentía frío. León se detuvo a mi lado. “Entonces, ¿por qué estás afuera si hace tanto frío?” “Desafortunadamente, salir a la calle es el único método de viajar a otras partes del campus, a menos de que sepas algo que yo no.” "O podrías hacernos un favor a todos y quedarte en tu dormitorio”, sugirió. Tiritando, abracé a mis codos. “¿Tienes alguna idea de lo agradable que es poder hacer algo que no sea entrenar o quedarme en mi habitación?” “¿O pasar tiempo con Seth?” Lo miré con atención, tratando de no sonreír. “¿Fue eso una broma? Oh, dioses. Lo fue”. Sus rasgos se mantuvieron inexpresivos. “No hay nada acerca de ese muchacho que sea motivo de risa.” “Está bien.” Me di la vuelta y comencé a caminar. Esta vez León caminaba junto a mí. “Realmente no te gusta Seth, ¿verdad?” “¿Es tan obvio?” Lo miré de reojo. “No. Para nada”. “¿Y tú?”, Preguntó cuando doblamos la esquina del centro de formación. El viento del mar era anormalmente brutal. “He oído rumores... de que dos Apollyons comparten un poderoso vínculo. Debe ser difícil saber cómo te sientes de verdad sobre alguien si ese es el caso”. 145


Ahora esto era incómodo. No había forma de que hablara de mis problemas amorosos con León, de todas las personas. Suspiró profundamente mientras miraba a la estatua de Apolo y Daphne, tenía una mirada lejana en el rostro. “Las emociones que son forzadas siempre terminan en tragedia”. Eso fue profundo. Otra ráfaga de frío viento cortó a través de mí. La mirada en el rostro de Daphne era trágica. “¿Crees que Daphne sabía que la única manera en que podía escapar de Apolo era que muriera?” Él no contestó inmediatamente, y cuando lo hizo, su voz era ronca. “Daphne no murió, Alex. Ella todavía sigue siendo como era el día... en que se perdió. Un árbol de laurel”. “Hombre, eso apesta. Apolo era un monstruo”. “Apolo fue alcanzado por una flecha de amor y Daphne fue alcanzada por otra.” Miró hacia abajo mientras hacía un gesto a la estatua. “Como dije, el amor que no es orgánico en la naturaleza es peligroso y trágico”. Echando mi pelo hacia atrás, miré la estatua de nuevo. “Bueno, espero no tener que convertirme en un árbol.” León chasqueó la lengua. “Entonces, presta atención a qué es necesario y qué es capricho”. “¿Qué?” Lo miré fijamente, entrecerrando los ojos. El sol había empezado a ponerse, emitiendo un misterioso halo dorado sobre él. “¿Qué acabas de decir?” Él se encogió de hombros. “Tu otra niñera está aquí”. Distraída, me di la vuelta. Aiden estaba caminando por el camino. Mataría por verlo en jeans otra vez. Hice una mueca. Bien, tal vez no matar, pero casi. Me giré de nuevo. León se había ido.

146


“Maldita sea”, murmuré, explorando las sombras que crecían a través de la playa y el jardín. “¿Qué?”, preguntó Aiden. Mi pecho se agitó como siempre mientras me giraba y lo encaraba. Había una contusión leve a lo largo de su mandíbula por su pelea con Seth. “Estaba hablando con León y él sólo se desapareció ante mí.” Aiden sonrió. “Tiene esa costumbre”. “Es sólo que dijo algo…" Negué con la cabeza. “No importa. ¿Eres tú mi niñera por ahora?” “Hasta que decidas dónde te vas a quedar esta noche”, respondió. “¿A dónde vas?” “Iba al centro de recreación, pero hay algo que quiero mostrarte.” Toqué el fondo de mi bolso. “¿Estás listo?” Sus cejas se levantaron. “¿Debería preocuparme lo que hay en tu bolso?” Sonreí. “Tal vez.” “Bueno, ¿qué es la vida sin tomar riesgos? ¿Necesitamos privacidad?” “Probablemente”. “Conozco un lugar.” Metió las manos en los bolsillos de su pantalón. “Sígueme”. Agarrando la correa de mi bolso, me ordené a mí misma controlarme. No estaba hablándole sólo para poner comérmelo con los ojos o para coquetear. O para hacer cualquier cosa que no se supone que debería hacer. Tenía un propósito, así que no había razón por la que mi corazón debiera estar latiendo tan rápido. No había ninguna razón en absoluto. Aiden me dio un codazo después de unos minutos de caminata en silencio. “Te ves diferente”. “¿Sí?” 147


“Sí, te ves más como...” Se quedó en silencio. Cuando volvió a hablar, el océano era rojo dorado mientras el sol lentamente desaparecía en el horizonte. “Sólo pareces más relajada”. “Bueno, tengo un poco de tiempo para mí. Eso es relajante.” Me pregunté si en verdad me veía diferente. No parecía así cuando me alisté ésta mañana. La única cosa que realmente noté de que era diferente era que las marcas no habían quemado o palpitado desde que Seth se fue. “Oh, casi lo olvido. Tu carta fue enviada a Nueva York primero que el grupo que se acaba de ir. Laadan debió recibirla ayer u hoy". “¿En serio? Espero que mi padre... no sea uno de los desaparecidos.” “¿Cómo sabes eso?” Sus ojos se entrecerraron. “No importa. ¿Seth?” Asentí con la cabeza. “Me dijo que algunos de los sirvientes mestizos habían desaparecido y que el elixir no estaba funcionando”. Una mirada de preocupación oscureció sus ojos. “¿Cuánto te ha dicho?” “No mucho.” Aiden asintió secamente. “Por supuesto que no. Algunos de los mestizos no están respondiendo al elixir. Ha habido brotes de lucha entre los sirvientes, que están rechazando órdenes de los Maestros y desapareciendo. El Concejo teme que haya una rebelión, y el Covenant de Nueva York se ha debilitado desde el ataque. Y nadie sabe exactamente cómo o por qué el elixir dejó de funcionar”. Pensé en mi padre. ¿Era uno de los que habían desaparecido o estaba luchando? Sabía que él tenía que ser uno en los que el elixir dejó de funcionar. “Yo debería estar allí”. “Deberías estar en cualquier parte menos allá.” “Ahora suenas como Seth.” Sus ojos se estrecharon. “Por una vez, estoy de acuerdo con él.” 148


“Eso es impactante." Mi mirada se posó en el edificio principal de la academia, y supe inmediatamente a dónde íbamos. “Me estás llevando a la biblioteca.” La sonrisa regresó. “Es privado. Nadie está allí en este momento, y si nos descubren, tú estás estudiando.” Me reí entonces. “¿Y alguien va a creer eso?” “Cosas más raras han pasado”, respondió mientras subíamos los escalones. Pasamos a dos guardias apostados en la entrada. Desde el ataque que había tomado la vida de Caleb, y el posterior en las Catskills, la seguridad estaba por las nubes. Volví al día en que me habría quejado por esto porque haría mucho más difícil escabullirse. Pero ahora, después de todo, estaba aliviada al ver los números cada vez mayores de guardias. Aire cálido nos saludó cuando entramos. En silencio, seguí a Aiden por el pasillo hacia la biblioteca. Varios instructores aún estaban en sus oficinas, y pasamos unos cuantos estudiantes que iban saliendo. Aiden se adelantó y abrió la puerta de la biblioteca, siempre tan caballero. Sonreí agradecida, di un paso al interior y entonces me detuve en seco. Luke y Deacon estaban saliendo de detrás de una de las altas columnas, hombro con hombro. Cuando nos vieron, juro que saltaron y se separaron al menos tres pies de distancia. “¿Deacon?” Aiden sonaba sorprendido. “¿Estás en la biblioteca?” “Sí” Deacon se quitó la mata de rizos de su frente. “Estábamos estudiando para trigonometría”. Ninguno de ellos tenía un solo libro en sus manos. Miré a Luke expectante. Apartó la vista, pero le temblaban los labios. Los ojos de Aiden se agrandaron. “Wow. Estoy algo orgulloso de ti. ¿Estudiando?” 149


Mantuve mi boca cerrada. “Estoy pasando una nueva página y todo.” Deacon tropezó con su hermano mayor. “Tomando mi educación en serio”. Mi lengua estaba, literalmente, quemando por decir algo. Aiden asintió hacia Luke con la cabeza. “Mantenlo alejado de los problemas, Luke.” Oh cielos. Por la forma en que Deacon se balanceaba hacia atrás y adelante en sus pies mientras Luke sonreía, me imaginé que Aiden no tenía idea de en qué tipo de "problemas" esos dos se estaban metiendo. Las relaciones del mismo sexo en nuestro mundo ni siquiera tenían un lugar en la lista de cosas tabú: era el hecho de que Deacon era un puro y Luke un mestizo. Y de todos los mestizos en el mundo, yo sabía cuán estúpido y peligroso era lo que estaban haciendo. Le eché un vistazo a Aiden. Encontró mi mirada y sonrió. Mi estómago dio un vuelco. Estúpido y peligroso, pero eso no cambiaba como me sentía.

150


Capítulo 11 Traducido y corregido por: NatyLRJ Todavía estaba luchando por mantener mi boca cerrada cuando Aiden encontró una sala de estudio vacía en la parte de atrás de la biblioteca, alguna parte cerca de los libros que nunca leería y la sección de libros que nunca he escuchado. Dejó la puerta abierta, lo que me alivió y decepcionó al mismo tiempo. Sentándome, dejé caer mi bolso en la mesa. “Es realmente genial que Deacon esté estudiando y todo eso”. Aiden tomó el asiento al lado mío, girándose hasta que su rodilla presionaba la mía y estábamos de frente. “¿Puedo hacerte una pregunta?” “Claro”. Empuje el libro gigante y lo puse entre ambos. “¿Parezco estúpido?” 151


Mi mano se quedó inmóvil sobre el borde del libro. “Uh, ¿es una pregunta capciosa?” Arqueó una ceja. “No. No pareces estúpido”. “Eso pensé.” Se acercó, quitándome el libro. Su mano rozó la mía mientras lo hacía, enviando pequeños temblores a mis dedos. “Estaban estudiando tanto como nosotros”. No estaba segura de cómo proceder, así que no dije nada. Aiden miró el libro fijamente, sus cejas fruncidas. “Sé lo que mi hermano está haciendo, Alex. ¿Y sabes qué? Me molesta”. “¿Sí?” “Sí.” Alzó la mirada, encontrando la mía. “No puedo creer que piensa que me importaría si le gustaran los chicos o lo que sea. Siempre he sabido que era así”. “Yo no lo sabía”. “Deacon es bueno ocultándolo. ¿Qué me estas mostrando?”, preguntó. Me acerqué y abrí la sección de la Orden de Tánatos. El entendimiento apareció. Volteo un par de páginas antes de volver al inicio de la sección. “Siempre ha fingido estar interesado en chicas y quizás también lo está, pero nunca me ha engañado”. “A mí sí”. Vi un mechón de cabello ondulado caer sobre la frente de Aiden. Un impulso loco de echarlo atrás me golpeó. “¿Así que nunca te ha dicho nada?” Aiden resopló. “No. Creo que piensa que me enojaría o algo. No me interesa pero creo que lo hace sentir incómodo. Tú sabes, hablar de ello. Así que yo hago como que no lo veo. Supongo que me lo contará eventualmente”. 152


“Lo hará”, me mordí el labio. “Pero… es Luke”. Un músculo se movió en su garganta. “No me gusta el hecho de que pueda estar… relacionado con un mestizo pero confío en que no hará…”. Se interrumpió, riéndose. “Sí, bueno, no soy quién para sermonearlo sobre rollos entre puros y mestizos”. Me ruboricé. Aiden alzó la mirada y nuestros ojos se encontraron. Abrió la boca pero la cerró al instante. Se giró hacia el libro aclarándose la garganta. “¿La Orden de Tánatos? No es exactamente lectura recreativa”. De nuevo en tierra firme, asentí. “Telly tenía tatuado éste símbolo en su brazo”. Señalé la antorcha con cuidado de no tocarlo. “Y también lo tenía Romvi, quien por cierto, todavía me odia por si te lo preguntabas. Y recuerdo que en la sección en la que hablaba del Apollyon mencionaba que Tánatos mató a Solaris y al Primero. Quizás esta Orden tenga algo que ver con… lo que pasó en las Catskills.” La mano que estaba junto al libro se curvó en un puño pero Aiden no alzó la mirada. “Que yo sepa la Orden ya no existe pero nunca se sabe”. “Quizás esto pueda decirnos algo, pero yo no puedo leerlo”. Sonrió levemente. “Dame un par de minutos. Leer esto no es precisamente fácil”. “Ok”. Aparte del crujido de la puerta, la biblioteca estaba oscura y en silencio. No había forma de que saliera. Saqué una libreta y un lápiz. “Haré como si… estudiara, o algo”. Aiden rió. “Tú haz eso”.

153


Sonreí mientras empezaba a hacer garabatos en la página blanca de la libreta. Era difícil porque su rodilla estaba todavía tocando la mía, y quizás era mi imaginación pero parecíamos estar acercándonos. Toda la parte inferior de su pierna estaba contra la mía. Mientras Aiden leía, yo dibujé una mala versión de la estatua de Apolo y Dafne que había afuera. Varias veces, Aiden le echó una ojeada e hizo comentarios sobre el dibujo. En un punto se ofreció a pagarme clases de arte. Le di un puño en el brazo por eso. Me rendí con mi obra maestra y miré la página en la que iba. Mientras miraba el símbolo en cada página, sentí un nudo en mi garganta. En vez de pensar en Telly o en Romvi, pensé en el puro que había matado en las Catskills. Me recosté en la silla y pasé las manos por mis piernas. Enterrar una hoja en un puro se sentía muy diferente de enterrarla en un daimon, incluso en un daimon mestizo. Siempre había opciones y, una vez más, había elegido mal. De hecho, había tenido una racha de malas decisiones en poco tiempo pero esta era la guinda del pastel. Pude haberlo desarmado. Pude haber hecho otra cosa en vez de lo que hice. Lo maté y ni siquiera sabía su nombre. “Hey”, dijo Aiden suavemente. “¿Estás bien?” “Sip”, levanté mi cabeza, forzando una sonrisa. “¿Ya encontraste algo?” Me estaba observando intensamente. Podía sentirlo incluso mientras miraba mis manos. “Sólo por qué la Orden fue establecida”, dijo. “Parece que fueron creadas por nosotros – los pura-sangres– como una organización para mantener las viejas costumbres vivas y para proteger a los dioses. Y parece que incluso algunos mestizos fueron iniciados en la Orden.” “Genial”. Deslicé mis manos sobre la mesa. “¿Los dioses necesitan protección?” 154


“No en la forma en la que crees, sino más como proteger su existencia de los mortales y de aquellos que puedan amenazarlos”. Aiden se giró hacia el libro, adelantándose varios capítulos. “Dice que los miembros eran marcados, lo que explicaría el tatuaje si ellos sí pertenecieran a la Orden. Pero hay algo más”. “¿Qué?”, lo miré. “¿Qué es?” Respiró hondo y deslizó el libro hacia mí. “Todos lo hemos malentendido. Es entendible dada la forma en que está redactado. Mira esto.” Aiden estaba señalando la sección sobre el Apollyon. “La reacción de los dioses, particularmente de la Orden de Tánatos, fue rápida y justa. Ambos Apollyons fueron ejecutados sin un juicio”. Me recosté, el entendimiento sobreviviendo. “No fue Tánatos quien los mató sino la Orden de Tánatos.” Aiden asintió mientras volvía a la sección de la Orden. “Eso parece”. “¿Pero cómo? Tanto Solaris como el Primero ya habían Despertado totalmente. Por la forma en la que Seth habla, una vez que eso sucede nos volvemos indestructibles.” Negó con la cabeza. “La Orden es muy mística, o al menos eso dice en esta sección.” Puso su dedo sobre algo que se veían como arañazos de pollo para mí. “Se dice que la Orden es ‘los ojos y la mano de Tánatos’. Hay algo aquí acerca de la Orden siendo bendecida con ‘dagas sumergidas en la sangre de los titanes’.” “¿Dagas sumergidas en la sangre de los titanes? ¿En serio? ¿Es el Apollyon alérgico a la sangre de los titanes o algo así?”, negué con la cabeza. “Lo que no entiendo es, si tanto los dioses como el Apollyon pueden usar akasha, entonces por qué los dioses –Tánatos– necesitarían a alguien más para matar al Apollyon? Podrían sólo usar akasha.” 155


“No lo sé”, dijo, mirándome. Sus ojos eran de un gris plomo. “Y encuentro difícil de creer que Seth tampoco no lo sabría. ¿No te dijo que una vez que Despierte todo el conocimiento de los anteriores Apollyons te será trasmitido?” “Sí, lo dijo. Seth tendría que saberlo”. Un sentimiento incómodo clamó mi atención mientras ponía mi barbilla en mi palma. Si Seth sabía todo lo que los Apollyons sabían, entonces ¿ninguno de ellos descubrió que éramos producto de la unión entre un puro y un mestizo? Y ¿no tendría alguno que saber sobre la Orden, especialmente si las vidas de Solaris y el Primero se le habían transmitido a Seth cuando Despertó? “¿Qué pasa?”, preguntó Aiden silenciosamente. La ira se agitó, empujando el lazo. “No creo que Seth esté siendo totalmente honesto conmigo”. Aiden no respondió. Respiré hondo. “No entiendo por qué me mentiría. Tal vez… tal vez nunca sumó dos más dos.” Eso sonaba estúpido incluso a mis oídos, pero mi cerebro tenía dificultades para creer que Seth ocultaría algo como esto. ¿Por qué lo haría? Unos segundos pasaron antes de que Aiden hablara. “Alex, si la Orden sí existe hoy en día entonces podrían estar detrás de los ataques en las Catskills. Y si son los ojos y la mano de Tánatos te consideran una amenaza.” Pensé en lo que la furia había dicho antes de intentar quitarme la cabeza: que yo era una amenaza y que no era nada personal, pero intentar matarme era algo muy personal. “¿Crees que las furias estaban ahí por el ataque daimon o por… mí?”

156


Me froté la sien y cerré los ojos. Esto me estaba dando dolor de cabeza. “Hay tantas cosas que no encajan… la Orden, las furias, Seth. ¿Por qué irían por mí en vez de por él?” Aiden cerró el libro. “Necesito contarle esto a Marcus. Si la Orden todavía está viva, bueno, esto es serio. Y si Telly es un miembro necesitamos tener cuidado.” Asentí, abriendo mis ojos. Podía sentir su mirada en mí de nuevo. “Ok”. “Y no quiero que vuelvas a la casa de Romvi”, continuó. “Hablaré con Marcus y estoy seguro de que estará de acuerdo”. “No debería ser difícil. Mañana es el último día antes de las vacaciones así que me la saltaré. ¿Crees que la parte de los ‘ojos de Tánatos’ es literal? ¿Y que las dagas en realidad están sumergidas en sangre de titanes?” “Conociendo a los dioses diría que sí.” Hubo una pausa y luego Aiden avanzó y capturó mi barbilla con las puntas de sus dedos. Lentamente giró mi cabeza hacia él. “¿Qué no me estás contando, Alex?” Un estremecimiento pasó por mi cuerpo. “Nada”, susurré, y traté de girar mi cabeza pero me mantuvo inmóvil. “¿Sabes que puedes contarme cualquier cosa, verdad?” Y sé que hay algo que me estás ocultando.” La advertencia de Seth de mantener las marcas en secreto se vio abrumada por el deseo de contarle a algo lo que estaba pasando. ¿Y quién mejor que Aiden? Era la única persona en este mundo en la que confiaba, especialmente considerando cuánto había arriesgado por mantenerme a salvo. Seth no estaría feliz si se enteraba, pero una vez más, no estaba particularmente contenta con él.

157


“Está pasando”, dije finalmente. Los ojos de Aiden buscaron los míos. “¿Qué está pasando?” “Esta… cosa friki.” Levanté mis manos con las palmas hacia arriba. Su mirada cayó sin soltar mis manos, y cuando sus ojos encontraron los míos de nuevo, eran interrogantes. “He empezado a tener las marcas del Apollyon. No puedes verlas pero ahí están, en ambas almas. Y hay otra en mi estómago”. Pareció cogido por sorpresa y soltó mi mentón aunque no se alejó. “¿Cuándo empezó?” Desvié la mirada. ”La primera cuando estábamos lejos en las Catskills. Seth y yo estábamos entrenando un día y me enojé. De alguna forma, exploté una roca y lo siguiente que supe era que había un lazo viniendo de Seth y apareció una runa.” “¿Por qué no me lo dijiste?” “Bueno, realmente no nos estábamos llevando bien y tú estabas ocupado. Y Seth me pidió que no dijera nada hasta que supiéramos qué estaba pasando”. Suspirando, le conté las demás veces y cómo había visto mi propio lazo. Disgusto brotaba de Aiden en oleadas para cuando terminé de contárselo. “Pasa cuando nos estamos… tocando a veces. Seth cree que si consigo la cuarta marca en la parte de atrás de mi cuello, Despertaré. Tal vez antes de tiempo, y está emocionado por esa perspectiva.” “Alex”, respiró inestablemente. “Sí, lo sé. Soy anormal incluso para los estándares de los Apollyons.” Me reí. “No quiero la cuarta marca. ¿Sabes?, de hecho me gustaría seguir teniendo 17 y no volverme un Apollyon. Pero Seth es como ‘esto sería lo mejor del mundo’.” 158


“¿Lo mejor para quién?”, preguntó silenciosamente. “¿Para ti o para Seth?” Me reí de nuevo pero mi extraño humor se desvaneció cuando recordé que sospechaba que Seth hacía lo de las runas a propósito. “¿Alex?” “Seth dice que sería lo mejor para mí porque sería más fuerte, pero creo que él… creo que él desea una dosis de poder. Me recuerda a los hermanos de Super Mario recargándose o algo, porque puedo sentirlo –el akasha- pasando de mí a…” Mi boca se abrió. “Hijo de puta”. “¿Qué?”, Aiden frunció el ceño. Mi estómago dio un vuelco. “La segunda vez que obtuve una runa estuve exhausta por días.” Me senté derecha, mirando a Aiden mientras todo encajaba. “¿Recuerdas la noche que nos encontramos en la oficina de Marcus? Otra runa acababa de aparecer y esa vez fue diferente de las demás.” Sentí el calor llenando mis mejillas y recordé lo mal que me sentí mientras pasó. “De todas formas, estaba muy cansada y me desconecté por días”. Aiden asintió. “Lo recuerdo. Te veías bastante malhumorada.” Mi malhumor me había llevado a la cámara de privación sensorial y… a los miedos de Aiden susurrados. “Bueno, no te fue tan mal como a Seth. Le tiré un sándwich”. Estaba intentando contener una sonrisa pero sus ojos brillaban. “Probablemente se lo merecía”. “Sí, pero dioses ¿eso es lo que va a pasar cuando Despierte?”. El temor pasó sus dedos helados por mi piel. “Me va a drenar. No creo que ni siquiera se dé cuenta de eso”.

159


Sus ojos brillaron con ira, diluyendo la suavidad que se había reunido en ellos. Sus manos se curvaron en puños. “Lo que sea que sea que… ustedes estén haciendo para causar esas runas tiene que parar”. Lo miré con suavidad. “Ya lo decidí pero eso no va a impedir que suceda eventualmente. ¿Y sabes que es lo más retorcido? Mi mamá me advirtió que el Primero iba a drenarme. Pensé que estaba actuando como un daimon desquiciado.” Aiden recuperó la distancia que yo había logrado poner entre ambos. “No voy a dejar que nada te pase, Alex. Eso va para Seth también.” Wow. Mi corazón hizo algo loco ahí mismo. Y sonaba como si realmente creyera en que podía hacerlo. “Aiden, no puedes detener esto. Nadie puede”. “No podemos evitar que Despiertes pero la transferencia de poder sólo pasará cuando se toquen después de que cumplas 18, ¿no? Entonces no se tocarán.” No podía imaginar a Seth estando de acuerdo con la parte de ‘no tocarse’ pero lo entendería una vez que supiera lo que podría hacerme. “Lo entenderá”, dije. “Hablaré con él cuando regrese. Esto es algo que debemos discutir cara a cara”. Aiden no parecía convencido. “Esto no me gusta”. “Él no te gusta”, señalé gentilmente. “Tienes razón. No me agrada Seth pero hay más en esto”. “¿No lo hay siempre?”, me moví suavemente y sentí su respiración en mis labios. Si me moviera un centímetro, nuestros labios se tocarían. Y Aiden estaba de repente mirando mi boca. 160


“Hablaré con Marcus”, dijo, su voz ronca. “Ya lo dijiste”. “¿Ah sí?” Su cabeza se inclinó ligeramente. “Deberíamos regresar”. Tragué saliva. Aiden no se movía y cada músculo de mi cuerpo me gritaba que cruzara ése pequeño espacio entre nosotros, pero empujé la silla, haciendo un horrible sonido chirriante. Me puse de pie. No parecía haber suficiente aire en la pequeña habitación de paredes verde claro. Empecé a ir hacia la puerta pero me detuve cuando me di cuenta de que había dejado mi bolso en la mesa. Me giré. Aiden estaba frente a mí. No lo había oído levantarse o moverse hacia mí. Tenía mi bolso en una mano, el libro ya estaba adentro. Y estaba de pie tan cerca que las puntas de sus zapatos rozaban los míos. Mi corazón se aceleró y sentí como si una docena de mariposas explotaran en mi estómago. Estaba medio asustada de respirar, de sentir lo que sabía que no estaba permitido. Puso la correa de mi bolso en mi hombro y luego corrió mi cabelló detrás de mi oreja. Pensé que quizás iba a abrazarme o a zarandarme, porque siempre existía esa posibilidad, pero luego sus manos se deslizaron sobre mi mejilla y su pulgar pasó sobre mi labio inferior, cuidadoso con la cicatriz que había en el centro aunque el dolor había pasado hacía mucho. Inhalé bruscamente. Sus ojos eran plata líquida. Sabía que quería besarme, quizás hacer más cosas. Mi piel picaba de anticipación, emoción y también mucho deseo. Y creo que él estaba sintiendo lo mismo que yo, no necesitaba que un estúpido lazo de lo dijera.

161


Pero Aiden no actuaría en consecuencia. Tenía el tipo de autocontrol que rivalizaba con el de esas sacerdotisas vírgenes que servían en los templos de Artemisa. Y también estaban todas las demás razones por las que él no podía, por las que yo no podía. Aiden cerró sus ojos y exhaló bruscamente. Cuando sus ojos se volvieron a abrir, dejó caer su mano y me dio una sonrisa breve. “¿Lista?”, preguntó. Ya extrañaba su toque, y todo lo que pude hacer fue asentir. Seguí lanzándole miradas furtivas y no parecía molesto, sólo perdido en sus pensamientos y quizás algo triste. Aiden me acompañó hasta la puerta como si algún miembro loco de la Orden o una furia fuera a saltar de un armario de suministros. El hall estaba casi vacío porque compartía el primer piso con un montón de puros. Sus padres los habían recogido de clases el lunes, adelantando las vacaciones de invierno. Asintió secamente y esperó hasta que cerré la puerta y puse el cerrojo. Dejando caer mi bolso al suelo, me senté y saqué el celular que Seth me había dado. Sólo había un contacto en la agenda: Conejito Arrunchador. No pude evitar reírme. Siempre parecía existir dos lados de Seth: el lado divertido y encantador, el que podía ser paciente y gentil. Y luego estaba un lado completamente diferente, el Seth que realmente no conocía, el que parecía contar sólo verdades a medias y el que era la encarnación terrenal de todo lo que temía. Respirando hondo, presioné el nombre y escuché el teléfono timbrar una, dos veces y luego irse al saludo estándar del correo de voz. Seth no respondió. Tampoco me devolvió la llamada en toda la tarde.

162


Capítulo 12 Traducido y corregido por: NatyLRJ No tenía idea de lo que Seth podría estar haciendo para que no me devolviera la llamada. No era como si estuviera preocupada por su seguridad; Seth podía cuidar de sí mismo, pero me preguntaba si todavía seguía enojado conmigo. Lo curioso era que, si no lo estaba, iba a estarlo luego de que hablara con él. Empujé a Seth fuera de mis pensamientos, lo cual fue sorprendentemente fácil cuando entré a Verdades técnicas y Leyendas. Deacon levantó la mirada, con una sonrisa mientras me sentaba a su lado. Me sorprendí al verlo en el último día de clases. Me imaginé que, de todo el mundo, él buscaría la manera de escaparse. “¿Cómo estuvo tu visita a la biblioteca? ¿Terminaste tu estudio?” Miré a la parte delantera del aula. Luke estaba hablando con Elena, pero estaba mirándonos -a Deacon- por el rabillo del ojo. “¿Mi visita a la biblioteca?” Me enfoqué en Deacon. “¿Cómo estuvo la tuya?” “Bien. Estudié mucho”. Deacon ni siquiera perdió el ritmo. 163


"Wow." Bajé la voz. "Es increíble teniendo en cuenta que ninguno de los dos tenía libros para estudiar." Deacon abrió la boca, pero la cerró. Le guiñé un ojo. Las puntas de sus orejas se pusieron de un rojo brillante. Dio unos golpecitos con los dedos en la parte superior del escritorio. "Bueno, entonces." Una parte de mí quería decirle a Deacon que Aiden sabía y que no tenía nada de qué preocuparse, pero ese no era mi lugar. Aunque tal vez podría darle un empujoncito en la dirección correcta. "No es gran cosa", le susurré. "Honestamente, a nadie aquí, puro o mestizo, le importa eso. " "No es así", él susurró en respuesta. Levanté una ceja. "¿No lo es?" "No." Deacon suspiró. "Me gustan las chicas, también, pero..." Su mirada encontró a Luke. "Él es diferente". Bueno, al menos no había estado completamente fuera de base cuando se trataba de las preferencias de Deacon. "Sí, Luke de seguro es diferente". Deacon esbozó una sonrisa. "No es lo que piensas. No hemos hecho... nada". "Lo que sea." Sonreí. Se inclinó sobre la brecha entre nuestros escritorios. "Es un mestizo, Alex. De todas las personas, creo que tú sabes lo peligroso que es". Me eché hacia atrás y lo miré fijamente. Deacon me guiñó un ojo y una sonrisa maliciosa cruzó su rostro. "Pero la pregunta es: ¿vale la pena romper la regla número uno o no?" Antes de que pudiera abrir la boca para responder a eso, y honestamente no tenía idea de qué decir, dos guardias del Concejo entraron en la clase, silenciando toda la 164


habitación. Me moví en mi asiento mientras un malestar florecía, casi deseando poder deslizarme debajo de la mesa.

El de pelo corto marrón escaneaba la habitación con los labios apretados en una línea dura. Su mirada se posó en mí. La sangre se heló en mis venas. Lucian no estaba aquí, y no reconocí a ninguno de los Guardias. "¿Señorita Andros?" Su voz era suave, pero llena de autoridad. "Tiene que venir con nosotros". Cada maldito niño en la clase se volvió y me miró fijamente. Tomando mi bolso, me encontré con los ojos muy abiertos de Deacon. Me dirigí hacia el frente de la clase, forzando la sonrisa "lo que sea" en mi cara. Pero mis rodillas estaban temblando. Que los Guardias del Concejo llamaran a alguien fuera de clases nunca era algo bueno. Hubo un murmullo irradiando desde donde Cody y Jackson se sentaban. Yo los ignoré y seguí a los guardias hacia afuera. Nadie habló mientras caminábamos por los pasillos y era ridículo el número de pasos. El terror comenzó a tejer un camino dentro de mí. Marcus no habría enviado a los guardias del Concejo para que me buscaran. Habría enviado a Linard, o a León, incluso a Aiden. Los Guardias del Covenant abrieron las puertas de la oficina de Marcus, y entré. Mi mirada recorrió la habitación, rápidamente buscando al ocupante. Mi paso vaciló. El Primer Ministro Telly estaba de pie frente al escritorio de Marcus, con las manos entrelazadas detrás de él. Aquellos ojos pálidos se agudizaron en el momento en que se encontraron nuestras miradas. El gris parecía haberse extendido desde sus sienes desde la última vez que lo había visto, ahora salpicando su cabello. En lugar de las túnicas suntuosas que se había puesto en el Concejo, llevaba una simple túnica blanca y pantalones de lino. 165


La puerta se cerró con un suave clic detrás de mí. Me di la vuelta. No había Guardias, no estaba Marcus. Estaba completamente sola con el imbécil Primer Ministro. Genial. "¿Va a sentarse, señorita Andros?" Me di la vuelta lentamente, obligándome a tomar una respiración profunda. "Prefiero estar de pie. " "Pero yo prefiero que se siente", respondió sin inflexiones en la voz. "Tome asiento". Una orden directa del Primer Ministro era algo que no podía rechazar, pero eso no significaba que estuviera a punto de someterme sin más. Me dirigí a la silla lo más lentamente posible, sonriendo para mis adentros cuando vi un músculo en su mandíbula empezar a palpitar. "¿Qué puedo hacer por usted, Primer Ministro?", le pregunté después de que hice un espectáculo poniendo mi bolso junto a mis pies, alisando mi suéter, y encontrando una posición cómoda. Repugnancia llenó su mirada. "Tengo un par de preguntas para usted sobre la noche en que dejó el Concejo". "¿No debería Marcus estar aquí? ¿Y no tiene que esperar hasta que mi tutor legal esté presente? Lucian se encuentra en Nueva York, donde usted debería estar". "No veo ninguna razón para incluirlos en este… asunto indecoroso. "Volvió la atención al acuario, viendo los peces por unos momentos mientras yo me sentía aún más incómoda. "Después de todo, los dos sabemos la verdad". ¿Que era un gran cretino? Todo el mundo lo sabía, pero dudaba que eso fuera a lo que quería llegar. "¿Qué verdad?" Telly se echó a reír mientras se giraba. "Quiero conversar con usted acerca de la noche en que los daimons y las furias atacaron al Concejo, sobre la verdadera razón por la que huyeron." 166


Mi corazón tartamudeó, pero mantuve mi rostro en blanco.

"Pensé que lo sabía. Los daimons estaban detrás de mí. Luego vinieron las furias. Verá, para el final de la noche era terriblemente popular". "Eso es lo que usted dice." Se inclinó contra el escritorio y tomó una pequeña estatua de Zeus. "Sin embargo, un Guardia pura sangre fue encontrado muerto. ¿Tiene algo que añadir a eso?" Un sabor amargo se formó en la parte posterior de mi boca. "Bueno... hubo un montón de puros y mestizos muertos. Y un montón de sirvientes muertos que a nadie le importaron una mierda. Se hubieran podido salvar si alguien los hubiera ayudado. " Él arqueó una ceja. "La pérdida de un mestizo es difícilmente asunto mío." La ira tenía un sabor diferente en mi boca. Un sabor a sangre. "Docenas y docenas de ellos murieron". "Como he dicho, ¿cómo sería eso un asunto mío?" Él me estaba provocando. Lo sabía. Y aun así quería darle un puñetazo. "Pero estoy aquí por la muerte de uno de mis Guardias", continuó. "Quiero saber cómo murió." Fingí aburrimiento. "Ya le dije que probablemente tuvo que ver con los daimons que pululaban en el edificio. Tienden a matar gente. Y las furias rasgaban personas." La sonrisa en su rostro se desvaneció. "Él fue asesinado con una daga del Covenant". "Bien." Me senté en la silla, ladeando la cabeza hacia un lado. "¿Sabe que los mestizos pueden convertirse ahora?" Los ojos del Ministro Telly se estrecharon. Hice más lento mi discurso. "Bueno, algunos de esos mestizos fueron entrenados como Centinelas y guardias. Llevaban dagas. Y creo que saben cómo utilizar las dagas, también." Asentí con los ojos abiertos. "Probablemente fue uno de ellos." 167


Sorprendentemente, Telly se rió. No fue una buena risa, más bien como una risa de Dr. Malvado. "¡Qué boca tiene! Dígame, ¿es porque piensa que está a salvo? ¿Que ser el Apollyon la hace intocable? ¿O sólo es estupidez ciega?" Pretendí pensar en ello. "A veces hago cosas muy tontas. Esta podría ser una de ellas." Él sonrió tensamente. "¿Cree que soy estúpido?" Raro. Esa era la segunda vez que me preguntaban una versión de esa pregunta en las últimas veinticuatro horas. Le di la misma respuesta. "¿Es una pregunta capciosa?" "¿Por qué cree que he esperado hasta ahora para preguntarle, Alexandria? Mire, sé acerca de su pequeño vínculo con el Primero. Y sé que este tipo de distancia niega ese vínculo." Su sonrisa se hizo real mientras mis manos apretaron los brazos de la silla. "Así que, ahora mismo, no es más que una Mestiza. ¿Me entiende?" "¿Cree que necesito que Seth me defienda?" Los huecos de sus mejillas comenzaron a tornarse de color rosa. "Dígame lo que pasó esa noche, Alexandria." "Hubo un ataque daimon enorme del que traté de advertirles, pero me ignoraron. Dijo que era una idea ridícula que los daimons pudieran hacer semejante payasada" hice una pausa, dejando que ese golpe lo hundiera "Luché. Asesiné algunos daimons y derribé a una furia o dos". "Ah, sí. Usted luchó magníficamente por lo que escuché." Se detuvo, tocando su barbilla. "Y luego un complot fue descubierto. Los daimons estaban tras el Apollyon". "Exactamente".

168


"Encuentro eso extraño," contestó, "teniendo en cuenta de que estaban tratando de matarla a la vista de los guardias y Centinelas. Quienes, por cierto, son leales al Concejo". Bostecé ruidosamente, haciendo todo lo posible para demostrar que no tenía miedo, mientras estaba temblando en mi interior. Si lo viera, entonces sabría que estaba en lo cierto. "No tengo ni idea de lo que ocurre dentro de la mente de un daimon. No puedo explicar eso." Telly se apartó del escritorio, llegando a estar de pie delante de mí. "Sé que mató al Guardia pura sangre, Alexandria. Y también sé que otro puro lo cubrió por usted." Mi cerebro como que se vació mientras lo miraba. Terror, potente y fuerte, sacó el aire de mis pulmones. ¿Cómo lo sabía? ¿La compulsión de Aiden había desaparecido? No, porque estaría al frente del Concejo, esposada, y Aiden... Oh, dioses, Aiden estaría muerto. "¿No tiene nada que decir a eso?", Telly preguntó, claramente disfrutando este momento. Contrólate, contrólate. "Lo siento. Estoy un poco sorprendida". "¿Y por qué estaría sorprendida?" "Porque esa es probablemente la cosa más estúpida que he escuchado en mucho tiempo. ¿Y ha visto a la gente que conozco? Eso es decir algo." Apretó los labios "Está mintiendo. Y no es una buena mentirosa." Mi pulso latía con fuerza. "En realidad, soy una gran mentirosa." Él estaba perdiendo la paciencia rápidamente. "Dígame la verdad, Alexandria." "Le estoy diciendo la verdad." Obligué a mis dedos a relajarse en los brazos del sillón. "Sé que no debo atacar a un puro, y mucho menos una matar a uno." "Usted atacó a un Maestro en el Concejo". 169


Mierda. "En realidad no lo ataqué, le impedí atacar a otra persona. Y bueno, aprendí la lección después de eso. " "Siento no estar de acuerdo. ¿Quién la ayudó a encubrirlo?" Me incliné hacia delante en la silla. "No tengo ni idea de lo que está hablando." "Está poniendo a prueba mi paciencia", dijo. "No quiere ver lo que va a suceder cuando la pierda". "Parece que ya la perdió." Miré alrededor de la habitación, obligando a mi corazón a volver a la normalidad. "No tengo ni idea de por qué me está haciendo estas preguntas. Y me estoy perdiendo el último día de clase antes de las vacaciones de invierno. ¿Va a darme una excusa o algo así?" "¿Cree que es inteligente?" Sonreí. La mano de Telly serpenteó tan rápidamente que ni siquiera tuve la oportunidad de desviar el golpe. El dorso de su mano conectó con mi mejilla con fuerza suficiente para voltear mi cabeza en un lado. Incredulidad y rabia mezcladas corrieron a través de mí. Mi cerebro se negaba rotundamente a aceptar el hecho de que él me acababa de golpear, que se atrevió a pegarme. Y mi cuerpo ya estaba demandando que le devolviera el golpe, que lo tirara boca arriba. Mi puño prácticamente moría de ganas de conectar con su mandíbula. Me agarré a los bordes de la silla, frente a él. Eso era lo que quería Telly. Quería que le contraatacara. Entonces tendría mi culo en una bandeja de oro. Telly sonrió. Le devolví el gesto, haciendo caso omiso al escozor de mi mejilla. "Gracias." La ira estalló en el fondo de sus ojos. "Cree que es dura, ¿verdad?" Me encogí de hombros. "Creo que se podría decir así".

170


"Hay maneras de romperla, querida niña." Su sonrisa aumentó, pero nunca llegó a sus ojos. "Sé que mató a un pura sangre. Y sé que alguien -otro puro o el Primero- la cubrió". Un escalofrío me recorrió la columna vertebral, como dedos helados de pánico y terror. Lo enterré, seguro para visitarlo de nuevo más tarde… si había un más tarde.

Arqueé una ceja. "No tengo idea de lo que está hablando. Ya le dije lo que pasó." "¡Y lo que me ha dicho es una mentira!" Salió inclinó agarrando los brazos de la silla. Sus dedos estaban a centímetros de los míos, labios hacia atrás, la cara roja de ira. "Ahora dígame la verdad o que Dios me ayude... " Me negué a alejarme como quería hacerlo. "Se la he dicho." Una vena apareció en su sien. "Está pisando terreno peligroso, querida. " "No tiene ninguna prueba," dije en voz baja, encontrando su mirada furiosa. "Si la tuviera, ya estaría muerta. De nuevo, si fuera sólo una mestiza no necesitaría muchas pruebas, pero para sacarme del cuadro necesita el permiso del Concejo. Ya sabe, siendo el precioso Apollyon y todo. " Telly se levantó de la silla, dándome la espalda. Sabía que tenía que callarme. Burlarse de él era probablemente la cosa más estúpida que podía hacer, pero no podía parar. La ira y el miedo nunca fueron una buena combinación para mí. "Lo que no entiendo es, ¿cómo sabe con tanta certeza que he matado a un pura sangre? obviamente, no hay testigos de su muerte. Nadie me está señalando con el dedo." Hice una pausa, disfrutando la forma en la que los músculos de su espalda se tensaron bajo la túnica delgada. "¿Por qué usted...?” Se dio la vuelta, con la cara impresionante en blanco. “¿Por qué yo qué, Alexandria?" 171


Mi estómago se revolvió cuando me di cuenta. Mis sospechas habían sido correctas. Miré sus elegantes manos. "¿Cómo puedes estar tan seguro a menos que haya ordenado a alguien -a un Guardiaatacarme? Entonces creo que estaría bastante seguro si ése Guardia apareciera muerto, pero usted no haría eso, porque estoy segura de que el Concejo estaría bastante molesto. Incluso podría perder su cargo". Estaba tan ocupada regodeándome que ni siquiera lo vi moverse. Su mano cogió la misma mejilla. La ráfaga de ardiente dolor me sorprendió. No fue un golpe maricón. La silla se sostuvo en dos patas antes de volver hacia abajo. Las lágrimas me picaron los ojos. "Usted… usted no puede hacer esto", le dije, voz ronca. Telly me agarró de la muñeca. "Yo puedo hacer lo que me plazca." Me arrastró hasta que me puse en pie, sus dedos dejando moretones en mis brazos mientras me arrastraba a través de la oficina de mi tío. Me empujó hacia la ventana que daba al patio. "Dígame, ¿qué ve ahí?" Parpadeé para contener las lágrimas que amenazaban con desbordarse. Estatuas, la arena, y más allá, el océano rodaba y rodaba con fuertes olas. La gente se dispersaba a través del campus. "¿Qué es lo que ve, Alexandra?" Apretó su agarre. Hice una mueca, odiando mi momento de debilidad. "No lo sé. Veo a la gente y la maldita arena. Y el océano. Veo un montón de agua". "¿Ve a los sirvientes?" Hizo un gesto hacia el atrio, donde un grupo de ellos estaban esperando órdenes de su Maestro. "Me pertenecen. Soy dueño de todos ellos." Los músculos de mi cuerpo se tensaron. No podía quitar la mirada de ellos. Telly se inclinó, su aliento caliente en mi oído. "Déjeme decirle un pequeño secreto sobre la verdadera naturaleza del viaje de su otra mitad para las Catskills. Ha sido 172


contratado para encargarse de cualquier sirviente que esté liberado del elixir y se niegue a someterse. ¿Lo sabía?" "¿Encargarse de ellos?" "Tome un poco de ese ingenio de tu boca y aplíquelo. Estoy seguro de que puede entenderlo." Pude, pero no pude creerlo. Había una diferencia entre esas dos cosas, porque entendía lo que Telly afirmaba que Seth iba a derribar a cualquier mestizo que estuviera causando problemas, pero Seth no estaría de acuerdo con algo como eso. Y También sabía que Telly me decía que esto para quebrarme. Estaba funcionando. "Hay algo más que quiero decirle", dijo Telly. "Sí tengo un favorito de todos los sirvientes, ya ve. Uno que solicité personalmente hace muchos años. ¿Sabía que conocí a su madre y padre?" Cerré los ojos. "¿Qué, Alexandria? ¿Alguien ya sacó ése pajarito de la jaula?" Soltó mi muñeca, riéndose entre dientes. "Pensar que su hermosa madre se contaminó de ese modo para mezclarse con un mestizo. ¿Cree que ellos realmente se salieron con la suya? Y ¿de verdad cree Lucian se ha olvidado de la desgracia que ella colocó sobre su cabeza?” Papá. Papi. Padre. Todos los títulos que no había querido decir realmente hasta que leí la carta de Laadan. Pero ahora lo eran todo. "Sé que él no significa nada para usted", Telly continuó. "Nunca lo conoció, pero sí sé que todo lo que él encubrió tiene que significar mucho para usted. Y ¿qué dicen? ¿De tal palo, tal astilla?” La desesperación lavó cualquier alivio que sentí. Telly no iba a usar a mi padre en mi contra: estaba a punto de usar a Aiden. 173


Telly me dejó junto a la ventana, volviendo al centro de la habitación. "Esta es su última oportunidad. Me iré pasado mañana, antes del amanecer, y si no se ha entregado para entonces, no habrá más oportunidades. Esto podría terminar fácilmente". Ya ni siquiera sentía los latidos en mi rostro. Telly sonrió, disfrutando de mi silencio. "Admita haber matado al guardia, y no voy a presionar..." su labio se curvó, "a quién lo encubrió. Y confíe en mí, voy a averiguarlo. Sólo hay unos pocos que he notado que han tomado algún interés en usted, además del Primero. ¿Qué?" Él se echó a reír. "¿Piensas que no había estado prestando atención?" El aire escapó de mis pulmones tan rápido que me sentí mareada. "Vamos a ver." Telly se tocó la barbilla. "Tenemos a su tío, que creo que se preocupa por usted mucho más de lo que deja ver. Él estaba en Nueva York. Luego está ese centinela el que la encontró esa noche en el laberinto. ¿Leon? Luego el que se ofreció amablemente a entrenarla. Creo que sería St. Delphi. Y luego está Laadan. Todos ellos son sospechosos, y me aseguraré de que todos ellos sufran. Como el Primer Ministro, puedo revocar la posición de Marcus. Incluso puedo remover la de Lucian. Puedo presentar cargos contra el resto. Con todos los incidentes y disturbios recientes, sería demasiado fácil". Una masa de horror y frustración se había formado en mi garganta. Lágrimas se formaron detrás de mis ojos en el mismo momento en que quise aplastar la cabeza de Telly. "Va a ir a la servidumbre y tomará el elixir. Si se niega, bueno, las cosas van a terminar mal". Mis manos se cerraron en puños. "Usted es… repugnante." 174


Telly se dirigió hacia mí, con la mano estirándose para golpearme de nuevo. Cogí su muñeca, mis ojos se encontraron con su mirada, sosteniéndola. "He sido golpeada lo suficiente, gracias." Un alboroto en el pasillo llamó la atención de Telly y liberó su muñeca. La voz de Marcus sonó fuerte, exigiendo la entrada a su oficina. Telly alzó una ceja. "Tiene hasta el amanecer del viernes". Las paredes se cerraron. Telly sonrió mientras las demandas de Marcus se hicieron más fuertes. Ninguno de los dos habló durante esos momentos. "¿Por qué me odia tanto?", pregunté finalmente. "Yo no la odio, Alexandria. Odio lo que es."

175


Capítulo 13 Traducido y corregido por: NatyLRJ A eso habíamos llegado porque yo era un Apollyon, porque me transformaría en un Matadioses. Y supe entonces, sin duda alguna, que Telly era un miembro de la Orden. En su cabeza él sólo estaba protegiendo a los dioses de una amenaza, y no veía nada malo en lo que hacía. Las puertas se abrieron mientras me giraba hacia la ventana, luchando por mantener el control. “¿Qué está pasando aquí?”, inquirió Marcus. “Tenía algunas… inquietudes sobre la noche en que Alexandria dejó el Concejo”, replicó Telly. “Al principio no fue muy cooperativa en cuanto a las preguntas, pero creo que sí llegamos a un acuerdo. Luego de eso, fue sorprendentemente colaboradora.” Sí, se lo inventó en mi cara.

176


Me pregunté qué tan rápido podría sacar una de las dagas de Marcus de la pared y clavarla en el ojo de Telly antes de que sus Guardias pudieran reaccionar. La tensión en la habitación aumentó, las ondas ondulando en todas direcciones. “¿Y por qué no estuve involucrado en este interrogatorio? O mejor aún, ¿por qué no podía esperar hasta que Lucian volviera?”, Marcus dijo sin inflexiones pero reconocí el filo en su voz. Los dioses sabían que lo había recibido innumerables veces. “Él es su guardián y debió haber estado presente.” Telly hizo tsk suavemente16. “No era un interrogatorio formal o uno sancionado por el Concejo. Tenía unas cuantas inquietudes que necesitaba aclarar. Por eso no fue necesaria su presencia o la de Lucian. Eso, además del hecho de que soy el Primer Ministro y no necesito su permiso”. Puso a Marcus en su lugar eficazmente. “Alexandria”, dijo Telly. “Por favor no olvide lo que discutimos”. No respondí porque todavía estaba considerando si podría o no apuñalarlo antes de que los Guardias me derribaran. El Primer Ministro Telly se disculpó en ese momento, lanzando cortesías con tal calma que casi encontré difícil de creer que acababa de quitar la tierra bajo mis pies. “¿Alexandria?” La voz de Marcus rompió el silencio. “¿Qué quiso discutir contigo?” “Tenía preguntas sobre lo que pasó en el Concejo”. Mi voz estaba innaturalmente ronca. “Eso es todo”. 16

Se refiere a una especie de bufido que denota condescendencia.

177


“¿Alex?”, dijo Aiden, y el corazón se me cayó a los pies. Por supuesto que estaba aquí. “¿Qué sucedió?” Encarándolos, usé mi cabello para ocultarles la mejilla que me escocía y mantuve mi mirada fija en la alfombra. “Aparentemente, tengo una mala actitud. Tuvimos que trabajar en ella”. Aiden estaba de pronto frente a mí, alzando mi barbilla. Mi cabello se deslizó de mi mejilla. La rabia explotó en él, tragándose el aire como un agujero negro de furia. “¿Hizo esto?”. Su voz era tan suave que apenas la oí. Incapaz de responder, desvié la mirada. “Eso es inaceptable”. Aiden se giró hacia Marcus. “No puede hacer esto. Ella es una chica”. A veces Aiden olvidaba que también era una mestiza, lo que prácticamente anulaba todo el asunto de “no golpear a una chica”. Como con Jackson. Como con la mayoría de purasangres. Nuestra sociedad -nuestras reglas y cómo éramos tratados- apestaban. No había palabras para describirlo. Y de repente, mil preguntas surgieron pero una sobresalió. ¿Cómo podía seguir siendo parte de este mundo? Ser una Centinela, de cierta forma, era apoyar la estructura social, era básicamente decir que estaba de acuerdo con esto, pero no era así. Lo odiaba. Sacudiendo mi cabeza, saqué esos pensamientos de mi mente por ahora. “Es el Primer Cretino. Puede hacer lo que se le da la gana, ¿no?” Marcus se veía estupefacto mientras seguía mirándome fijamente. ¿Realmente estaba sorprendido por la violencia de Telly? Si ese fuera el caso, acababa de perder algunos 178


puntos en inteligencia. Se giró hacia Leon. “Se suponía que ella no iría sola a ninguna parte. ¿Por qué Telly pudo alcanzarla?” “Estaba en clase”, respondió Leon. “Linard estaba esperando que saliera. Y nadie esperaba a Telly. No con todo lo que está pasando en Nueva York”. Marcus le dio una mirada peligrosa a Linard. “Si tienes que sentarte en clase con ella, entonces hazlo”. “No es su culpa”, dije. “Nadie puede vigilarme cada segundo del día”. Aiden maldijo. “¿Eso es todo lo que harás? Es tu sobrina, Marcus. Él golpeó a tu sobrina y ¿esa es tu respuesta? Los ojos de Marcus se oscurecieron a un verde brillante. “Soy muy consciente del hecho de que ella es mi sobrina, Aiden. Y no creas ni por un segundo que encuentro nada de esto”, me señaló con su mano, “aceptable. Contactaré al Concejo inmediatamente. No me interesa que ella sea una mestiza. Telly no tiene derecho.” Cambié mi peso. “¿Al Concejo le va a importar? ¿En serio? Ustedes golpean a los sirvientes todo el tiempo. ¿Por qué yo sería diferente?” “No eres un sirviente”, dijo Marcus, lanzándose a su escritorio. “¿Y eso hace que esté bien?”, grité, mis manos se curvaron en puños. “¿Está bien golpear a los sirvientes por su sangre? ¿Y está mal porque yo tengo…?”, me interrumpí antes de revelar demasiado. Todos los ojos estaban en mí. Detrás de su escritorio, Marcus respiró hondo y cerró brevemente sus ojos. “¿Estás bien, Alexandria?” 179


“Estoy sencillamente genial”. Aiden me tomó del brazo. “La voy a llevar a la clínica”. Liberé mi brazo. “Estaré bien”. “Te golpeó”, Aiden bullía, sus ojos brillaban. “Y sólo será un moratón, ¿vale? Ése no es el problema.” Necesitaba salir de esta habitación, alejarme de todos ellos. Necesitaba pensar. “Sólo quiero volver a mi dormitorio”. Marcus se congeló con el teléfono a medio camino de su oreja. “Aiden, asegúrate de que llegue a su cuarto. Y quiero que se quede ahí hasta que averigüemos lo que Telly quiere o hasta que se vaya. Contactaré a Lucian y al resto del Concejo”, dijo Marcus y su mirada volvió a encontrar la de Aiden. “Lo digo en serio. No debe abandonar su habitación”. Estaba muy ocupada pensando en todo lo que había pasado para que me importara que Marcus me mandara a mi dormitorio. Y si Lucian se enteraba de lo que había pasado, entonces Seth también lo haría. Al menos había una luz en medio de toda la porquería. Si Seth estuviera aquí, probablemente mataría a Telly. Marcus me detuvo en la puerta. “¿Alexandria?” Me giré, esperando que hiciera esto rápido. Que me echara la bronca por enemistarme con Telly, decirme que no lo volviera a hacer, y advertirme de mi mal comportamiento. Encontró mi mirada. “Lamento no haber estado aquí para detenerlo. No volverá a pasar”.

180


Mi tío tenía un extraterrestre en su interior17. Parpadeé lentamente. Antes de que pudiera decir algo, siguió haciendo su llamada. Medio aturdida, dejé que Aiden me sacara de la oficina y me llevara por el corredor. Una vez que la puerta en las escaleras se cerró tras nosotros, Aiden bloqueó el paso. “Quiero saber qué pasó.” “Sólo quiero volver a mi habitación”. “No te lo estoy pidiendo, Alex”. No respondí y finalmente se giró rígidamente y bajó las escaleras. Lo seguí lentamente. Todavía había clases, así que la escalera y el primer lobby estaban virtualmente vacíos con la excepción de algunos Guardias e Instructores. Caminamos de vuelta a mi dormitorio en silencio, pero yo sabía que no iba a dejarlo pasar. Aiden estaba comprándose tiempo, así que no me sorprendí del todo cuando me siguió dentro de mi habitación cerrando la puerta tras él. Dejé caer mi bolso y me pasé las manos por el pelo. “Aiden”. Tomó mi mentón como había hecho en la oficina de Marcus, girando mi cabeza hacia un lado. Su mandíbula se apretó. “¿Cómo pasó esto?” ¿Qué tan mal se veía? “Supongo que no respondí correctamente después de la primera vez”. “¿Te golpeó dos veces?”

17

Se refiere a que estaba como poseído por actuar así de extraño.

181


Avergonzada, me liberé y me senté en el sofá. Estaba entrenada para pelear y defenderme. Había sobrevivido a batallas con daimons con apenas rasguños. Toda esta situación me hacía sentir débil e indefensa. “No deberías estar aquí”, dije finalmente. “Sé que Marcus dijo que se aseguraran de que me quedara en mi habitación pero no deberías ser tú.” Aiden se puso en pie en frente de la pequeña mesa para café, las manos en sus caderas. Su postura me recordaba tanto nuestras sesiones de entrenamiento -la que adoptaba cuando sabía que estaba a punto a presionarme-. Iba muy en serio. “¿Por qué?” Me reí y luego hice una mueca. “No deberías estar cerca de mí. Creo que Telly tiene a alguien vigilándome, a ambos.” No había ni un poco de pánico en esos ojos plateados. “Necesitas contarme lo que pasó, Alex. Ni siquiera pienses en mentirme. Lo sabré.” Cerré mis ojos y negué con la cabeza. “No sé si puedo”. Oí a Aiden moverse alrededor de la mesa y sentarse en el borde frente a mí. Su mano presionó mi otra mejilla. “Puedes contarme cualquier cosa. Lo sabes. Siempre te ayudaré. ¿Cómo puedes dudarlo?” “No lo dudo”. Abrí mis ojos, avergonzada cuando sentí que estaban húmedos. La confusión llenó su rostro. “¿Entonces por qué no me lo puedes decir?” “Porque… porque no quiero que te preocupes”. Aiden frunció el ceño. 182


“Siempre estás pensando en alguien más cuando deberías estar más preocupada por ti misma.” Bufé. “Eso no es cierto. He sido realmente egocéntrica últimamente.” Se rió suavemente, pero cuando el rico sonido se desvaneció, también lo hizo su sonrisa. “Alex, háblame”. El terror y pánico volvieron. No estoy segura de que se hubieran ido realmente. Las palabras sólo salieron. “Telly lo sabe”. Entrecerrar ligeramente sus ojos fue su única reacción. “¿Qué tanto?” “Sabe que maté a un purasangre”, susurré. “Y sabe que o Seth o un puro lo cubrieron”. Aiden no dijo nada. Yo empecé a entrar en pánico. “Definitivamente es parte de la Orden, y creo que es el que envió el Guardia a matarme. Es la única forma en que lo sabría a menos de que la compulsión…” “La compulsión no se ha desvanecido”. Aiden pasó su mano sobre su cabeza. Ondas oscuras cayeron entre sus dedos. “Lo sabríamos. Ya me habrían arrestado”. “Entonces la única forma en que podría saberlo es si él envió al Guardia a matarme.” Aiden se tocó la nuca. “¿Estás segura de que lo sabe?” Me reí ásperamente mientras señalaba mi mejilla. “Hizo esto cuando no quise admitirlo”. El plateado de sus ojos ardía. “Quiero matarlo”.

183


“Yo también, pero eso realmente no va a ayudar”. Me dio una sonrisa salvaje. “Pero nos haría sentir mejor”. “Maldita sea, te has vuelto oscuro. Gracioso, pero oscuro”. Aiden negó con la cabeza. “¿Qué dijo exactamente?” Le conté las preguntas que había hecho Telly. “Sabes, lo único bueno de todo esto es que no piensa usar a mi padre en mi contra. Pero dijo que si me entregaba, no iba a presionar para averiguar quién fue el puro que me cubrió. Si no se lo digo, va a ir tras cualquier puro que parezca tolerarme: tú, Laadan, Leon, incluso Marcus. Supongo que no cree que pueda con Seth o le tiene miedo”. “Alex…” “No sé qué hacer”. Me levanté del sofá, esquivándolo. Paseé por la salita, sintiéndome encerrada. Me detuve de espaldas a Aiden. “Estoy jodida. Lo sabes, ¿verdad?” “Alex, pensaremos en algo”. Lo sentí detrás de mí. “Este no es el fin. Siempre hay opciones”. “¿Opciones?”, me crucé de brazos. “Habían opciones cuando el Guardia intentó matarme y elegí la equivocada. Cometí un gran error, Aiden. No puedo arreglarlo. ¿Y sabes qué? Ni siquiera creo que a él le preocupe el Guardia”. “Lo sé”, replicó suavemente. “Creo que envió a ese Guardia sabiendo que tú podrías defenderte, que probablemente incluso lo matarías. Tiene sentido”. Me giré. 184


“¿Sí?” Asintió con los ojos entrecerrados. “Es la trampa perfecta, Alex. Telly envía al Guardia a matarte, sabiendo que hay una alta posibilidad de que pelees y lo mates en defensa propia”. “Y la defensa propia no significa nada en este mundo”. “Exactamente. Así que Telly te tendría. Nadie podría detenerlo de matarte o al menos ponerte en esclavitud. Te da el elixir y no Despiertas. Problema resuelto, excepto que Telly no esperaba que un puro usara compulsión y te cubriera.” Asentí. “Pero ahora sabe que alguien lo hizo”. “No importa”, dijo Aiden. “Puede que lo sepa pero no tiene evidencias sin incriminarse a sí mismo. Telly puede ser el Primer Ministro, pero ejerce el tipo de poder para ir detrás de los mestizos indiscriminadamente. Puede acusarnos todo lo que quiera, pero no puede hacer nada sin evidencia”. Un vástago de esperanza nació en mi pecho. “Tiene mucho poder, Aiden. Tiene a la Orden también y los dioses saben cuánta gente pertenece a ella.” “No importa, Alex”. Aiden puso manos fuertes y gentiles en mis hombros. “Todo lo que tiene ahora mismo es el miedo. Cree que puede asustarte hasta que admitas la verdad. Está usando ése miedo en tu contra”. “¿Pero y si sí va tras todo el mundo? ¿Qué hay de ti?” Aiden sonrió. “Puede hacerlo, pero no va a llegar a ninguna parte. Y cuando no admitas nada, volverá a Nueva York. Y estaremos listos si vuelve a intentar algo. Este no es el fin”. 185


Volví a asentir. Aiden me miró directamente a los ojos. “Quiero que me prometas que no harás nada estúpido, Alex. Prométeme que no te entregarás”. “¿Por qué todo el mundo piensa que siempre voy a hacer algo estúpido?” Su mirada decía que él no se lo tragaba. “Reacción reflejo, Alex. Creo que ya lo hemos hablado”. Suspiré. “No haré nada imprudente, Aiden”. Aiden me miró fijamente por un segundo, luego asintió. En vez de relajarse como creí que haría, pareció tensarse más. Exhaló bruscamente y luego asintió una vez más. Sabía que lo que fuera que estaba pensando no era bueno. Y cuando su mirada acerada encontró la mía, supe que había una buena probabilidad de que él no creyera ninguna de las promesas que había hecho.

186


Capítulo 14 Traducido y corregido por: NatyLRJ Más tarde esa noche, mantuve el teléfono celular alejado a medio metro de mi cabeza y aun así pude sentir como Seth gritaba en mi oído. "¡Voy a matarlo!" "Sí, no eres el primero en decir eso." Me bajé de la cama, frunciéndole el ceño a la puerta. No necesitaba ir a comprobarlo para saber que León estaba justo afuera de mi habitación. Gracias a los dioses la mayoría de los chicos se habían ido, porque tener a un centinela personal como guardia me haría aún más freak. "Y es muy triste cuando yo soy la voz de la razón." "¿Qué más sugieres?" Él preguntó. "Él es el Primer Ministro, Alex. Es obvio que le ordenó al Guardia que te atacara". "Sí." Me dirigí a mi cuarto de baño, volviendo la cabeza hacia un lado. El lado izquierdo de mi mejilla estaba rojo y levemente hinchado. Un poco de azul delineaba mi mandíbula. El golpe de Jackson había sido peor. Telly golpeaba como una niña. Sonreí. "Pero Aiden dijo que no…" 187


"Aiden es un idiota." Puse los ojos en blanco. "De todos modos, ¿por qué no contestaste el teléfono ayer por la noche?" "¿Estás celosa?" "¿Qué? No. Fue muy raro." Seth se rió. “Estaba muy ocupado y ya era demasiado tarde cuando tuve la oportunidad de llamarte. ¿Me extrañaste o algo?" En realidad no. Me aparté del espejo y entré al dormitorio. "Seth, ¿qué estás haciendo realmente allí?" "Ya te lo dije." Estática llenó la línea durante unos segundos. "De todas maneras, ¿es eso realmente importante en este momento? Deberías preocuparte por Telly". Me senté en el borde de la cama. "Telly dijo que estabas allí para lidiar con los mestizos que estaban causando problemas y no estaban respondiendo al elixir. ¿Es eso cierto?" Silencio. Nudos comenzaron a formarse en mi estómago. "Seth". Él suspiró en el teléfono. "Alex, ese no es el problema en estos momentos. Telly lo es". "Ya lo sé, pero necesito saber qué estás haciendo allá." Arranqué un hilo suelto de la colcha. "Mi papá... Yo sé que él no estaba respondiendo al…" "Ni siquiera he visto a tu padre, Alex. Además, realmente no sé cómo es y Laadan no me lo dice. Podría estar aquí. Podría haberse ido." Ira y frustración se apresuraron a la superficie. "¿Qué les estás haciendo a los mestizos que no responden al elixir?" Un sonido de exasperación se escuchó a través del teléfono. "Lo que me ha ordenado hacer el Concejo, Alex. Encargarme de ellos." 188


La sangre se congeló en mis venas. "¿Qué quieres decir con ‘encargarte de ellos’?"

"Alex, eso no es importante. Mira, son sólo mestizos.” "¿Qué diablos crees que somos?" Me levanté y empecé a caminar. Una vez más. "Nosotros somos mestizos también, Seth." "No", respondió sin alterarse. "Somos Apollyons". "Dioses, me gustaría que estuvieras delante de mí". "Sabía que me echabas de menos", dijo Seth. Podía escuchar su sonrisa. "No. Si tú estuvieras delante de mí, te patearía, Seth. No puedes estar de acuerdo... ¡encargándote de esos mestizos! La palabra mal ni siquiera lo resume. Es repugnante, asqueroso…". "No voy a matar a nadie, Alex. Dioses, ¿qué es lo que realmente piensas de mí?" "Oh." Me detuve, sintiendo mis mejillas colorearse de rojo. Unos cuantos momentos pasaron en silencio. Sonaba como si Seth estuviera caminando rápidamente en algún lugar. "Me gustaría estar en tu cabeza durante sólo una hora", dijo riendo. "No. Olvida eso. No quiero. Matarías mi autoestima”. “Seth…” “Vamos a concentrarnos en lo importante aquí, que es Telly. Yo no creo que él no tenga una maldita cosa. No mantendría esa amenaza de ir tras el puro responsable de la compulsión sin tener alguna prueba.” El miedo se disparó. "¿De verdad crees que tiene algo?" "Telly es un montón de cosas, pero no es estúpido. Esperó hasta que supo que ni Lucian ni yo estaríamos cerca de ti para hacer su jugada. No estaría sorprendido si Telly hubiera planeado lo del elixir semanas atrás como un plan alternativo. Necesitaba una distracción y consiguió una. Y Aiden tampoco es tonto", dijo. "Te dice lo que quieres escuchar para que no hagas nada estúpido." 189


Con una sensación de mareo, volví a sentarme.

"Mierda". "Escúchame, Alex. Ninguno de ellos- tu tío o Aiden, es importante. Aléjate de Telly. Deja que cumpla su amenaza, ya sea que tenga pruebas o no." "¿Qué?" Me quedé mirando el teléfono como si de alguna manera pudiera verme, lo que era un poco tonto. "Son importantes para mí, Seth." "No. Aiden es importante para ti. En realidad, el resto no te podrían importar menos", corrigió. "¡Eso no es cierto!” Seth se rió, pero no había humor en su risa. "Alex, eres una mentirosa terrible." ¿Qué demonios? ¿Todos pensaban que era propensa a actos de estupidez y una mentirosa terrible? Pero yo no estaba mintiendo. Laadan y Marcus eran importantes para mí. Incluso León, aunque era un poco extraño. Tomé una respiración profunda. "¿Así que piensas que Telly tiene algo?" "No creo que Telly haría una amenaza vana y esperaría que tú te la creyeras. Mira todo lo que ha hecho hasta ahora.” Dejé caer mi cabeza en mi palma abierta. "Seth, no puedo dejarlo ir tras ellos". "Sí puedes y lo harás. Ellos. No. Son. Importantes. Tú lo eres. Nosotros lo somos." "Odio cuando dices cosas como esa," bullí. "Porque es verdad, Alex. ¿Por qué? Porque una vez Despiertes, podremos cambiar las cosas." Seth hizo una pausa y luego bajó su voz. “No tienes ni idea de lo que la mayoría del Concejo quiere que les hagan a los mestizos aquí. Por suerte, mi presencia parece mantener a la mayoría de ellos a raya. Pero sí quieren matarlos, Alex. Pero sí quieren 190


matarlos, Alex. Ellos ven a los mestizos como un problema que no tienen tiempo ni mano de obra para resolver. Sobre todo ahora que los Daimons no dudan en atacar a los Covenants." "Pensé que no te importaban los mestizos." Levanté mi cabeza y miré la pared en blanco al otro lado de la cama. "No perder el sueño por sus vidas de mierda y estar bien con su exterminio, son dos cosas diferentes, Alex". "Dioses, Seth." Sacudí mi cabeza. "A veces no te conozco". "Nunca has tratado de hacerlo”. Dijo sin asomo de ira. "Y eso realmente no importa en estos momentos. Todo lo que importa es que te mantengas a salvo. Mira, me tengo que ir. Sólo permanece en tu habitación, al menos hasta que Telly se vaya. Yo sé que tiene que estar de vuelta por aquí porque están tendrán reunión el viernes." "Está bien," le dije. "¿Seth?” "¿Qué?" Me mordí el labio, sin tener idea de lo que quería decirle. Había tantas cosas, y ninguna de ellas era algo que estuviera dispuesta a discutir en estos momentos. "Nada. Yo... yo hablaré contigo más tarde.” Seth colgó, sin hacerme prometer que no iba a meterme en problemas. Creo que sabía que mi palabra era tan buena como la suya.

Las siguientes veinticuatro horas pasaron dolorosamente lentas. No se me permitía salir de mi habitación. La comida era traída por una de mis niñeras. Además de ellos, no tenía visitantes. Aburrida a muerte, limpié mi cuarto de baño y reorganicé mi armario, lo que terminó con la ropa esparcida por todo el suelo.

191


Hubo un momento en el que el pánico abrió un agujero a través de mi pecho. ¿Estaba tomando la decisión correcta al no entregarme? Traté de llamar a Seth un par de veces, pero fue un fracaso total. Él eventualmente devolvía la llamada justo después de que yo me había cambiado para ir a la cama. No hablamos por mucho rato o sobre algo importante. Creo que estaba sorprendido de que todavía siguiera en mi dormitorio y no hubiera hecho nada tonto todavía. Tomó horas de dar vueltas a la deriva para quedarme dormida, pero pude dormir por mucho tiempo. Me desperté cuando todavía estaba oscuro, la colcha retorcida alrededor de mis piernas. Observé las virutas de luz a través del techo, desapareciendo cuando la luna se sumergió detrás de una nube fuera de mi ventana. Mi cerebro inmediatamente entró en modo hiperactivo, repitiendo todo lo que había ocurrido con Telly, y luego con Aiden y Seth. ¿Y si Seth tenía razón y Telly tenía una forma de descubrir que era Aiden? O incluso si no la tenía, ¿qué si iba tras de él? Y no era sólo Aiden del que me preocupaba. ¿Qué diría de mí si dejara que otros fueran perjudicados para que yo pudiera vivir hasta la próxima vez? Porque habría una próxima vez: lo sabía. ¿Y quién arriesgaría su futuro y su vida entonces? No era correcto o justo. Incorporándome, balanceé mis pies fuera de la cama y me puse de pie. El aire gélido se propagó por mis piernas desnudas poniéndome la piel de gallina. Agarré un suéter largo y grueso de la esquina de mi cama y lo deslicé sobre mi camiseta de tirantes. Arrastrándome a la ventana, aparté las cortinas y miré detenidamente hacia afuera. No podía ver nada en la oscuridad y ni siquiera estaba segura de lo que estaba buscando. "¿Qué estoy haciendo?", me pregunté a mi misma. "Absolutamente nada si puedo evitarlo" 192


Chillando, dejé caer las persianas y me di la vuelta. Con el corazón desbocado, miré de reojo la alta silueta que ocupaba toda la puerta de mi dormitorio. Una vez que reconocí quien era, no sirvió para calmar mi acelerado corazón. "¡Santos bebés daimons! Me acabas de dar un ataque al corazón.” Aiden dio un paso adelante, cruzándose de brazos. "Lo siento." Me aferré más al suéter, mirándolo. "¿Qué estás haciendo en mi habitación?" "¿Tienes problemas con chicos estando en tu dormitorio ahora?" "Ja. Ja." Me apresuré a mi mesita de noche y encendí la lámpara. El suave resplandor llenó la habitación. "En realidad, nunca he invitado a Seth aquí. Él sólo se sintió como en casa18. " El fantasma de una sonrisa apareció en su cara. Como siempre, él estaba en su atuendo de Centinela. Entonces me di cuenta. Me quedé boquiabierta. "Estás trabajando, ¿no?”, demandé. "Bueno, había una buena probabilidad de que trataras de escabullirte antes de que Telly pudiera irse en la mañana. Estábamos tomando precauciones solo en caso de que lo hicieras." "¿Estábamos?" Escupí. “¿Hay alguien más aquí?” "No, pero León lo estaba adentro justo después de que te quedaras dormida. Linard está patrullando afuera." hizo una pausa. "Acabo de cambiar turnos con León. Lo siento si te he despertado." Me quedé mirándolo, estupefacta. “¿Ustedes se han estado cambiando de turnos aquí mientras dormía? ¿Ayer por la noche también?" Él asintió con la cabeza.

18

Se refiere a la fórmula de cortesía ‘siéntente como en casa’ que Alex nunca pronunció pero que Seth se autoconcedió.

193


Afortunadamente Marcus sugirió la idea. De lo contrario, tengo la sensación de que Linard hubiera tenido que perseguirte a través del patio y detenerte antes de que salgas corriendo.” "No soy estúpida" Mis dedos se crisparon alrededor de los bordes de mi suéter. "¿Realmente crees que iría en busca de Telly en mitad de la noche?" Él inclinó la cabeza hacia un lado. "Esto viene de la chica que una vez se coló del Covenant para encontrar a un Daimon”. Touché. "Lo que sea. No estaba planeando hacer algo así de nuevo." "¿No?" Negué con la cabeza. Había una parte de mí que lo había estado considerando. "No podía dormir. Hay mucho sucediendo en mi cabeza." "Eso es comprensible." Sus ojos flotaban sobre mí, instalándose en mi mejilla. "¿Cómo está?" Incliné la cabeza, protegiendo mi rostro. "Está bien". Apartó la mirada un momento y luego su mirada volvió de nuevo hacia mí. "Has pasado por cosas peores, lo sé, pero aun así. No deberías lidiar con lo que él hizo… o con Jackson. Con nada de esto, en realidad." "¿Qué quieres decir?" "Nada, sólo estoy divagando." Los hombros de Aiden se relajaron mientras miraba alrededor de la habitación. "Ha pasado un largo tiempo desde que estuve aquí. " Seguí su mirada, que había aterrizado en mi cama. Un rubor caliente fue desde mi pelo hasta la punta de mis dedos. La docena de imágenes más o menos intensas bailaron delante de mis ojos, todas ellas completamente equivocadas teniendo en cuenta todo lo que estaba pasando. 194


"Era tu primer día de vuelta aquí", dijo, y apareció una pequeña sonrisa. "Había ropa en el suelo entonces, también.” Sorprendida, me concentré en él, el Aiden real completamente vestido. Por supuesto, había estado en mi sala de estar pero tenía razón. No se había aventurado más allá del sofá. "¿Te acuerdas de eso?" Él asintió con la cabeza. "Sí, yo te estaba sermoneando". "Después de que saqué a Lea de su asiento del cabello." Aiden se echó a reír y ese sonido me hizo sentir cálida. "Por fin lo admites.” "Ella se lo merecía en ese tiempo." Mordí mi labio mientras lo miraba, su mirada reuniéndose con la mía. ¿En qué estaba pensando ahora mismo? Me senté en el borde de la cama. "No voy hacer nada, a pesar de que debería. No tienes que estar aquí." Aiden se quedó en silencio un par de momentos, y luego se dirigió a donde estaba sentada y se sentó a mi lado. El aire en la sala de repente se volvió más pesado, la cama más pequeña. La última vez que estuvimos en una cama -y yo había estado tan cerca de estar desnuda-, había sido la noche en su cabaña. Increíblemente, el recuerdo me hizo sentir más cálida y nerviosa… mucho más nerviosa. Debería haberme quedado dormida. "¿Por qué crees que deberías entregarte, Alex?" Me deslicé hacia atrás y metí las piernas debajo de mí. La distancia ayudó un poco. "Seth dice que hay una buena probabilidad de que Telly pueda probar que fuiste tú o que hará un movimiento en contra de todos los sospechosos". Se volvió, enfrentándome. "No importa si lo hace, Alex. Entregarte a Telly significa tu final. ¿No lo entiendes?" "Y no ir a Telly significa tu final, y el de cualquiera que él crea que me ha ayudado." "No importa".

195


"Hablas como Seth, como la vida de otros no es importante, pero la mía sí. Eso es mierda." Me puse de rodillas, tomando una respiración profunda. "¿Y si Telly te hace algo a ti? ¿O a Laadan o a Leon, o Marcus? ¿Esperas que yo esté bien con eso? ¿Qué viva con eso?" Los ojos de Aiden se oscurecieron. "Sí, espero que vivas con eso." "Eso es una locura." Me bajé de la cama, sintiendo la fiebre picante de la ira. "¡Estás loco!" Él me miró con calma. "Es la única manera". "No puedes decir que mi vida es más importante que la tuya. Eso no está bien". "Pero tu vida es más importante para mí". "¿Te estás escuchando?" Me detuve frente a él, mis manos temblorosas. "¿Cómo puedes tomar esa decisión por otras personas, por Laadan y Marcus?” "Mira", dijo Aiden. Sus manos elevándose en el aire. "Enójate conmigo, golpéame. Eso no cambia nada". Me acerqué a él para empujarlo, pero no golpeándolo en realidad. "Tú no pued...” Aiden tomó mis dos muñecas y me arrastró a su regazo, cambiando mis muñecas a una mano. Él suspiró. "No me refería a que realmente me golpearas." Demasiado aturdida para responder, yo sólo lo miré. Nuestras cabezas estaban a sólo unos centímetros de distancia. Mis piernas se enredaron en las suyas, y luego extendió la mano libre, alisando el lío de cabello en mi cara. Contuve el aliento mientras se aceleraba mi corazón. Nuestras miradas se encontraron y sus ojos se volvieron mercurio. Él tomó la parte de atrás de mi cuello. Escuché su inhalación brusca. Luego dejó libre mis muñecas y me agarró de las caderas. Antes de que pudiera parpadear, yo estaba de 196


espaldas, y Aiden se cernía sobre mí. Utilizando un brazo para sostenerse, bajó la cabeza y rozó sus labios sobre mi mejilla hinchada. "¿Cómo es que siempre terminamos de esta manera?”, preguntó con la voz áspera mientras su mirada viajaba por mi cara y mi cuerpo. "Yo no hice esto." Poco a poco, levanté mis manos y las coloqué sobre su pecho. Su corazón dió un salto bajo mi palma. "No. Esto es todo por mí". La mitad inferior de su cuerpo se desplazó hacia abajo. Nuestras piernas se entrelazaron. Sus ojos buscaron los míos. "Cada vez es más difícil. " Mis cejas se levantaron y contuve una risita. "¿Qué?" Aiden sonrió y el alivio se veía en sus ojos. "Parar antes de que sea demasiado tarde". En un segundo, todo: la brecha que se había interpuesto entre nosotros el día que lo había forzado a hacer esa estúpida elección, lo que había visto en las Catskills, el desastre en el que estábamos, e incluso Seth, todo se desvaneció. Las palabras salieron de mí en un apuro. "No te detengas".

197


Capítulo 15 Traducido y corregido por: NatyLRJ Los ojos de Aiden parecían brillar desde adentro mientras me miraba. Como en la biblioteca, supe que quería besarme. Su resolución se estaba desquebrajando y su mano temblaba contra mi mejilla. Deslicé mis manos por su firme estómago, deteniéndome sobre la cintura de sus pantalones. Quería más que nada perderme en él, olvidarme de todo. Quería que él se perdiera en mí. Tomó aire bruscamente, sus labios entreabiertos. “Probablemente sería una buena idea que Leon o cualquier otro te vigilara durante la noche.” “Probablemente.” Sus labios hicieron una sonrisa torcida y su mano dejó mi mejilla, descendió por mi cuello y bajó por el cuello de mi suéter. Salté un poco cuando su mano pasó sobre mi hombro. “Dicen que los hechos se comprenden mejor en retrospectiva”.

198


No me interesaba la retrospectiva. Todo lo que me importaba era su mano sobre mi piel, bajando el suéter por mi hombro. “¿Cuándo… cuándo llega la siguiente niñera?” “No hasta mañana.” Mariposas enloquecieron en mi estómago. Faltaban muchas horas para la mañana. Muchas cosas podrían pasar en esas horas. “Oh.” Aiden no respondió. En vez de eso, sus dedos pasaron sobre las marcas de mis brazos y luego cerró sus ojos. Un estremecimiento recorrió su cuerpo entero, sacudiéndome hasta las entrañas. Luego su cabeza descendió y ondas oscuras de cabello cayeron, pero no lo bastante rápido para ocultar el hambre en su mirada. Me tensé, mi pecho en un nudo. Su respiración era cálida y tentadora en mis labios, y luego los rozaron muy suavemente. Ése simple acto me robó la respiración, el corazón. Pero mientras se separaba, me di cuenta de que no podía robar algo que ya tenía. Aiden rodó sobre su costado, llevándome con él. Puso un brazo debajo de mí, aferrándome a su pecho con tanta fuerza que pude sentir el estruendo de su corazón. Había algo bajo su camiseta que presionaba contra mi mejilla. Me di cuenta de que estaba en su collar. “¿Aiden?” Bajó su barbilla a la parte superior de mi cabeza y respiró hondo. “Ve a dormir, Alex”. Mis ojos se abrieron. Traté de levantar mi cabeza pero no pude moverme ni un centímetro. “No creo que pueda dormir ahora.” “Bueno, será mejor que lo intente.”

199


Traté de escaparme pero movió su pierna, sujetando una de las mías entre las suyas. Mis dedos aferraron su abrigo térmico. “Aiden”. “Alex”. Frustrada, me alejé de su pecho. La risa de Aiden resonó en mí y aunque quería golpearlo empecé a sonreír. “¿Por qué? ¿Por qué me besaste? Me refiero a que me acabas de besar, ¿no?” “Sí. No. Algo así.” Aiden suspiró. “Quise hacerlo”. Mi sonrisa estaba empezando a volverse presuntuosa. Era como si hubiera una parte de mí que no tenía percepción del mundo exterior o de todas las consecuencias, la parte que estaba completamente controlada por mi corazón. “Okay. Entonces ¿por qué te detuviste?” “¿Podemos cambiar de tema? ¿Por favor?” “¿Por qué?” Su mano subió por mi espalda, ahondando en mi pelo y enviando escalofríos por mi piel. “¿Por qué te lo pido amablemente?” Estar así de cerca no estaba ayudando. Cada vez que respiraba, estaba llena de su loción de afeitar y la esencia a sal de mar. Si me movía, eso sólo nos acercaba más. No había forma de que me durmiera pronto. “Esto está tan mal”. “Eso es lo más cierto que has dicho esta noche”. 200


Puse los ojos en blanco. “Y es totalmente tu culpa”. “No voy a discutírtelo”. Aiden se acostó de espaldas y terminé clavada a su lado. Intenté sentarme pero cerró sus brazos. Mi cabeza terminó en su hombro con mi brazo atrapado contra su estómago. “Dime algo”, dijo después de que dejé de luchar. “No creo que quieras que te diga algo ahora mismo”. “Cierto”. Se rio. “¿A dónde quieres ser asignada cuando te gradúes?” “¿Qué?”, fruncí el ceño. Aiden repitió la pregunta. “Sí, te oí, pero es una pregunta tan al azar.” “¿Y? Respóndela”. Me rendí de intentar escapar y decidí sacar el mejor provecho de esta extraña situación y me acurruqué más cerca. Probablemente lo lamentaría más tarde, cuando él recuperara la cordura y me alejara. Los brazos de Aiden se apretaron en respuesta. “No lo sé”. “¿No lo has pensado?” “No realmente. Recién llegué al Covenant ni siquiera pensaba que me iban a permitir volver y luego me enteré de todo el rollo Apollyon.” Me detuve porque no estaba segura de por qué no lo había pensado. “Supongo que sólo dejé de pensar que sería siquiera una opción”. Aiden soltó sus manos y empezó a trazar un círculo ocioso en la parte superior de mi brazo. Era ridículamente tranquilizador. “Todavía es una opción, Alex. Que Despiertes no significa que tu vida se va a acabar. ¿A dónde irías?”

201


Deseando que hubiéramos tenido la precaución de apagar la luz antes de nuestro festín improvisado de abrazos, cerré los ojos. “No lo sé. Supongo que escogería algún lugar en el que nunca haya estado, como Nueva Orleans.” “¿Nunca has estado allá?”, la sorpresa coloreaba su tono. “No. ¿Tú sí?” “He estado ahí un par de veces”. “¿Durante el Mardi Gras19?” Aiden tomó la mano que tenía en su estómago, enlazando sus dedos con los míos. Mi pecho revoloteó. “Una o dos veces”, respondió. Sonreí, imaginándome a Aiden cargando perlas20. “Sí, así que quizás un lugar parecido”. “¿O Irlanda?” “Tú te acuerdas de las cosas más extrañas que digo”. Sus dedos se cerraron sobre los míos. “Recuerdo todo lo que dices”. Sentí calor en todo el cuerpo y lo saboreé. Había dicho lo mismo el día del zoológico pero de alguna forma lo había olvidado en el desastre de todo lo que pasó después de eso. “Eso es algo vergonzoso. Digo muchas cosas tontas”. Aiden se rio. “Sí dices algunas cosas bastante raras”.

19

Es un carnaval que se celebra el día antes del Miércoles de Ceniza y consiste en disfrutar de los placeres culinarios antes de la abstinencia de la Semana Santa y la Cuaresma. 20 He aquí a lo que se refiere: http://es.prmob.net/mardi-gras/neworleans/mi%C3%A9rcoles-de-ceniza257989.html

202


No pude rebatírselo. Nos quedamos acostados juntos en un silencio de camaradería por un rato. Escuché los sonidos estables de su respiración. “¿Aiden?” Giró su cabeza hacía mí. “¿Sí?” Finalmente le di voz a algo que había estado molestándome por un tiempo. “¿Qué… qué si ya no quiero ser un Centinela?” Aiden no respondió inmediatamente. “¿Qué quieres decir?” “No es que no vea el propósito de ser un Centinela y todavía lo deseo, pero a veces siento que ser un Centinela es estar de acuerdo con como son las cosas.” Respiré hondo. Decir esto en voz alta estaba condenadamente cerca de la herejía. “Es como si ser un Centinela significara que me parece la forma en que tratan a los mestizo y no… no estoy de acuerdo.” “Yo tampoco”, dijo suavemente. “Me siento… terrible por pensar siquiera así, pero no lo sé.” Cerré mis ojos, parcialmente avergonzada. “Pero después de que vi a esos sirvientes muertos en las Catskills, yo sólo no puedo ser parte de esto”. Hubo una pausa. “Entiendo a lo que te refieres”. “Hay un pero, ¿verdad?” “No. No lo hay.” Aiden apretó mi mano. “Sé que convertirte en Apollyon no es algo que quieras, pero podrás estarás en posición de cambiar las cosas, Alex. Hay puros que te van a escuchar. Y hay algunos que quieren que las cosas cambien. Si esto es algo que te apasiona tanto deberías hacer lo que puedas.” 203


“¿Eso no quiere decir que estaría eludiendo mis deberes de Centinela?” Mi voz sonaba débil. “Porque el mundo necesita Centinelas y Guardias, y los daimons… matan indiscriminadamente. No puedo sólo…” “Puedes hacer lo que quieras”. Su tono estaba lleno de sinceridad, y quise creerle pero no era el caso. Incluso como el Apollyon, todavía era una mestiza y no podía hacer lo que me daba la gana. “Y no es eludir tu deber”, dijo. “Cambiar la vida de cientos de mestizos tendrá un mayor impacto que cazar daimons”. “¿Eso crees?” “Lo sé”. Algo de la presión se fue y bostecé. “Marcus sabe que estoy aquí”. Dudaba que Marcus supiera que Aiden estaba en mi cama. Quizás todo esto era un sueño, decidí. Quise preguntarle por qué estaba aquí, de esta forma. No tenía sentido pero no quería matar la calidez entre nosotros con preguntas arraigadas en lógica. A veces la lógica estaba sobrevalorada.

Lentamente, abrí mis ojos y parpadeé. Los oscuros rayos de la madrugada se filtraban por las cortinas. Pequeños puntos de polvo flotaban en el haz de luz. Un brazo pesado descansaba sobre mi estómago y una pierna estaba sobre la mía, como si él hubiera querido asegurarse de que no escapaba mientras él dormía. Ni siquiera un dios podría moverme de esta cama o de sus brazos.

204


Me deleité en la sensación de él presionado a mi lado, la forma en que su respiración agitaba el pelo de mi frente. Anoche no había sido un extraño sueño. O si lo había sido, no estaba segura de querer despertar. Quizás no había temido que me escapara mientras él dormía: quizás él ansiaba mi cercanía como yo ansiaba la suya. Los latidos de mi corazón de aceleraron aunque no me había movido. Allí tumbada, mirando las pequeñas partículas de polvo, me pregunté cuántas veces había soñado quedarme dormida y despertar en los brazos de Aiden. ¿Un centenar o más? Definitivamente más. Mi garganta se cerró. No parecía correcto que jugaran conmigo así, que me dieran un bocado de cómo sería un futuro con Aiden, algo que nunca podría tener. Mi pecho se llenó de dolor. Estar en sus brazos así dolía, pero no había ni un poco de arrepentimiento. En el silencio de la madrugada, admití que no había forma de superar a Aiden. No importaba lo que pasara de aquí en adelante, mi corazón seguiría siendo suyo. Podía casarse con una pura y yo podría dejar esta isla para siempre y no importaría. Contra todo sentido común, Aiden se había metido bajo mi piel, se había envuelto alrededor de mi corazón e introducido en mis huesos. Era una parte de mí y… Todo de mí –mi corazón y mi alma- siempre le pertenecerían. Y era tonta por creer lo contrario, por siquiera barajar otro escenario. Pensé en Seth entonces y el dolor en mi pecho reapareció, se hizo más interior y quemó como la marca de un daimon. Lo que sea que tenía con Seth no era justo con él. Si de verdad se preocupaba por mí, esperaba tener algún tipo de poder sobre mi corazón y sentimientos.

205


Cuidadosa para no despertar a Aiden, alcancé la mano que descansaba en mi cadera y puse mi mano sobre la suya. Recordaría esta mañana para siempre, sin importar qué tan corta o larga resultara ser. “¿Alex?”, el sueño se colaba en la voz de Aiden. “Hey”. Mi sonrisa era aguada. Aiden se estiró a mi lado, levantando un brazo. No habló mientras le daba la vuelta a su mano y agarraba la mía. Su mirada plateada se movió por mi rostro y me sonrió, pero su sonrisa nunca alcanzó sus ojos. “Todo estará bien”, dijo. “Te lo prometo”. Eso esperaba. Telly ya se había ido, sin mí. Apuesto que estaba furioso. No había forma de saber qué haría ahora. Y si algo le pasaba a cualquiera de ellos quedaría en mi conciencia. Me giré de lado, pero la posición era algo incómoda porque Aiden todavía aferraba mi mano. “Odias esto… no hacer nada cuando te sientes responsable por lo que pasó”. Suspiré. “Soy responsable de esto”. “Alex, lo hiciste para salvar tu vida. Esto no es tu culpa”, dijo. “Lo entiendes, ¿verdad?” “¿Sabes si Telly ya se fue?”, pregunté en vez de responder. “No lo sé, pero asumo que sí. Antes de que viniera aquí anoche, Linard dijo que no había abandonado la isla mayor porque estaba en el Covenant.” “¿Ustedes han estado vigilándolo a él también?”

206


“Necesitábamos estar seguros de que no estuviera tramando nada. Los Guardias que sirven a Lucian que se quedaron han sido una ventaja. Telly ha sido vigilado tan de cerca que sé que cenó langosta al vapor anoche.” Fruncí el ceño. Yo había cenado un sándwich frío. “Todos ustedes deberían empezar su propio negocio espía”. Aiden se rio. “Quizás en otra vida, y si consigo buenos aparatos.” Esbocé una sonrisa. “¿Aparatos del tipo 00721?” “Él tiene una moto BMW R1200 en ‘El mañana nunca muere’22”, respondió, sonando anhelante. “Diablos, esa moto era genial”. “Nunca la he visto… la película”. “¿Qué? Eso es triste. Tendremos que arreglarlo”. Me giré. La sonrisa que Aiden tenía ahora alcanzaba sus ojos, volviéndolos de un gris jaspeado más suave. “No tengo ganas de ver una película de James Bond”. Sus ojos se entrecerraron. “¿Qué?” “Nop. Esas películas me parecen aburridas. Igual que las de Clint Eastwood. Bostezo”. “No creo que podamos seguir siendo amigos”.

21 22

Se refiere a las pelis de James Bond. Es la décimo octava película del agente 007.

207


Me reí y su sonrisa se agrandó. Esos hoyuelos aparecieron, y oh dios mío, había pasado tanto tiempo desde que los había visto. Se sentía como toda una vida. “No sonríes lo suficiente”. Aiden arqueó una ceja. “Tú no te ríes lo suficiente”. No había tenido mucho de lo que reírme últimamente pero no quería pensar en esas cosas. Aiden se iría pronto y todo esto era como una fantasía. Una que todavía no estaba dispuesta a dejar ir. Nos quedamos así por un rato, hablando y sosteniendo nuestras manos. Cuando llegó la hora de enfrentar la realidad, Aiden salió de la cama y entró al baño. La mañana había estado llena de opuestos: tristeza y felicidad, desesperación y esperanza. Todas esas emociones variantes deberían haberme dejado exhausta pero me sentía lista para ir… a trotar o algo. Y nunca me sentía lista para trotar. Un golpe en la puerta me sacó de mis pensamientos. “Ese es probablemente Leon”, dijo Aiden desde atrás de la puerta del baño. El resto de lo que dijo fue ahogado por un flujo de agua en el lavabo. Gimiendo, salí de la cama y me ajusté el suéter. El reloj de la sala decía que sólo eran las siete y media. Puse los ojos en blanco. El segundo día de las vacaciones de invierno y estaba fuera de la cama antes de las ocho de la mañana. Había algo cósmicamente malo en eso. “¡Voy!”, grité cuando volvió a golpear. Abrí la puerta. “Buenos días, solecito”. 208


Era Linard el que estaba en el pasillo, sus manos juntas detrás de su espalda. Sus ojos pasaron sobre mi cabeza a escanear la habitación. “¿Dónde está Aiden?” “En el baño”. Me hice a un lado, dejándolo entrar. “¿Telly se fue?” “Sí. Se fue justo al amanecer”. Linard se giró hacia mí sonriendo. “Esperó, como ofreció, pero no fuiste”. “Apuesto a que estaba enfadado”. “No. Creo que estaba más… decepcionado que otra cosa”. “Qué mal. Es muy triste.” Esperaba que Aiden se apurara porque realmente necesitaba bañarme los dientes. “Sí”, dijo Linard. “Es terrible. Las cosas pudieron terminar fácilmente”. “Ajá…”, fruncí el ceño. “Espera. ¿Qu..?” Linard se movió rápido, como a todos los Guardias les enseñaban. Hubo un breve segundo en el que reconocí que había estado en esta posición antes, excepto que esa vez había habido adrenalina bombeando en mis venas. Entonces dolor ardiente explotó en mis venas justo bajo mis costillas, cerca de la runa de poder, y todos los pensamientos desaparecieron. Era la clase de dolor repentino y agudo que robaba tu último aliento antes de que siquiera te dieras cuenta de que lo habías tomado. Tropezando hacia atrás, bajé la mirada e intenté introducir aire a mis pulmones y ponerle sentido al espantoso dolor pasando por mi cuerpo. Una daga negra estaba metida en lo más hondo de mi cuerpo hasta la empuñadura. En un lejano rincón de mi mente, supe que esta no era una daga ordinaria. Fue sumergida en algo… probablemente sangre de Titán. 209


Quería preguntar por qué pero cuando mi boca se abrió, sangre burbujeó y goteó. “Lo siento”. Linard sacó la hoja. Me desplomé, incapaz de hacer un solo sonido. “Te dio una oportunidad de vivir, por lo menos”, susurró. “Hey, estaba esperando a Leon…” Aiden se detuvo en seco justo a un metro de nosotros y luego se abalanzó sobre Linard. Un sonido inhumano salió de Aiden mientras envolvía un brazo alrededor de la garganta de Linard. Mi espalda golpeó la pared al lado del mostrador y las piernas me fallaron. Me caí mientras aferraba mi estómago, tratando de detener el flujo. Sangre caliente y pegajosa pasó entre mis dedos. Hubo un grito y luego un crujido enfermizo que marcó el fin de Linard. Aiden gritó por ayuda mientras se dejaba caer a mi lado, quitando mis manos temblorosas y presionando las suyas contra la herida. Su rostro afligido se cernía sobre el mío, sus ojos muy abiertos horrorizados. “¡Alex! Alex, háblame. ¡Háblame, maldita sea!” Parpadeé y su rostro tomó forma otra vez, pero estaba borroso. Traté de decir su nombre pero una tos ronca y húmeda salió de mi cuerpo. “¡No! No. No”. Miró por encima de su hombro a la puerta. Guardias se habían reunido, atraídos por la conmoción. “¡Consigan ayuda! ¡Ahora! ¡Vayan!” Mis manos cayeron a mis lados y luego un entumecimiento se asentó en mis huesos. Nada realmente dolía, además de mi pecho, pero sufría por una razón diferente. La forma en que se veía cuando se giró hacía mí y sus ojos fueron a mi estómago. Presionó más fuerte. Su miraba era frenética, impresionada y aterrorizada.

210


Quería decirle que todavía lo amaba –que siempre lo había hecho- y quería decirle que se asegurara de que Seth no se volviera loco. Mi boca se movió, pero nada salió. “Está bien. Todo va a estar bien”. Aiden forzó una sonrisa, sus ojos brillantes. ¿Estaba llorando? Aiden nunca lloraba. “Sólo espera. Estamos consiguiendo ayuda. Por favor, agapi mou. Espera por mí. Te prometo…” Hubo un estallido seguido por un haz de luz brillante y cegador. Y luego no hubo nada sino oscuridad, y estaba cayendo, girando y todo había terminado.

211


Capítulo 16 Traducido por: Blair Corregido por: NatyLRJ El suelo bajo mi mejilla era húmedo y frío. Un aroma a almizcle llenaba el aire húmedo, uno que me recordaba a estar en el interior de una caverna cubierta de musgo. Ahora que lo pensaba, ¿no debería sentir frío? Este lugar era oscuro y húmedo, la única luz provenía por altas antorchas saliendo de la tierra, pero me sentía bien. Me incorporé y me aparté el pelo de la cara mientras me ponía de pie con las piernas temblorosas. “Oh... oh, diablos no...” Estaba en la orilla de un río, y al otro lado había cientos, si no miles, de personas – personas desnudas- temblando, acurrucándose juntas. El río de color ónix que nos separaba onduló, y la masa de gente se lanzó hacia delante, extendiendo las manos y aullando. Me estremecí, queriendo cubrirme los oídos.

212


La gente de mi lado de la orilla se arremolinaba, algunos vestidos con el atuendo de Centinela, otros en ropa casual. Sus condiciones variaban. Los que esperaban a la orilla del río parecían ser los más felices. Otros parecían confundidos, sus rostros pálidos y sus ropas manchadas de sangre. Hombres vestidos con túnicas de cuero montaban caballos negros, pastoreando a los más desafortunados, buscando en grupos. Supuse que eran guardias de algún tipo, y por la manera en que algunos de ellos me miraban, me dio la impresión de que no debería estar aquí, donde sea que esto estuviera. Espera. Me volví hacia el río, tratando de ignorar a las pobres... almas... en el otro… oh, dioses maldita sea. Este era el río Estigio, donde Caronte transportaba a las almas al Inframundo. Estaba muerta. No. No. No. No podría estar muerta. Ni siquiera me había lavado los dientes, por el amor de dios. No había manera. Y si yo estaba muerta, ¿qué haría Seth? Iba a volverse loco cuando se enterar -si no lo había descubierto-. Nuestro vínculo disminuía con la distancia pero, ¿podría haber sentido mi pérdida? Tal vez no estaba muerta. Tirando de mi suéter, miré hacia abajo y maldije. Todo el frente de mi camiseta estaba empapado en sangre- mi sangre. Entonces recordé todo: la noche anterior y esta mañana con Aiden que había sido tan perfecta. Aiden -oh dioses- me había rogado que aguantara y yo me fui. La ira corrió a través de mí. "No puedo estar muerta. "

213


Escuché una suave risa femenina detrás de mí. "Cariño, si estás aquí, estás muerta. Al igual que el resto de nosotros. " Me di la vuelta, lista para golpear a alguien en la cara. Una chica que nunca había visto antes chilló en voz alta. "¡Lo sabía! Estás muerta". Me negué a creer que estaba muerta. Esto tenía que ser un extraño dolor inducido por una pesadilla. Y en serio, ¿por qué la chica estaba feliz de que estaba muerta? "No estoy muerta". La chica estaba, probablemente, en sus veinte años, vestida con un par de pantalones vaqueros que lucían caros, y sandalias de tiras. Apretó algo en su mano. Pensé que era una pura sangre, pero la mirada abierta y simpática en sus ojos me dijo que tenía estar equivocada. "¿Cómo moriste?" Preguntó ella. Abracé mi suéter. "No morí." Su sonrisa no vaciló. "Yo estaba de compras con mis guardias por la noche. Estos zapatos," Ella sacó su pie, inclinándolo para que yo tuviera una vista de ellos. "¿No son divinos?" "Uh, sí. Esos zapatos son geniales. " Ella suspiró. "Lo sé. Yo morí por ellos. Literalmente. Verás, decidí que quería usarlos a pesar de que se estaba haciendo tarde y mis guardias se estaban poniendo nerviosos.

214


Pero, de verdad, ¿por qué estarían un montón de daimons en la Avenida Melrose? "Ella rodó sus ojos. "Me drenaron hasta secarme y aquí estoy, esperando el paraíso. De todos modos, pareces un poco confundida." "Estoy bien," dije en voz baja, mirando alrededor. Esto no podía ser real. No podía estar atrapada en el Inframundo con Buffy23. "¿Cómo es que no te pareces a ellos?" Ella siguió mi mirada y se estremeció. "No se les ha dado esto." Una moneda de oro brillante yacía en su palma abierta. "Ellos no pueden cruzar hasta que tengan pasaje. Una vez que coloquen esto en su cuerpo, se verán frescos y nuevos. Y serán capaces de tomar el siguiente recorrido". "¿Y si no consiguen una moneda?" "Esperan hasta que lo hagan." Ella se refería a las almas al otro lado del río. Temblando, les di la espalda y entonces me di cuenta de que yo... yo no tenía una moneda. "¿Qué pasa si no consigues una moneda?” "Está bien. Y algunos de ellos acaban de llegar aquí". Ella colocó un brazo alrededor de mis hombros. "Se necesita un par de días en la mayoría de los casos. A la gente le gusta celebrar los funerales y esas cosas, lo que es totalmente una mierda para nosotros porque tenemos que esperar aquí por lo que se siente como una eternidad." Ella hizo una pausa y se echó a reír. "Ni siquiera te dije mi nombre. Soy Kari". "Alex". 23

Se refiere al Cancerbero, el perro de tres cabezas de Hades.

215


Ella frunció el ceño. Puse los ojos en blanco. Incluso las personas muertas necesitaba una explicación. "Es la abreviatura de Alexandria". "No. Sé tu nombre.” Antes de que pudiera preguntar cómo sabía mi nombre, Kari me alejó de un grupo de guardias con aspecto enojado que examinaban mi ropa arruinada. "Sí que es un poco aburrido aquí abajo." "¿Por qué estás siendo tan amable conmigo? Eres una pura". Kari se rió. "Todos somos iguales aquí, cariño. " Mi mamá había dicho eso una vez. Gracioso. Había tenido razón. Dioses, no podía creerlo. "Y además, cuando estaba viva... no los odiaba," continuó ella, sonriendo en voz baja. "Tal vez era porque yo era un oráculo". El shock hizo que mi boca cayera abierta. "Espera, ¿eres el oráculo?" "Está en mi familia." Me incliné más cerca, inspeccionando el profundo color de su piel y sus ojos oscuros que de repente parecían demasiado familiares. "Tú no estás relacionada con la abuela Piperi, ¿no?"

216


Kari se rió roncamente. "Piperi es mi apellido". "Jod…" "Sí, raro, ¿verdad?" Ella se encogió de hombros, dejando caer su brazo. "Tuve un gran propósito en la vida, pero mi amor por todo tipo de zapatos terminó todo. Lleva el término “zapatos matadores” a un nivel completamente nuevo, ¿verdad?" "Sí," dije, enloqueciendo totalmente. "¿Así que eres el oráculo que se involuró en... lo que sea que pasaba cuando la abuela Piperi falleció?" Unos momentos pasaron y luego Kari suspiró. "Sí, lo hice... por desgracia. Nunca he sido gran fan de la fe y el destino, ¿ves? Y las visiones... bueno, apestan la mayor parte del tiempo." Kari me miró, sus ojos de obsidiana estrechándose. "Se supone que debes estar aquí". "¿Yo?" Chillé. Ay dios... Ella asintió con la cabeza. "Sí. Esto… he visto esto. Quiero decir, sabía que iba a conocerte, pero no tenía idea que sería aquí. ¿Lo ves? Los oráculos no sabemos cuándo llegará su hora, lo cual apesta". Ella se echó a reír de nuevo. "Dios, sé lo que sucederá." Eso sí me llamó la atención. "¿Lo sabes?" Su sonrisa se volvió reservada. Mis dedos se clavaron en mi suéter. "¿Y vas a decírmelo?" Kari permaneció en silencio, y ¿qué importaba ahora que estaba teniendo un poco de sentido? Ella era un oráculo y yo estaba muerta. No había nada que pudiera hacer, 217


¿verdad? Sacudiendo mi cabeza, miré el resto del entorno. No podía ver adónde llevaba el río; fluía hacia donde no había nada más que un agujero profundo, negro. A nuestra derecha había una pequeña abertura, y un extraño resplandor azul emanaba de lo que sea que estaba más allá de este lugar. "¿Adónde va eso?", Le pregunté, señalando la luz. Kari suspiró. "De vuelta, pero no es lo mismo. Serás una sombra si vas hacia allá, y eso incluso si puedes pasar a los guardias". "¿Los tipos en los caballos?" "Sip. Yendo hacia abajo o hacia arriba, a Hades no le gusta perder ningún alma. Deberías haber estado aquí cuando alguien trató de huir." Ella se estremeció con delicadeza. "Asqueroso". Una conmoción por el río hizo que nos diéramos la vuelta. Kari juntó las manos. "Dulces dioses, ¡por fin!" Kari fue hacia la muchedumbre cada vez mayor de personas por el río. "¿Qué?" Corrí tras ella. Los guardias de los caballos obligaron a la gente a formar filas en ambos lados del río. "¿Qué está pasando?" Ella miró sobre su hombro hacia mí, sonriendo. "Es Caronte. Ya está aquí. ¡Es la hora del Paraíso, baby! " "Pero, ¿cómo sabes dónde va?" Luché para quedarme con ella, pero al llegar a la periferia del grupo, me congelé. Oh, mierda.

218


"Sólo lo sé", dijo Kari, empujando, pasado a los que supuse que no tenían dinero para su pasaje. "Fue un placer conocerte, Alexandria. Y estoy un noventa y nueve por ciento segura de que nos volveremos a ver." Entonces ella desapareció entre la multitud. Demasiado ocupada con la escena que se desarrollaba, no le presté atención a lo que dijo. El barco era más grande de lo que se mostraba en las pinturas. Era enorme, como del tamaño de un yate, y mucho más agradable que la imagen vieja de una canoa rota con la que estaba familiarizada, pintado de un blanco brillante y adornado con oro. A la cabeza estaba Caronte. Él sí lucía como esperaba. La forma delgada de Caronte era ingerida por un manto negro que le cubría todo el cuerpo. En una mano huesuda sostenía una linterna. Su cabeza toda envuelta se volvió hacia mí y a pesar de que yo no podía ver sus ojos, supe que me vio. En cuestión de segundos el barco fue invadido y deslizándose por el río, desapareció por el túnel oscuro. No tuve ni idea de cuánto tiempo estuve allí, pero finalmente me di la vuelta y corrí a través de la multitud. Dondequiera que miraba, había rostros. Jóvenes y viejos. Expresiones aburridas o aturdidas. Había personas muertas vagando por todas partes y yo estaba sola, completamente sola. Traté de hacerme lo más pequeña posible, pero me topé con un hombro aquí, un brazo allí. "Disculpe", dijo una anciana. El camisón rosa chillón empequeñecía su forma frágil. "¿Sabes lo que pasó? Me fui a dormir y... me desperté aquí." "Uh." Empecé a dar marcha atrás. "Lo siento. Estoy tan perdida como usted. " Ella me miró perpleja. "¿Te fuiste a dormir, también?" 219


"No." suspiré, girándome. "Yo fui apuñalada hasta la muerte". Una vez que esas palabras salieron de mi boca quería retractarme, porque hicieron que todo fuera real. Me detuve fuera de la multitud de personas y miré mis pies descalzos. Quería golpearme. Realmente había muerto. Levanté mi cabeza, mis ojos se encontraron con la extraña luz azul. Si lo que dijo Kari era cierto, esa era la manera de salir de esta... área. Y entonces ¿qué? ¿Sería una sombra por toda la eternidad? Pero ¿y si no estaba realmente muerta? "Estás muerta", murmuré para mí misma. Pero comencé a ir hacia la luz azul. Mientras más me acercaba, más atraída estaba hacia ella. Parecía que ofrecía de todo: luz, calor, vida. "¡No vayas hacia la luz!" Una voz gritó, seguida por una risa… una risa traviesa, amada. "Mienten acerca de la luz, ¿sabes? Nunca vayas hacia la luz." Me quedé inmóvil, y si mi corazón aún hubiera estado palpitando, que no estaba segura, se hubiera detenido en ese mismo momento. Como si estuviera moviéndome en cemento, me volví lentamente. No podía creer… no quería creer lo que estaba viendo, porque si esto no era real... Él estaba de pie a unos pocos metros de distancia, vestido con una camisa blanca de lino y pantalones. Su cabello rubio hasta los hombros estaba escondido detrás de las orejas, y estaba sonriendo, sonriendo de verdad. Y esos ojos, del color del cielo de verano, estaban brillantes y vivos. No como la última vez que los había visto. 220


"¿Alex?", Dijo Caleb. "Te ves como si hubieras visto un fantasma." Todos mis músculos se pusieron en acción de una vez. Me fui hacia él y salté. Riendo, Caleb me atrapó por la cintura y me dio una vuelta. Fue como una presa reventando. Me convertí en un gordo bebé chillando en menos de un segundo. Me temblaba todo el cuerpo, no podía evitarlo. Él era Caleb. Mi Caleb, mi mejor amigo Caleb. "Alex, vamos." Él me puso en mis pies, pero todavía me abrazaba. "No llores. Ya sabes cómo me pongo cuando lloras." "Yo... lo siento." Nada en este mundo iba a romper el sólido agarre con que me aferraba a él. "Oh, mi dios, no puedo creer... que estás aquí." Se alisó el pelo hacia atrás. "Me extrañaste, ¿eh?" Levanté mi cabeza. "No es lo mismo sin ti. Nada es lo mismo sin ti." Me estiré, poniendo mis manos sobre sus mejillas y luego en su pelo. Era carne y hueso. Real. No había sombras bajo sus ojos y su mirada no era aquella cansada que había tenido después de Gatlinburg. Las marcas se habían ido. "Oh, dioses. Estás aquí." "Soy yo, Alex." Al presionar mi mejilla contra su pecho, comencé a llorar de nuevo. Nunca en un millón de años se me ocurrió que iba a llegar a verlo de nuevo.

221


Había tantas cosas que quería decir. "No lo entiendo ", murmuré contra su pecho. "¿Cómo puedes estar aquí? No has estado esperando todo este tiempo, ¿verdad? " "No. Perséfone me debía una. Estábamos jugando Mario Kart Wii, y yo la dejé ganar. Cobré a mi favor." Me aparté, secándome las lágrimas de mi cara con el dorso de la mano. "¿Tienen Wii aquí abajo?" "¿Qué?" Él sonrió, y oh dioses, yo pensé que nunca volvería a ver esa sonrisa de nuevo. "Nos aburrimos aquí. Especialmente Perséfone, cuando está por aquí durante estos meses. Por lo general Hades no juega, gracias a los dioses. Él hace trampa." "Espera. ¿Juegas Mario con Hades y Perséfone?" "Yo soy una especie de celebridad aquí abajo gracias a ti. La primera vez que... llegué, fui llevado directamente a Hades. Él quería saber todo sobre ti." Caleb se encogió de hombros y luego me llevó de vuelta para otro de sus abrazos enormes. "Dioses, Alex, quería verte de nuevo. No pensé que fuera a ser así." "¿Tú cres?", le dije secamente. "¿Qué... ¿qué se siente?" "No está mal, Alex. No está mal en absoluto". Dijo en voz baja. "Hay cosas que echo de menos, pero es como estar vivo, sólo que no lo estás". Entonces se me ocurrió. "Caleb, ¿mi... mi mamá está aquí?" "Sí, lo está. Y ella es muy amable."

222


Hizo una pausa, frunciendo los labios. "Realmente agradable teniendo en cuenta que no me ha tratado de matar esta vez, ya sabes. " Sentí náuseas, lo cual era extraño ya que se suponía que debía estar muerta. "¿Has hablado con ella?" "Sí. Cuando la vi por primera vez fue muy extraño, pero ya no es como era cuando nos raptó. Ella es tu mamá, Alex. La mamá que recuerdas." "Suenas como si la hubieras perdonado." "Lo he hecho". Él limpió las lágrimas frescas en mis mejillas. "Tú sabes, no lo habría hecho en vida, no en realidad. Pero una vez que finalmente aceptas toda esta cosa de la muerte, como que te ilumina un poco. Y ella fue forzada a convertirse en daimon. Aquí abajo no te culpan por eso." "¿No?" Oh, dioses, iba comenzar a llorar de nuevo. "No, en absoluto, Alex." Algunos de los guardias se reunían cerca de nosotros. Me concentré en Caleb, con la esperanza de que no nos separaran. "¡Tengo que verla! ¿Podrías llevar…? " "No, Alex. Tú no puedes verla. Ella ni siquiera sabe que estás aquí, y eso es, probablemente, lo mejor en estos momentos." La decepción me inundó. "Pero…" "Alex, ¿cómo crees que tu mamá se sentiría si supiera que estás aquí? Sólo hay una razón para que estés aquí. Se enojaría". 223


Maldita sea, tenía un punto. Pero yo estaba aquí, lo que significaba que estaba muerta. ¿No la vería pronto de todos modos? Esa lógica fracasó conmigo. "Te he echado de menos," dijo de nuevo, y me trajo de nuevo hacia él. Apreté el frente de su camisa, y las palabras que quería decir se derramaron rápidamente. "Caleb, lo siento mucho por todo. Lo que ocurrió en Gatlinburg y... y no le presté mucha atención a por lo que estabas pasando después. Estaba tan centrada en mí misma." "Alex…" "No. Lo siento. Y lo que te sucedió a ti. No fue justo. Nada de eso lo fue. Y lo siento mucho". Caleb bajó su frente a la mía y juré que sus ojos brillaron. "No fue tu culpa, Alex. ¿De acuerdo? Nunca pienses eso". "Solo te extraño tanto. No sabía que hacer después de que… te fuiste. Te odiaba por haber muerto." Me atraganté. "Y sólo te quería de vuelta." "Lo sé." "Pero yo no te odio. Te quiero." "Lo sé," dijo de nuevo. "Pero necesitas saber que nada de eso fue tu culpa, Alex. Esto estaba destinado a suceder. Lo entiendo ahora." Me reí con voz ronca. "Dioses, suenas tan sabio. ¿Qué demonios, Caleb?"

224


"La muerte me hizo sabio, supongo." Su mirada buscó mi rostro. "No te ves para nada diferente. Simplemente parece... que ha pasado tanto tiempo desde la última vez que te vi. " "Tú te ves mejor." Tracé su cara con mis dedos, presionando mis labios juntos. Caleb se veía maravilloso para mí. No había ni un atisbo de todo lo que había sufrido. Él parecía estar en paz, de una manera que no lo había estado cuando estaba vivo. "Yo sólo te echo tanto de menos". Caleb me apretó más y se echó a reír. "Lo sé, pero tenemos que parar con esta mierda de amistad, Alex. En primer lugar, fuimos torturados por daimons juntos y ahora los dos hemos sido apuñalados. Estamos tomando el ‘nosotros hacemos todo juntos’ a un nivel totalmente nuevo." Las lágrimas corrían por mi cara, pero me eché a reír de nuevo. Se sentía tan cálido y real. Vivo. "Dioses, yo realmente estoy muerta". "Sí, algo así". Sollocé. "¿Cómo que algo así?" Caleb se echó hacia atrás y bajó su barbilla. Una sonrisa pícara tiró de sus labios. "Bueno, hay un muy gran dios rubio levantando todo el infierno con Hades en estos momentos. Al parecer, tú todavía estás en el limbo o algo así. Tu alma todavía está en tu cuerpo". Mis entrañas se apretaron, y parpadeé. "¿Qué?" 225


Él asintió con la cabeza. "No vas a estar muerta por mucho tiempo. " Me limpié debajo de mis ojos. "He estado aquí durante horas. Estoy bastante muerta". "Las horas aquí son sólo unos segundos allá" explicó. "Cuando llegué aquí estaba preocupado de que fuera demasiado tarde, de que Hades ya te hubiera liberado". "¿No voy a permanecer... muerta?" "No." Caleb sonrió. "Pero tenía que verte. Hay algo que tengo que decirte". "Está bien." Una punzada de dolor en el estómago me sobresaltó. Me estremecí contra él. "¿Caleb?" "Está bien." Sus brazos larguiruchos me sostenían todavía. "No tenemos mucho tiempo, Alex. Necesito que me escuches. A veces escuchamos cosas aquí abajo… sobre lo que sucede allá arriba. Se trata de Seth." Un ardor se encendió dentro de mí. "¿Qué... qué pasa con Seth?" "No lo sé, Alex. Él cree que está en control, pero no es así. No... No creas todo lo que escuches. Aún hay esperanza". Traté de reír, pero el ardor se estaba convirtiendo en una llamarada de grandes proporciones.

226


"Sigues siendo un… fanboy24 de Seth." Caleb hizo una mueca. "Estoy hablando en serio, Alex." "Está bien," susurré, apretando mi estómago. "Caleb, algo está mal...". "Nada está mal, Alex. Sólo recuerda lo que dije. A veces la gente tiene problemas para recordar todo después de este tipo de cosas. Alex, ¿puedes hacerme un favor?" "Sí". "Dile a Olivia que habría elegido Los Ángeles.” Caleb puso sus labios contra mi frente. "Lo entenderá, ¿de acuerdo?" Asentí con la cabeza, aunque no entendía por qué aferraba su camisa como si fuera a salvar mi vida. "Yo... yo se lo diré. Te lo prometo." "Te quiero, Alex," dijo Caleb. "Eres como la hermana que nunca quise, ¿sabes?" Mi sonrisa fue cortada por el fuego desgarrador en mis entrañas. "Te quiero, también." "Nunca cambies como eres, Alex. Es tu pasión, tu temeraria fe, la que te salvará. La que los salvará a los dos." El me abrazó con más fuerza. "Prométeme que no olvidarás esto". A medida que el dolor se hacía más fuerte y mi visión se nublaba, me aferré a Caleb. "Te lo prometo. Te lo prometo. Te lo…"

24

Un fan total y ridículamente de algo. En este caso, de Seth. Es una derivación de ‘fangirl’, que se usa para describir a las groupies de bandas o personajes.

227


Y entonces me arrancaron de él, o al menos, así fue como lo sentí. Estaba girando y girando, cayendo y golpeándome al mismo tiempo. El dolor lo era todo. Inundando mis sentidos, alimentando el terror. Mis pulmones quemaban. "Respira, Alexandria. Respira." Tragué saliva mientras abría mis párpados. Dos ojos totalmente blancos, sin irises o pupilas, me devolvieron la mirada. Eran los ojos de un dios. "Oh, dioses," susurré, y luego perdí el conocimiento.

228


Capítulo 17 Traducido por: Leidy Corregido por: NatyLRJ La gente se movía. No los veía, pero podía oír sus pies golpeando en el azulejo, sus voces bajas. Alguien rondaba cerca de la cama. Su respiración era uniforme y constante, adormecedora. Olí el aroma de hojas quemadas y sal marina. Una puerta se abrió, y la persona al lado de mi cama cambió. Se desvaneció después de eso aquella bruma agradable. Cuando finalmente abrí mi ojos, se sentían como si me hubieran cosido un cierre en ellos, y me tomó un par de intentos conseguir que mi visión mejorara, las paredes blancas que me rodeaban eran simples y me aburrían. Reconocí la habitación. No había ventanas, así que no sabía si era de noche o de día. Habían recuerdos débiles de Linard y el dolor, y luego un destello de luz y una sensación de caída. Después de eso, las cosas eran confusas. Me acordé de un olor a humedad y había más, pero parecía estaba al margen de mis recuerdos. Tenía la boca tan seca como la tela, mis extremidades parecían de madera. Un dolor sordo latía en mi esternón. Respiré hondo e hice una mueca. 229


"¿Alex?" Hubo un movimiento en el otro lado de mi cama, y luego Aiden salto a la vista. Sombras oscuras florecían bajo sus ojos. Su pelo era un desastre, le caía en todas las direcciones. Se sentó en la cama, cuidando de no moverme. "Dioses Alex, yo...nunca pensé..." Fruncí el ceño y me incline para tomar su mano, pero el movimiento tiró de mi estómago. Tenía la piel estirada, lo que provocó un fuerte escozor. Di un grito ahogado. "Alex, no te muevas demasiado." Aiden puso su mano sobre la mía. "Te remendó, pero tienes que tomártelo con calma". Miré a Aiden, y cuando hablé, mi garganta se sintió seca. "Linard me apuñaló, ¿no es así? ¿Con una maldita daga de Titán?" Los ojos de Aiden brillaron con un oscuro gris atronador. Asintió con la cabeza. "Rata bastarda", dije con voz ronca. Su labio tembló con lo que dije. "Alex, yo... Lo siento mucho. Esto no debería haber sucedido. Yo estaba allí para asegurarme de que estuvieras segura y…" "Para. Esto no fue culpa tuya. Y obviamente estoy bien, en parte. Sólo no esperaba a Linard… a Romvi, sí. ¿Pero a Linard?" Empecé a moverme, pero Aiden se movió más rápido, empujando suavemente mis hombros hacia abajo. "¿Qué? Puedo sentarme." "Alex, tienes que permanecer inmóvil." Exasperado, negó con la cabeza. "Toma, bebe esto." Tenía una taza delante de mi cara.

230


Tomé el pitillo, mirándolo por encima del borde de la copa. El agua con sabor a menta sí que sabía absolutamente deliciosa, y aliviaba el dolor de mi garganta. Aiden me miró, bebiéndome como si nunca hubiera esperado verme de nuevo. Una imagen de como se inclinaba sobre mí, herido y suplicante, pasó por mí cabeza. Una serie de emociones se enfrentaban en su rostro ahora: diversión, cansancio, pero en mayor parte, el alivio. Alejo la copa de mí. "Con calma". Aparté las mantas hacia abajo, sorprendida al ver que llevaba una camisa limpia y la sudadera gris que el Covenant por lo general entregaba. Haciendo caso omiso de la punzada de dolor, detuvo el dobladillo de mi camisa. "Oh mierda." "No es tan malo…” Mis manos temblaban. "¿En serio? Porque creo que esto haría que James Bond se sintiera orgulloso." La línea roja del corte era de dos pulgadas de largo y por lo menos una pulgada de ancho. La piel alrededor de la marca era de color rosa y arrugada. "Linard trató de destriparme." Aiden tomó mis manos y las alejó de mi camisa. Luego tiró de ella hacia abajo y puso las mantas a mí alrededor cuidadosamente. Nunca dejaba de sorprenderme lo... cuidadoso y gentil que Aiden era conmigo. Me hacía sentir femenina, pequeña y acariciada. Protegida. Cuidada. Para alguien como yo, que nació y fue entrenada para luchar, ese suave trato me deshacía.

231


Un músculo se flexiono en su mandíbula. "Sí que lo intentó”. Miré a Aiden, casi con temor. "Soy como un gato. Juro que tengo nueve vidas”. "Alex". Levantó la vista, encontrando mi mirada. "Has utilizado todas esas vidas y algunas más…”. "Bueno..." El olor húmedo regresó. Aiden ahuecó mi mejilla, y él calor irradió de mí. Su pulgar acarició mi mandíbula. "Alex, tú...moriste. Moriste en mis brazos”. Abrí mi boca, pero la cerré. La luz brillante y la sensación de caer no habían sido un sueño extraño y había más... Lo sabía. Su mano temblaba contra mi mejilla. "El sangrado empezó tan rápidamente. No hubo suficiente tiempo”. "Yo... no lo entiendo. Si morí, entonces, ¿cómo estoy aquí? " Aiden miró hacia la puerta cerrada y exhaló lentamente. "Bueno, aquí es donde las cosas se ponen extrañas, Alex”. Tragué saliva. "¿Qué tan extrañas?" Apareció una breve sonrisa. "Hubo un destello de luz…” "Lo recuerdo." "¿Te acuerdas de algo después de eso?” "Recuerdo la caída y..." Hice una mueca. "No puedo recordarlo”.

232


"Está bien. Tal vez debes descansar un poco. Podemos hablar de esto más tarde”. "No, Quiero saberlo ahora." Conocía esa mirada. "Vamos, esto suena como que va a ser interesante”. Aiden se echó a reír, dejando caer su mano. "Honestamente, no lo habría creído si no lo hubiera visto." Empecé a rodar de lado, pero recordé lo de no moverme. Permanecer quieta iba a ser un desafío. "La curiosidad me está matando." Se acercó más, su cadera rozo mi muslo. "Después del rayo de luz,

León estaba

agazapado sobre nosotros. Al principio, pensé que acababa de entrar a la habitación, pero él no se veía bien. Alargó su mano hacia ti, y pensé que iba a revisar tu pulso, pero te puso la mano en el pecho”. Levante mis cejas. "¿Dejaste que Leon tocara un poquito?” Aiden me miró como si quisiera reírse de nuevo, pero negó con la cabeza. "No, Alex. Él dijo que tu alma estaba todavía en tu cuerpo”. "Uh". "Sí," respondió. "Luego me dijo que tenía que llevarte al hospital y asegurarme de que los médicos comenzaran la cirugía para detener la hemorragia, que no era demasiado tarde. No lo entendí porque tú... estabas muerta, pero luego vi sus ojos”. "Sus ojos eran del todo blancos," susurré, recordando un breve vistazo de ellos. "Leon es un dios." Miré a Aiden, incapaz de dar cualquier respuesta a eso. Mi cerebro prácticamente se había apagado con ese pequeño pedazo de información.

233


"Lo sé." Se inclinó sobre mí, alisando el pelo hacia atrás con su gran mano. "Todo el mundo tenía más o menos la misma expresión cuando te traje aquí. Marcus había llegado entonces... y los médicos estaban tratando de conseguir que me fuera. Algunos estaban cerrando la herida. Otros estaban allí de pie. Fue un caos. Debes haberte… ido un par de minutos, el tiempo que me llevó conseguir ir desde el dormitorio hasta el hospital y el condenado León sólo apareció en medio de la habitación. Todo el mundo se quedó helado. Se acercó a ti, puso su mano sobre ti otra vez, y dijo ‘respira’ ". Respira, Alexandria. Respira. "Y respiraste", dijo Aiden, con voz ronca mientras acunaba mi mejilla. "Abriste los ojos y susurraste algo antes de quedarte inconsciente. " Yo todavía estaba atrapada en toda la parte del dios. "¿León es un... dios?” Él asintió con la cabeza. "Bueno", dije lentamente, "santos daimons”. Aiden se rió, realmente se rió. Era profunda y rica, llena de alivio. "Tú... tú no tienes ni idea..." Evitó mis ojos, pasando una mano por su pelo. "No importa". "¿Qué?" Su mandíbula se tensó, y negó con la cabeza. Extendí mi mano y en el momento en que la toco, entrelazó sus dedos con los míos y me miró. "Estoy bien ", le susurré. Aiden me miró fijamente durante lo que pareció una eternidad. 234


"Pensé que te habías ido… te fuiste, Alex. Habías muerto, y yo estaba... estaba sosteniéndote y no había nada que pudiera hacer. No había sentido un dolor así.” Su respiración se detuvo. "Desde que perdí a mis padres, Alex. No quiero volver a sentir eso de nuevo… no contigo”. Las lágrimas llenaron mis ojos. No sabía qué decirle. Mi mente seguía aturdida por todo… mi cerebro estaba sobrecargado. Y él estaba sosteniendo mi mano, lo que no era el evento más impactante del día de ninguna manera pero me afectó igual. Había muerto. Y un dios que fue al parecer un Centinela aquí me trajo de vuelta, y todas esas cosas. Pero era la forma en la que Aiden me miraba, como si nunca hubiese esperado hablar conmigo de nuevo, ver mi sonrisa, ni escuchar mi voz. Parecía un hombre que había estado al borde de la desesperación y lo habían alejado en el último segundo, pero todavía sentía todas esas emociones terribles, todavía no podía creer que no había perdido algo… que yo todavía estaba aquí. Entonces me di cuenta de algo tan importante, tan poderoso. Aiden podía decirme que no sentía lo mismo que yo. Él podría luchar contra lo que había entre nosotros día y noche. Podría solo mentir de aquí en adelante. No importaba. Yo siempre, siempre sabría la verdad. Incluso si el espacio nos separaba o docenas de normas eran impuestas para mantenernos separados, y aunque nunca pudiéramos estar juntos, siempre lo sabría. Y dioses, lo amaba, lo amaba tanto. Nunca cambiaría. Había tantas cosas que yo no estaba segura, especialmente en este momento, pero eso sí lo sabía. Antes de que pudiera detenerla, una lágrima escapó, corriendo por mi mejilla. Cerré los ojos.

235


Él aspiró otra bocanada de aire, ésta mucho más nítida, más rota. La cama se hundió cuando se movió, y su mano se deslizó entre mi pelo, donde sus dedos se cerraron alrededor de los mechones. Sus labios eran cálidos y suaves contra mi mejilla, besando la lágrima hasta quitarla. Me quedé muy quieta, temerosa de que cualquier movimiento lo alejara. Era como una especie de criatura salvaje a punto explotar. Cuando habló, su aliento bailaba sobre mis labios, enviando escalofríos a lo largo de mí. "No puedo sentirme así otra vez. Simplemente no puedo". Estaba tan cerca, sosteniendo mi mano con fuerza mientras deslizaba la otra fuera de mi pelo y trazaba una línea invisible sobre mi cara. "¿Estás bien?", me dijo. "Porque no puedo perder…”, se interrumpió, mirando hacia la puerta. El sonido de unos pasos se acercaba. Sus labios se apretaron en una línea dura mientras se volvía hacia mí. Dejó caer mi mano y se enderezó. "Hablaremos más tarde." Me senté allí sin decir nada, con mi corazón agitándose espasmódicamente, y dije lo más elocuente que se me ocurrió. "Está bien." La puerta se abrió, y Marcus entro. Su camisa estaba medio salida y sus pantalones, normalmente perfectos, estaban llenos de arrugas. Como Aiden, él parecía un desastre, pero aliviado. Se detuvo al lado de mi cama, exhalando con fuerza. Me aclaré la garganta. "Estas lleno de arrugas”. "Estás viva." Aiden se puso de pie. "Cierto. Sólo estaba informándola de todo”. “Bien. Eso es bueno." Marcus se dirigió a mí. "¿Cómo te sientes, Alexandria?” 236


"Bueno, supongo que, después de morir y todo eso." Me moví, incomoda con su atención. "¿Así que esta cosa de que León es un dios? No sabía que algún dios se llamara León. ¿Es acaso el dios hijastro de algún pelirrojo del que nadie reclamó?" Aiden se retiró a un rincón del cuarto, a una distancia mucho más apropiada para un pura sangre. Inmediatamente extrañé su cercanía, pero mantuvo sus ojos en mí. Era como si tuviera miedo de que desapareciera. "Eso se debe a que Leon no es su verdadero nombre,", dijo. "¿No lo es?" Marcus se sentó en el lugar de Aiden. Extendió la mano, pero se detuvo y la bajó hacia su regazo. "¿Quieres un poco de agua?” "Hmm, claro." Un poco extrañada, miré como llenaba mi taza y la sostenía para que yo pudiera beber. El extraterrestre dentro de mi tío obviamente lo tenía controlado. Pronto, se abriría camino fuera de su estómago y bailaría tap sobre mi cama. Aiden se apoyó contra la pared. "Leon es Apolo25”. Me atraganté con el agua. Tosiendo, me agarré el estómago con una mano y la frente con la otra. "Alexandria, ¿estás bien?" Marcus puso la taza sobre la mesa y miró por encima de su hombro a Aiden, que ya estaba junto a la cama. "Ve a buscar uno de los médicos”.

25

Apolo –dios griego del sol hijo de Zeus que suele aparecer como pastor. Es capaz de causar una muerte letal y dulce.

237


"¡No!" dije con los ojos llorosos, sin aire. "Estoy bien. El agua simplemente se fue por el conducto equivocado”. "¿Estás segura?" dijo Aiden, viéndose desgarrado entre querer arrastrar a un médico hasta aquí y confiar en mi palabra. Asentí con la cabeza. "Sí, sólo fue que eso me sorprendió. Quiero decir, wow. ¿Están seguros? ¿Apolo?" Marcus me observaba con atención. "Sí. Él es definitivamente Apolo”. "Dios m..." No había suficientes palabras en el mundo para hacerle justicia. "¿Explicó algo?" "No." Marcus metió la manta suelta a mí alrededor. "Después de que te trajo de nuevo, dijo que tenía que irse y que volvería”. "Como que se desapareció de la habitación." Aiden se frotó los ojos. "No lo hemos visto desde entonces. " "Y eso fue ayer", Marcus añadió. "¿Así que he estado durmiendo durante todo un día?” Mi mirada fue a los dos. "¿Alguno de ustedes ha dormido algo en todo este tiempo?” Aiden miró hacia otro lado, pero Marcus respondió. "Muchas cosas han pasado, Alex. " "Pero ustedes…" "No te preocupes por nosotros," Marcus interrumpió. "Estaremos bien."

238


Era más fácil decir que no me iba a preocupar por ellos que cumplirlo. Ambos se veían terriblemente. "¿Linard está… muerto?" "Sí", dijo Marcus. "Estaba trabajando con… la Orden”. Le eché un vistazo a Aiden, ahora recordando el crujido repugnante que había escuchado. Si esperaba encontrar algo de remordimiento en su firme mirada, no lo encontré. En realidad, la expresión de su cara decía que lo haría de nuevo. "¿Y Telly?” "Nunca aterrizó en Nueva York. Ahora mismo no tenemos idea de dónde está. El Instructor Romvi también ha desaparecido”. Marcus dejó caer las manos en su regazo de nuevo. "He hecho algunas llamadas y tengo unos pocos Centinelas de confianza en busca de Telly en este momento”. "¿De confianza como Linard?" Tan pronto como esas palabras salieron de mi boca, deseé no haberlas dicho. Mis mejillas comenzaron a arder. "Yo... lo siento. Eso no estuvo bien. No lo sabías.” Los ojos verdes de Marcus brillaron. "Tienes razón. No lo sabía. Había un montón de cosas de las que no tenía conocimiento. Como la verdadera razón por la que Telly dejó Nueva York y el hecho de que ya has estado recibiendo las marcas del Apollyon”. Oh, no. No me atreví a mirar a Aiden. "No fue hasta hace un par de noches cuando fui consciente de que la Orden de Tánatos podría estar involucrada", Marcus continuo, con los hombros rígidos. "Si hubiera conocido la verdad antes, esto podría haber sido impedido”. 239


Me retorcí tanto como pude. "Lo sé, pero si te hubieras involucrado en lo que sucedió en Nueva York, entonces estarías en riesgo”. "Eso no importa. Necesito saber cuándo este tipo de cosas sucedan. Soy tu tío, Alexandria, y cuando matas a un pura sangre…” "Ella lo hizo por defensa propia," Dijo Aiden. "Y usaste la compulsión en dos puros para protegerla." Dijo Marcus mirando por encima del hombro a Aiden. "Lo entiendo, pero eso no cambia el hecho de que necesitaba saberlo. Todo esto creó la tormenta perfecta para que algo como esto pasara”. "¿Tú no estás... enojado con Aiden? ¿No vas a entregarlo?" "A veces dudo de sus habilidades de pensamiento crítico, pero entiendo por qué lo hizo." Marcus suspiró. "La ley exige que lo haga, Alexandria. Incluso se exige que te entregue, y al no hacerlo, me enfrentaré a cargos de traición. Así como Aiden se enfrentará también a cargos de traición si alguien descubre lo que hizo”. Traición era

igual a la muerte para ellos. Tragué saliva. "Lo siento. Siento haber

arrastrado a todos ustedes en esto”. Aiden dijo suavemente. "Alex, no te disculpes. Esto no es tu culpa”. "No lo es. No puedes hacer evitar… lo que eres. "Los labios de Marcus se curvaron en una media sonrisa. "No estoy de acuerdo con gran parte de las decisiones que has tomado o con el hecho de que ambos me han mantenido ocultas muchas cosas importantes, pero no puedo culpar a Aiden por hacer lo que yo hubiese hecho en la misma situación. Soy tu tío, Alexandria, y puedo ser duro contigo, pero eso no quiere decir que no me importe lo que te pase”.

240


Aturdida en silencio, me quedé mirándolo. ¿Había malinterpretado totalmente todo lo relacionado con este hombre? Porque en serio habría apostado mi vida a que no me soportaba. Pero sólo había sido su versión de... ¿amor duro? Parpadeando para contener las lágrimas, de repente quise abrazarlo. La mirada en el rostro de Marcus me dijo que probablemente no se sentiría cómodo con eso. Okay. Definitivamente no estábamos en términos de abrazarnos todavía, pero esto... esto era bueno. Me aclaré la garganta. "Así que... wow. Leon es Apolo”. Aiden sonrió. Devolviéndole la sonrisa, de repente entre en pánico y me tomó un segundo para darme cuenta del por qué. "Oh, mi dios." Empecé a sentarme, pero Marcus me detuvo. "Tengo que llamar a Seth. Si el sospecha algo se debe estar volviendo loco, ni siquiera se imaginan”. La sonrisa de Aiden se desvaneció. "Si lo hubiese sabido… sentido a través de su enlace ya estaría loco. Aun no lo sabe”. Tenía un punto, pero todavía tenía que hablar con él. "Creemos que lo mejor es que no le digas, no hasta que esté aquí con nosotros " Dijo Marcus. "En este momento, no podemos permitirnos que se ponga como loco. Te llamo anoche. Aiden le dijo que estabas durmiendo”. Aiden puso los ojos en blanco. "Después de que se quejara de por que yo estaba contestando el teléfono que él te dio, colgó. Parece que no sabía nada porque no podía sentirte." Sonaba como Seth. Aliviada, me acosté. "¿Sin embargo, alguien puede darme mi teléfono? Si no sabe de mí, va a sospechar algo y golpeara a alguien." 241


"Eso se puede arreglar." “Entiendo", dijo Aiden, suspirando. "Bien. Y mientras que vas entendiendo, ¿por qué no vas a tomar una ducha y descansas un poco? No has dormido desde ayer en la mañana ", dijo Marcus. “Los Guardias de Lucian están afuera de la puerta. Nadie va a conseguir llegar más allá de ellos”. La única razón por la que confiaba en los Guardias de Lucian era por el hecho de que sólo había una persona que quería que despertara mucho más que Seth, y ese era Lucian. "¿Lucian sabe lo que pasó?" Marcus se levantó. "Sí, pero estuvo de acuerdo con que sería prudente mantener a Seth en la oscuridad por un tiempo”. "¿Y confías en Lucian?" "Confío en que él entiende que no se puede permitir ningún acto de represalias por parte de Seth. Aparte de eso, no particularmente, pero tenía que saber lo de Telly. Tiene algunos de sus Guardias en busca del Primer Ministro", hizo una pausa, y se pasó una mano por el lado de su cara. "No te preocupes por ese tipo de cosas en este momento. Descansa. Volveré más tarde. " Todavía había un montón de preguntas, como ¿cómo eran los Centinelas en los que Marcus confiaba? Y ¿cómo diablos íbamos a ocultarle un secreto como este a Seth? Pero estaba cansada y me di cuenta de que ellos dos también. Aiden se quedó después de Marcus se fue. Vino al lado de la cama, con su mirada plateada flotando sobre mí. "¿No has dejado esta habitación? ", le pregunté. 242


En lugar de responder, se inclinó y puso sus labios contra mi frente. "Voy a volver pronto ", prometió. “Sólo trata de descansar y no salir de la cama hasta que alguien esté contigo”. "Pero no estoy cansada, no realmente." Aiden se río suavemente mientras se ponía de espaldas. "Alex, sé que puedes sentirte bien, pero has perdido mucha sangre y acabas de tener una cirugía”. Y me había muerto, pero pensé que no había sentido en que agregara eso. No quería que Aiden se preocupara más de lo ya lo hacía, especialmente cuando se veía tan agotado. "Muy bien." Se apartó de la cama y se detuvo en la puerta. Mirándome, sonrió. "No tardaré mucho." Me acomodé de lado con cuidado. "No iré a ninguna parte”. "Lo sé. Yo tampoco”.

243


Capítulo 18 Traducido por: Blair Corregido por: NatyLRJ Dormí más de lo que esperaba. Cuando me desperté, la habitación estaba vacía y mi teléfono celular había sido colocado en la mesilla de noche. Tenía la esperanza de que Aiden estuviera descansando un poco, y de que Marcus también. Me senté, haciendo una mueca cuando el movimiento tiró de la piel de los puntos de sutura. Curiosa, inspeccioné la cicatriz de nuevo. Los mestizos eran notoriamente rápidos en sanar y las dagas del Covenant estaban diseñadas para cortar limpiamente, pero tenía que tener algún daño interno. ¿Había alguna manera de que Apolo me hubiese arreglado un poco más? Porque dudaba de que los médicos pudieran revertir este tipo de daños. Aparte de la sensación de letargo, me sentía... bien. Pero al mirar alrededor de la habitación, algo se asomó en lo más recóndito de mis recuerdos. Se me olvidaba algo: algo muy importante. Estaba en la punta de mi lengua al igual que cuando había estado bajo la compulsión. Esto era diferente. Era como despertar y no ser capaz de recordar un sueño. 244


Suspirando, extendí la mano y tomé el teléfono celular. Sólo había una llamada perdida de ‘conejito arrunchador’. Me acosté, y le devolví la llamada. Seth contestó al segundo timbrazo. "Así que, ¿estás viva?” Mi corazón se volcó. "Sí, ¿por qué no iba a estarlo?" "Bueno, no he hablado contigo durante casi dos días," hizo una pausa. "¿Qué has estado haciendo?" "He estado durmiendo, sin hacer mucho." "¿Durmiendo por dos días seguidos?" Toqué mi cicatriz y me estremecí. "Sí, eso es todo." "Interesante..." Hubo un sonido sordo, como si algo se hubiera detenido por teléfono. "¿Tú has estado durmiendo, pero Aiden tenía el teléfono?" Mierda. "Él ha sido mi niñera. No sé por qué contestó el teléfono cuando llamaste." Hubo otro sonido apagado, y luego Seth gruñó. "¿Qué estás haciendo?" "Poniéndome mi pantalón y es difícil hacerlo cuando estas sosteniendo un teléfono." 245


"Um, ¿quieres que te llame después? ¿Cuándo no estés desnudo?" Seth se rió. "No estoy desnudo ahora. De todos modos, tal vez tengamos algún extraño malestar de Apollyon. He estado agotado por dos días, pero me siento bien ahora." Así que él había sentido algo. Me mordí el labio. "¿Puedo hacerte una pregunta?" "Dispara". "Dijiste que cuando me despertara conocería lo que los Apollyons sabían en el pasado, ¿cierto?" Hubo una pausa. "Sí, eso dije". La inquietud torció mis entrañas. "Entonces, ¿cómo es que no sabes acerca de que la Orden de Tánatos había matado a Solaris y al Primero? ¿No viste lo que ellos vieron?" "¿Por qué lo preguntas?", preguntó Seth. Tomé una respiración profunda. "Porque no tiene sentido, Seth. Deberías saberlo. ¿Y cómo es que no sabes que un mestizo y un puro pueden hacer un Apollyon? ¿Ninguno de los Apollyons en el pasado había imaginado alguna vez eso?" "¿Por qué preguntas acerca de esto…?" Una risa distintiva, muy femenina cortó sus palabras. Cuando Seth habló de nuevo, sonó muy lejano y se oyó algo horrible muy parecido a "compórtate".

246


Me senté, aspirando el aire bruscamente mientras mi estómago gritaba en protesta. "¿Con quién estás, Seth?" "¿Por qué? ¿Estás celosa?" "Seth". "Espera un segundo", respondió él, y luego se oyó el ruido de una puerta al cerrarse. "Maldita sea, hace frío aquí afuera." "Mejor ten cuidado. No quiero que algo se congele y se caiga." Él se echó a reír. "Oh, eso fue malicioso. Yo creo que estás celosa." ¿Estaba celosa de que él obviamente había estado desnudo con una chica? ¿Debería estarlo? Pero no estaba celosa, más bien molesta. Molesta porque había sido apuñalada y estuve unos instantes muerta mientras que Seth estaba allá jodiendo con chicas. ¿Y cómo podría estar celosa? Yo estaba enamorada de otro chico. Realmente no tenía espacio para hablar. Pero no había estado desnuda con él, no en varios meses largos. No desde que decidí ver lo que podría suceder con Seth. Dioses, estaba tan confundida y no tenía idea de lo que estaba pasando y por qué estaba sucediendo ahora. "No estoy haciendo nada malo," Seth dijo después de un tramo de silencio.

247


"Yo no he dicho que lo estés haciendo. Espera. Estás con Boobs26, ¿verdad?" "¿De verdad quieres saber, Alex?" No cuando lo pones así. Mordí mi labio, sin saber qué decir. De repente oí la voz de Caleb en mi cabeza. Hay esperanza. Raro. "Nunca dijimos que estábamos en una relación y, además, lo que sea. Tú estás allá. Yo aquí. Y en una semana o así, voy a estar de vuelta. Y nada de esto va a importar". Parpadeé. "¿Realmente, es ‘lo que sea’?” Seth suspiró. "Sabía que él estaría a tu lado en el momento en que me fuera, haciendo su molesta cosa melancólica, tratando de encontrar una manera de estar contigo. ¿Y él contesta tu teléfono mientras estás durmiendo? Sí, es 'lo que sea' ". Mi boca se cayó abierta. "Eso definitivamente no está pasando aquí". "Mira, no tiene importancia. Me tengo que ir. Voy a hablar contigo más tarde." Luego colgó. Me quedé mirando el teléfono durante varios minutos, un poco sorprendida y perturbada. ¿Él me había dado permiso para hacer "lo que sea" con Aiden porque él estaba haciendo "lo que sea" con Boobs? Dioses, ¿había muerto y regresado a un universo alternativo?

26

Se refiere a la chica que Seth conoció en el Covenant de NY cuando estuvieron allá. Boobs es una palabra informal para senos. Ya sabemos de quién habla.

248


La puerta se abrió entonces, y Aiden entró. Poniendo el teléfono a un lado, estuve feliz de ver que parecía un poco más refrescado. Su cabello rizado estaba húmedo alrededor de sus sienes y las sombras bajo sus ojos habían disminuido. "Hey, estás despierta." Se sentó a mi lado y la cama nos movió más cerca. "¿Cómo te sientes?" Me incliné lejos de él. "Asquerosa". Aiden frunció el ceño. "¿Asquerosa?" "No me he lavado los dientes o lavado la cara en días. No te acerques a mí". Él se echó a reír. "Alex, vamos." "En serio, estoy asquerosa." Puse mi mano sobre mi boca. Haciendo caso omiso de mis protestas, se inclinó sobre mí y rozó mi cabello grasiento. "Estás tan hermosa como siempre, Alex." Me quedé mirándolo. No debe salir mucho. Aiden arqueó una ceja. "¿Llamaste a Seth?" No dispuesta a bajar mi mano, asentí con la cabeza. Sus ojos bailaron. "¿Te pareció sospechoso?" "No," dije de detrás de mi mano. "De hecho estaba con Boobs". 249


Él parecía confundido. "¿Boobs?" "Es una chica de Nueva York," expliqué. "Oh." Aiden se inclinó hacia atrás. "¿A qué te refieres con que él estaba con esta chica?" "¿Qué te parece?" Bajé mi mano. "Oh, Alex, lo siento." Hice una mueca. "¿Por qué lo sientes? Es ‘lo que sea.’ Seth y yo no estamos en una relación". Pero él se había estado comportando así desde que había regresado al Covenant. Empujé eso de mi mente, centrándome en algo más importante. "Tengo que salir de la cama." Algo brilló en el rostro de Aiden y luego negó con la cabeza. "Alex, realmente no deberías hacerlo." "Es realmente necesario". Me sostuvo la mirada y luego pareció que lo conseguí. "De acuerdo, ven, deja que te ayude." La idea de él acercándose a mí cuando me sentía asquerosa no me atraía, pero no hubo chance de discutir. Aiden me ayudó a salir de la cama y luego insistió en guiarme hacia el pequeño baño. Casi esperaba que me siguiera al interior. Cerrando la puerta detrás de mí, hice lo mío y miré la ducha con nostalgia. A Aiden le daría un ataque si la encendiera. Miré hacia la puerta, debatiendo si él se atrevería a entrar aquí. Aiden era demasiado santo. 250


Decidí probar esa teoría. Al segundo después de abrir la ducha, él gritó. "Alex, ¿qué estás haciendo?" "Nada." Me quité la ropa, deseando tener algo limpio que ponerme. "Alex" frustración coloreó su voz. Sonreí. "Estoy tomando una ducha rápida. Estoy sucia. Necesito estar limpia". "No deberías estar haciendo eso." La manija de la puerta tintineó. No estaba cerrada con llave. "Alex" "Estoy desnuda", le advertí. El silencio y luego: "¿Se supone que eso debería hacer que no quisiera entrar ahí?" Un rubor caliente cubrió mi cuerpo mientras miraba la puerta. Hubo un suspiro audible. "Que sea rápido, Alex, porque voy a entrar ahí si no has terminado en menos de cinco minutos". Tomé la ducha más rápida de mi vida. Me sequé y vestí rápidamente, me deleité en la sensación de estar limpia de nuevo, pero ducharse había consumido toda la energía que había en mí. Me senté delante del lavamanos porque el retrete parecía muy lejos, y empecé a cepillarme los dientes. Mi boca ya no se sentía como un mamut lanudo, pero volví a mirar el lavamanos y me di cuenta de que tenía que volver a levantarme. Deseé haberme quedado en la cama.

251


Sabía que él estaría a tu lado en el momento en que me fuera, haciendo su molesta cosa melancólica, tratando de encontrar una manera de estar contigo. Cerrando los ojos, agarré el cepillo de dientes de plástico y extendí mis piernas. Lo que sea. Tú estás allá. Yo aquí. Y en una semana o así, voy a estar de vuelta. Y nada de esto va a importar. Pasta espumosa corría por mi barbilla. ¿No importaría porque Seth estaría alrededor? ¿O no importa porque en cinco semanas sería mi Despertar? ¿Era eso lo que Seth estaba tratando de decir mientras Boobs hacía lo que fuera que estaba haciendo? "¿Alex?" Aiden llamó a la puerta del baño. "¿Estás bien ahí dentro?" Incliné la cabeza hacia la puerta cerrada. Más pasta de dientes salió de mi boca. "Estoy cansada". La puerta se abrió. La mirada de Aiden cayó y sus cejas se levantaron. Una lenta sonrisa se apoderó de su rostro, suavizando la mirada dura que había en sus ojos desde que desperté. Aiden se rio. Algo revoloteó en mi pecho. "Reírse de una chica muerta no es agradable." "Te dije que deberías haberte quedado en la cama." La luz no dejó sus ojos mientras se arrodillaba. Alargó la mano, limpiando la pasta de dientes de mi barbilla con el pulgar. "Pero nunca escuchas. Aguarda."

252


No era como si fuera a ir a ninguna parte, así que lo observé echar un vistazo al lavabo y luego ponerse en pie. Aiden desapareció de nuevo en la habitación y volvió con dos vasos de plástico y algunas toallas de papel unos pocos segundos más tarde. Tomó el cepillo de dientes de mis manos y lo arrojó en el fregadero después de llenar el vaso. "Aquí tienes". Con las mejillas encendidas, lo tomé y tomé agua. Aiden me entregó otro vaso vacío. "Enjuaga y repite". Lo fulminé con la mirada, pero secretamente hice una danza feliz en mi cabeza cuando él se echó a reír de nuevo. Una vez que no tuve pasta de dientes cayendo de mi boca y mis manos estuvieron vacías, Aiden se inclinó y deslizó cuidadosamente un brazo alrededor de mí. "Puedo ponerme de pie sin ayuda," me quejé. "Claro que puedes." El pelo de Aiden me hizo cosquillas en mis mejillas. "Es por eso que estabas sentada en el suelo del baño. Vamos, vuelve a la cama." La puerta de la habitación principal se abrió. "¿Qué está pasando?" La voz de Marcus sonó a través de la habitación. "¿Alexandria está bien?" Color carmesí manchó mi rostro entero.

253


"Ella está bien." Aiden fácilmente me puso sobre mis pies. La piel sensible de mi estómago se estiró un poco, pero mantuve mi expresión en blanco. No quería que tuviera un ataque al corazón. Sólo está cansada", continuó, sonriendo mientras me soltaba. "¿Estás bien para llegar de nuevo a la cama?" Asentí con la cabeza. "No es mi culpa. Leon… Apolo -sea quien sea- no me arregló bien. Los poderes de los dioses…" "Sí te arreglé, pero estabas muerta. Dame un poco de crédito", dijo Apolo. Salté, poniéndome la mano en el pecho. Apolo se sentó en el borde de la taza del baño, una pierna cruzada sobre la otra. A mi lado, Aiden se inclinó rígidamente. “Maestro”. "Oh, mi dios," le dije. "En serio. ¿Estás tratando de matarme de nuevo, dándome un ataque al corazón? " Apolo inclinó la cabeza ante Aiden. "Ya te lo he dicho. No tienes que hacer eso de ‘maestro’ y eso de la reverencia conmigo." Pequeñas chispas de electricidad bordeaban esos ojos totalmente blancos. "¿Por qué estás fuera de la cama? ¿No garantiza ser apuñalada algún tiempo de inactividad?", sonrió a Aiden, que ahora estaba de pie. "Ella realmente es difícil de cuidar, ¿no es así?" Aiden se veía un poco pálido. "Sí..." "Yo... me sentía asquerosa."

254


Apolo desapareció del cuarto de baño y apareció detrás de Aiden. Marcus dio un paso atrás, con los ojos muy abiertos. Se inclinó también, y yo realmente pensé por un momento que Marcus iba a caer de rodillas. "Dioses", dijo Aiden muy bajito mientras me conducía fuera del baño. Me quedé mirando el dios descomunal en el rincón de la habitación mientras subía de nuevo a la cama. "¿Alguien sabía de esto?" Apolo se deslizó a la cama. Era extraño mirarlo y ver algunas huellas de León. La cara era básicamente la misma, pero más refinada, más nítida. El cabello que parecía de oro hilado reemplazaba al corto pelo que le favorecía a Leon, cayendo justo por debajo de sus anchos hombros. Y parecía más alto, si eso era posible. Era dolorosamente hermoso, careciendo de los aspectos más ásperos, pero sus ojos... ellos me aterrorizaban. No habían pupilas o irises, sólo esferas blancas que parecían llenas de electricidad. El dios del sol. Estaba mirando al dios del sol... y sin embargo, era como mirar a León. Era extraño que un dios estuviera siquiera en la tierra, pero estar tan cómodo como Apolo parecía irreal. Apolo arqueó una ceja mientras lentamente volvía la cabeza hacia Marcus. "Sé que esto es un poco... chocante, pero lo que estaba haciendo requería que ocultara quién." Marcus parpadeó, como si él estuviera despertando de un sueño. "¿Hay más como tú aquí?"

255


Apolo sonrió "Siempre estamos cerca. " "¿Por qué?", preguntó Aiden, arrastrando sus dedos por su pelo. Parecía un poco descolocado también. "Es complicado," Apolo dijo. "Entonces, ¿fue León una persona real? ¿O tú tomaste el control de su cuerpo o algo así?”, doblé mis piernas debajo de la manta. "¿O has sido León todo este tiempo?" Las comisuras de los labios de Apolo se crisparon. "Existimos ambos en el mismo cuerpo". Lentamente, me estiré y empujé su brazo. Se sentía como carne real, caliente y dura. Decepcionada, lo

puyé27 de nuevo. Estaba esperando que pasara algo increíble -

celestial- al tocarlo. En su lugar todo lo que conseguí fue miradas extrañas de todo el mundo en la habitación, incluyendo a Apolo. "Por favor, deja de tocarme," Apolo dijo. Agarré su brazo de nuevo. "Lo siento. Es sólo que eres real. Quiero decir, es sólo que yo pensaba que ustedes realmente no estaban aquí". "Alex". Aiden se sentó en el borde de la cama. "Probablemente deberías dejar de tocarlo". "Lo que sea." Dejé caer mi mano en mi regazo. Todavía tenía ganas de tocarlo, pensé, lo cual era muy raro. Yo como que quería frotarme sobre él como un gato o algo... lo que era aún más que extraño, un poco incómodo. 27

Pullar es tocar con un solo dedo -usualmente el índice- a alguien para llamar su atención.

256


"Por lo general no", dijo Apolo, frunciendo el ceño. "Cuando estamos en la tierra nuestros poderes son limitados. Todo sobre este lugar nos agota. Tenemos la tendencia a alejarnos y si les hacemos visita, es sólo por un corto tiempo". "¿Lo suficiente como para enrollarse con algunas chicas mortales?" "¡Alexandria!", espetó Marcus. Apolo me enfrentó. "No. Nosotros no hemos engendrado a ningún semi-dios en siglos". Me estremecí cuando mi mirada se encontró con la suya. "Tus ojos son en realidad condenadamente espeluznantes". Parpadeó, y en un nanosegundo, sus ojos eran de un cobalto brillante e intenso. "¿Mejor?" En realidad no. No cuando él estaba mirándome de esa manera. "Claro". Marcus se aclaró la garganta. "Realmente no sé qué decir." Apolo agitó su mano con desdén. "Hemos trabajado juntos durante meses. Nada ha cambiado". "No sabíamos que eras Apolo". Aiden se cruzó de brazos. "Eso lo cambia todo". "¿Por qué?" Apolo sonrió. "Sólo no espero que estés tan dispuesto a entrenar conmigo ahora." 257


La piel alrededor de los ojos de Aiden se arrugó al sonreír. "Sí, puedes estar seguro de eso. Todo esto es sólo... Quiero decir, ¿cómo no nos dimos cuentas?" "Simple. No quería que ninguno de ustedes supiera nada. Hizo más fácil... adaptarse" "Lo siento", lo interrumpí. Apolo arqueó una ceja, esperando. Sentí mis mejillas encenderse. "Esto es realmente muy incómodo." "Dilo." murmuró Apolo. "Quiero decir, te he insultado de todas las formas. Múltiples veces. Como cuando te acusé de perseguir a los niños y niñas, y de cómo se convertían así mismos en árboles para escapar…" "Como he dicho antes, algunas de esas cosas no son ciertas." "¿Así que Daphne no se convirtió en un árbol para alejarse de ti?" "Oh, mi dios," murmuró Aiden, frotando una mano a lo largo de su mandíbula. Un músculo en la mandíbula de Apolo apareció. "Eso no fue culpa mía. Eros me disparó con una maldita flecha de amor. Créeme, cuando eres golpeado por una de esas cosas, no puedes evitar hacer ciertas cosas." "Pero cortaste un poco de su corteza." Me estremecí de nuevo. "Y lo usaste como una guirnalda. Es como un asesino en serie tomando objetos personales de su víctima... o sus dedos."

258


"Estaba enamorado", respondió, como si estar enamorado explicase el hecho de que la chica se convirtió en un árbol para estar lejos de él. "Ok. ¿Qué pasa con Narciso? El pobre chico no tenía idea…" "Alexandria", suspiró Marcus. "Lo siento. Es que no entiendo por qué no ha intentado golpearme o algo así." "El día aún es joven", dijo Apolo, sonriendo cuando mis ojos se abrieron. Marcus me miró. "Estás aquí a causa de ella." Apolo asintió. "Alexandria es muy importante". Esto era extraño para mí. "Pensé que los dioses no eran fans de los Apollyons". "Zeus creó el primer Apollyon hace miles de años, Alexandria, como manera de asegurar que ningún puro resultara demasiado poderoso y amenazara a la raza mortal o a nosotros", explicó. "Fueron creados como un sistema de control y equilibrio. No somos ni fans ni enemigos del Apollyon, pero los vemos como una necesidad que algún día será necesaria. Y ese día ha llegado."

259


Capítulo 19 Traducido y corregido por: NatyLRJ “¿Por qué ahora?”, pregunté cuando nadie más habló. Creo que los puros estaban deslumbrados. Apolo era como una estrella de rock para ellos, pero incluso con su belleza de otro mundo todavía era Leon para mí. “La amenaza nunca ha sido mayor”, respondió Apolo. Al ver mi confusión, suspiró. “Quizás debería explicar algunas cosas”. “Quizás sí”, murmuré. Apolo se movió hacia la mesita de noche y levantó la jarra de agua. Oliéndola, la volvió a dejar ahí. “Mi padre siempre ha sido… paranoico. Todo ese poder, pero todo lo que Zeus siempre ha temido es que sus hijos le hagan lo que él le hizo a sus padres. Superarlo, conquistar el Olimpo, matarlo mientras duerme… ustedes saben, el mismo viejo drama familiar de siempre”. Le di una mirada a Aiden, pero él estaba embobado con Apolo. 260


“De todas formas, Zeus decidió que debía mantener a sus enemigos cerca. Por eso es que devolvió a todos los semidioses al Olimpo y destruyó a los que no necesitaron su llamado, pero se olvidó de sus hijos.” Apolo sonrió. “Todo ese poder, y a veces me pregunto si Zeus se golpeó la cabeza cuando era bebé. Se olvidó de los Hematoi, los hijos de los semidioses”. Me reí pero Marcus miró al techo como si esperara que Zeus le mandara a Apolo un rayo. “Los Hematoi”, Apolo miró a Marcus y a Aiden intencionadamente, “son versiones aguadas de los semidioses, pero ustedes son muy poderosos de su propia manera. Francamente, sus números sobrepasan los de los dioses por miles. Si alguna vez hubiera un intento de derribarnos, podría funcionar. Y los mortales no tendrían ninguna oportunidad contra los Hematoi”. “Pensé que ustedes, no sé, lo sabían todo. ¿No sabrían si estuvieran a punto de ser derribados?” Apolo se rio. “Las leyendas, Alexandria, son difíciles de separar de la verdad. Hay cosas que sabemos, pero el futuro nunca está grabado en piedra. Y cuando se trata de cualquier criatura viviente en este planeta, no podemos verlos ni interferir en ellos. Sí tenemos… herramientas para vigilar las cosas.” “Por eso es que el oráculo vivía aquí”, dijo Aiden. De nuevo, hubo un cosquilleo en el fondo de mi mente. Algo acerca de un oráculo apareció en mis memorias borrosas. Siguió fuera de mi alcance. “Sí. El oráculo me responde a mí y sólo a mí”. 261


“Porque eres un dios de profecías… además de de otras mil cosas”, añadí, uniéndome a la conversación. “Sí”. Volvió a la cama, inclinando la cabeza a un lado. “Una vez Zeus se dio cuenta de que se había olvidado de los Hematoi, supo que tenía que crear algo que fuera lo bastante poderoso para controlar a los Hematoi pero que no se pudiera reproducir como ellos”. Marcus se sentó en la única silla vacía de la habitación. “¿Así que fue creado el Apollyon?” Apolo se sentó junto a Aiden, lo que realmente atestó la cama. “Un Apollyon sólo puede nacer cuando la madre es Hematoi y el padre mestizo. Es el éter de una pura combinada con el de un mestizo lo que crea al Apollyon. Es parecido a la forma en que nace un minotauro. Los Apollyons no son nada más que monstruos en el esquema general de las cosas.” Le fruncí el ceño a su espalda. “Caramba, gracias”. “Mezclar las dos razas estaba prohibido para asegurar que no habrían muchos y a los Hematoi se les ordenó matar cualquier descendencia de un puro y un mestizo”. Quedé boquiabierta. “Eso es terrible”. “Quizás lo sea, pero no podemos tener una docena de Apollyons por ahí.” Me miró por encima del hombro. “Dos ya son lo bastante malos. ¿Pueden imaginar si hubiera una docena? No. No pueden. Y además, uno salió de cada generación como estaba planeado. Aunque sí cometemos errores de vez en cuando”. Estaba empezando a desagradarme Apolo. “¿Así que soy un monstruo y un error?” 262


Me guiñó el ojo. “El error perfecto”. Me alejé de él un poco. La sonrisa alcanzó a llegar a sus vibrantes ojos. “Mientras que el Apollyon se comporte, se deja que haga su deber. Pero cuando hay un segundo en la mezcla aumenta el poder del Primero. Esto era algo que habíamos tenido en cuenta. Zeus cree que es alguna clase de broma cósmica.” Marcus se inclinó hacia delante. “¿Por qué permiten siquiera que el segundo viva si uno ya es una amenaza?” Temblé. Apolo se puso en pie de nuevo, aparentemente sufriendo de un desorden de hiperactividad. “Ah, verán: no podemos tocar al Apollyon. Sus marcas son… armas contra nosotros. Sólo la Orden de Tánatos puede llevar a cabo un ataque exitoso contra el Apollyon, y, por supuesto, un Apollyon puede matar a otro.” Me estaba empezando a doler la cabeza. “Y Seth sabe esto, ¿verdad?” “Seth sabe todo esto”. Exhalé audiblemente. “Puede que lo mate”. Apolo arqueó una ceja. “La humanidad y los Hematoi tienen algo temer más grande que… lo de los daimons. Y por cierto, todo el problema con los daimons es culpa de Dionisio28. Fue el primero en descubrir que el éter podía ser adictivo y tuvo que

28

También llamado Baco, es el dios del vino. Es célebre por sus borracheras.

263


mostrárselo a alguien. Una vez que Dionisio se drogó con esa cosa, se mostró al Rey de Inglaterra. ¿Sabes cuántos problemas causó?” Era oficial. Los dioses eran niños demasiado grandes. “Bueno saberlo, pero ¿podemos volver a la parte de ‘algo más grande que temer’?” “El oráculo tuvo un profecía sobre tu nacimiento: que uno nos traería la verdadera muerte a todos y el otro sería nuestro salvador”. “Oh, dioses”, murmuré. “La Abue Piperi atina de nuevo”. Apolo ignoró eso. “No pudo decir cuál, sin embargo. Y me puse cada vez más curioso. Cuando Solaris apareció no había habido una profecía. Así que chequeé sus vidas –las de ambos-. No había nada particularmente remarcable en ninguno de los dos.” “Estás haciendo maravillas con mi autoestima, de verdad”. “¿No le contaste a los demás dioses de Seth y Alexandria?” “No. Debí haberlo hecho, y mi decisión no me ha ganado muchos fans.” Se cruzó de brazos. “Pero después, hace tres años, el oráculo previó tu muerte si te quedabas en el Covenant, lo que hizo que tu madre se fuera para protegerte. Aunque su profecía sí se hizo realidad”. Me golpeó entonces. “Porque volví al Covenant…” “Y sí moriste”, terminó Aiden, sus manos cerrándose en puños. “Dioses”.

264


“El oráculo nunca se equivoca”, dijo Apolo. “Te vigilé hasta la noche antes del ataque daimon en Miami. Pensé que me habías sentido una vez. Estabas volviendo de la playa y de detuviste justo frente a la puerta. Abrí los ojos como platos. “Recuerdo haber sentido algo raro pero yo… no lo sabía.” “Si tan solo me hubiera quedado cerca…” negó con la cabeza. “Cuando supe que el Covenant te estaba buscando activamente, me disfracé como Leon para ver qué estaba pasando. No tenía idea de que Lucian estaba al tanto de tu verdadera identidad”. “Nunca se lo dije”, dijo Marcus. “Sólo lo sabía porque mi hermana me lo confió antes de irse. Lucian ya lo sabía en ese entonces”. “Interesante”, murmuró Apolo. “Sí creo que no soy el único dios dando vueltas por ahí”. “¿No sabrías si hubiera dioses cerca?”, preguntó Aiden. “No si no quisieran que yo lo supiera”, respondió. “Y podemos estar moviéndonos de un lado para otro. Aunque no sé qué ganaría cualquier dios asegurándose de que los dos Apollyon se encontraran”. “¿Alguno busca venganza?”, pregunté. Apolo se rio. “¿Cuándo no queremos vengarnos unos de otros? Estamos molestándonos constantemente para no aburrirnos. No es difícil imaginar a alguno tomándoselo demasiado en serio”. “¿Pero qué hay que temer, Apolo?”, preguntó Marcus. “¿Por qué intentaría la Orden de Tánatos eliminar a Alexandria si no ha hecho nada?”

265


“No es a Alexandria a quien intentan estabilizar”. “Es a Seth”, susurré. Aiden se puso rígido. Sus ojos se volvieron de un gris tormentoso. “Siempre se trata de Seth”. “Pero no ha hecho nada”, protesté. “Todavía”, replicó Apolo. “¿Lo has, no sé, visto haciendo algo en el futuro?” “No.” “¿Entonces todo esto está basado en la loca Abue Piperi?”, me acomodé el pelo. “¿Y eso es todo?” Marcus entrecerró sus ojos. “Sí suena extremo”. Apolo puso los ojos en blanco. “No pueden decirme que Seth no es una receta para un desastre. Ya tiene el ego de un dios, y créeme, yo sé de eso. La clase de poder que un Matadioses puede utilizar es astronómico e inestable. Ya está sintiendo sus efectos”. “¿Qué quieres decir?”, preguntó Aiden. “¿Alex?”, Apolo dijo suavemente. Negué con la cabeza. Había momentos en los que cuestionaba la cordura se Seth e incluso sus intenciones. Y también estaba Jackson. No podía probar que había sido él pero… negué con la cabeza. “No. Él nunca haría algo tan estúpido”. 266


“Qué tierno”. En un segundo, Apolo estaba frente a mí al nivel de mis ojos. “Que lo defiendas aunque sé que no confías en él completamente. Quizás en algún momento lo hiciste pero ya no”. Abrí mi boca pero la cerré. Bajé la mirada a mis manos y me mordí el labio. Una vez más algo parpadeaba en mi memoria. Tragué saliva. “Debo irme ahora”, dijo Apolo suavemente. Levanté la mirada, encontrando la suya. Apolo me daba miedo y me hacía cuestionar lo genial que era pero como que me agradaba. “¿Volverás?” “Sí, pero ya no puedo ser Leon. Mi coartada… murió y debo responder por no haberle informado a Zeus lo que he estado haciendo. Probablemente me van a castigar”. Se rio se su propia broma. Yo lo miré fijamente. “Soy Apolo, Alexandria. Zeus puede joderse”. Marcus se veía otra vez como si quisiera meterse bajo la cama. “Apareceré cuando pueda”. Se giró hacia Marcus. “También veré si puedo rastrear a Telly. Oh, y averigua si puedes lograr que Solos Manolis sea transferido aquí desde Nashville. Es un mestizo en el que puedes confiar.” “He oído de él”, Aiden habló. “Es algo… franco”. Apolo sonrió y luego, sin una palabra más, desapareció de la habitación. “Bueno, sí que sabe cómo hacer una salida”. Aiden se puso de pie negando con la cabeza.

267


Marcus y Aiden hicieron planes para contactar a Solos pero yo sólo estaba escuchando a medias. Parte de mí se rehusaba del todo a creer que Seth podría ser peligroso, pero siendo honesta conmigo misma, no estaba tan segura. Había momentos en los que realmente no sabía qué se le pasada por la cabeza o qué esperar de él. Ni siquiera podía descifrar por qué confiaba tanto en Lucian, en un hombre tan plástico. Ni siquiera me había dado cuenta de que Marcus se había ido hasta que Aiden se sentó y puso su mano en mi mejilla. Me pregunté si se daba cuenta de lo mucho que me tocaba últimamente. Era casi un movimiento inconsciente de su parte. Quizás lo hacía para recordarse que estaba viva… De repente, la niebla se desapareció de mis recuerdos. Me senté tan rápido que jadeé. “¿Alex? ¿Estás bien?”, los ojos de Aiden estaban muy abiertos. “¿Alex?” Me tomó varios segundos decirlo. “Recuerdo… recuerdo lo que pasó cuando morí”. La mirada en su rostro decía que no había esperado que dijera eso. Su mano de deslizó por la base de mi cuello. “¿Qué quieres decir?” Lágrimas quemaban en mi garganta. “Estuve en el Inframundo, Aiden. Había un montón de gente ahí esperando a pasar y guardias en caballos. Incluso vi a Caronte y su bote… y su bote es mucho más grande y bonito. Había una chica llamada Kari que había sido asesinada por daimons mientras compraba zapatos y…” “¿Y qué?”, preguntó, gentilmente quitándome una lágrima. “Dijo que era un oráculo. Que sabía que me conocería pero no así. Y vi a Caleb. Puse hablar con él, Aiden. Dioses, se veía tan… tan feliz. Y juega Wii con Perséfone.” Me reí y 268


me limpié la cara. “Sé que suena loco pero lo vi. Y dijo que mi mamá estaba ahí y que era feliz. Me dijo que un dios grande y rubio estaba discutiendo con Hades por mi alma. Debió haber sido Apolo. Fue real, Aiden. Lo juro.” “Te creo, Alex”. Me acunó contra su pecho. “Cuéntame lo que pasó. Todo”. Presioné mi mejilla contra su hombro, cerrando mis ojos. Le conté todo lo que Caleb me había dicho, incluyendo lo que dijo sobre Seth. Cuando le pedí a Aiden que consiguiera el número de Olivia para que pudiera darle el mensaje negó con la cabeza, con expresión adolorida. “Sé que quieres decírselo”, dijo “y lo harás, pero ahora mismo no queremos que muchas personas se enteren de lo que pasó. No sabemos en quién podemos confiar.” En otras palabras, no era Olivia de quien teníamos que preocuparnos pero no podíamos correr el riesgo de que volviera a pasar. Odiaba la idea de no decírselo ya mismo porque era importante, pero ¿cómo podría contárselo sin revelar lo que pasó? No podía. “Lo siento, Alex”. Su mano pasó suavemente por mi espalda. “Pero tiene que esperar”. Asentí. Parte de mí se sentía peor después de darme cuenta de que había estado con Caleb porque su pérdida estaba reciente de nuevo. Pero mientras Aiden me sostenía luego de que me calmé, las lágrimas que llegaron, a pesar de todo, eran de felicidad. El dolor de la pérdida de Caleb todavía estaba ahí, pero había disminuido por el conocimiento de que estaba verdaderamente en paz, y porque también mi mamá lo estaba. Y ahora mismo, eso era todo lo que importaba.

269


Capítulo 20 Traducido y corregido por: NatyLRJ Mi corazón estaba acelerado, mi sangre bombeando por mi cuerpo demasiado rápido para alguien que había muerto y todo eso. Traté de no mirar a Aiden y fallé mientras un Guardia entraba mis maletas en la casa de sus padres. Era medianoche y debería sentir frío, pero me sentía ridículamente caliente. Especialmente después de que Deacon se encontrara con nosotros en el porche con una ligera sonrisa en su rostro. “Este es probablemente el lugar más seguro para esconderte mientras encontramos a Telly y podemos determinar si alguien más tiene nexos con la Orden”. Marcus dejó caer su brazo en mis hombros. “Una vez que vuelva de Nashville, te quedarás conmigo o con Lucian cuando él vuelva de Nueva York”. “Debería mantenerse lo más alejada de la casa de Lucian como sea posible,” dijo Apolo, apareciendo de la nada. Varios Guardias retrocedieron, sus ojos muy abiertos y rostros pálidos. Apolo sonrió. “A donde sea que esté Seth, sugiero que no esté Alexandria”.

270


Cada puro y mestizo hizo una reverencia. También lo hice, olvidando los puntos que estaban curando e hice una mueca. “Necesitamos ponerle una campana,” murmuró Aiden. Presioné mis labios para no reírme. “De hecho”, Apolo arrastró las palabras, “está probablemente más segura aquí”. Algo sonó como a que Deacon se estaba ahogando. Marcus se recuperó más rápido que la última vez. “¿Has averiguado algo?”. “No.” Apolo miró a Deacon curiosamente antes de que su mirada se quedara en Marcus. “Quiero hablar contigo en privado”. “Por supuesto”, Marcus se giró hacia mí. “Volveré en un par de días. Por favor escucha lo que Aiden te diga y… trata de no meterte en problemas”. “Lo sé. No se me permite salir o abandonar esta casa a menos de que Apolo me diga que lo haga.” Esas fueron las palabras exactas de Marcus. Nadie podía sacarme de la casa a excepción de Apolo, Aiden o Marcus. Ni siquiera los Guardias de Lucian. Si alguien más lo intentaba tenía permiso para patear traseros. Marcus le dio un asentimiento de cabeza a Aiden y se giró para irse. Pasando, Apolo nos dio un saludo con dos dedos que se veía raro viviendo de él. En los últimos dos días me había acostumbrado a sus apariciones aleatorias. Parecía que encontraba mucho placer en casi matarnos a todos del susto cuando lo hacía. “¿Estás lista?” preguntó Aiden. Deacon arqueó una ceja. 271


“Cállate”, dije mientras pasaba por su lado. “No he dicho nada”. Se giró y me siguió al interior. “Vamos a divertirnos tanto. Como una pijamada”. ¿Una pijamada en la casa de Aiden? Oh dioses, las imágenes que se me vivieron a la mente me hicieron sonrojar. Aiden cerró la puerta mientras los demás se iban y le dio a su hermano una mirada. Deacon se balanceó en sus talones, sonriendo. “Sólo para que lo sepas, me aburro muy fácilmente y te verás obligada a ser mi fuente de entretenimiento. Serás algo así como mi bufón”. Le hice pistola29. “Bueno, eso no fue gracioso para nada”. Aiden pasó por mi lado. “Lo siento. Probablemente vas a desear haberte quedado en la clínica.” “Oh, apuesto que no es el caso”. Deacon encontró mi mirada con una sonrisa traviesa. “De todas formas, ¿celebraste el día de San Valentín cuando estabas visitando los barrios bajos con los humanos?” Parpadeé. “No realmente. ¿Por qué?” Aiden resopló y luego desapareció dentro de una de las habitaciones. “Sígueme”, dijo Deacon. “Esto te va a encantar. Lo sé.”

29

Es una señal obscena que se hace con el dedo corazón ;)

272


Lo seguí por el corredor tenuemente iluminado que tenía escasa decoración. Pasamos varias habitaciones cerradas y una escalera de caracol. Deacon pasó un arco y se detuvo, tocando la pared. La habitación se iluminó. Era un solar típico con ventanas de cristal que llegaban hasta el techo, mobiliario de mimbre y plantas coloridas. Deacon se detuvo en una planta pequeña que estaba en una mesa de café de cerámica. Parecía un pino miniatura al que le faltaban varias ramas. La mitad de las agujas estaban tiradas dentro y fuera de la matera. Una esfera roja de Navidad colgaba de la rama superior haciendo que el árbol se inclinara a la derecha. “¿Qué te parece?”, preguntó Deacon. “Hmm… bueno, es un árbol de Navidad muy diferente, pero no sé qué tiene que ver con el día de San Valentín.” “Es triste”, dijo Aiden, entrando a la sala. “Hasta da pena mirarlo. ¿Qué clase de árbol es, Deacon?” Él sonrió. “Se llama un árbol de navidad de Charlie Brown30”. Aiden puso los ojos en blanco. “Deacon lo saca cada año. El pino siquiera es de verdad. Y lo deja armado desde el día de Acción de Gracias31 al día de San Valentín, que gracias a dios es pasado mañana. Lo va a desarmar.” Pasé mis dedos por las agujas de plástico. “He visto la historieta”. Deacon echó algo de una lata de aerosol. “Es mi árbol AFM”.

30 31

Es el personaje principal de la historieta ‘Charlie Brown y Snoopy’. La celebración tradicional estadunidense se celebra el cuarto jueves de cada noviembre.

273


“¿Árbol AFM?”, pregunté. “Árbol de los Festividades Mortales”, Deacon explicó y sonrió. “Cubre las tres festividades principales. Durante el día de Acción de Gracias le pongo una esfera café, una verde por Navidad y una roja para el día de San Valentín”. “¿Qué hay de la noche de Año Nuevo?” Bajó la cabeza. “¿Realmente es una festividad?” “Los mortales creen que sí”, me crucé de brazos. “Pero están equivocados. El Año Nuevo ocurre durante el solsticio de verano 32”, dijo Deacon. “Sus cálculos estás completamente erróneos, como en la mayoría de sus tradiciones. Por ejemplo, ¿sabías que San Valentín no se trataba del amor hasta que Geoffrey Chaucer hizo lo del cortejo en la Edad Media Alta?” “Ustedes son tan raros”, le sonreí a los hermanos. “Eso sí que somos”, replicó Aiden. “Vamos, te mostraré tu habitación”. “Oye Alex”, me llamó Deacon. “Vamos a hacer galletas mañana porque es la noche de San Valentín”. ¿Hacer galletas para San Valentín? Ni siquiera que había que existía ‘la noche de San Valentín’. Me reí mientras seguía a Aiden fuera de la sala. “Ustedes son realmente opuestos”. “¡Yo soy más genial!”, gritó Deacon desde la sala de su árbol de Festividades Mortales.

32

El 22 de junio.

274


Aiden se dirigió a las escaleras. “A veces creo que a uno de nosotros lo cambiaron al nacer. Ni siquiera nos parecemos físicamente.” “Eso no es cierto”, toqué la guirnalda decorativa que cubría la barandilla de mármol. “Sus ojos son iguales”. Me sonrió sobre su hombro. “Rara vez me quedo aquí. Deacon lo hace de vez en cuando y miembros del Concejo de visita se quedan aquí a veces. La casa suele estar vacía”. Recordé lo que Deacon había dicho acerca de esta casa. Quise decir algo pero no se me ocurrió qué, así que lo seguí en silencio. En los últimos dos días Aiden había estado a mi lado constantemente. Como antes del incidente de la puñalada hablábamos de cosas tontas, fútiles. Y no había podido conseguirme el número de Olivia, sólo pudo conseguir el de su mamá. “Deacon se queda en una de las habitaciones del primer piso. Yo me quedaré aquí”. Señaló la primera habitación, llamando mi atención. La urgencia de ver su habitación fue imposible de resistir. Eché un vistazo al interior. Como la de la cabaña, sólo tenía lo esencial. Había ropa pulcramente doblada en una silla al lado de una cama de tamaño completo. No había fotografías o artículos personales. “¿Ésta era tu habitación cuando eras niño?” “No”. Aiden se recostó contra la pared y me miró con ojos resguardados. “Mi habitación solía ser la que Deacon usa ahora. Está repleta con todas las cosas que Deacon necesita. Esta era una de las habitaciones de invitados”. Se retiró de la pared. “La tuya está al final del corredor. Es una habitación más bonita”.

275


Salí de su habitación. Pasamos varias puertas cerradas pero una tenía puertas dobles cerradas decoradas con incrustaciones en titanio. Sospechaba que había sido la habitación de sus padres. Aiden abrió una puerta al final del pasillo alfombrado y encendió la luz. Pasé a su lado con la boca abierta. La habitación era enorme y hermosa. Una alfombra afelpada cubría el suelo y pesadas cortinas boqueaban el ventanal y mis maletas de ítems personales estaban organizadas cuidadosamente en un aparador. Una TV pantalla plana colgaba de la pared y la cama era la bastante grande para cuatro personas. Alcancé a ver un baño con una enorme bañera y mi corazón se aceleró. Viendo mi expresión enamorada, Aiden se rio. “Me imaginé que te gustaría esta habitación”. Mire el interior del baño y suspiré. “Quiero casarme con esa bañera.” Me giré, sonriéndole. “Esto es como uno de esos hoteles súper costosos, excepto que todo es gratis”. Él se encogió de hombros. “De eso no estoy seguro”. “Quizás no es gratis para ti y toda tu infinita riqueza”. Fui hacia la ventana y abrí las cortinas. Vista al océano. Lindo. La luna se reflejaba en las aguas quietas de color ónix. “El dinero no es realmente mío. Es de mis padres”. Lo que hacía que fuera suyo y de Deacon pero no lo presioné. “La casa es muy hermosa”. “Algunos días más que otros”. Sentí mis mejillas colorearse. Apoyé mi frente contra la fría ventana. “¿De quién fue la idea de que me quedara aquí?” 276


“Fue un esfuerzo conjunto. Después de… lo que pasó no había forma de que te quedaras en el dormitorio”. “No puedo quedarme aquí para siempre”, dije suavemente. “Una vez que la escuela vuelva a empezar necesito estar en la otra isla”. “Algo se nos ocurrirá para entonces”, dijo. “No te preocupes por eso ahora mismo. Es más de medianoche. Debes estar cansada”. Dejé caer las cortinas y lo encaré. Estaba junto a la puerta, sus manos cerradas en puños. “No estoy cansada. Estuve encerrada en esa habitación de hospital y en esa cama por lo que se sintió como una eternidad”. Ladeó su cabeza. “¿Cómo te sientes?” “Bien”. Me palmeé el estómago. “No estoy rota, ¿sabes?” Aiden estuvo en silencio un par de segundos y luego sonrió un poco. “¿Quieres beber algo?” “¿Estás tratando de emborracharme, Aiden? Estoy sorprendida”. Arqueó una ceja. “Estaba pensado en algo más como chocolate caliente para ti”. Sonreí. “¿Y qué hay de ti?” Se giró y salió de la habitación. “Algo que por mi edad ya puedo beber”. Puse los ojos en blanco pero lo seguí fuera. Aiden sí me hizo chocolate caliente –con pequeños malvaviscos- y él no bebió nada aparte de una botella de agua. Luego me llevó a un pequeño tour por la casa. Era parecida a la de Lucian: espléndida y magnífica con más habitaciones de las que nadie necesitaría en toda una vida y propiedades 277


personales que probablemente valían más que mi vida. La habitación de Deacon estaba cerca de la cocina, y se accedía a ella por una puerta decorada con titanio bajo las escaleras. Dando sorbos, me reí cuando Aiden trató de encender la esfera del árbol AFT de Deacon. Paseé por la habitación buscando artículos personales. No había una sola foto de la familia St. Delphi. Nada que probara que existieron siquiera. Aiden estaba de pie en frente de una puerta cerrada, una habitación que no me había mostrado en el mini-tour. “¿Cómo está el chocolate?” Sonreí. “Perfecto”. Puso su agua en la mesa de café y se cruzó de brazos. “He estado pensando bastante en lo que dijo Apolo”. “¿En cuál parte de toda esa locura?” Lo observe por encima del borde de mi mug amando la forma como sonreía en respuesta a las cosas estúpidas que salían de mi boca. Tenía que ser amor verdadero, decidí. “No deberías quedarte con Lucian cuando vuelva”. Bajé mi mug. “¿Por qué?” “No le falta razón sobre Seth. Estás en peligro por su culpa. Mientras más lejos de él, más segura estarás.” “Aiden…”

278


“Sé que te preocupas por él, pero sospechas que Seth no ha sido honesto contigo.” Aiden se levantó y se dejó caer en una silla. Su mirada cayó y pestañas oscuras abanicaron sus mejillas. “No deberías estar cerca de él, no cuando puede volver e ir a la casa de Lucian”. Aiden tenía un punto. Se lo concedía pero dudaba seriamente que esa fuera la razón. “¿Y te sientes así por lo que Apolo dijo?” “No. Es más que eso”. “¿No te gusta Seth?”, pregunté inocentemente bajando mi mug. Apretó la mandíbula. “Además de eso, Alex, no ha sido honesto sobre un montón de cosas. Mintió acerca de cómo un Apollyon es creado, sobre la Orden, sobre que hay una buena posibilidad de que… te esté haciendo esas marcas a propósito”. “Vale, ¿además de esas razones?” Me miró fijamente. “Bueno, no me gusta el hecho de que estás conformando con él”. Puse los ojos en blanco. “Odio cuando dices eso”. “Es la verdad”, dijo sencillamente. Irritación empezó a burbujear bajo mi piel. “Eso no es cierto. No me estoy conformando con Seth”. “Déjame que te haga una pregunta, entonces”, Aiden se inclinó hacia delante. “Si pudieras tener… a quien quisieras, ¿estarías con Seth?”

279


Lo miré con ojos como platos, algo sorprendida de que siquiera lo hubiera traído a colación. Y no era una pregunta justa. ¿Qué podía decir a eso? “Exactamente”. Se volvió a recostar sonriendo con aires de suficiencia. Una emoción violenta me poseyó. “¿Por qué no puedes solo admitirlo?” “¿Admitir qué?” “Que estás celoso de Seth”. Era uno de esos momentos en los que necesitaba callarme pero no podía. Estaba enojada y emocionada a la vez. “Sólo estás celoso de que puedo estar con Seth si quiero”. Aiden sonrió. “Ahí. Lo acabas de decir tú misma. Estarías con Seth si quisieras estarlo. Obviamente no quieres, así que ¿por qué estás con él? Te estás conformando con él”. “¡Ugh!” cerré mis manos en puños y quise patear algo. “Definitivamente eres la persona más irritante que conozco. Bien. Como sea. No estás celoso de Seth o del hecho de que ha estado durmiendo en mi cama por los dos últimos meses porque por supuesto que no deseas para nada que ese fueras tú.” Algo peligroso brilló en sus ojos plateados. Con las mejillas ardiendo, quise golpearme. ¿Por qué había dicho eso? ¿Para enojarlo o para hacerme ver a mí misma como una cualquiera? Había logrado un poco de ambas. “Alex”, dijo, su voz baja y engañosamente suave. “Solo olvídalo”. Empecé a pasar por su lago pero su mano fue rápida. En un momento estaba caminando y el siguiente estaba en su regazo. Lo miré con los ojos muy abiertos y el corazón casi saliéndose de mi pecho.

280


“Bien”, dijo, agarrando mis brazos. “Tienes razón. Estoy celoso de ese pequeño idiota. ¿Feliz?” En vez de regodearme en la gloria de lograr que admitiera que tenía razón, puse mis manos en sus hombros y disfruté de algo totalmente diferente. “Sigo… sigo olvidando lo rápido que te puedes mover cuando quieres”. Una sonrisa extraña y pequeña jugueteaba en sus labios. “No has visto nada aun, Alex”. Mi pulso se puso en modo arresto cardiaco. Había terminado de discutir, terminado de hablar en general. Otras cosas estaban en mi mente. Y sabía que él estaba pensando lo mismo. Sus manos bajaron por mis brazos hasta mis caderas. Me acercó y la parte más suave de mí presionó su dureza. Nuestros labios no se tocaron pero el resto de nuestros cuerpos sí. Ninguno de los dos se movió. Había algo primitivo en la mirada de Aiden, algo totalmente posesivo. Temblé, un temblor de los buenos. Todo en lo que podía pensar era en lo bien que se sentía, lo correcto que parecía que su cuerpo presionara el mío. Acuné su rostro y luego deslicé mis dedos por su cabello, impresionada porque la intensidad de lo que estaba sintiendo era más fuerte que cualquier vínculo con Seth. Deliciosas sensaciones me invadieron mientras sus manos apretaban mis caderas, y cuando se meció contra mí, la forma en que sus manos temblaron me deshizo completamente. “Hay algo que necesito decirte”, susurró, su mirada buscando la mía. “Algo que debí haberte dicho…” “No ahora”. Las palabras lo arruinarían. Traían la lógica y la realidad consigo. Bajé mis labios a los suyos. 281


Una luz del pasillo se encendió fuera de la habitación. Me alejé de Aiden como si él estuviera en llamas. A varios pies de distancia luché por recuperar el aliento mientras mis ojos se encontraban con los de Aiden. Se puso en pie, su pecho subiendo y bajando bruscamente. Hubo un segundo en el que creí que iba a mandarlo todo a la mierda y devolverme a sus brazos pero el sonido de pasos invasivos le devolvió algo de cordura. Cerró sus ojos, echó su cabeza hacia atrás y exhaló audiblemente. Sin decir una palabra me giré y dejé la habitación. Pasé al lado de un Deacon medio dormido y confundido en el corredor. “Tengo sed”, dijo, frotándose los ojos. Murmuré algo parecido a buenas noches y volé escaleras arriba. Una vez dentro de la habitación, colapsé en la cama y miré el techo abovedado. Cosas así sencillamente no deberían suceder entre nosotros. ¿Cuántas veces nos habían interrumpido? No parecía importar cuán fuerte era nuestra conexión, nuestra atracción. Algo siempre se atravesaba en el camino. Totalmente vestida, rodé de lado y me acurruqué en posición fetal. Quería patear a todo el mundo que creyó que quedarme con Aiden era una buena idea. Nosotros –yo- tenía bastantes problemas ahora sin necesidad de lanzarme a Aiden. Aunque no es como si realmente me hubiera lanzado a él esta vez… o la última vez. Oh diablos… Subí mi camiseta y sentí la cicatriz bajo mi caja torácica. El acto sirvió de doloroso recordatorio de que mis problemas amorosos –o falta de ellos- no eran los más graves.

282


Capítulo 21 Traducido y corregido por: NatyLRJ Lo primero que hice cuando me levanté fue tomar un baño lujoso y adorable en la enorme bañera. Me quedé en esa cosa hasta que mi piel empezó a arrugarse e incluso así fue difícil salirme. Era el cielo en un cuarto de baño. Después de eso bajé las escaleras y encontré a Deacon echado en un sofá en la sala de recreación. Quité sus piernas y me senté. Estaba viendo repeticiones de Supernatural. “Buena elección”, comenté. “Soy dos hermanos que me gustaría conocer en la vida real”. “Cierto”, Deacon quitó sus rizos salvajes de sus ojos. “Es lo que veo cuando no estoy en clase o pretendiendo estarlo”. Sonreí. “Aiden te mataría si supiera que faltas a clase”. Levantó sus piernas y las dejó caer a mi regazo. “Lo sé. He reducido mis faltas a clase”. 283


También había reducido la bebida. Lo miré. Quizás Luke era una buena influencia para él. “¿Vas a hacer algo especial por el día de San Valentín?”, pregunté. Frunció los labios. “¿Y por qué preguntarías eso, Alex? Nosotros no celebramos el día de San Valentín”. “Pero tú sí. No tendrías ése… árbol si no lo hicieras”. “¿Y tú?”, inquirió, sus ojos grises bailando. “Juraría que vi a Aiden en la joyerí…” “¡Cállate!”, lo golpeé en el estómago con la almohada. “Deja de decir cosas como esas. No hay nada entre él y yo.” Deacon sonrió traviesamente y vimos el resto de los capítulos que había grabado. No fue hasta la tarde que reuní el valor para preguntarle a dónde estaba Aiden. “Estaba fuera con los Guardias la última vez que chequeé.” “Oh.” Parte de mí estaba contenta de que Aiden estuviera haciendo de niñera afuera. Mis mejillas se encendían con sólo pensar en lo que había pasado en la silla anoche. “Ustedes dos estuvieron despiertos hasta tarde”, dijo Deacon. Mantuve mi expresión neutra. “Estaba mostrándome la casa”. “¿Sólo eso te estaba mostrando?” Sorprendida, me reí mientras me giraba hacia él. “¡Sí! Deacon, Jesús.” “¿Qué?”, se sentó y quitó sus piernas de su regazo. “Era sólo una pregunta inocente.” “Lo que sea.” Lo vi ponerse en pie. “¿A dónde vas?”

284


“A los dormitorios. Luke todavía está allá. Eres más que bienvenida si quieres venir pero dudo que Aiden te deje salir de la casa.” Los puros y los mestizos podían ser amigos casuales, especialmente mientras estaban juntos en la escuela, y muchos lo eran aunque no tantos desde los ataques daimon al inicio del año escolar. Zarak no había dado ninguna de sus enormes fiestas últimamente, pero un mestizo pasando el rato en la casa de un puro despertaría murmuraciones. “¿Qué van a hacer?”, pregunté. Deacon guiñó el ojo mientras salía de la habitación. “Oh. Estoy seguro de que haremos lo mismo que tú y mi hermano estaban haciendo anoche. Tú sabes, me mostrará el dormitorio.”

Varias horas más tarde, Deacon regresó y Aiden finalmente apareció. Evitó mi mirada y fue directamente arriba. Deacon se encogió de hombros y me engatusó para que hiciera galletas con él. Cuando Aiden finalmente bajó, se quedó mientras Deacon y yo hacíamos galletas. Medio lo miré boquiabierta, vestido en jeans y una camisa manga larga, por tanto tiempo que Deacon me dio un codazo. Una vez Aiden se relajó empezó a bromear con su hermano. De vez en cuando nuestros ojos se encontraban y electricidad pasaba por mi piel. Después de comer nuestro peso bruto en masa para galletas, todos terminamos en la sala echados en sofás más grandes que las camas de la mayoría de la gente. Deacon controló la televisión por cuatro horas seguidas antes de arrastrarse a la habitación y de que Aiden se saliera a hablar con los Guardias. Por qué, no tenía ni idea. Vagué por la casa. ¿De qué había querido hablar Aiden antes de que yo le dijera que se callara? 285


¿Había estado listo para hablar, como lo había implicado cuando estábamos en la clínica? Inquieta, me encontré en la sala del árbol AFM. Toqué la esfera y sonreí mientras se balanceaba de adelante hacia atrás. Deacon era tan raro. ¿Quién tenía un Árbol de Festividades Mortales? Muy extraño. Era tarde y debería estar en la cama pero la idea de dormir carecía de atractivo. Llena de energía intranquila, paseé por la habitación hasta que me detuve frente a la puerta. Curiosa y sin nada mejor que hacer, cogí la manija y la encontré abierta. Mirando sobre mi hombro, empujé la puerta y entré a la habitación tenuemente iluminada. Entendí al momento por qué Aiden la había dejado fuera del tour. Todas las cosas personales estaban abarrotadas en la habitación circular. Fotos de Aiden llenaban las paredes, narrando su infancia. Había fotos de Deacon como un pequeño chico de apariencia precoz, su cabeza llena de rizos rubios y mejillas regordetas que enmarcaban facciones delicadas. Me detuve frente a una de Aiden y sentí mi pecho apretarse. Debió haber tenido seis o siete años. Rizos oscuros caían por su rostro en vez de las ondas suaves que tenía ahora. Era adorable: todo ojos grises y labios. Había una foto de él y Deacon. Aiden tenía por ahí diez años y un brazo larguirucho sobre los hombros de su hermano menor. La cámara los había capturado a ambos riéndose. Esquivé un mullido sofá y levanté lentamente una foto enmarcada en titanio que estaba en la repisa de chimenea. Me quedé sin aliento. Era su padre: su madre y su padre. Estaban detrás de Deacon y Aiden, sus manos en los hombros de los chicos. Detrás de ellos el cielo era de un azul brillante. Era fácil decir a cuál chico prefería qué papá. Su 286


madre tenía el cabello del color sedoso del maíz que llegaba más allá de sus hombros en rizos elásticos. Era hermosa, todos los puros lo eran, con facciones delicadas y ojos azules risueños. Era sorprendente, sin embargo, lo mucho que Aiden se parecía a su padre. Desde el cabello casi negro hasta los ojos grises era una réplica exacta. No parecía justo que sus padres hubieran sido llevados tan jóvenes, privados de ver sus hijos crecer. Y Aiden y Deacon habían perdido tanto. Pasé mi pulgar sobre el borde del marco. ¿Por qué había cerrado Aiden todos esos recuerdos? ¿Venía aquí de vez en cuando? Miré por la habitación y vi una guitarra cerca de un estante de libros y cómics. Esta era su habitación, me di cuenta. El lugar donde creía que estaba bien recordar a sus padres y quizás sencillamente escapar. Devolví mi atención a la foto y traté de imaginar a mis padres. Si los puros y mestizos pudieran estar juntos, ¿habríamos tenido momentos como ese? Cerrando mis ojos, intenté imaginarnos a los tres. No era difícil recordar a mi mamá ahora. Podía verla antes de que se transformara, pero mi padre tenía la marca de la esclavitud en su frente y no se desaparecería sin importar lo que hiciera. “No deberías estar aquí”. Sobresaltada, me giré aferrando el marco contra mi pecho. Aiden estaba en el umbral, sus brazos a los lados. Pasó por la habitación y se detuvo en frente de mí. Su expresión estaba en sombras. “¿Qué estás haciendo?”, demandó. “Sólo tenía curiosidad. La puerta no estaba bloqueada”. Tragué nerviosamente. “No he estado aquí mucho tiempo para nada.”

287


Su mirada descendió y sus hombros se tensaron. Me quitó la foto de las manos y la puso en la chimenea de nuevo. Sin hablar, se inclinó y puso sus manos sobre la leña. El fuego nació y creció inmediatamente. Avergonzada y dolida por su repentina frialdad, retrocedí. “Lo siento”, susurré. Él tocó el fuego, su espalda tiesa. “Me iré”, me giré y de repente estaba frente a mí. Mi corazón dio un vuelco. Agarró mi brazo. “No te vayas”. Busqué su mirada intensamente pero encontré nada. “Okay”. Aiden respiró hondo y soltó mi brazo. “¿Quieres algo de tomar?” Me abracé los codos y asentí. Esta habitación era su santuario, un memorial silencioso de la familia que había perdido y yo lo había invadido. Dudaba que siquiera Deacon se atreviera a entrar. Dejen que yo me encargue de profanarlo. Detrás del bar, Aiden sacó dos copas de vino. Llenando los vasos me miró. “¿Vino está bien?” “Sí”, mi garganta estaba seca y apretada. “Realmente lo siento, Aiden. No debí haber entrado.” “Deja de disculparte.” Salió del bar y me tendió una copa. Lo tomé, esperando que no notara el temblor de mis dedos. El vino era dulce y suave pero no se asentó bien en mi estómago. “No quise hablarte así”, dijo, moviéndose hacia el fuego. “Sólo estaba sorprendido de verte aquí.” 288


“Es… uh, una linda habitación.” Me sentí como una idiota por decir eso. Sus labios se estiraron en las esquinas. “Aiden…” Me miró fijamente por tanto tiempo que pensé que no iba a hablar y cuando lo hizo no fue lo que esperaba. “Después de lo que te pasó en Gatlinburg, recordé como había sido para mí… lo de mis padres. Tuve pesadillas. Podía oír… oír sus gritos una y otra vez por lo que sentía una eternidad. Nunca te lo conté. Quizás debí haberlo hecho. Pudo haberte ayudado.” Me senté en el borde del sofá, aferrando el frágil tallo del cristal. Aiden encaró el fuego, tomando un sorbo de su vino. “¿Recuerdas el día en el gimnasio cuando me contaste de tus pesadillas? Se quedó conmigo, tu miedo de Eric y de que volviera”, continuó. “Todo lo que pensaba era ¿y si uno de los daimons hubiera escapado del ataque de mis padres? ¿Cómo habría podido seguir?” Eric fue el único daimon que escapó de Gatlinburg. No había dejado de pensar en él pero oír su nombre me hizo un nudo en el estómago. La mitad de las marcas de mi cuerpo eran gracias a él. “Pensé en sacarte de ahí, en que llevarte al zoológico te ayudaría a sacártelo de la cabeza pero tenía… tenía que hacer más. Contacté a algunos de los Centinelas de por aquí. Sabía que Eric no habría ido muy lejos, no después de que saber lo que eras y de que hubiera probado tu éter”, dijo. “Basándome en la descripción de Caleb y la tuya no fue difícil encontrarlo. Estaba justo a las afueras de Raleigh.” “¿Qué?”, los nudos se hicieron más grandes. “Raleigh está como a menos de 160 kilómetros de aquí.” 289


Asintió. “Tan pronto como se confirmó que era él, me fui. Leon -Apolo- fue conmigo.” Al principio no pude entender cuánto pudo haber hecho esto pero luego recordé esas semanas después de que dije que lo amaba y él había terminado nuestros entrenamientos juntos. Aiden tuvo el tiempo para hacer esto sin que yo lo supiera. “¿Qué pasó?” “Lo encontramos”. Sonrió sin humor antes de volverse hacia el fuego. “No lo maté ahí mismo. No sé qué dice eso de mí. Para el final, creo que lamentó de verdad haber conocido tu existencia.” No supe qué decir. Parte de mí estaba sobrecogida porque el hecho de que había llegado a ese extremo por mí. La otra parte estaba medio horrorizada por eso. Debajo de la persona calmada y controlada que Aiden llevaba puesta había algo oscuro, un lado de él que apenas vislumbraba. Miré su perfil, dándome cuenta de repente de que no había sido justa con Aiden. Lo había puesto en un pedestal increíblemente alto donde era absolutamente perfecto en mi mente. Aiden no era perfecto. Di un trago de mi vino. “¿Por qué no me lo dijiste?” “No estábamos hablando en esa época y, ¿qué pude haberte dicho?”, se rió ásperamente. “No fue una cacería de daimons normal. No fue un asesinato preciso y humanitario como el que nos han enseñado.” El Covenant básicamente nos enseñaba a no jugar con la presa, por así decirlo. Incluso aunque el daimon estuviera más allá de toda salvación había sido una vez un puro… o un mestizo. Aun así, incluso con lo perturbador que era saber que Aiden había probablemente torturado a Eric, no estaba asqueada. 290


Sólo los dioses sabían lo que decía eso de mí. “Gracias”, dije finalmente. Su cabeza se alzó hacía mí bruscamente. “No me agradezcas algo como eso. No lo hice sólo por…” “No lo hiciste solo por mí. Lo hiciste por lo que le pasó a tu familia.” Y supe que tenía razón. No era tanto que lo hubiera hecho por mí. Era su forma de vengarse. Y en sus zapatos yo probablemente habría hecho lo mismo y algo peor. Aiden se quedó inmóvil. Las llamas le dieron un brillo cálido a su perfil mientras bajó la mirada a su copa. “Estábamos visitando unos amigos de mi padre en Nashville. No los conocía muy bien pero tenían una hija que era de mi edad. Pensé que sólo estaban de vacaciones antes de que la escuela empezara, pero tan pronto como llegamos allí mi mamá prácticamente me empujó en su dirección. Era una cosa pequeñita con cabello rubio y ojos verdes”. Respiró hondo, sus dedos apretando el frágil tallo de la copa. “Su nombre era Helen. Mirándolo en retrospectiva, sé por qué mis padres arreglaron que pasara tanto tiempo con ella pero por alguna razón yo no lo entendía”. Tragué. “¿Era tu prometida?” Una triste sonrisa apareció. “No quería nada que ver con ella. Pasaba la mayor parte del tiempo siguiendo a los Guardias mestizos mientras entrenaban. Mi madre estaba tan enfadada conmigo pero recuerdo que mi padre se reía. Le decía que me diera tiempo y que dejara que la naturaleza siguiera su curso. Que era todavía sólo un niño y que me interesaban más los hombres peleando que las niñas lindas.” Había un nudo formándose en mi garganta. Me recosté, la copa de vino olvidada.

291


“Esa fue la noche en que vinieron”. Sus gruesas pestañas abanicaron sus mejillas mientras su mirada caía. “Oí la pelea afuera. Me levanté y miré por la ventana. No pude ver nada pero lo supe. Había estruendo abajo y desperté a Deacon. Él no entendía lo que estaba pasando o porque lo estaba haciendo esconderse en el closet y cubriéndolo con ropas.” “Pasó tan rápido después de eso”. Tomó un generoso sorbo de vino y luego puso su copa en el alfeizar. “Habían solo dos daimons pero controlaban el fuego. Mataron a tres de los Guardias quemándolos vivos.” Quería que se detuviera porque sabía lo que seguía pero él tenía que sacárselo del pecho. Dudaba que alguna vez hubiera puesto esa noche en palabras y necesitaba lidiar con ello. “Mi papá estaba intentando atacarlos con el elemento, o al menos intentándolo. Los Guardias estaban cayendo por doquier. Helen se despertó por la conmoción e intenté que subiera pero vio a uno de los daimons atacar a su padre: abrirle la garganta justo frente a ella. Gritó, nunca olvidaré ese sonido”. Una mirada distante pasó por su rostro mientras continuaba, casi como si estuviera allí. “Mi padre se aseguró de que mi madre se levantara de las escaleras pero luego no pude verlo más. Lo oí gritar y yo sólo”, negó con la cabeza, “me quedé ahí parado. Aterrorizado”. “Aiden, eras sólo un niño”. Asintió ausentemente. “Mi mamá me gritó que llegara a Deacon y lo sacara de la casa con Helen. No quería dejarla, así que empecé a bajar las escaleras. El daimon salió de la nada y la cogió por la garganta. Estaba mirándome cuando le rompió el cuello. Sus ojos… sólo se pudieron vidriosos. Y Helen… Helen estaba gritando y gritando. No paraba. Sabía que la iban a matar también. Empecé a subir las escaleras y agarré su mano. Estaba en 292


pánico, luchando contra mí. Nos hizo más lentos. El daimon nos alcanzó y cogió a Helen primero. Se incendió. Sólo así.” Jadeé. Lágrimas me quemaban los ojos. Esto… esto era más horrible de lo que me había imaginado, y me recordaba el niño que el daimon había quemado en Atlanta. Aiden se giró hacia el fuego. “El daimon fue por mí después No sé por qué me ahorró el fuego y me tiró al suelo pero sabía que iba a drenar mi éter. Y luego vino un Guardia que había sido quemado abajo. De alguna forma, a pesar de lo que tuvo que haber sido la peor clase de dolor, se las había arreglado para subir y matar al daimon.” Me encaró y no había nada más que dolor en su expresión. Quizás pena y arrepentimiento, pero también algo de admiración. “Era un mestizo. Uno de los que había estado siguiendo. Probablemente era de la edad que tengo ahora y en medio de todo ese dolor, todavía cumplió su deber. Salvó mi vida y la de Deacon. Me enteré un par de días después de que sucumbió a las quemaduras. Nunca pude agradecerle”. Su tolerancia con los mestizos tenía sentido. Las acciones de ése Guardia habían cambiado siglos de creencias en un pequeño niño, transformando prejuicios en admiración. No había duda de por qué Aiden nunca veía diferencias entre puros y mestizos. Aiden se acercó a mí y se sentó. Encontró mi mirada. “Por eso elegí volverme un Centinela. No tanto por lo que le pasó a mis padres, sino por ese mestizo que murió para salvar mi vida y la de mi hermano”. No sabía qué decir o si había algo que pudiera decir. Así que puse una mano en su brazo mientras reprimía las lágrimas.

293


Puso su mano sobre la mía y desvió la mirada. “Dioses, nunca le había hablado a nadie de esa noche”. “¿Ni siquiera a Deacon?” Aiden negó con la cabeza. “Me siento… honrada de que hayas compartido esto conmigo.” Apreté su brazo. “Sólo desearía que nunca hubieras tenido que experimentar nada de eso. No fue justo para ninguno de ustedes”. Pasaron varios momentos antes de que respondiera. “Tuve justicia por lo que esos daimons me hicieron. Sé que es diferente de con lo que tú has lidiado pero quería darte esa justicia. Desearía habértelo dicho antes”. “Muchas cosas estaban pasando en ese entonces,” dije. No estábamos hablando y luego ocurrió la muerte de Caleb. Mi corazón no se encogió tanto como antes cuando decía su nombre. “Entiendo lo que pasó con Eric”. Sonrió un poco. “Fue un acto reflejo”. “Sí”. Busqué algo que nos distrajera. Ambos lo necesitábamos. Mi mirada encontró la guitarra acústica recostada contra la pared. “Toca algo para mí”. Se levantó y la tomó reverentemente. De vuelta al sofá, se sentó en el suelo frente a mí. Bajó su cabeza y mechones de cabello cayeron mientras jugueteaba con las clavijas del mástil. Sus largos dedos arrancaron una nota de las cuerdas. Miró hacia arriba, sus labios curvados en una media sonrisa. “Traidora”, murmuró. “Sabías que no podría negarme”.

294


Me recosté de lado. Mi estómago rara vez dolía pero me había acostumbrado a ser cuidadosa. “Lo sabes”. Aiden se rió mientras pasaba sus dedos por las cuerdas suavemente. Después de unos momentos de ajustar el tono empezó a tocar. La canción era tan inolvidable como suave, alzándose por un par de notas y luego sus dedos se deslizaron en acordes. Mis sospechas fueron confirmadas. Aiden sabía tocar. No hubo un solo resbalón o una sola falla. Me embelesó. Descansé mi cabeza en la almohada, me curvé y cerré los ojos, dejando que la melodía que llenaba la habitación se deslizara sobre mí. Lo que fuera que estaba rasgando era calmante, la perfecta canción de cuna. Una sonrisa tiró de mis labios. Podía verlo con claridad sentado en frente de un bar repleto, tocando y encantando a la gente en la habitación. Cuando la canción terminó, abrí mis ojos. Me estaba mirando, sus ojos tan suaves, tan profundos, que nunca querría apartar la mirada. “Fue hermoso”. Aiden se encogió de hombros y puso gentilmente la guitarra a su lado. Se estiró y tomó la copa apenas tocada de mis dedos. Sus ojos me observaron mientras tomaba un sorbo y luego la dejó de lado también. Minutos pudieron haber pasado mientras nos mirábamos el uno al otro, sin hablar. No supe qué me dio pero puse una mano en su pecho, junto a su corazón. Debajo de mi mano derecha había algo duro y con forma de lágrima bajo su camiseta. Había sentido el collar antes y nunca le había prestado atención de verdad, pero ahora había algo… familiar sobre él.

295


Di un grito ahogado mientras la comprensión me inundaba. Aiden me devolvió la mirada, sus ojos increíblemente brillantes. Un estremecimiento bajó por mi espalda y se extendió por mi piel a velocidad vertiginosa. Me estiré y deslicé mis dedos bajo la delgada cadena. “Alex,” Aiden ordenó, rogó, en realidad. Su voz era grave, ronca. “Alex, por favor…” Dudé por un instante pero tenía que verlo. Sólo tenía que verlo. Cuidadosamente, levanté la cadena. Me quedé sin aliento mientras la levantaba totalmente y la sacaba de bajo su camiseta. Colgando de la cadena plateada estaba la uña de guitarra que le había dado por su cumpleaños. El día en que se la había dado me había dicho que no me amaba. Pero esto… esto tenía que significar algo, y mi corazón estaba hinchándose, en peligro de explotar. Estupefacta, pasé mi pulgar sobre la pulida piedra. Había un pequeño agujero en la punta donde la cadena pasaba. Aiden puso su mano sobre la mía, cerrando sus dedos alrededor de la púa. “Alex…” Cuando mis ojos encontraron los suyos había un nivel brutal de vulnerabilidad en su mirada, un sentido de impotencia que yo compartía. Quería llorar. “Lo sé”. Y lo sabía. Sabía que incluso si él nunca decía esas palabras, incluso si se negaba a hacerlo, todavía lo sabría. Sus labios se entreabrieron. “No pude engañarte tanto tiempo, supongo”. Cerré mis ojos pero una lágrima se escapó y bajó por mi mejilla.

296


“No llores”. Atrapó la lágrima con su dedo y puso su frente contra la mía. “Por favor. Odio cuando lloras por mi culpa”. “Lo siento. No quiero ser una llorona”. Limpié mis mejillas, sintiéndome tonta. “Es sólo que… nunca lo supe de verdad”. Aiden cogió mi rostro, presionando un dulce beso en mi frente. “Quería una parte de ti conmigo siempre. Sin importar qué”. Temblé. “Pero yo… yo no tengo nada tuyo”. “Claro que sí.” Aiden pasó sus labios por mi mejilla húmeda. Una suave sonrisa llenó su voz. “Tendrás un pedazo de mi corazón, todo, en realidad. Siempre. Incluso si tu corazón pertenece a alguien más”. Mi corazón dio un vuelco pero me quedé inmóvil. “¿Qué quieres decir?” Dejó caer sus brazos, echándose hacia atrás. “Sé que te preocupas por él.” Sí me preocupaba por Seth, pero él no era mi corazón. Cuando Aiden estaba ahí, frente a mí, la conexión entre nosotros era algo más que una profecía. Mi verdadero destino, el real y no una ilusión. Las profecías son sólo sueños; Aiden era mi realidad. “No es lo mismo,” susurré. “Nunca lo ha sido. Tú tienes mi corazón… y sólo quiero compartirlo contigo.” Los ojos de Aiden habían vuelto a ser plata líquida. Lo vi antes de que bajara la mirada. Pasaron varios momentos antes de que sus ojos se alzaran y encontraran los míos. Parecía haber una especie de batalla interna con la que luchaba. Cuando habló, no supe si había ganado o perdido. “Deberíamos ir a la cama.” 297


Me invadió la conmoción, ruborizando mi piel. Pero, ¿estaba sugiriendo que fuéramos a la cama juntos o que deberíamos ir a camas separadas? Realmente no tenía idea, estaba demasiado asustada de hacerme ilusiones, y, extrañamente, asustada de que ocurriera. Era como si me hubieran ofrecido lo que había esperado por tanto tiempo de repente y no tenía idea de qué hacer con él. O cómo hacerlo. Sus labios se curvaron y luego se puso en pie. Agarrando mis manos en las suyas me levantó. Mis piernas se sentían débiles. “Ve a la cama,” dijo. “¿Vas… vas a venir también?” Aiden asintió. “Estaré arriba pronto”. No podía respirar. “Ve,” me urgió. Y yo fui.

298


Capítulo 22 Traducido por: Leidy Corregido por: NatyLRJ Estaba segura de que iba a tener un ataque cardíaco. Raras veces enfermedades mortales nos aquejaban, pero ya que había tenido un resfriado imaginaba que todo era posible. Todavía no podía respirar. Me lavé los dientes y me quité los enredos del pelo. Me quedé mirando la obscena cama en medio de la habitación. No podía decidir qué ponerme. ¿O debería no llevar nada? Oh dioses, ¿qué estaba pensando? No era como si fuéramos a tener relaciones sexuales. Y si no íbamos a hacerlo y él me viera acostada en la cama desnuda… eso sería muy, muy incómodo. Tal vez sólo quería pasar más tiempo conmigo. Incluso sin el problemita de Seth, todavía estaba toda la cuestión evidente de que no podíamos de estar juntos. Pero él tomaría la decisión. Había tenido la decisión en sus manos todo este tiempo.

299


Me puse una camiseta de dormir y pantalones cortos, y luego me dirigí hacia la cama. Entonces miré mis brazos. A la luz de la luna que entraba por la ventana, pude ver la piel desigual, irregular. Aiden no quería ver eso. Así que me cambié rápidamente, poniéndome una camiseta delgada de manga larga. Apunté todos los botones. Entonces salté en la cama, me puse las mantas hasta la barbilla y esperé. Hubo un suave golpe en la puerta unos minutos más tarde. "Pasa." Me estremecí por la forma en que sonó mi voz. Aiden entró cerrando la puerta detrás de él. Se había cambiado, también, a un par de pantalones oscuros de dormir y una camiseta gris que dejaba ver sus musculosos brazos. Tragué saliva nerviosamente y deseé que mi corazón redujera la velocidad antes de que me desmayara. Él me miró y se puso rígido. La habitación estaba demasiado ensombrecida para ver su expresión, y me hubiera gustado porque podría haber tratado de averiguar qué estaba pensando. Sin palabras, se dirigió a las ventanas primero y cerró las persianas. La habitación estaba en la oscuridad más absoluta, y mis dedos se clavaron en el edredón. Escuché ruidos alrededor de la habitación, y luego vi lo que parecía un suave resplandor. Aiden trajo una vela a la cama, poniéndola sobre una pequeña mesa. Me miró, su expresión suavizada por la luz de la vela. Sonrió. Empecé a relajarme, la suave manta soltándose de mis dedos. Cuidadosamente, sacó la colcha de su lado y se metió adentro, ni una sola vez rompiendo el contacto visual. "¿Alex?" "¿Sí?"

300


Seguía sonriendo. "Relájate. Sólo quiero estar aquí contigo... si eso está bien, ¿de acuerdo?" "Está bien", le susurré. "Bien, porque realmente no quiero estar en ningún otro lugar”. Oh, el calor que inundó mi pecho podría haberme hecho flotar hasta las estrellas. Lo vi acostarse a mi lado. Mi mirada se precipitó hacia la puerta cerrada a pesar de que sabía que Deacon no estaba cerca de nosotros. Y no era como si ya no sospechara algo. O como si le importara. Me mordí el labio, dándole un rápido vistazo a Aiden. El mentón apuntaba hacia arriba y sus ojos ardían de un color plata, brillante e intenso. No podía apartar la mirada. Aiden respiró profundamente, y levanto el brazo más cercano a mí. "¿Vienes?" Mi corazón se desbocó, y me moví hasta que mi pierna tocó la suya. Su brazo se acercó, envolviéndose alrededor de mi cintura. Me guió hacia abajo para que me acurrucara contra él, mi mejilla en su pecho. Podía sentir su corazón latiendo tan rápido como el mío. Nos quedamos en silencio poco tiempo, y en esos minutos, fue como estar en el paraíso. El simple placer de estar a su lado se sentía tan bien que realmente no podía ser algo malo. Aiden puso su otro brazo sobre mí, ahuecando mi mejilla en su mano. Su pulgar acarició mi mandíbula. "Siento lo de ese día en el gimnasio. Por lo que dije, por lo mucho que te dolió. Creí que estaba haciendo lo correcto." "Lo entiendo, Aiden. Está bien.”

301


"No está bien. Te hice daño. Sé que lo hice. Quiero que sepas por qué hice eso," dijo. "Después de que me dijiste lo que sentías en el zoológico... se… se rompió mi autocontrol.” No parecía de esa manera, pensé mientras continuaba. "Sabía que ya no podía estar cerca de ti, porque sabía que te tocaría y no podría detenerme.” Me levanté con la mirada fija en él y abrí la boca para decir algo que probablemente habría arruinado el momento, pero no tuve la oportunidad. La mano de Aiden encontró mi nuca y me tiró hacia abajo. Sus labios se encontraron con los míos, y al igual que todas las veces anteriores, había algo indefinible pasando a través de nosotros. Hizo un sonido contra mis labios, besándome duro y luego más y más fuerte. Se echó hacia atrás lo suficiente para que sus labios rozaran los míos cuando habló. "No puedo seguir fingiendo que no quiero esto… Que no te quiero. No puedo. No después de lo que te pasó. Pensé... Pensé que te había perdido, Alex, para siempre. Y lo habría perdido todo. Tú eres mi todo.” Muchas emociones se elevaron en mí al mismo tiempo… Temor, esperanza y amor. Tanto amor que todo lo que estaba fuera de nosotros desapareció en ese instante. "Esto... esto es lo que has estado tratando de decirme”. “Es lo que siempre he querido decirte, Alex.” Se sentó, arrastrándome con él. "Siempre he querido esto contigo”. Deslicé mis manos en sus mejillas, encontrando su ardiente mirada con la mía. “Siempre te he amado”. Aiden hizo un sonido estrangulado y sus labios estaban en los míos de nuevo. Su mano estaba enterrada en mi cabello, manteniéndome quieta. “Esta no era mi intención... al venir aquí.”

302


"Lo sé." Mis labios rozaban los suyos mientras hablaba. "Lo sé." Cuando me besó de nuevo, bajó su mano por mi espalda. El corazón me latió contra las costillas cuando sus dedos dejaron mi rostro y viajaron hacia abajo. Se levantó justo lo suficiente para quitarse la camisa y arrojarla a un lado. Mis manos se extendieron a través de cada dura ondulación y lo besé hasta que su pecho se movió bajo mis labios y susurró mi nombre casi como una súplica. Agarró mis brazos y volvió a mis labios. Me salí de su agarre y levanté mis brazos sin decir nada. Él obedeció la orden silenciosa y arrojó a un lado la camisa. Sin previo aviso, estaba de espaldas, mirándolo. Sus manos se deslizaron sobre mi piel desnuda mientras sus labios se sumergieron en mi garganta y sobre la curva de mi hombro. Besó cada cicatriz con ternura, y cuando llegó a la cicatriz que la hoja de Linard había dejado, se estremeció. Mis dedos se enredaron a través de su cabello como sosteniéndolo contra mí. Sus besos me hacían cosas locas, extrañas y maravillosas. Susurré su nombre una y otra vez como en una especie de oración desvariada. Y entonces estaba moviéndome contra él, guiada por un instinto primitivo que me decía qué hacer. El resto de nuestras ropas terminó en una pila en el suelo. En el momento en que nuestros cuerpos estaban a ras uno con el otro, un sentido salvaje se apoderó de mí. Nuestros besos se profundizaron, su lengua se apoderó de la mía, y me mecí contra él. Todo esto era maravilloso, exquisitamente placentero. Aiden dejó besos por toda mi piel ruborizada.

Estaba

perdida

en

sensaciones

303

embriagadoras,

completamente


desprevenida. Esto podía no haber sido lo que pretendíamos, pero esto... esto estaba sucediendo. Aiden levantó la cabeza. “¿Estás segura?” “Sí”, le susurré. “Nunca he estado más segura”. Su mano tembló contra mi rostro ruborizado. "¿Te pusiste...?" Estaba preguntando si me había puesto mi inyección… el control de la natalidad que el Concejo ordenaba para todas las hembras Mestizas. Asentí con la cabeza. Los ojos plateados brillaron. Su mano temblaba contra mi mejilla y sus ojos vagaron sobre mí. Mi renovada valentía casi desapareció bajo su mirada escrutiñadora. De alguna manera sintiendo mi nerviosismo, su beso fue suave y dulce. Fue muy paciente y perfecto, desapareciendo la timidez hasta que me envolví alrededor de él. Sentí que él estaba al borde del pánico por el conocimiento de que no había forma de volver atrás, de no había forma de detenerse esta vez. Con un beso demoledor que me dejó temblando, su mano vagó con gran lujo de detalles. Sus besos siguieron el mismo patrón y cuando se detuvo, sus ojos suplicaron permiso. Ese momento simple, ese pequeño acto trajo lágrimas a mis ojos. No podía… no quería negarle nada. Aiden estaba en todas partes… en cada toque, en cada suave gemido. Cuando pensaba que no podía aguantar más, que sin duda me rompería, él estaba allí para demostrarme que podía aún más. Cuando sus labios descendían sobre los míos otra vez, lo hacían con un dejo febril. “Te amo,” susurró. “Te he amado desde la noche en Atlanta. Siempre lo haré.” 304


Jadeé contra su piel. "Te amo”. Él se rompió. Sea cual fuera el control que tenía estaba envuelto a su alrededor finalmente se escapó. Me deleité en ello, en la simplicidad pura de estar en sus brazos y saber que sentía la misma intensa locura que yo. Se apoyó en su antebrazo mientras sus besos tomaban el mismo sentido de urgencia que yo sentía y levantó la boca para susurrar algo en un hermoso idioma que no entendí. Yo estaba casi sobre el borde, corriendo hacia un final glorioso. Estábamos rodeados por nuestro amor del uno por el otro. Se convirtió en algo tangible, algo que electrizó el aire a nuestro alrededor hasta que estuve segura de que ambos nos incendiaríamos bajo su poder. Luego, en un momento sin sentido de pura belleza, no éramos un mestizo y un pura sangre, éramos simplemente dos personas locas y profundamente enamoradas. Éramos uno.

Me desperté un poco más tarde, escondida en los brazos de Aiden. La vela aún parpadeaba junto a la cama. La manta se había enredado en mis piernas, y el edredón estaba en el suelo. Me di cuenta de que había estado más o menos usándolo como almohada. Levanté la cabeza y supe que nunca podría cansarme de mirarlo. Su pecho subía uniformemente bajo mis manos. Se veía tan joven y relajado mientras dormía. Cerradas ondas oscuras caían sobre su frente y sus labios estaban separados. Me agaché y puse un suave beso en esos labios. Sus brazos se tensaron inmediatamente, traicionando que no estaba tan profundamente dormido como yo pensaba. Sonreí al ser atrapada. "Hola." 305


Los ojos de Aiden se abrieron. "¿Cuánto tiempo has estado mirándome?” "No mucho." "Conociéndote," dijo arrastrando las palabras perezosamente, "has estado mirándome desde que me quedé dormido”. "Eso no es cierto." Me reí. "Ajá, ven aquí.” Me recostó. Mi nariz rozó la suya. “No estas lo suficientemente cerca”. Me moví más cerca. Mi pierna estaba envuelta en torno suyo. “¿Ahora sí?” “Déjame ver”. Sus manos se deslizaron por mi espalda y descansaron sobre la curva de mi cintura con la más mínima presión. “Ah, así está mejor,” dijo. Me sonrojé. “Sí... sí, es cierto.” Aiden sonrió de una forma lobuna y un malvado brillo llenó sus ojos de plata. Debí haber sabido en ese momento que estaba planeando algo, pero este lado de Aiden… este lado juguetón y sensual era desconocido para mí. Su mano se deslizó hacia abajo, provocando un jadeo satisfecho de sorpresa. Se sentó en un movimiento fluido, rápido y me encontré inesperadamente en su regazo. No tuve ni un segundo para pensar. Aiden me besó, esparciendo todos mis pensamientos o respuestas. La sabana se deslizó y me derretí contra él. Fue bastante tiempo después, cuando el sol estaba a punto de levantarse y la vela hacía tiempo se había terminado, que Aiden me despertó con suavidad. “Alex,” rozó sus labios sobre mi frente. Abrí los ojos, sonriendo. “Todavía estás aquí." 306


Su mano acarició mi mejilla. “¿Qué otra cosa podría hacer?” Luego me besó, y los dedos de mis pies se curvaron. “¿Creíste que me iría sin más?” Me maravillaba el hecho de que podía pasar mi mano por su brazo sin que se alejara. “No. No lo sé, la verdad.” Frunció el ceño mientras trazaba la forma de mi pómulo. “¿Qué quieres decir?” Me acurruqué más cerca de él. “¿Qué… que pasara ahora?” Su mirada se llenó de entendimiento. "No lo sé, Alex. Tenemos que ser cuidadosos. No va a ser fácil, pero... algo se nos ocurrirá.” Mi corazón dio un vuelco. Esta relación iba a ser prácticamente imposible en cualquier lugar al que quisiéramos ir, pero no podía evitar la esperanza que crecía en mi interior o las lágrimas en mis ojos. ¿Estaba mal desear un milagro? Porque eso es lo que necesitaríamos para que esto funcionara. "Oh, Alex." Me tomó en sus brazos, sosteniéndome con fuerza contra él. Enterré mi cara en el espacio entre su cuello y el hombro, inhalando profundamente. "Lo que hicimos… es la mejor cosa que he hecho nunca y no fue solo una aventura”. "Lo sé", murmuré. "Y yo no voy a dejarte ir… no porque una estúpida ley que dice que no podemos estar juntos." Palabras peligrosas, pero me derretí por ellas. Puse mis brazos a su alrededor, tratando de mantener los viejos miedos y preocupaciones a raya. Aiden estaba tomando un gran

307


riesgo al estar conmigo… yo también, y no podía negar nuestros sentimientos por lo que les pasó a Héctor y Keila. Ese miedo no era justo para Aiden ni para mí. Aiden se puso boca arriba, poniéndome su lado. "Y no voy a perderte por Seth”. Me quedé sin respiración. De alguna manera estaba tan perdida en Aiden que me había olvidado por completo lo inolvidable: el hecho de que despertaría en dos semanas y todas las consecuencias que eso acarreaba. El miedo supo a sangre en la parte de atrás de mi garganta. ¿Y si eso cambiaba lo que sentía por Aiden? Mierda. ¿Y si el vínculo transformaba esos sentimientos en sentimientos por Seth? ¿Y cómo demonios me había olvidado de Seth en primer lugar? ‘Ojos que no ven, corazón que no siente’ no era una buena justificación. La cosa era que sí me preocupaba por Seth… mucho. Una parte de mí aún lo amaba, a pesar de que quería hacerle daño la mayor parte del tiempo. Pero mi amor por Seth no era nada como lo que sentía por Aiden. No me consumía, no me daban ganas de hacer locuras, ser imprudente, y al mismo tiempo, ser más prudente y más cautelosa. Mi corazón, mi cuerpo no respondían de la misma manera. La mano de Aiden rozaba mi brazo. "Sé lo que estás pensando, agapi mou, zoi mou”. Tomé una respiración profunda. "¿Qué significa eso?” "Significa, 'mi amor, mi vida'." Apreté los ojos para no dejar correr las lágrimas al recordar la primera vez que me había dicho ‘agapi mou’. Dioses, Aiden no había mentido. Me había amado desde el principio. Saberlo me llenó de firme determinación. Me levanté y lo miré fijamente. 308


Él sonrió, y mi corazón dio un vuelco. Metió mi cabello detrás mi oído. Dejo ahí su mano. "¿Qué estás pensando ahora?” "Podemos hacer esto." Me incliné y lo besé. "Vamos a hacerlo, maldita sea." Su brazo rodeó mi cintura. "Lo sé”. "Dioses, sé que esto suena muy raro así que por favor no te rías de mí." Sonreí. "Pero he estado... aterrorizada de Despertar, de perderme a mí misma. Pero... pero ya no lo estoy. No voy a perderme, porque... bueno, porque lo que siento por ti no me dejara olvidar quién soy." "Nunca te dejaría olvidar quién eres,” dijo. Mi sonrisa se extendió. "Dioses, estamos locos. Ya lo sabes, ¿verdad?" Aiden se echó a reír. "Creo que somos buenos siendo locos, sin embargo” Nos quedamos abrazados más de lo que debíamos. Estaba reacia a dejarlo ir y creo que él lo estaba también. Rodando de lado, lo vi ponerse su ropa. Sonrió cuando me pilló. Moví mis cejas. "¿Qué? Es una bonita vista”. "Pervertida”, dijo, sentado a mi lado. Su mano se deslizó sobre mi cadera. Había algo feroz en su mirada. “Lograremos esto”. Me acurruqué más cerca de él, deseando que no tuviera que irse. "Lo sé". Aiden me besó una vez más y susurró, "Agapi mou".

309


Capítulo 23 Traducido por: Blair Corregido por: NatyLRJ Todo y nada cambió luego de tener sexo. No me veía diferente. Bueno, había una sonrisa mentecata pegada mi rostro de la que no podía deshacerme. Además de eso, me veía igual, pero me sentía diferente. Me dolían lugares que no tenía idea siquiera que pudieran doler. Mi corazón también aleteaba cada vez que pensaba en su nombre, lo que era tan de nena y aun así me encantaba. Dejar que mi corazón en vez de mis hormonas decidiera cuando hacerlo hacía que lo que Aiden y yo habíamos hecho fuera especial. Y cuando nos encontramos a lo largo del día, las miradas robadas significaban más. Todo significaba más porque ambos estábamos arriesgándolo todo y ninguno de los dos lo lamentaba. Pasé la mayor parte de la tarde y la noche jugando Scrabble con Deacon. Creo que lamentaba haberme invitado a jugar porque era uno de esos jugadores de Scrabble: los que jugaban con palabras de tres letras siempre que podían.

310


Había una parte de mí que seguía esperando que los dioses nos enviaran un rayo a alguno de los dos después de haber roto finalmente las reglas, así que cuando Apolo se apareció en nuestra cuarta ronda de Scrabble estuve cerca de tener un ataque al corazón. “¡Dioses!”, aferré mi pecho. “¿Puedes dejar de hacer eso?” Apolo me miró con extrañeza. “¿Dónde está Aiden?” Deacon se puso en pie lentamente, se aclaró la garganta e hizo una reverencia. “Esto… creo que está afuera. Iré a buscarlo”. Miré la silueta de Deacon alejándose. Estaba sola con Apolo y no sabía qué hacer. ¿Debería levantarme y hacer una reverencia también? ¿Era de mala educación quedarse sentada en la presencia de un dios? Pero entonces Apolo se sentó a mi lado, con las piernas cruzadas, y empezó a jugar con las letras en el tablero. Supongo que no. “Sé lo que pasó”, dijo Apolo luego de un par de segundos. Fruncí el ceño. “¿De qué hablas?” Señaló hacia el tablero con la cabeza. Mi mirada cayó al juego y casi me desmayo. Había escrito SEXO y AIDEN con esos estúpidos cuadraditos. Horrorizada, caí de rodillas y quité las letras del tablero. “¡Y-yo no sé de qué hablas!” 311


Apolo echó su cabeza hacia atrás y se rio entre dientes muy alto. Creo que lo odiaba, fuera un dios o no. “Siempre lo he sabido”, se recostó en el sofá, cruzándose de brazos. Sus ojos azules ardían innaturalmente, brillaban desde el interior. “Sólo estoy sorprendido de que hayan aguantado tanto”. Boqueé como un pez fuera del agua. “Espera. ¿Esa noche cuando Kain regresó? Tú… sabías que estaba en la cabaña de Aiden, ¿verdad?” Asintió. “Pero… ¿cómo lo sabes ahora?” Mi estómago se hizo un nudo. “Oh, dioses, ¿ha estado espiándonos a lo dios o algo así? ¿Nos viste?” Apolo entrecerró los ojos y giró su cabeza hacia mí. “No. De hecho sí tengo mejores cosas que hacer.” “¿Cómo qué?” Sus pupilas empezaron a ser blancas. “Oh, no sé. Quizás localizar a Telly, mantener un ojo en Seth y, si estoy con suerte, traerte de la muerte. Ah, y casi olvido hacer algunas apariciones en el Olimpo para no tener a todos mis hermanos curiosos sobre lo que estoy haciendo”. “Oh. Perdón”. Me senté, sintiéndome mortificada. “Estás realmente ocupado.” “De todas formas, puedo oler a Aiden en ti.” Mi rostro se puso de mil colores.

312


“¿Qué? ¿Qué quieres decir, puedes olerlo? Tío, me bañé.” Apolo se inclinó, su mirada fija en la mía. “Cada persona tiene una esencia única. Si mezclas la tuya lo suficiente con la de otra persona, es muy difícil quitarte su olor. La próxima vez quizás quieras probar con jabón de marca en vez de esas lociones de baño para niñas”. Cubrí mi rostro en llamas. “Esto está tan mal.” “Pero me divierte bastante.” “Tú… ¿no vas a hacer nada?” susurré, levantando mi cabeza. Puso los ojos en blanco. “Creo que ese es el menor de nuestros problemas ahora mismo. Además, Aiden es un buen chico. Siempre te pondrá primero, pero estoy bastante seguro de que se pondrá sobreprotector en algún momento.” Apolo se encogió de hombros mientras yo lo miraba fijamente con la boca abierta. “Sólo tendrás que ponerlo en su lugar.” ¿Apolo estaba dándome un consejo romántico? Este era oficialmente el momento más raro de mi vida y eso ya era decir algo. Menos mal Aiden y Deacon regresaron y estuve salvada de morir de la humillación. Deacon metió las manos en sus bolsillos. “Voy a entretenerme con… cualquier cosa. Eso.” Girándose, cerró la puerta luego de salir. Había algo realmente extraño en la reacción de Deacon. Esperaba por su bien que no hubiera hecho nada con Apolo. Podría terminar como una flor o el tronco de un árbol. Aiden entró a la sala e hizo una reverencia. “¿Hay noticias?” preguntó sin dilación. “Sabe sobre nosotros,” dije. 313


Un segundo después, Aiden me puso de pie y se hizo delante de mí. Tenía dagas Covenant en ambas manos. Apolo arqueó una ceja dorada. “¿Qué te dije de lo de ser sobreprotector?” Bueno, tenía razón. Con las mejillas ardiendo, agarré el brazo de Aiden. “Aparentemente no le importa.” Los músculos de Aiden se tensaron bajo mi mano. “¿Y por qué debería creerle? Es un dios.” Tragué saliva. “Bueno, porque si tuviera un problema con eso ya me podría haber matado.” “Es cierto.” Apolo estiró sus piernas y las cruzó en los tobillos. “Aiden, no puedes estar sorprendido de que lo sepa. ¿Necesito recordarte nuestra caza especial en Raleigh? ¿Por qué otra razón mataría un hombre a alguien que por amor? Y créeme, conozco la magnitud de las cosas que la gente haría por amor”. Las mejillas de Aiden se sonrojaron y se relajó un poco. “Lamento haber… sacado las dagas, pero…” “Lo entiendo.” Hizo un gesto para quitarle importancia. “Siéntate o lo que quieras. Necesitamos hablar y no tengo mucho tiempo.” Respiré hondo y me senté en mi lugar anterior. Aiden se hizo en el brazo del sofá detrás de mí, manteniéndose cerca. “¿Qué está pasando?,” pregunté. “Acabo de hablar con Marcus,” respondió Apolo. “Ha reclutado a Solos.”

314


“¿Reclutarlo para qué?” miré a Aiden. Él desvió la mirada. Estaba mitad curiosa y mitad enojada porque sabía que él no me había dicho algo. Le di un codazo. “¿Reclutado para qué, Aiden?” “No se lo has dicho, ¿verdad?” Apolo se alejó. “No me golpees.” “¿Qué? Yo no golpeo a la gente así como así.” Ambos me dieron una mirada llena de intención. Crucé los brazos para evitar golpearlos. “Bien. Lo que sea. ¿Qué está pasando?” Apolo suspiró. “Solos es un Centinela mestizo.” “Caramba. Ya lo había imaginado.” Aiden me pegó con su rodilla. Le di una mirada asesina. “¿Qué tiene que ver él con todo esto?” “Bueno, estoy tratando de decírtelo.” Apolo se puso de pie fluidamente. “El padre de Solos es un Ministro en Nashville. Es el hijo del Ministro: ha sido criado y educado con mucho conocimiento de las políticas del Concejo.” “Ajá,” dije lentamente. Que a los puros les interesaran sus hijos mestizos no era del todo insólito. Raro, sí, pero yo era un ejemplo de eso. “No todo el mundo en el Concejo es fan de Telly, Alex. Algunos incluso quisieran que lo retiraran de su posición,” explicó Aiden. “Y si recuerdo correctamente, la mayoría votó en su contra cuando pidió ponerte en esclavitud.” Apolo miró por la ventana. “A esos miembros del Concejo, incluyendo al padre de Solos, quién, por cierto, es blando cuando se trata de tratar a los mestizos, no les sentará bien saber en lo que se está involucrando Telly. Tenerlos de nuestro lado es una gran ayuda.”

315


“¿A qué te refieres con que su padre es blando?” Apolo me miró. “Es uno de esos que cree que los mestizos no deberían ser puestos en esclavitud si no encajan en el molde de un Centinela o un Guardia.” “Bueno, no pueden culpar a nadie por esa regla a excepción de a ustedes mismos.” La ira creció en mi interior. “Son responsables por la forma en la que nos han tratado.” Apolo frunció el ceño. “No tenemos nada que ver con eso.” “¿Qué?”, el tono de Aiden estaba lleno de sorpresa. “No somos responsables por la subyugación de los mestizos,” dijo Apolo. “De eso se encargaron los puros. Crearon la separación entre las razas y la trasmitieron de generación en generación por siglos. Todo lo que les pedimos fue que los puros no se mezclaran con los mestizos.” Esas palabras voltearon mi mundo de cabeza. Todo lo que me habían enseñado a creer no era cierto. Desde que era una niña pequeña me habían dicho que los dioses nos veían como inferiores y nuestra sociedad actuaba según esa creencia. “¿Entonces por qué… por qué no han hecho nada?” “No es nuestro problema,” respondió Apolo alegremente. La ira me atravesó como una bala y me puse en pie. “¿No es su problema? ¡Los puros son sus hijos! Igual que nosotros. Pudieron haber hecho algo hace siglos.” Aiden agarró mi brazo. “Alex.”

316


“¿Qué esperabas que hiciéramos, Alexandria?”, dijo Apolo. “Las vidas de los mestizos están literalmente un paso –un pequeño paso- por arriba de los mortales. No podemos intervenir en cosas tan triviales.” ¿La esclavitud se cientos de mestizos era algo trivial? Me liberé de Aiden y cargué contra Apolo. Mirándolo en retrospectiva no fue una buena idea pero estaba tan enojada, tan sorprendida de que los dioses hubieran estado desde el principio y hubieran permitido que los puros nos trataran como animales que podían llevar en manadas. Una parte pequeña y racional de mi cerebro sabía que no debía tomármelo personal porque así eran los dioses. Si no los involucraba directamente, no les importaba. Era así de simple. La parte enojada le ganó a la racional. “¡Alex!”, Aiden gritó, tratando de agarrarme. Era mucho más rápida cuando quería serlo. No pudo detenerme. Logré estar a un paso frente a Apolo antes de que levantara su mano. Me golpeé con una pared invisible. La fuerza hizo que mi pelo se levantara. Apolo sonrió. “Sí que me gusta tu temperamento luchador.” Golpeé el escudo. Sentí el dolor en el pie. Cojeé hacia atrás. “¡Auch! Maldita sea, ¡eso dolió!” Aiden me sostuvo en un agarre firme. “Alex, necesitas calmarte.” “¡Estoy calmada!” “Alex,” Aiden me reprendió, obviamente tratando de no reírse. Apolo bajó su mano pareciendo compungido. “Yo sí… entiendo tu ira, Alexandria. Los mestizos fueron tratados injustamente.” 317


Inhalé profundamente varias veces. “Por cierto,” dijo Apolo, “la próxima vez que cargues contra un dios, y no sea yo, serás destruida. Si no por el dios mismo, por las furias. Eres afortunada de que las furias y yo no nos llevamos bien. Les encantaría ver mis entrañas esparcidas en el techo…” “Bien. La capté.” Bajé mi pie adolorido. “Pero no creo que realmente lo entiendas. Ese es el problema con ustedes, los dioses. Crearon todo esto y luego sólo lo abandonaron. No se hicieron responsables por lo que pasó. Ustedes llevan el egocentrismo a un nuevo nivel. Y todos nuestros problemas –los daimons e incluso la mierda con los Apollyons- es culpa de los dioses. ¡Tú mismo lo dijiste! Si me preguntan, ustedes son condenadamente inútiles el 99% del tiempo.” Aiden puso su mano en mi espalda. Esperaba que me dijera que me callara porque le estaba gritando a un dios pero eso no fue lo que hizo. “Alex tiene un punto, Apolo. Ni siquiera sabía… la verdad. Hasta nos enseñan que los dioses decretaron la separación de las razas.” “No sé qué decir,” dijo Apolo. Me pasé la mano por el pelo. “Por favor no digas que lo sientes porque sé que no sería cierto.” Apolo asintió. “Bien. Ahora que han dicho lo que tenían que decir, volvamos al punto de esta visita.” Aiden me arrastró al sillón, obligándome a sentarme. “Y en serio, Alex, nada de golpes.” Puse los ojos en blanco. “¿O qué? ¿Vas a darme una tarjeta roja?” La sonrisa de Aiden era desafiante, como si estuviera dispuesto a apostar y disfrutarlo. 318


“Solos y su padre serán ases bajo la manga para asegurarnos de que Telly pierda su posición de Primer Ministro y de que una investigación extensa se haga para determinar cuántos miembros de la Orden hay por ahí. Y antes de que me preguntes por qué siendo un dios no puedo simplemente verlo, te recuerdo que no somos omniscientes.” “¿Por qué estaban preocupados acerca de cómo reaccionaría a eso?”, pregunté, confundida. “Suena como algo bueno.” “Eso no es todo”, Aiden respiró hondo. “El padre de Solos posee extensas propiedades en varios estados, lugares donde podemos esconderte hasta que todos los miembros de la Orden sean descubiertos.” Parpadeé, segura de que los había oído mal. “¿Qué?” “Lo peor que puede pasar ahora mismo es que Seth tome tu poder y se vuelva el Matadioses,” Apolo se cruzó de brazos. “Por eso necesitamos asegurarnos de que estas lo bastante lejos de él cuando Despiertes para que el lazo se rompa por la distancia y no puedas conectar con él. No podemos confiar en él.” “¿Por qué? ¿Por qué no podemos confiar en él? ¿Qué ha hecho?” “Te ha mentido sobre un montón de cosas,” Aiden señaló. Negué con la cabeza. “Además de mentirme sobre cosas de Apollyon, ¿qué ha hecho?” “No se trata de lo que ha hecho, Alexandria, sino de lo que hará. El Oráculo lo ha visto.” “¿Estás hablando de esa mierda de ‘uno para salvar y uno para destruir’? ¿Por qué? ¿Por qué sería ese el caso con Seth y conmigo si no somos el primer par de Apollyons?” me

319


mandé el pelo hacia atrás, frustrada y llena de la necesidad de… proteger el nombre de Seth. No es como si tuviera un buen nombre, pero de todas formas. De repente, Apolo estaba arrodillado frente a mí al nivel de mis ojos. Aiden se tensó a mi lado. “No perdí mi tiempo tratando de mantenerte segura y discutí con Hades por tu alma sólo para que tú lo desperdicies todo por una confianza tonta e ingenua.” Cerré mis manos en puños. “¿Por qué te importa siquiera, Apolo?” “Es complicado”, fue todo lo que dijo. “Si todo lo que puedes decir es que ‘es complicado’ entonces olvídalo. ¿Qué hay de la escuela?” “Marcus nos aseguró que te graduarías a tiempo,” dijo Aiden. “¿Sabías esto?” Asintió. “Alex, creo que es lo mejor.” “¿Huir es lo mejor que podemos hacer? ¿Desde cuándo crees eso? Porque recuerdo que me dijiste que huir no solucionaba nada.” Los labios de Aiden se tensaron. “Eso fue antes de que fueras asesinada, Alex. Antes de que yo…” se interrumpió, negando con la cabeza. “Eso fue antes.” Sabía lo que quería decir y me dolía. Me dolía porque tenía que preocuparse por mí pero eso no extinguió mi ira por completo. “Debiste haberme dicho que esto era lo que estaban planeando. Es lo mismo que Seth y Lucian planeando llevarme a algún país lejano. Deberían incluirme en esos planes.” 320


“Alexandria…” “No.” Corté a Apolo y me levanté antes de que Aiden pudiera detenerme. “No voy a esconderme porque hay una posibilidad de que Seth haga algo.” “Entonces olvídate de Seth,” Aiden se levantó, cruzando los brazos. “Necesitas ser protegida de la Orden.” “No podemos olvidarnos de Seth.” Empecé a andar por la habitación, queriendo halarme el pelo. “Si desaparezco de repente, ¿qué crees que haría Seth? Especialmente si no se lo decimos, que es lo que ustedes están planeando.” Apolo se puso en pie e inclinó su cabeza. “Esto sería mucho más sencillo si tuvieras una personalidad agradable.” “Lo siento, camarada.” Me detuve, encontrando los ojos plateados de Aiden. “Pero no puedo estar de acuerdo con esto. Y si realmente creen que la Orden intentará algo, entonces necesitamos la ayuda de Seth.” Aiden se giró, sus anchos hombros tensos mientras gruñía. Normalmente estaría molesta con este despliegue de testosterona pero sí, la verdad lo encontraba sexy. El dios del sol suspiró. “Por ahora ganas, pero si esto termina mal, como creo que lo hará…” “¿Cómo podría pasar eso?” “¿Además de lo obvio?,” Apolo frunció el ceño. “Si Seth hace lo que tenemos, los dioses descargarían su ira en todos los puros y mestizos. Y, como lo estaba diciendo, si llegáramos a ese punto no tendrías elección.”

321


“¿Entonces por qué no dejas que la Orden me mate y ya? Eso solucionaría todos tus problemas, ¿no?” No quería morir pero tenía sentido. Incluso yo podía verlo. “Seth no se convertiría en el Matadioses en ese caso.” “Como dije, es complicado.” Y entonces Apolo simplemente se desapareció. Aiden exhaló audiblemente. “Alex, no estoy de acuerdo con esto. Tienes que saber que sólo intentamos hacer lo mejor para protegerte.” Sexy o no, eso me molestó. “No necesito que andes protegiéndome, Aiden. ¡No soy una niña!” Estrechó sus ojos. “Yo de todas las personas sé que no eres una niña, Alex. Y estoy condenadamente seguro de que no te traté como una anoche.” Mis mejillas se ruborizaron con una mezcla de vergüenza y algo muy, muy diferente. “Entonces no tomes decisiones por mí.” “Estamos tratando de ayudarte. ¿Por qué no puedes verlo?” Luego sus ojos se oscurecieron a un gris tumultuoso. “No te perderé de nuevo.” “No me has perdido, Aiden. Te lo prometo.” Algo de la ira se desvaneció. Había miedo detrás de su ira. Podía entenderlo. Era lo que dirigía mis rabietas regularmente. “No lo has hecho y no lo harás.” “Esa no es una promesa que puedas hacer. No cuando hay tantas cosas que pueden salir mal.” No sabía qué responder. 322


Aiden cruzó la habitación, y me abrazó con fuerza. No se dijo un sola palabra en varios segundos, sólo el sonido desigual de su pecho subiendo y bajando. “Sé que estás enojada,” empezó, “y que odias la idea de que alguien te controle o te obligue a hacer algo.” “No estoy enojada.” Él se alejó, arqueando una ceja. “Bien. Estoy molesta pero entiendo por qué crees que debería esconderme.” Me llevó de vuelta al sofá. “Pero no vas a hacerlo.” “No.” Aiden me sentó en su regazo, poniendo sus brazos a mi alrededor. Mi corazón dio un vuelco y me tomó varios segundos acostumbrarme a este Aiden abiertamente afectuoso que no se alejaba y mantenía su distancia. “Eres la persona más frustrante que conozco,” dijo. Puse mi cabeza en su hombro, sonriendo. “Ninguno de ustedes le está dando una oportunidad a Seth, y no tengo ninguna razón para temerle.” “Te ha mentido, Alex.” “¿Quién no me ha mentido?,” señalé. “Mira, sé que no es una gran excusa y tienes razón: me ha mentido. Lo sé, pero no ha hecho nada que justifique que salga corriendo y me esconda. Tenemos que darle una oportunidad.” “¿Y si tomamos el riesgo y estás equivocada, Alex? ¿Entonces qué?”

323


Esperaba que no fuera el caso. “Entonces tendría que lidiar con ello.” Su hombro se tensó bajo mi mejilla. “No me parece bien. Ya te fallé una vez y…” “No digas eso.” Me giré, encontré su mirada y tomé sus mejillas. “No tenías ni idea de que Linard trabajaba para la Orden. No tienes la culpa.” Presionó su frente contra la mía. “Debí haber sido capaz de protegerte.” “No necesito que me protejas, Aiden. Necesito que hagas lo que estás haciendo ahora mismo.” “¿Abrazarte?”, sus labios se curvaron. “Puedo hacer eso.” Lo besé y mi pecho se oprimió. Ni en un millón de años me acostumbraría a besarle. “Sí, eso, pero sólo necesito… tu amor y tu confianza. Sé que puedes pelear por mí pero no necesito que lo hagas. Estos problemas… son míos, no tuyos, Aiden.” Sus brazos se apretaron a mi alrededor, tanto que casi no podía respirar. “Porque te amo compartimos los problemas. Cuando luchamos, luchamos juntos. Voy a estar a tu lado sin importar nada, te guste o no. Eso es amor, Alex. Nunca tendrás que enfrentar nada sola de nuevo. Y entiendo lo que estás diciendo. No estoy de acuerdo, pero te apoyaré de cualquier forma que pueda.” Estaba totalmente sin palabras. Realmente no había nada que pudiera responder a eso. No era tan buena con las palabras, no con ese tipo, así que me envolví alrededor de él como un pulpo súper amigable. Cuando se recostó me incliné sobre él, sin importarme que todavía estuviera usando su traje de Centinela con dagas y todo. Pasó bastante tiempo antes de que alguno de los dos hablara.

324


“Seth realmente no es un mal tipo”, dije. “Puede ser propenso a momentos de gran imbecibilidad pero no haría algo como deshacerse del Concejo.” Los dedos de Aiden se deslizaron por mi mejilla. “No lo subestimaría tanto.” Decidí no responder. Desde la llamada después del ataque de Linard no había oído de Seth. Y ahora que me había calmado un poco empezaba a pensar lógicamente lo que Apolo había dicho. “Todo el mundo le teme a Seth -los dioses, los puros y la orden- se transformará en el Matadioses, ¿verdad?” “Cierto”, murmuró. Su mano pasó por mi hombro, corriendo mi cabello. “Bueno, ¿y si no se transforma en el Matadioses?” Su mano se quedó inmóvil. “¿Te refieres a si detenemos la transferencia de poder? Eso es lo que estamos intentando hacer al mantenerte lejos de Seth.” “Dudo de verdad que ése sea el único propósito de alejarme de Seth.” “Me pillaste,” dijo, y oí la sonrisa en su voz. Levanté mi cabeza y decidí que era hora de ser honesta. Primero Aiden… y después Seth, porque la última cosa que quería era que alguien saliera herido. “Me preocupo por Seth… de verdad. Es importante para mí pero no es lo mismo. Sabes que no tienes nada de lo que preocuparte, ¿cierto? Lo que Seth y yo teníamos… bueno, ni siquiera sé qué era. No era una relación, no realmente. Me pidió que lo intentáramos y viéramos qué pasaba. Y esto es lo que pasó.” Aiden tomó un mechón de mi cabello entre sus dedos. “Lo sé. Confío en ti, Alex. Pero eso no significa que confíe en él.”

325


No había forma de hacerlo cambiar de parecer en esto. “De todas formas puedo hablar con Seth y hacerle saber lo que está pasando con la Orden y lo que la gente teme.” “¿Y piensas que estará de acuerdo?” “Sí. Seth no me obligaría a hacer algo usando… el lazo en mi contra.” Besé su barbilla. “Seth me dijo una vez que si se volvía… demasiado, se iría. Así que hay una salida.” “Huh, ¿de verdad dijo eso?”, sus ojos ardían con plata. “Quizás no es tan malo.” “No lo es.” “No me gusta esto, pero como dije, te apoyaré de cualquier forma.” “Gracias”, besé su mejilla de nuevo. Un suspiró recorrió su cuerpo. “¿Alex?” “¿Qué?” Se reclinó, observándome a través de gruesas pestañas. “¿Se comieron toda la masa para galletas anoche o de hecho hicieron galletas?” Me reí del cambio de tema. “Hicimos algunas. Creo que quedan unas pocas.” “Bien.” Puso sus manos en mis caderas y me inclinó hacia adelante, presionando nuestros cuerpos juntos. “¿Qué es del día de San Valentín sin galletas?” “Creo que los mortales ponen un montón de énfasis en el chocolate en esta época del año.” Puse mis manos en sus hombros y todo lo de los dioses enojados, miembros de la Orden, Seth y todo lo demás desapareció al fondo de mi mente. “Pero basta con galletas.”

326


Una mano se deslizó por la curva de mi espalda, enredándose en la masa de cabello enredado y causándome un escalofrío. “¿Así que no hay ningún patético árbol de navidad involucrado?” “No hay tal cosa como un Árbol de Festividades Mortales.” Me quedé sin aliento cuando guio mi boca había la suya, deteniéndose justo cuando nuestros labios se rozaron. “Pero… pero estoy segura de que los mortales apreciarían la sugerencia del árbol.” “¿De verdad?” presionó su boca contra una esquina de mis labios y luego contra la otra. Mis ojos se cerraron y mis dedos se clavaron en su camiseta. Me besó lentamente, poniendo todas sus pasiones no declaradas en esa única acción, y su poderoso cuerpo se tensó bajo el mío. No podía recordar de lo que estábamos hablando. Sólo existía la embriagadora tormenta de sentimientos que me sometía. Este era Aiden, el hombre que había amado por lo que sentía como una eternidad, en mis brazos y tocándome. “Feliz día de San Valentín”, murmuró. Aiden me sostenía cerca y aun así, en esos momentos, me mostraba más que sólo decirme lo mucho que estábamos juntos en esto.

327


Capítulo 24 Traducido por: Pandora Corregido por: NatyLRJ Había fantaseado tantas veces sobre cómo sería estar en una relación con Aiden. Había habido días, no hace mucho tiempo, en los que habría eliminado esos sueños de mi cabeza por parecer tan imposibles, pero por una semana viví esa fantasía al máximo. Robábamos tantos momentos a solas como podíamos, llenándolos con besos profundos y risas bajas. Y planes, incluso hicimos planes. O al menos tratamos de hacerlos. Mi espalda se curvó y se me escapó una risilla sofocada. “Oh, ¿así que eres cosquillosa?” Murmuró Aiden contra la sonrojada piel de mi cuello. “Este es un desenlace muy interesante.” Parecía que cuando estábamos juntos no podíamos mantener las manos lejos del otro por mucho tiempo. Aiden tenía que estar tocando alguna parte de mí incluso si era solo un ligero contacto de piel, su mano envuelta alrededor de la mía o nuestros cuerpos sonrosados con las piernas entrelazadas, nosotros siempre nos tocábamos. Tal vez era 328


porque él había luchado por evitarlo por tanto tiempo o tal vez estábamos locos, intoxicados del simple hecho de yacer juntos y éramos adictos a ello. Nuestras piernas se presionaban juntas y nuestras cabezas descansaban en el brazo del sofá en la sala de las fotos familiares. Era seguro aquí porque nadie se atrevía a entrar. Lo que una vez fue el santuario de Aiden, se convirtió en el nuestro. Hoy no era diferente Pero no todo era diversión. Mientras pasaban los días y sabía que se acercaba el regreso de Seth, una energía ansiosa crecía en mi interior. También había una pizca de culpa hundida en lo más profundo. A veces, cuando pensaba en él, recordaba esos destellos de vulnerabilidad que había mostrado en las Catskills y el día después de que me habían dado el brebaje. Seth era muchas cosas, casi un completo enigma a veces, pero bajo todo eso era un chico… al que le importaba y se preocupaba por mí, tal vez más de lo que yo lo hacía por él. Quizás no, pero no quería herirlo. Me moví en el sofá junto a Aiden tratando de sacudir la oscura nube que repentinamente se había asentado sobre mí. Hablar con Seth no sería fácil, pero de nuevo, no tenía idea de cómo respondería. Él había estado con Boobs… así que tal vez no sería tan difícil. “Así que dime,” continuó Aiden perezosamente, arrastrándome hacia el presente, hacia él, “¿dónde estaba ese lugar de nuevo?” Pasó sus dedos sobre mi estómago. “No”, mis ojos se cerraron mientras mi corazón saltaba y ligeros escalofríos atravesaban mi cuerpo. “¿Aquí?”, sus dedos danzaron sobre mis costillas. Más allá de las palabras, negué con la cabeza. 329


“¿Dónde estaba ese lugar?”, sus ágiles dedos saltaron por mi barriga y por mi costado. Mantuve mi boca cerrada pero mi cuerpo se sacudía mientras intenta contener mi reacción natural. “¡Ajá! ¿Es este?” Incrementó la presión ligeramente. Yo me retorcía pero él era implacable. Se rió cuando traté de empujarlo y me habría caído al suelo si no fuera por su rápido movimiento. “¡Detente!”, jadeé entre ataques de risa, “no puedo soportarlo.” “Está bien, tal vez debería ser agradable.” Aiden me devolvió a su lado y se inclinó sobre mí. Agarró un mechón de mi pelo y lo enredó entre sus dos dedos. “De cualquier manera, de regreso a la cuestión. ¿Que otro lugar aparte de nueva Orleans?” Deslicé mi mano por su brazo, amando la manera en que sus músculos parecían apretarse bajo la piel que yo tocaba. “¿Qué tal Nevada? No hay Covenants cerca, lo más cerca que hay es la Universidad.” Se inclinó hacia abajo, deslizando sus labios por mi mejilla. “¿Estás sugiriendo Las Vegas?” Puse mi cara más inocente. “Bueno, habrá un montón de Daimons desde que a ustedes los puros les gusta festear ahí, pero realmente no habrá ningún tipo de establecimiento Hematoi.” “¿Primero Nueva Orleans y ahora Las Vegas?” Él deslizó sus labios de regreso y sus dedos inclinaron mi cabeza hacia atrás. “Estoy empezando a ver un patrón aquí.”

330


“No lo sé”, mi respiración se atoró mientras el presionaba hacia abajo. ”Tal vez no puedes soportar Las Vegas.” Aiden sonrió. “Me encantan los retos.” Me reí pero todo el humor escapó en cuanto sus labios tocaron los míos de nuevo. Podría besarlo para siempre. Eran besos gentiles al principio, suaves e interrogadores. Mis dedos se hundieron en su pelo atrayéndolo más cerca y el beso se profundizó. Me moví y envolví mis brazos a su alrededor, queriendo ser capaz de pausar el tiempo y poder estar aquí para siempre, sintiendo su cuerpo amoldarse al mío, moldeándonos juntos. Me congelé contra él. La sensación deslizándose por mi espalda era inconfundible, las tres runas que habían estado dormidas desde que Seth se fue despertaron en venganza, quemando y hormigueando. La conexión volvió a la vida, respondiendo a su otra mitad. Sus labios se movieron hacia abajo por mi cuello hacia mi clavícula. “¿Qué pasa?” No había botón de pausa para el tiempo. Maldita sea. “Seth está aquí, justo afuera.” Aiden levantó su cabeza. “¿En serio?” Asentí rígidamente. Él juró por lo bajo y comencé a levantarme pero levantó su mano. “Déjame revisar esto primero, Alex.” “Aiden…”

331


Descendiendo, atrapó mis hombros y me besó hasta que casi olvidé la manera en que la conexión se movía en la punta de mi estómago. “Sólo déjame revisarlo, ¿de acuerdo?”, susurró. Asentí y lo vi atravesar la puerta. Con una rápida sonrisa tranquilizadora dejó el cuarto. Probablemente era una buena idea que él fuera a recibir a Seth. Necesitaba unos pequeños momentos a solas para reordenarme después de ese último beso. Energía nerviosa me atravesó y la conexión se contoneó feliz. Agitada, me puse de pie en un minuto y crucé la habitación. Seth estaba cerca, lo sabía en lo más profundo de mis huesos. Me detuve frente a la puerta y contuve el aliento. Estaban en el vestíbulo, solos y por supuesto, ya discutiendo. Rodé mis ojos. “¿Piensas que no lo sé?,” oí decir a Seth con presunción. “¿Que no lo he sabido todo el tiempo desde que me fui?” “¿Saber qué?”, Aiden sonaba sorprendentemente calmado. Seth se rió suavemente. “Puede que ella esté contigo ahora pero es solo un momento el gran esquema de las cosas y los momentos terminan, Aiden. El tuyo lo hará también.” Quería abrir la puerta y decirle a Seth que se callara. “Suena como algo escrito atrás de una retorcida tarjeta de Hallmark33”, replicó Aiden, “pero tal vez tu tiempo ya se ha acabado.”

33

Es la compañía fabricadora de tarjetas de felicitación más grande de los Estados Unidos. Existen algunas tiendas en Latinoamérica.

332


Hubo un momento de silencio y pude imaginármelos a ambos. Aiden estaría mirando fríamente a Seth, quien estaría sonriendo arrogante y disfrutando secretamente toda la confrontación. A veces quería golpearlos a ambos. “Eso realmente no importa”, dijo Seth. “Eso es lo que no entiendes: ella puede amarte y aun así no importa. Nosotros nos pertenecemos, está destinado. Ten tus momentos, Aiden, porque al final realmente no significan una condenada cosa.” Eso era todo. Abrí la puerta e irrumpí en el vestíbulo. Ninguno de ellos se volvió y yo sabía que me habían oído entrar en la habitación. Más allá de ellos podía ver la sombra de los Guardias a través de las pequeñas ventanas, uno a cada lado de la puerta. “¿De verdad crees eso?”, Aiden ladeó su cabeza. “Si es así eres un idiota.” Seth sonrió. “Yo no soy el tonto aquí, puro. Ella no te pertenece.” “Ella no le pertenece a nadie”, gruñó Aiden mientras sus manos se flexionaban en sus caderas, donde normalmente colgaban sus dagas. “Debatible”, dijo Seth, tan despacio que no estaba segura de haberlo oído correctamente. Me paré entre los dos idiotas antes de que alguno causara daños. “No soy tuya, Seth.” Seth finalmente me miró, sus ojos eran frío ámbar. “Necesitamos hablar.” Lo necesitábamos. Miré al puro furioso a mi lado. Esto no iba a ser bonito. “En privado”, agregó Seth. “¿Que podrías necesitar decirle que no puedes decir frente a mí?”, preguntó Aiden. 333


“Aiden”, gruñí. “Lo prometiste, ¿recuerdas?”. No necesitaba decir nada más, Aiden lo sabía. “Necesito hablar con él.” “Nada le va a pasar. No mientras esté conmigo.” Me di la vuelta. “Sólo déjame agarrar mi abrigo. Traten de no matarse.” “No puedo prometer nada,” Seth sonrió. Agarrando mi abrigo de atrás del sofá, rápidamente me lo puse y volví al vestíbulo. Los dioses sabían que un segundo de esos dos a solas era un segundo demasiado largo. Le di a Aiden una mirada significativa mientras seguía a Seth hacia la puerta de en frente. No parecía muy feliz pero asintió. La brutal temperatura me quitó el aliento mientras salía. Era incapaz de recordar cuando había sentido este frío en Carolina del Norte. Seth solo vestía una camiseta térmica y nada más. Me preguntaba si recibiría acolchado climático una vez Despertara. Los Guardias inmediatamente dieron un paso al lado revelando el fuerte sol de invierno que iluminaba las tranquilas aguas. Al principio me asombré pero luego recordé de quién eran esos Guardias: de Lucian. Aiden se movía intranquilo, sus manos se abrían y cerraban a sus costados. Seth le dio una fingida mirada de simpatía. “No te veas tan contento, Aiden.” Pateé a Seth en la espinilla. “¡Auch!”, siseó fulminándome con la mirada. “Patear no es agradable.” “Contrariar a la gente no es agradable”, disparé de vuelta. Aiden suspiró. “Tienen 20 minutos. Luego saldré a buscarlos.” 334


Bajando las escaleras, Seth se inclinó ante Aiden y se giró. El viento atrapó y revolvió su pelo. A veces olvidaba cuan… hermoso era Seth. Podría ganarle a Apolo. Ambos tenían este tipo de fría belleza que no parecía real: perfecta, lejana y cercana al mismo tiempo. Caí en un escalón junto a él, metiendo las manos en el bolsillo central de mi saco. “No esperaba que regresaras tan pronto.” Seth arqueó una ceja dorada. “¿En serio? No me sorprende.” Mis mejillas se sonrojaron. No había manera de que él supiera lo que había ocurrido entre Aiden y yo. El lazo no funcionaba a tantas millas. Tomando una profunda respiración me preparé: “Seth tengo que…” “Ya lo sé, Alex.” “¿Qué?”, me detuve alejando mi pelo de mi cara. “¿Sabes qué?” Él me encaró y se inclinó hacia mí, su cara a solo centímetros de la mía. El lazo se volvió loco dentro de mí, pero era manejable… mientras no me tocara. Oh, dioses, esto no iba a ser fácil. “Lo sé todo.” “’Todo’ puede significar un montón de cosas”, me encogí de hombros, bizqueando contra su dura mirada. “¿Qué es exactamente lo que sabes?” Sus labios se torcieron en una pequeña sonrisa. “Bien, veamos, se acerca de eso”, gesticuló hacia la casa Saint Delphi. “Sabía que iba a pasar.” Sentí frio y calor a la vez. “Seth, realmente lo siento. No quería herirte.” 335


Me miró fijamente un momento y luego se rió. “¿Herirme? Alex, siempre he sabido lo que sientes por él.” Está bien. Debía estar drogada con Crack cuando pensé que había visto vulnerabilidad en Seth. Tonta de mí: él era el chico sin sentimientos, pero incluso para la arrogante y molesta versión de Seth estaba tomándose esto sorpresivamente bien. Demasiado bien. Mis sospechas surgieron. “¿Por qué estás tan relajado?” “¿Debería estar molesto? ¿Eso es lo que quieres?”, ladeó la cabeza y sus cejas se alzaron. “¿Quieres que este celoso? ¿Eso es lo que hace falta?” “¡No!”, sentí mi rostro sonrojarse otra vez. “Yo solamente no esperaba que te lo tomaras tan bien.” Lo miré y luego un pensamiento me golpeó. “¿No vas a entregarlo, verdad?” Seth sacudió su cabeza lentamente. “¿Cómo me beneficiaria? Estarías en servitud bajo el elixir.” Y no Despertaría, a lo que parecía reducirse todo y era lo suficientemente madura para admitirlo. Me preguntaba que molestaría más a Seth: mi vida siendo virtualmente acabada o que no Despertara. Desvié la mirada y me mordí mi labio. “Seth, averigüé algunas cosas mientras tú no estabas.” “También yo lo hice”, respondió sin inflexiones en la voz. Eso era críptico. “Tenías que saber sobre la orden y cómo se crea un Apollyon.” Su expresión no cambió. “¿A qué viene eso?”

336


Empecé a frustrarme. “Una vez dijiste que cuando Despertaste supiste todo acerca de los Apollyons previos. Uno de ellos tendría que saber sobre la Orden y sobre cómo nacen. ¿Por qué no me lo dijiste?” Seth suspiró. “Alex, no te lo dije porque no le vi el punto.” “¿Cómo pudiste no verle el punto después de lo que me pasó en Nueva York? Si me hubieras dicho sobre la Orden habría estado mejor preparada.” Desvió la mirada, apretando los labios. “Y te pregunte mientras estábamos allí si sabías qué significaba ese símbolo,” furia y mucha decepción me abordaron. Ni siquiera traté de escudar mis emociones, “dijiste que no lo sabías. Cuando te pregunté qué pasaba cuando un puro y un mestizo se mezclaban, dijiste que suponías que tu padre era humano. Sabías la verdad. Lo que no entiendo es por qué no me lo dijiste.” “Me dijeron que no lo hiciera.” “¿Qué?”, Seth empezó a caminar y me apuré para alcanzarlo. “¿Quién te ordenó que no me lo dijeras?” Miró fijamente la playa. “¿Importa?” “¡Si!”, yo prácticamente gritaba. “Sí importa. ¿Cómo podemos tener algo si no confío en ti?” Sus cejas se elevaron. “¿Qué tenemos exactamente, Alex? Recuerdo haberte dicho que podías elegir. No recuerdo haber pedido nombres34 o expectativas.”

34

Usa la palabra ‘tags’ que significa ‘etiquetas’, literalmente. Se refiere a ponerle un nombre a su relación: novios, amigos con derechos… etc.

337


También lo recordaba. La noche en la piscina parecía haber ocurrido siglos atrás. Parte de mi extrañaba a ese Seth juguetón. “Y tú hiciste tu elección”, continuó Seth suavemente. “Hiciste tu elección incluso cuando dijiste haberme elegido a mí.” También recordaba esa rápida mirada satisfecha cuando le dije que lo elegía. Sacudiendo mi cabeza busqué algo que decir. “Seth, yo…” “No quiero hablar sobre esto”, se detuvo donde la arena chocaba con el pavimento. Se inclinó y paso sus nudillos por mi mejilla. Retrocedí, sorprendida por el contacto y el choque eléctrico que lo siguió. Seth bajó su mano mirando a las trasteras de las pequeñas tiendas alineadas en el camino. “¿Algo más sobre lo que quieras hablar?” No había respondido la maldita pregunta pero sí tenía otra. “¿Viste a mi padre, Seth?” “No”, encontró mi mirada. “¿Lo buscaste, siquiera?” “Sí. Alex, no pude encontrarlo. Eso no significa que no estuviera ahí.” Empujó hacia atrás los cortos mechones que se habían escapado. “De todos modos, te traje un regalo.” No estaba segura de haberlo oído bien, pero lo repitió y mi corazón se hundió. “Seth, no deberías haberme comprado nada.” “Cambiarás de opinión cuando lo veas”, una pequeña sonrisa tiró de sus labios. “Créeme, este es un regalo de los que se reciben una vez en la vida.”

338


Grandioso. Esto me hacía sentir mejor. Si me traía el diamante de la esperanza iba a vomitar. Él y yo nunca estuvimos en una relación, pero la culpa aun retorcía mis entrañas. Cuando lo miraba, veía a Aiden y cuando Seth me tocaba, sentía a Aiden. Lo peor de todo era que Seth lo sabía. “Alex, sólo ven.” “Está bien”, inhalé profundo y luego presioné mis labios juntos. El viento que golpeaba desde el océano era extremadamente frio y me estremecí en mi abrigo “¿Por qué diablos hace tanto frío? Nunca suele ser tan frío aquí.” “Los dioses están enojados”, dijo Seth y luego se rió. Lo fulminé con la mirada. Seth se encogió de hombros. “Están poniendo toda su atención en este pequeño trozo de mundo. Es por nosotros, lo sabes. Los dioses saben que viene el cambio.” “A veces realmente me asustas.” Él se rió. Le hice una mueca. Caminamos en silencio después de eso. Esperaba que camináramos hacia la isla controlada del Covenant y cuando no lo hicimos pensé que nos dirigíamos a la casa de Lucian, pero él me guio derecho a la ciudad y hacia la Corte, que era usada por miembros del Concejo. “¿Mi regalo está en la Corte?” “Sí.”

339


Honestamente nunca sabía qué esperar de Seth. Incluso con el lazo, no tenía ni idea de lo que se le pasaba por la cabeza la mitad del tiempo. El número normal de Guardias del Concejo estaba de pie dentro de la Corte, escondidos de los turistas mortales. Tras ellos, los Guardias de Lucian bloqueaban la puerta. Se hicieron a un lado, abriéndola para nosotros. Me sobresalté. Sabía hacia dónde llevaban esa puerta y escalera. “¿Por qué estamos bajando a las celdas, Seth? “Porque voy a encerrarte y a actuar como un bicho raro.” Puse los ojos en blanco. Tomando mi codo me guió hacia adelante. Bajamos. Mis ojos se ajustaron a la oscuridad del lugar. Viejas tablas crujían bajo nuestros pies. Las celdas no estaban bajo tierra; en realidad estaban en el primer piso. La entrada principal daba al segundo piso, pero aun así se sentía como si estuviéramos caminando a algún hundido y oscuro lugar. Una luz tenue iluminaba el pasillo. Sobre el hombro de Seth pude distinguir varias celdas alineadas en el estrecho pasillo. Me estremecí, imaginándome a mí misma atrapada en una de ellas. Dioses ¿cuántas veces había estado cerca de terminar así? Delante de nosotros, dos Guardias estaban frente a la última celda. Seth se acercó a ellos y chasqueó los dedos. “Déjennos”. Me quedé boquiabierta cuando los dos guardias se fueron. “¿Tienes poderes especiales de Apollyon chasqueando los dedos?” Inclino su cabeza hacia mí. “Tengo un montón de poderes especiales de Apollyon con los dedos.” 340


Lo fulminé con la mirada. “¿Dónde está mi regalo, pervertido?” Seth retrocedió sonriendo. Se detuvo frente a la puerta de barras y extendió sus brazos. “Ven a ver.” Está bien, tenía curiosidad. Adelantándome, me detuve frente a la puerta y miré por entre las barras. Boqueé como un pez fuera del agua mientras mi estómago se hundía. Encogido en medio de la celda, con las manos y tobillos atados, el Primer Ministro Telly nos miraba con los ojos en blanco. Su cara estaba vuelta papilla, apenas reconocible, y su ropa colgaba sucia y desgarrada de su cuerpo. “Oh, dioses, Seth.”

341


Capítulo 25 Traducido y corregido por: NatyLRJ Aturdida, retrocedí de la puerta de la celda. Todo lo que Apolo me había advertido se me vino a la cabeza al instante. Todo el mundo había temido que pasara algo como esto, todos menos yo, y aun así todavía encontraba difícil de creer que estuviera sucediendo. “¿Qué hiciste?”, pregunté. “¿Qué? Te traje un regalo… a Telly.” Me giré hacia él, sorprendida de que tuviera que explicarle por qué esto estaba mal. “Seth, la mayoría de los chicos le dan a las chicas rosas o perritos. No gente, Seth. No al Primer Ministro del Concejo.” “Sé lo que hizo, Alex.” Puso su mano sobre la cicatriz que Linard había dejado. “Sé que ordenó esto.” A través del pesado material, pude sentir la mano de Seth. “Seth, yo…”

342


“Sentí algo cuando pasó… como que nuestro lazo había desparecido completamente,” dijo suave y rápidamente. “No podía sentir tus emociones pero sabía que estabas ahí… y luego no lo estuviste por un par de minutos. Lo supe. Y luego Lucian me lo dijo. Mi reacción inicial fue enviarte sólo su cabeza pero luego se me ocurrió algo mejor.” Me sentí físicamente enferma cuando miré a Seth. Y cuando miré Telly en la celda vi el rostro hecho papilla de Jackson. Dioses, debía haber sabido que él lo sabría…y haría algo como esto. “No me tomó mucho encontrarlo”, continuó casualmente. “Y sé que habían personas buscándolo. Leon,” se rió Seth, “¿o debería llamarlo Apolo? Sí, esta vez le gané. ¿Esos dos días en los que no me llamaste? Eso fue todo lo que me tomó encontrarlo.” El aire salió de mis pulmones. Mis venas estaban llenas de hielo. Frunció el ceño. “Ordenó tu muerte, Alex. Pensé que te alegraría saber que ya no va a ser un problema.” Me giré hacia la celda. “Dioses, ¿Cómo es que las furias no han reaccionado a esto?” “No soy estúpido, Alex.” Se movió hasta estar a mi lado, hombro con hombro. “Lucian ordenó esto e hizo que sus Guardias lo llevaran a cabo. Yo sólo… me uní al paseo. Inteligente, ¿verdad?” “¿Inteligente?”, jadeé, alejándome de la celda, de Seth. “¿Así que esto fue idea de Lucian?” “¿Importa?”, se cruzó de brazos. “Telly trató de matarte, te mató. Por eso tiene que ser castigado.”

343


“¡Eso no hace que esto esté bien! ¡Míralo!”, señalé la celda, sintiéndome enferma. “¿Qué le pasa?” “Está bajo una compulsión un tanto fuerte para que no hable.” Seth se tocó la barbilla pensativamente. “No estoy seguro de que esté pensando siquiera. De hecho, creo que está algo frito.” “Dioses, Seth. ¿Nadie te ha dicho que dos errores no hacen un acierto?” Seth bufó. “Para mí dos errores siempre hacen un acierto.” “¡No es gracioso, Seth!” Traté de calmarme. “¿Quién lo va a matar? ¿El Concejo puro?” “No. El nuevo Concejo lo hará.” “¿El nuevo Concejo? ¿Qué diablos es eso?” Había frustración en sus ojos. “Necesitas entender por qué esto está sucediendo. Este hombre sirve a los dioses, quienes te quieren muerta – a ambos-. Necesitamos deshacernos de él.” Me pasé las manos por la cabeza, queriendo arrancarme el pelo. “Seth, ¿esto fue idea de Lucian o no?” “¿Por qué importa? ¿Qué si fue él? Sólo quiere mantenernos seguros. Quiere cambiar las cosas y…” “¡Y quiere el trono de Telly, Seth! ¿Cómo no lo ves?” el frío se asentó en mis adentros mientras lo miraba fijamente. Lucian quería poder y sacar a Telly era una forma de lograrlo, pero eso no significaba que pudiera controlar completamente al Concejo… ¿o sí? “No hay forma de que los dioses permitan esto. No quieren lo que Telly deseaba.”

344


“¡Los dioses son los enemigos, Alex! No hablan con el Concejo pero sí hablan con la Orden.” “¡Apolo me salvó la vida, Seth! ¡No Lucian!” “Sólo porque tienen planes para ti”, dijo, dando un paso adelante. “No sabes lo que yo sé.” Mis manos se convirtieron en puños. “¡Entonces dime lo que sabes!” “No lo entenderías.” Se giró hacia la figura inmóvil en la celda. “No todavía. Ni siquiera te culpo. Tienes demasiado de pura en ti, ahora más que nunca antes.” Me estremecí. “Eso no fue… no fue justo.” Cerró sus ojos y pasó su palma por su frente. “Tienes razón. No lo fue.” “No puedes tenerlo aquí, Seth. Tienes razón. Tiene que ser castigado por lo que hizo pero necesita un juicio. Mantenerlo así, bajo compulsión en una celda, está mal.” Dioses, el día estaba jodido cuando yo era la voz de la razón. Seth se giró hacia mí. Abrió su boca pero la cerró. “Ya he invertido demasiado en esto.” El miedo se abrió paso por mi espina dorsal. Empecé a ir hacia él pero me detuve. Crucé mis brazos sobre mi pecho. “¿Qué quieres decir?” Intentó cogerme pero me alejé. Confundido, bajó la mano. “¿Cómo puedes querer que viva?” “Porque no nos corresponde decidir quien vive y quién muere.” Frunció el entrecejo.

345


“¿Y qué si nos correspondiera?” Negué con la cabeza. “Entonces no quiero hacer parte de eso. Y sabes que tú tampoco.” Seth suspiró. “Alex, te estás entrenando para ser una Centinela. Tendrás que tomar decisiones de vida o muerte todo el tiempo.” “Eso es diferente.” “¿Lo es?”, inclinó su cabeza hacia mí, su sonrisa presuntuosa borrando cualquier duda. “¡Sí! Como un Centinela, mataré daimons. Eso no es lo mismo que jugar a ser jurado y verdugo.” “¿Cómo no ves que estoy haciendo lo que hay que hacer, incluso si eres demasiado débil para hacerlo tú misma?” ¿Quién diablos era esta persona a mi lado? Era como intentar razonar con un lunático… ahora sabía cómo la gente se sentía cuando trataban de razonar conmigo. La ironía era un enemigo cruel, muy cruel. “Seth, ¿dónde están las llaves de la celda?” Sus ojos se estrecharon. “No voy a dejarlo salir.” “Seth”, timé un paso tentativo hacia él. “No puedes hacer esto. Tampoco Lucian puede.” “¡Puedo hacer lo que se me dé la gana!” Pasé a su lado e intenté coger la manija de la puerta, pero luego estaba contra la pared opuesta y con Seth en mi cara. El miedo surgió en mi estómago mientras el lazo zumbaba locamente. “Seth,” susurré.

346


“Se queda.” Sus ojos eran de un cobre peligroso. “Hay planes para él, Alex.” Tragué el sabor repentino de la bilis. “¿Qué planes?” Su mirada cayó a mis labios, y un miedo totalmente nuevo me invadió. “Lo verás pronto. No tienes que preocuparte, Alex, voy a encargarme de todo.” Poniendo mis manos en su pecho, lo empujé varios metros hacia atrás. Shock y luego rabia brillaron en sus facciones. “Estás chiflado, Seth. No hagas esto.” Girándose, volvió a la celda y señaló a Telly. “¿Así que prefieres ver a esta cosa libre? ¿Libre para esclavizar a los mestizos, para que ordene matarlos? ¿Libre para que continúe intentando asesinarte? ¿Y luego esperamos un juicio, un juicio manipulado para proteger a los puros? Sólo van a darle una palmadita en la mano. Diablos, ¡quizás incluso te ordenen que te disculpes por haber jodido sus planes de matarte!” Me llené de ira. Di un paso adelante, pie contra pie. “¡No te importa lo que le pase a los mestizos! ¡No tiene nada que ver con lo que estás planeando y lo sabes! Lo que estás haciendo, lo que estás defendiendo está mal. Y no voy a…” “Vete,” me cortó, su voz baja y furiosa. Me levanté. “No voy a dejar que hagas esto, Seth. No sé qué dijo Lucian que te convenció…” “Dije que te fueras.” Seth me empujó, me empujó realmente fuerte. A duras penas mantuve el equilibrio. “Quizás la próxima vez te traiga rosas o cachorritos.” Eso me puso los pelos de punta, igual que la sonrisa que me dio. Tomó cada onza de mi autocontrol girarme y alejarme. Fui hacia las escaleras. Como un millón de veces en mi vida, no planeaba hacer lo que me habían ordenado pero por primera vez era 347


probablemente lo correcto. Aiden y Marcus necesitaban saber lo que Seth y Lucian estaban planeando. Quizás podrían detenerlo antes de que fuera demasiado tarde, antes de que Seth participara en el asesinato del Primer Ministro y sellara nuestros destinos. Todavía tenía que haber esperanza para él. Seguro, estaba participando en algo loco pero no épicamente desequilibrado. Técnicamente, Seth todavía no había hecho nada. Como había dicho Caleb: todavía hay esperanza. Lo que sea que Lucian utilizaba para manipular a Seth, como fuera que estuviera halando las cuerdas, tenía que ser eliminado antes de que la historia se repitiera. Abrí las puertas de la Corte y me encontré cara a cara con la raíz de todos mis problemas. Lucian estaba flanqueado por varios Guardias del Concejo, todos vestidos en esas ridículas túnicas blancas. La sonrisa que se extendía por su rostro nunca alcanzaba sus ojos. “Pensé que te encontraría aquí, Alexandria.” Antes de que supiera qué estaba pasando, sus Guardias me rodearon. Extrañamente, eran puros. Era una jugada inteligente, se lo concedía. “¿Qué está pasando, Lucian?” “¿Cuándo me llamarás ‘padre’?.” Dio un último paso y se detuvo frente a mí. El viento agitaba sus túnicas, dándole la apariencia de estar flotando. “Hmm, ¿qué tal… nunca?” Su sonrisa satisfecha siguió en su lugar. “Un día eso cambiará. Seremos una gran familia feliz, los tres.” Eso era perturbador. “¿Te refieres a Seth? Él es tan importante para ti como la justicia.”

348


Lucian hizo tsk suavemente. “Volverás a mi casa, Alexandria. No hay necesidad de que te quedes en la residencia St. Delphi por más tiempo.” Abrí mi boca para discutirle pero la cerré. No había forma de saber si Lucian tenía conocimiento de mis sentimientos por Aiden, o si Seth le había dicho algo. Discutir solo levantaría sospechas; no había nada que pudiera hacer para detenerlo. Me tragué mi rabia y disgusto y di un paso adelante. “Sólo necesito recoger mis cosas.” Lucian se movió al lado, haciéndome señas para que lo siguiera. “Eso no será necesario. Seth recuperará tus pertenencias.” Maldito sea. Me puse rígida cuando Seth salió por la puerta. No me dio una mirada y pasó por mi lado. Lucian le dio una palmadita en el hombro. “Nos vemos en nuestra casa.” Seth asintió y bajó las escaleras. Ya en la acera miró arriba y me dio una sonrisa sardónica antes de subir a uno de los Hummers estacionados en el bordillo. “Ahora, mi querida, vendrás conmigo,” dijo Lucian. Echando humo, pero incapaz de hacer una maldita cosa, seguí a Lucian y entré al otro Hummer. Dios no quiera que Lucian caminara hasta su casa. Una vez había subido al asiento trasero conmigo, estaba volviéndome loca por salir. Lucian sonrió. “¿Por qué estás siempre tan incómoda a mi alrededor?” Me giré de la ventana. “Es sólo que hay algo en ti.” Arqueó una ceja. 349


“¿Y eso sería…?” “Bueno, eres como una serpiente pero babosa.” Se recostó en el asiento mientras el Hummer se movía. “Qué tierna.” Sonreí apretadamente. “Dejémonos de mierda, Lucian. Sé lo de Telly. ¿Por qué harías algo que incluso yo creo que es estúpido y temerario?” “La hora del cambio se acerca. Nuestro mundo necesita mejores líderes.” La risa se me escapó antes de que pudiera detenerla. “¿Estás drogado?” “Hemos tenido que vivir bajos las viejas leyes por demasiado tiempo, existiendo junto a los mortales como si no fuéramos mejores que ellos.” Sus palabras destilaban asco. “Deberían tomar el lugar de los mestizos, servir todas nuestras necesidades y caprichos. Y cuando lo hagan, nosotros –los nuevos dioses- gobernaremos la tierra.” “Dioses, estás demente.” No había nada más que decir. Y lo peor de todo es que la Abue Piperi había tenido razón, pero, como siempre, había sido malinterpretada. La historia se estaba repitiendo pero de la peor manera posible, y el mal se había escondido en las sombras, actuando como un titiritero halando los hilos. Se había referido a Seth y a Lucian. Me sentí enferma. Si tan sólo hubiera averiguado esto antes pude haber impedido que llegara tan lejos. “No espero que lo entiendas pero Seth sí lo entiende. Es todo lo que necesito.” “¿Cómo te las arreglaste para que Seth te llevara la corriente?” Estudió sus uñas. “El chico nunca tuvo un padre. Tu madre pura no quería nada que ver con él. Supongo que lamentaba su relación con el mestizo pero no pudo deshacerse de él mientras todavía estaba en su útero.” 350


Me estremecí. “Es seguro suponer que no fue una madre muy agradable,” continuó Lucian, “pero aun así el chico se las arregló para impresionar al Concejo y entrar al Covenant. Tuvo una niñez dura, siempre solo. Supongo que todo lo que siempre quiso fue ser amado.” Me miró. “¿Pudiste hacerlo? ¿Darle la única cosa que siempre ha anhelado?” De repente, supe sin duda alguna que Seth no le había dicho nada de Aiden. Pero ¿por qué? Quitar a Aiden de la ecuación sólo le traería beneficios. ¿Podría ser que no lo había hecho porque sabía que me heriría? Si era el caso, entonces Seth todavía estaba pensando. No era una causa perdida, después de todo. “Honestamente, eso espero. Seth es un buen chico.” Mis ojos se abrieron como platos. “Suenas… sincero.” Lucian suspiró. “Nunca tuve un hijo propio, Alexandria.” Me sorprendí. Lucian sí se preocupaba por Seth, y Seth lo veía como un padre, pero eso no cambiaba lo que Lucian estaba haciendo. “Lo estás usando.” El Hummer se detuvo detrás de la casa de Lucian. “Le estoy ofreciendo el mundo. Lo mismo que a ti.” “Lo que estás ofreciendo es la muerte segura para cualquiera que esté de acuerdo con esto.” “No necesariamente, querida mía. Tenemos partidarios en los… lugares menos probables, un aliado muy poderoso.”

351


La puerta se abrió antes de que pudiera responder. Un Guardia esperó a que saliera, vigilándome cuidadosamente como si esperara que escapara, lo que había considerado pero sabía que no lograría. Me llevaron a la casa rápidamente y luego me dejaron con mi padrastro en el opulento hall de entrada. “Es una lástima que tengas que hacer esto tan difícil, Alexandria.” “Lamento arruinarles la fiesta pero no voy a apoyarlos. Y nadie más lo hará.” “¿En serio? ¿Dudas de mis apasionadas palabras?” Su mirada fue a sus Guardias mestizos. “Quiero darles una mejor vida a los mestizos.” “Pura mierda”, susurré, y miré a los Guardias. Sus miradas condenatorias cuando me miraron decían que le creían a Lucian. Y la verdadera pregunta era cuántos mestizos los apoyaban. La cifra podría ser astronómica. Lucian se rió. Fue un sonido frío, áspero. “Tú no tienes control sobre esto.” “Eso lo veremos,” me estiré por el picaporte pero me congelé cuando lo giré y me di cuenta de que estaba cerrado. Detestaba el elemento aire con todo mi corazón. Lentamente, lo encaré. “No puedes encerrarme. Déjame salir.” Lucia se rió de nuevo. “Me temo que no podrás tener visitantes hasta que Despiertes, y tampoco esperes que Apolo llegue. No podrá entrar a mi casa.” Fruncí el ceño. “No puedes detener a un dios.” Lucian parecía complacido mientras daba un paso al lado. Mi mirada fue a la pared contra la que Seth había aprisionado a un Guardia una vez. Había una marca, un símbolo crudamente dibujado de un hombre con cuerpo de serpiente. 352


“Apolo no puede entrar a ningún hogar que lleve la marca de la Pitonisa de Delphi. Fue creada hace tiempo como un castigo por romper las reglas del Olimpo. Lo gracioso es que no lo sabía hasta hace poco.” Tragué saliva. El dibujo parecía hecho en sangre. “¿Cómo… cómo lo averiguaste?” “Tengo muchos amigos… con gran poder.” Lucian miró el dibujo, una pequeña sonrisa en su rostro angular. “Tengo muchos amigos que te sorprenderían, querida.” Sentí que los muros se cerraban y me quitaban el aliento. Estaba atrapada aquí hasta mi Despertar. Debí haber escuchado a Aiden y nunca haber venido a esta casa. “No puedes hacer esto.” “¿Por qué no?” Fue hacia mí. “Soy tu guardián legal. Puedo hacer contigo lo que me plazca.” Mi temperamento se inflamó y estallé. “¿De veras? ¿Cuándo te ha funcionado eso antes?” “Antes no tenía a Seth y tampoco estabas tan cerca de Despertar.” Cogió mi barbilla, clavándome los dedos. “Puedes luchar contra mí todo lo que quieras pero en un par de días Despertarás. Primero conectarás con Seth, y lo que él desee, tú lo querrás. Y luego tu poder se transferirá a él. No puedes detenerlo.” Palidecí. “Soy más fuerte que eso.” “¿Eso crees? Piénsalo, querida mía. Piensa lo que significa y si hay o no un punto en luchar contra lo que está a punto de suceder.” Sentí desasosiego pero mantuve mi expresión en blanco. “Si no me liberas te romperé el brazo.” 353


“Lo harías, ¿verdad?”, su aliento era cálido en mi mejilla. La bilis se me subió a la garganta. “Solo hay una cosa en la que Telly y yo estábamos de acuerdo.” “¿En qué?” “Necesitas ser derrumbada.” Me dejó ir, la misma maldita sonrisa en su rostro. “Solo que él lo hizo de la manera equivocada. No cometeré el mismo error que cometí con tu madre. Le di demasiada libertad. Por ahora eres mía, igual que Seth. Y harías bien en recordarlo.” Retrocedí. “Eres un hijo de perra.” “Eso quizás sea cierto pero en un par de días, tendré el control sobre los dos Apollyons. Entonces seré imparable.”

354


Capítulo 26 Traducido por: Leidy Corregido por: NatyLRJ La cena fue difícil por varias razones. Había sólo tres de nosotros cenando en la larga mesa rectangular, comiendo a la luz de las velas, como si nos hubieran arrojado a la época medieval. Seth se dividía entre la compinchería y la fantasía de tener a papi Lucian, quien se pasó la cena mirándome. Me negué a cualquier intento que Lucian hizo para traerme a la conversación. No pude ni siquiera comer el delicioso bistec, lo que apestaba. Esta iba a ser mi última cena. Lo sabía. Lo que estaba planeando mientras los miraba seguramente acabaría conmigo siendo asesinada, pero la elección era clara: terminar así o ser parte de algo tan atroz como la destrucción de los que no estaban de acuerdo con Lucian y esclavizar a la humanidad. Porque eso es lo que planeaban, o al menos, Lucian. Lucian necesitaba a los Apollyons -al Matadioses, por lo menos- para lograr esto. Tenía mucho sentido. Los Apollyons se habían creado originalmente para mantener a los puros controlados, pero 355


si él controlaba a los Apollyons entonces no tenía nada que temer. Una vez que Despertara, Seth podría acabar con cualquier dios que no estuviera con Lucian, haciéndolo prácticamente invencible. Era un plan brillante. Uno que sabía que Lucian probablemente había elaborado desde el momento en que se dio cuenta de que había dos Apollyons en una generación. Darían una opción a los miembros del Concejo. Estar con ellos o caer. Con Seth teniendo el poder Apollyon total, obtendría el poder del Matadioses y sería capaz de eliminar a cualquier dios que estuviera en su contra. Aunque no es como si Lucian temiera a los dioses. Una vez que Seth se convirtiera en el Matadioses, ningún dios sería lo suficiente estúpido como para acercársele a una milla de distancia. La única amenaza serian los miembros de la Orden, pero ellos también sufrirían un infierno tratando de derrumbar a Seth. Lucian ya tenía Centinelas en busca de los miembros restantes. Me estremecí ante lo que sabía que harían con ellos. Y, sin embargo, por mucho que hablaran, sentí que había algo que ocultaban. Había algo más y ahora sabía por qué Apolo había sido tan insistente en mantenerme a salvo. "¿Cómo la Orden mató al primero y a Solaris?", pregunté, hablando por primera vez. Lucian le arqueó las cejas a Seth mientras hacía girar la copa de cristal. "Los agarraron inesperadamente." Seth miró su plato. "Les atravesaron el corazón al mismo tiempo." Se aclaró la garganta. "¿Por qué lo preguntas?” Me encogí de hombros. Sobre todo porque tenía curiosidad de cómo lo habían hecho porque matar a dos Apollyons no era tarea fácil. Cuando no di una respuesta, reanudaron su conversación. Volví a mi a mi plato. 356


Iba a hacer algo que nunca pensé que lo haría de nuevo. Iba a matar a un puro, a Lucian. Mis dedos se cerraron sobre el cuchillo de la carne. Era la única manera de detener esto. Sacando a Lucian, Seth se liberaría de su monstruosa influencia paterna. Y yo estaría muerta, pero tal vez... tal vez Aiden y Marcus podrían detener la locura de Lucian. Valía la pena intentarlo. No podía permitir que esto sucediera, y lo haría si me mantenían aquí. Luego nadie podría detenerlos. Esto era posiblemente lo más loco, más espontáneo e imprudente que jamás había planeado, pero ¿qué otra opción tenía? Lucian ya controlaba a Seth y me podía controlar a través de Seth si así lo quería. Ese era el temor del mundo… mi peor miedo. Tenía que hacer algo. "¿Me disculpan?", Le pregunté. "No has comido nada." Seth frunció el ceño. "¿Te sientes mal?" Caramba, ¿podría ser que había perdido mi apetito porque estaba rodeada de lunáticos? "Sólo estoy cansada." "Está bien", dijo Lucian. Tratando de no pensar en lo que estaba por hacer, puse mi servilleta sobre el cuchillo y lo deslicé, acomodándolo en mi manga. Mis rodillas se pusieron débiles. Matar en batalla o cuando tenía que protegerme era totalmente diferente a esto. Una parte de mí gritaba que esto estaba mal, igual de mal de lo que pretendían hacerle a Telly, pero ¿una vida a cambio de proteger innumerables? Valía la pena.

357


Okay. Dos vidas, porque en serio dudaba que fuera a salirme con la mía. Los Guardias esperaban a las afueras del comedor. Si ellos no me mataban, el Concejo que Lucian intentaba traicionar lo haría. Irónico. Me acerqué a la mesa lentamente, calmando mi respiración y bloqueando mis emociones. Tenía la fuerza suficiente para empujar el cuchillo por su espalda, y cortar su médula espinal. Sería más fácil que ir a la garganta y los ojos, pero dioses, estaba horrorizándome a mí misma sólo de pensar en ello. Sólo hazlo. Llegué junto a Lucian y respiré profundamente mientras dejaba que el cuchillo se deslizara hacia fuera de la manga. Luego, un tren de carga me estrelló contra el suelo. Golpeé las baldosas con un golpe audible. Seth cubrió mis piernas mientras giraba mi muñeca hasta que grité y me vi obligada a dejar caer el cuchillo. Cuando traté de torcerme para defenderme, un Guardia se precipitó en la habitación, pero Lucian extendió una mano para detenerlo. "¿Qué diablos te pasa?" Seth, preguntó con furia, y me dio una pequeña sacudida cuando no respondí lo suficientemente rápido. "¿Estás loca?” Mi corazón latía con fuerza contra mis costillas. "¡Yo no soy la loca aquí!" "¿De verdad? ¿No lo eres?" Su mirada se dirigió al cuchillo. "¿Es necesario que te lo explique?” "Encárgate de ella," Lucian se puso en pie y arrojó su servilleta de tela, su voz inquietantemente calmada, "antes de que haga algo de lo que me arrepienta."

358


Seth suspiró ásperamente. "Lo siento, Lucian. Voy a encargarme de esto. " Tan sorprendida estaba que no podía hablar. ¿Estaba pidiéndole disculpas a Lucian? Estaba en la tierra de los locos y no había forma de escapar. "Tiene que aceptar esto," dijo Lucian. "No voy a vivir con el temor de ser asesinado en mi propia casa. O ella se ajusta a lo estipulado o voy a tener que encerrarla". Los ojos de Seth encontraron con los míos. "Eso no será necesario”. Lo miré. "Bien." Lucian sonaba más asqueado que asustado. Era como si le hubiera escupido en lugar de tratar de matarlo. "Me retiro por esta noche. ¡Guardias!" En una ráfaga de actividad, siguieron a Lucian fuera de la habitación. Algunos de ellos eran puros. ¿Les había prometido algo por lo que valía la pena ir en contra del Concejo y correr el riesgo de morir? Sabía lo que les había ofrecido a los mestizos. Seth todavía me tenía en el suelo. "Eso fue posiblemente la cosa más estúpida que alguna vez has tratado de hacer." "Es una lástima que no funcionara." Pareciendo incrédulo, me puso de pie. En el momento en que me soltó, me lancé a la puerta. Me atrapó antes de que corriera fuera de la habitación, sujetando sus brazos a mí alrededor. "¡Déjame ir!" Tiré mi cabeza hacia atrás, apenas rozando la suya. "¡Déjame ir!" "No hagas esto más difícil, Alex." Luché por liberarme de su agarre. "Te está utilizando, Seth. ¿Por qué no te das cuenta?" 359


Su pecho se levantó contra mi espalda. "¿Es tan difícil aceptar que Lucian se preocupa por mí… y por ti?” "¡Él no se preocupa por nosotros! Sólo quiere usarnos." Di una patada para impulsarme con la pared, pero Seth lo anticipó y me dio la vuelta. "¡Maldito seas! ¡Eres más inteligente que esto!" Seth suspiró y comenzó a arrastrarme hacia el pasillo. "Eres una tontita a veces. No te quieren para nada, Alex. ¡Nada! Juntos podremos cambiar nuestro mundo. ¿No es eso lo que querías?" Habíamos llegado a la parte inferior de la escalera, y pateé la estatua de algún dios que no reconocí. "¡Dioses! Ya basta, Alex. Para alguien que es tan chiquita eres condenadamente pesada. No quiero subirte alzada.” "Caramba, gracias. Ahora estas llamándome gorda". "¿Qué?" Sus brazos se aflojaron. Cerré mi codo en su estómago con tanta fuerza que el impacto hizo temblar todo mi cuerpo. Seth se dobló, pero no me dejo ir. Maldijo violentamente, me giró y se dobló por la cintura. Apretó su brazo sobre mi cadera y me tiró por encima del hombro. Antes de que pudiera darme cuenta, atrapó mis piernas y las mantuvo presionadas. "¡Bájame!" Golpeé su espalda con mis puños. Seth gruñó mientras subía las escaleras. "En serio, no puedo creer que tenga que hacer esto." Continué mi asalto en vano. "¡Seth!"

360


"Tal vez te mereces una paliza35, Alex." Riendo, tropezó cuando clavé mi rodilla en sus riñones." ¡Ay! ¡Eso dolió!" Estábamos haciendo el ruido suficiente como para despertar a todos los Guardias de la casa, pero nadie intervino. Reconocí el pasillo de cabeza y Seth empujó las puertas. Era mi antigua habitación en la casa de Lucian. Seth irrumpió a través de la alfombra blanca que no definitivamente no estaba en mi habitación cuando vivía ahí. En ese entonces, había tenido suelos desnudos que eran fríos en el invierno. Me dejó bruscamente en la cama y luego, plantando las manos en las caderas, dijo. "Compórtate." Me puse en pie. Seth me tomó por la cintura y me empujó de nuevo hacia abajo con poco esfuerzo de su parte. Una increíble cantidad de ira me llenó de energía, barriendo a través de mí como una ráfaga de olas turbulentas. Y dejé que la furia se hinchara y se extendiera como la marea. "Estás siendo ridícula, Alex. Y necesitas calmarte. Estás haciendo que desee tener un poco de Valium36.” Mis manos se cerraron en puños. "Él te esta utilizando, Seth. Quiere controlarnos para poder derrocar al Concejo. Quiere ser superior a los dioses. ¡Sabes que nunca van a permitirlo! Es por eso que los Apollyons se crearon en primer lugar.” Seth arqueó una ceja. "Sí, Alex, se por qué los Apollyons fueron creados al principio. Para asegurarse de que no hubiera ningún puro que alcanzara el poder de los dioses y bla bla

35

Aquí usa la palabra ‘spank’ que se refiere a un manotazo… en las nalgas, usualmente *wink*.

36

Valium: droga con efectos tranquilizantes y sedantes.

361


bla. Déjame hacerte una pregunta: ¿crees que a algún dios le importaría si murieras luchando contra un daimon?" "Obviamente les importa porque me trajeron de vuelta.” Puso los ojos en blanco. "¿Y si no fueras el Apollyon, Alex? ¿Qué habría sucedido si fueras sólo una mestiza normal? ¿Les importaría en absoluto si tú murieras?" "No, pero…" "¿Crees que eso está bien? ¿Que estés obligada a ser una esclava o una guerrera?" "¡No! No está bien, pero los dioses no lo decretaron. Fueron los puros, Seth." "Lo sé, ¿pero no crees que los dioses lo podrían haber cambiado si hubieran querido?” Se acercó más y bajó la voz. "El cambio tiene que suceder, Alex." "¿Y crees que Lucian realmente va a generar ese tipo de cambio?” Deseé que Seth entendiera. "¿Que una vez que asuma el control total del Concejo va a liberar a los sirvientes? ¿Qué aliviará a los mestizos de su deber?" "¡Sí!" Seth se puso de rodillas delante de mí. "Lucian lo hará." "Entonces, ¿quién va a luchar contra los daimons?" "Habrá quienes voluntariamente luchen al igual que los puros lo hacen ahora. Lucian lo hará. Todo lo que tenemos que hacer es apoyarlo." Negué con la cabeza. "Lucian no se preocupa por los mestizos, solo se preocupa por él mismo. Al final quiere poder esclavizar a los mortales en vez de a los mestizos. Él mismo lo dijo." Con un bufido de disgusto, se puso de pie. "Lucian no tiene intención de hacer tal cosa”. 362


"¡Él me lo dijo en el coche!" Agarré sus manos, ignorando la forma en que el lazo dio un salto. "Por favor, Seth. Tienes que creerme. Lucian no hará ninguna de las cosas que prometió.” Se me quedó mirando un momento. "¿Por qué te importaría siquiera si esclavizar a los mortales fuera su plan? No lo entiendo. No pudiste soportar vivir entre ellos cuando te tocó hacerlo. ¿Por qué quieres proteger a los dioses cuando la Orden te mató -te matópara protegerse? Y ¿tienes problema con unos cuantos puros muriendo en el camino? Mira cómo te han tratado. No lo entiendo." A veces no me entendía a mí misma. Los puros nos trataban como basura, y los Dioses… bueno, eran tan culpables como los puros. Habían permitido que esto sucediera, pero esto estaba mal. “Personas Inocentes morirán, Seth. ¿Qué piensas que los dioses harán? Puede que no sean capaces de tocarnos, pero pueden ser vengativos y francamente sádicos. Iniciaran un sacrificio de mestizos y puros. Apolo lo dijo." Apretó mis manos. "Bajas de guerra… suele suceder.” Las liberé. Mi estómago estaba hecho un nudo. "¿Cómo puedes ser tan indiferente?” "No es que sea indiferente, Alex. Se llama ser fuerte”. "No," dije en voz baja. "Eso no tiene nada que ver con la fortaleza.” Seth se alejó de mí pasando la mano por su pelo, tirando de los mechones libres del lazo de cuero. ¿Siempre había sido así? Siempre había tenido un grado de frialdad hacia mí, pero nada como esto. "Todo estará bien," dijo finalmente. "Te lo prometo. Cuidaré de ti”. "No va a estar bien. Tienes que dejarme ir. Tenemos que estar lejos el uno del otro.” 363


"No puedo, Alex. Tal vez el tiempo te hará olvidarte de él y... " "¡No se trata de Aiden!" Frente a mí, sus labios se torcieron en una amarga sonrisa cínica. "Siempre se trata de Aiden. No te preocupan los mortales. Si a pesar de todo pudieras tenerlo y dejarnos hacer lo que queremos, no te importaría.” "Sí me importa. Vas a tener que matar a gente inocente para hacer esto, Seth. ¿De verdad podrías vivir con eso? Porque yo no puedo.” "¿Qué puro es realmente inocente?" preguntó, en lugar de responder mi pregunta. "Hay puros que no quieren ver a mestizos esclavizados. Y sí, los dioses son un montón de idiotas, pero eso es lo que son.” "Ya hemos hablado de esto, Alex. No vamos a estar de acuerdo. Todavía no, por lo menos. Pero tu cumpleaños es sólo en unos días. Lo entenderás después.” Me quedé boquiabierta. "¡Seth, por favor, escúchame!" Una máscara fría cayó sobre su rostro, bloqueándolo. "Realmente no lo captas, Alex. No puedo… no te dejaré marchar.” "¡Sí puedes! Es muy simple. Solo déjame salir de esta casa.” Seth estaba delante de mí en un segundo. Agarró mis manos, presionando sus palmas contra las mías. "No sabes cómo se siente ahora, pero lo sabrás. Mientras más marcas tengas, más akasha hay para mí. Nada, nada se siente de esa manera. Es poder puro, Alex. ¡Y ni siquiera has Despertado! ¿Te imaginas cómo será entonces?" sus ojos tenían ese enloquecido destello, excesivamente apasionado. Lo había visto antes y lo había desatendido. "No puedo renunciar a eso." 364


"Dioses, ¿te estas oyendo? Suenas como un daimon anhelando éter”. Sonrió. "No es nada como eso. Es mejor.” Ahí fue cuando me di cuenta de que entre la influencia de Lucian y el encanto del akasha, Seth se había tornado en algo peligroso. Apolo había tenido razón. Maldición. La Abuela Piperi había tenido razón. Y yo había estado tan, tan equivocada. Estaba en una posición precaria. Cualquier cosa era posible y mi ritmo cardíaco se duplicó. Quería golpearme a mí misma por no dejado que Apolo me escondiera lejos, pero cuando hizo la propuesta estaba concentrada en lo que Lucian quería hacer. Estaba disgustada conmigo misma por el tiempo en que había querido tirar la toalla. Huir no era algo que había jamás, pero ahora tenía que hacerlo porque era la única cosa inteligente. "Quiero que te vayas de mi habitación." Obligué a mis rodillas a que dejaran de temblar y me enderecé. "Ahora". "No quiero irme", respondió sin inflexiones en la voz. El corazón me saltó a la garganta. "Seth, no te quiero aquí.” Él inclinó la cabeza hacia un lado, asus ojos calentándose un poco. "No hace mucho tiempo no tenías ningún problema con que estuviera en tu habitación... o en tu cama.” "No tienes derecho a estar aquí. No eres mi novio." Las cejas de Seth se levantaron. "Hablas como si lo que somos se pudiera simplificar en etiquetitas. No somos novios. Tienes razón en eso." Me aparté de la cama, mis ojos buscando desesperadamente una manera de salir de la habitación. Sólo había un baño, closet, y una ventana. Y mi vieja casa de muñecas... 365


¿Qué diablos estaba haciendo todavía aquí? En lo alto de la casa había una espeluznante muñeca de porcelana que había odiado cuando era niña y que todavía odiaba. Haciéndose detrás de mí, susurró en mi oído. "Somos la misma persona. Queremos y necesitamos las mismas cosas. Puedes amar a quien quieras y puedes decirte a ti misma lo que te plazca. No tenemos que amarnos el uno al otro; ni siquiera tenemos que gustarnos. No importa, Alex. Estamos atados y la conexión es mucho más fuerte que lo que sea que siente tu corazón.” Girándome, puse espacio entre nosotros. "No. Esto es todo. Recuerdo la promesa que me hiciste. No quiero hacer esto. Tienes que irte. No me importa donde vayas. Sólo vet…" “No me voy a ir," dijo. El terror se convirtió en algo mucho peor y mucho más poderoso. El miedo se deslizó en mí, mordiendo profundamente y difundiéndose por mis venas como veneno. "Me lo prometiste, Seth. Me juraste que me dejarías si esto era demasiado. ¡No puedes romper la promesa!" Sus ojos se encontraron con los míos. "Es demasiado tarde para eso. Lo siento, pero esa promesa es nula y vacía. Las cosas han cambiado.” "Entonces yo me iré." Tomé una profunda respiración, pero eso no calmó el golpeteo en mi pecho. "¡No puedes mantenerme aquí! No me importa que Lucian sea mi tutor legal.” Echó la cabeza hacia un lado, y su mirada se volvió casi curiosa. "¿Crees que hay algún lugar en este mundo en el que no pudiera encontrarte si así lo quisiera?” "Dioses, Seth, ¿sabes siquiera que suenas como un acosador?” 366


"Sólo estoy diciendo la verdad", respondió alegremente. "Cuando cumplas tus dieciocho años, ¿qué es en cuánto? ¿Cinco días?, no tendrás ningún control sobre eso." Mis manos se cerraron en puños. Dioses, odiaba cuando él estaba en lo cierto. Especialmente cuando me daba miedo y Seth me daba bastante maldito miedo ahora. No podía demostrárselo, así que me apoyé en la ira. "¡No tienes ningún control sobre mí, Seth!” Seth arqueó una ceja. Una lenta, pero malvada sonrisa se dibujó en su rostro. Reconociendo su mirada, retrocedí, pero fue tan increíblemente rápido. Su brazo serpenteó, capturándome por la cintura. El instinto se hizo cargo. Mi cerebro se apagó y entré en modo de lucha. Dejé que mis piernas se pusieran flácidas, y me convertí en un peso muerto en sus brazos. Seth maldijo y cuando se agachó a cogerme, me levanté de un salto, golpeando con mi rodilla su parte media. Un silbido de aire salió de sus pulmones mientras se tambaleaba hacia atrás. Girando, alcé mi brazo, pegándole en el pecho. No fue un golpe débil. Puse toda mi ira en él y Seth cayó de rodillas. Me lancé hacia la puerta, lista para abrirme camino fuera de la casa y hacia abajo en la calle si era necesario. Nunca lo logré… no en realidad. Mis dedos se cerraron en torno al pomo de la puerta en el mismo instante en que se sintió una oleada de electricidad en la habitación que levantó los vellos de todo mi

367


cuerpo. Entonces, de repente, estaba volando hacia atrás. Había pelo alrededor de mi cara, nublando mi visión. Los brazos de Seth estaban alrededor de mi cintura y me sostenía contra su pecho. "Sabes, me gustas más cuando estás furiosa. ¿Quieres saber por qué?" Me retorcí en su abrazo, pero él aguantó, y era como tratar de mover un camión. "No, realmente no me importa, Seth. Déjame ir.” Él se río profundamente, y el sonido retumbó a través de mí. "Porque cuando estás enojada, siempre estás a un paso de hacer algo irracional. Y así es cómo me gustas." Seth me soltó sin ninguna advertencia y se dio la vuelta. Lo vi en sus ojos y luego, en la forma en que sus labios se abrieron. Panico congeló la sangre en mis venas. "No lo…" La mano de Seth salió disparada, envolviéndose alrededor de mi cuello. Las marcas del Apollyon se dibujaron en su piel a una velocidad vertiginosa. Lo que existía en mí, esa parte que se había creado para completarlo, respondió rápidamente. Las marcas volaron por su brazo, llegando hasta sus dedos. Un segundo más tarde, luz ámbar crepitaba en el aire, y luego un brillo azul más débil. Su mano trazó círculos, presionando, quemando la piel de la parte posterior de mi cuello, creando la cuarta runa. Hubo un segundo, justo antes de que mi cerebro se sobrecargara con las sensaciones, un instante en el que me arrepentí de haber dejado que Seth se acercara tanto a mí, de transformar el vínculo entre nosotros en algo que parecía irrompible. Él había planeado esto todo el tiempo. 368


Y entonces ya no pensaba mรกs.

369


Capítulo 27 Traducido por: Blair Corregido por: NatyLRJ Los ojos de Seth brillaron mientras la presión dentro de mí pasaba a través del lazo, dejándome y yendo hacia él. De repente, una luz brilló desde cuatro puntos: mi estómago, mis palmas, y ahora la parte trasera de mi cuello. El dolor pinchó a lo largo de mi piel como una avispa furiosa y embotada. Mi cabeza se sentía pesada, mis piernas débiles mientras el placentero tirón continuaba. Su brazo libre me agarró justo cuando se doblaron mis piernas. Debí haberme desmayado, por cuánto tiempo, no lo sé. Estaba de espaldas cuando la habitación volvió a entrar en foco. Una espesa niebla estaba sobre mí, empujándome contra la cama. "Ahí estás," dijo Seth. La mano que alisaba mi cabello tembló ligeramente. Había un sabor extraño, casi metálico en la parte posterior de mi garganta. "¿Qué... qué pasó?"

370


Seth sacó la mano de mi pelo. "No Despertaste, pero..." Tomó mi mano y apretó la palma. La respuesta fue inmediata. Mi espalda se arqueó. Se sentía como si algo estuviera en mi interior agarrando y luego tirando. No era doloroso, pero tampoco era agradable. "Seth..." Cuando la soltó, los hilos invisibles se cortaron. Me derrumbé, sin fuerzas y débil, y Seth... se sentó en cuclillas, sosteniendo su mano delante de su rostro. Una asombrosa expresión infantil llenó su rostro cuando la luz azul brillante cubrió su mano, ardiendo más brillante que nunca antes. "Akasha... esto es bueno, Alex. Es más... puedo sentirte bajo mi piel." Aturdida, miré la bola de luz opaca y la excitación que emanaban los ojos de Seth. De alguna manera supe, incluso mientras presionaba sus labios en mi mejilla, que Seth había tenido el poder necesario para matar a un dios, aunque fuese por unos pocos momentos. Un rayo cayó más allá de la ventana, pero no fue más brillante que el último vistazo. Sabía que tenía que salir de aquí, pero cuando traté de incorporarme, me sentí como si estuviese pegada a la cama. Él sonrió mientras se sentaba a mi lado, moviendo su mano a mi mejilla y giró mi cabeza hacia él. Su pulgar se detuvo por encima de mi labio inferior. "¿Viste eso?" Quería desviar la mirada, pero no podía y me sentí enferma. Un trueno ahogó el latido de mi corazón. 371


"Fue hermoso, ¿no? Tanto poder. Lucian se sentirá decepcionado de que no hayas Despertado después de la cuarta marca, pero algo sucedió." ¿Qué significaba eso? No entendía y mis pensamientos estaban demasiado borrosos. El lazo saltó cuando su mano se deslizó bajo mi cabeza y volvió a la runa en mi nuca. "Esta es la runa de la invencibilidad", explicó. "Cuando Despiertes, se activará. Y entonces los dioses no podrán tocarte." Lo miré a los ojos y obligué a mi pesada lengua a funcionar. "No... quiero que me toques." Seth sonrió y las marcas regresaron, deslizándose sobre su tez dorada. Lo supe en el momento en que nuestras marcas se tocaron. Él bajó la cabeza hasta que un soplo separaba nuestros labios. Mis sentidos se volvieron locos. Electricidad saltó por mi piel y más abajo. "Eres tan hermosa así" murmuró, y presionó su frente contra la mía. Lo que había en mí, lo que había entre nosotros, era desagradable. ¿Cómo no me había dado cuenta antes? Había habido señales desde el principio. La noche en la que había descubierto lo que era y Seth se había quedado atrás con Lucian. La necesidad de poder de Seth y cómo mi respuesta hacia él parecía estar fuera de control, incluso cuando nos quedamos por primera vez en el patio trasero unos meses atrás, y varias veces más. Pensé en esa fugaz expresión de satisfacción que había visto cuando estábamos juntos en la piscina y había decidido ver qué sucedía con él… lo había elegido. Y todo el tiempo que había estado pasando con Lucian...

372


Había estado tan ciega. Los labios de Seth se presionaron contra mi pulso, que batía salvajemente, y me estremecí, asqueada, enojada, aterrorizada e indefensa. "No lo hagas", le rogué, antes de que el retorcido lazo entre nosotros volviera con tanta fuerza que no podía decir dónde comenzaba él y dónde terminaba yo. "¿No quieres esto? No puedes negar que una parte de ti me necesita." "Esa parte no es real." Mi cuerpo estaba hormigueando, palpitando, y ansiándolo, pero mi corazón y mi alma se estaban marchitando, enfriándose. Lágrimas llenaron mis ojos. "Por favor no me hagas hacer esto, Seth." Mi voz se quebró. "Por favor." Seth se quedó helado. La confusión nubló sus ojos, el brillo duro del ámbar del fuego roto de dolor. "Yo... yo nunca te forzaría, Alex. No haría eso." Su voz era extrañamente frágil, vulnerable e insegura. Me puse a llorar. No sabía si era de alivio o porque sabía que muy en el fondo Seth todavía estaba ahí en algún lugar. Por ahora. Seth se sentó, pasándose una mano por el pelo. "Alex, no... no llores." Mis manos se sentían como bloques de cemento cuando las levanté y limpié mis ojos. Sabía que no debía llorar delante de daimons, o mostrar debilidad y Seth... no era diferente.

373


Se agachó, pero se detuvo. Pasaron varios segundos antes de que hablara. "Se hará más fácil. Lo prometo." "Sólo vete", le dije con voz ronca. "No puedo." Se sentó a mi lado, manteniendo una distancia prudencial entre nosotros. "En el momento en que deje esta sala harás algo estúpido." A decir verdad, estaba demasiado cansada para estar de pie, y mucho menos para organizar una fuga audaz. Logré rodar sobre mi lado, lejos de él. El sueño no llegó fácilmente esa noche. El único consuelo que me llevé fue que cuando cerré los ojos me imaginé a Aiden. Y aunque la imagen no le hizo justicia, su amor hizo la única cosa que había pedido. No protegerme, sino darme fuerza para encontrar una salida de este lío.

Seth rara vez se alejó mi lado los dos días siguientes, mandando que trajeran comida a la habitación, y me tomó esos dos días recuperar fuerza real. La última runa había tomado más de mí que las otras, y sabía tal cual Seth había dicho que algo era diferente. Sólo me extrajo Akasha una vez, cuando trajo a Lucian para que lo presenciara. Seth había tenido razón. Lucian había estado decepcionado de que no había Despertado todavía, pero había estado complacido por el nuevo poder que Seth había ganado, a pesar de que había sido temporal. Y dioses, Seth había parecido un niño mostrándole a su padre su preciado proyecto de ciencias. Pensé que me sentiría asqueada de Seth, pero durante las largas tardes que 374


pasó hablando conmigo mientras trataba de convencerlo de que me dejara ir, empecé a sentir lástima por él. Había dos lados en él, y el lado que había mantenido cerca de mi corazón se estaba perdiendo ante su ansia de poder como un daimon con sed de éter. Quería arreglarlo de alguna manera, salvarlo. También quería estrangularlo, pero eso no era nada nuevo. Durante la tarde de la segunda noche, una conmoción en la planta baja me sacó de la cama. Reconociendo la profunda voz de Marcus, me puse de pie sobre mis débiles piernas y me lancé hacia la puerta. Seth estaba a mi lado en un instante, colocando una mano en la puerta. "No puedes." Parpadeé y alejé el mareo. "Es mi tío. Quiero verlo." "¿Desde cuándo?" Seth sonrió, y yo contuve el aliento, ya que me recordó al otro Seth, uno que no me mantendría como rehén. "Lo odias." "Yo... yo no lo odio." En ese momento, me di cuenta de que había sido una cretina con mi tío. Por supuesto, él no era la persona más cálida, pero no me encerraba en una habitación con un sociópata potencial. Juré que cambiaría... Si alguna vez lo llegaba a ver de nuevo. "Seth, quiero…" "¿Por qué se niegan a dejar que Marcus vea a su sobrina? ¿Hay algún problema?" Mi aliento se atoró en mi garganta mientras presionaba mis manos contra la puerta, debajo de las de Seth. La voz de Aiden fue como una explosión de luz solar y calor.

375


Estaba muy cerca de patear a Seth en sus partes íntimas sólo para que se moviera, y él lo debió haber previsto porque la advertencia en sus ojos me dijo que ni lo pensara. "Está descansando, pero está bien. No hay necesidad de preocuparse," oí decir a Lucian y luego su voz se desvaneció. Tomando una respiración poco profunda, cerré los ojos. Aiden estaba tan cerca y sin embargo, no podía llegar a él. Sabía que tenía que estar preocupado, suponiendo lo peor. Si pudiera sólo verlo, hacerle saber que estaba bien... aliviaría un poco del dolor en mi corazón. "¿De verdad lo amas?" preguntó Seth en voz baja. "Sí." Abrí los ojos. Su mirada era abatida. Gruesas pestañas le abanicaban las mejillas. "Lo hago." Poco a poco, levantó los ojos. "Lo siento". Aproveché el momento. "Y me preocupo por ti, Seth. De verdad. Ver lo que estás haciendo -en lo que te estás convirtiendo- me está matando. Eres mejor que esto, más fuerte que Lucian." "Soy más fuerte que Lucian." Él se apoyó en la puerta, mirando a través de ojos entrecerrados. "Y seré más fuerte que un dios muy pronto." Y eso fue todo. Seth no se movió de la puerta, y yo eventualmente me fui a la ventana con la esperanza de tener un vistazo de mi tío y Aiden. El techo terracota de la biblioteca bloqueaba la vista. No volvimos a hablar. 376


El tiempo se acababa y yo tenía que hacer algo.

Seth estaba ansioso a la mañana siguiente, incapaz de estarse quieto durante más de unos pocos minutos. Su constante ritmo y movimientos bruscos estaban muy en desacuerdo con su habitual gracia innatural. Tenía mis nervios de punta, y cada vez que me miraba se me hacía un nudo de temor y sentía punzadas de miedo en mi garganta, pero nunca se acercó a mí y no me tocó de nuevo. Seth sólo se mantuvo de espaldas, mirando por la ventana en silencio, esperando. La mañana después de la visita de Marcus, sentí que tenía que ver la runa de la parte posterior de mi cuello de nuevo. Con mi energía a niveles normales, encontré un espejo de mano y estiré mi cuello, girando hasta que la alcancé a ver en el espejo del baño. Era azul pálido, con una forma en S que se cerraba al final. La runa de la invencibilidad. Me estiré y la toqué. La piel de mis dedos hormigueó por el contacto. Bajé el espejo al tocador y me di la vuelta. Mis ojos parecían muy amplios, casi asustados. Habían sombras formándose debajo de ellos, opacando los irises marrones. No era que mis ojos marrones fueran extraordinarios en primer lugar, pero caray. La mirada asustadiza de mis ojos no se había ido, incluso después de que me había duchado. Había un peso instalado en mis hombros, apretándome el pecho. Seth había estado tratando de Despertarme todo este tiempo, como me temía. Me había mentido. Empuje mi cabello húmedo. Por suerte no había tenido éxito, pero había algo que sin duda era diferente. Podía sentirlo justo debajo de la piel. Hubo un golpe en la puerta del cuarto de baño.

377


"¿Alex?" Seth llamó y llamó de nuevo. "¿Qué estás haciendo ahí?" Reuniendo fuerzas, me concentré en las paredes de color rosa neón y forcé un escudo mental, dejándolo fuera. Su suspiro fue audible. "Sólo estás bloqueándome para sacarme de mis casillas, Alex." Le di a mi reflejo una sonrisa débil y luego abrí la puerta. Pasándolo de largo, tiré mi ropa sucia en la esquina. "¿Así que no vas a hablar conmigo?", preguntó. Me senté en la silla y tomé un peine. Seth se arrodilló delante de mí. "Ya sabes que no puedes permanecer en silencio por siempre." Peinando los nudos de mi cabello, decidí que podía intentarlo. "¿Sabes cuánto tiempo vamos a estar juntos? Esto se tornará aburrido y viejo muy rápido." Cuando no le respondí, me agarró la muñeca. "Alex, estás siendo…" "No me toques". Liberé mi brazo, lista para usar el peine como un arma mortal si era necesario. Él sonrió mientras se levantaba. "Estás hablando." Bajé el peine y me pude en pie de un salto. "Me has mentido una y otra vez, Seth. Me usaste".

378


"¿Cómo te usé, Alex?" "¡Te acercaste a mí para tratar de Despertarme! Has utilizado esta estúpida conexión contra mí." Respiré hondo. La traición se sentía como piedras en mi estómago. "¿Planeaste esto tú solo, Seth? ¿Era esto lo que estabas pensando cuando estábamos en las Catskills? ¿Cuándo me pediste que eligiera?" Él se volvió hacia mí, con los ojos de un ocre feroz, enojado. "Esa no fue la única razón, Alex. No es que importe ahora. Tú ya hiciste tu elección. Elegiste a Aiden, tan simple como eso." Ni siquiera pensé. Llena de rabia y dolor, me giré hacia él. Seth cogió mi puño antes de que conectara con su rostro. "No estamos entrenando, Alex. No estamos jugando. Vuelve a hacer eso, y no te gustarán las consecuencias." Me liberó. Retrocedí torpemente, medio-tentada de probar su advertencia con una patada en la cara. Un llamado a la puerta de la habitación interrumpió muestra batalla de miradas. Uno de los guardias estaba del otro lado, hablando demasiado bajo para que yo pudiese entender. Seth asintió con la cabeza y me miró. "Nos vamos en cinco minutos." Mi corazón tartamudeó. "¿Nos vamos? ¿A dónde?" "Ya lo verás." Hizo una pausa, con su mirada cayendo sobre mí. "Tienes cinco minutos para ponerte algo decente."

379


"¿Disculpa?" Llevaba pantalones vaqueros y un jersey de cuello negro. "¿Qué tiene de malo lo que llevo puesto?" "Vas a ser un Apollyon... mi compañera, por así decirlo. Debes usar algo mejor… algo con clase." No sabía qué parte de lo que había dicho me dio más ganas de darle un puñetazo. "En primer lugar, no me digas lo que puedo ponerme. En segundo lugar, no soy tu 'compañera'. En tercer lugar, no hay nada malo en lo estoy usando. Y, por último, estás loco." "Ahora tienes cuatro minutos." Seth se dio la vuelta y salió de la habitación, cerrando la puerta detrás de él. Pasó todo un minuto mientras miraba la puerta cerrada. Entonces salté en acción. Corrí a la ventana de la habitación y la abrí. Cuando era más joven, había utilizado esta ventana para subir al tejado por encima de la biblioteca y mirar las estrellas. Sabía que podía saltar. En realidad, el salto era más corto que el que había hecho en Miami. Sin perder tiempo, me moví en la cornisa. Los músculos de mis brazos gritaron mientras me bajaba lentamente. Dioses, la parte superior de mi cuerpo tenía trabajo por hacer. Mis pies colgaban alrededor de la mitad de un paso desde el techo. Me sentí como un ninja espía en ese momento. Empecé a sonreír, pero el familiar hormigueo se extendió sobre mi piel me quitó la sonrisa. Me deje ir.

380


Unas manos sujetaron mis antebrazos y me arrastraron hacia arriba, de nuevo a través de la ventana. Pateando y arremetiendo, luché como un animal salvaje hasta que Seth me puso de pie de nuevo. Me di la vuelta. "Todavía tenía tres minutos." Una sonrisa reticente apareció en su rostro. "Sí, y un minuto después de haber dejado tu habitación me di cuenta de que probablemente ibas a tratar de escapar. ¿Lanzarse por una ventana es una mejor opción que ponerte algo lindo?" "No me estaba tirando por la ventana. Estaba escapando." "Estabas en el proceso de romperte el cuello." Mis manos se cerraron en puños. "Podría haber hecho ese salto, idiota." Seth puso los ojos en blanco. "Lo que sea. No tenemos tiempo ahora. Nos necesitan ya." "No voy a ir a ninguna parte contigo." Irradiaba frustración. "Alex, no te estoy preguntando." Crucé los brazos. "No me importa." Gruñendo bajo, se disparó hacia delante y agarró mi brazo. "Tú siempre, siempre tienes que hacer todo tan condenadamente difícil." Comenzó a arrastrarme hacia la puerta. "No sé por qué esperaba menos de ti. Parte de mí- y esto es enfermo, lo sé- está algo 381


emocionado por la idea de que luches contra mí. Es entretenido. Es mejor que cuando te quedas sentada sin hablar." Retorcí sus dedos, pero no pude liberarlos. "Suéltame." "Sí, eso no va a suceder." Ya estábamos al final del pasillo, en la parte superior de las escaleras. Abajo lo único que pude ver fue un pequeño ejército de guardias que nos esperaba. "¿Qué demonios?" Clavé mis pies y me agarré a la barandilla con la mano libre. "¿Qué está pasando?" Exasperado, Seth me tomó alrededor de la cintura. Utilizando la fuerza bruta, me soltó de la barandilla. "Ahora estás siendo tierna." Empezó a bajar las escaleras. Me llevaba fácilmente a pesar de que mis zapatillas lo golpeaban cada paso. La inquietud me llenó mientras veía algunas caras de los Guardias de Lucian y Seth me arrastraba más allá de ellos. La calurosa luz del sol nos encontró en el exterior, y Seth no me soltó hasta que me metió en la parte trasera de una Hummer que estaba esperándonos. Y luego se sentó a mí derecha y cogió mis dos muñecas con una mano. "Lo siento. Hay una buena probabilidad de que trates de tirarte de un coche en movimiento." Me miró, nuestras caras separadas por pulgadas. "Te odio." Seth bajó la cabeza hasta que su mejilla presionó contra la mía. "Sigues diciendo eso, pero ambos sabemos que no es verdad. No puedes odiarme."

382


"¿En serio?" Le di un codazo en el estómago. Sirvió de muy poco. La Hummer comenzó a moverse. "Lo que estoy sintiendo en este momento definitivamente no es cálido ni lindo." Se echó a reír, agitando el pelo alrededor de mi sien. "No puedes odiarme. No eres así. Y pronto, seremos la misma persona. Fuiste creada para mí por los mismos dioses que vamos a destruir desde hoy."

383


Capítulo 28 Traducido por: Pandora Corregido por: NatyLRJ Las palabras de Seth me aturdieron, dejándome en silencio. Viejos miedos, nunca tan lejos salieron a la superficie. No tenía control sobre este… destino. No tenía conciencia de mi misma. Mi corazón se aceleró dolorosamente. No podía haber sido creada para él. Él no era mi existencia. Yo era mi propia existencia. Continué diciéndome eso mientras Seth me llevaba desde la Hummer hacia la entrada trasera de la Corte en la parte principal de la isla Deity. Tenía un enfermizo sentimiento sobre esto, sabía que Telly estaba en una celda de este edificio y que algo horrible estaba a punto de pasar. Podía sentirlo y no había nada que pudiera hacer. Sosteniendo mi mano en un apretado agarre, él me guio a través del estrecho pasillo hacia la sala de espera justo al lado de la sala de reuniones con cúpula abovedada. A través de la puerta abierta pude ver que el lugar estaba lleno. Todos los puros que 384


permanecían en la isla durante las vacaciones parecían estar allí, como muchos de los Guardias y Centinelas mestizos, pero incluso más extraña era la presencia de los mestizos que se habían quedado en la escuela. Luke estaba sentado detrás junto a Lea: ambos parecían igual de curiosos que el resto, incluso un poco incomodos, como si se sintieran fuera de lugar. ¿Qué estaban haciendo aquí? A los mestizos no se les permitía nunca entrar al Concejo a menos que fueran convocados. “¿Qué está pasando?” pregunté. Seth mantuvo su mano en la mía, como si supiera que me marcharía si tenía la oportunidad. “Lucian ha convocado una reunión del Concejo de emergencia, ¿ves?” Gesticuló hacia la abarrotada habitación. “Todo el mundo está aquí.” El Concejo llenaba el estrado de titanio y pude reconocer fácilmente la cabeza cobriza de Dawn Samos sobre el mar de túnicas blancas. Sentí mi estómago retorcerse. Mis ojos escanearon sus curiosas expresiones y luego me giré hacia la audiencia. Al fondo estaba mi tío. Estaba de pie con sus brazos cruzados sobre su pecho. Había una mirada dura y fría en sus ojos esmeraldas y junto a él había un hombre al que nunca había visto antes. Era un mestizo alto construido como un Centinela, sus músculos magros y torneados estiraban su uniforme negro. Su pelo castaño era largo y estaba recogido atrás en una cola de caballo. Su piel era una mezcla de etnias, profundamente curtida. Habría sido guapo de no ser por la dentada cicatriz que bajaba desde su ceja derecha hasta su mandíbula. Las puertas traseras se abrieron repentinamente y más entraron en la habitación. Aiden estaba entre ellos. Mi corazón tronó en mi pecho cuando se detuvo junto a mi tío. Se inclinó, sus labios moviéndose rápidamente. Marcus miraba fijamente hacia adelante 385


pero el extraño asintió. Entonces Aiden se volvió y miró directamente hacia donde yo estaba. Seth me empujó hacia atrás antes de que Aiden nos viera. Le fruncí el ceño y él me sonrió. “Somos invitados especiales” dijo. “Ahí estás, mi niño” Lucian se dirigió a la sala de espera, su mirada fría se centró en mí. “¿Alexandria ha sido agradable?” “¿Tú qué crees?” espeté antes de que Seth pudiera responder. Lucian me premió con una de sus sonrisas de plástico. “No eres ni tan sabia ni tan fuerte como crees, Alexandria, pero pronto lo serás.” Me tiré hacia él y Seth me detuvo y deslizó un brazo por mi cintura dejando mis brazos completamente libres y hombre, traté de agarrar el cabello de Lucian… su rostro… lo que pudiera atrapar. “Tienes suerte de que nadie pueda ver lo que acabas de hacer.” Siseó Lucian. Se detuvo frente a la puerta abierta, sus Guardias bloqueando la entrada. “O me vería forzado a hacer algo al respecto. Asegúrate de que se comporte, Seth, y de que entienda las consecuencias de actuar temerariamente.” Seth me sostuvo, mi espalda contra su pecho, esperando hasta que Lucian y sus Guardias alcanzaron el estrado. “Alex, no hagas nada de lo que te puedas arrepentir.” Luché contra él, sin éxito. “No soy el que está a punto de hace algo que lamentará.” Su pecho subió bruscamente. “Alex, por favor, si intentas correr mientras estamos ahí afuera, si haces algo loco, estaré obligado a detenerte.” 386


Mis movimientos cesaron. La cautela se apoderó de mí y me sentí como si nunca me pudiera volver a sentir segura. “Me harías eso… ¿a mí?” Pasó lo que pareció una eternidad antes de que respondiera. “No quiero, pero debo,” se detuvo y dio otro fuerte respiro. “Por favor no me obligues.” Un nudo se formó en mi garganta. “No estoy obligándote a hacer nada.” “Pero lo haces,” susurró en mi oído, escalofríos bajaron por mi espalda. “Desde la primera vez que te vi. Solo no lo sabías, así que, ¿cómo puedo realmente culparte?” Lucian estaba tomando el estrado central, comenzando la sesión del Concejo. Todos los ojos estaban sobre él. Nadie sabía del drama llevándose a cabo justo detrás de esas paredes. “No entiendo,” cerré mis ojos ante la oleada de lágrimas. “Seth, por favor…” “Es esto.” Seth se movió un poco, presionando su mano sobre mi estómago, donde yo sentía el lazo, cerca de la cicatriz dentada. “No sabes cómo es. Sentir tu poder y el mío juntos, saber que solo se hará más fuerte. Es el éter, sí, pero también es akasha. Me canta como una sirena.” Mi respiración se detuvo y tragué fuerte mientras el lazo respondía a él. Seth descansó su mentón encima de mi cabeza. “Incluso lo puedo sentir ahora… sé cómo usarlo. Juntos, haremos esto juntos.” Abrí mis ojos. “Dioses, suenas… demente, Seth.” Sus dedos se curvaron en mi suéter. “La locura de un hombre es la cordura de otro.”

387


“¿Qué? Eso ni siquiera tiene sentido.” Se rio suavemente. “Vamos, está empezando.” Solo así, Seth cambió. Tiró de mí hacia la puerta, donde permanecimos escondidos pero podíamos oír lo que estaba pasando. Su agarre en mi mano se perdió, pero yo sabía que no podría escapar; sabía que me detendría, dolorosamente si era necesario. Los miembros del Concejo hablaban entre ellos y luego se callaron. Lucian se deslizó hacia la parte frontal del estrado, juntando sus manos frente a él. Un anciano y señorial Ministro habló primero, su voz ronca pero fuerte. “¿Ha habido evidencia adicional indicando más ataques de Daimons?” “¿O es el elixir?” preguntó otro, sus manos cerrándose sobre las barras de titanio del estrado. “¿Estamos teniendo problemas aquí?” Inmediatamente hubo un aluvión de preguntas desde la multitud y de los Ministros. Algunas caras eran de pánico. Los ataques Daimon habían ocurrido demasiado cerca de casa y la idea de que el elixir dejara de funcionar aterraba a aquellos que dejaban a los mestizos hacer todo por ellos. Me tensé y la peor, absolutamente peor idea se aferró a mí. “¿Qué estás pensando?,” la voz de Seth fue baja, tranquila y en completo desacuerdo con lo que era capaz de hacer. Marcus sospechaba de que los Daimons que atacaron al Concejo tuvieron ayuda y Seth había sugerido que Telly había arruinado el elixir para crear una distracción, pero mientras miraba a Lucian me pregunté cuanto sabía Seth realmente.

388


Lucian, el perfecto puro en su prístina túnica blanca, contemplaba a la multitud cercana al caos con una apretada casi sonrisa en su rostro. ¿Estaba Lucian detrás de todo esto? ¿Para crear caos? Porque recordaba una de mis lecciones de mitos y leyendas sobre como las sociedades que estaban al borde del desastre eran más fáciles de controlar, cambiar y manipular…. Y someter. “¿Alex?” Inhalando, sacudí mi cabeza. “No convoqué esta sesión para discutir esas cosas,” comenzó Lucian. “Hoy es un día de descubrimientos, mis compañeros de Concejo. Nuestro mundo está al borde de un gran cambio, un cambio necesario, pero temido por algunos pocos. Hoy, esos que temen al cambio, esos que han trabajado en las sombras para detenerlo, serán desenmascarados y procesados.” Mi aliento se detuvo. Telly. Pero, no lo veía por ninguna parte. “¿De qué estás hablando, Lucian?” Preguntó un Ministro, su voz era clara pero tensa. “¿Qué miedo y cambio es tan grande que hemos sido llamados tempranamente, alejados de nuestras familias en vacaciones?” Casi puse mis ojos en blanco ante la última parte. Lucian permaneció erguido. Ahí fue cuando noté que al menos la mitad de los doce estaban sonriendo. Lo sabían, apoyaban a Lucian. Esto no era un buen augurio. Pero los otros no tenían ni idea.

389


“Nos han enseñado a temer la posibilidad de dos Apollyons,” dijo Lucian. “Nos han enseñado a verlos como una amenaza contra nuestra subsistencia y la de los dioses, pero estoy aquí para decirles que, en lugar de temer, deberíamos alegrarnos. ¡Sí! Alegrarnos de que tendremos un Matadioses para protegernos en pocos días.” “¿Protegernos contra qué?” murmuré. “¿Ministros desquiciados?” “Shh,” Seth me fulminó con la mirada. Mi mandíbula dolió por apretar tanto mis dientes. “Pero primero, debemos lidiar con algo que es desagradable y a la vez…” Puso una mano sobre su pecho, “cercano a mi corazón, ¡Guardias!” La puerta del otro lado se abrió y en una irónico giro del destino, los Guardias llevaron al Primer Ministro Telly al centro del estrado. No pude evitar recordar cuando Kelia Lothos, la mestiza que amaba a un puro, Hector, había sido llevada ante él medio desnuda y encadenada. El karma era una perra. Eso no hacía que lo que estaba pasando fuera correcto, sin embargo. Me carcomía no poder correr y advertir a todos sobre lo que pasaba, lo que podía sentir construyéndose bajo mi piel. Hubo un jadeo colectivo desde la audiencia y la mitad del Concejo cuando Telly fue forzado a arrodillarse. Levantó la cabeza, pero sus vidriosos ojos no se fijaron en nada en particular.

390


“Este hombre ha confabulado contra las decisiones del Concejo y contra mi hijastra.” La voz de Lucian era dura mientras sus labios retrocedían. “Y tengo pruebas.” “¿Qué evidencia tiene?,” habló Dawn, sus ojos alternando entre Lucian y el Primer Ministro. El aliento de Seth bailó por la parte de atrás de mi cuello. Traté de alejarme pero él me trajo de vuelta. Mi temperamento, mis nervios… todo estaba demasiado tenso. “Durante la sesión del Concejo de noviembre, mi hijastra fue injustamente señalada. Había sido llamada a asistir para dar testimonio de los infortunados eventos de Gatlingurg. Sin embargo, el Primer Ministro Telly probó tener viles motivos.” Nadie en el Concejo parecía muy preocupado. No estaba segura de si debía sentirme triste o enojada sobre eso. Lucian se volvió hacia Telly. Una verdadera sonrisa- una satisfecha- apareció en la cara de Lucian. “Mi hijastra fue víctima de severos ataques. Algunos de ustedes…” miró sobre su hombro al Concejo, “pueden considerar que esto no es relevante, pero no es solo una mestiza. Ella será el próximo Apollyon.” “¿Qué ataques?” pregunto un anciano Ministro. El bastón que apretaba en su mano izquierda estaba igual de demacrado que su rostro. “Fue puesta en una compulsión ilegal y abandonada en el frío para que muriera. Cuando eso falló, intentó coaccionar al Concejo de los doce para ponerla bajo el elixir y esclavizarla.” Anunció Lucian. “Cuando el Concejo no encontró razones para hacerlo, una pura fue compelida a darle el Brebaje.”

391


“Oh, Dioses” murmure, sintiendo arder mis mejillas. “Alexandria era inconsciente de esto” continuó Lucian, ahora apelando a las mujeres del Concejo. “Sabemos que le tendieron la trampa para encontrarla en una… situación comprometedora con un puro.” “Hijo de perra” susurré, el bastardo estaba jugando la carta familiar. “No muy agradable” murmuró Seth. Lo ignoré. Dawn lucía pálida mientras miraba a Lucian. “Eso… Eso es repugnante.” “Y eso no es todo.” Lucian se volvió hacia la audiencia, “cuando todo esto falló, el Primer Ministro Telly le ordenó a un Guardia puro que la matara después del ataque daimon. Si no hubiese sido por Aiden St. Delphi, quien usó la compulsión en dos puros, el Primer Ministro habría tenido éxito.” Mi corazón se estrelló contra mis costillas. Mientras mi boca se abría, entendí lo que Lucian acababa de hacer: sacó el gato de la bolsa, haciéndolo sonar como si Aiden fuera una clase de héroe, a sabiendas de lo que significaba para Aiden. Un Ministro le dio a Aiden una mirada asqueada. “Eso es una acto de traición contra nuestra especie y debemos lidiar con ello inmediatamente ¡Guardias!” No, no, no.

392


Mucha gente se volvió hacia donde yo sabía que Aiden estaba de pie. Los Guardias avanzaron como si de pronto Aiden fuera la mayor amenaza. Rodearon a Aiden en segundos, sus dagas listas para ser usadas. Aiden estaba remarcablemente quieto. No había ni un rastro de emoción en su rostro u ojos mientras los Guardias se acercaban a él. No había manera de que yo dejara que esto sucediera. Di un paso adelante, pero Seth me detuvo “No lo hagas, Alex.” “¿Cómo puedes? Ejecutarán a Aiden por esto.” El pánico puro sabía a metal en mi garganta. “Volvió a toda la sociedad en su contra con esas palabras.” Seth no dijo nada. “Esperen,” La voz de Lucian viajó por la sala deteniéndolos. “El puro no es nuestro problema en este momento. Los atentados del Primer Ministro en las Catskills fallaron numerosas veces, pero él no cesó en sus acciones. La buscó, dejando el Covenant de Nueva York en estado de desorden para continuar amenazándola con la servidumbre.” “¿Qué le pasó al Guardia que supuestamente la atacó?,” preguntó la Ministra que habló primero. “Se lidió con él,” respondió Lucian cambiando de tema antes de que se hicieran más preguntas. “El Primer Ministro Telly actuó contra los deseos del Concejo y siguió tratando de someterla a la servidumbre. Incluso fue atacada aquí, apuñalada por un guardia mestizo al que le ordenaron hacerlo.” “¿Y las pruebas?” preguntó el viejo Ministro “¿Dónde están las pruebas?” 393


Lucian se volvió hacia Telly. “La prueba está en sus propias palabras, ¿no es así, Primer Ministro?” Telly levantó su cabeza “Es verdad. Fui contra lo que había votado la mayoría y ordené el asesinato de Alexandria Andros.” Hubo unas pocas miradas atónitas. Sabía que no eran en mi beneficio, pero sobre todo porque Telly había admitido todo con demasiada facilidad. Ellos no sabían lo mismo que yo, que el cerebro de Telly estaba probablemente frito por una fuerte compulsión. Una discusión broto de los Ministros por varios minutos. Algunos querían acusarlo inmediatamente -esos que habían sonreído antes-. Otros, aquellos que dudaba que supieran lo que Lucian estaba haciendo, no veían cómo lo que él me había hecho era un crimen. Había muy pocas leyes que protegieran a los mestizos. “Aquí no habrá acusaciones,” la voz de Lucian silenció las discusiones. “El Primer Ministro Telly será sentenciado hoy.” “¿Qué?” dijeron varios Ministros a la vez. “Me ha llamado la atención que el Primer Ministro está involucrado en la Orden de Tánatos y varios oros miembros están planeando liberarlo,” hubo otra pausa. Lucian sabía cómo impactar y atemorizar. “No hay tiempo para nada más, la seguridad de Alexandria es lo más importante.” Y ahora entendí el nerviosismo de Seth… todos los Guardias esta mañana. Lucian no podía permitirse que la Orden arruinara esto. Él atacaría primero. ¿Y mi seguridad? Esto no era sobre mi seguridad. Lucian estaba preocupado de que no me comportara antes de que saliera al estrado porque Seth no podía controlarme… aún. 394


“Esto no debía pasar, ¿cierto?”, susurré. Seth no dijo nada. Mi boca estaba seca. “Todos ustedes querían esperar hasta mi Despertar, pero están haciendo esto por la Orden.” Porque ¿no apestaría para Lucian que la Orden llegara antes de mi Despertar y matara a uno de nosotros? Todos sus planes para nada. Lucian se movió hacia donde nos escondíamos. “Este es un tiempo de cambio. Ese cambio empieza ahora.” “Somos nosotros,” dijo Seth, su mano tirando de la mía. ”Y queridos dioses, por favor, compórtate.” No tuve mucho tiempo para responder a eso, Seth comenzó a caminar y no tuve más opción que seguirlo hacia la sala de la sesión. El silencio que cayó cuando salimos era tan espeso que me ahogó. Todos los ojos estaban en nosotros mientras hacíamos nuestro camino por las escaleras de mármol. Nos detuvimos a poca distancia de Lucian y Telly. Todos comenzaron a hablar a la vez El Concejo se incomodó más y más, y moviéndose con nerviosismo en sus sillas. Un murmullo recorrió a la multitud, creciendo mientras pasaban los segundos. Algunos se pararon, sus rostros mostraban consternación y terror. ‘No hay razón para temer a dos Apollyons’ mi feliz trasero. Ellos sabían. Algunos ahí en la audiencia reconocían el peligro. 395


Mi corazón intentaba salirse de mi pecho, e incluso cuando intenté detenerme a mí misma, busqué a Aiden. Él estaba totalmente quieto. No estaba segura de si respiraba. Nuestras miradas se encontraron y por un momento hubo alivio y luego ira mientras su mirada de acero caía donde Seth sostenía fuertemente mi mano. Luego se movió, dando un paso adelante. Marcus alzó un brazo para detenerlo. No estaba segura de si Aiden le haría algún caso, pero lo hizo. Solté el aliento que no sabía que estaba conteniendo. “¿Qué es esto?” gritó un ministro. Yo había dejado de ponerles atención. Lucian solo sonrió. Odiaba esa sonrisa. “Es nuestro momento de recuperar lo que es nuestro por derecho: un mundo gobernado por nosotros sin responder a una secta de dioses que no se preocupan de si prosperamos o perecemos. Un mundo donde los mestizos no son esclavizados y están de pie a nuestro lado.” Varios susurros sobresaltados lo interrumpieron, no me imaginaba por qué. “Pero donde los mortales se arrodillen a nuestros pies como deberían. Somos dioses por derecho propio.” Y ese fue justamente el motivo por el cual la mitad de la audiencia se puso de pie. Palabras como “blasfemia”, “traición” y “locura” fueron arrojadas. Algunos de los mestizos miraban a Lucian con curiosidad. Sus palabras tenían cierto atractivo para ellos, pero eran tontos si le creían. Los Guardias de Lucian y algunos que reconocí del Covenant se movieron hacia las puertas traseras, bloqueándole a cualquiera el escape. Casi me reí. Creíamos que la Orden tenía infiltrados en lo profundo del Covenant, pero Lucian realmente se había superado. Era él quien se había infiltrado en el Covenant y en el Concejo.

396


“Es tiempo de una nueva era” La voz de Lucian resonaba por toda la corte. “Incluso el más bajo mestizo florecerá. Aquellos que lo hagan no caerán.” Algunos miembros del Concejo retrocedieron. Cinco de ellos –los cinco que apoyaban a Lucian– y al menos dos docenas de Guardias… y Centinelas. Vislumbré a Aiden y al extraño moverse cerca del estrado pero luego los perdí de vista. Concentrándome en lo que estaba pasando frente a mí, mientras sentía rabia y alarma asentarse. “Seth,” dijo Lucian quedamente. “Este hombre ha intentado acabar con la vida de Alexandria varias veces. ¿Se le permite vivir?” El ministro anciano se puso de pie, cojeando sobre el bastón. “¡Él no tiene opinión en este asunto! Apollyon o no, él no decide quien vive o muere. Si el Primer Ministro Telly ha atentado contra los deseos de los doce del Concejo, ¡entonces será juzgado por ése mismo Concejo!” Él fue ignorado. Miré a Seth. “No,” susurré. “No. No respondas esa pregunta.” Y yo fui ignorada. Seth alzó el mentón mientras las marcas del Apollyon surcaban su rostro, ondulándose y bajando por su cuello, bajo el cuello de su camisa. “No se le permite vivir.” Los ojos de Lucian se llenaron de orgullo. “Entonces, es tuyo para que te encargues de él.”

397


El pánico agujereó mi pecho. Empuje lejos de Seth, poniendo todo mi peso en romper su agarre. Él solo me sostuvo más fuerte. Sabía lo que intentaba hacer. “¡No!” grité, aun tratando de liberarme. “Telly es un idiota, pero nosotros no decidimos quien muere, Seth, eso no es lo que somos. No lo que el Apollyon es.” “Chica tonta,” murmuró Lucian, solo para que nosotros lo oyéramos. “Eso no es lo que un Apollyon decide, pero sí es lo que un Matadioses decide.” “No lo escuches,” supliqué y me sacudí mientras su marca quemaba contra la mía. “Tú no eres esto. Eres mejor que esto. Por favor.” Seth me miró. Hubo un momento- breve pero lo hubo- en que la duda y confusión cruzaron su rostro. Seth no creía completamente que estaba haciendo lo correcto. La esperanza se apoderó de mí. Agarré sus brazos. “Seth tu no quieres hacer esto, sé que no. Y sé que este no eres tú, es el Akasha, lo entiendo. Y es él. Está usándote.” “Seth,” urgió Lucian. “Sabes lo que tienes que hacer. No me falles. No nos falles.” “por favor” rogué, sosteniendo su mirada mientras quería saltar sobre la derrotada forma de Telly y romper el cuello de Lucian. “No nos hagas esto, a mí, a ti mismo. No te conviertas en un asesino.” Los labios de Seth se curvaron hacia arriba y se volvió lejos de mí, enfrentando al Primer Ministro Telly. “Él no puede vivir. Ése es mi regalo para ti.”

398


El horror se robó mi respiración y me golpeó. Esa era la diferencia entre Aiden y Seth. No importa cuánto Aiden quisiera devolver el golpe o cuanto quisiera algo, él nunca me arriesgaría. Y maldita sea, Seth sí. Lo hizo. Su mano se apretó en torno a la mía. Mi cuerpo se contrajo bruscamente mientras él extraía Akasha directamente de mí. Me doblé sobre mí misma, captando solo un destello de luz ámbar envolviendo a Telly. La última vez que había visto a Seth usar Akasha, había sido azul, pero eso había sido antes de las cuatro marcas, antes de que él pudiera sacar el poder del quinto elemento de mí. Gritos llenaron el aire, no de Telly, pero sí del Concejo y la audiencia. Telly no tuvo oportunidad de hacer un sonido. Una vez que Akasha lo golpeó cargado desde Seth de mí, él simplemente dejó de existir. Fue borrado. Vidrio roto cayó de la cúpula sobre nosotros. Llovieron fragmentos de vidrio, cortando el aire sobre aquellos que no fueron suficientemente rápidos para quitarse de su camino. Tres formas aladas cayeron por la apertura rugiendo de rabia. Las furias habían llegado.

399


Capítulo 29 Traducido por: Leidy Corregido por: NatyLRJ Las furias estaban en pleno modo de ataque. Su piel era de color gris y lechoso. Serpientes salían de sus cabezas. Los dedos estaban extendidos en puntas filosas. Esas garras podrían traspasar huesos y tejidos con facilidad. Se dirigían hacia nosotros. Sólo un par de segundos habían pasado desde el momento en que Seth había acusado y asesinado a Telly. Una furia se liberó de sus hermanas y cayó sobre el público, emitiendo gritos agudos. Seth levantó el brazo. Akasha brotó de su mano, moviendo el aire a una velocidad increíble. Primero golpeó a la furia en el pecho mientras la luz ámbar desaparecía. La sorpresa hizo parpadear su monstruosa cara y luego su mandíbula se aflojó. La furia cayó, dando vueltas como un pájaro con las alas cortadas a través del aire. Aterrizó sin vida en un montón de gasa blanca, su piel gris y la carne inmóvil unos metros delante de nosotros. 400


Las dos furias restantes rondaban alrededor de la ventana rota. Su piel mortal se deslizó sobre los monstruos del interior, y el terror pellizcó sus hermosas facciones. "No es posible", una gritó, tirando de su pelo rubio hasta que las hebras colgaron de sus dedos con garras. "¡No puede ser!” "Pero así es," la otra agarró el brazo de su hermana. "Ha matado a una de nosotras." Con mis piernas débiles, me enderecé y caminé vacilante. Las acciones de Seth me habían debilitado y ahora no era rival para una marmota, mucho menos para una de las furias en caso de que atacaran. Al darme cuenta de que Seth me había liberado, fui a un lado de la tarima. Iba a morir. Estaba segura de ello. Mis gritos se unirían a los del público... excepto que las furias no atacaron. "Han iniciado una guerra contra los dioses," una siseó. Sus alas cortaron a través del aire sin ruido. "No duden que ellos harán la guerra contra ustedes.” La otra extendió sus musculosos brazos a lo ancho. "Los arriesgan a todos para atiborrarse con un poder que nunca fue suyo. ¡Qué camino... qué camino el que han elegido!” Y luego se fueron. El caos reinaba por debajo del estrado y en él. Telly no estaba. Allí solo había un montón de cenizas. La bilis subió por mi garganta cuando me di la vuelta hacia el punto donde se había arrodillado. Hacia la parte de atrás, oí ruidos de Guardias y Centinelas luchando después de que bloquearon las puertas. Un Guardia cerca de nosotros fue golpeado. Una de sus dagas golpeó el suelo. Me tambaleé por ella, envolviendo mis entumecidos dedos alrededor de la empuñadura. Tenia que detener a Lucian. Estaba halando los hilos de Seth. 401


Me di la vuelta y encontré a Lucian hablando con el Concejo, soltando más cosas locas que iban hacer que nos mataran a todos. Seth estaba en frente de mí antes de que pudiera dar un paso hacia Lucian. Nuestros ojos se encontraron antes de que arrancara la daga de mi mano. La arrojó a un lado mientras avanzaba hacia mí. La frialdad se había deslizado sobre sus facciones. No reconocí la mirada en sus ojos. Brillaban con violencia, casi luminosos. Esa admiración estaba allí de nuevo… pero no era admiración. Había confundido esa mirada. Era anhelo, codicia por más. Lo mismo que había visto hace tiempo en los ojos de un daimon. Desarmada y débil, supe cuando retirarme. Mi columna golpeó la pared. Desesperada, busqué algo y encontré un candelabro de titanio. Lo agarré y se lo tire con ambos brazos. Lo apartó rápidamente y lo echó a un lado. "Siempre tirando cosas," dijo, con voz gruesa y diferente. Ya no sonaba musical. "Qué traviesa y juguetona eres, Alex.” Aspiré entrecortadamente. "Este... este no eres tú.” "Soy yo." Llegó hasta mí. “Y estos somos nosotros.” La voz de Dawn lo distrajo. "¡Esto es traición!", dijo. El terror invadió sus ojos amatista. Estaba temblando, abrazándose los codos. Otros ministros estaban detrás de ella con sus rostros pálidos. "Esto es traición a los dioses, Lucian. Lo que nos pides no puede ser aceptado.” "¿Crees que no es necesario el cambio?," preguntó Lucian. 402


"¡Sí!" Desplegó los brazos y los alzó frente de sí como si estuviera protegiéndose. "El cambio es necesario. Los mestizos necesitan más libertad y elección. No hay duda de eso. Tengo una media hermana que es mestiza. La quiero mucho y quiero una vida mejor para ella, pero este... este no es el camino.” Lucian ladeó la cabeza hacia un lado mientras pasaba sus manos sobre su blanca túnica. "Y ¿qué pasa con los dioses, mi querida?” Su respiración salió entrecortada cuando su columna se enderezó. "Son nuestros únicos amos.” Todas mis pesadillas se hicieron realidad. La historia se repetía. Seth se hizo a un lado, enfrentando a los miembros del Concejo que no cedían a la voluntad de Lucian. Lucian sonrió. "¡No!" Mi voz sonó entrecortada mientras me deslizaba por la pared, lejos de Seth. "Seth, ¡no lo hagas!" Pero Seth estaba en piloto automático. Me agarró la mano de nuevo. Marca contra marca. La presión me lleno y luego el lazo nació de nuevo, mandando akasha a través de la unión. No hubo forma de llegar a él una vez que se llenó de poder, no hubo compasión. Seth sólo era la máquina de matar de Lucian. Luz ámbar brillante estalló de su mano por segunda vez. Los gritos se elevaron por encima del jaleo. Juré que pude escuchar a Lea por encima de todos ellos. Sabía que no podía ser verdad porque todo el mundo estaba gritando. Yo estaba gritando. 403


Seth me soltó, y caí de rodillas, el olor a tela quemada y carne... carne quemada me causó náuseas y asfixia. Donde una vez los siete habían estado de pie, sólo tres quedaban acurrucados mirando a Seth con horror. Uno gimió, agarrándose el brazo ennegrecido. La Hermana de Lea, Dawn ya no estaba. Lo había hecho, atacó al Concejo. Mis mejillas estaban húmedas. ¿Cuándo

había

comenzado a llorar? ¿Importaba? No lo sabía. La hermana de Lea se había ido. Tape mi boca con mis manos, ordenándome a recobrar el control. Había que hacer algo. Esto era malo –horrible- pero empeoraría una vez que Despertara. En medio del caos podría escapar. No podría romperme ahora. Luchando para ponerme en pie, contuve la respiración y corrí a las escalares mientras Seth me daba la espalda. Llegué a la mitad del camino y unos brazos se envolvieron alrededor de mi cintura, levantándome. Calidez me rodeó inmediatamente, mi cuerpo, mi corazón me dijeron quien me había agarrado. Dulce alivio me inundó. "Te tengo." Aiden me puso de pie. Sus ojos buscaron los míos intensamente. "¿Puedes correr?" Lo escuché como si estuviera a través de un túnel, y creo que asentí. En cuestión de segundos, estábamos rodeados. "Mierda." Soltó mi mano, bloqueando mi cuerpo con el suyo. Tensión en espiral rodo a través de mi cuerpo.

404


Me hubiera gustado haber tenido la previsión de encontrar la daga perdida, porque entonces tendría al menos algo para protegerme de los Guardias de Lucian. No es que hubiera sido capaz de hacer mucho con ella. Estaba tomando todo de mí estar de pie y combatir el abrumador agotamiento que había venido cuando Seth tomó mi poder. Entonces Aiden saltó. Girando alrededor, conectó su bota con la mandíbula del Guardia más próximo, y luego se agachó bajo el brazo extendido de otro golpeándolo con un feroz puño que lo hizo papilla. Sin perder el ritmo, cogió a otro con una patada en el pecho, tirando al Guardia varios metros hacia atrás. Había pasado tanto tiempo desde que lo había visto luchar. Había olvidado lo elegante y rápido que era y me quedé asombrada. Ni un solo Guardia logró llegar más allá de él. Él los había acribillado con sólo sus manos y patadas. Uno de ellos, sin embargo, se puso sigilosamente detrás de nosotros. El Guardia me agarró por detrás y empezó a tirar de mí hacia la tarima, hacia Seth y Lucian. Con los brazos sujetados a mis lados, sólo fui capaz de golpear su pie con el mío. Él gruñó y aflojó su agarre, pero eso fue todo. Aiden se volvió a verme. Nuestros ojos se encontraron por unos breves segundos, y luego su mirada cayó. Dejé que mis piernas se aflojaran. Aiden se movió tan rápido que el aire se agito a mí alrededor. Un segundo más tarde, el Guardia cayó al suelo, inconsciente. "Bien", dije con voz ronca cuando Aiden me puso de pie. Su sonrisa era tensa mientras me agarraba la mano, y nos fuimos corriendo por el pasillo central. Mi tío y el desconocido estaban haciendo el trabajo con los guardias de la puerta. En el suelo, Luke cuidaba de Lea; la mecía adelante y atrás mientras mantenía un 405


ojo en la batalla. Cuándo nos vio, se levantó y puso a Lea de pie. Estaba histérica. No creo que ella supiera siquiera lo que estaba pasando a su alrededor, ni siquiera cuando el desconocido de la cicatriz arrojó una daga y le pegó a un Guardia que estaba justo a su lado. "¿Quién... quién es usted?", le pregunté. Se inclinó y sonrió. "La mayoría me llama Solos." "¿Solos de Nashville?" Solos asintió, dio la vuelta y le dio un puñetazo a un Centinela que venía corriendo contra nosotros. El puño mando el hombre a sus pies. Fue bastante épico. "¿Vamos a salir de aquí?" Luke preguntó. Sostuvo a Lea cerca de él, sus movimientos casi frenéticos. "Tenemos que salir de…" El aire crujió. Hubo una luz que llenó toda la habitación. Cuando disminuyó, Apolo estaba en el medio del pasillo. “Váyanse,” dijo. “Salgan de la isla ya mismo. Lo mantendré a raya, les daré tiempo.” "¡Alex!" rugió Seth. Escalofríos pasaron por mi espina dorsal. "Pase lo que pase, no se detengan. No se queden a ayudar,” Apolo ordenó antes de darse la vuelta. "Vayan." "Vamos." Aiden me tenía de nuevo. "Tenemos un coche esperando en la calle, en la playa.”

406


"¡Puedes correr, Alex!" la voz de Seth se alzó sobre el alboroto. "¡Corre todo lo que quieras! ¡Te encontraré!" Aiden me arrastró hacia la parte delantera de las puertas. Miré hacia atrás, viendo a Seth de pie en el centro de la tarima, con el pecho agitado. El cuerpo de la furia yacía a sus pies como un retorcido trofeo. "¡Deténgalos!" Lucian ordenó, moviéndose detrás de Seth. "No dejen que salga de aquí." Los Guardias delante de la tarima se volvieron y se congelaron. Luego se dispersaron como cucarachas. Apolo se movió por el pasillo. "Sí, eso pensé." "¡Te encontraré! Estamos conectados. ¡Somos uno!" Seth todavía estaba gritando. Su mirada se posó en el dios. Se burló. "¿Quieres pelear conmigo ahora, en tu verdadera forma?” "Voy a pelear contigo en cualquier forma, mocoso.” Seth se rió. "No puedes matarme." "Pero puedo golpearte hasta que se te salgan los mocos.” Eso fue todo lo que oí. Estábamos fuera de la Corte, a la luz del sol. Puros y mestizos salían detrás de nosotros. Seguimos corriendo. Luché para mantener el paso de Aiden, respirando con dificultad. Apenas podía sentir mis piernas. Tropezando más de una vez, Aiden me atrapó todas las veces, animándome. Entonces Marcus apareció a mi lado, y sin una palabra, me levantó en sus brazos.

407


Estaba indignada. Detestaba la idea de ser cargada, pero era más un estorbo de pie. Sólo entonces me di cuenta de que las runas todavía quemaban y latían en mi piel. Mi estómago comenzó a rodar violentamente. “Voy a vomitar", jadeé. Marcus se detuvo de inmediato, poniéndome sobre mis pies. Quedé de rodillas en el intento de contener mi estomago para que no se vaciara afuera de una cafetería. Fue rápido y potente, terminó apenas empezó, dejando mi interior dolorido. "¡Alex!" Aiden regresó a nosotros. "Ella está bien." Marcus me ayudó a ponerme de pie. "Ella está bien. Aiden, ve adelante. Asegúrate de que tu hermano este allí y lleva a esos niños a un lugar seguro.” Aiden gruño. "No voy a dejar…" "Estoy bien. Ve.” Obviamente estaba reacio a hacerlo. Aiden se tomo unos segundos más antes de darse la vuelta e irse. "¿Estás bien?" preguntó Marcus. "¿Alexandria?" Asentí con la cabeza lentamente. Mis manos temblaban. "Lo siento. Lo siento mucho.” Los ojos de Marcus se suavizaron, posiblemente por primera vez desde que lo conocía. Dio un paso adelante, envolviendo sus brazos a mí alrededor. Fue un breve abrazo, pero firme y todo lo que debía haber sido. Y curiosamente, descubrí que era algo que había estado anhelando. 408


"Buenos dioses, muchacha," dijo con voz ahogada, y me soltó. "¿Crees que puedas correr? No es muy lejos. Tenemos que volver a la casa de los St Delphi.” Lágrimas desgarraban mi garganta mientras asentía con la cabeza. No era tan lejos, pero el pobre hombre moriría si me seguía cargando. Esperando que mi estómago no decidiera a saltar fuera de mí de nuevo, empecé a correr lo más rápido que pude. La carrera casi me mata. Cuando finalmente llegamos a la arena, y estábamos corriendo al viento mis músculos gritaban y protestaban. Seguí adelante, casi llorando cuando vi a las dos Hummers negras... y a Aiden. Se encontró con nosotros a mitad de camino, metiendo una botella de agua en mis manos mientras yo me detenía. "Bebe despacio." Bebí el agua mientras Aiden estrechaba mis hombros. Quería decirle que estaba bien, que yo no era por quién debería estar preocupado, pero nos estábamos moviendo de nuevo. Deacon estaba caminando sin para atrás del Hummer. "¿Alguien me va a decir qué diablos está pasando?” Nos siguió más allá del primer coche. "Lea esta histérica. Luke no quiere hablar. ¿Qué demonios pasó?" "¿Metieron las maletas en los coches?" preguntó Aiden, tomando la botella de mi mano antes de que olvidara la regla de beber despacio. "¿Todas, como dije?” "Sí." Deacon pasó las manos por sus rizos, con los ojos muy abiertos e intensos. "¿Qué pasó?" Solos trotó hasta nosotros. "Va a tomar cerca de ocho horas llegar a donde debemos ir. Tenemos por lo menos la mitad de ese tiempo antes de que tengamos que parar por gas.”

409


"De acuerdo", dijo Aiden. Me tomó del brazo en un apretón suave, sosteniendo la mayor parte de mi peso. No me había dado cuenta de que me había apoyado en el Hummer. Su mirada de preocupación cayó de nuevo en mí. "¡Dime qué pasó!" Deacon gritó. "Seth... Seth atacó el Concejo." Hice una mueca ante las palabras. Deacon me miró con incredulidad. "Oh mis dioses.” Me liberé de Aiden y miré en el interior de la Hummer. Apiladas en la silla de atrás estaban unas maletas. Habían tenido todo planeado. Apartándome de la parte posterior del coche, busqué a Seth. ¿Cuánto tiempo podría mantenerlo a raya Apolo? Ellos estaban terminando los planes, y yo no dejaba de mirar las maletas. Obviamente habían esperado atraparme en el Concejo de alguna manera, sin conocer el tipo de caos que iba a entrar en erupción. ¿Qué habrían arriesgado para sacarme de allí? Su vida y su integridad física, seguramente. El viento se incrementó. Aiden se dirigió de nuevo a mí con determinación y un solo propósito. "Tenemos que salir ahora.” Solos llamó a Marcus. "¿Estas listo para esto?” "Vamos a salir de aquí," Marcus respondió, echándome un vistazo. "¿Puedes hacerlo?” "Sí," dije con voz ronca, y luego aclaré mi garganta. "Esto es una locura." Deacon abrió la puerta de atrás y empezó a subir. "Todo va muy mal…" 410


"¡No!" Aiden empujó a Deacon hacia el Hummer conducido por Solos. "Somos a los que van a apuntar. Ve con Marcus. Luke, quédate con él.” Muy serio, Luke asintió y se llevó a una Lea aun sollozando con él. Quería ir con ella. Había perdido todo... y cada vez había tenido que ver conmigo. Primero mi madre había matado a sus padres, y ahora Seth había matado a su hermana. La culpabilidad se volvió nítida dentro de mí. Deacon se detuvo. "No. Quiero…" Aiden agarró a su hermano menor en un abrazo feroz. Susurraron algunas palabras, pero no pude oír nada debido al viento. Empuje el pelo de mi cara y me di la vuelta hacia la parte de la isla donde estaba el Covenant. Algo estaba sucediendo. Pude sentirlo. El aire se llenó de electricidad, levantando los diminutos pelos de mis brazos. Deacon se liberó de su hermano y dio media vuelta. Había lágrimas en sus ojos. Temía por la vida de su hermano, y debería. Cuando Seth viniera por nosotros, y sé que lo haría, nada podría detenerlo. Seth vendría por Aiden y por mí, e incluso tan fuerte como era, Aiden no saldría victorioso de esa confrontación. Mi corazón se hundió. No podía hacerles esto. "Aiden, no puedes venir conmigo. No puedes hacer esto." "No empieces," Aiden gruñó cuando me agarró del brazo. "Entra en el…" Relámpagos estallaron en el cielo, rayos por encima de nosotros y hacia abajo, golpeando frente a la costa del Covenant. A pesar de nuestra distancia desde el punto de impacto, el destello de luz me cegó. Solos se detuvo, a medio camino detrás del asiento del conductor. "¿Qué...?"

411


El viento se detuvo. Fue innatural... igual que el silencio que descendió en la isla Deity. A continuación, una oleada de gaviotas se dio a la fuga, graznando en estado de pánico. Cientos y cientos de ellas sobrevolaron la zona, lejos de la isla. "¿Qué está pasando?" susurró Lea. "¿Es él? ¿Viene?" "No," dije, sintiéndolo en mi interior. "No se trata de Seth.” "Tenemos que irnos ahora." Aiden empezó a tirar de mí hacia el lado del pasajero. En un frenesí de actividad, todo el mundo saltó en sus respectivos coches. Detrás de nosotros, las personas se reunieron en los porches de sus hogares. Los Guardias se fueron dispersando a través de la playa. Todos miraban a través del tramo de mar que separa las dos islas. Tenía un mal presentimiento sobre esto. Aiden dio un portazo y encendió el Hummer. Agarró mi mano. "Todo va a estar bien." Famosas últimas palabras. Una explosión nos sacudió los huesos y hubo un fuerte traqueteo del coche. Un chorro de agua se lanzó por el aire en el otro lado de la isla, más grande que el edificio más alto del Covenant, más grueso que dos de los dormitorios. La pared de agua se quedo quieta, recordándome cómo Seth había jugado con el agua de la piscina. Esto no iba a ser bueno. Otra corriente estalló en el cielo y luego otra... y otro hasta más de una docena de las paredes de agua salpicaban el paisaje. Poder recorrió el aire, deslizándose sobre mi piel, enroscándose alrededor del lazo dentro de mí.

412


Y en el centro de cada una de las corrientes, pude distinguir la forma de un hombre. "Oh, mierda", susurré. Aiden pisó el acelerador y el Hummer se tambaleó hacia delante. "Poseidón." Me di la vuelta en el asiento, mirando el mar desde la ventana de atrás. Más allá de los edificios formidables del Covenant, las paredes empezaron a girar en forma de embudos. La sombra de un tridente gigante cayó sobre el Covenant y las puntas afiladas tocaron la isla principal, causando la muerte de todos los que quedaban. Poseidón, el dios del mar, el gran agitador de la tierra estaba muy enojado. "Aiden...” "Date la vuelta, Alex." Mis manos se cerraron detrás del asiento. Los embudos formaban tornados gigantes sobre el agua. "¡Van a destruir todo! Tenemos que hacer algo.” "No hay nada que podamos hacer." Con una mano, Aiden me agarró del brazo a medida que llegaba al final del puente a la isla Bald Head. "Alex, por favor." No podía girarme. Por la manera en que los ciclones se movían, no parecía que Poseidón perdonaría la isla mortal, pero cuando el primer embudo alcanzó el Covenant, mi pecho se hinchó. "¡No pueden hacer esto! ¡Esas personas son inocentes!" Aiden no respondió. 413


El agua se estrelló a través de las estructuras. Mármol y madera volaron en el aire. Los gritos de las personas de la isla principal se quedaron metidos profundamente en mi alma, donde el sonido permanecería por una eternidad. Volamos a través de las calles de Bald Head, evitando por poco el asombro de los peatones que miraban la explosión monstruosa de la naturaleza. Y cuando llegamos al puente que conducía a la parte continental, vi el gran muro de agua retirarse. Ningún edificio quedó en pie en la isla Deity. No había nada. Toda ella se había ido. El Covenant, los edificios, las estatuas, puros y mestizos... todo había sido borrado en el océano.

414


Capítulo 30 Traducido por: Adderly Corregido por: NatyLRJ Las horas pasaban en atónito silencio. Me sentía enferma, helada. ¿Cuántos habían estado en la isla? Centenares de funcionarios e instructores habían permanecido el Covenant durante las vacaciones de invierno, y muchas personas habían estado en sus casas. Las manos me temblaban. Alisé mi pelo hacia atrás mientras Aiden jugueteaba con la radio hasta que atrapó otra estación. "...los meteorólogos dicen que una pared de agua de por lo menos treinta pies de altura que barrió cientos de millas de la costa de Carolina del Norte fue producida por un terremoto. Sin embargo, residentes de las islas vecinas salieron ilesos. Algunos han informado haber visto un grupo de hasta una docena de ciclones, pero esos informes no han sido fundamentados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. Se ha declarado estado de emergencia..." Aiden apagó la radio. Entonces se estiró, pasando sus dedos por encima de mi brazo, de mi mano. Había estado haciendo eso desde que nos metimos en el coche, como si 415


estuviera recordándose a sí mismo que estaba sentada a su lado, que todavía estaba viva después de que tantas vidas se hubieran perdido. Apoyé la frente contra la ventana y cerré los ojos. ¿Poseidón había ido tras Seth y Lucian, o Apolo había tenido alguna manera de prevenir esa destrucción total? Todo lo que sabía era que Seth aún respiraba porque la conexión todavía estaba allí. Al igual que había hecho durante el último par de horas, me imaginé una vez más mis rosas y brillantes paredes y las reforcé con toda mis fuerzas. "¿Cómo te sientes?" preguntó Aiden en voz baja. Despegué mi cabeza de la ventana y lo miré. Todo en él estaba rígido y tenso, desde la forma en que retenía el volante hasta la línea de su mandíbula. "¿Cómo puedes si quiera pensar en lo que estoy sintiendo en este momento?” "Vi cómo reaccionaste cuando... él extrajo energía de ti." Me echó un vistazo, sus ojos plateados. "¿Ellos te... te lastimó cuando estabas con él?” Estaba exhausta. Me dolía la cabeza y estaba bastante segura de que mis dedos estaban entumecidos, pero estaba viva. "No. Él no me hizo daño. Y estoy bien. Tú no deberías preocuparte por cómo estoy. Toda esa gente..." Sacudí mi cabeza, tragando la repentina opresión en mi garganta. "Lo que hizo Lucian diciéndoles que utilizaste una compulsión... Lo siento mucho." "Alex, no tienes razón para disculparte. No fue tu culpa." "Pero ¿cómo vas a poder volver? Ser un Centinela…”

416


"Sigo siendo un Centinela. Y con todo lo que ha pasado, estoy seguro de que soy lo último en lo que estarán pensando.” Él me miró. "Sabía que corría riesgos cuando lo hice. No me arrepiento de ello. ¿Lo entiendes?" Aiden no se arrepentía de ello ahora, ¿pero más adelante -si había un más adelante- y si fuera juzgado por traición? Incluso si no lo fuese, sería despojado de sus funciones de Centinela y condenado al ostracismo37. "¿Alex?" "Sí. Entiendo." Asentí con la cabeza como beneficio extra. "¿A dónde vamos?" Sus nudillos se pusieron blancos. "Vamos a Athens, Ohio. El padre de Solos tiene una casa en el borde del bosque nacional Wayne. Debería estar lo suficientemente lejos de... él dependiendo de cuánto tiempo nos haya dado Apolo." "Ya no lo siento." Habíamos dejado de referirnos de Seth por su nombre en voz alta, como si al hacerlo de alguna forma pudiera aparecerse o algo así. "¿Crees que puedas protegerte de él, que puedas mantenlo fuera?” Le eché un vistazo al espejo retrovisor. La otra Hummer nos seguía de cerca. ¿Cómo lo estarán llevando? ¿Lea? "La distancia...” “Él no debería de ser capaz de conectarse a través del lazo, si eso es lo que te preocupa. Quiero decir, no pudo sentir nada cuando estaba en Nueva York, así que..." "Eso no es lo único que me preocupa," respondió Aiden en voz baja. "Se trata de que son ocho horas en carretera." Se sacudió el pelo de los ojos mientras miraba la luz del sol 37

En la antigua Grecia, destierro político al que se condenaba a algunos ciudadanos.

417


que se ocultaba. "Vamos a parar en el camino. Lo más probable es que sea en Charleston, para obtener gas y algo de comer. ¿Crees que puedas mantenerlo fuera tanto tiempo?" "Sí. Aiden... toda esa gente”. Mi voz se quebró como si tuviera anudada la garganta. "Ni si quiera tuvieron una oportunidad." Aiden me agarró la mano. "No es tu culpa, Alex. " "¿No lo es?" Las lágrimas ardían en mis ojos. "Si los hubiera escuchado a ti y Apolo cuando sugirieron que me fuera antes de que él regresara, esto no habría sucedido.” "Eso no lo sabes." "Sí, lo sé." Traté de liberar mi mano, pero Aiden la retuvo. Esperaba que fuera un buen conductor con una sola mano. "Simplemente no quería creer que él... fuera capaz de hacer algo tan terrible.” Me apretó la mano. "Tenías esperanza, Alex. No se puede culpar a nadie por tenerla.” "Una vez me dijiste que tenía que saber cuándo había que dejar de tener esperanza. La esperanza que yo le tenía ya había pasado su fecha de caducidad para entonces." Intenté sonreír y fracasé. "No voy a cometer el mismo error dos veces. Lo juro.” Llevó mi mano a sus labios, colocando un dulce beso sobre de ella. "Agapi mou, no mantengas este tipo de culpa tan cerca. Podrías haber elegido un camino diferente, pero al final elegiste el que sentías que era el correcto. Le diste una oportunidad." "Lo sé." Me concentré en el camino que tenía al frente, deseando que las lágrimas se fueran. "Ya no están, ¿verdad? ¿El Covenant completo… incluso la isla Deity?"

418


Dio un suspiro tembloroso. "Pudo haber sido peor. Eso es lo que me sigo diciendo a mí mismo. En tan sólo unos pocos días más... si las clases hubieran comenzado..." La pérdida de vidas habría sido astronómica. "¿Qué vamos a hacer? No puedo ocultarme por siempre." Lo que no estaba dicho yacía entre nosotros. En otras palabras, a menos que Seth volviera en sí, lo que parecía muy poco probable, eventualmente él acabaría encontrándome. "No lo sé", dijo Aiden, mezclándose en el otro carril. "Pero estamos en esto juntos, Alex, hasta el final.” El calor volvió a mi corazón. Su mano se sentía tan bien en la mía, aunque todo lo que nos rodeaba estaba tan increíblemente jodido, nosotros estábamos juntos en esto. Hasta el final.

Estábamos en medio de la noche cuando llegamos a Charleston, Virginia Occidental y estaba nevando ligeramente. Los vehículos rodaron hasta detenerse por las bombas en frente de una de esas localidades que tienen el tamaño de un pequeño Wal-Mart38. Necesitamos gasolinas y comida, y tal vez uno de esas cosas 5-Hour Energy39, también. "Espera." Aiden buscó en el asiento trasero y sacó una de las dagas de hoz. "Por si acaso." Doblado cabía en mi bolsillo, con sólo la mitad de sobresaliendo. "Gracias."

38

Es una empresa minorista multinacional estadounidense que dirige las cadenas de grandes tiendas de descuento y tiendas de almacén. 39 Bebida energizante.

419


Sus ojos se encontraron con los míos mientras me pasaba algo de dinero. "No tardes demasiado tiempo, ¿de acuerdo? Parece que Solos va contigo.” Miré hacia atrás. Él ya estaba esperando por el lado del pasajero. Marcus estaba jugando con la bomba de gas como si nunca hubiera usado una antes. "¿Qué quieres?" "Sorpréndeme." Sonrió. "Sólo ten cuidado." Prometiendo que lo haría, me bajé de la Hummer y casi me comí el pavimento cuando mi pie resbaló en una placa de hielo. "¡Dioses!" "¿Alex?" Aiden llamó. "Estoy bien.” Incliné mi cabeza hacia atrás y cerré los ojos, dejando que los pequeños copos de nieve cayeran sobre mi rostro. Hacía tanto, tanto tiempo que no veía la nieve. "¿Qué estás haciendo?", preguntó Solos, matando el momento. Abrí los ojos y los obligue a ver su pecho. "Me gusta la nieve." "Bueno, vas a ver un montón de nieve a donde vamos." Empezamos a cruzar el estacionamiento, conscientes de los parches de hielo que estaban decididos a hacerme caer. "Probablemente tienen un pie o más en Athens." Por un momento, fantaseé sobre peleas de bolas de nieve y paseos en trineo. Estúpido de mí por hacerlo, pero me ayudó a no enloquecer. "No eres lo que esperaba," dijo Solos cuando llegamos a la acera cubierta de nieve. Metí mis manos en mis bolsillos. "¿Qué esperabas?" "No lo sé." Él sonrió, suavizando la cicatriz. "A alguien más alto." Una pequeña sonrisa tiró de mis labios. "No dejes que mi tamaño te engañe." 420


"Lo sé. He oído cuentos acerca de tus muchas aventuras, sobre todo la forma en que luchaste en el ataque contra el Covenant de Nueva York. Algunos dicen que lo que eres lo que te hace luchar tan bien.” Me encogí de hombros. "Pero yo les digo que tiene más que ver con el entrenamiento que otra cosa." Solos miró detrás de él y luego su mirada sagaz se asentó en mí. "Tú y St. Delphi parecen ser muy cercanos." Mantuve mi expresión en blanco y me encogí de hombros otra vez. "Es todo bien para ser un puro." "¿Sólo eso?" "¡Hey! ¡Esperen!” Deacon pisó un trozo de hielo grueso y se deslizó a nuestro lado como un patinador profesional, sus ojos muy abiertos. "Lea quiere comer algo. Luke se va a quedar con ella.” Salvados por Deacon. "¿Cómo lo está llevando?" Solos agarró la puerta, manteniéndola abierta para nosotros. "Durmió casi todo el camino hacia aquí", respondió Deacon. "Desde que se despertó, en realidad no ha hablado. Luke la convenció de que debía comer algo, así que vamos a compartir algunos Cheetos40.” Lo sentía por Lea y entendía su dolor. También Deacon lo hacía. Mi presencia probablemente no sería lo mejor, pero Deacon... él sería bueno para ella.

40

Marca que engloba varios tipos de snacks de harina de maíz con sabor a queso.

421


Me sacudí la nieve una vez dentro del cálido y lleno de luz centro de viajes. A excepción del cajero de pelo grasiento y flacucho que estaba leyendo lo que parecía una revista pornográfica, el lugar estaba vacío. Me gruñía el estómago, y me dirigí hacia los refrigeradores. Aiden quería agua, por supuesto, pero yo necesitaba un poco de cafeína. Solos se quedó con Deacon porque si aparecía algún daimon hillbilly41 Deacon sería el que necesitaría ayuda. Tomé una botella de agua y una Pepsi, examiné la tienda. El cajero bostezó y se rascó el pecho, sin alzar la mirada. Nieve comenzaba a caer en copos grandes. Suspirando, ignoré el deseo de ver la nieve y arrastré los pies hacia el pasillo de frituras. La parte de la tienda de los sándwiches hechos bajo encargo no estaba abierta, así que nuestras opciones eran muy limitadas. Un pesado olor a almizcle y humedad inundo el aire. Olfateé, encontrando el olor extrañamente familiar. Pasé a un Deacon con sus brazos llenos. "Será mejor que te des prisa. Solos se está poniendo nervioso acerca del mortal.” Miré hacia la parte delantera de la tienda. "¿Qué? Sólo hay un tipo aquí.” "Lo sé." Sacudiendo la cabeza, agarré un paquete de carne seca y una bolsa de patatas fritas con sabor a eneldo42. Baje la mirada a mis golosinas y decidí que necesitaba algo dulce. Después de una breve parada en el área de barras de caramelo, regresé a la parte delantera. "Agradable de tu parte que te unas a nosotros", murmuró Solos. Una bolsa de cacahuetes y una bebida energética estaban en sus manos. No le hice caso mientras 41

Término peyorativo usado en Estados Unidos para definir a los habitantes de ciertas áreas remotas, rurales o montañosas. 42 Es una hierba usada como condimento que proviene del Mediterráneo.

422


Deacon miraba afuera. El cajero subió la mirada cuando le entregué mi festín de calorías, pero no dijo nada. La gente era súper amable por estos lugares. "Son $10.59," el hombre gruñó. Buenos dioses. ¿Qué compré? Busqué en mi bolsillo el dinero que Aiden me había dado. De repente, el olor a almizcle regresó, pero mucho más fuerte. Y entonces me acordé de ese olor. Era el mismo olor de musgo del Inframundo. Las luces fluorescentes del techo parpadearon una vez, luego dos veces. "Oh dios," dije en voz baja, y mi corazón cayó. Solos se quedó inmóvil a mi lado. "¿Qué pasa?" "No se preocupen", dijo el empleado, mirando hacia las luces. "Sucede todo el tiempo con la nieve. Los conductores chocan contra los postes de luz por la nieve negra que hay ahí afuera. No deben ser de por aquí.” El aire se espesaba a nuestro alrededor, llenándolo con la misma electricidad que había envuelto la Isla Deity momentos antes de la llegada de Poseidón. El mortal no podía sentirlo. Hubo un estallido y chispas volaron. La cámara de seguridad junto a la puerta se detuvo parpadeando en rojo mientras el humo emanaba de ella. "¿Qué demonios?" El cajero se inclinó sobre el mostrador. "Ahora no he visto nada 43 como eso antes." No había visto nada44 como eso tampoco. Solos agarró el brazo de Deacon. "Es hora de irnos." 43

Nuttin’ en el original. Se refiere al acento del llamado ‘Appalachian English’ propio de los estados noroccidentales.

423


Con los ojos abiertos, Deacon asintió. "Lo que digas, hombre." Dejando mis artículos en el mostrador, nos dirigimos a la puerta. Al diablo con los alimentos. Definitivamente algo iba a pasar, algo... algo divino. "¡Hey! ¿A dónde van? No…” Un profundo gruñido interrumpió sus palabras. Nos detuvimos a unos cinco metros de la puerta. Mi corazón saltó a mi garganta. El olor a perro mojado se fortaleció, y el vello de mi cuerpo se erizó. Me di la vuelta lentamente y pasé mi mirada por la tienda. Me agaché, envolviendo mi mano alrededor del mango de la cuchilla de la hoz. Al lado de la sección de Twinkies45 y pastelitos, el aire brillaba. Formas distintivas de huellas de botas grandes aparecieron, ennegreciendo el piso de vinilo, llenando el aire con volutas de humo y azufre. La estrella de viajes blanca pintada en el vinilo burbujeó y sacó humo. Dos piernas recubiertas de cuero, caderas estrechas, y continuación, un amplio pecho aparecieron de la nada. En el momento en que mi mirada fue a su rostro, creo que dejé de respirar. ‘Oscuramente apuesto’ no le hacía justicia. ‘Pecaminosamente hermoso’ ni siquiera se acercaba cuando se trataba de describir a este dios de cabello negro. El olor a azufre y humo delató su identidad. Hades era un tipo ardiente para ser un dios, y estaba segura de que estaba allí para matarme. Una escopeta se disparó, lastimándome los oídos y haciendo que saltara.

44 45

Nuttin’, también. Son pastelitos rellenos de crema. En Colombia los conocemos como ‘Submarinos’.

424


"No quiero nada de esta mierda aquí dentro." El cajero inclinó la pistola de nuevo. "La próxima vez no voy a…" Hades alzó una mano, y los ojos del cajero se pusieron en blanco en sus cuencas. Cayó al suelo sin siquiera decir una palabra más. Hades sonrió, mostrando un perfecto juego de dientes ultra-blancos. El Inframundo tenía un plan dental del demonio. "Ahora, podemos hacer esto por las buenas o por las malas", dijo Hades, de forma encantadora. Extrañamente, parecía tener un acento británico. "Todo lo que quiero es a la chica." Solos llevó a Deacon contra el filo del mostrador, bloqueándolo ahí, y bajando casualmente sus cacahuetes y su bebida energética. "Eso va a ser un problema." Hades se encogió de hombros. "Entonces será de la forma difícil."

425


Capítulo 31 Traducido por: Leidy Corregido por: NatyLRJ No sonaban sus pasos cuando caminaba, y no me pareció para nada gracioso cuando Solos intentó sacar a Deacon de la tienda y descubrió que las puertas de la tienda no se abrían. Por el otro lado, Aiden y Marcus desesperadamente trataban de abrir las puertas, yendo tan lejos como para tratar de tirarle un banco al vidrio reforzado, pero fue en vano. Las cosas fueron de mal a estábamos-jodidos en cuestión de segundos. Hades no estaba solo, no nos habíamos olvidado del olor y gruñido animal de antes. Detrás de Hades, el aire brilló antes de que aparecieran dos perros grandes de tres cabezas. Uno era negro y el otro era marrón, pero ambos eran horribles. El pelo enmarañado les cubría todo, a excepción de sus largos hocicos. Cada cabeza tenía una boca que podría tragar entero a un bebe y sus garras parecían crueles y afiladas. Seis pares de ojos brillaban color rojo rubí. Al final de cada cola de rata… había algo así como un látigo militar, áspero y lleno de picos. 426


Flanquearon a Hades, gruñendo y haciendo chasquidos en el aire. Estábamos tan jodidos. “Conoce a Muerte”, Hades señaló al perro negro, "y a Desesperación. Cerberos46 es un orgulloso padre de sus dos hijos.” “Lindos nombres,” dije con voz ronca, y luego mostré los dos bordes afilados de la daga en forma de hoz. “¿Quieres jugar, cariño?,” Hades ladeó la cabeza hacia un lado. “En realidad no.” No estaba segura en cuál de ellos mantener un ojo. “No es nada personal,” dijo Hades. “Pero no podemos permitir que el Primero se convierta en lo que se ha temido. Él ya hizo su elección, y ahora debemos hacer la nuestra.” Tratar de matarme era definitivamente algo muy personal. Vi la barbilla de Hades subir unas pulgadas y salté a un lado cuando Desesperación me atacó. Lanzándome por el pasillo de los dulces, deseé que Solos pudiera proteger a Deacon. Cogí un estante y lo tiré al suelo. Desesperación pasó sobre numerosas barras de dulce, sus garras rasgando envolturas y chocolate. Tome hacia la derecha rápidamente y eché un vistazo por encima de mi hombro. Desesperación perdió el equilibrio y se deslizó hacia el refrigerador vertical, estrellándose a través del vidrio. Botellas de refresco volaron por el aire, causando efervescencia en el impacto. Aprovechando la situación, me di la vuelta y con una daga corté la cabeza más cercana.

46

Cerberos es el can de Hades con tres cabezas y cola de serpiente.

427


La hoja pasó limpiamente a través de los músculos y el tejido, y un grito más tarde, Desesperación se convirtió en un perro de dos cabezas... hasta que del muñón comenzó a crecerle otra maldita cabeza. Completamente restaurado, Desesperación me enseñó los colmillos y pateó el suelo. Retrocedí. “Perrito. Buen perro.” Desesperación se agachó, y cada una de sus bocas dio un chasquido en el aire. “¡Perro malo!” Salí corriendo, golpeándolo con cajas de cerveza y cualquier cosa que pudiera coger. A través de los estantes pude ver a Deacon de espaldas contra las puertas delanteras y Aiden y Marcus tenían expresiones horrorizadas al otro lado. Solos se enfrentaba con Muerte. Cortó las cabezas izquierda y derecha. Y Hades, bueno, sólo estaba de pie en toda su gloria de dios malo. “¡Apunta al corazón!,” Solos gritó en medio del caos. “¡El corazón en el pecho, Alex!” “¡Como si no supiera dónde está el maldito corazón!” Simplemente no quería estar tan cerca de esa cosa. Cogí velocidad cuando vi el área del comedor. Tuve una idea que no era buena, pero era mejor que correr dando vueltas alrededor de la tienda con un pitbull mutante persiguiéndome. Salté sobre la fila de sillas y aterricé en la mesa. Girando, agarré la silla de metal y la sostuve, con las piernas arriba. Desesperación saltó, limpiando el desorden de sillas y aterrizó encima de mí. Él chilló y golpeó cuando las patas de metal se incrustaron profundamente en su vientre bajo. El impacto rompió la mesa y los dos caímos, sus garras pasaron muy cerca de mi cara. Todas las tres cabezas estuvieron a unas pulgadas de quebrar mi nariz, y ese aliento pútrido y cálido casi me hace vomitar. 428


Liberé mis caderas, me di la vuelta y me puse de pie. Desesperación se dejó caer de espalda, agitando las patas en el aire. Contuve las ganas de vomitar, y me lancé sobre el asiento de la silla. Mi peso envió el metal abajo, perforando la placa protectora de hueso. Un segundo después, el perro no era nada: solo había un montón de polvo azul brillante. Levante mi cabeza, y me di la vuelta. “Uno menos...” Hades dejó escapar un rugido de furia que sacudió los estantes e hizo que artículos de todo tipo y tamaño cayeran al suelo. Y luego desapareció. “Bueno, eso fue fácil.” Dije mirando como Solos esquivaba una de las cabezas de la Muerte. "¿Viste eso? Hades es una gallina tot… oh mierda.” Estantes volaron por los aires, las sillas y las mesas se deslizaron por el suelo, arrojadas a un lado por una fuerza invisible. El suelo tembló bajo mis pies mientras retrocedía. Ahí fue cuando me acordé de que Hades podía hacerse invisible. El terror me inundó como una ola oscura y aceitosa de calor. “No es justo”, le dije, y luego mandé la daga a través de lo que pensaba que era un espacio vacío. Una mano invisible me cogió del brazo y lo torció. Llorando de dolor y sorpresa, dejé caer la daga. Hades reapareció. “Lo siento, cariño, todo se vale en la guerra.”

429


Una luz cegadora llenó la tienda, seguida de un sonido de explosión. Entonces algo silbó junto a mi mejilla. Vi un vislumbre de luz plateada antes de que Hades me soltara el brazo y asiera una flecha que iba en su dirección. “Artemis47, eso no fue muy amable.” Hades rompió la flecha en dos y la arrojó a un lado. “Podrías sacarme un ojo con una de esas cosas.” La risa femenina suave que le siguió sonaba como campanas de viento. A unos metros a nuestras espaldas, con las piernas extendidas y un arco de plata en una mano, Artemis se puso de pie. En lugar de los blancos vestidos de gasa por los que muchas diosas eran conocidas, ella llevaba botas de combate y pantalones de camuflaje de un fuerte color rosa. Una camiseta blanca completaba su conjunto de chica ruda. Se tocó la espalda, tomando otra flecha de su caraj. "Retrocede, Hades.” Los labios de Hades se tensaron. Ella puso la flecha en su arco. "No atraparás la siguiente, Hades. Y no te la llevarás.” Me alejé lentamente de la pelea de dioses, sin tener idea de por qué Artemis vendría en mi ayuda. Por el rabillo de mi ojo, vi a Muerte derrumbarse finalmente. Recogí mi daga. Hades dio un paso adelante, el azulejo se quemaba y humeaba bajo sus botas. “¿Por qué intervienes, Artemis? ¿Sabes lo que va a pasar? Todos nosotros estamos en riesgo.” “Ella es del linaje de mi gemelo y nos pertenece.” Artemis haló la flecha hacia atrás, lanzando su pelo rubio que le llegaba hasta la cintura sobre su hombro. "Lo que significa

47

Hermana melliza de Apolo y diosa de la caza y el arco.

430


que ella es mi carne y hueso. Así que voy a decirlo una vez más por si acaso Perséfone ha confundido ese cerebro tuyo: retírate.” Mi boca se abrió. ¿Del linaje de apolo? Oh no... Oh, diablos no... “¡No me importa si ella es la heredera del maldito trono, Artemis! ¡Debemos evitar que el Primero gane el poder completo!” Los dedos de Artemis se crisparon. “No la lastimarán, Hades. Eso es todo.” Una mirada de incredulidad se apoderó de su oscuramente atractivo rostro. “No le haría daño... no realmente. Podría llevarla al Inframundo. Ni siquiera le dolería. Artemis, no podemos permitir que esta amenaza continúe. Se razonable.” “Y yo no puedo permitir que le hagas daño. No está en discusión.” “¿Correrías el riesgo de más destrucción? ¿Viste lo que Poseidón hizo hoy? ¿O estabas demasiado ocupada cazando y jugando con tus consortes?” Artemis sonrió. “Realmente no creo que quieras enojarme en estos momentos, Hades. No cuando tengo una flecha que señala entre tus ojos.” Él negó con la cabeza. “¿Sabes lo que Zeus hará si el Primero se convierte en el Matadioses? Pones en riesgo nuestra descendencia y la de los mortales ¿y todo para qué? ¿Por aguados lazos familiares?” “Vamos a arriesgarlo todo por todo,” ella respondió en voz baja. “¿Sabes qué es lo curioso de las profecías, tío?” “¿Que siempre están cambiando?" Hades se burló. "¿O que no son nada más que un montón de basura?” 431


En cualquier otro momento lo hubiera aplaudido, pero al ver que Hades quería matarme, no iba a celebrar nuestra opinión compartida y menos cuando se trataba del Oráculo. Artemis inclinó hacia atrás su brazo. “Que así sea.” Furia salía de Hades como olas. Tragando con miedo, di un paso atrás. Me esperaba una guerra sin cuartel de golpes entre los dos. “Nunca debí haber permitido que su alma fuera liberada”, escupió Hades. “Apolo me prometió que nunca llegaría a esto.” “Todavía hay esperanza,” dijo Artemis. Esas palabras despertaron algo en mí. Todavía hay esperanza. ¿La había? Había visto la mirada en los ojos de Seth, hasta donde había ido cuando extrajo el Akasha de mí y atacó al Concejo. Poseidón había eliminado el Covenant y habría hecho mucho más. Más personas inocentes morirían. Personas que amaba morirían, todo para protegerme. Miré de nuevo a las puertas. El pálido rostro de Aiden estaba al lado de Marcus. Me habían creado, como un peón, para dar completo poder a Seth. No había nada que se pudiera hacer al respecto. Ninguno de nosotros podría pasarse la vida ocultándose. No funcionaría. Despertaría en poco más de un día. Seth me encontraría. Y todo acabaría. Me sentí adormecida cuando me volví hacia los dos dioses y bajé la daga. "Esperen." Mi voz salió apenas en un susurro, pero todo el mundo se quedó helado. “¡No!” Gritó Deacon, tratando de librarse de Solos. “¡Sé lo que va a hacer! ¡Alex, no!” Las lágrimas brotaron de mis ojos mientras miraba su expresión horrorizada. “No puedo... no puedo dejar que lo que pasó allí suceda otra vez.” 432


Deacon luchó contra Solos, sus ojos era de un feroz plata, al igual que su hermano, tan parecido a él. "No me importa. Matará a...” Tragó saliva, moviendo la cabeza. “No puedes hacer esto, Alex.” Mataría a Aiden. Hades aplaudió. “¿Ves? Incluso ella entiende.” Mi corazón se rompió. Los ojos de Artemis se abrieron. “Alexandria, por favor, entiendo que tu parte mortal exige que te conviertas en una mártir, pero realmente necesitas callarte.” “La gente va a seguir muriendo. Y Seth me encontrará.” Apreté el botón del mango, y las cuchillas salieron. “Lo vi. Él está…” No pude terminar. Decir que Seth estaba perdido era demasiado definitivo y, en cierto modo, me rompía el corazón. Los ojos de Hades se volvieron hacia mí. Brillaban con electricidad. Por un momento, extrañé a Apolo. Al menos él atenuaba esos ojos cuando me miraba, haciendo que parecieran normales. Hades no haría tal cosa. "Estás haciendo lo correcto", susurró suavemente. "Y te prometo que no vas a sentir nada.” Extendió su mano hacia mí. "Va a ser fácil, cariño." La grieta en mi pecho se propagó, y parpadeé para contener las lágrimas. No era justo, pero estaba en lo cierto. Heriría a Aiden y a Marcus y a mis amigos, pero también los protegería. Esperaba que lo entendieran. Sobre los latidos de mi sangre, oí a Solos gritarme. Poco a poco, levanté la mano. “Eso es todo,” susurró Hades. “Toma mi mano.” 433


Nuestros dedos estaban a sólo unos centímetros de distancia. Podía sentir su extraña mezcla de calor y frío que me calaba hasta los huesos. Obligué a mi mente a estar vacía. No podía permitirme pensar que lo que hacía porque me acobardaría. “Hades”, Artemis lo llamó. Se volvió ligeramente. “Quédate…” Artemis lanzó la flecha y dió donde ella quería: entre los ojos de Hades. Luego él simplemente desapareció… Como la abuela Piperi había desaparecido en el jardín el día que me había dado su última profecía. El abrumador olor de paredes húmedas y cavernas desapareció, y la flecha cayó en el linóleo. Apreté mi mano sobre mi boca para detener mi grito. “¿Está... lo mataste?” “No.” Artemis se rió. “Acabo de ponerlo fuera de combate por un tiempo.” Bajó el arco y movió su muñeca. Las puertas se abrieron. Marcus y Aiden se precipitaron, deteniéndose cuando vieron a Artemis. Ninguno de los puros parecía saber qué hacer. Artemis puso la flecha en su caraj otra vez y le dio a Aiden una sonrisa un poco sexy. “Se vuelven cada vez más deliciosos,” ronroneó. Demasiado aturdida para ponerme celosa, me quedé mirándola. “¿Por qué? Tenía razón. Soy demasiado riesgosa. Lo entiendo.” Artemis centró en mí sus ojos blancos. “Mi hermano no se ha arriesgado a la ira de Zeus para protegerte sólo para que tu desperdicies tu vida.”

434


Traté de ignorar el ciclón de furia que se construía detrás de mí. No quería enfrentarme a Aiden. “No lo entiendo. Nadie puede ocultarme para siempre. Seth me va a encontrar, y entonces, ¿qué? Se convertirá en el matadioses y otro dios va a enloquecer y acabar con una ciudad entera.” Artemis se deslizó hacia mí, sus movimientos elegantes y completamente en desacuerdo con su atuendo de princesa en combate. "O tú le darás algo de su propia medicina al Primero y a todos los que creen que pueden derrocar a los dioses.” "¿Qué quieres decir?," Marcus habló, rubor de color rojo brillante lo cubrió cuando Artemis se volvió a él. Se inclinó profundamente y luego se enderezó. "¿Cómo puede Alexandria pagarles con la misma moneda? Si Seth siquiera pone un dedo sobre ella una vez que Despierte, se convertirá en el matadioses.” “No necesariamente”, respondió ella sin inflexiones en la voz. Parpadeé rápidamente. “¿Te importaría explicarlo?” Artemis sonrió. Increíblemente, se volvió más hermosa... y espeluznante. “Es cierto que mi hermano... tiene afecto hacia ti, pero eres un activo valioso para nosotros. Algunos quieren verte muerta, es cierto. Hades volverá... eventualmente, al igual que el resto de las furias. Pero vas a Despertar pronto y serás más fuerte, más fuerte de lo que te imaginas.” Todas mis respuestas listillas normales probablemente me ganarían una flecha en la cabeza, así que no tenía idea de qué decir.

435


Se detuvo frente a mí. Cuando extendió la mano y estrechó mi barbilla con sus suaves dedos y fríos, quise alejarme. Ella inclinó mi cabeza hacia atrás. “Tienes una especie de pasión imprudente. Te guía. Algunos lo ven como una debilidad.” “¿No lo es?,” le susurré, incapaz de mirar hacia otro lado. “No.” Ella me estudió como si pudiera ver mi interior, a través de mí. “Tienes los ojos de un guerrero.” Su mano cayó y dio un paso atrás. "Las profecías siempre cambian, Alexandria. Nada en nuestro mundo está escrito en piedra. Y el poder no fluye sólo en una dirección. La clave es encontrar una manera de revertirla.” Luego sólo desapareció. Me toqué la barbilla. Mi piel se estremeció. Poco a poco, me volví hacia Aiden. “Debiste haber visto los perros.” Aiden agarró mis dos brazos, sus ojos eran como plata líquida. Me di cuenta de que quería sacudirme. Había visto a través del vidrio lo que había tratado de hacer y Artemis prácticamente me había tirado debajo del autobús. Mientras me miraba, era como si hubiera olvidado a todos los demás en la tienda, que mi tío estaba allí, su hermano, y Solos. Estaba así de enojado. “No pienses en hacer algo tan estúpido nunca más.” Aparté la vista. “Lo siento.” “Entiendo que pensabas que estabas haciendo lo correcto,” dijo con los dientes apretados. “Pero no era así, Alex. Sacrificarte no era lo que tenías que hacer. ¿Me entiendes?”

436


Marcus colocó una mano sobre su hombro. “Aiden, este no es el lugar. Tenemos que irnos.” Me quedé sin aliento mientras mis ojos se movían entre los dos. “No sé cómo vamos a ganar esto.” “Nadie gana si te suicidas.” Marcus dijo en voz baja. “Hay que irnos.” Tomando una respiración profunda, Aiden dejó caer sus manos. Su mirada advirtió que habría una charla más tarde, probablemente en el momento en que entráramos en el coche. Solos esperaba junto a la puerta. Estrechó su mirada en Aiden mientras tomaba un sorbo de su bebida energética. “¿Estás bien?,” le preguntó Aiden a Deacon. Él asintió con la cabeza lentamente. "Sí, estoy bien. Nada como presenciar un partido de muerte entre los dioses cuando estoy tratando de conseguir Cheetos.” Mis labios temblaron. Pobre Deacon. Aferraba la bolsa contra su pecho, además. Los suaves ronquidos del cajero eran el único sonido. Recordando el propósito de venir a este lugar, me apresuré hasta el mostrador. “¿Qué estás haciendo?” Preguntó Aiden. Deje un poco de dinero en el mostrador y cogí mi bolsa. “Tengo hambre.” Aiden me miró un momento y luego una lenta sonrisa apareció en su rostro. Tal vez no me había portado tan mal. A la salida, cogió un paquete de Hostess CupCakes48 del piso y buscó mi mirada. “Yo también,” dijo.

48

Son unos pastelitos de chocolate rellenos de crema. En Colombia los conocemos como Pingüinitos.

437


“Por lo menos yo pagué por mis cosas.”

438


Capítulo 32 Traducido por: Blair Corregido por: NatyLRJ Sí me regañaron… demasiado. Y me lo merecía. Aiden estaba pasándola muy mal cuando se trataba de mí últimamente. Entendía por qué -mis motivos-, pero estaba en desacuerdo conmigo. Pero había sabido lo que estaba haciendo, y todavía tenía sentido. No quería morir, pero no quería ver a nadie herido cuando entregándome podría detener todo esto. Hacia la segunda mitad del viaje, mientras los neumáticos devoraban los kilómetros, él tomó mi mano y se aferró a ella. No me había perdonado, pero ya no quería sacudirme más. Esa era una mejora. Todavía no estaba segura de si el tiro de Artemis a la cabeza de Hades había sido un buen movimiento o no para el momento en que llegamos a Athens. Altos pinos y montículos de nieve nos recibieron cuando llegamos a la casa de campo situada en el borde del bosque nacional. Sin Marcus y el elemento aire, no habría habido

439


forma de que nos hubiéramos movido sobre la carretera. Aun así, le llevó más de una hora despejar la carretera. La casa de campo era magnífica, hecha de troncos y rodeada por un porche. Si no hubiera estado tan agotada, habría apreciado su belleza mucho más. “¿Sabías que Athens es uno de los lugares más embrujados de Ohio?,” dijo Solos mientras abría la puerta. “Ella no cree en fantasmas.” Contestó Aiden mientras cargaba las maletas al hombro, sus mejillas enrojecidas por el frío. Apenas pude advertirlo. Todo lo que quería era una cama para dormir el resto del día. “¿En serio?,” Solos sonrió. “Tendremos que llevarte al antiguo asilo para lunáticos de Athens y ver si eso cambia tu opinión.” “Suena bien,” murmuré, mirando a Luke y a Deacon acompañar a Lea al interior. “¿Cómo vamos a estar a salvo aquí? ¿Qué le impide a cualquier dios venir y bombardearnos desde la alfombra [de la entrada]?” Solos frunció las cejas. “Estamos a salvo aquí.” “¿Cómo es eso?” “Mira ahí arriba.” Aiden cambió las bolsas y señaló por encima de la puerta principal. Tallada en la madera estaba la misma runa con forma de S que había en mi cuello. “Apolo dijo que ningún dios que signifique una amenaza en contra de las personas que habiten en esta casa puede pasar a través de ella.”

440


“La runa de la invencibilidad.” Me froté la nuca distraídamente mientras pasaba por encima del umbral. “No sabía que se podía colocarle una runa a una casa. Es bastante útil.” El interior era igual de hermoso. Amplias ventanas que dejaban entrar el último rayo de la puesta de sol y pisos de madera pulidos hasta tal punto que brillaban. De alguna manera me recordaba a la cabaña en Gatlinburg. Me estremecí. “¿Estás bien?” Susurró Aiden, que venía detrás de mí. Tragué saliva. “Sí, sólo estoy muy cansada.” Solos nos mostró las habitaciones. Lea se instaló en la planta baja, junto con Marcus y Luke. Deacon agarró el desván cerca de la sala de recreación y el resto de nosotros fuimos a las habitaciones de arriba. Todo el mundo se acurrucó en pequeños grupos o, como Marcus, miró por una de las ventanas, pareciendo perdido en profundas reflexiones. Aiden llevó mis maletas a un dormitorio con ambiente acogedor, de aspecto rústico y las colocó junto a la cama. Dándose la vuelta, nuestras miradas se encontraron. Desde el día en que me había ido con Seth no habíamos estado solos. El paseo en coche no contaba. Habíamos estado huyendo por nuestras vidas después de presenciar una tragedia. Besarse y tocarse no había estado en nuestras mentes. En cierto modo la urgencia volvió en venganza. Cruzó la distancia, ahuecando mis mejillas en sus manos. Sus dedos eran elegantes y callosos tras años de formación. Me encantaban sus manos. Él inclinó su cabeza hacia la mía, sus labios flotando a escasa distancia. “Más tarde”, prometió, y luego presionó sus labios contra los míos. 441


El beso fue suave y dulce, y demasiado rápido. Mis labios hormiguearon un rato después de que él abandonó la habitación. ¿Más tarde? ¿Cómo podría haber un ‘más tarde’ en una casa llena de personas? Me di una ducha caliente y dejé que el agua relajara mis músculos adoloridos, una vez que había descubierto la manera de utilizar los tres grifos de la ducha sin ahogarme. Después, me puse una sudadera y le di a la cama una mirada anhelante mientras salía de la habitación. Tenía algo que hacer antes de descansar. Lea estaba sentada en la cama, con las piernas cruzadas mientras miraba hacia abajo a su teléfono. Cuando llamé a la puerta abierta, levantó la vista. “Hey,” dije. Ella me miró durante varios segundos que parecieron eternos y luego se aclaró la garganta. “Le envié un mensaje a Olivia en Vail, le dije que estábamos bien.” “¿Sabe qué va a hacer?” Me senté en la cama junto a ella, corriendo mis manos a través de la maraña húmeda que era mi pelo. Pensé en el mensaje de Caleb para ella. Con suerte, se lo daría pronto. “No. Su mamá...” su voz se quebró y tragó. “Su madre está enloqueciendo. Creo que van a Nueva York.” Pensé en mi padre, sintiendo que mi pecho se apretaba. ¿Volvería a verlo alguna vez? Entonces me sentí mal por pensar eso. Lea había perdido a toda su familia. “¿Estarán a salvo allí?” El largo pelo cobrizo que había envidiado por años cubrió su cara mientras ella inclinaba la cabeza hacia abajo. “Ella cree que sí. Me lo hará saber una vez que su madre sepa más.” 442


Asentí con la cabeza, dejando caer las manos en mi regazo. “Lea, siento mucho lo que sucedió.” Ella tomó una bocanada de aire que hizo temblar todo su cuerpo. “Ya hemos hablado de esto.” “Lo sé.” Lea levantó la cabeza. Sus ojos color amatista brillaron con lágrimas. “Sé que no es tu culpa. Lo que tu madre hizo o lo que... lo que Seth hizo. Cada muerte que he visto o cercana ha tenido que ver contigo. No son tu culpa, pero aun así sucedieron.” Aparté la mirada, sintiendo el peso de los últimos diez meses asentándose sobre mí. Diez meses de muerte, empezando por mi madre en Miami, y sabía que aún no se había terminado. Con los dioses interviniendo como lo hacían, con mi cumpleaños mañana y con Seth allí afuera en busca de nosotros, no había terminado. Pero aun así lo que estaba sintiendo no se comparaba con lo que Lea estaba pasando. “Y no puedo... no puedo mirarte sin ver todas esas caras,” Lea susurró. “Lo siento. No te culpo, pero yo... sólo no puedo mirarte ahora mismo.” Asentí con la cabeza y me levanté. “Lo siento mucho,” dije de nuevo. Era lo único que podía decir. “Lo sé.” Salir de su habitación no hizo que la culpa disminuyera. Meterme en la cama no hizo que nada de lo sucedido desapareciera. Y mi culpa no era como lo que había sentido después de la muerte de Caleb. Esto era como tener un niño que había hecho algo terrible y que 443


todo el mundo me mirara, preguntándose adonde había salido todo mal. Culpable por asociación. Me giré de lado, frente a la ventana. La nieve seguía cayendo fuera. La naturaleza estaba en su mejor momento porque era a la vez hermosa y mortal. Mirar la nieve borró de mi mente todo lo que estaba sucediendo, dejando una fina capa de estática hasta que el cansancio me venció.

Un beso ligero como plumas me despertó un poco más tarde. Abrí los ojos. Aiden me sonrió mientras su pulgar trazaba la forma de mi pómulo. “¿Qué estás haciendo?” Le pregunté adormilada. “¿Qué pasa si alguien te encuentra aquí?” “Solos llevó a Deacon y a Luke a la tienda, ya que ha dejado de nevar un poco. Lea está descansando y Marcus le está echando un ojo a algunas cosas.” Se acurrucó a mi alrededor, encontrando mi mano y entrelazando sus dedos con los míos. “Y creo que ya destapamos el pastel.” Incliné mi cabeza hacia atrás, mis ojos buscando los suyos intensamente. “¿Qué quieres decir?” “Estamos en una casa llena de mestizos, con excepción de Marcus y mi hermano. A Deacon seguramente no le importa y Marcus…” “Mi tío es un seguidor de las reglas,” susurré. Aiden rozó con sus labios la punta de mi nariz. “Marcus lo sabe, Alex. No es ciego.” “¿Él está bien con esto?”

444


“Yo no diría que está bien,” Aiden sonrió. “De hecho me golpeó cuando se dio cuenta.” Me quedé mirando. “¿Qué?” Él se rió entre dientes. “Sí, me dio un puñetazo en la cara cuando regresó de Nashville, dos veces.” “Oh dios...” Apreté los labios para contener la risa. No era divertido, pero lo era. “El primer golpe fue porque estabas con Seth y Lucian. El segundo fue después de que se dio cuenta de lo nuestro.” “¿Cómo se enteró? Fuimos cuidadosos.” Y nosotros de verdad lo habíamos sido. “Creo que era algo que venía sospechando desde hace un tiempo,” reflexionó. “Pero fue cuando te fuiste que él se dio cuenta. Creo que fui bastante transparente durante esos días.” Quería aliviar las líneas de preocupación que habían aparecido en su frente. Habíamos hablado de mi tiempo en la casa de Lucian en el camino hasta acá y le aseguré una docena de veces o más que nadie me había hecho daño allí, pero él todavía seguía molesto. Al igual que cuando había muerto, era algo que permanecería con Aiden. “¿Qué te dijo?” pregunté finalmente. “No creo que quieras saberlo. Fue una de las pocas veces que he escuchado a Marcus maldecir.” Sonreí bajando la mejilla de nuevo a la almohada. Los dioses sabían que yo estaba muy familiarizada con Marcus cuando estaba enojado. “No pareces demasiado preocupado porque lo sepa.”

445


"No lo estoy. En estos momentos hay... problemas más apremiantes en los cuales centrarse.” ¿No era esa la verdad? “Una parte de mí desea que nunca llegue el día de mañana.” Él besó la parte superior de mi cabeza. “Todo va a estar bien, Alex.” “Lo sé.” Cerré los ojos y me acurruqué con él. “Es sólo que no sé qué esperar, ¿sabes? ¿Voy a amanecer convertida automáticamente en una patea-traseros o algo? ¿O accidentalmente volaré a las personas con Akasha?” ¿O me conectaría con Seth? Eso ni lo quería poner en palabras. “Pase lo que pase seguirás siendo Alex... seguirás siendo agapi mou, mi vida. Sólo... no vuelvas a asustarme como lo hiciste hoy, ¿de acuerdo? Todavía estamos en esto juntos.” “¿Hasta el final?” “Hasta el final,” susurró. Unas malditas lágrimas corrieron a mis ojos. Me comportaba como una niña, pero esas palabras eran perfectas, lo que necesitaba oír. “Hagamos planes otra vez. Me gustó eso.” Mis cejas se levantaron cuando él se echó a reír de nuevo. “¿Qué?” “Es que tú eres la última persona que planea algo.” Sonreí porque tenía un punto. “Pero me gustan este tipo de planes.” “Está bien.” Movió el pulgar a lo largo del interior de la palma de mi mano. “He estado pensando sobre el futuro… nuestro futuro.” 446


Me encantó el sonido de ese ‘nuestro futuro’. Cuando Aiden lo decía parecía posible. “¿Qué se te ocurrió?” “Es más algo que he decidido.” Sacó su mano libre y me alisó el pelo. “Digamos que todo se calma con la compulsión, ¿de acuerdo?” No era probable, pero asentí. “No quiero quedarme en nuestro mundo.” Cogí su mano, bajándola adonde mi corazón latía con fuerza mientras me retorcía en su abrazo. “¿Qué? ¿Qué quieres decir?” Sus gruesas pestañas protegieron sus ojos. “Si nos quedamos en este mundo, el mundo de los Hematoi, no podremos estar juntos. Habrán algunos a los que no les importará, pero… es demasiado riesgoso, aunque nos las apañemos para ser asignados a la misma área.” El aire dejó mis pulmones mientras lo miraba fijamente. “Pero si te vas nunca más podrás ser un Centinela, y lo necesitas.” Levantó la vista, mirándome a los ojos. “Sí lo necesito. Ser un Centinela es importante para mí, pero no es mi mundo, mi vida, ni mi corazón. Tú lo eres. Y te quiero en mi vida, realmente en mi vida. Es la única manera.” De repente me entraron ganas de llorar. Otra vez. Ni siquiera podía formar una palabra coherente, y sabía que él podía sentir mi corazón golpeando contra su palma pero no me importó.

447


Aiden se inclinó, rozando sus labios sobre los míos. “Te amo, Alex. Daría todo por ti, y sé que has estado pensando en ello, también, pero depende de ti.” ¿Podría renunciar a... esta inherente necesidad de ser una Centinela? ¿Podría dejar de lado el deseo impulsado por años de tener un deber arraigado en mí, y la necesidad de alguna manera de compensar lo que le pasó a mi madre? Dejar este mundo requería adaptarme de nuevo en el mundo de los mortales, algo que había hecho durante tres años y en lo que apestaba. Viejos temores aumentaron en ese momento: años sin encajar, de ser siempre la freak, pasaron ante mí. Los mortales, en su mayor parte, estaban naturalmente incómodos y al mismo tiempo atraídos a nosotros. Era difícil estar cerca de ellos, siempre fingiendo. Pero había estado pensando en un futuro que no incluía al Covenant o ser una Centinela. Nunca pensé que podría ser posible, pero cuando miré a Aiden a los ojos y vi sólo amor amor por mí- supe que podía hacerlo. Podríamos hacerlo juntos. Aiden valía la pena. Nuestro amor lo valía. Vivir como una mortal me había ahogado antes, pero ahora podría proporcionar el tipo de libertad que anhelaba. Y juntos, nada parecía imposible. Inclinando la cabeza, me encontré con su mirada plateada. Siempre me daba cuenta de lo que Aiden estaba sintiendo por el color de sus ojos y ahora mismo estaba arriesgándolo todo, y aun así dejándome elegir. “Sí. Podría hacerlo,” le susurré. “Lo haría.” Un estremecimiento sacudió el cuerpo de Aiden. “Casi temía que dijeras que no.” Con ojos llorosos, ahuequé su mejilla. Su barba rozó mi mano. “Nunca podría decirte que no, Aiden. No es que desee hacerlo. Pero... pero ¿qué pasará con Deacon y Marcus? ¿Cómo podemos hacerlo?” 448


“Creo que podrían saberlo. Podemos confiar en ellos.” Habían muchos ‘¿y si…?’ en este plan. ¿Cómo podríamos escapar del Covenant y de la sociedad que probablemente estaría muy poco dispuesta a dejar que ninguno de los dos se fuera? Necesitamos un plan, uno bueno para siquiera tener la oportunidad, pero en ese momento, la idea en sí me inundaba de calor y mucha esperanza. Y la esperanza era algo frágil pero me hacía seguir adelante. Aiden bajó la cabeza, trayendo su boca a la mía. Hizo un sonido en la parte posterior de su garganta mientras el beso se hacía más profundo. El tentativo toque dio paso a algo infinitamente mayor. Cuando rodó su cuerpo, ajustándolo contra el mío como una cálida manta, mi corazón tronó. Estaba sintiendo mucho y no lo suficiente… nunca era suficiente. Había un anhelo, devastador y crudo, que nunca desaparecería. Perdí la noción de las manos de Aiden y de cuántas veces nos besamos mientras nuestros cuerpos se movían, y en aquellos momentos, finalmente encontramos una manera de detener el tiempo.

449


Capítulo 33 Traducido por: Adderly Corregido por: NatyLRJ Nada... Increíble sucedió en mi cumpleaños. Durante toda la mañana, todo el mundo me miró como esperando que me brotará una segunda cabeza o que comenzara a flotar hasta el techo. Y no me sentía diferente de la noche anterior. No aparecieron más marcas del Apollyon. Las existentes no hormigueaban. Traté de hacer levitar una silla en la cocina… no sucedió nada y me sentí estúpida después. Por la tarde, toda esta cosa del Despertar me parecía muy decepcionante. “Hey”. Aiden asomó la cabeza en el dormitorio. “¿Estás ocupada, cumpleañera?” Levanté la vista de la revista que Luke había traído de la tienda. “No. Sólo estoy… escondiéndome.” Aiden cerró la puerta detrás de él en silencio y sonrió. “¿Por qué te escondes?”

450


Encogiéndome de hombros, cerré la revista y la tiré al suelo. “Me siento como un Apollyon fracasado.” “¿Por qué?” Se sentó a mi lado, sus ojos de un suave gris salpicado. “Todo el mundo sigue mirándome, esperando a que algo suceda. Más temprano, Marcus me miró fijamente por tanto tiempo que se quedó bizco. Y mientras Solos estaba haciendo el almuerzo me preguntó si podía calentar la sopa con el elemento fuego.” Parecía que Aiden estuviera tratando de no reírse. Yo le di un golpe en el brazo. “No es divertido.” “Lo sé.” Él respiró hondo, pero sus ojos bailaban con risa. “Está bien. Es un poco divertido.” Mis ojos se estrecharon sobre él. “Puedo tomarte, ¿sabes?” Se inclinó, los labios curvándose en una sonrisa lobuna. “No puedes tomar lo que ya tienes .” Un sentimiento embriagador vino de saberlo, pero le di un puñetazo en el hombro de todos modos. “Deja de tratar de engatusarme.” “Tengo algo que quiero mostrarte.” Metió la mano en su bolsillo y sacó una pequeña caja. “Y luego tienes que bajar y dejar de esconderte.” Mis ojos estaban pegados a la caja. Era totalmente blanca pero tenía un lazo rojo atado alrededor. Pensamientos de joyerías bailaban en mi cabeza. “¿Qué es eso?” Aiden lo puso en mi mano. “Es tu cumpleaños, Alex. ¿Qué crees que es?” Levanté la mirada, encontrando la suya. “No tenías que darme nada.” 451


“Lo sé. Pero quise hacerlo.” Deslicé la tapa, enganchando mi meñique en el suave material de la cinta de satén. Al abrirla, inmediatamente me emocioné. “Oh, wow. Es...es tan hermoso.” Protegido entre más satén había un cristal rojo oscuro con un intrincado diseño de una rosa florecida tallada como si los pétalos buscaran el sol. Colgaba de una delicada cadena de plata que complementaba su belleza. La arranqué de la caja. Luces parpadearon y bailaron de la piedra preciosa y de inmediato me calentó la piel. “Aiden, es... ¿dónde encontraste algo como esto?” “Lo hice.” Las puntas de sus mejillas se sonrojaron. “¿Te gusta?” “¿Tú hiciste esto?” Mis ojos se abrieron. Respiré un poco más fuerte. Era increíble que pudiera crear algo tan asombroso. “¡Me encanta! ¿Desde hace cuánto llevas haciéndolo?” “Desde hace un tiempo,” dijo, sus mejillas enrojecieron aún más. “Después de que me diste la púa, en realidad. No estaba seguro de sí... llegaría a dártelo alguna vez. Quiero decir, sólo comencé un día a hacerlo y cuanto más iba tomando forma, más pensaba en ti. Iba a dejarlo en tu dormitorio, pero luego pasó todo eso...” Se calló, viéndose arrepentido. “Y ahora voy a callarme.” Lo miré sin decir ni una palabra. “¿Estás segura de que te gusta?” Poniéndome de rodillas, tiré mis brazos alrededor de su cuello. Apreté la rosa en la mano mientras besaba su mejilla. “Me encanta, Aiden. Es perfecta. Hermosa.”

452


Se rió en voz baja, desenredando suavemente mi abrazo estrangulador. “Ven, déjame ayudarte a ponértelo.” Me di la vuelta obediente y levanté mi pelo. Aiden estrechó la cadena detrás de mi cuello, dejando que la rosa de cristal descansará por encima de mi pecho. El peso se sentía maravilloso. Extendí mi mano, pasando los dedos por los delicados bordes. Entonces me giré y agarré Aiden. Riendo, me agarró antes de que ambos cayéramos de la cama. “Supongo que sí te gusta.” Lo empujé hacia abajo y lo besé. “Lo amo. Te amo.” Aiden levantó la mano, poniendo un mechón de mi pelo hacia atrás mientras su mirada fundida traspasaba mi corazón. “Sé lo que estás pensando.” “Las grandes mentes piensan igual.” “Más tarde,” gruñó. Comencé a protestar, pero me puso de pie. "Buu ." Él me dio una sonrisa descarada. “Tienes que bajar.” “¿Tengo que hacerlo?” “Sí. Así que no discutas conmigo.” “Bien. Sólo porque eres maravilloso y este collar es hermoso.” Hice una pausa, dándole un golpe con mi cadera. “Y porque eres sexy.” Aiden me empujó hasta la puerta de la habitación después de eso. Antes de llegar a las escaleras metí el collar debajo de mi camisa. Puede que la gente supiera o sospechara 453


algo pero no iba a difundirlo a pesar de que quería restregar el collar en la cara de todos y hacer que lo admiraran. Seguí a Aiden hacia la cocina. Mis pasos se desaceleraron cuando vi que todos estaban reunidos alrededor de la mesa. “¿Qué está...?” Deacon y Luke se hicieron a un lado. “¡Feliz cumpleaños!” Gritaron al unísono. Mi mirada se posó sobre la mesa. Allí estaba un pastel de cumpleaños, decorado con dieciocho velas encendidas y... ¿el hombre araña? Sip, era el hombre araña. Medias rojas y azules y todo. “Era eso o My Little Pony ,” dijo Luke, sonriendo. “Pensamos que apreciarías más al hombre araña.” “Además él es endiabladamente asombroso con todo eso de la escalada de edificios y todas esas cosas,” añadió Deacon. “Tal vez algún día, cuando decidas Despertar, tú también serás así de asombrosa.” “Yo encendí las velas,” dijo Solos, encogiéndose de hombros. “Todas ellas yo solito.” “Yo les di el dinero.” Marcus cruzó los brazos. “Por lo tanto, yo soy la pieza clave de todo esto.” “Y nosotros conseguimos los refrescos de uva.” Luke hizo un gesto hacia las botellas de soda. “Son tus favoritos.” “Esto... esto es... wow.” Mis ojos se encontraron con Lea, sentada detrás de Solos. Llevaba el pelo recogido de la cara, los ojos todavía hinchados. Captó mi mirada y sonrió un poco. “Esto es genial. Ustedes son increíbles. En serio.” Deacon sonrió. “Tienes que soplar las velas y pedir un deseo.” 454


¿Qué pedir? Sonreí. Eso era fácil. Conforme me acercaba a la mesa, apagué las velas y deseé que todos lograran salir con vida de esto, incluyendo a Seth. “¡Quiero la telaraña!” Deacon gritó y yo di un paso atrás, mientras sacaba un cuchillo de tamaño gigante. “¡Ostras!” Retrocedí hasta Aiden. “Es su cumpleaños,” Luke le quitó el cuchillo. “Ella tiene que elegir qué parte quiere primero.” Me eché a reír. “Está bien. Él puede tener la telaraña. Me quedo con la cabeza.” Nos pusimos a cortar el pastel y a pasar el refresco de uva. Me sentí abrumada por todos. No esperaba nada en mi cumpleaños, excepto miradas extrañas, pero esto era increíble. Era fácil olvidarse de todo lo que hoy simbolizaba. Aquí, rodeada de amigos, las cosas eran algo... normales. Normales para un grupo de mestizos y puros celebrando un cumpleaños. Vale. No era normal en absoluto, pero era justo mi tipo de anormal. Acurrucada en la mesa, nos reímos mientras compartíamos pastel y refresco de uva. Lea se animó un poco, mordisqueando el glaseado. Los chicos siguieron molestándome por no Despertar todavía y Aiden trató de detenerlos. Fue lindo verlo intentando no ser demasiado defensivo o protector conmigo. No era como si lo necesitara pero creo que era una segunda naturaleza para él. Era igual con Deacon… cuando Deacon no estaba blandiendo un cuchillo de seis pulgadas.

455


Hacia el final de la fiesta de cumpleaños, hubo un distintivo ¡pop! en la habitación. Todos nos dimos la vuelta. Recé para que la runa de la casa hiciera su trabajo, porque definitivamente había un dios aquí. Apolo entró en la cocina. La primera cosa que noté fue que sus ojos eran de color azul y no de ése blanco espeluznante. “¿Cómo está mi cumpleañera?” Por alguna razón, me sonrojé hasta la raíz del pelo. “Pasándola bien, abuelito.” Él sonrió mientras se deslizaba en el asiento a mi lado, fácilmente quitando el cuchillo de los dedos de Deacon. “No luzco lo suficientemente mayor como para ser lo que soy para ti.” Eso era verdad. Parecía que estaba en sus veintitantos años, lo que hacía que todo fuera más loco. “Así que ¿cuándo ibas a decirme que me engendraste?” “Yo no te engendre. Engendre a hace siglos a un semidiós que eventualmente engendró a tú madre.” “¿Pueden dejar de decir 'engendrar'?” Preguntó Luke. Apolo se encogió de hombros mientras cortaba un extremo del pastel. Le entregó el cuchillo a un Deacon extrañamente sumiso. “No creí necesario decírtelo. No es como si quisiera rozagantes y pequeñas bebés Alex en mis rodillas.” La soda se atoró en mi garganta y casi la escupí. Alguien se rió, y sonó como a Luke. “Sí, eso no va a suceder.” “Mi hermana debió mantenerlo para sí misma.” Él tomó un bocado del pastel, hizo una mueca, y luego apartó el plato. “Nuestro lazo familiar no es lo importante aquí.” Fruncí el ceño. 456


“¿Saben qué, chicos?” Solos les dio palmadas a los hombros de Deacon y Luke. “Apuesto a que puedo derrotarlos a ambos jugando hockey de mesa y hacer que me llamen mamá.” Luke soltó un bufido. “No es probable.” Solos arrastró a los chicos fuera de la habitación, pero Lea se recostó en la silla y cruzó los brazos. Sus ojos desafiaron a cualquiera que le dijera que se fuera. Esa era la Lea con la que estaba familiarizada. “¿Te acuerdas cuando fuiste con Marcus después de que la Abuela Piperi nos dejara?” Apolo tomó la botella de soda. “Sí.” Le di un vaso y me pregunté a dónde iba con esto. “Es un poco difícil olvidar ese día.” “Hum.” Olió la parte superior de la botella, se encogió de hombros y se sirvió una pequeña cantidad. “Bueno, entonces también deberías darte cuenta de que hay otro oráculo.” Le eché un vistazo a Marcus. Él arqueó una ceja mientras se apoyaba en el mostrador. “¿Qué tiene el oráculo que ver con esto?,” preguntó. Pensé en Kari. “Pero ella falleció, ¿no?” Después de algunas miradas extrañas, me expliqué. “La conocí en el Inframundo. Dijo que sabía lo que iba a suceder.” Apolo asintió. “Tuvo algunas visiones antes de su... partida. Probablemente tiene algo que ver con tu propia visita intempestiva al Inframundo. Mira, lo que pasa con los oráculos es que... son dueñas de sus propias visiones. Lo que ven no es visto por los demás y yo sólo puedo ver lo que el oráculo me dice.” Levantó el vaso de plástico, tomó

457


un sorbo, y de inmediato hizo una mueca. Supongo que el refresco de uva no era lo suyo. “Es parte de cómo funciona todo: por qué necesitamos un oráculo, en vez de que sólo yo conozca el futuro,” continuó, mirándome. “¿Dijo algo mientras estabas ahí?” Negué con la cabeza. “Sólo que sabía que iba a reunirse conmigo y... y que ella sabía cómo terminaría. Y saber que termina realmente no me dice qué hacer.” Apolo hizo una mueca. “Supongo que el oráculo muerto lo sabría. Y ni hablar de que Hades me deje ir a hablar con ella ahora, no después de lo de mi hermana. Las profecías están siempre cambiando. Nada está escrito en piedra.” "Artemisa dijo eso." Aiden se sentó junto a Lea. “¿Ha cambiado la profecía?” “No exactamente.” Mi paciencia se estaba agotando. "Entonces, ¿qué está pasando, Apolo? Artemisa dijo que aún había esperanza y mencionó algo acerca de la profecía. ¿Puedes, no sé, ir al grano?” “La nueva oráculo no ha tenido ninguna visión, así que la última está ligada a la que murió. Tendremos que trabajar con lo que sabemos.” Sus labios se curvaron en una media sonrisa. “Algunos de nosotros creemos que vas a ser capaz de detener a Seth. La profecía…” “Sé lo que la profecía dice: uno que salvar y uno que destruir. Lo entiendo, pero lo que no entiendo es por qué cualquiera de ustedes se arriesgaría a que Seth se vaya todo Godzilla sobre ustedes. Eliminándome a mí eliminan el problema.” Ignoré la mirada peligrosa de Aiden mientras me levantaba. “Hay algo más. Tú sabes algo más.”

458


“Y tú sabes que la profecía dice que sólo puede haber uno de ustedes. No hay forma de evitar eso.” Apolo se inclinó hacia atrás, dejando caer sus brazos sobre el respaldo de su silla. “¿Realmente crees que todo esto fue idea de Lucian? ¿Qué él sabía acerca de ustedes sin que nadie le dijera? ¿Qué ha ganado tanto apoyo basado sólo en su carisma?” Comencé a pasear. “No le daría a Lucian tanto crédito.” “Bien. Porque él ha tenido ayuda, estoy seguro de ello,” dijo Apolo. “Lo que significa que detener a Seth de que se convierta en el Matadioses no soluciona el problema en su conjunto. El dios detrás de esto acaba de encontrar otra manera de empujar a los Olímpicos al borde de una guerra de todos contra todos, y si eso ocurre, se derramará en el reino de los mortales. ¿Viste lo que Poseidón hizo? Eso será nada en comparación con lo que puede pasar.” “Eso es simplemente genial.” Iba a dejar un camino en el suelo de la cocina a la velocidad que iba. “¿Tienes idea de quién es este Dios?” “Hay muchos de nosotros a quienes les gusta causar discordia y caos por el simple gusto de hacerlo.” “Hermes,” dijo Marcus. Todos los ojos se volvieron hacia él. Él arqueó las cejas con expectación. “Hermes es conocido por crear desorden y travesuras… caos.” Nadie dijo nada. Marcus negó con la cabeza. “¿Alguno de ustedes presta atención en la clase de leyendas griegas?” “Hacer que Lucian le dé la espalda al Consejo y los dioses no es una travesura,” dijo Aiden. “¿Y por qué Hermes querría eso? ¿No se pone a sí mismo a merced de Seth?”

459


“No si Hermes controla a Lucian.” Me detuve. Una sensación de malestar se arrastró por mi espina dorsal. “Lucian controla a Seth... completamente. Él estaría a salvo.” “Hermes ha sido siempre la broma personal de Zeus y su saco de boxeo.” Apolo se levantó y rodeó la mesa. Se detuvo en la ventana, pensativo. “Y en los últimos tiempos, Hermes ha estado... perdido. No estaba al tanto de esto porque estuve aquí mucho. Verás, todos vienen y van, pero nunca se alejan del Olimpo por mucho tiempo.” Marcus se puso tenso. “¿Crees que es posible que Hermes haya estado vigilándonos?” Nos miró por encima del hombro. Mechones de cabello rubio cayeron hacia delante, protegiendo la mitad de su cara. “Como he dicho antes, si el otro dios se aseguró de que no se cruzaran nuestros caminos, es posible. Tengan en cuenta que puede que no sea Hermes. Podría ser cualquiera de nosotros. Sea quien sea tendrá que ser detenido.” Me quedé mirándolo, preguntándome cómo Apolo esperaba que alguno de nosotros detuviera a un dios. Sólo Seth podría y no estaba jugando en nuestro equipo en este momento. “¿Cómo puede ella detenerlo?,” preguntó Lea, con voz ronca. “¿Cómo puede ella detener a Seth? ¿No es ese el punto de todo esto?” Apolo le dio una pequeña sonrisa. “Ese es el punto. Alexandria tendría que matarlo una vez que Despierte.”

460


Capítulo 34 Traducido por: Melody Corregido por: NatyLRJ No pude haberlo oído bien. De ninguna manera. “¿Qué?” Apolo se giró hacia la ventana. “Tendrás que matarlo, Alexandria. Como un Apollyon serás capaz de hacerlo.” La idea de asesinar a Seth me horrorizó y enfermó. De ninguna manera podía hacer eso. Moví mi mano por mi rostro, sintiendo nauseas. “No puedo hacer eso.” “¿No puedes?” Lea me miró, sus ojos brillando en la luz. “¡Él asesinó a mi hermana, Alex! Asesinó a esos miembros del Concejo.” “Lo sé, pero eso… no es su culpa. Lucian retorció su mente.” Y él dudó antes de matar al Concejo. Lo vi. Por un momento, el Seth que yo conocía no quiso hacerlo, pero luego… pareció emocionado. “No fue su culpa.” Y sonó como si estuviera tratando de convencerme a mí misma. 461


Los labios de Lea se apretaron. “Eso no significa que lo que hizo esté bien.” “Lo sé, pero…” Pero no podía matar a Seth. Me senté pesadamente en la silla, mirando los restos del hombre araña. “Tiene que haber otra manera.” “Sé que una parte de ti se preocupa por él,” dijo Apolo tranquilamente. “Fuiste… hecha para sentirte de esa manera. Una parte de él es tuya y viceversa, pero es la única manera.” Encontré sus ojos por un largo segundo, y luego Apolo desvió la mirada. Una sombra cruzó su rostro. Un extraño, casi mal gusto brotó en la parte posterior de mi boca. “¿Hay otra manera, Apolo?” “¿Acaso importa?” Lea golpeó sus manos contra la mesa, haciendo que yo saltara. “Necesita morir, Alex.” Me estremecí. “Lea,” dijo Marcus gentilmente. “¡No! ¡No voy a callarme!” Se puso en pie de un salto, volviendo a la vida. “Sé que no parece justo, Alex, pero Seth asesinó a esas personas… a mi hermana. Y eso no fue justo.” Mi garganta se cerró. Lea tenía un punto. No podía argumentar contra eso, pero ella no vio lo que yo vi… y ella no conocía a Seth. Aunque tal vez ni siquiera yo lo conocía. “Y apesta,” continuó Lea. Sus manos cerradas en puños que temblaban. “Incluso pensaba que Seth era caliente, pero eso fue hasta que incineró a mi hermana. Te gusta. Eso es genial. Eres una parte de él. Increíble. Pero asesinó gente, Alex.”

462


“Entiendo eso, Lea.” Miré alrededor de la habitación, mi mirada deteniéndose en Aiden. “Todos siguen diciendo que hay esperanza. Tal vez podemos salvarlo. Y Artemis mencionó algo sobre el poder yendo en ambas direcciones. Tal vez hay algo sobre eso.” Dolor brilló en sus ojos plateados, y entonces recordé sus palabras y lo que había comprendido. A veces tienes que saber cuándo dejar ir la esperanza. Ella contuvo bruscamente el aliento mientras luchaba claramente por contener su ira y dolor. “Tú amabas a tu madre, ¿verdad? La amabas incluso después de que se convirtió en un daimon.” “Lea,” Aiden interrumpió bruscamente. “Pero tú sabías que ella necesitaba… necesitaba ser detenida,” se apresuró antes de que Aiden pudiera callarla. “Tú la amabas, pero hiciste lo correcto. ¿Cómo es esto diferente?” Retrocedí de la mesa. Sus palabras eran como un golpe en el estómago porque eran ciertas. ¿Cómo era esto diferente? Hice lo correcto con mi madre, ¿por qué era tan difícil para mí entender por qué había que hacer esto ahora? “Creo que es suficiente por hoy,” intervino Marcus. Lea se mantuvo firme en su posición por unos segundos más, pero luego salió de la habitación. Una parte de mí quería ir tras ella y tratar de explicarse, pero tenía el suficiente sentido común para saber que eso no sería inteligente. “Ahora mismo ella está sumergida en la oscuridad,” dijo Marcus. “Está herida. Tal vez más tarde entenderá que esto es duro para ti también.”

463


“No tanto como lo es para ella.” Eché mi cabello hacia atrás. “Sólo no puedo… la idea de matarlo me pone enferma. Tiene que haber otra manera.” Apolo se deslizó hacia mí. “Todo esto… puede esperar. Hoy es tu cumpleaños, tu Despertar.” “Sí, bueno, no sé qué ocurre con eso.” Miré las runas en mis manos. Brillaban débilmente. Nada había cambiado. “Me siento igual. Nada ha ocurrido.” “¿Cuándo naciste?” Preguntó Apolo. “Uh, el cuatro de marzo.” Él arqueó una ceja. “¿Qué hora, Alexandria? ¿Cuál fue la hora de tu nacimiento?” Apreté mis labios. “No lo sé.” Una mirada dudosa cruzó el rostro de Apolo. “¿No sabes a qué hora naciste?” “No. ¿La gente sabe eso?” “Yo nací a las 6:15am,” dijo Aiden, tratando de esconder su sonrisa. “Deacon nació a las 12:55pm. Nuestros padres nos dijeron.” Mis ojos se estrecharon. “Bueno, nadie me lo ha dicho… o lo olvidé.” “¿Marcus?” Preguntó Apolo. Él sacudió su cabeza. “No lo… recuerdo.” “Está bien, obviamente no has llegado a la hora de tu nacimiento todavía.” Apolo se alejó de la ventana. “Creo que hemos tenido suficiente charla seria por el día. Es,

464


después de todo, tu cumpleaños. Un tiempo de celebración, no de hacer planes para la batalla.” Me estremecí. “Estarás bien.” Apolo apoyó su mano en mi hombro y apretó. Eso era lo más cercano a un consuelo que recibiría alguna vez de Apolo, y por mí estaba bien. “No sientes el lazo desde donde estamos, así que él no puede conectarse contigo. Estarás bien.”

Continué observando el reloj. ¿Cuándo había nacido? No tenía idea. Eran casi las 8:30 de la noche, y ni una maldita cosa había ocurrido. ¿Tal vez estaba haciendo algo mal? “Detente.” Aiden tomó mi mano, alejándola de mi boca. “¿Desde cuándo te muerdes las uñas?” Me encogí de hombros. Estábamos sentados en un sofá en el pequeño invernadero. Fuera de la ventana parecía haber un paraíso invernal. La noche ya había caído y la luz de la luna se reflejaba en la intacta nieve que cubría el suelo y los árboles. “¿Crees que soy débil?” pregunté. “¿Qué?” Él tiró de mí de manera que estuviera en su regazo. “Buenos dioses, eres una de las personas más fuertes que conozco.” Miré la puerta cerrada, pero luego pensé oh, qué demonios. Permitiéndome relajarme, descansé mi mejilla en su pecho y saqué la rosa de debajo de mi camisa. “No me siento muy fuerte.” Aiden puso sus brazos a mi alrededor. “¿Por lo que todos estaban hablando hoy?”

465


Tracé con mis dedos los bordes de la rosa. “Lea tenía un punto, ¿sabes? Me enfrenté a mi madre, pero no puedo… hacer eso con Seth.” “Apolo tenía razón.” Posó su mentón sobre mi cabeza. “Él es parte de ti. En cierto modo, es diferente de lo que ocurrió con tu madre.” “Es diferente. Mi madre era un daimon y no existía manera de revertir eso.” Suspiré, cerrando mis ojos. Vi el rostro de Seth mientras le rogaba, la indecisión en sus ojos. “Él todavía está ahí, Aiden. Tiene que haber otra salida. Y creo que Apolo lo sabe, pero no nos la está diciendo.” “Entonces hablaremos con Apolo. Él mencionó el oráculo, y tal vez algo ha cambiado.” Se movió ligeramente, y sentí sus labios en mi frente. “Pero si no existe otra salida…” “Entonces tengo que enfrentarlo. Lo sé. Sólo quiero estar segura antes de que decidamos que él debe ser… asesinado.” Aiden posó una de sus manos sobre la mía. “Tal vez tenemos que echarle un vistazo a este nuevo oráculo. ¿Quién sabe? Tal vez ella pueda decirnos algo, visiones o no.” “Eso si es que podemos hacer que Apolo nos hable de ella.” “Lo haremos.” Le sonreí a Aiden. “Eres increíble.” Él sonrió. “¿Qué te hace decir eso?” “Sin duda eres el más… ¡au!” Siseé mientras liberaba mi mano de la suya. “Algo me picó.” Se enderezó un poco y agarró mi muñeca. “Alex, estás sangrando.” 466


Pequeños pinchazos de sangre cubrían la parte superior de mi mano izquierda, pero eso no era lo que estaba mirando. Había un glifo azul tomando forma, formando algo que se veía como una nota musical. Mi pulso latió con fuerza mientras me sentaba rápidamente, escaneando la habitación. Un reloj con forma de búho mostraba eran las 8:47pm. “Está ocurriendo.” Aiden dijo algo, pero otra ráfaga de calor, dolor ardiente picó justo debajo de esa marca, y la sangre perló mi piel. Me liberé de Aiden, mis piernas temblando mientras me paraba. “Oh mis dioses…” “Alex…” Él se puso de pie, ojos muy abiertos. “¿Qué puedo hacer?” “No lo sé. Yo no….” Di un grito ahogado cuando el dolor se disparó por mi brazo. Justo frente a mis ojos, más sangre apareció. Sólo pequeñas gotas, como si estuviera bajo una aguja tatuadora. “Oh dioses, las marcas… las marcas son como tatuajes.” Esto no había ocurrido con las otras marcas… las que Seth había traído por adelantado. “Dioses.” Aiden acercó a mí, pero yo me alejé. Él tragó mientras mis ojos encontraron los suyos. “Alex, todo va a estar bien. Mi corazón latía el doble de rápido. Terror puro inundó mi estómago. Las marcas estarían en todos lados una vez se completaran, y estaban llegando muy, muy rápido. Dolor se extendió por mi cuello, humedeciendo mi piel. Cuando llegó a mi rostro, grité y golpeé el suelo. De rodillas, me doblé, mis manos cerradas en puños en el aire alrededor de mis mejillas. “Oh… oh hombre, esto va a explotar.” Luché por conseguir aire.

467


Aiden estaba a mi lado inmediatamente, sus manos tratando de alcanzarme pero sin entrar en contacto. “Sólo… respira profundo, Alex. Respira conmigo.” Mi risa salió estrangulada. “No… no estoy teniendo un bebé, Aiden. Esto es…” Agudas picaduras de dolor recorrieron mi espalda, y grité de nuevo. Puse mis manos en el suelo, tratando de tomar una respiración profunda. “Está bien… está bien, estoy respirando.” “Bien. Lo estás haciendo muy bien.” Aiden se acercó. “Lo sabes, agapi mou. Lo estás haciendo bien.” Mientras mi espalda se arqueaba, no se sentía así. Preferiría enfrentar cien daimons hambrientos de éter más una legión de Instructores que esto. Lágrimas escaparon de mis ojos cuando la marcación continuó más abajo. Mis piernas cedieron, y con ayuda de Aiden, me acosté sobre mi estómago. La puerta se abrió y escuché a Marcus. “¿Qué demon...? Oh, mis dioses, ¿está bien?” Mi rostro dolía mucho por estar así pero la piel de mi espalda se sentía en carne viva. “Mierda…” “Está Despertando,” dijo Aiden, su voz tensa. “Pero la sangre…” Oí a Marcus acercarse. “¿Por qué está sangrando?” Me acomodé sobre mi costado. “Estoy siendo tatuada por un gigante, hijo de…” Otro grito estrangulado cortó mis palabras mientras un tipo diferente de dolor se instalaba, moviéndose bajo mi piel. Era como un rayo corriendo por mis venas, friendo cada terminación nerviosa. “Esto es… wow,” dijo Deacon, y abrí mis ojos. Había una completa audiencia en la puerta. 468


“¡Sácalos de aquí!” Grité, doblándome en el suelo. “¡Dioses, esto apesta!” “Vaya,” oí murmurar a Deacon. “Esto es como ver a una chica dar a luz o algo así.” “Oh mis dioses. Voy a matarlo.” Podía sentir las gotas de sangre estallando bajo mis pantalones. “Voy a golpearlo…” “Váyanse todos,” dijo Aiden entre dientes. “Esto no es un maldito espectáculo.” “Y creo que él es como el padre,” dijo Luke. Aiden se puso de pie. “Fuera. De. Aquí.” Unos segundos después la puerta se cerró. Creí que estábamos solos hasta que escuché a Marcus hablar. “Ella es mi sobrina. Me quedo.” Lo oí acercarse. “¿Se… se supone que sea así?” “No lo sé.” La voz de Aiden sonaba tensa, cerca del pánico. “¿Alex?” “Está bien,” respiré. “Sólo… sólo no hablen. Ninguno…” Se movió hacia el frente, quemando mi piel. Me alcé, mis manos temblando. Joder. No podía respirar. Todo era dolor. Iba a matar a Seth. Ni una vez me había dicho que el Despertar se sentiría así: como si la piel estuviera siendo cortada de mis huesos. Mi cuerpo se dobló cuando otra oleada de dolor me recorrió. No recordaba haber golpeado el suelo o a Aiden poniéndome en su regazo, pero cuando abrí mis ojos, él estaba ahí, sobre mí. La piel en alguna parte, ya no estaba segura dónde, se incendió. Otra marca estaba siendo tatuada. No pude contener el llanto, pero cuando se escapó de mis labios, no era más que un gemido. “Está bien. Estoy aquí.” Aiden alisó el cabello de mi frente húmeda. “Ya casi termina.”

469


“¿Sí?” Di un grito ahogado mientras lo miraba, apretando su mano hasta que sentí el rozar de sus huesos. “¿Cómo mierda lo sabes? ¿Has Despertado alguna vez? Hay algo…” Mi propio ronco, débil grito interrumpió mi diatriba. “Oh dioses, lo… lo siento tanto. No pretendía maldecirte. Es solo que…” “Lo sé. Duele.” La mirada de Aiden se desplazó sobre mí. “No debe faltar mucho.” Cerré con fuerza mis ojos mientras me doblaba contra Aiden. Sus gestos calmantes ayudaban a reducir algo del dolor. Me quedé inmóvil cuando una luz parpadeante brilló tras mis párpados. Un sonido llenó mis oídos y pude ver de repente el lazo azul tan claramente en mi cabeza. Era como si hubieran encendido un interruptor. Una estampida de información me llenó en un segundo. Miles de años de los recuerdos de los Apollyons llegaron a mí justo como Seth me había advertido que harían. Como una descarga digital, no pude seguir el paso. Las palabras estaban en un lenguaje diferente, uno que Aiden hablaba hermosamente. El conocimiento de cómo nacía el Apollyon me llegó, igual que la naturaleza de los elementos y del quinto y último. Imágenes parpadeaban y luego desaparecían, sobre todo batallas ganadas y ahora perdidas. Vi -sentí- el Akasha pasar por las venas de alguien por primera vez, incendiando y destruyendo. Salvando todas esas vidas. Y los dioses… los vi a través de los ojos de los Apollyons pasados. Había una relación ahí, tensa y llena de mutua desconfianza pero la había… y luego la vi. Supe que era Solaris, lo sentí en lo más profundo. La vi entregando a un hermoso niño, alzando sus manos mientras susurraba palabras, palabras muy poderosas. Salía Akasha de ella y supe en un instante que había entregado al Primero. No para matarlo, porque había infinito amor en sus ojos, sino para 470


subyugarlo, para detenerlo. Jadeé al entenderlo pero los años pasaron hasta llegar al Primero… al Primero. El lazo estaba chasqueando, pasando a través del tiempo y la distancia, buscando, siempre buscando. No podía detenerlo, no sabía cómo. Un brillo de color ámbar lo cubría todo. Un rostro brumoso entró en foco en un estallido de luces arremolinadas. El arco natural de sus cejas doradas, el ladeo travieso de sus labios y la inclinación de sus pómulos me eran dolorosamente familiares. No sabía dónde estaba. No debería estar ahí. Estábamos demasiado alejados. Pero al final del lazo vi a Seth y lloré. Supe en un instante que la distancia entre nosotros no había significado nada para el lazo. Quizás había disminuido nuestra habilidad de sentirnos pero no pudo evitar esto. No con las cuatro marcas, no cuando había tomado de mi propio poder. Y supe también que Seth había planeado esto… sólo en caso de que huyera. Un pulso de luz pasó por el lazo y lo sentí -a él- traspasando mis barreras, llenándome, volviéndose parte de mí. Sólo duró un segundo: un segundo y estaba rodeada por él. Yo era él. No había yo en esto, no había espacio. Todo se trataba de él, siempre había sido así. Ya no podía respirar. Él estaba ahí, bajo mi piel, su corazón latiendo junto al mío. Sus pensamientos estabas mezclados con los míos hasta el punto en que todo lo que podía escuchar era a él. Abrió sus ojos. Una luz que no había estado ahí nunca antes brillaba tras ellos. Seth sonrió. La luz crepitó y parpadeó y el mundo se deshizo. 471


Estaba temblando… no. Me estaban sacudiendo. El dolor cedió lentamente, dejando un crudo pinchazo que cubría cada centímetro de mi piel. Eso, también, se desvaneció mientras mi cuerpo era mecido de adelante a atrás. Había voces zumbando en un segundo plano, eclipsando unas palabras calmantes que alguien susurraba. Respiré profundo por lo que se sentía como la primera vez. Había tanto en el aire a mi alrededor. El perfume de un pino manchado en los bordes. La punta de mi lengua sabía a especias y sal marina. “Agapi mou, abre tus ojos y háblame.” Mis ojos se abrieron. Todo… todo parecía diferente, más agudo y magnificado. Las luces eran deslumbrantes y los colores brillaban en ámbar. Me centré en el hombre que me acunaba. Ojos del color de la plata fundida me miraban fijamente. Se abrieron como platos, las pupilas dilatadas. Shock llenó sus facciones. “No.” Esa única palabra parecía haber salido de las profundidades del alma de Aiden. Un estallido llenó la habitación. Pasos se acercaron. Las sombras se hicieron claras, una brillando más que la otra. Apolo miró por encima del hombro de Aiden y maldijo. “Suéltala, Aiden.” Sus brazos se apretaron, en cambio, abrazándome a su pecho. Hasta el final, pensé… estúpidamente valiente y leal hasta el final… “Suéltala ya.” Una puerta se cerró en alguna parte detrás del dios brillante. “Está conectada con el Primero.” El Primero, mi razón de existir. Mío. Mi otra mitad. Estaba aquí, esperando. Ya dentro de mí, viendo lo que yo veía, susurrándome, prometiéndome que vendría. Seth. Mío. 472


Y todos iban a morir. SonreĂ­.

473


VisĂ­tanos en: www.literaturaromanticajuvenil.blogspot.com

474


Sobre la Autora Seudónimos: J. Lynn Jennifer L. Armentrout vive en Virginia Occidental (EEUU). Todos los rumores que hayas podido escuchar de este estado son ciertos. Bueno, en su mayoría. Cuando no está trabajando d uro en la escritura, pasa su tiempo leyendo, saliendo, viendo películas de zombis y haciendo como que escribe. Vive con su marido, el perro de éste, llamado Diesel, y Loki, su perrita hyper Jack Russell. Su sueño de convertirse en escritora empezó en clases de algebra, en la cual pasaba el tiempo escribiendo historias cortas… lo que explica sus pésimas notas. Jennifer escribe fantasía urbana y romántica para adultos y jóvenes.

475

Deity covenant 03