Issuu on Google+

Pรกgina

1


Pรกgina

2


Este documento es una traducción oficial del foro Eyes Of Angels, por y para fans.

Página

Esperamos que este trabajo realizado con gran esfuerzo por parte de los staffs tanto de traducción como de corrección, y de revisión y diseño, sea de vuestro agrado y que impulse a aquellos lectores que están adentrándose y que ya están dentro del mundo de la lectura. Recuerda apoyar al autor/a de este libro comprando el libro en cuanto llegue a tu localidad.

3

Agradecemos la distribución de dicho documento a aquellas regiones en las que no es posible su publicación ya sea por motivos relacionados con alguna editorial u otros ajenos.


Staff Moderadora de Traducción Katiliz94

Traducción Agoss Ale Rose Ania Cipriano♥ Apolineah AriannysG

CrissViz GideonL Jess16 Katiliz94 Kmi25

Lola Irina Lore Tucholke VicHerondale

Moderadora de Corrección Ale Rose

Coordinadora de Corrección Katiliz94

Recopilación y Revisión Katiliz94

Diseño Garazi

4

Pidgeon Herondale Pily

Página

Agoss AriannysG Katiliz94

Corrección


18. Pálida Oscuridad

Prologo: Prehistoria

19. Nubes de Tormenta

1. Eureka

20. Nunca Jamás

2. Objetos En Movimiento

21. Salvavidas

3. Evacuación

22. Hipótesis

4. Ascenso

23. La Piedra de Trueno

5. Salida

24. La Desaparición

6. Refugio

25. Perdidos en el Mar

7. Reunión

26. Refugio

8. Legado

27. El Visitante

9. Chico De Ninguna Parte

28. La Línea de Lágrimas de

10. Agua y Poder

Selene

11. Naufragio

29. Evacuación

12. El Neptuno

30. Los Seedbearers

13. Madame Blavatsky

31. Teardrop

14. La Sombra

Epílogo: Brooks

15. La Nota Azul

Waterfall (Teardrop #2)

16. Objetante

Sobre La Autora: Lauren Kate

17. Rascando La Superficie

Página

Sinopsis

5

Índice


Sinopsis Nunca, jamás llores… La madre de Eureka Boundreaux instruyó esa regla a su hija hace años. Pero ahora su madre se ha ido, y a donde sea que Eureka vaya él está ahí: Ander, el alto y rubio chico quien parece saber cosas que no debería, quien le dice a Eureka que está en grave peligro, quien se acerca más a hacerla llorar de lo que nadie lo ha hecho antes. Pero Ander no sabe el secreto más oscuro de Eureka: desde que su madre se ahogó en un extraño accidente, Eureka desea estar muerta, también. Ella tiene poco que le importa, sólo su más vieja amiga, Brooks, y una extraña herencia: un medallón, una carta, una misteriosa piedra y un antiguo libro que nadie entiende. El libro contiene un inquietante cuento sobre una chica a la que le rompieron el corazón y lloró hasta hundir un continente entero en el mar. Eureka está a punto de descubrir que el antiguo relato es más que una historia, que Ander podría estar diciendo la verdad… y que su vida tiene un trasfondo mucho más oscuro de lo que nunca imaginó.

Página

6

De Lauren Kate, viene una épica saga de romance espectacular, devastadores secretos, y magia oscura… un mundo donde todo lo que amas puede ser arrebatado.


Prólogo Prehistoria Traducido por katiliz94 Corregido por Pidgeon Herondale

Así era esto: Una puesta de sol color ámbar oscuro. La humedad esparciéndose en el perezoso cielo. Un solitario coche se dirigía al Puente Seven Mile, con rumbo al aeropuerto de Miami, hacia el vuelo al que no llegaría. Una gran ola se elevaba al este de las aguas Keys, transformándose en un monstruo que desconcertaría a los oceanógrafos en las noticias de la noche. El tráfico se detuvo en la boca del puente por una construcción manejada por unos hombres de traje en un puesto de control temporal.

1

Seedbearers: Portador de Semillas

Página

Los hombres que se hacían pasar por trabajadores de la construcción se hacían llamar Seedbearers1. El chico en el bote también era un Seedbearer, el más joven en su línea familiar. El coche en el puente era un Chrysler K color champán del año 88 con doscientos mil en el odómetro y con el espejo retrovisor trasero tapado con cinta. Quien conducía era una arqueóloga, una madre pelirroja. Y quien la acompañaba, era su hija de diecisiete años de Nueva Iberia en

7

Y él: el chico en el bote de pesca robado a cien metros al oeste del puente. Su ancla estaba bajo el mar. Su mirada fijada en el último coche que había logrado pasar. Había estado allí durante una hora, y esperaría solo unos momentos más para observar, no para volver a ver la tragedia que se aproximaba, sino para asegurarse de que esta vez toda saldría bien.


Louisiana y también era el objetivo de los planes de los Seedbearers. La chica y la madre estarían muertas en minutos… si el chico no estropeaba nada. Su nombre era Ander. Estaba sudando, y estaba enamorado de la chica del coche. Así que aquí, ahora, con el suave calor de una tarde de primavera en Florida, con garzas azules persiguiendo garzas blancas a través del oscuro cielo ópalo, y con la tranquilidad del agua rodeándole Ander tenía que tomar una decisión: cumplir las obligaciones con su familia o… no. La elección era más simple que eso: salvar al mundo, o salvar a la chica. El coche pasó el primer marcador de siete millas en el largo puente hacia la ciudad de Marathon en el centro de Florida Keys. La ola de los Seedbearers tenía como objetivo la milla cuatro, justo después del punto medio del puente. Cualquier cosa, desde un ligero descenso en la temperatura hasta un cambio en la velocidad del viento o su textura podría alterar la dinámica de la ola. Los Seedbearers tenían que estar preparados para adaptarse. Podrían hacer esto: elaborar una ola del océano utilizando aliento antediluviano, y entonces colocar a la bestia en un lugar preciso, como una aguja en un tocadiscos, dejando la música infernal suelta. Incluso se podrían salir con la suya. Nadie podía juzgar un crimen sin saber que se había cometido. Las olas creadas eran un elemento del poder de los Seedbearers, el Zephyr. No era que tuvieran dominio sobre el agua, más bien era su habilidad de manipular el viento, cuyas corrientes eran una fuerza poderosa en el océano. Ander había crecido viendo al Zephyr como una divinidad, aunque sus orígenes habían sido oscuros: había nacido en un tiempo y lugar del cual los ancianos Seedbearers ya no hablaban.

Una pálida luz azul brillaba en el coche. De pie en el bote, Ander no podía ver sus rostros. Solo podía ver dos coronas de pelo contra el reposacabezas. Se imaginó a la chica con el móvil, enviando mensajes a alguna amiga sobre las vacaciones con su madre, haciendo planes para verse con el vecino con las mejillas salpicadas de pecas, o aquel otro chico con el que pasó tiempo, él que Ander no soportaba.

Página

El límite de velocidad era treinta y cinco. El Chrysler iba a sesenta. Ander se secó el sudor de la frente.

8

Durante meses habían hablado solo de la certeza de que el viento correcto debajo del agua correcta seria lo suficientemente poderoso para matar a la chica correcta.


Toda la semana, la había observado en la playa mientras leía el mismo viejo libro de bolsillo El Viejo y el Mar. La había visto pasar las páginas con la lenta agresión de estar terriblemente aburrida. Se graduaría ese otoño y sabía que había estado en tres clases de honor; una vez estuvo de pie en un pasillo de una tienda de comestibles y logró escuchar a través de los cereales mientras ella hablaba de eso con su padre. Sabía cuánto temía al cálculo. Ander no iba a ninguna escuela. Estudiaba a la chica. Los Seedbearers le hicieron hacerlo, seguirla. Así que ahora, era un experto. Ella amaba las pecanas y las noches claras cuando podía ver las estrellas. Tenía una horrible postura en la mesa a la hora de cenar, pero cuando corría, parecía volar. Se arrancaba las cejas con pinzas enjoyadas y se vestía con el viejo disfraz de su madre de Cleopatra cada año en la Noche de Brujas. Rociaba toda la comida con salsa tabasco, corría una milla en menos de seis minutos, tocaba la guitarra de su abuelo Gibson con ninguna habilidad pero con mucha alma. Se pintaba lunares en las uñas y también los pintaba en las paredes de su habitación. Soñaba con salir del pantano e ir a alguna gran ciudad como Dallas o Memphins, tocando canciones en micrófono abierto en clubes oscuros. Quería a su madre con una fuerte e inquebrantable pasión que Ander envidiaba y se esforzaba por entender. Llevaba camisetas sin mangas en invierno, y suéteres en la playa. Le temía las alturas pero le encantaban las montañas rusas y planeaba no casarse nunca. No lloraba. Y cuando se reía, cerraba los ojos. Sabía todo sobre ella. Pasaría cualquier examen sobre sus complejidades. La había estado observando desde el día bisiesto en que nació. Todos los Seedbearers lo habían hecho. La había estado observando mucho antes de que ella o él pudieran hablar. Y nunca habían hablado.

La chica y la madre tenían las ventanas abiertas. A los Seedbeares no les gustaría eso. Tenía la certeza de que a uno de sus tíos se le había encargado la tarea de atascar las ventanas del coche mientras madre e hija jugaban extrañadas en un toldo azul de café.

Página

Tenía que matarla.

9

Ella era su vida.


Pero Ander había visto una vez a la madre de la chica meter un palo en el regulador de voltaje de un automóvil que tenía la batería muerta y encenderlo de nuevo. Había visto a la chica cambiar un neumático a un lado de la carretera con un clima de cien grados sin apenas sudar. Podían hacer cosas esas mujeres. Más razones para matarlas, dirían sus tíos, alentándole siempre a defender su línea familiar Seedbearer. Pero nada de lo que Ander veía en la chica le asustaba; solo le causaba profunda fascinación. Los antebrazos bronceados colgaban a ambos lados de las ventanillas abiertas del coche mientras pasaban la milla dos. Tanto la madre como la hija… ambas giraron al mismo tiempo por algo en la radio que Ander deseaba poder oír. Se preguntaba como olería la sal en su piel. La idea de estar lo suficientemente cerca para sentir su aroma se apodero de él en una ola de placer llegando casi a provocarle nauseas. Una cosa estaba segura: nunca la tendría. Se dejó caer de rodillas. El bote se meció bajo su peso, rompiendo el reflejo de la luna creciente. Luego se movió de nuevo con más fuerza, lo que indicaba una alteración en algún lugar del agua. La ola estaba construyéndose.

Su familia le había dicho que después de la ola todo habría acabado y que Ander podía comenzar una vida normal. ¿No era eso lo que decía que quería? Simplemente tenía que asegurarse que el coche se mantuviera bajo el agua el tiempo suficiente para que la chica muriera. Si por

Página

Cuando la familia de Ander había conspirado en su lamentable alquiler vacacional en Key West con vistas a un callejón lleno de maleza, nadie había hablado de las sucesivas olas que llevarían a la hija y a la madre a la inexistencia. Nadie había mencionado como se descompondrían lentamente los cadáveres en el agua fría. Pero Ander había estado teniendo pesadillas toda la semana sobre el cuerpo de la chica después de haber muerto.

10

Todo lo que tenía que hacer era observar. Su familia se lo había dejado muy claro. La ola golpearía; el coche se deslizaría por el puente como una flor deslizándose por el borde de una fuente de agua. Serian arrastradas hasta las profundidades del mar. Eso era todo.


casualidad, aquí los tíos comenzaron a discutir, la madre y la hija de alguna manera se liberaban y llegaban a la superficie, entonces Ander tendría… No, dijo su tía Chora lo suficientemente alto para silenciar la habitación llena de hombres. Ella era lo más cercano que Ander tenía a una madre. La quería, pero no le agradaba. No sucederá, había dicho. La ola que Chora produciría seria lo suficientemente fuerte. Ander no tendría que ahogar a la chica con sus manos. Los Seedbearers no eran asesinos. Eran guardianes de la humanidad y prevenían el apocalipsis. Estaban generando un acto de Dios. Pero era asesinato. En ese momento la chica estaba viva. Tenía amigos y una familia que la amaba. Tenía una vida delante de ella, posibilidades desplegándose como ramas de roble hacia el cielo infinito. Tenía una habilidad para hacer que todo lo que le rodeaba pareciera espectacular. A Ander no le gustaba pensar sobre lo que sea que ella pudiera llegar a hacer algún día, aquello que a los Seedbearers tanto les asustaba que hiciera. La duda lo consumía. Mientras la ola se acercaba, considero dejar que ésta lo llevara a él también.

La chica no sabía nada de Los Seedbearers, ¿pero sabía ella de dónde venía? ¿Podría trazar la línea de su pasado tan rápido como la trazo él? ¿La línea que la llevaría al mundo perdido en el diluvio? ¿Al secreto en el cual ambos, ella y él, estaban inexplicablemente unidos?

Página

El ancla, la lanza, el lanza dardos, una ánfora, (un recipiente para beber agua) y el pequeño cofre tallado que desprendía un brillo verde poco natural… estos fueron los que permanecieron de su linaje, del mundo del cual nadie hablaba, del pasado que Los Seedbearers se empeñaron en reprimir.

11

Si quería morir, debería dejar el bote. Tendría que soltar la cadena soldada de su ancla. No importaba lo fuerte que fuera la ola, la cadena de Ander no se rompería. Su ancla no se soltaría del fondo del mar. Estaban hechas de oricalco, un metal antiguo considerado mitológico por los modernos arqueólogos. El ancla en su cadena era una de las cinco reliquias hechas de la sustancia que los Seedbearers habían conservado. La madre de la chica, una extraña científica que creía en cosas que no podía probar que existieran, habría cambiado toda su carrera por descubrir solo una de las reliquias.


Era el momento. El coche se aproximó a la milla cuatro. Ander vio emerger la ola hacia el oscurecido cielo hasta que su cresta blanca ya no podía ser confundida por una nube. La vio alzarse en cámara lenta: veinte, treinta pies… una pared de agua moviéndose hacia ellos, tan negra como la noche. Su rugido casi ahogo el grito que venía del coche. El grito no sonó como el de ella, más bien como el de su madre. Ander se estremeció. El sonido indicaba que al fin habían visto la ola. Las luces del coche brillaron, y luego sonó el motor. Demasiado tarde. La tía Chora era tan buena como su palabra: había construido la ola perfectamente. Esta llevaba el olorcillo a citronela… el toque de Chora para enmascarar el olor a metal quemado que producía la brujería Zephyr. La ola era más alta que un edificio de tres pisos, con un vórtice concentrado en su profundo vientre, y un labio de espuma que devoraría el puente por la mitad dejando la tierra que había a cada lado intacta. Haría su trabajo limpiamente y, aún más importante, rápidamente. Difícilmente habría tiempo para que los turistas se detuvieran en la boca del puente para sacar sus móviles y grabar el acontecimiento.

Si esto no hubiera sucedido, todo podría haber sido diferente. Pero lo hizo: Por primera vez en la vida de Ander, ella lo miró.

Página

Ander vio al Chrysler dando un peligroso salto en la cara de la ola. Mientras se tambaleaba, Ander se sintió consternado por lo que vio en el parabrisas del coche. Allí estaba ella: el sucio cabello rubio extendido hacia todas partes; perfil suave, como una sombra proyectada por la luz de las velas. Sus manos alcanzando a su madre, que se había golpeado la cabeza con el volante. Su grito cortó a Ander como el cristal.

12

Cuando la ola rompió contra el puente, se extendió por todas partes. Y luego, tomó el doble de fuerza al chocar contra el divisor de la autopista a tres metros por delante del vehículo, justo como estaba planeado. El puente crujió. El camino se dobló. El coche fue arrastrado hasta el centro del remolino. La parte inferior se soltó y la ola la arrastro hasta la cresta, y luego salió disparada hacia el turbulento mar.


Sus manos se deslizaron de la cadena del ancla de oricalco. Sus pies se levantaron del suelo del bote de pesca. En el momento en el que el coche cayó en el agua, Ander estaba nadando, luchando contra la ola, abandonando las bases de toda la fuerza ancestral que corría por su sangre. Era la guerra, Ander contra la ola. Lo golpeó, empujándolo contra la base del banco del Golfo, aporreando sus costillas y volviendo a su cuerpo con dolor, a través de los arrecifes de coral que cortaban su piel, a través de las finas cortinas de algas y malezas. Su cabeza salió a la superficie y jadeó en busca de aire. Vio la retorcida silueta del coche, después se desvaneció bajo un mundo de espuma. Estaba a punto de llorar ante la idea de no llegar a tiempo. Todo quedó en silencio. La ola se retiró, recogiendo toneladas de restos flotantes y arrastrando también al coche. Dejando a Ander atrás. Tenía una oportunidad. Las ventanas estaban sobre el nivel del agua. Tan pronto como la ola volviera, el coche seria aplastado. Ander no podría explicar cómo su cuerpo salió del agua y se deslizó por el aire. Saltó y extendió las manos. El cuerpo de ella estaba rígido. Sus oscuros ojos estaban abiertos, de un agitado azul. La sangre se deslizaba por su cuello mientras ella se volvía para mirarle. ¿Qué veía ella? ¿Qué era él? La pregunta y su mirada paralizaron a Ander. En ese desconcertante momento, la ola les rodeo, y una oportunidad crucial se perdió: tendría tiempo para salvar solo a una de ellas. Sabía lo cruel que era, pero, en un acto egoísta, no la iba a dejar ir. Justo antes de que la ola rompiera encima de ellos, Ander le agarró la mano.

Página

13

Eureka.


1 Eureka Traducido por katiliz94 Corregido por Pidgeon Herondale

En la tranquilidad del pequeño cuarto de espera beige, el mal oído de Eureka sonó. Lo masajeó, un hábito desde el accidente, el cual la había dejado media sorda. No ayudaba. A través de la habitación, un pomo se giró. Entonces una mujer con una diáfana blusa blanca, falda verde olivo, y un muy fino pelo rubio desatado apareció en el espacio en penumbras. —¿Eureka? —Su voz baja competía con el gorgoteo de un estanque de peces que destacaba con un plástico buzo de neón enterrado hasta las rodillas en la sal pero no mostraba la visión de contener peces. Eureka miró alrededor el vacío vestíbulo, deseando poder invocar alguna otra Eureka invisible que tomase su lugar durante la hora.

Página

Desde el re-casamiento de su padre hace cuatro años, Eureka había sobrevivido a una armada de terapeutas. Una vida reglada por tres adultos que no estaban de acuerdo en nada que se mostrase más desordenada que una reglada por solo dos. Su padre había dudado del primer analista, un Freudiano de la antigua escuela, casi tanto como mamá odiaba del segundo, un psiquiatra de parpados pesados que repartía numerosas píldoras. Después Rhoda, la nueva esposa de papá, llego a escena, se animó a probar al consejero del colegio, la acupuntura, y la contención de la ira. Pero Eureka había puesto los pies abajo al protagonizar la terapia familiar, en cuya oficina papá nunca se había sentido menos como una familia. En realidad le había gustado un

14

—Soy la Doctora Landry. Por favor entra.


poco el último psicólogo, quien había propuesto un alejado internado en Suiza, hasta que su madre se enteró de eso y amenazó con llevar a su padre a juicio. Eureka reparó en los nuevos zapatos de cuero sin cordones de la terapeuta. Se había sentado en el sofá frente a mucho pares de zapatos similares. Las doctoras hacían este pequeño truco: se descalzaban al principio de una sesión, y se deslizaban en ellos para señalar el final. Todos debían haber leído el mismo artículo sobre el ¡Método de Zapatos para ser más amables con el paciente que simplemente decir que el tiempo se acabó! La oficina estaba intencionalmente en silencio: un gran sofá de cuero marrón contra la ventana cerrada, dos sillas tapizadas opuestas a una mesa de café con un bol de aquellos caramelos en envoltorios dorados y un mantel tejido con diferentes patrones de colores. Un ambientador de aire hacía que todo oliese a canela, lo cual no le importaba a Eureka. Landry se sentó en una de las sillas. Eureka situó la mochila en el suelo con un ruidoso golpe, gracias a que sus libros de texto eran ladrillos, después se dejó caer en el sofá. —Bonito lugar —dijo—. Deberías conseguir uno de esos péndulos ondeantes con bolas plateadas. Mi último doctor tenía uno. Tal vez un dispensador de agua con grifos de frio y caliente. —Si quieres algo de agua, hay una jarra en el lavabo. Estaría contenta de…

—¿Qué te trae hoy aquí? Cuando Eureka estaba atrapada en una mala situación, su mente huía a destinos salvajes que no intentaba evadir. Imaginó una caravana cruzando a través de un triunfal desfile en el centro de Nueva Iberia, con estilismo escoltándola hasta la terapia.

Página

Uno de los pies de Laundry salió de su zapato de plomo, después usando los dedos del pie libre aflojó los cordones del otro zapato, revelando uñas de color marrón. Con ambos pies metidos bajo los muslos, Landry apoyó la barbilla en su palma.

15

—No importa. —Eureka ya había dicho más palabras de las que habría intentado decir en toda la hora. Estaba nerviosa. Tomó un respiro y volvió a levantar sus murallas. Se recodó que era una estoica.


Pero Landry parecía sensible, interesada en la realidad de la cual Eureka gritaba por escapar. El Jeep rojo de Eureka la había llevado ahí. La decimoséptima milla de carretera entre esa oficina y el colegio la habían llevado ahí, y cada segundo marcaba otro minuto durante el cual no regresaría a clase para el calentamiento del encuentro tardío de cross-country. La mala suerte la había llevado ahí. ¿O era la carta del Hospital Arcadia Vermilion, indicando que debido a su reciente intento de suicidio la terapia no era opcional, sino obligatoria? Suicidio. La palabra sonaba más violenta que el intento por haberlo sido. La noche antes de que se supusiera que empezase el último año, Eureka simplemente había abierto la ventana para permitir que las blancas cortinas de gasa ondeasen hacia ella mientras se tumbaba en la cama. Había intentado pensar en algo brillante sobre su futuro, pero su mente solo había rodado hacia atrás, hacia los momentos perdidos de diversión que nunca estarían de nuevo. No podía vivir en el pasado, así que decidió que no podía vivir. Encendió su iPod. Tragó el resto del contenido de las píldoras de oxicodina que su padre tenía en el armario de medicamentos para el dolor del disco fusionado a la espina dorsal.

Debido a que no sabía cuáles eran las palabras que la librarían de todo aquello más rápido ¡Quiero vivir! ¡No voy a intentar eso de nuevo! Eureka pasó dos semanas en el hospital psiquiátrico. Nunca olvidaría lo absurdo que resultó saltar la cuerda al lado de la enorme mujer esquizofrénica durante la calistenia, ni comer harina de avena con el estudiante universitario que no se había cortado las muñecas con bastante profundidad y que escupía en la cara de los ayudantes

Página

Despertó en una fría sala de emergencias, atada a una camilla y atragantándose con el tubo de una bomba estomacal. Escuchó a su padre y a Rhoda discutiendo en el pasillo mientras una enfermera la obligaba a beber un asqueroso líquido para limpiar el veneno que no podían sacar de su sistema.

16

Ocho, quizás nueve pastillas; no las contó mientras se las metía en la garganta. Pensó en su madre. Pensó en María, madre de Dios, quien había sido criada para creer en rezar por todos en el momento de la muerte. Eureka conocía las enseñanzas Católicas sobre el suicidio, pero creía en María, cuya compasión era vasta, quien podría entender que Eureka hubiese perdido tanto que no tuviese nada que hacer más que rendirse.


cuando intentaban darle sus pastillas. De alguna manera, dieciséis días después, Eureka estaba caminando penosamente hacia la misa de la mañana antes de la primera clase en el colegio Católico Evangélico, donde Belle Pogue, una estudiante de segundo año que venía de la ciudad de Opelousas, la detuvo en la puerta de la capilla para decirle: —Debes sentirte bendecida por estar viva. Eureka había fulminado con la mirada a Belle y a sus pálidos ojos, haciendo que la chica se estremeciera, hiciera la señal de la cruz y se fuera con prisa hacia el banco más alejado de la iglesia. La Doctora Landry se aclaró la garganta. Eureka miró hacia el techo de paneles de madera: —Sabe por qué estoy aquí. —Me gustaría escucharte ponerlo en palabras. —La esposa de mi padre. —¿Estás teniendo problemas con tu madrastra? —Rhonda hace las citas. Eso es por lo que estoy aquí. La terapia de Eureka se había convertido en una de las causas de la esposa de su padre. Primero fue lidiar con el divorcio, después llorar la muerte de su madre y ahora, reparar el intento de suicidio. Sin Diana, no había nadie que intercediera en nombre de Eureka, ni se encargara de hacer unas llamadas o de despedir a algún médico curandero. Eureka se imaginó a si misma con ochenta y cinco años, atrapada todavía en sesiones con la Doctora Landry, no menos jodida de lo que estaba hoy.

Esa mañana, al otro lado de la mesa, Rhoda le había enviado un mensaje a Eureka: Doctora Landry. 3 p.m. Había un enlace para enviar la cita a la agenda de su teléfono. Cuando Eureka hizo clic en la

Página

Eureka se fijó en la palabra perder, como si ella y Diana hubieran sido separadas en medio de una multitud y se hubieran reunido pronto, tomándose de las manos, y caminando hacia el muelle más cercano por almejas fritas, para luego seguir adelante como si nunca se hubiesen separado.

17

—Sé que perder a tu madre ha sido duro —dijo Landry—. ¿Cómo te estás sintiendo?


dirección de la oficina, un alfiler en el mapa marcó la calle principal de Nueva Iberia. —¿Nueva Iberia? —su voz se quebró. Rhoda tomó un poco de un zumo verde de mal aspecto: —Pensé que te gustaría eso. Nueva Iberia era la ciudad donde Eureka había nacido y crecido. Era el lugar al que aún llamaba hogar, donde había vivido con sus padres durante una pequeña fracción en su vida de tranquilidad, hasta que se separaron, y su madre se alejó, y el confiado caminar de su padre comenzó a parecerse más a un arrastrar de pies, como el de los cangrejos de garra azul del restaurante Victor's, donde él había sido chef. Eso fue justo porque el Katrina y Rita se acercaban por detrás. La antigua casa de Eureka aún seguía ahí, había oído que ahora otra familia vivía en ella, pero después de los huracanes, su padre no quiso tomarse el tiempo o sentimiento para arreglarla. Así que se mudaron a Lafayette, a quince kilómetros y treinta años luz de casa. Su padre consiguió un trabajo como cocinero en Prejean's, el cual era más grande y mucho menos romántico que Victor's. Eureka cambió de colegios, lo cual apestaba. Antes de que Eureka si quiera supiera que su padre había incluso superado a su madre, ambos se mudaron a una gran casa en el Círculo de Shady. Pertenecía a una mandona señora llamada Rhoda. Ella estaba embarazada. La nueva habitación de Eureka estaba en el mismo pasillo de un criadero de niños en proceso.

Antes de que Diana muriera, Eureka había sido nombrada capitana. Después del accidente, cuando estuvo físicamente lo bastantemente fuerte, sus amigos le habían implorado que corriera en unos cuantos juegos de práctica durante el verano. Pero la carrera a la que había

Página

El encuentro era importante, no sólo porque Evangeline estuviese compitiendo contra su rival, Manor High. Ese era el día en el que Eureka había prometido a su entrenadora que tomaría la decisión sobre si se quedaría en el equipo.

18

Así que, no, Rhoda, a Eureka no le gustaba que ésta nueva terapeuta viviera tan lejos en Nueva Iberia. ¿Cómo se suponía que conduciría todo el camino hasta la cita y lograría volver a tiempo para su encuentro?


tenido que ir la hizo querer gritar. Los alumnos de cursos inferiores sostenían los vasos de agua mientras la miraban con lástima. La entrenadora había atribuido la lenta velocidad de Eureka al yeso que tenía en las muñecas. Era una mentira. Su corazón ya no estaba en la carrera. No estaba con el equipo. Su corazón estaba en el océano con Diana. Después de las pastillas, la entrenadora le había llevado globos, los cuales se veían absurdos en la estéril sala de psiquiatría. A Eureka ni siquiera se le había permitido conservarlos tras el final de la hora de visitas. —Renuncio —le dijo Eureka. Estaba avergonzada de ser vista con las muñecas y tobillos atados a la cama—. Dile a Cat que puede tener mi puesto. La triste sonrisa de la entrenadora sugería que después de un intento de suicidio, las decisiones de una chica pesaban menos, como cuerpos en la luna. —Sobreviví a mi manera a dos divorcios y a una hermana que ha luchado contra el cáncer —dijo la entrenadora—. No estoy diciendo esto solo porque seas la chica más rápida de mi equipo. Estoy diciendo esto porque quizás correr sea la terapia que necesitas. Cuando estés sintiéndote mejor, ven a verme. Y hablaremos sobre ese puesto. Eureka no sabía cómo había aceptado. Tal vez no quería decepcionar a otra persona. Había prometido que trataría de estar en forma para la carrera de ese día contra la Manor High, para intentar dar otra oportunidad a las carreras. Solía amar el correr. Solía amar al equipo. Pero todo eso había sido antes.

—¿Qué es lo que ves? —preguntó Landry. Rastros de la chica que había sido antes: las mismas orejas pequeñas en las que colocaba el pelo detrás, los mismos oscuros ojos azules como los de su padre, las mismas cejas rebeldes que no podía domar todos los

Página

Eureka estudió el borde blanco del techo, como si le pudiera dar una pista. Recordaba tan poco del accidente que no tenía sentido abrir la boca. Un espejo colgaba en la alejada pared de la oficina. Eureka se levantó y se puso delante de él.

19

—Eureka —la animó la Doctora Landry—. ¿Puedes decirme algo que recuerdes del día del accidente?


días, todo eso todavía estaba allí. Y aun así, justo antes de esa cita, dos mujeres de la edad de Diana habían pasado por su lado en el aparcamiento, susurrando: —Su propia madre no la reconocería. Era una expresión, como las muchas cosas que Nueva Iberia decía de Eureka: “Podría enfrentarse con la Muralla China y ganar” “No podría entonar una melodía sin que lloviera a cántaros” “Corre más rápido que una hormiga de paso fuerte en Los Juegos Olímpicos.” El problema de las expresiones era con qué facilidad salían de la lengua. Esas mujeres no estaban pensando en la realidad de Diana, quien reconocería a su hija en cualquier lugar y en cualquier momento sin importar las circunstancias. Trece años en la escuela Católica habían enseñado a Eureka que Diana la estaba observando desde el Cielo y que la reconocería en ese momento. No le importaría que su hija llevara la camiseta rasgada de Joshua Tree debajo del cárdigan del colegio, ni que tuviera las uñas mordidas, o un agujero en el lado izquierdo del zapato con cuadros. Pero podría estar molesta por su pelo. En los cuatro meses desde el accidente, el pelo de Eureka había pasado de un natural rubio oscuro a un rojo sensual (el color natural de su madre), a un blanco peróxido (idea de una propietaria de salón de belleza, su tía Maureen), a un negro azabache (el cual finalmente parecía haberle sentado bien) y el cual ahora estaba creciendo en una interesante pelo ombré2. Eureka intentó sonreír a su reflejo, pero su rostro se veía extraño, como la máscara de comedia que estaba colgada en su clase de drama el año pasado.

2

Pelo ombré (ombré hair): es una degradación de color: llevar la raíz oscura y las puntas claras. Luce como si el sol aclarara las puntas.

Página

Eureka se dejó caer en el sofá. Debió haber sido ese día. Debió haber sido el CD de Jelly Roll Morton en el estéreo y la desafinada voz de su madre llevando la melodía con su horrible tono mientras se dirigían con las ventanillas abiertas a lo largo de un puente, el cual nunca habían cruzado. Recordó estar riendo por la graciosa letra mientras se acercaban a la mitad del puente. Recordó leer el oxidado letrero blanco en un poste indicador que zumbaba MILLA CUATRO.

20

—Háblame de tu más reciente recuerdo positivo —dijo Landry.


Después: olvido. Un enorme agujero negro hasta que se despertó en un hospital de Miami con laceraciones en el cuero cabelludo, un tímpano que nunca sanaría completamente a causa de una explosión, un tobillo torcido, dos muñecas gravemente fracturadas, cientos de moretones... Y sin madre. Su padre había estado sentado al borde de su cama. Lloró cuando ella volvió en sí, lo que hizo que sus ojos se vieran aún más azules. Rhoda le pasaba los pañuelos. Los hermanastros de Eureka, William y Claire, ambos de cuatro años, le dieron pequeños apretones con sus diminutos y suaves dedos en las partes de las manos que no estaban enyesadas. Había olido a los gemelos incluso antes de abrir los ojos, antes de saber que había alguien allí o de saber que estaba viva. Olían como siempre: a jabón de bebé y a noches estrelladas. La voz de Rhoda era firme cuando se inclinó sobre la cama y se subió las gafas de color rojo hasta la parte superior de la cabeza: —Has estado en un accidente. Vas a estar bien. Le hablaron de la ola gigante que se alzó como un mito salido del océano y lanzó al Chrysler de su madre fuera del puente. Le hablaron de los científicos que buscaban en el mar algún meteorito que pudiera haber causado la ola. Le hablaron de los trabajadores de la construcción, preguntaron si Eureka sabía por qué su coche fue el único lanzado fuera del puente. Rhoda mencionó demandar al condado pero papá le había hecho señas de déjalo. Peguntaron a Eureka sobre su milagrosa supervivencia. Esperaron a que ella llenara las lagunas en su mente sobre cómo había llegado sola a la orilla.

Página

No escuchó, en realidad no escuchó nada en absoluto. Estaba agradecida de que el zumbido de su oído ahogara la mayoría de sonidos. A veces le gustaba que el accidente la hubiera dejado medio sorda. Se quedó mirando el suave rostro de William, y luego el de Claire, creyendo que eso ayudaría. Pero la miraban con temor, y eso dolía más que sus huesos rotos. Así que miró más allá de todos ellos, relajando la mirada en la pared blanca y dejándola ahí durante los siguientes nueve días. Siempre les decía a las enfermeras que su grado de dolor era un siete de diez en sus charlas, asegurándose de que recibiría más morfina.

21

Cuando no pudo recordarlo, le hablaron de su madre.


—Puedes estar sintiendo que el mundo es un lugar muy injusto — tanteó Landry. ¿Estaba Eureka todavía en esa habitación con esa mujer condescendiente a quien le habían pagado por no entenderla? Eso era injusto. Se imaginó las zapatillas de color gris pardo de Landry levantándose mágicamente de la alfombra, flotando en el aire y girando como si fueran las manecillas de un reloj hasta que el tiempo hubiera terminado y Eureka pudiera regresar rápidamente a su partido. —Los gritos de ayuda como los tuyos suelen resultar por sentirse incomprendido. —Gritos de ayuda, —era la forma en la que los psiquiatras se referían a "Un intento de suicidio." No fue un grito de auxilio. Antes de que muriera Diana, Eureka pensaba que el mundo era un lugar increíble y emocionante. Su madre era una aventurera. En un paseo corriente, reparaba en cosas que la mayoría de personas pasaría por alto cientos de veces. Se reía muy fuerte y con más frecuencia que cualquier persona que Eureka jamás conociese, y hubo veces que eso había avergonzado a Eureka, pero en esos días se dio cuenta de que extrañaba la risa de su madre más que cualquier otra cosa.

—Podrías encontrar la forma de salir de una trinchera en Siberia, mi niña. Eres una fantástica compañera de viaje.

22

Era el cumplido favorito de Eureka. Pensaba en él a menudo cuando estaba en una situación de la que quería salir.

Página

Habían estado juntas en Egipto, Turquía y la India, en un tour en barco a las Islas Galápagos, todo como parte del trabajo arqueológico de su madre. En una ocasión, cuando Eureka fue a visitar a su madre en una excavación en el norte de Grecia, perdieron el último autobús de Trikala y pensaron que estarían atrapadas allí durante la noche, hasta que Eureka de catorce años, hizo autostop haciéndole señas a un camión de aceite de oliva que las llevo a Atenas. Recordaba el brazo de su madre alrededor de ella mientras se sentaban en la parte de atrás del camión entre los ásperos agujereados tanques de aceite de oliva, y su suave voz susurrando:

—Estoy tratando de conectar contigo, Eureka —dijo la Doctora Landry—. Las personas más cercanas a ti están tratando de conectar contigo. Pedí a tu madrastra y a tu padre que escribieran algunas


palabras para describir tu cambio —cogió un cuaderno jaspeado de la mesita al lado de su silla—. ¿Te gustaría escucharlas? —Claro —Eureka se encogió de hombros—. Adelante, póngale la cola al burro.3 —Tu madrastra... —Rhoda —Rhoda te llamó "fría." Dijo que el resto de tu familia se dedica a “avanzar por el cascaron” entorno a ti, pero que eres "solitaria e impaciente" con tus hermanastros. Eureka se estremeció. —No soy... Solitaria, ¿a quién le importaba? Pero, ¿impaciente con los gemelos? ¿Era eso verdad? ¿O era otro de los trucos de Rhoda? —¿Qué dijo papá? Déjame adivinar... ¿”Distante”? ¿”Malhumorada"? Landry pasó una hoja de su cuaderno —Tu padre te describe como, sí, "distante," "estoica," "un hueso duro de roer." —Ser estoica no es algo malo —desde que había aprendido sobre el Estoicismo Griego, Eureka había aspirado a mantener sus emociones bajo control. Le gustaba la idea de una libertad adquirida a través del control de las emociones, sosteniéndolas en la mano para que sólo ella las pudiera ver, como un manojo de cartas. En un universo sin Rhodas ni Doctoras Landrys, que su padre la llamara "estoica" podría haber sido un cumplido. Él también era estoico.

Landry bajó el cuaderno. —¿Estás teniendo más ideas de suicidio?

Póngale la cola al burro: Esta expresión hace referencia a que continúe. También es el nombre de un juego. 3

Página

—¿Qué tipo de loco suicida quiere ser resquebrajado?

23

Pero esa expresión le molestó.


—Estaba refiriéndome a los maniáticos —dijo Eureka, exasperada—. Estaba poniéndome en oposición a un loco que... no importa. —Pero era demasiado tarde. Había dejado que la palabra con la letra "S" saliera de su boca, lo cual era como decir “BOMBA” en un avión. Las luces de advertencia se estarían encendiendo dentro de Landry. Por supuesto que Eureka aún pensaba en el suicidio. Y sí, había considerado otros métodos, sabiendo mayormente que no podía intentar ahogarse, no después de Diana. Una vez había visto un programa sobre cómo los pulmones se llenaban con sangre antes de que las victimas muriesen. En ocasiones hablaba sobre el suicidio con su amigo Brooks, quien era la única persona en la que podía confiar y que sabía que no la juzgaría, ni se lo contaría a su padre o algo peor. Él había instalado una línea telefónica directa para hablar con Eureka en cualquier momento. Le había hecho prometer que hablaría con él si volvía a pensar en eso, así que hablaban bastante. Pero ella aún estaba ahí ¿verdad? La necesidad de dejar ese mundo no era tan fuerte como lo había sido cuando Eureka había tomado esas píldoras. El letargo y la apatía habían reemplazado su necesidad de llegar hacia la muerte. —¿Mi padre llegó a mencionar que siempre he sido de esa forma? Landry puso el cuaderno en la mesita. —¿Siempre?

—No necesitas drogas. Lo que necesitas es abrirte, no enterrar esa tragedia. Tu madrastra dice que no hablas con ella ni con tu padre. No has mostrado ningún interés en conversar conmigo. ¿Qué hay de tus amigos en el colegio?

4

No volver a encontrar el sol: Referencia a encontrarse bien.

Página

—¿Hay alguna posibilidad de que pudiera darme una prescripción de Xanax? —El tímpano izquierdo de Eureka estaba zumbando de nuevo—. De lo contrario esto parece ser una pérdida de tiempo.

24

Ahora Eureka miró a otro lado. Tal vez no siempre. Por supuesto que no siempre. Las cosas habían estado muy bien durante un tiempo. Pero cuando tenía diez años, sus padres se separaron. Uno simplemente no volvía a encontrar el sol4 después de eso


—Cat —dijo Eureka automáticamente—. Y Brooks. —Hablaba con ellos. Si cualquiera de las dos estuviera sentado en la silla de Landry, incluso Eureka podría haber estado riéndose en ese instante. —Bien —la Doctora Landry, se refería a Al fin—. ¿Cómo te describirían desde el accidente? —Cat es la capitana del equipo de cross-country —dijo Eureka, pensando en la extraña mezcla de emociones en el rostro de su amiga cuando Eureka dijo que estaba renunciando, dejándole libre el puesto de capitana—. Diría que me he vuelto lenta. Cat estaría en el campo con el equipo en ese momento. Era estupenda haciéndolos correr a través de los simulacros, pero no era tan buena con las charlas de motivación, y el equipo necesitaba mucha motivación para enfrentarse a Manor. Eureka miró su reloj. Si se apresuraba a volver tan pronto como esto terminara, quizá llegaría al colegio a tiempo. ¿Eso era lo que quería, verdad? Cuando levantó la mirada, la frente de Landry estaba arrugada. —Eso sería algo muy insensible para decir a una chica que está llorando la muerte de una madre, ¿no crees? Eureka se encogió de hombros. Si Landry tuviera sentido del humor y conociera a Cat, lo entendería. Su amiga estaba bromeando, como la mayoría del tiempo. Estaba bien. Se conocían la una a la otra de toda la vida. —¿Qué hay de... Brooke?

—¿Por qué importa eso? —espetó Eureka. Había ocurrido una vez... un accidente en el que Eureka y Brooks habían salido… en quinto año. Pero eran niños. Y ella estaba hecha un desastre por la separación de sus padres y... —El divorcio suele provocar un comportamiento en los niños que les hace difícil tener sus propias relaciones sentimentales.

Página

—¿Brooks es un él? —Landry volvió a agarrar el cuaderno y garabateó algo—. ¿Los dos sois solo amigos?

25

—Brooks —dijo Eureka. Lo conocía de toda la vida también. Era un mejor oyente que cualquiera de los psiquiatras en los que Rhoda y papá habían malgastado el dinero


—Teníamos diez años. No funcionó porque yo quería ir a nadar y él a montar bici. ¿Cómo si quiera comenzamos a hablar de esto? —Dímelo tú. Tal vez puedas hablar con Brooks sobre tu perdida. Parece ser alguien por quien podrías llegar a preocuparte profundamente si tan solo te dieras a ti misma el permiso de sentir. Eureka rodo los ojos. —Póngase de nuevo los zapatos, Doctora. —Agarró su bolso y se levantó del sofá—. Tengo que correr. Correr de esa sesión. Correr de vuelta a clase. Correr a través de los arboles hasta que estuviera tan cansada que no pudiera sentir dolor. Tal vez incluso correr con el equipo que solía querer. La entrenadora había tenido razón con una cosa: cuando Eureka estaba deprimida, correr ayudaba.

Página

26

—¿Te veré el próximo Martes? —preguntó Landry. Pero para entonces la terapeuta estaba hablando a una puerta cerrada.


2 Objetos En Movimiento Traducido por Apolineah17 Corregido por Pidgeon Herondale

Trotando por el estacionamiento lleno de baches, Eureka presionó su llavero a control remoto para abrir a Magda, su coche, y se deslizó en el asiento del conductor. Las currucas amarillas armonizaban sobre un árbol de haya; Eureka se sabía la canción de memoria. El día era cálido y ventoso, pero el estacionamiento debajo de las largas ramas del árbol había mantenido fresco el interior de Magda.

5

Bored on the Bayou: Aburrido en el pantano.

Página

Conectó su teléfono y manipuló la estación de radio en línea de la universidad KBEU. Ellos tocaban las mejores canciones de las mejores bandas locales y bandas indie cada día después de clase. El año pasado, Eureka había participado como DJ para la estación; había tenido un programa llamado Bored on the Bayou 5 los martes por la tarde. Habían mantenido la vacante para ella este año, pero ya no la había querido. La chica que había mezclado viejas sesiones

27

Magda era un rojo Jeep Cherokee, uno de segunda mano de Rhoda. Era demasiado nuevo y demasiado rojo para adaptarse a Eureka. Con las ventanas cerradas, no podía oírse nada de fuera, y esto hacía imaginarse a Eureka que estaba conduciendo una tumba. Cat había insistido en que nombraran Magda al coche, así al menos el Jeep sería bueno para reírse. No era tan fresco como el Lincoln Continental azul claro de papá, en el que Eureka había aprendido a conducir, pero por lo menos tenía un excelente estéreo.


improvisadas de zydeco6 y mezclas recientes de varios géneros musicales era alguien que apenas podía recordar, mucho menos tratar de ser de nuevo. Bajando el vidrio de las cuatro ventanas y el techo corredizo, Eureka salió del estacionamiento con la canción It’s Not Fair de Faith Healers, una banda formada por algunos chicos del colegio. Ella se sabía de memoria todas las letras. Los locos sonidos del bajo impulsaron sus piernas más rápido a través de su carrera a toda velocidad y esa había sido la razón por la que desenterró la vieja guitarra de su abuelo. Se había aprendido algunos acordes, pero no había tocado la guitarra desde la primavera. No podía imaginar la música que haría ahora que Diana había muerto. La guitarra se quedó acumulando polvo en un rincón de su dormitorio debajo de la pequeña pintura de Santa Catalina de Siena, que Eureka había traído de la casa de su abuela Sugar después de su muerte. Nadie sabía de dónde había obtenido el cuadro Sugar. Desde que Eureka podía recordar, la pintura de la santa patrona de protección contra el fuego había estado sobre el mantel de su abuela. Sus dedos dieron unos golpecitos sobre el volante. Landry no sabía de lo que ella estaba hablando. Eureka sentía cosas, cosas como… se molestó de que hubiera desperdiciado una hora en otra monótona sala de terapia. Había otras cosas: el miedo frío cada vez que pasaba en coche, incluso por el puente más corto. La debilitadora tristeza cuando yacía en la cama sin poder dormir. Una pesadez en sus huesos cuyo origen tenía que buscar de nuevo cada mañana cuando la alarma de su teléfono sonaba. El remordimiento porque ella había sobrevivido y Diana no. La furia de que algo tan absurdo le hubiera quitado a su madre.

6Zydeco:

Música originada por la combinación de la tradición musical Cajún y elementos del blues.

Página

Inevitablemente, cuando se permitió seguir las divagaciones de su mente, Eureka se quedó finalmente con inutilidad. Lo inútil la molestaba. Así que se alejó, se centró en cosas que podía controlar, como volver a clase y la decisión esperaba por ella.

28

La inutilidad de buscar venganza en una ola.


Incluso Cat no sabía que Eureka podría aparecer hoy. Los 12 Kilómetros solía ser el mejor evento de Eureka. Sus compañeros se quejaban de ello, pero para Eureka, hundirse en la zona hipnótica durante una larga carrera era rejuvenecedor. Una parte de Eureka quería correr por los niños Manor7, y una parte más de ella había querido hacer algo más que dormir por meses. Nunca le daría la satisfacción a Landry, pero Eureka se sentía completamente incomprendida. La gente no sabía qué hacer con una madre muerta, mucho menos con su viva y suicida hija. Sus palmaditas robóticas en la espalda y apretones de hombros hacían que Eureka se sintiera extraña. No podía entender la insensibilidad necesaria para decirle a alguien: Dios debe haber perdido a tu madre en el Cielo o Esto podría hacerte una mejor persona. Ese grupo de chicas del colegio que nunca la habían reconocido antes, pasaron por su buzón después de que Diana muriera para dejar un brazalete de la amistad de punto de cruz con pequeñas cruces en él. Al principio, cuando Eureka se encontraba con ellas en la ciudad, evitaba sus miradas. Pero después de que había intentado suicidarse, eso ya no era un problema. Las chicas apartaban la mirada primero. La lástima tenía sus límites. Incluso Cat sólo recientemente había dejado de llorar cuando veía a Eureka. Se había sonado la nariz, había reído y dicho. —Ni siquiera me gusta mi madre y estaría perdida si la perdiera. Eureka la había perdido. Pero debido a que no se cayó a pedazos y lloró, no se lanzó a los brazos de alguien que tratase de abrazarla o no se cubrió a sí misma con pulseras hechas a mano, ¿la gente pensaba que no estaba de duelo?

Niños Manor: Covenant Kids Manor Inc., es una fundación cristiana establecida en junio del 2000 como un grupo de cuidado y proveedor de hogar. 7

Página

Podrías encontrar la forma de salir de una trinchera en Siberia, mi niña. La voz de Diana la alcanzó mientras pasaba la fachada de Bait Shack de Herbert y giraba a la izquierda por el camino de grava flanqueado por altos tallos de caña de azúcar. La tierra a ambos lados de ese tramo de tres millas de carretera entre Nueva Iberia y Lafayette era una de las más bonitas en los tres pueblos: enormes árboles de roble

29

Estaba afligida todos los días, todo el tiempo, con cada átomo de su cuerpo.


llenaban el cielo azul, altos campos salpicados de caracoles silvestres en la primavera, una solitaria casa rodante de techo plano cerca de un cuarto de milla de la carretera. A Diana le encantaba esa parte del paseo en coche a Lafayette. Lo llamó “el último aliento del país antes de la civilización.” Eureka no había estado en este camino desde antes de que Diana muriera. Había vuelto aquí tan casualmente, sin pensar en que dolería, pero de repente no podía respirar. Cada día un nuevo dolor la encontraba, la apuñalaba, como si el dolor fuera una madriguera de la que no vería ninguna salida hasta que muriera. Casi detuvo el coche para salir y correr. Cuando estaba corriendo, no pensaba. Su mente se aclaraba, las ramas de los árboles de roble la abrazaban con su crespo musgo español, y ella sólo estaba a paso firme, con las piernas ardiendo, el corazón latiendo, los brazos bombeando, mezclándose dentro de los senderos hasta que se convertía en algo muy lejano. Pensó en el encuentro. Tal vez podría canalizar su desesperación en algo útil. Si sólo pudiera hacerlo de nuevo en clase con el tiempo…

Neumáticos chirriaron detrás de ella. Un golpe duro hizo que abriera sus labios en un grito de sorpresa cuando Magda se lanzó hacia adelante. El pie de Eureka piso el freno. La bolsa de aire brotó como una medusa. La fuerza del tejido rugoso pinchó sus mejillas y su nariz. Su

Página

Mientras Eureka se detenía en la cuarta señal de alto en la carretera vacía, ramas de laurel se curvaban en un arco sobre el techo corredizo. Se quitó la chaqueta verde del colegio. Giró la muñeca derecha durante un par de veces, estudiando su antebrazo. La piel estaba tan pálida como el pétalo de una magnolia. La circunferencia del brazo derecho parecía haberse reducido a la mitad del tamaño del izquierdo. Se veía raro. Hacía que Eureka se sintiera avergonzada. Entonces se avergonzó de su propia vergüenza. Ella estaba viva; pero su madre no lo estaba.

30

La semana anterior, lo último del pesado enyesado que había tenido que llevar en sus destrozadas muñecas (la derecha se había roto tan severamente que lo había tenido que recolocar tres veces), finalmente había sido quitado. Había odiado usar la cosa y no podía esperar para verlo destruido. Pero la semana pasada, cuando el traumatólogo tiró el yeso a la basura y declaró que estaba curada, sonó como una broma.


cabeza cayó contra el reposacabezas. Jadeó, el aire salió de ella, mientras cada músculo de su cuerpo se contraía. El estruendo del crujido de metal hizo que la música en el estéreo sonara extrañamente nueva. Eureka la escuchó por un momento, escuchando la letra No siempre es justo antes de que se diera cuenta de que había sido golpeada. Sus ojos se abrieron de golpe y tiró de la manija de la puerta, olvidando que tenía puesto el cinturón de seguridad. Cuando levantó el pie del freno, el coche avanzó hacia adelante hasta que ella lo giró con brusquedad hacia el parque. Apagó a Magda. Sus manos se agitaron debajo de la desinflada bolsa de aire. Estaba desesperada por liberarse. Una sombra se posó sobre su cuerpo, dándole la extraña sensación de un déjà vu8. Alguien estaba fuera del coche, mirando hacia adentro. Ella levantó la vista. —Tú —susurró involuntariamente.

El chico se agachó para ayudarla. Sus ojos eran asombrosamente azules. Déjà vu: También conocido como paramnesia, es la experiencia de sentir que se ha sido testigo o se ha experimentado previamente una situación nueva. 8

Página

—¡Podrías ayudarme! —Se oyó a sí misma gritarle al desconocido. Él era el chico más sexy al que jamás le había gritado. Podría haber sido el chico más sexy que había visto nunca. Su exclamación lo hizo saltar, luego llegó alrededor de la puerta abierta mientras sus dedos finalmente encontraban el cinturón de seguridad. Cayó sin gracia del coche y se estrelló en medio de la polvorienta carretera sobre las manos y rodillas. Gimió. Su nariz y mejillas picaban por la quemadura de la bolsa de aire. Su muñeca derecha palpitaba.

31

Nunca había visto al chico antes. Su piel era tan pálida como su enyesado brazo, pero sus ojos eran color turquesa, como el océano en Miami, y esto la hizo pensar en Diana. Sintió tristeza en sus profundidades, como sombras en el mar. Su cabello era rubio, no demasiado corto, un poco ondulado en la parte superior. Se dio cuenta de que había un montón de músculos debajo de su camisa blanca abotonada. Nariz recta, mandíbula cuadrada, labios llenos, el chico lucía como Paul Newman de la película favorita de Diana, Hud, excepto que él era demasiado pálido.


—No importa. —Ella se puso de pie y se sacudió la falda. Giró el cuello, el cual dolía, pero no era nada en comparación con la forma en que había estado después del otro accidente. Miró la camioneta blanca que la había golpeado. Miró al chico. —¿Qué te pasa? —gritó ella—. ¡Hay una señal de alto! —Lo siento. —Su voz era suave y delicada. No estaba segura de que sonara apenado. —¿Tan siquiera intentaste detenerte? —No lo vi. —¿No viste el gran coche rojo justo enfrente de ti? —Se giró para examinar a Magda. Cuando vio el daño, maldijo por lo que todo el pueblo podía oírla. La parte trasera parecía un acordeón zydeco, hundido hasta el asiento trasero, donde su matrícula ahora estaba metida. La ventana trasera estaba hecha añicos; los fragmentos colgaban por su perímetro como pedazos de hielos largos y puntiagudos. Los neumáticos traseros estaban torcidos hacia los lados. Tomó aire, recordando que el coche de todos modos era el símbolo de estatus de Rhonda, no algo que ella hubiera querido. Magda estaba jodida, no había duda al respecto. Pero, ¿qué hacía Eureka ahora? Treinta minutos para la carrera. Todavía a diez millas del colegio. Si no se presentaba, la entrenadora pensaría que Eureka se estaba subestimando a sí misma.

Pateó un neumático de la camioneta de él. Era vieja, probablemente de principios de los ochenta, y ella podría haber pensado que era genial si simplemente no hubiera aplastado su coche. Su capó estaba abierto, pero la camioneta no tenía ni siquiera un rasguño. —Increíble. —Miró al chico—. Tu coche no está destruido en absoluto.

Página

—¿Seguro? —El chico negó con la cabeza y se encogió de hombros.

32

—Necesito tu información del seguro —dijo, finalmente recordando el mensaje que su padre le había inculcado antes de que consiguiera su licencia.


—¿Qué esperabas? Es un Chevy —dijo el chico en un afectado acento fluido, citando un comercial verdaderamente molesto para camionetas que había sido transmitido durante la infancia de Eureka. Era otra cosa que las personas decían que no significaba nada. Él forzó una sonrisa y estudió su rostro. Eureka sabía que se ponía roja cuando estaba enfadada. Brooks lo llamaba el Riachuelo Resplandeciente. —¿Que qué espero? —Se acercó al muchacho—. Espero ser capaz de entrar en un coche sin tener mi vida en peligro. Espero que las personas en la carretera a mi alrededor tengan algo de sentido básico de las leyes de tránsito. Espero que el tipo que acabó con mi parte trasera no actúe tan presumido. Se dio cuenta de que había traído la tormenta demasiado cerca. Pero ahora sus cuerpos estaban a centímetros de distancia y tuvo que inclinar la cabeza hacia atrás, lo que dolía, para mirar esos ojos azules. Él era unos quince centímetros más alto que Eureka, y ella media alrededor de un metro con setenta y seis centímetros. —Pero supongo que esperaba demasiado. Tu estúpido culo ni siquiera tiene seguro.

—¿De qué te ríes? —Tenía la intención de regañarlo, pero salió como una risa, lo que la sorprendió, y luego la hizo enfadar. Se dio la vuelta—. Olvídalo. No hables. Mi madrastra me va a matar.

Página

A medida que la sonrisa se profundizaba en su rostro, algo revoloteó en el interior de Eureka. En contra de su voluntad, ella anhelaba devolverle la sonrisa. No tenía ningún sentido. Él le estaba sonriendo como si fueran viejos amigos, de la forma en que ella y Brooks podrían reírse si uno de ellos golpease el coche del otro. Pero Eureka y este chico eran totalmente extraños. Y, sin embargo, para el momento en que su amplia sonrisa pasó a una suave, e íntima risita, los bordes de los labios de Eureka también se habían crispado hacia arriba.

33

Todavía estaban verdaderamente cerca por la única razón de que Eureka había pensado que el chico se retiraría. Él no lo hizo. Su aliento le hacía cosquillas en la frente. Él inclinó la cabeza hacia un lado, observándola de cerca, estudiándola con más fuerza de lo que ella estudiaba para los exámenes. Parpadeó un par de veces, y luego, muy lentamente, sonrió.


—No fue tu culpa. —El chico sonrió como si acabara de ganar el Premio Nobel de Campesinos—. Tú no pediste esto. —Nadie lo hizo —murmuró. —Estabas parada en la señal de alto. Yo te golpeé. Tu monstruo lo entenderá. —Obviamente nunca has tenido el placer de conocer a Rhoda. —Dile que me haré cargo de su coche. Ella lo ignoró, caminando de vuelta hacia el Jeep para agarrar su mochila y sacar su teléfono de la funda en el tablero. Primero llamaría a papá. Apretó el número dos de marcado rápido. El marcado rápido número uno aún llamaba al movil de Diana. Eureka no podría soportar la idea de cambiarlo. No era de extrañar que el teléfono de papá sonara y sonara. Después de que su largo turno del almuerzo hubiera terminado, pero antes de salir del restaurante, él tenía que preparar alrededor de tres millones de libras de mariscos cocidos, por lo que sus manos probablemente estaban cubiertas de antenas de camarón. —Te lo prometo —el chico decía en el fondo—. Va a estar bien. Te lo compensaré. Mira, mi nombre es… —Shhh. —Ella levantó una mano, girando lejos de él, hasta situarse en el borde del campo de caña de azúcar—. Me perdiste en “Es un Chevy.”

—¡La única vez que realmente quiero que ella conteste! Marcó a papá otra vez, y otra. Trató con Rhoda dos veces más antes de meter el teléfono en su bolsillo. Observó el sol hundiéndose en las copas de los árboles. Sus compañeros de equipo estarían vestidos para la carrera ahora. La entrenadora estaría viendo el estacionamiento por el coche de Eureka. Su muñeca derecha aún latía. Cerró los ojos con

Página

Eureka se desplazó a través de sus contactos para detenerse en el número de Rhoda. Rara vez llamaba a la esposa de papá, pero ahora no tenía opción. El teléfono sonó seis veces antes de que saliera el interminable saludo de correo de voz de Rhoda.

34

—Lo siento. —Él la siguió, sus zapatos crujiendo sobre los gruesos tallos de caña cerca de la carretera—. Déjame explicar…


dolor mientras la apretaba contra su pecho. Estaba varada. Comenzó a temblar. Encuentra tu camino fuera de la madriguera, chica. La voz de Diana se escuchaba tan cerca que hizo que Eureka se sintiera aturdida. La piel de gallina se erizó en sus brazos y algo quemaba en la parte posterior de su garganta. Cuando abrió los ojos, el chico estaba parado justo enfrente de ella. La miraba con inocente preocupación, de la forma en que ella miraba a los gemelos cuando uno de ellos estaba realmente enfermo. —No —dijo el muchacho. —¿No qué? —Su voz tembló mientras las lágrimas no anunciadas se reunían en las esquinas de sus ojos. Eran tan extrañas, nublando su visión perfecta. El cielo retumbó, reverberando dentro de Eureka de la forma en que las grandes tormentas lo hacían. Nubes oscuras serpentearon a través de los árboles, estampando el cielo con una tormenta verde-gris. Eureka se preparó para un aguacero. Una lágrima se derramó por el rabillo de su ojo izquierdo y se disponía a correr por su mejilla. Pero antes de que lo hiciera… El chico levantó el dedo índice, tendió la mano hacia ella y atrapó la lágrima en su dedo. Muy lentamente, como si sostuviera algo precioso, llevó la salada lágrima lejos de ella, hacia su propio rostro. La puso en la esquina de su ojo derecho. Luego parpadeó y la lágrima había desaparecido.

Página

35

—Así, ahora —susurró—. No más lágrimas.


3 Evacuación Traducido SOS por katiliz94 Corregido por Pidgeon Herondale

Eureka tocó el contorno de sus ojos con el pulgar y el índice. Parpadeó y recordó la última vez que había llorado… Fue la noche antes de que el Huracán Rita devastase toda Nueva Iberia. Una cálida y húmeda tarde a finales de Septiembre, unas pocas semanas después del Katrina, el huracán que golpeo su ciudad… y también los frágiles diques que finalmente inundaron el matrimonio de sus padres.

Lo grandioso había estado elaborándose durante meses. Sus padres siempre discutían en la cocina. Algo sobre la tranquilidad de papá ahí mientras removía y estallaban las complejas reducciones que parecían encender a Diana. Cuanto más se caldeaban las cosas entre ellos, más utensilios de cocina de papá rompía mamá. Había destrozado la picadora de carne y doblado los rodillos de pasta. Para el momento

Página

Los primeros veranos de los tres navegando entorno a Cypremort Point, con papá metiendo algodón de azúcar de State Fair en las bocas de Eureka y Diana, parecía un sueño que Eureka apenas podía recordar. Ese verano, la única cosa que sus padres hicieron juntos fue pelear.

36

Eureka tenía nueve años. Había pasado un incómodo verano al cuidando de un padre a otro. Si Diana la llevaba a pescar, desaparecería en el dormitorio tan pronto como llegasen a casa, dejando a su padre desescamar y freír el pescado. Si papá conseguía entradas para una película, Diana encontraba otros planes y a alguien más para que ocupase su sitio.


que el Huracán Rita golpeó la ciudad, solo habían quedado tres platos en el armario. La lluvia se volvió más pesada entorno al anochecer, pero no era demasiado pesada para ahogar las peleas en la planta de abajo. Una de estas había comenzado cuando una amiga de Diana les había ofrecido ir en la furgoneta mientras ella estaba conduciendo hacia Houston. Diana quería evacuar; papá quería resistir la tormenta. Habían tenido el mismo tipo de discusión cincuenta veces, bajo el huracán y los despejados cielos. Eureka alternaba entre enterrar la cara en la almohada y presionar la oreja contra la pared para escuchar lo que sus padres estaban diciendo. Escucho la voz de su madre: —¡Piensas en lo peor de todos! Y Papá: —¡Al menos yo pienso en algo! Después el sonido del cristal estrellándose contra el suelo de baldosas de la cocina. Un afilado y salado olor se apresuró al piso de arriba y Eureka supo que Diana había roto las jarras de quimbombó9 que papá estaba avinagrando en el alfeizar. Escuchó maldiciones y después más golpes. El viento se quejaba al exterior de la casa. El granizo repiqueteaba en las ventanas. —¡No me sentaré aquí! —sollozaba Diana—. ¡No esperare a ahogarme! —Mira fuera —dijo papá—. Ahora no te puedes ir. Sera peor marcharse.

9

El quimbombó: O conocido chimbombó, gombo, molondrón, ocra u okra y bamia,

Abelmoschus esculentus, es una fanerógama tropical de fruto comestible, originaria de África y perteneciente a la familia de las malváceas

Página

Papá estuvo en silencio. Eureka podía imaginarle mirando a su esposa, quien estaría hirviendo de una forma que él nunca habría permitido a sus salsas hervir. Siempre le decía a Eureka que el calor solo

37

—No para mí. No para Eureka.


se usaba cuando amabas una salsa que era la más suave hervida a fuego lento. Pero Diana nunca estaba de humor. —¡Solo dilo! —gritó ella. —Querrías irte incluso si no hubiese un huracán —dijo él—. Márchate. Sé quién eres. Pero no puedes desaparecer. Tienes una hija… —Me llevaré a Eureka. —Me tienes a mí. —La voz de papá es agitada. Diana no respondió. Las luces parpadearon hasta apagarse, después se encendieron, después se apagaron para bien. Justo al exterior de la puerta del dormitorio de Eureka, había un terreno que daba hacia la cocina. Reptó desde su cuarto y se agarró a la barandilla. Observó a sus padres iluminar con velas y gritar sobre de quien era la culpa de que no tuviesen más. Cuando Diana situó un candelero sobre el mantel, Eureka fue consciente de las maletas florales, empaquetadas, al pie de las escaleras. Diana había tenido en mente evacuar antes de que esta pelea incluso hubiera empezado. Si su padre se quedaba y su madre se marchaba, ¿qué pasaría con Eureka? Nadie le había dicho que hiciera las maletas.

—¡Eureka! —gritó papá, subiendo las escaleras. Pero antes de que él pudiese cogerla, hubo un extraño chirrido desde el pasillo de abajo. Mientras su padre daba vueltas para localizarla, Eureka observo la puerta del armario del agua caliente explotar desde las bisagras.

Página

Una explosión de cristales rompiéndose sonó sobre ella. Se agachó y se cubrió la cabeza. Mirando a través de los dedos, vio que el viento había empujado el codo de una larga rama de roble del patio a través de la ventana de la segunda planta. La hierba llovía sobre su pelo. El agua se derramaba por el corte del cristal. La parte trasera del camisón de algodón de Eureka estaba empapáda.

38

Odiaba cuando su madre se marchaba a excavaciones arqueológicas de una semana. Ésta parecía diferente, bañada en un enfermizo resplandor de eternidad. Se dejó caer de rodillas y posó la frente contra la barandilla. Una lágrima se deslizó por su mejilla. Sola en lo alto de las escaleras, Eureka dejó salir un llanto doloroso.


Un vasto incremento de agua surtía desde el interior del pequeño armario. La puerta de madera giró hacia un lado como una balsa sobre una ola. A Eureka le llevo un momento el darse cuenta de que el tanque de agua se había roto por el centro, que su contenido estaba haciendo una gigantesca bañera en el pasillo. Los tubos siseaban en riachuelos a través de las paredes, zigzagueando como serpientes de liga mientras escupían. El agua empapába la alfombra, se derramaba por los escalones inferiores de las escaleras. La fuerza del vertido volcaba las sillas de la cocina. Una de ellas hizo tropezar a Diana, quien también había estado moviéndose hacia Eureka. —Solo va a empeorar —le gritó Diana a su marido. Apartó la silla y se irguió. Cuando miró a Eureka, una extraña expresión cruzo su rostro. Papá había subido medio camino de las escaleras. Su mirada vagó entre su hija y el tanque de agua brotando, como si no supiera que atender primero. Cuando el agua empujó la puerta del armario en la mesa de café del salón, el cristal rompiéndose hizo que Eureka saltase. Papá lanzo a Diana una mirada de odio que cruzó el espacio entre ellos como un rayo. —¡Te dije que deberíamos haber llamado a un auténtico fontanero en lugar de al idiota de tu hermano! —Echó una mano hacia Eureka, cuyos sollozos se habían profundizado en un áspero gemido—. ¡Tranquilízala!

—Tengo miedo. Diana miró a su hija como si no supiese quien era. Después su palma se sacudió hacia atrás y abofeteó a Eureka, con fuerza. Eureka se congeló a medio gemir, demasiado aturdida para moverse o respirar. Toda la casa parecía reverberar, haciendo eco de la

Página

Eureka sorbió.

39

Pero Diana ya había pasado a su marido en las escaleras. Cogió a Eureka en sus brazos, apartó el cristal de su pelo, y la llevó a su dormitorio, lejos de la ventana y el invasor árbol. Los pies de Diana dejaron huellas empapádas en la alfombra. Su rostro y ropas estaban empapádos. Sentó a Eureka en la antigua cama de cuatro postes y la agarró de los hombros con dureza. Una salvaje intensidad llenaba sus ojos.


bofetada. Diana se inclinó más cerca. Sus ojos se centraron en los de su hija. Dijo en el tono más serio que Eureka jamás había escuchado.

Página

40

—Nunca, jamás, vuelvas a llorar.


4 Ascenso Traducido por Ale Rose Corregido por Pidgeon Herondale

La mano de Eureka viajó a su mejilla mientras abrió los ojos y regresaba a la escena de su coche destrozado y el extraño chico. Nunca pensó en esa noche. Pero ahora, en el caluroso camino desértico, podía sentir la quemazón de la palma de su madre en la mejilla. Esa fue la única vez que Diana la había golpeado. La única vez que había asustado a Eureka. Nunca hablaron sobre eso de nuevo, pero Eureka nunca había derramado otra lágrima, hasta ahora.

—¿Qué acaba de pasar? —Se refería al cielo, su lágrima, el accidente, todo lo que había pasado desde que ella lo encontró. —Puede que haya sido un eclipse —dijo él. Eureka giró la cabeza así su oído izquierdo estaba cerca de él, así podría oírlo claramente. Odiaba el audífono que había estado usando después del accidente. Nunca lo llevaba, había dejado el estuche en

Página

Nubes con movimientos rápidos cubrieron el cielo, coloreándolo de un sucio gris. Eureka miró a la intersección vacía, al alto rubio mar de caña de azúcar que bordeaba la carretera y al claro verde más allá de la cosecha, todo estaba quieto, esperando. Ella estaba temblando, inestable, de la forma en que se sentía después de que hubiera corrido un largo camino en un día caluroso y sin agua.

41

No era lo mismo, se dijo a sí misma, esas lágrimas habían sido torrenciales, derramadas cuando sus padres se separaron. Esa repentina urgencia de llorar por un estropeado Jeep que la había golpeado, como si nunca hubiera salido a la superficie.


algún lugar en la parte trasera de su armario y le dijo a Rhoda que eso le daba un dolor de cabeza. Se había acostumbrado a voltear la cabeza sutilmente, la mayoría de las personas no lo notaban. Pero éste chico parecía hacerlo. Se acercó a su oído bueno. —Parece que ha terminado. —Su pálida piel brilló en la peculiar oscuridad. Solo eran las cuatro en punto, pero el cielo estaba tan oscuro como el momento antes del amanecer. Ella apuntó a su ojo, luego al de él, al destino de su lágrima. —¿Por qué tú…? No sabía cómo hacer la pregunta, era bizarra. Lo miró fijamente, sus bonitos jeans oscuros, el tipo de camisa blanca prensada que no vestían los chicos del pantano. Sus zapatos marrones oxford estaban pulidos. No se veía como si fuera de por aquí. Por otra parte, la gente le decía eso a Eureka todo el tiempo, y ella era una nacida y criada en Nueva Iberia. Estudió su rostro, la forma de su nariz, la manera en que sus pupilas se dilataron bajo su escrutinio. Por un momento, sus rasgos parecieron borrosos, como si Eureka lo estuviera viendo bajo el agua. Se le ocurrió que si se le pidiese que describiera el chico mañana, podría no recordar su cara. Se frotó los ojos. Lágrimas estúpidas. Cuando lo miró de nuevo, sus rasgos estaban enfocados y nítidos. Bonitos rasgos. No había nada malo con ellos. Sin embargo... la lágrima. Ella no lo hizo. ¿Qué se había apoderado de ella?

—¿Dónde conseguiste ese nombre? La gente de por aquí asumía que Eureka fue nombrada por la pequeña ciudad en el extremo norte de Luisiana. Probablemente pensaron que sus padres viajaron allí en verano en el viejo Continental de su padre, se detuvieron para pasar la noche cuando casi se les acababa la gasolina. Nunca le había dicho a nadie, salvo a Brooks y

Página

—Eureka. —Ella le estrechó la mano. ¿Estaba su palma sudando o la de él?

42

—Mi nombre es Ander. —Él le tendió la mano cortésmente, como si hace un momento no le hubiese limpiado íntimamente los ojos, como si no acabara de hacer la cosa más extraña y sexi que alguien alguna vez había hecho por ella.


Cat la historia real. Era difícil convencer a la gente de que las cosas sucedieron fuera de lo que ellos sabían. La verdad era que cuando la madre adolescente de Eureka quedó embarazada, ella salió de Luisiana rápido. Se dirigió al oeste en medio de la noche, ofensivamente violando todas las reglas estrictas de sus padres y terminó en una comunidad hippie, cerca del lago Shasta, California, donde papá todavía se refería como a “el vórtice.” Pero volví, ¿no? Diana se había reído cuando era joven y todavía estaba enamorada de papá. Siempre vuelvo. En el octavo cumpleaños de Eureka, Diana la llevó allí. Habían pasado unos días con los viejos amigos de su madre en la comunidad, jugando con espadas y bebiendo sidra de manzana sin filtrar. Luego, cuando ambas llegaron a sentirse aburridas del paisaje, lo cual pasaba rápido con cajúnes10, se dirigieron a la costa y comieron ostras que estaban salobres y frías, con trozos de hielo que se aferran a sus conchas, al igual como eran criados los chicos del pantano. En su camino a casa, Diana tomó la carretera de Oceanside a la ciudad de Eureka, señalando la clínica en el borde de la carretera donde Eureka había nacido, ocho años antes, en un día bisiesto. Pero Eureka no hablaba de Diana con cualquiera, porque la mayoría de las personas no captaban el complejo milagro que era su madre, y luchar para defender Diana era doloroso. Así que Eureka mantuvo todo en su interior, amurallada a sí misma de los mundos y de las personas como este chico. —Ander no es un nombre que se escuche todos los días. Sus ojos bajaron y ambos escucharon un tren en dirección al oeste.

10

La lengua cajún es un dialecto proveniente del francés.

Página

—¿Quién es tu gente? —Sabía que sonaba como el resto de cajúnes que pensaban que el sol salía y se ponía en sus pantanos. Eureka no pensaba así, pero había algo en este chico que le hacía parecer como si hubiera aparecido espontáneamente junto a la caña de azúcar. Parte de Eureka encontró eso emocionante. Otra parte, la parte que quería su coche reparado, estaba incómoda.

43

—Viene de familia.


Ruedas de coche sobre el camino de grava detrás de ellos hicieron a Eureka girar la cabeza. Cuando vio el oxidado camión de remolque detenerse detrás de ella, gimió. A través del parabrisas salpicado de bichos, apenas podía ver al conductor, pero todos los de Nueva Iberia reconocían la camioneta de Cory Estatutario. No todo el mundo lo llamaba así, sólo las mujeres de trece hasta cincuenta y cinco años, la mayoría de las cuales se habían sostenido con sus errantes ojos o manos. Cuando no estaba en vehículos de remolque o seduciendo a menores de edad o mujeres casadas, Cory Marais estaba en el pantano: pescando, refunfuñando, lanzando latas de cerveza, absorbiendo la putrefacción reptil del pantano en los peñascos de su piel quemada por el sol. No era viejo, pero parecía antiguo, lo cual hizo sus avances aún más espeluznantes. —¿Necesitais un remolque? —Apoyó un codo por la ventana de su camioneta grisácea. Un puro de tabaco de mascar alojado en su mejilla. Eureka no había pensado en llamar a un camión de remolque, probablemente porque Cory era el único en la ciudad. No entendía cómo él los había encontrado. Estaban a un lado del camino donde difícilmente alguien lo usaba. —¿Eres clarividente o algo así? —Eureka Boudreaux y sus palabras de cinco dólares11. —Cory miró a Ander, como si relacionarlo con Eureka fuera extraño. Pero al mirar más de cerca al chico, los ojos de Cory se estrecharon, su alianza cambió—. ¿Vienes de…? —le preguntó a Ander—. ¿Este chico te golpeó, Reka?

Eureka asintió, su pregunta respondida. Big Jean era un amable viejo viudo que vivía en la choza a un cuarto de milla de la carretera. Tenía una esposa horrorosa llamada Rita, pero ella había muerto hace cerca de una década y Big Jean no se manejaba muy bien por su cuenta. Cuando el huracán Rita arrasó con el pantano, la casa de Big Jean 11

palabras de cinco dólares: Palabras largas, a menudo difíciles de pronunciar.

Página

—Eso no es lo que dijo Big Jean. Él es el que dijo que necesitabas un remolque.

44

—Fue un accidente. —Eureka se encontró defendiendo a Ander. Le molestaba cuando los lugareños pensaron que era cajuns contra el mundo.


quedó destruida. Eureka había oído su voz ronca decir, veinte veces: Lo único malo que el primer Rita fue el segundo Rita. Una se quedó en mi casa, la otra lo destruyó. La ciudad le ayudó a reconstruir su choza, y a pesar de que estaba a kilómetros de la costa, insistió en sostenerla sobre pilotes de veinte pies, murmurando: Lección aprendida, lección aprendida. Diana acostumbraba a traerle a Big Jean pasteles sin azúcar. Eureka iba con ella, a jugar con su viejo jazz Dixieland de los años 78 en su consola de suelo de alta fidelidad. Siempre se habían gustado mutuamente. La última vez que lo había visto, su diabetes había estado mal, y ella sabía que él no lo hizo por las escaleras a menudo. Tenía un hijo adulto que traía alimentos, pero la mayoría de las veces, Big Jean se quedaba sentado en su porche, en su silla de ruedas, observando las aves del pantano a través de los prismáticos. Debió haber visto el accidente y llamó al remolque. Miró a su elevada choza y vio su túnica ondeando el brazo. —¡Gracias, Big Jean! —gritó. Cory estaba fuera de su camioneta y enganchó a Magda a su remolque. Llevaba anchos y oscuros jeans, un jersey de baloncesto de LSU. Sus brazos eran pecosos y enormes. Observó la forma en que conectó los cables a su chasis. Le molestó su silbido cuando inspeccionó los daños en la parte trasera de Magda.

12

Fauchaison: Siega, en francés.

Página

El viento agitó la caña de azúcar. Era casi la fauchaison12, tiempo de cosecha. Echó un vistazo a Ander, quien la observaba con un enfoque que la hacía sentirse desnuda, y se preguntó si él conocía este campo tan bien como ella lo hacía, si sabía que en dos semanas los agricultores aparecerían en sus tractores para cortar tallos de caña desde su base, dejando que crezcan por otros tres años, convirtiéndolos en laberintos por donde los niños corrían. Se preguntó si Ander había corrido a través de estos campos de la forma en que ella y cada niño del pantano lo

45

Cory hizo todo lentamente, salvo conectar los remolques, y por una vez Eureka agradeció su ayuda. Todavía tenía la esperanza de que pudiera llegar a la escuela a tiempo para la reunión. Quedaban veinte minutos y todavía no habían decidido si participaría en la carrera o no.


hicieron. ¿Había pasado las mismas horas que Eureka había pasado escuchando el susurro árido de sus tallos de oro, pensando que no había sonido más hermoso en el mundo que la caña de azúcar debido a su cosecha? ¿O Ander solo estaba de paso? Una vez que el coche estaba asegurado, Cory miró el camión de Ander. —¿Necesitas algo, muchacho? —No, señor, gracias. —Ander no tenía el acento cajún, y sus modales eran demasiado formales para el campo. Eureka se preguntó si Cory alguna vez había sido llamado “señor” en su vida. —Bien, entonces. —Cory parecía ofendido, como si Ander, en general, fuera ofensivo—. Vamos, Reka. ¿Necesitas ir a algún sitio? ¿Cómo a un salón de belleza? —Él se rió, señalando a las partes desteñidas de su cabello. —Cállate, Cory. —“Belleza” sonaba como “feo” en su boca.

—Eureka —dijo Ander—. Te puedo dar una vuelta. Ella se encontró pensando en Rhoda, preguntándose qué diría si estuviera sentada, en su traje de negocios con hombreras en los hombros, en el lugar de Eureka. Ninguna de las opciones constituía lo que la esposa de papá llamaría una buena decisión, pero, al menos, Cory era un fenómeno conocido. Y los agudos reflejos de Eureka podrían mantener las manos en el volante.

Página

El lenguaje de Cory era desagradable. Su camioneta era asquerosa. Una mirada a través de la ventana abierta le dijo a Eureka que no quería dar una vuelta en eso. Había revistas sucias por todas partes, bolsas grasientas crujiendo en el tablero. Un ambientador de menta verde estaba colgado del espejo retrovisor, apoyado en un icono de madera de Santa Teresa. Las manos de Cory estaban negras de grasa de árbol. Él necesitaba el tipo de lavado a presión reservado para edificios medievales manchados con hollín.

46

—Estoy bromeando. —Extendió la mano para tirarla del pelo, pero Eureka se apartó—. ¿Esa es la manera en que las chicas se arreglan en estos días? Muy... muy interesante. —Tocó la bocina y luego señaló con el pulgar hacia la puerta del lado del pasajero de su camioneta—. Está bien, hermana, tírate en la cabina. Nosotros, asquerosos culos, vamos a estar juntos.


Luego estaba Ander.... ¿Por qué estaba Eureka pensando en lo que Rhoda, en lugar de Diana, le aconsejaría? Ella no quería ser cualquier cosa como Rhoda. Quería ser muy parecida a su madre, quien nunca hablaba de la seguridad o de la resolución. Diana hablaba de la pasión y los sueños. Y ella se había ido. Y esto era sólo un viaje al colegio, no una decisión que cambiaba la vida. Su teléfono estaba a zumbando. Era Cat: Deséanos suerte dejando a Manor en el polvo. Todo el equipo te echa de menos. La carrera era en dieciocho minutos. Eureka intentaba desearle suerte a Cat en persona, si participaba en la carrera o no. Le dio a Ander una rápida inclinación de cabeza. —Está bien. —Y se acercó a la camioneta—. Lleva el coche a Sweet Pea, Cory —dijo desde la puerta del pasajero—. Mi padre y yo vamos a recogerlo más tarde. —Haz lo que quieras. —Cory se lanzó a su camioneta, molesto. Asintió con la cabeza hacia Ander—. Cuidado con ese tipo. Tiene una cara que me gustaría olvidar.

—Se supone que debo estar de regreso en el colegio ya —dijo ella mientras Ander puso en marcha el camión—. ¿Quieres acelerar? Es más rápido si se toma los… —Caminos secundarios, lo sé. —Ander giró a la izquierda por un camino de tierra que Eureka consideraba su acceso directo. Lo vio mientras él aceleraba, conduciendo con la familiaridad en el camino donde el maizal se alineaba y que era rara vez transitado.

Página

El interior de su camioneta estaba impecable. Debía de haber tenido treinta años de edad, pero el tablero brillaba como si hubiera sido pulido a mano. En la radio sonaba una vieja canción de Bunk Johnson. Eureka se deslizó en el asiento de cuero suave y se abrochó el cinturón de seguridad.

47

—Estoy seguro de que lo harás —murmuró Ander mientras abría la puerta del lado del conductor.


—Voy a Evangeline High. Está en… —En Woodvale y Hampton —dijo Ander—. Lo sé. Se rascó la frente, preguntándose si de repente el chico fue a su colegio, si se había sentado detrás de ella en inglés durante tres años consecutivos o algo así. Pero ella conocía cada una de las doscientas setenta y seis personas en la pequeña escuela secundaria católica. Por lo menos, conocía a todos de vista. Si alguien como Ander fue a Evangeline, habría sabido más de él. Cat sabría absolutamente todo sobre él, y por lo tanto, de acuerdo con las leyes de la mejor amistad, Eureka sabría su cumpleaños, su lugar favorito de fin de semana, y tendría su número de matrícula memorizado. ¿Así que él fue a la escuela? En lugar de tener cubiertas con pegatinas o parafernalia de la mascota en el salpicadero, como la mayoría de los coches de los chicos de escuelas públicas, la camioneta de Ander lucía desnuda. Una etiqueta cuadrada simple de unos pocos centímetros de ancho colgaba del espejo retrovisor. Tenía un fondo de plata metálico y aparecía una figura azul sosteniendo una lanza apuntando hacia el suelo. Ella se inclinó para examinarla, y notó que la etiqueta llevaba la misma imagen en ambos lados. Olía como citronela. —Ambientador —dijo Ander cuando Eureka aspiró una bocanada—. Los dan gratis en el lavado de coches. Ella se acomodó en su asiento. Ander ni siquiera tenía un bolso. De hecho, la mullida bolsa púrpura de Eureka arruinaba la pulcritud de la camioneta. —Nunca he visto el coche de un chico tan impecable. ¿No tienes deberes? —bromeó—. ¿Libros?

Ander frunció el ceño y subió el volumen a la música. Parecía distante, hasta que notó que su mano temblaba mientras movía el dial. Él sintió que ella lo notó y sujetó la parte trasera la mano en el volante, pero se podría decir: el accidente le había impactado, también. —¿Te gusta este tipo de música? —preguntó ella mientras un halcón de cola roja barrió el cielo gris en frente de ellos, en busca de la cena.

Página

—Está bien, eres literato. Lo siento.

48

—Soy capaz de leer libros —dijo Ander secamente.


—Me gustan las cosas antiguas. —Su voz era tranquila e incierta, mientras tomaba otro giro rápido por un camino de grava. Eureka miró su reloj y observó con satisfacción que en realidad podría llegar a tiempo. Su cuerpo quería esa carrera, le ayudaría a calmarla antes de enfrentar a papá y a Rhoda, antes de tener que darles la noticia sobre el cacharro arrugado llamado Magda. Eso haría el mes del entrenador si Eureka corría hoy. Quizás podría volver… Su cuerpo se tambaleó hacia delante cuando Ander pisó el freno. Su brazo se disparó a través de la cabina del camión para sostener el cuerpo de Eureka, la forma en que el brazo de Diana solía hacerlo, y eso era alarmante: su mano sobre ella. El coche chilló hasta detenerse bruscamente y Eureka vio por qué. Ander había pisado el freno para evitar atropellar a una de las abundantes ardillas zorro que hacía su camino en los árboles de Luisiana como el sol. Él pareció darse cuenta de que su brazo seguía sujetándola contra el asiento. Sus dedos presionaban en la piel debajo de su hombro. Él dejó caer la mano y contuvo la respiración. Los hermanos gemelos de Eureka de cuatro años una vez habían pasado todo el verano tratando de atrapar una de esas ardillas en el patio trasero. Eureka sabía lo rápido que eran los animales. Esquivaban coches veinte veces al día. Nunca había visto a nadie pisar el freno para evitar golpear a una. El animal parecía sorprendido, también. Se quedó inmóvil, mirando al parabrisas por un instante, como si fuera a dar gracias. Luego se lanzó al tronco gris de un roble y desapareció.

—Eureka… Lo siento. —Toma está a la izquierda —dijo.

Página

Ander tragó saliva y apretó el acelerador de nuevo. Robó miradas largas de ella, imperturbable, no como los chicos de la escuela, que eran disimulados con sus miradas fijas. Parecía estar buscando las palabras.

49

—Oye, los frenos funcionan después de todo. —Eureka no pudo contenerse—. Me alegro de que la ardilla se escapara con la cola intacta.


Ya estaban girando a la izquierda por el camino estrecho. —No, en serio, ojalá pudiera… —Es sólo un coche. —Lo interrumpió. Los dos estaban en el borde. No debería haberse burlado de la ardilla. Él estaba tratando de ser más cauteloso—. Van a arreglarlo en el Sweet Pea’s. De todos modos, el coche no es gran cosa para mí. —Ander estaba impresionado por sus palabras y se dio cuenta de que sonaba como una chica de escuela privada, lo cual no era su estilo—. Créeme, estoy agradecida de tener mis propias ruedas. Es sólo que, ya sabes, es un coche, eso es todo. —No. —Ander bajó la música al entrar en la ciudad y pasaron Neptune’s, el horrible café donde los chicos de Evangeline iban después de la escuela. Vio a unas chicas de su clase de latín beber refrescos en vasos de papel rojo y colgando encima de la barandilla, hablando con algunos chicos mayores con gafas de sol Ray-Ban y músculos. Ella alejó la mirada de ellos para centrarse en la carretera. Estaban a dos cuadras de la escuela. Pronto estaría fuera del camión y correría hacia el vestuario, y luego al bosque. Supuso que eso significaba que había tomado una decisión. —Eureka. La voz de Ander la alcanzó, interrumpiendo sus planes sobre la manera de cambiar a su uniforme lo más rápido posible. No se iba a cambiar los calcetines, simplemente a los pantalones cortos, se quitaría la camisa…

El resto del equipo ya estaba vestido, haciendo estiramientos y calentamiento a lo largo de las rectas de la pista. La entrenadora

Página

¿Todo? Se habían detenido en la entrada de la escuela. En el exterior, más allá del estacionamiento, la pista estaba en mal estado y vieja. Un anillo sin carril, suciedad desigual rodeando un campo de fútbol marrón triste en desuso. El equipo de cross-country estaba calentando, pero su lugar de reunión tomó lugar en el bosque más allá de la pista. Eureka no podía imaginar nada más aburrido que correr alrededor de una pista una y otra vez. La entrenadora siempre estaba tratando de hacer que se uniera al equipo de relevos en la pista de la temporada en primavera, pero ¿cuál era el punto de correr en círculos, sin llegar a ninguna parte?

50

—Quiero decir que lo siento por todo.


estaba mirando su portapapeles, sin duda preguntándose por qué el nombre de Eureka no se había registrado todavía. Cat estaba gritando a dos estudiantes de segundo año que se habían dibujado algo en marcador negro en la espalda de su uniforme, algo que Cat y Eureka hicieron para conseguir gritos cuando ellas fueron estudiantes de segundo año. Se desabrochó el cinturón de seguridad. Ander lo sentía, ¿por todo? Se refería a golpear su coche, por supuesto. Nada más que eso. Porque ¿cómo podría saber acerca de Diana? —Me tengo que ir —dijo—. Llego tarde a mí… —Reunión de… Lo sé. —¿Cómo sabes eso? ¿Cómo sabes todo…? Ander señaló el emblema del equipo de cross-country de Evangeline cosido en el parche en el lado de su bolso. —Oh. —Además…. — Ander apagó el motor— …Estoy en el equipo de Manor. Caminó alrededor de la parte delantera de la camioneta y abrió la puerta del pasajero. Ella se deslizó, sin habla. Él le entregó el bolso. —Gracias. Ander sonrió y salió trotando hacia el lado del campo donde el equipo de Manor High estaba reunido. Él miró por encima del hombro, con un brillo travieso en los ojos.

Página

51

—Vas a caer.


5 Salida Traducido por Apolineah17 Corregido por katiliz94

Cat Estes tenía una manera muy particular de arquear la ceja izquierda y de poner una mano en la cadera, lo que Eureka sabía que significaba Atractiva. Su mejor amiga tenía un toque de grandes y oscuras pecas en la nariz, un espacio encantador entre sus dos dientes delanteros, curvas en todos los lugares en los que Eureka no tenía, y un destacado pelo peinado en gruesas trenzas. Cat y Eureka vivían en el mismo vecindario cerca del campus. El padre de Cat era un profesor de estudios afroamericanos en la universidad. Cat y su hermano menor, Barney, eran los únicos dos chicos negros en Evangeline.

—¿Estás de regreso en el equipo? 13

Esta expresión hace referencia a que se muevan o hagan a un lado.

Página

—¡Partid los mares, por favor!13 —gritó Cat mientras se abría paso entre un grupo de chicos de primer año montando una batalla de sables de luz con vasos triangulares de papel. Cat era una velocista; agarró el brazo de Eureka justo antes de que se metiera al vestidor. Ni siquiera se quedó sin aire.

52

Cuando Cat vio a Eureka —con la cabeza agachada, saliendo de la camioneta de Ander en un intento de no ser notada por la entrenadora— se tragó la diatriba que había estado dirigiendo a los uniformados-infractores estudiantes de segundo año. Eureka escuchó que les ordenaba a las chicas hacer cincuenta flexiones sobre los nudillos antes de que se girase delante de ellas.


—Le dije a la entrenadora que correría hoy —dijo Eureka—. No quiero hacer un gran problema de ello. —Por supuesto —asintió Cat—. Tenemos otras cosas de que hablar de todos modos. —La ceja izquierda se elevó a una altura asombrosa. La mano se deslizó hasta la cadera. —Quieres saber sobre el chico en la camioneta —supuso Eureka, abriendo la pesada puerta gris y arrastrando a su amiga hacia el interior. El vestuario estaba vacío, pero la prolongada presencia del calor y las hormonas provocadas por tantas adolescentes era palpable. Casilleros entreabiertos desbordaban secadores de pelo, bases de maquillaje derramadas en estuches de cosméticos, y barras azules de desodorante sobre el suelo de baldosas color canela. Varios artículos del código de vestimenta indulgente de Evangeline yacían desordenadamente en todas las superficies. Eureka aún no había estado aquí este año, pero fácilmente podía imaginar cómo esa falda fue lanzada a través de la puerta del casillero en medio de una conversación sobre un horrible examen de religión, o cómo esos zapatos de tacón bajo habían sido desatados mientras alguien susurraba a una amiga acerca del juego de la botella del sábado anterior. Eureka solía amar los chismes del vestuario; era tan elemental como ser parte del equipo mientras corría. Hoy se sentía aliviada de cambiarse en un vestuario vacío, incluso si eso significaba que tenía que darse prisa. Dejó caer el bolso y se quitó los zapatos. —Um, sí, quiero saber sobre el chico de la camioneta.

Eureka volteó la cabeza hacia abajo para recoger su largo pelo en una coleta. —Ya le dije que tenía una cita con el médico y podría ser que llegará un poco tarde…

Página

—¿Y qué le pasó a tu cara? —Hizo un gesto hacia las raspaduras de la bolsa de aire en pómulo y la nariz de Eureka—. Será mejor que le cuentes la verdadera historia a la entrenadora.

53

Eureka sacó tranquilamente de su bolso sus pantalones cortos para correr y su playera polo.


—Demasiado tarde. —Cat extendió sus piernas desnudas en el banquillo y alcanzó sus pies, iniciando un estiramiento profundo—. Olvídate de eso. ¿Cuál es la historia con el Señor Semental? —Es un idiota —mintió Eureka. Ander no era un imbécil. Era inusual y difícil de leer, pero no era un idiota—. Me golpeó en la señal de stop. Estoy bien —añadió rápidamente—. Sólo tengo estos rasguños. —Pasó un dedo a lo largo de su sensible mejilla—. Pero Magda está destrozada. Tengo que conseguir que la remolquen. —Ew, no. —Cat arrugó la cara—. ¿Cory Estatuario? —Ella no era de Nueva Iberia; había vivido en la misma casa agradable en Lafayette toda su vida. Pero había pasado suficiente tiempo en la ciudad natal de Eureka para conocer el elenco local de personajes. Eureka asintió. —Él se ofreció a traerme, pero yo no iba a… —De ninguna manera. —Cat comprendió la imposibilidad de subirse a la fuerza en la camioneta de Cory. Se estremeció, sacudiendo la cabeza para que sus trenzas golpearan con su cara—. Por lo menos Crash14… ¿podemos llamarlo Crash? Por lo menos él te trajo. Eureka tiró de la camiseta sobre su cabeza y se metió en sus pantalones cortos. Empezó a atar los cordones de las zapatillas para correr. —Su nombre es Ander. Y no pasó nada.

—Oh, es tan competitivo. —De repente Cat estaba en su propio mundo, haciendo grandes gestos con las manos—. Estoy viendo a la gran adrenalina de la carrera transformarse en una pasión ardiente en la línea de la meta. Estoy viendo transpiración. Estoy viendo echar chispas. El amor que “perdura”…

14

Choque o colisión.

Página

—Él va a Manor, es por eso que me trajo hasta aquí. Estaré compitiendo contra él en un par de minutos, y probablemente voy a apestar porque no calenté.

54

—“Crash” suena mejor. —Cat roció protector solar en su mano y lo aplicó suavemente sobre el rostro de Eureka, teniendo cuidado de sus rasguños.


—Cat —dijo Eureka—. Basta. ¿Qué pasa con la gente tratando de salir hoy conmigo? Cat siguió a Eureka hacia la puerta. —Trato de salir contigo todos los días. ¿Cuál es el punto de los calendarios sin citas? Para una chica tan inteligente y dura —Cat tenía un cinturón azul en karate, hablaba sin el acento francés de Cajún con un acento envidiable, obtuvo una beca el verano pasado para un campamento de biología molecular en LSU15 —la mejor amiga de Eureka también era una romántica extrema. La mayoría de los chicos de Evangeline no sabían lo inteligente que era porque sus locuras-con-los-chicos tendían a ocultarlo. Ella conocía chicos en su camino hacia el baño en el cine, no tenía un sujetador que no estuviera lleno de encaje, y realmente estaba tratando de arreglar a todos los que conocía todo el tiempo. Una vez, en Nueva Orleans, Cat había tratado de juntar a dos personas sin hogar en Jackson Square. —Espera —Cat se detuvo e inclinó la cabeza hacia Eureka— ¿quién más está tratando de arreglarte? Esa es mi especialidad. Eureka presionó la barra de metal para abrir la puerta y salió a la tarde húmeda. Nubes bajas y verdes-grisáceas aún revestían el cielo. El aire tenía un olor doliente de ser una tormenta. Al oeste había un seductor pedazo de claridad donde Eureka podía ver el sol ocultándose, convirtiendo el plateado cielo nublado en un profundo tono violeta.

—¿Tú y Brooks? —Cat fingió asombro—. Estoy sorprendida. Quiero decir, sólo estoy… bueno, estupefacta es lo que estoy. 15

LSU: Universidad Estatal de Luisiana, también conocida como LSU o Louisiana State.

Página

Al otro extremo del campo, el silbato de la entrenadora le señaló al resto del equipo que se juntara debajo del oxidado poste de fútbol. El equipo visitante de Manor estaba reunido en la otra zona de anotación. Eureka y Cat habían pasado delante de ellos, lo que puso a Eureka nerviosa, aunque no había visto todavía a Ander. Las chicas trotaron juntas hacia su equipo, con el objetivo de deslizarse de manera inadvertida en la parte posterior del grupo de chicos.

55

—Mi maravillosa nueva loquera piensa que tengo atracción por Brooks —dijo Eureka.


—Cat. —Eureka usó su voz seria, que hacía que Cat dejara de divagar—. Mi madre. —Lo sé. —Cat envolvió a Eureka y la apretujó. Tenía los brazos delgados, pero sus abrazos eran fuertes. Se detuvieron en las gradas, dos grandes filas de bancos oxidados a ambos lados de la pista. Eureka podía escuchar a la entrenadora hablando sobre moderar el ritmo, el encuentro regional del próximo mes, encontrar la posición correcta en el arranque inicial. Si Eureka fuera la capitana, le estaría hablando al equipo de estos temas. Sabía que el previo a la carrera la atormentaba en sueños, pero no podía imaginarse allí de pie nunca más, diciendo algo con certeza. —No estás lista para pensar en chicos todavía —dijo Cat cerca de la coleta de Eureka—. Estúpida, Cat. —No empieces a llorar. —Eureka apretó a Cat más fuerte. —Está bien, está bien. —Cat aspiró y se alejó—. Sé que odias cuando lloro. Eureka se estremeció.

A Eureka sí. Bajó la mirada, sonrojándose. Comenzó a trotar de nuevo. Recordó la sensación de esa lágrima que fue recogida del rabillo de su ojo, el asombroso toque de su dedo contra un lado de su nariz. ¿Por qué había llorado en la carretera esa tarde cuando no había

Página

Ander vio a Eureka, ajeno a todo lo demás a su alrededor; su equipo en la zona de anotación, las nubes cargadas presionando más cerca en el cielo, qué peculiar era contemplar eso. Él no parecía darse cuenta de que era inusual. O tal vez no le importaba.

56

—No odio cuando… —Se interrumpió. Sus ojos captaron a Ander mientras salía de los vestidores de los visitantes, al otro lado de la pista. Su uniforme no coincidía con el de los otros chicos —su cuello amarillo parecía blanqueado; sus pantalones cortos eran más cortos que los usados por el resto del equipo. El uniforme parecía anticuado, como el de las fotografías decoloradas de los equipos de cross-country de antaño que se alineaban en las paredes del gimnasio. Tal vez era uno de segunda mano de un hermano mayor, pero parecía el tipo de cosa que recogías del Ejército de Salvación después de que algún chico se graduó y su madre limpió su armario para que tuviera más espacio para zapatos.


sido tentada a llorar en el funeral de su propia madre? No había llorado cuando había sido encerrada en ese manicomio por dos semanas. Nunca había llorado desde… la noche en que Diana la había abofeteado y sacado de casa. —Uh-oh —dijo Cat. —No mires hacia él —murmuró Eureka, segura de que Cat se refería a Ander. —¿Él quién? —susurró Cat—. Estoy hablando de la bruja de allá. No participa y no podría vernos. No mires, Eureka, no… No puedes dejar de mirar cuando alguien te dice que no lo hagas, pero una mirada rápida hizo que Eureka se arrepintiera. —Demasiado tarde —murmuró Cat. —Boudreaux.

16

Figura tallada de relieve en ónice u otra piedra dura y preciosa. Religión neopagana. Desarrollada en Inglaterra durante la primera mitad del siglo XX, la Wicca se popularizó en la década de 1950 y a comienzos de 1960 por Gerald Gardner, quien a su vez la llamó “culto de brujas y brujerías.” 17

Página

Maya Cayne tenía una voz profunda como la de un chico adolescente —podría engañarte hasta que alcanzabas a captar un destello de su rostro. Algunos nunca se recuperaban de ese primer vistazo. Maya Cayner era extraordinaria, con grueso cabello oscuro que colgaba en ondas sueltas todo el camino hasta la cintura. Era conocida por sus rápidos golpes en los pasillos de la escuela, sus sorprendentes, delgadas y gráciles piernas que se extendían por décadas. Su piel suave y brillante tenía diez de los tatuajes más intrincadamente hermosos que Eureka había visto nunca —incluyendo una trenza de tres diferentes plumas recorriéndole el antebrazo, un pequeño retrato de su madre al estilo-camafeo16 en el hombro, un pavo real dentro de una pluma de pavo real por debajo de la clavícula— todo lo cual había sido diseñado por ella misma y se lo había hecho en un lugar llamado Electric Ladyland en Nueva Orleans. Era una estudiante de último año, una patinadora artística, una rumorada Wiccan17, una trascendente de todas las hermandades, un contra-alto en el coro, una campeona ecuestre del estado, y odiaba a Eureka Boudreaux.

57

El apellido de Eureka pareció estremecerse como una ola chocando a través del campo.


—Maya —Eureka asintió pero no desaceleró. En su visión periférica, Eureka sintió a Maya Cayce levantarse desde el borde de las gradas. Vio la silueta negra de una chica dando grandes pasos hasta detenerse en frente de ella. Eureka derrapó para evitar chocar. —¿Sí? —¿Dónde está? —Maya llevaba un pequeño y fluido vestido negro con mangas extra-largas y extra-acampanadas, e iba sin maquillaje, a excepción de una capa de rímel negro. Rodó los ojos. Estaba buscando a Brooks. Siempre estaba buscando a Brooks. Cómo todavía podría estar obsesionada con el viejo amigo de Eureka después de que hubieran salido dos veces el año pasado era uno de los misterios más impenetrables de la galaxia. Brooks era el dulce chico-deal-lado. Maya era fascinante. Y, sin embargo, estaba enloquecida por el chico. —No lo he visto —dijo Eureka—. ¿Tal vez has notado que estoy en el equipo de cross-country, el cual está a punto de comenzar una carrera? —Tal vez podríamos ayudarte a acecharlo después —Cat trató de pasar a Maya, que era un pie más alta que Cat en sus zapatos de seis centímetros—. Oh, espera, no, estoy ocupada esta noche. Registrada para ese seminario web. Lo siento, Maya, estás sola.

—No lo sé. —Eureka recordó ahora que Brooks era la única persona a la que le había confiado el acuerdo que había hecho con la entrenadora. Él no le había dicho que planeara venir a la competencia, pero sería un gesto dulce si lo hiciera. Dulce hasta que agregas a Maya Cayce; entonces las cosas se amargan.

Página

—Prefiero trabajar sola. —Maya Cayce miró por encima de la nariz a Cat. Su perfume olía a pachuli—. Él mencionó que podría pasar por aquí, y pensé que la Fenómeno de Circo de aquí —señaló a Eureka— podría saber…

58

Maya levantó la barbilla, pareciendo considerar si tomar eso como un insulto. Si observabas sus pequeños y encantadores rasgos individuales, en realidad parecía mucho más joven de diecisiete años.


Mientras Eureka se abría paso, algo golpeó la parte trasera de su cabeza, justo por encima de su coleta. Lentamente se dio la vuelta para ver la palma de Maya Cayce retirarse. Las mejillas de Eureka ardieron. La cabeza le punzaba, pero su orgullo le dolía. —¿Hay algo que quieras decirme, Maya, tal vez en la cara? —Oh. —La suave voz ronca de Maya Cayce, se endulzó—. Había un mosquito en tu cuero cabelludo. Ya sabes que son portadores de enf ermedades, se reúnen en el agua estancada. Cat resopló, agarrando la mano de Eureka y tirando de ella por el campo. Le dijo por encima del hombro. —¡Eres la malaria, Maya! Llámanos cuando consigas terminar tu actuación. Lo triste era que Eureka y Maya solían ser amigas, antes de haber empezado Evangeline, antes de que Maya hubiera entrado a la pubertad como un ángel de pelo oscuro y salido como una diosa gótica inaccesible. Solían ser dos niñas de siete años que tomaban teatro en el campamento de verano de la universidad. Habían intercambiado almuerzos todos los días —Eureka cambiaría sus sándwich de pavo elaborados por papá por el pan blanco PB&J de Maya en un santiamén. Pero dudaba que Maya Cayce recordara eso. —¡Estes! —El chillido estridente de la entrenadora Spence, que Eureka conocía bien.

Los ojos de todos estaban en Eureka. Ella todavía estaba enrojecida por su interacción con Maya, y el peso de tantas miradas la hizo claustrofóbica. Algunas de sus compañeras de equipo susurraban, como si Eureka fuera la mala suerte. Las chicas que solían ser sus amigas ahora le tenían miedo. Tal vez no querían que ella regresara.

Página

—Me encantó tu discurso motivacional —la entrenadora le gritó a Cat—. ¿La próxima vez intenta estar un poco más presente para ello? — Antes de que la entrenadora pudiera despotricar más, vio a Eureka al lado de Cat. Su gesto no se suavizó, pero su voz si lo hizo—. Me alegra que estés aquí, Boudreaux —la llamó pasando a los otros estudiantes que giraban las cabezas—. Justo a tiempo para una rápida foto de anuario antes de la carrera.

59

—Hagámoslo, entrenadora —respondió Cat con entusiasmo.


Eureka se sentía engañada. Una foto de anuario no había sido parte del acuerdo con la entrenadora. Vio al fotógrafo, un hombre en los cincuenta con una negra y corta coleta, instalando un enorme aparato de flash. Se imaginó de cuclillas en una de las filas junto a esas chicas, la luz brillante disparándose sobre su rostro. Imagino la foto siendo impresa en trescientos anuarios, imagino a futuras generaciones dándole vuelta a las páginas. Antes del accidente, Eureka nunca pensó dos veces antes de posar para la cámara; su rostro se contraía en sonrisas, sonrisas de suficiencia, y besos al aire en todos los Facebook de sus amigos y las páginas de Instagram. ¿Pero ahora? La permanencia de esta sola foto implicaría el hecho de que Eureka se sintiera como una impostora. Eso la hizo querer huir. Tenía que dejar el equipo en este momento, antes de que existiera alguna documentación de que había estado interesada en correr este año. Imaginó la mentira en su currículum de la escuela —Club de Latín, equipo de cross-country, una lista de las clases de honor. La culpa del sobreviviente, la única actividad extracurricular en la que Eureka estaba interesada, no estaba en ningún lugar de ese archivo. Se puso rígida así no sería evidente que estaba temblando. La mano de Cat estaba en su hombro. —¿Qué pasa? —No puedo estar en esta fotografía. —¿Cuál es el gran problema? Eureka dio unos pasos hacia atrás. —Simplemente no puedo.

—¡Simplemente perfecto! —gritó la entrenadora hacia el cielo. El fotógrafo corrió para cubrir su equipo con una fina chaqueta de lana. El equipo alrededor de Eureka se dispersó como hormigas. A través de la lluvia, Eureka se encontró con la dura mirada de la entrenadora. Lentamente, ella negó con la cabeza. Lo siento, es decir, esta vez realmente renuncio.

Página

Los ojos de Eureka y Cat se levantaron hacia el cielo mientras el chasquido más agudo de un trueno sacudía el campo. Una pared de nubes se abrió de golpe sobre la pista. Comenzó a llover a raudales.

60

—Es sólo una fotografía.


Atrapadas en la tormenta algunas chicas se reían. Otras gritaban. En cuestión de segundos, Eureka estaba empapáda. Al principio la lluvia era fría contra su piel, pero después de que estuvo empapáda, su cuerpo se calentó de la manera en que lo hacía cuando estaba nadando. Apenas podía ver a través del campo. Las capas de lluvia parecían cotas de malla. El triple sonido de un silbato sonó en el apiñamiento de los chicos de Manor. La entrenadora Spence silbó tres veces de nuevo. Era oficial: la tormenta había ganado a la competencia. —¡Todo el mundo adentro! —gritó La entrenadora, pero el equipo ya estaba corriendo a toda velocidad hacia los vestidores. Eureka se resbaló a través del barro. Había perdido a Cat. A medio camino a través del campo, algo brilló en la esquina de su ojo. Se giró para ver a un chico de pie allí solo, mirando hacia el torrente. Era Ander. No entendía cómo podía verlo tan claramente cuando el mundo a su alrededor se había convertido en las Cataratas del Niagara. Entonces se dio cuenta de algo extraño:

Página

61

Ander no estaba mojado. La lluvia caía en cascada a su alrededor, golpeando el barro a sus pies. Pero su pelo, su ropa, sus manos, y su rostro estaban tan secos como lo habían estado cuando él se detuvo en la carretera de tierra y extendió la mano para recoger su lágrima.


6 Refugio Traducido y Corregido por katiliz94

Cat Estes tenía una manera muy particular de arquear la ceja. En el momento en que Cat se dejó caer en casa de Eureka, la lluvia había disminuido de diluvio a aguacero. Los neumáticos del camión en la carretera principal detrás de su vecindario siseaban contra el pavimento húmedo. Las begonias en el lecho de flores de papá estaban pisoteadas. El aire estaba frío, húmedo y salado por la sal en el sur de Lafayette, donde la planta de Tabasco obtenía su sosazón. Desde la entrada, Eureka se despidió de Cat, quien le respondió con dos bocinazos de claxon. El antiguo Lincoln Continental de papá estaba asentándose en la carretera. El Mazda rojo cereza de Rhoda, gracias a Dios, no estaba.

Página

Tan pronto como estuvo en el interior, se quitó los calcetines húmedos y los zapatos, notando que el resto de su familia había tenido la misma idea. Su medio hermano y media hermana iban a juego con unas zapatillas de Velcro que habían sido arrojados por todas las esquinas del vestíbulo. Los diminutos calcetines estaban enrollados como una rosa estampada. Los cordones desatados de las pesadas botas negras de trabajo de papá se habían quedado como algún tipo de serpientes de barro en las baldosas de mármol, deslizándose hacia donde las había tirado en la entrada de la madriguera. Los chubasqueros goteaban desde las perchas a lo largo de la pared. El azul marino de William tenía un forro de camuflaje reversible; el de piel

62

Eureka giro la llave en la cerradura de bronce y empujo la puerta, la cual siempre se atascaba cuando hacia tormenta. Era más fácil de abrir desde el interior, donde podías agitar la vela de una forma certera. Desde el exterior tenías que empujar como un apoyador.


de Clare era de un pálido violeta con flores blancas aplicadas en la capucha. El impermeable negro de papá, de sus días en la Marina, le guarnecía de arriba abajo. Eureka añadió su chubasquero de plumas gris en la última clavija de la fila, dejó caer la sucia mochila en el anticuado banco de Rhoda, en la entrada. Sintió el brillo de la televisión en la sala de estar, con el volumen bajo. La casa olía a palomitas —las favoritas de los gemelos después de los chocolates del colegio. Pero el padre chef de Eureka no las preparaba explícitamente. Sus palomitas explotaban con aceite de trufa y se laminaban con queso parmesano, o galletas saladas y motas de chicles de caramelo. El lote de hoy olía a curry y almendras tostadas. Papá se comunicaba mejor a través de la comida que de las palabras. Crear algo majestuoso en la cocina era su forma de mostrar amor. Le encontró a él y a los gemelos ubicados en sus sitios habituales en el enorme sofá de gamuza. Papá, despojado de las ropas húmedas — bóxeres grises y una camiseta blanca— estaba recostado en la longitud del sofá en forma de L, con las manos cruzadas sobre el pecho y los pies descalzos fuera, los elevó como palas. Un suave zumbido ronroneó de su nariz.

Al otro lado cerca del sofá estaba William, con los pies asomando sobre el suelo. Su oscuro pelo castaño necesitaba un corte. Seguía soplando ráfagas de aire por un lado de la boca para mantener el pelo apartado de los ojos. Además de eso, se sentó tranquilo, con las manos cruzadas en una pulcra taza en su regazo. Era nueve minutos más mayor que Claire, cuidadoso y diplomático, siempre ocupando tan

Página

Clare se sentaba al lado de papá, un triángulo de piernas pequeñas y regordetas en la esquina del sofá, rodillas expandidas fuera del saltador naranja, y dedos y labios dorados por el curri. Parecía una pequeña pieza de palomita dulce, una sacudida de pelo dorado blanquecino apilado en lo alto de su cabeza con un pasador amarillo. Ella tenía cuatro años y su excelente deporte era observar la tele y nada más. Tenía la mandíbula de su madre, y la apretaba de la misma forma que Rhoda cuando terminaba de remarcar un punto.

63

Las luces estaban apagadas, y la tormenta al exterior hacía todo más oscuro de lo normal, pero un desvaneciente y crepitante fuego mantenía la habitación cálida. Un antiguo Precio Justo sonaba en la Cadena de Programas de Juegos —sin duda ninguno de los tres programas de media hora aprobados por las revistas parentales a las que Rhoda se suscribió— pero ninguno de ellos lo diría.


poco espacio como fuese posible. Había una baraja de cartas destrozadas en la mesa de café junto al bol de palomitas, y Eureka sabía que había estado practicando una alineación de trucos mágicos que había aprendido de un libro de la biblioteca publicado en los años cincuenta. —¡Eureka! —susurró cantando, deslizándose del sofá para correr hacia ella. Ella cogió a su hermano y le dio vueltas, todavía manteniendo húmeda la parte trasera de la cabeza en su mano. Uno podría pensar que Eureka estaba resentida con esos niños por ser el motivo por el que papá se hubiese casado con Rhoda. De regreso a cuando habían sido dos semillas dentro de Rhoda, Eureka había jurado que nunca tendría que ayudarles con ellos. Nacieron el primer día de primavera cuando ella tenía trece años. Eureka sorprendió a su padre, a Rhoda y a si misma al enamorarse de ellos en el momento que había sostenido la diminuta mano de cada niño. —Tengo sed, —dijo Claire, sin levantar la mirada de la televisión. Claro, estaban enfadadas, pero cuando Eureka estuvo en la trinchera de su depresión, los gemelos se las arreglaron para recordarle que era buena para algo. —Te traeré algo de leche. —Eureka bajó a William y los dos se deslizaron a la cocina. Lleno tres vasos de leche de la nevera organizada por Rhoda, donde ni los Tupperware18 se aventuraban sin etiquetar, y dejo uno al húmedo labrador, Squat, en el patio. Él se sacudió con la cabeza el pelaje, lanzando agua y hojas por las paredes de la cocina. Eureka lo miro.

18

Marca de tappers.

Página

De regreso a la sala de estar, encendió la pequeña lámpara de madera sobre la chimenea y se recostó contra el brazo del sofá. Su padre parecía joven y guapo al dormir, más como el padre al que había adorado como una niña que al hombre con el que se había forzado a conectarse durante los cinco años que llevaba casado con Rhoda.

64

—No vi eso.


Recordaba la forma en que el Tío Travis la había puesto a su lado, espontáneo, en la boda de Papá. —Podrías no estar loca al compartir a tu papi con alguien más, — había dicho—. Pero un hombre necesita preocuparse, y Trenton ha estado solo mucho tiempo. Eureka había tenido doce años. No había entendido lo que Travis quería decir. Siempre estaba con su padre, así que, ¿cómo podría estar él solo? Ni siquiera era consciente de que no quería que se casase con Rhoda hasta ese día. Ahora era consciente. —Hey, Papá. Sus oscuros ojos azules se abrieron y Eureka vió el miedo en ellos cuando se sorprendió, como si hubiese sido liberado de la misma pesadilla que ella había estado teniendo durante los últimos cuatro meses. Pero no hablaban sobre esas cosas. —Creo que me dormí, —murmuró él, sentándose y frotándose los ojos. Alcanzó el bol de palomitas, se lo tendió a ella como si fuese un saludo, como si fuese un abrazo. —Lo noté, —dijo ella, metiéndose un puñado en la boca. La mayoría de los días papá trabajaba turnos de diez horas en el restaurante, comenzando a las seis de la mañana. —Llamaste pronto, —dijo—. Siento que te perdí. Intenté localizarte tan pronto como salí de trabajar. —Parpadeó—. ¿Qué le ocurrió a tu cara?

Para llamar la atención de papá el hecho de que había personas ahí fuera que conducían como Ander podría causarle una permanente revocación de usar algún coche. Sabía que tenía que mencionar el tema, pero tenía que hacerlo de forma cauta.

Página

Estaba tan cansada como si hubiese corrido una carrera esa tarde. Lo último que quería hacer era revivir el accidente de hoy para papá. Él siempre había sido protector, pero desde la muerte de Diana, había cruzado la línea de la sobreprotección.

65

—No es nada. Solo un rasguño. —Eureka evadió sus ojos y cruzó el cuarto de estar para sacar el teléfono de la mochila. Tenía dos llamadas perdidas de papá, una de Brooks, y cinco de Rhoda.


Papá la siguió hasta el vestíbulo. Se quedó de pie a unos pocos metros de distancia y mezcló la baraja de cartas de William, apoyándose contra una de las columnas que sostenían el techo con falsos frescos que ninguna de ellas podía soportar. Su nombre era Trenton Michael Boudreaux Tercero. Tenía una definida esbeltez que había transmitido a sus tres hijos. Era alto, enjuto, con un oscuro pelo castaño y una sonrisa que podía encantar a una víbora. Tendrías que estar ciego para no notar como las mujeres flirteaban con él. Tal vez papá estaba intentando estar ciego de eso — siempre cerraba los ojos cuando se tomaba con gracia sus ventajas. —¿Un encuentro con la lluvia ahí fuera? Eureka asintió. —Sé que estabas deseándolo. Lo siento. Eureka rodó los ojos, porque desde que papá se había casado con Rhoda básicamente no sabía nada de ella. “Esperándolo” no era más una frase que Eureka usaría. Él nunca entendería porque le había apartado de su lado.

—Dime la verdad, —dijo papá. —¿Por qué? No es que estuviera quejándome de que me sacarás. No en este Rhodeo19.

19

Juego de palabras entre rodeo y Rhoda, el nombre de su madrastra.

Página

Pero Eureka también lo entendía: Rhoda era lo opuesto a Diana. Era estable, con los pies en la tierra, sin ir a otro lugar. Diana lo había amado pero no lo necesitaba. Rhoda lo necesitaba demasiado, quizás eso sería un tipo de amor. Papá parecía más ligero con ella que sin ella. Eureka se preguntaba si había notado que eso le había costado la confianza de su hija.

66

—¿Cómo estuvo tu… —Papá miró sobre el hombro a los gemelos, quienes estaban absortos en la descripción de Bob Barker del absoluto barco a motor que su concursante podría ganar— tu… cita de hoy? Eureka pensó en la basura al haberse sentado en la oficina de la Doctora Landry, incluyendo el hueso duro de roer de papá. Era otra traición; ahora todo con papá lo era. ¿Cómo podía haberse casado con esa mujer?


—¿Fue así de mal? —¿De repente te importa? —Bebe, por supuesto que sí. —Se acercó pero ella se alejó. —Bebe ellos. —Eureka agitó la mano hacia los gemelos—. Puedo ocuparme de mi misma. Él le tendió las cartas. Era un asesino del estrés, y sabía que ella podría hacerlas fluir como pájaros entre sus manos. La baraja estaba flexible de los años de uso y caliente por el barajeo. Sin darse cuenta, las cartas comenzaron zumbar entre los dedos de Eureka. —Tu cara. —Papá estudio la abrasión de sus mejillas. —No es nada. Él toco su mejilla. Ella calmó el fluir de las cartas. —Tuve un accidente de camino a clase. —Eureka. —La voz de papá se elevó y se cruzó de brazos. No parecía enfadado—. ¿Estás bien? —Estoy bien. —Él estaba apretando demasiado fuerte—. No fue mi culpa. Ese chico corrió hacia mí hasta una señal de stop. Ese es el porqué de que te llamase antes, pero me ocupé. En el Magda de Sweet Pea. Está bien. —¿Tienes la matrícula de ese chico? Hasta ese momento, Eureka había estado orgullosa de sí misma por arreglar lo del coche sin mover un dedo por la ayuda de papá. Tragó.

—Lo intenté. No tenía una. Sin embargo, él dijo que se ocuparía. Observando tensarse la cara de Papá en decepción, Eureka se dio cuenta de cuán estúpida había sido. Ni siquiera sabía cómo contactar con Ander, no tenía ni idea de cuál era su apellido o si incluso le había dado su auténtico nombre. No había forma de que fuese a preocuparse por su coche.

Página

—Eureka.

67

—No exactamente.


Papá apretó los dientes de la forma que lo hacía cuando estaba intentando mantener el control. —¿Quién era ese chico? —Dijo que su nombre era Ander. —Situó las cartas en el banco de entrada e intento retirarse escaleras arriba. Las pruebas de la universidad estaban esperándola en el escritorio. Aunque Eureka había decidido que quería hacerlas el siguiente año, Rhoda insistió en que aplicase para la UL, donde podía conseguir ayuda financiera como miembro de la familia de la facultad. Brooks también había rellenado la mayoría de aplicaciones online para Tulane —su universidad de ensueño— en nombre de Eureka. Todo lo que Eureka tenía que hacer era firmar la última página impresa, la cual había estado mirando durante las últimas semanas. No podía enfrentar la universidad. Apenas podía enfrentarse a su propio reflejo en el espejo. Antes de que pudiese subir el primer escalón, papá le cogió del brazo. —¿Ander que? —Va a Manor. Papá pareció alejar un mal pensamiento. —Lo que más importa es que estas bien. Eureka se encogió de hombros. Él no lo entendía. El accidente de hoy no la había puesto más o menos bien de lo que había estado el día anterior. Odiaba que hablar con él se sintiese como mentir. Solía contarle toda la verdad.

El timbre sonó. Una figura alta apareció en la esmaltada puerta de cristal. —Llamaré a la compañía de seguro, —dijo Papá—. Responde a la puerta.

Página

Sugar lo había hecho cuando Eureka era un bebe, pero papá no la había llamado así en una década. Ya nadie la llamaba Sepia, excepto Brooks.

68

—No te preocupes, Sepia. —El antiguo apodo sonaba forzado saliendo de los labios de papá.


Eureka suspiró y desbloqueó la puerta del frente, sacudiendo el pomo para abrirla. Miró al alto chico en el porche. —Hey, Sepia. Noah Brooks —conocido por todos fuera de su familia como Brooks— había estado desquitándose de su más extremo acento del pantano cuando comenzó noveno curso en Lafayette. Pero cuando llamaba a Eureka por su apodo, aun sonaba de la forma que solía decirlo Sugar: suave, precipitado y despreocupado. —Hey, Barril de Polvo, —respondió ella de inmediato, usando el apodo de infancia que Brooks había conseguido por la rabieta que había dado en su tercera fiesta de cumpleaños. Diana solía decir que Eureka y Brooks habían sido amigos desde el útero. Los padres de Brooks Vivian al lado de la casa de los padres de Diana, y cuando la madre de Eureka era joven y recién embarazada, había pasado unas pocas tardes sentándose en los largos porches jugando con la madre de Brooks, Aileen, quien estaba de dos meses más. Él tenía un rostro estrecho, bronceado de unos años, recientemente, un atisbo de barba en la barbilla. Sus profundos ojos marrones hacían juego con el pelo que rozaba los límites del código de vestir de Evangeline. Cayó a lo largo de las cejas cuando se levantó la capucha del chubasquero amarillo. Eureka noto una larga venda en la frente de Brooks, casi oscurecida por su flequillo. —¿Qué ocurrió? —No mucho. —Él miró las marcas en su rostro, arqueando las cejas ante la coincidencia—. ¿Y tú?

Brooks era selectivo con su dulzura, y Eureka siempre había sido un recipiente de primera. A veces le veía en el pasillo, bromeando con un

Página

Los chicos en Evangeline pensaban que Brooks era misterioso, lo cual le hizo objeto de admiración de muchas chicas durante los pasados años. Todos sabían a quien le gustaba, pero Brooks evitaba a la multitud popular, lo cual le hacía parecer menos cool al no hacer nada además de jugar al futbol. Era amigo de los chicos del equipo de debate, pero la mayoría de veces salía con Eureka.

69

—Igual. —Se encogió de hombros.


nubarrón de chicos, y casi no lo reconocía —hasta que él la ubicaba y se apartaba para contarle todo sobre su día. —Hey, —sostuvo una mano en el aire—, mira quien la hizo calentarse. En la luz del candelabro del vestíbulo, Eureka de repente se avergonzó por su desnudo y sobrecogedor brazo. Se veía como una rotura. Pero Brooks no veía nada malo en eso. No la veía diferente después del accidente —o después de la custodia de psicología. Cuando había sido encerrada en la Academia Vermilion, Brooks fue a visitarla cada día, ocultando nueces de praliné introducidas dentro del bolsillo de sus pantalones. La única cosa por la que jamás hablaba sobre lo que ocurrió era porque era más divertido salir con ella al exterior en una celda acolchada. Era como si él pudiese ver más allá del cambiante color de pelo de Eureka, el maquillaje que ahora utilizaba como armadura y el fruncido ceño permanente que mantenía a muchos alejados. Para Brooks, el aspecto era algo bueno de lo que ser libre, no un lado negativo. Sonrió. —¿Un pulso de brazos? Ella le dio un manotazo. —Solo bromeaba. —Se quitó las zapatillas al lado de las de ella y colgó el chubasquero en el mismo gancho que ella había usado—. Vamos, vayamos a observar la tormenta.

—Brooks y yo vamos a buscar lagartos en el agua, —dijo Eureka, usando el código en frase. Los gemelos estaban aterrorizados de los lagartos y era la forma más fácil de evitarles seguirles. Los ojos verdes de William se ampliaron. Claire retrocedió, descansando los codos en el sofá. —¿Chicos, queréis venir? —Reprodujo Brooks—. Los más grandes se arrastran por la tierra cuando el tiempo esta así. —Extendió las manos

Página

—“Uenas tades,” Harrington-Boudreauxs. —Brooks hizo una reverencia ante los niños, llamándoles por sus ridículos nombres con guion, lo cual sonaba como un restaurante caro.

70

Tan pronto como Brooks y Eureka entraron en la sala de estar, los gemelos levantaron la vista de la televisión y brincaron del sofá. Si había una cosa que Clare amase más que la televisión, era Brooks.


como si sugiriera el tamaño de los fantasmales lagartos—. También pueden viajar. Treinta y cinco metros la hora. Claire chilló, con el rostro brillante de envidia. William tiró de la manga de Eureka. —¿Prometes que nos dirás si veis algo? —Claro. —Eureka le revolvió el pelo y siguió a Brooks al exterior. Pasaron la cocina, donde papá estaba al teléfono. Dio a Brooks una mirada calculada, asintió y después giró la espalda para escuchar desde más cerca al agente se seguros. Papá era amistoso con las amigas femeninas de Eureka, pero los chicos —incluso Brooks, quien había estado a su alrededor desde siempre— sacaban su lado cauteloso. Afuera, la noche era silenciosa, la lluvia constante acallando todo. Eureka y Brooks se desviaron hacia el balanceante banco blanco, el cual estaba resguardado por la terraza del piso de arriba. Crujió bajo su peso. Brooks pateo ligeramente para comenzar a balancearlo, y observaron las gotas de lluvia caer al borde de las begonias. Más allá de las begonias había un patio pequeño con un escueto par de columpios que papá había construido el último verano. Más allá del conjunto de columpios, una puerta de hierro forjado se abría hacia el retorcido pantano marrón. —Siento que me perdiese tu encuentro de hoy, —dijo Brooks. —¿Sabes quién estaba más apenada? Maya Cayce. —Eureka apoyó la cabeza contra la raída almohada abultando el banco—. Ella estaba buscándote. Y maldiciéndome simultáneamente. Una chica talentosa.

—¿Sabes cómo la llama el equipo de cross-country? —dijo Eureka.

71

—No estoy interesado en los nombres dichos por las personas que tienen miedo de quienes parecen más diferentes que ellos mismos. — Brooks se giró para estudiarla—. Tampoco pensaba que tú lo serías.

Página

—Vamos. No es tan mala.

Eureka se enfadó porque él tenía razón. —Esta celosa de ti, —añadió Brooks.


Eso nunca se le había ocurrido a Eureka. —¿Por qué Maya Cayce estaría celosa de mí? Brooks no respondió. Los mosquitos pululaban en el depósito de iluminación sobre sus cabezas. La lluvia cesó, después continuó en una rica brisa que empañó los pómulos de Eureka. Las hojas húmedas de las palmeras en el patio ondeaban para saludar al viento. —Así que, ¿qué tal tu día? —Preguntó Brooks—. Mejor lo personal, sin duda, ahora tienes que deshacerte de eso. —Ella podía decir por la forma en que él la estaba observando que estaba esperando la confirmación de que se había reincorporado al equipo. —Cero punto cero, cero segundos. —¿De verdad te rindes? —Sonaba triste. —En realidad, el encuentro fue cancelado. ¿Seguro que notaste la lluvia torrencial? ¿La única cincuenta veces más salvaje que ésta? Pero, sí —golpeo el porche para levantarlo más— además de que me rendí. —Eureka. —De cualquier manera, ¿cómo te perdiste esa tormenta? Brooks se encogió de hombros. —Tenía práctica de debate, así que dejé el colegio tarde. Entonces, cuando iba a bajar las escaleras por el ala de Artes, me mareé. —Tragó, pareciendo casi avergonzado para continuar—. No sé lo que ocurrió, pero desperté al final de las escaleras. Ese estudiante de primer año me encontró.

Página

Brooks se apartó el pelo de la frente para exponer un cuadro de dos pulgadas de gasa. Cuando se desprendió el vendaje, Eureka jadeó. No estaba preparada para ver una herida de ese tamaño. Era profunda, de un rosa brillante, casi un círculo perfecto del tamaño de un dólar plateado. Anillos de pus y sangre dentro le daban la apariencia de una antigua madera roja de un tronco pelado.

72

—¿Te hiciste daño? —preguntó Eureka—. ¿Es eso lo que le ocurrió a tu cabeza?


—¿Qué hiciste, zambullirte a un yunque? ¿Te caíste, inesperadamente? Eso asusta. —Ella extendió el brazo para acariciar el largo golpe en su frente y estudio la herida—. Deberías ver un doctor. —Delante de ti, Toot20. Pase dos horas en el ER21, gracias al chico asustado que me descubrió. Dicen que soy hipoglucémico o algo así. —¿Eso es serio? —Nop, —Brooks saltó del columpio, sacando a Eureka del porche a la lluvia—. Venga, vayamos a atrapar un lagarto. Su pelo húmedo estaba colgándole por la espalda mientras gritaba, riendo cuando salió con Brooks del porche, bajó el corto tramo de escaleras hasta el patio de hierba. La hierba era alta, haciendo cosquillas en los pies de Eureka. Los aspersores eran acallados en la lluvia. El patio que les rodeaba estaba marcado por cuatro grandes robles heredados. Helechos venditos naranjas, brillando con las gotas de agua, encajaban en sus ropas. Eureka y Brooks fueron fuera a respirar cuando se detuvieron en la puerta forjada de hierro y levantaron la vista al cielo. Donde las nubes estaban clareando, la noche estaba estrellada, y Eureka pensó que no había nadie en el mundo que pudiese hacerla reír más excepto Brooks. Imaginó una cúpula de cristal descendiendo del cielo, cerrando el patio como una bola de nieve, capturándolos a los dos en ese momento para siempre, con la lluvia eternamente cayendo, y nada más con lo que lidiar sino con la luz de las estrellas y la travesura en los ojos de Brooks. La puerta trasera se abrió y Clare se sacudió el pelo.

—No, Claire. Es seguro salir. Con extrema precaución, la niña se puso de puntillas tan lejos como el borde del felpudo. —Hay alguien en la puerta. Un chico. Quiere verte. 20 21

Sonido de cláxon. ER: Sala de Urgencias.

Página

Eureka y Brooks compartieron una sonrisa en la oscuridad.

73

—Reka, —dijo ella. La luz del porche hacia a sus mejillas redondas resplandecer—. ¿Hay algún lagarto?


7 Reunión Traducido por AriannysG Corregido por katiliz94

—Tú. Eureka goteó sobre las baldosas de mármol de la entrada, mirando al chico que había golpeado su coche. Ander se había cambiado de nuevo a la camisa blanca y vaqueros oscuros prensados. Debió haber colgado esa camisa sin arrugas en los vestidores, nadie hacía eso en su equipo. De pie en la terraza del porche, en la oscuridad, Ander parecía que había venido de otro mundo, uno donde la apariencia no estaba sujeta a las condiciones meteorológicas. Parecía independiente de la atmósfera que lo rodeaba. Eureka era consciente de su pelo enmarañado, sus pies descalzos y salpicados de barro.

¿Cómo había pasado de estar furiosa con él a estar riéndose con él antes de que hubiera sabido su nombre? Eso no era algo que Eureka hacía.

Página

Tal vez era el turquesa de sus ojos. Tal vez era el compromiso absurdo con el que había evitado esconder ese desastre. Tal vez era la forma en que la miraba, como si viese algo que ella no había sabido que anhelaba ver en sí misma. En un instante, ese chico había llegado a ella. La hacía sentir extrema.

74

La forma en que sus manos estaban unidas a su espalda acentuaba lo largo de su pecho y hombros. Su expresión era inescrutable. Él parecía estar conteniendo la respiración. Eureka se puso nerviosa.


Los cálidos ojos de Ander, buscando los de ella. Su cuerpo se estremeció. Ella agarró el pomo de la puerta, sintió como si se calentara desde adentro. —¿Cómo supiste dónde vivía? Abrió la boca para responder, pero luego Eureka sintió a Brooks en la puerta detrás de ella. Su pecho rozó su hombro mientras descansaba la mano izquierda contra el marco de la puerta. Su cuerpo alcanzó el de ella. Él estaba tan mojado como ella lo estaba desde la tormenta. Él miró por encima de la cabeza de Eureka a Ander. —¿Quién es? La sangre abandonó el rostro de Ander, poniendo su ya pálida piel en fantasmal. Aunque su cuerpo apenas se movió, toda su actitud cambió. Su barbilla se levantó ligeramente, enviando sus hombros un centímetro atrás. Sus rodillas se doblaron, como si estuviera a punto de saltar. Algo frío y malévolo se había apoderado de él. Su mirada hacía Brooks hizo que Eureka se preguntara si alguna vez había visto esa furia antes de ese momento.

—¿Hay algún problema? —preguntó Brooks, poniendo una mano sobre el hombro de Eureka con más posesión de la que había usado en una cita para ver Charlie y la fábrica de chocolate en el Playhouse de Nueva Iberia en quinto grado.

Página

Ander lanzó una mirada por encima de los ojos de Brooks. Eureka miró por encima de su hombro y vio que la herida abierta de Brooks era visible. El pelo que generalmente le caía sobre la frente estaba húmedo y apartado a un lado. El vendaje se había desprendido, debió haber sido cuando estaban corriendo bajo la lluvia.

75

Nadie peleaba con Brooks. La gente peleaba con sus amigos pueblerinos en el agujero de Wade los fines de semana. Peleaban con su hermano, Seth, quien tenía el mismo lenguaje brusco que metía Brooks en problemas, pero ninguno de los cerebros lo sacaban de sus casillas. En los diecisiete años que Eureka había conocido a Brooks, él jamás había lanzado o recibido un golpe. Se acercó más a ella, enderezando los hombros, como si todo eso estuviese a punto de cambiar.


La cara de Ander tembló. Se soltó las manos detrás de la espalda, y por un momento Eureka supo que iba a golpear a Brooks. ¿Se agacharía o trataría de bloquearlo? En su lugar, le tendió la cartera. —Dejaste esto en mi camión. La cartera tenía un doble pliegue de piel marrón descolorido que Diana había traído de un viaje a Machu Picchu. Eureka perdía y encontraba la cartera, las llaves, las gafas de sol y el teléfono, con una regularidad que desconcertaba a Rhoda, así que no era una gran sorpresa que la hubiese dejado en la camioneta de Ander. —Gracias. —Ella se estiró para coger la cartera desde él, y cuando sus dedos se tocaron, Eureka se estremeció. Había una electricidad entre ellos la cual esperaba que Brooks no pudiera verla. No sabía de dónde vino pero no quería apagarla. —Tu dirección estaba en tu licencia, así que pensé en venir y devolverla —dijo él—. Además, escribí por detrás mi número de teléfono y lo puse ahí. Detrás de ella, Brooks tosió en su puño. —Para el coche —explicó Ander—. Cuando tengas un presupuesto, lámame. —Él sonrió tan cálidamente que Eureka sonrió como una tonta de pueblo. —¿Quién es este tipo, Eureka? —la voz de Brooks era más alta de lo normal. Parecía estar buscando una manera de burlarse de Ander— . ¿De qué está hablando?

Brooks fue sorprendido con la guardia baja. Una risa exasperada se escapó de sus labios.

Página

—Le di un paseo hasta el colegio —dijo Ander a Brooks—. Pero no veo qué tenga que ver contigo. ¿A menos que hubieses preferido que ella caminara?

76

—Él, uh, me chocó por detrás —murmuró Eureka, tan avergonzada ante Ander como si Brooks fuera Rhoda o papá, no su viejo amigo. Estaba claustrofóbica con él de pie sobre ella de esa manera.


Entonces Ander se tambaleó hacia delante, su brazo se disparó sobre la cabeza de Eureka. Agarró a Brooks por el cuello de la camiseta. —¿Cuánto tiempo has estado con ella? ¿Por cuánto tiempo? Eureka se contrajo entre ellos, sorprendida por el estallido. ¿De qué estaba hablando Ander? Ella tendría que hacer algo para calmar la situación. ¿Pero qué? No se dio cuenta que se inclinaba instintivamente hacia atrás contra la familiaridad segura del pecho de Brooks hasta que sintió una mano en su codo. Él no se inmutó cuando Ander se abalanzó sobre él. Murmuró: —Lo suficiente para saber que los estúpidos no son su tipo. Los tres estaban prácticamente amontonados en la parte superior del uno al otro. Eureka podía sentir a ambos respirar. Brooks olía a lluvia y a toda la infancia de Eureka, Ander olía como a un océano que nunca había visto. Ambos estaban demasiado cerca. Necesitaba aire. Levantó la mirada hacia el extraño muchacho, pálido. Sus ojos se encontraron. Ella sacudió la cabeza ante Ander ligeramente, preguntándose por qué. Oyó el roce de sus dedos aflojando la camisa de Brooks. Ander dio unos pasos rígidos hacia atrás hasta que estuvo al borde del porche. Eureka tomó su primer aliento en lo que pareció una hora.

—Vete, psicópata —murmuró Brooks.

Página

Eureka lo vio girar y volver a entrar a la llovizna gris. Cuando la puerta de su camioneta se cerró, ella cerró los ojos y se imaginó a sí misma en su interior. Casi podía sentir la cálida y suave piel debajo de ella, escuchar la trompeta de la leyenda local Bunk Johnson en la radio. Se imaginó la vista a través del parabrisas mientras Ander conducía bajo los árboles de roble hacia Lafayette donde estaba su casa. Quería saber cómo era, de qué color eran las sábanas de su cama, si su madre estaba cocinando la cena. Incluso después de la forma en que él sólo había actuado hacia Brooks, Eureka anhelaba estar de vuelta en la camioneta.

77

—Lo siento —dijo Ander—. No he venido aquí para pelear. Sólo quería devolverte tus cosas y decirte cómo contactar conmigo.


Ella vio las luces traseras de Ander desaparecer en el mundo más allá de su calle. Brooks masajeó sus hombros. —¿Cuándo podemos pasar el rato con él otra vez? Eureka sopesaba el monedero atiburrado en sus manos. Se imaginó a Ander yendo a través de él, mirando su tarjeta de la biblioteca, su horrible foto de ID de estudiante, las facturas de la gasolinera donde compró montañas de Mentos, tickets de películas de cine del vergonzoso chick flicks al que Cat la arrastró para ver en el teatro dólar, monedas sin fin en el cambio de bolsa, un poco de dinero si tenía suerte, el cuarteto de negro y blanco en la cabina fotográfica con fotos de ella y su madre tomadas en una feria callejera en Nueva Orleans el año antes a que Diana muriese. —Eureka? —dijo Brooks. —¿Qué? Él parpadeó, sorprendido por la agudeza de su voz. —¿Estás bien? Eureka se acercó al borde del porche y se apoyó en la barandilla de madera blanca. Aspiró en el alto arbusto de romero y pasó una mano sobre las ramas, desparramando las gotas de lluvia que se aferraban a ellas. Brooks cerró la puerta de la rejilla detrás de él. Se acercó a ella y los dos se quedaron mirando la carretera mojada.

Página

El barrio de Eureka corría por un solo camino, cuyo camino, Shady Circle, formaba un alargado círculo y situaba una pequeña carretera corta sin salida a lo largo del camino. Todo el mundo se conocía, todo el mundo hacía un gesto, pero no estaban tanto en los asuntos de los demás como la gente en el barrio de Brooks en Nueva Iberia lo estaría. Su casa estaba en el lado oeste de Circle Shady, respaldada contra un deslizamiento limitado de pantano. Su patio daba a otro patio en la calle, y a través de la ventana de la cocina de sus vecinos, Eureka podía ver a la señora LeBlanc, usando lápiz de labios y un delantal de flores apretado, estimulando algo en la estufa.

78

La lluvia había cesado. Caía la tarde sobre Lafayette. Una dorada media luna buscó su lugar en el cielo.


La Señora LeBlanc enseñaba clase de catecismo en St. Edmond. Tenía una hija unos pocos años mayor que los gemelos, a quien vestía con trajes elegantes que coincidían con la suya. Los LeBlancs no eran nada como Eureka y Diana solían ser, retiradas de tierras, tal vez, de su clara adoración de unos a otros, y sin embargo, desde el accidente, Eureka encontraba a sus vecinas, madre e hija, fascinantes. Las miraba fijamente por la ventana de su dormitorio, mientras se dirigían a la iglesia. Sus altas coletas rubias brillaban precisamente de la misma manera. —¿Hay algún problema? —Brooks empujó la rodilla con la suya. Eureka giró para mirarlo a los ojos. —¿Por qué fuiste tan hostil con él? —¿Yo? —Brooks se aplastó una mano contra el pecho—. ¿Hablas en serio? Él… Yo… —Estabas sobre mí como un hermano mayor posesivo. Podrías haberte presentado tú mismo. —¿Estamos en la misma dimensión? El tipo me agarró como si me quisiera golpear contra la pared. ¡Por ninguna razón! —Negó con la cabeza—.¿Qué te pasa? ¿Estás con él o algo así? —No. —Sabía que se había sonrojado. —Bueno, porque él podría ser el gasto del regreso al hogar en régimen de aislamiento. —Está bien, buen punto. —Eureka le dio un ligero empujón.

—Vamos. —Ella estaba boca abajo y pateando—. Él no fue tan malo.

Página

—Hablando de violentos criminales… —Entonces fue hasta ella, agarrando su cintura y levantándola del suelo. Tiró de ella por encima de su hombro de la manera que había estado haciendo desde que su acelerado crecimiento de quinto grado le dio 0.15240m sobre el resto de su clase. Dio vueltas con Eureka hacia el porche hasta que ella gritó que se detuviera.

79

Brooks fingió tropezar hacia atrás, como si lo hubiera empujado con fuerza.


Brooks la lanzó al suelo y se alejó. Su sonrisa desapareció. —Necesitas por completo ese tornillo mariposa. —No lo creo. —Metió la cartera en el bolsillo de su chaqueta. Se moría por ver el número de teléfono—. Tienes razón. No sé cuál era su problema. Brooks apoyó la espalda contra la balaustrada, golpeando el talón de un pie en los dedos del otro. Se apartó el pelo mojado de los ojos. Su herida ardía en naranja, amarillo y rojo, como un incendio. Permanecieron en silencio hasta que Eureka escuchó una música amortiguada. Era la voz ronca de Maya Cayce cubierta con Hank Williams “¿Estoy tan sola que podría llorar?” Brooks sacó su zumbante teléfono del bolsillo. Eureka alcanzó a ver los sensuales ojos de la foto en la pantalla. Él silenció la llamada y miró a Eureka. —No me mires así. Sólo somos amigos. —¿Todos tus amigos llegan a grabar sus propios tonos de llamada? —Deseó haber podido filtrar el sarcasmo en su voz, pero recibió un buen pase. —¿Crees que estoy mintiendo? ¿Qué estoy saliendo en secreto con ella? —Tengo ojos, Brooks. Si yo fuera un chico, estaría dentro de ella, también. No tienes que fingir que no es increíblemente atractiva. —¿Hay algo un poco más directo que quieras decir? Sí, pero no sabía qué.

—Creo que me voy de prisa —dijo. —Nos vemos —se despidió Eureka.

Página

—Sí. Yo también. —Él empujó con fuerza la puerta para abrirla, agarró su impermeable y sus zapatos. Se detuvo en el borde del porche, como si fuera a decir algo más, pero entonces vio el coche rojo de Rhoda avanzando a toda velocidad por la calle.

80

—Tengo deberes —fue lo que dijo ella, más fríamente de lo que quería decirlo.


Cuando Brooks salió del porche, dijo por encima del hombro: —Para que valga la pena, me encantaría un tono de llamada de ti cantando. —Odias mi voz —gritó ella. Él negó con la cabeza. —Tu voz es encantadoramente fuera de tono. No hay nada acerca de ti que pudiese odiar. Cuando Rhoda giró hacia su camino, usando sus grandes gafas de sol a pesar de que la luna estaba fuera, Brooks le dirigió una sonrisa exagerada y saludando con la mano, luego trotó hacia su coche, el esmeralda y oro de su abuela, un Cadillac negro de principio de los años noventa, que todo el mundo llamaba Duquesa. Eureka comenzó a subir las escaleras, con la esperanza de estar arriba y detrás de la puerta cerrada de su habitación antes de que Rhoda saliera del coche. Pero la esposa de su padre era muy eficiente. Eureka apenas había cerrado la puerta con tela mecánica cuando la voz de Rhoda maldijo a través de la noche. —¿Eureka? Necesito una mano. Eureka se volvió lentamente, rayuelas a lo largo de los ladrillos circulares que bordean el jardín, luego se detuvo a pocos metros del coche de Rhoda. Oyó el tono de Maya Cayce de nuevo. Alguien que no estaba preocupada por parecer demasiado ansiosa.

—¿Estabas tratando de esconderte de mí? —Rhoda levantó una ceja. —Si más bien me alejaste de mis deberes, puedo pasar aquí toda la noche.

Página

Sus ojos aún estaban siguiendo las luces traseras cuando una pila con caja de plástico de la tintorería aterrizó en sus brazos. Olía a productos químicos y a las mentas que tenían en el registro en el buffet chino. Rhoda deslizó la bolsa de abarrotes hasta sus propios brazos y colgó el maletín del pesado portátil encima del hombro de Eureka.

81

Eureka observó a Brooks cerrar la puerta de Duquesa. No podía oír más la canción, no podía ver si había contestado el teléfono.


—Mmm-hmm. —Rhoda estaba en el traje de falda atlántica de color salmón de hoy, y tacones negros que lograban parecer incómodos y fuera de moda. Su pelo negro se extendía en un giro que siempre le recordaba a Eureka a una quemadura india. Era muy guapa, y a veces Eureka siquiera podía verlo, cuando Rhoda estaba durmiendo, o en el trance de ver a sus hijos, los momentos raros cuando su cara se relajaba. Pero la mayoría de veces, Rhoda sólo parecía tarde para algo. Llevaba esa barra de labios anaranjados, que había desaparecido mientras estaba instruyendo clase empresarial esa noche en la universidad. Pequeños afluentes naranja desvanecidos corrían por los pliegues de sus labios. —Te he llamado cinco veces —dijo Rhoda, cerrando de golpe la puerta del coche con la cadera—. No lo recogiste. —Tuve una reunión. Rhoda hizo clic en el botón de bloqueo en la distancia. —Parece que estabas holgazaneando por ahí con Brooks. Sabes que es una noche de escuela. ¿Qué ha pasado con la terapeuta? Espero que no hayas hecho nada que me avergüence. Eureka miró a los afluentes labios de Rhoda, imaginando que eran pequeños arroyos envenenados que venían de una tierra que había sido contaminada con algo malo. Podía explicarle todo a Rhoda, recordarle el tiempo esa tarde, decirle que Brooks sólo había girado por unos minutos, elogiar al estereotipo de la Doctora Landry, sabía que también iban a tener que hablar sobre el accidente de coche en poco tiempo y Eureka necesitaba almacenar la energía para eso.

En la parte superior de las escaleras del porche, Rhoda se detuvo. Eureka vio la parte posterior de su cabeza voltear hacia la derecha para examinar la entrada en busca del coche donde ella estacionaba. Luego se volvió y la miró. —Eureka… ¿dónde está mi Jeep? Eureka señaló a su mal oído, puesto.

Página

—Bien, gracias, ¿cómo fue tu día?

82

Mientras los talones de Rhoda hacían clic en el camino de ladrillos a la terraza, Eureka siguió, murmurando:


—Lo siento. ¿Qué fue eso? —No podía contar la historia de nuevo, no en ese momento, no a Rhoda, no después de un día como ese. Estaba tan vacía y exhausta como si hubiera tenido su estómago bombeado de nuevo. Se dio por vencida. —El Jeep, Eureka. —Rhoda tocó la punta de su zapatilla en el porche. Eureka inquieta hizo una marca en el césped con el pie desnudo. —Pregúntale a papá. Él está dentro. A espaldas de Rhoda frunció el ceño, mientras se volvió hacia la puerta y la abrió. —¿Trenton? Sola en la noche húmeda, Eureka metió la mano el bolsillo de su chaqueta, sacó la cartera que Ander le había devuelto. Se miró en el pliegue y vio un pequeño cuadrado de papel de cuaderno rayado entre sus siete billetes de un dólar. Había garabateado con cuidado en tinta negra:

Página

83

Ander. Un número de teléfono local. Y las palabras lo siento.


8 Legado Traducido y Corregido por katiliz94

Eureka se mordió la uña del pulgar, mirando a sus oscilantes rodillas debajo de la laqueada mesa de roble en la luz fluorescente de la sala de conferencias. Había estado temiendo ese jueves por la tarde desde que papá había sido citado para aparecer en la oficina de J. Paul Fontenot, Esquire, del Suroeste de Lafayette. Diana nunca había mencionado tener un testamento. Eureka no habría imaginado que su madre y abogados respiraban el mismo aire. Pero aquí estaban en la oficina del abogado de Diana, reunidos para escuchar la lectura, intercalados entre los otros parientes vivos de Diana —el tío de Eureka, Beau, y su tía Maureen. Eureka no los había visto desde el funeral.

Página

La cara de Eureka había sido cortada entonces, sus manos en escayolas, su tímpano sonando con estruendo desde el accidente. No escucho ni una de las palabras que dijo el sacerdote, ni se movió del banco de la iglesia hasta que todos los demás caminaron más allá de la fotografía de Diana, la cual fue dejada sobre el féretro cerrado. Iban a enterrar el ataúd sin cuerpo en el lugar por el que Sugar había pagado hacía décadas. Que desperdicio.

84

El funeral no fue un funeral. Su familia lo llamo un servicio memorial, porque no habían encontrado aún el cuerpo de Diana, pero algunos en Nueva Iberia lo llamaban la hora del funeral en St. Peter, fuera por respeto o ignorancia. La frontera era difusa.


Sola en el santuario de tonalidad esmeralda, Eureka se deslizó hacia la fotografía, estudiando las gentiles líneas entorno a los verdes ojos de Diana mientras se inclinaba sobre un balcón en Grecia. Eureka había tomado la foto el verano anterior. Diana estaba riendo a la cabra lamiendo su ropa sucia, la cual estaba colgando para secarse en el patio de abajo. Él no creé que está hecho, había dicho Diana. Desde la raquítica escayola los dedos de Eureka de repente habían agarrado los bordes del marco. Había querido llorar, pero no podía sentir nada de Diana en la plana y brillante superficie de la fotografía. El alma de su madre había echado a volar. Su cuerpo aún estaba en el océano —hinchado, azul, mordisqueado por los peces, persiguiendo a Eureka cada noche. Eureka permaneció ahí, sola, con la mejilla caliente contra el cristal, hasta que papá llego y le arrebató el cuadro de las manos. Las llenos con sus manos y la condujo al coche.

Cuando sucedió, eso no importo. Nadie quiso celebrar después el funeral de Diana. Eureka pasó el resto del día sola en su dormitorio, mirando al techo, preguntándose cuando tendría que encontrar la energía para moverse de nuevo, teniendo la primera idea suicida. Sentía como un peso presionándola, como si no pudiese conseguir demasiado aire.

Página

No hubo fiesta, como habría habido después del funeral para Sugar, la única otra persona a la que Eureka había sido cercana que había muerto. Cuando el de Sugar había pasado cinco años antes, ella le dio un apropiado funeral al estilo jazz de Nueva Orleans: sombría música de primera línea de camino al cementerio, después una alegre música de segunda línea se tocó de camino a la celebración del Sazerac de su vida. Eureka recordó la forma en que Diana había mantenido la corte en el funeral de Sugar, orquesta de tostada tras tostada. Recordó pensar que no podía imaginar soportar la muerte de Diana con tanta brillantez, sin importar cuantos años pudiera tener o como de pacificas fueran las circunstancias.

85

—¿Estás hambrienta? —Había preguntado, porque la comida era como papá hacía las cosas bien. La pregunta había dado nauseas a Eureka.


Tres meses después, aquí estaba ella, en la lectura de la voluntad de Diana, sin más energía. La sala de corte era grande y soleada. Paneles de gruesas ventanas ofrecían vistas de leves apartamentos de mal gusto. Eureka, papá, Maureen, y Beau se sentaban entorno a una esquina de la gran mesa. Veinte asientos giratorios vacíos en el otro lado de la habitación. Nadie más era de esperar pero el abogado de Diana, quien estaba en “una llamada” cuando llegaron, estuvo de acuerdo con la secretaria. Situó los vasos de plástico del suave café en frente de la familia. —¡Oh querida, tus raíces! —Se apenó Tía Maureen a través de la mesa desde Eureka. Sopló en la copa de café, sorbiendo un trago. Por un momento, Eureka pensó que Maureen se había estado refiriendo a sus raíces familiares, los únicos por las que se preocupó Eureka ese día. Suponía que las dos estaban conectadas: las raíces dañadas por la muerte de Diana que habían provocado la creciente de unas en su cabeza. Maureen era la más pequeña de los hijos De Ligne, ocho años mayor que Diana. Las hermanas habían compartido la misma rociada piel y áspero pelo rojo, rizados en los hombros, verdes y granulosos ojos detrás de las gafas. Diana había heredado una mayor categoría de camiones cargados; Maureen tenía los amplios pechos de Sugar y vestía blusas peligrosamente cortas para mostrar sus reliquias de familia. Estudiando a su tía a través de la mesa, Eureka se había dado cuenta de que la principal diferencia entre las hermanas era que la madre de Eureka había sido hermosa. Podías mirar a Maureen y ver que Diana iba peor. Era una cruel parodia.

—Lo mismo, —murmuró Eureka. —Bebe, esto no es normal. —Maureen sacudió la cabeza—. Por favor. Ven a las Raíces Americanas. Te daré una autentica generosidad. En casa. ¿Somos tu familia, verdad?

Página

—Casi no puedo soportar el mirarte. —Maureen chasqueó los dientes, mirando el húmedo pelo ombré de Eureka que se deslizo a la derecha, haciendo más difícil a su tía el ver su cara.

86

El pelo de Eureka estaba húmedo de la ducha después de la carrera de esa mañana. El equipo hacía un circuito de seis metros a través del bosque de Evangeline los jueves, pero Eureka hizo su propio circuito solitario por el frondoso campo de la universidad.


Eureka miro a papá por ayuda. Él había vaciado su taza de café y estaba mirándolo como si pudiese leer los residuos como las hojas del té. Por su expresión, no parecía que los residuos tuviesen algo agradable que predecir. No había escuchado una palabra de que lo Maureen había dicho, y Eureka le envidio. —Puedes, Mo, —dijo Tío Beau a su hermana mayor—. Hay cosas más importantes que continuar con el pelo. Estamos aquí por Diana. Eureka no podía imaginar el pelo de Diana ondulándose suavemente bajo el agua, como el de una sirena, como el de Ophelia. Cerró los ojos. Quería cerrar la imaginación, pero no podía. Beau era el hijo del medio. Había sido elegante cuando era más joven —pelo oscuro y sonrisa amplia, la viva imagen de su padre, quien, cuando se había casado con Sugar, había adquirido el apodo de papá Sugar. Papá Sugar había muerto antes de que Eureka fuese lo bastante mayor para recordarlo, pero le solía encantar mirar las fotos en blanco y negro de él en el mantel de Sugar, imaginando como sonaría su voz, lo que las historias le dirían si aún estuviera vivo. Beau se veía agotado y delgado. Su pelo estaba escaseando en la parte trasera. Al igual que Diana, no tenía un trabajo estable. Viajaba mucho, haciendo autostop en muchos lugares, una vez había encontrado en algún lugar a Eureka y Diana en un dique arqueológico en Egipto. Había heredado de Sugar y de Papá Sugar la pequeña granja exterior de Nueva Iberia, al lado de la casa de Brooks. Ahí fue donde Diana se había quedado cuando estaba entre la ciudad y los diques, así que Eureka también pasó mucho tiempo ahí.

—¿Aun corriendo? —Este año soy la capitana, —mintió cuando papá ladeo la cabeza. Ahora no era el momento de divulgar que había dejado el equipo. —Bien por ti. Tu madre también es una auténtica corredora rápida. —La voz de Beau se quebró y apartó la mirada, como si estuviera

Página

—Bien. —Estaba muy segura de que había fallado el exámen de cálculo de esa mañana, pero había terminado bien en el examen de Ciencias de la Tierra.

87

—¿Qué tal te está yendo en clase, Reka? —Preguntó él.


intentando decidir si disculparse por haber usado el tiempo en presente al describir a su hermana. La puerta se abrió y el abogado, el Señor Fontenot, entró, mirando pasar al bufet que permanecía delante de ellos en la cabecera de la mesa. Era un hombre de hombros caídos en un traje oliva. Parecía imposible para Eureka que su madre alguna vez hubiera conocido, mucho menos contratado, a ese hombre. ¿Había marcado al azar desde la agenda telefónica? Él no hizo contacto visual, solo cogió una carpeta de papel manila sobre la mesa y pasó las páginas. —No conocía bien a Diana. —Su voz era débil y suave, y había un poco de silbido en la n—. Me contacto dos semanas antes de su muerte para archivar esta copia de su última voluntad y testamento. ¿Dos semanas antes de que muriese? Eureka se dio cuenta de que había sido el día antes de que ella y Diana volasen a Florida. ¿Estaba su madre trabajando en su testamento mientras Eureka pensaba que estaba empacando? —Aquí no hay mucho, —dijo Fontenot—. Había una caja de depósito de seguridad en la Caja de Ahorros y Préstamos de Nueva Iberia. —Miró hacia arriba, las cejas rápidamente arqueadas, y miro alrededor de la mesa—. No sé si todos estabais esperando más. Sacudidas leves de cabezas y murmullos. Nadie esperaba siquiera una caja de depósito seguro. —Allá vamos, —dijo Fontenot—. Para el Señor Walter Beau De Ligne…

—Su Hermana Diana le lega el contenido de su cuenta bancaria. — Hizo una rápida anotación—. Menos el dinero usado para los gastos del funeral, hay un total de seiscientos mil cuatrocientos treinta dólares. Al igual que esta carta. —Saco un pequeño sobre blanco con el nombre de Beau garabateado por la mano de Diana. Eureka casi jadeó ante la visión de la gran escritura a mano serpenteada de su madre. Deseaba extender la mano y agarrar el

Página

Fontenot miro a Tío Beau, después marcó un cuadro en el impreso de su mano.

88

—Presente. —Tío Beau levanto la mano como un infante que había estado sosteniendo la mano atrás durante cuatro años.


sobre de los dedos de Beau, para sostener algo que su madre había tocado recientemente. Su tío pareció sorprendido. Metió el sobre dentro del bolsillo de su chaqueta de cuero gris y miró a su regazo. —Para la Señorita Maureen Toney, née De Ligne… —Esa soy yo, justo aquí. —Tía Maureen se enderezó en el asiento—. Maureen De Ligne. Mi exmarido, él… —Tragó, se ajustó el sujetador—. No importa. —De hecho, —el acento nasal del pantano de Fontenot hacía que la palabra se extendiese más y más—. Diana deseaba que usted tomase posesión de la joyería de su madre… —Mayormente, cosas de vestuario. —Los labios de Maureen se crisparon mientras alargaba la mano para tomar el bolso de velveton de joyería de Fontenot. Entonces le pareció escucharse a sí misma, cuán absurdo era. Pateó el bolso como si fuera una pequeña mascota—. Por supuesto, tiene valor sentimental. —Diana también le lego su coche, aunque, desafortunadamente el vehículo es… —miró brevemente a Eureka, entonces pareció desear que no lo hiciese—… irrecuperable. —Evito una bala ahí, —dijo Maureen en voz baja—. De cualquier forma soy una arrendataria. —También, hay una carta escrita por Diana, —dijo Fontenot.

—Ahora. Señorita Eureka Boudreaux. —¡Sí! —Brincó, estirando el cuerpo para que su oído bueno estuviese más cerca de Fontenot, quien dirigió una sonrisa compasiva en su dirección. —Su padre está aquí como su guardián.

Página

Eureka odiaba a ese abogado. Odiaba ese encuentro. Odiaba a su estúpida y quejumbrosa tía. Agarró la áspera tela de la horrenda silla debajo de ella. Los músculos de sus omoplatos se tensaron en un nudo en el centro de su espalda.

89

Eureka observó como el abogado sacó un sobre idéntico al que le había dado a Beau. Maureen extendió la mano por la mesa y tomó el sobre. Lo metió en la gruta sin fondo de su bolso, donde ponía las cosas que estaba ansiosa por perder.


—Lo estoy, —Papá se manifestó con voz ronca. Y de repente Eureka estuvo contenta de que Rhoda aun estuviera en el trabajo, de que los gemelos estuviesen siendo vigilados por la vecina, la Señora LeBlanc. Durante una media hora su padre no tenía que fingir que no estaba de luto por Diana. Su rostro estaba pálido, sus dedos enlazados levemente juntos sobre su regazo. Eureka había estado tan inmersa en si misma que no había considerado como su padre podría estar llevando la muerte de Diana. Deslizó la mano sobre la de papá y la apretó. Fontenot se aclaró la garganta. —Tu madre te lega los siguientes tres elementos. —Eureka se inclinó hacia adelante en el asiento. Quería esas tres cosas: los ojos de su madre, el corazón de su madre y los brazos de su madre ahora envolviéndose con fuerza a su alrededor. El corazón le latía más rápido y su estómago se agitó. —Esta bolsa contiene un medallón. —Fontenot retiró una bolsa de joyería de cuero azul del maletín y lo deslizo con cuidado por la mesa hasta Eureka.

—También mandó que recibieras este libro. Un grueso libro de tapa dura descansaba en la mesa ante Eureka. Estaba enfundado en lo que parecía una bolsa de plástico pero que

Página

De repente recordó que su madre no lo llevaba en Florida, y Eureka no había preguntado porque. ¿Qué habría incitado a Diana a almacenar el medallón en la caja de depósito seguro antes de su viaje? Eureka nunca lo sabría. Cerró los dedos entorno al medallón, después deslizo la larga cadena sobre su cabeza. Mantuvo el colgante contra su corazón.

90

Sus dedos arrancaron el cordón de seda que mantenía la bolsa cerrada. Buscó dentro. Sabía cómo se veía el colgante antes de que incluso lo sacase. Su madre llevaba el medallón con el delicado y moteado dorado, lapislázuli en frente todo el tiempo. El colgante era un triángulo largo, cada lado de unas dos pulgadas de largo. La montura de cobre sosteniendo el lapislázuli era verde grisáceo con oxidado. El medallón estaba tan frio y sucio que el broche no se abrió, pero la brillante cara azul era suficiente para que a Eureka no le importase. La montura trasera estaba marcada con seis anillos sobreponiéndose, algunos descansando y otros labrados, lo cual Eureka siempre había pensado que se parecía al manda de una galaxia distante.


era más fina que cualquier plástico que ella jamás hubiese visto. Deslizó el libro del envase protector. Nunca lo había visto antes. Era muy antiguo, encuadernado en agrietado cuero verde con cordoncillos en la espina. Había un círculo elevado en el centro de la cubierta, pero estaba cubierto de lo que Eureka no podría decir que había sido parte del diseño de la portada o las marcas de agua dejadas por algún vidrio histórico. El libro no tenía un título, así que Eureka asumió que era un diario hasta que abrió la cubierta. Las páginas estaban impresas en un lenguaje que no reconoció. Eran finas y amarillentas, hechas no de papel sino de algún tipo de pergamino. La pequeña y densa impresión que perforaron era tan desconocida que sus ojos se tensaron al mirarlo. Parecía una cruz entre jeroglíficos y algo que los gemelos podrían pintar. —Recuerdo ese libro. —Papá se inclinó hacia adelante—. A tu madre le encantaba, y nunca supe porque. Solía mantenerlo en la mesilla de noche, a pesar de que no podía leerlo. —¿De dónde venía? —Eureka tocó los afilados bordes de las páginas. Hacia la parte trasera, una sección estaba juntada con tanta fuerza como si hubiese sido soldado. Le recordó lo que le ocurrió a su libro de biología cuando había vertido una botella de Coca Cola sobre él. Eureka no se arriesgó a pasar las páginas para intentar forzarlo.

—Una cosa más para Eureka, —dijo Fontainot—. Algo que tu madre llama una “Piedra del Trueno.” —Deslizó un cofre de madera del tamaño de una pequeña caja de música. Parecía que había sido pintada con un intrincado de diseños azules, pero el dolor fue desvanecido y descascarado. En lo alto de la caja había un sobre color crema con Eureka escrito por la mano de su madre.

Página

—Probablemente una falsificación, —dijo Maureen—. Marcie Dodson, una chica en el salón, fue a la Ciudad de Nueva York el verano pasado. Compró un bolso de Goyard en Time Square y ni siquiera era real.

91

—Lo cogió en un intercambio en Paris, —dijo papá—. No sabía nada más sobre eso. Una vez, por su cumpleaños, pague a unos amigos arqueólogos cincuenta dólares por la fecha encarbonada de eso. La cosa ni siquiera se registró en la escala.


—También tienes una carta. Eureka saltó por la carta. Pero antes de que la leyese, dio una segunda mirada a la caja. Abriendo la tapa, encontró una masa de gaza tan blanca como un hueso blanqueado rodeado por algo del tamaño de una pelota de baseball. Lo cogió. Pesado. ¿Una Piedra del Trueno? No tenía ni idea de lo que era. Su madre nunca lo había mencionado antes. Tal vez la carta lo explicaría. Cuando Eureka rasgó la carta del sobre, reconoció el papel especial de su madre. Las oscuras letras purpuras en lo alto decían Fluctuat nec mergitur. Era latín. Eureka lo había memorizado de la camiseta de Sorbonne con la que dormía la mayoría de las noches. Diana le había comprado la camisa negra de Paris. En ella también estaba el lema de la ciudad. “Sacudida por las olas, ella no se hunde.” El corazón de Eureka creció ante la cruel ironía. Maureen, quien había estado probándose su herencia, arrancó uno de los pendientes que se enganchaba a su lóbulo. Después el abogado dijo algo, y la leve voz de Beau se elevó para razonar, y papá empujó hacia atrás la silla —pero nada importaba. Eureka ya no estaba en la sala con ellos. Estaba con Diana, en el mundo de la carta escrita a mano. Mi preciosa Eureka, ¡Sonríe!

Te ves tan pacífica y tan joven cuando estas durmiendo, Eureka. Es difícil creer que tienes diecisiete años. Estas creciendo. Prometo no intentar detenerte.

Página

Mientras escribo esto, tú estás durmiendo a mi lado en el antiguo dormitorio de la casa de Sugar—whoops, de Beau. Hoy nos dirigimos a Cypremort Point y tú nadaste como una foca en tu bikini de lunares. El sol era brillante y esta tarde compartimos las mismas líneas de bronceado en los hombros, comiendo marisco hervido en el muelle. Te deje tener más mazorca de maíz, como siempre hago.

92

Si estás leyendo esto, imagino que podría ser difícil hacerlo. Pero espero que lo hagas —si no hoy, entonces pronto. Tienes una hermosa sonrisa, natural y efervescente.


No sé cuándo leerás esto. La mayoría de nosotros no somos bendecidos con el conocimiento de cuando nuestras muertes nos encontraran. Pero si esta carta llega a ti más pronto que tarde, por favor… no permitas que mi muerte determine el curso de tu vida. He intentado criarte para que no hubiese demasiado que explicarte en esta carta. Siento que nos conocemos la una a la otra mejor de lo que cualquier otras dos personas podrían. Por supuesto, habrá cosas que tendrás que descubrir por ti misma. La sabiduría sostiene una vela para experimentar, pero tienes que coger la vela y caminar sola. No llores. Lleva lo que querías de mí contigo; deja el dolor atrás. Mantén la tormenta. Es desconcertante pero poderosa. Lleva mi colgante cuando anheles tenerme a tu lado; quizás ayudará a guiarte. Y disfruta del libro. Sé que lo harás. Con profundo amor y admiración.

Página

93

Mamá.


9 Chico De Ninguna Parte Traducido por Lore Tucholke Corregido por katiliz94

Eureka se apoderó de la carta con fuerza. Peleó contra la posibilidad de sentir lo que las palabras de su madre casi la hacían sentir. En la parte inferior de la página, la firma de Diana estaba manchada. En el borde de su Mamá en cursiva yacían tres pequeños círculos en relieve. Eureka pasó el dedo por encima de ellos, como si fueran un lenguaje que tenía que tocar para entender. No podía explicar cómo lo sabía: eran lágrimas de Diana.

Por supuesto que no. La carta lo decía así. Eureka quería gritar. Pero el impulso pasó, como una cara de miedo en un paseo frecuentado por el local en una feria del condado. —Eureka. —Papá se puso delante de ella. Se encontraban en el estacionamiento frente a la oficina de Fontenot. El cielo por encima de

Página

Podía recordar su viaje más reciente a Cypremort Point con mucha claridad: a principios de mayo, los barcos de fondo plano empujaban contra sus hojas, el sol ardía en el cielo. ¿Realmente Eureka había dormido tan profundamente después de que no hubiese escuchado a su madre llorando? ¿Por qué Diana había estado llorando? ¿Por qué escribió esa carta? ¿Sabía que iba a morir?

94

Pero su madre no lloraba. Si lo hacía, Eureka nunca la había visto. ¿Qué más no había sabido acerca de Diana?


él era de un azul pálido, con barras blancas de pálidas nubes. El aire era tan húmedo que la camiseta se sentía mojada. Eureka había permanecido dentro de la carta todo el tiempo que pudo, sin levantar la vista cuando había seguido a su padre fuera de la sala de juntas, en el ascensor, a través del vestíbulo, hacia el coche. —¿Qué? —Ella agarró la carta, temiendo que nada se la pudiera quitar. —La Señora LeBlanc va a cuidar a los gemelos durante otra media hora. —Él echó un vistazo a su reloj—. Podríamos conseguir un helado de plátano. Ha pasado un tiempo. Eureka se sorprendió al descubrir que sí quería un helado de plátano de Jo´s Snows a la vuelta de la esquina de la iglesia de St. John. Había sido su tradición antes de Rhoda y los gemelos, la escuela secundaria, el accidente y las reuniones con abogados sobre herencias desconcertantes de madres muertas. El helado de plátano significaba dos cucharas y la cabina con ventana en la esquina. Significaba Eureka en el borde de su asiento, riendo sobre las mismas historias que había oído a papá contar cien veces sobre crecer en Nueva Iberia, por ser el único chico que comía el pastel de nuez, o cómo la primera vez que invitó a Diana a cenar había estado tan nervioso que su flameado causó un incendio en la cocina. Por un momento, Eureka dejó que su mente viajase al stand en Jo’s Snows. Se vio a sí misma con una cucharada del helado de plátano frío en la boca, una niña que todavía pensaba que su padre era su héroe.

Papá miró a su alrededor al estacionamiento casi vacío, como si estuviera bromeando. No lo estaba. Cat iba a recogerla a las cuatro para estudiar. La lectura del testamento terminó temprano. Ahora papá probablemente iba a esperar torpemente con ella hasta que Cat pareciera.

Página

—No puedo, —dijo ella—. Tengo otro medio de transporte.

95

Pero Eureka ya no sabía cómo hablar con papá. ¿Para qué decirle que se sentía paralizada? Si papá decía una palabra equivocada a Rhoda, Eureka estaría de vuelta en vigilancia de suicidio, donde ni siquiera se le permitía cerrar la puerta. Además, tenía suficiente en su mente.


Cuando Eureka exploró el estacionamiento en busca de Cat, su mirada se posó en la camioneta blanca. Estaba estacionado frente al edificio, bajo un árbol con hojas de color oro. Alguien estaba sentado en el asiento del conductor, mirando al frente. Algo plateado brillaba a través del parabrisas. Eureka entrecerró los ojos, recordando la esquina pulida —ese inusual aromatizador de ambiente de citronela— colgando del espejo retrovisor de Ander. No necesitaba verlo de cerca para saber que era su camioneta. Él la vio mirándolo. Él no apartó la mirada. El calor recorrió su cuerpo. Su camiseta se sentía opresiva, sus palmas húmedas. ¿Qué estaba haciendo él aquí? El Honda gris casi estacionó sobre Eureka. Cat piso los frenos con un áspero graznido y bajó la ventanilla. —¿Qué tal Señor B? —Gritó desde detrás de las gafas de sol en forma de corazón—. ¿Lista, Reka? —¿Cómo estás, Cat? —Papá palmeó el capó del coche de Cat, que llamaban Mildew, es decir moho—. Me alegra ver que todavía está rodando. —Me temo que nunca se va a romper, —gimió Cat—. Mis nietos conducirán esta chatarra en mi funeral. —Vamos a estudiar a Neptuno, —dijo Eureka a papá, caminando alrededor hasta la puerta del pasajero. Papá asintió. Parecía perdido en el otro lado del coche y puso triste a Eureka. —Si no llueve —dijo él—. ¿Hey, Reka?

Ella asintió con la cabeza, acariciando su mochila, que contenía el libro antiguo y el extraño cofre azul. Se tocó el corazón, donde el medallón estaba. Levantó la carta llena de lágrimas de Diana, como un saludo. —Estaré en casa para la cena.

Página

—¿Tienes todo?

96

—¿Sí?


Antes de que se metiera en el coche de Cat, Eureka miró por encima del hombro, hasta el lugar bajo el árbol de botoncillo. Ander se había ido. Eureka no sabía lo que era más extraño: que había estado allí, o que ella desease que no se hubiera ido. —Entonces, ¿cómo te fue? —Cat bajo el volumen a All Things Considered. Ella era la única adolescente que Eureka conocía que escuchaba hablar en lugar de música. ¿Cómo se suponía que iba a coquetear con los chicos de universidad, era la excusa de Cat, si no sabía lo que estaba pasando en el mundo?—. ¿Eres la heredera de una fortuna, o por lo menos de un pedazo de tierra en el sur de Francia donde me pueda quedar a dormir? —No exactamente. —Eureka abrió la mochila para mostrar a Cat su herencia. —El relicario de tu madre. —Cat tocó la cadena alrededor del cuello de Eureka. Estaba acostumbrada a verlo en el cuello de Diana—. Bonito. —Hay más, —dijo Eureka—. Este libro antiguo y esta piedra en una caja. —Una piedra, ¿eh? —También escribió una carta. Cat puso el coche en el estacionamiento en el centro de la parcela. Se echó hacia atrás en su asiento, apoyando las rodillas en el volante, y volvió la barbilla hacia Eureka. —¿Se siente como para compartir?

Eureka pasó la página de nuevo. No se había dado cuenta de la posdata. PD: Acerca de la Piedra de Trueno... Debajo de la capa de gasa se encuentra un artefacto trabajado en piedra con forma de triángulo. En

Página

—Increíble, —dijo Cat cuando Eureka había terminado. Rápidamente se secó los ojos y señaló al final de la página—. Algo está escrito en el otro lado.

97

Así Eureka leyó la carta una vez más, esta vez en voz alta tratando de mantener la voz suave y firme, tratando de no ver las manchas de lágrimas al final.


algunas culturas lo elfos lo llaman flechas, que se cree que es para alejar las tormentas. La Piedra de Trueno se encuentra entre los restos de las civilizaciones más antiguas del mundo. ¿Recuerdas las puntas de flecha que desenterraron en la India? Piensa en ellas como primos lejanos. El origen de esta Piedra de Trueno en particular es desconocido, lo que la hace aún más querida para aquellos que se dieron permiso a imaginar las posibilidades. Yo lo hice. ¿Lo harás? P.P.S. No abras la gasa hasta que lo necesites. Lo sabrás cuando llegue el momento. P.P.P.S. Espero que sepas siempre que Te quiero. —Bueno, eso explica la piedra, —dijo Cat de una forma que significaba que estaba totalmente confundida—. ¿Cuál es la historia con el libro? Estudiaron las frágiles páginas llenas de líneas tras líneas a mano de un lenguaje indescifrable. —¿Qué es esto, marciano medieval? —Cat entrecerró los ojos, volvió el libro al revés—. Es como si mi tía abuela analfabeta Dessie finalmente escribió la novela de romance en la que ha estado trabajando por tanto tiempo. Un golpe en la ventana de Eureka hizo a las dos chicas saltar. Tío Beau se quedó fuera con una mano metida en el bolsillo de los pantalones vaqueros. Eureka había pensado que él ya se había ido, que no le gustaba quedarse en Lafayette. Miró a su alrededor buscando a la tía Maureen. Beau estaba solo. Ella bajó la ventanilla.

—¿Qué? —Eureka tomó el libro de Cat y hojeó las páginas. —No me preguntes cómo, —dijo Beau—. La vi revisarlo una vez, tomando notas. —¿Sabes dónde aprendió…?

Página

—Tu madre… — su voz era aún más baja de lo normal—, sabía lo que decía el libro. Podía leerlo.

98

Su tío se inclinó, con los codos apoyados en el marco de la ventana. Señaló el libro.


—No sé nada más que eso. Pero lo que dijo tu padre acerca de que nadie es capaz de leerlo… Quería que lo entiendas bien. Es posible. Eureka se inclinó para besar la degradada mejilla de su tío. —Gracias, tío Beau. Él asintió con la cabeza. —Tengo que llegar a casa, dejar salir a los perros. Todos podéis venir a la granja en cualquier momento, ¿de acuerdo? —Le dio a las chicas un pequeño saludo mientras se dirigía a su viejo camión. Eureka se volvió hacia Cat, sosteniendo el libro contra su pecho. —Así que la pregunta es… —¿Cómo conseguimos traducirlo? —Cat golpeó sus uñas de plata en el tablero—. Yo tenía una cita la semana pasada con un clasicistaveterinario haciendo una doble licenciatura en UL. Esta sólo en segundo, pero él podría saber. —¿De dónde conoces a ese Romeo? —Preguntó Eureka. No podía dejar de pensar en Ander, aunque nada de lo que Ander había hecho en presencia de Eureka llevaba una vaga semejanza de romance.

—Guapo, ¿eh? ¿Quieres que lo llame? Él habla, como, cincuenta y siete idiomas. Si tu tío está diciendo la verdad, realmente deberíamos traducirlo. —Tal vez. —Eureka se distrajo. Guardó el libro, la Piedra de Trueno y la carta de su madre en la mochila—. No sé si estoy para esto hoy.

Página

Cuando Cat sacó su teléfono y se desplazó a través de las fotos, Eureka volvió a mirar el lugar donde el camión de Ander había estado. Se imaginó que todavía estaba allí, y que Ander había traído a Magda hacia ella, sólo que ahora el Jeep estaba pintado con serpientes y llamas y esmeraldas asimétricas.

99

—Tengo un método. —Cat sonrió—. Reviso las listas de los estudiantes de mi padre en línea, selecciono las bellezas, y luego me posiciono estratégicamente en el centro de estudiantes después de clase. —Sus ojos oscuros se movieron hasta Eureka y una rara autoconciencia se mostró en sí—. Nunca le digas a nadie nada de eso. Rodney piensa que nuestro encuentro fue pura casualidad. —Sonrió—. Tiene rastas hasta aquí. ¿Quieres ver una foto?


—Por supuesto. —Asintió Cat—. Tu llamada. —Sí, —murmuró Eureka, jugueteando con el cinturón de seguridad, sin pensar en las lágrimas de su madre—. ¿Te importa si no hablamos de eso ahora? —Por supuesto que no. —Cat puso el coche en marcha y la encaminó hacia la salida del estacionamiento—. ¿Me atrevo a sugerir que en realidad estudiemos? Ese examen de Moby Dick y nuestros GPA ' sumergidos podría hacer que dejes de pensar en las cosas. Eureka se asomó a la ventana y vio un pálido botoncillo de oro dejado la deriva en el espacio vacío de Ander. —¿Qué dices si no estudiamos…? —No digas más. Soy tu chica. ¿Qué tienes en mente, hermana? —Bueno... —¿Había realmente cualquier un punto en mentir? Con Cat, probablemente no. Eureka alzó los hombros con timidez—. ¿Conducir por la práctica carrera de fondo en Manor? —¿Por qué, señorita Boudreaux —Los ojos de Cat tomaron su brillo cautivador, por lo general reservado para los hombres mayores—, le tomó tanto tiempo decir eso?

Por lo que fue como cruzar las líneas enemigas cuando Cat se detuvo en los campos de prácticas de las Panteras de Manor y cuando abrió las puertas en el pantano.

Página

Manor era varias veces más grande que Evangeline y varias veces menos poblado. El único colegio católico mixto en Lafayette, que había sido durante mucho tiempo el principal rival de Evangeline. El cuerpo estudiantil era más diverso, más religioso, más competitivo. Los chicos de Manor a Eureka le parecían fríos y agresivos. Ganaban campeonatos de distrito en la mayoría de los deportes casi todos los años, aunque el año pasado Evangeline fue al campeonato del Estado de cross-country. Cat estaba decidida a mantenerse con el título este año.

100

***


Cuando Eureka abrió la puerta, Cat frunció el ceño ante su propia falda de uniforme hasta la rodilla de color azul marino. —No podemos ir por ahí vestidas de esta manera. —¿A quién le importa? —Eureka bajó del coche—. ¿Te preocupa que los de Evangeline crean que estamos aquí para sabotearlos? —No, pero puede haber algunos chicos por ahí ejercitándose y sudando, y parezco una total nerd en esta falda. —Abrió el baúl, su armario móvil. Estaba colmado con estampados coloridos, mucha licra, y más zapatos que una tienda por departamentos—. ¿Me cubres? Eureka protegió a Cat y se enfrentó a la pista. Recorrió el campo en busca de signos de Ander. Pero el sol estaba en sus ojos y todos los chicos de las carreras de fondo se veían igualmente altos y desgarbados por aquí. —Bien. Has decidido que conseguir un flechazo. —Cat rebuscó en su baúl, murmurando para sí misma sobre una cinta que había dejado en casa. —No sé si es tan grave, —dijo Eureka. ¿Lo era?—. Se acercó hace un par de noches atrás… —No me contaste eso. Eureka escuchó una cremallera y vislumbró el cuerpo de Cat sacudiéndose fuera de algo.

—¿Qué quieres decir? —Preguntó Eureka. —Sólo que… —Cat saltaba en un pie, tratando de abrochar las correas de sus tacones— …ya sabes, Brooks puede ser bastante posesivo contigo.

Página

—¿Estaba Ander extraño con Brooks o Brooks estaba extraño con Ander? —Cat se puso perfume en el cuello. Olía a melón y jazmín. Cat era como un microclima.

101

—No fue nada, en serio. Dejé algunas cosas en su coche y él vino a devolverlo. Brooks estaba allí. —Hizo una pausa, pensando en el momento en que ella había estado de pie entre los dos chicos al borde de una pelea—. Las cosas estuvieron muy tensas.


—¿En serio? ¿Crees eso? —Eureka se interrumpió, subiendo rápidamente de puntillas cuando un chico alto y rubio rodeó la curva de la pista por delante de ellas—. Creo que ese es Ander… no. —Bajó los tacones al suelo, decepcionada. Cat silbó asombrada. —Wow. ¿No crees que tu flechazo “es serio”? ¿Me estás tomando el pelo? Acabas de ponerte toda cabizbaja porque ese tipo no era él. Nunca te he visto así. Eureka puso los ojos en blanco. Se apoyó en el coche y miró el reloj. —¿Ya estás vestida? Son casi las cinco, probablemente están a punto de comenzar el descanso. —Ella y Cat no tenían mucho tiempo. —¿No hay comentarios de cómo me veo? Cuando Eureka se dio la vuelta, Cat llevaba un vestido tubo bien ceñido de leopardo, stilettos negros, y una pequeña boina lince que habían comprado juntas el verano pasado en Nueva Orleans. Se giró, luciendo como la página central de un taxidermista. —Lo llamo el Triple-Cat. —Hizo garras con las manos—. Grrrr. —Ten cuidado. —Eureka asintió con la cabeza hacia los chicos de Manor en el campo—. Los carnívoros pueden comerte.

Eureka no estaba acostumbrado a ver a Cat cerca de chicos negros. Se preguntó si estos chicos veían a su mejor amiga como medio blanca, de la manera en que los chicos blancos de Evangeline veían a Cat como medio negra. —Sonrió, —dijo Cat—. ¿Debería alcanzarlo? No creo que pueda correr en este vestido. —Cat, hemos venido a buscar a Ander, ¿recuerdas?

Página

—Hey, colega, —ronroneó a un chico negro que la miraba mientras pasaba trotando.

102

Cruzaron el estacionamiento, más allá de la línea de autobuses amarillos que esperan para llevar a los chicos a casa, más allá de la falange de enfriadores de agua de naranja y los chicos de primer año flacos de piernas haciendo abdominales en las gradas. Cat estaba consiguiendo silbidos.


—Cierto. Ander. Super alto. Flaco, no demasiado delgado. Rizos rubios encantadores. Ander. Se detuvieron en el borde de la pista. A pesar de que Eureka ya había corrido seis kilómetros esa tarde, cuando la punta del pie tocó la grava roja de guijarros, recibió el impulso de salir corriendo. Vieron el equipo. Los chicos y chicas escalonados alrededor de la pista, corriendo a velocidades diferentes. Todos llevaban la misma camisa de polo blanca con el cuello amarillo oscuro y pantalones cortos de color amarillo. —Ese no es él, —dijo Cat, su dedo índice después de los corredores— . Y ese no es él, guapo, pero no es él. Y ese tipo ciertamente no es él. — Frunció el ceño—. Es extraño. Me puedo imaginar el aura que proyecta, pero me es difícil recordar su rostro con claridad. ¿Tal vez yo no lo vi de cerca? —Es de aspecto inusual, —dijo Eureka—. No en el mal sentido. Llamativo. Sus ojos son como el océano, quería decir. Sus labios son de color coral. Su piel tiene el tipo de poder que hace saltar el aguja de la brújula. No lo vio por ningún lado. —Allí esta Jack. —Cat señaló a un larguirucho de pelo oscuro con los músculos que había dejado de extenderse en el lado de la pista—. Él es el capitán. ¿Recuerdas cuando jugué siete minutos en el cielo con él el invierno pasado? ¿Quieres que se lo pregunte?

Eureka se encogió de hombros. Lo mismo hizo Jack. —No hay Anders en este equipo. Cat estiró las piernas, cruzó los tobillos.

Página

—Oye, Jack. —Cat se deslizó en la grada por encima de la pierna extendida que Jack estaba usando—. Estamos buscando a un chico de tu equipo llamado Ander. ¿Cuál es su apellido, Reka?

103

Eureka asintió con la cabeza, y fue tras Cat hacia el muchacho.


—Mira, hemos tenido esa carrera contra ustedes hace dos días, y él estaba allí. Muchacho alto, rubio y ¿me ayudas, Reka? Ojos de océano, casi espetó. Manos que podrían atrapar una estrella fugaz. —¿Cómo un poco pálido? —Logró decir. —Como que no está en el equipo. —Jack volvió a atar su zapato de correr y se enderezó, señalando que había terminado. —Eres es un poco como un capitán mierda si no sabes los nombres de tus compañeros de equipo, —gritó Cat mientras se alejaba. —Por favor, —dijo Eureka con una seriedad que hizo a Jack parar y darse la vuelta—. Realmente tenemos que encontrarlo. El muchacho suspiró. Se dirigió hacia las chicas, agarró un bolso negro de debajo de las gradas. Sacó un iPad, tecleó un par de veces. Cuando se lo entregó a Eureka la pantalla mostraba una imagen del equipo de carreras de fondo en las gradas. —Son las imágenes para el anuario tomadas la semana pasada. Se trata de todos en el equipo. ¿Ves a tu Xander aquí?

Página

104

Eureka estudió minuciosamente la fotografía, buscando al chico que acababa de ver en el estacionamiento, el que había golpeado su coche, el que no podía sacar de su mente. Treinta chicos jóvenes y esperanzados sonrieron ante ella, pero ninguno de ellos era Ander.


10 Agua Y Poder Traducido por Apolineah17 Corregido por Pily

Eureka se puso un poco de protector solar de coco en la palma y untó una segunda capa sobre los blancos hombros de William. Era un cálido y soleado sábado por la mañana, así que Brooks había llevado a Eureka y a los gemelos al campamento de su familia en Cypremort Point en el borde de Bahía Vermilion.

Página

El campamento de los Brooks era una tabilla de cuatro dormitorios con un techo de aluminio corrugado y petunias plantadas en descoloridas macetas de latas de café Folgres recubriendo los marcos de las ventanas. Tenía un muelle de cedro en la parte trasera que parecía interminable en el sol de la tarde. Eureka había tenido un centenar de horas felices allí, comiendo bombones de nuez con Brooks, sosteniendo una caña de pescar, su frontera pintada de color verde con algas.

105

Todos los que vivían a lo largo del tramo sur de Bayou Teche querían un lugar en el Point. Si tu familia no tenía un campamento a lo largo del corredor de dos millas de la península, cerca del puerto deportivo, hacías un amigo cuya familia si lo tuviera. Los campamentos eran casas de fin de semana, en su mayoría una excusa para tener un barco, e iban desde un poco más que un remolque estacionado en un terreno cubierto de hierba hasta mansiones de millones de dólares construidas sobre pilotes de cedro, con muelles privados para los botes. Los huracanes fueron conmemorados por marcas de pintura negra en las puertas delanteras de los campamentos, señalando cada punto en el cual el agua ascendió—Katrina ’05, Rita ’05, Ike ’08.


El plan de ese día había sido pescar para el almuerzo, y luego pasar por algunas ostras en el Bay View, el único restaurante de la ciudad. Pero los gemelos se aburrieron de la pesca tan pronto como los gusanos desaparecieron bajo el agua turbia, así que habían abandonado las cañas de pescar y se habían dirigido hacia la estrecha franja de playa que daba hacia la bahía. Algunas personas decían que la playa artificial era fea, pero cuando la luz del sol brillaba sobre el agua, y la spartina 22se ondeaba con el viento, y las gaviotas graznaban mientras se sumergían levemente para pescar, Eureka no podía imaginar por qué. Aplastó un mosquito en su pierna y observó el negro silencio de la bahía en el borde del horizonte. Era la primera vez que estaba cerca de una gran extensión de agua desde la muerte de Diana. Pero, Eureka se recordó, que ésta fue su infancia; no había ninguna razón para estar nerviosa. William estaba erigiendo una gran mansión de arena, sus labios fruncidos debido a la concentración, mientras Claire demolía su progreso sección por sección. Eureka estaba encima de ellos con una botella de protector solar Hawaiian Tropic, analizando sus hombros por el más mínimo enrojecimiento de color rosa. —Eres la siguiente, Claire. —Sus dedos frotaron loción a lo largo del borde de los anaranjados flotadores inflables de William. —Uh-uh. —Claire se puso de pie, con las rodillas cubiertas de arena mojada. Miró el protector solar y comenzó a correr, pero tropezó con la piscina de la lujosa mansión de arena.

—Ya está. —Eureka cerró nuevamente la tapa de la botella—. Estás protegida durante otra hora. Los niños salieron corriendo, la arquitectura de arena fue abandonada, para buscar conchas marinas inexistentes en la orilla del agua. Eureka y Brooks se dejaron caer de nuevo en la manta, 22

Spartina: Es un género de plantas herbáceas perteneciente a la familia de las poáceas. Es originario de las regiones templadas de América, Europa y África.

Página

Cuando él regresó con Claire en los brazos, Eureka fue hacia ella con el protector solar. Ella se retorcía, gritando cuando Brooks le hizo cosquillas.

106

—El huracán Claire ataca de nuevo. —Brooks se levantó a perseguirla.


enterrando los dedos de los pies en la arena fresca. Brooks era una de las pocas personas que siempre recordaba sentarse a su lado derecho, para que ella pudiera escucharlo cuando hablaba. La playa estaba casi vacía para ser un sábado. Una familia con cuatro niños pequeños estaban sentados a la izquierda, todos pescando bajo la sombra de una lona azul sujeta a través de dos varas. Dispersos pescadores recorrían la costa, sus redes golpeando dentro de la arena antes de que el agua las limpiara. Más abajo, un grupo de niños de la escuela media que Eureka reconoció de la iglesia, se lanzaban cuerdas de algas marinas entre sí. Miró el agua golpeando los tobillos de los gemelos, recordándose a sí misma que cuatro millas más allá, Marsh Island mantenía las más grandes olas del Golfo en la bahía. Brooks le pasó una lata de Coca Cola cubierta de rocío de la canasta de picnic. Para ser un chico, Brooks era extrañamente bueno en el embalaje de picnic. Siempre había una variedad de comida chatarra y saludable: patatas fritas, galletas y manzanas, sándwiches de pavo y bebidas frías. La boca de Eureka se hacía agua ante la visión de un Tupperware con algunas de las étouffé23 de camarones picantes sobre arroz de la madre de Aileen. Tomó un trago de soda, recostada sobre sus codos, descansando la lata fría entre sus rodillas desnudas. Un velero navegaba a lo lejos hacia el este, sus velas se desdibujaban dentro de las bajas nubes sobre el agua.

—¿Tal vez el próximo fin de semana? —dijo Brooks. No podía evitar el océano para siempre. Eran tan parte de ella como correr. 23

Étouffé: También llamado etouffe, es una especialidad de la gastronomía criolla de Luisiana, elaborada con mariscos servidos sobre arroz.

Página

Brooks era un gran marinero —a diferencia de Eureka, que nunca podía recordar de qué manera hacer girar las palancas. Este fue el primer verano que él se había permitido llevar a amigos sólo en el bote. Había navegado con él una vez en mayo y había planeado hacerlo cada fin de semana después de eso, pero entonces ocurrió el accidente. Estaba trabajando para regresar a estar cerca del agua. Tenía esas pesadillas en donde se hundía en medio del más oscuro y salvaje océano, a miles de kilómetros de cualquier pedazo de tierra.

107

—Debería llevarte pronto a navegar —dijo Brooks— antes de que el clima cambie.


—La próxima vez podemos dejar a los gemelos en casa —dijo ella. Se sentía mal por haberlos traído. Brooks ya se había alejado mucho de su camino, conduciendo veinte millas al norte para recoger a Eureka en Lafayette, ya que su coche aún seguía en el taller. Cuando él llegó a su casa, ¿adivina quiénes rogaron, suplicaron y lanzaron pequeños ataques para venir? Brooks no pudo decirles que no. Papá dijo que estaba bien y Rhoda estaba en alguna reunión. Así que Eureka pasó la siguiente media hora moviendo los asientos de automóvil para niños del Continental de papá al asiento trasero del Sedán de Brooks, luchando con veinte hebillas diferentes y con exasperantes correas. Luego estaban las bolsas de playa, los flotadores que debían inflar, y el equipo de buceo que William insistió en recuperar de los huecos más recónditos del ático. Eureka se imaginó que no había tales obstáculos cuando Brooks pasaba tiempo con Maya Cayce. Se imaginaba torres Eiffel y mesas llenas de velas con platos de langosta escalfada saliendo de campos de rosas rojas siembre que Brooks salía con Maya Cayce —¿Por qué deberían quedarse en casa? —rió Brooks, viendo a Claire fabricar un bigote de algas sobre William—. Les encanta. Tengo pequeños chalecos salvavidas. —Porque son agotadores. Brooks metió la mano en la cesta para sacar el étouffée. Tomó un bocado, luego le pasó a Eureka el recipiente.

Pensó en Ander y se sintió más culpable por ser lo suficientemente ingenua para pensar que se encargaría de su coche. Ayer por la tarde, Eureka finalmente había reunido el valor para marcar el número que él había deslizado dentro de su monedero. Una mujer de voz gruesa llamada Destiny le contestó y le dijo que ella simplemente acababa de conectar su servicio de teléfono el día anterior.

Página

Eureka se tumbó en la arena y se puso su sombrero de paja sobre la cara. Estaba completamente molesta. Si se dejara a sí misma llevar la suma de cuán exhausta por la culpa realmente estaba, probablemente estaría postrada en la cama. Se sentía culpable por la forma distante en que había crecido con papá, por la ola de interminable pánico que había desencadenado en su hogar por tragar esas pastillas, por el destrozado Jeep que Rhoda insistía en pagar para que ella pudiera evitar ese gasto sobre su cabeza.

108

—Estarías más agotada por la culpa si no los hubieras traído.


¿Por qué conducir hasta su casa sólo para darle un número falso? ¿Por qué mentir sobre estar en el equipo de cross-country de Manor? ¿Cómo había encontrado la oficina de su abogado —y por qué se había alejado tan de repente? ¿Por qué la posibilidad de nunca volver a verlo de nuevo llenaba a Eureka de pánico? Una persona en su sano juicio se daría cuenta de que Ander era un canalla. Esa fue la conclusión de Cat. Por todas las tonterías que soportó de sus diversos chicos y hombres, ella no toleraba a un mentiroso. Está bien, él le había mentido. Sí. Pero Eureka quería saber por qué. Brooks levantó una esquina de su sombrero de paja para echarle un vistazo a su rostro. Se había dado la vuelta sobre su estómago a su lado. Tenía arena en el lado de su mejilla bronceada. Ella podía oler el sol en su piel. —¿Qué pasa por mi mente favorita? —preguntó. Pensó en cómo se había sentido atrapada cuando Ander había agarrado a Brooks por el cuello. Pensó en lo rápido que Brooks había estado burlándose de Ander después. —No quieres saberlo. —Es por eso que pregunté —dijo Brooks—. Porque quiero saber.

Tocó el centro de su pecho, donde el medallón triangular lapislázuli de su madre descansaba. En dos días se había acostumbrado a su peso alrededor de su cuello. Brooks extendió la mano y se encontró con sus dedos sobre la cara del medallón. Él lo sostuvo y cerró el broche. —No se abre. —Ella lo soltó, no queriendo romperlo.

Página

—Eureka. —Brooks le dio un golpecito con el pulgar en el labio inferior—. ¿Qué pasa?

109

No quería decirle a Brooks sobre Ander —y no sólo a causa de la hostilidad entre ellos. El secreto de Eureka tenía que ver con ella, con la intensidad que Ander le hacía sentir. Brooks era uno de sus mejores amigos, pero él no conocía ese lado. Ella no conocía de ese lado de ella. Éste no se iría.


—Lo siento. —Él se estremeció, y luego rodó lejos sobre su espalda. Eureka vio la línea de los músculos de su estómago. —No, yo lo siento. —Ella se lamió los labios. Sabían a sal—. Sólo es delicado. —Todavía no me has dicho cómo te fue con el abogado —dijo Brooks. Pero él no la miraba. Estaba mirando el cielo, donde una nube gris filtraba el sol. —¿Quieres saber si soy multimillonaria? —preguntó Eureka. Su herencia la había dejado desconcertada y triste, pero era un tema mucho más sencillo que Ander—. Sinceramente, no estoy muy segura de lo que Diana me dejó. Brooks tiró de un poco de hierba de la playa, hurgando a través de la arena. —¿Qué quieres decir? Luce como un medallón roto. —También me dejó un libro escrito en un lenguaje que nadie puede leer. Me dejó algo llamado Piedra de Trueno, alguna bola arqueológica de gasa que se supone que no debo desenvolver. Escribió una carta hablando de estos asuntos. Pero no soy arqueóloga; simplemente soy su hija. No tengo idea de qué hacer con ellos, y eso me hace sentir estúpida. Brooks giró sobre la manta, así que sus rodillas rozaron un lado de Eureka.

—Me gustaría que me hubiera dicho sobre estas cosas mientras estaba viva —dijo—. No creía que nosotras tuviéramos secretos.

Página

William y Claire habían pasado por la lona bajo la costa y se habían encontrado a un par de niños para chapotear agua con ellos. Eureka estaba agradecida por tener unos momentos a solas con Brooks. No se había dado cuenta de lo agobiada que su herencia la había hecho sentir, y el alivio que sentía al compartir la carga. Miró hacia la bahía e imaginó a sus reliquias familiares volando lejos como pelícanos, sin necesitarla a ella nunca más.

110

—Estamos hablando de Diana. Ella te quería. Si sus reliquias tienen un propósito, ciertamente no es hacerte sentir mal.


—Tú madre era una de las personas más inteligentes que jamás hayan vivido. Si te dejó una bola de gasa, quizá vale la pena investigarla. Piensa en ello como una aventura. Eso es lo que ella haría. Ella arrojó su lata de refresco dentro de la canasta de picnic y se quitó el sombrero de paja. —Voy a tomar un chapuzón. —¿Brooks? —Se sentó y tomó su mano. Cuando él se giró hacia ella, su pelo se dejó caer sobre sus ojos. Ella lo alcanzó y lo hizo a un lado. La herida de su frente estaba sanada; sólo había una delgada y redonda costra por encima de sus ojos—. Gracias. Él sonrió y se puso de pie, enderezando su traje de baño azul, que se veía bien contra su piel bronceada. —No hay problema, Sepia. Mientras Brooks caminaba hacia el agua, Eureka miró a los gemelos y a sus nuevos amigos.

—Tenemos hambre —gritó Claire, sacudiendo la arena de su corta y rubia coleta. —Felicitaciones —dijo Eureka—. Tu premio es un picnic. —Abrió de golpe la tapa de la cesta y esparció los artículos para los niños, quienes corrieron a ver lo que había allí.

Página

Había una leyenda acerca de un chico que se había ahogado en Bahía Vermilion en una tarde de verano, justo antes del atardecer. En un instante él estaba corriendo junto a sus hermanos, chapoteando en los límites lejanos de la bahía; al siguiente instante —quizá por una apuesta— nadó más allá de las olas grandes y fue arrastrado por el océano. En consecuencia, Eureka nunca se había atrevido a nadar en las olas grandes cercanas a las boyas-rojas-y-blancas cuando era niña. Ahora sabía que la historia era una mentira contada por los padres para mantener a sus hijos asustados y a salvo. Las olas de Bahía Vermilion apenas se calificaban como olas. Marsh Island superaba las verdaderas olas, como un superhéroe custodiando su metrópoli de origen.

111

—Te saludaré desde las olas —llamó a Brooks, como siempre lo hacía.


Metió la pajilla en las cajas de zumo, abrió varias bolsas de patatas fritas, y sacó todas las evidencias de jitomate del sándwich de pavo de William. No había pensado en Ander en unos buenos cinco minutos. —¿Cómo está la comida? —Mordió una patata frita. Los gemelos asintieron, con la boca llena. —¿Dónde está Brooks? —preguntó Claire entre las mordidas que le estaba dando al sándwich de William, a pesar de que ella tenía el suyo. —Nadando. —Eureka escudriñó el agua. Tenía los ojos borrosos por el sol. Ella había dicho que lo saludaría; él debería estar en las olas grandes por entonces. Las boyas estaban sólo a cien metros de la orilla. No había muchas personas nadando, sólo los chicos de la escuela media riendo ante la inutilidad de sus tablas de boogie que se encontraban a su derecha. Había visto los oscuros rizos de Brooks balancearse por encima del agua y el largo movimiento de su brazo bronceado a medio camino de las boyas —pero eso había sido hacía un rato. Ahuecó una mano sobre sus ojos para bloquear el sol. Observó la línea que dividía el agua del cielo. ¿Dónde estaba él?

—Eureka. —William acomodó las manos en las suyas—. ¿Qué pasa? —Nada. —Su voz tembló. Tenía que calmarse. Los nervios estaban distorsionando su percepción. El agua parecía más agitada que antes. Un vendaval de viento se abalanzó sobre ella, llevando un profundo y turbio hedor a humus y a varados peces aguja. La ráfaga aplanó el caftán24 de Eureka sobre su cuerpo y dispersó las patatas fritas de los 24

Caftán: Es una túnica de algodón o seda abotonada por delante, con magas.

Página

No había ninguna razón para entrar en pánico. Él era un buen nadador. Aún así estaba presa del pánico. Tragó saliva mientras su pecho se apretaba y cerraba.

112

Eureka se puso de pie para tener una mejor visión del horizonte. No había salvavidas en esta playa, nadie vigilando a los nadadores distantes. Se imaginó que podía ver hasta el infinito —pasando Vermilian, el sur de Weeks Bay, Marsh Island y más allá del Golfo, hacia Veracruz, México, hasta las capas de hielo cerca del Polo Sur. Cuanto más veía, más oscuro se convertía el mundo. Cada bote estaba roto y abandonado. Los tiburones, serpientes y caimanes mezclados con las olas. Y Brooks estaba ahí afuera, nadando estilo libre, muy lejos.


gemelos a través de la arena. El cielo retumbó. Una nube verdosa salió de la nada y rió disimuladamente por detrás de los gruesos árboles de plátano en la curva oeste de la bahía. La densa e intranquila sensación de que algo malo pasaba, se extendía a través de su estómago. Entonces vio la ola espumosa. La ola se retiraba de la superficie del agua, ampliada sobre sí misma a un kilómetro más allá de las olas grandes. Se arrastró hacia ellos en espirales texturizados. Las palmas de Eureka comenzaron a sudar. No podía moverse. La ola se acercó más hacia la orilla como si fuera atraída por una poderosa fuerza magnética. Era fea e irregular, alta y luego más alta. Creció hasta los seis metros, igualando la altura de los pilotes de cedro sosteniendo la hilera de casas en el lado sur de la bahía. Al igual que una cuerda desenredada arremetiendo contra la península de los campos, luego pareció cambiar de rumbo. El punto más alto de la ola, la capa espumosa se inclinaba hacia el centro de la playa —hacia Eureka y los gemelos. La pared de agua avanzaba, profunda con infinidades azules. Resplandecían como diamantes con la luz del sol. Pedazos flotantes de pequeñas islas se agitaban a través de su superficie. Enormes torbellinos se arremolinaban, como si la ola estuviera tratando de devorarse a sí misma. Apestaba a pescado podrido —ella respiró— ¿velas de citronela?

—No. Eureka se tapó los oídos, pero era su propia voz gritando. Cuando se dio cuenta de eso, la determinación la llenó. Consiguió que sus pies zumbaran, lo que significaba que estaba corriendo. Ya había perdido a su madre. No iba a perder a su mejor amigo.

Página

De frente a la ola, Eureka vio que se asemejaba a la que destrozó el Puente Seven Mile en Florida, junto con el mundo entero de Eureka. No se había acordado de cómo lucía hasta ahora. Desde las profundidades del rugido de la ola, Eureka creyó escuchar la última palabra de su madre:

113

No, no olía a velas de citronela. Eureka olió de nuevo. Pero el olor estaba en su mente por alguna razón, como si lo hubiera evocado desde el recuerdo de otra ola, y no sabía lo que eso significaba.


—¡Brooks! —Corrió hacia el agua—. ¡Brooks! —salpicando hasta la altura de sus rodillas. Entonces se detuvo. El suelo se estremeció por la fuerza de la retirada del agua de la bahía. El océano se precipitó contra sus pantorrillas. Se preparó para la retirada de la ola. Mientras la ola se retiraba hacia el Golfo, removió la arena debajo de sus pies, dejando hileras de barro, sedimento rocoso y escombros irreconocibles. Alrededor de Eureka, las franjas fangosas de algas yacían abandonadas por las olas. Un pescado sobre la tierra expuesta. Los cangrejos se apresuraron en vano a alcanzar el agua. En cuestión de segundos, el mar se había retirado completamente hacia las olas de gran tamaño. Brooks no se veía por ningún lado. La bahía fue drenada, su agua se reunió con la ola que ella sabía que estaba en su camino de regreso. Los chicos habían dejado caer sus tablas de boogie y corrieron hacia la orilla. Las cañas de pescar yacían abandonadas. Los padres agarraron a sus hijos, lo que le recordó a Eureka hacer lo mismo. Corrió hacia Claire y William y metió un gemelo debajo de cada brazo. Corrió lejos del agua, a través de la caliente y gruesa hierba, más allá del pequeño pabellón, y sobre el pavimento caliente del estacionamiento de la playa. Sostuvo a los niños apretados. Ellos se detuvieron, formando una fila con el resto de los bañistas. Observaron la bahía.

El agua se precipitó hacia adelante, inundando la playa. Las sombrillas fueron arrancadas de raíz, llevadas como lanzas. Las toallas giraban en violentos torbellinos, destrozándose contra las rocas de arsénico. Eureka observó la canasta de picnic flotar a lo largo de la superficie de la ola y subir hasta la hierba. La gente gritaba, corriendo a través del estacionamiento.

Página

La ola se onduló, espumosa. Justó antes de romperse, su rugido ahogó el silbido aterrador de la cresta. Nada hizo un sonido. Todo fue observado mientras la ola se lanzaba a sí misma hacia adelante y se estrellaba contra el fangoso suelo de la bahía, atravesando la arena. Eureka oró para que esa fuera la peor parte.

114

Claire gimió ante el agarre de Eureka alrededor de su cintura, el cual se hizo más fuerte mientras la ola alcanzaba su punto máximo en la distancia. La cresta era espumosa, de un color amarillo enfermizo.


Eureka se giró para correr cuando vio el agua atravesar el borde del estacionamiento. Fluía sobre sus pies, salpicando sus piernas, y sabía que nunca sería más rápida que ella… Entonces, de repente, y rápidamente, la ola se retiró, fuera de la zona del estacionamiento, de vuelta por el césped, arrastrando casi todo en la bahía. Soltó a los niños sobre el pavimento mojado. La playa estaba destrozada. Sillas de jardín flotaban en el mar. Sombrillas estaban a la deriva, volteadas de adentro hacia afuera. Basura y ropa estaban por todas partes. Y en el centro de la basura y de los peces muertos esparcidos en la arena… —¡Brooks! Corrió a toda velocidad hacia su amigo. Él yacía boca abajo en la arena. En su afán de llegar a él, tropezó, cayendo sobre su cuerpo empapado. Lo puso de lado. Estaba tan frío. Sus labios estaban azules. Una tormenta de emociones creció en su pecho y estuvo a punto de dejar escapar un sollozo… Pero luego se puso boca arriba. Con los ojos cerrados, sonrió. —¿Necesita RCP25? —preguntó un hombre, apartando a un grupo de gente reunida alrededor de ellos en la playa. Brooks tosió, descartando la oferta del hombre. Miró a la multitud. Se quedó mirando a cada persona como si nunca hubiera visto algo como él o ella antes. Entonces sus ojos se quedaron fijos en Eureka. Ella lo rodeó con los brazos, hundiendo la cara en su hombro.

—Estás bien —dijo ella.

25

RCP: Reanimación cardiopulmonar.

Página

Él le dio unas débiles palmadas en la espalda. Después de un momento, se liberó de su abrazo para ponerse de pie. Eureka también se levantó, no muy segura de qué hacer a continuación, completamente aliviada de que él parecía estar bien.

115

—Estaba tan asustada.


—¿Estás bromeando? —Él le dio una palmadita en la mejilla y le dedicó una sonrisa encantadoramente inapropiada. Tal vez se sentía incómodo con tanta gente alrededor—. ¿Me viste montar esa ola? Había sangre en su pecho, en el lado derecho de su torso. —¡Estás herido! Lo rodeó y vio cuatro cortes paralelos a cada lado de su espalda, a lo largo de la curva de su caja torácica. La sangre roja diluida por el agua de mar que goteaba. Brooks se apartó de sus dedos contra su costado. Se sacudió el agua de la oreja y miró lo que podía ver de su sangrienta espalda. —Me raspé en una roca. No te preocupes por eso. Se rió y no sonaba como él. Se quitó el pelo mojado de la cara y Eureka notó que la herida de su frente estaba roja. La ola debió haberla agravado. Los espectadores parecieron asegurarse de que Brooks iba a estar bien. El círculo alrededor de ellos se dispersó mientras la gente buscaba sus cosas a lo largo de la playa. Susurros desconcertados sobre la ola se extendían arriba y abajo de la costa. Brooks chocó los cinco con los gemelos, quienes parecían temblorosos. —Deberíais haber estado allí conmigo. Esa ola fue épica. Eureka lo empujó.

—Eso fue todo lo que hice. Te busqué para que me saludaras —¡já! — pero no parecías preocupada. ¿Lo había perdido mientras estaba pensando en Ander? —Estuviste bajo el agua por siempre. —Claire parecía insegura de si estar asustada o impresionada. —¡Por siempre! ¿Qué crees que soy? ¿Aquaman? —Se abalanzó exageradamente hacia ella, agarrando largas tiras de algas marinas de

Página

Brooks levantó las manos.

116

—¿Estás loco? Eso no fue épico. ¿Estabas tratando de matarte? Pensé que sólo ibas a ir hasta las boyas.


la costa y arrojándolas a través de su cuerpo. Persiguió a los gemelos hasta la orilla. —¡Aquaman! —gritaron, corriendo y riendo. —¡Nadie escapa de Aquaman! ¡Te llevaré a mi guarida bajo el agua! Vamos a enfrentar tritones con nuestros dedos palmeados y vamos a cenar en platos de coral de sushi, la cual en el océano simplemente es la comida adecuada. Mientras Brooks hacia girar a uno de los gemelos en el aire y después al otro, Eureka observaba el sol jugando sobre su piel. Observó la sangre disminuir a lo largo de los músculos de su espalda. Lo vio darse la vuelta y guiñarle, articulando, Relájate. ¡Estoy totalmente bien! Volvió a mirar hacia la bahía. Sus ojos siguieron el recuerdo de la ola. El suelo arenoso debajo de ella se desintegró en una vuelta más de agua y se estremeció a pesar del sol.

Página

117

Todo se sentía frágil, como si todo lo que amaba pudiera ser eliminado.


11 Naufragio Traducido SOS por katiliz94 Corregido por Pily

—Nunca quise asustarte. Brooks se sentó en un lado de la cama de Eureka, sus pies descalzos apoyados sobre el alfeizar. Al fin estaban solos, en parte recuperados del susto de esa tarde.

…en el mar del amor, donde todos amarían hasta ahogarse. Pero ahora se va; dicen que ya no importa… —¿Dijiste algo? —preguntó.

Página

Eureka se deslizó en la antigua mecedora al lado de la ventana. Observó el reflejo de Brooks en su anticuado armario de escarchado, un armario de madera con una sola puerta y un espejo delantero, el cual había pertenecido a la madre de Sugar. Los labios de él se movieron, pero la cabeza de ella estaba descansando en la mano derecha, bloqueando el oído bueno. Levantó la cabeza y escucho la letra de “Sara” por Fleetwood Mac, que Brooks estaba reproduciendo en el iPod.

118

Los gemelos estaban en la cama unas horas después del concentrado escrutinio de Rhoda. Se había vuelto más histérica con una frase en la historia de su aventura, culpando tanto a Eureka como a Brooks de que sus hijos hubiesen estado demasiado cerca del peligro. Papá intentó tranquilizar las cosas con su chocolate de canela caliente. Pero en lugar de llevarlos juntos, todos cogieron las tazas a sus propios rincones de la casa.


—Parecías enfadada —dijo Brooks, un poco más alto. La puerta del dormitorio de Eureka estaba abierta, la regla de Papa cuando tenía invitados, y Brooks sabía tan bien como Eureka a que volumen podían hablar para evitar ser escuchados en el piso de abajo—. Cuando pensaste que la ola era mi culpa. Él se inclinó entre los postes de madera de la antigua cama de los padres de ella. Sus ojos eran del mismo color que la colorida banda castaña que cubría su colcha blanca. Parecía que se levantó de algo —una parte de cuerda de terciopelo, un recorrido de cross-country, un chapuzón en la fría oscuridad al borde del universo. Eureka estaba exhausta, como si hubiese sido la única devorada y vomitada por una ola. —Por supuesto que no fue tu culpa —miró su taza. No estaba segura de sí había estado desesperada ante Brooks. Si lo había estado, no sabía por qué. Había un espacio entre ellos que normalmente no estaba ahí. —¿Entonces qué es? —preguntó él. Ella se encogió de hombros. Extrañaba a su madre. —Diana. —Brooks dijo el nombre como si estuviera poniendo dos situaciones juntas por primera vez. Incluso los mejores chicos podrían ser despistados. —Por supuesto. Debería haberlo imaginado. Eres valiente, Eureka. ¿Cómo lo llevas? —No lo llevo, así es.

La lluvia se arrojaba contra la ventana, dándoles rayas de cebras. La meteoróloga favorita de Rhoda, Cokie Faucheux, había predicho sol durante todo el fin de semana, lo cual era la única cosa que parecía correcta. Eureka estaba contenta de estar en desacuerdo con Rhoda. Desde el ángulo del ojo, vio a Brooks levantarse de la cama y caminar hacia ella.

Página

Cuando levantó la mirada él estaba palmeando la cama. Brooks estaba intentando entenderlo, pero no podía, no realmente. Le ponía triste verlo intentarlo. Sacudió la cabeza.

119

—Ven aquí.


Extendió los brazos en un abrazo. —Sé que es difícil para ti abrirte. Pensaste que la ola de hoy iba a… —No lo digas. —Aún estoy aquí, Eureka. No voy a ir a ningún lado. Brooks tomó su mano y la tiró hacia él. Ella le permitió abrazarla. Su piel estaba caliente, su cuerpo tenso y fuerte. Apoyó la cabeza contra su clavícula y cerró los ojos. No había sido abrazada en mucho tiempo. Se sentía increíble, pero algo la molestaba. Tenía que preguntar. Cuando se apartó, Brooks sostuvo su mano durante un momento antes de dejarla ir. —La forma en la que actuaste cuando te levantaste después de la ola… —dijo ella—. Reíste. Estaba sorprendida. Brooks se rascó la barbilla. —Imagínate llegar, escupiendo a todo pulmón, y viendo a veinte extraños mirarte… uno de los cuales sin duda está listo para hacerte un boca-a-boca, ¿Qué opción tenía más que enfrentarme? —Estábamos preocupados por ti. —Yo sabía que estaba bien —dijo Brooks—, pero debo haber sido el único que lo sabía. Vi como de asustada estabas. No quería que pensases que era… —¿Qué? —Débil.

Él sonrió y le alborotó el pelo, lo cual condujo a un breve combate de lucha libre. Ella esquivó bajo sus brazos para apartarse, le agarró de la camiseta mientras él conseguía rodear su espalda para cogerla. Pronto ella le hizo una llave de cabeza, le respaldó contra el vestidor, pero entonces, en un rápido movimiento, él la empujo hacia la cama. Ella se desplomó contra la almohada, riendo, como si hubiese terminado con otros miles de combates con Brooks. Pero él no estaba

Página

—Imposible. Eres un Barril de Pólvora.

120

Eureka sacudió la cabeza.


riendo. Su cara estaba sonrojada y permanecía rígida a los pies de la cama, mirándola. —¿Qué? —preguntó ella. —Nada. —Brooks apartó la mirada y el fuego en sus ojos pareció disminuir—. Qué dijiste sobre que me mostrarías lo que Diana te dio. El libro, esa… ¿milagrosa roca? —Piedra de Trueno. Eureka se deslizó de la cama y se sentó en el escritorio, el cual había tenido desde que era una niña. Los cajones estaban llenos de recuerdos en los que no había lugar para los deberes o libros o aplicaciones para la universidad, así que se amontonaban en pilas que había prometido a Rhoda que organizaría. Pero lo que enfadaba a Rhoda deleitaba a Eureka, así que las pilas habían crecido hasta precarias alturas. Del cajón alto, sacó el libro que Diana le dejó, después el pequeño cofre azul. Situó ambos en la colcha. Con la herencia entre ellos, ella y Brooks se enfrentaron el uno al otro con las piernas cruzadas sobre la cama. Brooks extendió el brazo por la Piedra de Trueno primero, liberando el cierre desvanecido en el cofre, llegando al interior para coger la piedra cubierta de gasa. Lo examinó desde todos los ángulos. Eureka observó los dedos de él rondando el vendaje blanco. —No lo desenvuelvas.

—¿A qué te refieres con “aún no”? Brooks parpadeó. —Me refiero a la carta de tu madre. ¿No te dijo que lo sabrías cuando fuese el momento indicado para abrirlo? —Oh. Verdad. —Debía haberle hablado sobre eso. Apoyó los codos sobre las rodillas, la barbilla en las palmas—. ¿Quién sabe cuándo será el momento? Podría hacer un buen Skee-Ball con el tiempo.

Página

Entrecerró los ojos hacia él, agarró la piedra, sorprendida de nuevo por la pesadez. Quería saber lo que se veía en el interior —y obviamente Brooks también.

121

—Por supuesto que no. Aún no.


Brooks la miró, después esquivó su cabeza y tragó en la forma que lo hacía cuando se avergonzaba. —Debe ser preciosa si tu madre te lo dejó. —Estaba bromeando. Ella aflojó la Piedra de Trueno en su pecho. Él cogió el antiguo libro con una reverencia que Eureka no estaba esperando. Giró las páginas con más delicadeza de lo que ella hizo, lo cual la hizo preguntarse si merecía la herencia. —No puedo leerlo —susurró él. —Lo sé —dijo ella—. Parece que es del distante futuro… —O de un pasado nunca percatado por completo. —Brooks sonaba como si estuviera cuestionando una de las revistas de ciencia ficción que papá solía leer. Brooks siguió girando la página, al principio lentamente, después más rápido, deteniéndose en la sección que Eureka no había descubierto. A medio camino del libro, el extraño y denso texto era interrumpido por una sección de intrincadas ilustraciones. —¿Son estos grabados de madera?

En el lado opuesto de la página había una imagen de una mujer en igualadas togas lujosas. Estaba con las manos y rodillas al borde de un rio salpicado con altos y eclosionados narcisos. Sombreadas sombras de nubes bordeaban su largo pelo mientras estudiaba su reflejo en el agua. Su cabeza estaba hacia abajo, así que Eureka no podía verle la cara, pero algo en su lenguaje corporal era familiar.

Página

Ella y Brooks estudiaron la imagen de dos hombres luchando. Estaban vestidos en togas de felpa de piel de rayas. Grandes bases enjoyadas cubrían sus pechos. Un hombre vestía una pesada corona. Detrás de una multitud de espectadores se extendía un paisaje urbano, altas espirales de pocos habituales edificios enmarcando el cielo.

122

Eureka reconoció el método de la clase de xilografía que una vez tomó con Diana, esas ilustraciones de lejos eran más intrincadas que cualquiera que Eureka había sido capaz de tallar en su obstinado bloque de haya.


Eureka sabía que estaba llorando. —Todo está aquí —susurró Brooks. —¿Esto tienes sentido para ti? Ella giró la página del pergamino, buscando más ilustraciones, pero en su lugar encontró los cortos e irregulares bordes de varias páginas arrancadas. Entonces un incomprensible texto se reanudó. Tocó los ásperos bordes cerca de la encuadernación. —Mira, faltan unas pocas páginas. Brooks se sostuvo el libro cerca de la cara, entrecerrando los ojos ante el lugar donde las páginas desaparecidas habían estado. Eureka notó que había una ilustración más, en la parte trasera de la página con la mujer arrodillada. Era mucho más simple que las otras: tres círculos concéntricos centrados en la página. Parecía un símbolo o algo así. En un instinto, alargó la mano hasta la cabeza de Brooks, empujando su oscuro pelo hacia atrás. La herida era circular, lo cual no era remarcable. Pero la costra había estado tan irritada por la tosca ola de esa tarde que Eureka podía ver… anillos en el interior. Perforaban una extraña semejanza a la ilustración en el libro. —¿Qué estás haciendo? —Él apartó su mano, se aplastó el pelo. —Nada.

—Pensé que te gustaba Podunk, Luisiana —los ojos de Eureka se estrecharon. Brooks era el único que siempre defendía su hogar cuando Eureka le asestaba un golpe—. Tío Beau dijo que Diana podía leer esto, lo cual significa que deber haber alguien que pueda traducirlo. Solo tengo que averiguar quién. —Déjame intentarlo. Me llevaré el libro conmigo esta noche y te salvaré de un ataque al corazón. No estás lista para afrontar la muerte de Diana, y estoy contento de ayudar.

Página

—Dudo que serás capaz de llegar a traducirlo. Intentarlo te conducirá a un doloroso viaje. ¿De verdad piensas que va a haber alguien en Podunk, Luisiana, que pueda traducir algo de esta magnitud? —su risa sonó cutre.

123

Cerró el libro y presionó una mano sobre la cubierta.


—No. No voy a perder ese libro de vista. —Alcanzó el libro, que aún estaba en el regazo de Brooks. Tenía que sacárselo de las manos. La encuadernación crujió por la tensión de ser tirada. —Wao —dejo salir Brooks, poniendo las manos en alto, y le dio una mirada que intentaba convencer de que estaba siendo melodramática. Ella apartó la mirada. —Aún no he decidido lo que voy a hacer con esto. —Está bien. —Su tono se suavizó. Él toco sus dedos donde cerraban el libro—. Pero si consigues traducirlo —dijo—, llévame contigo, ¿vale? Podría ser difícil de digerir. Querrás a alguien aquí en el que confíes. El teléfono de Eureka zumbó en su mesilla de noche. No reconoció el número. Sostuvo la cara del teléfono ante Brooks con un encogimiento de hombros. Él hizo una mueca. —Esa podría ser Maya. —¿Por qué Maya Cayce me llamaría? ¿Cómo conseguiría mi número? Entonces recordó: el teléfono roto de Brooks. Lo habían encontrado en dos piezas en la playa después de que la ola hubiese golpeado como un piano. Eureka había estado lo bastante ausentada para dejarse el teléfono en casa esa mañana, por lo que estaba intacto.

—No quiero hablar. Quiero estar contigo. Quiero decir… —Brooks se rascó la barbilla. El teléfono paró de zumbar, pero su efecto no lo hizo—. Me refiero a que estamos saliendo y no quiero ser distraído cuando finalmente estamos hablando de… —Se detuvo, después murmuró lo que Eureka pensó que era una maldición en voz baja. Giró el oído bueno hacia él, pero estaba callado. Cuando la miró, su cara estuvo sonrojada de nuevo.

Página

—¿Bien? —Eureka sostuvo el teléfono para Brooks—. Habla con ella.

124

Maya Cayce probablemente había llamado a casa de Brooks y le había sido dado el número de Eureka por Aileen, quien debía haber olvidado como de asquerosas podían ser las chicas del colegio.


—¿Pasa algo malo? —preguntó ella. Él sacudió la cabeza. Se inclinó más cerca de ella. Los muelles debajo de ellos crujieron. Eureka dejó caer el teléfono y el libro, porque los ojos de él parecían diferentes —suaves en torno a los bordes, un insondable marrón— y sabía lo que iba a ocurrir. Brooks iba a besarla. Ella no se movió. No sabía qué hacer. Sus ojos estaban conectados por todo el descenso de él a sus labios. Su peso bajó contra las piernas de ella. Un pequeño suspiro escapó de sus labios. Los labios de él eran suaves pero sus manos eran firmes, presionándola a forcejear de una nueva forma. Rodaron el uno sobre el otro mientras la boca de él se cerraba en torno a la de ella. Sus dedos se arrastraron por su camisa, tocando su piel, tan lisa como una roca. Su lengua trazó la punta de la de ella. Era sedoso. Ella arqueó la espalda, queriendo estar incluso más cerca. —Esto es… —dijo él. Ella asintió. —Está bien.

Se alejó de él para mirarle. Estudió su rostro y sus pecas y sus mechones de pelo castaño y vio que era alguien completamente diferente. Estaba asustada y llena de júbilo, sabiendo que no había vuelta atrás después de todo, especialmente algo como esto. —¿Qué te llevo tanto tiempo? —Su voz era un ronco susurro.

Página

¿Era éste Brooks? Era como si estuviera besándose con quien una vez había compartido un poderoso amorío, del tipo que Eureka nunca se había permitido desear. Sus manos recorrieron su piel como si fuera una voluptuosa diosa, no la chica que había conocido toda su vida. ¿Cuándo Brooks se había puesto tan musculoso, tan sexy? ¿Había sido así durante años y ella se lo había perdido? ¿O podía un beso, bien hecho, metabolizar un cuerpo, golpeando un incremento de derrame, haciéndoles de repente a ambos maduros?

125

Jadearon por aire, después volvieron a otro beso. El historial de besos de Eureka habían sido picos en Girar la Botella, atrevimiento, descuidados manoseos, y deslices de lengua al exterior de la escuela de bailes. Eso era una galaxia distante.


—¿Hacer qué? —Besarme —Yo… Bueno… —Brooks frunció el ceño y apartó la mirada. —Espera. —Ella intentó tirarle hacia atrás. Sus dedos rozaron la parte trasera de su cuello, el cual se sentía de repente rígido—. No quería matar el estado de humor. —Hay motivos por los que he esperado tanto tiempo para besarte. —¿Cómo? —Quería sonar alegre, pero ya estaba preguntándose: ¿Era Diana? ¿Estaba Eureka tan dañada que había asustado a Brooks? Ese momento de duda era todo lo que le llevo a Eureka convencerse de que Brooks le veía en la forma que el resto del colegio la veía —un espectáculo anormal, de mala suerte, la última chica que algún chico normal perseguiría. Sin pensar dijo: —Imagino que has estado ocupado con Maya Cayce. El rostro de Brooks se oscureció en un semblante serio. Se levantó para ponerse de pie de la cama, con los brazos cruzados sobre el pecho. Su lenguaje corporal era distante al igual que el momento del beso. —Eso es muy típico —dijo él al techo. —¿Qué?

—Tienes razón… —dijo ella. —No seas condescendiente conmigo. —Brooks no parecía su mejor amigo o el chico al que había besado. Parecía alguien resentido por todo con ella—. No quiero ser aplacado por alguien que piensa que es mejor que cualquiera. —¿Qué?

Página

Pero Eureka sabía que todo tenía que ver con ella. La idea era tan dolorosa que había intentado cubrirla con algo más. Desplazamiento, le informaría uno de las últimos cinco loqueros, un hábito peligroso.

126

—Posiblemente no tendría nada que ver contigo. Debe ser la culpa de alguien.


—Tienes razón. El resto del mundo está equivocado. ¿No es esa la forma? —No. —De inmediato descartas todo… —¡No lo hagas! —gritó Eureka, dándose cuenta de que de inmediato estaba despidiéndose del reclamo de él. Bajó la voz y cerró la puerta de la habitación, sin preocuparse por las consecuencias si papá se acercaba. No podía permitir que Brooks pensase en esas mentiras—. No estoy descartándote. —¿Segura de eso? —preguntó él con frialdad—. Ni siquiera descartas las cosas que tu madre te dejo por voluntad. —Eso no es verdad. —Eureka se obsesionó con la herencia día y noche, pero Brooks ni siquiera estaba escuchándola. Él caminó por su habitación, la ira haciéndole verse posesivo. —Mantienes a Cat alrededor porque ni siquiera nota tu desconexión. No puedes soportar a nadie de tu familia. —Arrojó la mano en la dirección de la decena de escaleras, donde Rhoda y papá habían estado viendo las noticias pero ahora apenas estaban sintonizándose con la discusión—. En efecto, cada terapeuta que tienes es un idiota. Has alejado a todos los de Evangeline porque no hay forma de que alguien jamás podría entender por lo que has estado pasando. —Paró de caminar y miró directamente hacia ella—. Entonces estoy yo. El pecho de Eureka dolió como si él la hubiese golpeado en el corazón. —¿Qué hay de ti?

—No soy tu amigo. Soy una tabla sonora para tu ansiedad y depresión. —Tú… Tú eres mi mejor amigo —balbuceó ella—. Eres el motivo por el que aún estoy aquí… —¿Aquí? —dijo él amargamente—. ¿El último lugar en la tierra en el que querrías estar? Solo soy el preludio de tu futuro, tu autentica vida. Tu

Página

—No.

127

—Me usas.


madre te crió para seguir tus sueños, y eso es todo de lo que siempre has estado preocupada. No tienes ni idea de cuantas otras personas se preocupan por ti porque estas demasiado envuelta en ti misma. ¿Quién sabe? Tal vez ni siquiera eres una suicida. Tal vez tomaste esas pastillas por atención. La respiración de Eureka se le escapó del pecho como si hubiese sido lanzada de un aeroplano. —Confié en ti. Pensé que eras el único que no me juzgaría. —Cierto. —Brooks sacudió la cabeza, disgustado—. Llamas a todo lo que conoces sentencia, pero ¿alguna vez has considerado que completa zorra eres con Maya? —Por supuesto, no vamos a olvidar a Maya. —Al menos ella se preocupa por otras personas. Los labios de Eureka temblaron. ¿Era tan mala besadora? —Bueno, ¡si has tomado una decisión —gritó— ¡llámala! Vete con ella. ¿A qué estás esperando? Coge mi teléfono y haz una cita. Le arrojó el teléfono. Éste rebotó contra el pectoral en el que no podía creer que acababa de apoyar la cabeza. Brooks miro el teléfono como si estuviese considerando la oferta. —Tal vez lo haga —dijo lentamente, en voz baja—. Tal vez no te necesite tanto como pensaba.

—Deberías irte, —dijo ella. —Dile eso a un par de personas más —dijo Brooks—y estarás sola. Eureka le escuchó bajar las escaleras y supo cómo se había visto, agarrando las llaves y los zapatos de la entrada del porche. Cuando la puerta golpeó, lo imaginó marchando hacia su coche en la lluvia. Sabía que su pelo se extendería, de camino al coche olería.

Página

—La verdad duele ¿eh? —Golpeó su hombro mientras la pasaba. Abrió la puerta, después miró a su cama, al libro y la piedra de tormenta en el cofre.

128

—¿De qué estás hablando? ¿Estoy siendo engañada o algo?


Página

129

¿Podía él imaginarla? ¿Incluso querría verla presionada contra la ventana, mirando a la tormenta, tragando con emoción, y conteniendo las lágrimas?


12 El Neptuno Traducido CrissViz Corregido por Pily

Eureka recogió la Piedra de Trueno y la arrojó contra la pared, esperando desbaratar todo lo que había pasado desde que ella y Brooks habían parado de besarse. La piedra dejo una abolladura en el yeso que había pintado con lunares azules durante alguna época feliz en su vida. Aterrizó con un golpe a un lado de la puerta del armario.

—¡Solo un ejercicio que la Doctora Landry me enseñó! —gritó, haciendo una cara que deseaba que Rhoda pudiera ver. Estaba furiosa. Si fuera una ola, podría hacer que un continente se desmoronara como el pan. Quería hacer daño a algo de la misma forma que Brooks la había lastimado. Tomó el libro en el cual él había estado tan interesado, pasó las páginas considerando partirlo en dos.

Página

—¿Eureka? —gritó Rhoda desde la sala de estar—. ¿Qué fue lo que hiciste?

130

Se arrodilló para evaluar los daños, en su suave alfombra persa comprada en el mercado de pulgas. El daño no era tan profundo y grande como la marca que hizo hace dos años, cuando golpeó la pared que estaba a un costado de la estufa, después de discutir con su padre sobre si podía faltar una semana a la escuela para ir a Perú con Diana. No era tan impresionante como la barra con pesas que papá había quebrado cuando ella tenía dieciséis años —gritándole después de que abandonara el trabajo de verano que él le había conseguido en la Tintorería de Ruthie. Pero el daño era suficientemente malo para escandalizar a Rhoda, quien parecía pensar que los muros no pueden ser reparados.


Encuentra la salida de la madriguera, chica. La voz de Diana llego a ella nuevamente. Las madrigueras eran pequeñas, angostas y tenían camuflaje. No sabías que estabas dentro de una hasta que no podías respirar y tenías que liberarte. Era igual que la sensación de claustrofobia, la cual para Eureka siempre había sido un enemigo. Pero los zorros vivían en madrigueras; criaban a su familia ahí dentro. Los soldados disparaban desde dentro de ellas, para escudarse de los enemigos. Quizás Eureka no quería encontrar la salida de esta madriguera en particular. Tal vez era un zorro-soldado. A lo mejor esta madriguera con toda su furia era a donde pertenecía. Exhaló, relajando su agarre en el libro. Lo bajó cuidadosamente, como si fuera un proyecto de arte de los gemelos. Caminó hacia la ventana, sacando la cabeza fuera y mirando las estrellas. Las estrellas la conectaban a la Tierra. Su distancia le ofrecía otra perspectiva cuando no podía ver más allá de su dolor. Pero las estrellas no brillaban en el cielo esta noche. Estaban escondidas detrás de las gruesas nubes grises. Rayos rompían la oscuridad. Truenos detonaban nuevamente. Lluvia caía más fuerte, arrasando con los arboles de afuera. Un coche en la calle patinó sobre un charco del tamaño de un estanque. Eureka pensó en Brooks conduciendo a casa desde Nueva Iberia. Los caminos estaban oscuros, resbaladizos y él había salido con mucha prisa.

Tomó su teléfono, bloqueó el número de Maya Cayce con un gesto ceñudo apretando tres botones y mandó un mensaje a Cat. Hola. El clima apesta —su amiga contestó al instante. Si, —Eureka tecleó lentamente— ¿Y yo? No que yo sepa. ¿Por qué? ¿Esta Rhoda siendo Rhoda?

Página

No creía que fuera mejor que nadie —pero ¿Y si parecía como si se sintiera así? Con unos pocos comentarios hirientes, Brooks había sembrado la idea en Eureka de que todo el mundo estaba en su contra. Y esta noche ni siquiera había estrellas, lo cual hacia todo más oscuro.

131

No. Estaba enfadada con Brooks. Se estremeció y cerró la ventana, poniendo la cabeza sobre el frio cristal. ¿Y si lo que él había dicho era verdad?


Eureka podía imaginar a Cat resoplando audiblemente en su cuarto iluminado con velas, sus pies sobre el escritorio, mientras chateaba con sus futuros novios en su laptop. La velocidad con que respondió Cat consoló a Eureka. Recogió el libro nuevamente, lo abrió sobre su regazo y pasó el dedo alrededor del círculo de la ilustración final, el que pensó haber visto reflejado en la herida de Brooks. Brooks no está siendo Brooks —escribió en respuesta. Gran pelea. Un momento después, su teléfono sonó. —Los dos peleais como un viejo matrimonio —dijo Cat tan pronto como levantó el teléfono. Eureka miró la abolladura en su pared con lunares. Imaginó el moretón de un tamaño similar en el pecho de Brooks en donde ella le había pegado con el teléfono. —Esta fue realmente mala, Cat. Me dijo que yo pensaba que era mejor que todos. Cat suspiró. —Eso lo dijo porque quiere hacerlo contigo. —Piensas que todo es acerca de sexo. Eureka no quería admitir que se habían besado. No quería pensar en eso después de lo que Brooks había dicho. Lo que sea que ese beso haya significado, estaba tan en el pasado como una lengua muerta de la que nadie quiere hablar más, mas inaccesible que el libro de Diana.

—Dime —dijo Eureka, pensando que sería mejor si se mantenía en la cama cubierta con las mantas sobre la cabeza hasta los últimos días o la universidad. —Rodney quiere conocerte. —¿Cuál Rodney? —Gimió.

Página

—Mira —dijo Cat, mascando algo crujiente, probablemente Cheetos—, conocemos a Brooks. Se disculpará. Dale hasta el lunes, durante el primer período de clases. Mientras tanto, tengo buenas noticias.

132

—Esto fue más grande que eso.


—Mi chico clasicista, ¿lo recuerdas? Quiere ver tu libro. Sugerí que fuéramos al Neptuno. Sé que estas harta del Neptuno, pero ¿a dónde más podríamos ir? Eureka pensó en Brooks queriendo ir con ella allí cuando tuviera el libro traducido. Eso fue antes de que explotara como un dique en una inundación. —Por favor no te quedes sentada sintiéndote culpable por Brooks. — Cat podía ser sorprendentemente telepática—. Vístete con algo lindo. Rodney podría traer a un amigo. Te veré en el Tuno en hora y media.

***

Eureka era asidua a ese lugar. El último año incluso había ganado el torneo de billar —suerte de principiante. Pero no había regresado desde el accidente. No tenía sentido que un lugar ridículo como El Neptuno siguiera existiendo y Diana hubiese sido barrida. Eureka no se dio cuenta que estaba empapada hasta que caminó dentro y todos los ojos se fijaron en ella. Exprimió su cola de caballo. Miró 26

Sneakers: Tipo de tenis en forma de bota corta.

Página

Subiendo las escaleras de madera, pasando la puerta de vidrio ahumado, sabías que encontrarías al menos dos docenas de alumnos de Evangeline desparramados sobre sus portátiles y grandes libros de texto. La decoración era de color rojo como el caramelo que cubre las manzanas, descolorido; como un piso de soltero viejo. Un aroma a resumidero salía como una especie de nube de la mesa de billar y de esas máquinas de pinball Creature from the Black Lagoon. El Neptuno servía comida que nadie comía dos veces, cerveza para los chicos de universidad y suficiente café, soda, y una atmósfera que hacía que los chicos de preparatoria pasaran el rato durante toda la noche.

133

El Neptuno era un café en el segundo piso de un centro comercial, lo que era antes la tintorería de Ruthie’s y una tienda de juegos de video que había quebrado con el paso del tiempo. Eureka se puso sus sneakers26 y su impermeable. Trotó la milla y media bajo la lluvia para evitar preguntarle a papá o a Rhoda si podrían prestarle uno de los coches.


las trenzas de Cat y se dirigió hacia la mesa de la esquina donde se normalmente se sentaban. Los Wurlitzer estaban tocando “Hurdy Gurdy Man” de Donovan mientras el circuito de Nascar estaba en la televisión. El Neptuno era el mismo, pero ella había cambiado tanto que bien podría haber sido Mc Donald’s27 o Galatoire’s28 en Nueva Orleans. Pasó una mesa de porristas idénticas, saludando a su amigo Luke de Ciencias de la Tierra, quien parecía tener la impresión de que El Neptuno era un buen lugar para una cita y sonrió lánguidamente hacia una mesa de chicas de primer año del equipo de cross-country suficientemente valientes para estar ahí. Escuchó a alguien murmurar—: No pensé que tenían permitido salir del hospital —pero Eureka estaba aquí por negocios, no para preocuparse por lo que una chica pensaba de ella. Cat usaba un suéter corto color morado, pantalones de mezclilla rasgados y maquillaje más ligero que el promedio pensado para impresionar a un chico de universidad. Su última víctima estaba sentada a un lado de ella en el desgastado banco de vinil rojo. Tenía largas rastas rubias, un perfil anguloso y regresaba a la mesa su botella de cerveza Jax. Olía a miel de maple —la imitación, la que es muy dulce y que papá nunca usaba. Sus manos estaban sobre la rodilla de Cat. —Hola. —Eureka se deslizó en el banco de enfrente—. ¿Rodney? Él era solo unos años mayor, pero se veía tan de universidad con su piercing en la nariz y la sudadera descolorida de UL, que hacía que se sintiera como una niña pequeña. Tenía pestanas rubias, mejillas hundidas y orificios nasales de diferente tamaño con forma de frijol. Sonrió.

Eureka sacó el libro de la mochila. Limpió la mesa con una servilleta antes de deslizarlo delante de Rodney, por lo que su boca hizo una mueca de intriga, con interés académico.

134

Cat se inclinó sobre él, con la barbilla descansando sobre el hombro mientras pasaba las páginas.

Página

—Veamos ese extravagante libro.

27

Mc Donald’s: Cadena de comida Rápida especializada en hamburguesas. También conocido por ese nombre debido a los fundadores, los hermanos Mc Donald. 28 Galatoire’s: Restaurante francés de cinco estrellas. Muy elegante.


—Nos hemos quedado viendo esa cosa por una eternidad, tratando de encontrarle sentido. Quizás es del espacio exterior. —Es más bien del espacio interior —dijo Rodney. Eureka vio la forma en que levantó la vista hacia Cat y se rio entre dientes, la forma en que parecía disfrutar de ella con cada loca observación. No pensaba que Rodney fuese particularmente atractivo, así que se sorprendió por la punzada de celos que pasó por su pecho. Su coqueteo con Cat hacia que lo que acababa de pasar entre ella y Brooks se sintiera como una Torre de Babel —una torre de malentendidos. Miró hacia arriba hacia el circuito de coches en la televisión e imaginó que estaba conduciendo uno de esos coches, pero en lugar de estar cubierto por publicidad, estaba cubierto por el indescifrable lenguaje del libro, que Rodney estaba pretendiendo leer sobre la mesa. Nunca debió besar a Brooks. Fue un gran error. Se conocían demasiado bien como para tratar de conocerse mejor. Y ya habían cortado una vez antes. Si Eureka alguna vez se hubiera involucrado románticamente —desde el accidente, el cual no se lo deseaba ni a su peor enemigo— seria alguien que no conociera todo sobre ella, alguien que entrara a la relación ignorante de su complejidad y defectos. No debería ser un crítico listo para alejarse de su primer beso y enlistar todo lo que estaba mal en ella. Sabía mejor que nadie que la lista sería interminable. Extrañaba a Brooks.

Su oído izquierdo sonó. ¿Qué se había perdido? —Lo siento, yo…— giró su oído bueno hacia la conversación. —Sé lo que estás pensando, —dijo Rodney—. Piensas que estoy enviándote a algún loco de la Nueva Era. Pero conozco el latín clásico y ordinario, tres dialectos del griego y un poco de arameo. Y esta escritura —señaló con su dedo una página del texto—, no es parecido a nada que haya visto.

Página

—¿Qué crees? —preguntó Cat—. ¿Podemos hacerlo?

135

Pero Cat tenía razón. Había sido un idiota. Debería disculparse. Eureka verificó su móvil discretamente. Él no había enviado ningún mensaje.


—¿No es un genio? —gritó Cat. Eureka se apresuró en alcanzar la conversación. —Así que piensas que deberíamos llevarle el libro ¿para…?. —Es un poco excéntrica, una experta autodidacta en lenguas muertas —dijo—, se gana la vida prediciendo el futuro de las personas. Sólo pídele que vea el libro. Y no le permitas que te engañe. Te respetará más. Lo que sea que te pida, ofrécele la mitad y págale menos de un cuarto de su precio original. —Tendré que traer la calculadora —dijo Eureka. Rodney se inclinó sobre Cat, tomando una servilleta del dispensador y garabateó:

Madame Yuki Blavatsky, 321 Geer Circle.

—Gracias. La iremos a ver. —Eureka regresó el libro a su mochila y la cerró. Le hizo señas a Cat, quien no veía a nadie salvo a Rodney y gesticuló—. ¿Ahora? Eureka se levantó del cubículo.

Página

136

—Vamos, hagamos un trato.


13

Madame Blavatsky Traducido GideonL Corregido por Pily

La tienda de Madame Blavatsky se encontraba en la parte antigua de la ciudad, no muy lejos de St. John. Eureka había pasado diez mil veces bajo la mano verde de neón de la ventana. Cat aparcó en el estacionamiento y caminaron bajo la lluvia hasta la mediocre puerta de panel de vidrio, golpeando la aldaba de latón antiguo en forma de cabeza de león. Después de unos minutos, la puerta se abrió, enviando un estruendo de campanas desde el asidero interior. Una mujer robusta con el pelo muy rizado y salvaje se encontraba de pie en la entrada con los brazos en jarras. Tras ella había una luz roja que ocultaba su rostro entre sombras.

—Realizo lectura de palma, cartas y hojas —dijo Madame Blavartsky—, pero tendréis que pagar aparte por el té. Parecía tener unos setenta y cinco años, con los labios pintados de rojo, una constelación de lunares en la barbilla y gruesos y musculosos brazos. —Gracias, pero tenemos una petición especial —dijo Eureka.

Página

Su voz era áspera y rasposa. Eureka asintió mientras arrastraba a Cat dentro del oscuro vestíbulo. Parecía la sala de espera de un dentista fuera de horario. Una lámpara de luz roja, dos sillas plegables y un revistero casi vacío.

137

—¿Para la lectura?


Madame Blavatsky miró el pesado libro escondido bajo el brazo de Eureka. —Las peticiones no son especiales. Los regalos son especiales. Unas vacaciones serían especiales. —La anciana suspiró—. Entrad al estudio. El vestido negro de Blavatsky flotaba con el hedor de un millar de cigarrillos mientras conducía a las chicas a través de una segunda puerta hacia una habitación principal. El estudio tenía corrientes de aire, un techo bajo y papel de pared en relieve negro sobre negro. Había un humidificador en la esquina, una olla antigua sobre una estantería peligrosamente repleta de libros y un centenar de retratos antiguos que colgaban sobre marcos inclinados en la pared. Un amplio escritorio sostenía una escalofriante avalancha de libros y papeles, un ordenador de sobremesa antiguo, un jarrón con frescas lilas marchitas y dos tortugas que o bien dormían la siesta o estaban muertas. Había elegantes jaulas de oro colgadas en cada esquina de la sala que contenían tantas aves que Eureka dejó de contarlas. Eran aves pequeñas, del tamaño de una palma de la mano abierta, con cuerpos esbeltos de color verde lima y picos rojizos. Cantaban estrepitosamente, melódicamente, incesantemente. Blavatsky—.

Deslizó un dedo cubierto de mantequilla de cacahuete a través de los barrotes de una de las jaulas y rió como un niño cuando los pájaros acudieron a picotear de su piel. Un pájaro se posó sobre su dedo índice, más largo que los demás. Madame Blavatsky se inclinó hacia él, frunciendo sus labios rojos, haciendo ruidos de besos. Era más grande que los otros, con una corona de color rojo brillante y un diamante de plumas doradas sobre el pecho. —Y el más brillante de todos, mi dulce, dulce Polaris. Por fin, Madame Blavatsky se sentó e indicó a las chicas que se unieran a ella. Se sentaron en silencio en un sofá bajo de terciopelo negro, reorganizando los veintitantos cojines manchados y dispares para hacer sitio. Eureka miró a Cat. —¿Y bien? —preguntó Madame Blavatsky alcanzando un largo cigarrillo liado a mano—. Puedo suponer lo que quieres pero tienes que

138

Madame

Página

—Tortolitos abisinios —anunció Excepcionalmente inteligentes.


preguntar, hija. Hay un gran poder en las palabras. El universo fluye hacia ellas. Úsalas ahora, por favor. El universo espera. Cat alzó una ceja mirando a Eureka e inclinó la cabeza en dirección a la mujer. —Mejor no cabrear al universo. —Mi madre me dejó este libro en su testamento —dijo Eureka—. Ella murió. Madame Blavatsky agitó su huesuda mano. —Lo dudo mucho. No hay muerte, ni vida tampoco. Sólo congregación y dispersión. Pero eso es otro tema. ¿Qué quieres, hija? —Quiero conseguir traducir este libro. —La palma de Eureka presionó sobre el círculo de la cubierta verde del libro. —Bueno, entrégamelo. Soy psíquica, pero no puedo leer un libro cerrado a cinco metros de distancia. Cuando Eureka le tendió el libro Madame Blavatsky tiró de su mano como si estuviera reclamando un bolso robado. Lo hojeó, deteniéndose aquí y allá murmurando cosas para sí misma, tocando con su nariz las páginas con grabados e ilustraciones, sin dar ninguna indicación sobre si ella podía encontrar sentido a éstas o no. No levantó la vista hasta que llegó a la parte de las hojas pegadas, cerca de la parte posterior del libro.

Eureka no tenía ni idea de sobre qué hablaba Madame Blavatsky. —Es muy lamentable. Podría arreglarlo pero va a requerir un horno de leña y productos químicos muy caros. —Estaba así cuando lo obtuve —dijo Eureka.

Página

—¿Cuándo ha pasado esto? —Levantó el trozo de páginas fusionadas—. ¿No lo intentaste secar después de derramarlo? ¿Qué es esto? —Olfateó el libro—. Huele a Muerte en la Tarde. Eres demasiado joven para beber ajenjo, ya sabes.

139

Luego apagó el cigarrillo y se metió un Tic Tac de naranja en la boca.


Blavatsky arrastró las gafas de montura metálica, deslizándolas hasta la punta de la nariz. Estudió el dorso del libro, la portada y la contraportada. —¿Cuánto tiempo lo tuvo su madre? —No lo sé. Mi padre dijo que lo encontró en un bazar de Francia. —Cuantas mentiras. —¿Qué quiere decir? —preguntó Cat. Blavatsky le miró por encima de la montura de sus gafas. —Se trata de un libro familiar. Los libros familiares quedan dentro de la línea familiar a menos que existan circunstancias tremendamente inusuales. Incluso en esas circunstancias es casi imposible que un libro como éste caiga en manos de alguien que lo vendería en un bazar. — Ella acarició la tapa—. Este no es un material que se encuentre en los mercados de intercambio. Madame Blavatsky cerró los ojos e inclinó la cabeza hacia la jaula de pájaros que se encontraba sobre su hombro izquierdo, casi como si estuviera escuchando la canción de los tortolitos. Cuando abrió los ojos miró directamente a los de Eureka. —Dices que tu madre ha muerto. Pero sigues teniendo un amor desesperado por ella. ¿Hay una manera más rápida para la inmortalidad?

—Tal vez no es herencia de los padres de su madre —dijo Madame Blavatsky—. Quizás lo encontró a través de un primo lejano, una tía favorita. ¿Tu madre se llamaba, por casualidad, Diana? —¿Cómo lo sabe? Blavatsky cerró los ojos e inclinó la cabeza hacia la derecha, hacia otra jaula. En el interior seis tortolitos se dispersaron al lado de la jaula

Página

—Si este libro hubiese estado en mi familia me hubiese enterado. Mis abuelos no guardaban secretos. La hermana y el hermano de mi madre estaban allí cuando yo lo heredé. —Pensó en la historia del tío Beau sobre Diana al leerlo—. Apenas conocían nada al respecto.

140

La garganta de Eureka le quemaba.


más cercana a Blavatsky. Cantaban confusos y altos staccatos. Ella se echó a reír. —Sí, sí —murmuró, aunque no a las chicas. Luego tosió y miró el libro, hacia la esquina inferior de la cubierta trasera interior. Eureka se quedó mirando los símbolos escritos en diferentes tonos descoloridos. —Esta es una lista de los nombres de los anteriores propietarios del libro. Como puedes ver, ha habido muchos. La más reciente dice "Diana." —Madame Blavatsky escudriñó los símbolos que precedían al nombre de la madre de Eureka—. Tu madre heredó este libro de alguien llamado Niobe y Niobe lo recibió de alguien llamado Byblis. ¿Conoces a estas mujeres? Mientras Eureka negaba, Cat se sentó con la espalda recta. —Puede leerlo. Blavatsky ignoró a Cat. —Puedo inscribir tu nombre en el final de la lista ya que el tomo es tuyo. No hay un cargo extra por esto. —Sí —dijo Eureka en voz baja—. Por favor, hagalo. —Eureka. Madame Blavatsky sonrió cogiendo un rotulador de punta y garabateando unos extraños símbolos en la página. Eureka se quedó mirando su nombre en el desconcertante lenguaje.

—¿Magdaleniense? —Cat miró a Eureka quien nunca había oído hablar de ello tampoco. —Muy antiguo —dijo Blavatsky—. Se encuentra en las cuevas prehistóricas del sur de Francia. Esto no es algo hermano del magdaleniense pero podrían ser primos segundos. Los idiomas tienen un complicado árbol genealógico, matrimonios mezclados, ya sabes,

Página

—Esta lengua es similar a la antigua escritura magdaleniense —dijo Blavatsky—. Aunque hay diferencias. No existen vocales. La ortografía es bastante absurda.

141

—¿Cómo ha...?


hijastros, bastardos. Hay un sin número de escándalos en la historia de las lenguas, muchos asesinatos, incluso incesto. —Lo he oído. —Es raro encontrar un texto así. —Madame Blavatsky se rascó una de sus delgadas cejas con aire cansado—. No va a ser fácil de traducir. El calor hormigueaba por la nuca de Eureka. No sabía si era felicidad o miedo, sólo que esta mujer era la clave de algo que tenía que entender. —Podría ser peligroso —continuó Blavatsky—. El conocimiento es poder, el poder corrompe. La corrupción es vergüenza y ruina. La ignorancia no es dicha pero puede ser preferible a una vida viviendo en la vergüenza. ¿Estás de acuerdo? —No estoy segura. —Eureka sintió que a Diana le hubiese gustado Madame Blavatsky. Le habría confiado esta traducción—. Creo que prefiero saber la verdad, sin importar las consecuencias. —Lo haré. —Blavatsky ofreció una misteriosa sonrisa. Cat se inclinó hacia delante en su silla, presionando contra el borde del escritorio. —Queremos su mejor traducción. Nada de trabajos por diversión. —Veo que has traído a tu agente de negocios. —Blavatsky se rió, aspiró y consideró la solicitud de Cat—. Algo de esta magnitud y complejidad... va a ser muy exigente para una anciana. Cat levantó la mano. Eureka esperaba que no le dijese a Madame Blavatsky que hablase con ella.

—Le daremos cinco —dijo Eureka. —Ocho. —Blavatsky tomó una calada del cigarrillo entre sus brillantes labios rojos, claramente disfrutando del ritual. —Siete cincuenta. —Cat chasqueó los dedos—. Y el precio de los productos químicos para arreglar las páginas.

Página

—Diez dólares por página.

142

—Sin rodeos, señora.


—No vas a encontrar a nadie más que pueda hacer lo que yo puedo hacer. Podría pedirte cien dólares por página. —Blavatsky se secó los ojos con un pañuelo desteñido—. Pero te ves tan decaída a pesar de contar con más ayuda de la que sabes. Entérate. —Hizo una pausa—. Siete cincuenta es un precio justo. Tenemos un trato. —¿Y qué pasa ahora? —preguntó Eureka. Le pitaba el oído. Cuando lo frotó, por un momento le pareció oír la charla del canto de los pájaros claramente en su oreja izquierda. Imposible. Ella sacudió la cabeza y se dio cuenta del aviso de Madame Blavatsky. La mujer asintió con la cabeza a los pájaros. —-Me han dicho que ha estado observándote durante mucho tiempo. —¿Quién? —Cat miró alrededor en la habitación. —Ella lo sabe. —Madame Blavatsky sonrió a Eureka. —¿Ander? —susurró Eureka. —Shhhh. —Madame Blavatsky arrulló—. La canción de mis tortolitos es valiente y favorable, Eureka. No te angusties por cosas que no puedes comprender. —De repente se giró en su silla para mirar su equipo—. Enviaré las páginas traducidas en bloques, a través del correo electrónico junto con un enlace a mi cuenta bancaria para el pago. —Gracias.

Madame Blavatsky puso ojos llorosos. —¿Crees que los avances avergonzarían a algunos maestros de la antigüedad? Sus capacidades superaron enormemente a las nuestras. Estamos un millar de años atrasados con respecto a lo logrado.

Página

—Es curioso ¿no? —Cat entregó el papel a Madame Blavatsky con los datos—. Enviar por correo electrónico la traducción de algo tan antiguo.

143

Eureka garabateó su dirección de correo electrónico y deslizó el papel a Cat para que añadiese la suya.


Blavatsky abrió un cajón y sacó una bolsa de zanahorias, rompiendo una por la mitad para dividirla entre las dos tortugas que despertaban de su siesta en el escritorio. —No, Gilda —cantó—. Allí, Brunilda. Mis queridas. —Se inclinó hacia las chicas—. Este libro te hablará de innovaciones mucho más emocionantes que el ciberespacio. Deslizó sus gafas sobre la nariz e hizo un gesto hacia la puerta. —Bueno, buenas noches. No dejes que las tortugas te muerdan al salir. Eureka se levantó temblando del sofá mientras Cat recogía sus cosas. Eureka hizo una pausa, mirando el libro en el escritorio. Pensó en lo que su madre haría. Diana había vivido siempre confiando en sus instintos. Si Eureka quería saber lo que significaba su herencia tendría que confiar en Madame Blavatsky. Tenía que dejar el libro atrás. No era fácil. —¿Eureka? —Madame Blavatsky alzó un dedo índice—. ¿Sabes lo que le dijeron a Creonte? Eureka negó con la cabeza. —¿Creonte? —"El sufrimiento es maestro de la sabiduría". Piensa en ello. — Contuvo el aliento—. Dios... en menudo lío estás metida. —¿Estoy en un lío? —dijo Eureka.

—Madame Blavatsky —dijo Eureka antes de salir por la puerta del estudio—. ¿Mi libro tiene un título?

Página

—Puede que empiece pronto, puede que no. Pero no me molestes. Trabajo aquí. —Señaló su escritorio—. Y vivo arriba. —Señaló con el pulgar hacia arriba—. Protejo mi privacidad. La traducción requiere tiempo y vibraciones positivas. —Miró por la ventana—. Eso sería un buen tweet. Debería twittearlo.

144

—Esperamos con interés su traducción —dijo Cat con una voz mucho más constante.


Madame Blavatsky parecía muy ausente. Sin mirar a Eureka dijo en voz baja. —Se llama "El libro del amor".

***

De: savvyblavy@gmail.com Para: reka96runs@gmail.com CC: catatoniaestes@gmail.com Fecha: Domingo, 06 de octubre 2013, 1:31 am.

Asunto: Primera traducción. Querida Eureka. A fuerza de muchas horas de intensa concentración he conseguido traducir lo siguiente. He intentado no tomarme muchas libertades con la prosa, solo con el fin de hacer el contexto claro como el agua para facilitar su lectura. Espero cumplir con tus expectativas.

En un principio, la isla quedó más allá de las Columnas de Hércules, sola en el Atlántico. Me crié en las montañas, donde la magia permanecía. Todos los días observaba un hermoso palacio construido como un diamante en el moteado valle, a lo lejos. Las leyendas hablaban de una ciudad sorprendente, con cascadas rodeadas de unicornios, y de príncipes gemelos que vivían en el palacio.

Página

Tenemos que empezar por el principio, en un lugar que hace tiempo que dejó de existir. ¿Dónde iremos a parar? Bueno, ¿quién puede saber el final hasta la última palabra de lo que se ha escrito? Todo podía cambiar con una última palabra.

145

En la desaparecida isla en la que nací, era llamada Selene. Este es mi libro del amor. La mía es una historia de catastrófica pasión. Puedes preguntarte si es cierto pero todas las cosas auténticas son dudosas. Aquellos que se permitan imaginar, o creer, pueden encontrar la redención en mi historia.


El mayor de los príncipes y aspirante a rey era Atlas. Era conocido por ser galante, adorar la leche de hibisco y nunca huir de un combate de lucha libre. El príncipe joven era un enigma y rara vez se veía o se oía sobre él. Se llamaba Leander y desde muy temprana edad descubrió que su pasión era viajar por el mar a todas las colonias que el rey tenía en el mundo. Había escuchado a otras chicas de la montaña contar que soñaban con que el príncipe Atlas se las llevaba en un caballo plateado y las convertía en su reina. Pero el príncipe no me importaba cuando yo era una niña. Si hubiese sabido entonces lo que ahora sé, mi imaginación me habría permitido quererle antes de que nuestros mundos chocaran. Habría sido más fácil así. Cuando era niña no anhelaba nada fuera de las encantadas costas y arboladas de nuestra isla. Nada me interesaba más que mis parientes, que eran brujas, telepates, cambiantes, alquimistas... Visitaba todos sus talleres, aprendía de todos, pero los cotilleos de brujas, cuyos poderes raramente transcienden de los celos humanos, nunca se cesaron y fueron los que consiguieron que mi mundo girase. Conocía muchas historias de mis antepasados. Mi cuento preferido era el de un hombre que podía proyectar su mente a través del océano y habitar los cuerpos de hombres y mujeres de Minoan. Sus aventuras eran maravillosas. En aquellos días yo disfrutaba del sabor de esos rumores.

Los aspirantes a curandero formaban una fila de tres millas desde el palacio. Me senté en último lugar. Uno a uno, los magos entraron, y uno a uno, se fueron indignados o avergonzados. Cuando apenas quedaban diez magos en la fila las puertas del palacio se cerraron. Humo negro comenzó a salir de las chimeneas indicando que el rey había fallecido.

Página

Nunca había soñado con cruzar el umbral de palacio, pero una vez había curado la fiebre de mi padre con una hierba común del lugar. Y así, bajo la luna menguante, crucé las veintiséis millas hacia el palacio con una cataplasma de artemisa en la bolsa que colgaba de mi cinto.

146

Tenía dieciséis años cuando los rumores volaron desde el castillo a las montañas. Los pájaros cantaban que el rey había caído enfermo, preso de una extraña enfermedad. Anunciaban el fastuoso premio que el príncipe Atlas prometió a quien pudiese sanar a su padre.


Los lamentos se alzaban por la ciudad cuando comencé mi viaje de vuelta a casa. A mitad de camino, en una boscosa cañada, encontré a un chico de mi edad arrodillado junto al río. Se encontraba sobre una parcela de narcisos blancos, tan sumido en sus pensamientos que parecía estar en otro reino. Al ver que estaba llorando le toqué el hombro. —¿Está herido, señor? Al volverse hacia mi pude ver que el dolor de sus ojos era abrumador. Lo entendí como si supiera el idioma de los pájaros: había perdido lo más querido que tenía. Puse la cataplasma en su mano. —Me gustaría haber podido salvar a su padre. Cayó sobre mí, llorando. —Me puedes salvar.

El resto aun esta por traducir, Eureka. Mantente a la espera.

Página

147

Madame B. Gilda y Bruñilda.


14

La Sombra Traducido katiliz94 Corregido por Pily

Martes significaba otra sesión con la Doctora Landry. La oficina de la terapeuta de Nueva Iberia difícilmente era el primer lugar al que Eureka quería conducir en su nuevamente reparado Jeep, pero en el frío alejamiento en el desayuno de esa mañana, Rhoda había terminado toda discusión con su habitual línea que helaba el alma: Tanto tiempo como vivas en mi casa, seguirás mis reglas.

A las 3:03 se desplomó en el sofá de la terapeuta. Llevaba su fruncido de ceño semanal.

Página

Eureka estaba nerviosa por volver detrás del volante. Se había transformado en una conductora hiperdefensiva —contando los tres segundos de espacio entre los coches, poniendo el intermitente a medio metro antes de que se girase. Los músculos de sus hombros estaban anudados en el momento que llego a la oficina de la Doctora Landry. Se sentó en Magda debajo del haya, intentando exhalar la tensión.

148

Había dado a Eureka una lista de números de teléfonos de tres asistentes de universidad, en caso de que estuviese metida en problemas mientras Rhoda estaba en un encuentro. No iban a tomar algunas otras opciones, dijo cuándo le devolvió a Eureka sus llaves. La esposa de papá probablemente podría hacer que te quiero sonara amenazador —no era que Eureka nunca hubiera recibido esa amenaza en particular de Rhoda.


La Doctora Landry vestía otro par de zapatos sin cordones. Sacó los pies de los planos desgarbados naranjas, los cuales nunca habían sido un estilo. —Ponme al día. —La Doctora Landry metió el pie descalzo debajo de la silla—. ¿Qué ha ocurrido desde que hablamos? El uniforme de Eureka picaba. Ojala hubiese hecho pis antes de que la sesión comenzase. Al menos no había tema al tener que apresurarse de regreso al colegio para el encuentro de cross-country de hoy. Incluso la entrenadora había perdido la fé en ella hasta ahora. Podía conducir a casa con lentitud, por diferentes carreteras sucias, caminos no frecuentados por chicos fantasmas. No lo vería, así que no podría de alguna forma hacerla llorar. O limpiar las comisuras de su ojo con el dedo. U oler como un océano no descubierto en el que quería sumergirse. O ser el único alrededor que no supiese una sola cosa catastrófica sobre ella. Las mejillas de Eureka estaban calientes. Landry ladeó la cabeza, como si notase cada tono de escarlata en el que se volvía Eureka. De ninguna manera. Eureka iba a mantener la aparición —y desaparición— de Ander para sí misma. Extendió la mano por uno de los duros dulces en la mesa de café y arrojó un protector de ruido con el envoltorio. —No se suponía que esa sería una pregunta de truco —dijo Landry.

—¿Asumo que tu padre se encargará de los fondos hasta que seas mayor de edad? —No es nada de eso. —Eureka suspiró, aburrida pero no sorprendida por asumirlo—. Dudo que haya algo de valor monetario en mi herencia.

Página

—Bueno. —Chupó el caramelo—. Obtuve la herencia de mi madre. —Esa era una piltrafa de terapia no obvia. Lo tenía todo: profundo significado simbólico, historia familiar, y los chismosos terapeutas novelescos que no podían resistirse.

149

Todo era un truco. Eureka consideró abrir su libro de cálculo, luchando a través de un teorema por el equilibrio de la hora. Quizás tenía que estar aquí, pero no tenía que cooperar. Pero esa emisión viajaría hasta Rhoda, cuyo orgullo conduciría a alguna estupidez como la revocación del coche, enterramiento, o algún otro oscuro trato que no sonaría absurdo dentro de las paredes de su casa, donde Eureka no tenía aliados. De cualquier manera, ninguno con poder.


No había nada de valor monetario en la vida de mi madre. Solo cosas que le gustaban. —Tiró de la cadena alrededor de su cuello para levantar el colgante de lapislázuli bajo la blusa blanca. —Eso es precioso. —La Doctora Landry se inclinó hacia adelante, débilmente fingiendo apreciación por la desgastada pieza—. ¿Hay una foto dentro? Sí, una imagen de un millón de facturables horas, pensó Eureka, imaginando un reloj de arena lleno con diminutas Doctoras Landrys en lugar de arena derramándose a través de él. —No se abre —dijo Eureka—. Pero lo llevaba todo el tiempo. Había un par de otros objetos arqueológicos que encontraba interesantes. Esa roca llamada roca de tormenta. La Doctora Landry asintió inexpresivamente. —Debes tener que sentirte amada, sabiendo que tu madre quería que tuvieras esas cosas. —Tal vez. También es algo confuso. Me dejó un viejo libro escrito en un lenguaje antiguo. Al menos encontré a alguien que puede traducirlo. Eureka había leído los correos traducidos de Madame Blavatsky varias veces. La historia era interesante —tanto ella como Cat estaban de acuerdo— pero Eureka lo encontraba frustrante. Se sentía tan lejos de la realidad. No entendía como lo relacionaba con Diana. Landry estaba frunciendo el ceño, sacudiendo la cabeza.

No hay muerte… Eureka escuchó a Madame Blavatsky ahogando la voz de la terapeuta. Solo congregación y dispersión. —Este deseo de traducir algún viejo libro parece infructífero —dijo Landry—. Poner tus esperanzas en una nueva conexión con tu madre ahora podría ser muy doloroso. El dolor es el maestro de la sabiduría.

Página

—Nunca vas a saber las intenciones de tu madre por completo, Eureka. Esa es la realidad de la muerte.

150

—¿Qué? —Eureka escuchó su voz elevarse. Eso significaba que estaba a la defensiva. Había cometido un error al sacarlo. Había tenido que mantenerlo en un territorio seguro y neutral.


Eureka ya estaba en el camino. Iba a conectar ese libro a Diana, solo que aún no sabía cómo. Agarró un puñado de disgustantes caramelos, necesitando mantener las manos ocupadas. Su terapeuta sonaba como Brooks, quien aún no se había disculpado. Se habían evitado tensamente el uno al otro en los pasillos del colegio durante dos días. —Deja a la muerte descansar —dijo Landry—. Céntrate en vivir tu mundo. Eureka miró fuera de la ventana al cielo cuyo color era típico de los días después de un huracán: azul sin remordimientos. —Gracias a ti por esa sopa de gallina para el alma. Escuchó a Brooks zumbando algo desagradable en su oído sobre como Eureka estaba convencida de que todos sus terapeutas eran estúpidos. ¡Eso realmente lo era! Había estado considerando disculparse con él, solo para romper la tensión. Pero cada vez que lo veía, estaba rodeado por un muro de chicos, deportistas de futbol con los que nunca le había visto antes de esa semana, chicos cuyo precioso machismo solían ser lo peor en algunas de las mejores bromas de Brooks. Él atraparía su mirada, después haría un lascivo gesto que partía de risa al círculo de chicos. Estaba haciendo que Eureka se partiese, también, solo que de forma diferente.

Se sentía como ser salvada, le había dicho Diana. Eso recordaba a Eureka lo que el príncipe en la historia dijo a Selene: Aún puedes salvarme. —¿Alguna vez has escuchado la idea de la sombra de Carl Jung? — Probó Landry. Eureka sacudió la cabeza.

Página

No había preguntas en su mente. Eureka iba a continuar con la traducción de El Libro del Amor. Incluso si resultaba no ser nada más que una historia de amor, quizás la ayudaría a entender mejor a Diana. Una vez, Eureka le había preguntado cómo fue cuando ella conoció a su padre, como había sabido que le quería a él.

151

—Antes de que saltes hacia una costosa traducción de ese libro — dijo Landry—, al menos piensa en los pros y los contras.


—Algo me dice que estoy a punto de hacerlo. —La idea es que todos tenemos una sombra, la cual comprime negados aspectos de uno mismo. Mi sensación es que tu extrema actitud distante, tu inhabitabilidad emocional, el recelo que debo decir que esta palpable en ti, proviene de un lugar central. —¿De dónde provendría? Landry la ignoró. —Tal vez tuviste una infancia en la que te fue dicho que reprendieses tus emociones. Una persona que hiciese eso durante bastante tiempo podría encontrar esos aspectos descuidados en sí mismo que comenzasen a brotar en algún lugar. Tus emociones reprimidas podrían bien estar saboteando tu vida. —Todo es posible —dijo Eureka—. Sin embargo, sugiero que mis emociones reprimidas toman un número. —Es muy común —dijo Landry—. Solemos buscar la compañía de los otros que reproducen aspectos que hemos reprimido en la profundidad de nuestras sombras. Piensa en la relación de tus padres… bueno, tu padre y tu madrastra. —Preferiría no hacerlo. Landry suspiró. —Si no confrontas esa indiferencia, te conducirá al narcisismo y al aislamiento. —¿Es eso una amenaza? —preguntó Eureka.

Eso era a donde la terapia inevitablemente conducía: la reducción de individuos a tipos. Eureka deseaba salir de esas paredes. Miro al reloj. Solo había estado aquí durante veinte minutos. —¿Insulta a tu orgullo escuchar que no eres única? —preguntó Landry—. Porque eso es sinónimo de narcisismo. La única persona que entendía a Eureka estaba dispersa en el mar. —Dime donde fue tu mente entonces —dijo Landry.

Página

—Lo he visto antes. Es un tipo de desorden de personalidad.

152

Landry se encogió de hombros.


—Santa Lucia. —¿Quieres marcharte? —Haré un trato contigo. Nunca volveré aquí de nuevo, cobrarás a Rhoda todo el tiempo, y nadie necesita ser la más lista. La voz de Landry se endureció. —Despertarás a los cuarenta años sin marido, sin hijos, y sin carrera si no aprendes a relacionarte con el mundo. Eureka se puso de pie, deseando que alguien como Madame Blavatsky se sentase en la silla frente a ella en lugar de la Doctora Landry. Las intrigantes observaciones de la traductora se habían sentido más detalladas que cualquier tablón certificado por murmullos que siempre emergían de los labios de la terapeuta. —Tus padres han pagado otra media hora. No salgas por esa puerta, Eureka. —La esposa de mi padre pagó por otra media hora —corrigió—. Mi madre es la Cena de Pescado de la Noche del Viernes. —Estas cometiendo un error.

Página

153

—Si piensas eso —Eureka abrió la puerta—, estoy convencida de que estoy tomando la decisión correcta.


15

La Nota Azul Traducido Lola Irina Corregido por katiliz94

—¿Crees que estoy gorda? —preguntó Cat en la fila del almuerzo el miércoles. Eureka todavía no había hablado con Brooks. Era el día de chuleta de cerdo frito, lo más gastronómicamente destacado de la semana de Cat. Pero su bandeja era una gran cantidad de lechuga de tempano de color marrón, una desdentada cuchara de frijoles de ojo negro, y un chorrito de saludable salsa picante. —Otra que muerde el polvo. —Eureka señaló la comida de Cat—. Literalmente. —Pasó la tarjeta en la caja registradora para pagar su chuleta de cerdo y leche con chocolate. Eureka estaba aburrida de las conversaciones de dieta. Le habría encantado llenar un traje de baño tan bien como Cat.

Eureka deseó no haber dicho eso. No quería sentir envidia de Cat. Quería ser la mejor amiga que estaba fascinado por las discusiones sobre la dieta y citas y la suciedad de los otros chicos de su clase. En lugar de eso estaba amargada y aburrida. Y magullada de ser prácticamente deshuesada por Rhoda la noche anterior durante su temprana salida de la oficina de Landry. Rhoda había estado tan

Página

—Él mejor. —Eureka evitó los ojos de las chicas de cross-country de segundo año a quienes Cat les sopló un beso por encima del aire—. ¿Él ha dicho algo? Y si lo hizo ¿qué te importa?

154

—Sé que no estoy gorda, —dijo Cat cuando navegaron a través del laberinto vertiginoso de las mesas—. Y tú lo sabes aparentemente. Pero, ¿Rodney lo sabe?


furiosa que ni siquiera pudo pensar en un castigo lo bastante fuerte, el cual ahora estaba pendiente y manteniendo a Eureka en el filo. —No, no es nada de eso. —Cat miró a la mesa de los estudiantes del último año de cross-country, la cual estaba apartada del resto de la cafetería en el rincón de la ventana. Theresa, Leigh y Mary Monteau tenían dos asientos vacíos al lado en el banco de metal negro. Saludaron con la mano a Cat, sonriendo tímidamente a Eureka. Desde que había regresado a la escuela este año, Eureka había estado comiendo el almuerzo fuera en el patio con Cat, bajo el enorme árbol de nueces. La cacofonía de tantos estudiantes comiendo, bromeando, discutiendo, vendiendo cualquier basura para un viaje de la iglesia por el que estaban tratando de recaudar dinero, era demasiado para Eureka, que apenas había salido del hospital. Cat no había pronunciado ni pío sobre extrañar la acción del interior, pero hoy hizo una mueca de dolor cuando Eureka se dirigió hacia la puerta de atrás. Hacía frío y el día estaba tempestuoso, y Cat estaba usando la falda a cuadros del uniforme de Evangeline sin medias. —¿Odiarías estar ahí hoy? —Cat asintió con la cabeza hacia los asientos vacíos en la mesa entre países—. Seré un Catsicle29 ahí fuera.

—¿Por cuánto tiempo va a ser la lista? —Eureka miró su bandeja. Cruzó y descruzó las piernas, pensando en Brooks. —Toma a tu chico misterioso, —dijo Cat.

29

Catsicle: Se refiere a una broma de la película Los Vengadores que hace Tony starks al Capitan america, le dice “capsicle” (capitán=cap y icicle= carámbano). Cat cambia la”p” por la “t,” lo que daría a entender que si ella sale se convertiría en un carámbano.

Página

—Rodney no ha dicho nada abiertamente sobre mi peso. —Cat arremolinó un pedazo de lechuga alrededor en un charco de salsa picante—. Pero él es esquelético, y eso me hace ágil al pensar que podría pesar más que mi amigo. Ya sabes cómo es eso. Es difícil no prever las futuras críticas a alguien que realmente te gusta. Algo acerca de mi al final le va a molestar, la pregunta es…

155

—No hay problema. —A pesar de que parecía como una sentencia de muerte cuando Eureka se deslizó en el banco diagonalmente del de Cat, saludó a Teresa y Mary, y trató de fingir que toda la mesa no la estaba mirando.


Eureka se sacó la banda elástica del pelo, luego se lo puso hacia atrás en un moño idéntico al que acababa de tener. Sabía que su cara estaba roja. —Ander. —Te estás sonrojando. —No lo estoy. —Eureka sacudió la salsa de Tabasco violentamente sobre la comida por la que ya no estaba hambrienta. Sólo necesitaba ahogar algo—. Nunca lo veré otra vez. —Va a volver. Es lo que hacen los chicos. —Cat masticó un bocado de lechuga lentamente, luego se inclinó para robar un pedazo de chuleta de cerdo de Eureka. Sus dietas eran experimentos, y éste, afortunadamente, habían terminado—. Bueno, entonces, toma a Brooks. Cuando estabas saliendo con él… Eureka le señaló a Cat que se detuviera. —Hay una razón por la que dejé a mi terapeuta. No tengo ganas de una repetición sobre mi romance de quinto año con Brooks. —¿Aún no os habéis besado? Eureka casi se atragantó con el chocolate con leche. No le había dicho a Cat sobre el beso que parecía haber terminado su relación con el más antiguo de sus amigos. Ahora Eureka y Brooks apenas podían mirarse el uno al otro.

—¿Cuál es su problema? —Preguntó Cat—. Su respuesta idiota-apenitente suele ser más rápida. Ya han pasado tres días enteros. —Casi cuatro, —dijo Eureka automáticamente. Sintió que las otras chicas en la mesa giraron las cabezas para escucharlas. Ella bajó la voz—. Tal vez él no tiene un problema. Tal vez soy yo. —Descansó la cabeza en el hueco de su codo sobre la mesa y empujó su arroz sucio

Página

Ella y Brooks habían asistido a una clase entera de latín, sus sillas chocaron la una con la otra en el estrecho laboratorio de idiomas, sin hacer contacto visual. Esto requería un enfoque —normalmente Brooks imitaba al menos tres chistes a expensas de los bosques de plata del pelo del pecho del Señor Piscidia.

156

—Todavía estamos peleados, si es eso lo que quieres decir.


con el tenedor—. desconsiderada…

Egoísta,

arrogante,

crítica,

manipuladora,

—Eureka. Se deslizó en posición vertical ante el sonido de la profunda pronunciación de su nombre, como si la tirasen por cuerdas como a las marionetas. Brooks estaba de pie en la cabecera de la mesa, observándola. El pelo le caía sobre la frente, ocultando sus ojos. Su camisa era demasiado pequeña en los hombros, lo cual era irritantemente sexy. Él había pasado por la pubertad precoz y había sido más alto que el resto de los chicos de su edad, pero había dejado de crecer en el primer año. ¿Estaba teniendo un segundo brote de crecimiento? Se veía diferente, y no sólo alto y musculoso. No parecía tímido acerca de caminar hasta su mesa, a pesar de que todas las doce de mujeres habitantes habían detenidos sus conversaciones para mirarlo. No tenía esta hora del almuerzo. Se suponía que debía ser el ayudante de oficina en periodo cuarto, y ella no vio ninguna nota azul en la mano. ¿Qué estaba haciendo él aquí? —Lo siento, —dijo—. He estado en un aguacate30. Cat se golpeó la frente. —Qué diablos, Brooks, ¿esa es tu excusa?

Ahora le tocaba a Eureka decidir si completar la broma o guardar silencio. Todas las chicas de la mesa la observaban. Dos de ellas, lo Avocado en castellano significa aguacate, de ahí la traducción en el dialogo. El texto en ingles dice: “I’ve been in an avocado.” Esto y “I’m sorry for be incomunicado” (anotación 31) puede parecer lo mismo al pronunciarse rápido. 31 Mirar anotación anterior, 30. La rápida pronunciación produce la confusión de los gemelos. 32 Relación con punto 30 y 31. 30

Página

—Debe de ser un foso32, —dijo Brooks, y una leyenda había nacido.

157

Eureka sintió las comisuras de sus labios hacer una sonrisa. Una vez, un año antes, cuando Eureka y Brooks estaban viendo la televisión después de la escuela, habían oído por casualidad a papá en el teléfono diciendo que lo sentía por estar incomunicado31. Los gemelos malentendieron y Claire llegó corriendo hacia Eureka, preguntándose por qué papá había estado en un aguacate.


sabía, estaban enamoradas de Brooks. Iba a ser embarazoso, pero el poder de la historia compartida convenció a Eureka. Respiró hondo. —Estos últimos días han sido como un foso. Cat gimió. —Los dos necesitáis vuestro propio planeta. Brooks sonrió y se arrodilló, descansando la barbilla en el borde de la mesa. —El almuerzo es sólo treinta y cinco minutos de duración, Brooks, — dijo Cat—. Eso no es tiempo suficiente para la cantidad de disculpas que necesitas decir por todas las tonterías que dijiste. Me pregunto si la raza humana durará el tiempo suficiente para que te disculpes por toda las tonterías... —Cat, —dijo Eureka—. Lo entendimos. —¿Quieres ir a algún lugar y hablar? —dijo Brooks. Ella asintió. Levantándose de la silla, Eureka agarró su bolso y deslizó su bandeja hacia Cat. —Termina mi chuleta de cerdo, niña abandonada.

Se abrieron paso entre las puertas dobles de color naranja y caminaron por el pasillo vacío. Sus pies resonaron al unísono en el suelo de linóleo. Habían compartido el mismo paso desde que eran niños.

Página

Siguió a Brooks a través del laberinto de las mesas, preguntándose si él le había dicho a alguien acerca de la pelea, acerca del beso. Tan pronto como el camino fue lo suficientemente amplio como para caminar al lado del otro, Brooks se movió a su lado. Puso la mano en la espalda de ella. Eureka no estaba segura de lo que quería de Brooks, pero su mano en sí se sentía bien. No sabía en qué período había almorzado Maya Cayce, pero ahora deseaba que la chica pudiera verlos salir de la cafetería juntos.

158

***


Cerca del final del pasillo, Brooks se detuvo y la miró. Probablemente no tenía intención de detenerse frente a la vitrina de trofeos, pero Eureka no pudo evitar mirar su reflejo. Entonces, a través del cristal, vio los trofeo entre países importantes que su equipo había ganado el año anterior, y junto a éste, el más pequeño, el trofeo de segundo lugar de hace dos años, cuando habían perdido el primer lugar contra Manor. Eureka no quería pensar en el equipo que había renunciado o a sus rivales —o en las personas a las que había mentido acerca de ser una de ellas. —Vamos fuera. —Ella sacudió la cabeza para que Brooks la siguiera—. Más privacidad. El patio asfaltado separó las aulas del centro de administración de paredes de vidrio. Los tres lados estaban rodeados por edificios, todos en torno a un árbol de nueces de enorme musgo relleno. Las cascaras de las nueces podridas acolchaban el césped, produciendo un olor fecundo que recordó Eureka a la escalada de ramas de nuez en la granja de sus abuelos junto a Brooks cuando eran niños. Vides de Jacintos se arrastraban a lo largo de la barranca Band Room, detrás de ellos. Colibríes se lanzaba de flor a flor, degustando el néctar.

—Fui un idiota la otra noche, —dijo Brooks. —Sí, lo fuiste. Eso lo hizo reír. —Fuiste un idiota por decir esas cosas, incluso si tenías razón —rodó los ojos hacia él, su hombro presionado contra el tronco del árbol. Sus

Página

Brooks no dijo nada. La miró cuidadosamente a la luz solar difusa bajo el toldo de musgo. Su mirada era tan intensa como la que Ander le había dado en la camioneta, y cuando él había llegado a su casa, e incluso fuera de la oficina del Señor Fontenot . Esa fue la última vez que lo había visto…. y ahora Brooks parecía estar haciendo una personificación del chico que él odiaba.

159

Un frente frío se estaba moviendo. El aire era más enérgico de lo que había sido en la mañana cuando ella dejó la escuela. Eureka se colocó la chaqueta verde más alrededor sobre los hombros. Ella y Brooks apoyaron las espaldas contra la áspera corteza del árbol y observaron el estacionamiento como si se tratara de una vasta extensión de algo bonito.


ojos se encontraron con el labio inferior de él y no pudo moverse. No podía creer que lo hubiese besado. No sólo una vez, sino varias veces. Pensar en ello hizo que su cuerpo zumbar. Ahora quería besarlo, pero eso era algo que la había metido en problemas antes. Entonces bajó la mirada hacia sus pies, miró a las cascaras de nuez esparcidos por el césped irregular. —Lo que dije la otra noche no fue justo, —dijo Brooks—. Se trataba de mí, no de ti. Mi enfado era una cubierta. Eureka sabía que se suponía que tenías que poner los ojos en blanco cuando los chicos decían que se trataba de ellos, no de ti. Pero también sabía que la declaración era verdadera, aunque los chicos no lo supieran. Así que dejó que Brooks continuara. —He tenido sentimientos por ti durante mucho tiempo. —No titubeó cuando lo dijo, no dijo "aja " o "um " o " algo. Una vez que las palabras salieron de su boca, no parecía como si quisiera aspirarla de regreso. Él le sostuvo la mirada, esperando su respuesta. Una brisa barrió el patio, y Eureka pensó que podría caer. Pensó en el Himalaya, el cual Diana dijo que era tan ventoso que no podía creer que las mismas montañas no se hubiesen derribado. Eureka quería ser así de fuerte.

Ella y Brooks no eran como eso. Habían metido la pata el otro día tratando de fingir lo que eran. Quizás Brooks pensó que después de besarla tenía que decir que le gustaba, que ella estaría enfadada si él fingía que no significaba nada.

Página

Eureka se imaginó a sí misma diciendo esas palabras, lo nerviosa que estaría. Sólo que cuando se imaginó que las decía, algo extraño sucedió: el chico de pie frente a ella no era Brooks. Era Ander. Él era el único en el que ella pensaba cuando descansaba en la cama por la noche, el único que tenía los ojos de color turquesa que le daban la sensación de estar cayendo a través de la cascada más serena y asombrosa.

160

Le sorprendió la facilidad con que habían llegado las palabras de Brooks. Por lo general eran abiertos el uno con el otro, pero nunca habían hablado de esas cosas. Atracción. Sentimientos. Por el otro. ¿Cómo podía él estar tan tranquilo cuando estaba diciendo la cosa más intensa que nadie podía decir?


Eureka imaginó el Himalaya, se dijo a si misma que no se derrumbaría. —No tienes que decir eso para reconciliarte conmigo. Podemos volver a ser amigos. —No me crees. —Él suspiró y miró hacia abajo, murmurando algo que Eureka no podía entender—. Tienes razón. Tal vez sea mejor esperar. He estado esperando tanto tiempo ya, ¿qué es otra eternidad? —¿Esperando qué? —Ella sacudió la cabeza—. Brooks, ese beso… —Fue una nota azul —dijo él, y ella casi se sabía exactamente lo que él quería decir. Técnicamente, un cierto sonido podría estar todo mal, fuera de tono. Pero cuando encontraba la nota azul —Eureka lo sabía desde los videos azul de YouTube que había visto tratando de enseñarse a sí misma como tocar la guitarra— todo se sentía bien de una forma sorprendente. —¿En serio trataras de escaparte con una mala metáfora jazz? — bromeó Eureka, porque, ¿sinceramente? El beso en sí no había estado mal. Incluso se podría utilizar la palabra “milagroso” para describir ese beso. Eran las personas haciendo el beso las que estaban mal. Era la línea que habían cruzado. —Antes no tenías sentimientos por mí, los mismos que yo sentía por ti, —dijo Brooks—. El sábado, no podía creer que podrías...

—Lo estropeé. —No debería haber atacado con algo así, —dijo Brooks. Notas de un saxofón en el salón de la banda flotando en el patio—. ¿Te he hecho daño? —Voy a recuperarme. Lo haremos, ¿verdad?

Página

—Entonces hiciste esa broma acerca de lo que me llevó mucho tiempo, cuando yo había estado esperando un beso para siempre. Me quebré.

161

Detente, quería decir Eureka. Si él seguía hablando, ella empezaría a creer en él, decidiría que deberían besarse de nuevo, tal vez con frecuencia, sin duda pronto. No parecía encontrar su voz.


—Espero no haberte hecho llorar. Eureka lo miró fijamente. La verdad era que había estado a punto de llorar viéndolo en el coche, imaginándolo dirigiéndose directamente a la casa de Maya Cayce para mayor comodidad. —¿Lo hiciste? —preguntó de nuevo— ¿Llorar? —No te adules a ti mismo. —Trató ella de decir a la ligera. —Estaba preocupado por si fui demasiado lejos. —Hizo una pausa—. Sin lágrimas. Me alegro. Ella se encogió de hombros. —Eureka. —Brooks la envolvió en un abrazo inesperado. Su cuerpo estaba caliente contra el viento, pero ella no podía respirar—. Estaría bien si te derrumbases. Sabes eso, ¿verdad? —Sí. —Cada miembro de mi familia llora en anuncios patrióticos. Tú ni siquiera lloraste cuando tu madre murió. Ella lo empujó hacia atrás, con las palmas en su pecho. —¿Qué tiene eso que ver con nosotros? —La vulnerabilidad no es la peor cosa en el mundo. Tienes un sistema de apoyo. Puedes confiar en mí. Estoy aquí si necesitas un hombro donde apoyarte, alguien para pasarte los pañuelos. —No estoy hecha de piedra. —Se volvió defensiva de nuevo—.Lloro. —No lo haces.

—¿Por qué? —¿Quieres que llore? Los ojos de Brooks tenían frialdad en ellos. —¿Fue cuando tu coche fue golpeado? Debería haber sabido que no llorarías por mí.

Página

Brooks pareció sorprendido.

162

—Lloré la semana pasada.


Su mirada la inmovilizó, haciéndola claustrofóbica. El impulso de besarlo se desvaneció. Ella miró su reloj. —La campana está a punto de sonar. —No hasta dentro de diez minutos. —Hizo una pausa—. ¿Somos… amigos? Ella se echó a reír. —Por supuesto que somos amigos. —Quiero decir, ¿somos sólo amigos? Eureka se frotó el oído malo. Le resultaba difícil mirarlo. —No lo sé. Mira, tengo una presentación sobre el Soneto 64 la próxima clase. Debería revisar mis notas. “El tiempo vendrá y me quitará a mi amor” —dijo ella en un acento británico tratando de hacerlo reír. No lo hizo—, estamos bien otra vez —dijo—. Eso es todo lo que importa. —Sí, —dijo él rígidamente. No sabía lo que él le quería decir. No podían darse tumbos al besarse y discutir otra vez por besarse así como así. Eran geniales siendo amigos. Eureka tenía la intención de que siguiese siendo así. —Así que ¿nos vemos más tarde? —caminó hacia atrás, frente a él, mientras se dirigía hacia la puerta.

—Ahí estás, cariño —arrulló Maya a Brooks, pero ella miró hacia Eureka, riendo con los ojos. Eureka trató de ignorarla. —¿Ibas a decir algo más, Brooks? Ya sabía la respuesta.

Página

—¿No puedes caminar? —Preguntó Maya Cayce. Gritó cuando vio a Brooks. Era la única persona que Eureka sabía que podía saltar intimidantemente. También era la única persona cuyos pantalones de Evangeline se adaptaban a su cuerpo como un guante obsceno.

163

—Espera, Eureka… —Brooks la llamó por su nombre justo cuando las puertas se abrieron y alguien se estrelló contra su espalda.


Él atrapó a Maya cuando arrojó su cuerpo contra el suyo en un abrazo clasificado X. Sus ojos eran apenas visibles en la corona de su pelo negro.

Página

164

—No importa.


16

Objetante Traducido Jess16 Corregido por katiliz94

Al igual que todos los chicos de Evangeline, Eureka había tenido una docena de visitas al Museo de la Ciencia de Lafayette en el centro de la calle Jefferson. Cuando era una niña, la deslumbró. No había ningún otro lugar que conociese dónde se podrían ver las rocas de la prehistoria de Luisiana. A pesar de que había visto las rocas un centenar de veces, el jueves por la mañana subió al autobús escolar con su clase de Ciencias de la Tierra para que fueran ciento uno.

Luke tenía el pelo rojizo y pálido, la piel brillante. Habían jugado juntos al fútbol cuando eran más jóvenes. Era una persona sinceramente agradable que pasaría su vida en Lafayette, feliz como un lenguado de arena. Miró a Eureka durante un momento, tal vez recordando que ella había ido a Turquía con su madre y que su madre ahora estaba muerta. Pero no dijo nada.

Página

—Estoy segura de que aquí los comisarios encontrarán alguna manera de arruinarlo, —espetó Eureka. Su conversación con Brooks el día anterior había sido muy frustrante, no podía vitar tomarla hacia fuera en todo el género.

165

—Se supone que esto es una exhibición genial, —dijo su amigo Lucas mientras bajaban las escaleras del autobús y se reunían en la entrada antes de entrar en el museo. Él señaló la bandera anunciando MENSAJES DESDE LO PROFUNDO en las blancas cartas tambaleantes que hacían a las palabras parecer que estuvieran bajo el agua—. Es de Turquía.


Eureka giró hacia adentro, mirando el botón opalescente en la blusa de la escuela, como si se tratara de un artefacto de otro mundo. Sabía que los Mensajes desde lo Profundo se suponía que eran un gran objeto expuesto. Papá había traído a los gemelos a verlo cuando se inauguró hace dos semanas. Todavía estaban tratando de conseguir que ella jugase al "naufragio" con ellos usando los cojines del sofá y los palos de escoba en el estudio. Eureka no podía culpar a William y a Claire por su insensibilidad. De hecho, lo apreciaba. Había tanto susurro cauteloso alrededor de Eureka que la abofeteaba en la cara, como un juego llamado "naufragio," o a pesar de la diatriba de Brooks de la otra noche, eran refrescantes. Eran cuerdas lanzadas a una niña ahogándose, lo contrario de Rhoda suspirando y buscando en Google "trastorno de estrés postraumático en adolescentes." Esperó fuera del museo con su clase, envuelta en humedad, por el autobús de la otra escuela al llegar, por lo que el docente podía iniciar el tour. Los cuerpos de sus compañeros presionaron a su alrededor en un cúmulo asfixiante. Olía al champú con aroma de fresa de Jenn Indest y escuchó la fiebre de heno de Richard Carp respirando, y lamentó que ella no tuviese dieciocho años ni un trabajo de camarera en otra ciudad. Nunca lo admitiría, pero a veces Eureka pensaba que se debía a una nueva vida en otro lugar. Las catástrofes eran como los días de enfermedad en los que deberías de ser capaz de pasar de la forma que quisieras. Eureka quiso levantar la mano y anunciar que estaba muy, muy enferma, y desaparecer para siempre. La voz de Maya Cayce le vino a la cabeza: Ahí estás, nena.

Página

El segundo autobús se detuvo en el aparcamiento. Chicos del Colegio de Ascensión vistiendo chaquetas azul marino con botones dorados se presentaron por las escaleras y se detuvieron justo donde los de Evangeline. No se mezclaban. Ascensión era de ricos y difícilmente uno de los colegios más duros en la parroquia. Cada año se publicaba un artículo en el periódico sobre sus estudiantes que conseguían entrar en Vanderbilt o Emory o algún otro lugar lujoso. Tenían fama de ser nerd y reservados. Eureka nunca había pensado mucho en la reputación— todo en Evangeline acerca de su escuela le parecía muy normal. Pero a

166

Quería gritar. Quería correr, arrasar a cualquier compañero de clase entre ellos y el bosque del Parque de la Ciudad de Nueva Iberia.


medida que los ojos de los de Ascensión se fijaban en ella y sus compañeros de clase, Eureka se vio a sí misma siendo reducida al estereotipo de los chicos que se habían dicho que se adaptaban a los Evangelinos. Reconoció a uno o dos de los chicos de Ascensión de la iglesia. Unos chicos de su clase saludaron a unos cuantos chicos de la de ellos. Si Cat estuviera aquí, susurraría comentarios sucios sobre ellos en voz baja — cuán "bien dotada" estaba Ascensión. —Bienvenidos, estudiantes, —dijo la joven docente del museo. Tenía un corte de taza de color marrón claro y llevaba pantalones marrones holgados, una pierna arremangada hasta el tobillo. El vibrante sonido de canalizado dio a su voz la calidad de un clarinete—. Soy Margaret, vuestra guía. Hoy, vais a estar inmersos en una aventura. Siguieron a Margaret dentro, con las manos estampadas con un sello de los Tigres de LSU para mostrar que habían pagado, y se reunieron en el vestíbulo. Cinta adhesiva marcaba filas en la alfombra para que se colocasen a lo largo. Eureka cayó tan lejos de la multitud como pudo.

Bodrum era una ciudad portuaria en el extremo sudoeste del país. Eureka nunca había estado allí; era una de las paradas que Diana había hecho después de que se hubieran abrazado en un adiós en el aeropuerto de Estambul y Eureka regresase a casa para empezar la

Página

—Un poco de fondo. —La profesora se volvió en la dirección opuesta al planetario e indicó a los estudiantes que la siguieran. Caminaron por un pasillo débilmente iluminado que olía a pegamento y a Lean Cuisine, pero se detuvieron ante las puertas de madera cerradas—. Los artefactos que estáis a punto de ver nos llegan de Bodrum, Turquía. ¿Alguien sabe dónde está?

167

Proyectos de arte de construcción de papel se descoloría a largo de las paredes de bloques de hormigón. La curva visible del planetario recordó Eureka del espectáculo de luz láser de Pink Floyd que había visto con Brooks y Cat en el último día del tercer año de secundaria. Había traído una bolsa de palomitas de chocolate negro de papá, Cat había cogido una botella de vino malo del alijo de sus padres, y Brooks había llevado máscaras de dominó pintadas por ellos para llevar. Se habían reído a través de todo el espectáculo, con más fuerza que los borrachos universitarios detrás de ellos. Era un recuerdo tan feliz que hizo que Eureka quisiera morir.


escuela. Las postales que Diana había enviado de esos viajes fueron teñidas con una melancolía que hizo a Eureka sentirse más cerca de su madre. Nunca fueron tan felices separados que cuando estaban juntas. Cuando nadie levantó la mano, la docente sacó un mapa laminado de su bolso de mano y lo sostuvo sobre su cabeza. Bodrum estaba marcado con una gran estrella roja de. —Hace treinta años, —dijo Margaret—, los buzos descubrieron el naufragio Uluburun seis millas de la costa de Bodrum. Los restos que veis hoy en día se cree que datan de cerca de cuatro mil años de antigüedad. —Margaret miró a los estudiantes, con la esperanza de que alguien estuviese mpresionado. Abrió las puertas de madera. Eureka sabía que la sala de exposición no era mucho más grande que un salón de clases, por lo que iban a tener que aplastarse entre sí mismos. Al entrar en el silencio azul de la exhibición, Belle Pogue se alineó detrás de Eureka. —Dios apenas había hecho la tierra hace seis mil años, —murmuró Belle. Era presidenta del Holy Rollers, un club cristiano de patinaje. Eureka se imaginó a Dios de patinaje a través del olvido, pasando naufragios en su camino hacia el Jardín del Edén.

Como estudiantes peraltados a la izquierda o la derecha para caminar alrededor de la nave, Eureka eligió la izquierda, pasando una pantalla de altos y estrechos jarrones de terracota y tres enormes anclas de piedra manchada de verdín.

Página

En el centro de la habitación, un foco de luz brillaba desde el techo, iluminando el punto culminante de la exposición: una nave reconstruida. Se parecía a algunas de las balsas que las personas navegaban alrededor de Cypremort Point. Fue construida a partir de tablas de cedro, y su amplio casco se curvaba en la parte inferior, formando una quilla en forma de aleta. Cerca de la cabeza, la baja protrusión de una galera era coronada por un techo de tejas planas. Cables metálicos sostenían la nave sobre el suelo, por lo que la cubierta se cernía justo sobre la cabeza de Eureka.

168

Las paredes de la sala de exposiciones se habían envuelto en malla azul para sugerir el océano. Alguien había pegado estrellas de mar de plástico para formar un borde cerca del suelo. Un radiocasete reprodujo el sonido del océano: agua burbujeando, el graznido ocasional de una gaviota.


Margaret agitó el mapa laminado, haciendo señas a los estudiantes al otro lado de la nave, donde se encontraron con una sección transversal de la cabeza. El interior estaba abierto, como una casa de muñecas. El museo se había amueblado para sugerir cómo la nave podría haberse visto antes de que se hundiera. Había tres niveles. El más bajo era de lingotes de almacenamiento de cobre, cajas de botellas de vidrio azul, más de los largos jarrones de cuello de terracota se ubicaban en verticales de paja. En el medio había una hilera de camastros, junto con los compartimientos de grano y los alimentos de plástico y los vasos de doble mango para beber. La noticia principal era una cubierta abierta con bordes de un par de metros de baranda de cedro. Por alguna razón, el museo se había vestido a espantapájaros con togas y los estacionó en el timón con un telescopio de aspecto antiguo. Miraban hacia fuera como si los aciertos del museo fueran ballenas entre las olas. Cuando algunos de los compañeros de Eureka se rieron de los espantapájaros marineros, la profesora movió el mapa laminado para llamar su atención. —Más de dieciocho mil artefactos fueron recuperados del naufragio, y no todos son reconocibles al ojo moderno. Tomad esta. —Margaret levantó una fotocopia en color de la cabeza de un carnero finamente tallado que parecía haberse roto el cuello—. Os veo preguntándoos, ¿dónde está el resto del cuerpo de este pequeño individuo? —Hizo una pausa para los ojos de los estudiantes—. De hecho, el cuello ahuecado es intencional. ¿Alguien puede adivinar cuál era su propósito?

—En realidad no, —la misma voz desde la parte posterior. Eureka echó un vistazo a su profesora, la Señora Kash, que giró bruscamente hacia la voz, luego dio un resoplido de indignación aliviada cuando estuvo segura de que no había salido de uno de sus alumnos. —Imaginad una civilización futura examinando algunos de los artefactos que vosotros o yo podríamos dejar atrás, —continuó Margaret—. ¿Qué iba a pensar la gente de nosotros? ¿Cómo podrían

Página

—Toda una especulación pugilística. —Margaret agitó la ilustración—. De hecho, éste es un cáliz de vino ceremonial. Ahora, no tiene que hacer que os preguntéis…

169

—Un guante de boxeo, —dijo la voz de un chico de la parte posterior, provocando nuevas risitas.


nuestros más brillantes innovaciones -nuestros iPads, paneles solares, o las tarjetas de crédito- parecer generaciones distantes? —Los paneles solares son la edad de piedra en comparación con lo que se ha hecho antes. —La misma voz desde el fondo sonó de nuevo. Madame Blavatsky había dicho algo similar, menos la odiosidad. Eureka rodó los ojos y cambió su peso y no se dio la vuelta. El estudiante de AP de Ciencias de la Tierra de Ascensión volviendo allí claramente estaba tratando de impresionar a una chica. Margaret se aclaró la garganta y fingió que sus preguntas retóricas no se habían interrumpido. —¿Qué harán nuestros descendientes lejanos de nuestra sociedad? ¿Nos aparecerá avanzado... o provincial? Algunos de vosotros podríais estar buscando a esos artefactos, encontrándolos viejos o anticuados. Incluso, me atrevería a decir, aburridos. Los chicos asintieron. Más risitas. Eureka no pudo evitar que le gustasen los viejos anclajes y jarrones de terracota, pero los espantapájaros debían ser ahogados. La docente buscó a tientas un par de guantes blancos, del tipo que habría llevado Diana al manipular artefactos. Luego metió la mano en una caja a sus pies y sacó una talla de marfil. Se trataba de un pato de tamaño real, muy detallado. Inclinó el pato hacia su audiencia y usó los dedos para separar las alas, exponiendo una cuenca limpia ahuecada hacia dentro.

—Parece que sus finos artesanos eran dueños de esclavos, — continuó él. La profesora se puso de puntillas y miró al fondo oscuro de la habitación.

Página

—¿Qué pasa con estos grilletes de la Edad de Bronce de aquí? —se burló la misma voz en la parte posterior de la sala. Los estudiantes se empujaban para conseguir un vistazo de la persona que interrumpía persistentemente. Eureka no perdió la energía.

170

—¡Ta-da Edad de Bronce en el caso de los cosméticos! Notad la artesanía. ¿Puede alguien negar con cuanta delicadeza está hecho? ¡Esto fue hace miles de años!


—Ésta es una visita guiada, joven. Hay un orden de las cosas. ¿Alguien tiene una pregunta real ahí atrás? —Los Tiranos modernos también son artesanos finos, —continuó el chico, divirtiéndose. Su voz empezaba a sonar familiar. Eureka se dio la vuelta. Vio la parte superior de una cabeza rubia mirando hacia adelante mientras todos los demás estaban mirando hacia atrás. Se deslizó a lo largo del borde del grupo para conseguir una mirada más clara. —Ya es suficiente, —regañó la Sra. Kash, mirando a la facultad de Ascensión con desdén, como si le sorprendiese que ninguno de ellos hubiese calmado el estudiante. —Sí, este en silencio, señor, o márchese, —espetó Margaret. Entonces Eureka lo vio. El chico alto, pálido en la esquina del borde del haz de los reflectores, con las puntas del pelo rubio ondulado iluminadas. Su tono y sonrisa eran casuales, pero sus ojos brillaron algo más oscuros. Ander estaba llevando la misma camisa blanca ajustada y vaqueros oscuros. Todo el mundo lo estaba mirando. Él estaba mirando a Eureka. —El silencio es lo que causa la mayoría de los problemas de la humanidad, —dijo. —Es hora de que se vaya, —dijo Margaret.

Eureka no oyó el resto. Escuchó a su corazón, el cual tronó. Esperó a que los demás estudiantes renunciasen a la esperanza de otro estallido, para girar la cabeza hacia atrás hasta la docente; entonces rodeó al grupo hacia Ander. Sus labios estaban cerrados, y era difícil imaginarlos profiriendo los comentarios desagradables que la habían atraído ahí. Él le dedicó una leve sonrisa, lo último que ella esperaba. De pie cerca de él otra vez le dio a Eureka la sensación de estar en el océano —independiente de la

Página

—Bien. Ahora, si no le importa, explicaré el propósito de este temprano viaje por mar, —dijo Margaret—. Los antiguos egipcios establecieron una ruta comercial, tal vez la primera...

171

—Ya he terminado. —Ander habló en voz tan baja que Eureka apenas lo oyó.


frontera de las estrellas de mar, los marineros, cuervos, y el CD de Ocean Breeze resonando por los altavoces. El oceano estaba en Ander, su aura. Nunca había pensado en utilizar una palabra como "aura" antes. Él tenía impulsos no característicos que se sentían tan naturales para ella como el respirar. Ella se puso de pie en su lado izquierdo, ambos frente a la docente, y le susurró por la comisura de su boca. —No vas a Ascensión. —La profesora piensa que voy a Condescendencia. —Oyó la sonrisa en su voz. —Tampoco estás en el equipo de atletismo de Manor. —No se te puede pasar nada. La voz de Eureka quería elevarse. Su compostura la enfureció. Dónde estaban, a unos pasos atrás del grupo y un poco más allá del borde del punto de mira, la luz era tenue, pero cualquier persona que diera la vuelta podía verlos. Los profesores y alumnos podrían escucharla si no mantenía su susurro constante y bajo. Parecía extraño que más gente no estuviese mirando a Ander. Era tan diferente. Destacaba. Pero apenas lo notaron. Al parecer, todo el mundo suponía que Ander iba a una escuela a la que no iba, por lo que su comportamiento no era interesante. Sus exclamaciones eran un artefacto olvidado por el que Margaret estaba encantada de no recuperar. —Sé que no vas a Evangeline, —dijo Eureka a través de sus dientes.

Ander se giró y la miró. —Estoy buscándote a ti. Eureka parpadeó. —Tienes una manera muy perjudicial de hacer las cosas. Ander se rascó la frente.

Página

—Entonces, ¿qué estás haciendo aquí?

172

—Ni por educación ni por entretenimiento.


—Me dejo llevar. —Parecía arrepentido, pero no podía estar segura—. ¿Podemos ir a algún lugar y hablar? —No exactamente. —Gesticuló hacia el grupo de turistas. Ella y Ander estaban de pie a cinco metros por detrás de los otros estudiantes. Ellos no podían marcharse. ¿Qué quería de ella? En primer lugar el accidente de coche, luego presentarse en su casa, a continuación, después en la oficina de su abogado, ¿y ahora esto? Cada vez que lo había encontrado, era una invasión de la privacidad, un cruce de algún límite. —Por favor, —dijo—. Necesito hablar contigo. —Sí, bueno, yo tenía que hablar contigo, también, cuando mi padre tuviese la cuota para la reparación del coche. ¿Lo recuerdas? Excepto que cuando llamé al número que galantemente me diste, alguien que nunca había oído hablar de ti cogió... —Déjame explicártelo. Vas a querer saber las cosas que tengo que decirte. Ella se tiró del cuello de la camiseta, el cual estaba demasiado apretado entorno a su cuello. Margaret estaba diciendo algo sobre la dote de una princesa ahogada. La masa de estudiantes comenzó a dispersarse hacia algunas vitrinas de cristal en el lado derecho de la habitación. Ander le cogió la mano. Su firme toque y suave piel la hizo temblar. —Lo digo en serio. Tu vida está…

—¿Usarán esposas de bronce? —Bromeó él. Le miró con dagas en los ojos. El resto del recorrido continuó hacia adelante en una vitrina. Eureka no tenía prisa en unirse a ellos. Anhelaba tanto como temía el estar con Ander. Él puso las manos en sus hombros.

Página

—Le digo una palabra a cualquier profesora de aquí y serás esposado como un acosador.

173

Rlla apartó la mano.


Página

174

—Deshacerte de mí sería un gran error. —Señaló con la cabeza una brillante señal de salida medio cubierta por una gasa azul en la que solo se podía leer DA. Extendió la mano—. Vamos.


17

Rascando La Superficie Traducido SOS por katiliz94 Corregido SOS por Pily

A través de la puerta debajo de la señal de salida, debajo de un corto y oscuro vestíbulo, Ander condujo a Eureka hacia otra puerta. No hablaron. Sus cuerpos estaban demasiado cerca. Era más fácil de lo que ella había esperado al sostener la mano de Ander —se adaptaba a la de ella. Algunas manos simplemente se adaptaban a otras manos. Eso le hizo pensar en su madre. Cuando Ander llegó al mango de la segunda puerta, Eureka lo detuvo. Señaló a una banda roja en la puerta. —Saltarás la alarma. —¿Cómo crees que entré? —Ander soltó la puerta. Ninguna alarma sonó—. Nadie va a atraparnos. —Estás muy seguro de ti mismo.

La puerta se abrió a un césped que Eureka nunca había visto antes. Ensombrecía un estanque circular. A través del estanque se asentaba en el planetario un anillo de vidrieras tintadas debajo de la cúpula. El aire era gris, sin viento, un poco frio. Olía a fuegos artificiales. Eureka se detuvo en el borde de un pequeño estanque de cemento cuando pasó la salida. Arrastró la punta de sus zapatos con cordones por el césped.

Página

—No me conoces muy bien.

175

La mandíbula de Ander se tensó.


—¿Querías hablar? —dijo ella. Ander miró el alisado estanque de musgo enmarcado por encinas. Las ramas se enroscaban como retorcidos dedos de brujas alcanzando el suelo. El musgo naranja colgaba como arañas colgando de telarañas verdes. Como muchas de las aguas ubicándose en esta parte de Luisiana, apenas podías ver en el estanque a todos los flotantes de los temblorosos pantanos, el musgo, los nenúfares y las flores purpuras de agua que protegían la moqueta de su superficie. Ella conocía con precisión la forma en que olería ahí abajo —rico, fétido y mortal. Ander caminó hacia el agua. No le hizo señas para seguirle, pero ella lo hizo. Cuando él llego al borde del agua, se detuvo. —¿Qué están haciendo estos aquí? —Se agachó ante una rama de espesos narcisos blancos al filo del agua. Las flores le hicieron a Eureka pensar en la pálida variedad dorada de junquillos que se enroscaban debajo del buzón de su antigua casa en Nueva Iberia cada año en torno a su cumpleaños. —Aquí los Junquillos son muy comunes —dijo ella, a pesar de que era tarde en el año para que las flores de apariencia de trompeta se viesen tan robustas y frescas.

En lugar de tenderle las flores, Ander aplastó los pétalos dentro de un apretado y ajustado puño. Lanzó el tallo libre y lo arrojó al suelo. —Ella hizo esto. Eureka retrocedió un paso.

Página

Él deslizó los dedos a lo largo del tallo de una fina flor. Lo arrancó del suelo y se puso de pie para que la flor estuviese al nivel de la vista de Eureka. Ella notó la trompeta de amarillenta mantequilla en el centro. La diferencia de los pétalos externos de color crema era tan leve que tenía que mirar de cerca para verlo. Dentro de la trompeta, un estambre filtrado de negro tembló en una repentina brisa. Ander extendió la flor, como si fuese a entregársela a Eureka. Ella extendió la mano para recibirla, recordando otro junquillo —otro narciso— que recientemente había visto; en la imagen grabada sobre madera de una mujer en el libro de Diana. Pensó en una línea del pasaje que Madame Blavatsky había traducido, sobre Selene encontrando al príncipe arrodillándose cerca del rio en un terreno de flores de narcisos.

176

—No junquillos —dijo Ander—, narcisos.


—¿Quién? La miró, como si hubiese olvidado que estaba ahí. La tensión en su mandíbula se relajó. Sus hombros se levantaron y bajaron con melancólica resignación. —Nadie. Vamos a sentarnos. Ella señaló a un banco cercano entre dos robles, probablemente donde el equipo del museo iba a comer los días que no estaban demasiado húmedos. Anidados pelicanos marrones deambulaban por el camino dirigiéndose al estanque. Las plumas estaban resbaladizas con el agua cubierta de musgo. Sus largos cuellos se curvaban como los mangos de los paraguas. Se dispersaron cuando Eureka y Ander se aproximaron. ¿De quién estaba hablando Ander? ¿Qué estaba mal con las flores yaciendo en un estanque? Cuando Ander caminó hasta el banco, Eureka preguntó: —¿No querías sentarte? —Hay un lugar mejor.

Eureka intentó seguir su ruta. Lo inicio bien, pero después de unos pocos pasos, paró. Era más difícil de lo que parecía. Su pelo se enredó en el nudo de una rama. Afiladas ramitas le golpearon los brazos. Continuó, apartando la mayoría de su cara. Estaba a menos de un pie del claro cuando llegó a un punto muerto. No podía ver cómo avanzar —o retroceder.

Página

Ander se arrastró a través de una telaraña de amplias ramas torcidas —una extendiéndose, zambulléndose bajo otra, hasta que pareció desaparecer. Eureka se dio cuenta de que debajo del enredado follaje de ramas había un segundo y secreto banco. Tenía una vista parcial de Ander mientras llegaba con agilidad, se sentaba, y ponía los codos sobre el respaldo.

177

Señaló a un árbol que ella no había notado antes. Los robles vivos en Luisiana tenían conocidos miembros entrelazados. El árbol en frente del St. Jhon era el árbol más fotografiado en el Sur. Este roble en el desértico jardín del museo era excepcional. Era un nudo masivo con ramas tan retorcidas que parecían el más complicado gimnasio selvático del mundo.


Sudor se formó en la línea de pelo. Encuentra tu camino de salida de un agujero de zorro, chica. ¿Por qué incluso estaba en ese agujero de zorro para comenzar? —Aquí. —Ander pasó por las ramas entrelazadas—. Por este camino. Tomó su mano por segunda vez en cinco minutos. El agarre era firme y cálido, aun adecuado a ella. —Para ahí. —Señaló a un espacio en el suelo entre dos ramas curvadas. Su pie se enterró en el frio, húmedo y flexible barro—. A continuación desliza el cuerpo por aquí. —¿Esto vale la pena? —Sí. Enfadada, Eureka estiró el cuello a un lado. Giró los hombros, después las caderas, dio dos pasos más, cuidadosos, esquivó una rama baja —y estuvo libre. Se enderezó para permanecer dentro de una laguna de roble. Oscura y aislada, era del tamaño de un pequeño mirador. Era sorprendentemente precioso. Un par de libélulas aparecieron entre Eureka y Ander. Sus alas azules desenfocadas; después los insectos fueron a descansar, iridiscentes, en el banco. —¿Ves? —Ander se sentó.

Ander señaló una brecha en las ramas. —Esa podría ser la mejor salida. —¿Cómo sabías que estaba…? —Pareces nerviosa. ¿Eres claustrofóbica? A mí, me gusta estar resguardado, apartado. —Tragó y su voz decayó—. Invisible.

Página

Antes de que se sentase, miró la salida más rápida. No podía ser el camino por el que había entrado.

178

Eureka miró las ramas formándose en un denso laberinto en torno a ellos. Apenas podía ver el estanque en el otro lado. Desde la parte inferior, el árbol era mágico, místico. Se preguntó si alguien más conocía este lugar, o si el banco había pasado desapercibido durante generaciones, incluso desde que el árbol se apartó.


—Me gustan los espacios abiertos. —Apenas conocía a Ander, y nadie sabía dónde estaba. Entonces, ¿por qué había venido aquí? Cualquiera diría que era estúpido. Cat le daría un puñetazo en la cara por esto. Mentalmente, Eureka retrocedió sus pasos. No sabía porque había tomado su mano. Le gustaba mirarle. Le gustaba la forma en la que su mano se sentía y su voz sonaba. Le gustaba la forma en la que caminaba, en los giros cautelosos y confidentes. Eureka no era una chica que hiciese las cosas porque un chico caliente lo decía. Pero aquí estaba. El lugar al que Ander había señalado no parecía ser el espacio más grande en las ramas. Se imaginó obligándose a travesarlo, corriendo hacia los bosques más allá hasta el estanque, corriendo todo el camino hasta Avery Island. Ander giró en el banco. La rodilla de él se arrastró contra su muslo. Rápidamente la sacudió. —Lo siento. Ella miró su muslo, la rodilla de él. —Dios mío —bromeó ella. —No, siento meterte aquí. No estaba esperando eso. La sorpresa la confundió. La confusión hizo una trayectoria para hacerla cruel.

—¿Dónde conseguiste ese ridículo uniforme? Ese quizás fue mi toque favorito. —Quería parar de ser sarcástica. Ander parecía sincero. Pero estaba nerviosa por estar ahí y estaba yendo por caminos horrendos. —Venta de garaje. —Ander se inclinó y deslizó los dedos por la hierba—. Tengo una explicación para todo, de verdad. —Cogió una piedra plana y redonda y limpió la suciedad de la superficie—. Hay algo que necesito decirte, pero sigo acobardándome.

Página

—Eso, también. Tienes razón. Vamos a completar la lista. El numero desconectado. No estar en el equipo de cross-country.

179

—¿Quieres añadir al bloque de aparcamiento en la oficina del abogado? ¿Y acercamiento muy sigilosamente ante la señal de parada?


Eureka observó sus manos pulir la piedra. ¿Posiblemente qué temía decirle? ¿Acaso… a Ander le gustaba ella? ¿Podía ver pasar su sarcasmo, hasta la nostalgia del interior de la chica rota? ¿Había estado pensando en ella de la forma que ella había estado pensando en él? —Eureka, estás en peligro. En la forma que lo dijo, una reluctante oleada de palabras, hizo a Eureka pararse. Sus ojos parecían salvajes y preocupados. Él creía lo que acababa de decir. Apoyó las rodillas contra el pecho. —¿A qué te refieres? En un movimiento lento, Ander terminó y liberó la piedra. La lanzó impresionantemente a través de las brechas entre las ramas. Eureka observó la piedra pasar sobre el charco. Esquivó las hojas de nenúfares, helechos, y las manchas de musgo verde. De alguna manera, todos los lugares rozaban la superficie, el agua estaba clara. Era sorprendente. La piedra saltó cien yardas a través del estanque y aterrizó en la lodosa orilla en el lado opuesto. —¿Cómo hiciste eso? —Es tu amigo Brooks. —No puede hacer saltar una piedra ni para salvar su vida. —Sabía que no era eso a lo que Ander se refería. Él se acercó más. Su respiración haciéndole cosquillas en el cuello.

—Ya no. —¿Porque tuvimos una pelea el otro día? Hicimos las paces. —Se detuvo—. No es que sea de tu incumbencia. —Sé que crees que es tu amigo…

Página

—¿Qué es lo que pasa con los chicos? —Entendía porque Brooks había sido precavido por Ander. Era su más antiguo amigo, buscándola, y Ander un extraño al azar que repentinamente había aparecido en la puerta. Pero no había motivo para que Ander estuviera receloso de Brooks. A todos les gustaba Brooks—. Brooks ha sido mi amigo desde mi primer respiro. Creo que puedo encargarme de él.

180

—Es peligroso.


—Lo creo porque es verdad. —Su voz sonaba diferente bajo el follaje de ramas. Sonaba casi tan mayor como los gemelos. Ander se agachó para seleccionar otra piedra. Cogió una buena, la frotó y se la tendió. —¿Quieres intentarlo? Cogió la piedra de su mano. Sabía cómo hacerla brincar. Papá la había enseñado. Era bueno en eso, de lejos más que ella. Lanzar piedras era una forma de pasar el tiempo en el Sur, un significado de fijar la ausencia de tiempo. Para ser bueno en ello, necesitabas practicar, pero también necesitabas desarrollar la habilidad para identificar las buenas piedras yaciendo en la orilla. Tenías que ser fuerte para hacerlo, pero también necesitabas gracia, un toque de ligereza. Ella nunca había visto un golpe de suerte como el que Ander acababa de brincar. Le molestaba. Lanzó la piedra más allá del agua sin molestarse en apuntar. La piedra no pasó más cerca de la rama del roble. Rebotó en una extremidad y rodó a un lado en un arco, deteniéndose cerca de su pie. Ander se levantó y cogió la piedra. Sus dedos rozaron el zapato de ella. De nuevo hizo bailar la piedra a través del estanque, cogiendo velocidad, navegando absurdas longitudes entre cada salto. Aterrizó al lado de la primera piedra al otro lado del estanque. A Eureka se le ocurrió una idea. —¿Maya Cayce te contrató para decirme que me apartase de Brooks? —¿Quién es Maya Cayce? —preguntó Ander—. El nombre suena familiar.

—¿Acabas de escucharte? —Necesitas ayuda, Eureka. Sus mejillas enrojecieron. A pesar de las sugerencias de la montaña de sus anteriores terapeutas, Eureka no necesitaba la ayuda de nadie desde el divorcio de sus padres hace años.

Página

—No te estoy acosando. —Le cortó Ander, pero su tono era inconvincente—. Estoy observándote. Hay una diferencia.

181

—Quizás te la presentaré. Podríais hablar sobre técnicas de acoso…


—¿Quién crees que eres? —Brooks ha cambiado —dijo Ander—. Ya no es tu amigo. —¿Y cuándo ocurrió esta metamorfosis, dime? Los ojos de Ander brillaron con emoción. Parecía reacio a decir las palabras. —El último sábado cuando fuisteis a la playa. Eureka abrió la boca pero estaba sin palabras. Este chico había estado espiándola incluso más de lo que sabía. La piel de gallina se levantó en sus brazos. Vio un cocodrilo levantar su plana cabeza verde en el agua. Estaba acostumbrada a los cocodrilos, pero nunca sabías cuando la apariencia perezosa podría quebrarse. —¿Por qué crees que tuvisteis la pelea esa tarde? ¿Por qué crees que estalló después del beso? ¿Podría el Brooks que conoces…? ¿Podría tu mejor amigo haber hecho eso? —Las palabras de Ander salieron aceleradas, como si supiera que si se detenía ella lo acallaría. —Eso es suficiente, apártate. —Eureka se puso de pie. Tenía que salir de aquí, de alguna forma. —¿Por qué Brooks se disculparía días después de la pelea? ¿Qué le llevó tanto tiempo? ¿Es esa la forma en la que un amigo se comporta? Al borde del follaje de ramas, Eureka encogió los puños. Le dio una sórdida sensación al imaginar lo que Ander habría tenido que hacer para conseguir saber esas cosas. Bloquearía las ventanas, conseguiría una orden de restricción. Deseaba poder empujarle a través de esas ramas y en las mandíbulas de los cocodrilos.

Se giró, aun queriendo alimentar de Ander al cocodrilo. Pero viéndolo ahora, su mente estaba desemparejada con su cuerpo. No podía negarlo. Quería huir —y correr hacia él. Quería lanzarle al suelo — y caer sobre él. Quería llamar a la policía —y que Ander supiese más cosas sobre ella. Quería no verle de nuevo. Si nunca lo veía de nuevo, él no podría herirla, y su deseo desaparecería.

Página

¿Qué le había llevado a Brooks tanto tiempo para disculparse? ¿Por qué aún estaba actuando de forma extraña desde que habían hecho las paces?

182

Y entonces.


—Eureka —dijo Ander con tranquilidad. De mala gana giró el oído bueno hacia él—. Brooks te hará daño. Y no es el único. —¿Oh sí? ¿Quién más está en esto? ¿Su madre, Aileen? Aileen era la mujer más dulce de Nueva Iberia —y la única mujer de la que Eureka sabía que cuya dulzura no era empalagosa. Llevaba tacones para lavar los platos pero dejaba a su pelo ir de un gris natural, lo cual había ocurrido temprano, al criar a dos hijos por sí misma. —No, Aileen no está involucrada —dijo Ander, como si fuera incapaz de reconocer el sarcasmo—. Pero está preocupada por Brooks. La noche anterior buscó drogas en su habitación. Eureka rodó los ojos. —Brooks no usa drogas y él y su madre tienen una buena relación. ¿Por qué estás inventando esto? —En realidad, los dos tuvieron una pelea de gritos la última noche. Todos los vecinos lo escucharon: podrías intentar preguntárselo a uno de ellos si no confías en mí. O pregúntate a ti misma: ¿Por qué su madre se habría quedado despierta toda la noche horneando galletas? Eureka tragó. Aileen horneaba cuando estaba enfadada. Eureka había comido la prueba cien veces cuando el hermano mayor de Brooks se había convertido en un adolescente. El instinto debía haber venido del mismo lugar cuando papá necesitaba nutrir la tristeza con la cocina.

—Porque puedo detener a Brooks. Puedo ayudarte, si me lo permites. Eureka sacudió la cabeza. Suficiente. Se avergonzó mientras caminaba entre las ramas y se arañaba al atravesarlas, rompiendo las ramitas y desgarrando el musgo. Ander no intentó detenerla. Desde el resquicio del ojo le vio terminar de arrojar otra piedra.

Página

—No sabes de lo que estás hablando. —Quería decir: ¿Cómo podrías saber esas cosas?—. ¿Por qué estás haciendo esto?

183

Y justo esa mañana, antes del primer timbre, Brooks había pasado por los alrededores con un envase de galletas de mantequillas con cacahuetes en el pasillo, riendo cuando le llamaron niño de mamá.


—Eras mucho más guapo antes de que comenzases a hablarme —le gritó—, cuando solo eras el chico que golpeó mi coche. —¿Crees que soy guapo? —¡Ya no! —Estaba atada en las ramas, despedazando con odio todo en su camino. Tropezó, se hizo un corte en la rodilla y siguió adelante. —¿Quieres algo de ayuda? —¡Déjame sola! ¡Ahora y en el futuro! Al final empujó a través de la última capa de ramas y tropezó para un descanso. El aire frio le golpeó las mejillas. Una piedra zumbó a través del hueco de las ramas que su cuerpo había creado. Rozó el agua tres veces, como el viento ondeando la seda; entonces rebotó hacia arriba, en el aire. Fue más y más alto… y se estrelló contra una ventana del planetario, donde dejó un abrupto y enorme agujero. Eureka imaginó que todas las estrellas artificiales dentro se arremolinaron en el auténtico cielo azul. En el silencio que siguió, Ander dijo:

Página

184

—Si te dejo sola, morirás.


18

Pálida Oscuridad Traducido SOS por katiliz94 y SOS Lola Irina Corregido SOS por Pily

—Me siento como una estúpida —dijo Eureka a Cat en la sala de espera en la estación de policía de Lafayette esa tarde. —Es una precaución. —Cat sostuvo un tubo de Pringles de la máquina expendedora, pero Eureka no estaba hambrienta—. Daremos una descripción de Ander, ver si concuerda. ¿No querrías saber si ya tenían un archivo sobre él? —Agitó el envase para sacar algunas patatas más y masticó contemplativamente—. Hizo un trato con la muerte. —No hizo un trato con la muerte.

La estación era fría y olía a café rancio y espuma de polietileno. Además de la fornida mujer negra mirándolas rotundamente desde una mesa con el Entertainment Weeklys de hace años de Brad Pitt, Eureka y Cat eran las únicas civiles ahí. Más allá del cuadricular recibidor, los teclados sonaban dentro de los cubículos. Había manchas en los

Página

Ambas chicas miraron a la ventana opuesta como si se les ocurriese simultáneamente que Ander podría estar observándolas. Era jueves, hora de cenar. A Eureka le había llevado menos de cinco minutos, antes de dejar a Ander bajo el roble, sin respirar, el compartir los detalles de su encuentro con Cat al teléfono. Ahora se arrepentía de abrir la boca.

185

—¿”Si te dejo sola, morirás”? No está aquí y ahora estás viva, ¿verdad?


desniveles del panel del techo; Eureka encontró rastros de dinosaurios y estrellas Olímpicas en las formas de las nubes. El cielo al exterior era azul marino con moteadas nubes grises. Si Eureka se quedaba fuera mucho más, Rhoda la asaría a la parrilla junto con los flancos bistecs que preparaba una noche a la semana en la que papá trabajaba en el turno de noche en Prejean. Eureka odiaba esas cenas, cuando Rhoda sondeaba en todo lo que Eureka no quería hablar —lo cual era todo. Cat se lamió los dedos, lanzó la lata de Pringles en la papelera. —En resumen, tienes un flechazo por un psicópata. —¿Ese es el por qué me trajiste a la comisaría de policía? Cat levantó un dedo como un abogado. —Deja que la grabación refleje que el demandado no contesta a la alegación psicópata. —Si ser extraño es un crimen, ambas deberíamos darnos la vuelta mientras estamos aquí. No sabía porque estaba defendiendo a Ander. Él había mentido sobre Brooks, admitiendo espiarla e hizo vagas amenazas sobre ella estando en peligro. Podría ser suficiente para presentar cargos, pero se veía mal. Lo que Ander le había dicho no era que estaba en peligro de él. Lo que era peligroso era la forma en que la hacía sentir… emocionalmente fuera de control.

Cat se encogió de hombros. —Eh. —Cat… —Mira, solo da una descripción básica, ellos lo buscaran. Si nada ocurre, nos marcharemos.

Página

—Debería haber sabido que esto era una estratagema para sexo. ¿Qué le ocurrió a Rodney?

186

—Por favor, ahora no te acobardes —dijo Cat—. Le dije a mi nuevo amigo Bill que haríamos una declaración. Nos conocimos en un taller de poesía anoche. Ya piensa que soy demasiado artística… no quiero descascararme y probarle que tiene razón. Así nunca me pedirá salir.


—No estoy segura de que la Policía de Lafayette posea una fiable base de datos de criminales. —No digas eso en frente de Bill. —Los ojos de Cat se pusieron serios— . Es nuevo en la violencia y muy idealista. Quiere hacer del mundo un lugar mejor. —¿Al tirarse a una chica de diecisiete años? —Somos amigos. —Sonrió Cat—. Además, sabes que mi cumpleaños es el próximo mes. Oh, mira, ahí está. —Saltó sobre los pies y comenzó a saludar, poniéndose en el flirteo como la mayonesa en un sándwich italiano. Bill era alto, un larguirucho hombre negro con cabeza afeitada, una perilla estrecha, y cara de bebe. Era mono, sin la pistola envuelta en la cintura. Guiñó a Cat e hizo señas a las chicas hasta su escritorio en una esquina del frente de la habitación. Aun no tenía su propio cubículo. Eureka suspiró y siguió a Cat. —Entonces, ¿cuál es la historia, señorita? —Se sentó en una silla giratoria verde. Había un contenedor de Copa de Noodles vacío en su escritorio; tres más estaban en la papelera detrás de él—. ¿Alguien molestándola?

Baton Rouge (en francés: Bâton-Rouge) es la capital del estado de Luisiana, en losEstados Unidos. 33

Página

La etiqueta del nombre de Bill decía MONTROSE. Eureka conocía a los Montroses de Nueva Iberia, pero el acento de Bill era más de Baton Rouge33 que del pantano. Eureka también sabía sin duda que Cat estaba practicando mentalmente su asignatura de Catherine L. Montrose, como hacía con todos ellos. Eureka ni siquiera sabía el apellido de Ander.

187

—En realidad no. —Eureka cambió el peso, evitando el compromiso de sentarse en una de las dos sillas plegables. No le gustaba estar ahí. Estaba volviéndose nauseabunda por el hedor del correoso café. Los policías que habían estado por los alrededores en los días después del accidente de Diana habían llevado uniformes que olían así. Quería marcharse.


Cat corrió rápidamente hacia la silla cerca de la mesa de Bill y se sentó, plantando un codo cerca del sacapuntas eléctrico, deslizando un lápiz seductoramente dentro y fuera. Bill se aclaró la garganta. —Está siendo modesta —dijo Cat sobre el pulso de la máquina—. Tiene un acosador. Bill miró como policía a Eureka. —Cat dice que un amigo tuyo ha admitido seguirte. Eureka miró a Cat. No quería eso. Cat estaba asintiendo para darle ánimo. ¿Qué pasaba si tenía razón? ¿Qué pasaba si Eureka le describía y algo horrible aparecía en escena? Pero si nada aparecía, ¿se sentiría algo mejor? —Su nombre es Ander. Bill sacó un cuaderno de espiral del cajón. Le observó garabatear el nombre en tinta azul. —¿Apellido? —No lo sé. —¿Es un chico del colegio?

—No sabemos su apellido. —Cat cómodamente se acercó a Bill, sus brazos desnudos extendidos por el escritorio—. Pero es rubio, un poco ondulado. —Hizo mímica sobre el limpio pelo de Ander con la mano—. ¿Verdad, Reka? Bill dijo “un poco ondulado” y lo escribió, lo cual avergonzó más a Eureka. Nunca había sido más consciente de perder el tiempo.

Página

La campana adjunta a la puerta de la estación de policía sonó. Una pareja de ancianos entró en el recibidor. Se sentaron en los asientos en los que Eureka y Cat acababan de estar sentadas. El hombre llevaba pantalones grises y una sudadera gris; la mujer llevaba un grisáceo vestido que se le escurría con una pesada cadena gris. Se parecían el uno al otro, ambos delgados y pálidos; podrían haber sido hermanos, posiblemente gemelos. Cruzaron los brazos al unísono y miraron directamente a Eureka. Eureka tuvo la sensación de que podían escucharla, lo cual la hacía más consciente de sí misma.

188

Eureka se sonrojó a pesar de sí misma.


—Conduce una vieja camioneta blanca —añadió Cat. Media parroquia conducía viejas camionetas blancas. —¿Ford o Chevy? —preguntó Bill. Eureka recordó lo primero que Ander le había dicho, lo cual le había relatado a Cat. —Es un Chevy —dijo Cat—. Y tiene uno de esos ambientadores colgando del espejo retrovisor. Plateado. ¿Verdad, Reka? Eureka miró a las personas esperando en el recibidor. La mujer negra tenía los ojos cerrados, tragó, los pies en sandalias sobre la mesa de café, una lata de Fanta en su mano. La mujer de gris miró en dirección de Eureka. Sus ojos eran de un azul pálido, el raro extremo del ojo de color, lo que podrías ver desde la distancia. A Eureka le recordaban a los ojos de Ander. —Un Chevy es un comienzo. —Bill sonrió con cariño a Cat—. ¿Algún otro detalle que puedas recordar? —Es un genio haciendo saltar piedras —dijo Cat—. ¿Tal vez vive en el pantano, donde puede practicar todo el tiempo? Bill rió en voz baja. —Me estoy encontrarlo.

poniendo

celoso

de

ese

chico.

Espero

nunca

Eso esperamos los tres, pensó Eureka. Cuando Cat dijo: —Tiene piel pálida y ojos azules —Eureka tuvo suficiente.

—Dudo que aquí haya suficiente información para que inicie una búsqueda. La próxima vez que veas a ese chico, llámame. Hazle una foto con el teléfono, pregúntale por su apellido. —¿Perdiste el tiempo? —Cat dobló los labios en un pequeño puchero.

Página

Bill cerró el cuaderno de notas.

189

—Hemos terminado —le dijo a Cat—. Vamos.


—Nunca. Estoy aquí para servir y proteger —dijo Bill, como si acabase de capturar a todo el Talibán. —Vamos a conseguir unos banana freeze. —Cat se puso de pie, estirándose para que su camiseta se levantase sobre la falda, mostrando una franja de suave piel oscura—. ¿Quieres venir? —Gracias, pero tengo trabajo. Me voy a quedar en el trabajo un buen rato más. —Bill sonrió y Eureka captó la prueba de a lo que se refería Cat. Se despidieron y se dirigieron a la puerta, al coche de Eureka, a casa, donde esperaba alguien conocido como Rhoda. Cuando pasaron, la pareja mayor se levantó de las sillas. Eureka suprimió el instinto de saltar hacia atrás. Relájate. Solo estaban moviéndose hacia la mesa de Bill. —¿Puedo ayudarles? —Eureka escuchó a Bill preguntar detrás de ella. Dio una última mirada a la pareja, pero solo vio la parte trasera gris de sus cabezas. Cat cogió el brazo de Eureka. —Bill… —dijo con nostalgia mientras presionaba la barra de metal en la puerta del frente. El aire era frio y olía a papelera en llamas. Eureka deseaba estar envuelta en la cama con la puerta cerrada. —Bill es agradable —dijo Cat mientras cruzaban el aparcamiento—. ¿Verdad que lo es? Eureka desbloqueó a Magda.

Estaba de pie en la calle, observándola. Eureka se congeló a media zancada en el asiento del conductor y lo observó a través de la ventana. Él se apoyó contra el tronco de un árbol de paraíso, con los brazos cruzados sobre el pecho. Cat no lo notó. Estaba bromeando con su pelo en el espejo parasol del coche.

Página

Lo bastante agradable para hacerlas reír —y ¿por qué debería haberlas tomado en serio? No deberían haber ido a la policía. Ander no era un caso de acosador de abre y calla. No sabía lo que era.

190

—Es agradable.


A treinta pies de distancia, Ander parecía furioso. Su postura era rígida. Sus ojos estaban tan fríos como lo habían estado cuando agarró a Brooks por el cuello. ¿Debería darse la vuelta y correr de regreso a la estación para decírselo a Bill? No, Ander se iría en el momento que ella atravesase la puerta. Además, estaba demasiado asustada para moverse. Él sabía que ella había ido a la policía. ¿Qué haría él con eso? La miró por un momento, después lanzó los brazos a los lados. Irrumpió a través de los matorrales que bordeaban el aparcamiento Roi de Donuts al otro lado de la calle. —¿Sientes que el coche arrancará este año? —preguntó Cat, chupándose los labios pintados. En el instante que Eureka miró a Cat, Ander se desvaneció. Cuando miró al aparcamiento, estaba vacío excepto por los dos policías saliendo de la tienda de donuts con bolsas. Eureka exhaló; arrancó a Magda; maldijo al calor que ahuyentaba el frío, el aire húmedo que había fijado una nube en el coche. Ya no quería un banana freeze. —Me tengo que ir a casa —dijo a Cat—. Es la noche en la que Rhoda cocina. —Entonces todos tienen que sufrir. —Cat entendió, o ella pensó que lo hizo. Eureka no quería discutir el hecho de que Ander sabía que se habían puesto contra él.

—Ander es bueno cambiando de tema cuando el asunto es sobre él —dijo Eureka, pensando que incluso era mejor al desaparecer. —¿Qué adolescente no quiere hablar sobre sí mismo? No será rival para Cat. —Cat encendió la radio, después cambió de idea y la apagó todo el camino—. No puedo creer que te dijera que estabas en peligro. Es como, “Hmm, debería ir con el acreditado y verdadero ¿El Cielo sabe que hay un ángel desaparecido? Nah, en su lugar le quitaré el miedo.”

Página

—No seas desalentadora —dijo cuándo Eureka salió del aparcamiento y comenzó a serpentear hacia Evangeline, donde dejó salir a Cat del coche—. Solo espero estar contigo la próxima vez que lo veas. Le estrujaré la verdad. Le ordeñaré.

191

En el espejo parasol del coche, Cat practicaba un destacado recalco de las expresiones de ojos saltones que acababa de usar sobre Bill.


Pasaron unos pocos bloques de dilapidados apartamentos de dos plantas; condujeron por la carretera de la parada daiquiri, donde una chica pegó los grandes pechos fuera de la ventana y tendió unas copas de espuma de polietileno del tamaño del galón a unos chicos en motos trucadas. Eso era flirtear. Lo que Ander hizo esa mañana, y justo ahora al cruzar la calle, era diferente. —No me está tirando los tejos, Cat. —Oh, vamos —escupió Cat—. Siempre lo haces, desde los doce años, desalientas ese aire de sexy-chica-rota que los chicos encuentran irresistible. Eres como el tipo de locura que todos los chicos quieren para arruinar su vida. Ahora estaban fuera de la ciudad, girando en la carretera con mucho viento que conducía a Evangeline. Eureka bajó la ventana. Le gustaba la forma en que la carretera olía por las tardes, al igual que la lluvia cayendo sobre las flores nocturnas de jazmín. Los saltamontes cantaban antiguas canciones en la oscuridad. Disfrutó la combinación del aire frio golpeándole los brazos y el calor rozándole los pies. —Hablando de eso —dijo Cat—. Hoy Brooks me interrogó sobre tu “estado emocional.” —Brooks es como mi hermano mayor —dijo Eureka—. Siempre ha sido protector. Tal vez es un poco más intenso desde lo de Diana y… todo lo demás. Cat apoyó los pies en el salpicadero.

—¿Qué? —dijo Eureka. —Lo llamó, lo recuerdo porque lo dijo dos veces, “el asesinato de Diana.” —¿Estás segura? —Eureka y Brooks habían hablado un millón de veces de lo que sucedió, y él nunca había utilizado esa frase.

Página

Pasaron carreteras de tierra y viejas vías de tren, cabañas de madera abiertas con lodo y musgo. Garzas blancas se movieron a través de los árboles negros.

192

—Sí, preguntó por Diana, solo que… —se detuvo— era extraño.


—Lo recordé sobre la ola gigante —dijo Cat , y Eureka tragó el sabor amargo que venía cada vez que oía esas palabras—. Entonces él era todo '’ Bueno, eso es lo que era: la mataron por una ola gigante" —Cat se encogió de hombros cuando Eureka se detuvo en el estacionamiento de la escuela, se detuvo junto al coche de Cat—. Me asustó. Al igual que cuando se vistió como Freddy Krueger tres años seguidos para Halloween. Cat salió del coche, y luego volvió a mirar a Eureka, esperando que se riera. Pero las cosas que solían ser divertidas se habían ensombrecido, y las cosas que solían ser tristes ahora parecían absurdas, así que Eureka apenas sabía cómo reaccionar. De nuevo en la carretera principal, dirigiéndose a casa, los faros iluminaron el espejo retrovisor de Eureka. Oyó un bocinazo débil del coche de Cat cuando éste se desvió al carril izquierdo para pasarla. Cat nunca criticaría la forma precavida de conducir de Eureka en estos días, pero ella tampoco quería quedarse atrapada detrás del volante. El motor abatido, y las luces traseras de Cat desaparecieron tras una curva. Por un momento, olvidó dónde estaba. Pensó en Ander saltando las piedras, y deseó que Diana aun estuviera con vida, así Eureka podría contarle sobre él.

Entrecerró los ojos. Algo estaba bloqueando el camino. ¿Estaba Cat haciendo una broma? No, las luces de Eureka revelaron un sedán Suzuki gris estacionado a mitad del camino. Eureka pisó el freno. No iba a ser suficiente. Giró la rueda derecha, los neumáticos chirriando. Desvió el hombro, a través de una zanja superficial. Magda se detuvo con la capota a cinco pies de profundidad en la caña de azúcar.

Página

Eureka vio la directa curva ciega. Había conducido miles de veces. Pero cuando sus pensamientos la habían alejado, su velocidad había aumentado, y tomó la curva demasiado rápido. Los neumáticos golpearon sobre las ranuras en el divisor central por un instante antes de que ella saliera. Parpadeó rápidamente, como si se sobresaltase de un sueño. El camino estaba oscuro, no había farolas en las afueras de Lafayette. Pero ¿qué era...?

193

Pero ella se había ido. Brooks lo había puesto claramente: una ola la había matado.


El pecho de Eureka exhaló. El olor de la basura quemada y los vapores de la gasolina le hicieron desear vomitar. Había algo más en el aire —la esencia de citronela, extrañamente familiar. Intentó respirar. Casi había golpeado ese coche. Casi había tenido en tercer accidente en seis meses. Había frenado a diez pies cortos y probablemente destruyó su alineación. Pero estaba bien. El otro coche estaba bien. No había golpeado a nadie. Aun podía llegar a casa a tiempo para la cena. Cuatro personas aparecieron en las sombras al otro lado del camino. Pasaron junto al Suzuki. Iban hacia Magda. Lentamente Eureka reconoció a la pareja gris de la estación de policía. Había otros dos con ellos, también vestidos de gris, como si la primera pareja se hubiera multiplicado. Podía verlos tan claramente en la oscuridad, el corte del vestido de la mujer de la estación, la línea del pelo del hombre que era nuevo en el grupo, la palidez, los ojos pálidos de la mujer que Eureka no había visto antes. ¿O lo había hecho? Se veían de alguna manera familiar, como una familia que se encontraba por primera vez en una reunión. Había algo acerca de ellos, algo tangible en el aire alrededor de ellos.

Y se estrelló contra el Suzuki

Página

Entonces, en la oscuridad detrás de Eureka, una camioneta retumbó alrededor de la curva. Sus faros estaban apagados, pero cuando el conductor pisó el acelerador, las luces se encendieron. Era un Chevy blanco, conduciendo directamente hacia ellos, pero en el último momento se desvió para perder a Magda…

194

Entonces se dio cuenta: No eran sólo pálidos. Estaban brillando. La luz dibujaba los bordes de sus cuerpos, ardía desde sus ojos hacia afuera. Sus brazos estaban cerrados como los eslabones de una cadena. Caminaron más cerca, y cuando lo hicieron, parecía que todo el mundo se acercaba a Eureka. Las estrellas en el cielo, las ramas de los árboles, su propia tráquea. No recordaba estacionar su coche en el parque, pero ahí estaba. No podía recordar cómo volvió a conducir. Le temblaba la mano en la palanca de cambios, al menos podía subir las ventanas.


El automóvil gris hundió todo el parachoques de la camioneta, luego se deslizó hacia atrás, como si estuviera en el hielo. Rodó una vez, cerca de Magda y Eureka, y el cuarteto de las personas brillantes. Eureka se metió a través de la consola central. Su cuerpo se estremeció. Oyó el golpe del coche aterrizando cabeza abajo, el destrozo de su parabrisas. Oyó el chirrido de los neumáticos de la camioneta y luego el silencio. El motor de la camioneta murió. Una puerta se cerró de golpe. Pasos crujían en el camino de grava sobre el hombro. Alguien golpeó la ventana de Eureka. Era Ander. Su mano temblaba cuando bajó la ventana. Utilizó los dedos para forzarla con mayor rapidez. —¡Sal de aquí! —¿Qué estás haciendo aquí ? ¡Acabas de golpear el coche de esas personas! —Necesitas salir de aquí. No te estaba mintiendo antes —Miró por encima de su hombro al camino oscuro. Las personas grises estaban discutiendo cerca del coche. Miraron a Ander con los ojos brillantes. —¡Déjanos! —gritó La mujer de la estación.

—¿Qué tiene en la mano? —preguntó el mayor de los dos hombres, dando un paso más cerca del coche. Detrás de él, el otro dijo: —Seguramente no es… —La dejareis sola —advirtió Ander.

Página

—Quédate ahí.

195

—¡Dejadla! —gritó Ander fríamente. Y cuando las mujeres cacarearon, Ander buscó algo en el bolsillo de sus pantalones vaqueros. Eureka vio un destello de plata en su cadera. Al principio pensó que era una pistola, pero luego Ander sacó una caja de plata del tamaño aproximado de una caja de joyería. Empujó hacia la gente de color gris.


Eureka escuchó la respiración de Ander viniendo rápidamente, la tensión forzando su voz. Cuando tocó el broche en la caja, una bocanada provino del cuarteto del camino. Eureka se dio cuenta de que sabían exactamente lo que la caja contenía, y eso les aterrorizaba. —Chico —le advirtió venenosamente uno de los hombres—. No abuses de lo que no entiendes. —Tal vez no lo entienda —Lentamente Ander abrió la tapa. Un brillo verde ácido emanaba desde el interior de la caja, iluminando su rostro y el espacio oscuro a su alrededor. Eureka intentó percibir el contenido de la caja, pero la luz verde en el interior era casi cegadora. Un olor agudo e ilocalizable picaba sus fosas nasales, disuadiéndola de mirar más profundo. Las cuatro personas que habían estado avanzando ahora se alejaron varios pasos con rapidez. Miraron la caja y el brillo de la luz verde con temor enfermo. —No puedes tenerla si estamos muertos —dijo la voz de una mujer— lo sabes. —¿Quiénes son estas personas? —dijo Eureka a Ander— ¿Qué hay en esa caja? Con la mano libre, él agarró el brazo de Eureka. —Te lo estoy rogando. Sal de aquí. Tienes que sobrevivir —Alcanzó el coche, donde la mano de ella estaba rígida y fría, la mano en la palanca de cambios. Presionó sus dedos y deslizó la palanca hacia atrás—, golpea el acelerador.

De: savvyblavy@gmail.com Para: reka96runs@gmail.com CC: catatoniaestes@gmail.com Fecha: Viernes 11 de octubre de 2013 12:40 a.m. Asunto: Segundo bombardeo

Página

196

Asintió, aterrorizada, luego la presionó hacia atrás, girando hacia donde había venido. Condujo en la oscuridad y no se atrevió a mirar hacia atrás a la luz intermitente verde en su espejo retrovisor.


Querida Eureka, ¡Voilà! Estoy cocinando con gas y ahora debería tener pasajes adicionales para ti mañana. Estoy empezando a preguntarme si esto es un romanticismo antiguo. ¿Qué piensas?

El príncipe se convirtió en el rey. Con lágrimas, empujó la ardiente pira funeraria de su padre al mar. Luego, sus lágrimas se secaron y me rogaron que me quedara. Con una reverencia, sacudí la cabeza. —Tengo que volver a mis montañas, volver a mi lugar entre mi familia. Es donde pertenezco. —No —dijo simplemente Permanecerás aquí.

Atlas—.

Ahora

perteneces

aquí.

Incomoda como lo estaba, no podía rechazar la demanda de mi rey. Cuando el humo de la hoguera de luto sacrificadora se despejó, corrió la voz por todo el reino: el joven rey Atlas tomaría una novia.

La fecha de la boda se fijó. Atlas aún no me lo había propuesto. Me confinaron a mis recamaras, una prisión espléndida cuyas rejas estaban cubiertas de terciopelo. Sola en mi camerino con un mostrador, me puse mi vestido de novia y la corona oricalco brillante que usaría cuando fuera presentada al reino. Lágrimas gemelas emergieron en mis ojos.

Página

El verdadero amor había entrado en la historia, con mucho gusto hubiera intercambiado mi vida en la montaña por esto. O, si hubiera soñado alguna vez con poder, tal vez podría haber ignorado la ausencia de amor. Tuve recamaras lujosas en el palacio, donde todos mis deseos fueron concedidos. El Rey Atlas era guapo… lejano, pero poco amistoso. Pero cuando comenzó a reinar, me hablaba menos, y la posibilidad de alguna vez amarlo comenzó a vacilar como un espejismo.

197

Así fue: aprendí que iba a ser la reina por un rumor. Se me ocurrió que las chismosas brujas podrían haber dicho la verdad.


—Las lágrimas te favorecen incluso menos que una corona vulgar — dijo una voz detrás de mí. Me volví a encontrar una figura sentada en las sombras. —Pensé que nadie podía entrar. —Crecerás acostumbrada a estar en lo incorrecto —dijo la figura en sombras—. ¿Lo amas? —¿Quién eres tú ? —Le exigí—. Da un paso a la luz, donde pueda verte. La figura se levantó de la silla. La luz de las velas acarició su rostro. Me resultaba familiar, como si fuera un fragmento de un sueño. —¿Lo amas? —Repitió. Era como si alguien me hubiera robado el aliento de los pulmones. Los ojos del desconocido me extasiaron. Eran del color de la cala donde nadé en la mañana cuando era una niña. No pude evitar querer zambullirme —¿Amor? —susurré. —Sí. Amor. Lo que hace que una vida sea digna de ser vivida. Lo que llega a llevarnos a donde tenemos que ir. Negué, aunque sabía que era una traición al rey, castigable con la muerte. Empecé a lamentar todo. Antes el chico sonrió. —Entonces hay esperanza.

Él asintió con rigidez. —Viajando en nombre de la Corona desde hace 5 años, aunque mi propio hermano habría tenido el reino pensando que estaba perdido en el mar. —Sonrió con una sonrisa que estaba segura de haber visto antes—. Entonces tú, Selene, tenías que ir y descubrirme. —Bienvenido a casa

Página

—Eres el príncipe Leander —susurré, reconociendo sus rasgos finos.

198

Una vez que había cruzado la frontera azul de sus ojos, nunca quise encontrar mi camino de regreso. Pero pronto me di cuenta de que estaba invadiendo en un reino peligroso.


Salió de las sombras, me atrajo hacia él, y me besó con incomparable abandono. Hasta ese momento, no había conocido el éxtasis. Me habría quedado encerrada en su beso por siempre, pero un recuerdo me hizo regresar. Me aparté, recordando un pedazo de charla trillada de las gossipwitches34. —Pensé que tú amabas… —Nunca amé hasta que te encontré. —Habló con sinceridad desde un alma de la que yo sabía que nunca podría dudar. Desde ese momento hasta el infinito, nada nos importaba, excepto el otro. Sólo una cosa se interponía entre nosotros y un universo de amor... SWAK

Página

199

Madame B, Gilda, y Brunilda

En castellano es brujas chismosas, pero hemos dejado la palabra original debido a la concordancia que tendrá en los capítulos posteriores donde dicha palabra es nombrada. 34


19

Nubes de Tormenta Traducido por Ania Cipriano♥ Corregido por katiliz94

En la mañana del viernes, antes del timbre, Brooks estaba esperando en la taquilla de Eureka. —No estabas en el Club de Latín. Tenía las manos metidas en los bolsillos y se veía como si hubiera estado esperando allí un rato. Estaba bloqueando la taquilla junto a la de Eureka, que pertenecía a Sarah Picou, una chica tan terriblemente tímida que nunca le diría a Brooks que se apartase incluso si eso significaba ir a clase sin los libros.

—Estoy bien, —dijo ella—. Y llego tarde. El suéter verde de Brooks era demasiado ajustado. Llevaba brillantes mocasines nuevos. El pasillo se llenó de chicos gritones, y la semilla de un dolor de cabeza estaba abriéndose y germinando un frijol de alambre de púas en el cerebro de Eureka.

Página

—Eureka —Brooks la vio girar la combinación de la taquilla—. Estaba preocupado.

200

Rhoda había insistido en que llovería, y aunque el paseo a la escuela había sido claro y brillante, el impermeable gris de Eureka fue salpicado sucesivamente. Le gustaba esconderse debajo de la capucha. Apenas había dormido y no quería estar en la escuela. No quería hablar con nadie.


Cinco minutos les separan de la campana, y su clase de inglés estaba a dos tramos de escalera y al otro extremo del edificio. Abrió su taquilla y arrojó algunas carpetas. Brooks se cernía sobre ella como un monitor de pasillo de una película de adolescentes de los ochenta. —Claire estuvo enferma la noche anterior, —dijo ella—, y William vomitó esta mañana. Rhoda se había ido, así que tuve que... —Agitó la mano, como si él tuviera que comprender el alcance de sus responsabilidades sin ser mencionadas. Los gemelos no estaban enfermos. Eureka era la única que había tenido un calambre en todo su ser, del tipo que solía tener antes de los encuentros de cross-country cuando era una estudiante de primer año. No podía parar de revivir el encuentro con Ander y su camioneta, los cuatro peatones del infierno brillando en la oscuridad —y la misteriosa luz verde con la que Ander se había vuelto contra ellos, como un arma. Había cogido el teléfono tres veces la noche anterior para llamar a Cat. Había querido ambientar la historia libremente, para desahogarse. Pero no podía decírselo a nadie. Después de que condujera a casa, Eureka había pasado diez minutos sacando caña de azúcar de la parrilla de Magda. Entonces corrió a su habitación, gritando a Rhoda que estaba demasiado hundida con los deberes para comer. —Hundidos en el pantano —era una broma que tenía con Brooks, pero ya nada le parecía gracioso. Había mirado por la ventana, imaginando que cada faro era un psicópata pálido buscándola.

Eureka mostró su libro de texto. —Se llaman deberes. Dicen que es altamente adictivo, pero creo que puedo manejarlo si lo sólo lo pruebo para las fiestas. No había sido capaz de comer. A medianoche había sorprendido a Squat con el tipo de comida que un perro en el pabellón de la muerte podría solicitar. A las dos, escuchó a papá volver a casa. Llegó a la puerta antes de que pudiera detenerse para correr a sus brazos. No

Página

—Será mejor que no estés jugando por aquí, —dijo Rhoda—. Todavía estás en la cuerda floja después de la payasada de la Doctora Landry.

201

Cuando escuchó los pasos de Rhoda en la escalera, Eureka cogió el libro de Ciencias de la Tierra y lo abrió justo a tiempo antes de que Rhoda entrase con un plato de carne flanca y puré de patatas.


había nada que pudiera hacer sobre sus problemas, y él no necesitaba otro peso para arrastrarlo hacia abajo. Entonces fue cuando consultó el correo electrónico y encontró la segunda traducción de Madame Blavatsky. Esta vez, cuando Eureka leyó El Libro del Amor, se olvidó preguntarse a sí misma cómo la historia podría aplicarse a Diana. Encontró demasiada extraña la simetría entre el predicamento de Selene y la suya propia. Sabía lo que era tener a un chico entrando en tu vida de la nada, dejándote encantada y con ganas de más. Los dos chicos incluso tenían nombres similares. Pero a diferencia del chico del cuento, el chico en la mente de Eureka no se arrastraba ante sus pies y la besaba. Entró de golpe en su coche, la siguió por los alrededores, y dijo que estaba en peligro. A medida que los rayos del sol apuntaban tentativamente por su ventana esa mañana, Eureka se había dado cuenta de que la única persona que podía responder a casi todas sus preguntas era Ander. Y no era, sino hasta cuando ella lo viera. Brooks se apoyó casualmente en la taquilla de Eureka. —¿Te enloqueció? —¿Qué? —Los gemelos estando enfermos.

Brooks empujó la puerta de la taquilla empotrada contra la de Sarah Picou. No había ninguna barrera entre ellos. —Sé que viste a Ander. —¿Y ahora estás enfadado porque poseo visión?

Página

Eureka se agachó detrás de la puerta de la taquilla, separándose de Brooks. ¿Por qué las taquillas eran siempre grises? ¿No era la escuela ya bastante como una cárcel sin los adornos?

202

Eureka se quedó mirándolo. Sus ojos no mantuvieron los suyos por más de un momento. Habían hecho las paces —pero, ¿lo hicieron realmente? Era como si se hubieran metido en una guerra eterna, una de la que podrías retirarte pero que jamás terminaría realmente, una guerra donde hacías tu mejor esfuerzo para no ver el blanco de los ojos de tu oponente. Era como si se hubieran convertido en extraños.


—Esto no es divertido. Eureka estaba asombrada de que él no se riera. ¿Ni siquiera podían bromear ahora? —Sabes, si pierdes dos reuniones más del Club de Latín, —dijo Brooks—, no van a poner tu nombre en el anuario en la página del club, y entonces no serás capaz de ponerlo en tus solicitudes para la universidad. Eureka sacudió la cabeza como si le hubiera escuchado mal. —Uhhh... ¿qué? —Lo siento. —Él suspiró, y su rostro se relajó, y por un instante nada era extraño—. ¿Quién se preocupa por el Club de Latín, verdad? — Entonces un destello vino a sus ojos, una autosuficiencia que era nueva. Abrió la cremallera de su mochila y sacó una bolsa Ziploc con galletas—. Recientemente mi madre está en un frenesí loco de hornear ¿Quieres una? —Abrió la bolsa y se la ofreció a ella. El olor de la avena y la mantequilla hizo que su estómago girase. Se preguntó qué había convencido a Aileen para cocinar hasta la noche anterior.

Página

203

—No tengo hambre. —Eureka miró su reloj. Cuatro minutos hasta que la campana sonara. Cuando metió la mano en la taquilla en busca del libro de inglés, un volante de color naranja cayó al suelo. Alguien debió deslizarlo a través de las rejillas.


20

Nunca jamás Traducido SOS agoss y SOS katiliz94 Corregido por katiliz94

Los Trejeans vivían en una restaurada finca en el rico distrito sur de la ciudad. Los campos de algodón flanqueaban el pequeño e histórico vecindario. Las casas tenían columnas de dos pisos, desde donde se apreciaban matas de azaleas rosadas y la sombra de los robles que existían desde antes de la guerra. El pantano se doblaba alrededor del patio trasero de los Trejeans como un codo, proporcionando una línea doble de vista a la costa.

Al final, Cat se anotó a un paseo de Julien Marsh, cuyo amigo Tim tenía un 1960 verde menta con una parte chocada y con asientos

Página

Esta noche, ya que Brooks no era una opción, Cat se había puesto a tantear el terreno con intención de realizar otros paseos. Mientras ella se estaba vistiendo, Eureka no pudo evitar imaginar a Maya Cayce sentada al lado del arroyo en el barco, conectando su iPod con heavy metal en los altavoces portátiles, acariciando los bíceps de Brooks. Se imaginó el pelo de Maya ondeando tras ella como los tentáculos de un pulpo negro cuando el barco atravesaba el agua.

204

Toda la clase alta y los de clase baja bien relacionados habían sido invitados a Maze Daze. Existía la costumbre de tomar un barco y viajar hacia arriba del pantano al lado de la fiesta. El año anterior, Eureka y Cat habían hecho el viaje en una lancha destartalada con una caña de timón quebrado que el hermano mayor de Brooks, Seth, dejó atrás cuando se fue a LSU. La congelación que resultaba de viajar media hora en taxi hasta el pantano de Nueva Iberia había sido casi tan divertida como la fiesta.


vacíos. A las ocho de la tarde, finalmente cuando la camioneta de Julien se detuvo fuera de la casa de Eureka, papá estaba de pie junto a la ventana, bebiendo el sobrante café frío, de la taza marrón que solía poner Te Quiero Mamá, antes de que el lavavajillas lijara la pintura. Eureka abrochó la gabardina para cubrir el escote de lentejuelas por el que Cat acababa de pasar cinco minutos de enfrentamiento con ella para convencerla de que no era una zorra. También había prestado a Cat el chal de satén del armario esa tarde, a pesar de que tenía un aspecto horrible con el marrón. Cat iba a estrenar un vestido similar en color naranja. Iban como hojas de otoño. Cat dijo que le gustaban los colores vivos y sensuales. Eureka no expresó su placer perverso de vestirse como un objeto en una segunda vida después de la muerte. Papá levantó una de las persianas para ver el Ford de Julien. —¿De quién es la camioneta? —Ya sabes, alguien que le gusta a Cat. Suspiró, exhausto, ya que acababa de terminar su turno en el restaurante. Olía como los cangrejos. Cuando Eureka se deslizó por la puerta, dijo: —¿Sabes que quieres algo mejor que ese tipo de chicos, verdad?

—Lo sé, papá. —La frialdad con la que Eureka agarró su bolso hacía entrever las profundidades de ira y confusión arraigadas en su interior—. Me tengo que ir. —De nuevo, antes de caminaba hacia la puerta.

la

medianoche, —dijo

papá, mientras

La barcaza que había partido estaba casi llena cuando Eureka, Cat, y Julien llegaron al muelle de la familia de Tim. Tim era rubio y flaco, con

Página

—Si alguien tiene algo que ver contigo, —dijo papá—, ¿vas a traerlo dentro? ¿Me reuniré con él? —Sus ojos se volvieron hacia abajo, una mirada a los gemelos que llegaron cuando estaban a punto de llorar, mientras una nube comenzaba a rodar desde el golfo. Nunca se dio cuenta de que heredaron ese evento meteorológico de él—. Tu madre sólo quería siempre lo mejor para ti.

205

—Esa camioneta no tiene nada que ver conmigo. Es un viaje a una fiesta, eso es todo.


un anillo en la ceja, manos grandes y una sonrisa tan constante como la llama eterna. Eureka nunca había tenido una charla con él, pero eran amigos de la infancia, de cuando Eureka y él iban a fiestas. Su traje era una camiseta de fútbol de LSU. Le tendió una mano para sostenerla mientras ella se subía a la barcaza que la llevaría a la fiesta. —Es bueno verte fuera, Boudreaux. Guarde estos tres asientos. Se acomodaron al lado de algunas animadoras, chicos de teatro, y un chico del equipo de cross-country llamado Martín. El resto habían cogido la barcaza y partido el anterior fin de semana, Eureka se dio cuenta de que los chistes la aburrían. Esta fue la primera vez en todo el año que había estado con alguien, además de con Cat o Brooks. Se encontró con la esquina trasera de un banco donde se sentía menos claustrofóbica. Recordó lo que había dicho bajo el árbol, de disfrutar siendo arropada. No podía relacionarse. Todo el mundo estaba demasiado apretado en el espacio en el que estaba Eureka. Se agachó para tocar el pantano, experimentando la tranquilidad de su frágil atemporalidad. Había pocas posibilidades de que una ola más grande que la estela de un barco fuera corriendo a través de ellas. Aun así su mano temblaba contra la superficie del agua y se sentía más fría de lo que ella sabía que estaba. Cat se sentó junto a ella, en el regazo de Julien. Había dibujado unas cuantas hojas en la cara de Eureka con el delineador de ojos de color oro, mientras hacía una canción sobre el Maze Daze con el tono de "Love Stinks," al instante que meneaba los hombros contra el pecho de Julien.

La barcaza que llevaba al grupo se alejó lentamente del muelle, una brisa amarga abofeteó la cara de Eureka y se abrazó a su pecho. Los chicos a su alrededor se apiñaban juntos y se rieron, no porque algo raro hubiera sucedido, sino porque estaban juntos y con ganas de seguir con la noche por delante.

Página

Un grupo de seis apareció mientras Tim llenó el tanque. En lo más alto explotaron alrededor del barco fuegos artificiales. El aire olía a gasolina y a agua de escarabajos muertos, las setas se elevaban desde el suelo a lo largo de la orilla. Una nutria de pelaje manchado cortó una pequeña estela, ya que nadó junto a ellos en el pantano.

206

—¡Maze Daze, sí, sí!


Pero en el momento en que llegaron a la fiesta, todos estaban bien entonados o fingiendo lo que no eran. Eureka aceptó la ayuda de Tim para deslizase fuera de la barcaza. Su mano alrededor de la de ella, era seca y grande. Le dio una punzada de nostalgia, porque no era para nada como la mano de Ander. Las náuseas se propagaron a través de su estómago al recordar la caña de azúcar, la piel tan blanca como la espuma del mar y la espantosa luz verde de los ojos de pánico de Ander la noche anterior. —Venga, mi pequeña hoja frágil. —Cat giró un brazo alrededor de Eureka—. Vamos a llegar a esta fiesta como todos los hombres alegres que desechan la pena. Entraron a la fiesta. Laura Trejean lo había clasificado a la tradición de su hermano. Antorchas iluminaban el allée de grava desde el muelle a la puerta de hierro que conducía al patio trasero. Linternas de estaño brillaban en los gigantescos sauces llorones. En el balcón, con vistas a la piscina iluminada por la luna, tocaba la banda local favorita de todos, The Faith Healers, afinando sus instrumentos. La camarilla de Laura se mezclaba por el césped, pasando bandejas de estaño de “hors d'oeuvres cajun.” —Increíble lo que puede hacer el toque de una mujer, —dijo Eureka a Cat, quien arrebató una ostra mini frita po'boy de una bandeja que pasaba.

Cat y Eureka aprobaron a una tribu de estudiantes de primer año — unos peregrinos disfrazados se reunieron alrededor de una fogata en el centro del césped, sus rostros se iluminaron de color naranja y amarillo por las llamas. Cuando pasaron por el laberinto y oyeron risas en el interior, Eureka trató de no pensar en los Brooks.

Página

No tenías que decirles a los chicos de las escuelas católicas como vestir para una fiesta. Todos llegaban ataviados con disfraces. Esta Maze Daze explícitamente no era una fiesta de Halloween, era una celebración de la cosecha. Entre los muchos jerséis de LSU, Eureka vio algunos intentos más inventivos. Hubo varios espantapájaros y un puñado de borrachos jack-o'-linternas. Un chico de secundaria tenía tallos de caña de azúcar pegados a la camiseta en honor de la cosecha de ese mismo mes.

207

—Eso es lo que él dijo, —murmuró Cat con la boca llena de pan y lechuga.


Cat la condujo por las escaleras hasta el patio trasero, junto a un gran caldero negro de cangrejos rodeado de chicos que estaban partiendo las colas y chupando la grasa de las cabezas. Los cangrejos pelados eran uno de los primeros ritos de paso de un chico del pantano, por lo que su salvajismo se sentía natural en todas partes, incluso en el vestuario, incluso borrachos delante de sus parejas. Cuando se puso en la fila para el sacador, Eureka oyó una voz masculina en la distancia gritar: —Haced como un árbol y las hojas. —Creo que tenemos a las hojas más calientes aquí, —dijo Cat cuando la banda comenzó a tocar desde el patio de arriba. Empujó a Eureka través de la clase baja al frente de la línea de bebidas—. Ahora podemos relajarnos y disfrutar. La idea de una Cat relajada hizo que Eureka sonriera. Miró la fiesta. The Faith Healers estaban tocando "Four Walls," y sonaba bien, dando a la fiesta alma. Había estado esperando este momento, experimentar la alegría sin una ola de culpa inmediatamente después. Eureka sabía que Diana no la querría abatida en su habitación. Diana querría que estuviera en el aturdido laberinto con un vestido corto de color marrón, que bebiera ponche con su mejor amiga, que se divierta. Diana también debía imaginar a Brooks allí. Perder su amistad sería como un luto, como otra muerte, pero Eureka no quería pensar en eso ahora. Cat deslizó un vaso de plástico con ponche en la mano de Eureka. Sabía que no era el veneno letal de la púrpura colada Trejean del año pasado. Era una sombra apetitosa de color rojo. En realidad olía a fruta. Eureka estaba a punto de tomar un sorbo, cuando oyó una voz familiar detrás de ella que dijo:

—Hey, Brooks. Él dio un paso delante de ella. No podía dar sentido a su disfraz — una fina camisa de manga larga de color gris con un toque de brillo de plata, a la par con lo que parecía que coincidan con los pantalones del pijama. Su pelo estaba salvaje del paseo en barco, que imaginaba, había tomado con Maya. Sus ojos en blanco no mantenían ninguna de sus travesuras de siempre. Estaba solo.

Página

Sin darse la vuelta, Eureka tomó un sorbo de ponche.

208

—Es mala suerte para todos beber sin un brindis.


Cat apuntó a su disfraz y se rió a carcajadas. —¿Hombre de hojalata? Brooks se volvió hacia ella con frialdad. —Es una réplica exacta de la antigua vestimenta de la cosecha. Preciso y práctico. —¿Dónde? —dijo Cat—. ¿En Marte? Brooks estudió el corte bajo del vestido de Eureka. —Pensé que éramos mejores amigos que esto. Te pedí que no vinieras. Eureka se inclinó hacia Cat. —¿Podrías darnos un minuto? —Vosotros dos tenéis una explosión. —Cat retrocedió, encontrando a Julien en el borde de la terraza. Éste llevaba una gorra de vikingo con cuernos, qué Cat levantó de su cabeza y colocó sobre la de ella. Un instante después se agrietaron y entrelazaron los brazos. Eureka comparó el extraño traje de Brooks con el más elaborado traje de musgo español del año pasado. Ella lo había ayudado a grapar cien jirones de un chaleco que había cortado de una bolsa de papel. —Te pedí que no vinieras por tu propia seguridad, —dijo él. —Estoy bien haciendo mis propias reglas.

Eureka se quedó sin habla un momento demasiado largo. —Ahí estás. —La profunda voz de Maya Cayce hizo reptar la piel de Eureka. Llevaba patinetes negros, un diminuto vestido blanco mostrando nueve de sus diez tatuajes, y los penitentes de plumas de cuervo ronzando los hombros. Patinó hacia Brooks desde el otro lado del porche—. Te perdí.

Página

—¿Quién te crees que eres? ¿La única afectada por la muerte de Diana? ¿Crees que puedes tragar una botella de píldoras y no destripar a las personas que te aman? Por eso me preocupo por ti, porque dejas de ver por ti misma.

209

Sus manos se levantaron como si la fuera a agarrar de los hombros, pero cogió aire.


—¿Por mi seguridad? —murmuró rápidamente Eureka—. ¿Creías que moriría de conmoción al verte aquí con ella? Maya rodó hacia Brooks, cogiéndole el brazo para envolverlo entorno al cuello de ella. Era medio metro más alta que él en los patinetes. Se veía increíble. La mano de Brooks colgaba donde Maya la había situado cerca de su pecho. Eso volvió a Eureka más loca de lo que jamás admitiría. Él la había besado hacía menos de una semana. Si Cat estuviera en los pies de Eureka, habría competido con opresiva sensualidad contra Maya Cayce. Habría contorneado el cuerpo en una pose que haría al circuito mascullo volverse loco. Tendría el cuerpo enroscado entorno al de Brooks antes de que Maya pudiese batir esas falsas pestañas. Eureka no sabía cómo jugar a juegos como esos, especialmente no con su mejor amigo. Todo lo que hacía era con sinceridad. —Brooks. —Lo miró directamente—. ¿Te importa si hablo contigo a solas? Los oficiales cronometradores de las Olimpiadas no podrían haber marcado como de rápido el brazo de Brooks estaba fuera de Maya. Un instante después, él y Eureka estaban trotando hacia debajo de las escaleras del patio, hacia el refugio de un árbol del paraíso, casi como los amigos que eran. Dejaron a Maya haciendo locos ochos en el porche.

—No vamos a hablar de él, —dijo Eureka, porque un vergonzoso chorro de emoción podría derramarse fuera de ella si hablaban sobre Ander. Brooks pareció tomar su sobreestimación del tema de otra forma. Pareció hacerle feliz. Le tocó la mejilla.

Página

—Lo siento, estaba muy loco, —dijo él. El viento sopló algunas de las drupas amarillas de las ramas del árbol. Las frutas golpearon los hombros desnudos de Eureka de camino al suelo—. He estado preocupado por ti desde que conociste a ese chico.

210

Eureka se recostó contra el árbol. No estaba segura de por dónde comenzar. El aire era dulce y el suelo era suave con el mantillo de hojas. El ruido de la fiesta era distante, una elegante pista de sonido para una conversación privada. Linternas de hojalata en las ramas repartían un brillo en el rostro de Brooks. Se había relajado.


—Nunca quiero que te ocurran cosas malas. Eureka ladeó la mejilla contra la mano de él. —Tal vez lo peor terminó. Él sonrió, el antiguo Brooks. Dejó la mano en el rostro de ella. Después de un momento miró sobre su hombro a la fiesta. La marca de su frente de la herida de la última semana ahora era una costra de un rosa muy leve. —Tal vez lo mejor aún está por venir. —¿No se te ocurrió traer algunas sabanas? —Eureka asintió hacia el Maze. El desconcierto volvió a los ojos de él. El desconcierto hacía a Brooks verse como Brooks. —Creo que estaremos demasiado ocupados esta noche. Ella pensó en sus labios sobre los suyos, como el calor de su cuerpo y la fuerza de sus brazos la habían abrumado cuando se besaron. Un beso tan dulce no debería haber sido deshonesto por un resultado tan amargo. ¿Brooks quería intentarlo de nuevo? ¿Quería ella? Cuando se reconciliaron el otro día, Eureka no se había sentido capaz de aclarar donde en el continuo amigos/más-que-amigos estaban. Ahora cada intercambio tenía el potencial de confundir. ¿Estaba él flirteando? ¿O estaba ella leyéndolo en algo inocente? Se sonrojó. Él lo notó.

—Mis secretos no son del todo asuntos escolares. —Solo comparte lo que quieras compartir, y estaré ahí a tu lado. Además… —la astuta sonrisa de Brooks dijo a Eureka que él tenía algo en la manga— …podrías aprender algo interesante. Las reglas de Nunca Jamás eran simples: Te sentabas en un círculo y el juego se movía en la dirección de las manecillas del reloj. Cuando era

Página

Eureka no había considerado jugar ese estúpido juego, pese a su estatus como senior y estatus como tradición. Evocar al Maze sonaba más divertido.

211

—Quiero decir Nunca Jamás. Somos seniors, ¿recuerdas?


tu turno, comenzabas con “Nunca jamás he…,” y confesabas algo que nunca habías hecho antes, cuanto más lascivo mejor. NUNCA JAMÁS HE… · · · · ·

Mentido en una confesión, Salido con el amigo de mi hermana, Chantajeado a una profesora, Fumado un canuto, Perdido la virginidad.

La forma en que lo jugaban en Evangeline, las personas que habían hecho lo que ni tenían que hacer tenía que contar sus historias y les pasabas la bebida para tragar. Cuanto más puro era tu pasado, más rápido tenías que beber. Era una corrupción de la inocencia, una confesión en marcha atrás. Nadie sabía cómo comenzó la tradición. Las personas decían que los seniors de Evangeline lo habían jugado durante los pasados años treinta, a pesar de que los padres de ninguno lo admitiría.

Cuarenta y dos seniors fuera de una clase de cuarenta y cuatro habían aparecido para jugar al juego. Eureka envidió a quien fuera que estuviera enfermo, castigado, abstente, o con algún otro tipo de ausencia. Estarían excluidos el resto del año. Ser excluido era un tipo de libertad, Eureka lo había aprendido. La habitación estaba embutida con trajes estúpidos y carne expuesta. Su última canción favorita de Faith Healers deambulaba

Página

Eureka entró en el círculo del suelo y se sentó de piernas cruzadas junto a Brooks. Observó la habitación llenarse con sexys calabazas, espantapájaros fantasmas, miembros de la banda Cuervos Negros, chicos gays vestidos como granjeros, y la mitad del equipo de futbol de LSU en el pasillo de la fama. Las personas se tendían en la cama, en el sofá cerca del armario. Cat y Julien llegaron trayendo sillas plegables del garaje.

212

A las diez en punto, Eureka y Brooks se unieron a la fila sosteniendo vasos de plásticos llenos de ponche. Siguieron el camino grabado por bolsas de basura hasta la alfombra, entrando en una de las habitaciones de invitados. Era fría y vasta —una cama de tamaño familiar con una gran cabecera tallada en un extremo, varias cortinas de terciopelo negras cubriendo la pared de las ventanas al otro lado.


continuamente en el exterior. Asintió hacia las cortinas de terciopelo a su derecha y murmuró a Brooks. —¿Alguna necesidad de saltar por esa ventana conmigo? Tal vez aterrizaremos en la piscina. Él se rió en voz baja. —Lo prometiste. Julien había terminado de tomar una cuenta de liderazgo y estaba a punto de cerrar la puerta cuando Maya Cayce patinó hasta dentro. Un chico vestido como una palanca y su amigo, un mal intento de gladiador Russel Crowe, se separaron para dejarla pasar. Maya rodó hasta Eureka y Brooks e intentó meterse entre ellos. Pero Brooks se acercó más a Eureka, creando un diminuto espacio a su otro lado. Eureka no pudo evitar admirar la forma en que Maya tomaba lo que podía conseguir, acurrucándose al lado de Brooks mientras se quitaba los patines. Cuando la puerta estuvo cerrada y la habitación sonó con risas nerviosas, Julien caminó hacia el centro del círculo. Eureka miró a Cat, quien estaba intentando enmascarar su orgullo por que su cita secreta de esta noche era el líder secreto de este evento de clase mayormente secreta. —Todos conocemos las reglas, —dijo Julien—. Todos tenemos nuestros ponches. —Algunos chicos gritaron y levantaron los vasos—. Dejemos que el juego Nunca Jamás de 2013 comience. Y tal vez su leyenda nunca, jamás termine… o deje esta habitación.

Sobre una sonrisa avergonzada, Julien admitió su error. —Está bien, vamos a intentarlo de nuevo. ¿Justin?

Página

—¿Yo? —La voz de Naomi titubeó. Eureka deseaba que Julien hubiese escogido a alguien más extrovertido para comenzar el juego. Todos miraban a Naomi, esperando—. Está bien, —dijo ella—. Nunca Jamás he… jugado al Nunca Jamás.

213

Más ánimos, más brindis, más de todo —y medias risas. Cuando Julien se dio la vuelta y señaló al azar a una tímida chica de Puerto Rico llamada Naomi, podías escuchar un parpadeo de cocodrilo.


Justin Babineaux, pelo en punta hasta el cielo como si estuviera en mitad del otoño, podía ser descrito en tres palabras: rico jugador de futbol. Sonrió. —Nunca Jamás he tenido un trabajo. —Gilipollas. —El mejor amigo de Justin, Freddy Abair, rió y pasó a Justin su copa para tragar. —Esta es la última vez que vas a coger gratis hamburguesas durante mi turno en el Hardee. —La mayor parte del resto de la clase rodó los ojos mientras pasaban sus copas entorno al círculo hacia un Justin dando resoplidos. Después fue el turno de una animadora. Luego el chico que estaba en la primera silla al saxofón en la banda. Había roles populares — “Nunca Jamás he besado a tres chicos la misma noche”— y roles impopulares —“Nunca Jamás lo he hecho con el Señor Richman después del octavo periodo de ciencias en el armario de provisiones” — y roles puramente intencionados para presumir —“Nunca Jamás he sido plantado en una cita.” Eureka sorbió su ponche independientemente de las divulgaciones de sus compañeros de clase, los cuales encontraba dolorosamente mundanos. Este no era el juego que había imaginado que sería todos esos años. Nunca, pensó, realmente jamás lo había comparado con lo que podría haber sido si algún otro de sus compañeros le desafiaba a soñar más allá de los mundos ordinarios.

—Nunca Jamás he besado a una chica que realmente me guste… pero tengo la esperanza de cambiarlo esta noche.

Página

En el momento que el juego dio la vuelto hasta Julien y Cat, los vasos de ponche de muchas personas habían sido bebidos, secados, retirados, y se volvieron a llenar unas pocas veces. Eureka no esperó que saliese mucho de Julien —él era un deportista, muy engreído. Pero cuando fue su turno, le dijo a Cat:

214

El único aspecto tolerante del juego era el murmurado comentario de Brooks sobre cada compañero de clase aceptando su turno: “Ella nunca ha considerado llevar pantalones que no mostrasen su tanga… Él nunca si quiera ha juzgado a otro por hacer las cosas que él hace diariamente… Ella nunca ha salido de casa sin una libra de maquillaje.”


Los chicos abuchearon, las chicas gritaron de alegría y Cat se abanicó dramáticamente, adorándolo. Eureka estaba impresionada. Al final alguien había averiguado básicamente que este juego no era sobre divulgar vergonzosos secretos. Se suponía que usaban el Nunca Jamás para conseguir conocerse mejor los unos a los otros. Cat levantó el vaso, tomó un respiro y miró a Julien. —Nunca Jamás le he dicho esto a un chico mono —dudó— tengo un 2390 en mi SAT35. La habitación estaba cautivada. Nadie podría hacerla beber por eso. Julien la agarró y besó. El juego se volvió mejor después de todo. Pronto fue el turno de Maya Cayce. Esperó hasta que la habitación estuvo en silencio, hasta que todos los ojos estaban moviéndose sobre ella. —Nunca Jamás he —sus uñas con manicura negra trazaron el borde del vaso— estado en un accidente de coche. Tres seniors cercanos se encogieron de hombros y tendieron a Maya sus bebidas, soltando historias de deslizar luces rojas y de borrachos conduciendo. El agarre de Eureka se apretó en el vaso. Su cuerpo tembló cuando Maya la miró. —Eureka, se supone que tienes que pasarme tu bebida. Su cara estaba caliente. Miró alrededor de la habitación, notando los ojos de todos en ella. Estaban esperándola. Se imaginó lanzando la bebida en la cara de Maya Cayce, el ponche rojo goteando como riachuelos de sangre a lo largo de su pálido cuello, por debajo del escote.

Eureka le lanzó el vaso, esperando que Maya se conmoviese. Brooks apoyó una mano en su rodilla y murmuró: —No dejes que llegue a ti, Reka. Ignóralo. —El antiguo Brooks. Su toque era medicinal. Intentó dejar pasar el efecto. Era su turno—. Nunca 35

SAT: Nota del examen de admisión a la universidad.

Página

—Todo el tiempo, —dijo Maya—. Justo ahora, por ejemplo, estás jugando sucio.

215

—¿Hice algo que te ofendió, Maya? —Preguntó.


Jamás he… —Brooks observó a Eureka. Entrecerró los ojos, levantó la barbilla y algo cambió. El nuevo Brooks. Oscuro, el impredecible Brooks. De repente Eureka se abrazó a si misma—. Intentado suicidarme. Toda la habitación jadeó, porque todos lo sabían. —Bastardo, —dijo ella. —Juega el juego, Eureka, —dijo él. —No. Brooks agarró su bebida y se bebió el resto, limpiándose la boca con la mano como un pueblerino. —Es tu turno. Ella se negó a tener una descompostura nerviosa frente a la mayoría de la clase senior. Pero cuando inhaló, su pecho estaba eléctrico con algo que quería liberar, un grito o una risa inapropiada o… lágrimas. Eso era. —Nunca Jamás me he derrumbado y llorado. Por un momento nadie dijo nada. Sus compañeros de clase no sabían si creerla, juzgarla, o tomarlo como una broma. Nadie se movió para pasar a Eureka la bebida, a pesar de que alrededor de veinte años de colegio juntos se había dado cuenta de que había visto a muchos de ellos llorar. La presión se construyó en su pecho hasta que no pudo aguantarlo más.

Más tarde, en el congelado viaje en barco a casa, Cat se inclinó cerca de Eureka. —¿Lo qué dijiste es verdad? ¿Nunca has llorado?

Página

***

216

—Que os den a todos. —Eureka se puso de pie. Nadie la siguió mientras dejaba el sobrecogido juego y corría hacia el baño más cercano.


Solo estaban Julien, Tim, Cat y Eureka conduciendo al pantano. Después del juego Cat había rescatado a Eureka del baño donde había estado mirando aturdida al váter. Cat insistió en que los chicos las llevarían a casa de inmediato. Eureka no había visto a Brooks en el camino de fuera. Nunca lo quería ver de nuevo. El pantano bulló con las acacias blancas. Eran diez minutos para la medianoche, alentándola peligrosamente contra el toque de queda, y por eso no valía la pena meterse en los problemas en los que estaría si llegaba un minuto tarde. El viento era penetrante. Cat frotó los brazos de Eureka. —Dije que no había llorado. —Eureka se encogió de hombros, pensando en todas las ropas del mundo que no podrían contrarrestar la sensación de completa desnudez pulsando a través de ella—. Sabes que me he derrumbado antes. —Claro. Por supuesto. —Cat miró a la orilla por la que se deslizaban, como si estuviera intentando recordar pasadas lágrimas en las mejillas de su amiga.

Página

217

Eureka había elegido la palabra “llorado” porque verter esa sola lágrima en frente de Ander se había sentido como una traición a su promesa a Diana hace años. Su madre la había abofeteado cuando estaba llorando incontrolablemente. Eso era por lo que nunca lo haría de nuevo, la promesa que nunca rompería, ni siquiera en una noche como esta.


21

Salvavidas Traducido SOS por Apolineah17 Corregido por katiliz94

En un momento Eureka pensó que estaba volando. Al siguiente —un choque violento en el agua azul. Su cuerpo dividió la superficie. Apretó los ojos con fuerza mientras el mar se la tragó. Una ola suprimió el sonido de algo —alguien gritando por encima del agua— mientras el silencio del océano fluía. Eureka sólo escuchó el crepitar de los peces alimentándose en el coral, el gorgoreo que su grito ahogado producía debajo del agua, y la calma antes del siguiente movimiento colosal de la marea.

Diana. El accidente. La ola. Recordó. Eureka estaba allí de nuevo —en el interior del coche, en las aguas debajo del puente Seven Mile. Se le había dado una segunda oportunidad para salvar a su madre.

Página

Sintió una cosa por encima de todo lo demás: pérdida insoportable. Pero, ¿qué había perdido? ¿Qué anhelaba de un modo tan visceral que su corazón tiraba como un ancla?

218

Su cuerpo quedó atrapado en algo estrecho. Sus dedos exploradores encontraron una cinta de nylon. Estaba demasiado aturdida para moverse, para luchar por liberarse, para recordar dónde estaba. Dejó que el océano la sepultara. ¿Todavía estaba ahogándose? Sus pulmones no conocían la diferencia entre estar en el agua y estar al aire libre. La superficie danzó por encima, un sueño imposible, un esfuerzo que no podía ver cómo realizar.


Lo vio todo con tanta claridad. El reloj en el salpicadero marcaba las 8:09. Su teléfono se desvió a través del inundado asiento delantero. Algas de color verde amarillo bordeaban la consola central. Un pez ángel revoloteó por la ventana como si estuviera haciendo autostop en el fondo. Junto a ella, una fluida cortina de pelo rojo enmascaraba el rostro de Diana. Eureka golpeó el broche de su cinturón de seguridad. Éste se deshizo en trozos en sus manos, como si estuviera muy deteriorado. Se abalanzó hacia su madre. Tan pronto como llegó a Diana, su corazón se llenó de amor. Pero el cuerpo de su madre estaba flácido. —¡Mamá! El corazón de Eureka tiró con fuerza. Apartó el pelo del rostro de Diana, anhelando verla. Luego Eureka ahogó un grito. Donde los rasgos reales de su madre deberían haber estado, había un vacío negro. No podía apartar los ojos. Brillantes rayos de algo parecido a la luz solar de repente cayeron a su alrededor. Unas manos se apoderaron de su cuerpo. Unos dedos apretaron sus hombros. Estaba siendo alejada de Diana contra su voluntad. Se retorcía, gritaba. Su salvador ni siquiera escuchaba o no le importaba.

Luz cubrió el océano a su alrededor. Sus ojos se encontraron con los de ella. Él sonrió, pero parecía que estaba llorando. Ander abrió la boca —y empezó a cantar. La canción era extraña y de otro mundo, en un idioma que Eureka apenas podía entender. Era

Página

Pero el chico estaba bañado en una luz tan brillante que apenas podía verlo. Pelo rubio, ondeando en el agua. Una mano alcanzando algo encima de él —un largo cordón negro extendiéndose verticalmente a través del mar. Él lo agarró con fuerza y tiró de él. A medida que Eureka se disparaba hacia arriba a través de la fría capa del mar, se dio cuenta de que el chico se aferraba a la gruesa cadena de metal de un ancla, un salvavidas hacia la superficie.

219

Ella nunca se rindió, azotando las manos que la separaban de Diana. Habría preferido ahogarse. Quería quedarse en el océano con su madre. Por alguna razón, cuando miró hacia el dueño de las manos, esperaba ver otro negro y vacío rostro.


brillante y aguda, repleta de desconcertantes escalas. Sonaba tan familiar… casi como el canto de un periquito. Abrió los ojos en la solitaria oscuridad de su dormitorio. Tragó aire y se limpió la frente empapada de sudor. La canción de su sueño resonaba a través de su mente, una inquietante banda sonora en la quietud de la noche. Se masajeó la oreja izquierda, pero el sonido no se iba. Se hacía más fuerte. Se dio la vuelta para ver un brillante 5:00 a.m. en la pantalla de su teléfono. Se dio cuenta de que el sonido simplemente era la canción de los pájaros de la mañana que se habían filtrado en su sueño y la habían despertado. Los culpables probablemente eran estorninos moteados, que emigraban a Luisiana durante esta época todos los otoños. Se puso una almohada sobre la cabeza para bloquear su canto, no dispuesta a levantarse y a recordar como Brooks la había traicionado completamente en la fiesta de la noche anterior. Golpe. Golpe. Golpe. Eureka salió disparada de la cama. El sonido provenía de su ventana. Golpe. Golpe. Golpe. Se quitó las mantas y permaneció cerca de la pared. El hilo más pálido de la luz del alba rozó sus blancas cortinas semi transparentes, pero no vio ninguna sombra oscureciéndolas, indicando que había una persona afuera. Estaba mareada por el sueño, de lo cerca que había estado de Diana y de Ander. Estaba delirando. No había nadie afuera de su ventana.

—Polaris. —Eureka reconoció al pájaro de Madame Blavatsky. Deslizó la ventana y abrió los postigos de madera. Había quitado el mosquitero hace años. Entró aire helado. Ella tendió la mano. Polaris saltó sobre su dedo índice y reanudó su vibrante canto. Estaba vez, Eureka estaba segura de que escuchó al pájaro en el

Página

En un solo movimiento Eureka apartó las cortinas. Un pequeño pájaro color verde lima esperaba tranquilamente afuera sobre el alféizar blanco. Tenía un rombo de plumas doradas sobre el pecho y una corona de color rojo brillante. Su pico golpeó tres veces en el cristal.

220

Golpe. Golpe. Golpe.


estéreo. De alguna manera, su canto entró a través de su oído izquierdo, por el que no había oído nada, que había estado amortiguando sonidos durante meses. Se dio cuenta de que él estaba tratando de decirle algo. Sus alas verdes aleteaban contra el tranquilo cielo, impulsando su cuerpo varios centímetros por encima de su dedo. Él se acercó más, pío hacia Eureka, y luego giró su cuerpo hacia la calle. Agitó nuevamente las alas. Por último se posó en su dedo para piar un crescendo final. —Shhh. —Eureka miró sobre su hombro hacia la pared de su habitación compartida con los gemelos. Observó a Polaris repetir el mismo patrón: volar por encima de su mano, girarse hacia la calle y piar de nuevo —un tranquilo— crescendo mientras aterrizaba nuevamente en su dedo. —Es Madame Blavatsky —dijo Eureka—. Quiere que te siga. Su pío sonó como un sí.

***

—Vamos. Su vuelo era rápido y elegante. El cuerpo de Eureka se relajó, calentándose, mientras corría por la calle para mantener el ritmo. La única persona con la que se encontró fue un aturdido niño que entregaba periódicos en una baja camioneta roja, quien no se dio cuenta de la chica siguiendo al pájaro.

Página

Un coro de ranas croó bajo los arbustos de romero de papá. Polaris, que había estado durmiendo en una de las ligeras ramas, revoloteó hacia Eureka mientras ella cerraba la puerta de tela mosquitera detrás de ella. Se acomodó sobre su hombro, acariciando momentáneamente su cuello. Parecía entender que ella estaba nerviosa, y avergonzada por lo que estaba a punto de hacer.

221

Minutos más tarde, Eureka salió por la puerta principal vistiendo unos mallones, sus zapatos para correr, y una cazadora azul marino del Faith Healers sobre la camiseta de la Soborna con la que había dormido. Olió el rocío en las petunias y en las ramas del roble. El cielo estaba demasiado gris.


Cuando Polaris llegó al final del Círculo de Shady, cortó camino detrás del césped de los Guillots y voló hacia una entrada sin cercar que daba hacia el pantano. Eureka se dirigió al este del mismo modo en que él lo hizo, moviéndose contra la corriente del pantano, escuchándolo susurrar a medida que fluía sobre su lado derecho, sintiéndose a mundos de distancia de las tranquilas casas cercadas que se encontraban a su izquierda. Saltó por encima de los helechos y enredaderas de las camelias salvajes, y los brotes de glicinias púrpuras que se arrastraban por debajo de los patios ajardinados como afluentes tratando de llegar al pantano. Sus zapatos golpeaban la tierra húmeda y sus dedos se estremecían con el frío. Perdió de vista a Polaris cerca de una curva difícil en el pantano y echó a correr para alcanzarlo. Sus pulmones ardían y entró en pánico, y luego, en la distancia, a través de las escasas ramas de un sauce, lo vio posarse en el hombro de una mujer mayor que llevaba una gran capa de retazos. Madame Blavatsky se reclinó contra el tronco del sauce, su melena de cabellos castaño rojizos estaba encrespada por la humedad. Se puso de frente al pantano, fumando un largo cigarrillo hecho a mano. Sus labios rojos fruncidos hacia el pájaro. —Bravo, Polaris. Llegando al sauce, Eureka aminoró el paso y se hundió bajo el follaje del árbol. La sombra de sus oscilantes ramas la envolvió como un abrazo inesperado. No estaba preparada para la alegría que creció en su corazón ante la visión de la silueta de Madame Blavatsky. Sintió un inusual impulso de correr hacia la mujer y abrazarla.

—Nuestra situación ha cambiado. —Madame Blavatsky dio unas palmaditas en el suelo a su lado, donde había puesto una colcha de color marrón. Ranúnculos y moscardas rosas sobresaliendo del suelo bordeaban la manta—. Por favor, siéntate.

Página

Pensó en Diana, lo cercana a la vida que su madre le había parecido en el sueño. Esta anciana era la clave para la única puerta que a Eureka le había quedado de Diana. Quería que Blavatsky convirtiera un deseo imposible en realidad —¿pero qué quería la mujer de ella?

222

No había alucinado esta reunión. Madame Blavatsky quería verla —y Eureka se dio cuenta de que ella quería ver a Madame Blavatsky.


Eureka se sentó con las piernas cruzadas junto a Madame Blavatsky. No sabía si mirarla a ella o al agua. Por un momento miraron una grulla blanca que se elevaba de un banco de arena y volaba sobre el pantano. —¿Es el libro? —preguntó Eureka. —No es tanto el libro en físico sino la crónica que contiene. Se ha convertido en —Blavatsky le dio una lenta calada a su cigarrillo— algo demasiado peligroso para compartirlo vía electrónica. Nadie debe saber nuestro descubrimiento, ¿entiendes? No algún descuidado hacker de internet, no ese amigo tuyo. Nadie. Eureka pensó en Brooks, quien ahora no era su amigo, pero que lo había sido cuando había expresado su interés en ayudarla a traducir el libro. —¿Te refieres a Brooks? Madame Blavatsky miró a Polaris, que se había sentado sobre la manta de retazos que cubría sus rodillas. Él pió. —La chica, que te trajo a mi oficina —dijo Madame Blavatsky. Cat. —Pero Cat nunca…

—Lo juro. —Por supuesto que sí. —Madame Blavatsky buscó dentro de una mochila de cuero un diario de aspecto antiguo encuadernado en negro con gruesas páginas. Mientras la anciana pasaba las páginas, Eureka vio que estaban salpicadas de variadas y salvajes escrituras a mano en una gran variedad de tintas de colores—. Esta es mi copia del trabajo. Cuando mi tarea esté completa, te devolveré El Libro del Amor,

Página

Otro pío de Polaris hizo que Eureka se masajeara la oreja izquierda de nuevo. No estaba segura de qué hacer con su nueva audición selectiva.

223

—La última cosa que esperamos que otros hagan es la última cosa que ellos hacen antes de que comprendamos que no podemos confiar en ellos. Si deseas averiguar la información que hay en estas páginas — dijo Blavatsky—, debes jurar que sus secretos permanecerán entre tú y yo. Y los pájaros, por supuesto.


junto con un duplicado de mi traducción. Ahora —usó un dedo para mantener abierta una página—, ¿estás lista? —Sí. Blavatsky se limpió los ojos con un pañuelo de algodón barato y frunció el ceño sonriendo. —¿Por qué debería creerte? ¿Por lo menos crees en ti misma? ¿Estás realmente preparada para lo que estás a punto de escuchar? Eureka se enderezó, tratando de parecer más preparada. Cerró los ojos y pensó en Diana. No había nada que alguien pudiera decirle que pudiera cambiar el amor que le tenía a su madre, y eso era lo más importante. —Estoy lista. Blavatsky apagó su cigarrillo en la hierba y sacó un pequeño contenedor redondo de lata de uno de los bolsillos de su capa. Colocó la ennegrecida colilla dentro, junto a otras doce más. —Dime, entonces, ¿dónde lo dejamos? Eureka recordó la historia de Selene encontrando el amor en los brazos de Leander. Y dijo: —Sólo una cosa se interponía entre ellos. —Así es —dijo Madame Blavatsky—. Entre ellos y un universo de amor.

Su nombre era Delphine. Ella amaba a Leander con todo su ser. También conocí a Delphine. Nació en una tormenta eléctrica de una difunta madre y había sido cuidada por la lluvia. Cuando aprendió a gatear, bajó de su solitaria cueva y vino a vivir entre nosotros en las montañas. Mi familia le dio la bienvenida en nuestra casa. A medida

Página

—Uno podría pensar que efectivamente sería un obstáculo. Sin embargo —Blavatsky hundió la nariz en su libro—, parece haber un giro en la trama. —Enderezó los hombros, carraspeó con la garganta, y empezó a leer la historia de Selena:

224

—El rey —adivinó Eureka—. Selene debía casarse con Atlas.


que crecía, acogió algunas de nuestras tradiciones, y rechazó otras. Ella era parte de nosotros, no obstante estaba aparte. Me asustaba. Años antes, había tropezado accidentalmente con Delphine mientras ella abrazaba a un amante a la luz de la luna, presionada contra un árbol. Aunque nunca vi la cara del chico, las solían reírse tontamente con rumores que decían que ella tenía al misterioso príncipe más joven cautivo. Leander. Mi príncipe. Mi corazón. —Te vi a la luz de la luna —me confesó después—. Ya te había visto muchas veces antes. Delphine me tenía hechizado, pero juro que no la amaba. Hui del reino para ser libre de su hechizo; volví a casa con la esperanza de encontrarte. A medida que nuestro amor se profundizaba, temíamos la ira de Delphine más que cualquier cosa que el rey Atlas pudiera hacer. La había visto destruir la vida en el bosque, convirtiendo a los animales en bestias; no quería su toque mágico en mí. En la víspera de mi boda con el rey, Leander me sacó clandestinamente del castillo a través de una serie de túneles secretos que habría recorrido cuando era un niño. A medida que nos acercábamos a su barco que esperaba bajo el resplandor de la luna de medianoche, le supliqué: —Delphine nunca debe saberlo.

—Huid, amantes malditos —dijo una de las brujas—. No podeis escapar de vuestro destino. La ruina condenará vuestros corazones y vuestra voluntad para siempre.

Página

Entonces vi un espectáculo terrible: un centenar de gossipwitches— mis tías y primas— se habían reunido en los riscos del acantilado para verme partir. La luna iluminaba sus arrugadas caras. Eran lo suficientemente viejas como para perder sus mentes, pero no su poder.

225

Abordamos su barco, flotante, con la libertad prometida por las olas. No sabíamos a dónde íbamos; sólo sabíamos que estaríamos juntos. Mientras Leander levantaba el ancla, miré hacia atrás para despedirme de mis montañas. Siempre desearía lo que no tenía.


Recuerdo la cara de sorpresa de Leander. No estaba acostumbrado a la forma de hablar de las brujas, a pesar de que eso era tan natural para mí como amarlo. —¿Qué oscuridad podría corromper un amor tan brillante como éste? —se preguntó. —El miedo al desamor —silbaron las brujas. Leander envolvió su brazo alrededor de mí. —Nunca romperé su corazón. La risa hizo eco desde la escarpa. —¡Teme a la pena en las lágrimas de una doncella que traerán océanos que se estrellarán dentro de la tierra! —gritó una de mis tías. —Teme a las lágrimas que sellan mundos en el espacio y el tiempo— añadió otra. —Teme a la dimensión hecha de agua conocida como Woe, donde el mundo perdido esperará hasta el momento del ascenso —cantó una tercera. —Entonces teme su regreso —cantaron al unísono—. Todo por culpa de las lágrimas. Me giré hacia Leander, descifrando su maldición. —Delphine.

Leander observó a las brujas encorvándose en su escarpa. —Es la única manera en que me sentiré libre de amarte como quiero. Tan pronto como me despida, volveré. Con eso, mi amor se fue y yo me quedé sola con las gossipwitches. Ellas me miraban desde la orilla. Ahora era una paria. Todavía no podía

Página

—No —dije—. Ella no debe saberlo. Deja que piense que te has ahogado. Mi traición romperá su corazón más profundamente. —Lo besé como si no tuviera miedo, aunque sabía que no había nada que detuviera a las gossipwitches de difundir nuestra historia a través de las colinas.

226

—Iré con ella y haré las paces antes de que naveguemos —dijo Leander—. Debemos vivir sin ningún hechizo.


vislumbrar la forma de mi apocalipsis, pero sabía que estaba más allá del horizonte. No olvidaré sus palabras susurradas antes de que desaparecieran en la noche… Madame Blavatsky levantó la mirada del diario y pasó su salpicado pañuelo a lo largo de su pálida frente. Sus dedos temblaban mientras cerraba el libro. Eureka se había sentado inmóvil, sin aliento, todo el tiempo que Madame Blavatsky leyó. El texto era cautivador. Pero ahora que el capítulo se había terminado, y que el libro se había cerrado, era sólo una historia. ¿Cómo podía ser tan peligrosa? Mientras un brumoso sol anaranjado se arrastraba a lo largo del pantano, estudió el errático patrón de la respiración de Madame Blavatsky. —¿Piensas que esto es real? —preguntó Eureka. —Nada es real. Sólo existe lo que creemos y lo que rechazamos. —¿Y tú crees en esto? —Creo que tengo una idea de los orígenes de este texto —dijo Blavatsky—. Este libro fue escrito por una hechicera atlante, una mujer nacida en la isla perdida de la Atlántida hace miles de años. —Atlántida. —Eureka tomó la palabra—. ¿Te refieres a la isla debajo del agua con sirenas, tesoros hundidos y chicos como Tritón? —Estás pensando en una mala caricatura —dijo Madame Blavatsky—. Lo único que se sabe realmente de la Atlántida nos viene de los diálogos de Platón.

—Pero es ficción, ¿verdad? La Atlántida realmente no… —Según los diálogos de Platón Critias y Timeaus, la Atlántida era una civilización ideal en el mundo antiguo. Hasta…

Página

—No es simplemente acerca de Atlántida sino que proviene de allí. Selene era una habitante de la isla. Recuerda su descripción en el inicio –¿su isla estaba situada “más allá de las columnas de Hércules, sola en el Atlántico”? Es justamente como Platón la describe.

227

—¿Y por qué crees que esta historia es acerca de la Atlántida? — preguntó Eureka.


—¿Hasta que una chica quedó con el corazón roto y lloró hasta que toda la isla quedó dentro del mar? —Eureka levantó una ceja—. ¿Ves? ¿Ficción? —Y dicen que no hay nuevas ideas —dijo Blavatsky en voz baja—. Esta es una información muy peligrosa de poseer. Mi juicio me dice que no continúe… —¡Tienes que continuar! —dijo Eureka, observando una serpiente de agua enrollada en una rama baja del sauce. La observó mientras se deslizaba hacia el pantano marrón. No necesariamente creía que Selene hubiera vivido en Atlántida –pero ahora creía que Madame Blavatsky lo creía—. Necesito saber qué pasó. —¿Por qué? ¿Debido a que disfrutas de una buena historia? — preguntó Madame Blavatsky—. Una simple credencial de la biblioteca podría satisfacer tu curiosidad y ponernos en menos riesgo. —No. —Había más en ello, pero Eureka no sabía cómo decirlo—. Esta historia importa. No sé por qué, pero tiene algo que ver con mi madre, o… Se calló por temor a que Madame Blavatsky le diera la misma mirada de desaprobación que le había dado la Doctora Landry cuando Eureka había hablado del libro. —¿O tiene algo que ver contigo? —dijo Blavatsky. —¿Conmigo?

Página

Blavatsky se quedó callada, como si esperara que Eureka conectara algunos puntos. ¿Había algo más? ¿Algo sobre Delphine la amante abandonada, cuyas lágrimas se dice que habían hundido la isla? Eureka no tenía nada en común con Delphine. Ella ni siquiera lloraba. Después de anoche, toda su clase sabía sobre ello —una razón más para pensar que era un bicho raro. Entonces, ¿qué quiso decir Blavatsky?

228

Claro, al principio se había sentido identificada con lo rápido que Selene se había enamorado de un chico del que no debería enamorarse —pero Eureka no había visto a Ander desde esa noche en la carretera. No veía lo que su accidente tenía que ver con un continente mítico hundido.


—La curiosidad es una amante astuta —dijo la mujer—. Ella también me ha seducido. Eureka tocó el medallón lapislázuli de Diana. —¿Crees que mi madre conocía esta historia? —Creo que sí. —¿Por qué no me lo dijo? Si era tan importante, ¿por qué no me lo explicó? Madame Blavatsky acarició la corona de Polaris. —Todo lo que puedes hacer ahora es asimilar la historia. Y recuerda la advertencia de nuestro narrador: Todo puede cambiar con la última palabra. En el bolsillo de su cazadora, el teléfono de Eureka sonó. Lo sacó, con la esperanza de que Rhoda no hubiera descubierto su cama vacía y hubiera concluido que había escapado después del toque de queda. Era Brooks. La pantalla azul se iluminó con un gran bloque de texto, luego otro, y otro, y otro más, como si Brooks enviara una rápida sucesión de mensajes de texto. Después de seis de ellos, el último texto permaneció iluminando su teléfono: No puedo dormir. Estoy enfermo por la culpa. Déjame arreglarlo —el próximo fin de semana, tú y yo, en un viaje en velero. “Por supuesto que no”. Eureka metió el teléfono en su bolsillo sin leer los demás mensajes.

—¿Qué? No voy a ir a ninguna parte con… Espera, ¿cómo lo supiste? Polaris revoloteó de la rodilla de Madame Blavatsky hacia el hombro izquierdo de Eureka. Gorjeó suavemente en su oído, lo que le hizo cosquillas, y ella lo comprendió. —Los pájaros te lo dicen. Blavatsky frunció los labios en un beso para Polaris.

Página

—Debes aceptar su invitación.

229

Madame Blavatsky encendió otro cigarrillo, sopló el humo en una larga y delgada exhalación a través del pantano.


—Mis mascotas tienen sus fascinaciones. —¿Y creen que debería ir en barco con un chico que me ha traicionado, que me hizo parecer una tonta, y que de repente se comporta como mi enemigo en lugar de mi viejo amigo?

Página

230

—Creemos que es tu destino ir —dijo Madame Blavatsky—. Lo que ocurra una vez que lo hagas depende de ti.


22

Hipótesis Traducido por katiliz94 Corregido por agoss

El lunes por la mañana Eureka se puso el uniforme, preparó la mochila, mordió miserablemente una Pop-Tart, y miró a Magda antes de que aceptase que posiblemente no pudiese ir al colegio.

Llegó a la salida de Evangeline y siguió conduciendo, dirigiéndose al este hacia el verde campo de las cercanas pasturas del margoso Puente Breaux. Condujo veinte millas al este y varias más al sur. No paró hasta que ya no supo dónde se encontraba. El lugar era rural, tranquilo y nadie la reconocería, y eso era todo lo que necesitaba. Aparcó debajo de un roble que refugiaba a una familia de palomas. Se cambió

Página

Así que, ¿cómo se suponía que se sentaría en la clase de latín, fingiría que se había recompuesto? No tenía salida, solo obstáculos. Solo había un tipo de terapia que podría tranquilizarla.

231

Era más que la humillación del juego de Nunca Jamás. Era la traducción de El Libro Del Amor —la cual se prometió no comentar con nadie, ni siquiera con Cat. Era su hendido coche del sueño, en el cual los roles de Diana y Ander se habían visto con mucha claridad. Generalmente solía acudir Brooks, por ayuda —pero desde que se habían besado, su relación había pasado de estable a críticamente herida. Tal vez lo más inolvidable era la visión del brillante cuarteto rodeando el coche en la oscura carretera, como anticuerpos luchando contra una enfermedad. Siempre que cerraba los ojos veía la luz verde iluminando el rostro de Ander, sugiriendo algo poderoso y peligroso. Incluso si había algo que quedase por cambiar, Eureka nunca encontraría las palabras para hacer que esa escena sonase cierta.


en el coche y se puso unas ropas que usaba para correr, las que siempre llevaba en el asiento trasero. La temperatura era agradable cuando salió al silencioso bosque detrás de la carretera. Se abrochó la sudadera y comenzó a hacer jogging suavemente. Al principio, sus piernas se sentían como si estuviera corriendo por un aguado pantano. Sin la motivación del equipo, la única competencia de Eureka era su imaginación. Por lo que imaginó un avión de carga tan grande como el aterrizaje de la Barca de Noé justo detrás de ella, el motor del tamaño de una casa succionando árboles y tractores en las zumbantes cuchillas, mientras que ella corría sola para pasar cada tramo de simple zumbido con respecto al mundo. Siempre le habían disgustado las previsiones meteorológicas, prefería encontrar espontaneidad en la atmósfera. La temprana mañana había sido brillante, con vestigios de primeras nubes colgando del cielo. Ahora esas altas nubes se convirtieron en doradas en la diluyente luz, y las briznas piliformes de niebla se filtraban por los robles, dando al bosque una difusa incandescencia.

No muy tarde, Eureka cogió un marcador de madera blanca que algún otro corredor debería haber clavado en un roble para marcar su progreso. Golpeó la madera en la forma que los corredores lo hacen cuando golpean su marca a medio recorrido. Continuo.

Página

Diana era la única persona que Eureka había conocido que también preferiría correr más en la lluvia que en el resplandor. Años de jogging con su madre habían enseñado a Eureka a apreciar como el “mal” tiempo encantaba una carrera ordinaria: lluvia repiqueteando en las hojas, tormenta restregándose a la corteza limpia de los árboles, diminutos arcoíris puestos sobre ramas torcidas. Si eso era un mal tiempo, Diana y Eureka habrían estado de acuerdo en que no querían conocer el bueno. Así que cuando la neblina se posó sobre sus hombros, Eureka pensó en el tipo de cubierta que a Diana le habría gustado llevar si hubiera hecho su elección del funeral.

232

A Eureka le gustaba la niebla en el bosque, la forma en que el viento movía las ramas de los helechos hasta llegar al vaho. Los helechos estaban ávidos por humedecer eso, si volvía a llover, cambiarían las hojas del rojo leonado al esmeralda.


Su pie se amoldó en el erosionado camino. Sus brazos bombearon con fuerza. El bosque se oscureció cuando la lluvia comenzó a caer. Eureka continuó. No pensó en las clases que se estaba perdiendo, los susurros girando entorno a su asiento vacío en clase de cálculo o inglés. Estaba en el bosque. No había otro lugar en el querría estar. Su mente aclarándose era como un océano. El pelo de Diana fluía sin peso a través de él. Ander iba a la deriva, llegando a esa extraña cadena que parecía no tener comienzo ni final. Quería preguntarle porque la había salvado la otra noche —y exactamente de que la había salvado. Quería saber más sobre la caja de plata y la luz verde que contenía. La vida se había vuelto muy complicada. Eureka siempre había pensado que le encantaba correr porque era un escape. Ahora se daba cuenta de que cada vez que iba al bosque, deseaba encontrar algo, a alguien. Hoy estaba persiguiendo a la nada y a nadie porque no le había quedado nadie. Una antigua canción de blues que solía sonar en su radió apareció transmitida en su mente: Los niños huérfanos de madre pasan un momento difícil cuando su madre está muerta. Había estado corriendo durante millas cuando las pantorrillas le comenzaron a arder y fue consciente de que estaba desesperada por agua. La lluvia estaba endureciéndose, así que redujo la velocidad de su ritmo y abrió la boca hacia el cielo. El mundo por encima era rico, rociado de verde. —Tu tiempo está mejorando.

Tenía un talento peculiar para compaginarse con el fondo hasta que quisiera ser visto. Debía haberle pasado al hacer el sprint, aunque se enorgullecía por su precaución al momento de correr. Su corazón ya había estado acelerándose por el ejercicio —ahora se aceleró porque estaba de nuevo sola con Ander. El viento hacia crujir las hojas en los

Página

Ander llevaba pantalones grises desteñidos, una camiseta Oxford, y una camisa marina que de alguna forma parecía espectacular. La miró con una desvergonzada confianza que rápidamente se contradecía por sus dedos deslizándose nerviosamente por su pelo.

233

La voz vino de detrás de Eureka. Eureka dio la vuelta.


árboles, enviando un roció de gotas de lluvia por el suelo. Llevaba el más delicado olorcillo del océano. La esencia de Ander. —Tu elección del momento se está volviendo absurda. —Eureka retrocedió. Era tanto un psicópata como un sabio, y no había forma de llegar a una respuesta directa fuera de él. Recordó lo último que le había dicho: Tienes que sobrevivir, como si su supervivencia literal estuviera en cuestión. Su mirada fue al bosque, buscando señales de algunas de esas personas extrañas, señales de esa luz verde u algún otro peligro —o señal de que alguien pudiese ayudarla si resultaba que Ander era el peligro. Estaban solos. Cogió el teléfono, visualizó el prefijo 911 si algo se volvía extraño. Entonces pensó en Bill y en los otros policías que conoció y se dio cuenta de que era inútil. Además, Ander solo estaba ahí de pie. La visión de su rostro la hizo querer huir y dirigirse a él, al ver cuanta intensidad podían tener esos ojos azules. —No llames a tu amigo de la estación de policía, —dijo Ander—. Solo estoy aquí para hablar contigo. Pero, para la grabación, no tengo una. —¿Una qué? —Grabadora. El archivo criminal. Ander se acercó. Eureka retrocedió. La lluvia salpicó la sudadera de ella, enviando un profundo frío a través de su cuerpo.

Ander sacó un dorado sombrero de lluvia del bolsillo. Se lo puso más debajo de los ojos, sobre el pelo que, notó Eureka, no parecía mojado. El sombrero le hacía verse como un detective de una película antigua de cine negro. —Esos son mis problemas, —dijo él—, no los tuyos.

Página

—¿Quiénes eran? —Preguntó Eureka—. ¿Y qué había en esa caja plateada?

234

—Y antes de que preguntes, no estaba espiándote cuando fuiste a los policías. Pero esas personas que viste en el recibidor, y más tarde en la carretera…


—Así no es como lo hiciste ver la otra noche. —¿Qué hay de eso? —Se acercó de nuevo, hasta que solo estuvo a centímetros de distancia y pudo escucharle respirar—. Estoy de tu lado. —¿En qué lado estoy? —Una sobrecarga en la lluvia hizo que Eureka retrocediera un paso, bajo el toldo de hojas. Ander frunció el ceño. —Estás muy nerviosa. —No lo estoy. Él señaló a sus codos, sobresaliendo de los bolsillos en los cuales había metido los puños. Estaba temblando. —Si estoy nerviosa, tu repentina aparición no está ayudando. —¿Cómo puedo convencerte de que no voy a hacerte daño, que estoy intentando ayudarte? —Nunca pedí ayuda. —Si no puedes ver que soy uno de los chicos buenos, nunca vas a creer… —¿Creer qué? —Cruzó las manos firmemente sobre el pecho para reducir el temblor de codos. La neblina prendía en el aire entorno a ellos, volviendo todo un poco borroso. Con mucho cuidado, Ander puso la mano en su frente. Su toque era cálido. Su piel estaba seca. Hizo que los pelos en su mojada piel se levantasen.

—¿Hay un final feliz? —Preguntó ella. Ander sonrió con tristeza. —¿Eres buena en ciencias, verdad?

Página

La palabra historia hizo a Eureka pensar en El Libro del Amor. Algunas historias antiguas sobre Atlanta no tenían nada que ver con lo que Ander estaba hablando, pero aun escuchaba la traducción de Madame Blavatsky que le pasaba por la cabeza: Todo podría cambiar con la última palabra.

235

—El resto de la historia.


—No. —Al mirar el último boletín de notas de Eureka, creerías que no era buena en nada. Pero entonces vio el rostro de Diana en su memoria, la forma en la que en cualquier momento Eureka se unía a ella en una de las localizaciones de diques, su madre alardeaba con sus amigos sobre cosas vergonzosas como la mente analítica de Eureka y el avanzado nivel de lectura. Si Diana estuviera aquí, daría su opinión sobre como de irrefutablemente buena era Eureka en ciencias—. Imagino que voy bien. —¿Qué pasaría si yo fuese como un experimento para ti? —dijo Ander. Eureka pensó en la clase que había perdido hoy, en los problemas en los que estaría. No estaba segura de sí necesitaba añadir otra asignatura. —¿Qué pasaría si yo fuese algo que sonase imposible de probar? — Añadió él. —¿Qué pasaría si solo me dijeses de que va todo esto? —Si pudieses probar esta imposible hipótesis, —dijo él—, ¿entonces confiarías en mí? —¿Cuál es la hipótesis? —La piedra que tu madre te dejo cuando murió… Los ojos de ella despertaron, encontrándole. Contra el verdoso bosque, los iris turquesa de Ander estaban bordeados con verde. —¿Cómo supiste eso? —Prueba mojarla.

—Mi hipótesis es que no serás capaz de hacerlo. —Todo puede mojarse, —dijo ella, sin embargo se preguntaba por la piel seca de él cuando había llegado a ella hacia unos momentos. —No esa piedra, —dijo él—. Si resulta que tengo razón, ¿confiarás en mí?

Página

Ander asintió.

236

—¿Mojarla?


—No veo porque mi madre me dejaría una piedra repelente al agua. —Mira, lanzaré un incentivo –si estoy equivocado sobre la piedra, si solo es una antigua piedra regular, desapareceré y nunca escucharás de mí otra vez. —Ladeó la cabeza, observando su reacción sin nada de la jocosidad que ella esperaba—. Lo prometo. Eureka no estaba lista para verlo de nuevo, aunque la piedra no se mojase. Pero su mirada la presionaba como las bolsas de arena apisonando el batture a lo largo del pantano. Sus ojos no la dejarían liberarse. —Bien. Lo intentaré. —Hazlo —Ander se detuvo—, por ti misma. Nadie puede saber que la tienes. Ni tus amigos. Ni tu familia. Especialmente Brooks. —Sabes, tú y Brooks deberíais juntaros, —dijo Eureka—. Parece ser todo en lo que los demás pensáis. —No puedes confiar en él. Espero que ahora puedas ver eso. Eureka quería empujar a Ander. No quería traer a colación a Brooks como si él supiese algo que ella no. Pero tenía miedo de que si le empujaba, no sería un empujón. Sería un abrazo, y se perdería en sí misma. No sabría cómo liberarse. Reboto en los talones en el lodo. Solo podía pensar en huir. Quería estar en casa, estar en un lugar seguro, a pesar de que no sabía cómo o donde encontrar alguna de esas cosas. La habían eludido durante meses.

—¡Pronto veras que equivocada estás! —Gritó Ander, permaneciendo donde ella lo había dejado. Pensó que la seguiría pero no lo hizo.

Página

—Por lo que parece no puedo confiar en nadie. —Comenzó a correr a través de la fuerte lluvia, queriendo, con cada paso alejarse de Ander, dar la vuelta y correr hacia él. Su cuerpo se enfrentó con sus instintos hasta que quiso gritar. Corrió más rápido.

237

La lluvia se intensifico. Eureka miró el camino por el que había venido, el profundo verde olvido en su visión era pura forma y color.


Página

238

Se detuvo. Sus palabras la habían dejado sin aliento. Lentamente, giró. Pero cuando miró a través de la lluvia, la neblina, el viento y las hojas, Ander ya había desaparecido.


23

Piedra del Trueno Traducido por CrissViz Corregido por katiliz94

—Tan pronto como termines tus tareas, —dijo Rhoda en frente de la mesa del comedor esa noche—, vas a enviar un email disculpándote con el Doctora Landry, con una copia a mí. Y dile que la veras la próxima semana. Eureka sacudió violentamente la salsa Tabasco sobre su etouffee 36. La orden de Rhoda no merecía ni darle una mirada. —Tu padre y yo hemos tenido una lluvia de ideas con la Doctora Landry, —continuó diciendo—. No creemos que vayas a tomar la terapia seriamente a menos que seas responsable. Esa es la razón por la cual vas a pagar las sesiones. —Rhoda tomó un sorbo de su vino rosado—. Saldrán de tu bolsillo. Setenta y cinco dólares a la semana. Eureka apretó la mandíbula para que no cayera abierta. Así que finalmente habían fijado un castigo por el problema de la semana pasada.

Eureka no se había vuelto más responsable. Se había vuelto depresiva hasta el suicidio. Miró a su padre para pedir ayuda.

Es un platillo caldoso con camarones y arroz, popular en algunas áreas de Estados Unidos. 36

Página

—En la tintorería te devolverán tu antiguo empleo, asumiendo que puedes ser más responsable desde la última vez que fuiste despedida.

239

—Pero no tengo un trabajo.


—Hablé con Ruthie, —dijo el, bajando la mirada como si le estuviera hablando a su etouffee en lugar de a su hija—. Puedes cubrir dos turnos a la semana, ¿cierto? —Levantó su tenedor—. Ahora come, la comida se está enfriando. Eureka no podía comer. Consideró todas las frases que le venían a la mente: Los dos estáis seguros de saber cómo manejar un intento de suicidio. ¿Podríais hacer la situación aún peor? La secretaria de Evangeline llamó para ver por qué hoy no fui a clases, pero inmediatamente borré el mensaje de voz. ¿Os mencioné que renuncié al cross-country y que no planeo regresar a la escuela? Me voy y nunca regresaré. Pero los oídos de Rhoda eran sordos a la incómoda honestidad. ¿Y papá? Eureka apenas si lo reconocía. Parecía haber sacado una nueva personalidad de no contradecir a su esposa. Quizás porque nunca había sido capaz de hacerlo cuando estuvo casado con Diana. Nada podía decir para que cambiaran las reglas crueles de esta casa, que siempre aplicaban solamente para ella. Su mente estaba en llamas, pero sus ojos continuaban mirando hacia abajo. Tenía cosas mejores que hacer que pelear con el monstruo frente a la mesa.

—Si vas a faltarle el respeto a la comida que hemos puesto en esta mesa, —dijo Rhoda—, puedes retirarte. Papa preguntó con voz suave. —¿Has comido suficiente? Tomo toda la fuerza de Eureka no poner los ojos en blanco. Se paró, empujando la silla y tratando de imaginar que tan diferente seria la

Página

Quizás la anciana mujer quisiera ir con Eureka. Podrían ahorrar dinero, comprar un bote viejo y navegar a través del salvaje océano que guardase todo lo que amaba. Podrían encontrar los pilares de Hércules y seguir. Quizás entonces se sentirían como en casa, —no como el extraterrestre que estaba en esta mesa. Jugó con algunos guisantes usando el tenedor. Puso un cuchillo sobre su etouffee para ver si se sostenía por sí solo.

240

Fantasías de planes se estaban reuniendo en su mente. Quizás podría conseguir un trabajo en un barco pesquero que navegara cerca de donde El Libro del Amor decía que había estado Atlanta. Madame Blavatsky parecía pensar que la isla realmente existió.


escena si fueran solo Eureka y papá, si continuara respetándolo, si nunca se hubiera casado con Rhoda. Tan pronto como se formó el pensamiento en su mente, sus ojos recordaron a sus hermanos y se arrepintió de su deseo. Los gemelos tenían el ceño fruncido. Estaban en silencio, como si estuvieran preparándose para hacerle un berrinche con gritos. Sus caras, sus pequeños hombros encorvados, la hacían querer precipitarse hacia ellos, levantarlos y llevárselos con ella a donde sea que escapara. Beso sus frentes antes de subir las escaleras hacia su cuarto. Cerró la puerta y se dejó caer sobre su cama. Se había bañado después de correr y su pelo húmedo había mojado el cuello del pijama de franela que le gustaba usar cuando llovía. Se quedó quieta y trató de interpretar el código de la lluvia sobre el techo. ¡Aguanta!, estaba diciendo, ¡Solo aguanta! Se preguntó que estaría haciendo Ander y en qué clase de habitación podría estar, acostado en su cama, mirando al techo. Sabía que pensaba en ella al menos ocasionalmente; se requería algún tipo de preparación para esperar por alguien en los bosques y todos los lugares en que había estado esperando por ella. ¿Pero qué pensaba acerca de ella?

Pero… no tenía que confiar en él para aprender más sobre la Piedra del Trueno.

Página

Pensó en la Piedra del Trueno y en la hipótesis de Ander. Era estúpida. Confiaba en que no era más que un experimento. Pensó en su amistad con Cat. Se habían ganado la confianza la una de la otra con el tiempo, fortaleciéndola lentamente como si fuera un musculo, hasta que tuvo un poder muy particular. Pero algunas veces la confianza era golpeada por un rayo de intuición, rápido y profundo, en la misma forma en que había pasado entre Eureka y Madame Blavatsky. Una cosa era cierta: la confianza era mutua y ese era el problema entre ella y Ander. Él tenía todas las cartas. El rol de Eureka en la relación tendría que ser estar atenta.

241

¿Qué era lo que realmente pensaba sobre él? Le tenía miedo, estaba atraída, se sentía provocada, sorprendida por él. Pensamientos sobre él alejándola de su depresión —y amenazándola con hacerla más profunda. Había una energía entre ellos que la distraía de su dolor.


Abrió el cajón de su escritorio y puso el pequeño cofre en el centro de la cama. Estaba avergonzada por estar considerando probar la hipótesis, incluso sola en su cuarto con la puerta cerrada. Abajo, platos y tenedores resonaban en su camino al lavabo, pero nadie vino a darle la lata para que lo hiciera ella. Era como si no estuvieran ahí. Pisadas en la escalera enviaron a Eureka a lanzarse sobre su mochila. Si venia papá, necesitaba algo para dar una impresión de que estaba estudiando. Tenía horas de deberes de cálculo, un examen de latín el viernes y una cantidad incalculable de apuntes por las clases perdidas del día hoy. Llenó su cama con libros de texto y carpetas, cubriendo el cofre de la Piedra del Trueno. Deslizó el libro de cálculo encima de sus rodillas justo antes de que llamaran a su puerta. —¿Si? Papá asomó la cabeza. Tenía un secador de cocina colgando de los hombros y sus manos estaban rojas por el agua caliente. Eureka frunció el ceño a la página escogida al azar en su libro de cálculo y esperaba que su imprecisión la distrajera de la culpa que sentía por dejarlo hacer sus tareas. Normalmente él se ponía de pie a un costado de su cama ofreciéndole inteligentes y sorprendentes consejos sobre su tarea. Ahora ni siquiera daba un paso dentro de su cuarto. El señaló con la cabeza hacia el libro. —¿El principio de incertidumbre? Pregunta difícil. Entre más sabes acerca de cómo una variable cambia, menos sabes acerca de la otra. Y cambia todo el tiempo.

—Estamos tratando de hacer lo que es mejor para ti, Reka. No contestó. No tenía nada que decir sobre eso, a él. Cuando cerró la puerta, leyó el párrafo de introducción sobre el principio de incertidumbre. En la página del capítulo el título aparecía un gran triangulo, el símbolo griego representando el cambio, delta. Era la misma figura en la gasa que envolvía la piedra.

Página

—Ya no se la diferencia entre variables y constantes.

242

Eureka miro al techo.


Puso a un lado su libro y abrió la caja. La piedra, continuaba envuelta en esa extraña gasa blanca, se veía pequeña y modesta. La cogió, recordando la forma tan delicada con la que la había sostenido Brooks. Trato de alcanzar el mismo nivel de veneración. Pensó sobre la advertencia que le había hecho Ander de que debería hacer la prueba en la piedra sola, que Brooks no debía saber lo que tenía. ¿Qué tenía? Ella nunca había visto como era la piedra. Pensó en la nota de Diana: No abras la gasa hasta que lo necesites. Sabrás cuando llegue el momento. La vida de Eureka era un caos. Estaba a punto de ser expulsada de casa, odiaba vivir ahí. No había estado yendo a la escuela. Se hartó de todos sus amigos y estaba siguiendo a las aves a través de los pantanos antes del amanecer para satisfacer a ancianas psíquicas. ¿Cómo se suponía que sabría si ahora era el místico cuando que Diana mencionaba? Mientras se estiraba para alcanzar el vaso de agua de su mesa de noche, mantuvo la gasa en la piedra. La puso en la portada de su carpeta de latín. Muy cuidadosamente, puso un pequeño chorro de agua de la noche anterior directamente sobre la piedra. Mientras observaba la mancha de humedad pasar a través de la gasa. Era solo una roca. Puso la roca abajo y lanzó sus piernas encima de la cama. La soñadora en ella estaba desilusionada.

Al final la última capa de gaza cayó. Sostuvó en sus manos un lado de la triangular figura como del tamaño de su medallón de lapis lazuli37, pero mucho más pesado. Estudió la superficie —era suave, con algunas imperfecciones, como cualquier piedra. Con brillos aquí y allá de

37

Gema azul, muy utilizada en joyería Antigua.

Página

Desprendió más la gasa de la esquina. Eso hizo rodar la piedra, desprendiendo capas y capas de algo blanco. Los dedos de Eureka examinaron cuidadosamente el material desprendido mientras la figura triangular de la piedra se contraía y elevaba las puntas en sus manos.

243

Después, en su mirada perimetral, vio un pequeño movimiento. La gasa de la piedra se había levantado en una esquina, como si se hubiera soltado por el agua. Sabrás cuando. Escuchó la voz de Diana como si estuviera acostada a su lado. Eso la hizo estremecerse.


cristales azul-grisáceos. Habría sido una buena piedra saltarina para Ander. Su teléfono sonó en la mesa de noche. Se lanzó sobre él, inexplicablemente tenía la seguridad de que sería el. Pero era la foto coqueta medio vestida de Cat en la pantalla. La dejo ir al buzón de voz. Cat había estado enviándole mensajes y llamándola cada hora desde la primera clase de esa mañana. Eureka no sabía que decirle. Se conocían tan bien como para mentirle y decirle que no estaba pasando nada. Cuando su teléfono se desvaneció en la oscuridad y su cuarto se quedó en penumbra otra vez, se dio cuenta de que la piedra emanaba una luz azul. Pequeñas venas grises brillaban como luz fosforescente en la superficie de la roca. Las observó hasta que empezaron a tomar forma de letras en un lenguaje. Dio vuelta a la piedra y miró una forma familiar. Las venas formaban círculos. Sus oídos sonaban. Se le puso la piel de gallina. La imagen en la piedra se veía muy parecida a la cicatriz que tenía Brooks en la frente. Un leve trueno se escuchó en el cielo. Era solo una coincidencia, pero se sobresaltó. La piedra se le resbaló de los dedos y cayó dentro del edredón. Alcanzó nuevamente el vaso y vertió todo el contenido sobre la piedra directamente, como si estuviera apagando un incendio, como si estuviera terminando su amistad con Brooks. El agua rebotó de la piedra y le golpeó la cara. Escupió y se limpió la frente. Miró abajo hacia la piedra. Su edredón estaba mojado, sus apuntes y libros de texto también. Los secó con la almohada y los hizo a un lado. Levantó la piedra. Estaba tan seca como un cráneo de vaca en la pared de una cantina.

Página

Salió de la cama, llevando la piedra y abriendo de un golpe su puerta. En la televisión estaban dando las noticias locales. La luz de noche de los gemelos emitía débiles rayos sobre la puerta abierta del cuarto que compartían. Caminó de puntitas hacia el baño, cerró y aseguró la puerta. Se paró con la espalda apoyada sobre la pared y vio su reflejo en el espejo sosteniendo la piedra.

244

—De ninguna manera, —murmuró.


Su pijama estaba salpicado de agua. Las puntas del pelo que enmarcaban su rostro estaban mojadas. Sostuvo la piedra bajo el grifo y abrió la llave completamente. Cuando el chorro de agua golpeó la piedra, fue repelido inmediatamente. No, no era así —Cuando Eureka miró más de cerca vio que el agua ni siquiera tocaba la piedra. Era repelida en el aire hacia arriba y a los lados. Cerró la llave. Se sentó en el borde de la bañera de cobre, que estaba llena de juguetes de baño para los gemelos. El lavamanos, el espejo y la alfombra, estaba todo mojado. La piedra estaba totalmente seca. —Mamá, —murmuro—, ¿en qué me has metido? Sostuvo la piedra cerca de su cara y la examinó, dándole vueltas en su mano. Habían hecho un pequeño agujero en la punta del triángulo en el ángulo más grande, lo suficientemente amplio para deslizar a través de él una cadena. La piedra podría haber sido usada como un colgante.

Eureka caminó sigilosamente bajando las escaleras y lentamente abrió la puerta trasera. El único que la vio fue Squat, que iba trotando hacia ella porque le encantaba enlodarse bajo la lluvia. Eureka acarició su cabeza y lo dejo brincar para que besara su cara, un truco que Rhoda había trabajado en él por años. La siguió mientras bajaba las escaleras de la entrada y se dirigió a los charcos de la entrada trasera.

Página

Pasó una toalla sobre el lavamanos y el suelo, tratando de secar la mayor parte del agua que fuera posible. Se guardó en el bolsillo del pijama la piedra y caminó sigilosamente por el pasillo. En lo alto de las escaleras, miro hacia abajo y vio a papá dormido en el sillón, su cuerpo iluminado por el resplandor de la televisión. Un tazón de palomitas estaba balanceándose en su pecho. Escuchó una escritura frenética viniendo de la cocina que solo podría ser de Rhoda torturando su portátil.

245

Entonces ¿por qué estaba envuelto en una gasa? Quizás la gasa protegía el sellador que le habían puesto para repeler el agua. Eureka miró por la ventana del baño la lluvia que caía sobre las oscuras ramas. Tuvo una idea.


Otro leve trueno obligó a Eureka a recordarse que había estado lloviendo toda la tarde, que había escuchado a Cokie Faucheux decir algo sobre una tormenta. Levanto el pestillo de la puerta y caminó hacia el muelle donde los vecinos dejaban su canoa de pesca. Se sentó en la orilla, se dobló el pantalón del pijama y metió los pies en el agua. Estaba tan fría que su cuerpo se contrajo. Pero dejó adentro sus helados pies, aunque comenzaron a quemar. Con la mano izquierda, sacó la piedra del bolsillo y vio como las gotas finas de la lluvia rebotaban de la superficie. Squat miró confundido mientras olfateaba la piedra y el agua entraba a su nariz. Ella se puso la piedra en la mano cerrándola en un puño y la sumergió en el agua, inclinándose hacia adelante y dejando su brazo dentro del agua, inhalando bruscamente por el frio. El agua se estremeció; luego se elevó y vio formarse una gran burbuja de aire alrededor de la piedra y su brazo. La burbuja terminaba justo debajo de su codo. Con la mano derecha, exploraba el agua debajo de la burbuja, esperando que explotara. Pero no. Era flexible y fuerte, como un globo indestructible. Cuando saco la mano derecha del agua, pudo sentir la diferencia. Su mano izquierda, continúo bajo el agua, encerrada en la bolsa de aire, sin estar mojada en absoluto. Finalmente, sacó la piedra del agua y vio que también estaba completamente seca.

Página

246

—Está bien, Ander, —dijo—, tu ganas.


24

La Desaparición Traducido por kmi25 Corregido por katiliz94

—Tan pronto como termines tus tareas, —dijo Rhoda en frente de la Golpe. Golpe. Golpe. Cuando Polaris llegó a su ventana antes de la salida del sol del martes, Eureka estaba fuera de la cama para el tercer toque en el cristal. Separó las cortinas y deslizó el frío cristal hacia arriba para saludar al ave verde lima.

Página

Había dormido con la Piedra del Trueno en la misma cadena como con el medallón de lapislázuli. No podía soportar envolverlo y enterrarlo de nuevo. Era pesado alrededor de su cuello, caliente por yacer contra su pecho toda la noche. Decidió preguntar a Madame Blavatsky su opinión sobre esto. Eso significaba dar la bienvenida a la anciana mujer en lo profundo de su vida privada, pero Eureka confiaba en sus propios instintos. Tal vez Blavatsky sabría algo que ayudaría a que Eureka entendiera mejor la roca —Incluso tal vez podría explicar el interés de Ander en ella.

247

El pájaro significaba Blavatsky, y Blavatsky significaba respuestas. Traducir El libro del amor se había convertido para Eureka en la misión más absorbente desde que Diana murió. De alguna manera, mientras la historia se hacía más apasionada y fantástica, lo conexión de Eureka a ésta se fortalecía. Sentía una curiosidad infantil por saber los detalles de la profecía de las gossipwitches, como si esto trajera alguna relevancia a su propia vida. Podía difícilmente esperar encontrarse a una vieja mujer bajo el sauce.


Eureka tendió la mano hacia Polaris, pero el ave voló más allá de ella. Se zambulló dentro de su habitación, voló en un agitado círculo cerca del techo, después voló rápidamente de vuelta fuera de la ventana en el cielo color carbón. Batió las alas, enviando una corriente de aire con aroma a pino en la dirección de Eureka, exponiendo sus plumas multicolores donde sus alas interiores se encontraban con el esternón. Su pico se amplió hacia el cielo en un agudo graznido. —¿Ahora eres un gallo? —dijo ella. Polaris graznó de nuevo. El sonido era lamentable, nada como las melodiosas notas que le había escuchado trinar antes. —Estoy yendo. —Eureka miró a su pijama y pies descalzos. Hacía frío en el exterior, el aire se humedeció y el sol se alejaba. Agarró la primera cosa que sus manos encontraron en el armario: el chándal verde desteñido de Evangeline que solía usar para ir de viaje en cross-country. El nilón del traje estaba caliente y ella podía hacerlo funcionar, y no era razón para estar sentimental sobre el equipo al que había tenido que suplicar para dejarlo. Se lavó los dientes y reforzó su pelo en una trenza. Encontró a Polaris en el arbusto de romero al borde del porche delantero.

Estaba corriendo a toda velocidad cuando pasó la furgoneta roja del repartidor de periódicos al final de Shady Circle. Saludó como si se llevaran bien, luego giró hacia la derecha para atravesar el césped de los Guillots. Alcanzó el pantano, con su resplandor de madrugada verde militar. Había perdido de vista a Polaris, pero sabía el camino hasta el sauce. Podía haberlo recorrido con los ojos cerrados, y casi parecía como si lo hubiese hecho. Habían pasado días desde que Eureka había dormido

Página

El graznido del pájaro era persistente, áspero contra la calle inactiva a las cinco de la mañana. Eureka deseó saber cómo callarlo. Hoy había algo diferente sobre su humor, pero ella no hablaba su lenguaje. Todo lo que podía hacer era seguir el ritmo.

248

La mañana era húmeda, llena con el cotilleo de los grillos y el puro susurro del romero balanceándose en el viento. Esta vez, Polaris no esperó a que Eureka se atara los zapatos para correr. Voló en la misma dirección en la que lo había seguido el otro día, pero más rápido. Eureka empezó a trotar. Sus ojos estaban en algún sitio entre mareados y alerta. Sus pantorrillas quemaban por la carrera de ayer.


bien. Su tanque estaba casi vacío. Miró la imagen de la luna brillando en la superficie del agua e imaginó que había engendrado una docena de lunas bebés. Las infantiles medias lunas nadaron contra la corriente, saltando como un pez volador, tratando de superar a Eureka. Sus piernas pisaron rápidamente, queriendo ganar, hasta que tropezó contra la leñosa raíz de un helecho y cayó en el lodo. Aterrizó sobre su muñeca mala. Hizo un gesto de dolor mientras recuperaba la posición y el ritmo. ¡Squawk! Polaris se abalanzó sobre su hombro mientras ella corría las ultimas veinte yardas hasta el sauce. El pájaro se contuvo, aun haciendo los graznidos estrangulados que herían los dos oídos de Eureka. No fue hasta que alcanzo el árbol que se dio cuenta de la razón de su sonido. Se inclinó contra el tronco del liso árbol blanco y descansó las manos en sus rodillas para coger aire. Madame Blavatsky no estaba ahí. Ahora había un matiz de enfado en el canto de Polaris. Él se movió en grandes círculos sobre el árbol. Eureka elevó la mirada hacia él, agotada —y luego entendió. —No querías que viniera aquí en primer lugar. ¡Squawk! —Bueno, ¿Cómo se supone que voy a saber dónde está ella? ¡Squawk!

El cielo aún estaba oscuro cuando aparcó a Magda en el estacionamiento lleno de baches fuera de la oficina de Blavatsky. El viento dispersando las oscuras hojas de roble a través del pavimento irregular. Una farola iluminaba la intersección pero dejaba la plaza comercial misteriosamente oscura.

Página

***

249

Él voló en la dirección de la que Eureka había acabado de venir, volviéndose una vez en lo que era clara, pero irracionalmente, una mirada feroz. Con el pecho jadeante y la fortaleza atenuándose, Eureka lo siguió.


Eureka había garabateado una nota diciendo que iba a ir a la escuela antes de al laboratorio de ciencias y la dejó en la mesa de la cocina. Sabía que había parecido absurdo cuando abrió la puerta del coche para que Polaris volara dentro, pero recientemente también lo habían sido la mayoría de las acciones de Eureka. El ave era un buen piloto una vez que Eureka se dio cuenta de que dos saltos a un lado o al otro en el panel indicaban en que camino se suponía que debía girar. Con el calor encendido, las ventanas y el techo corredizo bajados, había acelerado hasta la fachada de la traductora al otro lado de Lafayette. Solo había otro coche en el estacionamiento. Parecía como si se hubiese estado estacionado en frente del salón de bronceado de al lado por una década, lo que hizo preguntarse a Eureka sobre Madame Blavatsky, en cuanto tiempo había estado la anciana alrededor. Polaris planeó fuera de la ventana y voló hacia arriba, al exterior sobre las escaleras antes de que Eureka hubiese apagado el motor. Cuando lo alcanzó, su mano se cernió ansiosamente sobre la antigua aldaba de cabeza de león. —Dijo que no la molestara en su casa —le dijo Eureka a Polaris—. Tú estabas ahí, ¿Recuerdas?

Cada centímetro de la oficina de Madame Blavatsky había sido saqueado; todo lo frágil había sido quebrado. Todas las cuatro jaulas estaban arruinadas por cortaalambres. Una jaula colgaba deforme del techo; el resto habían sido tiradas al suelo. Unas pocas aves parloteaban nerviosamente en el alféizar de la ventana abierta. El resto

Página

Eureka miró a Polaris. Él estaba callado, las alas cerca de su cuerpo, mientras volaba a través de la entrada. Después de un momento Eureka lo siguió.

250

El sonido del graznido de Polaris la hizo saltar. No se sentía bien tocar tan temprano, así que en lugar de eso Eureka dio a la puerta un ligero empujón con la cadera. Se abrió al vestíbulo de bajo techo de Blavatsky. Polaris y Eureka se movieron hacia dentro. La entrada estaba silenciosa y húmeda, y olía a leche agria. Las dos sillas plegables aún estaban allí, también la lámpara roja y el estante de revistas vacío. Pero algo se sentía diferente. La puerta al estudio de Madame Blavatsky estaba entreabierta.


debió haber echado a volar —o peor. Había plumas verdes por todas partes. Los severos retratos se extendían hechos añicos sobre la lodosa alfombra persa. Los cojines en el sofá habían sido cortados. El relleno se vertía como el pus de una herida. El humidificador cerca de la pared trasera estaba burbujeando lo cual, Eureka sabía por cuidar las alergias de los gemelos, significaba que estaba casi sin agua. Una biblioteca en astillas se extendía en el suelo. Una de las tortugas exploraba las cordilleras de textos. Eureka paseó por la habitación, pisando cuidadosamente sobre los libros y los destrozados marcos. Vio una pequeña mantequera inundada con enjoyados anillos. La escena no parecía la típica de un robo. ¿Dónde estaba Blavatsky? ¿Y dónde estaba el libro de Eureka? Empezó a examinar cuidadosamente algunos papeles arrugados en el escritorio, pero no quería repasar las cosas privadas de Madame Blavatsky, aún si alguien ya lo había hecho. Detrás del escritorio, vio el cenicero donde la traductora apagaba sus cigarrillos. Cuatro colillas de cigarrillo fueron rozadas con el inconfundible pintalabios rojo de Blavatsky. Dos estaban tan pálidos como el papel. Eureka tocó los colgantes alrededor de su cuello, difícilmente dándose cuenta de que estaba desarrollando un hábito al recurrir a ellos por ayuda. Cerró los ojos y se sentó sobre la silla del escritorio de Blavatsky. Las negras paredes y el techo se sentían como si estuviesen acercándose.

Sabía que era tendenciosa, pero no podía imaginar más culpables además de la gente fantasmal de la calle oscura. La idea de sus pálidos dedos sosteniendo el libro de Diana hacía a Eureka tirarse de los pies. En el fondo de la oficina, cerca de la ventana abierta, descubrió una minúscula alcoba que nunca había visto en su primera visita. La puerta estaba suspendida con una cortina con cuentas purpuras que repiqueteó cuando pasó a través de ella. La alcoba tenía una pequeña

Página

¿Dónde estaba el libro?

251

Los pálidos cigarrillos la hicieron pensar en caras pálidas y el suficiente silencio para fumar antes… o después, o durante la destrucción de la oficina de Blavatsky. ¿Qué habían estado buscando los intrusos?


cocina con un pequeño fregadero, una descuidada maceta de eneldo, banquillos de madera de tres patas y detrás de una pequeña nevera, un sorprendente tramo de escaleras El apartamento de Madame Blavatsky estaba en el piso encima de su oficina. Eureka subió las escaleras de tres en tres. Polaris gorgoteó aprobatoriamente, como si esa fuera la dirección que había querido que ella tomara todo ese tiempo. Las escaleras estaban oscuras, así que usó el teléfono para iluminar el camino. En la cima había una puerta cerrada con seis enormes cerrojos desgastados. Una de las cerraduras era única y antigua —y parecía completamente impenetrable. Eureka estaba aliviada, pensando que por lo menos quienquiera que había saqueado el estudio de la parte de abajo no había podido asaltar el apartamento de Madame Blavatsky. Polaris graznó con rabia, como si hubiese esperado que Eureka tuviese una llave. Él se abalanzo y picoteó la harapienta alfombra a los pies de la puerta como una gallina desesperada por comida. Eureka bajó la luz del teléfono para ver qué era lo que él estaba haciendo. Deseó no haberlo hecho.

Quienquiera que hubiese estado aquí había tomado la puerta hábilmente sin las bisagras y antes de irse la había apoyado de modo que aun luciera cerrada con cerrojo desde afuera.

Página

El mareo se apoderó de ella. Se inclinó hacia adelante, pretendiendo descansar la mano en la puerta por un momento para recuperar el equilibrio —pero se sacudió hacia atrás cuando la puerta cedió bajo la mínima presión de su toque. Ésta calló, como un árbol talado, dentro del apartamento. El ruido sordo del peso de la puerta fue acompañado por un manotazo húmedo en la alfombra, que Eureka se dio cuenta que había sido con el charco de sangre detrás de la puerta. El impacto envió manchas rojas chapoteando sobre las paredes manchadas de humo.

252

Una piscina de sangre se había filtrado a través de la grieta entre la puerta y el descansillo. Había empapado la mayoría del último escalón y ahora se estaba extendiendo hacia abajo. En la silenciosa oscuridad del hueco de las escaleras, Eureka escuchó una gota caer desde el último escalón sobre el que ella estaba. Se movió lentamente hacia atrás asqueada y asustada.


Debería irse. Debería darse la vuelta ahora mismo, correr abajo y salir de aquí después de que viera algo que no quería ver. Su boca se llenó con un sabor enfermizo. Debería llamar a la policía. Debería salir y no volver. Pero no podía. Algo le había pasado a una persona por la que se preocupaba. Tan alto como sus instintos gritaban ¡Corre! Eureka no podía darle la espalda a Madame Blavatsky. Pasó sobre el ensangrentado descansillo, sobre la puerta caída y siguió a Polaris dentro del apartamento. Olía a sangre, sudor y cigarrillos. Docenas de velas casi apagadas titilaron a lo largo de un mantel. Eran la única fuente de luz en la habitación. Fuera de la única pequeña ventana, un exterminador de insectos electrónico golpeaba a un ritmo constante. En el centro de la habitación se extendida, a través de la alfombra azul industrial, en el primer lugar del que Eureka sospecharía y el último que se permitiría a si misma mirar, estaba Madame Blavatsky, tan muerta como Diana. La mano de Eureka fue a su garganta para ahogar un jadeo. Sobre su hombro, el hueco de las escaleras hacia la salida parecía interminable, como si nunca lo hubiese hecho sin un desmayo. Instintivamente, tocó su bolsillo por el teléfono. Marcaría al 911, pero no podía convencerse a sí misma de presionar el botón de llamada. No tenía voz, no había forma de comunicarle a un extraño en el otro lado de la línea que la mujer que se había convertido en la cosa más cercana a una madre para Eureka estaba muerta.

Página

Grupos de pelo castaño rojizo se esparcían sobre el suelo, rodeando la cabeza de la vieja mujer como una corona. Había parches calvos de piel rosa donde el pelo había sido desgarrado del cuero cabelludo. Sus ojos estaban abiertos. Uno miraba distraídamente hacia el techo. El otro había sido rasgado totalmente de su cavidad. Éste le colgaba cerca de la cien, agarrado por una fina arteria rosada. Sus mejillas estaban laceradas, como si hubiesen arrastrado uñas afiladas a través de éstas. Sus piernas y brazos estaban extendidos a los lados, haciéndola ver como una especie de ángel de nieve deformado. Una

253

El teléfono cayó de vuelta dentro del bolsillo. Se movió cerca de Madame Blavatsky pero fue cuidadosa de estar más allá de la extensión de sangre.


mano agarraba un rosario. Su manto de retazos estaba manchado de sangre. Había sido golpeada, hecha trizas, apuñalada repetidamente en el pecho por algo que dejaba unas cortaduras mucho más largas que un cuchillo. Había sido dejada desangrándose en el piso. Eureka se tambaleó contra la pared. Se preguntaba cuál había sido el último pensamiento de Madame Blavatsky. Trató de imaginar el tipo de oraciones que la mujer pudo haber dicho en su salida de este mundo, pero su mente estaba en blanco con conmoción. Se hundió sobre sus rodillas. Diana siempre decía que todo en el mundo estaba conectado. ¿Por qué Eureka no había parado de considerar que El Libro Del Amor tenía que ver con la piedra de trueno de la que Ander sabía tanto —o las personas de las que la había protegido en el camino? Si ellos fueron los que le hicieron esto a Madame Blavatsky, tenía la certeza de que habían venido en busca de El Libro Del Amor. Habían asesinado a alguien por él. Y si eso era verdad, la muerte de Madame Blavatsky había sido su culpa. Su mente fue a la Cabina de confesión, donde iría el sábado por la tarde con papá. No tenía ni idea de cuantos Avemaría y Padrenuestros tendría que decir para limpiar ese pecado.

Imaginó a otros viniendo tras este espectáculo: la palidez gris que tomaría la piel de Rhoda, de la forma que lo hacía cuando estaba asqueada, haciendo que su pintalabios naranja pareciese cómico; las

Página

Pensó que iba a atragantarse, pero no lo hizo. Pensó que podría gritar, pero no lo hizo. En lugar de eso se arrodilló más cerca del pecho de Madame Blavatsky y resistió la urgencia de tocarla. Por meses había anhelado la imposible oportunidad de acunar a Diana después de su muerte. Ahora quería tratar de agarrar a Madame Blavatsky, pero las heridas abiertas la retuvieron. No porque Eureka estuviera asqueada — porque la mujer estaba en un espantoso estado— sino porque sabía que era mejor que implicarse a sí misma en este asesinato. Se retuvo, sabiendo que no importaba cuánto se preocupara, no había nada que pudiese hacer por Blavatsky.

254

Nunca debería haber insistido en continuar con la traducción. Madame Blavatsky la había advertido del riesgo. Eureka debería haber conectado la vacilación de la vieja mujer al peligro del que Ander dijo a Eureka que estaba. Pero no lo había hecho. Tal vez no lo había querido. Tal vez quería una cosa dulce y mágica en su vida. Ahora esa dulce y mágica cosa estaba muerta.


oraciones derramadas desde los labios de la más devota de compañera de clase de Eureka, Belle Pogue; las incrédulas palabrotas que Cat lanzaría. Eureka imaginó que podía verse a sí misma desde fuera de ella. Lucía sin vida e inmóvil como una roca que había sido alojada en el apartamento por milenios. Lucía estoica e ilocalizable. La muerte de Diana había matado los misterios de la muerte para Eureka. Sabía que la muerte estaba esperando por ella, como lo había estado por Madame Blavatsky, como lo estaba por todos los que amaba y a los que no. Sabía que ese humano había nacido para morir. Recordó la última línea de un poema de Dylan Thomas que una vez había leído en un foro de tristeza en línea. Era la única cosa que tuvo sentido para ella cuando estuvo en el hospital: Después de la primera muerte, no hay otra. Diana había sido la primera muerte para Eureka. Significaba que la muerte de Blavatsky No era otra. Incluso la muerte de la propia Eureka no sería otra. Su tristeza era ponderosa; solo lucia diferente de lo que la gente solía.

No encontró nada, solo angustia. Era tan miserable que difícilmente podía verlo. Polaris graznó y picó los bordes de la capa de Madame Blavasky. Todo puede cambiar con la última palabra, pensó Eureka. Pero esta no podía ser la última palabra de Madame Blavatsky. Merecía mucho más que eso.

Página

¿Se habían, los asesinos, llevado el libro? El pensamiento de alguien más teniéndolo, sabiendo más de él que ella, la enfureció. Se paró y se movió hacia la barra de desayuno de Blavatsky, luego a su mesita de noche, buscando alguna señal del libro, siendo tan cuidadosa como era posible para no alterar lo que sabía sería una escena del crimen.

255

Estaba asustada, pero no por el cuerpo muerto ante ella —había visto peores en muchas pesadillas. Estaba asustada de lo que significaba la muerte de Madame Blavatsky para las otras personas cercanas a ella, reduciéndose a donde sus números estaban. No podía ayudar sintiéndose privada de algo, sabiendo que nunca entendería el resto de El Libro Del Amor.


Eureka se dejó caer de nuevo en el suelo. Sus dedos encontraron el camino hacia su pecho intuitivamente, haciendo el signo de la cruz. Presionó las manos juntas e inclinó la cabeza en una oración silenciosa a San Francisco, pidiendo serenidad en nombre de la anciana. Mantuvo la cabeza inclinada y los ojos cerrados hasta que sintió que su plegaria había dejado la habitación y estaba en su camino dentro de la atmósfera. Esperaba que llegara a su destino. ¿Qué sería de Madame Blavatsky? Eureka no tenía forma de saber quién encontraría a la mujer después; si ella tenía amigos o familiares cercanos. Mientras su mente se enrollaba alrededor de las simples posibilidades de obtener ayuda para Madame Blavatsky, imaginó espantosas conversaciones con el sheriff. Su pecho se apretó. No traería a la anciana de vuelta a la vida si Eureka se enredaba en una investigación criminal. Aún, tenía que encontrar alguna forma de dejar a la policía saberlo. Miró alrededor de la habitación, desalentada —y luego tuvo una idea. De vuelta en el descansillo había pasado una alarma de fuego comercial, probablemente instalada antes de que el edificio se convirtiera en una residencia. Eureka se puso de pie y caminó alrededor de la piscina de sangre, deslizándose un poquito mientras cruzaba la puerta. Recuperó el equilibrio y tiró de la manga de su chándal sobre su mano para evitar dejar huellas digitales. Alcanzó la escotilla roja y tiró del picaporte de metal hacia abajo.

Eureka saltó, luego giró alrededor. Corrió el resto del camino hacia las escaleras. No paró hasta que pasó a través del estudio de Madame Blavatsky, a través del vestíbulo rojo brillante, hasta estuvo parada en el

Página

Polaris estaba posado sobre el destruido pecho de la mujer, picando suavemente donde su corazón una vez había latido. Parecía fosforescente a la luz de las velas. Cuando se dio cuenta de Eureka mirando, levantó la cabeza. Sus ojos negros brillaron demoniacamente. Él le siseo, luego graznó una vez, de un modo tan estridente que atravesaba el sonido de la alarma de fuego.

256

La alarma fue instantánea, ensordecedora, casi cómicamente fuerte. Eureka enterró la cabeza entre los hombros y empezó a ir hacia la salida. Antes de que saliera, miró dentro de la habitación una vez a Madame Blavatsky. Quería decir que lo sentía.


PĂĄgina

257

estacionamiento, jadeando, donde un sol dorado apenas estaba empezando a arder en el cielo.


25

Perdidos en el Mar Traducido SOS por agoss y SOS Apolineah17 Corregido por katiliz94

Temprano en la mañana del sábado, los gemelos saltaron dentro de la habitación de Eureka. —¡Despierta! —Claire saltó sobre la cama—. ¡Vamos a pasar el día contigo! —Eso es genial. —Eureka se frotó los ojos y miró en su teléfono la hora. El buscador de internet seguía abierto en búsqueda de Google “Yuki Blavatsky,” el que había estado cargando continuamente, esperando una historia de asesinato.

Página

Atormentada por la obvia falta de presencia policial, por los pensamientos de Madame Blavatsky yaciendo sola en el estudio, Eureka había conducido hasta la universidad. Activar la alarma de incendios claramente no había sido suficiente, así que se sentó en una de los ordenadores de la asociación de estudiantes libres y llenó un formulario de informe sobre el crimen en el anonimato en línea. Era más seguro hacerlo allí, en medio de la bulliciosa asociación de estudiantes, que tener la página web de la policía en el historial del navegador de su portátil en casa.

258

Nada había aparecido. Todo lo que Eureka consiguió fue un antiguo anuncio de páginas amarillas para los negocios de Blavatsky, que sólo ella parecía saber que fue a la quiebra. Había conducido por el centro comercial el martes después de un insoportablemente largo día en la escuela, pero cuando giró hacia la plaza de estacionamiento vacía, había perdido los nervios y acelerado, hasta que la señal de la palma de neón apagado desapareció en su espejo retrovisor.


Mantuvo su simple reporte, proveyendo el nombre y dirección de una mujer fallecida. Dejó en blanco los campos que preguntaban sobre la información del sospechoso, sin embargo Eureka estaba inexplicablemente segura de que podría quitar al asesino de Madame Blavatsky fuera de la rueda de identificación. Cuando había conducido por la tienda de Blavatsky de nuevo el miércoles, la cinta amarilla de la policial cruzaba la puerta delantera y los coches de policía se metían en el montón. La conmoción y el dolor que se había negado a sentir en la presencia del cuerpo de Madame Blavatsky habían lavado más de Eureka que una ola gigante de culpa paralizante. Habían pasado tres días desde entonces, y no había oído nada en las noticias de la radio o la televisión, en línea o en el periódico. El silencio la estaba volviendo loca. Había reprimido el impulso de confiar en Ander, porque no podía compartir lo que había pasado con nadie, y aunque pudiera, no sabría cómo encontrarlo. Eureka estaba por su cuenta. —¿Por qué estás llevando manguitos de agua? —Apretó el músculo de William con el inflable naranja cuando se movió bajo sus mantas. —¡Mama dijo que nos llevarías a la piscina! Espera. Hoy era el día que Eureka había acordado con Brooks para navegar. Es tu destino, había dicho Madame Blavatsky, picando la curiosidad de Eureka. No estaba impaciente por pasar tiempo con Brooks, pero por lo menos estaba preparada por encararlo. Quería hacer algo aunque fuera pequeño para honrar la memoria de la anciana.

—Hice planes con Brooks. —Reorganízalo. —Rhoda ladeó la cabeza y frunció el ceño—. Lo estamos haciendo muy bien.

Página

—No me digas que se te olvidó que ibas a vigilar a los gemelos? — Rhoda apareció en la puerta con un vestido de crepé rojo. Se las arregló para que una horquilla en el pelo peinase con fuerza—. Tu padre está en el trabajo y yo voy a entregar la nota clave en el almuerzo de Dean.

259

—Podemos ir a la piscina otro día. —Eureka corrió a William a un lado para que pudiera bajar de la cama—. Olvide que tenía que…


Quería decir que Eureka habían ido a la escuela y había sufrido a través de su hora de infierno con la Doctora Landry la tarde del martes. Eureka había bifurcado en los últimos tres años de los veinte que poseía, para luego arrojar al cabo en la mesa de café de Landry un saco maltratado de cincuenta con diez centavos, que ascendían a los quince dólares extras que necesitaba para pagar por la sesión. No tenía idea de cómo iba a darse el lujo de sufrir de nuevo la próxima semana, pero al ritmo que los últimos días habían pasado, el martes era una eternidad. —Bien. Vigilare a los gemelos. No tenía que decirle Rhoda lo que estaría haciendo mientras los observaba. Envió un mensaje Brooks, la primera comunicación que había iniciado tras Nunca Jamás: ¿Está bien si llevo a los gemelos? ¡Por supuesto! su respuesta fue inmediata. Lo Iba a sugerir yo. —Eureka, —dijo Rhoda—. El comisario llamó esta mañana. ¿Conoces a una mujer llamada Madame Blavatsky? —¿Qué? —La voz de Eureka murió en su garganta—. ¿Por qué? Se imaginaba sus huellas digitales en los documentos sobre la mesa de Madame Blavatsky. Sus zapatos, sin saberlo, hundiéndose en la sangre de la mujer, gritando la prueba de su visita. —Al parecer está… desaparecida. —Rhoda mintió mal. La policía debería haberle dicho que Madame Blavatsky estaba muerta. Rhoda debió pensar que Eureka no podría manejar oír sobre otra muerte más. Ella no sabía ni el uno por ciento de lo que Eureka estaba sobrellevando—. Por alguna razón, la policía cree que os conoceis.

—Esa porquería es una pérdida de dinero, sabes eso. El comisario va a volver a llamar más tarde. Dije que ibas a contestar algunas preguntas. —Rhoda se inclinó sobre la cama y besó a los gemelos—. Llego casi tarde. No corras ningún riesgo hoy, Eureka.

Página

—Cat y yo fuimos a su tienda una vez. —Eureka intento decir algo que no fuera mentira—. Era una adivina.

260

No había acusación en la voz de Rhoda, lo que significaba que los policías no estaban tratando Eureka como sospechosa-aún.


Eureka asintió cuando el teléfono sonó en la palma de su mano con un mensaje de Cat. El sheriff maldito llamó a mi casa por lo de Blavatsky. ¿QUÉ PASÓ? Ni idea, respondió Eureka, tenía una sensación de mareo. Llamaron aquí, también. ¿Qué hay de tu libro? Cat respondió de vuelta, pero Eureka no tenía una respuesta, sólo un gran peso en el pecho.

***

La luz del sol brillaba sobre el agua cuando Eureka y los gemelos caminaron sobre los largos tablones de cedro hasta el borde del muelle Cypremort Point donde Brooks iba a atracar. Su silueta magra se inclinó hacia adelante, comprobando las drizas que elevan las velas una vez que el barco estuvo en la bahía.

Gritaba mientras se movía desde la cabina de la cubierta principal. Se inclinó por la escalera, a la altura de la cabeza con la cocina de abajo. —No me conoces y nunca lo harás, así que deja de intentarlo.

Página

Brooks estaba descalzo, en los puntos de corte y una sudadera verde Tulane. Llevaba la antigua gorra de béisbol del ejército de su padre. Por un momento Eureka olvidó que estaba de luto por Madame Blavatsky. Incluso se olvidó de que estaba enfadada con Brooks. Mientras ella y los gemelos se acercaban al barco, disfrutó de los sencillos movimientos técnicos que estaban familiarizados con cada centímetro del barco, la fuerza que apareció apretando las sábanas. Entonces oyó su voz.

261

La corbeta familiar fue bautizada Ariel. Era un largamente experimentado, descolorido y hermoso velero de doce metros con un casco profundo y una popa cuadrada. Había estado en la familia durante décadas. Hoy su mástil desnudo se ponía de pie con rigidez, cortando la bóveda del cielo como un cuchillo. Un pelícano se sentó en la línea que amarraba el barco al muelle.


Eureka se detuvo en seco en el muelle, con las manos rígidas en los gemelos. Estaban acostumbrados a Eureka gritando en casa, pero nunca habían visto a Brooks como ahora. Levantó la vista y la vio. Su postura aflojó. Su rostro se iluminó. —Eureka. —Sonrió—. Te ves genial. Ella miró hacia la cocina, preguntándose a quién gritaba Books. —¿Está todo bien? —Nunca mejor. ¡Es de madrugada, Harrington-Boudreauxs! —Brooks levantó su gorra hacia los gemelos—. ¿Estáis listos para ser mis primeros compañeros de dobles? Los gemelos saltaron a los brazos de Brooks, olvidando el miedo que les había dado. Eureka escuchó alguien trepando desde la cocina a la cubierta. La coronilla de plata de la cabeza de la madre de Brooks apareció. Eureka se sorprendió de que él dijera lo que había dicho a Aileen. Se puso de pie en el pasillo y le tendió una mano para ayudar a Aileen por la empinada, meciéndose levemente en sus pasos. Aileen ofreció a Eureka una sonrisa cansada y le tendió los brazos para un abrazo. Sus ojos estaban húmedos. —Cargué la galera con el almuerzo. —Enderezó el cuello de su vestido de jersey de rayas—. Hay un montón de bizcochos de chocolate, recién hechos anoche.

—¿Has notado algo extraño en él recientemente? Si sólo Eureka pudiese abrirse a Aileen, también oyendo lo que había estado pasando. Pero Brooks vino y se puso entre ellas, poniendo un brazo alrededor de cada uno de ellas.

Página

Aileen se quitó los tacones y los sostuvo en las manos. Volvió sus profundos ojos marrones a Eureka, eran del mismo color que los de su hijo. Bajó la voz.

262

Eureka imaginó a Aileen llevando un delantal enharinado a las tres de la mañana, horneando su ansiedad en vapor de olor dulce que llevaba el secreto del cambio en Brooks. Él no solo estaba derrumbando a Eureka. Su madre parecía una versión más pequeña de sí misma que se desvanecía.


—Mis dos mujeres favoritas, —dijo. Y luego, antes de Eureka pudiera registrar la reacción de Aileen, Brooks retiró los brazos y caminó hacia el timón—. ¿Estás lista para hacer esto, Sepia?

No te he perdonado, quería decir ella, aunque había leído todos los dieciséis mensajes de texto serviles que él había enviado esta semana, y las dos cartas que había dejado en su casillero. Estaba aquí por la Señora Blavatsky, porque algo le decía que el destino le importaba. Eureka estaba tratando de reemplazar su imagen final de Blavatsky muerta en el estudio por el recuerdo de la mujer en paz bajo el árbol de sauce en el pantano, la que parecería convencida de que había una buena razón para que hoy Eureka navegara con Brooks. Lo que se hace una vez que estás allí depende de ti. Pero luego Eureka pensó en Ander, quien insistió en que Brooks era peligroso. La cicatriz en la frente de Brooks estaba medio oculta bajo la sombra de su gorra de béisbol. Parecía una cicatriz normal, no un antiguo jeroglífico —y por un momento Eureka se sentía loca por pensar que la cicatriz podía ser la evidencia de algo siniestro. Miró la Piedra del Trueno, dándole la vuelta. Los anillos eran apenas visibles al sol. Había estado actuando como una teórica de la conspiración porque había pasado demasiados días encerrada con sólo el Internet para hablar. —Gracias por la comida, —dijo Eureka a Aileen, que había estado charlando con los gemelos de la pasarela. Se acercó más y bajó la voz para qué solo Aileen pudiera oír—. Sobre lo de Brooks. —Se encogió de hombros, tratando con ligereza—. Sólo chicos, ya sabes. Estoy segura de que William crecerá para aterrorizar a Rhoda algún día. —Revolvió el pelo de su hermano—. Eso significa que te quiere.

Brooks extendió los brazos y levantó la mirada hacia el cielo, que era de color azul e inmenso y despejado, excepto por una inocente nube de algodón en el este, justo debajo del sol. —¿Qué podría salir mal?

Página

—Los niños crecen tan rápido. Supongo que a veces se olvidan de perdonarnos. Bien —volvió a mirar a Eureka, una sonrisa forzada— que los niños se diviertan. Y si hay cualquier contratiempo, dad marcha atrás de inmediato.

263

Aileen miró hacia el agua otra vez.


La cola de caballo de Eureka susurrante con la brisa se convirtió en refuerzo cuando Brooks encendió el motor de Ariel y se desviaron lejos del muelle. Los gemelos chillaron, mirando a sus bonitos chalecos salvavidas. Apretaron las manos en puños excitados en la primera sacudida del barco. La marea estaba suave y constante, el aire salobre perfectamente. La orilla estaba bordeada de cipreses y campos de la familia. Cuando Eureka se levantó del banco para ver si necesitaba ayuda, Brooks agitó para que se sentara. —Todo está bajo control. Relájate. Aunque nadie diría que Brooks estaba tratando de hacer las paces y que la bahía era serena —un sol espléndido en el cielo hacía que las olas brillasen hoy en día, el brillo más pequeño de niebla pálida tumbándose en el lejano horizonte— Eureka se sentía incómoda. Vio el mar y a Brooks con la misma capacidad de sorpresa oscura: de la nada podían transformarse en cuchillos y apuñalar en el corazón.

Pies descalzos golpearon la cubierta mientras los gemelos corrían, gritando “¡Adiós!" o "¡Estamos navegando!" a cada campo que pasaban. El sol calentaba los hombros de Eureka y recordó mostrar a sus hermanos un tiempo hermoso. Deseaba que papá estuviera aquí para

Página

La cubierta estaba hecha de cedros tratados, hoyuelos en un millón de estudiantes de los estiletes de cóctel de juerguistas. Diana solía ir a los partidos de Aileen en este barco. Cualquiera de estas marcas podría haber sido hecha por el único par de zapatos de tacón alto que ella poseía. Eureka se imaginaba usando las abolladuras de su madre para clonarla de vuelta a la vida, para ponerla en la cubierta de este momento, bailando sin música a la luz del día. Se imaginó que la superficie de su propio corazón probablemente se parecía a esta cubierta. El amor era una pista de baile, donde todo el mundo al que había perdido dejó una marca detrás.

264

Pensó que había golpeado la parte inferior en la fiesta de Trejean la otra noche, pero desde entonces Eureka había perdido tanto a El Libro Del Amor como a la única persona que podría ayudarla a entenderlo. Peor, creía que las personas que mataron a Madame Blavatsky eran los mismos que la buscaban a ella. Realmente podría haber utilizado a un amigo —y sin embargo, le resultaba casi imposible sonreír a Brooks a través de la cubierta.


ver sus rostros. Con el teléfono, tomó una foto y le envió un mensaje. Brooks le sonrió. Ella asintió con la cabeza hacia atrás. Vislumbraron a dos hombres con gorras de malla de pesca en una canoa de aluminio. Brooks saludó a cada uno por su nombre. Vieron una costa sobre el barco de pesca de cangrejos. El agua era de un rico ópalo azul. Olía como los años de infancia de Eureka, muchos de los cuales había pasado en este barco con el tío de Cat y Brooks en el timón. Ahora Brooks era el gobernante del buque, con fácil confianza. Su hermano, Seth, siempre dijo que Brooks nació para navegar, que no le sorprendería que Brooks se convirtiera en un almirante de la marina o un guía turístico en las Islas Galápagos. Donde sea que estuviera Brooks lo más probable es que querría ir al agua con él. No pasó mucho tiempo antes de que Ariel estuviera detrás de las casas del campo y remolques, doblase una curva para enfrentar la amplia bahía y el bermellón superficial. Eureka se agarró al banco encalado debajo de ella a la vista de la pequeña playa artificial. No había vuelto desde el día en que Brooks casi se había ahogado aquí —el día en que se habían besado. Sintió una mezcla de nervios y vergüenza, y no pudo mirarlo. Él estaba ocupado de todos modos, cortar el motor y la vela para mayor elevación de la cabina, y luego levantó el brazo hasta la punta de proa.

Página

La vela se alzó, luego se tensó con la fuerte brisa del este. Comenzaron en un estrecho recorrido supuesto, a cuarenta y cinco grados al viento, y luego Brooks maniobró el barco en un alcance amplio para la comodidad, aliviando las velas de manera apropiada. Ariel era majestuosa, con el viento en su espalda. Dividiendo el agua a través de su arco, él envío las salpicaduras de espuma suavemente sobre la cubierta. Fragatas negras se abalanzaron en grandes círculos desde arriba, a la par con el deslizamiento de sotavento de las velas. Los peces voladores se elevaron por encima de las olas, como estrellas fugaces. Brooks dejo que los niños estuviesen con él al mando mientras el barco recortaba por el oeste, más allá de la bahía.

265

Entregó a William y Claire el foque y les pidió que tiraran de las esquinas, haciéndolos sentir que estaban ayudando a llevar las velas en alto. Ellos chillaron cuando la vela blanca y fresca se deslizó por el mástil, bloqueado en su lugar y llenándose de viento.


Eureka trajo cajas de zumo y dos de los sándwiches, por los que Aileen se levantó hasta la cocina, para los gemelos. Los niños masticaban tranquilamente, compartiendo una silla de salón en la esquina con sombra de la cubierta. Eureka se paró junto a Brooks. El sol se abalanzó sobre sus hombros y entornó los ojos por delante en un tramo largo, plano de tierras bajas cubiertas de pálidas cañas verdes en la distancia. —¿Sigues enfadada conmigo? —pregunto él. No quería hablar de ello. No quería hablar de nada que pudiera rayar la superficie frágil y exponer todos los secretos que sostenía en su interior. —¿Es esa la isla Marsh? —Sabía que lo era. La isla de la barrera proveía que las olas más pesadas se rompiesen en la bahía—. Debemos permanecer al norte de la misma. ¿No? Brooks palmeó la amplia rueda de madera. —¿No crees que Ariel pueda manejar los mares abiertos? —Su voz era juguetona, pero sus ojos se habían estrechado—. O soy yo el que te preocupa? Eureka aspiró una bocanada de aire salobre, segura de que podía ver cabrillas más allá de la isla. —Es duro ahí afuera. Podría ser demasiado para los gemelos. —¡Queremos ir más lejos! —gritó Claire entre sorbos de zumo de uva.

—Claro que lo hicimos. —Brooks miró más allá de ella, hacia el agua—. Tienes que admitir que tu memoria se ha vuelto caótica desde… —No hagas eso —espetó Eureka. Miró hacia atrás en la dirección por la que habían venido. Nubes grises se habían unido a las suaves nubes rosadas cerca del horizonte. Observó al sol deslizarse detrás de una, sus

Página

—Nosotros no fuimos tan lejos en mayo. —Fue la última vez que habían navegado juntos. Ella lo recordaba porque había contado las cinco vueltas que habían dado alrededor de la bahía.

266

—Lo hago todo el tiempo. —Brooks movió ligeramente el timón hacia el este, así podrían deslizarse por el borde de la cercana isla.


rayos iluminaban el manto oscuro de la nube. Quería regresar—. No quiero ir allí, Brooks. Esto no debería ser una pelea. El barco se balanceó y se pisaron los pies unos a otros. Ella cerró los ojos y dejó que balanceara lentamente su respiración. —Vamos a tomarlo con calma —dijo él—. Este es un día importante. Los ojos de ella se abrieron. —¿Por qué? —Porque no puedo tenerte enfadada conmigo. Lo estropeé. Dejé que tu tristeza me asustara y te ataqué verbalmente cuando debería haberte apoyado. Eso no cambia como me siento. Estoy aquí para ti. Incluso si más cosas malas suceden, incluso si te pones más triste. Eureka hizo un gesto de desdén con las manos. —Rhoda no sabe que traje a los gemelos. Si algo pasa… Oyó la voz de Rhoda: No corras ningún riesgo, Eureka. Brooks se frotó el mentón, claramente molesto. Maniobró una de las palancas de la vela mayor. Iba a ir más allá de Marsh Island. —No seas paranoica —dijo con dureza—. La vida es una larga sorpresa. —Algunas sorpresas se pueden evitar. —La madre de todo el mundo muere, Eureka.

Él estaba esperando su perdón, pero ella se dio la vuelta y contempló las olas, las cuales eran del color de otros ojos. Pensó en Ander pidiéndole que confiara en él. Aún no sabía si lo hacía. ¿Podría una seca Piedra del Trueno abrir un portal para confiar tan rápidamente como Brooks había cerrado uno? ¿Tan siquiera importaba? No había visto o escuchado de Ander desde esa lluviosa noche del experimento. Ni siquiera sabía cómo buscarlo.

Página

—Mira, tal vez eres especial. Puede que nunca más te suceda algo malo a ti o a alguien que amas —dijo, lo que hizo reír amargamente a Eureka—. Todo lo que quería decir era que lo siento. Rompí tu confianza la semana pasado. Estoy aquí para ganarla de nuevo.

267

—Eso es un gran apoyo, gracias.


—Eureka, por favor —susurró Brooks—. Di que confías en mí. —Eres mi amigo más antiguo. —Su voz era áspera. No lo miró—. Confío en que vamos a superar esto. —Bien. —Percibió una sonrisa en su voz. El cielo se oscureció. El sol se había ocultado detrás de una nube con una forma extraña parecida a un ojo. Un haz de luz atravesó su centro, iluminando un círculo de mar enfrente del bote. Sombrías nubes se desplazaron hacia ellos como humo. Habían navegado más allá de Marsh Island. Las olas se movían en una rápida sucesión. Una sacudió el barco tan violentamente que Eureka se tropezó. Los niños rodaron por la cubierta, chillando de risa, no asustados en absoluto. Echando un vistazo al cielo, Brooks ayudó a Eureka a levantarse. —Tienes razón. Creo que deberíamos regresar. Ella no esperaba eso, pero estuvo de acuerdo. —¿Tomas el timón? —Él cruzó la cubierta para girar las velas y que el barco diera la vuelta. El cielo azul había sucumbido al avance de las nubes oscuras. El viento se hizo más feroz y la temperatura bajó. Cuando Brooks regresó al timón, Eureka cubrió a los gemelos con toallas de playa. —Vamos a bajar a la cocina.

Eureka hizo que William y Claire se pusieran de pie a un lado de ella, para que pudiera mantener un brazo alrededor de ellos. Habían dejado de reír. Las olas habían crecido demasiado. Una poderosa ola alcanzó su punto máximo ante el barco como si hubiera estado elevándose desde el fondo del mar hasta la eternidad. Ariel cabalgaba enfrente de la ola, cada vez más alto, hasta que se estrelló y golpeó la superficie del agua con un estruendo que

Página

—Eureka, necesito que sostengas el timón de nuevo. —Brooks se hizo cargo de las velas, tratando de llegar a la proa del barco para hacer frente a las olas, lo cual sería más seguro, pero las olas golpearon el costado de estribor.

268

—Queremos quedarnos aquí y ver las grandes olas —dijo Claire.


estremeció con fuerza la cubierta. Golpeó a Eureka lejos de los gemelos, contra el mástil. Se había golpeado la cabeza, pero se puso de pie. Se protegió el rostro de las ráfagas de agua blanca lanzadas a través de la cubierta. Estaba a un metro y medio de distancia de los niños, pero apenas podía moverse por el balanceo del bote. De repente el barco se movió por la fuerza de otra ola, la cual se había elevado sobre la cubierta y la había inundado con agua. Eureka oyó un grito. Su cuerpo se congeló cuando vio a William y a Claire siendo arrastrados por el flujo del agua y llevados hacia la popa. No podía llegar a ellos. Todo se balanceaba demasiado rápido. El viento cambió de dirección. Una ráfaga azotó el barco, haciendo que la vela mayor cambiara de lado. El estruendo desprendió el estribor con un crujido. Eureka lo vio balancearse hacia donde los gemelos estaban luchando por permanecer en un asiento de la cabina, lejos de los remolinos de agua. —¡Tened cuidado! —gritó Eureka demasiado tarde. Una parte del oleaje golpeó a Claire y a William en sus pechos. En un horriblemente sencillo movimiento, arrojó sus cuerpos por la borda, como si fueran tan ligeros como plumas. Se lanzó contra la barandilla del bote y buscó a los gemelos entre las olas. Sólo tomó un segundo, pero se sentía como una eternidad: anaranjados chalecos salvavidas flotaban en la superficie y pequeños brazos se agitaban en el aire.

Se zambulló al agua. Arrojó el salvavidas hacia los gemelos mientras sus fuertes brazadas lo llevaban hacia ellos. Brooks los salvaría. Por supuesto que lo haría. Otra ola se elevó sobre sus cabezas —y Eureka no los vio más. Gritó. Corrió hacia arriba y hacia abajo de la cubierta. Espero tres, tal vez cuatro segundos, con la certeza de que reaparecerían en cualquier

Página

—¡Quédate aquí! —gritó.

269

—¡William! ¡Claire! —gritó, pero antes de que pudiera saltar, el brazo de Brooks se disparó sobre su pecho para detenerla. Él sostenía uno de los salvavidas en la otra mano, con la cuerda enrollada sobre su muñeca.


momento. El mar estaba negro y agitado. No había ningún rastro de los gemelos o de Brooks. Se movió con dificultad en el banco y se zambulló en el mar embravecido, diciendo la oración más corta que conocía mientras su cuerpo caía. Dios te salve María, llena eres de gracia… En pleno aire, recordó: debería haber dejado caer el ancla antes de saltar del bote. Mientras su cuerpo golpeaba la superficie, Eureka se preparó para el choque —pero no sintió nada. Ni humedad, ni frío, ni siquiera sentía que estaba debajo del agua. Abrió los ojos. Se aferraba a su collar, el relicario y la piedra de trueno. La piedra de trueno. Del mismo modo que lo había hecho en el pantano detrás de su casa, la misteriosa piedra había lanzado algún tipo de barrera impenetrable resistente al agua —esta vez alrededor del cuerpo de Eureka. Comprobó sus límites. Eran flexibles. No podía estirarse sin sentirse apretada. Era como una especie de traje de neopreno, protegiéndola de los elementos. Era un escudo de piedra de trueno en forma de burbuja. Libre de la gravedad, levitó dentro del escudo. Podía respirar. Podía moverse haciendo brazadas normales de natación. Podía ver el mar a su alrededor, como si llevara una máscara de buceo.

Página

Cuando vio la patada de una pequeña pierna quince metros delante de ella, suspiró con alivio. Nado más rápido de lo que nunca había hecho, impulsando sus brazos y sus piernas hacia adelante en un nado crol desesperado. A medida que se acercaba, pudo ver que se trataba de William. Estaba pataleando violentamente —y su mano sujetaba a Claire.

270

En cualquier otra circunstancia, Eureka no habría creído que esto estaba sucediendo. Pero no tenía tiempo para no creer. Su fe sería la salvación de los gemelos. Y así, se rindió a su nueva realidad de ensueño. Buscó en el ondulante océano por sus hermanos y por Brooks.


Eureka lidió con el extraño esfuerzo de nadar dentro de su escudo. Extendió la mano —estaba tan cerca— pero su mano no podía romper la superficie de la burbuja. Golpeó a William sin sentido, pero él no podía verla. Las cabezas de los gemelos se mantenían bajo el agua. Una sombra oscura detrás de ellos podría haber sido Brooks —pero la forma nunca se enfocó. Las patadas de William se debilitaron. Eureka estaba gritando inútilmente cuando de repente la mano de Claire se abalanzó y accidentalmente penetró el escudo. No importaba cómo Claire lo había hecho. Eureka agarró a su hermana con fuerza y tiró de ella hacia adentro. La niña empapada se había quedado sin aliento cuando su rostro se abrió paso. Eureka rogó porque la mano de William siguiera sujetando la de Claire, así también podría jalarlo dentro del escudo. Su agarre parecía estarse aflojando. ¿Por la falta de oxígeno? ¿Por miedo hacia lo que su hermano estaba siendo arrastrada? —¡William, resiste! —gritó Eureka tan fuerte como pudo, sin saber si él podría oírla. Ella sólo escuchaba el sonido del agua contra la superficie del escudo. Su pequeño puño rompió la barrera. Eureka metió el resto de su cuerpo de un solo tirón, de la forma en que una vez había visto nacer a un ternero. Los gemelos se atragantaban y tosían —y levitaban junto con Eureka en el escudo. Los empujó a ambos en un abrazo. Su pecho se estremeció y casi perdió el control de sus emociones. Pero no podría hacerlo, aún no. —¿Dónde está Brooks? —Miró más allá del escudo. No lo veía. —¿Dónde estamos? —preguntó Claire.

No tenía idea de cuánto tiempo duraría el escudo. Si se rompía, se hundía o desaparecía, ellos estarían muertos. Brooks sería capaz de regresar al bote por su cuenta, de navegar de regreso al campamento.

Página

Eureka sintió las olas estrellándose por encima de ellos, pero ahora estaban a cuatro metros y medio debajo de la superficie, donde el agua estaba mucho más tranquila. Dirigió el escudo en un círculo, buscando en la superficie por signos de Brooks o el bote. Los gemelos lloraban, aterrorizados.

271

—Esto es aterrador —dijo William.


Tenía que creer que él lo haría. Si no lo creía, nunca podría permitirse concentrarse en poner a los gemelos a salvo. No podía ver por encima del agua para determinar qué camino seguir, así que se quedó quieta y observó las corrientes. Había una lamentablemente famosa y caótica contracorriente justo al sur de Marsh Island. Tendría que evitarla. Cuando la corriente la lanzó hacia una dirección, supo nadar contra ella. Cautelosamente empezó a dar brazadas. Nadaría hasta que las mareas cambiaran en la parte de la bahía de Marsh Island. A partir de allí, esperaba a que las olas pudieran moverse con ella, llevándolos a los tres a la costa en una cubierta de espuma. Los gemelos no hicieron más preguntas. Tal vez sabían que no podría responderles. Después de unos minutos de ver sus brazadas, empezaron a nadar con ella. Ayudaron a que el escudo se moviera más rápido. Nadaron a través de la penumbra bajo la superficie del mar— pasaron un extraño e hinchado pez negro, pasaron rocas en forma de costillas, manchadas de musgo y lodo. Encontraron un ritmo —los gemelos daban brazadas, después descansaban, mientras Eureka nadaba de manera constante.

Cuando eso sucedió, el escudo parecía una burbuja de jabón. No dejó ningún rastro. Eureka y los gemelos temblaron de regreso a la gravedad, al tocar la tierra de nuevo. A ella el agua le llegaba hasta las rodillas, elevándose encima de ellas mientras tropezaba a través de los juncos y el barro de la orilla desierta de Vermilion.

Página

Después de otra hora nadando, la parte inferior del escudo chocó contra algo. Arena. El suelo del océano. El agua estaba menos profunda. Casi habían llegado a la orilla. Eureka nadó hacia adelante con renovada fuerza. Por fin llegaron a una pendiente ascendente en la arena. El agua era lo suficientemente poco profunda para que una ola rompiese por debajo la parte superior del escudo.

272

Después de lo que pareció una hora, Eureka vio el sumergido banco de arena de Marsh Island, y casi se derrumbó con alivio. Eso significaba que iban por el camino correcto. Pero aún no estaban allí. Tenían que recorrer cinco kilómetros. Nadar dentro del escudo era menos difícil que nadar en el mar abierto, pero cinco kilómetros era un camino largo por recorrer con gemelos medio ahogados de cuatro años a cuestas.


El cielo estaba repleto de nubes de tormenta. Los relámpagos danzaban encima de los árboles. Los únicos signos de civilización eran la arena apelmazada sobre una playera de la UEL38 y un descolorido envase de Coors Light39 metido en el lodo. Dejó a los gemelos en la orilla de la playa. Y se dejó caer sobre la arena. William y Claire se acurrucaron hechos una bola a ambos lados. Temblaban. Los cubrió con sus brazos y frotó su piel de gallina. —¿Eureka? —la voz de William se agitó. Ella apenas podía asentir. —Brooks se ha ido, ¿verdad? Cuando Eureka no respondió, William comenzó a llorar, y después lo siguió Claire, y a Eureka no se le ocurría nada que decir para hacerlos sentir mejor. Se suponía que tenía que ser fuerte por ellos, pero no era fuerte. Estaba rota. Se retorció en la arena, sintiendo una extraña náusea entrar en su cuerpo. Su visión se volvió borrosa, y una sensación desconocida se enredó alrededor de su corazón. Abrió la boca y luchó por respirar. Por un momento, pensó que podría llorar.

Página

273

Fue entonces cuando comenzó a llover.

38

39

Universidad Estatal de Luisiana, LSU por sus siglas en inglés. Es una cerveza ligera elaborada en Golden, Colorado y Milwaukee, Wisconsin.


26

Refugio Traducido por Lore Tucholke Corregido por katiliz94

Las nubes se espesaron mientras que la lluvia azotaba la bahía. El aire olía a sal, a tormenta y algas podridas. Eureka sintió el vendaval fortaleciéndose en toda la región como si fuera una extensión de sus emociones. Se imaginó a su corazón palpitante acentuando la lluvia, golpeando láminas de agua helada hacia arriba y debajo de Bayou Teche mientras yacía paralizada por el dolor y la fiebre en un charco de barro o de la Bahía Vermilion.

Se arrastró hasta quedar de rodillas. Se obligó a ponerse de pie y tomar las manos de sus hermanos. Las gotas de lluvia eran gigantescas, y tan feroces en su velocidad cuando fueron estrujados por los hombros. Ella trató de cubrir los cuerpos de los gemelos, mientras caminaban por el barro y la hierba, junto a irregulares y rocosos caminos. Recorrió la playa en busca de refugio.

Página

Tiernamente, William sacudió a Eureka en la conciencia de que tenía que levantarse. Tenía que cuidar de él y de Claire, buscar ayuda. La lluvia había aumentado a una lluvia torrencial, como un huracán había aparecido sin previo aviso. El cielo acerado era aterrador. Eso hizo desear absurdamente a Eureka que un sacerdote apareciera en la playa bajo la lluvia, y que le ofreciera la absolución por si acaso.

274

Las gotas de lluvia se fueron volando con el trueno, haciendo sonidos suaves, mientras le pegaban en el pecho y la barbilla. La marea llegaba y ella la dejó golpear sus costados, los contornos de su cara. Quería a fluir de nuevo en el océano y encontrar a su madre y a su amigo. Quería que el océano se convirtiera en un brazo, una ola gigante perfecta que la llevara al mar como Zeus llevó a Europa.


Cerca de una milla de la carretera de tierra, se encontraron con un remolque. Pintando de azul cielo y decorado con luces de Navidad, aparcado solo. Sus ventanas agrietadas por la sal estaban cubiertas de cinta de teflón. Tan pronto como la delgada puerta se abrió, Eureka empujó a los gemelos en el interior. Sabía que unas disculpas y explicaciones eran esperadas por la pareja de mediana edad que se había sorprendido al abrir la puerta en zapatillas a juego, pero Eureka no podía prescindir de la respiración. Cayó con desesperación en un taburete junto a la puerta, temblando en su ropa brillante por la lluvia. —¿Puedo… pedir prestado el teléfono? —Se las arregló para tartamudear cuando un trueno sacudió el remolque. El teléfono era viejo, de esos que se adjuntaban a la pared con una cuerda de color verde pálido. Eureka marcó el número de papá en el restaurante. Tenía el número memorizado desde antes de que ella hubiera tenido un teléfono móvil. No sabía qué otra cosa hacer. —Trenton Boudreaux, —dijo corriendo su nombre a la anfitriona, quien gritó un saludo memorizado por encima del estruendo de fondo— . Soy su hija. El rugido del almuerzo fue silenciado cuando Eureka quedó en espera. Esperó durante siglos, escuchando las olas de lluvia entrar y salir, como la recepción de radio en un viaje por carretera. Por fin alguien le gritó a papá para recoger el teléfono en la cocina.

—¿Qué pasó? —Gritó—. ¿Estás bien? —Estoy en Point, —dijo—. Con los gemelos. Perdimos a Brooks. Papá... te necesito. —Quédate donde estás, —le gritó—. Estoy yendo. Eureka dejó caer el teléfono en la mano del hombre confundido que era el dueño del remolque. A lo lejos, en el sonido estridente en su oído, le oyó describir la ubicación del remolque cerca de la orilla.

Página

Su voz lo hizo todo mejor y todo peor. De repente, no podía hablar, apenas podía respirar. Agarró el teléfono. Papá se levantó en la parte posterior de la garganta, pero no podía sacarlo.

275

—¿Eureka? —Ella lo imaginó sosteniendo el teléfono bajo la barbilla agachada y las manos resbaladizas por el adobo para camarones.


Esperaron en silencio, por lo que podría haber sido por siempre, ya que la lluvia y el viento sonaban contra el techo. Eureka imaginó la misma lluvia azotando el cuerpo de Brooks, el mismo viento llevándolo a un reino más allá de su alcance, y enterró el rostro entre las manos. Las calles estaban inundadas para cuando el Lincoln azul pálido de papá se detuvo frente a la caravana. A través de la pequeña ventana del Airstream lo vio correr de su automóvil hacia los escalones de madera medio sumergidos. Se metió en el agua fangosa que fluía como un río salvaje por nuevos surcos en el terreno. Los escombros se arremolinaban a su alrededor. Ella abrió la puerta del remolque, con los gemelos a los costados. Se estremeció cuando sus brazos la abrazaron. —Gracias a Dios, —susurró papá—. Gracias a Dios.

***

Él llamó a Rhoda en el camino a casa lentamente. Eureka oía su voz a través del altavoz histérica, gritando ¿Qué estaban haciendo en Point? Eureka tapó su buen oído y trató de alejarse de la conversación. Cerró los ojos cada vez que el Lincoln flotaba en la corriente. Sabía sin mirar que eran los únicos en la carretera.

Ella se había quedado, todavía estaba aquí. ¿Dónde estaba Brooks? Recordó el ancla que debería haber pensado en dejar caer. Sólo hacía falta pulsar un botón. Era una idiota. Papá puso el coche en el aparcamiento y dio la vuelta para abrir la puerta del lado del pasajero. Él la ayudó a ella y a los gemelos a salir. La temperatura estaba bajando. El aire olía a chamuscado, como si un rayo hubiera caído cerca. Las calles eran ríos cubiertos de nieve. Eureka

Página

La visión de su porche delantero abrió una cámara más profunda de escalofríos. Cuando Brooks se iba de su casa, siempre transcurrían veinte minutos más en ese porche antes de que realmente se despidieran. Ella no le había dicho adiós hoy. Él había gritado “¡Quédate aquí!” antes de que se zambullera fuera del barco.

276

No podía dejar de temblar. Se le ocurrió que nunca podría parar. Que viviría su vida en una institución mental en un piso evitado, una reclusa legendaria cubierta de mantas viejas percudidas.


se tambaleó fuera del coche, cayendo sobre el pavimento sumergida bajo 30 centímetros de agua. Papá le apretó el hombro mientras caminaban por las escaleras. Tenía a Claire, dormida, en sus brazos. Eureka sostenía a William. —Ahora estamos en casa, Reka. Era poco consuelo. Ella estaba horrorizada de estar en casa sin saber dónde estaba Brooks. Miró a la calle, con ganas de caer en su corriente y flotar de regreso a la bahía, a un grupo de rescate flotante de una sola chica. —Rhoda ha estado en el teléfono con Aileen, —dijo papá—. Vamos a ver lo que saben. Rhoda abrió la puerta del porche y la mantuvo abierta. Agarró a los gemelos, sosteniéndolos con tanta fuerza que sus puños se volvieron blancos. Lloró suavemente, y Eureka no pudo creer lo simple que parecía cuando Rhoda lloraba, como el personaje de una película, vinculante, casi bonita.

Rhoda se aclaró la garganta. Sostenía un gemelo en cada brazo. —Estoy tan contenta de que estés bien, Eureka. ¿Estás bien?

Página

Se sentía tan rígida como un cadáver cuando Cat sostuvo sus codos. Su amiga parecía agresivamente preocupada, sus ojos repasaban la cara de Eureka. Todo el mundo estaba mirando a Eureka con expresiones similares a las que las personas usaban después de que alguien hubiera tomado pastillas.

277

Miró por encima de Rhoda y se sorprendió al ver varias siluetas en movimiento a través del vestíbulo. No se había dado cuenta de los coches aparcados en la calle frente a su casa hasta ahora. Hubo un temblor de extremidades por las escaleras del porche, y luego Cat echó los brazos alrededor del cuello a Eureka. Julien estaba detrás de Cat. Lucía consolador, con la mano en la espalda. Los padres de Cat estaban allí, también, cada vez más cerca con el hermano menor de Cat, Barney. Bill estaba en el porche, con dos policías que Eureka no reconoció. Parecía haber olvidado los avances de Cat, estaba viendo a Eureka en su lugar.


—No. —Eureka necesitaba descansar. Caminó pasando a Rhoda, sintió el brazo de Cat unido a ella, sintió la presencia de Julien a su otro lado. Cat la llevó al pequeño baño en el vestíbulo de entrada, encendió la luz y cerró la puerta. Sin decir una palabra, ayudó a Eureka con su ropa. Eureka cayó como una muñeca de trapo empapada mientras Cat le quitaba la sudadera empapada por la cabeza. Tiró hacia debajo de los cortados jeans empapados de Eureka, que se sentían como si hubieran sido fijados quirúrgicamente. Ayudó a Eureka con su sujetador y la ropa interior, fingiendo que no estaban pensando que no se habían visto completamente desnudas desde la secundaria. Cat miró el collar de Eureka, pero no dijo nada acerca de la Piedra del Trueno. Envolvió el cuerpo de Eureka en una lujosa bata blanca de paño que tomó del gancho junto a la puerta. Con sus dedos, Cat peinó el pelo de Eureka y lo aseguró con una banda elástica de su muñeca. Eventualmente, abrió la puerta y dirigió a Eureka al sofá. La madre de Cat cubrió a Eureka con una manta y le frotó el hombro. Eureka volvió la cara en la almohada mientras las voces parpadeaban a su alrededor como una vela. —Si hay algo que nos puedas decir acerca de cuándo viste por última vez a Noah Brooks... —La voz de la policía parecía desvanecerse cuando alguien lo sacó fuera de la habitación.

La televisión estaba en silencio, mostrando a un reportero acurrucado bajo un paraguas en el diluvio. Cuando la cámara pasó a un locutor seco detrás de un escritorio, el espacio en blanco al lado de su cabeza llena de un bloque de texto decía Dirección Derecha. La palabra se definía dentro de un recuadro rojo: Una hilera recta de lluvia torrencial y viento salvaje que por lo general ocurre en los estados llanos durante los meses de verano. El locutor barajó unos papeles sobre su escritorio, sacudió la cabeza con incredulidad ante la emisión corta

Página

Cuando se despertó en el sofá, no sabía cuánto tiempo había pasado. La tormenta seguía siendo brutal, el cielo oscuro en el exterior de los cristales húmedos. Tenía frío, pero estaba sudando. Los gemelos estaban boca abajo sobre la alfombra, viendo una película en el iPad, comiendo macarrones con queso en sus pijamas. Los otros debían haberse ido a casa.

278

Con el tiempo, se durmió.


para un comercial acerca de un puerto deportivo que mantenía a los barcos protegidos durante el invierno. En la mesa de café en frente de Eureka, una taza de té tibio se sentó al lado de una pila de tres tarjetas de visita dejadas por la policía. Cerró los ojos y tiró de la manta superior alrededor de su cuello. Tarde o temprano, tendría que hablar con ellos. Pero si Brooks seguía perdido, parecía imposible que Eureka volviera a hablar de nuevo. Sólo la idea causó un dolor en su pecho. ¿Por qué no bajó el ancla? Había escuchado la regla de la familia de Brooks toda su vida: la última persona en abandonar el barco siempre se suponía que debía dejar caer el ancla. Ella no lo había hecho. Si Brooks hubiera intentado abordar el bote de nuevo, habría sido una tarea ardua con esas olas y los vientos. Tenía el deseo enfermizo y repentino de decir en voz alta que Brooks había muerto a causa de ella. Pensó en Ander sosteniendo la cadena de anclaje bajo el agua en su sueño y no supo lo que significaba. Sonó el teléfono. Rhoda respondió en la cocina. Habló en voz baja durante unos minutos, y luego llevó el auricular a Eureka en el sofá. —Es Aileen. Eureka negó con la cabeza, pero Rhoda presionó el teléfono en su mano. Inclinó la cabeza para meterla debajo de su oreja. —¿Eureka? ¿Qué ha pasado? ¿Él esta... él esta...?

Eureka sostuvo los colgantes unidos dentro de su palma. Abrió los dedos y miró a la piedra y el medallón. La Piedra del Trueno no se había mojado, al igual que Ander había prometido. ¿Qué significaba? ¿Qué significa algo de esto? Había perdido el libro de Diana y las respuestas que podrían haber ofrecido. Cuando Madame Blavatsky murió, Eureka también había perdido a la última persona cuyo

Página

—Lo siento, Aileen, —dijo ella—. Ha estado en estado de shock desde que llegó a casa.

279

La madre de Brooks no terminó, y Eureka no pudo decir una palabra. Abrió la boca. Quería que Aileen se sintiera mejor, pero todo lo que salió fue un gemido. Rhoda recuperó el teléfono con un suspiro y se alejó.


asesoramiento se sentía razonable y verdadero. Necesitaba hablar con Ander. Tenía que saber todo lo él que sabía. No tenía forma de llegar a él. Una mirada a la Televisión envió a Eureka buscando a tientas el mando a distancia. Apretó el botón para activar el sonido justo a tiempo de ver a la cámara en una panorámica del patio en el centro de su escuela secundaria. Se enderezó en el sillón. Los gemelos levantaron la vista de su película. Rhoda asomó la cabeza en el comedor. —Estamos en vivo en el colegio Católico Evangeline l en el sur de Lafayette, donde un adolescente local desaparecido ha inspirado una reacción muy especial, —dijo un locutor femenino. Una lona de plástico se había lanzado como una tienda debajo del árbol de nuez gigante donde Eureka y Cat comían el almuerzo, donde había hecho las paces con Brooks la semana anterior. Ahora, la cámara enfocó a un grupo de estudiantes con impermeables de pie alrededor de un globo y cubiertos de flores de vigilia. Y allí estaba: la cartulina blanca con una foto ampliada de la cara de Brooks, la foto que Eureka había tomado en el barco en mayo, la imagen en su teléfono cada vez que él llamaba. Ahora él estaba llamando desde el centro de un anillo brillante de velas. Todo era culpa de ella.

—Era el amor de mi vida —sollozó Maya Cayce, mirando directamente a la cámara. Sus ojos se llenaron de pequeñas lágrimas que fluían limpiamente por cada lado de la nariz. Se secó los ojos con la esquina de un pañuelo de encaje negro. Eureka apretó su disgusto en el cojín del sofá. Observó a Maya Cayce actuar. La hermosa chica se llevó una mano al pecho y dijo apasionadamente:

Página

El periodista puso un micrófono en la cara de una chica de pelo largo y negro alisado por la lluvia. Un tatuaje de un ala de ángel era visible justo por encima de la baja V del cuello de la camisa.

280

Vio a Theresa Leigh y Mary Monteau del equipo de maratón, Luke de Ciencias de la Tierra, Laura Trejean, que se había marchado en otoño. La mitad de la escuela estaba allí. ¿Cómo habían reunido una vigilia con tanta rapidez?


—Mi corazón se ha roto en mil pedazos. Nunca lo olvidaré. Nunca. —¡Cállate! —Gritó Eureka. Quería lanzar la taza de té a la televisión, en la cara de Maya Cayce, pero estaba demasiado destrozada incluso para moverse. Entonces papá la estaba levantando del sofá. —Vamos a llevarte a la cama. Ella quería retorcerse contra su agarre, pero carecía de la fuerza. Dejó que la llevara arriba. Oyó el retorno de las noticias al clima. El gobernador había declarado el estado de emergencia en Luisiana. Dos pequeños diques ya se habían agrietado, desatando el pantano en la llanura aluvial. Según las noticias, cosas similares se fueron sucediendo en Mississippi y Alabama, mientras la tormenta se extendía a través del Golfo. En la parte superior de las escaleras, papá la llevó por el pasillo hacia su habitación, que parecía pertenecer a otra persona, la cama con dosel blanco, el escritorio hecho para una niña, la mecedora donde su padre solía leerle historias de cuando ella creía en los finales felices. —La policía tenía un montón de preguntas, —dijo mientras ponía a Eureka en su cama. Ella se puso de lado de modo que su espalda daba hacia él. No tenía una respuesta. —¿Hay algo que puedas decirme que les ayudara con su búsqueda?

Eureka se hizo un ovillo. No podía decirle a papá que Brooks no se había caído, sino que saltó por encima, que había saltado para rescatar a los gemelos. —¿Cómo conseguiste llevar el barco a tierra por ti misma, —le preguntó. —Nadamos, — susurró. —¿Nadasteis?

Página

—¿Brooks se cayó?

281

—Salimos con la corbeta más allá de la isla Marsh. El tiempo era malo y…


—No recuerdo lo que pasó—, mintió, preguntándose si papá pensó que sonaba familiar. Ella había dicho lo mismo después de que Diana muriese, sólo que entonces había sido cierto. Le acarició la parte posterior de la cabeza. —¿Puedes dormir? —No. —¿Qué puedo hacer yo? —No lo sé. Él se quedó allí durante varios minutos, a través de tres rayos y un largo y escalofriante trueno. Lo oyó rascarse la mandíbula, como lo hacía durante las discusiones con Rhoda. Oyó el sonido de sus pies contra la alfombra, entonces su mano girando el pomo de la puerta. —¿Papá? —Lo miró por encima del hombro. Él se quedó en la puerta. —¿Es un huracán? —No lo han llamado así todavía. Pero parece claro como el día para mí. Llámame si necesitas algo. Descansa un poco. —Cerró la puerta. Un relámpago partió el cielo exterior y una ráfaga de viento golpeó la cerradura de las persianas. Crujían. El panel ya se había soltado. Eureka saltó para cerrarla.

Página

282

Pero no saltó lo suficientemente rápido. Una sombra cayó sobre su cuerpo. La silueta oscura de un hombre cruzó la rama del árbol de roble junto a la ventana. Una bota negra entró en su habitación.


27

El Visitante Traducido por Jess16 Corregido por katiliz94

Eureka no gritó pidiendo ayuda. Cuando el chico subió por su ventana, se sintió tan lista para la muerte como lo hizo cuando se había tragado la botella de píldoras. Había perdido a Brooks. Su madre se había ido. Madame Blavatsky había sido asesinada. Eureka era el hilo desgraciado que conectaba a todos ellos. Cuando la bota negra atravesó su ventana, esperó para ver al resto de la persona quien finalmente podría meterla, a ella y a aquellos que la rodeaban, fuera de la miseria que producía. Las botas negras estaban unidas a vaqueros negros, que estaban unidos a una chaqueta negra de cuero, que estaba unida a una cara que reconoció.

—No estás mojado, —dijo ella. Ander se pasó los dedos por el pelo.

Página

Se veía más pálido que nunca, como si la tormenta hubiera lavado el pigmento de su piel. Él parecía brillar mientras permanecía de pie frente a la ventana, por encima de ella. Sus ojos midiendo hacían el dormitorio más pequeño. Cerró la ventana, deslizó el perno en su lugar, y cerró las persianas como si viviera allí. Se quitó la chaqueta y la colocó sobre la mecedora. La definición de su pecho era claro a través de su camiseta. Ella quería tocarlo.

283

La lluvia escupía por la ventana, pero Ander había quedado seco.


—Intenté llamarte. —Su tono sonaba como brazos extendidos. —He perdido el teléfono. —Lo sé. —Él asintió con la cabeza y ella entendío que de alguna manera él realmente sabía lo que había pasado hoy. Dio un paso largo hacia Eureka, tan rápido que no podía ver lo que venía –y entonces ella estuvo en sus brazos. Su respiración se había quedado atascada en la garganta. Un abrazo era lo último que había esperado. Aún más sorprendente: se sentía maravilloso. El agarre de Ander tenía el tipo de profundidad que había sentido sólo con unas pocas personas antes. Diana, papá, Brooks, Cat —Eureka podía contarlas. Era una profundidad que sugería un profundo afecto, una profundidad que rayaba el amor. Esperaba querer alejarse, pero se acercó más. Sus manos abiertas se posaron en su espalda. Sus hombros abarcaron los de ella como un escudo protector, que le hizo pensar en la Piedra del Trueno. Inclinó la cabeza para sostener la suya contra su pecho. A través de la camiseta, podía oír su corazón latiendo. Le encantaba el ruido que hacía. Ella cerró los ojos y sabía que los ojos de Ander también estaban cerrados. Sus ojos cerrados emitían un pesado silencio en la habitación. Eureka de repente sintió que estaba en el lugar más seguro del mundo y sabía que se había equivocado acerca de él.

Él la atrajo con más fuerza, haciendo que cada abrazo del que Eureka jamás había sido testigo en los pasillos de Evangeline, cada abrazo entre papá y Rhoda, pareciese una triste imitación. —Estoy tan aliviado de que estés viva, —dijo.

Página

Lo único raro eran sus brazos, cubiertos a sus lados por su abrazo. Durante su próxima inhalación, se habían redactado y enroscado alrededor de la cintura de Ander con una gracia y una naturalidad que la sorprendió. Ya está.

284

Recordó lo que Cat siempre decía al respecto de sentirse "fácil" con algunos chicos. Eureka nunca lo había entendido —a su vez con la mayoría de los chicos había sido vacilante, nerviosa, vergonzosa— hasta ahora. El aferrarse a Ander era tan fácil que no aferrarse a él se sentía impensable.


Su seriedad hizo a Eureka estremecerse. Recordó la primera vez que la había tocado, la punta del dedo que salpicaba la esquina húmeda de su ojo. No más lágrimas, había dicho él. Ander levantó la barbilla para que ella lo mirara. Miró en las esquinas de sus ojos, como sorprendido de encontrarlas secas. Parecía insoportablemente en desacuerdo. —Te traje algo. —Llegó tras él, sacando un objeto de plástico con cubierta que había metido dentro de la cinturilla de sus pantalones vaqueros. Eureka lo reconoció al instante. Sus dedos se pegaron a El Libro del Amor en su resistente bolsa impermeable. —¿Cómo conseguiste esto?" —Un pajarito me mostro dónde encontrarlo, —dijo con una total falta de humor. —Polaris, —dijo Eureka—. ¿Cómo hiciste para…? —No es fácil de explicar. —Lo sé. —La idea de tu traductora era impresionante. Tuvo la intuición de enterrar el libro y el cuaderno debajo de un sauce en el pantano la noche antes de que fuera… —Ander se detuvo, con los ojos bajos—. Lo siento.

Eureka puso ambos libros en la cama. Sus dedos recorrieron la desgastada cubierta verde de El libro del amor, trazó las tres crestas en su columna vertebral. Tocó el peculiar círculo plantado en la portada y deseó saber lo que había parecido cuando el libro estuviese nuevamente confinado. Sintió las ásperas páginas de corte del viejo diario negro de la Señora Blavatsky. No quería violar la intimidad de la muerta. No quería violar la

Página

—Lo suficiente como para ser vengativo, —murmuró él. Su tono convenció a Eureka de que las personas de color gris en la carretera habían sido los asesinos—. Coge los libros. Claramente, ella quería que regresaran a ti.

285

—¿Sabes lo que le pasó? —Susurró Eureka.


privacidad de la mujer muerta. Pero las notas dentro de este libro mostraban todo lo que Eureka podría saber de la herencia que Diana le había dejado. Eureka necesitaba respuestas. Diana, Brooks, y Madame Blavatsky habían encontrado una fascinante a El libro del amor. Eureka no se sentía digna de tenerlo para ella sola. Tenía miedo de abrirlo, temía que la haría más solitaria. Pensó en Diana, quien creía que Eureka sería lo suficientemente dura para encontrar la salida de cualquier trinchera inteligente. Pensó en Madame Blavatsky, quien no había parpadeado al preguntar si podía inscribir el nombre de Eureka como la propietaria legítima del texto. Pensó en Brooks, quien dijo que su madre era una de las personas más inteligentes que jamás había vivido —y si Diana pensaba que había algo especial en este libro, Eureka debía entender sus complejidades. Abrió el cuaderno de traducción de Blavatsky. Hojeó lentamente. Justo antes de un bloque de páginas en blanco había una sola hoja garabateada en tinta violeta, titulada El libro del amor, Cuarto Salvo. Echó un vistazo a Ander. —¿Has leído esto? Él sacudió la cabeza. —Sé lo que dice. Crecí con una versión de la historia. Eureka leyó en voz alta:

—La niña tiene que nacer en un día que no existe, al igual que nosotros los atlantes dejamos de existir cuando se derramó la lágrima de soltera. —¿Cómo que no puede existir un día? —preguntó Eureka—. ¿Qué significa eso?

Página

La Atlanta. Así que Blavatsky había tenido razón. Pero, ¿significa eso que la historia era real?

286

—En algún momento, en algún lugar, en el rincón remoto del futuro, una chica vendrá a ser y cumplir con las condiciones para comenzar el tiempo de ascenso. Sólo entonces volverá la Atlántida.


Ander la observó con atención, pero no dijo nada. Esperó. Eureka consideró su propio cumpleaños. Era el 29 de febrero. Día bisiesto. No existían tres años de cada cuatro. —Continúa, —la engatusó Ander, alisando la página de traducción de Blavatsky. —Debe de ser una madre sin hijos y una niña sin madre. Inmediatamente, Eureka pensó en el cuerpo de Diana en el océano. “Niña sin madre” definía la identidad de las sombras que habían habitado durante meses. Pensó en los gemelos, por los que había arriesgado todo por la tarde. Lo haría de nuevo mañana. ¿Era una madre sin hijos, también? —Por último, sus emociones deben ser moderadas, debe prepararse como una tormenta demasiado alto en la atmósfera a notarse en la tierra. Nunca debe llorar hasta el momento en que su dolor supere lo que cualquier ser mortal puede soportar. Entonces llorará –y abrirá la fisura a nuestro mundo. Eureka miró el cuadro de Santa Catalina de Siena que colgaba en su pared. Estudió el único y pintoresco desgarro del santo. ¿Había una relación entre esa lágrima y los fuegos de los que el santo ofrecía protección? ¿Había una relación entre las lágrimas de Eureka y este libro? Pensó en como la encantadora Maya Cayce se veía cuando gritó, como naturalmente Rhoda lloró al ver a sus niños. Eureka envidió estas demostraciones directas de emoción. Sentían la antítesis de todo lo que ella era. La noche en que Diana le dio una bofetada fue la única vez que se recordaba sollozando.

Ya está, no más lágrimas. Afuera, la tormenta rugía furiosamente. En el interior, Eureka atemperaba sus emociones, tal como lo había estado haciendo durante años. Debido a que lo habían dicho. Debido a que era lo único que sabía hacer.

Página

¿Y la lágrima más reciente que había derramado? Las huellas digitales de Ander la habían absorbido.

287

Nunca, nunca llores de nuevo.


Ander señaló la página en la que, después de unas pocas líneas de espacio en blanco, se reanudaba la tinta violeta. —Hay una última parte. Eureka respiró hondo y leyó las palabras finales de la traducción de Madame Blavatsky: —Una noche en nuestro viaje, una violenta tormenta dividió nuestra nave. Me lavé en una costa cercana. Nunca vi a mi príncipe de nuevo. No sé si sobrevivió. La profecía de las brujas es el único vestigio duradero de nuestro amor. Diana conocía esta historia contenida en El Libro del Amor, pero ¿se la había creído? Eureka cerró los ojos y supo que, sí, Diana lo había hecho. Había creído fervientemente que nunca habría respirado ni una palabra a su hija. Había querido guardarlo para un momento en el que Eureka pudiese ser capaz de creerlo por sí misma. El momento tenía que ser ahora. ¿Podría Eureka ir allí? ¿Se permitiría a sí misma considerar que El libro del Amor tenía algo que ver con ella? Esperaba desecharlo como un cuento de hadas, algo encantador sobre la base de lo que podría una vez basarse en algo verdadero, pero ahora apenas era una mera creencia... Pero su herencia, la Piedra del Trueno, los accidentes, las muertes y los fantasmas, la forma en que la furia de la tormenta se sentía demasiado en sintonía con la tormenta dentro de ella...

—¿Ander? —Eureka. Ella señaló la última página de la traducción, que establecía las condiciones de la profecía. —¿Esta soy yo?

Página

Ander se quedó en silencio en el borde de su cama, dándole tiempo y espacio. Sus ojos revelaban una desesperación por abrazarla de nuevo. Quería abrazarlo, también.

288

No era un huracán. Era Eureka.


Su vacilación causo que los ojos de Eureka picaran. Él se dio cuenta y respiró hondo, como si le doliera. —No puedes llorar, Eureka. No ahora. Se acercó a ella con rapidez y bajó sus labios hasta sus ojos. Sus párpados se cerraron. La besó en el párpado derecho, luego en el izquierdo. Desoués hubo un momento de tranquilidad cuando Eureka no pudo moverse, no podía abrir los ojos, porque esto podría interrumpir la sensación de que Ander estaba más cerca de ella de lo que nadie lo había estado antes. Cuando él presionó sus labios en los de ella, no se sorprendió. Sucedió de la forma en que el sol se levantaba, la forma en que una flor florecía, la forma en que la lluvia caía del cielo, la manera en que el muerto dejaba de respirar. Naturalmente. Inevitablemente. Sus labios eran firmes y ligeramente salados. Pusieron su cuerpo a ras del calor. Sus narices se tocaron y Eureka abrió la boca para tomar más de su beso. Le tocó el pelo, sus dedos remontaron el camino que sus dedos seguían cuando él estaba nervioso. Ahora no parecía nervioso. La besaba como si hubiera estado esperando durante mucho tiempo, como si hubiera nacido para hacerlo. Sus manos acariciaron su espalda, presionadas contra su pecho. Su boca se dobló con avidez en la de ella. El calor de su lengua la mareó. Entonces recordó que Brooks se había ido. Este era el momento más insensible para sacar provecho de un flechazo. Sólo que no se sentía como un flechazo. Se sentía como la vida alterándose, e imparable.

Entonces, ¿por qué su aliento en su boca se sentía familiar? De alguna manera, Eureka recordaba. Tras el accidente de Diana, después de que el coche fuera barrido al inferior del Golfo y Eureka arrastrada por las olas, milagrosamente, vivía —nunca antes había evocado este recuerdo— alguien le había hecho la respiración boca a boca.

Página

Los primeros besos eran sobre el descubrimiento, la transformación, la maravilla.

289

Estaba sin aliento, pero no quería interrumpir el beso. Entonces sintió el aliento de Ander dentro de la boca. Sus ojos se abrieron de golpe. Se apartó.


Cerró los ojos y vio el halo de pelo rubio por encima de ella, el bloqueo de la luna, y sintió el aire vivificante entrar a sus pulmones, los brazos que la llevaron allí. Ander. —Pensé que era un sueño, —susurró. Ander suspiró pesadamente, como si supiera exactamente lo que quería decir. La tomó de la mano. —Sucedió. —Me sacaste del coche. Nadaste hasta la costa. Me salvaste. —Sí. —¿Pero por qué? ¿Cómo siquiera sabías que estaba allí? —Estaba en el lugar correcto en el momento adecuado. Parecía tan imposible como todas las otras cosas que Eureka sabía que eran reales. Se tambaleó hasta su cama y se sentó. Su mente daba vueltas. —Tú me salvaste y la dejaste morir.

Eureka se había resentido mucho por el hecho de que ella había vivido y Diana no. Ahora aquí estaba la persona responsable. Ander había tomado esa decisión. Podía odiarlo por ello. Podía culparlo por su tristeza loca e intento de suicidio. Parecía saberlo. Él se cernió sobre ella, esperando ver qué dirección tomaría. Ella hundió la cara entre las manos. —La hechos mucho de menos.

Página

Él había dicho esas mismas palabras, al igual que, en el primer día que se conocieron. La sinceridad de su disculpa la había sorprendido a continuación. Le había parecido apropiado para disculparse con tanta pasión por algo tan insignificante, pero ahora Eureka lo entendía. Sintió el dolor de Ander sobre Diana. Lamentos llenaban el espacio a su alrededor como su propio escudo de la Piedra del Trueno.

290

—Si pudiera haberos salvado a ambas, lo habría hecho. Tuve que elegir. Te elegí. Si no puedes perdonarme, lo entiendo. —Sus manos temblaban cuando se las pasó por el pelo—. Eureka, lo siento mucho.


Él cayó de rodillas ante ella, con los codos sobre sus muslos. —Lo sé. —Cerró la mano de Eureka alrededor de su collar. Ella abrió el puño para exponer la Piedra del Trueno, el guardapelo de lapislázuli. —Tenías razón, —dijo ella—. Acerca de la Piedra del Trueno y el agua. Hace más que no mojarse. Es la única razón por la que los gemelos y yo estamos vivos. Nos salvó, y nunca habría sabido cómo usarla si no me lo hubieras dicho. —La Piedra del Trueno es muy poderosa. Te pertenece, Eureka. Siempre recuerda eso. Debes protegerla. —Desearía que Brooks..., —empezó a decir, pero su pecho se sentía como si estuviera siendo aplastado—. Tenía tanto miedo. No se me ocurrió. Debería haberlo salvado, también. —Eso habría sido imposible. —La voz de Ander era fría. —¿Te refieres que hubiera sido imposible igual que la forma en que nos salvaste tanto a Diana como a mí? —preguntó ella. —No, no me refiero a eso. Lo qué pasó con Brooks… no habrías sido capaz de encontrarlo en la tormenta. —No entiendo. —Ander miró hacia otro lado. No dio más detalles. —¿Sabes dónde está Brooks? —preguntó Eureka. —No, —dijo él rápidamente—. Es complicado. He estado tratando de decírtelo, él no es quién crees que es… —Por favor, no digas nada malo de él. Eureka hizo un ademán de despedida hacia Ander.

—Después de que Diana murió, —dijo Eureka—, nunca se me ocurrió que podría perder a alguien más. —¿Por qué llamas a tu madre Diana? —Ander parecía ansioso por dirigir el tema lejos de Brooks. Nadie, excepto Rhoda había hecho a Eureka esa pregunta, por lo que nunca había tenido que expresar una respuesta real.

Página

Ander asintió, pero parecía tenso.

291

—Ni siquiera sabemos si está vivo.


—Cuando estaba viva la llamaba mamá, como la mayoría de los niños hacen. Pero la muerte de Diana se volvió hacia otra persona. Ella ya no es mi madre. Es más que eso —Eureka se aferró el relicario— y menos. Lentamente la mano de Ander le tomó la mano ahuecando los dos colgantes. Echó un vistazo al relicario. Su pulgar dio la vuelta al broche. —No se abre, —dijo ella. Sus dedos se cerraron en torno a los suyos todavía en él—. Diana dijo que la cerrada estaba oxidada cuando la compró. A ella le gustaba el diseño tanto que no le importó. Lo llevaba todos los días. Ander se levantó sobre sus rodillas. Sus dedos se deslizaron alrededor de la nuca de Eureka. Ella se inclinó ante su toque adictivo. —¿Puedo? Cuando ella asintió, él desabrochó la cadena, la besó suavemente en los labios, luego se sentó a su lado en la cama. Tocó el oro azul con motas de la piedra. Pasó el medallón y tocó los anillos de intersección en relieve en la parte inferior. Examinó el perfil del medallón desde cualquier lado, acarició las bisagras, y luego el cierre. —La oxidación es cosmética. Eso no debería impedir la apertura del medallón. —Entonces ¿por qué no se abre? —Preguntó Eureka.

Página

292

—Debido a que Diana lo tenía sellado. —Ander deslizó el guardapelo fuera de la cadena, entregó la cadena y la Piedra del Trueno de vuelta a Eureka. Sostuvo el medallón con ambas manos—. Creo que puedo quitar el sello. De hecho, sé que puedo hacerlo.


28

La Línea de Lágrimas de Selene Traducido por Lore Tucholke Corregido por katiliz94

Un trueno sacudió los cimientos de la casa. Eureka se acercó más a Ander. —¿Por qué mi madre ha sellado su propio relicario?

—Solía contarle todo a Diana, —dijo Eureka—. Cuando murió, me enteré de la cantidad de secretos que me guardaba. —Tu madre sabía del poder de estas reliquias. Habría tenido miedo de que cayeran en las manos equivocadas. —Cayeron en mis manos, y no lo entiendo. —Su fe en ti la sobrevive ella, —dijo Ander—. Te dejó esto porque confiaba en que descubrirías su significado. Ella tenía razón en el libro -–

Página

Eureka puso la mano sobre la de él para asegurarle de que ella lo quería allí, de que saboreaba cada nueva lección sobre su cuerpo: la suavidad de sus dedos, el calor dentro de su palma, la forma en que su piel olía a verano de cerca.

293

—Tal vez contenga algo que no quería que nadie viera. —Él le pasó un brazo alrededor de la cintura. Se sentía como un movimiento instintivo, pero una vez que su brazo estaba allí, Ander parecía nervioso. La parte superior de sus orejas estaban rojas. Él se quedó mirando a su mano mientras se apoyaba en la cadera.


tú tienes el corazón en la historia. Ella estaba en lo cierto acerca de la Piedra del Trueno –hoy has aprendido lo poderosa que puede ser. —¿Y el medallón? —Eureka lo tocó. —Vamos a ver si tenía razón en eso, también. —Ander estaba en el centro de la sala, sosteniendo el medallón en la mano derecha. Le dio la vuelta. Tocó la parte de atrás con la punta de su dedo anular izquierdo. Cerró los ojos, apretó los labios como si fuera a silbar, y dejó escapar un largo suspiro. Poco a poco su dedo se movió sobre su superficie, siguiendo los seis círculos entrelazados que los dedos de Eureka habían trazado muchas veces. Sólo que, cuando Ander lo hizo, hizo música, como si estuviera barriendo el borde de una copa de cristal. El sonido hizo a Eureka saltar sobre sus pies. Se agarró la oreja izquierda, que no estaba acostumbrada a oír pero de alguna manera escuchó esas extrañas notas de la manera más clara que había oído la canción de Polaris. Los anillos del medallón brillaron brevemente, oro, luego azul, respondiendo al toque de Ander. A medida que su dedo se movió en ochos, remolinos laberínticos y patrones rosados alrededor de los círculos, el sonido produjo un desplazamiento y giró. Un suave zumbido profundizó en un acorde rico e inquietante, luego se levantó en lo que sonaba casi como una armónica de madera.

—¿Cómo hiciste eso? —Eureka se le acercó en un trance. Se inclinó sobre sus manos para examinar el interior del relicario. En el lado derecho había incrustado un pequeño espejo. Su reflejo era limpio y claro y ligeramente ampliado. Eureka vio uno de los ojos de Ander en el espejo y se sorprendió por su claridad turquesa. La parte izquierda sostenía lo que parecía un pedazo de papel amarillento incrustado en el marco cerca de la bisagra.

Página

El relicario se abrió sin otro toque.

294

Sostuvo la nota durante varios segundos, el dedo tranquilo en el centro de la parte de atrás del medallón. El sonido era chillón y poco familiar, como una flauta de un lejano reino del futuro. El dedo de Ander latió tres veces, creando acordes similares a los órganos de iglesias que fluían en ondas sobre Eureka. Él abrió los ojos, levantó el dedo, y el extraordinario concierto hubo terminado. Él jadeó en busca de aire.


Ella utilizó el dedo meñique para hacer palanca al liberarlo. Levantó una esquina, sintiendo lo delgado que era el papel, deslizándolo con cuidado. Debajo del papel encontró una pequeña fotografía. Había sido recortada para encajar en el medallón triangular, pero la imagen era clara: Diana, sosteniendo a Eureka de bebé en sus brazos. Ella no podría haber tenido más de seis meses de edad. Eureka nunca había visto esta imagen antes, pero reconocía las gafas de culo de botella de su madre, el cormorán moñudo en capas de su pelo, la camisa de franela azul que había llevado en los años noventa. La bebé Eureka miraba directamente a la cámara, vistiendo un delantal blanco que Sugar debió haber cosido. Diana apartaba la mirada de la cámara, pero se podía ver el verde brillante de sus ojos. Parecía triste, una expresión que Eureka no asociaba con su madre. ¿Por qué nunca le había mostrado la imagen a Eureka? ¿Por qué había ido todos estos años llevando el medallón alrededor del cuello, diciendo que no se abría? Eureka se sentía enfadada con su madre por dejar tantos misterios detrás. Todo en la vida de Eureka había sido inestable desde que Diana murió. Quería claridad, constancia, alguien en quien podía confiar. Ander se agachó y recogió la pequeña hoja de papel amarillento, que Eureka debía haber dejado caer. Parecía papelería cara de hace siglos. Le dio la vuelta. Una sola palabra estaba garabateada en tinta negra. Marais.

—Es Cajun, francés, para decir ' pantano ', pero no sé por qué iba a escribirlo aquí. Ander se quedó mirando la ventana, donde las persianas bloqueaban la vista de la lluvia, pero no su constante sonido. —Tiene que haber alguien que pueda ayudar. —Madame Blavatsky habría podido ayudar. —Eureka sombríamente al medallón, a la pieza secreta del papel.

miró

Página

—Esa es la letra de mi madre. —Tomó el papel y miró fijamente a cada bucle de la palabra, la acentuación fuerte en la i.

295

—¿Esto significa algo para ti? —le preguntó él.


—Eso es exactamente el por qué de que la mataran. —Las palabras salieron de la boca de Ander antes de darse cuenta. —¿Sabes quién lo hizo? —Eureka abrió mucho los ojos—. Fueron ellos, esa gente que salió de la carretera, ¿verdad? Ander deslizó el medallón de su mano y lo puso sobre su cama. Le levantó la barbilla con el pulgar. —Me gustaría poder decirte lo que quieres oír. —Ella no merecía morir. —Lo sé. Eureka apoyó las manos en su pecho. Sus dedos se cerraron alrededor de la tela de su camiseta, con ganas de exprimir su dolor en ella. —¿Por qué no te mojas?, —preguntó—. ¿Tienes una Piedra del Trueno? —No. —Él rió suavemente—. Supongo que tengo otro tipo de escudo. Aunque es mucho menos impresionante que el tuyo. Eureka pasó las manos sobre los hombros secos, deslizó los brazos alrededor de su cintura seca.

—Estás cortado, —dijo. Era la misma herida que había visto en Brooks el día de la ola de Bahía Vermilion. Ander sólo tenía una serie de cortes, la espalda de Brooks había soportado dos. —No son cortes. Eureka lo miró.

Página

Le encantaba la sensación de los brazos de él alrededor de su cintura. Ella se acercó más, levantando la cabeza para besarlo de nuevo, pero luego se detuvo. Sus dedos se congelaron sobre lo que parecía una herida en la espalda de Ander. Se apartó y se movió alrededor de su lado, levantando la parte de atrás de la camisa de él. Cuatro barras rojas marcan la piel justo debajo de su caja torácica.

296

—Estoy impresionada —dijo en voz baja mientras sus manos se deslizaron bajo la espalda de su camisa para tocar su suave y seca piel. Él la besó de nuevo, animándola. Ella se sentía nerviosa, pero con vida, desconcertada y llena de nuevas energías que no quería cuestionar.


—Dime que son. Ander se sentó en el borde de la cama. Se sentó a su lado, sintiendo emanar la calidez de su piel. Quería ver las marcas de nuevo, quería deslizar la mano sobre ellos para ver si eran tan profundos como parecían. Él puso la mano sobre su pierna. Ésta hacía que su interior zumbara. Parecía que estaba a punto de decir algo difícil, algo que podría ser imposible de creer. —Branquias. Eureka parpadeó. —Branquias. ¿Al igual que un pez? —Para respirar bajo el agua, sí. Brooks también las tiene ahora. Eureka movió su mano de su pierna. —¿Qué quieres decir con que ahora Brooks también tiene branquias? ¿Qué quieres decir con que tienes branquias? La habitación era pequeña y de repente muy caliente. ¿Estaba Ander jugando con ella? Llegó tras él y levantó el libro encuadernado en cuero verde. —¿Crees lo que leíste en esto? Ella no lo conocía lo suficientemente bien como para medir el tono de su voz. Parecía desesperado, pero ¿qué más? ¿Acaso también ira traicionera? ¿Miedo? —No lo sé, —dijo—. Parece demasiado...

—Así es, —dijo Ander. —¿Cómo lo sabes? —¿He mentido acerca de la Piedra del Trueno? Ella negó con la cabeza.

Página

—Sí. Y sin embargo... Quiero saber el resto. Sólo una parte de ella ha sido traducida y hay todas esas extrañas coincidencias, cosas que se sienten como si tuvieran algo que ver conmigo.

297

—¿Muy parecido a una fantasía?


—Entonces dame la oportunidad que estás dándole a este libro. — Ander se llevó una mano al corazón—. La diferencia entre tú y yo es que desde el momento en que nací he sido criado con la historia que encontraste en estas páginas. —¿Cómo? ¿Quiénes son tus padres? ¿Estás en una secta? —No tengo exactamente padres. Fui criado por mis tías y mis tíos. Soy un Seedbearer. —¿Qué? Suspiró. —Mi gente viene desde el continente perdido de la Atlántida. —¿Eres de Atlanta? —preguntó—. Madame Blavatsky dijo... Pero no creía... —Lo sé. ¿Cómo podrás creerlo? Pero es cierto. Mi línea fue una de las pocos que escaparon antes de que la isla se hundiera. Desde entonces, nuestra misión ha sido la de llevar adelante la semilla del conocimiento de la Atlántida, por lo que nunca serán olvidadas sus lecciones y sus atrocidades no se repetirán. Durante miles de años, esta historia se ha mantenido entre los Seedbearers. —Pero también en este libro. Ander asintió.

—¿Dónde exactamente está esa mesa? —Durante semanas, Eureka se había estado preguntando donde vivía Ander.

298

—No es un lugar interesante. —Hizo una pausa—. No he estado en casa en las últimas semanas. Mi familia y yo tuvimos un desacuerdo.

Página

—Sabíamos que tu madre poseía algunos conocimientos de la Atlántida, pero mi familia todavía no tiene idea de cuánto. La persona que asesinó a tu traductor fue mi tío. Las personas con las que te encontraste en la estación de policía y en la carretera de noche, esa gente me crió. Esos son los rostros que veía en la mesa todas las noches.

—Dijiste que querían hacerme daño. —Lo hacen —dijo Ander miserablemente. —¿Por qué?


—Porque tú también eres una descendiente de la Atlántida. Y las mujeres de tu linaje llevan algo muy inusual. Es llamado el selenaklamata-desmos. Eso significa, más o menos, Línea de Lagrimas de Selene. —Selene, —dijo Eureka—. La mujer prometida con el rey. Ella huyó con su hermano. Ander asintió. —Ella es la matriarca, muchas generaciones atrás. Así como Leander, su amante, es mi patriarca. —Eran náufragos, separados en el mar, —dijo Eureka, recordando—. Nunca se encontraron otra vez. Ander asintió. —Se dice que se buscaron el uno al otro hasta el día de su muerte, e incluso, según algunos, después de la muerte. Eureka miró profundamente a los ojos de Ander y la historia resonó con ella de una manera nueva. Le resultaba insoportablemente triste y dolorosamente romántico. ¿Podrían estos amantes frustrados explicar la conexión que Eureka había sentido con el muchacho sentado junto a ella, la conexión que había sentido desde el primer momento en que lo vio?

—Por supuesto que no, —dijo Ander oscuramente—. Has estado leyendo una historia de amor. Por desgracia, había más de ese mundo que la versión de Selene. El objetivo de los Seedbearers es evitar que el regreso de Atlanta vuelva a ocurrir de nuevo… —Matando a la chica con la Línea de Lágrimas, —dijo Eureka aturdida—. Y piensan que yo la llevo. —Están bastante seguros.

Página

—No he leído nada de eso aquí. —Eureka señaló a El Libro del Amor.

299

—Uno de los descendientes de Selene lleva el poder de resucitar a Atlantis de nuevo, —continuó Ander—. Esto es lo que acabas de leer en el libro. Este es la Línea de Lágrimas. Las razones para que los Seedbearers existan es la creencia de que el resurgimiento de Atlantis sería una catástrofe, un apocalipsis. Las leyendas de la Atlántida son feas y violentas, llenas de corrupción, esclavitud y cosas peores.


—Si fuera a llorar, como se dice en el libro, que… Ander asintió. —El mundo se inundaría y Atlantis regresaría al poder. —¿Con qué frecuencia una de estas chicas de la Línea de Lágrimas aparece? —Preguntó Eureka, pensando en que si Ander estaba diciendo la verdad muchos de los miembros de su familia podrían haber sido cazados o matados por los Seedbearers. —Esto no ha sucedido en casi un siglo, desde los años treinta, —dijo Ander—, pero esa era una situación muy mala. Cuando una niña comienza a mostrar signos de la Línea de Lágrimas, se convierte en una especie de vórtice. Despierta el interés de más que solo los Seedbearers. —¿Quién más? —Eureka no estaba segura de querer saberlo. Ander tragó. —Los atlantes en sí mismos. Ahora estaba aún más confusa. —Son malvados, —continuó Ander—. La última poseedora de la Línea de Lagrimas vivía en Alemania. Su nombre era Byblis… —He oído hablar de Byblis. Era uno de las dueñas del libro. Ella se lo dio a alguien llamado Niobe, que se lo dio a Diana. —Byblis era tía abuela de tu madre. —Sabes más acerca de mi familia que yo. Ander parecía incómodo.

—Sí, pero no antes de que se llevara a cabo una gran cantidad de daños. Mientras que los Seedbearers tratan de eliminar a una Línea de Lágrimas, los atlantes intentan activarlo. Lo hacen mediante la ocupación del cuerpo de alguien querido por la Línea de Lágrimas, alguien que pueda hacerla llorar. En el momento que los Seedbearers lograron asesinar a Byblis, los Atlantes, habían ocupado el cuerpo de su

Página

—¿Así que los Seedbearers mataron a mi tía abuela cuando ella dio muestras de la Línea de Lagrimas?

300

—He tenido que estudiar.


mejor amigo que ya se había invertido en ese mundo. Se quedó en el cuerpo incluso después de la muerte de Byblis. Eureka sintió ganas de reír. Lo que Ander estaba diciendo era una locura. No había oído nada tan loco durante su semana en el pabellón psiquiátrico. Y sin embargo, hizo a Eureka pensar en algo que había leído recientemente en uno de los correos electrónicos de Madame Blavatsky. Cogió las páginas traducidas y hojeó en ellas. —Mira esta parte, justo aquí. Se describe a un hechicero que puede enviar a su cuenta a través del océano y ocupar el cuerpo de un hombre en un lugar llamado Minoa. —Exactamente, —dijo Ander—. Es la misma magia. No sabemos cómo Atlas aprendió a canalizar el poder de este hechicero, él no es un hechicero en sí mismo, pero de alguna manera lo ha logrado. —¿Dónde está? ¿Dónde están los Atlantes? —En la Atlántida. —¿Y dónde está eso? —Ha estado bajo el agua durante miles de años. No se puede acceder a ellos, y ellos no pueden acceder a nosotros. Desde el momento en que se hundió la Atlántida, la canalización mental ha sido su único portal a nuestro mundo. —Ander miró hacia otro lado—. A pesar de que Atlas es la esperanza de cambiar eso.

—Excepto que los Seedbearers no creen que seamos inocentes, —se dio cuenta—. Tú fuiste criado para creer que yo podría hacer algo terrible, —se masajeó la oreja y no pudo creer lo que estaba a punto de decir—, ¿algo igual como inundar el mundo con mis lágrimas? —Sé que es difícil de asumir, —dijo Ander—. Has hecho bien en llamar a los Seedbearers una secta. Mi familia es experta en hacer que el asesinato pareciera un accidente. A Byblis la ahogaron en una

Página

Ander no respondió. Su silencio respondió a su siguiente pregunta.

301

—Así que las mentes de los atlantes son poderosas y malvadas… — Eureka esperaba que nadie estuviera escuchando en su puerta—, pero los Seedbearers no pareceis mucho mejores, matando a niñas inocentes.


"inundación.” El coche de tu madre fue golpeado por una "ola gigante.” Todo en nombre de salvar al mundo del mal. —Espera. —Eureka se estremeció—. ¿Mi madre tenía la Línea de Lágrimas? —No, pero ella sabía que tú sí. Su trabajo de toda la vida se centrada en prepararte para tu destino. ¿Ella debe haberte dicho algo al respecto? El pecho de Eureka se sintió apretado. —Una vez me dijo que nunca llorara. —Es cierto que no sabemos lo que pasaría si realmente llorarás. Mi familia no quiere correr el riesgo de averiguarlo. La ola en el puente ese día era para ti, no para Diana. —Miró hacia abajo, apoyando su barbilla contra el pecho—. Yo tenía que asegurarme de que te ahogaras. Pero no pude. Mi familia nunca me perdonará. —¿Por qué me salvaste?, —Susurró. —¿No lo sabes? Pensé que era tan obvio. Eureka se encogió de hombros, sacudió la cabeza.

—Es por eso que no sabías acerca de mí. Te he visto desde que naciste, pero nunca me viste hasta que yo lo quise, el día que me golpeó tu coche. He estado contigo todos los días durante los últimos diecisiete años. Te vi a aprender a caminar, a atarte los zapatos, a tocar la guitarra —tragó—, a besar. Te vi perforarte las orejas, fallar el examen de conducir, y ganar tu primera carrera de cross-country. —Ander se acerca ella y la abrazó—. Para cuando Diana murió, yo estaba tan perdidamente enamorado de ti, no podía aguantar más. Conduje

Página

Eureka negó con la cabeza, aunque a menudo había deseado la invisibilidad.

302

—Eureka, desde el momento en que estuve consciente he sido entrenado para saber todo sobre ti, tus debilidades, tus fortalezas, tus temores y tus deseos, todo para que pudiera destruirte. El poder de un Seedbearer es una especie de camuflaje natural. Vivimos entre los mortales, pero en realidad no nos ven. Nos mezclamos, nos desdibujamos. Nadie recuerda nuestras caras a menos que queremos que lo hagan. ¿Te imaginas ser invisible para todos menos para tu familia?


contra tu coche en esa señal de stop. Necesitaba que me vieras, por fin. En cada momento de tu vida, he caído más profundamente enamorado de ti. Eureka se sonrojó. ¿Qué podía decir a eso? — Yo... bueno... uh… —No tienes que responder —dijo Ander—. Sólo sé que así como he empezado a desconfiar de todo lo que me enseñaron a creer, hay una cosa de lo que estoy seguro. —Él encajó su mano entre las suyas—. Mi devoción por ti. Nunca va a desaparecer, Eureka. Te lo juro. Eureka se quedó atónita. Su mente sospechosa se había equivocado con Ander, pero los instintos de su cuerpo habían estado en lo cierto. Sus dedos se cerraron alrededor de su cuello, y acercó sus labios a los de ella. Ella trató de transmitir las palabras que no podía encontrar con un beso. —Dios. —El labio de Ander rozó los de ella—. Se sintió tan bien decir eso en voz alta. Durante toda mi vida me he sentido solo. —Estás conmigo ahora. —Ella quería tranquilizarlo, pero una preocupación se deslizó en su mente—. ¿Tú sigues siendo un Seedbearer? Te volviste en contra de tu familia para protegerme, pero…

—Puede ser cierto que podrías resucitar Atlantis, —dijo lentamente—, pero nadie sabe lo que eso significa. —El final no está escrito todavía, —dijo Eureka. Y todo podría cambiar con la última palabra. Cogió el libro, para mostrarle a Ander algo que la había estado molestando desde la lectura del testamento de Diana.

Página

—¿Y qué te parece a ti?

303

—Se podría decir que me escapé, —dijo—. Pero mi familia no va a renunciar. Realmente quieren verte muerta. Si lloras y vuelves a Atlantis, creen que vas a significar la muerte de millones de personas, la esclavitud de la humanidad. El fin del mundo tal como lo conocemos. Piensan que será la desaparición de este mundo y el nacimiento de una terrible nueva era. Piensan que matarte es la única manera de detenerlo.


—¿Qué pasa si al final ha sido escrito? Estas páginas no están en el texto. Diana no las habría arrancado. Ella ni siquiera podía entregar tarde un libro de la biblioteca. Ander se rascó la mandíbula. —Hay una persona que nos puede ayudar. Nunca lo he visto. Nació siendo un Seedbearer, pero desertó de la familia después de que Byblis fuera asesinada. Mi familia dice que nunca se recuperó de su muerte. — Hizo una pausa—. Dicen que él estaba enamorado de ella. Su nombre es Solon. —¿Cómo lo encontramos? —Ninguno de los Seedbearers ha hablado con él en años. Lo último que supe es que estaba en Turquía. —Se dio la vuelta para hacer frente a Eureka, sus ojos repentinamente brillantes—. Podríamos ir y encontrarlo. Eureka se echó a reír. —Dudo que mi padre vaya a dejar que me levante y vaya a Turquía. —Van a tener que venir con nosotros, —dijo Ander rápidamente—. Todos tus seres queridos. De lo contrario mi familia usaría a tu familia para arrastrarte de vuelta. Eureka se puso rígida. —¿Quieres decir…? Él asintió con la cabeza. —Peden justificar matar a unos cuantos para salvar a muchos.

Eureka negó con la cabeza. —Papá y Rhoda me encerraran otra vez antes de estar de acuerdo en dejar la ciudad.

Página

—Él no va a volver, —dijo Ander—, de ninguna manera te gustaría verlo. Tenemos que centrarnos en ti y tu familia para llegar a la seguridad tan pronto como sea posible. En algún lugar muy lejos de aquí.

304

—¿Qué hay de Brooks? Si regresa…


—Esta no es una elección, Eureka. Es la única forma en que vas a sobrevivir. Y tienes que sobrevivir. —Entonces él la besó con fuerza, sosteniendo su cara entre sus manos, presionando sus labios profundamente en ella hasta dejarla sin aliento. —¿Por qué tengo que sobrevivir?—Los ojos le dolían del cansancio que ya no podía negar. Ander se dio cuenta. La guió hasta la cama, apartó las sábanas, luego la acostó y la cubrió con las mantas. Se arrodilló a su lado y murmuró en su oído bueno:

Página

305

—Tienes que sobrevivir porque no voy a vivir en un mundo sin ti.


29

Evacuación Traducido por katiliz94 Correguido por agoss

Cuando Eureka despertó la mañana siguiente, la tenue y plateada luz brilló a través de la ventana. La lluvia tamborileó contra los árboles. Se apoyó para permitir que la tormenta la apaciguara de nuevo a dormir, pero su oído izquierdo estaba sonando, recordándole la extraña melodía que Ander había conjurado cuando abrió el medallón de Diana. El Libro del Amor estaba mecido en sus brazos, deletreando la profecía de sus lágrimas. Sabía que tenía que levantarse, para enfrentar las cosas que había aprendido la noche anterior, pero un dolor en el corazón le sostuvo la cabeza contra la almohada. Brooks se fue. De acuerdo con Ander, quien parecía tener razón en lo demás, el más antiguo amigo de Eureka no iba a regresar. Un peso en el otro lado de la cama la sorprendió. Era Ander. —¿Has estado aquí toda la noche? —preguntó ella.

Ella quería ponerle hacia abajo en la cama, agarrarlo y besarlo horizontalmente, sentir el peso de su cuerpo sobre el suyo, pero después de unos pocos picos suaves, Ander se levantó y se puso de pie en la ventana. Sus brazos estaban cruzados detrás de la espalda. Eureka

Página

Ella reptó a través de la cama hacia él. Aún estaba en el albornoz. Él llevaba la ropa de la noche anterior. No pudieron evitar sonreír mientras sus caras se acercaban la una a la otra. Él la besó en la frente, después en los labios.

306

—No voy a dejarte.


podía imaginar la forma en que él se habría quedado de pie ahí toda la noche, escaneando la calle en busca de las siluetas de los Seedbearer. ¿Qué haría si uno de ellos se hubiera acercado a su casa? Recordó la caja plateada que él se había sacado del bolsillo esa noche. Había aterrorizado a su familia. —Ander… —Quería preguntar lo que habría estado dentro de esa caja. —Es momento de marcharse, —dijo él. Eureka tanteó por el teléfono para revisar la hora. Cuando recordó que lo perdió, lo imaginó sonando en algún lugar en el barrido de lluvia del golfo, en medio de un plateado banco de peces, siendo respondido por una sirena. Rebuscó en la mesilla de noche por el reloj de lunares Swatch. —Son las seis de la mañana. Mi familia aún estará durmiendo. —Despiértalos. —¿Y decirles qué? —Os diré a todos el plan tan pronto como estemos juntos, —dijo Ander, todavía mirando por la ventana—. Es mejor si no hay demasiadas preguntas. Necesitaremos movernos con rapidez.

—Vamos a buscar a Solon, —dijo él—. El Seedbearer perdido. —Pensé que dijiste que estaba en Turquía. Por un momento, Ander casi sonrió, después su rostro se volvió extrañamente blanco. —Afortunadamente rescaté ayer un barco. Partiremos tan pronto como tu familia esté lista.

Página

Él la miró y deslizó los dedos por su pelo, arrastrando las uñas delicadamente por su cuero cabelludo, la base de su cuello. Ella había pensado que era sexy cuando él deslizó los dedos por su propio pelo. Eso era incluso mejor.

307

—Si voy a hacer esto, —dijo Eureka—, necesito saber a dónde vamos. —Salió de la cama. Su mano descansó en la manga de él. El bíceps se flexionó contra su toque.


Eureka lo observó con cuidado. Había algo en su mirada — satisfacción suprimida por… culpa. Su boca se sentía seca cuando hizo una oscura conexión. No supo cómo lo sabía. —¿Ariel? —Susurró. El barco de Brooks—. ¿Cómo hiciste eso? —No te preocupes. Está hecho. —Estoy preocupada por Brooks, no por su barco. ¿Lo viste? ¿Siquiera lo buscaste? El rostro de Ander se tensó. Sus ojos se movieron hacia un lado. Tras un momento, se giraron hacia los de Eureka, liberados de su hostilidad. —Llegará un momento en el que sabrás todo sobre el verdadero destino de Brooks. Por el bien de todos, espero que esté muy lejos. Al mismo tiempo, debes intentar continuar. Los ojos de ella se nublaron; apenas lo vio de pie ante sí. En ese instante, quería más que cualquier cosa escuchar a Brooks llamarla Sepia. —¿Eureka? —Ander le tocó la mejilla—. ¿Eureka?

Ander no quería decirlo, pero las señales estaban todas dirigiéndose hacia otra imposible realidad. —Atlas, —susurró ella—. Todo el tiempo, no era Brooks. Era Atlas. Ander frunció el ceño pero no dijo nada. —Brooks no está muerto.

Página

Eureka no podía negar el cambio en Brooks las últimas semanas, el conmocionante cruel y desleal comportamiento que no reconocía. Calculó el número de conversaciones en las que Brooks había investigado por información sobre sus emociones, su carencia de llanto. Pensó en la inmensa e inexplicable hostilidad de Ander hacia él desde su primer encuentro —entonces pensó en la historia de Byblis y el hombre al que una vez había estado cerca, el hombre cuyo cuerpo fue poseído por el rey de la Atlanta.

308

—No, —murmuró Eureka. Estaba hablando consigo misma. Se alejó de Ander. Su equilibrio se fue. Tropezó con la mesilla de noche y la espalda contra la pared. Lo sintió tan frio y duro como si hubiera pasado la noche en un casquete glaciar en medio del Círculo Atlántico.


—No. —Suspiró Ander—. No está muerto. —Estaba poseído. —Eureka apenas podía sacar las palabras. —Sé que estabas asustada de él. No habría deseado ese destino a Brooks ni a nadie. Pero ocurrió, y no había nada que pudiéramos hacer. Atlas es demasiado poderoso. Lo que está hecho está hecho. Odiaba la forma en que Ander hablaba en tiempo pasado sobre Brooks. Tenía que haber una forma de salvarlo. Ahora que sabía lo que había ocurrido —lo que había ocurrido debido a ella— Eureka prometió que Brooks regresaría. No sabía cómo, solo que tenía que intentarlo. —Si solo pudiera salvarlo… —Su voz titubeó. —No. —La agudeza de Ander robó el aliento a Eureka. La miró a los ojos, buscando en ellos señales de lágrimas. Cuando no las encontró, pareció enormemente aliviado. Deslizó la cadena con la Piedra del Trueno y el medallón sobre la cabeza de Eureka—. Estás en peligro, Eureka. Tu familia está en peligro. Si confías en mí, puedo protegeros. Eso es todo en lo que nos podemos permitir centrarnos en este momento. ¿Entiendes? —Sí, —dijo ella, con poco entusiasmo, debido a que tenía que ser de una forma. —Bien, —dijo Ander—. Ahora es hora de decírselo a tu familia.

Mientras Eureka sentía su camino alrededor de las estructuras escucho el click de una puerta abriéndose. Papá apareció en una plateada luz artificial en la entrada de su dormitorio. Su pelo estaba

Página

Eureka llevaba pantalones vaqueros, zapatillas de correr y una pálida camiseta azul de franela mientras bajaba las escaleras sosteniendo la mano de Ander. Su mochila morada estaba colgándole del hombro, El Libro del Amor y la traducción de Madame Blavatsky metidos dentro. La sala de estar estaba oscura. El reloj en la caja de cables marcaba la 1:43. La tormenta debía haber hecho que la corriente se cortara durante la noche.

309

***


húmedo, la camiseta arrugada y afuera. Eureka podía oler su colonia Irish Spring. Él notó las dos oscuras formas en la sombra. —¿Quién está ahí? —Se movió rápidamente a encender la luz—. ¿Eureka? —Papá… Él miró a Ander. —¿Quién es él? ¿Qué está haciendo en nuestra casa? Las mejillas de Ander se habían sonrojado más de lo que Eureka jamás había visto. Él enderezó los hombros y se deslizó las manos por el ondulado pelo dos veces. —Señor Boudreaux, mi nombre es Ander. Soy un… amigo de Eureka. —Proyectó una pequeña sonrisa hacia ella, como si, a pesar de todo, le gustase decir eso. Ella quería saltar en sus brazos. —No, a las seis de la mañana no lo eres, —dijo papá—. Sal o voy a llamar a la policía. —Espera, papá. —Eureka le agarró del brazo en la forma que solía hacerlo cuando era pequeña—. No llames a la policía. Por favor, ven y siéntate. Hay algo que tengo que decirte. Él miró a la mano de Eureka en su brazo, después a Ander, después a Eureka. —Por favor, —susurró ella.

Papá siguió mirando a Ander. Una expresión disturbada se fijó en su cara. —Me pareces familiar, chico. Ander se desplazó.

Página

Nos movimos a la cocina, donde papá encendió una hornilla y puso un hervidor de agua. Echó café negro en un viejo exprimidor francés. Eureka y Ander se sentaron en la mesa, argumentando con los ojos sobre quien hablaría primero.

310

—Bien. Pero primero vamos a hacer café.


—Nunca nos hemos visto. Mientras el agua se calentaba, papá se acercó más a la mesa. Ladeó la cabeza, entrecerró los ojos hacia Ander. Su voz sonaba tan distante cuando dijo: —¿Cómo dijiste que conociste a este chico, Reka? —Es mi amigo. —¿Vais juntos al colegio? —Acabamos… de conocernos. encogimiento de hombros.

—Dio

a

Ander

un

nervioso

—Tu madre dijo… —las manos de papá comenzaron a temblar. Las situó con firmeza en la mesa para calmarlas—. Dijo que algún día… —¿Qué? —Nada. El escurridor silbó, así que Eureka se puso de pie para apagar la hornilla. Echó agua en el exprimidor francés y juntó las tres tazas del estante. —Creo que deberías sentarte, papá. Lo que estamos a punto de decir podría sonar extraño. Un suave golpe en la puerta del frente hizo saltar a los tres. Eureka y Ander compartieron una mirada, luego ella echo hacia atrás su silla y se movió hacia la puerta. Ander estaba justo detrás de ella.

Las cejas de Cat se arquearon ante la visión de Ander de pie detrás de los hombros de Eureka. —Habría venido aquí más pronto si hubiera sabido que ibas a estar en una fiesta de pijamas. Detrás de Cat, el salvaje viento sacudió el amplio musgo traído de un roble como si fuera una ramita. Un rudo estallido de agua salpicó el porche.

Página

—Sé quién es. —Eureka reconoció la figura a través del cristal escarchado. Tiró del cerrado pomo, después desbloqueó la puerta con tela metálica.

311

—No abras la puerta, —le advirtió.


Eureka hizo señas a Cat para entrar y se ofreció a ayudarla a quitarse el chubasquero. —Estamos hacienda café. —No puedo quedarme. —Cat se sacudió los pies en la estera. —Estamos evacuando. Mi padre está empacando ahora el coche. Vamos a quedarnos en casa de las primas de mi madre en Hot Springs. ¿También vais a evacuar? Eureka miró a Ander. —No vamos… no… tal vez. —Ya no es un mandato, —explicó Cat—, pero en la televisión se dice que si la lluvia continua, las evacuaciones podrían ser requeridas más tarde, y conoces a mis padres… siempre tienen el ritmo del tráfico. La maldita tormenta está saliendo de ningún lado. Eureka tragó un bulto en la garganta. —Lo sé. —De cualquier manera, —dijo Cat—, vi tu luz encendida y la observé apagarse antes de que nos marchásemos. —Sostuvo la cesta de mimbre que su madre siempre estaba empacando para diferentes recaudos y organizaciones de caridad. Estaba llena de confeti de los colores del arco iris—. Es mi kit de alma caritativa: revistas, merengues de mi madre, y… —bajó la voz y destelló una esbelta botella marrón del fondo de la cesta— Mark del Maker.

No podía soportar pensar cuanto tiempo podría pasar antes de que viera a Cat de nuevo. Ander no había mencionado cuando estarían de regreso. —¿Te quedas para una taza de café? Eureka hizo el café de Cat de la forma que le gustaba, usando la mayor parte de la botella de Irish Cream Coffe de Rhoda. Sirvió una taza para sí misma, y otra para papá y espolvoreó canela sobre ambos.

Página

—Gracias.

312

Eureka tomó la cesta, pero lo que realmente quería sostener era a Cat. Situó el kit de alma caritativa a sus pies y envolvió los brazos entorno a su amiga.


Entonces se dio cuenta de que no sabía cómo Ander tomaba café, y la hizo sentir osada, como si se hubieran apresurado y conseguido comprometerse sin conocer el apellido del otro. Aun no sabía su apellido. —Negro, —dijo él antes de que ella tuviera que preguntar. Por un momento, sorbieron en silencio y Eureka supo que pronto tenía que hacerlo: romper esa tranquilidad. Despedirse de su mejor amiga. Convencer a papá de las absurdas y fantástica verdades. Evacuar. Aceptaría este pequeño sorbo de falsa normalidad antes de que las cosas se arruinasen. Papá no dijo ni una palabra, ni siquiera levantó la mirada para saludar a Cat. Su rostro era ceniciento. Empujo hacia atrás la silla y se levantó. —¿Puedo hablar contigo, Eureka? Ella lo siguió hacia la parte trasera de la cocina. Se pusieron de pie en la entrada que bordeaba el comedor, fuera del alcance de oído de Ander y Cat. De un lado de la estufa colgaban los paisajes del patio que los gemelos habían pintado en pintura aguada en preescolar. El de William era realista: cuatro robles verdes, un columpio erosionado, el pantano torciéndose en el fondo. El de Claire era abstracto, completamente morado, una gloriosa representación de cómo se veía el patio cuando hacia tormenta. Eureka difícilmente podía mirar las pinturas, sabiendo que, en el mejor escenario, tenía que extraer a los gemelos y a sus padres de la vida que conocían porque ella los había puesto a todos en peligro.

—Tu madre dijo que algún día algo podría ocurrir, —interrumpió papá. Eureka parpadeó. —Te advirtió. —Ella le tomó de la mano, la cual estaba fría y húmeda, no fuerte y tranquila en la forma que ella estaba acostumbrada a sentir. Intentó mantenerse tan calmada como fuera posible. Tal vez esto sería más fácil de lo que había pensado. Tal vez

Página

—La cosa es, papá… —comenzó a decir.

313

No quería decírselo a papá. Realmente no quería decírselo. Pero si no se lo decía, algo peor podría ocurrir.


papá ya tenía algo de idea de lo que esperar—. Dime exactamente lo que dijo. Él cerró los ojos. Sus parpados estaban arrugados y húmedos y parecía tan frágil que la asustó. —Tu madre era propensa al delirio. Había estado fuera contigo en el parque o en alguna tienda comprando ropa. Eso fue cuando eras pequeña, siempre cuando las dos estabais solas. Nunca parecía ocurrir cuando yo estaba ahí para verlo. Vino a casa e insistió que cosas imposibles habían ocurrido. Eureka se acercó más a él, intentando acercarse más a Diana. —¿Cómo qué? —Era como si estuviera al borde de la locura. Había repetido lo mismo una y otra vez. Pensé que estaba enferma, tal vez esquizofrénica. Nunca he olvidado lo que dijo. —Miró a Eureka y sacudió la cabeza. Sabía que él no quería decírselo. —¿Qué dijo? ¿Que ella provenía de una larga estirpe de Atlantes? ¿Que poseía un libro profetizando una segunda isla perdida llegando? ¿Que un culto de fanáticos algún día podría buscar matar a su hija por sus lágrimas? Papá se secó los ojos con el borde de la mano. —Dijo: Hoy vi al chico que va a romper el corazón de Eureka. Un escalofrío se deslizo por la espalda de Eureka.

—Mamá era una buena artista, —murmuró Eureka. —Lo guardo en el armario, —dijo papá—. No sé por qué. Dibujó a ese dulce chico, de seis o siete años, nada disturbante en su rostro, pero en todos estos años que hemos vivido en la ciudad, nunca vi al chico. Hasta… —Sus labios temblaron y tomo las manos de Eureka de nuevo. Miró sobre su hombro en dirección a la mesa de desayuno—. El parecido es inconfundible.

Página

—Tenías cuatro años. Era absurdo. Pero ello no lo dejaría ir. Al final, la tercera vez que ocurrió, le hice que me trajese un retrato.

314

—¿Qué?


La tensión se retorció en el pecho de Eureka, devastando su respiración como un mal frio. —Ander, —susurró ella. Papá asintió. —Es el mismo que estaba en el retrato, solo que mayor. Eureka sacudió la cabeza, como si eso sacudiría la sensación de nausea. Se dijo que un antiguo retrato no importaba. Diana no podía haber leído este futuro. No podía haber sabido que Eureka y Ander algún día verdaderamente podrían preocuparse el uno por el otro. Pensó en sus labios, sus manos, la única actitud protectora que provenía de todo lo que Ander hacía. Hizo a su piel hormiguear con placer. Tenía que confiar en ese instinto. El instinto era todo lo que le había quedado. Tal vez Ander había sido criado para ser su enemigo, pero ahora era diferente. Todo era diferente ahora. —Confío en él, —dijo ella—. Estamos en peligro, papá. Tú, Rhoda, los gemelos y yo. Necesitamos salir de aquí hoy, ahora, y Ander es el único que puede ayudarnos. Papá miró a Eureka con profunda lástima y ella supo que era la misma mirada que le debía haber dado a Diana cuando ella decía cosas que sonaban estrafalarias. Él le pellizcó la barbilla. Suspiró. —Has tenido un momento difícil, niña. Todo lo que hoy necesitas es descansar. Déjame prepararte algo para desayunar.

—¿Trenton? —Rhoda apareció en la cocina llevando una bata roja de seda. El pelo suelto le fluía por la espalda –un estilo que Eureka no estaba acostumbrada a ver en ella. Su rostro estaba carente de maquillaje. Rhoda se veía preciosa. Y agitada—. ¿Dónde están los niños?

315

—¿No están en su habitación? —Eureka y papá se miraron simultáneamente.

Página

—No, papá. Por favor…

Rhoda sacudió la cabeza. —Sus camas están hechas. La ventana estaba abierta.


Un terrorífico estallido de tormenta dio paso a un leve golpete en la parte trasera que Eureka casi no escuchó. Rhoda y papá se apresuraron a abrirla, pero Ander llegó ahí primero. La puerta se abrió con una fuerte ráfaga de viento. Rhoda, papá, y Eureka se detuvieron al ver al Seedbearer de pie en la entrada. Eureka lo había visto antes en la estación de policía y al otro lado de la carretera esa noche, más tarde. Parecía tener sesenta años, con piel pálida, el pelo gris apartado de forma impecable, y en un pálido traje gris entallado que le daba la apariencia de un hombre de negocios de puerta en puerta. Sus ojos se iluminaban con el mismo brillo turquesa que los de Ander. El parecido entre ambos era innegable —y alarmante. —¿Quién eres? —exigió papá.

Página

316

—Si estáis buscando a vuestros hijos, —dijo el Seedbearer mientras un fuerte olor a citronela floto desde el patio—, poneos a un lado. Estaremos encantados de hacer un intercambio.


30

Los Seedbearers Traducido SOS por VicHerondale Correguido por katiliz94

Rhoda empujó más allá al Seedbearer, quien miró con amargura a Eureka, luego se dio la vuelta para cruzar el porche. —¡William! —gritó Rhoda—. ¡Claire! Ander se precipitó a través de la puerta después de Rhoda. Para el momento en que Eureka, su padre y Cat llegaron a la terraza cubierta del exterior, el Seedbearer estaba en el fondo de las escaleras del porche. En la parte superior, Ander había derribado a Rhoda. La había inmovilizado contra una de las columnas de la balaustrada. Sus brazos se retorcían a sus costados. Ella pateaba, pero Ander agarraba su cuerpo tan fácilmente como si fuera el de una niña. —Deja ir a mi esposa —gruñó papá y luego se abalanzó hacia Ander.

—¡Mis hijos! —gimió Rhoda, desplomándose en los brazos de Ander. El olor de la citronela era insoportable. Los ojos de Eureka viajaron más allá del porche hacia el césped. De pie entre los helechos de verde ácido y los troncos de los moteados robles estaban los mismos cuatro Seedbearers que había encontrado en el camino. Formaban una línea frente al porche, mirando la escena que Eureka y su familia estaban haciendo. El Seedbearer que había llamado a su puerta se había unido

Página

—No los podéis salvar. No es así como funciona esto. Todo lo que haréis será lastimaros.

317

Con una sola mano, Ander lo detuvo.


al grupo. Se puso medio pie delante ellos, con las manos cruzadas sobre el pecho, sus ojos turquesas desafiando a Eureka para que hiciera algo. Y detrás de los Seedbearers, el cuerpo de Eureka se sintió sujetado y una ola de manchas rojas nadó ante sus ojos. De repente, aupo por qué Ander mantenía a Rhoda de espaldas. Los gemelos estaban atados de espaldas y como cerdos en los columpios. Una cadena de metal de los columpios se ataba a las muñecas de cada gemelo. Sus brazos se extendían por encima de sus cabezas, unidos por la cadena de nudos que habían enrollado a lo largo en la barra superior de los columpios. Las otras dos cadenas se habían utilizados para atar los tobillos de los gemelos. Esas cadenas estaban aseguradas en nudos a los lados de las barras en forma de A de los columpios. William y Claire colgaban inclinados. La peor parte era que los asientos astillados de los columpios se habían metido en la boca de los gemelos. La cinta adhesiva detenía a los asientos como mordazas. Las lágrimas corrían por los rostros de los niños. Sus ojos se desorbitaban en dolor y miedo. Sus cuerpos temblaban por lo gimoteos que las mordazas impedían que Eureka oyera. ¿Cuánto tiempo habían estado atados de esa manera? ¿Los Seedbearers habían irrumpido en la habitación de los gemelos en la noche mientras que Ander custodiaba a Eureka? Se sintió enferma de rabia, consumida por la culpa. Tenía que hacer algo. —Voy a sacarlos de ahí —dijo papá.

—Se hacen llamar Seedbearers —dijo Ander— y ellos me criaron. Conozco bien su enfermedad. —Voy a matarlos —murmuró Eureka. Ander relajó su agarre sobre Rhoda y la dejó caer en los brazos de su marido. Se volvió hacia Eureka, su expresión abrumadoramente triste. —Prométeme que será como un último recurso.

Página

—¿Qué clase de idiotas enfermos harían eso a un par de niños? — susurró Cat.

318

—Quédate ahí si quieres que tus hijos regresen con vida — la voz de Ander estaba tranquila, pero tenía autoridad. Dejó a papá en el escalón superior del porche—. Esto tiene que ser solucionado o vamos estar muy tristes.


Eureka observó a Ander. Quería matar a los Seedbearers, pero no estaba armada, con inferioridad numérica y nunca había goleado a algo más animado que una pared. Pero Ander se veía tan preocupado que seguramente pensó que hablaba en serio, ella sintió la necesidad de asegurarle de que ese no era un plan completamente establecido. —Está bien —se sentía ridícula—, lo prometo. Papá y Rhoda se tomaron de los brazos. La mirada de Cat estaba fija en los columpios. Eureka se obligó a mirar a donde no quería mirar. Los cuerpos de los gemelos estaban quietos y tensos. Sus ojos aterrorizados eran las únicas partes móviles. —Esto no es justo —dijo a Ander—. Soy yo a quien los Seedbearers quieren. Soy yo la que debería de estar ahí. —Tienes que enfrentarte a ellos —Ander la tomó de la mano—, pero no tiene que ser un mártir. Si algo le sucediera a los gemelos o a cualquier otra persona que quieres, tienes que entender que es más importante si sobrevives. —No puedo pensar en eso —dijo ella. Ander se quedó mirándola. —Tienes que hacerlo.

Se dio cuenta de que había algo más desconcertante sobre la escena más allá del pórtico: la lluvia había cesado. No. Eureka escuchó la lluvia contra los árboles cercanos. Olió la electricidad salada de la tormenta justo debajo de su nariz. Sintió la humedad como una piel sobre su piel. Vio la corriente marrón en el borde del césped, y el pantano, inundado y áspero y casi saliéndose de su cauce como lo hacía durante un huracán.

Página

—Y creo que vosotros cuatro habeis estado aquí bastante tiempo — contestó Eureka al Seedbearer—. ¿Qué se necesita para que os vayáis? —se adelantó, acercándose a las escaleras, tratando de parecer tranquila mientras el corazón le retumbaba en el pecho. No tenía ni idea de lo que estaba haciendo.

319

—Creo que esta charla ha durado el tiempo suficiente —dijo el Seedbearer de traje gris desde el césped. Le hizo un gesto a Ander para confirmarlo.


El mal tiempo no había estallado otra vez, pero de alguna manera los gemelos, los Seedbearers y el césped que se encontraban delante no estaban mojados. El viento seguía, la temperatura más fría de lo que debería. Eureka se cernía en el borde cubierto del porche. Sus ojos se elevaron hacia el cielo y entrecerró los ojos a la atmósfera. La tormenta se agitaba por encima. Un rayo surgió. Vio el torrente de las gotas de lluvia que caían. Pero algo pasó con la lluvia a lo largo de su trayectoria de las turbulentas nubes negras en el patio trasero de Eureka. Había desaparecido. Había una extraña oscuridad en el patio que hizo que Eureka se sintiera claustrofóbica, como si el cielo se hubiese caído. —Te estás preguntando sobre la lluvia —Ander extendió una mano más allá del límite del porche—. En sus inmediaciones, los Seedbearers tienen poder sobre el viento. Una de las formas más comunes en que las utilizan es las creaciones de amortiguadores atmosféricos. Los amortiguadores son llamados ''cordones.” Pueden ser de cualquier forma y de muchas magnitudes. —Es por eso que no estabas mojado cuando viniste a través de mi ventana anoche —adivinó Eureka. Ander asintió. —Y es por eso que no llueve en el patio. A los Seedbearers no les gusta mojarse si pueden evitarlo, y casi siempre pueden. —¿Qué más necesito saber sobre ellos?

Critias miró a Eureka y a Ander con tanto interés que Eureka se sintió desnuda.

Página

—Critias —susurró con una voz que era casi inaudible. Ella siguió con la mirada al hombre Seedbearer en el extremo izquierdo y se dio cuenta de que Ander le estaba dando un manual básico—. Estamos acostumbrados a estar cerca —el hombre era más joven que los otros Seedbearers, con mechones salvajes en su pelo plateado. Llevaba una camisa blanca y tirantes grises—. Solía ser casi humano.

320

Ander se inclinó a su oído derecho.


—Starling —Ander pasó a la mujer de aspecto antiguo que llevaba unos pantalones y un suéter de cachemira gris que estaba de pie a la derecha de Critias. Apenas parecía capaz de enderezarse por sí misma, pero su barbilla se levantó con firmeza. Sus ojos azules rebosaban de una sonrisa aterradora—, se alimenta de la vulnerabilidad. No lo muestres. Eureka asintió. —Albion —el próximo Seedbearer en la línea era el hombre que había llamado a la puerta trasera de Eureka—. Es el líder —dijo Ander—. Pase lo que pase, no lo tomes de la mano. —¿Y la última? —Eureka miró a la frágil anciana con el vestido floral gris. La larga trenza plateada le cubría el hombro, terminando en la cintura. —Chora —dijo Ander—. No te dejes engañar por su apariencia. Cada cicatriz en mi cuerpo viene de ella —tragó, y añadió en voz baja—, casi. Ella hizo a mano la ola que mató a tu madre. Las manos de Eureka se cerraron en puños. Quería gritar, pero eso era un tipo de vulnerabilidad que se negó a mostrar. Sé estoica, se entrenó a sí misma. Sé fuerte. Se puso de pie sobre la hierba seca y se enfrentó a los Seedbearers. —Eureka —dijo papá—. ¡Vuelve aquí. ¿Qué estás haciendo? —Dejadlos ir —dijo a los Seedbearers, asintiendo con la cabeza en la dirección de los gemelos. —Por supuesto, los niños —Albion extendió su pálida mano—. Simplemente coloca tu mano en la mía y los gemelos serán libres.

—Lo entendemos —dijo Albion—. Y van a tener la libertad de irse tan pronto como Eureka...

321

—Primero desatad a los gemelos —dijo Ander—. Esto no tiene nada que ver con ellos.

Página

—¡Son inocentes! —gimió Rhoda—. ¡Mis hijos!

—Y nada que ver contigo —Albion se volvió hacia Ander—. Fuiste liberado de esta operación hace semanas.


—Me he re-enlistado —Ander miró a cada Seedbearer, como para asegurarse de que todos entendieran de qué lado estaba ahora. Chora frunció el ceño. Eureka quiso abalanzarse sobre ella, darle un tirón a cada largo mechón de pelo color plata de su cabeza, sacarle el corazón, hasta que dejase de latir, como el de Diana. —Te has olvidado de lo que eres, Ander —dijo Chora—. No es nuestro trabajo ser feliz, estar enamorados. Existimos para hacer la felicidad y el amor posible para otros. Protegemos este mundo de la invasión oscura que ésta quiere hacer posible —señaló con un enganchado dedo a Eureka. —Estás equivocada —dijo Ander—. Tú vives en una existencia negativa con objetivos negativos. Ninguno de vosotros sabe a ciencia cierta lo que sucedería si la Atlántida se elevara. Starling, la Seedbearer mayor, tosió disgustada. —Te criamos para que fueras más inteligente que esto. ¿No memorizaste las Crónicas? ¿Los miles de años de historia no significan nada para ti? ¿Has olvidado la oscuridad que se cierne en el espíritu de Atlas, quien no ha hecho ningún secreto de que su objetivo es aniquilar este mundo? El amor te ha cegado de tu herencia. Haz algo con él, Albion.

Un borrón de rojo se registró en el rabillo del ojo de Eureka. Rhoda estaba corriendo hacia los columpios, por sus hijos. Ander maldijo entre dientes y corrió tras ella. —Alguien deténgala por favor —dijo Albion, sonando aburrido—. Preferiríamos que no... oh, bueno. Ahora es demasiado tarde. —Rhoda —el grito de Eureka hizo eco a través del césped.

Página

Ambos gemelos jadearon, haciendo arcadas sobre las mordazas de tablones de madera que tenían en la boca. Eureka jadeó de empatía. No podía soportarlo más. Miró su mano, luego la mano extendida de Albion. ¿Qué podría pasar si lo tocaba? Si liberaba a los gemelos, entonces tal vez valdría la pena que fuera...

322

Albion pensó por un momento. Luego se volvió hacia los columpios y utilizó un puño del cinturón para golpear a William y a Claire en los estómagos.


Cuando Rhoda pasó a Albion, el Seedbearer extendió el brazo y le agarró de la mano. Al instante ella se quedó inmóvil, con el brazo tieso como un molde de yeso. Ander se detuvo y bajó la cabeza, pareciendo saber lo que venía. Debajo de los pies de Rhoda un cono de tierra en forma de volcán floreció desde el suelo. Al principio parecía como un forúnculo de arena, un fenómeno por el cual un montículo del pantano con forma de cúpula se levantó de la nada en un potente géiser a lo largo de una llanura aluvial inundada. La arena hirviendo era peligrosa debido al torrente de agua que se escupía desde el núcleo de los cráteres que se formaron rápidamente. Esta arena hirviendo fue arrojada por el viento. La mano de Albion liberó la de Rhoda, pero una conexión entre ellos se mantuvo. Él parecía sostenerla por una correa invisible. Su cuerpo se levantó en un piñón40 de viento inexplicable que la disparó cincuenta metros en el aire. Sus extremidades se agitaron. Su bata roja giró en el aire como las cintas de una cometa. Ella se elevó más alto, su cuerpo completamente fuera de su control. Hubo un estallido de sonido, no como un trueno, sino más como un pulso de electricidad. Eureka se dio cuenta de que el cuerpo de Rhoda se había estrellado sobre la cerca del patio.

Eureka se preparó a sí misma cuando un rayo cayó sobre el pecho de Rhoda con una impresionante sacudida solitaria. Rhoda empezó a gritar, pero el sonido lejano se cortó en un feo chisporroteo estático. Cuando empezó a caer hacia abajo, la forma en la que su cuerpo se agitaba era diferente. Era sin vida. La gravedad bailó con ella. Las nubes se abrieron con tristeza a su paso. Cruzó la frontera de los 40

Rueda dentada.

Página

El rayo crujió lentamente. Se acurrucó en las nubes, iluminando los bolsillos de oscuridad, girando en la atmósfera. Cuando se rompió a través de la nube y dejó el cielo al descubierto, Rhoda fue el objetivo más cercano.

323

Cuando entró en la tormenta de la intemperie, Rhoda gritó. Un sifón de lluvia atravesó el delgado hueco creado por su cuerpo. El viento gemía como un huracán. La silueta roja de Rhoda se hizo más pequeña en el cielo hasta que se pareció a una de las muñecas de Claire.


Seedbearers, que volvieron a cerrarse entre sí de alguna manera sobre el patio. Cayó con fuerza al suelo y dejó un agujero con su cuerpo arrugado de un pie de profundidad en la tierra. Eureka cayó de rodillas. Sus manos entrelazadas en su corazón mientras tomaba el pecho ennegrecido de Rhoda; su pelo había chisporroteado hacia la no existencia, sus brazos y sus piernas desnudas se palmeaban con cicatrices de sus venas azules. La boca de Rhoda estaba abierta. Su lengua parecía chamuscada. Sus dedos se habían congelado en garras duras, extendidas hacia sus hijos, incluso en la muerte. Muerte. Rhoda había muerto porque había hecho la única cosa que cualquier madre habría hecho: había tratado de detener el sufrimiento de sus hijos. Pero si no fuera por Eureka, los gemelos no estarían en peligro y Rhoda no los habría tenido que salvar. No hubiese estado quemada, muerta sobre el césped. Eureka no podía mirar a los gemelos. No podía soportar verlos tan destruidos como ella misma había estado desde que perdió a Diana. Un grito animal salió desde detrás de Eureka en el porche. Su padre estaba de rodillas. Las manos de Cat colgaban en sus hombros. Se la veía pálida e incierta, como si fuera a vomitar. Cuando su padre se puso de pie, se tambaleó con voz temblorosa por la escalera. Él estaba a un pie del cuerpo de Rhoda cuando la voz de Albion lo detuvo en seco. —Te ves como un héroe, papá. Me preguntó lo que vas a hacer. Antes que papá pudiera responder, Ander metió la mano en el bolsillo de sus pantalones vaqueros. Eureka se quedó sin aliento cuando él sacó una pequeña pistola plateada.

Los otros Seedbearers rieron. —Es curioso, ¿no? —Ander tiró hacia atrás el seguro para cargar la cámara de la pistola. Una extraña luz verde emanaba de él, formando una aureola alrededor de la pistola. Era la misma luz que Eureka había visto la noche en que Ander blandió la caja de plata. Los cuatro

Página

—“Tío,” ¿verdad? —la sonrisa de Albion mostró sus dientes grisáceos—. ¿Dándote por vencido? —se rió entre dientes—. Qué tienes ahí, ¿una pistola de juguete?

324

—Cállate, tío.


Seedbearers se sorprendieron al ver a la misma. El silencio creció, como si su risa hubiera sido cercenada. —¿Qué es eso Ander? —preguntó Eureka. —Esta arma dispara balas hechas de artemisia —explicó Ander—. Es una hierba antigua, el beso de la muerte para los Seedbearers. —¿De dónde sacaste esas balas ? —Starling se tambaleó unos pasos hacia atrás. —No importa —dijo rápidamente Critias—. Nunca nos va a disparar. —Te equivocas, —dijo Ander—. No sabéis lo que haría por ella. —Encantador —dijo Albion—. ¿Por qué no le dices a tu novia lo qué pasaría si asesinaras a uno de nosotros? —Tal vez estoy más allá de preocuparme por eso —el arma hizo clic cuando Ander amartilló. Pero entonces, en lugar de apuntar el arma hacia Albion, Ander la giró sobre sí mismo. Puso el cañón contra su pecho. Cerró los ojos. —¿Qué estás haciendo? —gritó Eureka. Ander se volvió hacia ella, la pistola todavía en su pecho. En ese momento parecía más suicida de lo que ella supo que él sería.

Página

325

—La respiración de los Seedbearer está controlada por un solo viento superior. Se llama Zephyr, y cada uno de nosotros está vinculado al mismo. Si uno de nosotros muere, todos morimos —miró a los gemelos y tragó saliva—. Pero tal vez sea mejor así.


31

Teardrop

41

Traducido por Jess16 Correguido por katiliz94

Eureka no pensó. Cargo contra Ander y golpeó el arma de su mano. Esto hizo girarla en el aire y se deslizó a través de la hierba, que había sido humedecida por el bolsillo de Rhoda en la lluvia. Otro Seedbearer se abalanzo por el arma, pero Eureka quiso más. La arrebató, buscando el agarre resbaladizo en sus manos. Casi lo dejó caer. De algún modo logró agarrarlo. Su corazón tronó. Nunca había sostenido un arma antes, nunca lo había querido. Su dedo encontró el camino alrededor del gatillo. Apuntó a los Seedbearers para mantenerlos atrás. —Estás demasiado enamorada, —se burló Starling—. Es maravilloso. No desafiarías a pegarnos un tiro y perder a tu novio. Ella miró Ander. ¿Era verdad?

—Porque Atlas encontrará un modo de levantar la Atlántida, —dijo Ander—. Y cuando lo haga, este mundo necesitará que tu… —Este mundo te necesita muerta, —interrumpió Chora—. Ella es un monstruo del Apocalipsis. Ha cegado tu responsabilidad hacia la humanidad.

41

Teardrop: Lágrima

Página

—¿Por qué? —Su aliento vino a jadeos cortos.

326

—Sí, moriré si matas a cualquiera de ellos, —dijo él despacio—. Pero es más importante que vivas, que nada sobre ti esté comprometido.


Eureka miró alrededor del patio —a su padre, quien lloraba sobre el cuerpo de Rhoda. Miró a Cat, quien se sentó acurrucada, temblando, en los escalones del porche, incapaz de levantar la cabeza. Miró a los gemelos, atados y golpeados y medio huérfanos ante sus propios ojos. Las lágrimas corrían por sus rostros. La sangre goteaba de sus muñecas. Por último, miró a Ander. Una lágrima se deslizó por el puente de su nariz. Este grupo estaba integrado por las únicas personas que Eureka había dejado de amar en el mundo. Todos estaban inconsolables. Todo era culpa de ella. ¿Cuánto daño más era capaz de causar? —No los escuches, —dijo Ander—. Quieren hacer que te odies a ti misma. Quieren que te des por vencida. —Hizo una pausa—. Cuando dispares, apunta a los pulmones. Eureka sopesó el arma en sus manos. Cuando Ander dijo que ninguno sabía con certeza lo que ocurriría si la Atlántida se elevaba, había enviado a los Seedbearers a un fervor, un rechazo total a la idea de que lo que creían podría no ser cierto. Los Seedbearers eran dogmáticos acerca de lo que pensaban que la Atlanta significaba, Eureka se dio cuenta, porque realmente no lo sabían. Entonces ¿qué sabían acerca de la Línea de Lágrimas?

Había jurado encontrarlo. Pero, ¿cómo? —¿Qué está haciendo? —Preguntó Critias—. Ésto está llevando demasiado tiempo. —Alejaos de mí. —Eureka esgrimió el arma de un Seedbearer al siguiente.

Página

Eureka no quería causar una inundación o alzar un continente. Y, sin embargo: Madame Blavatsky había traducido la alegría y la belleza en partes de El Libro del Amor —incluso el título sugería potencial. El amor tenía que ser parte de la Atlántida. En este punto, se dio cuenta, Brooks también era parte de la Atlántida.

327

No podía llorar. Diana lo había dicho. El libro del Amor deletreó cómo podrían ser las formidables emociones de Eureka, cómo podrían plantear otro mundo. Había una razón por la que Ander le había robado esa lágrima del ojo y la hizo desaparecer en el suyo.


—Es una pena lo de tu madrastra, —dijo Albion. Echó un vistazo por encima del hombro a los gemelos que se retorcían en los columpios—. Ahora dame la mano o vamos a ver quién es el siguiente. —Sigue tus instintos, Eureka, —dijo Ander—. Sabes lo que hacer. ¿Qué podía hacer? Estaban atrapados. Si disparaba a un Seedbearer, Ander moriría. Si no lo hacía, tendrían que herir o matar a su familia. Si perdía a una persona más que amaba, Eureka sabía que se vendría abajo y no se permitió desmoronarse. Nunca, jamás llores de nuevo. Se imaginó a Ander besando sus párpados. Imaginó las lágrimas contra sus labios, sus besos patinando por el tobogán de sus lágrimas boyantes como la espuma del mar. Imaginó las grandes, hermosas, enormes lágrimas, raras y codiciadas como joyas. Desde la muerte de Diana la vida de Eureka había seguido la forma de una enorme espiral de negros hospitales y huesos rotos, las píldoras ingeridas y la mala terapia, la depresión sombría humillante, la pérdida de Madame Blavatsky, ver a Rhoda morir...

¿Cómo había perdido todas las señales de que algo le estaba pasando? ¿Cómo había conseguido nunca enfadarse con él? Cuando pensaba en lo que Brooks debía haber pasado —lo que podría estar pasando en este momento, era demasiado. Era brumoso. Inició en la garganta, una protuberancia dolorosa que no pudo tragar. Sus extremidades se volvieron plomizas y el pecho se arrugó hacia adelante. Su rostro se retorció, como si la pincharan con pinzas.

Página

Él no tenía ningún lugar a lo largo de la espiral descendente. Él era el que siempre había levantado a Eureka. Se imaginó a los dos, con ocho años y en el nogal de Sugar, el aire a finales del verano de oro —en tonos dulces. Oyó su risa en su mente: la alegría suave de su infancia haciendo eco en las ramas cubiertas de musgo. Juntos subieron más alto de lo que cualquiera lo habría hecho jamás solo. Eureka solía pensar que era porque eran competitivos. Ahora se le ocurrió que era la confianza mutua lo que los llevó a los dos casi hasta el cielo. Nunca pensó en caer cuando estaba junto a Brooks.

328

Y Brooks.


Sus ojos se cerraron con fuerza. Su boca se extendió tan abierta en las esquinas que incluso dolía. Su mandíbula comenzó a temblar. —¿Ella no va a...? —Susurró Albion. —No puede ser, —dijo Chora. —¡Detenedla! —dijo sin aliento Critias. —Es demasiado tarde. —Ander sonaba casi emocionado. Un gemido salió de sus labios desde lo más profundo del alma de Eureka. Se dejó caer de rodillas, con la pistola a su lado. Las lágrimas trazaron su camino por sus mejillas. El calor la alarmó. Corrieron a lo largo de su nariz, se deslizaron hacia los lados de su boca como un quinto océano. Sus brazos se aflojaron a los costados, rindiéndose a los sollozos que venían en oleadas y sacudían su cuerpo. ¡Qué alivio! Le dolía el corazón con una extraña, nueva y preciosa sensación. Bajó la barbilla contra el pecho. Una lágrima cayó sobre la superficie de la Piedra del Trueno alrededor de su cuello. Esperó a que rebotase de nuevo. En su lugar, un pequeño destello de luz azul iluminó el centro de la piedra en forma de lágrima. Duró un instante y luego la piedra se secó de nuevo, como si la luz fuera evidencia de su absorción. Los truenos estallaron en el cielo. La cabeza de Eureka se disparó. Una astilla de un rayo se extendió a través de los árboles en el Este. Las nubes ominosas, que habían sido protegidas por el cordón de los Seedbearers, de repente cayeron. El viento golpeó, una estampida invisible dejó a Eureka en el suelo. Las nubes estaban lo suficientemente cerca para rozar sus hombros.

Las aguas se vertían desde el cielo. No llovía más, sino que era más como una ola gigante, como si un océano se hubiera puesto a su lado y hubiese salido corriendo de los cielos a las costas de la tierra. Eureka miró hacia arriba pero ni siquiera pudo verlo. No había cielo por el cual

Página

Las hojas por la lluvia azotaban el rostro de Eureka, gotas frías contra las lágrimas calientes, prueba de que el cordón se había ido. ¿Lo había roto?

329

—Imposible, —Eureka escuchó gorjear a alguien. Todo el mundo en el patio ya estaba oscurecido por la niebla—. Sólo podemos colapsar nuestros cordones.


distinguir el agua. Sólo estaba la inundación. Era caliente y de textura salada. En segundos, el patio había inundado hasta los tobillos de Eureka. Sintió un borroso cuerpo en movimiento y supo que era papá. Llevaba a Rhoda. Se estaba moviendo hacia los gemelos. Resbaló y cayó, y mientras trataba de enderezarse, el agua subió hasta las rodillas de Eureka. —¿Dónde está? —gritó uno de los Seedbearers. Vislumbró figuras grises dirigiéndose hacia ella. Se echó hacia atrás, donde no era seguro ir. Seguía llorando. No sabía si alguna vez se detendría. La valla en el borde del patio crujió cuando el pantano creciente rompió hacia abajo. Más agua se arremolinaba en el patio como un remolino, haciendo todo salobre y de marrón oscuro. El agua desarraigó robles centenarios, lo que dio forma a largos y dolorosos crujidos. Ondeó bajo el columpio, su fuerza rompió las cadenas de los gemelos. Eureka no podía ver a William o el rostro de Claire, pero sabía que los gemelos estarían asustados. El agua empapó su cintura mientras saltaba para atraparlos, impulsada por la adrenalina y el amor. De alguna manera, a través del diluvio, sus brazos encontraron los suyos. Su agarre se apretó en un dominio. No quiso dejarlos ir. Era en lo último que pensó antes de que sus pies fueran arrastrados fuera de la tierra, y estuviese pisando a la altura del pecho, en sus propias lágrimas. Agitó las piernas.

¿Qué haría con los gemelos ahora? El agua salada le llenó la garganta, luego el aire, después el agua aún más salada. Pensó que si seguía llorando la inundación no beneficiaría en absoluto. Pateó el doble para compensar el remar que no estaba haciendo con los

Página

—¡Respirad! —ordenó ella, sin saber cuánto tiempo aguantarían. Inclinó la cabeza hacia el cielo. Más allá de la inundación, sintió que la atmósfera era negra con el tipo de tormenta que nadie había visto nunca antes.

330

Trató de mantenerse a flote, por encima de la superficie. Levantó a los gemelos tan alto como pudo. Arrancó la cinta adhesiva de sus caras y la arrojó a los asientos de los columpios con violencia a un lado. Le dolía la vista de la oferta de la piel de color rojo a lo largo de sus mejillas.


brazos. Se atragantó e intentó respirar, trató de mantener la boca de los gemelos arriba. Casi se cayó por debajo con el esfuerzo de refuerzo contra su cuerpo. Sintió que su collar flotaba en la superficie, tirando de la parte posterior de su cuello. El medallón de lapislázuli estaba manteniendo a la Piedra del Trueno encima de las olas de chapoteo. Sabía qué hacer. —Respirad con profundidad, —ordenó a los gemelos. Apretó el colgante y se sumergió bajo el agua con los gemelos. Al instante una bolsa de aire surgió de la Piedra del Trueno. El escudo floreció en torno a los tres. Llenaba el espacio más allá de su cuerpo y el de ellos, aislándolos de la inundación como un submarino en miniatura. Se quedaron sin aliento. Podrían volver a respirar. Fueron levitando tal como lo habían hecho el día anterior. Desató las cuerdas de sus muñecas y tobillos. Tan pronto como Eureka estuvo segura de que los gemelos estaban bien, se presionó contra el borde del escudo y empezó a remar con golpes desconcertados a través de la inundación de su patio trasero.

—¡Papá! —grito Eureka desde el interior del escudo desde donde nadie podía oírla—. ¡Ander! ¡Cat! —remó furiosamente, sin saber cómo encontrarlos.

Página

El gran tronco de uno de los árboles de roble desarraigados se arremolinó con fuerza escalofriante. Eureka se preparó, con el cuerpo albergando a los gemelos, cuando una gigante rama golpeó al lado de la protección. Los gemelos gritaron cuando el impacto reverberó a través de ellos, pero el escudo no se perforó, no se quebró. El árbol se trasladó a otros objetivos.

331

La corriente no era nada como el océano constante. Sus lágrimas fueron esculpiendo y girando en una salvaje tempestad sin forma perceptible. La inundación ya llegaba al tramo de escaleras que conducían desde el césped a su porche trasero y los gemelos estuvieron flotando en un nuevo mar, a la altura del primer piso de su casa. El agua azotó las ventanas de la cocina como un ladrón. Se imaginó la inundación en la guarida, a través de los pasillos alfombrados, lavando lámparas y sillas y recuerdos como un río enfadado, dejando sólo brillante limos detrás.


Entonces, en el oscuro caos del agua, una mano llegó al límite de la pantalla. Eureka supo al instante quién era. Cayó de rodillas por el alivio. Ander la había encontrado. Detrás de él, con la otra mano, estaba su padre. Papá se aferraba a Cat. Eureka lloró de nuevo, esta vez con alivio, y alcanzó la mano hacia Ander. El escudo de la pantalla los detuvo. Su mano rebotó en un lado. Ander rebotó en el otro. Lo intentaron de nuevo, empujando con más fuerza. No importaba. Ander la miró como si ella debiera saber cómo dejarlos entrar. Ella golpeó el escudo con los puños, pero fue inútil. —¿Papá? —William llamó llorando. Eureka no quería vivir si iban a ahogarse. No debería haber invocado el escudo hasta que los encontrara. Gritó de futilidad. Cat y papá estaban tratando de retorcerse hacia la superficie, hacia el aire. La mano de Ander no quiso dejarlos ir, pero sus ojos se habían llenado de miedo. Entonces Eureka recordó: Claire. Por alguna razón, su hermana había sido capaz de penetrar la frontera cuando se encontraban en el Golfo.

—Lo siento. —Eureka olfateó. Había perdido de vista a Rhoda después de que comenzara el diluvio. No tenía ni idea de cómo se consolarían él o los gemelos por la pérdida. —Estamos bien. —La voz de papá era más incierta de lo que había oído en su vida. Acarició el pelo de los gemelos como si su vida dependiera de ello—. Vamos a estar bien.

Página

Después de un momento de aturdimiento, papá agarró a Eureka en un abrazo. Él estaba llorando. Ella estaba llorando. Unió a los gemelos en sus brazos también. Los cuatro rodaron en un abrazo, heridos, levitando dentro del escudo.

332

Eureka cogió a la niña y prácticamente la empujó contra el borde del escudo. La mano de Claire llegó a Ander y algo en la barrera se hizo poroso. La mano de Ander se abrió paso. Junto a Eureka y los gemelos arrancaron los tres cuerpos —dentro del escudo. Se hinchó y volvió a cerrar en un espacio cómodo para seis personas cuando Cat y papá cayeron sobre las manos y rodillas, jadeando para recuperar el aliento.


Cat tocó el hombro de Eureka. Sus trenzas perladas de agua. Tenía los ojos rojos e hinchados. —¿Es esto real? —Preguntó—. ¿Estoy soñando? —Oh, Cat. —Eureka no tenía palabras para explicar o pedir disculpas a su amiga, quien debería haber estado con su familia en estos momentos. —Es verdad. —Ander estaba al borde de la pantalla, con la espalda hacia los demás—. Eureka ha abierto una nueva realidad. No sonaba enfadado. Parecía sorprendido. Pero no podía estar segura hasta lo mirase a los ojos. ¿Estaban iluminados con la luminiscencia de color turquesa, o tan oscuros como un océano cubierto de tormenta? Alargó la mano hacia su hombro, trató de dar la vuelta. Él la sorprendió con un beso. Fue pesado y apasionado, y sus labios transmitieron todo. —Lo hiciste. —No sabía que esto iba a suceder. No sabía que iba a ser así.

Un brazo del columpio hizo un salto mortal sobre sus cabezas. Todo el mundo se agachó, pero no tenían por qué. El escudo era impenetrable. Cuando Cat y papá se jadearon de alivio, Eureka se dio cuenta de que no se había sentido menos sola en meses. —Te debo mi vida, —le dijo Ander—. Aquí todos lo hacemos. —Yo te debía la mía. —Se secó los ojos. Había visto que estos movimientos se hacían en innumerables ocasiones en el cine, y por otras

Página

Eureka miró alrededor del escudo flotante como si los lanzase por el patio inundado. El mundo más allá era misterioso y oscuro, irreconocible. No podía creer que fuera su casa. No podía creer que sus lágrimas hubieran hecho esto. Ella había hecho esto. Se sintió enferma con un extraño empoderamiento.

333

—Nadie lo sabía, —dijo—. Pero tus lágrimas eran siempre inevitables, sin importar lo que pensase mi familia. Estaba en un camino. —Eran las misma palabras que la Madame Blavatsky había usado la primera noche que Eureka y Cat fueron a su atelier—. Y ahora estamos todos en ese camino contigo.


personas, pero la experiencia era completamente nueva para ella, como si de repente hubiera descubierto un sexto sentido—. Pensé que podrías estar enfadado conmigo. Ander inclinó la cabeza, sorprendido. —No creo que jamás pueda estar enfadado contigo. Otra lágrima se derramó por la mejilla de Eureka. Observó a Ander luchar contra el impulso de luchar contra su propia mirada. Inesperadamente, la frase te amo se deslizó a la punta de su lengua. Tragó con fuerza para contenerla. Era el trauma hablando, no la emoción real. Apenas lo conocía. Pero la necesidad de expresar las palabras no desaparecía. Recordó lo que papá había mencionado antes sobre el dibujo de su madre, acerca de las cosas que Diana había dicho. Ander no le rompería el corazón. Vonfiaba en él. —¿Qué es? —él le tomó de la mano. Te amo. —¿Qué pasa ahora? —preguntó ella. Ander miró alrededor del escudo. Todos los ojos estaban puestos en él. Cat y papá ni siquiera parecían empezar a saber qué tipo de preguntas hacer. —Hay un pasaje cerca del final de las Crónicas de los Seedbearer que mi familia se negó a contar. —Ander señaló la inundación más allá del escudo—. Nunca quisieron anticipar que esto ocurriría.

—¿Atlas? —susurró ella, pensando: Brooks. Ander asintió. —Si has hecho lo que ellos predijeron que harías, no soy el único que te necesita. Todo el mundo lo hace.

Página

—Dice quien abre la fisura de la Atlanta es el único que puede cerrarla –el único que puede hacer frente al rey de la Atlántida. —Miró a Eureka, calibrando su reacción.

334

—¿Qué dice? —Preguntó Eureka.


Se dio la vuelta en lo que Eureka pensó que era en dirección al pantano. Poco a poco empezó a nadar, un trazo de rastreo cuando ella y los gemelos lo habían utilizado para llegar a la costa el día anterior. Sus golpes se incrementaron cuando el escudo se movió hacia el pantano. Sin una palabra, los gemelos comenzaron a nadar con él, del mismo modo que había nadado con ella. Eureka trató de captar el concepto de todo el mundo que la necesita. No podía. La sugerencia subyugaba el más fuerte músculo que poseía: su imaginación. Comenzó una brazada de su propia, notando a papá y Cat lentamente hacer lo mismo. Con seis de ellos remando, las corrientes salvajes apenas eran manejables. Flotaron encima de la puerta de hierro forjado inundada en el borde del patio. Giraron en el hinchado canal. Eureka no tenía ni idea de la cantidad de agua que había caído, o cuando, si acaso, pararía. El escudo quedó varios metros por debajo de la superficie. Las cañas y el fango flaqueaban su camino. La canalización de Eureka había pasado tanto sobre su vida que era ajena a lo de debajo del agua. Nadaron por delante de los rotos y anegados barcos, y los destrozados muelles de embarque, recordando una docena de huracanes por delante. Cruzaron los bancos de truchas de plata. La especia negra se movía delante de ellos como los rayos de medianoche. —¿Vamos a seguir buscando a los Seedbearer perdidos? —preguntó ella.

El cuerpo de Brooks podría ser controlado por la magia oscura, pero en su interior seguía siendo su amigo más antiguo. La necesitaba. No importaba el futuro, ella encontraría la manera de traerlo de vuelta.

Página

Enfrentar a Atlas. Ander podía llamarlo por ese nombre, pero a Eureka lo que le importaba era el cuerpo que poseía. Brooks. Mientras nadaban hacia un nuevo y desconocido mar, Eureka hizo un juramento.

335

—Solon. —Asintió Ander—. Sí. Cuando te enfrentes a Atlas, vas a tener que estar preparada. Creo que Solon te puede ayudar.


Epílogo Brooks

Traducido SOS por agoss Corregido por katiliz94

Brooks corría de cabeza entre los arboles a toda velocidad. Sintió el impacto sobre la ceja, la profunda rebanada en su piel. Su nariz ya estaba rota, los labios divididos y los hombros magullados. Y no había terminado aún. Había luchado consigo mismo por casi una hora, desde que había llegado pesadamente en la tierra de la franja occidental de Cypremort Point. No reconocía el lugar a su alrededor. No veía nada como su hogar. La lluvia caía en cortinas colosales. La playa era fría, desierta, en una marea más alta de lo que había visto en su vida. Campos sumergidos yacían a su alrededor, sus ocupantes evacuados —o ahogados. Podría ahogarse si se quedaba aquí, pero la búsqueda de refugio de la tormenta era la última cosa en su mente.

Ahora Brooks habría apostado cualquier cosa por esos primeros síntomas. Su mente, enjaulada dentro de un cuerpo que no podía controlar, se estaba desmoronando.

Página

Lo llamó la Plaga. Lo había agarrado durante catorce días, aunque Brooks había sentido una enfermedad que venía antes de eso. Primero fue debilidad, falta de aire, un poco de calor a través de la herida en la frente.

336

Estaba siendo arrastrado por la arena húmeda que se había deslizado en un montón. Sintió la corteza de los árboles en su piel. Cada vez que Brooks rozaba en la pérdida de conciencia, el cuerpo que no podía controlar reanudaba su batalla contra sí mismo.


El cambio había llegado la tarde que había pasado con Eureka en la bahía Bermellón. Había sido él mismo hasta que la ola se lo llevó hacia el mar. Se había lavado en tierra como algo más completo. ¿Dónde estaba ahora? La sangre se derramó por el pómulo, se encontró con su mirada, pero Brooks no podía levantar la mano para limpiar la sangre. Algo más controlaba su destino, sus músculos eran inútiles para él, como si estuviera paralizado. Un movimiento doloroso fue el dominio de la Plaga. Brooks nunca había experimentado un dolor como este, y era el menor de sus problemas. Sabía lo que estaba ocurriendo en su interior. También sabía que era imposible. Incluso si había tenido el control sobre las palabras que pronunció, nadie creería esta historia. Estaba poseído. Algo horrible lo había superado, entro a través de un conjunto de barras en la espalda que no se consolidarían. La Plaga había hecho a un lado el alma de Brooks y estaba viviendo en su lugar. Algo más estaba dentro de él, algo repugnante, antiguo y construido de una amargura tan profunda como el océano. No había manera de hablar con el monstruo que ahora era parte de Brooks. No mostraban ningún lenguaje. Pero Brooks sabía lo que buscaban.

La Plaga le obligó a verter una frialdad de hielo sobre ella. El cuerpo que parecía Brooks estaba haciendo todo lo posible para herir a su mejor amiga, y se estaba poniendo peor. Una hora antes, Brooks había visto a sus manos tratando de ahogar a los hermanos de Eureka cuando cayeron del barco. Sus propias manos. Brooks odiaba a la Plaga por eso más que nada.

337

Ahora, cuando el puño se estrelló contra su ojo izquierdo, se dio cuenta: Estaba siendo castigado por no acabar con los gemelos.

Página

Eureka.

Le gustaría poder tomar el crédito por liberarlos. Pero Eureka los había salvado, los había sacado de algún modo de su alcance. No sabía cómo lo había hecho ni dónde había ido. La Plaga tampoco lo sabía, o Brooks la estaría acechando ahora. Cuando el pensamiento


cruzó por su mente, Brooks comenzó a darse puñetazos a sí mismo de nuevo. Más fuerte. Tal vez si la Plaga continuaba, el cuerpo de Brooks se convertiría en tan irreconocible como lo que había dentro de él. Ya que la Plaga lo había superado, su ropa no se ajusta bien. Vislumbró su cuerpo en las reflexiones y se sorprendió por su modo de andar. Caminaba de manera diferente, dando bandazos. Un cambio había llegado a los ojos. Una dureza había entrado. Se le nublaba la visión. Los catorce días de la esclavitud habían enseñado Brooks que la Plaga lo necesitaba para sus recuerdos. Odiaba rendirse, pero no sabía cómo apagarlo. Ensoñaciones eran el único lugar donde Brooks se sentía en paz. La Plaga se convirtió en el patrón en una sala de cine, viendo el espectáculo, aprendiendo más acerca de Eureka. Brooks entendía más que nunca que ella era la protagonista de su vida. Solían subir este árbol de nuez en el patio trasero de su abuela. Ella siempre iba varias ramas por encima de él. Él siempre estaba corriendo para cogerla —a veces envidioso, siempre muy bien acogidos. Su risa lo levantó como el helio. Fueron los sonidos más puros que Brooks oiría jamás. Todavía lo atraía hacia ella cuando la escuchaba en un pasillo o en una habitación. Tenía que saber lo que valía su risa. La que no había escuchado ese sonido desde que su madre murió.

Se necesitaría un recuerdo especial para lograr… El besarla. Su cuerpo se quedó quieto, calmado por la idea de los labios de Eureka sobre los de él. Se entregó a todo el evento: el calor de ella, la dulzura inesperada de su boca.

Página

Brooks se retorció en la arena, con la mente en el fuego, con el cuerpo en guerra. Le arañó la piel. Gritó con angustia. Anhelaba un momento de paz.

338

¿Qué pasaría si no escucha ahora? ¿Podría la música de su risa expulsar a la Plaga? ¿Tendría que dar a su alma la fuerza para ocupar el lugar que le correspondía?


Brooks no la habría besado por su cuenta. Maldijo a la Plaga para eso. Pero por un momento —un largo y glorioso momento— cada futura onza de dolor había sido digna al tener la boca de Eureka sobre la suya. La mente de Brooks se sacudió de nuevo hasta la playa, de vuelta a su situación sangrienta. Un rayo cayó cerca, sobre la arena. Estaba empapado y tiritando, hasta las pantorrillas en el océano. Comenzó a idear un plan, se detuvo al recordar que era inútil. La Plaga lo sabría, impediría a Brooks hacer cualquier cosa que contradijese sus deseos. Eureka era la respuesta, la meta que Brooks y su poseedor tenían en común. Su tristeza era insondable. Brooks podría tomar un poco de dolor auto–infligido.

Página

339

Ella no valía nada la pena, porque lo valía todo.


Waterfall (Teardrop #2)

Las lágrimas de Eureka han inundado la tierra, y ahora la Atlántida está elevándose, trayendo con ella a su malvado rey, Atlas. Eureka es la única que puede pararlo, pero primero debe aprender cómo luchar. Viaja a través del océano con Cat, su familia, y Ander, el hermoso y misterioso Seedbearer que promete ayudarla a encontrar a Solon, una enigmático Seedbearer perdido quien sabe cómo luchar contra Atlas.

En Waterfall, Eureka tiene la opción de salvar al mundo. Pero tendrá que rendirse ante todo, incluso al amor.

Página

Intentando encontrar sentido al oscuro mundo sombrío que ha creado, Eureka recibe una sorprendente visión de un estanque encantado. Su desconcertante reflejo revela un secreto destructor de almas: si es lo bastante fuerte, Eureka puede extraer de esto el conocimiento para derrotar a Atlas —a menos que su corazón roto sea lo que él necesita para alimentar a su creciente reino…

340

Una vez en la tierra, Eureka es probada por las gossipwitches, un grupo de desplazadas hechiceras, y emboscadas por locales apuros para sobrevivir en medio de la destrucción de las lágrimas que han forjado. Y no se siente cerca de enfrentar a Atlas o salvar al mundo cuando Solon deja escurrir que el amor de Ander es débil, y que cualquier afecto que él siente hacia ella le hará envejecer más rápido.


Sobre la autora Lauren kate

Lauren Kate creció en Dallas, fue al colegio en Atlanta, y empezó a escribir en Nueva York. Ha trabajado como editora de literatura juvenil en HarperCollins y hecho un Master of Arts de escritura creativa, experiencia esta última que le permitió dedicarse a escribir y sólo a eso. «Tiempo es uno de los bienes más preciados que un escritor novel puede atesorar —ha declarado—, y yo tuve casi un año sólo para escribir, lo cual es fabuloso.» Es la autora de Fallen (Oscuros), primera entrega de una serie que constará de cuatro entregas (incluida una precuela) y que va a ser llevada al cine por los estudios Disney. Antes, su primera novela, The Betrayal of Natalie Hargrove, ya mereció los elogios de la crítica.

Página

341

Actualmente, Lauren vive en Laurel Canyon con su marido, y asegura que le gustaría trabajar en la cocina de un restaurante, tener un perro y aprender a hacer surf.


Traducido, Corregido y DiseĂąado:

PĂĄgina

342

http://eyesofangels.foroactivo.com/


(1)t lk