Issuu on Google+

No es fácil, pero ahorra Miércoles 30 de enero de 2013 01:00 AM José Grasso Vecchio / Analista financiero / @josegrasso jgrasso@soft-line.com

José Grasso Vecchio / Analista financiero

¿Por qué? Porque nunca falta una emergencia que sin duda agravará su situación financiera, ya que podría tener que ir de inmediato a una emergencia médica, o ir al dentista para que le atienda una caries dolorosa, reemplazar un caucho, arreglar un techo que gotea, ser víctima de un robo, o salir de viaje sin pérdida de tiempo para estar al lado de un familiar enfermo. El fondo de emergencia simplemente consiste en mantener una suma de dinero guardado en una cuenta bancaria que le ofrezca una tasa de interés. Tener ahorrado puede ayudarle a solventar la mayoría de los gastos incurridos durante una emergencia. Si usted tiene un fondo para emergencias, no tendrá que hacer cargos a su tarjeta de crédito, lo que puede resultarle bastante costoso. Tener dinero siempre disponible también podría protegerle de individuos y negocios que se aprovechan de las personas que atraviesan por dificultades económicas de manera imprevista, ya sea por pérdida de empleo, enfermedad o cualquier tipo de percance. Así, evitará la necesidad de recurrir a negocios de préstamos sobre salario anticipado, que pueden tener un impacto prolongado en su presupuesto familiar. Tener un fondo de ahorro para emergencias podría ser la diferencia más relevante entre quienes logran mantenerse a flote y quienes se hunden, desde el punto de vista financiero. Los gastos imprevistos son pues, la principal motivación de los hogares a ahorrar, que se conoce técnicamente como “ahorro por precaución” aún cuando también es cubierta a través de una segunda modalidad, con la contratación de pólizas de seguros que a través del pago de las primas correspondientes les permitan protegerse de distintos tipos de contratiempos. Lo bueno de tener un fondo para emergencias planificadas es que pocas emergencias llegarán realmente a sorprenderlo. Supongamos que usted sabe que su casa necesitará un techo nuevo dentro de 5 años. Determine cuánto dinero necesitará ahorrar y luego proceda a guardar un poco periódicamente hasta alcanzar dicha suma. También sirve incluir una categoría en el presupuesto denominada “reparaciones y mantenimiento” o “gastos dentales futuros” o cualquier otra cosa que usted considere que podría ocasionarle gastos dentro de algunos años. Uso de las tarjetas de crédito. Las tarjetas de crédito en sí son instrumentos financieros que permiten realizar compras de bienes y servicios, cuyo pago se realiza en una fecha posterior. Es un mecanismo que permite ahorrar tiempo, toda vez que muchos de los servicios básicos se pueden domiciliar a la tarjeta, tales como la electricidad, televisión por cable, gas y aseo urbano, telefonía celular, etc. Adicionalmente, algunas instituciones financieras del país, otorgan líneas de crédito extras para la adquisición de bienes y servicios, sin que se viera afectado el límite de crédito de la tarjeta. También los préstamos personales resultan una alternativa de financiamiento, siendo una operación de crédito que consiste básicamente en prestar cierta cantidad de dinero. Recuerde hacer un uso bueno y racional del crédito.


Artículo