Issuu on Google+

Pรกgina

1


Pรกgina

2


Alysse Volkov

Alysse Volkov

Fiorella

Blackrose10

Nitan

Minia16

Sapphire

Mae

GabyGuzman8

July Styles Tate

Mariana90

Liz de Rossi

Sam89

Dayana Martinez

Ana09

Carolina Shaw

*Andreina F*

Pรกgina

3

Carolina Shaw


Prólogo

Capítulo 25

Capítulo 1

Capítulo 26

Capítulo 2

Capítulo 27

Capítulo 3

Capítulo 28

Capítulo 4

Capítulo 29

Capítulo 5

Capítulo 30

Capítulo 6

Capítulo 31

Capítulo 7

Capítulo 32

Capítulo 8

Capítulo 33

Capítulo 9

Capítulo 34

Capítulo 10

Capítulo 35

Capítulo 11

Capítulo 36

Capítulo 12

Capítulo 37

Capítulo 13

Capítulo 38

Capítulo 14

Capítulo 39

Capítulo 15

Capítulo 40

Capítulo 16

Capítulo 41

Capítulo 17

Capítulo 42

Capítulo 18

Capítulo 43

Capítulo 19

Capítulo 44

Capítulo 20

Capítulo 45

Capítulo 21

Epílogo

Capítulo 22

Próximo Libro

Capítulo 23

Sobre el autor

4

Capítulo 24

Página

Sinopsis


Pรกgina

5


Traducido por Alysse Volkov

—¿T

ienes todo? —preguntó Jamie, mordiendo sus uñas mientras se hallaba en el vestíbulo de la casa de mis padres. Sus hermosos ojos azules de muñeca sonreían mi camino, recordándome cuán afortunado era al llamarla mía. Caminé hacia ella y envolví mis brazos a su alrededor, tirando de su pequeño cuerpo más cerca del mío. —Síp. Creo que sí, nena. Creo que este es nuestro momento. Sus manos se envolvieron alrededor de mi cuello, y me besó. — Estoy tan orgullosa de ti. —De nosotros —la corregí. Después de muchos años de estar deseando y soñando, mi objetivo de construir y vender mis muebles hechos a mano se hacían realidad. Mi padre era mi mejor amigo y socio de negocios, y ambos nos dirigíamos a Nueva York a encontrarnos con algunos empresarios que mostraron interés en asociarse con nosotros— . Sin ti apoyándome, no sería nada. Esta es nuestra oportunidad de alcanzar todo lo que hemos soñado. Me besó nuevamente.

Sonreí. —¿Qué hizo esta vez? —La Sra. Harper me contó que le dijo a una chica, quien se burlaba de sus gafas, que esperaba que se ahogara con un sapo porque ella parece un sapo. Ahogarse con un sapo… ¿puedes creerlo? —¡Charlie! —grité hacia la sala de estar. Él vino caminando con un libro en sus manos. No llevaba sus lentes, lo cual sabía tenía que ver con el acoso.

Página

—Antes de que te vayas, creo que deberías saber que he recibido una llamada de la maestra de Charlie. Se metió en un pequeño problema en la escuela otra vez, lo cual no es sorprendente viendo la forma en la que se parece tanto a su padre.

6

Nunca supe que podría amar tanto a alguien.


—¿Sí, papá? —¿Le dijiste a una niña que debería ahogarse con una rana? —Sí —dijo de una manera tan casual. Para un niño de ocho años, parecía tener sorprendentemente, poca preocupación sobre si sus padres se enojarían con él. —Amigo, no puedes decir cosas como esas. —¡Pero ella parece un maldito sapo, papá! —contestó. Tuve que contener mis ganar de reír. —Ven aquí y dame un abrazo, amigo. —Me abrazó fuerte. Me atemorizaba pensar en los días que abrazar a su viejo sería algo en lo que no estuviera interesado—. Sé bueno con tu mamá y abuela mientras no esté, ¿de acuerdo? —Sí, sí. —Y vuelve a colocarte tus gafas mientras lees. —¿Por qué? ¡Son estúpidas! Me incliné y toqué su nariz. —Los hombres de verdad usan gafas. —¡Tú no usas gafas! —se quejó. —Sí, bueno, los hombres de verdad no usan gafas también. Sólo ponte esas gafas, amigo —le dije. Él protestó antes de salir corriendo para continuar leyendo su novela. El hecho de encontrarse más en la lectura que en los videojuegos me hacía muy muy feliz. Sabía que consiguió su amor por la lectura de su madre la bibliotecaria, pero aun así me gustaba pensar que yo leyéndole a su barriga antes de nacer tenía algo que ver con su amor por los libros—. ¿Cuál es el plan para ustedes hoy? —le pregunté a Jamie. —Esta tarde vamos al mercado del granjero. Tu madre quiere conseguir algunas nuevas flores. Probablemente va a comprarle a Charlie algo que no necesita demasiado. Oh, y Zeus masticó tu par de Nikes favoritas, así que buscaré un nuevo par para ti.

Puse mis labios contra los suyos y sonreí. —Cuando llegue a casa, te construiré la biblioteca de tus sueños. Con altas escaleras y todo. Y luego haré el amor contigo en algún lugar entre La Odisea y Matar a un Ruiseñor. Se mordió el labio inferior. —¿Lo prometes? —preguntó.

Página

Se rió. —Te culpo por esto. Ni siquiera quería un perro, pero no sabía cómo decirle que no a Charlie. Tú y su madre tiene mucho en común. —Me besó de nuevo antes de jalar la manija de mi equipaje—. Que tengan un buen viaje, y ve a hacer que nuestros sueños se hagan realidad.

7

—¡Dios! De todos modos, ¿de quién fue la idea de conseguir un perro?


—Lo prometo. —Llámame cuando tu avión aterrice, ¿sí? Asentí mientras salía de la casa para encontrarme con papá, que ya esperaba en el taxi por mí. —¡Oye! Tristan —gritó Jamie hacia mí mientras cargaba el equipaje en el maletero del auto. Charlie se encontraba de pie a su lado. —¿Sí? Acunaron sus manos alrededor de la boca y gritaron—: ¡TE AMAMOS! Sonreí y les grité mismo de vuelta.

De viaje en el avión, papá siguió hablando de la gran oportunidad que era esto para nosotros. Cuando aterrizamos en Detroit para nuestra escala, los dos encendimos nuestros teléfonos celulares para comprobar nuestros correos electrónicos y escribirles a Jamie y mamá, y hacerles saber que nos encontrábamos bien. Cuando nuestros teléfonos se encendieron y cada uno tenía un montón de mensajes de mamá, sabía que algo andaba mal. Los mensajes hicieron que mis entrañas se retorcieran. Casi se deslizaba el teléfono de mis dedos mientras leía. Mamá: Hubo un accidente. Jamie y Charlie se encuentran en mal estado. Mamá: Vuelve a casa. Mamá: ¡¡Apúrate!!

Página

8

En un abrir y cerrar de ojos, en un momento del tiempo, todo lo que conocía sobre la vida cambió.


Traducido por Minia16

T

odas las mañanas, leía cartas de amor escritas para otra. Ella y yo teníamos mucho en común, desde nuestros ojos del color del chocolate hasta el tono rubio de nuestro cabello. Compartíamos el mismo tipo de risa silenciosa, pero que aumentaba de volumen en compañía de aquellos a los que amábamos. Ella sonreía desde la esquina derecha de su boca y torcía el gesto desde el lado izquierdo, al igual que mis labios. Encontré las cartas en el cubo de basura abandonado, descansando dentro de una caja de hojalata con forma de corazón. Cientos de notas, algunas largas, otras cortas, otras alegres, otras desgarradoramente tristes. Las fechas de las cartas databan de hace mucho, algunas eran más viejas que toda mi existencia en la tierra. Algunas cartas tenían las iniciales KB, otras, HB. Me pregunté cómo se habría sentido papá si hubiera sabido que mamá las tiró todas. Por otro lado, últimamente me costaba creer que ella era la que se sentía igual que en aquellas cartas. Entera. Completa.

Rota. Incompleta. Solitaria en todo momento. Mamá se convirtió en una puta después de que muriera papá. No existían muchas otras formas de explicarlo más que así. No pasó inmediatamente, aunque la señorita Jackson estuvo cotorreando por la calle delante de todo el que quisiera escuchar, diciendo que mamá

Página

Recientemente parecía todo lo contrario a esas cosas.

9

Parte de algo divino.


siempre se abrió de piernas, incluso cuando papá vivía. Pero sabía que eso no era cierto, porque nunca me olvidaría de la forma en que lo miraba cuando era pequeña. La forma en que mamá lo miraba era la manera en que una mujer miraba cuando sólo tenía ojos para un hombre. Cuando se iba a trabajar al rayar el alba, ella le tenía envuelto el desayuno y la comida con algo para picar entre horas. Papá siempre se quejaba de que tenía hambre en cuanto se llenaba, de modo que mamá siempre se aseguraba de tener más que suficiente. Papá era un poeta y daba clase en la universidad, a una hora de distancia. No era ninguna sorpresa que se dejaran notas de amor. Las palabras eran lo que papá bebía en su café, y se las echaba por la noche en el whiskey. Aunque mamá no era tan buena con las palabras como su marido, sabía cómo expresarse en cada carta que escribía. En el momento en que papá salía por la puerta por las mañanas, mamá sonreía y tarareaba para sí misma mientras limpiaba la casa y me preparaba para ese día. Hablaba de papá, diciendo cuánto lo echaba de menos, y le escribía cartas hasta que regresara de noche a casa. Cuando llegaba a casa, mamá siempre se servía para ambos un vaso de vino mientras él tarareaba la canción favorita de los dos, y le daba un beso en la muñeca cada vez que se aproximaba lo suficiente a su boca. Se reían juntos y soltaban risitas como si fueran niños que se enamoraban por primera vez. —Eres mi amor eterno, Kyle Bailey —decía ella, presionando los labios contra los suyos. —Eres mi amor eterno, Hannah Bailey —contestaba papá, girándola entre sus brazos.

Ya lloraba bastante cuando me hallaba sola. Cuando al fin salió de la cama, fue a la iglesia un par de semanas, llevándome consigo. Recordé tener doce años y sentirme completamente perdida sentada en una iglesia. No éramos una familia que rezara mucho, hasta que pasaban cosas malas. Pero nuestras excursiones a la iglesia no duraron mucho, porque mamá llamó a Dios

Página

Así que, en ese sofocante día de agosto de hace años, cuando papá murió, una parte de mamá también se fue. Recordé que en alguna novela que leí el autor dijo: “Ningún alma gemela abandona el mundo sola, siempre se lleva un trozo de su otra mitad consigo”. Odiaba que tuviera razón. Mamá no salió de la cama durante meses. Tuve que obligarla a comer y a beber cada día, esperando que no se desvaneciera por la tristeza. Nunca la vi llorar hasta que perdió a su marido. No demostré demasiada emoción a su alrededor, porque sabía que ello sólo la pondría más triste.

10

Se amaban de una forma que hacía que los cuentos de hadas les tuvieran envidia.


mentiroso y desdeñó a los vecinos por perder el tiempo con tal engaño y promesas vacías sobre una tierra prometida. El Pastor Reece nos pidió que no volviéramos por un tiempo, para dejar que se tranquilizaran un poco las cosas. No sabía que se podía desterrar a alguien de un templo sagrado hasta aquel mismo momento. Cuando el pastor Reece decía “¡vengan, ustedes!, ¡vengan todos!”, supuse que conocía a un tipo diferente de “ustedes” y a una clase especial de “todos”. Hoy en día, mamá desarrolló un nuevo pasatiempo: una rutina de hombres distintos. Con algunos se acostaba, a otros los usaba para ayudar a pagar las facturas, y a algunos los mantenía cerca porque se sentía sola y se parecían un poco a papá. A otros incluso los llamaba por su nombre. Esta noche había un coche aparcado delante de su casita. Era de color azul marino, con bordes plateados metálicos y brillantes. En el interior tenía asientos de cuero de color rojo manzana, un hombre sentado con un cigarro entre los labios y mamá en su regazo. Parecía como si hubiera salido directamente de los años 60. Mamá soltó una risita mientras él le susurraba algo, pero no era el mismo tipo de risa que siempre le dirigió a papá. Era un poco vacía, un poco hueca, un poco triste. Miré la calle y vi a la señorita Jackson, rodeada de otras cotillas, señalando a mamá y a su nuevo hombre de la semana. Deseé estar lo suficientemente cerca como para oírlas y poder decirles que cerraran el pico, pero se encontraban a una buena cuadra de distancia. Incluso los niños que jugaban a la pelota en la calle, golpeándola con unas ramas rotas, detuvieron sus movimientos y se quedaron mirando con los ojos abiertos como platos a mamá y al extraño. Coches que costaran tanto como el suyo nunca pasaron por calles parecidas a la nuestra. Había intentado convencer a mamá de que se mudara a un barrio mejor, pero se negó. Pensé que era principalmente porque papá y ella compraron la casa juntos.

Los dos miraron en mi dirección, y me escondí detrás de la columna del porche, desde donde los espiaba.

Página

El hombre soltó una bocanada de humo en la cara de mamá y se rieron juntos. Llevaba puesto su vestido más bonito, un vestido amarillo que colgaba de sus hombros, abrazaba su pequeña cintura y se acampanaba al final. Llevaba puesto tanto maquillaje que hacía que su cara de cincuenta años pareciera de treinta. Era guapa sin toda esa porquería en las mejillas, pero decía que algo de rubor hacía que una chica se convirtiera en una mujer. Las perlas que tenía alrededor del cuello eran de la abuela Betty. Nunca se puso esas perlas para un extraño antes de esta noche, y me pregunté por qué se las ponía ahora.

11

Tal vez todavía no lo había olvidado del todo.


—Liz, si planeas ocultarte, al menos hazlo mejor. Y ahora ven para que conozcas a mi nuevo amigo —gritó mamá. Salí de detrás de la columna y fui hacia ellos. El hombre soltó otra bocanada de humo, y el olor permaneció en mis fosas nasales mientras asimilaba su cabello encanecido y sus profundos ojos azules. —Richard, esta es mi hija, Elizabeth. Pero todas las personas que conocemos la llaman Liz. Richard me miró de arriba abajo de una forma que me hizo sentir menos persona. Me estudió como si fuera una muñeca de porcelana a la que quería ver hacerse añicos. Intenté no mostrar mi incomodidad, pero se filtró mientras mis ojos bajaban al suelo. —¿Qué tal, Liz? —Elizabeth —corregí, mi voz llegó al cemento al cual fijé mi mirada—. Sólo la gente que conozco me llama Liz. —¡Liz, esa no es forma de hablarle! —me reprendió mamá, sus ligeras arrugas se acentuaron en su frente. Le habría dado un ataque si hubiera sabido que se veían sus arrugas. Odiaba que, cada vez que venía un hombre nuevo, se apresurara a ponerse de su parte en lugar de defenderme. —No pasa nada, Hannah. Además, tiene razón. Lleva tiempo conocer a alguien. Los apodos tienen que ganarse, no se pueden regalar a la ligera. —Había algo muy falso en la forma en que me miraba Richard y le daba una calada a su cigarro. Tenía puestos unos vaqueros flojos y una camiseta simple y demasiado grande, pero sus ojos me hacían sentir expuesta—. Estábamos a punto de ir a comer algo al centro, por si quieres venir con nosotros —ofreció. Me negué. —Emma sigue dormida.

Esperaba no terminar como ella. Esperaba quedarme en la fase de tristeza. Había pasado un año desde la muerte de Steven, y todavía era difícil tragar cada respiración. Mi auténtica casa, y la de Emma, se encontraba en Meadows Creek, Wisconsin. Se hallaba en un lugar en mal estado donde Steven, Emma y yo compramos una casa y creamos un hogar. Nos enamoramos más, nos peleamos, y volvimos a enamorarnos, una y otra vez.

Página

Mamá no era la única que perdió al amor de su vida.

12

Mis ojos miraron hacia la casa, donde mi pequeña se hallaba tumbada en el sofá-cama que habíamos compartido durante demasiadas noches desde que nos volvimos a mudar con mamá.


Se convertía en un lugar cálido en cuanto estábamos entre sus paredes y, después de que Steven falleciera, una brisa de frialdad llenó ese espacio. La última vez que él y yo estuvimos juntos, su mano estaba alrededor de mi cintura en el vestíbulo y creábamos recuerdos que pensábamos que durarían para siempre. Para siempre era mucho más corto de lo que a nadie le gustaría creer. Durante muchísimo tiempo, la vida siguió su flujo habitual, y un día se detuvo por sorpresa. Sentí el sofoco de los recuerdos, de la tristeza, así que salí corriendo para quedarme con mamá. Volver a la casa haría que acabara por enfrentarme a la verdad de que era cierto que se había ido. Durante más de un año, estuve viviendo en una fantasía, fingiendo que salió a comprar leche y que entraría por la puerta en cualquier momento. Cada noche, cuando me acostaba para irme a dormir, permanecía en el lado izquierdo y cerraba los ojos, fingiendo que Steven se hallaba a la derecha. Pero ahora, mi Emma necesitaba más. Mi pobre Emma necesitaba liberarse de sofás-camas, hombres extraños, y vecinos chismosos que decían palabras que nunca deberían llenar los oídos de una niña de cinco años. También me necesitaba a mí. Estuve caminando por la oscuridad, siendo sólo la mitad de la madre que necesitaba, así que quizás enfrentar los recuerdos de nuestra casa me ayudaría a darme más paz. Volví adentro y miré a mi ángel dormido, su pecho subía y bajaba en un perfecto patrón. Ella y yo teníamos mucho en común, desde nuestras mejillas con hoyuelos hasta el tono dorado de nuestro cabello. Compartíamos el mismo tipo de risa silenciosa, pero que aumentaba de volumen en compañía de aquellos a los que amábamos. Sonreía desde la esquina derecha de su boca y torcía el gesto desde el lado izquierdo, al igual que mis labios.

Me tumbé al lado de Emma, depositando un tierno beso en su nariz antes de tomar la caja de hojalata con forma de corazón y leer otra carta de amor. Era una que ya había leído, y aun así tiró de mi espíritu. A veces fingía que las cartas eran de Steven. Siempre lloraba un poco.

Página

Emma tenía los ojos azules de él.

13

Pero existía una gran diferencia.


Traducido por BlackRose10 & Minia16

—¿D

e verdad vamos a casa? —preguntó una somnolienta Emma cuando llegó la mañana a través de la ventana de la sala, derramando luz contra su dulce rostro. La levanté de la cama y la coloqué a ella y a Bubba —su osito de peluche y compañero favorito de todos los tiempos— en la silla más cercana. Bubba no era simplemente un oso de peluche, era un oso de peluche momificado. Verán, mi niña era un poco rara, y después de ver la película Hotel Transilvania, que involucraba zombis, vampiros y momias, decidió que tal vez un poco de miedo y tal vez un poco rareza era perfecto. —Así es. —Sonreí en su dirección mientras doblaba el cubrecama. Anoche no pegué ojo y me quedé despierta empacando todas nuestras pertenencias. Emma tenía una sonrisa tonta en su cara que era similar a la de su padre. Gritó—: ¡Yupiii! —Y le dijo a Bubba que realmente estábamos volviendo a casa. Casa.

Entrecerró los ojos como si intentara profundizar en su mente, buscando. Si sólo nuestras mentes fueran como archivadores, y pudiéramos simplemente recuperar nuestros recuerdos favoritos de un sistema perfectamente organizado cada vez que queremos. —No me acuerdo —dijo, abrazando a Bubba. Eso me rompía el corazón.

Página

—Debemos estar de regreso a tiempo para ver los fuegos artificiales en nuestro tejado. ¿Recuerdas cómo solíamos ver los fuegos artificiales en el techo con papá? ¿Te acuerdas de eso, nena? —le pregunté.

14

Esa palabra dolió algo en el fondo de mi corazón, pero seguí sonriendo. Aprendí a sonreír siempre delante de Emma porque tenía la costumbre de ponerse triste cada vez que pensaba que lo yo me sentía así. A pesar de darme los mejores besos esquimales cuando me sentía deprimida, no necesitaba ese tipo de responsabilidad.


Sonreí de todos modos. —Bueno, ¿qué tal si nos detenemos en la tienda de camino y recogemos algunas Bomb-Pops1 para comer en el tejado? —¡Y unos Cheetos para Bubba! —¡Por supuesto! Sonrió y gritó una vez más. Esa vez la sonrisa que le di fue completamente real. La amaba más de lo que ella jamás sabría. Si no hubiera sido por ella, sin duda me habría perdido en el dolor. Emma salvó mi alma.

No le dije adiós a mamá, porque nunca llegó a casa de su cita para cenar con Casanova. Las primeras veces tras mudamos con ella en que no volvió a casa, la llamaba y llamaba, preocupada por su paradero, pero a menudo gritaba, diciéndome que era una mujer adulta haciendo cosas de adultos. Así que le dejé una nota. Nos vamos a casa. Te amamos. Te veremos pronto.

Cuando se durmió, Frozen se durmió con ella, y me dejó con un coche lleno de silencio. Mi mano se extendió hacia el asiento del pasajero, con la palma hacia arriba, esperando otra mano para bloquear mis dedos con los suyos, pero el toque nunca llegó.

Paletas que reflejan los colores de la bandera de Estados Unidos con sabor a cereza, lima y frambuesa azul. 1

Página

Condujimos en mi coche averiado por horas, escuchando la banda sonora de Frozen suficientes veces como para considerar sacarme mis pestañas una a la vez con una hoja de afeitar. De alguna manera Emma escuchaba cada canción un millón de veces, y sin embargo, tenía una forma de compensar inventar sus propias palabras para cada línea. Siendo honesta, me gustaba más su versión de las canciones.

15

—E & E


Estoy haciéndolo bien, me dije a mí misma, una y otra vez. Estoy tan bien. Un día, sería cierto. Un día, estaría bien. A medida que nos fusionamos con la autopista I-64, mis entrañas se tensaron. Me hubiera gustado tomar carreteras secundarias para llegar a Meadows Creek, pero este era el único camino a la ciudad. Era bastante ocupado durante las vacaciones, pero el nuevo pavimento uniforme de la calzada, una vez roto, hizo el viaje sencillo. Las lágrimas se formaron en mis ojos al recordar ver las noticias. ¡Atasco en la I-64! ¡Caos! ¡Violencia! ¡Lesiones! ¡Damnificados! Steven. Una respiración. Seguí conduciendo y las lágrimas que trataron de escapar fallaron. Obligué a mi cuerpo a entumecerse, porque si no me encontraba entumecida, sentiría todo. Si sentía todo, me caería en pedazos, y no podía desmoronarme. El espejo retrovisor me mostró mi pequeña fuente de fuerza mientras miraba a mi bebé. Lo hicimos a través de la autopista, y volví a respirar. Cada día era una respiración a la vez. No podía pensar mucho más allá de eso, sino me ahogaría con el aire. En un pedazo blanco, pulido, de madera se veía un cartel que decía “Bienvenido a Meadows Creek”. Emma se encontraba despierta, mirando por la ventana. —¿Oye, mamá? —¿Crees que papá sabrá que nos mudamos? ¿Crees que sabrá dónde dejar las plumas?

16

Cuando Steven falleció y nos mudamos para quedarnos con mamá, había plumas blancas de aves repartidas por todo el patio delantero. Cuando Emma le preguntó sobre ellas, mamá dijo que eran pequeñas señales de los ángeles, que nos dejaban saber que siempre se situaban cerca, cuidándonos.

Página

—¿Sí, bebé?

Emma amó la idea, y cada vez que encontraba una pluma, alzaba los ojos al cielo, sonreía, y susurraba—: Yo también te quiero, papá. —


Entonces, se tomaría una foto con la pluma para agregar a su colección de fotos “papá y yo”. —Estoy segura que sabe dónde encontrarnos, cariño. —Sí —concordó—. Sí, él sabrá dónde encontrarnos. Los árboles eran más verdes de lo que recordaba, y las pequeñas tiendas en el centro de Meadows Creek se hallaban ataviadas de rojo, blanco y azul por las festividades del 4 de Julio. Era muy familiar pero extraño a la vez. La bandera estadounidense de la señora Fredrick se agitaba en el viento mientras arreglaba las rosas teñidas patrióticamente en su maceta. El orgullo florecía de toda su existencia cuando dio un paso atrás para admirar su casa. Permanecimos atrapadas detrás del único semáforo en la ciudad durante diez minutos. La espera no tenía ningún sentido en absoluto, pero me dio tiempo para disfrutar de todo lo que me recordaba a Steven. De nosotros. Una vez que la luz cambió, puse mi pie en el acelerador, sin desear nada más que llegar a casa e ignorar las sombras del pasado. Cuando el auto avanzó por la calle, por el rabillo del ojo vi a un perro corriendo hacia mí. Mi pie se movió rápidamente al freno, pero mi viejo y destartalado auto hipó y dudó en parar. En el momento en que finalmente lo hizo, oí el grito en voz alta.

Él iba vestido con ropa de entrenamiento. Su camiseta blanca de manga larga abrazaba sus musculosos brazos, su pantalón corto negro mostraba sus construidas piernas, y el sudor se gestaba a lo largo de su frente. Supuse que llevaba su perro a correr cuando perdió el asimiento de su correa, pero el hombre no llevaba zapatos. ¿Por qué no llevaba zapatos?

Página

Esos ojos me eran tan familiares. ¿Acaso lo conocía? Podría jurar que vi su mirada en algún lugar antes. Se veía tanto aterrorizado como furioso mientras movía sus ojos a lo que asumí era su perro, que yacía inmóvil. Alrededor del cuello del desconocido había enormes auriculares que se conectaban a algo que se hallaba en el bolsillo trasero.

17

Mi corazón saltó en mi garganta y se quedó allí, bloqueando mí capacidad para inhalar mi próximo aliento. Puse el coche en parqueo. Emma me preguntó qué pasaba, pero no tuve tiempo de responder. Abrí mi puerta, alcanzando al pobre perro justo cuando un hombre corrió hacia mí. Su mirada de ojos abiertos bloqueada con la mía, casi me obligó a luchar contra la intensidad de sus tormentosos ojos azul grisáceo. La mayoría de los ojos azules venían con un sentimiento cálido y acogedor unido a ellos, pero no los de él. Los suyos eran intensos, al igual que su postura. Helada y privada. Alrededor de los bordes de su iris había profundos azules, pero hebras plateadas y negras de coloración se tejían hacia adentro y afuera, lo que sumaba a su mirada intensa. Sus ojos asemejaban las sombras del cielo justo antes de que una tormenta estuviera a punto de comenzar.


Eso no importa. ¿Su perro estaba bien? Debí haber estado prestando más atención. —Lo siento mucho, no lo vi... —empecé a decir, pero el hombre gruñó con dureza a mis palabras, casi como si lo ofendieran. —¡¿Qué demonios?! ¡¿Está jodidamente bromeando?! —gritó, su voz haciéndome saltar un poco. Levantó a su perro en sus brazos, acunando a la mascota como si fuera su propio hijo. Cuando se puso de pie, me puse de pie. Mientras buscaba alrededor, busqué alrededor. —Déjeme que lo lleve al veterinario —dije, mi cuerpo temblaba al ver al perro temblando en los brazos del desconocido. Sabía que debía haber estado molesta por el tono que tomó conmigo, pero cuando alguien se hallaba en modo de pánico, realmente no se les puede culpar por su comportamiento. No habló de vuelta, pero vi la duda en sus ojos. Su rostro se enmarcaba con una muy gruesa, salvaje y oscura barba. Su boca se escondía en algún lugar de esa naturaleza salvaje apoyada en su rostro, de modo que lo que tenía para entenderlo era la historia que contaba con la mirada—. Por favor —le supliqué—. Es demasiado lejos para caminar. Asintió una vez y sólo una vez. Cuando abrió el asiento del pasajero, él y su mascota se sentaron dentro, cerrando la puerta detrás de ellos. Saltando en el auto, empecé a conducir. —¿Qué está pasando? —preguntó Emma. —Sólo vamos a llevar al cachorrito a que lo revisen, corazón. Todo está bien. —Realmente esperaba que no le estuviera mintiendo. Había veinte minutos de camino hasta el hospital veterinario de urgencias más cercano, y el viaje en auto no fue exactamente como creí que sería. —Gira a la izquierda por la calle Cobbler —ordenó. —Llegaremos antes por la avenida Harper —disentí.

Respiré hondo. —Sé conducir. —¿Ah, sí? Porque creo que tu forma de conducir es la razón por la que estamos aquí sentados. Me encontraba a cinco segundos de sacar de una patada a ese idiota maleducado, pero su sollozante perro era la razón de que no lo hiciera. —Ya me he disculpado.

Página

—¡No sabes de qué demonios hablas, ve por Cobbler!

18

Gruñó, demostrando su irritación.


—Eso no le ayuda a mi perro. Cabrón. —Cobbler es la siguiente a la derecha —dijo. —Harper es la siguiente después de la siguiente derecha. —No vayas por Harper. Oh, iré por Harper sólo para fastidiar a este tipo. ¿Quién se cree que es? Giré a la derecha por Harper. —No me puedo creer que hayas malditamente tomado Harper. — Gruñó. Su irritación me hizo sonreír un poco, hasta que llegué a la zona de construcción con las señales de “calle cortada”—. ¿Siempre eres tan ignorante? —¿Siempre eres… eres… eres…? —Empecé a tartamudear porque, a diferencia de algunos, no era buena discutiendo. En realidad se me daba fatal y normalmente terminaba llorando como una niña porque las palabras no se formaban en mi cabeza a la velocidad que normalmente funcionaban las discusiones. Era la persona torpe que tenía las mejores réplicas tres días después de que tuviera lugar la discusión—. ¿Eres siempre… siempre…? —¿Siempre qué? ¡Escúpelo! ¡Usa las palabras! —ordenó. Giré el volante, dando vuelta en U, y dirigiéndome a la calle Cobbler. —¿Eres siempre tan…? —Venga, Sherlock, puedes hacerlo —dijo, burlándose. —¡TAN GILIPOLLAS! —grité, girando por Cobbler.

—¿Mami? —preguntó Emma. —¿Sí, cariño? —¿Qué es una polla? Fallo parental número quinientos ochenta y dos de hoy. —Nada, cariño. Dije garrapata. Una garrapata es un bicho. —Entonces, ¿le dijiste a esa persona que era un bicho?

Página

Cuando entré en el aparcamiento, abrió la puerta y, sin dirigirme una palabra, levantó a su perro y corrió a la sala de urgencias. Me pregunté si aquí era donde deberíamos separarnos, pero en mi mente sabía que no sería capaz de calmarme hasta saber que el perro se encontraba bien.

19

El auto se quedó en silencio. Mis mejillas ardían y mis dedos se apretaban con fuerza alrededor del volante.


—Sí. Un bicho enorme. —¿El perrito se va a morir? —preguntó después. Espero que no. Después de desabrocharle el cinturón a Emma, nos dirigimos al hospital. Desconocido golpeaba las manos contra el mostrador de recepción. Sus labios se movían, pero no conseguía oír nada de lo que decía. La recepcionista se empezaba a incomodarse cada vez más. —Señor, sólo digo que necesito que rellene los formularios y nos aporte una tarjeta de crédito fiable, o no podremos proceder a examinar las heridas de su mascota. Además, no puede entrar sin zapatos. Y su actitud no es necesaria. Desconocido estampó los puños contra el mostrador una vez más antes de ponerse a caminar de un lado a otro, pasando las manos por su largo cabello negro y deteniéndose en su cuello. Su respiración era pesada e irregular, su pecho subía y bajaba con fuerza. —¿Acaso parece que lleve encima las jodidas tarjetas de crédito? ¡Salí a correr, idiota! Y si no harás nada, entonces déjame hablar con otra persona. La mujer se encogió ante sus palabras y su ira, al igual que yo. —Están conmigo —dije, caminando hacia la recepcionista. Emma se aferró a mi brazo y Bubba se agarró al suyo. Metí la mano en el bolso, saqué la cartera y le tendí mi tarjeta a la mujer. Entrecerró los ojos, insegura. —¿Está con él? —preguntó, casi de forma insultante, como si Desconocido fuera alguien que se mereciera estar solo. Nadie se merecía estar solo.

—No, no. Sólo necesito que rellene este formulario. Tomé el sujetapapeles que tendió y fui a la sala de espera. En la televisión que tenía encima se veía el canal de Animal Planet, y había un tren de juguete en la esquina que Emma y Bubba se encargaron de acaparar. Desconocido seguía mirándome, su actitud era firme y distante.

Página

—Sí —asentí—. Estoy con él. —Dudó un poco más y me enderecé—. ¿Es eso un problema?

20

Lo miré y vi perplejidad en sus ojos, junto con ira, que todavía permanecía allí. Quería romper el contacto visual, pero la miseria que nadaba en su iris parecía demasiado familiar como para alejarme.


—Necesito algo de información —dije. Se acercó lentamente, sentándose a mi lado y apoyó las manos en su regazo—. ¿Cómo se llama? ¿Tu perro? —pregunté. Abrió los labios e hizo una pausa antes de decir—: Zeus. Sonreí ante el nombre. Qué nombre tan perfecto para un enorme Golden Retriever. —¿Y tu nombre? —Tristan Cole. Tras terminar el papeleo, se lo devolví a la recepcionista. —Lo que sea que necesite Zeus, cárguelo en mi tarjeta. —¿Está segura? —Totalmente. —Podría multiplicarse rápidamente —previno. —Entonces multiplíquelo rápidamente. Volví a sentarme al lado de Tristan. Sus manos empezaron a tamborilear contra sus pantalones cortos y observé los nervios que lo atravesaban. Cuando lo miré, me miraba con la misma confusión que estuvo presente desde que se cruzaron nuestros caminos. Sus labios empezaron a mascullar algo mientras sus dedos se frotaban unos contra otros con rapidez antes de ponerse los auriculares en las orejas y presionar reproducir en su casete. Emma venía hacia mí de vez en cuando, preguntando cuándo podríamos ir a casa, y le decía que dentro de un rato. En su camino de regreso al tren de juguete, fijó su mirada en Tristan, observando sus rasgos.

No me debería haberme permitido ser madre. Daba asco como madre. Fui a regañarla, pero por un segundo vi una pequeña sonrisa asomando por detrás de la espesa barba de Tristan. Era casi inexistente, pero juraría haber visto temblar su labio inferior. Emma tenía la capacidad de hacer que incluso el alma más oscura sonriera. Yo era la prueba viviente. Pasaron otros treinta minutos antes de que saliera el veterinario para informarnos que Zeus se pondría bien, sólo tenía unos cuantos

Página

Oh, Dios.

21

—Oiga, señor. —La ignoró. Se puso las manos en las caderas—. ¡Oiga, señor! —dijo, alzando la voz. Un año con mamá convirtió a mi mini-yo en un monstruito descarado—. ¡Oiga, señor! ¡Le estoy hablando! —dijo, pataleando. Desconocido bajó la mirada hacia ella—. ¡Es usted una GARRAPATA enorme y gorda!


rasguños y una pata delantera fracturada. Le di las gracias al veterinario y, mientras se iba, las manos de Tristan se relajaron y su cuerpo se quedó quieto. Todo él empezó a temblar. Con una profunda inhalación, el idiota enfadado desapareció y fue reemplazado por desesperación. Se perdió en sus emociones, y cuando exhaló, empezó a sollozar descontroladamente. Lloró, sus lágrimas eran duras, crudas, y dolorosas. Mis ojos se humedecieron, y juraría que parte de mi corazón se rompió con el suyo. —¡Oye, Garrapata! ¡Oye, Garrapata! No llores, Garrapata —dijo Emma, tirando de la camiseta de Tristan—. No pasa nada. —No pasa nada —dije, imitando las palabras de mi dulce niña. Apoyé una mano en su hombro, a modo de consuelo—. Zeus está bien. Está bien. Tú estás bien. Ladeó la cabeza hacia mí y asintió como si me creyera un poco. Respiró un par de veces, y presionó los dedos contra los ojos, meneando la cabeza de adelante para atrás. Intentó ocultar su bochorno, su vergüenza, con todas sus fuerzas. Se aclaró la garganta y se apartó de mí. Nos quedamos un poco distanciados hasta que el veterinario trajo a Zeus para que nos lo lleváramos. Tristan rodeó a su perro con las manos, se veía cansado pero aun así consiguió menear la cola y darle besitos de perro a su dueño. Tristan sonrió, y fue casi imposible perdérsela esta vez. Era una gran sonrisa de alivio. Si el amor fuera un momento, aquí sería donde existiría.

Se acercó más. Me quedé quieta. Respiró una vez. Yo también lo hice. Una respiración. Fue todo lo que pude hacer.

Página

Tristan empezó a alejarse con Zeus en brazos, no se hallaba interesado en que lo llevara de vuelta al centro. Quise detenerlo, pero no tenía ninguna buena razón para pedirle que volteara. Le abroché el cinturón a Emma y, cuando cerraba la puerta, me di un susto de muerte al ver a Tristan de pie a centímetros de mí. Sus ojos se encontraban clavados en los míos. Mis ojos no se apartaban. Mi respiración se volvió agitada e intenté recordar con todas mis fuerzas la última vez que estuve tan cerca de un hombre.

22

No invadí su espacio. Emma tendió su mano, y caminamos un par de pasos detrás de Tristan y Zeus mientras salían del hospital.


Nuestra proximidad hizo que se me hiciera un nudo en el estómago, y ya estaba preparada para decir “de nada” por el “gracias” que sentía con seguridad que iba a darme. —Aprende a conducir un jodido auto —bufó antes de marcharse. Ni fue un “gracias por pagar la factura”, ni un “gracias por traerme”, sino un “aprende a conducir un jodido auto”. Bien.

Página

23

—De nada, Garrapata —respondí con un pequeño susurro al viento que ondeaba contra mi fría piel.


Traducido por Mae & July Styles Tate

—¡B

ueno, les tomó el tiempo suficiente llegar aquí! — Sonrió Kathy, saliendo de la puerta principal de la casa. No tenía ni idea de que ella y Lincoln nos encontrarían en la casa, pero tenía completo sentido viendo que no nos habían visto en mucho tiempo, y sólo vivía a unos cinco minutos. —Abuelita —gritó Emma mientras la desabrochaba de su asiento de auto. Saltó del auto y corrió hacia su abuela, más feliz que nunca. Kathy se abrazó a Emma y la levantó en un fuerte abrazo—. ¡Estamos de vuelta en casa, abuelita! —¡Lo sé! Y estamos tan felices de escuchar eso —dijo Kathy, dando besos a Emma por toda la cara. —¿Dónde está el abuelito? —preguntó, en referencia a Lincoln, su abuelo. —¿Me buscabas? —dijo Lincoln, saliendo de la casa. Se veía mucho más joven que su edad real de sesenta y cinco años. Kathy y Lincoln probablemente nunca envejecerían realmente, tenían los corazones más jóvenes en el mundo y eran más activos que la mayoría de la gente de mi edad. Una vez fui a una carrera con Kathy y morí después de unos treinta minutos, y dijo que era sólo una cuarta parte del camino a trote.

—¿Emma? ¡De ninguna manera! Te ves demasiado grande para ser mi pequeña Emma. Ella sacudió la cabeza hacia atrás y hacia adelante. —¡Soy yo, abuelito! —Bueno, si eso es así, demuéstralo. Mi pequeña Emma siempre me da besos especiales. ¿No los conoces? —Emma se inclinó y movió su nariz contra cada una de las mejillas de Lincoln antes de darle un beso esquimal—. Oh, Dios mío, ¡eres tú! Bueno, ¿qué esperas? Tengo algunas paletas de color rojo, blanco y azul, con tu nombre en ellas.

Página

—¡Soy yo, abuelito! ¡Emma! —Se echó a reír.

24

Lincoln agarró a Emma de su esposa y la arrojó en el aire. — Bueno, bueno, bueno, ¿qué tenemos aquí?


¡Vamos adentro! —Lincoln se volvió hacia mí y me dio un guiño de bienvenida. Los dos se apresuraron hacia la casa, y tomé un momento para mirar alrededor. La hierba se encontraba alta, con malas hierbas y cumplidores de deseos, como a Emma le gustaba llamarlos. La cerca que habíamos empezado a colocar se encontraba a medio terminar, un trabajo de Steven que nunca pudo completar. Queríamos que la valla en la propiedad evitara que Emma caminara demasiado cerca de la calle, o en el gran bosque en nuestro patio trasero. Las piezas de madera blancas adicionales se apilaban contra el costado de la casa, esperando a que alguien completara la tarea. Miré hacia el patio trasero por un momento. Más allá de la valla a medio construir se encontraban los árboles que daban lugar a las millas de tierras forestales. Una parte de mí quería correr, perderse en los bosques, y permanecer allí durante horas. Kathy se acercó y envolvió sus brazos a mí alrededor, abrazándome fuerte. Me desplomé contra ella, acercándola. —¿Cómo lo llevas? —preguntó. —Aún vivo. —¿Por Emma? —Por Emma. Kathy me apretó antes de que se separara de nuestro abrazo. —El patio es un desastre. Nadie ha estado aquí desde... —Sus palabras se desvanecieron, junto con su sonrisa—. Lincoln dijo que se ocuparía de todo. —Oh, no, no lo hagan. Realmente, puedo con todo. —Liz... —En serio, Kathy. Quiero hacerlo. Quiero reconstruir.

—¿Alguien vive ahí? —pregunté—. No creo que la casa del señor Rakes se venda después de todos los rumores de que está embrujada.

25

—Sí. Alguien realmente compró el lugar. Ahora, no soy chismosa, pero el tipo que vive allí es un poco raro. Se rumorea que huye por algo que hizo en su pasado.

Página

—Bueno, si estás segura. Por lo menos no tienes el jardín más desordenado en el bloque —bromeó, asintiendo hacia la casa de mi vecina.

—¿Qué? ¿Quieres decir, como un criminal? Kathy se encogió de hombros. —Marybeth dijo que escuchó cosas sobre cómo apuñaló a una persona. Gary dijo que mató a un gato maullando en el camino equivocado.


—De ninguna manera. ¿Qué? ¿Vivo al lado de un psicópata? —Oh, estoy segura de que estarás bien. Sabes, sólo una pequeña charla en esta pequeña ciudad. Dudo que los rumores tengan algo de verdad en ellos. Pero trabaja en la tienda del bicho raro de Henson, por lo que se sabe el tipo no puede estar bien de la cabeza. Casi acaba de cerrar sus puertas por la noche. El Sr. Henson tenía la tienda Cosas Necesarias en el centro de Meadows Creek, y era una de las personas más extrañas que había conocido. Sólo sabía acerca de su rareza en base a lo que otros decían sobre él. La gente del pueblo eran algunos de los mejores en el chisme y vivir el estilo de vida de pequeña ciudad. La gente se hallaba siempre en movimiento, pero nadie realmente tenía lugar. Miré al otro lado de la calle y vi a tres personas chismeando fuera de una casa, mientras iban a recoger su correo. Dos mujeres caminaron por delante de mi casa, y las escuché hablar de mi regreso a la ciudad, no me dijeron hola o cualquier cosa, pero hablaban de mí. A la vuelta de la esquina venía un padre que enseñaba a su niña a montar su bicicleta por lo que parecía ser la primera vez, sin ruedas de entrenamiento. Una sonrisa apareció en mi cara. Todo era tan estereotipado, la vida de la pequeña ciudad. Todo el mundo sabía de los asunto de todos y se extendían rápidamente. —De todos modos. —Kathy sonrió, trayéndome de vuelta a la realidad—. Trajimos barbacoa y cosas para la cena. Abastecimos la nevera también, así no tendrás que preocuparte de hacer las compras por una semana o dos. Además, ya pusimos las mantas en la parte superior del techo para los fuegos artificiales, que deben empezar cerca de... —El cielo se llenó de azules y rojos, encendiendo el mundo con el color—. ¡Ahora!

—¡Vamos, mamá! —gritó Emma, sin apartar la mirada de la demostración de colores.

26

Kathy envolvió su brazo alrededor de mi cintura y caminamos hacia la casa. —Después de que Emma vaya a la cama, tengo unas cuantas botellas de vino con tu nombre en ellas.

Página

Miré a la azotea para ver a Lincoln llevar a Emma en sus brazos mientras se acomodaban y gritaban ¡Ooo! ¡Ahh! cada vez que la noche se encendía en llamas.

—¿Para mí? —pregunté. Ella sonrió. —Para ti. Bienvenida de vuelta a casa, Liz. Casa. Me preguntaba cuándo desaparecería ese dolor.


Lincoln quería poner a Emma en la cama, y cuando parecía estar tomando más tiempo de lo normal, fui a comprobarlos. Emma tenía una manera de darme un mal rato cada noche cuando la ponía en la cama, y seguramente le daba los mismos problemas. Fui de puntillas por el pasillo y no escuché gritos, era una buena señal. Mirando a escondidas en la habitación, me encontré con los dos extendidos, profundamente dormidos en la cama de tamaño full, con los pies de Lincoln colgando sobre el final de la estructura de la cama. Kathy se rió, caminando detrás de mí. —No sé quién está más emocionado por reunirse, Lincoln o Emma. —Caminamos hasta el salón, donde nos sentamos delante de las dos botellas de vino más grandes que he visto. —¿Tratas de emborracharme? —Me reí. Sonrió. —Si te hace sentir mejor, podría. —Kathy y yo siempre habíamos sido muy cercanas. Después de crecer con una madre que no era la madre más estable, cuando me reuní con Steven, conocí a Kathy que fue un soplo de aire fresco. Me dio la bienvenida con los brazos abiertos y nunca me dejó ir. Cuando se enteró de que me encontraba embarazada de Emma, lloró aún más que yo. —Me siento muy mal por mantenerlos separados durante tanto tiempo —dije, tomando mi copa de vino y mirando por el pasillo hacia la habitación de Emma.

Se inclinó hacia mí, apoyando los codos contra sus rodillas. — Ahora escúchame, querida. La hora en este momento es las diez y cuarenta y dos de la noche, y en este momento, a las diez y cuarenta y dos de la noche, te detienes de culparte a ti misma. Ahora es el momento de perdonarte a ti misma. Lincoln y yo entendimos. Sabíamos que necesitabas espacio. No te sientas como si nos debes una disculpa, porque no lo haces.

Página

—Sí. Pero, siento como que escapé por mí, no por Emma. Era demasiado para manejar para mí. Emma probablemente hubiera estado mejor quedándose aquí. Lo extrañaba. —Mis ojos se humedecieron de nuevo—. Y debería haberte visitado a ti y a Lincoln. Debería haber llamado más. Lo siento mucho, Kathy.

27

—Cariño, tu vida dio un vuelco. Cuando las tragedias ocurren y hay niños involucrados, no piensas, solo actúas. Uno hace lo que piensa que es mejor, va en modo de supervivencia. Y no puedes culparte por aquello.


Me sequé las lágrimas que se deslizaban fuera de mis ojos. — Lágrimas estúpidas. —Me reí, avergonzada. —¿Sabes lo que hace que las lágrimas se detengan? —preguntó. —¿Qué? Me sirvió otro vaso de vino. Mujer inteligente. Nos quedamos despiertas durante horas charlando, y cuanto más bebimos, más nos reímos. Me olvidé de cómo el calentamiento se sentía al reír. Ella preguntó por mi mamá, y no podía dejar de arrugar la nariz. —Todavía está perdida, de alguna manera caminando en círculos, cometiendo los mismos errores con los mismos tipos de personas. Me pregunto si hay un punto en el que la gente nunca se puede encontrar más. Creo que siempre será así. —¿La amas? —Siempre. Incluso cuando no me gusta. —Entonces no renuncies a ella. Incluso si necesitas tu espacio por un tiempo. Ámala y cree en su venida a la distancia. —¿Cómo llegaste a ser tan sabia? —pregunté. Ella sonrió con una sonrisa lobuna y alzó la copa de vino hacia mí, y luego se sirvió otro vaso. Mujer muy inteligente—. ¿Crees que puedes vigilar a Emma para mí mañana? Iré a la ciudad a buscar un poco de trabajo, tal vez ver si Matty necesita una mano extra o dos en el café. —¿Qué tal si la cuidamos para el fin de semana? Podría ser genial para ti tener algunos días para ti misma. Incluso podemos poner en marcha nuestro viernes de dormir fuera de casa nuevamente. De todos modos, no creo que Lincoln esté pensando en renunciar a ella en un corto plazo. —¿Harías eso por mí?

—Sé que esto podría ser un mal momento para preguntar, pero ¿has pensado en poner tu negocio en marcha y funcionando de nuevo? —preguntó Kathy. Steven y yo empezamos el diseño de interior y exteriores tres años antes. Manejó el exterior de los hogares, mientras yo trabajaba en los diseños de interiores particulares y empresas. Tuvimos una tienda justo

Página

No veía a Faye desde que Steven falleció. A pesar de que hablamos casi todos los días, comprendió que necesitaba el espacio. Tenía la esperanza de que entendiera que ahora necesitaba a mi mejor amiga para hacerlo a través de este nuevo comienzo.

28

—Nos gustaría hacer algo por ti. Además, cada vez que voy a la cafetería, Faye dice: “¿Cómo está mi mejor amiga? ¿Mi mejor amiga todavía no ha vuelto?” Así que supongo que querrá algún tiempo uno-auno contigo.


en el centro Meadows Creek, y era algunos de los mejores momentos de mi vida, pero la verdad del asunto era que las habilidades de trabajo del césped de Steven trajeron la mayor parte del dinero para nuestro negocio, junto con su título en negocios. No habría manera para mí poner en marcha las cosas por mi cuenta. Tener un grado de diseño de interiores en Meadows Creek casi me dio la oportunidad de trabajar en una tienda de muebles de la venta de los sillones caros o podría volver a mis raíces de la universidad y trabajar en el servicio de alimentos. —No lo sé. Sin embargo, probablemente no. Sin Steven simplemente no parece posible. Sólo tengo que encontrar algún trabajo estable y tratar de dejar de lado ese sueño. —Entiendo. Sin embargo, no tengas miedo de empezar a soñar nuevos sueños. Eras muy buena en tu trabajo, Liz. Y te hizo feliz. Siempre debes aferrarte a las cosas que te hacen más feliz. Después de que Kathy y Lincoln decidieron volver a casa, jugueteé con las cerraduras de la puerta de mi casa que se suponía Steven y yo teníamos que haber cambiado meses antes. Con un bostezo, me dirigí a mi habitación y permanecí en la puerta. La cama se hallaba perfectamente hecha, y no había encontrado la fuerza para entrar en el cuarto todavía. Parecía casi como una traición meterme en la cama y cerrar los ojos sin él a mi lado. Un respiro. Un paso.

Cuando abrí los ojos, seguía oscuro afuera. Una niña hermosa y su Bubba yacían a mi lado, con una pequeña parte de su manta descansando sobre su cuerpo, y el resto cubriéndole. Cada vez que tenía un momento como éste, me sentía un poco como mi madre. Recuerdo cuidar de ella cuando debería haber sido una niña. No era

Página

Me acosté en la pila, rodando a través de su ligero aroma, fingí que seguía allí. Susurré su nombre, como si pudiera oírme, y me abracé a la idea de él besándome y abrazándome en sus brazos. Las lágrimas de mi corazón dolido liberadas bajo la manga de la camiseta favorita de Steven, y cayeron más y más en mi dolor. Mis gritos eran salvajes y gruesos con el dolor, como una criatura en el dolor indescriptible. Todo dañado. Todo se encontraba roto. A medida que los minutos pasaban, me puse más y más cansada de mis propios sentimientos. La profunda tranquilidad de mi soledad espantosa me llevó en un sueño profundo.

29

Entré y fui al armario, abriéndolo de par en par. Toda la ropa de Steven colgaba en las perchas, y mis dedos rozaron contra ellas antes de empezar a temblar. Sacando toda la ropa fuera de las perchas, las tiré en el suelo, con lágrimas quemando detrás de mis ojos. Abrí los cajones y saqué el resto de sus artículos. Jeans, camisetas, ropa de entrenamiento, boxers. Cada prenda de vestir de Steven encontró su camino al suelo.


Página

30

justo para Emma. Me necesita. Me acurruqué más cerca de ella, deposité un beso en la frente, y prometí que no me desmoronaría más.


Traducido por Minia16

A

la mañana siguiente, Kathy y Lincoln aparecieron temprano para llevarse a Emma a sus aventuras de fin de semana. Justo cuando estaba a punto de salir de mi casa, oí que llamaban a la puerta. Al abrirla, me puse la sonrisa falsa más grande que tenía mientras miraba a las tres mujeres que vivían en mi calle… tres mujeres que no eché ni un poco de menos. —Marybeth, Susan, Erica, hola. Debería haber sabido que no pasaría mucho tiempo antes de que las tres mujeres más dramáticas y cotillas de la ciudad estuviesen en mi porche. —Oh, Liz —exclamó Marybeth, dándome un abrazo—. ¿Cómo estás, querida? Oímos el rumor de que volvías a la ciudad, pero ya nos conoces, odiamos los cotilleos, así que teníamos que verlo por nosotras mismas. —¡Te he hecho un pastel de carne! —exclamó Erica—. Después de que muriera Steven, te fuiste tan rápido que no pude hacerte nada de comida casera, así que finalmente he podido hacerte este pastel de carne para ayudarte con el luto.

Te odio, te odio, te odio. Sonreí. —Oh, no, Emma está bien. Estamos bien. Todo está bien. —¿Entonces, volverás a nuestras reuniones del club de lectura? Todos los miércoles en casa de Marybeth. Las niñas se quedan en el sótano jugando mientras nosotras hablamos de una novela. Esta semana estamos leyendo Orgullo y Prejuicio.

Página

—¿Cómo lo está pasando Emma? —interrumpió Susan—. ¿Lo llevas bien? Mi Rachel preguntaba por ella y se preguntaba si podían volver a jugar juntas, lo cual estaría genial. —Hizo una pausa y se inclinó hacia delante—. Pero, sólo para asegurarnos, Emma no sufre de depresión, ¿no? He oído que puede ser bastante contagiosa para otros niños.

31

—Gracias, chicas. De hecho iba a salir a…


—Yo… —…En realidad no quiero ir. Sus ojos se enfocaron en mí y supe que, si decía que no, estaría causándome más problemas de los necesarios. Además, estaría bien que Emma estuviera con otras niñas de su edad—. Allí estaré. —¡Perfecto! —Los ojos de Marybeth se pasearon por el jardín—. Tu jardín tiene bastante personalidad —dijo con una sonrisa, pero lo que en realidad quería decir era: “¿Cuándo cortarás la hierba? Nos avergüenzas a todas”. —Estoy trabajando en él —expliqué. Tomé el pastel de carne que me daba Erica y lo puse dentro antes de correr hacia fuera y cerrar la puerta con llave, esforzándome por enviarles la señal de que saldría—. Bueno, gracias por visitarnos, chicas. Será mejor que vaya yendo al pueblo. —¿Oh? ¿Qué vas a hacer en el pueblo? —preguntó Marybeth. —Pues veré si Matty necesita algo de ayuda en Savory & Sweet. —¿Aunque ya hayan contratado a alguien? Dudo que tengan sitio para ti —explicó Erica. —Oh, así que, ¿los rumores sobre que no volverás a abrir tu empresa eran ciertos? Tiene sentido que no lo hagas, sin Steven —dijo Marybeth. Susan asintió, concordando con ella. —Era un buen empresario. Y sé que tú sólo tenías la carrera de diseño de interiores. Debe de ser triste pasar de algo tan genial a algo tan… mundano, como ser camarera. Sé que no podría hacerlo. Menudo retroceso. Que se jodan, que se jodan, que se jodan. Sonreí. —Bueno, ya veremos. Me alegro de que nos hayamos encontrado. Estoy segura de que nos veremos muy pronto.

Caminé hacia la cafetería Savory & Sweet, y me esforcé por eliminar mis nervios. ¿Y si no necesitaban ninguna ayuda en la cafetería? ¿Qué haría para ganar dinero? Los padres de Steven me dijeron que no me preocupara por esas cosas, diciendo que nos ayudarían un tiempo, pero no podía evitarlo. Debía encontrar un modo de mantenerme por mí misma. Al abrir la puerta de la cafetería, sonreí cuando oí el grito desde detrás del mostrador. —¡Por favor, dime que no estoy soñando y que ha vuelto mi mejor amiga! —gritó Faye, saltando sobre el mostrador y placándome con un

Página

Al alejarme de ellas, no pude evitar poner los ojos en blanco mientras las escuchaba susurrar que parecía que engordé unos kilos y lo grandes que eran las bolsas bajo mis ojos.

32

—¡El miércoles a las siete! —Susan sonrió con suficiencia.


abrazo de oso. No me soltó y se volvió hacia Matty, el dueño de la tienda—. Matty, dime que también ves esto y que no estoy loca por todas las pastillas que tomé antes de venir a trabajar. —Está aquí de verdad, loca. —Sonrió con suficiencia. Matty era un hombre mayor, la forma en que lidiaba con la personalidad ruidosa y enérgica de Faye era normalmente poniendo los ojos en blanco y con sonrisas de suficiencia. Sus ojos castaños se clavaron en los míos y asintió una vez—. Me alegro de verte, Liz. Faye enterró su cabeza entre mis pechos, como si fueran una almohada. —Ahora que estás aquí no puedes volver a irte nunca, nunca, nunca más. —Faye era hermosa en todas las formas perfectas y únicas. Tenía el cabello teñido de plateado (único para la edad de veintisiete años) con mechones rosas y violetas intercalados. Siempre tenía sus uñas pintadas de colores chillones, y sus vestidos siempre abrazaban sus curvas en los lugares adecuados. Pero lo que la hacía tan hermosa era su confianza. Faye sabía que era impresionante, y también sabía que no tenía nada que ver con su apariencia. Su sentimiento de orgullo por sí misma venía de dentro, no necesitaba la aprobación de nadie. Envidiaba eso de ella. —Bueno, en realidad he venido para ver si necesitaban contratar a alguien. Sé que no he trabajado aquí desde la universidad, pero me vendría bien el trabajo. —¡Claro que necesitamos contratar a alguien! ¡Oye, tú, Sam! — dijo Faye, señalando a un camarero que no conocía—. Estás despedido. —¡Faye! —grité. —¡¿Qué?! —No puedes despedir a la gente así como así —le reñí al ver el miedo en los ojos de Sam. Pobrecillo—. En realidad, no estás despedido —dije.

Se irguió y toqueteó su credencial, que ponía “gerente”. —Alguien debía tener el papel de gerente, mujer. Me volví hacia Matty, con algo de sorpresa en su mirada. —¿Has convertido a Faye en gerente? —Creo que me drogó. —Rió—. Pero si realmente necesitas trabajo, siempre tenemos sitio para ti. Pero sólo es a media jornada.

Página

—Cállate, Faye. No, no lo estás. ¿Cómo es que puedes despedir a gente siquiera?

33

—Oh, sí que lo estás.


—A media jornada estaría genial, en serio, lo que sea. —Le sonreí a Matty, dándole las gracias. —O, podríamos despedir a Sam —ofreció Faye—. ¡Él ya tiene otro trabajo a media jornada! Además, es un tanto extraño. —Puedo oírte —dijo Sam, tímidamente. —No importa que puedas oírme, estás despedido. —No vamos a despedir a Sam —dijo Matty. —No eres nada divertido. ¡¿Pero sabes lo que es divertido?! —Se sacó el delantal y gritó—: ¡Descanso para comer! —Son las nueve y media de la mañana —riñó Matty. —¡Descanso para desayunar! —corrigió Faye, tirando de mi brazo—. Volveremos dentro de una hora, más o menos. —Los descansos son de treinta minutos. —Estoy segura de que Sam se ocupará de mis mesas. Sam, ya no estás despedido. —Nunca estuviste despedido, Sam. —Matty sonrió—. Una hora, Faye. Liz, asegúrate de que vuelva a tiempo o será ella la que esté despedida. —¿Ah, sí? —preguntó Faye, poniendo sus manos en las caderas, casi… ¿de manera insinuante? Matty le sonrió con suficiencia, sus ojos viajaron por su cuerpo casi… ¿sexualmente? ¿Pero qué…? Salimos del edificio, el brazo de Faye se entrelazó con el mío, la confusión por la extraña interacción entre Matty y ella todavía nublaba mis pensamientos. —¿Qué fue eso? —pregunté, arqueando una ceja en dirección a Faye.

—¡Cállate! ¿Quieres que se entere todo el pueblo? —Se sonrojó, mirando a su alrededor—. Fue un accidente. —¿Oh? ¿Lo fue? ¿Fue un accidente? ¿Ibas caminando casualmente por la calle principal y luego Matty empezó a ir hacia ti y su polla se salió accidentalmente de sus pantalones? ¿Y luego hubo un fuerte viento que metió dicha polla en tu vagina? ¿Fue ese tipo de accidente? —me burlé.

Página

—Eso —dije, señalando hacia Matty—. ¿El pequeño y sexualmente intenso tango que acaban de bailar? —No contestó, pero empezó a morderse el labio inferior—. Oh, Dios mío… ¡¿Te acostaste con Matty?!

34

—¿Qué fue qué?


—No exactamente. —Apretó la lengua contra el interior de su mejilla—. El viento empujó al pene primero hacia mi boca. —¡OH, DIOS MÍO, FAYE! —¡Lo sé! ¡Lo sé! Por esto la gente no debería salir los días que hace viento. Las pollas enloquecen en los días que hace viento. —No puedo creerlo. Te dobla la edad. —¿Qué puedo decir? Tengo un trauma paterno. —¿De qué hablas? Tu padre es maravilloso —dije. —Exactamente. ¡Ningún chico de nuestra edad podría igualarlo! Pero Matty… —Suspiró—, creo que me gusta. Eso era sorprendente. Faye nunca usaba la palabra “gustar” para referirse a un chico. Era la mayor putilla que había conocido. —¿Qué quieres decir con que te gusta? —pregunté, mi voz se hallaba empapada con la esperanza de que mi amiga al fin planeara sentar cabeza. —Eh, reduce ahí, Nicholas Sparks. Lo que quiero decir es: me gusta la polla. Incluso le he puesto nombre. ¿Quieres oírlo? —Por el amor de todo lo bueno del mundo, no. —Oh, te lo diré. —Faye. —Suspiré. —Matty el gordito —dijo, aumentando su sonrisilla. —¿Sabes qué? No tienes que compartir conmigo este tipo de cosas. Nunca. Pero nunca de nunca.

Se rió y me acercó más a ella. —Dios, te he echado de menos. Bueno, ¿qué dices? ¿Vamos a donde siempre? —Oh, claro que sí. Mientras caminábamos unas manzanas, Faye hizo que riera en todo momento, y me pregunté por qué me alejé tanto tiempo. Tal vez una parte de mí se sentía culpable al saber que, si me quedaba, empezaría a sentirme mejor lentamente, y la idea de sentirme mejor me resultaba un poco terrorífica. Pero en ese momento parecía que reírme

Página

—En serio, hay vómito subiendo por mi estómago. Así que, si pudieras parar de hablar.

35

—Hablo de Matty el gordito en el sentido de dos salchichas alemanas combinadas. Es casi como si el Dios de las salchichas al fin oyera mis plegarias. ¿Recuerdas a Peter el rosita y a Nick el peludito? Bueno, ¡ésta es mucho mejor! Matty el gordito es la tierra prometida de las salchichas.


era exactamente lo que necesitaba. Cuando reía, no tenía mucho tiempo para llorar, y me sentía muy cansada de las lágrimas. —Es un poco raro estar aquí sin Emma —dijo Faye, sentada en el balancín del parque infantil. Nos encontrábamos rodeadas de niños con sus padres y de niñeras, que corrían y jugaban mientras nosotras subíamos y bajábamos en el balancín. Un niño permaneció mirándonos como si estuviéramos locas por estar en un parque infantil, pero Faye se apresuró a gritarle—: ¡No crezcas nunca, niño! ¡Es una maldita trampa! Siempre era tan ridícula. —Bueno, ¿cuánto hace que pasa esto con Matty? —pregunté. Se sonrojó. —No sé, como un mes. O dos. —¿Dos meses? —Tal vez siete. U ocho. —¡¿Ocho?! ¿Qué? Hablamos todos los días. ¿Cómo es que no ha salido el tema? —No lo sé. —Se encogió de hombros—. Pasabas por tanto con lo de Steven, ¿sabes? Y parecía un poco cruel hablarte de mí sexolación. — Faye nunca tenía relaciones, pero era una profesional de las sexolaciones—. Mi mierda era pequeña, la tuya era… —Frunció el ceño y dejó de empujar el balancín, dejándome colgando en el aire. No existían muchos momentos en los que Faye se pusiera seria, pero Steven fue como un hermano para ella. Peleaban y discutían más que ninguna otra pareja de hermanos que hubiera conocido, y se preocupaban mucho el uno por el otro. De hecho, ella nos presentó en la universidad. Se conocían desde quinto curso y eran mejores amigos. Nunca vi sus ojos entristecerse desde que falleció, pero sentía seguridad de que lo hacían a menudo. Probablemente vivía en mi propio mundo de desesperación, sin ver que mi mejor amiga también perdió a su hermano no sanguíneo favorito. Se aclaró la garganta, dirigiéndome una sonrisa tensa—. Mi mierda era pequeña, Liz. La tuya no.

Se rió con ganas, echando la cabeza hacia atrás. Cuando Faye se reía, todo el universo sentía su felicidad. —¡Lo sé! Estas tetas no son ninguna broma. —Deberías volver al trabajo antes de que te despidan —sugerí.

Página

—Bueno, quiero que sientas que siempre puedes contármelo todo, Faye. Quiero saber todo sobre las locas sexcapadas que tienes con el viejo. Además, no hay nada en tu vida que sea pequeño. Es decir, por el amor de Dios, mira tus tetas.

36

Empujó para alzarse en el aire.


—Si me despidiera se estaría contratando unos huevos azules2 en su vida. —Faye. —Me sonrojé, mirando a nuestro alrededor a toda la gente que se nos quedó mirando—. Necesitas un filtro. —Los filtros son para los cigarrillos, no para bromeó. Empezamos a caminar de regreso a la entrelazado con el mío, nuestros pasos iban al alegro de que medio volvieras, Liz —susurró Faye, en mi hombro.

los humanos, Liz — cafetería, su brazo mismo ritmo—. Me apoyando la cabeza

—¿Medio vuelto? ¿A qué te refieres? Estoy aquí, he vuelto. Alzó la mirada hacia mí con una sonrisa cómplice. —Todavía no. Pero pronto, ya llegarás, cariño.

Página

37

La forma en que lograba ver mi dolor bajo la superficie era extraordinaria. La aproximé más a mí, segura de que no la soltaría en un futuro próximo.

Hace referencia a un gran dolor que sienten los hombres cuando se les hinchan los huevos hasta alcanzar el tamaño de cocos por falta de sexo, sexo interrumpido o no eyacular cuando deberían. 2


Traducido por BlackRose10 & Liz De Rossi

—¡L

iz, si serás descarada al irte como tú y Emma lo hicieron sin siquiera darme una llamada! —me regañó mamá a través del teléfono. Emma y yo habíamos estado de vuelta en nuestra casa durante dos días y hasta ahora mamá llamaba. O era porque se sentía molesta conmigo por sólo dejarle una nota, o era porque estuvo correteando por la ciudad con un desconocido y hasta ahora regresó a casa luego de todo ese tiempo. Me inclinaba por la segunda opción. —Lo siento, pero ya sabías que planeábamos Necesitábamos un nuevo comienzo ���traté de explicar.

irnos…

—¿Un nuevo comienzo en tu antigua casa? Eso no tiene mucho sentido. No esperaba que entendiera, así que cambié de tema. —¿Cómo estuvo la cena con Roger? —Richard —corrigió—. No finjas que no recuerdas su nombre. Y estuvo increíble. Creo que él podría ser el elegido. Puse los ojos en blanco. Cada uno de los hombres con los que salía eran el elegido; hasta que dejaban de serlo. —¿Me estás rodando los ojos? —preguntó mamá. —No.

De pronto mañana. De pronto la próxima semana. Sólo necesito espacio. —Está bien. Pero que no se te olvide quién estuvo ahí para ti cuando no tenías a nadie, nenita. Claro, los padres de Steven probablemente te ayudan ahora, pero llegará un momento en que te darás cuenta de quién es tu verdadera familia, y quién no lo es.

Página

—Mamá, tengo que ir a trabajar —mentí—. ¿Está bien si te llamo más tarde?

38

—Sí lo estas, ¡¿no?! Eres tan irrespetuosa a veces.


Nunca estuve tan agradecida de terminar una llamada telefónica.

A veces me paraba en el patio trasero y miraba hacia los arbustos silvestres y la hierba alta, intentando recordar cómo solía verse. Steven hizo el lugar tan hermoso. Siempre tenía un buen ojo para los detalles a la hora de la jardinería, y casi podía imaginar el olor de las flores que plantó, las cuales ahora se hallaban todas muertas. —Cierra los ojos —me susurró Steven, acercándose con las manos detrás de su espalda. Hice lo que me dijo—. Nombra esta flor —dijo. El olor golpeó mi nariz y sonreí. —Jacinto. Sonreí más amplio cuando sentí sus labios besando los míos. — Jacinto —repitió. Mis ojos se abrieron. Colocó la flor detrás de mí oreja—. Pensaba en plantar unos cuantos cerca del estanque en el patio trasero. —Es mi flor favorita —dije. —Eres mi chica favorita —respondió. Al parpadear, me encontraba de regreso, extrañando los olores del pasado.

Parecía más abandonada que nunca, y no podía dejar de preguntarme sobre la mentalidad de mi prójimo. Detrás de todas las casas de nuestro bloque comenzaba el bosque de Meadows Creek. La zona se hallaba rodeada de árboles. Yo sabía que en lo profundo de los árboles existía un río estrecho escondido en los bosques oscuros que corrían por millas y millas. La mayoría de la gente no sabía que realmente existía, pero cuando estaba en la universidad, lo descubrí con Steven. En el estrecho río había una pequeña roca. En la

Página

Una pequeña mesa para serruchar se ubicaba cerca del cobertizo, su pintura roja pelándose. Las pilas de madera se apoyaban contra el cobertizo, y me pregunté si alguien en realidad vivía en esa casa en absoluto.

39

Mis ojos se dirigieron a la casa de mi vecino, cuyo césped se veía aún peor que el mío. La casa estaba hecha de ladrillos de color marrón rojizo y tenía cuerdas de envoltura de color marfil alrededor de cada lado. Su hierba era diez veces más alta que la mía, y en el porche trasero vi a un gnomo de jardín roto en pedazos. Un bate de béisbol amarillo, de plástico, se escondía entre los crecientes mechones de hierba, junto con un dinosaurio de juguete.


pequeña roca se leían las iniciales ST y EB. Esas iniciales fueron talladas en el pequeño descanso de roca en el estrecho del río en los oscuros bosques cuando Steven me pidió casarme con él. Sin pensarlo mucho, me encontré caminando por el bosque y en poco tiempo me senté entre los árboles, mirando mi reflejo en el agua. Una respiración. Los pequeños peces nadaban río abajo en paz, hasta que el agua empezaba a ondular tras escuchar un gran chapoteo. Volví la cabeza a mi izquierda para ver qué causó la conmoción, y mis mejillas se sonrojaron cuando vi a Tristan de pie en el río sin camisa y con un par de pantalones cortos. Se inclinó hacia el agua y empezó a lavarse la cara, frotando sus dedos contra su áspera, salvaje, barba. Mis ojos bailaban sobre su pecho bronceado, que se veía cubierto de pelo, y él comenzó a lanzar agua contra su cuerpo, limpiándose a sí mismo. Tatuajes cubrían su brazo izquierdo y se envolvían a través de su pectoral. Estudié las marcas en su cuerpo, incapaz de apartar la mirada. Había más de los que podía contar, sin embargo, mis ojos trataron de tomar cada uno. Conozco esos tatuajes. Cada uno, una obra maestra diferente de las clásicas novelas para niños. Aslan de Narnia. Un monstruo de Donde viven los monstruos. El vagón de The Boxcar Children. A través de su pecho se encontraban las palabras “Aquí todos estamos locos” de Alicia en el País de las Maravillas. Mis entrañas explotaron por lo brillante de todo. No existía nada más impresionante que un hombre que no sólo conocía las historias más clásicas de todos los tiempos, sino que también encontró una manera de hacer de su cuerpo su propia biblioteca personal.

Zeus se situaba atado a un árbol, y al verme, inmediatamente empezó a ladrarme. ¡Miércoles! Tristan me miró, sus ojos tan indomables como antes. Su cuerpo se congeló, el agua goteaba desde su pecho hasta el borde de sus pantalones cortos. Lo miré, por un momento demasiado largo, y luego me di cuenta que miraba directamente a su paquete. Mis ojos se 3

Caramelo de dulce duro.

Página

No me notó, y mi corazón latía fuertemente contra mi caja torácica mientras me alejaba del río, con la esperanza de no ser vista.

40

El agua de su cabello mojado goteaba por su frente y caía sobre su pecho. De repente estuve congelada en mi lugar. Me preguntaba si sabía lo guapo pero igualmente aterrador que era. Mis pensamientos muy parecidos a esos viejos anuncios de Tootsie Roll Pop3 mientras miraba su cuerpo. “Señor Búho, ¿cuánto tiempo puedo mirar a este hombre antes de que sea socialmente inapropiado?” “No sé, Liz. Vamos a averiguar. Uno, dos, tres…”


dirigieron de regreso a su mirada salvaje. No se movió una pulgada. Zeus seguía ladrando y moviendo la cola, tratando de soltarse del árbol. —¿Persiguiéndome? —preguntó. Sus palabras fueron cortas, negando cualquier oportunidad para una conversación, directo al grano. —¿Qué? No. Arqueó una ceja. Seguí mirando sus tatuajes. Ay, Huevos verdes con jamón del Dr. Seuss. Se dio cuenta de mi mirada fija. Mierda. Para, Liz. —Lo siento —murmuré, mi cara calentándose por los nervios. ¿Qué hacía él aquí? Arqueó la otra ceja y no parpadeó ni una vez mientras miraba en mi dirección. A pesar de que él podía hablar, parecía que le resultaba mucho más divertido hacerme sentir incómoda y ansiosa. Era difícil mirarlo, porque estaba tan roto, pero cada parte cicatrizada de su existencia parecía atraerme. Vi todos sus movimientos en lo que desamarraba la correa de Zeus del árbol y se dirigía hacia la dirección por la que vino. Empecé a ir detrás de él, para volver a mi casa. Él se detuvo. Dio un lento giro en mi dirección. —Deja de seguirme —dijo entre dientes. —No lo estoy haciendo. —Sí, lo haces. —No. —Sí.

—Supongo que somos vecinos —le dije con una sonrisa. La forma en que me miró hizo que mi estómago saltara. Hubo un alto nivel de malestar en mi pecho, pero detrás de todo todavía sentía esa punzada familiar en mi interior que llegaba cada vez que me miraba a los ojos. Los dos fuimos a nuestras casas sin decir adiós.

Página

Inclinó su ceja de nuevo. —Eres como un niño de cinco años. — Se volvió y siguió caminando. Retomé mi rumbo también. De vez en cuando lanzaba una mirada y gruñía, pero no hablamos una palabra más. Cuando llegamos a la orilla del bosque, él y Zeus se acercaron al patio salvaje al lado de mi casa.

41

—¡No, no, no!


Cené sola en la mesa del comedor. Cuando miré por la habitación, a través de mis ventanas del comedor, vi a Tristan sentado en su mesa de comer también. Su casa parecía tan oscura y vacía. Solitaria. Cuando volvió a mirar al otro lado y me vio, me enderecé. Le di una simple sonrisa y un pequeño hola. Se levantó de su silla, se acercó a sus ventanas, y cerró las cortinas. No pasó mucho tiempo para percatarme que las ventanas de nuestros dormitorios también se hallaban una al lado de la otra, y él se apresuró a cerrar esas cortinas también. Llamé para revisar a Emma, quien por cómo sonaba, se encontraba excitada por el exceso de caramelos y el tiempo con los abuelos. Alrededor de las ocho me hallaba sentada en el sofá de la sala, mirando al vacío, tratando de no llorar cuando Faye envió un mensaje. Faye: ¿Estás bien? Yo: Estoy bien. Faye: ¿Interesada en algo de compañía? Yo: No esta noche. Cansada. Faye: ¿Interesada en algo de compañía? Yo: Durmiendo… Faye: ¿Interesada en algo de compañía? Yo: Mañana. Faye: Te quiero, tetas.

—¿Interesada en algo de compañía? —Sonrió. Miré mi pijama, y luego una vez más al tequila. —Absolutamente.

Página

Los golpes en la puerta principal que siguieron después de nuestro último mensaje no me sorprendieron. Me imaginé que no habría manera en que Faye no pasaría por acá, porque sabía que cuando decía que estaba bien, normalmente me sentía lejos de estar bien. Lo que fue sorprendente fue que cuando abrí la puerta de entrada me encontré con una gran cantidad de personas. Amigos. Liderando la manada se encontraba Faye, sosteniendo la botella de tequila más grande conocida por la humanidad.

42

Yo: Te quiero, senos.


—Realmente pensé que nos cerrarías la puerta en toda la cara — dijo una voz familiar detrás de mí mientras me hallaba en la cocina, sirviendo cuatro tragos. Me giré para ver a Tanner mirando en mi dirección, lanzando la moneda que siempre parecía tener en su agarre, y salté a sus brazos por un fuerte abrazo—. Oye, Liz —susurró, jalándome para un abrazo más fuerte. Tanner era el mejor amigo de Steven, y durante mucho tiempo tuvieron el tipo de bromance4 que me hizo pensar que mi marido podría dejarme por un hombre. Tanner era un tipo de gran complexión con unos oscuros ojos negros y cabello rubio. Trabajó en el taller mecánico del que asumió el control después de que su padre enfermara. Él y Steven se convirtieron en los mejores amigos cuando fueron emparejados como compañeros de cuarto en su primer año de universidad. A pesar de que Tanner dejó de ir a la escuela después del primer año con el fin de trabajar para su padre, él y Steven se quedaron cerca. Tanner me dio su sonrisa amable y me dejó ir. Levantó dos de los tragos que serví. Me entregó uno, y los tomamos juntos. Luego levantó los otros dos, y los acabamos también. Sonrió. —Ya sabes, esos cuatro eran para mí. —Lo sé. Sólo le ahorraba un poco a tu hígado. —Vi cómo metía la mano en el bolsillo y sacaba un cuarto. La misma moneda que siempre volteaba entre los dedos sin parar. Era un hábito extraño de modo que lo vi haciéndolo incluso desde antes de conocernos. —Veo que todavía tienes esa moneda de las tuyas. —Reí. —Nunca salgo de casa sin ella —respondió con una sonrisa antes de colocarla de nuevo en su bolsillo.

—Estoy de vuelta. —Asentí y nos serví cuatro tragos más—. Emma y yo estamos aquí para quedarnos. Sólo necesitamos un poco de aire, eso es todo. —¿Todavía conduces ese pedazo de auto de mierda? —preguntó.

4

Hace referencia a una relación cercana no-sexual entre dos hombres.

Página

Sus hombros subían y bajaban. —Es agradable ver tu cara de nuevo. Ha sido un tiempo, amiga. Además, la forma en que simplemente desapareciste después... —Sus palabras se desvanecieron. Las palabras de todo el mundo siempre se esfumaban cuando se encontraban a punto de hablar de la muerte de Steven. Me pareció que era una buena cosa.

43

Estudié su rostro, me preocupaba la sustancia en su interior. Probablemente no lo sabía, pero a veces sus ojos se veían tan tristes. — ¿Cómo estás?


—Definitivamente lo hago. —Mordí el labio inferior—. Golpeé a un perro el otro día. Su boca se abrió. —¡No! —Síp. El perro salió bien, pero mi auto de mierda corrió hacia la cosa. —Voy a comprobarlo por ti —ofreció. Me encogí de hombros. —Está bien. Puedo casi andar a todas partes, ahora que estoy en la ciudad. No es gran cosa. —Será un gran problema cuando el invierno se presente. —No te preocupes, Tanner Michael Chase, que estará bien. Una sonrisa encontró sus labios. —Sabes que odio cuando utilizas mi nombre completo. Reí. —Eso es exactamente el porqué lo hago. —Bueno, tenemos que hacer un brindis —ofreció Tanner. Faye vino a la habitación y levantó en alto uno de los tragos. —Estoy cerca de todos los brindis cuando el tequila está involucrado. —Ella se rió—. O vodka, whisky, ron, alcohol… Me reí y los tres sostuvimos las copas de trago en el aire. Tanner se aclaró la garganta. —Porque los viejos amigos hagan nuevos comienzos. Te extrañamos y a Emma, Liz, y estamos tan malditamente felices de tenerte de regreso. Que los próximos meses sean fáciles para ti, y puede que recuerdes que nunca estás sola. Con un rápido movimiento, tomamos los tragos. —Así que, la pregunta al azar. Quiero cambiar todas las cerraduras en el lugar justo para un nuevo comienzo. ¿Conoces a alguien que pueda hacer eso? —Definitivamente, Sam puede.

—¿En serio? ¿Crees que me ayudará a salir? —Claro. Le diré que debe hacerlo, o de lo contrario voy a despedirlo. —Faye le guiñó un ojo—. Es raro como todos salen, pero él es bueno y rápido en su trabajo. —¿Desde cuándo te gustan los chicos rápidos? —bromeé. —A veces una chica sólo necesita una polla, una cerveza, y la realidad de la televisión todo dentro de treinta minutos. Nunca

Página

—Sabes del chico al que despedí, ¿por lo que podría contratarte? ¿El chico socialmente torpe en el café? Su padre tiene una tienda en la que Sam trabaja a tiempo parcial para ese tipo de cosas.

44

—¿Sam?


subestimes el poder de un polvo rápido. —Faye se sirvió otro trago y bailó lejos. —Tu mejor amiga puede ser la primera mujer que he conocido que realmente piensa como un hombre —bromeó Tanner. —Sabías que ella y Matty están… —¿Jodiendo? Absolutamente. Después de que te fuiste, ella necesitaba una novia con quien quejarse en persona, y de alguna manera decidió que parecía que tenía una vagina. Se apareció en la tienda de autos todos los días con una historia sobre Matty el gordito, que por cierto, me hizo sentir muy incómodo. Me reí. —¿Quieres decir que no te interesan sus apodos para sus sexorelaciones? Se inclinó. —Escamoso Frankie ¿Eso es una cosa real? —Faye está lejos de ser una mentirosa. —Bueno, eso es desafortunado para el pobre Frankie. —Sonreí, tal vez por el alcohol, tal vez porque Tanner me recordó a algunos de los mejores recuerdos. Saltó sobre el mostrador y palmeó un lugar junto a él, que acepté—. Así que, ¿cómo lo está haciendo la señorita Emma? —Descarada como siempre. —Suspiré, pensando en mi nena. —Al igual que su madre. —Se río. Lo empujé suavemente en el hombro. —Sigo pensando que recibió el descaro fuerte de su padre.

—Verdad. No soy la persona más agradable cuando tengo demasiadas bebidas, pero Steven entendía eso. Maldita sea. Echo de menos su trasero. —Suspiró. Paramos de reír, mis ojos cada vez más pesados. Sus ojos se volvieron pesados, también, y nos sentamos en silencio, extrañándole juntos—. Bueno —dijo Tanner, cambiando de tema—. El paisaje alrededor de este lugar es una mierda completamente. Puedo conseguir cortar el césped por ti, si lo deseas. Y tal vez arreglar la valla para mantener el lugar un poco más privado.

Página

—Si no recuerdo mal, tú no eras la mejor influencia para él. Siempre bebías un poco demasiado y te convertías en el tirón que incitaba a la gente para que siempre terminaran golpeando a mi marido.

45

—Es verdad que era un bastante problemático. ¿Recuerdas cuando salimos para Halloween y Steven pensó que podía pelear con quien fuera, porque vestía como un ninja? Siguió gritando a todas y cada una de las personas que se encontró, pero en lugar de ser un impresionante ninja de la vida real, terminó con un ojo negro y nos echaron de tres bares. —Los dos nos reímos juntos, recordando que tan terriblemente borracho estuvo mi marido.


—¡Oh, no! En realidad, creo que cuidaré de todo. Sólo estoy trabajando a tiempo parcial, por lo que me dará algo que hacer hasta encontrar un trabajo más estable. —¿Has pensado en volver a meterte en el diseño de interiores? La pregunta de la semana. Me encogí de hombros. —En realidad no he pensado mucho en nada durante el año pasado. —Totalmente comprensible. ¿Seguro que no quieres una mano alrededor de este lugar? No es gran cosa para que te ayude. —Sí, estoy segura. Llega un punto en que debo empezar a hacer las cosas por mí misma, ¿sabes? —Te escucho. Pero creo que deberías pasar por mi tienda el domingo. Tengo algo que quiero darte. Sonreí. —¿Un regalo? —Algo así. Dándole un codazo en el hombro, le dije que podíamos reunirnos el jueves por la noche si Emma puede unirse a nosotros. Asintió y luego bajó la voz, mirando en mi dirección. —¿Cuál es la parte más difícil? Esa fue una pregunta muy fácil para responder. —Hay momentos en que Emma hace la cosa más divertida, y me voy a la otra habitación a llamar Steven para que venga a verla. Entonces me detengo y recuerdo. —La parte más difícil de perder a alguien que amas es el hecho de que también te pierdes a ti mismo. Puse mi pulgar entre los dientes e hice ruido en mi uña—. Cosas bastante deprimentes. ¿Qué pasa contigo? ¿Aún sales con Patty? Se encogió. —Realmente no hablamos nunca más. No me sorprendió. Tanner era como Faye en el compromiso.

El resto de la agradable noche juntos se desvaneció. Recordé reírme de las cosas que probablemente no eran divertidas, llorar por cosas que no eran incluso tristes, y tener la mejor noche que tuve en mucho tiempo. Cuando desperté a la mañana siguiente, me halaba acostada en mi cama, no muy segura de cómo llegué allí. No dormía en la cama desde el accidente. Cogí la almohada de Steven y la abracé a mi cuerpo. Con una profunda inhalación de la funda de la almohada de algodón, mis ojos se cerraron. Incluso si no me siento así todavía, no se podía negar el hecho de que se trataba de casa. Esta era mi nueva normalidad.

Página

Con una risa, levantó la botella de tequila, y nos vertió otra ronda. —Aquí por nosotros.

46

—Bueno, no estamos sólo dos tristes e individuales guisantes en una vaina.


Pรกgina

47


Traducido por Dayana Martinez

S

am cambió las cerraduras de la casa esa semana. Faye lo llamó espeluznante, pero había algo tan agradable en él. Tenía el cabello rubio y gafas rectangulares que ocultaban sus dulces ojos marrones. Sus voz siempre sonaba baja cuando me hablaba, y tan dulce. Si él pensaba que me había ofendido, lo cual nunca haría, se retractaba amablemente y se disculpaba con una pizca de tartamudeo. —De hecho, algunos de estos bloqueos son muy malos, pero otros se encuentran en muy buen estado, Elizabeth. ¿Seguro que quieres cambiarlos todos? —preguntó—. Lo siento, esa era una pregunta estúpida. No me lo habrías pedido si no necesitaras cambiarlo. Lo siento —se disculpó. —No, está bien. —Sonreí—. Sólo quiero un nuevo comienzo, eso es todo. Empujó sus gafas en la nariz y asintió. —Claro. Bueno, se puede hacer aquí en un par de horas más o menos.

Sonreí, ésta vez con cautela. —Creo que esperaré un tiempo. Gracias otra vez, Sam. —No hay ningún problema. —Se rió—. La única persona que ha comprado una hasta ahora es Tanner, así que dudo que vaya a ser un éxito de ventas como mi papá esperaba. Trabajaba rápido y era bueno en lo que hacía. Antes de darme cuenta, todas las cerraduras de la casa eran completamente nuevas. — ¿Hay alguna otra cosa en que te pueda ayudar? —preguntó.

Página

—¡Oh! También, déjame mostrarte algo. —Corrió a su auto y regresó con una pequeña cosa en la mano—. Mi papá también acaba de conseguir un nuevo acuerdo, cámaras de seguridad si te interesan. Las cámaras son así de pequeñas y podrían ser fácilmente escondidas fuera de vista. Algunas cámaras podrían ser colocarlas alrededor del lugar para mayor seguridad. Sé que si fuera una mujer hermosa con mi hija, podría querer protección adicional.

48

—Perfecto.


—¡No! Eso es todo. En realidad, será mejor que me vaya. Tengo que estar en el café en unos diez minutos, y mi auto se averió, así que debo caminar hasta allí. —De ninguna manera. Te daré un aventón. —No, no. Puedo caminar. —Ya empieza a lloviznar. No querrás quedar atrapada en la lluvia. Realmente no es gran cosa. Mi nariz se arrugó. —¿Estás seguro? —Por supuesto. —Mantuvo la puerta del pasajero de su auto abierta—. No hay problema. Mientras nos dirigíamos a la ciudad, Sam me preguntó por qué pensaba que a Faye no le gustaba él, pero hice mi mejor esfuerzo para explicar que a Faye no le gusta nadie al principio. —Dale un poco de tiempo, le caerás bien. —Dijo que tengo todas las características de un psicópata — bromeó. —Sí. Ella es una perra como eso. —Y tú mejor amiga.

—Guau, realmente acerca de todo sobre todos. Asintió. —Tendrás que permitirme que te lleve en algún momento a dar un paseo por la ciudad o algo así. Entonces podré mostrarte la locura que sucede alrededor de este lugar. Sonreí. —Eso sería increíble. —Mientras llegábamos a la cafetería, mi estómago se tensó al mirar al otro lado de la calle—. ¿Qué pasa con él? —le pregunté, viendo a Tristan corriendo por la calle con sus auriculares puestos. Cuando llegó a la tienda del señor Henson, se quitó los auriculares y entró—. ¿Cuál es su historia?

Página

El resto del camino a la ciudad, Sam todo lo que veíamos, diciéndome cualquier cosa y todo lo que sabía sobre ellos. Me dijo que, como la mayoría de la gente pensaba que era extraño, lo ignoraban, pero que eso le hizo fácil espiar todos los chismes alrededor de la ciudad. —Esta de la derecha es Lucy —dijo Sam, apuntando hacia una chica en su teléfono celular—. Es la persona con mejor ortografía en la ciudad. Incluso ganó el concurso anual de ortografía cada año durante los últimos cinco años. Y la de allí es Mónica. Su papá es un alcohólico en recuperación, pero entre tú y yo, sé que bebe fuera de casa en Bonnie Deen los viernes por la noche. Y el de allí es Jason. Pateó mi culo hace unos meses porque pensó que lo llamé de forma indebida. Sin embargo, se disculpó, diciendo que era culpa de algunos medicamentos malos.

49

Sonreí. —La mejor amiga que he tenido.


—¿Te refieres a Tristan? Es un idiota. Y un poco loco también. —¿Loco? —Bueno, trabaja para el señor Henson. Tienes que estar un poco loco para trabajar con él. El Sr. Henson practica el vudú y esas cosas en su trastienda. Es extraño. Es una buena cosa que Tanner esté tratando de conseguir que cierren esa tienda. —¿Qué? —¿No lo has oído? Tanner quiere ampliar su taller de autos, y la tienda del señor Henson es lo único que le impide hacerlo. Ha estado intentando iniciar protestas para conseguir que el señor Henson renuncie a su tienda. Dice que es un desperdicio de espacio ya que nadie entra en el lugar. No podía dejar de preguntarme cuál era realmente la historia detrás de la tienda del señor Henson, y no podía dejar de preguntarme por qué Tristan encontró trabajo allí.

Durante mi turno, de vez en cuando sería vista en la calle frente a la tienda del señor Henson, donde Tristan estaría moviendo las cosas. La tienda se encontraba llena de todo tipo de cosas mágicas. Cristales, cartas de tarot, varitas… —¿Tienes un vibrador? Como las palabras salieron de la boca de mi mejor amiga, me solté de mi divagación mental. Casi se me cayeron las tres bandejas de hamburguesas y patatas fritas que intentaba equilibrar. —¡Faye! — susurré con un chillido, mis mejillas se sonrojaron al instante.

Mi cara se hallaba en llamas. —Qué bien por ti. —Me reí, ajusté las bandejas frente a tres señoras mayores que miraban de forma maleducada y con disgusto—. ¿Les puedo ayudar en algo? —pregunté. —Tal vez su amiga podría utilizar un filtro. —Confíe en mí, lo he intentado. —Sonreí y me acerqué a Faye, rogándole que mantuviera la charla de mi vagina bajo perfil.

Página

—¿Qué? Actúas como si simplemente te pregunté si tenía herpes. Los vibradores son una cosa normal hoy en día, Liz, y pensé el otro día en que tu vagina se envejecería.

50

Miró alrededor de la cafetería, sorprendida por mi respuesta a su pregunta no tan apropiada.


—Oye, Liz, todo lo que digo es que ha pasado un largo tiempo desde que has tenido alguna acción. ¿Qué se siente ahí abajo? ¿Es un poco como George de la Selva se reúne con Las chicas de oro? ¿Hay más pelo por debajo de aquí? —preguntó, golpeando mi cabeza. —No voy a contestar eso. —Metió la mano en el bolsillo del delantal y sacó su pequeño libro negro, que siempre provocó problemas en el pasado—. ¿Qué haces? —pregunté con cautela. —Estoy encontrando una polla para ayudarte esta noche. —Faye. No creo que esté lista para ese tipo de conexión emocional con alguien. —¿Qué demonios tiene que ver el sexo con las emociones? —se preguntó, completamente en serio. Ni siquiera sabía cómo hacer frente a esa pregunta—. De todos modos, sé que este hombre puede ayudar a limpiar tu jardín de malas hierbas. Su nombre es Edward. Es un genio creativo cuando se trata de eso. Una vez, dibujó corazones allí conmigo para San Valentín. —Eres tan inquietante. Sonrió. —Lo sé. Pero puedo hacer una cita con el joven manos de tijera para ti, y entonces puedes elegir cualquier tipo de mi libro para tener un agradable, fácil, encuentro de una sola noche. —No hago lo del sexo casual. —Bueno. Ustedes pueden acostarse a hacerlo, si lo desean. — Sonrió—. Pero en serio, Liz. ¿Has pensado en salir? El simple hecho de que haya alrededor un par de tipos. No tiene que ser nada grave, pero creo que podría ser bueno para ti. No quiero que te quedes atascada en punto muerto. —No estoy en un punto muerto —argumenté, un poco ofendida—. Puesto que tengo una hija. Y que sólo ha pasado un año desde la muerte de Steven.

—No tenía la intención de ser dura. Sabes que te amo, y sabes cuánto significaba Steven para mí. —Lo sé... —Mira, soy una prostituta, pero incluso a las prostitutas se les rompe el corazón a veces, y para mí, cuando las cosas son difíciles de superar, el sexo siempre ayuda. Reí. —No creo estar preparada para eso todavía, pero lo tendré en cuenta.

Página

Me sentía un tanto impresionada por la forma en que salió de mi boca sin ninguna reacción violenta emocional.

51

Guau.


—Entiendo, cariño. Pero si llegas a un punto en el que sientes como si necesitas mi pequeño libro, sólo házmelo saber. Sonreí. —Tu libro parece tan pequeño. Podría jurar que antes era más grande. Su mano se sumergió en su delantal de nuevo, y sacó dos libros más. —No seas tonta. Sólo trataba de parecer una dama mostrándote sólo uno a la vez.

Durante mi descanso, la curiosidad pudo más que yo, y me encontré parada frente a la tienda del señor Henson. A los pocos segundos, era fácil decir que el señor Henson prácticamente no vendió nada. La mitad de la tienda era una tienda de café, mientras que la otra mitad se creó como un armario repleto de cosas que vi en muchas historias sobrenaturales. Cuando entré, la campana sonó por encima de la puerta, haciendo que el señor Henson y Tristan se miraran entre sí como confundidos. Cuando se volvieron hacia mí, hice mi mejor esfuerzo para actuar con normalidad mientras exploraba la tienda, a pesar de que aún podía sentir sus ojos en mí.

El Sr. Henson corta en la conversación, que era probablemente lo mejor. —¡Oh! No, no. Estamos abiertos. Simplemente no tenemos muchos visitantes. Especialmente los visitantes tan fáciles de ver cómo lo eres —dijo el Sr. Henson, sentándose en el borde de la encimera—. ¿Cuál es tu nombre, querida? —Su comentario rompió mi mirada fija

Página

—¿Cuánto por estos dos? —le pregunté al Sr. Henson. Permaneció en silencio. Arqueé una ceja—. Lo siento. ¿Está cerrado? — Cuando mi mirada fija se quedó en Tristan, sostuve los libros contra mi pecho y mis mejillas se sonrojaron—. Hola.

52

Hice una pausa por un momento, llegando a la plataforma superior de una de las estanterías de libros. ¿Un libro de hechizos? Está bien, entonces. La unión fue atada con una cuerda, y se encontraba cubierto de polvo. Cogí otro libro. Ambas piezas parecían más viejas que la suciedad, pero todavía algo hermosas. Papá siempre quiso encontrar joyas viejas como las de tiendas vintage. Tuvo una enorme colección de libros antiguos en su estudio, que se hallaban en diferentes idiomas o sobre temas de los que no tenía ninguna idea, pero amaba la forma en que las portadas se sentían y veían.


lejos de Tristan, y me aclaré la garganta, un poco contenta por la distracción. —Elizabeth. ¿Y tú? —Soy el señor Henson. Y si no fuera tan viejo te invitaría a bailar en la antigua casa del granero. —¿Bailar? ¿Qué le hace pensar que una chica como yo estaría interesada en el baile? El Sr. Henson mantuvo la mirada de placer en su cara y no contestó. Me acerqué y me senté a su lado. —¿Ésta es tu tienda? —Lo es. Cada pulgada, cada esquina. A menos que la quieras. — El señor Henson rió—. Porque si la quieres, entonces es tuya. Cada pulgada, cada esquina. —Eso es muy tentador. Pero debo decir, que he leído todos los libros de Stephen King que hayan sido publicadas cinco veces y la idea de tomar una tienda llamada Cosas Necesarias es un poco alarmante. —Entre tú y yo, pensé en llamarlo Oraciones Contestadas, pero no soy mucho un hombre religioso. Me reí. Tristan lo hizo también. Lo miré, contento de que nos reíamos al mismo tiempo, así que me detuve. Mis ojos cayeron a los libros. —¿Está bien si tomo éstos de sus manos? —Son suyos, de forma gratuita. —Oh, no... quiero pagar.

Sonreí. —Eso suena divertido. Se puso de pie y caminó hacia la sala de almacenamiento. — Tristan, regístrala, ¿quieres? —Se volvió hacia mí y me dio una leve inclinación de cabeza antes de desaparecer en la parte posterior. Tristan se acercó a la caja registradora, y yo lo seguí. Poco a poco coloqué los libros sobre el mostrador. Mis ojos se movieron a las fotos color tostado y negro del bosque enmarcado en la pared detrás de mí. —Hermoso —le dije, mirando las fotos.

Página

—Y es por eso que me quedo con los hombres. Las mujeres son demasiado parecidas a mí. Vuelve otro día y te daré una lectura del tarot gratis.

53

De un lado a otro, ambos argumentamos sobre mi tomando los libros de forma gratuita, pero no habría tregua. El Sr. Henson finalmente doblegado.


Tristan dio un puñetazo en los números confeccionados para los libros. —Gracias. —¿Tomaste estos? —No —dijo, echando un vistazo a las fotos—. Las tallé en madera y luego añadí la tinta negra. Mi boca se abrió en incredulidad, y me acerqué más. Cuanto más me miraba, más me di cuenta de que las “fotos” en realidad eran talladas en madera. —Hermoso —murmuré nuevamente. Cuando mis ojos se encontraron con los suyos, mi estómago se retorció con los nervios—. Hola —repetí, esta vez con un suspiro—, ¿cómo estás? Colocó mis artículos hacia arriba, ignorando mi pregunta. —¿Vas a jodidamente pagar o qué? Fruncí el ceño, pero no parecía importarle. —Lo siento. Sí. Aquí tienes —le dije, entregándole el dinero. Le di las gracias, y antes de salir de la tienda, lo miré una vez más—. Actúas como un idiota todo el tiempo, y la ciudad sólo te conoce como este hombre cruel, pero te vi en la sala de espera cuando te enteraste de que Zeus iba a estar bien. Te vi desmoronarte. Sé que no eres un monstruo, Tristan. Sólo que no entiendo por qué finges serlo. —Ese es tu mayor error. —¿Cuál es? —pregunté.

Página

54

—Pretender por un segundo que sabes cualquier maldita cosa acerca de mí.


Traducido por BlackRose10

C

uando el taxi nos dejó a papá y a mí en el hospital, corrí todo el camino hasta la sala de emergencias. Mis ojos se movían alrededor del espacio, en busca de algo, alguien familiar. —Mamá —grité, haciéndola levantar su vista de la sala de espera. Me quité la gorra de béisbol y corrí hacia ella. —Oh, cariño —gritó, corriendo para envolver sus brazos a mí alrededor. —¿Cómo están? ¿Cómo…? Mamá empezó a sollozar más fuerte, su cuerpo temblaba. — Jamie… Jamie se ha ido, Tristan. Estuvo aguantando durante tanto tiempo, pero fue demasiado. Me aparté y pellizqué el puente de mi nariz. —¿Qué quieres decir con ido? Ella no se ha ido. Está bien. —Mis ojos se movieron a la mirada de papá, que se veía conmocionado. Confuso. Dañado—. Papá, dile. Dile que Jams está muy bien. Bajó su cabeza.

—Está en terapia intensiva. Él no está haciéndolo muy bien, pero se encuentra… —Aquí. Él está aquí. —Pasé los dedos por mi cabello. Él se encontraba bien—. ¿Puedo verlo? —pregunté. Ella asintió. Me apresuré a la estación de enfermeras y me llevaron a la habitación de Charlie. Mi mano envuelta alrededor de mi boca mientras miraba a mi hijo pequeño, conectado a más máquinas de lo que creí posible. Un tubo bajaba por su garganta, vías intravenosas corrían a través de sus brazos, y su rostro se hallaba magullado y maltrecho—. Jesús… —murmuré.

Página

—¿Charlie? —pregunté, casi seguro de que no quería saber la respuesta.

55

Mis entrañas se sentían incendiadas.


mano.

La enfermera me dio una sonrisa cautelosa. —Puede sostener su

—¿Por qué el tubo? Po.. por… ¿por qué tiene un tubo por la garganta? —tartamudeé, mi mente tratando de permanecer con Charlie, pero la verdad sobre Jamie se arrastraba lentamente. Jamie se ha ido, dijo mamá. Se fue. ¿Pero, cómo? ¿Cómo podía haberse ido? —En el accidente, su pulmón izquierdo colapsó, y ha estado teniendo dificultades tomando aire y respirando. Es para ayudarle a respirar. —¿No respira por su cuenta? Negó con la cabeza. —¿Estará bien? —pregunté, mirando a los ojos de la enfermera y viendo su culpabilidad. —No soy su médico. Sólo ellos pueden… —Pero puedes decirme, ¿no? Si fueras yo, y acabaras de perder a tu esposa. —Las palabras forzaron a las emociones a salir de mí y me ahogaron—. Si ese niño fuera todo lo que te queda y tú eres lo único que le queda, querrías saber cuánta esperanza hay, ¿no? Le rogarías a alguien que te diga qué hacer. Cómo actuar. ¿Qué harías? —Señor… —Por favor —le supliqué—, por favor.

»Te necesito para seguir adelante. Te necesito para seguir creyendo en el mundo. Amiguito, necesito que despiertes. No te puedo perder también, ¿sí? Necesito que vuelvas a mí... Por favor, Charlie... vuelve a papá. Su pecho se elevaba y cuando trató de exhalar, las máquinas comenzaron a sonar rápidamente. Los médicos llegaron corriendo, y sacaron mi mano de Charlie, la cual temblaba incontrolablemente. Todos ellos comenzaron a gritarse el uno al otro, diciendo palabras que no entendía, haciendo cosas que no podía comprender.

Página

Asentí una vez, sabiendo que acababa de decirme más verdad que la que me disponía a escuchar. Me acerqué a la silla, al lado de la cama de Charlie y tomé su mano en la mía. —Hola, amiguito. Es papá. Estoy aquí, ¿de acuerdo? Sé que no he estado alrededor tanto como debería, pero ahora estoy aquí, ¿sí? Papá está aquí y necesito que luches por mí. ¿Puedes hacer eso? —Mis lágrimas rodaron de mis ojos sobre sus mejillas mientras mis labios se posaron sobre su frente—. Papi necesita que trabajes en tu respiración. Necesitamos que mejores porque te necesito. Sé que la gente dice que el niño necesita al padre, pero eso es una mentira.

56

Sus ojos vacilaron al suelo antes de encontrar mi mirada. — Sostendría su mano.


—¡¿Qué está pasando ?! —grité, pero nadie me escuchó—. ¡¿Que está pasando?! ¡Charlie! —grité cuando dos enfermeras trataron de sacarme de la habitación—. ¿Qué hacen? ¿Qué... ¡Charlie! —dije, cada vez más fuerte a medida que me empujaban fuera de la habitación—. ¡CHARLIE!

Tarde el viernes por la noche, me senté en mi mesa del comedor y marqué un número que previamente fue tan familiar para mí, pero que no utilicé mucho en los últimos días. Cuando sonó, sostuve el teléfono en mi oído. —¿Hola? —dijo una voz, suave y tersa—. Tristan, ¿eres tú? —El estado alerta de sus sonidos hizo girar mi estómago—. Hijo, por favor, di algo... —susurró. Golpeé el puño contra mi boca, pero no respondí.

Página

57

Colgué el teléfono. Siempre colgaba. Me senté solo en la oscuridad por el resto de la noche, dejándola que me tragara entero.


Traducido por Minia16

E

l sábado por la mañana estaba segura de encontrarme a segundos de despertar a todo el vecindario mientras intentaba encender el cortacésped, que rugía cada pocos segundos. Steven siempre lo hizo parecer tan fácil cuando se ocupaba del césped, pero yo no tenía la misma suerte. —Vamos. —Tiré fuertemente de la cadena para encender el motor una vez más, y tras unos chisporroteos, siguió adelante y murió—. ¡Santo Dios! —Seguí intentándolo una y otra vez, mis mejillas se sonrojaron cuando unos cuantos vecinos del otro lado de la calle empezaron a mirarme desde sus casas. Cuando una mano se apoyó contra la mía, justo cuando iba a volver a tirar de la cadena, salté sobresaltada. —Para —me riñó Tristan, tenía las cejas fruncidas y los ojos llenos de irritación—. ¿Qué demonios haces? Fruncí el ceño, fijando la mirada en sus labios apretados. —Cortando el césped. —No estás cortando el césped. —Sí que lo haré. —No, no lo harás.

—Estoy segura de que la gente ya se hallaba despierta en Inglaterra. —Para de hablar. —Umm. Parecía ser que no era una persona madrugadora, vespertina o nocturna, así que tenía eso a su favor. Apartó el cortacésped de mí. —¿Qué haces? —pregunté. —Cortarte la hierba para que dejes de despertar a todo el jodido mundo, salvo a Inglaterra.

Página

—Despertando a todo el jodido mundo. —Gruñó.

58

—¿Entonces, qué estoy haciendo? —pregunté.


No sabía si debía reír o llorar. —No puedes cortar el césped. Además, creo que está roto. —El cortacésped se encendió segundos después de que tirara de la cuerda. Bueno, esto es vergonzoso—. Pero en serio. No puedes cortarme el césped. No volteó ni un momento para mirarme. Se limitó a completar su trabajo… el mismo trabajo que nunca le pedí que hiciera. Me encontraba a segundos de seguir discutiendo con él, pero luego recordé que mató a un gato por maullar mal y, bueno, me gustaba bastante mi pequeña y aburrida vida y no quería arriesgarme a morir.

—Hiciste un gran trabajo con el césped —dije, observando a Tristan mientras apagaba el cortacésped—. Mi marido… —Me detuve, tomando aire—. Mi difunto marido solía cortar la hierba en diagonal. Decía: “Cariño, mañana recojo las briznas, ahora estoy muy cansado.” —Me reí para mí misma, mirando a Tristan, pero en realidad ya no veía nada—. Las briznas se quedaban ahí por lo menos una semana, tal vez dos, lo que es raro porque siempre trataba mucho mejor los céspedes de los demás. Pero aun así, me gustaban las briznas. —Mi garganta se contrajo y el ardor de las lágrimas entró en mis ojos. Le di la espalda a Tristan y sequé las pocas que cayeron—. Bueno, me gustan las diagonales que has hecho. —Estúpidos recuerdos. Agarré el pomo blanco de metal y abrí la puerta de la mosquitera, pero mis pies se detuvieron cuando le oí.

—A veces creo que los pequeños recuerdos son peores que los grandes. Puedo soportar recordar su cumpleaños o el día de su muerte, pero recordar las pequeñas cosas como la forma en que cortaba la hierba, o cómo sólo se leía los cómics del periódico, o cómo sólo se fumaba un cigarro el día de fin de año…

Página

Me volví para mirarlo a la cara, se apoyaba en el cortacésped. Su mirada tenía más vida de lo que nunca presencié, pero era una clase de vida triste. Unos ojos rotos y atormentados. Inhalé para evitar caer.

59

—Se acercan sigilosamente a ti así y te tiran al suelo —susurró como si fuera un alma abandonada que se despidiera con un beso de sus seres queridos. Su voz era más suave que antes. Todavía era profunda y un poco ronca, pero esta vez tenía un poco de inocencia en sus sonidos—. Los pequeños recuerdos.


—O la forma en que se ataba los zapatos, o saltaba en los charcos, o tocaba la palma de mi mano con su dedo índice y siempre dibujaba un corazón… —¿También has perdido a alguien? —A mi esposa. Oh. —Y a mi hijo —susurró, en voz más baja que antes. Mi corazón se rompió en pedazos por él. —Lo siento tanto, ni me imaginaba… —Mis palabras se desvanecieron mientras se quedaba mirando a la hierba recién cortada. La idea de perder tanto al amor de mi vida como a mi pequeña era demasiado, me habría rendido. —La forma en que decía sus oraciones, la forma en que escribía las erres al revés, la forma en que rompía sus coches de juguete sólo para poder arreglarlos… —A Tristan le temblaba la voz, al igual que su cuerpo. Ya no me hablaba a mí. Estábamos viviendo en nuestros propios mundos de pequeños recuerdos, y aunque nos encontrábamos separados, de algún modo conseguíamos sentir al otro. La soledad a menudo reconocía a la soledad. Y hoy, por primera vez, empecé a ver al hombre detrás de la barba. Observé que los ojos de esa pobre alma se hinchaban de emoción al ponerse los auriculares en las orejas. Empezó a amontonar todas las briznas de hierba, sin volver a dirigirme una palabra. La gente del pueblo lo llamaba cabrón, y podía ver por qué. No era amable, no era estable, y se hallaba roto en todos los lugares correctos e incorrectos, pero no podía culparle por su frialdad. La verdad era que envidiaba un poco la habilidad de Tristan de escapar de la realidad, de apartarse del mundo que lo rodeaba. Debe de estar bien sentirse vacío de vez en cuando… Dios sabe que pensaba en perderme diariamente, pero tenía a Emma para mantenerme cuerda.

—Listo. —¿Quieres algo de desayunar? —pregunté, poniéndome en pie—. He hecho suficiente para ti. Parpadeó una vez antes de empujar el cortacésped hacia mi porche.

Página

Cuando terminó con su trabajo, sus pies se detuvieron, pero su pecho siguió subiendo y bajando con fuerza. Se giró hacia mí, con los ojos rojos, sus pensamientos probablemente dispersos. Frotó la mano contra su ceja y se aclaró la garganta.

60

Si la hubiera perdido a ella también, habría vaciado mi mente de toda emoción, de todo el dolor.


—No.

Página

61

Caminó hacia su porche, desapareciendo de mi vista. Mientras me quedaba allí de pie, sola, cerré los ojos, puse las manos sobre mi corazón y, por un momento, también me perdí.


Traducido por Fiorella♥

A

la mañana siguiente, sabía que debía pasar por la tienda de autos de Tanner para la sorpresa que mencionó anteriormente esa semana. Emma, Bubba, y yo saltamos a la ciudad, ella cantando su propia versión de la banda sonora Frozen, queriendo sacarme mis pestañas, y Bubba siendo un animal de peluche agradablemente silencioso. —¡Tío T! —gritó Emma, corriendo hacia Tanner, cuya cabeza miraba bajo el capó de un coche. Tanner se dio la vuelta, su camisa blanca cubierta de manchas de aceite, y su rostro se vistió con la misma sustancia. La levantó en sus brazos y le dio una vuelta antes de tirar de ella en un abrazo estrecho. —Oye, pequeña. ¿Qué hay detrás de tu oreja? — le preguntó. —¡No tengo nada detrás de mí oreja! —Oh, pero creo que te equivocas. —Sacó su moneda de la suerte detrás de la oreja de Emma, haciéndola reír y reír, lo que a su vez me hizo sonreír—. ¿Cómo has estado?

—Es más linda de lo que me acuerdo. —Tanner sonrió—. Tiene tu sonrisa. Sonreí y le di las gracias, a pesar de que su sonrisa me recordaba más a Steven.

Página

Sonreí. Tanner la miró como si verdaderamente estuviera interesado en su historia. Después de unos minutos, Tanner envió a Emma con un par de billetes de un dólar para ir atacar a la máquina de dulces con uno de sus trabajadores, Gary. Todo el camino, podía oír a Emma repitiendo la historia de cómo su vestimenta llegó a la vida al pobre Gary.

62

Emma sonrió y entró en una historia profunda, invitando a la reflexión sobre cómo la dejé vestirse ese día, que terminó con un tutú púrpura, calcetines de arco iris, y una camiseta con los pingüinos de zombis.


—Por lo tanto, tengo algo para ti, ven aquí. —Me llevó a la habitación de atrás, donde una sábana cubría un coche. Cuando la quitó, mis piernas casi se doblaron debajo de mí. —¿Cómo…? —le pregunté, caminando alrededor del jeep, pasando mis dedos a través de él. El Jeep de Steven parecía más nuevo que nunca—. Se encontraba destruido. —Ah, los golpes y contusiones siempre pueden ser curados. —Esto tenía que costar una fortuna. Se encogió de hombros. —Steven era mi mejor amigo. Tú eres una de mis mejores amigas. Sólo quería que tuvieras algo familiar para volver a casa. —¿Siempre supiste que podría volver? —Todos lo esperábamos. —Tanner se mordió el labio inferior mientras miraba el jeep—. Todavía no puedo dejar de culparme a mí mismo. La semana antes del accidente le rogué que parara en mi tienda para poder darle al coche un ajuste. Él dijo que estaría bueno para unos cuantos meses más. No puedo evitar pensar que tal vez podría haber notado que algo estaba mal con el auto si se hubiera detenido verme. Si me hubiera dejado ver bajo el capó, entonces tal vez estaría aún... —Pellizcó el puente de su nariz y dejó de hablar. —No fue tu culpa, Tanner. Resopló y me dio una sonrisa tensa. —Sí, bien. El pensamiento sólo pasa por mi mente de vez en cuando. Ahora vamos, entra. Entré en el asiento del conductor y me senté. Mis ojos se cerraron y tomé unas cuantas respiraciones profundas mientras colocaba mi mano sobre el asiento del pasajero, a la espera de ese toque, el calor de la mano de otro para sostener. No llores. No llores. Estoy bien, estoy bien. Entonces sentí la mano de otro, y cuando mis ojos se abrieron, vi a la pequeña mano de Emma sentada en la mía, con chocolate por toda la cara. Sonrió ampliamente, causando que hiciera lo mismo.

—Sí, bebe. Estoy bien. Tanner se acercó a mí y puso las llaves en mi mano. — Bienvenidas a casa, chicas. Recuerda, si me necesitas para ayudar con el césped y esas cosas, sólo hazme una llamada. —¡Garrapata ya lo hizo! —exclamó Emma. Tanner arqueó una ceja. —¿Qué? —De hecho, terminé por contratar a un hombre para hacerlo. Bueno, algo así. Le debía algún tipo de pago.

Página

Un respiro.

63

—¿Estás bien, mamá? —preguntó.


—¿Qué? Liz, yo podría haberlo hecho de forma gratuita. ¿A quién contrataste? Sabía que no le gustaría la respuesta. —Su nombre es Tristan... —¡¿Tristan Cole?! —Tanner pasó sus dedos por su cara, que empezaba a ponerse roja—. Liz, él es un idiota. —No lo es. —Sí, está bien, lo es. —Confía en mí, lo es. También es un chiflado de mierda. ¿Sabías que trabaja para el señor Henson? Es el maldito caso de estudio de la locura. No sabía por qué, pero las palabras de Tanner hicieron sentirme como si estuviera hablando de mí. —Eso es realmente duro, Tanner. —Es una locura. Y Tristan es peligroso. Sólo... déjame manejar el trabajo alrededor de la casa. Dios. Odio que viva al lado de ti. —Él hizo un gran trabajo. Ciertamente no es un gran problema. —Lo es. Es sólo que, eres demasiado confiada. Debes usar la cabeza algo más que tu corazón. Tienes que pensar. —Ouch—. No me gusta en absoluto, Liz. Y dudo que Steven estuviera de acuerdo. —Sí, bien. Él no estará alrededor más —le susurré, sintiendo un poco de vergüenza y un dolor fuerte—. No soy una idiota, Tanner. Y puedo manejar esto. Sólo... —Hice una pausa, forzando una sonrisa—. Gracias por esto. Por el jeep. No sabes lo mucho que significa para mí. Debió de ver a través de mi sonrisa falsa porque puso una mano en mi hombro. —Lo lamento. Soy un imbécil. Sólo me preocupa. Si algo te pasa... —Estoy bien. Estamos a salvo. Lo juro. —Bueno. Bueno, sal de aquí antes de que diga algo más de lo que me arrepentiré. —Sonrió—. Emma, cuida de tu madre, ¿sí?

Página

64

—¿Por qué? Yo soy la niña, no ella —dijo Emma con descaro. No podía dejar de reír, porque tenía el cien por ciento de la razón.


Traducido por Minia16

C

ada viernes, luego de dejar a Emma en casa de sus abuelos, iba al centro por el mercado de los granjeros. Todos los pueblerinos se dirigían al centro de Meadows Creek para vender y comerciar con sus productos. Los olores del pan fresco, la exposición de flores, y el cotilleo de una ciudad pequeña siempre hacían que mi viaje valiera la pena. Steven y yo siempre veníamos al mercado para ver las flores frescas, así que cuando llegaba el viernes era con rosas frescas, siempre permanecía quieta en el medio de todo, inspirando los recuerdos y espirando el dolor. Durante mi excursión semanal al mercado de los granjeros, siempre veía a Tristan caminando. No habíamos hablado desde que cortó el césped, pero no conseguía parar de pensar en sus ojos tristes. No podía parar de pensar en su esposa y en su hijo. ¿Cuándo los perdió? ¿Y cómo? ¿Cuánto tiempo estuvo viviendo Tristan en su actual pesadilla? Quería saber más.

Todos me decían que era un desalmado, y les creía. Vi las duras realidades que vivían en Tristan. Pero también vi otro lado de él que muchos no notaban. Le vi desmoronarse cuando supo que Zeus estaría bien. Le vi abrirse lentamente sobre la muerte de su esposa e hijo. Vi un lado amable y roto de Tristan que a muchos parecía escapársele. Ahora, en mitad del mercado de granjeros, me hallaba muy intrigada por el otro lado de Tristan. Cada semana caminaba como si no viera a nadie. Estaba concentrado en su misión, que siempre consistía en comprar bolsas de comida y flores frescas. Luego desaparecía en las

Página

Cada vez que pasaba por mi lado mis mejillas se sonrojaban y volteaba como si no le hubiera visto. Aunque sí que le había visto. Siempre le veía, y no me hallaba exactamente segura de por qué.

65

A veces le veía caminar hacia el cobertizo de su jardín trasero, y se quedaba allí horas. La única vez que salía era cuando cortaba la leña con una sierra de banco, y luego volvía al interior y permanecía oculto.


colinas, deteniéndose en el puente donde siempre le daba toda la comida y las flores a un sintecho. Mientras le tendía las bolsas al individuo, me encontraba a tan sólo unos pasos de él porque volvía a casa. Cuando me le acerqué, no pude evitar la sonrisa que se adueñó de mí. Empezó a caminar en dirección a su casa. —Hola, Tristan. Miró hacia mí con ojos inexpresivos. Siguió caminando. Era como si hubiéramos vuelto al primer día. Apresuré mis pasos para mantenerme a la altura de sus largas zancadas. —Sólo quería decir que pensaba que fuiste muy amable. Es muy dulce lo que haces por ese hombre. Creo que es muy… Se giró con rapidez y dio un paso hacia mí. Apretó la mandíbula y entrecerró los ojos. —¿Qué demonios crees que haces? —¿Qué? —balbuceé, confundida por su tono. Se acercó más. —¿Piensas que no sé la forma en que me miras? —¿De qué hablas?

—¿Por qué querrías tener una conversación conmigo? —¡No lo sé! —dije, mis palabras dieron un salto mortal desde mi lengua. No tenía nada claro por qué habría querido tener una conversación con alguien que era tan cálido y frío a diario. Un día se abría sobre sus demonios y al siguiente me gritaba por decir hola. No puedo ganar—. Estúpida de mí por creer que podríamos haber sido amigos. Frunció las cejas. —¿Por qué iba a querer ser amigo tuyo?

Página

—Piens… ¡¿piensas que estoy ligando contigo?! —grité justo cuando llegamos a lo alto de la colina. Arqueó una ceja y dirigió una mirada que decía claramente: “Por supuesto que creo que estás ligando conmigo”—. Pensé que era bonito, ¡¿vale?! Le estás dando comida, ¡idiota! Y no intentaba pedirte que salieras conmigo o ligar contigo, sólo tener una conversación contigo.

66

—Quiero que te quede clara una cosa —susurró con firmeza. Tristan parpadeó una vez antes de que volvieran a aparecer sus ojos atormentados—. No quiero estar contigo de ningún modo, manera, o forma. ¿Vale? Corté tu jodida hierba porque me molestaba. Eso es todo. No quiero tener nada que ver contigo otra vez. Así que para con las malditas miradas.


Un escalofrío atravesó mi cuerpo. No sabía sí era por la ligera brisa o porque Tristan invadía mi espacio personal. —No lo sé. Porque pareces sentirte solo y yo me siento sola. Y pensé… —No pensaste. —¿Por qué eres tan ruin? —¿Por qué siempre me observas? Mis labios se abrieron para hablar, pero ninguna respuesta vino a mi mente. Nos quedamos mirando, tan cerca que nuestros cuerpos casi se unían, tan cerca que nuestros labios casi se tocaban. —Toda la gente de este pueblo teme de mí. ¿Te doy miedo, Elizabeth? —susurró, sus respiraciones rozaban mis labios. —No. —¿Por qué no? —Porque te veo. La frialdad de su mirada se suavizó por un segundo, casi como si esas tres palabras lo confundieran. Pero sí lo veía. Veía más allá del odio en su mirada y notaba el dolor en su frunce. Veía las partes rotas que, de alguna forma, encajaban con las mías. Tristan me atrajo contra su cuerpo sin pensar, sus labios se presionaron con dureza contra los míos. La confusión que nadaba en mi cabeza empezó a desvanecerse cuando su lengua se deslizó entre mis labios y correspondí al beso. Correspondí, y puede que incluso lo besara más de lo que besaba él. Dios, cómo lo echaba de menos. Echaba de menos besar. El sentimiento de caer contra alguien que te sostenía, evitando que tocaras fondo. La sensación de calidez ondeando contra tu piel mientras otra persona te proporcionaba tus siguientes respiraciones.

Los besos de Tristan eran rabiosos y tristes, arrepentidos y agonizantes, brutos y auténticos. Como los míos. Mi lengua se deslizó por su labio inferior y presioné las manos contra su pecho, sintiendo sus rápidos latidos volando a través de las puntas de mis dedos… volando hacia mi cuerpo. Por unos segundos me sentí como me había sentido antes. Entera.

Página

Echaba de menos a Steven.

67

Echaba de menos que me abrazaran, echaba de menos que me tocaran, echaba de menos que me desearan…


Completa. Parte de algo divino. Tristan apartó con fuerza la boca de la mía y se dio la vuelta, conduciéndome de regreso a mi actual y oscura realidad. Rota. Incompleta. Sintiéndome sola en todo momento. —No me conoces, así que para de actuar como si lo hicieras — dijo. Volvió a empezar a caminar, dejándome allí de pie, perpleja. ¡¿Qué ha sido eso?! —Tú también lo sentiste, ¿verdad? —pregunté, viéndolo marcharse—. Parecía como si… parecía como si todavía estuvieran aquí. Parecía como si Steven estuviera aquí. ¿A ti te pareció como si tu esposa… Se dio la vuelta con fuego ardiendo en su mirada. —No vuelvas a hablar de mi esposa como si supieras algo de ella o de mí. —Volvió a darse prisa. Lo sintió. Sabía que lo había sentido. —No puedes… no puedes marcharte así como así, Tristan. Podemos hablar. Sobre ellos. Podemos ayudarnos a recordar. —Mi mayor miedo era la idea de olvidar. Siguió caminando.

»Dios. Por qué tienes que ser tan… tan… ¡¿monstruo?! Se giró hacia mí y una fracción de segundo de tristeza tiñó sus ojos antes de que su mandíbula y su expresión facial se endurecieran. —No te quiero, Elizabeth. —Lanzó las manos al aire en señal de frustración y dio un paso hacia mí—. No quiero tener nada que ver contigo. —Dio un paso más. Yo di un paso atrás—. No quiero hablar contigo sobre tu jodido difunto marido. —Otro paso más—. No quiero

Página

—Además, esa es la razón de convertirse en el amigo de alguien. Conocerlo. Tener a alguien con quien hablar. —Mi pecho subía y bajaba rápidamente a medida que me enfadaba más y más con él por irse en mitad de nuestra conversación. En mitad del beso más doloroso y satisfactorio que unos labios hubieran experimentado nunca. Me ayudaban a recordar cómo fue sentirse feliz, y lo odiaba por marcharse. Lo odiaba por llevarse ese pequeño momento de lujuria que recordaba vagamente el amor que me arrebataron.

68

Volví a ir tras él.


contarte mierda sobre mi difunta esposa. —Paso, paso. Atrás, atrás—. No quiero tocarte. —Más cerca. Hacia atrás—. No quiero besarte. — Paso—. No quiero lamerte. —Atrás. Atrás. Paso. Paso—. Y estoy malditamente seguro de que no quiero ser tu jodido amigo. Así que déjame en paz y ¡cierra la maldita boca! —bramó, de pie sobre mí, su voz salía de su boca como un trueno, haciendo que saltara del susto. Al dar un último paso atrás, el tacón de mi zapato resbaló con una roca, haciendo que rodara por la colina. Sentí en mi cuerpo cada sacudida y cada golpe por todo el camino de descenso. Salvo unos cuantos rasguños y mucha vergüenza, me encontraba bien. Tristan estuvo junto a mí en un momento. —Mierda —murmuró—. ¿Estás bien? Ven —dijo, extendiendo la mano hacia mí. Rechacé su oferta y me levanté por mí misma. Sus ojos parecían llenos de preocupación, pero no importaba. Probablemente se llenarían de odio en un momento. Segundos antes de la caída me dijo que callara, así que eso era exactamente lo que haría. Le daría exactamente lo que quería. Cojeé hacia mi casa en silencio, sin mirar en su dirección ni una sola vez, aunque podía ver su patética mirada por el rabillo del ojo.

—¡¿Te empujó por una colina?! —gritó Faye por teléfono. La llameé en cuanto regresé de mi interacción con Tristan. Necesitaba que mi mejor amiga dijera que, pasara lo que pasara, yo tenía razón y Tristan se equivocaba. Incluso si le llamé monstruo.

—Sí. —Arg. Lo odio. Lo odio mucho. Asentí. —También lo odio. Era mentira, pero no podía decirle mis verdaderos pensamientos sobre Tristan. Que teníamos tanto en común. No podía decírselo a nadie. Casi ni lo decía para mí misma. —Pero ya que hablamos del tema, dime… —dijo Faye, y casi pude ver su sonrisilla a través del teléfono—. ¿Usó la lengua? ¿Gruñó?

Página

—¿Después de que te besara?

69

—Bueno, no exactamente. Me gritó y como que tropecé.


¿Andaba sin camiseta? ¿Te hizo una lancha motora5? ¿Tocaste sus abdominales? ¿Lamiste su afilada mandíbula? ¿Tiene el tamaño de un caballo? ¿Te excitaste? ¿Encontraste su Nemo? ¿Le hiciste un Grace a su Frankie? ¿Le hiciste un Justin a su Timberlake? —No puedo contigo. —Me reí entre dientes, pero mi mente todavía pensaba en el beso y en lo que significaba. Tal vez no significaba nada. O puede que lo significara todo. Suspiró. —Venga, dame algo. Estoy intentando follar, y esta llamada está matando las ganas. —¿Qué quieres decir con que intentas follar? —exclamé—. Faye, ¿tienes sexo ahora mismo? —¿A qué te refieres? ¿A sexo-sexo? —¡Sí, sexo-sexo! —Bueno, si te refieres a que si ahora hay una polla en mi vagina, entonces sí. Supongo que medio podrías llamarlo sexo. —¡Oh, Dios mío, Faye! ¡¿Por qué demonios contestaste al teléfono?! —Mmm, ¿porque las chicas van antes que las pollas? O sea, literalmente. —Se rió. A mí me dio una arcada. —Hola, Liz —oí que gritaba Matty al fondo. Otra arcada—. Te he puesto treinta horas en el horario de trabajo de la semana que viene. —Colgaré. —¿Qué? No. Ahora tengo mucho tiempo. —Eres inquietante. —Oh, para, Matty. Te dije que no mordieras eso. —Ay, por favor, mi mejor amiga era un bicho raro—. Bueno, cariño, tengo que irme. Creo que estoy sangrando. Pero en cuanto a ti, al menos busca algo de tiempo para meditar y aclarar tu cabeza.

Eso sonaba bien.

Acto de meter la cabeza entre los pechos de alguien y moverla de lado a lado muy rápido mientras se hace “brrr” con los labios. 5

Página

—Tequila. Tequila de primera que quema en el vientre y ayuda con las malas decisiones.

70

—¿Y por meditar te refieres a…?


Traducido por Jul & Minia16

M

e quedé en el porche trasero de mis padres mirando el martilleo de la lluvia contra el columpio que papá y yo construimos para Charlie. El columpio se balanceaba hacia atrás y adelante contra el marco de madera. —¿Cómo lo llevas? —preguntó papá, saliendo para unirse a mí. Zeus lo siguió y encontró un lugar para sentarse y permanecer seco en la esquina. Me volví a papá y me quedé mirando una cara que se parecía a la mía en casi todos los sentidos, excepto que tenía unos cuantos años más de edad y sabiduría en sus ojos. No respondí a su pregunta, pero volví a la lluvia. —Tú mamá dijo que tenías problemas para escribir los obituarios —preguntó—. Puedo ayudar. —No necesito tu ayuda. —Gruñí suavemente, mis dedos formando puños, mis uñas clavándose en mis palmas. Odiaba lo enojado que me sentía cada día que pasaba. Odiaba cómo culpé a la gente a mí alrededor por el accidente. Odiaba que comenzaba a volverme más frío cada momento que pasaba—. No necesito a nadie. —Hijo. —Suspiró, colocando su mano sobre mi hombro.

Escuché el portazo de la tela metálica y resoplé ante sus palabras. Estamos siempre aquí cuando nos necesites. La verdad del asunto era que "siempre" tenía una fecha de caducidad.

Página

Bajó la cabeza, y pasó sus dedos por la parte de atrás de su cuello. —Bueno. Mamá y yo estaremos adentro. —Un segundo después se dio la vuelta y abrió la puerta mosquitera—. Pero, Tristan, sólo porque quieres estar solo, no significa que estás solo. Recuerda eso. Estamos siempre aquí cuando nos necesites.

71

Me aparté. —Sólo quiero estar solo.


Metiendo mi mano en el bolsillo de atrás, saqué el pedazo de papel que pasé las últimas tres horas mirando. Terminé el obituario de Jamie temprano esa mañana, pero el Charlie seguía en blanco en mi mano, con sólo su nombre. ¿Cómo lo haría? ¿Cómo escribiría la historia de su vida cuando ni siquiera tuvo la oportunidad de empezar? La lluvia comenzó a golpear contra el papel y las lágrimas se acumularon en mis ojos. Parpadeé un par de veces antes de empujar el papel en el bolsillo. No lloraría. A la mierda las lágrimas. Mis pies me llevaron por las escaleras del porche y en cuestión de segundos me hallaba empapado de pies a cabeza, convirtiéndome en una parte de la tormenta oscura que empezaba a gestarse. Necesitaba aire. Necesitaba espacio. Necesitaba escapar. Necesitaba huir. Comencé a correr sin zapatos, sin pensar y sin dirección. Zeus comenzó a correr detrás de mí. —¡Vete a casa, Zeus! —grité hacia el perro, que se encontraba tan empapado como yo—. ¡Vete! —grité, con ganas de estar solo. Corrí más rápido, pero mantuvo el ritmo. Empujé tanto que mi pecho ardía y la respiración se convirtió en una tarea. Corrí hasta que mis piernas dejaron de funcionar y mi cuerpo cayó al suelo. Un rayo cayó sobre nosotros, pintando el cielo con sus cicatrices, y empecé a llorar incontrolablemente.

Está bien.

Me encantaba correr descalzo.

Página

—Está bien. —Suspiré, las lágrimas seguían cayendo mientras lo sostenía cerca de mí. Él gimió, casi como si también tuviera el corazón destrozado—. Está bien —dije nuevamente, besando la parte superior de la cabeza y frotando su lado.

72

Quería estar solo, pero Zeus seguía allí. Siguió el ritmo con mi mente enloquecida, se encontraba justo a mi lado cuando toqué fondo, y no iba a dejarme. Se hallaba en mi cara, y me daba besos, dándome amor, y dándose a sí mismo para sostener cuando necesitaba a alguien más.


Correr era algo con lo que me sentía bien. Me gustaba cuando mis pies huían. Me gustaba cuando se agrietaban y sangraban por la presión que sentían por el martilleo contra las calles de concreto. Me gustaba cuando recordaba mis pecados a través de los dolores de mi cuerpo. Me encanta hacer daño. Pero sólo a mí mismo. Me encantaba hacer daño a mí mismo. Nadie más tenía que ser herido por mí. Me alejé de la gente para no hacerles daño. Lastimé a Elizabeth, y no quería. Lo siento. ¿Cómo iba a pedir disculpas? ¿Cómo podría solucionarlo? ¿Cómo un beso me hace recordar? Ella cayó abajo por la colina, por mi culpa. Podría haberse roto los huesos. Podría haberse roto la cabeza. Podría haber muerto… Muerto. Jamie. Charlie. Lo siento mucho. Esa noche corrí más. Corrí por el bosque. Rápido. Más rápido. Fuerte. Más fuerte. Ve, Tris. Corre. Mis pies sangraron.

Jamie. No. Los empujé hacia abajo. Caí en las carreras de dolor a través de mi pecho. El dolor era agradable. Era bienvenido. Me merecía el dolor. Nadie más, sólo yo. Lo siento tanto, Elizabeth. Me duelen los pies. Mi corazón duele. Todo duele.

Página

Charlie.

73

Mi corazón lloró, golpeando contra mi caja torácica una y otra vez, meciendo mi mente, envenenando mis pensamientos cuando recuerdos enterrados comenzaron a resurgir. Ella podría haber muerto. Hubiera sido mi culpa. Lo habría causado.


El dolor que se siente escalofriante, peligroso, real; se sintió bien. Se sentía tan condenadamente bien de una manera tan fea. Dios, me encantaba. Me encantaba tanto. Me encantaba el puto dolor.

La noche se hizo más oscura. Me senté en mi cobertizo, intentando encontrar una manera de disculparme con ella sin la búsqueda de la necesidad de ser mi amiga. Las personas como ella no necesitaban gente como yo complicando sus vidas. La gente como yo no merecían amigos. Aunque, su beso… Su beso me hizo recordar. Se sintió bueno recordar por un momento, pero luego lo arruiné, porque eso es lo que hice. No pude conseguir la imagen de Elizabeth cayendo abajo por la colina fuera de mi mente. ¿Qué demonios estaba mal conmigo? Tal vez siempre terminaré dañando a la gente. Tal vez por eso perdí todo lo que me importaba. Pero sólo intentaba conseguir que dejara de hablar conmigo para que pudiera evitar lastimarla. No debería haberla besado. Pero quería besarla. Necesitaba besarla. Era egoísta. No salí de mi cobertizo hasta que la luna se hallaba muy por encima de mí. Cuando salí, me detuve y escuché el sonido de… ¿risas?

Era bonita. Y por bonita, me refería a la hermosa especie de bonito. El tipo de hermosura-bonita que era fácil y no necesita mucho mantenimiento. Su cabello rubio tenía ondas sueltas, y llevaba un vestido amarillo que parecía casi como si estuviera hecho sólo para su cuerpo. Odiaba pensar que era la hermosa especie de bonito, porque mi Jamie fue el mismo tipo de hermosa-bonita, también.

Página

Debería haberme ido. Debería haberme metido en mis propios asuntos. Pero en cambio, seguí el sonido para encontrar a Elizabeth tropezando por el bosque, riendo para sí misma con los dedos envueltos alrededor de una botella de tequila.

74

Venían de los bosques.


Elizabeth medio bailó cuando tropezó. Un tipo de vals ebrio. —¿Qué haces? —pregunté, atrapando su atención. Bailaba hacia mi camino, de puntillas, y puso sus manos en mi pecho. —Hola, ojos tormentosos. —Hola, ojos marrones. Se rió de nuevo, resoplando esta vez. Se encontraba borracha. — Ojos marrones. Me gusta eso. —Golpeó ligeramente mi nariz—. ¿Sabes cómo ser divertido? Siempre pareces tan poco gracioso, pero apuesto a que puedes ser gracioso. Di algo gracioso. —Algo gracioso. Se rió, fuerte. Casi un fastidio. Pero no fue así. No era molesto en absoluto. —Me gustas. Y no tengo ni idea de por qué, señor Scrooge. Cuando me besaste, me recordó a mi marido. Lo cual es estúpido porque no eres nada como él. Steven era dulce, casi enfermizamente. Siempre me cuidó y abrazó, y me amó. Y cuando me besaba, lo quería. Cuando se apartaba del beso, siempre iba por otro. Y otro, siempre quería estar contra él. Pero tú, ojos tormentosos... Cuando te apartaste del beso, me miraste como si fuera un asco. Me hiciste querer llorar. Porque eres malo. —Se tambaleó hacia atrás, casi cayendo al suelo hasta que mis brazos fueron alrededor de su cintura, atrayéndola hacia una posición de pie—. Jum. Bueno, al menos me atrapaste esta vez. — Sonrió. Mi estómago se sacudió cuando vi el hematoma en su mejilla y el corte de su caída anterior. —Estás borracha. —No. Estoy feliz. ¿No puedes decir que estoy feliz? Estoy mostrando todas las señales felices. Estoy sonriendo. Me estoy riendo. Estoy bebiendo y bailando alegremente. Es… es… eso es lo que las personas felices hacen, Tristan —dijo, pinchándome en el pecho—. Las personas felices bailan.

—¿Qué pasa cuándo paras? —Oh, verás, ese es el pequeñísimo problema del baile. Porque cuando te detienes —Sus pies se quedaron quietos y liberó la botella de cristal de su mano, haciendo que se rompiera contra el suelo—, todo se rompe en pedazos. —No estás tan feliz como dices —dije.

Página

—Ssssí. No esperaría que entiendas, pero trataré de explicar. — Siguió arrastrando las palabras. Dio un paso atrás, tomó un trago de tequila, y comenzó a bailar de nuevo—. Porque cuando estás borracho y bailando nada más importa. Estás girando, girando, girando, y el aire se vuelve más claro, la tristeza se pone más en calma, y te olvidas de lo que se siente por un tiempo.

75

—¿Es así?


—Eso es sólo porque he parado de bailar. Cayeron lágrimas de sus ojos mientras empezó a agacharse hacia el cristal roto. Intervine, deteniéndola. —Lo haré yo. —Te sangran los pies —dijo—. ¿Te cortó la botella? Bajé la mirada a mis pies, rosados y maltratados por mi carrera. —No. —Bien, entonces es que tienes unos pies muy feos y desafortunados. —Casi sonreí. Ella frunció el ceño—. No me siento muy bien, ojos tormentosos. —Sí, bueno. Has bebido suficiente tequila como para un pequeño ejército. Venga, te daré algo de agua. —Asintió una vez más antes de doblarse por la cintura y vomitar en mis pies—. O, bueno, vomita sobre mí. Soltó una risita mientras limpiaba la boca con su mano. —Creo que eso ha sido el karma por ser un maleducado conmigo. Ahora estamos en paz. Bueno, parecía justo. La llevé en brazos de regreso a mi casa justo después del incidente del vómito. Después de lavarme los pies con el agua más caliente conocida por el hombre, la encontré sentada en el sofá de mi salón, mirando a su alrededor. Sus ojos todavía parecían profundamente borrachos. —Tu casa es aburrida. Y está sucia. Y oscura. —Me alegro de que te guste lo que he hecho con el lugar. —¿Sabes? Podrías usar mi cortacésped para tu jardín —ofreció—. A menos que pretendas algo como el palacio de la Bestia antes de conocer a Bella.

—Porque, a diferencia de algunos, no podría importarme más lo que mis vecinos pensaran de mí. Soltó una risita. —Eso significa que te importa lo que piense la gente. A lo que te referías era a que no podría importarte menos lo que pensaran. —Eso es lo que he dicho. Siguió riéndose. —No es lo que has dicho.

Página

—¿Por qué?

76

—No podría darme más igual que mi jardín estuviera de una manera o de otra.


Dios, qué molesta eres. Y hermosa. —Bueno, a mí no podría importarme menos lo que piense la gente de mí. Resopló. —Mentiroso. —No es mentira. —Sí que lo es. —Asintió antes de morder su labio inferior—. Porque a todo el mundo le importa lo que piensen los demás. A todo el mundo le importa la opinión de los demás. Por eso no le he podido contar a mi mejor amiga que encuentro a mi vecino altamente atractivo, aunque sea un idiota. Porque las viudas se suponen que no deben volver a sentir nada por nadie… se espera que estés triste todo el tiempo. Pero no demasiado triste porque eso hace sentir a los demás muy incómodos. Así que la idea de besar a alguien y sentirlo entre tus muslos, y descubrir que las mariposas siguen existiendo… eso es un problema. Porque la gente juzgaría. Y no quiero que me juzguen, porque me importa lo que piensan. Me incliné hacia ella. —Yo digo que se vayan a la mierda. Si piensas que tu vecino, el señor Jenson, está bueno, que así sea. Sé que tiene unos cien años, pero le he visto haciendo yoga en su jardín, así que entiendo completamente tu atracción por él. Creo que incluso sentí un hormigueo entre mis piernas por su culpa. Estalló en carcajadas. —Él no es exactamente el vecino al que me refería. Asentí. Lo sabía. Cruzó las piernas y se enderezó en su asiento. —¿Tienes vino? —¿Parezco de la clase de persona que tiene vino? —No. —Negó con la cabeza—. Pareces del tipo que bebe del tipo de cerveza más negra y consistente que hace que te salga pelo en el pecho.

Salí de la sala y volví con un vaso de agua. —Aquí, bebe. Se estiró hacia el vaso, pero su mano aterrizó en mi antebrazo, y la dejó ahí mientras estudiaba mis tatuajes. —Son todos libros infantiles. —Su uña trazó La telaraña de Charlotte—. ¿Los favoritos de tu hijo? —Asentí—. ¿Cuántos años tienes? —preguntó. —Treinta y tres. ¿Tú? —Veintiocho. ¿Y cuántos años tenía tu hijo cuando…?

Página

—Vale. Tomaré una cerveza de pecho peludo, por favor —dijo.

77

—Exactamente.


—Ocho —dije causando que sus labios se inclinaran hacia abajo. —Eso no es justo. La vida no es justa. —Nunca nadie dijo que lo fuera. —Sí… pero aun así esperamos que lo sea. —Mantuvo sus ojos en los tatuajes, viajando hacia arriba y pasando por el arco y la flecha de Katniss Everdeen—. A veces te oigo, ¿sabes? A veces te oigo gritando por las noches mientras duermes. —A veces te oigo llorar. —¿Puedo contarte un secreto? —Sí. —Todos en el pueblo esperan que sea la misma chica que era antes de que muriera Steven. Pero ya no sé cómo ser esa chica. La muerte cambia las cosas. —Lo cambia todo. —Perdona por haberte llamado “monstruo”. —No pasa nada. —¿Cómo? ¿Cómo no va a pasar nada? —Porque así es como me cambió la muerte, convirtiéndome en un monstruo. Me acercó más a ella, haciendo que me arrodillara delante de ella. Sus dedos pasaron por mi cabello, y miró fijamente a mis ojos. —Es probable que mañana vuelvas a ser cruel conmigo, ¿verdad? —Sí. —Eso pensaba. —Pero no irá en serio. —También pensaba eso. —Su dedo acarició mi mejilla—. Eres hermoso. Eres un monstruo roto y hermoso.

—Lo siento tanto, Elizabeth. —Mis amigos me llaman Liz, pero dejaste bastante en claro que no somos amigos. —Ya no sé cómo ser un amigo —susurré. Cerró los ojos y apoyó la frente contra la mía. —Soy muy buena siendo amiga. Si alguna vez quieres, puedo darte algunos consejos. —Suspiró, presionando ligeramente los labios contra mi mejilla—. Tristan.

Página

—He sentido dolores peores.

78

Mi dedo acarició su rostro arañado. —¿Duele?


—¿Sí? —Antes me besaste. —Lo hice. —Pero, ¿por qué? —preguntó. Mis dedos se movieron hasta su nuca, y la acerqué lentamente a mí. —Porque eres hermosa. Eres una mujer rota y hermosa. Sonrió ampliamente y su cuerpo se agitó un poco. —¿Tristan? —¿Sí? —Voy a volver a vomitar.

Su cabeza llevaba en el váter más de una hora y yo me situaba a su lado, sosteniendo su cabello. —Bebe un poco de agua —dije, tendiéndole el vaso que puse en el lavabo. Se enderezó y dio un par de tragos. —Normalmente se me da mejor esto de beber. —Todos hemos tenido este tipo de noches. —Sólo quería olvidar por un tiempo. Dejar que todo se fuera. —Confía en mí —dije, sentado enfrente de ella—, sé lo que es. ¿Cómo te sientes?

—¿Eso ha sido una sonrisa? ¿Tristan Cole acaba de sonreírme? —No te acostumbres —bromeé. —Mierda. Qué mal. Es bonita. —Hizo ademán de ponerse en pie y seguí sus movimientos—. Tu sonrisa ha sido la parte más brillante de mi día. —¿Cuál ha sido tu parte más oscura del día? —pregunté.

Página

Sonreí. —El karma, supongo.

79

—Mareada. Tonta. Estúpida. Perdona por, bueno, vomitarte en los dedos de los pies.


—Tu ceño fruncido. —Exhaló mientras sus ojos se clavaban en los míos—. Debería irme. Pero gracias por controlar mi embriaguez. —Lo siento —dije con la garganta un poco espesa—. Siento haberte hecho caer antes. Presionó sus dedos contra sus labios. —No pasa nada. Ya te he perdonado. Volvió a su casa, mucho más sobria, pero todavía moviéndose sobre las puntas de los pies. Me aseguré de que entrara a casa antes de irme a la cama. Cuando ambos llegamos a nuestros dormitorios, nos dimos un momento para ponernos junto a las ventanas y mirarnos. —Tú también lo sentiste, ¿no? —me susurró, hablando de nuestro beso. No respondí, pero sí.

Página

80

Lo sentí.


Traducido por Alysse Volkov

E

sa noche, después de que Tristan y yo dejamos nuestras ventanas, me acosté en mi cama, todavía un poco borracha, y me lo imaginé a él y su esposa. Me imaginaba cómo había sido. Me pregunté si olía a rosas o lirios, me pregunté si fue una buena cocinera o si horneaba un buen pastel, me pregunté cuánto la amaba. La imaginaba con él, y por un momento hasta fingí que la escuchaba susurrar que lo amaba con su espesa barba. Sentí sus dedos tirando de ella más cerca, el suave toque de su columna vertebral mientras se curvaba en su cuerpo, la forma en que llamaba su nombre. Tristan…

Pero ella se había ido. Era sólo él y yo. Su barba áspera rozaba contra mi estómago antes de que su lengua bailara alrededor de mi ombligo. Gemí levemente, sintiendo otro dedo deslizándose en mí. Sus dedos se movieron más rápido, cavando más profundo, y empujó con más fuerza mientras me tocaba hasta sudar. Susurré su nombre como si me perteneciera, y cuando sentí su lengua probándome, me encontraba a segundos de perderme en él. Mis caderas empujaron contra su lengua, mis labios pedían más, y dio más,

Página

Mis manos se movieron más abajo a través de mi piel en lo que Tristan llenó mi mente. Bajó sus bragas mientras yo bajé la mía. Su mano se deslizó entre sus muslos pulsantes mientras poco a poco deslicé un dedo dentro de mí. Di un grito ahogado, casi sorprendida por el sentimiento que Tristan trajo a mí, mi pulgar masajeando mi clítoris mientras seguía imaginando.

81

Mi mano se deslizó en mi cuello, y fingía que era su cuello el que tocaba. Él le calentaba sin decir una palabra; la amaba en silencio con las manos. Sus dedos bajaron por su cuello y ella gimió cuando él llegó a las curvas de sus pechos. Tristan… Mi respiración se entrecortó cuando sentí el sabor de su piel, su lengua deslizándose por la boca y lentamente lamiendo su pezón antes de que lo colocara entre los labios y lo chupara, mordisqueara, masajeara. Se rendía completamente a él. Tristan…


más rápido, más profundo, más duro. Cariñoso, cuidadoso, con fuerza. Oh, Dios mío, Tristan… Mi boca se abrió y bombeé mis dedos más rápido, sintiéndome colgando del acantilado de la eternidad y muy cerca de caer en las profundidades de nunca jamás. Él alimentó mi imaginación, se mecía en mis entrañas, me rogó venirme contra sus labios, y lo hice. Me desplomé con su toque dentro de mí, relajándome con un sentimiento de felicidad, incapaz de recordar la última vez que fui capaz de sentirme viva. Estoy bien. Estoy bien. Estoy tan jodidamente bien. Y entonces abrí los ojos y vi la oscuridad de mi habitación. Mi mano se deslizó de entre mis muslos. Mis bragas volvieron por mis piernas, y el sentimiento de felicidad se disipó. No estoy bien. Miré el lado Steven en la cama, y un nivel de disgusto me llenó por dentro. Por un momento, juré que lo vi tumbado a mi lado, mirándome con confusión. Parpadeé una vez y extendí la mano para tocarlo, pero se había ido. Porque nunca estuvo realmente allí. ¿Qué acababa de hacer? ¿Cómo podría haber hecho una cosa así? ¿Qué estaba mal conmigo? Tirando de mí misma de las sábanas, me dirigí al baño y encendí la ducha. Entré con mi sujetador y bragas puestas, y caí al suelo cuando el agua se apoderó de mí. Le rogué a las gotas de agua que arrastraran mi culpa por el desagüe, para que la decepción que estuve sintiendo abandonara mi cuerpo. Pero no fue así.

Página

Nunca me sentí tan sola.

82

La ducha llovió sobre mí, mezclándose con mis propias lágrimas, y permanecí allí hasta que el agua salió fría. Me estremecí en la bañera y cerré los ojos.


Traducido por BlackRose10

A

pesar de las protestas de Tanner, decidí seguir dejando a Tristan venir a cuidar el césped. Todos los sábados venía, cortaba el césped, y se iba a la ciudad a trabajar con el señor Henson. A veces trabajaba por las mañanas, otras veces, hasta altas horas de la noche. No hablamos desde mi noche de borrachera, lo cual me pareció correcto. Emma siempre jugaba con Zeus en el patio delantero mientras me sentaba en el porche, leyendo una novela romántica. Incluso cuando tu corazón dolía, existía algo muy optimista sobre leer un libro lleno de amor. Las páginas eran algo así como un recordatorio de que tal vez algún día estaría bien nuevamente. Tal vez algún día estaría bien. Cada semana, intentaba dar dinero a Tristan, pero lo rechazaba. Cada semana, lo invitaba a quedarse a comer, y cada semana me dijo que no. Un sábado, llegó justo cuando Emma se encontraba en medio de una crisis emocional, y se quedó a distancia, haciendo todo lo posible por no interrumpir. —¡No! ¡Mamá, tenemos que volver! ¡Papá no sabe dónde estamos! —exclamó Emma.

Suspiré, y cuando miré hacia Tristan, vi su ceño fruncido. Me encogí de hombros. —Los niños. —Sonreí. Él mantuvo su tosca mirada. Se volvió para caminar hacia su casa. —¿Adónde vas? —A casa. —¿Qué? ¿Por qué?

Página

—¡No! ¡Nunca toma tanto tiempo! ¡No hay plumas! ¡Tenemos que volver! —gritó mientras trataba de tirar de ella en un abrazo, pero me empujó y corrió hacia la casa.

83

—Estoy segura de que lo hace, bebé. Creo que sólo debemos esperar un poco. Dale tiempo a papá.


—No me sentaré aquí a escuchar a tu hija chillar toda la maldita mañana. Tristan malévolo se hallaba de vuelta en plena vigencia. —Dios. A veces comienzo a creer que eres una persona medio decente, pero luego, sólo haces algo que me recuerda cuán idiota realmente eres. No contestó, pero desapareció una vez más en su casa a oscuras.

—¡Mamá! —A la mañana siguiente desperté gracias a una hiperactiva Emma saltando arriba y abajo en mi cama—. ¡Mamá! ¡Es papá! ¡Él vino! —gritó, tirando de mí hasta una posición sentada. —¿Qué? —murmuré, frotándome el sueño de mis ojos—. Emma, dormimos hasta tarde los domingos, ¿recuerdas? —¡Pero, mamá! ¡Apareció! —exclamó. Me senté más erguida cuando oí una cortadora de césped en el exterior. Lanzando un par de pantalones de chándal y una camiseta sin mangas, seguí a mi emocionada chica a la parte delantera de la casa. Cuando salimos al exterior, un pequeño grito ahogado salió de mis labios mientras miraba el porche, que se encontraba cubierto de plumas blancas. —¡Mira, mami! ¡Él nos encontró! Mis manos taparon mi boca mientras miraba las plumas blancas que comenzaban a flotar por el espacio gracias a las ráfagas de viento. —No llores, mami. Papá está aquí. Dijiste que nos encontraría y lo hizo —explicó Emma.

—Está bien, di “¡feliz!” —¡Feliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiz! —gritó. La foto se imprimió, y Emma corrió hacia el interior para añadirla a su colección.

Página

Emma empezó a recoger las plumas y sonrió. —¿Foto? — preguntó. Me apresuré al interior para obtener la cámara Polaroid vieja de Steven y tomar la fotografía habitual de Emma sosteniendo la pluma para su caja de “Papá y yo”. Cuando regresé, Emma se hallaba sentada en el porche con su brillante sonrisa y docenas de plumas que la rodeaban.

84

Sonreí. —Por supuesto, cariño. Mamá está feliz, eso es todo.


Mis ojos miraban a Tristan, que cortaba el césped como si no tuviera ni idea de lo que sucedía. Caminando hacia él, apagué la cortadora de césped. —Gracias —dije. —No sé de qué demonios hablas. —Tristan... gracias. Rodó los ojos. —¿Puedes sólo dejarme en paz? Fue a volver a encenderla, pero puse mi mano sobre la suya. Sus manos eran cálidas; ásperas, pero cálidas. —Gracias. Cuando nuestros ojos se encontraron, sentí su toque volverse aún más caliente. Sonrió con una verdadera sonrisa. Una sonrisa que no sabía que sus labios eran capaces de crear. —No es gran cosa. Encontré las tontas plumas en la tienda del señor Henson. No fue mucho trabajo. —Hizo una pausa—. Ella está bien —dijo, señalando hacia la casa, hablando de Emma—. Es una buena chica. Cansona a más no poder, pero está bien. —¿Te quedas a desayunar? —pregunté. Sacudió la cabeza. —Ven a la hora del almuerzo. Se negó. —¿Cena? Se mordió el labio inferior. Miró hacia el suelo, debatiendo mi petición. Cuando nuestros ojos se encontraron de nuevo, casi caigo por la única palabra que dijo. —Bueno. Todos los vecinos murmuraban sobre lo que significaba, el tener a Tristan trabajando en mi jardín, pero me hallaba lentamente comenzando a preocuparme cada vez menos por lo que otros pensaban de mí. Me senté en el porche, rodeada por las plumas cuando terminó de trabajar en el césped. Emma jugaba a recoger con Zeus.

—Y Zeus de repente ¡CHOMP! ¡Como si fuera lo mejor nunca! ¡Ahora tiene tripas de bicho en los dientes! —¿Has comido bichos también? —preguntó Tristan.

Página

Más tarde, nos sentamos en la mesa del comedor, Emma parloteando sobre un insecto muerto que encontró en el porche que Zeus se comió. Estaba siendo extraordinariamente ruidosa y extra desordenada con sus espaguetis. Me senté a la cabecera de la mesa, y Tristan se sentó en el otro extremo. De vez en cuando lo atrapé mirando en mi dirección, pero la mayor parte del tiempo sonreía por el rabillo de su boca a Emma.

85

Y de vez en cuando, Tristan recordaba cómo sonreír.


—¡EW! ¡No! ¡Eso es asqueroso! —Me han dicho que son una gran fuente de proteínas. —¡No me importa, Garrapata! ¡Eso es asqueroso! —Hizo una mueca de náuseas, haciéndonos reír a todos—. Ooo, ¡ah! !Oo, ¡ah ah! — dijo, pasando a su discurso gorila. Desde hace varias semanas, estuvo explorando sus raíces gorila después de ver Tarzán. No estaba segura de cómo explicárselo a Tristan, pero en cuestión de segundos, comprendí que no debía hacerlo. —¿Oo? —respondió Tristan—, ¿ah? ¡Ahhh! ¡Ahhh! —Sonrió. Me pregunté si sabía que hizo a mi corazón saltarse un par de compases ese día. —Muy bien, Jane de la selva, creo que es hora de que te vayas a escoger un pijama para esta noche. Se está haciendo más tarde de tu hora de dormir. —Pero… —empezó a quejarse. —Sin peros. —Sonreí, asintiendo fuera de la habitación. —Está habitación?

bien,

pero

¿puedo

ver

Hotel

Transylvania

en

mi

—Sólo si prometes conciliar el sueño. —¡Lo prometo! —Salió corriendo, y al salir, Tristan se levantó de su silla. Me paré con él. Él asintió. —Gracias por la cena. —De nada. No tienes que irte. Tengo vino… Dudó.

—Pensaba en maneras en que podía pagarte por ayudarme con el trabajo de mi césped. —No necesito tu dinero. —Lo sé, pero... bueno, puedo ayudarte con tu casa. Con el interior —ofrecí. A continuación, le conté que fui a la escuela de diseño de interiores, y que sólo tenía sentido para mí el ayudarlo. Su casa

Página

Eso lo convenció. Me guardé el decirle que la única razón por la que compré la cerveza era con la esperanza de que una noche se quedara a cenar. Tras dejar a Emma en la cama, Tristan y yo llevamos nuestras bebidas fuera y nos sentamos en el porche con Zeus dormido a nuestro lado. De vez en cuando una de las plumas sería recogida por una ráfaga de viento y volaba junto a nosotros. No hablaba mucho, pero ya me acostumbré a ese hecho. Estar en silencio con él era algo agradable.

86

—Hay cerveza, también.


siempre parecía tan oscura, y me encantaba la idea de añadir un poco más de vida a ella. —No. —Sólo piénsalo —le dije. —No. —¿Siempre eres tan cabeza dura? —No. —Hizo una pausa y sonrió un poco—. Sí. —¿Puedo hacerte una pregunta? —pregunté en voz alta. Se volvió hacia mí y asintió—. ¿Por qué le das comida a ese hombre sin hogar? Entrecerró sus ojos y colocó su pulgar entre los dientes. —Un día, cuando corría descalzo, me detuve cerca de ese puente y me derrumbé. Los recuerdos me atacaban y recuerdo simplemente quedarme sin aire. Un abrumador ataque de pánico. El hombre se acercó a mí, y uhm, me dio unas palmaditas en la espalda y se quedó conmigo hasta que recuperé mi aliento. Me preguntó si me encontraba bien, y le dije que sí. Entonces me dijo que no debería preocuparme demasiado por caerme a pedazos ya que los días oscuros sólo estarían oscuros hasta que saliera el sol. Y entonces cuando empecé a alejarme, me ofreció sus zapatos. Por supuesto que no los tomé, pero... no tenía nada. Él vivía bajo un maldito puente con una manta hecha jirones y un par de zapatos desbaratados. Pero aun así los ofreció para mis pies. —Guau. —Sí. La mayoría de la gente probablemente ve un drogadicto sucio debajo de ese puente, ¿sabes? Un problema para la sociedad. Pero yo vi a alguien que se sentía dispuesto a dar su todo para ayudar a un extraño a ponerse de pie.

Mi corazón se rompía. Caminé junto al hombre bajo el puente millones de veces, y nunca me detuve para averiguar su historia. Pensé en las cosas que Tristan mencionó sobre el hombre, que era un adicto a las drogas, que era algo que prefería no mirar.

Página

—Él es un hombre hermoso. Resultó que peleó en una guerra y cuando regresó, sufría de trastorno de estrés postraumático, y sus seres queridos no podían entender por qué cambió tanto. Consiguió un trabajo, pero lo perdió debido a sus ataques de pánico. Perdió todo porque se ofreció como voluntario para luchar por todos nosotros. Es una mierda, ¿sabes? Eres un héroe hasta que te quitas el uniforme. Después de eso, eres un bien dañado para la sociedad.

87

—Yo sólo... Eso es tan hermoso.


Era increíble cómo nuestras mentes elaboraban historias sobre desconocidos que probablemente necesitaban más amor que nuestros juicios de mente cerrada. Era tan fácil juzgar desde el exterior mirando hacia dentro, y no pude dejar de pensar que Emma aprendía de mí. Necesitaba tener cuidado sobre cómo trataba a los demás al pasar, porque mi hija siempre estudiaba todos mis movimientos. Me mordí el labio. —¿Puedo hacerte otra pregunta? —No lo sé. ¿Esto se volverá una cosa normal? Porque odio las preguntas. —Esta será la última por esta noche, te lo juro. ¿Qué es lo que escuchas? ¿Con los audífonos? —Nada —respondió. —¿Nada? —Las pilas murieron hace meses y no he encontrado el valor para cambiarlas todavía. —Pero, ¿qué escuchabas? Su pulgar aterrizó entre los dientes y lo mordió suavemente. —A Jamie y Charlie. Hace unos años, se grabaron a sí mismos cantando, y simplemente me quedé con la cinta. —¿Por qué no has cambiado las pilas todavía? Su voz bajó. —Creo que si los oigo de nuevo, va a matarme. Y ya estoy prácticamente muerto. —Lo siento mucho. —No es tu culpa.

Esa noche nos quedamos en el porche recordando. Me contó todo sobre Jamie y su tonto sentido del humor, y yo lo invité a entrar en mi corazón a conocer a mi Steven. Hubo tramos que pasaron sin que habláramos, y eso fue perfecto también. Tristan se encontraba roto en los mismos lugares en los que yo me hallaba hecha añicos, pero para él era peor porque perdió a su esposa y a su hijo. Ningún padre debería tener que perder a su hijo; parecía como una especie horrenda de infierno.

Página

—Háblame de él —susurró, lo que me sorprendió. No parecía el tipo del que se preocupaba, pero cualquier oportunidad que podía encontrar para hablar de Steven, la aprovechaba. No quería olvidarlo en el corto plazo.

88

—Lo sé, pero, aun así, lo siento. Pero no puedo dejar de pensar... si tuviera la oportunidad de escuchar su voz una vez más, la de Steven, la tomaría.


—Por lo tanto, tengo que preguntar. La varita en tu dedo índice... ¿de qué libro es? —Harry Potter —respondió dándolo por hecho. —Oh. Nunca he leído esos libros. —¿Nunca has leído Harry Potter? —preguntó Tristan, con los ojos llenos de preocupación. Me reí. —Lo siento, ¿es eso algún tipo de problema? Me miró tan desconcertado cómo fue posible, y definitivamente me juzgaba silenciosamente. —No, es solo, siempre tienes un libro en la mano, y es una locura que nunca hayas leído Harry Potter. Era el favorito de Charlie. Creo que hay dos cosas que existen en el mundo, que todo el mundo debería leer, porque te enseñan casi todo lo que necesitas saber acerca de la vida: la Biblia y Harry Potter. —¿En serio? ¿Esas son las únicas dos cosas? —Síp. Esas son. Eso es todo lo que necesitas. Y bueno, no he leído la Biblia, pero está en mi lista de cosas por hacer. —Se rió—. Esa es probablemente una de las razones por las que estoy fallando en la vida actualmente. Cada vez que él se echaba a reír, una parte de mí volvía a la vida. —He leído la Biblia, pero no Harry Potter, así que tal vez podemos darnos uno al otro los resúmenes. —¿Has leído la Biblia? —Sí.

»Temblaba de emoción porque quería eso, ¿sabes? Quería una oportunidad de tener otro padre, a pesar de que el mío fue el mejor. En mi mente, si yo tenía un nuevo papá, entonces tal vez mamá sería mi mamá de nuevo en lugar de alguien a quien apenas conocía. —¿Qué pasó con Jason?

Página

—Sí. —Sosteniendo mi cabello en una cola de caballo, me di la vuelta para que pudiera ver las tres cruces tatuadas detrás de mí oreja izquierda—. Cuando era más joven, mi madre solía enredarse con un montón de hombres. En un momento dado, realmente pensé que iba a establecerse con éste tipo llamado Jason. Lo quería, siempre traía dulces y esas cosas. Era un tipo muy religioso, y mamá dijo que si leíamos la Biblia, entonces tal vez él nos amaría y sería mi nuevo papá. Incluso estuvo viviendo con nosotros por un tiempo. Así que, durante semanas me senté en mi habitación leyendo la Biblia y un día bajé corriendo a la sala de estar gritando: “¡Jason! ¡Jason! ¡Lo hice, me leí la Biblia!”

89

—¿De principio a fin?


Fruncí el ceño. —Cuando llegué a la sala de estar, lo vi cargando sus maletas en el baúl de su Honda. Mamá dijo que no era el indicado y se tenía que ir. Recuerdo estar tan enojada con ella; gritando, llorando, preguntándome por qué haría eso. Por qué lo estropeaba. Pero eso es lo que hace mamá. Ella mete la pata. Tristan se encogió de hombros. —Parece que hizo un trabajo decente contigo. —Menos el no haberme leído Harry Potter. —Tu madre debería salir con un mago la próxima vez. Reí. —Confía en mí, es probablemente lo próximo en su lista Alrededor de las tres de la mañana, se puso de pie para irse, y me apresuré al interior, saliendo con un par de pilas AA para su reproductor de casetes. Dudó al principio, pero luego los colocó en su reproductor. Mientras caminaba por el césped con Zeus, dio reproducir a la música, colocándose los audífonos en los oídos. Vi cómo sus pasos se pausaron. Se cubrió la cara con las palmas de sus manos y su cuerpo empezó a temblar. Me dejé caer sobre mis rodillas, mirando el sufrimiento que envolvía su espíritu. Una parte de mí deseaba no haberle dado las baterías, pero otra parte se sentía feliz de haberlo hecho, porque su reacción significaba que aún respiraba. A veces la parte más difícil de existir sin tus seres queridos era recordar cómo respirar. Se volvió hacia mí y dijo—: ¿Hazme un favor? —Cualquier cosa.

Página

90

Hizo un gesto hacia la casa. —Abrázala fuertemente cada día y cada noche, porque nada nos ha sido prometido. Sólo desearía haberme aferrado más fuerte.


Traducido por July Styles Tate

—E

ste es realmente agradable si está buscando algo fuerte —nos dijo a mi madre y a mí el director de la funeraria, Harold, cuando nos quedamos mirando los ataúdes—. Es de cobre completo, tiene una excelente resistencia a la corrosión. Es más fuerte que el acero inoxidable, y proporciona una vida notable para sus seres queridos. —Eso es muy agradable —dijo mamá, mientras yo me sentía completamente desinteresado. —Y aquí, si buscas algo un poco más de clase alta, entonces desea ver esta belleza. —Los dedos de Harold rozaron su perilla antes de que darle unas palmaditas en el interior de otro ataúd—. Es de bronce sólido, es el más fuerte y de material más duradero que el de cualquier ataúd. Si busca enviar a sus seres queridos con estilo, éste es el camino a seguir. »También hay la opción de los ataúdes de madera. Ahora, no son tan fuertes como estos, pero son resistentes a los golpes, lo cual es bueno. Vienen en diferentes tipos de maderas duras como el cerezo, roble, fresno o nogal. Ahora, mi favorito personal es el de acabado de cereza, pero eso es sólo yo.

—Tiene un ataúd favorito. Eso es jodidamente raro —susurré, irritado con Harold, irritado con mi madre, irritado porque Jamie y Charlie se habían ido—. ¿Podemos acabar con esto? —me quejé, mirando a los ataúdes vacíos que pronto serán llenados con mi todo. Regresen a mí. Mamá frunció el ceño, pero siguió adelante y manejó los detalles que quería fingir que no existían.

Página

—Tristan —regañó, alejándose del director de la funeraria—. Sé bueno.

91

—Jodido adulador —murmuré bajo mi aliento, mi mamá fue la única que me escuchó.


Harold nos llevó a su oficina, donde llevaba su sonrisa espeluznante y habló de mierda que me molestó, cada momento que pasó. —Para las lápidas también ofrecemos coronas de flores para la temporada de vacaciones, jarrones de flores y mantas para los meses fríos… —¿Me está tomando el pelo? —murmuré. Mamá puso una mano en mi hombro, casi como si me impidiera morder a Harold, pero ya era demasiado tarde. Me hallaba demasiado ido—. Debe ser muy agradable para usted, ¿eh, Harold? —pregunté, inclinándome hacia adelante con mis ojos entrecerrados y mis dedos entrelazados—. Debe ser un buen trabajo de mierda ofrecer jodidas mantas tristes para sus seres queridos. Para conseguir que viertan todo su dinero en cosas estúpidas que no importan porque están en un estado vulnerable. ¿Una manta? ¡¿UNA MANTA?! Ellos están jodidamente muertos, Harold —grité, levantándome de la silla—. Los muertos no necesitan mantas, ya que no se enfrían. No necesitan coronas porque no celebran la Navidad, y no necesitan flores, porque ¡¿qué sentido tiene?! —grité, golpeando mis manos contra su escritorio, enviando los documentos a volar. Mamá se levantó y llegó a mí, pero tiré de mi brazo. Mi pecho se levantó y cayó, mis respiraciones cada vez más difíciles de controlar, y pude sentir el salvajismo que vivía dentro de mis ojos. Empezaba a perderlo. Me encontraba cayendo a pedazos cada vez más mientras cada segundo transcurría. Salí corriendo de su oficina y apoyé mi espalda contra la pared más cercana. Mamá se disculpó con Harold mientras mis manos formaron puños y comenzaron a golpear contra la pared detrás de mí. Una y otra vez, cerré mis puños contra la pared. Mis dedos se volvieron rojos, y mi corazón se volvió frío, cuando todo comenzó a insertarse. Se habían ido. Se habían ido. Mi madre salió de la habitación y se paró frente a mí, con los ojos llenos de lágrimas. —Tristan —susurró, la angustia audible dentro de sus palabras suaves.

92

—Si es así, deberías haberles conseguido a Charlie una verde, y a Jamie, púrpura. Esos eran sus colores favoritos… —Negué con la cabeza, no quería hablar más. No queriendo a mamá para tratar de hacerme sentir mejor. No queriendo respirar.

Página

—¿Conseguiste la manta? —pregunté, con sarcasmo.

Era el primer día que sus muertes se sentían reales. El primer día que llegué a la conclusión de que en tres días tendría que decir mi último adiós a mi mundo. Mi alma se encontraba en llamas, y cada pulgada de


mí sentía la quemadura. Negué con la cabeza más y más, puse las manos sobre mi boca, y aullé en mi tristeza. Se habían ido. Se habían ido. Regresen a mí.

—¡CHARLIE! —grité, sentándome en mi cama. Aún seguía oscuro afuera y mis sábanas se hallaban empapadas en mi propio sudor. Una ligera brisa pasó por mi ventana mientras trataba de quitarme de encima la pesadilla que era más real que nunca. Mis pesadillas eran mis recuerdos del pasado que llegaban a atormentarme. Vi cómo una luz era encendida en la casa de Elizabeth. Se acercó a la ventana y miró en mi camino. No encendí mi luz. Me senté en el borde de mi cama, mi cuerpo todavía ardiendo caliente. La luz inundó su rostro, y observé sus labios moverse. —¿Estás bien? —cuestionó, cruzando los brazos contra su cuerpo. Ella era tan condenadamente hermosa, y me molestó. También me molestó que mis gritos, probablemente, la despertaran casi todas las noches. Me acerqué a la ventana, con los ojos todavía pesados con la culpa de no estar allí para Jamie y Charlie y le dije—: Ve a dormir. —De acuerdo —respondió.

Página

En silencio le di las gracias por no dejarme solo.

93

Pero no fue a su cama. Se sentó en el alféizar de su ventana, y yo me incliné contra la mía. Nos miramos el uno al otro hasta que mis latidos se ralentizaron, y sus ojos se cerraron.


Traducido por Mae & Nitan

—S

e rumorea que follas con un idiota —dijo Faye por teléfono unos días después de que me sentara con Tristan después de su pesadilla. No hablamos desde entonces, pero no podía dejar de pensar en él. —Oh, Dios mío, no es un rumor. —No, pero suena más emocionante que Tanner quejándose de que tu césped lo corte un tipo, a pesar de que recuerdo ofrecerte a cierto tipo llamado Ed para cortar tus arbustos. Pero en realidad, ¿estás bien? ¿Debo preocuparme como Tanner? —Estoy bien. —Debido a que ese tipo, Tristan, es un idiota total, Liz. —La preocupación en el extremo de cada una de sus palabras era triste. Odiaba que se preocupara por mí. —Puedo hablar con él —dije en voz baja—. Acerca de Steven, puedo hablar con él. —Puedes hablar conmigo sobre él, también. —Sí, lo sé. Pero es diferente. Tristan perdió a su esposa e hijo. Faye se quedó en silencio por un momento. —No sabía eso.

—¿Qué? No lo hizo. —¿Cómo lo sabes? míos.

Porque sus ojos se ven torturados de la misma manera que los —Por favor, no te preocupes, Faye.

Página

—Oye, Liz. Sólo seré mala por un segundo, porque a veces ser una mejor amiga significa ser veraz, incluso cuando tu mejor amiga no quiere oírlo. Es triste, en realidad, lo de la familia de Tristan. Pero, ¿cómo sabemos que podemos confiar en este tipo? ¿Y si él hizo eso?

94

—Dudo que alguien lo haga. La gente lo juzga principalmente desde el exterior, creo.


—Cariño... —Suspiró Faye en el auricular del segundo contemplé colgarle, algo que nunca hice Acabas de volver a la ciudad hace unas semanas, y sé Pero este Tristan, es malo. Es salvaje. Y creo que lo mayor estabilidad en tu vida. ¿Has pensado en hablar o algo así?

teléfono. Por un en el pasado—. que estás herida. que necesitas es con un terapeuta

—No. —¿Por qué no? Porque se suponía que los terapeutas te ayudaban a seguir adelante, y no pretendía seguir adelante. Anhelaba ir hacia atrás. — Mira, tengo que irme. Hablaremos más tarde, ¿de acuerdo? —Liz… —Adiós, Faye. Te amo —le dije, y era en serio, a pesar de que no me agradaba mucho en ese momento. —También te amo.

A medida que su motor se detenía y Tanner saltó de su auto, le di una sonrisa tensa y me levanté. —¿Qué te trae por aquí, amigo? — pregunté. Sus ojos se clavaron un instante en Tristan, y frunció el ceño. —Sólo daba vueltas después del trabajo y pensé venir a ver si Emma y tú querían ir a cenar o algo así. —Ya pedimos pizza, y Emma se encuentra en su segunda ronda de ver Frozen.

Página

El sábado por la noche, no podría haber sido más feliz de estar y ver a Tristan cortar el césped. Me senté en el porche delantero con la caja de hojalata en forma de corazón llana de cartas de amor, recordando todas las palabras que ya leí millones de veces. Cuando el auto de Tanner se acercó hacia mi casa, puse las cartas en la caja y las empujé a la esquina del porche. Una extraña sensación de vergüenza se apoderó de mí sabiendo que Tanner se encontraba a punto de ver a Tristan cortar el césped.

95

Cuando colgué, fui a la ventana del frente de la casa y vi cómo los cielos oscuros empezaron a moverse. Una tormenta se construía justo enfrente de mí. Una gran parte de mí se sentía emocionada por la lluvia también, porque la lluvia significaba que la hierba crecería más rápido, y eso significaba que el roto Tristan estaría aquí de nuevo, de pie justo enfrente de una rota Liz.


Se acercó más, su ceño aún permanecía fruncido. —La hierba no parece ser tan larga para eso por lo que puedo decir. —Tanner —advertí, mi voz baja. —Por favor, dime que no le pagas en efectivo, Liz. Probablemente lo usaría para drogas o algo así. —Deja de ser ridículo. Arqueó una ceja. —¿Ridículo? Estoy siendo realista. En realidad no sabemos nada acerca de este tipo, excepto que trabaja con el loco Sr. Henson. Y quiero decir, míralo; tiene el aspecto de algún psicópata o asesino, o Hitler o algo así. Es espeluznante. —Si quieres dejar de ser un idiota, puedes entrar y comer un poco de pizza. De lo contrario, hablaremos más tarde, Tanner. Sacudió la cabeza hacia atrás y adelante. —Voy a entrar y saludar a Emma, entonces dejaré de molestarte. —Entró en la casa con las manos metidas en los vaqueros, y suspiré. Cuando salió, me dio una sonrisa cautelosa—. Hay algo diferente en ti, Liz. No puedo decirlo, pero actúas extraño desde que volviste. Es como si no supiera quién eres. Tal vez nunca lo hiciste. —Vamos a hablar más tarde, ¿de acuerdo? Asintió y se dirigió a su auto. —Oye —gritó en dirección a Tristan. Tristan se giró y miró en su dirección con los ojos entrecerrados—. Te perdiste un parche a tu izquierda. —Tristan parpadeó una vez, luego volvió a lo que hacía mientras Tanner se iba. Después de que Tristan terminó, se acercó al porche y me dio una sonrisa semi-torcida. —¿Elizabeth? —¿Sí?

Se acercó más, haciendo que mi frecuencia cardíaca aumentara. Dejé de respirar y simplemente lo miré fijamente. Mi cabeza se inclinó ligeramente cuando sus ojos azules parecieron mirar a mi boca, de la misma manera en que miraba la suya. —¿Puedo... —murmuró. —Puedes... —me repetí. —¿Crees… —Creo...

Página

—Puedes, ¿qué? —susurré, mirando fijamente sus labios más tiempo del que debía.

96

—¿Puedo… —Sus palabras vacilaron, y se aclaró la garganta, rascándose la barba. Se acercó más a mí. Vi el sudor en el nacimiento de su cabello empezar a caer sobre su frente y una gran parte de mí anhelaba limpiarlo.


Me miró a los ojos. Mis latidos lentos de alguna manera se aceleraron a la vez. —¿Crees que podría utilizar tu ducha? No tengo agua caliente. Un pequeño y bajo aliento pasó por mis labios y asentí. —Sí. Una ducha. Sí, por supuesto. —Sonrió y me dio las gracias—. Puedes tomar prestada un poco de ropa de Steven, así no tienes que ir a tu casa. —No tienes que hacer eso. —Quiero. —Asentí—. Quiero. —Entramos y cogí una camiseta blanca y un par de pantalones de chándal de mi dormitorio para Tristan. Entonces cogí algunos paños y toallas para que utilizara—. Aquí tienes. Hay champú y jabón en la ducha. Lo siento, pero la mayoría huele a chica. Se rió entre dientes. —Mejor que mi olor actual. No lo había oído reír antes. Era un sonido tan bienvenido. — Bueno, bien, también todo lo que necesitas lo puedes encontrar bajo el fregadero. Estaré cerca. —Gracias. —En cualquier momento —dije, y lo decía en serio. Comenzó a morder en el interior de su mejilla y asintió antes de encerrarse en el cuarto de baño. Solté un suspiro mientras desaparecía para meter a Emma en la cama y mantenerme ocupada hasta que Tristan terminara de ducharse.

—¿Te estás afeitando? Detuvo sus movimientos y me miró, terminando con el bigote y continuó con la barba hasta dejarla casi invisible. —¡Te afeitaste! —Suspiré, mirando a un hombre que parecía tan diferente al de hace unos minutos. Sus labios parecían más completos, y tenía unos brillantes ojos.

Página

Tristan pasó las manos por su cabello largo y húmedo, se lo recogió en un moño sobre la cabeza. Tenía una hoja de afeitar y la llevó hasta su labio superior, haciendo los movimientos correctos para afeitarse.

97

Caminando por el pasillo hacia el baño, me detuve cuando llegué a la puerta y se hallaba abierta. Tristan se situaba de pie frente al lavabo del baño vistiendo sólo los pantalones de chándal que le di.


Desvió su mirada lejos de mí, volvió a estudiar su rostro desnudo en el espejo. —No quería parecerme a un asesino en serie, o peor aún, a Hitler. Mi estómago cayó. —Escuchaste a Tanner. —No respondió. —¿Me ves como Hitler? —dijo en voz baja. Intentando lo mejor posible en reunir mis pensamientos dispersos, dije—: Su comentario ni siquiera tiene sentido realmente porque tú no te pareces a Hitler, él tenía el bigotito debajo de la nariz — Coloqué mi dedo debajo de mi nariz—, y no tenía barba. Tanner sólo era... no sé... protector conmigo de una manera extraña. Es como mi hermano mayor. Pero se equivocó al decir esas cosas. No tenía por qué decirlas. Su rostro era de piedra, mientras su mirada buscaba la mía. Tenía una estructura ósea sólida, hacía casi imposible apartar la mirada de él. Tristan levantó la camisa del lavabo, deslizándola sobre su cuerpo antes de pasar por delante de mí, rozando mi hombro. —Gracias de nuevo —dijo. —Una vez más, en cualquier momento. —¿Es difícil? ¿Verme vestido con su ropa? —Sí. Pero, al mismo tiempo, sólo me dan ganas de abrazarte, porque se sentiría como si estuviera abrazándolo. —Eso es raro. —Sonrió juguetonamente.

Ni siquiera me di cuenta de que lloraba hasta que sentí sus pulgares frotando bajo mis ojos, limpiándome las lágrimas. Estábamos tan cerca. Aferré mis manos en su camisa, atrayéndome más contra su cuerpo. Separando sus labios se acercó rozando los míos, cerrando los ojos nos quedamos así por un momento, no me hallaba segura de lo que ocurría. ¡Nos estábamos besando! Respirando el mismo aire que

Página

No lo esperaba, pero cuando sus brazos se envolvieron a mí alrededor, poco a poco me fundí en él. Lo que fue más sorprendente, fue cómo alejó la tristeza que sentí en ese momento. Existía algo en la forma en que masajeaba suavemente mi espalda, cómo apoyaba la barbilla en mi cabeza, eso me trajo un nivel de paz que no sentía en mucho tiempo. Me sentí egoísta, me aferre a él con más fuerza, no me sentía lista para liberarlo, no quiera sentirme sola. En los pocos minutos que Tristan me sostuvo mi mente dejó de recordarme lo sola que me encontraba. Dentro de esos pocos momentos de tranquilidad, me encontré con la comodidad que perdí.

98

—Soy rara.


pasaba de sus pulmones a los míos. Evitando caer en nuestra propia oscuridad. Tristan se separó respirando un poco fuerte. Pensaba en su beso. Cuando dijo en voz baja—: No me quedé sin agua caliente. —¿De verdad? —De verdad —repitió Pensé en el beso de nuevo. Miré a sus ojos tormentosos y vi un poco de vida. Mis latidos se aceleraron cuando me aferré a él, no queriendo dejarlo ir tan pronto. —Debería irme —dijo. —Te tienes que ir —le contesté. Pensé en el beso un poco más. —A menos que quieras quedarte —le dije. —A menos que me quede —respondió. —Mi mejor amiga me dijo que debería usar el sexo para ayudarme a seguir adelante, y superar la pérdida de Steven. —Suspiré contra sus labios—. Pero no estoy dispuesta a olvidarlo. No estoy lista para seguir adelante. Pero quiero esto. —Suspiré—. Quiero que estés aquí conmigo, porque me ayuda. Me ayuda a recordar lo que se siente al ser querida. —Bajé la cabeza, casi avergonzada por mis palabras—. Echo de menos tener a alguien que cuide de mí. Tristan se acercó, bajando la voz, rozó sus labios contra mi oído y dijo—: Te ayudaré. Te ayudaré a aferrarte a él. Te ayudaré a recordar. Me ocuparé de ti. —¿Vamos a utilizarnos? ¿Vamos a recordarlos? —Sólo si tú quieres.

—Sentir los latidos de tu corazón —Puse mi mano contra su pecho—, me recuerda a los latidos de su corazón. —Correr mis dedos por tu cabello —Enredó sus manos en mi cabellera rubia haciéndome jadear ligeramente—, me ayuda a recordarla. —Sentir tu piel contra la mía —Lentamente quité su camisa—, me recuerda a él. —Inclinando mi cabeza un poco a la izquierda, estudié su estructura facial. Las líneas afiladas de la mandíbula, las pequeñas

Página

—Todavía hay una parte gigante de mí que pierde a Jamie cada día. Y sucede que —Su lengua bailaba suavemente por mi labio inferior—, me ayudas a mantener sus recuerdos.

99

—Esto es una idea terrible, aunque parece el mejor camino.


arrugas en las comisuras de sus ojos. Su respiración al entrar y salir. Todos en el pueblo se convencieron de que corría tanto porque intentaba huir de su pasado, pero se hallaban tan lejos de la verdad. Trataba de aferrarse a él todos los días. No tenía ningún plan de correr lejos de su pasado. Sus ojos se veían tan dolidos. »Imagina conmigo por un rato —murmuré antes de rozar mis labios con los suyos—. Ayúdame a recordarlo esta noche —le susurré. Presionando sus caderas contras las mías, sus ojos se dilataron. Puso su mano derecha en mi espalda baja, obligándome a empujar mi cuerpo contra el suyo. Sentí su dureza contra la cara interna del muslo y comencé a frotarme contra él. Sí. Nos mudamos a la pared más cercana. Apoyando su mano izquierda en la pared por encima de mi cabeza. Frunciendo el ceño dio un profundo suspiro. —No debería… Sí. Esta vez mi boca se abrió, y suavemente mordí su labio inferior mientras mi mano rodó contra su piel, mi pulgar rodeó la punta de su dureza. Sí, sí. Emitiendo un gruñido me apretó con más fuerza. Vi cómo su lengua se deslizó lentamente de mi boca hasta mi cuello, haciéndome temblar por dentro. Haz eso de nuevo. Pasando su mano debajo de mi vestido, pasó sus dedos por mis muslos hasta llegar a mis bragas mojadas, acelerando los latidos de mi corazón. Sí, sí, sí… Gemí mientras echaba a un lado mis bragas, mientras deslizaba un dedo dentro de mí. Nuestras bocas se estrellaron y él susurró un nombre, y no me hallaba segura de que fuera el mío, susurró de vuelta, y no era mi nombre. Me besó con tanta fuerza, su lengua explorando cada pulgada de mi boca. Deslizó otro dedo dentro de mí, colocando su pulgar en mi clítoris. Se sentía tan bien.

—Perfecto —tartamudeó, tenía los ojos cerrados, su respiración haciéndose cada vez más pesada—. Jodidamente perfecto. Estaba mal. Pero muy, muy bueno. Mientras mi mano trabajaba más rápido, sus dedos se aceleraron. Los dos jadeamos al unísono, perdiéndonos en nosotros mismos, encontrándonos a nosotros mismos, perdiendo a nuestros seres queridos, buscando a nuestros seres queridos. En este momento, lo

Página

Mi mano se deslizó en su bóxer, y empecé a acariciarlo arriba y abajo, apretando ligeramente mientras escuchaba sus gruñidos de agradecimiento.

100

—Dios, te sientes tan bien… —Gruñó, sintiendo mi opresión, mi humedad... sintiendo todo de mí.


amé, porque se sentía como amar a Steven. En el momento lo odiaba, porque no era más que una mentira. Pero no podía dejar de tocarlo. No podía dejar de necesitarlo. No podía dejar de desearlo. Nosotros juntos era una idea terrible. Los dos éramos inestables, los dos estábamos hechos añicos, y no había manera de evitarlo. Él era un trueno, yo era un rayo, y estábamos a segundos de la creación de la tormenta perfecta. —Mamá —dijo una pequeña voz detrás de mí. Tomé un gran salto fuera del cuerpo de Tristan, sus dedos cayendo de mí. Alisé mi vestido, nerviosa. Mis ojos se dispararon por el pasillo hacia Emma, que sostenía a Bubba en su mano, bostezando. —Oye, bebé. ¿Qué pasa? —pregunté, limpiando mi mano sobre mis labios. Corrí a su lado. —No puedo dormir. ¿Puedes venir a acostarte conmigo y Bubba? —Por supuesto. Voy a estar allí, ¿de acuerdo? Asintió con la cabeza y arrastró sus pies de nuevo a su dormitorio. Cuando me giré hacia Tristan, vi la culpa en sus ojos cuando acomodó sus pantalones. —Debería irme —susurró.

Página

101

Asentí. —Deberías irte.


Traducido por Minia16

D

eberíamos habernos detenido aquella noche. Deberíamos habernos dado cuenta de lo mala idea que era que nos viéramos para recordar a Steven y a Jamie. Éramos nuestras propias bombas de tiempo, y estábamos programados para explotar. Pero no nos importaba. Casi todos los días, se pasaba por aquí y me besaba. Casi todos los días le correspondía. Me dijo su color favorito. Verde. Le dije la comida favorita de Jamie. Pasta. Algunas noches salía por la ventana de mi habitación e iba hacia la suya. Otras noches, se metía en mi cama. Cuando me metía en su cama, nunca bajaba las sábanas. Apenas me dejaba ponerme en el lado de Steven. Entendía eso más de lo que nadie se imaginaba. Ella me desvestía y le hacía el amor a su pasado. Yo me deslizaba en su interior y le hacía el amor a mis fantasmas. No era correcto, aunque de algún modo tenía sentido.

Página

Pero cuando estábamos juntos, el dolor dolía un poco menos. Cuando estábamos juntos, no era tan doloroso afrontar el pasado. Cuando estábamos juntos, nunca, ni por un segundo, me sentía solo.

102

Su alma se encontraba llena de cicatrices, y la mía, quemada.

Había muchos días en los que me sentía bien. Había un montón de veces en las que el dolor se escondía en mi interior, pero no me daba un puñetazo en el estómago. Pero luego se hallaban los días de los


grandes recuerdos. Uno era el cumpleaños de Jamie. Era el cumpleaños de Jamie, y esa noche luché. Los demonios pasados que llevaba profundamente enterrados en mi alma salían lentamente. Elizabeth apareció en mi habitación. Debería haberla alejado. Debería haber permitido que la oscuridad me tragara por completo. Pero no pude dejarla sola. Destellos ocasionales de ternura y cariño viajaban a través de ambos mientras su cuerpo descansaba bajo el mío. Sus ojos me estremecieron… siempre lo hacían. Su cabello cayó contra mi almohada. —Eres impresionante —susurré antes de rodear su cuello con mi mano y levantarlo, permitiendo que su boca encontrara mis labios. Esa noche ella fue mi éxtasis. Mis alucinaciones. Amaba el sabor del brillo de labios de fresa en sus labios. Su cuerpo desnudo se ocultaba debajo de mí y mis labios exploraron su cuello mientras arqueaba la columna. —¿Sabes lo hermosos que son tus incorporándome con ella atrapada debajo de mí.

ojos?

—pregunté,

Volvió a sonreír. Eso también era hermoso. Mi dedo trazó la curvatura de su cuerpo, examinando cada centímetro de ella. —Sólo son castaños —respondió, peinándose el cabello con los dedos. Se equivocaba. Eran más que eso, y me daba cuenta más y más cada noche que la abrazaba contra mí. Si miraba más de cerca, podía ver las pequeñas pecas doradas que flotaban en los bordes de sus ojos. —Son hermosos.

Tomé un condón de mi mesita de noche y me lo puse. —¿Cómo lo quieres? —pregunté. —¿Eh?

Página

Mi lengua lamió su endurecido pezón. Se estremeció. La dependencia por mis caricias destilaba por cada fibra de su ser mientras rogaba que explorara sus miedos más profundos y sus sabores más dulces. Deslicé la mano por su espalda y la levanté de modo que ambos estuviéramos sentados en mi oscura habitación. Fijé la mirada en esos hermosos ojos mientras separaba sus piernas y la posicionaba contra mí. Asintió una vez, concediéndome permiso para hacer exactamente lo que vino a buscar a mi casa.

103

No existía nada en ella que no fuera hermoso.


Mis labios descansaron contra los suyos, con mis respiraciones llenándola en su interior, mientras decía en un susurro—: Puedo ser brusco. Puedo ser gentil. Puedo hacerte gritar. Puedo hacerte llorar. Puedo follarte con tanta fuerza que no serás capaz de moverte. Puedo follarte tan despacio que pensarás que estoy enamorado de ti. Así que dime cómo lo quieres. Tienes el control. —Mi dedo hizo un círculo en su espalda baja. Necesitaba que tuviera el control. Necesitaba que tomara el mando, porque yo empezaba a perder mi agarre sobre la realidad. —Vaya, menudo caballero estás hecho —dijo con nerviosismo. Arqueé una ceja. Suspiró, evitando el contacto visual. —Gentil y despacio… como si me amaras —susurró, esperando no sonar muy desesperada. No se lo dije, pero así era exactamente como lo necesitaba yo. Era exactamente así como me habría gustado amar a Jamie en su cumpleaños. Dios, mi mente estaba jodida. Lo que me daba miedo era que los pensamientos de Elizabeth eran casi una copia perfecta de los míos. ¿Cómo era que dos personas tan rotas encontraban los pedazos de la otra?

¿Lo veía a él cuando me miraba? ¿Recordaba sus ojos? Casi pude ver que su corazón latía tan fuerte como el mío, trabajando con la misma intensidad. —¿Puedo quedarme a dormir? —susurró mientras le levantaba los muslos y colocaba su espalda contra el cabecero. —Por supuesto —suspiré, pasando la lengua por su oreja, masajeando sus pechos con mis manos. No debería quedarse a dormir. Pero quería que lo hiciera. Tenía tanto miedo de estar solo con mis

Página

Mis manos temblaban, pero detuve los nervios centrándome en sus ojos. Contuvo la respiración, depositando la mano sobre su corazón por un momento. Sus ojos se encontraron con los míos, mirando como si nunca nos fuéramos a volver a ver; parecía como si ambos estuviésemos aterrados de perder ese pequeño consuelo.

104

Fui lento al empezar a entrar en ella, mis ojos observaban cómo reaccionaba su cuerpo a que yo estuviera en su interior. Sus ojos querían cerrarse mientras me empujaba más hacia dentro, sus labios se abrieron, dejando escapar un pequeño gemido. Al pasar la lengua por su labio inferior, me metí en los campos de fresas, saboreándola por completo.


pensamientos que la respuesta cayó de mi boca como si estuviera rogando—. Podemos fingir hasta que sea de día —ofrecí. No debería quedarse aquí, ordenó mi cerebro. ¡¿Qué haces?! Me reprendió. Más fuerte. Ambos lo queríamos más y más ahora, nuestros ojos estuvieron conectados todo el tiempo. Nuestras caderas se movieron acompasadas. —Oh, Dios mío —murmuró, sin aliento. Nuestro ritmo cardíaco se intensificó mientras permitíamos que nuestros cuerpos se convirtieran en uno por un momento. Me deslicé en su estrechez y ella arqueó la espalda en busca de más. —Steven… —susurró, pero ni siquiera me importó. —Jams… —murmuré en respuesta, y a ella no le importó. Más profundo. Tiré de su cabello mientras ella introducía los dedos en el mío. Cada segundo me volvía un poco más brusco, un poco más salvaje, un poco más desenfrenado. —Mierda. —Suspiré, amando la sensación de estar entre sus piernas, amando el sudor que rodaba por su cuerpo. Se sentía bien estar en su interior, me sentía seguro. Más rápido. Quería sentirlo todo de Elizabeth. Quería enterrarme tan profundamente en su interior que nunca olvidaría la forma en la que le hacía saltarse la realidad. Quería follarla como si fuera mi amor y yo el suyo. Levanté su pierna derecha y la puse sobre mi hombro. Le permití sentir cada centímetro de mí mientras me decía que le hiciera el amor con más fuerza. ¿Se daba cuenta de lo que dijo? ¿De verdad dijo amor? Sabía que era lo que habíamos acordado, pero oír las palabras cayendo de sus labios hizo que perdiera la concentración por un momento. Yo no era él.

Me quedé sin aliento, y me gustaba la forma en la que su cabeza se recostaba contra el cabecero. También la forma en que sus uñas se enterraban en mi piel como si nunca quisiera dejarme ir. Entonces parpadeó una vez, y cuando volvieron a aparecer sus ojos, estaban conteniendo las lágrimas. La tensión de contener las lágrimas anhelaba una salida, y aun así respiró hondo. Más lento. Me preguntó una vez más si de verdad podía quedarse a dormir. Probablemente se encontraba nerviosa por si luego la echaba, y se veía obligada a volver a la realidad en la que se hallaba sola. Y yo estaba solo. El pre-rechazo nadaba en sus ojos. Pero le prometí que no

Página

Pero, Dios mío, se sentía tan bién mentirnos a nosotros mismos.

105

Ella no era ella.


lo haría. Podía verlo en esos ojos marrones: odiaba estar sola con sus pensamientos. Teníamos algo en común. Más suave. Teníamos muchas cosas en común. Tras recostarla en el colchón, me mantuve dentro de ella, pero bajé la velocidad de mis movimientos. —Voy a parar —dije, viendo las lágrimas cayendo de sus ojos. —Por favor, no lo hagas —rogó, negando con la cabeza. Enterró más los dedos en mi espalda, como si estuviera intentando aferrarse a algo que ni siquiera se hallaba ahí. Esto no es más que un sueño. —Estamos soñando, Elizabeth. Estamos soñando. No es real. Alzó las caderas. —No. Sigue. Sequé las lágrimas, pero no seguí. Estaba mal. Ella se encontraba rota. Yo estaba roto. Me aparté de su calidez y me incorporé en el borde de la cama. Mis manos agarraron los lados del colchón. Las sábanas se arrugaban con cada movimiento que hacía. Se incorporó en el otro lado de la cama, las manos agarraban los lados del colchón. Estábamos de espaldas, pero juraría que todavía podía oír sus latidos. —¿Qué va mal con nosotros? —susurró. Mis dedos rozaron mi sien y suspiré.

Asentí aunque no podía verme. —El cumpleaños de Jamie. Se rió entre dientes. Me giré para verla secándose las lágrimas. —Eso pensaba. Se levantó, se puso las bragas y el sujetador. —¿Cómo lo supiste? Se acercó a mí y se puso entre mis piernas. Sus ojos estudiaron mi mirada, y sus dedos peinaron mi salvaje cabello. Apoyó la mano

Página

—¿Hoy era uno de los grandes momentos? —preguntó.

106

—Todo.


contra mi pecho, encontrando mis rápidos latidos. Sus labios se apoyaron contra los míos, sin besarme, pero sintiendo mi respiración. —Porque podía sentir cuánto la ansiabas. En esos ojos atormentados podía ver lo decepcionado que te sentías porque no fuera ella. —Elizabeth —dije, sintiéndome culpable. Negó con la cabeza y se apartó de mí. —No pasa nada —prometió. Recogió su camiseta y la colocó en su pequeña figura. Deslizó por sus piernas los pantalones cortos de su pijama y fue hacia mi ventana para marcharse—. Porque supongo que también podías ver lo decepcionada que me sentía de que no fueras él. —Es probable que debamos dejar de hacer esto —dije mientras caminaba hacia su ventana. Se recogió el cabello en una coleta y sonrió. —Sí, probablemente. —Entró en su casa escalando y me dirigió una sonrisa traviesa—. Pero es probable que no lo hagamos. Porque creo que ambos somos un poco adictos al pasado. Hasta luego.

Página

107

Caí hacia atrás en mi cama y gruñí, porque sabía que tenía razón.


Traducido SOS por July Styles Tate

—A

sí que, estás viendo a ese chico Tristan Cole, ¿eh? —preguntó Marybeth en la reunión del club de lectura.

Arqueé una ceja mientras sostenía la novela Mujercitas en mi agarre. —¿Qué? —Oh, cariño, no tienes que ser tímida al respecto. Todo el mundo en el pueblo los ha visto juntos. Y no te preocupes, puedes decirnos todo. Este es un lugar seguro —prometió Susan. Sí, claro. —Él sólo corta el césped. Apenas nos conocemos. —¿Es por eso que te vi la otra noche saliendo de la ventana de su dormitorio a la una de la mañana? ¿Porque cortaba el césped? — preguntó una mujer con la que nunca había hablado. —Lo siento, ¿quién eres? —Oh, soy Dana. Soy nueva en el pueblo.

Mi estómago se retorció en nudos. —Tal vez deberíamos hablar de la novela —ofrecí. Pero siguieron haciéndome preguntas. Preguntas que no tenían respuestas. Preguntas que no quería contestar. La noche seguía y seguía, y todo se sintió como en cámara lenta. Cuando llegó el final de la noche, no podría haber estado más feliz. —¡Está bien, adiós, señoras! —dijo Susan, saludando a Emma y a mí cuando nos fuimos de su casa—. Recuerda, ¡en dos semanas asegúrense de que han leído Cincuenta Sombras Grey! ¡Y trae notas!

Página

—Así que, ¿es eso cierto? ¿Salías por la ventana? Le dije a Dana que no lo creía, porque acabas de perder a tu marido y eso sería un insulto a su memoria que ya estés haciendo tu movimiento con otro hombre —explicó Marybeth—. Sería como una bofetada en la cara de tu matrimonio. Casi como si sus votos sólo estuvieran escritos en la arena y no en tu corazón.

108

Tomó todo de mí para no rodar los ojos. Ella encajaría justo aquí.


Me despedí de todas. Al final de la noche, no hablamos ni una sola palabra acerca de Mujercitas, pero me sentí muy menospreciada por estas mujeres.

Veintitrés de agosto. Era sólo una fecha para la mayoría de la gente, pero para mí, era más. El cumpleaños de Steven. Uno de los grandes momentos. Se suponía que debía ser el mejor de los grandes momentos. Los pequeños momentos eran los que se suponía que iban a hacerme más daño. Me apoyé en el árbol en mi patio trasero y miré hacia el cielo brillante, los rayos del sol brillaban por encima. Emma jugaba con Zeus en la pequeña piscina de plástico que la compré, y Tristan trabajaba fuera de su cobertizo construyendo un comedor.

Tiré de su camiseta, presionando mi cuerpo contra él mientras lo empapé con mis lágrimas. —No lo pude salvar, no lo pude salvar. — Gemí en su camisa—. Él era mi mundo y no lo pude salvar. Luchó por mí y… —No podía hablar más. No podía controlar mis pensamientos revueltos para dejar mi corazón ahogarse. —Shhh, Elizabeth. Te tengo. Te tengo. —Su voz me tranquilizó hasta venirme abajo, teniendo la primera ruptura en mucho tiempo. Me aferré a él, en silencio, rogándole que no me permitiera irme.

Página

Dos manos se posaron en mis hombros y salté del susto. —Shhh, soy yo, Elizabeth —susurró Tristan, cayendo al suelo y envolviendo sus brazos alrededor de mí—. Te tengo.

109

De la nada, una pluma blanca llegó flotando por delante de mí. Una pequeña, pequeña pluma que de alguna manera aguijoneó mi alma. Una abrumadora sensación de pérdida voló a través de mí cuando golpeé la palma de mi mano sobre mi cabeza repetidamente. Mi corazón latía con fuerza contra mi pecho, mientras los recuerdos de Steven me inundaron, me asfixiaron, me ahogaron. No podía respirar cuando me di una bofetada a mí misma en varias ocasiones y me deslicé por el tronco del árbol, mi cuerpo temblando incontrolablemente. —Lo siento. —Lloré, a mí misma. A Steven—. Lo siento no podía… —Grité, cerrando mis ojos.


Fue entonces cuando me apretó más fuerte. Entonces sentí dos pequeñas manos envolviéndose alrededor de mí, y Emma me atrajo hacia ella. —Lo siento, cariño —le susurré, sacudiéndome contra Tristan y mi pequeña—. Mamá lo siente. —Está bien, mamá —prometió—. Está bien. Pero se equivocaba. No estaba bien. Y no sabía si alguna vez lo iba a estar.

Esa noche, comenzó a llover. Durante un tiempo me senté en mi bata de noche, sólo viendo el diluvio de gotas de lluvia golpeando con fuerza contra el suelo. Lloré con la lluvia, sin poder contenerme. Emma dormía en la otra habitación, y Tristan le permitió a Zeus pasar la noche con ella. Haz que se detenga, le rogué a mi corazón. Haz que el dolor se vaya, supliqué. Me arrastré fuera de mi la ventana y otra vez a la de Tristan. Me hallaba empapada en cuestión de segundos, pero no me importaba. Golpeé suavemente en su ventana, y él se acercó, sin camisa, mirándome. Sus brazos sostenían el borde de la ventana, mostrando sus brazos tonificados. —No esta noche —dijo, en voz baja—. Vete a casa, Elizabeth.

Mis dedos se envolvieron alrededor del cordón que sostenía mi bata y lo desaté, dejando caer la tela al suelo, de pie bajo la lluvia en sólo mi sujetador y bragas. —Sí. —Jesucristo —murmuró, deslizando su ventana abierta—. Entra. Hice lo que me dijo. Un charco de agua se formó alrededor de mis pies, y me sacudió del frío. Del dolor. —Pregúntame cómo lo quiero esta noche. —No. —Su voz era severa, y no haría contacto visual conmigo. —Lo quiero como tú me quieres.

Página

—No.

110

Mis ojos aún ardían de todo el llanto. Mi corazón todavía dolía de todo el anhelo. —Esta noche —argumenté.


—Elizabeth… —Puede ser duro, si quieres. —Detente. —Mírame, Tristan. —No. —¿Por qué no? —pregunté, caminando cerca de él cuando me dio la espalda—. ¿No me deseas? —Sabes la respuesta a eso. Negué con la cabeza. —¿No crees que soy hermosa? ¿No soy tan bonita como ella? ¿No soy tan bueno có…? Me agarró y puso sus manos sobre mis hombros. —No hagas esto, Elizabeth. —Fóllame, por favor… —Lloré, pasando mis dedos contra su pecho—. Por favor, hazme el amor. —No puedo. Golpeé su pecho. —¡¿Por qué no ?! —Lloré, mi visión poniéndose borrosa—. ¡¿Por qué no?! Dejé que me tocaras cuando la querías a ella. Dejé que me follaras cuando lo necesitaste. Te dejé... —Mis palabras se desvanecieron, convirtiéndose en sollozos—. Te dejé... ¿Por qué no...? Agarró mis puños, impidiéndome golpear con toda mi ira contra su pecho. —Porque estás rota. Estás muy rota esta noche. —Sólo haz el amor conmigo. —No. —¿Por qué no? —Porque, no puedo. —Esa no es una respuesta.

—¡Porque yo no soy él! —gritó, mi cuerpo temblando en su agarre—. No soy Steven, Elizabeth. No soy lo que quieres. —Sin embargo, puedes serlo. Puedes ser él. —No —dijo, con severidad—. No puedo. Lo empujé. —¡Te odio! —grité, mi garganta ardiendo mientras las lágrimas caían contra mis labios—. ¡Te odio! —Pero no hablaba con Tristan—. ¡Te odio por dejarme! Te odio por dejarme. No puedo respirar. No puedo respirar. —Me perdí en los brazos de Tristan.

Página

—No, no lo es. Deja de ser un cobarde. Sólo dime por qué no. ¡¿Porque diablos no?!

111

—Sí, lo es —dijo.


Me derrumbé en una manera que nunca experimenté en mi vida. Negué, grité, y una parte de mí murió.

Página

112

Pero Tristan me sostuvo, asegurándose de que no toda mi alma desapareciera esa noche.


Traducido por Liz de Rossi & July Styles Tate

E

speré dos semanas antes de poder hacer frente de nuevo a Tristan. Me sentía avergonzada, avergonzada de la forma en que me rompí en su habitación, pero cuando me llamó para hablar sobre la posibilidad de que hiciera el diseño interior de su casa, me sentí como si tuviera que sacar mis temores. —¿Estás bien? Pereces rara —dijo Tristan mientras Emma y yo caminábamos a través de su casa. Todavía me sentía tan extremadamente incómoda con lo que hice, la forma en que me vine abajo frente a él. —No, estoy bien —le dije—. Sólo asimilando todo. —Le di una sonrisa falsa que vio inmediatamente. —Bien; bueno, puedes hacer casi todo lo que quieras con el lugar. Ahí está la sala de estar, comedor, cuarto de baño, mi dormitorio y la cocina, principalmente. Y me encantaría que el estudio no pareciera un completo desastre. Entré en el estudio, donde las cajas se apilaban en la parte superior de más cajas. Su escritorio se encontraba cubierto de artículos, y mientras él caminaba, y Emma y Zeus salían de la habitación, me quedé en pausa, mirando un recibo parcialmente oculto bajo unos papeles. Lo cogí y lo leí.

Abrí una de las cajas en su escritorio y mi corazón se paró mientras vi más bolsas de plumas. No compró las plumas blancas en la tienda del señor Henson. Él las ordenó. Ordenó miles de ellas, sólo para que el corazón de Emma no se rompiera. Tristan… —¿Vienes, Elizabeth? —le oí gritar. Cerré la caja y salí de la habitación.

Página

La entrega más rápida.

113

Cinco mil plumas blancas.


—Sí, aquí estoy. —Aclaré mi garganta y le di una sonrisa—. ¿Qué pasa con tu cobertizo? —le pregunté, alcanzando a Tristan—. También puedo arreglarlo para ti. —No, el cobertizo está fuera de límites. Eso es… —Hizo una pausa y frunció el ceño—. Sólo está fuera de los límites. Entrecerré los ojos en comprensión. —Está bien... bueno, creo que tengo todo lo que necesito por ahora. Voy a dibujar algunas ideas diferentes y hacer unas tablas con telas y colores para que vayamos juntos después. Será mejor que me vaya. —Estás en un apuro. —Sí, bueno, ya sabes. —Miré a Emma que jugaba con Zeus, viviendo en su propio mundo—. Emma tiene una noche de pijamas y debo ver que todo esté listo. Tristan se acercó a mí y me dijo en voz baja—: ¿Te sientes enojada conmigo? ¿Por lo de la noche que viniste? —No. —Suspiré—. Estoy enojada conmigo misma. No hiciste nada malo. —¿Estás segura? —Realmente, Tristan. Me sostuviste cuando más te necesitaba. — Sonreí—. Pero tal vez es mejor que nunca más usemos lo otro para recordar... Obviamente no puedo manejarlo. Frunció el ceño y miró al suelo, casi como si estuviera decepcionado, pero luego de un segundo sostenía la cabeza en alto y me dio una pequeña sonrisa. —Quiero mostrarles algo a ti y a Emma. Nos llevó a la parte trasera de la casa y mantuvo la puerta abierta. Escuche a los grillos nocturnos charlando entre ellos. Era un sonido reconfortante... incluso pacífico.

El cielo se veía lleno de estrellas y el dulce y húmedo aire de primavera nos recibió mientras pasábamos dentro y fuera de las sombras entre los árboles. Las ramas se balanceaban adelante y atrás mientras nos abrimos paso por el bosque. —Estamos casi allí —insistió Tristan. —Pero, ¿a dónde? Cuando llegamos, supe al instante a dónde quería llevarnos, sólo basándose en la belleza. Con mis manos cubrí mi boca para no hacer ruido. Tenía un miedo extraño de que si hacía un ruido, toda la belleza

Página

Asintió hacia el bosque a oscuras mientras cogía una linterna desde el pasillo de atrás. No le hice más preguntas. Agarré la mano de Emma y caminé junto a Tristan. Entramos en la noche y nos llevó más profundamente en el bosque.

114

—¿A dónde vamos? —le pregunte en voz alta.


se desvanecería. Un pequeño río fluía ante nosotros. La corriente era tranquila, como si todas las criaturas que viajaban por las pequeñas olas descansaran en paz. Al otro lado del río se encontraba lo que parecía una vieja piedra de un puente de carga. A través de las grietas de las piedras, las flores crecían, por lo que la vista era perfecta bajo la luz de la luna. —Encontré este lugar con Zeus —dijo Tristan, caminando hacia el puente y tomando asiento—. Cada vez que tengo que aclarar mi mente, vengo aquí para reenfocarme. Me senté a su lado, me quité los zapatos, y deslicé mis pies en el agua helada. Emma y Zeus chapoteaban en el agua con alegría y libertad. Se dio la vuelta y me dio una sonrisa que hizo que mis propios labios se curvaran. Tristan tenía una manera de hacer que la gente se sintiera digna simplemente por la forma en que su sonrisa y sus ojos se encontraban en su cara. Me hubiera gustado que sonriera más a menudo. —Cuando llegué aquí, me sentía enojado todo el tiempo. Echaba de menos a mi hijo. Echaba de menos a mi mujer. Odiaba a mis padres, a pesar de que no debería haberlo hecho. Por alguna razón me pareció fácil culparlos, como si fuera su culpa que perdiera a mi esposa e hijo. Se sentía más fácil estar enojado con ellos que estar triste. La única vez que no me sentí enojado fue cuando vine aquí y respiré con los árboles. Se estaba abriendo. Por favor, que permanezca abierto. —Me alegro que hayas encontrado algo que pueda hacer que sientas un poco de paz.

Simplemente asintió en respuesta. Emma saltó al río e hizo enormes salpicaduras, mojándonos casi todo. A pesar de que quería regañarla, la sonrisa en su rostro y la emoción en Zeus me hicieron feliz. —¡Gracias por traernos aquí, Garrapata! ¡Me encanta! —gritó, poniendo sus manos en alto por el entusiasmo. —En cualquier momento. —Sonrió Tristan. —Me alegro de que a mi hija le gustes. De lo contrario nunca hablaría de nuevo contigo.

Página

Sonreí. —Gracias.

115

Sus ojos bailaban a través de mí, y una sonrisa de complicidad encontró sus labios. —Sí. Yo también. —Pasó los dedos contra su barba, que creció rápido—. Dado que ninguno de los dos lo usamos, puedes utilizar este lugar si quieres. Para ayudarte a encontrar la paz.


Rió. —Me alegro de que a mi perro le gustes. De lo contrario me hubiera convencido de que eres una psicópata. Una persona siempre debe confiar en los instintos de su mascota. Los perros son mejores que las personas en juzgar el carácter de una persona. —¿Es así? —Lo es. —Hizo una pausa y se pasó los dedos por el pelo—. ¿Por qué tu hija insiste en llamarme Garrapata? —Oh... Debido a que la primera vez que nos vimos te llamé gilipollas, y ella preguntó qué era un “gilipollas”, y viendo que soy una madre horrible, le dije que dije “garrapata”, y le expliqué que una garrapata es un bicho. —¿Así que piensa que soy un parásito que vive de la sangre de los mamíferos? —Creo que en realidad es un ectoparásito, ya que viven en el exterior de los mamíferos en lugar de en el interior. Y también viven en algunos anfibios. Se rió. —Bueno, eso me hace sentir mejor. Reí. —Debería. —Bueno, Emma, si vas a llamarme Garrapata, ¡creo que es justo que te llame Tock6! —Sonrió Tristan. —¡Igual que un reloj! —Sonrió Emma, saltando arriba y abajo—. ¡Tick Tock7! ¡Tick y Tock! —Creo que lo aprueba —le dije. —¿Elizabeth? —Se volvió hacia mí con una mirada seria. —¿Sí? —Sé que no podemos hacer lo que hacíamos antes, pero, ¿podemos ser amigos? —preguntó con timidez.

—¿Por qué yo? —Crees en las cosas buenas, incluso cuando tu corazón está roto. Y no puedo recordar cosas buenas así. Eso me entristeció. —¿Cuándo fue la última vez que fuiste feliz, Tristan? 6

En inglés “garrapata” se escribe “tick”, es por esto que Trsitan hace la referencia.

¡Tick! ¡Tock!: hace referencia a la forma coloquial de representar el golpeteo de un reloj al avanzar con el paso del tiempo. 7

Página

—No lo sé. —Suspiró, frotándose el cuello—. Pero tenía algún tipo de esperanza de que me pudieras enseñar.

116

—Pensé que no sabías cómo ser un amigo.


No respondió. Eso me entristeció aún más. —Por supuesto que podemos ser amigos —le dije. Todo el mundo se merecía al menos un amigo en quien pudieran confiar con sus secretos y temores. Con su culpa, y felicidad. Todo el mundo merece una persona que pueda mirar a los ojos y decir: “Eres suficiente. Eres perfecta, con cicatrices y todo”. Sin embargo, pensé que Tristan merecía más que la mayoría. En sus ojos existía tanta tristeza, tanto dolor, y lo único que quería hacer era envolver mis brazos alrededor de él y hacerle saber que era lo suficientemente bueno. Sin embargo, no quería ser su amiga porque me sentía mal por él. No. Quería su amistad porque a diferencia de la mayoría, vio más allá de mi propia felicidad falsa y a veces me miraría como si estuviera diciendo: “Eres suficiente, Elizabeth. Eres suficiente... con cicatrices y todo”. Las cejas de Tristan se fruncieron y me miró como si me estuviera viendo por primera vez. Lo miré como si nunca lo volvería a ver. Ninguno de nosotros quería parpadear. La gravedad del momento comenzó a hacernos un tanto incómodos. Cuando se aclaró su garganta, aclaré la mía. —¿Demasiado? —pregunté. —En exceso, de hecho. Así que, por otra parte... —Se pasó las manos por el cabello—. Me di cuenta de cierto libro de Cincuenta Sombras de Grey en tus manos la última vez que corté la hierba. Mis mejillas enrojecieron, y lo empujé. —No me juzgues, es para mí club de lectura. Además, es bueno. —No voy a juzgar. Bueno, bueno, lo estoy. Sin embargo, sólo un poco. —No juzgues hasta que lo hayas probado. —Sonreí.

—Vas por el camino equivocado —comentó Tristan. Me detuve, di la vuelta y caminé junto a él de nuevo, yendo por el camino contrario. —Sigues siendo un imbécil. —Sonreí. Me devolvió la sonrisa y se acercó a mi lado mientras Emma y Zeus siguieron nuestro ejemplo.

Página

Riéndome, empecé a caminar hacia nuestras casas. —Eres tan imbécil —murmuré—. Vamos, Emma, vamos a limpiarte y prepararte para tu fiesta de pijamas.

117

—¿Oh? ¿Y cuánto has realmente intentado? —Me dio una mirada de suficiencia, y juro que mis mejillas ardían.


Eran las diez y media de la noche cuando escuché el estruendo. Me arrastré de la cama para abrir la puerta. Susan se hallaba allí de pie con los brazos cruzados junto a Emma, que seguía en pijama, sosteniendo su bolsa de viaje y a Bubba. —Susan, ¿qué pasa? —pregunté, una sensación de alarma llenándome—. Emma, ¿estás bien? —No respondió; sólo permaneció mirando al suelo, casi avergonzada. Me volví hacia Susan—. ¿Qué pasó? —Lo que pasó —dijo entre dientes—, lo que pasó fue que tu hija pensó que era correcto contar historias sobre zombis con el resto de las chicas, por lo que todas se asustaron. ¡Ahora tengo a diez chicas en mi casa que no quieren ir a dormir porque tienen miedo de las pesadillas! Fruncí el ceño. —Lo siento. Estoy segura de que no pretendía hacer ningún daño. Puedo ir y hablar con las niñas, si quieres. Seguro que todo fue un malentendido. —¿Un malentendido? —Resopló—. ¡Comenzó a caminar como los muertos caminan y dijo que quería comer cerebros! Me dijiste que no sufrió ningún trauma por la muerte de Steven. —No lo hizo —le dije, la ira construyéndose en mi estómago. Miré a Emma y vi lágrimas cayendo de sus ojos. Agachándome, le di un abrazo—. Está bien, cariño.

—¡¿Cómo te atreves?! —exclamó, horrorizada por mis palabras. —¿Cómo me atrevo? ¿Cómo te atreves a pensar que es apropiado caminar hacia mí y decir cosas sobre mi hija en una manera degradante y grosera? Creo que es hora de que te vayas. —¡Creo que lo es! Tal vez deberías permanecer lejos de nuestro club de lectura, también. Tu energía y estilo de vida es tóxico para nuestro grupo. Mantente lejos de mi Rachel —ordenó Susan, yéndose. —No te preocupes —le grité—. ¡Lo haré! —Existía algo que le pasaba a las personas más cuerdas cuando otros hablaban de sus hijos: te convertías en una bestia y harías cualquier cosa para proteger

Página

—Emma, cariño, cubre tus oídos muy rápido —le dije. Lo hizo. Mis entrañas se apretaron y me mantuvo de pie, frente a Susan—. Voy a decir algo y quiero decirlo de la mejor manera posible. Si dices una cosa más de mi hija te patearé el culo, literalmente, sacaré tus extensiones del cabello, y le diré a tu marido que has estado follando al cajero del supermercado.

118

—Bueno, obviamente no está bien. Necesita ayuda profesional.


a tus hijos de los lobos del mundo. No me sentía orgullosa de las palabras que le dije a Susan, pero desde el fondo de mi corazón, quería decirlas todas y cada una. Llevé a Emma a la sala y nos sentamos. —Mamá, las chicas me dijeron que era un bicho raro porque me gustaban los zombis y momias. No quiero ser un monstruo. —No eres un monstruo —prometí, acercándola más a mí—. Eres perfecta en la forma que eres. —Entonces, ¿por qué dijeron eso? —preguntó. —Porque... —Suspiré, tratando de encontrar la respuesta correcta—. Porque a veces los otros tienen dificultades para abrazar las diferencias de las personas. Sabes que los zombis no son reales, ¿no? — Asintió—, y no intentaste asustar a las otras chicas, ¿verdad? —¡No! —dijo rápidamente—. Sólo quería que jugaran conmigo como los personajes de Hotel Transylvania. No quería asustarlas. Sólo quería tener amigos. Mi corazón se rompía. —¿Quieres jugar con mamá? —pregunté. Sacudió su cabeza. —No. —Bueno, ¿qué tal si veme una caricatura en Netflix y tenemos nuestra propia fiesta de pijamas? Sus ojos se iluminaron, y las lágrimas se detuvieron. —¿Podemos ver Los Vengadores? —preguntó, amaba los superhéroes casi tanto como su padre lo hacía. —Por supuesto —dije.

Página

119

Ella cayó dormida justo cuando Hulk apareció en la pantalla. La coloqué en su cama, besando su frente. Comenzó a sonreír en sueños, y luego fui a la cama para encontrar mis propios sueños.


Traducido SOS por July Styles Tate

—T

ristan —murmuré débilmente. Mi respiración era irregular, pesada.

Su mano rozó mi mejilla. —Chúpalo lento —ordenó, pasando su pulgar contra mi labio inferior. Deslizó el dedo en mi boca, permitiéndome chuparlo suavemente mientras lo sacaba dentro y fuera de mi boca antes de apartarlo de mí y recorrer la humedad en mi cuello, contra mi tirante del sujetador, por mi escote. Mis pezones se endurecen a su toque, anhelando que su boca encontrara su camino a cada uno. —Eres hermosa —dijo—. Eres tan jodidamente hermosa.

—Por favor —supliqué. Arqueé mi espalda, anhelando que su mano eliminara la barrera delgada. —No aquí —dijo, levantándome hasta una posición sentada. Deslizó mi ropa interior a la izquierda y se agachó, permitiéndole a su lengua degustar mi humedad. Mis caderas se arquearon involuntariamente en su dirección mientras mis manos corrían por su cabello. Cuando levantó la cabeza, apoyó su boca contra la mía, permitiéndome degustarme, probarlo—. Quiero mostrarte algo — murmuró contra mis labios. Cualquier cosa. Muéstrame cualquier cosa.

Página

—Estás mojada —dijo, inclinándose más cerca de mí, pasando su lengua contra mi mejilla antes de deslizar su boca sobre la mía. Susurró mientras deslizaba su lengua entre mis labios—. Quiero probar todo de ti —dijo entre dientes. Sus dedos rodaron contra mis bragas, mientras su pulgar hacía círculos en mi clítoris a través del tejido débil.

120

—No deberíamos. —Gemí, sintiendo su dureza presionado contra mis bragas. Deberíamos, me dije a mí misma—. No se supone que debemos seguir con esto... —Mi respiración era pesada, por el hambre de que estuviera dentro de mí, hambre para que me tomara profundamente. Quería que me volteara, levantara mis piernas, y me tomara duro. Ignoró mi protesta —como lo quería— torciendo mi cabello en una mano y moviendo la otra por mi cuerpo, aterrizando en mis bragas de encaje negro.


Mis ojos cayeron a su erección oculta bajo su bóxer y una sonrisa llegó a mis labios. Me levantó de la cama y me apretó contra la puerta más cercana. —¿Qué tan mal lo quieres? —Malo, pensé, no podía hablar. Mi corazón latía y casi tenía miedo de que renunciara a mí, incapaz de mantenerse al día con mis necesidades, mis deseos. Quería explotar para él. Quería perderme en él. Sus caderas se sacudieron hacia mí mientras empujaba su dureza contra mi cuerpo—. Quiero mostrarte la habitación —susurró en mi oído, chasqueando su lengua de arriba abajo antes de chupar mi lóbulo. —Umm —contesté mientras me llevaba por el pasillo. Había una habitación a mi izquierda, que no noté cuando vine—. ¿Qué es…? Me hizo callar, colocando su mano sobre mis labios. —Es mi habitación verde —murmuró, empujando la puerta abierta. —¿Tu qué? —Antes de que pudiera responder, me di la vuelta y vi una habitación llena con todos los muebles de color verde. Látigos verdes, consoladores verde, todo verde—. ¿Qué de... —Me callé y seguí mirando a su alrededor—. Esto es un poco raro, nene… —Lo sé —dijo con un tono profundo de voz. Cuando me volví hacia él, mi garganta ardía cuando un grito se me escapó. Miraba a un gran hombre verde, que me sostenía contra su cuerpo. Sus ojos brillaban de color verde y me sostenían—. ¡El Increíble Hulk quiere azotarte!

—¡Santa mierda! —grité, sacudiéndome de una pesadilla muy rara. En cuestión de segundos, Tristan se hallaba de pie en la ventana de mi dormitorio, mirándome. Bajé la mirada para ver que llevaba una camiseta blanca con las bragas blancas y sin sujetador. Grité de nuevo, cubriendo mi pecho con una manta. —Oh, Dios mío, ¡vete! —susurré, flipando.

121

—¡Lo siento! Te oí gritar y… —Se detuvo y levantó una ceja, mirando a mis ojos—. ¿Acabas de tener un sueño húmedo? —Comenzó a reírse, cubriéndose la boca con la mano—. Acabas de tener un sueño sexual.

Página

—¿Estás bien?

—¡Vete! —le dije, saltando de la cama y cerrando mis cortinas de la ventana. —De acuerdo, está bien, obscena mujer. Te hablé de esos libros.


Mis mejillas se ruborizaron más, y me derrumbé nuevamente en mi cama, tirando de la cubierta por encima de mi cabeza. Maldito Increíble Hulk. Maldito Tristan Cole.

Traducido por Minia16

—L

levas todo el día evitando mirarme a los ojos —dijo Tristan mientras movía unos artículos en Cosas Necesarias. Me encontraba sentada en el mostrador, observando al señor Henson, quien hacía una mezcla de té de hierbas. Emma y Zeus corrían a la caza de objetos al azar de la tienda. Habíamos estado viniendo semanalmente a la tienda del señor Henson en busca de té, chocolate caliente y, en ocasiones, una lectura de tarot. Empezaba a amar ese sitio—. No tienes por qué ser tímida con eso, estoy seguro de que le pasa a todo el mundo —explicó Tristan. —¿De qué hablas? No te evito. Y no entiendo qué le pasa a todo el mundo porque a mí no me pasa nada. —Resoplé, evitando su mirada por completo. Cada vez que lo miraba no podía dejar de sonrojarme y de imaginar su camiseta desgarrándose mientras se transformaba en una bestia. —Sólo fue un sueño erótico —dijo.

—Elizabeth tuvo anoche un sueño erótico. —¡Cállate, Tristan! —grité, estampando las manos contra la mesa. Mi cara se hallaba roja como un tomate, y no podía evitar que se calentara cada vez más. El señor Henson me miró, y luego a mi mezcla de té, y añadió unas cuantas hierbas más. —Los sueños eróticos son normales. —¿Era un buen sueño? —insistió Tristan. Me hallaba a cinco segundos de encontrar una manera de darle una paliza.

Página

Tristan se volvió hacia el señor Henson con una sonrisa de suficiencia en la cara.

122

—¡No fue un sueño erótico! —verbalicé, sonando un poco culpable.


Abrí los labios para negar el sueño, pero no pude. Mis manos acunaron mi rostro y suspiré pesadamente. —No hablaremos de esto. —Vamos, ahora deberás contarlo —dijo, yendo a sentarse en el taburete que tenía a mi lado. Me giré para apartarme de él. Agarró mi taburete y me giró hacia él. —Oh, mierda comprensión.

—murmuró,

mirándome

con

ojos

llenos

de

—¡Cállate, Tristan! —volví a murmurar, incapaz de mirarlo durante mucho tiempo. —¡¿Tuviste un sueño erótico sobre mí?! —gritó, y le di un manotazo en el brazo como un reflejo ante sus palabras. El señor Henson ahogó la risa. —Giro argumental. Una sonrisa traviesa se extendió por el rostro de Tristan y fue oficial: Me. Estoy. ¡Muriendo! Se inclinó hacia delante y susurró—: ¿Te hice esa cosa a tus labios con mi lengua? Me sonrojé. —¿De qué labios estamos hablando? —susurré en respuesta. Su sonrisa pícara se profundizó. —Eres una niña muy, muy sucia. Salté del taburete y mis ojos se encontraron con los del señor Henson. —¿Puedes ponerme eso para llevar?

—¡Sólo unos detalles más! —rogó mientras mantenía la puerta delantera abierta. Un hondo suspiro me abandonó y me volví hacia él. —Me llevabas a una habitación verde donde te transformabas en un monstruo verde y empezabas a darme por toda la habitación. Y digo “darme” en todos los posibles sentidos de la palabra. Parpadeo. Parpadeo. Mirada inexpresiva. Mirada inexpresiva.

Página

—No voy a hablar contigo —dije, encaminándome a abandonar la tienda—. Venga, Emma, vamos.

123

—Oh, vamos, Elizabeth, ¡necesito saber más! —dijo Tristan, riéndose de mi vergüenza. Le ignoré y tomé mi té, el señor Henson me lo puso en una taza para llevar.


—¿Cómo? Su suprema confusión casi me hizo estallar en carcajadas. —Eras tú el que quería saberlo. —Eres una mujer muy, muy extraña. El señor Henson sonrió. —Ah, a mí me pasó lo mismo en el verano de 1976. —¿Tuviste un sueño erótico? —pregunté, confusa. —¿Sueño? No, querida. Me lanzaron y me dieron en una habitación verde. Momento incómodo número quinientos cuarenta y dos de mi estadía en Meadows Creek.

mil

cuatrocientos

—Con esto último, me voy. Gracias por el té, señor Henson. —Me pasaré a cortar el césped después —dijo Tristan. Sabía que no había nada sucio en sus palabras, pero aun así, me sonrojé como si lo hubiera.

—No me lo puedo creer —suspiró Faye—. ¿Quién se hubiera imaginado que esa cosa salvaje, hippie sucio y gilipollas podría convertirse en algo tan… caliente? —Todos somos un poco salvajes y un poco especiales.

Página

Estábamos sentadas en el porche delantero con tres tablas de diseño que creé, pero en lugar de que se concentrara en la tarea que teníamos entre manos, observaba el hermoso hombre que me cortaba el césped. De pie y ayudándole a empujar el cortacésped se hallaba Emma, que se sentía convencida de que podía cortar mejor el césped que Tristan. Discutía con él todo el tiempo, diciéndole que lo hacía muy mal. Él se limitaba a sonreír y le contestaba con el mismo descaro. Faye se quedó mirando a Tristan, casi atónita por su transformación. No lo había visto desde que se cortó todo su vello facial, revelando su fuerte estructura ósea. Casi nunca lo veía sonreír, hasta hoy. Su barba volvía a crecer y, sinceramente, me alegraba. Amaba su barba tanto como amaba su sonrisa.

124

Esa tarde, Faye vino porque quería que me ayudara a escoger los mejores diseños y colores para la pintura de la casa de Tristan. Siempre tuvo muy buen ojo para los pequeños detalles.


Se volvió hacia mí, una sonrisa tonta apareció en sus labios. —Oh, mierda. Te gusta. —¿Qué? No. Sólo ayuda con la casa. Principalmente con el jardín. Su voz adoptó un tono alto… no sabía susurrar. —¿Estás segura de que sólo es el jardín? ¿O también te ayuda a desatascar tus desagües? —¡Faye! Cállate. —¿Te lava los platos sucios? Tus platos siempre están tan, tan sucios. —No voy a hacer esto contigo. —Me sonrojé—. En fin, necesito tu opinión. ¿Qué diseño te gusta más para la zona del comedor y del salón? Quiero incorporar las tallas de madera que hace. Tristan construye mucho con madera y creo… —¿Su madera es buena? ¿Gruesa? ¿Tristan tiene una madera gruesa y larga? La miré con los ojos entrecerrados. —¿Tu mente siempre está en la alcantarilla? —Siempre, cariño. Siempre. Pero te gusta. Lo noto. —Para nada. —Te gusta. Con un susurro y un retorcimiento de mi estómago, miré a Tristan, que me devolvía la mirada. —Sí. Me gusta. —Jesús, Liz. Solo tú te enamorarías de un tío gilipollas que termina pareciendo Brad Pitt en Leyendas de pasión. ¿Lo entiendes? — Sonrió—. Leyendas de pasión… ¿el nombre del protagonista era Tristan?

Me reí. —Casi. Se acercó más y estudió mi cara. —¿Qué es eso? —¿Qué es qué? —Esa sonrisilla rara que me estás dirigiendo… ¡una santa cara llena de sexo! ¡Te acostaste con él! —¿Qué? No, yo…

Página

—Es casi ridículo.

125

—Vaya, eres muy lista.


—No intentes hacerte la lista con la adicta al sexo, Liz. ¡Te lo tiraste! Me avergoncé como una chica que acabara de tener su primer beso. —¡Claro que me lo tiré! —¡Jesús bendito! ¡Sí! —Se levantó del porche delantero y empezó a canturrear—: ¡SÍ! ¡SÍ! ¡¡¡SÍ!!! Se ha acabado la sequía. Tristan se giró hacia nosotras y alzó una ceja. —¿Todo bien, señoritas? Hice que Faye se volviera a sentar y solté una risita. —Todo bien. —Incluido ese culito que tiene —murmuró Faye con un guiño—. Y, ¿cómo fue? —Bueno, digamos que le puse nombre a su cosa. Los ojos se le llenaron de lágrimas y sus manos volaron a su corazón. —Mi pequeña está creciendo. Bien, ¿qué nombre es? —El Increíble Hulk. Se estremeció. —Perdona, ¿qué? —El incr… —No, no. Te o�� la primera vez. ¿Te refieres a ese monstruo verde? Liz, ¿te follas a un tío con un pene verde? Porque si lo haces, necesitas una inyección de tétano. —Me miró de arriba abajo, estremeciéndose—. Y unos estándares más altos.

—Por supuesto. —Usamos el sexo entre nosotros para recordar a Steven y a Jamie. Es como si… nos usáramos para tener la sensación que solíamos tener con ellos. —Te refieres a que, ¿visualizas a Steven mientras Tristan te folla? —Sí. Es decir, bueno, al principio lo hacía. Pero ya no lo hacemos. Me ponía demasiado sensible y no podía soportarlo. —Pero ahora te gusta.

Página

—¿Puedo contarte la verdad sobre Tristan y yo sin darme una regañina?

126

Me reí.


—Sí. Lo cual es malo, porque él sólo veía a Jamie cuando se encontraba conmigo. Los ojos de Faye miraron en dirección a Tristan. —Tonterías. —¿Qué? —Te ve a ti, Liz. —¿De qué hablas? —Escucha, como chica que se ha acostado con un montón de hombres distintos y que ha visualizado a Channing Tatum en la mayoría de ellos, puedo ver la diferencia entre cuando una persona piensa en ti y cuando piensan en otra. Fíjate en la forma en que te mira. Miré a Tristan y encontré su mirada, una vez más, sobre mí. ¿De verdad pensaba en mí cuando estábamos juntos? Y si era verdad que lo hacía, ¿por qué esa idea me hacía feliz? Sacudí la cabeza, sin querer enfrentarme al hecho de lo que pasaba entre Tristan y yo. —Entonces. ¿qué pasa entre Matty y tú? ¿Cómo va? —Horrible. —Suspiró, dándose una palmada en la cara—. Tengo que terminar con él. —¿Qué? ¿Por qué? —Porque soy una estúpida y me enamoré de él. Mis ojos se iluminaron. —Estás enamorada. —Lo sé, es horrible. Bebo todas las noches para intentar olvidarme. Ahora cállate y volvamos a hablar de la madera de Tristan.

Página

127

Sonreí y, tras unas horas y un centenar de comentarios sucios, Faye y yo escogimos los colores para todas las habitaciones de su casa.


Traducido SOS por Sapphire & July Styles Tate

V

arios días pasaron antes de que Sam me llamara el vienes para preguntar si me interesaba salir con él. Me di cuenta que olvidé lo que él me dijo sobre mostrarme la ciudad meses antes, pero supuse que algunas personas son un poco más lentas en mover las cosas. El viernes por la noche, se detuvo fuera de mi casa con el camión de trabajo de su familia. Lo vi desde la ventana de la sala de estar, saltó de su carro y fijó su corbatín. Empezó a caminar hacia la casa, y luego se detuvo y dio un paso hacia atrás. Esto se prolongó durante unas cinco rondas más antes de que finalmente se decidiera ir hasta el porche, donde se debatió en golpear la puerta o no. Tristan se inclinó detrás mí y estudió los movimientos de Sam. — Ohh, ¿tienes una cita esta noche? ¿Es por eso que llevas este lindo vestidito? —En los últimos días, Tristan se alojó en nuestra habitación de invitados ya que su casa estaba siendo pintada. Esa noche habíamos estado revisando mis ideas para su casa y estuve mostrándole diferentes bocetos que creé con las ideas que quería decorar para su espacio. Parecía menos interesado, pero me encontraba feliz de estar haciendo lo que amaba nuevamente. —No es una cita —dije—. Sam quería mostrarme un poco de los alrededores de Meadows Creek, para sacarme de la casa. —Tristan levantó una ceja—. ¿Qué? ¿Tiene algo de malo? —le pregunté. —¿Qué? —Me levanté un poco—. No, no lo hace. Simplemente no quería que me encerrara en casa. —Tristan me dio una mirada de estaes-totalmente-una-maldita-cita—. Cállate, Tris.

128

—Todo lo que quiero decir es que dudo que Sam El Acosador sepa que esto no es una cita.

Página

—Sabes que él piensa que se trata de una cita, ¿no?

—¿Qué significa eso? ¿Y qué quieres decir con Sam El Acosador? —le pregunté, con mi voz tímida. Tristan me dio una sonrisa malvada y comenzó a alejarse—. ¡Tristan! ¡¿Qué significa Sam El Acosador?! —Desde que se me mudó a la ciudad tiene un historial que se hace cada vez más fuerte, eso es todo. Veía cómo seguía a las chicas de la ciudad mientras salía a correr. ¿Te dijo a dónde te llevaría?


—Sí, y en realidad no es un lugar donde la pasas con tu cita, así que creo que te equivocas. —¿Una cita en el ayuntamiento? —¡Exactamente! —dije, complacida con la idea—. El ayuntamiento no es un lugar en el que alguien cree que va con una cita. —Los labios de Tristan se presionaron juntos como si estuviera tratando de mantener en una risita—. Detente —discutí. Hubo un golpe en la puerta—. Realmente no creo que se trate de una cita, ¿verdad? —Apuesto diez dólares a que Sam El Acosador se inclina hacia ti durante el discurso del Sherriff Johnson sobre la Feria de la ciudad y te pregunta si quieres ir a la casa del granero donde siempre hay pescado frito, baile y karaoke después de una cita en la ciudad. —No quieres pagarme diez dólares. —Tienes razón, no lo hago. Pero no importa, porque voy a ganar la apuesta —bromeó el bastado—. Sam El Acosador te va a conquistar. Golpe en la puerta número dos. —¡Deja de llamarlo Sam El Acosador! —susurré, sintiendo cómo los latidos de mi corazón aumentaban—. Él no me llevará y preguntará si quiero ir a la casa del granero. —¿Quieres apostar eso también? —dijo él, extendiendo su mano. Estreché su mano. —Bien. Diez dólares a que no es una cita. —Ah, es el dinero más fácil que hecho, Lizzie. El apodo salió de su boca sin ningún esfuerzo alguno. Cuando saqué mi mano de su agarre, traté de no mostrar lo mucho que el simple apodo me afectó. Golpe en la puerta número tres. —¿Qué es lo que está mal?

—No, no. Me gusta. —Lo echaba de menos. Le di una pequeña sonrisa. Mirándonos el uno al otro, de pie todavía, como si las suelas de nuestros zapatos estuvieran súper pegadas al piso. Mis ojos viajaron al pequeño tatuaje sin terminar en su mano izquierda, y me obligué a tomar otra vez su mirada; a veces era demasiado cuando sólo lo miraba a los ojos—. Eso me gusta. —Entonces voy a seguir diciéndolo. Golpe en la puerta número cuatro.

Página

—Lo siento —dijo él, asintiendo un poco—. Fue un error.

129

—Me llamaste Lizzie. —Sus cejas se fruncieron en confusión—. Es sólo que… nadie me llamaba así a excepción de Steven.


—Probablemente deberías... —La cabeza de Tristan asintió en dirección de la puerta. Negué con la cabeza y concordé, corriendo para abrir la puerta a Sam, que me daba la sonrisa más grande y sostenía un ramo de flores en sus manos. —Hola, Elizabeth. —Sam sonrió, extendiendo el ramo de flores hacia mí—. Guau. Te ves muy bien. Estas son para ti. Me hallaba sentado aquí fuera y me di cuenta que no te traje nada, así que, no sé. Sólo los tomé de la parte delantera de la casa para ti. —Sus ojos se movieron hacia Tristan, que se encontraba a unos pies de nosotros—. ¿Qué hace ese idiota aquí? —Oh, Sam. Este es Tristan. Tristan, Sam —dije, presentándoles a los dos—. La casa de Tristan está siendo pintada, así que se queda con Emma y yo durante unos días. Tristan le tendió la mano a Sam con su hermosa sonrisa. — Encantado de conocerte, Sam. —A ti también, Tristan —dijo Sam con cautela. Tristan le dio unas palmaditas en la espalda, con su voraz sonrisa en pleno vigor. —Oh, no hay necesidad de ser tan formal con mi nombre. Por todos lados me llaman idiota. Me reí para mis adentros. Qué idiota. Sam se aclaró la garganta. —En fin, perdón por las flores. Debí haber pensado en agarrar algunas de la ciudad pero… —No te preocupes, amigo —dijo Tristan, sabiendo que lo hacía sentir niveles extras de incomodidad—. ¿Qué tal si entras y tomas asiento en la sala de estar, mientras Elizabeth y yo encontramos un florero o algo para poner las flores?

—Se robó las flores del frente de tu casa para ti. Esto es mucho más grave de lo que pensaba. Él te ama. Es como un amor de tipo Bonnie y Clyde. —Eres un imbécil. —Empezó a llenar un vaso con agua para las flores. Se las pasé a él, mientras que una espina se enterraba en mi dedo y maldije en un susurro mientras la sangre empezaba a aparecer—. Mierda.

Página

—Creo que puedo manejarlo. Gracias, Sam. Toma asiento y vuelvo dentro de un rato. —En el momento que entré a la cocina, Tristan ya me daba una sonrisa de listillo—. Si sigues viéndome así, te golpearé, Tristan. Esto no significa que sea una cita. —Se rió burlonamente. Entrecerré mis ojos—. ¡No es así!

130

—Oh, está bien, sí, suena bien —concordó Sam, lo que me permitió tomar las flores de sus manos—. Cuidado —dijo—. Éstas tienen espinas.


Tristan tomó las flores, las puso en el vaso y luego tomó mi mano en la suya, examinando la pequeña gota de sangre. —No es demasiado malo —dijo, agarrando un trapo y lo mantuvo contra mi dedo. En mi estómago empezaban a construirse un mar de mariposas que no tenían ningún lugar en mi vida. Hice mi mejor esfuerzo para ignorarlas, pero la verdad era, que el toque de Tristan era agradable, amable y suave—. Sin embargo, Sam El Acosador tenía razón en una cosa —dijo Tristan con su mirada en mi dedo. —¿Y qué es eso? —Luces hermosa. —Nuestras manos permanecieron juntas, y dio un paso más hacia mí. Me gustaba lo cerca que se encontraba. Me encantaba. Sus respiraciones eran pesadas—. ¿Lizzie? —¿Sí? —¿Te volverías loca si te beso? Y por besarte, me refiero a ti, no al recuerdo de Jamie. —Sus ojos estudiaron mis labios. Mi corazón latía con fuerza contra mi caja torácica mientras él se movía más cerca y recogía un mechón de cabello detrás de mí oreja. Nuestras manos se quedaron atadas un segundo más antes de que aclarara su garganta y se apartara de mí. Una ola de vergüenza llenó sus ojos—. Lo siento. Sólo ignórame. —Parpadeé un par de veces y traté de evitar la sensación nerviosa a distancia. No me abandonaría. Se anudó las manos antes de descansar en la parte posterior de su cuello—. Mejor vuelve con tu cita. —No es una… —comencé a decir, pero cuando me di cuenta que sus labios bajaban un poco, se me cayó el tema—. Ten una buena noche.

Nunca vi ese lado de Tanner, el negociante siendo dirigido por él. El que podía decir y hacer prácticamente cualquier cosa para conseguir salirse con la suya, incluso si eso significaba tirar a un agradable hombre debajo del autobús.

Página

Miré fijamente hasta el podio donde Tanner hablaba acerca de cómo Cosas Necesarias debería ser cerrada. Me sentí enferma del estómago escuchándolo hablar de esa manera del Sr. Henson, que se sentaba a unas filas atrás en la reunión de la ciudad. Sin embargo, el Sr. Henson no parecía desconcertado por las palabras de Tanner. Sólo se sentó y sonrió.

131

Asintió una vez. —Tú también, Lizzie.


Me dejó con un sabor de disgusto. —Tanner tiene algunas buenas razones del por qué el Sr. Henson debe renunciar a su tienda. Dice que es un desperdicio de espacio puesto que nunca nadie va a ese lugar. —Creo que es una gran tienda. Él levantó una ceja. —¿Estuviste allí? —Muchas veces. —¿Y no te ha crecido verrugas o algo? El Sr. Henson practica vudú y esas cosas en su trastienda. Resulta que cuando la gata Molly de los Clintons desapareció, alguien la vio vagar por la tienda del Sr. Henson y, no es broma, Molly salió como un perro Pit Bull. Incluso contestó al nombre y todo. Es extraño. Riéndome, digo—: No crees eso, ¿verdad? —Diablos, si lo hago. Me sorprende que no salieras con un tercer ojo o algo después de entrar a ese lugar. —Oh, lo hice. Soy muy buena con el maquillaje. Se rió entre dientes. —Me haces reír, Elizabeth. Me gusta eso de ti. —Sus ojos se encontraron con los míos y me dio una mirada de anhelo. ¡Oh no...! Rompí nuestra mirada y señalé a otra persona. —¿Qué hay de ellos? ¿Cuál es su historia? No tiene la oportunidad de decirme, porque el Sherriff Johnson subía al escenario.

Se quitó su gorra de béisbol de su cabeza y lo golpeó contra su rodilla. —¡Guau! ¡Impresionante, impresionante, impresionante! Sam no podía dejar de sonreír y no podía dejar de sentirme como si venir con él fue un gran error. Además, perdí diez dólares, eso era malísimo.

Página

Sonreí. No sabía si rechazarlo. Parecía tan esperanzado. — Bueno... —Sus ojos se ampliaron con una chispa de emoción—. Me encantaría.

132

Al momento en que Sherriff Johnson caminó al micrófono para hablar sobre la Feria de la ciudad sabía que le debía diez dólares a Tristan. En el momento justo, Sam se inclinó y susurró en mi oído—: Sabes, pensaba que tal vez podríamos ir a comer algo de pescado frito. Es muy bueno y hay un montón de baile y cosas que pasan. Es un buen momento.


Sam y yo nos sentamos en dos sillas viendo a todos los demás bailar alrededor de un borracho libremente mientras él me contaba la historia pasada de cada persona en la habitación. Se volvió hacia mí y dijo—: Espero que te estés divirtiendo. —Lo estoy. —Sonreí. —¿Tal vez podamos ir a otra cita en algún momento? Mi mandíbula se tensó. —Sam, eres una persona maravillosa, pero realmente no creo que esté en un lugar para estar saliendo. ¿Sabes a lo que me refiero? Mi vida es actualmente un lío. Soltó una risita nerviosa y asintió en comprensión. —Lo entiendo. Yo sólo... —Puso sus manos sobre las rodillas y nuestras miradas se encontraron—. Tenía que intentarlo. Sólo tenía que exponerme. —Estoy feliz de que lo hicieras. —Así que, ¿dijiste que no estás lista para salir? ¿Seguro que no tiene nada que ver con tus sentimientos por Tristan? —preguntó. —¿Qué? Una sonrisa encontró sus labios. —Leo a la gente, ¿recuerdas? Vi la forma en que lo miraste en tu casa. Él te hace feliz. Creo que eso es bueno. —Sólo somos amigos —argumenté. Seguía sonriendo, pero no dijo ni una palabra al respecto. Le di un codazo en el hombro y dije—: ¿Seguro que no quieres salir y bailar?

Sam vaciló un poco antes de acercarse y tomar mi mano. Caminamos hasta la pista de baile y vi como sus nervios crecieron más y más. Su mirada se enfocaba en sus zapatillas y pude verlo contando sus pasos en la cabeza. Uno. Dos. Tres. Uno.

Página

—Vamos —le dije, sosteniendo mi mano hacia él—. Será divertido.

133

Retorció sus dedos y miró al suelo. —No soy un bailarín. Soy más un observador.


Dos. Tres. —El contacto visual ayuda —ofrecí. No hizo ningún comentario. Siguió contando, mientras su rostro se hizo más y más rojo con los nervios—. Sabes qué, realmente podría ir por algo de agua —le dije. Los ojos de Sam encontraron con los míos y me dio una sonrisa. —Puedo conseguir un poco para ti —dijo, agradecido de que no tuviera que bailar más. Volví a mi asiento, y cuando regresó con el agua, me la entregó y se sentó—. Esto es bueno, ¿no? —Lo es. Se aclaró la garganta y señaló a otra persona en la pista de baile. —Esa de ahí es Susie. Supongo que fue la campeona por comer perros calientes durante años en la Feria de la ciudad. Y por allí esta… —¿Y tú, Sam? Dime algo sobre ti. Había duda en sus ojos antes de parpadear y encogerse de hombros. —No hay mucho de mí. —Estoy segura de que es una mentira —ofrecí—. ¿Por qué trabajas en el café si tu padre te ofreció un puesto a tiempo completo en su negocio? —Estudió mi cara, y lo miré fijamente. Sus ojos eran tan lindos, pero me di cuenta de que se sentía incómodo por alguna razón. Rompió el contacto visual. —Mi papá quiere que me haga cargo del negocio familiar, pero no es lo que quiero. —¿Qué quieres hacer? —Ser un chef —dijo—. Me imaginé que trabajar en la cafetería sería un buen comienzo para aprender un poco más sobre ello hasta que pudiera ahorrar para la escuela, pero nunca se me permite pasar por la cocina, por lo que es una especie de fiasco.

—Oh, gracias a Dios, todavía estás viva —murmuró una voz a mi lado. Me volví cuando Tristan se deslizó en el asiento de Sam. —¿Qué haces aquí? —Estoy tan feliz de que estés aquí. Me gusta cuando estás aquí. Pídeme que te bese de nuevo. —Bueno —comenzó a explicar—, cuando una amiga se va a una cita con Sam El Acosador, es su responsabilidad verificar a la amiga.

Página

Una sonrisa genuina rozó sus labios y me dio las gracias, pero declinó la oferta, diciendo que lo averiguaría por su cuenta. Se puso de pie. —Bueno, esto se está poniendo un poco demasiado Dr. Phil para mi gusto, así que iré otra vez y conseguiré más bagre. ¿Necesitas algo? — preguntó. Negué con la cabeza y lo vi alejarse.

134

—Puedo hablar con Matty sobre permitirte ir a la cocina a veces —ofrecí.


Amiga. Estuve en la zona de amigos. ¡Pregúntame si puedes besarme! Por favor. —¿Y desde cuándo eres el amigo responsable? —pregunté, jugando indiferente sobre el hecho de que mi estómago hacía volteretas y saltos mortales, mientras que los unicornios y gatitos bailaban alrededor en mi interior. —Desde aproximadamente... —Miró el reloj invisible en su muñeca derecha—. Hace cinco segundos. Sonaba un poco divertido venir a verte y a Sam hacer de tontos completos uno al otro. —Golpeó sus dedos contra sus rodillas, evitando el contacto visual conmigo. Oh, Dios mío… Él se sentía celoso. Sin embargo, no me burlaría de él sobre eso. —¿Bailas conmigo? —pregunté. Cuando su mano se extendió por la mía, mi corazón dio un vuelco. Puse mi mano en la suya y él nos llevó a la pista de baile. Me dio la vuelta una vez antes jalarme más cerca de su cuerpo. Mi respiración era corta y rápida mientras miraba a sus ojos. ¿En qué piensas, ojos tormentosos? Se puso de pie pulgadas por encima de mí, sin dejar que su poder sobre mí vacilara. Podía sentir los ojos de cada persona en el lugar mirándonos. Casi podía oír sus juicios, sus susurros. Mi cabeza bajó, mi mirada cayó al suelo. Sentí su dedo levantar mi barbilla y obligó a mi mirada encontrarse con la suya, lo cual estaba bien. Me gustaba mirarlo y me gustaba la forma en que lo hacía. A pesar de que no sabía lo que significaba, los dos nos mirábamos el uno al otro de la manera en que estábamos. —Me mentiste —dije. —Nunca.

—Pero mentiste. —¿Acerca de? —Las plumas blancas. Vi el recibo. Dijiste que las encontraste en la tienda del señor Henson. Se rió entre dientes y frunció el ceño. —Podría haber mentido sobre eso. Me incliné más cerca de sus labios, a segundos de besarlo, segundos de distancia de nuestro primer beso donde él era él, y yo era yo.

Página

—No soy un mentiroso.

135

—Lo hiciste.


Mis manos cayeron sobre su pecho y pude sentir sus latidos del corazón contra mi toque. Casi podía ver a su alma dentro de sus ojos. La canción se detuvo, pero permanecimos cerca, nuestros patrones de respiración emparejados entre sí. Nuestras respiraciones pesadas y nerviosas. Emocionados y asustados. Su pulgar corrió al lado de mi cuello, y dio un paso más cerca. Me gustó lo cerca que se encontraba. Temí lo cerca que estaba. Inclinó la cabeza ligeramente cuando me dio la sonrisa torcida más pequeña, mirándome como si prometiera nunca mirar hacia otro lado. Todos me advirtieron sobre Tristan, rogándome que me mantuviera alejada. “Él es un idiota, es salvaje, y está roto, Liz”, decían. “No es más que las feas cicatrices de sus ayeres”, juraron. Pero lo que no ven, lo que optaron por ignorar es el hecho de que yo era también un poco salvaje, un poco loca, y completamente destrozada también. Me hallaba dañada para bien o para mal. Pero cuando estaba con él, al menos recordaba respirar. —¿Te importa si cambiamos parejas? —Una voz familiar me interrumpió de caer en el gusto de Tristan. Miré hacia arriba para ver a Tanner sonriendo hacia mí con Faye en sus brazos. Sonreí, pese a que quería a fruncir el ceño. —Claro. Cuando Tanner tomó mi mano, Tristan tomó la de Faye. Lo extrañaba a pesar de que se hallaba a sólo unos pasos de mí. —No parezcas tan decepcionada —dijo Tanner, tirándome cerca de él—. Sé que tengo dos pies izquierdos, pero todavía puedo mover mis caderas bastante bien —bromeó. —Sucede que recuerdo una cierta fiesta en la que ganaste el premio al mejor peor bailarín.

Con dos pasos atrás, Tanner empezó fingiendo que empujaba un carrito de compra y colocando elementos en dicho carro de compras. A continuación, comenzó a ponerlos en un carril de salida en el que escaneaba su comida y empacaba. No podía dejar de reír. Sonrió y se acercó nuevamente a mí, cayendo en nuestra rutina de baile mucho más lento y fácil. —Perfecto. Realmente debiste de haber ganado el mejor bailarín esa noche. —¡¿Sí?! —Se mordió el labio inferior—. Yo estaba jodido.

Página

Reí. —Carrito de compras. ¿Cómo fue de nuevo?

136

Arrugó la nariz. —Sigo pensando que mi baile del carrito de compras debería haber ganado el mejor bailarín, pero con tu esposo como el juez, sabía que sería jodido otra vez.


—No te preocupes. Estoy segura de que hay un montón de fiestas a futuro en las que puedes reclamar tu victoria. Asintió y peinó mi cabello detrás de mí oreja. —Dios. Te extrañé, Liz. —Te extrañé, también. Dios, los he extrañado a todos. Se siente bien... sentir de nuevo. —Sí. El hombre, que debe ser grande. Así que este es el punto donde me aclaro la garganta y doy un salto de fe, preguntándote si deseas quizá cenar conmigo en algún momento. —¿Cenar? —pregunté, retomando su pregunta—. ¿Como una cita? —Por el rabillo de mi ojo, vi bailando a Tristan con Faye. —Bueno, no como una cita. Pero una cita real. Tú y yo. Sé que esto probablemente parece raro y todo pero… —Como que estoy viendo a alguien, Tanner. Su cara cayó, confusión en su mirada. —¿Viendo a alguien? —Se puso de pie recto, su mente nublada—. ¿Estás viendo a Sam? Sé que ustedes se reunieron, pero no creía que él era tu tipo. No creía…. —No es Sam. —¿No lo es? —Su mirada se movió a través del cuarto, aterrizando en Tristan y Faye. Cuando volvió a mirarme, la alegría que vi momentos antes se había ido. Todo el color se escurrió de su cara, donde ahora existía una nueva irritación vibrante—. ¡¿Tristan Cole?! ¡¿Estás viendo a Tristan Cole?! —susurró. Me encogí. No veía exactamente a Tristan. Realmente no sabía incluso cómo se sentía acerca de mí, pero sabía que tenía estos sentimientos por él, y no podía ignorarlos por más tiempo—. Vuelves a la ciudad y tienes que elegir a la peor persona para empezar a salir. —No es tan terrible como todo el mundo piensa.

—Sí. Puedes. Tristan y el señor Henson no son el tipo de personas con la que quieres ser asociada. —De todos modos, ¿cuál es tu problema con la tienda del señor Henson? El señor Henson es uno de los hombres más amables que he conocido. Se pellizcó el puente de su nariz. —Te equivocas, Liz. Y me aterroriza que Tristan vaya a hacerte daño.

Página

—Tanner. —Puse mis manos en su pecho—. No era mi intención que esto sucediera, no me refiero a sentir lo que siento por él, pero no puedes escoger de quien te enamoras.

137

—Tienes razón, es aún peor.


—No lo hará. —No me creía. De alguna manera se convenció de que la idea de mí y Tristan era una cosa terrible. Al igual que el resto de la ciudad—. Tanner, no lo hará. Ahora, vamos —dije, tirando de él más cerca de mí, sintiendo cómo su cuerpo se ponía rígido—. Sólo baila con tu amiga y deja de preocuparte tanto sobre mí. —Estoy preocupado por tu corazón, Liz. Después de Steven, fuiste destruida. No quiero que tu corazón sea roto de nuevo. Oh, Tanner. Pongo mi cabeza en su pecho, y él deslizó sus dedos por mi cabello. —Estaré bien. Lo prometo. —¿Y si no?

Página

138

—Bueno, creo que necesitaré que me abraces a veces.


Traducido por BlackRose10

—C

reo que no nos hemos presentado adecuadamente —dijo Faye mientras bailábamos juntos—. Así que, tú eres el pene que ha estado dentro de la vagina de mi mejor amiga. Bueno, esa es una forma de decirlo. —Y tú eres la muy inapropiada mejor amiga. Sonrió ampliamente. —Esa soy yo. Así que escucha, esta es la parte en la que te digo que, si le haces daño a Liz, te mataré. Me reí. —Ella y yo sólo somos amigos. —Bromeas, ¿verdad? Jesús. Ustedes dos son dos de los seres humanos más tontos del planeta. ¿Honestamente no te das cuenta que mi mejor amiga está cayendo por ti? —¿Qué? —¡Mírala! —dijo Faye, mirando a Elizabeth—. No puede apartar los ojos de nosotros, porque está aterrorizada que podrías hacerme reír, o yo podría tocarte las pelotas, o ¡el viento podría soplar tu pene en mi boca! —Espera, ¿qué?

—De cualquiera y de todo el mundo que te mira. —Faye se puso seria—. Sólo, sé suave con ella, ¿de acuerdo? No rompas su corazón. Ya está en mil pedazos. —No te preocupes. —Me encogí de hombros—. El mío también. — Mis ojos se encontraron con Tanner, que me daba una mirada dura—. ¿Qué hay de él? ¿Está celoso y secretamente enamorado de mí también? Faye miró a Tanner con una mirada de disgusto. —No. Sólo te odia a muerte.

Página

—¿De nosotros?

139

—Ay, maldita sea, ¿es que realmente tengo que explicártelo? ¡Está celosa, Tristan!


—¿Por qué? —Porque por alguna razón, Liz te eligió por encima de él. ¿Puedes guardar un secreto? —Probablemente no, no. Sonrió. —Oh, bueno, supongo que yo tampoco porque estoy a punto de decírtelo. La noche antes de la boda de Liz y de Steven, Tanner llegó tropezando a la casa de Liz. Por suerte yo abrí la puerta y Liz dormía, pero él me dijo que Liz cometía un gran error, que ella debería estar casándose con él, y no con Steven. —¿Ha estado enamorado de ella todo este tiempo? —Enamorado, lujurioso, no sé, ¿queriendo lo que no puede tener? De todos modos, probablemente está matándolo que cuando finalmente ella regresó a la ciudad, ni siquiera batió sus ojos hacia él una vez. Probablemente su mente ya se hallaba decidida en que Liz finalmente lo escogería; qué golpazo en el escroto cuando regresó y escogió al mayor idiota posible —Hizo una pausa y sonrió—, sin ofender. —Sólo un poco. Le di la vuelta una vez y la acerqué a mí. —Para el registro, sin embargo —la sonrisa de Faye se agrandó—. Ya no creo que seas un completo idiota, así que en un par de semanas estaremos teniendo una fiesta de cumpleaños para Liz y tú estás invitado. Sólo será sobre conseguir que baile en barras de bar y esté libre de los demonios que poseen su mente por rato, y te estoy dando total permiso para que toques su vagina esa noche. Reí. —Eso es muy amable de tu parte.

—Parecía como si tú y Faye se estuvieran llevandose bien —dijo, sentándose a mi lado. —Lo mismo podría decirse de ti y Tanner —contesté.

Página

Después de bailar con Faye, encontré un asiento en la esquina trasera del salón y traté de absorber todo lo que me dijo. Vi a Elizabeth hablando con Sam antes de que lo abrazara y él saliera del edificio. Supuse que su noche juntos terminó. Bien. Cuando Elizabeth se acercó, ni siquiera pude negar la forma en que mi corazón saltó.

140

—¿Qué puedo decir? —Sonrió—. Soy una amiga sólida.


—Eso no es lo mismo. Tanner y yo sólo somos amigos. Entonces, qué... ¿te preguntó si querías tener sexo con ella? Apuesto que dijiste que sí. Pero no creo que debieras con todos los problemas que estás manejando. —Se mordió el labio inferior—. Pero, ¿te preguntó? Levanté una ceja ante su expresión descarada. —¿Esa es una pregunta real? —Sólo estoy diciendo, no creo que meter tu polla dentro de una mujer sea una gran manera de lidiar con el estrés de tu vida. —Pero, ¿no es eso lo que tú y yo hacíamos? —argumenté. —Y no funcionó demasiado bien, ¿verdad? Faye tenía razón. La claridad llenó mi cabeza mientras observaba las características de Elizabeth. Su cara se veía enrojecida y seguía corriendo sus manos contra sus piernas. Nuestras miradas se encontraron. Acerqué más mi silla hacia ella y puse sus piernas entre las mías. Inclinándome hacia ella, le susurré—: Ahora lo entiendo. Vi un suspiro rodar de sus labios mientras estudiaba nuestra proximidad. —¿Entiendes qué? —Estás celosa. Resopló ruidosamente y se echó a reír. —¿Celosa? No seas ridículo, Narciso. Dándole un suave, terapéutico tono, tomé sus manos en las mías. —No tienes de qué avergonzarte. Es completamente normal que en algún momento desarrolles sentimientos por tu vecino. ¿Por qué piensas que es ridículo?

—Mírate siendo un activista del medio ambiente y todo. —En realidad no. Sólo me encanta ponerte mojada. —Sus mejillas se sonrojaron mientras estudiaba las pocas pecas salpicadas por su cara. Era tan condenadamente hermosa—. Además —dije, tratando de alejar mis pensamientos del hecho de que empezaba a sentir por ella todo lo que esperaba que sintiera por mí—. Vi la aplicación de

Página

—Me ducho. Si quieres, podemos ir a mi casa y ducharnos juntos para ahorrar agua.

141

Tiró sus manos de las mías y tomó todo de mí para no romper a reír en su cara por lo roja que se volvía. —¿Por qué? ¿Quieres todas las razones del por qué? Bueno, para empezar, últimamente no te has afeitado y pareces un leñador, lo cual es repulsivo. Con tu gorro y espesa barba, estoy medio sorprendida que no lleves camisas a cuadros. ¿Por lo menos te duchas?


Timber8 en tu celular. No tienes que esconder tu amor por los leñadores. Nadie te está juzgando en voz alta. Sobre todo es en silencio, el juicio de ojos-de-lado, pero de verdad, eso ni siquiera cuenta. —¡La aplicación fue un tema de tendencia en el lado de mi página de Facebook, Tristan! Faye me obligó a bajarla, y tenía curiosidad, ¡eso es todo! —Se volvía más y más roja a cada segundo, y mi cuerpo comenzaba a reaccionar a estar tan cerca suyo. Quería presionar mis manos contra sus mejillas calientes para sentir su calor. Quería poner mis dedos contra su pecho y sentir su corazón latir por los nervios. Quería saborear sus labios… —¿Cuál es el asunto contigo y Tanner? —pregunté una vez más. —Te lo dije, somos sólo amigos. —Parecía más por la forma en que te sostenía. Rió, bajando su mirada al suelo. —¿Quién está celoso ahora? —Lo estoy. —¿Qué? —Levantó la cabeza y se encontró con mi mirada. —He dicho que estoy celoso. Estoy celoso por la forma en que su mano se encontraba en contra de tu espalda. Por la manera en que te hizo reír. Por la forma en que sus palabras llenaron tus oídos. Estoy celoso porque durante esos pocos momentos él pudo mirar tus ojos, y tuve que dar un paso atrás y ver cómo todo se desarrolló.

—Tris, detente —susurró contra mi piel, pero moviendo su cuerpo más cerca. Parecía que se sentía tan confundida como yo, su cuerpo yendo en contra de lo que su mente le exigía hacer. —Dime que no quieres esto —le rogué. Recházame. —Es... yo... —tartamudeaba, sus ojos en mi boca. Su voz temblaba, y pude escuchar sus temores alto y claro, pero en algún lugar Tristan hace un juego de palabras con la palabra “Timber” que se traduce como “madera” (de ahí la relación con los leñadores) y la aplicación Tinder, cuyo fin es conocer gente para tener citas. 8

Página

La habitación que nos rodeaba era ruidosa como siempre. La gente se emborrachaba, las personas comían, y discutían mierda mediocre de una manera mediocre. Pero mis ojos... se situaban aprisionados en sus labios. En las curvas de su boca. En el color de su piel. En ella.

142

—¿Qué estás haciendo? —dijo, sus respiraciones cortas, confundidas. Mis labios persistían a centímetros de los suyos. Sus manos descansaban en contra de mis vaqueros. Mis manos descansaban contra sus dedos. Nos hallábamos tan cerca que estaba casi seguro de que ella se hallaba sentada en mi regazo y yo podía oír sus latidos.


dentro de esos miedos y dudas existía un pequeño susurro de esperanza. Quería aferrarme a eso mientras podía. Quería sentir la esperanza que ella guardaba bajo llave en el fondo de su alma—. Tristan... ¿Te...? —Se rió nerviosamente y pasó sus dedos hacia atrás y adelante por la frente— ¿Alguna vez piensas en mí? Quiero decir… —Su lengua tropezó y se quedó en silencio. Sus nervios se comían sus pensamientos, revolviéndolos—. ¿Alguna vez piensas en mí de una manera que sea más que una amistad? —Cuando me miró a los ojos, tuvo que ver la respuesta. Sentí su alma mirando profundamente a la mía. Sus ojos se encontraban llenos de inquisitivo interés y su belleza se suavizaba con un aire de misterio. Parpadeé una vez. —Cada segundo. Cada minuto. Cada hora. Cada día. Asintió y cerró los ojos. —Yo también. Cada segundo. Cada minuto. Cada hora. Cada día. Retírate, Tristan. Retírate, Tristan. Retírate, Tris… —Lizzie —dije, acercándola más—. Quiero besarte. A la verdadera tú. La triste tú. La rota tú. —Eso cambiaría las cosas. Tenía razón. Sería cruzar esa línea invisible que colgaba justo en frente de nosotros. La besé antes, pero eso era diferente. Eso fue antes de que comenzara a enamorarme de ella. Cayendo y cayendo con fuerza. Exhalé el aliento que estuve conteniendo y sentí que ella hacía lo mismo contra mi piel. —¿Y qué pasaría si no te beso?

—Quiero que me dejes entrar —murmuró contra mis labios. Tomó todo de mí para no envolver mis brazos alrededor de ella y llevarla de vuelta a mi casa y explorar cada pulgada de su cuerpo. Quería sentirla envolverse a mi alrededor. Quería sentirme profundamente dentro de ella. Tiré su labio inferior y me besó suavemente antes de alejarse—. Quiero saber quién eres, Tristan. Quiero saber a dónde vas cuando te pierdes en tu mente. Quiero saber qué te hace gritar en tus sueños. Quiero ver la oscuridad dentro de ti con la que luchas diariamente para mantener escondido. ¿Puedes hacer algo por mí? —preguntó.

Página

Mis labios se apretaron contra los de ella mientras arqueaba su espalda y me agarraba de la camiseta, acercándome. Un suave gemido la dejó cuando deslicé mi lengua en su boca e hice el amor con su lengua. Me besó con fuerza, casi deslizándose en mi regazo, casi dándomelo todo.

143

—Te odiaría un poquito —dijo en voz baja mientras descansaba mis labios a milímetros de los de ella—. Te odiaría muchísimo.


—Cualquier cosa.

Página

144

Sus manos cayeron sobre mi corazón, y observó mis inhalaciones y exhalaciones contra sus dedos. —Muéstrame la parte de ti que intentas mantener enterrada. Muéstrame el lugar dónde más te duele. Quiero ver tu alma.


Traducido por July Styles Tate

M

e llevó al cobertizo.

Durante mucho tiempo, me preguntaba qué era lo que hacía dentro de esas paredes. Después de que lo desbloqueó, abrió las dos puertas de par en par. El espacio se encontraba oscuro y no podía ver nada, hasta que jaló de un cable de lámpara, encendiendo una luz. La habitación se iluminó mientras me llevaba dentro. —Charlie… —murmuré, mirando alrededor en una habitación en la que se creó como una mini biblioteca. Los estantes se hallaban llenos de novelas, libros tanto infantiles y cuentos más clásicos como Matar a un Ruiseñor y una enorme colección de Stephen King. Las estanterías fueron todas construidas a mano, y me di cuenta de que Tristan fue quien las construyó. Había una estantería que contenía dinosaurios, autos, soldados de juguete.

solamente

juguetes:

Siento que te dejé. Lo siento por que no estuve allí. Lo siento, no te dejé leer ciertos libros. Lo siento, nunca te llevé de pesca. Lo siento, nunca vas a enamorarte. Me gustaría poder olvidar. Te echo de menos…

Página

—Cada vez que lo echaba de menos… cada vez que pensaba en él, tallaba en la madera —explicó mientras mis dedos corrieron por las palabras dolorosas que Tristan sólo se compartió con él... hasta ahora.

145

Sin embargo, los juguetes y las estanterías no eran lo que me sacudió más. Me quedé mirando las paredes de la caseta y estudié las palabras talladas en la madera. Parecía como si hubiese llenado las paredes con notas, con recuerdos, con disculpas.


—Además —susurró—, Jamie siempre quiso que le construyera una biblioteca; Siempre lo aplazaba para mañana. Pensé que tenía más tiempo, pero a veces el mañana nunca llega y sólo te quedas con los recuerdos de los ayeres. Cuando encontré su mirada, él hizo todo lo posible para desaparecer parpadeando. Podía ver el dolor que todavía vivía fresco en su mente, en su corazón. Di un paso hacia él. —No fue tu culpa, Tristan. Negó con la cabeza en desacuerdo. —Lo fue. Si no hubiera estado corriendo por ahí tratando de iniciar una carrera estúpida, podría haber estado allí. Podría haberlos mantenido con vida. —¿Qué pasó? ¿Qué pasó con ellos? Bajó la cabeza. —No puedo. No puedo hablar de ese día. Levanté la cara para encontrar su mirada. —Eso está bien. Lo entiendo. Pero, sólo quiero que sepas que no fue tu culpa, Tristan. Necesito que entiendas eso. Fuiste el mejor padre y esposo que podrías ser. —Sus ojos me dijeron que no me creyó. Tenía la esperanza de que un día lo hiciera—. ¿Cuál fue la parte más difícil para ti cuando los perdiste? ¿Cuál fue tu momento más bajo en la primera semana? Una vacilación lo golpeó mientras sus labios se abrieron para hablar. —El día antes de su funeral, traté de suicidarme —susurró, muy crudo y abrupto—. Me senté en el baño de mis padres y traté de poner fin a mi vida.

—¿Sí? —Es más fácil contigo. —¿Qué es más fácil conmigo? Su mano encontró mi espalda inferior. Mis caderas arqueadas hacia él, nuestros cuerpos convirtiéndose poco a poco en uno. Pasó los dedos contra mi cuello mientras cerré los ojos, y habló en voz baja a mi alma. —Estar vivo. Tomé una respiración profunda. —Eres bueno, Tris. Eres lo suficientemente bueno. Incluso en los días que te sientes sin valor.

Página

—Recuerdo mirarme a mí mismo en el espejo, sabiendo que mi corazón murió junto con ellos. Sabía que estaba muerto. He estado muerto desde entonces, ¿sabes? Concordaba con eso. Me hallaba bien con ser miserable y cruel, porque me convencí de que no merecía tener gente que se preocupara por mí. Empujé a mis padres lejos porque yo era mi propio fantasma. Deseaba tanto estar muerto, porque sentí que sería mejor, más fácil. Pero entonces has venido, y pude recordar lo que se siente el existir. —Sus labios se ponen contra los míos, y los latidos de mi corazón se aceleraron. Su voz me daba escalofríos—. ¿Elizabeth?

146

Oh, Tristan...


—¿Puedo ver tu alma ahora? —preguntó. Asentí nerviosamente, y lo llevé dentro de mi casa.

—¿Cartas de amor? —preguntó, sentado en mi sofá cuando abrí la caja de hojalata en forma de corazón. —Sí. —¿De Steven para ti? Negué con la cabeza. —Mi mamá las escribió para mi padre, y él le escribió de nuevo a ella, casi todos los días desde que se conocieron. Después de su fallecimiento, las leía cada día. Así como una manera de recordar. Pero un día, mamá las botó. Las encontré... y todavía las leo todo el tiempo. Asintió en comprensión mientras cogió una y la leyó. —“Estás durmiendo a mi lado y cada segundo te quiero un poco más. —HB”.

Asentí, porque yo también lo hacía. Cerré la caja de hojalata y me acerqué a él en el sofá. —¿Cómo manejó tu mamá perderlo? —preguntó. —No lo hizo. Usó a los hombres para olvidar. Se perdió el día que perdí a mi padre. Es triste porque, bueno, la echo de menos. —Echo de menos a mis padres. Después de que Jamie y Charlie murieron, escapé de ellos, porque eran reconfortantes, y no creía que me merecía su comodidad.

Página

—Lo siento mucho —dijo.

147

Eso siempre me hizo sonreír. —No siempre eran felices así. Habían algunas cosas que ni siquiera sabía de mis padres hasta que empecé a leer estas cartas. —Cavé en la caja por una en concreto—. Como ésta. “Sé que piensas que eres menos mujer. Sé que piensas que eres menos mujer y culpas a tu cuerpo por nuestra pérdida. Sé que piensas que eres menos mujer a causa de lo que dijeron los médicos. Pero te equivocas. Eres fuerte, sabia, e irrompible. Eres más que una mujer. Eres todo lo bello en el mundo, y yo soy un simple hombre con suerte de llamarte mi diosa. —KB”. Ni siquiera sabía que perdieron un hijo antes que yo. No sabía... —Sonreí tensamente a Tristan, que entendia todo—. De todos modos. Mis padres son donde vi por primera vez el amor verdadero. Sólo deseo que Steven y yo hubiéramos escrito cartas el uno al otro. Hubiera estado bien.


—Tal vez podrías llamarlos. —No lo sé... —susurró—. Todavía no estoy seguro de que merezco su comodidad. —Pronto, sin embargo. —Sí. Quizás pronto. Así que... —dijo, cambiando de tema—. ¿Cuál fue la parte más difícil para ti esa semana? ¿Cuál fue tu más bajo? —Um, decirle a Emma. Ni siquiera lo hice de inmediato tampoco. La primera noche que yacía en su cama con ella, y preguntó cuándo volvía papá a casa. Rompí a llorar, y fue entonces cuando se hizo real para mí. Fue entonces cuando supe que mi vida nunca sería la misma otra vez. —Tristan extendió su mano y pasó sus pulgares debajo de mis ojos, enjugando las lágrimas que no sabía que habían caído—. Está bien —prometí—. Estoy bien. Negó con la cabeza. —No lo estás. —Lo estoy. Estoy bien. Estoy bien. Sus ojos se estrecharon. —No tienes que estar bien todo el tiempo. Está bien estar herida a veces. Está bien sentirse perdido como si estuvieras dando vueltas en la oscuridad. Son los días malos los que hacen los buenos mucho mejor. Mis manos corrieron por su cabello y puse mis labios contra los suyos. —Bésame —le susurré, colocando mis dedos contra su pecho, disfrutando de la sensación de su corazón descansando entre mis manos.

—¿Estás segura? —preguntó. —Bésame. —Lizzie... Una pequeña sonrisa se extendió a través de mi boca mientras puse un dedo sobre sus labios. —Sólo lo voy a decir esta última vez, Tristan. Bésa… No terminé mis palabras, y apenas lo recordaba llevándome a mi dormitorio.

Página

Mi lengua bailaba lentamente a través de su labio inferior y luego la usé para separar su boca mientras hablaba en un susurro—: Bésame. —Sus manos se movieron a mi espalda baja y me acercó más a él. Comenzó a frotar mi espalda en un movimiento circular. Estábamos tan cerca que era difícil saber si éramos dos personas separadas o una sola alma descubriendo su llama interior por primera vez.

148

Dudó. —Si te beso, no podemos volver atrás. Si te beso... Nunca querré parar.


Mi espalda se hallaba contra mi tocador mientras me encerraba. Él apretó alrededor de mi cintura y nuestros labios se encontraron en el plazo de un momento. Su boca probaba cada pulgada de la mía mientras profundizaba nuestra conexión. Sus dedos viajaron por mi columna vertebral, enviando escalofríos a lo largo de mí. Se inclinó más cerca, y su lengua abrió mis labios, buscando mi lengua lista para bailar con la suya. Sus brazos se apretaron a mí alrededor, y clavé mis dedos en su espalda, aferrándose a él como si fuera mi cosa favorita en el mundo. Él es. Mi cabeza inclinada hacia un lado mientras mis manos se enredaron en su cabello, lo que le obligó a besarme más profundo, más duro, más rápido… —Tristan. —Gemí contra él, y él gruñó en mí. Mi mano cayó al final de su camisa, y se deslizó hacia arriba, sintiendo el cuerpo apretado que se escondía debajo. Me encantó cómo se sentía. Me encantó cómo sabía. Me encantaba cómo me enamoraba de él.

Sus dedos agarraron el borde de mi vestido, y poco a poco lo movió hacia arriba, estudiando cada pulgada de mí, cada curva. — Brazos —ordenó en un gruñido profundo, y levanté mis manos cuando tomó el vestido y lo tiró al lado de mis bragas—. Hermosa —murmuró antes de agacharse y besar mi cuello. Cada vez que sus labios conectaban con mi piel, sentí mis latidos del corazón acelerarse. Su lengua siguió la curva de mi sujetador cuando llegó detrás de mí, desenganchándolos y tirándolos a la pila. Envió escalofríos por todo mi cuerpo mientras sus pulgares hicieron círculos en mis endurecidos pezones.

Página

Me levantó, sus manos apretadas alrededor de mi trasero, y me sentó en el borde de mi colchón. Sus respiraciones eran trabajosas, su hambre clara. —Te deseo tanto, Lizzie. —Suspiró mientras su boca chupaba mi oreja antes de pasar su lengua por mi barbilla y aterrizar sus labios contra los míos. La forma en que lamió mi boca como si estuviera tratando de encontrar cada pulgada de mí, cada degustar me hizo gemir en él cuando empezó a deslizar sus manos por debajo de mi vestido. Observé mientras deslizaba mis bragas por mis caderas y las arrojaba a un lado de la habitación. Me acercó más a su cuerpo y extendió mis piernas, permitiéndome sentir su dureza. La mirada de anhelo en sus ojos me hizo sonreír. Supe entonces que siempre me haría sonreír.

149

No sabía que era posible. No sabía que los pedazos rotos de un corazón aún podrían superarse por el amor.


Empecé levantando su camisa, revelando su abdomen tonificado. —Brazos —ordené. Los levantó y la dejé caer encima uniéndose a la creciente pila. No perdió el tiempo bajando su boca a mi pecho de nuevo, deslizando su lengua por mis pechos. Sus labios me besaron duro, y chuparon más duro. Mis respiraciones crecieron más y más pesadas, más hambre y más hambre porque me tocara, me probara—. Tristan, sólo... Oh, Dios mío —murmuré, mi cabeza cayó hacia atrás por la forma en que su lengua sabía cómo controlar mi cuerpo. —Acuéstate —ordenó. Hice lo que me dijo y cerré los ojos, pasando mis dedos a través de mi pecho. La anticipación de su próximo contacto me ponía nerviosa, pero muy emocionada. ¿Cuándo iba a tocarme, y dónde? Mis caderas se arquearon cuando sentí la humedad de su lengua recorrer contra mi cara interna del muslo. —Quiero probarte, Lizzie. Quiero saborear cada pulgada de ti —susurró contra mi piel. Sus manos se apoderaron de mi culo, y empujó mis caderas hacia él mientras su lengua se deslizó muy dentro de mí. Me lamió lentamente y de manera constante mientras mi cuerpo se estremeció en su agarre. Me lamió más duro y más salvaje que mi cuerpo pedía más. Me lamió más profundo y más largo que enredé mis dedos en su cabello, sin desear nada más que él dentro de mí. —Tristan, por favor —rogué, meneando mis caderas mientras deslizaba dos dedos dentro de mí mientras seguía rodando su lengua dentro y fuera de mi humedad—. Te quiero… Una vez que se apartó, se levantó y empezó a desabrochar sus pantalones vaqueros. —Dime cómo lo quieres. Dime cómo me quieres — dijo, sus ojos nunca dejaron los míos.

Lo sé, Tristan. Lo sé.

Página

Me levantó de la cama y colocó frente a mí tocador, mis manos cayendo contra los cajones. Con prisa, llegó a los bolsillos de sus vaqueros, sacó su billetera, y agarró un condón, lo rasgó abriéndolo con desesperación y deslizó sobre su dureza. En unos momentos él se hallaba de pie detrás de mí, su cuerpo apretado contra mi alma desnuda. Su dedo se arrastró por mi espalda hasta que llegó a las curvas de mi culo, y lo tomó en su agarre. —Lizzie —dijo, sus respiraciones a juego de la velocidad de la mía—. No voy a hacerte daño —prometió mientras agarraba mi pierna izquierda y la levantaba en su brazo.

150

—No lo quiero suave —susurré, sin aliento. Mis ojos se encontraron con su dura erección presionada contra sus bóxers mientras salía de los vaqueros. Mis dedos se envolvieron alrededor del borde de sus bóxers y en unos segundos, estuvieron fuera—. Muéstrame las sombras que te mantienen despierto en la noche. Bésame con tu oscuridad.


En un impulso, se deslizó en mi estrechez con fuerza, haciéndome gritar mientras mi espalda se arqueó de la sensación de él entrando en mí. Mientras su mano izquierda sostenía mi pierna, la derecha se envolvió alrededor de mi frente para masajear mis pechos. Su respiración era áspera mientras hablaba. —Te sientes tan bien, Lizzie... Dios... te sientes tan... —Sus palabras se desvanecieron mientras seguía empujando en mí. Estar tan cerca de Tristan, no sólo físicamente, sino en lo profundo de nuestra oscuridad; lágrimas se formaban en mis ojos. Él era hermoso. Era aterrador. Era real. Esto no es un sueño. Esto es real. Se deslizó fuera de mí y me dio la vuelta, así lo enfrentaba. Sus manos agarraron alrededor de mi trasero, y me levantó, obligándome a envolver mis piernas alrededor de su cintura, su cuerpo era lo único que me impedía caer. Nuestros frentes cayeron unos contra otro mientras se deslizó dentro de mí. —No cierres los ojos —suplicó. Sus ojos se encontraban llenos de lujuria, con pasión, ¿con... amor? O tal vez era mi amor que veía brillar a través de él. De cualquier manera, me gustó la sensación que creaba en mí. Se mantuvo entrando en mí fuerte y saliendo lento. Mi núcleo temblaba, mis ojos con ganas de cerrarse, pero no pude. Tenían que permanecer abiertos. Tenía que verlo. Me hallaba a unos segundos… Segundos lejos de mi cuerpo dando paso a él. Segundos de distancia de perderme y encontrarme con Tristan Cole dentro de mí. — Voy a... —murmuré, mi cuerpo temblaba mientras el orgasmo se apoderó de mí, mis palabras decaían. Mis ojos se cerraron y sentí sus labios presionar contra los míos mientras mi cuerpo se estremeció en su contra.

—Soy tuyo. Esa noche nos quedamos dormidos en los brazos del otro. En el medio de la noche, nos despertamos, y se deslizó dentro de mí de nuevo, encontrándonos juntos, perdiéndonos juntos. A la mañana siguiente, nos tocamos otra vez. Cada vez que entró en mí, era como si estuviera pidiendo disculpas por algo. Cada vez que me besó, era como si estuviera pidiendo perdón. Cada vez que parpadeaba, juré que vi su alma.

Página

—Quiero todo de ti —le supliqué—. Por favor.

151

—Dios, me encanta eso, Lizzie. Me encanta mucho cuando te pierdes a ti misma en contra de mí. —Sonrió contra mis labios mientras gemía en él.


Traducido por Alysse Volkov

C

uando me desperté, me giré y noté que Tristan faltaba en mi cama. Una parte de mí se preguntaba si la noche anterior fue un sueño, pero cuando mis dedos se posaron en la funda de la almohada a mi lado, recogí una nota. Eres tan hermosa cuando roncas. —TC. Sostuve el papel en mi pecho antes de volver a leerlo una y otra vez. El sonido de una cortadora de césped era lo único que me detuvo de leer la nota de nuevo. Me coloqué un par de pantalones cortos y una camiseta sin mangas, con ganas de ir a ver a Tristan cortándome el césped y besar sus labios suavemente, pero una vez que entré en mi porche, me detuve. No cortaba mi césped. Estaba cortando el suyo.

Tristan y yo empezamos a dejar notas adhesivas alrededor de las casas mutuamente. A diferencia de las de mamá y papá, las nuestras no eran tan románticas. La mayoría de las veces, eran cursis y tontas… lo cual me hizo amarlas aún más.

Página

152

Para todos los demás en el mundo, esto no habría parecido una gran cosa, ver a un hombre que corta su césped. Pero yo sabía que significaba más. Sabía que Tristan Cole pasó meses sonámbulo por la vida, y hoy, despertaba lentamente.


Creo que tienes un lindo trasero. —EB.

A veces cuando estoy cortando el césped y te sientas en el porche leyendo tus libros sucios, veo tu rostro ruborizarse cuando llegas a una muy buena parte. Ese señor Darcy debe haber hecho algo loco en el cuerpo de Elizabeth. —TC.

No sé si debo preocuparme o encenderme de que sepas los nombres de los personajes de Orgullo y Prejuicio.

—TC.

Toc Toc.

Página

Tú. Eres. Tan. Jodidamente. Hermosa.

153

—EB.


—EB.

¿Quién está ahí? —TC.

Yo. Desnuda. A medianoche. En mi cama. Únete a mí. Trae un traje del Increíble Hulk y tu enorme monstruo verde. —EB.

Por favor, por favor, por favor nunca llames a mi pene un monstruo verde. En una escala del 1 al 10, eso es un sólido “mata pasión” —TC.

Página

154

P.D.: Sin embargo, no voy a discutir con la palabra “enorme”. Incluso creo que debes ver otras palabras como: Enorme. Macizo. Gigantesco. Enviado por el Cielo.

Quiero que me abraces esta noche. —EB.


¿Conoces ese lugar en medio de las pesadillas y sueños? ¿El lugar donde el mañana nunca viene y el ayer no duele más? ¿El lugar donde tu corazón late en sintonía con el mío? ¿El lugar donde el tiempo no existe, y es fácil respirar? Quiero vivir allí contigo.

Página

155

—TC.


Traducido por BlackRose10

L

as semanas comenzaron a pasar, y si Tristan no se encontraba besando mis labios, se hallaba en algún argumento descarado con Emma. Peleaban por las cosas más extrañas, pero siempre terminaban riendo juntos. —Te estoy diciendo, Tock, Iron Man es el mejor Vengador —dijo Tristan, lanzándole papas fritas a Emma desde el otro lado de la mesa. —¡De ninguna manera! ¡Él no tiene un escudo genial como Capitán América, Garrapata! No sabes nada de nada. —Sé algo de algo, así que ¡toma eso! —dijo, sacándole la lengua a Emma. Ella se rió y le sacó la lengua a él. —¡No sabes NADA! Una conversación como esta sucedía cada noche, y yo empezaba amar a nuestro nuevo normal. Una noche, después acostar a Emma en la cama, Tristan y yo descansábamos en el piso de la sala, con libros en nuestras manos. Yo sostenía Harry Potter, mientras que sus ojos se enfocaban en la Biblia. A veces me giraba para mirarlo y le atrapaba mirándome con una pequeña sonrisa en su rostro antes de volver a la lectura.

—¿Pero? —pregunté, sabiendo que había un “pero” viniendo. —Pero... no entiendo ni el noventa y seis por ciento de lo que leo. —Se rió entre dientes, descartando el libro. —¿Qué quieres ser, Tristan? Se volvió hacia mí y entrecerró los ojos, sin saber lo que quise decir. —¿Qué? —¿Qué quieres ser? —pregunté de nuevo—. Nosotros nunca hablamos de lo que queremos, y simplemente tengo curiosidad.

Página

Se rió y asintió. —Te hace pensar. Te hace querer saber más acerca de todo.

156

—Está bien —dije, dejando el libro en mi regazo—. Tus pensamientos sobre la Biblia hasta el momento.


Se frotó el puente de su nariz y se encogió de hombros, incapaz de responder. —No lo sé. Quiero decir, en el pasado era un padre. Un esposo. Pero ahora... no tengo ni idea. Mis labios soltaron un callado suspiro, y fruncí el ceño. —Me gustaría que pudieras ver en ti mismo lo que yo veo cuando te miro. —¿Que ves? —Un luchador. Fuerza. Valor. Alguien que ama profundamente y duro. Alguien que no huye cuando las cosas se ponen complicadas. Cuando te miro, veo a un sinfín de posibilidades. Eres inteligente, Tristan. Y talentoso. —Se encogió. Negué con la cabeza—. Lo eres. Y podrías hacer cualquier cosa. Cualquier cosa que te propongas, la podrías hacer. Tu trabajo de madera es increíble; podrías hacer algo con eso. —Lo hacía —dijo—. Mi padre y yo estábamos empezando nuestro negocio, y el día del accidente, él y yo volábamos a Nueva York para reunirnos con algunas personas interesadas en ser nuestros socios de negocios. —¿Y no pasó nada? Sacudió la cabeza. —Ni siquiera llegamos a Nueva York. Teníamos una escala en Detroit, y cuando aterrizamos y encendimos nuestros celulares, teníamos un montón de mensajes sobre Jamie y Charlie. —Eso es tan… —Fue el peor día de mi vida. Antes de que pudiera contestar, oí el sonido de pasos corriendo por el pasillo. —¡Mamá! ¡Mamá! ¡Mira! —dijo Emma, sosteniendo su cámara en una mano y dos plumas blancas en la otra mano. —Se supone que debes estar durmiendo, señorita. Ella gimió. —Lo sé, mamá, pero ¡mira! ¡Dos plumas blancas!

—¿Para mí? —preguntó, con voz temblorosa. Asintió y le susurró—: Significa que te aman. —Emma sostuvo la cámara arriba—. Ahora, tómate una foto. ¡Mamá, entra en la foto con él! —ordenó. Hicimos como dijo. Cuando la imagen de la Polaroid se imprimió, se la entregó a Tristan, y él le dio las gracias una y otra vez. —Bueno, es hora de dormir. ¿Qué tal si te leo un cuento para que puedas dormir? —pregunté.

Página

Negó con la cabeza. —No, mamá. Estas no son de papá. —Emma se acercó a Tristan y le entregó las plumas—. Estas son de la familia de Tristan.

157

—Oh, parece que papá te está dando unos cuantos besitos —dije.


—¿Puede Tristan leérmelo? —preguntó, bostezando. Lo miré fijamente con ojos interrogantes. Él asintió, poniéndose de pie. —Por supuesto que puedo. ¿Qué vamos a leer? —preguntó, levantando a mi cansada chica en sus brazos. —Me gusta El gato en el Sombrero —respondió Emma—. Pero tienes que leerlo como un zombi. Su sonrisa se extendía mientras los dos caminaron por el pasillo y dijo—: Esa es una de mis formas favoritas de leerlo. Fuera de la habitación de Emma, me senté en el suelo con la espalda contra la pared, escuchando a Tristan leyéndole, escuchando la risa de Emma ante su terrible voz de zombi. Ella sonaba tan feliz, que en un instante hizo que mi vida se iluminara con alegría. Como padre no existía nada mejor que saber que tu hijo sonreía. No podía agradecer a Tristan lo suficiente por traer esas sonrisas al rostro de Emma. —¿Garrapata? —dijo Emma con un bostezo pesado. —¿Sí, Tock? —Siento lo de tu familia. —Está bien. Siento lo de tu padre. Me asomé a la habitación para ver a Tristan tendido en el suelo con el libro contra su pecho al lado de la cama de Emma. Zeus se hallaba en contra de los pies de Emma. Ella volvió a bostezar. —Lo extraño. —Apuesto a que él te echa de menos, también. Ella cerró los ojos y se hizo un ovillo mientras empezaba a quedarse dormida. —¿Garrapata? —susurró, casi a punto de entrar en sus sueños. —¿Sí, Tock? —Los amo a ti y a Zeus, aunque tu voz de zombi fue realmente

Zeus gimió y se acurrucó más cerca de Emma. Reí. —Qué traidor tienes entre manos. —Realmente no puedo culparlo. ¿Está bien si se queda esta noche?

Página

Tristan se pellizcó el puente de la nariz y sorbió antes de levantarse y tirar la cobija sobre ella. Deslizó a Bubba dentro de sus brazos y la arropó. —También te quiero, Emma. —Cuando se volvió para salir de la habitación, me sorprendió mirando en su dirección y me dio una pequeña sonrisa. Le di una devuelta—. Vamos, Zeus —llamó. Zeus movió la cola, pero no se movió. Tristan arqueó una ceja—. Zeus, vamos. Vamos a casa.

158

mala.


—Absolutamente. Creo que los dos se acostumbraron el uno al otro después de que tú y Zeus se quedaron unos días en nuestra casa. Se apoyó en la puerta, mirando cómo Zeus se acurrucó en los brazos de Emma, donde se encontraba Bubba. Emma lo abrazó apretadamente y sonrió en sus sueños. Tristan se cruzó de brazos. — Entiendo por qué no te derrumbaste en pedazos completamente como lo hice yo. Tenías a Emma, y ella es... es maravillosa. Es todo lo bueno que hay en este mundo, ¿no? —Sí —Asentí. Ella lo es.

La segunda semana de noviembre, una enorme tormenta se movía a través de Meadows Creek. Me senté en el porche, contemplando la lluvia que golpeaba la hierba a velocidades locas. Me sorprendió que no tuviéramos nada de nieve todavía, pero sabía que dentro de unas semanas, todo estaría cubierto de blanco.

—¿Qué pasa? —pregunté, mi voz temblando de miedo. Parecía asustado. Bajé del porche y me uní a él bajo la precipitación, poniendo mis manos contra su pecho mientras él se levantaba—. ¿Estás bien? —No. —¿Que está mal? —Me hallaba sentado en mi cobertizo y tú cruzaste mi mente. — Entrelazó sus dedos con los míos y me aproximó más a él. Mi corazón latía con fuerza en mi pecho, mis nervios aumentando mientras miraba sus labios, tomando cada palabra que salía de su boca—. Traté de

Página

—¡Elizabeth! —gritó Tristan, corriendo desde la parte trasera de su casa. Cada parte de mí comenzó a entrar en pánico cuando lo vi cada vez más cerca—. ¡Elizabeth! —gritó. Se hallaba empapado de pies a cabeza cuando llegó al último escalón del porche. Las palmas de sus manos cayeron sobre sus rodillas mientras la lluvia seguía lavándolo, y él trató de recuperar el aliento una vez más.

159

El cielo oscurecía a cada minuto, y los truenos rodaban alrededor seguidos por grandes destellos de luz. Emma se encontraba profundamente dormida en el interior, y yo me sentía agradecida de que tuviera el sueño tan pesado porque de lo contrario, las tormentas la habrían asustado. Zeus se sentó a mi lado en el porche, contemplando las gotas de lluvia mientras sus ojos se abrían y se cerraban. Él hacia todo lo posible para combatir el cansancio, pero empezaba a perder la batalla.


impedir que cruzaras mi mente. Traté de sacudirte de mis pensamientos. Pero me quedé pensando en ti y mi corazón dio un salto. Y entonces... —Se acercó más, sus labios a milímetros de distancia de los míos, su boca rozándose lentamente contra mi labio inferior. El calor de él anuló el frío de la lluvia. Era una especie de calidez que nunca supe que existía, una manta protectora que despidió los pasados dolores y tristezas. La voz de Tristan se sacudió mientras seguía hablando—, y entonces, accidentalmente caí enamorado de ti. —Tristan… Sacudió su cabeza hacia atrás y adelante. —Eso es malo, ¿verdad? —Es… Su lengua bailó a través de mi labio inferior antes de que lo chupara suavemente entre los suyos. —Horrible. Así que ahora mismo, Lizzie... si no quieres que te ame, dímelo y me detendré. Voy a caminar lejos y dejaré de amarte. Aléjame, si quieres. Dime que me vaya, y lo haré. Pero, si hay alguna pequeña parte de ti que está de acuerdo con esto, cualquier parte de ti que está bien conmigo accidentalmente enamorándome de ti, entonces empújame más cerca. Llévame a tu casa, guíame a tu dormitorio, y déjame demostrarte lo mucho que me estoy enamorando de ti. Déjame mostrarle a todos y cada uno de los centímetros de tu cuerpo lo loco que estoy por ti. Un nivel de culpabilidad se asentó en mi estómago. Miré el suelo. —No sé si estoy lista para decírtelo aún... Levantó mi barbilla con su dedo y miró fijamente a mis ojos. — Eso está bien —prometió, en voz baja—. Estoy bastante seguro de que tengo suficiente amor para los dos.

Página

Respiró contra mis labios; el aire que exhalaba se convirtió en las inhalaciones que me curaron. Permanecimos bajo la lluvia por un segundo más antes de que mis pasos nos llevaran dentro de la calidez de la casa.

160

Mis ojos se cerraron y cada aliento que tomé fue más tranquilo que cualquiera que de lo que pensé que alguna vez tendría. Nunca pensé que escucharía la palabra amor de otro hombre, pero con Tristan, cuando lo dijo, me sentí completa otra vez.


Traducido SOS por Sapphire

—N

ecesito tu mierda —dijo Faye, parada en mi porche vestida de negro, usando guantes negros de tela y un sombrero negro. Era tarde en la noche, y acababa de regresar de trabajar en la tienda del Sr. Henson. Arqueé una ceja. —¿Qué? —Bueno, no tu mierda exactamente. Pero es la mierda de tu perro. Mi mano rozó contra la parte trasera de mi cuello, mirándola con la misma mirada de confusión. —Lo siento, pero lo digo en sentido común. Suspiró, golpeando la palma de su mano contra su rostro. —Mira, normalmente iría donde Liz con mis problemas, pero sé que ella probablemente está poniendo a Emma en la cama y siendo un adulto o algo estúpido como eso. Así que pensé, ¿por qué no tratar de llegar a su novio y pedirle un favor? —Un favor es que te de la mierda de mi perro. Asintió. —Absolutamente.

Otra mirada en blanco de mi parte. —Si no quieres decirme la verdad, está bien. Metió la mano en su bolsillo y sacó una bolsa de papel marrón. — No. Es en serio.

Página

—Obviamente, esta noche es noche de spa “hazlo tú mismo” en mi casa. Y la mierda de perro trabaja fantástico como un tratamiento facial —dijo. La mirada en blanco que le di la hizo sonreír—. Amigo. Quiero poner la mierda en una bolsa de papel y quemarla en el porche de mi jefe.

161

—¿Quiero saber lo que harás con eso?


—¿Cuánto tiempo le tomará? —preguntó Faye mientras paseábamos a Zeus en una correa por el pueblo por cuarta vez. —Oye, tienes suerte de que Zeus esté incluso ofreciéndote su mierda. Es muy selectivo acerca de a quien dejar que lo tenga. Mientras tomamos unas vueltas más, Faye me contó su opinión de casi todo. —P.D. Creo que es estúpido que llamaras a este perrito Zeus. Sonrío. —Mi hijo, Charlie, le puso ese nombre. Leíamos Percy Jackson y los dioses del Olimpo: El ladrón del rayo, y Charlie se sentía encantado con la idea de todos los dioses griegos. Después de leer el libro, pasamos meses estudiando a los dioses. A él le encantó el nombre de Zeus, pero entonces se encariñó de un perro que pesaba menos de media libra, que no encajaba exactamente con el nombre de un gran dios. Recuerdo que dijo: “Papá, no importa el tamaño. Él sigue siendo Zeus.” Frunció el ceño durante un segundo antes de que volver a su estado lúdico y rodar sus ojos. —Caray, ¿realmente estás jugando con la carta de tu hijo muerto conmigo, dejándome sentir extremadamente mal y torpe? Me reí, porque vi la alegría en sus ojos. —Creo que lo hice. —Patán —murmuró antes de darse la vuelta para tratar de ocultarse a sí misma enjugando una lágrima. La vi, pero no dije nada al respecto.

—¿Ir? ¿Ir a dónde? —Um, a la casa de mi jefe, para ser un adulto y poder prender fuego a esta mierda y ver cómo se quema. —Pensé que bromeabas acerca de eso.

Página

En cuestión de segundos, Faye recogía la mierda fresca de Zeus en el bolso y bailaba alrededor de la esquina de la calle con eso. —¡Así se hace, dios olímpico! —gritó. Nunca vi alguien estar tan emocionado por lo que honestamente siempre consideré una de las cosas más repugnantes—. Está bien, vamos —dijo, caminando de vuelta hacia mi casa.

162

Zeus se detuvo en una boca de incendio y empezó a hacer sus movimientos de “tiempo de hacer caca.” —¡Aquí vamos! —dije, aplaudiendo mis manos.


Rodó sus ojos. —Tristan, bromeo sobre el tamaño del pene, no sobre echar mierda en el porche de mi jefe. —Pero, ¿por qué es necesario incluirme en esto? Y no estamos... ¿un poco viejos para este tipo de payasadas?

Fui lo más rápido que pude para envolver mis brazos alrededor de ella. Sollozó en mí y me abrazó con más fuerza. Nos quedamos parados en la esquina de la calle por un tiempo mientras lloraba y yo descansaba mi mentón sobre su cabeza. —Creo que hoy Zeus hizo más mierda en el patio de mi casa, y estoy seguro de que me olvidé recogerlo. Me apartó y levantó una ceja. —¿De veras? Asentí.

Página

»Quiero decir, ¿por qué alguien haría esto? ¿Por qué las personas se enamoran si puede que haya una posibilidad que se sientan de esta manera? ¿Qué carajos les ocurre a los seres humanos? ¡LOS SERES HUMANOS SON JODIDAMENTE TAN ENFERMOS Y RETORCIDOS! Quiero decir, lo entiendo, se siente bien, ¿sabes? Estar enamorado, ser feliz. —Su cuerpo tembló mientras las lágrimas caían más rápido de lo que podía respirar—. Pero cuando esa alfombra mágica es arrancada de tus pies, toma todos los sentimientos felices y buenos con él. ¿Y tu corazón? Simplemente se rompe. Se rompe sin remordimientos. Se rompe en miles de pedazos, dejándolo insensible, mirando sin comprender las piezas porque todo su libre albedrío, todo el sentido común que una vez tuvo en su vida se ha ido. Diste todo por esa maldita cosa llamada amor, y ahora sólo estás destruido.

163

—¡Sí! —gritó, con la voz entrecortada—. Sí, es totalmente inmaduro de mí parte querer tirar mierda a la casa de mi jefe. Y sí, es completamente inmaduro de mi parte pensar que esto hará que me sienta mejor, pero si no hago esto, sólo estaré triste y enojada. Y no puedo estar triste porque eso significa que él gana. Eso significa que cuando llamó esta noche para decirme que regresaba junto con su ex esposa, me di cuenta de que siempre tuvo la ventaja, a pesar de que creí que yo lo hacía. Esto significa que el hijo de puta permitió que me enamorara y confiara en él, sólo para romper mi corazón. ¡Nunca me enamoro! ¡Nunca nadie me lastima! —Sus ojos se llenaron de lágrimas, pero se negó a parpadear porque sabía que caerían. Las lágrimas siempre fueron una forma de debilidad para ella, y me di cuenta de que lo último que Faye quería era sentirse débil—. Pero ahora creo que todo se está rompiendo por dentro. Literalmente, siento cada centímetro de mí desmoronarse a cada segundo, y ni siquiera puedo ir a donde mi mejor amiga porque ella perdió a su maldito esposo y realmente ha tenido un año de mierda. No debería haber venido a ti porque resulta que también has tenido un año de mierda, ¡pero no sabía qué hacer! Estoy con el maldito corazón roto.


Buscamos por todo el patio trasero y lo añadimos a nuestra colección de mierda en la bolsa antes de que ella saltara a mi auto y la llevara a la casa de Matty. —Esto va estar tan bueno —dijo, frotándose las manos—. ¡Bueno, mantén el auto encendido y soltaré esta mierda, lo encenderé, llamaré a su puerta, me lanzaré de nuevo al auto, y aceleras! —Perfecto. —Salió corriendo e hice todo lo que me dijo, y cuando saltó de nuevo en el auto, se rió como un niño de cinco años—. Um, ¿Faye? —¿Sí? —Se rió, sacudiendo su cabeza divertidamente. —Creo que su porche de madera está en llamas. Su mirada se dirigió por la ventana, donde el porche de Matty se hallaba definitivamente en llamas. —¡MIERDA! —Literalmente. —Iba a abrir la puerta para ir a apagarlo, pero la detuve—. No. Si te ve, te despedirá. Se detuvo. —¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda! Me preguntaba cuántas veces podría decirlo antes de que se convirtiera en un trabalenguas. —Al suelo, en caso de que te vea. Vuelvo enseguida. Salí fuera de mi auto y fui corriendo hacia el porche. Me quedé mirando el fuego y dije una pequeña oración antes de empezar a pisar fuerte el fuego, incluyendo la bolsa de mierda, que por desgracia se esparció por todos mis zapatos. —¿Qué demonios haces? —preguntó Matty, abriendo su puerta y mirándome. El olor de la mierda lo golpeó rápidamente, lo que causó que su cubriera la nariz—. ¡¿Es mierda de perro?!

Me quede mirándolo. Él levantó una ceja. Levanté una ceja. Amenazó con llamar a la policía. Me quité los zapatos, corrí hacia mi auto y me fui. —¡Joder! —dijo Faye, llorando, pero esta vez las lágrimas eran de diversión—. Eso fue increíble. Tú, literalmente, caminaste por la mierda de perro para asegurarte de que mantuviera mi trabajo.

Página

Se me quedó mirando.

164

Mi mente se puso en blanco. No sabía qué decir o cómo explicar el por qué mis zapatos se encontraban actualmente cubiertos de mierda de mi perro. Así que, entré en pánico. —¡Soy el idiota del pueblo! ¡Dejo la mierda al azar, todo porque soy el idiota del pueblo! Así que... ¡Vete a la mierda!


—Lo sé. Lo estoy lamentando. —Se rió y cuando regresé a mi casa, puse el auto en el parque. —En realidad él no me quiere ¿verdad? Quiero decir, dijo que lo hacía, pero sólo las veces que quería sexo. Y me dijo que estaba por encima de su esposa, pero sólo a las tres de la mañana cuando me enviaba mensajes de texto. —Suena como un gilipollas, Faye. Asintió. —Tuve una manera de enamorarme de ese tipo. Simplemente me pregunto qué sería encontrar a alguien que te quiera de la misma manera que uno lo hace. Ya sabes, a esa persona que estás mirando a tu lado y sonriendo porque son tan salvajes como tú y como los demás. —¿Por qué duermes con estos tipos si sabes que son unos idiotas? —Porque espero que algún día caigan enamorados de mí. —Creo que se pueden enamorar con la ropa puesta. —Sueña un pequeño sueño conmigo. —Rió nerviosamente, sus ojos llenos de dudas—. Pero he terminado con esta mierda del amor. Tiro la toalla. —Sin embargo, vale la pena, Faye. —Miré fijamente a sus ojos, que se veían rojos de tanto llorar—. La angustia vale la pena en esos pocos momentos de felicidad, y los pedazos de un corazón destrozado pueden juntarse. Quiero decir, habrá grietas, cicatrices y a veces ese recuerdo ardiente del pasado, pero ¿quemarte? Es un recordatorio que has sobrevivido. Arder es nacer de nuevo. —¿Has nacido de nuevo? Mis ojos se movieron hacia la casa de Elizabeth antes de que se encontrara con la mirada de Faye. —Estoy trabajando en ello.

—Esta noche fuiste bastante inmaduro e irreparable, pero lo manejas como un campeón, algo así como un padre para mis cosas infantiles. Charlie tuvo la suerte de tenerte como papa. Sonreí. Ella no tenía idea de lo mucho que significaba para mí. —¡Oh! —exclamó—. Y lo siento por llamarte idiota. —No me llamaste estúpido. Asintió. —Créeme. Así es. Una cosa más como agradecimiento... —Corrió hacia la ventana del dormitorio de Elizabeth y golpeó en ella. Cuando Elizabeth abrió la ventana, no pude evitar sonreír. Ella siempre

Página

—¿Sí?

165

Me dio las gracias y luego salió del auto para subir en el de ella. —¿Tristan? —dijo, moviendo la nariz.


se veía tan hermosa. Siempre—. Oye, ¿Liz? —dijo Faye, mirando a su soñolienta mejor amiga. —¿Sí? —Dale a este chico una mamada esta noche como un “gracias” de mi parte. —Sonrió, se inclinó y besó la mejilla de Elizabeth—. Buenas noches, cariño. —Con eso, Faye se alejó rápidamente, pareciendo mucho más feliz que cuando estuvo llorando no hace mucho tiempo. A veces, todo lo que un corazón roto necesitaba era una bolsa de mierda y un poco fuego. Elizabeth bajó por su ventana, caminado hacia mí, y la envolví en un abrazo. —¿Hiciste algo bueno para mi mejor amiga esta noche? — preguntó. —Creo que sí. —Gracias. —Me atrajo más cerca y apoyó su cabeza sobre mi pecho—. ¿Bebé? —¿Sí? —¿Qué es ese olor?

Página

166

—Confía en mí... —Miré hacia abajo a mis calcetines, que en algún momento fueron blancos, pero ahora eran semi-marrón—. No quieres saberlo.


Traducido por gabyguzman8 & July Styles Tate

—B

ueno, no te quedes ahí mirándome. ¿No estás feliz de verme? —Mamá sonrió, de pie en el porche con una maleta en la mano.

—¿Qué haces aquí? —le pregunté, confusa. Miré hacia el BMW estacionado frente a mi casa, preguntándome qué en el mundo hizo que mi madre se metiera en algo así ahora o, más probablemente, quién. —¿Qué? ¿Tu madre no puede venir a visitarte? No has respondido a mis llamadas, y he extrañado a mi hija y nieta. ¿Es eso un crimen? ¡Ni siquiera vienes a darme un abrazo como saludo! —Resopló. Me incliné para abrazarla. —Estoy sorprendida de verte. Lo siento, no he llamado, he estado ocupada. Sus ojos se estrecharon. —¿Tu frente está sangrando? Pasé mis dedos por mi frente y me encogí de hombros. —Salsa de tomate. —¿Por qué tienes salsa de tomate en la frente?

—No es lo que parece… —comencé, pero Emma me cortó. —¡Abuela! —gritó, corriendo hacia la puerta y saltando a los brazos de mamá. —Mi pequeña dulzura —respondió mamá, envolviendo a Emma en sus brazos y consiguió cubrirse en salsa de tomate—. Bueno, ¿no eres un desastre sucio hoy? —¡Mamá, Garrapata, y yo estábamos jugando a zombis y vampiros!

Página

La cabeza de mamá se inclinó hacia la izquierda y su mirada siguió a Tristan. —Supongo que has estado muy ocupada.

167

—¡QUIERO COMER SUS CEREBROOOS! —dijo Tristan, caminando más allá del vestíbulo mientras perseguía después a una Emma zombificada con espaguetis en sus manos y salsa de tomate goteando de la cara.


—¿Garrapata? —Mamá se volvió hacia mí y levantó una ceja—. ¿Dejaste que un hombre llamado Garrapata entrara en tu casa? —¿De verdad estás juzgando el tipo de hombres que dejo en mi casa? ¿No recuerdas algunos de los hombres que caminaban en la tuya? Sonrió con malicia. —Touché. —Tristan —lo llamé. Se acercó, frotándose los dedos por el cabello lleno de salsa de tomate. —¿Sí? —Sonrió en mi dirección antes de mirar a mamá. —Esta es mi madre, Hannah. Mamá, este es mi vecino, Tristan. Su mirada se encontró con la mía, y yo observaba sus labios que cayeron por una fracción de segundo, casi como si estuviera decepcionado de mi elección de palabras. Pero enseguida sonreía y estrechaba la mano de mi mamá. —Encantado de conocerte, Hannah. He oído hablar mucho de ti. —Eso es gracioso. —Asintió mamá—. Porque yo no he oído ni una palabra acerca de usted. Silencio. Silencio incómodo. —Por lo tanto, ¿debería unirme a todos ustedes en el incómodo silencio, o debo esperar en el coche? —bromeó un hombre, subió los escalones del porche con una maleta por su cuenta. Llevaba gafas y una camisa color mostaza con botones metida en los pantalones vaqueros oscuros. Debe de ser el nerd folla novio de mamá. Me pregunto si es un brujo. Silencio.

—Encantado de conocerte, Mike —respondió Tristan. —¿Qué pasó con Richard? —le susurré a mamá. —No funcionó —respondió ella. Chocante. —Entonces, Mike y yo estábamos esperando que pudiéramos pasar la noche aquí. Quiero decir, podríamos conseguir una habitación de hotel, pero... pensé que sería bueno para todos nosotros tener una cena juntos y pasar el rato.

Página

El hombre se aclaró la garganta y le tendió la mano a Tristan, probablemente porque se dio cuenta de que Tristan no le daba una mirada intensa de confusión como yo. —Soy Mike.

168

Silencio muy incómodo.


—Mamá, esta noche es mi fiesta de cumpleaños. Emma va a casa de Kathy y de Lincoln por la noche. —Fruncí el ceño—. Deberías haber llamado. —No hubieras respondido. —Sus mejillas se ruborizaron más, y jugueteó con sus dedos, casi como si estuviera avergonzada—. No hubieras respondido, Liz. Y así, me sentí como la hija más miserable de todos los tiempos. —Todavía podemos hacer la cena, aunque... Puedo cocinar tu comida favorita, si quieres. Y puedes ver a Emma. Puedo llamar y cancelar los planes con Kathy. Sus mejillas se levantaron, y su sonrisa se extendió. —¡Eso sería maravilloso! Garrapata… em… Tristan, debe unirse a nosotros para la cena. —Sus ojos se pusieron sobre su cuerpo una vez con una mirada de decepción—. Aunque tal vez debería ducharse primero.

—Todavía haces el mejor pollo parmesano que he probado, Liz — me felicitó mamá cuando nos sentamos alrededor de la mesa del comedor. —No miente, esto es increíble —dijo Mike, estando de acuerdo. Le di una sonrisa tensa y les di las gracias a ambos. Mike parecía agradable, lo que era una gran mejora desde la última mierda que vi con mamá. De vez en cuando iba a través de la mesa y tomaba la mano de mamá, lo que en realidad me hizo sentir mal por el tipo. Él la miró con esos ojos acaramelados; yo sabía que era sólo cuestión de tiempo antes de que lo lastimara.

Eso tiene sentido. Mamá tenía una forma de elegir a los hombres que tenían carteras más grandes que la mayoría. —Genial —respondió Tristan. Todo el mundo siguió charlando, pero dejé de escuchar; mis ojos seguían pegados a Mike masajeando la mano de mamá. ¿Cómo es que nunca se siente culpable por usar a los hombres de la manera que lo hace? ¿Cómo es que nunca le afecta? —Entonces, ¿cómo se conocieron? —espeté, por lo que tuve la mirada de todo el mundo sobre mí. Mi pecho se sentía apretado, y mi mente se sentía cansada de ver a mamá usando a otro hombre—. Lo

Página

—Oh, soy un dentista. Estoy en el proceso de tomar las riendas del negocio familiar porque mi papá se retira en un año.

169

—Entonces, Mike, ¿qué haces? —preguntó Tristan.


siento, sólo curiosidad. Porque lo último que oí fue que mamá veía a un hombre llamado Roger. —Richard —me corrigió mamá—. Su nombre era Richard. Y, francamente, no me gusta el tono de tu voz, Liz. —Su rostro se volvía rojo, ya sea de la vergüenza o la ira, y sabía que me regañaría en privado lo suficientemente pronto. Mike apretó la mano de mamá. —Está bien, Hannah. —Mamá respiró hondo, como si sus palabras eran todo lo que necesitaba oír para calmarla. Sus hombros se relajaron, y el enrojecimiento en las mejillas comenzó a desvanecerse—. Tu madre y yo en realidad nos conocimos en mi oficina. Richard fue uno de mis pacientes, y ella vino con él mientras recibía un tratamiento de conducto. —Supongo —murmuré. Ella estuvo examinando el alcance de otro hombre a su alrededor mientras seguía con uno. —No es lo que piensas. —Sonrió Mike. —Confía en mí, Mike. Conozco a mi madre; es lo que pienso. Los ojos de mamá se aguaron, y Mike se mantuvo apretándole la mano. Él la miró, y era casi como si tuvieran una conversación completa sin palabras necesarias. Ella negó con la cabeza una vez, y Mike miró a mi dirección. —De todos modos, eso no importa. Lo que importa es que en este momento, estamos felices. Ahora las cosas son buenas… —De hecho, las cosas son tan buenas que... nos vamos a casar — dijo mamá. —¿Qué? —le grité, todo el color drenándose por mi cara. —Dije que…

1. Enamorarse. 2. Hablar de matrimonio. —Estamos enamorados, Liz —dijo mamá. ¡¿Qué?! —Es en parte el por qué hemos venido aquí —explicó Mike—. Queríamos decírtelo cara a cara. —Se rió nerviosamente—. Y ahora es incómodo. —Creo que la palabra del día es incómodo. —Asintió Tristan.

Página

Había dos cosas que mamá nunca hizo:

170

—No, te oí la primera vez. —Me volví hacia Emma y sonreí—. Cariño, ¿quieres ir a escoger tu pijama para esta noche? —Se quejó por un tiempo antes de saltar de su asiento y dirigirse a su dormitorio—. ¿Qué quieres decir con que se van a casar —le dije a la pareja aparentemente involucrada, completamente atónita.


Giré hacia mamá y susurré—: ¿Cuántas deudas tienes? —¡Elizabeth! —dijo entre dientes—. Para —¿Estás perdiendo la casa? Si necesitabas dinero podrías habérmelo pedido. —Mi garganta se sentía apretada y entrecerré los ojos—. ¿Estás enferma, mamá? ¿Hay algo mal? —Lizzie —dijo Tristan, llegando a tocar mi mano, pero se lo arrebaté. —Sólo estoy diciendo… —Me reí, pasando mis manos por el cabello—. No puedo pensar en ninguna razón porque se precipite en algo como esto si no estuviera en deuda o muriendo. —¡Tal vez porque estoy enamorada! —exclamó, con voz temblorosa. Se levantó de la mesa—. Y tal vez, sólo tal vez, quería que mi hija fuera feliz por mí, pero que parece ser demasiado pedir. ¡No te preocupes, ve a tu fiesta esta noche, y cuando llegue la mañana estaré fuera de tu vista para siempre! Salió corriendo a la habitación de invitados y cerró la puerta detrás de ella. Mike me dio una sonrisa tensa antes de excusarse para ir a verla. —¡Uf! —Me levanté de la mesa—. ¡¿Puedes creerle?! ¡Ella es tan... dramática! Tristan rió. —¿Qué es tan gracioso? —Nada. Es sólo… —¿Sólo? ¿Sólo qué? Se rió de nuevo. —Es sólo que eres tan parecida a tu madre.

Lo miré con disgusto. —No voy a escuchar esto. Voy a vestirme. — Me fui furiosa, y me detuve a mitad de camino—. ¡Y NO me fui como ella lo hizo! Aunque quizás estrellé mi puerta. En cuestión de segundos, se abrió la puerta, y Tristan se apoyó en el marco de la puerta, tranquilo como siempre. —Casi idéntica. —Mi madre usa a los hombres para olvidar sus propios problemas. Ella es un lío. Mike es sólo otro hombre que será defraudado. Ella es incapaz de comprometerse a nada ni a nadie porque nunca realmente superó la muerte de mi padre. Mira, probablemente

Página

Continuó riendo. —La forma en que tu nariz se ensancha cuando estás enojada, o cómo te muerdes el labio inferior cuando estás avergonzada.

171

—¡No soy nada como mi madre! —grité, tal vez un poco demasiado alto, tal vez un poco demasiado dramático.


camine al altar y tenga a ese pobre chico pensando que en realidad tiene un tiro en un felices para siempre, cuando en toda la realidad, después del felices para siempre no existe. La vida no es un cuento de hadas. Es una tragedia griega. Tristan pasó sus dedos contra la parte posterior de su cuello. — ¿Pero no es eso lo que hicimos? ¿No nos usamos el uno al otro porque extrañábamos a Steven y Jamie? —No es nada de eso —dije, mis dedos golpeando contra mis costados—. No soy nada como ella. Y es realmente grosero de ti pensar algo como eso. —Tienes razón. De todos modos, ¿qué iba a saber? —Frunció el ceño y deslizó su pulgar contra su mandíbula—. Sólo soy el vecino. Oh, Tristan. —Yo... no quise decir eso cuando lo dije antes. —Era la peor persona con vida, estaba segura de eso demasiado. —No, está bien. Y es cierto. Quiero decir, era una estupidez por mi parte pensar... —Se aclaró la garganta y metió las manos en los bolsillos de los pantalones vaqueros—. Mira, Lizzie. Los dos estamos todavía de luto. Probablemente nos fuimos en esta cosa, sea lo que sea entre nosotros, completamente por el camino equivocado. Y no tengo nada contra ti por sólo querer ser mi vecina. Infiernos... —Se rió nerviosamente y me miró directamente a los ojos—. Si todo lo que puedo llegar a ser para ti es su vecino, entonces eso es suficiente para mí. Eso será suficiente. Es un maldito honor ser tu vecino. Pero viendo que caí accidentalmente enamorado de ti, creo que sería mejor si puedo aclarar mi cabeza y me salto la fiesta de esta noche. —Tristan, no…

Página

—Tristan —dije una vez más, pero salió de la habitación. Corrí por el pasillo—. ¡Tristan! ¡Detente! —Salté hacia arriba y abajo como un niño, golpeando los pies contra el suelo—. ¡Alto, alto, alto! —Se volvió hacia mí, y vi la expresión de dolor que causé por existir dentro de sus ojos. Me acerqué a él y tomé sus manos entre las mías—. Soy un desastre. Cada día, todos los días, soy un completo desastre. Digo cosas estúpidas como lo hice hoy. Cometo errores como… "errores" es mi segundo nombre. Soy difícil de manejar, y a veces odio a mi madre, porque muy en el fondo sé que soy mi madre. Y al igual que todo lo demás en mi vida, eso es difícil para mí tratar. —Sostuve sus manos contra mi pecho—. Y siento que tuvieras que presenciar a la quebrada Elizabeth durante la cena, pero eres la única cosa que tiene sentido para mí. Eres el único que no quiero echar a perder. Y eres más, mucho más que mi vecino.

172

Sacudió la cabeza. —Está bien. Realmente lo está. Sólo voy a decir buenas noches a Emma y luego volver a casa.


Puso sus labios contra mi frente. —¿Estás segura? —cuestionó. —Estoy segura. —¿Estás bien? —preguntó. —Voy a estarlo. —Me abrazó y me sentí un poco mejor de inmediato—. Debo ir a vestirme. —Suspiré contra él. —Bien. —Y deberías venir a ayudar. Y así lo hizo.

—Sólo como referencia futura, cuando tengo una descompostura de mi madre, se supone que estés de acuerdo conmigo, no importa lo mucho que la lógica me falte. —Sonreí, tirando de mi camisa sobre mi cabeza y deslizándose fuera de mis pantalones vaqueros. —Lo siento, perdí esa nota. ¡Sí! ¡Gah! ¡Tu madre, es un monstruo! —Tristan hizo una mueca de asco. Mis labios se curvaron mientras entraba en mi vestido. — ¡Gracias! ¿Ahora me puedes subir el cierre? —Por supuesto. —Sus manos se posaron en mis caderas antes de que sus dedos se movieran por la cremallera de mi vestido rojo que abrazaba mis curvas—. ¿Y qué pasa con todo ese perfume que lleva? Demasiado Chanel. —¡Exactamente! —Me di la vuelta hacia él y juguetonamente palmé su pecho—. Espera. ¿Cómo sabes qué tipo de perfume que lleva?

Arqueó una ceja. —¿Es esta una pregunta con trampa? Reí. —No. —Pues sí, creo que deberías, pero no hasta después de tener un cumpleaños impresionante esta noche. Tu mamá te ama y tú la quieres. Creo que las dos estarán bien. Suspiré, besé sus labios y asentí. —Bueno.

Página

Sonreí. Quizás partes de mí eran extremadamente como mamá. — Probablemente debería disculparme con ella por mi loquera, ¿eh?

173

Sus labios encontraron mi cuello, y me besó suavemente. — Debido a que su hija lleva el mismo tipo.


Traducido por BlackRose10

—D

ebería dejarte entrar primero —le dije, frotándome las manos—. Es tu fiesta, y creo que deberías tener tu momento. —Me paré alto en mi camisa azul marino de botones y pantalones vaqueros oscuros. —Podemos entrar juntos —dijo. Dudé. —La gente pensará que somos una pareja. Extendió su mano hacia mí con la más hermosa sonrisa en sus labios. —¿No lo somos? Hombre. Esas dos palabras de su boca, me hicieron sentir como un maldito idiota atolondrado. Dios, la amo. A pesar de que los dos estábamos seguros el uno del otro, no significaba que todos los demás en Meadows Creek estarían tan bien con la idea. Cuando entramos en el bar, todo el mundo gritó “¡Feliz cumpleaños!” a Elizabeth, y me aparté para permitir que todos los abrazos comenzaran. Se veía tan feliz por el amor que recibía.

Después de tomar otro trago de algún desagradable alcohol con ella, me incliné y le susurré contra el cabello—: ¿Estás bien? ¿Con las miradas de la gente? Porque si no estás cómoda, puedo dejar de tocarte. —Me encanta cuando me tocas. No dejes de tocarme. Es sólo... difícil. Todo el mundo nos está juzgando —susurró con el ceño fruncido—. Todo el mundo nos mira. —Bueno —contesté. Mis dedos tocaron su espalda y su cuerpo se relajó, curvándose en los míos—. Dejémoslos que miren.

Página

No pasó mucho tiempo para que la música subiera y la bebida empezara. Tragos eran repartidos a diestra y siniestra, y las señoras chismosas de Meadows Creek se volvían más y más ruidosas mientras observaban cada uno de nuestros movimientos.

174

Esas eran mis momentos favoritos para absorber.


Sonrió ampliamente y me miró como si yo fuera todo lo que podía ver. —¿Me das un beso? —preguntó. Mis labios contra los suyos fueron mi respuesta.

La noche pasó de un comienzo tranquilo a un viaje rápido por el carril de la ebriedad. Sabía que Elizabeth estaría bastante intoxicada, así que me aseguré de parar de tomar horas antes de que nos fuéramos a ir. Yo me ponía sobrio rápidamente, y una de las cosas más molestas de estar sobrio era tratar con gente borracha. De vez en cuando, Elizabeth sería jalada a conversaciones con las damas del club de lectura a quienes odiaba. Las escuché hablando con ella, haciéndola sentir culpable por nosotros. —No puedo creer que estés con él. Parece demasiado pronto — dijo una juzgando. —Yo no sería capaz de salir en citas por años si perdiera a mi esposo. —Hizo eco otra. —Sólo es raro, eso es todo. Ni siquiera lo conoces. Yo nunca traería a un desconocido alrededor de mi hijo —explicó la última. Elizabeth lo manejó como una campeona. Tal vez porque apenas podía sostenerse en pie y se hallaba en una feliz burbuja de borracha. Aun así, de vez en cuando, miraría en mi dirección y me daría el mayor giro de ojos seguido por su sonrisa.

—Vamos, hombre, todo el mundo en el pueblo puede decir que ustedes dos tienen algo. Sin embargo, no te puedo culpar. Liz tiene uno de los mejores pares de tetas que he visto nunca. —Ya basta —le dije, cada vez más molesto con el Tanner ebrio. Tenía una manera de conseguir meterse bajo mi piel, y desde que me enteré que tuvo una cosa por Elizabeth, no lo podía aguantar mucho más. —Sólo estoy diciendo... —Sonrió, empujándome en el hombro antes de meter su mano en el bolsillo, sacó una moneda de veinticinco centavos, y comenzó a moverla entre sus dedos—. En la universidad,

Página

—¿Qué quieres decir?

175

—¿Entoonces, qu-qu-qué está pasando entre Liz y tú? —dijo Tanner, dejándose caer en el taburete a mi lado, arrastrando las palabras. Estuvo bebiendo más que la mayoría, y no me pasó desapercibido que pasó casi toda la noche mirando a Elizabeth.


Steven y yo lanzamos una moneda por ella. Pedí cara, él pidió sello. Gané, pero el idiota fue tras ella de todos modos. Supongo que ella era demasiado buena en la cama como para que él la dejara pasar. Mis ojos se movieron hacia Elizabeth, quien se encontraba envuelta en una conversación con una mujer que sabía que odiaba. Cuando miró hacia mí, intercambiamos el mismo gesto de “sálvame”. —No hables así de Lizzie —le dije—. Sé que estás borracho, amigo, pero no hables de ella de esa manera. Tanner puso los ojos. —Cálmate. Estamos teniendo una buena charla de hombres. No le respondí. —Así que, ¿lo hiciste? ¿Has dormido con ella? —Vete a la mierda, Tanner —dije, mis dedos cerrándose lentamente en puños. —Maldito hijo de puta, te la tiraste ¿no? —Negó con la cabeza—. Sin embargo, siendo realistas, ¿cómo crees que se desarrollará esto, Tristan? Seamos honestos. Ella está teniendo un rato de diversión contigo, pero una mujer no querría quedarse con alguien como tú. Algún día, ya no estará triste. Un día, será la misma Liz de siempre, y no necesitará al vecino idiota para perderse. Va a encontrar a alguien mejor. —Déjame adivinar... ¿alguien como tú? Se encogió de hombros. —Es una opción. Además, la conozco. Tenemos una historia juntos. Además, es demasiado buena para ti. Quiero decir, yo tengo mi propio taller mecánico. Tengo una manera de proveer para ella. ¿Pero tú? Trabajas para el Loco Henson.

Traté de ignorar sus palabras, pero empezaban a encontrar un camino dentro de mi cabeza. ¿En qué pensaba? Ella es demasiado buena para mí. Tanner cerró sus manos contra mis hombros, me hizo girar alrededor en el taburete para enfrentar la pista de baile, y señaló hacia Elizabeth riendo con Faye. —¿Qué dices? ¿Qué tal si le mostramos tu temperamento? Creo que es justo que ella vea el verdadero monstruo dentro de ti. No deberías estar cerca de Liz o Emma. Eres una puta bestia.

Página

Levantó las manos en la derrota. —Tranquilo, camorrero. Esa vena en tu cuello está a punto de estallar. No quieres que Liz vea ese temperamento tuyo ahora, ¿verdad? Como he dicho, es demasiado buena para ti.

176

—Di una palabra más sobre el señor Henson y te arrepentirás.


—Este es el momento para que me aleje —le dije, levantándome del taburete. —Demonios, probablemente deberías mantenerte alejado de todas las personas en realidad. ¿Acaso no tenías una esposa y un hijo? ¿Qué les pasó? —No, Tanner —advertí, mis manos cerradas en puños. —¿Qué pasó? ¿Los lastimaste? ¿Eres la razón por la que están muertos? Mierda. Apuesto a que si. —Se rió— ¿Están enterrados en una zanja en alguna parte? ¿Acaso putamente mataste a tu familia? Eres un psicópata y no entiendo por qué nadie más puede verlo. Especialmente Liz. Usualmente es inteligente. Bufé y me volví hacia él. —Debe matarte que ella esté conmigo. Se sorprendió por mis palabras. —¿Qué? —No haces sino mirarla fijamente como si fuera tu mundo y ella no hace sino ver más allá de ti, todas las veces. Quiero decir, es realmente divertido. —Me reí—. Porque aquí estás casi tirándotele encima, arreglando su auto, apareciendo para cenar con ella, prácticamente rogándole que mire en tu dirección, y simplemente no te ve, amigo. Y no solamente no te ve, sino que me escoge a mí, al recluso del pueblo, a la única persona que no soportas. Debe estar carcomiéndote por dentro —me burlé. Me comportaba como un canalla frío, pero él trajo a mi familia en este asunto. Lo volvió algo personal—. Debe estar matándote saber que es en mi cama en la que se acurruca, y es mi nombre el que gime. —Jódete —dijo con ojos estrechos.

Todo en mi cabeza empezó a dar vueltas. Sin dudarlo me di la vuelta y cerré mi puño en la mandíbula de Tanner. Se tambaleó hacia atrás. Negué con la cabeza un par de veces. No. Sentí el puño de Tanner encontrar mi ojo antes de que él me lanzara contra suelo y comenzara a golpearme con los puños una y otra vez. Podía oír a todo el mundo que nos rodeaba gritar, y me pareció ver a Faye tratando de sacar a Tanner de encima, pero le di la vuelta y lo estrellé contra el suelo.

Página

—¿No sabes quién soy? —dijo, golpeando su dedo en mi pecho—. Amigo. Yo consigo lo que quiero. Siempre consigo lo que quiero. Así que disfruta el tiempo que tienes con Liz, porque me quedaré con ella. Y disfruta de tu tiempo con la tienda del señor Henson, porque estoy consiguiendo eso, también. —Me dio una palmadita en la espalda—. Fue agradable hablar contigo, psicópata. Asegúrate de decirle a tu esposa e hijo que dije hola. —Hizo una pausa y se echó a reír—. Oh, espera, no importa.

177

—Confía en mí —le respondí con una sonrisa lobuna—. Ella lo está haciendo.


Él quería esto. Quería que la bestia se desatara, y dijo todas las cosas correctas para traer a la bestia a la vida. Sacó a Jamie y Charlie a colación. Fue demasiado lejos, y me llevó a la oscuridad. Cerré mi puño en su rostro. Cerré mi puño en su estómago. Una y otra vez. No podía parar. No me detendría. Todo el mundo gritaba alrededor, pero no pude oírlos más.

Página

178

Malditamente me quebré.


Traducido por Alysse Volkov

—¡O

h, Dios mío! —grité. Mis ojos cayeron a Tristan mientras permanecía de pie sobre Tanner, golpeando con sus puños a la cara una y otra vez. Sus ojos eran duros, su mirada tan fría como la de Tanner, y seguía golpeando—. Tristan —dije, caminando hacia él. Tanner se encontraba casi inconsciente, pero Tristan no se detendría. No podía parar—. Tristan —dije más fuerte, llegando a su brazo mientras éste volaba por el aire. La velocidad de su brazo balanceándose me hizo tropezar hacia atrás y cuando me vio, se detuvo. Su pecho subía y bajaba, y pude ver la ira en sus ojos. Poco a poco me acerqué a él y puse mis manos alrededor de su cara—. Se acabó —le dije—. Se acabó. —Vuelve a mí. Observé su respiración volverse lenta cuando se quitó de Tanner, y se miró las manos ensangrentadas. —Mierda. —Exhaló, arrastrándose lejos de Tanner. Tristan se puso de pie, y mientras levantaba una mano para sostenerlo, alejó de un salto su cuerpo de mí. Sus ojos eran salvajes, desenfrenados, y pude ver cuán lejos de mí se encontraba. ¿Qué te hizo Tanner?

—¿Qué le hiciste…? —Mi voz temblaba—. ¿Qué le dijiste? La frente de Faye se frunció. —Liz. ¿En serio? —Yo sólo… simplemente no pierde las casillas así. Él no te atacaría. Tanner, ¿qué le dijiste? Resopló con sarcasmo y escupió sangre. —Jodidamente increíble. ¿Casi no puedo abrir mi ojo derecho y me están preguntando qué le dije?

Página

—Jesús —murmuró Tanner. Faye corrió hacia él para ayudarlo a levantarse—. Estoy bien —dijo, poniéndose de pie.

179

Cuando me di la vuelta hacia Tanner, me sentía muy mal, incluso por pensar que de alguna manera era su culpa. Tristan casi lo noqueó, y mi instinto se hallaba enredado con culpa y confusión. Tristan salió corriendo, no girando ni una sola vez para mirar hacia atrás, hacia mí.


Mi garganta se sentía cerrada, las lágrimas ardiendo en la parte posterior de mi garganta. —Lo lamento. Lo siento. Es sólo que, él no es de los que simplemente se sale de sus casillas de esa manera. —¿No te empujó en una colina, Liz? —Faye frunció el ceño. —Eso fue un accidente. Yo tropecé. Él nunca me haría daño. — ¿Cómo podía siquiera pensar en algo así? ¡Tristan estuvo ahí para ella cuando lo necesitaba! ¿Cómo iba a volverse contra él tan rápido? Todo el mundo se puso de pie alrededor de nosotros, con miedo en sus ojos. Todas las damas del club de lectura cuchicheaban sobre Tristan, llamándolo un monstruo. Todo el mundo me juzgaba por amar a una bestia. —Sí. Estoy seguro que esto fue un accidente también —dijo Tanner, haciendo un gesto hacia su cara magullada—. Es un monstruo y es peligroso, Liz. Es sólo una cuestión de tiempo antes de que lo tome contigo… o peor, en Emma. Te lo demostraré, Liz. Averiguaré la verdad acerca de ese tipo y te mostraré sus secretos. Entonces tal vez confíes en mí. Suspiré. —Me tengo que ir. —¿Ir? ¿Ir a dónde? —preguntó Tanner. A encontrarlo. Para ver qué pasó. Para asegurarme de que está bien.

Página

180

—Sólo me tengo que ir.


Traducido por Minia16

—H

ace días que no comes. Por favor, Tristan. Dale un par de mordiscos a un bocadillo —rogó mamá, que se sentaba frente a mí. El sonido de su voz cada día me molestaba más. Me puso el plato delante y me pidió otra vez que comiera. —No tengo hambre —contesté, devolviéndole el bocadillo. Asintió una vez. —Tu padre y yo estamos preocupados por ti, Tris. No nos hablas. Te apartas de nosotros. No puedes mantener tus sentimientos embotellados de esta forma. Tienes que hablar con nosotros. Decirme en qué piensas. —No quieres saber en qué estoy pensando. —Sí que quiero. —Confía en mí, no quieres. —No, sí que quiero, cariño. —Se estiró y puso la mano encima de la mía, casi para consolarme.

—Vale. Bueno, si no puedes hablar con nosotros, al menos habla con alguno de tus amigos. Han estado llamando y viniendo todos los días, y no les has dicho ni una palabra. —No tengo nada que decirle a nadie. —Me levanté de la mesa y me giré para marcharme, pero me detuve cuando oí llorar a mamá. —Me rompe el corazón verte así. Por favor, di lo que sea que estés pensando. —¿Lo que estoy pensando? —Me giré hacia ella, con las cejas fruncidas, un nudo en el estómago y la mente nublada—. Lo que pienso

Página

Quería que me dejara en paz.

181

No quería su consuelo.


es que tú te hallabas detrás del jodido volante. Lo que pienso es que saliste con un jodido brazo roto. Lo que pienso es que mi familia está jodidamente muerta y tú eras la que conducía el coche… tú… ¡TÚ LOS MATASTE! ¡Tú hiciste esto! ¡Tú eres la razón por la que murieron! ¡Tú asesinaste a mi familia! —Se me contrajo la garganta, cerré las manos en puños, y paré de hablar. Mamá lloró más y más, sus sollozos se hacían más y más fuertes. Papá entró corriendo en la habitación y la rodeó con los brazos, trayéndole un poco de consuelo. Fijé la mirada en ella, sintiendo la distancia entre nosotros. Sentí que la bestia que tenía en mi interior crecía más y más con cada momento que pasaba. Mientras estudiaba sus lágrimas, debería haberme enfermado que no sintiera lástima por ella. Debería haberle preocupado a mi alma que no sintiera la necesidad de consolarla. Simplemente la odiaba. Por su culpa, se fueron. Por su culpa, yo me fui. Empezaba a convertirme en un monstruo por dentro, y los monstruos no consolaban a la gente. Los monstruos destruían todo lo que se cruzaba en su camino.

Cuando entré en el cobertizo, cerré la puerta de un portazo, cerrándola con llave por dentro.

Llamaron a la puerta. No iba a contestar. No podía. Podría haberlo matado. Podría haberlo matado. Lo siento, lo siento.

Página

Mandé una de las estanterías volando al otro extremo de la habitación, mi corazón latía a una velocidad que estaba seguro que podía provocarme un ataque. Me apoyé contra la pared más cercana y cerré los ojos, intentando recuperar el control que de alguna manera me arrebataron de mi respiración y de mi corazón.

182

—¡Mierda! —grité, fijando la mirada en el oscuro espacio, mirando las paredes marcadas y las estanterías. Los recuerdos volvían de golpe, ahogando mi mente, sofocando mi corazón. No podía soportarlo más.


Sabía que Elizabeth intentaría que volviera con ella, que volviera a la luz. Intentaría salvarme de mí mismo. No podían salvarme. Siguió llamando suavemente, y mis pasos fueron hacia el sonido de sus golpes. Froté las manos antes de detenerme delante de la puerta, apoyando las palmas contra ella. Asumía que sus manos se apoyaban al otro lado de la puerta, las puntas de sus dedos junto a las mías. —Tris. —Dijo ocho palabras en voz baja que me hicieron sentir una opresión en el pecho—: Cada segundo. Cada minuto. Cada hora. Cada día. Contuve la respiración. Sus palabras parecían más sinceras que nunca. Siguió hablando, su voz llena de urgencia. —Por favor, abre la puerta, Tristan. Por favor, déjame volver a entrar. Vuelve a mí. Mis manos abandonaron la puerta, y froté los dedos entre ellos una y otra vez. —Podría haberlo matado. —No lo habrías hecho —dijo. —Vete, Elizabeth —dije—. Por favor, déjame en paz. —Por favor. —Me suplicó que abriera la puerta—. No me iré hasta que te vea. No me iré hasta que dejes que te abrace. —¡Jesús! —grité, abriendo la puerta de golpe—. Vete. —Mi alma se retorció con una repentina nostalgia mientras la miraba a los ojos. Mi vista bajó al suelo, incapaz de mirar lo único que hacía que el cielo pareciera real en mi mente—. Y no vuelvas, Elizabeth. —Sólo te haría daño. Te mereces algo más que yo.

Me quedé mirando mis manos, viendo la sangre, no muy seguro de si era de Tanner o mía, sintiéndola contra mis dedos, bajo mis uñas, por todas partes. Era como si las paredes estuvieran sangrando y no pudiera ver una salida. Quería que él supiera que lo sentía. Quería que supiera que no debería haber perdido el control. Quería que todo fuera un sueño. Quería despertarme y que mi familia hubiera regresado. Quería despertar y no saber nunca cuánto podían romperse los corazones.

Página

—Lo digo en serio —dije—. No puedes salvarme. —Cerré la puerta y volví a cerrar el cobertizo con llave. Aporreó la puerta, gritando mi nombre, pidiendo una explicación, pidiendo respuestas a todas las preguntas desconocidas, pero paré de escuchar.

183

—No… no lo dices en serio —dijo con voz quebrada. Ya no podía seguir mirándola.


Pero principalmente, quería que Elizabeth supiera que la amaba. Cada segundo. Cada minuto. Cada hora. Cada día. Lo siento. Lo siento. Lo siento

Cuando encontré la fuerza para salir del cobertizo muchas horas después, abrí la puerta y encontré a Elizabeth temblando en el suelo, envuelta en su abrigo de invierno. —Deberías haber vuelto a casa —dije en voz baja. Se encogió de hombros. Me agaché y la levanté en volandas. Me rodeó con los brazos y se aferró a mi cuerpo. —¿Qué te dijo? —susurró contra mi pecho. —No importa. Me agarró con más fuerza mientras la metía en su casa. —Sí que importa. Importa mucho. La puse en la cama y me giré para salir de su habitación. Me pidió que me quedara con ella, pero sabía que no podía. Mi mente no se encontraba en un buen sitio. Antes de salir de su casa, me detuve en su baño para limpiar la sangre de mis manos. Froté las manos en el agua caliente con agresividad, intentando sacar toda la sangre. No podía parar. Seguí frotando, añadiendo más jabón, incluso después de que se hubiera ido toda la sangre.

Me incliné hacia delante, apoyando la frente contra la suya. Respiré su olor, esforzándome por no desmoronarme. Ella era lo único que me mantenía sereno.

184

—Dijo que yo los maté. Dijo que era culpa mía que Jamie y Charlie estuvieran muertos, y dijo que acabaría haciéndote lo mismo. — Se me quebró la voz—. Tenía razón. Yo los maté. Debería haber estado allí… debería haber sido capaz de salvarlos.

Página

—Tristan —dijo Elizabeth, despertándome del trance en el que me hallaba. Cerró el grifo, tomó una toalla, y envolvió mis dedos en la tela— . ¿Qué te dijo?

—No —dijo con tono autoritario—. Tristan. No los mataste. Lo que pasó, lo que fuera que les pasó a Jamie y a Charlie fue un accidente. No fue culpa tuya.


Asentí. —Sí que lo fue. Fue culpa mía. Culpé a mi madre, pero ella… ella los amaba. No fue ella. Fui yo. Siempre he sido yo… —Cada palabra se hacía más difícil de pronunciar que la anterior. Respirar se convertía en un desafío—. Tengo que irme. —Me aparté de ella, pero bloqueó la salida—. Elizabeth, muévete. —No. —Lizzie… —Cuando me desmoroné, cuando toqué fondo, me abrazaste. Cuando me perdí, te quedaste. Así que dame la mano y ven a la cama. Me condujo a su habitación y, por primera vez, deshizo el lado derecho de su cama para que me metiera bajo las sábanas. La rodeé con los brazos y apoyó la cabeza en mi pecho. —Te he estropeado tu cumpleaños —dije en voz baja mientras el sueño hacía que mis párpados se volvieran pesados. —No es culpa tuya —contestó. Dijo esas palabras una y otra vez— . No es culpa tuya. No es culpa tuya. No es culpa tuya. Mientras mis latidos volvían a un ritmo normal, mientras mis dedos acariciaban su piel, mientras empezaba a quedarme dormido, una parte de mí empezó a creerlo.

Página

185

Aquella noche, por unas horas, recordé lo que se sentía no estar solo. Por unas horas, dejé de culparme.


Traducido por gabyguzman8 & July Styles Tate

F

ui de puntillas a la cocina a las seis de la mañana, dejando a Tristan descansando. Toda la casa se encontraba en silencio, pero podía oler el aroma del café recién hecho llenando las habitaciones. —¿También eres una persona mañanera? —preguntó Mike, sonriendo y caminando hacia mí con una taza de café en la mano. Parecía un tipo muy amable, y sólo ver su rostro sonriente me hizo sentir muy mal por la forma en que los traté a él y mamá la noche anterior. Sacó otra taza y sirvió una taza de café para mí. —¿Azúcar? ¿Crema? —Negro —le contesté, tomando la taza de él. —Ah, algo que tenemos en común. Me gusta decir que tu mamá bebe su azúcar y crema con un poco de café, pero para mí mientras más oscuro mejor. —Se sentó en el taburete en la isla y me senté a su lado. —Te debo una disculpa, Mike. Ayer fue terrible. Se encogió de hombros. —A veces la vida es extraña. Sólo tienes que hacer frente a la rareza y espero que encuentres algunos bichos raros con los cuales avanzar.

Ella lo es. Sus dedos se cerraron alrededor de su taza, y miró en el café oscuro. —Richard era una persona horrible, Elizabeth, e hizo cosas terribles a Hannah. Cuando llegaron a mi oficina ese día, lo vi poner las manos sobre ella de la peor manera. Lo envié fuera de mi oficina, cuando la dejó llorando. Cancelé todas mis citas de ese día y le permití sentarse en mi oficina durante el tiempo que necesitara. Entiendo que pienses que esta cosa entre ella y yo es una farsa. Lo sé todo sobre su historia con los hombres, su historia de dolor, y quiero que sepas que la

Página

Sonrió ampliamente.

186

—¿Es mi mamá tu bicho raro?


amo. La amo tanto y pasaré el resto de mi vida protegiéndola de cualquier otro dolor. La taza temblaba en mis manos. —¿Él la lastimó? La lastimó, y le dije a ella esas cosas terribles anoche… —No lo sabías. —Eso no importa, de cualquier forma. Nunca debí haberle dicho esas cosas. Si yo fuera ella, no me lo perdonaría. —Ella ya te perdonó. —Casi se me olvida que ambos son madrugadores. —Bostezó mamá, entrando en la cocina. Levantó una ceja en mi dirección—. ¿Qué pasa? —Me levanté y corrí hacia ella, envolviéndola en mis brazos—. Liz, ¿qué haces? —Felicitarte por tu compromiso. Su rostro se iluminó. —¿Vendrás a la boda? —Claro. Me devolvió el abrazo más fuertemente. —Estoy tan contenta, porque la boda es en tres semanas para Año Nuevo. —¡¿Tres semanas?! —le dije, mi voz aumentó. Hice una pausa, sintiendo los nervios en mis entrañas. Mamá no necesitaba mi opinión en este momento; lo que necesitaba era mi apoyo—. ¡Tres semanas! ¡Maravilloso!

Todavía no habíamos terminado de añadir los pequeños toques a su casa; las cosas que él asegura que le importan una mierda, como cojines, pinturas, y todas las pequeñas cosas de decoración que me encantaban.

Página

—¡Sí! —chillé, siempre en busca de una razón para ir de compras.

187

Mamá y Mike se fueron un par de horas más tarde, después de un partido de Zombieland con Emma, terminado con sus propias marcas de salsa de tomare. Tristan, Emma, Zeus, y yo nos sentamos en el sofá por un tiempo antes de que Tristan se incorporara sobre los codos y mirara en mi dirección. —¿Quieres ir a hacer compras para mi casa?

—¡Esos son feos, Garrapata! —dijo Emma, arrugando la nariz a la elección de Tristan de cojines de color púrpura y mostaza para su sofá color amarillo.


—¡¿Qué?! ¡Éstos son grandes! —argumentó. —Se ven como caca. —Emma se echó a reír. Tuve que estar de acuerdo con ella. —Es casi como si pensaras: “Oh, vamos a hacer mi casa completamente horrible después de que Lizzie y Emma trabajaron tan duro para que sea increíble”. —Sí. —Asintió Emma—. Es como si hubieras pensado eso. —Se echó el cabello sobre su hombro—. Debes realmente dejar esta tarea a expertos como mamá y yo. Él rió. —Gente resistente. —Emma se hallaba de pie en la parte trasera del carro de compras y Tristan la tomó haciéndola girar a una esquina, chocando directamente a alguien. —¡Lo siento! —se disculpó Tristan rápidamente antes de levantar la vista. —¡Tío Tanner! —chilló Emma, saltando del carrito corriendo hacia Tanner para envolverlo en un abrazo. —Hola, nena —dijo Tanner, dándole un apretón antes de ponerla abajo. —¡¿Qué le pasó a tu cara?! —preguntó Emma. Tanner miró en mi dirección. Me quedé mirando sus heridas de la noche anterior. Una parte tan grande de mi quería consolarlo, pero otra parte quería darle una bofetada en la cara por lo que le dijo a Tristan sobre su familia. —Tristan, ¿crees que podrías llevar a Emma a la sección de pinturas y la haces escoger algunas obras de arte para ti? —le pregunté.

—¿Hablas en serio, Liz? ¿Anoche él atacó a tu amigo y ahora vas corriendo por toda la tienda con él como si fueran una familia feliz? ¡¿Y lo enviaste a solas con tu hija?! ¿Qué haría Steven…? —¿Dijiste que era su culpa que su familia muriera? Tanner entrecerró los ojos. —¿Qué? —Tristan me dijo. —Liz, mírame a la cara. —Dio un paso más cerca de mí. Se me hizo un nudo en la garganta mientras miraba fijamente su ojo negro y azul. Se levantó la camisa para mostrar su lado izquierdo, que se

Página

Asentí. Se alejaron, pero no antes de que Tristan se disculpara con Tanner. Tanner no pronunció una palabra para él, pero en el momento en que Emma y Tristan se fueron, me pareció que tenía un montón de comentarios que escupir hacia mí.

188

Tristan colocó suavemente una mano en mi antebrazo. —¿Estás bien? —susurró.


hallaba gravemente herido—. Mira mis costillas. El hombre que acabas de enviar con tu hija hizo esto. El muy puto me atacó como una bestia, ¿y estás aquí preguntándome por lo que le dije? Estaba borracho; podría haber dicho algunas cosas estúpidas, pero él salió de la nada. Lo vi en sus ojos, Liz. Está completamente loco. —Eres un mentiroso. —Está mintiendo. Él está mintiendo. Tristan es bueno. Es tan bueno—. Nunca debiste haber dicho nada sobre su familia. Nunca. —Los tacones de mis pies me hicieron girar lejos de Tanner, y gruñí cuando sentí su férreo apretón sobre mi antebrazo. Me obligó a mirarlo a la cara una vez más. —Escucha, lo entiendo. Estás enfadada conmigo. De acuerdo. Enfádate. Malditamente ódiame. Pero sé que hay algo sobre ese tipo. Sé que hay algo mal con él y no pararé hasta enterarme de lo que es, porque me preocupo demasiado por ti y Emma como para dejar que algo malo les suceda. Sí, está bien, le dije algunas cosas que no debería haber dicho, ¿pero lo que me merezco es esto? Sólo será cuestión de tiempo antes de que digas algo equivocado y él explote contigo. —Tanner —le dije, mi voz baja—. Me lastimas. Dejó caer su férreo apretón de mi brazo, dejando marcas rojas en la piel, donde sus dedos extuvieron. —Lo lamento. Cuando llegué a la sección de obras de arte de la tienda, me encontré con Tristan y Emma discutiendo sobre qué comprar; por supuesto, Emma tenía razón. Tristan sonrió hacia mi dirección y dio un paso hacia mí. —¿Estás bien? —preguntó de nuevo.

poco a poco a la ciudad pudiéramos y a mí de

—¡Creo que el helado de menta es asqueroso! —dijo Emma mientras caminábamos de vuelta de la heladería, Tristan sosteniéndola sobre sus hombros. Ella comía un cono de vainilla, goteando helado en su cabello de vez en cuando.

Página

Habían pasado tres semanas desde mi cumpleaños, y todo fue volviendo a la normalidad. Esa noche viajábamos de mamá para su boda ese fin de semana, y antes de que salir, Emma de algún modo nos persuadió a Tristan conseguirle un helado en un clima de veinte grados.

189

Puse mi mano en su mejilla y lo miré fijamente a los ojos. Su mirada era suave y gentil, me recordaba a todas las cosas buenas en el mundo. Mientras Tanner veía el infierno en la mirada de Tristan, yo solamente veía el cielo.


Cuando algunas gotas cayeron en su mejilla, me incliné y les di un beso limpiándolas, y luego lo besé suavemente en los labios. —Gracias por venir con nosotras —le dije. —Principalmente sólo vine por la menta —respondió con una sonrisa juguetona. La sonrisa permaneció en sus labios hasta que nos acercamos a nuestras casas. Cuando sus ojos se quedaron en los peldaños de mi porche, la alegría dejó a sus ojos y bajó Emma de sus hombros. —¿Qué haces aquí? —le pregunté a Tanner, que se hallaba sentado en el porche con papeles en su agarre. —Tenemos que hablar —dijo, poniéndose de pie. Sus ojos se dirigieron a Tristan antes de pasar de nuevo a mí—. Ahora. —No quiero hablar contigo —le dije con severidad—. Además, estamos yéndonos en unos pocos minutos para ir a visitar a mi madre. —¿Va contigo? —preguntó, en voz baja. —No empieces, Tanner. —Tenemos que hablar. —Tanner, mira, lo entiendo. No te gusta que esté con Tristan, pero lo estoy. Y somos felices. No veo por qué no puedes estar… —¡Liz! —gritó, cortándome—. Lo entiendo, lo que sea. Pero tengo que hablar contigo. —Sus ojos se encontraban vidriosos y su mandíbula se apretó—. Por favor.

—¿De qué quieres hablar, Tanner? —Tristan. —No quiero hablar de él. —Tenemos. Rompiendo con su mirada, me trasladé al lavaplatos y empecé a descargarlo, sólo para mantenerme ocupada. —No, Tanner. Estoy muy harta de todo esto. ¿No estás cansado de todo esto? —¿Sabes lo que le pasó a su esposa e hijo? ¿Sabes cómo murieron?

Página

Asintió y besó mi frente antes de decirme adiós. Tanner nos siguió a Emma y a mí dentro, y cuando Emma se fue a su habitación para jugar con algunos juguetes, nos situamos en la isla en la cocina. Mis manos agarraron el borde del mostrador.

190

Miré a Tristan, que miraba en mi camino, esperando a que decidiera mi próximo movimiento. Parecía como si Tanner realmente tenía algo que decir, algo que lo carcomía. —Bueno. Bien. Vamos a hablar. —Suspiró con alivio. Me volví a Tristan—. Te veré en un momento, ¿de acuerdo?


—No habla de ello, y eso no lo hace una persona horrible que no hablé de ello. Lo hace humano. —Liz, fue Steven. —¿Qué fue Steven? —pregunté, lanzando platos en los armarios. —El accidente con la esposa y el hijo de Tristan. Fue Steven. Él era el coche que los llevó fuera de la carretera. —Mi garganta se cerró, y miré en su dirección. Sus ojos se encontraron con los míos, y cuando negué con la cabeza. Él asintió—. Fui a buscar para obtener información sobre el tipo, y seré honesto contigo, buscaba basura para hacerlo ser un monstruo. Faye entró en mi tienda y me rogó parar mi cacería de brujas, porque se encontraba segura de que arruinaría la poca amistad que todavía tenía contigo, pero tenía que saber el asunto con este tipo. No encontraba nada. Resulta que él es sólo un hombre que perdió su mundo. —Tanner. —Pero encontré estos artículos sobre el accidente. —Sostuvo los papeles hacia mí, y yo puse las manos sobre mi pecho. Mis latidos eran erráticos, saltándose latidos y luego acelerando cada vez que quería—. Cuando el coche de Steven perdió el control, se estrelló contra un Altima blanco. El Altima tenía tres pasajeros en él. —Detente... —susurré, mi mano derecha sobre mi boca, mi cuerpo empezaba a temblar de horror. —Sesenta años de edad, María Cole, quien salió ilesa del accidente. —Tanner, por favor. No. —Treinta años de edad, Jamie Cole...

—No puedes estar aquí en este momento —me las arreglé para decir. Tanner puso una mano en mi hombro y la eché fuera—. No puedo lidiar con esto ahora mismo, Tanner. Vete. Suspiró profundamente. —No quería lastimarte, Liz. Lo juro. Pero, ¿podrías imaginar si ambos se enteraran más tarde? ¿Te imaginas si él no lo sabía hasta que ustedes dos estaban demasiado profundo? Me volví hacia él. —¿Qué quieres decir?

Página

Ácido comenzó a subir de mi estómago y le di la espalda, sollozando incontrolablemente en mis manos, incapaz de creer realmente lo que me decía. ¿Steven fue la razón por la que Tristan perdió su mundo? ¿Mi Steven fue la causa de la angustia de Tristan?

191

Las lágrimas cayeron, mis entrañas retorciéndose en nudos mientras seguía hablando. —Y de ocho años de edad, Charlie Cole, quienes perdieron la vida.


—Quiero decir, ustedes no pueden estar juntos después de esto. No hay manera. —Con vacilación, frotó la parte posterior de su cuello—. Vas a decirle, ¿verdad? —Mis labios se separaron, pero las palabras no salieron—. Liz. Tienes que decirle. Tiene derecho a saber. Mis manos rozaron mis ojos. —Tienes que irte, Tanner. Por favor. Sólo vete. —Todo lo que digo es que si lo amas, si hay alguna parte de ti que realmente se preocupa por este chico, entonces déjalo ir. Vas a dejarlo seguir adelante. Lo último que me dijo fue que no tenía intención de hacerme daño.

Página

192

Tuve un momento muy difícil en creerle.


Traducido por Minia16

N

o sabía cómo decirle a Tristan lo que me contó Tanner. Condujimos a casa de mamá y se dio cuenta que Tanner dijo algo que me molestó, pero no me presionó para que hablara de ello. Intenté poner mis mejores sonrisas para mamá y Mike la noche de su banquete de bodas; me esforcé al máximo por estar feliz por ellos, pero en mi interior mi corazón se sentía tan confuso. Emma arrastró a Tristan a la pista de baile. No pude evitar sonreír al oír que empezaba a sonar una canción lenta y al ver que Emma se ponía sobre los pies de él. Mamá se acercó a mí en su precioso vestido color perla y se sentó a mi lado. —No me has dicho una palabra en toda la noche —dijo. Su sonrisa era de las tristes. —Vine, ¿no? ¿No es suficiente? —Una gran parte de mí se sentía algo traicionada por su repentina carrera al altar. Siempre se apresuró con sus demás relaciones, pero no había estado lo suficientemente loca como para ir hacia el altar con un hombre al que apenas conocía. Me volví hacia ella—. ¿Qué haces, mama? Sé sincera conmigo… ¿volvías a tener problemas de dinero? Podrías haberme pedido ayuda. Su cara se sonrojó de la vergüenza, tal vez de ira. —Para, Liz. No me puedo creer que me digas eso, y menos hoy.

—Y sé que tiene mucho dinero. Mira esta boda. —El dinero no tiene nada que ver —rebatió. Arqueé una ceja—. En serio, nada que ver. —¿Entonces qué es? Dame una razón por la que correrías para meterte en esta situación si no es por el dinero. ¿Qué sacas de todo esto? —Amor —susurró, sus labios se curvaron hacia arriba—. Saco amor.

Página

—Lo sé.

193

—Es que… esto es tan repentino.


Por alguna extraña razón, estas palabras me ardieron. Mi corazón sufrió cuando confesó que amaba a otro hombre que no fuera papá. —¿Cómo pudiste? —dije, mis ojos se llenaban de lágrimas—. ¿Cómo pudiste tirar las cartas así como así? —¿Qué? —Las cartas de papá. Las encontré en el cubo de la basura antes de que Emma y yo nos mudáramos. ¿Cómo pudiste? Suspiró pesadamente, entrelazando las manos. —Liz, no las tiré así como así. Leí todas y cada una de esas cartas cada tarde durante dieciséis años seguidos. Todas las noches. Cientos de cartas. Y luego un día me desperté y entendí que la manta de seguridad que llevaba puesta no era más que una muleta que me mantenía viviendo mi propia vida como una tullida. Tu padre fue un hombre maravilloso. Me enseñó a amar completamente. Me enseñó a rendirme a la pasión. Y luego lo olvidé. Olvidé todo lo que me enseño el día en que se fue. Me perdí. Tenía que apartarme de la muleta de esas cartas para curarme. Tú eres mucho más fuerte que yo. —Sigo sintiéndome débil. Casi todos los días me siento débil. Tomó mi cara entre sus manos y apoyó la frente contra la mía. —Pero ese es el tema. Sientes. Yo me encontraba adormecida. No sentía nada. Pero tú sientes. Uno debe saber lo que se siente al estar débil para encontrar de verdad su verdadera fuerza. —Mike… ¿de verdad te hace feliz? —pregunté. Su cara brilló. Lo amaba de verdad. No sabía que se nos permitía volver a amar. —Tristan —dijo—. ¿Te hace feliz? Asentí lentamente.

Sonrió. —Ah, entonces eso significa que lo estás haciendo bien. —¿Haciendo el qué bien? —Enamorarte. —Es demasiado pronto... —dije con voz temblorosa. —¿Quién lo dice?

Página

Asentí una vez más.

194

—¿Y eso te asusta?


—No lo sé. ¿La sociedad? ¿Cuánto tiempo se supone que debe pasar antes de volver a empezar a enamorarte? —La gente dice muchas cosas y da toda clase de consejos indeseados y recomendaciones sobre cómo llevar el luto. Te dicen que no salgas con nadie durante años, que dejes pasar el tiempo, pero eso es lo que tiene el amor… el tiempo no existe para él. Lo único que cuenta el amor son los latidos. Si lo amas, no te pongas obstáculos. Permítete volver a sentir. —Hay algo que tengo que decirle. Algo terrible, y creo que lo perderé. Frunció el ceño. —Sea lo que sea, lo entenderá si le importas de la misma forma en que te importa él. —Mamá. —Las lágrimas cayeron de mis ojos y fijé la mirada en los ojos que reflejaban los míos—. Pensaba que te había perdido para siempre. —Siento haberme ido, cariño. Le di un abrazo. —No importa. Has vuelto.

¿Cómo empezaría a decir adiós? Miró hacia mí y me dirigió una media sonrisa. —¿Estás borracha? —Un poco. —¿Eres feliz? —preguntó. —Mucho.

Página

Mis ojos no podían apartarse de nuestra unión. Levanté nuestro agarre y apoyé los labios ligeramente en su mano. ¿Cómo podía contarle lo de Steven y el accidente?

195

Tristan nos llevó a casa desde la boda después de que me tomara demasiadas copas de vino y Emma se quedó dormida en su asiento en cuanto nos marchamos. No nos hablamos, pero se dijo mucho cuando mi mano, que estuvo sola durante tanto tiempo, se entrelazó con los dedos de Tristan.


—Gracias por invitarme. Creo que tengo los pies un poco magullados porque Emma no paraba de pisarlos, pero me encantó. —Está loca por ti —dije, mirando sus labios. Sus ojos estudiaron la oscura carretera y respondió—: La adoro. Oh, mi corazón. Se detuvo. O aceleró. Puede que las dos cosas. Besé su mano una vez más. Mis dedos trazaron cada línea que recorría su palma. Cuando nos detuvimos delante de mi casa, Tristan levantó a Emma de su asiento y la llevó a su habitación. Mientras la acostaba, permanecí en la puerta, observando. Sacó sus zapatos y los puso a los pies de la cama. —Debería irme a casa —dijo, caminando hacia mí. —Sí, deberías. Sonrió. —Gracias otra vez por esta noche. Fue genial. —Me dio un pequeño beso en la frente y pasó a mi lado para irse—. Buenas noches, Lizzie. —No. —No, ¿qué? —No te vayas. Quédate esta noche. —¿Qué? —Quédate conmigo. Frunció las cejas. —Estás borracha. —Un poco. —¿Pero quieres que me quede?

—Si me quedara querría abrazarte hasta que sea por la mañana, y sé que eso te asusta. —Hay muchas cosas que me asustan. Hay muchas cosas que me aterrorizan, pero que me abraces ya no es una de ellas. Abrí la boca mientras trazaba mi labio inferior con su dedo. Me levantó suavemente la barbilla para poder besarme lenta y cuidadosamente. —Te adoro —susurró contra mis labios. —Te adoro —contesté.

Página

Sus dedos rodearon mi espalda baja y me atrajo hacia su cuerpo.

196

—Mucho.


Sus dedos descansaron en mi pecho y sintió mis latidos. Apoyé las manos en su pecho, sintiendo los suyos. —Esto me gusta —susurró contra mis labios. —A mí también me gusta —contesté. Se le dilataron los ojos y me olió. Yo también lo olí, volviéndome ligeramente adicta a todo su ser. Olía como el viento que pasaba a través de los más hermosos pinos del bosque: refrescante, tranquilizador, pacífico. Como el hogar. Pasó tanto tiempo desde que me sentí como en casa. Absorbimos la respiración del otro, rogando silenciosamente un poco más. Fuimos hacia mi habitación, donde nuestra ropa cayó y se juntaron nuestros labios. —Todos los del pueblo piensan que esto está mal. Todos piensan que somos una bomba de relojería que puede explotar en cualquier momento —expliqué—. Y estoy completamente segura de que me las voy a arreglar para fastidiar esto de alguna manera. Y luego todos dirán “te lo dije”.

Página

197

—Supongamos por un segundo que tienen razón. Supongamos que al final de esto, no terminamos felices. —Suspiró contra mi piel, sus labios pasaron sobre mi estómago desnudo—. Pero mientras el aire entre y salga de mis pulmones —Su lengua bailó sobre el borde de mis bragas—, mientras respire, lucharé por ti. Lucharé por nosotros.


Traducido por Alysse Volkov

M

e enamoré con la idea de él primero. Me enamoré con la idea de un hombre que algún día podría hacerme reír, sonreír y llorar a la vez. Me enamoré con la idea de él amándome por mi desolación, por mi dolido corazón. Me enamoré con la idea de sus besos, sus caricias, su calor. Y luego, una mañana fría, entré en mi porche con una taza de café humeante en la mano. Se hallaba tumbado en la hierba cubierta de nieve, haciendo ángeles de nieve y mirando a las nubes con Emma a su lado. Ellos peleaban todo el tiempo, pero en la más tontas de las maneras. Esa mañana, discutían sobre qué animal veían. Tristan vio una nube jirafa, mientras que Emma juraba que era un pingüino, así que después de un tiempo, él fingió ver el pingüino también. Los labios de Emma se extendieron en una sonrisa, y los dos se quedaron en silencio mientras movían sus piernas y brazos para perfeccionar sus ángeles de nieve. Fue en ese silencio que lo supe. Lo amaba. Lo amaba mucho, demasiado. No era un sueño más, ni era la simple idea de amarlo. Era real. Eso era cierto.

Las lágrimas se formaron en mis ojos, y traté de entender cómo… ¿Cómo podría ser que se me permitiera amar a un hombre quién también me amaba? Era una sensación tan especial, amar y ser amado. Encontrar a un hombre que no sólo te quería, sino que apreciaba la mejor parte de ti, tu niña. Fui bendecida más de lo que jamás las palabras podrían expresar. A Emma y a mí nos encantaba Tristan completamente, y él nos amaba de igual forma. Tal vez él amaba nuestras cicatrices más. Tal vez

Página

Me hacía sonreír. Me hacía feliz. Me hacía reír en un mundo que se encontraba decidido a hacerme llorar.

198

Él era el amor.


la forma más verdadera de amor crecía de los tipos más profundos de dolor. Era curioso cómo todo llegó a ser. Primero nos mentimos, usándonos para aferrarnos al pasado, y luego accidentalmente nos enamoramos. Sabía que tenía que decirle sobre el accidente. Sabía que tenía que hacerle saber, pero no podía aquella mañana. Esa mañana, lo que necesitaba que supiera era una cosa y sólo una cosa. Los dos se levantaron de la hierba. Emma se apresuró a entrar en la casa para el desayuno, y yo me quedé en el porche, apoyada en la barandilla con una sonrisa que fue elaborada sólo por Tristan. Sus manos se hallaban metidas en sus pantalones, y tenía un poco de grama aferrándose a la camisa y el cabello húmedo. Estaba segura de que Emma le tiró la hierba. A medida que su pie golpeaba el escalón más alto, seguía sonriendo en mi camino y pasó por delante de mí para entrar en la casa. —Te amo —le dije. Se volvió hacia mí y sonrió aún más amplio.

Página

199

Debido a que él ya lo sabía.


Traducido por July Styles Tate

U

na noche, me quedé en mi armario, mirando toda la ropa de Steven. Inhalando profundamente, comencé a sacarla toda de las perchas. Quité todo de los aparadores. Saqué todo de los cajones. Exhalando lentamente, las puse en cajas para regalarlas. A continuación, me moví a mi cama y cambié mis sábanas. Me sentía totalmente dispuesta a dejar a Tristan entrar en mi vida, y sabía que significaba que tenía que empezar a dejar ir a Steven. Para empezar verdaderamente a seguir adelante, sabía que debía decirle a Tristan sobre el accidente. Se merecía saber, y necesitaba saber. Si de verdad quiso decir las palabras que dijo sobre luchar por mí, por nosotros, entonces no importa qué, estaríamos bien.

—¿Te lastimó? —preguntó Tristan. Su mano rozó mi mejilla, y entró en el vestíbulo de la casa, cerca de mí. Di un paso atrás—. ¿Qué te dijo? Las palabras se encontraban en la punta de la lengua, allí mismo, pero sabía que si le decía, esos pequeños toques podrían dejarme para siempre. Mis labios se abrieron para tratar de hacerle entender, pero sabía que si le decía lo que Tanner encontró, lo perdería. No me sentía dispuesta a dejar de lado el sueño que habíamos estado soñando.

Página

—Tenemos que hablar —le dije a Tristan mientras estábamos en mi porche—. Acerca de cuando Tanner se acercó antes de la boda.

200

Al menos eso era lo que esperaba. Sin embargo, una gran parte de mí sabía que no habría estado bien después de esto. Nuestra bomba de tiempo fue creciendo más fuerte cada día.


—Nena... ¿Por qué lloras? —preguntó. Ni siquiera me di cuenta de las lágrimas cayendo sobre mis mejillas. Más lágrimas comenzaron a formarse en mis ojos, y él se acercó a mí—. Lizzie, ¿qué pasa? Negué con la cabeza. —Nada de nada. ¿Crees... podrías sostenerme durante unos minutos? Sus brazos se envolvieron alrededor de mi cuerpo, y me abrazó fuertemente. Aspiré su aroma, casi segura de que si le decía la verdad, que sabía debía hacer, perdería ese momento. No sería sostenida por él nunca más, no sería tocada por él, no sería amada por él. Los dedos de Tristan lentamente comenzaron a frotar mi espalda en un movimiento circular mientras lo acercaba más, intentando aferrarme a algo que sentí como si ya había perdido. —Sabes que puedes confiar en mí, ¿verdad? Ya sabes que siempre puedes decirme cualquier cosa. Siempre estoy aquí para ti — juró. Apartándome de él, le di una sonrisa tensa. —Sólo necesito descansar, eso es todo. —Entonces vamos a la cama. —Asintió, colocando lentamente su mano en mi espalda baja para guiarme a mi habitación. —Quiero decir sola. Sólo necesito una noche por mí. La decepción nadando en sus ojos tormentosos me rompió el corazón, pero me dio una triste sonrisa. —Sí, por supuesto. —Hablaremos mañana —le prometí—. Voy a parar por la tienda del señor Henson. —Sí —concordó—. Suena como un plan. —Se frotó la parte posterior de su cuello con temor—. ¿Estamos de acuerdo? —susurró, sus nervios altos y claros en su tono. Asentí una vez más. Envolvió sus manos alrededor de mi cabeza y posó sus labios contra mi frente. —Te amo, Lizzie.

Porque creo que lo estamos.

Página

Se estremeció. —Entonces, ¿por qué se siente cómo que estamos diciendo adiós?

201

—También te amo —le contesté.


Traducido por BlackRose10

—E

stoy muerto —susurré a mí reflejo, mirándome en el espejo del baño. La botella de whisky se hallaba vacía en el mostrador, la botella de píldoras naranja yacía al lado, y mi visión se tornaba borrosa. Podía oír a mis padres fuera del baño, hablando de detalles de última hora para el día, los planes para el servicio, y nuestro transporte desde la iglesia hasta el cementerio. —Estoy muerto —repetí. Mi corbata colgaba alrededor de mi cuello, esperando a ser atada. Parpadeé una vez, y cuando abrí los ojos Jamie se encontraba de pie frente a mí, atando mi corbata. —¿Qué está mal, cariño? —susurró, mientras el agua llenaba mis ojos. Levanté mi mano y la corrí contra su suave mejilla—. ¿Por qué te caes a pedazos? —Estoy muerto, Jamie, estoy muerto. —Sollozaba, incapaz de controlar mis aullidos—. Quiero que esto termine. Quiero que esto se detenga. No quiero estar más aquí.

Oí golpes en la puerta del baño. —¡Tristan! Es papá. Hijo, déjame entrar. Sin embargo, no podía. Yo estaba muerto. Estaba muerto. Jamie miró hacia abajo en el fregadero y cogió el frasco de pastillas y la botella de whisky vacías. —Cariño, ¿qué hiciste? —Mi espalda se deslizó por la pared y me senté frente a la bañera, sollozando. Jamie corrió hacia mí—. Tris, tienes que vomitar ahora. —No puedo... No puedo... —Mis manos cubrieron mi rostro, todo un borrón. Mi mente me jugaba trucos. Empezaba a desvanecerme. Podía sentir cómo me desvanecía.

Página

—Nada está bien. Nada está bien.

202

—Shh —susurró, colocando sus labios cerca de mi oído—. Cariño, necesito que respires. Está bien.


—Cariño, piensa en Charlie. Él no querría verte así. Vamos. —Me trasladó a la taza del baño—. No hagas esto, Tris. Empecé a vomitar. Todo dentro de mí se quemó, y cuando el whisky y las pastillas se levantaron de mi estómago, mi garganta se prendió fuego. Me caí contra la pared una vez que terminé. Mis ojos se abrieron, y Jamie se había ido, nunca estuvo allí, para empezar. —Lo siento tanto — le susurré, pasando mis manos por mi cabello. ¿Qué iba a hacer? ¿Cómo iba a sobrevivir? —Tristan, por favor, ¡haznos saber que estás bien! —gritaron mamá y papá desde afuera. —Estoy bien —me las arreglé para mentirles. Oí el suspiro de alivio de mamá—. Saldré en un momento. Casi podía sentir la mano de papá en mi hombro, tratando de darme consuelo. —Muy bien, hijo. Estaremos aquí cuando estés listo. Nosotros no iremos a ninguna parte.

Elizabeth dijo que iba reunirse conmigo en la tienda del señor Henson al día siguiente, pero en el último minuto cambió de planes. Cinco días pasaron sin que nosotros realmente habláramos. Sus persianas estuvieron cerradas durante toda la semana, y cada vez que llamé a su puerta, parecía como si estuviera de salida, o simplemente fingiendo que no existía.

—Hola —respondió. —¿Elizabeth viene a trabajar hoy? —Ella está enferma... se ha sido por unos días. —Ah. Vale.

Página

Giró sobre sus talones y se colocó las manos en las caderas. Pude ver la incertidumbre en sus ojos. La última vez que nos vimos el uno al otro fue cuando ataqué a Tanner en el bar, y me di cuenta de que todavía se sentía insegura de cómo tratarme. Había estado escuchando a todo el mundo en el pueblo susurrando sobre mí, y sabía que las mentiras se arrastraron de alguna manera a los tímpanos de Faye.

203

Me detuve en Savory & Sweet para ver si estaba trabajando y me encontré con Faye gritándole a un cliente sobre cómo los huevos revueltos no estaban líquidos. —Faye, hola —dije, interrumpiendo su argumento.


—¿Por qué simplemente no fuiste al lado y viste cómo estaba? ¿Ustedes se pelearon o algo? —Se tensó—. ¿Ella está bien? —No nos hemos peleado. Al menos, no creo que lo hicimos. Ella sólo... —Rocé con el dedo debajo de mi nariz y me aclaré la garganta—. Simplemente no habla conmigo, y no estoy seguro de por qué. ¿De casualidad te ha dicho algo? Sé que eres su mejor amiga y... —Creo que deberías irte, Tristan. —Me di cuenta de que no me creyó. Me di cuenta de que no creía que no le había hecho daño a Elizabeth por la forma en que cada pulgada de su cuerpo se alarmó. Asentí, y cuando abrí la puerta para salir, me detuve. —Faye, la amo. Entiendo por qué desconfías de mí, y entiendo por qué podrías hasta odiarme. Durante mucho tiempo fui un monstruo. Tras la muerte de Jamie y Charlie, me convertí en esta bestia que ni siquiera yo reconocía. Perdóname si te asusté la noche de su fiesta de cumpleaños, y lamento haberme roto, pero... nunca le haría daño. Ella es... —Apreté el puño contra mi boca y mordí el interior de mi mejilla para mantener mis emociones a raya—. El año pasado morí al lado de mi esposa y mi hijo. Me abstraje de la realidad y dejé este mundo. Me sentía bien al haber desaparecido, porque estar vivo dolía; me dolía cada puto día. Entonces Lizzie llegó y aunque yo era un muerto viviente, ella vio más allá. A pesar de que yo era la muerte, se tomó el tiempo para resucitarme. Ella generó vida nuevamente dentro de mi alma. Me trajo de vuelta desde las sombras. Ahora no contesta mis llamadas o mira en mi dirección. Me estoy cayendo a pedazos porque creo que está dolida y no puedo ayudarle a respirar como ella me ayudó. Así que sí, deberías odiarme. Por favor, ódiame hasta la puta muerte. Me lo merezco, y gracias a Elizabeth puedo manejarlo. Estoy vivo otra vez. Pero si pudieras hacerme un favor e ir a verla, si pudieras ayudarla a respirar por un rato, eso significaría el mundo para mí. Salí de la cafetería y metí mis manos en los bolsillos de mis jeans.

—Iré a comprobarla —prometió—. Voy a ayudarla. Cuando me dirigí a la tienda del señor Henson, vi a Tanner por la ventana, lo que me hizo apresurarme. Sabía que él probablemente le daba al Sr. Henson un tiempo difícil sobre vender su tienda de nuevo. Deseaba que el tipo le daría un descanso. —¿Qué está pasando? —pregunté, la campana sobre la puerta sonando. Tanner se volvió hacia mí con una sonrisa pícara en su rostro. — Sólo hablando de negocios.

Página

—¿Sí?

204

—Tristan. —Me di la vuelta para ver a Faye mirando en mi dirección. Sus ojos eran más suaves. Su postura fuerte era un simple recuerdo.


Miré al señor Henson, su cara de color rojo. Casi nunca se molestaba, pero me di cuenta que Tanner había dicho algo que le molestó. —Tal vez deberías irte, Tanner. —Dame un respiro, Tristan. Estaba teniendo una charla amistosa con el señor Henson aquí. —Tanner recogió una baraja de cartas del tarot y empezó a revolver en la mano—. ¿Crees que puede hacerme una lectura rápida, Sr. Henson? Mi amigo se quedó tranquilo. —Tanner, vete. Él sonrió y se inclinó hacia el señor Henson. —¿Cree que la lectura dirá que usted me dará este espacio? ¿Es por eso que no lo hace? ¿No quiere ver la verdad? Mi mano aterrizó en el hombro de Tanner, y se estremeció. Bien. La forma en que menospreciaba el Sr. Henson tenía mi sangre hirviendo. —Es hora de que te vayas. El Sr. Henson suspiró con alivio al verme apoderándome de la situación, y se alejó hacia el cuarto de atrás. Tanner se quitó mi mano y desempolvó su traje. —Relájate, Tristan. Me divertía con el viejo. —Necesitas irte. —Tienes razón, lo hago. Algunas personas tienen trabajos reales que hacer. Pero bueno, me alegra saber que tú y Liz todavía fueron capaces de resolver las cosas después de que te dijo sobre el accidente. Eso es genial. Quiero decir, mierda, eres mejor persona que yo. Ni siquiera creo que podría lidiar con estar cerca de una persona que estuvo involucrada en una cosa así. —¿Qué quieres decir? —pregunté. Arqueó una ceja. —¿Quieres decir que no lo sabes? Mierda... Liz dijo que te había dicho.

Mi garganta se secó, y una parte de mí consideraba que podría estar mintiendo. Tanner me odiaba porque amaba a Elizabeth. Él era un imbécil astuto que convertía el meterse debajo de la piel de las personas un deporte, y ahora se encontraba decidido a meterse conmigo. Lo último que dijo fue que se sentía arrepentido y que no tuvo intención de iniciar ningún problema. Dijo que se sentía feliz de que Elizabeth y yo nos hubiéramos encontrado. Dijo que lo único que quería

Página

—Que su marido era quien conducía el coche que se estrelló contra el de tu familia. —Entrecerró los ojos—. ¿En serio no te lo dijo?

205

—¿Me dijo? ¿Me dijo qué?


era que ella fuera feliz, pero sabía que todas sus palabras de consuelo estaban llenas de mierda.

Esa noche, me senté en la cama con mi celular en la mano, y llamé a mi papá. No dije una palabra cuando respondió, pero el escuchar su voz estuvo bien. Era necesario. —Tristan —dijo. Casi podía oír el alivio en su tono—. Hola, hijo. Mamá dijo que la llamaste hace un tiempo y no hablaste. Ella también se convenció de que se encontraron cuando fue a Meadows Creek para ver el mercado, pero pensó que era sólo su mente jugándole trucos. — Hizo una pausa—. No vas a hablar, ¿verdad? —Se detuvo de nuevo—. Eso está bien. Siempre he sido un poco hablador. Eso era una mentira, papá siempre fue el más silencioso de mis padres, mucho más un oyente. Puse el teléfono en altavoz y me recosté en mi cama, cerrando los ojos mientras papá me ponía al día sobre todo lo que me perdí. —Tus abuelos están en la ciudad en nuestra casa, y creo que es seguro decir que me están volviendo loco. Están remodelando su casa, y tu mamá pensó que sería una buena idea tenerlos quedándose en nuestro lugar. Han estado aquí por tres semanas ya, y he ingerido más de ginebra de lo que pensaba que era humanamente posible. »¡Oh! Y tu mamá de alguna manera me convenció para tomar una clase de entrenamiento con ella porque se preocupa por mi dieta saludable de Doritos y soda. Así que me presenté a la clase y resultó que era el único hombre allí. Terminé haciendo Zumba durante toda una hora. Por suerte para mí, mis caderas no mienten y resulté ser innato para ello.

Cuando ya pasaba la medianoche, me dijo que debía ir a la cama. Me dijo que me amaba y siempre estaría en el otro extremo de la línea si alguna vez sólo necesitaba alguien con quien hablar a mi manera. Justo antes de colgar, mis labios se separaron. —Gracias Papá.

Página

Me habló hasta altas horas de la noche mientras me movía de cuarto en cuarto, escuchándolo contarme historias, escuchándolo hablar de deportes y la forma en que los Packers estaban siendo el mejor equipo de la Liga Nacional de Fútbol Americano. En un momento abrió una cerveza, y yo abrí una también. Se sentía casi como si estuviéramos bebiendo juntos.

206

Me reí.


Oí su voz agrietarse y la emoción se apoderó de él. —En cualquier momento, hijo. Llámame siempre que lo necesites, de día o de noche. Y cuando estés listo para volver, vamos a estar aquí. Vamos a estar aquí cuando estés listo. Nosotros no iremos a ninguna parte.

Página

207

El mundo necesita más padres como los míos.


Traducido por mariana90

—¡T

ienes cuatro segundos para abrir esta puerta antes de que vaya a encontrarte, mujer! —gritó Faye frente a mi puerta. Cuando abrí la puerta, se quedó sin aliento—. Por el amor de Dios, ¿cuándo fue la última vez que te duchaste? Llevaba pijama, llevaba mi cabello recogido en el moño más desordenado del siglo, y tenía mis ojos hinchados. Levanté mi brazo un poco y olí mi axila. —Me puse desodorante. —Oh, cariño. —Frunció el ceño, entrando en mi sala de estar—. ¿Dónde está Emma? —El viernes por la noche duerme fuera —le expliqué, dejándome caer en el sofá. —¿Qué está pasando, Liz? Tu novio entró en el café diciendo que no has estado hablando con él. ¿Te lastimó? —¿Qué? No. Es... es perfecto.

—Cariño, tienes que decirle. Se está cayendo a pedazos tratando de averiguar lo que hizo mal. —Lo sé. Es sólo que... lo amo. Y sé que a causa de esto, lo perderé. —Escucha, no sé mucho sobre el amor, y cuando se rompió mi corazón, arrojé mierda. Literalmente arrojé mierda. Después de que terminé tirando la mierda, todavía me sentía desconsolada y triste. Alguien me dijo que la angustia valió la pena, porque al final, al menos, tienes que experimentar el amor.

Página

—Porque no puedo hablar con él nunca más. No puedo estar con él. —Le conté sobre el accidente, le expliqué por qué las cosas con Tristan no podrían funcionar. La seriedad que llenaba su mirada era algo que no conseguía a menudo de Faye, que atestiguara la seriedad y realeza de la situación.

208

—¿Entonces por qué el tratamiento del silencio? ¿Por qué te ves cómo una persona sin hogar? —Se sentó a mi lado.


Asentí y me acosté, mi cabeza en su regazo. —¿Cuándo se detiene la vida de hacerte daño? —Cuando aprendemos a decirle a la vida que se joda y nos encontramos con los motivos más pequeños para sonreír. —Lamento que Matty rompiera tu corazón. Se encogió de hombros, tirando de mi lazo del pelo de mi cabello antes de empezar a peinar con sus dedos a través de él. —Está bien. Sólo se quebró un poco. Así que, ¿qué haremos por el resto de la noche? Podemos ser totalmente femeninas y ver Diario de una pasión o alguna mierda, o... podemos pedir una pizza, conseguir algo de cerveza, y ver Magic Mike XXL. Magic Mike ganó.

A la tarde siguiente, Emma y yo caminamos hacia Cosas Necesarias para encontrar a Tristan sonriendo detrás del mostrador de café. —¡Hola, chicas! —dijo con la sonrisa más amplia que nunca. —¡Hola, Garrapata! —exclamó Emma, subiendo en una de las sillas. Él se agachó y agarró su nariz. —Eh, Tock. ¿Chocolate caliente? —¡Con malvaviscos adicionales! —gritó.

—Todo está bien. Todo está bien. Levanté una ceja. —Deberíamos hablar. Sé que probablemente estés molesto porque he estado evitándote... —¿Tú? —Sonrió—. No me di cuenta. —Sí, es sólo…

Página

—Sólo agua —le dije, sentándome al lado de Emma—. ¿Está todo bien? —le pregunté mientras me sirvió un vaso de agua y le entregó a Emma su chocolate caliente al que siempre añadía unos cubitos de hielo. Ella saltó de su silla y corrió para encontrar a Zeus.

209

—¡Con malvaviscos adicionales! —repitió él, dándole la espalda. Su feliz actitud era un poco desagradable. No sabía lo que quería decir, o cómo tomarlo. No hablamos en días, sin embargo, él actuaba como si todo se encontrara perfecto—. Elizabeth, ¿puedo conseguirte algo? —Me llamó Elizabeth, no Lizzie.


Comenzó a limpiar el mostrador. —¿Que tu esposo mató a mi familia? Sí, no, eso está bien. —¿Qué? —Mi nudo en la garganta y mis oídos sonaron cuando repetí las palabras que acababan de salir de su boca—. ¿Cómo…? —Tu mejor amigo Tanner se detuvo un momento ayer. Él quería, ya sabes, tratar de hablar con el Sr. Henson sobre cerrar su tienda. Así que él y yo tuvimos una charla. Pensó que era dulce cómo fui capaz de mirar más allá del hecho de que, ya sabes, tu esposo mató a mi familia. —Tristan. Puso el trapo sobre el mostrador, se puso de pie frente a mí, y se inclinó. —¿Cuánto tiempo hace que lo sabes? —Yo... quería decirte. —¿Por cuánto tiempo? —Tris... No sabía... —¡Maldita sea, Elizabeth! —gritó, golpeando su puño. Emma y el señor Henson se volvieron hacia nosotros con miradas de curiosas preocupación. Él se apresuró introduciendo a Emma en la trastienda—, ¿Cuánto tiempo? ¿Sabías cuando me dijiste que me amabas? Me quedé quieta. —¿Lo sabías en la boda? Mi voz temblaba. —Pensé... pensé que iba a perderte. No sabía cómo decírtelo. Sonrió con una apretada sonrisa y asintió. —Increíble. Eso será de dos dólares y veinte centavos por el chocolate caliente. —Déjame explicarte.

Se encontraba de espaldas a mí, y se aferró de la encimera de la máquina de café. Bajó la cabeza, y pude ver cómo sus manos se tornaban rojas de su agarre. —¿Necesitas algo más? —preguntó. —No. —Entonces por todos los medios, permanece de una puta vez fuera de mi vida. —Tristan dejó caer su agarre sobre el mostrador, llamó a Zeus, quien salió corriendo hacia él, y luego los dos salieron de

Página

Sus ojos tormentosos se veían fríos, una vez más. Tenía una frialdad que no vi en su mirada desde el primer día que lo conocí. Metí la mano en el bolsillo, saqué algo de cambio, y lo puse delante de mí. Tristan cogió el dinero y lo arrojó a la caja registradora. —Hablaremos más tarde esta semana —le dije, mi voz temblorosa—. Si me dejas, te lo explicaré todo lo mejor que puedo.

210

—Dos veinte, Elizabeth.


la tienda, la campana de encima sonando con su salida. El Sr. Henson y Emma salieron de la trastienda. —¿Qué pasó? —preguntó el Sr. Henson, caminando hacia mí. Puso una mano en mi hombro, pero no impidió que mi cuerpo temblara.

Página

211

—Creo que lo perdí.


Traducido por July Styles Tate

M

e paré en la cima de una colina en el extremo posterior del cementerio con Zeus a mi lado. Todos los demás se situaron en torno a los ataúdes lado a lado, todos vestidos de negro, con lágrimas en los ojos. El cuerpo de mamá se sacudía en el agarre de papá. Todos los amigos de Jamie y mios se hallaban presentes, con el corazón roto. La maestra de Charlie apareció y lloraba todo el tiempo. Probablemente pensaba que era tan injusto. Era tan injusto que Charlie nunca tendría la oportunidad de aprender cómo manejar fracciones o qué era el álgebra. Que no volvería a aprender a patear. Que nunca se tendría que aplicar a la universidad o enamorarse y desenamorarse. Que no bailaría lento con su madre en su boda. Que nunca llegaría a presentarme a su primogénito. Que nunca tendría la oportunidad de decir adiós... Me sequé los ojos y sorbí mientras Zeus se acercó a mí y puso su cabeza en mi zapato. Maldita sea, no podía respirar.

Bajaron a Charlie después. —No... —rogué. Mis piernas se desplomaron. Caí al suelo y mis manos taparon mi boca mientras Zeus me consoló, lamiendo mis lágrimas, tratando de hacerme creer que estaba bien, que estaba bien, que todo de alguna manera, de alguna manera, resultaría bien. Pero no le creí.

Página

—No vayas... —susurré.

212

Bajaron a Jamie al suelo primero y mis piernas temblaron.


Debería haber bajado y parado cerca de mis padres, pero no lo hice. Debería haberle dicho tanto a Jamie como a Charlie que los amaba tan jodidamente mucho, pero mi voz calló. Me puse de pie y volteé, la correa de Zeus envuelta con fuerza en mi agarre. Me aparté de Jamie. Me alejé de mi hijo. Y supe cuánto daño hace finalmente decir adiós.

—Así que estas huyendo —me dijo el señor Henson una semana más tarde cuando me estacioné delante de su tienda para decir nuestro último adiós. Me encogí de hombros. —No huyendo. Sólo siguiendo adelante. Las cosas van y vienen; usted debe saberlo mejor que nadie. Pasó los dedos contra su barba gris. —Pero eso no es lo que estás haciendo. No estás siguiendo, estás corriendo de nuevo. —No entiende. El marido de ella… —No es ella.

»Y entonces, un día, se fue. Al principio parecía tan fuera de la nada, pero a medida que pasaba el tiempo, me di cuenta de que fue todo mío. No lo valoré cuando lo tuve, así que cuando lo perdí, me golpeó duro. Cuando se fue, me sentí tan solo. Me di cuenta de que probable siempre se sintió de esa manera. Nadie debe sentirse solo cuando se encuentran enamorados. Dejé mi trabajo e intenté hacer que su sueño de la magia cobrara vida. Estudié el poder de los cristales y las hierbas curativas. Trabajé duro para entender sus sueños, y para el

Página

—Mi primer amor adoraba la magia. Él pasó toda nuestra vida juntos tratando de conseguir que apoyara su sueño de abrir una tienda de tarot en esta ciudad. Creía en el poder de la energía, en el poder curativo de los cristales. Creía que la magia tenía una manera de hacer la vida más llevadera. Pensé que estaba loco. Trabajé en un trabajo de nueve a cinco y apenas le presté atención. Llamé a sus sueños de ser dueño de su propia tienda ridícula. Éramos ya dos hombres homosexuales, vivir ya era bastante difícil para nosotros. La última cosa que necesitamos era ser dos hombres homosexuales que creían en la magia.

213

—Señor Henson...


momento que lo hice, ya era demasiado tarde. Había continuado con alguien que lo quería en el momento. »No te alejes de Liz por algo que ella no tiene nada que ver. No te alejes de una oportunidad de ser feliz a causa de un accidente. Porque al final del día, no se trata de las cartas del tarot, o los cristales, o los tés especiales. Eso no es donde vive la magia. La magia está en los pequeños momentos. Los pequeños toques suaves, las sonrisas, las risas tranquilas. La magia se trata de vivir por hoy y permitirte respirar y ser feliz. Mi querido muchacho, el amor es la magia. Me mordí el labio inferior, asimilando todas sus palabras, todos sus pensamientos. Quería creerle, y pensé que una gran parte de mí realmente entendía sus palabras. Pero otra parte de mí, enterrado profundamente dentro de mi alma, sintió la culpa. Jamie merecía más. El que yo incluso considerara amar a otra persona después de un corto período de tiempo era egoísta. —No sé cómo hacerlo. No sé realmente cómo amar verdaderamente a Lizzie viendo cómo nunca dije adiós a mi pasado. —¿Vas a regresar a decir adiós? —Creo que volveré a aprender a respirar de nuevo. El señor Henson frunció el ceño, pero dijo que entendía. —Si alguna vez necesitas un lugar para descansar y un amigo para llamar, estaré aquí. —Bien —dije, tirando de él en un abrazo—. Y si alguna vez vende su tienda a un idiota, voy a estar de nuevo aquí para luchar con uñas y dientes. Se rió. —Trato. Abrí la puerta principal, escuchando el timbre sonar encima por última vez. —¿Cuidarás de ellas? ¿Emma y Lizzie?

Página

Después que nos despedimos, me dirigí fuera de la tienda, saltando en mi auto y empecé a conducir con Zeus. Fuimos en auto por horas. No sabía a dónde iba o si incluso tenía un lugar para ir, pero conducir sin sentido tenía sentido para mí en ese momento.

214

—Me aseguraré de que su té y cacao no estén demasiado caliente.

Llegué a casa después de las tres de la mañana, y su luz del porche se encontraba encendida. Cuando era niño, me hubiera quedado


fuera más allá del toque de queda demasiado a menudo y habría hecho la vida imposible para ellos. A pesar de eso, mamá siempre mantenía la luz del porche encendida para hacerme saber que todavía esperaban a que yo llegara a casa. —¿Qué dices, muchacho? ¿Te parece si entramos? —le pregunté a Zeus, que se acurrucaba en el asiento del pasajero del auto, moviendo la cola—. Bien. Entremos. Una vez pisé en el porche, llamé un total de cinco veces antes de escuchar el desbloqueo de la puerta. Papá y mamá se hallaban allí en pijama mirándome, casi como si estuvieran viendo un fantasma. Me aclaré la garganta. —Miren, sé que he sido un hijo de mierda este año pasado. Sé que desaparecí y no dije una palabra. Sé que he estado perdido y deambulando en mi mente tratando de encontrar mí camino. Sé que he dicho algunas cosas terribles antes de irme, culpándoles de lo sucedido. Pero yo... —Mi mano rozó mi boca antes de que metiera mis manos en los bolsillos de los pantalones vaqueros. Empecé a patear alrededor las rocas invisibles en el suelo—. Me preguntaba si me podría quedar aquí por un tiempo. Porque, todavía estoy perdido. Todavía estoy desviado. Pero no creo que pueda hacerlo solo. Sólo necesito... um... Sólo necesito a mi mamá y papá por un tiempo, si eso está bien. —Salieron al porche, envolviendo sus brazos alrededor de mí. Casa.

Página

215

Me dieron la bienvenida a casa.


Traducido SOS por Sam89

—¿Q

ué quiere decir con que se ha ido? —le pregunté al señor Henson. Mis manos agarraban la barra del mostrador de su tienda mientras me hacía una taza de té en la tarde del viernes. Acababa de dejar a Emma en casa de sus abuelos para pasar la noche, y dándome cuenta de que no había visto u oído de Tristan en unos pocos días, me hallaba en mi punto de quiebre. Necesitaba hablar con él o, al menos, saber que estaba bien. —Se fue hace dos días. Lo siento, Liz. —La personalidad alegre del señor Henson se fue, lo cual me asustó. —¿Cuándo volverá? Silencio. Mis manos aterrizaron en mis caderas y golpeteé mi zapato contra el suelo de madera. —Bueno, ¿a dónde fue? —No lo sé, Liz. Me reí, los nervios y la preocupación acumulándose dentro de mí.

—No. No para mí. Quiero decir, puedo tratar con él no contestando a mis llamadas. Puedo tratar con él ignorándome. Pero tengo una niña de cinco años preguntando dónde están Garrapata y Zeus. Preguntando dónde han ido sus dos amigos. Preguntando por qué Zeus no ha estado para jugar con la pelota o por qué Tristan no ha estado leyéndole por la noche. Así que sí, estoy triste de que no me hable, pero estoy más allá de molesta porque dejara a Emma así, sin una palabra, sin un pensamiento. Estoy enojada debido a que ella ha estado llorando porque los extraña. Y eso rompe mi corazón ya que no

Página

—Cariño, ambos han pasado por mucho. Y sé que esto tiene que ser duro para ti…

216

—No responderá mis llamadas. —Mi mandíbula se sacudió mientras las lágrimas se formaban en mis ojos. Mis hombros subieron y cayeron—. No responderá mis llamadas.


puedo ni siquiera decirle dónde está él o si volverá. Él dijo que lucharía por nosotros, pero cuando esto se ha desmoronado, ni siquiera lo ha intentado. —Mi voz se rompió—. Ella se merece lo mejor. Él extendió su mano y la colocó en la parte superior de la mía. Una suave oleada de consuelo fluyó a través de mí. —Ustedes merecen algo mejor que eso. —Está bien, mejor me voy. Sólo, si oye de él… —Mis palabras se desvanecieron. No sabía si quería que el señor Henson le dijese a Tristan que volviera o se fuera al infierno. Así que me fui de la tienda con una mente confusa.

Esa noche, me fui a la cama antes de las diez. No dormía, sino que miraba fijamente al techo de mi oscura habitación. Me puse de lado y miré el espacio vacío junto a mí. Cuando recibí una llamada de Kathy diciendo que Emma quería volver a casa temprano esa noche, hubiera mentido si hubiese dicho que no me sentía contenta. Cuando volvió, se tumbó a mi lado en mi cama. Le leí un par de capítulos de la Telaraña de Charlotte en mi mejor voz de zombie, y ella se rió, recordándome las cosas importantes. Después de la historia, ambas nos tumbamos de costado, cara a cara. Besé la punta de su nariz y ella besó la mía. —¿Mamá? —dijo. —¿Sí? —Te amo.

—¿Sí? —La voz de zombi de Garrapata era buena, pero la tuya es mejor. —Bostezó y cerró los ojos. Peiné su salvaje cabello rubio con mis dedos mientras empezaba a perderse en el sueño—. ¿Mamá…? —susurró por última vez esa noche. —¿Sí? —Extraño a Zeus y Garrapata. Me acurruqué a su lado, cayendo dormida sólo un par de minutos después que ella. No le dije nada, pero también los echaba de menos.

Página

—¿Mamá? —dijo una vez más.

217

—Te amo, nena.


Muchísimo.

La mañana siguiente, me levanté de la cama de golpe ante el sonido de una pala raspando contra la acera fuera de mi casa. —Tristan… —murmuré para mí misma, poniéndome mi bata y pantuflas, apresurándome al frente de la casa. Cuando abrí la puerta, la pequeña pizca de esperanza que tenía, fue demolida cuando vi a Tanner de pie en mi acera, deshaciéndose de la nieve recién caída. —¿Qué haces? —pregunté, cruzándome de brazos. Me miró con una sonrisa al revés y se encogió de hombros. —Quería venir y ver cómo lo estaban haciendo Emma y tú. —Paró de palear y descansó su barbilla contra el mango—. Además, estoy bastante seguro de que estás cabreada conmigo. Resoplé. ¿Cabreada? Me sentía más allá de cabreada… me encontraba lívida. —No tenías derecho a decirle a Tristan sobre el accidente. —Mis ojos intentaron bloquearse con los suyos. Tal vez si miraba fijamente mis ojos, pudiera ver lo mucho que me hirió. Tal vez si miraba fijamente mis ojos, pudiera ver cómo arruinó las cosas para Tristan y para mí. ¿No te sientes mal en absoluto? Él no se encontraría con mi mirada. Sus ojos titubearon en el suelo, y pateó la nieve con sus botas.

Pasó la palma de su mano por su boca y susurró algo. —¿Qué? —pregunté—. Habla alto. No lo hizo. Bajé las escaleras del poche y me paré delante de él.

Página

—Tanner, sabes que no lo hice. No sé qué te pasa últimamente. ¿Es porque no iría a una cita contigo? ¿Es porque te sentías avergonzado? He estado pensando sin parar por qué harías algo tan cruel y no se me ocurre nada. Literalmente no puedo entender por qué me harías eso.

218

—Pensé que ya se lo habías dicho.


—Has estado en mi vida durante años, Tanner. Estuviste en mi boda. Eres el padrino de mi hija. Me sostuviste en el funeral de mi esposo. Así que, si hay una razón para que estés actuando raro, si hay una razón para que nos separaras a Tristan y a mí, entonces dímelo. Porque si hay una verdadera y legítima razón por la que crees que no debería estar con él, entonces quizás pueda superar este sentimiento dentro de mí. Tal vez podría encontrar una manera de mirarte y no sentirme enferma del estómago. —No lo entenderías —dijo con su cabeza todavía baja. —Pruébame. —Pero… —¡Tanner! —¡Maldita sea, te amo, Elizabeth! —gritó, finalmente encontrando mi mirada. Sus palabras me golpearon duro, haciendo que tropezara hacia atrás mientras mi corazón dejaba de latir por un momento. Dejó caer la pala y luego alzó sus manos con derrota—. Estoy enamorado de ti. He estado enamorado de ti durante años. Desde la primera vez que te conocí. Escondí mis sentimientos durante tanto tiempo porque mi mejor amigo te amaba también. Y tú lo amabas. Nunca dije una palabra porque sabía que si había alguien merecedor de tu amor, era Steven. Pero después de que muriera… —Vino en mi dirección y peinó mi cabello suelto detrás de mis orejas—. No planeé quererte tanto como lo hice una vez que volviste a la ciudad. Enterré mis sentimientos profundamente. Pero entonces, este tipo Tristan vino y permanecí atrás una vez más, mirando a alguien más hacerte reír, alguien más hacerte feliz, alguien más amándote.

—Nos hiciste romper deliberadamente —dije atónita. Dejé caer su asimiento y luego pasé mis manos por mi cabello—. Literalmente interferiste en mi vida, en mis elecciones, ¿porque me amas? —Él no es bueno para ti. Negué con la cabeza. —Tú no decides eso.

Página

Sus dedos se unieron con los míos, pero en lugar de la calidez que Steven siempre me traía, en lugar de la ternura que Tristan me transmitía, sólo sentí frialdad. Sostener la mano de Tanner me hizo sentir más sola que nunca.

219

»Así que cada día, me sentía más celoso. Cada día quería que me quisieras. Quería tus risas, tus sonrisas, a ti. Te quería, Liz. Entonces, intenté separarlos a Tristan y a ti. Sé que fue una cosa de mierda para hacer y sé que no puedo pedirte que me perdones, pero… —Suspiró y entrelazó sus dedos con los míos—. Sólo te amo tan malditamente tanto y no estoy seguro de si mi corazón puede soportar no tenerte.


—Él te habría hecho daño. Es un monstruo, sé que lo es. Y mira lo que ha pasado a la primera señal de problemas, ha desaparecido. Yo no te dejaría, Liz. Lucharía por ti. —Sin embargo, tal vez deberías. Alzó una ceja. —¿Tal vez debería qué? ¿Tal vez debería luchar por ti? Lo haré, te lo prometo, lo haré. —No. —Me crucé de brazos, con la cabeza bien alta—. Tal vez deberías irte. —Lizzie… —No —siseé, mi voz lastimando sus oídos—. No me llames así. Estás loco si crees que querría tener algo contigo. Cuando amas a alguien, no te sales de tu camino para hacerles daño. Cuando realmente amas a alguien, quieres su felicidad más que la tuya propia. Tristan no es un monstruo, Tanner. Tú eres el único por el que la gente debería preocuparse. Estás enfermo. Delirante. Ahora, déjame sola. No vuelvas a mi casa. Si me ves en la ciudad, mira hacia otro lado. Porque verdaderamente no quiero tener nada contigo. —No quieres decir eso. —Su cuerpo temblaba y todo el color había desaparecido de su cara. Empecé a subir las escaleras de mi porche, todavía escuchando sus gritos—. ¡No quieres decir eso, Liz! ¡Estás enojada, pero estaremos bien! Estaremos bien, ¿verdad? Cuando mis pies se encontraban dentro de la casa, di un portazo y me apoyé contra la puerta. Mi corazón latía contra mi caja torácica y continuaba oyendo a Tanner gritando fuera sobre cómo íbamos a solucionar las cosas… cómo estaríamos bien. Pero no lo haríamos.

Página

220

La única manera en que yo estaría bien era si nunca veía su cara de nuevo.


Traducido por Ana09

S

emanas pasaron después de mi partida de Meadows Creek, seguido de meses. Pasé la mayor parte de mi tiempo en el patio trasero de mis padres, cortando madera y tallando en ella. Construí cosas con mis manos, porque construir se sentía como lo único que me quedaba de mí mismo. Cuando mayo llegó, todavía pensaba en Elizabeth. Todavía extrañaba a Emma. Todavía aprendía cómo decir adiós a Jamie. Todavía quería a Charlie de vuelta. No sabía que era posible perder mi mundo dos veces en un período de tiempo tan corto. —Tristan —dijo mamá, dando un paso en su porche trasero—. ¿Quieres venir a cenar? —No, estoy bien. Frunció el ceño. —Bueno.

Lo menos que podía hacer era sentarme y cenar con ella y papá. —¿Estás pensando en vender la casa en Meadows Creek? — preguntó papá. —No lo sé. Probablemente. Comenzaré todo eso la próxima semana o algo así. —Si necesitas algo de ayuda, házmelo saber. No sé mucho acerca de la venta de una casa, pero puedo buscar en Google mejor que la mayoría de la gente de mi edad —bromeó.

Página

El nivel de emoción que se apoderó de ella casi me hizo sonreír. A pesar de que sabía que estaba lejos de tener hambre, la alegría que le trajo me hizo querer rellenar mi cara. Mamá pasó por muchas cosas desde el accidente. No podía imaginar la cantidad de culpa que probablemente coloqué en sí misma, el número de luchas con las que lidiaba por saber que ella estuvo detrás del volante, y no hice que fuera más fácil para ella.

221

Mi mano descansaba contra el hacha en mis manos, y bajé mi cabeza. —En realidad, creo que comeré.


Me reí. —Lo tendré en mente. —Cuando levanté mi mirada, vi a mamá mirando hacia mí con ese mismo ceño fruncido que llevaba afuera. Me moví en mi asiento—. La cena está grandiosa —dije, haciendo un cumplido a sus habilidades. Ella seguía luciendo triste. —Gracias. —¿Qué está mal? —pregunté, frotando la parte de atrás de mi cuello. —Estás solo… ¿Qué te ha pasado? Pareces tan afligido. —Estoy bien. —No lo estás. Papá se aclaró la garganta y le dio a mamá una mirada severa. — Vamos, Mary. Dale tiempo. —Lo sé, lo sé. Es sólo, soy una madre, y la peor sensación del mundo es saber que tu hijo está sufriendo y que no puedas arreglar ese dolor. Extendí la mano sobre la mesa y agarré su mano con la mía. —No estoy bien. Pero lo estaré. —¿Lo prometes? —preguntó.

No había estado allí desde el entierro. De pie delante de las lapidas de Jamie y Charlie hizo que mis ojos se llenaran de lágrimas mientras acostaba flores contra ellas. —Hola, chicos. Lamento no haberlos visitado. La verdad es que intentaba todo lo posible para huir de ustedes, porque no sé vivir sin ustedes. Los abandoné y me fui a buscar un reemplazo. Por alguien que ni siquiera existe, porque no podía imaginar no tener una familia más. No podía imaginar vivir en un mundo en el que ambos no estaban. No sé cómo hacer esto sin ustedes. No sé cómo existir... así que sólo díganme qué hacer. Por favor. Estoy tan jodidamente perdido. No creo

Página

No me había detenido por el cementerio desde que regresé a la ciudad. Pasé demasiadas horas en el auto, tratando todo lo posible para averiguar lo que se suponía que debía hacer con mi vida. Cómo se suponía que debía seguir adelante. Cuando me encontré sentado estacionado en frente del cementerio, sentí mi estómago atarse con nudos. Tomó todo en mí para salir del auto y caminar.

222

—Lo prometo.


que pueda hacer esto sin ustedes. —Mi corazón latía fuertemente contra mi pecho mientras me deslizaba hasta el suelo, permitiéndome finalmente a mí mismo sentir la pérdida de Jamie y Charlie. Ellos eran mi mundo. Charlie era mi corazón, y Jamie era mi alma, y los defraudé dándole la espalda a los dos. Por no hacer duelo por su memoria en la forma en que se lo merecían—. Por favor despiértenme. Despiértenme. Despiértenme y díganme que soy más fuerte de lo que creo que soy. Despiértenme y díganme que mi corazón no se está rompiendo más. Me quedé con ellos hasta que el sol empezó a ponerse. Mis brazos se envolvían alrededor de mis rodillas, y permanecí quieto, mirando a las palabras en las piedras. Extrañando a las personas, extrañando personas que conocían mejor de lo que conocías tú mismo el vacío izquierdo dentro de ti. Traté de llenar ese vacío, pero tal vez se suponía que debía ser dejado hueco dentro de mi corazón. Cada día, sentí el dolor, los recuerdos. Cada día, ambos se cruzaron por mi mente; supuse que era la bendición tras el corazón roto. —Si pudiera contarte un secreto, Jamie, me gustaría decirle que la amo todavía. Te diría que Elizabeth es algo bueno y correcto en el mundo. Te diría que es la razón por la que empecé a respirar de nuevo. Entonces, ¿qué se supone que debo hacer? ¿Cómo comienzo a avanzar de ella sabiendo que no puede ser mía? Sólo deseo… —Me aclaré la garganta, sin saber lo que deseaba. Respuestas a preguntas no hechas, suponía—. Sólo deseo saber que estarían de acuerdo con esto. Me gustaría saber que estaba bien para mí enamorarme otra vez. — Mientras me levantaba para irme, me besé en los labios dos veces y puse mis dedos sobre las lápidas grises.

Página

223

Justo antes de dar la vuelta para irme, una pequeña pluma blanca llegó flotando desde arriba hacia abajo y aterrizó en mi brazo. Una ola de consuelo se apoderó de mí mientras asentía. —Estaré bien. Voy a estar bien —murmuré, sabiendo que era un beso de mis seres queridos. Sabía que estaría bien un día, porque era evidente que no me hallaba solo.

—¿Qué estás mirando? —me preguntó mamá una tarde mientras me encontraba sentado en la mesa de comedor que papá le hizo para Navidad un par de años antes.


Me aferré a la fotografía que Emma tomó de Elizabeth y yo con las plumas blancas muchos meses antes. La miraba todos los días desde que me fui. —Nada. —Déjame ver —dijo, sentada a mi lado. Le pasé la fotografía y escuché un ligero jadeo caer de sus labios—. Esa es ella. —¿Esa es quién? —¡Kevin! —gritó, llamando a papá a la habitación—. ¡Kevin! ¡Ven acá! Se precipitó en la habitación. —¿Sí? Le pasó la imagen a papá, y él entrecerró sus ojos mientras mamá comenzó a explicar. —El día del accidente, esa era la chica. Me estaba cayendo a pedazos en la sala de espera, mientras que Jamie y Charlie, ambos, entraron en cirugía. Lloraba incontrolablemente, y esta mujer se acercó a mí y me abrazó. Se quedó conmigo todo el tiempo, evitando que me desintegrara, diciéndome que estaría bien. —¿Esa es ella? —pregunté, señalando la fotografía—. ¿Estás segura? Asintió. —Lo sé sin lugar a dudas en mi mente. Es ella. Cuando Jamie y Charlie salieron de la cirugía, no sabía qué hacer, a quién comprobar primero… así que se sentó con Jamie mientras yo me sentaba al lado de Charlie. —Me miró con confusión en su mirada—. ¿Por qué tienes una foto con ella?

Página

224

Tomé la foto de vuelta de papá y me quedé mirando a una Elizabeth sonriendo, tratando de obtener control sobre lo que sucedía. Se quedó al lado de Jamie. —No lo sé.


Traducido por Fiorella & July Styles Tate

—N

o —dije en voz baja, de pie en la sala de espera mientras un médico se hallaba de pie frente a mí.

—Lo siento mucho. Él no pudo salir de la cirugía. Hicimos todo lo posible para detener la hemorragia, pero no hemos podido... —Sus labios seguían moviéndose, pero no lo podía escuchar más. Mi mundo acababa de ser robado de mí, y mis piernas cedieron mientras me bajé a sentarme en la silla más cercana. —No —murmuré otra vez, cubriendo mi cara con las palmas de mis manos. ¿Cómo podía haberse ido tan rápido? ¿Cómo iba a dejarme aquí sola? Steven, no… Antes de la cirugía, sostuve su mano. Le dije que lo amaba. Lo besé por última vez.

—Nos encontraremos de vuelta en tu casa —dije—. Dios. Emma está en la casa de Faye. ¿Crees que puedes recogerla? —¿A dónde vas? —me preguntó Kathy. —Sólo permaneceré aquí por un poco más. Frunció el ceño. —Cariño. —No, realmente, estoy bien. Lo estaré pronto. Puedes sólo... ¿puedes esperar para decirle a ella? Kathy y Lincoln estaban de acuerdo.

Página

El médico se alejó después de decirme que lo sentía mucho, pero no me importaba. Kathy y Lincoln se presentaron unos momentos después, y sus corazones se hicieron añicos junto con el mío. Nos alojamos en el hospital durante más tiempo, hasta que Lincoln dijo que debíamos salir, tuvimos que empezar a planificar.

225

¿Cómo puedes haberte ido?


Me quedé durante horas en esa sala de espera, insegura de qué esperaba. Parecía que todo el mundo en la sala de espera hacía exactamente eso: esperando una respuesta, esperando una oración, esperando la esperanza. En la esquina se encontraba una mujer mayor llorando a moco tendido, completamente sola, y no podía evitar sentirme atraída por ella. Su cuerpo se hallaba golpeado, maltratado, como si sólo se hubiera alejado de un evento impío. Sin embargo, el dolor en sus ojos azules tormentosos era lo que más me perseguía. No debería haber entrado en su mundo de esperar, pero lo hice. La abracé y ella no me apartó. La abracé, y nos vinimos abajo juntas. Después de algún tiempo, una enfermera informó a la mujer que su nieto y su nuera se encontraban ambos fuera de la cirugía, pero en estado crítico. —Los puede ver. Puede sentarse en sus habitaciones, pero no responderán. Sólo para que sepa. Sin embargo, puede sostener sus manos. —¿Cómo...? —Sacudió su voz y cayeron las lágrimas—. ¿Cómo elijo a quien ver primero? ¿Cómo puedo…? —Me sentaré con uno de ellos hasta que pueda —le ofrecí—. Voy a sostener su mano.

Sentí sus dedos apretarse contra los míos, y mi mirada se trasladó a nuestras manos. —¿Señora? —dijo una voz. Me volví hacia la puerta para ver una enfermera mirándome—. ¿Es familia? —No. Yo sólo… —Voy a tener que pedirle que se vaya.

Página

—Hola —le susurré—. Esto es raro y ni siquiera estoy segura de qué decir. Pero, bueno, soy Elizabeth. Conocí a tu suegra y está muy preocupada por ti. Así que necesito que luches. Ella dijo que tu marido está en camino de regreso de un viaje, muy preocupado. Así que necesito que sigas luchando. Sé que tiene que ser difícil, pero sigue adelante. — Las lágrimas cayeron de mis ojos mientras miraba a la desconocida que parecía tan familiar para mi corazón. Pensé en cuán rota hubiera estado si no hubiera podido por lo menos sostener la mano de Steven antes de su fallecimiento—. Tu marido necesitará que seas fuerte. —Me incliné cerca de su oído y le susurré, esperando que mis palabras encontraran su alma—. Hay que asegurarse de que tu marido está bien. Hay que asegurarse de que pueda abrazarte. Hay que asegurarse de que pueda decir que te ama. No puedes dejarlo ir todavía. Sigue. Luchando.

226

Me envió a sentarme con su nuera. Cuando entré en la habitación, un escalofrío corrió a través de mí. La pobre mujer fue drenada de todo su color. Era casi un fantasma viviente. Acerqué una silla a su lado y tomé su mano en la mía.


Asentí una vez. Y me solté de su mano.

—Él sigue dejando estas notas adhesivas. —Suspiré, sentada en el balancín con Faye mientras Emma jugaba en las barras y bajaba por el tobogán—. De vez en cuando encuentro una en mi ventana, y yo simplemente no sé qué pensar sobre los mensajes. Dice que todavía me ama y me quiere, pero luego... nada. No sé qué pensar. —Está jugando juegos de mente, y eso no está bueno. Sólo que no entiendo por qué iba a hacer un poco de basura como eso. ¿Piensas que está siendo grosero? Al igual que, ¿volviendo a ti por no decirle sobre el accidente? —No. —Negué con la cabeza—. Él no haría eso. —Han sido meses, Liz. No ha llamado una vez. No ha salido a excepción de algunas piezas al azar de papel de vez en cuando. Eso no es normal. —Nunca hubo nada de normal entre Tristan y yo. Ella empujó el sube y baja hacia abajo y me miró. —Quizás es el momento de encontrar una nueva normalidad, entonces. Mereces una vida normal. No contesté, pero tal vez tenía razón.

Sólo necesito tiempo para resolver las cosas. Volveré pronto. Te quiero. —TC.

Página

227

Sólo deseaba que las notas no me trajeran tanta comodidad de que podría volver a mí un día.


Espérame. —TC.

Todo el mundo se equivoca acerca de nosotros. Sólo por favor espérame. —TC.

—Hay cosas púrpura en tus labios, Sam —dije cuando entré en la cafetería en mi turno. Él fue rápido para pasar sus manos sobre su boca mientras veía sus mejillas enrojecerse. Para las últimas semanas, Matty empezó a tirar a Sam en la cocina para el servicio de almuerzo para aprender a cocinar el menú de la cafetería. Parecía tan feliz finalmente haciendo algo que amaba, y resultó que era bastante sorprendente en ello. —Gracias —dijo, levantando una pila de platos para llevar a la sala de lavado. Mientras caminaba por la puerta, Faye salió, y se hizo un tango incómodo de “quién sale fuera del camino primero.” Cuando Faye me vio, gritó en mi camino, me saludo. Sonreí. — Agradable barra de labios de color púrpura que tienes, amiga.

—Nop. —Sacudió la cabeza—. Lo acabo de conseguir anoche. —No, quiero decir, creo que lo he visto, hace cinco segundos en los labios de Sam. Su rostro enrojeció, y giró sus dedos juntos, corriendo hacia mí. —Oh, Dios mío, ¡mierda! ¿Espeluznante Sam lleva la misma barra de labios que yo? Necesito encontrarme un nuevo color. Levanté una ceja. —Estás tan llena de mierda. Así que dime. —¿Decirte algo?

Página

—Juro que lo he visto antes.

228

Ella sonrió. —¡Gracias! Me lo acabo de comprar.


—Su apodo para su ya-sabes-qué. Puso los ojos en blanco. —Oh, Dios mío, Liz. Tenemos casi treinta años. ¿Crees que podemos no actuar como de cinco años por un día? — La seriedad en su voz mientras se acercaba al mostrador para conseguir a un cliente un queso danés me hizo pensar si realmente estaba creciendo, hasta que gritó a través del cuarto—: ¡Super Tamaño Sam! Me eché a reír. —Y pensar que estos últimos meses me has convencido de que Sam era un inmundo. —Oh, lo es. Es un inmundo total. Como, que hizo estas cosas realmente asquerosas la noche anterior —explicó, sacando una silla en una mesa vacía y sentándose. Todavía me sentía completamente confundida sobre cómo se las arregló para mantener su trabajo en ese lugar. —¿Qué hizo? —pregunté, sentándome frente a ella. Si no puedes con ellos, úneteles. —Bueno, para empezar, siempre pregunta qué estoy haciendo, eso es simplemente extraño. Es casi como si quisiera saber de mí. —Amiga. Está bien, es un territorio completamente raro —me burlé. —¡Claro! ¡Y entonces! Ayer por la noche, llegó a mi casa, y le pregunté en cual cuarto quería follar y fue todo como: “No, quiero llevarte a alguna fantasía”. Como, ¿qué? Y luego después de la cena y las bebidas, me acompañó hasta mi puerta, ¡me besó en la mejilla, y dijo que le encantaría salir conmigo otra vez! Ni siquiera trató de llenar mi vagina anoche. —¡QUÉ CANALLA!

—Sí, además, es sólo locamente increíble allí. —Me sorprende que Matty le permitiera cocinar. Se encogió de hombros. —El tipo tenía que hacerlo. Lo chantajeé con la amenaza de enviar el video de él bailando desnudo como las Spice Girls a todos los que trabajan aquí a menos que le diera a Sam una oportunidad. —Eres una persona terrible, Faye. —Me levanté de la silla y fui para regresar al trabajo—. Sin embargo, una gran amiga.

Página

—No, creo que no. Estoy tan contenta de que lo pongan a trabajar en la cocina también. Recuerdo que me decía lo mucho que quería hacer eso.

229

—¡LO SÉ! —Hizo una pausa, mirando hacia atrás a la cocina, donde Sam encendía la plancha. Una pequeña sonrisa se dibujó en sus labios antes de volverse hacia mí—. No es tan raro, supongo.


—Es ese escorpiano en mí. Te amo hasta que hagas algo para molestarme. Entonces me convierto en tu satanás personal. Me reí. —Oh, mierda —gritó Faye, saltando de su asiento, colocando sus manos sobre mis hombros, y girándome de frente a las ventanas delanteras—. Bueno. No te asustes. —¿Acerca de qué? —Bueno, ¿recuerdas cuando tu marido murió y desapareciste por un año y luego regresaste, pero te sentías muy deprimida y comenzaste a follar un capullo que resultó no ser un idiota, pero sólo que el tipo resultó herido porque su esposa e hijo murieron? Y luego cayeron en un relación sexual rara donde fingían que eras tanto otra persona, pero entonces un día estabas como “pero quiero que seas tú y yo ser yo”, así que te enamoraste. Y luego te enteraste de que tu marido se hallaba involucrado en las muertes de su familia, y luego la mierda se puso rara y el tipo se fue del pueblo, pero por alguna razón pensaba que estaba bien seguir dejándote notas adhesivas que sólo te dejaban aún más confusa y herida y totalmente “oh, Dios mío, se siente como que estoy con síndrome premenstrual durante cuatro semanas de cada mes y ni siquiera puedo comer más helado porque mis lágrimas calientes lo derriten cada vez que lloro en el Ben & Jerry’s.” ¿Recuerdas todo eso? Parpadeé varias veces. —Sí, creo que suena familiar. Gracias por el paseo de los recuerdos. —De nada. Bueno, está bien, no te asustes, pero aquí está la cosa. ¿Ese tipo del que te enamoraste? Está al otro lado de la calle en la tienda de vudú. Mi cuerpo se disparó a alrededor, y vi a Tristan de pie en la tienda con el señor Henson. Mi corazón se disparó de mi pecho a mi garganta, y pude sentir mi cuerpo cosquilleando con nervios. Tristan.

—Te estás volviendo loca —repitió. Asentí. —Lo estoy. —Mi voz temblaba—. ¿Qué hace aquí? —Creo que deberías ir a averiguarlo —dijo Faye—. Mereces una respuesta por todas esas malditas notas adhesivas. Tenía razón. Necesitaba saber. Necesitaba un cierre. Necesitaba seguir adelante olvidando cualquier esperanza de que algún día volvería a mí porque yo definitivamente seguía esperando. —Matty, Liz está tomando una pausa del almuerzo —gritó Faye.

Página

Negué con la cabeza. —No lo estoy.

230

—Te estas volviendo loca —dijo.


—¡Acaba de llegar! ¡Y es la hora del desayuno! —respondió. —Bien. Está tomando un descanso del desayuno.

Página

231

—De ninguna manera. Ella trabajará todo su turno. —Faye empezó a tararear “Spice Up Your Life” por las Spice Girls, y la cara de Matty se puso roja como tomate—. Toma todo el tiempo que necesites, Liz.


Traducido por BlackRose10

E

stacioné frente a la tienda del señor Henson y me apresuré a entrar. Él me llamó el día anterior y sonó muy angustiado, me dijo que la tienda iba a cerrar debido a problemas con el idiota de la ciudad. Sabía que Tanner tenía algo que ver con eso, y sabía que el señor Henson probablemente se caía a pedazos. Tenía que comprobarlo para ver cómo podía ayudar, después de todo, él fue uno de los primeros en estar ahí para mí cuando me sentía completamente perdido. Cuando entré a Cosas Necesarias, mis ojos se abrieron cuando vi el Sr. Henson empacando la tienda. Era como si todo lo mágico en el lugar se hubiera ido. Todos los estantes vacíos. Todos los elementos misteriosos guardados en cajas. —¿Qué diablos está pasando? —dije, moviéndome hacia el señor Henson. —Tanner consiguió su deseo. Estoy cerrando la tienda. —¿Qué? Pensé que me llamaste aquí para tratar de resolver esto. —Mis dedos corrieron por mi cabello—. No puedes cerrar tu tienda. ¿Hizo esto en la reunión del ayuntamiento? ¡No puede hacer esto! —No importa, Tristan. Ya vendí la tienda.

—Tanner no puede tener esta tienda. No puedes dejarle ganar. —No hablaba de Tanner. —Entonces, ¿de quién hablas? Se volvió hacia mí y me tomó la mano, colocando un juego de llaves en mi mano. —De ti. —¿Qué? —Es tuya, cada centímetro cuadrado —cantó el Sr. Henson. —¿De qué hablas?

Página

—Al imbécil del pueblo.

232

—¿A quién? La recuperaré. Cueste lo que cueste. ¿A quién se la vendiste?


—Bueno —dijo, sentándose encima de una de las cajas—. He vivido mi sueño. He visto la magia que este lugar puede crear. Ahora es el momento de dársela a otra persona que necesite algo de magia en su vida. Alguien que necesite soñar un poco. —No voy a tomar tu tienda. —Oh, pero verás, esa es la belleza de todo. No la estás tomando. Ya es tuya. He hecho todo el papeleo. Todo lo que tienes que hacer es firmar la línea punteada. —¿Qué podría hacer yo con todo esto? —le pregunté. —Tienes un sueño, Tristan. Los muebles que tu padre y tú crean atraerán mucha más atención a este espacio, que lo que mis viejos cristales alguna vez hicieron. No dejes que nadie jamás mate tus sueños, hijo mío. —Se levantó de su caja, se acercó a la barra, y recogió su sombrero. Se lo colocó en la cabeza y comenzó a caminar hacia la puerta principal. —¿Qué pasa contigo? ¿Qué vas a hacer? —le pregunté, mirándolo abrir la puerta y haciendo sonar la campana. —En cuanto a mí, bueno, buscaré un nuevo sueño, porque nunca se es demasiado viejo para soñar un poco, para descubrir un poco de magia. He oído que hay rumores de que la ciudad podría necesitar algunas reparaciones, y tengo unos cuantos dólares por ahí. Hablaremos sobre los detalles más adelante, pero por ahora, nos estaremos viendo. —Me guiñó un ojo, saliendo por la puerta. Me acerqué a la puerta de la tienda y la abrí rápido, mirando en la dirección en que el Sr. Henson desapareció. Mi mente empezó a preguntarse si había sido algún tipo de rara alucinación, pero cuando bajé mi mirada a las llaves en mis manos, supe que era real.

—¿Hola? —resopló, irrumpiendo en la tienda. La seguí adentro—. ¡¿Hola?! —gritó—. ¿Desapareces durante meses, no me das la oportunidad de explicarme, y luego apareces al azar en el pueblo, y todo lo que puedes decir es “hola”? ¡Eres un... eres un... un cabrón! —Lizzie —dije con los ojos entrecerrados, dando un paso hacia ella. Ella dio un paso atrás. —No. No te me acerques. —¿Por qué no?

Página

Me di la vuelta para ver a Elizabeth de pie detrás de mí, con los brazos cruzados. —Lizzie —murmuré, casi sorprendido de verla de pie tan cerca—. Hola.

233

—¿Qué haces aquí?


—Porque cada vez que estás cerca de mí, no puedo pensar con claridad, y tengo que pensar claramente en este momento para decir lo que debo decir. —Dejó de hablar y se tomó un momento para mirar alrededor de la tienda—. Oh, Dios mío. ¿Dónde está todo? ¿Por qué está todo guardado en cajas? Puse mi pulgar entre mis dientes y estudié sus características. Tenía el cabello más largo, más claro también. No llevaba nada de maquillaje, y sus ojos todavía tenían la capacidad de hacer que me enamorara de ella. —Te quedaste con ella. —¿Qué? —preguntó con la espalda apoyada contra el mostrador. Me acerqué más, encerrándola con mis manos descansando contra la encimera. —Te quedaste con Jamie. Su patrón de respiración se volvió irregular, y se quedó mirando mis labios mientras miraba los de ella. —Tristan, no sé de qué estás hablando. —El día del accidente, mi mamá se encontraba en la sala de espera sola porque papá y yo todavía estábamos volando de vuelta de Detroit. Tú la viste, y la abrazaste. —¿Esa era tu mamá? —preguntó, con los ojos entrecerrados. Asentí. —Y ella dijo que cuando Jamie y Charlie salieron de cirugía, tú te sentaste con Jamie. Le tomaste la mano. —Mis labios se cernieron sobre los de ella, y podía sentir las pequeñas exhalaciones dejando su boca—. ¿Qué pasó cuando entraste en esa habitación con Jamie? Su voz tembló, y parpadeó un par de veces antes de inclinar la cabeza hacia atrás ligeramente para encontrar mi mirada. —Me senté junto a su cama, cogí su mano, y le dije que no se hallaba sola. —Mis dedos se frotan contra mi frente, entendiendo sus palabras—. Ella no sentía dolor, Tristan. Cuando murió, los médicos dijeron que no sufrió ningún tipo de dolor.

—Dime que no te bese —le rogué—. Dime que no lo haga. No dijo una palabra, pero su cuerpo se estremeció contra el mío. Mis labios rozaron los de ella y la besé con fuerza y profundo, pidiendo disculpas por todo lo que hice, todos los errores que cometí. Cuando nuestras bocas se separaron, seguía temblando contra mi agarre. —Te amo —dije. —No. No lo haces. —Lo hago.

Página

Mi mano izquierda se movió a la parte baja de su espalda, y la acerqué más a mí. —Tristan, no.

234

—Gracias —dije. Necesitaba saber eso.


—¡Me dejaste! —gritó, alejándose de mí. Cruzó la habitación, pasando las manos contra sus labios, y se mantuvo fuerte—. Me dejaste sin darme la oportunidad de explicarme. —No supe cómo manejar todo lo que pasaba. Jesús, Lizzie. Todo en los últimos meses pasó tan rápido. —¿No crees que sé eso? Vivía las mismas pesadillas que tú, pero quería explicarte lo que pasó. Quería hacer que funcionara. —Todavía quiero hacer que funcione. Se rió con sarcasmo. —¿Es por eso que te mantuviste dejando las notas adhesivas? ¿Era esa tu señal de querer hacer que funcionara? Porque eso sólo me confundió más. Sólo me dolió más. —¿De qué hablas? —La notas adhesivas. Las que dejaste todas las semanas en la ventana de mi dormitorio durante los últimos cinco meses con tus iniciales. Las mismas notas que utilizamos para escribir el uno al otro. Mis ojos se estrecharon. —Lizzie, yo no te dejé ningún mensaje. —Para con los juegos mentales. —No, en serio. No volví a la ciudad hasta hoy.

—Ahora no, Tanner. Realmente no estoy de humor. —No, no, no. No puedes estar aquí. No puedes estar de vuelta aquí. —Comenzó a caminar de ida y vuelta, frotándose las manos contra la parte posterior de su cuello—. Vas a arruinar todo. Ella empezaba a volver de nuevo a mí. Empezaba a confiar en mí otra vez. —¿Qué? —La expresión de su rostro hizo que mi estómago se retorciera—. ¿Qué hiciste? Resopló. —Es realmente un poco ridículo. Quiero decir, te largas, dejándola sola durante meses y meses, y al segundo que vuelvas, ya está cayendo por ti. Besándote como si fueras su maldito príncipe azul.

Página

Mi estómago se hallaba en nudos mientras caminaba de vuelta a Cosas Necesarias. Cuando la campana encima de la puerta sonó, mi cuerpo se volvió, con la esperanza de ver a Elizabeth mirándome. En cambio, volteé y vi a Tanner de pie en mi puerta. —¿Qué haces aquí? — preguntó, con urgencia en su voz.

235

Me miró como si no tuviera ni idea de quién era yo. Di un paso más cerca de ella, y se alejó hacia atrás. —Detente. Sólo… no quiero seguir jugando, Tristan. No quiero jugar tus juegos más. De pronto si hubieras aparecido hace dos meses, te habría perdonado. O tal vez hace un mes, pero no hoy. Detente con las notas, y deja de jugar con mi corazón, con el corazón de mi hija. —Se dio la vuelta y salió de la tienda, dejándome muy confundido. Cuando salí, ya caminaba de nuevo a la cafetería de enfrente.


Bueno, mierda, felicitaciones. —Rodó los ojos y volvió a salir—. No se suponía que fuera así —murmuró para sí mismo mientras lo seguía fuera de la tienda y en la calle a su tienda de autos. —¿Has estado dejando notas en la casa de Elizabeth? —¿Qué? Lo siento, ¿tú eras el único que podía hacer eso? —Firmaste con mis iniciales. —A ver, Sherlock. No puedes pensar realmente que eres el único con T y C, como sus iniciales. —Fue a uno de los autos, abrió el capó, y empezó a juguetear con las cosas. —Pero sabías que ella pensaría que eran de mi parte. ¿Cómo sabías siquiera que intercambiábamos notas? —Cálmate. No es como si tuviera pequeñas camaritas espiándolos. —Levantó la mirada hacia mí con una sonrisa inquietante. Cargué contra él, agarrando su camisa y golpeándolo contra el auto. —¿Eres un hijo de puta psicópata? ¡¿Qué carajo es lo que te pasa?! —¡¿Qué carajo me pasa?! —gritó—. ¡¿Qué carajo me pasa a mí?! ¡Gané el cara o sello! —dijo entre dientes—. ¡Y él la tomó de mí! ¡Dije cara, y él dijo sello, y la moneda dijo cara! Pero él pensó que podía simplemente tomarla y hacerla amarlo. Jodió nuestras vidas. Ella era mía. Y él se burló de mí una y otra vez por ello durante años. Pidiéndome que fuera su padrino. Rogándome para que fuera el padrino de su hija. Años y años de tirarlo en mi cara cuando Elizabeth debería haber sido mía. Así que lo manejé. —¿Qué? —dije, soltando mis manos de su camisa. Sus ojos se encontraban muy abiertos, enloquecido, y no podía dejar de sonreír—. ¿Manejaste qué?

—Cortar el cable del freno bajo su capó. Él devolvía a Elizabeth de nuevo a mí. Porque gané el sorteo. Y todo iba genial, excepto que cuando llevó el auto a la autopista, Emma no se hallaba en el asiento trasero. Estaba enferma en casa. No podía entender sus palabras. No podía creer lo que decía. — ¿Intentaste matarlos? ¿Jodiste su auto? —¡Gané el cara o sello! —gritó, como si estuviera realmente teniendo sentido. —Estás demente.

Página

—¿Hacer qué?

236

—Dijo que su auto estaba raro. Me pidió que revisara debajo del capó porque él y Emma se iban de viaje fuera de la ciudad para el día. Supe que el que él viniera a mí ese día era una señal, quería que yo lo hiciera.


Lanzó una bocanada de aire. —¿Yo estoy demente? ¡Estás aquí sentado enamorado de una mujer cuyo marido mató a tu familia! —Él no los mató. Tú lo hiciste. Mataste a mi familia. Hizo un gesto con el dedo hacia atrás y adelante. —No, Steven iba al volante conduciendo el auto. Él era el que manejaba. Yo simplemente fui el mecánico bajo el capó. Lo golpeé contra el auto una y otra vez. —Esto no es una especie de juego, Tanner. ¡Son las vidas de las personas con las que estás jugando! —La vida es un juego, Tristan. Y te aconsejo que retrocedas. Porque yo la gané. Ahora es el momento para que recoja mi premio, y lo último que necesito es a alguien más en mi camino. —Estás enfermo —dije, caminando lejos de él—. Y si te acercas a Elizabeth te mataré yo mismo. Tanner volvió a reír. —Vamos, amigo. ¿Tú me matarás? Cuando se trata de matar, estoy bastante seguro de que te llevo tres veces a cero. Cuatro si cuentas la de más tarde esta noche. —¿Qué? —A ver. No puedes creer que podría tener a Elizabeth con una niña que siempre le recordará a su marido muerto, ¿verdad? —Si tocas a Emma… —le advertí, a segundos de golpear mi puño contra su rostro. —¿Qué? ¿Qué vas a hacer? ¿Matarme? Ni siquiera recuerdo golpearlo.

Apenas miró en mi dirección, y me dio la espalda. —Tristan, estoy trabajando. Y estoy bastante segura que ya hemos hablado lo suficiente. Envolví mi mano alrededor de su antebrazo y ligeramente la halé. —Lizzie, en serio. —Suéltala —dijo Faye, marchando delante de nosotros—. ¡Ahora!

Página

—¡Lizzie! —grité, entrando en la cafetería—. Tenemos que hablar.

237

Pero sí recordé cómo se derrumbó al suelo.


—Faye, no entiendes. Lizzie, fue Tanner. Todo esto fue él. Él era el que estaba detrás de las notas, el accidente, se encontraba detrás de todo esto. —¿De qué estás hablando? —preguntó Elizabeth, confusión flotando en sus ojos. —Te lo explicaré todo más tarde, pero por ahora lo que necesito saber es donde está Emma. Está en problemas, Lizzie. —¿Qué? Faye jadeó suavemente. —¿Qué le hiciste a Tanner? —preguntó, mirando a través de la calle. Dos policías hablaban con él, y Tanner apuntaba en mi dirección. Mierda. —Está loco. Dijo que iba a lastimar a Emma. Elizabeth temblaba, los nervios controlándola. —¿Por qué dices algo así? Sé que Tanner tiene sus momentos, pero él nunca haría... Fue interrumpida cuando los policías entraron en la cafetería. — Tristan Cole, está bajo arresto por el ataque a Tanner Chase. —¿Qué? —Elizabeth se quedó sin aliento, pasándose las manos por el cabello, la confusión en sus ojos—. ¿Qué está pasando? El policía siguió hablando mientras ellos me esposaban. —Resulta que este chico fue captado por las cámaras de seguridad de la tienda de autos de Tanner Chase atacándolo. —Empezó a hablarme—. Usted tiene el derecho a permanecer en silencio. Cualquier cosa que diga puede y será usado en su contra en un tribunal de justicia. Usted tiene el derecho a un abogado y si no puede pagarlo, se le será designado uno.

Página

—Lizzie. Comprueba a Emma. ¿Vale? Sólo asegúrate de que está bien. —Realmente esperaba que me creyera. Realmente esperaba que se asegurara que Emma estaba bien.

238

Me arrastraron fuera de la tienda, y Elizabeth se apresuró fuera para seguirnos. —Espera, esto es un malentendido. Tristan, diles. Diles que es un error —rogó.

—Dejo la tienda contigo durante tres horas y vuelvo para encontrarte encerrado tras las rejas —bromeó el Sr. Henson. —¿Qué haces aquí? —le pregunté, confuso.


Arqueó una ceja cuando un policía abrió la puerta de mi celda. — Creo que estoy pagando tu fianza. —¿Cómo sabías que estaba aquí? —Oh. Hice una lectura del tarot. —Entrecerré los ojos y se rió—. Tristan, este es el pueblo más chismoso de todos los pueblos. Oí a la gente hablando de ello. Además —dijo mientras doblábamos la esquina del pasillo—, este pajarito me dejó caer una frase. Elizabeth se levantó del banco en el vestíbulo enfrente y corrió hacia mí. —Tristan, ¿qué está pasando? —¿Está Emma segura? Asintió. —Está con sus abuelos. —¿Les dijiste lo que está pasando? —Todavía no, sólo les pedí que la vigilaran. Sinceramente, ni yo sé qué está pasando, Tristan. —Tanner hizo esto, Lizzie. Todo esto fue Tanner. Él te dejó las notas estos últimos cinco meses, no yo. Fue el que causó el accidente con el auto de Steven. Me dijo que fue él, Lizzie. Tienes que creerme. Él piensa que todo esto es una especie de juego enfermo, y estoy seguro de que no se detendrá hasta que consiga el premio. —¿Cuál es el premio? —Tú. Tragó saliva. —¿Qué hacemos? ¿Cómo podemos demostrar que está detrás de todo esto? —No lo sé. No sé cuál es su siguiente paso, pero tenemos que hablar con Sam y llevar unos policías a tu casa.

Página

—Tanner dijo algo acerca de cámaras. Creo que podría haber puesto unas cuantas alrededor de tu casa. —Sus manos comenzaron a temblar, y la agarré—. Está bien. Vamos a resolver esto. Todo va a estar bien.

239

—¿Qué? ¿Por qué?


Traducido por July Styles Tate & Ana09

U

n equipo de policías llegó a mi casa junto con Sam y su padre, y buscaron en toda la casa por cámaras.

Ocho fueron encontradas, incluyendo la última, que fue colocada en el interior de mi jeep. Me voy a enfermar. Eran las mismas diminutas cámaras de las que Sam me habló cuando cambié las cerraduras en mi casa la primera vez. —No puedo creer esto. Maldita sea, Elizabeth, lo siento mucho —dijo Sam, frotando su frente—. Tanner era la única persona en la ciudad a la que vendí estas nuevas cámaras. —¿Cuántas les vendiste? Tragó saliva. —Ocho. —¿Cómo pudo hacer esto? ¿Cómo pudo poner las cámaras allí? ¿Nos ha estado observando todo este tiempo? —pregunté a los policías, que recogían las cámaras.

Asentí. —Sí, deberíamos. Tristan puso un dedo debajo de mi barbilla e inclinó mi cabeza para que pudiera mirarlo fijamente a los ojos. —Vamos a arreglar todo esto, Lizzie. Te lo prometo. Todo el viaje a la casa de Kathy y Lincoln, recé para que resolviéramos todo esto.

Página

Después de que todos partieron, Tristan envolvió sus brazos alrededor de mí. —Deberíamos ir a buscar a Emma. Deberías estar con ella.

240

—Es difícil decir cuánto tiempo ha estado haciendo esto, pero vamos a encontrar una respuesta. Vamos a procesar sus huellas digitales y ver si surge algo. Resolveremos esto, señora.


—Liz, ¿qué haces aquí? —preguntó Lincoln, abriendo la puerta principal. Tristan esperaba en su auto por mí. —Sé que se suponía que Emma pasara la noche aquí, pero me sentiría realmente más cómoda si se queda en casa conmigo esta noche. Lincoln levantó una ceja mientras Kathy se acercó a saludarme. —Liz, ¿qué está pasando? —Sólo recogiendo a Emma. —Sonreí—. Te lo explicaré todo más tarde, lo prometo. —Pero Tanner acaba de detenerse a recogerla. Dijo que tenías teniendo problemas con el auto y querías que la dejara en tu casa. Oh, Dios mío. Me di la vuelta para mirar a Tristan. La preocupación en mis ojos debe haber sido clara como el agua porque apretó su puño contra su boca mientras corría de nuevo hacia él. —Tanner la tiene. —Llama a emergencias —ordenó mientras me subía al coche y se marchaba. Hablé con la policía y me dijeron que iban de camino a mi casa para reunirse con nosotros. No podía dejar de temblar. Mi mente empezaba a cerrarse y no podía ver a través de mis lágrimas. Mi cabeza se volvía más y más vertiginosa mientras cada segundo transcurría. Me iba a desmayar. Me iba a desmayar. Me iba a…

Inhalé profundo.

Página

Pero no estaba segura de que siguiera una exhalación.

241

—Lizzie —dijo Tristan severamente mientras agarraba mi mano entre las suyas—. ¡Lizzie! ¡Mírame, ahora! —ordenó. Sollocé, incapaz de detenerse mientras giraba en su camino—. Necesitas tomar un respiro por mí. ¿Bueno? Necesito que respires.

—¿Puedes pensar en cualquier lugar en que podría haberla llevado? —me interrogó un oficial de policía.


—No. No. —Su compañero se hallaba junto a él, tomando notas. El proceso de todo era lento, y no entendía por qué se tomaban su tiempo cuando podrían haber estado por ahí buscando—. Lo siento, ¿cuándo empezarán a buscarla en realidad? Tristan comenzó a llamar a todos. Se aseguró de que todo el mundo estuviera al tanto de toda la información, y no pasó mucho tiempo antes de que Faye, Sam, Kathy, y Lincoln se hallaran de pie en la sala de mi casa, y mamá ya se habían puesto en camino con Mike para estar allí pronto. —Señora, sé que está preocupada, pero hay un proceso que tenemos que pasar cuando un niño desaparece. Vamos a necesitar las fotos más actualizadas que tiene de ella, y necesitaremos conocer más detalles sobre el color de su cabello, color de ojos. ¿Tenía alguna razón para tal vez escaparse de su casa? —¿Bromeas? —Resoplé, incapaz de creer las palabras que acababan de salir de su boca—. ¿No acabamos de encontrar cámaras ocultas en mi casa, y entonces usted tiene el valor de preguntar si tal vez, sólo tal vez, mi hija se escapó en lugar de ser secuestrada? ¡Tanner Chase tiene a mi bebé, así que qué tal si sólo hace su maldito trabajo y la encuentra! —les grité, sin intención de desquitármela con los oficiales, pero no teniendo a nadie más a quien culpar. Me sentí tan impotente. Hice esto. Esto es mi culpa. Mi bebé podría estar herida, o peor aún… —Lizzie, no pasa nada. La encontraremos —susurró Tristan en mi oído—. Estará bien. Pero no la encontramos esa noche. La búsqueda continuó y continuó, y registramos cada pulgada de la ciudad, cada pulgada del bosque arbolado, pero no había nada que encontrar. Nada de nada. Mama y Mike se presentaron, pero no estaban exactamente seguros de qué decir que no sea: “La encontrarán”.

—No es más que un bebé... ¿Por qué la lastimaría? Ella es mi mundo. Me sostuvo durante unos minutos más antes de que oyera un leve golpe en la ventana de mi habitación. Cuando nos volvimos a mirar, había una nota adhesiva posada contra de ella. Tantos libros en este cobertizo. ¿Me pregunto cuál querría leer Emma?

Página

Le dije a todo el mundo que fueran a casa, pero todos se negaron y me quedé dormida en la sala de estar. Cuando por fin llegué a mi habitación, Tristan se encontraba allí para sostenerme. —Lo siento tanto, Lizzie.

242

Me hubiera gustado que las palabras trajeran más comodidad, pero no lo hicieron. Todo el mundo parecía tan aterrado como yo.


—TC. —Oh, Dios mío —murmuré. —Tenemos que llamar a la policía —dijo Tristan, alcanzando su teléfono. Miré por la ventana y vi a Bubba sentado en el suelo. —No, Tristan. No podemos. —Abrí la ventana y salí—. Dijo que sólo a nosotros. Me siguió y recogió el animal de peluche que tenía otra nota adhesiva. Las bibliotecas y los cobertizos son una mezcla extraña. Los cobertizos parecen ser mejores para los autos si me preguntas. —TC. —Está en tu cobertizo —le dije a Tristan, que puso su mano en frente de mí, negándose a dejar que vaya primero. —Quédate detrás de mí —ordenó mientras caminábamos hacia su patio trasero. —Qué héroe que eres, Tristan. —Se rió Tanner, mirando el camino. Su cuerpo se veía como una sombra hasta que se acercó a la luz del cobertizo—. Cuidando de Elizabeth. —Tanner, ¿qué está pasando? —pregunté, confundida y aterrada. —¿Has oído eso? —me dijo Tristan al oído. Me detuve a escuchar, escuchar el sonido de un auto en marcha en el interior del cobertizo. —Emma está ahí, ¿verdad? —pregunté a Tanner. —Siempre has sido inteligente. Es por eso que te amaba. Distante como la mierda, pero aun así, inteligente. —Tienes que dejarla salir, Tanner. Los productos químicos del auto le harán daño. Podrían matarla.

Tristan se acercó al cobertizo y Tanner siseó entre dientes. —No, no, no. Alto ahí, Casanova. O disparo. —Metió la mano en el bolsillo de atrás y sacó una pistola. Oh, Dios mío. —¿Qué quieres de nosotros? —Lloré. Mis ojos se movieron hacia el cobertizo donde el coche seguía en marcha. Mi bebé…—. Tanner, por favor, déjala salir. —Sólo te quería —dijo, agitando la pistola alrededor—. Desde el primer día, te deseaba. Y luego, Steven te tomó. Yo te vi primero, y no le importaba. Gané el lanzamiento de la moneda, y aun así te llevó lejos de mí. Y después de su muerte, te di tiempo para estar de luto. Para

Página

—No elegí a Tristan, Tanner. Simplemente sucedió.

243

—¿Por qué lo elegiste? —preguntó, apoyado en la sierra de mesa de Tristan—. Sólo no lo entiendo.


extrañarlo. Me encontraba aquí, esperando por ti, y de la nada, ¡este tipo llega y te roba! —Tanner limpió sus manos sobre sus ojos llenos de emoción—. ¿Por qué no me escogiste, Liz? ¿Por qué no has venido por mí? ¿Por qué ni siquiera me has visto a mí? —Tanner —dije, caminando con cautela hacia él—. Te veo. Él negó con la cabeza. —No. Tienes miedo. No soy estúpido, Liz. No soy estúpido. Me quedé mirando a sus ojos llenos de pánico y seguí caminando. Tomó todo en mí para mantener mi miedo dentro de mi cuerpo. Tomó todo en mí para parecer un poco calmada. —No tengo miedo de ti, Tanner Michael Chase. No lo tengo. —Di un paso más cerca de él y puse mi mano en su mejilla. Sus ojos se dilataron, y sus respiraciones se volvieron pesadas—. Te veo. Cerró sus ojos, posando su cara en mi mano. —Jesús, Liz. Eres todo lo que quería. Mi boca se movió sobre la suya y sentí su aliento caliente contra mí. —Soy tuya. Soy tuya. Podemos huir juntos —dije, mis manos cayendo en su pecho—. Podemos empezar de nuevo. —¿Sólo nosotros? —susurró. Mi frente cayó a la suya. —Sólo nosotros.

El arma se deslizó de su mano, aterrizando entre nosotros. Los dos dimos un salto para agarrarla, y empezamos a luchar entre nosotros. La pistola se hallaba apretada en nuestras manos, y Tanner me empujó con el codo, golpeándolo contra mi ojo. —¡Suéltala, Liz! — gritó, pero no lo haría. No podía. Tristan tenía que conseguir sacar a Emma de forma segura. Tenía que salvar a mi hija—. Juro por Dios, te dispararé, Liz. Te amo tan jodidamente mucho, pero lo haré. Déjala ir. ¡Por favor! —exclamó. —Tanner, ¡no hagas esto! —le rogué, sintiendo mi agarre en el arma resbalarse—. Por favor —le supliqué, queriendo que esta terrible pesadilla llegara a su fin.

Página

Oímos el sonido de las puertas del cobertizo abriéndose detrás de nosotros, y los ojos de Tanner se abrieron de golpe. —¡Perra! —dijo entre dientes, viéndose traicionado por mi cercanía. Me empujó al suelo y sostuvo su arma en alto, a segundos de disparar hacia Tristan, que acababa de desaparecer en el cobertizo. Mientras Tanner fue a perseguir a Tristan, agarré su pierna, haciéndolo caer al suelo conmigo.

244

Su mano libre se envolvió alrededor de mi espalda baja, y me estremecí por su contacto. Sus dedos levantaron mi camisa, y sintió mi piel desnuda. —Dios. Siempre he querido esto. —Suspiró contra mi cuello, besándome ligeramente, enviando escalofríos a través de mí. Su lengua se deslizó de su boca y se posó sobre mi piel, lamiéndome lentamente.


—Te amaba —susurró, con las lágrimas cayendo de sus ojos—. Te amaba. El sonido de la pistola disparando una vez fue lo que oí primero. Luchamos entre nosotros. El segundo disparo, lo siguiente que oí. Luego, una sensación de ardor se deslizó en mi interior, haciendo el vómito elevarse a mi garganta. Mis ojos se encontraban muy abiertos, aterrados por toda la sangre. ¿Estaba sangrando? ¿Me estaba muriendo? —¡Lizzie! —gritó Tristan, corriendo fuera del cobertizo con Emma en sus brazos. Me volví hacia él, mi cuerpo en un estado de shock, completamente cubierto de sangre que no era la mía. Tanner yacía debajo de mí, su cuerpo inmóvil como la sangre derramada por debajo de él. Oh Dios mío—. Lo maté. Lo maté. Lo maté. —Lloré, temblando incontrolablemente. En ese momento todos los que habían estado dentro de mi casa se hallaban de pie en el patio trasero. Me pareció oír alaridos, gritos. Alguien dijo que llamaran a emergencias. Una mano aterrizó en mi hombro, rogándome que me pusiera de pie. Emma no respiraba, dijo alguien. Otra voz dijo a Tristan que siguiera haciendo reanimación cardiopulmonar. Mi mundo estaba girando. Todo el mundo se movía en cámara lenta a mí alrededor. Las luces rojas, blancas y azules en frente de nuestra casa quemaban en mi alma. Los profesionales se hicieron cargo del cuidado de Emma. Mamá lloraba. Faye sollozó. Alguien gritó mi nombre. Había tanta sangre. Lo maté. —¡Lizzie! —dijo Tristan, golpeándome de nuevo en la realidad—. Lizzie, bebé. —Se inclinó y puso sus manos alrededor de mi cara. Mis lágrimas caían contra sus manos, y me dio una sonrisa rota—. Bebé, estás en estado de shock. ¿Te dispararon? ¿Te hirió?

Bajé la mirada a mis manos cubiertas de sangre, que todavía apretaban el arma. —Oh, Dios mío —murmuré, dejando caer la pistola a un lado. Tristan fue rápido para levantarme en sus brazos, lejos del cuerpo inmóvil de Tanner. Mi cabeza cayó en su hombro mientras veía a los policías y a los paramédicos precipitarse sobre él. —¿Dónde está Emma? —pregunté, volviendo la cabeza hacia atrás y hacia delante, buscando en la zona—. ¡¿Dónde está Emma?! —Va de camino al hospital —explicó Tristan.

Página

—Bebé, no. No. No fuiste tú. Sólo necesito que vuelvas a mí, ¿de acuerdo? Lizzie. Necesito que pongas el arma abajo.

245

—No, lo maté —susurré, volviendo la cabeza para mirar a Tanner, pero Tristan se negó a dejarme.


—Tengo que ir —dije, saliendo de su agarre. Mis piernas temblaban, y casi caí al suelo—. Tengo que ir a asegurarme de que está bien. —Lizzie —dijo, sacudiendo mis hombros—. Necesito que te concentres durante un segundo. Tienes los ojos desenfocados, tu ritmo cardíaco por las nubes, y tu respiración es caótica. Necesito que dejes a este paramédico revisarte. Sus labios seguían moviéndose, y entrecerré mis ojos tratando de escuchar sus palabras, pero simplemente se volvieron murmullos. Mi cuerpo quedó inerte, mis ojos se cruzaron. Todo se desvaneció a negro.

—¡EMMA! —grité, abriendo mis ojos y sentándome. Un dolor agudo me atravesó y me acosté de nuevo. Mis ojos miraron por la habitación, y miré todas las máquinas, armarios y suministros hospitalarios. —Bienvenida de nuevo, querida —dijo mamá, sentada al lado de mi cama. Entrecerré los ojos, confusión pulsando a través de mi cabeza. Se inclinó hacia delante y pasó los dedos por mi pelo—. Está bien, Liz. Todo va a estar bien. —¿Qué pasó? ¿Dónde está Emma? —Tristan está con Emma.

—¿Tristan está con ella? —pregunté. Mamá asintió. Mi mente comenzó a ponerse al día mientras miraba hacia abajo a mi cuerpo. Mi lado izquierdo se hallaba envuelto en vendas, y tenía mi cuerpo cubierto de sangre, alguna era mía, alguna era...—. Tanner... ¿Qué pasó con Tanner? Mamá frunció el ceño. Sacudió su cabeza. —No lo logró. Volví la cabeza y miré por la ventana. No sabía sí me sentía llena de alivio o confusión completa.

Página

—Relájate —ordenó mamá—. Una de las balas te golpeó en el costado. Emma está bien, estamos a la espera de que despierte. Tiene un tubo de respiración para ayudarla un poco, pero está bien.

246

—¿Ella está bien? —le pregunté, tratando de incorporarme, pero el dolor disparó a través de mi lado—. ¡Jesús!


Página

247

—¿Puedes ir a ver a Emma? —pregunté. Besó mi frente y me dijo que volvería. Sin embargo, tenía la esperanza de que no corriera. La soledad parecía bien para mí.


Traducido por BlackRose10

M

e senté al lado de la cama de Emma, mirando a una pequeña niña que pasó por más cosas de las que cualquiera de cinco años de edad debe experimentar nunca. Sus pequeños pulmones trabajaban duro mientras inhalaba y exhalaba, su pecho subía y bajaba. Los pequeños tubos respiratorios que pasaban por su nariz trajeron tantos recuerdos terribles. Las máquinas pitando a su alrededor me recordaban el día en que sostuve la mano de Charlie por última vez.

Aparté la vista, tapándome la boca con la mano, y dije una oración. Me hallaba lejos de ser del tipo que ora, pero tenía que intentarlo, por si acaso Dios me escuchaba ese día. —Garrapata —susurró una vocecita. Volviendo sobre mis talones, me apresuré a regresar hacia el lado de Emma. Tenía abiertos sus ojos azules abiertos y se veía tan confusa, tan perdida. Tomé su mano en la mía y me volví hacia las enfermeras. Sonrieron y una habló—: Ella está bien. —¿Está bien? —le hice eco.

Página

Las máquinas que nos rodeaban comenzaron a sonar más y más rápido. Mi pecho se tensó al mirar alrededor. —¡Alguien que me ayude! —llamé, y dos enfermeras corrieron para ver qué sucedía. Me puse de pie y di un paso atrás. Esto no puede estar sucediendo de nuevo. Esto no puede suceder…

248

—Ella no es Charlie —murmuré para mí mismo, haciendo lo mejor para no comparar las dos situaciones. Los médicos dijeron que Emma iba a estar bien, que sólo podría tomar algún tiempo para que ella abriera los ojos, pero no podía dejar de preocuparme y recordar los pasados dolores de mi alma. Envolví su pequeña mano en la mía y me deslicé más cerca de su cama. Susurré—: Hola, Tock. Vas a estar bien. Sólo quiero que sepas que vas a estar bien, porque sé quién es tu madre, y sé que gran parte de su fuerza vive dentro de ti. Así que sigue luchando, ¿de acuerdo? Sigue luchando y luchando, y luego quiero que abras los ojos. Necesito que vuelvas a nosotros, Tock. Necesito que abras los ojos —le rogué, ligeramente besándole la mano.


Asintieron. Está bien. —Jesús, Tock. Me asustaste —le dije, besando su frente. Sus ojos se estrecharon, y ligeramente inclinó la cabeza hacia la izquierda. —¿Regresaste? Me aferré a su mano con más fuerza. —Sí, regresé. —Ella abrió la boca para hablar, pero sus respiraciones eran ásperas y comenzó a toser—. Tómate tu tiempo. Respira profundamente. Hizo lo que le dije y se recostó contra la almohada, sus párpados pesados. —Pensé que tú y Zeus se habían ido para siempre como papi. —Empezaba a caer en el sueño de nuevo y sus palabras rompían mi corazón. —Estoy justo aquí, amiguita. —¿Garrapata? —susurró, sus ojos cerrados desvaneciéndose. —¿Sí, Tock? —Por favor no nos dejes otra vez. Deslicé la palma de mi mano sobre mis ojos y parpadeé un par de veces. —No te preocupes. No voy a ir a ninguna parte. —¿Zeus tampoco? —Zeus tampoco. —¿Lo prometes? —Bostezó, ya dormida antes de que pudiera responder. Pero sí respondí, suavemente susurrando en sus sueños—: Lo prometo. —Tristan. —Me volví para ver a Hannah mirándome.

—¿Despertó? —pregunté. Empecé a ir hacia la puerta para ir a ver a Elizabeth, pero hice una pausa, mirando a Emma. —Me quedaré con ella. No va a estar sola.

Página

Alivio llenó sus ojos y sus manos aterrizaron sobre su corazón. — Gracias a Dios. Liz está despierta en la otra habitación y me pidió que viniera a verla.

249

—Acaba de despertar —le dije, poniéndome de pie—. Se encuentra bastante agotada, pero lo está haciendo bien.


—Despertaste —dije, mirando a Elizabeth, que miraba por la ventana. Se volvió hacia mí, y una pequeña sonrisa apareció en sus labios. —¿Emma está bien? —Sí. —Me acerqué a la cama y me senté a su lado—. Lo está haciendo bien. Tú mamá está con ella en este momento. ¿Cómo te sientes? —Tomé su mano y su mirada cayó a nuestros dedos. —Supongo que me dispararon. —Me asustaste hasta la mierda, Lizzie. Apartó su mano de la mía. Un pequeño respiro cayó de sus labios y cerró los ojos. —No sé cómo hacer frente a todo esto. Sólo quiero irme a casa con mi pequeña. Mi mano se apretó contra la parte trasera de mi cuello, y estudié cada centímetro de ella. El vendaje alrededor de su lado izquierdo. Su cuerpo manchado de sangre. Su ceño fruncido. Quería que se sintiera mejor, quería hacerla sentir menos sola, pero no sabía cómo. —¿Puedes averiguar cuándo nos podemos ir? —preguntó. Asentí. —Por supuesto. —A medida que me ponía de pie, me detuve en la puerta—. Te amo, Lizzie.

—Aquí, déjame ayudarte —dije, saltando fuera del asiento del conductor y corriendo a ayudarla a salir del coche. —Estoy bien —me susurró al oído, sin querer mi ayuda—. Estoy bien. La seguí a la casa, y dijo que me podía ir, pero no lo hice. Hannah y Emma dormían en la cama pequeña de Emma. —Tristan, en serio te puedes ir. Estoy bien, estoy bien.

Página

Emma fue capaz de volver a casa antes que Elizabeth, y ella se quedó en la casa con Hannah. No dejé el lado de Elizabeth hasta que fue capaz de volver a casa. Cuando llegó la hora de irse, no ignoró mi oferta de llevarla a su casa, pero no me dijo ni una palabra.

250

Sus hombros subieron y bajaron antes de que ella volviera la cabeza lejos de mí. —No puedes simplemente amarme porque me dispararon, Tristan. Deberías haberme amado antes de eso.


Me pregunté cuántas veces podría decir esas palabras antes de darse cuenta de que eran una mentira. —Sólo voy a tomar una ducha y luego iré a la cama. —Se dirigió hacia el baño y tomó una inhalación profunda, agarrando el marco de la puerta. Su cuerpo se puso un poco flojo, y corrí a su lado para ayudarla a sostenerse. Ella se alejó de mí—. No te necesito, Tristan. Estoy bien sin ti —dijo con frialdad. Pero al fondo de su tono de voz oí más miedo que otra cosa—. No necesito a nadie, excepto a mi niña y a mí. Estamos bien, estoy bien. Estoy bien. —Habló en voz baja, agarrándose a mi camiseta para no caer—. Estoy... estoy... —Comenzó a llorar, y la acerqué más a mi cuerpo. Lloró en mi camiseta—. Me dejaste. —Lo siento tanto, nena. —Suspiré. No supe qué decir, porque las dejé a ella y a Emma. Escapé cuando las cosas se pusieron reales. No supe cómo lidiar con el hecho de que la amaba, porque amarla quería decir que algún día podría perderla, y perder a alguien era la peor sensación del mundo—. Me asusté. Me enojé. Y lo manejé todo completamente mal. Pero necesito que me escuches ahora: no me voy a ninguna parte. Estoy aquí. Estoy aquí y para quedarme. Se echó hacia atrás, se limpió la mano por debajo de la nariz, y se rió un poco, tratando de contener las lágrimas. —Perdóname. Sólo necesito una ducha. —Voy a estar aquí cuando hayas terminado. Sus hermosos ojos marrones se clavaron en los míos, y una pequeña sonrisa creció en sus labios. —Bueno.

—Sí. —¿Emma está bien? —Sí. —¿Yo estoy bien? —preguntó en voz alta. —Sí, Lizzie. Estás bien. Me quedé con ella toda la noche. No me acosté a su lado en la cama, pero me senté en la silla en su escritorio, dándole la distancia que necesitaba, pero también, haciéndole saber que no estaría sola de nuevo nunca más.

Página

—Estoy bien, estoy bien —se dijo una y otra vez. Su voz comenzó a temblar mientras lo decía, y la oí llorar otra vez. Mi mano se envolvió alrededor del pomo de la puerta, y la abrí para verla sentada en el fondo de la bañera, con las manos cubriendo su cara mientras lloraba, sangre seca lavándose fuera de su cabello. Sin pensarlo, me metí en la bañera con ella y me envolví alrededor de ella—. ¿Tanner se ha ido? — preguntó, sacudiéndose contra mí.

251

Cerró la puerta del baño. Oí el sonido de la ducha abierta y me apoyé en la puerta del baño, esperando a que terminara.


Traducido por mariana90

M

e desperté con el sonido de una cortadora de césped procedente del patio trasero. El sol salía, y no había necesidad de que alguien estuviera cortando el césped en un momento así. Caminando hacia mi porche trasero, miré a Trisan, que cortaba el césped alrededor de donde ocurrió el accidente con Tanner. Posé mi mano sobre mi corazón, y me moví por las escaleras, sintiendo la hierba húmeda de la mañana en contra de mis dedos de los pies. —¿Qué haces? —pregunté. Se volvió hacia mí y apagó la cortadora de césped. —No quería que tuvieras que ver esto cuando salieras al patio trasero. No quiero que tengas que lidiar con lo sucedido. —Metió la mano en el bolsillo de los pantalones vaqueros y sacó una moneda—. Tanner dejó caer la moneda… quiero decir, ¿alguna vez viste esto? —La arrojo a mi camino. —Es una moneda de doble cara. Siempre da cara —dije, un poco sorprendida—. ¿Realmente nunca ganó el sorteo?

—No me lo merezco. Moviéndome hacia él, envolví mis dedos alrededor de la parte posterior de su cuello, tirando de sus labios más cerca de mis labios. Su

Página

Él es mi mundo. Lo quería mucho a pesar de todo. Quería pensar en el dejándonos. Quería pensar en su regreso. Quería dudar de que alguna vez pudiera ser algo que era mío, pero mi corazón le dijo a mi cabeza que se callara. Mi corazón me decía que me permitiera sentir, de vivir en ese momento, porque todo lo que teníamos era el aquí y ahora, y en un abrir y cerrar de ojos, podría ser quitado. Tenía que dejar que me apreciara el hombre delante de mí. —Te amo —susurré, y sus ojos tormentosos sonrieron de la manera más triste mientras deslizaba sus manos en los bolsillos.

252

—Nunca. No puedo creer que no juntara todas las piezas antes. No puedo creer que era capaz de hacer daño y Emma... Debería haber sabido que algo andaba mal. Debería haberlo sabido…


mano se posó en mi espalda baja, y salté un poco del dolor que me atravesó. —¿Estás bien? —preguntó. Me reí. —Me he sentido peor. —Mis labios se posaron en contra de él, y sentí su respiración entrando y saliendo de su boca. Mientras inhalaba su aliento, él exhalaba el mío. El sol de la mañana se levantaba detrás de nosotros, iluminando la hierba con una luz que ambos ansiábamos—. Te amo —susurré de nuevo. Su frente apretada contra la mía. —Lizzie... tengo que demostrarte que no voy a simplemente huir de nuevo. Tengo que demostrarte que soy lo suficientemente bueno para ti y Emma. —Cállate, Tristan. —¿Qué? —Dije que te calles. Salvaste la vida de mi hija. Me salvaste la vida. Eres lo suficientemente bueno. Tú eres nuestro mundo. —No dejaré de amarlas, Lizzie. Prometo que para el resto de mi vida demostraré lo mucho que te amo. Mi cara rozó su barba espesa y mi dedo bailaba alrededor de su labio inferior. —¿Tristan? —¿Sí? —¿Bésame? —Sí.

—¡Zeus! —gritó con la sonrisa más grande que nunca—. ¡Has vuelto! —Zeus movió la cola, la emoción superando a los dos mientras llevaba a Emma al suelo y la cubría de besos. Mi corazón sonrió mientras caminaba hacia las dos personas mayores que acaban salir del coche. —Lo siento —dije, haciendo un gesto hacia Emma y Zeus—. Resulta que son viejos amigos.

Página

Emma y yo nos sentamos en el porche de la casa a la mañana siguiente, bebiendo el té y el cacao que el señor Henson dejó para nosotras. Cuando un coche se detuvo en nuestra casa, Emma gritó de emoción ya que el conductor aparcó y se bajó y abrió la puerta de atrás. Zeus llegó corriendo del coche y se dirigió directamente a Emma.

253

Y luego lo hizo.


Antes de que pudiera decir nada más, la mujer mayor me envolvió en un abrazo. —Gracias —susurró—. Gracias. Cuando se apartó sonreí a la mujer que fue la madre de Tristan. —Él tiene tus ojos. Recuerdo cuando lo conocí, sentí que había algo tan familiar en él, y eso fue todo. Tiene tus ojos. —No creo que nos presentáramos correctamente, soy Mary y este es mi marido, Kevin. —Es tan genial conocerlos a los dos. Soy Elizabeth, y ella es mi hija, Emma. —Ella es hermosa —dijo Kevin—. Se parece a ti. —¿En serio? —discrepé—. Creo que se parece a su padre. —Confía en mí, cariño. Ella es una mini tú. Vamos adentro. Tristan dijo que remodelaste su lugar y me gustaría que me mostraras los alrededores. —Mary hizo un guiño. Entramos con Emma y Zeus siguiéndonos detrás—. Así que, ¿Tristan te dijo sobre su tienda? ¿Cómo el señor Henson se la dejó? —Escuché eso. Creo que es genial. Tristan es increíblemente talentoso. Creo que lo hará bien. —Sonreí y giré hacia Kevin—. ¿Escuché que la dirigirás con él? —Ese es el plan —respondió—. Creo que es genial. Un nuevo comienzo para todos nosotros.

Página

254

A medida que les mostraba todo lo nuevo y mejorado de la casa de Tristan, Mary comentó que debería considerar volver de nuevo con el diseño de interiores. Por primera vez en mucho tiempo, empezaba a considerar la posibilidad de empezar de nuevo. No me asustó de la forma en que lo hacía antes. La idea de comenzar de nuevo me inspiró. Tenía esperanzas para el futuro, y me sentía lista para hacer que mi hija estuviera orgullosa de mí.


Traducido por Ana09

—E

ntonces, ¿ustedes dos están como... juntos ahora? —preguntó Faye una noche mientras estábamos sentadas en el balancín en el parque. Emma corría por ahí con otro niño, jugando en los toboganes y columpios. Habían pasado unos meses desde el accidente con Tanner, y desde entonces, Tristan había estado de vuelta en la tienda del señor Henson, convirtiéndola en su propio sueño. —No lo sé. Quiero decir, estamos bien, pero no sé lo que significa. No creo que tenga que saber lo que significa, tampoco. Es agradable tenerlo alrededor. Faye frunció las cejas. —Nop —dijo ella, saltando desde el balancín y enviándome de golpe contra el suelo. —¡Ouch! —dije, frotando mi trasero—. Podrías haberme dado alguna advertencia acerca de tu salto de fe. —¿Dónde está la diversión en eso? —Se rió—. Ahora vamos. —¿A dónde? —A la tienda de Tristan. No sé lo que somos, pero estoy de acuerdo con que esa completa mierda que estás hablando es molesta, y vamos a exigir respuestas de él. ¡Vamos, Emma! —gritó hacia el tobogán.

—¿Quieres decir a Garrapata9? —preguntó Emma. Faye rió. —Sí, eso es lo que quise decir. Comenzaron a caminar por la calle y me apresuré detrás de ellas. —En realidad, deberíamos hacer esto otro día. Ha estado estresado con la tienda, trabajando con su padre para tener todo preparado para la gran apertura de la próxima semana. No creo que deberíamos En el inglés original Faye dice “dick” que significa “cretino”, haciendo un juego de palabras con la palabra “tick” que es la forma en que le dice Emma a Tristan. 9

Página

—Nop. Vamos a ver al cretino —dijo Faye.

255

Emma corrió. —¿Vamos a casa, mamá? —me preguntó.


molestarlo. —Ellas no escucharon, simplemente mantuvieron su ritmo. Cuando llegamos a la tienda, todas las luces se hallaban apagadas—. ¿Ves? Ni siquiera está aquí. Faye rodó los ojos. —Apuesto a que está durmiendo en algún lugar. —Le dio la vuelta al pomo de la puerta, la cual no estaba cerrada, y se abrió paso adentro. —¡Faye! —susurré. Emma la siguió al interior, y corrí detrás de ella, cerrando la puerta—. No deberíamos estar aquí. —Bueno, tal vez yo no debería —concordó, moviendo de un tirón el interruptor de luz, iluminando miles de plumas blancas esparcidas alrededor de la habitación—. Pero tú definitivamente deberías estar. — Se acercó a mí y me besó en la frente—. Te mereces ser feliz, Liz. —Se dio la vuelta y salió de la tienda, dejándonos a Emma y a mí de pie quietas. —¡¿Ves todas las plumas, mamá?! —dijo Emma con entusiasmo. Caminé alrededor de la habitación, tocando las obras maestras de madera de Tristan, que se encontraban cubiertas de plumas blancas. — Sí, bebé. Las veo. —Estoy enamorado de ti —dijo una voz profunda, obligándome a girar alrededor. En la puerta principal se hallaba Tristan en un traje todo negro, con el cabello peinado hacia atrás. El corazón me dio un par de golpes, pero en ese momento no parecía tan importante. —Estoy enamorada de ti —le contesté. —Ustedes dos no han visto ninguna de mis piezas todavía, ¿verdad? —preguntó, caminando por la habitación, mirando todas las tallas de madera que él y su padre crearon.

—¿Qué? —pregunté, confundida—. ¿Por qué? Me pareció que era un sueño que ambos compartían Se encogió de hombros. —Dijo que acaba de recibir a su hijo de vuelta, y no quería perderlo por ir a hacer negocios juntos. Es decir, como que lo entiendo, pero no creo que pueda hacer esto solo. Simplemente tengo que encontrar un nuevo socio. —¿Cómo puedes siquiera empezar a buscar? —pregunté, sentada a su lado, mientras que Emma corrió por la habitación recogiendo plumas blancas.

Página

—No sé —dijo, sentado encima de un aparador. Las perillas de los cajones de la cómoda estaban tallados con palabras, y los cajones de la cómoda tenían diferentes líneas de novelas infantiles talladas en ellos. Era impresionante—. Mi padre como que se retiró de la idea de abrir la tienda conmigo.

256

—No. Sin embargo, es sorprendente. Eres increíble. Esta tienda va a ir genial.


—No lo sé. Tiene que ser la persona adecuada. Alguien que sea inteligente. Que entienda el diseño de interiores un poco, porque sólo sé cómo vender piezas de madera, pero creo que la tienda lo haría mejor si tuviéramos más artículos para el hogar, ¿sabes? —Mis mejillas se calentaron mientras seguía hablando—. ¿Por casualidad conoces a alguien que pudiera estar en el diseño de interiores? Necesito contratar a alguien pronto. Sonreí ampliamente. —Creo que podría conocer a alguien. Poco a poco pasó su dedo a través de mi labio inferior antes de que se bajara de la cómoda y se pusiera delante de mí, colocándose entre mis piernas. —He cometido muchos errores en mi vida, y probablemente voy a cometer más. Arruino las cosas. Nos arruiné. Sé que nunca podrás realmente perdonarme por lo que he hecho, por la forma en que me fui, y no espero que lo hagas. Pero nunca voy a renunciar. Nunca voy a dejar de tratar de solucionar esto. De solucionarnos a nosotros. Te amo, Lizzie, y si me das la oportunidad, voy a pasar el resto de mis mañanas demostrándote que tienes todo de mí. Lo bueno, lo malo, y las partes feas. —Tristan —susurré. Empecé a llorar y envolvió sus brazos alrededor de mí—. Te extrañé tanto —dije, cayendo contra su pecho. Abrió el cajón a mi lado izquierdo; una pequeña caja negra se asentaba en el interior. La recogió, la abrió y vi un hermoso anillo de madera, hecho a mano con un gran diamante en el centro. —Cásate conmigo. —Yo... —Mis ojos se movieron hacia Emma—. Tengo equipaje. Soy parte de un paquete, Tristan. No esperaría que tengas involucrarte en la vida de Emma, pero conmigo viene ella.

Me quedé sin habla, incapaz de encontrar palabras. Mi bebé dulce me pinchó en la cara con esa gran sonrisa tonta en los labios, la misma que probablemente yo llevaba en mi cara. —Mama, ¡di que sí! —me dijo. Hice exactamente como ella dijo. —Sí, Tristan. Sí, una y otra vez. —Sonrió.

Página

—La amo, Lizzie. La adoro, y no hay nada en ella que sea equipaje. Emma es un lujo. Me haré cargo de ella por el resto de mi vida, ya que sería un honor. Porque te amo. Amo tu corazón, amo tu alma, te amo, Elizabeth, y nunca voy a dejar de amarte o a esa hermosa chica tuya. —Se acercó a Emma, la levantó y la sentó en el tocador a mi lado—. Emma y Elizabeth, ¿se casarían ambas conmigo? —preguntó, sosteniendo las dos cajas de anillo en sus manos.

257

Abrió el cajón de mi lado derecho, que contenía una caja negra más pequeña. Mi corazón se derritió en ese mismo momento. Lo abrió, y vi un anillo más pequeño, casi idéntico.


—¿Y qué hay contigo, Emma? ¿Te casarías conmigo? Echó las manos en el aire y gritó lo más fuerte que alguna vez la oí. Deslizó los anillos en ambos de nuestros dedos, y unos segundos más tarde, la tienda comenzó a llenarse de todos nuestros mejores amigos y familiares. Emma se fue corriendo hacia Zeus, que llegó corriendo a su manera, diciéndole al perro fiel que ahora eran la familia uno del otro. Todo el mundo empezó a aplaudir y felicitarnos por nuestro futuro juntos, y me sentí como si mi sueño de alguna manera se hubiera convertido en mi nueva realidad. Tristan me atrajo hacia él, mis labios conectando con los suyos mientras me besaba por primera vez en lo que parecía siglos. Mantuvo sus labios con los míos, probando todo de mí, y le devolví el beso, silenciosamente prometiendo quererlo desde aquel día en adelante. Nuestras frentes presionadas una contra la otra, y suspiré, bajando la mirada al anillo en mi dedo. —¿Esto quiere decir que deseas contratarme?

Página

258

Me tomó en sus brazos y me besó profundamente, llenándome de alegría, esperanza y todo su amor. —Lo hago.


Traducido por Sam89

B

ajo la mesa de madera del comedor que Emma me ayudó a construir, los vi a los tres durmiendo. Habían transformado la mesa en un fuerte, de la misma manera que hacían cada sábado cuando veían películas y acampaban dentro de nuestra casa. Emma aseguraba ser demasiado mayor para jugar juegos de fantasía ya, pero cuando su hermano pequeño, Colin, le pedía jugar, ella no podía decir no. Colin era guapo y totalmente hijo de su madre. Se reía como ella, lloraba como ella y amaba como ella también. Cada vez que besaba mi frente, sabía que era el hombre más afortunado vivo. Gateé bajo la mesa junto a mi hermosa esposa y coloqué mis labios contra su estómago creciendo. Dentro de unas pocas semanas, estaríamos trayendo otro milagro al mundo. Estaríamos añadiendo otra belleza a nuestra familia.

Algunos días todavía eran duros, y otros, más fáciles. Amábamos de una manera que sólo traía más amor. Durante los buenos días, nos sosteníamos cerca el uno al otro. Durante los días oscuros, nos sosteníamos más cerca el uno al otro.

Página

Luego, Elizabeth vino y me resucitó. Respiró vida en mis pulmones, haciendo que las oscuras sombras se inundaran de luz. Una luz tan brillante que lentamente empecé a creer en el felices para siempre hoy. No más dolor del ayer, no más miedos del mañana. En ese momento, dejé de recordar el pasado y no elegí mirar al futuro. En su lugar, nos elegí como éramos. Elegí el hoy.

259

Por un largo tiempo, sólo miré a Lizzie, Emma y Colin. Zeus se nos unió bajo la mesa también, acurrucándose bajo el brazo de Emma. ¿Cómo conseguí una segunda oportunidad en la vida? ¿Cómo me había vuelto tan feliz? Recordaba el momento en el que morí. Recordaba estar sentado en la habitación del hospital cuando el doctor me dijo que Charlie murió. Había dejado esa vida también. La vida paró de existir, y yo dejé de respirar.


Me tumbé junto a Elizabeth, envolviéndola contra mi cuerpo, y ella se acercó más a mí. Sus ojos marrones se abrieron y su dulce sonrisa levantó sus labios. —¿Estás bien? —susurró. Besé el lóbulo de su oreja y asentí una vez. —Estoy bien. Sus ojos se cerraron y la sentí exhalar contra mis labios. Con cada exhalación, asimilaba su respiración. La absorbía, dándome cuenta de que ella era mía. Por y para siempre, no importaba qué podía traer el futuro. Cada día, la deseaba. Cada día, la amaba más. Cuando mis ojos se cerraron y sus manos descansaron contra mi pecho, supe que la vida nunca estaba de verdad rota; se encontraba simplemente herida algunos días, y las heridas curaban con el tiempo. El tiempo fue capaz de volverme completo de nuevo. Mis hijos eran mis mejores amigos. Todos ellos. Charlie, Emma, Colin, y el ángel sin nombre descansando dentro del vientre de mi hermosa esposa. Ellos eran tan listos, tan divertidos y tan profundamente amados. Sabía que no tenía sentido, pero a veces, cuando miraba a Emma a los ojos, podía casi ver a Charlie sonriéndome, diciéndome que Jamie y él estaban bien. Luego estaba Elizabeth. La hermosa mujer que me amó cuando no merecía ser amado. Su toque me sanó, su amor me salvó. Ella era más de lo que las palabras jamás podrían transmitir. La amaba. La amaba por todo lo que era y por todo lo que no era. La amaba en los rayos del sol y en las sombras. La amaba en voz alta, la amaba con susurros. La amaba cuando peleábamos, la amaba cuando estábamos tranquilos.

Mientras me dormía bajo la mesa de madera, mis hijos acurrucados contra su madre y yo, descansé mis labios contra los de mi esposa y la besé suavemente. —Te amo —susurré. Sonrió en sus sueños. Porque ella ya lo sabía.

Página

Ella era simplemente el aire que respiraba.

260

Era muy obvio que ella era para mí, era muy claro por qué siempre la quise cerca.


Pรกgina

261


Pรกgina

262


Pรกgina

263


Pรกgina

264


The Elements Series #1