Page 1

1


El siguiente material es una traducción realizada por fans para fans. Beautiful Coincidence no recibe compensación económica alguna por este contenido, nuestra única gratificación es el dar a conocer el libro, a la autora y que cada vez más personas puedan perderse en este maravilloso

2

mundo de la lectura. Si el material que difundimos sin costo alguno está disponible a tu alcance en alguna librería, te invitamos a adquirirlo.


Agradecimientos Dirección de Traducción Andrea

Traducción e Interpretación Ana_rmz, Andrea, Bella, DianaX, Femme Fatale, katherin.puentes, Katyandrea, lauu lr, Leon, Little Rose, Nora Greene, rihano & Scherezade

Corrección de Estilo

3

aleja_o, Bella, eilosanchez, Lisa EQS, Nina, Spica

Lectura Final aleja_o

Diseño de Imagen Femme Fatale


Índice

4

S. L. Ziegler

Capítulo 10

Sinopsis

Capítulo 11

Capítulo 22

Prólogo

Capítulo 12

Capítulo 23

Capítulo 1

Capítulo 13

Capítulo 24

Capítulo 2

Capítulo 14

Capítulo 25

Capítulo 3

Capítulo 15

Capítulo 26

Capítulo 4

Capítulo 16

Capítulo 27

Capítulo 5

Capítulo 17

Capítulo 28

Capítulo 6

Capítulo 18

Capítulo 29

Capítulo 7

Capítulo 19

Epílogo

Capítulo 8

Capítulo 20

Fighting To Stay

Capítulo 9

Capítulo 21


S.L. Ziegler

S

e describe a sí misma como una adicta a los libros.

Pasó toda su vida con su cabeza en las nubes, soñando con personajes e imaginando cómo se desarrollarían sus historias. No fue hasta más tarde cuando esas historias en su cabeza se convirtieron en demasiado para manejar y lo plasmó en papel.

5

Cuando no está escribiendo o leyendo, está pasando tiempo con sus dos hijos locos y su esposo. Viven en una casa en las afueras de Atlanta. Es una verdadera fanática de las castañas de indias y vive para los fines de semana, donde puede tomar una copa de vino y devorar los libros que esperan en su Kindle.


Sinopsis

R

eed “Riker” Collins es mi historia… El comienzo, el medio, y el final. Nuestro amor era intenso, emocional y puro, del tipo que se queda pegado a ti toda la vida. Pensé que lo teníamos todo, lo que nos haría durar… Hasta que no fue así.

6

Reed me prometió un para siempre, y le creí con todo mi ser. Pero nunca es tan fácil. Sin pensarlo dos veces, Reed me dejó para seguir su propio sueño de convertirse en un luchador profesional. Cinco años de ir por la vida sin él me han dejado a la deriva, sin vivir verdaderamente, dejándome más dañada que nunca antes. Pero entonces, Reed vuelve a mi vida cuando más lo necesitaba. ¿Seré capaz de olvidar todo el dolor que causó? ¿Será capaz de curar las heridas emocionales que me había dejado su amor? ¿Puedo luchar para empezar? ¿O terminaré perdiéndolo todo para que simplemente se vaya?

Fighting Madly #1


Prólogo

Q

uien dijo que es mejor tener amor y perderlo que nunca haber amado en absoluto está mintiendo.

Quien dijo que tu primer amor es solo un escalón hacia uno aún mejor está lanzando basura de mierda a todo el mundo. Quien dijo que una persona que ama una vez puede amar de nuevo está tristemente equivocado. Quien dijo que el amor es suficiente para conseguir pasar a través de todo te está engañando. Todo sobre el amor no son más que mentiras… grandes, feas, desagradables.

7

Absolutamente todo. Aquí está la verdad: es la mayor carga de mierda jamás pronunciada. El amor es solo una tragedia. Una emoción que te deja vacío, roto y eviscerado. Te quita todo hasta que estás muerto en el interior… los latidos sin sentido del corazón en tu pecho es lo único que demuestra que todavía estás vivo. Porque cuando amas a alguien realmente con cada gramo de ti mismo — con cada respiración que tomas—, y ellos solo se levantan y te dejan, no solo te destroza. Te diezma, empezando lentamente desde el interior y haciendo su salida como un fuego ardiente. Sigues adelante, pero nada de quien solías ser sobrevive. Harás lo que sea para hacer que el dolor que sientes por dentro se vaya, pero nada funciona. Si finalmente te recompones lo suficiente como para enfrentar al mundo de nuevo, eres cualquier cosa, menos fuerte. No eres lo suficientemente valiente o estás lo suficientemente preparado para que otra persona intervenga y tome ese lugar en tu corazón que una vez perteneció a otra persona. Porque no importa lo duro que trates de salir de su control abrasador, siempre tendrán un implacable control en tu corazón, en tu alma, en ti… siempre les pertenecerás.


Siempre recordarás la forma en que el amor te hizo sentir —demasiado, demasiado abierto, demasiado vivo— porque amar a alguien, simplemente no es suficiente. ¿Cómo se supone que seas capaz de dejar entrar a alguien cuando siempre vas a pertenecer a otro? La respuesta es sencilla. No puedes. Pero seguro como el infierno que lo intenté.

8


Capítulo 1 Hadley

—R

eed. ¿De verdad, nene? Dos veces no te ayudaron en absoluto, ¿verdad? —Lo golpeo en las costillas, tratando de salir de la cama. Me agarra por la cintura y me tira hacia él, dándome besos desde mi hombro hasta mi cuello. Piel de gallina me cubre al sentir sus labios sobre mí.

9

—¿Qué diversión hay con que me detenga ahora? Eres demasiado sexy para tu propio bien y no puedo tener suficiente. Y sé que si sigo adelante —Reed desliza su mano por mi hombro, mueve el cabello de mi cuello y me besa suavemente detrás de la oreja, enviando escalofríos a través de mi cuerpo—, conseguiré que te olvides de ir a ver esa película idiota con tu madre y vengas a ver mi pelea. —Sin previo aviso, Reed me da la vuelta sobre mi espalda y se cierne sobre mí. Fijo la mirada en sus impresionantes ojos avellanas, a punto de envolver mis brazos alrededor de él cuando su teléfono suena con un mensaje de texto, interrumpiéndonos. Reed gruñe “Bloqueador de polla” contra mi sien y me besa por última vez antes de levantarse para mirar su teléfono. No puedo evitar admirarlo mientras me empujó hacia arriba con mis codos. Reed se ve como un chico malo: músculos definidos, tatuajes coloridos sobre su pecho, brazos, espalda y hasta en los muslos, cabeza afeitada. Lo tiene todo en un solo paquete deliciosamente atractivo de un metro ochenta y ocho. Y es todo mío. Podría mirarlo todo el día, pero no tengo el tiempo. Tenía el resto de mi vida para apreciar su físico, así que ruedo fuera de la cama y recojo sus bóxers del suelo, lanzándolos a su pecho con una sonrisa. Él agarra mis brazos rápidamente, tirando de mí hacia él con una sonrisa. Sabía lo que significaba esa sonrisa. Levantándome en puntillas, le doy un beso casto y susurro contra sus labios:


—Te amo. —Yo también, nena. Me alejo con una sonrisa en los labios después de que me golpea el culo. Muevo un poco mis caderas desnudas, burlándome de él un poco más y luego escucho su risa profunda mientras camino a nuestro armario. Agarro lo primero que me llama la atención.

10

Unos minutos más tarde, salgo vestida en mi par de jeans favoritos de True Religion, una camiseta negra lisa y mis Chucks negras. Reed está sentado en el borde de la cama, encorvado mientras se pone sus botas de trabajo. Me debe escuchar, porque sus ojos se encuentran con los míos, despertando las mariposas de mi estómago. Alrededor de Reed, siempre tengo el aleteo en mi vientre, sin importar la cantidad de tiempo que hemos estado juntos. Y no tengo ninguna duda en mi mente de lo que siente por mí. Cada vez que me mira, sus ojos me dicen todo lo que debería saber. Siempre he visto el amor que Reed tiene por mí, por nosotros, incluso al principio cuando había tratado duramente de luchar contra sus sentimientos por mí, siempre supe que estaban ahí. Ahora, dos años más tarde, Reed nunca lo oculta… no de mí ni de cualquier otra persona. Mi cabello podría estar grasiento, sin lavar durante días, podría estar bañada en sudor de nuestras carreras o tener el maquillaje de ayer debajo de mis ojos y, aun así, me miraría como si fuera la única en la habitación. Es de la misma manera en que lo miro. Nos enamoramos del otro violenta e imprudentemente. No era normal o el tipo de caída libre de un acantilado. Tampoco era correr a través de un campo de margaritas. No, era como saltar de cabeza de un avión sin un paracaídas, corriendo a través de un edificio en llamas; la clase de amor que se alimenta el uno del otro, que se apodera de cada centímetro de tu alma, del que te quita cada respiración y te deja sintiendo como si solo ahora estuvieras experimentando la vida. El tipo de amor que solo te da dos opciones: si funciona, habrás vivido con más amor que la mayoría. Serás afortunado de ver todo lo mejor ya que esa persona es tu mejor. Pero si no funciona, estás tan completamente roto que eres dejado sin posibilidad de reparación. Reed Collins es mi una vez en la vida, lo que las personas esperan y no querría que fuera diferente.


Estoy tan metida… algunos dicen que demasiado. Y solo tal vez tienen razón. Porque ahora siento un cambio en el aire entre nosotros y estoy más allá de muerta de miedo sobre cuál es el siguiente paso con nosotros. Peleas y tensión subyacente que nunca habían estado ahí han puesto a nuestra relación una vez dichosa en terreno inestable e inexplorado y no sé cómo manejarlo o qué hacer para que sea mejor. Pero haré todo lo posible para evitar que se desmorone. Me gradúo en un par de meses con mi título de enfermería y Reed está en el punto de éxito o fracaso en su carrera en la lucha, causando que caminemos por la cuerda floja en este nuevo capítulo de nuestras vidas. Solo puedo esperar que, como pareja, seamos lo suficientemente estables para lo que el mundo real nos estará lanzando pronto. La inquietud a su alrededor es como una columna de humo después de una explosión y puedo verlo con solo mirarlo. Es como si Reed tuviera el peso del mundo sobre sus hombros. Mis pies me llevan a él y me siento a horcajadas sobre sus piernas, lo envuelvo con mis brazos y apoyo la cabeza en su hombro, sintiendo la tensión aflojarse literalmente.

11

Reed, mi novio y “Riker”, el luchador, son dos personas totalmente diferentes y lo supe en el momento en que lo vi caminar en la jaula por primera vez. El Reed que conozco solo se muestra para mí: él es dulce, cariñoso y me protegerá con todo lo que tiene. Pero “Riker” es un alfa, todo el tiempo. Él ve una solución a cualquier problema: luchar. El apodo de “Riker” vino de una de sus muchas peleas que solía hacer por dinero. Un tipo mayor dijo que no había visto a alguien luchar así desde que salió de la isla de Rikers. Se le pegó la parte de Riker y es muy apropiado para él. Aprendí hace mucho tiempo que no podías amar a uno sin amar al otro y, honestamente, no lo querría de otra manera. Reed se ha estado rompiendo el culo, entrenando tres veces al día, seis días a la semana, durante los últimos cuatro años para hacerse de un nombre por sí mismo en Ohio y los estados vecinos, pero eso no es suficiente para él: Reed quiere la dominación total. Después de todo el tiempo que hemos estado juntos y todas las peleas para las que lo he visto prepararse, sé que la lucha de hoy es diferente porque él es diferente. Siempre ha exagerado antes de una pelea —es natural para él— , pero últimamente ha estado en el borde y no puedo entender por qué. Riker parece estar apareciendo más y mi amado novio, solo sale cuando lo arrastro fuera de él. Está haciendo que me preocupe de que algo está


pasando, algo que me está ocultando. Y cualquier cosa que sea eso, es grande. —Reed, ¿qué pasa contigo últimamente? ¿Qué no me estás diciendo? — declaro en voz baja mientras mis labios rozan su oreja. Se contiene mucho. Ha sido el tipo fuerte y silencioso durante los dos años que hemos estado juntos y es como hablarle a una pared para tratar de obtener cualquier tipo de información. Aprendí a solo aceptar lo que me ofrece muy pronto, ya que cada pieza que me da derrumba una capa y me muestra quién es realmente. Reed solo sacude su cabeza, descartando mi pregunta en silencio. No queriendo empujarlo más en el silencio, trato de levantarme, pero se aferra a mí con más fuerza. Sabiendo que su tacto es mi caída, lo está usando para detenerme. —Sé que le prometiste a tu madre ir al cine, nena, pero rara vez faltas a una de mis peleas y con estos… —Se calla y vuelve la cabeza hacia nuestra mesa de noche donde hay un marco con una imagen de nosotros.

12

—¿Qué pasa, Reed? —Presiono más, necesitando que se abra. —Solo te quiero ahí. Eso es todo. Además, sabes que eres mi amuleto de la buena suerte, Hads. Me vuelvo todo hombre de las cavernas contigo allí y no puedo evitar demostrar mi hombría a mi mujer —bromea Reed; es su manera de decirme que la conversación ha muerto. Sus labios se encuentran en mi frente y se apoyan allí. Sé que si sigo presionándolo, se iniciará una discusión más y no necesita una antes de su pelea de esta noche. Así que me rindo una vez más, empujando mi necesidad de saber todo con el fin de consolarlo. —Nene, me gustaría poder hacerlo, pero sabes que mi madre y yo siempre vamos a la primera jornada de las películas de los libros que leemos. Ella había planeado esto desde antes de que siquiera se hiciera la película y no puedo decepcionarla. Por no mencionar que, sin duda, Riker Collins pateará el trasero de ese tipo esté yo allí o no. Y no lo diré de nuevo. No soy tu amuleto de la buena suerte. Ese sombrero rojo que te di lo es. Ese es tu talismán, no yo. Courtney y yo nos encontraremos contigo y Lance en el bar después, por lo que me puedes decir todo acerca de cómo ganaste esa pelea. Tendremos nuestras bebidas de celebración, nos emborrachamos y olvidaremos todo acerca de cómo no estaba allí. Sin


embargo, haré una promesa y sabes que nunca rompo una de esas —Le doy un guiño en broma—, esta será la última vez que me pierda una de tus peleas. Estaré a tu lado tanto que te enfermarás de mí y me rogarás que no esté contigo. —Envuelvo mi meñique alrededor del suyo y levanto nuestros dedos entrelazados a mi boca, dándole un suave beso al de él. Con gran fuerza, saco sus brazos y lo ayudo a ponerse de pie. —Vamos, tenemos que bajar las escaleras antes de que mi madre utilice su maldita llave de nuevo. Tan pronto como mi pie golpea el último escalón, mi madre viene irrumpiendo por la puerta principal. Mi mamá y límites no se mezclan, ni de lejos. No creo que alguna vez vaya a entender que vivo con mi novio y, a veces, necesito privacidad. Es bueno que mis padres repartan su tiempo entre Columbus y Atlanta porque tengo la sensación de que si no fuera así, ella estaría aquí todo el tiempo. —Mamá, te di una llave solo para emergencias. Eso no quiere decir que puedes utilizarla en lugar de llamar cada vez que vienes aquí.

13

Reed, acostumbrado a que mi madre irrumpa, simplemente se encoge de hombros. Se inclina y susurra en mi oído: —Mira el lado positivo, nena, al menos conseguiste que dejara de venir sin previo aviso. —A continuación, va hacia mi mamá y le da un abrazo y un beso rápido en la mejilla—. Hola, Sra. Thomas, ¿cómo estás? Espero que las señoras se diviertan esta noche. Sé cuánto aman a aquellos jóvenes vampiros brillantes —dice con sarcasmo.

Mi madre, Julie Thomas, es naturalmente hermosa. Tiene cincuenta y cinco años, pero no luce ni un día más de cuarenta sin ninguna ayuda de doctores cosméticos. A los cincuenta y cuatro, tiene un cuerpo que luce como si pasara horas en el gimnasio, aunque nunca haya puesto un pie en uno. Tiene un cuerpo naturalmente formado y tonificado, para la envidia de todos, pero mayormente la mía. Su cabello castaño es brillante y siempre perfectamente en su lugar y complementa bien con sus ojos azules. Como si eso no fuera suficiente para estar celosa, también tiene un brillo natural todo el año, nunca necesitando desperdiciar tiempo en broncearse. Es una verdadera parodia que yo sea adoptada y no recibiera esos increíbles genes de los Thomas. Mi papá, William —un hombre


altamente poderoso y exitoso—, y mi mamá han estado casados por más de treinta y cinco años, lo que le ha dado bastante tiempo de canalizar su aspecto de esposa trofeo. Lo juro, ella incluso duerme con maquillaje, su Chanel y su cabello fabulosamente arreglado. Creció con nada y siempre me cuenta de cómo nunca pudo jugar a vestirse elegante. Aparentemente, solo está compensado el tiempo perdido, aunque creo que ha pasado más tiempo compensándolo que el tiempo que realmente pasó sin todo eso. Su apariencia es ligeramente engañosa, porque es la persona más humilde que conozco.

14

La historia de mis padres es para hacer un libro, eran novios en la secundaria y ambos provenían del mismo barrio rudo en Columbus. Mi padre quería más de la vida y decidió unirse a las fuerzas del ejército después de la secundaria, casándose con mi madre justo antes que se fuera a la base. Embarazó a mi mamá con mi hermano Mark en los primeros meses de su matrimonio. Seis años después, nació mi hermano Matt y fue entonces cuando mi padre dejó el ejército. Comenzó un negocio de seguridad con su mejor amigo, Joe, usando la pequeña herencia que recibió de parte de mi abuelo. En el lapso de diez años, habían construido una compañía multimillonaria. Ahora, tienen sus manos en todo y han estado en la lista Forbes de los más grandes ricos en los últimos diez años. Incluso con todo eso, mi padre aún le lleva el desayuno a la cama a mi madre cada mañana del sábado y la adora como su propia reina. Lo odié al crecer, pero ahora solo busco algún día tener con Reed lo que ellos tienen. Me adoptaron cuando era bebé; Mark tenía dieciséis y Matt diez. Con la inmensa diferencia de edades, no soy muy cercana a ellos, pero ninguno de ellos jamás me ha hecho sentir otra cosa que no fuera amor. Mark siempre ha sido más como un hermano de fondo, solo apareciendo si necesitaba algo, mientras que Matt es el divertido; pobre chico… yo era la hermana fastidiosa que lo seguía como un cachorro perdido durante la mitad de su vida adolescente. Aprendí pronto que si necesitaba ayuda con mi tarea, era a Mark a quien debía acudir, pero si necesitaba salirme de algo, Matt era mi chico. Esos chicos nunca me hicieron sentir nada más que una Thomas.

—Reed, te dije que me llamaras Julie miles de veces. Y gracias, sé que me divertiré. Es mi querida Hadley quien no lo hará, sin embargo. Sé que


pensará en ti todo el tiempo; y esa cosa que llamas trabajo… luchando o lo que sea. A ella ni siquiera le importa quién esté en la pantalla o que está conmigo.

15

Mi madre no puede entender cómo Reed querría tratar de ganarse la vida en la jaula, pero tampoco ha tratado de entenderlo nunca. Mis padres quieren que tenga la cabeza en algo que tenga un futuro seguro, pero una carrera de futuro seguro no es para Reed. Su vida estaba sin rumbo y a la deriva antes de que encontrara su amor por el boxeo a los doce años. Luchó durante toda la secundaria y tuvo toneladas de opciones de becas escolares, pero las rechazó todas para estudiar artes marciales mixtas. Con su experiencia en lucha y boxeo, era natural en eso. Reed se ha desarrollado desde entonces en un luchador impresionante con la ayuda de su mejor amigo, Logan, y su preparador/entrenador, Kenny. Se gana la vida luchando en peleas clandestinas y haciendo turnos en trabajos de seguridad en el negocio de mi familia. Pero mayormente solo entrena, tratando de triunfar en un deporte que preferirías ver que fallara a que lo lograra. Pero si te aceptan en un deporte donde el noventa y siete por ciento de las personas falla y te conviertes en ese tres por ciento restante, es supremo. Pero mis padres sienten que no es suficiente. Creen que es peligroso y nada más que un pasatiempo. —Mamá, no vayamos de nuevo con eso de que odias lo que hace Reed. Voy a acompañarlo afuera —digo y sigo a Reed a su motocicleta antes que tenga tiempo de replicar. Reed llega a su moto y se inclina en esta, agarrándome mi mano para guiarme hacia él. Sus ojos capturan los míos y habla. —Hadley, sabes que eres mía y todo lo que jodidamente hago es por nosotros para ser quien nos mantenga a largo plazo. Por favor, no olvides eso. —¿Cómo puedo hacerlo cuando se siente como si le estuviera

hablando a mi alma? —No importa qué, lo lograras, nene. Incluso cuando no lo creas, tendré fe en ti, por ambos. Estaré a tu lado en cada paso del camino. Podría vivir en una sucia caja debajo de un puente mientras te tenga conmigo. — Colocando mis manos en sus mejillas sin rasurar, le recuerdo—: Es como esa canción en esa vieja estación de radio. Somos dos gorriones en un huracán, nene, solo necesitamos amor y una gran cantidad de fe.


Él sacude su cabeza, dándome una sonrisa que me detiene el corazón y que muestra sus dientes ligeramente torcidos. —Siempre supe que eras una gran tontita, pero esa mierda que acabas de decir se lleva el premio, nena. —Síp, lo sé. Es por eso que me amas. —Tienes toda la maldita razón, mujer, y no importa que tengas tetas geniales. —Reed se voltea la gorra hacia atrás mientras se inclina, besándome y, como siempre, se profundiza, dejando que nuestra pasión nos domine. Después de lo que parecen horas, lo empujo—. Ve Reed. Llámame cuando hayas terminado. Court y yo los encontraremos en Flats. Asegúrate de tener mi vodka con soda esperándome. Sonríe y coloca un último beso en mis labios antes que de dar un paso atrás.

16

—Claro, nena, y esta vez, quizás hasta recuerde las limas. A lo mejor, si eres una chica buena, cuando regresemos, me aprovecharé de ti un par de veces más y después de eso puedes hacer los moretones de los que mejoraré —dice con suficiencia mientras su pierna se mece en la motocicleta. —Recuerda, las acciones dicen más que las palabras, así que será mejor que me muestres. Reed ríe. Se coloca el casco y los lentes de sol y luego el rugido de su moto suena como un trueno. Le soplo un beso y me quedo allí parada, esperando que acelere hasta que ya no pueda ver las luces traseras. Y solo así, siento como si la parte más grande de mi corazón faltara.


Capítulo 2 Reed

L

as vibraciones de la moto debajo de mí amplifican los nudos en mi estómago. Hadley debería estar atrás, rodeándome la cintura con sus brazos, ayudándome a tranquilizarme. Ha estado en cada pelea desde que comenzamos a salir hace dos años y me mata que no estará en esta. No le dije lo importante que es esta pelea en realidad. No le dije de los tipos que iban a venir. No le dije una mierda. Quería ser el único estresado, ser quien tuviera que cargar el peso.

17

Conozco a Hads y si supiera lo que he estado intentando hacer, se concentraría en mí y mis sueños y la escuela es demasiado importante para ella como para ponerla en segundo lugar por mi mierda. Pero mi chica sabe que algo no está bien, me conoce. Hoy tengo que hacerlo muy bien porque si les gusta lo que ven, finalmente puedo proveernos una vida. Puedo comenzar a ahorrar para nuestro futuro y dejar de ser el novio mantenido por su novia. Vivir precariamente al igual que cuando crecí no es como debería ser la vida, ni quiero eso para mi Hadley. Necesito entrar a la Liga Profesional de Artes Marciales Mixtas para hacer mucho dinero —y las promociones que vienen con eso— para que nunca tengamos que vivir así. Podremos vivir la vida que mi chica merece y que venga de mi cuenta bancaria y no la de ella. Esta es mi oportunidad completamente imposible de una-vez-en-la-jodida-vida de poder hacer lo que amo y mantenerme yo mismo.

Conocer a Hadley dos años atrás cambió todo para mí. Solo vivía para algo… pelear. Y luego ella entró en mi vida e hizo a un lado esa mierda. Había estado trabajando en seguridad, asegurándome de que no molestaran a unos cuantos ricos HDP1 cuando mis ojos observaron la multitud y aterrizaron en la chica más caliente que había visto alguna 1

HDP: Hijos de Puta.


vez. Bailaba en la pista, riéndose sin ninguna preocupación de quien mirara. Los demás pensamientos me dejaron y no pude apartar la mirada de ella.

18

Tenía el vestido negro más ajustado y los tacones más sexys que pedían que la follara. Su largo, ondulado y rubio cabello había estado recogido en una cola de caballo, dándome la más maravillosa vista de su cuello. Nunca antes un cuello me había parecido sexy, pero joder, el suyo sí. Tenía bronceadas piernas kilométricas y ese trasero… Cuando Hadley se volteó, me dio la mejor maldita vista de las tetas más dementes que había visto alguna vez… y he visto muchas. El único pensamiento que vino a mi mente fue cuán maravilloso se sentiría tener sus tetas presionadas contra mi pecho y esas malditas piernas rodeándome mientras gritaba mi nombre para que todos lo escucharan. Pero sus ojos fueron lo que me prendaron… el llamativo azul, casi plateado. Penetraron en mí, mostrándome una inocencia que no sabía que existía y una sonrisa que me haría caer de rodillas si lo permitiera. Supe jodidamente que tenía que tenerla y supe que nunca sería como ninguna de esas chicas de una sola noche. No… definitivamente sería más que eso y lo supe con una mirada. Quería mostrarle mi verdadero yo justo entonces y allí, el yo que no le había mostrado a otra persona desde que mi mamá se fue. Quería eso. Traté de hacer el cabeceo de cretino y sonreír. La mayoría de las chicas por las que iba en ese entonces vendrían corriendo si les hiciera eso, pero no mi chica. Solo requirió que una oración listilla saliera de su boca para probar que no era como cualquier otra chica por allí. “¿Qué demonios le

pasa a tu cuello? Parece que tienes un espasmo”. Me tuvo allí… las chicas no me decían que no muy seguido. Cuando su boca se abrió y su nombre rodó de su lengua, quise que lo tomara de vuelta, empujara esa mierda de regreso. Esa hermosa y perfecta chica que estaba frente a mí no podía ser la hermana pequeña que los hermanos Thomas escondían de todo el mundo con una polla. No podía ser. Pero era ella y lo supe. Tenía que alejarme de Hadley antes de que algo pudiera comenzar, antes de que pudiera mancharla con mi fealdad. Una chica que venía de la familia de Hadley merecía mucho más que un jodido del sur que solo vive usando dinero de peleas ilegales y protegiendo a personas que tenían más dinero que Dios. Pero era inútil decirle eso al ansia en mi alma. Una confesión borracha mientras pasaba el rato con Matt después del trabajo y obtuve su aprobación. Dijo que


mejor fuera yo ante que otros imbéciles que había llevado a casa. Aunque vino con una sola amenaza. Si alguna vez rompía su corazón, mi polla nunca encontraría otro lugar donde follar. Estuve de acuerdo con eso… nunca rompería su corazón. Cuando ella me mira, veo claramente la jodida seguridad que tiene en nosotros. Es obvio que me necesita tanto como yo la necesito… y la necesito mucho. El amor inquebrantable que tiene por mí siempre me lo grita y me prueba que merece más de lo que puedo ofrecerle. No tengo nada que ofrecerle, nada que darle, aún no. Pero amo jodidamente a mi chica y esa mierda nunca cambiará. Me agarró de las pelotas ese día y nunca me soltó. Hadley es para mí. Solo tengo que probarle que también soy para ella.

19

La familia de Hads está bastante forrada en dinero como Bill Gates: avión privado, “casas de vacaciones” en Vail y Hawái, gastan más dinero de compras en un día que lo que yo hago en seis meses. Pero se ganaron cada dólar con trabajo duro y le enseñaron a sus hijos el tipo de amor que pone celosas a personas como yo. La familia de mierda en la que crecí había sido exactamente lo contrario en cada jodida manera. Mi padre no hacía nada más que beber, drogarse, golpearme y decirme el completo y jodido desperdicio de espacio que era. Mi asombrosa madre se fue por mejores cosas cuando tenía seis, solo para morir un par de semanas después. Vengo de una grandiosa línea de jodidos ganadores. Esas razones por sí mismas son el por qué tengo que hacer que funcione esta noche, por qué me abstengo de mi chica. Tengo que probarle a todos que soy más que un jodido desperdicio de espacio.

Abro la puerta trasera del viejo gimnasio, le cabeceo a unos dos tipos que se preparan para sus peleas y me dirijo a los casilleros cuando me cruzó con mi enojado entrenador, Kenny, en el pasillo sucio. Sabrá lo que hice antes de aparecerse; lo que Hads y yo siempre hacemos antes de mis peleas. El bastardo no entiende cómo pude enamorarme de una de esas chicas ricas y tampoco me deja olvidarlo nunca.


—Será mejor que estés listo para esto. Los chicos de la MMPL2 están aquí, en la primera fila. La pelea entre Cal y tú es la última, así que ve a los casilleros, te llamaré pronto para tus calentamientos. Lance te ha estado esperando… su trasero puede llegar a tiempo, a diferencia de ti. Mantén la cabeza en esto y les mostrarás que naciste para hacer esto. Y ya dejar de llegar tarde por un revolcón. —Como sea, solo haz las cosas por las que te pago y no es decirme a quién puedo follar. —Hadley es más que un lugar para mojar mi polla y él lo sabe. Kenny nunca grita, pero sabes malditamente bien cómo se siente. Escupe cada palabra que dice, enviando escalofríos por mi espalda, pero el hijo de perra nunca grita, no tiene que hacerlo. Soy alto, pero se cierne sobre mí. Definitivamente no es alguien con quien me gustaría meterme en una pelea, eso es seguro, pero es el mejor maldito entrenador. El único problema es que siempre tiene su nariz en donde no le incumbe. Gruñéndome, me dice:

20

—¿Adónde carajos se fueron tus pelotas, eh? La última vez que revisé, esa chica rica ya tiene su perfecta vida formada y planeada. En caso de que necesites un maldito recordatorio, ¡tú jodidamente no! Tienes demasiado en esta pelea para estar encoñado. ¿Me escuchas? Regresándosela, le digo: —Hadley es diferente y sabes malditamente bien eso. ¡No la juzgues por nacer rica cuando nunca nos ha juzgado por nacer pobres! —Seguro como la mierda que mejor derrote a este imbécil esta noche, todos estos hijos de perra quieren que falle, quieren limpiar la alfombra con mi trasero junto con los otros perdedores que no pudieron. Le doy la espalda rápidamente y comienzo a alejarme, temblando por la rabia que recorre mis venas. Mis pies golpean con fuerza el suelo de los vestidores mientras me dirijo a mi casillero en la esquina. Lance está sentado en la banca, jugando con su celular y tan pronto como me mira, sabe que algo pasa. Siempre lo sabe. Lo juro, me conoce mejor que yo mismo. Supongo que eso viene de que seamos mejores amigos desde que teníamos diez. Un adolescente imbécil había intentado robarle sus 2

MMPL: Siglas en inglés de Liga Profesional de Artes Marciales Mixtas.


zapatos mientras estábamos caminando a casa desde la escuela. Había sido más bajo que el tipo, pero de alguna manera pensé que podía derribarlo porque mi padre me pateaba el trasero diariamente. Qué equivocado estuve. El tipo termino dándonos una golpiza a ambos y robándonos nuestros malditos zapatos. De alguna u otra manera, fortaleció nuestra amistad hasta que finalmente nos volvimos hermanos. Lance ha estado a mi lado desde entonces. Levanto mis cejas al reconocerlo. —Amigo, ¿quién te molestó hoy?

21

—¿Quién carajos crees? El imbécil de Kenny está corriendo su maldita boca sobre Hadley de nuevo. Maldición, me irrita jodidamente todo el tiempo. —Me quito el sombrero, tirándolo a través de la habitación con toda la fuerza que pude reunir. No me gusta cómo Kenny pone mis más grandes miedos sobre mi relación con Hadley a la luz, escuchando a alguien más decir que ella tiene su mierda planeada y yo no trae las dudas al jodido frente y centro de mi mente. Esta es la mierda, esto aquí es la razón por la que aún no puedo darle mi todo a Hadley. Quiero casarme con ella, poner un anillo en su dedo. Pero habría un día frío en el infierno antes de escoger algunos diamantes baratos de mala muerte que ella no se merece. Quiero comprarle una casa y darle todo lo que siempre ha querido. Y eso no ocurrirá hasta que pueda llegar adonde necesito llegar. Para eso es todo eso. El entrenamiento, el romper mi trasero tres veces al día, los jodidos golpes en el rostro y moretones cubriendo mi cuerpo… es para ella. Es poder darle lo que se merece. —Escucha, él consigue molestarte con esta mierda de pobres y ricos. Lo entiendo. También me volvería loco. Sé que Hadley no se molesta con toda esta mierda ahora mismo, pero solo piensa en esto… ¿Le molestará en unos años? ¿Tener que apoyarte con ese cómodo fondo fiduciario de ella? Es por eso que Courtney y yo solo tenemos relaciones casuales. Personas como tú y yo… somos la aventura que tienen antes de establecerse. Hablarán acerca de cómo solían follar a un chico malo en la universidad mientras comen almuerzos de cien dólares con otras perras de botox, gastando dinero de sus esposos. Seguro como la mierda que no pertenecemos a sus vidas para siempre. Sé eso, pero tal vez es hora de que también empieces a pensar en eso.


Sacudo mi cabeza, mi interior anudado ante la verdad que tienen sus jodidas palabras. Sigo diciéndome a mí mismo… Hadley no haría eso. No es así. No ve el dinero de la forma en que lo hacen esas hijas de perra. —Tú y Courtney son diferentes. Ella es la chica del tipo de marca de diseñador, también su familia. Pero Hadley y su familia saben lo que es ser como nosotros, demonios, fueron de los nuestros una vez. No les importa lo que hago mientras la trate bien. —Estoy diciendo las palabras, pero incluso yo no las creo. Pienso en cada vez que la mamá y el papá de Hadley han preguntado cuándo comenzaré a trabajar con Matt a tiempo completo. Cada vez que Hadley habla sobre su futuro, es como si el suyo estuviera escrito es piedra, mientras que el mío está simplemente soplando en el jodido viento. Esto no va a suceder, no esta noche, no a mí.

22

Abro mi casillero con fuerza, tan duro que rebota en el que está junto a este. Irracionalmente, arranco mi camiseta y jeans, me pongo mis pantalones cortos de boxeo y me encojo de hombros en mi sudadera gris. La última cosa que me pongo es el sombrero rojo que Hadley me había dado. Desde que me lo dio, ha visto cada pelea mientras camino a la jaula y nunca he perdido con este puesto. Necesito esta jodida conexión con ella. Hadley jura que este sombrero me trae buena suerte, pero joder con esa mierda… ella es mi jodido amuleto. Lace respira, tirando de su perilla. Lo he conocido el tiempo suficiente para saber que solo hace eso cuando está pensando en algo pesado. Nada bueno saldrá de escucharlo, pero joder si puedo evitar preguntarle. —Quieres decir algo, abre tu boca y dime. —Reed… Amigo, solo voy a decirte esto ahora porque sé que te ayudará esta noche con lo que suceda. ¿Ella siquiera te dijo que tiene una oferta de un hospital de traumatismos en Atlanta? El socio de su papá va a asumir la oficina aquí a tiempo completo y los Thomas van a asumir la oficina de Atlanta en lugar de dividir el tiempo. William movió hilos y le consiguió a Hadley el trabajo de sus sueños allí, incluso antes de que se gradúe. —¿Por qué estás diciéndome esto? —le gruño, sintiendo la rabia quemar bajo la abrumadora sensación de impotencia. —Honestamente, ¿crees que lo rechazará? Todo de lo que Hadley habla es de cómo no puede esperar para ayudar a la gente. Sería estúpida al


rechazarlo. ¿Y dónde te dejaría eso? Yo veo uno de dos caminos, hombre. O ella va allí y te deja aquí, en un apartamento que no puedes pagar… o lo deja todo por ti. El trabajo de sus sueños, su familia… todo eso. Por ti. ¿Y tú que puedes darle? Maldición. Hadley no quiere nada más que ser una enfermera. Es todo de lo que habla. Sabía que esto podía suceder al aproximarse su graduación, pero dijo que se quedaría conmigo. He sido jodidamente pateado un montón, pero este dolor en mis entrañas es mucho peor que cualquier cosa que pudiera sucederme en la jaula. Hadley no me contó sobre Atlanta, mantenía ese secreto como si no fuera nada. —Supongo que por la mirada de puro terror en tu rostro que no lo sabías. —Lance toma otra respiración profunda antes de terminar—. Court dijo algo sobre eso la semana pasada y los padres de Hadley le dijeron a los de Court que ya le compraron una casa o apartamento en algún área nueva. Suena a que ese plan ya está escrito y Hadley te dejó fuera de la ecuación.

23

Dios, esto no puede ser verdad. ¿Cómo puede hacerme esto Hads… a nosotros? Ella sabía que había planeado esperar a hacer cualquier cosa con mi mierda hasta que ella terminara la escuela. ¿Qué haría? ¿Ser el luchador que podría haber sido? ¿Ese chico que renunció a la sangre, sudor, a años de entrenamiento para perseguir a su chica? Porque eso es lo que sucedería, eso es lo que dirían de mí. Atlanta no tiene lo que necesito para serlo, ni siquiera cerca. —¡Jodido pedazo de mierda hijo de perra! —Después de cerrar de golpe mi casillero, me siento en el banco, me pongo mis auriculares y tiro mi capucha sobre mi cabeza, retumbando algo de Godsmack. Mis ojos se cierran y trato desesperadamente de nivelar mi respiración. Nunca he estado tan agradecido de que mi trabajo sea golpear a alguien. Algunos luchadores odian estar enojados antes de una pelea, dicen nunca hacerlo, que pierdes tu enfoque en lo que es importante, pero eso es exacto lo opuesto para mí. Añade más leña al fuego, me tiene picando por enfocar todo este autoodio en el premio. Abro mis ojos cuando Lance empieza a vendar mis muñecas. Dejando todas estas estupideces a un lado, sé que él me apoya, siempre lo hace. Lance termina con mis muñecas y se mueve a un lado para que el oficial


pueda revisarlo. Una vez que lo aprueba, firma la cinta con las iniciales y suelta mis muñecas, dejándolas caer en mi regazo. Lance palmea mi hombro. —¿Listo? —pregunta con su voz vacilante. No estoy de humor para nuevas revelaciones sobre mi jodida vida ahora mismo. Estoy más determinado que nunca a lograrlo y, joder… necesito hacerlo solo. Esta mierda dentro de mí no es buena para ella. Muevo mi cuello de un lado a otro, crujiendo cada articulación mientras me pongo de pie. —Vamos a empezar esta maldita fiesta. —He pasado ocho largas semanas de entrenamiento para él, para esta pelea. Las grabaciones de Redman en la jaula son intensas y es un luchador sin limitaciones. Aunque tengo una ventaja sobre él. Su mundo no acaba de ser desviado de su eje. Lance y yo salimos a calentar con el entrenador.

24

Treinta minutos después, escuchamos que el nombre de Redman es anunciado a través del fuerte parloteo alrededor de nosotros. Observo mientras salta a la jaula desde su lado del gimnasio, golpea su pecho y luego apunta un dedo hacia el lugar en donde estoy con una sonrisa arrogante en su feo rostro. Redman quiere jugar, estoy a favor de ello, hijo de perra. El anunciador comienza mi introducción. Salto arriba y abajo y sacudo todo mi cuerpo, dejando que la adrenalina me cargue. —Con un peso de ochenta y seis kilos, en camino a su vigésima victoria consecutiva, luchando por Homes Gym… nuestro propio, Reed Riiiiiiiikerrrrrrrr Collins. —Escucho “Down with the Sickness” de Disturbed resonando a través de los altavoces del gimnasio, ayudando a ahogar a la multitud. Luces estroboscópicas brillan en mi rostro mientras giro mis hombros arriba y abajo y limpio mi rostro de cualquier emoción antes de caminar por el camino hacia la jaula. Y luego me dirijo hacia las escaleras con Lance y el entrenador detrás de mí. Cuando estoy luchando, estoy solo en la jaula. Claro, tengo a mi equipo, pero cuando se llega a esto, gano o pierdo solo… uno de los únicos deportes en los que la suerte no tiene nada que ver con ganar. La carga


allí dentro está solamente en mí y mis habilidades. Jodidamente me pone en tierra, me centra. Encuentro mi paz y las dudas que siempre nublan mi cabeza jodidamente desaparecen. Es mi lugar seguro. Estas ocho paredes hechas cadenas son mi propia versión de casa, mi propia jaula dentro de mí. Las personas pueden ver, pero tú tienes que ganar el derecho de meter un jodido pie al interior y he ganado todo para traerme hasta aquí, donde estoy ahora mismo. Necesito este jodido recuerdo de lo que esto significa hoy más que nada. Como en cualquier momento que peleo, me desconecto, borrando todos los rastros de Reed de mi mente y cuerpo en el momento en que mi cuerpo cruza la entrada en la jaula. Me convierto en Riker, al que la gente tiene miedo, el que vive para derribar a las personas a golpes, el que respira por la jodida prisa caótica cuando mi puño conecta con un rostro. Inhalando y exhalando un par de veces mientras el oficial repasa las reglas, golpeo mi pecho dos veces: dos veces por mi chica, dos veces porque sin importar el resultado de esta pelea, siempre seremos esos dos jodidos pájaros de los que ella siempre está hablando.

25

Tan pronto como el oficial termina con la introducción, nos tocamos las manos. Las campanas suenan y la más grande pelea de mi carrera de cinco años comienza. Comienzo mi evaluación de Ric “Redman” Dalton inmediatamente. Necesito ver los puntos débiles que solo ves cuando están de pie justo frente a ti, listos para atacarte como una jodida pieza de carne. Redman es un duro hijo de perra y seguro es uno de los oponentes más resistentes que he conocido. Ahora mismo, baila alrededor, lanzando puñetazos y golpes que esquivo. Me agarra desprevenido y aterriza el primer puñetazo de la noche, directo a mi labio. Instantáneamente, saboreo el salado sabor metálico de la sangre que llena mi boca, bajando por mi garganta. Como cada vez que alguien me golpea, chasqueo y toda mi concentración está inmediatamente colocada en el idiota que me acaba golpear. Justo en ese momento, veo su debilidad: su lado izquierdo está completamente desprotegido. Me muevo para hacer mi ataque, aterrizando mi pie en su caja torácica, justo en su bazo. Eso es, idiota, te sentirás cono mierda mañana. Sin darle una manera de venir por mí de nuevo, no vacilo y me mantengo lanzando puñetazo tras puñetazo, patada tras patada. Forzándolo al suelo, me muevo hasta estar cernido sobre él, golpeándolo, ignorando todo alrededor de mí hasta que el oficial


nos separó cuando las campanas sonaron, señalando el final de la primera ronda. Dejo caer mis manos a mis costados, tratando de reunir aire en mis pulmones. Tengo sesenta jodidos segundos, pero esos sesenta segundos son todo el tiempo que necesito. Lance se pone rápidamente sus guantes negros antes de untar mi labio con vaselina para detener que la sangre fluya. El entrenador vierte agua por mi irritada garganta y se fija en mi labio, diciendo: —Asegúrate de que no te golpee ahí de nuevo o eso se abrirá como la mierda, no necesitamos tu trasero chorreando sangre sobre todo el piso. Sigue dándote una ventana para derribarlo de una pierna y quiero que jodidamente la tomes la próxima vez que se abra. Después de eso, consigue un par de golpes limpios en su rostro y tendrás esto. Nada más importa que el aquí y ahora, Rike.

26

Solamente asiento. El hambre por la victoria se apodera de mi habilidad para hablar. Las campanas para la segunda ronda suenan y Redman se encuentra conmigo en el centro, recordándome a un enloquecido toro. Aterriza un gancho en mi rostro con su puño izquierdo y me patea en el estómago, enviándome asombrado hacia atrás. El sonido de mi espalda golpeando la jaula y los gritos de la multitud hacen eco en mi cabeza, alimentando el fuego dentro de mí, ayudándome a ganar el control que necesito para barrer sus piernas debajo de él. Balanceando mis piernas sobre su cuerpo, lo estrello contra el piso con un ruido sordo. Me muevo ligeramente y engancho mis brazos alrededor de su cuello y luego aprieto. La presión de mis bíceps contra su tráquea causa que deje de luchar contra mí, pero el testarudo hijo de perra no se rendía. Sin embargo, esta mierda no iba a prevenirme de apretarlo hasta que sus ojos sobresalieran. Finalmente, sus brazos cayeron y se volvió peso muerto en mis brazos.

¡Santa mierda! ¡Acabo de vencer a este jodido idiota! Yo hice esto. Nadie más. Lo próximo que sé es que mi brazo izquierdo es levantado mientras la multitud se vuelve loca, coreando “Riker”. Vigésimo triunfo consecutivo, mi octavo por sumisión y debería estar jodidamente orgulloso de mí mismo… pero no lo estoy. Estoy allí de pie y miro a la multitud, buscando


a mi chica, rogando que apareciera, rogando que estuviera aquí una vez más para verme ganar. Pero ella no está aquí. Está feliz en otro lado. Todo lo que ella ha estado jodidamente guardando en secreto viene de regreso a mí, sofocando cualquier satisfacción de probarle a la gente que está equivocada.

27

Después de que las interminables fotografías y las entrevistas por fin terminan y tengo un vendaje mariposa en mi labio, me pongo de pie en mi diminuto baño y dejo que el agua fría corra sobre mí. Ahora que la pelea ha terminado, dejo que mi mente divague. La bombilla de luz en mi cabeza se enciende y todo se vuelve jodidamente claro como el cristal: Hadley nunca iría a Atlanta sin mí porque está muy comprometida con nosotros para siquiera pensar en dejarme atrás. Está muy enamorada de un idiota para ver lo que está renunciando. Su amor por mí la ciega, literalmente, de los sacrificios que hará, los mismos sacrificios de los que un día se arrepentirá… y terminará jodidamente arrepintiéndose de mí en el proceso. No puedo dejar que haga eso. No le permitiré hacer eso. Tengo mucha maldita carga de mi pasado de mierda con el que necesito lidiar, pero necesito hacerlo solo con el fin de probarme que puedo. Sé que no puedo ser el hombre que ella necesita o merezca hasta que lo haga. Kenny viene mientras me estoy secando, alejándome de mis jodidos pensamientos deprimentes. —Buen trabajo, Riker. Estoy malditamente orgulloso de ti. El tipo de MMPL está en mi oficina y quiere unas palabras con la nueva celebridad. Así que apura tu trasero, no quieres dejarlo esperando. Esta podría ser mi oportunidad. Esto podría ser lo que he esperado todo este tiempo, por lo que he entrenado todas estas horas. —Está bien, entrenador. Me reuniré contigo en un minuto. Rápidamente, me visto con un par de jeans y la única camiseta limpia que queda en mi casillero. Indecisamente, le envío a Hadley un mensaje de texto que dice que no saldremos y no me espere, presionando enviar antes que permitirme pensar lo que estoy haciendo realmente. Kenny abre la puerta antes que siquiera tenga oportunidad de tocar. Cuando se mueve del camino, veo a un tipo un poco mayor que yo esperando adentro. Solo me toma medio segundo reconocerlo: Michael “Deadman” Daily. Luché con él durante una de mis primeras peleas, en


aquellos días cuando hacía dinero con solo pararme dentro de la jaula. Daily me tenía en el suelo, golpeándome como a una perrita antes de que el primer round siquiera estuviera por la mitad. Se fue a la Liga justo después de eso, pero un mal golpe le jodió su cuello permanentemente. Daily se retiró y comenzó a reclutar talentos para la MMPL, rápidamente ascendiendo de rangos. Ahora, es uno de los primeros tipos en la Liga. Mirándolo, no adivinarías que ya no pelea. Daily aún es inmenso, debe medir al menos metro noventa y aún luce jodidamente mortal. Incluso tres años después de que se retirara, todavía creo que me mataría dentro de la jaula. —Riker, estoy seguro de que sabes quién es este tipo, siendo solo una de tus cuatro derrotas —dice Kenny, señalando a Michael—. ¿Por qué no vienes, Rike? Daily quiere hablar contigo sobre algunas opciones que tiene en mente para ti. Daily extiende su mano y asiento, moviéndome más cerca hacia él.

28

—Esa pelea esta noche estuvo épica. No creía que fueras a lograrlo cuando te tenía acorralado en las cadenas. Pero ese agarre guillotina del final lució macabro. Felicidades. Agarro su mano y le agradezco. Él se sienta y continua: —Ciertamente has cambiado, has crecido mucho desde que luchamos hace años. Quiero que sepas que hemos estado buscándote por un tiempo y reportándonos con tu entrenador aquí. Esta noche, con tu triunfo sobre Redman, tienes toda la atención de la Liga. Queremos hacerte una oferta para la MMPL. Tienes mucho talento natural y crudo que queremos nutrir y expandir. —¿Cuál es el plan? —No quiero sonar muy interesado, como un adolescente viendo tetas por primera vez y suelta toda su carga antes de siquiera tener tiempo de tocarlas. Pero necesitaba decir algo para no estar solo ahí sentado como un jodido chichón en un tronco. —La liga quiere que vayas a un campamento de entrenamiento por ocho semanas donde entrenarás con algunos de los mejores entrenadores en el deporte, aprovechar tu talento crudo y mejorar aquellas áreas en las que eres débil. Después de eso, prepararemos tu primera pelea con nosotros. Desafortunadamente, todo esto es en Las Vegas y no tienes


mucho tiempo para arreglar tu mierda si tomas esto. El avión sale mañana temprano y el campamento comienza a primera hora del lunes. Mi boca está completamente abierta y estoy bastante seguro de que oriné mis pantalones. Aclarando mi garganta, trato de decir algo, pero nada sale. Tuve demasiados pensamientos en mi cerebro y ningunos se juntarían para formar algo jodidamente entendible. Todo lo que pude hacer fue mirar a Michael con confusión. —Si no cierras tu boca, vas a comerte las moscas. —Típico de Kenny, sacarme del asombro con esa boca sabelotodo y esos comentarios fuera de lugar. Gracias por hacerme quedar como un tarado, imbécil. Daily corta todos los pensamientos. —Sé que tienes que pensarlo, pero solo tienes hasta las siete de mañana para decidirte. Pero, Riker, quiero que entiendas que esta oportunidad de nosotros no vendrá de nuevo. Puedo prometerte esto. ¿Mencioné que si firmas, obtendrás un bono de veinticinco mil dólares?

29

Oficialmente dejo de respirar, mi cerebro deja de funcionar y mi corazón se apodera de mi pecho. Todo a mi alrededor se ralentiza hasta que se congela. Me están ofreciendo todo lo que siempre he querido en una jodida bandeja de plata, justo ahí. ¿Por qué no estoy saltando arriba y abajo, por qué no estoy aceptando esta oferta antes de que cambie de opinión? Hadley y mi loco amor por ella… esa es la razón. Daily se levanta, golpeándome fuera de mi estado de shock y me pasa una tarjeta con una dirección impresa en un lado. —Lo digo en serio, a las siete en punto. Ni un minuto después. El avión viaja contigo o sin ti. Es la liga o Hadley. Hadley o la liga. Mi futuro o ella. No… no tiene que ser así. ¿Por qué no pueden ser ambas cosas? ¿Por qué no puede ella seguir sus sueños mientras yo sigo los míos? Esta es mi oportunidad para hacerlo, mi única oportunidad en la vida. Y Hadley tiene que ir a Atlanta a seguir sus sueños también. Podemos tener las dos cosas sin que ninguno renuncie a lo que amamos. Necesito hacer esto, tengo que hacer esto, debo hacer esto. No hay otra forma.


Sé que ella discutirá conmigo si le digo mis razones. Encontrará la manera de hacerlo funcionar, lo que solo heriría a uno de nosotros al final. Ella pensará con su corazón y no con la cabeza. Y sé muy bien lo que pasa cuando las personas piensan de esa manera. Conozco la destrucción, el caos que causa. Solo tengo una opción… alejarla, de cualquier manera que pueda. Con suerte, al final del camino, Hadley entenderá por qué tengo que hacer esto. Ambos necesitamos esta ruptura para encontrarnos a nosotros mismos. No quiero que nuestras vidas terminen como las de mis padres… quiero que sea mejor para ella. Ella merece lo mejor, nosotros merecemos lo mejor. Antes de que tenga la oportunidad de salir de la oficina, le grito: —Daily, lo tomaré.

¡Santa mierda!

30


Capítulo 3 Te traje algo para llevar. Está en el refrigerador. xxx Oye, nene, ¿a qué hora vas a llegar a casa? Siempre puedo esperarte xxx Buenas noche, nene. La alarma está puesta. xxx

T 31

res mensajes de texto enviados, tres mensajes de texto no respondidos y, por lo general, me responde de forma inmediata. Mi estómago se agita con energía nerviosa, diciéndome que algo malo ha sucedido. En los dos años que hemos estado juntos, Reed solo ha perdido dos peleas. Estuvo perdido y distante en ambas ocasiones, pero al menos estábamos juntos. Al menos podía verlo, sabía que estaba bien y no me dejaba sola para preocuparme sobre cómo estaba o qué estaba haciendo. Las heridas de Reed siempre me aplastaban, trayendo lágrimas a mis ojos. Sabía que era una gran pelea, aun así no fui. Me quedo despierta y miro nuestra puerta con mi teléfono apretado con fuerza en mi mano, esperando desesperadamente escuchar algo de él… pero no llega nada. Cuando el reloj del horno llega a la medianoche, me levanto del sofá de mala gana y me dirijo hacia nuestra habitación. Saco una de sus camisas de la cómoda y me la pongo antes de rodar a su lado de la cama. Su olor cubre su almohada y se infiltra en mí mientras la sostengo cerca de mi rostro, haciendo más fácil quedarme dormida.

—Hadley, te amo tan jodidamente mucho. —Reed me despierta cuando me atrae hacia él con fuerza. Poco a poco abro los ojos, sintiendo los párpados despegarse el uno del otro debido a las lágrimas secas. —También te amo tanto. Lleva sus labios a los míos en un ritmo lento y tortuoso.


—Dios, tengo que tenerte ahora, nena. Algo áspero roza contra mi labio y me aparto, arrastrando los dedos sobre un vendaje en su rostro. —Oye, sabes que nunca te rechazo, pero no quiero hacerte daño. ¿Estás bien? ¿Necesitas que te lleve a que te den unas puntadas? —¿Se siente como si pudiera dar una mierda sobre mi labio? No puedo esperar más. Necesito esto… Necesito esto sin nada entre nosotros. Por favor, dámelo —suplica Reed mientras sus labios encuentran el punto detrás de mi oreja, el punto que envía una llamarada a través de mí en cada ocasión. Desliza su mano por debajo de mi camisa, avanzando sus dedos sobre mi estómago, sobre mi pecho, antes de levantarme lo suficiente como para liberarme de mi camisa. Lo tiro hacia mí de manera agresiva. La necesidad de sentir su piel contra la mía, la sed de sentir sus labios sobre mí, me consume.

32

Reed se desliza suavemente dentro de mí, haciéndome soltar un gemido. Nos movemos juntos lentamente —nuestros movimientos fluidos y singulares—, nuestras miradas nunca rompiendo el contacto mientras se mantienen fijas en el otro, respirando al otro. Cuando alcanzamos el clímax juntos, solo gemimos… sin gritos, sin tirarnos del cabello, sin asperezas. Nada acerca de este momento juntos es una reminiscencia de lo normal. Esto es mucho más, tan diferente… este es el tipo de hacer el amor que nunca hacemos. Se deja caer sobre mí, tratando desesperadamente de recuperar el aliento. —Hadley, nena… maldición… Solo maldición. Sale de mí y se da la vuelta, tirando de mi cuerpo con él. Mis piernas envueltas sobre las suyas, mi brazo colgando de su estómago y mi cabeza descansando sobre su pecho mientras escucho el latido irregular de su corazón, el corazón que se ha convertido en mi línea de vida en los últimos años. —Te amo… es jodidamente loco lo mucho que te amo —dice Reed mientras frota círculos con sus dedos en mi espalda, trayéndome de regreso a la realidad. —Loco… eso me gusta. Es algo bueno, ¿verdad?


No me contesta, solo continúa con los ligeros toques en mi espalda y las respiraciones pesadas en mi cabello. —Bueno, semental, también te amo con locura —digo mientras cierro los ojos y dejo que el ritmo de los latidos de su corazón me arrullen volviendo a dormir. Justo antes quedarme dormida, juro que lo escucho susurrar: —No estoy seguro de que siga siendo lo suficientemente bueno, nena. Ve a dormir y solo recuerda cuánto te amo. Haría cualquier cosa por nosotros para hacer que esto dure para siempre.

33

Mis brazos se extienden por encima de mi cabeza mientras poco a poco empiezo a despertar. Lanzo mi mano hacia el lado de la cama de Reed y lo encuentro vacío y frío, para nada sorprendente. Siempre se levanta temprano, odia que yo pueda dormir todo el día. Agarrando su camisa del suelo, salgo de la habitación y me dirijo abajo para conseguir mi café. Reed siempre tiene mi café listo para mí… pero esta mañana, no está allí. Donde por lo general pone mi taza, encuentro una nota en su puño y letra. Mi corazón da un vuelco ante lo dulce que es a veces. La abro con una sonrisa en mi rostro, pero las comisuras de mis labios caen instantáneamente mientras mi mundo se rompe por debajo de mí con las palabras que escribió.

Hads, Sé que anoche creíste que perdí, pero gané, pateé su culo en realidad. Me ofrecieron la oportunidad de mi vida después de eso. Sé que no sabías nada al respecto y tal vez yo debería habértelo dicho, pero creí que estaba haciendo lo correcto. Algunas personas de la MMPL vinieron anoche y, nena, no pude jodidamente rechazarlos. Sé acerca de tu oferta en el hospital de Atlanta y necesito que la tomes. Hads, haz lo que amas, para lo que jodidamente naciste. Nunca podría vivir conmigo mismo si renuncias a tu sueño por mí. En este momento, los dos sabemos que nuestros sueños están chocando y van por dos caminos diferentes. Si me sigues o te sigo, uno de nosotros sufrirá, estaríamos renunciando a algo


jodidamente enorme que nos hace quienes somos. Nos hará personas amargadas después. Lo vi mientras creía y me mataría si esos fuéramos nosotros. Prefiero irme ahora, mientras todavía nos amamos el uno al otro, que quedarnos juntos con el resentimiento y solo terminar odiándonos mutuamente en un par de años. Vi demasiada de esa mierda al crecer como para hacernos eso. Nena, te amo demasiado. Es por eso que estoy haciendo esto y sé que no lo entiendes, pero lo harás, ya lo verás. No te puedo dar el cien por ciento de mí mismo hasta que me enfrente a la mierda que he estado enterrando. Estamos destinados a estar juntos, lo sé, lo prometo. Simplemente que en este momento tengo que encontrarme a mí mismo y demostrarme que soy más grande que solo un peleador idiota con un dólar a su nombre, viviendo de su novia. Jodidamente no puedo hacer eso y estar aquí contigo al mismo tiempo. Tenemos una vida para estar juntos y la quiero, de verdad. Mierda, nena, no lo olvides. Solo no quiero que tengamos ningún arrepentimiento y tengo miedo de que sea lo que suceda si me quedo. Una vida es todo lo que tenemos. Te escojo a ti. Regresaré a ti.

34

Estoy siendo el mayor jodido marica por no hacer esto anoche en persona, pero sé que con una sola mirada a tus ojos, me convencerías de quedarme y eso no puede suceder. Te prometo que volveré a nosotros, después de enderezar mi mierda. Dos pájaros de un tiro, nena. Te ama con locura, Reed


Capítulo 4 Hadley

H

an pasado noventa y cinco días desde que Reed me dejó. Dijo que me dejaba para encontrarse a sí mismo. Se fue para seguir sus propios sueños y que yo pudiera seguir los míos.

Noventa y cinco días desde que mi corazón estuvo completo. Noventa y cinco días de contar cada minuto que estoy sola.

35

Estoy en duelo, como si estuviera muerto. Ni una palabrita, ni una sola llamada telefónica, ni un mensaje de texto, correo electrónico, ningún mensaje de Facebook o, demonios, incluso otra carta de su parte, así que para mí es como si estuviera muerto. Lo cual es gracioso, porque está muy vivo y viviendo su vida. Al contrario de mí, que sigo paralizada. La parte racional de mi cerebro sabe que es estúpido sufrir como si él ya no estuviera en la tierra, pero el lado roto sabe que si hubiera muerto, al menos no habría sido su decisión dejarme. Reed sí decidió y decidió alejarse de mí… de nosotros. Para algo más grande, algo mejor. Habría seguido a Reed adónde sea, al fin de la tierra, ninguna pregunta hubiera sido hecha y lo habría hecho sin arrepentimientos. Pero no me dio esa opción, así que me quede sola, abandonada, desolada, luchando por respirar, dolida cada día que tengo que seguir aquí sin él. Puedes pasar por las “etapas del dolor” y tacharlas una por una por cómo he estado actuando. La primera, la negación, fue por lejos la más fácil. Fue cinco horas después de que Reed se fuera… la peor mañana de mi vida, cuando mis hermanos Matt y Mark me encontraron aferrándome a la carta y mirando las líneas del azulejo. Requirió que ambos me arrastraran de la esquina del suelo de mi cocina. Trataron de llevarme con mis padres, pero me liberé, pateando y gritando… solo quería estar en nuestra casa, el último lugar en el que fuimos nosotros. Recuerdo


mirar alrededor y que todo estuviera exactamente igual, sin nada movido o cambiado. La taza vacía que Reed usaba para poner su batido de proteínas antes de que se fuera todavía estaba en la encimera. Su champú todavía estaba en la ducha. Sus calcetines sucios todavía estaban en el suelo y su ropa todavía estaba en nuestro armario. Los trastes en el fregadero que le había gritado que quitara antes de que tuviéramos sexo el día anterior todavía estaban allí. Los Milk Duds 3 que me trajo hace un par de días —solo porque sabía que me encantaban— estaban en la mesa, sin tocar. Todos esos eran recordatorios de nuestra vida diaria juntos y de que él fue real. Mi corazón quería creer —necesitaba creer— que Reed todavía estaba aquí. Esa primera noche, me senté en el suelo junto al lado de su cama y abracé su almohada. La agarré tan fuerte, por tanto tiempo, solo oliendo su esencia que todavía permanecía en esta, pensando que si todavía podía olerlo, eso significaba que Reed no se había ido de verdad. Cuando fuera que nuestra puerta principal se azotaba, mi esperanza resurgía, pensando con seguridad que era Reed entrando y que todo estaría bien en el mundo.

36

Intentaba aferrarme desesperadamente a lo que quedaba de mi sanidad, de mi corazón, ebria con la pequeña cantidad de esperanza. Sentía como si hubiera estado caminando en un aturdimiento, que mi vida no era realmente mi vida. Me había convencido de que el que Reed se fuera era solo una broma enferma, una horrible pesadilla y que cuando me despertara, Reed todavía estaría abrazándome, diciéndome que nunca me dejaría. Solo que nunca desperté. Esa etapa duró al menos veintidós días, hasta que un día Lance vino por más ropa de Reed y algunos papeles importantes que Reed necesitaba. La caja que contenía todos nuestros documentos importantes repentinamente solo tenía los míos. El pasaporte de Reed, acta de nacimiento, sus registros, ropa… se habían ido. Se había llevado su preciado libro de fotos de sus primeros días de peleas. Había estado demasiado asombrada de que Reed de verdad se hubiera ido como para preguntarle a Lance cómo estaba, cómo pudo dejarme, cómo —si realmente me amaba— podía solo irse como si yo no fuera nada. Fui dejada con solo un poco de su ropa que escondí en el fondo de mis propios cajones, algunos zapatos viejos, su almohada que me rehusé a 3

Milk Duds: Es un dulce de caramelo recubierto de chocolate.


entregar porque dormía con ella, recuerdos restantes y ni una sola palabra de su parte. Mi estúpido y roto corazón me mantenía cautiva. La siguiente etapa apestó; dolor. Odiaba esta. Lloré hasta que mis ojos estuvieron inflamados, rojos e incapaces de abrirse. La única vez que comía, me bañaba o me cambiaba era cuando alguien me forzaba. Por diecisiete días, me hice un ovillo en la cama, sin quitarme una de las sudaderas de Reed y sollocé en su almohada, la cual se había convertido en mi propia manta de seguridad. A cada habitación que entraba, me asaltaban fotografías de nosotros… fotografías de nosotros felices, recuerdos de nosotros enamorados, besándonos, sonriendo y riendo. Y entonces las preguntas comenzaron a carcomerme. ¿Fui la única enamorada? ¿Fui la única que sintió algo? ¿Qué se suponía que debía hacer con todo el amor que me había quedado por él? ¿Alguna vez signifiqué algo para él? ¿Por qué estuvo conmigo?

¿Cómo pudo hacerme esto?

37

Mis padres, mi cuñada Sarah, Court y mis hermanos se tomaban turnos para quedarse conmigo. Me abrazaban. Cuidaban de mí como si fuera una niña indefensa. Estoy bastante segura de que todos estaban demasiado asustados de que hiciera algo estúpido si no tenía a alguien conmigo y, honestamente, la idea me pasó por la cabeza más de lo que me gustaría admitir. Era un desastre… rota, débil y destrozada. Un día, Mark —mi fuerte hermano que nunca mostraba ninguna emoción seria— vino y tenía lágrimas en los ojos cuando se dio cuenta de que no me había movido ni un centímetro de donde me dejó la noche anterior. Fue allí cuando supe que no podía seguir como había estado. Me juré que lo intentaría. Mis esperanzas de que Reed regresara murieron. Ya estaba harta de dejar que los recuerdos me mataran, porque, ¿adónde me llevó amar a Reed? Cómo desearía que se quedara de esa manera. Estaba bien, fortaleciéndome un poco cada día después de eso. Honestamente, estaba fingiendo, pensando —esperando— que si lo fingía lo suficiente, finalmente estaría mejor que solo bien. Eso fue hasta que los dolores punzantes en mi estómago y el cálido camino de sangre de un rojo oscuro corriendo por mis piernas cambiara todo una vez más. Durante los últimos cincuenta y seis días, he estado viviendo en este


abismo, buscando el coraje para solo saltarlo. Queriendo hacer cualquier cosa para quitarme este dolor que se ha instalado en mi interior. Esa noche, lo perdí todo en el hospital. El doctor se dirigió a mí con una expresión sombría después de mirar la pantalla. Nunca olvidaré las palabras que me dijo, se quedarán conmigo para siempre en el fondo de mi mente, reproduciéndose constantemente todo el tiempo. “Siento

informarle esto, señorita Thomas, pero el corazón del feto ya no está latiendo. Necesitaremos hablar de algunas opciones”. Mis ojos nunca dejaron la pantalla mientras el doctor continuaba presionando mi estómago con el aparato. Lo vi… mi bebé —nuestro bebé— y le supliqué a Dios silenciosamente ver algún movimiento, incluso una agitación, pero nunca se materializó. Se había ido.

38

Todo después de eso ocurrió en cámara lenta. Escuché a Mark jadear al otro lado de la habitación mientras su puño conectaba contra la pared y luego lo vi irse a toda prisa. Mi madre nunca soltó mi mano, mirando con los ojos llenos de lágrimas hacia mi papá, quien solo estaba allí parado con ojos enormes y asombrados. Entonces, la inevitable crisis que había estado aguantando pasó: me quité las intravenosas, salté de la cama y lancé todo lo que estaba a mi alcance. La voz de Matt diciéndome que me calmara y que todo iba a estar bien se volvió un ruido de fondo mientras golpeaba su pecho. Pero nunca nada estaría bien. El bebé que nunca supe que había estado creciendo en mi interior estaba muerto. El bebé que amaba, que necesitaba, estaba muerto, se resbaló de mis dedos y me lo arrebataron, igual que Reed. ¿Cómo algo podría estar bien de nuevo? Los ojos de Matt eran vidriosos mientras un dolor agudo pegaba en mi cuello y una sensación de quemazón recorría mis venas. Las voces se volvieron muy lejanas como para entender algo de lo que decían y los rostros de las personas que amaba se volvieron borrosas a mi alrededor. Mis ojos ya no fueron capaces de enfocarse en nada además de la pared blanca frente a mí mientras mis brazos se aflojaban y mis rodillas cedían, causando que mi hermano me agarrara para evitar caer al suelo, mi cabeza ladeada hacia un lado. Luego la nada. Tres días después, me desperté con un vacío adentro… Le supliqué a la primera enfermera que entró por esa puerta que me dijera dónde estaba mi bebé. Necesitaba un nombre y no podía hacer eso sin un género. Al dejar el hospital, me quité la última lágrima que derramaría por Reed y por mis pérdidas, nuestras pérdidas.


Fui demasiado egoísta para siquiera saber que había estado embarazada hasta que perdí a mi bebé. El solo pensar en cómo había abandonado a nuestra bebé por no ser una buena madre, incluso antes de que ella naciera, fue la parte más difícil de todo esto. Soñé cada noche con una pequeña niña con coletas, con los ojos avellana de Reed mirándome, llamándome mami, pero nunca conocería nada de eso. Porque todo ha cambiado y ninguna cantidad de esperanza, lágrimas o amor pueden revertir el daño. Me está tomando todo el poder que poseo aparentar estar completa. Estoy en un lugar muy profundo en mi mente que es tan oscuro, tan solitario y estoy atrapada aquí, no puedo encontrar una manera de salir y, oh, cómo lo he intentado. Nunca me he sentido tan sola, hueca… vacía. Ese hoyo en mi pecho es tan profundo que no creo que nunca vaya a volver a ser la persona que fui una vez. ¿Cómo algo puede hacerme feliz, hacerme sonreír de nuevo, cuando no se irá?

39

Es irónico que un corazón que se siente tan roto todavía pueda latir y mantenerme viva. Voy de un día a otro, día y noche, noche y día en dolor. Lentamente, me estoy cayendo a pedazos y si no hago algo —cualquier cosa— pronto, me temo que estaré así por siempre. Quizás lo merezco, así que solo dejo que duela, dejo que queme, porque algunas veces es lo único que puedes hacer. No estoy segura de cómo lo hice, pero de alguna manera me gradué catorce días atrás. Tengo la sensación de que mis padres tuvieron algo que ver con ello, dado que ni siquiera hice tres de mis exámenes finales. No iba a hacerlo, no quería, pero Matt me convenció. Dijo que sería egoísta de mi parte si no lo hacía, ya que significaba mucho para mis padres verme cruzar el escenario y obtener mi diploma, que incluso si no lo quería ahora, un día miraría a atrás y desearía haberlo hecho. Fingí lo que parecía una sonrisa para las fotografías y puse esa cara para las personas que más me amaban y medio intenté conversar con las personas a mi alrededor. Incluso vi a Lance en la multitud, lo cual me sorprendió. Unos días después de la graduación, Sarah y Courtney me arrastraron fuera de la casa y al único lugar al que quise ir fue a un salón de tatuajes. Estoy segura de que las asombró, pero no hubo protestas, ya que al


menos hablaba. Sabía qué me iba a hacer cuando crucé esas puertas; tres gorriones en mi hombro izquierdo: uno más grande por Reed, uno ligeramente más pequeño por mí, ambos volando en direcciones separadas, y uno pequeño volando hacia el cielo por el bebé que había perdido. El dolor que me dio la aguja ayudó a entumecer mi corazón, probando que el tributo para recordar a Reed y a nuestro bebé era perfecto. Ansiaba los recuerdos de él y de la vida que nos prometimos, incluso si se desvanecían de mi corazón y mente, todo lo que tenía que hacer era voltearme y recordar que el amor me hizo esto. Aunque, de alguna manera, sé que nunca necesitaré ese recordatorio.

40

Siempre estoy de pie junto a la ventana, mirando sin pensar hacia afuera, mi mente exige la tranquilidad que me da. Ha llovido todos los días que no he llorado, batiendo récord con cincuenta y siete días de lluvia. La mayoría de las veces, no está lloviendo fuertemente, sino que en cambio se trata de una molesta llovizna constante con las nubes del color del humo. El exterior parece reflejar lo que siento por dentro. Me pregunto si alguien más ha puesto estas dos cosas juntas. Courtney dice que soy insensible. Sus palabras fueron “un zombi”, creo. Pero no podría estar más equivocada, soy cualquier cosa menos insensible. El hoyo en mi pecho todavía está allí, cada vez más amplio y más profundo, transformándose en un cráter de dolor y desesperación. Sé que está asustando a todos —maldita sea, también me asusta mucho a mí—, pero simplemente no puedo detenerme. Mantenerme en pie es mucho más difícil de lo que pensé que sería y la fuerza que se necesita para levantarse de la cama cada día es todo lo que me ha quedado. No solo perdí a Reed esa noche, también perdí el futuro que él tenía en la palma de sus manos. Pero solo tienes que dejar de postergar el dolor y dejar que todo lo de adentro se haga cargo. Puedo mirar hacia atrás a mi relación con Reed y decir que hice todo lo posible para tratar de hacer que se quede: me sacrifiqué por él, empujé hacia un lado mis deseos, mis necesidades, para hacer que me amara. Lo más aterrador es que lo haría todo de nuevo si volviera. Y una pequeña y minúscula parte de mí piensa que él realmente podría hacerlo. Pero no funcionará de esa manera.


Nada funciona de esa manera una vez que el precio ha sido pagado por amar a un hombre como Reed. No consigues devolver un corazón roto.

Courtney golpea mi puerta, consiguiendo sacarme de mis pensamientos. Viene casi todos los días, me trae comida preparada, me obliga a meterme en la ducha, me hace cambiar la ropa que dejó Reed y siempre trata de convencerme de salir de este apartamento. Rara vez funciona y cuando lo hago y le permito que me lleve afuera, termino en la cama durante días después de eso. Pero al menos está intentando, Dios, la amo por eso.

41

Courtney es realmente la mejor, mejor amiga que podía pedir. Siempre está ahí para mí y nunca pide nada a cambio. El hijo del compañero de mis padres se hizo cargo de la oficina aquí porque ellos se mudaron —de mala gana— a Atlanta a tiempo completo un par de semanas después de que salí del hospital. No he visto mucho a Mark desde que salió del hospital, pero eso no me sorprende. Siempre pone distancia entre nosotros si no me puede proteger. Vino la semana pasada, dijo que le duele demasiado verme así y que le recuerdo a alguien que solía conocer. Hasta que comience a intentar por mí misma, ya no estará aquí para verme autodestruirme. Sarah me dice que es más grande que eso y un día Mark me dirá por qué, pero sinceramente no me importa. Matt consiguió su propio departamento en Thomas/Roberts Holdings y está escalando en Atlanta con mi padre, causando que esté demasiado ocupado para hacer frente a su hermana con el corazón roto. No es que culpe a alguno de ellos por no venir a verme tanto, no me gustaría estar cerca de mí si tuviera otra opción. Todos mis otros amigos eran amigos de “nosotros” como pareja, por lo que no quiero verlos o estar cerca de cualquiera de ellos. Me recuerda mucho que él no está aquí conmigo. Pero no Courtney; ella es toda mía, lo ha sido durante quince años, desde que se burlara de mis Converse rosa con mi tutú que llevaba en el primer día del primer grado. Es la hermana que nunca tuve y, sin ella, no creo que pudiera sobrevivir. Me aparto de la ventana y miro hacia la puerta, viendo a Courtney entrar. Ahora que lo pienso, estoy bastante segura de que ella ha estado DEA 4 durante al menos un par de días y tal vez también ha tenido suficiente de 4

DEA: Desaparecida/o en Acción.


mí ahora. Está empapada por la triste tormenta. Su castaño cabello hasta los hombros —que sé que pasó una hora para dejarlo perfecto—, está arruinado y ondulado. Su chaqueta de lluvia azul salvó su top, aunque no se puede decir lo mismo de sus pantalones. Si fuera mi antiguo yo, la vista de mi siempre perfectamente arreglada mejor amiga luciendo un lío caliente me habría hecho reír tanto que mi estómago estaría doliendo. En su lugar, solo recibe una pequeña sonrisa de mi parte, pero supongo que algo es mejor que la mirada en blanco que generalmente tengo. Courtney nota que las comisuras de mis labios se levantan y todo su rostro se ilumina como si acabara de oír que Jimmy Choo está regalando zapatos. —No te atrevas a darme esa mirada, perra, porque consigue tu Chipotle 5 favorito teniendo en cuenta que probablemente no has comido desde que vine hace dos días. Pues bien, al menos te has cambiado de ropa. —Hace un gesto hacia mis pantalones de yoga y camiseta, los cuales solían ser pegado al cuerpo pero ahora son dos tallas más grandes, y uno de los chalecos de Reed que me traga entera.

42

No he tenido hambre desde que Reed se fue, pero el olor a mi comida favorita hace que mi estómago gruña. —Gracias, eso suena bien. Déjame correr hasta mi habitación y traerte algo de ropa seca. —Gracias, Hads. Recibo una sonrisa y quieres comer. Anotación uno y dos, ¿qué vas a hacer luego? Si rompes en un baile, mi día estará completo. Solo para tu información —grita por las escaleras mientras le agarro una toalla y pantalones de mi armario. —Bueno, no creo que recibirás algo más, pero aquí hay un poco de cosas secas, de todos modos —digo, pasándole la ropa. Mueve sus pies lo suficiente para que pueda notar su enorme bolso de noche colocado junto a mi puerta. »Um, Courtney… ¿te vas a mudar? Sabes que hay solo una habitación — digo. Ríe. —¿Tienes chistes, también? Es un milagro, te lo digo. Debería salir y volver la próxima semana… puedes ser una comediante para entonces. Es Chipotle: Es un tipo de chile que se ha dejado madurar hasta hacerse chico, para después ser ahumado y aliñado. 5


bueno ver que no perdiste tu tan llamado ingenio desde que te has convertido en un zombi come cerebros. Pongo los ojos en blanco y le alcanzo la toalla, sintiéndome atrapada en algún lugar entre la molestia y el humor. —Ja ja, muy graciosa. En serio, ¿por qué trajiste esa bolsa contigo, señora? Nunca llevas esa cosa a menos que te alojes en algún lugar por un tiempo. Se retuerce su cabello con una enorme sonrisa traviesa en su rostro. —Puedo o no que recién haya vuelto de pasar un par de noches en casa de Lance y puede o no que recién me haya traído. —Menea las cejas hacia arriba y abajo.

43

Loco, nunca pasan la noche cuando han terminado con el otro, a menos que se pasen de tragos y sin duda nunca es planificado de antemano. Pero puede que ella haya dicho algo y en realidad no procesé lo que había oído, lo que parece estar ocurriendo demasiado últimamente. He dejado que mi depresión tome control sobre todas las cosas hasta tal punto que no veo lo que está pasando con mi mejor amiga, bueno, mi única amiga en este momento. —¿Se están poniendo serios? Pensé que los dos estaban de acuerdo en que solo sería sexo. —Intento con todas mis fuerzas sonar optimista porque se merece tener a alguien, incluso si ese alguien me recuerda a Reed, que a su vez me recuerda a mi bebé, que a su vez me recuerda por qué estoy deprimida. Qué ciclo enfermizo. Courtney deja de secarse y la actitud juguetona de un minuto atrás se ha ido. Se da la vuelta dolorosamente lento y fija su mirada en la mía. La compasión y la ternura en bruto están escritas en todo su rostro. —Hadley, necesito decirte algo y no estoy segura de cómo los tomarás. No quiero que estés loca porque no te lo conté antes, ¿está bien? Simplemente no sabíamos cómo te lo tomarías ya que apenas has estado aguantando. —Esto es justo lo que quería hoy… algo acerca de Reed. —Está bien… Uno, ¿quiénes son “nosotros”? Dos, por favor, no te sientas como si no pudieras decirme algo. Necesito la verdad, siempre. Tres, no saltaré del techo en el corto plazo. Lo cual, por la forma en que estás actuando, estoy segura de que se trata de Reed, de todos modos.


Courtney parece sorprendida de que conozco todos sus secretos. —No me mires así. Me habrías dicho lo que sea antes si no se tratara de Reed. Te conozco demasiado bien. Me estudia durante un minuto y luego dice: —Entiendo, de verdad. Hads, solo nos estás asustando, a tu familia, a mí. No queremos que caigas más profundo si podemos evitarlo. Lance y yo solo estamos teniendo sexo… bueno, estábamos. Recibió una llamada de Reed hace dos semanas. Tiene su primera pelea real en cuatro días y quería a Lance en la jaula con él. Lance, siendo el mejor amigo del cara de imbécil, estuvo de acuerdo enseguida. Decidió mudarse a Las Vegas para ayudar a entrenar a Reed ya que han estado trabajando juntos por siempre y solo lo ayudará dado que Lance conoce toda su debilidad o alguna mierda… De todos modos, Lance se va hoy, así que tuvimos un último divertido fin de semana de despedida antes de que se fuera.

44

Guau, sin palabras… Síp, sin palabras es la palabra correcta para lo que me está pasando. Sorprendentemente, me siento exactamente igual que antes que Courtney me lo contara. Tal vez estoy demasiado rota para notar la diferencia, sin embargo. Incluso si no había sido la persona a la que Reed llamó, al menos pidió la ayuda de alguien de su confianza, alguien que sé que cuidará de él y solo tiene su mejor interés en el corazón. Antes de que tenga la oportunidad de pensar en otra cosa, dejo escapar: —Quiero verlo pelear. El rostro de Courtney lo dice todo. Piensa que me he vuelto loca. —Chica, no sé si… Levantando mi mano a su cara, la interrumpo antes de que tenga tiempo para terminar. —No me importa. No voy a romper una promesa a él. Tengo que ver cada pelea. Esa es la promesa que le hice antes de la última. —Dejo salir mi miedo irracional e incontrolable de que si rompo esta promesa, Reed romperá la suya y nunca volverá a mí. Y ahí está, esa pequeña pieza de anhelo.


Cuatro días después, Courtney y yo estamos acostadas en la cama que una vez compartí con Reed, mirando la pantalla de mi computadora portátil y mirando la pelea de Reed. Noqueó al tipo en treinta y dos segundos, rompiendo todo los récords de la MMPL en el proceso. Levantan su brazo izquierdo y noto un nuevo tatuaje, conmoviendo mi corazón un poco más. Justo en el centro de su pecho hay dos gorriones casi idénticos a los míos, excepto que vuelan hacia el otro. Las palabras “amo con locura” están escritas hermosamente entre ellos. Cuando baja su brazo, golpea el lugar sobre los gorriones dos veces. Y siento esos dos golpes dentro de mí. Y esa parte dentro que espera que él vuelva salta a la vida.

45

En cuanto me meto en la cama y pongo mi cabeza en la almohada, echo un vistazo a la mesa de noche de Reed y noto por primera vez que la imagen de nosotros se ha ido. La primera lágrima cae de mi ojo después de sesenta y un largas noches.


Capítulo 5 Reed

S

eis meses sin Hadley me han apestado jodidamente… no hay otra manera de decirlo.

46

Me había quedado despierto toda la noche, aferrándome a ella mucho tiempo después de que quedara dormida, memorizando todo lo relacionado a ella: cómo cada que me movía, ella se acurrucaba más profundo, cómo su labio inferior se empujaba fuera, la forma en que su cabello caía sobre mi hombro, cómo se sentía perfecta contra mí. Nadie es perfecto, pero Hadley es la jodida cosa más cercana a la perfección que existe y ya no podría estar más con ella… no como yo era. Aún no. Me había arrastrado fuera de su agarre una vez que el reloj marcara las cinco en punto y clavé los ojos en ese pedazo de papel delante de mí por mucho tiempo, preguntándome qué pensaría cuando lo leyera, cómo manejaría que me había jodidamente ido cuando se despertara. No había duda de que tomé el camino del cobarde con una jodida carta, pero no podía enfrentarme a ella. Sabía que una mirada en sus ojos me habría convencido para quedarme y eso no era lo correcta para ella. Sin lugar a dudas, la jodida cosa más difícil que he hecho fue darle ese último beso en la frente antes de cerrar la puerta de la habitación, sin saber cuándo la vería de nuevo. Con solo una mochila llena de ropa y algunas fotos, me alejé del jodido amor de mi vida tumbada en nuestra cama, desapareciendo de ella, sabiendo que estaría rompiendo su corazón cuando llegara abajo, pero esperando como el demonio haber hecho la mejor cosa para nosotros. Debería haberle dicho por qué estoy jodido, por qué tengo que demostrar esta mierda a todo el mundo, pero no lo hice, no podía… ella nunca lo habría entendido. Tengo que ser la mejor jodida versión de mí antes de encontrarla de nuevo.


Había ido a Ohio para ver su graduación. Ella no me vio… no podía permitirlo. Estaba tan malditamente orgulloso de ella que no había manera de no estar ahí viendo. Me escondí en la parte de atrás, mirándola a través de las personas, en busca de signos de que no estaba bien. Pero ella lucia bien, no como su antiguo yo, pero ver su sonrisa me hizo sentir mejor.

47

Justo cuando el avión aterrizó después de volver, fui directamente a mi chico en Las Vegas para conseguir otro tatuaje. Tenían que ser esos malditos pájaros que ella siempre decía que éramos. Los tenía como un constante recordatorio de por qué estoy haciendo esto, por qué me alejé, por qué tengo que esforzarme para seguir a pesar de que todo dentro de mí me grita no hacerlo. Ni siquiera puedo llamarla y hablar con ella sería aún más difícil, sabiendo que no puedo estar con ella o ir a ella. Cerré mi Facebook, cuentas de correo electrónico y cambié mi número para que incluso si ella trataba de ponerse en contacto conmigo, no podría hacerlo. Quería que este descanso uno del otro fuera lo más limpio posible, incluso si eso significa matarme en el proceso. Si tuviera maneras fáciles de contactarme con ella, cedería y toda esta mierda sería en vano. No era para evitar que se pusiera en contacto conmigo… lo hice para evitar romperme e ir tras ella. Sabía que hacer eso demasiado pronto solo podría joder todo lo alcanzado, pero eso no significaba que tuviera la fuerza de voluntad para no hacerlo. Cuando Lance todavía estaba en Ohio, me sentía mejor. Tenía a alguien de confianza echándole un ojo. Él no me decía una mierda, pero aun así preguntaba como un jodido reloj. La respuesta de Lance era siempre la misma: “Lo está manejando de la única forma que conoce”. Pero sabía que él la protegería, pero ahora solo espero que sus hermanos estén un paso adelante para velar por ella cuando yo no puedo.

Siento el poder corriendo por mis brazos a medida que voy hacia el saco, golpeando a Lance en su culo en el proceso en medio del gimnasio. —¿Qué carajos, Riker? Extiendo mi mano para ayudarlo a levantarse, pero me da un manotazo.


—La próxima vez, sostén mejor el saco y no sucederá. —Sonreí con arrogancia. Lance señala en dirección a la oficina de mi entrenador. —Lo siento, ¿pero no viste a esa chica que acaba de entrar? —Ahora, ¿cómo iba a mirarla? La última vez que comprobé, no tengo ojos allí atrás, idiota —digo con la irritación en mi voz y empiezo a desenvolver mis manos. —Hombre, tenía pechos que… —Hace un gran gesto—, simplemente… maldición. No he visto ningunos así desde… bueno, por un tiempo. Lance se interrumpe, sabiendo muy bien de que me percataría de quién iba a decir. Hadley tiene unos jodidos pechos grandes. Pero son míos, no de él. Golpeando a Lance contra la pared de ladrillo del gimnasio, lo amenazo agresivamente: —Jodidamente no hables de sus pechos de nuevo. —Lo miro directamente a los ojos, asegurándome de que entienda la gravedad de mis palabras.

48

Libero a Lance después de que la audiencia de luchadores y entrenadores nos miren, juzgándonos con sus miradas como si no golpearan a la gente para ganarse la vida. Bobby, mi entrenador, se acerca y solo se necesita un vistazo hacia él para saber que estoy listo para ello… una vez más. Desde que me mudé aquí, mi mecha se ha acortado más y más. —Riker, ¿estás bien, hombre? Esto sucede de nuevo y la liga oirá de eso. Sabes que no aguanto esa mierda aquí. Ve a correr, enfríate. Lance, ven conmigo. Tengo nuevas cintas que necesitamos repasar para la próxima pelea. Al no estar en el estado de ánimo para hacer cualquier mierda adicional hoy, no lucho con Bobby sobre eso. Agarrando mi iPod, atravieso el gimnasio, haciendo caso omiso de las miradas de todos a mi alrededor.

Corro los ocho kilómetros por el día y luego busco a Lance por el lugar. Tengo que disculparme por ponerme violento con en él una vez más. Sé por qué está jodidamente pasando y esa es la parte más enferma de toda esta mierda. Seguirá empeorando mientras más tiempo esté lejos de Hadley… ella siempre ha sido mi jodida píldora. Localizo la parte posterior


de la cabeza de Lance a través del cristal de la oficina de Bobby y casi entro, pero el sonido de mi nombre me hace detenerme y moverme al otro lado así no soy detectado. —Lance, dijiste que Riker estaba bajo control, pero por lo que me contaste está lejos de ello. Esa mierda allá fuera ya no puede pasar. El nombre de Riker está moviéndose por ser un luchador de mal genio, un luchador de mecha corta. Esa es la última maldita cosa que necesitamos. Daily acaba de enviar a su nueva asistente personal, Krystal, para decirme que la próxima pelea de Rike es contra Billy King. Si sigue actuando de esa manera, no tendrá una oportunidad. —King está dominando nuestra tipo de peso… ha sido así durante casi dos años. Firmó un par de años antes que yo y ha pateado el culo de todos los que la liga le ha lanzado. Es un jodido monstruo en la jaula. Si le gano, me pondría en el lugar para las peleas de horario estelar, más dinero y mejor exposición, lo que conduce a incluso mayores posibilidades de ir en la corriente principal. Estoy jodidamente avanzando poco a poco hacia donde diablos necesito estar para conseguir de regreso a Hadley.

49

—Bobby, él está listo, pero la chica que dejó… Rike está jodidamente loco por ella. Está jugando con su cabeza el estar lejos de ella durante todo este tiempo. Pasó de conseguir su culo a nada. Esa mierda se mete con cualquier luchador y lo sabes mejor que nadie. No ha conseguido follar en una eternidad… joder, creo que realmente puede ser el período más largo que ha pasado desde que perdió cuando tenía quince años. Ahora esa es una jodida sequía si alguna vez he visto una. Demonios, si le digo a Rike la mitad de la mierda que sé sobre cómo está Hadley realmente, podría jodidamente enloquecer con todo el mundo. Si no pensara que ya es demasiado tarde, diría que la necesitamos volando aquí, pero lo último que supe es que ella se había ido. Tenemos que conseguir que venga Kenny, sin embargo. Él siempre tiene una forma de poner la cabeza de Rike en el lugar correcto. ¿Tal vez con él aquí se relaje un poco? —Me alejo, escuchando suficiente de esa mierda. ¿Qué carajos quiere decir Lance, demasiado tarde? ¿Hadley ya se rindió con nosotros?

—Riker, nene, ¿vas a venir? Pensé que los luchadores tenían una gran resistencia… ¿o solo hice mi trabajo demasiado bien?


No le digo nada, no puedo. ¿Qué se suponía que dijera? ¿Que pensaba en mi chica de cabello rubio con los más enfermos ojos que haya visto? ¿Los mismos que una vez tuve, pero estúpidamente deje, y ya no estaban más allí esperando por mí? ¿Se suponía que dijera todo eso mientras follaba a esta chica? Nop, no puedo decir eso, así que mantuve mi maldita boca cerrada.

50

Estoy jodidamente disgustado conmigo mismo. Juré que no volvería a recurrir a follar para aliviar mis problemas por la falta de Hadley y no se equivoque, eso es justo lo que hice. Salí del jodido gimnasio, recogí la primera chica que me mostró cualquier atención y seguí su culo hasta su casa. No hablé, no puse un beso en los labios rojos de puta mientras la empujaba en el sofá y rasgaba sus pantalones. La única manera de que me quedara duro fue cerrando los ojos y pensando en cómo Hadley se había sentido siempre. Y por una fracción de segundo, la martirizadora lástima que tenía creciendo en mi interior había desaparecido, la loca soledad se había ido, todo era mejor mientras los destellos de cómo me sentía cuando estaba de vuelta con mi chica jugaban detrás de mis ojos. Pero ahora estoy de vuelta ante mi jodido mundo real mientras los sonidos de esta chica entran en mi cabeza. La realidad de estar solo me golpea con fuerza y nada más que follar a la perra ha ayudado. Agarrando mi camisa del suelo, digo: —Escucha, eso estuvo genial, pero me tengo que ir. —¿Necesitas mi nombre? —pregunta mientras arrastra su mano sobre mi pecho, justo donde está mi tatuaje de Hadley. Empujo su mano duramente antes de que pueda mancharlo con su repugnancia. —Nunca toques eso, ¿me escuchas? Eso no es para ti en lo absoluto. — ¿Qué carajos hice? —Krystal. —¿De qué estás hablando? Ella camina lentamente hacia mí, sus tetas y culo falso no se mueven un centímetro. —Mi nombre es Krystal. Creo que al menos deberías saber eso. Sé que te está pasando alguna mierda. Trabajo para la Liga, así que escucho lo que


pasa detrás de escenas. Deja que te ayude con eso. —Baja la mirada hacia mi polla, cayendo de rodillas—. Te hice olvidar por un rato, así que deja que lo haga de nuevo, Riker. Es lo menos que puedo hacer después de lo que me hiciste. —Solo así, el jodido dolor se va y haré cualquier cosa para evitar que vuelva de nuevo.

Dos horas más tarde, estoy bajo la abrasadora agua, fregando el hedor del coño de jaula y aceptando el hecho de que si alguna vez quiero liberarme del dolor de perder a Hadley, tendría que hacerlo de nuevo Y planeaba hacer precisamente eso.

51


Capítulo 6 Hadley

N 52

o sé cómo lo hice, pero he resistido seis meses sin Reed conmigo, no ha sido fácil, no he estado sanando, pero he sobrevivido hasta ahora. Es como lo que dicen, poner un pie frente al otro.

La mañana después de su primera pelea en la Liga, me desperté con algún tipo de fuego encendido en mi interior. Verlo vivir su vida me hizo desear hacerlo también, en lugar de solo existir en la de todos los demás. A la noche siguiente, salí con algunos de nuestros viejos amigos y tuve un muy buen rato, riendo, sonriendo y hablando más de lo que lo había hecho en meses. Hasta que escuché a algunos de ellos hablando acerca de ver a Reed un par de meses atrás después de que se fuera. En medio de un bar con todas las personas que consideraba amigos, me rompí, mi corazón se desvaneció, no quedó nada. Él ni siquiera trato de contactarme, ni una vez, aun así todas esas personas lo vieron, aquí, en la ciudad donde yo vivo. Sentí que Reed se desvanecía de mi interior, volviéndose polvo justo en el suelo del bar. Esa noche, encontré algo que alivió los sentimientos de traición, los hizo llevaderos. Después de eso, salí de fiesta demasiado, tratando de ahogar el dolor dentro de mí esnifando polvo por la nariz. Me alejé de todos — incluyendo a Courtney— y encontré algo que ayudó, incluso si fue solo por un rato. Pensé que estaba haciendo lo correcto porque me sentía mejor, así que estaba mejor… qué equivocada estaba. Matt apareció justo cuando más lo necesitaba. Echó un vistazo hacia mí, yéndome fuera de control en espiral y me dijo que Columbus —y las personas que me estaban rodeando— eran tóxicos para mí. Me vio dirigiéndome por un camino en el que ni siquiera me gustaría estar si seguía en la dirección que iba. Matt tenía razón. El último lugar en el que Reed y yo vivimos juntos era demasiado difícil para mí. Adonde fuera que mirara, encontraba el reflejo


de Reed: en la tienda, restaurantes, en nuestra casa. No podía ir a ningún lado, en todos lados que me volteaba, encontraba otro recuerdo de Reed que me atacaba. Eso me retuvo, convirtiéndome en algo que no quería ser. Por mucho tiempo, había querido quedarme aquí para sentir la conexión que me traía, pero cuando finalmente encontré el valor suficiente para llamarlo, había aprendido que su número había sido desconectado y esa era la única respuesta que necesitaba. Tenía que alejarme de todo lo que me recordara a lo que solíamos ser. Dejar Ohio era la única forma que conocía de hacerlo en serio. Dos meses después, puse todo lo que Reed y yo teníamos en una bodega en Columbus y llevé las llaves a la casa de su papá. Sabía que sin importar lo que había pasado entre ellos en el pasado, Reed eventualmente vendría a casa a comprobar a Doug tarde o temprano. Siempre lo hacía.

53

Doug —el papá de Reed— estaba sobrio por primera vez en quince años y sorprendido por las noticias de que Reed y yo ya no estábamos juntos. Me dijo que Reed era un tonto por dejar la mejor cosa que le pasó alguna vez. Me senté con él por un par de horas mientras Doug me contaba historias acerca de la niñez de Reed y su versión de lo que sucedió entre ellos… la única versión que escuché alguna vez. Doug me explicó que cuando la mamá de Reed se fue, no podía lidiar con que su esposa se hubiera ido. Doug la amaba con cada respiración que tomaba y era un amor tan egoísta que la retuvo de lo que ella realmente quería en la vida. Tenía sueños y casarse y embarazarse arruinó todo eso para ella. Doug pensó que si la amaba lo suficiente por ambos, sería suficiente… hasta que un día no lo fue. La mamá de Reed había terminado con todo, sentía como si ya no pudiera ser una madre o esposa. Los había dejado a ambos para vivir su vida de la forma en que siempre había deseado, solo para morir en un accidente de auto un mes después. Pronto después de su muerte, Doug no pudo superarlo y comenzaron la bebida y las drogas, dejando a Reed como el único a quien culpar. Doug lloró cuando me habló acerca de cómo trató a Reed, diciéndole diariamente cuán perdedor era, cómo no podría lograr nada en el mundo, cómo si no fuera por Reed, su madre nunca se hubiera ido, cómo las golpizas que le daba a Reed no debieron haber sucedido. Cómo todo lo que nosotros estábamos atravesando era resultado de cómo había crecido Reed. Al dejar a Doug, algo hizo clic en mi interior. La tristeza que se había apoderado de mi vida se había desvanecido y había sido remplazada por una sonrisa por lo que tuvimos,


respeto y un nuevo entendimiento de Reed. Que me dejara no estaba libre de egoísmo, había sido su propia versión de amarme lo suficiente para permitirme una vida sin arrepentimientos porque él había visto el arrepentimiento cada día de su vida. Creía que si lo seguía, después lo odiaría. Pero, ¡Dios! No podría haber estado más equivocado. Reed siempre era reservado cuando hablaba de su pasado y sus padres y ahora veía por qué. Éramos completamente opuestos en cada manera. No sé lo que habría sido mi vida si no hubiera sido adoptada, pero tenía la imagen de la familia perfecta y creo que pensaba que nunca entendería lo que había sido su vida al crecer. Tenía que quebrar a Reed el pensar que retuvo a su propia madre, la única persona que se supone que te ama solo por ser tú, por sentir ese tipo de odio por tu propio padre por ser un constante recordatorio de su amor perdido… eso rompería a cualquiera. Sentía como si necesitara encontrar a Reed y decirle que él vale la pena, que lo está logrando, que no fue su culpa. Y por primera vez, mi corazón no dolía por mí, sino por él.

54

Tal vez si lo hubiera presionado más para que se abriera, podría haberle explicado que estar sin él sería la única cosa capaz de retenerme, pero nunca me dio esa oportunidad. Reed no quería que termináramos como ellos… no es que lo culpara. Tampoco quería eso para nosotros. Pero siendo sincera conmigo misma, eso sucedió en el minuto en que Reed se alejó de nosotros, dejándome sola con solo una carta. Exactamente como había hecho su madre años atrás. Pero la esperanza que tenía de que volviera a mí revivió. Él lo hizo por todas las razones correctas, solo del modo más incorrecto, el más desastroso posible.

Tenía tanta suerte de que mi mejor amiga aceptara mi disculpa por alejarme de ella. Ni siquiera me cuestionó, solo me abrazó y me dijo que siempre estaría ahí para mí sin importar lo fuerte que la alejara. Y lo estaba. Más tarde esa noche, después de dejar a Doug con ambos autos empacados, dejamos mi casa. Y cada día, me he preguntado si tome la decisión correcta. Courtney y yo habíamos decidido conseguir una nueva casa en el pueblo juntas cuando llegáramos a Atlanta en lugar del condominio que mis


padres me compraron. Era lindo escoger todo juntas, comenzar un nuevo capítulo con puras cosas nuevas. Afortunadamente para mí, Courtney había terminado con su vida en Ohio, porque sin ella, esta nueva vida no sería tan divertida. Juntas, estábamos haciendo una nueva vida con nuevos amigos. Estábamos comenzando de nuevo.

55

Justo cuando termino de subir el cierre de mis botas, Courtney viene corriendo por la puerta principal, lanzando sus cosas al piso. Ha sido nuestra tradición por cerca de un año —desde que Reed comenzó a avanzar en la liga y sus peleas las trasmitían en televisión— ir a algún lugar y verlo. Esta noche no es diferente. Sin importar lo que había pasado entre nosotros, estoy ridículamente orgullosa de él, finalmente volviendo su sueño realidad. Y con cada victoria que tiene bajo su cinturón, el momento en que vuelva a mí está más cerca. —Oye chica. Lamento la tardanza. Lo juro, el tráfico de esta ciudad se pone peor cada vez que salgo del trabajo. Con todo lo que había descubierto acerca del pasado de Reed, no podía alejarme del trabajo que mis padres habían arreglado para mí, a pesar de que no sea más que un constante recordatorio. Pero es exactamente donde siempre he querido estar —carrera sensata— y amo cada segundo de ello. Courtney tiene un fondo fiduciario más grande de lo que muchas personas hacen en toda su vida, así que es voluntaria como mediadora de los enfermos en mi hospital. —Está bien. Estoy lista cuando tú lo estés, solo necesito agarrar mi bolsa y alimentar a Lucy rápidamente. —Lucy es el gato calicó6 de pelo largo que Mark y Sarah me dieron como regalo de bienvenida a casa. Se volvió mi pequeño bebe inmediatamente y es justo lo que necesitaba. Solo le gusto yo y es la cosa más necesitada que he visto. Honestamente, es imposible estar solitaria con la pequeña mierda alrededor… creo que es la verdadera razón por la cual la consiguieron para mí.

Gato Calicó: Es un gato doméstico que tiene una coloración característica, el pelaje blanco muestra manchas marrón-anaranjado y negras. 6


—¿En serio tienes que alimentar a la semilla de Chucky? Le doy a Courtney mi mejor mirada malvada. Ella y Lucy tienen un odio mutuo del que no puedo evitar reírme. Podría tener algo que ver con el hecho de que cuando Lucy era una gatita, Courtney la piso y aplastó la pobre colita de Lucy, como resultado teniendo que ser envuelta por seis semanas. Lo juro, para vengarse de Courtney, Lucy usó su closet como caja de arena por meses, causando que Courtney tirara una docena de zapatos. Lucy me escucha buscando su comida y viene por la esquina, frotando mi pierna mientras le sisea a Courtney. Sonrío ante la silenciosa lucha entre ellas dos. Si no fuera por estas dos, mi vida casera sería inexistente. Courtney palmea la cabeza de Lucy.

56

—Está bien, pequeña Chucky, supongo que eso no fue muy lindo de mi parte, ¿verdad? —Courtney regresa su atención a mí—. No preguntaste quién va a salir con nosotros esta noche, solitaria. —Ella ha estado empujándome para comenzar a salir en citas durante los últimos seis meses y cada vez que vamos a algún lado, trae a alguien que tengo que conocer. Sus palabras, no las mías. Siempre terminan siendo demasiado aburridos para que siquiera quiera ir con ellos en una cita real, pero al menos no estoy sentada comiendo dulces y engordando mientras espero a que Reed vuelva a mí. Decirle eso a Courtney no va a ayudar a mi causa. Así que me lo callo, pongo una gran falsa sonrisa en mi rostro y voy con ello. —Está bien, morderé el anzuelo. ¿Quién va a estar ahí con nosotras esta noche? —pregunto con sarcasmo. Courtney, sin captar mi sarcasmo, sostiene su barbilla, como si estuviera pensando. —Bueno, la tropa usual, Megan, Brooke, Darrius y —Tose el ultimo nombre, tratando de ocultar quién es—, Bennett Norton. Mortalmente maravilloso, “El Bennett Norton” —como las chicas de la oficina de mi familia lo llaman— es un millonario de treinta y cuatro años con el que mi padre hace negocios y grita problemas. Coquetea cada vez que me ve, pero escuchando los chismes de las otras chicas con las que “sale”, sé que no es para mí. No voy a ir por otro mujeriego “refinado”. Bennett parece tener una personalidad muy fuerte y dominante,


demasiado centrado en sí mismo. Probablemente, pasa más tiempo viéndose en el espejo cada mañana que yo, definitivamente no es mi tipo para nada. Pero de nuevo, nadie lo es, excepto Reed. —¿Así que ahora quieres que salga con un tipo como ese? Courtney se encoje de hombros y pone los ojos en blanco. —Hads, nunca dije nada acerca de salir, tal vez enrollarse un poco. Diversión… sabes lo que es eso, ¿verdad? Solías tenerla todo el tiempo. No te has acostado desde que el imbécil se fue y estoy muy segura de que ya ni siquiera sabes cómo funciona. Cepíllate las telarañas, súbete a esa silla y ve por el paseo. Quién sabe, tal vez será el mejor paseo de tu vida. — Déjale a Courtney ir directo al grano, pero no puedo. Solo he tenido sexo con Reed. No voy a ir allí.

57

—Bennett y yo… no lo creo. Lo veo demasiado y vamos, Courtney, es todo un jugador. Demasiado experimentado para mí. En serio, tienes que entenderlo, estoy bien estando sola. Vamos a ver la pelea de Reed esta noche por el amor de Dios, y no creo que sea correcto ir a “divertirme” mientras hago eso. Tal vez un día… pero ahora estoy bien estando sola. — Y es verdad, lo estoy. He hecho grandes amigos aquí y me gusta mi trabajo. Solo falta una cosa, Reed. —Lo que sea, Hads. Solo déjame saber cuando quieras un poco de diversión. Prometo que te encontraré a alguien perfecto, ¿está bien? —Serás la primera persona en saber cuando esté lista para ese tipo de diversión, lo prometo. —Está bien. Todo lo que tienes que decir es: “Es tiempo”. ¿Trato? Dándole a Lucy una pequeña caricia bajo su cuello, tomo mis llaves y bolsa de la mesa. —Trato. Ahora vámonos. —Cierro y comienzo a caminar hacia el bar.

Vapers es un enorme bar deportivo y el lugar al que ir cuando los Falcon o los Brave están jugando por las enormes pantallas de cuarenta pulgadas que cubren las paredes. Se ubica justo en medio de


condominios, apartamentos y casas para que las personas puedan caminar sin preocuparse por conducir. Esta noche, cuando abrimos la puerta del ascensor, cada mesa está tomada. Hay personas paradas por el lugar, llenando cada centímetro del lugar. Es ruidoso y un poco intimidante, aunque estoy segura de que nadie nos presta atención… están pasando demasiadas cosas para que alguien gaste su tiempo mirando en nuestra dirección. Veo a Megan, Darrius y Brooke en una mesa alta en medio del bar. Courtney agarra mi mano y empuja su camino hacia ellos, arrastrándome a través de los cuerpos parados. —Guau, nunca lo había visto así de lleno —dice Courtney, poniendo su bolsa en la mesa. —Lo sé, nos tomó cerca de veinte minutos conseguir esta mesa. Estuvimos a punto de pelear con unos chicos que la querían también. Fue un poco divertido hasta que vieron a Darrius y corrieron como cobardes. —Brooke sonríe.

58

Brooke es la asistente de Matt y nos llevamos bien al instante. Tiene treinta años y ha estado felizmente casada con Darrius por casi diez años. Es divertido verlos juntos, Brooke es pequeña y delgada —ni siquiera creo que llegue al metro sesenta de altura— y Darrius es enorme, por encima del metro noventa. Es propietario de un negocio de construcción, así que está en buena forma por poner manos a la obra. Deben ser una de las parejas más lindas que he conocido. Megan es la hermana de Darrius y la mejor amiga de Brooke y un completo noqueo. Alta, piernas largas, delgada, cabello rubio, los ojos más azules jamás vistos y, para rematar, tiene el mejor corazón de todos. Los cinco siempre pasamos el mejor tiempo juntos. El mesero viene y obtiene nuestra orden. Miro alrededor para ver si alguien tiene camisetas de deportes que explique por qué está tan lleno, pero no veo ninguna. —¿Está pasando algo? Pensé que los Falcon jugaban el domingo. —Nop, tienes razón, juegan el domingo. Vamos a tener una fiesta en nuestra casa por eso, ¿recuerdas? Mi suposición es que es por la pelea, todos los chicos estaban apostando —dijo Darrius, poniendo un brazo alrededor de Brooke. Solo sigo las peleas de Reed, nada más acerca de la MMPL, pero debería haber sabido para ahora que había conseguido


peleas estelares por cuán bien lo ha estado haciendo desde que se unió a la liga. El mesero regresa y deja nuestras bebidas justo a tiempo. Estoy pensando que el alcohol es exactamente lo que necesito para atravesar esta noche. Exprimo mis limones en el vodka mientras la silla junto a mi está siendo retirada. Me doy la vuelta mientras Bennett dice hola al resto de la mesa. Al minuto en que atrapo sus ojos y se encuentran con los míos, mi corazón da un vuelvo. Mierda, solo he visto a Bennett en trajes y siempre está devastadoramente guapo en ellos, pero demonios, este look casual fue hecho para él. —Oye, Hadley, luces genial. —Bennett comienza a verme de arriba abajo y su mirada se queda un poco más en mi pecho. Usualmente, odio cuando alguien me mira así, pero con él se siente correcto, bien incluso. —Oye, tú. Tampoco luces muy mal, pero sabes que mi rostro esta acá arriba —digo, apuntando a mi rostro. Le doy la primera sonrisa coqueta que ha adornado mi rostro en mucho tiempo.

59

Bennett sacude la cabeza, tomando un sorbo de su cerveza. Lo miro y luego a la botella en su mano, incapaz de contener la risa que atraviesa mis labios. No es una bebida que pensé que ordenaría y me gusta eso. Mucho. — ¿Por qué te estás riendo de mí? ¿Qué, tengo algo en el rostro? —Nop, tu rostro está bien. —El mío, sin embargo, instantáneamente se pone rojo mientras toma un mechón de mi cabello y lo empuja detrás de mi oreja. —El tuyo tampoco está tan mal. Pero en serio, ¿qué pasa? —Estaba casi segura de que serías un elegante bebedor de whisky de cincuenta años. Mi papá, hermanos y todos sus amigos pasan por él como locos. Casi pensé que era algún tipo de regla del club de los chicos millonarios o algo. —Oh, lo es, pero amo romper las reglas. Generalmente solo tomo cerveza y tragos, a menos que esté pasando el rato con ese club de chicos —dice, guiñándome y comenzamos a reír. Vamos de ida y vuelta, hablando y bromeando, nada demasiado serio, pero tener a alguien diferente a Courtney haciéndome reír genuinamente es realmente divertido.


Dos bebidas en nuestra conversación, comienzo a pensar que he estado completamente equivocada acerca de quién es Bennett. Parece estar bien… bueno, mejor que bien, divertido vale la pena. Por el más pequeño, más breve momento, siento algo revolotear en mi interior que había pensado que me dejó hace mucho. Y saboreo la sensación. —¿En verdad te gusta ver este tipo de peleas o solo tienes algo por los luchadores? Jadeo, me atraganto y escupo mi bebida en la mesa a la vez. Un minuto, me había olvidado de mis problemas y con un chasquido de sus dedos, soy devuelta a mi realidad, la verdadera razón de que estemos aquí y no es para estar coqueteando con él. Tampoco es para tener esa sensación de mariposas de regreso, sino para ver pelear al hombre que amo. La culpa me envuelve, atrapándome, por encima de lo que acabo de sentir por otra persona.

60

Todos los ojos de la mesa están en mí, cuestionándose cómo voy a responder a eso. Todos excepto Bennett conocen mi historia, por qué vemos estas peleas, por qué soy de la forma en que soy. Bueno, la mayor parte. —Dios, Hadley, ¿estás bien? —me pregunta Bennett mientras me palmea la espalda. Lo evito y limpio mi desastre, dejando que Courtney responda por mí. —Hadley de hecho no sabe nada de eso, solo venimos aquí porque Brooke y yo amamos ver hombres golpeando a otros hombres y ya sabes toda la testosterona. Yummy. Atrapo sus ojos y le agradezco silenciosamente. Bennett mira entre nosotras como si supiera que está mintiendo, pero afortunadamente justo antes de que pueda preguntar, el volumen de la televisión estalla, callando los sonidos de la multitud. Cada pelea que he visto de Reed me pongo nerviosa, es una segunda naturaleza, pero la manera en que la multitud a mi alrededor se pone salvaje, parece diferente, más grande, más intensa, más importante. Atrapo un vistazo de Reed en la pantalla caminando hacia la jaula, usando su típica sudadera gris con la capucha sobre su cabeza y lo único que puedes ver es el brillante rojo del gorro que yo le había


conseguido. Mi corazón comienza a latir más rápido y mis manos comienzan a sudar, no puedo creer que aún use esa cosa. Escucho susurros de cómo el otro tipo, Hernandez, no ha perdido en tres años y cómo las probabilidades de que Reed lo venza son cercanas a imposible. Atrapo los ojos de Courtney mientras gesticula: —¿Qué carajos? —Me encojo de hombros, devolviendo mi atención a la televisión y a Reed. Antes de que la campana suene, golpea su pecho dos veces, algo que ha hecho en cada pelea desde la noche en que lo vi en nuestro viejo departamento y, lo juro, cada vez que lo hace, aún lo siento profundo dentro de mí.

61

Los dos hombres comienzan a rodearse. Reed hace el primer contacto con un golpe de izquierda a su rostro, seguido por una patada derecha a su costado, pero eso no parece afectar a Hernandez, quien aterriza un par de golpes en el rostro de Reed. Intercambian golpes y patadas, pero no lo suficiente para que alguno de ellos lleve ventaja. La ronda de cinco minutos ha terminado y finalmente tomo una respiración profunda, sin darme cuenta de que había estado conteniendo la respiración en mis pulmones. Veo a Reed en su esquina con Kenny, Logan y otro chico que he visto en las otras peleas. El único que está hablando es Kenny, justo como solía ser. Los hombros de Reed se mueven con cada respiración que toma. Solo asiente, guardando su fuerza para la pelea y mira hacia Hernandez con una actitud presumida. La segunda ronda comienza y algo primario sale de Reed: su modo “Riker”. En las últimas diez peleas que ha tenido, las ha ganado todas. Tres fueron knock-out7, cuatro por rendiciones y el resto por decisión unánime. Tiene un fuego en él que nunca había estado allí durante sus pequeñas peleas en Columbus y está irradiando de él. Reed está probando que puede, lanzándole un gran dedo medio a todos los que dijeron que fallaría. Una cosa que sé acerca de él es que cuando alguien dice que no puede, Reed lo hará. En un parpadeo, Reed salta a los hombros de Hernandez con sus piernas envueltas apretadamente alrededor de su cuello. Reed lo lanza, aterrizando sobre el suelo y enviando un rugido a través de la multitud. Knock-out: Significa fuera de combate. Se produce cuando un deportista queda incapacitado para levantarse de la lona del cuadrilátero por un período específico de tiempo, ya sea por causa de la fatiga o porque los daños que ha sufrido le inducen una pérdida del equilibrio y posteriormente la pérdida de la conciencia. 7


Retuerce el cuerpo de Hernandez, sin soltar el agarre de sus piernas. Su oponente intenta una última vez, pero sin importar cuán duro pelee, es inútil; las piernas de Reed están bloqueadas y no le están dando un centímetro con el cual trabajar. Hernandez inhala una última vez y entonces ha terminado. Tengo que forzarme en mantener los pies en el suelo, en no saltar, en no mostrarle a las personas que me preocupo. Incluso aunque no estoy ahí, siempre me emociona ver a Reed patear seriamente algún trasero y eso es lo que acaba de hacer. Cerrando mis ojos, envío un te amo mental para él, abriéndolos justo cuando la mano de Reed es levantada por encima de su cabeza.

62

Les ordeno a todos en la mesa tragos de tequila; era algo de Reed y mío cada vez que pasaba algo en nuestra vida y ahora lo hago después de cada pelea. Tal vez, solo tal vez, él hará lo mismo después y mi rostro cruzará su mente. Pongo un trago frente a Court, pero a ella no podría importarle menos, sus ojos están pegados a la televisión con la mirada más sucia que he visto en su rostro. Sigo su línea de visión y una toma en cámara lenta de Reed lanzando su cinturón encima de sus hombros pasa a través de la pantalla. Pero eso no es lo que capta mi atención. Nop, es la chica corriendo y saltando a sus brazos. Mi corazón cae a mi estómago, el sonido haciendo eco en cada centímetro de mí. No sé cómo me lo perdí antes: grandes tetas falsas y más maquillaje del que debería ser permitido en un club nocturno… o, infiernos, incluso en un club de desnudistas. Estoy viendo a mi completo opuesto en cada forma. Aparentemente, a Reed le gusta esa apariencia de zorra ahora porque sus manos sujetan su culo y la gira alrededor, justo como solía hacer conmigo cuando ganaba una de sus peleas. Y entonces la besa. Justo en los malditos labios. En televisión nacional. En jodida cámara lenta. Me reemplazo con una jodida puta. Me paro ahí. Mi boca colgando abierta. Congelada. Mi agarre bloqueado en el trago en mi mano. Mi corazón ya no palpita, probando cuán sin vida estoy por dentro sin él. Espero por el picor detrás de mis ojos que me diga que ya vienen las lágrimas. Me paro ahí, en un bar lleno con nada y


espero, pero nunca caen. Un sentimiento viene a la vida profundo en mi interior; furia, extendiendo furia pura y odio por Reed jodido Riker Collins. Está jodidamente claro que Reed no me quiere, tal vez nunca lo hizo realmente. Reacciones se desatan dentro de mí que nunca habría creído posibles con nadie, especialmente no con mi Reed, no el que dijo que me amaba. Soy idiota por pensar que él en verdad querría regresar a la aburrida chica de al lado cuando podría tener a alguien que luce como si protagonizara su propia porno. Le doy la espalda a la televisión, le doy la espalda a Reed, me alejo de mi pasado y bloqueo miradas con Courtney y Brooke. No veo nada más que tristeza y pena por mí en ambos rostro, por la Hadley con el corazón roto. Pero la Hadley de Reed está bien muerta. Nunca olvidaré este momento. Este momento que nunca vi venir. En este momento, justo aquí, sin ninguna duda dentro de mí, jodidamente desprecio a Reed con cada centímetro que queda de mi alma que acaba de asesinar.

63

Miro a Courtney y levanto mi trago hacia ella. —Es tiempo —anuncio y me lo tomo.

Ahh… mi cabeza está a punto de explotar. Trato de alejar a Lucy de mi cuello, pero Lucy habla. Espera, Lucy es un gato y los gatos no pueden hablar. Abro de golpe los ojos y veo a Bennett mirándome. —Me estaba preguntando cuando ibas a despertar así tengo una oportunidad de tomarte de nuevo antes de tener que irme a trabajar. — Planta suaves besos justo encima del tatuaje que conseguí para Reed y mi bebé. Sabiendo que no lo necesito, levanto las cobijas solo para revisar… síp, desnuda en la cama de un extraño… bueno, casi un extraño. Doy vuelta mi cabeza y veo las envolturas de condones en el suelo de su habitación. —Um, acerca de eso… estoy… sí… —Ruedo fuera de la cama, llevando la sábana conmigo en el proceso, tomo mi teléfono de la mesa junto a mí y rápidamente corro al baño de Bennett, cerrando la puerta rápidamente.


Mis palmas están planas en el mostrador mientras miro el espejo y no reconozco el reflejo devolviéndome la mirada. Esta chica no soy yo. Es entonces cuando me golpea como una tonelada de ladrillos, necesitaba algo para alejar el fantasma. Reed. La pelea. Tetas falsas. Besos. Puta. Girando. Es tiempo. Yo. Coqueteando.

64

Bailando. Tragos de Jager. Besos. Líneas de coca. Rogando a Bennett que me llevara a casa. Rogando a Bennett que me ayudara a olvidar. Si tan solo fuera así de fácil. Si tan solo pudiera borrarlo de mi corazón y mi mente. ¿Por qué mi corazón tiene que ser tan ruidoso? ¿Por qué no puede solo romperse silenciosamente? Reed tiene todo el poder sobre mí y es hora de cambiar eso. Mis ojos brillan a través del espejo. Sé el primer paso para hacer eso. Le envió un mensaje a Courtney. Yo: Día de salón conmigo, tiempo de un cambio de imagen.


Courtney: Genial, frijolito, estoy cerca de la casa de Bennett de cualquier modo, te recojo en cinco. La acción de Reed habla fuerte de las promesas rotas que me dijo. Nunca olvidaré a Reed Collins y el corazón roto que me dejó, pero voy a jodidamente tratar. Dime, ¿qué se supone que haga ahora?

65


Capítulo 7 Reed

M

e despierto empapado y no estoy seguro de por qué hasta que siento un retorcijón en el estómago. Abriendo mis ojos, veo a Krystal y a alguna chica que trajimos de regreso al hotel después de mi victoria de anoche, ambas están enredadas sobre mí. Mierda, nunca dejo a las extras quedarse. Quedarse implica que hacen cosas como esta, quieren acurrucarse, quieren besos, quieren todo de mí. No me acurruco. No doy flores. No soy romántico con ninguna de ellas. Y ciertamente no siento cosas. Solo follo y eso es todo.

66

Con cada pelea, con cada victoria, con cada chica, siento que me alejo un poco más de quién era. De quién me gustaba. De a quién amaba Hadley. Reed se siente más lejano que nunca. Riker ha acaparado todo. Pensé que era lo correcto, pero ahora no estoy tan seguro. Me alejé para volverme una mejor persona para ella, para el futuro que había planeado en mi mente, pero de alguna manera perdí a esa persona en el camino. Estoy perdiendo la única pelea para la cual no puedo entrenar. La mano de Krystal se mueve sobre mi tatuaje, haciendo que apriete los dientes. Incluso dormida, la perra sigue intentando. Ha intentado acercarse más y más, pensando que dado que hemos estado juntos por un tiempo y tenemos una especie de historia de mierda, le permitiré tocarlo. Lo cual es una locura porque ni siquiera la beso. Nuestra primera gran explosión fue cuando intentó besarme después de que ganara mi primer cinturón. Esa mierda es demasiado personal y los únicos labios que quiero tener en los míos son los de Hadley y esa perra quería robarse eso. Demonios, no. Dos cosas que me han quedado de ella son mis labios y mis tatuajes. Lo único que toca esos gorriones es mi mano… dos veces antes y dos veces después de cada pelea. Después de eso no volví a tocarla por tres semanas, hasta que volvió llorando, escupiendo mierda que nunca quise oír. Pero esa noche necesitaba sentir, por lo que la tomé


de vuelta y eso me muerde en el culo cada vez que pienso en Krystal queriendo meter sus garras más profundo en mí. Pienso en el momento que estaba sentado en la silla donde una aguja me hizo los gorriones y en todas las cosas que quería lograr… ahora las tengo. Mi jodido imperio es enorme, tengo todo lo que siempre he querido, pero ahora soy un jodido perdedor por dentro. Demasiado arruinado para volver por mi hermosa chica, hice demasiada mierda para ser lo que ella necesita. Igual que mi jodido padre. Cuatro años de estar lejos y el motivo por el cual me fui quizás no tenga solución.

67

Un golpe fuerte en la puerta hace que empuje lejos a ambas perras, sin importarme un carajo despertarlas. Anoche fue una locura con Krystal y quien sea que sea esta otra perra sin nombre. A Krystal no le importa lo que le hago o a quién meto en la cama con nosotros… sabe que amo a otra persona y que solo la uso para llenar un vacío, una necesidad. Sabe eso desde la primera noche. Es solo una perra a la que no le importa un carajo mientras pueda colgarse de mi brazo durante eventos de alfombra roja, para tener su foto en las revistas y comprar en lugares lindos con mi dinero. Ella me hace olvidar, amortiza el dolor, incluso si solo es cuando follamos, pero sabe cómo son las cosas. No hago pijamadas con las demás. Krystal puede apostar sus malditos tetas falsas nuevas a que esto no sucederá de nuevo. Voy hacia la sala y abro la puerta para encontrarme con una muy cansada y muy enojada Laura. Desde que destrocé a Hernandez dos años atrás, las cosas se volvieron una jodida locura. Era un don nadie en esa pelea que nadie lo vio venir cuando él cayó. Mi paga por esa pelea fue increíble, la aprobación vino rodando y ya no podía organizarlo todo yo solo. Mi agente, Bobby, Kenny y Lance estaban hasta la coronilla con mierda y fue necesario contratar una asistente. Ahí apareció Laura y me compró. Necesitaba una niñera y ella no me batió las pestañas en la entrevista como lo hicieran las otras a las que había entrevistado. Ayudaba que yo no le gustara… bueno, diablos, a ella no le gustaba ningún tipo. A Laura le gustan las tetas, probablemente más que a mí. Me patea el trasero cada vez que es necesario… y lo necesito mucho. —Bueno, parece que alguien se divirtió anoche y se quedó durmiendo. Eso habría sido increíble para mí también, pero por desgracia, no tuve ese placer porque no respondes el teléfono. He estado llamando por dos horas y llevo veinte minutos golpeando la maldita puerta. ¿Qué has estado


haciendo? Algún abogado de Ohio llamó unas treinta veces y no me dijo por qué. Lo único que sí me dijo es que es muy urgente. —Por qué me contactaría un abogado de Ohio, a no ser que hubiera algo mal con… Antes de que pudiera terminar el pensamiento, le quito el teléfono de la mano y quito la espera de la llamada. —Aquí Collins. —¿Reed? Asiento como si pudiera verme, demasiado nervioso por lo que me pueda decir. Cuando no me reconoce, me voy a las palabras. —Sí.

68

—Me llamo Andrew Thompson. Era el abogado de tu padre, Doug. Odio tener que decir esto por teléfono… pero tu padre falleció hace dos días. He estado buscándote desde entonces, pero al parecer el número que teníamos fue desconectado. Gracias al cielo que encontré a tu asistente a través de internet. Eres la única familia que tenía y Doug dejó unas cosas para ti. Su novia está encargándose de todos los arreglos y el funeral, que será en dos días en Columbus. Sé que a él le habría gustado que vieras lo que hizo con su vida después de tu partida. Podremos revisar algunas cosas entonces, ¿si te viene bien? Si no, puedo enviarte las cosas dondequiera que estés. Mi rostro cae y colapso en el sofá detrás de mí. —¿Muerto? ¿Sobredosis de drogas? —No he hablado con mi padre desde antes de irme a Las Vegas. Estaba drogado o ebrio; o maldita sea, ambas cosas, conociéndolo; pidiéndome dinero que no tenía. Me fui y prometí nunca volver a verlo hasta que estuviera sobrio. —Sí, murió el jueves por la noche, pero no de una sobredosis. Tuvo un ataque al corazón. Antes de poder pensar, las palabras salen de mis labios. —Estaré en Columbus esta noche. —Cuelgo y miro la pared. Laura me mira y pasa a su modo profesional. —Voy a llamar a Daily para ver si nos presta el jet. Me duele el corazón. Maldita sea, necesito tan jodidamente a mi Hadley.


Mis pensamientos son interrumpidos por las chicas en la otra habitación una vez que comenzaron a reír. Laura pone los ojos en blanco y dice: —Quitaré la basura por ti y de paso empacaré tus cosas. Ahora ve a ducharte, Riker. No me muevo, simplemente me quedo mirando la maldita pared blanca. —¡Ahora, Reed! —Eso quiebra mi atención… ya nadie me llama Reed. Me dirijo a la ducha del otro dormitorio, sin querer lidiar con las preguntas que dejé en la otra habitación. Tres horas después, estoy en el aire, yendo a casa por primera vez en cuatro años.

69

Estoy de pie junto a la tumba de mi padre, mirando hacia el suelo. La suciedad, un hoyo y una maldita caja, eso es todo lo que me queda. Nada más. Estaba sobrio. Demonios, incluso era patrocinador. Limpio por tres años. No lo sabía ya que ni siquiera me importó chequear cómo se encontraba. Había estado demasiado ocupado para siquiera jodidamente llamarlo. Me aferro a la carta y a una única llave que el abogado de mi padre me había entregado antes del servicio y Dios sabrá lo que dice. Debería abrirla, pero no quiero leer nada. Ahora mismo, al ver cómo arrojaban tierra sobre el cuerpo de mi padre, solo sé una cosa: soy un bastardo egoísta hijo de perra. Haré lo que sea para recuperar lo que alejé de mí, todo de lo que huí. Necesito mi vieja vida. Necesito que alguien me diga que puedo volver a encontrarme. Necesito a la única persona que nunca se habría alejado.

La puerta cruje cuando la abro y no puedo creer lo que veo. Corro por todas las habitaciones. Jodidamente abandonadas… no queda ni una sola


cosa de la vida que tuvimos, la vida que jodidamente compartimos. Abro cada una de las puertas, pero no hay ni una maldita cosa aquí que diga adónde se fue. Entro en nuestro viejo dormitorio y me deslizo por la pared. Es entonces cuando lo veo, algo pequeño detrás de la puerta, escondido. La jodida caja amarilla de Milk Duds. Estúpido y maldito caramelo. Hadley estaba jodidamente loca sobre estas cosas y cada que me detenía en algún lugar, le compraba una caja y las escondía por toda la casa. Las encontraba y su rostro se iluminaba como si le estuviera dando un anillo de diez quilates. ¿Cuáles son las posibilidades de que cuatro jodidos años después esté en el mismo maldito lugar donde puse la última? Una jodida señal. Con dedos temblorosos, abro la carta.

Reed,

70

Primero, quiero decirte cuánto lamento ser el padre que fui para ti. En lugar de aceptar que tu mamá se fuera era nuestro problema y solamente nuestro problema, encontré culpa en ti. Ni una sola cosa fue tu culpa. Tu mamá siempre tenía sueños cuando estábamos saliendo, todas esas cosas que quería lograr y la retuve en lugar de empujarla a hacerlas juntos. Fui demasiado egoísta, temeroso de perderla, así que la retuve. Yo lo hice, no tú. Me tomó veinte años, volverme sobrio y encontrar a Diane para entender esto. Me fui cuando más me necesitabas y nunca puedo decirte cuánto lamento eso. Sin importar qué, debería haber estado aquí a tu lado. Eso es lo que hace un padre y te fallé. Sin mi ayuda ni la de tu mamá, te convertiste en un buen hombre. Estoy muy orgulloso de ti, hijo. Dos años atrás —más o menos—, esa hermosa chica de la que estás enamorado vino. Hadley dijo que la dejaste para no retenerse el uno al otro. Supe desde el minuto en que me dijo eso que estabas permitiendo que el error de tu mamá y mío arruinara tu vida. Ella puso todas tus cosas en una unidad de almacenamiento y se mudó, pero no me dijo adónde. Lucía tan perdida que no tuve el corazón para preguntarle. Hadley se sentó en mi sala de estar mientras le contaba cómo creciste y después de que terminara, me pidió un papel y lloró mientras escribía


palabras para ti. Y entonces me hizo prometerte que te lo daría si venías a verme. Unos meses después, recibí una llamada telefónica de ella. Me di cuenta de que estaba llorando, me dijo que rasgara la carta, que nunca te la diera. Dijo que las cosas cambiaron, tú nunca ibas a volver y se había terminado. Hadley me hizo hacerle otra promesa de que nunca te daría la carta.

71

Nunca fui un padre y no tengo el derecho de ser un papá ahora y ningún derecho de ofrecerte ningún consejo, pero lo soy. Y por favor, hijo, solo piensa en lo que te estoy diciendo. En la vida, pelea por lo que vale la pena. Yo no lo hice. Dejé que tu madre se alejara y permití que crecieras sin un padre. Ese es mi error, un error que nunca tendré la oportunidad de arreglar. No cometas los mismos errores que yo. Cada vez que te veo luchar, falta algo en tus ojos. Solía estar ahí cuando ella estaba cerca. Hadley vale la pena. Ustedes, chicos, no terminarán como tu madre y yo porque el amor que sientes por ella es puro. Cuando seas mayor, la jaula, el dinero, el éxito, todas esas cosas no te mantendrán cálido, pero ella sí. El amor que ustedes tienen es más valioso que cualquier campeonato que ganarás. No la pierdas o tendrás que vivir con esa pérdida por el resto de tu vida. Y eso no es fácil. Te quiero, hijo Papá P.D.: Por favor, no le cuentes que rompí esa promesa. Parece tomarse las promesas muy en serio.

Miro dentro del sobre y saco otro pequeño sobre con la letra de Hadley en este.

Nene, Lo siento tanto, Reed, pero tengo que irme de aquí. Me está matando quedarme con todos estos recuerdos de nosotros. Me estoy convirtiendo en alguien de quien no estoy orgullosa. Lo único en lo que podía pensar


que me ayudaría es irme. Si aún no estás listo para volver a mí, nuestra casa es tuya hasta que lo estés. ¡Te amo con locura! Dos gorriones por siempre y para siempre, nene. 112 Pine Way Drive, Atlantic Station G A 30319 Siempre estaré esperando que vuelvas a mí, a nosotros. ¡¡¡¡Promesa de meñiques!!!! Tuya, Hads

Hadley nunca se dio por vencida conmigo. Fui yo quien lo hizo por los dos.

72

Doblando la carta, la meto en mi bolsillo trasero. Este es el enorme llamado de atención que necesito, una enorme y jodida señal destellando de un rojo brillante intermitente sobre lo que hay que hacer para poner mi vida en marcha de nuevo. Para ser la persona que siempre estuve destinada a ser, para estar con la jodida chica con la que siempre estuve destinado a estar. Corro directamente al aeropuerto, llamando a Lance y Laura con mi plan. Me había alejado de ella para convertirme en una mejor persona. Me tomó cuatro años de mierda entender que era mi propio estúpido sueño el que me impedía ver lo que era correcto frente a mí. Me perdí. Quería ser una mejor persona, pero me convertí en un arrogante imbécil que no me gusta. Estoy a jodidos kilómetros de distancia de lo que tengo que hacer, pero romperé todas estas jodidas paredes que se interponen frente a mí. Hads es mi mejor, mi jodido mejor.


Capítulo 8 Hadley

H 73

an pasado tres años desde que he encendido algún canal de deportes o entré en un bar para ver pelear a Reed. Es la única promesa que he roto y odio que esto fuera por él. Pero al igual que la promesa que él ha roto, solo tenía que hacerse; por mi propia cordura, por mi propio bien. Ya no podía aferrarme a lo que teníamos. Reed se había ido, lejos de mí y nunca regresó. Desearía poder fingir que estaba siendo miserable y estaba solo, sin mí, pero no puedo, la prueba está en todas las filas de cajas para pagar en cualquier momento que compro cualquier cosa, cada vez que abro Internet, fotos de él salpican por todas partes. Chicas usando camisetas de “¿Fuiste Riked?” en el centro comercial, convirtiéndolo en un maldito estúpido verbo. Demostrando que Reed ha hecho algunas cosas desde que me dejó. Luchar, entrenar, construir el imperio que quería y follar cualquier cosa con tetas y en ese orden exacto. Esa maldita puta es la más difícil de ver con sus brazos alrededor de ella, porque parece ser la única a la que siempre regresa. Siete meses atrás, recibí una llamada telefónica que hizo añicos mi mundo tal como lo conocía. Hizo que lo que pasé con Reed pareciera un juego de niños. Algunas cosas simplemente no las ves venir, cosas que cambian el curso de tu futuro con solo un par de palabras, quizás una simple frase. No sucede a menudo, pero cuando lo hace, la persona que eras un momento antes nunca volverás a serlo. Me ha sucedido tres veces: perder a Reed, la pérdida de mi bebé y ahora mi madre. Mi madre fue diagnosticada con cáncer de mama etapa cuatro. En el momento en que sus médicos lo descubrieron, el cáncer ya se había extendido a sus ganglios linfáticos, los huesos y el cerebro. Recuerdo todo sobre el día en que mi padre llamó y me lo contó como si fuera ayer,


hasta la ropa que estaba usando. Me senté en el piso de mi habitación sola y lloré durante horas hasta que Matt vino y me abrazó, llorando conmigo. Le dieron pocas esperanzas de sobrevivir, pero como siempre, mamá dio una maldita buena pelea. Comenzó una intensa ronda de quimioterapia y radiación inmediatamente y la vi llorar mientras su cabello se caía, sostuve su mano mientras Sarah le afeitaba la cabeza, me ponía de pie junto a ella y ayudaba a escoger su peluca. La lavé cuando estaba demasiado débil para limpiarse a sí misma y me senté junto a ella cuando el médico dijo que nada estaba funcionando. Observé a mi vibrante madre llena de vida perder poco a poco la chispa que la hacía, ella. Tres semanas atrás, después de enfermarse por otra ronda de quimioterapia, mi madre decidió pararlo todo, los tratamientos, la medicina… todo eso. Quiere vivir el resto de su vida, sin importar cuán corta será, sin el dolor que causan. El resto de nosotros no tiene más remedio que entender, aceptar el destino y esperar a que nos deje a todos. Ver a alguien que siempre era tan fuerte pasando por tanto está más allá de cualquier cosa que pueda poner en palabras.

74 Mis piernas me empujan a seguir adelante, sabiendo que la quemazón está haciendo su trabajo. El bajo de la música en mis oídos ahoga mi corazón y me hace empujar más fuerte, más rápido. Correr es algo que empecé con Reed, solo que entonces había sido para apoyarlo, pero ahora correr es una de las pocas cosas que me ayudan a despejar mi cabeza. Durante esa hora que corro, puedo sentir el peso que estoy sosteniendo por dentro volviéndose un poco más ligera, incluso si es solo por un rato. Quince kilómetros más tarde, empapada en sudor y respirando con dificultad, el timbre de un mensaje de texto pasa a través de mis auriculares. Matt: Vamos a salir esta noche, ya envié un mensaje a todos los demás, así que vienes, nada de excusas. Te recojo a las 9:00 Una sonrisa juega en mis labios. La vida se interpone en el camino y la cercanía que alguna vez tuvimos ya no está allí. Mientras le escribo a Matt, diviso un BMW M5 en mi camino y justo así la tranquilidad y la


emoción por esta noche se ha ido, reemplazada por la ansiedad y la presión. Había tratado de alejar a Bennett y funcionó durante los tres primeros meses. Era buena en encontrar cualquier excusa para rechazarlo, pero poco a poco su persistencia funcionó y rompió algunos de mis límites. Ambos hemos tenido nuestros corazones aplastados antes y al principio me encantaba que jamás nos preguntáramos nada al respecto; no lo necesitábamos. Poco después de nuestra primera cita de verdad, nos volvimos exclusivos y, con el tiempo, nos abrimos a las cosas de nuestro pasado… no todo, pero lo suficiente como para entender que los dos éramos un desastre. Encontré algo en Bennett; un alma gemela, mi caballero.

75

Los primeros seis meses que salimos habían sido asombrosos. Hacía todo para hacerme feliz, para verme sonreír. Flores cubrían todas las superficies de mi casa, me sorprendía con servicios de almuerzo en el trabajo y me había dado joyería solo porque la vio y pensó en mí. Durante ese tiempo, pensé que teníamos algo, el “algo más” que había tenido con Reed. Hechizó su camino en mi vida y tal vez incluso en un pequeño pedazo de mi corazón. Había dicho todas las cosas correctas, hecho todas las cosas para conquistarme, pero eran solo palabras, las acciones estaban allí, pero no las reales. Bennett era un lobo con piel de cordero. Yo era joven, demasiado rota, demasiado ingenua y pensaba que él era la respuesta, mi gracia salvadora para no sufrir más. Dios, si solo hubiera sabido entonces lo que sé ahora. Entonces, puff… el Bennett del que lentamente me había enamorado se había ido, no más gestos dulces, no más sorpresas encantadoras. Cuanto más averiguaba sobre Bennett, más tóxico nos volvíamos el uno para el otro. Se había vuelto loco por todo; yo hablándole a otros chicos, incluso si era solo en el trabajo. Pero aun así, lo tomé como un complemento porque Reed nunca se enojaba con nada de eso, así que cuando Bennett se enfadaba, pensaba que significaba que le gustaba mucho más que a Reed. Pero pronto las peleas se volvieron más intensas. Quién me miraba, a quién miraba, quién llamaba, Courtney, mi familia… cualquier cosa y todo comenzarían una explosión masiva. Me enojaba al principio, pero cinco minutos más tarde me hacía cuestionarme por qué incluso me había enfadado con él en primer lugar. Y entonces, cada vez que mi mente se había alejado hacia Reed o a mi bebé y peleábamos, me ayudaba a


olvidar. Así que, en lugar de tratar de detenerlas, las azuzaba. Necesitaba las peleas como el aire para respirar. Vivía para los gritos, las cosas siendo lanzadas, los empujones, las agresiones, agarres apretados, porque esto lograba algo muy dentro de mí. Me ayudaba a apartarme de la sensación de adormecimiento, una droga en sí mismo. Bennett me había retorcido y hacerlo anhelarlo en alguna manera locamente enferma. Me justificaba todo a mí misma porque en realidad él nunca me golpeó realmente, ni golpes lanzados, ni bofetadas a través de mi rostro, pero incluso si hubiera hecho esas cosas, todavía no creo que me habría ido. Me gustaba el dolor que me causaba, lo ansiaba. Para el momento en que me di cuenta que eso no estaba ayudando, ya estaba hundida. Ahora estoy perdiendo todo lo que sabía sobre mí misma porque al parecer no puedo encontrar mi camino para arrastrarme desde el agujero que cavé. Pero por primera vez desde que comenzó esta locura, me siento con ganas de encontrar una salida.

76

Lentamente, abro mi puerta para encontrar a Bennett sentado en mi enorme sofá modular de cuero marrón como si poseyera este lugar, viendo mi enorme pantalla plana que los muchachos habían insistido en que comprara para que pudieran ver el fútbol durante mi turno para las cenas de los domingos. Lanzo mi teléfono y los auriculares en la mesa junto a mi puerta, me acerco y le doy un beso porque eso es lo que a él le gusta que haga. Aleja su mirada de la televisión y me mira con solo deseo en sus ojos. Tengo que darnos algo de crédito, tenemos algo de palpitante química que nos lleva a un excelente sexo. Bennett se pone de pie y me atrae hacia él. Comienza a sacarme el sujetador deportivo que uso como top y me besa, reclamándome como suya. —No estoy seguro si me gusta que lleves ese top cuando vas a correr… otras personas pueden verte y eres jodidamente mía. —Agarra mi pecho, fuerte—. Estos también son míos… lo acordamos. —Bennett básicamente me arranca los pantalones ajustados y ahueca su mano entre mis piernas—. Esto también es jodidamente mío. —Estoy demasiado excitada para contradecirlo. Bennett se ha vuelto cada vez más y más posesivo, más físico, más duro y sé que llegará el momento en que explotará sobre mí. Es solo cuestión de tiempo.


Me golpea contra la pared y antes de que lo sepa, también se sacó su camisa y pantalones. Tomo un largo segundo para mirarlo. Es el polo opuesto de Reed en cada forma que importa. Su cabello rubio está perfectamente peinado, nunca pensaría en ponerse un sombrero, penetrantes ojos azul zafiro en lugar de los avellana que había amado. Es un poco más bajo que Reed, pero aun así es alto, quizás un metro ochenta y tres; se eleva sobre mi figura de metro sesenta. El cuerpo de Bennett es bueno: magro, no voluminoso y nunca pensaría en tatuar su perfecta y bronceada piel. Antes de que empezara a teñirme mi cabello más oscuro, habríamos lucido como la pareja más perfecta para todos los que nos rodean. Esa idea es casi una broma ahora, sin embargo. El amor entre nosotros nunca sucedería, no solo porque mi corazón está encerrado, sino porque, secretamente, pienso que Bennett realmente me odia.

77

Saca el paquete de aluminio de sus pantalones en el piso. Lo agarro de su mano, lo abro y lo hago rodar por su dureza. Después de ajustar nuestros cuerpos ligeramente, está en mi entrada y empuja en mí con dureza. Me encuentro con sus embestidas: sin dulzura, sin caricias, solo… follar. Cuando casi encuentro mi liberación, Bennett deja de moverse, agarra mi garganta y la aprieta hasta que corta mi entrada de aire. —Tú —Bombeo—, eres —Bombeo—, jodidamente —Bombeo—, mía, perra. —No le respondo y tampoco tengo tiempo. Gimo mientras mi liberación se apodera de mí y él me está siguiendo con la suya. Bennett sale y tira el condón sin pronunciar una sola palabra por ninguno de los dos. Agarro mi ropa del suelo y empiezo a subir las escaleras hacia mi baño. Antes de llegar a la ducha, agarra mi brazo y me gira hasta que lo estoy enfrentando. —No estaba bromeando. Sea lo que sea esto —Señala entre nosotros—, eres mía hasta que yo diga que se ha terminado, no tú y lastimaré a cualquiera que se acerque a ti… cree eso. El mes que viene es la Gala Norton y vas a ir conmigo. Consigue un vestido y asegúrate de que no es nada parecido a aquella cosa de puta que llevaste la última vez. Me avergonzaste jodidamente mostrando toda esa mierda, lucías como una prostituta. En algún lugar en el fondo de mi mente, sé que debería discutir. Una parka muestra más piel de lo que llevé la última vez, pero como siempre, no hago nada. Mis labios nunca se mueven, nunca se abren en un intento


por defenderme. Mientras abro la ducha, Bennett suelta mi brazo, pero agarra mi cintura, tirándome hacia él. Ambos estamos completamente desnudos aún, haciéndome querer otra ronda. Soy una persona retorcida, enferma, dañada y usada ahora. Muerde mis hombros, me da la vuelta y chupa encima de mi pecho, dejando una marca. Justo cuando empiezo a gemir, susurra en mi oído: —Así es, zorra. Soy el único que sabe que te gusta esto y no lo olvides. Tengo que irme. Tengo que comprobar una mierda en el trabajo antes de dirigirnos al bar. Te veo en un par de horas. —Se da la vuelta sin siquiera darme una segunda mirada, dejándome insatisfecha y preguntándome cómo demonios sabía lo de esta noche.

78

Courtney y Sarah entran en mi habitación mientras estoy escogiendo ropa de mi armario. Había dejado de lado a todo el resto de los amigos que había hecho cuando Bennett empezó a cambiar y no quería que ninguno de ellos viera lo débil que realmente era. Courtney incluso se fue, se mudó a otra casa. Todavía está en el barrio, pero no puedo recordar la última vez que ha venido ahora que Bennett se queda más a menudo. Por lo general, solo la veo en el trabajo porque esos dos se odian con una pasión, así que salir con ella está fuera del tema, pero ella intenta estar cerca, incluso con todo lo que intento alejarla. Levanto la mirada de mi gran colección de ropa y las veo y, por primera vez en mucho tiempo, estoy feliz por la distracción. Courtney luce enojada con su ceño fruncido, Sarah luce decepcionada con sus ojos caídos y la sonrisa que sentí en mi rostro cae inmediatamente. Court me mira de arriba a abajo y observo mientras sus ojos se detienen en la marca en mi pecho. Aprieto mi bata alrededor de mi cuerpo frenética y vergonzosamente para que el hematoma formándose en mi cintura no pueda ser visto. Sarah agarra mi barbilla y algo cruza por sus ojos, algo que no puedo distinguir. Le da una mirada a Courtney, cada una diciéndole algo a la otra en silencio. Estoy segura que son mejores amigas ahora, otra cosa que Bennett me sacó. Sarah habla primero.


—Sabes, no entiendo qué estás haciendo con él. Ya nunca pasas el rato y nunca nos llamas. Casi me da un infarto cuando me enviaste un mensaje hoy. Y por si fuera poco, cada vez apareces con diferentes contusiones. En serio, nos estás asustando. —No es nada, en serio. Y lamento no haber llamado, pero también tengo una vida. Y las contusiones son del trabajo, chicas, así que no se molesten. —Otra mentira para cubrir algo que sabía que nunca aprobarían, algo que ya ni yo apruebo. Ignorándolas, vuelvo a mirar la ropa en mi armario; no puedo hacer esto esta noche. Courtney ve mi mano en una camisa negra lisa, se burla de mi elección y luego me mueve fuera del camino para mirar sus opciones. En segundos, me está eligiendo una blusa transparente color crema, una camiseta sin mangas de color marrón para llevar debajo, mis jeans ajustados favoritos y mis tacones Jimmy Choo de color marrón y naranja. Me los entrega distraídamente y luego comienza a ver mis joyas. Me doy cuenta que está intentando encontrar algo para hacer, así no me dice nada para molestarme.

79

Courtney finalmente renuncia a su búsqueda y dice: —Escucha, Hads, todos hemos sido muy pacientes contigo con esto… pero es hora de dejarlo ir, chica. Te mereces la felicidad, pero sabemos que Bennett no es para ti. Has cambiado. Cuando pasas el rato con nosotros, es siempre con él. Nunca hablas realmente y cuando lo haces, lo miras buscando permiso. Es raro. Aquí, usa esto. Ayudará a resaltar tu atuendo. —Courtney me entrega mi llamativo collar naranja y mi brazalete naranja antes de continuar—. Lamento mucho que Reed se rindiera y te olvidara, pero fue hace mucho tiempo, Hadley. Y estar con Bennett tampoco te está ayudando. Sigue adelante, ponte tus bragas de chica grande y termina con esto. —¿No fue ella quien dijo que necesitaba esto la noche en que coqueteé con Bennett por primera vez? Durante sermones como este, siempre escucho las palabras de Bennett en mi cabeza, como si estuviera de pie junto a mí, susurrándome al oído. Te

tratan como a una niña. ¿Por qué querrías hablar con ellas cuando siempre te dicen qué hacer? Solo quieren que dependas de ellas. Solo puedo escuchar eso antes de comenzar a ver algo de verdad en todo. Sarah interviene antes de que siquiera pueda pensar en una respuesta para Courtney.


—Te quiero como si fueras mi propia sangre… Courtney te quiere, Mark y Matt te quieren… solo queremos que nuestra vieja Hads vuelva a nosotros. Perdiste tu espíritu y todos lo queremos de vuelta. Por un breve instante, siento mi vieja yo salir, la que Bennett odia, pero no puedo permitir que salga, así que la empujo una vez más. —Está bien, chicas. Lo entiendo, realmente lo entiendo. Pero la vieja Hadley era joven y tonta… diablos, era simplemente estúpida. Perdí a más que Reed, ¿lo recuerdan? Veía el mundo a través de gafas de color rosa y no volveré a eso. Bennett simplemente me entiende de la manera en que soy ahora. Ninguna de las dos lo entendería; Sarah con su matrimonio perfecto con mi santo hermano y Courtney con más autoestima que un país pequeño. Así que voy a decirles que esto es lo que necesito. Por favor, dejen las cosas así y salgamos y tengamos una noche divertida, ¿está bien? —digo con la sonrisa más grande. Incluso sin mirarme al espejo, sé que no llega a mis ojos, porque ya nunca lo hace.

80


Capítulo 9 Reed

T 81

omó nueve jodidamente largos, muy exhaustos, muy llenos de drama y dolorosos meses para poner mi plan en marcha… oh, y una jodida lista de un kilómetro de largo de mierda que tenía que hacer antes de que algo ocurriera. Ahora, estoy en la cima de la MMPL. Solo peleo tres veces al año ya que aporta más dinero tanto para la liga como para mí de esa manera, así que trasladar mi entrenamiento era lo más fácil. Pensé que decirle a los chicos que empacaran todas sus vidas sería difícil… nop, eso también fue fácil. Buscar y comprar un gimnasio y ponerlo en condiciones para funcionar para el entrenamiento fue un paseo por el parque ya que tenía otros seis alrededor del país. Pero no, toda la mayor mierda llegó cuando pensé que Krystal también sería tan fácil. Fui un idiota por pensar que la perra se quedaría callada. Se volvió una jodida mierda loca cuando le dije que nos íbamos a mudar y me prometió que me tendría de vuelta de un modo u otro… ella tendrá una sorpresa si piensa eso. Siempre supe que Krystal era una perra, pero ocultó su locura tan bien como pudo. Y los treinta mensajes de textos y la docena de llamadas en un día me tuvieron tirando de mi cabello, pero Krystal realmente solo ama una cosa: el maldito dinero. Una tonelada de mierda de este logró alejarla.

Estoy en la zona, los pies golpeando en la cinta con un poco de música rock a todo volumen por los altavoces alrededor de todo el lugar. Lance entra y hace una línea recta hacia el reproductor, silenciándolo. —Amigo, ¿estás bien? Estás blanco como la mierda —pregunto, bajando el paso. Lance se pasa las manos por el abundante cabello marrón hasta el cuello.


—Sí, um… solo… solo… maldición, amigo, vi a Courtney hoy. Mis pasos rápidos se detienen de inmediato, haciéndome saltar fuera de la cinta antes de caer de bruces. No hemos hablado de por qué quería mudarme aquí, él solo sabía el motivo. Quería todo en orden antes de encontrarla. Había arruinado cosas por mucho tiempo, la mierda tenía que ser resuelta antes de ir por ella, para demostrarle que estaba de vuelta a largo plazo. Ella lo merecía después de todo lo que le hice, pero escuchar el nombre de Courtney hace que todo parezca tan real, sin duda le contará a Hadley antes de tener incluso la oportunidad de hacerle saber que estoy de vuelta… otro desastre. —¿Ella te vio? ¿Le hablaste? —No tuve otra opción, Rike. Literalmente, chocamos uno contra el otro. Maldita sea, esa chica se volvió aún más jodidamente caliente. Las cosas que me gustaría hacerle… En serio, ¿esta es la mierda que jodidamente piensa que quiero saber? Tomo mi botella de agua y se la arrojo.

82

—Jodido imbécil, Riker. —Piensa en las tetas y en el culo de Courtney después. ¿Qué demonios fue lo que dijo acerca de Hadley? —Está bien, hijo de perra, tranquilo. Courtney preguntó cómo me iba y por qué estaba aquí… si estoy aquí contigo. Ya sabes cómo es Courtney, piensa que pertenece a un programa de crimen o algo así. Parecía feliz de verme hasta que le dije que nos habíamos mudado aquí juntos y lo que estábamos haciendo, cuánto tiempo hemos estado aquí. Cuando Courtney finalmente absorbió todo, me dijo que te dijera algo. —Lance empieza a reír y siento que eso ralla mis nervios—. Recuerda, es Courtney y es la protectora de Hadley. Divertida como el infierno, sin embargo. Courtney dijo que espera que tu polla infectada con herpes se gangrene y se caiga y luego escapó antes de que pudiera obtener alguna información sobre Hadley. O el número de Courtney, maldito hombre. Mis bolas instantáneamente se acercan a mi cuerpo y palpitan, sin duda ella realmente reza todas las noches para que se caiga. No dudaría un segundo si ella encendiera velas y bailara alrededor de una mierda estilo vudú.


—¿Cómo estaba Hads cuando me fui? Y no más de esa mierda que me disté cuando te llamé. —La pregunta me ha estado quemando. La respuesta que he necesitado durante años. No saberlo me consume por dentro y no puedo aguantar más. Lance se da la vuelta y su rostro muestra nada más que seriedad: ojos entrecerrados, labios apretados, mandíbula apretada. Tiene mi estómago en nudos esperando que sus palabras se derramen finalmente. —Si realmente quieres saber, entonces te diré, pero esa mierda no va a hacer que te sientas mejor, no son rosas y sol. Mis puños se aprietan a los lados mientras trato de controlar mi ira. —Solo dámelo.

83

—Está bien. No iba mucho por allí. Courtney no me dejaba porque a Hadley le recordaba demasiado a ti. Hadley estuvo jodidamente perdida por un tiempo, pero parecía estar mejor poco a poco, entonces sucedió algo grande. No estoy seguro de qué, pero Courtney estaba preocupada constantemente, siempre al teléfono con la familia de Hads para ver quién la comprobaba. Tengo un mal presentimiento con la forma en que Court actuó antes, la mierda con Hadley se puso peor de lo que era cuando yo estaba allí. Courtney la llamó zombie un par de veces y solo pensé… diablos, no sé lo que pensé, pero no es esto. Sé que piensas que este plan funcionará y lo entiendo, pero hombre, va a ser jodidamente mucho más difícil de lo que pensabas. ¿Qué demonios? ¿Un maldito zombie? —¿Y nunca malditamente pensaste que debía saber cuán mal la jodí? Deberías haberme dicho porque habría vuelto a ella en un instante. Cuando vi a Hadley en la graduación, parecía estar bien, así que no me preocupé. ¿Pero nunca pensaste alguna vez en decirme? Incluso te escuché hablar con Bobby diciendo que ella siguió adelante. Esto es jodido, hombre. —Mi ira hacia él crece con cada respiración que tomo. —Rike, ese es el problema, habrías dado todo por ella. Y lo habrías hecho sin mirar atrás. Tuviste la oportunidad de salir de la mierda en la que crecimos y lo necesitabas. Ahora sé que la cagué por no decirte. Lo entiendo. Hombre, estaba jodidamente celoso, puedo admitir eso ahora. Ustedes tenían algo que nunca tuve. Fui un idiota egoísta al pensar en una sola cosa, pero hombre…


No le permito terminar antes de que mi rabia me consuma y estoy encima de él, golpeando mis puños en su rostro. Mi jodido mejor amigo, lo más cercano que tenía a un hermano me traicionó por sí mismo. Permitió que sus celos arruinen mi jodida vida y no creo que alguna vez lo pueda perdonar por eso. Es la última traición… segunda seguida de lo que le he hecho a mi Hadley.

No, ya no es tu Hadley, imbécil, la dejaste ir por la fama y la fortuna. Nunca en mis cinco años lejos, en toda mi planificación para volver a ella había tenido siquiera el miedo de que no funcionaríamos al final. Incluso después de lo que escribió mi papá, porque conocía a Hadley. Sabía que si venía y le mostraba el por qué de todo esto, ella entendería toda esta jodida mierda. No quería arrepentimientos, eso es lo que empezó esto. Y ahora eso es todo lo que años han sido los últimos cinco… una gran pila de remordimientos llenos de coños, peleas y dinero… y todo está a punto de estallar en mi rostro.

84

Respirando con dificultad, alejándome de él. Él no hizo esto, yo lo hice. No estoy haciendo nada excepto volver mi ira contra mí mismo hacia él. Yo follé a esas chicas. Yo me alejé cuando sabía que ella se rompería. Yo, no él. Él no era inocente en todo el asunto, seguro… pero no había sido quien se alejó. No apuntó un arma en mi cabeza y me hizo darle mi espalda a la persona que verdaderamente he amado… amado con locura. No… ese había sido yo y solo yo. —Reed, haré cualquier cosa para que sea mejor con ella, jodidamente lo mereces. Y lo siento, amigo. Lo hice, pero tan egoísta como fui, pensé que estaba haciendo lo correcto —dice, limpiándose la sangre roja profunda del labio. —Lance, y si… —No pude terminar, mi mente no me dejaría, pero mi jodido corazón lo haría. Amo a Hadley con todo lo que tengo, esa mierda estaba clavada profunda dentro de mí y no iba a desaparecer. Pero, ¿y si eso no es suficiente? Y si ella no me necesita o no me quiere… o la más jodidamente grande píldora de tragar, ¿y si ha seguido adelante?


Lo bueno de los chicos es que podemos golpear la mierda fuera del otro y luego beber juntos unas cuantas horas más tarde. Después de la pelea, Lance y yo nos sentamos y hablamos como jodidos adolescentes. Un jodido enorme malentendido me llevó por este camino. Pensé que mi chica renunció a causa de lo que había oído y nunca hice más preguntas. La conclusión es que Lance hizo lo que hizo y nunca jodidamente lo olvidaré, pero tenía buenas intenciones y es afortunado por solo tener un labio partido. Pero lo hecho está hecho y no hay ninguna jodida máquina del tiempo, así que ahora estoy aquí y voy a conseguir a mi jodida chica de regreso, en mis brazos, en mi vida y en mi cama… donde jodidamente pertenece. —¿Listo para otro, todos ustedes? —pregunta la camarera, apoyando sus tetas sobre la barra, como lo ha hecho durante la última hora que hemos estado aquí. Pero no hacen una mierda de efecto en mí… no puedo decir lo mismo de los otros chicos conmigo. —Síp, ¿y otro chupito de Jack? —digo y bajo el resto de mi cerveza.

85

Estamos en una misión para emborracharnos y solo necesito un descanso de los jodidos pensamientos que siguen resonando en mi cabeza sobre Hadley. Conduje directamente al apartamento de la dirección que ella dejó en la carta, pero ahora alguna pareja vive allí, no ella. Reactivé mi página de Facebook solo para ver que ella ha desactivado la suya. Busqué en todas las demás redes sociales por ella y no encontré una mierda, dejándome sin otra opción que deberle un favor a mi amigo Bash. Tiene alguna manera jodida de encontrar a cualquier persona, incluso si no quieren ser encontrados. Una llamada de teléfono y sé que voy a estar cara a cara con ella pronto, demasiado pronto. Me dijo que la encontraría en setenta y dos horas. Ahora, necesito un plan para recuperarla, pero todas las ideas que se me ocurren no son lo suficientemente buenas para ella. Tiene que ser alguna mierda épica, jodidos fuegos artificiales o algo así. Durante nueve meses, estuve centrado solo en llegar a Atlanta, pero ni una sola vez pensé en lo que haría cuando realmente llegara la hora de conseguir a mi jodida chica de regreso. La camarera coloca el chupito y la cerveza frente a mí cuando Kenny me golpea el brazo.


—Amigo, golpéame una vez más —digo mientras me giro hacia él. Los ojos de Kenny están muy grandes, juro que se van a salir. Todo sucede a la vez. La siento, como un jodido fósforo para gasolina. Maldición, he echado de menos esto. Poco a poco me doy la vuelta, ya sabiendo que está aquí antes de que incluso la vea. De todos los bares en Atlanta, Hadley está en este. Jodidamente en este. Otra señal luminosa intermitente. De inmediato capturo la vista de ella, entrando en el bar con Courtney, sus hermanos y Sarah. Cinco largos años y un centenar de chicas más tarde, Hadley sigue siendo la cosa más caliente en la que he puesto los ojos. Cuando pensaba en ella, la imaginaba de la misma forma en que la había dejado, pero esta Hadley luce completamente diferente. Ha cambiado jodidamente todo lo que había amado de su apariencia. Su largo cabello rubio del que solía tirar cuando la mierda se ponía salvaje es más oscuro y mucho más corto. Sus ropas sencillas han cambiado al tipo de diseño del que solía burlarse cuando Courtney las llevaba. Demonios, incluso su andar también es diferente… casi como si fuera una extraña.

86

Pero maldición, siempre supe que cualquier cosa que hiciera o llevara, Hadley se vería jodidamente ardiente. Ni siquiera pensé que fuera posible, pero su cuerpo se ve aún mejor que antes. Mierda, sin duda, todavía tenía las mejores tetas que he visto jamás, reales o falsas. Debo lucir como un idiota para cualquiera que me preste atención, pero apartarme de ella no es una opción. Lo juro, baba corre por mi barbilla y el balanceo de sus caderas hace que mi maldita polla se despierte por primera vez en meses. Siempre había sido mi droga, nunca podía obtener suficiente y esa mierda no ha cambiado con nuestro tiempo separados. Hadley se ríe de algo que uno de sus hermanos le dijo y no puedo evitar estar celoso porque yo solía ser el único que ponía esa sonrisa en sus labios, solía ser el único en hacerla reír. Siempre yo, siempre ella y echo de menos esa mierda ahora más que nunca. Pon otra jodida marca en la lista de mí siendo el mayor idiota. Hadley se presiona el cuello, buscando a alguien a través de la multitud. Sigo su mirada para ver que aterriza en algún imbécil de fraternidad en una de las mesas y él asiente hacia ella. Su sonrisa se hace más grande cuando comienza a moverse hacia él.


Un millón de cosas corren a través de mi cabeza todas al mismo tiempo, pero una es segura; Hadley me convirtió en un completo jodido cobarde. Hadley se para en seco en el centro del bar. Lo sé, sé que me siente cuando todo su cuerpo se pone rígido. Hadley se gira dolorosamente lento y mira directamente hacia donde estoy parado, mirándome directamente a través de la multitud de personas. Kenny golpea mi brazo otra vez para conseguir que haga algo —cualquier cosa—, pero no me puedo mover, ella no puede moverse, los dos atascados. Aquí mismo, en este momento, ella es la única persona que importa. Hadley tiene su dominio sobre mí, jodido yuyu de mierda. Mirándome con esos grandes ojos de plata que he extrañado tan malditamente, abre y cierra su boca un par de veces, pero no sale nada. Entonces, el idiota coloca su mano en la espalda de ella — mi espalda—, y le da un beso en los labios, mis labios. Hadley no hace un movimiento para devolverle el beso, pero tampoco lo aleja. No parpadea, no toma una respiración, solo mira directamente hacia mí, dentro de mí.

87

El rostro de Hadley es una máscara, cero expresión en esta, sin mostrar nada y eso me está asustando mucho. Sé que hay algo entre ellos, pero cuán fuerte puede ser soy el único que la afecta de esta manera… yo, no este idiota. Después de cinco años separados y la mierda que Lance me dijo, rezo para que todavía sienta algo, cualquier cosa en absoluto por mí, incluso la más jodida pequeña cosa porque puedo trabajar con esa mierda y alejarlo de ella. Hadley parpadea y sale de su trance y luego camina hacia mí, casi corriendo hacia mí. Deja al tipo de pie en el centro del bar, permitiéndole verse como el perdedor chico de fraternidad que sé que es y no puedo evitar sonreír hacia él. Hadley está tan cerca que mi perfume favorito Burberry que siempre llevaba entra en mi nariz, el perfume que le compré la primera Navidad que estuvimos juntos, el olor que solo pertenece a ella. Su mano derecha llega a mi rostro y pienso que estaremos bien, que resolveremos todo esto, pero cuando bajo mi mirada a su rostro, ella no se ve feliz. Son sus ojos los que han cambiado. Siguen siendo del mismo jodido color plata que golpea mi instinto, pero la maldita luz detrás de ellos se ha quemado. Hadley se ve histérica… no, tacha esa mierda, se ve jodidamente enfadada. Escucho el golpe antes de sentirlo. Antes de que pueda procesar el aguijón en mi rostro, Hadley se da la vuelta y se aleja, justo hacia el tipo que luce la sonrisa más presumida en su rostro. Agarra la mano del imbécil y tira de él hacia la puerta, pero no antes de que él me guiñe el ojo. ¡Jodidamente me guiña el ojo!


Juguemos, hijo de perra. Mark y Matt me miran y hacen una toma doble hacia la puerta por donde Hadley salió. No soy estúpido. Mark y Matt pueden ser mayores que yo, pero su padre los hizo entrenar con los mejores y soy el único responsable de herir a su hermana. Los hermanos Thomas estarán determinado a atacarme, sin duda. No se resisten con mierda cuando se trata de su única hermana y es posible que trataran de hacerme alguna mierda. Lance se aleja de la barra para apoyarnos a Kenny y a mí y toda la conmoción aleja la atención que Bobby tiene sobre la chica con la que está tratando de hablar. Los tres me miran para ver qué hacer a continuación. Una vez que Mark cree que soy realmente yo, viene directamente hacia mí, me agarra por la camiseta y golpea mi espalda en la barra, tirando vasos y botellas de cerveza por todo el suelo.

88

—Courtney nos dijo hoy que habías vuelto y no lo podía creer, realmente no creía que tuvieras las pelotas para venir a cualquier lugar cerca de ella. Pero aquí está la mierda que eres y lo estoy viendo con mis propios malditos ojos. —Veo la rabia en él, la siento, la entiendo. Si hubiera sido alguien que no fuera el hermano de Hads, estaría sentado en el suelo y pidiendo que me detenga. Pero no puedo hacerlo porque merezco todo lo que me den y, probablemente, jodidamente mucho más. —Si todavía piensas que solo puedes venir aquí y engatusar a Hadley para que vaya corriendo de nuevo a ti, tienes otra maldita cosa viniendo. No tienes idea de la mierda que le hiciste. Lo que todos y cada uno de nosotros tuvimos que hacer para ayudarla para no perderla por completo. Vete ahora y cualquier plan que tuvieras aquí, está terminado. Lo juro, si te veo alrededor de Hadley de nuevo, luchador o no… ¡acabaré contigo! —Mark escupe las palabras hacia mí mientras Matt y Sarah lo apartan de mí y lo empujan hacia la puerta. Gira la cabeza y grita sobre su hombro—: Será mejor que me hayas escuchado, porque no habrá una próxima vez. Realmente jodí todo esto. Realmente la jodí a ella. Courtney ataca hacia mí y golpea su rodilla directamente en mis bolas. Le pasa a Lance un pedazo de papel, lo besa en la mejilla y se aleja con una sonrisa en su rostro.


Mientras trato de que mis pelotas bajen de mi garganta, miro a los chicos… parecen tan desorientados como yo. Lance me mira fijamente con incredulidad, Kenny se cae de tanto reír, Bobby vuelve a la chica y Laura aparece de la nada para asegurarse de que nadie me reconoció… o si lo hicieron, no tomaran fotos o videos. Joder, puedo ver los titulares ahora. Lance echa un vistazo hacia mí, a mi dolorosa expresión y le dice a la camarera que siga trayendo chupitos. Se vuelve para mirarme directamente a los ojos y dice:

89

—Esa mierda de allí está en mí, amigo, pero es mejor que seas sincero en conseguirla de regreso, porque la mirada en el rostro de su hermano… no estaban bromeando sobre cualquiera de esas cosas. Lo harán, sin duda. Y creo que en realidad podrían herirte y si no pueden, te apuesto todo el dinero que tienes a que conocen a alguien que pueda. —Lance vacila un poco—. Antes de irme, sus hermanos estaban de tu lado. Te odiaban por hacerle daño, pero entendían por qué. Pero ahora lo sé a ciencia cierta, la mierda se puso real cuando me fui. Tal vez jodiste demasiado a la chica esta vez. —Lance golpea mi espalda y desliza uno de los chupitos frente a mí. Un jodido chupito de tequila, el primero que he tenido desde que me fui. Lo recojo y tintineo contra el suyo—. Por ser el mayor idiota de todos los tiempos. Y continuamos consiguiendo estar completamente torcidos hasta que tengo que ser cargado.

Hadley Paseando de un lado a otro frente a mi chimenea, mi mente está fundida. ¿Era él realmente? No podía ser él. No, no él.


Seguro que él no. Definitivamente no él. Oh, Dios. Esto no puede estar pasando. Era él. ¿Por qué está aquí en Atlanta? Se supone que Reed está en Las Vegas haciendo Dios sabe qué y metiendo su polla en Dios sabe quién. ¿Por qué tenía que venir aquí? ¿Por qué tenía que verse mejor con el tiempo? ¿Por qué mi corazón no entendió la orden de no enviar mariposas a mi estómago después de toda la mierda que me hizo atravesar? Tengo que ser fuerte, estar centrada en lo que está delante de mí, no detrás de mí. Nada de lo que pueda decir o hacer cambiará nada. Nada ha cambiado. Ninguna cosa. Nadie ha dicho una palabra desde que volvimos del bar, solo me miran como si me hubiera vuelto loca. Quién sabe realmente en este punto, probablemente lo estoy.

90

Gracias a Dios por los pequeños favores cuando el celular de Bennett suena. Es una emergencia de trabajo y tiene que irse. Realmente no tengo idea de cómo explicar qué demonios pasó en el bar sin que se convierta en una explosión de grandes dimensiones, así que me siento aliviada de que no tendré que hacerlo… al menos no todavía. Todo el mundo se queda y espera los efectos secundarios, pero no me lo permitiré. No he llorado por él en tres años y no empezaré ahora. Sin embargo, la tentación quema detrás de mis ojos, pero parpadeo antes de que se convierta en algo más. No le daré a ese imbécil otra cosa que arrancarme. No conseguirá ni una maldita lágrima más, ni una. Detengo mi paseo y me muevo a mi armario de bebidas, bajando un par de tragos de whisky. La quemadura baja por mi garganta con cada uno, derritiendo todo lo demás. Si me emborracho, puedo olvidar que vi a un condenado fantasma que se ve aún mejor después de todo este maldito tiempo. Después de mi quinto trago, Matt se acerca, toma la botella y el vaso de mi mano.


—Hadley, sé lo que estás pensando. Todos lo hacemos, pero no puedes hacer esto solo porque lo viste. Por favor, no vuelvas a ese lugar en tu cabeza. No necesitas ese desorden en tu mente. Arranco la botella de él y sirvo otro trago. Mirando alrededor de mi sala de estar, puedo ver la preocupación por mí en todos sus ojos. —Chicos, estoy bien. Por favor, se los ruego, dejen de tratarme como si estuviera hecha de cristal. Realmente es solo el shock de ver a Reed y eso es todo. Simplemente no pensé que lo volvería a ver. —Tomo mi trago y guardo el whisky—. Reed está en Atlanta, está bien. Bien por él. Estoy segura de que simplemente se quedó sin chicas en las cuales enterrarse en cualquier otro lugar y vino aquí por nuevas prostitutas. Personalmente, voy a seguir con mi vida y eso es todo. Fin de la historia. Miran a su alrededor e incluso con mis tragos golpeándome, sé que algo no está bien. —¿Por qué están mirándose de esa manera? Saben algo que yo no, ¿verdad?

91

Courtney se vuelven hacia mis hermanos y ambos le dan una señal para seguir hablando. Todos tienen su propio código y me estoy quedando fuera, otra vez. —Dices que todo está bien, pero todos sabemos que bien no es lo que realmente estás, ¿verdad? Y, Hadley… vi a Lance en la tienda hoy. Dijo que Reed abrió un gimnasio aquí y está viviendo aquí por ahora. Trasladó todo su equipo de entrenamiento hasta aquí. Todos sabían que Reed estaba aquí, todos ellos, sin embargo, no me dijeron una maldita palabra, ni pío. —¿Quieren su cuchillo de vuelta? Ya saben, ¿el que clavaron en mi espalda? Maldita sea, ¿por qué no me lo dijeron? Todos sabían que Reed estaba aquí, en Atlanta, donde jodidamente vivo, donde jodidamente está mi casa, donde está mi vida. ¿Ni uno jodido de ustedes sintió la necesidad de decirme? ¿Se reunieron en una cafetería por la tarde y tuvieron una votación grupal acerca de qué hacer con su pobre, patética y con el corazón roto Hadley? ¿Sortearon quién iba a venir a recogerme cuando lo descubriera? ¿Piensan que quizás, solo quizás, habría sido mejor escucharlo de uno de ustedes, las personas por las que me preocupo y más quiero en el mundo, solo en caso de que pudiera verlo? ¿Así no


causaría una escena y me vería como una enloquecida lunática en público? ¡OH, ESPERA! ¡Jodidamente hice eso! Courtney pone su mano en mi brazo, pero la empujo y se aleja aún más con cada paso que doy. Esto duele, me corta profundo que me ocultaran algo tan grande. —Hads, creo que tienes que hablar con él, también. Mark y Matt gruñen, pero Courtney alza su mano para evitar que hablen. Pero he terminado. —¿En serio piensas que quiero hablar con él? ¿Has perdido tu mente siempre amorosa? Infierno, a la mierda no. Tuve mi cierre cuando tuvo sexo con esa prostituta en la televisión y luego continuó corriendo y follando a todo el mundo mientras me quedaba recogiendo los pedazos de todo lo que él destruyó. Siento el vapor saliendo de mí en oleadas. No puedo creer en cualquiera de ellos. Estoy echando humo.

92

—¿Saben qué? Todos ustedes se pueden ir directamente al infierno y fuera de mi casa. ¡Ahora! —No les doy tiempo a decir nada más antes de pisar las escaleras y cerrar de golpe la puerta de mi dormitorio. Entiendo su necesidad de protegerme —diablos, incluso con el lío en el que estoy con Bennett—, pero he vivido y aprendido. Después de todo, no voy a volver a sentir lo que me daba. He tenido demasiado dolor como para pensar alguna vez sobre él ocupando espacio en mi corazón otra vez. Bennett puede tener razón, ellos me quieren así. Salvándome de mis pensamientos depresivos, mi teléfono me avisa de un mensaje de texto. Bennett: Falsa alarma. Estoy yendo. Yo: ¡Sí, por favor! Estoy en estado de ánimo para divertirme y ya que me dejaste desnuda en la ducha antes, creo que me lo debes. Bennett: Metiéndome en el auto ahora. ¡¡Estaré allí en diez y estate desnuda!! Lo único en lo que Bennett es bueno es en hacerme olvidar, aunque solo sea por un rato.


Esta noche necesito olvidar. Olvidar a Reed. Olvidar a mi familia. Olvidar que mi madre se estรก muriendo. Y Bennett puede hacer precisamente eso.

93


Capítulo 10 Reed

—M 94

ierda, Reed, romperás otro maldito saco si sigues dándole así —dice Laura, esperando a que deje de golpear.

Han pasado dos semanas desde que vi a Hadley, dos semanas de jodido infierno. Traté de hacer que Lance me dijera algo, ya que él y Courtney parecen haber retomado las cosas justo donde las dejaron, pero lo único que me dice es que no es de su incumbencia decir nada sobre lo que pasa con ella. Courtney pasa mucho por aquí, pero cada vez que menciono a Hadley se distancia, con una mirada triste en los ojos e incluso se rehúsa a hablar conmigo. Sea lo que sea. —¿Qué necesitas, Laura? Pone los ojos en blanco y me da algunos papeles. —Tu próxima pelea es dentro de doce semanas. Lo siento, pero Daily va a mandar a Krystal para revisar los detalles. Lo juro, él disfruta viéndote enojado. Y hombre, Krystal te pone furioso. Qué es lo que viste en ella, nunca lo sabré. En fin, estará aquí en las próximas dos semanas para revisar algunos papeles más de la liga y es entonces cuando sabrás con quién vas a pelear. Tu pago por esta pelea es alrededor de medio millón y si la ganas, la siguiente será para que defiendas el cinturón. Dicho esto, mejor que dejes esta estúpida mierda, porque con todo ese dinero en juego, tiene que ser alguien grande. Apuesto a que piensan que pueden sacarte de tu juego. —Al ver mis nudillos sangrantes, Laura se da la vuelta y se va. Grandioso, no solo tengo que esperar para averiguar con quién voy a pelear, cosa que odio, sino que además va a venir Krystal y la mierda con ella nunca termina ni de lejos bien.


Dejo los papeles en el banco y continúo aporreando la pera de boxeo cuando Lance entra apresurado, sin aliento. —¡Reed! ¡Apúrate! Le dieron una paliza a Corey. Hombre, está mal. Sin pensarlo o desperdiciar otro segundo, corro fuera de las puertas dobles para ver a Corey tendido en el suelo justo fuera del club. Corey vino a mí al principio, cuando pusimos la señalización afuera diciendo que un gimnasio venía al área. Lo estaban acosando en la escuela porque no metía drogas para uno de los viejos bastardos. Le di el trabajo de ir limpiando tras los miembros y el equipamiento y, a cambio, le enseñé algo de autodefensa para que pudiera enfrentarse a ellos. Ahora, mirando al golpeado y ensangrentado Corey, no puedo evitar pensar que no hice lo suficiente para entrenarlo para esta mierda. Lo defraudé y darme cuenta de eso me quema profundamente. Le dieron muy bien.

95

Intento obviar el hecho de que es Corey, que es un chico de quince años, que es la vida entera de su mamá y me agacho junto a él para mirarlo mejor. Apenas veo sus ojos entre la enorme inflamación de su rostro. Está tan inflamada y ensangrentada que ni siquiera es reconocible. Gime de dolor y parece que tiene dificultades para enfocar cualquier cosa. —Corey, tienes que quedarte conmigo. —Miro alrededor a toda la gente que está afuera—. ¿Alguien llamó al 911? —Si no hubiera sentido salir las palabras trabajosamente de mi garganta, ni siquiera hubiera sabido que la desesperada voz me pertenecía a mí. Uno de los miembros grita “Sí” y me siento soltar un suspiro de alivio. Miro el cuerpo de Corey, tomando una nota mental de su estado: su camisa y pantalones están empapados de vómito y sangre. Sus ojos se cierran de nuevo, pero esta vez no los vuelve a abrir. —Amigo, de verdad, tienes que abrir los ojos. —Las sirenas suenan al fondo, como si se acercaran—. La ayuda casi está aquí, Corey. Solo quédate con nosotros un poco más. He estado en cientos de peleas durante el transcurso de mi carrera, pero nunca nada ha sido así de malo, ni siquiera en mis primeros tiempos, cuando no éramos más que niños enojados y perdidos, enfadados con el mundo que permitía que esto pasara. Es una advertencia a cualquiera que les diga que no. Son ellos intentando matarlo. Lo juro, si averiguo quién hizo esto y la policía no los arresta antes, no serán capaces de


volver a respirar, eso seguro. Toda esta mierda porque no quiso pasar droga a los jodidos chicos de la escuela. Su mamá tiene dos trabajos para mantenerlos fuera de un mal vecindario y, aun así, esos bastardos intentaron hincarle las garras. Los paramédicos llegan y, literalmente, tienen que empujarme fuera del camino, haciéndose cargo. Meten apresuradamente a Corey en la ambulancia en cuanto lo estabilizan. En pánico, agarro a uno de ellos por el cuello de su camisa y pregunto: —¿Adónde lo llevan? —Atlanta East. Tiene muchos traumas y parece que algunas heridas internas y es el mejor lugar para él. —Me cierra las puertas en la cara antes de que pueda preguntar si puedo ir con ellos. Lance, Laura y yo corremos a mi auto para seguir a la ambulancia, pero esta se va antes de que pueda llegar a él.

96

—¡Mierda! Laura, consigue la dirección del Atlanta East. No tengo idea de dónde demonios está ese lugar. —Mi voz suena tranquila y controlada. Por dentro, sin embargo, me siento todo menos jodidamente eso. Laura toma su teléfono para buscar el mapa cuando Lance comienza a hablar. —No hace falta, sé dónde está. Gira a la izquierda en el próximo semáforo y sigue recto. Gira a la derecha en la calle Spring y Atlanta East estará a la derecha a unos cinco kilómetros. Giro a la izquierda y le doy una mirada de qué carajos. —¿Qué? Courtney trabaja allí y algunas veces le llevo el almuerzo. —Le resta importancia, como si no fuera nada y mira por la ventana. Los tres nos quedamos en un silencio agonizante el resto del camino, diciendo nuestras propias plegarias para que Corey esté bien. Detengo el auto frente a la puerta de emergencias del hospital y dejo a Lance y Laura para que puedan averiguar algo mientras estaciono el auto. Mi mente no tiene sentido del tiempo en este momento. Se siente como si me tomara una eternidad entrar, pero al mismo tiempo, tengo la impresión de que estoy rompiendo récords con lo rápido que he conducido.


Entrando a toda prisa en Emergencias, veo a Lance y Laura esperando en unas sillas. —¿Ya han oído algo? —pregunto, sintiéndome sin aliento pero sin que lo parezca mientras me deslizo en una silla junto a ellos. Lance alza la mirada y sacude la cabeza, sus ojos muestran cuán preocupado que está. Él y Corey están muy unidos. —Hombre, nunca he visto una paliza así de mala. Ni siquiera sé cómo llegó al gimnasio así.

97

Asiento, pasándome una mano por el cabello. No sé cuánto tiempo nos quedamos allí sentados, sin decir nada, todos perdidos en nuestra propia pena, cuando alzo la mirada y encuentro a la mamá de Corey, Monica, corriendo hacia nosotros con un oficial de policía detrás de ella. Sus ojos están hinchados y rojos de llorar, las lágrimas frescas todavía surcan su rostro. Su atención se dirige hacia mí y mi camisa que está cubierta de la sangre de su hijo; no me había dado cuenta de que estaba allí antes. Sus rodillas ceden, cayendo hacia mí. La envuelvo en mis brazos y la estrecho fuertemente, ofreciéndole lo único que puedo, mi apoyo. —Shh, Monica. Corey es un luchador. Superará esto. —Lentamente, aparta la cabeza para mirarme y creo que está a punto de decir algo cuando la puerta se abre. —¿Familia de Corey Roberts? —Me doy la vuelta y miro a un par de ojos azul plata que nunca en mi vida he estado más contento de ver. Gracias a Dios, sé que ella hará todo para ayudarlo. Lance asiente silenciosamente hacia nosotros. Hadley se acerca, me ignora por completo y mira a Monica con ojos sinceros. —¿Sra. Roberts? —pregunta y Monica asiente—. Soy Hadley, una de las enfermeras del caso de Corey. Vamos a sentarnos por ahí en algún sitio que no sea tan ruidoso para que podamos hablar. —Hadley señala hacia un espacio más privado en el lateral de la sala de espera. Cuando todos estamos sentados, Hadley comienza—. Señora, Corey está en una condición seria. Sufrió algunas heridas serias en su hígado, riñón, bazo y hay hemorragia interna, también un trauma en la cabeza. El Dr. Pewit, el cirujano de trauma de guardia, no quiso arriesgarse a esperar, así que lo llevaron a cirugía para averiguar dónde está sangrando. Después de eso, el Dr. Sharp, el neurocirujano, intentará liberar algo de presión de su


cerebro. —Hadley se detiene, mirándonos a todos para asegurarse de que escuchamos y entendemos antes de continuar—. Corey también tiene un fémur, hombro y algunas costillas rotas, pero esas lesiones son secundarias hasta que determinemos el alcance de su hemorragia y daño cerebral. Monica comienza a sollozar en mi hombro. Hadley me mira y ofrece una pequeña sonrisa, algo de consuelo, antes de tocar la pierna de Monica. —Estamos haciendo lo mejor que podemos para ayudarlo y prometo que los pondré al corriente cuando escuche algo más. Llamé a una amiga que trabaja para el sistema de defensor del paciente y estará aquí en un par de minutos. Su nombre es Courtney y prometo que es muy buena en lo que hace. Confíe en mí, si alguien puede ayudarla, es ella. Es la persona que quiere a su lado. —Mira hacia Lance antes de levantarse—. Si tiene cualquier pregunta, por favor no dude en hacerla. —Hadley sonríe antes ir hacia la puerta.

98

Suelto la mano de Monica, me levanto y corro hacia Hadley. Toco su hombro y se da la vuelta. Por una fracción de segundo, casi parece feliz de verme, pero luego frunce el ceño. —Reed, necesito regresar a trabajar. Ignorándola, agarro su brazo y la llevo hacia otra esquina de la sala de espera. Continúo sujetando su brazo para que no tenga oportunidad de alejarse de mí. Parece irreal. Han pasado cinco años desde la última vez que la he tocado y el tiempo no ha cambiado la corriente que fluye entre nosotros. Hadley mira el lugar donde mi mano la sujeta, pero me rehúso a soltarla. —Por favor, Reed, no. Déjame ir. Estoy ocupada. Vendré de nuevo en cuanto escuche algo más. Independientemente de lo que estoy sintiendo, viéndola, tocándola… estoy aquí por Corey, ninguna otra jodida cosa importa en este momento. —Hadley, solo quiero asegurarme de que Corey va a estar bien. Nada más. Él es todo lo que tiene Monica y la matará perderlo. Ella suspira suavemente. —No debería estar diciéndote esto, pero podría ir en cualquier dirección en este momento. Como te dije antes, realmente necesitan encontrar la


hemorragia interna y necesitan asegurarse de que la presión en su cerebro se ha reducido, pero incluso después de eso, no sabrán el alcance de los daños de su cerebro hasta que se despierte y no voy a suponer cuánto tiempo va a ser. El Dr. Pewit es el mejor cirujano de trauma que tenemos y el Dr. Sharp es un neurocirujano increíble. Corey está realmente en las mejores manos. Courtney también se asegurará de que todo se está haciendo bien. Lo prometo, te diré si surge algo más, ¿de acuerdo? Pero realmente tengo que volver a trabajar ahora. —Hadley se libera de mi presa con una sacudida. —Gracias, Hads. Se encoge de hombros y no mira hacia atrás antes de responder: —Es mi trabajo. —Y se marcha por las puertas dobles.

99

Hadley Han pasado dos semanas desde que vi a Reed en el club. Dos semanas de evitar a Lance cuando viene aquí. Dos semanas yendo de puntillas alrededor de Courtney. Dos semanas de solo hablar a mis hermanos cuando los veo en casa de mis padres y, si no, ignorando sus innumerables llamadas de teléfono. Entiendo que sintieran que necesitaban cuidarme, pero quiero que entiendan que necesito manejar todos los sentimientos que me provoca ver de nuevo a Reed, sin ninguna ayuda esta vez. Sé que no soy tan fuerte como quisiera ser; no estoy delirando acerca de eso, pero soy mucho más fuerte ahora que cuando me dejó. Un poco de fe en mí misma estaría genial, fe de que tal vez haré lo que es mejor para mí y solo para mí. Sé que solo lo hicieron porque me aman y sé que hablaré con todos ellos cuando la herida de lo que hicieron no esté tan fresca. Pero eso solo vendrá con el tiempo y espacio lejos de ellos. Pero estar aquí con Reed en el hospital en el que trabajo — un lugar que considero una segunda casa— no es lo que quería. En Absoluto. Pensé que podría evitarlo a toda costa y entonces entró Corey. Escuché el nombre del gimnasio de Reed y, por alguna razón, incluso con mi turno terminado, no dudé en intervenir y ayudar. Tenía que hacerlo,


sin hacer preguntas. El chico tiene una conexión con Reed y solo sé que este joven adolescente tiene que significar algo para él para que Reed lo contratara, porque Reed nunca contrataría a alguien con quien no tuviera algún tipo de conexión. Ver el dolor en el rostro de Reed hizo que mi corazón se detuviera. Lidio con este tipo de cosas todo el tiempo, pero en toda mi estancia en el hospital, nunca he tenido que decirle a alguien que realmente conozco lo que posiblemente puede ocurrirle a alguien que les importa y rezo para que nunca tenga que volver a hacerlo. Después de lograr estabilizar a Corey, conseguirles la mejor ayuda para lidiar con ello era el siguiente paso. Tragarme el orgullo y llamar a Courtney para que trabaje en el caso de Corey era hacer lo correcto. Corey y su mamá necesitarán toda la ayuda que puedan conseguir y ella realmente es la mejor. —Tierra a Hadley.

100

Levanto la vista de los papeles que he estado mirando y veo al Dr. James Pewit caminando hacia mí. Él y Bennett fueron a la escuela juntos y a veces salimos con él y su novia. Bennett por lo general se comporta bien en su entorno, pero ha estado faltando últimamente y la semana pasada, Bennett se puso un poco demasiado autoritario conmigo frente a James. A partir de ese momento, supe que James solo es un amigo para él por obligación ya que siempre parece encontrar la manera de ver si estoy bien, como si supiera lo que está haciendo Bennett. Si James lo supiera. —Oye, ¿cómo está Corey? —James y yo estamos en trauma porque nos encanta. Es nuestro vínculo común. Crecemos sabiendo que marcamos la diferencia. Ambos entendemos que hay mucho más que la persona en la cual estamos trabajando. Hay familias. Hay vacaciones, cumpleaños y cosas sencillas rutinarias que serían diferentes si sus seres queridos no pueden ser salvados. Bennett piensa que somos estúpidos por ello, pero últimamente piensa que soy estúpida por todo lo que hago o digo. Los labios de James dibujan una sonrisa, así que sé que son buenas noticias, él es lo opuesto a todos los cirujanos de trauma que he encontrado. La mayoría son imbéciles engreídos y se deshacen de los fracasos y piensan que son dioses cuando salvan a alguien, pero James no, toma siempre lo bueno y lo malo. —Realmente bien. Encontramos la fuente de la hemorragia. El riñón y el hígado están contusionados, pero deberían sanar por sí solos. Tuve que


quitarle el bazo, pero aparte de eso, el chico deberías estar bien. Ahora está en manos del Dr. Sharp, pero mientras estaba operando, la hinchazón en su cerebro ya estaba bajando. Venía a buscar su historial para poder hablar con la familia. ¿Quieres venir conmigo?; los preparaste, ¿verdad? —Síp, oye, ¿me harías un favor? Asegúrate de no hablar con Bennett sobre esto. James sacude la cabeza. —Sabes que no lo haré. Pero si necesitas algo, ayuda o lo que sea, te apoyaré. Lo sabes, ¿verdad? Sin preguntas, ¿entendido? —Entendido. Ahora vamos, los puse en la esquina justo aquí fuera. —Le tiendo el historial de Corey y lo sigo fuera. Veo el cabello rubio de Courtney sentada junto a la Sra. Roberts. —Bueno, ya les conseguiste a Courtney. Realmente debiste haber querido el mejor equipo para ellos.

101

—Algo así. Recuerda, nada sobre esto. —Miro a mi alrededor y no veo ni a Lance ni a Reed, espero que se hayan ido. —¿La razón por la que no quieres que él lo sepa tiene algo que ver con lo que estás forzando el cuello para mirar? Lo fulmino con la mirada, pero tan pronto como la cabeza de la madre de Corey aparece, pego una sonrisa en mi rostro. —Sra. Roberts, este es el Dr. Pewit, uno de los cirujanos que trabajaron en Corey. Va a ponerla al tanto sobre lo que está pasando con él. James estrecha la mano de la Sra. Roberts, se sienta junto a ella y comienza a repasar todo sobre la cirugía de Corey. Siento a Reed acercarse detrás de mí antes de poder verlo, justo como solía hacer. Esa sensación solía gustarme, la esperaba, pero ahora lo único que hace es enfermarme y hacerme pensar en cosas de las que preferiría huir. Nada me gustaría más que esa sensación se fuera y no volviera jamás, pero he aprendido que los deseos solamente te llevan hasta cierto punto. Girándome, veo a Reed entrando y justo detrás de él está Bennett, más que probablemente viniendo a ver si mentí sobre lo de


trabajar hasta tarde. Reed se sienta junto a la Sra. Roberts, rodeándola con su brazo. Bennett está apoyado contra la pared, con los brazos cruzados, perforando la cabeza de Reed. No es lo que necesito en absoluto. James se levanta y vuelvo mi atención a la Sra. Roberts. —¿Tiene alguna pregunta para mí? Ella niega con la cabeza y sonríe por primera vez desde que llegó aquí. —No, gracias. Estos chicos tienen razón acerca de ti. Eres muy dulce. Me sonrojo, sin dar importancia al cumplido.

102

—No realmente, es mi trabajo, cualquiera de nosotros lo hubiera hecho por usted. Solo estoy contenta de que las cosas estén mejorando. Me voy ahora y tengo algunas cosas personales de las que ocuparme, así que desafortunadamente no estaré aquí cuando el Dr. Sharp venga a hablar con usted, pero trabajo mañana y revisaré a Corey entonces. Por favor, una vez más, hágale saber a alguna de las enfermeras de guardia si tiene alguna pregunta y ellas estarán encantadas de responderlas. —Monica asiente y me acerco a Bennett, diciéndole que me reuniré con él en casa. Su rostro se enrojeció de agitación, pagaré por ello más tarde, pero es lo suficientemente inteligente para no hacer una escena en público. Dirijo una sonrisita a Courtney y Lance mientras paso, pero Reed me lleva a una esquina. —¿Ese imbécil es tu asunto personal ahora? ¿Ese jodido yuppie8 pedazo de mierda? ¿En serio, Hadley? Pensé que te conocía mejor que para ir tras alguien así. Reed viene aquí y cree que puede decirme qué hacer. A la mierda con eso. —Si realmente tienes que saberlo, mis cosas personales son ir a ver a mi madre a su casa, ya que se está muriendo. Y Reed… sí, Bennett y yo somos muy exclusivos. ¿De verdad creías que estaría esperando que volvieras a mí? Tristemente, nop. El barco que estaba esperando zarpó hace unos tres años cuando te vi prácticamente follándote en seco a una chica a la vista de todos mientras yo me sentía como una completa idiota por haber creído alguna vez que realmente te preocupabas por mí. Así qué y con Yuppie: Acrónimo para “young urban proffesional”, “Joven profesional urbano”. Es un término propio del inglés estadounidense para referirse a un miembro de la clase media alta entre 20 y 43 años. 8


quién hago en mi tiempo privado es asunto mío y solo mío. En caso de que lo olvidaras, perdiste ese derecho hace mucho tiempo. Cinco años, para ser exactos. Si me disculpas, tengo cosas más importantes con las que lidiar que esta mezquina mierda que estás tratando de hacer. Reed se sitúa frente a mí, bloqueándome. Puedo decir que lamenta su arrebato, pero demasiado poco y demasiado tarde. —Hadley, nena, ¿qué le pasa a tu mamá? Nadie me dijo nada sobre eso. Habría estado aquí por ti, lo prometo. Entiendo si no quieres hablar conmigo, pero te dije que siempre estaría allí para ti cuando me necesitaras, Hads. —Mirando los ojos de Reed, juro que veo la verdad detrás de sus palabras. Si no lo conociera un poco mejor, pensaría que está realmente arrepentido, pero eso no va a ocurrir. Después de lo que pasé con él, no hace más que ponerme furiosa.

103

—Escucha, tu deseo de estar aquí para mi ahora es realmente dulce y todo eso, pero solo porque estemos en el mismo estado de nuevo no significa que vamos a recomenzar donde lo dejaste. Esto ya no te cuesta tiempo a ti, me cuesta a mí y ahora mi tiempo es demasiado precioso para darte un minuto. —Lo esquivo, pero rodea mi muñeca con su mano. Con el ceño fruncido, miro hacia donde nos estamos tocando y luego lo miro directamente a los ojos, con mi rostro y mi voz carentes de toda emoción—. Oh, y, Reed, por favor no finjas que entiendes una mierda sobre mí. No somos amigos ahora y nunca volveremos a serlo. No te mereces nada de mí, excepto tal vez un puñetazo en el rostro, y si no quitas tu mano en dos segundos, haré justamente eso. El rostro de Reed se hunde cuando su mano se separa de mi muñeca. Saldo de su alcance y huyo como la cobarde que soy. Tengo que escapar, a kilómetros de distancia de él, porque si no lo hago, el influjo que Reed ejerce sobre las cuerdas de mi corazón volverá reforzado.


Capítulo 11 Hadley

—E

stá bien, papá. Realmente lo entiendo. Esperaré. De todas maneras, tengo un paciente que quiero comprobar.

—Sabes, nena, siempre puedes llamar a uno de tus hermanos y ver si podrían llevarte. —Papá, entiendo. Solo no estoy lista aún, pero prometo que les hablaré. Es solo que no quiero que piensen que los llamo únicamente porque necesito que me lleven.

104

—No pensarían eso, pero iré por ti cuando todos los médicos se vayan. Te amo. —También te amo, papá. Adiós. —Esto es lo que obtengo por dejar mi auto en el taller para un ajuste y negarme a hablar con alguien más en mi familia. Siempre podría pedirle a Bennett, pero ha estado actuando demasiado extraño desde toda la mierda con Reed en la sala de espera. Es la última persona con la que quiero estar cerca. Han pasado más de cinco días desde que Corey fue ingresado y he estado viéndolo cada vez que estoy aquí… antes y después de mi turno y a veces durante mi descanso. Ni una sola vez he visto a Reed, lo que me afecta más de lo que me gustaría admitir. Monica dice que solo viene en la noche cuando sabe que no estaré aquí. Eso se asienta en mi estómago y me duele al mismo tiempo. Quiero que él quiera verme, aunque no quiero verlo. Una cosa tan de chicas pensarlo y no lo entiendo, pero nunca entiendo mis sentimientos cuando se trata de Reed de todos modos. La puerta de la habitación de Corey está un poco abierta y doy un vistazo en ella. Monica está sonriendo por primera vez desde que Corey llegó aquí y se ve veinte años más joven. Automáticamente, miro hacia Corey y está sentado, despierto y alerta. Abrió sus ojos un par de veces ayer, pero nada como esto, este es un gran paso hacia su recuperación.


—Hola, Mónica. Hola, Corey, soy Hadley, una de las enfermeras cuando llegaste por primera vez. Me alegra ver tus ojos abiertos… preocupaste a algunas personas por aquí. —Voy hacia Monica, poniendo mi brazo a su alrededor. Corey me mira. —Eso es lo que me dicen. —Sonríe hacia su mamá—. Está bien, dijiste que irías y conseguirías algo de comer cuando alguien llegara. Alguien está aquí, así que ahora puedes ir a comer. Monica se agarra de su mano y coloca un suave beso en la parte superior de su cabeza vendada. —Hadley generalmente no puede quedarse demasiado tiempo cuando visita. Esperaré solo hasta que los muchachos vengan más tarde. Muchachos, ese tiene que ser Reed.

105

—Monica, está bien. Estoy esperando que vengan por mí para salir de aquí, de todas maneras. Ve a comer algo. Estaré feliz de hacerle compañía. Mira entre nosotros y puedo decir que no quiere dejar a su bebé. No la culpo, también tendría un momento muy difícil. —Ma, por favor, solo ve. Estaré bien. —No puedo evitar sonreír mientras bromean. Puedes sentir el amor con solo mirar entre ellos. Por lo que me ha dicho, han sido solo ellos dos desde que Corey tenía dos años. Ella trabaja tan duro que no puedo evitar sentirlo por ellos y espero que lo que hice antes les ayude a estresarse menos. —Sí, Monica… de verdad, está bien. Deja tu número de celular y si algo sucede, te llamaré enseguida. Promesa. Finalmente, cede y recoge su bolso, dando a Corey otro beso en la frente y luego me da su número de celular. —Está bien, me iré veinte minutos máximo. Ambos le decimos adiós con la mano y en el momento en que Monica está fuera de la puerta, Corey gira su cabeza, sus ojos enfocados justo en mí. —Así que eres la razón por la que Riker se trasladó aquí, ¿verdad?


Doy un paso hacia atrás y me aferró a la silla junto a la cama de Corey, sentándome lentamente. No esperaba que esa fuera la primera cosa que diría. —Maldición, chico, vas directo al punto, ¿no? ¿Por qué piensas eso? — Trato de jugar en frío, pero mi interior se ata con nervios. —Porque Riker dijo que vino aquí para recuperar algo. Además, tiene una foto de él y tú en su oficina. Te ves más joven en ella, pero definitivamente eres tú, estoy seguro de eso. Cuando Riker la mira, siempre adquiere esa triste y distante mirada en su rostro. Sé que no debo pedirle algo cuando está delante de ella. Habla sobre recibir su castigo.

¿Qué demonios? Recuperar algo… una foto de nosotros. Estoy a punto de preguntárselo a Corey cuando el mismo diablo viene caminando… no, tacha eso, pavoneándose. Maldito Reed.

106

—Tu mamá dijo que estabas despierto. Solo tenía que verlo por mí mismo. La pandilla estará aquí dentro de poco, también. Todos estamos jodidamente felices ahora que decidiste despertar. El gimnasio está viéndose desagradable, así que tienes que darte prisa de una maldita vez y mejorarte, conseguí un trabajo importante de perra para que hagas. Sabes que Lance siempre se queja sobre el lavado de las toallas. —Gracias a Dios, Reed parece no mirarme aún mientras hace alguna cosa de apretón de manos de chico con Corey. Cuidadosa y silenciosamente, salgo de la silla antes de que tenga oportunidad de notarme y artículo “adiós” con la boca a Corey. Estoy casi a salvo cuando corro justo hacia Lance, Kenny, un tipo mayor y una chica pequeña con cabello castaño al estilo pixie9. Literalmente… me golpeo en la pared de ladrillo y un ouch se desliza de mis labios. Mucho para estar escapando silenciosamente. —Guau, desacelera, Hads. ¿Qué estás haciendo aquí? —pregunta Lance, haciendo mi salida todo lo contario a lo que quería. Echo un vistazo a Reed, quien no está haciendo otra cosa que mirar sus pies, evitándome deliberadamente. —Mm… bueno, estaba esperando a que vengan por mí y quise pasar y ver cómo estaba Corey y luego Corey echó a su mamá para que pudiera conseguir comida. Dije que me quedaría porque ella no lo quería solo. — 9

Pixie: Tipo de estilo de cabello corto.


Mis respuestas son precipitadas, casi saliendo en una sola respiración apresurada—. Pero ahora que ustedes están aquí, esperaré a que vengan por mí en otro lugar. —Es un juego de ping pong en la habitación, con los ojos de todos rebotando entre Reed y yo. Pero los ojos de Reed están fijos en sus malditos pies—. Bueno, de todas maneras, es agradable verlos a todos. —Ondeo la mano sin convicción hacia los cuerpos incómodamente congelados delante de mí—. Adiós, Corey. Me alegra que te estés sintiendo mejor. Mmm… sí, está bien… adiós. —Prácticamente salgo volando de la habitación, directo al pasillo. Reed realmente no me quería ahí y lo hizo evidente con su silencio y negativa a hacer contacto visual. Eso es lo que hubiera querido en la sala de espera cuando trató de hablar conmigo, pero de alguna manera, eso no me hace sentir mejor sobre de esto.

Creo que acabo de ser Riked.

107

Reed —Bueno, eso fue agradable y placentero, ¿no, chicos? —Laura aplaude, rompiendo el largo silencio de incomodidad dejado después de la salida de Hadley. Un bolso en la silla llama mi atención y lo recojo. —Todos ustedes quédense aquí hasta que Monica regrese. Corey, estaré de vuelta esta noche. —Salgo de la habitación sin mirar atrás y empiezo a buscar a Hadley. Camino pasillo tras pasillo, elevador tras elevador en busca de ella. Finalmente, la veo. Hadley está cerca de la pared un poco más lejos de mí. A medida que me acerco, me doy cuenta de que es la parte de bebés recién nacidos del hospital, y Hadley no está mirando la pared, está mirando a los bebés a través de la ventana. Lentamente avanzo hacia ella y veo que está llorando. Ha sido jodidamente duro como la mierda este último par de días sin venir y verla, pero eso es lo que Hadley necesita y


quiere ahora, primero tiene que lidiar con su mamá antes que conmigo. Pero joder, la amo demasiado para dejarla llorar sola. —Siempre te gustaron los bebés. Hadley me mira y rápidamente limpia las lágrimas de su rostro antes de girarse de vuelta a la ventana. —¿Qué quieres, Reed? —Su voz sale suave, pero no en una buena manera. Es deprimente y… como un poco rendida, derrotada. El dolor abrasador dentro de mi pecho crece más y más profundo, amenazando con arder a través de mí hasta que no quede nada. —Dejaste tu bolso. —Lo sostengo, pero ella no me presta atención—. Veo que no has cambiado. Recuerdas la vez que lo dejaste en el centro comercial y…

108

—Gracias por mi bolso, pero realmente no necesito un viaje por los recuerdos con él. —Me interrumpe antes de que pueda terminar mi recuerdo y lo toma de mi mano extendida, estremeciéndose mientras mi mano roza la suya. No puedo creer que nos encontremos en este lugar ahora. Como dos jodidos extraños y me mata saber que no puedo abrazarla y limpiar sus lágrimas como solía hacerlo. Hadley saca su teléfono de su bolso y murmura algo bajo su respiración que no puedo escuchar. Luego apoya su frente contra el cristal y cierra sus ojos mientras más lágrimas ruedan por sus mejillas. —Hads, ¿qué pasa? Limpia su rostro de nuevo y resopla. —Nada, es solo que han sido un par de semanas de mierda y mi papá no puede recogerme porque algunos médicos quieren hacer más pruebas en mi mamá. Quiero preguntar más sobre qué le sucede a su mamá ya que esto es lo más cercano a una conversación que hemos tenido, pero no voy a presionar más mi jodida suerte. —Puedo llevarte a casa si quieres. Hadley levanta la mirada y parece estar considerándolo, pero luego la oscuridad vuelve a ella de nuevo.


—Voy a llamar un taxi. Está solo calle abajo, de todas maneras. Empieza a alejarse… tengo que detenerla. Estar tan cerca de ella hace cosas divertidas en mí. No puedo dejarla ir, especialmente cuando está así. —Hadley, vamos. Si no está tan lejos entonces, ¿cuál es el jodido daño en que te lleve? Jodidamente te rogaré si tengo que hacerlo. Pone sus ojos en blanco y a mi polla le encanta automáticamente. Siempre solía excitarme cuando se ponía luchadora. —Bien, es en el concesionario de Range Rover. Mi auto tenía que recibir servicio. ¿Sabes dónde es? —Sí, vamos. —¡Gracias a Dios! Me habría puesto en mis manos y rodillas si tenía que hacerlo, pero quiero guardar esa mierda para el frío y lluvioso día cuando me pregunte por qué me fui, cuando ruegue por su perdón. Después de eso, la próxima vez que me tendrá de rodillas estaré entre sus piernas y luego ella será quien ruegue.

109

Salimos del hospital sin decir una sola palabra el uno al otro, caminando a medio metro de distancia en silencio. Es jodidamente incómodo como la mierda. Tan pronto como llegamos a mi auto, Hadley deja de moverse y jadea, sus ojos se iluminan tan jodidamente brillantes. —Oh, Dios, Reed. No puedo creer que finalmente lo consiguieras. Siempre hablaste sobre esto. Solo que nunca pensé… —Hadley mira boquiabierta a mi Chevelle 69 rojo cereza, lentamente absorbiéndolo todo—. Solo no puedo… —Sacude su cabeza, pasando sus dedos por el capó. Siempre hablamos sobre conseguir este auto juntos. El Chevelle siempre había sido el auto de mis sueños. En nuestra primera cita, consolidamos nuestro amor por ellos. Su papá tenía uno cuando ella era más joven y Hadley siempre decía que era uno de sus recuerdos favoritos con él. Él solía trabajar en este y ella solía ayudarlo entregándole las herramientas que necesitaba cada domingo por casi un año. Hadley tenía un montón de fotos en nuestro apartamento de su papá y ella con el auto. Cuando ella tenía diez, Matt se lo llevó a la universidad y lo destrozó. Su papá nunca tuvo la oportunidad de conseguir otro y eso la aplastó. Le prometí que cuando lo lograra, sería la primera compra que haría. En el minuto en que me dieron mi primer


cheque, encontré un Chevelle al día siguiente y luego pasé todo mi tiempo libre durante los dos primeros años reparándolo para los dos, pensando que tal vez un día le mostraría a Hadley lo que hice. Sin importar la chica con la que “saliera” a lo largo de los años, ninguna chica había tenido permitido estar alrededor, cerca o en este auto. Es solo para ella, mi jodida Hads. —Te prometí que lo haría y lo hice. —Abro la puerta del lado del pasajero para ella y se desliza dentro, sacudiendo su cabeza hacia mí. Mientras camino hacia mi lado, no puedo evitar mirar el interior del auto y ver a Hadley sonriendo, arrastrando una mano sobre el tablero. Y antes de alcanzar el mango de la puerta, se arrastra sobre el asiento del conductor para desbloquearla para mí. Siempre abro la puerta para las chicas, pero nadie ha hecho eso por mí, excepto ella. No puedo evitar sonreír para mí. —Sé que lo dijiste, pero pensé que sería como todo lo demás que prometiste. Que solo no lo harías o, demonios, tal vez lo olvidarías. Mi rostro cae e instantáneamente me siento como el cretino más grande.

110

—Lo siento, Reed. Es solo que no tengo un filtro para nadie. —Puedes decirme cualquier cosa mientras esté jodidamente hablándome. El teléfono de Hadley suena y mira para ver quién es. Suspirando, lo responde. —Hola, Bennett. —Pausa—. Sí, lo habría hecho, pero estabas ocupado. — Hadley me mira y luego gira su cabeza hacia la ventana—. Lo sé, solo no quería ser un inconveniente para ti. —El jodido estúpido no pudo recogerla, maldito novio es. Sigue jugando, estúpido… la tendré conmigo antes de que puedas parpadear—. Solo un viejo amigo. —Otra pausa—. Sí, te llamaré cuando llegue a casa, pero tengo que ir a casa de mis padres esta noche, así que será tarde. —El interior del auto se vuelve más incómodo con cada pausa que hace—. Está bien, llegaré tarde, pero supongo que puedes llegar después. —Y entonces las palabras se sienten como un cuchillo cortando a través de mi pecho—. Está bien. Adiós, nene. Hadley cuelga y me mira. —Lo siento, una enfermera le dijo que me fui y estaba preguntando con quién. —Agarro el volante tan fuerte que mis nudillos se vuelven blancos. Mierda, incluso lo llama nene… esto es jodidamente peor de lo que


pensaba. Silenciosamente, cuento hasta diez para calmarme antes de raptarla y obligarla a ver lo que siento. Su teléfono suena de nuevo. Mira y murmura para sí misma: —Jesús, esto nunca se detiene. —Hola, Matt… No, Matt… Sí, Matt. —Me mira mientras le pone sus ojos en blanco a su hermano—. Matt, no quiero hablar de eso ahora. Estaré en casa de mamá y papá en aproximadamente una hora y podremos hablar entonces. ¿Está bien? —Suspira y se hunde en su asiento—. Sí, Matt, todavía te quiero. Adiós. Hadley apoya su cabeza contra el asiento y gime. —¿Alguna vez deseas, solo una vez, que la vida venga con un mapa para prepararte para ella? Porque a veces jodidamente apesta. Inhalo bruscamente, porque ella golpeó el jodido clavo directo en la cabeza.

111

—Todo el maldito tiempo, Hads. Todo el maldito tiempo. ¿Qué quería Matt? Su expresión es una mezcla de dolor y agotamiento… una extraña cara triste. —Nada realmente, es solo que la mierda con mi mamá se ha puesto mal y no están seguros de cuánto más tiene porque el cáncer está extendiéndose muy rápido. Todos vamos para allá a tener una reunión familiar. Aprieto su rodilla en consuelo. —Desearía que hubiera algo que pudiera decir para mejorarlo, pero ninguna maldita cosa lo hará y ambos sabemos eso. Solo que sepas que estoy aquí para ti, incluso si significa salir y emborracharte. Hadley deja escapar una pequeña risa. —Gracias. —¿Por qué? —Por no decir que todo va a estar bien o alguna otra estupidez que las personas dicen cuando escuchan sobre mi mamá.


Entro en el estacionamiento del concesionario y encuentro un lugar. —Gracias por traerme, Reed. —Hadley no espera a que diga algo antes de salir de mi auto, ni una sola vez mirando por encima de su hombro mientras entra en el edificio.

—Entonces, ¿ella vio el auto? —Después de que finalmente regresara al hospital, necesitaba un trago en la peor forma, así que Laura, Lance y Courtney me llevaron. —Sí, Hadley lo vio. ¿Por qué te interesa tanto esto? Laura y Courtney se miran y ambas vuelven a mirarme. El rostro de Courtney está lleno de emoción y agita sus brazos alrededor. Jodidas chicas.

112

—Eso es como en Diarios de una pasión, pero en lugar de una casa le construyes un auto. Lance sacude su cabeza hacia ella. Es jodidamente extraño como la mierda que ellos sean como Hadley y yo fuimos una vez… todos acaramelados y mierda ahora. Me alegro de que al menos uno de nosotros esté consiguiendo algo más que frialdad. —Está bien, en serio, chicos, ¿no entienden lo grande que es esto? — continúa Courtney—. Construyes el auto de su sueño porque la amas tanto, igual que el chico en el libro, pero él construye una casa o una habitación o algo… lo que sea, realmente no importa. Lo que importa es que lo hiciste por ella. Esta es una mierda enorme, como inmensa. Si hubiera sabido esto antes, habría estado de tu lado antes de ahora. Lance mueve su brazo alrededor de Courtney y la besa en la frente. —Creo que Reed y yo vamos a tener que tomar tu palabra en eso, porque no hay nada que puedas hacer para conseguir que mire eso. Courtney se ríe y susurra en su oído. Oficialmente, he visto suficiente de ellos.


Me deslizo en uno de los taburetes en el bar y doy un sorbo a mi cerveza. Un minuto después, el sonido de un taburete arrastrándose por el piso me desconecta de mi cabeza y cuando me giro, Laura está sentada a mi lado. —¿Por qué nunca me cuentas más sobre Hadley y tú? Empiezo a quitar la etiqueta de mi cerveza. Laura está dolida de que no le dijera más sobre nosotros, pero es mi historia que contar, mi mierda.

113

—No sé. Cuando fuiste contratada, solo quería olvidarla. Luego, cuando nos mudamos aquí, pensé que si hablaba de ella y la razón por la que estoy aquí, sería una maldición. —Tomando otro sorbo de mi cerveza, me giro de la televisión frente a Laura—. Cuando conocí a Hadley, era tan jodidamente pura. Es decir, Dios, era virgen a los diecinueve. Tenía esa luz sobre ella… siempre feliz y entera. Entraríamos en esas peleas y ella ni siquiera maldeciría. Creo que la peor cosa que me llamó fue maldito estúpido. Hadley nunca supo lo jodidamente hermosa que era, todavía no lo sabe. Tenía el corazón más grande y haría cualquier cosa por cualquiera. Solía despertar cada mañana y hacerme esas cosas de panqueques cuando estaba entrenando, sin importar lo tarde que se quedara en la noche antes de estudiar. Tenía esa extraña jodida obsesión con los Milk Duds y cualquier cosa de calabaza… no era normal. No podía sentarse en cualquier sillón sin tener una manta envuelta alrededor de ella, incluso si había cien grados afuera. Demonios, la chica incluso levantaba la tapa del inodoro después de usarlo, para mí. Es decir, ¿qué chica hace esa mierda? Maldición, no he pensado en esas cosas en un jodido largo tiempo. —Froto mi cabeza mientras los recuerdos inundan mi mente—. La amé de modo feroz. Siempre pensé que se quedaría de esa manera, sin importar lo que sucediera. Pensé que Hads estaría mejor si me iba. No la merecía en ese entonces. Dios, estaba tan jodidamente roto, eran tan pobre en aquel entonces. Pensé que tomé la mejor decisión para nosotros en ese tiempo. Pero joder, mirando sus ojos esta noche, hay una oscuridad en ellos que nunca había visto. Su inocencia está perdida y toda esa mierda ahí es mi culpa. —Señalo mi pecho. Es toda mi culpa. Laura tira la cerveza de mi alcance. —Reed, hazte hombre. Has estado actuando como un marica desde que llegamos aquí. Nunca pensé que extrañaría a Riker, pero maldición, realmente creo que lo hago. Nunca dejas que nada llegue a ti… tomas lo que quieres y nunca tomas un no por respuesta. Tal vez puedes encontrar


una balanza entre el Reed que eres ahora y el Riker en la jaula para recuperarla. —Laura salta del taburete, besa mi mejilla y va hacia otras personas, dejåndome con mi mente corriendo en sobrecarga.

114


Capítulo 12 Hadley

E

stoy parado delante de mi espejo de cuerpo entero, dando los toques finales a mi atuendo para la gala y no puedo evitar esta sensación en la boca de mi estómago. Ha estado alojada ahí con cada pregunta que ha hecho Bennett en las últimas semanas. Me las arreglo para voltear cada pregunta en torno a él, sin saber cómo responder a cualquiera de ellas. Pero Bennett es inteligente y sabe cómo hacerlo y es solo cuestión de tiempo antes de que lo resuelva todo y cómo esto implica a Reed.

115

Bennett ha estado actuando tan extraño, incluso para él: sin gritar, sin comentarios sarcásticos, sin actuar tan dominante, como el Bennett que era cuando empezamos a vernos y solo hace que mi odio por él crezca con cada minuto que pasa estando juntos. Sé que este no es él, se está conteniendo y estoy esperando que se rompa el vidrio. Las cáscaras de huevo sobre las que camino cada vez que lo veo están ahí, más que nunca y sé que no puedo vivir más así. No puedo vivir con disgusto ante el lado que he jugado en nuestra relación y esta noche será la última vez que lo haga Cuando fui de compras por mi vestido, no tenía idea de qué comprar. Sabía que quería algo diferente, aun así algo clásico al mismo tiempo y a solicitud de Bennett, tenía que cubrirme. En el momento en que vi el vestido negro de encaje afuera de mi boutique favorita, supe que tenía que tenerlo. Y mientras estoy delante de mi espejo y lo admiro en mí, sé que hice la elección correcta. Todo el vestido negro es de encaje con una subcapa color piel que da la ilusión de que no hay nada más debajo de esta. Y la mejor parte es que se ajusta a mí como un guante y muestra cada una de mis curvas por las cuales trabajo tan duro. El encaje empieza en mi cuello y va por todo el camino hasta mis brazos. La espalda es abierta y en una


forma de ovalo y pega justo debajo de los huesos de mi cadera. La caída desnuda se detiene justo en mis rodillas, pero el encaje fluye hasta el suelo, perfecto para mostrar mis nuevos Louboutins carmesí de quince centímetros que tengo para usar con este. Engancho mis pendientes dorados y carmesí Cartier a través de mi oreja cuando Bennett llega por la puerta de mi habitación, usando un esmoquin todo negro y una sonrisa en sus labios. Camina casualmente hacia mí, me mira con tanta pasión y lujuria que podría devorarme justo aquí, ahora mismo, pero no siento nada. Me atrae hacia él, besándome duro e intenso en mis labios. —Hadley, nena, te ves impresionante. Lucho contra la necesidad de pasar mis dedos sobre mis labios, lucho contra la bilis que se eleva lentamente desde mi estómago con cada toque que arrastra por mi cuerpo. Me arranco de su abrazo y me muevo a mi armario para agarrar mis zapatos.

116

Cuando salgo y ajusto la parte inferior de mi vestido por encima mis zapatos, el rostro que parecía dispuesto a devorarme dos minutos antes arde en rojo brillante con rabia, listo para pelear conmigo. —Bennett, ¿qué pasa? —Me quedo mirándolo mientras espero la respuesta, pero solo me mira con los ojos apretados y los labios fruncidos. Se precipita hacia mí y me empuja fuertemente contra la puerta. —Bennett, eso realmente duele. Por favor, detente —me quejo, sabiendo que su agarre dejará moretones. Me mira con fuego en sus ojos y suelta mis brazos. Una sonrisa sádica cubre la mitad inferior de su cara. Es maldad pura y envía un escalofrío de pánico a través de mí. Nunca he visto esa cantidad de frialdad en sus ojos antes. Algo está mal… algo espeluznante se ha apoderado de él. —Nada está mal, cariño. Tu vestido se ve maravilloso —susurra Bennett en mi oreja, aunque no es convincente en lo más mínimo. Lo juro, le duele elogiar cualquier parte de mí—. Es solo que me puse un poco demasiado excitado al verte así. Sabes que no me gusta compartirte y con ese vestido, voy a tener que luchar con todos por ti esta noche. —Lo dice sin ninguna disculpa en su voz, arrastrando un dedo por la suave piel de mi espalda mientras mis entrañas se sofocan.


Sé que si me quedo, esto solo empeorará… este caliente y frío comportamiento de él, construirá un tornado dentro de mí, hasta que me deje seca… más seca de lo que ya estoy. —Vamos, deberíamos irnos. Sabes lo mucho que odio llegar tarde y estoy seguro de que tu familia está esperando por ti para ahora —dice en un tranquilo y uniforme tono. Recojo mi bolso de mano de la cama y me arrastro detrás de él.

En todo el trayecto al hotel W, en Buckhead —donde está siendo alojada la gala—, Bennett y yo nos sentamos en un incómodo silencio. Hago un par de preguntas, solo para que me espete respuestas de una palabra, la fachada del hombre agradable en la habitación, se ha ido una vez más. Solo cuando estamos a punto de salir, finalmente me habla.

117

—Recuerda, esta noche me perteneces. —Antes de que pueda protestar, la puerta se abre y los fotógrafos de algunas revistas locales nos toman fotografías. Después de posar para un millón de fotos afuera, finalmente nos dirigimos al interior del hotel. Bennett me jala hacia un grupo de algunos de sus socios de negocios más cercanos y empieza una conversación con ellos, ignorándome completamente, excepto por su mano posesiva en el centro de mi espalda, sin dejarme olvidar que solo estoy aquí para ser su trofeo. Esa es la última cosa que quiero ser. Nada es peor que un grupo de hombres aburridos hablando sobre lo grande que son los egos de cada uno. Escaneo la habitación por un escape y cuando un camarero se acerca, agarro una copa de champán de su bandeja y la bebo rápidamente. Esta noche, no hay suficiente alcohol en la habitación para hacer que cualquiera de estas personas se acerque al entretenimiento. El tema de su última vez juntos en el campo de golf es mencionado y finalmente teniendo suficiente, tomo la oportunidad de hacer mi salida. Me disculpo en silencio antes de que Bennett pueda objetar algo y los dejo para mezclarme por ahí. Veo a mis hermanos y sus citas, casi inmediatamente. Hemos hablado en los últimos días y estoy tratando de convencerlos de que soy más fuerte de lo que solía ser. El problema es; ya no estoy tan segura. Ahora que


Reed está de vuelta, sé que realmente nunca superé nada. Siempre había sabido eso, sin embargo, pero nunca necesité admitirlo ya que tenía a alguien más ayudándome a adormecer el dolor. Mientras tomo un sorbo de otra copa de champán, me detengo y casi la escupo directamente de mi boca. Fijo mi mirada con la de Courtney y su cita, quien no es otro que Lance. Sé que han estado juntos por mucho — demonios, él básicamente está viviendo con ella—, pero nunca pensé que iban tan en serio. Cuando todos vivíamos en Ohio, Lance nunca habría puesto un pie en un lugar como este, sin importar cuánto se lo rogara o suplicara Courtney. Aunque no debería sorprenderme verlo. Después de todo, Lance tiene que ser un pro en estas cosas para ahora con el estatus de Reed en el mundo de las celebridades.

118

Courtney me mira con los ojos amplios. Ya sea que está impactada por verme aquí o sorprendida de que Bennett no esté pegado a mi cadera, quién sabe. Todavía no nos hemos arreglado. Estoy más dolida con ella por no decirme que con los demás porque en todas las conversaciones que hemos tenido sobre ello, todavía no admite que hizo algo malo. Sigue en pie con su idea de que necesito conseguir mi cierre de una vez por todas. Apartándome de ellos, me dirijo hacia mis hermanos, Sarah y alguna chica que Matt trajo como cita. Beso a mis hermanos en las mejillas y abrazo a Sarah a modo de saludo. —Hola, chicos. Se ven bastante agradables esta noche. Sarah, me encanta tu vestido. Se ve fabuloso en ti. El cabello castaño de Matt está de punta y está yendo por un atuendo todo negro esta noche. Siempre pienso que parece más un rockero que un hombre de negocios. Mark, por otra parte, está siempre preparado: el cabello partido hacia un lado, como siempre, en el clásico esmoquin. Ambos son guapos a su manera. Mi cuñada, Sarah, está preciosa con su cabello casi negro azabache, una exótica apariencia que recibe de sus abuelos hawaianos y una figura tipo modelo. Podría usar un saco de patatas y aun así tener a todos cayendo sobre sí mismos. Pero yo soy parcial, siendo familia y todo. —Hadley, vi que te escapaste del agarre de Bennett. Sorprendido que dejara que eso suceda —dice Matt con desdén en su voz.


Ignorando su comentario, hago un gesto hacia su cita; él siempre parece ir por el factor sorpresa cuando se trata de elegir sus citas para estas cosas y Matt ciertamente no me decepcionó esta vez. Con sus tetas colgando de un mini vestido negro dos-tallas-demasiado-pequeño y con sus tacones-de-prostituta-de-veintitrés-centímetros, se adapta a su molde perfectamente. Divertido, me pregunto si Reed iría por ella si estuviera aquí. —Hadley, esta es Mindy, es instructora de yoga. —La sonrisa de Matt es grande, como si fuera el tipo más afortunado en el mundo. Mindy se ríe mientras cepilla sus tetas contra su brazo. Por la forma de actuar de esta chica Mindy, estoy segura que “instructora de yoga” es una cubierta para stripper. Sarah y yo nos miramos, ella debe tener el mismo pensamiento de Mindy que yo. Ese hombre necesita buscar citas en un lugar totalmente diferente si alguna vez va a casarse. Tengo que tomar un gran trago de mi bebida para cubrir la risa que está luchando por hacer su salida.

119

Bennett pone una mano en mi espalda baja, alejando mi risa en un instante y estrecha las manos de mis hermanos antes de besar a Sarah en la mejilla, siempre tratando de ser el caballero que ellos saben que no es. Si no fuera por los negocios que hacen y yo, nunca estarían en la misma habitación. —Me alegro de que todos ustedes pudieran resolver sus cosas hablando. Hadley ha estado deprimida desde el desacuerdo, ni siquiera me hablaba de eso. Siempre puedo decir cuando mi dulce Hadley está molesta. Tengo que morder el interior de la mejilla para evitar decir algo. Conociendo a Bennett, luchar con mi familia funciona a su favor, mejor para tener el control sobre mí. —Fue una cosa estúpida. La queríamos de regreso en la empresa familiar y ella no lo haría. Las palabras fueron dichas y los sentimientos salieron lastimados, nada realmente de lo que hablar. Problemas familiares, sabes, no hay daño, no hay falta —dice Matt, saliendo con algo en el acto. No podía agradecerle lo suficiente en este momento. Le doy una sonrisa tensa a Bennett.


—Bueno, también creo que es algo para que Hadley piense. No me gusta que trabaje con toda esa basura, de todos modos. —Por supuesto, las personas que no tienen más de siete cifras son basura. Mi familia se queda en silencio, salvo por Mindy, que se ríe. Bennett mira su reloj y dice: —Mi discurso es en un par de minutos, tengo que ir a prepararme. Agradable verlos de nuevo, chicos. Te veré después, Hadley. —Se inclina y con su aliento caliente, susurra en mi oído—: No me gusta que me dejaras. Sabes que te quiero junto a mí. Discutiremos esto y tu idea de un vestido al llegar a casa. ¿Entendido? —Su promesa envía un escalofrío de miedo a través de mí. ¿En qué demonios me metí? Estúpida yo. —Si me lo permiten, voy a ir a empolvar mi nariz. Los encontraré en un rato. —Me excuso, ni siquiera intentando sonreír.

120

Busco una salida al exterior. Aire… necesito montones y montones de aire. De la nada, Courtney agarra mi brazo y me jala hacia una habitación vacía con Lance a mi espalda. —Hads, no me gusta hacer esto, de verdad, pero tenemos un problema. Reed fue herido hoy y realmente necesita tu ayuda. —Si está herido, Reed, llévalo al hospital. No lo voy a ayudar. Camino hacia la puerta, pero tan pronto como alcanzo el mango para salir, Lance habla. —Por favor, fue y encontró a esos tipos que lastimaron a Corey. No sé el alcance de esto, pero está herido. No podemos llevarlo al hospital porque la liga comprueba toda esa mierda. No le permiten luchar fuera de los eventos que ellos garantizan. Incluso si lo hizo por las razones correctas, si se enteran, está acabado para él. No solo eso, con el entrenamiento y lo que les hizo a esos tipos, podría estar jodido con la ley. Hadley, sé que es mucho pedir, pero Reed te necesita. Te necesito, por favor. Además, ¿no te llevó a la tienda el otro día? Estoy invocando el “te debo” para él. Debo ser una masoquista porque incluso con mi cabeza sacudiéndose con un no, estoy de acuerdo.


—Está bien, no conduje, por lo que necesitas llevarme. Los dos escúchenme —Apunto a Courtney y Lance—, en el momento en que termine, me refiero al segundo, me llevarán a casa. Si él es lo suficientemente estúpido como para hacer esta mierda de nuevo, no voy a ayudar.

Reed

121

Durante cinco años, he estado lejos de cualquier cosa que molestara a la liga. Tenía que hacerlo con el fin de lograrlo. Pero necesitaba una liberación esta noche más de lo que me daría la maldita bolsa pesada. Soy un jodido idiota por ir a buscar a esos hijos de perra que se metieron con Corey, pero no lastimarán a nadie durante mucho tiempo. Claro, consiguieron caer sobre mí, pero nada como ser encontrados por la policía con suficientes drogas encima para aterrizar sus traseros en la cárcel durante años. Laura incluso me advirtió que algo me pasaría si tomaba la justicia por mi mano, pero tenía que hacerlo por Corey y ahora él está seguro para vivir una vida normal sin tener que mirar por encima de su espalda. Con todo lo que pasó con Corey y ahora con Hadley, tenía que hacer algo para sacar de mi mente toda esta mierda y la única manera de hacerlo es luchar. No puedo sacarme de encima cómo lucían los ojos de Hads en el auto, tan distantes, tan solitarios. Hadley no merece pasar por ese tipo de dolor sola, sin embargo, lo está. Sé que ella está intentando mantenerse calmada frente a su familia, eso es lo que hace. Pero Hadley necesita a alguien hacia quien pueda correr cuando necesite romperse y quiero ser yo. Necesito ser yo. Si no fuera un idiota y la dejara, estaríamos yendo a ese evento de caridad juntos. Sería yo en el traje de mono, no algún jodido imbécil que nunca sería jodidamente digno de poner un solo dedo cuidadosamente manicurado en Hadley. Algo en él es molesto… su suficiencia me roza de la forma equivocada y la forma en que ella se mete en sí misma alrededor de él hace sonar alarmas en mi cabeza. No lo entendí la


primera noche en el bar, pero esa maldita sonrisa que ella le da no tiene sentimientos detrás, tiene miedo de él. Lo que Laura dijo en el bar se reproduce una y otra vez en mi cabeza. Necesito arreglar mi mierda y luchar por Hadley. Bennett cree que tiene a mi chica, puedo decirlo por la forma en que la mira, pero se más. Hadley no se acerca a mirarlo como solía mirarme. Debemos estar juntos, no ellos. Lucharé jodidamente con cualquiera que se interponga en mi camino.

122

Supe desde el momento en que Laura me recogió al costado de la carretera que estaba molesta, decir que estaba enfadada sería una subestimación importante. “Te lo dije” fueron arrojados como malditos caramelos. Me dejó, me dijo que lidiara con esta mierda por mí mismo y se fue antes de que pudiera decir nada más. No la culpo, es mi lío y solo mío. Pero sé que hice lo correcto. No había ninguna prueba de que ellos lo hicieron, pero me aseguré de que esa mierda no ocurra de nuevo. Odiaba apartar a Lance, pero tenía que hacerlo. Sin la ayuda de Laura, él es el único que sabe qué hacer. Le pagaría a algún doctor una tonelada de mierda de dinero para suturarme, así no tenía que ir al hospital y correr el riesgo de que la liga averiguara algo de esta mierda… y perder todo. Trato de levantarme de mi sofá para pasar otro trapo por mi rostro, pero parece que no puedo mantener el equilibrio. Esos hijos de perra realmente me dieron bien. Trato de concentrarme en algo —cualquier cosa—, pero no puedo.

—Cosí el ojo y labio de Reed. Sus pupilas están respondiendo, por lo que debería estar bien, pero realmente deberías llevarlo al hospital. Necesita antibióticos y algo más que yo no veo podría estar mal. Recuerda, soy solamente una enfermera, no un médico. —Oh, esa voz… Me encanta ese sonido. Es maldita música. ¿Cómo llegó Hadley aquí? Me pregunto qué tipo de ruego tuvo que hacer Lance para conseguir que Hadley accediera a ayudarme.


—Reed estará bien, pero maldita sea. ¡Esto jodidamente apesta! Su pelea es en nueve semanas y alguien de la liga va a venir la próxima semana con el papeleo para que Reed lo firme para finalizar el acuerdo. No tengo idea de cómo vamos a explicar qué carajos le sucedió a su rostro.

123

No puedo soportarlo más, tengo que verla. Trato de forzar mis ojos a abrirse y jodidas gracias deciden cooperar con mi cerebro. La primera cosa en la que aterrizan mis ojos es en la pared blanca de mi sala de estar. La segunda cosa es mi Hadley. Se ve jodidamente asombrosa, impresionante. Concentro toda mi energía en ella. Dios, Hadley realmente mejoró con el tiempo. El vestido que lleva abraza su jodido cuerpo… me encanta ese cuerpo. Y esa jodida espalda en la que he envuelto mis brazos tantas veces está desnuda. Incluso veo los hoyuelos en la parte baja de su espalda y me pone duro tan solo mirarlos. Su cabello está hacia un lado, dejando su cuello completamente expuesto, permitiéndome imaginar mis labios besándolo. Mis ojos se detienen, viendo tatuajes asomándose por su vestido. Uno en el hombro izquierdo y uno en el lado de las costillas, lo suficiente como para malditamente burlarse de mi mierda, pero no lo suficiente para ver qué demonios son. Hadley siempre amó mis tatuajes, pero incluso después de rogarle durante meses que se hiciera uno, ella alejó esa idea, dijo que tenía suficiente para nosotros dos. Estoy bastante seguro de que en este punto vendería mi huevo izquierdo para verlos. Tatuajes en Hadley… maldición. Me pregunto si tiene más bajo ese sexy culo cubierto suyo. Hadley me mira y vuelve su atención de nuevo a Lance. —El bello durmiente está despierto, así que esa es mi señal, chicos. Es momento de irme. ¿Quién de ustedes lo va a hacer? Probablemente, alguien debería quedarse con él, sin embargo. Asegúrense de que no se caiga y se lastime más. —Lo que pasa es que dijiste que podría tener una conmoción cerebral, ¿y si le sucede algo más a Reed? Ninguno de nosotros sabe qué hacer. —Qué jodido genio es Lance. Si mi cabeza no se sintiera como si fuera a explotar, lo juro, saltaría y abrazaría a ese hijo de perra. Esto es lo que Hads y yo necesitamos, una noche a solas para que pueda recordarle cuán jodidamente épicos somos juntos.


Capítulo 13 Hadley

N

o puedo sacudir mi cabeza lo suficientemente rápido.

—Nop. Lo siento, no quiero, no puedo. Ya dejé a Bennett, si no estoy ahí cuando llegue a mi casa, estará más que molesto. — Ni siquiera siento culpa por dejar la gala, ni por un segundo. Bennett ni siquiera entró en mi mente una vez, ahora la idea de él descubriéndolo me asusta terriblemente.

124

Cuando Reed se desmayó, fui capaz de mirarlo —es decir, realmente mirarlo—, por primera vez en mucho tiempo. Incluso con algunas cicatrices adicionales, mayor cantidad de músculos y más tatuajes, todavía parecía el mismo viejo Reed para mí. Es todavía el mismo cuerpo que me encantaba estuviera envuelto a mi alrededor cada noche, la misma voz que me hacía sonreír todos los días, los mismo ojos en los que me perdía por horas, la misma electricidad cada vez que lo tocaba. Fue difícil verlo ahí tendido, herido, quería estar ahí para él. Tenía que mantenerme recordando una y otra vez que Reed todavía es la misma persona que rompió mi corazón y que me cambió tan profundamente que nunca me acercaré a ser la misma otra vez. Esta es la parte a la que necesito aferrarme, el resto necesita ser empujado lejos, muy, muy lejos. Si no lo hago, tengo miedo de correr de vuelta a sus brazos y nunca salir de ellos de nuevo, tal vez matándome. Courtney junta sus manos mientras me suplica. —Por favor, quédate con Reed. Sabes que si algo le sucede, no serías capaz de perdonarte. —¿En serio? ¿Tirando esa carta? Odio cuando hace esta mierda, Courtney sabe que nunca diré que no a eso. Sé que me arrepentiré de esto después, pero gimiendo, acepto. —Bien, pero —Señalo a Reed, fingiendo que ni siquiera está en la conversación y absolutamente sin nada que opinar—, él se quedará en su


sala de estar. No quiero estar en ningún lugar cerca de su maldito dormitorio. Dios sabe qué tipo de enfermedades de trasmisión sexual recogeré simplemente caminando por esa puerta. Necesito algo de ropa para cambiarme, porque tan increíble como es este vestido, no es la cosa más cómoda que he usado. No tengo ningún deseo de permanecer en él más tiempo del debido.

Mierda, mi teléfono. —Courtney, ¿le enviarás un mensaje de texto a Bennett y solo le dirás que me enfermé o algo, y luego un mensaje de texto a mis hermanos de lo que sea para que no se preocupen acerca de adónde fui? Volverás a las siete para recogerme. Estoy diciendo que al amanecer, ¡estás aquí! Courtney me sonríe.

125

—No te preocupes, Hads, ya envié mensajes a tus dos hermanos y Matt ya le dijo a Bennett que fuiste a casa de tus padres porque te enfermaste. Prometo que estaré temprano aquí. Incluso te obsequiaré un desayuno en Waffle House si te portas bien. —Courtney me abraza y besa mi mejilla y luego asiente hacia Lance, quien está hablando silenciosamente con Reed en el sofá. Dios sabe de lo que están hablando, probablemente tetas y culos por todo lo que sé. Lance besa mi mejilla y dice: —Tienes que comportarte y tratar de no matarlo. Sonrío dulcemente. —Ahora, Lance, ¿por qué haría algo así? —pregunto en mi mejor falso acento de chica sureña. Se ríe mientras agarra la mano de Courtney y sale de la habitación. La puerta se cierra, dejándonos a Reed y a mí solos, por nosotros mismos, mirándonos el uno al otro. Incómodo es la única cosa viene a mi mente para explicar cómo estamos uno alrededor del otro… síp, incómodo es con lo que iré. Por primera vez en mucho tiempo, estamos solos y sin un final a la vista. Tengo la peor parte de la mierda. Continuamos mirándonos tontamente por lo que parecen horas, pero son probablemente solo unos segundos y no puedo aguantar más. Tengo que romper este silencio.


—Bueno, supongo cambiarme.

que necesito

una camisa y pantalones para

Reed me da uno de sus sexis guiños por los que siempre solía caer y estoy orgullosa de que mi estómago solo se sacudió ligeramente. —Nena, siempre puedes quitarte el atractivo vestido y no ponerte nada más encima. No es nada que no haya visto antes. Nunca estuve de acuerdo con darte ninguna de mis cosas, de todas maneras. —Sus primeras palabras hacia mí son sobre sexo, no es sorprendente, dado que es con lo que han estado llenos sus últimos años. Si así será el resto de nuestro tiempo juntos, va a ser una muy larga y dolorosa noche. Voy a ordenar cada maldita cosa en ese menú mañana en la mañana y ese es solo el principio del desquite con Courtney por dejar mi culo aquí, sola, con mi ex, a quien odio. Perra.

126

—Reed, cállate. Estoy segura de que has notado que he cambiado mucho en los cinco años que no nos hemos visto. Y, cariño, en caso de que estés ciego, este cuerpo solo mejoró. Y tú, querido, nunca tendrás la oportunidad de verlo sin ropa de nuevo. —Reed se queda ahí, en medio de la sala de estar mirándome, sin darme ninguna respuesta sabelotodo. Bueno, misión cumplida. Señalo las escaleras, asumiendo que es donde está su habitación. —Por favor, ve a traerme algo de ropa, porque como dije, no tengo ninguna intención de estar a seis metros de esa cama infestada con gérmenes. ¡Puaj! Reed asiente lentamente, con una mirada derrotada enmascarando su rostro y empieza a dirigirse por las escaleras. Me siento mal, bueno… casi. Por primera vez desde que llegué, tengo la oportunidad de mirar alrededor de su casa. Siempre vi a “mi Reed” y a mí viviendo en una casa como esta con niños pequeños corriendo alrededor, incluso habíamos hablado sobre eso. Después de todo lo que habíamos pasado, obviamente dejé de seguir la carrera de Reed. Era difícil sacarlo de mi vida completamente con imágenes de él en todas partes y eso solo me hizo preguntarme quién era él ahora. Siempre lo imaginé en un apartamento en la ciudad con una barra de striptease en el centro de la sala de estar. En su lugar, estoy de pie en la casa soñada que yo habría construido, pero nada más está en la manera en que lo haría.


127

Su casa es de al menos quinientos metros cuadrados, dos pisos, por lo que veo. Una enorme sala de estar abierta con un sofá de cuero negro de gran tamaño que ocupa la mayor parte del piso. El televisor pantalla plana más grande que he visto alguna vez sobre la chimenea de piedra. Hay una estantería situada en la esquina, cargada con DVD. Fotografías — tomadas mientras él estaba peleando—, están volando y colgando en la pared. Y hay juego de puertas dobles que conducen hacia fuera. El vestíbulo está a la izquierda con un enorme juego de escaleras que van hacia el nivel superior. El vestíbulo fluye a su cocina de primera calidad y en el espacio donde normalmente iría una mesa, tiene una barra conectada a la pared con seis taburetes a su alrededor. En la parte de atrás hay otra escalera y dos puertas cerradas. El costado de la cocina tiene una abertura hacia el comedor con una mesa lo suficientemente grande para acomodar a doce personas a su alrededor y otro juego de puertas dobles que van al patio. Es como si viviera con un montón de personas con la cantidad de espacio que tiene. Todas las paredes están pintadas de blanco y además de las imágenes en la sala de estar, nada más está colgando. Es frío, simple, no es personal en absoluto. Nada aquí grita “mi Reed”. Pero sería una tonta si pensara que en cinco años Reed tampoco podía haber cambiado. Sigo recorriendo la casa, buscando cualquier cosa que me dijera más sobre quién es él ahora. Hay un armario de ropa blanca junto a las escaleras. Lo abro, solo pretendiendo dar un vistazo dentro. Pero una vez que tengo la puerta abierta y me quedo frente a él, ya no puedo moverme. Aquí, frente a mi rostro, está la vieja y desgastada manta que solíamos mantener en la parte posterior del sofá en nuestro apartamento. Si tiene eso, entonces también debe tener otras cosas. Empiezo a buscar rápidamente por sus cosas. No quiero que baje las escaleras y me encuentre saqueando sus pertenencias, pero mi curiosidad ha sacado lo mejor de mí. Doy un vistazo por encima de mi hombro, asegurándome de que aún no haya bajado antes de cerrar la puerta silenciosamente. Me muevo a la estantería en la esquina y exploro el contenido. Entre los DVD que ha organizado en los estantes, también encuentro fotografías… las mismas que solíamos tener en la sala de estar. Me muevo a la cocina. Mi cabeza gira y mi corazón se acelera en mi pecho con nervios y adrenalina. No solo volvió por nuestras cosas, sino que las ha mantenido todas. ¿Qué significa esto? ¿Recibió mi carta? Preguntas y emociones giran dentro de mí, amenazando con asfixiarme


de adentro hacia afuera. La licuadora que solíamos tener está en la encimera junto a su bote de proteína en polvo. Pero antes de que pueda enfocarme en los recuerdos que luchan por inundar mi mente, mis ojos atrapan la cafetera en la encimera. Mi cafetera. La misma que solía usar cada mañana para prepararme una taza. La misma máquina que él nunca había usado para sí mismo. Ahí, como si estuviera esperando a ser utilizada de nuevo. Por mí. Los pesados pasos de Reed en las escaleras me sacan de mis pensamientos y me precipito fuera de la cocina para que no pueda encontrarme siendo entrometida.

128

—Oye, aquí tienes, el baño de visitas está al final del pasillo al pie de las escaleras. —Sonríe tan grande que sé que he sido atrapada. Tiro de la camiseta y los bóxers de las manos de Reed, frunciéndole el ceño. Escuchándolo reír, miro la ropa que me dio. Por supuesto, la pequeña mierda que me da es nuestra primera camiseta de vacaciones y el par de bóxers que dice “máquina del amor” sobre el trasero que había conseguido para nuestro primer San Valentín juntos. Sentí como si hubiera caído en una maldita deformación del tiempo. Cuando termino de cambiarme, camino a la sala y noto a Reed sentado en el sofá con tan solo unos pantalones deportivos, sin camiseta, los pies cruzados sobre la mesita, los brazos sobre su cabeza mostrando cada músculo en su pecho. Tramposo hijo de perra. Mirarlo sin camiseta despierta cosas locas dentro de mi cuerpo, cosas que han estado dormidas por mucho tiempo. Mis ojos vagan de su increíble estómago y van directamente al tatuaje que es idéntico al mío. Mi mente comienza a dirigirse a lugares a los que he intentado con mucha fuerza no ir. —¿Hadley? —La voz de Reed me saca del trance. Parpadeo un par de veces para enfocarme en él y su enorme sonrisa—. Aún te gusta cómo me veo. Oh, mierda, eso sí que dolió —dice Reed, frotándose los puntos en el labio. —Ja, karma inmediato para ti. Hay dos botellas de agua y unas palomitas en la mesa de café frente a donde se encuentra sentado Reed. Todo lo que hace es encogerse de hombros. Sin siquiera querer elegir esta batalla, me siento en el sofá tan lejos de él como puedo.


—¿Qué? Se supone que no puedes dormirte si tienes una conmoción cerebral. Me imaginé que no querrías hablar conmigo, así que por qué no mirar una película. ¿Cierto, enfermera Hadley? —Idiota sarcástico. —Sí, Reed. Y sin tocarme; tú en tu lado, yo en el mío. Y no uses esa mierda que solías hacer acerca de tener frío y querer compartir la manta. Nunca te lo creí, simplemente en ese entonces me gustabas. —Agarro la manta del respaldo del sofá, inmediatamente pensando en la mía en el armario, la arrojo sobre mis piernas y armo una pared entre los dos con los almohadones. —¿Qué vamos a ver? —pregunto y Reed desliza la caja de la película hacia mí sobre la mesa. La tomo y le digo—: ¿Friday? Absolutamente amo esta película. ¡Es una de mis favoritas de todos los tiempos! —Sí, yo también. Supongo que nos vendría bien reírnos. Ambos decimos al mismo tiempo: —Adiós, Felicia.

129 Reed agarra la película que elegí más temprano y la pone en el reproductor. —Nena, ¿por qué nunca eliges algo con un poco de romance? No es que

esté jodidamente quejándome, porque amo que no lo hagas, ¿pero no es que a todas las chicas les gusta esa mierda? Me acurruco en el sofá con la manta cubriéndome y las palomitas en mi regazo. —Solo las miro con mi mamá, es nuestro tiempo a solas. ¿Pero por qué

tendría que mirarlas cuando nuestra historia es mucho mejor que cualquier película? Reed pone la película y luego me roba algunas palomitas, metiéndoselas en la boca. —Mmm… me gusta esa respuesta. Ahora, préstame un poco de la maldita

manta, me estoy congelando aquí. Reed tira de mi manta y me acurruca a su lado. Después de unos minutos, quita el cabello de mi cuello y comienza a besarlo, quitándome la


camiseta lentamente y arrojándola al piso, siguiendo su camino por mi cuerpo. —¿Qué hay de la película? —pregunto mientras las mariposas revolotean

en mi estómago. Levanta la mirada y deja de besarme el pecho. —¿A quién carajos le importa la película cuando mi chica necesita

atención? Y al igual que cada otro domingo, lo pasamos envueltos en el otro en lugar de preocuparnos por lo que se proyecta en la televisión.

Afortunadamente, un perro ladra y eso me quita de mis recuerdos. —¿Tienes un perro? —Síp, está jugando afuera, probablemente con algún animal que encontró. Mi pequeña mierda. —¿Quién lo hubiera imaginado?

130

—¿Qué pasó esta noche? —¿Realmente quieres saber? Te lo diré, pero no te gustará lo que hice. —Yo te hice los puntos, al menos me gustaría saber por qué. —Más me pregunto si necesito contratar un abogado. —Sabía quiénes eran los hijos de perra que golpearon a Corey, me lo dijo un día antes de que todo se fuera al infierno. Los encontré, los acorralé, le pagué a alguien para que viniera y se asegurara de que los policías los encontrara con suficiente mierda para encerrarlos. —Pero, ¿y si sabían quién eras? –Quiero decir, el rostro de Reed es bastante conocido. La idea de que salga realmente herido me asusta. —Mierda, Hads, ¿te preocupas por mí? —No, para nada. Te metiste en esto solo. —Mentira total. —Sigues siendo una mentirosa de mierda, nena. Usé una media sobre mi rostro, no mostré nada, ni tatuajes ni cicatrices, así que eso está cubierto. El tipo que me ayudó los odiaba más que yo, así que nos aseguramos de


encerrarlos mucho tiempo. —Me pregunto cómo conoce Reed a esas personas. —Entonces… eh, ¿cuándo te mudaste aquí? Tu casa parece bastante vacía para haber sido hace mucho. —Me lo he estado preguntado desde la primera vez que lo vi, pero nunca me atreví a preguntar. Tampoco estaba segura de querer saberlo. Reed bebe un poco de agua, mirándome, casi nervioso. —Unos seis meses antes de que me vieras en el bar. Realmente, no tuve tiempo de decorar. Muy ocupado abriendo el gimnasio y tuve dos peleas que entrenar y promover; la pintura y es mierda quedó atrás por eso. Pero me conoces, no se me dan esas cosas. Siempre fuiste la decoradora de la relación, yo simplemente acomodo algunas cosas y las llamo recuerdos. Reed me levanta la barbilla suavemente, obligándome a enfrentarlo. Los almohadones que puse para separarnos ahora yacen en el suelo.

131

—Hadley, nena, sé que están girando las ruedas en tu caliente cabeza. Pero vamos a arreglar esta mierda juntos, aquí y ahora. La única razón… y me refiero a la única razón, por la cual me mudé aquí fue por ti, nosotros. Nos Quiero A Nosotros. Cometí un enorme error al no llevarte conmigo; este soy yo intentando hacer lo correcto. Iba a ir a buscarte después de haber arreglado todo lo planeado, quería mostrarte cuán en serio iba en cuanto a regresarnos al camino. Pero Lance vio a Courtney y entonces terminé encontrándote en el bar, así que eso jodió las cosas. Mis palabras no siempre son geniales y, maldición, tampoco mis acciones, pero volví por ti, justo como te prometí que lo haría. Me llevó más tiempo quitarme la cabeza del trasero, pero eres todo lo que siempre quise… necesité. Tuve que cometer muchos errores para entender que no podemos estar separados. Lamento jodidamente todo… quiero decir, todo lo que nos hice. Pensé que te rendiste con nosotros, así que también lo hice. Oí que era demasiado tarde para los dos y jodidamente enloquecí. No tiene sentido, lo sé, pero diablos, nada que hago jamás lo tiene. Solo sé que te amo con locura, jodidamente siempre lo he hecho y jodidamente siempre lo haré, nena. Aquí sentada, mirando sus ojos avellana, mi mente vuelve a reproducir las palabras que acaba de decirme. Después de todo lo que me hizo, ¿podía Reed seguir amándome? ¿Aún lo amo? Antes de poder pensar otra cosa, Reed pone su mano en mi cadera, acercándome a él, mis rodillas


rozando las suyas, ojo con ojo, nariz con nariz, a centímetros de unir nuestros labios. Suavemente, nos acercamos, tan cerca que puedo sentir el aroma familiar de las mentas que ama en su aliento. Lamo mis labios, perdida en la emoción y me acerco aún más. Justo cuando está el calor de su aliento sobre mis labios, el sonido de un golpe en la puerta nos interrumpe, cortando el trance en el cual Reed me tiene. Intento alejarme, pero no suelta mi cadera. Susurra en mis labios: —Con locura, Hads, como un maldito loco. Quien sea que esté en la puerta, comienza a aporrearla. Reed bufa enojado y lentamente se pone de pie mientras acaricia mi mejilla con sus ásperos dedos. —El peor jodido momento. Quien sea que esté en la puerta, debe estar muriendo. No muevas ni un jodido músculo, Hads. Esta mierda acaba hoy. Tienes que saberlo todo. —Reed se inclina y me besa la frente, como si nunca se hubiera ido.

132 Reed Lo juro, quien sea esta persona recibirá un puñetazo. Estaba tan cerca de llegar adonde necesitaba. Estábamos progresando. Finalmente, estábamos discutiendo toda la mierda como deberíamos haber hecho hace años. Y entonces se perdió el maldito momento. Abro la puerta antes de fijarme quién es. Inmediatamente, noto las tetas falsas, el vestido rojo ajustado y las botas de tacón alto, odiándome por no dejar que golpeara para siempre. —Krystal, ¿qué carajos estás haciendo aquí? Ella se mete en mi casa y esa falsa sonrisa suya se ilumina cuando me mira el pecho desnudo. —También es bueno verte, Riker. Recuerdo que hace poco te gustaba que pasara sin aviso, esas veces siempre eran las más locas. ¿No es verdad, nene? —ronronea Krystal, pasando una de sus uñas falsas por mi pecho,


casi tocando mi tatuaje. Le quito la mano de encima justo cuando Hadley aparece en la esquina. Aprieta mi teléfono en su mano, como si deseara que fuera mi cuello. Sin dudas, oyó todo. Cierra los ojos con fuerza, algo que hace cuando intenta no llorar. Odio que oyera lo que dijo Krystal y me odio incluso más por haber hecho toda esa mierda en el primer lugar. Tengo que arreglarlo. Me estiro hacia el brazo de Hadley, pero me sacude y se aleja más; con cada paso que se aleja, puedo ver las paredes en sus ojos, en ella, construyéndose alrededor de ella. Agarra su vestido y zapatos de la mesa. —Le daré tu ropa a Lance. —Hadley, nena, por favor, permíteme explicarlo. No es lo que crees —le ruego, pero Hadley sacude la cabeza ante mis palabras como si no importaran. Encerrándose lejos de mí.

133

—Reed, no hay nada que explicar, lo prometo. Tu amiga está aquí ahora, así que ya no necesitas que te haga compañía. No quiero evitar que hagas algo que claramente quieres hacer. Ya llamé un taxi para irme a casa. Sin daños, ni rencores. Toma tu teléfono. —Hadley me arroja el teléfono en la mano estirada sin mirarme a la cara. Krystal ve a Hadley con mi ropa, mirándola como si le hubiera robado un juguete. —Bueno, me alegro por ti, cariño. Me hace tan feliz que finalmente una de las tantas chicas que Riker usa tenga un cerebro y entienda que siempre seré su número uno. Lo prometo, sé que le gusto mucho más de lo que tú jamás lo harás. Pero si todavía estás interesada en acostarte con él, puedes unirte a nosotros. A Riker le encantan los tríos, ¿no es así, nene? Siempre se asegura de darnos la atención, nunca deja una piedra sin mover, si entiendes lo que quiero decir. —Krystal se acerca a mí, pero yo me muevo hacia Hadley. »Riker, ¿por qué vas tras una de tus sobras de esa forma? –dice Krystal, pisoteando fuerte. Poniéndome más y más furioso con cada jodido segundo que respira el mismo aire que Hadley. —¡Cierra la jodida boca, estúpida perra! —le grito, mi voz llena de veneno y me giro hacia Hads, listo para rogar de rodillas, pero ella simplemente pasa a nuestro lado hacia la puerta.


—Em, gracias por la oferta, pero mi negativa es enorme, Krystal. Era Krystal, ¿cierto, cariño? Ya lo tuve hace un tiempo y, créeme, no fue lo suficientemente memorable para que quiera volver. Si me disculpas, los dejaré para que se encarguen de lo suyo. Voy a esperar mi taxi afuera para que puedan divertirse. Dijeron que llegaría en un par de minutos, así que no se preocupen por el ruido, me iré pronto. —Hadley sale por mi puerta delantera, se detiene y grita sobre su hombro—: Diviértanse, chicos. Recuerda cubrirlo antes de meterlo, no quieres bebés por ahí. Y oye, Riker… recuerda, las acciones hablan más que las palabras y las tuyas están gritando con suficiente fuerza. —Su última palabra se desvanece de sus labios mientras un taxi aparece en mi entrada y se mete sin siquiera mirarme. Una vez más, mis errores me están persiguiendo. Tengo que encontrar la forma de arreglar este desastre. Sé que sin importar cuánto me disculpe con Hadley, nunca cambiará lo que hice. Tengo que demostrarle de una jodida vez que vine para quedarme. Nada ni nadie se meterá en mi maldito camino.

134

—Krystal, tienes que irte de mi jodida casa en este instante. No eres bienvenida aquí, jamás. No me importa un carajo adónde vayas, pero no puedes quedarte —le digo mientras empujo a la perra fuera de mi casa. —Rike, ¿esa es la indicada? No sé por qué siento que le debo nada, quizás los años que estuvimos follando, quizás porque creo que servirá. ¿Quién mierda sabe? Yo no. —Sí, Krystal, es ella, pero no voy a hablar del amor de mi jodida vida con la chica que más relaciono con todas las cagadas que hice para arruinar mi oportunidad con ella en primer lugar. Ahora, una vez más, ¡vete de una maldita vez y no vuelvas! Se acerca y me parpadea seductoramente con sus pestañas postizas. —Pero Rike, ¿recuerdas la primera noche que pasamos juntos y te hice olvidar? Déjame hacerlo de nuevo. Ella nunca te perdonará cuando se entere de todo. Lo sabes y yo también. ¿Cuándo me pudo parecer sexy esta chica? Su voz insoportable como la mierda me está encogiendo la polla.


—Ya no quiero olvidar. Lo que le hice, merezco lamentarlo con todo mi ser, porque lo que siento, ella lo ha sintiendo todo el tiempo, por mi culpa. Tengo que reconocer todo eso, debo sufrir mi parte. ¥Ahora vete de una jodida vez de mi casa antes de que te saque a patadas! Krystal comienza a abrir la boca, pero la cierra y se va, con la cola entre las piernas. Con suerte, fuera de mi vida. Hasta nunca, perra.

135


Capítulo 14 Hadley

M

i cuerpo aterriza en el asiento de la cabina y las lágrimas que mantuve en casa de Reed se precipitan con velocidad por mis mejillas. Fui tan idiota por bajar la guardia alrededor de él, tan malditamente estúpida. De hecho, empezaba a creer que regresó por mí, que Reed me quería, que aún podría amarme. Pero estaba totalmente equivocada. Reed me quería como un pedazo de culo, para pasar la noche.

136

Tan pronto como puse los ojos en la chica, supe quién era. Podría detectar esa puta en cualquier parte. Krystal cambió mi vida tres años atrás y nunca podría olvidar cómo lucia y, chico, lo había intentado. Esa rubia teñida con bronceado falso ha hecho cosas con Reed que yo nunca podría pensar en hacer o incluso querría hacer. No solo tuve el privilegio de verla en persona, tengo la suficiente suerte de por fin tener un nombre para mi pesadilla: Krystal. Realmente, esa perra arruinó nombre perfectamente bueno. Estúpida bolsa promiscua, zorra puta, pútrido agujero con patas Krystal. Después de veinte minutos de llanto incontrolable en el asiento trasero, el conductor se detiene en mi camino. Le pago al pobre hombre y le doy la mayor propina por tratar con el lío que soy. Hago una nota mental para enviar un recibo con la ropa para que el culo de Reed me pueda pagar. Veo el auto de Bennett en el lado opuesto de la calle, genial. Me retiro lentamente del asiento trasero y en el segundo en que mis pies descalzos tocan la acera, mi puerta delantera se abre y de pie en la puerta está un gran y enojado Bennett. —¿Adónde diablos fuiste? ¿Algo era tan importante que no pudiste esperar incluso un par de minutos para ver mi jodido discurso? Muchas gracias, Hadley. —Hierve de furia hacia mí.


Ofrezco una disculpa a medias y paso a un lado de Bennett dentro de mi casa. Lo último que necesito es que mis vecinos curiosos sean testigos de esta escena y llamen a la policía. Cierro la puerta y en el instante en que estoy en mi sala de estar, Bennett choca conmigo y me empuja en el sofá. Me muevo para mirarlo y ver la locura pura clavando la vista en mí. —¿Tienes alguna idea de lo que se siente estar involucrado contigo? Estúpida perra, ¡ni siquiera puedes estar a mi lado durante una jodida noche! ¡Una-Jodida-Noche! —Su voz se sacude con locura. ¿Me sentí culpable de dejarlo? No, pero sabía que no estaba bien dejarlo en el momento en que salí por la puerta. Reed dijo salta y lo hice. Ahora tengo que esperar y ver lo lejos que voy a caer de ello.

137

—Bennett, lo siento. ¿Nadie te dijo que me enfermé? Fui a casa de mis padres para ver si podía conseguir alguna de las pastillas contra las náuseas de mi madre. Sé que debería haber dicho algo, pero tenías tu discurso y esas cosas. Solo tenía que salir de allí. —Me había olvidado por completo que todavía estoy con la ropa de Reed. —Ahórrate el jodido discurso ensayado. Puedo ver que no estabas en casa de tus padres. Estabas con él, ¿verdad? Estás usando su jodida ropa, ¿verdad? Maldición, eres una jodida idiota. —Bennett lo dice tirando de su pelo, su temperamento no es otra cosa que estable cuando comienza de nuevo—. Lo supe en el momento en que lo vi en el hospital. Reed Collins, el conocido playboy de MMPL, que solía follarte. La forma en que lo miras me provoca jodidas náuseas, como si colgara la jodida luna. Lo llamas en sueños, ¿sabías eso? Como la patética niña que eres. ¿Sabes dónde ha estado su polla? ¿Cuán jodidamente calientes son esas otras chicas que se folla? ¿Crees que vino aquí por una perra imbécil aburrida como tú? ¡Joder, no! Quiere tu dinero como la última vez… eres su boleto de comida. Obtuvo lo que quería, te abandonó y ahora él necesita más. Cierro los ojos, contemplando todo lo que dijo Bennett. Pensé que no lo averiguaría. Que cubrí lo suficiente las preguntas que hizo. Con cada respiración que tomo, lo entiendo, lo sabe todo, siempre lo ha hecho, solo jugó una partida de ajedrez y me sacrificó como a un peón. —Oh, eso es tan lindo. Realmente no pensaste que sabía. Oh, cariño, lo supe la primera noche que te folle, cuando él empezó a besuquearse con


esa zorra en toda la televisión para que el mundo entero lo viera. Fuiste aplastada y supe que podía moldearte en que lo que quisiera. Estaba casi allí hasta que ese idiota regresó queriendo un pedazo de lo que trabajé. Te puedo decir otra cosa, he estado perdiendo la paciencia contigo y tu puto culo llorón. Es como escuchar a una niña de cuatro años que no puede conseguir el helado que quiere y estoy cansado de eso. Esta noche, tendré que enseñarte la lección que he estado con ganas de hacer desde la primera noche. Eres una perra terca que necesita ser arreglada para todos los demás que van a follarte después de que te deje. Estarás aún más rota y no puedo esperar para jodidamente ver cómo se desarrolla.

138

Bennett me arrebata del sofá. Agarrando mis dos brazos, los mantienen en mi espalda con una de sus manos, haciendo que luchar contra él no tenga sentido, pero me niego a no intentar. Con su otra mano, me da un revés con fuerza en la mejilla y la parte superior de sus dedos golpea el hueso de mi ojo. La intensidad de su golpe me envía de rodillas y mi rostro late con dolor. Intento con todas mis fuerzas liberar mis manos de su agarre, pero cuanto más lucho, las garras de Bennett más se aprietan. Finalmente, mi muñeca izquierda chasquea por la fuerza de su agarre y me detengo al instante. Me preparo para más golpes, pero no lanza otro. Bennett me alza, con ojos ardiendo a través de mí con nada más que pura maldad. ¿Cómo no supe que haría esto? Jodidas banderas rojas han estado ondeando por casi tres años. Los ojos que solía pensar que pertenecían a mi salvador ahora pertenecen a mi propio demonio personal. Bennett sacude el lado de mi cabeza hacia su rostro y habla en mi oído: —Puede que seas una chica estúpida, pero parece ser que aprendes rápido. Creo que has aprendido la lección ahora, ¿verdad? —Levanta mi barbilla, sus palabras vienen con saliva y se posan en mi rostro—. Creí que podíamos ser algo, pero simplemente no puedes dejar ir las cosas, ¿verdad? Es algo realmente bueno para ti que follara a una chica antes de venir o también te estaría teniendo de esa manera. Si tu mimando culo incluso piensa en contarle a alguien sobre este pequeño incidente, llamaré a la liga y a los policías acerca de tu precioso amante y les contaré lo que en realidad estaba haciendo esta noche para conseguir esa jodida cara. Y si eso no es suficiente incentivo, siempre puedo volver por ti. Uno de mis golpes te dejó tu ojo todo hinchado y solo un poco de fuerza rompió tu muñeca… ¿qué te pasaría si tengo que volver para otra


ronda? Sé que no querrías eso, ¿o sí? Si no por ti, solo piensa en lo que haría tu maravillosa familia si algo realmente malo te pasara a ti, si nunca pudieran encontrarte. —Bennett tira de mi cabeza por mi cabello, me arrastra hacia él y me golpea con la rodilla fuertemente en mi estómago—. Estoy harto de tratar con tu mierda ahora. Fuiste la peor mierda que he tuve. Esa es la verdadera razón por la que tu novio te dejó en Ohio, completamente sola, jodidamente embarazada y dañada como la mierda. —Bennett me tira a un lado, mi espalda aterriza en una estantería. Los marcos de las fotos se vienen hacia abajo y el vidrio no solo se rompe, se destruye, al igual que mi interior. Espero hasta que la puerta principal se cierra antes de subir por encima del vidrio y hacerme un ovillo en el sofá. Trato de calmarme mientras Lucy viene desde la cocina, agachándose justo al lado de mi rostro. —Hola, chica, estoy agradecida de que te mantuvieras alejada. No sé lo que habría hecho si te hiciera algo. —Lucy ronronea y frota su rostro contra el mío, casi secándome las lágrimas.

139

La vida tiene momentos que te derriban, donde se supone que te tienes que poner nuevamente en pie. Pero hace años, nunca me puse en pie, me quedé derribada y permitiendo que Bennett me mantuviera allí. No más. Llamo a la única persona que espero que mantenga esto en secreto. Por Reed, por mi familia, por mí, oro que lo haga.

Reed Me sirvo la mayor taza de jodido café, esperando como el infierno que ayude a que mi cabeza palpitante se sienta mejor, pero entonces suena el timbre y hace que las palpitaciones sean peores. Después de enviar a empacar a Krystal, vertí un par de tragos de whisky y me desmayé en el sofá, intentando no hacer nada para aliviar el dolor en mi pecho. Ni siquiera se acercó a funcionar, solamente me hizo sentir más mierda. No hay duda de que pagaré por ello durante el entrenamiento de hoy. Y me


lo merezco. Caminando hacia la puerta, el sonido vuelve a golpear. Maldita sea, ¿qué pasa con todos siendo imbéciles impacientes? Miro por la ventana del frente cuando paso, viendo la parte posterior del cabello castaño de Lance. Probablemente, está aquí para recoger a Hadley. Sé que recibiré todo el maldito acto de alboroto cuando se entere de lo que pasó. Abro la puerta, preparándome. —¿Qué pasa, amigo? Si estás aquí por Hadley, se fue anoche. —Dejo la puerta abierta para que Lance puede entrar, pero solo se queda mirándome. —Reed, ¿qué diablos pasó con ustedes dos? —No pasó nada, Krystal se aseguró de ello. Esa perra loca apareció escupiendo mierda de los viejos tiempos. Hadley no pudo soportarlo y se fue. Cinco minutos después de eso, convencí a su culo psicótico de que no iba a hacer nada con ella, así que se fue.

140

—¿Krystal estuvo aquí? ¿Por qué? —Se detuvo y sacudió la cabeza como si nos estuviéramos saliendo del tema—. Hablaremos de eso después de que te diga unas cosas. Le pasó algo a Hadley —dice Lance, caminando dentro de mi casa. —¿De qué estás hablando? Joder, ¿fue un accidente? —Quiero salir corriendo de la casa, ir a ella, ver por mí mismo que está bien, pero Lance se traslada a mi sofá y se sienta. Me siento con ansiedad frente a él, mis músculos tensionándose con cada segundo desperdiciado. —No realmente. Ayer por la noche, cuando Hadley llegó a su casa, supongo que se emborrachó y cayó por sus escaleras o alguna mierda. Bueno, esa es la historia que Hadley le está contando a la gente, de todos modos. Tiene una muñeca jodida y un ojo magullado, pero Matt y yo no creemos su historia. Reed, hombre, su jodido ojo luce como si alguien le hubiera dado un puñetazo. Courtney y yo fuimos a llevarla al hospital para que revisaran su muñeca y su casa estaba hecha añicos. vidrios rotos y marcos de fotografías en el suelo. Cuando le preguntamos, dijo que se enojó por lo que pasó contigo y lo destrozó ella misma. Pero sabes mejor que nadie, ¿eso suena como algo que ella haría? Siempre fue quien se rompía en el interior, no en el exterior. —Lance hace una pausa antes de terminar—. Sé que está ocultando algo y no puede ser nada bueno si


ella se lo está ocultando a Courtney. Hadley le cuenta todo. Ni siquiera pondrá un pie en su casa, así que se va a quedar con Matt. Después de terminar de decirle a Lance lo que sucedió con Krystal, finalmente lo convenzo de que me de el número de Hadley. La llamo un par de veces, pero no tengo una respuesta. Envío algunos mensajes de textos y no son devueltos. Solo necesito asegurarme de que estaba bien, pero no consigo nada. Así que voy al gimnasio y golpeo la mierda en bolsa tras bolsa. Pero nada funciona. Solo necesito saber de ella.

141


Capítulo 15 Hadley

B

ennett sujeta mi garganta mientras lucho por llenar mis pulmones con aire. Cuanto más duro intento respirar, más duro aprieta su agarre alrededor de mi cuello. Sigo luchando y cuando estoy segura de que no puedo más, mi respuesta de lucha se hace cargo. Pateo, pego, golpeo —cualquier cosa—, tratando de apartarlo de mí para así poder vivir, pero solo me agarra con más fuerza, diciendo una y otra vez:

142

—Alejaré a todos los que amas de ti. —La única cosa que tengo para concentrarme es la expresión en los ojos de Bennett, bailando con entusiasmo ante la perspectiva de exprimir la vida fuera de mí. Mis ojos se abren de pronto y jadeo en busca de aire mientras palmeo mi cuello repetidamente. Finalmente, me calmo lo suficiente para saber que estoy a salvo. Solo era un sueño. Bennett no está aquí. Me siento con mi mano cubriendo mi cuello, todavía respirando fuertemente… parecía tan real. La puerta se abre y tengo a un hermano muy preocupado con la vista fija en mí. Con esa mirada asustada en el rostro de Matt, sé que había gritado. Pero no pregunta por qué estoy en el rincón de la habitación hecha un ovillo, simplemente coloca sus manos en los bolsillos y una expresión en su rostro que conozco muy bien… lástima. —Hola, hermana, voy a ir a buscar algunas cosas a la tienda. ¿Necesitas algo? —Niego con la cabeza y Matt me levanta—. Si me necesitas, simplemente llamas, ¿de acuerdo? —Entonces me coloca de nuevo en la cama y me da un suave beso en la cabeza antes de abandonar la habitación. Es por esta razón que vine aquí en lugar de la casa de mis padres o la casa de Mark y Sarah. Él siempre viene y me levanta sin muchas preguntas. Sabe cuándo presionar y cuándo tirar de mí. Ahora, más que nunca, necesito la tranquilidad que me trae Matt. Matt no es de los que hablan demasiado acerca de los sentimientos y me deja sola en su mayor


parte, a menos que yo hable primero, entonces siempre me dirá la verdad. Y nunca lo he amado más por eso de lo que lo hago en este momento. Dejo escapar mi aliento y me envuelvo de nuevo en las sábanas. No estoy segura de cómo va a terminar este lío, pero tengo una sensación ocurrirán más cosas antes de que todo se calme. Me niego a volver a casa hasta mañana, cuando un chico de la empresa de mi padre puede cambiar las cerraduras y actualizar mi sistema de alarma. Afortunadamente, este tipo necesita dinero, por lo que lo ha mantenido callado del resto de mi familia. No hay nada como sentirse sin protección en tu propia casa y me niego a dejar que él tenga poder sobre mí de esa manera. Bennett se fue con la promesa de hacer más y sé que lo decía en serio. Estoy segura de que se muere de ganas de decirle a la gente adecuada sobre lo que realmente le pasó a Reed y después de que haya destruido a Reed, volverá para destruirme. Cada vez que cierro los ojos, veo a Bennett… sus ojos tan fríos, tan oscuros.

143

Preguntas son responder llenaban los ojos de todos cuando les dije que me había caído y la falta de presencia de Bennett no estaba ayudando, pero el Dr. Pewit —James—, la cubrió por mí. Estoy más que agradecida por un amigo así. Dios sabe cómo Bennett ha logrado seguir siendo su amigo durante tanto tiempo. Debido a todo este lío, no podré trabajar en el piso en el hospital hasta que mi mano se cure, lo que será de cinco a siete semanas. Pero esto también me da más tiempo para estar con mi madre y hacer frente a los pasos que necesito tomar con el fin de volverme más fuerte.

Perdida en otra maratón de Pawn Stars10, escucho un ligero golpe. —¿Estás decente? —El fuerte sonido de la voz de mi padre me hace sonreír. Realmente necesito a mi papi en este momento. —Sí, papá, adelante.

Pawn Stars: Conocida como “La Casa de Empeños” en su emisión para España y

10

como “El Precio de la Historia” en Hispanoamérica.

Es una serie de televisión

estadounidense que narra las actividades diarias de la tienda “Gold & Silver Pawn Shop”.


Me da una larga mirada y sonríe, pero puedo ver que está preocupado. Solo puedo imaginar lo que piensa acerca de mi ojo. Poco a poco y con cuidado, vuelve mi cara hacia un lado para así poder mirar por encima de la contusión. Mi madre enferma me ha hecho apoyarme en él incluso más que antes y tengo ni idea de lo que haría sin mi papá durante este tiempo. Donde mi mamá es el pegamento que nos mantiene unidos, mi papá es la roca que nos protege del viento. Mi papá no hizo su dinero siendo una presa fácil o, demonios, un individuo agradable la mayor parte del tiempo, pero por mi mamá y por mí, movería montañas para hacernos felices. Es hombre de pocas palabras, pero cuando habla, deja salir algo de sabiduría. Nunca vendrá a decirte lo que está pensando. Por lo general, es un acertijo y cuando realmente averigües lo que está diciendo, siempre te lleva al camino correcto. Es una lástima que no lo haya escuchado por un tiempo. Apoyo mi cabeza en su hombro y me acurruco en él como lo hacía cuando era una niña. Nunca me siento más segura que cuando consigo un abrazo de él y eso es lo que quiere mi corazón.

144

—Pequeña, Matt llamó y me contó lo que pasó. ¿Por qué no nos llamaste? A tu madre y yo nos hubiera encantado tenerte bajo nuestro techo de nuevo. —Oírlo llamarme su pequeña, un nombre por el que me ha llamado desde que tengo memoria, me hace sentir segura. Mis padres trataron durante tanto tiempo quedar embarazados después de Matt y finalmente renunciaron a la idea de concebir otro hijo y me adoptaron. Estoy tan agradecida y bendecida de que me eligieran como su hija. —Lo sé, papi. Es solo que con mamá y las enfermeras entrando y saliendo, no quiero ser una carga para ustedes. Además, Matt tiene más canales de películas. —No puedo permitir que mi papá se preocupe por mí, simplemente no sé cómo solucionarlo. Sé que mi historia de estar borracha lo haría pensar que lo estoy haciendo solo por lo que le está pasando a mamá, pero tengo que mantenerlo fuera de este lío que he causado. —Siempre puedes hablar conmigo… lo sabes, ¿verdad? Mark me dijo que Reed se mudó aquí y con todo lo otro que está pasando, eso tiene que ser duro para ti. Te has convertido en una mujer fuerte y sé que puedes manejar las cosas por tu cuenta. Solo desearía haber oído esto de ti. No


quiero que te ocultes de mí. ¿Recuerdas lo que te dije cuando era más joven y tomabas decisiones estúpidas en la escuela secundaria? —Papá, me dijiste mucho en aquel entonces. Cada vez que me daba la vuelta, recibía una de tus famosas conversaciones. “¿Estoy hablando con una pared?”, o mi favorita, “Si fueras Mark o Matthew, te enviaría a una escuela militar”, bla, bla, bla. —Me río ante mi interpretación de él de años atrás . Mis pobres padres. —Oh, Hadley, de seguro que nos mantuviste de puntillas. Volviste mi cabello gris más rápido de lo que Mark y Matt podrían. Bueno, tal vez no. No puedo creer que no recuerdes nada más de mis conversaciones. Invertí tanto tiempo en esas, incluso tenía fichas que escondía detrás de mi espalda. Recuerda lo que estoy a punto de decir esta vez, esto viene de años de experiencia. Si supieras que las decisiones que estás tomando por ti misma en este momento determinarían el resultado del resto de su vida, ¿seguirías escogiéndolas?

145

Los dos nos sentamos en silencio durante un par de minutos y sin lugar a dudas, sé que tiene razón. Todo lo que hago ahora puede cambiar el resultado de mi vida, para bien o para mal, eso es seguro. —Papi, ¿alguien te dijo alguna vez que eres un hombre muy sabio? Envuelve su brazo alrededor mío y me jala en uno de sus abrazos y me siento tan a salvo, tan segura. —Lo he oído una o dos veces, pero no vayas a decirle a tu mamá que te dije eso o tendré que escuchar sus conferencias acerca de las cosas yéndose directamente a mi cabeza. —Se ríe y me jala un poco más fuerte hacia él—. Pequeña, solo quería ver con mis propios ojos que estás en una sola pieza y estás bien. Le di la noche libre a la enfermera, así que tengo que ir a ver a tu mamá y darle un poco de su medicamento para el dolor. No te preocupes por lo que dirá tu madre, le dije que Lucy te tropezó en la escalera y te caíste, así no tienes que explicar lo que realmente sucedió. Si necesitas algo, por favor llámanos, sin importar la hora o lo que sea que se trate. Estamos aquí para ti. Toma un par de días para relajarte. Tu mamá estaba diciendo que necesita un poco de tiempo de conversación con su hija favorita. No olvides que te amamos. —Papá, soy su única hija. Se ríe de mí.


—Bueno, mira el lado bueno, no tiene que mentirte como lo hace con tus hermanos. Me pongo de pie con él y envuelvo mis brazos alrededor de su estómago. No puedo evitar sentir una punzada de culpa por mentirle. Mi padre no hizo millones en seguridad por ser un cobarde. Él y mis hermanos harían justicia con sus propias manos, eso es lo que hacen. Y eso es lo último que cualquiera de nosotros necesita en este momento. —Gracias por eso, papá. Los amo. Iré mañana de camino a casa. —Me besa una vez más antes de irse. Decido que no puedo quedarme en el dormitorio por más tiempo y voy a la sala de cine, enciendo la televisión y me acurruco en el enorme sillón reclinable con una enorme manta. Pongo alguna película de Lifetime11 y me acurruco con Lucy en mi regazo. Finalmente, me pongo cómoda y me concentro en la película cuando el maldito timbre de la puerta suena.

146

Miro a través de la mirilla y veo a Courtney primero y luego a Lance y luego a Reed detrás de ambos. En realidad, pensarías que él entendería la pista después de que no he respondido ninguna de sus llamadas o mensajes de texto durante todo el día. Court “la traidora” será mi nuevo apodo para ella, porque parece estar en gran medida del lado de Reed últimamente. Voy a matarla por esto… bueno, al menos la haré llevarme a Waffle House todos los días durante un año solo en recompensa. Tan pronto como abro la puerta, Reed deja de pasearse. Se ve aliviado y luego molesto al momento en que mira mi contusión. Me vuelvo hacia Courtney y Lance, ambos me miran divertidos y observan lo que estoy usando. Me echo un vistazo y, por supuesto, estoy usando una de las viejas sudaderas de Reed. Solo dispárenme ahora. —Hola, entren. Solo estoy viendo televisión, ¿quieren unirse? —Hago un gesto para que entren. Courtney entra primero, me abraza y me da una sonrisa cautelosa. —No podemos quedarnos mucho tiempo, vamos al cine, pero quería pasar por aquí y ver cómo estás. ¿Por qué no te cambias y vienes con nosotros? Es solo una estúpida película de acción con algunos viejos actores de los 11

Lifetime: Canal de televisión paga propiedad de A+E Networks y Sony Pictures

Entertainment, con programación orientada mayormente a la mujer.


años ochenta por la que los chicos están entusiasmados. Es mejor que quedarse sentada en este lugar sola. —No puedo saber lo que Courtney está haciendo, pero parece estar saltando en el tren rápido de “Amo a Reed” y me estoy quedando lejos de eso. Y tú, Bruto. —Es amable de tu parte ofrecer eso, pero estoy bien quedándome aquí. Matt fue a buscar comida y, como puedes ver, no tengo ningún deseo de arreglarme. Ustedes vayan, diviértanse. Voy a llevar mi culo feliz y mi gato arriba a mi silla. Courtney pone alguna excusa acerca de mostrarle algo a Lance que tiene que conseguir para su cocina. Conozco una confabulación cuando huelo una y en este momento el aire apesta a mi alrededor. Reed y yo solos es una gran idea, funcionó tan fantástico la última vez. Reed estira una mano y sus ásperos dedos tocan mi rostro, enviando un escalofrío nervioso por mi columna vertebral.

147

—Desagradable contusión, debe doler como la mierda. Mezcla un poco de vaselina y pimienta de cayena y ponlo en eso, no durará mucho tiempo. —Gracias, me aseguraré de hacer eso. Pueden irse, Lifetime me está llamando. Reed deja de mirar mi mejilla y mira mis ojos. —Escucha, Hadley… sobre la mierda de anoche, lo siento, si pudiera haber dicho… Alzo la mano para interrumpirlo. Es lo último que necesito escuchar de él ahora. —Reed, ya pasó. Dije en serio lo que dije. Tú y esa chica pueden hacer lo que quieran… ya no es mi asunto. Ciertamente, tampoco necesitas explicármelo. Y, honestamente, no quiero oír sobre eso. Reed mira por encima de mi hombro a Courtney y Lance, cuyas cabezas se asoman detrás de la pared, escuchándonos. Me lleva hacia la sala, me sienta en el sillón y luego se deja caer junto a mí. —Ese es el asunto, nada pasó entre Krystal y yo. —Juro que mis ojos se van a atorar atrás de mi cabeza con lo fuerte que acabo de ponerlos en


blanco. Qué montón de mierda—. Sí, Hadley, algo ha pasado antes, pero no anoche y definitivamente no por un tiempo. Solo estuvo para llenar su coño, solo algo para ayudarme a no sentirme tan jodidamente solo todo el tiempo. Pensé que te rendiste, pero por favor, déjame explicártelo todo. Estoy aquí por ti y solo por ti. Dejé toda esa mierda en las Vegas cuando me mudé aquí. Por favor, déjame demostrártelo. —Está bien, entonces que ella esté aquí para; cómo fue que la llamaste tan agradablemente, oh sí; llenadora de coño, ¿se supone que qué? Que me haga sentir mejor… Síp, pues no. ¿Qué hay de todas las demás de las que hablaba o las chicas contigo en todas las portadas de las revistas con tus manos en ellas? —Me pongo de pie. No hay manera de que pueda soportar estar tan cerca de Reed ahora mismo. La idea de él con otras chicas me enferma. No puedo hacer esto y definitivamente no frente a él. Agarra mi brazo antes de que pueda alejarme.

148

—Hadley, cuando me fui, pensé que estaba haciendo lo correcto. ¡Joder! Realmente lo pensé, solo me tomó mucho tiempo entender que no era lo que realmente necesitaba o quería. Estaba perdido y jodidamente petrificado de que encontraras a alguien mejor de lo que podría ser alguna vez para ti. Me tomó… —Basta, Reed, ¡solo basta! —Lo interrumpo de nuevo porque no importa lo que diga, no importa lo haga, no va a cambiar nada o reemplazar todo el dolor que pasé—. Puedes decirlo una y otra vez, ¡pero no cambiará ni una mierda sobre cómo me siento por ti! Jódete, ¿qué hay de eso? ¿Sabes lo que creo? Creo que follaste a todas esas chicas para jodidamente divertirte, para mojar tu polla. Apuesto a que te reíste de mí cada vez que follabas a otra más, porque sabías que estaba allí sentada, ¡esperando a que regresaras a mí! Esperé dieciocho malditos meses por ti. ¡Dieciocho meses, Reed! Estaba tan enamorada de ti, no había palabras suficientes. Habría dado todo por estar una noche más contigo, un día… demonios, un minuto. Habría hecho cualquier cosa para tenerte de vuelta, pero ya no. Me quedaba dormida llorando, soñaba contigo, me despertaba y pensaba en ti, respiraba por ti, esperaba por ti. Era un jodido desastre y no voy a hacerlo de nuevo. Amarte era fácil, más fácil que respirar. Desenamorarme fue todo menos eso. Cada día me decía que ya bastaba, que este era el día en el que oficialmente superaba a Reed Collins, que ya no estaría tan rota, pero cada noche me quedaba dormida todavía jodidamente amándote. Así que si puedes disculparme, termino con esa


jodida conversación. —Salgo de la habitación sin derramar ni una sola lágrima. ¿Qué tengo que hacer para superarlo?

Reed Me trago lo que queda de mi orgullo y salgo de este maldito lugar. No esperaba que fuera un festival cuando vine a ella, pero tampoco esperaba el odio de su parte. Me mata jodidamente no poder quitarle nada de esto y estoy perdido en lo que se refiere a alguna manera de sanar esta mierda.

149

Me siento en el capó del auto e intento calmarme cuando Matt estaciona el auto en el camino de entrada. Solo vine aquí porque sabía que no estaba y no estoy con el maldito humor de tratar con alguien más que me grite. —Hola, Reed. ¿Tienes un minuto? Necesito hablar contigo. —Matt. ¿Qué es lo que quieres? ¿Vas a azotarme contra mi auto y amenazarme como tu hermano o pegarme en las pelotas como su mejor amiga o tienes algo más en mente? Mierda, sé que la jodí, lo entiendo. — ¿Qué más puede decirse o hacerse que no quiera hacérmelo a mí mismo? —Eres el tipo que dejó a mi hermana sola y rota, así que no voy a disculparme por protegerla y tampoco lo hará nadie más que la ame. Pero no es de eso de lo que quería hablar contigo. —Escucha, Matt, nunca pretendí lastimarla. La jodí en ese entonces. No sé qué más decirte a ti o a ella o a cualquiera para que entiendan eso. Maldición, moví mi vida entera aquí por ella. Sé que no la merezco, pero joder, la amo —le digo en voz baja. —Maldición, ¿por qué tengo que seguir pasando por esta mierda? —Matt se frota la nuca—. Me convenciste cuando escuché que te mudaste aquí. Puede que no sepa mucho, pero las personas no recogen sus vidas enteras a menos que tenga algo que ver con amor. Mark tiene sus


problemas y eso es más profundo de lo que quiero pensar. Y Courtney y Hadley tienen un jodido lazo de sangre y, por eso, va a ser dura contigo. Todos vimos a Hadley en su punto más bajo y, créeme, no fue una escena agradable. Tuvimos que presenciar desde un costado mientras su corazón se rompía porque la persona a la que siempre amará la dejó. Eso es todo. Puede que aún no lo sepa porque hay mucho dolor, pero Hadley te quiere. Y que yo intente mantenerla alejada de ti solo la lastimará a largo plazo, esa es mierda que conozco. Siempre me agradaste por alguna jodida razón, pero eso no significa que vaya a ayudarte. Ella es nuestra Hadley y haré cualquier cosa por ella. Si hablas en serio sobre recuperarla, está bien (genial incluso) porque puedo ver que te ama, siempre lo ha hecho. Pero si estás aquí porque Hadley era alguien que te importaba y estás solo, entonces vete, porque Hadley puede superar casi cualquier cosa, pero no creo que regrese a nosotros de nuevo si le vuelves a romper el corazón una vez más. —Matt, vine aquí por ella. Ella lo era, lo es, y la jodí en serio, pero no voy a irme a ningún lado de nuevo. —Parece aceptar lo que dije ya que la tensión en sus hombros se ha ido.

150

—Está bien, pruébalo entonces… pero no es de esta mierda que quería hablar. Bennett le hizo esto a Hadley. Hoy visité al doctor que vio a Hadley. Era amigo de Bennett y se ha vuelto un amigo de ella a través de él. Vio algo que no le gustó hace un tiempo cuando salieron y lo confirmó. Hadley no quiere que nadie sepa, no tengo idea por qué está protegiendo su trasero, pero lo está haciendo. Pero él jodidamente desapareció y ahora no puedo encontrarlo en ningún lado. La última vez que lo vieron, salió de la gala anoche cuando descubrió que Hadley se fue. Hice una investigación y averigüé que su negocio está casi en bancarrota, colgando de un hilo, y el poco dinero que tenía lo sacó esta mañana. Con toda la mierda que está pasando con mamá, no puedo decirle a papá, así que sus contactos no pueden ser usados para encontrar al hijo de perra. Y los chicos que usualmente uso puede que sean más leales a él porque ambos hacemos negocios con ellos. Dicho eso, escuché que tienes algunos contactos ahora. —Joder, sí, llamaré a mi amigo Bash ahora mismo, no tienes que pedirlo. Lance me dijo la misma mierda hace rato. Al ver su rostro, no hay duda de que alguien la golpeó. ¿Pero por qué carajos dejarías que estuviera con alguien así? —A Matt no le gusta el drama, pero si sabía que esto pasaba…


—Mierda, cálmate. No quiero que escuche Sí, era un posesivo todo el tiempo, pero anoche fue la primera vez que le ha puesto una mano encima… apostaría todo mi jodido dinero en eso. Puede que Hadley no esté en el mejor estado, pero no se habría quedado con él si la golpeaba. —Matt agita la mano—. Escucha, si averiguo algo más, te lo haré saber. Haz lo mismo. No espero que Hadley me diga algo si no lo ha hecho todavía, pero quizás lo hará. También vigílala a ella —dice Matt mientras agarra las compras de su camioneta y camina por la puerta al mismo tiempo que Lance y Courtney se despiden de Hadley con un abrazo. No puedo evitar mirarla a ella y el moretón que cubre su perfecto rostro. Si ese imbécil tuvo algo que ver con la herida de Hadley, es un hombre muerto.

151


Capítulo 16 Hadley

H

e estado en casa de mis padres cada día desde la visita de mi padre una semana atrás y cada día mamá empeora, durmiendo constantemente y no tengo el corazón para despertarla. Me siento a su lado durante horas y leo, pero ella solo se mueve. Parte de mí está agradecida de no tener que hablar acerca de mi rostro con ella, pero pasar tiempo de calidad con mi mamá es mucho más importante que lo que me sucedió. Todo lo demás es simplemente irrelevante.

152

La enfermera de mi mamá, Margret, sale del antiguo estudio de mi papá que han convertido en una habitación para mi mamá, sus brazos llenos de frascos de medicina. —Hola, Hadley, la señora Julie está teniendo un buen día y estoy segura que el que estés aquí lo hará todavía mejor. Tienes cerca de una hora hasta que sea hora de sus medicamentes de la tarde y esos siempre la ponen cansada, así que apúrate porque ella querrá platicar todo el tiempo. Corro dentro de la habitación, tan emocionada de que finalmente tengo algo de tiempo con ella. Me detengo en seco cuando noto que mamá ha sido sacada de su propia cama que compartía con mi papá a una cama de hospital, todo hecho desde ayer. El atroz miedo de perder a mi mamá flota en el aire y odio completamente que no podamos hacer nada para detenerlo. La enfermera en mí sabe que el final se acerca, pero la hija en mí quiere sujetarse a cualquier pizca de esperanza por un milagro. Excepto que el cáncer no concede milagros, no le importa a quién se lleva a la tumba, no le importa lo mucho que la persona lo desee lejos, quien ama a la persona… no se preocupa por la familia y amigos que quedan para recoger los pedazos. Es simple, el cáncer es una perra con hormonas.


Desde el lugar donde estoy parada, mi mamá se ve tan frágil, tan derrotada, su diminuto cuerpo ni siquiera cubre la mitad de la cama. No puedo evitar sonreír, sin embargo, ella no está dejando que este cáncer le evite ser ella. La peluca de mamá todavía está puesta y perfectamente estilizada y está vestida en uno de sus camisones de boutique favoritos. Margret está en lo correcto… hoy es un buen día para ella. Agarro una de las manos de mamá y digo: —Mamá, lamento no despertarte, te veías tan cansada. Te leí algunos libros y vimos algunas películas, incluso algunas de nuestras favoritas. Me inclino, besándola tiernamente en su frente. Mi mamá acuna su pequeña mano en mi mejilla y sus ojos brillan.

153

—Está bien, pequeña, lo entiendo. Escuché a tus hermanos y a tu papá hablando acerca de lo que le sucedió a tu brazo y rostro esta mañana. Será mejor que esa Lucy sea más cuidadosa tratando de obtener tu atención. También, lo que se dice en la casa es que Bennett y tú terminaron, estoy contenta de que te deshicieras de ese chico. Jamás me agradó mucho. Ahora siéntate y cuéntale a tu mamá todo acerca de lo que te está devorando y ni siquiera pienses en no decirme todo. Todavía soy tu madre, y me hace sentir necesitada dado que no hay mucho que pueda hacer estos días. Arrastro una silla hacia su cama, sin soltar nunca su mano. —No quiero que te preocupes por ello. En realidad no hay nada de qué hablar. Estoy bien ahora. Solo estaba teniendo un mal día y necesitaba expulsar algo de vapor. Bebí un poco de más, Lucy me hizo tropezar de las escaleras y me caí. Y con Bennett ido, simplemente era demasiado callado ahí y ha pasado tanto desde que he estado sola. Me estuve quedando con Matt durante un rato, pero no quiere cerca a su hermanita para arruinar su diversión, así que regresé a casa hace dos días. Mi mamá sonríe, sabiendo exactamente el tipo de mujeriego que Matt realmente es. —Tu hermano puede mantener puestos sus pantalones por un par de semanas para que su única hermana se quede, es bueno para él. A lo mejor le ayudará a encontrar una novia de verdad.


—Ja ja, mamá. Ambas sabemos que eso no va a suceder. Ahora tiene treinta y cinco y si todavía no ha encontrado una esposa, no creo que lo haga. Matt va a jalar la carta de “soltero caliente” hasta que ya no pueda y, después de eso, jugará la del rico. Pero no me pidió que me fuera ni nada, solo no quiero interferir con la vida de nadie. — Tomo una profunda respiración y por primera vez desde que Reed volvió a entrar a mi vida, dejo salir las palabras que han estado en mi cabeza—. Puede que también quiera alejarme de cosas de aquí. No estoy segura de realmente querer quedarme, quiero decir, en Atlanta, mucho más tiempo. Solo me siento perdida ahora. Quizás irme ayudará. Podría encontrar algo que me equilibre. Mi mamá sujeta mi mano un poco más fuerte.

154

—Hadley, sé que mi tiempo aquí se está desvaneciendo. Puedo sentirlo. Así que no voy a perder tiempo hablando acerca de cosas que no son importantes, así que detengamos la mierda. No quiero que sientas que tienes que quedarte aquí después de que me haya ido solo por la familia, pero tampoco quiero que te vayas de aquí porque quieres escapar de tus problemas. Porque, cariño, siempre terminarás corriendo y los problemas tienen una forma de perseguirte. Nuestra familia será una unidad sin importar dónde estemos en este mundo o en el siguiente, pero piensa las cosas detenidamente antes de que decidas dejar todo y mudarte a algún lugar nuevo. Tu papá sí me dijo que Reed volvió. Reed incluso llamó unas cuantas veces para ver cómo estoy. ¿Puedes creer esa? Solo hay una razón para eso y no fue por mí. En realidad, te estaba checando a ti. Reed todavía está enamorado de ti, bebé. Cinco años es un largo tiempo para estar separados y a lo mejor ambos necesitaban ese tiempo para reunirse ahora y ser más fuertes de lo que cualquiera de ustedes pensaría. Puedo sentir mi rostro cambiar, ¿qué sucede con todo el mundo? —No mires a tu madre de ese modo. Sé que no estuve en el club de fans “amo a Reed”, pero todo lo que me queda hacer es pensar y parece que hago eso un montón. Reed tuvo que desarraigar su vida en Las Vegas y mudarse aquí por algo y el algo eres tú, pequeña. Lo creas o no, esa es tu decisión y solamente tuya. Pero los hombres no hacen eso solo por nada. Ustedes tuvieron un amor que yo conocía bastante bien. Lo siento cada día cuando miro a tu papi. De mis tres hijos, tú siempre fuiste la que más guardaba su corazón, incluso cuando eras pequeña.


—Mamá, pareces olvidar que él desarraigó su vida conmigo para irse a Las Vegas. Y si los hombres no hacen eso por nada… entonces no quiero saber lo que es ese algo. Claramente, no me amaba lo suficiente. —O a lo mejor es porque él no se amaba a sí mismo lo suficiente. Cariño, fue tu primer amor y un verdadero amor en eso. Es realmente simple… si lo amas, ve a él. —¿Simple? Esto es todo menos simple, mamá. No puedo, quiero decir, no iré ahí con él. ¿Lo amo después de todo? No… sí… bueno, quizás… oh, infiernos, no tengo ni idea. Pensé que sabía la respuesta antes de que volviera. Lo había superado al cien por ciento, sin preguntas, pero viéndolo… ahora ya no estoy tan segura. Él ha cambiado. Yo he cambiado. Ni siquiera sé si puedo superar lo que pasó… si incluso quiero eso. Dios, mamá, ¿recuerdas cómo estuve cuando se fue y luego la bebé y, la cereza del pastel, cuando me enteré de las otras chicas? No estoy segura en lo absoluto.

155

Mi mamá batalla para sentarse y tira mi mano hacia su pecho con más lágrimas en sus ojos. Y luego me habla suavemente. —Para perdonar, me refiero al tipo de perdón que sin importar qué, jamás sientes la necesitar de recordar la razón por la que perdonaste a la persona en primer lugar, es la cosa más difícil que puede que alguna vez hagas. Pero confía en mí, cuando perdonas de ese modo, tu corazón y alma se vuelven cerca de quince kilos más ligeros. No estoy diciendo que te olvides de todas las cosas que pasaron entre ustedes porque eso sería como si no hubiera sucedido en lo absoluto. Y esas decisiones los cambiaron a ambos en quienes son ahora. Sin embargo, ambos crecieron durante su tiempo separados. Escucha a tu mamá, creo que es tiempo de que sueltes al toro y lo vuelvas a amar. Pero si no puedes encontrarlo dentro de ti el hacer eso, al menos necesitas perdonarlo. Si no por él, entonces hazlo por ti. Esto ha estado pesando en ti por demasiado tiempo y es momento, pequeña… esto lo sé. Ya no tengas miedo de sentir, por favor. Las lágrimas se acumulan en la esquina de mis ojos. Igual madre, igual padre, siempre dicen las cosas que más necesito escuchar. Extrañaré este tiempo con ella, donde solo somos ella y yo y nada en medio. Siempre querré más, siempre querré un día más con ella.


—¿Y si lo vuelvo a dejar entrar y Reed rompe mi corazón? Oh, mamá, ¿y si decide volver a dejarme? Sé que no puedo regresar de eso. Mamá levanta nuestras manos entrelazadas y limpia mis lágrimas. —¿Y si no lo hace? Puedes pensar en el “y si” de cada decisión que alguna vez tomes en la vida, pero no puedes cambiarlas, así que ¿por qué te harías eso? ¿Preferirías vivir la vida como eres ahora y solo moverte a través de los movimientos de una persona normal o estar enamorada, completa y verdaderamente feliz? La vida es un juego de oportunidades, pequeña. Escucha a lo que está aquí. —Señala mi corazón—. En vez de lo que está aquí. —Y luego señala mi cabeza—. Porque tu cabeza no entiende el amor, nunca lo hará. Su trabajo es mantenerte a salvo, pero el trabajo de tu corazón es hacerte sentirte viva. Todos merecemos una oportunidad de sentirnos de ese modo, incluso si es solo por un corto tiempo. Lo tuviste antes con él y estoy segura de que puedes volver a tenerlo. Me levanto de mi asiento y me acuesto cuidadosamente a su lado, acurrucándome en ella mientras lloro silenciosamente.

156

Por un amor que solía tener. Y amor que puede no volver a suceder. Y pláticas como esta con mamá que jamás volveré a tener.

Reed —Entonces, Riker, tu pelea es contra Redman el quince de diciembre y te quiero de regreso en Las Vegas dos semanas antes. Ya agendamos sesiones fotográficas, promocionales y algunas fiestas en las que te necesitamos. Si ganas esta, la pelea por el cinturón será en junio. Eso te pondrá en tu octava pelea en contrato, lo que significa que necesitamos empezar negociaciones por otro. Revisa los papeles que te envié anoche y hazme saber hoy más tarde si tienes alguna pregunta. Mañana me voy de vacaciones, así que a menos que sea una emergencia, tienes que pasar primero por Krystal.


Levanto la mirada de mi escritorio a la cámara en mi computadora y veo a Daily con la jodida sonrisa más grande en su rostro. —Te lo dije antes de que empezaras con ella, Riker… ella estaba aquí antes que tú y si dejabas de follarla, las consecuencias eran todas tuyas. —Jodido imbécil. Gracias por el recordatorio, jefe. Revisaré los papeles y dejaré que los agentes y abogados traten con ello. Te veo en ocho semanas. —Bajando de golpe la pantalla de mi computadora y subiendo mis pies a mi escritorio, miro a Laura, quien está sentada en la esquina con mi agente Colton revisando mi contrato. Sé que debería estar poniendo más atención a lo que están hablando, pero honestamente, no me importa. Tengo todo el dinero que necesito y ellos solo están tratando de negociar mis términos para tener más de ello. Supongo que para eso es que les pago, pero en realidad esta parte del negocio me aburre hasta el infierno. Graciosa mierda: dejé a Hadley para poder tener todo esto y me costó todo lo que realmente importaba más. Lo regalaría todo para tener a mi chica de vuelta. Jodido cuidado con lo que deseas.

157

Empiezo a jugar con mi teléfono cuando llega un mensaje de texto de Lance. Lance: Amigo, ¡necesito tu ayuda! Algún tipo de un bar llamó a Court y le dijo que Hads está borracha y necesita un aventón, estamos a una hora de distancia, ¿puedes hacerlo tú? Yo: Lo intentaré, estoy revisando la mierda del contrato aquí Lance: Court está jodidamente diciendo que está haciendo cosas más pesadas, ¡necesitas llegar ahí ahora! Yo: ¡¡¡QUÉ CARAJOS!!! Lance: El barman dijo que vayamos por ella rápido. Yo: ¿¿¿DÓNDE CARAJOS ESTÁ??? Lance: Docs off Peachtree Yo: Estaré ahí en 10 —Laura, me tengo que ir, emergencia. Mándame los detalles que pienses que necesitan cambiarse y asegúrate de poner un bono en ello para todos ustedes. — Laura asiente y me sonríe en el momento que escucha ―bono‖.


Diez minutos después, entro en algún sucio bar llamado Docs y veo una muy ardiente y muy estropeada chica bailando en la cima de la barra con un grupo de tipos babeando sobre ella. Camino hacia el barman y pregunto: —¿Cuánto bebió? Se encoge de hombros. —Ni idea. Llegué aquí hace cerca de treinta minutos y ya estaba borracha. Jamás ha estado así y Hadley ha estado viniendo aquí lo suficiente para que yo sepa que si alguien no se la lleva de aquí, se odiará mañana. Sin embargo, un adelanto, estaba pasando el rato con algunos pendejos que hacen cosas más pesadas que solo beber, si sabes lo que quiero decir.

158

Asiento, enfadado con Hadley por siquiera estar cerca de ellos. Se está balanceado de lado a lado con música que solo puedo adivinar ella escucha en su cabeza. Hadley se baja de la barra y toma dos tragos de apariencia café que alguno de los tipos le extiende. —Mierda, ¿está tomando Jäger? No es de extrañar que esté así, se vuelve loca con esa mierda. Caminando detrás de Hadley, le susurro en su oído: —Oye, sexy, ¿qué tramas? Se da la vuelta, llevando una enorme sonrisa en su rostro. Si tan solo fuera genuina. —¡Reed! ¿Qué estás haciendo aquí? Chicos, este es Reed, el ex del que les estaba contando. Reed, ¿quieres divertirte conmigo? —dice Hadley arrastrando las palabras. Levanta otro trago de la barra y lo toma. Obviamente, está jodidamente hasta las nubes y en este punto puede ir hacia un lado o al otro. Hadley bebiendo Jäger es una jodida bomba de tiempo. Si lo ha mezclado con cualquier otra mierda… ¿quién sabe? Por cuán rojos y grandes están sus ojos, definitivamente está en algo.


—¿Quieres que te lleve a casa, Hads? —Pshh. ¡Claro que no! Voy a quedarme aquí. Quiero beber un poco más. ¡WOOP WOOP! —Hadley levanta sus manos, ondeándolas. —Joder con eso, vas a venir conmigo, fin de la historia. Por la forma en la que estás hablando, nena, ya tuviste suficiente de esa mierda. —Le entrego su bolso a Hadley, tratando de empujarla hacia la puerta.

159

—Espera, Reed. Necesito otro trago. —Hace pucheros y cruza sus brazos sobre su pecho, empujando hacia arriba esas malditas tetas suyas—. ¿Sabes qué Reed? Usted, señor, solía ser mucho más divertido. Sin embargo, ahora eres mucho más caliente. Quizás eso es lo que ha sucedido. Síp, eso es. —Me golpea en el pecho, su rostro bailando con emoción como si acabara de encontrar la cura para el SIDA—. Tu atractivo se llevó tu diversión. En serio, me he estado preguntando algo durante un tiempo. ¿Tu polla se va a caer debido a todos los lugares en los que la has metido en el último par de años? Quiero decir, ¿hubo una estrella porno por ahí que no te follaras? Oh, ¿y pudiste de verdad sentirlo cuando la metiste o fue como follar al aire? Vamos, ellas follan para vivir… tienen que estar aguadas como una gelatina, ¿cierto? Y Krystal entrepierna podrida… en serio, es una puta, ¿verdad? ¿Lo entiendes? ¿Entrepierna podrida? Quiero decir, así es completamente como la he estado llamando. ¡Jodida Krystal Entrepierna Podrida! Hadley aplasta sus manos sobre su boca y sus ojos se salen. —Mierda, eso no se suponía que saliera de aquí. —Hadley señala su boca y empieza a soltar risitas—. Oh, ¿sabes lo que extraño, Reed? ¡Tim Hortons! Definitivamente podría ir por huevo envuelto en tocino y un capuchino helado. ¿Por qué no tienen de esos aquí? Totalmente, deberían traerlos al sur, porque me comería tres al mismo tiempo. Pero sí tienen Zaxbys aquí. ¿Lo has probado? Tienen este pollo…— Guau… síp… Entrepierna podrida… eso es todo lo que capté de todo lo que dijo. —Mierda, nena, vamos. Voy a sacarte de aquí. —¿Con qué otra cosa va a salir? —¿Por qué no hacemos papel, tijeras, golpéalo a ver quién gana? —Jesús, Hadley. —Hads, es piedra, papel o tijeras. —Joder con mi vida.


—No, Reeeeeeedddd. Es papel, tijeras, golpéalo, duuuuhhhhh. Porque quieres golpearlo. ¿Entiendes? Golpear esa mierda. —Se está poniendo cada vez peor. —Hadley Marie Thomas, vienes conmigo ahora o que Dios me ayude, cargaré tu culo fuera de este jodido bar. —Oh, grande y malo chico Reed Assmuncher Collins, usando el nombre completo esta vez. Cuidado, chicos, ¡mis padres están en la CASA! — Jesucristo todo poderoso. —Voy a jodidamente empezar a contar. —Pero me estoy divirtiendo. ¿No quieres pasar el rato conmigo? —dice Hadley, sacando su maldito labio. —Sí, nena, lo quiero. Pero ¿por qué no pasamos el rato lejos de todos los tipos que quieren jodidamente meterse en tus pantalones? —La agarro del brazo, tratando de hacerla irse conmigo otra vez. La jodida luz de Hadley cambia.

160

—Qué, Reed, no quieres ser visto conmigo, ¿verdad? Es por eso que me dejaste, ¿no es así? No era lo bastante buena para estar en tu brazo para que la gente realmente me viera, ¿o no? bueno, abucheos para ti, chico grande. ¡NO VOY A IRME CONTIGO! —Créeme, ese no es el por qué, cariño. Tendremos esta conversación cuando no estés sacando burbujas de Jäger de tu cabeza y puedas realmente pensar. ¿De verdad crees que me importa una mierda lo que dices cuando viene de ti actuado así? —digo, recogiendo a Hadley y balanceándola sobre mi hombro, pateando y gritando. La abrocho en mi asiento delantero mientras ella lanza una rabieta como un maldito niño de cinco años. Cuando aviento su bolso dentro del auto, una bolsita clara cae en el suelo y cualquier mierda que haya en ella, se ha ido. ¿Qué demonios le pasó a la Hadley que conocía? La levanto y empujo la bolsa en su rostro. —Voy a preguntar esto una vez, ¿qué carajos estás haciendo con esta mierda? ¿Estás usando? —Mis palabras apenas salen por mis dientes apretados. Hadley golpea mi rostro y agarra la bolsita de mi mano.


—¿Qué vas a hacer al respecto, Reed, eh? Eres inteligente, la bolsita se cayó de mi bolso. Por supuesto que es mía, imbécil. ¿Y adivina qué? La aspiré por mi jodida nariz. Estoy jodidamente drogada como una maldita cometa y me encanta cada minuto de ello e incluso me metí una píldora para finalizar mi noche. —Se desabrocha el cinturón de seguridad, tratando de empujarme fuera de su camino. Mantengo mi lugar y pongo el seguro de niños en la puerta antes de cerrarla de golpe. Gracias a Dios que hoy traje mi Audi, porque mantener su trasero en el Chevelle habría sido imposible. Hadley cruza sus brazos sobre su pecho y se niega a siquiera dar un vistazo en mi dirección, lo que está jodidamente bien porque mirarla tampoco está en la lista de las diez cosas que quiero hacer esta noche. —Hadley, ¿por qué demonios lo estás haciendo? Eres mucho mejor que esta mierda. —Tiro la bolsa por la ventana mientras revoluciono mi motor, dejando el estacionamiento.

161

—No lo sé, Reed. Mi vida se está yendo a la mierda y hoy es un día en el que necesito algo un poco más fuerte. ¿Por qué siquiera te importa? Déjame sola… has hecho un trabajo fabuloso en eso durante los pasados cinco años. Lo que yo tome, lo que aspire y a quién folle ya no es de tu incumbencia. Solo llévame a casa. —Juro que la escucho empezar a llorar, pero no sé qué decir para ayudarla. Hadley está mucho peor de lo que pensé que estaba, demasiado perdida para que la ayude si ella no lo quiere. Empieza a murmurar mierda que no tiene sentido y no hemos estado fuera del bar ni cinco minutos antes de que su cabeza esté encorvada con baba saliendo de su boca. Dejarla sola en su casa está fuera de cuestión. Estará en mi cama le guste o no, es el único lugar que conozco para mantenerla a salvo. Suavemente, la levanto y la llevo a mi habitación… luce tan jodidamente triste incluso mientras duerme. Ni siquiera se mueve cuando la acuesto y cambio su camiseta. Tiro de las mantas sobre ella y me pongo justo a su lado, enterrando mi cabeza en su cabello, puede que mi chica no sepa lo que necesita, puede que esté demasiado jodidamente perdida, pero todavía es mi chica, en mis brazos, en mi cama. Susurro contra ella: —Con locura, Hadley. —Se revuelve y juro que escucho un “te amo” de ella, pero eso es probablemente solo mi mente jugándome juegos.


162


Capítulo 17 Hadley

¿P

or qué decidí tomar tanto y por qué pensé que la mezcla de Jäger y coca era una idea tan brillante? Abro mis ojos ligeramente y nada acerca de esta habitación se ve familiar. No tengo a un tipo en la cama conmigo, pero estoy con la camiseta y bóxers de alguien. Al menos no estoy desnuda. Eso es ganancia… bueno, espero. Nada como una noche de diversión que no puedes recordar y una mañana de arrepentimiento. Dando un vistazo por la habitación, noto algunas fotografías enmarcadas al final de la mesa y se ve como una pareja, pero no puedo decirlo sin moverme. ¿Qué demonios hice?

163

Cuidadosamente, me siento, lo último que necesito es perder los contenidos de mi estómago en la cama de alguna persona al azar. De repente, soy golpeada con un aroma demasiado familiar… Reed. ¿Qué demonios dejé que pasara anoche? No recuerdo nada, ni verlo anoche, nada. Anoche es un gran espacio en blanco en mi memoria. No hay evidencia de sexo por ningún lado, pero el Señor sabe que Reed y yo jamás fuimos buenos con toda la cosa de la protección. Mi ropa doblada agradablemente sobre su cómoda, una cama para perros en el suelo cerca de la puerta, pero nada más. El imbécil fue y se consiguió una criada, porque no hay forma de que él limpie algo… al menos jamás solía hacerlo. Mis dedos de los pies tocan la suave alfombra al final de su cama y mis ojos se detienen en las fotos al lado. Conmoción viaja por mis venas, todas son de nosotros, una que se llevó cuando se fue hace tanto tiempo y algunas donde solo estoy yo. Recojo la más cercana a mí, pasando mis dedos sobre esta. Es una de las últimas fotografías de nosotros juntos. Fuimos a la casa de mis padres en Vail durante un descanso del entrenamiento de Reed solo un par de semanas antes de que me dejara. Me he aferrado a mis recuerdos de ese fin de semana por tanto tiempo. El


amor que compartimos, las risas, los toques entre nosotros… como siempre, no podíamos quedar satisfechos del otro. Habíamos hablado afuera por horas mientras mirábamos desde la montaña, acerca de lo que nos deparaba nuestro futuro juntos, sueños que teníamos. Volviendo a recordar todo el discurso que hizo Reed, pensé que su plan me incluía, ¿pero cuán equivocada estaba? Las dudas que él tenía, la tensión, su infelicidad, todo eso, no escuché nada de ello, no quise. Estaba demasiado cegada con mi amor por él para querer escuchar nada más. Me pregunto si éramos realmente solo nosotros. Me pregunto si era únicamente mi corazón el que quería escuchar sus palabras. Todo lo que hago es preguntarme. ¿Pero qué me ha traído el preguntarme?

164

Coloco la foto de vuelta al final de la mesa, deseando haber tenido el coraje para aventarla a la pared, pero mi corazón no me lo permitirá. Voy directo al baño… este lugar, esta cama, este aroma es demasiado, necesito salir y salir rápido. Mis ojos se entrecierran cuando la luz golpea el espejo y me doy cuenta que me veo peor de lo que me siento: máscara de pestañas corre por mi rostro, mi cabello lleno de nudos, ojos inyectados en sangre… mierda. Salpico agua en mi rostro, tiro la coleta de mi muñeca para levantar mi cabello en un moño desordenado, robo pasta dental de Reed y, con mi dedo, me deshago del terrible aliento que tengo. Un taxi es lo que necesito, y rápido, antes de que Reed decida honrarme con su presencia. Silenciosamente, bajo las escaleras y noto mi bolso y llaves en la isla de la cocina. Primera anotación; no necesito ningún taxi. Junto a estas hay una nota de alguna chica llamada Laura, diciendo que encontró mi auto donde Reed le dijo que estaba. Me pregunto si esta chica Laura es el remplazo de Entrepierna Podrida. Mis zapatos están junto a la puerta y mientras deslizo mis pies en ellos, un muy sudado Reed entra por la puerta lateral. —Oh bien, estás levantada. ¿Quieres que te haga el desayuno o puedo llevarte a algún lugar? Escuché que puedes devorar Waffle House como nadie. Déjame saltar en la ducha rápido y podemos ir ahí. Sé que puedo ir por algo. —Reed se frota contra mi brazo en su camino hacia el refrigerador para conseguir agua. —Reed, no estoy segura de lo que realmente pasó anoche, pero sea lo que sea, no debió haber sucedido. Lo siento, pero eso no cambia nada entre nosotros.


Reed se ahoga con el agua, derramándola en el suelo. —Hadley, nada pasó anoche. Te pusiste borrachísima, jodidamente te metiste coca y dijiste que te metiste una píldora que probablemente es la razón por la cual estuviste muerta para el mundo. Te recogí porque Courtney y Lance fueron a algún lugar demasiado lejos para ir por ti. Te avergonzaste jodidamente y luego te desmayaste en mi auto. No podía llevarte a tu casa porque no me ha sido concedido el privilegio de saber dónde vives. Incluso si lo supiera, estabas demasiado jodidamente perdida para estar sola. Te puse en mi habitación para que durmieras después de cambiarte… me gustaría añadir que solo le di un rápido vistazo a tus bienes. Dormí en un lado de la cama, tú dormiste en el otro y solo trataste de manosearme un par de veces… no te preocupes, todavía no duermo con gente que no puede formar palabras. ¡Oh, gracias, dulce bebé Jesús! Alivio me inunda. Sé que un revolcón con Reed complicaría mucho más la mierda.

165

—Dios, Reed, gracias por eso. He estado atravesando algunas cosas y solo quería divertirme, supongo que a lo mejor tuve un poco demasiado de diversión. —Joder, Hadley, sé que no estamos siquiera cerca de estar en el mejor lugar justo ahora, pero si necesitas a alguien con quien hablar, estoy aquí. No vayas y te emborraches así otra vez. Y no te metas en nada como lo hiciste anoche… esa porquería puede arruinarte jodidamente. Lo vi con mi papá. Eres demasiado buena para esa mierda. Lance dijo esta mañana que Courtney está preocupada por cómo estás manejando las cosas. —Estás ciertamente en lo correcto, Reed. No estamos en el mejor de los lugares. Gracias por tu preocupación, pero en verdad no la necesito. Me emborraché anoche y no aspiré demasiada coca, solo un par de líneas y no recuerdo una píldora. No es la gran cosa. —No, Hadley, es una jodida enorme cosa. Estuviste en un bar donde cualquier Tom, Dick o Harry podía haberte llevado a casa anoche. Despertaste sin recordar nada de esa mierda. Si no piensas que esa es una gran cosa, no estoy seguro de qué carajos lo es. Por favor, por mí, si quieres ponerte así de nuevo, solo lleva a alguien contigo. —Después de todo este tiempo, no tiene ningún derecho de preocuparse por mí y por la mierda que hago.


—Reed, supongo que necesito recordarte una vez más que solo porque volviste aquí no significa que te admita de vuelta en mi vida. He estado ahí, he hecho eso, obtuve la jodida camiseta y el corazón roto para demostrarlo. Lo de anoche no volverá a pasar. Reed agarra mi brazo, colocando una mano en mi cuello. Su toque hace que mi corazón salte más rápido segundo a segundo. —¿Me escucharías por favor, Hadley? He tratado cientos de veces de hacer lo que pensé era lo correcto, jodidamente no lo era. Hice la maldita excusa en mi cabeza de que tú te alejaste, que te merecías algo mejor que solo un luchador como yo y, maldición, Hadley, no creo que alguna vez alguien sea lo suficientemente bueno. Pero siempre te amaré. Con cada jodida respiración que tomo lo haré. Pasaré el resto de mi maldita vida enmendando esos errores. Pero, por favor, no me alejes. Lo único que quiero es ayudar, eso es todo. No lo entiende y no creo que alguna vez lo hiciera.

166

—Reed, no entiendes. Mientras estuviste por ahí follando a cada chica caliente que te abriera sus piernas, yo estaba rota, dañada; infiernos, estaba perdida, tan perdida, Reed; y no me puedo permitir regresar ahí. No me haré eso. ¿Tenías alguna idea de lo mucho que te amaba, lo mucho que me mataría el que me dejaras? Dios, Reed, mi sol jodidamente se levantaba y se ponía contigo. Habría renunciado a todo por ti, cada jodido dólar, mi carrera, mi familia. Solo para estar contigo. Tanto era lo que te amaba, tanta la fe que tenía en ti. ¿Y sabes adónde me llevaron el amor y la fe? Me llevaron a llorar en el hombro de Courtney cuando Lance se alejó con tus cosas, me hicieron aislarme de todo, de todos los que me importaban. Me hicieron perder todo. Pero tú jamás me diste siquiera una elección en nada de ello. Me quitaste todo eso. Simplemente, te largaste y ni siquiera me hablaste acerca de lo que querías, ni un gramo de comunicación. Infiernos, habría aceptado una jodida señal de humo. Pero nop, nada. Hasta jodidamente enviaste a Lance a recoger tus cosas cuando ese pudiste ser tú. Pero de nuevo, nada de ti, Reed. »Lo que jodidamente me destrozó fue que regresaste un par de meses después de irte y nuestros amigos te vieron, nuestros amigos en común, y jamás te molestaste siquiera en llamarme. Eso justo ahí me mató y no fue rápido, fue como un cuchillo siendo empujado y sacado, dentro y fuera de mi corazón. La jodida cosa más estúpida acerca de esto es que te habría


aceptado de regreso incluso después de todo. Todavía mantuve la esperanza después de hablar con Doug porque pensé que entendía todo el asunto. Hasta que te vi dar vueltas a esa zorra, exactamente como hacías conmigo cada vez que ganabas. Lo hiciste en televisión nacional, y adivina qué, a la gente le agradó tanto que estuvo en jodida cámara lenta cuando lo vi. Y en ese momento supe que podía odiar y amar a alguien al mismo tiempo. Porque mi jodida cabeza odiaba cada cosa de ti. CadaCosa. Pero no, ¡mi estúpido y jodido corazón todavía te amaba! ¿Qué hice para no ser lo bastante buena para ti, Reed? ¿Qué hice? —Antes de darme cuenta, lágrimas se derraman y estoy siendo envuelta en los fuertes brazos de Reed, sollozando y me pateo por sentirme protegida aquí.

167

—Hads, no hiciste nada malo, ni una sola cosa. Estaba tan jodido. Mi vida al crecer fue completamente opuesta a la tuya. Jamás quise que lo supieras por lo genial que era la tuya. No quería ni necesitaba tu lástima. Y en ese jodido tiempo, pensé que no contártelo era lo correcto. Había tantas cosas que mantenía para mí porque quería ser perfecto para ti, porque eras perfecta para mí. Todo lo que hacías, jodidamente lo amaba. Todo. Jamás dudes eso, Hads. Si te hubiera dicho en lo que crecí, ya no me habrías visto de ese modo. Al menos en mi estropeada cabeza, eso es lo que pensaba. Dejarte no tuvo que ver ni una maldita cosa con cuánto me amabas. Porque, Hadley, siempre lo supe. Tenía todo que ver conmigo no amándome a mí mismo. Toda mi jodida vida se me dijo constantemente que era un perdedor, cada uno de los malditos días me dijeron que jamás lo lograría. Y esas jodidas palabras me hicieron algo. »Hace cinco años no tenía ni un jodido dólar a mi nombre y tú pagabas por todo sin pestañear, nena. Dios, ni siquiera podía conseguirte un regalo de Navidad sin tener que tomar más peleas clandestinas. Y merecías muchísimo más que un hijo de perra como ese. Le preguntaba a Lance todo el tiempo cómo estabas. Decía que lo estabas manejando. Dios, Hadley, si lo supiera, habría renunciado a todo porque probarme a mí mismo no valía lo que atravesaste. Volvería en un jodido instante y simplemente diría que se joda y trabajaría para tu familia. Lo haría si pudiera, pero no puedo. »Sí, tienes razón… regresé a casa, pero Hads, fue solo para verte caminar por ese escenario. No podía perderme esa mierda. Estaba tan malditamente orgulloso de ti. Acosé tu trasero ese día para ver cualquier señal de que no estuvieras bien. Pero, nena, sonreías y abrazabas a tu familia y toda esa mierda, pensé que el que me fuera fue lo mejor después


de todo. Me aferré a esa esperanza hasta el día en que escuché a Lance decirle a mi entrenador que te habías ido. No sabía qué significaba el que vinieras aquí, Hads, pensé que quería decir que habías seguido adelante. Ese día… joder… fue la primera vez que me enganché con Krystal. Nena, por favor créeme, no habría hecho ni mierda si lo hubiera sabido. Todo este tiempo lejos de ti fue una enorme jodida pila de mierda que no puedo cambiar, pero desearía como el infierno poder hacerlo. Pero te amaré por el resto de mi jodida vida, cree esa mierda. Escúchame… por favor, nena, escucha… estoy aquí de pie, justo frente a ti, ojos solo para ti. Y aquí es donde estaré el resto de mi jodida vida, sin importar lo mucho que me alejes. Me alejo del agarre de Reed porque no puedo hacer esto, no ahora, quizás nunca. ¿Quién iba a pensar que una tonelada de jodida mala comunicación podía arruinar mi vida? Agarro mis llaves y bolso de la encimera de su cocina y camino hacia la puerta.

168

—Reed, por cierto, supongo que mereces saber dado que no estuviste ahí cuando pasó, probablemente estabas follando con Krystal esa noche también. Ayer habría sido el cumpleaños número cuatro de nuestra bebé… si la hubiera llevado a término. Pero estaba demasiado jodidamente alterada porque te fuiste que la perdí porque ni siquiera pude cuidar de mí… porque decidiste desaparecer. —Al instante, siento culpa porque le creo a Reed. Creo que no tocó a nadie hasta mucho después de que perdí a la bebé. Pero quiero que también le duela jodidamente… quiero destriparlo. Sin embargo, sin importar lo que Reed hizo, jamás se mereció enterarse acerca de la pérdida de nuestra bebé de ese modo. Giro mi cabeza para volver a hablar—. Creo que estamos persiguiendo recuerdos y esa no es la manera en que quiero vivir mi vida, Reed. Adiós. Reed me aleja de la puerta. —¡Joder, Hads! ¿Por qué no me buscaste? Habría estado ahí en un jodido instante. Te amo con locura, Hads, y jodidamente nada de lo que dijiste aquí lo cambia. Encontraré una forma de probártelo, sin importar lo difícil que sea o lo mucho que tome, porque lo que tenemos no volverá a suceder. Esta mierda es de una sola vez en la vida, para ambos. Y tú lo


sabes malditamente bien. Acciones, nena, y las mías jamás te tendrán dudando de ellas. —Reed, lo que acaba de salir jodidamente de tu boca es risible. ¿Cómo iba a buscarte, eh? Enviarte un jodido telegrama porque toda la comunicación me fue cortada. Cambiaste tu número, correo electrónico, cerraste todo. ¿Qué querías que hiciera? ¿Contratar a un investigador privado para encontrarte? ¡Infiernos, no! Tú me dejaste, no al revés. Esta mierda es tu culpa y siempre lo será. Puedes cambiar toda tu vida y esas acciones jamás serán suficientes, arrogante imbécil. —Hadley, esa bebé era tan mía para saber sobre ella como tuya. Ni siquiera tuve oportunidad de saber al respecto —dice Reed, apenas aguantando.

169

—¡Porque jodidamente me dejaste! No merecías saber jodidamente nada acerca de mi hija. Perderla fue tu culpa porque si no me hubieras dejado, no habría estado demasiado deprimida para cuidarla dentro de mí. ¡Estaría aquí conmigo ahora y me habría asegurado de que jamás la conocieras porque ella habría sido toda mía! —Miro a Reed, realmente lo miro y sé que está destrozado, pero no puedo detenerme. Por primera vez, puedo poner la culpa en alguien más. »Reed, hemos terminado. Tú te alejaste, escogiste tu camino, y ahora es mi turno. Me arriesgo, mirando a Reed una vez más antes de salir y está agarrando la encimera, su cabeza hacia abajo, lágrimas rodando por su rostro. No me puedo obligar a ir con él. Quiero que sienta este dolor… necesito que sienta este dolor, porque se lo ha ganado todo. Necesita quitármelo. Voy directo a casa y llamo a alguien que sé que me ayudará esta vez.

Han pasado dos semanas desde mi colapso en la casa de Reed. Es extraño hablar con alguien que fue tan cercano a Bennett, pero James es alguien en el exterior mirando al interior, alguien que me conoce solo “después de Reed”. Jamás me sentí cómoda yendo a ver a un terapeuta y James es la siguiente mejor cosa. Me hace sentir mejor, más sana. He llegado a un punto en mi vida donde necesito a alguien que solo esté atento a mí y a


nada más a mi alrededor. Nuestras citas de café se están convirtiendo en mi muy necesitada terapia. Su cita favorita es: “Hay tres versiones de cada historia: la tuya, la suya y la verdad en algún lugar en el medio”. Tan cierto, pero ¿cómo puedo encontrar el punto medio? Quiere que me siente con Reed para tener mi cierre justo al igual que dice Courtney, pero cuando él lo dice sé que lo necesito. Solo necesito tiempo para resolverlo todo en mi cabeza antes de jalar a Reed de vuelta a mi loca y estropeada vida. Sé que Reed todavía me ama, puedo verlo, incluso lo sentí la última vez que hablamos. No creo que alguna vez lo haya dudado, incluso con todo, pero no se trata de si me ama... sé que siempre lo ha hecho. Es si me ama lo suficiente por ambos ahora.

170

Reed es mi talón de Aquiles, el vodka para mis limones, mi kriptonita, todo envuelto en un delicioso, caliente y tatuado paquete. Sé que James tiene razón, Courtney tiene razón… infiernos, hasta yo sé que lo que mi mamá dice necesita ser tratado. Con lo que mi orgullo la está teniendo difícil es saber que lo que dijo Reed también tiene algo de verdad. Y todas esas cosas que he dicho, no se merecía ninguna de esas. No es su culpa que perdiera a nuestra bebé. Si hubiera sido más fuerte para lidiar con la vida, si no hubiera sido tan débil… pero jamás lo sabré realmente ahora. Debería haber ido a él porque ahora siento que no soy mejor que él por alejarme cuando me necesitaba. Pero tiene que lidiar con lo que pasó y necesito que lo haga solo. La pregunta ahora es si podemos tener un cierre con todo lo que está en el aire entre nosotros. ¿Cómo me vuelvo a abrir a él, sabiendo que puedo perder mucho más si decide ya no necesitarme? Abro la puerta de entrada de la casa de mis padres y toda mi familia está sentada en la sala. Miro cada una de sus rostros y, profundo en mi corazón, sé que mi madre tomó un giro para peor. Papá me ve primero y me jala a un abrazo de oso. —Pequeña, mamá no lo está para nada bien. Su cuerpo está rechazando todo ahora. Solo es cuestión de tiempo antes de que se vaya. Quería esperar a que llegaras antes de que le diéramos más morfina. Mamá tiene mucho dolor, pero quería hablar con todos nosotros antes de que le dieran sus medicamentos más fuertes. Sujeto la mano de mi padre y entramos a ver a mi madre por última vez.


Me ve y su rostro se ilumina con una sonrisa. Se ve mucho peor de lo que se veía incluso ayer cuando la visité. Sé que si mamá se viera en el espejo, se espantaría: sin maquillaje, sin peluca… pero todavía mi hermosa mamá. —Hola, mami, papi dijo que no estás comiendo nada. Sé que de verdad quieres entrar en esas tallas de muestra, pero este no es el modo de hacerlo. Se ríe, pero al instante su risa se vuelve en una fuerte tos. Consigo un vaso de agua de su mesa, dándole un sorbo. Mamá me hace ademanes para que tome su mano. Suelto la de mi padre y me acerco para poder sostener la de ella.

171

—Oh, mi maravillosa, extraordinaria y hermosa hija. Fuiste mi bebé sorpresa, la bebita que pudimos escoger y agradezco a Dios cada día por ti. Nuestra familia no estuvo completa hasta que tú llegaste. Quiero que me prometas unas cuantas cosas, ¿está bien? Quiero que cuides de tus hermanos y prometas mantener a Matt fuera de problemas. Asegúrate que encuentre una buena chica, una chica para casarse y que me dará nietos que pueda ver desde el cielo. Asegúrate de que tu papá solo vaya al golf una vez a la semana y cuida lo que come. Solo se le permite comer carnes rojas los domingos y mantén frutas y vegetales en el refrigerador. Sigue molestando a Mark y a Sarah acerca de cuándo tendrán bebés. No estaré aquí para hacerlo, y tú serás la señora de esta familia, es tu trabajo mantenerlos centrados. Y no hay duda en mi mente de que puedes ser quien lo haga. Mamá mira alrededor a mis hermanos y a mi padre y sonríe. —Y tú, mi Hadley, sé que esto será más difícil para ti. Siempre fuiste como yo; fuerte, pero muy emocional. Tienes que prometerme que no perderás tu fe. Fe en Dios, fe en la vida y, nena, sé que es lo más difícil para ti, pero tu fe en el amor. La vida es una montaña rusa; giros, vueltas, altos y bajos; todo sucede estés lista o no. Antes de saberlo, se ha terminado y solo te quedan los recuerdos del paseo. Toma una profunda respiración y continúa. —Elecciones, correctas o equivocadas, son lo que nos queda y eso es lo que tienes contigo cuando mueres. Por favor, deja entrar el amor a tu corazón. Sé que puedes hacerlo. Algunas cosas llegarán después de que


me haya ido que no estaré aquí para explicarlas, así que asegúrate de recordar eso. Olvidaste que los milagros pueden suceder, Hadley, pero están por todos lados. Todo lo que tienes que hacer es mirar. —Mamá toma otra laboriosa respiración. —Mamá, voy a extrañarte tanto. —Eso es bueno, pequeña, significa que dejé mi marca en ti. Nos mira a todos nosotros. —Los amo muchísimo a todos y por favor, no estén tan tristes por mí. Voy a estar vigilándolos a todos sin importar qué, sé que estaremos juntos y eso hace todo este desastre pacíficamente hermoso. Me inclino y beso a mamá en la cabeza, mis labios permaneciendo en su fría piel. La abrazo tan fuerte, sabiendo que es el último abrazo que alguna vez le daré y siento sus pequeños brazos regresarme el abrazo. Susurra suavemente en mi oído:

172

—Nena, haz lo que creas es lo mejor, pero date cuenta que está bien volver a sentir. —La dejo ir lentamente, sin querer parar, pero todos los demás necesitan su oportunidad de decir adiós. Mis hermanos y Sarah vienen a continuación a decir sus despedidas y luego, finalmente, viene mi papá. Mirarlos decir adiós tira de mi corazón… todavía están locamente enamorados. Cuarenta años de matrimonio y todavía bailan en la sala en la noche. Se sostienen de las manos porque quieren, no porque sienten que deben, y se roban besos cuando nadie está mirando. Los idolatro. Me siento ahí sabiendo con todo en mí que mi mamá tiene razón. Quiero volver a sentir, incluso si no dura, incluso sabiendo que puedo enterrarme más profundo porque nada está nunca prometido. Sentándome aquí, diciéndole adiós, algo profundo en mi interior sabe que necesito darle a Reed una oportunidad de probármelo. Si le doy la espalda, sé que jamás tendré una oportunidad de amar, de ser amada de la forma que nosotros nos amamos, otra vez. Cuando mi papá asiente a Margret, ella inyecta el medicamento para el dolor en la intravenosa de mamá y un minuto después, todo el cuerpo de mi mamá se relaja mientras el dolor deja su cuerpo, luciendo pacífica.


Cinco horas despuĂŠs, con cada uno de nosotros rodeĂĄndola, mi maravillosa madre le da al mundo su Ăşltimo aliento y nos deja, uniĂŠndose a mi hija en el cielo.

173


Capítulo 18 Reed

M

e quedo ahí parado con mis manos sujetando fuertemente la encimera, sosteniéndome desesperadamente a lo que queda de mí. Tendríamos una pequeñita de cuatro años corriendo por ahí. La imagino con los perfectos ojos de Hads, faltándome el respeto como su madre siempre lo hacía y amando cada jodido minuto de ello. Pero jamás tendré eso. Dejé a mi chica tan jodidamente rota que no pudo cuidarse y perdió un pedazo de nosotros que hicimos juntos. No sé cuántas metidas de pata hice en mi vida, pero esta es la peor. Las lágrimas salen de mis ojos más rápido de lo que puedo limpiarlas.

174

Escucho cerrarse la puerta y levanto la mirada para ver el auto de Hadley dejar mi entrada. Y más lágrimas caen por mi rostro. Jodidamente me abandonó, me dejó solo. Si esto es siquiera la mitad de lo que ella sintió hace cinco años, entonces entiendo su enojo, entiendo su odio, lo entiendo todo. Pero no puede cerrarnos la puerta, porque nadie nunca la amará como yo. Es jodidamente tiempo de demostrarle lo que significa para mí. Mi chica tiene razón y no puedo hacer nada para cambiar la mierda que hice, pero que me condenen si sale de mi vida para siempre. Pero ¿cómo carajos lo hago cuando se ha cerrado ella misma? Segundos, minutos, horas… no tengo idea de cuánto me quedo ahí parado llorando como una niñita antes de que Lance entre. —Rike, ¿estás bien? No digo nada porque una enorme parte de mí quiere volver a moler a palos su trasero. Quiero culparlo por esto. Pero, honestamente, esta mierda no es su culpa. Si hubiera tenido arreglada mi mierda en primer lugar, si hubiera tenido mis jodidos ojos abiertos al amor que Hadley tenía por mí, jamás la habría jodidamente dejado. La habría arrastrado a cualquier lugar conmigo. Pero era un jodido débil imbécil bastardo y enmascaré lo que estaba haciendo. No soy ni un poco mejor de lo que era


hace cinco años, quizás peor con el equipaje que tengo. Pero seré ese hombre, ese hombre que Hadley siempre pensó que era. Seré lo jodidamente mejor que pueda ser, por Hadley, por la bebé que perdimos… por mí. —Hadley estaba embarazada cuando me fui, la perdió. —Mi corazón jodidamente se desgarra mientras me ahogo con las palabras. El jodido rostro de Hadley con lágrimas cubriendo cada centímetro, yo abrazándola mientras sollozos toman el control de su cuerpo, esa imagen está jodidamente atorada en mi cabeza. —Joder, no lo sabía. Courtney jamás dijo algo. Hombre, te habría dicho esa mierda. —Lo sé. Es solo que ya no tengo ni jodida idea de cómo arreglarlo. No nos decimos nada más hasta que agarro las llaves de mi moto. —Gracias, Lance. Me dirijo al gimnasio… necesito aclarar mi cabeza. Cierra cuando te vayas.

175 Paso catorce días jodidamente acosando a Hadley, asegurándome de que está aguantando. No iré a ella hasta que ponga en orden mi mierda, pero que me condenen si no me aseguro que ella está bien. Un poco después de medianoche, escucho sonar el timbre de mi casa. Maldigo, durante el curso del último par de semanas, esta puerta ha tenido mucha más acción que yo. Courtney y Lance están afuera cuando abro la puerta. El rostro de ella está rojo y mojado de lágrimas. —¿Qué sucede? ¿Es Hadley? —Es el primer pensamiento que aparece en mi cabeza cuando veo a su mejor amiga llorar. Courtney solo asiente y mi pecho se tensa. —No de esa manera, la mamá de Hadley falleció y ella no hablará con nadie, excepto contigo. ¿Vendrás con nosotros? No lo pienso dos veces. Corro escaleras arriba para cambiarme y luego bajo mientras me pongo mi gorro y abrocho mis jeans.


—Ustedes, chicos, solo díganme dónde, voy a llevar mi moto. Me estaciono en el oscuro y callado cementerio, pensando que la moto puede que no haya sido la mejor idea, pero en todo lo que pude pensar fue en que cuando Hadley estaba alterada, nada le ayudaba más a pensar correctamente que estar en la parte de atrás de mi moto. Localizo la pequeña silueta de Hadley iluminada por la luz de la luna, sentada en un lote vacío con sus rodillas hacia su pecho y su cabeza hacia abajo. —Sabes, nuestra bebé tiene una lápida aquí. Está justo aquí, al lado de donde será enterrada mi mamá. —Hads me habla, pero su rosto está fijo en la lápida. Me siento junto a ella y tengo la oportunidad de leerla. Bebé Astra Collins 5 de abril de 2008 Nacida en los brazos de Ángeles

176

Hasta que nos volvamos a ver en el Cielo —¿La nombraste? —Lo hice. Merecía un nombre, merecía una vida. Papá hizo que la enterraran por mí. No lo supe entonces, pero estoy contenta de que lo haya hecho. Necesitaba un lugar al cual ir cuando me mudé aquí, algo con qué recordarla. No lo sé… algunas veces parece loco. Tenía dieciséis semanas cuando la perdí y no tenía ni una sola pista de que estuviera embarazada, pero la amaba tanto. La vi en la pantalla en el hospital e incluso sin latidos de corazón, era perfecta. Astra significa estrellas en latín. Es también un nombre adecuado para ella. Cada vez que me siento perdida, levanto la mirada hacia el cielo y siento un poco de paz cubrirme. —Me encanta su nombre, hermoso. Es perfecto. Hadley, gracias por darle mi apellido, con todo… significa más para mí de lo que alguna vez sabrás, nena. —Envuelvo un brazo alrededor de ella mientras apoya su cabeza en mi hombro. —Simplemente tenía que venir aquí. Supongo que sabes de mi mamá. Solo tenía que sentarme aquí una última vez y fingir que mamá todavía está viva. La próxima vez, ambas lápidas estarán aquí, dos de las


personas más importantes para mí estarán en un lugar. Ya no lo sé. Pero gracias por venir, Reed. No quería a nadie más aquí conmigo. Por lo general, solo soy yo, pero después de la última vez que hablamos, sabía que necesitabas verlo antes que cualquier otra persona tuviera oportunidad. No digo nada porque realmente no hay nada que pueda decir para hacerla sentir mejor. Solo necesito estar ahí para ella y eso es exactamente lo que voy a hacer. Nos sentamos ahí en silencio por un rato, solo mirando hacia el cielo. —Vamos a dar una vuelta. —Me pongo de pie, ofreciéndole mi mano. —Dar una vuelta se escucha como la mejor idea en este momento.

177

—Oh, Dios, Reed, olvidé lo mucho que me encantaba hacer eso. Muchas gracias. Eso era exactamente lo que necesitaba. —Hadley sacude su cabello del casco. Paseamos por cerca de una hora con ella abrazándome y riéndose de mí. Me senté ahí con un brazo sosteniendo su pierna, no podía tener suficiente de ella. Dije que la llevaría a casa, pero “demonios no” salió de esos labios antes de que pudiera terminar. Mi casa entonces. Entramos por mi puerta y Loki, mi golden retriever, viene disparado hacia nosotros volviéndose loco. —Déjame sacarlo. —Hadley asiente mientras camino hacia la puerta trasera. Cuando doy la vuelta, me está mirando fijamente y deseo es lo único que veo. Rápidamente, camino hacia ella y levanto mi mano a su mejilla y Hadley se inclina en esta. Sin dudar, envuelvo mi brazo alrededor de su cintura y la acerco a mí. —Reed, he terminado de luchar contra nosotros. Nos quiero, esto, lo quiero todo. Por favor. —La beso y es la primera vez que mis labios han tocado los suyos en cinco años. Es jodidamente todo lo que recuerdo que es, me vuelve loco. Abre su boca y siento su lengua contra la mía mientras gime en mi boca. No puedo soportarlo. La empujo contra la pared y la necesitad que siempre hemos tenido está justo ahí, relevando al pensamiento racional. Mis manos empiezan a viajar por todo su cuerpo, sintiendo cada centímetro de ella.


—Jodida mierda, Hadley. Te amo con locura, nena. Te he extrañado tanto y me mata jodidamente decir esto, pero no es el momento adecuado. Acabas de perder a tu mamá y no puedo hacerlo. —Sin embargo, lo es, Reed. Te necesito. —Lo sé y estaré ahí para ti ahora, pero no así. —Dejo caer mi cabeza hacia la suya… ya no puedo ser un jodido egoísta. —No puedo evitarlo. Estoy cansada de rechazarte y cansada de huir de mi corazón. Jamás lo dejé, Reed… jamás dejé de amarte, de querer esto, ansiar esto. Por favor, nene… eres tú, siempre. —Arrastra sus manos por mi camiseta, rasgando sus uñas en mi piel y llevándose toda mi fuerza de voluntad. —Joder, esas palabras significan el mundo para mí, nena. —Beso un costado de su cuello y la única vez que mis labios se alejan de su cuerpo es cuando saca mi camiseta por mi cabeza, lanzándola a las escaleras. Desabrocho su blusa y la empujo por sus brazos. Maldita sea, un jodido sostén liso blanco jamás se ha visto más sexy.

178

Mientras bajo besando hacia la cima de sus pechos, Hadley me agarra de la cabeza y me jala hasta que sus ojos se traban en los míos. —Si no me llevas a tu habitación, estaremos terminando esto justo aquí. No tiene que decírmelo dos veces. La levanto al estilo cavernícola y corro dos escalones a la vez hacia mi habitación. En cualquier otro momento, la pared habría sido donde folláramos, pero para la primera vez después de tanta distancia que ha habido entre nosotros, esto se merece la cama. La bajo mientras me quito los zapatos, quitándole los suyos y aventándolos sobre mi hombro. Hadley se gira sobre su estómago y finalmente veo el tatuaje en su omóplato: dos gorriones alejándose el uno del otro y uno hacia el cielo… debe ser por la bebé que perdimos. Me inclino y coloco un tierno beso en todos ellos. —Regresamos, exactamente como jodidamente sabía que lo haríamos. — Escalofríos cubren todo su cuerpo y me encanta que todavía recibo esta maldita reacción de ella. La doy la vuelta y le quito a tirones sus pantalones, tomando un minuto para solo mirarla y juro que tiene el mejor maldito cuerpo del mundo. Un par de tatuajes más pintan esa perfecta piel suya a los que tendré que ponerle más atención más tarde,


porque justo ahora, lo único que quiero es a ella. Arranco sus bragas de un tirón. Hadley se muerde su labio inferior y me sonríe. —Oye, lo bueno es que esas eran las baratas, porque si no eso habría sido invaluable si no pudieras hacerlo. Me río en su estómago. —A la mierda con esas, si fuera por mí, tu culo jamás las usaría. —Me agacho entre sus piernas y entierro mis dedos en ella. Suspira y se mueve contra mis dedos—. Maldición, nena, estás tan jodidamente mojada para mí. Sabes lo que eso me hace. Hadley aleja mi mano de ella, se sienta, empuja su mano en la cintura de mis pantalones y los deja caer al suelo. Gatea hacia mí y va directo a los gorriones en mi pecho y luego susurra contra mi pecho: —Con locura.

179

Empieza a lamer todo el camino por mi pecho y pone la cabeza de mi polla en su boca. Joder, había olvidado lo bueno que es cuando me la mama. —Maldición, nena, siempre eres la mejor en eso. Ha pasado demasiado tiempo, queriéndola jodidamente tanto para venirme en cualquier lugar que no sea dentro de ella. La levanto y la doy vuelta, una mano yendo directo a su pecho mientras que la otra va entre sus piernas. —¿Eso se siente bien, Hadley? —Oh Dios, Reed, sí. Por favor no pares. —Se contrae alrededor de mis dedos, pero no me detengo hasta que ha dejado de montar su orgasmo. No le doy el tiempo suficiente para relajarse cuando me muevo sobre ella, mi polla directo en su entrada. —Joder, no tengo ningún condón aquí. No pensé que esto pasaría. Levanta la mirada para verme con cejas contraídas y ojos entrecerrados. —Reed, ¿qué quieres decir? Por favor, dime que no has estado follando a todas esas chicas sin uno.


—Hads, no he hecho nada con nadie en casi un año y antes de eso, siempre usé un condón y ciertamente no en esta jodida casa. —La vuelvo a besar y frota su clítoris contra mi polla—. Tienes que dejar de hacer esa mierda, nena, o voy a tomarte, condón o no. No se detiene, solo se estira y pone su mano en mi mejilla. —Quiero esto. Tampoco he estado con nadie sin uno. Siempre has sido solo tú. —Y con esas palabras me empujo dentro de ella. —Te sientes tan bien, tan apretada, joder, maldición… nada es mejor que esto, perfecto. Hadley muerde mi hombro y casi lo pierdo. Aprieta mi polla y está tan malditamente mojada que lo siento bajar por mis piernas. La muevo hacia mí, asegurándome que cada centímetro de mi maldita polla esté dentro de ella. —¡Más fuerte, por favor! Tan cerca.

180

Con una mano en su cintura y la otra agarrando su cabello, golpeo dentro de ella. Un empuje más y la tengo gritando. El momento en que sus interiores se contraen a mi alrededor, hago erupción. Ambos colapsamos en la cama, tratando de recuperar el aliento, rezando a quien sea que esté allá arriba que esto no sea algo de una sola vez. Nos abrazamos por tanto tiempo que creo que Hadley se queda dormida. La miro y por primera vez desde que regresé, veo amor en sus ojos. Pongo mi frente en la suya y susurro “con locura” contra sus labios y luego la beso tiernamente. Lágrimas empiezan a rodar por su rostro. —Nena, ¿qué sucede? ¿Por qué estás llorando? Se estira y frota mi cabeza afeitada. —Es surreal que estemos aquí justo ahora. Hoy más temprano, mi mamá me hizo ver algo que realmente no quería ver antes. Estoy demasiado cansada de luchar contra nosotros. Tenías razón. Lo que teníamos, podemos tenerlo de nuevo. Una vida, eso es todo lo que tenemos y nos estoy dando una oportunidad, pero por favor ten cuidado conmigo porque no puedo pasar por ese tipo de dolor otra vez. Me bajo de ella y tiro de ella hacia mi pecho, abrazándola.


—Tu mamá, nena, era una mujer extraordinaria. Estoy aquí para ti, sabes eso, ¿cierto? —Coloco un beso en su hombro—. No puedo decir que no pelearemos porque eso es lo que hacemos: peleamos, follamos y perdonamos. Somos intensos. Eres terca y soy un jodido imbécil más de la mitad de las veces. Estamos luchando por volver a empezar. Esto es todo. Lo prometo, siempre te pondré primero de ahora en adelante. Jamás volvería a hacer ninguna maldita cosa que nos separe. Pásame ese meñique. —Extiendo el mío y Hadley me sonríe, envolviendo el suyo alrededor del mío. Lo jalo hacia mi boca y lo beso. —¿Quién hubiera pensado que el grande y malo Riker Collins alguna vez haría eso? Esta es la primera vez que tú has hecho una promesa de meñique. ¿Perdiste tu tarjeta de hombre? —dice con una carcajada—. Prometo ya no ser una perra contigo. Bueno, no cuando no te lo merezcas. —Solo es por ti… siempre, solo por ti. Pero ahora jodidamente te mostraré mi tarjeta de hombre, mujer. Estás lista para mí otra vez, ¿no es así? Porque, nena, tenemos un montón de tiempo que compensar.

181

Y así, hacemos nuestro tipo de amor. Ruidoso, caliente y pegajoso, justo de la forma en la que nos gusta a ambos hasta que no podemos movernos.

Hadley —Nena, despierta. —No, déjame en paz. Es demasiado malditamente temprano. —Gimo y levanto la almohada sobre mi cabeza, esperando que entienda la indirecta. —Lo sé, pero tengo que ir a entrenar. No quería que despertaras más tarde y no supieras dónde estoy. Patearé traseros y volveré directamente de regreso para que podamos ir a la casa de tus padres a ayudar. Levanto la almohada y hago pucheros con mis labios sin un solo ojo abierto. Los labios de Reed aterrizan en los míos y luego se ríe.


—Cinco años y todavía no eres una persona madrugadora, ya veo. Le saco mi lengua, pongo la almohada de vuelta sobre mi cabeza y me vuelvo a dormir.

Estiro mi cuerpo y, por medio segundo, olvido dónde estoy hasta que mis interiores duelen en todos los lugares correctos y visiones de anoche inundan mi mente. No lo cambiaría por nada. Reed todavía vuelve todo bueno. Se siente como si el tiempo no hubiera pasado entre nosotros, pero al mismo tiempo, tanto. Me siento y lo primero que veo es una taza de viaje. Tomando un sorbo, sonrío y, al igual que tantos años atrás, puso la cantidad perfecta de crema para café sabor calabaza en este. Enorme palomita al lado de algo que he extrañado.

182

Agarro una camiseta de su cajón y me apresuro a bajar las escaleras hacia la cocina para asegurarme que tiene todos los ingredientes para hacer mis famosos panqueques de proteína. Son sus favoritos y solía preparárselos todo el tiempo cuando estuvimos juntos al final. Se sentía correcto volver a prepararlos. Saco todo lo que necesito de sus armarios y decido hacer algo de tocino de pavo y huevos con ellos. Pongo mi teléfono en altavoz y reproduzco a Sam Hunt mientras cocino, sintiéndome ligera por primera vez. Loki viene, me huele y se acuesta en el suelo junto a mis pies y, por medio segundo, también visualizo a Lucy aquí… a nosotros viviendo en nuestro propio mundo con nuestros animales jugando por ahí y observándolos con sonrisas estampadas en nuestros rostros. Es oficial… he enloquecido. Estoy demasiado ocupada bailando al son de “Ex” de Sam para notar que mi brazo tatuado favorito se envuelve alrededor de mi cintura. Aliento caliente saluda mi piel cuando habla contra mi cuello. —Amo verte en mi cocina, vistiendo mi camiseta y bailando de ese modo. Mierda, le hace todo tipo de cosas a mi polla. —Reed me da la vuelta y, maldición, este hombre tiene todo lo que encuentro sexy: tatuajes, su rostro cubierto con barba de un día y el maldito gorro que amo jodidamente tanto. Cuando empieza a besarme, deslizando sus manos por


mi estómago hacia mi pecho, escucho mi teléfono sonar a través del altavoz. A regañadientes, alejo a Reed de mí. —Perfecta tiempo o tu desayuno por el que me he estado matando como esclava estaría arruinado. ¿Agarrarás el teléfono por mí? Podría ser de mi papá o hermanos. —Me pasa mi teléfono, jalándome para un beso más. ¡¡¡¡¿¿¿¿¿¿¿Dónde estás???????!!!! ¡Será MEJOR que me digas que estás bien! ¿¡¿HOLA?!? Matt acaba de llamar y dijo que no estás en su casa Por favor, dime que estás bien ¿Dónde CARAJOS estás? Está bien, lo siento, acabo de hablar con Lance, ¡dijo que Reed llegó feliz hoy! ¡Te tomó bastante! Detalles, perra, llámame. xoxox

183

Me burlo de los mensajes de texto de Courtney mientras Reed mira sobre mi hombro hacia mi pantalla, riendo también. —Lo siento, nena. He sido terrible desde que te vi en el bar. Lance vio mi sonrisa y supo lo que pasaba. También tuve que contarle a Kenny y a Bobby. Querían saber por qué solo puedo entrenar dos veces hoy y por qué necesitaba todo un día libre en algún momento esta semana por el funeral de tu mamá. —Las palabras funeral y mamá en la misma oración… no es algo que me agrade mucho. Se inclina y apoya su barbilla en mi hombro. —Atravesaremos esto juntos. Sé que apesta perder a un padre. Tengo un hombro jodidamente bueno y fuerte solo para ti cuando o si lo necesitas. —Reed coloca sus labios en mi mejilla y siento su sonrisa contra mí y roba dos trozos de tocino. Le pasa uno a Loki y mete el otro en su boca. Algunas cosas jamás cambiarán. Me río, golpeándolo en el trasero con la espátula.


—Oye, no te los comas todos antes de que tus panqueques estén listos. —Y luego me golpea lo que dijo acerca de sus padres—. Reed, ¿le pasó algo a Doug? La sonrisa que había estado hace unos momentos en su rostro cae, dejando un ceño inquieto en su lugar. Saca el banco en la barra de desayuno, todavía observándome y se sienta. —Hace cerca de un año, murió. Tuvo un ataque al corazón y se había ido antes de siquiera llegara al hospital. Pongo los últimos panqueques en el plato y voy hacia él. Separo sus piernas, me paro entre ellas y jalo su cabeza hacia arriba para poder ver su rostro. —Reed, nene, lo siento. Lo vi justo antes de mudarme hacia aquí y se veía bien. Hasta parecía que había puesto sus cosas en orden. Reed se quita su gorro, aventándolo sobre la encimera.

184

—Lo hizo y eso es lo jodido al respecto… estaba limpio, solo que un poco tarde, supongo. Hasta tenía una bonita novia seria que conoció en narcóticos anónimos. Hicieron una autopsia y encontraron demasiado daño en su corazón de su previo uso de drogas. Doug simplemente las usó durante demasiado tiempo. Pero me dio una carta y de una manera indirecta, me envió de vuelta a ti. Pero esa mierda está en espera para otro día. —Pone sus brazos alrededor de mi cintura y me acerca hacia él hasta que estamos envueltos en el otro. El desayuno completamente olvidado.

Me siento y miro el desorden de fotografías y cajas dispersas en mi cama. ¿Cómo puedo escoger solo unas cuantas para el funeral? La vida de mi mamá son solo recuerdos tomados con una cámara ahora. Reed me preguntó cientos de veces si estaba bien para ser dejada sola, pero él necesita entrenar y si no le decía que estaba bien, se habría quedado conmigo. Pero Reed necesita ir y yo necesito tiempo para procesarlo todo. Este es su trabajo y su pelea se acerca, así que me tragué mis lágrimas y lo empujé por la puerta para que pudiera entrenar.


Me preparé para la pérdida de mi madre, pero no creo que nada pueda realmente ayudarte con todos los sentimientos que llegan. Las cosas estúpidas que extrañas cuando alguien se va, ya sea por la muerte o solo porque se alejan. De mi mamá, es el hecho de que no tengo a nadie con quien ver películas, nadie con quien hablar acerca de qué novio de libro de la semana estamos leyendo. Nadie que me moleste acerca de mi ropa. Pero también esos momentos cuando piensas que tu mamá siempre estará ahí. Ninguna mamá que me diga qué vestido de novia escoger, nadie a quién llamar cuando necesite consejo y no solo acabo de perder a mi mamá, sino también a mi mejor amiga. Cuando crecí, nuestra relación se transformó fácilmente de madre a amiga. Iba a ella para todo y sostuvo mi mano a través de todos los bajos y me animaba durante los altos. Fue verdaderamente la mejor y, un día, espero que pueda ser la mitad de la madre que ella fue para mí.

185

Abro la tapa de la última caja y soy transportada de regreso a tres años atrás cuando la puse ahí. Su almohada descansa en la cima y la saco con suavidad, dándole un apretón. Había puesto todo en cajas y guardado lejos al día siguiente en que lo vi besar a Krystal Entrepierna Podrida. Traté de quemar toda la cosa una docena de veces, pero jamás pude. Algo en mi corazón no me permitía deshacerme de nada que nos perteneció. Por mucho tiempo, cada vez que entraba a mi armario, me miraba fijamente, burlándose de mí con la vida que no podía tener. Cuando Bennett y yo nos pusimos más serios, empujé la caja incluso más lejos y olvidé todo al respecto. Pero maldición… sobrecarga de recuerdos de seguro. Bajo la almohada y apoyo mi cabeza en esta, el aroma de Reed hace mucho tiempo que se escapó y miro fijamente mi techo; luchando con la efusión de sentimientos que me han causado las últimas veinticuatro horas. Escucho que mi puerta se abre, pero no me molesto en mirar porque ya sé quién es. Reed camina hacia mí y me acuna a su lado. No habla, solo me abraza fuerte y me deja llorar en él. No puedo dejar de pensar en que este fue el último regalo de mi madre para mí, traerme de vuelta hacia Reed. Adonde fui más feliz. Sin su pequeño “discurso”, no creo que le hubiera dado otra oportunidad de volver a acercarse a mí. Me acurruco en él incluso más apretada y lo beso a través de su camiseta empapada de lágrimas. —¿Qué hay acerca de Acción de Gracias? Tendré que aprender a cocinar todo y no tengo a nadie con quién luchar contra las multitudes en las


compras del viernes negro. O Navidad, ¿quién va a mirar películas bobas conmigo o quién va a hacer el asado en Año Nuevo? No sé cómo hacer nada de eso, Reed. —Nos levanta a ambos y me coloca entre sus piernas con mi cabeza descansando en su pecho. —Nena, lo único que puedes hacer es encontrar un nuevo normal con el resto de tu familia juntos. No será jodidamente fácil y no será lo mismo porque ella ya no está aquí. Pero no tiene que significar que tenga que ser depresivo. Tu mamá está contigo cada maldito paso de tu vida, incluso si no está aquí físicamente. Ayudó a moldearte en quien eres. Está bien estar triste, pero no te atrevas a jodidamente dejar de vivir porque ella se ha ido. Julie no querría eso y lo sabes.

186


Capítulo 19 Reed

D

eseo poder alejar el dolor de Hadley y decirle que las cosas mejorarán, pero no verá esa verdad por un tiempo. Hadley está en duelo y por primera vez no está reteniendo nada de mí como solía hacerlo. Significa que estamos llegando a algún lado porque ella por lo menos confía lo suficiente en mí para no fingir a mi alrededor. Hadley grita, llora, golpea, arroja cosas; demonios, nombra cualquier emoción, ha pasado por ello en los últimos días. Incluso con toda esa mierda, estoy agradecido de ser el único que la consuela, quien la apoya a través de esto, aunque esté en el extremo receptor de la mayoría de los golpes.

187

—¿Dónde demonios está mi otro zapato negro? Si no puedo encontrar la maldita cosa, no voy a ir. Mi mamá enloquecería si uso mi par del año pasado en su maldito funeral. ¿Dónde mierda estás, estúpido zapato? — Con su trasero hacia el aire, gatea en manos y rodillas, lanzando todo al suelo fuera de su armario. Estoy a punto de decirle que su mamá no diría una mierda sobre ese maldito zapato, pero los dos sabemos que es un montón de mierda… Julie lo haría. Diviso cerca de veinte zapatos negros mirado hacia el suelo, decido tomar una apuesta recogiendo uno que luce cerrado como el único que está usando. —¿Es este? —¡Oh, sí! Muchas gracias, nene. Eres mi salvador. En verdad. —Hadley se levanta de sus rodillas y corre, agarrando el zapato de mi mano, tirando mi camisa hacia ella y me da un duro beso. Toda esta mierda contenida que va junto con ver a alguien que amas herido está haciendo maravillas para mi entrenamiento, sin embargo, lo cual es más que necesario dado que Kenny ha estado más intenso con mi pelea en tan solo siete semanas. No he tenido oportunidad para invitar a Hads todavía porque su concentración debería estar en el aquí y ahora, no preocupándose sobre nada tan lejano. Lo que sea que tengamos ahora


es demasiado nuevo y demasiado jodidamente frágil como para añadir la tensión de una pelea en ello. Hadley se inclina en mí para deslizarse en el otro zapato y echa una mirada hacia mi reloj. —Oh mierda, ¿esa es realmente la hora? Vamos, vamos a llegar tarde para reunirnos con mi familia. —Nos arrastra escaleras abajo, agarrando su bolso y tarjetas para su discurso en la mesa y luego salimos.

Tomo la llave del encendido y observo la rodilla de Hadley rebotar arriba y abajo mientras muerde sus uñas. —Hads, sabes, no tienes que hablar frente a todo el mundo si no quieres hacerlo. Nadie pensará menos de ti. Y si lo hacen, los golpearé como la mierda. Ella levanta la mirada, luchando a través de las lágrimas.

188

—Gracias por eso, Reed, pero quiero. Nadie además de mi papi la conoció mejor y él es un completo desastre incluso para hablar con nosotros, aún menos una habitación llena de personas. —Asiento y salgo para abrir su puerta, ofreciéndole mi mano. —Muchas gracias por los últimos días. No sé qué habría hecho si no hubiera sido por ti estando conmigo. —Me alegra que no tengas que averiguarlo. —Digo en serio cada maldita palabra. Hadley, nunca estará sin mí para apoyarse, nunca otra jodida vez.

El funeral no es como ningún otro en que haya estado. No debería estar sorprendido porque Julie siempre pudo echar un infierno de una fiesta, su funeral no debería ser nada diferente. Hadley permanece pegada a mí todo el tiempo y trata de mantenerse cuerda por su familia y por cada invitado que viene y le ofrece sus condolencias. Cuando el servicio empieza, permanece en silencio, sus manos sacudiéndose en su regazo. Envuelvo un brazo alrededor de Hadley y pongo la otra en sus manos, pero mi toque solo la calma ligeramente. Hadley me tuvo jodidamente sorprendido con su fuerza a través de toda la planificación, tomó el


control y dejó que sus hermanos y papá se perdieran mientras ella era la única que los mantenía juntos y guardaba sus propios bajones para mí. Cuando Hadley agarró mis manos frenéticamente, susurré: —Hads, tienes esto. Solamente habla de corazón, eso es todo lo que cualquiera de aquí quiere. —Espero que mis palabras puedan darle tan solo un gramo de la fuerza que ella le ha dado a los demás. Beso la cima de su cabeza antes de liberar su mano mientras camina lentamente al podio. Es un nervioso desastre y quiero protegerla más que nada de este dolor. Toma un par de respiraciones y me mira directamente. Articulo “con locura” y eso parece ayudarla.

189

—Hoy, no solo estoy hablando como su hija, sino como su mejor amiga… Mi mamá nunca salvó al mundo, pero me salvó a mí. Solía decirme cuán afortunada era de ser quien me recogiera para llevarme a casa y hacerme su hija. Pero esa no es cierto en absoluto. Soy yo la bendecida porque ella y mi papá corrieron el riesgo por una niña que pudo nunca haber sido amada como lo fui por ellos. Nunca podré agradecerles lo suficiente por ello. »Mi mamá fue la voz de la razón toda mi vida. Cuando era más joven, era petrificada por los truenos… quiero decir, estaba aterrada de ellos. Gritaría, lloraría, patearía y, naturalmente, siendo una niña de papi, siempre correría a sus brazos al momento en que comenzara cualquier tormenta. Una noche, mi papá estaba fuera de la ciudad y comenzó una tormenta, así que tuve que correr a brazos de ella. Y por primera vez en mi vida, ella me dijo qué pasaba realmente durante una tormenta y cómo podíamos contar los segundos para ver qué tan lejos estaba la tormenta. De esa manera, yo sabría cuándo estar realmente asustada o cuándo disfrutar del libre espectáculo de luz sucediendo en el exterior. Abrió la puerta y cada vez que oíamos el trueno, contábamos juntas. Un Misisipi, dos Misisipi y así sucesivamente. Nunca más estuve asustada. Nos sentábamos en el balcón de su habitación y, Dios, por horas me sentaba en su regazo, observando la tormenta venir y disfrutándola por completo. Ella dijo que la vida era bastante aterradora si no conocíamos toda la verdad sobre ella. —Hadley sonrió por el recuerdo. »Mi mamá era más que un rostro bonito en las cenas benéficas de las que era anfitriona, era el corazón y la luchadora detrás de la mayoría de ellas. Incluso cuando estaba luchando con el cáncer y enferma por la


quimio, nunca se dio por vencida. Mamá me dijo una vez que tenía que hacerlo. Incluso cuando apenas podía ponerse de pie, continuaba su trabajo porque sabía que las personas confiaban en ella. Que no necesitaban la excusa de que ella estuviera enferma para no tener la oportunidad en algo que necesitaban, que todos estamos luchando por algo en la vida. Esa era mi mamá, sin embargo, la persona menos egoísta que conozco. »La última charla de mamá con todos nosotros fueron sus palabras de sabiduría que estoy segura todos en esta habitación llegaron a conocer. Amaba meter su nariz en los problemas de las personas, siempre pensando que tenía razón. Lo único que Julie siempre quiso para todos por los que se preocupaba era que fueran felices y enteros, incluso con su partida.

190

»Cuando mi mamá obtuvo el diagnóstico sobre su cáncer, nadie lo vio venir… nos golpeó duro a todos. Pero lo manejó con tanto aplomo que hizo que Grace Kelly12 luciera mal. ¿Cómo hizo frente a ese tipo de noticias? La mayoría se darían por vencidos ante la palabra terminal, pero no nuestra madre… luchó la pelea de su vida con el espíritu de un soldado y el alma de la Madre Teresa. Ni una sola vez se quejó sobre nada de ello y tuvo fe a través de cada momento de este viaje. Mi mamá se aferró a todos los buenos recuerdos, sus momentos felices, en lugar de recurrir a esos profundos lugares oscuros de pena hacia los que se voltearían la mayoría. Incluso detuvo su tratamiento con dignidad. A pesar de que el cáncer venció su cuerpo, nunca derrotó su alma y por eso es una sobreviviente. »Hoy, aplaudimos la vida de una madre, esposa, hija y amiga. Estoy tan orgullosa de ser capaz de llamar a Julie Marie Thomas mi madre, mi mejor amiga, mi heroína, mi inspiración. Muchas gracias por venir a celebrar con nosotros. La llevaré conmigo para siempre. —Hadley ofreció una pequeña sonrisa a la multitud y vino directo a mi lado de nuevo. Me pongo de pie, sin importarme una mierda sobre nadie más que ella. Me necesita aquí, justo aquí en esta iglesia. Acuno su rostro con ambas manos e inclino mi cabeza contra la de ella.

12

Grace Kelly: Actriz que se convirtió en la princesa de Mónaco


—Hadley, eres asombrosa. Sé que ella está tan orgullosa de ti, no hay duda de eso. —Seco las lágrimas de sus ojos antes de que incluso comiencen a caer. —Espero que tengas razón. —¿No la tengo siempre?

Hadley —¿Hadley?

191

Me doy la vuelta para ver a una chica rubia cerca de la edad de Mark llamando mi nombre. Decidimos tener el velatorio irlandés unos días después del funeral a petición de mi mamá… siempre una planificadora, incluso en muerte. Es bueno que mis padres tengan una enorme casa porque cada persona que mi madre conocía está bajo este techo. Y, demonios, solo conozco a la mitad de ellos. —Esa soy yo. Una diminuta sonrisa adorna sus delgados labios, destacando la tristeza que estoy segura siente en el interior… la misma tristeza que estoy segura todos nosotros sentimos dentro por la muerte de mi madre. Cuando ella fija sus ojos en los míos, veo algo más detrás de ellos, pero no puedo descifrarlo. Esto casi como si estuviera estudiándome, observándome, buscando algo familiar en mí. Aunque no hay nada familiar de ella. —Dios, has crecido tanto, tan hermosa. Sus palabras me atrapan con la guardia baja ya que no la reconozco, así que no estoy segura de cómo me conocería. —Gracias. Lo siento, hay demasiadas personas aquí, no puedo recordar a todos. ¿Te conozco? Niega con su cabeza suavemente y por primera vez desde que noté su pena, me hizo preguntarme si su tristeza es sobre algo distinto a mi mamá.


—Te conocí cuando eras pequeña, pero eras tan chica que probablemente no recuerdas. Mi nombre es Andrea. Era amiga de Mark hace unos años. Extiendo mi mano hacia ella y siento algo extrañamente familiar respecto a ella. Tal vez estaba en alguna de las viejas fotos que he estado viendo para el funeral. —Estoy segura que cualquier otro día podría, pero mi cerebro está frito de hacer frente a todo esto. Gracias por venir. Estoy segura que mi mamá estaría feliz que estés aquí. Andrea aspira un aliento y cubre su boca con una pequeña mano cuando menciono a mi madre. —Dios, no puedo creer lo mucho que te pareces…

192

—Hadley, ¿sabes dónde están los platos extras? Los meseros nos saben — dice Sarah, interrumpiéndola. Una parte de mí quiere escuchar el resto de la oración de Andrea, curiosa en cuanto a quién piensa que me parezco. Estoy segura de que estaba cerca de decir que a mi mamá, sin saber que había sido adoptada. Nunca ha sido un secreto, aunque al mismo tiempo nunca fue algo que comunicáramos. Yo era su hija y nunca tuvimos necesidad de explicarlo de otro modo. Me giré hacia Sarah y la vi de pie ahí, esperando por mí. —Lo siento, Andrea. El trabajo de una anfitriona nunca termina. Tengo que ir a lidiar con eso, me aseguraré de decirle a Mark que viniste. —No necesitas hacer eso, estoy segura de que no me recuerda. No te molestes. De nuevo, lamento tu perdida. Me vuelvo hacia Sarah después de que Andrea se aleja. —Creo que están en la despensa con los vasos extras, pero no tienes que hacer eso. Puedes hacer que los meseros o el chef lo hagan. Simplemente relájate y trata de disfrutar de esto lo mejor que puedas. Mamá querría eso. —Lo sé, pero quiero quitarte algo de presión. Sabes que los chicos no ayudan con este desastre y nunca entienden lo que pasa en estas cosas. De cualquier modo, ¿quién era esa chica que estaba hablando contigo? —Su nombre era Andrea, dijo que ella y Mark…


Mark nos interrumpe mientras empuja a Sarah hacia él. Apoya su mano protectoramente en el estómago de ella y susurra en su oreja con una amplia sonrisa en su rostro. Se necesita sumar dos más dos para registrar lo que está pasando. —¡OH DIOS MÍO! ¿¡Cómo no me dijiste que voy a ser tía!? —Corro y abrazo a ambos mientras Mark me da una mirada de muerte, Sarah sonriendo de oreja a oreja. —Hadley, ¿tienes que ser siempre tan malditamente ruidosa? No queríamos contárselo a nadie con todo esto pasando —me grita Mark, pero estoy demasiado emocionada para preocuparme por él en este momento. Froto mis manos sobre la plana barriga de Sarah. —¿Tienes que estar bromeando? ¡Esto es justo lo que esta familia necesita! No puedo creerlo, ¡voy a ser la tía más genial! ¿Cuándo lo averiguaron, chicos?

193

—En realidad, lo descubrimos el día después de que tú mamá muriera. Mark en verdad nunca quería niños, así que alejé ese pensamiento de mi cabeza, pero tenía un retraso, tomé una prueba y, efectivamente, salió un signo de más. Conoces a tu hermano, me llevó directamente a mi médico para asegurarse de que todo estaba bien conmigo y el bebé. Por el momento, todo está perfecto. Tengo fecha para mediados de mayo. —Bueno, ¡felicidades! ¡Estoy tan apestosamente emocionada! Ustedes dos serán padres asombrosos. Trataré de mantener su secreto, pero esto es demasiado grande para no contárselo a nadie. —No quisiera pedirte que cambiaras a causa de nosotros de todas formas, Hadley. Voy a llevar a Sarah a sentarse y descansar. ¿Necesitas que envíe a alguien para ayudar? —Oh, antes de que lo olvide… un viejo amigo tuyo estuvo aquí. Mark regresa su atención hacia mí con una ceja levantada. —Esstá bieen —dice, arrastrando las palabras—. ¿Quién? ¿Todavía está aquí él? —No… y era una ella. Andrea, pero no capté su apellido.


Su postura se pone rígida y sus ojos se oscurecen. —¿Qué dijo? Me encojo de hombros, incapaz de borrar la sonrisa de mi rostro sobre la noticia de que Sarah está embarazada. —Nada. Solo que lo sentía por nuestra pérdida. Actuó como si me conociera, pero no la recuerdo. —Fue hace mucho tiempo. No hay nada que saber al respecto —dice antes de arrastrar a Sarah lejos para sentarse. Sacudo mi cabeza hacia el extraño comportamiento de mi hermano y me alejo para encontrar la vajilla en la despensa. —Hola, Hadley. Los platos se caen, rompiéndose en mil pedazos en el suelo.

194

Dos palabras hacen este espantoso día mucho peor. Los ojos de Bennett están llenos de puro veneno mientras miran directo a mí. Está disfrutando cada minuto tortuoso que me pone a prueba. —Qué, ¿no estás feliz de verme? Mirándolo, mi cerebro parece no poder formar una sola palabra. Escucho la puerta abrirse, pero no puedo procesar nada de eso excepto… Bennett está aquí. En casa de mis padres. Mirándome como si quisiera matarme. —Nena, Mark me envió aquí dentro, dijo que podrías necesitar ayuda. ¿Está todo b…? —Reed echa un vistazo hacia mí, luego a Bennett, luego a los platos rotos que están rodeándome en el piso. Bennett contempla todo y me sonríe. —Justo como sospechaba. Parece que no te tomó mucho tiempo salir corriendo de regreso a él. Con suerte, no te dejará cuando venga algo mejor porque esta vez no estaré ahí para recoger los pedazos. Solamente quería decirte que lamento tu pérdida. Voy a salir de aquí.


Todo después de eso sucede en cámara lenta. Bennett camina justo junto a Reed, rozando su hombro. Reed lo agarra y empuja a Bennett contra la pared con su brazo izquierdo en el cuello de Bennett. Su brazo derecho arriba, listo para golpear. Salgo de mi trance, corriendo y tirando del brazo de Reed. —Por favor, nene, no hagas esto aquí, no vale la pena —le ruego. Si lastima a Bennett, quién sabe qué haría él. Reed parece relajarse un poco, pero no deja ir a Bennett. —Te lo diré solo esta vez, hijo de perra… Una Jodida Vez… nunca abras tu maldita boca a Hadley de nuevo, ¿me entiendes? O la próxima vez Hads no podrá detenerme de abrir tu jodida cabeza en el suelo. Abre bien esos malditos oídos y escúchame y escúchame jodidamente bien, nunca voy a dejar a Hadley de nuevo… nunca.

195

Reed deja ir a Bennett y lo empuja hacia la puerta lateral. Bennett se da la vuelta y sus ojos me dicen todo lo que necesito saber. No está bromeando acerca de lo que me dijo hace unas semanas. Sonríe hacia nosotros. —Oye, Hadley, ¿recuerdas lo que te dije? Siempre hago bien lo que digo. A diferencia de otros tipos en esta habitación… ¿cierto, Reed? —Su despiadada sonrisa es la última cosa que veo cuando Reed cierra la puerta de un portazo y comienzo a temblar. —Hads, ¿qué demonios fue esa mierda? —¿Qué? Oh, nada. Solo está enfadado de que terminara con él y dijo algunas cosas… nada que no pueda manejar. ¿Conseguirás la escoba y el recogedor del armario detrás de ti? Reed mira profundamente hacia mí y creo que está cerca de decir algo, pero cambia de parecer. Me pasa la escoba y justo cuando la tomo de él, baja la mirada hacia mi muñeca rota y luego a mis ojos. —Sabes que puedes decirme si él dijo o hizo algo que no estuvo bien, ¿verdad? Solo quiero asegurarme de que estás bien. —Lo sé, Reed. No hizo nada. Estoy bien, solo agotada, sabes. ¿Por qué no vas a hablar con Lance y Court? Estaré afuera en unos minutos.


No espero por su respuesta antes de agacharme y limpiar el desastre, tratando de componer mi pulso. Está pasando algo con Bennett. Mi corazón está diciéndome que lo que sea que esté pasando en su repulsiva cabeza no es nada bueno. No conozco su jodido punto de vista acerca de nada, pero sabe que protegería a mi familia y a Reed sin importar qué. Y ahora, ya no estoy protegiendo a Reed del hecho de que Bennett podría arruinarlo; no, estoy protegiendo a Bennett. No puedo decirle a Reed… nunca entenderá nada. No entenderá por qué estaba con Bennett o por qué me quedé con él por tanto tiempo. Sin duda, si Reed descubre la razón por la que estaba lastimada, Bennett estaría muerto antes siquiera de tener oportunidad de detenerlo.

196


Capítulo 20 Hadley

—L

evántate y brilla, ¡hora de sacar tu culo fuera de la cama! —dice Reed y enciende todas las luces de su habitación. Echo un vistazo al reloj, ¡y son las siete de la mañana! ¿Qué demonios? Después de la cosa en la casa de mis padres ayer por la noche, volvimos a casa, nos emborrachamos y tuvimos sexo loco. Ahora me quiere levantada. Infiernos. No.

197

—Reed, nene. Te amo, pero no me voy a levantar hasta que sea la hora normal de despertar durante los fines de semana. Ahora apaga las luces antes de que te mate. —No es jodidamente agradable decirme eso después de que fui y traje Waffle House para ti, a la vez que te dejo, mi chica sexy y muy desnuda, en nuestra cama. —Bajando la sábana por mi espalda, Reed empieza a besar mi otro tatuaje de lirios en el lado de las costillas. Mi cabeza se levanta mientras huelo el desayuno, rodando lejos de él. —Hay gofres y hash browns13 sofocando y cubriendo esta habitación. Nadie tiene tiempo para eso. Reed se echa a reír y me entrega mi plato. —Dos cosas, realmente rápido. Acabas de decir que no hay nadie, ¿y estás rechazando folladas mañaneras por el desayuno? —Mmmm… eh —digo con la boca llena de hash browns. —Eres un jodido bicho raro, nena. Tú y la comida tienen alguna clase de amor extraño.

13

Hash browns: Es una receta simple de patata en la que los trozos de patata se fríen en

una sartén después de ser cortadas en tiras, juliana, dados o bien trituradas.


—Mmmhmmm —tarareo, metiendo más comida en mi boca. No le digo que había contado cada caloría que comía durante tantos años porque Bennett notaba cada kilogramos que subí. No necesita saber eso.

—¿Qué sigue después en la gira de Atlanta, Sr. Guía? Reed sacó mi trasero muy lleno de la cama para jugar al turista por el día. Y amo cada segundo de tiempo a solas con él. Hemos hecho casi todo lo que he querido hacer desde que me mudé aquí. Vimos los tiburones en el acuario e incluso llegamos a jugar con los pingüinos. Bebimos cada Coca-Cola que jamás se haya hecho en el Mundo de Coca-Cola. Luego comimos algunos de los famosos perritos calientes y granizados de naranja en Varsity.

198

—No tenemos que estar en nuestro último lugar hasta las ocho, así que tenemos casi dos horas para quemar. ¿Quieres caminar alrededor de Centennial Park por un rato? ¿Quizás conseguir un poco más de comida antes? —Suena divertido. Mis padres tienen un bloque aquí… tal vez podamos tratar de encontrarlo. Nunca miré cuando he estado aquí. —¿Alguna idea de dónde está? —No, pero podemos comenzar en la fuente y buscar. —¿Viniste aquí por alguna de las cosas de las Olimpíadas? —Sí, la empresa de mi papá tenía los contratos para la seguridad de la parte de los eventos deportivos y cuando ocurrió el bombardeo, se hicieron cargo de toda la cosa, así que estuvo demasiado ocupado para llevarme a muchos. Solo tenía seis y mamá no quería ir sola conmigo, pero creo que Mark me llevó a ver ganar el oro del equipo estadounidense de fútbol femenino. Es curioso, creo que esa fue la única vez que me llevó a un lugar por sí mismo. —Mark es raro. Es tan protector contigo, pero nunca han sido cercanos. Siempre he pensado lo mismo y me pone triste porque parece que nunca soy lo suficientemente buena para él.


—Oh, mierda, ¡eso es genial como la mierda! —Reed apunta a la Fuente de los Anillos. —Lo sé, me encanta. Cuando vengo aquí para el almuerzo durante el verano, está lleno de niños tratando de refrescarse. Siempre quise hacerlo, pero veinticinco años es demasiado viejo para correr alrededor de aspersores. Reed suelta mi mano y empieza a quitarse los zapatos. —¿Qué estás haciendo? —Tengo veintiocho años y estoy a punto de ir a jugar en esas cosas. Quítate los zapatos o te voy a llevar con ellos puestos —dice él, arrojando su sombrero en un banco. —Reed, espera, no podemos. La gente pensará que estamos locos. Es octubre y no hay nadie más allí.

199

—Una vida, nena. ¿A quién le importa una mierda lo que piensa la gente? Mi chica quiere ir… ella va. —Con mis zapatos aún puestos, Reed me tira encima del hombro, entrando y saliendo del agua que viene desde el suelo. Hace esto hasta que no me preocupo por la gente alrededor, no me importa que estoy empapada, no me importa nada más que divertirme aquí y ahora con la única persona que pensaría en hacerme hacer esto. Quien no tiene que decir nada para demostrarme lo que significo para él. Y amo cada segundo de ello. El agua se detiene, lo que nos deja empapados y riéndonos del otros. —¿Contento? Ahora luzco como un perro mojado —digo y envuelvo mis brazos alrededor del cuello de Reed. —Nena, sabes que siempre pienso que te ves bien mojada. —Se inclina y me besa, levantándome y haciéndome girar mientras otra serie de chorros de agua nos salpica.

—¿No puedo creer que hayas empacado una muda de ropa para mí? Es como si hubieras planeado que haríamos eso. —Bueno, nunca se sabe, por no mencionar que era un niño explorador.


—¿En serio? —Estoy sorprendida porque Reed como un niño explorador es algo que no puedo imaginar. —Nop, no lo era. Mi padre no me inscribió en esa mierda, pero quería. —Me hubiera gustado ver eso. ¿Adónde vamos? —Es una sorpresa. —Está bien. Reed enlaza sus dedos con los míos mientras caminamos. —¿No vas a seguirme molestándome, nena? —No, me encantan las sorpresas. Nunca hicimos nada como esto y ha sido muy divertido. —Muy bien, Hads. Estamos aquí. Me detengo y veo la más grande rueda de la fortuna.

200

—¡OH! Reed, ¿vamos a hacer vista aérea? —le pregunto, aplaudiendo—. He querido andar en esto desde que se abrió, pero es una cosa de parejas. —Me gustaría tomar todo el crédito por este, pero cuando le pregunté a Courtney adónde querías ir, dijo que me mataría si no te llevaba aquí. — La gente habla y camina alrededor de mí, pero no puedo registrar nada. Reed nunca hace cosas como esta. Nunca. Luego me empuja a través de la puerta. Entramos en la góndola y pellizco el brazo de Reed. —Joder, Hadley, ¿por qué hiciste esa mierda? —Bueno, sabía que me desperté esta mañana, pero solo quería asegurarme de que este fueras tú, no una abducción extraterrestre o algo por el estilo. —Te lo dije, nena, este soy yo demostrándote que estoy en todo. —Gracias, esto significa más para mí de lo que nunca sabrás. —Puedes mostrarme tus tetas cuando estés lista… ya sabes, para pagarme. —Reed.


—Maldita sea, pensé que podía intentar. ¿Al menos puedo conseguir una eyaculación más tarde? Me río de él. ¡Sin duda es todo un niño! —Puedes tenerlo si significa tanto para ti. Solo porque este ha sido el mejor día, nene. Es decir, el mejor. Nos sentamos abrazados en el rincón, viendo Atlanta en el fondo.

—¿Seguro que está bien si Lucy viene? No quiero que moleste a Loki. ¿Ha estado alrededor de gatos alguna vez? Oh no, ¿y si la ataca? —Reed me convenció de llevar a Lucy a su casa y yo ya no quería que estuviera sola, así que tenía perfecto sentido. Pero ahora mis visiones de ellos jugando son nubladas con una visión de un perro de treinta kilos lamiéndose los labios después de comer a mi dulce gata.

201

—Cuando lo llevo al veterinario, a él siempre le gustan. De alguna manera, eso no significa que deje de enloquecer. Lucy es todo lo que tenía durante mucho tiempo y no quiero que le pase nada. Reed acaricia a Lucy bajo la barbilla y ella se arrastra, derritiéndose en su regazo. —Ves, ¡ya me ama! —No sé cómo lo hiciste. Es una locura, odia a todos menos a mí. Solía perseguir a Courtney alrededor de la casa si se acercaba a ella, pero la acaricias una vez y se olvida de su mamá. Solo espera, Lucy vendrá a mi lado. —Y lo hará, incluso si tengo que sacar la hierba gatera y sus golosinas favoritas. Maldita traidora. Por otra parte, me arrastraría en su regazo si pudiera. Tiro de la cuenta de su sombrero, recordándome algo. —¿Todavía usas ese sombrero rojo? No he visto una pelea desde esa cosa de entrepierna podrida. —Claro que sí, cada jodida pelea. Te equivocaste, sin embargo… no me trae suerte. Esa siempre has sido tú.


Le quito el sombrero y comienzo a frotar su cabeza afeitada. —Por qué, no he estado en ninguna pelea desde Columbus. Entonces, ¿cómo podría traer suerte? —Nena, siempre has sido tú, jodidamente siempre. Cada maldita pelea, me golpeo el pecho dos veces, para ti, jodidamente dos veces por nosotros. Porque esos pájaros somos nosotros. Siempre estabas allí conmigo, incluso si yo no lo sabía. Hadley, eres mi amuleto de la buena suerte, mi pata de conejo, mi trébol de cuatro hojas. Eres mi jodido yuyu. Lo eres. No un jodido sombrero rojo. ¡Tú! Mi pecho dolía cada vez que lo había visto. Lo sentía, nos sentía. —Entonces, ¿soy tu yuyu? Reed ríe. —Sí, eres mi jodido yuyu, nena.

202

—Reed, ¡por favor! En el momento en que estoy a punto de explotar, los dos dirigimos nuestra cabeza a la puerta cerrada ante el sonido de un silbido de gato y un perro ladrando. —Malditos animales bloqueadores de pollas —murmura Reed contra mi espalda—. Entonces… ¿dónde estábamos? Oh, sí, creo que estaba a punto de hacerte venir. —Los sonidos de animales se desvanecen en el fondo mientras exploto una y otra y Reed consigue su eyaculación. Cuando finalmente termina conmigo, abre la puerta y Loki y Lucy entran en su habitación. Loki va a su cama en el suelo y Lucy se sube a él, acurrucándose en un lado de su cuello. Rápidamente, quedan dormidos. —¿Ves, nena? Siempre tengo la jodida razón, se llevan bien —dice Reed, tirando de mí hacia él mientras apoyo mi cabeza en su pecho y tiro mi pierna por encima de su cuerpo. —No iría tan lejos. Pero podría acostumbrarme a esto, Reed. Te amo. —Yo también, nena. Y ese es el plan, Hads. Ese siempre ha sido el plan.


Beso el tatuaje de Reed y me voy a la deriva a un sueĂąo tranquilo, segura en sus brazos.

203


Capítulo 21 Reed

—G

racias, Matt, pero ¿por qué diablos no me lo dijo? Eso es una mierda. Él estaba allí en la cocina de tus padres, a solas con mi chica. Hadley soltó unos treinta platos al suelo. El bastardo la tenía temblando como una hoja. El hijo de perra estaba diciendo algo sobre hacer bien sus promesas. El cuerpo entero de Hads se tensó cuando lo vio y su culo me mintió sobre ello. Puedo jodidamente protegerla. —Estoy echando humo. Sabía que debería haberla presionado más.

204

—Tu reacción es, probablemente, la razón de que no te dijera nada. Sabe que le harías algo a él. O, demonios, tal vez todavía no confía en ti. ¿Pensaste en eso? Han estado juntos por cuánto, una semana, ¿y crees que Hadley abrirá para ti? Está cerrada y no importa lo que ella diga, vas a tener que ganar todo lo que quieras obtener de ella. Y no te atrevas a ir a buscarla molesto por decírmelo en lugar de a ti. Si la empujas, retrocederá y eso no ayudará en nada. —Pero, Matt, ella debería confiar en mí con esto. Fue contigo y el amigo de Bennett con esta mierda en lugar de la persona con la que está. Es jodido. —Hadley le confirmó todo a Matt y eso golpea mis jodidas pelotas. —Estás enojado porque vino a nosotros por eso, no a ti. Lo entiendo, pero no te mientas, es tu orgullo lo que está más herido. Has estado fuera por un tiempo y ella solo nos tenía a Courtney y a mí para ayudarla, y ahora tiene a James. Debes estar agradecido de que vaya a alguien porque durante mucho tiempo, ni siquiera hacía eso. Bennett la cambió… la manipuló contra todos nosotros durante mucho tiempo. Ella solo comenzó a retroceder cuando mamá tuvo cáncer. Tratamos de hablar con ella sobre eso, pero se cerraba en sí misma de nuevo si alguna vez se sacaba el tema, así que lo dejamos ir. En realidad él, nunca se preocupó


por ella, así que tiene que ser algo más, pero no entiendo qué. Demonios, tal vez quería su dinero ahora que sabemos que él está en quiebra. —Matt, haremos algo al respecto. Él puso sus manos en mi jodida chica. —Y lo haremos, pero tenemos que ser pacientes y encontrar todas las cosas. Hadley dejó claro que él te arruinará. —No me importa un carajo nada de eso. Quiere mi carrera, puede jodidamente tomarla. No sostendrá esa mierda sobre ella. Ella es mía y solo mía. —Jodido imbécil, asustando a Hadley con lo que podría pasarme. —Y si lo haces, eso matará a Hadley, lo sabes. Solo mantente a raya durante un par de semanas. Descubriremos todo lo que necesitamos saber y trataremos con ello. Si esto no es suficientemente bueno para ti, no te diré nada más cuando ella venga a mí. —Jodido Matt y él siendo correcto.

205

—Está bien, pero tienes dos semanas para poner tu mierda en orden o voy detrás de él. —Reed, piensa en esto antes de hacer nada. Te dejaré saber si ella me dice algo nuevo y tú haz esas llamadas para averiguar si oyeron algo más sobre él. —Matt me cuelga.

—Mierda, ¿me estás diciendo que Bennett sabía lo que realmente le hiciste a tu rostro? ¿Cómo? Esto no tiene ningún sentido para mí. Sí, quiere ser un imbécil controlador hacia Hadley, pero no sé. No sé la razón… algo no está bien. —Amigo, Lance, lo sé y parece que tampoco puedo deshacerme de nada de esta mierda. Que Hadley no me cuente me jode, pero lo entiendo. Está lidiando con esto porque ese idiota está sosteniendo mi mierda sobre su cabeza. Matt me hizo jodidamente prometerle que no iría tras él hasta que tengamos todos los hechos, pero me está matando jodidamente, hombre. Me siento menos hombre al no hacerle por lo menos algo. Si solo dejo que los jodidos policías manejen toda esta mierda con Corey… podría hacer algo. Se metió con mi chica. Puso sus jodidas manos sobre ella. Le dio un


revés… es un movimiento cobarde para un cobarde supuesto hombre. Debería estar allí ahora mismo golpeándolo hasta dejarlo sin sentido, haciéndolo suplicar que me detenga en lugar de desahogar esto en este jodido saco. Es un hijo de perra con suerte de que amo a Hadley más de lo que lo odio.

206

Balanceo el brazo hasta la bolsa de velocidad, yendo tan rápido como puedo. He estado golpeando cualquier cosa y a todo en el gimnasio desde que Matt me dijo dos días atrás lo que pasó entre Hadley y Bennett. Tengo que controlar cada pieza de ira que tengo dentro de mí cuando estoy alrededor de ella porque no necesita hacer frente a cualquier otra mierda. Hadley tiene suficiente que afrontar y toma casi todo en mi poder el no ir a matar a ese hijo de perra. Algo está pasando, ya que no hay manera de que supiera dónde estaba yo o que Hadley me ayudó, a menos que tenga algún tipo de sombra sobre nosotros, pero incluso eso parece tan fuera de lugar que no le he dado mucho pensamiento a esa idea. Él se acercó a su casa y puso las manos sobre ella por mi culpa. El jodido pedazo de cobarde no podía venir a mí con su problema… no, ese hijo de perra tenía que golpear a mi chica para demostrarse que su polla es más grande. Se llevará una sorpresa si realmente cree que voy a dejar que se salga con la suya. Renunciaré a cualquier cosa por Hadley… luchar, hasta el último centavo que tengo a mi nombre, cualquier cosa para protegerla. ¿Qué tendría él para ganar? No sé nada de él y tal vez ese es el problema. Bennett parece saber todo sobre mí. Tengo que superarlo si quiero estar incluso cerca de jugar a este juego con él. —Lance, ¿puedes llamar a Bash? ¿Ver si descubrió algo nuevo? Quiero que extraiga todo lo que sabe sobre el buen Bennett Norton y quiero todo sobre él. Estoy hablando desde su jodido número de calzado a la forma en que toma su maldito café. Le pagaré el doble de lo que le he dado si lo consigue de aquí a una semana. —Le di una llamada la primera vez que Matt habló conmigo, pero, de alguna manera, Bennett está un paso por delante. Ya no más. —En ello, Reed. —Lance cuelga su teléfono y salgo de mi gimnasio privado que hice para mi entrenamiento. Estoy ardiendo. Con toda la mierda que está sucediendo, lo juro, nunca he estado más listo para una pelea de lo que estoy ahora. Entre mis tres-al-día y la ira pura de querer matar a Bennett con mis propias manos, nunca he estado tan seguro de


ganar en mi vida. Voy a barrer el suelo con Redman y amaré cada maldito minuto de ello. —Hola nene sexy, ¿qué haces ahí arriba viéndote tan malditamente caliente? —Me detengo a medio golpe con el molesto sonido que se escucha por todo mi gimnasio como un mal olor, su voz como clavos en una jodida pizarra. ¿Cómo diablos se me ocurrió llevar una conversación con ella, mucho menos tener sexo con ese ruido? —¿Qué carajos haces aquí, Krystal? ¿No se suponía que regresaras a Las Vegas para revolcarte con otra persona con dinero y dejarme en paz? Luce herida, pero esta perra no me puede engañar, cualquier sentimiento que Krystal tuviera, los enterró mucho tiempo atrás junto con el primer conjunto de senos.

207

—Riker, suenas casi celoso de que otros tipos me toquen. Me gusta eso, es tan caliente. Sabía que te aburrirías con esa chica de aspecto hogareño. No debería pasar demasiado tiempo hasta que vuelvas corriendo a estar entre mis piernas. Me quedaré aquí de modo que cuando llames, estaré ahí. Sé que cuando estés caliente, me querrás lista. No tengo ni idea de lo que ves en ella, de todos modos, se ve tan… No sé cómo decirlo de manera agradable… Oh, lo sé, tan escueta. He tenido suficiente de su mierda. Salto por las escaleras y voy directamente a Krystal, llegando a su rostro. —Escúchame, Hadley tiene más que tú en una de sus jodidas reales tetas de lo que tú nunca tendrás en tus dos falsas tetas combinadas. Solo jodidamente vete, no te llamaré de nuevo. Te lo prometo. La sonrisa malvada de Krystal aparece. —Lo que digas, Riker nene. Deberías saber sobre mis pechos de todos modos, fuiste quien pagó por ellos después de todo. ¿Qué fue lo que dijiste la última vez que estuvimos juntos? Oh, lo recuerdo, que podías follarte mis tetas todo el día, lo mejor que has tenido, justo antes de correrte sobre estas. ¿Ella sabe sobre nosotros? Quiero decir, ¿realmente sabe sobre nosotros? Oh, demonios, hace tres años y un jodido gran error. —No, no sabe y no se lo dirás. Tiene suficiente para hacerle frente en este momento y que Dios me ayude, si le dices una jodida palabra o te acercas


a menos de treinta metros de Hadley, le contaré a Daily todo lo que me dijiste acerca de lo que hace ilegalmente para ganar dinero extra. Los ojos de Krystal saltan de su cabeza. La perra olvidó totalmente que abrió su maldita boca sobre Daily y las apuestas que hace en las peleas. Eso podría arruinarlos a ambos al mismo tiempo. —No le harías eso a él. Lo cuidas. Te conozco, Riker. —¿De verdad quieres probarme? Si te atreves a ponerte en la misma habitación que Hadley, nada de lo que puedas hacer o decir me detendrá de cantar como una jodida ave a cualquier persona que quiera escuchar. Ahora, si me disculpas, tengo cosas más importantes que hacer que tratar contigo. Estoy hablando muy en serio; no te atrevas a decirle nada. Ahora vete, y espero que la puerta golpee tu culo en el camino de salida. —Lo que sea, Riker. —Krystal pisotea fuerte para salir de mi gimnasio, lanzando una rabieta de la que cualquier niño de cuatro años habría estado celoso. ¿Cómo pude acercarme a esa perra?

208 Hadley —Oye, papi, ¿dónde estás? —grito en el vestíbulo de mis padres. Mi papá lo ha estado llevando bien, de la mejor forma que puede después de perder a su alma gemela. Pero necesito asegurarme de que se mantiene alejado del whisky escocés al que ha estado recurriendo. De tal palo, tal astilla supongo. —Aquí, pequeña. Camino hacia su voz y encuentro a mi padre sentado en la sala de cine, viendo viejas películas de mi madre. Me siento a su lado y me inclino en su costado. Señalo la pantalla donde una versión mucho más joven de mi madre está caminando alrededor de nuestra casa en Vail el día que mi padre la sorprendió con ello.


—Recuerdo ese día como si fuera ayer. Ella estaba tan emocionada y decía que la mayoría de las chicas eran sorprendidas con flores, pero siempre tenías que superar a todos y dar a mamá la casa de sus sueños. Dios, le encantaba ir allí, ¿verdad? Le doy un apretón a la pierna de mi padre. No me puedo imaginar lo que debe estar atravesando, se suponía que envejecerían juntos, verían a sus nietos jugar al aire libre mientras estaban sentados allí y morirían juntos tomados de las manos. Pero la vida tenía otra idea y aquí está mi padre solo, dejado únicamente con sus recuerdos. La extraño más y más cada día. —Amaba la forma en que ella era siempre feliz por nada, simplemente por vivir. Solo tomaba todo lo malo y lo convertía en algo bueno. Sabes, Hadley, la extraño mucho, pero estoy contento de que se haya ido. Me vuelvo y doy una mirada extraña a mi padre.

209

—No, pequeña, no de esa forma. Estoy contento de que no tenga ningún tipo de dolor. Estoy seguro de que tu madre ocultaba una gran cantidad de lo mal que se sentía porque así era ella, no quería que nos preocupáramos por ella. Al final, me sentaba a su lado y ni siquiera podía tocarla porque el dolor se había vuelto más fuerte. Me rompía porque estaba rompiéndola a ella. Podía verlo en sus ojos. Así que ahora es bueno saber que nunca va a tener ese tipo de dolor de nuevo. —Papá levanta su brazo y me tira firmemente a su lado. Nos sentamos en silencio, viendo película tras película hogareña de mi madre. —Papá, ¿sabes dónde están mis fotos de cuando me adoptaron? Siento que se pone rígido. —Hadley, puede que me odies, pero se perdieron cuando nos mudamos. Pero pueden estar en la casa de Vail. Tuvimos que enviar algunas cajas allí cuando vendimos la casa en Columbus. Siento una puñalada en el corazón con el pensamiento de esas fotos extraviadas. Nunca las vi y mamá siempre decía que cuando fuera mayor me las mostraría. Sé que es porque mis padres biológicos deben estar en alguna de ellas. —Con suerte, puedo ir allí y buscarlas.


—Con suerte. —Mi papá asiente—. Tú y Reed, ¿eh? —Qué gran cambio de tema. Realmente esperaba que aún no tuviera que hablar de esto con él. —Sí, supongo. No lo sé realmente. Con todo lo que han traído estas dos semanas, me mantuvo unida y fue tan fuerte para mí cuando yo no podía serlo. Me permitió colapsar y nunca dijo nada al respecto. Lo amo, papá, tanto, pero con nuestro pasado, siento como si el otro zapato fuera a caerse en cualquier momento. Si es que eso tiene sentido. —Sí, lo sé, pequeña, más de lo que piensas. Estoy contento de que estuviera allí para ti cuando lo necesitabas, cuando el resto de nosotros estaba envuelto en nuestro propio dolor. Solo prométeme que tendrás cuidado con él. Ambos tienen que ser cien por ciento honestos con el otro a partir de ahora. No pueden permitir que esta nueva parte de su relación sea arruinada por sus relaciones pasadas mientras estaban separados.

210

Debería decirle lo que pasó, a lo que estoy aferrada, pero no puedo… cambiaría todo entre nosotros. Siento que algo sucede entre Reed y yo y es más fuerte de lo que jamás podría imaginar. Es solo que no entiendo nada de eso todavía. El amor que tenemos es más fuerte que cualquier razón dentro de mí y retroceder me asusta mucho. Pero tal vez, solo tal vez, en el buen sentido. Apagamos las películas caseras y decidimos cambiar a una película clásica que mi papá quiere ver. Dos horas más tarde, después de hacerle la cena y comer con él, ya era hora de irme. Fue agradable ver que mi papá comenzaba a sanar, aunque sea lento. Un paso a la vez para él, para todos nosotros.

Estaciono en mi camino de entrada solo para ver a Courtney en los escalones de mi puerta, llorando a moco tendido. Dejo mi coche en el estacionamiento y corro directamente a ella. Creo que solo he visto llorar Court un total de diez veces desde que hemos sido amigas y sé que esto tiene que ser malo. —¿Qué pasa, Court? Ella me mira y sus ojos están tan hinchados por las lágrimas que al instante me duele el corazón por ella.


—¿Podemos entrar? Necesito hablar contigo acerca de algo y puede que necesite tu ayuda. —Por supuesto, chica. Vamos. Le ofrezco mi mano para ayudarla a levantarse y la llevo a mi sala de estar. Se sienta en el sofá y tiene incluso más lágrimas en los ojos que antes. Me alejo de ella y consigo algunos pañuelos y tan pronto como me volví, Courtney dice: —Creo que estoy embarazada. —Me detengo en medio de un paso… eso era lo último que habría pensado que fuera la causa de esta situación. Ella ha sido, básicamente, una monja desde que nos trasladamos aquí y siempre ha sido muy responsable cuando se trata de sexo. —¿Cómo? Es decir, sé cómo, pero… ¿Qué? Siempre has sido tan cuidadosa. Courtney se levanta y comienza a caminar hacia su bolso, sacando una prueba de embarazo de este.

211

—Lo sé, pero volver con Lance… fuimos locos. No sé, cambiamos de lo que éramos antes. No puedo explicarlo, pero lo amo y él dice que me ama. Todo esto está sucediendo tan rápido. Nos volvimos una pareja oficialmente tal solo en la noche de la gala. Antes de eso, digamos que cedimos a lo que hay entre las piernas más de a lo que hay en nuestros cráneos y no nos cuidamos mucho algunas veces. Dejé el control de natalidad ya que no estaba teniendo sexo con nadie, así que pensé, ¿por qué continuarlo? Dios, soy tan estúpida. ¿Qué demonios? Lance va a pensar que lo hice a propósito para atraparlo. Este bebé será condenado incluso antes de que nazca. —Una distante y triste mirada cruza los ojos de Courtney. Le agarro ambos brazos para que solo pueda centrarse en mí. —Está bien, detén todo esto. Toma la prueba. Entonces, y solo entonces, podemos hablar de lo que puede o no estar en tu vientre. Court, incluso si estás embarazada, Lance te ama. Ustedes van a resolver todo esto juntos. Lo sé. Courtney me da una pequeña sonrisa y entra en mi cuarto de baño de invitados. Después de lo que se sienten como horas, sale con una sonrisa en su rostro y me siento mejor automáticamente. Sabía que estaba exagerando.


—¿Tomo de esa sonrisa que dio negativo? Niega con la cabeza. —No, es positivo. Es decir, tan pronto como mi pis golpeó el palillo me dijo que estaba embarazada, pero al instante amé este bebé. Sin importar lo que pase entre Lance y yo, lo haré. Sonrío, abrazándola. —Supongo que esto es el mes para los bebés, ¿sabes? Mark y Sarah también están embarazados. Me convertí en la tía más genial de no uno, sino dos niños pequeños. ¡Estoy tan feliz! ¿Vas a hablar con Lance ahora? —Supongo que tengo que hacerlo. Estoy nerviosa como la mierda. Pero si él no nos quiere, entonces seremos solo yo y el pequeño cacahuete. — Pone su mano sobre su vientre plano y me sonríe.

212

—No, no solo tú y el bebé. También estaré allí para ti. Pero no creo que Lance te abandone. Ha crecido mucho desde que lo conocimos. Es posible que se asuste y necesite tiempo para procesarlo, pero entrará en razón. — Agarro el bolso de Courtney y las llaves y la beso en la frente—. Llámame cuando lo hayas hecho y si necesitas algo, llama o vuelve aquí. No voy a ir a casa de Reed esta noche. —Oye, Hadley, ¿estás bien? Estaba siendo tan egoísta, no pensé acerca de cómo se podría sentir esto para ti. —Estoy bien. Seguro, es una mierda que ustedes estén embarazadas y yo no esté segura de si alguna vez pueda tener eso, pero las amo tanto y si no puedo, consentiré a mis sobrinos mucho más. —La abrazo una vez más—. Estoy muy feliz por ti, de verdad. Ahora ve y dile a ese atractivo hombre tuyo. —Oye, antes de que me olvide otra vez, ¿qué pensaste del auto de Reed? — Courtney menea las cejas. —¿Cómo lo sabías? —¿De verdad, Hads? ¿Cuánto tiempo me has conocido? ¿No has aprendido que me entero de todo? —¿Es por eso que pasaste de ser anti-Reed a pro-Reed? Courtney se encoge de hombros.


—Lo siento. Bueno, en realidad, nop… no lo siento en lo más mínimo. —Creo que ese fue el momento en que supe que lo podía perdonar. Tal vez no dejarlo entrar en mi corazón todavía, pero fue un gran paso hacia ello. Lo hizo para mí y no lo puedo creer. Pero basta de Reed y yo, tienes que ir a buscar a Lance. No más charla de mi vida amorosa mientras la tuya está cambiando para mejor. —Eres la mejor, ya lo sabes, ¿verdad? Te llamaré en cuanto termine. Sé que estarás preocuparse si no lo hago. —Saluda con la mano y sale por la puerta.

213


Capítulo 22 Reed

—¿E

stás realmente listo para la bola y la cadena? —Lance mirando los anillos es demasiado difícil de creer y no puedo superarlo. Nunca los habría vinculado a ambos en una relación y, definitivamente, no jodidamente feliz de tener un bebé. ¿Quién iba a pensarlo, eh?

214

—Sí, amigo, estoy seguro de que se lo habría pedido de todos modos. Que Courtney esté embarazada solo me da ganas de hacerlo más rápido. La amo e incluso después de todos estos años, tenemos esta mierda entre nosotros que solo se está haciendo más fuerte. Ambos nos encontramos en el mismo lugar ahora, no como antes. Courtney es mi oportunidad, sin duda. Asiento ante su explicación. Si tan solo las cosas con Hadley y yo estuvieran yendo allí. Pero tenemos demasiada mierda entre nosotros, demasiado que superar antes de incluso pensar en el matrimonio. Un día lo superaremos, pero un día no es ahora. —Oye, Rike, ¿qué piensas acerca de este? —Lance apunta a un diamante enorme. La chica de ventas está divagando acerca de las tres C, lo que sea que eso signifique. Todo lo que sé es que parece algo que Courtney usaría. —Sí, me gusta. Al salir de la joyería, Lance tiene cuarenta mil menos en su cuenta bancaria y está un poco más pálido de lo que jamás lo he visto. —¿Estás bien, hombre? —Sí, solo me preguntaba cuándo hacerlo realmente.


—Bueno, piensa acerca de eso todo lo que quieras, salgamos de aquí. Estoy hambriento y Hadley nos encontrara en el restaurante.

—Bash llamó, encontró lo que podía sobre Bennett… no hay mucho ahí, sin embargo. Fue a Harvard con una beca, jodidamente inteligente. No muchos amigos allí, excepto ese tipo médico. Se casó en la escuela, se divorció justo después y ella lo dejó sin nada. Bash está tratando de encontrarla, pero al parecer se trasladó a Inglaterra cuatro años atrás. Él se mudó a Atlanta, comenzó su negocio y sabes prácticamente mucho del resto. Mujeriego, durmió con el mayor número de chicas que pudo. Bash dijo que está nadando hasta las cejas en deudas, la empresa está investigada por alguna mierda oscura. No se puede ver a los Thomas haciendo cualquier negocio real con él. Supongo que le gustan las strippers, algunas prostitutas de alto precio, cocaína de grado A también. No sé qué vio Hadley en él.

215

—Me lo estás diciendo. Tal vez usa las prostitutas acerca de él. Quiero saber lo que hizo para tener a su exmujer fuera del país; también puede haber algo allí. Este hijo de perra no va a dejar a Hadley en paz a menos que forcemos su culo. Levanto la mirada de Lance y veo a Hads viniendo hacia nosotros a la mesa. —Suficiente de esta mierda, ella no sabe nada de esto —le susurro y luego le sonrío a Hadley justo cuando llega a la mesa. Lo más difícil es mirar a los ojos de la chica que amas y saber que está escondiéndote secretos. Pero ella no está lista para que yo sepa y maldita sea si no quiero sacar la mierda de ella. Aunque no se trata de que yo sepa esta mierda, se trata de que ella me lo diga. Hadley se inclina y me besa en los labios. —Hola, nene. ¿Se divirtieron? ¿Qué hicieron al ir de compras, de todos modos? —En primer lugar, te sacaron el yeso hoy. Apuesto a que estás jodidamente feliz por esa mierda.


—Síp, sigo sin estar lista para trabajar, pero al menos puedo mover mi muñeca de nuevo. Así que, ¿compras? Miro a la Lance para asegurarme de que está bien y se encoge de hombros. —Por anillos, parece que a nuestro pequeño Lance aquí finalmente le crecieron algunas bolas y quiere pedirle a Courtney que se case con él. — A Hadley se le cae el menú y se queda con la boca abierta hacia Lance. Le cierro la boca con la mano y le susurró al oído—: Esta es la parte en la que le dices que ella va a decir que sí, nena. —La beso en la mejilla y ella vuelve el rostro hacia mí, dándome una de sus sonrisas falsas.

216

—Cierto, um… lo siento. Courtney dirá que sí. Justo estaba hablando de ello, pero no estaba segura de que ya estuvieras listo para dar el paso. Esto es solo una conmoción para mi sistema, en primer lugar el bebé y luego el matrimonio. Estoy muy feliz por los dos, realmente. —Agarra las manos de Lance y lo mira directamente a los ojos—. Courtney será tan feliz, lo prometo, solo ten cuidado porque está súper hormonal y podría pensar que solo lo estás haciendo porque ella está embarazada. Sé que no es verdad, pero quiero darte una mano. Es posible que se asuste. —Te lo juro, me aseguraré de que sea el momento adecuado y que ella no dudará con certeza que quiero esto. Hadley, también quería decirte que lamento la mierda que pasó. Si hubiera sabido lo que había sucedido, se lo habría dicho a Reed. —Lance disculpándose… tengo que escribir esta fecha. Realmente se debe sentir como una mierda. —Lo sé, no te preocupes por eso. Y lo que dijiste de Court, es lo suficientemente bueno para mí. ¿Quieren compartir un aperitivo? — pregunta Hadley, cambiando el tema.

Hadley —Hads, ¿te quieres quedar en mi casa esta noche? Mañana es mi día libre, la única cosa que tengo que hacer es correr e ir al gimnasio para


checar algunas cosas. Pero eso significa que podemos realmente dormir —pregunta Reed y abre la puerta para mí al salir del restaurante. —Sí, eso es genial. Solo tengo que ir a buscar a Lucy y venir. —Encuentro mis llaves en mi bolso y le doy un beso en los labios. Reed me mira a los ojos, casi como si fuera a preguntar algo, pero cambia de opinión. —Está bien, nena. Te veré en un rato. Sé que es estúpido —la propuesta de Lance a Courtney es increíble—, ¿pero y si Reed se va de nuevo? Sin dudas, se llevaría a Lance con él. ¿Dónde deja eso a Courtney y el bebé? Solo puedo esperar que Reed entienda que tendrá que pensar en otra persona cuando llegue el momento… si es que se va.

217

—Reed, ¿dónde estás? —¿Por qué su maldita casa tiene que ser tan grande? Bajo a Lucy, dejo caer mi bolsa en la puerta y empiezo a mirar a alrededor—. Reed, ¿dónde diablos estás? —Loki viene a toda velocidad, volviéndose loco y ladra hacia el piso de arriba, así que lo sigo hasta allí. Poco a poco, abro la puerta, aturdida sin habla. Velas están en todas las superficies disponibles en su habitación y pétalos de rosas llenan el cuarto de baño. Abro la puerta para ver la enorme tina de Reed llena de burbujas y dos copas de champán en el lateral. Un muy desnudo Reed está en el baño esperando por mí. —Tienes demasiada ropa puesta. Trae tu sexy culo aquí y empecemos a jodidamente disfrutarnos. Sonrío y poco a poco me desnudo. Cuando mi primer dedo se mete en el agua, Reed me tira hacia él y empieza a besarme. Me besa bajando por mi cuello y hacia el centro de mi pecho, hacia el pezón. Reed levanta la cabeza y me mira fijamente a los ojos. —Maldita sea, nena, eres la jodida chica más caliente. No creo que pueda tener suficiente jamás. Estamos hechos para estar juntos. —Me derrito en


él y dejo que me tome. Tira de mi cintura hacia él y pone una mano entre mis muslos, trabajando lentamente sus dedos en mí. »¿Eso se siente bien, Hads? Gimo, formar palabras es casi imposible con los sentimientos intensos que me dan los dedos de Reed siempre. —Eso es, lo siento venir… solo déjalo salir, nena. —Y lo hago, una y otra vez. Cuando me bajo, Reed me está mirando a los ojos—. Tú, viniéndote, es la cosa más sexy que jamás he visto, me pone duro como una roca. ¿Estás lista para otra? Porque nada va a detenerme de tomarte una y otra vez esta noche. Reed sonríe en una forma maliciosa, levantándome hacia él.

218

—Móntame, como sabes que me gusta. —Me muevo arriba y abajo en él mientras desliza una mano en mi trasero y la otra a mis pechos. Comienzo a ir más rápido y me inclino para morder la oreja de Reed—. Awww, mierda, nena. Sigue haciendo eso y no duraré más de dos minutos dentro de ti. —Me muevo más rápido y siento su polla volverse más grande con cada empuje. Aprieto mi interior alrededor de él mientras hace rechinar sus dientes, tratando de resistir. —Está bien, Reed. Déjalo salir. Estoy justo ahí contigo —digo con respiraciones pesadas. Gritamos el nombre del otro mientras explota dentro de mí. Apoyo mi cabeza en su pecho y beso el tatuaje sobre nuestros gorriones. Yace a través de su pecho y va de un hombro al otro, “recuerda todo, arrepiéntete de nada”. Reed se lo hizo tres semanas antes de irse. En ese momento, entendía el significado, pero ahora con Reed de regreso, ya no estoy tan segura. —Reed, ¿aún crees eso? —De alguna forma, pero ahora tengo que usarlo como un recordatorio de las cosas de las que sí me arrepiento y usarlo como un recordatorio para nunca hacer nada de esa mierda de nuevo. Aunque es casi jodidamente cómico. Me fui así nunca me arrepentiría de nada, pensé que podía regresar y todo estaría en pausa. Jodido y estúpido de mí por pesar esa mierda. Estaba pensando únicamente en mí mismo, pero jodidamente


nunca más. Te tengo de vuelta en mis jodidos brazos, donde te quedarás para siempre. —Aparte de los gorriones, ¿sabes cuál es mi tatuaje favorito? Este justo aquí. —Muevo mi mano a su costado. “Pero el luchador se mantiene”. —¿Y por qué es eso, nena? —Porque luchaste por mí cuando yo estaba luchando en tu contra. Y a través de todas las subidas y bajadas en tu vida, el luchador en ti siempre ha estado ahí. Reed, siempre has sido un luchador… no solo en la jaula, también en la vida. Quieres algo, lo tomas, sin importa cuán duro tengas que trabajar. Mira tu vida, lo probaste.

219

—¿Pero a qué costo, Hads? Mira lo que te hice en mi jodida búsqueda de enviar el gran jódete a todos los envidiosos. Eso no es lo que debería haber sucedido. Pero vamos, nena… vámonos de aquí antes que te veas como una abuela. Sé cuánto odias eso. —Reed me levanta, sale de la tina y se dobla para agarrar una toalla del suelo. No puedo evitar echar un vistazo a su cuerpo rasgado. Mira alrededor y me guiña un ojo—. No tienes vergüenza, nena. Déjame ayudarte a levantarte y secarte. —Sabes, una chica puede acostumbrarse a esto. No hiciste nada malo, ¿cierto? Porque el viejo tú solo hacía cosas románticas cuando estabas en la casa del perro —medio bromeo con él. —No, nada malo. Solo parecías estar fuera cuando estábamos comiendo y quería hacerte sentir amada y bien follada. Me quedo viendo a sus ojos y lo tiro hacia mí para un abrazo. —Gracias por esto, ambas partes, la de ser amada y bien follada eran necesarias. Pongámonos algo de ropa y sentémonos para poder disfrutar del champán que nos conseguiste. —¿Cuándo he tomado champán? Esa mierda es toda tuya, nena. Reed se levanta en sus pantalones grises y me lanza la camiseta que usó más temprano. Agarro la camiseta y la huelo, como lo hago siempre. Él sabe esto, algo que hice hace mucho tiempo, nunca olvida por qué amo usar su ropa. Miro por encima de la camiseta a Reed y dice:


—Sabes, eres de una jodida raza extraña, Hads, ¿cierto? —Sí, ciertamente lo soy y eso es parte de por qué me amas —digo, colocando su camiseta sobre mi cabeza. Reed golpea mi trasero y después agarra mi mano, dirigiéndome hacia el balcón de su dormitorio principal. Se sienta en una de las sillas reclinables, tirándome entre sus piernas. —Esta vista de Atlanta es la razón por la que compré esta casa. No podría haberme importado menos la casa, pero esta mierda —Reed señala las luces de la ciudad a la distancia—, no podía dejarla pasar. No teníamos nada como esto en casa. Sabía que si alguna vez tenías la oportunidad de ver esto, nunca te irías. Me acurruco en él y aprieta sus brazos a mi alrededor. —Nene, no creo que hubiera permanecido lejos realmente, pero prométeme que no me dejarás de nuevo. No solo por mí, sino que sabes que Lance te seguirá y no estoy segura de dónde deja eso a Courtney. Reed se tensa detrás de mí y me hace querer devolver las palabras.

220

—¿Por eso estabas preocupada en el restaurante cuando mencioné la propuesta de Lance? —Um, sí. Es solo que no quiero que Court esté sola. La conoces, si Lance le pide matrimonio… A sus ojos, son para siempre y no quise decirle esto porque, honestamente, no quiero que él sienta más presión. ¿Por qué, qué más pensaste? —No lo sé realmente, quizás que estabas triste o molesta de que ellos tengan toda la mierda de la que solíamos hablar antes que yo fuera y arruinara todo yéndome. Me volteo para verlo, apoyado mis manos en su rostro desaliñado. —Reed, nene, tienes que dejar de hacer esto. Sí, lo que pasamos apestó. No hay duda de eso y siempre seré la primera persona en decir eso, pero volvimos y, con suerte, vamos a avanzar en la dirección correcta. No podemos permitir que esta mierda del pasado nos persiga o seremos como una casa loca con fantasmas en ella y todos siempre huirán del lugar. —Hads, sabes que eso solo tiene sentido para ti, ¿no?


—Oye, ¿qué puedo decir? Me gustan las metáforas estúpidas. Culpo a James, él siempre las usa. —Le sonrío e inclino mi cabeza hacia él—. Recuerda, somos iguales en todas las maneras que importan y te prometo con el meñique, no traeré el pasado si tú no lo haces. —Levanto el meñique con el suyo para entrelazarlos. —Antes que envuelva mi meñique con ese atractivo dedito tuyo, saquemos esta mierda afuera de aquí y ahora y después nunca más. —Está bien, pregunta, pero se amable conmigo. —James solo te quiere como amiga, ¿cierto? No estoy seguro de si me gusta que seas tan íntima con uno de los amigos del idiota. —James tiene novia y está pensando en pedirle matrimonio, así que no te preocupes por eso. Tampoco ha hablado con Bennett desde que rompí con él. Y necesito hablar con alguien que me conozca de esta manera. No antes que toda esa mierda contigo cayera y perdiera al bebé.

221

—Sé que no quieres hablar de eso, así que no lo he traído a colación, pero creo que necesito saber. Hago una mueca de dolor, insegura de si estoy lista. —Está bien, pero si no puedo manejar lo que preguntes, por favor no te molestes. —¿Qué pasó con nuestro bebé? No he hablado en detalles de eso con nadie. Todos con quienes soy cercana lo sabían, excepto Reed. Lo merece más que todos ya que fui yo quien perdió a su bebé. Reed me abraza más fuerte, sabiendo que necesito la fuerza para esto. —Cuando te fuiste, siempre escuchabas que yo era un desastre. No cuidé de mí misma y, honestamente, no me importaba nada excepto que tú volvieras. Pero estaba mejorando, un poco más fuerte cada día. Hasta que un día desperté con unos calambres horribles… Dios, el dolor era tan fuerte que apenas podía ponerme de pie. Para ese tiempo, no pensé mucho en eso y, honestamente, ni siquiera sabía que tenía un retraso. Como sea, me puse tan mal que necesitaba ir a algún lado. Llamé a todo el mundo y la única persona que no estaba ocupada era Matt. —Tomo un respiro profundo y continúo—. Finalmente llegó a mi casa y supongo que


estaba desmayada en un charco de sangre, no estaba segura de por qué o por cuánto tiempo estuve ahí. Nunca quise preguntarle a Matt nada más. Pero cuando me desperté, estaba en el hospital con toda mi familia alrededor. Fue entonces cuando me dijeron que estaba embarazada de dieciséis semanas y que tuve un aborto espontáneo. No pregunté nada más después de eso. No recuerdo lo que dijo el doctor. Nada. Es borroso. Me volví tan loca que tuvieron que sedarme y ponerme en supervisión por setenta y dos horas. Después de eso, estuve incluso peor que antes. Le hice esto a nuestro bebé. Todo porque no fui lo suficientemente fuerte para lidiar con que te fueras y ahí fue cuando comencé a descender en espiral. —Parpadeo las lágrimas e intento esconderlas de Reed. No puedo soportar ver la pena que estará en su rostro. Pero cuando se voltea hacia mí, no veo nada de eso. Solo amor. Amor incondicional por mí. Este es el hombre que conocí hace tantos años, este hombre es el único que es mi Reed, el único que me muestra porque me ama, solo por ser yo. —¿Ahí es cuando comenzaste a usar?

222

—Sí, algo así. Pero después de tu primera pelea, vi tu tatuaje… Dios, luce demasiado parecido al mío. Estaba viéndome, así que salí con nuestros viejos amigos y fue ahí cuando escuché que regresaste, pero no me viste. El sentimiento fue… ni siquiera puedo describirlo. Esa noche, quería sentir algo; lo que fuera excepto ese maldito sentimiento muerto; así que comencé a consumir. Y después a consumir más y más. Cuando me mudé aquí, mejoré, pero a Bennett le encantaba hacerlo, así que lo hacía con él algunas veces. Cuando me viste en el bar, fue la primera vez en mucho tiempo. Creo que con todo lo de mi mamá y tú volvieras solo jodió mi cabeza, y ahí fue cuando comencé a hablar con James. Sé que no lo entiendes, pero lo necesito ahora. Él no intenta meterse en mis pantalones, lo prometo, y me está ayudando. Por favor, no te enojes de que hable con él. —Hadley, no te detendré de hablar con quien sea que te haga feliz. ¿Cómo llegó Bennett a tu vida? —Lo conocí porque hizo algunos negocios con mis hermanos. Una noche, estaba ahí cuando… Bueno, esa parte no es importante. Pero se convirtió en un idiota y en uno de los errores más grandes que he cometido. Reed,


si hubiera sabido que volverías, lo juro, no habría estado con él. Solo… Nene, siento mucho eso. Lo siento mucho. Los dientes de Reed se aprietan y sé que esto lo hiere, pero no puedo abrir todo mi pasado con Bennett. —Hadley, nunca, y me refiero nunca, te disculpes por nada de esta mierda. ¿Me escuchas? Yo soy el hijo de perra, él es el hijo de perra, pero definitivamente no tú. Pensaste que me había ido, eso es mi culpa. Debería haber hecho muchas mierdas diferentes, pero maldita sea, no podemos regresar hacia atrás, así que solo tenemos que movernos hacia adelante y lidiar con esta mierda. Te amo. —Con locura, ¿cierto? —Le sonrío a Reed. —Eso es un jodido hecho, nena. —Cuando perdí a mi mamá, estaba pensando cosas estúpidas que extrañaría de ella y eso me hizo pensar en cosas que extrañaba de ti. —¿Y cuáles eran esas cosas, nena?

223

—La manera que siempre ponías la cantidad perfecta de crema en mi café y escondías Milk Duds por todo el lugar porque sabías que eran mis favoritos. Las encontré por meses después de que te fuiste. Pero nunca las comí… no podía. Aún no he tocado ni un maldito paquete de esos. Lo más extraño era cómo dejabas medias por todo el lugar y me volvían loca, pero cuando te fuiste, soñaba con esas medias y juré que si volvías, nunca pelearía por esas malditas medias sucias de nuevo. —Bueno, supongo que eso lo resuelve, le diré a la mucama que las medias se quedan en el piso. —Reed se ríe de mí. Lo que no le conté era que cada vez que bebía café, cada vez que veía Milk Duds, cada vez que veía cualquier media, hacía que el dolor, la herida, el extrañarlo fuera un poco más difícil de lidiar. El perdón no cambia lo que pasó, nunca lo hará, pero te hará sentir bien. En este momento, en este perfecto momento, sé con cada gramo de mi ser que lo perdono. Es como si Reed supiera en este instante que soy suya completamente. Coloca sus labios en los míos y me besa. Gradualmente, me quita mi


camiseta y me toma de nuevo mientras las luces en el fondo de Atlanta parpadean y el dolor de nuestro pasado se derrite lentamente.

224


Capítulo 23 Hadley

—H

adley, estoy en casa. ¿Qué es ese jodido olor? ¿Se quemó algo? Estoy de pie sobre un pavo quemado y miro a Reed

—Nena ¿se supone que eso sea un pavo? —Se supone es la palabra clave, Reed. Quemé el maldito pavo. ¿Qué voy a hacer?

225

Reed mira alrededor, probablemente imaginando su plan de escape. —Hadley, creo que se pasó de quemado una hora atrás. Podemos solo ordenar pizza. No es el fin del mundo. Lágrimas, grandes y gordas lágrimas salen de mis ojos. —Sí, lo es. ¿Cómo voy a hacer un pavo en una semana para todas esas personas si no puedo cocinar uno pequeño? Reed, esto es un desastre colosal. El pavo de mi mamá fue siempre el mejor y ni siquiera puedo cocinar uno decente. Acción de Gracias está arruinada porque la única cosa que puedo cocinar son panqueques de proteína. Reed da un paso hacia adelante y me empuja hacia él con sus manos alrededor de mi cintura. —Son panqueques realmente buenos… personalmente, mi comida favorita del día, nena. Pero joder, he escuchado de llorar sobre la leche derramada, pero no un pavo quemado. Golpeo su brazo.


—No es gracioso. Acción de Gracias va a apestar y todo será mi culpa. — El pecho de Reed se sacude y vibra a través de mí. El idiota piensa que es gracioso, absolutamente no—. En serio, no lo es. —Está bien, déjame arreglar esto. Conseguiré la cena y luego podemos resolver esto, ¿está bien? —¿Qué vas a conseguir? —Dicen que el camino al corazón de un hombre es a través de su estómago. No sé sobre eso, pero ciertamente es el camino al mío. —Ese lugar de pollo que tanto te gusta, ¿bien? —Me conoce muy bien, hace este desastre mucho mejor. —Síp, lo usual, con salsa extra. Y sí, sé que cuesta veinticinco centavos, pero vale tanto la pena. —Reed me da un beso en los labios y se va. Treinta minutos y dos copas de vino después, todo está bien en el mundo cuando Reed entra a su casa.

226

—Nena, ¿vienes al garaje por un minuto? Tengo algo que mostrarte — dice con una sonrisa tan grande que su rostro debería estar rompiéndose. —Está bien. —Cierra los ojos. ¿Qué en el mundo? —Solo hazlo. Así que lo hago. Me dirige hacia fuera. —Ábrelos. Al abrir mis ojos, veo una enorme caja. —¿Qué es eso? —Nena, esa es mi respuesta a tu problema, yo arreglándolo. —Todavía no lo entiendo. —Es una freidora, vamos a hacer pavo frito. Solía comer esto en este buffet en Las Vegas y debo decir que es la bomba. Hice un poco de


investigación y todo lo que haces es inyectar al pavo la noche anterior, calentar el aceite y se fríe. No puede ser tan jodidamente difícil, los redneck14 pueden hacerlo, supuse que también puedo hacerlo. De esa manera, tal vez podemos empezar nuestra mierda ahora. Ya sabes, con tu mamá que se ha ido, es posible que desees algo que sea… No lo dejó terminar antes de saltar sobre él, apretando con fuerza. —Reed Collins, eso es por lejos a mejor cosa que has pensado jamás. —Está bien, me alegra que te haya gustado, cualquier cosa para que mi chica jodidamente no llore. Odio esa mierda. Ahora, vayamos a comer y ventilar la casa así no huele como algo que murió en ella. —Imbécil. —Me río de él, pero huele como algo muerto. —Hads, nunca dije que no fuera un imbécil, ahora soy solo tu imbécil.

227

—Mierda. Sarah, ¿sacaste el aderezo del horno? —Hacer Acción de Gracias para una familia de hombres que no tienen idea de cómo cocinar es mucho más difícil de lo que pensé, haciendo que extrañe a mamá aún más. —Oh no, ¿se supone que debía hacerlo? —Levantando la mirada, veo a Sarah sonriendo de oreja a oreja, señalando el aderezo en el mostrador. Pongo los ojos en blanco, lanzo el delantal sobre el mostrador y tomo un buen trago de mi vino. —No sé cómo lo hacía mamá. Ella solamente me dejaba ayudar con los postres y hacía todo lo demás. Gracias a Dios, le dije a papá que quería que fuéramos solo nosotros en lugar de la fiesta que tenemos generalmente. —Esperemos que tu novio por allí realmente sepa lo que está haciendo al freír el pavo. Todavía no puedo superar el hecho de que ninguno de esos chicos quisiera intentarlo. Todos amaban tanto el horneado de tu madre.

Redneck: Término utilizado en Estados Unidos y Canadá para nombrar el estereotipo de un hombre blanco que vive en el interior de aquel país y tiene una renta baja. 14


—Creo que Reed los convenció. No se lo digas a nadie, pero puede que yo haya intentado hornear un pavo y fuera horrible. Ese gran y sexy hombre alfa tatuado por ahí me abrazó y me dijo que lo arreglaría enseguida. Ese mismo día, compró esa freidora, diciendo que vamos a comenzar nuestra propia tradición este año. —Miro hacia Reed afuera, con una gran sonrisa en mi rostro. Sarah se ríe de mí. —Ustedes chicos parecen ser muy buenos, no he visto una sonrisa tan grande en tu rostro en mucho tiempo… es agradable.

228

—Es curioso, porque nunca pensé que estaríamos aquí, felices, ¿sabes? Ayer por la noche hablamos sobre el siguiente par de semanas. Él se va a Las Vegas para preparar su pelea y quiere que vaya con él. Me advirtió que va a ser una locura allí y que da miedo dado que sucedieron muchas cosas en las Vegas con solo él. Me temo que el ir removerá mierda para lo cual podríamos no estar preparados. Tienen una fiesta la noche después y es enorme según Laura. Todo el que es alguien en MMPL estará allí, lo que significa que la puta de Krystal estará allí. No estoy segura de cómo va a desenvolverse eso. —Sabes, él no es la misma persona que solía ser y tú tampoco. Han estado separados durante casi seis años y parecen más felices ahora que nunca, así que trata de no dejar que te moleste. Reed dejó todo ese lío para regresar a ti, trata de pensar en eso cada vez que la veas. Disfrútalo. Diviértete con eso. Y me gusta “Entrepierna Podrida”… le queda mejor. Asiento. Intentaré con todas mis fuerzas, pero al estar justo en mi rostro hace que mi piel se erice. Agarro algunas cervezas del refrigerador para los chicos, un poco de jugo de uva espumoso para las dos chicas embarazadas y más vino para mí. —Está bien, suficiente de toda esta mierda pesada, Sarah. ¿Quieres unirte a los chicos y Courtney, ya que el resto de las cosas se encuentra cocinando lento y el aderezo se puede calentar? Las dos nos vamos afuera con las manos llenas de bebidas para todo el mundo. Me encanta el hecho de que todos se están riendo y me hace completamente contenta con esta Acción de Gracias de bajo perfil. No hay vestimenta formal y no hay meseros repartiendo cosas a la gente que nos podía importar menos. Solo las personas a las que más quiero. Una cosa


sobre Georgia que me gusta es que, por lo general, en Acción de Gracias te puedes sentar fuera con una chaqueta y no congelarte… eso no sucede en Ohio. Me siento al lado de mi padre, quien está escondido en la esquina. —Aquí tienes, papá. ¿Cómo lo llevas? —Mucho mejor de lo que pensaba que sería. Es bueno con solo nosotros. Al principio, estaba triste ya que a tu madre le encantaba lanzar su fiesta de Acción de Gracias para todo el mundo, pero se siente bien, como si esto pudiera ser algo nuevo para nosotros. —Lo sé, estaba pensando lo mismo y la idea de cocinar para todas aquellas personas me envió en un ataque de ansiedad. La única fiesta para la que mamá nunca contrataba servicio de catering era Acción de Gracias y quería que siguiera siendo así. Ambos miramos a Reed y Matt riéndose de algo que dijo Courtney. Mi papá golpea mi hombro.

229

—Ustedes chicos se miran el uno al otro. Mientras estabas en el interior, él no dejaba de mirarte y, por lo general, eso me haría querer levantarme y darle un puñetazo, pero yo fui él muchos años atrás. Miro a mi papá para que continúe. —Está bien, tu mamá madre me habría matado si te contara esto, pero qué diablos. Justo antes de inscribirme en el Ejército, rompí con ella. Todos mis amigos pensaron que era porque quería salir con otras chicas, pero esa no era la razón. Tu mamá siempre tuvo algo especial en ella… incluso cuando éramos más jóvenes, lo vi. Pensé que se merecía más de lo que podía darle, así que lo rompí. Solo duró unos meses, no tan largo como lo de ustedes. Tu mamá sabía lo que estaba haciendo antes de que yo lo hiciera y peleó por mí en cada paso del camino. Pero ustedes dos son unos chicos testarudos. Sabía que tomaría más tiempo, no pensé que fuera tan largo, pero oye, eres feliz ahora. —¿Por qué no me contarías eso? Me sentí como si me estuviera volviendo loca. —Porque eres demasiado parecida a mí, pequeña. Nada habría cambiado tu opinión. Ese chico que tienes también es un imbécil testarudo. Pero volviste allí, ¿verdad?


Reed y mis ojos se encuentran mientras cedo a la enorme sonrisa formándose en mis labios. —Papá, nunca he sido más feliz en mi vida, incluso con la falta de mamá. Sé que nos está mirando y es feliz de que finalmente tomara su consejo y tal vez por eso es que me siento con esta paz. —Giro la cabeza lejos de Reed para mirar los ojos azules de papá—. ¿Crees que todo sucede por una razón? No lo creía antes, pero la muerte de mamá nos unió. No solo estoy hablando de Reed y yo, sino de todos nosotros. Sí, éramos una familia, pero ahora nos sentimos más cercanos. Eso suena tan estúpido, ¿cierto? —No, pequeña. Creo que si tu mamá pudiera hacer algo allá arriba, sería esto. —Se inclina y me besa en la coronilla—. Entonces, ¿cuándo nos van a decir Mark y Sarah que está embarazada? —¿Qué? ¿Cómo supiste?

230

—Cariño, puedo ser viejo y no estar mucho en el juego hoy en día, pero hice mi dinero buscando detalles. Hay una razón por la que ustedes no podían salirse con la suya cuando eran jóvenes. Ella no está bebiendo y ustedes dos suelen tener una copa de vino pegada a ustedes durante las vacaciones. Supongo que eres el balón extraño entre las chicas y no consigas ninguna idea. Boda y luego un bebé, ¿me escuchas? Ese es mi papi. —Sí, señor. No hay boda o bebé en nuestro futuro cercano, de todos modos. Papá asiente hacia Reed. —Ese muchacho te lo pedirá antes de que te des cuenta… confía en mí. —¿Que qué? No te lo pidió, ¿verdad? Porque aún no estoy lista para eso. Es decir, acabamos de volver a estar juntos. Eso es demasiado pronto. Una locura esta charla aquí. —No puedo dejar de divagar y divagar, volviéndome loca. Es demasiado pronto para eso. Es decir, demasiado pronto. Mi padre echa la cabeza hacia atrás, riéndose de mí. —No hay necesidad de tus dramas, Hadley. Un papá sabe cuándo tiene que entregar a su única niña, confía en mí.


Niego con la cabeza… de ninguna manera estamos cerca de estar allí todavía. Demonios, solo hemos estado juntos de nuevo durante seis semanas. Sí, ha sido increíble, pero no hay manera de estar lista para un anillo en mi maldito dedo. Papá sigue riéndose de mi enloquecimiento, da una palmada en mi rodilla y se levanta. Estoy tan pérdida en mis pensamientos que no noto a Reed acercándose hasta que está justo encima de mí, mirándome con preocupación en su rostro. —Nena, ¿estás bien? Luces enferma. Sacudo los pensamientos de mí en un vestido blanco, caminando hacia Reed, quien me espera al final del pasillo. —Oh, sí, nene, lo siento. Papá me hizo pensar en cosas, pero estoy bien. — Le extiendo mi mano, tirando de él para que se siente a mi lado. —Bueno, me asustaste por un segundo. Parecía como si alguien te hubiera dicho algo malo.

231

Aprieto su mano. Los pensamientos de lo que dijo mi papá me asustaban, pero sí nos veo juntos para siempre. Confío en Reed al cien por ciento con mi corazón, como nunca antes lo hice. Se lo entregué ocho años atrás y luego otra vez hace seis semanas. La confianza es divertida de esa forma… Reed tiene la capacidad de aplastarme, pero creo con cada gramo de mi ser que él haría todo lo posible para detener cualquier cosa que me haga daño, incluido él mismo.

Reed —Entonces, ¿realmente estás bien? ¿Me lo dirías si no fuera así? —Sé que hoy es la primera fiesta sin su madre y esta mierda tiene que ser duro para ella. Estaba tan jodidamente molesta que había descuartizado el maldito pavo, freiría un centenar de jodido pavos para que ella no llorara de nuevo.


—Sí, estoy segura… en serio, nene. —Me sonríe, agarra mi rostro con sus manos y me besa—. Te amo con locura, Reed Collins, y gracias por todo. No solo hoy, sino por todo esto. —Hadley sonríe y maldición… más de sus sonrisas han estado llegando a esos jodidos ojos que amo. Haría cerca de cualquier maldita cosa para que me sonría de esa manera cada jodido minuto de cada jodido día. Me agarra por las pelotas y no me suelta. Nos sentamos en silencio mientras todos los demás ríen y hablan alrededor. Cuando Hadley tuvo la idea de invitar a todos los chicos y a Laura aquí por Acción de Gracias, pensé que estaba un poco loca. Somos un grupo de chicos que no tienen modales, gracia o cenas de lujo, pero al ver cómo está interactuando mi familia elegida con la familia de Hads, ella tenía razón una vez más. Me hace saber que podemos ser dos grupos totalmente diferentes de personas, pero de alguna manera funciona para nosotros.

232

—Bueno, mira a estos dos insectos del amor. —Laura se acerca con una cerveza en la mano—. Sabes, Hadley, muchas gracias por traer a mi jefe de nuevo hacia todos nosotros. Fue el mayor idiota hasta que volviste y ahora realmente lo veo sonreír… bueno, a veces, pero eso es mejor que nada. —No estoy segura de todo eso… él sigue siendo un idiota, pero supongo que ahora es solo mi idiota. —Hadley me da un beso en la mejilla mientras Laura se ríe. —Hadley, sabía que había una razón de que me gustaras. —Hadley y Laura tintinean sus copas. —¿Dónde está el amor, chicos? Y no te olvides, yo te pago, Laura. Laura agarra su pecho, fingiendo que tiene el corazón roto. —Bueno, Reed, seamos sinceros, estarías perdido sin mí. No olvides todas las citas que he conseguido que llegaras a tiempo, cuántos acuerdos de patrocinio hago, asegurándome de que tu compañía de ropa estuviera lista. Por no mencionar, ¿cuántas chicas he tenido que tirar de habitaciones de hotel por ti? Tres cosas suceden al mismo tiempo: los ojos de Laura se salen de su cabeza y tartamudea frenéticamente a través de una disculpa, el rostro de Matt se vuelve rojo y sus manos se cierran en puños cerca de sus


costados como si estuviera a punto de darme una paliza y Hadley se ríe tan fuerte que esnifa. Todos nos giramos y miramos a Hadley como si estuviera loca. —¿Qué, chicos? Lo que dijo Laura fue divertido. ¿Creían que iba a enloquecer? Asombro, no, sabía que era un mujeriego y no puedo cambiarlo, así que no hay sentido en estar molesta por eso. Es algo que no puedo retroceder porque esa mierda no va a ocurrir nunca más. ¿Verdad, Reed? —Malditamente correcto. Soy todo tuyo. Sigo mirándola con confusión mientras el resto de su familia se remonta a lo que estaban haciendo antes. La boca de Laura dice otra disculpa y se pone de pie rápidamente. —Nena… joder, nena.

233

Hadley me detiene antes de que pueda decir nada más y me besa, duro y rápido, entonces saca el sombrero de mi cabeza. —Detente en este momento, estoy realmente bien. Sí, desearía que esa mierda nunca hubiera ocurrido, pero lo hizo y no podemos cambiarlo. También dormí con otra persona. Yo no estaría aquí contigo si no aceptara lo que hiciste antes, ¿está bien? Recuerda, no nos movemos hacia atrás, solo hacia adelante. La beso de nuevo, pero con más hambre esta vez. ¿Cómo diablos tuve tanta jodida suerte de tener a mi chica de regreso y que entienda esta mierda? —Gracias por eso, nena, y esa mierda nunca volverá a ocurrir. —Ella asiente. —Ve a mirar el pavo. Si no alimentamos a estas personas pronto, van a salir más confesiones de borracho. Por muy divertida que fuera la última, no estoy segura de querer oír lo que quieran ventilar mis hermanos. —Sí, señora. —Me pongo de pie y tiro de su pie con suavidad, envolviéndola en un abrazo—. Tú y yo realmente somos esos malditos pájaros de los que siempre estabas hablando. Pase lo que pase, nos mantenemos unidos.


Hadley se ríe de mí mientras entra a la cocina. No puedo evitar mirar el balanceo de sus caderas. —Cuidado, hijo. Puede que esté bien con ustedes dos juntos, pero eso no significa que quiera ver todo eso. ¿Me escuchas? —me dice William, el padre de Hadley, sin ninguna expresión en su rostro. Tengo un jodido montón de cosas de las cuales estar agradecido este año.

—Nena, ¿quieres venirte de nuevo? Sabes que siempre estoy dispuesto para eso. Hadley golpea mi estómago. —Me vas a romper en dos si no nos detenemos durante al menos una hora y creo que necesito un pequeño descanso. Vayamos abajo y comamos algunas sobras. Desarrollé un gran apetito contigo.

234

Hadley se baja de mí y se encoge de hombros en la camisa que llevaba hoy, sin molestarse siquiera en abotonarla o ponerse sus bragas. Jodida mierda. No puedo tomar lo caliente que se ve en mi ropa y no puedo dejar de empujarla contra la pared. —Sabes lo que me hace que lleves mi ropa. ¿Sientes lo duro que estoy para ti? La lleno rápido. Agachándome, tomo su cálido pezón en mi boca. Ella se mueve con cada golpe. —Más fuerte, más profundo… Dios, Reed, ¡por favor! ¡Lo necesito más duro! —¿Quieres que sea duro, nena? Te lo daré jodidamente duro. —Salgo de ella, la doy vuelta y me sumerjo en ella. Solo me lleva un par de veces antes de que apriete mi polla como un tornillo. Si sigue así, no podré contenerme. No importa cuántas veces lo hagamos, nunca va a ser jodidamente suficiente. —Reed… estoy casi… ¡ahhhhhh! —grita Hadley mientras me vacío en su interior.


Nos toma un par de minutos conseguir que nuestra respiración vuelva a la normalidad. —Cada maldita vez… nunca se vuelve viejo, nena. —Beso su hombro, aferrándome a ella para que no se caiga. —Lo sé, y eso está bien para mí, nene, pero realmente, no más. Necesitas alimentarme, maníaco sexual. Estoy hambrienta aquí —me dice Hadley con una sonrisa en su rostro.

Me encanta ver a Hadley en mi ropa, en mi cocina, en la casa que compré para nosotros. Durante el último par de semanas, me ha ayudado a hacer que se sienta más como un jodido hogar. Cada día, otra habitación era pintada, más cuadros están colgados, más pequeñas mierdas que no sabía podría disfrutar decoraban mi casa.

235

Hadley se pone de pie frente el microondas, sacudiendo su culo con un poco de música que solo ella oye en su cabeza y no puedo aguantar más. Su jodido yuyu trabajando en mí. —Múdate conmigo —suelto, sorprendiéndome mucho. Deja de bailar de inmediato, pero no se gira hacia mí. —¿Piensas que es una buena idea? Es decir, ni siquiera han pasado dos meses y aún no hemos pasado por toda la mierda que va con tus peleas. Necesito este compromiso por parte de ella. Lo necesito más que nunca. Me bajo del taburete, voy directamente hacia ella y la alzo, poniéndola sobre el mostrador. Me paro entre sus piernas y digo: —Si no te gusta toda la mierda que viene con las peleas, es muy sencillo. No lo haré jodidamente más. Solo tengo dos peleas más en mi contrato, de todos modos. Si no te gusta, habré terminado. Puse toda esa mierda primero una vez y casi nos mató. Me niego a hacer esa mierda de nuevo. —Reed, no puedo pedirte que hagas eso. Incluso si termina molestándome, no es justo para ti. Lo amas demasiado. Es parte de quien eres, una parte que amo.


—Pero yo te amo más. Trataré jodidamente duro como el infierno para salvarte del circo de mierda que va junto con ello. Pero no sé cuánto pueda protegerte. Estar aquí lo ha hecho parecer tranquilo, pero sé que no será así en Las Vegas. Una vez que aterricemos, los reporteros estarán en nuestros rostros haciendo preguntas, diciendo mierda que no es cien por ciento verdad para obtener reacciones. Te prometo que haré todo lo que esté en mi poder para protegerte de toda esa mierda. Y si es demasiado, encontraremos una solución juntos. Te amo mucho y amo que también te guste el lado loco de Riker de mí. Múdate conmigo, por favor. Estás aquí todo el tiempo, de todos modos… no has pasado la jodida noche en tu casa en un montón de tiempo. Solo vas allí porque no traes ropa aquí. Lucy se queda aquí todo el tiempo. Loki y ella tienen una jodida extraña conexión de Milo y Otis pasando allí. Lo más importante, jodidamente amo que estés aquí, amos despertar contigo, amo ir a dormir a tu lado. Entonces, qué dices, ¿te mudas? Aguanto la respiración mientras ella piensa en todo y entonces se forma una pequeña sonrisa en sus labios. Dice en voz baja:

236

—Sí, lo haré. —Doy un salto y la giro al alrededor y luego presiono mis labios en los suyos porque parece que no puedo detenerme—. Parece que tu estómago tendrá que esperar un poco más por comida. Su risa se convierte en gemidos mientras olvida todo sobre la comida en el microondas mientras la follo en el mostrador de nuestra cocina.


Capítulo 24 Hadley

—M

e alegra que pudiéramos reunirnos. Mi nuevo horario está matándome. Amo mis encuentros con James, pero ahora solo podemos quedar en una pequeña cafetería cerca del hospital por su horario.

—Lo sé. Te extraño. ¿Cómo está tomando Liz las nuevas guardias? —le pregunto, soplando el vapor de mi café.

237

James se encoge de hombros. —Las odia, el que yo trabaje de noche no es su cosa favorita y acaba de lograr ser socia minoritaria, así que nunca la veo cuando estoy en casa. Pero no quiero hablar sobre nosotros… lo resolveremos. Siempre lo hacemos. Entonces tú y Reed mudándose juntos… eso es un gran paso. ¿Estás lista para eso? —Lo estoy. Justo ahora, solo estoy aquí, pero lo haremos oficial una vez que regresemos de la pelea y las vacaciones hayan terminado. Estoy emocionada y un poco nerviosa, pero lo hemos hecho antes. Así que, ¿por qué no? —¿Pero? —Bueno, sé que no es racional, pero cuando Reed me lo pidió, en todo lo que pensé fue que, obviamente, no le gustó lo suficiente la última vez porque me dejó. —Esta es la razón de que necesite a James, el único que conoce a la Hadley postruptura. No pre, no durante, sino la Hadley de ahora. —Hadley, ¿confías en Reed? Le contesto sin dudar.


—Sí. —Entonces ahí está tu respuesta. Si quieres que esta relación funcione para los dos, entonces no solo tienes que perdonar, sino también confiar uno en el otro. Creo que necesitas arrojar por la ventana el pasado que tienen. Necesitas avanzar y necesitan hacer eso juntos. Suspirando, contesto: —Lo hicimos. Hablamos de todo eso hace un par de días. En serio, solo es difícil. Lo perdono completamente y va muy bien, casi perfecto, pero es como si esperara que algo malo ocurriera. No puedo explicarlo. Y realmente no quiero quedarme en su casa de Las Vegas. Quiero decir, básicamente fue una casa de putas y probablemente hay enfermedades venéreas goteando de los techos. —Mierda, Hadley, solo díselo. Reed se ha portado bien en todo lo demás, lo entendería. ¿Has considerado un poco más en contarle lo que sucedió con Bennett?

238

Me muerdo mi labio inferior por nerviosismo. —Le dije que no éramos lo mejor para el otro, pero eso es todo. Se alejaría si lo supiera. Reed dice que está dentro a largo plazo y, en su mayoría, le creo, pero eso es mucho. Es mucho equipaje para una persona. Me vería como alguna chica rota porque lo soy… cambié cuando Bennett se puso controlador. No quiero que Reed sepa jamás que realmente lo necesitaba. Se culpará a sí mismo y no será capaz de manejarlo… podría dejarme de nuevo. Y eso, James, es algo que no puedo manejar. Así que al menos por ahora, no abriré esa puerta. —Si Reed se aleja de ti por eso, no lo necesitas. El no decirle significa que no confías en él. —Pero sí lo hago. —Entonces no confías en el amor que tienen el uno por el otro. ¿Se ha abierto más contigo? Sé que dijiste que en el pasado era difícil para él decirte cosas. Tomo otro sorbo de mi café, necesitando el momento para mí misma antes de contestar.


—De cierto modo. Reed no piensa que ciertas cosas sean importantes. Lo entiendo ahora, pero suficiente de eso. Sería una amiga de mierda si no me contaras de Liz.

Reed —Bash, quiero más. ¿Por qué no se presenta? —Rike, no lo sé. Se largó de Atlanta el día después del velorio… abandonó su celular normal y probablemente está usando uno desechable ahora. Tiene dinero en efectivo, así que no hay ningún jodido recibo para seguirlo. Estoy jodidamente intentándolo, pero no puedo sacar mierda de un arcoíris.

239

—Mierda de un arcoíris, eres un tarado. Matt tiene una aplicación en el teléfono de Hadley para ver si se contacta con ella, pero tampoco hemos escuchado un maldito pío. ¿Has hablado con la exesposa? —Esto es lo más frustrante. Matt y yo no tenemos nada de Bennett. Bash no tiene nada. Espero por los infiernos que su imbécil trasero se haya caído del planeta. Quizás el jodido yuyu de Hadley también haya funcionado en él. —Síp, dijo que lo dejó porque ya no podía lidiar con él una vez que quedó embarazada. Pero mira esta mierda. Su padre es un jodido riquillo como el de Hadley y Bennett usaba sus conexiones como lo hizo con las de William. Cuando las desangró todas, la cambió. Es por eso que ella dejó el país. Él se volvió psicópata con ella y su papá la hizo mudarse a sus instalaciones. Ese es su jodido patrón. Voy a hacer más llamadas a otros tipos y te haré saber si escucho algo. Jodido Bennett… Hadley nunca sabrá cuánto quiero matarlo. Espero que ella entienda que estoy dispuesto a renunciar para que este hijo de perra sepa lo que le viene. Tenemos que ser astutos y golpear de muerte al hijo de perra la primera vez. —No voy a mudar a Hadley a ninguna parte, así que será mejor que lo encuentres.


—Lo haré Rike, ¿Esta chica tuya va a ser capaz de lidiar con todo? Quiero decir, Krystal no pudo y ella estaba dentro. —Hadley no es como esa perra. Si no le gusta, estoy fuera. —¿Qué carajos? ¿Te rendirás? No veo que eso ocurra. —Lo haría, no lo dudes. Tengo todo lo que necesito con ella… el resto de esa mierda son solo deseos. Ella es lo que necesito. —Hombre, Lance no estaba bromeando cuando dijo que estás dominado por un coño. —El jodido Lance no tiene moral para abrir la boca. Es el idiota que va a ser papá. Pero joder, si esto es estar dominado por un coño, lo tomaré. Los solteros no lo entienden. Yo tampoco lo hacía, no por un jodido largo tiempo. Coños no son solo coños. Cuando amas a tu chica, ese coño es jodido platino.

240

—¿Lance? ¿Papá? Eso es casi como cuando me contaste tu mierda. No lo vi venir. —Sacude su cabeza y mi jodido interior se aprieta. Loki comienza a ladrar y me volteo para ver a Hadley entrando a la cocina. —Escucha, ya es suficiente. Mi chica acaba de llegar a casa. —Le cuelgo a Bash sin escuchar otra palabra. Desearía que Hadley me diga qué demonios sucedió entre ella y Bennett para poder preguntarle cosas. Pero lo entiendo, jodidamente lo hago. Porque tengo mis propios. Todos tenemos secretos. Es parte de ser un jodido humano. Pero cuando comienzas de nuevo con alguien, ¿significa eso que necesitan saber toda la mierda que hiciste? Porque podría jodidamente jurar a cualquier cosa sagrada que jamás haré ninguna de esa mierda de nuevo. Era joven, estúpido y amaba a Hadley egoístamente en el pasado. Esta vez, ese amor es algo diferente. La amo con fuerza, con todo dentro de mí y haría lo que fuera para protegerla de nunca ser herida de nuevo, incluso si esa mierda soy yo y mi pasado. Contárselo me haría sentir mejor, hacer que esta jodida bola en mis entrañas se vaya, pero la destrozará. No la ayudará ni un poco. Tengo que jodidamente cerrar esa mierda con fuerza y pagarle a quien sea que necesite hacerlo, asegurarme que eso nunca regrese a morderme el trasero.


—Oye, Reed, ¿todo bien? Pareces ido. —Mi jodida chica siempre sabe cuando sucede algo. —Síp, solo es esta cosa con las promociones que siempre me vuelven loco. Demasiada mierda que no es importante. ¿Cómo estaba James hoy? —Sé que está ayudando a mi chica y sé que cada vez que regresa, Hadley parece estar agarrándose a las cosas menos y menos. Y por eso obtiene mi aprobación, pero no significa que confíe en su trasero. Pone un jodido dedo en ella y su rostro tendrá una reconstrucción gratis. —Estuvo bien. Así que, estuve pensando… cuando vayamos a Las Vegas, ¿puedo comprar nuevas cosas para tu casa? Es un poco tarde para eso. —Nop.

241

—¿Qué, Reed? No puedes posiblemente pensar que voy a estar bien con tus muebles para follar —dice Hadley con sus manos sobre sus lindas y pequeñas caderas, sacando ese maldito labio inferior. Sus ojos se oscurecen, mostrando que está furiosa conmigo. —Sabía que no estarías bien con eso, es por eso que Laura está allí ahora mismo, remodelando todo el jodido lugar. Todo será nuevo para ti, nena. Ninguna otra chica tocará mi cama, solo tú. Los ojos de Hadley comienzan a nublarse. —¿Cómo supiste que necesitaba eso? —Simple. Te conozco, nena. —Y lo hago, no hay duda de eso. —Eres bastante increíble, Reed, y creo que deberías mostrárselo a más personas —dice Hadley, levantando sus brazos y quitándome el sombrero para frotar mi cabeza. Lo juro, estoy jodidamente peor que su maldito gato acerca de los mismos… puede hacerlo para siempre. —Nah, nena. Ya te dije que eso arruinaría la reputación de Riker. No puedo dejar que nadie descubra que amarras mis entrañas o podría nunca más ganar una pelea en la liga. —Qué bueno, porque espero con ansias verte ganar de nuevo. Aunque voy a extrañar esta barba. Desearía que pudieras pelear con esta —dice, moviendo sus manos a mi barba.


—Lo sé, yo también, pero esos hijos de perra me desgarrarían la mierda si eso significa ganar y eso duele como la madre.

242


Capítulo 25 Hadley

—Q

uiero caminar por La Franja. ¿Quieres ir con nosotros cuando lleguemos ahí? —me pregunta Courtney.

—No, estoy bien, pero si ves algo que sabes que me gustará, toma nota e iremos después esta semana. —En serio, ¿por qué le toma tanto tiempo aterrizar a este avión? — pregunta Courtney y no puedo evitar reírme de ella. Sin importar cuántas veces vuele, siempre hace la misma pregunta cada dos minutos. Courtney mira entre Reed y yo, quien también está llorando de la risa.

243

—Esto no es gracioso. ¿Y si pasa algo? Ahora estoy llevando un bebé, ¿saben? Lance interviene, tratando de tranquilizar a Courtney. Todavía no se le ha propuesto y cada vez que le pregunto al respecto, simplemente me dice que está esperando el momento adecuado. No puedo creer que haber ocultado este secreto a ella por tanto tiempo. No quiero presionarlo, pero creo que de hecho podría combustionar espontáneamente por ocultarle este enorme secreto a ella. Ignorando a Courtney y su berrinche, Reed pregunta: —¿Estás lista para ver mi lugar? —Creo que la pregunta ahora es, ¿tú estás listo? Quién sabe lo que le hizo Laura. Has sido malvado con ella últimamente y no me sorprendería si está pintado de rosa. Reed pone los ojos en blanco y me acurruco en el recodo de su brazo. —Si quiere tener trabajo, será mejor que no. El capitán habla, diciendo que estaremos llegando pronto y luego escuchamos que Courtney comienza a rezar.


—¡Riker, por aquí! ¿Estás listo para la pelea? —Riker, ¿alguna verdad en los rumores de que dejarás de pelear? —¿Riker? —Solo sonríe para una foto para nosotros, Riker. Flashes, reporteros y la parte posterior del hombro de Reed donde mi cabeza está siendo protegida son las únicas cosas que puedo ver. El minuto en que salimos del aeropuerto, fuimos abrumados por la multitud. Sabía que Reed probablemente era el peleador más relevante, pero jamás lo imaginé siendo algo como esto… jamás. De repente, estamos siendo empujados dentro de una todoterreno con vidrios entintados y guardaespaldas. —Bienvenido a casa, Sr. Collins —dice el conductor mientras cierra su puerta.

244

—Wesley, te he dicho que nunca me digas así. Es Riker, hombre. Wesley solo asiente. El pobre tipo estaba llegando al retiro cerca de diez años atrás, probablemente jamás llamó a nadie que haya estado en la parte de atrás de su auto por su nombre de pila. —Entonces, Wesley, ¿adónde nos está llevando Daily? —El Sr. Daily me instruyó llevar a la Srta. Thomas a su casa, señor, y luego usted tiene algunas citas. La Srta. Laura dice que se asegure de encender su teléfono y abrir su calendario para la lista de todo. Abro mi boca para decirle a Reed que podría quedarme con él, pero me interrumpe. —Suena como un plan, Wesley. Solo ve por la parte de atrás de mi casa… esos buitres estarán esperando en el frente. —Reed me ignora mientras saca su teléfono de su bolsillo. Me doy la vuelta y miro por la ventana, deseando de repente haber tomado la oferta de Courtney y Lance de caminar por La Franja. »¿Hadley? —¿Síp, Reed?


—He tratado de conseguir tu atención por diez minutos. ¿Adónde fuiste dentro de tu cabeza? —A ningún lado. Solo estoy cansada. Reed me jala a su costado. —Mierdas, Hadley. Dime ahora porque no voy a dejarte sola cuando estás enfadada. —No es nada, Reed. Estoy bien. —No soy un jodido lector de mentes, Hads, pero cuando cualquier mujer; especialmente mi chica; dice “nada, estoy bien”, seguro como la mierda que no y va a ser mejor que lo arregle o me largue como el infierno para esquivarlo. Me gusta dónde estoy, así que eso deja una opción, arreglar esta mierda. Entonces, ¿qué está jodidamente mal, Hadley? —Pensé que íbamos a poder pasar el rato y ni siquiera preguntaste si quería irme a casa.

245

Reed quita su mano de mí y resopla una bocanada de aire. —Nena, Daily es mi jefe. ¿Qué harías si quisiera ir a tu trabajo cuando estás trabajando? Cuando lo pone de ese modo, mierda. —Estaba actuando como una adolescente consentida, ¿cierto? —Jodidamente síp —dice, sonando la “p”—. Sé que es diferente estar aquí. Esa locura en el aeropuerto, que yo realmente tenga un horario, toda esta mierda. Pero es solo por unas semanas y luego estamos en la jodida casa Atalanta, justo a tiempo para Navidad. Así que no más de esa mierda porque tú regresas a trabajar pronto y si no te comportas, puede que te encadene a la cama. ¿Está bien, nena? —Reed regresa su brazo a mi alrededor mientras nos estacionamos en un garaje subterráneo. Hace ademán de salir de la todoterreno, pero lo detengo. —Quédate, puedo encontrarlo. Tú tienes cosas qué hacer. Me entrecierra los ojos y pregunta: —¿Es esta algún tipo de prueba? Si te dejo aquí y tienes que subir sola, ¿estaré en problemas?


Niego con la cabeza. —No, vete. Cuanto más pronto termines, más pronto puedes regresar. Te amo. Mantenme al tanto, eso es todo lo que pido, ¿está bien? Reed me besa, poniendo su llave en mi mano. —Está bien, es el piso veintisiete, apartamento A. La llave funciona en el elevador y en mi puerta. Laura ya añadió tu nombre a la lista de ingreso, pero el portero puede que quiera ver tu identificación. Agarro mi bolso y salgo del auto. —Hadley… Con locura, nena. Trataré de darme prisa, pero sin promesas — dice Reed mientras Wesley cierra la puerta.

246

Si podemos atravesar esta pelea con Redman y él gana, lo siguiente será la pelea por el título con algún tipo llamado Speedy; aparentemente, pelearon por el título dos veces antes y Speedy ganó una vez mientras Reed ganaba la otra. Ya ni siquiera conozco a los jugadores principales. Ni siquiera le he dado un vistazo al deporte en mucho tiempo, pero Reed dijo que este tipo Speedy es el único en la liga al que Reed no respeta… ni dentro ni fuera de la jaula. Simplemente, tendremos que atravesar esta siguiente pelea contra Redman. Desbloqueando la puerta de entrada, entro a la casa de Reed. Al igual que la casa de Reed en Atlanta, todo es abierto: la sala de estar, cocina y comedor son de hecho una enorme habitación. Una pared está hecha estrictamente de vidrio que tiene un infierno de vista de La Franja de Las Vegas. En una de las esquinas, tenía un árbol armado. Estaba tan triste de dejar a mi familia cerca de Navidad y ni siquiera quise armar mi árbol. Es algo que mamá y yo hacíamos siempre. Reed tuvo que saber que todavía quería uno. Y ese chico dice que no es un romántico. Merodeo, mirando al árbol cuando localizo un juego de escaleras de caracol a mi izquierda. Subo para ver la habitación principal más patea culos que he visto alguna vez. Al igual que abajo, una pared es solo de vidrio, dando la misma vista de La Franja. En el lado opuesto, hay una cama tamaño king con un edredón gris y una cobija blanca al final. Tenía cerca de un millón de almohadas en la cama y fotos por todas las cómodas… todas de él y yo a través de los años y hasta unas que fueron


tomadas en los últimos dos meses. Y detrás de una hay una caja de Milk Duds. La levanto y los abro, metiendo una en mi boca. Saco mi teléfono de mi bolsillo trasero, enviándole un mensaje texto de agradecimiento a Laura por hacer todo esto. Yo: Muchas gracias, ¡se ve extraordinario! Me encanta el árbol y todas las fotos en la habitación de Reed. Traten de no trabajar mucho. xoxo Me responde casi inmediatamente. Laura: Me encantaría llevarme el crédito, pero ese fue todo Reed ;) Estamos envueltos en una entrevista y en camino a la siguiente, debería poder sacarlo de aquí en cerca de dos horas. Él no está siendo muy divertido. Creo que te extraña. Yo: Dile gracias por los Milk Duds. Es la primera caja que ha escondido desde que volvimos. Obtiene puntos brownie por ello.

247

Quitándome mis zapatos, me dejo caer en la cama y al instante me derrito en ella. Esta cama tiene que ser la cosa más cómoda alguna vez hecha. Viajar siempre me cansa y sería una pena acostarme en esta cama y no aprovecharme de esta belleza. Agarro una de las almohadas… no importaba cuál porque ninguna olía a Reed. Por primera vez, eso me hace una chica muy feliz, sabiendo que somos los únicos que alguna vez estarán en esta cama. No puedo esperar a bautizar esta también. Me tapo con la cobija y me deslizo al sueño.

Reed —Se dice por ahí que te mudaste a Atlanta por una antigua novia y han reconectado. ¿Eso significa que el legendario jugador de MMA está oficialmente fuera del mercado? ¿Ella fue “Rikeada”? Sabía que este tipo sería un problema y estoy seguro que es por eso que Laura lo programó para el final. No me querría enfadado en todas las otras entrevistas.


Kevin Packer, un DJ de deportes, tiene que ser el imbécil número uno en el país y sucede que tiene a la mayoría de los oyentes por ello. Jodidamente lo odio. Me pregunto en cuántos problemas me metería si le pateara el culo. Pero no puedo, así que solo respondo las malditas preguntas. —Atlanta también tiene la oportunidad de hacer algunos nuevos peleadores patea culos, entonces ¿por qué no abrir el gimnasio ahí y darles la misma oportunidad que yo tuve? Y sí, tengo una chica y no, nadie fue “Rikeado”, pero eso es todo lo que voy a responder acerca de ella. —Tengo que repetirme que esto es en vivo, pero decirle que se vaya a la mierda puede que valga la pena la multa que obtendré. Kevin levanta la mano hacia su oreja. —¿Escuchaste eso, Riker? Es el sonido de corazones siendo destrozados por todo el país.

248

—Bien por mí, Hadley es la única chica para mí. ¿Tienes algo más para mí hoy? —pregunto mientras bajo la mirada a mi reloj. Kevin me ha hecho cerca de cien preguntas y sé que no puedo aguantar mucho más. —Nop, eso es todo. Supongo que todos veremos si la chica que te tiene agarrado de las bolas es tu amuleto de la suerte o tu kriptonita. Gracias por venir al estudio y buena suerte. —Luego Kevin hace una seña para cortar todo el audio. Laura tiene el rostro rojo y el cuerpo tenso y se ve como si estuviera lista para abrirle otro agujero en el culo cuando la puerta del estudio se abre. Señala directo a Kevin y dice: —Tú. Te dije que todas las preguntas personales estaban fuera de los límites, aun así, como siempre, fuiste allí. La próxima vez, lo sacaré de inmediato. —Déjaselo a Laura actuar más como mi agente que mi verdadero maldito agente. —Está bien, Laura. Vámonos. Tengo hambre y necesito terminar temprano. Tengo entrenamiento temprano como la mierda. El cambio de horario me está golpeando fuerte. Miro a mi agente, Colton, y me está sonriendo. Lo contraté porque era el mejor en conseguir los nombres ahí afuera, pero crece en el drama. Supongo que eso es lo que lo hace tan bueno en su trabajo. Algunas veces,


es lo único en lo que es bueno y Laura termina haciendo todo su trabajo pesado. Colton tira de mi brazo y me saca de la cabina. —Sabes, realmente podríamos invertir trabajo en ti y esta chica. La gente se está volviendo loca por esta mierda. Riker enamorado de la chica de al lado… revistas, programas de entrevistas y reality shows. Podríamos hacerlo en grande, lo que significa más dinero para todos los involucrados. Niego con la cabeza.

249

—Nop, ni una jodida cosa acerca de ella saldrá de esto. Hadley no es una maldita propaganda para hacer más dinero para ti ni para nadie. Esta es la última vez que lo hablamos. La próxima vez, haz tu maldito trabajo y detén la mierda que sabes que no quiero. Nada de preguntas sobre ella y ese es el jodido final. Recuerda, tu contrato termina en cuatro meses y no pienses ni por un segundo que estás a salvo conmigo si la jodes. —Me doy la vuelta, enfadado. ¿Cómo se atreve siquiera a pensar que queremos hacer dinero con nosotros? Hadley es todo excepto una jaula de coño.

Estoy conduciendo mi challenger a casa después de incluso otra ronda de entrevistas. Hemos estado aquí cuatro días y mientras más estoy aquí, sé que tomé la decisión correcta al irme. Esta ciudad, este negocio, te consume. Cada noche, llego a casa cuando Hadley ya está en la cama, pero mierda, no dice nada, solo se gira y me deja tomarla. Sabiendo que lo necesito para calmarme, centrarme… mi propia burbuja de mi jodida hermosa Hadley. Después de entrenar, cinco entrevistas y dos sesiones fotográficas, la necesito más de lo normal. Entré a la MMA porque me encantaba, lo necesitaba y podía mantenernos bien al hacerlo. Todas las mierdas que van con ello es lo que me vuelve jodidamente demente. Mientras más estoy en este deporte y mientras más demandante se vuelve, es más difícil tener privacidad. Los nuevos fanáticos quieren cada pedazo tuyo que puedan conseguir y no se detendrán ante nada para conseguirlo.


Entro al condominio y todas las luces están apagadas excepto las del árbol y el lector electrónico de Hadley. Lentamente, me acerco para ver a Hadley acurrucada en una pequeña bola con una copa de vidrio en la mesa lateral junto con otra caja de Milk Duds. Cuando llegamos aquí, pensé en volver a empezar con nuestra tradición y estoy jodidamente contento de que los esté volviendo a comer. Voy a apagar la Tablet cuando una foto de Hadley y yo bajándonos del avión y una de nosotros en alguna ceremonia de caridad de hace años atrapa mi atención. El encabezado dice: “Reed ―Riker‖ Collins vuelve a clavar sus dientes en la chica que botó para hacerla en grande”. Eso me tiene viendo rojo. Sé que debería detenerme, pero joder, no puedo. Mientras más leo, más rabia me invade.

250

Reed Collins, mujeriego de MMPL, dejó a su novia de dos años, Hadley Thomas, para convertirse en un peleador mientras estaba embarazada. Nuestra fuente dice que la Srta. Thomas, oriunda de la ciudad de Reed, Columbus Ohio, estaba con el corazón destrozado y de hecho tuvo un intento de suicidio poco tiempo después del aborto espontáneo de su primer hijo debido a complicaciones médicas. La misma fuente dice que el aborto fue tan malo que Hadley jamás podrá tener hijos debido a ello. Reed y alguna chica que no ha sido identificada fueron capturados en esta foto de fiesta el mismo día en que Hadley fue admitida en el hospital por la pérdida de su bebé. Nuestra fuente dice que tres semanas después de perder al bebé, Hadley ingirió un frasco de píldoras para dormir en un intento de tomar su propia vida. Trato de controlar mi furia, pero no puedo. Lo pierdo y aviento la tablet de Hadley por la habitación. Golpea la pared y cae al suelo en pedazos. —¡JODER! —¿Con qué jodidas mentiras van a salir después? Miro a Hadley, quien ahora está de pie con lágrimas cayendo por su rostro. —Reed, tenía la intención de contarte… en verdad, pero no sabía cómo. No quería eso sobre tu cabeza. Ya te culpas de todo y no pude hacerlo. Guau… ¿qué? —¿Es verdad que intentaste suicidarte? —Oh Dios, esto no puede estar pasando. Pasó por todo esto sola mientras yo fui y viví mi jodido estúpido sueño—. ¡Estas son jodidas mierdas y lo sabes! —Golpeo la pared justo al


lado de donde Hadley está parada. Se encoge y mira hacia el agujero que dejó mi mano. Jodidamente acabo de asustarla hasta la mierda. Tomo una profunda respiración y miro fijamente sus amplios ojos, esperando alguna señal. Nos quedamos parados ahí en silencio por demasiado tiempo cuando Hadley solloza, sube corriendo las escaleras y luego azota la puerta de mi habitación. Todo mientras me quedo ahí, haciendo ni una jodida mierda para ayudarla. La dejo sola. Necesito salir, aclarar mi cabeza. ¿Por qué carajos Hadley no me contaría que trató de matarse? La amo tan malditamente mucho que me duele.

—¿Reed? ¿Qué carajos haces en mi casa? Tienes que estar levantado en cuanto el amanecer asome el culo. —¿Puedo entrar, Kenny?

251

Extiende su brazo. Lance, Kenny, Laura y yo vivimos todos en el mismo edificio. Siempre hizo mi vida más fácil, y esta noche jamás he estado tan feliz en mi vida de que les pago tanto que pueden permitírselo. —Entrenador, la jodí a lo grande. —Estoy suponiendo que viste el periódico. Sentándome en el sofá de Kenny, me descargo con él. —No sabía que estaba embarazada, ni tampoco Hadley lo supo hasta que perdió a la bebé. Pero, ¿y si no me hubiera ido? No habría estado tan estresada y no la habría perdido, no habría tratado de suicidarse y aún podría tener hijos. Maldita sea, todo esto es mi jodida culpa. —Paso mis manos sobre mi cabeza, sintiéndome tan inútil. —Rike, ¿hablaste con ella sobre eso? A lo mejor no todo lo que publicaron es cierto. ¿Pensaste en ello? —Creo que son ciertas. No viste su rostro cuando se dio cuenta de que lo había leído.


—Nada de eso fue tu culpa. Sí, fuiste un imbécil, pero mierda, tenías veintitrés… estabas viviendo tu vida. Hadley no te culpa, ¿por qué lo haces tú? —No lo entiendes. ¡Ella no me culpa porque es malditamente buena para mí! Debería odiarme por toda la mierda que le hice. ¿Sabías que su ex le rompió el brazo y la única razón por la que se enganchó con él para empezar fue porque Hadley me vio besándome con Krystal después de una pelea? —Me pongo de pie y camino de un lado a otro por la habitación. —Rike, no puedes regresar el tiempo, pero eso no significa que no puedas hacer lo correcto. Eso es todo lo que puedes hacer. La mierda pasa todo el tiempo, pero el cómo manejamos esa mierda es lo que te hace mejor. —Pero, Kenny, esa mierda es mi culpa, de nadie más. ¡Es toda mía! —Nene, no es tuya, es de ambos. —Me doy la vuelta y veo a Hadley en la entrada—. Hola, Kenny. ¿Puedo llevarme a Reed de vuelta a casa?

252

Kenny va hacia Hadley, besa su mejilla y susurra en su oído. Todo lo que Hadley hace es asentir y me extiende su mano para que la tome. En el ascensor de regreso, ninguno de los dice una palabra. No suelta mi mano hasta que estamos dentro de mi casa y ahí es cuando noto sus maletas empacadas cerca de la puerta. Inmediatamente empiezo a encloquecer. —Hads, no… por favor no te vayas. Podemos solucionarlo —ruego desesperadamente. —Sé eso ahora. Escuché lo que le dijiste a Kenny. Solo… pensé… que a lo mejor ya no me querías… porque te fuiste tan enojado. El artículo es cierto… en su mayor parte, estoy bastante segura que el momento no es el correcto, pero Reed, no sé si puedo tener hijos. Acepté eso antes, pero ahora ya no lo sé. Voy hacia ella y la tiro hacia mí, fuerte. —Nena, ¿siquiera sabes qué pasó? Quiero decir, ¿por qué no puedes? Hadley niega con la cabeza contra mi pecho.


—Cuando todo pasó, no quería siquiera pensar en eso, pero ahora estoy demasiado asustada para descubrirlo. El doctor me dijo que fue un aborto tardío y que eso pudo haber tenido algo que ver conmigo. Ella era grande cuando la perdí, así que sé que tengo algo de daño. Solo no sé cuánto. Realmente no creo que pueda llevar a un bebé a término. Me pongo la inyección cada tres meses ahora, así que ya no me preocupo por ello. Nunca tuve necesidad de revisar el asunto del bebé porque no puedo volver a pasar por eso. —Hadley —empiezo, pero tengo que tomar una respiración. Esta era una pregunta difícil de hacer, pero necesito saber la respuesta—. ¿Trataste de suicidarte? Se pone toda tensa en mis brazos y, repentinamente, me doy cuenta de que todo en el artículo era verdad. —No, quiero decir… nunca tomé nada para morir, pero tampoco me importaba si lo hacía. La parte de las píldoras para dormir no fue que quisiera morir, sin embargo. ¿Recuerdas a Tyler Bowers?

253

Tyler Bowers era el más grande traficante de drogas en mi antiguo vecindario. Algunas veces lo veíamos vendiendo en las fiestas y creo que hasta le vendió a mi papá un par de veces. Empiezo a respirar con dificultad y la idea de que Hadley estuviera en cualquier lugar cerca de esas personas me enferma. Todo lo que quiero hacer es saltar a un avión y patearle el trasero hasta que ya no sepa su jodido nombre. Mantengo mi boca cerrada porque si digo cualquier otra cosa, voy a volverme malditamente loco. —Estuve aspirando un poco demasiado de coca. Estaba muy drogada y no podía dormir, así que tomé algún tranquilizante que me dio. Sabía que era estúpido, pero Courtney estaba afuera pasando el rato con todos nuestros antiguos amigos, mi familia ya se había mudado para entonces y simplemente estaba sola. —Hadley toma una profunda respiración y me aprieta con fuerza—. Como sea… tomé una píldora, pero no me hizo nada. Luego tomé otra y aun así nada, así que tome un par más. Lo siguiente que supe fue que desperté con un tubo siendo empujado por mi garganta, vomitando. Matt me encontró e hizo que algún tipo al que conoce bombeara mi estómago. No me llevaría al hospital porque el papeleo arruinaría mi oportunidad de convertirme en enfermera. Matt salvó mi vida. Dijo que estaba en Atlanta y tuvo un extraño presentimiento, así que


se subió al avión y vino directo a mi casa. Si no hubiera estado ahí… — Hadley empieza a llorar en mi camiseta mientras tomo su peso en mis brazos. Desearía también poder llevarme todo su dolor. —Cuando finalmente desperté, supe que tenía que salir como el infierno. Me tomó un tiempo, pero eventualmente lo hice. Jamás quise las drogas, sino que quería el subidón. Quiero que sepas que jamás las tomé porque te fuiste. Las tomé porque simplemente necesitaba olvidar… —Hadley no termina, no necesita. Piensa que perder a la bebé es su culpa. —Cuando lleguemos a Atlanta, vamos a buscar a un doctor juntos, descubriremos si podemos. Si no puedes, jodidamente adoptaremos. Hay niños que necesitan hogares por todos lados y encontraremos uno que encaje con nuestra familia. Exactamente como tú encajaste siendo una Thomas.

254

La levanto, y la cargo al piso de arriba y la acuesto en mi cama. La abrazo jodidamente fuerte, asustado como el demonio de que cuando despierte, ella se aclarará y se dará cuenta de que toda esta mierda es mi culpa y luego dejará mi estúpido culo. Antes de tener tiempo de asimilarlo todo, la respiración de Hadley se regula y sé que mi chica está dormida. Beso la cima de su cabeza, sabiendo que enterraré a cualquiera que descubra mi verdad.


Capítulo 26 Hadley

—C

uál; ¿el vestido rojo o este top dorado con la falda de cuero? —pregunto, sosteniendo ambos atuendos.

255

—Me gusta mucho el dorado. Se vería tan bien en ti. Además, estando tan cerca de Navidad, el rojo puede ser demasiado. Pruébate ambos. Lance dijo que Reed entrenará más tarde esta noche ya que el pesaje fue esta mañana. ¿Quieres comer algo después de este? El bebé tiene hambre. —No solo era que el bebé quien tenía hambre, sino que también hacía que su cerebro fuera en quince direcciones diferentes. Cómo pasamos de la ropa al entrenamiento y luego a la comida, nunca lo sabré. La liga está organizando una fiesta posterior a la pelea pasado mañana, así que Courtney y yo hemos estado pasando todo el día comprando los vestidos que vamos a usar. Solo hay un criterio que tengo para el vestido; que yo luzca tan malditamente caliente en él que todo el mundo cerrará la boca sobre por qué Reed está realmente conmigo. Han pasado seis días desde que salió el primer artículo y, afortunadamente, es la misma historia contada una y otra vez con algunas cosas nuevas acerca de que nosotros no somos buenos para el otro, o que Reed solo está conmigo por nuestro pasado. Me di por vencida de leer algún otro después de ese. Sé quién me vendió; solo hay una persona que podría hacerlo. Pero no voy a decirle a nadie, especialmente a Reed. No necesita ser distraído con nada en este momento dado que la pelea es mañana, y después de toda la mierda que le arrojó el primer artículo, sé que es lo mejor. En el momento en que miro al espejo, sé que este conjunto es el correcto. La parte superior de lentejuelas dorada cuelga libremente y deja abierta la parte posterior, mostrando una buena parte de mi escote. La falda de cuero negro es del largo perfecto, no tan corto pero suficiente para ser zorra, y no demasiado larga para que se considere apropiado. Es lo


suficientemente apretada para mostrar todas mis curvas y la parte superior es suficientemente baja sin esforzarse demasiado. Al salir del vestuario, me giro hacia Courtney. —¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡Ese es perfecto! Desearía que el mío luciera tan bien. Esto apesta, mi vientre recién comenzó a mostrarse. No soy lo suficientemente grande como para lucir realmente embarazada. Solo se ve como una barriga de cerveza. —Courtney hace pucheros. De nuevo con el TDA15 inducido por el embarazo. —Court, detente. Ese vestido era perfecto y nadie siquiera estará mirando tu estómago. —Después de que se probara como cincuenta vestidos, finalmente la convencí de que uno negro de un solo hombro fruncido alrededor del estómago ocultará la pequeña bolsa que está llevando. Ella debería abrazarla, pero ¿qué diablos sé yo? —Basta con los vestidos. Laura se va a reunir con nosotras para comer ya que Reed le ha dejado tomar un descanso entre las cosas.

256

Al principio, odiaba el hecho de que Reed tuviera una mujer trabajando con él diariamente, pero luego empecé a pasar el rato con Laura y aprendí rápidamente que nunca cruzaría esa línea. No solo porque a ella no le gustan los chicos, sino también porque es una persona leal y Reed necesita más de esas personas en su vida. Si alguna vez deja a Reed, tendrá que contratar a tres personas para sustituirla.

—No puedo creer que todos estén bebiendo y yo no pueda. ¿Tienen alguna idea de lo mucho que apesta no beber? Es decir, estamos en Las Vegas. Vinimos a la ciudad del pecado y tengo que estar sobria. Laura y yo estamos en nuestro tercer cóctel y sintiéndonos bien. Mientras tanto, con cada sorbo que tomamos, Courtney parece que podría llorar. —Solo piensa, vale la pena tener un bebé. Cuando él o ella llegue, ni siquiera recordarás esta parte.

15

TDA: Trastorno por déficit de atención.


—¿Cómo diablos lo sabes? —espeta Courtney hacia mí y al instante comienzo a sentirme incómoda—. Oh, mierda, Hadley. No quise decir eso. Lo siento. Estoy tan malditamente emocional todo el tiempo. —O simplemente eres una perra —interviene Laura. Courtney y yo giramos la cabeza hacia ella. —¿Qué, Had? Desde que llegamos aquí, no ha hecho nada más que quejarse de lo mal que está el embarazo y mierda. Cuando incluso sé que le encanta y no soy su mejor amiga. —Escuchen, chicas, está bien. Gracias, Laura, por dar la cara por mí. Y, Courtney, tampoco quiero que te sientas como si no pudieras quejarte. ¿Está bien? —¿Están listas para mañana? ¿Y para la fiesta del día siguiente? Si Reed gana, estén preparadas para el tratamiento estilo realeza. Siempre es genial cuando eso sucede —dice Laura después de un par de minutos de incómodo silencio.

257

—¿Qué pasa si Reed pierde, o no quiero saberlo? —No desenrollan la alfombra de bienvenida, eso es seguro, pero aun así tendrá que ir… es parte de su contrato. Práctica de la buena deportividad y todo eso. Pero no creo que tengas que preocuparte. Reed ha estado que quema. —Puedes decir eso otra vez. Cuando fui a ver a Lance ayer, ni siquiera se detuvo cuando la gente le estaba haciendo preguntas. Realmente deberías ir a verlo, Hadley. Todavía no puedo creer que no quisieras ir al pesaje. —Actúas como si no fuera a ir a la pelea. Solo que no quiero estar en el camino. Es su trabajo y sé que si estoy allí, interferiría. Courtney mira sobre nuestras cabezas y su expresión la hace ver como si estuviera comiendo vidrio. Me giro y veo a Krystal viniendo hacia nosotras. —Genial, chica malvada número uno —murmuro en voz baja. —Hola, chicas. Acabo de salir del gimnasio. Reed y Lance lucían como si estuvieran divirtiéndose. —Krystal se detiene junto a la mesa, usando la


falda de mezclilla más corta que he visto nunca. Me pregunto si lo consiguió en un Somos Putas16. —Y necesitamos saber esto… ¿por qué? —pregunta Courtney. —Pensé que deberían saber que a la liga siempre le gusta tener mujeres en sus fotografías. Esta vez, en lugar de las chicas de la jaula que utilizan generalmente, me usaron a mí para esta sesión promocional. Espero que no les haga volverse locas. Amaban nuestra química. Sé cómo solía picarme eso cuando estaba en tus zapatos. —Nunca estuviste en mi lugar. Eras el juguete de Reed y eso es todo. Disculpa, pero mis amigas y yo estamos divirtiéndonos. Krystal mira a Laura con una enorme sonrisa en su rostro. —Es cierto. No lo era… era algo más. —¿Qué demonios significa eso?

258

Krystal se encoge de hombros, pero aún tiene la maldita sonrisa en su rostro. —Debes preguntarle a Reed. Adiós, chicas. No puedo esperar a que vean las fotografías. Son C.A.L.I.E.N.T.E.S. Nos vemos mañana. Me giro en mi asiento y veo cómo se aleja. Después de que se ha ido, miro a Laura. —¿De qué carajos estaba hablando, y realmente deletreó caliente? ¿Quién hace eso? Dios, lo que no haría para apuñalarla en el ojo con una cuchara oxidada. Laura y Courtney empiezan a reírse. Piensan que estoy bromeando, pero estoy hablando muy en serio. —Sí que lo hizo y, Hadley, detente. Solo está siendo una perra manipuladora como siempre. Nada más. Pero necesito ponerme en marcha; Colton me necesita para llevar algunas cosas más para que Reed firme. Las veré mañana para la pelea. —Laura se levanta y me da un beso en la mejilla, ofreciéndole un pequeño ademán a Courtney.

Somos Putas: En el original en inglés, Hooker‖s R‖ Us, haciendo referencia a la cadena de tiendas especialistas en juguetes Toys "R" Us. 16


—Hads, Laura tenía razón y lo siento. Sé que darías cualquier cosa por ser yo. Estaba siendo una perra, pero sabes que eso va a pasar para ti un día, ¿verdad? —Como dije, estoy bien. Es solo que ahora que todo el mundo sabe lo que sucedió, es extraño. Papá llamó y me gritó durante un par de horas dos días atrás por no contarle sobre mi asunto de las drogas y Mark ni siquiera está hablando con Matt ahora porque se lo ocultó. Lo peor fue que el hospital llamó ayer y fui despedida. Los ojos de Courtney se salen de su cabeza. —¿Qué? ¿Por qué? Eres la mejor enfermera que tienen. Esa mierda es una locura. —Court, no lo es, en realidad. Soy un riesgo y no es como si necesitara el dinero. Donaba mis cheques, de todos modos. —¿Donabas tus cheques de pago? ¿A quién?

259

—Cada mes elegía a una persona diferente. El último fue a Corey. Amaba trabajar y no lo hacía por el dinero, sabes eso. Courtney todavía me está mirando como si hubiera enloquecido. —¿Qué dice Reed? Aprieto los labios y doy un pequeño movimiento con la cabeza. —Vamos, Hadley. Tienes que contárselo. Enloquecerá si no lo haces y sabes que va a averiguarlo de una manera u otra. Por lo menos debería saberlo de ti. —Lo haré, confía en mí, es solo que la única vez que lo veo es cuando llega a casa del entrenamiento. Reed está tan cansado en el momento en que vuelve que, por lo general, comemos en la cama, tenemos sexo y vamos a dormir. Nuestros teléfonos timbran al mismo tiempo. —Genial, otra alerta de noticias sobre Reed. Me pregunto qué dice ahora —le digo a Courtney mientras la oigo jadear. —Hadley, no lo veas todavía. Vayamos al gimnasio y veamos Reed, ¿está bien? —pregunta, arrancando mi teléfono de mi mano. Mi corazón cae


instantáneamente a mi estómago cuando escucho el leve ruido de los televisores en el fondo. —Courtney, solo dámelo. Estoy segura de que no es un gran problema.

260

—Noticias de última hora: el chico malo de la MMA, Reed “Riker” Collins, tiene múltiples cintas de sexo con la asistente Krystal Duncan de la MMPL y otras mujeres desconocidas. —Me vuelvo hacia el sonido y, por supuesto, está en todos los televisores en el pequeño bar en el que estamos—. Una cinta fue revelada hace apenas unas horas y ya cuenta con más de un millón visitas. Si la lucha no funciona para él, el entretenimiento para adultos será una buena carrera a seguir. —No me muevo, no pienso en nada más que la imagen granulada de Reed con las manos sobre dos chicas, mi mente retrocede a un bar, muy parecido a este, cinco años atrás—. Eso es todo lo que podemos mostrar, lo lamentamos chicos… este es un espectáculo familiar. Sí tenemos una nueva foto de una sesión de fotos tomadas el día de hoy con el Sr. Collins y la Srta. Duncan. Me pregunto qué piensa su nueva novia de esta. —Y ahí está otra imagen de Krystal, presionada desnuda delante de Reed con los ojos cerrados, su brazo alrededor de su cintura y la boca de ella sobre mi tatuaje. En mi jodido tatuaje. Parpadeo un par de veces y me pellizco para asegurarme de que no es un sueño. Vagamente, escucho el timbre de mi teléfono, pero ni siquiera lo miro. Estoy demasiado ocupada mirando la imagen de Reed y de la chica que, una vez más, me rompió el corazón en dos. Oigo a Courtney en el fondo hablando en su teléfono. —Bueno, Lance, odio tener que decirte esto, pero eso es un poco demasiado tarde. Está mirando la televisión con la imagen directamente delante de ella… No, le llevaré a casa. No sé si ella irá a eso en este momento… Lance Markus Bell, más te vale que no estés dando la cara por él… Pues bien, solo me iré con ella… Nop, deberías haber pensado en ello antes de que dijeras que ella estaba exagerando. No puedo dejar que ellos peleen sobre Reed y yo. —¡Detente! No peleen por nosotros. Me voy, ¡y tú necesitas ir con él! — Agarro mi bolso de la silla y llevo la tormenta fuera del lugar.


Reed —¿Ya podemos terminar con estas jodidas fotos? Me gustaría comer algo real ahora que hice el peso. —¿Cuántas fotos promocionales necesitan jodidamente de mí? Colton levanta la vista de su teléfono. —Solo un par más. Tengo una sorpresa para ti con el último par de tomas. —Colton, sorpresa o no, estoy terminando en cinco minutos. —Oh, ahí está ella.

261

Me detengo y allí está ella, dejando caer una maldita bata y dando una vuelta como si fuera un regalo de Dios para los jodidos hombres. Abro la boca cuando envuelve sus brazos alrededor de mi cuello, sus labios tocando mi maldito tatuaje. Pongo mis manos en sus caderas, empujándola de una jodida vez y en ese mismo momento, la cámara toma el flash. —Colton, esto es una jodida mierda y lo sabes. Y te costó tu trabajo de mierda, idiota. —Suelto una tormenta sobre él, levanto la mano, solo para ser detenido a medio golpe por Lance. —Mira a tu alrededor, Rike. Todas estas personas lo vieron y están observándote ahora. No digo nada, solo miro a Colton. La jodió con la persona equivocada. Lance gira hacia Colton y dice: —Será mejor que te vayas, porque no podré mantenerlo controlado durante mucho tiempo más. —Y lo hace con la cola entre sus jodidas piernas. —Lance, trae a Laura aquí ahora, y hagan control de daños. Tengo que ir al gimnasio y golpear algo antes de ocuparme de todo lo demás.


Termino golpeando todo en el gimnasio, rompiendo dos bolsas en el jodido proceso. No sé lo que Colton pensó que haría si llevaba a esa perra allí. Su culo nunca más trabajará con cualquier persona. —Riker, la mierda se hizo pública. Es posible que desees ver tu teléfono. Veo el video y mi jodido estómago asciende hasta los dedos de mis pies. —Oh, ¡joder!

—Hadley, ¿puedes jodidamente hablar conmigo sobre lo que te dije? No puedes dejar que esta mierda entre. Grita, tira mierdas. Solo malditamente haz algo. Cualquier cosa además de sentarte allí y mirar hacia la pared.

262

Parpadea hacia mí, pero no habla. Le conté todo sobre el rodaje, los reporteros han hecho saber que alejé a Krystal, pero ese video… es lo que está llegando a ella. Termina su copa de vino y murmura: —Voy a ir a tomar una ducha. —Mierda, nena… ¿vamos a estar bien? Me puedes preguntar lo que sea — le ruego. —Sí, estaremos bien. Estoy cansada. Hablaremos de ello más tarde, ¿está bien? —Esa es otra cosa que dices que no ayuda. Te estoy diciendo que no tenía idea de que existía el video. Si lo hiciera, habría enterrado esa mierda hace mucho tiempo. —Reed, entiendo. Honestamente, lo hago. Fue hecho cuando no estábamos juntos. Lo entiendo. Pero no significa que lo haga más fácil que la gente lo viera, o que yo lo viera. Vayamos a tomar una ducha juntos y puedes ayudarme a olvidar que esto sucedió alguna vez, nena. Y lo hice, una y otra vez, pero conozco a Hadley y sé cuando está aferrándose a algo. Sé lo que significa cuando pone esa mirada distante en sus ojos, cuando sus besos no llevan la misma energía, cuando se


aferra a mĂ­ solo un poco menos. Tengo que llevarnos a casa para que podamos ser nosotros de nuevo y que toda esta locura pueda detenerse antes de que sea demasiado para que ella lo maneje.

263


Capítulo 27 Hadley

—B

uena suerte, nene. Tienes esto, Riker. —Le pongo su sombrero rojo, el que aún usa para cada pelea.

—¿Estás segura de que no te quieres sentar con todos los entrenadores? ¿Para que de esa forma puedas hablar conmigo? —Reed envuelve sus brazos alrededor de mí, sudando por el calentamiento que acaba de tener.

264

—Síp, estoy segura. Esto es sobre ti. Ahora, tengo que ir a sentarme y prepararme para verte patear algunos traseros. —Esta mañana, me levanté con él pegado a mí e incluso con ese video en todos lados, papeles desvaneciendo nuestra relación cada vez que nos volteamos, sé que aquí es donde debo estar. —Nena, te amo con locura… y grítame fuerte. Quiero escuchar esa mierda. Lo beso una vez más y entonces me voy a mi asiento con Matt, quien también vino a ver la pelea.

Estoy impresionada de cuán grande realmente es Reed. Solía pelear en lugares horribles, con hoyos en las paredes. Ahora está peleando en los estadios más grandes de la nación y toda esa gente está aquí para verlo. —¿Cómo estaba Reed cuando lo dejaste? —pregunta Matt. —Parecía estar bien, pero sus calentamientos parecían intensos. —Eso es genial. Será mejor que gane. Aposté mucho en que ganaría en el primer round. Golpeo el brazo de mi hermano. —¿Qué? ¿Apostaste por mi novio?


—Hadley, he apostado por él cada vez que ha peleado. No veo por qué hoy tendría que ser diferente.

Idiota. Estoy a punto de hablar cuando las luces se apagan y el presentador se para dentro del ring. Mis rodillas comienzan a rebotar arriba y abajo mientras anuncian a Redman. En el momento en que escucho el nombre de Reed, me levanto y miro abajo en la fila, atrapando la vista de él entrando. Su bata gris y ese maldito sombrero llegan a mí cada vez. Reed se detiene en el frente, levanta su dedo y me señala, guiñándome. —Demonios, Hadley. ¿Qué carajos le hiciste? Él nunca hizo eso antes — grita Matt en mi oído. —Se llama amor, quizás deberías intentarlo alguna vez. —Si eso es amor, no quiero ni una parte de eso.

265

Reed entra en la jaula y mientras escuchan las reglas, se siente bien ver esto. Reed golpea su pecho dos veces, solo esta vez, cuando ha terminado, señala al cielo. Este es el hombre que siempre tendrá mi corazón. La campana suena y Reed se ha ido… Riker ha tomado lugar y corre al centro del ring. Redman trata de lanzar un golpe, pero la mano de Reed se levanta, bloqueándolo. Barre las piernas de Redman por debajo y lo derriba, poniendo un golpe con la izquierda en el rostro de Redman. Lo golpea justo en la frente y sangre comienza a emanar de entre sus ojos. Riker lo golpea una y otra vez, situando una patada en el cuerpo, pero no es suficiente. Redman lo empuja hacia arriba y patadas largas van hacia un costado de Reed, haciendo que Reed caiga. Entonces, Redman se sube encima de él, aplastando su rostro y estómago una y otra vez, y Reed deja de defenderse. —¡Riker! ¡Levanta tu trasero y muéstrale que tienes esta mierda, nena! — Lo observo voltear su cabeza, atrapando mis ojos con los de él. Grito sobre la multitud—: ¡Con locura! Reed comienza a bloquearlo de nuevo, justo cuando suena la campana para el fin del round. —Hadley, tienes que dejar de morderte las uñas o no te quedará ninguna —dice Matt.


—Lo sé. Es solo que ha pasado mucho tiempo y esto no es lo que quería que pasara en nuestra primera pelea desde que volvimos. No sé por qué no lo presionó. Nunca lo he visto así antes. Matt mueve mis dedos lejos de mi boca. —Es por eso que es el gran momento ahora, Hads. La campana suena para el round dos y ambos luchadores hacen un movimiento al centro del ring. Redman hace una patada frontal, dejando a Reed de su lado. Pero eso no detiene a Reed, quien explota sobre él, haciendo una patada lateral, obteniendo el derribe y lo golpea. Salto arriba y abajo, gritando. —Así es, nene. Sigue así, Riker. ¡Retenlo! Reed balancea su brazo, agarrando el cuello de Redman y lo aprieta. —¡Agárralo, nene! —continúo gritando.

266

Redman se queda sin movimiento y entonces están separando a Reed de él. Reed mira alrededor de la multitud y me encuentra. Me señala y luego a la jaula. Inmediatamente, sacudo mi cabeza en negación, pero grita sobre la multitud. —Sí, ¡trae tu trasero aquí arriba conmigo, nena! Aún estoy sacudiendo mi cabeza mientras Matt me empuja por el pasillo junto a las estrellas pintadas en el piso que llevan a los escalones de la jaula. Redman ya se ha levantado y ambos están parados en el centro. En el segundo que levantan el brazo de Reed en el aire, la multitud se vuelve loca. Antes de darme cuenta, soy levantada en el aire y estoy dando vueltas. —Estoy sangrando, nena. —Síp, lo estás —acuerdo mientras Reed me baja, colocando sus ásperas manos en mi rostro. —Te dije jodidamente que eres tú. Eres mi jodido yuyu, porque mi trasero estaba tostado hasta que escuché a mi chica gritar por mí. —Trae sus labios a los míos, besándome profundamente mientras las cámaras se disparan a nuestro alrededor. Rompe nuestro beso y dice—: Mi maldito yuyu, nena. Tengo que sacarme toda esta mierda de encima y hacer una


conferencia de prensa. ¿Quieres quedarte conmigo o solo quieres estar en los vestuarios? Miro alrededor a todos los reporteros aun disparando sus cámaras en nuestra dirección. Es hora de estar a su lado. —Iré contigo. Todo el rostro de Reed se ilumina y no puedo evitar sonreír, también.

Con mi atuendo fabuloso y mi peinado y maquillaje luciendo impecables, me cuelgo del brazo de Reed, sonriendo a cada persona con la que tengo contacto. Laura estaba en lo correcto, realmente lo tratan como el rey. Y amo el hecho de que en tres días estaremos de regreso en casa y esta locura no pasará de nuevo hasta dentro de otros seis meses.

267

—Hadley, este es Bash, mi amigo del que te estaba contando. Bash, esta es mi chica, Hadley. —He conocido a cada persona importante en la liga hoy, personas que patrocinan a Reed, otros luchadores, a todos y cada uno, pero demonios, este chico parece más poderoso que cualquier otro. Quizás es la manera en que se mueve. Pero este chico es importante en lo que sea que haga. Extiende una mano gruesa y la tomo. —Gusto en conocerte, Hadley. Ricker te ha tenido bajo llave desde que llegó aquí. Me río. —No sé sobre eso. Fue más como mi idea. Quería mantenerme lejos de la locura, pero también es genial conocerte. Reed y él hablan mientras estoy parada allí. Parecen ser muy cercanos y me siento como mal tercio entre ellos. —Disculpen, pero necesito ir al baño de damas. —Apresúrate. Cuando regreses, necesito ir al escenario para que puedan anunciarme oficialmente como el ganador —dice Reed, besándome en los


labios. No me dejará fuera de su vista y tengo el presentimiento que es porque Entrepierna Podrida está en algún lugar cercano. Cierro la puerta del baño justo cuando escucho el traqueteo de tacones en el piso y voces de chicas chismeando. —Son una linda pareja. Por la manera en que Krystal estaba hablando, pensé que ella sería espantosa, pero es mucho más bonita que ella. Debería sentirme mal por escuchar a escondidas, pero no. —Lo sé, y también parece muy dulce. Él no es el viejo Riker que conocimos, realmente sonríe. Es lindo. ¿Y viste cómo la miró después de la pelea? Eso fue la cosa más tierna. Awe, no puedo evitar sonreír. Me alegra que ellas también puedan verlo. —¿Crees algo de esa mierda de que ella se volvió loca? Digo, parece bastante normal.

¿Bastante normal? ¿Qué significa eso?

268

—Por favor, esas malditas revistas inventan mierda todo el tiempo… sabes eso. Me pregunto si sabe algo de lo que realmente pasó entre Riker y Krystal. —¿Te refieres a lo del matrimonio y el bebé? —Sí, todo ese desastre. Mi mano va a mi boca. ¿Qué carajos? —Bash me dijo que no dijera nada si la conocía, así que estoy pensando que eso es un gran no. Dijo que Riker es muy protector con ella por su pasado. Sí escuché a Bash en el teléfono con Riker una noche sobre pagarle a personas que supieran, pero ese secreto no durará mucho. Nunca lo hace. Krystal se lo contó a muchas personas. Como sea, vámonos de aquí antes de que el jefe se enoje. Lágrimas ruedan cuesta abajo por mi rostro mientras la bilis se me sube por la garganta y estoy en el retrete. Reed nunca me lo iba a decir. ¿Qué carajos? Matrimonio… un bebé… Todo eso se suponía que fuera nuestro. Y está manchado con Krystal. Dijo que no hubo nada entre ellos, aun así, ella fue la chica que él dejó, la chica con la que hizo un video sexual, la chica que besó mi jodido tatuaje.


La chica con la que está casado. La chica con la que tuvo un hijo. Nada entre ellos, mi trasero. Salgo del baño, me voy de la fiesta y me alejo de todo. Nuestro pasado está roto, nuestro presente está dañado y nuestro futuro se ha ido. Decayó en el aire, como dos gorriones en el viento. ¿Por cuánto más podemos pasar antes de que nuestro amor ya no sea suficiente? Porque creo que estamos en ese punto.

269


Capítulo 28 Reed

L

laves comienzan a trabajar en mi agarre y mi jodido corazón se salta un latido. Nunca he estado tan nervioso. Levanto mi mirada desde mi puesto en el sofá y veo a Matt caminando con Courtney y Laura detrás de él. Me pongo de pie, buscando a Hadley, pero no está con ellos. Laura se acerca y me empuja a la cocina mientras Matt y Courtney suben las escaleras hasta nuestro dormitorio. —Laura, por favor, dime dónde está. Me dijiste que se calmaría y vendría. Han pasado cuarenta y ocho horas y no hay ni una palabra.

270

Laura me interrumpe, abofeteándome en el rostro. —¿Alguna vez le ibas a contar lo de Krystal? Prometiste que lo harías antes de que pudiera enterarse y ahora piensa que es mucho más de lo que es. Agarro su mano y mi rostro cae. —No lo sé… Jodidamente quería, pero eso no la habría ayudado. No escuchaste cuán molesta estaba por nuestro bebé. Parecía egoísta contárselo, sabiendo que podría destruirla jodidamente de nuevo. No podía hacerle eso. No de nuevo. No después de lo que hice. Lo juro, si Krystal se lo contó, la destruiré. —Ella no se lo contó. Hadley escuchó a unas chicas hablando sobre eso cuando fue al baño. Y tu maravillosa esposa amenazó con ir a la prensa con todo a menos que le pagues. Mantuvimos esta mierda oculta por todo este tiempo y si no cedemos, ella no tiene nada más a lo que aferrarse. —Ella puede tomarlo jodidamente todo. No me importa esa mierda. Dios, solo necesito hablar con Hadley. —¿No entiendes jodidamente nada, Reed? Hadley ya está destrozada, se ha ido y yo no me haría ilusiones de que vuelva pronto… si es que vuelve.


—¿Le dijiste que le explicaría todo? —¿Qué carajos hice? —Lo hice, pero estaba muy ida para que siquiera me entendiera. Reed, tienes que hacer algo para limpiar esta mierda con Krystal. Tienes que arreglar este problema antes de intentar algo con Hadley. Estoy a punto de enfermarme. —¿Está consumiendo? —pregunto, con mucho miedo de saber la respuesta. —En realidad no lo sé, solo que cuando Matt fue al hotel en el que está, dijo que lucía mal. No encontró nada por allí, pero sabe que lo escondería. Le dio unas pastillas para dormir cuando le llevamos sus cosas. Matt la está llevando lejos de todo el desastre, probablemente a su casa en Hawái. Courtney entra, luciendo estresada y Matt solo asiente en mi dirección. —Chicas, ¿quieren llevar las maletas al hotel? Necesito hablar con Reed a solas.

271

Laura me mira dudosa con una ceja levantada, así que hago lo que puedo para calmarla. —Está bien. Pueden ir, chicas. Ella aprieta mi brazo y me ofrece una sonrisa. Luego las dos chicas se van y Matt espera hasta que escucha la puerta cerrarse. —Escucha, no necesito ninguna jodida excusa. No me importa. No voy a jugar al mensajero entre ustedes dos… ella es mi hermana y no he estado ahí para ella lo suficiente, al parecer. Pero creo que mereces saber que descubrí mierda de Bennett. Él y tu compañera de folladas han estado ligados. Parece que han estado juntos por algún tiempo. Parece que tienen algo planeado, probablemente por eso Bennett sabía toda la mierda sobre ti. Pero estoy trabajando en descubrir dónde está ahora. Hadley necesita volver al lugar correcto en su cabeza. Reed, solo dale espacio por ahora. Laura estaba en lo correcto… necesitas arreglar esta mierda con Krystal antes que nada. Cuando lo hagas, puedes venir a hablar con ella. Pero hasta entonces, solo déjala sola. Matt sale mientras colapso en el suelo, dándome cuenta que no hay vuelta atrás en esto. Jodí todo, pensaba que estaba haciendo lo correcto


de nuevo. La cosa más jodida es que mi padre tenía razón… soy un jodido fracaso. Me quedo mirando la puerta, esperando que venga a través de ella, pero no lo hace. Mi teléfono comienza a vibrar en mi mano y en un deslumbramiento, contesto sin ver. —¿Hola? —¿Reed? —Una muy molesta Hadley está en el teléfono. —Nena, ¿dónde estás? —¿Es cierto? —La escucho tomar un largo respiro—. ¿Que te casaste con esa perra y tienes un bebé? —Hadley, nena… dime dónde estás y podemos hablar de esto cara a cara. —¡Joder con eso! Dime la verdad.

272

—Sí… pero deja que me explique primero. Por favor. —Nop, tuviste tu oportunidad. Adiós, Reed. —Had… Cuelga el teléfono sin otra palabra. Echo un vistazo al reloj y sé que hay un solo lugar donde puedo ir a aclarar mi cabeza. Agarro las llaves y me dirijo al gimnasio.

Hadley Aspirar línea tras línea hace que mi cabeza esté nublosa, mi juicio contaminado. Sé esto ahora que casi se ha ido el efecto de la droga, deseando que mi cabeza estuviera en el lugar correcto antes de que invitara a Bennett dentro de mi nueva habitación de hotel. Tuve que escaparme de mi hermano, de Courtney… demonios, tuve que escaparme de todos. Lo juro, cada una de sus miradas… debería haber tenido globos y


un gran pedazo de pastel por la fiesta de lástima que me lanzaron. No estoy lista para estar sobria, para sentir nada, para enfrentar a ninguno de ellos… nada de esta mierda. Sucedió que Bennett estaba en la barra del hotel y aspiré algo de cocaína con él. Estaba tan hecha un desastre que ni siquiera me importó lo que hiciera o dijera, solo quería más. Comencé a caer desde mi última línea y perder tiempo buscando más parecía poco atrayente. Ante mis ojos, eso era un triunfo. Él confirmó todo lo que había escuchado en el baño y luego me dio un veinte de marihuana y una bolsa de cocaína. No pensé en nada, solo necesitaba más para drogarme, para escapar de todo. Pero ahora, sentada aquí, mi cuerpo entumecido pero mi cerebro aún yendo a un millón de kilómetros por minuto, sé que lo estropeé de nuevo. Bennett estaba ahí solo y únicamente por mí. Para vengarse de mí. Bennett se pasea, frotando sus dedos por mi cuerpo. Trato de detenerlo, pero mi cuerpo no se moverá.

273

—Oh, pequeña e ingenua Hadley, ¿realmente pensaste que te querría ver después de lo que tu hermano y tu maldito novio le hicieron a mi compañía? Oh, no, esto es toda una venganza, tal como te dije que haría si abrías tu jodida boca. Escucho un toque en la puerta y trato de gritar, pero solo sale un susurro. Bennett me golpea el rostro con el reverso de la mano. —No hablarás. ¿Entiendes? No quiero escuchar nada de ti. Pero no debería importar, no creerás el amigo en común que tenemos ahora. Escucho su voz antes de verla y mi interior se estremece. Quiero vomitar. —Vino al gimnasio después que ella llamara. Te dije que lo haría. Él no va a ser un problema ahora… confía en mí. Los escucho murmurar y besarse. Por medio segundo, no hubo nada hasta que otro choque de dolor rasgara mi rostro. —¿Puedes creer que me dejara por esta adicta? Levanto mi cabeza mientras Bennett envuelve sus brazos alrededor de la cintura de Krystal.


—No. La he follado a ella y a ti. Créeme, tu eres mi chica aventurera. A ella solo le gusta de una manera y es tan aburrido. Krystal coloca sus dedos debajo de mi mentón, mirándome ferozmente mientras su puño se conecta con mi estómago. Entonces se gira hacia Bennett y con una sonrisa en su rostro, pregunta: —¿Puedo mostrarle la película Realmente, realmente quiero.

ahora?

¿Por

favor,

Bennett?

—Si te hace feliz —responde Bennett a su pregunta, pero parece que no puedo concentrarme lo suficiente para entender lo que están hablando—. Verás, nos encontramos cuando ustedes dos nos mandaron al carajo. Pensé, un enemigo de tu enemigo es mi amigo. Supongo que puedes decir que tenemos la misma manera de pensar.

274

Ese sonido. El sonido que conozco muy bien… Reed follando. Bennett mueve mi cabeza, dándome ninguna otra opción que verlo. Lucho contra la urgencia de enfermarme, trato de cerrar mis ojos, pero es inútil. Krystal está sobre mí, abriéndolos y obligándome a verlo. Las lágrimas corren por mi rostro mientras veo a Reed ir dentro de Krystal, desgarrando el preservativo, colocándose otro y comenzando a follarse a la otra chica. Krystal se inclina en mi oreja. —¿Ves eso? Fue por eso que se casó conmigo, no contigo. Creo que esto era nuestra luna de miel. Pasamos una semana en su cama, follando todo el tiempo. Esa fue solo una de las chicas que le traje. Tengo más aquí por si quieres verlos. No sé cuánto tiempo llevo sentada con ellos metiendo agujas en mi brazo. Con cada golpe, me vuelvo más y más aturdida, cada vez, observando a Reed follarse a Krystal una y otra vez. A este punto, doy gracias por las drogas con las que me están inyectando. Entre ver al hombre que amo hacerle cosas a chicas que nunca supe que le gustaban y los golpes constantes, necesito la droga… sea lo que sea.

Krystal se fue hace un buen rato, pero el tiempo es tan lejano de nada que conozco. La puerta se abre de nuevo y la veo venir hacia Bennett.


—¿Pagó por el resto de los videos? —le pregunta a ella. —Síp, está tan consternado con la idea de que Hadley vea el resto que nos ha pagado por todo. Es hora de hacer la bola rodar en el resto de esta mierda. El hermanito de la perra ya ha comenzado a buscarla. —Está bien, busca las cosas y la alistaré. Krystal corre y abraza a Bennett. —No puedo creerlo. Estamos a punto de tener todo lo que queremos. —Lo besa en la mejilla y luego se va corriendo Dios sabe adónde. No tengo tiempo de reaccionar cuando el dolor por otro de los golpes de Bennett irradia a través de mi cabeza.

275

La droga se apodera de mi cuerpo al minuto que me la inyecta. Bennett me carga como a una muñeca y quedo reposando casi sin vida en los brazos de un hombre que me odia, indefensa. Trato de resistir con todas mis fuerzas, de mantener mis ojos abiertos, pero nada está funcionando. ¿Cuánto más puede soportar mi cuerpo? Bennett me arroja en la tina con agua y continúa llevándola constantemente hasta que llega por encima de mi boca. Trato con fuerzas de mantenerme por encima, pero no puedo. Este es el momento en que moriré y todo porque no fui lo suficientemente fuerte para lidiar con el dolor de mi corazón. Reed rompiendo mi corazón… este es mi último pensamiento antes de morir. Débil. Eso es lo que soy. Y la debilidad es lo que me matará. Bennett y Krystal comienzan a pelear, pero sus voces son sofocadas mientras el agua entra a mis oídos.


Capítulo 29 Reed Está en la habitación 411 del Hotel Bordeaux. También vi a Krystal saliendo del hotel con alguien. Voy a subir allí ahora.

—O

ye, Matt. Tenemos que irnos. Bash la encontró. Matt se acerca, arrancando el teléfono de mi mano y lee el mensaje de texto. —Me voy y tú te vas a quedar aquí.

—Joder, no. Puede que tú seas su hermano, pero voy a ir.

276

—Bueno, vamos entonces, pero más vale te apartes de mi jodido camino.

Lanzo mi auto al estacionamiento y corro dentro del hotel. He tenido una sensación de inquietud durante todo el viaje hasta aquí. Algo no está bien acerca de que Krystal esté en el mismo hotel en el que se encuentra Hadley. Esperando el ascensor, Matt comienza a ponerse nervioso. —Amigo, relájate. Me estás volviendo loco. Matt levanta la mirada y por primera vez desde que no podíamos encontrar a Hadley, veo el miedo en sus ojos. —Ella te contó sobre la vez que la encontré con una sobredosis, ¿verdad? Tengo esa misma maldita sensación ahora mismo. Rezo por tu propio bien que ella esté bien, porque si no lo está, estás jodidamente muerto. — Matt se da vuelta y se concentra en el ascensor y entonces la puerta finalmente se abre. Ambos estamos mudos como piedras mientras corremos por el pasillo. Pasamos las habitaciones 405, 407 y luego la 409. Vemos la habitación 411 al mismo tiempo y la puerta está abierta de par en par. Entramos en


la habitación, ambos intentado entrar primero… está jodidamente destrozada. Jeringas y condones están por todo el lugar y ese maldito y jodido video sexual está reproduciéndose en el televisor. Oigo a Matt gritándome para que llame al 911. Agarro el teléfono y corro al baño, deteniéndome ante la visión de Bash haciendo compresiones torácicas a Hadley. —911, ¿cuál es su emergencia? No puedo decir nada, todo lo que puedo hacer es mirar a Hadley, yaciendo ahí sin vida y no puedo salvarla. —Este es el 911, ¿cuál es su emergencia? La voz que atraviesa mi teléfono me despierta. —Estoy en la habitación 411 en el Hotel Bordeaux. Creo que mi novia tuvo una sobredosis. —¿Está respirando?

277

—No lo… creo. Alguien está haciéndole reanimación cardiopulmonar en este momento. Apresúrense. Me arrodillo, agarrando la mano fría de Hadley, apretándola como siempre lo hago y esperando que devuelva el jodido apretón, pero no consigo nada. Me agacho para susurrarle al oído. —Hadley Marie, por favor despierta. Te necesito conmigo, ahora y para siempre. Tienes que quedarte conmigo, nena. Te amo con locura. Y aun así nada.

Irrumpo en el hospital, forzando mi camino a través del desorden de periodistas haciendo preguntas. —¿Te culpas por esto? —¿Esto tiene algo que ver con el video? —¿Es cierto que aún están casados?


—Allí había informes sobre el uso de drogas, ¿tú también estabas consumiendo? Una mano agarra mi hombro con fuerza desde atrás. Mirando por encima, veo a Kenny y a Lance empujándome a través de la locura hacia la sala de emergencias. Cinco horas más tarde, no escucho nada, ni una jodida palabra. No he dejado mi maldito asiento en caso de que Matt salga a decirme algo. Solo silencio. Miro a la gente entrar y salir a través de las puertas, pero nunca son para mí. Lance se fue porque Courtney estaba volviéndose loca. Kenny sigue caminando alrededor, pero yo permanezco en este jodido lugar y espero. Presiono mi cabeza contra la pared y cierro mis ojos, rezando por primera vez en mucho tiempo.

—¿Hijo? —Kenny asiente hacia la entrada y veo a William y a Mark corriendo a través de esta.

278

—Hola, Reed. ¿Has oído algo? —pregunta William. —Nada. —Ella es fuerte, papá. Saldrá adelante. Tiene que hacerlo. —Mark luce mal, muy mal para alguien que ha mantenido distancia con su hermana su vida entera. Su cabello usualmente perfecto está por todos lados y sus ojos están inyectados en sangre… nunca lo he visto lucir así antes. Y por primera vez siento lástima por alguien más. William acaba de perder a su esposa, Mark acaba de perder a su madre y ahora también se enfrentan con perder a Hadley. El tictac del jodido reloj en la pared me recuerda que todavía no sabemos una mierda. Matt sale, respirando como si acabara de correr en una maratón y dos doctores lo siguen de cerca. Él me ve, camina hacia mí y me da un puñetazo de muerte en la nariz. Me caigo con él encima de mí. —Suficiente, muchachos —dice William severamente, deteniendo a Matt inmediatamente con el puño aun levantado en el aire. Mark lo aleja de mí mientras Kenny me ayuda a levantarme.


—Tú hiciste esto y he estado cubriendo tu jodida espalda desde el primer día. Creí tu mierda cuando dijiste que jamás le harías daño. ¡No mereces estar aquí! —me grita Matt. —Dije que es suficiente. Pongan esta mierda de lado por un maldito minuto. Quiero saber acerca de mi pequeña. Uno de los médicos nos introduce a través de las puertas dentro de una habitación. Esa espantosa sala en la que sabes que no es bueno entrar. —Sr. Thomas, por favor, tome asiento. Tenemos algunas cosas serias que discutir con usted. Miro a Matt y veo charcos de lágrimas en sus ojos.

279

—Estoy seguro de que todos saben que Hadley estaba metida en las drogas. Acabamos de recibir su informe de toxicología y parece que tenía grandes niveles de oxicodona en su sistema junto a grandes rastros de cocaína. Quería hacerles saber que con niveles tan altos, no creemos que se trate solo de drogarse. También parece que ha sido golpeada severamente. Su rostro requirió algunos puntos de sutura, algunas costillas fueron rotas, pero esas deberían sanar con el tiempo. Lo que más me preocupa es que no estamos seguros de cuánto tiempo estuvo bajo el agua. Está en coma ahora y tendremos que ver cuándo o si se despierta para evaluar la magnitud de los daños a su cerebro. La buena noticia es que muestra gran actividad cerebral, por lo que tenemos esperanzas. Acaba de entrar en una habitación privada y la pueden ver en unos pocos minutos. —Quiero, por favor. —Jodidamente como el infierno que no —dicen Matt y Mark al unísono —Hijos, quieran creerlo o no, Hadley lo ama y lo necesita ahora. Puede que sea capaz de ayudarla. —Papá, ¿de verdad crees esa mierda? —pregunta Matt. —Voy allí con él. Ustedes, muchachos, pueden esperar aquí hasta que se calmen. Mark se levanta y le susurra algo al oído y William solo asiente. Levantándose, lo sigo hacia su habitación.


—Hadley… por favor, nena… despierta. —Salgo de mi silla y la beso en la frente, como sé que ama—. Con locura. Creé este demonio dentro de la mujer que amo. El dolor, la chica jodidamente rota tendida justo aquí… yo causé esto. Cada jodida cosa que ocurrió es el resultado del desastre que hice. Tengo que encontrar una manera de ayudarla, de recogerla y hacerla completa de nuevo.

280


Epílogo

—A

puesto que es bueno estar en casa, nena. Si tan solo supiera que este ya no es mi hogar. Vivir con Reed, aquí y ahora, es lo último que quiero.

—Síp, ¿dónde están Lucy y Loki? —Desperté tres semanas atrás, aún recordando cada cosa que me sucedió. Cada vez que Reed me toca, lo veo tocando a otra chica, a Krystal… a cualquiera menos a mí.

281

Familia, doctores y Reed hablaron de enviarme a rehabilitación cuando desperté. No dije nada. Asentí y fui al centro de tratamiento. Hice lo mínimo allí y hablé tan poco como fue posible con los que me visitaban, excepto la policía. Les conté cada detalle enfermo de lo que me hicieron Bennett y Krystal. Eso fue lo que finalmente me liberó… supieron que yo no me inyecté a mí misma. Por suerte, fueron atrapados tratando de recoger el dinero que Reed les pagó, así que nunca tengo que mirar sobre mi hombro. Aparentemente, Bash tuvo algo que ver con rastrearlos a ellos y al efectivo. Pero prestar atención a las personas hablando a mi alrededor no es algo que haya estado haciendo, así que no sé nada más. En el avión camino a casa, observé por la ventana mientras Reed sostenía mi lánguida mano. No he hablado ni una palabra con él desde que desperté, pero eso no lo ha detenido tratar de hablarme. Pero no quiero que lo haga, no siento la necesidad de que lo haga. Todo lo que debería haber dicho tuvo que haberse dicho meses atrás. —Todavía en el veterinario. Los recogeré mañana. No quiero dejarte sola aún. —Traducción, Reed tiene miedo de que vaya a drogarme. —¿Puedes recogerlos ahora? Quiero a Lucy. —Supongo. Déjame llamar y ver si Laura puede venir. ¿Pero podemos hablar primero? No hemos hablado desde hace mucho y el doctor dijo que es malo para tu recuperación si lo retienes dentro.


Ah sí, recuperación… porque tuve una sobredosis y casi morí. Porque todos piensan que soy una adicta. No discutí con nadie por eso, incluso después de que descubrieron lo que sucedió realmente. Todos pensaron que di un paso adelante yendo al centro de tratamiento, lo que no es cierto. No soy una adicta en el verdadero sentido de la palabra. La pérdida de control que me ocasionaron las drogas es algo que no quiero experimentar de nuevo. —Confía en mí, no quieres escuchar lo que tengo que decir ahora. Ve a buscar a Lucy o lo haré yo. —Hadley, sí quiero saber. En el grupo, nos dijeron…

282

—¡Cállate la jodida boca, Reed! Trabaja en el programa, bla bla bla. ¡No soy UNA JODIDA ADICTA! ¿Quieres saber lo que estoy pensando? Bien, te lo diré. ¿No has escuchado la frase: “No folles con alguien con más problemas que tú”? Bueno, Reed, tengo una jodida prueba de eso ahora mismo. Y apaciguarte no está en el jodido final de mi lista. Toda esta mierda. Todo es tu culpa. Mentiste en cada paso del camino. Te casaste y Dios sabe qué pasó con tu jodido hijo. Y, honestamente, tampoco me podría importar un carajo. Terminé con esta mierda, Reed —le escupo. —Nena, no me dejarás siquiera explicarlo. No he sido genial, pero todo lo que hice fue para jodidamente protegerte. Mira lo que hiciste cuando lo descubriste… saliste corriendo y te drogaste. Dices que no eres una adicta, pero eso es lo que ellos hacen, exactamente lo que hacen. Van y se drogan para jodidamente largarse y eso es lo que hiciste. Eres una jodida adicta. Habla conmigo. —Estamos hablando ahora. —No, Hadley… estamos discutiendo. Una gran jodida diferencia. —Te acabo de decir cómo me sentía y me dijiste cómo te sentías. Eso me suena a hablar. ¿Pero qué puedo saber yo? —Grita, golpéame, corre, ve a ver a James… demonios, haz lo que sea… solo no lo retengas dentro. Podemos arreglar esto juntos. Nos amamos lo suficiente para no dejar que nada se interponga entre nosotros, incluyendo esta mierda. Pero, nena, puedo sentir que te alejas, colocándote una máscara para complacernos a todos. Veo tus ojos percibirlo todo. Mataría por estar junto a ti, por ser quien te saque de todo esto. Pero tienes que dejarme.


—Reed, en este momento, este amor del que estás hablando se siente horriblemente como odio. Y ya no quiero sentirlo. Lo he sentido cada día por casi seis años y he terminado. —Nena, tienes que sentirlo… no te puedes drogar. Dijiste que me perdonaste, pero esa es mierda más grande que hay. Déjame pelear esta batalla contigo… para ti. Hads, quédate y hazlo conmigo. Pelea por nosotros. Por mí. Por ti. Pelea para comenzar. Hadley, no puedo ayudarte si no quieres. Habla conmigo. —Me suplica, sé que está frustrado. Pero ya no me importa una mierda. —Joder, Reed… no me voy a drogar, pero me voy a alejar jodidamente de ti.

—¿Estás segura de que eso es lo que quieres, Hadley? Es un compromiso de seis meses.

283

—Sí, James. Es lo correcto para mí. —Estoy confiando en ti, Hadley, y colocando mi nombre en la línea por ti. Será mejor que no flaquees. —No lo haré. —Está bien, entonces nos vamos mañana a la tarde. Te recogeré a las siete. Eso nos deja suficiente tiempo de pasar por aduana sin tener que apurarnos. ¿Estarás en casa de Reed o en la tuya? —Estoy en mi casa ahora, empacando todo y buscando mi pasaporte, pero supongo que debería ir de regreso a su casa o enviará una fiesta de búsqueda por mí. —¿Hadley? —James, estoy bien. Lo prometo. —Cuelgo y lanzo mi teléfono en mi cama y aterriza en la almohada de Reed. Maldita jodida almohada. La agarro a esta y una caja de cerillas de mi mesa de noche. Camino afuera hacia donde está la fogata, la lanzo allí y enciendo un cerillo y lo arrojo. Y la veo quemarse hasta ser nada.


Trato de no moverme cuando Reed se mete en la cama. Tira de mí hacia él y no puedo evitar tensarme. Tiene que saber que estoy despierta, pero no dice nada. Solo se aferra a mí con fuerza, nunca dejándome ir. Ya no puedo fingir. Soy débil, indefensa… para nada fuerte. No tiene nada que ver con lo que Reed me hizo y todo que ver con quién soy como persona. En algún punto, tengo que quebrarme, encontrar el yo del que estoy orgullosa cuando miro al espejo. El yo que puedo amar. Sé que nunca seré la misma y eso está bien, porque esto me cambió y me moldeará en alguien mejor. Pero a veces el amor no es suficiente para aferrarse. Puede que tenga que pelear todo desde aquí en más, puede que luche por vivir, pero nunca me rendiré de nuevo. Soy la única que puede salvarme.

284

Terminando mi taza de café, coloco mi carta en la mesada para que Reed la vea. Es gracioso, todo este desastre comenzó con una nota y también va a terminar con una. Irónico. Caminando afuera en el momento que James entra al camino de entrada, abro mi maletero y saco mi equipaje. James se detiene y me ayuda a meter mis cosas en su auto. Cuando trepo en el asiento de pasajero y cierro la puerta del auto, James me mira. —Hadley, no te preguntaré de nuevo. ¿Pero estás segura que quieres hacer esto? Limpiando las lágrimas de mis ojos, digo: —No estoy segura de que irme de este modo sea lo correcto, James. Pero sí sé que quedarme aquí me destruirá más de lo que ya estoy y es por eso que tengo que irme. Por mucho tiempo, busqué a alguien más para ser feliz, para hacer que todo fuera mejor y ya no lo puedo hacer. No es correcto. Así que, James, no es que quiera… es que necesito irme. Al momento que James comienza a conducir, observo el espejo lateral y veo a Reed en la entrada. Nunca olvidaré la mirada en su rostro. Acabo de


destrozar al hombre más fuerte que conocí porque yo no puedo ser lo suficientemente fuerte.

Reed —Loki, por favor deja de ladrar. —Me volteo para acurrucarme con Hadley, pero no está aquí. Loki salta de la cama y corre abajo por las escaleras, ladrando como loco hacia la puerta. Giro hacia la cocina y veo una carta con mi nombre en ella. Sé lo que dice sin siquiera leerla y sé que es su modo de despedida.

Reed,

285

Al escribir esta carta, sé lo que sentiste cuando escribiste la tuya. Dijimos mucho ayer y mucho de eso necesitaba ser dicho. Estoy destrozada y si me quedo, nunca podré regresar a ser yo misma. Tengo que amarme y hasta que no haga eso, no puedo abrir mi corazón a nadie. Sé que tratarías de arreglar esto, pero no todo lo que está roto necesita ser arreglado. No es así de fácil y creo que es momento de dejarlo ir. Ya no podemos vivir así. Es mejor que ambos digamos adiós, dejar que el otro se vaya. Te fuiste para encontrarte a ti mismo, así que entiende que eso es lo que estoy haciendo ahora. Perdí a mi verdadera yo hace tanto tiempo que no estoy segura si siquiera existe. No voy a prometer que regresaré porque no lo sé. Reed, ya no sé nada. Vive tu vida, no te cierres. Eres una persona increíble y cuando dejas a las personas entrar, es un regalo. Te amo con locura. Hadley

Dejo caer la carta al suelo mientras corro hacia afuera, visualizando las luces de un auto acelerando, alejándose de mi casa. Ella quiere


encontrarse a ella misma… bien, genial. Pero está jodidamente loca si cree que no lucharé por ella. Porque la vida no se supone que sea así. No se supone que saques tu trasero después del primer round. Lucharé por nosotros para que estemos juntos.

286


Fighting To Stay

P

ensaba que sabía qué era roto, después de todo yo era la definición de ello.

Pensaba que dominaba el arte de recuperarme de un corazón roto; un alma rota. Pensaba que encontraría un nuevo tipo de fuerza en los momentos de mi loca debilidad.

287

Pero cuando Reed Collins se convirtió en la única cosa que me importaba, cuando se convirtió en mi principio, medio y envidiable final, nunca sería capaz de encontrar ninguna fuerza, porque le di todo de mí. Estaba demasiado dispuesta porque lo amaba. Sin razón, sin pensar, sin temor a las consecuencias, porque eso es lo que significa realmente amar a alguien con locura. Minutos, días, meses pasaron desde mi partida, pero ninguna cantidad de tiempo alivió el dolor de no estar allí. Ninguna cantidad de tiempo podría jamás disminuir mi amor, mi necesidad, mi deseo por él. Ahora estoy de vuelta, teniendo que enfrentar toda la verdad de la que escapé. Se dijeron mentiras. Pero incluso después de todo el indescriptible dolor que causó, todavía lo amo. Todavía lo deseo. Todavía respiro por él. Estoy empezando a preguntarme si eso alguna vez cambiará.

Fighting Madly #2


Te esperamos con mรกs

lecturas en:

288

Fighting Madly #1  

Fighting To Start S.L. Ziegler

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you