Page 1


El Club de las Excomulgadas Agradecimientos Al Staff Excomulgado: Nelly Vanessa por la Traducción, Marijf22 por la Corrección de la Traducción, AnaE, Bibliotecaria70, Leluli, Puchunga y y a Kiti08 por la Lectura Final de este Libro para El Club De Las Excomulgadas… A las Chicas del Club de Las Excomulgadas, que nos acompañaron en cada capítulo, y a Nuestras Lectoras que nos acompañaron y nos acompañan siempre. A Todas…. Gracias!!!

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Yorky-d por la Corrección, AnaE por la Diagramación

2


El Club de las Excomulgadas Aviso Excomulgado El Club de Las Excomulgadas ha realizado este proyecto de fan traducción Sin Ánimo

Está hecho por Fans para Fans, Siendo su Distribución Complemente Gratuita. No ha tenido en ningún momento el objetivo de quebrantar la propiedad intelectual del autor o reemplazar el original. Su Único fin es incentivar y entretener con la lectura en nuestro idioma. Así mismo las Incentivamos a Comprar Las Obras de Nuestras Autoras Favoritas, ya sea en el idioma original o cuando estén disponibles en español, para seguir disfrutando de estas grandes novelas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

De Lucro Alguno.

3


El Club de las Excomulgadas Argumento Ella cree que conoce a este jugador… pero él tiene un par de movimientos sorpresa. Para Alicia Riley, su trabajo como fisioterapeuta deportiva para el equipo de béisbol de St. Louis Rivers es un home run… hasta que se convierte en la terapeuta principal del lanzador estrella, Garrett Scott. Fuera de la alineación por una lesión, él está de mal humor, difícil de manejar, y es un hombre en cada sólido centímetro

En este momento, la única demanda que le hace a Alicia es que lo deje listo para lanzar, a tiempo para el día de la inauguración. Excepto que la química sexual entre ellos está tan cargada, que Alicia está tentada a acceder a casi cualquier cosa. Pero las carreras de ambos están en juego… una mala jugada y todo habrá acabado para los dos. Garrett también siente las ardientes chispas entre ellos, y por la forma en que lo ve, ¿qué mejor terapia existe que el sexo? Ahora todo lo que tiene que hacer es convencer a la mujer con el poder de tomar la decisión.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

de su cuerpo.

4


El Club de las Excomulgadas Capítulo Uno Garrett Scott se sentó en la habitación de terapia de los Rivers de St. Louis enfrentando a todo un equipo de especialistas en medicina deportiva, todos con miradas de condena en sus rostros. Desde los médicos del equipo hasta los terapeutas que habían estado trabajando en su hombro durante los últimos nueve meses; sus caras lo decían todo,

Él estaba cansado de eso. Cansado de ser moldeado y manipulado y pinchado y cortado como una especie de experimento. Su hombro no estaba mejorando, y aún no podía dar un buen lanzamiento. Estaba terminado. Su carrera había terminado, y ninguna suma de falsas expresiones de esperanza le harían creer algo diferente. —Vamos a las poleas —dijo Max—. Si aumentamos el peso… —No. Eso no va a ayudar. No tengo mi rango de movimiento completo, y ningunas poleas, ni pelotas pesadas, ningún tratamiento de agua, y ninguna cantidad de estiramiento me lo devolverá. —No lo sé, Garrett —dijo Max. Como jefe del equipo de terapeutas, cuando Max tenía un plan, todos escuchaban—. No hemos terminado tu tratamiento y la temporada no ha comenzado aún. Hay un montón de tiempo. Phil, el médico del equipo, asintió—. Max tiene razón. No le has dado el tiempo suficiente. Garrett los miró a ambos—. Dije que no. Esto no ha estado yendo a ninguna parte, y todos lo sabemos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

él todavía no estaba listo para lanzar.

5


El Club de las Excomulgadas Todos empezaron a hablar al mismo tiempo, pero todo fue un ruido de fondo para él. Ellos le estaban diciendo todo lo que deseaba oír, acerca de cómo estaría lanzando en Abril. Lo había oído antes, todas las caricias en la espalda y el aliento no significan nada si no puedes conseguir que una bola rápida pase a través del plato1. No eran más que palabras. Promesas vacías. La única que no decía nada era la mujer que permanecía en el fondo. Con el pelo oscuro retirado en una coleta, llevaba la misma camiseta del color del equipo y estaba dando un vistazo a él. Uno lleno de enojo. —Tú no has dicho nada —dijo él, centrando su mirada en ella—. ¿Qué piensas? Ella parpadeó y mantuvo su ordenador cerca de su pecho—. ¿Yo? —Sí. —No estoy a cargo de su recuperación. Hay gente aquí con mucha más experiencia que yo. —Has visto mi terapia, ¿no es cierto? —Sí. —Entonces, ¿qué te parece? Todos se volvieron hacia ella, observando y esperando. Finalmente ella se encogió de hombros. —Creo que tu equipo tiene razón. Podrás lanzar.

1

Es una base, que generalmente consiste de un duro bloque de goma, en una de las esquinas del “diamante” (forma del campo de juego de béisbol); donde se paran los bateadores en los lanzamientos, y lo que un jugador de base debe tocar para anotar.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

pantalones de color caqui como los hombres, y sostenía un ordenador digital. Y le

6


El Club de las Excomulgadas —Mi brazo está rígido. Ella se movió hacia adelante, y él le dio una buena repasada. A pesar del feo uniforme, era bonita. Con el pelo realmente oscuro y unos increíbles ojos azules, y una boca que él realmente tomaría en cuenta ahora que la había abierto. —Porque lo está malcriando, porque no pone todo su esfuerzo. Sus terapeutas saben lo que están haciendo, pero pelea contra ellos a cada paso. Tan pronto como lo dijo, sus ojos se ampliaron. Max se cruzó de brazos, y

Garrett no lo estaba. Sus labios se curvaron. —Sigue adelante. —Mire, no tenía la intención de insultarlo. —Sí, la tenías. Te quedaste atrás en silencio durante todos estos meses, y obviamente tienes algo en mente. Suéltalo. Ella miró a Max, quien negó con la cabeza. —No lo mires a él —dijo Garrett—. Dime lo que estoy haciendo mal. Ella se sentó a su lado en el banco y puso su ordenador abajo, luego levantó la mirada hacia él. —Está bien. Es argumentativo, confrontador, y lidiar con usted es un gran dolor en el trasero. Honestamente, nadie quiere trabajar con usted porque pelea contra su recuperación. La mitad de la curación es mental, y su cabeza es el mayor obstáculo para estar de vuelta en el montículo. Eh. Él levantó la vista hacia los otros integrantes del equipo, que hicieron todo lo posible para evitar su mirada. —Ya veo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Garrett se dio cuenta de que estaba irritado.

7


El Club de las Excomulgadas Pero cuando volvió la cabeza hacia, no tenía idea de cuál era su nombre. — ¿Cuál es tu nombre? —Alicia. —Está bien, Alicia. ¿Piensas que me puedes hacer lanzar de nuevo? Ella le dio una sonrisa confiada.

Le gustaba su confianza. Le gustaba ella. Seguro tenía mejor aspecto que el resto del grupo de medicina deportiva con el que había trabajado todos estos meses. Y olía bien. —Alicia —advirtió Max—. ¿Por qué no te diriges a la oficina, y yo término aquí con Garrett? Alicia asintió, luego se levantó y salió de la habitación. Garrett se echó a reír, la primera vez que se había reído en un maldito largo tiempo. —Está bien, Max. Me gusta. Es honesta. Él nunca se había fijado en ella anteriormente, porque o había sido una mera observadora, o había estado trabajando con algún otro jugador. Tan pronto como la puerta se cerró, él se volvió hacia Max. —La quiero a cargo de mi terapia. —No —dijo Phil, interponiéndose en la conversación—. Como tu médico, te asesoro en contra de ello. Max es el jefe de medicina deportiva del equipo. Es el mejor. Alicia no tiene la experiencia que él tiene.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Sé que puedo, si saca la cabeza de su trasero y trabaja conmigo.

8


El Club de las Excomulgadas —Me importa una mierda si ella es la chica del agua. Es confiada. Es una especialista en medicina deportiva, ¿no es cierto? —Bueno, sí —dijo Max. —Entonces quiero trabajar con ella. —Tienes un brazo multimillonario, Garrett —dijo Max—. No se lo encomendaré a ella.

los Rivers de St. Louis, que había estado sentado en la esquina de la habitación, silenciosamente observando todo. —Estos chicos han estado trabajando conmigo por meses, y no he visto los resultados necesarios para lanzar una única maldita bola. Quiero darle una oportunidad a Alicia. Manny se levantó y se encaminó por el lugar. Era duro y honesto siempre, por lo que sabía que Manny le diría las cosas directamente. —Eso es porque ella tiene razón. Físicamente, estás sanando bien de la lesión. Una gran cantidad de tu problema es que te estás resistiendo al tratamiento. Tal vez Manny tenía razón, pero él lo dudaba. Lo que necesitaba era un nuevo terapeuta. Si Alicia y su inteligente boca podían hacer el trabajo, entonces tal vez su carrera no estuviera acabada. Miró a Manny, a todos ellos. —Necesito un cambio. Lo que estamos haciendo no está funcionando. Y tal vez alguien nuevo pueda ayudar con eso. —Me importa un bledo si un payaso de circo hace tu terapia, siempre y cuando estés en el montículo día de la inauguración de la temporada —dijo Manny—. Sólo estate listo para la temporada. Necesitamos tu brazo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Garrett se levantó y se estiró, luego miró a Manny Magee, el entrenador de

9


El Club de las Excomulgadas **** Mierda. Mierda. Mierda. Alicia masajeó el gigante dolor de cabeza que se había refugiado entre sus ojos y contó los minutos hasta que su jefe entrara en la oficina y la despidiera. Siempre había tenido una boca inteligente, siempre hablaba primero y pensaba después. Pero insultar a todo el equipo de medicina deportiva de los Rivers de St. Louis en una sola frase había sido una cagada grave, colosal. Había tenido algún éxito importante como terapeuta y había recibido buenas devoluciones y sus sueños, y para empeorar las cosas, su primo jugaba en este equipo. Gavin iba a matarla. La parte frustrante es que sabía que tenía razón. Garrett Scott, era un lanzador realmente increíble. Su lesión había sido mala, pero no había razón alguna para pensar que no volvería y sería un gran lanzador de nuevo, siempre y cuando cooperara con su rehabilitación. El problema era, que era el peor paciente que jamás había visto en términos de cooperación. Se resistía a la terapia, discutía con el plan de tratamiento, y sabía muy bien que no estaba haciendo sus ejercicios en casa. Era uno de los atletas que se consideraba a sí mismo como una especie de superhéroe. Sería herido, haría rehabilitación, y estaría bien en unas pocas semanas. Desafortunadamente, las lesiones graves no funcionaban de esa manera, no importaba lo joven o viril que fueras. Tenías que trabajar en tu propia recuperación. El equipo había hecho un buen trabajo de su parte. Garrett no había hecho ni una de la suya. Les jugaba bromas a los terapeutas y les prometía hacerlo mejor la próxima vez. Y a todos les gustaba, así que lo aplacaban. Ugh. Lo que realmente necesitaba era una niñera a tiempo completo. Cosa que ella no quería ser.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

cumplidos de su jefe durante el tiempo que había estado allí. Este era el trabajo de

10


El Club de las Excomulgadas Levantó la cabeza cuando Phil y Max cruzaron por la puerta, junto con el entrenador de los Rivers y el gerente general, Manny Magee. Grandioso. Habrían traído al entrenador con ellos. Definitivamente iban a despedirla. Manny tenía la reputación de ser fiero y gritón. Incluso ella podría recibir algunos gritos antes de que la corrieran. Ella se enderezó y levantó el mentón, decidida a aceptarlo como la profesional que era.

dicho al lanzador estrella de los Rivers que sacara la cabeza de su trasero. —Alicia —dijo Phil—. Lo que le dijiste a Garrett abajo… —Sí, señor. Lo sé. Me pasé de la raya. Lo siento. —En realidad —interrumpió Manny—, fue exactamente lo que él necesitaba oír. Ella frunció el ceño y volvió su mirada al entrenador—. ¿Perdón? —Garrett ha sido el perfecto espécimen de un lanzador por cinco temporadas —dijo Manny—. Lo extrajimos del béisbol universitario, pasó seis meses en AAA2 antes de que lo trajéramos, y ha estado en nuestra partida de rotación desde entonces, con uno de las ERAs3 más bajos que cualquier lanzador de la liga. Ha ganado el Premio Cy Young4 en dos ocasiones, lanzó un juego casi perfecto el año pasado, y mantuvo el récord de strike-out5 de las dos temporadas pasadas. Es el chico de oro. Ella había revisado su expediente. Sabía todo eso. Pero oírlo de Manny le generaba una opinión. 2 3

4 5

Es el mayor nivel dentro de las Ligas Menores de Béisbol. ERA: Promedio Ganado de Corridas. Es una estadística para lanzadores que representa la cantidad de lanzamientos ganados, que un lanzador permite por cada nueve innings (segmentos individuales del béisbol) que lanza. Es una distinción otorgada anualmente al mejor lanzador de las grandes ligas. Estadística que graba las veces en que un bateador es derrotado por un lanzador, al lanzar un tercer lanzamiento y que el bateador le erre en golpear la pelota. El equipo del bateador recibe una amonestación.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Corrección. Si hubiera sido una profesional, probablemente no le habría

11


El Club de las Excomulgadas —Él nunca ha fallado. Manny asintió. —En cualquier cosa. No sabe cómo. Así que esta lesión fue un golpe duro, ¿sabes? El chico es una de las mejores personas con las que he trabajado, por lo que no tomes sus cambios de humor negro a pecho. Una vez que encuentre el equilibrio de nuevo, esa bondad retornará.

—Esperen. ¿No estoy despedida? Max se rió. —No, Alicia. No estás despedida. En su lugar, te pondremos a cargo de la rehabilitación de Garrett Scott. Una vez más; oh, mierda. Eso es lo que había conseguido por haber abierto la boca. Phil y Max repasaron su nueva asignación. Después de que se fueran, y que Garrett entrara unos minutos después, ella se paró, repentinamente nerviosa. Siempre había sido una gran admiradora. Los Rivers eran, después de todo, el equipo de su hogar. Y Garrett era el hombre más atractivo en el que ella había puesto sus ojos alguna vez. Con un metro noventa y dos de altura, de cabello oscuro, unos intensos ojos oscuros, y un cuerpo definido a la perfección, era una obra de arte. Ella había pasado su vida adulta estudiando la mecánica del cuerpo. Amaba los deportes y a los deportistas, y Garrett era uno de los mejores. Y ahora él era todo suyo. Hablando de tener una gran responsabilidad. — ¿Te lo dijeron?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella miró de Manny a Phil, y luego a Max.

12


El Club de las Excomulgadas Ella tragó saliva—. Sí. Mi pregunta es... ¿por qué yo? Él se encogió de hombros—. Porque te enfrentaste a mí. Tengo que trabajar con alguien que no acepte mis tonterías. El resto de ellos me dicen lo que creen que quiero oír. Me calman. No creo que tú hagas eso. Ella necesitaba relajarse. Pensar en él como un paciente, no como un hombre caliente que estaba de pie a unos pocos centímetros de distancia. —No, definitivamente no lo haré. No toleraré tus tonterías. Y voy a detendré. Voy a hacerte el mejor lanzador de nuevo, Garrett. Pero no será fácil. —De acuerdo. Limpié tu programa, por lo que sólo trabajarás conmigo. Ella arqueó una ceja—. Sabes, puedo trabajar con más de un jugador a la vez. —Probablemente. Pero sólo vas a hacerlo conmigo. Había algo de ego allí. Comprensible. Ella trataría con él. —Está bien. —Entonces, empecemos. —Lo haremos. El lunes. Necesitaré unos días para familiarizarme con tu plan de tratamiento, y entonces, desarrollar el mío. Desde hoy viernes, el fin de semana me dará el tiempo que necesito. —Bien. —Él sacó su teléfono—. ¿Cuál es tu número? Ella se lo dio. —Muy bien, de acuerdo. Te llamaré el domingo, y podremos acomodar algunas cosas. ¿Eso funciona para ti?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

presionarte hasta que supliques que me detenga. Y cuando lo hagas, no me

13


El Club de las Excomulgadas —Por supuesto. Él le dio su número, y ella sacó su teléfono de su bolsillo para añadirlo. Él estaba marcando la información en su teléfono, y entonces levantó la mirada hacia ella. — ¿Cuál es tu apellido? —Riley.

— ¿Alguna relación con Gavin? —En realidad, es mi primo. Él levantó la vista—. No me digas. ¿Es debido a él que conseguiste este trabajo? No era la primera persona en preguntarle eso, y siempre la molestaba. —No. Conseguí este trabajo porque soy buena en medicina deportiva. Y soy tan buena en ello, que estarás lanzando para cuando llegue Abril, Garrett. Lo cual no tendrá nada que ver con mi primo y todo que ver conmigo. Él se echó a reír—. Me gustas, Alicia. Ella no estaba segura de cómo se sentía acerca de él. El jurado aún estaba deliberando. Se dirigió a la puerta. —No te gustaré cuando te empiece a patear el trasero, Garrett.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Sus labios se levantaron.

14


El Club de las Excomulgadas Capítulo Dos Alicia aparcó en la calzada de la casa de su tía y tío. Era evidente que era la última en llegar, porque el camino de entrada estaba lleno. Esperaba que no hubieran comenzado la cena sin ella. Se estaba muriendo de hambre. Había trabajado todo el fin de semana, enterrada en el archivo de Garrett, repasando todo lo relacionado con su lesión. Había pasado el viernes por la noche y el sábado revisando sus notas y escribiendo su plan de tratamiento, así podría estar libre el primo Mick, Tara, desde el hospital, y se estaba muriendo por poner sus manos en el nuevo bebé. A medida que pasaba por la puerta, los gritos del bebé conmovieron su corazón. Se dirigió a la sala de estar y encontró a Tara, a su madre, y a su tía inclinadas sobre un pequeño paquete envuelto en color azul. —Está bien, todas pueden apartarse de mi camino —dijo ella mientras se deslizaba fuera del abrigo y arrojaba su bolso sobre una silla cercana—. Tengo que abrazar al pequeño Sam. Tara se volvió y envió una cansada pero sorprendida sonrisa en su dirección—. Toma un número. Puede que tengas que pelear por Sam con su abuela y la tía Cara. —Ellas lo ven más que yo. —Se roció un poco de gel anti-bacteriano en las manos, las frotó, y extendió los brazos—. Vamos, tía Kathleen. Sé que es un hecho que has estado acampando en la puerta de Mick y Tara desde que él nació hace tres semanas. Kathleen suspiró—. Puedes apostar tu pequeño y lindo trasero a que lo he hecho. Ha pasado mucho tiempo desde que tuvimos un bebé en la familia. Y el pequeño Sam es la cosa más radiante que he tenido desde que comencé a recibir nuevas nueras. —Le hizo un pequeño guiño a Tara, quien tomó asiento en el sofá.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

domingo para disfrutar de la familia. Además, no había visto a la esposa de su

15


El Club de las Excomulgadas Kathleen le entregó a Sam a Alicia. Ella lo tomó y lo sostuvo contra su pecho. Estaba despierto, y sus grandes ojos azules la observaron con una mirada curiosa. Sus mejillas estaban llenas y rosadas. Tenía el pelo oscuro como Mick, pero había un montón de Tara en él, también. Alicia se acercó al sofá y se sentó al lado de Tara, quien parecía a punto de perder el conocimiento. —Es hermoso —dijo, deslizando sus dedos por su suave mejilla regordeta.

Alicia cambió su mirada del bebé a Tara—. Y a ti. Su barbilla y boca son definitivamente tuyos. — ¿Eso crees? Sólo veo a Mick cuando lo miro. —Oh, definitivamente te veo a ti. Y a Nathan. Tara suspiró—. Nathan dice lo mismo, también. Trata de actuar como si no le importara, ya que casi es un hombre ahora. Pero está eufórico por haber tenido un hermanito. Y cuando ve a Mick preocuparse por el bebé, es como si Mick le diera permiso para hacer lo mismo. —Bueno, ya sabes cómo funcionan las cosas con los muchachos. —Así es. Todavía me cuesta asimilar el hecho de que soy la madre de un recién nacido y que también tengo un hijo que cumplirá los dieciocho este año. Esa es una gran brecha. Alicia puso su mano sobre la de Tara—. ¿Y no es maravilloso que tuvieras una segunda oportunidad de hacer todo eso otra vez? Tara lo consideró—. Cuando lo pones así… tienes razón. Soy tan afortunada. —Sus ojos se llenaron de lágrimas—. Oh, mierda. Aquí vienen las hormonas otra vez.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Tara se inclinó y sonrió—. Creo que sí. Se parece a Mick.

16


El Club de las Excomulgadas Kathleen rió—. Tendrás que tenerlas en cuenta durante un tiempo, cariño. Ya te he dicho que vienen y van. Tara tomó un pañuelo de la caja que la tía de Alicia le tendió. —Lo sé. Ha pasado tanto tiempo que olvidé cómo era. Pobre Mick. Como si mi embarazo no hubiera sido lo suficientemente malo, ahora tiene que hacerle frente a este absurdo post-parto. Alicia abrazó la calidez de Sam contra su pecho—. Oh, pero mira el

—No tengo quejas —dijo Mick mientras entraba y se sentaba en el sofá al lado de Tara. Le dio un beso en los labios y la atrajo hacia su lado—. Puedes llorar todo lo que quieras, o gritarme en cualquier momento en que las hormonas se te suban. —Mick miró por encima hacia Alicia y le dedicó una sonrisa gigante mientras miraba con orgullo a su hijo—. Porque, mira lo que me diste. —Mira lo que hicimos juntos —dijo Tara, levantando una mirada amorosa hacia Mick. —Bueno, esto se está poniendo nauseabundo. La habitación está tan llena de amor de bebé y hormonas que tendré que salir fuera sólo para recibir una bofetada de frío glacial aire. Alicia se echó a reír. Dejando a la esposa de Gavin, Elizabeth, la tarea de romper el estado de ánimo lloroso—. Hola, Liz. —Hola a ti también. Veo que sostienes a mi nuevo sobrino. Y se acabó tu tiempo. Alicia se levantó—. ¿Quieres tu turno? Elizabeth tomó al bebé —. Cariño, es probable que este bebé nunca tenga un minuto de paz cuando esté aquí en las reuniones familiares.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

resultado. ¿Cómo podría quejarse?

17


El Club de las Excomulgadas — ¿Acaso eso no es cierto? —Dijo la mamá de Alicia, pasando su brazo alrededor de Kathleen—. Supongo que deberíamos ir a revisar cómo va la cena. —Es cierto —dijo Kathleen con un suspiro—. Obviamente no me tocará cargar a Sam otra vez por un tiempo. —Tendrás un sinnúmero de turnos, Mamá —dijo Mick—. Tara adora que vengas a ayudarnos. Y lo necesita. Está fuera de práctica con esta cosa de ser nueva mamá, como puedes ver.

hombro de Mick. Estaba profundamente dormida. —Oh, pobrecita —dijo Kathleen—. ¿Estuvo levantada hasta tarde anoche? —Sí. Sam come cada tres horas, y como tiene que amamantarlo, ella también se despierta. A pesar de yo hago los cambios de pañal. —Ahora, ¿quién iba a pensar que pañales y popó serían algo con lo que estarías entusiasmado? —preguntó Gavin mientras se apiñaba en la habitación. Él miró por encima del hombro de su esposa—. Tienes un talento natural en eso, nena. Tal vez deberíamos tener nuestro propio hijo pronto. —Para ello sería necesario que permanecieras en un lugar el tiempo suficiente para que yo pudiera saltar sobre tus huesos y así pudieras conseguir embarazarme. —No escucharé esto —dijo Kathleen—. Vamos, Cara. Vayamos a trabajar en la cena. —Están haciendo bebés, ¿verdad? —preguntó Alicia. Liz se encogió de hombros—. Estamos practicando hacer bebés. Gavin envolvió sus brazos en torno a Liz—. Esa es la parte divertida.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Alicia echó un vistazo hacia atrás para ver la cabeza de Tara apoyada en el

18


El Club de las Excomulgadas —No quiero escuchar eso —dijo Mick desde su lugar en el sofá. —Es una lástima. Estás atrapado allí con tu desmayada mujer —dijo Gavin—. ¿Eso es lo que sucede cuando dan a luz? ¿Duermen todo el tiempo? — ¿La mujer o el bebé? —preguntó Alicia dándole un codazo a Gavin en las costillas. —Ambos —dijo Mick con una amplia sonrisa.

tía Kathleen. ¿Dónde está Jenna? —Llamó —dijo Liz—. Dijo que ella y Ty llegarán unos minutos tarde. Alicia asintió y fue por el pasillo, a encontrarse con su mamá y su tía en la cocina. — ¿Dónde están papá y el tío Jimmy? —Jugando a algo en el garaje con Nathan —dijo su tía, dándole a Alicia una mirada de complicidad. —Oh. —En otras palabras, evitando a las mujeres. No es que pudiera culparlos. El lugar se ponía un poco concurrido cuando toda la familia aparecía—. ¿Cole y Savannah están bien? —Están bien —dijo su madre—. Aún tomando unas largas vacaciones después del final de la temporada de fútbol. Creo última vez que supe de ellos estaban en… ¿Cómo fue que te dije, Kathleen? — ¿Santa Lucia? ¿St. Thomas? No puedo recordar cuál era. Su madre hizo un gesto con el cuchillo en el aire y se encogió de hombros—. No lo recuerdo. Se tomarán un par de semanas, visitarán un par de islas para estar juntos, a solas. Eso es todo lo que sé.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Alicia puso los ojos en blanco—. Iré a la cocina para ayudar a mamá y a la

19


El Club de las Excomulgadas —Suena divertido —dijo Alicia. Los dos se lo merecían. Había sido una temporada difícil, pero una grandiosa. El equipo de su hermano había avanzado hacia el campeonato antes de que perdieran. Cole se había enojado, pero realmente había encajado con el equipo. Se alegraba por ello. Conocer a Savannah había cambiado su vida de una manera que jamás podrían haber imaginado. Ella no sólo había cambiado su actitud profesional, sino que los dos también se habían enamorado en el proceso. Alicia estaba feliz por ambos. — ¿Cómo va el trabajo, Alicia? —preguntó su mamá, dándole un cuchillo y de las cenas familiares era que asumían que si entrabas a la cocina, estabas allí para ayudar. Nadie parpadeaba cuando le entregaban una tarea. Ella se lavó las manos y la comenzó. —Oh, ¿el trabajo? Está… interesante. Su madre hizo una pausa mientras abría la puerta del horno—. ¿Eso significa que lo disfrutas? —Por supuesto. Me encanta. Es todo lo que quería y más. —Estoy muy contenta de escuchar eso. Ella no quería hablar de su nueva asignación con su madre ni con su tía. Pero cuando terminó la ensalada y se dirigía por el pasillo, Liz venía del lado contrario. Alicia la agarró del brazo—. Necesito hablar contigo. —Está bien. Seguro. —Vamos arriba. —Tara está arriba. Acaba de subir para alimentar a Sam. —Bien. Ella puede escuchar.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

un par de tomates para que pudiera ayudar a hacer la ensalada. La única cosa sobre

20


El Club de las Excomulgadas Jenna se asomó junto a la pared de la sala. Se estaba quitando su abrigo. Sus mejillas estaban rojas, y estaba frotándose las manos—. Oooh, ¿chisme? ¿Puedo ir? Necesito algo caliente y jugoso para calentarme. Está helando ahí fuera. Alicia la abrazó—. Por supuesto que puedes venir. —Fantástico. —Ella se volvió hacia Ty, quien estaba detrás de ella—. Estás por tu cuenta. Encuentra a los hombres.

Jenna puso los ojos en blanco y las siguió escaleras arriba. Liz llamó suavemente a la puerta de la habitación de la tía Kathleen—. Tara, te estamos invadiendo. —Hola, chicas, entren. Sólo estoy alimentando a Sam. Liz abrió la puerta, y todas se apilaron dentro. Tara estaba en la mecedora de la tía Kathleen, con Sam prendido a su seno. Alicia suspiró. Tara se veía tan serena mientras mecía al bebé en sus brazos. — ¿Estás segura de que no estamos molestándote? —No, en absoluto. Me encanta la compañía. De lo contrario, podría quedarme dormida otra vez. Alicia se echó a reír—. Está bien. —Entonces, ¿qué está pasando? —Liz preguntó. —He sido asignada a la rehabilitación de Garrett Scott. Liz arqueó una ceja—. Garrett Scott, ¿eh? Eso es interesante.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ty asintió y se dirigió por el pasillo—. Primero encontraré una cerveza.

21


El Club de las Excomulgadas Jenna se puso de lado en la cama—. Es un bombón. Lesión en el hombro, ¿verdad? —Sí. Ha estado en rehabilitación por varios meses sin avances. —Entonces, ¿cuál es el problema? —preguntó Tara. —Estaba trabajando con uno de los miembros de mayor experiencia en el equipo. De hecho, con varios miembros de gran experiencia. Hasta que abrí mi gran boca, y le dije que tenía la cabeza en el trasero y que no estaba cooperando

Liz resopló—. Eso suena como algo que tú dirías. —Lo sé, ¿no? No pude mantener la boca cerrada. Por otra parte, no fue del todo culpa mía. Él me preguntó mi opinión. —Así que te sentiste libre para dársela —dijo Liz con una sonrisa. Alicia suspiró—. Así es. Y antes de que pudiera parpadear, Garrett dijo que quería que me asignaran su caso. Sólo a mí. Pensé que iba a ser despedida, y en su lugar, estoy a cargo de su recuperación. Jenna se sentó y cruzó sus piernas, una sobre la otra—. Wow. Eso es grandioso. ¿Te sientes intimidada? Esta era la razón por la que necesitaba a las chicas. Ellas sabían exactamente cómo se sentía—. Más que intimidada. Tengo un miedo de muerte. —Puedes manejar esto, Alicia —dijo Tara mientras levantaba a Sam sobre su hombro y frotaba su espalda—. Sabes lo que estás haciendo. —Tara tiene razón. —Liz apretó su mano—. Hemos hablado de esto. Entraste en ese campo, porque es todo lo que siempre quisiste hacer. Amas los deportes y la medicina. Esta es tu oportunidad de hacer algo monumental. Rehabilitar a Garrett y tener éxito podría ser un paso enorme en tu carrera.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

con su plan de tratamiento.

22


El Club de las Excomulgadas Ella las miró a todas. — ¿Y si me equivoco en esto? Garrett es su principal lanzador. —No meterás la pata —dijo Tara, sonriendo cuando Sam dejó escapar un pequeño eructo—. Sabes lo que estás haciendo. Es para lo que te has entrenado. —Tara tiene razón —dijo Jenna—. Pondrás el hombro de Garrett en forma y harás que vuelva al montículo del lanzador.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Liz asintió—. Ten un poco de fe en ti misma. Y ve a patear su trasero.

23


El Club de las Excomulgadas Capítulo Tres El lunes amaneció nublado, arrojando copos de nieve y prometiendo una gran tormenta para más tarde en el día. Estos eran los tipos de día que causaban que el hombro de Garrett doliera como un hijo de puta. Así que cuando llegó a la instalación de prácticas del equipo temprano, estuvo feliz de ver a Alicia ya ahí.

caballo habitual, y estaba usando ese horrible uniforme que todo el equipo de medicina deportiva llevaba. Sin maquillaje, bastante sencilla, excepto que no era ordinaria. ¿Cómo no se había fijado en ella antes? Por haber estado atrapado en su propia miseria, probablemente, porque Alicia era bonita. Había algo en ella que hacía que él viera más allá del feo uniforme y de la falta de maquillaje. Tal vez era la promesa que le había hecho de ayudarlo a volver a lanzar. Pero era más que eso, porque también le gustaba el brillo en sus ojos; le recordaba el cielo en el verano. Y su boca; realmente le gustaba su boca, especialmente cuando sonreía. Quería verla sonreír más a menudo. Apostaba a que era preciosa cuando sonreía. No era un problema que fuera bonita, y que no estuviera en absoluto maquillada ni vestida como si quisiera que la sacaran a comer, o a ir de compras como las mujeres con las que por lo general salía. Ella vino a su encuentro cuando él atravesó la puerta. —Buenos días. ¿Estás listo? —preguntó ella. —Estoy tieso, estoy dolorido, y mi hombro odia este clima. Ella asintió—. No te preocupes. Te pondremos un poco de calor en él para calentarte primero y luego nos pondremos a trabajar. Él la siguió a una de las habitaciones privadas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella tenía su ordenador digital en mano, el pelo recogido en su cola de

24


El Club de las Excomulgadas —Quítate la chaqueta y ponte cómodo sobre la mesa. Buscaré una almohadilla térmica. Si trajiste algo de música contigo, puedes encenderla. Él había traído a su reproductor MP3, y era obvio que Alicia no conversaría con él. Por lo general, él y los chicos perdían el tiempo durante una hora aproximadamente y luego hacían un poco de terapia. Esta vez sería diferente. Él se puso los auriculares y encendió su reproductor de música. Alicia regresó y instaló una almohadilla térmica sobre su hombro, y luego apagó las luces

Bien. Lo que sea. No necesitaba que fuera su mejor amiga. El calor se sentía bien, por lo que se acomodó, cerró los ojos, y se sumergió en la música. Los diez minutos pasaron demasiado rápido. Podría haberse quedado dormido, pero ella le quitó las compresas, dejándolo con frío. Él tomó su chaqueta, pero ella lo detuvo. —No la necesitarás en estos momentos. Ven conmigo. Ella lo llevó a la habitación de ejercicios y lo sentó en la bicicleta de brazos6. —Esto hará que entre en calor. Volveré pronto. Ella puso la alarma para cinco minutos y se fue. Una vez más. ¿No era eso divertido? Al menos la TV estaba encendida, en el canal de las noticias deportivas. Él comenzó a pedalear y escuchó las novedades de los deportes, pero también observó a Alicia por el rabillo del ojo. Ella entró en la oficina, y charló con Phil y Max. Ellos revisaron lo que sea que ella tuviera en el

6

Es un aparato que ayuda a entrenar la parte superior del cuerpo con mayor velocidad y precisión que las pesas, que requieren largas ejercitaciones para alcanzar los resultados buscados.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

y salió de la habitación sin una palabra.

25


El Club de las Excomulgadas ordenador. Hubo una gran cantidad de asentimientos de cabeza. Estaban hablando de él, sin duda. Cuando su alarma sonó, ella estuvo allí junto a él. — ¿Estás listo? —preguntó mientras él se bajaba de la bici. —Estoy listo. —Bien. Ven por aquí

—Extiende los brazos hasta el travesaño —dijo ella. Él se volvió hacia ella—. ¿Qué? —Levanta los brazos hacia arriba, rectos por encima de tu cabeza. Toca el travesaño. Él lo hizo. Su brazo izquierdo subió bien, pero hizo una mueca cuando enderezó el derecho. Y no se enderezaba tan fácilmente como su brazo izquierdo. —Es sólo un estiramiento, nada demasiado extenuante. Mantenlo así y trata de enderezar tu brazo derecho, mantén el brazo lo más cercano a tu oído como puedas. Ella se puso de pie detrás de él, observando en silencio. — ¿Ves algo? —Sí. Ahora, deja caer los brazos, sacúdelos durante unos segundos, y hazlo de nuevo. Él la miró por encima de su hombro—. Esto no parece tener objetivo alguno.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Lo condujo hacia la puerta.

26


El Club de las Excomulgadas —Eso es la razón de porqué eres el lanzador y yo la terapeuta. Hazlo de nuevo, y sostenlo mientras cuentas hasta diez cada una de las veces. Él se encogió de hombros, pero llegó a la parte superior de la puerta de nuevo. Ella lo hizo hacerlo cinco veces más. La última vez, sintió como si su figura estuviera mucho mejor. Ella se le acercó por detrás y le agarró los hombros, empujando sus músculos y tendones.

—Por supuesto que se siente tenso. No lo mueves lo suficiente. No te estiras lo suficiente. Cuanto más mantengas tu brazo inmóvil, más tejido cicatrizado se formará. Esa es la mitad de tu problema. Él se dio la vuelta para mirarla—. ¿Y la otra mitad? Ella se golpeó un lado de su cabeza. —Piensas que tu carrera ha terminado. Y por eso, no haces tus ejercicios en casa como deberías. Y debido a que no haces tus ejercicios como debes, el hombro no está curándose. Profecía auto-cumplida y todo eso. A Garrett no le gustó lo fácil que Alicia lo había leído. Por otra parte, ¿no era esa la razón por la que la había elegido en primer lugar? Ella había visto a través de él, le había dicho lo que necesitaba. Y lo que necesitaba era a alguien que lo presionara. Tenía que volver al montículo. Tenía veintinueve años y todavía tenía un montón de años en el terreno de juego. No dejaría que esta lesión descarrilara su carrera. Estar fuera de juego este tiempo había jodido su cabeza, y no sabía cómo cambiar eso. La única cosa que siempre había tenido era control; sobre sus lanzamientos, sobre su carrera y su vida. El último año lo había perdido todo, y lo quería

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—El lado derecho se siente tenso —dijo él.

27


El Club de las Excomulgadas recuperar. Todos los médicos del equipo y los directores atléticos y terapeutas no le habían ayudado a recuperarlo. Los terapeutas de los que se había hecho amigo no habían hecho otra cosa que facilitarle cosas, permitirle poner excusas y no lograr nuevamente la fuerza en su brazo. ¿Era eso lo que quería? Tal vez Alicia era la clave. Se mostraba confiada en su capacidad de

Él bajó la mirada hacia ella, preguntándose cuánto podría desafiarla—. Eres un poco baja. Ella soltó un bufido—. Oh, pero soy poderosa. Sólo espera y verás. Le gustaba que ella no se ofendiera tan fácil. —Debes tener hermanos. —Uno. Y primos. No me asustas. —No estaba tratando de hacerlo. —Demos un paseo —sugirió ella. — ¿No vas a ejercitar mi hombro? —A su debido tiempo. —Sabes que es invierno allí afuera. Ella inclinó la cabeza hacia un lado—. Sí, lo sé. ¿Temeroso del clima? —No. —Él odiaba el clima frío. Si hubiera querido estar en el frío, habría jugado al fútbol.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

ayudarlo, así que tenía que confiar en ella. Se estaba quedando sin opciones.

28


El Club de las Excomulgadas —Bien. Ponte tu abrigo. — ¿Esto es parte de mi terapia? Ella tomó su abrigo—. No. Amo congelarme el trasero y pensé que tal vez quisieras unirte a mí. —Eres una especie de sabelotodo —dijo él mientras se deslizaba en su pesada chaqueta de invierno y después se ponía su gorro.

. Todo lo que hago contigo es parte de tu terapia. Vamos. Caminaron fuera de las instalaciones, y Garrett se encogió más en su chaqueta. La oscuridad de la mañana no le había dado paso al sol, y el viento había aumentado, así que se sentía más frío. Caminaron subiendo las escaleras y salieron a la calle. Alicia prácticamente estaba saltando cuando levantó la cara hacia el cielo. Se volvió hacia él—. Se supone que nevará hoy. —Sí, como unos treinta centímetros o algo así. —Lo sé. Es emocionante. Captó la sonrisa en su rostro, y tal como lo había imaginado, se transformó de bonita a hermosa. Con sus mejillas redondeadas, y sus labios curvados en algo tan sexy, le robó el aliento. Él trató de no notarlo, pero era difícil no hacerlo. —Te gusta la nieve. —Me encanta. Me encanta todo tipo de clima, en realidad. No hay nada como una gran tormenta de nieve mientras estás acurrucada dentro de la casa en pijama con una humeante taza chocolate caliente y una gran novela de romance.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Sí, nunca he oído esa antes. —Ella se puso un sombrero sobre la cabeza—

29


El Club de las Excomulgadas Y ahora tendría que sacar esa imagen mental de su cabeza. Él se preguntó cómo se vería sin esa cola de caballo, con esas olas de rizos oscuros derramándose sobre sus hombros. A pesar de que la fantasía sería mejor si ella estuviera reclinada en el sofá desnuda. Decidió que esta terapia iría mucho mejor si no la encontrara sexy. En albornoz, con pantuflas de peluche, con el rostro embadurnado de algún tipo de crema facial verde, y tal vez con su cabello en ruleros. —Alcanza y agarra esa delgada rama del árbol —dijo ella mientras

Él se detuvo y sacó su cabeza de la fantasía—. ¿Eh? —La rama del árbol que está más adelante. Sigue caminando, pero simplemente agarra la rama al caminar junto a ella. — ¿Y qué hago con eso? —Aquí. Te lo mostraré la primera vez. —Ella se paseó por delante de él, luego disminuyó el paso cuando pasó bajo un árbol con ramas baja de altura. Ella extendió su brazo derecho y agarró una de las ramas más delgadas, sosteniéndola mientras seguía caminando. Ah. Él lo captó. —Quieres que estire la parte posterior de mi hombro agarrándome a las ramas del árbol. —Sí, pero no las sacudas. Hazlo suavemente. Reduce la velocidad al caminar bajo los árboles. Sólo haz una pausa, aférrate a la rama, y siente el estiramiento de verdad. —Lo tengo. —Y lo hizo la siguiente vez, y la siguiente; ella había elegido una calle muy arbolada.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

caminaban.

30


El Club de las Excomulgadas —Esto es mucho menos aburrido que las poleas. — ¿Incluso aunque te estás congelando el trasero? —preguntó ella con una sonrisa irónica. —Incluso si pasa eso. —Siempre es bueno salir de la instalación. Me gusta estar al aire libre, respirar aire fresco. Además, necesitabas un cambio en tu terapia. Y despejar tu

— ¿Así que crees que tirando de las ramas de los árboles engañaré a mi cuerpo, y a mi estado mental, y pensaré que ésta realmente no es una terapia? Ella se echó a reír—. No. Sé que no eres estúpido. Todavía sabrás que esta es una terapia. Es sólo que estamos usamos mecanismos diferentes. Para cuando hubieron recorrido un kilómetro y medio, definitivamente podía sentirlo en su hombro. Además, ella lo hacía inclinarlo hacia un lado y desde la parte delantera. Entraron en la instalación, y él ya no tenía frío. Se quitó el sombrero y la chaqueta y fue al espacio de descanso en busca de una botella de agua. Alicia lo recibió en la puerta. — ¿Preparado para el trabajo serio ahora? Él hizo una pausa a mitad de su bebida—. Pensé que habíamos terminado. —Eso fue sólo un calentamiento. Ahora que tus músculos y tendones están calientes, realmente nos meteremos en ello. —Sí, no lo creo. Estoy un poco dolorido. Ella se dirigió a él y lo empujó por la espalda—. Ser un cobarde no está permitido. Dirígete a las poleas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

cabeza. Hay mucho pesimismo allí.

31


El Club de las Excomulgadas —Pensé que agarrar las ramas de los árboles iba en lugar de las poleas. Ella ajustó el peso para él—. Lo pensaste, ¿no es cierto? Pero no. Tres series de diez. Él miró el peso, eran más pesados de lo que habían estado antes. Luego levantó la vista hacia Alicia—. ¿Esto no arruinará mi hombro? —No. Inicia los levantamientos. Estaré aquí viendo tu progreso.

tenía razón, que el peso era demasiado. El dolor no llegó. Dolía, pero la terapia siempre lo hacía. Sin embargo, era mucho menos doloroso ahora porque Alicia estaba allí para presionarlo. Tal vez esto podría funcionar. ***** Lo cierto era, que Alicia estaba nerviosa. No sólo un poco nerviosa, sino que un bulto de nervios y tensión que se había asentado justo entre sus omóplatos mientras trabajaba en esta primera sesión con Garrett. Había muchísima presión sobre ella para que hiciera todo de forma correcta, y mucho en juego en esto; como la carrera de Garrett. Si no conseguía que su hombro funcionara de nuevo, y que sí lo hacía no trabajara sólo al mínimo, sino lo bastantemente bien como para que pudiera lanzar y lanzar bien, entonces probablemente se quedaría sin trabajo. Los especialistas en medicina deportiva eran contratados; sobre todo por un equipo de béisbol, porque eran los mejores. A lo largo de su trayectoria en la universidad, y en la clínica ortopédica en la que había trabajado antes de ser contratada por los Rivers, se había enorgullecido de ser condenadamente buena en medicina deportiva. Había estudiado anatomía y fisiología antes de haber puesto un pie en el salón de clases de la universidad, había

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él salvó la rutina, esperando algún dolor punzante y agudo que indicara que

32


El Club de las Excomulgadas trabajado en los dolores de su hermano y primos y había visto la mecánica de los atletas y estudiado sus lesiones. Esto es para lo que se había entrenado toda su vida. Ahora era su oportunidad de probarse a sí misma. Puso a Garrett en el empuje de piernas7 para darle a su hombro un descanso y también para equilibrar su entrenamiento. Se tomó un momento para mirar con lujuria sus músculos mientras él yacía tumbado empujando una cantidad considerable de peso. Debido a que había calentado previamente, se había quitado flexionándose mientras empujaba hacia arriba las pesas. Si no fuera una empleada del equipo, estaría encima de él como estaba segura que lo hacían muchas mujeres. Pero fantasear con el caliente lanzador no sucedería, sin importar lo asombroso que fuera su cuerpo o cuán sensuales fueran sus ojos cuando la miraba. Él era su paciente, e iba a permanecer firmemente arraigado en ese puesto. Él se sentó después de colocar los pesos en su lugar. —Entonces, ¿cuán experimentada eres en esto, Alicia? —Tengo un montón de experiencia terapéutica. Él dejó caer la barbilla y luego levantó sus ojos—. Cierto. Una tonelada de experiencia, apuesto. Esta no era la primera vez que era cuestionada por uno de los atletas sobre su preparación. —Tengo una maestría en medicina del deporte. Hice internados y trabajé para algunos de los mejores cirujanos ortopédicos antes de ser contratada por los 7

El empuje de piernas es un ejercicio de entrenamiento con pesas en el que el individuo empuja una pesa o resistencia alejándola de ellos usando sus piernas. Éste término también se refiere al aparato utilizado para llevar a cabo este ejercicio.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

sus pantalones deportivos y usaba sus pantalones cortos, con sus muslos

33


El Club de las Excomulgadas Rivers. He estado trabajando en este campo durante siete años. Pero si tienes alguna duda acerca de trabajar conmigo, siéntete en libertad de… Él levantó las manos—. Tema delicado, obviamente. —Oye, eres el que me quiso. Si has cambiado de idea, sólo házmelo saber, y te dejaré con Max de nuevo. —No lo he hecho.

irritada, pero más consigo misma que con Garrett. Era demasiado sensible, y lo sabía, y eso no era su culpa. Bueno, de forma indirecta lo era, porque él la había colocado en esta posición por haberla escogido y puesto a cargo de su recuperación—. ¿Por qué yo? Él frunció el ceño—. ¿Eh? — ¿Por qué me elegiste? Tenías que saber que no tengo ni la mitad de experiencia que poseen los otros miembros del equipo. —Te dije por qué. Porque no aceptaste ninguna de mis tonterías y me dijiste exactamente cómo me tratarías. —Ya veo. —Entonces... —Él miró hacia abajo a su hombro y luego a ella—. Tratarme. Ella realmente deseó no haber captado la insinuación sexual en lo que dijo. Lo que probablemente estaba todo en su mente y en absoluto en sus palabras. Deseó que fuera feo o desagradable. Incluso cuando era quejoso y demandante, aún había un encanto subyacente en él. Podía tener dolor en algunas zonas que estaban recuperándose que lo ponían de mal humor, pero a eso podía manejarlo. También era amable, y oh, Dios mío,

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Bien. —Ella recogió su ordenador y se sentó en uno de los bancos. Estaba

34


El Club de las Excomulgadas era hermoso y sexy, y tenía un cuerpo en el que quería posar sus manos en muchas más formas que sólo terapéuticamente. Pero esa era su oportunidad de oro, por lo que separaría sus... deseos de su trabajo. —Entonces… ¿terminamos aquí? —preguntó él. —Buen intento. Nuestro tiempo juntos todavía no termina.

—Y tú no eres el terapeuta, así que te tienes que aguantar y sentarte allí hasta que yo diga que terminamos. Ella se alejó para conseguir las bandas elásticas y el balón, sobre todo para crear distancia. Cuanto menos charlara con él, menos pensaría en él a nivel personal. Cuando trajo las bandas, él le dio una mirada dudosa. —Deberíamos haber avanzado más allá de esto. —Y te gustaría saltarte pasos. Es por eso que tu terapia no está progresando. Hagamos esto. Él dejó escapar un alto suspiro lleno de frustración, pero hizo la rutina que ella le presentó. Ella puso un poco de música relajante. —Preferiría algo más intenso. Ella trató de no hacer una mueca. Por alguna razón, todo lo que él decía invocaba al sexo en su mente. Deseaba algo más intenso también, pero no era en la música en lo que estaba pensando. Y necesitaba dejar de actuar como una adolescente llena de lujuria por el amor de Dios. —Esto es relajante. Quiero tus músculos líquidos, no tensos. —Siempre me podrías dar un masaje después.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Mi hombro se siente como un fideo blando.

35


El Club de las Excomulgadas —Si quieres un masajista, te traeré uno. El equipo no me está pagando para que haga eso. —Oh, ¿entonces me traerías un masajista? Ella se puso de pie a su lado, observando y tomando notas mientras él tiraba de las bandas—. Sí considero que uno es justificado. — ¿Sí? ¿Y cómo lo sabrás?

— ¿Cómo es que no harás los masajes tú misma? Mis otros entrenadores los hacían. —Bien por ellos. —Pero tú no quieres subirte sobre mí y masajearme. Es demasiado personal para ti. Ahora esa era una insinuación. Directa y clara. Ella lo fulminó con la mirada—. Bueno, ahora sé qué tipo de masajes te dieron. — ¿Eh? — ¿Subiendo encima de ti? Él se echó a reír—. Está bien, estaba exagerando. Pero sé que todos dan masajes. Excepto tú, obviamente. Ella lo miró a los ojos y no pudo estar segura si él le estaba tomando el pelo, desafiándola, o simplemente tratando de molestarla. Atribuyó su actitud a sus músculos doloridos y decidió darle un descanso—. Yo no dije eso. —Sé que todos están instruidos en masajes porque uno de los chicos me lo dijo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Después de acabar contigo, veré cómo se sienten tus músculos.

36


El Club de las Excomulgadas —Sí, lo estamos. Pero esa no es nuestra principal tarea como terapeutas. Tiendo a fruncir el ceño al hacerlo porque no quiero que mis pacientes me vean como una masajista glorificada. —Lo dices porque eres mujer. —No, porque me he roto el trasero para convertirme en terapeuta. Y no en una masajista.

—No soy susceptible. Y tú has terminado aquí. Sigamos adelante. Ella lo sometió a una rutina de entrenamiento en el circuito con varias máquinas para la parte superior del cuerpo, con el objetivo de fortalecer su hombro. —Me pusiste pesas más pesadas cuando empezamos —dijo él mientras arrastraba la polea hacia adelante. —Lo sé. Él frunció el ceño cuando ella lo hizo hacer otra serie con sólo diez kilos de peso. Cuando él se inclinó para ajustar el código a un mayor peso, ella lo detuvo. —Es demasiado ligero. No recibiré ningún beneficio. Ella inclinó la cabeza para mirarlo—. La última vez que miré, tú no estabas a cargo. Realiza otra serie con este peso. Él le dio una mirada con los ojos entrecerrados que le hizo creer que estaban a punto de discutir la decisión, pero entonces, él se enderezó e hizo la serie. —Tu estado es bueno, así que aumentemos el peso. —Por fin.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Una vez más… tema delicado.

37


El Club de las Excomulgadas Ella reprimió una réplica. Él estaba frustrado, y ella lo sabía. Y tenía un plan. Fue aumentando el peso en incrementándolos de cinco kilos después de cada serie hasta que observó que tenía dificultades. Impresionante. Y alentador. Su hombro podía soportar una gran cantidad de peso, al menos en la polea. —Ahora, vamos a tirar desde el lado. Esto será más difícil.

Una vez más, ella comenzó con pesos más ligeros y poco a poco los aumentó. Él no podía manejar tanto peso, pero ella lo controló en busca de señales de dolor. Cuando lo vio hacer una mueca, puso fin a la sesión y lo marcó en sus notas. —Podría hacer más. Ahora que estamos en ello, puedo ver el beneficio. No me duele tanto, y mi hombro puede manejarlo. —Es suficiente para nuestra primera sesión. —Tengo que esforzarme —dijo él mientras seguía al siguiente circuito—. Tú misma lo dijiste. Ella se volvió para mirarlo—. Y si te vuelves a lesionar el hombro, estarás de nuevo tirando cinco kilos otra vez, y te perderás la temporada. ¿Es eso lo que quieres? —No. —Muy bien, entonces. —Ella lo llevó a través del resto del circuito, discutiendo con él todo el tiempo sobre la cantidad de peso que podía manejar. Ella se mantuvo firme, negándose a permitirle presionar o levantar más peso del que había en su plan de terapia, a pesar de su irritación. —Terminamos —dijo ella finalmente después de una hora.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Lo sé.

38


El Club de las Excomulgadas — ¿Eso es todo? —Hace un rato querías terminar. Él hizo una pausa—. Bueno, eso fue antes. Recobré energías, y puedo seguir por más tiempo. —Terminamos. Ahora, te estiraré. Ve a acostarte. —Eso no es suficiente. Necesitamos hacer más.

en paz por el resto del día. —Ya veremos. Alicia le dio una sonrisa socarrona. Garrett arrastró sus dedos por su pelo y se tumbó de espaldas sobre la mesa acolchada. Lógicamente, Garrett sabía cómo funcionaba la terapia. Era un proceso lento, metódico, y nada cambiaba drásticamente el primer día. Pero, maldita sea, esperaba un milagro. Él necesitaría un milagro para empezar a lanzar de nuevo. Estaba invirtiendo mucho en su decisión de tener a Alicia como terapeuta. No había sido cegado por su belleza o su cuerpo grandioso. Había dependido totalmente de su instinto y de la manera en que le había hablado. Ahora, mientras se cernía sobre él, respiró hondo y esperó lo mejor. — ¿Estás listo para esto? —preguntó ella. Él se encogió de hombros—. Por supuesto.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Es suficiente por ahora. Te daré un buen estirón, y me rogarás que te deje

39


El Club de las Excomulgadas Ella levantó su brazo por encima de su cabeza, haciendo los estiramientos básicos a los que estaba acostumbrado. Nada le dolía, pero siempre se sentía bien estirarse después de una sesión de terapia. Él cerró los ojos y se imaginó a sí mismo sobre el montículo, lanzándole una bola curva a un bateador, seguido por la señal del árbitro señalizando el strike8. Sí, ahí es donde tenía que mantener su concentración, y si tenía que tratar a Alicia con dureza para conseguir que lo presionara, ahí es donde él… — ¡Jesucristo! —Sus ojos se abrieron bruscamente cuando ella le inclinó el ojos le lagrimearan—. Eso duele como el demonio. —Respira hondo —dijo ella, su voz era tranquilizadora, mientras hacía la misma maldita cosa con su brazo. Él no era un cobarde, y tenía una tolerancia al dolor muy alta, pero esa mierda era dolorosa como el infierno—. ¿Qué estás haciendo? —Rompiendo el tejido cicatrizado. Empujando tus límites. Eso es lo que quieres, ¿no es así? —Sí. Pero pensé… —Shhh —dijo ella, llevando su brazo hacia atrás, imitando la posición de rotación de un lanzador—. Sólo respira y trata de relajarte en esto. — ¿Cuánto tiempo me estirarás? —Unos treinta minutos. Él podría estar muerto en treinta minutos si ella seguía con eso. Apretó los dientes y se aguantó como un hombre, tratando de no gemir cuando ella se arrodilló junto a él y, estaba seguro, le dislocó el hombro. 8

Conteo negativo para el turno de un bateador en la ofensiva, resulta de no golpear hacia el diamante (forma del campo de juego de béisbol), en zona válida de juego o fair, una pelota lanzada por el lanzador que pasa por la zona de strike.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

brazo hacia atrás, después hacia el lado. Un dolor caliente, punzante hizo que los

40


El Club de las Excomulgadas Bueno, tal vez estaba exagerando, pero seguro que se sentía como si le estuviera retorciendo el hombro hacia posiciones poco naturales. Y no le gustaba. La habitación se estaba calentando, el dolor se volvía más intenso. Tener algo para morder no estaría de más, tampoco, porque Alicia era implacable. Y no se detendría. Necesitaba unos malditos minutos de descanso, así podría recuperar el maldito aliento, pero ella siguió y siguió y siguió hasta que él estuvo jadeando como si estuviera a punto de dar a luz. —Dime cuál es el mejor juego en el que alguna vez hayas lanzado —le

Momentáneamente distraído del dolor, levantó la mirada hacia ella—. ¿Qué? — ¿Cuál fue tu mejor partido? Él pensó por un segundo—. Contra Chicago. Estábamos igualados en la novena entrada9. Había lanzado durante todo el juego. Estaba completamente extenuado. El entrenador quiso sacarme varias veces, pensó que me estaba cansando, pero al final cedió y me dejó permanecer en el juego. Hizo una mueca cuando ella jaló de su brazo hacia atrás para un largo estiramiento. —Sólo respira profundamente —dijo ella con voz suave y reconfortante—. Empatados en la novena entrada. ¿Jugaban en casa? Él inspiró y exhaló, y ella liberó la tensión en su brazo. —Sí. Así que me enfrenté al primer bateador, quien meció el bate a una bola curva y la golpeó, logrando una grounder10 hasta la primera base. El segundo bateador la hizo volar hasta el centro. El tercero fue más duro, arrojaba mis bolas 9

10

Inning: cada uno de los segmentos del juego de béisbol en los que se turnan los equipos consecutivamente al ataque (al bate) y a la defensiva, limitado por tres outs para cada uno y durante los cuales el atacante intenta anotar el mayor número posible de carreras, sin límite en el número de dichas anotaciones. Bola golpeada donde ésta rebota contra el suelo, y/o rueda por el suelo hasta ser atrapada por el defensa.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

preguntó ella mientras trabajaba en su brazo.

41


El Club de las Excomulgadas rápidas fuera del campo de juego, pero supuse que podía conseguir atraparlo porque su coordinación estaba fuera de tiempo. O eso, o iba a recibir un golpazo de mi parte. Pero tomé impulso y dio en el clavo. Él meció el bate y erró el lanzamiento, quedando ponchado11. Ella se detuvo y bajó la mirada hacia él—. Es difícil tener ese tipo de energía para lanzar al final de un juego. Él le sonrió—. Sí. Nuestros chicos anotaron una carrera en la siguiente

—Buen juego, entonces. —Así es. Ella le tendió la mano—. Y buena sesión. Hemos terminado aquí. Aliviado como el infierno, él se sentó—. Gracias. Ella lo apoyó contra la pared, luego colocó una bolsa de hielo en su hombro. —Diez minutos con la bolsa de hielo, entonces ya habrás terminado. Ella lo había distraído durante la parte más difícil del estiramiento al obligarlo a hablar. Él la observó mientras ella escribía en su ordenador, parte de él la odiaba por el malvado y duro estiramiento, la otra parte sólo era incapaz aún de entenderla. Ella levantó la vista y se encontró con su mirada—. Me estás mirando raro. ¿Fue muy duro para ti? —Estuvo bien. —Su hombro estaba palpitando todavía.

11

Ponche, ponchado: el strike out (anotación oficial K o SO), es la acción de retirar a un bateador con una cuenta de 3 strikes, al que la recibe se le suele llamar ponchao o ponchado.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

entrada, y ganamos el partido.

42


El Club de las Excomulgadas —Tu mandíbula está apretada. Deberías tratar de relajarte. —Ella alejó el paquete de hielo y se sentó frente a él—. Se va a poner más intenso de aquí en adelante. ¿Crees que puedas manejarlo? Por una fracción de segundo, meditó el regresar con los otros entrenadores. Estaba acostumbrado a sus formas de terapia. Esto había sido… diferente. Había sido duro. Pero había algo sobre Alicia que encajaba con él. Y había pedido esto, así que lo soportaría.

—Positivamente. —Entonces puedo aguantar lo que me mandes. —Bien. Si te duele más tarde, te frotaré un poco. ¿Más tarde? Estaba adolorido ahora. —Creí que no dabas masajes. Ella le lanzó una mirada por encima de su hombro mientras salía de la habitación—. Haré una excepción contigo ya que te ves como si estuvieras a punto de llorar. Pero te advertí que el trabajo conmigo no serían unas vacaciones, ¿no es cierto? No voy a ir lentamente, Garrett. Si no quieres trabajar conmigo, dilo ahora, y haremos los ajustes. Ella esperó, el reto en sus ojos era muy claro. Le gustaba eso sobre ella, y no había manera en el infierno de que cayera en la trampa. —Si puedes exprimirme, puedo soportarlo. Hagamos esto. Capítulo Cuatro Había pasado una semana y media. Diez horribles días en los que Alicia pensó que la terapia podría matarla.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Estás segura de que va a funcionar.

43


El Club de las Excomulgadas Físicamente, Garrett estaba haciendo todo correctamente. Estaba pagando el precio por su estado emocional, porque sus constantes quejas eran un dolor en su trasero. O lo hacía trabajar demasiado o no lo hacía lo suficiente. Nada de lo que hacía estaba bien. No era de extrañar que el equipo lo hubiera mimado. Ellos, obviamente, hacían lo que él pedía para callarlo de una vez. Puede que fuera guapo por fuera, pero ella tenía constantes pensamientos de ponerle cinta adhesiva sobre la boca cada vez que se presentaba a la terapia.

entrenamiento de primavera a Florida, lo que la dejaba a solas con Garrett. Durante los primeros días, ella había tenido a otros terapeutas con quien hablar cuando las cosas se ponían ásperas. Y ellos se compadecían, porque todos habían trabajado con él. Ahora estaba sola, aunque tanto Phil como Max le habían dicho que podía llamarlos en caso de que surgiera una emergencia en relación con la condición de Garrett o si tenía alguna pregunta. Annamarie, una de las otras terapeutas y una buena amiga, le había dicho que la llamara si sólo necesitaba desahogarse. Probablemente tendría que llamar a Annamarie sólo para quejarse con ella. Y posiblemente todos los días. Como hoy, porque Garrett tenía una hora de retraso. Ella aprovechó el tiempo para actualizar sus notas y trabajar en su plan de tratamiento a seguir, pero cuando pasó media hora más, lo llamó a su celular. Él respondió con sueño—: Sí. —Se suponía que tenías que estar aquí hace más de una hora. — ¿Quién habla? Alicia contuvo el aliento con fuerza.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Peor aún, todos los demás se habían ido al comienzo de la semana para el

44


El Club de las Excomulgadas —Tu terapeuta. —Oh. —Él hizo una pausa, y ella oyó que daba un bostezo—. Lo siento, Alicia. Debo haberme quedado dormido. —No me digas. ¿Qué tal si traes tu trasero aquí? Otro bostezo. Ella golpeó el piso con el pie. — ¿Qué tal si nos saltamos el día de hoy? Mi brazo sufre una especie de

—No lo creo. Bebe un poco de café y vístete. Podría haber jurado que escuchó un ronquido. —Garrett. ¿Estás ahí? — ¿Eh? Oh, sí. Estaré allí mañana. Lo prometo, ¿de acuerdo? Entonces oyó un chasquido. —¿Hola? ¿Garrett? ¿Garrett? —Se quedó mirando el teléfono—. Ese hijo de puta. —Le había colgado. Increíble. Esa jugada podría trabajarla en algún otro, especialmente cuando la instalación tenía a otros jugadores lesionados en los cuales centrarse. ¿Acaso pensaba que iba a disfrutar de un día libre e ir de compras o tal vez leer un libro? Por supuesto que no. Él había pedido por ella, y le gustara o no, iba a tenerla. Sacó la dirección de su expediente, tomó su abrigo y las llaves del coche, y salió a trompicones por la puerta. *****

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

dolor de todos modos.

45


El Club de las Excomulgadas Había unas implacables palpitaciones en la cabeza de Garrett. Había bebido un par de cervezas la noche anterior, pero no recordaba ningún whisky o tequila, por lo que no debería tener una resaca. Se puso la almohada sobre la cabeza, pero entonces oyó el timbre. Buscó debajo de la almohada del otro lado de la cama y agarró su teléfono, abriendo los párpados un poco para mirar la pantalla. No, no era el teléfono.

¿Qué Infiernos? Le tomó unos segundos darse cuenta de que era la puerta. Y el timbre de esta. Al mismo tiempo. Dejó caer la cabeza sobre la almohada de nuevo. Quienquiera que fuese se iría cuando no respondiera. Excepto que no lo hizo. Los golpes continuaron sonando. Mierda. Se levantó de la cama y se deslizó en sus pantalones de chándal12, se dirigió a la puerta, y miró a través de la mirilla. — ¿En serio? —Destrancó la puerta y la abrió. Alicia estaba allí con una dulce sonrisa en su cara. —Buenos días, rayito de sol. ¿Listo para la terapia? —Eh, no. Yo estaba durmiendo. Ella empujó la puerta. —Ya no más. Así que bien podrías vestirte.

12

Un chándal, buzo, salida de cancha, sudadera, jogging, mono o pants es una prenda de vestir que consiste en dos piezas: unos pequeños pantalones y una chaqueta. Los chándal están fabricados en algodón, fibra sintética (por lo general, poliéster) o mezcla de ambas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ahí está el sonido de golpeteo de nuevo.

46


El Club de las Excomulgadas No podía creer que ella hubiera ido a su casa. Quería cerrar la puerta en sus narices. Pero ya que estaba aquí... —Necesito café. —Caminó pasándola, y debido a que oyó sus pisadas detrás de él mientras iba de camino a la cocina, asumió que había entrado. Al menos estaba callada. Mientras se hacía el café, él tomó dos tazas, sacó la crema y el azúcar, y se volvió para mirarla. Su mirada estaba desviada hacia donde sus pantalones colgaban alrededor pantalones que había agarrado para poder ver quien estaba en la puerta. Y ella lo había notado. Y él había notado que ella lo estaba mirando. Él esbozó una sonrisa ante eso. Se cruzó de brazos mientras ella hacía una inspección visual de sus abdominales y su pecho. Cuando su mirada llegó a su cara, se sonrojó. Bonita. Pero ella permaneció en silencio. —Tal vez quieras quitarte el abrigo. —Eso no es necesario. Puedo esperar mientras te vistes. —Tengo que tomar una ducha. La vio hacer un análisis rápido de su piel expuesta de nuevo. Si no paraba de comérselo con los ojos, le daría una erección. Ella parecía linda toda envuelta en su abrigo, sombrero y guantes, con las mejillas de color rosa. —Quítate las prendas y bebe una taza. Ella se quitó la gorra y la chaqueta—. Bien.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

de sus caderas. Él se dio cuenta entonces de que apenas estaba vestido, sólo con los

47


El Club de las Excomulgadas Él se echó a reír mientras su cabello volaba en todas las direcciones por la estática, lo que hizo que ella lo fulminara con la mirada. — ¿Qué? Él se acercó a ella y le se alisó el cabello—. Parece que metiste el dedo en un enchufe de luz. Sus ojos se abrieron como platos, y apartó sus manos de un golpe, tomando una goma para hacerse una cola de caballo de su muñeca, y se recogió el pelo—. Y

Él se acercó a la cafetera y sirvió dos tazas—. Tal vez seas la que tiene que volver a la cama. Estás de mal humor. —Tienes razón. Estoy de mal humor porque estás tomando con ligereza lo que considero un asunto serio, que es tu recuperación y tu carrera. —Tu taza está sobre la encimera. La crema y el azúcar están allí si quieres. Él se apoyó contra la encimera y tomó un trago. Luego otro, esperando ese impulso de cafeína le diera la sacudida que necesitaba para tratar con Alicia esta mañana. Afortunadamente, ella se acercó, recogió la taza y tomó un poco de azúcar para agregársela, luego se inclinó junto a él para beber en silencio. Silencio. Le gustaba esa palabra. Había conseguido beber su primera taza y estaba en su segunda antes de que ella hablara de nuevo. — ¿Crees que esto es divertido para mí? Él la miró, sintiéndose mucho más caritativo ahora que estaba completamente despierto—. Probablemente no. Pero podrías simplemente permitirnos saltear un día.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

no me estás haciendo más feliz esta mañana.

48


El Club de las Excomulgadas Ella dejó su taza sobre la encimera y se volvió para mirarlo—. Un día, puede hacer toda la diferencia en tu recuperación. He estudiado tu expediente. No es sólo un día, Garrett. Has dejado un montón de días pasar desde tu lesión. Y el equipo te lo permitió. Eso no sucederá conmigo. Si tengo que acampar en tu puerta y arrastrar tu perezoso trasero de la cama todos los días, entonces lo haré. Si tengo que vivir contigo y sacarte de la cama para que cooperes, entonces eso es lo que sucederá. Pero de una manera u otra, conseguirás la terapia que necesitas para que tu brazo este en forma para el día del partido.

volvió hacia ella—. No necesito una maldita niñera. —Entonces deja de comportarte como un niño y actúa como un adulto. Uno que tome en serio sus responsabilidades. Él arqueó una ceja y se cruzó de brazos—. ¿Así que me quedo dormido una mañana, y de repente fallé? —Cancelaste tus sesiones de terapia treinta y cuatro veces antes de que yo me hiciera cargo. Él arqueó una ceja—. ¿Las contaste? —Sí. Y aunque piensas que faltar a una sesión no hace la diferencia, perderte treinta y cuatro sesiones la hace. Es por eso que no estás mejorando. Es por eso que no estás en el montículo lanzando todavía. ¿Has tenido incluso una pelota en tu mano, desde que te lastimaste? Él cambió de opinión. No le gustaba Alicia después de todo, y francamente, odiaba su actitud de ir directo al grano. —Respóndeme. ¿Lo has hecho? —No.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ahora que estaba suficientemente despierto, se preparó para la batalla. Se

49


El Club de las Excomulgadas —Entonces deja de molestarme y empieza a tomar en serio la terapia. Tal vez entonces lleguemos a alguna parte. Cansado de escucharla, se impulsó fuera de la encimera—. Iré a tomar una ducha. Ella fue tras él. Él se volvió hacia ella a mitad del pasillo—. ¿Me seguirás a la ducha?

Él la miró de arriba abajo. Sólo la idea de desnudarla para continuar su discusión en la ducha era suficiente para hacer que su pene se moviera atento. Tenía que alejarse de ella antes de hacer algo realmente estúpido, como sugerirle utilizar su energía en algo más productivo, como en el sexo. Y entonces ella realmente estaría enojada con él. Él se giró y se dirigió al dormitorio, se quitó los pantalones y encendió la ducha, dando un suspiro de frustración al dar un paso bajo el agua humeante. Siempre había odiado que le dijeran qué hacer. Al estar en este negocio, todo giraba en torno a las reglas, incluyendo donde cabías en la rotación. Infiernos, al paso que iba, tendría suerte de estar en la rotación. Si no se rehabilitaba bien, podía acabar perdiendo su trabajo como lanzador, un trabajo por el que había trabajado hasta el cansancio por obtener y conservar. En cambio, podía terminar como un relevista de media entrada13, arrojando algunos lanzamientos cada algunos pocos juegos cuando fuera necesario. Si es que lanzaba de nuevo en absoluto. O podría terminar pasando esta temporada rehabilitando su brazo en las ligas menores. 13

Los relevistas de media entrada son aquellos que acostumbran ser suplentes de los lanzadores principales, que acostumbran lanzar en la 7ma u 8va entrada.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Eso finalmente llegó a ella. Se detuvo—. Esperaré aquí.

50


El Club de las Excomulgadas Él empujó su cara bajo la roseta y pensó como podría ser eso. Lo único que sabía de las mayores es que una vez que retrocedías, muy rara vez volvías a ascender. Él sacó la cabeza fuera del agua y se frotó la mano por la cara, apagó la ducha, y agarró una toalla. Después de que el vapor se despejó en el baño, se dio una mirada en el espejo. Tal vez Alicia tenía razón. Dios, odiaba admitirlo, pero tal vez era el

O por lo menos pensar en tomarla más en serio. Todavía no estaba convencido de que algo de esto le estaba haciendo algún bien. Pero tal vez, debería darle más tiempo; a ella, para hacer que todo funcionara. Se puso ropa limpia, se peinó y salió de su habitación. Alicia estaba mirando por la puerta hacia su patio trasero. Se volvió cuando le oyó salir. —Muy bien, vayamos a hacer esa cosa de la terapia. Ella se acercó para agarrar su abrigo—. Maldición, ya era hora. Él sonrió mientras tomaba la chaqueta de la parte posterior de la silla. Sí, todavía le gustaba su descaro. La siguió a la instalación de tratamientos y se bajó de su coche. —Espera —dijo ella mientras se dirigía a la puerta. — ¿Qué? —No comiste. —No. No tuve tiempo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

momento de tomar esta cosa de la terapia más en serio.

51


El Club de las Excomulgadas —Tienes que alimentarte primero. Él se apoyó en el coche. — ¿Qué? ¿Y arruinar tu cuidadoso cronograma? —Que gracioso. Vamos. Cruzaron la calle al Denny‟s. Alicia pidió una taza de café y algo de jugo, mientras Garrett ordenaba el desayuno completo.

—Ya tuve mi desayuno. Estuve a tiempo, esperándote en las instalaciones por dos horas. —Está bien, lo entiendo. Fui un patán —dijo al tiempo que se bebía un vaso de zumo. Ella no respondió, por lo que obviamente, estuvo de acuerdo con él. Luego se quedó en silencio. Ella había traído su ordenador, así que se entretuvo jugando. —Entiendes que todo esto es para tu beneficio, ¿no? Él esperó para responderle mientras la camarera le entregaba su comida. —Una parte de mí lo sabe. La otra parte sólo quería dormir esta mañana. —Esa otra parte es la que necesita una llamada de atención. Él pinchó sus huevos—. Sí, bueno, a esa parte de mí no le gustas mucho. — Tragó—. Lo siento. —No necesito gustarte, Garrett. Sólo necesito que sigas el plan. — ¿Y cuál es el plan para hoy? ¿Más de lo mismo? Ella sonrió—. No. Tengo algo divertido en mente para la terapia de hoy.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿No pides nada de comer para ti? —le preguntó.

52


El Club de las Excomulgadas Divertido, ¿eh? Nada sobre la terapia era muy divertido. Cuando él terminó de comer, se dirigieron a las instalaciones. Alicia se detuvo en su coche—. Entra. — ¿No vamos a entrenar ahí? —Hoy no. Él se subió a su coche y se puso su cinturón de seguridad—. Entonces, ¿a

Ella se movió del estacionamiento, manteniendo su mirada fija en el frente. —No muy lejos. Él tuvo la oportunidad de observarla mientras conducía. Cuidadosamente. Con ambas manos en el volante, y ni una vez distrajo su atención del camino. También se dio cuenta de que no tenía su uniforme el día de hoy, algo a lo que no había prestado mucha atención cuando había aparecido en su casa. — ¿No usas el uniforme del equipo hoy? —No. —Ella salió de la carretera y se detuvo en lo que a primera vista parecía un gimnasio. Entonces se dio cuenta que no era un gimnasio en absoluto. — ¿En serio? —preguntó él mientras ella estacionaba—. ¿Un centro de escalada? Finalmente ella se volvió hacia él—. Será una gran terapia. Además de muy divertido. Nada que tuviera „terapia‟ en ello era divertido. Pero él salió y se deslizó junto a ella.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

dónde vamos?

53


El Club de las Excomulgadas — ¿Alguna vez has escalado antes? —preguntó ella mientras se dirigían al interior. Él no sabía qué esperaba, peor montones de paredes con diferentes tamaños de rocas de diversos colores no era—. Uh, no. ¿Y tú? Ella tomó una tablilla de la recepción—. De hecho, sí lo he hecho. Es una forma tremenda de hacer ejercicio con todo el cuerpo, especialmente para los hombros.

Garrett observó como un tipo musculoso llegaba a la recepción. Alicia le sonrió. —Hola, Dave. —Lo tengo todo preparado para ti y Garrett. Hola, soy Dave. —Encantado de conocerte, Dave. Garrett le estrechó la mano. —Soy un gran fan de los Rivers. Entiendo que estás haciendo algo de terapia en tu hombro. Espero que te lleve de regreso al montículo pronto. —Yo también. Él le entregó una tablilla y un formulario que básicamente decía que si caías a su muerte, no era su culpa, junto con otra información sobre seguridad. Él la llenó y firmó. —Por aquí —dijo Dave. Garrett caminó quedando atrás mientras Alicia y Dave se quedaban cerca, hablando. O más bien, Dave hablaba. Alicia echó la cabeza hacia atrás y se echó a

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Oye, Alicia.

54


El Club de las Excomulgadas reír. Y Garrett se sintió como una tercera rueda14, aunque no tenía idea de por qué. No es como si Dave y Alicia estuvieran en una especie de cita. Por lo que él sabía, de todos modos. No sabía nada de la vida personal de ella. Dave podría ser su novio, y la estaba ayudando con su terapia. Chico con suerte si ese era el caso. Sin ese uniforme holgado del equipo, tenía un infierno de cuerpo. Pantalones ajustados y una camiseta de entrenamiento sin mangas abrazaban su cuerpo de una manera que su uniforme del equipo nunca

Ella era delgada pero no flaca. La mujer tenía tono muscular y curvas en todos los lugares correctos. —Está bien, Garrett, vamos a ponernos un arnés —dijo Dave, y procedió a abrochárselo. Alicia parecía saber lo que estaba haciendo cuando se colocó uno igual, y después se dirigió a él. — ¿Subirás conmigo? —preguntó Garrett. Alicia sonrió—. Por supuesto. Estaré a tu lado todo el tiempo. Necesito ver tu figura y asegurarme de que no te lesiones el hombro. Ella lo condujo a una de las paredes y se apoyó en ella, levantando los brazos—. Haremos estiramientos primero. Después estirarse, ella puso su pie en una de las rocas—. Sólo sígueme, permanece a mi lado. Iremos lento al principio. Él inclinó la cabeza hacia atrás y miró hacia lo alto de la pared, le dolió el hombro ante la idea de la cantidad de trabajo que tomaría llegar a la cima. Alicia puso la mano en su hombro—. Sólo iremos tan lejos como creas que puedes soportar, y tan lejos como yo crea que puedes ir pero no más allá, ¿de acuerdo? 14

Hacer referencia a la frase: “tres son multitud”. Siente que sobra allí.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

haría.

55


El Club de las Excomulgadas Él estudió la cima, luego se deslizó los guantes y agarró la cuerda. —No te preocupes. Puedo manejar esto. Los primeros tres metros más o menos fueron bastante fáciles, un estiramiento que se sentía bastante bien para su hombro. Y tenía que admitir que eso era mucho más divertido que hacer ejercicios repetitivos en las instalaciones de entrenamiento. Para cuando alcanzaron la mitad de la pared, sin embargo, él estaba empapado en sudor, y su hombro se sentía como si estuviera a punto de salirse del

Alicia, por otro lado, subía por la pared como una araña en fuga. Lo hacía que pareciera fácil y ni siquiera le faltaba el aliento. En este momento estaba posicionada encima de él, colgada aferrándose a una roca con una mano mientras lo miraba. — ¿Cómo vas? —preguntó ella. Él apretó los dientes—. Grandioso. — ¿Algún dolor? Él se limpió la frente con la parte posterior de su brazo—. Estoy bien. Ella bajó hasta que estuvo a su altura—. Garrett. Si tienes dolor, necesito saberlo. No hacemos esto por diversión, sabes. — ¿En serio? Pensé que estábamos haciendo esto por diversión. Ella inclinó la cabeza hacia un lado—. En serio. ¿Cómo te sientes? —Mi hombro me duele. Ella frunció el ceño—. ¿Duele realmente mucho, duele un poco, o algo en el medio? —Es tolerable. No está tan mal.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

lugar.

56


El Club de las Excomulgadas Ella se acercó y puso su mano en la parte posterior de su hombro, dándole un apretón—. Los músculos no están demasiado tensos. ¿Seguro de que deseas continuar? —Sí. —Está bien. Avísame si llega a ser demasiado. —Sigamos adelante.

— ¿Quieres pasar el rato aquí y hablar, o quieres llegar a la cima de esta pared? —Subamos. Él tenía que admitir, que observar su trasero era una buena distracción, y ya que estaba arriba de él, tenía una buena vista de su magnífico trasero y de sus piernas mientras ella se balanceaba de una roca a la otra. Tenía una blusa sin mangas que mostraba los músculos de su espalda. Le gustaría desnudarla y ver como era su cuerpo realmente. Tal vez podría convencerla de que no usara esos feos uniformes. Era mucho más agradable a la vista con esa ropa. — ¿Aún bien? —preguntó ella. —Grandioso. —Habían subido tres cuartas partes del camino. Incluso Alicia estaba sudando ahora, y Garrett no tenía ninguna sensación en el hombro. Cuando alcanzaba una roca no estaba seguro de si podría sostenerse. Pero estaría maldito si renunciaba. Si Alicia podía hacerlo, también él. Ella esperó a que él agarrara la roca más cercana y se impulsara hacia arriba. Nunca le diría que había utilizado sus piernas para encaramarse más arriba.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Sus labios se curvaron—. Creo que te gusta el desafío.

57


El Club de las Excomulgadas —Te ves un poco inestable. ¿Tu hombro te duele? —Diablos, sí, está dolorido. Pero estamos cerca de la cima. Puedo lograrlo. Ella cruzó varias rocas por encima de él y terminó a su izquierda. Él reunió todo lo que tenía muy dentro para mantener el ritmo de ella. Y cuando el pie de Alicia resbaló en una roca, a pesar del arnés y las cuerdas que la mantenían estables, él extendió su brazo izquierdo para sostenerla de la cintura.

La atrajo con fuerza contra él. — ¿Estás bien? —Aquí estaba yo pensando que era un mono. Lo hago todo el tiempo, y nunca me había resbalado ni una vez. Todavía estaba temblando. Él mantuvo su brazo alrededor de ella, a pesar de la tensión en su otro hombro. Podía manejar esto—. Sólo toma respiraciones profundas. No tenemos ninguna prisa por ir a ningún lugar. Ella levantó la mirada hacia él, y fue golpeado por el azul claro de sus ojos. Ojos que contenían más que un poco de miedo en ese momento. —Soy la que se supone que está cuidando de ti —dijo. —No he resbalado —dijo él, curvando los labios. —Sabelotodo. Gracias por atraparme. —No estuviste en ningún peligro porque tienes el arnés y te están vigilando desde abajo. —Es verdad. Pero aún así da bastante miedo perder tu apoyo aquí arriba. Estoy agradecida de que me hayas alcanzado, a pesar de que no deberías haberlo hecho. Podría haber lastimado tu hombro.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Mierda —dijo ella, sosteniéndose a sí misma cerca de la pared.

58


El Club de las Excomulgadas Él arqueó una ceja—. De ninguna manera iba a permitir que cayeras; o que colgaras o lo que sea que podría haberte pasado. Ella lo miró fijamente, y luego, como si se diera cuenta de que la estaba sosteniendo, se apartó suavemente. —Ya estoy bien, pero si estás te acuerdo, ¿te parece que bajemos? —Por supuesto. Mi hombro está bastante ejercitado, de todos modos.

que tomarse su tiempo. Garrett mantuvo su enfoque en Alicia todo el tiempo, asegurándose de que tomara cada paso lento y constante. Ella lo hizo, sin cruzarse por encima de las rocas de la manera en que había hecho en su subida. — ¿Estás bien? —le preguntó Dave cuando llegaron al fondo y se desengancharon. Ella le dio una sonrisa brillante a Dave—. Estoy bien. Mi pie resbaló. Estoy tan contenta de que Garrett estuviera allí para agarrarme. —Estabas perfectamente segura allí con tu arnés y nosotros aquí anclándote con la cuerda, lo sabes —dijo Dave. Garrett captó la actitud defensiva en el tono de Dave. Se cruzó de brazos y trató de no sonreír al respecto. Aunque Dave estaba en lo correcto y Alicia había estado a salvo, a Garrett le gustaba saber que había sido él quien había estado allí para atraparla. Desde hace meses se había sentido inútil, su hombro lo había hecho sentir inadecuado. No podría haberla atrapado con su hombro lastimado hoy, pero se había aferrado a la roca con su brazo dolorido y la había agarrado con el bueno. Para Garrett, eso se traducía en victoria. —Lógicamente, sabía que estaría bien allí arriba —dijo Alicia—. Y que no hay manera de que pudiera haber caído porque estaba conectada a un arnés. Pero no hay nada como tener a alguien allí de quien aferrarte. Hoy, Garrett fue un héroe

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Bajar fue un infierno mucho más fácil que subir, a pesar de que todavía tuvo

59


El Club de las Excomulgadas para mí. —Ella se volvió hacia él y puso su mano sobre su brazo—. Gracias otra vez. —No hay problema. —Él se alejó con una gran sonrisa en la cara, dejando a Alicia para que terminara todo el asunto con Dave. Una vez que terminó, ella agarró su bolso y caminaron hacia el exterior. —Entonces, ¿qué sigue? —Tenemos que volver a las instalaciones para que pueda evaluar tu hombro

—De acuerdo. Se dirigieron de regreso, y cuando llegaron, ella lo acomodó en una de las mesas de terapia. —Quiero que hagas un estiramiento ligero y compruebes tu rango de movimiento. — ¿No habrá otros ejercicios hoy? Ella negó con la cabeza—. La escalada por la pared fue suficiente tortura para tu brazo, ¿no te parece? Definitivamente él también lo pensaba, pero no estaba seguro de cuál era su plan. Después de que ella trabajó en su brazo un poco, él tuvo que admitir que la bolsa de hielo se sentía bien en su palpitante hombro. Alicia se sentó en el banco junto a él, centrada en su ordenador. —Eso fue divertido hoy.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

y ponerte hielo.

60


El Club de las Excomulgadas Ella levantó la cabeza y sonrió—. Me alegro de que te haya gustado. Tu brazo obtuvo un estiramiento fabuloso. En realidad, ayudó a tu rango de movimiento. —Entonces… ¿podríamos hacerlo de nuevo alguna vez? Sus cejas se levantaron—. Por supuesto. No sabía cuáles eran sus otros planes para su terapia, pero después de la mierda que día tras día había estado soportando por meses eso sonaba como una

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

buena idea para él.

61


El Club de las Excomulgadas Capítulo Cinco Después de que Garrett se fuera al finalizar ese día, Alicia se quedó atrás para limpiar la habitación y revisar la sesión del día. Una sesión que no habría sucedido en absoluto si no se hubiera perseguido a Garrett. La cual no había resultado tan mal después de todo. Él podría ser un dolor en el trasero con respecto a ir terapia, pero una vez que se ponía en marcha, se

Tenía que admitir que se había divertido ese día. A pesar de que había seguido a Garrett y su progreso, la escalada era una de sus actividades favoritas. Y era buena terapia para su hombro, por lo que ¿por qué no combinar algo que él parecía disfrutar con algo terapéutico? Tal vez esto no sería tan difícil como había pensado. Y tal vez los extraterrestres eran reales. Ella era sensata. Hoy había salido bastante bien, a pesar del comienzo poco prometedor. Eso no significaba que todo fuera a ser un camino de sol y rosas. Había leído el archivo de Garrett, sabía que su rehabilitación era una de las más difíciles. Tendría que vigilarlo muy de cerca, todos los días, si quería tener éxito en conseguir que se subiera al montículo en abril. No había presión ni nada. Necesitando un descanso de esos angustiosos pensamientos, decidió ponerse al día con Annamarie por medio de una conversación telefónica. Ella estuvo feliz de hablar y comentarle que todos estaban pasando un gran momento en Florida. La hizo sentir celosa. Estaban divirtiéndose en un soleado clima cálido mientras Alicia estaba aquí sola, congelándose con un paciente difícil que había tenido que ir a cazar esta mañana como al elusivo Pie grande.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

metía de lleno.

62


El Club de las Excomulgadas Su celular sonó. Ella miró la pantalla, encantada de ver que era Phil. —Hola, Alicia. Te llamo para que pases un informe sobre los progresos de Garrett. Ella le puso al corriente del progreso de Garrett. —Así que todavía arrastra los talones —dijo Phil. —Un poco, pero a pesar de la brusca mañana, tuvimos un buen día de embargo. Está tieso, y sé que le afecta. Realmente me gustaría trabajar con él en algún lugar más cálido, en el que pudiera hacer algo de actividad al aire libre con él. —Tienes un punto. Traigámoslo a Florida. Estaré de acuerdo si puedes hacer un mejor avance con él aquí. — ¿Cuándo deberíamos ir? —Tan pronto como sea posible. Me gustaría que tú y Garrett se reúnan y planeen esto. Quiero que estés cerca de él, Alicia. Su tratamiento es importante. Por lo tanto, haz un plan, y el equipo se hará cargo desde allí. —Está bien. Le avisaré. Gracias. Ella colgó y marcó el número de Garrett. Esta vez contestó. — ¿Qué? ¿Quieres una segunda ronda hoy? Ella no pudo evitar sonreír—. Estás libre por el resto del día. —Qué afortunado soy. Entonces, ¿qué pasó? —Hablé con Phil y él sugirió que nos vayamos a Florida para continuar con tu rehabilitación en un clima más cálido. —Suena muy bien para mí. ¿Cuándo nos vamos?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

tratamiento. Su recuperación va bien. El clima frío no lo ayuda para nada, sin

63


El Club de las Excomulgadas —Tan pronto como sea posible. ¿Te gustaría hablar de eso ahora? Necesitamos hacer los arreglos del viaje, averiguar cuándo nos iremos, dónde vamos a quedarnos, y discutir tu plan de tratamiento para cuando lleguemos allí. Él hizo una pausa de un minuto—. Sí, podemos hacer todo eso. Mira, comeré pizza esta noche. ¿Por qué no vienes, y lo planificamos en persona en vez de a través del teléfono? ¿En su casa para cenar? Eso sonaba tan… personal. Entonces una vez más, toda su existencia estuvo centrada en Garrett en ese momento, así que ¿por qué no? escalada de ese día. —Está bien. Claro. ¿A qué hora? —Las seis está bien para mí. —Estaré allí. Ella colgó, luego se mordió el labio inferior, recordando cómo había sido ir a su casa por la mañana, ese primer impacto consciente al verlo con unos pantalones apenas colgando de sus caderas y el resto de él gloriosamente desnudo. Había tenido que luchar para hacer que su cerebro se concentrara en la razón de su presencia allí. Pero, oh, esa imagen de él había permanecido ardiendo en su cabeza. Garrett Scott era tan condenadamente sexy, y tenía un cuerpo increíble al que a ella le encantaría ponerle las manos encima. Aunque, ya ha tenido sus manos sobre él, ¿no? Lástima que sólo llegara a sentir su hombro. En el momento en que hubo terminado de trabajar por el día, decidió que sería mejor alejar sus pensamientos lascivos sobre otras partes del cuerpo de Garrett de su cabeza. La única parte en el que ella se permitiría pensar sería en su hombro. El resto de su cuerpo estaba fuera de los límites.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Le daría una oportunidad para comprobar cómo estaba y ver cómo le iba tras la

64


El Club de las Excomulgadas Antes de dirigirse a la casa de Garrett, fue a su casa a tomar una ducha y a cambiarse de ropa, decidiéndose en ponerse su par favorito de pantalones vaqueros oscuros, sus botas negras y un suéter. Aunque no estaba segura de por qué simplemente no había ido directamente a su casa. ¿Qué más daba lo que llevara o cómo oliera? Esto era sólo una pizza y la planificación del viaje a Florida. Disgustada consigo misma por ser tan femenina, también se rizó el pelo y se puso maquillaje y aretes. Garrett abrió la puerta, y ella se alegró de verlo completamente cubierto de pantalones cargo y una camiseta de manga larga que se aferraba a su torso, delineando todos aquellos contornos musculosos sobre los que ella quería pasar sus manos. Fuera de los límites, ¿recuerdas, Alicia? Correcto. Sólo su hombro. Ni siquiera miraría su cuerpo, salvo su impresionante trasero mientras se alejaba. Ella suspiró. —Hola. Te ves… diferente —dijo él mientras ella se deslizaba fuera de su abrigo y se lo entregaba. —No uso ese uniforme todo el tiempo, sabes. —Sí, es lo que noté cuando fuimos a escalar hoy. Deberías quitarte ese uniforme más a menudo. Ella inclinó la cabeza hacia un lado. ¿Él se había dado cuenta? Él colgó su abrigo en el armario justo al lado de la puerta. —Toma asiento en la sala de estar. ¿Quieres una cerveza o algo así? —No, gracias. Estoy conduciendo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

porque su imaginación ya se había puesto salvaje una vez ese día. Él llevaba un par

65


El Club de las Excomulgadas —Cierto. Bien. Ordenaré la pizza. Me gusta de pepperoni. ¿Qué hay de ti? —Eh, soy vegetariana. Por lo tanto, queso para mí. Él le dirigió una mirada—. No, mierda. Bien, la pizza será de queso entonces. —Puedes poner la carne de tu lado, o sobre toda la cosa. Puedo simplemente sacarlo, sabes.

también. O podría hacer café. Ella tomó asiento en el sofá. —Té helado sería genial. Pero, no te metas en ningún lio. Puedo prepararlo yo misma. Los labios de él se curvaron mientras pasaba caminando a su lado. —Estoy bastante seguro de que puedo servirte un vaso de té, Alicia. ¿Quieres azúcar? —No. Simple está bien para mí. Gracias. Ella apenas le había prestado atención a su casa cuando había irrumpido esa mañana, porque había estado tan centrada en él y en llevarlo a la terapia. Ahora que estaba más relajada, echar un vistazo a su alrededor. Wow. Era muy agradable allí. Una espaciosa sala de estar con un gran televisor de pantalla plana, un modular con un montón juegos de video, con sonido envolvente. La habitación estaba decorada con arte en tonos marrón y café claro que le daban un sentido masculino a la habitación. Los pisos de madera sólo se sumaban a lo hogareño del lugar, y habían extendidas alrededor algunas alfombras de una manera casual, pero sabía que era deliberado.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Me gusta la pizza de queso. ¿Te gustaría una soda? Tengo té helado,

66


El Club de las Excomulgadas Alguien lo había decorado. A menos que Garrett tuviera ese tipo de estilo. — ¿Decoraste el lugar tú mismo? — ¿Eh? —preguntó él mientras se acercaba con sus bebidas y luego miraba alrededor cuando ella hizo un gesto hacia la sala de estar—. Oh. Diablos, no. Si fuera por mí, habría una mesa plegadiza aquí, y estaría sentado en el suelo. Una chica de la tienda de muebles me recomendó a un decorador, quien se encargó de todo.

casa muy bien amueblada, ya que eres un hombre soltero y todo eso. La mayoría de los chicos que conozco viven en apartamentos o en un condominio. Él se echó a reír mientras se dejaba caer en el sofá junto a ella—. Me gustan los espacios grandes. Y ya pasé mucho tiempo en apartamentos. Demasiados estrechos para mí. —Bueno, eres un tipo grande. Puedo ver por qué no funcionarían para ti. — ¿Y tú? —Un apartamento. No soy del tipo grande, por lo que se adapta a mis propósitos. Él la repasó lentamente con la mirada, una de la clase que un hombre le da a una mujer que sin duda le llama la atención. Hizo que la habitación se sintiera muy caliente—. No, definitivamente no eres grande… o un hombre. Ella se echó a reír—. No, no lo soy. Pero viví con un tipo grande. Y compartir un baño pequeño con mi hermano en crecimiento no fue divertido. El apartamento en el que vivo ahora es como un castillo en comparación. —La universidad fue así para mí. Compartía el baño con otros tres chicos. No es algo que quiera volver a hacer de nuevo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Hizo un buen trabajo. Supongo que estoy sorprendida de que vivas en una

67


El Club de las Excomulgadas —Lo hice en la universidad, también, aunque compartía un baño con unas quince mujeres. Él hizo una mueca—. Todos esos productos para el cabello. Ella se echó a reír—. Oye, nos las arreglamos. ¿Y cómo es que obtuviste una habitación grande? —Dormitorio de atleta. No fue demasiado malo.

—Sí. —Él se recostó hacia atrás en el sofá con su bebida—. De hecho, habrá una reunión con algunos de los chicos de mi dormitorio pronto. No he visto a algunos de ellos en un tiempo. — ¿Irás? Él se encogió de hombros—. No he pensado mucho al respecto. He estado centrado en mi hombro, sabes. —Tienes que ir. Sería bueno volver a conectarte con tus amigos de la universidad. —Tal vez. —Él tomó un largo trago de su bebida, y ella lo estudió, la forma en que su cuerpo se movía. Parte de aquello estaba en la naturaleza de su trabajo. Observaba cada cuerpo de atleta, siempre en busca de señales de lesión, observando la mecánica para ver si podría señalar algo que pudiera ser una debilidad. Pero con Garrett se encontró con que simplemente disfrutaba viéndolo... y a su cuerpo. Ella apartó ese pensamiento—. Siento vacilación. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que viste a tus amigos? —No lo sé. Como te dije. Ha pasado un tiempo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—No es broma. Tuviste suerte. Fuiste a la universidad de Oklahoma, ¿no?

68


El Club de las Excomulgadas —Oh, definitivamente deberías ir. Me encanta salir con mis amigas de la universidad. Él soltó un bufido—. Eres una chica. — ¿Qué tiene eso que ver? —A todas las chicas les gusta regodearse del pasado. Los chicos... no tanto. Nosotros seguimos adelante.

universitarias, y las disfrutan tanto como las mujeres. Entonces, ¿qué te detiene? Él no respondió. Entonces, ella comprendió. —Es tu lesión, ¿no? Quieres ver a tus amigos como alguien de gran éxito. Y en este momento te sientes como un fracaso. Él le estrechó su mirada—. Eso no es todo. Ya te lo dije, me había olvidado de eso hasta ahora, porque he estado centrado en la rehabilitación. Ella no le creyó. —Has tenido éxito. Eres un éxito. Mira tu carrera. —Eso está en el pasado. —Oh, por favor. Mira tus logros a tan corta edad. Fuiste ganador de un Premio Cy Young. Vamos. ¿No quieres celebrar eso con tus amigos? —En el deporte sólo eres tan bueno como en tu temporada actual. Ella quiso golpearlo en el hombro sano—. Eso suena como una línea alimentada por los medios de comunicación. Ves demasiadas transmisiones deportivas. ¿Cuántos atletas conoces que hayan llegado a las Grandes Ligas, que alguna vez hayan conseguido jugar partidos importantes? Tú lo has hecho, y has

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Eso es basura. Los chicos también han ido en nuestras reuniones

69


El Club de las Excomulgadas jugado muy bien. No dejes que esta lesión te defina cuando no es nada más que un bache en el camino. Garrett miró fijamente a Alicia. Era una buena oradora, pero no estaba seguro de si le creía. Quería hacerlo, pero ella no sabía cómo era en los deportes. Un día te encontrabas en la cima del mundo; la próxima vez eras arrojado por la puerta. Eras sólo tan bueno como el último lanzamiento que hubieras hecho, y él no había lanzado desde agosto del año pasado. No sólo su equipo medía su éxito de esa manera, sino que también lo harían los medios de comunicación. Y los fans.

Bueno, sus amigos no lo juzgarían por su éxito o la falta de él. Era por eso que seguían siendo sus amigos. Pero él mismo lo hacía, y eso era suficiente. Simplemente no quería tener que... dar explicaciones. — ¿Cuándo es tu reunión? —No lo sé. En algún momento de este mes. No es la gran cosa. Ella dejó escapar un suspiro—. Entonces, ¿cuándo es? —Caray, no lo sé. La fecha está en un correo electrónico que Gray; uno de mis compañeros de habitación, me lo envió. Alicia puso los ojos en blanco—. Oh, mi Dios, Garrett. ¿Lo tienes a mano donde pudieras verlo? —Está en mi teléfono. —Ve por él. Averigua cuándo es. — ¿Por qué te interesa tanto? Ella le dedicó una sonrisa—. Sólo considéralo terapia. ¿Irás a buscarlo?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Y sus amigos.

70


El Club de las Excomulgadas Ella era linda cuando sonreía. Realmente bonita. Una bonita terapeuta cuando no le hacía pensar en ella como en su propia Atila, el Huno15. Él se levantó y fue hacia la sala, volvió con su teléfono, buscando el correo electrónico de Gray, mientras hacía su camino al sofá—. Es este fin de semana, en realidad. Ahora es demasiado tarde. Tenemos que irnos a Florida. Él le entregó su teléfono para que ella pudiera leer el correo electrónico. Ella lo miró y luego levantó la cabeza para mirarlo—.No es demasiado tarde para nada. Sólo retrasaría el viaje a Florida por un par de días. Definitivamente debes ir.

—No. Teníamos chicos de todos los deportes confinados al dormitorio atlético. —Eso es muy interesante. ¿Cuántos de ellos han jugado al deporte profesional? Él sonrió. No había pensado acerca de los chicos en mucho tiempo, no los había visto en mucho tiempo. Sería bueno ponerse al día—. De mi grupo central, todos. Ella arqueó una ceja—. ¿En serio? Eso es increíble. Y ahora mi curiosidad es alta. Quiero saber quiénes son esos tipos. Él pensó por un minuto. Una idea ridícula. Él ni siquiera iba a ir. Pero si lo hacía...—. Tú podrías venir conmigo. Ella pareció tan sorprendida por su comentario como cuando el pensamiento le vino a la cabeza. — ¿Qué?

15

Fue el último y más poderoso caudillo de los hunos, tribu procedente probablemente de Asia, aunque sus orígenes exactos son desconocidos. Atila gobernó el mayor imperio europeo de su tiempo. Conocido en Occidente como El azote de Dios. Atila se convirtió en una figura legendaria de la historia de Europa, y en gran parte de la Europa Occi dental se le recuerda como el paradigma de la crueldad, la destrucción y la rapiña.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

¿Todos tus amigos son jugadores de béisbol?

71


El Club de las Excomulgadas Pero ahora que él lo había dicho, tenía sentido—. Por supuesto. Ven conmigo. Te los presentaré. —Oh, no lo creo. Quiero decir, tú con toda certeza deberías ir. Pasarás un buen momento. Y realmente deberías volver a conectarte con tus amigos. —Esta fue tu idea. —Lo sé. Fue mi idea, que tú fueras.

faros delanteros, con esa expresión de ojos como platos. Ya que lo ponía tan malditamente incómodo todo el tiempo, era agradable devolverle la pelota. —Oye, se supone que debes estar conmigo todo el tiempo de todos modos. No me dejaste saltarme ni un día de terapia. ¿Me dejarás estar lejos un fin de semana largo, de tres días para ir a esta reunión? Ella abrió la boca, luego la cerró. Perfecto. Él la tenía. —Está bien, puede que tengas un punto allí. Él nunca hacía un argumento sin uno. —Eh, ¿a dónde iremos exactamente? —No tan lejos. Al centro de Oklahoma. Sólo un corto trayecto en coche por la carretera. Y podríamos hacer ejercicio en las instalaciones del lugar. Tienen equipos de última allí. Ella inclinó la cabeza hacia un lado, meditando el asunto—. Está bien. El timbre sonó, y Garrett fue a recoger la pizza del chico. Comieron mientras hacían la planificación logística, tanto para el próximo fin de semana como para el posterior viaje a Florida.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

A él le gustaba que se viera tan incómoda, como un ciervo frente a unos

72


El Club de las Excomulgadas —Tendré que pedir ciertos equipos para tus entrenamientos. Y realmente me gustaría tener acceso a una piscina. —Hay una en la casa de la playa donde me alojo. Podríamos usar esa. Ella arqueó una ceja—. ¿En serio? ¿Tienes una casa en la playa? Él sonrió—. Se la alquilo a una pareja que conozco. No me gustan los hoteles. Ya es bastante malo que tenga que lidiar con ellos a lo largo de la

—Está bien. Puedo trabajar con eso. —De hecho, podrías quedarte allí, también. Hay una casa de huéspedes. Ella meditó la idea. Había imaginado que volvería a alojarse en el mismo hotel del equipo, pero esto tenía más sentido, especialmente si había una casa de huéspedes—. Bien, eso funcionará. Podemos viajar juntos a las instalaciones del equipo. —Sí, podemos hacerlo. También hay un gimnasio que cuenta con una gran cantidad de equipo para ejercicios. — ¿En serio? —Ella sacó su bloc de notas—. Dime lo que hay allí. Me aseguraré de ordenar cualquier otra cosa que necesitemos. Él le dio una lista, y ella hizo algunas notas. —Esto funcionará de maravilla. Llamaré a Max y subsanaré las cosas por el retraso. Él esperaba que hiciéramos planes para dirigirnos allí de inmediato. —Haz la llamada. — ¿Ahora? —No veo por qué no. Si Max o Phil tienen un problema conmigo por ese viaje a Oklahoma, te lo dirán. Y yo los convenceré.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

temporada. Al menos durante la pretemporada, tengo la casa de playa.

73


El Club de las Excomulgadas Ella puso los ojos en blanco—. ¿Siempre te sales con la tuya? —No siempre, pero es agradable cuando lo hago. Ella agarró su celular y marcó el número de Phil. Como médico del equipo, él tendría la última palabra. Como Garrett sospechaba, Phil no tuvo problema con el retraso y Alicia se sintió feliz de que iría con Garrett a continuar con su terapia. Ella colgó y bajó su teléfono—. Estamos listos.

— ¿Qué pasará cuando no consigas lo que quieres? — ¿Crees que todo sale como quiero todo el tiempo? —Eso parece. Él negó con la cabeza—. Cariño, si tuviera todo lo que quisiera, estaría en Florida haciendo mis lanzamientos justo ahora. Ella puso su mano sobre la suya—. Llegarás allí, Garrett. Te lo prometo. Él bajó la mirada a su mano, tan pequeña sobre la suya. Era difícil creer que esas manos pudieran causar tanto dolor en el hombro. Él levantó la mirada a la suya—. Seguiré intentando creer eso. Ella lo miró a los ojos—. Tienes que creer y confiar en mí. Haré lo que sea necesario para conseguir regresarte a ese montículo. Por alguna razón, el tono bajo de su voz, la leve ronquera en él junto con la intimidad de su mano en la suya hizo que sus bolas temblaran. Él quería hacer una broma sobre “hacer lo que fuera necesario”, pero infiernos, ya no era un adolescente y la insinuación sexual sería estúpida. Él se sentía atraído por ella, y ahora la había invitado a pasar el fin de semana con él. Él apartó la mano y comenzó a limpiar y quitar los restos de su cena.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Bien. —Él se echó hacia atrás en la silla del comedor.

74


El Club de las Excomulgadas —Tú la compraste. ¿Por qué no dejas que me encargue de limpiar este lío? Ella recogió los platos y la caja de la pizza antes de que él pudiera objetar. Y entonces comenzó a lavar los platos, por lo que él se apoyó en la estufa y la observó. —Puedo hacer todo eso, sabes. Ella le lanzó una mirada por encima de su hombro y sonrió—. Lo mismo ocurre conmigo. Sólo había un par de platos y ensaladeras. —Cuando terminó, ella eso es todo. —Gracias por lavar la vajilla. —Gracias por la pizza. Ella inclinó la cabeza hacia atrás, y él quiso besarla. Su pene tembló ante la idea de empujarla contra la encimera y sentir su cuerpo presionado contra el suyo. Estaba caliente con la súbita oleada de deseo, y no tenía idea de qué hacer con el.

Su mirada lo golpeó, y supo que ella había notado lo que estaba pensando. Ella se lamió los labios, lo que sólo puso su pene más duro. Ella dio un tembloroso suspiro—. Bueno, probablemente debería irme. Tengo mucho que hacer para prepararnos para estos dos viajes. Ella era obviamente mucho más inteligente que él, o estaba por lo menos más lúcida. Él dio un paso atrás—. Está bien. Seguro. Nunca había visto a nadie huir de la escena tan rápido. Ella tomó su abrigo. —Hablaré contigo mañana, entonces. Gracias de nuevo por la pizza.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

se secó las manos con una toalla e inclinó las manos en el fregadero—. Creo que

75


El Club de las Excomulgadas Ella salió por la puerta como alguien con súper poderes, lanzándole un saludo con la mano por encima de su cabeza mientras corría a su coche. Él se demoró en la puerta después de que ella se retiró de la calzada, necesitando que la ráfaga de aire frío lo enfriara. Un movimiento tonto, Garrett. Lo último que necesitaba era involucrarse con Alicia. O incluso pensar en ella de cualquier otra manera que no fuera como su terapeuta.

Grandioso.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Y ahora pasarían el fin de semana juntos.

76


El Club de las Excomulgadas Capítulo Seis Eso era lo que obtenía Alicia por abrir su boca e insistir. Si no hubiera presionado a Garrett para que volviera a contactarse con sus amigos, podría haber tenido un fin de semana libre. En cambio, estaría trabajando este fin de semana. Y no sólo estaría trabajando, sino que se dirigiría a una ciudad extraña con alguien que realmente no conocía muy bien, para encontrarse con un

Sonaba divertido. Por otra parte, siempre había prosperado en la aventura, por lo que decidió que vería esto como una nueva empresa. Además, se suponía que debía estar trabajando todos los días en el brazo de Garrett hasta que pudiera subirse al montículo, por lo que había estado en lo cierto cuando había dicho que tendría que empezar a seguirlo a dondequiera que fuera. Sin presión ni nada. Y para añadirle a eso, la otra noche en su cocina él le había mirado de una forma que estaba segura había cruzado la línea de lo profesional a algo peligrosamente personal. Podría haber jurado que había querido besarla. Y ya que lo había mirado de la misma manera, había sentido una repentina química física hacia él, que no tenía nada que ver con la terapia, por lo que se había ido de allí antes de que hubiera hecho algo realmente estúpido, como dejar que la besara. Eso habría sido desastroso. Pero también era probable que hubiera sido muy, muy bueno. No pudo evitar mirar su boca. Garrett tenía un labio inferior increíble, regordete, que rogaba ser besado. Quería mordisquearlo con sus dientes y luego frotar su mejilla contra el rastrojo de barba que siempre parecía espolvorear su mandíbula inferior. Se preguntó cómo se sentiría esa leve barba rozando sus muslos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

montón de otras personas que no conocía en absoluto.

77


El Club de las Excomulgadas Caliente por el pensamiento, le echó un vistazo mientras conducía por la autopista. Habían estado en la carretera durante ocho horas, estaba cansada, su trasero estaba entumecido, y Garrett había estado extrañamente callado todo el tiempo. Que fantaseara con su boca, y con esa mandíbula suya, no estaba ayudando para nada. — ¿Cómo va el hombro? —preguntó, decidida a darle a sus pensamientos

Él echó un vistazo en su dirección—. Está bien, gracias. — ¿Necesitas que conduzca yo? Soltó un bufido—. No. Creo que puedo encargarme de esto. —No tienes que ponerte todo varonil conmigo. Soy perfectamente capaz de compartir la tarea de conducir. —Y yo tendría los nudillos blancos todo el tiempo. Prefiero conducir yo. Ella arqueó una ceja—. Has estado en el coche conmigo. Soy muy buena conductora. —Conduces como una anciana. Se quedó sin aliento—. No es cierto. Él se echó a reír—. Sí, así es. Con mucho cuidado, conduciendo al límite de velocidad, con ambas manos en el volante. Se estaba burlando de ella. Pero seguro se veía caliente detrás del volante con sus gafas oscuras y su gran cuerpo ocupando el lado del asiento del conductor de su SUV. Estaba tan acostumbrada a su muy viejo auto compacto, que este era

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

un uso más práctico.

78


El Club de las Excomulgadas como estar en algún depósito de lujo con asientos de cuero, con un gran sistema de sonido y de navegación. Y puesto que el paisaje estaba muy bien a lo largo del camino y Garrett estaba satisfecho con hacer de conductor, se recostó en el asiento y disfrutó de la vista. Ya que se habían levantado temprano y no había dormido mucho la noche anterior, tenía sueño y se quedó dormida. Cuando despertó, Garrett estaba entrando en una gasolinera. Se estiró y salió del coche para ir al baño y tomar algo de bocadillos. Ella curioseó la bolsa que le entregó después de que pagó por sus cosas. — ¿Patatas y una barra de chocolate? —Comida para el camino —dijo mientras se volvía a subir al coche. —No es nutritiva. Él abrió la bolsa de patatas fritas. —Funcionará hasta que lleguemos a la ciudad y comamos algo más sustancial. —Dejó la bolsa en el centro de la consola—. Y la compartiré. Las patatas olían bien, a pesar de que no era una gran consumidora de patatas fritas. Pero tenía hambre, así que metió la mano y comió unas pocas. Nunca pudo resistirse a la tentación de las patatas fritas y después de comer un puñado, lamió la sal de cada una de las puntas de sus dedos. Lo sorprendió mirándola, y se dio cuenta de que estaba viéndola lamerse los dedos. Y no con disgusto, de la forma “¿por qué-no-usas-una-servilleta?”, sino con una mirada más de “podrías-lamer-mi-pene-en-su-lugar”. Lo que consiguió que se pusiera a pensar sobre su pene. Su vientre se tensó, sus pezones cosquillearon, y de repente la temperatura aumentó muchísimo en el coche.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

de beber. Él la siguió dentro, tomando una bebida para sí mismo junto con un par

79


El Club de las Excomulgadas Tomó una servilleta y se limpió la mano, miró por la ventana para distraerse, pero sus pensamientos fueron a la deriva. Cerró los ojos y las imágenes mentales de sus dedos y de la boca de Garrett se mezclaron en su cabeza. Preferiría estar lamiendo sus dedos, algo que la puso a pensar en su boca de nuevo. Ese era el problema con los viajes largos por carretera. Había demasiado tiempo para que la imaginación volara y ella tenía una imaginación muy vívida. Habría una enorme cantidad de tiempo en el camino para que él le tomara la mano y le preguntara por qué se estaba lamiendo sus propios dedos cuando él podría labio inferior, hacer que su lengua lo delineara hasta que él chupara uno de sus dedos con su boca. Le diría que sus dedos sabían bien, y ella le diría que quería su pene en su boca. Su respiración se aceleró y sus pezones se endurecieron. Dejó escapar un suave gemido. — ¿Pasa algo? Sus ojos se abrieron de golpe y bruscamente se giró hacia él—. ¿Qué? —Tú… gemiste o algo así. ¿Tienes algún tipo de dolor? —Oh. No. —Se frotó la sien—. Sólo un pequeño dolor de cabeza. Le frunció el ceño—. Deberías tomar algo de Tylenol. —Sí. Lo haré. Dios mío, era una imbécil. No más sueños sexuales para ella. Concéntrate, Alicia. ***** Dolor de cabeza, su trasero. Alicia había estado pensando en sexo. Sabía cuándo una mujer tenía dolor y cuando estaba excitada, y ella definitivamente

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

hacer eso por ella. Ella podría inclinarse sobre el asiento y deslizar su dedo por su

80


El Club de las Excomulgadas estaba excitada. Sus ojos habían estado cerrados y prácticamente se había retorcido en su asiento. Lo que había hecho que él quisiera gemir. Y su pene estaba duro sólo de observarla. No sabía lo que había estado pensando, pero entre verla lamerse los dedos y luego moverse sobre su asiento, estaba a punto de correrse en sus pantalones. Joder. Este viaje había sido una mala idea. Ella lo estaba volviendo loco, y

Nunca debió haber aceptado hacer este viaje y mucho menos traer a Alicia con él. Primero, iba a tener que explicarles a los chicos por qué no estaba en Florida para el entrenamiento de primavera, y luego tendría que explicarles quién era Alicia. Nunca llevaba mujeres a sus encuentros con los chicos. Por supuesto, una vez que supieran de la lesión, supondría que explicarles sobre Alicia sería discutible de todos modos. Sólo les diría que era su terapeuta y que lo estaría cuidando. Al menos no traía a una novia con él. Los chicos eran todos solteros y todavía eran bastante salvajes y locos. Habrían odiado la idea de una mujer; alguna esposa, o novia, viniendo a esos fines de semana. Se pasó los dedos por el cabello, imaginándose la pesadilla por venir. Aparcó en la parte frontal del Club Campestre. Había pasado mucho tiempo desde que había estado aquí. Nada había cambiado. Todavía tenía esa misma sensación de club campestre, con sus cuidados jardines y arbustos perfectamente esculpidos. Siempre había pensado que el edificio principal se parecía a un castillo, con su cara de piedra oscura y torreones. La primera vez que había ido, había esperado tener que cruzar un foso para llegar al edificio principal. —Esto es realmente increíble —dijo Alicia mientras desabrochaba su cinturón de seguridad para ir con él.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

no habían llegado al Club Campestre todavía. Nunca sobreviviría al fin de semana.

81


El Club de las Excomulgadas —Sí, lo es. —Había estado aquí antes un montón de veces con Gray, cuyo padre tenía una membresía de club. Hacía frío en el interior y Alicia ajustó los bordes de su abrigo a su alrededor. Tan al principio de temporada no había demasiados golfistas en el recinto, con excepción de los fanáticos que jugaban durante todo el año. Si no había nieve en el suelo, estarían embocando sus dieciocho hoyos, sin importar nada más. Vio a algunos de ellos paseando a pie, aparentemente ajenos a los cinco de manga corta. Garrett era un tipo de clima cálido y no podía esperar por las temperaturas más suaves de Florida. Fue a la recepción y los registró, solicitando habitaciones contiguas. —Gracias por eso —dijo ella después de que le entregó la llave de su habitación—. Esto hará que sea más fácil para mí entrar y encargarme de ti si me necesitas. Él exhaló un suspiro tembloroso cuando su mente nadó con imágenes de cómo le gustaría encargarse de él, pero apartó esos pensamientos a un lado al ver la cabeza de Gray dirigiéndose en su dirección. Era hora del espectáculo. ***** Alicia se detuvo en su avance cuando un sexy machote estrujaba a Garrett en un abrazo de oso. Pensaba que la apariencia de Garrett podría detener el tráfico, ¿pero este tipo? Wow. Era como de revista, lucía como si pudiera poseer ese Club Campestre, con su aspecto patricio, su cara perfecta, y unos llamativos ojos marrones como el whisky. Era tan alto como Garrett, con el mismo aspecto

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

grados de temperatura que había en el exterior. Algunos incluso llevaban camisas

82


El Club de las Excomulgadas delgado pero musculoso. Sus desgastados pantalones vaqueros abrazaban su cuerpo delgado y su camisa de manga larga Henley16 se ceñía a todos los músculos de su pecho esculpido y a sus brazos. —No pensé que fueras venir —dijo el tipo—. ¿No deberías estar en Florida? Garrett se encogió de hombros—. Lesión de hombro. Sigo trabajando en rehabilitación. —Oh, está bien. Me enteré de eso. Lo siento, amigo. Es una mierda. —La los pies de Alicia se curvaran—. ¿Y quién es esta? —Lo siento. Alicia Riley, ese es Gray Preston. Él le estrechó la mano—. Es agradable conocerte, Alicia. —Lo mismo digo, Gray. —Alicia es mi terapeuta física. La sonrisa de Gray se tornó un poco más sensual—. ¿Así es como las llamamos en estos días? Alicia se echó a reír—. No, soy realmente su terapeuta. Trabajo para el equipo. Gray arqueó una ceja y cambió su mirada hacia Garrett—. Entonces, ¿el equipo te paga? Toda una ventaja. —Eres un patán Gray —dijo Garrett. —Eso es lo que mi padre siempre me dice.

16

Una camisa Henley es una camisa sin cuello de hombre, que se caracteriza por tener una solapa de unos 10 centímetros de largo por debajo de la línea de cuello redondo, por lo general con 2-5 botones. En esencia, se parece a una camisa polo sin cuello. Las mangas pueden ser cortas o largas, y se pueden fabricar casi en cualquier tejido, aunque el algodón, mezclas de algodón y poliéster, y las térmicas son, con mucho, las más populares.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

mirada del hombre pasó a Alicia, y le ofreció una sonrisa que hizo que los dedos de

83


El Club de las Excomulgadas —Tu padre es un idiota. Gray le dio una palmada en la espalda—. Y es por eso que siempre has sido uno de mis buenos amigos. Ve y acomódate. Trevor ya está en el bar, probablemente siendo el centro de atención. Garrett se echó a reír—. Por supuesto que lo es. ¿Qué pasa con Drew? —No lo he visto todavía.

dentro, pulsó el botón de la segunda planta. —Gray es interesante. Él asintió—. Sí. Su padre es el senador Mitchell Preston. Se volvió hacia él, mientras salían del ascensor y se dirigían por el pasillo—. He oído hablar del senador. Muy firme y con mucha sensatez. Gray no parece se absoluto a él. —No lo es. Espera a que llegues a conocerlo. —Garrett se detuvo en una habitación—. Esta es la tuya. —Oh. Bien. Desempacaré y me cambiaré. ¿Nos vemos en quince minutos? —Por supuesto. Entró en la habitación y puso su bolso sobre la cama, colgó todo y fue al cuarto de baño para desempacar sus artículos de tocador. Se puso maquillaje y se cepilló el pelo, luego entró en el armario para reflexionar sobre qué ponerse. Se reunirían en el bar, por lo que se decidió por un par de pantalones vaqueros, una camisa de manga larga, y sus botas, calculando que restarles importancia sería una buena elección.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Está bien. Nos vemos pronto. —Guió a Alicia hasta el ascensor y, una vez

84


El Club de las Excomulgadas Cuando salió de su habitación, Garrett no estaba allí, así que llamó a su puerta. Él abrió. —Lo siento. Tomé una ducha rápida. Tenía el pelo todavía húmedo, con los extremos rizados. Olía a pino fresco, que le hacía querer estar unos centímetros más cerca y enterrar la cara en su cuello. En su lugar, dio un paso atrás.

—No, estoy listo. Cerró la puerta y se quedó allí, examinándola. Ella frunció el ceño y miró hacia abajo, a su ropa—. ¿Qué pasa? ¿No estoy vestida adecuadamente? —Eh, no. Te ves muy bien. Aliviada, se relajó—. Gracias. No estaba segura de lo que pasaría durante el resto del día, así que me decidí por algo casual. —Estás bien. Vamos. Él estaba actuando extraño. Tal vez fuera por el largo viaje. Podría estar incómodo—. Deberíamos hacer algún ejercicio hoy, asegurarnos de que por lo menos estires tu hombro. —Está bien. Lo haremos más tarde. —Ya nos estamos quemando la luz del día.17 —Me aseguraré de lamentarme y quejarme de lo mucho que me duele para que no se te olvide.

17

Significa que el día se está acabando.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Está bien. ¿Estás listo o debería ir a esperar en mi habitación?

85


El Club de las Excomulgadas Ella se echó a reír—. Puedes hacer eso, pero confía en mí, no lo olvidaré. Esa es la única razón por la que estoy aquí, ¿recuerdas? —Cierto. Aunque Gray pensó que habías sido contratada por otra razón. Se echó a reír—. Sí. Lo cual me pareció tremendamente divertido. Imagina a alguien como yo, como tu acompañante. Él le dedicó una larga mirada—. Podrías serlo.

Él se detuvo cuando se alejaban del ascensor en el primer piso—. No te das el crédito suficiente, Alicia. Se quedó boquiabierta—. No estoy segura de sí sentirme halagada o insultada. —Siéntete halagada. —Puso su mano en la parte baja de su espalda y la dirigió para bajar el oscuro pasillo con paneles, lejos de la entrada principal. El bar estaba escondido justo dentro de algunas puertas que conducían fuera de lo que ella imaginaba era el campo de golf. El bar estaba pintado de un intenso color burdeos y crema, separado por un revestimiento de madera a lo largo de la pared. El lugar parecía tan caro como todo lo demás que había visto del Club de campo, con mesas de madera y casetas extendidas por todas partes, con algunas mesas de billar, y televisores montados encima de la barra y en toda la habitación mostrando varios deportes. Era parecido a Riley‟s, el bar de su tía y tío, únicamente que de más calidad. Había una barra de roble grueso servida por dos camareros vestidos con camisas de manga larga y chalecos. Sus camisas incluso tenían pliegues. Elegante. Definitivamente no era el tipo de bar que normalmente frecuentaba. Ni siguiera había cacahuetes en el suelo. De hecho, estaba segura de que podías comer en este suelo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—No en pantalones de yoga con el pelo en una cola de caballo.

86


El Club de las Excomulgadas Gray estaba sentado en una de las cabinas en la esquina, junto con varios chicos. A medida que sus ojos se adaptaban a la oscuridad, se preguntó si le estarían tomando el pelo. Todos se pusieron de pie, y fue como caminar en una plataforma para una revista. Varios hombres calientes le sonrieron mientras ella y Garrett se acercaban. Tal vez debería haberse vestido más formal. Rociarse un poco de perfume o algo así. Porque, maldita sea. —El siempre elusivo Garrett Scott, finalmente aparece —dijo uno de ellos,

—Me sorprende verte por aquí, Trevor —dijo Garrett—. Supuse que estarías despojándote de tu ropa interior haciendo otra sesión de fotos para una revista o una cartelera en alguna parte. Ahora Alicia supo por qué ese tipo le resultaba familiar. El cuerpo oh-tancaliente de Trevor Shay estaba pegado... en todas partes. En vallas publicitarias, en revistas, en los laterales de los autobuses, y en los comerciales. Había sido una mercancía caliente en los pasados años, porque había estado jugando fútbol y béisbol, y era muy bueno en ambos. También era un conocido mujeriego. Trevor sonrió—. Sí, bueno. Me tomé el fin de semana libre para beber cerveza con ustedes cabrones. —Finalmente notando a Alicia, dijo—: Oh. Lo siento. No quise maldecir. —Todo está bien. Soy Alicia Riley. —Trevor Shay. Gusto en conocerte. ¿Así que eres la... novia de Garrett? —Terapeuta —corrigió ella. Trevor levantó una ceja—. ¿Terapeuta? ¿Tienes problemas con tu madre, Scott? —Ja, ja. Es mi terapeuta física. Trabaja para los Rivers.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

extendiendo una mano.

87


El Club de las Excomulgadas —Oh, sí. Te jodiste el hombro porque no puedes lanzar una mierda. Garrett negó con la cabeza—. Ni siquiera dignificaré ese comentario con un insulto en respuesta sobre cómo algunos de nosotros no podemos decidirnos acerca de qué deportes jugar cuando crezcamos. Trevor sonrió—. Sí, y tal vez, algunos de nosotros somos tan condenadamente buenos que podemos jugar dos. Garrett puso los ojos en blanco—. Sigue pensando en eso, amigo. ¿Dónde

—No pudo llegar —dijo Trevor. —Tiene partido esta noche. Me dijo que les dijera a todos que le besaran el culo y que no hablaran de él mientras no está aquí para defenderse. —Entonces, eso significa que hablaremos de él, ¿verdad? —preguntó Garrett. —Ya lo sabes —contestó Gray, levantando una copa en un brindis. Garrett le presentó a un par de otros chicos. Alicia estaba contenta de ser buena para recordar nombres y caras. —Hagan sitio, tarados, para que podamos sentarnos. Lo hicieron y Alicia se deslizó en la cabina. Garrett se inclinó—. Lo siento, pero estos chicos son todos unos capullos. Habrá maldiciones e insultos. —Sí. Siéntete libre de unirte, especialmente si tienes cositas sucias sobre Garrett —dijo Gray. Alicia se echó a reír—. Oh, no. Planeo escuchar. Y hacer notas mentales. Tal vez escribir un libro donde lo-diga-todo en el futuro. —Me gusta —le dijo Gray a Garrett—. Es una sabelotodo como nosotros.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

está Drew?

88


El Club de las Excomulgadas Alicia se limitó a sonreír, y cuando uno de los camareros se acercó, impecablemente vestido como los otros, pidió una bebida. Una soda. —Oh, vamos, Alicia. Estás aquí para relajarte y divertirte —dijo Trevor—. Diversión significa licor fuerte. —Es difícil para mí estar lúcida y tomar esas notas mentales si estoy mareada por el alcohol. Será sólo soda para mí. —Aguafiestas —dijo Trevor—. Siendo la única mujer en el grupo, ¿cómo

—No lo harán —dijo Garrett, y luego pidió una cerveza. — ¿Creí que habías dicho que trabajaba para el equipo? —Lo hace. Lo que significa “se mira y no se toca”, Trevor. Lo digo en serio. A Alicia le gustó la firmeza de su declaración, a pesar de que ella era plenamente consciente de que Trevor estaba bromeando y Garrett sólo la estaba protegiendo como empleada de los Rivers. No como alguien que le perteneciera. —Tal vez no es sólo una cosa de trabajo. —Trevor tomó su cerveza y dirigió una mirada hacia Gray y los otros chicos. —Tal vez no lo sea —dijo Gray, inclinando su cerveza hacia Trevor—. Pero si es así, eso significa que Alicia está disponible. Entonces, ¿estás viendo a alguien? ¿Cómo se suponía que debía responder a eso?—. Um... no, no estoy viendo a nadie. Garrett se volvió hacia ella—. Deberías correr ahora, mientras todavía tengas una oportunidad. Un fin de semana con estos bromistas y quién sabe cómo termines.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

vamos a emborracharte y aprovecharnos de ti?

89


El Club de las Excomulgadas —Estará enamorada de mí para el final de la semana —dijo Trevor, meneando las cejas—. Ya saben que soy irresistible. —Oye. Soy el que tiene todo el dinero. Y el encanto —dijo Gray, dándole a Garrett una sonrisa de suficiencia—. Un par de días a mi alrededor y te dejará como a un residuo tóxico. Alicia no pudo evitar reírse—. Recuerden, chicos, soy sólo una terapeuta. No tengo a nadie a quien plantar.

Alicia a Garrett mientras tomaba un largo trago de su cerveza—. Dices eso, pero tendré mis ojos puestos en ustedes dos. Ella levantó la mirada hacia Garrett—. Ayuda. Él levantó las manos—. ¿Qué puedo decir? Estos imbéciles son mis amigos. Pero captó el guiño. Este debería ser un divertido, e interesante, fin de semana. ***** Garrett no había querido venir este fin de semana por muchas razones, la primera era que se sentía menos digno porque no estaba jugando en estos momentos. Y muchos de sus amigos eran buenos jugadores, todos exitosos en sus asuntos. Debería haber sido sensato. Habían sido los mejores amigos con Gray, Drew, y Trevor en la universidad. Habían estado unidos desde el primer año, y nada había cambiado en los cuatro años antes de la graduación. Compartir la habitación los había hecho como hermanos, y ya que no había tenido hermanos propios, estos chicos habían sabido todos sus secretos, tanto lo bueno como lo malo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Eh-ajá. —Trevor inclinó su botella a sus labios, su mirada se movió de

90


El Club de las Excomulgadas Echaba de menos pasar tiempo con ellos, pero esto era lo que la edad adulta y las carreras pro-deportivas hacían. No todos los chicos de su dormitorio habían terminado en el deporte profesional, pero todos sus compañeros sí, algo que los había sorprendido como la mierda a todos. Garrett y los chicos nunca dejaban de apreciar la suerte que todos habían tenido, pero también les había ocasionado lo diseminarse en diferentes direcciones como hojas en el viento. Con Gray en las carreras de autos, Drew en el hockey, y Trevor haciendo malabares en el fútbol y el béisbol, encontrar tiempo para que todos se reunieran era casi imposible. El simple hecho de que este fin de semana estuvieran juntos significaba sacrificios por lo

—Entonces, ¿cómo va la lesión? —le preguntó Gray, mientras se atiborraban de unos jugosos filetes en el salón comedor. —Eso debes preguntárselo a Alicia. Es la experta en mi recuperación. Alicia levantó la vista de su sopa—. Está progresando muy bien. Trevor soltó un bufido—. Eso suena como una respuesta fabricada. ¿Realmente cómo va? ¿Lanzará esta temporada? —Creo que es un lanzador increíble y que puede ser uno nuevamente si trabaja tan duro en su recuperación como lo hace en sus lanzamientos. —Ohhh —dijo Trevor, cambiando su atención a Garrett—. Eso suena como si te hubiera desafiado, amigo. —Sí. Me presiona. Me dijo que tenía la cabeza en el trasero con respecto a mi recuperación y que no me he esforzado lo suficiente. —Levantó el tenedor y la apuntó—. Incluso llegó a mi casa y golpeó la puerta una mañana cuando traté de saltarme la terapia. —No me digas —dijo Gray, con algo que se parecía una barbaridad a admiración en sus ojos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

menos para algunos de los chicos.

91


El Club de las Excomulgadas —No me digas —dijo Garrett—. Es más dura de lo que parece. —Me vendría bien alguien como tú en mi equipo de carreras de autos — dijo Gray—. Mi equipo necesita una motivadora que dé-patadas-en-el-trasero a veces. Y pagan bien. ¿Interesada en desertar? —Oye —dijo Garrett. Alicia se echó a reír—. No. Estoy feliz donde estoy en este momento, pero

— ¿En serio? —Garrett arqueó una ceja hacia Alicia, quien sonrió tímidamente y se encogió de hombros. —Tengo que mantener mis opciones abiertas, sabes. —Oh, es feroz —dijo Trevor—. Podría estar enamorado. —Tú no sabes el significado de esa palabra —dijo Gray—. Eres más del tipo de mujer-de-solo- una-semana. —Es verdad. Pero si me enamorara, sería de alguien como Alicia. Hermosa, inteligente, talentosa, y feroz. Mi tipo de mujer. Alicia se rió—. Difícilmente soy feroz. —Yo no sé eso —dijo Garrett—. He estado en el extremo de recepción de una de sus sesiones de terapia. —Ahora, vas a darles a los chicos una idea equivocada de mí, Garrett. Soy una dulzura. En serio. —Ella agitó sus pestañas. —De alguna manera creo que eres una mezcla de ambas —dijo Trevor, estudiándola—. Lo cual hace que me gustes más. —Debes mantener un férreo control en ella, Garrett, antes de que alguien se acerque sigilosamente y te la robe justo delante de tus narices.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

gracias, Gray. Te tendré en mente.

92


El Club de las Excomulgadas Garrett deslizó un trozo de carne a su boca y no contestó el comentario de Gray. No era común que sus muchachos fueran tan conversadores con una mujer. De hecho, habría jurado que estarían molestos de que hubiera traído a Alicia con él. En su lugar, habían sido acogedores y parecían francamente enamorados de ella. No podía entenderlo. Oh, seguro, que tenía un cuerpo asesino. Y un bello rostro, cabello sedoso, piernas largas y trasero perfecto. Era inteligente y tenía un gran sentido del humor por el que los hombres, naturalmente, se enamoraban. Tomó un largo trago de su cerveza y se recordó a sí mismo que Alicia no era una profesional y estaba aquí este fin de semana para torturar su hombro. Nada más.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

su novia, ni una mujer con la que estuviera saliendo, ni incluso teniendo sexo. Era

93


El Club de las Excomulgadas Capítulo Siete —Deberíamos ejercitar tu brazo —dijo Alicia mientras iban de regreso a la habitación. Era pasada la medianoche, y habían estado divirtiéndose en el bar después de la cena, intercambiando historias de la vida universitaria. Garrett había pasado un buen momento y tomado varias cervezas, y después de un largo día, estaba

—No lo creo. Estoy exhausto. —Eh-ajá. Y la razón por la que vine fue para que no perdieras ni un día de terapia. Apuesto a que tu brazo está tenso. Lo estaba, pero que lo condenaran si lo admitiría. —Me doy cuenta de que es tarde y no estoy hablando de un entrenamiento en toda regla. Pero si por lo menos no lo estiramos, lo tendrás aún más rígido por la mañana. —Está bien. —Quita el cerrojo a la puerta que da hacia la habitación contigua después de cambiarte de ropa, y te aflojaré un poco. Después de que cerró la puerta, él se fue a su habitación y se cambió a unos pantalones holgados, y se quitó la camisa. Abrió su lado de la puerta contigua de la habitación, luego se estiró y se sentó en el borde de la cama. Alicia llegó unos pocos minutos más tarde. Se había cambiado a sus pantalones de yoga y se había puesto una camiseta que remarcaba perfectamente sus senos. No es que él notara lo que su terapeuta usaba.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

agotado.

94


El Club de las Excomulgadas Pero definitivamente se daba cuenta de todo lo que Alicia hacía. O llevaba. Y mientras se inclinaba sobre él, respiró su aroma, algo almizclado que le hizo desear agarrar su pelo y enterrar la cara en su cuello. —Me alegro de que te hayas quitado la camisa. Puedo poner un poco de loción de masaje en tu brazo y realmente trabajar en él después de estirarlo. Después bajaré al vestíbulo y llenaré el cubo de hielo y te lo pondré. Él hizo una mueca—. Suena divertido.

—Terminemos con esto. —Acuéstate sobre tu espalda de la cama de lado para poder llegar a tu hombro. Te pondré un poco de calor en él primero y luego te lo estiraré. Él se tumbó, Alicia se arrodilló a su lado, para poner la almohadilla térmica sobre su hombro. Se volvió hacia ella—. ¿Me estirarás poniéndote de rodillas en el suelo así? —Sí. —Eso no puede ser cómodo para ti. —Estaré bien. He estirado a personas en posiciones más incómodas que esta. Y confía en mí, será mucho más incómodo para ti de lo que será para mí. Eso le hizo sonreír—. Entonces, lo que estás diciendo es que no debo sentir lástima por ti. —No, en absoluto. —Está bien. Espero que sufras. Ella se echó a reír—. Ese es el espíritu.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella sonrió—. No, no lo será, pero aflojará tu hombro.

95


El Club de las Excomulgadas — ¿Pasaste un buen rato esta noche? Ella se echó hacia atrás sobre sus talones—. Sí. Sorprendentemente. — ¿Por qué te sorprende? —Supongo que no estaba preparada para cuán agradables y divertidos serían tus amigos. — ¿Sí? ¿Qué esperabas?

rodeada por un grupo de extraños. Estos eran todos tus amigos y era tu reencuentro. Yo fui la intrusa. Podría haber salido mal. Podía ser que no hubieran aceptado a ninguna extraña mujer. Fueron muy agradables. Muy divertidos y acogedores conmigo. —Me alegro de que te hayan gustado. —Así es. Tienes grandes amigos. Deberías verlos más a menudo. —Está bien, mamá. —Oye —Lo empujó. —No es como si alguno de nosotros tuviera el tiempo para tener encuentros regulares. Todos tenemos unas carreras muy ocupadas. O por lo menos ellos sí. —Tú también, una vez que te ponga en forma. —No me siento muy en forma ahora. Sólo abatido. Ella soltó una risa suave—. Una vez que hayamos terminado de trabajar, serás una estrella de rock en el montículo otra vez. Eso era todo lo que quería.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—No lo sé exactamente. Es difícil adaptarse a situaciones nuevas, estar

96


El Club de las Excomulgadas Ella alejó la almohadilla térmica y empezó a estirar ligeramente su brazo. Tenía razón; estaba rígido, y mientras intensificaba el estiramiento, demonios, cuánto le dolía. Terminó apretando la mandíbula mientras ella tiraba de su brazo en esas posiciones viciosas, antinaturales, que terminaron haciéndole sudar. Pero cuando ella terminó y se fue para conseguir un poco de hielo, lo sentía más flojo. Ya estaba viendo una mejora en su rango de movimiento, y por primera vez en mucho tiempo, se sentía optimista. —Aquí tienes. —Había traído unos paños para envolver el hielo, así que lo

—Gracias por hacer esto. Mi brazo en realidad se siente más suelto. Ella se secó las manos en una de las toallas de la habitación del hotel—. No es ningún problema. Y eso es algo bueno, ¿no? —Sí. —Déjatelo durante diez minutos, entonces simplemente quita el hielo. Vendré de nuevo por los paños mañana. — ¿Te vas? Sus labios se curvaron—. Sí, estoy agotada. Y a menos que tengas algo que hacer con los chicos temprano por la mañana, me gustaría ir al gimnasio contigo para ejercitar a fondo tu brazo. —No, nada planeado para la mañana. —Bien. ¿Quedamos a eso de las ocho? —Eso funcionará. —Nos vemos luego. Buenas noches, Garrett. —Buenas noches, Alicia.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

puso sobre su hombro mientras él se apoyaba contra la cabecera de la cama.

97


El Club de las Excomulgadas Ella cerró la puerta contigua. Esperó a oír el clic de cuando echara el cerrojo, poniendo una barrera efectiva entre ellos. Nunca la trancó. Por alguna razón, eso le hizo sonreír. Alicia estaba concentrada la mañana siguiente. Después de treinta minutos en la cinta y otros treinta en la bicicleta, además de entrenamiento con pesas y ahora los ejercicios de estiramiento, tenía a Garrett empapado en sudor y

Ella en realidad tuvo que mirarlo dos veces porque se parecía mucho a Garrett. Alto, con pelo negro enmarañado, pero con los ojos más penetrantes que había visto. Él se concentró en ellos con una sonrisa arrogante en su cara. —Te ves como la mierda —dijo él, mientras se detenía junto a Garrett. Garrett levantó la cabeza—. Gracias. — ¿Es ésta tu Ama18, y siempre programa sesiones temprano por la mañana para dejarte como la mierda en el gimnasio? —Sí, es mi nuevo programa favorito de entrenamiento. Drew Hogan, esta es Alicia Riley, mi terapeuta física. Le tendió la mano—. Hola, Alicia. Cualquier persona que puede hacer a Garrett verse como si estuviera a punto de llorar es una nueva amiga mía. Ella negó con la cabeza—. Gusto en conocerte, Drew. Ahora sal de aquí, para poder seguir torturándolo —bromeó—. A menos que te guste ser el próximo. Sacudió el dedo en un gesto de negación hacia Alicia pero miró a Garrett—. Me gusta, Garrett. Deberías casarte con ella. O tener por lo menos una semana de

18

Se refiere a la mujer que tiene un rol dominante, que practica BDSM,

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

trabajando como la mierda su brazo cuando un hombre entró.

98


El Club de las Excomulgadas sexo alucinante con ella. ¿Por qué no se reúnen conmigo para desayunar... después de eh… tu sesión? Garrett miró a Alicia por confirmación. —Claro —dijo ella—. En otros treinta minutos terminaremos aquí, así que ¿nos vemos en alrededor de una hora? —Genial. Los veo en el restaurante.

fuerza de la naturaleza19, ¿no? Garrett agarró la toalla y la frotó por su cara—. No tienes ni idea. Terminaron su entrenamiento y luego subieron a sus habitaciones para ducharse. Drew estaba esperando en el restaurante, junto con Trevor y Gray. — ¿Dónde están los otros chicos? —preguntó Garrett mientras sostenía una silla para Alicia. El camarero estuvo ahí para servir el café. —Lincoln, Hull, y Ted se levantan temprano para ir al campo de golf —dijo Gray. Alicia miró hacia afuera. El sol había salido, pero no podría hacer más de cuatro grados—. ¿Jugadores de golf duros? —preguntó. —Tendrías que serlo para jugar cuando está tan frío como ahora —dijo Trevor—. No arrastraré mis palos al exterior hasta que llegues al menos a veinte grados. —Debilucho —dijo Gray.

19

Se refiere a que es intenso, que transmite una imagen de ser pasional, un tanto impredecible y con una fuerza y magnetismo arrolladores, aunque poco modesta.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Alicia se echó a reír mientras Drew salía del gimnasio—. Es una especie de

99


El Club de las Excomulgadas —No veo tu trasero por ahí conformando un cuarteto —replicó Trevor en respuesta. —Tenía algunos asuntos de los qué encargarme esta mañana. No pude llegar a tiempo. —Mientes. Simplemente no querías que tus bolas se congelaran en el frío. — Drew le dio a Gray una mirada de suficiencia—. Puede ser que necesites utilizarlas en ¿quién era esa conejita que vi cuando dabas esas entrevistas?

—No tengo ni idea de lo que estás hablando. —Lo que sea. Con quien estés actualmente teniendo sexo, no querría que tu equipo funcione mal. Gray tomó un sorbo de café—. No tengo ninguna conejita, a pesar de lo que Drew piense. Estoy demasiado ocupado trabajando. A diferencia de Garrett aquí, quien trae su trabajo y juego con él. Garrett puso los ojos en blanco—. Ya expliqué quién es Alicia. Créeme, ella es todo trabajo. Nada juego. —Es cierto —dijo Drew—. Lo tenía atado y llorando como una niña en el gimnasio esta mañana. Definitivamente lo tenía por los huevos, pero no de la manera divertida. Alicia dirigió una sonrisa a Drew, quien le guiñó un ojo. —No estaba llorando. Estaba rehabilitándome. Y si Alicia me tuviera por las bolas, confía en mí, lo sabría. Y sería por diversión. Alicia puso los ojos en blanco—. ¿Ustedes siempre son así? —Sí —dijo Gray—. Desde la universidad. Es como un deporte.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Gray levantó la barbilla, pero sonrió.

100


El Club de las Excomulgadas —Y yo gano —dijo Garrett—. Cada vez. —En tus sueños, Scott —dijo Drew—. ¿Cuántas veces has tenido que comprar la cerveza? —preguntó Drew. —No muy a menudo. Porque gano. Trevor se inclinó hacia ella para susurrarle algo en su oído—. Nunca he tenido que comprar la cerveza. Sólo dejo a estos payasos discutir hasta que alguien

—Escuché eso —dijo Garrett. Alicia se echó a reír, luego se recostó y escuchó mientras ellos discutían sin parar. Era como estar en la universidad de nuevo, de fiesta en las casas de la fraternidad. Con un montón de pujas machistas, de quién ganaba qué argumento, de quién era el mejor en esto o en aquello. Pero era claro que Garrett estaba relajado y disfrutaba. Se alegró. Necesitaba liberar la tensión. Este fin de semana sería muy bueno para su estado de ánimo, que era tan integral para su recuperación. —No sé lo que ustedes imbéciles han planeado para el día, pero me iré con Alicia fuera de aquí por un tiempo. Iremos a la ciudad, así podrá pasar un buen rato que no incluya estar absorbida en toda esta testosterona. Alicia se volvió hacia él—. ¿Qué? — ¿Te la llevarías lejos de todo de esto? —preguntó Drew, señalándose a sí mismo. —Sí. Especialmente de ti. —Que se diviertan —dijo Gray—. Pero regresen para una noche de póquer. —No me lo perdería. —Él empujó atrás la silla y sostuvo la de ella mientras se levantaba.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

se declara perdedor. Entonces cosecho los beneficios.

101


El Club de las Excomulgadas — ¿Qué estás haciendo? —preguntó ella. —Dándote un día de diversión. Ella se detuvo en el pasillo—. ¿Por qué? —Porque esto es aburrido para ti. —No, no lo es. E incluso si lo fuera, no soy tu novia, Garrett. No estoy aquí para ser entretenida por ti. Estoy aquí para trabajar en tu terapia. Si me aburro, leer o ver la televisión. —Oooh, suena divertido. —Deja de hacer eso. —No, detente tú. Me siento lo suficiente mal por haberte arrastrado aquí este fin de semana. Por lo menos permíteme darte un poco de diversión sacándote y mostrándote toda la ciudad. Ella inspiró y luego suspiró—. ¿No sería mejor que pasaras el rato con tus amigos? ¿No era esa la principal razón por la que estás aquí? —Los veré un montón. Y créeme, algunos de ellos son difíciles de soportar. Además, no estaremos fuera tanto tiempo. Te llevaré a Bricktown y luego al centro comercial de rebajas. Eso llamó su atención—. ¿Hay un centro comercial de rebajas? —Así es. A menos que prefieras el centro comercial regular. Hay uno muy agradable. —Oh, no. Me encanta ir de compras al centro comercial de rebajas. Apretó el botón del ascensor—. Al centro comercial de rebajas será, entonces.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

siempre puedo ir a la sala y trabajar en mis notas sobre mi plan de tratamiento o

102


El Club de las Excomulgadas Alicia subió, se calzó sus botas y un suéter, después agarró su bolso y se reunió con Garrett en el pasillo. Estaba ridículamente emocionada de ir a explorar; nunca había estado en la ciudad de Oklahoma antes. Bueno, nunca había estado en Oklahoma en absoluto, así que todo lo de allí era una nueva aventura. —Estás más o menos… burbujeante y emocionada —dijo Garrett mientras el aparcacoches le traía su coche. —Lo sé. Es ridículo en verdad —dijo mientras se deslizaba en el asiento.

—Me encanta viajar. Es uno de los aspectos más destacados de estar con el equipo. Me encanta estar en la carretera. Mientras crecía, no teníamos mucho dinero, así que mientras que mis amigos volvían de las vacaciones de verano y hablaban de todos esos fantásticos viajes que daban, nosotros casi lo único que hacíamos era ir a acampar. Localmente. Él se echó a reír. —No es gracioso. —Oh, ya sé que no lo es. Es sólo que la expresión que pusiste fue como si estuvieras probando comida en mal estado. Ella lo señaló—. Fue exactamente así. Imagínate cómo me sentí cuando mi mejor amiga vino a casa, bronceada y hermosa, de haber pasado tiempo con sus abuelos en Florida. ¿Yo? Tenía picaduras de mosquitos por viajar unas pocas horas por la carretera a un apestoso camping. —Pobrecita. —Vete a la mierda. Él negó con la cabeza—. Esa boca, Alicia. Debería quejarme con tu jefe.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Cuéntamelo.

103


El Club de las Excomulgadas —Adelante. Sólo recuerda que soy la que tuerce tu hombro. Y puedo hacer que duela aún más. Le lanzó una mirada en su dirección—. Oh. ¿Chantaje, también? Ella levantó la barbilla—. No estoy por encima de él para salvar mi propio trasero. —Las cosas que estoy aprendiendo sobre ti. Y te ves tan inocente.

—Mmm, ¿es cierto eso? Esta vez le dio una larga mirada que hizo que su cuerpo se calentara. Tal vez eso era sólo debido a que la calefacción del automóvil había comenzado a funcionar. O tal vez era porque estaba evaluándola de una manera que hizo que quisiera comprobar su brillo de labios y alisarse el pelo, que era decididamente algo femenino. O típico de una cita. Y ninguna de las situaciones se aplicaba. No sabía qué esperar, pero a medida que conducían, decidió que le gustaba la ciudad de Oklahoma. Era más extensa y menos congestionada que la mayoría de las grandes ciudades. Era bastante parecida a St. Louis, en realidad, y a ella le encantaba donde vivía. La llevó al centro comercial de rebajas primero. Cuando aparcó, ella se volvió hacia él y puso la mano sobre su brazo. — ¿Estás seguro que sabes en lo que te estás metiendo? Él se echó a reír—. He llevado a mi madre de compras antes. Soy capaz de realizar esto.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Las apariencias pueden ser engañosas.

104


El Club de las Excomulgadas —Está bien. Pero tengo que advertirte que soy como un comprador de asalto. Soy implacable e iré a cada tienda. —Hazlo. Era un gran centro comercial con gangas estupendas. Y si había una cosa que a Alicia le encantaban, eran las ofertas. Para cuando habían recorrido la primera mitad del centro comercial de rebajas, tenía cuatro bolsas de compras llenas de ropa y zapatos. Y cada vez que salía de una tienda con una bolsa, Garrett

— ¿Estás seguro de que no te importa llevar esas? —preguntó ella. —No. Sigue y compra. — ¿Estás seguro de que eres un ser masculino? La mayoría de los de tu especie no disfrutan de las compras. Se echó a reír—. Estás pasando un buen momento, ¿no es así? —Bueno... sí. —Entonces no te preocupes por mí. Disfruto al observar a la gente. Ella se encogió de hombros—. Está bien. Incluso emitió opiniones cuando ella se probaba algo. Sorprendentemente, él era muy bueno en eso, moviendo la cabeza o arrugando la nariz cuando no le gustaba algo, y asintiendo o sonriendo cuando sí. Al menos no era uno de los evasivos o de los hombres desinteresados que decían “Bien” a todo lo que se probaba. Y las vendedoras casi se desmayaron por él. ¿Un hombre magnífico que llevaba sus bolsas y ofrecía opiniones expertas sobre ropa? Estaba condenadamente cerca de ser perfecto.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

la tomaba de sus manos y la sostenía para ella.

105


El Club de las Excomulgadas Pero no podía seguir aprovechándose. Si hubiera sido por ella, habría podido pasar todo el día aquí entrando y saliendo de cada tienda. Seguramente, Garrett tenía que estar aburrido al extremo. Y necesitaba regresar con sus amigos, que era la razón exacta de ese fin de semana. — ¿Tienes hambre? —le preguntó ella después de salir de una de las tiendas de la esquina cerca del estacionamiento. —Estoy bien. ¿Y tú?

Sus labios se curvaron—. Estoy al tanto. No estabas bromeando cuando dijiste que te tomabas en serio esta cosa de las compras. Podrías enseñar una clase magistral sobre el tema. Ella enganchó su brazo en el suyo. —Salgamos de aquí y vayamos a buscar algo de comida. Él se detuvo y la miró—. Ni siquiera has visto la otra mitad del centro comercial. Se echó a reír—. Puedo vivir sin reclamarla. Prefiero ir por el almuerzo. —Hay un gran restaurante de hamburguesas. Ella le lanzó una mirada. —Oye, tienen sopas y ensaladas. —Está bien. Un local de hamburguesas será. Había resultado ser un día magnífico, con temperaturas en los quince grados, por lo que Garrett la llevó a Bricktown, que era una zona al aire libre llena de tiendas y toneladas de restaurantes. Incluso había un río y un taxi acuático que te transportaba por la zona. A ella le encantó, y podía imaginar lo divertido que

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Muriendo de hambre. Hemos estado en esto durante horas, sabes.

106


El Club de las Excomulgadas sería este lugar en el verano, con multitudes atestadas, la arena cercana llena de gente ansiosa de ver los eventos, luego viniendo aquí después para beber algunas cervezas. —Esto es increíble —dijo, mientras se instalaban en un local de hamburguesas. Se sentaron en una mesa con una hermosa vista del agua, los rayos de sol calentando su rostro y cuerpo. Se sentía cálida y bien, así que se volvió hacia Garrett—. Gracias por esto. Ha sido un día genial, pero me siento un poco culpable.

—Porque este es tu fin de semana para estar con tus amigos. —Este es mi fin de semana para hacer cualquiera cosa en el infierno que quiera hacer. Quería sacarte fuera para que pudieras hacer algo divertido. ¿Te divertiste comprando? Ella se echó hacia atrás con su limonada y sonrió como un gato junto a una ventana llena de sol caliente—. Me divertí. —Muy bien, entonces. Almuerza sin que tengas ninguna crisis de culpa. —Bien. Él negó con la cabeza—. Mujeres. —Cállate. Bajó la cabeza, pero ella captó su sonrisa. Dios, era sexy cuando sonreía así. Todo al sur de su ombligo se estremeció cuando le lanzó esa mirada entrecerrada y su sonrisa perversa. La ensalada gigante que se comió terminó siendo deliciosa, igual que las patatas fritas, y para cuando se fueron, estaba llena y agotada.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él tomó un sorbo del té helado que la camarera le había traído—. ¿Por qué?

107


El Club de las Excomulgadas —Me vendría bien una siesta. —Estírate en el coche en el camino de regreso y duerme. —No. Está bien. —Puedes confiar en mí. No te agarraré o haré nada mientras estás durmiendo. Ella se volvió hacia él y dejó escapar una risa suave—. No pensé que fueras

—Podría mirar lascivamente tus senos si concilias el sueño, sin embargo. Ella se echó a reír—. Eres tan impredecible, Garrett. — ¿Sí? Bien.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

a hacerlo.

108


El Club de las Excomulgadas Capítulo Ocho Garrett dejó a Alicia, y su montaña de paquetes, en su habitación cuando regresaron al Club Campestre. Ella le dijo que estaba cansada y que quería tomar una siesta. Cuando se despertara, se comprometió a ir a buscarlo. Él hizo algunas llamadas, se relajó frente a la televisión por un tiempo y jugar al golf ya que el clima había sido cálido. —Te perdiste un gran juego hoy, Garrett —dijo Trevor, haciéndole señas al camarero para que les llevara a todos una ronda de cervezas. — ¿Sí? —Garrett sacó una silla de la mesa—. Supongo que todos patearon unos cuantos traseros. —Fuimos asesinos ahí fuera —dijo Drew, inclinando la botella y bebiendo lo último de la cerveza antes de contestar—. Hicimos nuestro mejor juego. Sabía que ellos estaban mintiendo. Siempre mentían sobre sus juegos de golf. Era tradición. —Siento habérmelo perdido. — ¿Qué hiciste? —preguntó Gray. —Llevé a Alicia al centro comercial de rebajas. Después fuimos a almorzar. Gray arqueó una ceja—. De compras. Qué... emocionante para ti. Drew lo examinó con una mirada de arriba a abajo—. ¿Estás seguro de que no es tu novia? Porque me parece que te tiene a su merced. — ¿Sí? ¿Cómo es eso?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

luego bajó al bar y encontró a Gray, a Trevor, y a Drew, que acababan de llegar de

109


El Club de las Excomulgadas —Ella llama, tú vas corriendo. — ¿En qué sentido? —Cuando quiere que te ejercites vas, ¿verdad? Él se recostó en la silla—. Generalmente. Controla mi destino profesional en ese sentido. —Y la trajiste contigo este fin de semana —intervino Trevor—. ¿De quién

—Mía, en realidad. —Oh. —Trevor tomó un largo trago de su botella de cerveza—. Sin embargo, ¿de compras? Amigo. —Quería alejarla de todos ustedes, mostrarle la ciudad y que pasara un buen momento. Fue realmente agradable por haber venido conmigo el fin de semana. — ¿No es ese su trabajo? —preguntó Gray. Garrett se encogió de hombros. —Sometido —les dijo Drew a los chicos—. O ya se metió en sus pantalones20 o está deseoso de estar en ellos como para besar su trasero. Garrett negó con la cabeza. Era inútil discutir con ellos cuando fijaban la mente en una dirección. Si querían creer que estaba acostándose con Alicia o que quería hacerlo, no había nada que pudiera hacer al respecto. — ¿Por qué no hablamos de ti en su lugar? —le preguntó, volviendo la atención a Gray—. ¿Cuál era el nombre de la supermodelo con la que estabas saliendo? ¿Qué su nombre me recordaba a una vitamina; Niacina o algo así? —Nisema —le corrigió Gray. 20

Significa que ya están teniendo relaciones sexuales.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

fue la idea?

110


El Club de las Excomulgadas — ¿Ese es un nombre real? —Preguntó Trevor, volviéndose hacia Gray—. Suena como una limpieza cutis. —Rompimos unos meses atrás. Su carrera y la mía no encajaban. Drew arqueó una ceja—. ¿Desde cuándo los deportistas y las supermodelos no encajan? —Ella siempre estaba fuera por alguna sesión fotográfica y yo siempre estaba trabajando. Y entonces nos dimos cuenta de que no nos extrañábamos al nuestras carreras como para involucrarnos, así que simplemente rompimos. Fue bastante fácil. —Probablemente hace tanto dinero como tú. Esa es la razón de porqué fue tan fácil. —Drew le dirigió una sonrisa de satisfacción a Gray. —Estoy bastante seguro de que hace más dinero que yo. Debería ser yo quien estuviera llorando por la ruptura. Garrett soltó un bufido—. Claro. Como si alguna vez te hubieras arrepentido por haber perdido a una mujer. —Podría suceder. Tal vez. —Gray miró a los chicos—. Está bien, tal vez no. —Te veo como el que nunca se casará, si no por otra razón que para fastidiar a tu padre, que está en busca de ese „heredero Preston‟ ya que es obvio que nunca seguirás sus pasos por el Senado —dijo Garrett. Gray se echó a reír—. Tienes razón sobre eso. La política no es lo mío. —No. Te gustan los motores ruidosos y la grasa debajo de tus dedos —dijo Drew—. Y pensar que comenzaste con una beca de béisbol. Todavía no sé cómo diablos terminaste en las carreras de autos. —Oh, eso suena como una gran historia. ¿Me puedo sentar?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

otro cuando estábamos separados. Los dos estamos demasiado enfocados en

111


El Club de las Excomulgadas Garrett levantó la mirada para ver a Alicia de pie junto a su silla. — ¿Tuviste una buena siesta? —él se hizo a un lado y le dio cabida para que se sentara en la cabina, y luego le hizo señas al camarero. —Lo hice. Me encanta ir de compras, pero no lo hago muy a menudo. Supongo que estaba cansada. Fue genial tumbarse durante unos minutos. —Se volvió hacia Gray—. Pero ahora quiero oír acerca de ti, el béisbol y las carreras. Gray se encogió de hombros—. No hay mucho que decir. Fui a la escuela

— ¿No te gustó jugar béisbol? —Me encantó. Alicia frunció el ceño—. Siento un 'pero' en alguna parte. El camarero se acercó y todos pidieron unas bebidas. —Jugué al béisbol durante cuatro años e incluso me buscaron varios equipos profesionales después. Pero siempre me habían gustado las carreras, lo hacía en mi tiempo libre. Un amigo de mi padre corría a nivel competitivo, así que trabajé con ellos en sus coches y corría con ellos siempre que podía. Cuando un compañero enfermó un fin de semana, subí a su coche y corrí por él. Y quedé en segundo lugar. Casi gano la carrera. >>Eso fue todo para mí. Lo único que quise hacer después fue ponerme tras el volante de un coche y ser el primero en llegar. El beisbol quedó en segundo lugar, y supe que no podría jugar para las grandes ligas. He estado en las carreras desde entonces. —Para la gran irritación de tu padre —dijo Garrett. Los labios de Gray se levantaron—. Sí. Pero eso es sólo un beneficio secundario.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

con una beca para jugar al béisbol. Ahora corro carreras para vivir.

112


El Club de las Excomulgadas —No le gustaba que jugaras al béisbol, tampoco, si no recuerdo mal —dijo Trevor. —No. Odiaba que hubiera ganado la beca de béisbol para Oklahoma. Quería que fuera a Harvard y estudiara derecho. —Gray hizo una mueca. —Su padre estuvo un poco molesto porque rechazó la beca académica de la Universidad de Harvard —le dijo Drew a ella—. El derecho y la política es el legado de la familia Preston.

Gray se encogió de hombros—. Como dije. El béisbol era lo mío en ese entonces. —Supongo que no querías ser abogado —dijo Alicia. —Oh, claro que no. Mi beca en el béisbol fue mi billete de salida de la sombra de la familia Preston. Corrí tan lejos y tan rápido como pude. —Y entonces papá le cortó el dinero. Drew levantó su cerveza y sonrió antes de tomar un largo trago—. Sí. Gracias a Dios. Los ojos de Alicia se abrieron como platos—. ¿Lo hizo? —Sí, lo hizo. Es lo mejor que pudo haber pasado. Sin él amenazándome con su dinero, podía tener la libertad de hacer lo que en el infierno quisiera. —Sí, como el resto de nosotros, pobres apestosos —dijo Trevor con una sonrisa—. Siendo “pobres” la palabra adecuada. —Te las arreglaste muy bien sin él, ¿no es así? —preguntó Garrett. —Puedes apostar tu trasero a que sí. Tengo mi propio equipo ahora.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Alicia miró a Gray—. En serio. ¿Conseguiste una beca para Harvard?

113


El Club de las Excomulgadas Pero Alicia notó algo distante y triste en los ojos de Gray. Ella amaba tanto a su familia. Se preguntó qué le habría costado a él ese rompimiento con su familia. — ¿Jugarás al póquer con nosotros esta noche, Alicia? —preguntó Drew. —Oh, no quiero entrometerme en su juego. —Así que eso significa que sabes cómo jugar. —Trevor se frotó las manos juntas.

—Entonces pongamos en marcha ese juego. Estoy listo para tomar tu dinero —dijo Garrett. Entraron en la sala de juego, que era más tranquila y más privada, con crupieres oficiales y todo. Increíble. Las bebidas se servían, las cartas se repartían, y Alicia no les diría lo buena que era en el póquer. El póquer era un evento semanal en la familia Riley. Había aprendido a jugar cuando era niña, además de que había jugado mucho en la universidad. Podría no triunfar en las Vegas, pero era astuta, y a menudo ganaba. Después de dos horas de juego, tenía una cantidad considerable de fichas frente a ella y a cuatro hombres muy irritados mirando en su dirección. — ¿Tomas excursiones de fin de semana a las Vegas con el dinero de algún casino? —le preguntó Trevor, terminando una cerveza y señalándole al camarero por otra ronda para la mesa. Sentada cómodamente, Alicia le ofreció su típica cara de póquer mientras escudriñaba sus cartas. Dos jotas y un as. El crupier tenía una jota sobre la mesa. Genial—. No, sólo jugué en la universidad. Probablemente estoy un poco oxidada.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Sé un poco sobre póquer.

114


El Club de las Excomulgadas —Oxidada, mi trasero —gruñó Garrett, tirando algunas fichas para apostar. Cuando el crupier se detuvo en un as, Alicia se quedó completamente inmóvil mientras comía sus patatas y esperaba a ver lo que los demás hacían. Gray no fue; el resto de ellos apostaron. —Voy con todo —dijo ella, empujando sus fichas al centro de la mesa. —Joder —dijo Drew, lanzando sus cartas a la pila.

—Veré lo que tienes. —Garrett entró con su apuesta—. Muéstramelo. —Casa llena, ases y jotas. —Hija de puta. Tres reinas —dijo Garrett, arrojando sus cartas hacia el crupier. Los otros se rieron de él—. ¿Trajiste a Alicia a propósito para jugar al póquer con nosotros, sabiendo que nos patearía el trasero? —Si hubiera sabido que era tan buena, nunca la habría invitado —dijo Garrett—. ¿Viste la mano que tenía? Alicia sonrió y arrastró las fichas ganadas a su lado. —Gracias, chicos. Comenzaron a comer, y mientras los chicos comían carne, se contentó con un increíble tofu y una ensalada de nueces. Luego volvieron al póquer, donde trató de no matarlos. Sorprendentemente, recuperaron algo de su dinero. No mucho, pero algo. Todavía había ganado por mucho. —Eres realmente buena en esto —dijo Drew.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—No voy, tampoco —dijo Trevor.

115


El Club de las Excomulgadas Ella se encogió de hombros—. Jugué un montón en la universidad. Y tengo una familia muy astuta jugadora de póquer. —Aparentemente —dijo Garrett, haciendo rodar los hombros. Habían estado en ello durante siete horas. Finalmente, ella se puso de pie y se puso detrás de Garrett, apoyando las manos en sus hombros. Sintió los nudos allí cuando presionó sus músculos—. Tan divertido como ha sido despojarlos a todos de su dinero, necesito abusar de su amigo aquí un poco antes de que me duerma en

Un coro de silbidos y ooohs subió. Ella puso los ojos en blanco. —Cabrones —dijo Garrett, después empujó su silla hacia atrás. —Podríamos ir a la puerta y escuchar —dijo Drew. —Pueden venir a mirar si gustan —agregó ella. —Garrett. ¿Sabías que era tan exhibicionista? —gritó Drew tras ellos a medida que se alejaban. —Tendrás que perdonar a mis amigos —dijo Garrett mientras se dirigían a la habitación—. En realidad, no los perdones. Son unos capullos. Ella se echó a reír—. Son divertidos. —Sí, lo son. Y has estado muy bien al respecto. Te lo agradezco. —No fue ningún problema. Lo disfruté. —Deslizó la tarjeta llave en la ranura de su habitación—. Agarraré la almohadilla térmica y algo de loción, y estaré justo dentro. —Está bien. Se puso ropa más cómoda, amontonó sus cosas, después llamó a la puerta contigua. Él la abrió, ya en pantalones holgados, y desnudo de la cintura para

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

la mesa.

116


El Club de las Excomulgadas arriba, que de nuevo causó esa sacudida de conciencia de la que trató de no ser tan consciente, pero que sus partes femeninas estaba encontrando más y más difícil de ignorar. —Todos se llevan tan bien. ¿Siempre fue así? —le preguntó ella mientras esperaban a que la almohadilla térmica hiciera su trabajo. Garrett se echó a reír mientras se acomodaba contra la cabecera de la cama y las almohadas.

Puedes imaginar cómo fue vivir con esos cabezas de chorlito el primer año. Nos tomó un tiempo encontrar el equilibrio. —Puedo imaginarlo. Pero son tan buenos amigos ahora, que obviamente encontraron la manera. —Sí, con el tiempo. Era hundirse o nadar cuando tuvimos que vivir juntos. Así que tuvimos que aprender a… vivir juntos. —Oh, no lo sé. Todos estaban lejos de casa sin nadie de quien depender excepto de los demás. Probablemente no pasó mucho tiempo para que los cuatro se volvieran unidos. Él la miró—. Tienes una visión bastante perspicaz para alguien que no estuvo allí. Se encogió de hombros—. Fui a la universidad, también, sabes. Tuve la misma experiencia. La vida universitaria es como ser lanzada a un planeta alienígena. Te sientes tan solo, y lo primero que haces es agarrar cualquier línea de vida posible. Para mí, fue mi compañera de cuarto. Nos mantuvimos unida los primeros meses solitarios y nos volvimos buenas amigas. Seguimos siendo amigas hoy. Me imagino que es lo mismo para ti y tus chicos. El hecho de que todos practiquen deportes les proporciona más cosas en común y los une más.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—No. No siempre. Chicos jóvenes con cabezas duras y mucha testosterona.

117


El Club de las Excomulgadas Él asintió—. Supongo que tienes razón sobre eso. Nunca habría sobrevivido ese primer año sin los chicos. Alicia quitó la almohadilla térmica y estiró a Garrett—. Lo sé. Es increíble como esas relaciones nos cambian. Metió la mano en su hombro, observando su rostro por cualquier expresión de dolor. Captó su mueca, así que se fijó más en ese lugar para aflojar el tejido cicatrizando.

— ¿Qué? —Tan pronto como sabes que un área duele, la golpeas más duro para que sienta más dolor. — ¿Hago eso? Le dirigió una mirada. —Diablos, sí, lo haces. Creo que debes excitarte al causar dolor. Ella se echó a reír—. Entonces estoy en la profesión correcta, ¿no? — ¿Es un requisito del trabajo ser sádica? —Oh, definitivamente. Me encanta saber que te estoy lastimando. Me excita. Le dirigió una mirada—. ¿En serio? Ella puso los ojos en blanco—. No, no realmente. Desafortunadamente, el dolor a veces significa progreso. Cuando encuentro un lugar que sé que está tenso y me centro en esa zona, significa que estoy trabajando en romper el tejido cicatrizado para aflojar tu brazo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Lo haces a propósito —dijo él.

118


El Club de las Excomulgadas —Y yo aquí, pensando que recibiría algún tipo de gratificación sexual con todo este tormento. —Eso sí que sería un buen extra del trabajo, ¿no es así? —Le dio un guiño y centró su atención en su entrenamiento. Al terminar la terapia, él estaba sudando y apretando los dientes—. Estás disfrutando de esto. —Me encanta mi trabajo, pero no es causar dolor lo que me gusta, Garrett. hombro y sacudió la tensión. —El resultado final es que este lanzando de nuevo. Ella asintió—. Por supuesto. Eso es lo que más quiero para ti. Puedes sentarte ahora. Él se dio la vuelta y se apoyó en sus codos—. Esa debe ser la mejor parte para ti; el final del juego. Ser capaz de alejarte de un atleta que está totalmente rehabilitado. —Sí. Espero con ansias el día que puedas terminar tu terapia y verte lanzando de nuevo. —Entonces tú y yo habremos terminado el uno con el otro. Ella sonrió—. Estoy segura de que estás ansioso por ver ese día. No más tortura. —No lo sé. Estoy como acostumbrándome a tenerte cerca. Se echó a reír—. Claro que sí. No puedes esperar a deshacerte de mí. Ella extendió la mano para ayudarlo a salir de la cama.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Es el resultado final lo que es más gratificante para mí. —Alisó sus manos sobre su

119


El Club de las Excomulgadas Él agarró su mano, pero en vez de impulsarse hacia arriba, la sorprendió como el infierno dándole un tirón a la cama, luego se giró colocándose junto a ella. —Garrett. ¿Qué estás haciendo? —No estoy seguro. Él plantó su mano sobre su estómago, y estaba segura de que podía sentir los latidos sin control de su corazón. Debía apartar su mano y salir de la cama. Era su terapeuta, y no deberían estar de esa forma, estaba malditamente segura que no

Pero, oh, la presión de su cálida mano en su estómago y la sensación de su cadera conectada a la suya era insoportablemente ardiente, y simplemente no quería levantarse. No cuando su cara se cernía sobre ella y quería extender la mano y deslizarla sobre el leve rastrojo de barba en su mandíbula. Había muchas cosas en él que ansiaba tocar, que se había negado a sí misma. Y él había dado el primer paso. Él hizo una pausa, sin duda esperando a que ella protestara, a que lo alejara y saltara de la cama. Pero no lo hizo, porque estar a su lado así que se sintiera demasiado bien, reunía todas las fantasías que había tenido sobre él. Y cuando él se inclinó y rozó sus labios con los suyos, todo en ella explotó de necesidad, deseo y ansiedad. Ella ahuecó la parte de atrás de su cuello para sujetarlo allí mientras él exploraba su boca, sacando su lengua para deslizarla a través de su labio inferior, abriéndola para él. Oh, Dios, era tan bueno. Sus labios eran firmes, persuasivos, y ella flotó en un mar de felicidad erótica. Podría perderse en Garrett. Estaba temblando. Esto estaba mal y cambiaría todo. Él perdería la concentración, y ella podría perder su puesto de trabajo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

deberían estar tumbados en medio de su cama.

120


El Club de las Excomulgadas Ella presionó contra su pecho y él rompió el beso. —Detente —le susurró ella, apenas capaz de emitir la palabra porque lo último que quería en absoluto era que él se detuviera justo ahora. Él saltó de la cama, y lo primero que vio fue una muy agradable erección que le gustaría más que nada pasar la noche explorando. Pero él le agarró la mano y la arrastró fuera de la cama, y de esa manera, todo terminó. —Lo siento —dijo él, arrastrando sus dedos a través de su pelo—. No sé por

Ella se enderezó la camiseta sobre sus caderas—. No lo hagas. No fuiste el único en esa cama. Pero es un error. Y ambos sabemos por qué. —Ella caminó hacia la puerta que conducía a su habitación, luego se detuvo, incapaz de mirarle a la cara—. Gracias por ser tan buen chico al respecto. Ella se volvió, él estuvo allí, con las palmas de sus manos contra la pared a cada lado de su cabeza, con su cuerpo a centímetros del suyo. La testosterona surgía de él en olas. Si se acercaba un pequeño paso, la tocaría. Si se inclinaba un poco, su boca estaría sobre la suya de nuevo. No estaba segura en este momento si deseaba eso o no. Oh, ¿a quién quería engañar? Deseaba eso, lo deseaba a él. Si la besaba nuevamente, no lo detendría esta vez. Sus ojos eran duros reflejos del acero mientras permanecía erguido a sólo un centímetro de ella—. No te equivoques, Alicia. No soy un buen chico. Sabía exactamente lo que quería en esa cama. Todavía te deseo. Ella inhalo hondo, su deseo por él entró en conflicto con lo que sabía era mejor para los dos. Se deslizó de bajo de su brazo—. Te veré por la mañana, Garrett.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

qué lo hice.

121


El Club de las Excomulgadas No se movió, se limitó a asentir mientras ella cerraba la puerta tras él. Ella apoyó su frente contra la puerta cerrada. Sí, tenía que ser lógica. Qué montón de mierda era eso.

Capítulo Nueve Alicia se sacudió de encuentro cercano con Garrett y se concentró en el siguiente paso en su recuperación, que tendría lugar, gracias a Dios, en Florida. Como era pleno invierno, Alicia había tenido que hurgar en la parte trasera de su armario en busca de su ropa de verano. Normalmente, estaría eufórica por dirigirse a Florida a finales de Febrero, pero esto era por trabajo, no por vacaciones. Se quedaría en su casa de huéspedes, y estaría en las proximidades de él cada día. Trabajando juntos, durmiendo cerca. Después de lo que había sucedido el otro día, los arreglos de vivienda harían la situación entre ellos aún más difícil. Tendría que reforzar sus defensas internas y asegurarse de que Garrett entendiera que su recuperación tenía que ser su principal interés. Él se había ido un par de días antes para tener la casa en orden, dándole un descanso y prometiéndole que iría a las instalaciones del equipo y que haría su terapia diaria con Max. Lo que le daba un poco de espacio para respirar, afortunadamente, y algo de tiempo para ir de compras, empacar y ver a su familia

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Por primera vez, verdaderamente odió su trabajo.

122


El Club de las Excomulgadas antes de irse. Había cenado hacía dos noches con sus padres y se había despedido de ellos. Hoy vería a Liz, a Tara y a Jenna para almorzar antes de subirse al avión. Tara insistió en recibirlas en su casa, aunque cómo se las arregló para organizar todo con el nuevo bebé estaba más allá de Alicia. Pero Tara tenía una buena variedad de mini-bocadillos y tres diferentes tipos de ensaladas. —No sé cómo haces esto —dijo Alicia mientras abrazaba a Tara, después

—Jenna y Liz me ayudaron. —Y no le digas a nadie que te ayudé con la preparación de la comida o te cortaré la garganta —dijo Liz fingiendo que la fulminaba con la mirada. Alicia se echó a reír—. Tu secreto está a salvo conmigo. Se sentaron y comieron. El pequeño Sam estaba durmiendo en la cuna en la sala de estar. — ¿Cómo está? —preguntó Alicia, muriendo por ir allí, hacerle cosquillas en los dedos de los pies, y despertarlo para poder abrazarlo. Pero era sensata. Había que dejar en paz a los bebés dormidos, no fuera que sus cansadas madres fueran tras de ti con algo afilado. Tara suspiró—. Es perfecto. Tengo tanta suerte. Duerme bien y come bien y es ridículamente saludable. No se puede pedir más. —Que afortunada —dijo Liz—. Tuvo un bebé Stepford21. Difícilmente llora.

21

Estereotipo basado en “The Stepford Wifes”; “Las mujeres perfectas” es el nombre de una novela de 1972 por Ira Levin. La premisa consiste en un grupo de hombres de la ciudad ficticia de Stepford, Connecticut, que todos parecen tener esposas complacientes, excesivamente sumisas, increíblemente bellas. Joanne Eberhart, el personaje principal, llega a Stepford de la ciudad de Nueva York con su esposo y sus hijos, con ganas de empezar una nueva vida . Conforme pasa el tiempo, se vuelve cada vez más intrigado de que las esposas Stepford sean como zombis, sobre todo cuando empieza a ver que sus amigas una vez mentalmente independientes se convierten en dóciles amas de casa sin sentido durante la noche. Para el final de la historia, Joanne se convence de que las esposas Stepford son en realidad robots creados por un grupo de hombres. El libro termina antes de que pueda encontrar la verdad, dejando sólo una sola mujer “normal” en la

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Liz y a Jenna.

123


El Club de las Excomulgadas —Tú no estás aquí cuando llora. Créeme, tiene un buen par de pulmones muy saludables, y los usa a menudo. —Y luego se lo cedes a Mick, ¿verdad? —Preguntó Jenna—. Dime que haces eso. —Por supuesto que sí. —Tara les dio a todas una sonrisa maliciosa—. ¿Qué clase de mujer sería si no dejara que el tipo grande, fuerte, machista manejara a un bebé gritando?

—Es una completa dulzura. —Ja. Lo sabía. —Jenna les dio a todas una mirada de suficiencia—. Los hombres son unos bebés a la hora de, bien, estar con otros bebés. — ¿Y cómo está tu hombre? —preguntó Alicia. —Delicioso —dijo Jenna, metiéndose una uva en la boca. —Está teniendo mucho sexo. Se puede decir por la mirada satisfecha en su cara —dijo Liz. —Por favor, no hablen de sexo. No lo he tenido por un tiempo y estoy a punto de morir. Liz palmeó la mano de Tara—. Esa es la desventaja de sacar a un bebé de tres kilos y medio por tu vagina. Tara miró a Liz—. Tu día llegará. Liz se estremeció—. Ni siquiera quiero pensar en ello. — ¿Estás embarazada? —preguntó Alicia.

historia.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿Y él no se derrumba? —preguntó Jenna.

124


El Club de las Excomulgadas —Todavía no. Te lo dije, estamos practicando. Y disfrutándolo como el infierno en este momento, así que no me apresures. —Lo que sea —dijo Tara—. Pero tan pronto como quedes embarazada, tengo que ser la primera en saberlo. Liz puso los ojos en blanco—. Serás la primera en saberlo. Tan pronto como el esperma de Gavin haga su mágica explosiva en mi óvulo, me aseguraré de llamarte, de día o de noche.

—Cobarde. Entonces, cuéntanos sobre Florida, Alicia —dijo Tara, tomando un sorbo de té—. Estoy muy emocionada de que dejes nuestro triste clima de invierno. —Estoy totalmente celosa —dijo Jenna. —Estoy emocionada —dijo Alicia—. Nerviosa, por supuesto, ya que es por trabajo. Hay mucho pendiendo sobre mí para conseguir poner en forma a Garrett. —Se ve en muy buena forma para mí —dijo Jenna—. Por lo menos por los video y las fotos que he visto. ¿Es sexy? —Totalmente —dijo Liz—. Victoria Baldwin es su agente, y es una buena amiga mía, así que he tenido la oportunidad de reunirme con él. Créeme, es muy atractivo. —Puta con suerte —dijo Jenna. —Por favor —le dijo Tara a Jenna—. Tú tienes a Ty. Jenna se metió una uva en la boca—. Así es. Me mantiene muy feliz. Lo cual no significa que esté muerta y no pueda apreciar otros hombres sensuales. Como Garrett Scott.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Chicas. Estoy comiendo. —Jenna hizo una mueca.

125


El Club de las Excomulgadas —Amen a eso —dijo Liz—. El día en que no pueda echarle una ojeada a la fina carne de un hombre sólo porque tengo a mi propio hombre caliente será el día que me entierren. — ¿Crees que los chicos hablan acerca de las mujeres de la manera en que nosotras hablamos de los hombres? —preguntó Tara. —Por supuesto que sí —dijo Liz—. ¿Crees que tienen los ojos vendados cuando una mujer de escote, o mini vestido deportivo entra en el bar del hotel cuando están fuera por sus partidos? Diablos, no. Por supuesto que miran. No

—Tienes razón. Y nosotras también, hasta que seamos demasiado viejas para que nos importe. —Jenna se volvió hacia Alicia—. ¿Y tú? ¿Te estás aprovechando del poder poner tus manos sobre Garrett? Alicia hizo una pausa, el tenedor estaba lleno con ensalada de frutas y todos los ojos se volvieron hacia ella—. Um... por supuesto que no. Él es mi encargo. Liz entrecerró los ojos—. ¿Qué significa eso exactamente? ¿Qué no lo has intentado sólo por tener un poco de diversión? —Ni siquiera he pensado en ello. Tara resopló—. Yo estaría totalmente pensando en ello. Cada vez que pusiera mis manos en su hombro, me gustaría explorar todas sus partes, especialmente las de abajo, como en sus pantalones. —Chica, necesitas tener sexo —dijo Liz. Tara bajó la cabeza—. Lo sé. Estoy tan avergonzada. —No lo estás —dijo Jenna—. Ya estás pensando sobre cuándo estará de regreso mi hermano, así podrás brincar sobre él. Y no puedo creer que lo que acabo de decir.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

tocan, pero seguro buscan su ración. Tendrían que estar muertos para no hacerlo.

126


El Club de las Excomulgadas Tara se echó a reír—. Está bien. Y tienes toda la razón. Ha pasado demasiado tiempo para mí, y estoy locamente enamorada de Mick. Alicia se alegró de que el tema de ella y Garrett hubiera sido momentáneamente alejado de la mesa. Porque ¿qué iba a decirles? ¿Qué tenían razón, que había estado pensando en otras partes de su cuerpo además de en su hombro, y que no sabía qué hacer al respecto? Tal vez debería hablar con las chicas acerca de Garrett. Conseguir algunos consejos, preguntarles lo que pensaban. Aunque basada en la conversación del

Ve a por ello. Si sólo fuera así de simple. —Entonces, me dirigiré a Florida para ver a Gavin pronto. ¿Te veré ahí? — Liz le preguntó. —Definitivamente. ¿Te alojarás en la casa de la playa? Liz sonrió—. Claro que sí. Privada y aislada, sólo nosotros dos. Mucho tiempo para el sexo. Jenna suspiró—. Debería dejar de venir a estas reuniones. —Cállate, Jenna —dijo Liz—. Sabes de lo que hablamos. Y nos amas de todos modos. —Tienes razón. Las amo. Tal vez empiece a hablar sobre los gráficos detalles de mi vida sexual con Ty. —Y eso nos molestaría, ¿cómo? —preguntó Tara.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

almuerzo de hoy, sabía cuál sería el consenso.

127


El Club de las Excomulgadas Jenna volvió a suspirar—. No lo haría. Ustedes son unas chupadoras.22 —Y tragamos23—añadió Liz. Alicia rió entre dientes y Jenna soltó una carcajada. —Me doy por vencida —dijo Jenna—. Desearía que Savannah estuviera aquí. Por lo menos, no está enamorada de mi hermano. —No, está enamorada de mi hermano —dijo Alicia—. Y no quiero oír

—Oh, vamos, Alicia —dijo Jenna, inclinándose hacia ella—. A la miseria le encanta la compañía. —Está bien, Jenna. Me gusta mucho más tu tipo de miseria. Jenna arrugó la nariz—. Te odio. Terminaron de almorzar y para entonces Sam se había despertado de su siesta, por lo que todas hicieron “ooh” y “ahh” al bebé, que estaba volviéndose rellenito y más adorable cada vez que Alicia lo veía. Ella lo cargó después de que Tara le dio de comer. Contento, él la miró, completamente despierto, y estaba segura de que le sonrió. Suspiró y miró a Tara—. Es hermoso. Los labios de Tara se curvaron—. También lo creo. No sé cómo acabé en este „Felices para siempre‟, pero doy gracias a Dios todos los días por Mick. Alicia tenía los ojos llorosos—. Él también tiene suerte, sabes. Somos muy afortunados de que seas parte de la familia. Y entonces los ojos de Tara se llenaron de lágrimas también—. Gracias.

22

En realidad quiere decir que ellas apestan. La palabra es suck. Pero en inglés también es chupar (connotación sexual), y para el siguiente juego de palabras es a la que se refiere la mujer que contesta a continuación. 23 Contestación que se refiere a tragarse el semen cuando practican sexo oral.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

hablar de su vida sexual.

128


El Club de las Excomulgadas —Está bien, todo el mundo —dijo Liz—. Si vamos a tener una fiesta de lloriqueos aquí, me voy. —En realidad, tengo que estar en el bar, así que me voy. A pesar de que no es debido a toda la emotividad. Siempre estoy feliz de tener un ataque de llanto con ustedes, chicas —dijo Jenna. —Me tengo que ir, también —dijo Alicia, cuidadosamente entregándole Sam a Tara—. Tengo que terminar de empacar.

luego salió con Jenna. —Oye —dijo Jenna, de pie junto a su coche, que estaba aparcado detrás del de Alicia—. Te atrapé desviando la conversación sobre Garrett. Tratando de hacerse la tonta, frunció el ceño—. No estoy segura de lo que estás hablando. Jenna apoyó la cadera contra la puerta del coche—. Mira, soy la mejor en tratar de negar lo que está justo frente a mí, y perdí mucho tiempo valioso con Ty a causa de eso. ¿Sientes algo por Garrett? Alicia podía negarlo, pero ¿cuál sería el punto? Ella estaba más cercana a su familia que nadie. Eran mejores que las mejores amigas en guardar secretos—. ¿La verdad? Hay química física entre nosotros. Química loca. Pero me asusta porque mi trabajo es rehabilitarlo, no saltar sobre él, ¿sabes? —Sí, lo entiendo. Tienes miedo por tu trabajo. —Y por el suyo. Necesito que se concentre en su hombro, no en meterse en mis pantalones. Jenna se echó a reír—. Pero si está relajado, y todos sabemos que el sexo puede ser relajante, ¿no ayudaría con su concentración?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Las abrazó a todas, le dio a Tara las gracias por el almuerzo, y se despidió,

129


El Club de las Excomulgadas Alicia agitó un dedo hacia Jenna—. No estás ayudando. Jenna le guiñó un ojo y luego abrió la puerta del coche—. Diviértete en Florida, prima. ***** Alicia llegó a Florida, recogió su coche de alquiler, y se dirigió hacia la casa de la playa, aunque sintió la tentación de desviarse de su curso y simplemente estacionarse en la playa por unas pocas horas. Era precioso, y totalmente diferente clima, se había quitado el abrigo y el suéter, los zapatos y calcetines, había bajado la ventanilla para respirar el aire fresco del mar mientras conducía a lo largo de la costa por la carretera. Cuando llegó a la casa de playa de Garrett, aparcó y agarró sus maletas. Él salió, ya viéndose bronceado en sus pantalones cortos y camisa sin mangas que enseñaba sus músculos. Ignoró la agitación en su estómago cuando la saludó con una amplia sonrisa. — ¿Cómo estuvo tu vuelo? —Tomó sus bolsos y los llevó hacia la puerta principal. —Bien, gracias. Te ves bronceado. — ¿En serio? He estado en la playa corriendo dos veces al día. —Eso es bueno. La condujo al interior. —Vamos, entra. Te daré una recorrida.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

al clima frío de su casa. Preparándose de antemano para el abrupto cambio de

130


El Club de las Excomulgadas Alicia estaba segura de que había entrado al paraíso. De una sola planta, la casa estaba totalmente amueblada, era abierta, amplia y espaciosa, con suelos de madera y mármol y más ventanas de las que nunca querría limpiar en su curso de vida. Había tanta luz y era tan cálido. Estaba tan cansada del clima frío que quiso salir a la terraza de atrás, plantar su trasero en una de las cómodas tumbonas, y no levantarse por lo menos durante un mes. Se volvió hacia Garrett, tratando una vez más, de no notar sus piernas y brazos y su oh, Dios, a todo él. Tanta piel expuesta aquí.

de esa ropa, por lo menos en la mitad superior, había pasado más que suficiente de su tiempo personal fantaseando con su mitad inferior, algo que no debería estar haciendo en absoluto. También había pasado los últimos días pensando en el beso que habían compartido, a pesar de su promesa de erradicarlo de su mente para siempre. Decidiendo que esa línea de pensamiento no la llevaría a ninguna parte excepto a los problemas, se volvió hacia él. —Es... increíble. ¿Te quedas aquí cada año durante los entrenamientos de primavera? Él puso sus bolsos en el suelo—. Sí. Conozco a los dueños. Son grandes aficionados al béisbol, por lo que son complacientes. —Qué conveniente. —Es un buen lugar para vacacionar. Por desgracia, a veces me echan cuando quieren venir a ver un par de partidos de entrenamiento de primavera. —Vaya, eso es duro. Él se echó a reír—. Bueno, es su casa vacacional.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Tal vez le gustaba más el invierno. A pesar de que sabía lo que estaba debajo

131


El Club de las Excomulgadas Por desgracia, como se recordó ella misma, esto era trabajo, no vacaciones, así que mientras vagaba a través de la casa, se encontró con la sala de ejercicios. Era enorme y colmaba de sus especificaciones con todo el equipo que necesitaría. —El gimnasio es muy agradable. —Sí. Trajimos las cosas extras que me pediste. Los propietarios harán una remodelación a finales de este verano, convirtiendo esto en una especie de cuarto de yoga o sala de meditación o algo, por lo que estuvieron de acuerdo con ello.

—Hay un problema, sin embargo. Ella se dio la vuelta para mirarle—. Sí, ¿cuál? —La casa de huéspedes fue destruida. La decepción le hizo apretar el estómago. Ahora tendría que quedarse en un hotel. Realmente echaría de menos sentarse en la terraza—. Oh. Él se apoyó contra la pared que conducía al patio trasero—. Sí. No sabía eso cuando hice las reservas para este lugar, pero Bill y Margaret; los propietarios, básicamente la desmantelaron ya que no la estaban usando. Utilizarán el espacio para algún jardín orgánico o algo así. Alicia cruzó los brazos—. Está bien. Puedo mudarme a un hotel. Él frunció el ceño—. Mira, Alicia, hay cuatro dormitorios en este lugar. Puedes permanecer en uno. Una de las habitaciones tiene su propio cuarto de baño. Sería lo mismo que tendrías, sólo que está en la casa en lugar de a unos pocos metros de distancia de ella. Pero si te sientes incómoda con eso, lo entiendo. El alivio se apoderó de ella. Los desplazamientos de ida y vuelta de un hotel hasta aquí habría sido un problema de logística. A ella le gustaba más la solución de Garrett.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Excelente.

132


El Club de las Excomulgadas —No, está bien. No estoy incómoda en absoluto. — ¿Estás segura? Entendería si prefirieras quedarte en el hotel. —Ahora, eso me sería incómodo. Además, sería inconveniente para los dos, contigo aquí. Él asintió—. Eso es verdad. Mira, Alicia. Lo siento. Él iba a disculparse y ella sabía por qué. Pero él tendría que superar su era ejercitar su hombro. Tendría que suavizar más las cosas por los dos. —Está bien, Garrett. ¿Por qué no me muestras los alrededores? Visiblemente aliviado, Garrett se volvió y agarró sus maletas—. Las habitaciones están en esta dirección. Más allá de la sala de entrenamiento había otras tres habitaciones. Caray, esta casa era enorme. Había tres dormitorios de buen tamaño y la principal, simplemente la dejó sin aliento. Decorada en tonos cálidos, le atrajo en todos los niveles. La cama enorme con su marco blanco, y sobre ésta el ventilador de techo, eran tan invitadores, sobre todo con la asesina vista del océano. Y el cuarto de baño era algo digno de contemplar. La ducha tenía chorros desde las dos paredes y la gran bañera la llamaba. Pero este era el cuarto de Garrett. —Puedes permanecer en esta habitación —dijo él. Ella se volvió para mirarlo—. No. Esta es tu casa. Tu habitación. Has estado aquí un par de días. Ya estás instalado. Él se echó a reír—. Puedo dormir en cualquier lugar.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

malestar, y ella también, así podrían volver al trabajo que tenían en el presente, que

133


El Club de las Excomulgadas —Esa bañera de allí será buena para tu tratamiento. Lo mismo ocurrirá con la ducha. Soy la empleada, no una invitada. —Y el invitado debe tener la habitación bonita. Se cruzó de brazos—. De ninguna manera en el infierno me quedaré en esta habitación. Como tu terapeuta, insisto en que hagas uso de esa deliciosa ducha y de esa invitadora bañera.

—No, tú eres el que está siendo difícil. Te diré cuando necesite un baño en esa bañera. Y créeme, cuanto más nos metamos en esto, más agradecido estarás de esa bañera y de esa ducha. — ¿Siempre ganan tus argumentos? Ella sonrió—. No siempre, pero ganaré éste. —Está bien. —La instaló en el otro dormitorio que tenía su propio cuarto de baño privado. Además, tenía una impresionante vista al mar también. Era preciosa, decorada en malva claro, espaciosa y lujosa. ¿Quiénes eran estas personas, de todos modos? Gente con dinero, obviamente. Desempacó, cambiándose a unos pantalones capri y a una camiseta sin mangas, después se propuso encontrar a Garrett. Estaba en la parte de atrás de la terraza. A pesar de la lesión en su hombro, todavía estaba en gran forma. No tenía que dejar su rutina normal, su programa, lo que era bueno. Mantenerse en forma era de suma importancia para su recuperación. Ahora bien, si tan sólo pudiera conseguir que su mente cooperara con su cuerpo, lo tendría de nuevo como el competidor feroz que era antes de haberse fracturado su manguito rotador. Salió al exterior, y se paró junto a él, respirando el fresco aire salado, orientándose en el nueva sitio.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él inspiró y luego lo dejó escapar—. Estás siendo difícil.

134


El Club de las Excomulgadas Un nuevo comienzo. Un fresco, comienzo profesional. Garrett observó a Alicia respirar y trató de no darse cuenta de la forma en que sus senos se tensaban contra la ceñida camiseta que se había puesto. No la había visto desde hacía algunos días, y a pesar de estar ocupado viajando y reuniéndose con Phil y Max, estaría mintiéndose a sí mismo si no admitía que había pensado en ella. Ese beso que habían compartido en el hotel en Oklahoma había permanecido con él, y había pensado mucho en él, en de la forma en que ella se lo había devuelto, la forma en que su cuerpo había respondido Su pene temblaba cada vez que pensaba en esa noche. Tal vez debería dejar de pensar en ello. Tenía la sensación de que Alicia no apreciaría que se pusiera erecto en ese momento. Ya podía sentir las frías paredes profesionales que estaba tratando de erigir entre ellos, por lo que entendía lo que estaba pasando. Nada. Eso es lo que pasaría entre ellos. Sí, comprendía que tenían que estar concentrados en su recuperación, y ¿tener sexo con su terapeuta, que también era empleada del equipo? Era probablemente una decisión realmente mala, además de que pondría el trabajo de ella en peligro. No era un idiota, sabía que le gustaba su trabajo y no quería ponerlo en peligro. Además, ella no era la única en la ciudad. Si quería echar un polvo, había un montón de maneras de conseguirlo. Sólo necesitaba poner su mira en otro lugar y dejar a Alicia en paz. —Sólo para que lo sepas, Max me dio un entrenamiento bastante exhaustivo esta mañana. Por fin volvió la mirada hacia él. —Ya sabes, en caso de que tuvieras en cuenta tu famosa tortura ahora.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

acercándose hacia él como si hubiera querido más de lo que le estaba ofreciendo.

135


El Club de las Excomulgadas Sus labios se curvaron—. Lo único que estoy considerando en estos momentos es acercarme al océano. Comenzaremos con tu terapia mañana. Tengo demasiado jet-lag 24para pensar en ello hoy. —Bien. Estaba pensando más en conseguir algo de comer. ¿Qué tal si hacemos eso primero y caminamos por la playa después? Ella miró con nostalgia la playa, pero luego asintió—. También estoy muerta de hambre y el hambre siempre gana. Comeremos primero.

desafiaba y disfrutaba de eso. Y era tan condenadamente bonita, tenía una boca inteligente e infiernos, olía tan jodidamente bien. Y luego estaban sus turgentes senos... — ¿Qué estás haciendo? —preguntó ella. Él parpadeó—. ¿Qué? —Estás mirándome con lujuria. — ¿Lo hacía? —Eso era correcto. —Sí. Y deberías parar. Debería hacerlo. Pero probablemente no lo haría. Empleada del equipo o no, tenía un cuerpo caliente, justo del tipo que le gustaba. No podía evitar notarlo. —Entonces, ¿te gustan los mariscos y la pasta? Ella le lanzó una mirada dudosa—. Me encanta la pasta. De los mariscos pasaré porque ya sabes que soy vegetariana. Sonrió—. Sólo estaba probando a ver si te habías convertido en el par de días que pasaron desde que te he visto. 24

Efecto del tiempo de viaje ocasionado por el vuelo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Está bien. —Realmente había extrañado pelear con ella, sin embargo. Lo

136


El Club de las Excomulgadas Ella puso los ojos en blanco—. ¿Tengo que cambiarme de ropa? Eso le daría la oportunidad de mirarla otra vez. —No, es adecuado para dónde vamos. Se metieron en su coche de alquiler y condujeron junto a la playa hacia la ciudad. Había un restaurante en el muelle que servía los mejores mariscos que jamás había comido.

aparcamiento al otro lado de la calle. —No necesito lujos. Sólo necesito comida. Eran más de las cinco, y él tenía tanta hambre que no les servirían lo suficientemente rápido. No había almorzado y, después, se había ido al entrenamiento. No podía estar tanto tiempo sin comida. Era un tipo grande. Les dieron una mesa cerca de una de las ventanas, justo a tiempo para ver los últimos rayos del día desaparecer. Tan pronto como la camarera apareció, agarraron los menús y los revisaron. Alicia debió estar tan hambrienta como él, porque ordenó su comida al mismo tiempo que su bebida. Y él también. —Tal vez traigan la comida más rápido —dijo ella, mientras la camarera se iba con su orden. —Sería feliz si trajeran las ensaladas. O el pan. Ella se echó a reír—. Tengo un poco de vergüenza de estar tan hambrienta. Mi estómago está gruñendo tan fuerte que probablemente puedes oírlo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Este lugar no es lujoso ni nada —dijo él después de que se detuvo en el

137


El Club de las Excomulgadas —No puedo oírlo de mi propio estómago. Y lo siento. Debería haber pensado en comida tan pronto como llegaste. Podríamos haber salido a comer de inmediato. —Está bien. Soy una chica grande y tengo voz. Estaba demasiado ocupada diciendo “ooh” y “ahh” sobre la casa y la playa para siquiera pensar en comida. Eso es lo que suele ocurrirme. — ¿Qué te ocurre?

—Eso debe ser lo que te mantiene tan delgada. Ella asintió—. Eso y mi rápido metabolismo. Y correr todo el tiempo. También hago yoga, que me encanta. Además, mi madre sigue estando delgada, así que debe ser algo genético. Tengo mucha suerte. La camarera trajo sus ensaladas, y pan, y ambos los devoraron, lo que significaba que su conversación se detendría por el momento. Una vez que tuvo ensalada y pan en él, se sintió más humano. Se recostó y observó a Alicia. Ella disfrutaba de toda la ensalada y de tres piezas de pan. —Realmente quemas las calorías. Ella tragó y luego bebió un poco de agua—. Espera a que me veas engullir el plato principal. Se echó a reír. Prefería a las mujeres que se gustaban a sí mismas. Había algo en su autoconfianza que era sexy. Obviamente, Alicia no tenía ningún problema con su cuerpo, al menos no que hubiera visto.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Estoy ocupada o distraída, y entonces me olvido de comer.

138


El Club de las Excomulgadas Y cuando su plato de pasta y verduras llegó, comió con tanto gusto como había devorado su ensalada, lo que significaba que él era libre de sumergirse en su langosta y cangrejo. Finalmente lleno, se echó hacia atrás y se limpió la boca y las manos, y tomó un sorbo de té helado. —Háblame de tu familia, Alicia.

—Vamos. No somos robots aquí. Vamos a pasar juntos unos días. Háblame de tu familia. —Tengo dos padres increíbles que han estado casados por siempre y han sido un gran apoyo en mi carrera. Mi hermano, Cole, juega fútbol para los Traders, y mi primo Mick juega para San Francisco. Está casado, tiene un hijo adolescente, y acaba de tener un nuevo bebé. Y ya conoces a Gavin debido a que juegas en su equipo. —Así que hay toda una familia de atletas. —Sí. —Eso es conveniente. ¿Practicaste tus movimientos terapéuticos con ellos? Arqueó una sonrisa—. Siempre que me dejaron, lo cual no fue a menudo. Ellos prefieren muchos más mis masajes, que es lo que pensaban que era de todo lo que se trataba la medicina deportiva. —Solía pensar que se trataba de eso, también. —Sí, bien, hasta que te involucras en ello, ya sea en darla o estando en el extremo receptor, no se sabe muy bien todo lo que pasa en ella.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella lo miró con cautela—. ¿No es eso aventurarse en el plano personal?

139


El Club de las Excomulgadas —Supongo que no. —Tomó la cuenta de la camarera y puso algo de dinero. Abandonaron el restaurante y se dirigieron de nuevo a la casa. — ¿Estás lista para caminar ahora? —preguntó Garrett. Ella le miró—. Definitivamente. Lo necesito después de toda esa comida. Déjame tomar mi suéter. —Regresó con una sudadera en su lugar—. No pude encontrar mi suéter. Sé que lo guardé en las maletas. —Podemos ir de compras si necesitas algunas cosas. Hay un centro

— ¿Te ofreces a ir a las tiendas conmigo otra vez? —No voluntariamente, pero si necesitas algo, no me importaría llevarte. Ella negó con la cabeza—. Qué extraño. Él abrió la puerta de atrás, y caminaron hacia la playa. Alicia se pasó la sudadera por la cabeza. — ¿Por qué extraño? —Los hombres no van de compras. Es antinatural. —Estaba ofreciéndome a llevarte allí. No digo que vaya de compras o algo así. —Aún así, es un gesto muy bonito. La miró de reojo mientras vagaban por la playa—. No estoy seguro aún de cómo tomar eso. ¿Ningún hombre nunca te llevó al centro comercial? —No. —Deslizó sus manos en los bolsillos de su sudadera—. Esa es una cosa de chicas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

comercial a pocos kilómetros de distancia.

140


El Club de las Excomulgadas Se echó a reír—. Tienes algunas nociones extrañas. Puedes ver a los hombres en el centro comercial cuando estás allí, ¿no? —Supongo. —Y a hombres y mujeres; juntos. —Sí. Nunca he ido de compras con un chico. Salvo contigo, por supuesto. —Te das cuenta de que no quiero elegir un esmalte de uñas contigo, ¿no?

—Entonces supongo que tendré que llevarte de nuevo, sólo para probar que los chicos no sólo están interesados en sentarse delante de la televisión, consumir cervezas y jugar videojuegos. Ella se detuvo, levantando la cabeza—. Estamos aquí para trabajar en tu hombro, Garrett. Estas no son unas vacaciones. —No creo que vayas a pasar veinte horas al día rehabilitándome. —Tienes razón, por supuesto. Pero necesitas comprender el hecho de que vamos a presionarnos duramente mientras estemos aquí. La forma en que lo dijo hizo que su pene se crispara. Debería verla como a una profesional, pero en su gran sudadera con capucha y pantalones elásticos que se aferraban a su gran trasero, era difícil pensar en ella como su fisioterapeuta. Estarían en una casa juntos, y era una mujer atractiva. Y ese beso... —Lo estás haciendo de nuevo —dijo ella. — ¿Haciendo qué? —Mirándome. Él negó—. Así que, ¿ahora se supone que no te mire?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella le lanzó una mirada—. Eh, sí. Creo que lo entiendo.

141


El Club de las Excomulgadas —No así. —Ella se volvió y se fue por la playa. Él observó el meneo de su trasero mientras caminaba. Podría ser su paciente, y ella podría ser su terapeuta, pero seguía siendo un hombre.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Y ella todavía tenía un gran trasero que a él le resultaría difícil ignorar.

142


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Diez Alicia planeó la mejor manera de evitar que Garrett siguiera mirándola de trabajar en su terapia diaria tan pronto como fuera posible. Él había olvidado lo horrible que era. Lo horrible que era ella. Un rápido recordatorio debería hacerse cargo de las calientes miradas que seguía dándole. Cuanto antes la odiara, más rápido la consideraría el diablo. Y realmente necesitaba que la odiara, porque indudablemente le gustaba la forma en que la miraba. Después de su paseo por la playa la noche anterior, había regresado a la casa y se había ido a su habitación para terminar de trabajar en su plan de tratamiento. Había terminado por conciliar el sueño de lado en la cama, y se había despertado esta mañana desorientada y todavía con su ropa puesta. Le había costado un minuto recordar dónde estaba. Eso era lo que una cama cómoda y el jet-lag le hacían. Se dio una ducha y se vistió, después se dirigió a la cocina y preparó una taza de café, moviendo sus dedos sobre el mostrador mientras aspiraba el aroma. Cuando vertió una taza y tomó el primer sorbo, gimió. — ¿Así de bueno? Ella levantó la vista para encontrar a Garrett apoyado contra la pared.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

esa manera; esa que le hacía calentarse desde adentro hacia fuera; y era empezar a

143


El Club de las Excomulgadas Debió haber salido a correr esta mañana, estaba sudoroso y su pelo todavía estaba húmedo, encrespándose contra su cuello. Llevaba pantalones holgados, una camisa sin mangas y zapatos tenis. Su estómago se apretó mientras absorbía la imagen de sus musculosos brazos. Verlo ejercitarse en las instalaciones del equipo debido a su hombro era una cosa. ¿Vivir con él y pasar cada minuto de cada día con él? Era algo completamente distinto. Quería decirle que se fuera, pero no tenía ninguna razón válida para decirle

—Sí, así de bueno. ¿Quieres una taza? —Lo que realmente me gustaría es zumo de naranja. —Te lo traeré. Agradecida de tener una excusa para darle la espalda, sacó un vaso del armario y sirvió uno para él. —Gracias. —Y ahí estaba él, su cuerpo tan cerca que sintió algún tipo de vibración emerger de él. Ella inhaló e inspiró su aroma; la esencia del mar y el almizclado sudor masculino, que por desgracia no era algo desagradable para ella. Definitivamente, química sexual. Tenía miedo incluso de mirarlo y ella no era una cobarde. Pero Garrett Scott representaba su trabajo, y si hacía bien su trabajo, sería un disparador de su carrera en su futuro con los Rivers. Como una de las terapeutas en el escalón más bajo, realmente necesitaba hacer bien esto. Estar excitada por su paciente era una horrible manera de comenzar. Se apartó de la encimera. —Estaba pensando en tortilla para el desayuno. Sé que eres vegetariana, pero ¿comes huevos?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

eso aparte de que le molestaba como el infierno que fuera tan malditamente sexy.

144


El Club de las Excomulgadas Ella se detuvo, se volvió, obligándose a enfrentarlo—. Sí. ¿Quieres que prepare tu desayuno? Él se echó a reír—. No. Iba a prepararlo yo. A menos que tengas alguna objeción a eso. —Eh, no. No tengo ninguna objeción. —Bien. —Puso su vaso vacío en el fregadero y tomó una sartén de debajo de

Ella no pudo contener la sonrisa que arqueó sus labios—. No saldré gritando, siempre y cuando no me lo hagas comer a mí. —Está bien. Tú ve a trabajar o algo. Yo cocinaré. — ¿Cómo sabes lo que querré? —Huevos. Mezclaré un poco de verduras en ellos. Después cortaré un poco de fruta, también. ¿Te gustaría un poco de yogur? Ella suspiró. Era demasiado bueno en esto. Tendría que mantenerse a distancia cuando no estuviera trabajando con él—. Todo eso suena muy bien, pero puedo ayudar. —Está bien. Puedo encargarme de esto. Ella entró en el dormitorio y cogió su ordenador, lo llevó a la mesa, y trató de terminar su plan de tratamiento, pero era difícil trabajar cuando Garrett estaba cocinando. ¿Hombre caliente en la cocina? No había nada más sexy. Él rompió los huevos, rebanó la fruta, y estaba segura de que él crepitaría de calentura con mayor temperatura que el tocino, que olía delicioso. Lástima que hubiera dejado la carne cinco años atrás. Finalmente no pudo hacer nada, así que se levantó, se sirvió zumo y puso la mesa. Para entonces, el desayuno estaba listo, y Garrett llenaba sus platos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

la encimera—. Haré tocino. Espero que eso no te ofenda.

145


El Club de las Excomulgadas Se sentaron a la mesa y comieron. Las tortillas estaban deliciosas. —Eres muy bueno en la cocina. Hizo un gesto con un trozo de tocino hacia ella—. Es sorprendente lo que un hombre puede hacer cuando tiene que valerse por sí mismo. — ¿Y tuviste que valerte mucho por ti mismo? —Por supuesto. Deberías sentir pena por mí.

comida en las calles, que sobreviviste en la calle gracias a tu inteligencia, y que eres algún tipo de prodigio del béisbol. Así es como conseguiste la beca, ¿verdad? —Debes haber leído el artículo en la revista Times acerca de mí. Maldita sea, y yo que quería impresionarte con mi historia de fondo. Ahora lo has arruinado. —Ja, ja. En serio, háblame de tu familia. Estoy segura de que fuiste criado por padres amorosos y que eres tan aburrido como yo. Él se rió y puso un bocado de huevos en su boca, seguido de un par de tragos de zumo de naranja—. Sí, igual que tu historia. Muy tranquilo. —Estoy muy decepcionada. Él sonrió—. Estoy sorprendido de que no estés limpiándote las lágrimas con tu servilleta. —Entonces, me estás diciendo que tuviste una infancia muy feliz, criado por dos padres que se adoran entre sí, y que no hay esqueletos en tu armario25. Se metió un trozo de melón en la boca—. Ese soy yo. Soy bastante aburrido. Ella se terminó su tortilla y dejó a un lado el plato—. Eso no es lo que he leído. Leí que te gusta irte de fiesta, que todas las mujeres te adoran y quieren tener 25

Se refiere a que no tiene secretos oscuros que ocultar.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Aquí es donde me dices que te quedaste sin hogar, que tuviste que buscar

146


El Club de las Excomulgadas a tus bebés, pero que permaneces firmemente soltero. No has tenido una sola relación seria a pesar de tu inmensa popularidad con el sexo opuesto, y que cumplirás treinta este año. —Un anciano, lo sé. También podría colgarme ahora. —Por lo general, todos los deportistas terminan con alguna actriz famosa o con una modelo.

—Tal vez eres gay. Él enarcó una ceja, quemándola con la mirada—. Dame una hora en el dormitorio y te demostraré que tu teoría es equivocada. Todo el cuerpo de Alicia ardió en llamas. Sabía que no debía haber hostigado a Garrett de esa manera, pero estaban teniendo una conversación tan tranquila y divertida. Le gustaba burlarse de ella, y a pesar de sus intentos de querer establecer límites con él, no podía evitar responderle. Así que se burló de él también. Toda la distancia que había tratado de crear se evaporó con ese sólo comentario. La mirada que le daba, la forma en que había dicho las palabras, y el desafío en ella llenó su mente con imágenes de lo que podía hacerle en el dormitorio durante esas horas. Se dio cuenta de que había tenido un período de sequía muy, muy largo en el departamento de sexo. Entre acabar su maestría y conseguir su certificación, después el internado y trabajar, el sexo había estado más o menos en el último peldaño por un largo tiempo. Era natural que su cuerpo, y su mente, quisieran saltar sobre el primer hombre realmente caliente con el que estaba atrapada en un lugar cerrado. Y ella y Garrett habían estado mucho tiempo, juntos; con ella concentrada en su cuerpo. Por supuesto que se sentía conectada a él de una forma tan física.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Y sin embargo aquí estoy, sin ataduras.

147


El Club de las Excomulgadas Desafortunadamente, el chico sexy unido a dicho cuerpo caliente estaba definitivamente más que fuera de los límites. —Entonces... ¿te apuntas? Se dio cuenta de que estaba mirándola de una manera bastante depredadora. Parpadeó un par de veces para borrar de su cabeza todos esos pensamientos sucios que había conjurado—. ¿Qué? ¿Apuntarme para qué?

—Eh, no. Definitivamente no. Él se echó a reír—. Eso pensé. Sólo tienes que aceptar mi palabra en ello, entonces. No tenía que tomar su palabra. Ya lo había probado una vez cuando la había besado. El recuerdo de cuán hombre era se había grabado a fuego en todas las partes de su cuerpo. Él se levantó y recogió la mesa. En desventaja por no haberle contestado, le ayudó, empujándolo fuera del camino para poder lavar los platos. —Tú cocinaste. Yo limpiaré. —Suena como un trato. Necesito una ducha, de todos modos. Cuando él salió de la habitación, ella exhaló. Tal vez su desaparición permitiera que la frecuencia de su pulso volviera a la normalidad. A pesar de que no sabía qué hacer con sus pezones hormigueantes y las palpitaciones de su vagina. Ese problema probablemente tendría que ser resuelto en la privacidad de su habitación esa noche.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Demostrarte mi total heterosexualidad.

148


El Club de las Excomulgadas O tal vez Garrett le prestaría su increíble ducha con todos esos chorros pulsantes. Podría tener un infierno de orgasmo en muy poco tiempo si podía dirigir uno de los chorros en dirección a su clítoris. Y una vez más, pensó en él en la ducha, donde estaba en estos momentos. Lo único que pensaba era en meterse en la ducha con él, envolver su mano alrededor de su pene, y masajearlo hasta quitarle su dolor al mismo tiempo que ella se masturbaba. Apostaría a que, igual que el resto de él, su pene era espectacular y que manos bajo el agua caliente, deslizando un plato debajo para enjuagarlo, pensó en cómo se sentiría su pene mientras el agua de la ducha se vertiera por encima de ambos. Las manos Garrett bajarían por su espalda, acariciándola, hasta ahuecar su trasero, atrayéndola más cerca de su erección. Ella extendería sus piernas para que él pudiera penetrarla con su pene, y la empujaría contra la pared mientras lo hacía. El sexo con él sería intenso. Apasionado. Consumidor. Oh, tan satisfactorio. Su vagina se apretó con la imagen mental, y se acercó más a la mesa de la cocina, necesitando tanto un orgasmo que casi cualquier tipo de fricción la haría llegar allí. Pero sus manos estaban mojadas, y no tenía idea de lo rápido que Garrett tomaría su ducha, por lo que no se arriesgaría. Si estuviera sola, no le importaría. Movería sus húmedas manos hacia abajo de la parte delantera de sus pantalones cortos y se encargaría del asunto justo aquí. En su estado actual, no le tomaría mucho tiempo correrse. Si se daba prisa y terminaba con los platos, podía correr a su dormitorio y hacerse cargo de este problema, y entonces tal vez podría concentrarse en su trabajo en lugar de pensar en Garrett y en su caliente y grueso… —Me siento mucho mejor ahora. Ella se dio la vuelta, y el agua voló por todas partes—. ¿Qué? Estaba simplemente lavando la vajilla.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

cuando se ponía duro, sabía exactamente qué hacer con él. Mientras ella ponía sus

149


El Club de las Excomulgadas Sus labios se curvaron mientras entraba—. Ya veo. ¿Necesitas ayuda? —No. Estoy terminando con la última sartén aquí. —Sus mejillas estaban intensamente sonrojadas, pero no tenía idea de por qué se estaba ruborizando. Garrett no tenía idea de qué había estado fantaseando con él, por lo que tenía que calmarse. Terminó de lavar la sartén y se secó las manos. —Yo voy a... eh... cepillarme los dientes y usar el hilo dental. Ya regreso. Él levantó la vista desde el lugar que había tomado en el sofá—. Por

Huyó por el pasillo y cerró la puerta del dormitorio, echando el cerrojo detrás de ella. Dos minutos. Eso era todo lo que necesitaba. Una relajación de la tensión, una liberación. Una vez que tuviera eso, dejaría de pensar en él, y sería normal de nuevo, en lugar de alguna loca, con la libido enloquecida al borde de un ataque. Se tumbó en la cama y tomó una respiración profunda, la soltó y luego deslizó su mano dentro de sus pantalones cortos. Todavía estaba caliente, molesta y palpitante, el mero contacto de su mano en su vagina hizo que sus caderas se arquearan hacia arriba. Contuvo su gemido, a pesar de que la habitación estaba muy lejos de la sala de estar. Probablemente podría gritar en voz alta y Garrett no la oiría. Pero no estaba segura de que se quedara allí, por lo que se mantuvo en silencio mientras movía sus dedos por encima de su hinchada carne. Cerró los ojos, imaginando a Garrett empujándola contra la encimera de la cocina, arrastrando sus pantalones cortos hacia abajo, y poniendo su boca en su dolorido sexo. —Sí —susurró—. Sí, ahí mismo. Él tenía una boca sexy y ella la quería en su vagina. Se mordió el labio y se frotó el clítoris, ya tan cerca de correrse que clavó los talones en el colchón. Pero

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

supuesto.

150


El Club de las Excomulgadas quería retrasarlo, sólo algunos segundos más, para disfrutar de la acumulación mientras se lo imaginaba sumergiendo dos dedos dentro de ella, mientras capturaba su clítoris entre sus labios. Y cuando metió sus dedos en su vagina, no pudo contener el gemido que se le escapó, ni pudo reprimir el grito de alegría cuando se liberó, hundiendo sus dedos profundamente y usando de la palma de su mano para frotar su clítoris. Dejó que sus caderas cayeran en contra de la cama y respiró dentro y fuera, dándose cuenta de que lo único que había hecho había sido quitar el borde de su

El deseo, la necesidad; seguían ahí. ***** Mierda. Garrett sabía que no debería haberse ido hacia su habitación. Si se hubiera quedado en la sala de estar, no habría caminado por el pasillo al pasar por la habitación de Alicia, no habría oído el claro gemido que ella había hecho, no se habría dado cuenta de que estaba allí masturbándose. Su pene se había puesto completamente erecto en unos tres putos segundos. Y como un maldito voyeur, en vez de haberle dado privacidad para que se desfogara, había permanecido junto a la puerta y escuchado, con la esperanza de oír más. Escuchando su respiración, sus susurros, y jadeos cuando se corrió. Nunca había oído nada tan dulce o algo que lo hubiera excitado más. Tan pronto como la escuchó moverse alrededor se retiró a toda prisa a la sala de estar, entonces se dio cuenta de que debería haber ido a su habitación y encerrarse. Ahora tenía una erección de la que tenía que deshacerse con prisa. Pero ¿y si trataba de ir a su habitación ahora y ella salía? Sería difícil explicar la erección que brotaba en sus pantalones. Alicia era lista, se imaginaría lo que habría oído. Así que ahora estaba atrapado sentado en el sofá con una maldita almohada en su regazo, sintiéndose como un idiota.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

necesidad.

151


El Club de las Excomulgadas Nada bueno ha salido nunca de espiar. Sólo necesitaba respirar y pensar en cosas desagradables. Como en la terapia. Y tal vez en nunca volver a lanzar de nuevo. En decepcionar a su equipo y a sus fans. Sí, eso se hizo cargo de su erección. Hasta que Alicia salió del dormitorio, haciendo todo lo posible por verse mujeres en su vida y les había dado un montón de orgasmos. Y esa mirada de mejillas rosadas en su cara era un claro indicativo. —Lo siento —dijo ella, sin encontrarse con su mirada—. Terminé de desempacar mientras estaba allí. Debido a que sus bolas estaban apretadas muy tensas, estaba un poco resentido con su feliz resplandor de me-acabo-de-correr-y-tú-no—. Espero que todo haya salido bien allí. Ella inclinó la cabeza hacia un lado—. ¿Eh? —Quiero decir, ¿hay suficientes perchas? ¿Tienes suficiente espacio en el armario? —Oh. Sí, es un dormitorio impresionante. Sí, había sonado bastante impresionante. Ella se puso las manos en las caderas—. Entonces, ¿estás listo para empezar? Él agarró la almohada con más fuerza—. Necesitaré un par de minutos. Ella frunció el ceño y se acercó para sentarse a su lado—. ¿Tienes dolor? No tenía ni idea.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

inocente, como si nada hubiera sucedido. Excepto que él había estado con muchas

152


El Club de las Excomulgadas —No. Sólo quiero digerir el desayuno. ¿Qué tal un paseo primero? —Buena idea. Hará que la sangre fluya. Déjame ir a buscar mis zapatos. Su sangre estaba fluyendo muy bien. Hacia su pene. Y si no conseguía quitarse sus ideas de sexo y pronto, no dejaría el sofá el resto del día. Pero para cuando Alicia volvió de nuevo, se las había arreglado para conseguir que su pene; y su hiperactiva imaginación, estuvieran bajo control.

Había alrededor de otras diez cosas en su lista en este momento, y en todas participaba Alicia desnuda. Por desgracia, eso no era lo que pasaría, y necesitaba sacar esas imágenes de su cabeza, porque no creía querer luchar contra otra erección. —Sí, salgamos afuera.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿Listo para caminar?

153


Capítulo Once Después de la sesión de terapia, Alicia se retiró a la mesa de trabajo con algunas notas y planes mientras Garrett se dejaba caer en el sofá y veía una película. Parecía inquieto, y se levantó varias veces para ir por una bebida o algo para picotear. Hicieron sándwiches para el almuerzo, pero ella se quedó en la mesa para trabajar. —Salgamos a cenar —dijo él. Ella levantó la vista del libro que había estado leyendo en su lector de libros, y se dio cuenta de que estaba empezando a oscurecer. —Está bien, seguro. —Tengo que salir de la casa. Ella dejó abajo su lector de libros. — ¿A dónde quieres ir? — ¿Te gusta la comida italiana?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

El Club de las Excomulgadas

154


El Club de las Excomulgadas Ella se echó a reír—. Soy medio italiana, así que sí. —Bien. Ponte un vestido. Podría querer ir a un club después. Ella arqueó una ceja—. Eh... — ¿Qué? — ¿Deberíamos socializar así juntos?

—Porque soy empleada del equipo. —Seguramente él era tan consciente de las reglas como ella. — ¿Y? Yo también. —Exactamente. Y el equipo está en la ciudad, sabes. Él frunció el ceño—. No capto tu punto. ¿Qué pasemos tiempo juntos, fuera de la terapia, lo ves como un conflicto de intereses? —Sí, podría ser visto absolutamente de esa manera. Él se acercó a ella—. ¿Estás… incómoda a mí alrededor? Si quieres estar sola, puedo ir a buscar mi propia cena, y tú o bien puedes comer aquí o ir a algún sitio por tu cuenta. —Se apoyó en la mesa—. Sabes, nunca te pregunté si tenías novio o alguien en tu vida al que quizás no le guste que esté permanentemente a tu alrededor. ¿Es por eso que me apartaste aquel día en la ciudad de Oklahoma? —No. —Sus ojos se abrieron como platos—. No. No es eso en absoluto. No tengo novio, ni nada. Simplemente no quiero causar ningún problema en mi trabajo, o en el tuyo. Él pareció relajarse—. Está bien. Mira, pasaremos todo tiempo juntos mientras estemos aquí. Es natural que vayamos a comer juntos, y si quiero descansar y pasar un buen rato, asumí que te gustaría salir de la casa y venir

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él soltó un bufido—. ¿Por qué no deberíamos socializar?

155


El Club de las Excomulgadas conmigo. No estás bajo ninguna obligación de hacerlo. Si no lo deseas, te traeré de regreso y seguiré con mis asuntos. ¿Es suficientemente justo? —Por supuesto. Ella se fue a su habitación para cambiarse de ropa. Ese intercambio había sido incómodo, pero había sido la culpa de ella. Garrett no veía nada extraño en salir con ella. En lo que a él concernía, ella podría ser uno más de los chicos.

Se vistió con un vestido de algodón de manga corta y un par de sandalias de cuña, después, se puso un poco de maquillaje y elevó mechones de los lados de su pelo hacia arriba con un broche, algunos zarcillos se soltaron y se encresparon hacia su cara. Añadió aretes y una pulsera, por alguna razón necesitaba sentirse femenina, aunque no tenía idea de porqué. Tal vez para que él no pensara en ella como en uno de los chicos esta noche. Muy mala idea, Alicia. Haciendo caso omiso de la voz de alerta en su cabeza, salió de la habitación y se encontró con Garrett en la terraza posterior. Él se había puesto unos desgastados vaqueros y una camiseta de manga larga con botones. Incluso vestido de manera informal, le quitaba el aliento. Así que inspiró y lo dejó escapar, decidida a pensar en él simplemente como uno de los chicos. Un tipo muy sexy que no podía tocar excepto de forma terapéutica. —Estoy lista cuando quieras. Cuando él se dio la vuelta, captó la delatora mirada apreciativa que le dio, y no pudo evitar sentir un hormigueo por todo el cuerpo. —Te ves… muy bonita —dijo él, recorriéndola de la cabeza a los pies. Más de una vez, en realidad.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Con vestido.

156


El Club de las Excomulgadas —Gracias. Tú también. Él se echó a reír—. Sólo son vaqueros y una camisa. Ella se miró a sí misma—. Sólo es un vestido. —Las mujeres son más bonitas. —Oh, no lo sé. Tengo un aprecio mucho más nítido por los hombres que por otras mujeres.

Ella tomó un chal, y se metieron en el coche. Garrett manejó a lo largo de la carretera de la playa. Alicia entrecerró los ojos intentando distinguir algo, pero estaba demasiado oscuro ahora. —Es una lástima que el sol ya haya bajado —dijo Alicia. — ¿Sí? ¿Por qué? —Me hubiera gustado ver el océano. —Estaremos aquí un tiempo. Te sacaré a un paseo un día a lo largo de la playa. Ella apartó la mirada para observarlo—. Me gustaría. Me encanta el océano. —A mí también. Me encanta venir a la playa de vacaciones. —Es mi tipo favorito de vacaciones. Supongo que es porque siempre he estado rodeada de tierra. —Está el río en St. Louis. Ella soltó un bufido—. No meteré mis dedos de los pies en eso, gracias. Mi idea de vacaciones es un clima cálido, un hermoso mar azul y arena bajo mis pies.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Es bueno saberlo.

157


El Club de las Excomulgadas — ¿Has estado alguna vez en el Caribe? —Nunca he dejado EE.UU. Él echó un vistazo en su dirección—. ¿En serio? —Sí. —Debes arreglarlo. Hay muchos hermosos lugares fuera de EE.UU. —Siempre tuve la intención de salir. Es sólo que he estado ocupada con la

— ¿Has estado alguna vez a Hawai? —No, allí tampoco. Pero bueno, estoy aquí, y es genial. Él frunció el ceño—. Estas no son unas vacaciones, como me dijiste hoy. Ella dejó escapar un suspiro de satisfacción—. Hay playa y un océano. Está lo suficientemente cerca. Él giró en una esquina, y luego se detuvo en el estacionamiento del restaurante. El aparcacoches estacionó el coche, y ellos entraron. El restaurante era agradable. Un cálido ambiente, y, oh, ella ya podía oler el pan. Su estómago rugió de alegría. El menú era extenso, y tuvo un momento difícil eligiendo. — ¿Quieres un poco de vino? Ella levantó la vista del menú. Garrett estaba examinando la carta de vinos. —Me encantaría un poco de vino. Le entregó la lista a ella.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

escuela y luego consiguiendo trabajo.

158


El Club de las Excomulgadas —Dejaré que tú elijas, ya que no soy un gran bebedor de vino. —Gracias. —Ella se acercó a la lista, y cuando el camarero apareció, ella seleccionó un Chianti26. — ¿Ese es bueno? —Soy tradicionalista. Crecí bebiendo Chianti con mi pasta. Él arqueó una ceja—. ¿Cuando eras niña?

sus hijos, con moderación y mezclado con soda. A mí me lo dieron a una edad temprana. Mi madre es del muy del viejo estilo italiano. —Interesante. Creo que me gusta tu madre. Ella sonrió—. A ella, sin duda, le gustarías tú. — ¿Por qué? —Por un lado, eres un atleta. A ella le encantan los grandes chicos atléticos. Con apetito. Como mi hermano, Cole. Y a ti te gusta comer. Mi madre ama a la gente a la que le encanta comer. —Entonces, ya sabes mi secreto, después de pasar juntos tan poco tiempo. —He estado a tu lado lo suficiente para saber que durante tu terapia, siempre estás quejándote con el deseo de que nos detengamos para poder conseguir algo de comer. ¿O es sólo una excusa para dejar de hacer tus ejercicios? Él tomó el pan tan pronto como el camarero lo puso sobre la mesa—. No, siempre tengo hambre. Ella se echó a reír.

26

Es uno de los vinos tintos italianos más prestigiosos y conocidos en el mundo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella se echó a reír—. En realidad, algunas familias italianas les sirven vino a

159


El Club de las Excomulgadas Cenaron y ella bebió su vino, que estaba delicioso. —Ahora que hemos establecido que has estado encerrada en Estados Unidos toda tu vida, dime tu lista de deseos donde viajar —preguntó Garrett mientras comían sus ensaladas. Ella levantó la mirada hacia él—. Italia sin duda está en mi lista. Mis abuelos por parte de mi madre eran de Sicilia. Me encantaría ir algún día.

— ¿Has estado allí? —En Roma y Milán. Hermosas ciudades. —Estoy celosa. ¿En dónde más has estado? Él negó con la cabeza—. Todavía estamos en tu lista de deseos. —Oh, está bien. —Ella se secó los labios con la servilleta y pensó—: Inglaterra, Francia, Escocia, Irlanda, a cualquier y a todas las Islas del Caribe, Hawaii, aunque sé que está en EE.UU., pero nunca he estado en ninguna de las islas. Supongo que tú has estado en todas. —Nunca he estado en la gran isla. He oído que es genial. —Dime todos los lugares en los que has estado. —He estado en unos cuantos lugares. Su tenedor se equilibró en la punta de sus labios—. Adelante. Él se encogió de hombros—. En algunos lugares de Europa y en Hawaii, por supuesto. Mientras masticaba, ella lo consideró—. Estás tratando de restarle importancia a tus viajes, para que no me sienta mal.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Italia es bonita.

160


El Club de las Excomulgadas Él levantó su copa de vino a sus labios y sonrió—. Tal vez. —No lo hagas. Estoy perfectamente contenta con la vida que he vivido. —Muy bien. Me gusta viajar fuera de temporada, así que he estado en Inglaterra, Portugal, Italia y Francia, en un buen número de los países de América del Sur, y en varias de las islas del Caribe. Y en Hawaii, por supuesto... Alicia escuchó el recuento de los viajes de Garrett. Era locuaz, lo que la sorprendió. Algunos atletas sólo podían hablar sobre sí mismos, de sus deportes, y

—Disfrutas de viajar. Él sonrió—. Sí. Me gusta conocer gente. Puedes aprender mucho de visitar otras culturas. — ¿Qué hay de tu hogar? —Me gusta, también. —Dime de dónde eres. —De Nevada. Muchos juegos de azar. Ella se echó a reír—. Entonces, eres de Las Vegas. —De la zona alrededor. — ¿Tu familia sigue ahí? —La mitad de ellos. Mi papá. —Se detuvo con la copa a la mitad de sus labios. Había algo que no le estaba diciendo. —Espera —dijo ella—. ¿Dónde está tu mamá? Pensé que habías dicho que tus padres aún estaban juntos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

de sus estadísticas, pero él podía hablar de todo.

161


El Club de las Excomulgadas Él dejó la copa de vino en la mesa y se encogió de hombros—. Oh. ¿Lo dije? —Sí. Lo hiciste. —Eh. —Garrett. —No recuerdo esa conversación. —Sí, lo haces. Acabamos de hablar al respecto. Tú me preguntaste por mi creer que tu familia era exactamente igual. Él no dijo nada, sólo tomó otro pedazo de pan y le puso mantequilla. —Ahora que lo pienso, nunca hablaste sobre tu familia en absoluto. Él ni siquiera la miró, arrancando pequeños trozos de pan y dejándolos en el plato—. Mal. Mis padres se divorciaron cuando yo tenía dieciocho años. —Lo siento. Él se encogió de hombros—. Está bien. Fue un buen trato para ellos. Peleaban mucho. Las aguas se calmaron desde el divorcio. Parecía tan prosaico al respecto, cuando obviamente le habían hecho daño, y probablemente aún lo sentía. —No puede haber sido fácil para ti. —No es gran cosa. Ella puso su mano sobre la suya—. Cuéntame de ello. Ella sufría por él, porque veía un hombre que aún le dolía la ruptura del matrimonio de sus padres.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

familia, y te dije todo sobre ellos. Entonces te pregunté por los tuyos, y me hiciste

162


El Club de las Excomulgadas —No hay nada que decir, la verdad. Se terminó y fue superado hace mucho tiempo. Y evadió el tema de nuevo, su mirada se fijó en su Chianti, como si tuviera todas las respuestas. Ella apretó su mano—. Garrett. Háblame. Él levantó la mirada y se encontró con la de ella—. Intente seguir con la universidad y el béisbol mientras mi casa era una mierda que apestaba, pero lo estaba llegando a su fin sólo porque su matrimonio lo hacía. Ella empujó su plato a un lado y tomó un sorbo de vino—. Estoy segura de que pensaste que sucedía justo eso. —Yo tenía dieciocho años, no era un niño. —Con dieciocho años todavía eras muy joven. Es difícil para cualquier persona que sus padres se divorcien, No creo que importe qué edad tengas. Él la miró por encima de su copa de vino—. Lo sobreviví. —Estás tratando de restarle importancia a lo que tuvo que ser en realidad un momento traumático en tu vida. ¿Por qué? Él la miró, y luego agarró la botella y volvió a llenar su copa—. No es algo que me gusta revivir. Francamente, es una mierda. Estaba enojado con ellos por haberle puesto fin a su matrimonio. Quería que se permanecieran juntos. Ahora, entendía. —Los padres de mi mejor amiga se divorciaron cuando tenía dieciséis. La devastó. Discutían mucho, y Casey se preocupó por eso, deseaba que dejaran de pelear. Pero nunca se le ocurrió que se divorciarían. Cuando lo hizo, estaba destrozada. Su mundo se hizo añicos. Odiaba verla tan infeliz.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

superé. Ellos fueron un gran apoyo para mí, no querían que pensara que mi mundo

163


El Club de las Excomulgadas —Sí. Yo ya estaba lejos en la universidad, pero cuando volvía a casa en los descansos, veía que la vida que conocía estaba siendo desmantelada y puesta en cajas, como si nunca hubiera ocurrido... Alicia no pudo imaginar el dolor de ver la relación de dos personas con las que contabas desmoronarse justo frente a ti. Era suficientemente difícil para que un niño le hiciera frente. Tenía que ser más difícil cuando te ocurría en una edad adulta.

Él miró la mano luego levantó la mirada hacia ella—. Está bien. Fue hace mucho tiempo. —Pero es obvio que no deseas hablar de ello, y que yo lo saqué a colación. Siento eso. Él se echó a reír—. Oye, no es como si mis padres estuvieran muertos. La gente pregunta sobre ellos. Tengo que hablar de ello. —Dejaré el tema. —Ella comenzó a retirar la mano, pero él agarró su mano con la suya, apretándosela como si fuera un salvavidas. —No lo hagas. Está bien. Tal vez él no creía que quería hablarlo, pero ella pensaba que realmente sí lo deseaba. —Dijiste que tu padre aún vive en Las Vegas. ¿Qué hay de tu madre? —Ella se mudó de nuevo hacia el sur de California, cerca de donde viven mis abuelos. —Oh, bueno, eso fue probablemente agradable para ella, estar cerca de su familia.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella se estiró y puso su mano sobre la suya—. Lo siento.

164


El Club de las Excomulgadas —Sí. La visito fuera de temporada y cada vez que tenemos juegos allí. — ¿Y tu padre? Él se encogió de hombros—. No lo veo tan a menudo. Había una historia en alguna parte allí. No estaba segura de sí debiera preguntar al respecto. Pero había llegado tan lejos. Él siempre podía decirle que se metiera en sus propios asuntos o negarse a contestar.

Él hizo una pausa y se quedó mirando la copa con Chianti—. Él engañó a mi madre. Ella dejó que sus ojos se cerraran por una fracción de segundo, deseando no haber hecho la pregunta. Cuándo los abrió, él estaba mirándola. —Oh, Dios. Lo siento mucho, Garrett. —No hay nada que lamentar. Tú no lo hiciste. Mi papá fue el que rompió su matrimonio. Tal vez por eso no había querido cambiar de tema. Se preguntó si alguna vez habría tenido a alguien para hablar de esto. Ella tomó un trago de vino luego se inclinó hacia adelante, alegrándose de que estuvieran en el tipo de restaurante en el que las voces no se escuchaban. El lugar era precioso, pero era ruidoso, lo que significaba que podrían tener una conversación sin que nadie los oyera. — ¿Todavía estás enojado con tu padre sobre la disolución de su matrimonio? Él no se encontró con su mirada—. Fue hace mucho tiempo. Mis padres han seguido adelante con sus vidas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿Por qué no tan a menudo?

165


El Club de las Excomulgadas Ella se echó hacia atrás—. ¿Cómo es eso? —Mi madre se volvió a casar hace cerca de cinco años. Con un buen tipo que conoció donde trabaja. —Oh, bien por ella. Él sonrió. Por fin. —Sí. Ella realmente ama a Henry. Y él la trata como si fuera un diamante

—Así que es obvio que lo apruebas como padrastro. Él se echó a reír—. Sí, está bien. Y le encanta el béisbol, que es un extra. A pesar de que es fan de Los Ángeles, así que tengo que deducirle puntos. Ella dejó escapar una risa suave—. Bueno, sí, puedo ver cómo eso le restaría de su puntuación total. Pero me alegro de que ella haya encontrado la felicidad. —Sí. Yo también. — ¿Y tu padre? —Se casó con la mujer con la que engañó a mi mamá. Menos de un año después de que él y mi madre se divorciaran. —Oh. —Ella dejó que eso fuera asimilado y se concentró en su comida. Garrett no le ofreció más detalles sobre su padre y su madrastra. Y se preguntó si vería a su padre o si habría cortado todos los lazos. No quería preguntar, y obviamente, él no quería hablar de su padre, así que lo dejaría así. Sus platos fueron recogidos, y ambos declinaron comer postre. Garrett pagó la cuenta y salieron del restaurante y se dirigieron de nuevo a la casa. Él estuvo muy tranquilo en el paseo de regreso. Alicia sabía que debía estar pensando en sus padres. Un dolor como ese no desaparecía simplemente, sobre todo si nunca lo

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

precioso.

166


El Club de las Excomulgadas dejabas salir. Cuando regresaron a la casa, él tomo una cerveza de la nevera y salió a la terraza de la parte posterior. Ella abrió una botella de agua y lo siguió. Era una noche agradable. Un poco ventosa, por lo que volvió a entrar y se puso su suéter, se sacó las sandalias de una patada, y subió sus pies sobre la tumbona, contenta de escuchar el sonido de las olas del mar. Garrett estaba apoyado en la baranda de la terraza, de espaldas a ella, dándole la oportunidad de admirar su gran trasero sin que él fuera consciente de ello. Estaba preocupada por él. Estaba segura que no estaba relajado cuando tensos, su postura era rígida. La tensión no le ayudaría a su terapia. Ella se apartó de la silla y volvió a su lado. — ¿Sientes los músculos tensos? Él levantó la vista hacia ella—. Si digo que no, ¿me dejarás solo? Ella se echó a reír—. Eso quiere decir que sí. Vamos. Te daré una buena estirada. Aliviará algo de esa tensión. —Ugh. —Sí, lo que sea, cobarde. Supéralo. Ella entró en su dormitorio, se quitó el vestido y se puso los pantalones de yoga y una camiseta sin mangas para estar más cómoda. Cuándo entró en la sala de entrenamiento, Garrett ya estaba allí, sin camisa y con los pantalones holgados colgando bajo. Todavía le ponía las rodillas débiles, pero tragó y tomó un sorbo de agua, preparándose mentalmente.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

tomó un trago de cerveza y la dejó en la baranda de la terraza. Sus hombros estaban

167


El Club de las Excomulgadas Hizo atravesar a Garrett una sesión de estiramiento de treinta minutos. Él apretó los dientes y soportó, pero estaba tensionado, y su cuerpo estaba tenso. Cuando ella terminó, él se sentó y agarró una toalla para limpiarse la cara y el cuerpo. — ¿Qué tal un masaje? —le sugirió ella. Él dirigió una mirada en su dirección—. Pensé que eso estaba en contra de tus reglas.

Él tomó una botella de agua y se la bebió de dos tragos—. Estoy bien. Él no estaba bien. —Un masaje relajante. Órdenes del terapeuta. Él dejó escapar un suspiro de resignación—. Claro. Ella acomodó la mesa de masaje con toallas—. Boca abajo —dijo ella. Él le sonrió. — ¿Qué? Él negó con la cabeza—. Nada. Nada apropiado, de todos modos. —No tengo idea de lo que estás hablando. —Lo sé. —Él subió a la mesa, y ella sacó su loción de masajes y puso un poco de música. Él levantó la cabeza y miró hacia ella—. ¿En serio? ¿Pondrás esa mierda de new age27?

27

Estilo musical nacido en los años setenta que agrupa diferentes tendencias que se caracterizan por la suavidad melódica y armónica, el uso de sintetizadores y los temas trascendentes, espirituales o filosóficos, especialmente de influencia

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Estás tenso. Pareces necesitarlo.

168


El Club de las Excomulgadas —Bueno, sí. Es muy relajante y calmante. —Me pondrá a dormir. —No hay nada malo en que duermas mientras te doy el masaje. —No tengo ganas de dormir en estos momentos. ¿Qué tal algo un poco más electrizante? Ella apoyó la cadera contra la mesa—. Electrizante no parece muy relajante,

Él se levantó sobre sus antebrazos y le lanzó una sonrisa—. Tal vez no para ti. —Está bien. Encontraré algo... electrizante. Ella desplazó la música hasta que encontró algo agitado. —Eso servirá —dijo él, y se puso boca abajo sobre la mesa. No. Nada relajante en absoluto, pero si eso funcionaba para Garrett, que así fuera. —Pondré un poco de calor en tu hombro lesionado primero. De esa forma en el momento en que llegue a esa parte, estará caliente y lista para mí. Él levantó la cabeza de nuevo—. Dios, no me harás esos malditos estiramientos de nuevo, ¿verdad? Sus labios se curvaron—. No, no te haré estiramientos. Este será un masaje suave. Lo prometo. —Bien.

oriental.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Garrett.

169


El Club de las Excomulgadas Ella puso la almohadilla térmica en su hombro, y después se centró mentalmente en inhalar y exhalar. Después de frotar loción entre sus manos para que se calentaran, inició en el centro de la parte superior de su espalda y trabajó su camino hacia abajo, queriendo dejar su hombro para el final porque sabía que era donde estaría la peor tensión. Haría que se sintiera mejor y derretiría los nudos en todos sus músculos. Y tal vez lo ayudaría a relajarse.

En. Absoluto.

Capítulo Doce A Garrett no le gustaban mucho los masajes, aunque muchos de sus compañeros maldecían por ellos. Una gran cantidad de chicos conseguían masajes

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Aunque tocarlo así no iba a ser relajante para ella.

170


El Club de las Excomulgadas semanales para ayudar a sus doloridos músculos. Garrett sólo se metía en el jacuzzi o tomaba una ducha caliente y de otra forma se lo aguantaba. Pero Alicia tenía razón. Haber hablado de sus padres esta noche había anudado la tensión entre sus omóplatos, y ahora le dolía su hombro. Por supuesto, algo de eso probablemente tenía que ver con la forma en que Alicia lo trabajaba en sus sesiones de terapia. No es que lo diría. Ella era más dura con él de lo que cualquiera de sus

Esperaba como el infierno que todo lo que estaba haciendo con él resultara en algo bueno. Porque aceptaría cualquier dolor que ella repartiera si lo ponía de nuevo en el montículo. ¿En este momento, sin embargo? Cualquier cosa que estuviera haciendo allí era puro placer. Él se centró en el deslizamiento de sus suaves manos sobre su espalda, en la forma en que parecía apuntar hacia cada dolor muscular, y persuadirlo a la sumisión con su pulgar o palma. Había intentado recibir un masaje una o dos veces antes y siempre parecía obtener alguna diminuta mujer que parecía agradable, pero luego procedía a emplear alguna técnica de masaje del marqués de Sade, determinada en superar a sus compañeros en la suma de clientes que podría lastimar. Alicia no lo hacía de esa manera. Sus manos se deslizaban por su espalda hasta que él no pudo evitar dejar escapar un gemido de puro placer. Ella hizo rodar su puño a lo largo de su columna, todo el camino hasta donde sus pantalones holgados descansaba bajo sobre su trasero. Él quería sus manos por todo su cuerpo, frotándolo por delante y por detrás. Cuando ella quitó la almohadilla térmica y le pasó sus manos sobre ambos hombros, él se hundió más en la mesa acolchada.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

terapeutas anteriores había sido. Lo hacía querer llorar. Y él nunca lloraba.

171


El Club de las Excomulgadas —Tienes unas manos mágicas. Ella se echó a reír—. Claro que sí. —No, en serio. Este fue un gran masaje. —Tus músculos están cooperando. Quédate quieto ahora. No deberías hablar mientras estoy dándote el masaje. Respira profundamente, dentro y fuera. No, él no debería hablar. No debería pensar, sobre todo, no en Alicia. Si quería que sus manos hicieran, acabaría poniéndose duro. Y si no fuera suficientemente malo sentirla, tenía que escucharla a ella, a los sonidos que hacía cuando lo tocaba. Sólo escuchar su respiración lo excitaba. Sonaba a sexo, lo hacía pensar en embestir mientras ella hacía fuerza contra sus músculos. Y cuando ella exhalaba... Jesús. Realmente tenía que dejar de mezclar a Alicia y al sexo. Esto es lo que sucedía cuando su mente se quedaba en blanco, y él se relajaba. La música estaba sonando con fuerza, pero no le ayudaba a quitarse de la cabeza a Alicia, sus manos, y los sonidos que hacía. Si pudiera cantar una nota él mismo, lo haría, pero eso sólo la enviaría, gritando fuera de la habitación, por lo que eso estaba descartado. Ella se inclinó para poner un poco de presión sobre sus músculos. Él captó el olor de su perfume. No, no era de su perfume. Era jabón o champú, tal vez. Algo cítrico. Inspiró con brusquedad. Ella se detuvo—. ¿Es un lugar sensible? Él apretó los dientes—. No. Estoy bien.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

pensaba en ella, en sus manos moviéndose sobre su cuerpo, y en lo que realmente

172


El Club de las Excomulgadas Ella aplanó las palmas y se movió hacia abajo por su espalda, luego hacia arriba. —Háblame, Alicia. —Tal vez si continuaban con su conversación, dejaría de visualizarla. —No deberías hablar. Deberías estar respirando. Inspiraciones hondas, constantes que transporten oxígeno a tus músculos.

Ella hizo una pausa—. ¿Es tan difícil que te relajes? —Sí. Me gusta conversar. Ella dejó escapar una risa suave—. Está bien. ¿De qué quieres hablar? —No lo sé. Conozco Gavin ya que jugamos juntos. ¿Fue por él por lo que te interesaste en la medicina deportiva? —Más o menos. Vi un montón de deportes cuando era más joven, obviamente. La familia está muy arraigada en los deportes debido a que Cole y mi primo Mick juegan al fútbol, y Gavin béisbol. Incluso las chicas siempre practicamos deportes. — ¿Las chicas? —Mi prima Jenna y yo. — ¿Qué deportes practicaste? —Estaba en el equipo de baile. Y jugué tenis y golf. Él levantó la cabeza y la miró—. ¿Te gusta el golf? —Puedo jugar.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Yo no hablaré. Quiero que hables tú.

173


El Club de las Excomulgadas Él se sentó. Ella frunció el ceño—. No hemos terminado. —Mis músculos están relajados. Hablemos del golf. No me dijiste que jugabas ese fin de semana que estuvimos en Oklahoma. Ella se encogió de hombros—. No me preguntaste. Además, no hay manera de que hubiera jugado en ese clima. Demasiado frío para mí.

—No, no creo que sea buena. Soy buena. —Tenemos que jugar. Ella se cruzó de brazos—. ¿Piensas que estás listo para ir a un club? —No lo sé. Tú eres la terapeuta. ¿Lo estoy? Ella lo miró por un momento y luego dijo—: En realidad, sería bueno para tu hombro, te ayudará a aflojarte para lanzar. Deberíamos jugar. Si había una cosa que Garrett amaba, era la competencia—. Bien. Reservaré una hora. —Yo no tengo mis palos conmigo. —Ni yo, así que ambos estamos en desventaja. —Está bien. Jugaremos. Ahora recuéstate. No he terminado contigo todavía. Él hizo rodar los hombros—. Honestamente, me siento bien. Ella señaló a la mesa—. Acuéstate. No te he dado el pleno masaje de Alicia Riley todavía.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él se echó a reír—. Para mí, también. Entonces, crees que eres buena, ¿eh?

174


El Club de las Excomulgadas Él quiso gemir. Un poco más de sus manos sobre él y estaría duro el resto de la noche—. No, en serio. Ella le fulminó con esa mirada que estaba acostumbrado a ver. La que significaba que ganaría, por lo que podría también no discutir. —Está bien. Caray. Él se dio la vuelta y ella puso más loción en sus manos y luego volvió a trabajar en él, esta vez extendiendo sus brazos hacia fuera y circulando con las

Lo admitía, esto se sentía muy bien. Ella llegó a los lugares difíciles y fundió el último de sus dolores de la terapia del día. Pero su toque y el olor aún lo excitaban, así que mientras estaba relajado, todavía era profundamente consciente de ella. —Eso debería ser todo —dijo ella finalmente. Él se puso de pie y se desperezó. Alicia lo miró y rápidamente se volvió hacia otro lado—. Muy bien, entonces. Limpiaré aquí, y tú puedes irte. Te recomiendo que bebas más agua. — ¿Por qué? —El masaje libera toxinas y puede hacerte sudar. El agua te repondrá. —Está bien. Tal vez él no era el único consciente. La había descubierto echando un vistazo a sus abdominales; y más abajo. Su pene hormigueó con el pensamiento, pero lo hizo a un lado. En ese pantalón holgado ocultar su erección no sería posible. Salió de la habitación y fue a la cocina para tomar un vaso de agua, que se bebió de unos tragos, luego salió al exterior en busca de un poco de aire.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

manos sobre sus bíceps.

175


El Club de las Excomulgadas Alicia tenía razón. Él había comenzado a sudar, y la brisa fresca de la noche ayudaba. — ¿Te sientes bien? Él se volvió hacia ella—. Sí. Me siento muy bien ahora. Gracias por el masaje. —No hay de qué. —Ella tomó un sorbo de agua, y luego puso su vaso sobre

Él se detuvo en el escalón más alto, volviéndose un poco para verla en parte, y también al océano. —Si viviera aquí, creo que no saldría nunca de la casa —dijo ella—. Este lugar tiene un encanto definitivo. —Es grandioso, pero creo que te aburrirías. Ella se echó a reír—. Recuerda donde crecí. Esto es el cielo. La sal en el aire, la impresionante vista del océano que nunca termina. Largos paseos en la playa. Dudo que alguna vez pudiera aburrirme de un lugar como este. Por supuesto es un poquito caro para mi rango de precios. —Uno nunca sabe. Podrías llegar a volverte famosa en medicina deportiva, y mantener un lugar como este sería algo insignificante para ti. —Gracias por eso. — ¿Por qué? —Por pensar que podría permitirme un lugar como este algún día en lugar de pensar que me casaría con alguien rico que lo comprara para mí.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

la mesa y se sentó.

176


El Club de las Excomulgadas Él se echó a reír—. Estoy bastante seguro de que eres una fuerza a tener en cuenta, Alicia. No creo que jamás necesites un hombre para cuidar de ti, financieramente o de otra manera. —Gracias de nuevo. Estás lleno de elogios esta noche. —Bueno, estoy lleno de algo. Sus labios se levantaron, y luego ella miró hacia la oscuridad. Pero cuando

— ¿El masaje te hace doler las manos? Ella se miró las manos y las puso en su regazo—. No, estoy bien. Sólo libero tensión de ellas. Es una práctica normal. Él se levantó y se acercó a su silla, luego se arrodilló frente a ella y tomó sus manos entre las suyas—. No quiero que te lastimes trabajando en mí. Ella dejó escapar una risa suave que hizo que sus bolas brincaran—. No me lastimo. Es mi trabajo. —Tu trabajo tiene que ser duro para tus manos. —Se las masajeó, frotando sus pulgares sobre sus muñecas. —Oh, Dios, eso se siente bien. Ahora ¿quién es el masajista? Le gustaba hacer que ella se sintiera bien. Le sorprendió lo mucho que le gustaba hacer que se sintiera bien. No quería que se lastimara con el fin de arreglarlo. — ¿Qué tan difícil es la terapia para ti? — ¿Qué quieres decir?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

rodó sus muñecas y flexionó sus manos, él frunció el ceño.

177


El Club de las Excomulgadas —Lo que me haces; estirar mis músculos o tendones, requiere de algo de fuerza, y no eres exactamente una persona grande. ¿Qué tan duro es para tu cuerpo? —Estoy entrenada para hacerlo, Garrett. No me lastimo. Él flexionó sus muñecas—. Sí, pero ¿quién te da un masaje al final del día? —No lo necesito.

nuestros cuerpos. Trabajas con músculos duros. Y después de esta lesión he estudiado algo de anatomía, tienes que trabajar con tendones y cápsulas y algo de esa otra mierda. Tienes que cavar muy profundo, es por eso que lo que me haces me duele condenadamente tanto, ¿verdad? Ella lo estudió—. Es bueno que estés tan bien informado. Ayuda a tu recuperación. Pero, sinceramente, no hay nada de malo en mis manos. —Ella las apartó de él y retorció los dedos y dobló las muñecas—. ¿Ves? Están muy bien. Él no le creyó—. ¿Estás segura? Ella hizo ademán de levantarse, por lo que él se puso de pie para salir de su camino. —Muy segura. No he estado en esto como algunos de los terapeutas veteranos. Ahora puede ser que ellos tengan algunos problemas después de años y años de práctica. ¿Pero yo? Estoy bien. Me cuido bien. —Date la vuelta. Ella frunció el ceño—. ¿Qué? —Date la vuelta. — ¿Por qué?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Apuesto a que quedas dolorida por trabajar con los atletas. Sé cómo son

178


El Club de las Excomulgadas —Quiero ver si estás tan tensa como yo. —Absolutamente no. No conseguirás ser mi terapeuta. Estoy aquí para cuidar de ti, ¿recuerdas? Haciendo caso omiso de ella, él la giró, y antes de que pudiera objetar, puso sus manos sobre ella. Él no era un experto, pero al instante se concentró en los músculos duros como piedras entre su cuello y hombros.

Ella luchó por darse la vuelta, pero él la sujetó entre la silla y su cuerpo. —Garrett. A pesar de todo no frotarás mis hombros. ¿Sabes cuánto dinero vale tu brazo? —Sí. Mi agente lo dividió entre el número de años de mi contrato. Y después, por mes. Fue muy meticulosa. —Exactamente. —Y si quiero darte un masaje, puedo hacerlo. —Él ya estaba presionando su piel, usando sus pulgares y dedos para tratar de liberar su tensión—. Sólo piensa en ello como más terapia para mí. —Estoy pensando que no estás escuchándome. —Sí, lo que sea. No siempre acato bien las instrucciones. Tenerla tan cerca era la peor forma de auto-tortura. Su nariz estaba en su pelo, y ese olor cítrico lo volvía loco. Su piel era suave, y con su trasero acurrucado contra su entrepierna, tendría que hacer algo de cálculos de promedios en carreras ganadas para lograr no ponerse erecto. Alicia siguió tomando respiraciones profundas, que impulsaban su cuerpo más cerca del suyo. Y había dejado de hablar; lo cual no era una buena señal.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Justo lo que pensaba. Tus músculos se pusieron más tensos.

179


El Club de las Excomulgadas Significaba que estaba concentrada en el movimiento de sus manos. Ya fuera porque realmente le gustara el masaje, o se había dado cuenta de lo que estaba pasando en sus pantalones. Él dio un paso atrás, y ella se aclaró la garganta, levantó sus manos de sus hombros, y se volvió. Gran error. Porque ahí estaba, la erección que no había podido ser evitada. Y su enfoque fue directo a ella, entonces su mirada se lanzó hacia la suya, abriendo los ojos como platos, impactada.

Él levantó una ceja. —No juntos, por supuesto. Eso sería... totalmente inapropiado. Quiero decir, yo me iré a la cama. A mi habitación. Sola. Gracias por el masaje. Fue genial. Nos vemos por la mañana. Ella pasó junto a él, su cuerpo rozó la punta de su pene mientras lo hacía. Fue doloroso y excitante al mismo tiempo. Era como tener catorce años otra vez, atrapado en el vestidor con una erección, por haber estado fantaseando con la Srta. Smith, la caliente maestra de gimnasia de veintitrés años que les había dado a todos sueños húmedos. ¿Cuántas veces había él, infiernos, todos los chicos, tratado de ocultar sus erecciones cuando habían estado corriendo, mientras la Srta. Smith estaba en el centro del campo trabajando con las chicas? Pero ya no era un incómodo adolescente. Era lo suficientemente mayor para controlar su libido en torno a una mujer deseable, especialmente una mujer con la que estaba trabajando. A la mierda. Se pasó los dedos por el pelo y bajó por las escaleras, decidiendo que necesitaba una caminata junto al mar para enfriar sus desenfrenadas hormonas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Um, deberíamos ir a la cama.

180


El Club de las Excomulgadas Se quedó de pie en la playa, con el pene duro y palpitante y aparentemente sin prisa de ponerse flácido. Grandioso. Si pudiera conseguir alejar sus pensamientos del cuerpo de Alicia, de su olor, de su cabeza, se pondría fláccido. En cambio, su cabeza estaba llena de ella, y su pene permanecía rígido. ¿Cómo le iba a explicar eso si se topaba con ella cuando regresara? Ella ya estaba nerviosa y asustadiza a su alrededor, y agitar su erección a su alrededor sin duda la

Tal vez podría masturbarse allí en el borde del océano. Había otras casas a unos pocos kilómetros de esta propiedad aislada en la playa, había barcos en el agua, lo que le daba mucha privacidad. Estaba duro y dolorido, y no le tomaría mucho tiempo correrse. Se bajó los pantalones un poco y sacó su pene, tomándolo firmemente en sus manos. Lo sacudió en su mano, e hizo círculos con su pulgar sobre su cabeza. Garrett imaginó a Alicia caminando al exterior en ese momento, viéndolo así. Sabía cómo era probable que fuera a reaccionar, pero se imaginó cómo desearía que reaccionara. Querría que se dejara caer sobre sus rodillas y pusiera su boca sobre él. Sus pelotas se apretaron con la imagen mental de sus labios rodeando su hinchada cabeza, chasqueando la lengua para lamer las gotas perladas de líquido que se derramaban desde la punta. Ella tenía una hermosa boca. Había pensado en besarla de nuevo; un montón. Por supuesto, se concentró en sus manos porque ella lo tocaba, pero su boca, sí, quería su boca sobre él. En su boca, en su piel, y sin duda en su pene. Sus pelotas se tensaron, y se agarró el pene, apretándolo mientras bombeaba con la mano sobre la suave piel. Echó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos, tan

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

enviaría a empacar. No quería asustarla.

181


El Club de las Excomulgadas cerca del precipicio que estaba a punto de explotar. Pero la fantasía de Alicia en sus rodillas era demasiado dulce para dejarla ir. Sólo unos minutos más. ***** Alicia presionó una toalla fría en su cuello, se echó agua en la cara, se paseó de ida y vuelta por su habitación, y por fin abrió la ventana, con la esperanza de

Pero nada funcionó. Haber tenido las manos de Garrett en ella no había ayudado, y aunque había intentado convencerlo de que se detuviera, no lo había hecho. Primero sus manos, luego su cuello y hombros. La había puesto la piel de gallina. En el entrenamiento de terapia, se habían tocado entre otros. Había tenido a muchos hombres de excelente aspecto poniendo sus manos sobre ella, y nunca había conseguido excitarse. Ni una sola vez. Después de todo, ese era su trabajo. Nunca se había sentido atraída a ninguno de los hombres con los que había ido a la universidad o con los que había trabajado, ya fuera con sus compañeros de grupo, o con un paciente. Hasta ahora. Alojarse en la casa sólo empeoraría las cosas. Esto había sido un error. Pero era más fuerte que su libido y sus fantasías, y podía conseguir controlarlas. ¿No? Presionó las manos frías contra su cara caliente. ¿Qué pasaba con ella? Tenía que conseguir afirmar su autocontrol, poner un poco de distancia entre ellos, apagar este fuego sexual, o nunca sería capaz hacer su trabajo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

que el aire de la noche hiciera algo para bajar la temperatura interna de su cuerpo.

182


El Club de las Excomulgadas Porque la distancia física era imposible. Tenía que poder tocar a Garrett y no prenderse en llamas cada vez que lo hacía. Abrió la puerta de atrás, dejando que la brisa fresca refrescara las llamas. Y luego se detuvo, su mandíbula cayó cuando vio a Garrett. Parpadeó, segura de que estaba imaginando lo que veía. Pero cuando sus ojos se acostumbraron a la oscuridad del exterior, vio la

Sus pantalones estaban bajados hasta debajo en sus caderas, y tenía su pene en la mano, moviéndolo lentamente a través de su puño. Tenía la cabeza echada hacia atrás y los ojos cerrados, la tensión en su cuerpo era evidente mientras se tocaba a sí mismo. Su garganta se secó como el desierto. No podía tragar, no quería moverse, temerosa de que el menor movimiento atrajera su atención. Tenía que salir de la luz, por lo que dio un paso atrás, avergonzada de estarlo mirando en ese momento de intimidad, pero tan cautivada por lo que estaba haciendo que no pudo apartar la mirada. Era hermoso, con el pecho desnudo, su espalda arqueada mientras embestía con su pene en su puño, imitando el acto del sexo mientras empujaba su eje hacia adelante. Su vagina se apretó, su clítoris hormigueó, exigiendo su atención. Ella deslizó su mano en sus pantalones cortos y palmeó su sexo, necesitando liberación. Susurró un jadeo mientras observaba su ritmo se incrementó, deseando ser lo suficientemente valiente para caminar hasta ahí y mirarlo a la cara, mostrarle lo que ella necesitaba. Quería darles a ambos lo que obviamente querían. Pero no podía. Permanecer oculta era emocionante, la hacía vibrar de deseo y necesidad, pero era

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

forma de Garrett en la orilla del agua.

183


El Club de las Excomulgadas totalmente insatisfactorio cuando a quien realmente deseaba estaba parado ahí en la playa, satisfaciéndose a sí mismo. Él la había deseado esta noche, las pruebas habían sido tan claramente esbozadas. Y ella se había ido. Ahora él estaba encargándose de su propia necesidad cuando ella podía estar allí, de rodillas en la arena, con su boca en su hermoso pene, lamiendo su cresta, tomándolo entre sus labios, y mamándolo hasta que explotara. Hasta que ambos explotaran. Su cuerpo estaba tenso por la necesidad, sus piernas temblaban mientras deslizaba sus dedos en su interior, imaginando cómo se sentiría si Garrett la empujara en la arena y hundiera su pene en ella. Ella dejó escapar un gemido, sus dedos se mojaron y su vagina se apretó mientras lo observaba. Su cuerpo era la perfección absoluta mientras rápidamente sacudía su pene. Él se veía como un dios del océano ahí fuera, con su cuerpo bañado en la luz de la luna, su cabeza inclinada hacia atrás mientras se movía con la fluida gracia de alguien que conocía sus propias necesidades muy bien. Él estaba cerca de correrse. Ella también mientras frotaba el dorso de su mano contra su clítoris. Ella quería que la follara, quería sentir su caliente cuerpo musculoso y resbaladizo contra el suyo, conduciéndose incansablemente en su interior, machacando contra ella hasta que se deshiciera. Y cuando él empujó sus caderas adelante y su eyaculación estallo de su pene, ella se mordió el labio y reprimió un grito mientras alcanzaba la liberación, enterrando sus dedos en el interior de su vagina mientras su orgasmo se vertía en olas. Se estaban corriendo juntos, y lo único que deseaba era a Garrett en su interior, aferrándose a sus caderas mientras eyaculaba su liberación en ella. Húmeda y agitada, se volvió, apoyándose contra la pared. Sacó su mano de sus pantalones cortos mientras recuperaba el aliento y cerraba los ojos, reviviendo

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

pasaba los dedos por encima de su vagina dolorida, su pulso tamborileaba mientras

184


El Club de las Excomulgadas el momento una y otra vez mientras su cuerpo palpitaba con las secuelas de ese increíble orgasmo. Cuando hubieron pasado unos pocos minutos y se atrevió a echar un vistazo por la ventana, Garrett se había ido. Ella entró en el cuarto de baño y se miró en el espejo. Sus mejillas estaban sonrosadas, su piel estaba húmeda, y todo su cuerpo temblaba. Demasiado para huir allí y enfriar su cuerpo. Era una ruina. Sus pezones en su cabeza y no estaban cerca de irse. Enfrentar a Garrett mañana sería muy difícil. Huir de él esta noche no había ayudado en lo absoluto. Sólo lo había hecho peor.

Capítulo Trece Garret se levantó y se fue a correr temprano, luego agarró un poco de zumo y se fue directo al gimnasio para una sesión de ejercicios de pesas. Ahí fue donde se encontró a Alicia, quien llegó vestida en ajustados pantalones de licra de yoga y una camiseta sin mangas. — ¿Te importa si hago ejercicio contigo? —preguntó, dejando su toalla y agua embotellada en la elíptica. Masturbarse la noche anterior no lo había puesto en mejor estado de ánimo. Supuso que la carrera podría generar algunas endorfinas, pero todavía estaba en pésimo estado de ánimo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

hormiguearon y su vagina se estremeció. Todavía estaba excitada por las imágenes

185


El Club de las Excomulgadas —Puedes hacer lo que desees. Hay un montón de equipos aquí. Ella no pareció molesta. —Muy bien, gracias. Ella se puso sus auriculares, encendió lo que él supuso era música, y comenzó su entrenamiento. En lugar de concentrarse en su buen trasero moviéndose arriba y abajo en la elíptica, él estaba decidido a concentrarse en su entrenamiento. La única cosa con la que siempre podía contar para distraerlo era hacer, lo que significaba piernas y abdominales. El entrenamiento de la parte superior del cuerpo estaba fuera de los límites excepto bajo la dirección de sus entrenadores o de su terapeuta, por lo que tendría que esperar por Alicia. Había perdido la noción del tiempo, pero no había perdido el rastro de Alicia, quien después de trabajar hasta sudar en la elíptica se había movido a las pesas. Era fuerte. Ni una vez le pidió que la ayudara, y a pesar de ser pequeña, podía sopesar una buena cantidad de peso sobre ella. Quedó impresionado, y le gustó ver su cuerpo. Cosa que no debería estar haciendo en absoluto ya que eso era lo que lo había puesto en mal estado de ánimo para empezar. Por lo menos no debía comerse con los ojos su figura y prestarle más atención a la suya propia. — ¿Estás listo para trabajar conmigo en la parte superior de tu cuerpo? — preguntó ella, deslizando la toalla sobre su cuello y pecho, lo que sólo hizo que él se concentrara en sus senos, que no eran grandes, pero todavía lo hacían desear pasar la lengua por su escote. Ella estaba húmeda por el sudor, lo que sólo le hizo pensar en ponerla sudorosa de otras maneras. Desnuda.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

entrenar su cuerpo. Trabajó con las pesas, por lo menos con las que se le permitía

186


El Club de las Excomulgadas Maldición. —Por supuesto. —Cuanto antes terminara con este ejercicio, más pronto podría evitarla, que era su nuevo plan. La evasión. —Vamos a empezar en el banco, con unas pesas ligeras para entrar en calor —dijo ella y se pusieron a trabajar en su cuerpo. Él realizó todos los movimientos, hizo el entrenamiento, y luego tomó su

—No hemos terminado, Garrett —dijo ella. Él frunció el ceño—. Esa es la rutina normal. —Pensé en cambiarla hoy, añadiendo un poco más de peso. —En serio. —Creo que tu hombro debe tener algo de estrés añadido. Necesitamos conseguir calentarte para iniciar con tus lanzamientos. La idea de lanzar le hizo doler el fondo de su estómago. Desde la lesión, era todo en lo que podía pensar. Era todo por lo que estaba trabajando. Y todo lo que temía. Pero se negó a dar marcha atrás, se negó a dejar que el miedo lo controlara. O bien iba a volver al juego de nuevo o tendría que aceptar que sus días como lanzador habían terminado. Y sólo había una forma de averiguarlo. Tiró su toalla, emocionado de ser desafiado. El día ya estaba viéndose mejor—. Muy bien. Hagámoslo. Dos horas más tarde, su entusiasmo había disminuido. Entre las pesas y los ejercicios terapéuticos y más de esos espantosos estiramientos que empezaban a

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

toalla.

187


El Club de las Excomulgadas recordarle de alguna forma el sadismo de Alicia, estaba tan flojo como los fideos cocidos. Se sentó desplomándose en el sofá de la sala de estar, mientras su malvada terapeuta actualizaba su ordenador. —Creo que estás tratando de matarme. Ella levantó la mirada momentáneamente para encontrarse con la suya y sonrió—. Debilucho. —Admítelo. Los otros equipos de nuestra división te pagaron para

Otra mirada rápida—. Oh, cállate. Ni siquiera es la peor lesión que haya visto jamás. Él se quedó en silencio por unos cuantos minutos, viendo como ella se concentraba, escribía, se mordía el labio inferior, luego hacía un poco más notas. Se dio cuenta de que estaba muy concentrada, que podía dejar fuera todo, incluyendo sus constantes quejas, que estaban, obviamente, cayendo en oídos sordos. Cansado de sí mismo, se puso de pie y les preparó sándwiches para el almuerzo. —Oye —dijo él finalmente, gritándole desde la cocina. — ¿Sí? —Almuerzo. Ella se levantó y entró en la cocina—. ¿En serio? ¿Hiciste el almuerzo? Yo podría haber hecho eso. —Estabas trabajando. Y puedo preparar un sándwich de pavo. Aunque el tuyo es sin pavo. Espero que no te importe que sea de aguacate y de todos los vegetales y hierbas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

destruirme.

188


El Club de las Excomulgadas Ella se echó a reír—. Me encanta el aguacate. —Ella se sentó a la mesa y le dio un mordisco, luego hizo un gemido que provocó un tirón en sus bolas—. Oh, tienes locas habilidades haciendo sándwiches. Gracias. Estaba hambrienta. —Estabas trabajando duro allí. Ella tragó y asintió—. Tengo grandes planes para ti. Su hombro hizo una mueca en respuesta—. Grandioso.

Él lo dudaba—. Lo único que me gustará será cuando los Rivers me pongan de nuevo en la rotación inicial de lanzadores. Ella dio un mordisco a su sándwich y lo estudió como un experimento de científico. Sin duda estaba pensando en nuevas formas en las que podría rasgar su hombro. Él terminó su sándwich, tratando de no verla observándolo. Tenía que admitir que lo ponía nervioso. — ¿Por qué no me dices cómo te lastimaste? —preguntó ella. —Estoy seguro de que toda esa basura está en mi expediente. Lo leíste, ¿verdad? —Sí, pero no es lo mismo que escucharlo de ti. Quiero saber lo que estabas haciendo, lo que recuerdas sobre la mecánica de tu cuerpo. Queremos asegurarnos de que no te vuelvas a lesionar cuando llegues al montículo de nuevo. Él se encogió de hombros—. Estaba lanzando. — ¿Cuál lanzamiento?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Te gustarán. Te lo prometo.

189


El Club de las Excomulgadas —Una slider28. Me eché hacia atrás, hice el lanzamiento, y sentí un pellizco. Después de eso, estuve dolorido. —Pero no te saliste del juego de inmediato. —No. Terminé la entrada. —Y lanzaste otro después de ese. Él hizo una mueca, recordando la caminata del primer bateador de la carreras antes de que el entrenador lo sacara del juego. Había sido una pesadilla. Sabía que su hombro estaba lastimado, sabía que había lanzando nada más que mierda y que no había habido nada en su bola rápida. Pero cuando salió el entrenador de lanzamientos después de la anotación en base, le había prometido al entrenador que todavía lo tenía, que podía sacar al siguiente bateador. No había nada como los lanzadores y sus egos. Nunca querían admitir su derrota. Pero esto había sido diferente. Él estaba lastimado y lo sabía, y había seguido lanzando. Y eso le había costado a su equipo. —El entrenador debería haberte sacado. Y lo que es peor, tú debiste haberle dicho que estabas lesionado. Le costaste al equipo tres carreras debido a eso. Fue como si ella estuviera leyendo su mente. —Wow, no tiraste ningún golpe, ¿verdad? —No veo ninguna razón para decirte lo que quieres oír, cuando sabes que es la verdad. Una de las cosas con las que trato de trabajar con los atletas es enseñarles a leer las señales de su propio cuerpo. Cuando estás lesionado, tu tiempo de recuperación puede ser mucho más rápido si te sales tan pronto como sientes dolor.

28

29 30

Es un lanzamiento relativamente lento cuando el bateador está esperando un lanzamiento rápido; que se dirige hacia el plato lateralmente y un poco hacia abajo. Es más lenta que una bola rápida, pero más rápida que una bola curva. Es una anotación cuando el bateador alcanza la base de manera segura, sin cometer ningún error. Es un tipo de jugada donde el bateador es capaz de rodear con seguridad las bases, alcanzando la última base donde anota las carreras (anotaciones de puntos).

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

entrada yendo de base en base, la anotación en base29, y el home-run30 de tres

190


El Club de las Excomulgadas Él puso los ojos en blanco—. Oh, vamos Alicia. Si dejara de lanzar cada vez que sintiera dolor o alguna molestia, estaría fuera del juego. —No me digas esas tonterías. Sabes la diferencia entre un malestar, o la fatiga del uso excesivo, y de „Oh, no, realmente me lastimé‟. Lo supiste ese día, ¿no es así? Él no contestó. Ella se echó hacia atrás, obviamente segura de que tenía razón—. Eso es lo y mis primos son unos cabezas duras como tú. Juegan lastimados. Todos lo hacen. Es parte de su maquillaje psicológico de atletas que piensen que son impenetrables. Pero mira dónde estás ahora. Te perdiste la segunda mitad de la temporada por esa lesión. Tienes suerte de que el desgarro no te costara la carrera. La irritación erizó sus terminaciones nerviosas—. No es la primera vez que escucho ese sermón, sabes. —Estoy segura que no. Pero podría ser la última vez, si no lo asimilas. ¿Cuántas veces crees que tu hombro soportara este tipo de abuso? Tienes un cohete en el brazo y una malvada bola rápida. Desgarros como esos desarrollan tejido cicatricial y una repetición de este tipo de lesión terminará con tu carrera. Bien, ella había pintado ese cuadro en grandes putas letras en un color azul claro como el cielo, ¿no? Los médicos al menos lo habían endulzado con sonrisas y pensamiento positivos, diciéndole que estaría de vuelta en la rotación en poco tiempo. Sólo que no había vuelto a la rotación, y todos estos meses más tarde aún no se sentía como si alguna vez estuviera listo para lanzar de nuevo. Y el inicio de la temporada se dirigía hacia él como un maldito Armagedón. — ¿Alguna otra palabra suave de estímulo que desees darme?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

que pensé. No quisiste salir del juego, lo que es normal. Entiendo eso. Mi hermano

191


El Club de las Excomulgadas Ella empujó su plato a un lado—. Vamos, Garrett. No me elegiste porque te daría una palmadita en la cabeza y te diría lo maravilloso que sería todo. Me elegiste porque sabías que sería franca contigo, igual que aquel primer día. Y si hay algo con lo que siempre podrás contar será con mi honestidad. También te forzaré a que seas honesto contigo mismo, y eso significa reconocer cuán importante es aprender a leer las señales de tu cuerpo. —Odio que me saquen de un juego.

—Pero la jodí ese día, y me costó el brazo. Ella le dedicó una sonrisa—. No de forma permanente. Lo arreglaremos, y lanzarás de nuevo. Creo en eso. Ahora tienes que creerlo tú también. Después del almuerzo, Alicia desapareció, alegando que tenía que hacer algunas llamadas. Garrett salió y dio un paseo por la playa para aclarar su cabeza. Volver a vivir el día de su lesión no había sido un día de campo31. Nunca quería pensar en ello, porque cuando lo hacía, se daba cuenta del idiota arrogante que había sido ese día. Debería haber caminado fuera del montículo tan pronto como supo que estaba lastimado. En cambio, había pensado que era invencible, que podía salvar la entrada, salvar el juego, y que nada lo podría parar, ni siquiera el dolor. Qué jodido idiota había sido. Había defraudado a su equipo y se había arruinado en el proceso. Siempre había tenido que aprender lecciones de la manera dura. Alicia tenía razón. Tenía que ser más sensato escuchando su cuerpo, porque nunca quería pasar por esto otra vez.

31

Se refiere a que no había sido algo agradable.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Por supuesto que sí. Eres un atleta y un maldito buen lanzador.

192


El Club de las Excomulgadas Cuando regresó después de su caminata, ella lo estaba esperando. Se había recogido el pelo en una cola de caballo y se había puesto zapatos tenis. Tenía una bolsa de deporte colgada sobre su hombro. — ¿Vas a algún lado? —Iremos a algún lugar. Ve a cambiarte. Él arqueó una ceja—. ¿Qué me pongo?

¿Y ahora qué? ¿Lo enterraría en la arena y lo haría sudar? ¿Tal vez lo encadenaría en algún lugar o lo extendería sobre un armazón de tortura medieval? Podía ser bastante inventiva. Y le daba miedo. — ¿A dónde vamos? —Lo sabrás cuando lleguemos allí. Él se cambió, y se metieron en el coche. Se volvió hacia ella—. ¿A dónde? —Al estadio de béisbol. Eso no era lo que esperaba. Terror y emoción se agitaron en su estómago. Puso en marcha el coche y se dirigieron por la carretera hacia el estadio. Los entrenamientos de primavera estaban en marcha, y él no era parte de ellos. Dios, realmente quería serlo. —El equipo no estará hoy aquí, sabes —dijo él mientras entraba en el estacionamiento vacío—. Tienen un partido fuera de casa. —Él apagó el motor—. Conozco el calendario. Él se sabía cada juego, donde estaría jugando el equipo, y el hecho de que no estaba jugando con ellos. Con cada día que pasaba sentía la temporada deslizarse entre sus dedos. El entrenamiento de primavera había estado en marcha durante un

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Ropa deportiva cómoda.

193


El Club de las Excomulgadas tiempo. Y él estaba perdiéndoselo. Contaba los días hasta el inicio de la temporada. Esa siempre había sido su fecha límite para volver al montículo. Ahora que la fecha estaba respirando en su cuello como una bestia fea, le ensombrecía todos sus malditos días y le hacía perder el sueño por la noche. Ella agarró la bolsa y se dirigió a la puerta. Le mostraron sus credenciales al guardia, quien los dejó entrar en el estadio. Cuando salieron al campo, su estómago se retorció y él rompió a sudar.

Garrett saltó de su pecho. — ¿Qué es eso? —Mi guante. Una bola. Es un poco obvio, ¿no te parece? Ella sacó el guante de él de su bolsa y se lo arrojó a él. Él frunció el ceño—. ¿De dónde sacaste eso? —De tu entrenador. Él no lo había traído consigo, pensando en que no llegaría lo suficientemente lejos para necesitarlo. —Creí que hoy podríamos jugar un poco a atrapar la bola. Él arqueó una ceja—. Tú atraparás. —Por supuesto. — ¿Atraparla como cuando un lanzador puede tirártela? Ella se echó a reír—. No estás listo para lanzar una bola rápida aún, tonto. Tomaremos las cosas con calma al principio, después, comenzaremos a trabajar en tu mecánica.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Alicia tomó un guante de béisbol y una pelota de su bolso. El corazón de

194


El Club de las Excomulgadas Ella se movió detrás de la caja del bateador y esperó. Garrett miró hacia abajo, a su guante, después, al montículo. — ¿Y bien? Él desvió la mirada hacia Alicia, quien estaba lanzando la pelota hacia arriba, al aire y la atrapaba con su guante. —Calentemos ese brazo —dijo ella, y luego le arrojó la pelota.

Se puso de pie en el montículo, con la palma de su mano doblada alrededor de la bola, con su objetivo a unos cortos veintisiete metros y medio de distancia. Todo era tan familiar y sin embargo se sentía tan jodidamente extraño para él. Donde una vez se había sentido tan cómodo; el montículo del lanzador era como un segundo hogar para él, después de todo, ahora se sentía como si nunca hubiera estado allí antes. Como si esta fuera su primera vez. En cierto modo, era una primera vez. Sería la primera vez que tirara una pelota desde que se había lesionado, desde que había sentido esa punzada de dolor que había florecido en algo más grande y amenazado con acabar con su carrera. El sudor rodó por su frente. Se lo limpió con el dorso de la manga y se centró en Alicia que esperaba pacientemente que le lanzara algo simple, lento y bajo. Ella no lo sabía, no tenía idea de cuán malditamente monumental era este momento. O tal vez no era algo realmente tan grande en absoluto. Tal vez estaba exagerando eso más de lo que era. Sólo lanza la maldita bola, idiota. — ¿Todo bien por ahí? —preguntó ella, su voz era ligera y fácil, pero sabía que estaba preocupada.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

El instinto se apoderó y la atrapó, y luego caminó hacia el montículo.

195


El Club de las Excomulgadas —Está bien. Sólo estoy… organizando mi cabeza. Estoy un poco oxidado. —Tómate tu tiempo. No tengo prisa. Había sido un día caluroso como ese; sólo el calor del verano y en Cleveland, cuando se había movido hacia atrás y tirado la slider que lo había comenzado todo. Se pasó la pelota por toda la mano, recordando ese día como si hubiese sido ayer en lugar de hace meses.

Era más que unas atrapadas. Este era su futuro, su carrera. Si no podía hacer esto, algo sencillo como esto... todo habría terminado para él. Apretó la pelota en la mano, congelado, incapaz de moverse. — ¿Quieres intentarlo de nuevo otro día? —Ella comenzó a dirigirse hacia él. Él se enderezó, estirando la mano—. No. Sólo dame un segundo. Ella se detuvo, y luego asintió—. Por supuesto. Nunca lanzaría de nuevo si no la arrojaba; si al menos no lo intentaba. Ella tenía razón. Sólo serían atrapadas. Tragó saliva, o trató de hacerlo, su garganta se había vuelto seca como la arena. Sudaba, y sus malditas piernas temblaban, pero levantó la cabeza y asintió. —Está bien. —Ningún lanzamiento aún. No pongas ninguna delicadeza en la pelota. Sólo lánzala hacia mí. Comienza con tiros bajos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Son sólo atrapadas, Garrett. Sin presión.

196


El Club de las Excomulgadas — ¿Qué? Esto no es sóftbol32. —Ya lo sé. Pero tenemos que calentar tu brazo, incluyendo todos los músculos y tendones que no has utilizado por un tiempo. Tirarás un poco bajo, después seguiremos a partir de ahí. No era exactamente la clínica de lanzamiento que estaba buscando, pero era un comienzo. Él atrajo un aliento tembloroso y arrojó la pelota, baja, hacia ella.

—De chicas. Ella puso los ojos en blanco y lanzó la pelota de regreso a él—. Bien. Tírame unos cuantos lanzamientos de chica. Él lo hizo, su brazo no estaba tan rígido o dolorido como esperaba. Y no le dolía—. ¿Puedo lanzar una más alta ahora? —No. Te avisaré cuándo. Frustrado, hizo más lanzamientos. Bajos. Débiles. Veintiséis veces más hasta que sus dientes estaban apretados con tanta fuerza que la mandíbula le dolía. Alicia finalmente asintió—. Eso es bueno. Ahora lanza una alta. Suavemente. No puedo expresar con palabras cuán adecuadamente suave, Garrett. — ¿Así que quieres un cohete de bola rápida tan fuerte en tu guante que te haga caer de culo? Ella lo examinó fulminándolo con la mirada. —No, si quieres lanzar este año. Finalmente, él relajó los hombros y sonrió, un poco de su tensión aligerándose. 32

Es un juego de equipo donde la pelota es golpeada con un bate.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿Cómo lo sentiste? —preguntó ella.

197


El Club de las Excomulgadas —No tienes sentido del humor. —No cuando estoy trabajando, no lo tengo. Suavemente. Ella incluso había bajado la voz cuando dijo la palabra, como si fuera tan tonto que no entendiera el concepto. No había pasado por meses de ardua rehabilitación para estropearlo con un lanzamiento. Hizo rodar su hombro, que se sintió bien, y luego lanzó la pelota más alta. Suavemente. No le dolió. Maldición, no le había dolido lanzar una pelota, a pesar de que

— ¿Cómo se sintió? —Se sintió bien. — ¿No hay punzadas o dolores bruscos? —No, en absoluto. —Bien. Hazlo de nuevo. Suavemente, todavía. Emocionado, lanzó de nuevo, haciendo todo lo posible para seguir sus instrucciones y mantener su tiro tan suave como podía. No hubo dolor. Lanzaron la pelota de ida y de regreso sucesivamente durante unos quince minutos, hasta que Alicia le dijo que se tomarían un descanso. Frustrado, abandonó el montículo dirigiéndose hacia ella—. Estaba entrando en calor. Ella metió la mano en su bolsa y sacó dos botellas de agua—. Será un descanso corto. Se sentaron en el banquillo y Garrett tomó varios tragos de agua, mirando el montículo, ansioso por volver allí. Se volvió hacia ella.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

había tirado como un debilucho.

198


El Club de las Excomulgadas —Quiero hacer un lanzamiento. Un lanzamiento real, Alicia. Alicia negó con la cabeza—. No estás listo todavía. —Ya estamos en el entrenamiento de primavera. Y estoy perdiéndomelo. Tirar la pelota y se sintió bien. Ella levantó la mirada hacia él, y él vio la comprensión en sus ojos. —Tirar unas cuantas bolas a treinta metros no es la misma mecánica de un calentamiento. No hubo velocidad en ellos. Estamos estirando tus músculos en este momento, consiguiendo que tu brazo se acostumbre a tirar de nuevo. La decepción lo devoró. Se quedó mirando el montículo, un lugar que de repente sentía a un millón de kilómetros de distancia. — ¿Cuándo podré lanzar? —Volveremos allí en unos pocos minutos, y podrás lanzar otra vez. —Me refiero a lanzar. Una curva33, una slider, un changeup34. — ¿Y una bola rápida35? —Sí, esa también. —Tenía ganas de tirar realmente una bola rápida, ver cómo se sentía. Echaba de menos lanzar. —Más pronto de lo que piensas. —Eso significaría hoy. Mi brazo se siente bien.

33

34

35

Curva: es un lanzamiento que cae horizontalmente cerca del plato por efecto de la rotación del lanzamiento desorientando al bateador. Changeup: lanzamiento realizado con el mismo movimiento que una bola rápida o una recta que, sin embargo posee una baja velocidad, lo cual tiende a confundir a los bateadores quienes inician el movimiento antes de tiempo en previsión de una recta. La bola rápida es el tipo de lanzamiento más común en el béisbol y la que más velocidad alcanza, a veces hasta 100 km/h.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

lanzamiento real, y lo sabes. Aquellos ni siquiera fueron lanzamientos de

199


El Club de las Excomulgadas Ella se levantó y metió el agua en la bolsa—. Tu brazo no está listo hoy. Vamos, lancemos un poco más. Él quería discutir, y cuando llegó al montículo, quiso armar el brazo y hacer explotar una bola rápida en el guante con el que ella esperaba. Lógicamente, entendía que lo que le decía tenía sentido. Apresurarse hacia su recuperación podría perjudicar su progreso. Pero, maldita sea, si no le tomaba cada onza de restricción que tenía contenerse y tirar esas bolas debiluchas.

Después de treinta minutos su brazo se sentía fatigado. No quería dejar de practicar, ya que, hijo de puta, él ni siquiera había hecho lanzamientos. Estaban jugando a atrapar la pelota y nada más. Pero Alicia tenía algún tipo de extraño sexto sentido. Se acercó al montículo, con la pelota en su mano. —Creo que es suficiente por hoy. Volvamos a la casa y te pondré hielo. Él no quería admitir la derrota—. Puedo seguir un poco más. —No, no puedes. Suficiente por hoy. Sin esperar su siguiente reyerta, ella giró, dejando el montículo, y empacando su bolsa. Fin del juego. Había llegado de nuevo al montículo. Había lanzado una bola. Pero seguro que ese día, se sentía como una pérdida.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Pero mientras seguía tirando, comenzó a ver la sabiduría de su enfoque.

200


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Catorce Alicia había leído la derrota en la cara de Garrett después de abandonar el

Había pensado que estaría entusiasmado de salir allí y lanzar de nuevo, pero no había tenido en cuenta que querría lanzar, hacer lanzamientos reales, o que no ser capaz de hacerlo lo devastaría. Cuando había tomado por primera vez el montículo, ella había leído el miedo en su rostro, y por un tiempo había tenido miedo de que no pudiera reunir el valor necesario para incluso lanzar bolas bajas. Sin embargo, lo había hecho. Y entonces había visto lo entusiasmado y emocionado que había estado y ella se emocionó por él. Hasta que se dio cuenta de que no podría hacer sus lanzamientos estándar. Entonces, se había molestado. Ella entendía su frustración, pero también sabía lo que era mejor para su recuperación, incluso si él no lo sabía. Los hombres y sus egos. Ya era bastante malo que gran parte de los hombres considerara que su autoestima estaba atada a su pene. También estaba ese no tan pequeño detalle de su carrera. El sexo y la carrera eran los interruptores. Perder la capacidad para llevar a cabo ya sea uno o los dos, y para un hombre era la condenación, al menos en su mente. Estaba bastante segura, aunque era una conjetura y es probable que fuera una fantasía de su parte, que Garrett era un maestro en el departamento del sexo. ¿Su carrera, por otro lado? Esa parte todavía era algo incierta.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

campo.

201


El Club de las Excomulgadas Le hubiera encantado permitirle lanzar ese día. Había visto las filmaciones de sus juegos. Diablos, había estado en los juegos y lo había observado. Garrett era magnífico. Tenía una slider astuta y una bola rápida malvada. Ella quería verlo lanzar con esa intensidad de nuevo. Pero aún no estaba listo. Profundamente, sabía que él estaba al tanto de eso, pero odiaba ver la decepción en su rostro. Estaría listo pronto. Su brazo se había movido fácilmente hoy, y no había exhibido señales de dolor. No pasaría mucho tiempo antes de que pudiera empezar

Pero no sería paciente, lo que significaba que tendría que animarlo y darle un plan realista para que se subiera al barco36 y no tratara de apresurar las cosas. Sabía que estaba impaciente, y lo último que quería es que Garrett sufriera un revés. Eso lo podía destruir. Después de ordenar su equipo, ella se fue a la sala de entrenamiento para sacar las bolsas de hielo que pondría en el hombro de Garrett. Se detuvo en la puerta, impresionada por la vista de él recostado en el acolchado futón, con la espalda contra la pared. Sus piernas estaban extendidas, tenía los ojos cerrados, con la cantidad justa de barba incipiente salpicando su mandíbula, que por supuesto atrajo su atención hasta su boca. Ese gesto obstinado de su mandíbula era también parte de lo que lo hacía tan sexy. A ella le gustaría subirse sobre él a horcajadas y poner sus labios en los suyos, degustar esa boca, sólo para ver lo que él haría. Entonces se mecería contra él y descubriría cuánto tiempo le llevaría endurecerse. Al darse cuenta de que había llevado su fantasía visual a su entrepierna, se sacudió del sucio ensueño, sorprendida al descubrir que sus ojos se habían abierto.

36

Se refiere a que estuviera de acuerdo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

a sumergirse en lanzamientos reales.

202


El Club de las Excomulgadas Él la estaba viendo con una mirada hambrienta que envió una punzada de deseo hasta su centro. Había pasado una noche insomne recordándose a sí misma que él era un paciente, y ella su terapeuta, y que debía de dejar de fantasear con él o pensar en él de cualquier manera personal. Esa resolución no había durado mucho, ¿no?

Ella se aclaró la garganta y entró, manteniendo su concentración unos treinta centímetros por encima de su cabeza—. Creo que te has enfriado lo suficiente. —Tomó la bolsa de hielo, pero la mano de él se deslizó hacia arriba y se envolvió alrededor de su muñeca, obligándola a bajar la mirada hacia él. —No me he enfriado. Ella se sentó a su lado y puso su mano en su hombro. Estaba frío por la bolsa de hielo—. ¿Sientes dolor? Sus labios se curvaron—. Sí, podrías decir eso. —Dime dónde te duele. —Justo dónde estabas mirando cuando te atrape viéndome. Sus ojos se abrieron ampliamente, y ella comenzó a alejarse, pero la mano en su muñeca la detuvo. Avergonzada, trató de zafarse de nuevo, pero él la mantuvo inmóvil. — ¿Por qué peleas contra esto? Es lo que ambos deseamos. Ella finalmente lo miró—. Yo no lo deseo. Déjame ir. Él le soltó la muñeca, y ella salió de la habitación, sintiéndose como una cobarde.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Buen apoyo eres, Alicia.

203


El Club de las Excomulgadas Porque él estaba en lo cierto. Lo deseaba. Condenadamente tanto que su cuerpo palpitaba por todas partes. Entró en su habitación, y cerró la puerta, se subió en su cama, y puso su cara en sus manos, sintiéndose ridícula por haber huido. No era una miedosa adolescente que no sabía cómo tener una conversación con alguien del sexo opuesto. Y ciertamente no era virgen. Debería haberse quedado y tenido una conversación racional con Garrett, y explicarle el evidente conflicto de intereses. Que su carrera era más importante para ella que satisfacer sus recuperación, lo cual tenía que permanecer como su prioridad número uno. Y que todo lo que deseara, o que él pudiera desear, no sucedería. Era tan fácil reproducir la conversación en su cabeza después del hecho. Era tan simple. Después de todo, tan pronto como le dijera que no, él dejaría que se fuera. No sería difícil. Garrett, de todas las personas, comprendía la importancia de su propia carrera. Se subiría a bordo. Tal vez la deseaba, pero le haría frente al hecho de que nada pasaría entre ellos. Era sencillo y lógico. Él era un hombre. Los hombres no eran emocionales. Lo superaría. Armada con su nueva resolución, se deslizó fuera de la cama y fue en busca de él, encontrándolo en la cocina, buscando comida en el refrigerador. —Garrett. Él no levantó la vista—. Sí. —Tenemos que hablar. —Prefiero comer. Me muero de hambre. —Cerró el refrigerador, luego miró hacia ella—. Quiero un filete. Puedo hacer una de esas cosas de tofu para ti. ¿Tal vez con una papa al horno y ensalada? Vagamente, ella registró su lista de elementos del menú—. Uh, sí. Claro. Pero tenemos que hablar.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

impulsos sexuales y que él tenía que dedicar su tiempo centrándose en su

204


El Club de las Excomulgadas —Podemos hablar durante la cena, cuando mi estómago no esté gruñendo. Encenderé la parrilla. ¿Qué tal si haces la ensalada? Él salió de la habitación y la dejó allí de pie, con su ardiente discurso preparado marchitándose tan rápido como su confianza. Tal vez él lo había superado más rápido de lo que pensaba. O tal vez se sentía rechazado, sus sentimientos estaban lastimados, y estaba ocultándolo simulando que la conversación en la sala de entrenamiento no había

Pero él era un hombre, y ella era una mujer, y las mujeres eran emocionales, así que no tenía idea de lo que él pensaba verdaderamente. Mierda. ***** La cena fue... sin complicaciones. Oh, la comida estuvo buena, pero Alicia apenas recordaba haberla comida. Negándose a permitir que la conversación que pretendía tener con Garrett fuera empujada a un lado, había hecho una lista en su cabeza de todos los puntos que quería hablar con él. Después de la cena, sin embargo, sólo en caso de que le molestara. No tenía sentido arruinar la comida. Y bien, ella estaba haciendo tiempo porque sería incómodo. Pero en algún momento esta noche los dos hablarían. Cuando terminaron, lavaron la vajilla. Ella apenas había colgado el repasador cuando se volvió para descubrir que Garrett había desaparecido. Apagó la luz y lo encontró en el sillón navegando por los canales. Alicia caminó acercándose, lista para hablar. Hizo algunas notas sobre la sesión de lanzamientos

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

ocurrido. Así es probablemente cómo lidiaría con ello.

205


El Club de las Excomulgadas del día hasta que Garrett encontró por fin una película y dejó de cambiar los canales. Ella tomó una copa de vino y comió unos trozos de chocolate de un cuenco ubicado sobre la mesa de café, observándolo durante todo el rato. Y esperó. Y esperó un poco más. No quería interrumpir su película, pero era una vieja, y estaba segura de que probablemente la había visto antes.

—Garrett. Él la ignoró. Ella lo intentó de nuevo. —Garrett. Él frunció el ceño—. ¿Sí? ¿Qué? —Tenemos que hablar. Su mirada fue bruscamente de ella hacia la televisión y viceversa—. ¿Puedes esperar? Estoy viendo esta película. Ella suspiró—. Por supuesto. Una hora y media más tarde, ella se había bebido dos copas de vino y se había comido más chocolate del que había calculado. También había leído la mitad de un libro y la película se había terminado. Garrett tomó una bebida y volvió a navegar por los distintos canales. Oh, no. Esto no estaba sucediendo. No podía evitarla siempre. Ella se movió y le quito el control remoto. —Oye. Yo estaba…

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ahora era el momento.

206


El Club de las Excomulgadas —Evitando tener una conversación conmigo. Él puso los ojos en blanco—. Está bien. ¿De qué quieres hablar? —De lo que pasó antes. En la sala de entrenamiento. —No pasó nada. Dejaste en claro que no querías que nada sucediera. No soy un genio, Alicia, pero oigo la palabra no cuando se dice. —Está bien. Eso es bueno, y te lo agradezco.

cuerpo te está diciendo. Ella se estremeció con un suspiro. —Lo que quiero y lo que tendré no se incluyen mutuamente. Soy tu terapeuta. Es mi trabajo. Eres mi paciente. Tu recuperación es primordial. Involucrarnos alteraría nuestra relación médico/paciente y podría terminar perjudicándonos a ambos, profesional y personalmente. Él se estiró en el sofá, viéndose perezosamente sexy—. No tenemos que 'implicarnos' —dijo, haciendo comillas en el aire alrededor de la palabra—. Sin embargo, puede ayudar a aliviar algo de tensión y divertirnos al mismo tiempo. —Me tomo muy en serio el sexo, Garrett. Él se impulsó del sofá, y se acercó a su lado. Su aliento calentó su mejilla mientras metía uno de sus rizos detrás de su oreja. —Oh, créeme, Alicia. Yo también. Oh, Dios. Ella no debería haber dicho eso. —Eso no es lo que quise decir.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Pero sabes tan bien como yo que ese no de tus labios no es lo que tu

207


El Club de las Excomulgadas Su mirada vagó sobre su cara, sus ojos refulgían de sensualidad, sus labios apenas estaban a una fracción de un centímetro de los de ella. —Entonces dime lo que quisiste decir. Ella tragó, su garganta se secó así que apenas podía hablar. Su corazón latía tan fuerte que apenas podía oír, su lista cuidadosamente formada fue deshecha por la proximidad de Garrett. Ella puso su mano en su pecho para apartarlo, pero la sensación sólida de él la tentó por caminos que ya no podía negar. Ella agarró su camisa en la mano en cambio, sus uñas se clavaron en esa pared sólida, probando y ella sin descanso. —Alicia. Su voz, su aliento, susurró contra su mejilla. Ella levantó la cabeza para mirarlo, y se humedeció los labios, y como un animal rastreando una presa, su mirada la siguió. —Me encanta mi trabajo, Garrett. No haré nada para ponerlo en peligro. Sabes cuáles son los riesgos para los dos si nos involucramos. —Nunca haría nada para poner en peligro tu trabajo. Si esto no es lo que quieres, retrocederé. —Tienes que pensar en tu carrera, en tu recuperación. Su mirada se estrechó—. Estoy muy malditamente cansado de pensar en ello. Es en todo lo que he pensado en estos meses. Quiero apartarlo de mi mente por un momento y pensar en algo más, como en sostener a una hermosa mujer en mis brazos. Alicia se estremeció. Dividida entre saber que no debería y desearlo tanto que vibraba con la necesidad de tenerlo, no sabía qué hacer.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

provocando. Quería pasar las uñas por su piel desnuda mientras él se impulsaba en

208


El Club de las Excomulgadas Ella tragó saliva, todo su cuerpo se consumía de hambre por él. Estaba cansada de esta batalla que no tenía esperanza de ganar. La única opción era rendirse. —Maldita sea, Garrett. Él arqueó una ceja—. ¿Ese es un sí o un no?

Capítulo Quince —Tomaré eso como un sí. Tirante por la tensión, Garrett dio un suspiro de alivio, luego tomó su boca en un beso que sintió como si hubiera estado esperando por meses. Sus labios eran dulces y húmedos y él se hundió en el beso, deslizando su lengua entre sus labios para saborearla. Ella sabía a vino y chocolate; dulce y sexy, como sabía que sería. Su pene saltó a la vida, endureciéndose mientras atraía a Alicia encima de él, aplastándola entre sus brazos para profundizar el beso. Su cuerpo era perfecto contra el suyo. Había estado muriéndose por tocarla, por recorrer sus manos sobre sus caderas y piernas. Ella se había cambiado los

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella tomó en un puño su camisa y lo jaló más cerca—. Bésame.

209


El Club de las Excomulgadas vaqueros a un par de pantalones cortos de algodón, y sus muslos eran como suave mantequilla mientras él la acariciaba. Garrett se preguntó si su pecho estaría tan apretado como el suyo, si le resultaría tan difícil respirar como a él. Nunca se había vuelto loco por una mujer. Le gustaban, y adoraba tener sexo con ellas. Afortunadamente, siempre había un montón de mujeres a su alrededor, y tenía la suerte de no tener que trabajar duro para conseguir meter una en su cama. Eso era mayormente debido a la atracción de su carrera y a su éxito, y lo sabía. Pero Alicia era algo diferente, y lo había sido desde el primer día que la pesar de los feos uniformes, la había escogido, le gustaba su boca inteligente, y estar con ella en las pasadas pocas semanas sólo había aumentado su deseo. ¿Y ahora que la tenía en sus brazos y ella estaba pasando sus manos por su pelo, gimiendo mientras frotaba sus labios contra los suyos? Si, ese era el premio gordo. Que ella se debatiera sobre hacer esto con él sólo aumentaba su deseo. Estaba mal que su batalla interna alimentara su hambre, y lo sabía, pero no había ni una maldita cosa que pudiera hacer al respecto. Él la deseaba, y ella le había dicho que sí. A menos que cambiara de opinión, tocaría y besaría y lamería cada centímetro de ella esta noche, porque por debajo de su objetivo de volver al montículo de lanzador, eso era en todo lo que había estado pensando. Ella se movió, y su perfume lo envolvió. Sea cual fuera el jabón con el que se duchaba o el champú lo volvía loco, y siempre que trabajaban juntos, él encontraba la forma de respirar más profundo. Ella enhebró sus dedos a través de su cabello, dejando que sus uñas masajearan su cuero cabelludo mientras se sumergía en el beso, sus senos se frotaron contra su pecho. Su toque era un bálsamo mágico para su dolor en el hombro, y cada dolor parecía desvanecerse cuando ella ponía sus manos sobre él. Él conocía la diferencia entre un toque medicinal y uno premeditadamente sexual, y cuando Alicia lo tocaba ahora, había una ternura que no tenía nada que ver con la terapia.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

había notado entre terapeutas donde todos decían saber qué era lo mejor para él. A

210


El Club de las Excomulgadas O tal vez ella siempre había tenido ese toque mágico, y había estado tan inmerso en sí mismo que no se había dado cuenta. Todo lo que sabía es que compartía algún tipo de conexión con ella. Tal vez eso era química básica. No quería definirlo. Él sólo se dejaría llevar, y lo que sabía es que le gustaban sus manos en él, de cualquier forma que lo tocara. Él se apartó, amando la manera en que sus ojos habían cambiado. Ella siempre era tan... controlada. Ahora, sus ojos estaba medio cerrados, somnolientos de pasión, y sus labios eran regordetes debido a los besos. Tenía el pelo ahora, y le gustaba así. Si alguien pudiera embotellar esa mirada y venderla en el mercado, harían miles de millones, porque nada podría excitar a un tipo más rápido que una mujer mirara a un hombre de la forma en que Alicia lo miraba ahora. Ella hacía que sus testículos se tensaran, y quería echarla sobre el sofá y enterrarle su pene hasta que gritara su nombre. — ¿Ya cambiaste de opinión? —le preguntó, recorriendo su labio inferior con la yema de su dedo pulgar. Ella negó—. No. —Bien. Porque estamos dentro ahora, así que si deseas detenerte, ahora sería el momento para decírmelo. Ella dejó escapar un suspiro—. No te detengas. Él jaló de una correa de su camiseta sin mangas bajándola por su hombro, luego del otro, dejándolas sobre sus codos. Había algo sobre una mujer a medio vestir que encontraba muy sensual. Se inclinó y la besó en un lado de su cuello. Ella se estremeció. — ¿Tienes frío? —murmuró él contra la suave columna de su garganta.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

desordenado, y el deseo estaba escrito por toda su cara. N tenía ningún control

211


El Club de las Excomulgadas —No. Sólo sigue haciendo eso. — ¿Esto? —le preguntó, chasqueando el lóbulo de su oreja con la lengua. —Estoy bastante segura de que me gustará todo lo que me hagas con tu boca. Él gimió una carcajada—. Espero eso, porque mi boca estará en todo tu cuerpo esta noche.

Le gustaba que pudiera volverla loca. Y ni siquiera habían comenzado todavía. Pero estaban a punto. Él dejó un reguero de besos por su hombro, mordisqueando un poco su piel, sintiendo que se le ponía la piel de gallina. No pudo resistir una sonrisa. Su cuerpo era tan sensible; no podía esperar a llegar a todas las partes buenas. Le bajó su camiseta sin mangas. Sus senos estaban contenidos en un muy caliente sujetador negro y rosa de satén que hizo que su pene se tensara Un moño a juego se ubicaba en el centro de su sujetador. Él levantó la mirada hacia ella—. Adivino que hace juego con tus bragas. Ella bajó la mirada y o bendijo con una media sonrisa malvada y un asentimiento de la cabeza. —Echemos un vistazo. —Él cayó de rodillas y agarró sus pantalones cortos, luego se los quitó, sentándose en sus talones para admirar la vista. —Wow. —Para —dijo ella. —Alicia. Eres hermosa.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella tomo su camisa, aferrándose a él como si estuviera asustada de caerse.

212


El Club de las Excomulgadas Sobre todo cuando ella tenía esos dos puntos brillantes de color en sus mejillas, añadiéndose al efecto global de su cuerpo menudo, de sus senos pequeños, y de sus hermosas piernas largas. Su oscuro pelo, un poco despeinado, se extendía por sus hombros, un rizo jugaba con su seno derecho. Él le separó las piernas y se empujó entre ellas, moviéndose más cerca para poder jugar con ese rizo, provocar con él las curvas de sus senos, observarlos subir y bajar con sus respiraciones jadeantes. Y cuando se inclinó para besar los montículos, ella dejó escapar un breve suspiro.

— ¿Cuánto tiempo ha pasado para ti? Ella tomó su labio inferior entre los dientes, obviamente, decidiendo si quería decírselo. —Alrededor de un año. Él arqueó una ceja—. Eso es mucho tiempo. —He estado muy ocupada. Él puso la palma de la mano contra su vagina. Su boca se abrió, y ella gimió. —Nunca deberías estar demasiado ocupada para tener sexo. —No dije que no hubiera tenido un orgasmo. Él frotó su pulgar sobre su clítoris, empapándose de su suave gemido—. Dártelos a ti misma no es lo mismo que tener a alguien que lo haga por ti. —Como si no lo supiera. —Yo me ocuparé de ti esta noche, Alicia. Te daré todos los que puedas soportar. *****

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él levantó la cabeza, la miró. Ella estaba respirando con agitación.

213


El Club de las Excomulgadas Oh, Dios. Garrett la mataría, y estaría muerta antes de que se pudiera correr. La forma en que él le hablaba con esa voz baja, sexy, haciendo promesas de darle orgasmos... Podría morir en ese punto. O simplemente llegar al clímax solo con su voz. Ella hizo a un lado todas sus reservas, a esa molesta voz en su cabeza que le decía que debería estar concentrada en la recuperación de Garrett, que estaba siendo poco profesional. Probablemente sufriría de una grave crisis de culpa; mañana.

dibujando círculos sobre su sexo con sus dedos. Y todavía no le había quitado siquiera sus bragas. Su cuerpo palpitaba y ella levantó sus caderas, arqueándose hacia el centro de ese placer. Todo lo que él tenía que hacer era mantenerse frotándola, y ella se correría. Sería tan fácil. Se había estado reprimiendo y estaba lista. Después de todo, había estado pensando en él, fantaseando sobre él, sufriendo por él. No se necesitaría mucho para enviarla justo por encima del borde. Su cuerpo era un infierno, un apretado nudo de terminaciones nerviosas esperando por estallar. Unas pocas caricias de sus mágicos dedos y ella conseguiría llegar allí. En cambio, él movió sus manos sobre sus caderas y vientre, la intensidad empeoró cuando apoyó los dedos en su caja torácica, su mirada vagó por su cuerpo como si nunca hubiera estado con una mujer antes, cuando sabía muy bien que ese no era el caso. Pero tenía que admitirlo, le gustaba la forma en que la miraba. Hacía que sus pechos se hincharan y su sexo se enroscara de necesidad. Y cuando movió sus manos sobre sus senos, ella se balanceó encontrándolo, ofreciéndoselos a sus manos exploradoras. Con un hábil movimiento, él soltó el broche en la parte frontal de su sujetador e hizo las copas a un lado, desnudándola. —Tan bonita —dijo, inclinándose para tomar un brote entre sus labios.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Esta noche, lo tendría, aunque ahora mismo él estaba teniéndola a ella,

214


El Club de las Excomulgadas Mirar desaparecer su pezón en su boca era una tortura, la sensación la quemó como si hubiera un rayo caliente entre sus piernas. Ella se estremeció por completo, y era algo que nunca le pasaba. Por otra parte, nunca había hecho muchas cosas, como fantasear acerca de un hombre, invadir su privacidad al verlo masturbarse, o poner en peligro la recuperación de un paciente al involucrarse personalmente. Y lo había hecho, estaba haciéndolo, todo. Es como si estuviera en el cuerpo de otra mujer, un cuerpo del que había perdido todo control.

pezón, provocando suspiros que no tenía esperanzas de contener. Él dejó que su pezón se deslizara fuera de su boca y levantó la mirada hacia ella, dándole el tipo de malvada sonrisa de chico malo que la hacía temblar de anticipación. Y cuando enterró su cabeza entre sus pechos y comenzó un recorrido lento por su cuerpo con su lengua, supo que lo que sea que él le ofreciera, no querría perderse un momento de ello, sin importar las consecuencias. —Hueles tan bien, Alicia —dijo él, murmurando contra su estómago mientras deslizaba su lengua para jugar con su ombligo. Ella suspiró, viendo como él se dirigía hacia la parte superior de sus bragas y le daba un beso a su hueso de la cadera. —Me gusta tu boca ahí. Él levantó la cabeza—. Te gustará mi boca un poco más abajo en un minuto. — ¿Qué tal ahora? Sus labios se curvaron—. ¿Impaciente? —Sí. —Bien. Quiero hacerte gritar.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Y le había cedido el control a Garrett, quien magistralmente jalaba de su

215


El Club de las Excomulgadas Ella estaba a punto de hacerlo... de frustración. Su anticipación había crecido, haciéndole un nudo en el estómago. Su aliento flotaba caliente sobre su vientre, y cuando besó la parte superior de su sexo, ella casi se cayó del sofá. Estaba húmeda, palpitante, y vergonzosamente cerca de un orgasmo, y él ni siquiera había puesto su boca en ella todavía. Esta lenta seducción estaba volviéndola loca. Pero él tenía todo el control aquí. Ella no quería ser grosera y exigir que lamiera su vagina, pero maldita sea, había pasado un tiempo muy largo. Y ahora que había decidido hacer esto con él, lo deseaba en estos momentos. No necesitaba

Así que cuando le quitó las bragas por sus piernas, ella suspiró. Y cuando él ahuecó su trasero y pasó su mano sobre sus muslos, ella se mordió el labio inferior, con la esperanza de que él no se riera cuando se corriera tan rápidamente. Porque sabía que lo haría. Ya estaba hormigueando, ya podía sentir que serían tan… —Oh, Garrett. Sí. —Él asentó su boca sobre ella, su lengua estaba caliente y deliciosa cuando encontró su clítoris. Ella combatió el temblor, pero las sensaciones eran abrumadoras. Y vaya si él no era el mayor experto con sus labios y lengua que hubiera sentido alguna vez, todo caliente y húmedo, sabiendo exactamente donde estaban sus botones calientes. Él no se introdujo en ella ni le dio una estocada, sino que se deslizó por allí perezosamente, girando alrededor de su sexo como si tuviera todo el día, tal y como a ella le gustaba. Ella se movió, orientando su vagina hacia él, y cuando él deslizó dos dedos dentro de ella, ya podía imaginar cómo sería cuando la follara. Su imaginación había ido allí antes, y cuando él comenzó a mover sus dedos y chupar su clítoris, voló, su orgasmo se estrelló contra ella con toda la fuerza que había esperado, y algo más. —Oh, me estoy corriendo —exclamó ella, agitándose contra su cara con placer descarado.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

fineza ni una seducción lenta, necesitaba un maldito orgasmo.

216


El Club de las Excomulgadas Garrett respondió con un murmullo contra su vagina y enterró sus dedos en su interior mientras ella montaba con impulsos salvajes, lamiéndola a través del orgasmo más intenso que había tenido en un tiempo muy largo. Él la sostuvo, su boca firmemente sujeta a su sexo, mientras ella se mecía contra las olas palpitantes que parecían nunca acabar. Cuando todo terminó, se sintió mareada, cansada, pero todavía quería más. Él la hizo recostar con facilidad, besando el hueso de su cadera y vientre mientras iba moviéndose más arriba por su cuerpo, excitándola de nuevo dispararon su cuerpo a la vida nuevamente. Eso sólo había sido un aperitivo. Ella estaba lista para el plato principal. Estaba preparada para Garrett.

Capítulo Dieciséis Sentir el corazón de Alicia latir al lado de su mejilla fue una dulce satisfacción para Garrett. Ella había estado tan receptiva, su cuerpo había sido como un cable de alta tensión cuando había estremecido contra su boca mientras ella se corría. Él amó escucharla, saborearla, sentir su cuerpo estremecerse contra él. Pero acababan de empezar, y tenía la intención de acelerar su ritmo cardiaco durante toda la noche. Se puso de pie, luego agarró su mano y la arrastró fuera del sofá.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

permaneciendo en sus senos, usando sus pulgares para pellizcar sus pezones, que

217


El Club de las Excomulgadas —Terminaremos esto en el dormitorio. Antes de que pudiera decir algo, él la levantó en sus brazos. —Puedo caminar, sabes. Él le sonrió mientras la llevaba por el pasillo—. ¿Y arruinar mi oportunidad de jugar a ser tu caballero de brillante armadura? —Estoy más preocupada por tu hombro.

debería retirarme. —Está bien, está bien. No te lastimo el hombro. Pero esto es un poco… provinciano. Él pateó la puerta entreabierta y la depositó en la cama. —Estás arruinando mi momento, Alicia. No eres aficionada a los gestos románticos, ¿verdad? Ella se sentó en la cama, y él tuvo que admitir que le gustaba verla desnuda. Tenía un cuerpo hermoso. Y esas largas piernas que no podía esperar sentir envueltas alrededor de él. Sólo la idea de estar enterrado en ella hacía que su pene se estirara contra sus pantalones. Ella le honró curvando suavemente sus labios—. Lo siento. Fue muy romántico. Deberías desnudarte ahora. Él soltó una carcajada. Tenía que darle crédito por ser práctica e ir al punto. Ella no necesitaba ser llevada en brazos o invitada a cenar. Quería sexo. Y él también. Eso hacía que todo esto fuera mucho más fácil.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él le dirigió una mirada—. Si no puedo cargar a alguien tan ligero como tú,

218


El Club de las Excomulgadas Y maldita sea, era una criatura sexual. darle sexo oral le había dado mucho placer. Ella era receptiva y excitante, y tenía tan buen sabor que tan pronto como se corrió él quiso liberar su pene y estar en su interior. Pero había algunas cosas con las que un hombre realmente necesitaba ser delicado, y la primera vez con una mujer era una de esas cosas. Así que le gustara a ella o no, conseguiría lo mejor que él tenía que ofrecer. Comenzando con él desnudándose. Se quitó la camisa, luego empujó sus

Él se subió a la cama. —Tengo una confesión que hacer —dijo ella. Él le puso el pelo tras la oreja—. ¿Sí? ¿Cuál es? —Te vi anoche. En la playa. Cuando estabas masturbándote. Sus labios se curvaron. Le gustaba la idea de que lo hubiera visto—. ¿Me viste? —Sí. — ¿Qué pensaste? Su aliento salió en un suave suspiro—. ¿Qué es lo que pensé? Me excitó. Él la empujó sobre la cama y puso su mano sobre su estómago. Su piel era tan suave, quería tocarla por todas partes. Deslizó sus dedos hacia arriba, jugando con los apretados picos de sus pezones. — ¿Sí? ¿Hiciste algo al respecto cuando me viste? —Sí. Deslicé mis manos en mis bragas y me toqué.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

pantalones al suelo. Sus ojos brillaron y ella sonrió con apreciación.

219


El Club de las Excomulgadas Su pene se crispó ante la imagen de ella observándolo, estando tan excitada por lo que veía que había tenido que meter sus manos en el interior de sus bragas para tocarse a sí misma. — ¿Te corriste? Su respiración se hizo más profunda—. Sí. —Muéstrame.

momento. Él le dio un pellizco provocador a uno de sus pezones—. Sabelotodo. Muéstrame cómo te tocaste. Tu pudiste mirar, pero yo no. Aunque tengo una confesión también. Sus labios se separaron, su respiración salió más rápido mientras deslizaba la mano entre sus piernas. Sus bolas se apretaron mientras la veía abrirse los labios de su vagina y jugar con su sexo. — ¿Qué clase de confesión? — ¿La tarde en que te encerraste en tu habitación y te corriste? Yo estaba en la puerta escuchando. Ella abrió la boca, pero no con indignación. Levantó las caderas y pasó sus dedos sobre su clítoris—. ¿Escuchaste? Traté de ser silenciosa. —No lo suficiente. Caminé y pude oírte respirar. No la respiración normal o un ataque respiratorio de estoy-teniendo-un-ataque-de asma, sino una de me-estoyauto-complaciendo-con-sexo. —Cubrió su mano con la suya—. Confía en mí, cariño, tengo un radar que me dice cuando una mujer está al borde del orgasmo. Ella suspiró—. Es bueno saberlo. Y ¿lo disfrutaste?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella le dio una sonrisa afectada—. Bueno, no estoy usando bragas en este

220


El Club de las Excomulgadas Ella estaba mojada, y él revistió sus dedos de ella, deslizándolos sobre sus gruesos labios. —Me puse duro pensando en lo que estabas haciendo allí. Escuchándote, pero ser incapaz de entrar me volvió loco. Tuve que usar mi imaginación. Cuando él deslizó sus dedos en su interior, ella dejó escapar un gemido. Él presionó su pene contra su cadera y se meció contra ella, la necesidad de estar en su interior estaba a punto de romperlo.

—Más tarde esa noche, me fui a mi habitación y me masturbé. Ella levantó la mano y envolvió su dolorido pene—. Otra oportunidad perdida. Él apartó la mano, usando su pulgar para hacer círculos sobre su clítoris. Alicia levantó sus caderas y él supo que podría hacer que se corriera. Pero esta vez, quería estar dentro de ella cuando lo hiciera. —Creo que es hora de que nos lo hagamos el uno al otro, en vez de a nosotros mismos —dijo ella—. Quiero tu pene dentro de mí. Él no podía estar más de acuerdo. —Me gusta tu forma de pensar, Alicia. —Él se colocó sobre ella y la besó, sumergiéndose en su boca como si estuviera muerto de hambre por degustarla. Ella encontró su beso con un fervor que lo impulsó entre sus piernas, la punta de su pene flotó cerca de la entrada de su vagina. Sería tan fácil sumergirse en ella en estos momentos. Pero él se alejó y metió la mano en su mesa de noche por un condón.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿Y qué hiciste después?

221


El Club de las Excomulgadas Alicia se lamió los labios, su cuerpo temblaba de expectación mientras miraba a Garrett ponerse el condón. Él puso una mano sobre la de ella, juntando sus dedos, y avanzó a su interior. —Me gusta la forma en que me hablas —dijo él, en voz baja y oscura, arremolinándose en su vientre y haciendo que se tensara con necesidad—. Me gusta que seas honesta conmigo, que me digas lo que quieres, lo que piensas, lo que necesitas.

Él se enterró profundamente luego se detuvo, con su pene palpitante. —Eres lo que necesito, también, Alicia. Todo lo que he necesitado desde que te conocí. —Le apartó el pelo de su cara—. Te sientes bien rodeándome. Ella se apretó alrededor de su pene, sus palabras hicieron que su vientre temblara. Ella esperaba que la follara con fuerza y rapidez. Ella se correría rápidamente, lo sabía. En vez de eso, él se retiró y avanzó lentamente de nuevo, una lenta y deliberada tortura que lo hizo sentir todo de él, cada sensación, como si estuvieran haciendo el amor en cámara lenta. Hacerlo tan tranquilamente la destruiría. Una rápida, furiosa follada habría sido sin emociones. Así, con su mirada clavada en la de ella, era tan íntimo, requería mucho. Más de lo que estaba dispuesta a dar. Ella cerró los ojos y simplemente sintió, dejando que cada embestida la llevara a un lugar donde nada importaba excepto las increíbles sensaciones que amenazaban con conducirla hasta el borde y más allá. —Alicia. Mírame. No podía. Era demasiado malditamente bueno, y ya estaba metido en su cabeza. No había esperado esto. No con Garrett, y no tan pronto.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿Lo que necesito? Es esto.

222


El Club de las Excomulgadas Pero cuando sus labios rozaron los suyos y él tomó su boca en un beso que fue tan profundo que sus dedos de los pies se curvaron, ella envolvió sus piernas alrededor de él y le apretó la mano. —Abre los ojos —susurró él contra sus labios—. Haz esto conmigo. Ella suspiró y levantó sus párpados. Sus ojos la cautivaron. Tan claros, tan llenos de deseo y con un hambre que igualaba el suyo. No debería ser una cobarde, pero él le pedía tanto. Y cuando él se jadeo, segura de que la poseería en formas que nunca le había permitido a nadie poseerla antes. Este lento hacer el amor, tan íntimo la destrozó. Quería divertirse y ser sexy y provocativa, no quería esa ternura, la facilidad con la que él se deslizaba por sus defensas, haciéndole desear gritar su nombre y echarse a llorar. Él se inclinó para lamerle los pezones, tomando largos sorbos lentos mientras se movía con deliberada intención en su interior, fragmentándola con cada empuje, llevándola cada vez más cerca del clímax que sabía sería monumental. —Garrett. Su nombre salió como un susurro de sus labios. Él besó a lo largo de su columna hasta su garganta, provocando que la piel de gallina surgiera en el camino hasta que alcanzó su boca. La besó de nuevo, todavía sosteniendo su mano, y cuando se meció en su contra, inclinando sus caderas para que ella obtuviera la cantidad correcta de fricción, ella se tensó. —Eso es —dijo él, la desesperación en su voz inflamando su necesidad—. Vámonos, Alicia. Ella jadeó, levantando sus caderas, e igualó sus movimientos, retándolo a que la follara más fuerte, a que eso fuera menos personal. Pero aún así, él se estrelló

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

retiró y la embistió de nuevo, siempre tan lentamente, dejó escapar un tembloroso

223


El Club de las Excomulgadas contra ella, provocándole sensaciones que derritieron sus huesos, que estaban destinadas a hacerla explotar. Ella se contuvo, hasta que él rozó sus labios sobre los suyos y ella se encontró con su mirada de nuevo. —Confía en mí —dijo él—. No estás sola en esto. Él lo sabía. También lo sentía.

Él la vio correrse, y ella se lo permitió. Sabía que le daría mucho en este orgasmo, exponiéndose en demasía, pero no fue capaz de detenerse a sí misma, de permitir que Garrett tuviera ese nivel de intimidad. Y cuando él comenzó a arremeter con fuerza, hundiéndose en ella y saliendo, en una rápida sucesión, él se lo dio todo a cambio, mirándola a los ojos con un feroz abandono mientras él montaba a través de su propio clímax. Ella agarró su mano y se mantuvo aferrada mientras él se estremecía. Nunca se había sentido tan conectada a nadie antes. Él finalmente se derrumbó y sepultó la cara en su cuello, pero aun así continuó besando su garganta, y ni una sola vez soltó su mano. Mientras ella descendía, un pensamiento siguió girando en su cabeza. ¿Qué había pasado? Ella estaba perdida, bien desgastada, y sorprendida como el infierno porque había sido tan emocionalmente íntimo. El sexo siempre era físico y divertido, pero había tenido una emotiva conexión con Garrett que la conmocionó. Y cuando él se dio la vuelta, la atrajo hacia él. Ella sintió los fuertes latidos de su corazón. Él aún no había dicho nada, y ella no estaba a punto de hacerlo. No sobre esto.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella se dejó ir.

224


El Club de las Excomulgadas También estaba acostada sobre su hombro lesionado. Ella levantó la cabeza y se empujó lejos para sentarse—. ¿Te lastimo? —Mi hombro está bien, Alicia. —Él la agarró y la atrajo hacia sí—. Pon tu cabeza sobre mí y deja de preocuparte por pequeñeces. Ella era demasiado inquieta por el tema, lo sabía. Conocía sus capacidades y limitaciones. Tumbarse sobre su hombro no lo lastimaría. Tal vez estaba buscando alejarse, sobre todo después de…; no tenía idea de que infiernos acababa de pasar Había sido un sexo increíble, eso era cierto. Pero no había sido épico ni nada. Excepto que sí había sido épico. Y monumental. Y eso es todo lo que había sido. Sólo sexo realmente genial. No había sacudido su mundo ni nada. Además de un terremoto. Esto era ridículo. Necesitaba dejar de pensar en el sexo con Garrett y volver a la realidad, lo que significaba que lo primero que tenía que hacer era salir de la cama. Abrazarse desnudos dejaba que su mente vagara a lugares peligrosos, como imaginarlo como una especie de dios del sexo. Que ciertamente no era. Él era sólo un amante promedio; está bien, estaba por encima del promedio. Ella se sentó y se deslizó hasta el borde de la cama. — ¿A dónde vas? Ella apenas podía mirarlo a los ojos, pero no era una cobarde. Podría hacerle frente a la situación, así que lo miró, tratando de mantener su expresión ligera y tranquila—. De regreso a mi habitación. Él arqueó una ceja—. ¿Por qué?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

entre ellos. Ciertamente lo que fuera había sido algo que ella había imaginado.

225


El Club de las Excomulgadas —Para dormir. Ahora él sonrió—. ¿Huelo mal? Ella se echó a reír—. No. — ¿El sexo fue malo? —Oh, Dios, no. Fue realmente… wow, el sexo fue increíble, Garrett. Ahora él sonrió, se levantó, y se acercó a su lado de la cama. La empujó

—Pensé que fue jodidamente bueno, también. Tiró de las mantas sobre ambos, y luego la hizo acurrucar contra su lado. Alicia miró hacia la luz de la luna y tomó una respiración profunda—. Pero realmente debería dormir en mi propia cama, Garrett. — ¿Por qué? Ella abrió la boca y luego la cerró. Infiernos si podía llegar a una respuesta bastante buena para él. —Me doy por vencida. No tengo idea. —Bien. —Él la jaló contra él—. Porque si te acuestas conmigo, puedo hacer esto. —Se meció contra ella, su pene se endureció de nuevo. Una oleada de deseo inundó su cuerpo, sus pezones se tensaron y su vagina tembló. Cuando él ahuecó su seno y deslizó su pene entre sus piernas, ella se arqueó de nuevo para frotar su trasero en su contra. —Ahora eso me dará ideas. Ella se echó a reír—. Ya tienes ideas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

sobre la cama y luego se subió tras ella.

226


El Club de las Excomulgadas —Es cierto. —Él frotó su pulgar sobre su pezón, haciéndola jadear mientras el placer florecía. Le lamió la oreja y luego el cuello—. Quiero follarte de esta forma. Ábrete para mí, Alicia. Ya ansiosa por sentir su pene dentro de ella otra vez, levantó la pierna mientras él se ponía otro condón. Él estuvo de regreso en un instante, esta vez deslizándose con un empuje. Su unión fue apasionada y furiosa mientras ella se apretaba contra él al mismo tiempo que el estrellaba su pene en sus profundidades, follándola con extendió una mano alcanzando entre sus piernas para frotar su clítoris, Garrett ralentizó sus embestidas. —Hazte correr. Déjame sentir tu vagina exprimir mi semen. Le encantaba el tono bajo y oscuro de su voz. Estimuló sus movimientos y la llevó más cerca del clímax que buscaba. Y cuando Garrett la colocó sobre sus rodillas, ella fue de buena gana. Ella dejó caer su pecho y cabeza sobre el colchón, y levantó su trasero al aire, dejando que él condujera su pene en ella, necesitándolo en su interior hasta donde pudiera llegar. Ella frotó su clítoris con su mano mientras él golpeaba en ella su pene. Él agarró sus caderas con sus dedos, el placer y el dolor combinándose para enviarla al precipicio. —Garrett, me estoy corriendo —gritó, su vagina apretando su pene como un torno cuando ella sintió el impulso de su orgasmo. —Me voy a correr dentro de ti, Alicia —dijo él, sus dedos se clavaron en ella mientras él estrellaba su pene profundamente y se estremecía. Él envolvió su brazo alrededor de ella, y ambos cayeron al colchón, montando sus orgasmos. Alicia se quedó sin aliento mientras Garrett les daba la vuelta, luego tomaba un paño y una toalla para limpiarlos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

embestidas rápidas y fuertes que la hicieron ansiar un orgasmo. Cuando ella

227


El Club de las Excomulgadas —Gracias —dijo ella con una sonrisa. —Me hiciste sudar —comentó él—. Tú siempre me estás haciendo sudar. —Eh, por nada. O lo siento. Él rozó sus labios con los suyos. —Ninguna disculpa por esa sesión sudorosa. —La besó profundamente, tan profundamente que sus dedos de los pies se curvaron.

**** Garrett escuchó los sonidos de la respiración de Alicia y sintió su cuerpo mientras se acomodaba contra él en la cama. Ella estaba tensa. Un par de orgasmos deberían haberse encargado de la tensión, pero al parecer estar en la cama con él la ponía ansiosa Le había tomado cerca de media hora conciliar el sueño. Su cuerpo se relajó por fin y su respiración se hizo más profunda y calmada. Pero ella había luchado con quedarse dormida. No había sido fácil. Tal vez debería haberle dado otro orgasmo. Ella necesitaba relajarse un poco más. Después de todo, ni siquiera había querido dormir con él. Tal vez él no era tan bueno como que le gustaría pensar que era. Pero sabía que no era el caso. Le gustaba verla correrse, y maldita sea, si no le gustaba sentir que se corría cuando estaba en su interior. Ese fuego lento había sido una agonía para él, pero había valido la pena cada segundo. Un polvo rápido siempre era divertido, y realmente había tenido que eyacular, pero le había encantado sentir cada centímetro de su cuerpo, su vagina apretándose alrededor de su pene, apretándose a su alrededor cada vez que se deslizaba en su interior.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella se sentía mareada y ridículamente satisfecha.

228


El Club de las Excomulgadas Su miembro se endureció mientras pensaba en lo que se sentía estar conectado a Alicia de esa manera. Había follado a muchas mujeres en su vida, pero no le había hecho el amor a muchas. Demonios, difícilmente a alguna. No estaba demasiado interesado en las conexiones emocionales y profundas. Sólo se ponían de acuerdo para pasar un buen rato. Pero había algo en Alicia que rogaba por algo más que un polvo rápido, y le gustara o no, él estaba interesado en ella. Sabía que no podía durar. Ella era su terapeuta. Ya había un conflicto de había tenido un infierno de buen momento, y quería más de lo mismo. Así que mientras estuvieran trabajando juntos, también podrían jugar. Porque sólo habían comenzado, y él no estaba a punto de terminarlo todavía. Y bueno, el sexo era bueno para las recuperaciones. Algo acerca de los orgasmos y del aumento del flujo sanguíneo para curar los tejidos o algo así, ¿verdad? Lo discutiría con su terapeuta en la mañana. Sonrió y cerró los ojos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

intereses, y finalmente, tendrían que seguir por caminos separados. Pero esta noche

229


El Club de las Excomulgadas Capítulo Diecisiete Alicia escapó de la cama antes del amanecer, queriendo levantarse antes de que Garrett y ella despertaran juntos. Evadir la inevitable incomodidad siempre era lo mejor, y aunque se había acostado con él la noche anterior, ahora a la luz del día, se encontraba mucho más lúcida acerca de cómo tendrían que mantener las cosas. No se arrepentía de lo que había ocurrido entre ellos. Era una adulta y había tomado una decisión de adulta. No había sido forzada, había querido tener sexo Entrar en una relación con él; ya fuera sexual o de otro tipo, sería un gran error. Su trabajo consistía en centrarse en su recuperación, y eso significaba conseguir que volviera al montículo del lanzador. Ese era su objetivo número uno, y no podía permitirse desviarse del tema. Tenía un itinerario programado al cual ceñirse, y pasar los días, o noches, jugando con él podría ser desastroso para ese período de tiempo. Lo cual no sería bueno para su carrera ni para la de ella. Tenía la esperanza de que él lo viera de la misma manera esa mañana. Él sería probablemente como muchos hombres cuando se trataba de sexo. Una vez era fantástico, más veces significaban una relación. Seguramente él estaría más interesado en volver al trabajo que en repetir sus actuaciones sexuales, ¿no? Se fue a su habitación para tomar una ducha. Cuando se vistió y salió, él no estaba en ninguna parte. Eso le dio un respiro, por lo que hizo un poco de café y tomó su ordenador. Estaba en el comedor haciendo algunas notas cuando Garrett regresó de su carrera. Ella se arriesgó a echarle un rápido vistazo hacia él mientras se dirigía a la cocina. Él estaba de espaldas a ella mientras metía la mano en el gabinete en busca de un vaso para verter su zumo de naranja. Sus brazos brillaban por el sudor, su pelo estaba mojado por la carrera. Vestía pantalones cortos y una camiseta sin mangas y mientras se apoyaba contra la encimera, ella todavía podía recordar la forma en que se había movido dentro de ella la noche anterior.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

con Garrett más que de buena gana. Lo que no significaba que se fuera a repetir.

230


El Club de las Excomulgadas Su cuerpo respondió tensándose como un resorte. Ella apartó la sensación haciéndola a un lado y enfocándose en su plan de tratamiento. —Me desperté solo esta mañana. Ella entrecerró los ojos. Esperaba que él quisiera evitar el tema. Obviamente no era así. —Sí. Me desperté temprano y no quise molestarte.

tibia. Podríamos haberlo retomado desde donde lo dejamos anoche. Sus pezones se tensaron, su cuerpo se apretó ante la idea. Todavía era temprano. La cama probablemente todavía estaba tibia. No. No iría allí. Ellos no irían allí, y era mejor que lo asumiera y tuviera esta discusión con él en ese momento. Levantó la mirada hacia él—. Sabes que esa no es una buena idea. Él sonrió—. ¿Desde cuándo el sexo no es una buena idea? — ¿De verdad me harás ser la mala de la película en esto? Él terminó su zumo y lo dejó sobre la mesa—. Supongo que sí. Porque no veo nada malo en lo que hicimos anoche. O con continuarlo hoy. Ambos nos divertimos. Nadie resultó lastimado. —Movió su brazo en un círculo—. Incluso mi hombro sobrevivió. Ella resistió el impulso de sonreír—. No es una buena idea. Tu principal objetivo es lanzar. No tener una relación sexual con tu terapeuta. Pero él sonrió—. Oooh, lo haces sonar sucio cuando lo dices de esa forma. Ella puso los ojos en blanco y se levantó, luego se dirigió a la cocina para preparar el desayuno. Garrett desapareció, lo que le permitió exhalar y poner a su

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él se acercó a la mesa del comedor y se sentó frente a ella—. La cama estaba

231


El Club de las Excomulgadas desenfrenada libido bajo control. Podría haber resuelto mentalmente que no tendría sexo con él de nuevo, pero su cuerpo aún no había llegado a aceptar plenamente esa decisión. Por lo tanto, le tomaría un poco de tiempo y probablemente más que un poco de fortaleza mental. Nunca tenía encuentros de una sola noche. Siempre había tenido relaciones estables. Esta vez, sería una relación-de-una-noche. Habían tenido sexo grandioso, conseguido la liberación que había necesitado, y ahora podía seguir adelante. Lo había superado totalmente. Era fuerte, y podía trabajar cerca de él. Tocarlo y no

Igual que él era duro, su cuerpo era duro, y le gustaría deslizar sus manos sobre él y… —Aquí, Alicia, permíteme… Ella estuvo a punto de dejar caer un huevo al suelo, mientras Garrett se deslizaba junto a ella para ayudarla a cocinar. —Puedo hacer esto. —No hay razón para que seas mi cocinera cuando yo estoy perfectamente capacitado. Él partió los huevos sobre la sartén y luego comenzó a revolverlos. —Haré el tocino, entonces. —De acuerdo. Ella puso el tocino en la otra sartén y trabajaron codo con codo. Ella arrojó el pan a la tostadora mientras él agarraba el zumo de naranja. Era una situación agradable. Era consciente de él, de su cuerpo rozando el suyo en el confinado espacio. Cada vez que él la tocaba ella deseaba que la agarrara, que la empujara contra la encimera, y la besara como había hecho ayer por la noche.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

poder tenerlo sería duro.

232


El Club de las Excomulgadas Sí. Lo había más que superado. Él se había duchado y olía a jabón; limpio y delicioso, y ella quiso lamerle todo el cuerpo, luego envolver su mano alrededor de su pene y deslizarlo en su interior. Estaba prácticamente vibrando sólo de pensar en ello. No podía soportarlo. Su aroma, su cuerpo cerca del suyo, estaba volviéndola loca. Todavía lo deseaba. Lo de la noche anterior había sido una muestra, y quería más.

—No muerdo, sabes —finalmente dijo él—. Bueno, sí muerdo. Podría gustarte. Ella se apoyó en la encimera. —No puedo hacer esto. Él frunció el ceño—. ¿Hacer qué? —Esto. Tú y yo. Anoche fue un error, y ambos sabemos eso. —No estoy de acuerdo. —Él se movió más cerca, y ella retrocedió. —Lo digo en serio, Garrett. Hablo en serio sobre conseguir alistarte para lanzar y no puedo hacer eso y… — ¿Y qué? —Y tener sexo contigo. — ¿Por qué no? —Porque tengo que enfocarme. Tengo que pensar en ti como mi paciente, no como mi amante. Tengo que ser imparcial y clínica, no estar emocionalmente involucrada. Simplemente no puedo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Se apartó.

233


El Club de las Excomulgadas —Está bien. — ¿Tienes esto controlado? —le preguntó sin mirarlo—. Ya regreso. —Por supuesto. Ella se apartó de la estufa y salió de la habitación, necesitando unos minutos en su habitación para recomponerse. Cerró la puerta y caminó de un lado para el otro, con los brazos envueltos alrededor de su cintura.

Esto era ridículo. Era una terapeuta práctica y sería imposiblemente salir fuera de la habitación cada vez que estuviera a unos centímetros de Garrett. Es tiempo que aguantarse y tratar con ello, Alicia. Tú te hiciste esta cama.37 Más bien había deshecho la cama. Inspiró hondo y luego volvió a la cocina. —El desayuno está listo —dijo él. —Muy bien. Gracias. Llenaron sus platos y comieron en el comedor. Alicia estaba feliz por el espacio entre ella y Garrett, aunque sabía que sólo duraría tanto como el desayuno, porque después tenían la terapia. Al menos él parecía contento con dejar de hablar de lo que había pasado entre ellos anoche. Después de comer, ella lavó la vajilla. Garrett dijo que iba a la sala de entrenamiento para ir calentando, mientras ella se quedaba un poco demasiado tiempo lavando la sartén. Finalmente se dio por vencida. Había llegado el momento de hacer un poco de terapia, por lo que agarró su ordenador y se dirigió a la sala de ejercicios. 37

Hacerse la cama: Expresión que significa prepararlo todo para tener un problema.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Eso no había salido bien.

234


El Club de las Excomulgadas Garrett estaba en el banco de pesas. Ella dejó su ordenador y se acercó a él—. No deberías hacer esas sin que yo esté aquí. Él no le prestó atención, por lo que ella puso sus dedos debajo de la barra mientras él levantaba el peso—. Este es un peso más pesado del que normalmente levantas. Una vez más, él no contestó, pero no parecía estar esforzándose, por lo que y lo ayudó a acomodar la barra cuando terminó. Él se sentó y se inclinó para tomar profundas respiraciones. — ¿Cómo se sintió eso en tu hombro? —Se sintió bien. —Inclinó la cabeza hacia atrás para mirarla—. No tengo ningún dolor. —Eso es bueno. Pero no agregues peso sin consultarme. Él arqueó una ceja—. ¿Crees que no sé lo que puedo manejar? —Creo que tienes un terapeuta por una razón. ¿Qué tal si me dejas ser la terapeuta, y tú el paciente? —Creo que dejaste bien claras las reglas sobre quién era quién en esta relación antes —dijo él—. No necesito que me dibujes la imagen, Alicia. Ya lo entendí. Se puso de pie y fue a las poleas, luego esperó por ella. La temperatura del ambiente parecía haber caído alrededor de diez grados, el frío entre ellos era evidente. Bien, podía hacerle frente a esto.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

lo dejó pasar, pero siguió de pie cerca de el para vigilarlo. Él hizo doce repeticiones,

235


El Club de las Excomulgadas Cuando ella se acercó y seleccionó un peso, él dijo—: Tus pesos son demasiado ligeros. Añade más. Ahora él estaba actuando como un paciente. Como un atleta frustrado y hosco. A eso podría acostumbrarse. Con eso podría tratar. Mientras se centrara en Garrett como en cualquier otro atleta, podría mantenerlo impersonal. Miró sus notas y cambió el peso por dos kilos y medio.

—Empieza por ahí. Haz doce. Él dejó escapar un suspiro e hizo doce. Con facilidad. — ¿Ves? No hay problema. Ahora agrega más. Ella agregó otros dos kilos y medio, y él hizo doce más. También sin esfuerzo. Ella le hizo hacer dos series más, después se colocó detrás de él y sintió el hombro, hundiendo profundamente los dedos para ver si él se ponía tenso por el dolor. No lo hizo. Esa era una buena señal, así que lo guio a través de una rigurosa serie de ejercicio, ajustando sus notas a su paso por el circuito. Él estaba mejorando drásticamente, pero vería cómo se sentiría al final del día. Presionar sus músculos y tendones mientras estaba haciendo el entrenamiento era una cosa. Eran las secuelas en lo que estaba más interesada. Realmente quería que lanzara, sin embargo, él tenía que girar ese brazo. Esa sería la verdadera prueba para saber si se estaba recuperando o no de esta lesión. Pero gustaba lo que veía. Y quería ver más. Después de las pesas, lo había dirigido por sus ejercicios terapéuticos, presionándolo con más fuerza de lo que había hecho anteriormente. Él lo había aceptado sin quejas. Entonces habían comido cada uno un sándwich, compartiendo

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él inclinó la cabeza y le dio una mirada—. Vamos, Alicia.

236


El Club de las Excomulgadas el espacio de la cocina; no de una manera desagradable, pero tampoco de una manera particularmente amistosa. Así que después del almuerzo, ella dijo—: Vayamos a lanzar. La única respuesta que consiguió fue un encogimiento de hombros, a continuación él se alejó para ir a prepararse. La distancia estaba bien, ¿no? Esto era lo que le había pedido.

algunos chicos no apreciaban ser dejados. No es que ella lo hubiera dejado exactamente ya que todavía iban a verse el uno al otro todos los días. Ese era el problema de trabajar y acostarse juntos. Nunca funcionaba. No es que hubiera dormido nunca con un colega o, Dios no lo quiera, un paciente anteriormente. Siempre había mantenido su vida laboral separada de su vida personal, comprometiéndose a no mezclar ninguna. Siempre había pensado que era una complicación que no necesitaba. Debió haber mantenido ese juramento con firmeza. Garrett tenía que confiar en ella. Tenían que ser socios en su recuperación. ¿Cómo iba a suceder eso, con esa tensión añadida entre ellos? Hizo a un lado ese dilema y lo llevó al montículo, repitiendo lo que él pensaba que eran los mismos lanzamientos bajos de calentamiento del día anterior, seguidos con algunos lanzamientos suaves más altos. Ella se dio cuenta de que él estaba aburrido y frustrado, y de que tenía que desafiarlo. Su recuperación iba bien, y quería saber ahora antes de que fueran más lejos cómo serían sus mecánicas de lanzamiento. Ella sostuvo la pelota en sus manos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

En el camino hacia el estadio de béisbol, él permaneció en silencio. Bien,

237


El Club de las Excomulgadas —Ahora, prepara tu brazo, pero no lances con fuerza. Sólo arroja una bola alta, pero lanza un poco más fuerte de lo que hemos estado haciendo. Y no quiero decir una bola rápida. Sólo una un poco más rápida. Él la miró fijamente—. Creo que lo capto, Alicia. No necesito que me dibujes un mapa. Oh, sí. Estaba irritado. Ella se metió en la posición normal del receptor, se puso en cuclillas y se preparó para recibir un lanzamiento.

—Que graciosa. —Él hizo una pausa, se preparó, luego le lanzó una bola dura que golpeó su guante. Punzó, pero ella había atrapado lanzamientos de profesionales en rehabilitación antes. Sabía que dolería. Se puso de pie—. ¿Cómo se sintió eso? —Bien. — Él la saludó con su guante—. Vuelve abajo y déjame arrojar algunos de mis otros lanzamientos. —Está bien. Una vez más, no le pongas velocidad. —Sí, sí. Él asestó con fuerza los siguientes cinco lanzamientos en su guante, y ni una vez se detuvo ni hizo una mueca como si estuviera teniendo algún dolor. Ella atrapó la última bola y se levantó, sacando la pelota fuera de su guante—. Pareces en forma. ¿Cómo se sintieron esos? Él se bajó del montículo—. Como si pudiera lanzar al menos unas seis buenas entradas. Ella sonrió y se reunió con él a mitad de camino—. Bien. Lancemos unas más, pero todavía no con demasiada fuerza.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿Quieres que te dé una señal?

238


El Club de las Excomulgadas Él asintió, tomó la pelota de ella, y volvió al montículo. Siguieron con lo mismo durante cuarenta y cinco minutos más, y él hizo lo que ella le pidió, usando la forma correcta de lanzar, pero sin arrojar la bola demasiado fuerte. Alicia seguía vigilando; para asegurarse de que no estuviera esforzando su brazo derecho o emitiendo alguna señal de que estuviera dolorido. Cuando él lanzó lo que ella pensó que eran suficientes tiros, lo detuvo. —Eso es suficiente por ahora. Una vez más, él no se quejó, sólo le lanzó la pelota y dejó el montículo,

— ¿Cómo está el brazo? —preguntó ella mientras subían al coche. —Está bien. Un poco dolorido, pero esperaría eso después de no lanzar por tanto tiempo. —Ahora te pondremos hielo cuando lleguemos a la casa. Entonces te daré un masaje. —Está bien. Él estaba siendo inusualmente cooperativo. Y profesional. Lo cual era exactamente como le gustaba que fueran sus pacientes. Pero no como había sido su relación con Garrett desde que se habían conocido. Ahora no había bromas, ni conversación fácil. Ella efectivamente había perdido todo eso al rechazar la relación que habían comenzado. Honestamente, lo echaba de menos, pero así es como se suponía que debía ser, como tenía que ser. Era evidente que él estaba llegando a enfrentarse al hecho de que no tendrían una relación personal. Aunque eso la hacía sentirse triste y vacía. Era exactamente lo que ella quería, así que bien podría acostumbrarse. Puso la bolsa de deportes en el piso cuando regresaron a la casa, y luego se volvió hacia él—. ¿Listo para un poco de hielo?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

contentándose con tomar una botella de agua y enfriarse.

239


El Club de las Excomulgadas Él se encogió de hombros—. Por supuesto. —Vamos. Entremos a la sala de entrenamiento. Él la siguió hasta la habitación. Ella era consciente de él detrás de ella, observándola mientras se dirigían al final del pasillo. Quería volverse o esperar por él, para tenerlo caminando a su lado, pero no lo hizo. En cambio, ella siguió caminando hasta que estuvieron dentro de la habitación. Él caminó pasando por su lado y se subió a la cama acolchada donde se estiró y esperó por ella.

hielo del congelador, la envolvió en una toalla, y se la llevó a él. —Diez minutos —dijo. Él la agarró su reproductor de música y se colocó sus auriculares—. De acuerdo. Él la ignoró, profundizando ese dolor en su estómago. Ella salió de la habitación y fue por su ordenador. Programó un temporizador y comenzó a trazar las notas del día en el archivo de Garrett. Los diez minutos pasaron demasiado rápido. Pero cuando ella entró en la sala de entrenamiento, sólo se encontró con la bolsa de hielo tirada. Garrett no estaba por ninguna parte. Ella metió la bolsa de hielo en el congelador y salió de la habitación. Pensando que Garrett había entrado en su habitación, se dirigió hacia el pasillo, pero la puerta estaba abierta. Ella asomó la cabeza. Él no estaba allí. — ¿Garrett? Él no contestó, y ella no escuchó la ducha abierta, por lo que salió de nuevo y lo encontró de pie en el borde de la arena, mirando fijamente hacia el océano. Ella salió y se situó en el borde de la terraza, observándolo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Haciendo caso omiso de la punzada en su estómago, ella sacó la bolsa de

240


El Club de las Excomulgadas Qué imagen representaba él con sus pies descalzos, sin camisa, con el sol cayendo sobre él, mientras el viento soplaba su cabello. Se preguntó qué estaría pensando mientras permanecía allí examinando las olas. Había sido un día difícil, tanto física como emocionalmente. ¿Estaría pensando en eso, irritado con ella, o simplemente reflexionando sobre el futuro de su carrera? ¿Estaría pensando en ella? Ella definitivamente había pensado mucho en él ese día, en mucho más que solo en su hombro. Había tenido su cuerpo anoche, había sentido cada arista dura como roca y más de una vez. Habían comenzado mapear el cuerpo del otro, y no importa cuántas veces ella dijera la charla sobre profesionalidad y la forma en que debían mantenerse alejados, en definitiva, se sentía engañada. Había tantas cosas más que quería saber, descubrir a Garrett, de sus deseos y necesidades, de lo que lo excitaba y de lo que lo deprimía. Agarró al borde de la barandilla, con el deseo encendiéndose en su interior como un incendio repentino. Ardía en llamas por Garrett. Ningún hombre le agitaba tan rápidamente como él. Sólo una mirada, un pensamiento, y se consumía. Todo pensamiento racional huía, y todo muro que hubiera tan cuidadosamente construido a lo largo del día se derrumbaba a su alrededor. Él tenía razón. ¿Qué diferencia había si tenían sexo? Conocía su trabajo, sabía lo que le tomaría conseguir tenerlo listo para lanzar. Podría hacer su trabajo de manera eficiente y los dos todavía podrían tener una caliente relación sexual. Estaría loca al alejarse de algo como esto. Sabía que él no estaba buscando una novia. Tenía una carrera por reanudar una vez que su rehabilitación terminara. Eso consumiría todo su tiempo. Y ella le había asegurado que no estaba buscando una relación de compromiso. Ella estaba construyendo una carrera que había sido su enfoque principal por años.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

plana. Él había estado en su interior. La había saboreado y la había hecho correrse,

241


El Club de las Excomulgadas Así que ambos trabajaban para el mismo equipo. No es como si fuera a comprometerse con él en una relación seria después de que él terminara su rehabilitación y la temporada comenzara. A menos que se lesionara, no tendrían mucho contacto en absoluto. Ella podría proteger su trabajo, y nunca nadie sabría de los dos. Era un adulto. Y él también. Podían manejar su relación sexual. Ella lo conseguiría.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Se quitó los zapatos de una patada y bajó del porche.

242


El Club de las Excomulgadas Capítulo Dieciocho Se avecinaba una tormenta. Garrett había estado mirando las nubes, oscureciendo el cielo y la atmósfera estaba cambiando de brillante y soleada a siniestra y gris. Conocía la sensación. Su propio estado de ánimo se había oscurecido en todo el transcurso del día. Pero eso era debido a él. No por Alicia. Sabía que estaba en la terraza mirándolo. No se dio la vuelta, no fue hacia ella, pensando que si tenía

Había mantenido las cosas profesionales entre ellos hoy. Eso es lo que le había pedido, y sabía que su trabajo era importante para ella, por lo que hizo su mejor esfuerzo. Era difícil. Demonios, lo ponía duro. Estaría mintiéndose si no admitiera que quería más de ella, y mucho más de lo que habían tenido ayer por la noche. Pero si ella no deseaba eso, tendría que respetarlo. El problema es, que sabía que ella se sentía dividida, y que sería fácil hacerla cambiar de opinión. Podía ser persuasivo si ponía su mente y su encanto en eso. Pero eso lo convertiría en un idiota, y le gustaría pensar que no era uno. Así que dio marcha atrás y mantuvo las cosas entre ellos puramente profesionales. Si tenía que atravesar esta cosa de la terapia con una palpitante erección, era su problema. En algún momento, lo superaría. Además, tenía problemas mayores con los cuales tratar que sí alguna vez conseguiría meterse en los pantalones de Alicia de nuevo. Como subirse al montículo del lanzador. Ya era hora de que comenzara a concentrarse en eso. Así que cuando vio a Alicia bajar del porche e ir hacia él, pensó que lo arrastraría dentro y realizaría algún tipo de tortura de estiramiento en su brazo. Se volvió para enfrentarla, esperó a que dijera algo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

algo que decir iría a hablar con él.

243


El Club de las Excomulgadas No lo hizo. Una fuerte ráfaga sopló desde el océano, soltando hebras de su pelo que golpearon su cara. Ella no se molestó en alejarlas. Su mirada estaba fija en él, y él leyó la intención en sus ojos. Reconoció ese calor, porque había estado hirviendo en su interior a lo largo de todo el día. Su deseo se estrelló contra él con una fuerza más poderosa que el viento. No entendía el repentino cambio de opinión. Podría preguntarle, especialmente debido a que ella había sido la única en levantar el muro entre ellos. ¿Ahora lo estaba derrumbando?

cambiado de idea. Sólo necesitaba saber una cosa. — ¿Estás segura de esto? —Sí. Ella no dudó y él no le volvería a preguntar. Pasó las manos sobre sus mejillas y le apartó el pelo, luego inclinó sus labios sobre los suyos, necesitando su boca sobre la de ella. No había conclusiones que sacar acerca de esto; lo que fuera que había entre ellos lo volvía loco, y probablemente a ella también. Sólo sabía que la deseaba con una fuerza primigenia tan fuerte como el viento que los golpeaba. Enlazó su brazo alrededor de su cintura para mantenerlos estables. Y cuando la primera gota de lluvia golpeó su mejilla, rompió el beso, agarró su mano y corrieron como el infierno hacia la casa mientras los cielos se abrían, empapándolos en la corta distancia hasta la terraza. Alicia levantó la mirada hacia él. Su pelo estaba pegado a su cabeza, su camiseta moldeaba sus pechos, y las gotas de agua se deslizaban por su cuerpo. Nunca había sentido el deseo golpeándolo en las entrañas como en ese momento. Un relámpago se arqueó en el cielo mientras un trueno resonaba a su alrededor, sacudiendo los cimientos de la casa. El cielo se había vuelto tan oscuro que era como si fuera de noche. La lluvia cayó con tanta fuerza que él ni siquiera

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Pero se dio cuenta de que en realidad le importaba una mierda por qué había

244


El Club de las Excomulgadas podía ver más el agua. La fuerza de la tormenta se mezclaba con su hambre de ella, y la empujó contra la pared de la casa y fijó sus labios en los de ella. Ella respondió a su beso con la misma fuerza. Tal vez era el clima, la tormenta sacando a la luz sus deseos primarios. Y tal vez sólo era que la deseaba mucho. Le levantó la camiseta y extendió la mano por su estómago, sintiendo las ondas en sus músculos mientras pasaba su brazo alrededor de ella para poder atraerla más cerca de su cuerpo. Ella gimió contra su boca, tironeó de su labio inferior con sus dientes.

camiseta mojada y abría el cierre de su sujetador. No había nadie afuera, no había vecinos dentro de su campo de visión. Incluso no había nadie que pudiera ver algo en esta fuerte lluvia de todos modos. A Alicia no parecía importarle mientras lo ayudaba a quitarle el resto de la ropa, y luego la suya. Alimentados por la tormenta, los dos permanecieron fuera, apoyados en el porche, sus cuerpos mojados humeando mientras la tormenta enfriaba el aire alrededor de ellos. A él no le importaba, pero ella tenía la piel de gallina. Él envolvió su brazo a su alrededor y utilizó su cuerpo para protegerla del viento, dándole calor con sus labios y manos. Le agarró el seno con la mano, utilizando su pulgar para frotar un pezón ya endurecido por la humedad y el frío. Ella se estremeció y envolvió su lengua alrededor de la suya, chupándola en su boca, y casi poniéndolo de rodillas. Él gimió y retiró sus labios de los de ella, bajando la mirada a su rostro. Los labios de ella temblaban. —Tengo que estar dentro de ti —dijo él. Ella levantó la mirada hacia él—. Sí. Ahora. Si no fuera por la falta de condón, él se habría impulsado en su interior allí mismo, en la terraza bajo una lluvia torrencial. Pero la tomó de la mano y la arrastró dentro de la casa, ambos mojados, mientras corrían hacia el dormitorio. Él

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él gruñó en respuesta, su necesidad por ella fue feroz mientras le sacaba su

245


El Club de las Excomulgadas abrió la ducha, esperó hasta que el agua estuviera llena de vapor caliente, y tiró de Alicia al interior, empujándola bajo el chorro. —Entra en calor —le dijo—. Ya regreso. Tomó un condón y lo puso en el estante, y entonces se reunió con ella en la ducha. Tenía los ojos cerrados, el agua se vertía sobre su cabeza. Ella abrió los ojos, se alisó el cabello para atrás, y luego estiró la mano hacia él. Él entró en sus brazos, con su cuerpo frío hasta el hueso. Pero sus senos labios en un beso ansioso que le hizo estremecerse, y no fue de frío. Él pasó una mano por su espalda, recordando cómo se había sentido sostener su cuerpo contra el suyo la noche anterior. No había sido suficiente entonces, y ahora, él memorizó sus curvas mientras movía su boca sobre la suya, preguntándose qué haría falta para llegar a hartarse de ella. El vapor los envolvió, y ella envolvió la mano alrededor de su pene, acariciándolo con movimientos suaves y fluidos, haciendo que se sintiera dolorido por estar en su interior. La apoyó contra la pared y deslizó su mano entre sus piernas. Era tan suave como, los pétalos de una flor. Quería ser amable, pero ella le clavó las uñas en los brazos en respuesta, su cuerpo temblaba mientras él comenzaba a mover su mano atrás y delante sobre su sexo. —Oh, Dios —dijo ella—. Sí, así, Garrett. Pon tus dedos dentro de mí y haz que me corra. Le encantaba que ella le hablara, que le dijera cómo darle placer. Y a pesar de lo frágil que se sentía bajo su mano, exigía algo más que una estocada suave. Él aumentó la presión, lo que resultó en que ella gimiera en voz baja, que hizo que sus bolas se pusieran tirantes y provocó su pene temblara. Él se inclinó hacia ella, frotándose en su contra mientras movía sus dedos y hacía círculos con la palma de la mano por su sexo, dándole lo que le había pedido.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

contra su pecho y su boca en la de él lo calentaron rápidamente. Ella encontró sus

246


El Club de las Excomulgadas —Ohhh —suspiró ella, inclinando la cabeza hacia atrás mientras se estrellaba contra sus dedos, su vagina apretándose en torno a ellos. Sus labios se separaron, sus uñas le arañaron el brazo mientras ella inclinaba la pelvis hacia sus dedos que la embestían, mientras se mecía a través de su clímax. Él tomó el envoltorio del condón, lo abrió, se envainó, después le abrió las piernas—. ¿No sabes lo que me provoca ver cuando te corres? Ella tragó, y luego se lamió labio inferior—. Cuéntamelo.

Me hace pensar en nada más que en cómo se sentirá estar dentro de ti, follarte con estocadas largas, y lentas. Aun con el agua golpeándolos, él oyó las cortas, jadeantes respiraciones que ella dio en respuesta. —Sí. Deseo eso. Pensé en ti todo el día, Garrett. Extrañé tu cuerpo contra el mío. Él le levantó los brazos por encima de su cabeza y se deslizó dentro de su vagina. Ella gimió contra sus labios y envolvió una pierna alrededor de su cadera, atrayéndolo más profundo. Maldita sea, era bueno estar cerca de ella de esa manera, sentir sus pezones rozar su pecho mientras bombeaba en su interior. Él entrelazó sus dedos con los suyos y envolvió su lengua en la de ella, moviéndose hasta que ella se tensó alrededor de su pene, apretándolo. Él echó la cabeza hacia atrás, observando la forma en que sus ojos se abrían ampliamente cada vez que él se sumergía en sus profundidades. Él extendió una mano entre ellos y encontró su clítoris, queriendo que se corriera y los llevara a ambos al orgasmo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Mis bolas se contraen como un puño, y mi pene se pone aún más duro.

247


El Club de las Excomulgadas —Sí, tócame ahí —dijo ella, entrelazando su mano alrededor de su nuca para acercar su boca sobre la suya—. Haz que me corra otra vez. Él la besó profundamente mientras se apretaba a su alrededor, su quejido de satisfacción lo estimuló a hundirse más profundamente y a unirse a su orgasmo. Él movió su brazo alrededor de su cintura y la sujetó mientras se estremecía y se vaciaba a sí mismo en su interior. Él contuvo la respiración, aún sintiendo el agarre de su vagina con réplicas

—Me matas —dijo él, apoyando su frente contra la de ella. —Yo apenas tengo un poco de energía aquí. Él se echó a reír. Se lavaron, salieron de la ducha y se secaron. Cuando Alicia empezó a encaminarse fuera de la habitación, él tomó su mano y tiró de ella hacia su cama. — ¿Tienes algún problema en dormir conmigo? —le preguntó—. ¿Necesito atarte a la pata de la cama? Ella arqueó una ceja, pero se acomodó junto a él—. Intrigante idea. No sabía que tenías ese tipo de perversión en tu repertorio. —Hay muchas cosas que no sabe de mí, Srta. Riley. Ella extendió su mano sobre su brazo mientras él se acurrucaba cerca de ella—. ¿En serio? Cuéntame. —Quédate en mi cama y podrías averiguarlo. Ella no se movió. En cambio, retorció su trasero contra él y emitió un murmullo de satisfacción. Él llamaría a eso una victoria. Por esta noche, era suficientemente bueno.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

de su clímax.

248


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Diecinueve Después de la tormenta de la noche anterior, el día amaneció soleado y seco,

Alicia pensó ese era un gran día para jugar al golf debido a que había desafiado a Garrett antes y le había dicho que era una golfista mejor que el promedio. Además, añadiría variedad a su terapia y sería una buena manera para trabajar en su hombro. Despertar en su cama esa mañana había sido extraño. Y emocionante, sobre todo por la forma en que él la despertó antes del amanecer con su mano acariciando su seno y su pene duro ubicado entre sus piernas. Habían hecho el amor lentamente y con calma, hasta que se volvió más intenso, y Garrett la había jalado encima de él para que ambos alcanzaran el clímax. Entonces se habían duchado juntos, riendo mientras se lavaban entre sí, después esquivaron la espuma que volaba durante una batalla de jabón. Con todo, no era una mala manera de empezar el día. Ahora, en el hoyo dieciocho del campo de golf, estaba en modo terapeuta, observando cada movimiento de Garrett. Su balanceo era fácil y ni una vez pareció tensarse o hacer alguna mueca de dolor. Una muy buena señal. — ¿Cómo te sientes allí, campeón? —le preguntó mientras él colocaba la pelota para dar el primer golpe.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

con sólo un indicio de una brisa fresca.

249


El Club de las Excomulgadas Él desvió la mirada de la pelota a ella—. ¿Estás tratando de deshacer mi concentración? Ella se apoyó en el eje de su palo—. Estás a diez golpes de ventaja, idiota. No tengo una oportunidad en el infierno de vencerte, así que no creo que distraerte sea una estrategia viable para mí. Él le dedicó una sonrisa sexy, entonces se volvió e hizo su tiro, un agradable, arco recto, que aterrizó en el centro del campo.

Ella hizo su primer golpe, uno decente, pero muy lejos de la distancia que había logrado el suyo. Agarraron sus palos y fueron a buscar sus bolas. En el momento en que llegaron a las inmediaciones del área circundante al hoyo, ella tuvo una buena oportunidad de hacer par38. Garrett estaba a casi dos metros del hoyo con una buena oportunidad de tirar un birdie39. Qué erró por apenas unos centímetros. —Joder —dijo él, y luego golpeó suavemente la pelota para hacer par. Ella erró la suya y sobrepasó el hoyo teniendo que hacer un movimiento más que en el par—. Lo mismo —dijo. Ordenaron el almuerzo en el club. —Tienes razón —concedió él después de tomar un largo sorbo de té helado—. Eres buena. —Ni siquiera estuvo cerca de ser mi mejor juego —dijo ella, tomando un sorbo de sopa—, pero no he jugado hace tiempo. Eres bueno, también. ¿Cómo se siente tu hombro? Él hizo rodar los hombros. 38 39

Par es la cantidad de movimientos en el golf, necesarios para meter la bola en el hoyo. Birdie, es cuando la persona con un movimiento solo acierta el hoyo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Tarado.

250


El Club de las Excomulgadas —Sorprendentemente bien, teniendo en cuenta que no he jugado al golf en un par de años. —Esa es una buena señal. El golf es una buena terapia para ti, ahora que te estás recuperando muy bien. Deberías jugar más. Él atacó su ensalada y dio un mordisco—. Debes jugar conmigo. —No eres bueno para mi ego. Necesito jugar con alguien a quien pueda

—Cobarde. Aguántate. Ella se echó a reír—. Lo que haremos a continuación será tu terapia. Luego ya veremos quién es el verdadero cobarde. — ¿Me perseguirás así después de que lo que esforcé mi hombro con dieciocho hoyos de golf? —Es mi trabajo, sabes. —Y lo disfrutas tanto. —Así es. Él fingió fulminarla con la mirada por encima del borde del vaso—. Creo que los terapeutas deben ser un poco sádicos. — ¿Eso crees? Ella esperaba que hubiera alguna tensión entre ellos, silencios incómodos. Y tal vez era por su culpa; sus propios miedos acerca de lo que pensaba que podría ocurrir después de que se acostara con él. No había ninguno. Habían pasado una divertida mañana y estaban a gusto entre sí.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

superar.

251


El Club de las Excomulgadas Eso en cuanto a sus preocupaciones. Cuando regresaron a la casa, ella se lavó y se cambió a su ropa de entrenamiento. Garrett estaba en el gimnasio cuando llegó allí, sentado en uno de los bancos, con la bolsa de hielo ya en su hombro. Ella se apoyó en una de las máquinas—. ¿Haciendo mi trabajo por mí ahora? Él bajó la mirada hacia la bolsa de hielo y luego de vuelta hacia ella, dándole rutina ahora. — ¿En serio? Tal vez no me necesites más. —Oh, te necesito, está bien. Tengo dolor. Por la mirada que le dio, ella sabía exactamente a qué tipo de dolor se refería, y no tenía nada que ver con su hombro. La excitación la atravesó, la necesidad arremolinándose en su vientre. Se acercó a él. — ¿En serio? Dime dónde te duele. Él puso su mano entre sus piernas—. Aquí mismo. ¿Crees que puedas hacer algo que me haga sentir mejor? Ella se sentó a horcajadas sobre él, la cresta de su erección se presionó hacia arriba contra su temblorosa vagina. —Oh, sin duda puedo hacer que te sientas mejor. Él la agarró por las caderas y la meció contra él, atrayendo su temblorosa vagina contra su eje. Ella se humedeció los labios y apoyó las manos en su pecho. —Podría correrme de esta manera —dijo ella, su voz fue descendiendo mientras el deseo destellaba sobre sus terminaciones nerviosas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

una sonrisa conocedora—. Creo que estoy lo suficientemente familiarizado con la

252


El Club de las Excomulgadas Garrett pensó que no había nada mejor que una hermosa mujer alcanzando el clímax sobre su pene ella misma. Tener a Alicia retorciéndose totalmente vestida en su regazo consiguió que su pene semi-duro se pusiera totalmente erecto en cuestión de segundos. Había estado pensando en ella mientras se había puesto la bolsa de hielo. Se había visto caliente hoy en el campo de golf. Él nunca había encontrado sexy el golf en absoluto hasta que había jugado con Alicia. Era competente con su balanceo, y no había sufrido viéndola con esos pantalones capri que mostraban sus tonificadas pantorrillas. Además, la había dejado caminar por delante de él para conseguir una impresionante vista de su grandioso trasero

¿Quién sabía que el golf lograría que se excitara? Pero tenerla sentada sobre él sin duda derretía la bolsa de hielo sobre su hombro. Se quitó la bolsa y abrazó a Alicia en su contra para darle un beso que sacudió todo el camino hasta sus bolas. Ella estaba totalmente inmersa en eso, deslizando los dedos en su cuero cabelludo para tirar de su pelo. Le daba escalofríos y ponía su pene tan duro como la barra de metal que levantaba allí en el gimnasio. Pero entonces ella se alejó de él y cayó de rodillas. —Desliza las piernas por un lado —ordenó, mirándolo. Él se sentó más adelante y pasó sus piernas por el lado del banco, poniendo sus pies en el suelo. Alicia se acomodó entre ellas, entonces tiró de sus pantalones holgados, bajándoselos, y sacándoselos junto con sus calzoncillos. Sus pelotas se apretaron cuando ella agarró su pene y comenzó a acariciarlo desde la base hasta la punta, ni una vez quitando la mirada de su rostro. Él se inclinó y la besó de nuevo, rozando sus labios con los de ella, persuadiéndola para abrirse a él. Sus labios temblaron, su excitación era evidente. Dios, eso lo excitaba. Él le metió la lengua, lamiéndola y degustándola hasta que ella se echó hacia atrás.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

mientras se movía con confianza a través del campo.

253


El Club de las Excomulgadas —Permíteme que te pruebe —dijo ella, rodando el pulgar por encima de la cabeza de su pene. Él se estremeció, y luego se echó hacia atrás y puso las palmas de las manos en el banco, dándole acceso a él. Estaba encantado, observándola mientras su lengua se deslizaba entre sus labios. Se descubrió a sí mismo tragando saliva, con la garganta seca mientras se anticipaba a su siguiente movimiento. Ella lamió la parte inferior de su eje, comenzando en la base hasta que llegó

Él no pudo contener el gemido de puro placer. Nunca se había sentido tan duro o más preparado para disparar una carga de semen. Sufría por la necesidad de hacerlo, y cuando ella se movió, tomándolo profundamente en su boca, él soltó una maldición. Ella lo tenía. Él le pertenecía, y le daría cualquier cosa, siempre y cuando se mantuviera chupándolo de esa manera, bañándolo con su lengua y cubriendo su pene con su dulce boca caliente. Él le hizo el pelo a un lado para poder observar sus mejillas ahuecándose cuando apretaba los labios y aumentaba la presión, subiendo y bajando sobre su eje hasta que él hundió los pies en la alfombra y se sostuvo. El sudor rodó por su espalda mientras se empujaba contra su boca. —Me voy a correr, cariño —dijo él, incapaz de controlar el impulso de sus caderas mientras ella lo chupaba totalmente con su boca—. Dios, harás que me corra. Él le dio la opción de retirarse, pero ella agarró su eje y lo tomó profundamente. Incapaz de detenerse, le sostuvo la cabeza y se dejó ir, eyaculando en su boca lo que se sintió como galones de semen saliendo en erupción, haciéndole estremecerse y gritar mientras se corría.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

a la punta. Luego cubrió su glande con los labios y movió la lengua sobre él.

254


El Club de las Excomulgadas Él temblaba a medida que alcanzaba la liberación, y Alicia tomó todo de él hasta que él se desplomó hacia adelante, aferrando su pelo en un puño y aferrándose a ella por lo que pareció ser toda su maldita vida. Ella apoyó la cabeza en su muslo y lo dejó recuperarse. Cuando él pudo formar palabras, todo lo que pudo decir fue—: Cristo, eso fue bueno. Ella levantó la cabeza y se lamió los labios. Eso hizo que su pene temblara. Maldita sea, ella lo volvía insaciable.

—Entonces, ¿estás diciendo que no quieres levantar pesas ahora? Él se echó a reír—. Eh, no. Pero me encantaría un vaso de agua helada. Ella se puso en pie—. Yo también. Iré a buscarlos. Deberías vestirte. Antes de que pudiera escapar, él la agarró por la muñeca y tiró de ella a su regazo para darle un profundo beso—. Gracias. —Ha sido un placer. —Oh, tu placer está por venir. Ella sonrió—. Cuento con eso. Mientras él se colocaba nuevamente su ropa, Alicia volvió con dos vasos de agua y le entregó uno. Él se lo bebió en aproximadamente tres ávidos tragos mientras ella se bebía el suyo. —Realmente tienes que hacer ejercicios, sabes —dijo ella. —Lo sé. Sólo necesito un minuto para recuperar el aliento. Y no lo sé, quizás un aperitivo. Agotaste toda mi energía con esa mamada.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Me estás matando, Alicia.

255


El Club de las Excomulgadas Ella soltó un bufido—. Hazte más fuerte. Estamos trabajando en tu resistencia, tonto. —Creo que estás tratando de matarme. Pero ella cedió, y comieron un aperitivo, y luego se pusieron a trabajar en su terapia. Él tenía que admitirlo, la terapia era mucho más divertida después del sexo, aunque su pene seguía retorciéndose mientras fantaseaba sobre todas las diferentes formas en que le gustaría tomar a Alicia en la sala de ejercicios. Ella se dio cuenta de ello también, disparándole una mirada a su entrepierna y levantando la mirada

—Hacer ejercicio con una erección no hace que tu sangre fluya a los músculos correctos. La necesito en tu hombro, no en el pene. Él se encogió de hombros mientras trabajaba en las poleas—. No puedo evitarlo. Sigo pensando en inclinarte sobre el banco. O tumbarte en el futón y follarte. Ella le fulminó con la mirada, pero sin mucha convicción—. Bueno, detenlo. Ahora estamos en modo de trabajo. Podremos tener sexo más tarde. — ¿Es esto una especie de trabajo recompensado? — ¿Hará que dejes de pensar en sexo si digo que sí? —Puede ser. Sería de gran ayuda si pudiera tener una pequeña probada en este momento. —Él se alejó de las poleas y fue hacia ella. Alicia retrocedió. —No, Garrett. A trabajar ahora. Él avanzó hacia ella—. Sólo un pequeño juego. Luego de vuelta a trabajar. Ella se echó a reír mientras él la presionaba contra la pared—. Lo digo en serio.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

hacia él.

256


El Club de las Excomulgadas —Oh, yo también. Soy mortalmente serio sobre poner mis manos en tus pantalones y… —Entonces, ¿esta es una nueva forma de terapia? Garrett se volvió a toda prisa, su erección palpitante murió mientras enfrentaba a la única persona que realmente no quería ver ahora mismo.

Capítulo Veinte Alicia quiso morir en el acto. La mujer que había entrado y los había interrumpido era preciosa y estaba elegantemente vestida con traje de negocios, con su pelo largo color marrón hasta la barbilla perfectamente peinado. Alicia se sintió en clara desventaja, especialmente al ser tomada por sorpresa. —Victoria —dijo Garrett, obviamente no impactado en absoluto sobre el hecho de que alguien había entrado en la casa sin previo aviso. Pero dio varios pasos alejándose de Alicia—. ¿Pensaste en tocar el timbre? Victoria les dio una sonrisa irónica—. Toqué el timbre. Nadie contestó. Vi el coche y pensé que era posible que estuvieras en la playa, así que di la vuelta por atrás. Tu terraza está abierta, así que entré. No sabía que estabas, eh, ocupado de otras maneras. —Inclinó su sonrisa en dirección a Alicia. El rostro de Alicia se incendió con mortificación. No tenía ni idea de quién era esta Victoria, pero obviamente, era alguien a quien Garrett conocía bien.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

A su agente; Victoria Baldwin

257


El Club de las Excomulgadas —Bien, ya que estás aquí… —Él se volvió—. Alicia Riley, esta es mi agente, Victoria Baldwin. Alicia es mi fisioterapeuta. Trabaja con los Rivers. Victoria se acercó, con la mano extendida—. Mucho gusto en conocerte, Alicia. Oh. Su agente. Grandioso. Sólo malditamente grandioso. La última persona que quería que los atrapara a Garrett y a ella casi teniendo sexo en la habitación de entrenamiento. Estaba condenada.

Victoria movió la mano—. No te molestes. Sólo me dejé caer para comprobar el progreso de Garrett. No tenía idea de que estaría interrumpiendo algo más. Alicia se ruborizó hasta la punta de sus pies. Quería desaparecer en el suelo—. No es ningún problema. Y no interrumpiste nada. Nos prepararé un poco de té helado. Salieron de la sala de entrenamiento y se dirigieron a la cocina. Era obvio que Alicia no iba a desaparecer en una nube de humo y evitar el bastante embarazoso momento, así que ella tendría que lidiar con eso. —Entonces, ¿cómo va el entrenamiento? —Victoria le preguntó a Garrett—. E incluso más importante; ¿cómo está el brazo? —Mi brazo se siente muy bien. Alicia está haciendo un trabajo fantástico. —Sí —dijo Victoria con una sonrisa irónica—. Sin duda pareció de esa forma. Alicia se encogió mientras llenaba una bandeja con bebidas. Esto es lo que temía que pasara si se involucraba con Garrett. No tenía ni la menor idea de si podían confiar en Victoria, pero la última cosa que necesitaba era a Phil o a Max descubriendo que se estaba acostando con uno de sus pacientes.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Lo mismo digo, Victoria. ¿Quieres algo de beber?

258


El Club de las Excomulgadas Condenada. Estaba condenada. Condenada y despedida y deshonrada, y nunca conseguiría otro trabajo de nuevo. Plasmando una agradable sonrisa, se dio la vuelta—. El té está sin azúcar, así que puse azúcar ordinaria y artificial, y algo de limón en la bandeja. Puedes preparártelo como quieras. ¿Por qué no vamos a la sala de estar? Alicia dejó la bandeja allí, y luego se limpió sus palmas sudorosas en sus pantalones, sintiéndose nerviosa como el infierno porque la agente de Garrett estuviera allí. Y que los hubiera encontrado acariciándose y besándose en la

Alicia quería vomitar. Victoria se preparó un vaso de té y bebió, su mirada alternó entre Garrett y Alicia, todo el tiempo sin decir una palabra. Pero sonreía, una sonrisa de séexactamente-lo-que-los- dos están haciendo. Que me maten. Que me maten ahora. Alicia necesitaba reagruparse, ponerse su conducta profesional, y tener un ataque de pánico después. —El hombro de Garrett está mostrando claros signos de mejora —dijo Alicia, incapaz de soportar el incómodo silencio—. Incluso ha hecho algunos lanzamientos. Sin ningún dolor. Estoy muy emocionada acerca de lo bien que se está desempeñando. — ¿En serio? —Victoria arqueó una ceja—. ¿Supongo que el desempeño al que te refieres es al de su hombro? —Tori. —El tono de Garrett salió como una advertencia. Victoria se rió—. Vamos, Garrett. Estoy bromeando. —Alicia no te conoce como yo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

habitación de entrenamiento. Hablando de un momento inoportuno.

259


El Club de las Excomulgadas —Está bien. —Alicia odiaba a las personas que hablaban de ella como si no estuviera allí, y no podía manejar el suspenso—. Estoy segura de que Victoria tiene algo que decir, sólo lo dirá. —Oh, cariño. Lo que sea que estés haciendo con Garrett que no sea trabajar en su hombro no es en absoluto de mi incumbencia. Garrett y yo nos conocemos desde hace mucho. Firmé con él cuando era un niño molesto con más actitud que talento.

Victoria le ignoró, su enfoque permaneció en Alicia—. Y hemos sido cercanos desde entonces. Cualquier cosa que haya pasado es entre ustedes. Mi único interés en Garrett es en cómo va progresando su lesión. Lo necesito de nuevo en el montículo del lanzador. Alicia se relajó un poco—. Mi principal objetivo es conseguir que llegue a él. Victoria asintió—. Es bueno saberlo. —Se volvió hacia Garrett—. ¿Y estás seguro de que el brazo está bien? Garrett movió su brazo alrededor—. Se siente muy bien. —Él le contó acerca de los diferentes tipos de terapia que Alicia había empleado desde que habían empezado—. Algunos han sido bastante inusuales, también, como la escalada. Victoria arqueó una ceja—. ¿Conseguiste que escalara con un hombro lesionado? Alicia asintió—. Es bueno para estirar los tendones y los músculos. A menudo, una persona con una lesión favorece esa zona. Mi objetivo es hacer que él use el brazo, y no sólo con los ejercicios terapéuticos promedio y el levantamiento de pesas. Me gusta hacer actividades como el golf, la natación e incluso la escalada. Hace que Garrett use el brazo sin darse cuenta de ello.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Oye —dijo Garrett.

260


El Club de las Excomulgadas Victoria asintió y en realidad pareció impresionada—. Estoy asombrada de tu talento, Alicia. Él necesita que alguien le patee un poco el trasero. —Sólo hago mi trabajo. —Espero que lo hagas bien. Necesitamos tener a nuestro chico lanzando. —Esa es mi intención. —Eso es todo lo que importa, entonces.

asustada hasta la muerte de que todo estuviera a punto de cambiar? Tenía que conseguir manejar esta situación y conseguir poner su cabeza en lo que importaba de nuevo. — ¿Estás aquí para ver otros clientes, también, Victoria? —le preguntó. Ella le dio una sonrisa a Alicia—. Sí. Tengo a varios jugando aquí. Después me iré a Arizona para comprobar a un par más. —Debes tener bastantes clientes. ¿Cuántos juegan para los Rivers? —Sólo dos. Garrett y el nuevo outfielder40 Raúl Hermosa. —He oído grandes cosas acerca de él. Tiene una velocidad increíble y un infierno de brazo de lanzador. Victoria sonrió—. Y es todo mío. Bueno, técnicamente, pertenece a los Rivers ahora, también, pero yo lo atrapé primero. —Es un buen chico —dijo Garrett—. Gavin dijo que tiene brazo potente y que batea como un asesino. No puedo esperar a verlo en acción. —Entonces pon tu trasero de nuevo en el montículo —dijo Victoria con una sonrisa irónica. 40

Posición del béisbol, donde el jugador se encuentra en un extremo del campo de juego.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Entonces ¿por qué Alicia seguía estando tan tensa? ¿Y a la defensiva? ¿Y

261


El Club de las Excomulgadas Garrett se apoyó contra el sofá—. Estaré allí. Sin lugar a dudas. —Estás diciendo algo muy diferente de la última vez que te vi. — ¿En serio? —Sí. Estabas triste e inseguro de si lanzarías hace un par de meses atrás. —Me he curado desde entonces. Y hecho mucha más terapia —dijo Garrett, echándole una mirada a Alicia.

salir allí con su equipo —agregó Alicia, sintiéndose un poco más cómoda ahora que el tema de conversación se había alejado de Garrett y de ella, y había vuelto al béisbol y a la recuperación de Garrett. — ¿Crees que está listo para eso? —preguntó Victoria. Alicia movió su mirada hacia Garrett, quien parecía tan optimista y expectante como Victoria. —Creo que está listo para comenzar a trabajar con el equipo. Victoria se levantó—. Esa es la mejor noticia que he escuchado hoy. —Estás preocupada por mi contrato —dijo Garrett—. O por la continuación de mi contrato. —Es por eso que me pagas, ¿no es cierto? Garrett se encogió de hombros—. Así es. —Bueno, no te preocupes. En primer lugar, tu contrato no terminará hasta dentro de un tiempo. Y en segundo lugar, tengo toda la fe en ti y en Alicia, aquí, de que estarás lanzando esta temporada, por lo que tu contrato no será un problema.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Y ha hecho algún lanzamiento una o dos veces. Ahora, está ansioso por

262


El Club de las Excomulgadas A Alicia le gustaba Victoria. Calmaba a Garrett con el tema de su contrato y le daba confianza. Algo que él no necesitaba era otra cosa que arruinara definitivamente su enfoque. —Gracias, Tori. Tienes razón. No quiero estar preocupado por esa mierda. —Para eso es que me tienes. Y por lo que me pagas gran parte de tu dinero duramente ganado.

—Y ahora tengo que irme así podré ver a mis otros chicos. — ¿Ya? —Alicia frunció el ceño—. ¿Estás segura de que no quieres quedarte y cenar con nosotros? —Es muy amable de tu parte, pero no puedo. — ¿Estás segura de que no podemos convencerte para que te quedes? — Preguntó Garrett—. Puedo poner algunos filetes en la parrilla. No es cocina gourmet, pero no será malo. —Eres tan dulce. Cocinaste para mí antes —dijo Victoria—. Fueron hamburguesas a la parrilla según recuerdo, y no me acuerdo de que me envenenaras. Lamentablemente, no puedo quedarme. Nos pondremos al día cuando estés de vuelta en la ciudad para el primer partido en casa. —Puso su mano en su brazo—. Y espero que lances entonces. Garrett le dedicó una sonrisa—. Haré mi mejor esfuerzo. —Estoy segura que sí. La acompañaron hasta la puerta. Victoria se volvió hacia Alicia—. Encantada de conocerte. —Yo también, Victoria.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Garrett se echó a reír—. Tienes razón allí.

263


El Club de las Excomulgadas —Hazlo trabajar duramente, ¿de acuerdo? —Estoy haciendo mi mejor esfuerzo con eso cada día. Victoria la repasó con una mirada—. Sabes, de alguna manera creo que realmente lo haces. Y creo que él necesita alguien como tú; en más formas que sólo en rehabilitación. Alicia no tenía idea de a qué se refería Victoria con eso, pero ella no se

—Bueno. Ella es interesante —comentó Alicia después de que Victoria se fue. —Es una agente dura. No estaba bromeando cuando dijo que me arrancó de la oscuridad. Tuve mi oportunidad con los Rivers cuando era apenas un niño. Le debo mucho. Es una buena amiga. Alicia cerró la puerta y se apoyó contra ella—. Tu buena amiga casi nos sorprende teniendo sexo en el cuarto de entrenamiento. Garrett sonrió—. Sí, lo hizo. Y será discreta al respecto, así que no tienes que preocuparte acerca de que le diga algo a Manny o a Max o a Phil. Él era como un lector de mentes. Ella se impulsó fuera de la puerta y lo siguió de vuelta a la sala de entrenamiento. —Estoy pensando que probablemente estaba preocupada de que estuviera poniendo más atención a tu pene que a tu hombro. —Créeme, si Victoria estuviera preocupada por eso, lo habría expresado. Sabe que estoy en un gran y mejor lugar ahora que la última vez que me vio. Y si no estuviera aliviada de lo bien que lo estoy haciendo, se habría quedado en vez de hacer esta corta visita. Entonces ella me hubiera asado a mí, y a ti, durante horas sobre todos los aspecto de mi terapia, que habrían incluido conferencias telefónicas con Max y Phil.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

explicó, simplemente la saludó y se dirigió a la puerta.

264


El Club de las Excomulgadas Alicia dejó lo que estaba haciendo para mirarlo—. ¿En verdad? —Así es. Es concienzuda como el infierno en lo que se refiere a sus jugadores, y no tiene ningún problema en entrometerse si cree que las cosas no están funcionando. Así que confía en mí cuando digo que tiene confianza en tus capacidades, y que no le importa lo que esté pasando personalmente entre nosotros. Ella se relajó—. Está bien, entonces.

Ella se detuvo en las poleas—. Muy bien. — ¿Realmente estoy listo para comenzar a trabajar con el equipo? Ella estaba esperando esa pregunta. —No digo cosas que no van en serio, Garrett. Nunca te diría algo así si fuera de otra manera. Cuando el equipo regrese a la ciudad mañana, empezaremos a integrar tus entrenamientos con ellos. Vio la luz iluminar sus ojos, la emoción en su rostro. Ella puso su mano en su brazo—. No quiero que te hagas ilusiones demasiado rápido, sin embargo. No estás listo para lanzar en un juego por el momento. Esto será sólo de calentamiento y de entrenamiento. —Lo entiendo. Pero estaré con el equipo, y ese es un paso en la dirección correcta. Sé que estaré lanzando muy pronto. Eso esperaba ella, y tenía esperanza que su plan de tratamiento fuera el correcto, porque si lo decepcionaba, o si su brazo no estaba listo todavía, él quedaría devastado. Y no estaba segura de que se pudiera recuperarse de eso.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Bien, entonces —reiteró él—. Ahora, déjame hacerte una pregunta.

265


El Club de las Excomulgadas Capítulo Veintiuno A Garrett le encantaba el olor de un estadio. El de aquí en Florida no era ni siquiera un estadio de Las Grandes Ligas, pero todavía era un campo de béisbol. El olor de la tierra y la sensación de la hierba bajo sus zapatos mientras salía al campo le recordaban el día de apertura, para lo que se había estado preparando durante los últimos ocho años en el inicio de cada temporada. Había estado tan asustado con la posibilidad de perderse esta, que por y forzado a pasar la temporada sentado en el banquillo. Todavía podía suceder, pero por primera vez, tenía esperanza, que era lo único que le había faltado durante los últimos meses desde su lesión. Al principio había tenido miedo, y luego, cuando su brazo no había sanado de inmediato, había estado triste y deprimido, convencido de que su carrera había terminado. Toda la terapia en el mundo no se le había metido en el cabeza ni le había pateado en el trasero, obligándolo a trabajar por ese objetivo. Alicia lo había hecho, sin embargo. Había sabido lo que le tomaría llegar hasta allí, alcanzar lo que quería, y trabajar realmente en ello. Todas las herramientas habían estado allí a su alcance, todo lo que había tenido que hacer era poner el esfuerzo. Estaban lejos de terminar. Lo sabía. Pero para Garrett, significaba más que simplemente la oportunidad de regresar al trabajo. Era estar en el estadio de nuevo, rodeado de sus compañeros. Y la multitud. Dios, amaba a los fans, los sonidos que hacían, incluso los abucheos cuando tenían un mal partido. Había estado aislado durante tanto tiempo que incluso había recibido entusiasta un coro de abucheos, mientras sólo pudiera estar aquí. Aún mejor, Alicia estaba aquí con él, trabajando con él en las líneas laterales. Podría no estar haciendo lanzamientos de calentamiento con sus

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

primera vez desde que se había graduado de la universidad, fuera a ser dejado atrás

266


El Club de las Excomulgadas compañeros de equipo, pero por lo menos hoy haría algunos tiros. Todavía no era la clase de lanzamientos que quería hacer, pero tenía que centrarse en su recuperación y en su brazo, y no en Walter Segundo, el feroz diestro que era su competencia y sin duda un grandísimo competidor con el que luchar el día de la inauguración. Walter actualmente estaba lanzando desde el montículo y disparando balas41 al guante del receptor. Su precisión estaba por las nubes, y su promedio de efectividad era casi tan bueno como el de Garrett antes de su lesión. Garrett sabía que había sido mejor lanzador de los Rivers, antes de que estropearse

¿Sería tan bueno otra vez? Esa era la pregunta del millón, ¿no? —Oye. Desvió la mirada hacia Alicia, quien estaba de rodillas con un guante de receptor en la mano—. ¿Sí? —Saca la cabeza de tu trasero y céntrate en mí, no en Walter ni en otros jugadores. ¿Quieres estar aquí en el estadio? Entonces pon tus ojos sobre mí. Quiso hacer un comentario inteligente sobre la forma en que mantendría sus ojos fijos en su grandioso trasero o tal vez que sería mejor si ella estuviera desnuda o varios otros comentarios completamente inapropiados, pero los demás chicos rondaban cerca. Así que en su lugar, asintió y dijo—: Sí. Lo tengo. Concentración. —Bien. Tírame una lenta. —He estado lanzándote lentas durante la última hora. —Bueno. Tírame unas pocas más, y deja de quejarte por ello. Él escuchó las risas de sus compañeros de equipo, que no le molestaron en lo más mínimo. No sería la primera vez que se burlaran entre sí sobre de una sesión 41

Lanzamiento hecho a máxima velocidad.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

el hombro.

267


El Club de las Excomulgadas de ejercicios con un entrenador. Joder, si Manny no estaba masticando tu trasero todos los días, se sentías como si no le gustaras más. Alicia era un gatito en comparación. Hablando del entrenador de los Rivers, él se dirigió a ellos cuando el resto del equipo se tomó un descanso. Alicia lo miró con los ojos abiertos y aterrorizada por la acercamiento de Manny, lo que divirtió como el infierno a Garrett. Le dio crédito a ella por

Manny se detuvo y los miró por un tiempo, y luego caminó hacia Garrett. —Veo que por fin te tiene haciendo algunos lanzamientos. —De los más débiles, pero sí, finalmente estoy lanzando. —Se ven como la mierda —dijo Manny. Alicia se veía horrorizada. Garrett sonrió. —Sí, lo hacen. Pero es más de lo que he lanzado desde la lesión. Y mi brazo se siente muy bien. Manny analizó a Garrett, después a Alicia. Garrett siempre pensaba que Manny lucía como un viejo pirata canoso cuando entrecerraba los ojos. Manny finalmente asintió y le dio una palmada a Garrett en la espalda—. Suficientemente bueno. Sigue así. Cuando se alejaba, Alicia se desplomó y dejó caer su guante. Garrett caminó por el campo hacia ella y luego se inclinó—. ¿Estás respirando? Ella levantó su cabeza—. No puedo evitarlo. Me asusta como el infierno.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

continuar con lo que estaba haciendo, que era recibir los lanzamientos de él.

268


El Club de las Excomulgadas — ¿A ti? ¿A la que estaba en la sala de terapia ese día y me dijo que tenía la cabeza metida en el trasero, y luego se puso de pie frente a Manny, su jefe, el médico del equipo, y todo el equipo de terapia y les dijo que su método de lidiar conmigo apestaba? ¿Y tienes miedo de Manny? Ella se puso de pie, dando una patada al suelo—. Tuve un momento de locura. No sabía de qué demonios estaba hablando. —Entonces estás diciendo que no tienes idea de cómo tratar mi lesión.

Cuando se le ponían los pelos de punta y se ponía así de desafiante, él deseaba atraerla a sus brazos y besarla. Lo excitaba tanto cuando ella se volvía toda una fiera e independiente. —Bien. Entonces, no dejes que Manny te intimide. Ella parpadeó—. ¿Sabes qué? Tienes razón. —Por supuesto que sí. Alicia puso los ojos en blanco y señaló—. Regresa al trabajo. ¿Cómo se siente tu brazo? —Bastante bien, en realidad. —Está bien, tírame algo más fuerte. Y por algo fuerte, Garrett, no me refiero a una bola rápida cegadora, o… —Dios, Alicia. Sé a lo que te refieres. Que ponga un poco más de esfuerzo en eso pero no la fuerza de la situación de juego. Sólo un poco más fuerte de lo que he estado tirando. Ella asintió—. Ahora estás captando la imagen.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella levantó la barbilla y lo miró—. Sé exactamente lo que estoy haciendo.

269


El Club de las Excomulgadas Él se dio la vuelta y se alejó—. No tienes que dibujarme un maldito mapa. No soy un maldito idiota. —Oí eso. Él se volvió hacia ella—. Lo sé. Es por eso que lo dije lo suficiente alto para que escucharas. Ella se agachó en posición—. ¿Hablaremos todo el día o harás unos

Más risas de sus compañeros de equipo. Él sacudió la cabeza, se preparó, e hizo un lanzamiento justo lo suficientemente duro para que Alicia hiciera una mueca cuando golpeó su guante. Eso podría callarla por un tiempo. Ella frunció el ceño, pero arrojó la pelota de regreso sin decir una palabra. —Aún no tan fuerte, idiota. Más risas de los otros lanzadores, pero las risas seguían dirigidas hacia él. Bien. Justo donde las quería. **** Garrett terminó de hablar con los otros lanzadores, por lo que Alicia se tomó un momento para actualizar sus notas. —Te ves toda oficial y como una terapeuta. Ella se dio la vuelta y le sonrió a su primo Gavin, luego le dio un rápido abrazo—. Y tú te ves como todo un jugador de béisbol. ¿Cómo te va? —Bien. ¿Cómo va la rehabilitación de Garrett? —Muy bien. Va avanzando.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

lanzamientos?

270


El Club de las Excomulgadas —Eso me dijeron. Entre otras cosas. Alicia enarcó una ceja—. ¿Otras cosas? —Oh, ya sabes. Se corre la voz muy rápido en un club de béisbol. Rayos. —Dime lo que oíste. —Algunos de los chicos hablan de lo fácil que es el trato entre ustedes dos,

— ¿Cosas? ¿Qué cosas? —Mira. No les presto mucha atención a los chismes y rumores, quiero que sepas eso. Pero los vi a los dos juntos hoy. Es bastante obvio que hay un poco de lenguaje corporal entre los dos. — ¿Lenguaje corporal? —Sabía que todo lo que estaba haciendo era repetir lo que él decía, pero se estaba hundiendo con rapidez. No tenía nada que decir en su propia defensa, así que cuanto más tiempo consiguiera retrasar lo inevitable, mejor. —Sé que no es de mi incumbencia, pero ¿algo está pasando entre ustedes dos? No sería útil negárselo a Gavin. Lo descubriría con el tiempo, por Liz, que se lo contaba todo. —Eh… más o menos. Ahora fue el turno de Gavin de levantar una ceja—. ¿Qué significa “más o menos”? No estamos en el instituto, Alicia. Pasa o no pasa. Sabes que no se lo diré a ninguno de los chicos del equipo. Puedes confiar en mí.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

un montón de risas y… cosas.

271


El Club de las Excomulgadas Sabía que su primo no hablaría—. Sí, hay algo entre nosotros. Es sólo que no sé qué es realmente porque no lo hemos definido todavía, y realmente apreciaría si pudieras hacer lo que fuera para no promover ninguna conversación entre los otros jugadores. Soy bastante aficionada a mi trabajo. —Oye, sabes que no vine aquí para saber tus chismes. Ella asintió—. Lo sé. Es por eso que te lo digo.

—Sí, lo es. Pero mi principal atención se centra en su recuperación, no en salir con él. Quiero decir, ni siquiera estamos saliendo. Sólo estamos… —le dio a Gavin una mirada inexpresiva—. No puede tener esta discusión contigo. Gavin pareció tan horrorizado como ella—. Gracias a Dios. Porque no quiero hablar de sexo contigo. Ella se echó a reír. —Lo bueno es que Liz está en la ciudad —dijo Gavin—. Podría ser mejor si hablaras con ella acerca de esta mierda. —Se quitó su gorra y arrastró los dedos por su pelo—. ¿Por qué no nos reunimos para cenar? Puedes venir a nuestra casa en la playa. —Me encantaría ver a Liz. —Luego pensó en ello—. No molestarás a Garrett sobre nuestra relación, ¿verdad? —Eh, no. Porque entonces todo el tema del sexo saldría de nuevo, y créeme, eso es lo último de lo que quiero hablar con tu chico. Su chico. Él no era realmente su chico. ¿No? —Está bien, hablaré con Garrett sobre eso y te llamaré Él la besó en la mejilla—. Hasta más tarde.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Gavin miró a Garrett—. Es un buen chico, sabes.

272


El Club de las Excomulgadas Cuando terminaron los calentamientos, se quedaron a ver el partido. Ella mantuvo sus ojos en Garrett para ver cómo reaccionaba al ser relegado a mirar en lugar de jugar. Afortunadamente, como lanzador, no estaba siempre en la rotación. Parecía manejarlo bien, animando a los jugadores mientras los Rivers derrotaban a Atlanta, tres a dos. Lo hizo muy bien, incluso cuando fue hacia la zona de calentamiento para reunirse con los lanzadores relevistas en las entradas posteriores mientras ella se quedaba en el banquillo.

algún tiempo con otros colegas en medicina deportiva, poniéndose al día en lo que sucedía. Annamarie estaba allí, la única otra mujer terapeuta en medicina deportiva. Alicia y Annamarie habían sido contratadas al mismo tiempo y se habían unido como mujeres en un mar de testosterona. Annamarie era resistente y capaz y también bastante magnífica, Alicia siempre lo había pensado. Tenía una actitud descarada gracias a su herencia italiano/mexicana/alemana. Mientras el pelo de Alicia y el de ella era del mismo color, nunca podrían ser confundidas. El cabello de Annamarie era grueso como el infierno, y a menudo lo trenzaba para mantenerlo fuera de su camino. Además, tenía una maravillosa piel morena y hermosos ojos, y el tipo exuberante de cuerpo que no podría estar oculto bajo el horrible uniforme de médico del equipo. Ella y Annamarie se habían convertido en grandes amigas y siempre se compadecían por estar en el fondo de todo. —Te he echado de menos —dijo Annamarie, sentada al lado de Alicia en el banquillo—. No hemos tenido la oportunidad de ponernos al día desde que fuiste asignada a Garrett. Qué afortunada. Es tan sexy. Alicia se echó a reír—. Sí. Ha sido un caso interesante. — ¿Cómo le está yendo? —Lo está haciendo bien.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Mientras la multitud salía y el equipo se dirigía a los vestuarios, Alicia pasó

273


El Club de las Excomulgadas —Y obtienes todo este tiempo uno-a-uno con él como su especialista. Qué gran pasó en tu carrera. Te pones delante y en el centro de los ojos del equipo. Estoy algo celosa. —Sí. También me pone delante y en el centro de los ojos del equipo, si sabes lo que quiero decir. Annamarie ladeó la cabeza y frunció el ceño y dijo—: Oh. Cierto. Eres una especie de objetivo gigante.

mí. Annamarie se dio media vuelta en el banco para enfrentarla—. Deja de preocuparte. Te he visto trabajar con los chicos, Alicia. Eres muy buena. Tienes casi un sexto sentido para la terapia y la rehabilitación, y tus resultados están en lo más alto de los percentiles. ¿Tienes alguna duda de que Garrett lanzara esta temporada? Aquel día en St. Louis, cuando Garrett le había preguntado cuál era su dictamen, supo con certeza que podría arreglarlo. Todavía se sentía de esa manera—. No. Ninguna en absoluto. —Mira, ahí es donde tú y un montón de terapeutas difieren, donde tú y yo diferimos. Sé que hay todavía mucho que tengo que aprender, pero tú siempre has tenido esa confianza de cojones. Tú te sumerges de cabeza en lo que estás haciendo con esta extraña convicción de que el resultado será al cien por cien, un jugador rehabilitado. Alicia miró a Annamarie—. Nunca lo había pensado de esa manera. Debo estar fuera de mi maldita mente. No hay certeza, especialmente en este campo, porque hay muchas variables, incluyendo a los propios jugadores. Sabes tan bien como yo que su nivel de cooperación es primordial en su recuperación.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Exactamente. Si no lo subo al montículo y lanzando, no se verá bien para

274


El Club de las Excomulgadas Annamarie rió—. Por supuesto que lo sé, por lo que no soy tan confiada como tú. Pero creo que tu confianza se deriva de tu capacidad para engatusarlos para cooperar. Mira lo bien que te está funcionando con Garrett. Has hecho avances asombrosos con él hasta el momento, ¿no es verdad? —Supongo que sí. —Los había hecho. Mucho de eso tenía que ver con la voluntad de cooperar de Garrett y la forma en que encaraba su terapia. Había sido dura con él, pero él había sido igualmente duro consigo mismo.

Ella apretó la mano de Annamarie—. Gracias. Necesitaba eso. Ha sido una verdadera inyección de confianza. Annamarie rió—. Para eso son las amigas y compañeras de trabajo. Llámame cuando quieras. Y cuando esta crisis haya terminado, tenemos que irnos a almorzar. Te he echado de menos. —Te he extrañado también. Después de que Annamarie se fue, Alicia pensó en lo que su amiga le había dicho. Tenía mucho sentido, pero también la asustaba. ¿Realmente era tan despiadada en sus planes de tratamiento y a la forma en que manejaba a los jugadores? Lo había sido con Garrett. Y hasta el momento estaba funcionando, así que tal vez no debería pensar demasiado en ello. Ella miró a su alrededor. ¿Dónde estaba Garrett de todos modos? Se dio cuenta de que había estado hablando con Annamarie tanto tiempo que el estadio se había vaciado. —Estamos a punto de apagar las luces, señorita. ¿Viene?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Entonces no cambies nada de lo que estás haciendo. Está funcionando.

275


El Club de las Excomulgadas Ella levantó la vista para ver a uno de los miembros de staff del estadio—. De hecho, estoy esperando a uno de los jugadores. Creo que todavía está afuera en el banco. Garrett Scott. Podría estar por ahí con uno de los entrenadores. El hombre agarró su teléfono y suspiró. Obviamente, tenía que estar en otro lugar. —Cerraremos si necesita irse. Estoy seguro de que Garrett o el entrenador con el que se quedó para trabajar puede conseguir las llaves para usted mañana ya que volveremos aquí temprano. Quiero trabajar con él en su lanzamiento antes de

— ¿Está segura? —Sí. Adelante. Él asintió—. Está bien. Gracias. Me haré cargo de las luces del estadio. Puede apagar las de aquí antes de irse. —Le entregó las llaves, y ella fue y cerró las rejas detrás de él. Después de que las luces se apagaron, estaba oscuro y un poco atemorizante en el banquillo. Ella esperó, pensando que tan pronto como las luces del estadio se apagaran, Garrett aparecería. No lo hizo. Habían llegado en el mismo coche. Seguramente, no la habría dejado aquí sola, ¿verdad? Ella entró en el vestuario, pero estaba vacío, así que iluminó la parte exterior para buscar en el estacionamiento, sólo para estar segura. El coche seguía allí, pero Garrett no estaba en ninguna parte. Ella volvió a entrar, atravesó el vestuario, y de vuelta al banquillo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

que el equipo se presente para los calentamientos.

276


El Club de las Excomulgadas Una sola luz seguía encendida en el campo hacia la zona de calentamiento. Ella cruzó el banco y recogió el teléfono que el entrenador utilizaba para llamar a los relevistas. El teléfono sonó varias veces antes de que Garrett contestara—. ¿Sí? —Tenía la esperanza de que estuvieras ahí fuera, considerando que nos trajiste aquí.

— ¿Qué estás haciendo ahí? —Pensando. — ¿Estás solo? —Sí. Eh. — ¿En qué estás pensando? —En algunas cosas. Se preguntó cómo estaría su estado mental. — ¿Estás bien? —Sí, estoy bien. Me quedé hablando con algunos de los chicos. Cuándo se fueron, me di cuenta de que no quería irme aun. Ella se sentó en el banquillo. —Está bien. ¿Quieres hablar? Oyó su risa suave—. ¿Sobre qué?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Lo siento. Todavía estoy aquí.

277


El Club de las Excomulgadas —No lo sé. Dejaré que lo decidas. Podríamos hablar de tu terapia. Va bien, Garrett. —No quiero hablar de la terapia. Ni de mi hombro. Ni de todo lo que tenga que ver con mi recuperación o rehabilitación. Me tomaré la noche libre de pensar en eso. —Muy bien. Qué tal si hablamos sobre el partido en su lugar. —Fue un buen partido. Siento haberte abandonado. Quería pasar el rato

—No tienes que pegarte a mí como pegamento, sabes. Estuviste justo donde se suponía que debías estar; con los otros lanzadores. —Gracias. Se siente bien estar de vuelta aquí. ¿Te gustó el partido? —Sí. Me alegro de que el equipo ganara. Se ven bien esta temporada. —Sí. Se ven bien. Esta conversación era superficial. Había algo que él no le estaba diciendo, algo que estaba molestándolo. —Garrett; te sacaremos allí. Esta sigue siendo la pretemporada. Él hizo una pausa—. Lo sé. Ella tenía que dejar de pensar en el béisbol y en lo que no podía hacer ahora mismo—. Entonces… ¿qué estás usando en este momento? Él se echó a reír—. ¿Estás tratando de tener sexo por teléfono desde el banquillo, Srta. Riley? —Tal vez. — ¿Estamos solos?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

aquí con los otros chicos.

278


El Club de las Excomulgadas —Sí. La gente se fue. —En ese caso, estoy desnudo aquí. Ojalá fuera así. —En serio. Puesto que estás desnudo, deberías tomar tu pene en tu mano y acariciarlo por mí. Lo oyó tomar un profundo aliento—. Sabes que lo hare. Aquí fuera. Si tú

Ahora, su respiración se aceleró. Ella sabía que estaban solos. Estaba oscuro en el banquillo. Nadie la vería. Deslizó su mano por la parte delantera de sus pantalones. Garrett estaba tan cerca, pero no podía verla, tampoco. —Tócate a ti mismo por mí, Garrett. —Estoy duro ya. Sabes que te follaré aquí. Ella palmeó su sexo, ya mojado y temblando de anticipación de que él hiciera precisamente eso—. Entonces ven aquí y hazlo. —Cuelgo ahora. Ella colgó, también, y se sentó en el banco. La luz en la zona de calentamiento se apagó, bañando todo el estadio en la oscuridad. Oyó el chirrido de la puerta hacia la zona de calentamiento, y poco tiempo después vio la figura alta y magra de Garrett, haciendo una determinada caminata a través del campo hacia el banquillo. Ella no se levantó, no hasta que él caminó los pocos pasos hacia ella. Luego se puso de pie. Tiró de ella contra él y la besó. La pasión en su beso nunca fallaba en excitarla, llevándola directo a esa vorágine del deseo y necesidad, donde quería estar desnuda y sentirlo dentro de ella

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

deslizas tus manos en tus pantalones y te tocas a ti misma.

279


El Club de las Excomulgadas en ese momento. Ella se levantó en la punta de sus zapatos para quitárselos y desesperadamente agarró su cremallera mientras Garrett le daba la vuelta para que quedara de espaldas a él. Él le ahuecó la barbilla con una mano, inclinando su cabeza hacia atrás, mientras ella dejaba caer sus pantalones al suelo. —Realmente odio este uniforme tuyo, Alicia —dijo, lamiendo un lado de su cuello.

—Deberías usar una falda esta noche. O un vestido que pudiera alzar y poder meter mi pene dentro de ti y follarte con fuerza. Su sexo se estremeció con la imagen mental mientras se bajaba las bragas—. No estás haciendo esto más fácil. Él se sentó en el banco y se desabrochó los pantalones—. Sí, bien, estoy cada vez más duro. Ven y siéntate en mí. Gracias a Dios que tenía condones en el bolso. Ella podría haber llorado si él no hubiera tenido ninguno. Se sentó a horcajadas sobre él, doblando las rodillas para deslizarlas en el banco a ambos lado de sus caderas. — ¿Alguna vez hiciste el amor en un estadio de béisbol? Ella se echó a reír—. Esta es definitivamente la primera para mí. Él extendió sus manos a través de sus muslos, sosteniéndola en su lugar mientras ella bajaba sobre su pene. —Me gusta ser el primero —dijo él, deslizando su mano por debajo de su camiseta. Él sin duda era el primero. En muchas cosas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella tembló—. Yo también.

280


El Club de las Excomulgadas Él le levantó el sujetador sobre sus senos, llenando sus manos con ellos mientras se hundía sobre su eje. —Cristo —dijo él, quedándose quieto mientras ella lo sepultaba en su interior. Le apretó los senos, frotando los pulgares sobre sus pezones, y atrayéndola hacia adelante, para poder lamerlos. Cuando sopló sobre ellos, su cálido aliento provocó que un incendio quemara con mayor intensidad en su interior. Ella agarró sus brazos y llevó un pezón a su boca.

Sus labios se curvaron, y atrapó uno de los brotes entre sus labios, chupándolo entre sus dientes, y chasqueando la lengua. Tan dolorosamente sensual, ese placer punzante la recorrió. La noche era calurosa y húmeda, ni la más mínima o pequeña brisa soplaba para enfriar su piel caliente mientras Garrett comenzaba a embestir hacia arriba. Ella se aferró a sus hombros y se levantó, luego se hundió en él otra vez, las sensaciones la calentaron hasta que hirvió. —Tu piel es plateada a la luz de la luna —comentó él, envolviendo su mano alrededor de su nuca para atraerla más abajo y besarla. Cuando él la besaba y le hacía el amor, sus dedos de los pies se curvaban, su pelo se erizaba, y todo en el medio se encendía. Ella le clavó las uñas en los hombros y lo montó, bombardeada de sensaciones que la llevaron al punto de ruptura. Y cuando él se apartó, ella arqueó la espalda, dándole acceso a las partes más íntimas de ella. Él frotó su clítoris y ella se rompió, aferrando su pene cuando las olas de su orgasmo convulsionaron en su interior. —Cristo, Alicia. —Él pasó el brazo por su espalda para tirar de ella en su contra. Se empujó profundamente en ella y sus fuertes gemidos fueron los sonidos

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Haz eso otra vez.

281


El Club de las Excomulgadas más dulces en la tranquila noche mientras ella montaba su clímax, y después se lo llevaba a él junto con ella. Anclada firmemente a él, ella le acarició la espalda empapada de sudor. Él le dio un beso en el cuello, y luego la quitó de su regazo y la puso sobre sus pies. Ella se aferró a él—. Mis piernas están temblando. Y no estoy segura de saber dónde están mis bragas. Él se echó a reír—. Probablemente debemos encontrarlas o tendremos que

—Sí, y hablando de gente del equipo, me dejaron las llaves de las rejas, lo que significa que mañana temprano tendremos un entrenamiento. Él puso su brazo alrededor de ella y la tiró en su contra, con los ojos todavía pesados de la pasión—. Valió la pena, ¿no te parece? Ella se estremeció y presionó las manos en su pecho—. Por supuesto. Nunca había tenido sexo en un banco antes. —Yo tampoco. —La besó a fondo, zambullendo sus dedos en su cabello para mantenerla firme contra su boca mientras su lengua la saqueaba. En el momento en que él se alejó, ella estaba más que lista para la segunda ronda. Pero probablemente deberían salir de allí antes de presionar su suerte y que alguien apareciera. No es que esperara que alguien rondara en el estadio después de horas, pero nunca se sabía. Buscaron y encontraron su ropa interior bajo el banquillo. Ella se vistió y sacó las llaves de su bolsillo para que pudieran salir y cerrar. En el camino de vuelta a la casa, ella recordó su conversación previa con su primo—. Oh, por cierto, Gavin sugirió que todos cenáramos en su casa. Garrett arqueó una ceja—. ¿Él sabe de nosotros?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

dar algunas explicaciones a la gente del equipo mañana por la mañana.

282


El Club de las Excomulgadas —Sí. Al parecer, los rumores están flotando en el equipo acerca de lo cercanos que nos hemos vuelto — ¿Sí? Eh. Él no pareció molesto por ello. Tal vez no debería estarlo ella, tampoco. Gavin había dicho que sería discreto. Mientras tanto, trataría de estar menos… cerca de Garrett en el futuro. Al menos públicamente. —De todos modos, Liz está en la ciudad, y él quiere que nos reunamos en

Garrett no dijo nada durante unos pocos minutos. Ella se preguntó si él estaría preocupado por todos los rumores. —Gavin me asará debido a nuestra relación, ¿verdad? Ella se echó a reír—. No. Él es consciente de que estamos… teniendo sexo, y dijo que era de la última cosa de la que quería hablar. Creo que estarás fuera de peligro. —Bien. Entonces la cena suena bien. — ¿Por qué? ¿Porque tienes miedo de enfrentarte a mi primo, o porque tienes miedo de contestar preguntas acerca de nuestra relación? Él le lanzó una mirada rápida mientras conducía—. Ninguna. Y ambas. Confusa respuesta. Ella no estaba segura de qué hacer con ella, o de si le gustaba. Una parte de ella entendía sus razones para estar incómodo. Después de todo, Gavin era su primo. La familia siempre era complicada. Ni siquiera podía definir su relación, si es que tenían una relación. Ellos estaban teniendo sexo. Además, tenían una relación de trabajo. Eso es todo lo que había entre ellos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

su casa.

283


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintidós Garrett se acercó a la puerta principal de la casa de playa de Gavin Riley con más que un poco de ansiedad. Gavin era, después de todo, el primo de Alicia. Familia. Protector con Alicia, sin duda. Además, Garrett era su compañero de equipo. Habían estado jugando durante años, habían salido a beber cervezas después de los partidos, se habían llevado bien también. Garrett tenía que poder contar con Gavin en la

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

¿No?

284


El Club de las Excomulgadas primera base, Gavin necesitaba saber que le cubría la espalda. Las relaciones en el béisbol lo eran todo. Así era la confianza. Garrett no había pensado en todas esas cosas cuando había arrastrado a la cama a la prima de Gavin. Por supuesto, Gavin no había estado delante ni dentro de su mente cuando había tenido a Alicia desnuda. — ¿Estás bien? —preguntó Alicia mientras esperaban en la puerta principal. Él dejó de mirar fijamente la puerta lo suficiente como para desviar su hacia arriba, con el resto de él suelto en cascada por su espalda, en suaves ondas. Quería enterrar su cara en su pelo, después enredar los dedos en él. Pero mantuvo la distancia. —Estoy bien. ¿Por qué? —Te ves nervioso. Te dije que no te pusieras nervioso. Esto será divertido. Sí. Tan divertido como lo era una decapitación. La puerta se abrió y Elizabeth Riley estaba allí. Él se había encontrado con ella varias veces antes, tanto con Gavin, como acompañando a su agente, Victoria, ya que las dos eran no sólo compañeras, sino amigas. —Hola, ya era hora de que aparecieran —dijo Elizabeth. —No llegamos tarde —replicó Alicia, abrazando a Elizabeth mientras caminaba hacia el interior—. Conoces a Garrett. —Así es. Esa perra de Victoria te tiene como cliente. No estás enojado actualmente con ella ni nada parecido, ¿verdad? —No.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

mirada hacia ella. Ella se veía hermosa esta noche con los lados de su pelo retirados

285


El Club de las Excomulgadas —Maldita sea —dijo ella, y luego le hizo un guiño a Garrett—. ¿Quién quiere una bebida? Tengo cerveza, vino y té. —Cerveza está bien para mí —contestó Garrett mientras Elizabeth los conducía hacia la cocina. Usando pantalones capris, una blusa de seda sin mangas, y zapatos de tacón ridículamente altos, Elizabeth era una maravilla con el pelo rojo y curvas a las que cualquier hombre estaría feliz de poner sus manos. Gavin era un hombre afortunado.

—Gracias, Elizabeth. —Llámame Liz. La otra es una forma demasiado formal. Gavin entró por la parte de atrás—. Oh, están aquí. ¿Qué tal? —Estrechó la mano de Garrett y a Alicia la tomó por la cintura, tirando de ella en un abrazo. —Estás bronceado —le dijo ella a Gavin. —Salimos en el barco un rato hoy porque tuvimos un día libre. —Yo, por supuesto, no estoy bronceada, al ser una de esas pelirrojas de piel clara que se queman. Así que me unté protector solar y traté de no freírme allí. Señor, hacía calor. —Perra, perra, perra —dijo Gavin, pero le hizo un guiño a Liz. —Sí, pero ¿quién capturó al pez, semental? —preguntó ella. —Tú lo hiciste, mi esposa bella pero no bronceada. Y nunca me dejarás olvidarlo, ¿verdad? —Puedes apostar tú trasero a que no lo haré. Alicia se rió mientras le daba a Liz una mirada incrédula—. ¿Atrapaste un pez?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella le dio una cerveza.

286


El Club de las Excomulgadas Liz sacó una silla de la barra—. Siéntate. Ponte cómoda. Y sí, atrapé un pez. Me estoy volviendo malditamente buena en esa cosa de la pesca. —Incluso ha aprendido a poner el cebo en el gancho sin maldecir ni quejarse —dijo Gavin, dándole un largo trago a su cerveza. —O sin tener ganas de vomitar —añadió Liz. —Sí, eso también.

verano. Me encanta pescar. Garrett la miró—. ¿Te gusta pescar? Ella levantó la mirada hacia él—. Me encanta. Mi familia siempre va de campamento. Mi padre nos enseñó a Cole y a mí a pescar cuando éramos niños. ¿Vas de pesca? —Lo he hecho aquí y allá. —Tendrás que venir también. Ella lo hizo sonar como si todavía él estuviera en su vida en el verano. ¿Lo estaría? No había pensado mucho más allá del aquí y del ahora, porque esa es la forma en que su vida siempre había sido. Sus relaciones nunca habían sido a largo plazo, lo que se adaptaba muy bien a él y encajaba con sus metas profesionales. Era difícil tener una relación y hacer lo que hacía para vivir, al estar siempre en la carretera. Además, nunca había sabido si alguien estaba ahí por él o por quién era y lo que hacía. Alicia era diferente, sin embargo. Su relación había sido cualquier cosa menos tradicional. Ni siquiera habían tenido lo que se consideraba una cita. No sabía lo que sentía por lo que estaba pasando entre los dos. Seguro como el infierno el sexo era malditamente caliente, y él sin duda sentía algo, pero ¿qué era?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Estoy muy orgullosa, Liz —, dijo Alicia—. Tendremos que ir al lago en el

287


El Club de las Excomulgadas Tal vez era hora de empezar a averiguarlo, porque en algún punto todo esto de la terapia se terminaría, y ellos quedarían como… ¿qué? —Tengo los filetes en la parrilla para todos; a excepción de ti, Alicia, por supuesto —dijo Gavin—. Tú comerás una increíble ensalada de pasta que Liz preparó para ti. Alicia le sonrió a Liz—. Awww, cocinaste. —He hervido, mezclado, picado y cortado. Gavin lo cocinará —la corrigió

—No dejes que te engañe —dijo Gavin—. Es un infierno como cocinera. Garrett, ¿quieres tomar tu cerveza y venir fuera conmigo mientras hago estos filetes? Oh, mierda. Era el momento de la inquisición. —Por supuesto. La noche era clara y cálida, todas las estrellas eran visibles en el cielo al no haber luna. Garrett siguió a Gavin bajando las escaleras y hacia el lado del patio donde se encontraba la parrilla. Él tomó un largo trago de cerveza y contempló su vida en su forma actual. ¿Y si nunca lanzaba otra vez? ¿Qué haría? Nunca había pensado mucho acerca de su vida después del béisbol, pero no lo haría para siempre. Y si no conseguía que su brazo funcionara, tendría que intentar alguna cosa. Tal vez debería comenzar a planificar eso más temprano que tarde y conseguir poner una estrategia en orden. —Se te ha extrañado en el equipo, hombre —dijo Gavin. —He extrañado estar allí. ¿Cómo te va?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Liz.

288


El Club de las Excomulgadas Gavin se encogió de hombros—. Típica pretemporada. Subidas y bajadas. Sin duda, nos podrías servir. Garrett tomó un largo trago de cerveza—. Estoy dejándome la piel trabajando, para poder volver. — ¿Cómo está tu hombro? —Siento una mejoría infernal, pero no he tenido la oportunidad de lanzar en

Gavin se inclinó contra la terraza. —Es algo que da miedo, hombre. Creo que todos los que están jugando saben por lo que estás pasando, cómo te sientes. Todos estamos a una distancia de esa lesión del gran “y sí”. —Sí. Eso definitivamente me hizo pensar en lo que haré si no puedo lanzar más. Lo arrinconé en una esquina de mi mente durante mucho tiempo, pero tengo que enfrentar la realidad y pensar en un plan de refuerzo. —Ninguno de nosotros quiere pensar acerca de su vida después del béisbol. —Gavin lo miró—. ¿Por lo menos tienes un plan de contención? Garrett se echó a reír—. Todavía no. Supongo que es hora de idear uno. —Volverás a lanzar. Mi prima es muy buena en su trabajo. Es dedicada y feroz. Te hará regresar a ese montículo, como nuevo. Le encantaba que Gavin creyera en Alicia. —Ella es buena en su trabajo. Me presiona con más fuerza que nadie, infiernos, más duro de lo que nunca pensé en presionarme a mí mismo. Gavin sonrió cuando inclinó la cerveza a sus labios—. Eso suena como Alicia. Las palabras no y no puedo no están en su vocabulario. Cuando fue

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

una situación de juego, sin embargo, hay mucha expectativa.

289


El Club de las Excomulgadas contratada en el equipo, sabía que si alguna vez me lesionaba, querría que ella estuviera a cargo de mi recuperación. — ¿En serio? —Claro que sí. Durante el tiempo que la he conocido, ha querido ayudar a las personas. En la secundaria sabía que quería dedicarse a la medicina deportiva, incluso intimidó al entrenador de fútbol de la secundaria para que le permitiera entrar como aprendiz del director del equipo deportivo, sólo para poder conseguir un poco de práctica en el trabajo antes de ir a la universidad. Este es el sueño de su saludables, se recuperen y jueguen como el mejor. Es algo más que un sueldo para ella, sabes. —Puedo ver eso. La he visto en acción. Pone mucho corazón en lo que hace. Y estoy muy agradecido por lo que ha hecho por mí. Creo muchísimo en ella. Gavin hizo una pausa mientras daba la vuelta a los filetes y luego se giró hacia Garrett—. Sé que este es un territorio muy difícil, porque tú y yo somos amigos, y ella es mi prima. No quiero meterme porque no es mi asunto. Lo único que diré acerca de esto, es que no quiero que salga lastimada. Sabía Gavin que le diría algo. La responsabilidad de cuidar de la familia y todo eso. No es que tuviera mucha experiencia en ese departamento, ya que rara vez veía a la suya propia. Pero de lo que había oído sobre Alicia y su dinámica familia, es que eran cercanos, por lo que había esperado esto. —No quiero lastimarla, tampoco. Haré todo lo que sea necesario para evitar que eso suceda. Gavin lo miró fijamente durante un minuto y luego asintió—. Te creo. No eres uno de esos pendejos. Garrett se echó a reír—. Eh, no. No lo soy. No la lastimaré, Gavin. No se trata de eso.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

vida. Es tan malditamente dedicada en asegurarse de que los atletas se mantengan

290


El Club de las Excomulgadas —Está bien. Buena charla. Pasemos a la forma en que patearemos el trasero de Baltimore mañana. **** Alicia intentó mirar en la oscuridad, para poder tener una lectura de lo que estaba pasando entre Gavin y Garrett. No podía verlos, sin embargo. Y tampoco podía oírlos, que era una buena señal ya que significaba que no discutían. — ¿Qué estás mirando? —Liz le preguntó mientras estaban sentadas en la

Ella revolvió su mirada hacia Liz—. Tratando de averiguar si llegaron a las manos. Liz resopló—. Gavin no golpeará a Garrett sólo porque ambos están teniendo sexo salvaje como monos. Alicia abrió los ojos. Pensó en negarlo, pero esta era Liz, quien insistiría y acecharía hasta que obtuviera la verdad de boca de Alicia. — ¿Cómo lo sabes? —Por favor. Conozco esa mirada nerviosa. Además, Gavin me lo dijo. Tienes miedo de que Gavin se ponga en su modo de primo protector con Garrett. —Tal vez. Liz agitó la mano—. No sucederá. Créeme, lo último que Gavin quiere es hablar de tu vida sexual. Ella relajó los hombros—. Probablemente tienes razón en eso. — ¿Qué tal está yendo todo entre los dos? Alicia tomó un sorbo de vino y le sonrió a Liz—. El hombro de Garrett va bien. Está empezando a hacer lanzamientos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

barra bebiendo vino.

291


El Club de las Excomulgadas Liz le lanzó una mirada—. Buena evasión, pero sabes que no fue eso lo que te pregunté. No había pensado que funcionara, pero valía la pena intentarlo. —No sé cómo sucedió. —Yo sí. Tú estás caliente, y él está caliente. Química 101, cariño. —No debería haber sucedido en absoluto. Él tiene que estar concentrado en

Liz resopló—. El sexo es ideal para la recuperación. Toda esa sangre latiendo por sus venas. Tú eres la experta. Un jugador en un buen estado de ánimo no es algo malo, ¿verdad? Quiero decir, una gran parte de su recuperación es mental, ¿no es así? —Eso es cierto, pero su pene no tiene nada que ver con su hombro. —Oh, vamos, Alicia. Si estás manteniéndolo satisfecho en la cama, estará relajado y más apto para trabajar más duro en su rehabilitación. Está menos tenso desde que has estado teniendo sexo con él, ¿no es así? Alicia entrecerró los ojos hacia Liz. Estaba en lo correcto en ese departamento. —Bien, ¿quién te hizo una puta experta en todas las cosas sobre medicina deportiva? Liz se rió—. Cariño, no sé absolutamente nada sobre medicina deportiva. Pero sé mucho sobre sexo y de cómo mantener a mi hombre relajado y feliz. Y cuando está relajado y feliz, tiene un maldito buen partido de béisbol. Así que deja de seguirte preguntando por cada movimiento con Garrett, y disfruta de lo que está pasando entre los dos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

su recuperación, no en el sexo.

292


El Club de las Excomulgadas Alicia levantó la botella de vino y rellenó su vaso y el de Liz—. ¿Alguna vez alguien te dijo lo inteligente que eres? —No tan a menudo. —Liz levantó su vaso y lo chocó en contra del de Alicia. Tal vez Liz tenía razón y su relación era buena para la recuperación de Garrett. Ella se lo había dicho al principio, que debía despejar la cabeza. Cuando no estaba tan concentrado en su hombro y en cada paso del proceso, ella podía

¿Qué mejor manera de hacerlo que por medio del sexo? Un beneficio definitivo; para ambos. Porque no había desventaja en tener sexo con Garrett. **** Cenaron y conversaron de lo lindo, y Alicia pasó la velada sin preocuparse por cualquier cosa para variar. Al parecer, Garrett tenía frío, porque cuando volvió al interior después de estar con Gavin, puso su brazo a su alrededor. Incluso la besó delante de su primo, lo que pensó era algo monumental. Suponía que podría incluso llamar a esa noche, una cita. Ellos se rieron, tomaron unas copas, hablaron de béisbol, y no podía recordar haber visto a Garrett tan relajado. Se había quedado cerca de ella toda la noche, tocándola de vez en cuando, lo que hacían que le hormigueara el estómago con deseo. Él había arrastrado sus dedos por el lado de su cuello o frotado su pulgar sobre la palma de su mano, todos los gestos aparentemente inocentes que disparaban sus terminaciones nerviosas y la hacían desear que estuvieran solos así podría tocarlo en formas íntimas y hacerle sentir la mitad de las cosas que estaba sintiendo. — ¿Qué estás haciendo? —le preguntó ella en un momento durante la noche, cuando él puso su mano contra de la parte baja de su espalda, y sus dedos se

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

hacer incursiones con su rehabilitación.

293


El Club de las Excomulgadas arrastraron peligrosamente cerca de su trasero. Ella mantuvo su voz en un susurro bajo, así Gavin y Liz no podrían escuchar. Él le dedicó una sexy e inocente sonrisa y un „no tengo ni idea de lo que estás hablando‟ como respuesta. Ella tenía la sensación de que sabía exactamente lo que le estaba provocando. A cambio, ella puso su mano en la parte superior de su muslo, dejando que sus dedos estuvieran cerca de su pene. Luego ella tamborileó sus dedos mientras sostenía una conversación con Liz. Cuando ella levantó los ojos hacia

Ja. Revancha. En el momento en que dejaron a Gavin y a Liz, ella era un manojo de nervios. Garrett podría parecer imperturbable mientras se recostaba en el asiento mientras conducía, pero ella estaba luchando contra la necesidad de tenerlo desnudo y subirse por todo su cuerpo. Él también lo sabía. Estaba segura, por el barrido lento de sus dedos a lo largo de su pierna hasta su posición relajada en su asiento. Él era petulante y confiado, y sabía exactamente lo que había estado haciendo con ella toda la noche; llevándola directo al borde del abismo. No le dejaría ver que estaba a punto de explotar. Sólo miraría por la ventana y fingiría que todo estaba bien. Hasta que sus dedos empezaron una lenta caminata subiendo por su muslo, levantándole su vestido. Ella chasqueó la mirada hacia él y movió el dobladillo de su vestido hacia abajo—. ¿Qué crees que estás haciendo? Dándole una mirada inocente, él dijo—: ¿Yo? Sólo te estoy tocando. Me gusta tocarte. ¿Quieres que deje de hacerlo?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Garrett, él la fulminó con la mirada.

294


El Club de las Excomulgadas —Sí. No. Sí. No lo sé. Él arqueó una ceja—. ¿Te importaría aclararlo? —Me volviste loca toda la noche. — ¿Lo hice? —Sí.

Era bueno saber que tenía algún efecto sobre él. —Me gusta cuando me tocas. —Entonces permítemelo, Alicia. Inclina tu asiento hacia atrás. Abre las piernas. Ella miró hacia fuera. —Estamos en el coche, Garrett. Estás conduciendo. —En una carretera de dos carriles. Es tarde, y casi no hay coches. Confía en que te protegeré. Ella confiaba en él. Un latido de excitación jugueteó caliente entre sus piernas. —Alicia. Déjame tocarte. —Deberías centrarte en el camino. Sus labios se curvaron—. Puedo hacer las dos cosas. Ella contuvo el aliento. Apostaba a que podía. — ¿Qué tal si yo miro el camino por ti?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Sí, bueno, tú estuviste haciéndome lo mismo a mí.

295


El Club de las Excomulgadas —No estarás viendo la carretera. Te concentrarás en lo que estoy haciendo. — ¿Es eso un desafío? Él le dio una malvada sonrisa rápida, pero, para su crédito, mantuvo sus ojos en la carretera. —Inclina el respaldo del asiento, Alicia. Ella inclinó el respaldo y abrió las piernas, mordiéndose el labio durante

—Levanta tu vestido para poder ver lo que llevas debajo. Ella jaló de su vestido, revelando la caliente ropa interior rosa que se había puesto para que coincidiera con su vestido color rosa pálido y blanco que llevaba puesto. —Sexy. —Y esa fue la única mirada que le dio. Con los ojos en la carretera, sus dedos se deslizaron sobre su muslo y entre sus piernas, provocando un shock de placer cuando le ahuecó el sexo. Ella se derritió contra él, arqueándose hacia sus dedos. —Esto me pone duro, Alicia, me hace pensar en todas las cosas que quiero hacer contigo cuando lleguemos a la casa. El contorno de su erección era visible contra sus vaqueros—. Quiero tocarte. Él negó con la cabeza—. No. Quiero que te corras. Sólo relájate. Ella dejó escapar un suspiro tembloroso y medio se volvió hacia él, dándole un mejor acceso. Él lo aprovechó, deslizando su mano dentro de la seda, tocando su piel desnuda. Ella gimió y se aferró a su muñeca cuando él encontró su clítoris y luego deslizó sus dedos más abajo, jugando con su vagina. Ella no sabía si era por estar

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

todo el tiempo.

296


El Club de las Excomulgadas en el coche, la idea de estar así en público, pero estaba latiendo, su clítoris hormigueaba con pulsos de necesidad. —Estás mojada, nena —dijo él, dando una rápida mirada hacia ella. El hambre en sus ojos la desarmó mientras la humedad se arremolinaba en su clítoris. —Haré que te corras. —Sí —dijo ella, deslizando la mano sobre la suya, ayudándolo a llegar allí.

Ella tragó saliva, con la garganta seca mientras la presión aumentaba. No podía controlar su deseo ahora, y no importaba quién pudiera estar observando. Ella onduló contra las sensaciones más exquisitas mientras se estrellaba contra su mano con un fuerte grito. —Oh, sí —le escuchó decir, pero estaba perdida, corcoveando contra sus dedos mientras se corría con salvajes e interminables explosiones que la dejaron excitada y temblorosa. Fue sólo después de que el temblor se detuviera que Garrett retiró la mano. Y cuando se chupó los dedos uno por uno, ella se estremeció, con la esperanza de estar de vuelta en la casa rápidamente. —Me alegro de que hayas mantenido los ojos en el camino todo el tiempo —bromeó él. Ella se dio cuenta de que Godzilla podría haber salido del mar y subido a la carretera frente a ellos y ella lo habría ignorado por completo. Se alisó el vestido sobre sus piernas. —Está bien, pude haberme distraído un poco. Él arqueó una sonrisa—. Justo de la forma que me gustas.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella presionó su mano y él metió sus dedos más adentro—. Más fuerte.

297


El Club de las Excomulgadas Ahora era su turno. Ella se inclinó y apoyó la mano en su muslo, queriendo asegurarse de que su erección no se fuera a ninguna parte. La mandíbula de él se apretó mientras conducía el resto del camino de regreso a la casa. En el momento en que entró por el camino de entrada, su mandíbula estaba trabada en un tic decidido. Estaba bastante orgullosa de eso, porque él la había vuelto absolutamente loca de placer, por lo que se sentía obligada a devolverle el favor. Sus dedos bailaron sobre su rígido pene, y si él no hubiera estado conduciendo, se lo habría sacado y lo hubiera acariciado o chupado. Pero prefería tortura para él. Le dio puntos por ser un muy buen conductor. Él abrió la puerta de su lado del coche y la sacó, apretándola contra el lateral del coche para amoldar sus labios a los de ella y tomar su trasero. Ella estaba más que preparada para él, y cuando la cargó por el coche para ponerla sobre el caliente capó, presionando su excitado y duro cuerpo contra ella, estaba segura de que él estaba listo para tomarla allí mismo, su cuerpo erguido sobre el suyo. No es que ella se hubiera resistido; en absoluto. Ella apoyó las palmas de las manos contra su pecho y le dio un pequeño empujón. — ¿No deberíamos seguir con esto dentro? Él le dio un beso en su mandíbula—. No estoy seguro de que pueda esperar tanto tiempo. Le encantaba que la deseara tanto. El sentimiento era mutuo, y si no hubieran dejado la luz del porche encendida y no estuviera tan bien iluminado aquí, ella podría haberlo considerado, porque él frotaba con fuerza su pene contra su sexo. Algunos minutos más de eso y estaría lista para estallar.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

que prestara un poco de atención a la carretera, por lo que ese juego sería suficiente

298


El Club de las Excomulgadas Afortunadamente, él la levantó y casi la arrastró hacia la puerta delantera. Apenas lograron entrar más allá de la puerta, porque tan pronto como él cerró la puerta, la llevó al piso, colocándola sobre él. Ella aterrizó con la falda sobre sus caderas. Garrett se aprovechó, deslizando su mano en sus bragas para acariciar su trasero desnudo. —He estado deseando poner mis manos en tu trasero toda la noche. Ella se levantó, apoyando sus manos en su pecho—. Deberíamos meternos

Él negó—. El dormitorio está demasiado lejos. Tócame aquí. —Desvístete. Él se levantó a medias, y en un par de segundos, su camisa estaba fuera, exponiendo sus bien esculpidos abdominales. Ella extendió las manos sobre ellos, después se inclinó sobre él para darle un beso en los pezones. Él le dirigió una mirada—. Ahí no es donde quiero tu boca, Alicia. —En serio. —Ella besó su cuello—. ¿Aquí? —Un poco más bajo. Ella deslizó la lengua por su caja torácica y se movió a lo largo de su estómago—. ¿Qué hay de aquí? —Estás llegando un poco más cerca. Sigue adelante. Cuando ella puso su mano en su pene, él se puso tenso—. Sí. Ahí. Con tu boca. Le encantaba que él no tuviera problema en decirle lo que quería. Y cómo lo quería. Ella desabrochó el botón de sus pantalones y lentamente bajó la cremallera. Él se quitó los zapatos de una patada y ella se levantó momentáneamente para que

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

en la cama, así podría tocarte.

299


El Club de las Excomulgadas él pudiera bajarse los pantalones, y liberar su pene para que ella lo pudiera tomar en sus manos. Él estaba desnudo, y ella se vanaglorió con solo mirarlo. Siempre le encantaba verlo desnudo, poder pasar sus manos por encima de su magnífico cuerpo, lo que hizo ahora, recorriendo con sus manos sus abdominales y sobre su pecho. —Ahora tú.

interior, de la que se encargó poniéndose de pie y quedando a horcajadas sobre él. Abrió el broche de su sujetador, se lo quitó, y lo arrojó a un lado, después siguió con sus bragas deslizándolas por sus muslos. Garrett agarró sus tobillos mientras ella se quitaba las bragas y las arrojaba a la pila. Ella se quedó de pie, a horcajadas sobre él y mirándolo. Él le sonrió y tomó una respiración profunda. Ella sabía lo que estaba viendo. Nunca había sido tímida sobre su cuerpo, pero oh, la forma en que él estaba mirándola la hacía ruborizarse desde los dedos de los pies hasta la punta de su cabello. —Ahora, esa es una hermosa vista. Ven, siéntate en mí. Ella se agachó y se sentó en sus muslos, agarrando su pene con ambas manos—. En realidad, esta es una hermosa vista. Me encanta tocarte, Garrett. Por todas partes. Él se echó a reír—. Me gustan tus manos en mí. —Él empujó su pene hacia arriba—. Cuando me tocas, haces que mi pene palpite. Ella retorció las manos alrededor, observando su rostro oscurecerse. Cuándo se inclinó hacia delante, su pelo se derramó a su alrededor. Él lo tomó en un puño con su mano, forzándola a mirarlo—. Chúpame, Alicia.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella se pasó el vestido de verano sobre la cabeza, quedándose en ropa

300


El Club de las Excomulgadas Su vagina se apretó con su orden, excitándola, humedeciéndola mientras ella movía sus labios hacia la cabeza de su pene. Ella se lamió los labios, y luego puso su boca sobre él, haciendo girar su lengua alrededor de la gran cabeza. —Cristo —dijo él, moviéndose hacia adelante para impulsar su eje en su boca deseosa. Entonces, ella tomó el control, cerrando el puño alrededor de la base de su eje y chupándolo profundamente hasta su garganta. Sus fuertes gemidos le dijeron que disfrutaba lo que hacía. Quería que él se corriera con fuerza, de la misma forma lengua, chupándolo mientras tomaba su miembro más profundo, ahuecando sus bolas, y dándoles un apretón. —Eso hará que dispare mi semen en tu boca, nena —dijo él, bombeando en su boca con duros golpes rápidos. Ella se aferró a él, apretándolo hasta que él dejó escapar un gemido áspero y se corrió, derramándose en su lengua. Ella tragó y lo sostuvo mientras él se estremecía y decía su nombre. Él se aferró a ella hasta que cayó al suelo y relajó su cuerpo. Le dio un beso suave a su eje y luego se subió a su cuerpo para tumbarse a su lado mientras él se recuperaba. —Jesucristo, no puedo ni siquiera respirar. —Su voz era ronca. Ella sonrió y extendió la mano sobre su pecho, limpiando la fina capa de sudor que se había reunido allí—. Iré a buscar un poco de agua para los dos. —Te veré en el dormitorio. Ella consiguió un vaso de agua helada para cada uno. Él tenía las mantas retiradas y el ventilador encendido, la puerta de la terraza estaba parcialmente abierta para permitir que la brisa nocturna entrara. Garrett estaba en la cama esperando por ella, así que le entregó el vaso, que él se bebió en unos cuatro tragos rápidos. Ella se subió a la cama a su lado y se acurrucó.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

en que la había hecho correrse en el coche, así que presionó el paladar contra su

301


El Club de las Excomulgadas —No estoy seguro de tener la fuerza para hacerte el amor —dijo él. Ella sonrió—. No es necesario. Además, creo que ya lo hiciste. Él dejó el vaso vacío sobre la mesa y se volvió hacia ella—. Tonterías. Eso fue sólo un juego previo. Antes de que pudiera parpadear, la había movido bajo él, su cuerpo caliente y duro cubría el suyo. Él enmarcó su rostro entre sus manos.

Había algo que no le estaba diciendo. ¿Cómo si la deseara, mientras fueran apenas ellos dos, antes de dirigirse de vuelta a St. Louis, antes de comenzar la temporada, antes de que la vida real se entrometiera entre ellos y se separaran? Sabía que lo que tenían era sólo temporal, y que vivía en un mundo de fantasía con él ahora. Lógicamente lo sabía, de todos modos. No permanecerían juntos por diferentes razones, una de las cuales era las carreras de ambos. Extendió su mano por su mandíbula, siempre lista para acariciar su barba áspera. Él se estremeció y ella hizo a un lado la temporalidad de su relación. Por el momento, él era de ella, y lo tendría todo el tiempo que pudiera. Y cuando viniera el momento de alejarse, lo haría. Porque su carrera estaba en primer lugar, igual que la de él. Ambos eran adultos y podían manejar eso. Ella podría manejar eso. En este momento, sólo deseaba a Garrett, sólo quería concentrarse en su cuerpo moviéndose sobre el de ella, dentro de ella, y en la forma en que la hacía sentir. Se excitaba tan rápido con él, y le gustara o no, era diferente cuando estaba con él. Él sacaba tanta pasión, la hacía sentir tan libre. Y mientras estrechaba su mano con la suya y caían por el precipicio, juntos, ella supo lo que siempre había sabido.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Quiero tanto de ti como pueda obtener, Alicia.

302


El Club de las Excomulgadas Que él era algo increíble. Asombrosamente especial. Y que la hacía sentir especial. Y ella estaba enamorada de él. Lo que haría que todo el asunto de alejarse-al-final-fuera condenadamente

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

difícil.

303


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintitrés Garrett se iba acercando al viaje de regreso a casa, a St. Louis, tanto con

Los entrenamientos de primavera habían terminado, y aunque había sido incluido en algunos entrenamientos con el equipo y sabía que había hecho un progreso significativo, no había lanzado en ningún juego. En la parte de atrás de su mente, había pensado que tal vez sería lo suficientemente fuerte como para lanzar antes del final de los entrenamientos de primavera. Alicia no le había hecho ninguna promesa y, de hecho, le había dicho que probablemente no sucedería, pero que haría su mejor esfuerzo en prepararlo para que pudiera lanzar en la temporada regular. Él había hecho una nota mental de que no le había dicho que lo tendría preparado para el inicio de la temporada. Se negaba a recordarle que cuando habían empezado a trabajar juntos en un principio, le había dicho que lo tendría en el montículo para el inicio de la temporada. Él lo había considerado una promesa en aquel momento. Le había creído y ella lo había hecho avanzar más de lo que había pensado. Eso era suficiente. Él consideraba un milagro que estuviera cerca de lanzar otra vez. Pero la temporada regular estaba a punto de empezar, y eso significaba que para él, era el momento de hacerlo-o-romperse. Quería estar en el montículo en la primera jugada. Si no podía estar en el primer arranque del juego, entonces, quería en la rotación.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

entusiasmo y terror.

304


El Club de las Excomulgadas No había duda de que su hombro estaba en muy buena forma. Su terapia con Alicia había salido bien. Habían avanzado de las sesiones de pequeños lanzamientos y comenzado a trabajar con los entrenadores de nuevo. Había empezado a hacer lanzamientos, más regulares esta vez. Todo se sentía bien. Su hombro era fuerte, estaba consiguiendo velocidad en sus lanzamientos, y cada día se sentía cada vez mejor, como su antiguo yo de nuevo. Alicia seguía haciéndolo pasar por sus agotadoras sesiones de terapia, y cada día le dolían menos. Alicia le decía que era una cosa de día a día y que todo

Esperaba como el infierno que eso no fuera alguna tontería estándar que les decía a todos los jugadores en recuperación, porque estaba tan malditamente listo para lanzar que podía saborearlo. Hoy estaban en el campo de práctica trabajando en su posición. Había terminado con los lanzadores que estaban calentando, aunque Alicia estaba allí con él, junto con el entrenador de los lanzadores, quien estaba observando su mecánica. Mientras se preparaba y lanzaba su bola curva hacia el guante del receptor, Bobby Sloane, el entrenador de lanzadores frunció el ceño. —Hazlo de nuevo. Él lo hizo. Y Bobby frunció el ceño. Otra vez. —Una vez más —dijo Bobby. Después de que Garrett hizo el lanzamiento, Bobby aún no se veía feliz. No es que Bobby alguna vez sonriera, pero si lanzabas adecuadamente, Bobby se alejaba y aterrorizaba a un lanzador diferente. Esta vez se quedó. —Algo no está bien con tu curva. No estás acertando la zona de strike. ¿Es por tu hombro? Garrett hizo rodar su hombro—. Se siente bien.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

era cuestión de tiempo.

305


El Club de las Excomulgadas —Arroja unas sliders. Él hizo luego algunas changeup y bolas rápidas, todo de acuerdo a las instrucciones del entrenador. Bobby las observó todas, después negó con la cabeza. En lugar de hablarle a Garrett, se volvió hacia Alicia—. Está errando, Alicia. No me gustan esos lanzamientos por el momento. No tienen la marca Garrett Scott, su fineza. Alicia dio un paso al lado de Bobby y asintió—. Trabajaré en él en la sala de tiempo. Terapia y un trabajo con los lanzamientos lo tendrán de vuelta en su marca. Bobby se alejó y Alicia se acercó a él. — ¿Tienes algún dolor? —No. —Hiciste una gran cantidad de lanzamientos en la práctica de hoy. ¿Cómo sientes el brazo? Él salió del montículo con ella—. ¿Tienes alguna idea de lo jodidamente cansado que estoy de escuchar esa pregunta? No quiero volver a oír esa maldita pregunta de nuevo. Sus labios se levantaron—. Bueno, ¿adivina qué? No es la última vez que la escucharás. De mí o del cuerpo técnico. Así que lidia con ello. —Sí, sí. Él estaba de mal humor y lo sabía. Había esperado llegar al montículo y empezar a hacer lanzamientos igual a como lo había hecho antes de lastimarse. No parecía que eso fuera a pasar, y eso lo enojaba, lo que no era razón para descargarse en contra de Alicia.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

tratamiento. Es probable que esté un poco rígido ya que no ha tirado en mucho

306


El Club de las Excomulgadas —Oye —dijo él, haciendo una pausa justo en el interior del túnel que conducía al vestuario—. Lo siento. Ella inclinó la cabeza hacia un lado—. ¿Por qué? —Por enojarme contigo. Ella se echó a reír y le tocó el brazo—. Esto es algo importante para ti, Garrett. Tienes derecho a estar tenso al respecto.

pasando mejor que nadie. Él se inclinó y rozó los labios con los suyos. —Gracias. Excepto que unos pocos jugadores aprovecharon ese momento para entrar, mientras salían del banquillo. —Whoa, Garrett. —Tommy Maloney, un compañero lanzador, le dio a Garrett un empujón—. ¿No deberían conseguirse una habitación o algo así? —No lo sé, Tommy. —Dedrick Coleman se cruzó de brazos, con su guante colgando de sus dedos—. Yo diría que tenemos un muy buen espectáculo sucediendo aquí. Podría querer quedarme y ver. —Vete a la mierda, Deed —dijo Garrett, aparentemente despreocupado de que acabaran de ser atrapados besuqueándose en el túnel. Dedrick se echó a reír, y él y Tommy se dirigieron hacia los vestuarios. —Lo siento —dijo Garrett, volviéndose hacia Alicia. Sus ojos estaban muy abiertos por la sorpresa—. Oh, Dios. Eso es lo peor que podría haber sucedido. Garrett frunció el ceño—. ¿Qué? Oh, ¿los chicos? No te preocupes por eso.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella entendía. Por supuesto que lo hacía. Ahora lo conocía y lo que estaba

307


El Club de las Excomulgadas — ¿Hablas en serio? Lo último que necesito que suceda es que mi jefe descubra lo que... lo que ha estado ocurriendo entre nosotros dos. —Ella retrocedió dos gigantescos pasos—. Eso no puede suceder de nuevo. Nos encontraremos en el interior de la sala de terapia. Ella se alejó, y él se preguntó a qué se había referido con „Eso‟. Si a los besos en público o estar con ella en absoluto. Su tiempo juntos en Florida había sido casi perfecto. Habían pasado una gran cantidad de tiempo a solas, especialmente juntos en la casa. Él había sido libre vez que habían llegado al estadio, había sido profesional y había apartado sus manos de ella. Excepto en el banquillo esa noche… Sonrió recordando la forma en que su cuerpo se había arqueado cuando había estado dentro de ella, los sonidos que había hecho cuando se había corrido. Le gustaría hacerlo de nuevo. Aquí en este banquillo. O tal vez en la zona de calentamiento. Su pene se tensó, pero dejó de lado sus propias necesidades. Alicia estaba molesta. Y asustada. Y todo lo que estaba pensando era en tener sexo con ella otra vez, en acercársele, tocarla. Tenía que respetar sus límites. Entró en la sala de entrenamiento y la encontró, con la cabeza baja, sobre ese maldito ordenador donde registraba, lo que sea que registrara sobre él. Sabía que sus notas se trataban todas sobre él debido a que ahora era con el único con el que trabajaba. Ella levantó la vista—. Déjame aflojarte un poco el hombro. Tuviste un entrenamiento duro hoy.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

de tocarla, de saborearla, de hacer el amor con ella sin nadie a su alrededor. Sí, una

308


El Club de las Excomulgadas —Por supuesto. —Él se cambió, y ella puso calor sobre él, después lo aflojó con una serie de estiramientos que no hacía mucho tiempo le causaban agonía. Ahora se sentía bien tener sus músculos y tendones estirados. Además, tener las manos de Alicia sobre él tenía un significado diferente de lo que habría significado en aquel entonces. Ansiaba su contacto, la forma en que sus manos se deslizaban por encima de su hombro y hacia su brazo. Y todo el tiempo no hizo contacto visual con él, ni siquiera cuando se agachó para empujar profundamente en su músculo, cuando su rostro estuvo tan

—Alicia. —Sí. —Puedes mirarme, sabes. Ella le dirigió una breve mirada, pero la apartó primero—. ¿Estoy lastimándote? —No. —Pero no estaban solos en la sala de tratamiento, y él sabía que ella estaba asustada por lo que había sucedido antes con Dedrick y Tommy. No podría hablar con ella sobre eso ahora, porque había otros atletas y otros terapeutas allí. Más tarde. Hablarían más tarde. Excepto que más tarde, después de que ambos se habían ido; y él se dio cuenta de que había salido de allí en cuanto terminó con su tratamiento, la había llamado y le había preguntado si quería venir a su casa. Ella le había dicho que estaba ocupada con algunas cosas familiares y que no podría verlo esa noche. Y le había colgado el teléfono a toda prisa. Un frío nudo se formó en su estómago. Tal vez estaba siendo honesta, y realmente tenía obligaciones familiares. O tal vez estaba creando distancia en más lugares que sólo el estadio.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

cerca del suyo, que si alzaba un poquito más la cara, sus labios se tocarían.

309


El Club de las Excomulgadas Y para Garrett, eso no era aceptable. Al día siguiente, volvió a intentarlo. Después del entrenamiento y de la terapia, se aseguró de que estuvieran solos en la sala de tratamiento, y le preguntó. — ¿Cuáles son tus planes para esta noche? Pensé que tal vez podríamos salir a cenar. Ella hizo una pausa, a mitad de un estiramiento de su brazo—. Um… ¿qué?

comida. Consigo comida. Comemos. Hablamos. Te acuerdas de eso, ¿no? —Por supuesto que sé que es cenar. Pero no puedo. En realidad, iba a hablarte sobre esta noche. — ¿En serio? —Sí. El nuevo club de música de mi prima Jenna se inaugura esta noche. Toda la familia estará allí. Me preguntaba si te gustaría venir. Ahora fue su turno para hacer una pausa. Se sentó y ella dio un paso atrás mientras él balanceaba las piernas sobre la mesa. — ¿Qué? —Te estoy invitando a que vengas a la inauguración del club de mi prima. Él quería tiempo con ella. A solas. No con toda su familia. Él no era del tipo familiar. Toda la cosa familiar era torpe e incómoda, como con su familia. —Oh. No, gracias. Ella arqueó una ceja—. ¿Por qué no? —Es tu familia. Yo sería un intruso.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él inclinó la cabeza hacia atrás para mirarla—. Cenar. Esa cosa donde pides

310


El Club de las Excomulgadas —No es una cosa privada, Garrett. El club abre al público esta noche. Mi familia estará allí para ayudar a celebrar. Jenna y Ty; infiernos, toda mi familia ha trabajado muy duro para hacer que esto sucediera. Me encantaría que estuvieras allí. —Sí, no hago cosas familiares. Pero gracias por invitarme. Ella cerró sus sentimientos detrás de una mirada en blanco—. Está bien. Recuéstate para poder terminar con tus estiramientos.

cuando había cedido y lo había invitado a entrar nuevamente, él la había rechazado. ¿Qué clase de idiota era, de todos modos? Maldición. ¿Cómo podía explicarle lo incómodas que las reuniones familiares eran para él? Cada vez que veía a su madre, a pesar de lo feliz que estaba con su marido, recordaba el dolor de la separación de sus padres y la forma en que lo había hecho añicos. ¿Y su papá? Sí, eso rara vez o nunca sucedía. Su padre estaba fuera, en su propio mundo, con su propia vida con la mujer por la que los había dejado a todos. Su padre no podía ser molestado por su hijo. Le gustaba el primo de Alicia, Gavin, principalmente debido a que habían sido compañeros de equipo antes de que Alicia y él se hubieran conocido. Y tal vez nunca había pensado que lo que estaba pasando con él y Alicia sería algo más que una simple relación „momentánea‟. Nada a largo plazo, y seguro nada que implicara que interaccionaran con la familia del otro. —Bueno, hemos terminado aquí. Iré por la bolsa de hielo. —Alicia. Ella se detuvo—. ¿Sí? —Acerca de ese evento de esta noche. Déjame que te explique.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él la había lastimado. Ella había retrocedido, la había perseguido, y luego,

311


El Club de las Excomulgadas Ella le ofreció una sonrisa que no transformó su cara cómo lo hacían sus típicas sonrisas—. No necesito ninguna explicación, Garrett. Estaré de vuelta con la bolsa de hielo. Mierda. Él se pasó los dedos por el pelo. De alguna manera tendría que trabajar esto. No quería herir sus sentimientos, pero maldita sea si quería empujarse a sí mismo hacia su familia esa noche. Sin embargo, después de que ella expresara su miedo sobre los dos siendo

Y bruscamente acababa de romper la rama en dos. Tal vez era un idiota después de todo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

vistos juntos, ella le había ofrecido una rama de olivo.

312


El Club de las Excomulgadas Capítulo Veinticuatro Alicia no era de las se vestía formal o iba a clubs. No es que el club de Jenna fuera elegante. Se había creado para ser informal y acogedor, igual que el bar original de los Riley‟s. Pero era la noche de la inauguración, y era una cosa malditamente importante, por lo que se había comprado un vestido nuevo y unos pequeños zapatos con tiras de tacón alto que eran caros y sexys como el infierno, igual que el Alicia normalmente mostraba. El Club Riley estaba oficialmente abierto, y ya había una cola para entrar. Jenna debía estar enloquecida por los nervios y la emoción. Alicia ni siquiera había tenido la oportunidad de hablar con Jenna esa noche, salvo un rápido abrazo cuando había llegado hacía una hora. Jenna se veía magnífica con un corto vestido negro, ceñido, largo hasta la rodilla, con botas negras de tacón alto, su cabello corto en picos con broches color púrpura, su oreja izquierda estaba adornada con una multitud de perforaciones, su cuerpo tatuado con el mapa de las experiencias de su vida. Jenna era una ex chica salvaje domesticada por el amor de su vida, el chicodel-hockey Ty Anderson, esa sonriente y calmante influencia que estaba de pie a su lado en estos momentos, con su mano alrededor de su cintura mientras ella les daba la bienvenida a todos al club. —Se ven impresionantes juntos, ¿no es así? Alicia asintió a Savannah Brooks, la novia de su hermano Cole; no, su prometida. Cuando habían regresado de sus largas vacaciones, Savannah había tenido un infierno de aviso en su dedo anular y un resplandor en su cara que le decía a Alicia que habían disfrutado de unas muy especiales, muy románticas vacaciones.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

vestido abierto-hasta-el-muslo que mostraba mucho más de sus piernas de lo que

313


El Club de las Excomulgadas —Se ven casi tan enamorados como tú y mi hermano. Savannah sonrió—. Ese hombre derrite mi mantequilla. Lo siento, sé que es tu hermano, pero es más de lo que podría haber soñado. Alicia entrelazó sus dedos con los de Savannah—. Creo que él tiene bastante suerte, también, Savannah. Salvaste su carrera. Savannah agitó la mano—. Él le dio el giro a su propia carrera.

de tacón alto tuyos, dándole la patada en el trasero que necesitaba. Los labios de Savannah se curvaron en una sonrisa sabihonda—. Tal vez de vez en cuando. No necesitaba tanto de unas patadas en el trasero como todos pensaban. A pesar de lo que él pensaba. Es un hombre muy especial. Y de eso era de lo que se trataba el amor. De gente que veía más allá de los defectos y que te amaban de todas formas, que te ayudaban cuando más lo necesitabas, que siempre estarían allí para ti, y que siempre te cuidarían la espalda. Alicia se preguntó si alguna vez experimentaría un amor así. Nunca había estado enamorada antes. La universidad y su carrera habían mantenido sus relaciones principalmente superficiales. Hasta Garrett. Ella le había dejado entrar, le había permitido envolverse en torno a su corazón, y ahora tenía miedo de haber cometido un gran error, porque había tanto que todavía no sabía sobre él. Como la razón de por qué era tan renuente a estar cerca de su familia. No había tenido reparos en pasar tiempo con Gavin y Liz. Por otra parte, esa había sido una reunión más íntima. Por supuesto, su familia en masa era nada menos que terriblemente abrumadora. Comprendía eso, pero todo el mundo se centraba en Jenna como centro de atención esta noche. Pensaba que invitar a Garrett alejaría un poco la atención de él.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Oh, creo que tú estabas justo detrás de él, con esos impresionantes zapatos

314


El Club de las Excomulgadas Se dio cuenta después de ese episodio en los túneles el otro día que probablemente había reaccionado de manera exagerada. Nadie de la alta dirección había venido corriendo a decirle que estaba despedida. Ninguno de los jugadores incluso la había mirado de forma extraña. O Garrett les había dicho algo, o la única persona que había enloquecido por el asunto fue ella. Había pensado que invitar a Garrett a la inauguración del club de Jenna sería una manera divertida de que los dos pasaran el rato. Estaría lleno allí esa noche, podrían perderse en la multitud, y él tendría la oportunidad de conocer a su

Así que ¿por qué habría retrocedido él ante la invitación? ¿Era sólo por el asunto de conocer-a-la-familia? ¿Habría sido demasiado para él? Tal vez eso estaba demasiado cerca de una relación para él, y no los veía a los dos de esa manera. Suspiró y se dirigió hacia la hermosamente concurrida barra antigua para pedir una copa de vino. Eric, uno de los camareros, tenía una rubia melena que le caía sobre la frente y unos abrasadores ojos azules que parecían mirar dentro de tu alma. Eric sirvió su copa de vino con una sexy sonrisa. En el otro extremo de la barra estaba Penny, con una constitución digna de cualquier revista masculina, con cintura delgada, piernas que iban todo el camino hasta Ohio, y un infierno impresionante de estómago. Jenna sí que sabía cómo elegir a los camareros. Recibirían un montón de propinas, y venderían una gran cantidad de alcohol. — ¿En qué piensas, Alicia? —su tía Kathleen le preguntó cuándo Alicia recorría el lugar para hablar con los miembros de la familia. —Creo que este será otro éxito Riley. Este lugar está lleno tanto de curiosos como de gente que quiere cantar esta noche. Una idea brillante. Su tío Jimmy sonrió ampliamente—. Estoy muy orgulloso de Jenna. Ha trabajado muy duro para conseguir poner este lugar en forma a tiempo para la inauguración. Hubo incluso un reportaje en el periódico al respecto.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

familia al mismo tiempo.

315


El Club de las Excomulgadas —Vi eso. Debes estar orgulloso. Estoy emocionada. No puedo esperar a escuchar cantar a Jenna. He oído que lo hace increíble. —Es asombrosa —dijo su tía, luchando por contener las lágrimas. Buscó en el bolso un pañuelo de papel—. Lloraré durante toda la noche. Alicia le dio unas palmaditas a su tía en el brazo—. Creo que te lo mereces. La música ya había comenzado. El club contaba con una amplia gama de actividades, cualquiera que quisiera una oportunidad de cantar o tocar música canción country-rock que tenía a la gente clamando ir a la pista de baile. Después de estar con su tía y tío durante unos pocos minutos, Alicia estuvo paseándose de nuevo, encontrándose con miembros de su familia y amigos donde quiera que fuera. Pero no había sólo miembros de la familia llenando el club. Había personas a las que no conocía. Obviamente, se había corrido la voz acerca del gran club nuevo, lo que eran excelentes noticias para el negocio. Decidió que sería mejor abrirse camino con su codo hacia la puerta de entrada para poderle decir unas palabras de felicitaciones a Jenna antes de que su prima estuviera tan ocupada que no pudiera hablar con nadie durante el resto de la noche. El único problema con esto, era el sólido muro de personas de pie en su camino. A pesar de que empujaba y empujaba, estaba atrapada en donde estaba. En cambio, se apoyó en una de las vigas de madera y decidió sorber un poco de su vino. Se pondría al día con Jenna más tarde. — ¿Necesitas un guardaespaldas para ayudarte a abrirte camino? Ella se echó a reír y volteó la cabeza, sorprendida al ver a Garrett de pie allí. Y oh, se veía bien en vaqueros oscuros y una camisa blanca abotonada que abrazaba su delgado y musculoso cuerpo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

podía hacerlo. En este momento un hombre tenía el micrófono y bramaba una

316


El Club de las Excomulgadas — ¿Qué estás haciendo aquí? Él arqueó una ceja—. Fui invitado, ¿recuerdas? —Me acuerdo. Pero rechazaste mi invitación. —Fui un idiota. Lo siento. En primero lugar, quería preguntarle por qué la había rechazado, pero estaba tan ruidoso allí que tendrían que gritar, y éste no era el lugar para tener esa

—Me gustaría saber por qué, pero ¿qué tal si discutimos ese tema en otro momento? —Me parece bien. Él tenía una botella de cerveza en las manos, y se veía tan delicioso que quiso apoyarse contra él y no dejarlo ir. —Gracias por venir esta noche. —Estoy contento de estar aquí. Guíame por el lugar y preséntame a tu familia. — ¿Estás seguro? Hay mucho sucediendo por aquí. Lo más probable es que podamos escondernos en la parte trasera de la habitación y no ser notados. Él deslizó su mano en la de ella—. Alicia. Preséntame a tu familia. Algo dentro de ella se derritió—. Está bien. La cosa de la presentación general le tomó un tiempo debido a que la familia estaba dispersa y las personas llenaban el club como sardinas. Pero encontró a sus padres y a su tía y tío juntos, por lo que fueron los primeros. Su madre sonrió de oreja a oreja cuando Alicia les presentó a Garrett.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

conversación en particular.

317


El Club de las Excomulgadas —Así que tú eres con el que Alicia ha estado trabajando. ¿Cómo está tu hombro? Garrett la honró con su sonrisa de marca registrada—. Está muy bien. Su hija es muy buena en su trabajo. Espero poder lanzar pronto. Eso hizo que el papá de Alicia sonriera. —Me alegra oír eso. Me asustó como el infierno cuando te lastimaste la

—Créame, Sr. Riley, me asustó como el infierno a mí. —Estoy contenta de que Alicia te haya invitado —dijo su madre—. ¿Tú y Gavin son amigos, también? —Así es. —Espero que pases un buen rato —dijo su madre—. Gracias por venir a apoyar a Jenna. Y mira; ella está a punto de subir al escenario. Todos se volvieron mientras Jenna tomaba el micrófono. —Quiero darles la bienvenida a todos esta noche al club. Gracias por hacer que la noche de inauguración del Club Riley haya sido un éxito tan entusiasta. No permaneceré aquí y les daré un largo discurso ya que no es lo mío. ¿Qué tal un poco de música? Todo el mundo aplaudió. La banda se puso en marcha, y Jenna se puso a cantar. Alicia sabía que Jenna escribía la mayor parte de las canciones. Esta canción era animada y divertida, el tipo de canción con la que todo el mundo querría bailar. Había gente que se apretaba en la pista de baile, aplaudiendo y meneando las caderas mientras ella les daba todo. Para el final de la canción, todos silbaron y dieron vítores. —Tu prima tiene una voz increíble —dijo Garrett.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

temporada pasada.

318


El Club de las Excomulgadas Alicia sonrió—. Sí, así es. Estoy tan orgullosa de ella. Tan encantada. No sólo por el club, sino porque está viviendo su sueño. Finalmente. Garrett enarcó una ceja. —Es una larga historia —dijo Alicia—. Te la contaré algún día. —Está bien. —Él se volvió hacia los padres de Alicia y a su tía y a su tío—. Felicitaciones. A este lugar le irá muy bien.

Jenna no estuvo maravillosa? —No sé por qué está cantando aquí cuando es mejor que la mitad de las personas que venden discos ahora. —Eso es lo que le sigo diciendo —concordó el tío de Alicia—. Pero insiste en que este es el único lugar en el que quiere estar. Cuando ellos se alejaron, Garrett se volvió hacia Alicia—. ¿Ningún interrogatorio? —Oh, si te invitara a cenar el domingo, habría uno. Te están dando un respiro esta noche, ya que está lleno y hay mucho ruido aquí. Sólo están siendo amables. —Qué suerte la mía, entonces —dijo él, pasando los nudillos por su mejilla. —Por lo menos en lo que a mis padres concierne —dijo ella al ver a su hermano dirigiéndose hacia ella con un decidido ceño fruncido en su rostro. Garrett se enderezó mientras Cole se acercaba. Garrett no lucía intimidado en absoluto cuando dejó caer su brazo alrededor de la cintura de Alicia. —He estado buscándote —dijo Cole, con sus dedos unidos con los de Savannah.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Su tía no podía sonreír más ampliamente—. También lo creemos. ¿Acaso

319


El Club de las Excomulgadas —He estado aquí por un tiempo. Supongo que seguimos perdiéndonos el uno al otro en la multitud. Cole, este es Garrett Scott. Garrett, éste es mi hermano Cole, y su prometida, Savannah Brooks. Savannah le estrechó la mano—. Garrett, es agradable conocerte. He oído grandes cosas sobre ti. Cole le dio la mano a Garrett, también—. Eres con el que ella ha estado trabajando. El de la lesión en el hombro.

— ¿Todavía no termina la rehabilitación? —Todavía no. — ¿Crees que lanzarás este año? —Claro que sí, lanzaré. Y cuando lo haga, una gran parte del mérito por eso será de Alicia. Ella sintió un tirón en su corazón con esa declaración y levantó la mirada hacia él—. Gracias, Garrett. Cole le dio a Garrett el tipo de mirada que un hermano le daría a cualquier tipo que ella estuviera… lo que fuera que ella y Garrett estuvieran haciendo. Sabía que Cole estaba siendo protector, pero honesto. Cole no sabía lo que estaba pasando, por lo que podría dejar de ser un Neanderthal. —Leí tu historial profesional, Garrett —dijo Savannah, obviamente, tratando de calmar la tensión—. Hago asesoría de imagen, sobre todo para atletas. Así que es como una especialidad para mí diseccionarlos a todos. Has tenido una carrera increíble. —Gracias. Sólo espero continuarla.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Sí.

320


El Club de las Excomulgadas —La temporada empezará pronto —dijo Cole. El maestro de lo obvio, ¿no? —Sí —dijo Garrett—. Entre Alicia y los entrenadores, me están preparando sin parar para estar listo poder lanzar. — ¿A sí? ¿Y cómo va eso? —Los últimos meses he estado viviendo en el infierno. He estado bajo el desaparecer. Algo en Cole pareció apagarse en ese punto, y se relajó—. Amigo. He estado allí. No es que me haya lesionado… —Cole miró a Savannah—. Pero sí. He estado bajo ese mismo microscopio. Nunca he tenido una lesión antes. Debe ser una decepción tener que lidiar con toda la incertidumbre. —Es un asco. Cole se rió—. ¿Quieres llevar a estas señoritas a que tomen asiento? Yo necesito una cerveza. —Yo también. —Garrett volvió su mirada hacia Alicia—. ¿Lista para sentarte? Alicia estaba tan aliviada de sentir que se descongelaba el hielo entre Garrett y su hermano. Asintió hacia Garrett—. Aunque no lo creerías. Mis pies me están matando con estos zapatos. Él le tomó la mano—. Vamos a por una mesa, entonces. —Buena suerte con esta multitud.

42

Significa que ha estado continuamente siendo examinado, vigilado.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

maldito microscopio42 por tanto tiempo que todo lo que quiero hacer es

321


El Club de las Excomulgadas —Vamos —dijo Cole—. Somos invitados VIP‟s. Haremos que Jenna nos encuentre una. Jenna les encontró una, en un lugar que había reservado cerca del escenario para los miembros de la familia. Lo que le dio a Alicia la oportunidad de presentarle a Garrett tanto a Jenna como a Ty, al menos en el minuto y medio que Jenna pasó con ellos antes de salir corriendo a atender a sus clientes y presentar a los nuevos músicos a la multitud. Pero al menos tenían una mesa. Y asientos con el resto de la familia. Tara estaba encantada de tener una noche sin Sam, aunque cuidado del niño. Y a pesar de las garantías de Mick de que Nathan podría manejar hábilmente al bebé, quien había sido alimentado y estaba profundamente dormido, Tara seguía mirando su teléfono. Garrett parecía estar manejando bien lo estar rodeado de los miembros de su familia. Incluso se había unido a Cole, y los dos estaban hablando de golf, entre todas las cosas. —Él es muy atractivo —comentó Savannah, manteniendo la voz baja mientras las dos se apretujaban más cerca. No es que hubiera importado, ya que Garrett y Cole tenían su propia conversación. — ¿Quién? ¿Mi hermano? Demasiada información, Savannah. Savannah le dio una mirada—. Ja, ja. Ya sabes que estaba hablando sobre tu nuevo candente novio. —Él no es mi novio. Es… No tenía ni idea de cómo describirlo. Savannah arqueó una ceja—. Sigue adelante. ¿Es qué? ¿Sólo el atleta corriente con el que estás trabajando y al que decidiste invitar a un evento familiar?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

seguía enviándole mensajes de texto a Nathan, su hijo adolescente quien estaba al

322


El Club de las Excomulgadas La mirada de complicidad que Savannah le dio a Alicia le dijo que su vacilación era ridícula—. Bien, estamos involucrados. Es sólo que no sé cómo describirlo. — ¿Por qué es tan difícil de describir? —No lo sé. Nunca lo hemos definido. Sólo ocurrió entre nosotros. Realmente no está sucediendo nada. —Se dio cuenta incluso mientras daba su explicación que sonaba estúpida.

copa de vino con la punta de su dedo—. ¿Tienes reservas respecto a esta relación? —Bueno, trabajamos para el mismo equipo. Y actualmente soy su terapeuta. Hay un gran conflicto de intereses en esto. —Entiendo. Créeme. Tuve el mismo problema con mi relación con Cole. No igual que la tuya, por supuesto. Pero no puedes dejar que arruine lo que los dos tienen. Si, de hecho, tienes algo que crees que vale la pena el riesgo. —Savannah hizo una pausa y le dio a Alicia una mirada directa—. ¿Lo es? Alicia miró al otro lado de la mesa, hacia donde Garrett se inclinaba mientras charlaba con Cole. Sólo mirarlo causaba que unas mariposas revolotearan en su estómago. En el corto período de tiempo que lo había conocido, él había destruido por completo su bien gestionada y ordenada rutina. Ahora, no podía imaginar la vida sin él en ella. Ella devolvió la mirada a Savannah—. Estoy locamente enamorada de él. Los labios de Savannah se curvaron—. ¿Y él lo sabe? —Oh, Dios, no. No estamos allí todavía. —Bueno. Aprende de mi experiencia. Cole y yo lo hicimos todo mal, y nos costó a ambos una gran cantidad de dolor. Habla con él. Dile cómo te sientes.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Pareces asustada. —Savannah le ofreció una sonrisa serena y bordeó la

323


El Club de las Excomulgadas De alguna manera, Alicia no pensaba que Garrett estuviera listo para escuchar esas palabras todavía. Haberlo invitado aquí para conocer a su familia había sido un gran paso. Que fuera lo suficientemente amable para aparecer era un paso hacia adelante. Era suficiente por ahora. **** Está bien, quizás estar con la familia de Alicia no era tan incómodo como Cole sacaron su rápido amor mutuo por el golf y el póquer, y luego se habían lanzado a una discusión sobre algunos de sus videojuegos favoritos. Probablemente podría haber pasado toda la noche hablando con él, salvo que la prometida de Cole, Savannah, lo había arrastrado lejos, alegando que el grupo en el escenario estaba tocando una canción lenta que quería bailar. Garrett se dio cuenta de que había abandonado bastante a Alicia, a pesar de que ella y Savannah parecían conectadas en su propia y animada conversación. Se movió para hacerle frente—. Perdón por dejarte colgada. Me gusta tu hermano. Ella sonrió—. Ya me di cuenta. Creo que le gustas, también. — ¿Te gustaría bailar? Ambas cejas se levantaron—. ¿Tú bailas? —En realidad no. Pero me gusta tener mis manos sobre ti, y esa es la única forma en que podré hacerlo con toda tu familia mirando. Ella se echó a reír—. Entonces, por todos los medios, vamos a bailar. Él la llevo a la abarrotada pista y la atrajo hacia sus brazos. Había una banda con muchas trompetas tocando algo lento y de jazz. Él acarició su espalda, gustándole el vestido que llevaba puesto. Era corto y sexy y se aferraba a su cuerpo,

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Garrett había imaginado. Una vez que lograron superar el malestar inicial, él y

324


El Club de las Excomulgadas mostrando todas sus curvas y sus grandiosas piernas. Todavía no le había dicho lo bien que lucía esa noche. —Me gusta esto —dijo ella. — ¿La banda, o mis manos en ti? —Sin duda tus manos sobre mí. Pero la banda es buena, también, ahora que lo dices.

no tenía delicadeza en la pista de baile, por lo que se balanceaba sobre todo atrás y adelante a tiempo con la música. Lo que realmente le gustaba era tener el cuerpo de Alicia apretado contra el suyo, sus senos aplastados contra su pecho. Con sus altos tacones, ella era mucho más alta. Él no tenía que agacharse para ver sus hermosos ojos. —Estás muy callado. Él sonrió—. Hago inventario. — ¿Qué? —Te estoy sintiendo. Observándote. Pensando en lo hermosa que te ves esta noche, que no pude mencionártelo antes. —Wow. Gracias. Te sientes bien, también. Y te ves increíble. A pesar de que te he visto en anuncios comerciales bien vestido anteriormente. Hubo uno en el que saliste con esmoquin. Anunciabas la colonia Hawking de hombre, creo. Él hizo una mueca—. Maldita e incómoda sesión de fotos. —Sí. Todas esas semidesnudas modelos envolviéndose a tu alrededor. Estoy segura de que fue algo difícil de soportar.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

No había mucho espacio para maniobrar, lo que le iba muy bien a él, ya que

325


El Club de las Excomulgadas —En serio. Esas cosas toman horas, y las modelos fueron hostiles como el infierno. Entre tomas bebían agua, enviaban mensajes de textos en sus teléfonos celulares, o de lo contrario se veían aburridas. No tenían idea de quién era y pensaron que era algún modelo novato en mi primera sesión. No podían evitar estar molestas conmigo. Ella se echó a reír—. ¿En serio? —En serio. Fue un poco vergonzoso. Pero no tan embarazoso como el anuncio que hice para una maquinilla de afeitar donde tuve que pasar un día entero alrededor de mi cintura. —Oh, vi ese anuncio. Señor, te veías caliente con esa toalla colgada en tus caderas. Tuve fantasías contigo mientras veía ese comercial. Él sonrió—. ¿Sí? ¿Estallaría tu burbuja saber que tenía mis calzoncillos cubriendo mi virtud bajo esa toalla? —Por supuesto. —De ninguna otra manera estaría desnudo con más de veinte personas de la compañía allí. Hacer comerciales y anuncios impresos no es tan divertido o tan sexy como el producto terminado. Es todo trabajo. —Oh, pobre de ti. Él le apretó la mano, y luego la hizo girar mientras seguía la música—. Supongo que no conseguiré nada de simpatía de tu parte. Ella se echó a reír—. No. Pobre chico famoso. —Si no empiezo a lanzar otra vez, seré el chico que „fue‟. —Estás lanzando, en caso de que no lo hayas notado.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

con mi cara recubierta de espuma, mientras estaba vestido sólo con una toalla

326


El Club de las Excomulgadas —Estoy practicando. Eso es diferente. Estoy reservando mi juicio hasta que lance un mínimo de seis entradas en un juego verdadero. —Oh, ¿ese es un desafío? — ¿Ayudaría si dijera que sí? —No me hará trabajar con más intensidad, así que no. Estamos haciendo lo mejor que podemos para conseguir tenerte listo, Garrett.

Ella se apartó de su abrazo—. ¿Crees que no sé eso? ¿Crees que trato a cualquiera de mis pacientes de manera diferente a la que lo hago contigo? ¿Qué no tomo esto en serio? —Se alejó de la pista de baile. La siguió—. Alicia, eso no es lo que quise decir. Ella se volvió hacia él—. Entonces, ¿qué quisiste decir? Ves, ese es el problema contigo y conmigo. ¿Cómo diablos habían pasado de estar bailando y hablando de su rehabilitación a algún tipo de problema con su relación? — ¿Qué problema hay entre tú y yo? —Esto. Lo que hemos estado haciendo. Crees que después de que… —Ella se detuvo para echar un vistazo alrededor, luego se movió más cerca—. De alguna manera piensas que porque nos acostamos eso causa que aborde tu terapia de manera diferente. Como si estuviera en algunas malditas vacaciones. Como si me hubiera aflojado contigo en lugar de dar lo mejor de mí. —Eso no es lo que dije. ¿Cuándo dije eso?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Sé que lo haces. Pero es mi carrera. Diablos, es mi vida.

327


El Club de las Excomulgadas Ella señaló con el dedo su pecho—. Bueno, déjame decirte, semental. Nunca, ni una vez te he dado menos de lo que tengo que dar. De hecho, te he dado más. Un infierno de mucho más. Ella se acercó a la mesa, tomó su bolso, y se dirigió a la salida, dejándolo de pie allí con varios pares de ojos concentrados de familiares Rileys sobre él. Mierda.

— ¿Qué fue eso? Él se pasó los dedos por el pelo—. No tengo ni idea. Estábamos hablando de algunas de las relaciones públicas que solía hacer, y luego empezamos a hablar de mi rehabilitación y lo siguiente que supe es que estaba enojada como el diablo conmigo y que hizo una rápida carrera hacia la salida. Cole siguió la mirada de Garrett hacia la puerta principal, por donde Alicia había salido. —Eh. Mujeres. ¿Quién puede comprenderlas a veces? ¿Y mi hermana? Ojalá pudiera ofrecerte algún consejo, hombre, pero siempre ha sido un gran misterio para mí. Garrett había pensado con seguridad que Cole podría darle un golpe por haber tenido un altercado con su hermana. —No sé lo que hice. Te juro que no estaba tratando de molestarla. Cole le ofreció una sonrisa irónica. —No te preocupes por eso. Puedo llevarla de cero a rabiar como un demonio en unos cuatro segundos con sólo decirle hola.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

El único en llegar a él fue Cole, sin embargo.

328


El Club de las Excomulgadas De alguna manera, él calculó que Cole estaba exagerando—. Estoy seguro de que hice algo o dije algo que la irritó. Tengo que decirle que lo siento. Bueno, primero tengo que averiguar lo que hice mal. Después necesito pedirle disculpas. Cole se rió y le palmeó la espalda.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Sí, buena suerte con eso.

329


El Club de las Excomulgadas Capítulo Veinticinco Tal vez estaba con el síndrome premenstrual. Esa era la única excusa de Alicia para su comportamiento lunático en el club. Su cabeza había estado que echaba humo cuando salía del club, llevando su cuerpo humeante al coche, pero para el momento en que llegó a casa y condujo por el camino de entrada, la niebla se había despejado, y ella estaba, por desgracia,

Y mortificada porque había dejado que sus emociones eliminado lo mejor de ella, porque había salido a grandes zancadas del club, en la noche de la inauguración de Jena, sin decirle adiós a su familia y sin agradecerle a Jena ni decirle el gran éxito que sería el club. Alicia le debía a Jenna una grande y gorda disculpa. Si alguna vez salía de su casa de nuevo, que en este punto era discutible teniendo en cuenta el espectáculo que había hecho de sí misma. Esa era la razón por la que había pasado los últimos años centrada en su educación y en su carrera y definitivamente no en los hombres ni en las relaciones. Los hombres volvían locas a las mujeres. O al menos a ella la volvían loca. Bien, un hombre en particular estaba haciéndole perder su hermosa mente. Cuando se sentó en su mesa de la cocina tomando la taza de té caliente que había hecho para tratar de tranquilizarse a sí misma, repitió la conversación otra vez en su cabeza. ¿Cuál había sido el punto de ruptura? Que Garrett se presentara en el club había sido maravilloso, y había estado agradecida y emocionada de que se hubiera llevado tan bien con su familia, especialmente con Cole. Y cuando la había invitado a bailar, había estado feliz de poder tocarlo y sentir su cuerpo cerca del suyo. Habían hablado, y él la había hecho reír con sus historias sobre la publicidad y los anuncios, hasta que habían llegado al tema de la terapia...

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

mucho más lúcida.

330


El Club de las Excomulgadas Ahí es cuando todo había salido mal, y ella había reaccionado como un volcán en erupción porque había desafiado sus habilidades. O, al menos, eso era lo que había pensado que había oído. En un club abarrotado, con música a todo volumen y gente hablando a su alrededor, por lo que sabía él podría haber estado hablando de la más caliente nueva marca de queso de cabra. Decidió que culparía de todo al vino. El alcohol hacía que la gente hiciera cosas estúpidas todo el tiempo. Demasiado mal que sólo hubiera bebido dos copas distribuidas en cuatro horas, con múltiple cantidad aguas en medio, por lo que ni

La conclusión era, que había reaccionado de forma exagerada. —Ugh, Alicia. Eres una idiota. Apoyó la cabeza en la mesa de la cocina, decidiendo en ese instante que iba a convertirse en una ermitaña. Renunciaría a su carrera y se convertiría en una acaparadora. Disfrutaba de las compras en línea de todos modos. Un golpe en la puerta interrumpió su fiesta de autocompasión. Tomó su teléfono para mirar la hora. Era bastante tarde. ¿Quién podría estar aquí a esta hora? Alarmada, con el teléfono en mano sólo en caso de que fuera alguien que no conociera, se arrastró hasta la puerta y echar un vistazo por la mirilla. Garrett. Apoyó la cabeza contra la puerta. No podía enfrentarlo. Era una idiota. ¿Qué le iba a decir? Oh, soy así de dramática todo el tiempo. ¿No te encantaría seguir teniendo una relación conmigo? —Alicia. Sé que estás ahí. Escuché tus zapatos en el suelo. Peor aún, apestaba en ser espía, también. Menos mal que él no era un ladrón. Sin saber qué decirle pero sabiendo que no lo dejaría parado ahí afuera, abrió la puerta.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

siquiera estaba borracha. Ni siquiera un poco aturdida, de hecho.

331


El Club de las Excomulgadas Él se quedó allí, con las manos metidas en los bolsillos de sus pantalones y con la cabeza inclinada hacia un lado. No estaba sonriendo. —Hola —fue todo lo que dijo. Así que ella le dio un—: Hola —en respuesta. — ¿Puedo entrar un momento? A pesar de que no tenía idea de por qué él querría estar a pocos centímetros

Cerró la puerta con llave después de que él entró, pero se quedó cerca de la puerta, por si acaso ella quiera salir huyendo de inmediato. Él se volvió hacia ella, viéndose casi tan miserable como ella se sentía—. Lo siento —dijo de inmediato—. Fui un idiota. No debería haberte hecho dudar de que lo que estás haciendo por mí, lo has hecho por mí, sea cualquier cosa menos que un maldito milagro. Grandioso. Ahora ella se sentía aún peor. Ella se acercó a él—. No, soy la que lo siente. Me comporté terriblemente, actué como el tipo de mujer que detesto absolutamente, el tipo que lanza rabietas y actúa como una diva, porque las cosas no salen como le gustaría. No puedo disculparme lo suficiente por haber reaccionado a lo que dijiste. —No reaccionaste de forma exagerada. Yo fui un idiota. —No fuiste un idiota. Sólo hago mi trabajo, y tienes derecho a sentirte como quieras al respecto. Es natural que tengas preocupaciones acerca de tu carrera. Yo internalicé el problema. Incluso peor, hice que fuera debido a ti y a mí. Debería haber sido más sensata. Él barrió uno de los mechones dispersos de pelo detrás de su oreja.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

de ella por el momento, se alejó de la entrada—. Por supuesto.

332


El Club de las Excomulgadas —Creo que está bien hablar de ti y de mí como si realmente hubiera un nosotros. Algo se agitó en su vientre—. ¿Lo hay? —Yo creo que sí. ¿Tú no lo piensas? —No sé qué pensar a veces. Me da miedo. —Diablos, todo me asusta, Alicia. El hecho de no poder lanzar más me dado lo que siento acerca de mi propia familia. ¿Tú y yo? Eso definitivamente me asusta. Ese desacuerdo que tuvimos esta noche fue algo menor en comparación. Le encantaba que él estuviera siendo honesto con ella. Saber lo que lo asustaba; que ellos dos y su relación clasificaran en la parte superior de que su lista, le ayudaba a entenderlo mejor. Y la asustaba, también. Sus sentimientos por él la petrificaban por completo, porque le daban a él el poder de lastimarla. —Estás en lo cierto, y lo manejé mal. No volverá a suceder. Sus labios se levantaron—. No hagas promesas que no podrás mantener. Ella se echó a reír—. Está bien, no lo haré. Tengo un poco de té caliente hecho. ¿Quieres un poco? —No. Quiero besarte y tomarte. —La atrajo hacia sí y ahuecó la parte de atrás de su cuello, atrayendo sus labios a los suyos. Había poder en ese beso, una desesperada pasión de la que ella se aferró como a una línea de vida. Tal vez era una excusa, pero cada vez que alcanzaban el clímax, siempre parecía más fuerte que la vez anterior. Podría ser que todo estuviera en su mente, que su amor por Garrett estuviera creciendo y que debido a eso el tocarlo, besarlo, y estar con él se sentía como si se consumiera cada vez que estaban juntos. Pero había algo increíblemente mágico en la forma en que él le acariciaba el cuello. Seguramente esa piel de gallina que sentía no era su imaginación.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

asusta. ¿Estar en una habitación llena de tus familiares esta noche? Fue aterrador,

333


El Club de las Excomulgadas Él deslizó sus dedos por su cuero cabelludo para liberar el broche que sostenía su cabello en alto, y luego movió los dedos hacia abajo para encontrar la cremallera de su vestido. Con la cremallera bajada hasta la mitad, la llevó al dormitorio, donde encendió la lámpara junto a la cama, después la situó al lado de la cama y la atrajo contra si de nuevo para tomar su boca en un beso abrasador que la dejó sin aliento. —He estado esperando toda la noche para sacarte de este vestido, ver qué tipo de ropa interior tenías puesta —le susurró al oído, terminando lo que había camino. Cuando ella salió del vestido, su mirada vagó apreciando su sujetador negro y tanga a juego. Ella no había esperado verlo esa noche, pero había seleccionado la ropa interior de todos modos, con la secreta esperanza de que él estuviera allí. —Uh… maldito ¡wow! —dijo él—. ¿Y con esos tacones altos y sexys? Doble maldito wow. Ella se sonrojó bajo su caliente mirada—. Gracias. Sigues tú. Él se desabrochó la camisa y se encogió de hombros para quitársela, y luego se quitó los zapatos y pantalones, modelando sus calzoncillos negros para ella. Ella se echó a reír—. Sexy. —Sí, ni siquiera cerca. Él se bajó los calzoncillos, su erección se elevó y la hizo temblar de anticipación. Él pasó las yemas de sus dedos sobre la curva de sus pechos. —Esa ropa interior es muy caliente, Alicia. ¿La usaste por mí, con la esperanza de verme esta noche?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

empezado en la sala de estar al bajar la cremallera de su vestido por el resto del

334


El Club de las Excomulgadas —Sí. —Me gusta eso. Gracias. ¿Por qué no te acuestas en la cama y me dejas mostrarte lo mucho que te aprecio? Ella se sentó y comenzó a quitarse los zapatos, pero Garrett puso su mano sobre la de ella y la agarró por los tobillos. —Oh, no, nena. Estos zapatos tienen que quedarse. Quiero que me los

Su vagina se estremeció. Ella apoyó las palmas de sus manos sobre la cama. —Dios, Garrett. Me haces humedecer cuando dices cosas como esas. —Me gusta hacer que te mojes. —Le dio a su hombro un suave empujón, y ella se recostó en la cama, con las piernas colgando por el borde. Cuando Garrett le levantó las piernas y le dio un beso en las pantorrillas, ella se estremeció. —Me gustan mucho estos zapatos, Alicia. Deberías usarlos más a menudo. Él le pasó una mano por los tobillos, por los muslos, por el dorso de sus rodillas, y debajo de sus muslos, adorando una pierna, luego la otra, haciendo caso omiso del lugar palpitante entre sus piernas que suplicaba por su toque. Cuando le bajó las bragas por sus caderas y sus piernas, ella estaba lista para que la tocara, para que jugara con ella, para que la lamiera hasta que gritara. Pero él sólo acarició sus piernas otra vez, besando su camino hasta sus pantorrillas y rodillas, haciendo su camino hacia la tierra prometida, pero evitándola de nuevo para mover los labios sobre sus caderas y costillas. —Garrett. —Su nombre salió de sus labios en un suspiro tembloroso.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

hundas en la espalda, y en mi trasero cuando te folle esta noche.

335


El Club de las Excomulgadas —Mmm —fue su respuesta cuando llegó a la curva de sus senos. Pasó la lengua por el borde de las copas de su sujetador, provocándola. Sus pezones se apretaron, y ella estaba tan caliente que sentía como si pudiera tener una combustión espontánea. Él desabrochó el broche en la parte frontal de su sujetador para hacer las copas a un lado, liberando sus senos. —Tienes los senos más hermosos, y unos pezones bonitos que me gusta chupar. Sus palabras le enviaron a encenderse en llamas. Ella lo observó mientras él directamente hacia su centro. Ella extendió una mano para tocarse a sí misma, pero Garrett le agarró la muñeca y ubicó la mano en la cama junto a ella. —Uh-uh —dijo él, antes de chasquear la lengua sobre el otro pezón y luego agarrarlo con sus dientes para mordisquearlo suavemente. —Me estás matando. Él la miró y la derritió con una sonrisa maliciosa. Se movió más arriba y tomó sus labios en un beso que destruyó las pocas células que le quedaban a su cerebro. Ella estaba débil, inerte a excepción de cada terminación nerviosa que le hormigueaba rogando porque él la satisficiera, y cuando hizo el lento viaje al sur de nuevo, ella quiso cantar con alegría. Ella tembló cuando él jugueteó con la parte interna de sus muslos y se dejó caer de rodillas, envolviendo sus piernas encima de sus hombros mientras la acercaba al borde de la cama. Cuando finalmente apostó su boca en su sexo, todo su mundo giró. Ella se alzó sobre los codos, desesperada por ver lo que él estaba haciendo para causarle esas deliciosas, pecaminosas sensaciones. Al ver sus piernas colgando sobre sus hombros, su lengua deslizándose sobre su sexo, y la forma en que devoraba su vagina hizo que todo su cuerpo se convulsionara de placer.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

tomaba un pezón entre sus labios y lo chupaba en su boca, la sensación se disparó

336


El Club de las Excomulgadas —No duraré, Garrett. Voy a correrme, y lo haré con rapidez. Él murmuró contra su sexo, dejando su lengua contra ella y, oh, Dios, ¿estaba vibrando contra su clítoris? Ella estalló en un orgasmo que le adormeció la mente, agarrándose a su pelo y gritando su nombre mientras se mecía en su clímax contra su cara, sin vergüenza de hacerle saber lo condenadamente bueno que era. Y cuando se derrumbó contra la cama, sin aliento y sin energía, estaba segura de que había muerto.

reestableciéndola, su erección acariciando su cadera mientras él la volvía en la cama. Tal vez no estaba muerta después de todo, porque su boca y su lengua la trajeron de vuelta a la vida. Sus manos recorrieron su cuerpo, acariciando sus pezones y tocándola en todas partes. Entonces él le dio la vuelta poniéndola de costado así ella también podría tocarlo. Le encantaba la sensación de su cuerpo, cada músculo y cresta que había llegado a conocer tan bien. Ella le acarició el hombro, se lo besó, incluso le dio un pequeño mordisco. Él gruñó en respuesta, y los pezones de ella se tensaron. Y entonces él la empujó sobre su espalda y tomó un condón. —Tengo que estar dentro de ti. Ella extendió su mano hasta él, guiándolo en su interior, amando el momento cuando se enterró en su interior. La sensación de él llenándola, convirtiéndose en uno con ella, fue tanto emocional como física que siempre le producía un increíble asombro reverencial. Ella quería decirle eso, decirle cómo la hacía sentir, pero ahora no era el momento, no con la pasión subiendo tan rápido que la inundaba.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Pero él estaba allí, enmarcando su rostro con sus manos y besándola,

337


El Club de las Excomulgadas Él se levantó y le inclinó la rodilla hacia su pecho, acariciando con la mano a lo largo de su pierna. Cuando le acarició el tobillo, se volvió hacia ella, y sus labios se curvaron. —Oh, sí. Joder, me encantan estos zapatos. Él la penetró, lento y con calma, tomándose su tiempo para volverla loca, conduciéndola justo al borde del precipicio, enterrándose tan profundamente que ella pensó que podría morir del éxtasis.

gimió y se estrelló incluso más hondo. Él haría que se corriera de nuevo, pero esta vez se lo llevaría con ella. Y cuando él incrementó su ritmo, cuando su frente se frunció y sus párpados cayeron a media asta, ella supo que él estaba al borde del abismo. —Córrete en mi interior, Garrett —le susurró ella, y él se dejó caer encima de ella, agarró su trasero y levantó sus caderas, acercándolos aún más. Fue entonces cuando ella le clavó las uñas e hizo que la follara con más fuerza, haciendo que le diera todo lo que tenía. El sudor brotó de él. Era implacable, los músculos se abultaban en sus brazos mientras hacía rodar sus caderas sobre ella, haciéndola añicos. La besó cuando ella gritó, gimiendo contra sus labios mientras él se vaciaba en su interior. Se estremecieron juntos mientras alcanzaban el clímax, su cuerpo tensándose alrededor de su pene mientras lo montaban, ambos respirando con dificultad como si acabaran de correr una maratón. Agotada, ella yació con la cabeza en su pecho, escuchando el sonido de los latidos de su corazón. Quería decirle cómo se sentía. Había muchas cosas de las que necesitaban hablar, pero ahora estaba contenta y saciada y completamente agotada. Esa gran charla sobre cosas importantes podría esperar para otro momento.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella estiró la mano hacia él y enredó sus dedos en su pelo, tirando de éste. Él

338


El Club de las Excomulgadas

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Por ahora, solo querĂ­a dormir.

339


El Club de las Excomulgadas Capítulo Veintiséis Después de un día agotador de ejercicios y prácticas, Garrett había sido llamado a la oficina de Manny Magee. Se estarían dirigiendo a Chicago mañana para la apertura de la temporada. Tenía la esperanza de llegar a lanzar en esta serie. Ya sabía que no comenzaría con el arranque del juego. La pelota había sido dada a otra persona. Sin embargo,

Alicia había sido llamada junto con él. No estaba seguro de qué pensar acerca de eso. La mirada que ella le dirigió le decía que tampoco tenía idea. Manny llegó, junto con Bobby, el entrenador de lanzadores, y Phil y Max. Manny, quien nunca tomaba asiento detrás de su escritorio, se apoyó en el borde del mismo frente a donde estaban todos sentados. —Hagamos esto de una vez, Garrett. Te vamos a poner de nuevo en la rotación. El estómago de Garret se apretó. La emoción lo perforó. Esto era lo que había estado esperando. —Por ahora queremos que lances como relevo de media entrada. No pensamos que estás listo para comenzar en este momento. Queremos que hagas algunos lanzamientos, y un par de entradas en un juego es una buena manera de entrar en calor. Su estómago se redujo. Joder. No es lo que quería oír. —Puedo empezar, Entrenador. Mi brazo está bien. Estoy listo. —Bobby y yo sentimos que relevo de media entrada es bueno para ti por ahora.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

quería lanzar; estaba listo para ello.

340


El Club de las Excomulgadas —La resonancia magnética y la tomografía que te hicimos demuestran que has sanado —dijo Phil—. Una muy buena señal. Ahora es sólo cuestión de tiempo hasta que tu mecánica se endereza. —Me estoy enderezando. —Garrett centró su atención en Manny—. Sabes que puedo lanzar un buen juego para ti. —Sé que puedes. Después de hacer unos pocos juegos como relevo de media entrada, te moveremos de nuevo a la partida de rotación. Trabaja con Bobby en ajustar la delicadeza de tus lanzamientos y continúa con tu terapia con Alicia. —

La única cosa que no hacías era discutir con Manny Magee. Una vez que él te encajaba en una posición, esa era tu posición. Si no te gustaba esa posición, la siguiente alternativa era la bola AAA. O tal vez un nuevo empleo fuera del béisbol. La reunión había terminado, y Garrett lo sabía. —Por supuesto. Daré mi mejor esfuerzo. Manny le dio una palmada en la espalda. —Sabía que lo harías, muchacho. Garrett salió de la oficina de Manny, sin poder procesar lo que acababa de suceder. ¿Relevo de media entrada? Mierda. Prefería ser un closer43 que pasar tiempo como relevista de media entrada. Demonios, hubiera preferido no lanzar en absoluto. —Estás enojado —dijo Alicia mientras caminaban por el pasillo después de que todos se hubieran dispersado. Él le lanzó una mirada—. ¿Eso piensas? 43

Es un lanzador que suple al lanzador principal durante la última entrada, o la penúltima, y termina el juego.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Manny se levantó—. Volverás, chico.

341


El Club de las Excomulgadas —Garrett. Él estaba comiéndose el pasillo con rápidas zancadas furiosas, Alicia se apresuró para ponerse a su altura. No ahora. Él no estaba de humor para hablar. Prefería bajar al gimnasio y sacar su irritación con una de las bolsas para golpear o en el banco de pesas. Tal vez correría unos kilómetros en la pista. Había un maldito fuego en su vientre, y en este momento no era motivacional. Era pura furia abrasadora.

—Escúchame. Lanzarás. Vas a lanzar. Al menos vas a lanzar. Esta es una buena práctica para ti. — ¿Práctica? ¿Crees que me importa eso? Ella mantuvo la mano en su antebrazo. —Sé que esto no es lo que querías. —No. No es en absoluto lo que quería. Lo que quería era ser el lanzador que abriera de nuevo. —Y lo serás si dejas de ser un bebé que no consiguió lo que quería. Eso obtuvo su atención. Él la fulminó con la mirada. —Así que no comenzarás el juego. ¿Crees que eres el primer lanzador en salir de rehabilitación y en no iniciar de inmediato? Tienes suerte de llegar a lanzar en absoluto. Muchos de ellos se sientan en el banco durante meses, sin poder hacer ni un lanzamiento. Tu brazo es fuerte, pero tu mecánica está fuera de forma. Esta es una manera de conseguir que vuelvas a estar en forma sin perder el control del juego. Así que deja de sentir lástima por ti mismo, presta atención a tu entrenador de lanzamientos, déjame continuar trabajando con tu brazo, y te ayudaré a volver al montículo abriendo partidos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Pero Alicia agarró su brazo, forzándolo a detenerse.

342


El Club de las Excomulgadas Él se dio la vuelta y se alejó. —Garrett. No la miró. —Iré a la sala de terapia. Iré a trabajar en mi hombro. Se siente tenso después de la práctica de hoy. No había nada peor que recibir un llamado de atención por tu terapeuta de

Ella tenía razón. Él no había tomado bien la noticia. Había querido empezar en la rotación, no haciendo de relevo de media entrada. Pero lanzaría. Y ella tenía razón en eso. Él podía haber terminado en la banca. Así que lidiaría con eso. Sería el mejor maldito relevista de media entrada que tuvieran, y cuando se dieran cuenta lo pondrían de nuevo en la partida de rotación. Le daría a la semana. Una semana y sería quien abriría los partidos de nuevo. **** Una semana más tarde, aún estaba lanzando medias entradas. Él lo había hecho bien como relevo, habían caminado44 a unos pocos, ponchado a otros, y conseguido que algunos ganaran un par de bases. Dos lanzamientos habían terminado en dos carreras, lo que era malísimo. Sin embargo, le habría gustado haber dejado a esos jugadores en base. Pero estaba recuperando su forma, su brazo se sentía bien, y estaba lanzando algunas entradas. 44

Evitó que los bateadores llegaran a base. Las caminatas por lanzamiento es una estadística que mide la efectividad del lanzador en evitar que el bateador consiga hacer una base.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

todas las personas.

343


El Club de las Excomulgadas Medias entradas. Joder, esto lo estaba volviendo loco. Para empeorar las cosas, tenía a los medios de comunicación arrastrándose sobre su trasero debido a su hombro y su nueva posición como relevista de media entrada. Él les había explicado, y el entrenador les había explicado, que era sólo temporal, que era parte de su rehabilitación, y que estaría empezando con los juegos de nuevo en poco tiempo. Eso había conseguido poner a los medios de comunicación en un frenesí, especulando si todavía había algo mal con su hombro

Él había puesto los ojos en blanco sobre eso. Como si no tuviera valor propio con la montaña de dudas pesándole, ¿los medios tenían que agregarse a aquello? — ¿Estás listo para que te haga los estiramientos? Él levantó la vista para ver a Alicia irguiéndose sobre él. Ni siquiera se había dado cuenta de que había alguien más en la sala de entrenamiento. Pero ahora, otros jugadores se habían presentado para realizar sus ejercicios de calentamiento antes del partido. Hoy era el primer partido en casa. Normalmente, él estaría entusiasmado como el infierno acerca de la multitud local, en el estadio de su hogar. Normalmente, lanzaba el primer partido en casa. Siempre lo había hecho. Por lo menos desde que era el lanzador que abría. Hoy, Walter Segundo iniciaría el juego. Tal vez, si tenía suerte, podría arrojar algunos tiros de media entrada, pero Segundo era un lanzador fuerte y solía llevar el juego hasta la octava o novena entrada. Garrett podría no llegar a lanzar en ese partido en absoluto. —Garrett —dijo Alicia otra vez—. Vamos a estirar ese hombro.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

y si alguna vez sería un lanzador que abriera partidos de nuevo.

344


El Club de las Excomulgadas Él levantó la mirada hacia Alicia, preguntándose si había hecho la elección correcta hacía unos meses, cuando les había dicho a los médicos y entrenadores que quería trabajar con Alicia. Tal vez debería haberse quedado con Max, el jefe del departamento de medicina deportiva. Se sentía desleal con Alicia sólo de pensarlo. Estaba lanzando ahora, donde antes no había hecho nada más que sentir lástima de sí mismo, convencido de que nunca lanzaría de nuevo. Estaba lanzando otra vez, simplemente no de la forma en que había responsable de su recuperación, ¿no es cierto? Le había dicho que lo pondría en el montículo de nuevo. Ella había hecho eso, pero no en la forma en que él quería. Mierda. Ya no sabía qué pensar más. — ¿Garrett? Él se levantó y la siguió. —Sí. Claro. En la mesa él mantuvo los ojos cerrados, concentrándose en su brazo, o en lo que suponía que tenía que estar haciendo que no hacía, mientras Alicia lo estiraba. —Estás muy callado hoy. —Sólo estoy pensando. — ¿En el juego? —Sí. —Espero que hagas un poco de trabajo hoy. Asegúrate de mantener el brazo relajado.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

imaginado. Seguramente eso no era culpa de Alicia. O tal vez lo era. Ella era

345


El Club de las Excomulgadas —Creo que no es necesario que me digas qué hacer en la zona de calentamiento. Ella no dijo nada después de eso, lo que estaba bien con él. No se habían visto mucho uno al otro durante la semana pasada. Habían estado en el camino, y los dos no habían pasado juntos mucho tiempo, aparte de cuando ella hacía su terapia. Se habían reunido en el campo y en la sala de ejercicios, pero no había mucho que hacer con los medios de comunicación haciéndole entrevistas y los juegos, por lo que no habían tenido tiempo a solas. Alicia estuvo compartiendo equipo como compañero de piso. Apenas habían hablado, además de como jugador a terapeuta. No desde que él le había espetado a ella cuando se enteró de que sería asignado como relevo de lanzador de media entrada. Eso había sido probablemente lo mejor. Garrett no había sido exactamente la mejor compañía últimamente. No la había llamado cuando habían llegado de nuevo a la ciudad, tampoco. Tenía demasiadas cosas en su cabeza, y ninguna era agradable. Probablemente ella también lo sabía, porque no había dicho nada al respecto, sólo se presentaba en las instalaciones con su cara sonriente de costumbre, trabajaba con paciencia en su hombro, como si nada hubiera cambiado, cuando en realidad todo lo había hecho. Al menos para él. No se merecía tener a alguien como ella en su vida. Sus manos sobre él se sentían bien, sin embargo, y cuando le hizo darse la vuelta para darle un masaje en la espalda y hombros, ella quitó algo de la tensión que él había estado conteniendo. Al menos físicamente. No había nada que pudiera hacer para quitar las dudas de su mente. —Está bien, siéntate —dijo ella.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

habitación con otra mujer terapeuta, y Garrett tuvo a uno de sus compañeros de

346


El Club de las Excomulgadas Él agarró su camisa y se la sacó por encima de su cabeza. Ella lo miró, y él recordó que, a pesar de esos feos uniformes de terapista física que llevaba, seguía siendo hermosa. No sabía cómo no lo había notado hace tantos meses. Ella le dedicó una sonrisa. —Hoy lo harás genial.

Ella miró a su alrededor, luego rozó sus dedos a través de su rodilla. —Dale tiempo, Garrett. La recuperación nunca es rápida. Llegarás allí. —Sí. Claro que lo haré. —Él se deslizó fuera de la mesa, luego dejó la habitación de tratamiento. Durante el juego, Garrett miró desde la zona de calentamiento. Segundo lanzó un shutout45 hasta la octava entrada y Maloney cerró la última entrada para él. Garrett nunca alcanzó a lanzar. Nunca le había dolido tanto en su vida no estar en el montículo. Habría dado cualquier cosa para lanzar aunque fuera medias entradas. Pero lo que realmente quería era su propio juego. Quería arrancar tanto, que le dolía. En el vestuario después del juego, Garrett se duchó, se vistió, luego se sentó frente a su casillero, con una esperanza infernal de que los medios se centraran más en Gavin y Dedrick y Stan, los jugadores que facilitaron buenas jugadas para sus compañeros e impulsado las carreras ganadoras, y en Segundo por su excelente desempeño en el montículo ese día, y menos en el hecho de que Garrett había sido inexistente. No podía enfrentarse a ellos, no tenía nada que decir. 45

Es cuando un lanzador lanza durante todas las entradas (o casi todas) y no permite que el equipo contrario anote ninguna carrera.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Sí, si me subo en el montículo en absoluto.

347


El Club de las Excomulgadas Max entró y se sentó junto a él. — ¿Estás bien? Él levantó la cabeza y asintió—. Estoy bien. —Tu hombro está bien, también, sabes. Pero tal vez sea hora de un cambio. Garrett frunció el ceño.

—Has estado trabajando con Alicia desde hace un tiempo, y mientras que ha conseguido traerte hasta aquí, tal vez sea tiempo de que me dejes tomar las riendas y llevarte el resto del camino. — ¿El resto del camino? —Tu mecánica es buena, pero no estás allí todavía. Tengo algunas ideas para afinar la pequeña cantidad de tejido cicatricial que todavía está en tu hombro, y creo que podremos ponerte de nuevo en la rotación de los abridores. Eso significaría despedir a Alicia. —Alicia ha sido un salvavidas, sabes. Realmente trabajó para ponerme en forma. No estaría donde estoy ahora sin sus habilidades. —Oh, sé que lo hizo. Mejor de lo que pensé que haría, francamente. Ahora, deja que te lleve el resto del camino. Garrett tragó saliva. Esta era su carrera, y tenía que ponerla en primer lugar. Incluso por encima de sus sentimientos por Alicia. No es como si ella fuera a ser despedida o algo así. Había hecho su parte, y Dios, estaba agradecido. Pero tenía que ser un lanzador que abriera de nuevo, y si Max podía hacer que eso sucediera… —Está bien. Lo que piensas que se debe hacer, vamos a hacerlo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿Qué tipo de cambio?

348


Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

El Club de las Excomulgadas

349


El Club de las Excomulgadas Capítulo Veintisiete Algo estaba pasando con Garrett. Alicia no tenía idea de lo que era, pero apostaría que tenía algo que ver con su descontento por estar atrapado como relevo de media entrada. Sabía que la terapia del hombro seguía bien. Él tenía pleno rango de movimiento y no mostraba señales de dolor al lanzar la pelota. El problema es que su mente estaba cerrada y se negaba a hablar con ella. Y cuando un jugador se ella comenzó a trabajar con él, y le había tomado un poco de esfuerzo sacarlo de allí. Por desgracia, no habían tenido ningún momento a solas, primero por el viaje, después por la cadena de juegos en casa, más el circo mediático en St. Louis. Ni siquiera podía imaginar la presión bajo la que Garrett debía estar en este momento, pero lo último que haría sería añadirse con cualquier tipo de cosas emocionales relacionadas con ellos. Él tenía suficiente con eso. Habría tiempo más tarde para que los dos se relajaran y hablaran de su relación. Ahora estaba más preocupada por su carrera y por donde estaba su cabeza. Necesitaba convencerlo de que sus días como lanzador no habían terminado sólo porque actualmente no era el que abría los partidos. Creía en él y en el trabajo que habían hecho juntos. Sabía que él empezaría los juegos de nuevo. La clave era convencerle. Ella salió a la cancha donde los lanzadores estaban practicando, lista para trabajar con él y con el entrenador de lanzadores. Ella y Bobby se habían metido en un ritmo para diagnosticar la mecánica de Garrett y trabajar en los ajustes que pudieran afectar su posicionamiento. Bobby le preguntó si eso dañaría su brazo en modo alguno, y ella tuvo que hacer que Garrett lanzara y medir entonces su nivel de dolor.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

encerraba, nunca era una buena señal. Ahí es donde Garrett había estado cuando

350


El Club de las Excomulgadas En estos días, nada parecía causarle ningún dolor, que era una muy buena señal, pero lo podría asegurar después, cuando hiciera la terapia, si cualquiera de los mecanismos de lanzamiento tenía un efecto adverso sobre su hombro. Lo último que necesitaban era dar algún paso atrás en la recuperación de Garrett. Esta mañana, Max estaba allí afuera, y Garrett ya estaba lanzando. Ella tomó su ordenador y la abrió, comprobando el tiempo de calentamiento de Garrett. No, no llegaba tarde.

—Alicia. Garrett, ¿por qué no vienes aquí un momento? Danos un minuto, Bobby —dijo Max. —Claro —dijo Bobby, moviéndose para trabajar con uno de los otros lanzadores. —Garrett y yo hablamos ayer —dijo Max—. Has hecho un excelente trabajo, Alicia. Sin embargo, con el fin de realizar más progresos en su recuperación, es hora de un cambio. Alicia miró de Max a Garrett, quien colocó su mirada en algún lugar por encima de su hombro, no en ella. —No entiendo. —Sólo para sacudir un poco las cosas. Tengo algunas ideas que creo que eliminarán el resto del tejido en la cicatriz en el hombro de Garrett y que lo traerán de vuelta al montículo como lanzador. —Sí, Max, yo también. —Ella abrió su ordenador—Si miras aquí… Pero Max hizo un gesto con la mano—. Está bien, Alicia. Tengo esto ahora. Transfiere tus notas sobre Garrett a mi escritorio. ¿Por qué no le pones una venda en el tobillo de Cleron? Se queja de algún tipo de dolor.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Buenos días, Max —dijo ella mientras se dirigía al campo.

351


El Club de las Excomulgadas —Pero… —Esa es la palabra final, Alicia. Estás fuera el caso de Garrett. Ella miró a Garrett, quien le dio una pequeña inclinación de cabeza. —Estoy seguro de que Max hará un buen trabajo poniéndome en forma el resto del camino. Gracias por todo lo que has hecho, Alicia. ¿Gracias por todo lo que has hecho? ¿Eso era todo? Es como si fueran extraños. sentido desde hacía un tiempo pero que había ignorado. Ella plasmó una sonrisa profesional y asintió hacia Max. —Está bien, Max, claro. Haré que estas notas sean transferidas a tus archivos de inmediato. Se dio la vuelta y se dirigió hacia el vestuario para poder tomar su kit que contenía las vendas para el tobillo de Cleron. Con cada paso, el vacío en la boca de su estómago creció. No era personal, a pesar de la devastación que sentía. Esto era parte de su trabajo, por lo que el dolor en su estómago sólo podía tomar una caminata para que se le pasara. Ya era hora de poner distancia entre ella y Garrett, de todos modos. Él necesitaba centrarse en sus lanzamientos, y ella necesitaba volver a lo que hacía, que era trabajar para el equipo de medicina deportiva en cualquier capacidad que la necesitara. Su tiempo juntos había llegado a su fin. O tal vez había terminado un par de semanas atrás, y Garrett había sido el único en notar eso mientras ella había estado trabajando tan duro en su brazo, tratando desesperadamente de poner sus sentimientos en un segundo plano. Porque había sido su carrera la que había sido

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Era como si un abismo se hubiera abierto entre los dos, una distancia que había

352


El Club de las Excomulgadas tan importante para ella, y los sentimientos de él que la habían hecho de ir de puntillas a su alrededor. Mientras que él sólo aplastó los suyos sin pensarlo dos veces. Las lágrimas pincharon en sus ojos. Ella se las limpio, negándose a comportarse como una niña en esa situación. Estaba en el trabajo y sería una maldita profesional. Esto no era sobre Garrett y ella como pareja, era sobre Garrett, su paciente.

momento. Había sabido que esto ocurriría tan pronto como los dos se habían ido a la cama. Ponerle fin a su relación personal era lo mejor. Ella lo sabía, y obviamente Garrett también lo sabía. Ella había sabido desde el comienzo que no podrían trabajar juntos una vez que su hombro hubiera sanado. Y estar juntos, mientras trabajaban para el mismo equipo haría que hubiera un conflicto de intereses. No había forma de que renunciara a su trabajo. Amaba su trabajo con los Rivers, había luchado duro para conseguir este trabajo. Ya era dudoso con su primo jugando para el equipo. ¿Tener una relación con otro jugador? Si era descubierta por sus jefes, sería la muerte de su carrera. Era hora de categorizar su relación con Garrett a donde pertenecía; un interludio maravilloso, algo que recordaría con cariño, pero no algo que pudiera continuarse. Se había acabado. Puerta cerrada. Terminado. Ya olvidado. Abrió el archivo de tratamiento de Garrett en su ordenador y se lo envió a Max. Cuando salió del vestuario, se dirigió directamente a la banca, centrándose sólo en Cleron. Ni una sola vez levantó la mirada, ni una vez buscó a Garrett. Tenía que hacer un rompimiento limpio rompiendo con él, sin dejar que sus emociones nublaran su lógica.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Involucrarse personalmente con un paciente había sido el problema en todo

353


El Club de las Excomulgadas Se arrodilló frente a Cleron. —Está bien, Jeff. Echemos un vistazo a ese tobillo. **** Garrett observó a Alicia trabajar en el tobillo de Cleron. Ella nunca lo miró, ni siquiera le dio un vistazo por encima del hombro. ¿Qué esperaba después de la forma en que la había tratado? El shock en sus dolor que cruzó su rostro cuando Garrett básicamente le había dado un beso de despedida seguía atascado en su estómago como un golpe duro. —Garrett. No te estás concentrando —dijo Bobby—. No has golpeado la zona de strike en seis lanzamientos. Garrett salió del montículo, con su concentración rota. No debía estar centrándose en Alicia. Esta era su oportunidad de cambiar su estilo de lanzamiento, de que Max acabara su rehabilitación, y finalmente; por fin, volviera a su trabajo como lanzador. No podía tomarlo como algo personal, y tampoco Alicia debía hacerlo. No era personal, era su carrera. Y, por desgracia, la de ella. Ella probablemente lo había tomado como algo personal, y probablemente pensaba que la estaba dejando también en la parte personal más que sólo profesionalmente. Mierda. Se quitó la gorra de béisbol y pasó los dedos por su pelo. No tratabas a alguien que amas de esa manera. Espera. ¿Amar? Lanzó su mirada a través del estadio hacia la zona de calentamiento.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

ojos cuando Max le había dicho que la estaba relevando, seguido por la mirada de

354


El Club de las Excomulgadas Alicia se había ido. Cleron estaba de vuelta en el campo, pero Alicia no estaba en ninguna parte. Ya sentía el vacío. — ¿Cortarás margaritas aquí todo el día, Scott, o tal vez te sientes con ganas como para dar algunos lanzamientos? —Preguntó Bobby. Garrett examinó el estadio una última vez, pero no vio a Alicia. No sabía lo

Lo había jodido y no sabía qué hacer al respecto. En su lugar, dio media vuelta y volvió a subir al montículo de práctica. —Sí, entrenador. Arrojemos algunos lanzamientos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

que haría si la veía.

355


El Club de las Excomulgadas Capítulo Veintiocho Si había una cosa que Alicia no hacía, era evitar. Era directa, era el tipo de persona que enfrentaba,

lo-sacaba-fuera-y-resolvía-el-problema. Las cosas que

solían enconarse se ponían feas, era una gran creyente de la comunicación. Razón por la cual estaba sentada en la casa de su tía un domingo por la tarde viendo a los Rivers jugar béisbol en vez de estar en el estadio.

pretzel mientras la familia se reunía alrededor de la televisión de su tío y tía para ver el partido. —Ocasionalmente recibimos días de descanso, sabes. —Sí, cuando el equipo está fuera —dijo su padre. Ella puso los ojos en blanco. —Hay un montón de especialistas en medicina deportiva para tratar lesiones. No todos trabajamos todos los días de juego. No lo hago hoy. —Pero te dan entradas gratis para el juego, y puedes ir al estadio las veces que quieras, ¿no? —preguntó Jenna. Alicia le lanzó a Jenna una mirada que claramente decía: „Cállate‟. —Sí. Pero no tuve ganas de ir hoy. —Mmmm —dijo Jenna. —Mmmm, de hecho —Savannah añadió. —Además, es el cumpleaños de papá. Pedí específicamente estar fuera hoy así podría estar aquí para la gran fiesta familiar.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿No deberías estar trabajando? —su padre le preguntó, comiéndose un

356


El Club de las Excomulgadas Su padre tomó otro pretzel. —No sé, guisante dulce. Yo preferiría estar en el juego. Cole resopló—. Yo también, papá. Alicia debería haberme dado sus entradas. —Podrías haber conseguido tus asientos si lo hubieras pedido. Gavin puede conseguir entradas, también.

—Mejor con la repetición instantánea —dijo Jenna. Alicia preferiría estar viendo un viejo romance en blanco y negro en la televisión en su casa mientras lloraba con un galón de helado de chocolate con chips de crema, pero es el cumpleaños de su padre, y su tía y su tío habían decidido organizar una barbacoa en su casa hoy, así que no tuvo más remedio que asistir. Era eso o ir al partido, y estar en el juego significaba estar cerca de Garrett, y en este momento ese no era un lugar en el que quisiera estar. —Tía Kathleen, ¿puedo ayudar con algo en la cocina? —Cualquier cosa para evitar el juego en la televisión. —No, gracias, cariño. Hice la ensalada de papa anoche. Las costillas están absorbiendo la salsa de barbacoa, así que todo está listo. —Podría poner las costillas en la parrilla. Su tío le frunció el ceño. —Ese es mi trabajo, señorita. Ni siquiera pienses en ello. Jenna rió—. Bueno, podrías tener un poco de chisme de chicas en el piso superior. Bendita Jenna.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Eso es verdad —dijo su tío—. Aunque estos son buenos asientos, también.

357


El Club de las Excomulgadas —Por supuesto. Savannah se levantó. —Iré con ustedes. —Yo, también —dijo Tara, entregándole a Sam a Mick, quien sonrió y acurrucó el bebé en el hueco de su brazo. —Liz será infeliz porque está en el juego hoy y se perderá esto —dijo Tara Alicia. —Alicia parecía necesitar un descanso de todas las cosas relacionadas con el béisbol —comentó Jenna, mirando a Alicia para que iniciara la conversación. La última cosa que quería hacer era hablar de ello, pero cuando se enfrentaba a su familia, todo salía a borbotones. Les contó todo lo que había pasado con Garrett, incluyendo ser apartada de su caso. —Qué idiota —dijo Jenna—. No puedo creer que después de todo lo que hiciste por él te hubiera dejado así. —Los hombres pueden ser tan obtusos a veces —agregó Savannah—. ¿Has hablado con él desde que pasó? —No. Me llamó, pero no le contesté. No veo el punto. Tara, quien se había sentado en la cama junto a Alicia, le dio unas palmaditas en la mano. —No puedes esconderte de él para siempre, sabes. Con el tiempo, los dos tendrán que tener una conversación. Alicia suspiró.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

después de que ellas se trasladaron y acomodaron en la habitación de la tía de

358


El Club de las Excomulgadas —Lo sé. Sólo que no estoy lista todavía. Hemos pasado por tanto, y realmente necesita concentrarse en sus lanzamientos. —Oh, tonterías —expresó Jenna—. Él realmente tiene que ir a tu casa, pedirte perdón, y besarte el trasero por lo que te hizo. Alicia soltó una carcajada. —Yo no iría tan lejos. Él tiene que hacer lo que piensa que es mejor para su

—Tú eres lo que es mejor para su carrera. —Jenna alzó la barbilla, claramente del lado de Alicia, sin importar nada más. Y es por eso que Alicia la amaba. —Max es el jefe de medicina deportiva. No es como si fuera malo en lo que hace. —Y tú eres la que hizo que Garrett lanzara de nuevo, ¿no es así? —Preguntó Savannah—. ¿Es posible que tomara su frustración por no estar ser quien abriría el partido y la arrojara sobre ti, y permitiera que esta persona Max influyera en él para cambiar de terapeuta? Si no recuerdo mal, Max no estaba muy contento con que tú fueras escogida en primer lugar, ¿no? Savannah tenía un punto que Alicia no había considerado—. No, no lo estaba. —Así que podría haber habido alguna manipulación detrás de escena por parte de Max para quitarte de en medio y ponerse de nuevo en control de su terapia. Entonces, cuando Garrett regresara de nuevo a la rotación inicial, ¿quién se llevaría todo el crédito? —preguntó Tara. —Probablemente Max —admitió Alicia.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

carrera.

359


El Club de las Excomulgadas Tara asintió—. Eso es lo que pensé. Jenna y Savannah están en lo correcto. Necesitas hablar con Garrett. Alicia las miró a todas. — ¿Y decirle qué? ¿Qué estoy enojada porque me sacó? Es su prerrogativa. Puede elegir a qué terapeuta quiere utilizar. Max es el mejor. Tara levantó una ceja.

—Creo que soy la mejor para él. Conseguí que dejara de quejarse por no lanzar de nuevo. Y maldita sea, está lanzando, pero no de la forma en que pensó que lo haría. Y será un lanzador inicial de nuevo. —Entonces dile eso —dijo Jenna. —Y cuando hagas eso, también dile que actuó como un idiota. —Uno podría pensar que habría llegado a darse cuenta por sí mismo — sugirió Savannah. Alicia suspiró. No sabía lo que debía hacer. Pero sin duda no le rogaría a Garrett. O él averiguaba que la necesitaba o no lo haría. Mientras tanto, tenía a otros jugadores a los cuales había sido asignada y su propio trabajo qué proteger. Su propio corazón que proteger. —Pero es algo más que tu trabajo y tu relación de trabajo con Garrett, ¿no es así? —Preguntó Tara, descifrando lo que realmente molestaba a Alicia. —Tal vez. —No hay ningún tal vez. Estás enamorada de él, ¿verdad? Ella se volvió para mirar a Jenna.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿Es el mejor para Garrett? ¿O tú eres la mejor para él?

360


El Club de las Excomulgadas —Sí. Estoy enamorada de él. O pensé que lo estaba. — ¿Está él enamorado de ti? —Preguntó Savannah. —No lo sé. Nunca hablamos al respecto. Savannah le dirigió una mirada. — ¿Alguna vez le dijiste cómo te sentías?

Un coro de gemidos colectivos llenó la habitación. Alicia levantó las rodillas hasta su pecho y envolvió sus brazos alrededor de sus piernas. — ¿Y ahora qué hago? Después de lo que pasó, estoy segura como el infierno que no le diré que lo amo. Se vería como si le estuviera rogando para recuperar mi trabajo. —No, no puedes decírselo ahora —dijo Savannah—. La pelota está definitivamente en su cancha. Él tiene que venir a ti. Te lo debe. —Entonces ¿ahora espero? Jenna asintió—. Debido que estás enamorada de él, supongo que esperar es lo mejor que puedes hacer. Estoy de acuerdo con todas los demás, no puedes ir a él. No con todos esos sentimientos que tienes. Entonces, si los dos terminan juntos, siempre te quedarás preguntándotelo. Es, definitivamente, su turno. Si merece la pena en absoluto, no deberías tener que esperar por mucho tiempo. — ¿Y si no viene a mí? Tara le lanzó una mirada de simpatía. —Entonces no vale la pena esperarlo, cariño.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Nunca llegó el momento adecuado.

361


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintinueve Había sido realmente un buen día. Garrett había lanzado dos entradas parecía pensar que la terapia estaba progresando muy bien. Manny le había dicho que sus lanzamientos eran cada vez más fuertes, golpeaban el blanco, y si todo salía bien, podría estar en la rotación en la alineación titular el próximo mes o algo así. Las cosas estaban mejorando. Pero todavía sentía un vacío en el interior que no podía ser llenado, porque Alicia no estaba en su vida, no era el centro de su universo, y eso simplemente apestaba. La había llamado y enviado mensaje de textos en algunas ocasiones después de que Max la había quitado de su caso, pero no le había contestado. Y como un cobarde, había dejado de intentarlo, centrándose en cambio en sus lanzamientos, pensando que tal vez había sido lo mejor, que tal vez habían tenido una gran aventura y sólo debía mirar hacia adelante, no hacia atrás. El problema era, que ella llenaba su cabeza en las noches, cuando yacía en la cama, y en el camino en todo lo que podía pensar era en hablar con ella. Cuando estaba en casa, quería verla, estar cerca de ella. La quería en su casa. Quería cenar con ella, sentarse en el sofá a ver películas. La quería en su cama. Sufría por ella. Le gustara o no, se había convertido en una parte integral de su vida que no tenía nada que ver con la rehabilitación de su hombro. Su hombro estaba bien. Estaba casi

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

sólidas. Las cosas estaban saliendo bien. Había estado trabajando con Max, quien

362


El Club de las Excomulgadas cien por ciento recuperado ahora, y eventualmente, no la habría necesitado más para eso de todos modos. Pero siempre iba a necesitarla para alimentar el espacio que tenía abierto en su corazón, donde la había permitido entrar. Y eso era lo que tenía que decirle. No podía permitir que el miedo le evitara tener algo; a alguien, que significaba tanto para él. Ella había estado ocupada trabajando en la rehabilitación de algunos de los tratamiento o los ejercicios. En un día libre, esperó hasta que ella terminó y se presentó en su casa esa noche, con la infernal esperanza que no se hubiera mudado, que no tuviera una cita cuando hizo sonar el timbre. Cuando ella respondió estaba vestida con pantalones de yoga muy ajustados y una camisa de manga larga. Dios, se veía bien. Él quiso tomarla en sus brazos y besarla. Pero no podía. Había perdido ese derecho porque había sido estúpido. Sus ojos se agrandaron cuando vio que era él en la puerta. —Oh. Hola —dijo ella. —Hola a ti, también. Sé que debería haber llamado por teléfono, pero no respondiste las últimas veces que te llamé, así que pensé que podría pasar por aquí. —Sí. Lo siento. Mis sentimientos estaban un poco heridos por haber sido apartada como tu terapia. Le encantaba que fuera tan directa y honesta. — ¿Puedo entrar? Ella vaciló. Él no sabía lo que haría si le decía que no.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

otros chicos, por lo que rara vez tenía la oportunidad de hablar con ella durante el

363


El Club de las Excomulgadas —Por supuesto. Él entró en la sala de estar y se volvió. —Me siento como si estuviera siempre pidiéndote disculpas. Ella no dijo nada. —Tal vez es porque siempre estoy arruinándolo. No soy muy bueno en esto de las relaciones. Nunca había tenido una antes. He salido aquí y allí, pero nada dejando ir. —No lo estás dejando ir. Estás mezclando el trabajo con el aspecto personal. Él tomó una inhalación profunda. —Pero se mezclan entre sí. O lo hicieron. En mi cabeza, de todos modos. — Arrastró los dedos por su pelo—. Me acostumbré a que cuidaras de mí. Y cuando no estuviste allí… Ella frunció el ceño. — ¿Así que estás molesto porque no soy más tu terapeuta? Estaba estropeándolo en esto. Él negó con la cabeza. —No. Quiero decir, sí. Lo que hiciste por mí; volviste al revés mi vida y mi carrera. No te puedo agradecer lo suficiente por eso. Manny piensa que seré el lanzador inicial pronto. —Es una buena noticia. Te dije que lo serías. —Sé que lo hiciste. Supongo que cuando comencé a lanzar otra vez, quería que sucediera de inmediato. Y cuando no fue así, todo se volvió confuso para mí. Busqué a alguien a quien culpar por eso.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

duradero. Tú y yo, creo que tenemos algo especial, y me siento como si lo estuviera

364


El Club de las Excomulgadas Ella se cruzó de brazos. — ¿Y yo era conveniente? Ella no haría esto fácil para él. —Sí, supongo que sí. Tú fuiste responsable de mi recuperación, al ayudarme a sacar mi cabeza del trasero y haciéndome ver que podría volver a lanzar. Y cuando las cosas no salieron como quería, te culpé. Cuando Max se me acercó y

—Yo podría haberte llevado hasta allí, Garrett. —Lo sé. Qué es lo que le dije a Max. Él es muy bueno en lo que hace. Pero no eres tú. Ella se acercó más. — Le dijiste a Max, ¿qué? —Le dije a Max que aunque apreciaba su trabajo conmigo, me había acostumbrado a ti como mi terapeuta, y que prefería trabajar contigo. Ella lo miró boquiabierta. —No le dijiste eso a él. —Lo hice. Él está bien con eso. Sus labios se levantaron. —Estoy bastante segura de que Max no está de acuerdo con eso. —No me importa si lo está o no. Lo que me importa es cómo te sientes tú. —Él cruzó la distancia entre ellos y tomó su mano para sostenerla; había extrañado mucho su toque—. Te lastimé ese día. Y te dejé alejarte de mí. Siento eso. Te he echado de menos.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

me dijo que podía llevarme el resto del camino, no dejé pasar la oportunidad.

365


El Club de las Excomulgadas —Yo… también te extrañé, Garrett. —Te amo, Alicia. Sus ojos se abrieron como platos. — ¿En serio? —Lo hago. No puedo decirte lo mucho que eso me asusta. La desintegración del matrimonio de mis padres amargó mis ideas del amor y de la la mía porque se me hace tan condenadamente incómodo estar cerca de ellos. Me recuerda el dolor y la pérdida y cosas que no quiero recordar. Pero entonces te veo con toda tu familia y el amor que les rodea y me hace creer que tal vez podríamos tener algo así, que a lo mejor ese tipo de amor existe realmente. Alicia fue inundada con tantas emociones a la vez que no pudo procesarlas todas. Alivio porque él había aparecido; que había ido a ella y que pusiera sus sentimientos en orden, y estupefacción de que él le hubiera dicho que la amaba. Incluso se había disculpado y asumido la responsabilidad de hacerle daño. Se necesitaba a un hombre fuerte para hacerle frente a sus fallas. Una gran cantidad de hombres no podían hacer eso. Ella puso su mano sobre el pecho de Garrett y echó la cabeza hacia atrás para mirar ese rostro que tanto amaba. —Tú me lastimaste. Puse todo lo que tenía en hacer que lanzaras de nuevo. Y lo arrojaste lejos porque te asustaste. Esta vez él no apartó la mirada. —Sí. Lo lamento. —No puedes huir cada vez que el mundo no gira en la dirección que deseas. Es posible que no te vuelvas el lanzador inicial de nuevo en el momento en que

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

permanencia. Ya sabes lo que pienso sobre la familia. Diablos, ya ni siquiera veo a

366


El Club de las Excomulgadas creas que es correcto para ti, pero lo serás en algún momento, Garrett. Sé que lo harás. Creo en ti. Siempre he creído en ti. Ella sintió su estremecimiento. Él apretó sus manos sobre las de ella, llevó su mano hasta su boca y le dio un beso. —Siempre has creído en mí, incluso cuando no creía en mí mismo. —Sí, lo hice.

haberte lastimado, a pesar de que no lo merezco. Porque te amo, y quiero estar contigo. — ¿Cómo va a funcionar, Garrett? No puedo ser tu terapeuta y tu novia. Él arqueó una ceja—. ¿Por qué no? No hay ninguna regla que diga que no puedes trabajar para el equipo y tener una relación con un miembro del equipo, ¿o sí? —Por supuesto que sí. Está en mi contrato con el equipo. Él dio un paso atrás. — ¿En serio? —En serio. ¿Cómo puedes no saber eso? Supuse que lo sabías, o que estaba en tu contrato, también. No puedo confraternizar de manera personal con ningún miembro del equipo sin perder mi trabajo. ¿Por qué crees que estaba tan asustada cuando los otros jugadores nos atraparon besándonos? —Tienes que estar bromeando. ¿Por qué no me lo dijiste antes? Ella se encogió de hombros.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Gracias por eso. Y ahora tengo que preguntarte si me perdonas por

367


El Club de las Excomulgadas —Bien, primero porque pensé que ya lo sabías. Y segundo, porque pensé que tú y yo teníamos una aventura, algo temporal. Supuse que siempre y cuando nos escondiéramos bien, nadie lo sabría jamás. Ahora… Ella estaba encantada con su declaración de amor, y se sentía miserable al mismo tiempo. Él se sentó en el sofá.

—Sí. —Y es inaceptable. —Él sacó el teléfono de su bolsillo y marcó un número, mirándola mientras sonaba—. Victoria, soy Garrett. Tenemos un problema.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Esto es una mierda.

368


El Club de las Excomulgadas Capítulo Treinta Alicia se mordió el labio inferior mientras esperaba en la sala de conferencias del equipo con Garrett, su agente; Victoria Baldwin, y Lucas Birdwell, el abogado que Liz había contratado para representar a Alicia en esta cuestión. Su jefe, Max, Manny Magee, y los abogados del equipo estaban todos presentes también.

cuando Gavin le había dicho a su agente que quería ser trasladado del equipo, ella casi se derrumbó en el suelo de su sala de estar. —Ahora que hemos esbozado la cuestión, estoy segura de que pueden ver por qué Garrett ha pedido este intercambio —dijo Victoria, viéndose tan a tono con su elegante traje azul marino, y dorados tacones altos, que Alicia se sentía anticuada en comparación con su sencillo vestido negro y botas negras de tacón alto. Pero lo último que quería hacer era llamar la atención sobre sí misma. Ella se había recogido el pelo en una cola de caballo baja y no estaba usando joyas. Era mucho mejor que Victoria tuviera toda la atención, y la tenía, con su pelo elegantemente cortado al hacerse un moño, con su manicura perfecta, y su maquillaje expertamente aplicado. La mujer era absolutamente impresionante y completamente confiada mientras se dirigía a todos los presentes. — ¿No sería más sencillo para la Srta. Riley ser trasferida en otra posición? —preguntó uno de los abogados de los Rivers cuyo nombre Alicia no podía recordar ya que había cinco de ellos presentes. —Más simple, sí. Pero Garrett pidió este intercambio, para que la Srta. Riley no pierda su trabajo. Como hemos discutido, los dos se encuentran en una relación y están determinados a que la Srta. Riley no pierda un trabajo en el que está tan bien cualificada. Ella disfruta de su lugar en los Rivers y no quiere ponerlo en peligro.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

La garganta de Alicia se había vuelto completamente seca. Esa noche,

369


El Club de las Excomulgadas —Espera —dijo Manny, con un fruncido de ceño en su rostro—. Así que Garrett y Alicia se han enamorado, ¿entiendo esto correctamente? —Así es, Manny —dijo Victoria. —Y esto es un problema, ¿por qué? —El contrato de empleo de la Srta. Riley especifica que no puede confraternizar de manera personal con ninguno de los jugadores —el abogado de

—Qué estupidez —dijo Manny—. Por qué no vuelven a reescribir su contrato entonces. Ella se queda, Garrett se queda, y todo el mundo estará feliz. Victoria miró a los abogados. La persona cuyo nombre Alicia no podía recordar, dijo—: Si hacemos eso, Sr. Magee, tendríamos que hacer eso con todos los empleados del equipo. — ¿Qué? ¿Crees que habrá un montón de fraternización entonces? Sólo hay otra mujer en el equipo de medicina deportiva, y ya está casada, ¿no es cierto? —Sí —dijo Max—. Lo está. Manny se echó hacia atrás en su silla. —Entonces me parece que el problema está resuelto. Preferiría no perder a uno de mis mejores lanzadores sólo porque se enamoró de una mujer que trabaja para el equipo. Una regla tonta si me lo preguntas. ¿Quién escribe estos contratos de todos modos? Nadie del equipo legal de los Rivers respondió a esa pregunta. — ¿Es posible revisar el contrato de la Srta. Riley? —preguntó Lucas. Los trajes crujieron, entonces el Sr. Teers; Alicia finalmente recordó su nombre, contestó—. Creo que se puede hacer, siempre y cuando la Srta. Riley y el

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Alicia explicó.

370


El Club de las Excomulgadas Sr. Scott estén de acuerdo en que ella no será directamente responsable de la terapia del Sr. Scott. —No lo creo —dijo Garrett—. ¿Qué diferencia hay si ella hace mi terapia o no? Es la que me puso de nuevo en el montículo de lanzador. —Garrett —dijo Alicia, colocando su mano sobre la suya—. No se puede ganar todo. Está bien. —Ella tiene razón, Garrett —dijo Victoria—. Toma esto como una victoria. hay muchos especialistas expertos en medicina deportiva que trabajan con los Rivers que puede manejar tu bienestar físico en la terapia. —No —dijo Alicia, mirando a Max, quien hasta ahora no había traicionado sus sentimientos sobre el asunto con ningún tipo de expresión—. Trabaja con Max. Garrett inhaló, y luego suspiró. —Está bien. —Entonces estamos de acuerdo —dijo Lucas. Después de una maniobra en lenguaje jurídico, la reunión terminó. Alicia encontró todo el proceso agotador, y todavía estaba impactada de que Garrett hubiera contemplado hacer este intercambio en primer lugar. Tras agradecerle a Lucas por su tiempo, Alicia se quedó afuera con Garrett y Victoria. —Gracias, Tori. Sabía que podía contar contigo —dijo Garrett. —Haces que me den ganas de beber, Garrett, ¿sabes eso? Él sonrió—. Dudaba que me dejaran ir. Aunque no soy el lanzador inicial, sin embargo, soy muy valioso para el equipo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Alicia mantiene su puesto de trabajo, y tú permaneces con los Rivers. Seguramente

371


El Club de las Excomulgadas Victoria le dio unas palmaditas en la mejilla. —Eso es lo que me gusta de ti. Todo ese ego. —Ella miró a Alicia—. Mantenlo sano, aunque sea en un perfil bajo. Alicia se echó a reír—. Haré mi mejor esfuerzo. Y gracias. —De nada, cariño. Ella entrelazó su brazo con el de Garrett, pero se encontraron con Max y mano, manteniéndolos unidos con firmeza. Los labios de Max se quedaron firmemente juntos. Manny sonrió. —Eso terminó bien para todo el mundo, pero habría sido más fácil si hubieras venido y hablado conmigo sobre todo —dijo Manny. Garrett se encogió de hombros—. Era por Alicia por quien estaba más preocupado. Tenía que protegerla. Garrett miró a Max, quien se encogió de hombros. —No despedimos arbitrariamente a nuestros mejores terapeutas, Garrett — dijo Max—. Encontraremos una manera de hacer que funcione. Nos vemos mañana, Alicia. Sorprendida, Alicia sólo pudo mirar atónita como Manny y Max se alejaban. —Así que, le gustas. —Eso parece. O sólo estaba tratando de dejarme contenta. Garrett se echó a reír—. No creo que Max reparta elogios fácilmente. —No tengo idea. Esto ha sido una pesadilla. Vamos a casa.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Manny en el pasillo. Ella comenzó a tirar de su brazo, pero Garrett sostuvo su

372


El Club de las Excomulgadas — ¿A tu casa o a la mía? —le preguntó él. —No me importa. —Tengo una idea. ¿Qué tal si hacemos esta relación pública? La llevó a Charlie Gitto en Hill. Ella comió una ridícula cantidad de penne46 primavera, y él filete y pasta. Ambos tuvieron los más maravillosos vasos de Chianti, y en el momento de irse, Alicia estaba llena.

La noche era fresca, pero no le importaba. Garrett envolvió su brazo alrededor de ella, y pasearon por una cuadra un par de veces. —Se siente bien, no preocuparse de que alguien nos vea juntos. Él se detuvo y tiró de los bordes de su chaqueta cerrándola, después presionó un beso en sus labios. —Te amo. Y no tienes que preocuparte por ser vista conmigo. A menos que me degraden o no pueda lanzar. Lo dijo con una risa, pero antes de que pudieran volver a caminar, ella puso su mano sobre su pecho y lo detuvo. —Te das cuenta de que no te amo porque eres un famoso jugador de béisbol, ¿verdad? —Sí. Me amas a pesar de eso. Ahora fue su turno de reír. —En eso tienes razón.

46

Es un tipo de pasta.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Tengo que caminar —anunció ella.

373


El Club de las Excomulgadas Cuando ella sintió que habian hecho suficiente ejercicio luego de la gran comida que había tenido, se volvieron a subir al coche. Ella esperaba que se dirigieran a cualquiera de sus casas, a la suya o a la de él, pero se sorprendió cuando él fue al centro y entró al estacionamiento con aparcacoches del Lumiere, un hotel y casino. Él la llevó al interior, y aunque no era como Las Vegas, las campanas estaban sonando, las cartas eran repartidas, y ella estuvo lista para jugar. Llegaron a la sala de póquer, y Garrett le dio un poco de dinero. Cuatro había ganado varios cientos de dólares y estaba lista para estirar sus piernas, por lo que vagó por ahi, jugado en algunas máquinas, y, por desgracia, perdiendo dinero. —Creo que me quedo con el póquer —dijo ella. —Estoy de acuerdo. Eres un infierno mucho mejor en el póquer de lo que eres en estas máquinas. Ella se rió y se recargó contra el costado de Garrett. —Gracias por sacarme esta noche. He pasado un rato genial. —Oh, la noche no ha terminado. —La llevó a la recepción, mostró su identificación, y le dieron la llave de una habitación. Cuando se alejaban, ella lo miró. — ¿Tenemos una habitación aquí? —La tenemos. Y las bolsas están siendo trasladadas. Le pedí a Savannah que empacara una bolsa de viaje para ti. Espero que no te importe. Supuse que lo que fuera que resultara hoy, tendríamos que pasar la noche de escapada, sólo nosotros dos. —No me importa en absoluto. Te lo agradezco.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

horas pasaron antes de que ella se diera cuenta. A ella y a Garrett les fue bien. Ella

374


El Club de las Excomulgadas La habitación era una suite, con vista al Arco de St. Louis y a la orilla del río. Era hermosa y amplia, y le encantó. Lo que más le encantaba, sin embargo, era estar a solas con Garrett y no tener que preocuparse más por cualquier otra cosa que no fuera estar enamorada de él, por pasar tiempo con él, y luego irse a trabajar y hacer su trabajo. Le gustaba la sencillez de todo. —Me gusta ese sillón —dijo él, refiriéndose a un sillón cerca de la ventana.

—Creo que es porque me gustaría verte aferrada a los brazos de ese sillón mientras estás inclinada. Su cuerpo se calentó con la imagen. — ¿Quieres que mantenga mi vestido o me lo quito? Él se acercó a ella y la jaló contra él, besándola a fondo hasta que el calor que sintió se convirtió en una explosión de calor en toda regla. Él levantó el vestido hasta su trasero, pasando su mano sobre las bragas de seda de color rojo que ella había elegido llevar hoy. Él examinó su trasero. —Oh, el vestido definitivamente se va. Date la vuelta. Ella se volvió y abrió la cremallera de su vestido, pasándolo por sus hombros. Él le besó cada hombro, y luego le soltó su cola de caballo, moviendo su pelo a un lado para poder besar su cuello. Ella se estremeció, y la piel de gallina brotó por su piel. — ¿Tienes frío? —le preguntó él. —Definitivamente no es frío. Tú me pones caliente.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

— ¿En serio? ¿Y por qué?

375


El Club de las Excomulgadas Le bajó su vestido por los brazos y las caderas hasta que quedó tendido en el suelo, dejándola en tacones y ropa interior. —Oh, sí —dijo Garrett, ahuecando sus senos, jugando con sus pezones a través de la frágil seda. Alicia se recostó contra él, mirando sus manos mientras la tocaban. Eran tan grandes que empequeñecían sus pechos. Ella puso sus manos sobre las de él y las presionó, encantándole la presión. Él movió las copas hacia abajo y pasó los

—Me gusta que me toques. Él hizo rodar sus pezones con sus pulgares e índices. — ¿Así? Ella se quedó sin aliento. —Sí. Más. Fuerte. Él le dio a sus pezones un ligero pellizco y ella frotó su trasero contra su rápida y creciente erección. —Y a mí me gusta eso —dijo él—. Me encanta cuando frotas ese dulce trasero tuyo en mi contra. Inclínate hacia delante, Alicia. Agárrate al sillón. Él le quitaba el aliento. Ella se aferró a los brazos del sillón mientras él pasaba sus manos sobre su trasero, adorándolo con la más ligera de las caricias. Cuando él le dio una ligera palmada, ella jadeó y se volvió a medias para mirarlo. — ¿Te dolió? —No. — ¿Más?

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

pulgares sobre sus sensibles pezones.

376


El Club de las Excomulgadas —Oh, sí. Su vagina se apretó cuando él le dio otro golpe, y cuando le movió las bragas hasta los muslos y le dio nalgadas de nuevo, todavía con suavidad, ella se sintió traviesa. —Me encanta verte así. Me pones duro. Ella lo miró, su vagina tembló de placer con este giro inesperado de su juego

—Haces que me humedezca. —Me gusta que estés mojada y temblorosa por mí. Ella lo estaba. Él la golpeó otra vez, esta vez un poco más fuerte. Ella gritó, pero fue debido al placer, porque él pasó una mano sobre el lugar, luego se inclinó y le besó donde la había azotado. —Eres tan caliente con tus ardientes bragas rojas y tu trasero rojo donde te di las palmadas. No tenía idea de que fuera a gustarte eso. —Yo tampoco. — ¿Estás mojada? —Sí. Él metió la mano entre sus piernas para palpar su sexo. Ella estuvo a punto de morir de éxtasis por su toque. —Sí, estás mojada. —Él metió dos dedos dentro de ella y usó su pulgar para girarlo sobre su clítoris. —Oh, Dios — dijo ella, lanzando la cabeza hacia atrás cuando él empezó a follarla con los dedos. Y cuando palmeó su trasero con la otra mano una vez más, su vagina se apretó alrededor de sus dedos como un tornillo a un banco.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

sexual.

377


El Club de las Excomulgadas —Te gusta eso, ¿verdad, Alicia? Ella no pudo responder, porque él iba a darle un orgasmo si seguía haciendo eso. —Azótame. Frota mi clítoris y azótame. Voy a correrme. Él lo hizo, y, oh, Dios mío, fue demasiado. Ella llegó a su clímax con un salvaje grito, corcoveando contra sus dedos, esperando que él la sostuviera allí

Las olas se mantuvieron mientras Garrett rasgaba la envoltura de un condón. Entonces estuvo detrás de ella, dentro de ella, aferrándose a sus caderas mientras se estrellaba en su interior con una fuerte y gloriosa embestida. Ella lo oyó gemir cuando se asentó totalmente en su interior, y ella todavía palpitaba debido a las secuelas de ese increíble orgasmo. Él se quedó quieto, y ella supo que él la sentía. —Dios, Alicia, te sientes tan bien. Y entonces él empezó a moverse, tomándola allí de nuevo tan rápido que no estaba segura de sí podría permanecer de pie. Sus piernas temblaron cuando él se retiró, luego embistió, pasando su mano sobre su espalda, y luego se inclinó sobre ella para morderle la nuca. Ella amaba este lado animal suyo, tan apasionado y fuera de control. Amaba todo sobre él. Y cuando se empujó contra él para que fuera más profundo, él gimió, hundió los dedos en sus caderas, y se estrelló contra ella, sus bolas golpeándola mientras le daba lo que había pedido. Ella extendió la mano entre sus piernas para frotar su clítoris, necesitando otro clímax, necesitando sentir su vagina sujetándolo en un puño apretado de nuevo.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

porque era tan condenadamente bueno que no quería que se detuviera.

378


El Club de las Excomulgadas —Alicia —pronunció él, con la voz tirante por la tensión al acercarse al borde. —Córrete en mi interior, Garrett. Hazme tuya. Ella se subió sobre sus rodillas al sillón y levantó su trasero. Él usó sus dedos para deslizar sus jugos sobre su ano y jugar con ella en ese lugar. —Oh, sí —susurró ella—. Más.

frotó el clítoris y la sensación de su dedo dentro de su ano y su pene en su vagina la envió a la cima. —Haz que me corra —dijo ella—. Necesito correrme otra vez. Loca de placer, ella era un conjunto de terminaciones nerviosas, cada una en sintonía con el placer desenfrenado que él le daba. Fuera de control ahora, Garrett la folló profundamente, y cuando ella lo sintió acercándose al final, se dejó ir, gritando por el orgasmo que le dio. Él también gritó cuando se corrió, y montaron la cresta juntos. Él se retiró y la volteó, presionando sus labios y cuerpo al de ella, envolviéndola en un capullo de brumoso resplandor. — ¿Será siempre así? —preguntó ella, rozando sus labios contra los suyos. — ¿Así cómo? —Tan… intenso. Hacer el amor contigo quema algunas de las células de mi cerebro en cada ocasión. —Sí, lo sé. Y sí, siempre será así. Ella amaba su confianza.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él lubricó su trasero e insertó un dedo en su culo mientras la follaba. Ella se

379


El Club de las Excomulgadas Se ducharon, se vistieron con ropas holgadas, y se subieron a la cama. Garrett ordenó servicio al cuarto; postre y café, luego se instalaron en las muchas almohadas para ver una película; una comedia romántica que Alicia había visto probablemente veinte veces, pero Garrett afirmaba nunca haber visto antes. Él tomó un poco de espuma de su cappuccino y le hizo un bigote en su rostro. Ella rió y agarró su servilleta para limpiarse, pero no antes de hacerle a él un bigote con lo último de su espuma.

— ¿Conseguiré más sexo con el bigote? —Tal vez. —Entonces considéralo hecho. Ella se echó a reír. Él se quedó mirando fijamente la TV. —Te gustan estas cosas sentimentales, ¿eh? —le preguntó él mientras alimentaba a Alicia con una fresa cubierta de chocolate. Ella saboreó el chocolate y la fresa combinados. —Por supuesto. —Ella tomó un sorbo de su cappuccino—. ¿Tú no? Él devoró lo último del pastel de queso, después dejó el plato a un lado. —No lo diré. Pero apuesto a que él termina encontrándote con ella en la estación de tren, incluso a pesar de que le dijo que aceptaría ese trabajo en Europa. Ella se sentó. —Ya viste esta película antes.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Oh, me gusta ese bigote en ti. Deberías dejarte crecer uno.

380


El Club de las Excomulgadas —No, no lo he hecho. Estoy adivinando. ¿No es esa la forma en que todos estos tipos de películas terminan? ¿El chico conoce a la chica, tienen un romance caliente, ambos están determinados a no enamorarse, pero al final se dan cuenta de que no pueden vivir el uno sin el otro, por lo que encuentran una manera de hacer que funcione? Ella se recostó contra las almohadas y frotó los pies contra los suyos. —Se parece mucho a nuestra historia.

—Si la persona de la que te enamoras vale la pena, moverás montañas para hacer que funcione. Dios, ella estaba enamorada de este hombre. Puede que no siempre se lo haya puesto fácil, pero valía la pena pelear cada paso del camino. Alicia se acurrucó contra él con una sonrisa en su cara y se dispuso a ver el „felices para siempre‟.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Él la miró y entrelazaron sus dedos.

381


El Club de las Excomulgadas

Alicia no estaba de servicio para el juego de los Rivers ese día. En su lugar, estaba sentada en la galería arriba de la zona de calentamiento de los jugadores, gracias a las grandiosas entradas proporcionadas por su impresionante y sexy novio, Garrett. Liz estaba con ella hoy, junto con sus padres y los padres de Gavin, quienes estaban sentados en la misma fila. Liz le apretó la mano. — ¿Nerviosa? —No, no estoy nerviosa en absoluto. Aterrorizada se le acerca más. —Relájate, cariño. Garrett lo hará muy bien. Dios, eso esperaba. Él seguía trabajando con Max, pero ella no podía mantener sus manos fuera de él, ni desde su perspectiva terapéutica ni personal. —Él se ve bien, Alicia —dijo su papá. —Sí, lo hace. —Aún mejor, se ve preparado. Entusiasmado —dijo su tío.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Epílogo 1

382


El Club de las Excomulgadas Ella sonrió. Habían estado trabajando en su forma y en su movimiento de lanzamiento durante un mes, desde que Garrett había puesto su carrera en la línea y se había ofrecido a ser intercambiado sólo para que ellos dos pudieran estar juntos. Ahora él estaba en la rotación de apertura de nuevo, y hoy era su primer partido desde su lesión del año anterior. Le había dado la noticia hacía dos días, y desde entonces no estaba segura quien estaba más nervioso; si ella o él. Él se lo había contado después del juego con Atlanta, encogiéndose de hombros como si no

Ella había gritado y se había lanzado a sus brazos. Esa noche, habían celebrado cenando, y después teniendo sexo caliente. Había sido un muy memorable sexo caliente, también. —Ahí está —dijo Liz. La multitud rugió. Alicia saltó sobre sus pies, encantada de escuchar los aplausos mientras Garrett tomaba el montículo. Lucía tan bien en su uniforme, alto y delgado, y en gran forma. Parecía preparado para cualquier cosa. Ella esperaba que se embebiera en la adoración, y que eso le ayudara a alimentar el fuego que sabía había estado ardiendo dentro de él desde su lesión el año pasado. Había trabajado tan duro en su recuperación que se merecía este momento. Ella lo amaba tanto y no quería nada más que tuviera éxito. Y lo tendría, porque ella creía en él. ****

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

hubiera sido la gran cosa.

383


El Club de las Excomulgadas Garrett estaría mintiendo si dijera que los aplausos de la hinchada local cuando tomó el montículo no habían provocado que le bajaran unos escalofríos por la columna. Había esperado lo que parecía una vida por esto, y ahora que estaba aquí, ahora que tenía el montículo y la pelota en la mano, se aseguraría realmente de derrotar a Houston. Pero cuando el primer bateador llegó a la base, sus rodillas se sacudieron un poco.

Céntrate en lo familiar. Has estado haciendo esto prácticamente tu maldita vida entera, Garrett. Esto es tan familiar para ti como cepillarte los dientes. Puedes hacer esto. Abrió los ojos. Su receptor, Sánchez, gritó la señal. Garrett asintió, inspiró hondo, se preparó, y luego arrojó una bola rápida que pasó zumbando junto al bateador y dentro del guante de Sánchez que esperaba. Diablos, sí. Sánchez pidió una bola curva. Hizo lo mismo, y el bateador golpeó una grounder hacia Gavin, quien pisó la primera base. Out47 número uno. El siguiente bateador se acercó y Garrett le dio una bola rápida. El bateador golpeó una pop fly48 hacia el jardín derecho. Out número dos. Sintiéndose un poco más relajado, se enfrentó al siguiente bateador y probó su sinker49. La primera fue una bola50, por lo que se preparó y le lanzó una bola rápida. 47 48

Eliminado de la ronda por errar la anotación. Bola golpeada muy alta, pero no muy lejos, así que permanece dentro del campo de juego.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Cerró los ojos e hizo rodar la pelota en su mano.

384


El Club de las Excomulgadas Primer strike51. Sánchez pidió una sinker de nuevo. Garrett la arrojó de nuevo, y el bateador elevó la pelota la mandó a una zona no legal del campo de juego. Segundo strike. Esta vez Garrett quería hacer explotar a este tipo fuera del agua. Sánchez pidió una bola curva, pero Garrett dijo que no. Cuando Sánchez sugirió la bola

A nada excepto el aire. Tercer strike y fue ponchado. La multitud rugió y Garrett caminó fuera desde el montículo. Fácil primera entrada. Se concentró durante las ocho entradas, permitiendo sólo dos hits52 y ninguna carrera. Su brazo se estaba cansando y se notaba. Había hecho caminar a dos bateadores en la octava entrada y Manny le dijo que no quería que sobreesforzara su brazo. A pesar de que quería lanzar durante todo el juego, tampoco quería lastimarse. Manny trajo a Maloney para cerrar. —Lanzaste un infierno, Scott —dijo Manny mientras tomaba la pelota de él—. Bienvenido de regreso. Garrett no pudo evitar la ligera sonrisa en su rostro. —Gracias, entrenador.

49

50

51 52

Lanzamiento rápido dirigido hacia la porción más baja de la zona de strike, y hacia dentro o hacia afuera, con la intención de producir que una bola caiga en el campo, causando un out. Es un lanzamiento donde el lanzador arroja la bola sin darle una oportunidad justa al bateador de golpearla. El lanzamiento vuelve a repetirse. Conteo negativo para el turno del bateador. Es cuando el bateador alcanza una base a salvo, poniendo la bola en el campo de juego.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

rápida, Garrett asintió y se preparó, arrojó la bola, y el bateador balanceó.

385


El Club de las Excomulgadas Él salió del montículo con una ovación de la multitud. Eso se sentía condenadamente bien. Ganaron el juego cuatro a cero. Sus compañeros de equipo celebraron la victoria en la casa del club después de eso. Los medios de comunicación le preguntaron cómo se sentía al estar en la rotación inicial de nuevo. —Se siente bastante bien —fue todo lo que dijo, al tiempo que le daba una gran cantidad de crédito a sus compañeros de equipo por su bateo y actuaciones en

Después del partido, se encontró con Alicia en el estacionamiento. Ella arrojó sus brazos y lo besó. —Sabía que podías hacerlo. Él le devolvió el beso, largo e intenso, aferrándose a ella unos segundos extra. —Porque tú creíste en mí, incluso cuando yo no lo hacía. Ella apretó sus brazos cuando se retiró. — ¿Cómo sientes el hombro? —Bastante parecido a espagueti recocido. Ella se echó a reír—. Eso es normal, dado que es la primera vez que lanzas en tantas entradas. Te daré un masaje esta noche. — ¿Un masaje desnuda? —Ves, ese es tu problema. Siempre pensando con tu pene. — ¿Ese es un problema? —Preguntó él, arqueando una ceja—. Por lo general, el resultado es un orgasmo o dos para ti.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

el campo, y a Maloney por el trabajo estelar como lanzador de cierre.

386


El Club de las Excomulgadas —Mmm, tienes un punto válido. Pero se supone que debemos encontrarnos con mis padres y tíos en la cena de celebración. Él suspiró—. Está bien, cena primero. Masaje desnuda después. Él envolvió su brazo alrededor de ella y la acompañó hasta su coche, sin poder quitar la sonrisa de su cara. Había tenido un gran partido esta noche. Era lanzador inicial de nuevo, y tenía una mujer increíble a su lado. Su vida no podría ser más perfecta ahora. No cerca de él y la besaba otra vez, agradeció a cualquier destino que la hubiera llevado a él. Ella había salvado su carrera y colmado el orificio en su corazón. Ella le había hecho creer en el amor otra vez, que era más importante que cualquier otra cosa. —Te amo —dijo él, rozando sus labios sobre los de ella. Ella le sonrió—. Yo también te amo, Garrett. Ahora vamos a esa cena y terminemos con ella así podré tenerte desnudo. Él sonrió. Cómo había dicho… simple y condenadamente perfecto.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

sabía lo que había hecho para tener tanta suerte, pero mientras jalaba a Alicia más

387


Epílogo 2 No había nada que acelerara más el motor de Gray Preston que un motor en buen funcionamiento, un coche rápido cruzando la línea de meta en primer lugar, y una mujer dispuesta y sexy esperándolo al final de un gran día. Lástima que la explosión en el motor hubiera enviado su coche contra el muro a tres vueltas tímidas de la línea de meta en Michigan. Había estado en el segundo lugar y pasando junto a su competidor a toda prisa, seguro de que podría luchar por el primer lugar de Cal McClusky antes de la bandera a cuadros. Ese sueño se había esfumado. Así que tenía a la mujer sexy, una tal Sheila Tinsdale, una visitante frecuente de su remolque y su cama en el último mes. Una rubia platinada malditamente caliente, y bien formada, Sheila no le exigía ningún compromiso y le gustaba el sexo tanto como a él. Estaba condenadamente cerca de ser la mujer perfecta. Por desgracia, Sheila también tenía su ojo puesto en McClusky, y se acostaba con los ganadores. Así que cuando McClusky cruzó la línea de meta y Gray golpeó la pared, Sheila apareció en el remolque de McClusky más rápido de lo que el Chevy de Gray había rodado fuera en la tercera curva.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

El Club de las Excomulgadas

388


El Club de las Excomulgadas No es que lo sorprendiera, y no había herido sus sentimientos. Demasiado. No estaba emocionalmente involucrado con Sheila, y había muchas más como ella en el circuito de las carreras. Así que tuvo un gran cero en los eventos de hoy. No había ganado, tenía un coche destrozado en marcha, y nada de sexo como consuelo. Además, había perdido dos puestos en la carrera por puntos y tenía a un decepcionado equipo con el cual lidiar. Como propietario de dos coches en Carreras Preston y como el conductor del coche número cincuenta y tres, la responsabilidad pesaba sobre él.

relaciones con su antiguo empresario he ido por su cuenta hacía dos años. Tenía mucho que demostrar; así mismo, a su equipo, a sus fans, y… Probablemente no le hacía ningún bien pensar cuánto tenía que demostrar. Y cuánto le costaría, financieramente y en otras cuestiones, si no lo conseguía. Por lo menos todavía era temprano en la temporada. Había tiempo para recuperar el terreno que había perdido en la carrera de hoy. Se dirigió al garaje del equipo donde su personal estaba ocupado, con las cabezas bajo el capó de su coche. Su jefe de equipo levantó la cabeza—. Esto apestó hoy. Gray asintió hacia Ian Smart. Él e Ian había estado juntos desde que Gray se había subido la primera vez a un coche de carreras, antes de que se hubiera vuelto profesional. —Es un eufemismo. La temperatura del aceite era alta hacia el final. Lo empujé demasiado duro. Pero, maldita sea, estaba tan cerca. Mientras Gray se inclinaba e inspeccionaba el motor, Ian le dio un codazo con su hombro.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Era su objetivo de hacer algo de sí mismo, sobre todo desde que había roto

389


El Club de las Excomulgadas —Eso es lo que tienes que hacer para ganar la carrera, amigo. No hay nada que puedas hacer al respecto. Lo conseguiremos la próxima vez. Sí. La próxima vez. Sabía todo acerca de perder. Su padre era un senador, por lo que había crecido alrededor de sus campañas, en torno a estrategias para ganar, y lo que se hacía para reagruparse cuando no ganabas. Aunque su padre rara vez perdía una carrera. Estaría decepcionado por el desempeño de Gray hoy. Eso es si alguna vez se molestaba en mirarlo correr, que Gray sabía perfectamente no hacía. Mitchell Preston no sería atrapado rebajándose padre estaba involucrado en las grandes elecciones de este año y estaba más interesado en su propia carrera; la que Gray no tenía duda que su padre ganaría. Gray había perdido un infierno más carreras que su padre. Algo que su padre absolutamente odiaba. Por otra parte, a su padre no le gustaba nada de lo que Gray hacía, y así había sido desde que Gray había rechazado la beca para Harvard y había elegido la beca de deportes para Oklahoma. Eso realmente había enojado a su padre, también. Al menos ese recuerdo puso a Gray en un decididamente mejor estado de ánimo. —Donny lo hizo bastante bien, sin embargo. Quedó en el duodécimo lugar. Gray arrastró su atención de nuevo a Ian—. No está mal, pero sé que puede hacerlo mejor. Necesita trabajar más en su concentración. Hablaré con él y con su jefe de equipo. Al menos podría salvar algo de ese día de mierda. Donny Duncan conducía el nuevo coche que Gray había introducido en Carreras Preston esta temporada. A los veinticuatro años, Donny estaba todavía un poco verde53, había hecho el cambio a ese nivel dos años atrás. Pero el chico tenía un talento natural y un gran instinto.

53

Era algo inmaduro, con poca experiencia.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

a ver las carreras de autos. Lo consideraba un deporte común e inferior a él. Su

390


El Club de las Excomulgadas Gray estaba seguro de que si continuaba presionando a Donny vería resultados triunfadores. Gray dio la vuelta para dirigirse hacia su remolque y vio a alguien esperando en la puerta. No sólo alguien. Sino una mujer muy atractiva, una fémina bastantedemasiado-elegante-para-ser-de-la-pista vistiendo un traje de negocios y tacones muy altos. Él le dirigió una mirada de evaluación mientras se abría camino hacia

¿De los medios, tal vez? A pesar de que había terminado sus entrevistas más temprano. Ella se bajó las gafas de sol y le dio un repasó con la mirada, también—. ¿Grayson Preston? Wow. Ella era una maravilla, con su pelo rubio fresa expertamente recogido, sus ojos azules evaluándolo y unos labios perfectamente pintados. Seguro que no pertenecía allí. Además, nadie en el circuito de carreras le decía Grayson. Diablos, sólo su mamá lo llamaba por ese nombre. Y su padre. —Sí. ¿Y tú eres? Ella se acercó a él, con paso seguro y confiado, y luego le tendió la mano—. Evelyn Hill. ¿Tienes un momento? Para ella, tenía un montón de momentos. Él le dio la mano, notando sus uñas con manicura. No esas largas uñas falsas como garras que algunas de las mujeres de por aquí llevaban. Las de Evelyn eran cortas y estaban sin pintar. —Por supuesto. Vamos, entra. Él abrió la puerta de su remolque y esperó mientras ella subía las escaleras, lo que le dio la oportunidad de comerse con los ojos sus piernas muy bien formadas y su grandioso trasero. Lástima que la falda le cubriera las rodillas. Normalmente

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

ella.

391


El Club de las Excomulgadas las mujeres de por allí llevaban las faldas mucho más cortas. Por otra parte, normalmente las mujeres que abordaban a los corredores no se vestían como si fueran a tomar té en alguna parte. Ella entró en la sala y él cerró la puerta. — ¿Qué puedo hacer por ti, Evelyn? Ella se volvió hacia él y le dio una sonrisa. Una práctica, profesional, muy

Justo cuando estaba centrando su radar en ella, tenía que ir y arruinarlo al trabajar para su padre. Aunque al menos estaba enviando mejores emisarias ahora. Gray fue hacia su nevera y tomó una cerveza. — ¿Quieres una? —Oh. No, gracias. Él abrió la tapa de la lata y bebió un largo trago, con la garganta reseca de todas aquellas vueltas y las entrevistas que había tenido que hacer después del desastroso final. — ¿Viste la carrera de hoy? —De hecho, lo hice. Siento lo de tu accidente, pero me siento aliviada de que no hayas resultado herido. Él se encogió de hombros—. No fue un golpe tan duro. —Señaló la pequeña mesa—. Toma asiento, Evelyn. ¿Estás segura de que no quieres algo de beber? También tengo agua y refrescos. —No, estoy bien. Pero eres muy amable al ofrecérmelo. ¿No era educada? Ella se sentó en la cabina y cruzó una larga pierna sobre la otra.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

estudiada sonrisa—. Estoy aquí en representación de su padre, el senador Preston.

392


El Club de las Excomulgadas Él se aclaró la garganta—. Está bien, entonces, ¿De qué te manda mi padre a hablar conmigo recorriendo todo el camino hasta Michigan que ninguno de ustedes pudo llamarme y decírmelo por teléfono? Ella movió un rizo detrás de su oreja y cruzó las manos sobre la mesa centrando esos hermosos ojos azules claros directamente a él—. Como es de tu conocimiento, o al menos espero que estés consciente de eso, ahora que el senador Preston ha abandonado la carrera por la presidencia, tiene una buena oportunidad de ser considerado como un candidato viable a la vicepresidencia en la elección de

Él se echó hacia atrás en la cabina—. Sabía que se había retirado de la carrera, pero no sabía que le daría una oportunidad al lugar de VP54. Me alegro por él. ¿Qué tiene eso que ver conmigo? —Estaría muy agradecido si pudieras ayudarlo en sus esfuerzos. Ahora bien, esta era una nueva. Su padre no había querido tener nada que ver con él durante mucho tiempo. — ¿En serio? ¿Y cómo se supone que lo ayudaré? —Lo has hecho muy bien por ti mismo en este deporte, Sr. Preston… —Si seguirás hablando conmigo, Evelyn, será mejor que me llames Gray. Ella abrió la boca, hizo una pausa, y luego asintió—. Muy bien, Gray. Como iba diciendo, te has convertido en un gran éxito en las carreras de autos, lo que significa que tienes una base de dedicadas fans. Una base de fans muy dedicadas en todo el país. Evelyn sin duda era linda, y había una pizca de ligeras pecas en el puente de su nariz, que se extendía por sus mejillas, que no hacía nada para disminuir lo malditamente sexy que era, o cómo eran sus ojos de imponentes. Su belleza

54

VP: vicepresidente.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

este año.

393


El Club de las Excomulgadas tampoco le distrajo del mensaje muy claro que acababa de darle en nombre de su padre. —Lo entiendo. Una base de fans muy dedicadas en todo el país de votantes registrados que piensas que podrían ser persuadidos para emitir algunos votos para mi papá y para el candidato presidencial. Y si estoy de acuerdo, eso hará de Mitchell Preston un potencial aún más atractivo como candidato de la vicepresidencia, lo que con todos los votos críticos del sur podría ayudarle a ganar.

— ¿Por qué no vino a mí cuando fue candidato a la presidencia? —Lo habría hecho, si hubiera continuado con su campaña presidencial. —Eh. Te das cuenta de que mi padre y yo no estamos exactamente de acuerdo en muchas cosas, temas políticos incluidos. —Sé mucho acerca de ti, incluyendo tus gustos y aversiones, políticas, me refiero. Él quiso reírse, pero estaba seguro que Evelyn estaba haciendo todo lo posible para realizar el trabajo que le había sido asignado. No era culpa suya que hubiera sido asignada al hijo de perra poco cooperativo del hijo de Mitchell Preston. —Me sorprende, teniendo en cuenta que nunca he hablado públicamente sobre mis gustos o aversiones, políticas quiero decir. Ella levantó la barbilla—. Tu padre me lo informó. Ahora él rió, y luego tomó un largo trago de cerveza antes de contestar—. ¿Lo hizo? Mi padre no sabe nada de mí. No hablamos mucho. Y como heredé mi fondo fiduciario de mi abuelo cuando cumplí veinticinco, no puede chantajearme para que le dé lo que quiere al negarse a darme el dinero, así que no hay razón para comunicarnos en absoluto y no tengo ninguna razón para darle mi ayuda.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Ella no apartó la mirada—. Sí.

394


El Club de las Excomulgadas Observó a Evelyn juntar las manos con tanta fuerza que sus nudillos se pusieron blancos—. Ya veo. Él empezó a levantarse—. Entonces ¿terminamos? Ella no se movió—. Tu madre quería que te dijera que apreciaría en gran medida tu cooperación en ese sentido. Siente no tener la oportunidad de hablar contigo ella misma, pero ha estado muy ocupada en la campaña electoral con tu padre, y por supuesto, eres muy difícil de localizar, ahora que estás compitiendo

Diablos. —Golpe bajo, Evelyn. —Podría decirle a su padre que se fuera al diablo. Pero amaba a su madre y haría cualquier cosa por ella. Bueno, casi cualquier cosa. Su madre era consciente de su relación con su padre y patinaba sobre el hielo con cuidado, por lo general sin interferir. Pero por alguna razón, adoraba a ese cabrón y apoyaba su carrera política. Evelyn le dirigió una mirada compasiva—. Lo siento. Me doy cuenta de que es… difícil para ti. Pero tu apoyo ayudaría la campaña de tu padre. —Mi padre es un idiota misógino que trata a las mujeres como sirvientas. ¿Por qué demonios trabajas para él? Sus labios se curvaron. Le gustaba su sonrisa. —Es obvio que no has pasado mucho tiempo cerca de tu padre últimamente, ¿verdad? —Es evidente que el viejo te tiene atrapada, o eres completamente ingenua. Ella arqueó una ceja—. Te puedo asegurar, Gray, que no soy ingenua. Estaba seguro de que Evelyn pensaba que sabía todo lo que había que saber sobre Mitchell Preston. Pero Gray había crecido con el hombre y lo conocía mejor

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

cada semana.

395


El Club de las Excomulgadas que nadie. Y una cosa que había presenciado una y otra vez era como su padre trataba a las mujeres. Era una incógnita porqué había alguna mujer en absoluto en la campaña dado el comportamiento condescendiente e irresponsable de su padre hacia ellas, sobre todo si eran jóvenes e insípidas. ¿Y ese era el hombre que estaban considerando para VP? Su padre era un idiota prepotente, sin emociones. Gray no sabía cómo había soportado su madre a su padre durante treinta y tres años sin asfixiarlo mientras dormía o envenenado su café, pero nunca había entendido su matrimonio de todos modos.

Él no pudo evitar reír con su audacia al pensar que todavía sería accesible—. Ni de casualidad. Déjame acompañarte a la salida. Ella lo miró atónita. Obviamente, estaba acostumbrada a que la gente cayera a los pies del senador. Él no era uno de ellos. Ella se puso de pie—. ¿En serio? —En serio. Lo siento, Evelyn, pero no besaré el trasero del senador. Tendrás que encontrar alguna otra manera de conseguir votos para él. —Te das cuenta de que esto podría ser beneficioso para ti. Piensa en la exposición que obtendrías, en los nuevos fans que podrían conseguir. —Tengo un montón de fans ya, pero gracias. —Le entregó su bolso, apoyó la mano en su espalda, y la dirigió hacia la puerta. Ella se detuvo y se volvió hacia él—. Esta podría ser una manera para que tú y tu padre reparen su relación. Él se dio cuenta de que ella se estaba agarrando a un clavo ardiendo. —Mi padre sabe mi número de teléfono. Y mi agenda. Si quisiera reparar nuestra relación, podría haber hecho eso hace años.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

—Entonces, ¿podemos contar con tu cooperación? —preguntó Evelyn.

396


El Club de las Excomulgadas Fue entonces cuando él vio que la pelea abandonaba sus ojos. —Entonces siento haberte hecho perder el tiempo. —No me hiciste el tiempo, Evelyn. Perdiste el tuyo. —Sostuvo la puerta para ella y la acompañó por las escaleras. Ella ni siquiera miró hacia atrás mientras se dirigía hacia el aparcamiento. Era una lástima que hubiera estado aquí en representación de su padre. pasado algún tiempo con ella. Pero ahora que sabía que estaba asociada con su padre, no quería tener nada que ver con ella. *** Evelyn arrojó la bolsa sobre la cama en la habitación del hotel, se quitó los zapatos y se arrojó sobre el sillón, haciendo una mueca cuando dobló los dedos de los pies. Estúpidos zapatos. Agarró el control remoto y encendió la televisión, la cual estaba en el canal de deportes. Demasiado cansada para cambiar de canal, pidió servicio de habitación, poniendo los ojos en blanco cuando pasaron la repetición de los eventos de las carreras de ese día en la televisión. A pesar de la puerilidad del acto, le sacó la lengua a la pantalla cuando el apuesto rostro de Gray Preston apareció ante ella. —Tarado —murmuró, y luego tomó su teléfono para comprobar su correo electrónico, con una mueca cuando vio uno del senador pidiéndole una actualización. La tarea más importante que jamás le había dado, y había fallado en el primer intento. Levantó la mirada para ver la cara sonriente de Gray mientras era entrevistado por los medios de comunicación.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Evelyn Hill era un infierno de mujer hermosa, y no le hubiera importado haber

397


El Club de las Excomulgadas Ella se había sentido frustrada más de una vez en Washington, y nunca había renunciado. ¿Dónde estaba su lucha, su determinación de ganar? Así es cómo había llegado tan lejos como lo había hecho. Y estaba tan cerca de conseguir lo que quería, de ser capaz de vivir su sueño. Sabía exactamente lo que tenía que hacer. Se movió por su teléfono y marcó el número, sonriendo mientras sonaba. Si Gray pensaba que podía decirle que no y que todo había terminado, pronto se daría

— ¿Sra. Preston? Hola, soy Evelyn... Estoy bien, gracias, pero tenemos un problema. Se trata de su hijo, Gray.

FIN

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

cuenta de que ella era más formidable de lo que pensaba. Nunca se iba sin pelear.

398


El Club de las Excomulgadas Serie Play By Play 01- El Juego Perfecto

Durante años, Mick ha sabido aprovechar al máximo la vida a disposición de un deportista profesional: la fama, la fortuna, y a una chica diferente en cada ciudad. Pero cuando conoce y se aloja con la hermosa organizadora de eventos, Tara Lincoln, quiere mucho más que la típica relación de una noche. Lástima que Tara no esté interesada en conocer mejor al más notorio playboy del fútbol. Como la madre soltera de un hijo adolescente, lo último que necesita Tara es el estilo de vida del jet set de Mick Riley, a pesar de que su ardiente y apasionada aventura de una noche fue inolvidable. La vida de Tara es bastante complicada ya, como para meterse de lleno en la fama como la última adquisición de Mick. Tara jugó al juego del amor una vez y perdió mucho, y no tiene intención de vivir de nuevo la experiencia, sobre todo con un rompecorazones como Mick. Pero cuando Mick se propone ganar, nada lo detendrá. Y tiene en mente la jugada perfecta para atrapar a su seductora picara...

02- Cambiando El Juego La agente deportiva Liz Darnell hará cualquier cosa para conservar a su cliente número uno, el beisbolista profesional Gavin Riley. Y Gavin está más que preparado, especialmente cuando Liz se ofrece a sí misma como parte del trato. Pero cuando el amor inesperadamente entra en el campo de juego, ni Liz ni Gavin están listos para el mayor cambio de todos en el juego.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

El profesional de Futbol Americano Mick Riley es toda una estrella dentro del campo y en la alcoba… Aunque una sexy, y decididamente madre soltera podría ser la única en hacerlo perder un juego...

399


El Club de las Excomulgadas 03 - Probando Suerte Si deseas anotar, tienes que entrar en el juego...

Ty, intrigado por la hermosa dueña del bar, se convierte en alguien habitual. Tiene la sensación de que Jenna quiere hacer algo más con su vida. Y a medida que se gana su confianza, la pasión entre ellos crece, igual que la insistencia de Ty de que Jenna debería empezar a vivir por sí misma. Con su estímulo, Jenna empieza a creerlo también... Pero primero, Jenna tiene que averiguar lo que quiere, lo que necesita, lo que le encanta, y si tendrá la pasión y el orgullo de tener la oportunidad de poseerlo todo, incluyendo a Ty...

04. Jugando Para Ganar Alguien va a tener que bajar la guardia… La estrella de fútbol americano Cole Riley es conocido por hacer lo que le place… en el campo y fuera de éste. Le gustan mucho las fiestas y las peleas aún más, pero si no limpia su imagen, su carrera habrá terminado… así que Cole acepta a regañadientes trabajar con la consultora de imagen Savannah Brooks. Cole no está acostumbrado a que le digan qué hacer, especialmente una belleza sureña, verdaderamente sexy. En cuanto a Savannah, no está convencida de poder transformar a esta arrogante, y agresivamente sexy, fuerza de la naturaleza. Pero está decidida a dar su mejor esfuerzo. Cuando las chispas comienzan a volar, Savannah establece las reglas básicas: no habrá complicaciones personales. Si ella puede apagar el hormigueo que siente cada vez que Cole le da una mirada caliente con sus magníficos ojos azul claro, él puede apagar su propio deseo de igual manera. Pero para dos personas decididas a tenerlo todo, la política de “mantener las manos fuera” sólo puede durar hasta que uno de ellos se rinda.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Lo último que Jenna Riley necesita es más deporte en su vida. Mientras sus hermanos están fuera siendo superestrellas deportivas, ella está pegada dirigiendo el bar deportivo de la familia, le guste o no. Luego, entra la estrella más reciente del hockey: Tyler Anderson. Por mucho que a Jenna le gustaría ir tras él, ella se comprometió a no enamorarse de un deportista, incluso de uno tan caliente como Ty.

400


El Club de las Excomulgadas 05. Sorprendido Por Una Curva Ella cree que conoce a este jugador… pero él tiene un par de movimientos sorpresa.

En este momento, la única demanda que le hace a Alicia es que lo deje listo para lanzar, a tiempo para el día de la inauguración. Excepto que la química sexual entre ellos está tan cargada, que Alicia está tentada a acceder a casi cualquier cosa. Pero las carreras de ambos están en juego… una mala jugada y todo habrá acabado para los dos. Garrett también siente las ardientes chispas entre ellos, y por la forma en que lo ve, ¿qué mejor terapia existe que el sexo? Ahora todo lo que tiene que hacer es convencer a la mujer con el poder de tomar la decisión.

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Para Alicia Riley, su trabajo como fisioterapeuta deportiva para el equipo de béisbol de St. Louis Rivers es un home run… hasta que se convierte en la terapeuta principal del lanzador estrella, Garrett Scott. Fuera de la alineación por una lesión, él está de mal humor, difícil de manejar, y es un hombre en cada sólido centímetro de su cuerpo.

401


El Club de las Excomulgadas

Prรณximamente

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

Jaci Burton Serie Play By Play VI

402


Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

El Club de las Excomulgadas

403


El Club de las Excomulgadas Si deseas saber mĂĄs de Nuestros Proyectos o Ayudarnos a Realizarlos

http://informativoexcomulgado.blogspot.com/

Jaci Burton - Sorprendido Por Una Curva - Play by Play V

VisĂ­tanos!!!

404

Play by Play #5  

Thrown by a Curve Jaci burton

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you