Issuu on Google+


El Club de las Excomulgadas

Agradecimientos Al Staff Excomulgado: Nelly Vanessa por la Traducción, Angiee por la Corrección de la Traducción, a Bibliotecaria70, Eva_cullen, Laavic, Diagramación y a Kiti08 por la Lectura Final de este Libro para El Club De Las Excomulgadas… A las Chicas del Club de Las Excomulgadas, que nos acompañaron en cada capítulo, y a Nuestras Lectoras que nos acompañaron y nos acompañan siempre. A Todas…. Gracias!!!

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Leluli y Taratup por la Corrección, a AnaE por la

2


El Club de las Excomulgadas

Argumento Si deseas anotar, tienes que entrar en el juego... Lo último que Jenna Riley necesita es más deporte en su vida. Mientras sus hermanos están fuera siendo superestrellas deportivas, ella está estancada dirigiendo el bar deportivo de la familia, le guste o no. Luego, entra la estrella más reciente del hockey: Tyler Anderson. Por mucho que a Jenna le gustaría ir tras él, como Ty. Ty, intrigado por la hermosa dueña del bar, se convierte en alguien habitual. Tiene la sensación de que Jenna quiere hacer algo más con su vida. Y a medida que se gana su confianza, la pasión entre ellos crece, igual que la insistencia de Ty de que Jenna debería empezar a vivir por sí misma. Con su estímulo, Jenna empieza a creerlo también... Pero primero, Jenna tiene que averiguar lo que quiere, lo que necesita, lo que le encanta, y si tendrá la pasión y el orgullo de tener la oportunidad de poseerlo todo, incluyendo a Ty...

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

se comprometió a no enamorarse de un deportista, incluso de uno tan caliente

3


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Uno Jenna Riley no quería tener nada que ver con los deportes. Lo que era irónico, considerando que poseía y dirigía el bar deportivo de su familia. Doblemente irónico, teniendo en cuenta que uno de sus hermanos era mariscal de campo de la NFL1 y su otro hermano era un jugador de béisbol de las Ligas Mayores. Y triplemente irónico, por el hecho de que toda su familia adoraba

Personalmente, estaba harta del béisbol, hockey, fútbol, NASCAR, baloncesto, tenis, o de cualquier otra cosa que tuviera que ver con una pelota o un coche rápido… a menos claro que fuera ella quién estuviera detrás del volante, conduciéndolo. Su aversión a cualquier cosa relacionada con los deportes de todo tipo, probablemente tenía que ver con haber tenido que vivir con ellos durante toda su vida. Y ahora vivía con ellos las veinticuatro horas del día, tenía que oír hablar de ellos cada maldita noche en el trabajo. El bar siempre estaba lleno de cosas relacionadas con los deportes. Estaba en la línea de trabajo equivocada. Debería renunciar a su trabajo y ser una asistente para una banda de rock. Eso sí era algo que podría desempeñar con placer. Se rió ante ese pensamiento. Como si alguna vez pudiera liberarse de las cadenas de responsabilidad familiar. Desde que su padre se había semi-retirado del bar, Riley’s se había convertido en su responsabilidad, lo que significaba, le gustara o no, que los deportes se habían convertido en su vida. Los televisores de pantalla gigante difundían cada evento deportivo a todo volumen, con las desagradables voces excitadas de los locutores anunciando las jugadas por detrás, adelante, y a cada lado de ella. Emocionados fanáticos llenaban el bar después de cada juego, así que no sólo tenía que escuchar los partidos por televisión, sino también tenía que escuchar los resúmenes después de los partidos.

1

Liga Nacional de Futbol Americano.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

los deportes de todo tipo.

4


El Club de las Excomulgadas Y si eso no fuera suficientemente malo, estaban los canales de deportes, con las estadísticas de los jugadores, las selecciones para los equipos y todas las repeticiones de los juegos con el comentario de los analistas. Para alguien que odiaba los deportes, tenía la cabeza llena con las estadísticas de cada jugador que había jugado alguna vez, algún deporte. Lo que significaba que cada asistente a Riley’s, la adoraba.

Levantó la vista de su tarea de limpieza en la barra. Steve Mahoney, uno de sus clientes habituales, le pidió con un gesto otra cerveza. Ella tomó una botella, le desprendió la tapa y se la entregó, para luego agregarla a su cuenta. —¿Viste el partido de esta noche? Ella sonrió y asintió. —Por supuesto. —Como si hubiera tenido elección. —Dos goles de Anderson. Los Ice se anotaron a un ganador al haberlo contratado el año pasado, ¿no? —Sí, él es genial. Dick Mayhew entró en acción, deslizándose sobre un taburete disponible que alguien había dejado vacante. Levantó un dedo y Jenna le dio una cerveza. —Él y Eddie hacen un gran equipo —dijo Dick—. Creo que son inmejorables. Steve asintió. —Creo que tenemos una gran oportunidad de ganar la Copa este año. ¿Qué piensas tú, Jenna?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Hola, Jenna.

5


El Club de las Excomulgadas Jenna pensaba que le gustaría salir de esa conversación e ir a llenar de nuevo algunas de las bebidas de sus clientes al otro extremo de la barra. En cambio, hizo lo que siempre hacía cuando se hablaba de deportes. Sonrió, apoyó los codos en la barra e hizo su mejor trabajo de relaciones públicas. —Creo que tienes razón. Anderson es un patinador rápido, y hace magia con sus tiros. Es como si supiera exactamente dónde ponerlos. Nunca he visto a nadie que pueda lanzar un disco como él lo hace. Y ya sabemos que Eddie es un ganador seguro como extremo derecho 2. Es por eso que los Ice lo han contratado izquierdo 3, son un trío imbatible. Sus estadísticas de goles, combinadas, son fuera de serie. —Por no hablar de los juegos de poder. Cuando uno cae, los otros toman el relevo —dijo Steve, y luego él y Dick se lanzaron a su propia conversación, lo que dejó libre a Jenna para poder llevar unos tragos a sus otros clientes y revisar las órdenes de las camareras del bar, que servían a los clientes en las mesas. Riley’s siempre se llenaba después de un partido, lo que significaba que Jenna perdía la noción del tiempo. Había estado allí desde antes del mediodía y ya era la medianoche. Le dolían los pies, olía a comida y alcohol, y estaba lista para ir a casa, caer en su cama y dormir durante veinticuatro horas. Lástima que tenía que estar allí al día siguiente, y comenzar todo de nuevo. Era la mitad de la semana. Tal vez la gente comenzaría a irse pronto. Después de todo, el día siguiente era un día de trabajo. Pero los sonidos de gritos estridentes la hicieron temblar. Echó un rápido vistazo hacia la puerta, y sus peores temores se materializaron, cuando vio a media docena de los jugadores de hockey de los Ice de St. Louis, atravesar la puerta principal.

2 3

Posición de Hockey. El extremo derecho es el jugador ofensivo situado en el lateral derecho de la pista. Posición de Hockey. El extremo izquierdo es el jugador ofensivo situado en el lateral izquierdo de la pista.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

durante tanto tiempo. Juntos, son dúo maravilloso. Con Víctor en el extremo

6


El Club de las Excomulgadas Mierda. Ahora nadie se iría hasta la hora de cerrar, lo que significaba, casi tres horas más para ella y sus trabajadores. Y los jugadores probablemente estarían hambrientos. Se dirigió hacia la cocina. —Los jugadores acaban de entrar —le dijo a Malcolm, su cocinero principal. Malcolm, quien tenía la paciencia de un santo, y siempre tomaba las cosas

—Voy a sacar los filetes. Ella se rió, sacudió la cabeza y regresó a la barra, llenó un par de copas, y decidió dejar que sus camareras atendieran a los jugadores. Iría a saludarlos cuando tuviera un minuto libre. Ahora mismo estaba hasta el tope, sirviendo órdenes de tragos. Algo acerca de la llegada de los jugadores, hacía que los niveles de emoción de los clientes se incrementaran, y ponía sediento a todo el mundo. Era bueno para el negocio, sin embargo. Le encantaba que los jugadores frecuentaran Riley´s. Tenía que darle las gracias por eso a Mick, Gavin, y Elizabeth. —Te ves ocupada. Levantó la cabeza, y miró directamente hacia los ojos color gris acero de Tyler Anderson. Él llevaba el cabello negro un poco largo y desordenado, tal y como a ella le gustaba. No. A ella no le gustaba este tipo. Era un atleta, un jugador de hockey, y a definitivamente no le gustaban los deportistas. Sobre todo, Ty. —Sí, Ty. Estoy un poco ocupada. ¿Qué puedo hacer por ti? —Pensé que podrías necesitar algo de ayuda. ¿Por qué no tienes dos personas atendiendo la barra?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

con calma, se limitó a asentir.

7


El Club de las Excomulgadas —Porque puedo manejarlo sola. ¿Está Lydia atendiendo tu mesa? —Sí. Estamos bien. Ya ordenamos los filetes. Ella plantó las palmas contra un lado de la barra, dando una respiración rápida. —Entonces, ¿qué necesitas?

—Nada. Vine para ayudarte. Sus ojos se abrieron ampliamente. —¿Qué? Fuera de aquí. No puedes estar aquí atrás. —Claro que puedo. Necesitas ayuda. —No, no la necesito. —Lo empujó, pero era como tratar de mover un coche—. Vete. La multitud creció a lo largo de la barra, tan pronto como Ty se acomodó allí, como si estuviera en su propia casa. Llenó las órdenes de bebidas, mientras Jenna se quedaba estupefacta. Quitó las tapas a las botellas de cerveza como un profesional, vertió licores fuertes, mezcló bebidas, y se movió como si supiera qué diablos estaba haciendo detrás de una barra, luego tomó el dinero de los clientes o sus tarjetas de crédito y manipuló la caja registradora también. ¿Qué Demonios? Él echó un vistazo en su dirección. —Tienes clientes al otro extremo de la barra. Ella finalmente se rindió y se hizo cargo de sus clientes, mientras Ty se sumergía más en el trabajo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él se acercó hacia el extremo abierto de la barra.

8


El Club de las Excomulgadas —Oye, Ty, tu filete está listo —le dijo Malcolm, media hora más tarde. —Déjalo detrás de la barra. Lo comeré aquí. —No hay problema. Jenna puso los ojos en blanco y vio a Ty comerse el filete de pie, mientras conversaba con los chicos en la barra, y después volvió a servir bebidas. A las dos y media, Jenna avisó que era la última ronda y todo el mundo la puerta. Llamó taxis para aquellos que los necesitaban, ayudó a las camareras a acomodar las mesas, y revisó las cuentas de la caja registradora. Dejó que las camareras se fueran, cerró la puerta de entrada y se dirigió hacia la cocina. Ésta ya estaba limpia, los otros cocineros y los ayudantes se habían ido, y sólo quedaba Malcolm, hablando de fútbol con Ty. —¿Por qué estás todavía aquí? —preguntó ella, mirando en dirección a Ty. —Lo siento. Perdí la noción del tiempo hablando con Malcolm sobre la postemporada. —Y estoy a punto de irme, justo en este momento —dijo Malcolm con un bostezo—. ¿Quieres que te acompañe, Jenna? —No, gracias. Tengo un par de cosas por hacer. Malcolm entrecerró sus ojos color marrón oscuro al mirarla. —Vete a casa. No te quedes aquí toda la noche haciendo el papeleo. Ella se rió. —No era mi intención hacerlo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

comenzó a irse. Comenzó a limpiar cuando sus últimos clientes se dirigieron hacia

9


El Club de las Excomulgadas Cerró la puerta cuando él salió, luego se volvió para decirle a Tyler que era hora de irse, pero él no estaba en la cocina. Lo encontró en la barra sirviéndose un whisky. —Oye. La última ronda se sirvió hace una hora. Él le sonrió, llevó el vaso a sus labios y se bebió el whisky de un trago, luego puso dinero en la parte superior de la barra. Ella tomó el dinero y lo colocó en su

—Colocando las ganancias en tus bolsillos, ya veo. —No, listillo. Ya cerré la caja registradora. Agregaré esto mañana. Él sacudió la cabeza y se apoyó contra la barra. —¿Es así cómo le hablas a tus clientes? —Dejaste de ser un cliente cuando te metiste por detrás de mí barra y comenzaste a servir bebidas. —Necesitabas ayuda. —No, no la necesitaba. Él se cruzó de brazos. —¿Siempre eres así de gruñona, o solo es conmigo? —Sólo contigo. Ahora, saca tu trasero de aquí para que pueda terminar de cerrar. No pareció ofendido, se limitó a sonreírle en respuesta, mostrando sus dientes blancos y perfectamente rectos. ¿No se suponía que a los jugadores de hockey les faltara un montón de dientes, debido a todas sus peleas en el hielo? ¿Por qué tenía que ser tan guapo? El maldito hombre hacía que sus bragas se mojaran y tenía la costumbre de aparecerse allí con bastante regularidad, lo que en verdad la

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

bolsillo.

10


El Club de las Excomulgadas ponía de malas, porque él presionaba todos sus botones calientes, y ella no había tenido sexo en un tiempo muy largo. Necesitaba echar un polvo pronto. Muy pronto. Con alguien que no practicara ningún deporte. Apretó el interruptor de luz principal, dejando el bar a oscuras. —¿Le tienes miedo a la oscuridad?

hasta que sintió su aliento en la parte posterior del cuello. Había apagado la calefacción por lo que ahora se estaba congelando, pero el cuerpo de Ty estaba tibio. Resistió la tentación de moverse más cerca de él. Se agachó para tomar su bolso y su suéter, rozando el trasero contra la entrepierna de él. Se sentía sólido. Duro. Delicioso. Maldita sea. Se enderezó, mientras sus ojos se adaptaban a la falta de luz. —No. —No, ¿qué? —No le tengo miedo a la oscuridad. Él la hizo girar para que lo mirara de frente. La luz de la luna llena lo rodeaba con una sombra grisácea. Podía ver su rostro, mientras él sonreía. —Es una lástima. —¿Por qué? —Porque entonces, tendrías que aferrarte a mí para que te proteja. Ella dio un paso atrás. —¿Por qué me estás presionando, Ty?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella dio un salto, no se había dado cuenta que él estaba justo detrás de ella,

11


El Club de las Excomulgadas —Vamos, Jenna. No eres una niña. Sabes por qué. He estado viniendo al bar, muchísimo, siempre dando vueltas a tu alrededor. Me gustas. —A mí no me gustas tú. Él se echó a reír. —Mentirosa. Veo la forma en que me miras. —Estás tan lleno de ti mismo, Anderson. Ve a buscar otra chica. No estoy esperando que la siguiera para poder activar la alarma. Él lo hizo, con su abrigo en la mano. Ella tenía los dedos en el teclado, lista para activar la alarma. —Espera un segundo —dijo él. —¿Has olvidado algo? —Sí. —La tiró hacia sus brazos, antes de que pudiera tomar aliento, y su boca descendió sobre la suya. Por una fracción de segundo pensó en objetar y empujarlo, pero ¡demonios!, había pasado un tiempo realmente largo desde que había sido besada. Era el mes de febrero, frío como la capa de hielo polar, y los labios de Ty eran tibios. Su cuerpo estaba caliente, y cuando la envolvió con sus brazos, sintió que su calor se filtraba en ella. Dejó caer su bolso y abrigo, y se aferró a él, dejando que los labios de Ty reclamaran los suyos. Era justo como había imaginado que sería, y bueno, había pensado mucho en ello. Su boca era firme y exigente, con un toque de whisky en los labios. Él no besaba como un marica, gracias a Dios. No vaciló en ningún momento. Sólo tomó

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

interesada en ti, en lo más mínimo —. Lo rodeó para dirigirse a la puerta,

12


El Club de las Excomulgadas el beso que quería, deslizando la lengua dentro de su boca para envolverla con la de ella. Jenna se estremeció, los dedos de sus pies se curvaron, sus bragas se mojaron, y su sexo pulsó con una ardiente necesidad. Si él deslizaba la mano por debajo de sus pantalones, podría correrse con dos o tres caricias. El beso era así de bueno. Ty subió la mano y tomó un pecho, y ella gimió contra sus labios, en ese momento. Su mente se llenó de imágenes, de él llevándola hasta el suelo en la parte trasera de la barra, o inclinándola sobre la mesa de billar. Pero eso sería ir en contra de todo lo que deseaba. Y no quería hacerlo. No iba a dejar que la tomara. No este chico. Nunca este chico. Presionó las manos contra su pecho y retiró sus labios. —Detente. No podemos hacer esto. Él dio un paso atrás, con los ojos oscurecidos por la pasión. —¿Por qué no? Ella luchó para recuperar el aliento, para orientarse y conseguir algo de cordura. —Porque no quiero —lamió sus labios, se inclinó, y tomó su abrigo y su bolso. Se apartó de él, y con manos temblorosas activó la alarma, caminó hacia el exterior, y cerró la puerta principal, con Ty justo detrás de ella. Comenzó a alejarse, pero él la tomó por la muñeca, quemándola con una mirada que derritió hasta el cemento frío de la acera. Y luego le sonrió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

presionando su pecho contra su mano. Ella quería más, lo quería todo, y lo deseaba

13


El Club de las Excomulgadas —Buenas noches, Jenna. Ella se volvió y se dirigió a su coche, consciente de que estaba allí, de pie, mirándola. Él esperó, con las manos en los bolsillos de su chaqueta, mientras ella se subía a su auto y se alejaba. Hijo de puta. Su cuerpo estaba en llamas por su beso, y tendría que ocuparse de eso por sí misma, cuando llegara a casa esta noche.

****** Ty esperó hasta que Jenna saliera del estacionamiento, antes de subirse a su coche para regresar a casa. Había conocido a Jenna durante casi un año, la había conocido a través de su agente, Elizabeth, y del hermano de Jenna, Gavin. Jenna no era en absoluto su tipo. Oh, era hermosa, ciertamente, pero era delgada con pechos pequeños. A él le gustaban las mujeres plenas y exuberantes, con senos grandes. Le gustaba que sus mujeres tuvieran el pelo largo, para poder mover los dedos través de éste. Jenna tenía el cabello negro, corto y puntiagudo, con extrañas puntas de color morado, lo que le daba un aspecto de algo salvaje y original. Tenía múltiples piercings en su oreja izquierda, y ese diminuto diamante en la nariz. Verlos siempre le hacía preguntarse qué otras partes de su cuerpo estarían perforadas. Y aquellos tatuajes, los cuales sólo había conseguido vislumbrar, lo intrigaban. Deseaba tiempo para explorarlos, para estudiarlos, para despojarla de su ropa y ver en qué otros lugares estaba tatuada. Pero sus ojos eran lo que realmente lo atraía hacia ella. Eran de un increíble color azul zafiro, tan expresivos y vulnerables, a pesar que a ella le gustara jugar a la chica dura.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Nunca dejaría que la besara de nuevo.

14


El Club de las Excomulgadas Está bien, quizá era un poco diferente. Y tal vez, él se sentía atraído por lo diferente que era. Así que jugaba con ella, la irritaba y presionaba, porque sabía que podría hacerla perder los estribos. ¿Y no estaba interesada? Sí, claro. Ese beso le había dicho cuán interesada estaba en realidad. Habría apostado a que, si hubiera introducido la mano bajo sus

Sólo la idea de introducirse bajo sus bragas, hacía que su polla latiera. Aún podía degustarla en sus labios… menta y algún tipo de brillo de labios con sabor a cereza. Se lamió los labios, quería más. Sí, deseaba mucho más de Jenna. Y al igual que en el hockey, cuando la meta estaba a la vista, él nunca se rendía

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

bragas, estaría mojada.

15


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Dos Ty voló por el hielo, patinando y pasando a un lado del defensor. Víctor Putinov deslizó el disco hacia él, y él hizo un tiro. Falló. Rodeó la red y luchó contra el defensor por el disco, golpeando el muro 4, con sus sticks 5 en combate por el premio. Los gritos del público local eran

Perdió la pelea y patinó rápidamente tras ese disco negro. Cuando estaba en el hielo, era la única cosa que le importaba. Eddie Wolkowski también fue tras disco, arrastrándose hasta detenerse contra el central de Toronto. Ty quería vencer con toda su alma a estos chicos. Le tenía cariño a todos los chicos de su ex equipo, pero oye, los negocios eran los negocios, y ya era hora de ponerse a ello. Parker intentó un tiro contra Roger Rantzen ‘El hombre de Hielo’, el guardameta de los Ice. Roger lo bloqueó y Wolkowski lo tomó y lo envió rodando hacia el centro. El extremo izquierdo de su equipo lo tomó, y Ty se dirigió rápidamente por la línea media, patinando en tándem con el central de Toronto. Era una carrera para ver quién podía llegar más rápido. Ty era un muy buen patinador y tenía la energía necesaria para vencer a su oponente. Cuando el extremo izquierdo le pasó el disco a Ty, él lo tomó y se lo pasó a Víctor, quien luchó contra el defensor de Toronto, dándole tiempo a Ty para ponerse en posición. Víctor envió de regreso el disco a Ty. Él vio una apertura e hizo un fuerte tiro.

4

5

El muro o muro opaco es una pared que rodea toda la pista de hockey y evita que el disco pueda salir de esta. Palo o bastón de Hockey.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

ensordecedores, estimularon su lucha.

16


El Club de las Excomulgadas Ty amó el momento cuando la luz se encendió. La multitud estaba de pie, y el rugido dentro de la arena nunca dejaba de producirle escalofríos. Levantó su stick en el aire y lo lanzó hacia arriba, para después acercarse a sus compañeros para celebrar. Ganaron el juego de tres a uno. Había estado muy cerca. Toronto era un duro rival.

—¿Qué tal un filete en Riley’s para celebrar? —le preguntó Eddie. Ty sabía que Eddie estaba enamorado de Renee, una de las camareras de Riley’s, y ese era el motivo por el que seguía sugiriendo ir al bar. Y como a él le gustaba irritar a Jenna, estuvo de acuerdo. —Claro. Eddie sonrió. A sus veintiocho años, Eddie era el chico de oro de los Ice, con su pelo rubio oscuro y sus rasgos nórdicos. Era enorme con su metro noventa y seis, casi imponente, pero tenía la cara llena de pecas y la amplia sonrisa de un adolescente. Tenía el mejor carácter que Ty hubiera conocido. Un asesino feroz en el hielo, pero suave como un gatito fuera de él. Era una mezcla de contradicciones, lo que le hacía difícil conseguir mujeres. A excepción de Renee. Ella se había acercado a Eddie de inmediato, y Ty tenía la sensación de que el enamoramiento de Eddie era correspondido… y muchísimo. Fueron al bar con algunos de los otros chicos, que dijeron que querían relajarse con una partida de billar. Tan pronto como atravesó la entrada, captó la atención de Jenna. Ella frunció el ceño. Él sonrió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Después del partido, se duchó y se vistió.

17


El Club de las Excomulgadas Era hora de jugar. Sólo se trataba de un tipo diferente de juego del que había jugado más temprano en el hielo. ****** Todos los días eran iguales. Una noche tras otra, hasta que Jenna no sabía qué día era. En plena temporada de hockey y con tantos fanáticos emocionados presentes en el bar, Jenna tenía muchísimo trabajo sirviendo bebidas, y sus

La parte lógica de su negocio iba bien, y con esta economía, esto era una cosa maravillosa. El bar estaba lleno, sus clientes estaban felices, y Riley´s ganando dinero. Ella no tenía motivo para estar insatisfecha con su vida. Si esto no fuera lo que quería hacer… qué lástima. Estaba ayudando a la familia, tenían un negocio exitoso, y mantenía el estrés alejado de su padre, quién había sufrido un ataque al corazón y una posterior cirugía, el año pasado. En las raras ocasiones en las que iba al bar, estaba contento y sonriente, y todo lo que tenía que hacer era disfrutar con sus amigos. Ella se sentía aliviada de que todavía estuviera junto a ellos, después del susto del año pasado. No había quejas, ¿verdad? Aun cuando Riley’s seguía siendo principalmente su responsabilidad, y la familia contaba con ella para mantenerlo en funcionamiento. Podría ser mucho peor. —Si los Ice continúan ganando, perderé diez libras —dijo uno de los clientes—. Ellos siguen viniendo aquí. Y cada vez se llena más de gente cuando se presentan después de sus partidos locales. Efectivamente, estaban allí de nuevo. Más importante aún, Ty estaba con ellos. Había un montón de bares cerca del estadio, muchos de los cuales atendían a los aficionados al hockey. ¿Por qué tenía él que elegir el suyo?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

camareras estaban igual de ocupadas tomando órdenes.

18


El Club de las Excomulgadas Renee, una de sus mejores camareras, se apoyó contra la barra y le dio una orden de bebidas. Jenna estaría perdida sin ella. Renee era burbujeante y hermosa, a la manera de una muñeca Barbie… pequeña, rubia y curvilínea, y todos los chicos la adoraban. Tenía una risa contagiosa, pero nunca animaba a ninguno, aunque Jenna estaba segura de que Renee sentía algo por uno de los jugadores de los Ice. No había hecho nada al respecto, pero había algo en las miradas que ella y

Eso era lindo. Tendría que averiguar lo que estaba ocurriendo entre ellos. Jenna tomó la lista y comenzó a preparar las bebidas. —Tu novio está aquí. Renee dio una rápida mirada. —Lo sé. Tomé la orden de su bebida. Y Eddie no es mi novio. Sin embargo, las mejillas de Renee estaban de color rosa. Y no pudo ocultar su sonrisa. — ¿Estás saliendo con él? Ella sacudió la cabeza, y sus rizos rebotaron. —No me lo ha pedido. —Los hombres son estúpidos. Te está mirando. Renee levantó la cabeza para encontrar la mirada de Jenna. —¿Lo hace? —Síp —colocó las bebidas en la bandeja de Renee—. Así que pídele tú que salgan.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Wolkowski intercambiaban.

19


El Club de las Excomulgadas —Nop. Si él me quiere, tiene que pedírmelo. —Eres una chica tan tradicional. —Lo soy, ¿cierto? —Renee le hizo un guiño y se fue. Después de que Renee se alejara, Jenna tuvo unos minutos para respirar. No podía tener un maldito descanso. La mirada de Ty se encontró con la suya, mientras se quitaba la chaqueta y se dirigía hacia una mesa de billar. Cada onza de se inclinó sobre una de las mesas, con el taco de billar en la mano. Sus malditos estrógenos tendrían que calmarse. Él podría haberla besado, y ella podría haber sentido un hormigueo durante horas por ello, pero eso era todo lo lejos que iban a llegar. Él estaba en los deportes y eso significaba un No rotundo. Ty apoyó la cadera contra la mesa de billar y aceptó la cerveza que Renee le entregó, con su duro cuerpo completamente relajado, se echó a reír con sus amigos. Sólo el sonido de su voz, hacía que sus pezones se endurecieran. ¿Oíste eso, cuerpo? No, no, no, no. Decidida a ignorarlo, fue a la cocina y le dijo a Malcolm que comenzara con los pedidos filete, después se ocupó de sus clientes. Ella no estaba interesada en Tyler, aún cuando su libido sí lo estaba. Pero verlo jugar billar era más de lo que podía soportar. Ya no estaba tan ocupada. Era tarde, la multitud se había reducido, y los que permanecían eran principalmente él y sus amigos jugadores, y si ella tenía que frotar otro vaso hasta que brillara, para evitar mirar su trasero, lanzaría dicho vaso contra la pared más cercana. Escapar no era una opción ya que todavía estaba a cargo del bar, y la mesa de billar estaba a su izquierda, completamente en su línea de visión, cada vez que tenía que tomar una cerveza.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

estrógeno en su cuerpo surgió con alegría, cuando su delgado y musculoso cuerpo

20


El Club de las Excomulgadas Intentó no comérselo con los ojos, pero Ty tenía un gran trasero. Y también era bueno en el billar. Por supuesto. Los atletas eran buenos en todo, razón por la cual a menudo no podían controlar sus egos, algo que ella encontraba completamente intolerable en las figuras del deporte. Y por eso no tenía la intención de salir, tener sexo, ni involucrarse de ninguna otra manera con alguno de ellos. Hizo un gran esfuerzo para no mirarlo, y en lugar de eso, miró el reloj, para ver los minutos que faltaban para la hora de cerrar. Decidió hacer un inventario de los licores fuertes, para mantener su mente

—¿Puedes darme una cerveza, Jenna? No se había dado cuenta del tiempo transcurrido, hasta que Ty levantó una de las banquetas de la barra. Miró hacia la mesa de billar. Sus amigos no estaban por ningún lado. De hecho, el bar estaba casi desierto, y ya era la hora de cerrar. Renee la saludó con la mano en su camino a la puerta, con Malcolm justo detrás de ella. Estaba sola en el bar de nuevo. Con Ty. ¿Cómo había permitido que eso sucediera? —El bar está cerrado. Él rodeó la barra y se sirvió. Ella cruzó de brazos y lo miró. —No eres el dueño de este lugar, ¿sabes? Él quitó la tapa y tomó un largo trago, y luego dejó la botella con un suspiro de agradecimiento. —El billar me pone sediento, gracias. Y no, no soy el dueño de este lugar, pero tus padres sí y les gusto. —Termina tu cerveza, para poder irme de aquí.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

ocupada en algo distinto a Ty.

21


El Club de las Excomulgadas Él dio la vuelta y se sentó en la banqueta. —¿Qué hay en mí que no te gusta? Ella secó la parte superior de la barra, haciendo caso omiso de su pregunta. —¿Mi apariencia? Dios no. Él era guapo del tipo que hace caer las bragas. Pero nunca admitiría

—Mi personalidad. Completamente molesta. Y encantadora. —Mis modales. Perfectos. Él siempre sostenía la puerta para las mujeres y los ancianos. Era respetuoso, no demasiado escandaloso, y nunca bebía demasiado. Por cada cerveza o whisky que bebía, seguía con un gran vaso de agua helada. Algunos atletas querían toda la atención sobre sí mismos. A Ty le gustaba permanecer en segundo plano, prefiriendo mezclarse con su clientela, en vez de estar en exhibición por ser una estrella del hockey. —Así que dime, Jenna. ¿Qué hay en mí que te molesta? Ella echó el trapo a la basura y palmeó el borde de la barra. —No salgo con deportistas. Él arqueó una ceja. —¿Ah sí? ¿Por qué? Ella abrió los brazos a los lados.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

eso delante de él.

22


El Club de las Excomulgadas —Mira todo esto, Ty. Estoy rodeada por esto todo el día, casi todos los días. Y después están Mick y Gavin, y todos sus amigos que pasan por la casa. Durante toda mi vida, he estado rodeada de deportes hasta la saciedad. Él inclinó la botella hacia sus labios y bebió, y luego le entregó la botella vacía. Ella la echó a la basura. —Ya veo. Estás cansada de los tipos como yo.

—Así que estoy condenado a causa de mi profesión. Fuera de la carrera antes de haber tenido una oportunidad. Ella asintió. —Así es. Estás perdiendo el tiempo conmigo. Bien podrías ir a buscar a otra chica a quién impresionar. Él fue detrás de la barra. —¿Y si no quiero a otra chica? ¿Y si te deseo a ti? Uh-oh. Su cuerpo estaba resonando como un contador Geiger 6, y Ty era radiactivo. Cuanto más se acercaba, ella se ponía más caliente. Dio un paso atrás. —Yo no te deseo. Él se detuvo, con los labios curvados en una sonrisa conocedora. —Sigues diciendo eso, pero no te creo. —Los hombres arrogantes no son atractivos. —No estoy siendo arrogante. Sólo soy bueno para leer las señales.

6

Un Contador Geiger es un instrumento que permite medir la radiactividad de un objeto o lugar.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Ahora estamos comenzando a ver la luz.

23


El Club de las Excomulgadas —Estás tan lleno de mierda —ella se inclinó, tomó su bolso, y lo sostuvo al frente como un salvavidas. —¿Cuáles señales? —Estás respirando rápido. Tus mejillas están sonrojadas. Tus pupilas están dilatadas. —Estoy exhausta y sin aliento por correr por todos lados, tratando de cerrar este lugar. Y hace calor aquí adentro.

—No hace calor. Y has permanecido quieta. Tenía razón en eso. —Vete, Ty. Tengo que cerrar — rebuscó en su bolso por las llaves. —Ten una cita conmigo. Ella levantó la cabeza. —¿Qué? No. Por supuesto que no. —No será tan malo. Te lo prometo. —Preferiría hacerme un tratamiento de conducto. Él no pareció ofendido. ¿Qué haría falta para logar enojarlo, para herir sus sentimientos? ¿Para enviarlo lejos de ese bar? —Te prometo que salir conmigo, es mucho más divertido que una cirugía dental. —Estoy… viendo a alguien. Una perfectamente formada ceja se elevó. —Estás viendo a alguien.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él se echó a reír.

24


El Club de las Excomulgadas —Sí. —¿A quién? —No lo conoces. — ¿Cómo sabes que no lo conozco si no me dices quién es? —No está involucrado en los deportes.

Ella estaba cavando este agujero, más y más profundo. —No es de por aquí. Y tengo que irme. —¿Tienes una cita? —Sí Ella lo empujó hasta que finalmente él se movió, y se dirigió a la puerta. Jenna presionó con fuerza el código y se apresuró al exterior, poniéndose la chaqueta para protegerse de la fría temperatura. Por supuesto, él tenía que acompañarla hasta su coche. Maldito fuera por ser un caballero. Sería mucho más fácil no pensar en él si se tratara de un idiota. —Es un poco tarde para una cita, ¿no? —Le preguntó cuándo llegaron a su coche. —No es asunto tuyo, Ty. —Entonces, es un tipo con el que tienes sexo casual. Ella jadeó. —No es sexo casual. Es una cita.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Conozco a un montón de gente no está relacionada con el deporte, Jenna.

25


El Club de las Excomulgadas —¿Él te llevará a cenar a las tres de la madrugada? Ella apretó los labios con fuerza. —¿Al cine, tal vez? —Eres un idiota —giró y se metió en el coche. —Buenas noches, Jenna.

vez, se quedó mirando hasta que se alejó. Maldito fuera por hacerla pensar en él, por hacerla desearlo. Ella le enseñaría. Se conseguiría a un hombre. Tal vez si encontraba a alguien más con quién salir, y en última instancia, con quién tener relaciones sexuales, Ty no estaría siempre en su mente.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él dio un paso atrás cuando ella salió del estacionamiento, y como la última

26


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Tres Ty no había tenido la intención de presentarse en la Casa de los Riley, pero Gavin lo había invitado. Al parecer, la cena del domingo era algo importante para los Riley. Ty no tenía familia aquí, pero él y Gavin se habían convertido en amigos en los últimos meses, jugando baloncesto cada vez que ambos tenían días libres. Eso no era muy a estaba siempre en algún otro lugar, jugando hockey. Pero de vez en cuando se las arreglaban para pasar el rato juntos, como hoy, aunque la familia había retrasado la cena esperando a que Gavin y Elizabeth aparecieran. En realidad, había conocido a Gavin a través de su agente, Elizabeth Darnell, quién ahora era la prometida de Gavin. A Gavin no le había gustado en absoluto Ty cuando lo había conocido, ya que Ty había coqueteado con Liz para tratar de poner celoso a Gavin. Al parecer había funcionado, ya que estaban comprometidos y planeaban casarse. Pero primero estaba la boda de Mick, el hermano mayor de Gavin, en un par de semanas si no recordaba mal. Y a juzgar por la conversación frenética entre Liz y Tara, la prometida de Mick, junto con la madre de Mick y Gavin, parecía que la planificación de la boda estaba a toda marcha. Ty se alegraba de no tomar parte en ella. Las bodas no eran su actividad favorita. Se quedó en el salón, bebiendo cerveza y hablando con Gavin, Mick, su padre, y Nathan, el hijo adolescente de Tara. Esta era una buena familia. Había una calidez y una cercanía en ella, que no había sentido en la suya. Mick le dijo a Ty, que él y Tara habían decidido mudarse de manera permanente a St. Louis, incluyendo la reubicación del negocio de Tara,

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

menudo, ya que Gavin se preparaba para el inicio de temporada de béisbol, y Ty

27


El Club de las Excomulgadas para que Nathan pudiera ir a la escuela aquí. La familia era importante para ellos, y aunque Mick todavía jugaba para San Francisco, era más fácil que él viajara, y más importante que Tara y Nathan estuvieran cerca de la familia de Mick, ya que estaban muy unidos. Él entendía eso. Una familia unida era una familia que permanecía junta. Deseó que hubiera funcionado así para sus padres, pero esa era una situación diferente.

—Gracias, señor —Ty le sonrió al padre de Gavin, Jimmy Riley. Jimmy había tenido una cirugía de corazón varios meses atrás, y desde entonces estaba robusto y sano, había perdido peso, y reía más que nadie que Ty conociera. Era como si el tener una segunda oportunidad, le hubiera mostrado cuan grandiosa era la vida. —No me llames señor. Me hace sentir viejo. —Eres viejo, hombre —Mick, que estaba sentado en el sofá junto a su padre, le dio un codazo en las costillas. Tyler se preguntó si la cirugía del padre de Mick habría sido factor motivador en todo el asunto de la mudanza. Casi perder a alguien que amas, podía hacer que cambiaras un montón de decisiones en tu vida. —¿Crees que soy viejo, chico?, Ja. No demasiado viejo como para no poder patear tu trasero en un juego de Horse7. Tara entró en la habitación, se cruzó de brazos, y puso sus ojos en blanco. —Aquí vamos.

7

Es una variación del juego de baloncesto, que se puede jugar entre dos jugadores o más.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Te estás viendo muy bien en el hielo, Ty.

28


El Club de las Excomulgadas —Yo soy lo suficientemente joven, como para ganarles a ambos, con una mano atada detrás de mi espalda —intervino Nathan. Jimmy inclinó la cabeza hacia atrás y se echó a reír. —Veo que le estás educando bien a este chico —le dijo a Mick. Mick sonrió.

—Mick, tu lenguaje —le advirtió Tara. —Y quince centavos para la jarra de las malas palabras, papá —dijo Nathan. Tyler apoyó la espalda en el respaldo del asiento y observó toda la situación. La calidez, el obvio amor que todos sentían por los demás. Así era cuando a la gente le importaban en verdad los demás. No había tensión, no era como caminar sobre cáscaras de huevo, no se pretendía que todo estaba bien y que todo el mundo era feliz, cuando no era cierto. Porque todo el mundo en esta casa era feliz. —La cena se servirá tan pronto como Jenna llegue a casa —dijo Kathleen, mientras entraba en la habitación— Está a la espera de que su ayudante llegue al bar. Tyler se había preguntado si Jenna estaría allí. Ahora lo sabía. Ella llegó unos veinte minutos más tarde, dejó su bolso sobre la mesa de la entrada, y se arrojó sobre un sofá junto a su madre. Kathleen la besó en la mejilla. —¿Un día difícil? Jenna se encogió de hombros y apoyó los pies sobre la mesa.

8

En el original Smart-ass, que se considera una mala palabra.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Hago lo mejor que puedo para convertirlo en un sabelotodo8.

29


El Club de las Excomulgadas —Nah. Casey llegó tarde, como siempre, pero no fue un día muy ocupado, por lo que no importó mucho. Jenna saludó a todos, y su mirada se posó en Tyler. Arqueó una ceja. —¿Qué estás haciendo aquí? —Esperando para comer la maravillosa cena que tu madre ha preparado. Y Gavin me invitó.

—Jugamos baloncesto el día de hoy, más temprano, así que invité a Ty a cenar. ¿Tienes algún problema con eso? —¿Por qué me importaría quién viene a cenar? —Se encogió de hombros y se levantó del sofá— Voy a buscar una bebida. ¿Alguien quiere una? Salió de la habitación y su madre se levantó también. —Iré a revisar el asado y a poner las patatas, ahora que Jenna está aquí. —Te ayudaré, mamá —dijo Tara. —Yo también —Liz se levantó para seguirlas, y Ty pensó que era una señal de que la charla de chicas comenzaría, ya fuera sobre él o sobre la boda. O tal vez de ambas cosas. —¿Qué está ocurriendo entre tú y Jenna? —preguntó Gavin. —Nada. Traté de conseguir que saliera conmigo, y ella dijo que no. Mick soltó un bufido. —Odia los deportes y a cualquier tipo que los juegue. Excepto a sus hermanos, por supuesto.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Jenna miró hacia Gavin. Ty sonrió.

30


El Club de las Excomulgadas —Hombre, ella apenas nos tolera, y somos su familia. Mick asintió hacia Gavin. —Cierto. Ty inclinó la botella de cerveza hacia sus labios, tomó un largo trago, y luego asintió.

—¿Te gusta? Ty dirigió su mirada hacia Nathan. —Sí, me gusta. —Entonces, lánzate por ella. —Es como golpear mi cabeza contra una pared de ladrillos, chico. Nathan apartó la mirada del partido de fútbol en el que estaba concentrado, y la dirigió hacia Ty. —¿Y? Papá siempre me dice que no me dé por vencido, cuando quiero algo. Ty no tenía la intención de darse por vencido, pero no tendría esa conversación con un adolescente y los hermanos de Jenna. —Lo pensaré. Gracias por el consejo. —Siempre a la orden. Mick le sonrió a Ty sobre la cabeza de Nathan. —Él tiene razón. Jenna es terca, pero nos caes bien.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Sí. Dejó muy claro que no tengo oportunidad.

31


El Club de las Excomulgadas —Es cierto, aunque no sé por qué —agregó Gavin con un guiño— Y Dios sabe que ella nunca sale. Inténtalo. —Ella dijo que estaba saliendo con alguien. —Está mintiendo —dijo Mick— Tara me dijo que no llevará a nadie a la boda. Si hubiera algún chico, entonces tendría un acompañante. Por lo que sé, irá sola.

****** Jenna se escondió en la cocina con su madre, hasta que el último objeto fue llevado al comedor. Entonces, no tuvo más remedio que unirse a la familia y con Ty. Parecía que cada vez que se daba la vuelta, ahí estaba él. En el bar, y ahora en la casa de sus padres. ¿Qué se necesitaría para deshacerse de ese tipo? Ya era bastante malo que la persiguiera en sus fantasías. ¿Tenía que acecharla también en la vida real? Por supuesto, como todo el mundo estaba en pareja, y Nathan tenía tal serio caso de culto de héroe hacia Mick que tenía que sentarse a su lado, Tyler terminó junto a ella. La atracción física que sentía hacia él era intensa. Trató de concentrarse en la comida, pero tenía muy buena visión periférica, lo que significaba que en cada mirada a su plato, podía ver sus manos, fuertes y grandes, y con vello oscuro que se deslizaba hasta sus muñecas. Se había subido las mangas de su Henley9 de modo que ella no podía dejar de notar sus musculosos antebrazos. Así que en su lugar, se centró en su propio regazo, lo que significaba que, de vez en cuando, echaba miradas a sus muslos, y luego su mirada viajaría hacia adentro, hacia su…

9

Tipo de camisa, generalmente de manga larga y tres botones, sin cuello.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Interesante.

32


El Club de las Excomulgadas Detente. No miraría su regazo, no lo imaginaría empujando la silla hacia atrás para que ella pudiera subirse sobre él y moverse contra su cuerpo. Por el amor de Dios. Estaba en el comedor de sus padres. No tendría fantasías sexuales sobre Ty. Sus mejillas ardieron con la vista y elevó la cabeza, esperando encontrar a toda su familia mirándola.

Todos excepto Ty, por supuesto, que la miraba con una mueca conocedora en sus labios. Bastardo. Tal vez sólo debería tener sexo con él, sacarlo de su sistema, y entonces nunca tendría que pensar en él de nuevo. —Jenna. Agradecida por la distracción, miró a Tara. —¿Sí? —Tenemos pruebas de vestidos la noche del martes a las siete. ¿Podrás ir? Ella se relajó y le sonrió a su futura cuñada. —No me la perdería. Ya tengo alguien que me cubra en el bar, así que estaré libre esa noche. Tara se movió en su asiento. —Sé que no debería estar tan ansiosa, pero con la boda a menos de dos semanas de distancia, no puedo evitarlo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

No lo estaban haciendo. Se dedicaban a conversar, todos la ignoraban.

33


El Club de las Excomulgadas —Todos estamos emocionados —dijo la madre de Jenna— el día llegará antes de que te des cuenta. Entonces, Tara hizo lo impensable. —Tyler, ¿Estarás disponible para venir a la boda? No. Por favor, di que no. Tal vez tendría un juego.

Ella se la dio y él hizo una pausa, calculando mentalmente la fecha. —Es un viernes. No hay partido esa noche, así que sí, estoy libre. Los ojos de Tara brillaron. —Nos encantaría que vinieras a la boda. Sé que te invito al último minuto, pero si estás disponible, por favor, di que estarás allí. —No quiero entrometerme. Jenna se mordió el labio. —No seas tonto. No se trata de una intrusión. Eres amigo de Gavin y Mick, y Gavin dice que no tienes familia aquí. A Mick y a mí nos encantaría tenerte en nuestra boda. Mick le lanzó una sonrisa a Jenna, antes de volver su mirada hacia Tyler. —Por supuesto. Ven a la boda. Será una gran fiesta. —Gracias. Iré con gusto. Jenna tuvo la sensación de que acababa de caer en una trampa. Puesta por toda su familia.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—¿Cuál es la fecha?

34


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Cuatro El martes, se encontró con Tara y Elizabeth en la tienda de novias, junto con Maggie, una de las mejores amigas de Tara de su negocio de planificación de eventos, que había llegado para pasar con Tara la última semana y media antes de la boda. Maggie se había hecho cargo del negocio de planificación de eventos de Tara en San Francisco.

honor, y todas estaban disfrutando la prueba de vestuario final, antes del gran día. —Tengo que decir que estás muy tranquila con todo esto —dijo Elizabeth, mientras miraba a Tara, probándose su vestido—. Yo seré una completa ruina cuando sea mi turno. Tara sonrió mientras las costureras de la tienda de novias ponían los toques finales a lo que Jenna pensaba, era un vestido impresionante. —Amo a Mick, y estoy teniendo mi propio final feliz de cuento de hadas. Todo lo demás es sólo la cubierta del pastel. Además, soy una planificadora de eventos. Está en mi naturaleza mantener la calma bajo presión. Maggie soltó un bufido. —¿Qué? —Sólo espera a que llegue el día. Hemos planificado bodas. Ya sabes cómo se pone, incluso, la más tranquila de las novias. Yo estaré preparada para cualquier cosa, por si acaso, pero creo que eres un volcán latente a la espera de entrar en erupción. Tara levantó la barbilla. —No entraré en erupción. Mis emociones están bajo control.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Maggie era la madrina de la boda de Tara. Liz y Jenna eran las damas de

35


El Club de las Excomulgadas Liz miró a Jenna, quien se encogió de hombros. —No tengo idea. Nunca me he casado. —Bien, yo te lo diré. Faltan varios meses antes de mi boda y ya necesito Valium10 —Liz miró hacia Tara y Maggie— no me busques para ayudar a calmar tus nervios. Tengo la intención de tener una botella de Patrón11 en mi bolso ese día. Jenna se echó a reír.

—Deja de reír —dijo Tara—. Tu día llegará. —¿Estás bromeando? Ni siquiera estoy saliendo con alguien. —Eso no es lo que dijo Ty. Su mirada se volvió hacia Liz. —¿Qué dijo? —Me dijo que lo habías rechazado, que te negaste a salir con él, y luego le dijiste que estabas saliendo con alguien. Todos los ojos se posaron en ella. Afortunadamente, era su turno de probarse el vestido, así que se metió en el vestidor a toda prisa para no tener que admitir que no estaba, de hecho, viendo a alguien. Pero cuando salió con su vestido, Tara, Liz, y Maggie, la estaban esperando. —Entonces, ¿quién es el hombre? —preguntó Tara. ¿Por qué se habría imaginado que iban a olvidar el tema? Jenna dejó escapar un suspiro. 10 11

Fármaco utilizado para tratar estados de ansiedad. Marca de Tequila producida en México.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Me alegro que seas tú y no yo.

36


El Club de las Excomulgadas —Nadie que ustedes conozcan. —¿Por qué no nos dijiste que estás saliendo con alguien? —le preguntó Liz. —Porque no es serio. No les digo cada vez que tengo en una cita. Tara ladeó la cabeza. —¿Lo llevarás a la boda?

—¿Por qué no? —preguntó Liz. —Sólo hemos salido un par de veces. Definitivamente no lo suficiente como para presentarle a la familia. —¿Tiene hermanos? —preguntó Maggie— porque estoy aquí sola. Una cita estaría bien. Jenna se echó a reír. —No tengo idea. —Puedo arreglar que salgas con alguien —le dijo Liz a Maggie— conozco un montón de figuras del deporte. Maggie movió las pestañas hacia Liz. —¿En serio? —En serio. —¿Convertirías mi boda en una fiesta de relaciones públicas para uno de tus clientes? —dijo Tara con un suspiro burlón. —En un segundo, hermana.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No.

37


El Club de las Excomulgadas Jenna se echó a reír. —Oye, haz lo que quieras, pero encuéntrame una cita con algún chico guapo —dijo Maggie— me apunto. —Hecho —dijo Liz. —Y hablando de citas —dijo Tara— ¿qué pasa con la de Jenna?

—¿Nos sabe nada sobre su familia? —preguntó Tara— a mamá no le va a gustar eso. Tampoco a Mick y Gavin. Era una telaraña de mentiras. Esto era lo que sucedía cuando se inventaba novios. —No sé si nos veremos de nuevo. Así que mamá y papá no tienen nada de qué preocuparse. —¿No hubo química? —le preguntó Maggie. —Sí. No hubo química. —Estaba contenta por la excusa y la salida de la situación. Podría besar a Maggie en esos momentos. —Bueno, cariño, eres hermosa. Y sexy. Estoy segura de que si este no te funciona, habrá probablemente diez chicos esperando en línea para salir contigo. Ella encontró la mirada segura de Tara y sonrió. Tendría que buscar a una persona real con quién salir. Y por Dios, que lo llevaría a la maldita boda. Primero, para quitarse de encima a su familia, y segundo, para obligarse a dejar de pensar en Ty. Por lo que sabía, Ty podría llevar una cita propia. Esperaba que lo hiciera. Eso pondría fin a cualquier atracción residual que pudiera sentir por él.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Maldita sea. Podría haber jurado que ya se habían olvidado del tema.

38


El Club de las Excomulgadas Después de las pruebas, las cuatro salieron a cenar, afortunadamente no fueron al bar de su familia. Era agradable tener una noche libre y en realidad ‘salir’. Por lo general, en sus noches libres se quedaba en casa, recuperaba el sueño perdido, o miraba la televisión. Y siempre tocaba música y trabajaba en escribir canciones. Esa noche era un buen escape. Ella se aislaba demasiado. Lo sabía, se daba cuenta que debería salir más,

Realmente no le gustaba mucho la gente, de todos modos. Sí, era muy buen material de novia. —¿Qué te parece ese tipo? —preguntó Liz, cuando se acomodaron en una mesa y ordenaron una ronda de bebidas. A Jenna le tomó unos segundos, darse cuenta de que Liz estaba hablando con ella. —¿Eh? ¿De qué estás hablando? —De ese tipo. El que está en la barra y te está mirando. Siguió el movimiento de cabeza de Liz hacia un tipo con traje, que estaba inclinado contra la barra, con una bebida en la mano. Tenía un sobresaliente en el departamento de apariencia, con el pelo rubio oscuro, los dientes rectos, y una sonrisa que parecía que había sido blanqueada en el consultorio del dentista. —Probablemente está saliendo con veinte chicas a la vez, y no pueda recordar sus nombres correctamente. No, gracias. —Y, ¿cómo lo sabes? —preguntó Liz. —Bourbon, solo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

pero prefería su apartamento y su música.

39


El Club de las Excomulgadas Tara frunció el ceño. —¿Qué significa eso? —Puedo decir mucho acerca de un hombre por lo que bebe. —¿Gajes del oficio? —preguntó Liz. —O una ventaja, dependiendo de cómo se mire. Entre la forma en que observan una habitación, cómo se visten, y lo que beben, los tengo clasificados,

Liz deslizó su silla más cerca de la de Jenna. —Oh, esto podría ser divertido. Un chico caliente con jeans y camiseta negra, en el lado izquierdo de la barra. Jenna echó un vistazo. —Engaña a su esposa. —Nah —dijo Maggie— ¿cómo lo sabes? —Demasiado fácil. La marca del anillo de casado en su mano izquierda. Y es una marca nueva. Aún se puede ver la diferencia de textura en su dedo. —Qué imbécil —Tara bebió un sorbo de su bebida, y luego miró a Jenna—. Eres buena en esto. Yo nunca me habría dado cuenta de ese detalle. —La mayoría de las mujeres no lo hace, no con la primera mirada, de todos modos. No todos son imbéciles. Pero a muchos de ellos no vale la pena darles una segunda mirada, sobre todo en un bar. —¿Porque vienen a buscar mujeres? —preguntó Liz. —Y para echar un polvo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

incluso antes de que digan una palabra.

40


El Club de las Excomulgadas Tara sacudió la cabeza. —Tan cínica. No me extraña que no salgas mucho en citas. —A menos que esté de humor para el sexo, no veo el punto. Ninguno de esos chicos es mi tipo. Y un bar no es lugar para conocer hombres. —Oh, vamos —Liz examinó el bar— hay algunos tipos muy calientes aquí. Colocando su mirada en el punto de precisión de láser, señaló hacia la

—Desempleado. Gay. Niño de mamá. Busca pleitos. Pelele —se volvió hacia ellas — ¿debo continuar? Tara sacudió la cabeza. —Creo que tal vez eres demasiado exigente. ¿Estás segura de que tu sistema es tan perfecto como te gusta creer? —Te lo demostraré. —Le sonrió al tipo de aspecto corporativo que habían escogido para ella al principio. Él le dirigió su sonrisa de mil vatios, se alejó de la barra y se dirigió hacia ellas, tirando de una silla para sentarse. —Hola, chicas. ¿Disfrutando de la noche? Jenna tomó la delantera. —Hasta ahora. —¿Puedo comprar un trago para todas? —Claro —Jenna le dijo lo que estaban bebiendo. Sin siquiera darse vuelta, él levantó la mano y tronó los dedos hacia la camarera. Jenna apretó los dientes. Todos se presentaron. Su nombre era Craig. Era un vendedor de tecnología de hardware.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

clientela masculina.

41


El Club de las Excomulgadas —¿Viajas? —preguntó ella. Sus labios se curvaron. —Bastante, de hecho. Casi siempre estoy de viaje. —Debes disfrutarlo. —Es una aventura. ¿Y a qué te dedicas tú, Jenna?

Él levantó la copa y la inclinó hacia ella. —Bien. Me gustan las bebidas. Ella apostaría a que sí. —¿Y qué pasa con el resto de ustedes, hermosas mujeres? ¿A qué se dedican? El pecado número uno. Cuando estás tratando de conquistar a una mujer, no tratas de hacerlo con sus amigas. Las ignoras. Craig estaba lanzando el anzuelo, en caso de que decidiera que Jenna no era la que deseaba que fuera a casa con él esta noche. —Estoy comprometida —dijo Liz. —Me caso en una semana —dijo Tara. —Estoy saliendo con alguien —mintió Maggie. Qué inteligente Maggie. Craig deslizó su silla hacia la de Jenna. Puaj. —Así que eres barman, ¿eh?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Soy barman.

42


El Club de las Excomulgadas —Lo soy. Esa fue la última vez que mencionó algo sobre ella. Después de eso, Jenna tuvo que soportar una disertación de media hora sobre sí mismo, su carrera, sus aspiraciones, y cómo había llegado a la cima en la cadena alimenticia de su compañía en sólo tres años, incluyendo el gran bono trimestral que le había permitido comprar su nuevo apartamento, el cual estaba seguro de que ella querría venir a ver esta noche.

Le lanzó algunas serias señales de ‘ayúdenme’ a Tara, Liz, y Maggie, quienes se levantaron. —Bueno, Craig, ha sido muy divertido —dijo Liz— pero es nuestra noche de chicas y tenemos que irnos. Él también se puso de pie, volviéndose hacia Jenna. —Espera. ¿Te vas? ¿Con ellas? Ella no se reiría de la conmoción en su cara. De verdad, no lo haría. Craig no era rechazado con mucha frecuencia. —Me temo que sí. Fue un placer conocerte. Buena suerte con el trabajo. La bofetada de aire helado cuando salieron del local nunca se había sentido mejor. —Wow. Tenías tanta razón —dijo Tara. —No es de extrañar que yo no saliera mucho en citas —Liz se estremeció—. ¿Son todos chicos solteros así? —No todos. Pero muchos los que conozco lo son.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella trató de evitar un bostezo.

43


El Club de las Excomulgadas Lo que significaba que iba a ser muy difĂ­cil para ella encontrar una cita para

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

la boda.

44


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Cinco Encontrar un hombre no podía ser tan difícil. Jenna trabajaba en torno a un mar de ellos. Los hombres pasaban a través de las puertas del bar con la suficiente frecuencia, como para parecer estar viendo un catálogo de compras. Todo lo que tenía que hacer era elegir a uno.

todas las noches. Hombres con sonrisas encantadoras que tenían buena conversación. Todo lo que tenía que hacer era elegirlos, hablar con algunos, y luego invitar a uno de ellos a salir, y esperar que aceptara. A ella la invitaban todo el tiempo, pero por lo general declinaba con una sonrisa y un gentil ‘no’. Esta vez, no tenía intención de decir que no. Había tenido mucho trabajo después de la hora feliz y había permanecido de esa forma después. Esta noche no había partido de hockey, pero se estaba produciendo uno de baloncesto. Cualquier cosa que hiciera que la gente entrara para ver partido, era buena para el negocio. Y eso significaba que los hombres llegarían. Se echó a reír. Nunca antes había estado interesada en que los hombres llegaran. Se preocupaba porque los clientes entraran, sin importar de qué sexo fueran. Esta noche, miraba con ojos de lince a cada chico que atravesaba las puertas, midiéndolos como citas potenciales. Cuando un hombre magnífico, con un cuerpo para morirse, se acercó a un asiento en la barra, su radar comenzó a sonar. Llevaba unos limpios jeans oscuros y una camisa completamente abrochada, cubierta por una chaqueta oscura.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Fácil, ¿verdad? Chicos con una grandiosa apariencia entraban en el bar

45


El Club de las Excomulgadas Un corto cabello castaño y unos ojos verdes asesinos, junto a una sonrisa cautivadora, perfeccionaban su apariencia. Ella tomó una respiración profunda, dio una rápida mirada hacia espejo situado detrás de la barra para asegurarse de que se veía bien, y fue a tomar su orden. —¿Qué puedo traerte? —Tomaré una copa de Chardonnay.

—Claro. Un bebedor de vino. Molesto y retentivo anal12. ¿Cómo pudo dejar de notar que sus jeans tenían ese pliegue en el centro? Probablemente los llevaba a la tintorería. Nunca funcionaría. Uno menos, muchos más por investigar, se ocupó de servirles a algunos de sus clientes habituales y estaba evaluando a unos cuantos candidatos solteros potenciales, cuando otro chico nuevo entró. Cabello rubio oscuro, chaqueta de cuero, jeans sueltos y botas, con el casco de la motocicleta en la mano. Debía ser difícil manejarla en febrero, porque había un condenado frío afuera. Su barba de candado y sonrisa perezosa eran extraordinariamente sexys. Él la vio de inmediato y se dirigió hacia ella. A ella le gustó eso. —¿Qué puedo servirte? Él se apoyó contra la barra. 12

El término retentivo-anal (Persona anal, melindrosa, quisquillosa) se deriva de la Psicología Freudiana, describiendo a una persona excesivamente tensa o estresada sobre problemas ordinariamente menores con tanta atención a los detalles que la obsesión se convierte en una molestia para otros y puede ser acarreada en detrimento de la persona.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Mierda.

46


El Club de las Excomulgadas —Tomaré un Chivas13 en las rocas. Maldita sea. —Claro. Había estado esperando que fuera del tipo de cerveza. En su lugar, se había conseguido un chico rico jugando al motociclista. Y había tenido tanto potencial. Probablemente conducía una Súper-motocicleta Ducati14.

llenar órdenes. —Es una noche ocupada, ¿no? Temblores atravesaron su columna vertebral, ante el tono sexy y oscuro, de la voz del hombre. Cerró los ojos por un segundo y dejó que el sonido de la voz de Ty llenara sus sentidos. Realmente no necesitaba esto, no esta noche. No cuando estaba comprando hombres. Se dio la vuelta. —¿Por qué estás aquí? —Uh, ¿Para jugar billar? Ella miró hacia la izquierda, y, efectivamente, dos de los otros miembros del equipo de hockey de los Ice ya estaban acomodándose alrededor de una de las mesas de billar. Así que tal vez él no estaba allí para verla, después de todo. Tal vez a Tyler y a sus amigos les gustaba la atmósfera y las mesas de pool de Riley’s. 13 14

Chivas Regal es un whisky escocés premium. Empresa Italiana fabricante de motocicletas. Actualmente se considera una de las marcas más importantes en el mundo del motociclismo comercial y deportivo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Se negaba a renunciar a la esperanza, y volvió a servirles a sus clientes, y a

47


El Club de las Excomulgadas Y ahora ella se sentía como una idiota. Como una idiota vanidosa. —¿Qué puedo servirte? —Tres cervezas. Una ligera y dos regulares. Embotelladas. Ella sacó las botellas y las deslizó hacia el otro lado de la barra. —¿Quieres que les abra una cuenta?

Avergonzada, abrió la cuenta, y decidió que ignoraría a Ty durante el resto de la noche. Le hizo una seña a Amber para que se encargara de su mesa y los mantuviera, a él y sus amigos, con bebidas suficientes, para que Ty no sintiera la necesidad de ir hasta la barra. Entonces, tal vez ella podría volver a buscar una cita. La multitud de la gente que entraba disminuyó durante las siguientes horas, por lo que tuvo tiempo para evaluar la multitud. Tal vez estaba siendo demasiado exigente. Maldito fuera el licor como teoría predictiva. Esa era la razón por la que no salía mucho ya. Era una teoría precisa y eliminaba a los perdedores. —¿Puedes darme una cerveza? Ella levantó la vista y vio a su salvador frente a ella. Buena apariencia, cabello oscuro y un poco largo, tal como a ella le gustaba. Llevaba una camisa ceñida y jeans desgastados, con una barba de un día en su mandíbula, y unos ojos marrones espectacularmente sexys. Delicioso. —¿De botella o de barril?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Eso sería genial, Jenna. Gracias.

48


El Club de las Excomulgadas —De barril. Regular. Bingo. Un bebedor de cerveza. Ella sirvió la cerveza en un tarro y él pagó en efectivo. Sin tarjeta de crédito de lujo. Hasta ahora, todo bien. Él se alejó, y ella lo observó para ver si se encontraba con una novia. No lo hizo. Tampoco estaba viendo los deportes. Se sentó a conversar en el otro extremo del bar con un grupo de amigos, todos de sexo

Bien, este tipo funcionaba para ella. Lo cual no significaba nada. Todavía podría tener una novia, o incluso una esposa, y esta podría ser su noche con los amigos. Ella le dio su espacio, atendió a sus clientes, lavó los vasos, y cuando llegó el momento adecuado, se dirigió hacia la parte de atrás del bar. —¿Están listos para volver a llenar los tarros? Él le dirigió una sonrisa de mil vatios, que demostraba su interés. —Claro —él miró a sus amigos— ¿Ustedes están listos? —Tengo que trabajar mañana temprano, así que me iré —dijo uno de ellos. —Yo también. Estás por tu cuenta, Joe. —Nos vemos, chicos. Sus amigos tomaron sus abrigos y se fueron. Él se puso de pie y la siguió hasta la barra. —¿Todavía quieres esa cerveza? —preguntó ella, imaginando que él se iría, ahora que sus amigos lo habían hecho. En lugar de eso, él asintió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

masculino.

49


El Club de las Excomulgadas —Sí. Tomaré una más antes de irme. Ha sido un largo día. —En seguida —ella llenó su tarro y se lo entregó. Él le pagó y le dio una buena propina. También le gustaba esa parte. —Gracias. —No hay de qué —él tomó un largo trago, pero sostuvo su mirada— esta es

—Gracias. Él elevó las cejas. —¿Es tuyo? —De mi familia, pero en este momento yo lo dirijo. —Es una tarea importante, para alguien tan joven. Ella se inclinó sobre la barra, haciendo su mejor esfuerzo para recordar cómo coquetear. —Me las arreglo. Él tendió la mano hacia ella. —Joe O'Brien. Ella le estrechó la mano. —Jenna Riley. —Encantado de conocerte, Jenna. —Entonces, ¿a qué te dedicas, Joe?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

mi primera vez aquí. Es un bar muy agradable.

50


El Club de las Excomulgadas —Soy médico. Residente, en realidad, y nuevo en la ciudad. Acabo de mudarme desde Massachusetts, así que estoy tratando de encontrar nuevos lugares para pasar el poco tiempo libre que tengo. Mis amigos y yo decidimos detenernos aquí, ya que está cerca del hospital. Ella sonrió. —Bienvenido a St. Louis. Creo que te encantará vivir aquí. ¿Eres nativo de

—No. Soy originario de Pittsburgh. Pero he oído muy buenas opiniones sobre la Universidad de Washington, así que estoy ansioso por hacer mi residencia allí. —Es un hospital impresionante. Charlaron un rato. A ella le gustaba este chico, aunque no podía evitar divisar a Ty en su visión periférica. Él estaba jugando billar. Levantaba la vista ocasionalmente, para mirarla conversando con Joe. Ella se preguntó si estaría celoso. No era que le importara. No le sorprendería en absoluto, que se acercaba y se pusiera en medio de la conversación. Excepto que él no lo hizo. Ni siquiera cuando ella y Joe comenzaron a reír. Era evidente que Joe estaba coqueteando con ella. Muy, muy evidente. Así como era evidente que Ty los estaba observando. Pero continuó jugando, incluso ordenó comida y más bebidas. A Amber. No se dirigió a la barra ni una sola vez. Ni siquiera para charlar con ella.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Massachusetts?

51


El Club de las Excomulgadas —Entonces, Jenna. Ya que necesito un paseo guiado por tu hermosa ciudad, y puesto que eres una nativa, ¿Saldrías conmigo en una cita? Yo podría llevarte a cenar, y tú podías mostrarme los alrededores. Había estado tan concentrada en Ty, que casi se había olvidado de Joe. Su pregunta la sobresaltó. —Oh. ¿Qué?

—Lo siento. ¿Tienes novio? —¿Yo? No, en absoluto. Lo siento. Son gajes del oficio. Estaba observando a mis clientes. Mentirosa. Estabas observando a Ty. Lo qué iba a tener que detener. Ahora mismo. —Me encantaría salir contigo, Joe. Tal vez había dicho eso con un tono de voz muy alto. Bajando la voz, lo intentó de nuevo. —Sí, me encantaría salir contigo. Acordaron una fecha en la que ambos estarían libres, que sería el viernes por la noche. Perfecto. Tenía una cita real, con un guapo médico. Y aún mejor, con alguien que no practicaba deportes.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él frunció el ceño.

52


El Club de las Excomulgadas Después de que Joe se fuera, ella se ocupó de la barra y de sus funciones de gerente. Caminó para conversar con sus clientes, y asegurarse de que todo el mundo estuviera feliz, lo que también requería que se mezclara con los jugadores de los Ice, que al parecer habían hecho de Riley’s, su hogar. Mantenerlos felices que era bueno para el negocio. Tenía que asegurarse de que siguieran viniendo. —¿Cómo va todo, muchachos? Eddie Wolkowski miró a Ty alinearse para hacer su tiro en la mesa, y luego

—Estamos muy bien, Jenna. ¿Cómo estás tú? —Perfectamente. Ustedes han hecho humear el estadio durante los últimos tiempos. Nos hacen sentir orgullosos. —Hacemos todo lo posible. Gracias por las hamburguesas, por cierto. —No hay de qué. Por cierto, Víctor, tienes una pandilla de fanáticas al otro lado de la sala, que se mueren por un autógrafo. —Hizo un gesto con la cabeza hacia la mesa siete, donde aproximadamente media docena de mujeres, en la mitad de sus veinte, habían fijado su atención directamente en Víctor, cuando éste había llegado, y no habían dejado de mirarlo desde entonces. Víctor Putinov era el extremo izquierdo de los Ice. Su cabello rubio platino y su buena apariencia aristocrática, siempre hacían que las mujeres se desmayaran. Víctor levantó la barbilla. —Iré a verlas. Firmaré sus papeles. —Apuesto a que firmarás sus papales —dijo Ty, sin levantar la vista de la mesa de billar. Víctor arqueó una ceja.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

le sonrió.

53


El Club de las Excomulgadas —Es mi deber mantener felices a mis fanáticas. Eddie se echó a reír. —Sí, con tu enorme polla. Jenna sacudió la cabeza. —Veo que conseguiste un nuevo novio.

contra el extremo de la mesa de billar. —No es un novio. Sino una cita. —¿Un chico nuevo? —No es asunto tuyo. —No es tu tipo. La irritación se deslizó a lo largo de sus terminaciones nerviosas. Ella puso manos en las caderas. —En serio. ¿Y por qué piensas eso? Él se encogió de hombros. —No hay química entre ustedes. —Hay un montón de química entre nosotros. Él extendió la mano y tomó un mechón de su cabello, dándole un suave tirón. La respiración de Jenna se detuvo, y un escalofrío le recorrió la espalda. Todo lo que no había sentido entre ella y Joe, chisporroteaba entre ella y Ty.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella se detuvo y se volvió hacia Ty, que había hecho su tiro y se apoyaba

54


El Club de las Excomulgadas —¿Entre tú y yo? Sí. Hay química. Ella elevó la mirada hacia él. Él estaba en lo cierto. Una explosión bombardeó sus sentidos. Sus pechos hormigueaban, sus labios se separaron. Estaba húmeda y casi le dio una ruta invisible hacia la tierra prometida. Lo que había entre ellos era inflamable, y muy peligroso. Pero él no estaba en su lista de hombres aceptables para salir. O para hacer

—No hay nada entre tú y yo —dijo ella. — ¿No lo hay? A ella le gustaba Joe. Iba a salir con Joe. —Tengo una cita el viernes. Él dejó que el cabello de Jenna saliera de entre sus dedos, y ella dio un paso atrás, pero aun así, la sombra de una sonrisa se mantuvo en los labios de Ty. —Pásalo bien. —Lo haré. —Ella giró y se marchó, pensando que tendría una sensación de triunfo. Todo lo que sintió fue vacío. ****** ¿Una cita? ¿Iba a salir con ese perdedor? ¿Por qué? Ty dio un paso atrás y miró a Eddie dar su tiro, pero su mente ya no estaba en el juego.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

cualquier otra cosa, para el caso.

55


El Club de las Excomulgadas No era que hubiera estado cien por ciento en el juego, desde que había visto a Jenna hablando con… ¿Cuál había dicho que era su nombre? ¿Joe? Dio un rápido vistazo hacia la barra. Ella estaba limpiándola con un paño y se reía con uno de sus clientes. Le gustaba su risa. Era profunda y ronca, el tipo de sonido que llegaba a cada una de sus terminaciones nerviosas. Quería hacerla reír de esa manera. En

Diablos, sólo la quería desnuda. Quería más que eso. No sabía por qué. No estaba buscando una relación, así que, ¿por qué demonios le importaba con quién salía Jenna? Salvo que ese chico, Joe, no era el hombre para ella. Él se había dado cuenta, incluso desde la distancia, que era una unión errónea, pero si ella quería salir con el chico, no fuera como él tuviera algún derecho sobre ella. Ni siquiera habían salido aún. Y si ella seguía tras los tipos equivocados, Ty nunca tendría una oportunidad. No era que pensara darse por vencido. Sólo la dejaría jugar con perdedores como Joe, y cuando el momento adecuado llegara, él daría su golpe. Sintiéndose mejor, tomó su taco de billar, listo para dar su tiro.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

realidad, quería tenerla desnuda y riendo.

56


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Seis Dos días después, Jenna se paró frente a su espejo, inspeccionando su vestido negro de manga larga, que llegaba justo sobre sus rodillas, y sus altos zapatos negros de punta abierta. Había elegido usar aretes de plata, y una larga cadena plateada para

Sencilla, pero sexy. Joe le había dicho que eligiera un restaurante… uno lujoso para poder ofrecerle una buena comida, ya que ella sería su guía turística. Le dijo que había oído que la comida italiana era buena en esa ciudad. Eso era cierto. Jenna optó por Tony’s en Market Street, aunque la mejor comida italiana estaba en el Hill, en su opinión. Sus reservas eran para las ocho en punto. Ya eran casi las siete. Joe le había dicho que la recogería a las siete, y tomarían cócteles en el bar antes de cenar. Había pasado el día recogiendo la casa, o al menos la sala de estar y la cocina, que habían estado como una zona de guerra. Había aspirado, sacudido, y acomodado el desorden, para que no pareciera como si una loca, o una acaparadora compulsiva15, viviera allí. Su estómago se agitó. Estaba nerviosa. ¿Cómo de loco era eso? Relájate, Jenna. Realmente tenía que empezar a salir más. 15

El Síndrome de acaparador compulsivo, también conocido como Síndrome de acumulación compulsiva, Trastorno por acumulación, Síndrome de Diógenes o Disposofobia, es un trastorno psicológico caracterizado por la tendencia a la acumulación de artículos u objetos (implicando la incapacidad para deshacerse de ellos) en forma excesiva en referencia a cantidades socialmente aceptadas, incluso si los objetos no tiene valor, son peligrosos o insalubres.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

complementar su atuendo.

57


El Club de las Excomulgadas El timbre sonó, y ella se apresuró a salir de la habitación, deteniéndose frente al espejo para un último vistazo rápido, para asegurarse que no tenía brillo labial en los dientes. Todo en orden, se acomodó las puntas del cabello hacia arriba y se dirigió hacia la puerta, tomando una respiración rápida para calmarse, antes de abrirla. Joe estaba de pie allí, con flores en la mano.

—Hola. Adelante. Él le sonrió y le entregó las flores. Rosas. Qué poco... original. Pero aún así, dulce. —Son para ti. Gracias de nuevo por ofrecerte a mostrarme los alrededores. —No hay de qué. Y gracias por las flores. Permíteme ponerlas en un poco de agua. Él se quitó el abrigo. Llevaba pantalones oscuros, una camisa blanca, sin corbata, pero con chaqueta. Algo relajado, pero aún así elegante. Se veía increíble. Era un chico bien parecido. Un chico realmente guapo. Entonces, ¿Por qué no sentía un hormigueo? Probablemente porque estaba muerta de hambre. Había tenido un día ajetreado, había ido al bar para encargarse de un par de cosas, hacer algo de trabajo administrativo, y asegurarse de que todo estuviera preparado para esa noche, con su asistente de gerencia, antes de dirigirse apresuradamente a su casa para limpiarla, y prepararse para la cita. Y había olvidado tomar su almuerzo. Así que estaba estresada. Y tenía mucha hambre.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Bonito detalle.

58


El Club de las Excomulgadas Puso las flores en un jarrón con agua, y luego salió. Joe estaba de pie en su sala de estar, mirando a su alrededor. Agradecida de haber limpiado el desastre, se acercó a él. Estaba examinando el arte en la pared. —Esto es bueno. —Gracias. Es una de mis piezas favoritas. —¿Es un original?

—Claro. Él tomó su abrigo y la ayudó a ponérselo. El viaje al centro no les tomó mucho tiempo. Había nevado ligeramente más temprano, por lo que hacía frío. Afortunadamente, él utilizó el aparcacoches que proporcionaba el restaurante, por lo que no tendría que preocuparse por tener que caminar en la nieve con sus zapatos altos. Se apresuraron hacia el interior, donde había un ambiente cálido y acogedor. Él la llevó a la barra, y ordenaros sus bebidas. Por una vez, era agradable estar al otro lado de la barra, recibiendo en lugar de servir. Tomó un sorbo de su Martini, y trató de prepararse para una noche de diversión. Era el momento de relajarse y disfrutar de su guapísima cita, quién dirigió hacia ella sus ojos marrones “derretidores de bragas”. —Así que dime, ¿Qué se puede hacer en tu hermosa ciudad? —De todo. Hay arte, música y teatro, si te gustan esas cosas. También hay deportes, como te habrás dado cuenta en Riley’s. Tenemos un equipo de fútbol, uno de béisbol, así como uno de hockey.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Se podría decir eso. ¿Nos vamos?

59


El Club de las Excomulgadas —No me gustan mucho los deportes, pero podría disfrutar de los museos de arte. ¿No le gustaban los deportes y era guapo? Debería estar desmayada en este momento. —¿Te gusta la música? Él se encogió de hombros.

fanático. Su corazón se derrumbó. Sin embargo, decidió mantener su mente abierta. —Entonces, ¿qué haces para divertirte? Él se echó a reír. —He estado en la escuela de medicina durante los últimos doce años. No he tenido ninguna diversión. Cuando no he estado trabajando o estudiando, he estado dormido. —Tienes razón. No has tenido ninguna diversión. ¿Cuál es tu especialidad? —Cardiología. —Es una especialidad difícil. —Sí, pero estoy emocionado por ella. Es todo lo que siempre he querido hacer. Ser médico ha sido mi sueño desde que era niño. —¿Una tradición familiar? Él se echó a reír.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No tengo mucho tiempo para escuchar música, así que no soy un gran

60


El Club de las Excomulgadas —Para nada. Mi padre trabajó en la construcción toda su vida y mi madre trabajaba como secretaria. Él era tan interesante, tan formidable, tan inteligente. Era dedicado, motivado, amable, y definitivamente no tenía una mala apariencia. Se trasladaron hacia el restaurante para cenar, y él la cautivó con su conversación, la hizo reír con sus historias sobre la escuela de medicina y los horrores de la vida como interno. No se limitó a hablar de sí mismo, sin embargo, para el futuro. Era casi el hombre perfecto. Después de la cena, ella lo llevó por los alrededores y le habló acerca de sus lugares favoritos. Él pareció fascinado con la historia de la ciudad, y luego le dijo lo que estaba interesado en hacer. —¿Te establecerás aquí? —Estaré aquí durante algunos años. No sé dónde quiero terminar. —Probablemente en algún lugar cerca de tu familia, ¿no crees? Él se detuvo frente a su apartamento, y apagó el motor. —Soy un chico grande. Ya no necesito vivir tan cerca de casa. Ella se echó a reír. —Creo que para mí la familia es tan importante, que no puedo imaginar estar alguna vez lejos de ellos. —Eso es lo que hace a la gente tan diferente, Jenna. A mí me gusta la libertad de vivir mi propia vida. A ti te gusta estar cerca de los que amas. —Supongo que tienes razón.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

se dedicó a ella y le preguntó acerca de sí misma, su familia, y sus metas y sueños

61


El Club de las Excomulgadas Luego la conversación se terminó, y él se inclinó hacia adelante. Ella esperó la oleada de calor, la explosión de sensaciones. Sus labios rozaron los de ella y la envolvió entre sus brazos. Ella fue de buena gana por su beso, enredando los dedos en su cabello. Su lengua se extendió a lo largo de la de ella.

Maldita sea. Era agradable. Simplemente agradable. Sin fuegos artificiales. Nada en su cuerpo se disparó como un cohete. Este hombre era precioso, exitoso, divertido, y ella acababa de tener una gran noche junto a él. Y no había una sola hormona en su cuerpo que quisiera saltar sobre sus huesos. Qué decepcionante. Él terminó el beso y le sonrió. —¿Quién es el hombre? Ella parpadeó. —¿Qué? —¿Quién es el hombre en el que estabas pensando mientras me besabas? —No hay ningún otro hombre. Él le dirigió una mirada que le dijo que no se lo estaba creyendo. —Soy médico, Jenna. Puede que no lo sepa todo, pero sobre lo que sí sé es sobre biología y química básica. Tú y yo lo pasamos muy bien.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Era... agradable.

62


El Club de las Excomulgadas —Así es. —Pero cuando te besé, no lo sentiste. Ella se miró las manos. —Lo siento. Él le levantó la barbilla con los dedos.

y no puedes fabricar la química. Lo pasé muy bien esta noche. Gracias por mostrarme los alrededores. Él abrió la puerta del coche y dio la vuelta para abrir la de ella, luego la acompañó hasta la puerta principal. Ella se volvió hacia él. —Realmente me gustaría que hubiera habido algo, Joe. —A mí también. —La besó en la mejilla—. Te veré en el bar. Lo miró alejarse, y supo que Joe nunca más volvería a poner un pie de nuevo en Riley’s. Peor aún, ella todavía no tenía una maldita cita para la boda. Se dio la vuelta y entró.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No te disculpes por algo que simplemente no sientes. Está allí o no lo está,

63


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Siete La ceremonia de boda fue hermosa. La iglesia había sido decorada con lirios blancos y rosas rojas, con velo de novia16 y una variada vegetación, que Jenna no conocía. Fue precioso. Ver a Tara caminar con su vestido hacia el altar, por el pasillo alfombrado en blanco, la hizo contener el aliento. Se veía impresionante. Mick tenía lágrimas en los ojos. Su gran y severo hermano había derramado una

Su hermano Mick era un hombre casado ahora. Jenna seguía encontrándolo difícil de creer. Su hermano mayor, quién se había burlado de ella, y la había tumbado y cuidado cuando eran niños, había encontrado a la mujer de sus sueños y se había casado con ella. Y tenía un hijo adolescente que adoptaría oficialmente. Nathan se convertiría en un Riley. A veces el mundo se movía a un ritmo tan rápido que hacía que su cabeza diera vueltas. Jenna había estado de pie ante el altar y escuchó al sacerdote realizar la ceremonia, realmente había escuchado las palabras mientras el Padre Abrams les hablaba sobre el amor y la fe, y el hecho de encontrar a esa única persona con la que cada uno está destinado a estar. Mientras veía a su hermano y a Tara mirarse entre sí, supo a ciencia cierta que dos personas no podían amarse el uno al otro, más de lo que ellos lo hacían. De manera sorprendente, Jenna había llorado. Nunca pensó que eso pudiera ocurrir. Ser firme y estoica eran sus puntos fuertes. Pero había estado de pie frente al altar, con lágrimas rodando por sus mejillas, mientras Mick y Tara recitaban sus votos. Tendría que trabajar más en su temple antes de la boda de Gavin y Liz. 16

Planta perenne de origen silvestre, de nombre Gypsophila paniculata, cultivada de forma ornamental en jardines, y de uso común en la floristería, como follaje y relleno en arreglos florales. Se le conoce comúnmente como nube, velo de novia, gisófila o paniculata.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

lágrima.

64


El Club de las Excomulgadas Después de la ceremonia, el séquito nupcial se dirigió hacia la parte trasera de la iglesia, para tomarse una gran cantidad de fotos. Jenna tenía que admitir que había sido divertido. A veces la familia podía ser abrumadora. Hoy, estaba encantada de tenerla. Cuando hubo un momento libre entre las tomas del fotógrafo, abrazó a su hermano.

Mick sonrió y colocó su brazo alrededor de ella. —Gracias. Soy un tipo con suerte. —Lo eres. Cuida bien de ella. Es especial. Él apretó el brazo en Jenna. —Lo sé. El día resultó ser glorioso. Frío, pero luminoso y soleado. Un día perfecto, sin una nube o gota de lluvia en el cielo. La novia y el novio estaban felices, los padres de Jenna estaban radiantes de alegría, y eso era todo lo que podía pedir. Y los vestidos de las damas de honor no apestaban… ¡gracias, Tara!, de modo que Jenna sobreviviría a ese día. Había renunciado a encontrar una cita para la boda después del desastroso episodio con Joe. Pobre hombre. Se había sentido muy mal por él. No más citas para ella. No hasta que encontrara a alguien que la dejara alucinada. Corrección. A alguien que no practicara deportes y la dejara alucinada.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Estoy tan feliz por ti.

65


El Club de las Excomulgadas Esa podría ser una tarea difícil, pero sabía que él estaba allí afuera, en alguna parte. Y en este preciso momento, no le importaba realmente. Hoy tenía bastante en lo que ocuparse, y un hombre ni siquiera estaba en su radar. Bueno, un hombre lo estaba. Tyler. Mientras caminaba hacia el altar, había notado que estaba sentado en uno mientras se ponía de pie y la contemplaba, con la mirada clavada en la de ella. Mariposas. Mariposas gigantes volaron en su estómago cuando lo miró. Rápidamente había apartado la mirada, centrándose en el altar en su lugar. El día de hoy era sobre Mick y Tara, no sobre sus sentimientos conflictivos por Tyler Anderson. La boda había sido tranquila y hermosa, y no había surgido ningún problema, aliviando los nervios de última hora de Tara. Ahora, si podía conseguir algo de comida y bebida, este día sería perfecto. Todos se amontonaron en las limusinas y se dirigieron al salón de la recepción. Los invitados ya se habían reunido allí, así que el séquito nupcial fue anunciado, y luego la novia y el novio ante un estruendoso aplauso. El Sr. y la Sra. Michael Riley. Jenna todavía no podía acostumbrarse a eso, pero ya amaba a Tara como a una hermana, y al hijo de Tara, Nathan, como a un sobrino de sangre. No importaba que Mick no fuera el verdadero padre de Nathan. Él era un miembro de la familia Riley, y siempre lo sería, desde ahora y para siempre. Nathan se veía tan guapo con su esmoquin. Con casi diecisiete años, ya se veía que sería un todo un donjuán algún día. Sin duda encajaba con todos los

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

de los bancos de la iglesia. No había podido evitar divisar su cabello oscuro,

66


El Club de las Excomulgadas hombres Riley. Sus dos hermanos se veían magníficos, al igual que su padre. Jenna no pudo evitar sonreír. Tendría que pedirle un montón de fotos al fotógrafo. Mientras la novia y el novio tomaban la pista para tener su primer baile, las ridículas lágrimas de Jenna comenzaron de nuevo. Dios mío, ¿era un caso perdido, o qué? —Veo que tú también estás llena de lágrimas hoy.

echó a reír. —Parece que no puedo evitarlo. Son tan felices, mamá. —Lo sé. Y se lo merecen. Nunca he visto a dos personas más enamoradas. Jenna sólo pudo asentir mientras Mick llevaba a Tara por toda la pista de baile. Tara estaba impresionante en su vestido de fiesta sin tirantes color crema y rosa pálido, era una verdadera visión, con su pelo rubio recogido y gotas de diamantes en sus orejas y alrededor de su cuello… un regalo de bodas por parte de Mick. —Se ve como una condenada Cenicienta. Su madre se echó a reír. —Está deslumbrante. Y tú también. —Gracias, mamá. Pero no hay comparación. Este es el día de Tara. —Estás hermosa, Jenna. El color rojo rubí de los vestidos que Tara escogió, resalta el azul de tus ojos y hace que tu cabello se destaque. Y lo que hace por el cabello de Maggie y Elizabeth… te lo digo, ella eligió el mejor vestido para todas ustedes. —Lo hizo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Su madre envolvió un brazo a su alrededor. Jenna se inclinó contra ella y se

67


El Club de las Excomulgadas Era el turno del séquito nupcial para ir a bailar, por lo que Gavin bailó con Maggie debido a que eran el padrino y la dama de honor, Liz bailó con el primo de Mick, Cole, y Jenna salió a bailar con Nathan. —Te ves muy mayor. Nathan sonrió. —Me siento un poco de esa manera. Y a veces, todavía me siento como un

Ella se echó a reír. —Disfruta de los momentos en los que te sientas como un niño, estos desaparecerán antes de que te des cuenta. —Lo sé. Pronto me iré a la universidad. Sólo me queda un año más de escuela secundaria, después de este. —No estoy segura de que te permitamos dejarnos todavía. —No estoy seguro de estar listo para irme. —Oh, confía en mí. Estarás listo. Tener demasiados Riley cerca puede ser sofocante. Harás tus maletas y te escabullirás por la puerta en la oscuridad de la noche, para que no podamos atarte a nosotros. Él le apretó la mano. —Me gusta tenerlos como familia, Jenna. —A nosotros también nos gusta, Nathan. Muchísimo. Él le dio la vuelta y quedaron frente a Mick y Tara. —Mi mamá y papá se ven felices.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

niño.

68


El Club de las Excomulgadas —Lo son. Y lo serán. Para siempre. Sintió que Nathan se relajaba. La noche fluyó sin problemas. Comió, finalmente, por lo que estaba contenta. Todo el mundo bailaba, y deambuló por el salón saludando a los invitados. —Hola, preciosa.

nuevo en el piso, se dio la vuelta con una mirada. Puso los ojos en blanco cuando vio la sonrisa satisfecha de su primo. —Cole. ¿No sabes que es de mala educación molestar como la mierda a una dama? —En primer lugar, no eres una dama, eres mi prima. Y en segundo lugar, molestar como la mierda a las mujeres es lo que hago. Su primo Cole era, y siempre había sido, un gran dolor en el trasero, sólo después de sus hermanos en ese departamento. Un deportista igual que Mick y Gavin, Cole jugaba en la NFL y era uno de los mejores receptores 17, que jugaba actualmente para el equipo de Green Bay. Y tenía el ego gigante que hacía juego con su gigante talento. Pero amaba a Cole casi tanto como a sus hermanos, a pesar de todos los años que había pasado atormentándola cuando eran niños. Su tío y su padre debieron haber sido un infierno de dúo cuando eran niños, porque de seguro se lo habían pasado a sus hijos. — ¿No deberías estar tomando algunos tragos con los chicos? —Me estoy comportando bien esta noche. Se lo prometí a mi madre y a la tía Kathleen.

17

Posición de Fútbol americano.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Fue levantada del suelo y dio vueltas en el aire. Cuando fue colocada de

69


El Club de las Excomulgadas —Y, ¿cuándo has cumplido una promesa? —Nunca. Pero dado que ambas están aquí con sus ojos de águila, no tengo muchas opciones. — ¿No eres sólo un boy scout? —Sí, hasta cerca de la medianoche, cuando me vaya de este jaleo y me dirija a un club. Tengo algunas chicas esperándome.

entres en una pelea a puñetazos o en algún nuevo escándalo que haga sus titulares. El nuevo chico malo del fútbol. Cole se encogió de hombros y luego sonrió, los hoyuelos en sus mejillas no hacían nada para disminuir su ruda buena apariencia. Con razón los medios lo amaban. —Oye, no es mi culpa ser fotogénico. —Sí, tu foto para el fichaje policial fue encantadora. Estoy segura de que el tío Jack y la tía Cara estuvieron encantados con esa. —Eso fue una mierda. Tengo grandiosos abogados, y el caso fue rechazado por la corte. Ella sacudió la cabeza. —Son los beneficios de hacer dinero, supongo, pero ya estás cerca de cumplir los treinta, chico fiestero. ¿No es tiempo de crecer? Él se echó a reír. —Llámame Peter Pan. Nunca será el momento de crecer.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Y los medios de comunicación estarán justo detrás de ti, esperando a que

70


El Club de las Excomulgadas Ella le hizo un gesto de despedida con un movimiento de cabeza. Cole era un problema con P mayúscula. Un gran jugador de fútbol, pero le gustaba mucho su vida social. Tal vez demasiado. Tomó una copa de champán y estaba mirando bailar a Gavin y Liz y a Mick y Tara, cuando sintió una cálida presencia detrás de ella. —No estás bailando.

Se volvió hacia él. Oh, realmente lucía bien. Vestido con un traje negro y corbata, que le quedaban como si hubieran sido diseñados para él, su oscuro pelo bajaba por su cuello, haciéndola desear pasar los dedos a través de éste para ver si era tan suave como se veía. —No, no estoy bailando. — ¿Quién era el tipo con el que estabas hablando? ¿Tú cita? Ella frunció el ceño, y luego se dio cuenta de que se estaba refiriendo a Cole. Se echó a reír. —No, era Cole Riley, mi primo. Puede que lo reconozcas del equipo de Green Bay. Juega de receptor. Tyler asintió. —Pensé que me resultaba familiar. A ustedes los Riley les gusta criar jugadores de deportes, ¿no? —No tienes ni idea. — ¿Y dónde está tu cita? Negándose a morder el anzuelo, ella dijo:

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Tyler. Ella había logrado con éxito evitarlo durante el último par de horas.

71


El Club de las Excomulgadas —No traje ninguno esta noche. Él arqueó una ceja. —Oh, ¿tienes más de uno? Ella no respondió. — ¿Qué tal un baile?—preguntó él.

—No traje ninguna esta noche. Sus labios se curvaron ante la repetición de sus palabras. La música era caliente y ella quería bailar. Había tenido más que un poco de champán esta noche, y se sentía bien. Tan bien, de hecho, que se estremecía hasta la punta de los pies. Esta noche era sobre magia y romance. No es que hubiera algún romance entre ella y Ty. Pero había química, y él era el chico más guapo del lugar, por lo que bien podría bailar con el diablo conocido. —Por supuesto. Hagámoslo. ****** Ty no había esperado que Jenna dijera que sí. Había pensado que el hombre con el que había estado hablando era su cita. Se sintió aliviado al descubrir que era su primo Cole. Cuando supo que no había llevado una cita esa noche, siguió con plan de juego con el fin de llevarla a la pista de baile, o conseguir que se quedaran solos. De un modo u otro, estaba decidido a tenerla en sus brazos esta noche, pensando que tendría que hacer algunas maniobras imaginativas.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Dónde está tú cita?

72


El Club de las Excomulgadas ¿Qué hubiera sido tan fácil? Diablos, sí. La tomó de la mano y la llevó hacia la abarrotada pista, y luego la observó moverse al ritmo de la realmente caliente música de baile. Jenna se veía hermosa esta noche, en un vestido rojo que se aferraba a cada curva de su cuerpo… un cuerpo que sabía cómo mover. Deseaba poner sus manos sobre ella, sentirla moverse de esa manera sin la ropa. Ella balanceaba sus caderas y giraba a su alrededor, y su polla tembló cuando ella sacudió su trasero. Estaba completamente inmersa en la música, levantó las manos en el aire, ondulado su

Se acercó más a Jenna, adaptando su cuerpo contra el de ella, envolviendo el brazo alrededor de su cintura, y se meció con ella al ritmo de la música, esperando que ella lo alejara con una patada. En su lugar, colocó un brazo sobre el suyo y dejó caer la cabeza hacia atrás, contra su pecho. Ty respiró su aroma y trató de mantener el ritmo, debido a que no era un gran bailarín, pero diablos, estaba feliz de dejarla dirigir el baile ya que, obviamente, ella sabía lo que estaba haciendo. Cuando Jenna se dio la vuelta, colocó el brazo alrededor de su cuello y apretó su cuerpo contra el de él, meciendo las caderas contra su cuerpo. Tenía que haber notado que se estaba poniendo duro. Sin embargo, se movió más cerca y se frotó contra él. Para torturarlo, sin duda para vengarse de él por haber ido al bar y acecharla todo el tiempo. Pero su mirada encontró la suya, sus claros ojos azules no estaban llenos de ira, sólo de interés. Y cuando la música se hizo más lenta, hasta llegar a un ritmo sexy, ella no se detuvo y se alejó, por lo que tomó su mano entre la suya, deslizó el brazo alrededor de su espalda, y la acercó estrechamente. Probablemente debería decirle algo, pero no quería romper el hechizo. Si hablaba, ella podría recordar con quién estaba bailando, por lo que permaneció en

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

cuerpo a tiempo con el ritmo.

73


El Club de las Excomulgadas silencio, contento con respirar el aroma a vainilla que parecía ser parte de ella. Acarició con su mano la parte alta de su espalda. Su piel era suave. Ella inclinó la cabeza hacia atrás y lo miró. —Estás muy callado. —Tenía miedo de que te fueras si decía algo.

— ¿Por qué haría eso? —No te gusto. Sus labios se curvaron en una sonrisa. —Nunca dije que no me gustaras. Él arqueó una ceja. —Bien, podría haberte dado esa impresión. Pero la música es agradable, y me haces sentir bien. —Tú también me haces sentir muy bien. ¿Te importa si nos quedamos en la pista de baile toda la noche? Ella se rió y apoyó la cabeza sobre su pecho. —Estoy de acuerdo, pero estos zapatos tienen que irse. Mis pies me están matando. Él se detuvo. —Quítatelos. Ella asintió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella arqueó una ceja.

74


El Club de las Excomulgadas —Buena idea. Deslizó sus zapatos, uno por uno, y se los entregó. Él los sostuvo por las correas, decidiendo que cualquier mujer que se pusiera tacones tan altos tenía que tener algún tipo de deseo de muerte. — ¿Cómo pueden caminar las mujeres con estas cosas? —Está en nuestra genética. Es por eso que las mujeres somos la especie

Él se echó a reír. —No es de extrañar te duelan los pies. Ella se deslizó de nuevo entre sus brazos y siguieron bailando. El disc-jockey fue lo suficientemente agradable como para colocar otra canción lenta. Tendría que recordar darle una propina al tipo. —La boda fue muy agradable. Ella sonrió. —Lo fue. Mi hermano y Tara son felices. Pasaron por el infierno para llegar aquí, así que se lo merecen. Él no creía mucho en el “y vivieron felices para siempre”, pero para algunas personas, suponía que funcionaba. Realmente esperaba que funcionara para siempre para Mick y Tara, sobre todo porque ya había un chico involucrado. Tyler sabía mejor que nadie lo que le podía pasar a un adolescente cuando lo que pensaba que era una familia feliz se disolvía frente a él. —Sí, espero que dure para ellos. —Lo hará. Ya han pasado por las cosas difíciles. El resto de la eternidad será fácil.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

dominante. Damos a luz y podemos caminar en tacones.

75


El Club de las Excomulgadas Él se guardó sus pensamientos para sí mismo. No tenía sentido romper su burbuja. Probablemente ella creía en los caballeros de brillante armadura, el rescate de princesas, y en los finales de los cuentos de hadas. Y que el amor era suficiente para resolver cualquier problema. Todo ese montón de mierda. Él no compraba nada de eso. Él ahora era lo que contaba, y tomar todo lo que pudiera mientras lo tenía. Porque nada duraba.

algo rápido después de eso. —Gracias por el baile —dijo Jenna—. Estoy lista para una bebida. —Yo también. En lugar de alejarse, ella tomó su mano. —Conozco un atajo hacia la barra. Ella no le pidió sus zapatos, así que él se aferró a ellos y dejó que lo llevara a la barra. Encontró dos asientos y pidió las bebidas. Él quería un refresco, mientras que Jenna ordenó otra copa de champán. Ella cruzó las piernas y el largo abertura del lado de su vestido se separó, dejando al descubierto la increíble longitud de su delgado muslo. Acostumbrado a verla en jeans y camisetas, Tyler la miró largamente y luego se apoyó contra la barra para tomar su bebida. — ¿No pediste champán para ti? —preguntó ella. —No es mi tipo de bebida. Ella sonrió. — ¿Qué? 18

Disc-Jockey, pinchadiscos.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Incluyendo la canción, y sostener a Jenna entre sus brazos. El DJ 18 cambió a

76


El Club de las Excomulgadas —Nada. Acabo de recordar algo que les dije a las chicas una noche, sobre los chicos y sus elecciones de bebida. — ¿Sí? ¿Qué fue? Ella sacudió la cabeza. —No te lo puedo decir. Es un secreto de barman.

—Apuesto a que puedes saber todo acerca de los tipos por lo que beben. Ella frunció el ceño y puso el vaso en la barra. — ¿Crees eso? —Los bármanes tienen perspicacia. Entonces, ¿qué dirías acerca de mí? —Te gusta el whisky, puro. Aunque a veces bebes cerveza. Eso significa que eres independiente, no eres fácil de precisar. Te gusta tu libertad, pero no eres pretencioso. No te gusta el champán costoso. No te gusta presumir, pero eres exigente, no, espera. Esa no es la palabra correcta. Particular. Eso está mejor. Eres particular. No ligas con cualquier chica. Tiene que ser la chica adecuada. — ¿Sabes todo sólo eso por las bebidas que ordeno? Ella tomó un sorbo de champán. —Sí. Y también porque no ligas con mujeres en mi bar. —Tal vez porque estoy esperando por ti. Ella inclinó la cabeza hacia atrás y se echó a reír, con ese sonido que a él le encantaba escuchar. —Estás tan lleno de mierda, Ty. Me gusta eso de ti.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él podía imaginarlo.

77


El Club de las Excomulgadas Le gustaba escucharla. Ella tenía una mente aguda, y ver esos engranajes trabajar lo ponía tan duro como verla moverse en la pista de baile. — Crees que me conoces, ¿eh? —En realidad, no creo conocerte en absoluto. La mayoría de los hombres son fáciles de predecir. A ti, todavía no te he descifrado. Él tomó un par de tragos de su bebida gaseosa.

—Eres cualquier cosa menos predecible. Me molestas. Te gusto y es obvio que me deseas, y no haces ningún secreto de eso. Me gusta eso, porque no me gustan mucho los juegos. Por otra parte, no quiero gustarte. Quiero que te vayas lejos y me dejes sola para poder dejar de pensar en ti. Él sonrió. Estaba sólo un poco borracha, lo que significaba que estaba lo suficientemente relajada, como para extenderse con más de sus pensamientos íntimos, de lo que era consciente. Lo que significaba que ésta era su oportunidad de llevar las cosas un paso más allá con ella, si jugaba el juego de manera correcta. —Yo tampoco puedo dejar de pensar en ti, Jenna. Ella apoyó los codos en la barra. — ¿En serio? —Sí. — ¿En qué piensas cuando me tienes en tu mente? Era una prueba. Ella lo estaba poniendo en ese lugar, para ver si sólo le estaba tomando el pelo. En realidad, no lo estaba haciendo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Me alegro. Odiaría ser predecible.

78


El Club de las Excomulgadas —Pienso en tu boca —Trazó su labio inferior con el pulgar—. Me gusta lo que sale de ella cuando me hablas. Es atrevida e inteligente. Y te aseguro que me gustaría mucho besarla. Es suave y húmeda y gemiría debajo de mí como si desearas lo que tengo para ti. Su pecho subió y bajó. —Me gusta tu manera de hablar. Confiada, pero eres un poco sabelotodo. También me gusta eso de ti. Significa que no eres fácil de manejar. No quiero una

Ella se lamió el labio inferior. Una condenada distracción, y él tenía que centrarse en lo que quería decirle. —Tienes los ojos más hermosos que he visto nunca. Y ves mucho con ellos. Le dices a la gente claramente sus tonterías, y, obviamente, conoces a los hombres. — ¿Sí? ¿De qué manera? —Sabes quién es auténtico y quién está lleno de mierda. No vas a caer por una frase preparada. Ella dejó escapar una risa suave. —Me gustan estos —Movió los nudillos sobre los muchos aretes en su oreja izquierda, y luego se acercó más— ¿Tienes perforaciones en algún otro lugar, Jenna? Paso las noches pensando en eso. Sus ojos se oscurecieron. ¿Por interés o deseo? No estaba seguro. —Y tus tatuajes. Me excitan —Le tomó la muñeca y le acarició el tatuaje de tierra, luna y estrellas—. Me hace querer desnudarte y explorar tu cuerpo. Así que, sí, pienso mucho en ti, Jenna. —No quiero salir contigo, Ty. Ya te lo dije antes, eres el tipo de chico equivocado para mí.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

mujer que pueda pisotear. Quiero una mujer que pueda defenderse por sí misma.

79


El Club de las Excomulgadas —Así lo has dicho. Ella tomó aire, y luego lo exhalo. —El problema es, que existe esta cosa. —Una cosa. —Sí. Una cosa química, entre tú y yo. E interfiere cuando salgo con otros

Oh, esto se estaba poniendo bueno. —Una cosa de química. —Sexual. —Sexual —Él sacudió la cabeza— Sí, ese es un problema —Rozó su hombro contra el de ella. Entendía la cuestión química. Solo el hecho de estar cerca de ella hacía que su polla saltara a la vida. Ella giró en la silla para mirarlo de frente. —Lo es. ¿Qué deberíamos hacer al respecto? —No creo que el sexo sea un problema para mí, Jenna. Ya sabes cómo me siento. La pregunta es, ¿qué es lo que quieres hacer tú al respecto? Ella deslizó un dedo por la solapa de su chaqueta, su mirada lo quemó de adentro hacia afuera. Sí, definitivamente era química. Estaba sorprendido de que las llamas no estuvieran chispeando entre ellos. Su respiración se aceleró, y si ella no tomaba una decisión pronto tendría que hacer una salida rápida, porque esta mujer lo estaba volviendo loco.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

chicos.

80


El Club de las Excomulgadas —Creo que deberías venir a casa conmigo esta noche para que podamos hablar sobre ello. — dijo ella.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Estoy listo cuando tú lo estés.

81


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Ocho Jenna había consumido suficiente champagne como para saber que estaba ebria, pero no tanto como para estar completamente borracha y no saber lo que estaba haciendo. En otras palabras, cuando esto terminara, no podría culpar al alcohol.

entre Mick y Tara, que le recordaba su existencia demasiado solitaria en los últimos tiempos. Estaba cansada de volver a casa sola, y, ¿por qué tendría que hacerlo? Era una adulta, y si quería traer a un chico a casa y follarlo hasta sacarle los sesos, estaba en su derecho. Ty no parecía ser el tipo de hombre que cayera locamente enamorado después de una noche. No pensaba que quisiera casarse con ella o ser su novio, lo que lo hacía perfecto. Él quería entrar en sus bragas, y ella realmente necesitaba que un tipo entrara en sus bragas. Tenían abundante química entre ellos, por lo que no tenía idea de por qué seguía alejándolo. Estaba sólo lo bastante nublada, como para que todas las razones válidas por las que no quería salir con él se hubieran apagado como una copa de champán sin burbujas. Además, no saldrían. Sólo tendrían sexo. Debido a que sus padres la habían recogido esa tarde y la habían llevado a la boda, no tenía su coche. Ty los llevó a su casa después de que ella se despidiera. La boda estaba acabando y sólo los fiesteros empedernidos se quedaron. — ¿Llaves? Jenna levantó la mirada. Ella y Tyler estaban en la entrada de su apartamento.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Había habido algo en el aire esta noche. Tal vez era todo el amor que sentía

82


El Club de las Excomulgadas — ¿Qué? —Tus llaves. —Oh. Cierto. Hurgó en su bolso y sacó las llaves. Tyler las tomó y abrió la puerta, la mantuvo abierta y esperó a que ella entrara.

—Esto es lindo. —Mientes. Es un desastre. —Tienes razón. Estoy sorprendido. Mantienes el bar en plena forma. Ella se volvió hacia él, sólo para encontrarlo sonriéndole. Y, está bien, estaba avergonzada. Dejó caer su bolso en la mesa de café. —Sí, bueno, hoy tuve que salir de prisa, porque mi papá estaba pitando como loco, y yo estaba retrasada. Se lanzó por la sala de estar para recoger sus pantalones de yoga, y los calcetines y zapatos deportivos. Él le agarró la muñeca. —Estaba bromeando. Deja esas cosas. Levantó la mirada hacia él. —No soy una buena ama de casa. —Me importa una mierda. Si fueras a mi casa en este momento encontrarías la caja de la pizza de anoche en la mesa, latas vacías de cerveza y refresco, y alrededor de una semana de ropa sucia tirada por todas partes. — ¿En serio?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Jenna encendió el interruptor de luz y él cerró la puerta detrás de ellos.

83


El Club de las Excomulgadas —En serio. No me importa cómo se vea tu casa. Eso no es por lo que estoy aquí. Ella exhaló. — ¿Quieres tomar algo? Podríamos sentarnos y hablar. Él le frotó la muñeca con el pulgar. Su pulso se aceleró. — ¿Es por eso que me invitaste a venir? ¿Quieres tomar algunas bebidas y

Ella tragó, sabiendo que eso no era en absoluto lo que deseaba. No de él. —No. No quiero hablar. —Eso está bien. —La miró— Estás vestida demasiado bien para lo que tengo en mente hacerte. Su corazón latió con fuerza, sus pechos se hincharon contra la parte superior de su vestido. No podía respirar. Estaba preparada y lista… lo había estado por meses. Se sentía como si hubiera estado bailando alrededor de esto con él durante mucho tiempo, y no quería esperar sólo porque estuviera usando un vestido elegante. —No me importa —Pasó el brazo alrededor del cuello de Ty y le hizo inclinar la cabeza hacia abajo. Cuando sus labios tocaron los suyos, un rayo de sensación explotó en su interior. Esto era lo que había estado ausente de su cita con Joe. Este golpe de calor, esta reacción química que su cuerpo tenía al ser tocado y besado. Cuando Ty posó su boca en la suya, lo sintió todo el camino hasta sus pies… un cosquilleo de conciencia, una promesa de lo que le daría. Ty envolvió el brazo alrededor de su cintura y tiró de ella con fuerza contra su cuerpo, y ella estalló en llamas.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

hablar?

84


El Club de las Excomulgadas Deslizó las manos sobre sus brazos, sintiendo la fuerza de él, como acero. Movió las palmas sobre sus hombros y enredó los dedos en su pelo, algo que había pensado hacer durante mucho tiempo. Era justo como lo había imaginado, grueso y suave, una sensual delicia para sus dedos. Y cuando él profundizó el beso, y su lengua se deslizó en el interior para acariciar la de ella, tomó con fuerza un puñado de su pelo, con todo su cuerpo temblando en respuesta.

suave, y en algún punto intermedio, pero esto era un asalto. Ty estaba utilizando más que sus labios en ese beso. Sus manos la recorrían toda, presionando suavemente la parte baja de su espalda con una mano y tomando su nuca con la otra, mientras la parte delantera de él… la parte dura y “oh, gracias a Dios que era un hombre”, la empujaba contra la pared. —He deseado hacer esto desde que te he conocido —le susurró, su voz era dura y ronca, mientras sus dedos se flexionaban contra su cadera. Él se inclinó y la besó en la mandíbula, luego en el cuello, moviéndose hacia su oreja izquierda. Jenna se estremeció cuando su lengua se extendió por el lóbulo de su oreja, moviendo sus pendientes. —Me gustan tus pendientes, Jenna. Son sexys. —Gracias. Él movió la lengua por su cuello, luego la giró y besó la parte de atrás de su cuello. Jenna se estremeció, sus rodillas se debilitaron cuando sintió el tirón de la cremallera. —Te necesito fuera de este vestido. Ella no podía estar más de acuerdo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Nunca la habían besado de esa forma. Oh, había sido besada antes. Duro,

85


El Club de las Excomulgadas Cuando le abrió la cremallera, ella empezó a darse la vuelta, pero sus manos en sus caderas se lo impidieron. —Jesús. — ¿Qué? —Ese tatuaje en tu espalda.

—Sí. Es increíble. Y cuando no esté tan condenadamente duro y a punto de explotar, voy a lamerlo por completo. Pero en este momento, hay otras partes de ti que quiero lamer. Ella contuvo el aliento, ya pudiendo imaginar su lengua sobre ella, en las partes que le dolían y palpitaban. Él le quitó el vestido, colocándolo sobre la parte de atrás del sofá. Cuando volvió a ella, se puso de rodillas, esta vez tomando sus tobillos para mover las manos por sus piernas. —Tus piernas son tan sexys —Presionó un beso en la parte trasera de sus rodillas—. Y tus muslos. No puedo esperar a sentirlos envueltos a mi alrededor. — La besó allí, también, antes de darle la vuelta para que lo mirara de nuevo. Vestida sólo con bragas y tacones, se sintió descubierta ante él, y sin embargo, totalmente sexy y excitada. Tyler era tan suave, y ella no lo había esperado. Era un chico tan grande. Había esperado movimientos torpes y caricias ineptas… algunos minutos de juegos preliminares y luego ir directo a la acción, no esos movimientos dolorosamente dulces que hacían que quisiera derrumbarse en el suelo. Estaba húmeda y latiendo por el deseo, con sus pezones como puntos apretados por la ardiente necesidad, que rogaban por el toque de sus manos y boca.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Mi dragón.

86


El Club de las Excomulgadas Él le acarició las piernas de nuevo, su sedoso cabello le hizo cosquillas en la piel. Ella estaba lista para la penetración, mientras que él estaba haciendo un lento viaje al sur a lo largo de su cuerpo. Cuando llegó a su ropa interior, inclinó la cabeza hacia atrás para mirarla. El oscuro deseo en su mirada hizo que su pulso se acelerara. No tenía idea de cómo estaba todavía en pie. Puso sus palmas contra la pared, mientras él arrastraba sus bragas hacia abajo por sus caderas, y luego las dejó en sus muslos,

—Tienes una perforación aquí —Él se inclinó y movió con la lengua el pequeño anillo unido a su clítoris. Hormigueos de placer vibraron a través de ella. Él la miró—. Eres tan condenadamente sexy, Jenna. Presionó la boca contra su coño, y ella se fundió. Su lengua era caliente y húmeda, y cuando comenzó a moverla contra ella, Jenna se aferró a la pared para apoyarse, porque estaba segura de que moriría por el dulce placer que le proporcionaba. Cálidos espirales de sensaciones se instalaron en su interior, y ella se perdió en la sensación de sus manos que alternativamente apretaban y liberaban la presión sobre sus caderas, mientras hacía girar la lengua de manera tan íntima a lo largo de su piel sensible, su lengua rodaba sobre su clítoris y jugueteaba con el aro de su perforación. Ella era tan sensitiva allí, y había pasado un tiempo. Con sus bragas descansando en sus muslos, desnuda, excepto por sus zapatos, y él todavía vestido con su traje, de rodillas ante ella y adorándola con su boca… la simple vista de la situación la hacía desear correrse justo en ese momento. Pero, oh, era tan bueno que necesitaba que durara. Adoraba su boca, le encantaba la forma en que jugaba en ella con su lengua, luego tomó el clítoris en su boca y lo succionó, primero de manera suave y después con más fuerza. Y la forma en que se movió hacia abajo y deslizó la lengua dentro de su coño, dentro y fuera, como si la estuviera follando, fue dolorosamente exquisita. Enredó los dedos en su pelo y se arqueó contra él,

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

mientras admiraba su sexo.

87


El Club de las Excomulgadas dirigiendo su sexo hacia él, necesitando que la tomara y la hiciera volar hacia el borde. Necesitaba tanto ese orgasmo. Ty había estado en sus fantasías durante tanto tiempo. Nadie más había estado allí durante ese tiempo. Y ella lo iba a exorcizar de su mente, al lograr que la hiciera correrse esta noche… una y otra vez. —Sí, Ty. Justo ahí. Succiona mi clítoris.

deslizando al mismo tiempo un dedo dentro de su coño. Los temblores crecieron cuando comenzó a bombear, su coño apretó sus dedos, mientras el clímax llegaba a ella con una fuerza que no podía negar. Jenna golpeó la cabeza contra la pared cuando la primera fuerte embate de su orgasmo la recorrió. —Oh, Dios, voy a correrme. Se arqueó contra la cara de Ty, rogándole que continuara, mientras se corría con un torrente de gritos salvajes. Él se aferró a ella, follándola con los dedos, y haciendo rodar la lengua por su sexo, hasta que la última contracción disminuyó. Sin aliento, y totalmente incapaz de mantenerse en pie, ella se hundió contra él. Tyler se levantó, envolvió el brazo alrededor de ella, y la sostuvo mientras recuperaba el aliento. Empujó sus bragas al suelo y deslizó dos dedos dentro de ella. —Me gusta sentir cuando te corres, sentir tu cuerpo responder. Podría hacerte venir una y otra vez, Jenna. La oscura promesa en sus palabras la mantuvo en su euforia de sensualidad. Sabía que apenas habían comenzado, lo que estaba bien para ella. Había estado en

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él tomó su clítoris en su boca e hizo rodar la lengua sobre el botón,

88


El Club de las Excomulgadas sequía durante mucho tiempo, y ya que sólo harían esto una vez, planeaba obtener mucho de Ty esta noche. —Te necesito desnudo —dijo ella, moviendo las manos sobre sus hombros. —Puedo arreglar eso. Ty dio un paso atrás y se quitó la chaqueta, después desabrochó la corbata y se la quitó. Ella se despojó de los zapatos.

por el cuello de su camisa blanca. Él abrió los botones con prisa, después se la quitó, dejando al descubierto una amplia extensión de un bien desarrollado pecho, con un puñado de vello oscuro, que le hizo desear deslizar los dedos sobre él, especialmente en la línea de vello que desaparecía en la cintura de sus pantalones. Él se quitó los zapatos, desabrochó el cinturón, y bajó la cremallera, y la garganta de Jenna se secó cuando dejó caer sus pantalones al suelo, seguidos por sus calcetines y calzoncillos. Desnudo y duro, él era todo lo que podría haber imaginado. Hombros anchos, muy musculoso, pero delgado en todos los lugares adecuados, con tensos músculos abdominales y una cintura estrecha, era fuerte y absolutamente hermoso. Quería tocarlo, probarlo, y sin duda mirarlo, durante el tiempo que él se lo permitiera. Pero él dio un paso hacia delante y extendió el brazo en torno a ella, arrastrándola contra su cuerpo, y la besó con una pasión que había pensado que estaba reservada para las películas. Su boca sobre la de ella, la forma en que dirigía el beso, le robaba el aliento e hizo que sus músculos se volvieran laxos. Él tomó su cuello y la inclinó sobre su brazo, profundizando el beso, moviendo su lengua contra la de ella.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Mirarlo hacía que su libido creciera con fuerza. Su pelo oscuro se extendía

89


El Club de las Excomulgadas Realmente era como en las películas, porque estaba segura de que se desmayaría. Cuando él la enderezó, la miró directamente a los ojos. — Sabes bien. Su cuerpo ardía, pero no de vergüenza. A ella le encantaba el sexo. Nada de eso la avergonzaba. Sonrió hacia él.

Él se echó a reír. —Sí, con seguridad llegaremos a eso, pero hay tanto en tu cuerpo que no he probado todavía —Deslizó la mano por sus pechos—. Como éstos. Sus pechos eran pequeños, y a menudo eran pasados por alto por los chicos. Le gustaba él los hubiera notado. Tyler miró sus pechos como si fueran un festín. —No están perforados como tu clítoris. —Todavía no —Ella le dirigió una sonrisa. Él arqueó una ceja, y luego cubrió un seno con la mano, deslizando el pulgar sobre el pezón. Sus senos podían ser pequeños, pero eran, ¡Oh!, tan sensibles, que ella jadeó. —Sí, eso es lo que pensaba —murmuró él, luego se inclinó y tomó el pezón en su boca. Ella no tenía idea de lo que pensaba, porque tan pronto como puso su boca en ella, su mente se centró sólo en lo que estaba haciendo. La sensación se disparó desde su pezón hacia el sur. Su clítoris hormigueó y su sexo se disparó a la vida, de nuevo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Si me dejas probarte, también te podría dar un informe.

90


El Club de las Excomulgadas Ty succionó su pezón, lamiendo alrededor del botón y chasqueándolo con la lengua, mientras jugueteaba con el otro con su mano y dedos, apretando y tirando de éste hasta que ella gritó de placer. Y entonces él tomó el otro en su boca, alternándose entre sus pechos, prodigándoles atención, hasta que ella tuvo que aferrarse a su brazo por apoyo, porque estaba muriendo a causa del placer que le proporcionaba. Su sexo le dolía por la necesidad de él. Extendió la mano hacia su polla y la su boca en un beso abrasador, que le dejó una sensación de debilidad. Cuando él la tomó entre sus brazos, ella estuvo muy agradecida, porque no estaba segura de poder mantenerse en pie. La llevó al dormitorio y la acostó sobre la cama, y luego la siguió, tirando de ella hacia sus brazos para hacerla rodar sobre él. Se aferró a su trasero y la levantó, arqueándola contra su erección. Ella apoyó las manos en su pecho y se colocó a horcajadas sobre él, levantándose para mirarlo. —Esa sí que es una visión —dijo él, tomando sus pechos en sus manos para jugar con sus pezones. Jenna se balanceó contra él, y su mirada se clavó en la de ella. Le dio un ligero pellizco a sus pezones y ella jadeó. —Me gusta eso. Pon tu boca sobre ellos. Ella llevó el cuerpo hacia adelante para poner un pezón entre los labios de Ty. Ella lo aplastó entre la lengua y el techo de su boca, dándole justo la cantidad adecuada de presión, y luego incrementó la sensación al succionar con fuerza. Ella tomó un puñado de su cabello, y empujó su pezón más profundamente en su boca. —Ty, me gusta mucho eso.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

acarició, adorando la sensación de su calor pulsante en su mano. Él gimió y tomó

91


El Club de las Excomulgadas En un instante, él le dio la vuelta sobre su espalda, deslizando la mano bajo ella para arquearle la pelvis contra la de él. Jenna se deslizó contra su polla, haciendo que sus jugos lo cubrieran. Podría correrse sólo por rozarse contra él, pero eso no era lo que quería. —Si no estás dentro de mí en dos segundos, te morderé. Él levantó la cabeza para mirarla.

Ella se empujó contra él. —En serio. Hay condones en esa gaveta. —Hizo un gesto con la cabeza. Él arqueó una ceja. —Estás preparada, ¿no? —Siempre. Ahora, ponte uno y fóllame. —Traje los míos propios. —Ahora, ¿quién es el preparado? —Trato de estarlo. Él bajó de la cama y fue a la otra habitación, volviendo unos segundos más tarde con un paquete de tres condones. Ella se alzó sobre el codo. — ¿Tres? —Sí. Tres. Espero que no estés pensando en dormir esta noche. Él se puso el condón y separó sus muslos, y luego la atrajo hacia sí para besarla de nuevo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Podría gustarme eso.

92


El Club de las Excomulgadas Oh, hombre, realmente le gustaba la forma en que la besaba, la perfecta forma en la que sus labios encajaban entre sí. Había una rigurosidad en sus besos que la dejaba aturdida, y no tenía nada que ver con el champán que había bebido esa noche. Él tenía labios hermosos, que la hacían desear quedarse y besarlo durante horas. Y cuando él mantuvo el beso y la instó a separar más sus piernas, ella lo hizo de buena gana, abriéndose para él para que pudiera deslizar su polla contra la

Ella latió cuando él se engrosó en su interior, con su cuerpo adaptándose a él, con toda ella descubriendo todo de él. Era dolorosamente dulce, un poderoso afrodisíaco que la hizo apretarse alrededor de su polla. Escuchó el sonido de su respiración, profunda y pesada como la suya. Olía tan bien, como el invierno fresco y el sexy almizcle masculino. Su cuerpo era como un plano de bordes duros y musculosos, y sin embargo, su piel era suave. Y cuando deslizó las manos sobre él, sintió las ocasionales irregularidades… de cicatrices, ¿tal vez? Tendría que descubrir todo eso más tarde, después de esta excitante descarga inicial de tener sexo por primera vez. Porque, justo ahora, lo único que le interesaba era la manera en que su cuerpo se movía contra el suyo, la forma en que se retiraba, para después deslizarse en su interior otra vez. Fue suave con ella en un primer momento, y Jenna lo apreció, porque había pasado un tiempo. Pero una vez que su cuerpo se ajustó a él, necesitó más, y se lo hizo saber arqueándose a su encuentro, acelerando el ritmo. Y él estuvo obviamente feliz de darle exactamente lo que quería, porque se retiró parcialmente para luego empujar, más profundamente esta vez. —Sí. Justo así. Más duro, otra vez. Él tomó su mano en la suya, enredó sus dedos con los de ella, y le dio lo que pedía, hundiéndose dentro de ella, y luego moviendo sus caderas contra las de ella,

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

entrada de su coño. La penetró lentamente, dejándole sentir cada centímetro de él.

93


El Club de las Excomulgadas hasta que la hizo ver estrellas. Ella gimió, con su cuerpo ajustándose a su alrededor, apretándolo, llevándola tan cerca que tuvo que luchar para no correrse. —Jenna. Ella encontró su mirada y él se elevó contra ella, luego la penetró de golpe, meciéndose contra ella con un fuerte ritmo que la hizo balancearse justo en el borde varias veces, sólo para echarse atrás y llevarla arriba de nuevo. Y cada vez, se

Este hombre era mágico. Extendió la mano y movió los dedos por su pelo. Él deslizó la mano debajo de su trasero y la mantuvo cerca. Líneas duras apretaron sus facciones mientras aceleraba el ritmo de sus embestidas. Sabía que no sería capaz de aguantar, cuando comenzó a estrellarse contra ella, una embestida inmediatamente después de la otra. —Tyler. Eso hará que me corra. —Entonces, hazlo, nena. Él la hizo flexionar la rodilla, le elevó la pierna, y la penetró con fuerza, introduciéndose cada vez más rápido en su contra. Y luego la besó, con su lengua lamiendo la de ella. La sensación rodó hacia el sur y las olas de su orgasmo se precipitaron sobre ella. Gimió contra los labios de Ty cuando su clímax la golpeó con fuerza. Hundió las uñas en su piel, corcoveando contra él, cuando el más dulce placer de todos la atravesó. Y cuando él gimió y se corrió con una ráfaga de impulsos, se aferró a él, adorando la sensación de él tensándose y temblando a su alrededor. Él envolvió los brazos alrededor de Jenna y la abrazó, mientras ambos se calmaban y respiraban.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

movía contra su clítoris, consciente de su placer, de sus necesidades.

94


El Club de las Excomulgadas Wow. Eso había sido... increíble. No fue como si nunca antes hubiera tenido sexo grandioso, pero esto había sido... Wow. Sí, tenían la química correcta. Cuando él se retiró fue sólo por un segundo, luego regresó y tiró de ella hacia sus brazos de nuevo. Había pensado que, tal vez, querría irse de inmediato. Algunos chicos lo acariciando su cuerpo, dibujando círculos perezosos sobre su piel con la punta de su dedo. Ella no sabía qué hacer ahora. No podía recordar la última vez que había tenido a un hombre en su casa. Era exigente. Y estaba ocupada. Y tal vez prefería su propia compañía a traer a casa a chicos al azar. Lo había hecho un montón de veces la primera vez que se mudó y consiguió su propia casa, a los diecinueve. Su etapa de rebeldía independiente, la primera vez que había probado la libertad sin sus padres y hermanos mayores viendo por encima de su hombro. Había sido divertido, pero rápidamente se había cansado. Había sido joven, pero más madura que la mayoría de los chicos que había traído a casa. Los hombres eran a menudo chicos disfrazados, y ella tenía muy poca paciencia para los juegos que jugaban. Muy poco había cambiado en los ocho años en los que ha teniendo citas. Los hombres eran más o menos lo mismo, para su decepción. Por otra parte, no salía mucho para conocer diferentes tipos de chicos. Por lo general estaba atrapada en el bar, y ya sabía que ese tipo de hombres no eran su ideal en absoluto. Entonces, ¿Por qué estaba con uno de ese tipo de hombres tendido en su cama?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

hacían, no se sentían cómodos con la parte “después” del sexo. Ty no, sólo siguió

95


El Club de las Excomulgadas Porque era alto, con buena constitución, hermoso, y ella quería tocar su pelo. Sí, bueno, ya había tocado todo su cabello. Entre otras cosas. —Te has quedado en silencio, Jenna. ¿Estás cansada? Ella levantó la mirada hacia él. Él la estaba estudiando.

Él apoyó la cabeza en su mano. — ¿Reflexionando debido al sexo o reflexionando por la boda? Ella se echó a reír. —Por ninguno. O, no lo sé. Tal vez un poco de ambos. Ella esperó la mirada de pánico, esa igual a la de los ciervos encandilados en medio de la carretera, que muchos hombres tenían después del sexo. Nada. Él sólo parecía interesado. —Dime lo que está en tu mente. —Estaba pensando en la boda de Mick y Tara, y de cuánto ha cambiado mi vida en los últimos años. — ¿Sí?, ¿Cómo es eso? Ella buscó en su rostro. — ¿Realmente quieres escuchar esto? Él hizo círculos imaginarios sobre su hombro y no pareció tener prisa por salir huyendo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No estoy cansada. Estoy reflexionando.

96


El Club de las Excomulgadas —Realmente quiero escucharlo. —Me mudé de la casa de mis padres cuando tenía diecinueve años. Lo cual fue una experiencia liberadora para mí, porque antes de ese momento, estaban mis padres, y Mick y Gavin. Sus labios se torcieron. —Demasiada supervisión, ¿eh?

—Ni te imaginas cuánto. Estaba tomando clases en la universidad, así que pasé el primer semestre en los dormitorios. Odiaba eso. Todas las chicas eran unas perras, inmersas en sus mundos sociales, clubes y fiestas todo el tiempo. No me tomó mucho tiempo averiguar que la vida universitaria no era para mí. Las fiestas eran demasiado pesadas, demasiado ruidosas y todo el maldito tiempo. Fui una de esas raras estudiantes de primer año que estaban interesadas en conseguir una verdadera educación. No podía estudiar, así que me mudé de vuelta a casa. Fue un enorme error. —Porque una vez que estás afuera, ¿no puedes volver? Ella se echó a reír. —Sí. Fue eso exactamente. Ya no podía vivir con reglas y con personas respirando en mi cuello. No es que hubiera siendo salvaje, o loca, o algo así estado allí afuera. No entonces, de todos modos. Sólo necesitaba mi propio espacio. Así que conseguí un apartamento y viví sola por primera vez en mi vida. —Eso debió ser divertido. —Lo fue. — ¿Y entonces comenzaron las fiestas?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella se sentó y se acomodó sobre las almohadas.

97


El Club de las Excomulgadas Ella rió de nuevo. —Demasiadas. No hay nada como el sabor de la libertad sin restricciones. Tanto que recriminaba a los fiesteros en el dormitorio estudiantil. Fui tan hipócrita cuando terminé haciendo lo mismo, tan pronto como tuve mi propia casa. —Sí. He estado allí. Pero eventualmente tienes que crecer y ser responsable. —Es cierto. Y no pasó mucho tiempo para que mis calificaciones cayeran y

— ¿Es así como terminaste en el bar? —Más o menos. Me salí de la universidad después de mi segundo año y me tomé un año sabático para viajar y aclarar mi mente. — ¿A dónde fuiste? —Me fui a Canadá con algunos amigos, luego a París, a Alemania, y luego a Londres. Más tiempos salvajes y locos. Él frotó su muñeca, y luego arrastró el dedo hacia arriba por su brazo, hasta donde la banda del tatuaje tribal rodeaba su bíceps. — ¿Es de allí de donde salieron los tatuajes? Ella se estremeció ante su contacto. —De aquí y de allá. Él se sentó y movió el dedo índice por su hombro, su cuello, y detrás de su oreja, tocando las perforaciones de su oreja. —Y ¿qué pasa con estas? —Fue un capricho.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

me diera cuenta que la vida universitaria no era para mí.

98


El Club de las Excomulgadas —Me gustan. Son sexys. A ella le gustaba que le tocara la oreja. Le gustaba que la tocara en todas partes. — ¿Y los tatuajes? ¿Fueron caprichos, también? —Todos tienen un significado para mí —Extendió su brazo—. El sol, la luna y las estrellas me recuerdan que no importa dónde esté, mi familia siempre consuelo cuando me fui por mi cuenta, y cuando viajé todos esos años. A pesar de querer mi libertad y ese gran sentido de la aventura que tenía, finalmente tuve nostalgia. Ahí fue cuando me hice el tatuaje. Él rodeó la parte superior de su brazo. — ¿Y éste? —La banda tribal en mi brazo fue una experiencia de unión con mis amigos de Inglaterra. —Ahora háblame sobre el dragón. Ella sonrió. —Es mi protector. Tenía un muy buen amigo que era artista del tatuaje. Lo conocía en la escuela secundaria, y me encantaba su arte. Él lo dibujó para mí, y me enamoré de Edgar en ese momento, supe que debía tenerlo en mí. Tyler arqueó una ceja. — ¿Edgar? Las comisuras de sus labios se elevaron. —Ese es su nombre.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

estará viendo el mismo sol, la misma luna y las mismas estrellas. Eso fue mi

99


El Club de las Excomulgadas — ¿Llamaste Edgar a tu dragón? —Cállate. —Gira sobre tu estómago y déjame verlo. Ella frunció el ceño. —No vas a burlarte de mí, ¿verdad? Edgar es especial para mí.

—Jenna, nunca me burlaría de algo que significa tanto para ti. Su estómago se apretó en un nudo de nuevo. Maldito fuera ese hombre por tocar a sus sentimientos. Aún tenía la intención de patearlo, enviándolo a la acera, después de esta noche. No era el hombre adecuado para ella. —Ahora, ponte sobre tu estómago para poder ver la cosa. A él. Ella sonrió. —Está bien. ****** Tyler tragó. Debido al corto pelo de Jenna, ese tatuaje siempre lo había provocado. Sin acercarse a ella, sólo había podido vislumbrar algo de color, y partes de una forma aquí y allá, pero nunca había sabido lo que era, sólo que era de color verde y se envolvía parcialmente alrededor de su cuello. Era como una tentación, porque a menudo ella llevaba joyas que lo ocultaban, lo que sólo lo hacía desear ver más. Y ahora que podía, ahora que la tenía desnuda...

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él le tomó el mentón y la besó.

100


El Club de las Excomulgadas Por supuesto, ahora que la tenía desnuda, podía pensar en un centenar de otras cosas que quería hacer con su cuerpo, pero aún así, quería ver el tatuaje. La cola se envolvía alrededor de su nuca, con la punta terminando en un lado de su garganta. Se hacía ligeramente más gruesa debajo de su cuello y se extendía a lo largo de las protuberancias de su columna vertebral. Quienquiera que hubiera hecho el arte era condenadamente bueno, porque parecía que se movía. Lo recorrió con sus dedos, el color y el dibujo eran tan

Tenía incluso garras y alas. La maldita cosa era hermosa. Por supuesto que debía serlo, ya que adornaba la espalda de una mujer tan hermosa. Deslizó la mano sobre la espalda de Jenna, tocando el dragón, pero sobre todo adorando la sensación de sus músculos, flexionándose y relajándose bajo su mano. Hacer el amor con ella había sido nada menos que todo lo que había imaginado que sería... y mucho más. Jenna adoraba el sexo, no estaba avergonzada de su cuerpo, y él quería hacerlo con ella una y otra vez. Era esbelta, hermosa y sensible, y su polla se ponía dura sólo de pensar en estar dentro de ella otra vez, probarla de nuevo, tocarla así de nuevo. Pero ya sabía que tendría que poner los frenos, porque para Jenna, esta era una situación de una sola vez. Él quería más de una vez con esta mujer. Las garras del dragón se hundían en su cadera izquierda. Era casi tridimensional.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

realistas, que esperaba sentir las escamas del dragón.

101


El Club de las Excomulgadas —Este tatuaje es increíble. —Gracias. — ¿Cuánto tiempo tomó hacerlo de principio a fin? —Tres meses. —Wow. Eso es dedicación, de tu parte y del artista.

manos se deslizaran todo el camino hasta la parte baja de su espalda, dejando que las puntas de sus dedos llegaran a la parte superior de su trasero. Le dio un beso en el hombro y la hizo girar para verla de frente. Sus pechos eran pequeños melocotones maduros, sus pezones redondos y apretados. Y condenadamente sensibles, lo que le gustaba mucho. Se los masajeó con las manos, y luego pasó su lengua sobre un pezón, viendo cómo se apretaba. Ella contuvo el aliento cuando movió la lengua sobre el botón, y luego le apretó los pechos juntos para poder rodar su lengua sobre uno, y luego el otro, jugueteando y tirando de sus pezones con sus labios y dientes. Su cintura era delgada, sus caderas también, y sus piernas eran sensacionales, eran claramente su mejor característica. La tocó toda, manteniendo su masaje ligero y suave, lo que aumentó las sensaciones en ella minuto a minuto, hasta que estuvo retorciéndose en sus manos. Cuando acarició sus costillas hasta llegar al vientre, su aliento se atoró y sus caderas se elevaron. Ella quería más, y él quería dárselo. Podría jugar con su cuerpo toda la noche. Y cuando pasó la mano sobre la parte superior de su sexo, jugueteando con los dedos justo encima de su clítoris, sus ojos se oscurecieron.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Masajeó su espalda, manteniendo su toque ligero, y asegurándose de que sus

102


El Club de las Excomulgadas —Tócame. Sus palabras susurradas hicieron que su polla palpitara. Deslizó la mano hacia abajo por su sexo, abarcándolo totalmente. Ella estaba caliente y húmeda, y cuando se elevó contra él, Ty revisitó sus dedos con su humedad y frotó su clítoris, concentrando sus movimientos alrededor de su piercing. Los labios de Jenna se separaron, y se quedó sin aliento cuando él la tocó allí. Él acarició su clítoris, luego se sumergió más abajo e introdujo los dedos en su interior mientras frotaba el centro de su ser con el talón de su mano, asegurándose de darle placer en ambos

Ella aferró su muñeca y bombeó sus dedos dentro de ella, luego levantó las piernas, plantando sus pies sobre la cama para poder elevar las caderas e impulsar su coño contra su mano. Oh, sí. Él se inclinó para besarla, y ella se aferró a su cabello, obviamente ya en las profundidades de la pasión, mientras él la follaba con sus dedos y la llevaba hasta el borde. Sus gritos y gemidos lo deshicieron, y él sacó sus dedos, volteándola sobre su estómago, y tomó un condón. Envolvió un brazo alrededor de su cintura y la elevó sobre sus rodillas, se posicionó entre sus piernas y se empujó dentro de ella. Su coño estaba apretado, todavía con espasmos por su orgasmo. Hizo una pausa para darle a Jenna un minuto para recuperar el aliento. Pero eso no era lo que ella quería, porque retrocedió, empujándose contra él, llenando su coño con su polla. Oh, sí, eso era bueno. Él apretó sus caderas y se empujó hacia adelante, enterrándose profundamente. —Sí —dijo ella, dejando caer la cabeza y presionándose contra él de nuevo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

puntos.

103


El Club de las Excomulgadas Ella tenía un trasero dulce, y verla en esa posición le mostraba todo. La forma en que su coño se apoderaba de él y tiraba su polla hacia adentro, la forma en que empujaba contra de él, mientras él embestía hacia adelante, dándole todo lo que tenía, y la forma en que ella se levantaba y echaba atrás la cabeza cuando él empujaba en su contra. Ella apretó las almohadas con su mano y se mantuvo en posición cuando él empujó lo con la fuerza suficiente para que sus bolas golpearan contra ella, una fina

Sí, había calor allí, un fuego ardía en su interior mientras sus pelotas se apretaban con cada golpe. Se inclinó hacia adelante para poder tocarla, para jugar con su clítoris mientras la follaba. —Eso hará que me corra —dijo ella, con voz apretada y tensa—. Fóllame más fuerte. Él lo hizo, apretando sus caderas contra ella y frotando su clítoris. Su coño se contrajo alrededor de su polla y supo que pronto estallaría. También él, pero quería que ella lo hiciera primero. —Ty. La forma en que dijo su nombre, el bajo y grave tono de su voz, lo despojó, dejándolo desnudo y lo hizo desear impulsarse dentro de ella y dejarse ir. Y cuando ella arqueó la espalda y se estremeció, su clímax lo atrapó con una fuerza que lo sacudió, dejó que su propio orgasmo se liberara, levantándose para tomar sus caderas y empujarse con fuerza una última vez, y entonces se detuvo, sólo sintiendo las sensaciones mientras se corría con un duro gemido. Ella colapsó sobre la cama y él se deshizo del condón, luego la giró sobre su costado para poder colocarla de espalda contra él.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

capa de sudor humedecía su piel.

104


El Club de las Excomulgadas Jenna extendió la mano hacia atrás para tomar su cuello, medio doblándose para poder besarlo. Sus labios se unieron en un beso. Le gustaba su boca, quería sentirla en torno a su polla, pero sus ojos eran rendijas a medio cerrar, y él sabía que estaba acabada por esa noche. Deslizó las manos sobre su brazo y cadera, contento de escuchar el sonido de su respiración hasta que sus ojos se cerraron.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Estuvo dormida en cuestión de minutos. Y él la siguió un minuto más tarde.

105


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Nueve Jenna parpadeó, abrió los ojos, y sintió una pesadez desconocida hundiendo el colchón. Tiró de la fuente de calor. Entonces oyó un gemido.

Ty. Cierto. Sonrió. La noche anterior había sido... increíble. Más que increíble. Rodó sobre su espalda y lo miró. Él estaba sobre su costado, frente a ella, todavía dormido. La luz tenue del amanecer se filtraba en la habitación, lo suficiente como para que ella pudiera verlo. Fiel a su palabra de hacerlo tres veces, la había despertado en medio de la noche, con su dura polla entre sus muslos. Se había puesto un condón y se había deslizado en su interior desde atrás, follándola con empujes lentos y lánguidos, mientras le acariciaba los pechos. No estaba segura de haber despertado por completo en algún momento, simplemente había disfrutado del nebuloso placer, mientras él se aferraba a sus caderas y se introducía en su interior con empujes suaves y lentos, hasta que sintió que su placer se intensificaba. Y cuando se había corrido, él había hecho temblar todo su cuerpo, para luego tensarse por el más dulce placer. Él había empujado su polla dentro de ella con un impulso profundo y duro, para luego gemir al llegar a su propio clímax. Ambos se habían dormido de nuevo inmediatamente después. Había sido impresionante. No sentía arrepentimiento, mientras se despertaba a su lado. ¿Cómo iba a hacerlo después de haber tenido el mejor sexo de su vida la noche anterior?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Oh.

106


El Club de las Excomulgadas El crecimiento de un día de barba sin afeitar sombreaba su mandíbula, su pelo estaba revuelto en un sexy desorden, y lo único que ella deseaba hacer era subir sobre su cuerpo y tener más de él. Su vientre tembló con deseo renovado. Hasta que vio el reloj. Las seis y media. Mierda. Debía estar en la casa de sus padres a las ocho para el desayuno con

Salió de la cama y se metió en la ducha, limpiando el maquillaje de la noche pasada… y los restos del dulce sexo, que permanecían sobre su cuerpo. Cuando salió, se secó, se peinó y maquilló de nuevo, y después salió de puntillas hacia la habitación. Ty no se había movido. Dormía profundamente, obviamente. Sacudió la cabeza y buscó en el armario un par de jeans y un suéter, luego sacó su ropa interior, calcetines y botas, y se vistió en la cocina mientras preparaba el café. Se tomó una taza completa… ¡gracias, cafeína!, antes de regresar a la habitación. Aún estaba dormido. Hombre afortunado. Quería subir en la cama con él y dormir unas cuantas horas más. Y tal vez tener un poco más de sexo. Lástima que no fuera a conseguir ninguna de las dos cosas. Se sentó en la cama junto a él y lo agarró del hombro. —Hola. —Hmmm. —Ty. Tyler. Sus párpados se abrieron parcialmente.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Mick y Tara, antes que se fueran a su luna de miel.

107


El Club de las Excomulgadas —Sí. Oye, estás vestida. —Tengo que ir a la casa de mis padres esta mañana. Una cosa de familia. Él empujó las cubiertas hacia abajo hasta la cintura y se sentó. —Sí, seguro. Saldré de aquí. —No hay prisa. La puerta principal queda asegurada por sí misma cuando

Él pasó los dedos por su cabello y miró el reloj. —Sí, yo también. Tengo juego esta noche. —Está bien. Lo pasé muy bien. —Yo también. Ella comenzó a levantarse, pero él la jaló contra él, y la besó profundamente. Su cuerpo estaba caliente, y el beso le recordó lo que habían compartido la noche anterior. Cuando él terminó el beso, Jenna realmente deseó no tener que estar en otro lugar esta mañana, sobre todo al ver la gruesa erección que se advertía bajo la sábana. Quería tocarlo, probarlo, y jugar con él un poco más. Pero no jugaría de nuevo con Tyler Anderson. —Que tengas un buen día, Jenna. El pesar la hizo suspirar. —Tú también. Ella se levantó e hizo una salida precipitada, antes hacer algo estúpido, como pedirle volver a verlo. ******

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

la cierras. Me tengo que ir.

108


El Club de las Excomulgadas Ty vio la expresión de pesar y vacilación en los ojos de Jenna. Conocía el marcador. Un único juego. Pero también vio la llamarada de calor en sus ojos después de ese beso. Podría ser determinada, pero él también lo era. Y nunca se daba por vencido. Tiró de las cubiertas y se dirigió al cuarto de baño, luego agarró su ropa. No ropa de nuevo. Esperaría hasta llegar a su casa. Se vistió y siguió el aroma del café. Jenna había puesto una taza para él, así que la llenó y bebió, agradecido por el beneficio de la cafeína, que lo haría espabilar lo suficiente para llegar a casa. Había sido una noche larga. Una buena noche. Sonrió al recordarla. Quería otra noche con ella. Ya estaba de salida, cuando vio la guitarra en el dormitorio extra, que tenía la puerta abierta. Hizo una pausa, miró alrededor de la habitación, y vio la partitura. Era algo privado, lo sabía, y no debía espiar, pero ella lo había dejado solo allí. Entró en la habitación y se puso en cuclillas en el suelo. Había algunas partituras con derechos de autor, pero también páginas en blanco en las que ella estaba escribiendo su propia música. Ah. No tenía idea de que era una compositora. No sabía absolutamente nada sobre música, pero, obviamente, Jenna sí. Había páginas y páginas de música escrita a mano. Interesante.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

tenía sentido ducharse en el baño de Jenna cuando se tendría que poner la misma

109


El Club de las Excomulgadas ****** Jenna se quitó el abrigo y se apresuró hacia la cocina, mientras se frotaba sus frías manos. Todo el mundo había llegado, y el olor de la comida hizo que su estómago gruñera. Tocino y algún tipo de productos de panadería. Se moría de hambre. —Buenos días. ¿Llego tarde?

llevar este plato de panecillos. Ella besó a su madre en la mejilla y agarró los panecillos. —Ya era hora que llegaras —le dijo Gavin—. Estábamos a punto de consumirnos esperando por ti. Ella puso los ojos en blanco mientras se sentaba. —Son cinco minutos después de las ocho. No creo que te vayas a morir. Abrazó a Tara, que brillaba con absoluta felicidad. —Buenos días, señora Riley. Tara sonrió. —Me tomará algún tiempo acostumbrarme a eso. Tara Riley. No puedo creer que realmente sucedió. Él es mío. Mick se acercó y puso el brazo alrededor de Tara. —Sucedió. Eres mi esposa. Ya no puedes retractarte. Tara inclinó la cabeza hacia atrás y miró a Mick con adoración. —No hay forma de que eso ocurra. Nunca te dejaré ir.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Justo a tiempo —dijo su madre—. Todos están en el comedor. Puedes

110


El Club de las Excomulgadas —Ustedes dos están haciendo que me duela el estómago. O tal vez sea por el hambre. Mick y su madre se sentaron, y todos comieron con avidez la maravillosa comida que su mamá había preparado. Obviamente todos estaban hambrientos, y la conversación giró en torno a la boda. Jenna disfrutó de la conversación, y escuchó las historias de todos sobre la noche anterior. Mick había estado nervioso, temiendo olvidar sus votos. Tara había con sus zapatos de lujo. Gavin y Liz se miraban arrobados, pensando en su próxima boda, y sus padres los miraban a todos con tanta alegría, que los ojos de Jenna se llenaron de lágrimas. Esta era su familia, y los quería muchísimo. Se sirvió otra taza de café de la jarra sobre la mesa, luego añadió crema y se llevó la taza a los labios, cerrando los ojos e inspirando profundamente mientras bebía. — ¿Una noche difícil? Abrió los ojos y miró a Liz. —Me fui a dormir muy tarde, al igual que todos ustedes. —No sé, —dijo Tara, mirando minuciosamente a Jenna, desde la cabeza hasta los pies—. Tienes círculos oscuros bajo los ojos, y sin embargo, tus mejillas son de color rosa. Los hombres se habían ido a la sala de estar para ver algo en la televisión, y mamá estaba en la cocina, dejando a Jenna en el comedor, con Liz y Tara. Liz ladeó la cabeza.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

estado eufórica, y Nathan se había alegrado de lograr pasar la noche sin tropezarse

111


El Club de las Excomulgadas — ¿Ojeras y mejillas sonrosadas? Eso sólo puede significar una cosa. Tuviste sexo. Los ojos de Jenna se abrieron ampliamente. —No lo tuve. —Si lo tuviste, —dijo Tara—. ¿Crees que nunca antes hemos tenido sexo? Conocemos esa apariencia.

televisión estaba a todo volumen y, obviamente, si su madre escuchaba algo no vendría corriendo a la habitación por más detalles. Gracias a Dios. —Entonces, ¿quién fue el hombre? —preguntó Tara. —No quiero hablar de eso. Liz miró a Tara. —No quiere hablar de eso. No está negando que ocurriera, lo que significa que definitivamente tuvo sexo anoche. Ella levantó la barbilla. —Me apego a la quinta 19. Tara asintió hacia Liz. —Yo, obviamente, estuve ocupada toda la noche. ¿Con quién estuvo Jenna? Liz golpeteó la mesa con una de sus uñas con manicura perfecta. —Veamos. No trajo una cita, y hasta donde sé, no está viendo a nadie. 19

Se refiere a la Quinta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, en la que se declara, entre otras cosas, que nadie puede ser obligado a testificar contra sí mismo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Jenna miró a su alrededor para asegurarse de que nadie escuchara. La

112


El Club de las Excomulgadas —No hay nadie que yo sepa, tampoco. Podría preguntarle a Mick. —Yo podría preguntarle a Gavin. —Deténganse, las dos. No hay nadie. Sólo fue un encuentro al azar. —Encuentro al azar mí… oohh… —dijo Liz—. Fue Ty. Mierda.

Jenna—. Oh, él es magnífico. Y tan caliente, Jenna. —Y un jugador de hockey, y saben lo que siento por los deportes, y los hombres que los juegan. —Eso no debería importar, si él te gusta —dijo Tara—. Y si tuviste sexo con él, asumo que te gusta. Liz miró primero a Tara y luego a Jenna. — ¿Qué tienen que ver los deportes con quedarte despierta toda la noche follándolo hasta sacarle los sesos? —Ella no quiere salir con alguien involucrado con los deportes —le explicó Tara. Liz frunció el ceño. — ¿Por qué no? Jenna se encogió de hombros, dándose cuenta de que sonaba estúpido. —Porque los vivo en mi trabajo, y estoy rodeada de ellos en mi familia. Prefiero un maldito descanso cuando salgo con un hombre, ¿sabes? —Pero los deportes están en tu sangre, Jenna.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Ty Anderson? ¿El jugador de hockey? —preguntó Tara. Se volvió hacia

113


El Club de las Excomulgadas —No, los deportes están en su sangre —Hizo un gesto hacia Gavin y Mick—. No en la mía. Tara se echó hacia atrás y dio un sorbo a su jugo. —Está bien, comprendo eso, en verdad lo hago. Como alguien que fue la reina de la negación, entiendo tus razones para no querer estar con Ty. —Tan estúpido como suena —intervino Liz.

—Pero son sus razones, sin embargo. Liz hizo un gesto con la mano. —Lo que sea. —Así que, de todos modos —continuó Tara—. ¿Fue bueno? Eso llamó la atención de Liz. —Sí. Cuéntanos. ¿Lo fue? Jenna sacudió la cabeza. —Son tan malas como los hombres—. —Los hombres no hacen chismes acerca de los detalles sexuales —dijo Tara. — ¿No? Tara sacudió la cabeza. —No. Mick me dijo que todo lo que le dicen a sus amigos es: “Se lo hice tan bien ayer por la noche, que no podrá caminar hoy”, o alguna otra tontería. Pero no detalles. Nosotras queremos detalles.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Tara frenó a Liz con una mirada.

114


El Club de las Excomulgadas —Huh. Bien, se lo di tan bien ayer por la noche que él no podrá caminar hoy. Liz soltó un bufido. Tara inclinó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada. — ¿De qué se están riendo ahí? —preguntó Mick. —Charla de chicas —gritó Tara hacia él, antes de volverse hacia Jenna—. ¿Y?

—Vamos, Jen, necesitamos más que eso —dijo Liz—. ¿Qué tan bueno fue? Ese hombre es sexo con un palo de hockey. Lo he visto jugar. Diablos, es mi cliente. Su resistencia sobre el hielo es épica. Jenna se reclinó en su silla. — ¿Y quieres saber si esa resistencia se traslada hasta el dormitorio? —Diablos, sí. Sus labios se curvaron, recordando la noche anterior, y su cuerpo se calentó. —Entonces... ¡diablos, sí! Liz dio un golpe con la mano sobre la mesa. — ¡Lo sabía! No es que tenga ninguna queja. Gavin… Jenna levantó una mano. —Es mi hermano, así que no quiero escuchar acerca de tus aventuras sexuales con él. —No eres divertida. Jenna se puso de pie y agarró la jarra.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Y qué?

115


El Club de las Excomulgadas —Iré a llenarla con más café. Puedes compartir historias sexuales con Tara. Ya regreso. Fue a la cocina. Su madre acababa de terminar una llamada telefónica. —Lo siento, cariño. Era Diandra, que no pudo llegar a la boda anoche porque Bill tuvo una cirugía de vesícula de emergencia. Jenna volvió a llenar la jarra, desde la cafetera llena de café sobre el Ella y Bill habían estado en la casa tantas veces a lo largo de los años, que eran como una familia para Jenna. —Oh, no. ¿Está bien Bill? —Está bien. Todavía en el hospital debido a que lo están tratando con antibióticos por una infección, pero debería poder ir a casa por la mañana. Diandra estaba tan preocupada por haberse perdido la boda. Jenna se apoyó contra el mostrador. —Es comprensible considerando las circunstancias. Estoy contenta de que Bill esté bien. —Yo también. Ahora, ¿De qué estaban hablando allí las chicas y tú? —No mucho. Cosas de la boda. —Fue una gran boda, ¿no? —La mejor, mamá. Absolutamente la mejor. Y eso era todo lo que iba a contarle a su madre. Ya era bastante malo que Liz y Tara supieran lo de Ty. Como no tenía la intención de volver a verlo, no tenía sentido mencionárselo a sus padres. ******

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

mostrador. Sabía que Diandra era una de las amigas más antiguas de su madre.

116


El Club de las Excomulgadas A pesar de la falta de horas de descanso, Ty estuvo lleno de energía durante el juego. Estaban ganando, tres a dos, con cuatro minutos por jugarse en el tercer período. Se movió de un lado a otro en la Caja de Castigo 20, después de recibir una pena alta. Quince segundos más y estaría fuera de allí. Los segundos pasaban como horas cuando estaba en la caja, y el resultado final del partido estaba en juego. Miró la cuenta regresiva, luego saltó de la caja

Wolkowski le pasó el disco, Ty lo llevó más allá del defensa y se lo envió de nuevo a Eddie, poniéndose en posición frente a la red. Eddie se lo disparó a Víctor, quien se lo envió de nuevo a Ty. Golpeó el disco hacia la red, pero el guardameta se defendió, enviándolo dando vueltas hacia la parte trasera de la red. Maldita sea. Con la adrenalina bombeando, se movió hacia atrás, cuando el central de Montreal se dirigió directamente hacia él. No le permitió pasar y golpeó su stick contra el del central, luego le quitó el disco, hundiendo sus patines en el hielo y dirigiéndose hacia la portería contraria una vez más. Su oponente golpeó un hombro contra él e impidió su movimiento hacia adelante, y lucharon por el disco. Este se deslizó libremente por el hielo y Ty fue tras él, decidido a no dejar que otro lo tomara. Cada fracción de segundo era una batalla por ganar. No iba a dejar que el central del equipo contrario le quitara el premio. Lo alcanzaron al mismo tiempo y Ty giró, dándole la espalda al central. Levantó su stick, alejando el disco de su rival. Se lo pasó a Víctor, quién lo disparó hacia Eddie. Tyler patinó hacia la red.

20

Banco de Castigo (Penalty Box): Área, fuera del hielo, dentro de la zona neutral, donde los jugadores cumplen las faltas impuestas por el árbitro.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

hacia el hielo, tomando de nuevo su posición.

117


El Club de las Excomulgadas Eddie luchó con su defensor por el disco y se lo lanzó a Ty. Él llevó el disco alrededor de la parte posterior de la red y lo envió hacia Víctor, quién estaba en posición perfecta para logar el objetivo y lo metió en la red. Las luces detrás de la meta se encendieron, lo que indicaba el éxito. Habían anotado, y la multitud se puso de pie de un salto. Tyler patinó hacia Eddie y Víctor, y todos se amontonaron chocando las

Después, Tyler fue levantado y estuvo listo para celebrar. — ¿Están listos para salir de fiesta esta noche? —preguntó. Eddie siempre estaba listo para una celebración post-partido. —Sabes que sí. Si tú invitas. Ty sacudió la cabeza. —Eres un tacaño hijo de puta, Eddie. —Sí, pero algún día seré un hijo de puta tacaño y rico, sobre todo si sigo consiguiendo que tipos como tú me compren comida y cervezas. —Te compraré la cena por el pase que me hiciste hoy, y a Víctor por ese gol. Pueden comprar su propia maldita cerveza. —Muy bien —dijo Víctor—. Las mujeres hermosas me desearán después de ese gol esta noche. Ty le dio a Víctor unas palmaditas en la espalda. —Creo que las mujeres bellas te quieren, aún cuando no anotas ningún gol. Víctor frunció los labios y asintió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

manos en celebración, para luego terminar el maldito juego.

118


El Club de las Excomulgadas —Eso es cierto. Se dirigieron a Riley’s. No porque esperaba que Jenna estuviera allí. Había sido sugerencia de Eddie, porque le gustaban sus filetes y también por Renee, la linda camarera por la que todavía estaba tratando de reunir el valor para hacer su movimiento y pedirle salir. Además, Víctor había visto allí a una rubia la otra noche, a quién no había logrado llevar a su cama aún, así que quería ver si ella estaría allí.

Jenna resultó estar trabajando esa noche. Así que no fue su culpa. No pareció sorprendida de verlo entrar. Tampoco pareció feliz de verlo, aunque no se veía infeliz. Se veía cansada. Renee estaba trabajando esa noche, y les llevó sus bebidas. Ella miró a Eddie, y Eddie la miró. Ty le dio un codazo a Eddie en las costillas. —Es obvio que le gustas. Pídele salir. Eddie se sonrojó. —Tal vez lo haga. —Quiero decir este año, idiota. —Felicidades por el partido patea-traseros de esta noche, chicos —dijo Renee—. Los tragos son cortesía de Jenna por la victoria. — ¡Excelente! —Víctor levantó el vaso de vodka—. Por los Ice.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Y si Ty iba a invitar la cena, tenía que ir con ellos, ¿verdad?

119


El Club de las Excomulgadas —Por los Ice. —dijo Ty, aunque miró hacia Jenna mientras daba un trago a su whisky. Podría haber visto un atisbo de sonrisa en su rostro. O tal vez sólo lo estaba imaginando, porque se hubo ido tan pronto como lo vio. Pero esta noche no estaba aquí por Jenna. Había ido para celebrar una victoria con sus compañeros.

rubia, que estaba igual de deseosa por verlo otra vez. Pronto estuvieron rodeados por fanáticos entusiastas, felices de hablar del juego de esa noche. Había sido un gran partido. Ty quería compartir su euforia con Jenna, pero era noche de sábado y el lugar estaba muy concurrido. Ella estaba muy ocupada manejando la barra, pero después de la noche anterior sería un idiota si no se dirigía hacia ella para, al menos, hablar. Esperó hasta que ella completó sus pedidos de bebidas, y luego se inclinó contra la esquina de la barra. —Hola. Ella estaba lavando vasos. —Hola a ti también. Buen juego el de esta noche. —Gracias. Jenna aún no había hecho contacto con su mirada, así que esperó hasta que terminó lo que estaba haciendo. Cuando lo hizo, ella se dirigió hacia el otro extremo de la barra para llevar la bebida que había pedido un cliente. Está bien, tenía que atender a sus clientes. Él comprendía eso. Podía ser paciente.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ordenaron filetes, tomaron unas cuantas cervezas, y Víctor encontró a su

120


El Club de las Excomulgadas Pero cuando ella se acercó a su extremo de la barra y siguió ignorándolo, pensó que algo estaba pasando. —Te ves cansada. Ella le dirigió una media sonrisa. —Estoy cansada.

—No. Una buena noche la de anoche. Pero sabes que eso fue todo para nosotros. Sin sentirse ofendido, se apoyó contra la barra. — ¿Me rechazarás tan fácilmente? Ella le dirigió la clase de mirada que él le había dirigido a innumerables mujeres antes. La mirada de “Ha sido genial, pero…”. —Tyler... Él se echó a reír. —Envía a Renee para que vuelva a llenar nuestras bebidas. Y duerme un poco esta noche, Jenna. Su juego había terminado, al menos de acuerdo con Jenna. Si él fura un chico del tipo sensible, sus sentimientos podrían haber sido heridos. Menos mal que no era sensible, y tomaba un infierno entero lastimarlo. Y el juego estaba lejos de terminar. ¿Ella pensaba que quería un tipo que no practicara deportes?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Una mala noche la de anoche?

121


El Club de las Excomulgadas Él le encontraría uno.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

O a lo mejor, más de uno.

122


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Diez Había algo muy extraño en el aire. O Jenna estaba emitiendo un nuevo tipo de feromonas, porque últimamente le estaban coqueteando por la izquierda y por la derecha. Durante la semana anterior había estado rodeada por una corriente lugar, de que estaba disponible. Pero eso no podía ser, por lo que sólo lo atribuyó a las feromonas. Todo había empezado el día después de que le había dicho adiós a Tyler. Primero había conocido al caliente contador proveniente del West County 21, que había entrado en el bar y se había concentrado en ella como si fuera la única mujer allí. Se había sentido halagada cuando le había pedido salir, pero no era su tipo. La noche siguiente había sido el dueño del concesionario de autos. ¿Cómo se llamaba? Oh sí, Stan. Se veía muy bien, de una manera sexy nerd, con lentes de montura negra y un cuerpo musculoso que mostraba lo mucho que hacía ejercicio. Además, era inteligente, y a ella le encantaban los tipos inteligentes. Pero una vez más, no había suficiente química entre ellos, por lo que de plano vetó su solicitud de cita. Entonces había conocido al modelo. ¡Oh, querido Dios en el cielo!, había sido tan bien parecido. Había llegado con varias personas… hombres y mujeres que habían sido tan hermosos como él. Cada persona en el lugar se había detenido para dar una segunda mirada al grupo, que parecía como si acabara de salir de una sesión de fotos. Y cuando Robert, ese era su nombre, se había apoyado contra la barra y le había mostrado su sonrisa de mil vatios, ella casi había dejado caer la botella de cerveza que tenía en sus manos. 21

Área de la ciudad de St. Louis, Missouri, EEUU.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

constante de posibles citas. Era como si alguien hubiera hecho publicidad en algún

123


El Club de las Excomulgadas Habían hablado durante casi una hora. Él había bebido cerveza, demostrando que no era quisquilloso, y le dijo que había estado modelando desde que era un adolescente. Le había dicho que ser modelo no era lo que quería hacer para el resto de su vida, pero en este momento estaba capitalizando en una carrera que pagaba muy bien. Quería tomar su dinero y abrir un estudio de arte. Le mostró algunas de sus fotos en su teléfono. Era condenadamente fotogénico, con un cuerpo de apariencia tan hermosa como su cara. Todavía no podía entender por qué diablos estaba ligando con ella, pero lo que demostraba que nunca se debía juzgar un libro por su cubierta. Y cuando Robert la invitó a salir, ella estaba decidida a ampliar sus horizontes, por lo que le dijo que sí. La llevó al museo de arte, y la sorprendió teniendo más que un poco de conocimiento sobre arte. Le dijo que debería ir a Nueva York, y ella le dijo que había visto el Museo de Louvre, por lo que habían hablado sobre arte durante la cena. Él le dijo que le gustaba pintar, que era una de las razones por las que quería tener su propio estudio de arte. Quería mostrar su propio trabajo junto al de otros artistas. Era un chico tan interesante. Con una condenada buena apariencia, talentoso, motivado y era divertido estar con él. Pero cuando la besó para darle las buenas noches… y era un gran besador… meh 22. Nada. Ni siquiera una pequeña punzada de interés. Nada le había hormigueado, picado, o explotado. Ni siquiera un diminuto “pum”.

22

Meh, es una interjección en el inglés, usualmente utilizada como una expresión de indiferencia o aburrimiento.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

parecía agradable, amable y genuino. Todos sus amigos eran buena gente también,

124


El Club de las Excomulgadas Robert le había sonreído y le había dicho que la llamaría al día siguiente, pero ella ya sabía que no lo vería de nuevo, porque no había esa explosión de química que tenía con Ty. Deseaba química, maldita sea. Sin duda, había otro chico por ahí con el que podría tener fuegos artificiales. Ahora que pensaba en ello, había pasado una semana y media desde que

No era que se hubiera dado cuenta ni nada. Había estado ocupada en el bar, había recuperado sus horas de descanso, y había estado muy ocupada, haciéndole frente a todos los chicos nuevos que de pronto habían entrado en su vida. Como tenía esa noche libre, se dirigía a casa de sus padres para ver a Mick y Tara, quienes estaban de vuelta de su luna de miel. Liz se encontraría allí con ellos, aunque Gavin se dirigía en ese momento a Florida, para estar listo para los entrenamientos de primavera. Jenna estaba más que lista para la primavera, aunque a finales de Febrero, St. Louis era de todo, menos algo parecido a la primavera. Deseaba estar en Florida en este momento. Pero clima frío y la temporada de hockey, atraían a la gente hacia el bar, lo que era bueno para Riley’s. Tan pronto como Mick y Tara atravesaron la puerta, Jenna estuvo verde de envidia. —Estás tan bronceada —dijo, mientras abrazaba a Tara, después besó a su hermano mayor—. Los odio a los dos. Tara sonrió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

había visto a Ty.

125


El Club de las Excomulgadas —Nos divertimos muchísimo. Descansamos en la playa y nos empapamos de sol, hicimos paravelismo 23 y buceo con esnórquel, nadamos con los delfines y buceamos en la profundidad, e incluso tomamos un crucero de vela en la puesta de sol, que Mick reservó sólo para nosotros dos. Fue muy romántico. Tara inclinó la cabeza hacia Mick, quien la besó. —Ustedes dos son tan asquerosamente románticos.

ser —dijo Mick, dándole un fuerte abrazo y un beso en la mejilla—. Pero siempre serás mi segunda chica favorita. Ella le dio un empujón. —Oh, detente. Estás siendo excesivamente sentimental y tú no eres así. Él se echó a reír, con una carcajada grande y estruendosa. —Oye, soy feliz y estoy enamorado. Tengo derecho a ser sentimental. —Lo tienes. Es repugnante. ¿Cuándo terminará? Él puso a Tara frente a él. —No en algún momento cercano. Ella puso los ojos en blanco y fue a la cocina para ayudar a su madre a preparar la cena. —Esos dos son nauseabundos. Su madre se echó a reír. —Están enamorados. 23

Actividad recreacional donde una persona es sujetada a la parte trasera de un vehículo (usualmente un bote) mientras se es atado a un paracaídas especialmente diseñado para este deporte. El bote acelera y el paravelista comienza a ascender en el aire.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Estamos recién casados. Estoy bastante seguro de que así es como debe

126


El Club de las Excomulgadas —Sí, ¿no lo está todo el mundo? —murmuró ella, mientras se dirigía a recoger los tomates para la ensalada. —Tal vez seas la próxima. Gavin y Mick ya encontrado a los amores de sus vidas. Ella intentó sonreír, pero sabía que parecía más una expresión de dolor. —No, gracias, mamá. No estoy lista todavía.

una ceja. Jenna conocía todas las expresiones faciales de su madre, por lo que sabía lo que significaba la que tenía en ese momento. —No me parece que hayas estado tratando con muchas ganas. —En realidad, he estado tratando. Créeme. —Simplemente no has encontrado al hombre adecuado todavía. Ella abrió la boca, a punto de decir que no tenía tiempo para encontrar al hombre adecuado, porque siempre estaba trabajando en el bar. Pero eso le haría daño a sus padres, y no haría eso. —Sí, eso es. Su madre hizo una pausa, levantando la cabeza. —Algo te molesta. —No. —Sí, hay algo. ¿Qué es? —No es nada, mamá. En serio. Sólo estoy un poco cansada. Me acosté muy tarde anoche.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Su madre, ocupada en acomodar el queso y la carne en la bandeja, arqueó

127


El Club de las Excomulgadas Su madre se limpió las manos con una toalla y se acercó, pasando la mano sobre la frente de Jenna. — ¿Estás bien? Jenna se echó a reír. A veces, en torno a sus padres, aún sentía como si tuviera seis años. —Estoy bien. Sólo ocupada.

—No. Su madre le dio una mirada de incredulidad. —No tomas mucho tiempo libre. Sabes que tu papá o yo podemos ayudar. —No necesito ayuda. Tengo un gerente asistente, y si tengo tiempo libre. — Puso las manos sobre las de su madre. —Todo está bien en el bar, y mi vida amorosa es buena. — ¿En serio? ¿Qué tan buena? Liz tenía que entrar entonces, ¿verdad? —Hola, cariño —dijo su madre, sonriendo cuando Elizabeth la besó en la mejilla—. Estábamos hablando sobre cuán cansada luce Jenna. —No —dijo Jenna—. Mamá estaba hablando acerca de lo cansada que me veo. Y yo le estaba asegurando que estoy bien. —Así que, ¿es esto sobre trabajo, o se trata de un chico? —Ambos —dijo su mamá—. Creo que está pasando demasiado tiempo en el trabajo, y no está saliendo con nadie.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Te sientes sobrecargada de trabajo en el bar?

128


El Club de las Excomulgadas Liz la miró atentamente. Liz, por supuesto, estaba perfecta, con su cabello recogido como de costumbre, con su maquillaje hecho, con brillo en los labios y llevaba un traje de diseñador… un enorme suéter blanco, pantalones ajustados de color pálido y botas asesinas, cuyo costo era probablemente más de lo que Jenna hacía en un mes. Y Dios, Jenna la amaba. Habían tenido un comienzo difícil cuando ella y Gavin comenzaron a salir, pero Liz había sido parte de la familia antes de que ella

—Bueno, no soy quién para criticar a nadie por trabajar demasiado. Soy la reina de todo trabajo y nada de juego —Liz tamborileó sus dedos sobre el mostrador—. Pero mamá tiene razón, Jen. Necesitas salir. —Tuve una cita esta semana. — ¿En serio? ¿Con quién? —preguntó su madre. Jenna se encogió de hombros. —Con un modelo. Liz y su madre se miraron entre sí. —Ooh, un modelo —dijo su madre. —Cuéntanos —Liz tenía un brillo en los ojos. —No funcionó. — ¿Por qué no? —Su madre parecía decepcionada, y Jenna deseó no estar teniendo esa conversación. —No había química. —Eso es malo. Pero al menos estás saliendo por ahí. —Su madre tomó el cuchillo y se volvió para cortar los tomates.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

y Gavin se hubieran enamorado, y ahora era como una hermana para Jenna.

129


El Club de las Excomulgadas Bien. Tal vez podrían terminar con el tema de las citas en su vida. —No significa que tengas que renunciar, sólo por una mala cita —dijo su madre, mientras cortaba. Y, de nuevo, tal vez no dejarían ir el tema. —Está claro que necesitas ayuda.

—No, no la necesito. —Conozco un montón de chicos. —Sí, a chicos deportistas. Conoces mi regla. — ¿Qué regla es esa? —Preguntó su madre. —Jenna no sale con hombres que practican deportes. Miró fijamente a Liz, quien le dirigió una mirada inocente. — ¿Qué? ¿Es un secreto? — ¿No sales con hombres que practican deportes? —Su madre pareció confundida—. ¿Por qué diablos no? Ella hizo un gesto con la mano. —No hay ninguna razón en particular, mamá. Es sólo que estoy rodeada de deportes todo el tiempo, así que simplemente no quiero llevármelos también a mis citas. ¿Entiendes? —Supongo que sí. Eso me preocupa, sin embargo. —Bajó el cuchillo de nuevo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

La mirada de Jenna se disparó hacia Liz.

130


El Club de las Excomulgadas Lo único que no quería era tener toda la atención de su madre. Eso significaba que se centraría en ella, y eso, por lo general, significaba problemas. — ¿Por qué hay que preocuparse? —Odias los deportes. Jenna puso los ojos en blanco. —No odio los deportes. Me crié alrededor de ellos. Me encantan.

—Hmmm. Eso era aún peor. Ser examinada por su madre cuando reflexionaba sobre lo que había dicho. Tenía que escapar. —Creo que iré a ver lo que está haciendo papá. ¿Tienen las cosas cubiertas aquí? —Por supuesto. Ve. Hizo una salida rápida y se dirigió hacia la sala de estar. Su papá estaba allí con Tara, Mick y Nathan, viendo, de todas las cosas, hockey. Y peor aún, se trataba de un juego de los Ice. Era eso, o hacerle frente a más conversación con su madre acerca de su trabajo y de su vida amorosa. El menor de dos males, suponía, y no era diferente a estar en el trabajo y ver el juego en el bar. Se dejó caer en el sofá junto a su padre.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Simplemente no quiero salir con ellos o casarme con ellos.

131


El Club de las Excomulgadas — ¿Qué pasa, calabaza? —le preguntó él, deslizando un brazo a su alrededor. —Mamá y Liz están tratando de arreglarme. Su padre frunció el ceño y la miró. — ¿Estás descompuesta?

Él asintió. —Bien, entonces. Veamos el partido. Gracias a Dios por su padre. Todo con él era simplemente negro o blanco. Si decías que estabas bien, entonces lo estabas. Él creía en ti. O eso, o sólo quería ver el juego y no quería ser incomodado con cosas de chicas. Lo más probable es que fuera lo último, ya que era un hombre, lo que estaba muy bien para ella. Mientras no tuviera que explicarle su falta de novio, y por qué no quería salir alguien asociado al deporte, estaba bien por ella. Se acomodó, apoyándose en el hombro de su padre. El juego todavía estaba en el primer período. Normalmente, estaría tan ocupada en el bar que sólo daría una mirada superficial al juego que estuvieran pasando. Y era seguro como el infierno que no veía deportes en sus días libres. Esta era la primera vez que en realidad veía a Ty en acción… sin distracciones, de todos modos. —Tus chicos se ven muy bien, Elizabeth —dijo su papá, mientras Liz y su madre entraban. —Sí, Tyler y Eddie son grandes jugadores. Soy muy afortunada de representarlos.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No.

132


El Club de las Excomulgadas Liz arqueó una ceja hacia Jenna, quien le lanzó una mirada de advertencia. Lo último que quería era que alguien se enterara de aquella noche que había pasado con Ty. Sobre todo después de decirle a su madre que no salía con deportistas. —Anderson fue una buena adición para el equipo —dijo Mick. —Tengo que darte las gracias por eso, Mick. Si no me hubieras despedido, probablemente no me habría apresurado a buscar nuevos talentos, y nunca lo

— ¿Ves? Todo tipo de cosas buenas salieron de ese lío. Mamá y papá terminaron juntos. Liz y Gavin se enamoraron, y Liz consiguió un montón de nuevos clientes. Y, papá y Liz hicieron las paces y son amigos de nuevo, así que ahora nadie está enojado con nadie. Entonces, algunas veces las cosas malas suceden por todas las razones correctas. Todos miraron a Nathan. —Salido de la boca de un niño —dijo su madre con una sonrisa, mientras entraba en la habitación. —Tienes razón, Nathan —dijo Mick, agitando el cabello del adolescente. Nathan se agachó. —Hombre. Me tomó mucho tiempo lograr que se viera así. —Y yo que pensaba que habías salido de la cama y no habías hecho nada en absoluto para conseguir ese estilo —bromeó Mick. —Amigo. Simplemente no lo sabes. —Lo que sí sé es que si me llamas “amigo” de nuevo, te tocará lavar el sanitario durante una semana. Nathan miró a Mick con una expresión de horror en su cara.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

habría representado.

133


El Club de las Excomulgadas Tara ahogó una risa. —Uh, sí, señor. Mick puso los ojos en blanco. —No creo que tengamos que ir tan lejos. Jenna rió, después todos volvieron a mirar el juego. Ella trató de ver a los Ice como un equipo completo, pero no pudo dejar de centrar su atención en Tyler. Parte de eso fue por su posición como central, pero era rápido con los patines y no se escondía de la acción dura, lo que a menudo le conseguía peleas o ser estrellado contra el muro. Recibía una gran cantidad de codazos y golpes fuertes, terminando sobre el trasero una gran parte del tiempo. Eso no parecía importarle. De hecho, era tan agresivo como los otros jugadores, empujando con el codo o el cuerpo a alguien, incluso si eso le costaba una sanción. Hacía lo que fuera para llegar al disco y llevárselo, o pasárselo a un compañero de equipo. Y bastante a menudo metía gol, por lo que, evidentemente, su método funcionaba. Pero lo importante era que él era emocionante de ver, y conseguía resultados. Para el final del primer período, estaban arriba por un gol. —La cena debe estar lista. ¿Nos dirigimos al comedor? Todo el mundo se levantó y se dirigió hacia el comedor. Jenna se quedó, mirando a Ty patinar sobre el hielo. —Te ha dado muy fuerte por ese chico —le susurró Liz, caminando con ella detrás de los otros.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Tenía un magnífico mando en el hielo y siempre parecía gravitar hacia el disco.

134


El Club de las Excomulgadas —No es cierto. Estaba disfrutando del juego. Liz soltó un bufido. —Oh, sí. Ya que eres tan fanática de los deportes. Ella levantó la barbilla. —Oye, es parte de mi trabajo saber lo que está pasando en todos los juegos,

—Uh-huh. Me parece que es más como si desearas logar poner tus manos alrededor de su polla de nuevo. Sólo la idea hacía que su cara estallara en llamas. —Estás tan equivocada en eso. Liz dirigió una mirada de “¡sandeces!” en su dirección. — ¿Lo estoy? —Totalmente. Empezaré a salir para quitarme a todos ustedes de encima. — ¿Lo harás? Grandioso. Me aseguraré de encontrarte algunos hombres increíbles que no sean deportistas. —Hazlo. —Dalo por hecho. — ¿Qué darás por hecho? —preguntó su madre. —Haré de casamentera para Jenna —dijo Liz con un brillo triunfal en la mirada—. Conozco a muchos hombres. —Oh, eso es maravilloso. ¿No eres una dulzura, Elizabeth?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

para poder hablar con mis clientes acerca de ellos.

135


El Club de las Excomulgadas —Sí, es un melocotón —dijo Jenna, mientras tomaba su asiento en la mesa. Tara le lanzó una insinuación de sonrisa de complicidad, mientras Liz sonreía abiertamente durante toda la cena. Tendría que acordarse de rechazar la invitación, la próxima vez que la

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

familia se reuniera para una comida.

136


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Once No más de dos días más tarde, Liz le mandó un mensaje de texto y le dijo que le enviaría a un hombre. Jenna sintió como si estuviera recibiendo un acompañante comprado y pagado, pero Liz insistió en que el tipo era un amigo de ella, y que no estaba de

Ella tenía que trabajar, pero Liz le dijo que lo llevaría después de terminar su reunión con un cliente, por lo que podrían llegar alrededor de las ocho, lo que estaba bien para ella, debido que estaba atrapada en el bar de todos modos. Con Ty, quién tenía el día libre. Realmente deseaba que él y sus amigos encontraran otro bar para pasar el rato. Sin embargo, ya que sería épicamente malo para su negocio decirles que se largaran, tenía que aguantarse. Las figuras del deporte eran un gran negocio en Riley’s. Ellos hacían felices a sus clientes, y cualquier cosa que hiciera a sus clientes felices era bueno para Riley’s. Al parecer, Víctor se había emparejado con Lisa, la conejita de bar rubia platino que también era cliente habitual, y Eddie finalmente había tenido el valor de pedirle a Renee que saliera con él, por lo que ahora los dos estaban de novios. Y ya que Ty, Víctor, y Eddie eran más o menos buenos amigos, era lógico que Ty pasara el rato con ellos. Aún así, no podía evitar pensar que frecuentaba su bar gracias a ella, y a su interés en ella. Aunque él no había parecido exactamente interesado las últimas veces que había estado allí, no desde el día después de la boda, cuando ella efectivamente lo había rechazado de manera fría.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

ninguna manera involucrado con los deportes.

137


El Club de las Excomulgadas Dios, había sido una perra en eso, también. Grosera y desdeñosa, como si lo que habían compartido la noche anterior no hubiera significado nada en absoluto, cuando había sido la mejor noche que había tenido en al menos un año… posiblemente más. Razón por la cual nunca podía volver a ocurrir. Verlo otra vez le recordaba lo bueno que había sido, haciéndola desear que

Tal vez si Ty la veía con un chico nuevo, seguiría adelante también, y ambos podrían superar lo que había sucedido la noche de la boda. Esperaba que Liz fuera grandiosa al elegir hombres. Eso tenía que funcionar. Liz se presentó poco después de las diez, más tarde de lo que ella pensaba que haría. Pero Dylan, el chico al que Liz llevó con ella, valió la pena la espera. Usaba traje, pero se veía caliente como el infierno en él. Con pelo castaño claro, hermosos ojos azules, y el tipo de sonrisa que iluminaba una habitación. Muy alto y fornido, cada mujer se detuvo y lo miró cuando entró. Tenía una presencia relajada que llamaba la atención hacia él. Parecía robusto y lleno de masculinidad, pero era amable. A ella le gustaba eso. Se quedó en la barra con ella y Liz, pero estaba centrado en ella. Jenna se tomó un descanso, dejando detrás de la barra a Renee, debido a que no había demasiado trabajo. Eso significaba que Eddie gravitaría hacia la barra y le haría compañía a Renee, pero siempre y siempre que hiciera su trabajo, a Jenna no le importaba. Dylan bebía whisky con soda. Una bebida de hombre. Le gustaba eso de él. Era abogado. Autocrítico, divertido, encantador.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

volviera a suceder, lo que hacía todo peor, la convertía en una perra de mal humor.

138


El Club de las Excomulgadas —Viajo mucho, lo que no me deja mucho tiempo para salir —dijo él. —Yo siempre estoy trabajando, así que me pasa lo mismo. Él se inclinó hacia ella. —Pensaría que los hombres tratar de ligar contigo todo el tiempo, teniendo en cuenta tu ocupación. —En realidad no. Tengo clientes habituales que son muy protectores. Y no

Él la miró. —Yo también. Ella no parecía en absoluto su tipo. Él debería estar con alguna modelo o alguien del mundo empresarial, no tras una chica con tatuajes, perforaciones y rayas moradas en el pelo. Se preguntó que habría visto en ella. — ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre, Dylan? —Practico navegación en el verano. Me gusta el aire libre. El senderismo, acampar, el esquí acuático, montar en bicicleta. No me gusta mucho estar sentado sin hacer nada. —Debes odiar el invierno, entonces. Él se echó a reír. —Paso mucho tiempo en el gimnasio. Hay una pared de roca en mi gimnasio y la escalo cada vez que puedo. Afortunadamente, tengo algunos clientes en Colorado, así que hago algo de snowboard y esquí. No eran exactamente deportes, pero él era definitivamente un atleta. Y cuando Ty se acercó a hablar con Eddie, el radar de Dylan se apagó.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

salgo tan a menudo. Soy exigente.

139


El Club de las Excomulgadas — Oye, ¿No son esos Tyler Anderson y Eddie Wolkowski de los Ice? —Lo son. — ¿Los conoces? —Él le dirigió una mirada de esperanza. —Lo hago. Me sorprende que Liz no mencionara que los dos son sus clientes.

—Nunca me dijiste que lo conocías. Liz se encogió de hombros. —El tema no surgió. —Hombre, soy un gran fan del hockey. ¿Puedes presentármelos? —Por supuesto. Ven conmigo —Jenna tomó su mano, mientras Liz se enfurecía en silencio. Esto sería cómico si no fuera tan irónico. —Hola, Tyler, Eddie, este es Dylan Manchester. Es un gran admirador suyo. La mirada de Tyler vagó sobre la de ella, antes de dirigirse a Dylan. Le estrechó la mano. —Siempre es agradable conocer a un aficionado. Hola, Dylan. Eddie le estrechó la mano, y, antes de que ella lo supiera, Dylan la había abandonado por las estrellas del deporte.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él dirigió su atención hacia Elizabeth.

140


El Club de las Excomulgadas Eso estaba bien con ella. Tenía que volver detrás de la barra de todos modos. Renee salió para regresar a atender a sus clientes en las mesas, y Liz la inmovilizó con una mirada sospechosa. —Es como si lo hubieras planeado. Jenna puso los ojos en blanco mientras llenaba algunas órdenes de bebidas. — ¿Cómo podría haber sabido que era un fanático del hockey? Tú fuiste la

Liz estudió su copa de vino. —Obviamente, tendré que hacer un mejor trabajo de investigación de antecedentes de tus posibles citas en el futuro. —Obviamente. ¿Tal vez un cuestionario? —Eres tan divertida. Ella sonrió. —Trato de serlo. —Pero en serio, Jenna. ¿No te molesta que se fuera con Ty y Eddie? —No. ¿Debería? —Odias los deportes. —Ya te lo dije. No los odio. Es sólo que no quiero salir con nadie que los adore o los juegue. Tengo bastante de ellos aquí, como puedes ver. Liz suspiró. —Estaba tan esperanzada con Dylan. Es increíblemente atractivo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

que lo trajo para mí, ¿recuerdas?

141


El Club de las Excomulgadas Jenna dejó que su mirada vagara por el bar, pero no miró a Dylan. No pudo evitar gravitar hacia Ty. Aunque Dylan era condenadamente hermoso, en el centro de un grupo de hombres guapos, era Ty quien capturaba su atención. Él inclinó la botella de cerveza hacia sus labios, y todo en lo que ella pudo pensar fue en su boca sobre la de ella, en la forma en que la había besado. Vio cómo sus dedos limpiaban de manera distraída, la humedad del exterior de la botella, mientras reía con los chicos, y recordó su tacto, la forma en que sus dedos jugaron a lo largo de su piel.

—Siento que no funcionara entre tú y Dylan. Dirigió su atención hacia Liz. —No tiene mucha importancia. Liz miró hacia el extremo de la barra. —O tal vez no sea Dylan a quien estabas mirando. —Por supuesto que sí. Es hermoso. —También Ty. —No estaba mirando a Ty. Eso se acabó. Liz se cruzó de brazos y los puso sobre la barra. — ¿Es eso cierto? ¿Por qué luchas contra la atracción cuando es tan obvia? —No es obvia. Él lo ha superado y yo también. Liz se echó a reír. —No es cierto. Has estado mirándolo durante todo el tiempo que he estado aquí.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Se estremeció.

142


El Club de las Excomulgadas —No lo he… oh, diablos. Lo he hecho. —No tenía sentido negarlo, cuando la verdad era tan evidente—. No puedo evitarlo. Él es como un virus del que no puedo deshacerme. —Así de mal, ¿eh? —Siempre está aquí. —No creo que siempre esté aquí. Es la temporada de hockey. Tiene un aquí. —Supongo. No sé. Es difícil olvidar a alguien con quien te acostaste cuando sigue apareciendo en tu lugar de trabajo. —Así que te está molestando. —En absoluto. Me ignora. —Él te dejó. —No. Yo lo dejé. Liz movió las manos en el aire. —Entonces, ¿cuál es el problema? —No lo sé. Es sólo que... él está ahí. Haciéndome recordar. — ¿Sobre? Ella entrecerró los ojos hacia Liz. — ¿Estás segura que no eres abogada? Liz se echó a reír.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

montón de juegos y con frecuencia está de viaje. Tal vez sólo notas cuando está

143


El Club de las Excomulgadas —Estoy segura. Pero sé que Ty ha conseguido llegar a ti, así que, ¿Qué hay con él? —Tuvimos una increíble noche juntos. —Entonces ve y ten un poco más de eso. Nadie dice que tienes que casarte con el tipo, pero si te divertiste con él, ¿A quién le importa si es deportista? Sé muy bien que Ty no es del tipo que se establezca.

—No. Entonces, tal vez, estaba abordando el asunto de manera equivocada. Tal vez sólo debería follarlo hasta sacarle los sesos, y eliminarlo de su sistema, y luego podrían irse por caminos separados. —Puede que tengas razón. Simplemente no tuve suficiente de él, y pienso mucho en él. No es que tenga sentimientos hacia él. —De acuerdo. Lo único que quieres es más de ese material caliente que te está ofreciendo. Ella dejó escapar un bufido. —Algo así. —Entonces ve por ello. —Si él está interesado. Recuerda que lo dejé. —Cariño, él tiene pene. Está interesado. Y los hombres son diferentes a las mujeres, en caso de que no lo hayas notado. Si estuviera lastimado porque lo dejaste, ¿crees que todavía vendría aquí? —Buen punto —Ty no actuaba como si hubiera sido herido. Todavía sonreía y la saludaba, aún era agradable. Sólo mantenía su distancia.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿No lo es?

144


El Club de las Excomulgadas Eso era, después de todo, lo que ella le había pedido. Le había dicho que todo había terminado. Pero ahora no quería que terminara. Uf. ¿Cuándo se había convertido en esa mujer? —No sé, Liz. Él podría pensar que estoy loca. — Todas estamos locas. Eso es lo que hace a las mujeres tan interesantes. Ve

— ¿En frente de mi cita de esta noche? —Pfft. Yo me encargaré de Dylan. Tengo algunos asuntos legales que discutir con él de todos modos. Y si Dylan estuviera loco por ti, ningún equipo de hockey en el mundo hubiera sido capaz de separarlo de ti. —Ah. Así que, ¿Estás diciendo que no soy exactamente su tipo? —Le gustan los senos grandes. Ella miró boquiabierta hacia su menos que generoso pecho, y luego a Liz. — ¿Por qué diablos pensaste en él para mí? Liz se encogió de hombros. —Para ver si seguías adelante con ello. —Estás loca. — ¿Ves? Te lo dije. —Liz se bajó del taburete y se dirigió hacia Dylan, apartándolo de su adoración por los jugadores de los Ice, y lo llevó a una de las mesas. Siempre un caballero, fue a donde Liz le indicó.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

y habla con él.

145


El Club de las Excomulgadas No fue que Jenna esperara que hiciera lo contrario. Liz tenía una presencia dominante, y los chicos tendían a hacer lo que ella les pedía cuando era la que estaba al mando. De hecho, pasaron menos de diez minutos antes de que Liz volviera a la barra con Dylan, y tomara su bolso. —Hay algunos documentos en mi oficina que tengo que revisar con Dylan,

Dylan le estrechó la mano. —Realmente fue un gusto conocerte, Jenna. Tienes un grandioso bar. —Encantada de conocerte también, Dylan. Vuelve en cualquier momento. Dio la vuelta a la barra para besar y abrazar a Liz. —Gracias. Los ojos de Liz brillaron con picardía. —No hay de qué. Ahora haz un buen uso de tu tiempo. No estaba exactamente en su campo de experiencia, compensar a un hombre al que recientemente había abandonado. Sin embargo, con el fin de exorcizar a Ty de su vida, se hartaría de él, y eso significaba que tragarse el orgullo estaba en el menú. Debido a que Dylan se había ido, y Renee estaba atendiendo a sus clientes, los chicos se habían movido de nuevo a las mesas de billar. A Jenna no le gustaba la idea de meterse en un mar de jugadores de los Ice para hablar con Ty, y conseguir que se quedara solo podía ser un problema.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

por lo que nos iremos.

146


El Club de las Excomulgadas Reflexionó sobre la situación, incluso considerando darle a Renee una nota para él, pero luego lo pensó mejor. ¿Y si la compartía con sus amigos? Todos se reirían. Y esto no es la escuela secundaria, idiota. ¿Dónde están tus pelotas? Sacando su valor, llamó a una de las camareras para cubrir la barra y se dirigió hacia el grupo.

—Estamos muy bien. Los filetes estuvieron grandiosos —dijo Víctor con una sonrisa. —Hola, Jenna. Ty le sonrió de manera amigable. —Hola. —Siento haber monopolizado a tu cita de esta noche. —No era mi cita. Él estaba con Liz. —Sí, pero ella lo trajo para ti. ¿Supongo que las cosas no funcionaron? Ella se mordió la mejilla para no decir algo que lamentaría más tarde. —Supongo que no. —Es una lástima. —Se apoyó contra la mesa de billar—. Tal vez la próxima vez. —Tal vez. Esto no iba en absoluto como ella había planeado. Giró para regresar a la barra.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Cómo les va esta noche?

147


El Club de las Excomulgadas —Jenna. —Sí. — ¿Hubo alguna razón que te trajera por aquí? Pelotas, Jenna, ¿recuerdas? Tú lo dejaste. Depende de ti traerlo de vuelta. Respiró hondo y giró, con una sonrisa.

—El miércoles. ¿Por qué? — ¿Te gustaría venir a mi casa? ¿Tal vez a comer una pizza o algo así? Ella vio su frente arquearse, esperando que hiciera algún comentario. —Pensé que no querías tener nada que ver conmigo después de esa noche. Y ahí estaba. Se lo merecía. —He cambiado de opinión. Él no dijo nada durante un largo tiempo. Eso era todo. Iba a decir que no y ella se iría humillada. Tonta. Deberías haberlo sabido mejor. —Me gusta la pizza. Ella exhaló. Gracias, Ty. —Grandioso. ¿A las siete? —Claro. Nos vemos entonces.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Oh. Sí. Me preguntaba si tendrías un día libre pronto.

148


El Club de las Excomulgadas Ella tragó, con las mariposas revoloteando con fuerza en su estómago. Malditas fueran. Muy pronto, enviaría a esas mariposas a volar en el vientre de otra persona. Sólo tenía que sacar a Ty de su sistema. Y cuando lo hiciera, las mariposas se irían

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

lejos.

149


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Doce Ty sabía exactamente lo que Jenna estaba haciendo. Había visto el desfile de chicos con los que había estado tratando de salir… Diablos, él había enviado a algunos de ellos a su dirección. También se había dado cuenta que ninguno de ellos se había quedado. No se sentía infeliz por ello. Había apostado al hacer que conociera a algunos de esos tipos. Ninguno de ellos había ella le había tomado algo de tiempo darse cuenta. Tal vez no era exactamente el hombre de sus sueños, y sin embargo, lo era, al estar manejando hacia su apartamento de nuevo. Con su invitación. Ella no había abandonado el juego exactamente, pero era evidente que estaba tratando de exorcizar algunos de sus demonios… con él en el papel protagónico de Belcebú24. Sonrió al tiempo que tomaba una botella de vino del asiento del pasajero y se dirigía hacia la puerta principal. Esto debería ser interesante. Ella abrió la puerta y él contempló su belleza, vestida con jeans ajustados y una camiseta suelta que le caía sobre un hombro, revelando una piel en la que quería hundir sus dientes. Estaba descalza, y las uñas de los pies estaban pintadas de negro y blanco. Lindo. —Hola —dijo ella, sonriendo mientras lo dejaba entrar. —Hola a ti también. Te ves muy bonita. —Gracias. Me muero de hambre, ¿Qué tipo de pizza te gusta? 24

Príncipe de los demonios. Sinónimo de Lucifer o Satanás.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

sido un perdedor. Pero también sabía cuál era su tipo de hombre… él. Sólo que a

150


El Club de las Excomulgadas —Cualquier cosa con carne. —Bien. Ese es el tipo que también me gusta. La voy a pedir. —Ella miró la botella de Cabernet en su mano—. ¿Vino? —Me gusta el vino. Va bien con la pizza. —Lo hace, en realidad. El sacacorchos está en la gaveta superior de la derecha, al lado del fregadero. Ve y ábrela mientras pido la pizza. Las copas están

Él entró en la cocina, abrió el vino, y buscó dos copas. Se apoyó contra el mostrador, dejando que el vino respirara durante algunos minutos. Jenna entró. —Sabes de vinos. Él se cruzó de brazos. —No soy sólo un jugador de hockey tonto. Tengo algunas habilidades. Como saber cuál vino es el más adecuado para… —La pizza de pepperoni y salchicha. Él levantó la botella. —Un suave Jacob 's Creek Cabernet. —Oh. Un australiano. Estoy impresionada. Él sirvió el vino tinto en las copas y le entregó una. Ella inhaló el vino, y luego tomó un sorbo. —Una buena elección. Y tienes razón. Es perfecto para la pizza. Pero todavía no me pareces un hombre de vinos. — ¿Y qué tan divertido sería si fuera predecible?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

en el gabinete encima del lavavajillas.

151


El Club de las Excomulgadas Ella se dirigió a la sala y él siguió. —Tendré que repensar las categorías en las que te he ubicado. — ¿Significa eso que ya me tienes completamente etiquetado? Ella se echó a reír. —Ni por asomo.

—Bien. Espero mantenerte en vilo. —Serías el primero. — ¿Qué hay sobre el tipo de la otra noche? ¿El del whisky? ¿Lo clasificaste? —Pensé que lo había hecho, pero entonces los vio a ustedes y se convirtió en un fanático y ese fue el final de todo. — ¿Todo porque le gusta el hockey? —No. No hubo chispa entre nosotros. Él se inclinó y tocó un mechón su cabello. —Esa chispa es importante para ti, ¿No? —La química es importante. No tiene sentido malgastar el tiempo con alguien si no la tienes. —Cierto. Así que, ¿Es por eso que estoy aquí? ¿Por la innegable química que hay entre nosotros? Levantó la mirada hacia él. —Algo así.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Se sentó en el sofá y él se sentó a su lado.

152


El Club de las Excomulgadas Él se inclinó y rozó sus labios con los suyos. Ella se movió hacia adelante, equilibrando su copa de vino en una mano, y colocando la otra sobre su pecho. Su corazón se aceleró cuando ella le devolvió el beso. Sí, esa química entre ellos era muy intensa. Él nunca había estado en sequía, en cuanto a mujeres se trataba, pero últimamente no había estado lo suficientemente interesado en ninguna otra, como para darle siquiera un segundo vistazo. No desde Jenna. Había algo en ella que le interesaba intensamente. Tal vez

Le tomó la parte de atrás del cuello y profundizó el beso, deslizando su lengua dentro de su boca para probarla. Vino y menta, una embriagadora combinación que hizo que su polla se endureciera. Que su cuerpo se calentara. Quería colocarla encima de él y quitare la ropa. Se apartó el tiempo suficiente para quitarle la copa de vino y ponerla sobre la mesa. Ella deslizó la lengua por su labio inferior y subió las piernas sobre el sofá. — ¿No deberíamos esperar al repartidor de pizza? Él arqueó una ceja. — ¿Por qué? ¿Tienes alguna fantasía pornográfica de trío que incluya al tipo de la pizza? ¿Es por eso realmente por lo que estoy aquí esta noche? Ella inclinó la cabeza hacia atrás y se echó a reír con fuerza. — ¿No es esa una fantasía masculina? ¿El ménage? Él le dirigió una dura mirada. —No comparto. —Es bueno saberlo. A mí tampoco me gusta mucho compartir.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

tenía algunos demonios propios por demoler.

153


El Club de las Excomulgadas —Bien. Ahora que hemos aclarado eso… Alargó la mano hacia ella, pero el timbre sonó. Una lástima. Jenna se puso de pie, pero él llegó primero a la puerta y le pagó a la repartidora de pizza, quién, obviamente, lo reconoció.

—Muchas gracias —Le guiñó un ojo, dándole diez dólares de propina, lo que hizo que los ojos de la chica se abrieran ampliamente, y después llevó la pizza a la cocina. —Oh, eso huele bien —Jenna sacó los platos y colocaron la pizza en ellos. —Tengo un par de películas que podríamos ver. — ¿Ah, sí? ¿Qué tipo de películas? —Fantasía, acción, romance, horror. —Cualquiera de esas me gustaría. Ella ladeó la cabeza hacia un lado. — ¿Verías una comedia romántica? —Me gusta estar entretenido. Cualquiera que sea la que escojas estará bien, siempre y cuando no apeste. Ella agarró su plato y la botella de vino y se dirigieron a la sala de estar. —Ahora hay presión. — ¿Cuál presión?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Eres Tyler Anderson. Me encanta el hockey. Soy una gran seguidora.

154


El Club de las Excomulgadas —Escoger una película que no apeste. Él tomó un triángulo de pizza y luego plantó los pies sobre la mesa. —Soy bastante fácil de complacer, Jenna. Sólo pon una película y me gustará. —Está bien —Ella se levantó, deslizó un DVD dentro del aparato, y apretó el botón de reproducción.

A Ty le encantaban las películas de terror. A muchas mujeres no. Un punto a favor de Jenna. Terminaron de comer, y Jenna apagó las luces. —Bien, así es como deben ser vistas las películas de terror. —Siempre he pensado igual —Ella terminó su copa de vino y luego se instaló junto a él. Ty levantó el brazo y ella se acurrucó contra él. Ty salía con un montón de mujeres, lo que por lo general significaba que iban a un club, a un bar o a un restaurante, y luego tenían sexo. Esto era diferente. ¿Quedarse en casa, comer pizza y ver una película? No lo había hecho en mucho tiempo. A esa altura de la temporada, estaba en la carretera todo el tiempo. El tiempo libre que tenía, usualmente lo pasaba en el bar, jugando billar con sus compañeros de equipo. Eso lo relajaba y lo calmaba después de un partido agotador. ¿Pero esto? Era muy agradable. ¿Estar con una mujer y no hacer nada más que sentir su cuerpo junto al suyo, y hundirse en la trama de una espeluznante película de terror? Sí, se trataba de un tipo de relajación, completamente diferente.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Era una película de terror.

155


El Club de las Excomulgadas Jenna se tensaba durante las escenas de muerte, cuando el asesino saltaba de las sombras con su cuchillo. No cerraba los ojos, sin embargo. Pero para el final de la película, sus piernas estaban sobre las de él y estaba prácticamente sentada en su regazo. — ¿Estás segura de que te gusta el cine de terror? —le preguntó, cuando la película terminó.

—Oh, me asustan muchísimo. Me encantan. Probablemente tendré pesadillas esta noche. Él se echó a reír y sacudió la cabeza. —Así que te gusta sentir miedo. —Con las películas, sí. Con todo lo demás, no. Así que no tengas ideas acerca de acecharme en las esquinas o saltar sobre mí. Me daría un ataque al corazón y te echaría de mi casa. —Anotado. —Bebieron el vino y luego ella puso una comedia. —Necesito relajarme después de la primera película. Tengo que ver algo que me haga reír. La película era divertida y llena de acción, con un montón de explosiones, persecuciones de coches y grandiosos efectos especiales. Jenna era muy buena escogiendo películas. Pero tenía que admitir que le había gustado más la primera, principalmente porque ella se había quedado muy cerca de él durante toda la película. No es que se hubiera movido muy lejos durante la segunda. Él no estaba tan involucrado en esta, por lo que su atención vagó hacia las piernas de Jenna, la forma en que sus jeans se adherían a su piel como si estuviesen pegados con goma, destacando cada una de sus curvas.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella tomó su copa de vino y la sostuvo mientras él la llenaba nuevamente.

156


El Club de las Excomulgadas Jugó con su cabello, dejando que sus dedos pasaran a través de la suavidad del mismo. — ¿Siempre has llevado el pelo corto? Ella quitó la mirada del televisor. —En la secundaria lo llevaba hasta la cintura. Era un gran dolor en el trasero lidiar con él, así que cuando viaje fuera del país, me lo corté todo. Él tiró de

—Esto te favorece. — ¿Sí? ¿Cómo es eso? —Tu cara es pequeña, mucho pelo sería excesivo. Además, hace que tus ojos se destaquen, y puedo ver tus pendientes. Y tienes unas orejas muy lindas. El paquete completo es sexy. Ella volvió la cabeza ligeramente hacia un lado. —Oh, wow. Gracias. —No hay de qué. Ella le entregó su copa y él la puso sobre la mesa. Luego se colocó sobre su regazo y él plantó las manos sobre sus caderas, sintiendo el calor de su cuerpo a través de sus jeans. —Estaría mintiendo si te digo que no he estado pensando en esto toda la noche. Ella acarició su pecho. — ¿Pensando en qué? —En ti en esta posición.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

una de las puntas.

157


El Club de las Excomulgadas — ¿Te gusta que la mujer esté arriba? —Me gustas en mi regazo. —Él flexionó los dedos, poniendo a prueba la firmeza de su carne—. Me gusta poder sentirte moviéndote contra mí. Ella se deslizó hacia arriba hasta que la entrepierna de sus jeans se alineó con el bulto en sus pantalones, que crecía rápidamente. — ¿Así?

—Exactamente así. —Esto sería mucho más divertido si estuviéramos desnudos. —No hay prisa —Sabía que ella estaba lista para comenzar a desterrar esos demonios, pero él sólo quería sentir su cuerpo contra el suyo. Llegarían a la parte de la desnudez más tarde. Deslizó las manos hacia arriba por un lado de sus costillas y a lo largo de su espalda, y luego la atrajo hacia su cuerpo. Sus senos se presionaron contra su pecho, y su nariz quedó a pocos centímetros de la suya. Él colocó una mano en su nuca y tiró de ella para un beso. Esta vez, nadie los interrumpiría. El más suave suspiro escapó de sus labios cuando sus bocas se encontraron y sus labios se movieron al unísono. Él lo mantuvo lento y suave para comenzar, con sus dedos deslizándose por su pelo, manteniéndola en su lugar, mientras movía su boca sobre la de ella. Deslizó las manos sobre su espalda y la hizo girar, de manera que sus piernas quedaran sobre el sofá y poder acunarla en sus brazos. Luego se centró en el beso, exigiendo más, deslizando la lengua dentro de su boca para rozar la de ella. Jenna gimió y empujó su cuerpo más cerca del suyo. Él se calentó, endureciéndose, y deslizó la mano hacia abajo por su espalda, para ahuecar y apretar su trasero.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él levantó la mirada hacia la de ella.

158


El Club de las Excomulgadas Sería tan fácil darle exactamente lo que quería… desnudarla completamente y follarla, hacer que ambos culminaran y liberar la tensión que los llenaba. Pero eso sería demasiado fácil, y no quería que nada de esto fuera fácil. Quería que fuera completamente complicado, para que ella no saliera corriendo a encontrar otro chico mañana. Por qué le importaba, no lo sabía. No estaba buscando una relación o alguien más. Si eso lo convertía en un idiota, tendría que vivir con eso. Apoyó la cabeza de Jenna en el hueco de su brazo y la volteó para poder acariciar sus pechos. No llevaba sujetador esta noche, y había podido ver sus pezones endurecerse cada vez que se estremecía por el miedo. Había sido difícil no estirarse y tocarlos, ahuecarlos y jugar con las fruncidas crestas cada vez que se apretaban contra su blusa. Ahora, frotó su pulgar sobre uno, y luego sobre el otro, viéndolos formar picos ante su contacto. Metió la mano debajo de la blusa, el abdomen de Jenna tembló cuando lo acarició. Él le sonrió, luego dirigió sus dedos a lo largo de sus costillas y colocó la mano sobre su pecho. Le encantaba tocarla, le encantaba ver la chispa de la pasión en sus ojos cuando hacía rodar el dedo pulgar sobre su pezón. —Levántate, nena. Ella se incorporó y él levantó la blusa sobre su cabeza. Plantó sus brazos en su espalda de inmediato, con sus pechos al descubierto. Ahora podía jugar, podía levantarla en sus brazos y mover la lengua sobre su pezón, podía lamerlo y chuparlo hasta escuchar los jadeos y dulces gemidos que emitía. Oh, sí, le gustaba escucharla, le gustaba sentirla retorcerse contra él cuando giraba hacia Ty para situar uno de sus pechos en su boca. Él le tomó el pecho,

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

permanencia de ningún tipo. Pero, aún así, no quería que Jenna lo encontrara con

159


El Club de las Excomulgadas movió la lengua sobre su pezón, y lo chupó entre sus labios, usando los dientes para mordisquearlo suavemente, hasta que ella no pudo quedarse quieta, hasta que gimió y se aferró a su brazo, clavando las uñas en su piel. Y cuando pasó la mano por su vientre y comenzó a moverse hacia el sur, la escuchó contener el aliento y sonrió. Sí, ahí era exactamente a dónde iba. Directo al botón de sus jeans. Desabrochó el botón, bajó la cremallera, y deslizó la mano dentro de sus

—Ty. No estaba seguro de si su nombre era una declaración, un gemido, o una súplica. Lo único que sabía era que su piel se sentía como el fuego debajo de su delgada ropa interior de seda. Deslizó los dedos por debajo, hacia su sexo, y acarició el pendiente colgante en su perforación. El cuerpo de Jenna zumbaba, y su dulce aroma llenó el aire a su alrededor. Movió los dedos más hacia abajo y la encontró húmeda. —Quitemos estos. Ella bajó su jean por las caderas y lo envió de una patada hacia el extremo del sofá. Sus bragas tenían rayas blancas y de color rosa, y se podía ver a través de ellas. Los bordes apenas rozaban los huesos de su cadera. Ella extendió las manos hacia éstas, pero Ty la detuvo. —Déjatelas puestas. Son sexys. Déjame tocarte. Acarició las bragas, sintiendo su calor y humedad a través de ellas. Y cuando movió los dedos sobre su sexo, ella se arqueó contra él. Ty hizo las bragas a un lado, deslizando los dedos sobre los labios de su coño. Ella era como terciopelo

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

pantalones.

160


El Club de las Excomulgadas en ese lugar, suave y sedosa. Quería lamerla, sentir su dulce crema derramarse en su lengua hasta que se corriera. La sentó y apoyó su espalda contra el sofá, para luego caer sobre sus rodillas, llevando sus piernas hasta el borde. Tomó su trasero en sus manos y la inclinó hacia su boca, y luego la miró a los ojos mientras lamía a lo largo de ella. —Oh —Fue lo único que ella dijo, mientras él movía la lengua a lo largo de la perforación en su clítoris, y luego lo tomó en su boca y succionó, dejando que el escucharla gritar, quería que se corriera en su boca. Azotó sus labios con la lengua, y luego la deslizó en su interior. Ella se elevó contra él, deslizando su coño contra su cara. Su respuesta lo volvía loco. En ese momento, sería tan fácil sacar su polla y empujarla dentro de ella hasta que ambos se corrieran. Pero este era un dulce placer para ella, y su placer era más importante. El suyo vendría más tarde. Todo en ella lo excitaba, desde la forma en que levantaba su trasero, hasta la forma en que sus músculos se tensaban cuando estaba cerca del orgasmo. Movió la lengua contra su clítoris y alrededor de la perforación. Ella gritó con un gemido bajo, llegando al clímax con escalofríos y gemidos susurrados que casi destrozaron su control. Le besó los muslos y el vientre, subiendo hacia sus pechos, mirándolos subir y bajar con su pesada respiración. Ella levantó la cabeza y le sonrió, después se estiró hacia él para plantar un beso en su boca, lamiendo sus labios y probándose a sí misma. —Mmm —dijo ella, luego tomó su camiseta y la levantó para quitársela, echándola a un lado. Puso las manos sobre sus hombros, dejando que se deslizaran por sus brazos.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

botón descansara contra su lengua. Su sabor hizo que su polla palpitara. Quería

161


El Club de las Excomulgadas Le gustaba la forma como lo tocaba, le gustaba la manera como su mirada recorría su cuerpo con una apreciación femenina pura, que lo ponía malditamente contento de ser un hombre. —Ahora, yo te quiero a ti sobre el sofá —dijo ella. Él estaba feliz de obedecer. —Pero primero, quítate esos pantalones.

colocaba de rodillas en el suelo. Oh, sí. Sabía hacia dónde se dirigía con esto, y sus pelotas se apretaron. La idea de su boca sobre él hizo que su polla temblara de anticipación. Quería esto, había pensado en ello una y otra vez en sus fantasías sobre Jenna. Y tenía un montón de fantasías acerca de Jenna cuando no estaba con ella. E incluso cuando estaba con ella. Así que pensaba mucho en ella. Lo que no significaba nada. Sólo significaba que ella era ardiente y que aún no había tenido suficiente de ella. Podía ser que le tomara algún tiempo lograr tener suficiente de Jenna. Ella se levantó contra él, arrastrando los senos contra su pecho. El roce de sus pezones, hizo que su polla doliera por ella. Amplió la distancia entre sus piernas, pero ella se echó hacia atrás. —Aún no. Tengo planes para ti —Rozó el pulgar contra el labio inferior de Ty, y luego humedeció el labio con su lengua, antes de lanzarse en un beso duro y caliente. Envolvió los brazos alrededor de ella y la atrajo hacia él, rozando la suave piel de su espalda antes de dirigirse hacia abajo para tomar un puñado de los dulces globos de su trasero. Él tiró de ella contra su polla, necesitando sentir esa conexión.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él sonrió, se quitó las botas y los calcetines, y luego la miró mientras se

162


El Club de las Excomulgadas Su verga palpitó. Él la había probado, la había esperado, y quería estar dentro de ella… ahora. Sin embargo, Jenna tenía otros planes, ya que se apartó, besándolo en el cuello, mientras hacía su camino hacia abajo hasta su pecho, usando sus manos y boca para volverlo loco. Rozó sus pezones con las punta de los dedos, arrastrando su lengua sobre uno, y luego el otro. Él contuvo el aliento cuando un rayo de sensaciones se disparó hacia su polla. Ésta se elevó entre ellos y Ty la frotó contra

Ella rió, levantando la cabeza para sonreírle. —Estoy llegando allí. Sé paciente. No se sentía paciente en esos momentos. Tenía hambre de ella. Ella tenía un cuerpo del que no se cansaba, y la forma en que lo tocaba lo volvía loco. Lo estaba torturando con sus uñas, arrastrándolas hacia abajo sobre su cuerpo, con su boca siguiendo ese contacto. Lo lamió, hundiendo los dientes en su piel, hasta que él levantó las caderas del sofá. No estaba seguro de si quería más, o si no lo podía soportar. Todo lo que sabía era que se sentía tan condenadamente bien, y quería sus manos y su boca cerca de su polla. Y cuando ella ubicó las manos sobre sus muslos y levantó la cabeza para encontrarse con su mirada, ya estaba dispuesto a rogar. Pero no tuvo que hacerlo, porque ella se apoderó de su polla, tomándola por la base la acarició, moviendo las dos manos sobre su eje. Llevó la cabeza hacia atrás, y miró mientras ella hacía rodar el pulgar sobre la punta. Sus pelotas se apretaron, y su polla se sacudió cuando ella la apretó con fuerza. ¡Dios!, podría disparar su carga justo en ese momento, sólo por ver sus manos sobre él.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

su vientre.

163


El Club de las Excomulgadas Y cuando ella se inclinó y puso sus labios sobre la cabeza, él apretó los dientes, porque su boca era caliente y húmeda, y se sentía como un dulce infierno proporcionado por una bella mujer. Hizo rodar la lengua sobre la cabeza de su polla, luego hacia abajo a lo largo de la parte inferior de su eje, jugueteando con sus pelotas con la punta de su lengua, antes de aplanarla y adorar su saco escrotal.

Ella tomó sus testículos en su boca e hizo rodar la lengua sobre ellos, y luego lamió de nuevo hacia arriba hasta su polla, moviendo la lengua por cada parte de ésta, antes que envolverla con su boca. Lo succionó como una diosa, como el sueño de cada hombre. Él se inclinó hacia adelante y enredó los dedos en su cabello, ayudándola a marcar un ritmo. No pudo evitar empujarla hacia abajo sobre su polla para que lo tomara por completo, preguntándose si se opondría. Ella hizo sonidos de aprobación, envolvió la mano alrededor de la base de su eje para apretarlo y acariciarlo. Sus pelotas se estremecieron. No podía aguantar mucho más de eso. Apretó los dientes, y su cuerpo se tensó con fuerza por la necesidad de liberarse. —Oh, sí, me voy a correr. —Él quería darle tiempo para que retrocediera y lo soltara, pero ella apretó sus labios firmemente alrededor de su polla. Él comenzó a sudar mientras su orgasmo atravesaba su cuerpo, haciéndolo estremecerse y empujar con tanta fuerza que sus piernas se sacudieron. Mirar a Jenna tomárselo todo, con su garganta moviéndose mientras tragaba, aumentó la intensidad de su orgasmo. Cuando terminó, Jenna lo liberó, presionando un beso en su polla. Se lamió los labios y subió para besarlo. Él tomó la parte trasera de su cuello y metió la lengua en su boca, sacudido por la intimidad que ella le había mostrado.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Cristo, Jenna. Eso se siente bien.

164


El Club de las Excomulgadas Ella puso la cabeza sobre su pecho y lo acarició, dejándolo recuperarse. —Sabes bien —dijo ella. Él sonrió. —Tú también. Y gracias. Lo disfruté mucho. —Yo también. He querido hacerlo por un tiempo, pero tú siempre estás

Él le frotó la espalda, adorando la manera en que arqueaba contra su mano, como si quisiera más. —Me gusta besarte y tocarte. Me gusta saber que te corres con lo que te hago. Ella levantó la cabeza para mirarlo. —Todo lo que me haces hace que me corra. Pero probablemente ya habrás notado eso. —Tienes un cuerpo muy sensible. —No con todo el mundo. ¿Pero contigo? Sí, definitivamente. — ¿Hay otros? Ella se echó a reír. —No. Creo que también sabes eso. ¿Y qué hay de ti, campeón jugador de hockey? ¿Con Liz como tu agente? Ella debe estar lanzando mujeres hacia ti todo el tiempo. —Ella se ha reformado después del lío con Mick. Dijo que se mantendría al margen de las vidas amorosas de sus clientes para siempre.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

haciendo cosas por mí.

165


El Club de las Excomulgadas —Lo creo. No es que tendrías ningún problema en atraer a muchas mujeres por tu propia cuenta. Era interesante que ella quisiera saber si estaba viendo a otras mujeres. Y él pensaba que a ella no le importaba. Tal vez estaba equivocado. Movió las manos por su caja torácica, y luego la levantó sobre su regazo para tomar sus pechos.

—Has estado haciendo un trabajo bastante decente al perseguirme a mí. —Ah, pero tú eres especial. — ¿Sí? ¿Cómo es eso? —Me gusta tu apariencia, tu sabor, la forma en que corres bajo mis manos y mi boca. —Rozó los pulgares sobre sus pezones. Ella contuvo el aliento. —Oh, eso se siente bien. Pellízcalos. Tomó sus pezones entre su pulgar y su dedo medio, dándoles un ligero apretón. —Me gusta poder tocarte así y que me digas lo que deseas. —Dios, sí, eso me gusta. Hazlo con más fuerza. Le gustaba que a ella la excitara un poco de dolor, que no la tuviera que tratar como a una frágil flor. Su polla se sentía punzante como el acero mientras aumentaba la presión sobre sus pezones. Tiró de ellos y los pellizcó hasta que ella jadeó.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Estoy demasiado ocupado para perseguir mujeres.

166


El Club de las Excomulgadas Jenna ahuecó sus propios pechos y mordisqueó su labio inferior. Movió su coño contra la polla de Ty. — ¿Puedes conseguir correrte de esa manera? —le preguntó él. —Probablemente. —Hazlo. Quiero verte. Ella se lanzó hacia delante, luego hacia atrás, deslizando su mojado coño cuando ella continuó su vaivén sobre su furiosa erección. Los músculos de sus muslos se movieron mientras ella se lanzaba hacia adelante y luego se echaba hacia atrás, usando su polla para darse placer a sí misma. Y cuando extendió la mano para frotar su clítoris, él no pudo soportarlo más. Se aferró a ella y se inclinó hacia adelante, sacando el condón de sus pantalones. Abrió el envoltorio, y Jenna se deslizó hacia atrás mientras se lo ponía en un tiempo récord. Ella se elevó, y luego se empaló sobre su polla, gritando cuando él estuvo enterrado totalmente en su interior. Su verga se sacudió cuando ella la rodeó, apretándola con pulsos pequeños. —Estoy lista para correrme —dijo ella, jadeando pesadamente. Se inclinó hacia atrás, apoyando las manos sobre los muslos de Ty—. Haz que me corra, después fóllame duro. Él se humedeció los dedos con sus jugos y frotó los dedos sobre su clítoris. —Oh, justo así. —Encontró su mirada mientras bombeaba dentro de ella y masajeaba su duro botón—. Sí, eso hará que me corra, Ty.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

contra su eje. Él vislumbró brevemente su pequeña perforación, la sintió contra él

167


El Club de las Excomulgadas Él sintió las contracciones de su orgasmo, apretándolo con fuerza. Ella gimió, y luego lo montó duramente mientras se corría, lanzándose hacia adelante, levantándose y empujándose hacia abajo sobre su polla. Verla correrse era mágico. Llegó al clímax a toda potencia, pasando de un pico al siguiente. Él se introdujo profundamente con todo lo que tenía, hasta que no pudo contenerse por más tiempo. Envolvió los brazos alrededor de ella y tomó uno de sus pezones en su boca, succionándolo profundamente mientras llegaba a su clímax con un potente gemido. Jenna entrelazó los dedos en su pelo y se sostuvo gemido. Él le lamió el pezón, rozándolo con la lengua, adorando la vibración de sus sonidos de satisfacción, mientras ambos se restablecían. Cayó hacia atrás contra el sofá y ella le apartó el cabello de la frente. Sus mejillas estaban sonrojadas, sus pezones hinchados. Con ella, los momentos posteriores al sexo siempre eran divertidos. No era tímida sobre su cuerpo o sobre el sexo, que era probablemente el motivo de que disfrutara al estar con ella. —Tengo hambre otra vez —dijo ella. —Hay restos de pizza. Ella asintió. —Me encanta la pizza fría. Él le dio una palmada en el trasero. —A mí también. Ella se bajó de su regazo. —Bien. Necesitarás las proteínas, porque pronto estaré lista para otra ronda.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

con fuerza, mientras él se deshacía, corriéndose con un estremecimiento y un

168


El Club de las Excomulgadas —Eres insaciable, ¿verdad? Ella tomó su ropa y se dirigió hacia el baño.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No tienes ni idea.

169


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Trece Jenna normalmente no se consideraba una persona hambrienta por el sexo. Oh, le encantaba el sexo, anhelaba un buen orgasmo, pero era raro que encontrara un hombre que fuera su igual en la cama. Sabía que iba a tener un problema con Ty. No sólo era divertido estar con él, tímido, metrosexual, o sumiso. Sorprendentemente, muchos hombres lo eran. Ella no quería tomar las riendas en la cama. No le importaba hacerlo ocasionalmente, pero quería un hombre que supiera lo que debía hacer con su polla. Ty definitivamente sabía qué hacer con ella. Se excitaba sólo de pensar en lo que él hacía con su polla. Y sus manos. Y su boca. Maldita sea. El tampoco buscaba cumplidos acerca de su destreza sexual… como era de esperarse, muchos hombres hacían eso, también. Él parecía contento por tener sexo con ella y, obviamente, lo disfrutaba muchísimo, al igual que ella. Y ni una vez le había preguntado si había sido bueno para ella, o si él había sido lo suficientemente bueno. Sólo asumía que había sacudido su mundo, lo cual había hecho. Ella claramente le había dado evidencia de ello. Hacían una buena pareja, y eso apestaba, porque su intención era obtener de él tanto placer como pudiera, y luego, cuando se cansara del juego, lo dejaría. Eso sonaba horrible, pero demonios, los hombres lo hacían todo el tiempo. ¿Por no podía hacerlo ella? Excepto que él estaba tirado en el suelo delante de su sofá. Habían comido pizza, tenido sexo otra vez, y ahora estaban viendo otra película. Ty parecía contento con tomar un refresco y pasar la noche sólo pasando el rato con ella. No había hecho otras demandas, excepto las de su cuerpo, que estaba dolorido en todos los lugares correctos.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

era un dínamo sexual. Le daba todo lo que quería, y algo más. No era pegajoso,

170


El Club de las Excomulgadas Había tenido una gran noche, y no había acabado con él, ni por asomo. La película terminó y él inclinó la cabeza hacia atrás. — ¿Te gustó esa? Le había gustado. Y él también. Él tenía una gran carcajada e incluso había extendido la mano para tomar la de ella durante la parte emocional, cuando había escuchado sus fuertes respiraciones. Y, tenía otro punto, al no haberse burlado de lloraba en las partes tristes de las películas. —Fue un buen romance. Él giró hacia ella. —Lo fue. Ambos cometieron errores e hicieron mierda estúpida que tenían que compensar, por lo que existió un equilibrio en ambos lados. Ambos estaban equivocados. —Eso es verdad. Cada uno de ellos tenía que crecer y aprender acerca de sí mismo, antes de que terminaran juntos al final. Él sonrió. —Sí. Era una buena historia. Y me gustó el hecho de que él le llevó ese cachorro del refugio de animales. —Awww. Tienes debilidad por los animales, ¿verdad? —Siempre. Pero no reveles mi secreto. Podrías arruinar mi imagen de macho asesino en el hielo. —Tu secreto está a salvo conmigo. —Es bueno saberlo. Ahora dime acerca de tu secreto.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

ella. Había mucho que decir acerca de un hombre que apoyaba a una mujer que

171


El Club de las Excomulgadas Ella arqueó una ceja. — ¿Cuál secreto? Él se puso de pie y tendió la mano hacia ella. Curiosa, ella deslizó su mano en la suya y él tiró de ella para ponerla de pie, y la llevó por el pasillo. —Vi esto el otro día, cuando me dejaste en tu casa. Se detuvo delante de la sala de música. Ella frunció el ceño, y luego se dio

— Oh, ¿la guitarra? —Síp. Y la música. Escribes. Ella se encogió de hombros, decidida a restarle importancia a la cosa de la música. —Un poco. Él se apoyó contra el marco de la puerta. —Parece mucho más que un poco. Y es obvio que tocas. —Una vez más. Un poco. —Se sorprendió de que incluso lo hubiera notado. — ¿Cantas también? —Algo. —Grandioso. Toca una canción y canta para mí. Ella sacudió la cabeza. —Oh, no. Sólo lo hago cuando estoy sola. — ¿Por qué?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

cuenta de a qué se refería.

172


El Club de las Excomulgadas —Porque me relaja, y es algo que me gusta hacer en mi tiempo libre. —Quiero decir, ¿por qué sólo cantas y tocas para ti? ¿Eres mala? Ella levantó la barbilla. —No, no soy mala. —Entonces, toca para mí.

Él tomó sus manos entre las suyas. —Quiero escucharte, Jenna. Por favor, toca algo para mí. La sinceridad de su voz, en su expresión, tiró de algo dentro de ella. Nunca tocaba para otras personas. No desde que había estado Europa. Y eso había sido hace mucho tiempo. —No lo sé. —Sólo una canción. Tienes toda esta música aquí. Déjame oír una canción. —Está bien. Ella se sentó en el suelo y agarró la guitarra. Él sonrió y entró en la habitación, dejándose caer sobre el sofá de dos plazas, viéndose tan ansioso como si acabara de obtener asientos de primera fila para ver a Nickelback 25, Beyoncé 26, o a algún otro famoso. —Espero que no estés esperando algo trascendental. —No espero nada, Jenna. Sólo quiero escucharte.

25 26

Grupo musical canadiense de rock alternativo. Cantante y compositora estadounidense de R&B

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No lo creo.

173


El Club de las Excomulgadas Ella calentó sus dedos sobre las cuerdas, y luego comenzó a tocar. Sólo música en un primer momento, para acostumbrarse a la idea de estar tocando frente a otra persona, de nuevo. Pero a medida que la canción llenaba su cabeza, se olvidó de que Ty estaba allí, e hizo algo que era natural para ella… cantó, con las palabras fluyendo de ella mientras pulsaba las cuerdas de la guitarra. Era una de las canciones que había escrito recientemente… sobre la sobre sus sueños, sobre los lugares a los que iría si fuera libre. Era una canción lenta y melancólica, pero llena de esperanza. Cuando terminó, miró hacia arriba, y vio a Ty inclinado hacia adelante, con los codos apoyados sobre las rodillas. —Wow, Jenna. Eres increíble. Ella sintió el calor desde su cuello hasta sus mejillas. — ¿Crees eso? —Sí. Quiero decir, mucho más sorprendente de lo que pensaba que serías. Sus labios se curvaron. —Así que esperabas que apestara. —Esperaba que esto fuera sólo un pasatiempo. No esperaba que fueras tan condenadamente buena. Tienes una voz increíble. Y esa canción. ¿Tú la escribiste? Ella asintió. — ¿Cuánto tiempo has estado escribiendo música?

27

Puente o Interludio, es la parte de una canción que se sitúa en la mitad del tema, o después de la segunda vez que aparece el estribillo, hacia el final de la canción. Puede ser con letra o instrumental.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

necesidad de libertad, de sentirse atrapada y encadenada. Habló en el puente 27

174


El Club de las Excomulgadas Ella se encogió de hombros. —Jenna. —Mucho tiempo. Él pasó los dedos por su pelo y se levantó, después se sentó en el suelo frente a ella.

—Gracias. — ¿Cuánto tiempo has estado tocando? —Una vez más. Por un largo tiempo. —Cuéntame. —No es realmente algo importante. Él miró a su alrededor, hacia las partituras apiladas y dispersas por toda la habitación. —Obviamente es algo importante para ti. Escribes, tocas. Cuéntame. Ella contuvo el aliento. —Tomé un par de cursos de música en la universidad, antes de irme. Realmente los disfruté. — ¿Y? —le preguntó él, después de que hiciera una pausa. —Nada. Simplemente me gustaron los cursos y extrañé todo lo relacionado con la música cuando abandoné la universidad. Así que empecé a escribir canciones. —Canta otra cosa.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No soy un experto musical, pero eso estuvo bien. Muy bien.

175


El Club de las Excomulgadas Ella no pudo evitar la pequeña emoción que zigzagueó a través de ella. —Está bien. Esta vez eligió una canción más alegre, una canción popular, familiar para cualquiera que hubiera escuchado la radio alguna vez. Era una de sus favoritas, y que estaba en su rango vocal. La cantaba todo el tiempo y siempre la hacía sentir bien. Cuando terminó, Tyler aplaudió y ella rió.

— Entonces, ¿Por qué no estás haciendo esto... en algún lugar? — ¿En algún lugar? —Sí. Como en algún escenario en alguna parte. En público. Ella dejó escapar un bufido, y luego puso la guitarra en su lugar, se apoyó en la alfombra y se levantó. —Por favor. Soy una aficionada. Él se puso de pie, también. —Aficionada mi trasero. Cuando ella se disponía a alejarse, él la retuvo tomándola de la mano. — Eres una cantante increíble, Jenna. La gente debería escucharte. Ella frunció el ceño. —No. — ¿Por qué no? —Porque no quiero —Salió de la habitación y se dirigió de nuevo a la sala de estar, con las palabras de Ty zumbando en su cabeza.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Gracias —dijo ella.

176


El Club de las Excomulgadas — ¿Tienes miedo de cantar en público? —No es eso. — ¿Entonces qué es? Ella tomó la caja de pizza vacía y comenzó a limpiar. —Déjalo, Ty.

—Tienes un talento que estás desperdiciando. Ella lo ignoró y levantó la bolsa de basura del contenedor. Él se la quitó y la ató, y luego la llevó al exterior, dándole un minuto para inhalar y exhalar con un suspiro de frustración. Se mordió el labio para contener las lágrimas. Nunca cantaba delante de nadie. Ya no. Nadie sabía de su afición. Siempre había sido sólo para ella, una manera de dejar salir sus frustraciones, de derramar sus sentimientos acerca de lo que residía en su mente. ¿Por qué había cantado delante de él? Eso no tenía sentido. Tendría que habérselo guardado para sí misma. En su lugar, había tocado para él. Había cantado, no sólo una canción popular, sino una que había escrito. A él le había gustado, eso le había hecho parecer como si fuera realmente buena. Él había tocado un nervio, había pulsado en sus sueños y fantasías, haciéndole desear cosas que sabía que nunca podría tener. — ¿Dónde están las bolsas de tu contenedor de basura? — ¿Qué? —Ella no le había oído regresar.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Pero él la siguió hasta la cocina.

177


El Club de las Excomulgadas —Las bolsas para el contenedor de tu cocina. —Oh. Correcto. Debajo del fregadero. Obligándose a concentrarse, dio la vuelta. —Puedo hacer eso. —Ya está hecho.

—No hay de qué. Ella giró para alejarse, pero él envolvió los brazos a su alrededor y la atrajo hacia su pecho. —Eres una gran cantante, Jenna. Sólo quería felicitarte, no hacerte enojar. Ella suspiró. Estaba siendo demasiado sensible. —Lo aprecio. Y no estoy enojada. Él inclinó la cabeza hacia un lado. —De alguna manera creo que hay más en esta historia. —En realidad no. Él la hizo dar la vuelta para que lo mirara de frente. —Sea lo que sea, puedes hablar conmigo sobre ello. —Toqué cuando estaba en Alemania. Había una impresionante escena musical y pasé algún tiempo con algunas bandas. Estaba viviendo mi sueño y teniendo el mejor momento de mi vida, escribiendo y cantando. Él cruzó los brazos y se apoyó contra el mostrador.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Bueno, gracias.

178


El Club de las Excomulgadas — ¿Sí? Eso es genial. —Lo fue. Tuvimos una audición para hacer este gran espectáculo. Excepto que sólo querían a la banda. No a mí. Odiaban a mi voz, dijeron que sólo estaba frenando a la banda. —Auch. —La banda me echó, y ese fue el final de mi carrera de cantante.

Ella se encogió de hombros. —Tal vez. No lo sé. No fui lo suficientemente buena. Él se apartó del mostrador y se acercó a ella, poniendo las manos sobre sus hombros. —Eres lo suficientemente buena. Tienes una voz increíble. Tal vez no eras la voz correcta para esa banda en particular. Eso no quiere decir que tu voz no sea lo suficientemente buena. Lo es. Creo que tienes una voz increíble. Ella levantó la mirada hacia él. —Está bien. Para cantar en la intimidad de mi habitación. —Tonterías. Es increíble. Ella sonrió. —Tú no eres exactamente un buscador de talentos. Pero te agradezco que pienses así. —Entonces, ¿qué pasó después de eso? —Nada.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Jenna, el rechazo es parte del negocio, ¿no?

179


El Club de las Excomulgadas — ¿Quieres decir que dejaste de cantar? —No, por supuesto que no. Como puedes ver por el lío de la oficina, todavía estoy escribiendo canciones y cantándolas. —Pero no en público. —Ah, no. No hasta esta noche. Para ti. Que supongo que no puede ser considerado como “cantar en público”.

mirada suplicante de sus ojos, porque le sonrió y dijo: —Entonces me siento honrado. Gracias. —No hay de qué. Se inclinó y rozó sus labios contra los de ella. —Eres una mujer con muchos talentos. Contenta de que la tensión se hubiera disuelto, ella se echó a reír. —Sí, soy una barman condenadamente buena. —Bueno, sí, eso también, pero esos no son los talentos que tengo en la mente en estos momentos. — ¿Es eso cierto? ¿Y qué hay en tu mente en este momento? —Algo más orientado hacia el dormitorio —La tomó en brazos y se dirigió por el pasillo hacia su dormitorio. Ella alzó la mirada hacia la intención amorosa, evidente en su rostro, y sonrió. —Hablando de alguien con muchos talentos...

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ty elevó las cejas. Ella sabía que él quería decir más, pero tal vez leyó la

180


Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

El Club de las Excomulgadas

181


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Catorce Algunos días después, Ty le pidió a Jenna salir con él, sorprendiéndolo al aceptar. Después de la otra noche, ella había estado preocupada, aunque había sido una buena jugadora al superarlo con rapidez. No era una de esas mujeres que se

Eso era algo bueno, porque tenía planes especiales para ella esa noche, y podría terminar enojada con él de nuevo. Con suerte, podría manejar la situación correctamente, y ella nunca habría que lo había planeado. La recogió a las ocho. Ella llevaba unos jeans y una camiseta muy sexy, que había cubierto con una chaqueta de cuero y rematado con botas de tacón alto. Se veía tan caliente que quiso olvidar todo acerca de salir y ponerse en el asunto de quitarle los jeans para lograr desnudarla. Pero ese no era el objetivo de esa noche. O al menos no era el objetivo inicial de esa noche. Esperaba terminar así más tarde. No podía evitarlo. Era el lugar hacia donde su mente vagaba cada vez que estaba con ella. Jenna subió a su coche y se acomodó, estirando sus largas piernas y cruzando los pies en los tobillos. Se volvió hacia él, con sus largos pendientes de plata colgando contra su cuello. —Te ves hermosa esta noche —Él se inclinó y le dio un ligero beso en los labios, alejándose con la sensación de algo lleno de sabor. Se lamió los labios. —Cereza —le dijo ella en respuesta—. Y gracias. Tú también te ves muy sexi. Él no se había vestido de manera especial. Llevaba unos jeans, una camisa y su propia chaqueta de cuero para protegerse del gélido frío en el aire.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

enojaban y permanecían así.

182


El Club de las Excomulgadas —Gracias. Comenzó a conducir y se dirigió hacia la carretera principal. —Entonces, ¿A dónde vamos? —A un club sobre el que algunas de las esposas y novias de los chicos han estado hablando. Se supone que es un lugar muy popular. Hay gran cantidad de buena música, por lo que he escuchado, y algunos juegos estupendos.

Él se echó a reír. —No hay ni una pantalla de televisor en todo el lugar. —Entonces estoy segura que me va a encantar. El trayecto no duró mucho debido a que el lugar estaba en el centro de la ciudad, que no era el lugar en donde esperabas encontrar un club de los mejores, pero el estacionamiento estaba lleno. Tuvieron que estacionarse en la calle, a mitad de camino. Ty ayudó a Jenna salir del coche, luego la tomó de la mano mientras caminaban hacia el club. —Sé acerca de este lugar —dijo Jenna, mientras se acercaban a la puerta de entrada—. Un par de mis amigos mencionaron haber venido aquí. Dijeron que incluso era difícil lograr pasar de la puerta. No podía creerlo, tomando en cuenta la ubicación, pero ahora entiendo de lo que estaban hablando. Había una línea de personas en la parte exterior. —Hay códigos de restricción de incendios, supongo —dijo él, y miró a Jenna. —Tal vez debimos llegar más temprano. —Entraremos.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No es un bar deportivo, ¿verdad?

183


El Club de las Excomulgadas Ella se rió y miró hacia la línea de personas. —Sí, a la medianoche. Él caminó directamente hasta la puerta de entrada y le sonrió al hombre musculoso que la vigilaba. —Hola, Tyler.

—Bien. Greg abrió la puerta para ellos. —Que se diviertan esta noche. —Gracias —Ty le dio una propina, y después hizo pasar a Jenna a través de la entrada, a pesar de las quejas de los que estaban afuera, esperando en el frío. Tan pronto como entraron, ella se volvió hacia él. —Así que, ¿Eres tan famoso, o has estado aquí antes? Él sonrió. —Esta es la primera vez que vengo. Greg trabaja en la seguridad en los partidos de los Ice. Lo vi cuando pasamos con el coche, y pensé que podría dejarnos pasar, saltándonos la línea. —Un golpe de suerte. — ¿Verdad? —Puso la mano en la parte baja de su espalda y la llevó dentro del club. No era un club de baile con música de alta tecnología a todo volumen. Había una barra a un lado, y un escenario situado en el centro de todo el lugar, con

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Cómo te va, Greg?

184


El Club de las Excomulgadas un montón de mesas repartidas a su alrededor. Justo ahora, había una banda en el escenario, tocando algo ligero y country.—Oh, esto es divertido —dijo Jenna, volviéndose hacia él, mientras se abrían camino entre la multitud para ubicar una mesa disponible. Encontraron una al otro lado del club y se sentaron—. No es en absoluto lo que esperaba. — ¿Sí? ¿Qué esperabas? — ¿Por la fila de ahí afuera? Algo más fuerte, más pesado tanto en lo modernos clubes de baile. Él se echó a reír. —Sí, no encontrarás eso aquí. La camarera se acercó y ordenaron sus bebidas. —Mis amigos me dijeron que era un gran club, pero no me dijeron de qué tipo. Esta banda es buena. —Lo es. Se sentaron y escucharon, mientras tomaban sus bebidas y miraban bailar a todos. Tyler esperó a que Jenna notara la libreta, así como los lápices y tarjetas sobre la mesa. Hasta ahora, había estado entretenida con la banda y mirando el club, así como, sin duda, siguiendo su inclinación natural de mirar hacia la barra y los bartenders. Comprobando la competencia y todo eso. Sin embargo, cuando la banda terminó su actuación, tomaron sus instrumentos y dejaron el escenario, bajo un aplauso atronador, Jenna frunció el ceño. — ¿Eso es todo? —Eh. Supongo que sí.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

referido a las luces como en los altavoces. Me imaginé que era uno de esos

185


El Club de las Excomulgadas —Fue corto. En ese momento, una cantante subió al escenario, una chica vestida de jeans y sudadera. Llevaba zapatos tenis color naranja neón y su pelo recogido en dos coletas. Era linda. El presentador pidió a todos un aplauso para Marie, por lo que todos aplaudieron y gritaron.

Era bastante buena. Jenna frunció el ceño una vez más, notando la libreta sobre la mesa. —Oh. Es karaoke o algo así. — ¿Lo es? ¿La banda hizo karaoke? —No lo sé —Ella tomó la libreta y la leyó—. No, esta noche es de micrófono abierto. Puedes traer a tu banda, cantar tu propia música, o también cantar algunas canciones que ellos han grabado. —Eh. Eso está muy bien. Ella dirigió una mirada en su dirección. — ¿No sabías nada de esto? — ¿Cómo diablos iba a saberlo? Nunca antes había estado aquí. Como te dije, algunas de las mujeres mencionaron que venían aquí y dijeron que era increíble, así que pensé que podríamos darle una oportunidad al lugar. Ya sabes, ya que no es un bar de deportes y todo eso. Ella le lanzó una mirada como si no le creyera, pero volvió su atención hacia Marie y dejó el tema.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

La música comenzó a sonar, y Marie comenzó a cantar.

186


El Club de las Excomulgadas Hasta ahora, todo bien. Haría que Jenna se subiera a ese escenario esta noche. Y no tendría que hacer o decir nada para que lo hiciera. ****** Durante un par de horas, Jenna vio un desfile de talento subir al escenario,

Por alguna razón, las personas no eran tímidas al mostrar lo que tenían… fuera bueno o malo. Y algunas personas que eran realmente terribles, o estaban muy borrachas, pensaban que sonaban muy bien, pero a la gente no parecía importarle. Eran corteses, a veces se burlaban o abucheaban, dependiendo de quién estuviera allá arriba, y a menudo aplaudían con ganas, lo que era de esperarse, teniendo en cuenta que varias de las personas que habían estado allí arriba habían sido condenadamente talentosas. Esto todavía olía como a una trampa, pero Ty no la había animado, ni le había preguntado si quería subir y cantar. Así que tal vez estaba siendo honesto, y no sabía que éste era el tipo de lugar donde los talentos locales podían mostrar de lo que estaban hechos. Todo lo que él hizo fue permanecer sentado, beber, y hacerle comentarios sobre quien creía que era grandioso y quien pensaba que apestaba. Ella estaba cien por ciento de acuerdo con sus evaluaciones. Sin embargo, estaba nerviosa, segura de que en cualquier momento le sugeriría que cantará esa noche. Lo qué no haría. No podía. Y no había hecho desde aquella terrible experiencia en Alemania, cuando le habían dicho que no era lo suficientemente buena. Nunca pasaría por eso otra vez. Habían pasado dos horas, y él todavía no había dicho ni una maldita palabra.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

permaneciendo paralizada, asombrada y horrorizada.

187


El Club de las Excomulgadas Aún así, ella era mejor que la mitad de las personas, que borrachas, habían subido para cantar el último éxito de Katy Perry, Miranda Lambert, o la canción de Adele. Maldita sea. Yo podría encender fuego bajo el trasero de estas personas y hacerlas ponerse de pie. —Estoy seguro de que podrías, si es lo que quieres hacer.

—Encender fuego bajo sus traseros y hacerlos ponerse de pie. Oh, Dios, ¿Realmente había dicho eso en voz alta? Esperó a que Ty dijera algo más, que la presionarla o impulsara de alguna manera a que subiera al escenario. No lo hizo. En su lugar, le hizo señas a la camarera para ordenar otra bebida. Esta era su elección. Si quería subir allí y cantar, sería su decisión y de nadie más. Ty, obviamente, no iba a inducirla o convencerla de hacerlo. Se mordió el labio inferior cuando una banda comenzó a tocar, y un montón de gente se levantó para dirigirse a la pista de baile. — ¿Quieres bailar? —preguntó él. —Claro —Lo que fuera para evitar seguir sentada, sintiéndose alterada. La banda era buena, interpretaban música de rock ligero, con una cantante femenina que tenía una apariencia desaliñada y hippie. Le gustaba la voz de esa cantante, y cuando la melodía se hizo más lenta, Ty la acercó a su cuerpo y puso los brazos a su alrededor. Pronto, Jenna se olvidó por completo de la música, y se

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Qué?

188


El Club de las Excomulgadas concentró en la forma en que su cuerpo se sentía contra el de ella. El muslo de Ty se deslizó entre sus piernas mientras se movían sobre la pista de baile llena de gente. Apoyó la cabeza contra su pecho y respiró el fresco olor de su masculinidad, moviendo sus dedos sobre las duras crestas de sus hombros. Había estado tan envuelta alrededor de sus propias inseguridades, que no se había permitido el placer de disfrutar de la compañía de este increíble hombre. Era sólo ahora que veía las miradas celosas de otras mujeres cercanas, que se dio cuenta de cuánta suerte tenía al estar en los brazos de Ty. Había alrededor de diez mujeres mirándola fijamente,

Qué idiota era. Las cosas no siempre tenían que ser sobre si misma. — ¿Qué piensas? —preguntó él. Ella inclinó la cabeza hacia atrás para mirarlo. — ¿Sobre qué? — ¿Sobre esta banda? —Oh. Son realmente buenos. —Sí, lo son. Me gusta la cantante. Aunque me gustaría escucharla sin todo el ruido de la guitarra. Es buena en esta canción. —Sí, lo es —Él estaba en lo cierto sobre la voz de la cantante. La banda la sobrepasaba. Tenía una voz cristalina, pero demasiado bajo y guitarra la enturbiaban—. Estaría mejor cantando sola. —Creo que tienes razón. Algunas voces son mejores sin una banda detrás de ellas.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

a quienes les encantaría cambiar de lugar con ella.

189


El Club de las Excomulgadas El grupo consiguió una buena respuesta, pero no tan grande como la que la cantante habría conseguido si hubiera demostrado su impresionante voz como solista. Y fue entonces cuando Jenna supo que tenía que subir allí y cantar. No porque significara algo para alguien más que sí misma, pero tenía que hacerlo. Por ella. Sólo para ver qué tipo de reacción conseguiría. Sólo para

Habían pasado un montón de años desde Alemania. Durante todos esos años, había ocultado su voz en casa, cuando lo único que realmente quería hacer era cantar, hacer que la gente la escuchara. Ser juzgada, sólo una vez más. Y si era abucheada, entonces lo sabría. Cuando la canción terminó, ella y Ty regresaron a su mesa, y Jenna ordenó un trago. Ty arqueó una ceja. — ¿Lista para beber duro? Ella se armó de valor y dirigió su mirada hacia él. —Voy a cantar. — ¿En serio? —Él se inclinó hacia atrás en su silla—. ¿Qué canción escogiste? —No tengo idea —Tomó la libreta y pasó las páginas, en busca de canciones que conociera lo suficiente como para estar cómoda al estar de pie, cantándolas frente a una multitud. Encontró algunas que le encantaban y estaban en su rango vocal, entonces, levantó una tarjeta y un lápiz. Antes de perder el coraje, se la llevó al disc-jockey y se la entregó.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

demostrarse a sí misma que tal vez no era una completa perdedora.

190


El Club de las Excomulgadas Fue entonces cuando el pánico se apoderó de ella. Regresó a su silla y se dejó caer en ella. Su corazón latía con fuerza y sus manos empezaron a sudar, mientras las náuseas crecían en la boca de su estómago. — ¿Sobrevivirás? Ella levantó la cabeza. —No estoy segura todavía. ¿Por qué?

—Quiero hacerlo. Será divertido. —Sí, te ves como si estuvieras a punto de salir en televisión nacional. Ella apoyó la cabeza en la mano. —Cállate. —En caso de que vomites en el escenario, llevaré un cubo allá arriba. Ella lo miró. —Eres tan divertido. Tuvo que esperar las presentaciones de tres cantantes más, y luego su nombre fue llamado. El miedo en su estómago giraba entre destellos calientes y helados. Sentía los pies entumecidos mientras empujaba la silla hacia atrás. Ty se levantó y la tomó de la mano, forzándola a concentrar su atención en él. —Diviértete Jenna. Realmente puedes cantar. Ella asintió y caminó hacia el escenario, sin darse cuenta de cuántas personas se hacinaban en el club, hasta que miró hacia el mar de rostros

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Te ves pálida. No tienes que hacerlo.

191


El Club de las Excomulgadas expectantes. El disc-jockey le entregó el micrófono, la presentó, y a la canción que estaba a punto de cantar, y luego dio un paso atrás, dejándola sola bajo las luces del escenario. ¿Y si fallaba esta noche y la gente se echaba a reír, o peor aún, si la abucheaban? Tyler le había dicho que era buena, pero estaba teniendo sexo con él, por lo que su voto no contaba. Esta era la prueba real, y mientras la música comenzaba, supo que no podía era tan familiar para ella como su propio nombre. La había cantado cientos de veces antes. Era una canción de veinte años de antigüedad, pero una de sus favoritas. Una dulce canción pop sobre el amor, el romance y el hombre de sus sueños. Sus piernas temblaban. Diablos, todo en ella se estremecía, pero no su voz, gracias a Dios. Le dio a la canción todo lo que tenía, vertiéndose a sí misma sobre la letra, cantándole a la multitud y obligándose a mirar directamente hacia ellos. Encontró a Ty allí, y vio que le sonreía. Ella se aferró a su rostro y se mantuvo enfocada en su mirada, relajando su cuerpo y hundiéndose en la música, hasta que llegó a la última nota. Cuando escuchó el estruendoso aplauso y los vítores, no pudo creer que fuera real. Pensó que tal vez había soñado esa noche entera. Estaba segura de que despertaría en su cama en cualquier momento. Finalmente se obligó a mover sus pies, para dar un paso atrás. —Tienes una voz magnífica —dijo el disc-jockey, mientras ella le entregaba el micrófono—. Espero que esta no sea la única canción que cantes para nosotros. Ella sonrió y lo abrazó, luego dejó el escenario, empapada de felicitaciones en su camino de regreso a la mesa, donde Ty la levantó en sus brazos. Ella lo besó, vertiendo su alivio y gratitud en la forma en que sus labios se movieron contra los

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

cambiar de opinión ahora. Levantó el micrófono y comenzó a cantar, la canción

192


El Club de las Excomulgadas de él. —Guau —dijo él cuando se separaron—. ¿Quién iba a decir que cantar te encendería tanto? Ella finalmente se relajó lo suficiente como para sonreír. —Sólo estoy contenta de haberlo logrado. —Estuviste increíble. ¿Oíste a la multitud? Estaban respaldándote al cien por ciento.

—Fue increíble. Nunca hubiera pensado... Ya sabes, me encantaba hacerlo en Europa. La multitud parecía adorarme. Pero siempre cantaba con bandas. Nunca sola. Nunca supe que podría ser así. Y luego, cuando me interrumpieron y me dijeron que no era lo suficientemente buena... —Bueno, ahora sabes que eres lo suficientemente buena. Eres increíble, tal y como yo te dije. La adrenalina entró en acción y, de repente, no pudo quedarse quieta. Se retorció en su silla y estuvo lista para saltar de nuevo al escenario y arrebatarle el micrófono al chico que acababa de subir a cantar. —Podría querer hacerlo otra vez. Él se reclinó en la silla. —Me imaginé que lo harías. ¿Quién no ama tener una audiencia? Sé que yo lo hago. Me hace patinar más rápido. Ella se echó a reír. — ¿Es por eso que estoy temblando, y quiero quitar a todos los demás del escenario y asumir el control el resto de la noche? Uno de los lados de su boca se elevó en una sonrisa conocedora.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Se sentaron y ella se tomó un largo trago de agua.

193


El Club de las Excomulgadas —Exactamente. —Es una sensación poderosa. Lo era, y se apresuró a garabatear la siguiente canción que quería cantar, esperó con impaciencia su turno, apenas escuchando a los cantantes y bandas que se presentaban antes que ella. No pudo contener su emoción cuando su nombre fue llamado. Fue mucho más fácil subir allí la segunda vez, y se sumergió en el aplauso cuando estuvo en el escenario. Esta vez, interpretó una canción pop contemporánea cantaba. Estaba tan cómoda en el escenario. Una banda en vivo para trabajar con ella sería mejor, estaba acostumbrada a eso, pero tomaría lo que pudiera conseguir. Al final, todos aplaudieron, y le silbaron. No podría haber estado más mareada si hubiera estado borracha, que no estaba. Volvió a su asiento y se tragó el vaso entero de agua. —Diría que eres un éxito esta noche. Ella sonrió. —Muchos de los actos de esta noche son estupendos. —Creo que tuviste el aplauso más fuerte. —Eres mi cita. Tienes que decir eso. Él tomó un trago de su refresco, y luego la observó. —No, no tengo que hacerlo. Está bien, no tenía que hacerlo. Podría haber sido educado y poco alentador. No la había presionado, pero le había dicho que era una buena cantante. —Gracias. Te agradezco tu confianza en mí.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

de ritmo rápido, encantada cuando la gente se levantó a bailar mientras ella

194


El Club de las Excomulgadas —Hey, no soy un magnate de la música, pero reconozco una voz especial cuando la escucho. Entonces, ¿qué harás con ella? Ella soltó un bufido. —Nada. — ¿Nada?

—No lo sé. Haz algo con tu talento. — ¿Cómo qué? ¿Ir a uno de esos reality shows de concurso de canto? Eso no es lo mío. —No es lo que quise decir. Pero hay muchas cosas que puedes hacer con una voz como la tuya. Podrías tener una carrera como cantante. —Ya tengo una carrera. —Tienes un trabajo. No es lo mismo. Ella se encogió de hombros. —Estoy muy bien. Me levanté y canté en público por primera vez en años. Eso fue monumental. Fue suficiente. —Te estás conformando, y no es lo mismo en absoluto. ¿Nunca has pensado en hacer algo que adoras? Ella había pensado mucho en eso. Había tenido ese sueño desde que era una niña. Un sueño que había sido empujado a un lado una y otra vez. Se negaba a preguntarse acerca de cosas que nunca iban a suceder.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Sí. Quiero decir, ¿qué otra cosa puedo hacer?

195


El Club de las Excomulgadas Hasta esta noche, cuando por fin había liberado sus triturados sueños de la caja cerrada que los había hecho prisioneros durante tantos años. Ahora que lo había hecho, su mente daba vueltas ante las posibilidades. Era hora de encerrar sus sueños de nuevo, porque eso no sucedería. —Podrías… —No, no podría. No quiero hablar de eso. Se está haciendo tarde, estoy

Se puso de pie y se dirigió hacia la puerta, sin saber si Ty la seguía o no. Cuando salió, él estaba allí a su lado, agarrando su mano, a pesar de su negativa inicial de tomar la de él mientras cruzaban la calle. Estaba siendo mezquina, haciendo pucheros a pesar de la gran noche que había tenido. Su estado de ánimo se había agriado y no tenía idea del por qué. No había ninguna razón para culpar a Ty. Nada de eso era su culpa. Dios, estaba helando afuera, el frío glacial punzaba a través de su ropa. Sus orejas ardían y deseó haber pensado en llevar su gorro. Se dirigieron al coche y él sostuvo la puerta para ella, después entró y encendió el motor. Jenna envolvió su abrigo más estrechamente a su alrededor para protegerse del frío. El calor llenó el vehículo después de un par de minutos y sus escalofríos finalmente se detuvieron. Mientras Tyler conducía, ella se centró en el camino, aunque le daba miradas de reojo a Ty. Él debía estar enojado con ella. Se había comportado como una niña en el club, huyendo de allí porque no había querido escuchar lo que él tenía que decir. —Lo siento —dijo ella finalmente.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

cansada y quiero irme a casa.

196


El Club de las Excomulgadas — ¿Sobre qué? —Fui brusca en el club y hui de allí sin siquiera preguntarte si era lo que deseabas. Es posible que quisieras quedarte allí por más tiempo. —Está bien que nos hayamos ido. Lo que no le decía nada acerca de cómo se sentía por su comportamiento. Apoyó la cabeza contra el reposacabezas.

—Obviamente. Pero, ¿por qué? —No ha sido nada más que un hobby desde hace tanto tiempo. Sólo una fantasía para mí. Nadie lo sabe, excepto tú. Y entonces esta noche... —Se convirtió en algo real. Ella estudió el anillo de plata en su dedo pulgar. —Algo así. — ¿Te divertiste? Ella volvió la cabeza y lo miró. —Lo hice. —Entonces, eso es suficiente por esta noche, ¿no? —Tienes razón. Lo es. Pero no era suficiente, porque ahora se sentía inquieta, como si se hubiera parado en el borde de un acantilado esta noche y hubiese tenido un vistazo del cielo, y todo lo que tuviera que hacer para llegar allí fuera volar. Había estado preparada en el borde de ese precipicio, lista para dar un salto de fe. El problema

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Todo este asunto de cantar me afecta.

197


El Club de las Excomulgadas era, que había una buena probabilidad de que también pudiera caer como una roca, directamente hacia el fondo. No confiaba en sus alas. Demonios, ni siquiera sabía si tenía alas. Y en su dirección había una pared de roca pura. Inamovible. Impenetrable. No quería pensar en eso, no quería soñar con lo que nunca tendría. Era un sueño estúpido, de todos modos. Nunca sería famosa, y nunca sería

Ty entró a la plaza de estacionamiento frente a su condominio, y apagó el motor. Ella puso su mano sobre la de él. —No hay razón para apagarlo. Tu coche se enfriará. —En otras palabras, no quieres que entre. —Ya es tarde. Y tienes juego mañana. Él arqueó una ceja. —Soy un chico grande. Puedo quedarme despierto hasta tarde. Si quieres deshacerte de mí, Jenna, utiliza un lenguaje claro y dime que no quieres que entre. Ella tragó. —No quiero que entres. Él abrió la puerta y salió del coche, dando la vuelta al otro lado para ayudarla a salir. —Aún así, te acompañaré hasta la puerta de entrada. Ella no sabía en qué tipo de estado de ánimo se encontraba, pero no era uno bueno. Se estaba descargando en Ty, lo cual odiaba, ya que él no había causado nada de esto.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

una cantante. Dirigía el bar de su familia. Eso era todo lo que alguna vez haría.

198


El Club de las Excomulgadas Sacó las llaves de su bolso y se volvió hacia él. —Sólo estoy cansada. Ha sido un largo día. Él le sonrió y tomó las llaves de su mano. —No me debes ninguna explicación —. Abrió la puerta y le devolvió las llaves, luego la atrajo hacia él y rozó sus labios contra los de ella. El fuego comenzó a encenderse en la parte baja de su vientre y creó una pesar del intenso frío afuera, ella se aferró a sus brazos, sin querer dejarlo ir. Pídeselo, idiota. Pero algo la detuvo. Él no se merecía soportar su estado de ánimo. En alguna otra ocasión. Se apartó y se lamió los labios. —Gracias por esta noche. La mirada oscura de Ty, hizo que la llama en su interior rugiera a la vida. —No hay de qué. Buenas noches, Jenna. Jenna permaneció en la puerta mientras él se dirigía a su coche, todo dentro de ella deseaba llamarlo y pedirle que volviera. Pero se contuvo, y cuando él volvió a subir en el coche, entró, cerró la puerta y se apoyó contra ésta. Sí, otra cosa que deseaba y no se permitiría a sí misma tener.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

llamarada cuando el beso, que iba a ser breve, se convirtió en algo más caliente. A

199


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Quince Ty atacó el disco con ganas, empujando al defensor con el hombro a medida que avanzaba por el hielo. Era un partido difícil contra Vancouver, y él estaba sudando dentro de su traje. El equipo contrario estaba pateando sus traseros y estaban abajo por dos goles, pero lo único que él nunca hacía era darse por vencido. Tampoco sus había mucho tiempo. Todo lo que tenían que hacer era mantener la concentración, empatar el juego, y luego ir por la victoria. Un gol a la vez. Movió el disco hacia el centro, lo movió alrededor del defensor, y se lo pasó a Víctor. Ty presionó al máximo, patinando hacia la red, moviéndose rápidamente hacia atrás y adelante con su oponente, mientras Eddie luchaba contra el defensor para colocarse en posición. Vamos, hombre. Trabaja con Víctor y Jerry. El defensor deslizó el disco detrás de la portería y éste se movió como una bola de pinball28 y se dirigió hacia la parte de Vancouver en el hielo. Maldita sea. Jadeando y resoplando, patinó en reversa, ahora a la defensiva, usando su Stick para evitar que su central atacara. Pero eran dos contra uno y lograron pasar a su alrededor. Jerry y Steve estaban allí, con el portero en su posición. Intentaron un disparo. Fallaron. Los defensores empujaron el disco hacia atrás sobre el hielo y Jerry se lo entregó, deslizándolo en su dirección. 28

Juego de salón en el que una bola impulsada por un resorte se re-proyecta dentro del tablero, de un lugar a otro.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

compañeros de equipo. Era el comienzo del tercer período, lo que significaba que

200


El Club de las Excomulgadas Ty lo tomó, esta vez Víctor se unió a él mientras lo movían de atrás hacia adelante, manteniendo confundidos a sus oponentes. Víctor se lo pasó a Eddie, y Ty se puso en posición con Víctor cerca de la meta. Fue embestido, pero mantuvo el disco con su Stick, negándose a renunciar al premio, luchando por aferrarse a él mientras patinaba hacia la meta. Lo disparó hacia Víctor, quien lo hundió hacia la red. El guardameta lo sacó, pero Eddie estaba justo allí, y lo lanzó de regreso.

Ahora tenían que contenerlos. Ty y su grupo tomaron el banquillo mientras los siguientes entraban. Era difícil estar sentado cuando siempre quería estar allí, jugando. Ellos estaban haciendo más disparos a puerta que Vancouver. Deberían estar pateando sus traseros, pero habían sido lentos en el primer período, y Vancouver se abalanzó sobre ellos. Estúpidos. Ahora estaban pagando por ello. Necesitaban dos goles más, o perderían un partido que necesitaban ganar. Miró el reloj… faltaban ocho minutos. —Czenzcho está lento esta noche —le dijo a Eddie y a Víctor, mientras esperaban su turno en el área fuera del hielo. Tyler había leído que el defensor estrella de Vancouver se recuperaba de un ataque de gripe. Se había dado cuenta de que eso lo hacía más lento—. Si nos apoyamos en él, si hacemos equipo doble contra él, podemos conseguir un tiro al pasarlo y anotar los dos goles. Eddie asintió. —Haremos eso —dijo Víctor, como si los goles que necesitaban fueran ya una conclusión inevitable. —Bien. Pásalo y hagamos el trabajo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Un gol. ¡Sí!

201


El Club de las Excomulgadas Después de que Vancouver incurrió en una penalidad por cross checking 29, tuvieron el power play 30, y ahora era su oportunidad de anotar. Víctor fue tras Czenzcho con ferocidad, con Eddie a su lado. Tyler dio vueltas hacia atrás, moviéndose hacia la meta, empujando con el cuerpo al otro defensor, a la espera de la oportunidad de deslizar el disco en la red. Víctor consiguió el disco y lo disparó en su dirección, pero fue desviado por el defensor. Eddie fue tras él, golpeando a Czenzcho, tomando el disco y lanzándolo a gol. Fue desviado por el guardameta, pero al rebotar en el aire cayó

Ty estaba justo allí, y lo lanzó hacia la red por el gol. Estaban igualados, y la adrenalina alcanzó un punto álgido. Dos minutos después, Eddie deslizó un gol entre el las piernas del guardameta, en un Breakaway de dos hombres 31, y ese fue el final. Era un retorno condenadamente satisfactorio. Se habían dejado el pellejo por esa victoria, y realmente la necesitaban. Habían perdido tres de cuatro partidos en esta gira, y eso apestaba completamente. Tyler estaba drenado, y listo para volver a los partidos en casa. Tal vez ayudaría a su suerte. Llegó a las duchas, empujando su cabeza bajo el agua caliente, para disipar el sonido de la celebración de sus compañeros de equipo. No era que no quisiera tomar parte… quería hacerlo. Más tarde. En ese momento lo que necesitaba era estar solo, pensando acerca de qué diablos le había pasado a su forma de jugar en los últimos partidos. Había hecho todo bien. Diablos, todos lo habían hecho. Pero algo no estaba funcionando, y no sabía lo que era. Sus tiros a puerta eran superiores al promedio,

29

Tipo de penalidad menor en la que se golpea al rival con el stick, sujetado con las dos manos. Situación de ventaja, en la que un equipo tiene más jugadores que el rival. 31 Cuando un jugador tiene posesión del disco y no hay defensores en el área cercana, por lo que sólo tiene al guardameta entre él y la red. En este caso eran dos los jugadores contra el guardameta. 30

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

nuevamente.

202


El Club de las Excomulgadas pero estaban siendo superados y eso lo cabreaba. No podía culpar a los defensores o al guardameta, porque ganaban o perdían como equipo. Tendría que estudiar las películas de los partidos para averiguarlo. Mientras tanto, tomaría la victoria de esta noche como un cambio en los acontecimientos, estaba malditamente feliz de que tomaran un vuelo a casa y tuvieran un par de días de descanso para reorganizarse, antes de comenzar los partidos en casa. Tomó el jabón y lo frotó hacia abajo, llevando sus pensamientos hacia

No la había visto desde el rechazo, no tan sutil, que le había dado aquella noche, después de haber ido al club. Algo sobre cantar la había molestado. No sabía con qué tipo de demonios luchaba Jenna, pero sabía sobre la necesidad de la distancia y tiempo a solas para pensar, así que no la había presionado. Pero la había echado de menos, lo que lo sorprendía un poco. Le gustaba estar con ella, pero se había imaginado que sólo era algo para divertirse… algo divertido que hacer para pasar el tiempo mientras estaba en el bar. Ella no era como la mayoría de las mujeres con las que por lo general salía. Era compleja e interesante, y se preguntaba cosas sobre ella, más allá de la parte sexual de su relación, sobre lo que pensaba y cómo se sentía acerca de las cosas. Cerró la llave de la ducha y se pasó los dedos por el cabello. Sí, no podía esperar a volver a casa. Pero esta vez, jugaría un tipo diferente de juego. ******

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Jenna.

203


El Club de las Excomulgadas —Dos margaritas, una con extra de sal. Un Bloody Mary, un Dewar´s puro, un martini dirty, y tres Budweiser de barril32. Jenna asintió y se movió de prisa para llenar la orden de la camarera, mientras, al mismo tiempo, deslizaba dos botellas de cerveza por la barra para sus clientes habituales y le cobraba a un cliente que se dirigía a su casa. Había sido así desde que comenzó hora feliz 33.

noche, y los Ice habían estado viajando, lo que significaba que los televisores en el bar estaban sintonizados en los partidos. Había sido obligada a soportar ver la cara y el cuerpo de Ty en varias pantallas. Lo que era peor, se había sentido muy mal cuando perdieron los tres primeros partidos. Por mucho que tratara de ignorar los partidos mientras atendía a sus clientes, sus gemidos y maldiciones la hacían mirar hacia arriba y ver lo mal que los Ice estaban jugando. Y debido a que a los medios de comunicación les gustaba centrarse en la desesperación, había visto los primeros planos del rostro abatido de Tyler… junto con el de los otros jugadores. Al final del tercer juego, la frustración y la ira se habían mostrado en su rostro, y el estómago de Jenna había estado hecho un nudo. Deseó que hubieran tenido algún partido en casa, para que él y los otros chicos pudieran haber ido al bar por algo de consuelo. Todo en lo que podía pensar era en cómo lo había dejado, y en cómo había huido esa noche. Él había sido tan amable con ella, tan encomiástico sobre su canto, y ella sólo había pensado en sí misma. Y cuando él la había necesitado, ni siquiera había tenido el coraje de levantar el teléfono y ofrecerle apoyo verbal.

32

33

Tipos de bebidas alcohólicas. Margaritas, Bloody Mary y Martini Dirty son cócteles internacionalmente reconocidos. Dewar´s es una marca comercial de Wisky, y Budweiser es una marca comercial de cerveza. La hora feliz, es un tiempo determinado en algunos bares y discotecas en distintos países del mundo, en el que se ofrecen bebidas a menor costo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

El trabajo era un infierno. El hockey había estado presente cada maldita

204


El Club de las Excomulgadas Gracias a Dios, habían ganado ese cuarto partido, en una increíble victoria lograda tras una gran desventaja. El tercer período en su totalidad había sido para morderse las uñas. Esperaba que fuera un sorprendente cambio en su suerte y tuvieran una racha ganadora al inicio de sus partidos en casa. Sí, ¿y qué si no hubieran ganado? Si hubieran perdido durante toda la gira, ¿Qué habría hecho entonces?

Qué gran amiga era. Aunque era más que una amiga, ¿No? Y ese era el problema con el que había estado luchando y por el qué continuaba conteniéndose, el por qué no había tomado su celular para llamarlo o enviarle un mensaje de texto. Su relación estaba en una especie de limbo. No era su novia, pero era más que una amiga. No tenía idea de qué hacer. Sí, claro, Jenna. Tienes tanto miedo de involucrarte con él que te has refrenado, negándote a mostrarle a Ty que en realidad te importa. Era tan cobarde. En más de un sentido. Disgustada consigo misma, arrojó el trapo al contenedor y se negó a enfrentarse a sus propias fallas. Afortunadamente, el bar estaba lleno y se perdió en el trabajo, pero sus pensamientos sobre Ty permanecían en su mente, a pesar de sus mejores esfuerzos para hacerlos a un lado. Tendría que hacerle frente a la situación… a él, e involucrarse. No se ocultaría más. Era una noche de descanso para los Ice, por lo que esperaba que él y los otros chicos se presentaran en el bar. Todos recibirían el apoyo moral de los clientes, y tal vez ella tendría un minuto libre para llevarlo a un lado y hablar con él.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Nada.

205


El Club de las Excomulgadas Eran amigos, ella se lo había dicho. Se habían divertido juntos, pero había llegado el momento de dar marcha atrás y recordarle que eso era todo lo que iba a ocurrir entre ellos. Jenna ya se había acercado demasiado y se permitió sentirse emocional acerca de él, sentirse mal cuando perdía. Por el amor de Dios, había estado viendo el hockey, había estado involucrada emocionalmente con los resultados de los juegos. Eso no podría suceder. Su vida, su futuro, estaba aquí en el bar. Podría no tener ningún control sobre eso, pero podía controlar de quién se enamoraba, y no

Los aplausos y gritos la hicieron mirar hacia la puerta principal, por la que Eddie, Víctor, y algunos otros jugadores de los Ice habían entrado. Estaba tan lleno que no pudo verlos a todos, y estaba tan abrumada por el trabajo que no pudo ir a saludarlos hasta una hora más tarde, cuando puso a Renee detrás de la barra y tomó un descanso. No había visto a Ty, pero de nuevo, Riley estaba totalmente lleno de gente, y los chicos estaban jugando al billar en una de las mesas, en el rincón más alejado de la barra, fuera de su línea de visión. En ese momento, dio la vuelta a la barra, saludando a sus clientes y deteniéndose en todas las mesas para preguntarles a todos cómo iba su noche. Se quedó un poco más con los clientes regulares porque los conocía, y muchos conocían a su mamá y papá, por lo que le preguntaron cómo estaba su padre después de su cirugía el año pasado. Le tomó casi una hora llegar a las mesas de billar, donde tuvo que coquetear con algunos de los chicos habituales. Siempre era una diversión inofensiva, ya que todos la estimaban y la trataban como a una hermana. Pero su mirada se dirigió hacia los jugadores de los Ice, en el extremo lejano de la habitación de billar. No vio a Ty. Tal vez estaba conversando con alguien en otra área del bar. Finalmente se desprendió del grupo de chicos y se caminó hacia los jugadores de los Ice, deslizándose entre Eddie y Víctor.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

sería de alguien que practicaba deportes.

206


El Club de las Excomulgadas —Veo que finalmente ganaron un juego. Eddie puso los ojos en blanco. —Oh, hombre. Fue un gran partido. ¿Lo viste, Jenna? Ella le dio una palmada en la espalda. — ¿No lo hago siempre? Realmente lograron sacar ese partido del

—Lo sé. Estábamos en una caída en picada, pero ahora que estamos de regreso al hielo de casa, vamos a patear traseros. El ruido de aplausos subió a su alrededor, y los jugadores levantaron sus cervezas para saludar a los fanáticos. Jenna se quedó y conversó con ellos un rato, pero Ty no hizo acto de presencia. Finalmente, no tuvo más remedio que preguntar. —Así que, ¿dónde está su otro mejor jugador esta noche? — ¿Ty? No vino. Dijo que tenía otras cosas que hacer. —Oh. —O alguien a quién hacérselas —dijo Víctor con una sonrisa conocedora, y los chicos se echaron a reír. —Disfruten su noche. La siguiente ronda va por la casa. Se fue con el sonido de silbidos de nuevo y sacudió la mano, saludando a los chicos, pero su estómago estaba apretado. No había venido esta noche. Tenía otras cosas que hacer. ¿Qué tipo de cosas?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

contenedor de basura. Las cosas no lucían bien antes de eso.

207


El Club de las Excomulgadas Relevó a Renee y regresó detrás de la barra, tomando botellas vacías de cerveza y tirándolas hacia la papelera de reciclaje, con decidida satisfacción. ¿Y qué si tenía una cita esta noche? Ella le había dejado claro que no tenían ningún futuro juntos. Habían tenido sexo sólo un par de veces, y

lo había

arruinado todo completamente la última vez que habían estado juntos. ¿Qué había esperado?, ¿Que hubiera venido corriendo de vuelta a ella y le pidiera más del mismo trato?

Salvo que eso era exactamente lo que había esperado. Había sido tan presumida y tan segura de sí misma, segura de que él estaría de vuelta sin importar cómo lo tratara. Sólo que no estaba de vuelta, y ahora que no estaba, ella lo echaba de menos. Echaba de menos su aroma, su tacto, y su sonrisa sexy. Echaba de menos hablar con él. Entonces, ¿qué harás al respecto, Jenna? Normalmente no haría nada. Nunca perseguía a un chico. Pero, por el momento, no había terminado con Ty.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Sí, claro. Los hombres amaban eso.

208


El Club de las Excomulgadas Capítulo Dieciséis Ty tenía los pies sobre el sofá, y el control del video juego descansaba sobre su estómago, mientras seguía sigilosamente al enemigo. —Sí, hijo de puta. Puedes correr, pero no te puedes ocultar, porque sé exactamente dónde te encuentras.

colaba detrás de su objetivo, sin dudar ni un segundo cuando sacó su cuchillo y le cortó la garganta al enemigo. La sangre brotó del cuello de su víctima y ésta cayó al suelo. Él se echó a reír, mientras sus puntos de asesinato aumentaban contra su oponente en línea. —He pateado tu trasero, Señor De La Guerra. —Quien quiera que éste fuera. Probablemente algún niño de doce años quién no debería estar jugando un juego tan violento, pero oye, él no era el padre del chico. Arrojó el control de juego al sofá y se levantó, pasando los dedos por su pelo. Ese juego era tan asqueroso. Sin embargo, era extrañamente adictivo. Si alguna vez tenía hijos, no los dejaría estar en ningún lugar cercano a los juegos de video. Arrastraría sus traseros fuera de la casa tan pronto como pudieran caminar y los haría practicar deportes. Sí, claro. Probablemente se sentaría a su lado en el sofá, y jugaría con ellos los mismos juegos violentos de guerra. O, Dios no lo quiera, tendría niñas, y acabaría jugando algunos juegos que tendrían que ver con ponis y arcoíris. O con Barbie. O algo relacionado con Disney. ¡Huy! Aunque el pensamiento de una niña pequeña, con una larga cola de caballo, dando patadas a un balón de fútbol, o convertida en una patinadora igual

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Era tan silencioso como una nube de tormenta ondulante, a medida que se

209


El Club de las Excomulgadas que él… una patinadora de patinaje artístico sobre hielo, sin embargo, no le horrorizaba tanto como lo habría hecho algunos años atrás. ¿Qué diablos le pasaba? No iba a casarse, y estaba seguro que no iba a tener hijos. No en el corto plazo. No, nunca. ¿Para arruinar la vida un chico de la forma en que sus padres habían hecho con él? No, no sería responsable de eso.

que era tarde. Tomó el teléfono, sorprendiéndose al ver el número de Jenna. —Hola —dijo, después de apretar el botón. —Hola. Lo sé, es muy tarde. ¿Estabas dormido? Él se echó a reír. —Uh, no. — ¿Estás en una cita? Era tan característico de Jenna ser directa. —No. ¿Y tú? —Por supuesto que no. Tuve que trabajar esta noche. Él miró la pantalla de su teléfono. Sólo era medianoche. — ¿No deberías seguir en el trabajo? —Sí. Pero quiero verte. ¿Estás en casa? Él sonrió. —Por supuesto. Ven.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Su celular sonó y frunció el ceño. No tenía idea de qué hora era, pero sabía

210


El Club de las Excomulgadas —Voy para allá. Interesante. Y, ¡mierda!, su casa era un ciclón. Cosas en su sala de estar, latas por todas partes, y estaba bastante seguro de que el lugar olía a calcetines de gimnasia. Recogió rápidamente y pasó la aspiradora, y luego roció con esa cosa que quitaba los malos olores de las casas. Esperaba que eliminara la peste natural de un chico. Para el momento que Jenna presionó el timbre de la puerta, ya había saltado

Ella se veía maravillosa, y él no pudo dejar de sentir un golpe en las entrañas al verla en la puerta de su casa. —Hola. Entra. Ella entró. Olía bien, como si acabara de rociarse con algo que olía natural y almizclado. Deseaba acercarse y hundir la nariz en su cuello para investigar ese aroma un poco más, pero resistió el impulso, ya que no tenía idea de lo que Jenna estaba haciendo allí. Tomó su abrigo. — ¿Quieres tomar algo? —No, estoy bien, gracias. —Está bien. Toma asiento. Recogí el apocalipsis de un desastre, pero el lugar no es bonito. Ella se echó a reír. —Y tú ya has visto mi casa, así que nunca lo habría notado. —Sí, pero un hombre vive aquí. Confía en mí, te habrías dado cuenta. Especialmente por el olor a calcetines sucios.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

a la ducha y logró ponerse un par de pantalones deportivos y una camiseta limpia.

211


El Club de las Excomulgadas —Lo dudo. Tengo dos hermanos, ¿recuerdas? —Oh, sí. Tú ganas esa ronda. —Se sentó en el sofá junto a ella. Ella levantó el control. — ¿Estabas jugando a un videojuegos? —Sí.

averiguar por qué jugaron como la mierda fuera de la ciudad. —Veo un montón de películas de juego con el equipo. Y jugamos como la mierda porque estábamos intentándolo demasiado. El hockey es un juego tan mental como físico. Si comienzas a pensarlo demasiado, arruinas tu juego. — ¿De verdad crees que ese es el problema? —Sé que es el problema. Tenemos el mejor equipo de la liga. Podemos ganar la división e ir a la ronda clasificatoria con el talento que tenemos. Por alguna razón tuvimos una caída porque todo el mundo comenzó a preocuparse acerca de este viaje y a volverse loco por el calibre de los equipos con los que íbamos a jugar. Al menos salvamos el último partido de la gira. —Así es. Aunque era muy divertido discutir sus juegos, ya era hora de ponerle fin a eso y llegar a la verdadera razón por la que Jenna estaba allí. — ¿Es por eso que viniste esta noche? ¿Para analizar mí forma de jugar? Ella tomó una respiración profunda. —Wow. Ya llegamos a eso, ¿eh? —Tú pediste esta reunión. Es hora de hacerlo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Hubiera pensado que estarías observando las películas de los juegos para

212


El Club de las Excomulgadas —Tienes razón —Ella giró un poco hacia él para mirarlo de frente, colocando su rodilla sobre el sofá. Se veía muy bonita esta noche. Se había puesto un vestido de punto que se aferraba a sus curvas, y había añadido medias oscuras y botas hasta el tobillo. Su pelo estaba en puntas y sus pendientes colgantes brillaban con la luz proyectada por la lámpara en la mesa junto al sofá. Lucía suave y femenina, y deseó llevarla contra él y besar cada parte de ella que podía vislumbrar... y luego todas las partes de su

Ella estaba en silencio, obviamente, luchando con lo que fuera que le quería decir. Pero esta vez, la pelota estaría en la cancha de Jenna. Él no tomaría la iniciativa, sin importar lo mucho que lo deseara. Ella colocó el codo contra el respaldo del sofá, luego apoyó la cabeza en la palma de su mano y miró a su alrededor en la sala de estar, aunque no había nada que mirar. Algunas fotos, una obra de arte de mierda que había comprado porque Liz se lo había recomendado, y un par de cosas que había adquirido para colocar sobre las mesas, porque le gustaba el aspecto que tenían. Pero no pensaba que Jenna estuviera admirando su arte. Había algo que tenía que decirle, pero no lo dejaba salir. Ella estudió el anillo en su pulgar, luego lo hizo girar con sus dedos. Era doloroso ver su lucha interna. Se puso de pie, caminó hacia la puerta principal, y tomó su chaqueta y el abrigo de Jenna. —Vamos. — ¿A dónde vamos? —Afuera.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

piel que no podía ver.

213


El Club de las Excomulgadas ****** Cuando Ty le dijo que iban a salir, Jenna se había imaginado que iban a dar un paseo en el coche, a tomar algo de aire fresco para poder superar ese nudo en su garganta y encontrar su voz. No tenía idea que terminarían en el condenado estadio de hockey de los Ice, a la una de la mañana.

hacerlos entrar en el estadio? Y ahora estaba con los patines atados y llevando el equipo de protección, siendo empujada sobre el hielo, con las luces encendidas, mientras Tyler patinaba hacia ella con dos sticks de hockey en sus manos. ¡Dios!, no tenía idea de cuan devastadoramente sexy era Ty con su traje de hockey. En la televisión, lo veía a la distancia, y nunca iba a los juegos. No desde que era niña, de todos modos. Sin embargo, al verlo venir hacia ella, inclinado en forma de juego, desplazando el disco de atrás adelante… ¡Oh, diablos!, era tan excitante que sintió un estremecimiento que llegó hasta sus patines. —Tienes algo en mente —dijo él, patinando alrededor de ella, deslizando el disco entre sus patines y levantándolo por detrás de ella—. Pienso mucho cuando estoy en el hielo. Me ayuda a aclarar mis pensamientos. Así que juguemos un pequeño juego de uno contra uno, y tal vez logres averiguar lo que necesitas decir. Ella podía patinar tan bien como cualquiera de sus hermanos, había ido a la pista de hielo cada invierno desde que era niña, así que no tenía ningún problema para competir con él, pero no era una jugadora profesional de hockey. —Podríamos simplemente habernos sentado en el sofá y hablar. Él levantó su máscara y le sonrió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

¿Quién podría imaginar que Ty tendría tanta influencia, como para lograr

214


El Club de las Excomulgadas —Mi manera de hacerlo es más divertida. Deslizó el disco hacia ella y comenzó a patinar hacia atrás. —Pretende que soy el defensor de mi portería. Ahora trata de hacer pasar el disco más allá de mí. Él iba a destruirla. Ella ya lo sabía, pero era lo suficientemente competitiva como para darse una oportunidad. Se lanzó hacia adelante sobre sus patines, por el casco. Aún así, patinó hacia adelante, tratando de mantener el disco en movimiento con su stick, mientras avanzaba hacia Tyler, quién estaba a la izquierda, en el círculo de confrontación34, frente al lugar en el que se encontraría la portería. Y entonces, Ty se movió hacia delante, patinando hacia ella como un tren de alta velocidad. Jenna se movió hacia la derecha, pero él estuvo sobre ella en cuestión de segundos, quitándole rápidamente el disco y obligándola a girar o patinar hacia atrás. Ella no era tan rápida patinando hacia atrás como lo era hacia adelante, por lo que tuvo que dar la vuelta y eso disminuyó su velocidad. Él ya estaba en el otro extremo para el momento que ella se volvió. Ty llevó el disco de vuelta a la parte central del hielo y lo lanzó hacia ella. —Eres lenta. Trata de acelerar esta vez. —Si te golpeo las bolas con el stick, serás más lento —dijo ella, sintiendo la picadura de la irritación. Él se rió y se alejó. —Eso te costaría una penalización. 34

Ciertas áreas marcadas en el campo de hockey donde los equipos se ponen en posición para dar inicio a cada período de juego o después de anotar un gol.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

sintiéndose voluminosa y obstaculizada por el equipo que llevaba, y medio cegada

215


El Club de las Excomulgadas Ella lo miró. — ¿Quién jugará contigo si estoy en el área de penalización? —Ese no era el tipo de penalización del que hablaba. — ¿Sí? ¿Y qué tipo de penalización es esa? Él puso su stick en la espalda de Jenna y la atrajo hacia él.

—Olvídalo, Anderson. —Jenna lo empujó y tomó el disco, corriendo hacia la meta imaginaria, ya que no había una red en su lugar. Sabía que no era rival para la velocidad de Ty en el hielo, pero tenía la intención de esforzarse al máximo. Lo vio de reojo en su lado derecho y aceleró, dando todo lo que tenía, después echó hacia atrás el stick y lanzó un disparo hacia adelante, alcanzando la meta y levantando su stick en el aire en señal de triunfo. Se deslizó hasta detenerse, con Tyler a unos metros de distancia. Puso las manos en sus rodillas, porque estaba inhalando el aire con tanta fuerza que el pecho le dolía, pero estaba sonriendo como una loca. Eso se había sentido grandioso. Él se detuvo junto a ella. Jenna volvió la cabeza hacia él. —Metí un gol. —Lo hiciste. ¿Te sientes bien acerca de eso? —Sí, pero tengo la sensación de que me dejaste ganar. Él levantó su máscara y le lanzó una mirada feroz. —Mujer, sabes lo competitivo que soy. ¿De verdad crees que te permitiría meterme un gol?

35

En los deportes, una pausa o descanso.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Un tiempo muerto 35.

216


El Club de las Excomulgadas Ella entrecerró los ojos, estudiándolo. —Hmmm, probablemente no. De seguro tratarías de patear mi trasero. —Tienes razón en eso —Se acercó a ella, haciéndola retroceder hacia el muro, hasta que estuvo acorralada. Le quitó el casco y lo lanzó sobre el hielo. —Deberías cuidar mejor tu equipo. Se supone que proteja tu cabeza. —Ese es equipo de práctica. Tratamos el equipo de juego como si fuera de estaban fríos. Se sentían bien contra su piel acalorada. ¿Quién hubiera pensado se podía sudar así en el hielo? Sabía que los chicos trabajaban duro cuando estaban en el juego, había visto lo rápido que patinaban y se había preguntado cómo hacían para no agotarse. El cuerpo musculoso de Ty le decía lo mucho que lo ejercitaba. Cuando él pasó su pulgar sobre el punto de su pulso en el cuello, ella se tornó aún más acalorada, especialmente con el cuerpo de Ty, cubierto con material protector, fijándola contra el muro. Él se acercó más, lo suficiente como para que ella pudiera sentir su aliento cálido rozando su pelo. Sus pezones se apretaron. —Entonces —dijo él—. ¿Ya aclaraste lo que querías decirme? Ella se quitó los guantes y los dejó caer, y luego apoyó las palmas en su pecho, deseando que no hubiera todas estas cosas entre ellos para poder tocar su piel. —En realidad no. Estoy confundida. — ¿Acerca de qué? —De ti y de mí. — ¿Qué te confunde acerca de nosotros?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

oro. —Se sacó los guantes y presionó la mano contra el cuello de Jenna. Sus dedos

217


El Club de las Excomulgadas Él pasó su pulgar por detrás de su oreja, deslizando la mano entre sus cabellos. ¿Cómo se suponía que hablara con él cuando la estaba tocando de esa manera? —Ty. —Sí. —Su mirada se clavó en la de ella, y Jenna pensó que no parecía muy muchas ganas de hablar de todos modos. Él la hizo inclinar la cabeza hacia atrás, y sus labios se abrieron para él mientras su boca cubría la suya. Su beso fue hambriento, haciendo que los músculos de Jenna se apretaran mientras movía sus labios sobre los de ella de una manera que exigía más. No era un beso ligero y tranquilo, era duro y apasionado, su lengua se deslizó entre sus dientes para rozar la de ella. Jenna jadeó y se aferró a él, mientras la empujaba contra el muro y le exigía todo con ese beso, robándole el aliento cuando envolvió un brazo a su alrededor y apretó su cuerpo contra el suyo de manera íntima. Sujeta contra el muro, ella sólo pudo aferrarse a él. El hielo estaba resbaladizo, y clavó el borde de un patín en el hielo para mantener el equilibrio, aferrándose al equipo de protección de Ty, mientras él la besaba hasta dejarla sin sentido. Estaba en llamas, su cuerpo necesitaba sus caricias, sentir su piel contra la de ella. Lo había echado de menos, había echado de menos esto. Esta conexión con él, a ese nivel íntimo. No quería hablar, no quería debatir todo lo que estaba haciendo estragos en su cabeza, o todas las razones por las que no quería estar con él, porque en este momento nada de eso importaba. Quería estar con él. Aquí y ahora, con el calor y el frío girando a su alrededor, llevándola a un frenesí de necesidad y deseo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

interesado en lo que tenía que decirle, lo que era algo bueno, porque ella no tenía

218


El Club de las Excomulgadas Cuando él se retiró, tenía los ojos medio cerrados, con el deseo oscureciéndolos hasta tornarlos de un color gris tormentoso. Eso era lo que necesitaba ver, en lo que tenía que concentrarse. El resto era simplemente una menudencia superflua a la que no quería darle sentido en ese momento. No cuando él la miraba de esa manera.

y la besó de nuevo, tirando de su labio inferior entre sus dientes hasta que ella echó la cabeza hacia atrás contra el muro transparente 36, y gimió de puro placer. Él besó su mandíbula y su cuello, utilizando los dientes para rozar su garganta. —Ty, por favor. —Me encanta cuando dices mi nombre. ¿Tienes alguna idea de lo que me hace? —No. Dímelo. —Creo que en vez de decírtelo, voy a demostrártelo. Lo siguiente que supo, es que Ty había desatado los pantalones de hockey que ella llevaba, se quitó los propios y los arrojó por el hielo. Sin lugar a dudas, sentía mucho más frío sin todo ese relleno. Su vestido y medias no eran lo suficientemente calientes. —Tengo frío. ¿Podemos irnos ahora? —Te haré entrar en calor. —Tomó su rostro con las manos y la besó, esta vez, rozando suavemente sus labios, y luego hizo una pausa. Ella contuvo el aliento, esperando que continuara. Él se echó hacia atrás y ella vio sus labios 36

Parte superior del muro que rodea la pista de hockey, se encuentra por encima del muro opaco (o muro), mide un metro de altura y permite a los espectadores una amplia visión del juego, a la vez que los protege.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella tragó, con la garganta seca. Se lamió los labios y él se enfocó en su boca

219


El Club de las Excomulgadas curvados en una sonrisa que le quitaba el equilibrio a su mundo. Extendió la mano para rozar sus labios con los dedos, y luego se arqueó hacia arriba sobre sus patines para llegar a su boca. Él envolvió los brazos a su alrededor y la besó profundamente, y ella olvidó todo acerca de sentir frío. Sus manos y cuerpo eran como un horno mientras se movía contra ella, atrayéndola dentro de su calor. Sus labios eran duros y exigentes, haciéndola derretirse desde el interior. Estaba sorprendida de que el hielo no

Su mano encontró un pecho, moldeándolo, y el fuego se extendió a través de ella. Se arqueó contra su palma y el pulgar rozó su pezón a través de la tela. Oh, quería estar desnuda, pero había algo tan primitivo en estar aquí sobre el hielo, completamente vestida, con él tocándola así. Ty ubicó su muslo entre sus piernas y la mantuvo allí, con su boca haciéndole cosas deliciosas a sus labios, mientras le acariciaba los pechos. Jenna estaba en llamas. Eso, junto con estar de pie sobre el frío hielo, era un estudio de contrastes que inflamaron sus sentidos y la enviaron a una espiral de excitación. Deseaba más que sólo estas caricias estando completamente vestidos. Deslizó la mano debajo de la camisa de Ty para tocar su piel desnuda, para sentir el calor de su espalda. Él retiró la boca de la de ella y la miró fijamente, llevando la mano hacia su mejilla. Ella contuvo el aliento cuando Ty movió la mano hacia abajo por su cuello y entre sus pechos. Trazando un recorrido casual por su cuerpo, haciéndola jadear a medida que su toque se dirigió hacia el sur, provocándola al no tocarla donde quería, donde estaba latiendo por la necesidad. Él tomó el borde de su vestido y lo levantó, y luego deslizó la mano sobre su sexo para tocarla, a través del fino material de sus medias. Ella jadeó cuando frotó la mano de atrás hacia adelante sobre el punto adolorido que se habían asentado allí. Se arqueó contra él, tratando de mantener el

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

estuviera descongelándose bajo ellos, hundiéndolos en un mar de líquido.

220


El Club de las Excomulgadas equilibrio sobre los patines. Él la abrazó con firmeza, al estar más cómodo sobre el hielo que ella. — ¿Aquí? —preguntó ella. —Sí. Aquí mismo. — ¿Cómo?

Sus miradas se fundieron y ella vio la necesidad feroz en sus ojos, en su mandíbula apretada, en sus músculos tensos bajo sus manos. Eso catapultó su deseo a niveles febriles. La idea de hacer el amor con él aquí, en el hielo, de pronto le parecía perfecta. Ty deslizó dentro de la pretina de sus medias, encontrando el calor de su centro. Su respiración se aceleró cuando el frío glacial de sus dedos encontró la cálida humedad de su sexo. Se aferró a sus hombros, y se sostuvo mientras los dedos recorrían su coño, tirando del anillo alrededor de su clítoris, y acariciándola allí. —Tus dedos están fríos. —Lo siento. —No lo hagas. ¡Dios!, se siente tan bien. Ponlos dentro de mí. Deslizó dos dedos dentro de ella, moviéndolos de adentro afuera en su interior, hasta que Jenna pensó que iba a morir por el puro placer de ese movimiento. Se derritió a su alrededor, sintiendo espasmos mientras él frotaba la palma de su mano contra su sexo. Se arqueó, necesitando más, deseando tocarlo también. Su erección se evidenciaba a través de sus pantalones deportivos y ella la cubrió, acariciando su eje, cada vez que lo tocaba provocaba que el reaccionara deslizando los dedos más profundamente dentro de ella.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Haremos que funcione. Te deseo, Jenna.

221


El Club de las Excomulgadas —Te necesito, Ty. No más juegos previos. Él le dirigió una sonrisa perversa, y luego se inclinó y tomó sus medias, bajándoselas hasta los tobillos. Sacó un condón del bolsillo de su sudadera y se bajó los pantalones, revelando su hinchado pene. Ella se lamió los labios y tragó de manera impaciente, mientras él se ponía el condón y la apretaba contra el muro de madera. Él levantó su vestido y sostuvo su trasero, abriéndole las piernas tan ampliamente como pudo, teniendo en cuenta el

Cuando se deslizó dentro de ella fue el cielo. Frío y calor, y sintió como si el hielo se estuviera derritiendo a su alrededor. Gritó y se aferró a Ty, mientras se sumergía dentro de ella, frotando su clítoris en cada empuje. Con las piernas prácticamente cerradas, podía sentir cada parte de su polla dentro de ella, cada parte de él tocándola, dilatándola, volviéndola loca. —Oh, eso es bueno. Sí, así. Sus dedos se hundieron en la carne de su trasero mientras la sostenía, haciendo empujes suaves al principio, pero ella quería mucho más. —Más duro. Hazlo duro y haz que me corra. Él se inclinó y se movió dentro de ella una vez más, y luego se frotó contra ella, enviando chispas de placer hasta su núcleo. Jenna se mordió el labio mientras él se empujaba en su interior, sintiéndolo hincharse. Su polla se sacudía y estremecía. Ella estaba cerca. ¡Oh!, tan cerca. Hundió los dedos en sus hombros y se estrelló contra él, haciéndolo gemir y darle más de lo que ella deseaba. —Voy a correrme dentro de ti, Jenna. Sus palabras la hicieron dirigirse en espiral, fuera de control, haciéndola temblar con su inminente orgasmo. —Sí. Fóllame más duro. Me voy a correr.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

problema con sus medias y patines.

222


El Club de las Excomulgadas Él la folló contra el muro con un empuje de castigo. Ella luchó para hundir sus patines en el hielo, pero era Ty quién la sostenía con su fuerza, Ty quién la mantenía en posición vertical mientras se hundía en ella, introduciendo su polla dentro de su coño. La golpeó como una explosión. Se corrió con un grito salvaje que la hizo añicos. Ty la besó, gimiendo en su boca mientras se vaciaba en su interior,

Ella jadeaba contra él, sudando, con las piernas temblando, y si Tyler la soltaba se caería directamente sobre el hielo. Pero él la sostuvo firmemente con sus manos, y finalmente se retiró, se subió los pantalones, y se dejó caer sobre el hielo para levantar sus medias. Se puso de pie, envolvió el brazo alrededor de su cintura, y le dio un beso cálido y dulce en los labios, que la hizo temblar. Ella apoyó la cabeza contra el muro transparente y lo miró, tan sacudida que por un momento no pudo hablar. Entonces le sonrió. — ¿Traes a todas tus chicas al hielo para un poco de acción sexual? Él frunció el ceño. —Nunca antes he tenido sexo con ninguna mujer en el estadio, o sobre el hielo. Sólo contigo. Él se apartó y comenzó a recoger el equipo de hockey. Bueno. Maldita sea. Se sentía especial.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

temblando y sosteniéndola.

223


El Club de las Excomulgadas Y ahora estaba de vuelta donde habĂ­a empezado, sin saber quĂŠ demonios

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

decir.

224


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Diecisiete Liz apoyó la cabeza en sus manos. —Estoy aburrida. Jenna sonrió y volvió a llenar la copa de Elizabeth, con vino de la botella

—No estás aburrida. Tienes un trabajo impresionante que te mantiene en movimiento todo el tiempo. Tu problema es que extrañas a Gavin. —Por supuesto que sí, aunque nunca le admitiría eso a nadie más que a ti. —Levantó la copa y bebió un sorbo—. El entrenamiento de primavera es una mierda. El béisbol es una mierda. Jenna contuvo la risa. —Aceptaste casarte con él. Sabes lo que hace para ganarse la vida. Demonios, fue tu cliente hasta que se comprometieron y tuviste que renunciar a representarlo, debido a un conflicto de intereses. —Sí, esa parte fue una mierda, pero ¿qué otra cosa podía hacer? No puedo negociar en nombre de alguien de quien estoy enamorada. No puedo ser objetiva en lo que a él concierne. Pero le conseguí un gran agente. No tan bueno como yo, por supuesto. —Por supuesto. Liz la había llamado esa mañana y le pidió que almorzaran juntas, y puesto que Jenna tenía el día libre, era perfecto. Después de su último encuentro con Ty, necesitaba algo de perspectiva y charla de chicas, y Liz era una conversadora honesta, directa y no aguantaba sandeces. Jenna no confiaba en muchas personas, pero Liz era una de aquellas en las que podía confiar.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

situada sobre la mesa.

225


El Club de las Excomulgadas —Podrías volar a Florida para visitarlo. —Soy una distracción y él tiene que centrarse en el trabajo. Jenna buscó el pan situado sobre la mesa y sacó una pieza, agitándolo a Liz para dar énfasis. —Y estoy segura de que te echa de menos tanto como tú a él. Probablemente jugaría mejor si estuvieras allí.

—Tal vez. Tal vez no. — ¿Están allá tus amigas Haley y Shawnelle? —Shawnelle sí. Haley no pudo ir porque tiene clases este semestre. —Entonces Shawnelle probablemente también estaría feliz de tener una amiga allí. Deberías ir. Liz se reclinó en la silla y tomó una pieza de pan. —Debería. —Levantó la mirada y encontró la mirada de Jenna—. ¡Dios!, soy un desastre, Jen. ¿Quién hubiera podido saber que me enamoraría tanto de un hombre? Él me ha convertido en sensiblera romántica. Todo lo que hago es pensar en él. Cuando está de viaje nos enviamos mensajes de texto, mensajes sexu… Jenna levantó una mano. —Demasiada información. Gavin es mi hermano, ¿recuerdas? Liz sonrió. —Pues te aguantas. Eres mi amiga, así que tienes que escuchar las partes sexuales también. Solo imagina que es otra persona. No puedo tener suficiente de él. Pensé que tenía la edad suficiente para ir más allá del enamoramiento, que sería

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Liz se encogió de hombros.

226


El Club de las Excomulgadas más fácil después de que estuviéramos juntos por un tiempo, pero no lo ha sido. En todo caso, es más fuerte ahora de lo que alguna vez fue. No sólo el sexo ardiente, aunque eso todavía es espectacular. Sino el romance, la manera como me siento cuando él me mira o toma mi mano. Es como un maldito cuento de hadas. El corazón de Jenna dio un salto. —Es el amor, cariño. Así se supone que sea.

mesa y apretó la mano de Jenna—. Voy a ponerme completamente sensible aquí y te diré que cuando te golpee, será como un rayo directamente hacia tu corazón y nunca, nunca serás la misma. Te cambiará. Jenna se echó a reír. —No creo que todo el mundo se enamore de la misma manera. Liz levantó su copa y bebió, luego untó mantequilla en su pan. — ¿No? Mira a Tara y Mick. Su boda fue como ver una condenada película de Disney. Nunca he visto dos personas más enamoradas una de la otra. Gavin y yo somos así. No puedes decirme que un rayo no golpea dos veces. —Liz le dirigió una mirada directa—. O tres. Jenna se encogió de hombros. —No estoy enamorada. —Tal vez no todavía, pero te ocurrirá, y cuando lo haga, lo sentirás hasta en los dedos de tus pies. Y entonces es cuando te das cuenta de que ningún otro hombre en el universo significará para ti lo que ese hombre significa. —Haces que parezca tan fácil. Liz se echó a reír.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Supongo. Es sólo que no lo sabía. —Liz extendió la mano a través de la

227


El Club de las Excomulgadas — ¿Fácil? ¡Diablos no!, no es fácil, porque él es único que alguna vez tendrá la capacidad de lastimarte. Y, ¡oh, maldita sea!, cuando duele, duele muchísimo. Pero él también es el único al que amarás con todo tu corazón. — ¡Dios mío, mujer!, estás enamoradísima. —Lo sé, ¿verdad? Te dije que estaba muy enamorada. Jenna se echó a reír. Y mientras ella y Liz comían su almuerzo, y Liz cosa del amor. Era materia de los cuentos de hadas, y Liz tenía estrellas en sus ojos porque estaba súper enamorada del hermano de Jenna. Ella no podía estar más feliz por eso, pero no estaba segura de creer la fantasía de encontrar a esa alma gemela, la única persona con la que estabas destinada a estar, y cuando la encontraras lo sabrías y eso era todo… eso era todo, y nunca más mirarías a nadie más. Era bonito en la teoría, pero no lo creía en la realidad. Simplemente, no era así para todos. Lo era para Liz y Gavin, y para Tara y Mick, y estaba feliz por ellos, pero hasta ahora, nadie había vuelto su mundo al revés, ni había hecho que su corazón cantara canciones de amor. Pero había cantado para Tyler. Ni siquiera había cantado frente a su propia familia, las personas en las que más confiaba en el mundo. Y aún así, había cantado dos veces para Tyler. Lo que no significaba que estuviera locamente enamorada de él, o algo. Y tal vez su estómago revoloteaba cada vez que lo veía, pero eso era sólo atracción sexual, y disminuiría después de follarlo hasta volarle los sesos unas cuantas veces más, porque nunca había tenido una relación con un chico con el que durara más de unas pocas semanas. Ella y Tyler estaban casi allí, a la altura de la marca de algunas semanas. Diablos, lo había conocido durante meses, aunque no

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

conversaba acerca de los planes de boda de ella y Gavin, Jenna pensaba en toda esa

228


El Club de las Excomulgadas habían estado durmiendo juntos durante todo ese tiempo. Estaba destinada a aburrirse pronto. —Tal vez tengamos que encontrar un chico genial para ti. Jenna levantó la mirada de su plato. — ¿Qué? No. Ya lo intentamos. No, gracias. —Oye, no puedo evitarlo. Quiero que seas tan feliz como yo. Aún no has

Se negó a responder esa pregunta. Liz arqueó una ceja. — ¿Estás viendo a alguien? —No realmente. Bueno, más o menos. — ¿Qué significa eso? —Tyler Anderson y yo estamos en una especie de noviazgo. — ¿En serio? —Liz abrió los ojos ampliamente—. ¿Tyler? Pensaba que todo aquel festival de sexo de la noche de bodas de Mick y Tara, era cosa de una sola vez. Jenna empujó su plato a un lado, el apetito se le había evaporado. —Yo también. — ¿Qué pasó? Sé que lo estabas mirando en el bar aquella noche. ¿Está sacudiendo tu mundo? —No tengo idea. Sólo sigue apareciendo, por lo que sigo teniendo sexo con él.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

encontrado a un hombre que te suene la campana, ¿cierto?

229


El Club de las Excomulgadas —Interesante. —Liz tomó otro sorbo de vino—. Debe ser un sexo realmente bueno. —Lo es. —Pero estás preocupada, por lo que tiene que haber algo más que eso. Jenna se encogió de hombros. —No hay más que eso. Es sólo físico. Sabes cómo me siento acerca de los

—Hmmm —Liz le dirigió a Jenna una mirada de reojo, y después comió de su ensalada. — ¿Qué quiere decir con ese “hmmm”? —Sólo que estás protestando demasiado. Si no te importara, sólo te reirías y lo disfrutarías hasta que la novedad se desvaneciera, entonces lo dejarías. Creo que él logra llegar a tu interior. —Lo que logra es llegar al interior de mis bragas, que es exactamente donde lo quiero. Liz se contoneó. —Oh, las imágenes mentales que giran en mi cabeza en este momento. —Deja de hacer eso. Ni se te ocurra visualizarnos a Ty y a mí teniendo sexo. — ¿Por qué no? Sólo porque te erices ante el pensamiento de tu hermano y yo echando un polvo, no significa que yo no pueda imaginar a Ty desnudo. —Él es tu cliente, Elizabeth. — ¿Y?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

deportistas. Nunca será algo más que sólo sexo.

230


El Club de las Excomulgadas —Eres un demonio. Liz sonrió y levantó su copa de vino en un brindis. —Gracias por el cumplido. Y hablando de Tyler, tengo que encontrarme con él después de su partido de esta noche para repasar algunos detalles de una nueva campaña promocional. Ven conmigo. — ¿Al su partido de hockey? Uh...

inclinó para susurrar—. ¡Oh, Dios mío!, hasta es posible que puedas llegar a disfrutarlo. ¿No sería eso terrible? Ella miró a Liz. —Eres una puta. —Ahí tienes, haciéndome otro cumplido. —Liz le dirigió una sonrisa de suficiencia, sabiendo Jenna aceptaría el desafío. Estaba en lo cierto. —Está bien. Iré contigo. —Por supuesto que sí. Te recogeré a las seis y media. ****** Jenna había imaginado que Liz les conseguiría asientos en el palco del propietario o en el área del club-level37, para poder ocultarse en una oscuridad relativa y no hubiera ninguna condenada manera de que Ty pudiera darse cuenta que estaba allí. Después del partido, cuando Liz tuviera que reunirse con él, ella se quedaría en el palco hasta Liz terminara sus asuntos. 37

Área especial de asientos en los estadios modernos. Tienen ciertas ventajas en comparación con los asientos generales del resto de estadio. Se consideran de mejor calidad que éstos, pero de menos calidad que los asientos del área de lujo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Qué? ¿En verdad tienes miedo de asistir a un evento deportivo? —Liz se

231


El Club de las Excomulgadas Pero cuando se dirigieron hacia abajo, en vez de ir arriba, cuando Liz la llevó todo el camino hasta la primera fila y tomaron sus asientos justo detrás del muro transparente, Jenna murmuró una maldición, sobre todo cuando se dio cuenta de que estaban sentadas justo al lado del área de los jugadores. Eso significaba que vería a Ty ir y venir desde el vestidor, y aún peor, él podría verla. Él probablemente estaría en modo de juego, y nunca le prestaría atención a la audiencia, para otra cosa que escuchar sus aplausos al anotar un gol. No tenía

— ¿Por qué estos asientos? —preguntó, mientras se sentaba, contenta de llevar mallas debajo de sus pantalones vaqueros. Sentía un condenado frío al estar tan cerca de la pista. —No hay nada mejor que estar justo al lado de la acción. Supuse que te gustaría ver a Ty golpear a alguien contra el muro transparente. —Uh-huh. Seguro. —Trata de actuar con un poco más de entusiasmo. Ella se acurrucó más dentro de su abrigo, decidiendo que necesitaría encontrar un poco de café antes de que empezara el juego. —Sabes cuánto adoro mis deportes. —Cínica. —Sólo digo las cosas como son. Sólo estoy aquí por ti. Liz se inclinó hacia adelante y le dio un codazo a Jenna para que dirigiera su atención por encima de su hombro derecho. —Y yo diré “tontería” ante ese último comentario tuyo, porque hay un espectáculo a punto de comenzar en el escenario.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

nada de qué preocuparse.

232


El Club de las Excomulgadas Estaba a punto de darle a Liz otra réplica mordaz, pero los jugadores irrumpieron por las puertas dobles de los vestidores, y Jenna contuvo el aliento. No estaba segura de si quería que Tyler se fijara en ella o no, pero, a medida que los jugadores salían a la alfombra de goma y hacia la banca, no pudo negar que estaba buscando a un solo hombre. Y cuando lo vio salir, su cabeza estaba dirigida hacia otra dirección, concentrado en decirle algo a Eddie. Pasó junto a ella sin verla.

patinó para salir al hielo. Él nunca sabría que ella había estado allí. Se echó hacia atrás y observó a los jugadores dar vueltas alrededor de la pista para calentar, sonrió cuando los jugadores de San José llegaron y todo el mundo comenzó a abuchearlos. Estaba tan concentrada en observar a los jugadores, que no notó a Ty, hasta que golpeó el muro transparente con su stick, justo frente a ella, casi haciéndola saltar en su asiento por la sorpresa. Dirigió su atención hacia el muro transparente. Ty le hizo un guiño y le sonrió, y luego patinó alejándose. Supuso que ahora no habría necesidad de esconderse. No podía recordar la última vez que había visto un juego de hockey en vivo. Su padre y sus hermanos habían ido mucho a los partidos, y ella había sido arrastrada a algunos cuando su mamá había querido asistir, pero no lo había hecho desde que era una niña. Por supuesto, siempre pasaban los juegos por televisión, por lo que había visto un montón. En el hogar de los Riley, crecías conociendo de los deportes y a los equipos. No había escapatoria. Pero nunca había estado frente a la acción, con los dedos de los pies fríos por estar tan cerca de la pista, tanto que sus dedos podían tocar el muro transparente. Y cuando los jugadores se colocaron en el área de confrontación, se encontró a sí misma inclinándose hacia adelante, con sus manos apretadas y el

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Se sintió aliviada cuando él se sentó en la banca y se puso su equipo, luego

233


El Club de las Excomulgadas cuerpo tenso, mientras el árbitro sostenía el disco en la mano, a punto de dejarlo caer. El disco cayó al hielo y el juego estuvo en marcha. La tensión nunca disminuyó a medida que avanzaban rápidamente hacia la portería de San José. Jenna y Liz se pusieron de pie, vitoreando a los Ice, mientras luchaban por meter el disco en la portería, después gritaron cuando el defensor de San José lo echó hacia atrás, con su equipo amenazando con anotar con un disparo a la portería. Los Ice se defendieron, enviándolo de nuevo al territorio de San José. Tyler lo tomó, y con

Así estuvieron, yendo y viniendo, durante el primer período, con los equipos bastante igualados. El primer período terminó sin goles. Jenna se dejó caer en su asiento y miró a los jugadores mientras salían de la pista. Tyler se veía tan frustrado como ella se sentía y no hizo contacto visual. Comprendió que necesitaba seguir con su cabeza en el juego, no coquetear con ella. Se volvió hacia Liz. —Eso fue intenso. —Chica, ¿No acudes a los juegos? —Uh, no. — ¿Nunca? —No desde que era una niña. Liz puso los ojos en blanco. —Te estás perdiendo de tanto. No hay nada tan impresionante como estar en un partido de hockey. —Extendió las manos hacia el hielo para demostrar su punto—. Allí tienes la evidencia. Durante este primer período, no creo que hay respirado en ningún momento.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Eddie justo a su lado, voló de nuevo hacia la portería.

234


El Club de las Excomulgadas —Fue muy interesante. —Interesante mi trasero. Tu atención estaba fija en el juego. Te apuesto veinte dólares a que gritas y saltas de arriba abajo durante la emoción de alguna de las anotaciones de los Ice esta noche. Jenna se volvió hacia ella, segura de que no haría eso. —Acepto la apuesta.

su lado del estadio, lo que significaba que cuando los Ice intentaran anotar, Jenna podría ver a Ty de cerca. Y cuando él y uno de los defensores de San José, lucharon por el disco en el borde de la pista, terminaron golpeándose contra el muro transparente, justo donde ella y Liz estaban sentadas. El instinto le hizo desear extender la mano hacia él, para hacerle saber que estaba allí, pero resistió la tentación. Pero, maldita sea, se trataba de un juego rudo, y cuando San José marcó el primer gol, su estómago se redujo. —Maldita sea. Ellos habían luchado con tanta fuerza, enviando más disparos hacia la portería que San José. Pero no habían podido meter el disco en la red. Liz le dio palmadas suaves en la mano. —No te rindas con estos chicos. Son feroces. Ella no estaba dispuesta a perder la fe en ellos. Podría no haber ido a los juegos, pero había visto un montón en el bar. Conocía a este equipo. Hacían magia cuando iban perdiendo. Fiel a su estilo, igualaron el juego en una jugada ofensiva, al final del segundo período, con un disparo de su Extremo Izquierdo, Meyers, hacia Lincoln,

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

El segundo período comenzó con el equipo de San José, defendiéndose en

235


El Club de las Excomulgadas el otro central de los Ice. Se mantuvieron así durante el tercer período, y Jenna estuvo a punto de salirse de su piel. La acción había sido intensa, y el juego había sido brutal. Ty había sangrado debido a un golpe contra el muro, que había dado lugar a una pelea con el jugador del equipo contrario. Habían terminado intercambiando puñetazos en el hielo. Jenna puso las manos en el muro transparente, deseando poder estar allí para ayudarlo. Su corazón subió hasta su garganta, mientras ellos se golpeaban el uno al otro, y los árbitros sólo esperaban allí de pie. Sabía que eso era parte del juego… que a los fanáticos les encantaba, frente a ella. Los árbitros finalmente intervinieron y disolvieron la pelea. Jenna respiró cuando Ty se levantó, aparentemente ileso, salvo por la sangre en su uniforme y otro intento de embestida contra el defensor. El árbitro intervino, y los envió, tanto a él como al jugador de San José, a la caja de castigo. Estaba furiosa. Ty no había iniciado esa pelea. ¿Por qué demonios había sido sancionado? Se cruzó de brazos, golpeteó el suelo con los pies, y contó de manera regresiva los dos minutos más largos de la noche, mientras estaba suspendido. Cuando Ty salió de la caja y se dirigió de nuevo hacia el hielo, faltaban tres minutos para el final. Tenían que ganar. Iban a ganar. La acción era intensa, moviéndose desde San José de regreso a los Ice, con la posesión del disco cambiando cada pocos segundos. Ambos equipos deseaban ganar a toda costa. Ty tomó el disco, luego de un pase de larga distancia de Víctor, y se lanzó hacia la meta, con los defensores directamente sobre él. Lo deslizó hacia Eddie, quién lo disparó de nuevo hacia Víctor. Jenna se puso en pie cuando Ty se puso en posición frente a la red, luchando para deshacerse del defensor, y cuando Víctor le envió el disco, Ty se empujó por delante del defensa y lo disparó hacia la portería para anotar.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

pero era su hombre el que estaba involucrado, y la pelea se llevaba a cabo justo

236


El Club de las Excomulgadas — ¡Sí! Sí, sí, oh, diablos, ¡sí! —Gritó ella, saltando hacia arriba y abajo, y moviendo los puños en el aire, uniéndose al rugido de la multitud. Miró mientras los últimos segundos pasaban, mientras San José trataba de avanzar, pero los Ice se mantuvieron en su lugar y ganaron el juego. Jenna estaba ronca por sus gritos y alaridos. Cuando se volvió, Liz extendió la mano hacia ella.

Jenna puso los ojos en blanco y buscó en su bolso por su monedero. —Bruja. —Yo también te amo. Ahora, vayamos a esperar a tu novio. Jenna siguió a Liz por las escaleras. —No es mi novio. — ¿Sabes lo que dijo Shakespeare sobre las damas que protestan demasiado? Sería infantil que le sacara la lengua a Liz a sus espaldas, pero realmente deseaba hacerlo. Siguió a Liz escaleras abajo hacia los vestidores. Esperaron en el pasillo, mientras los medios de comunicación hacían lo suyo con sus entrevistas y los jugadores comenzaban a salir. Cuando Ty salió, sonrió y se acercó a Jenna, envolvió los brazos a su alrededor y la levantó en el aire, luego plantó un caliente beso en sus labios que le hizo sentir aleteo en el estómago. La bajó, y luego le sonrió a Liz. —Gracias por venir al partido. —Fue un gran partido —dijo Liz, mientras se abrían paso al piso de arriba— . Les tomó bastante tiempo ganarlo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Tomaré mis veinte dólares.

237


El Club de las Excomulgadas Él puso un brazo sobre los hombros de Liz. —Oye, a los espectadores les gusta un poco de suspenso. —A los espectadores les gusta una paliza. —Les gusta estar entretenidos. Un juego cerrado los mantiene en el borde de su asiento. —Tonterías. A ustedes también les gusta estar arriba por tres o cuatro goles No me salgas con necedades, Anderson. Los labios de Jenna se arquearon mientras Ty y Liz discutían durante todo el camino hasta una de las oficinas privadas del club, donde Liz sacó de su bolso unos papeles. Jenna se sirvió un refresco, mientras ellos hablaban sobre asuntos de relaciones públicas. Al estar recién duchado, el pelo de Ty aún estaba húmedo, con los extremos encrespados contra su cuello. Tomó un sorbo de su refresco y lo vio inclinarse sobre la mesa, con la camisa tipo Henley que llevaba tensándose contra los músculos de su espalda. Verlo jugar le demostró su asombroso poder, la increíble fuerza y resistencia que se necesitaba para jugar ese deporte. Miró su cuerpo, finamente cincelado, y las cicatrices que tenía. El juego era rudo, y no estaba exento de peligro físico. Se alegraba de que él estuviera en buena forma, pero, ¡oh, hombre!, ese había sido un partido duro y había sido golpeado contra el muro transparente varias veces. Verlo en televisión era una cosa… de cerca era algo completamente diferente. Se moría de ganas de ir y acariciar sus hombros, para recordarse a sí misma su fuerza, y tranquilizarse diciéndose que él estaba bien. Quería sentir el calor que sabía que emanaba de él en olas. Incluso en el frío hielo la otra noche, su piel se había sentido caliente, con su cuerpo lleno de músculos. Después de una ducha, su

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

en el primer período, para poder jugar defensivamente durante el resto del partido.

238


El Club de las Excomulgadas olor era fresco y vigorizante, como el hielo. Quería poner el rostro en su cuello y respirar su aroma. Sus pezones se apretaron y su sexo se estremeció. Suspiró y tomó un sorbo de su refresco. Bien, así que claramente no había tenido suficiente de él todavía. Tendría que trabajar el doble de tiempo para sacarlo de su sistema.

—Está bien, eso es todo. Jenna, ¿Vienes conmigo? Jenna miró a Ty. —Ella vendrá conmigo. Los labios de Liz se torcieron en una sonrisa de complicidad. —Grandioso. Me voy, entonces. Que se diviertan esta noche. Hizo un gesto de despedida con los dedos hacia Jenna y se dirigió a la puerta. Estaba sola de nuevo. Con Ty.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Finalmente, Liz puso de pie.

239


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Dieciocho La habitación quedó en silencio mientras Ty se acercaba hacia donde ella estaba sentada. La enjauló entre su cuerpo y el taburete. — ¿Qué te pareció el juego?

—Estuvo bien. Un poco aburrido. Él se inclinó y apretó los labios contra uno de los lados de su cuello. — ¿Es eso cierto? —Sí. Liz tuvo que empujarme un par de veces para despertarme. — ¿Así que no viste el gol que anoté? Su respiración se aceleró cuando él le lamió la oreja. —No. Me perdí esa parte. Lo siento. —Está bien. Como dijiste, fue un juego bastante aburrido. Ella se apartó y enmarcó su rostro con las manos. —Fue un gran partido. Lo disfruté mucho. —Para alguien a quien no le gustan los deportes. Ella se permitió una pequeña sonrisa. —Sí. Fue un juego rudo, sin embargo. ¿Te golpearon? Él se echó a reír.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella se encogió de hombros.

240


El Club de las Excomulgadas —Siempre me golpean. Soy fuerte. Puedo aguantarlo. Ella le quitó el pelo de la frente y notó un corte sobre su ceja derecha. Tenía un vendaje de mariposa, pero estaba inflamado. Los cascos habían salido volando cuando él y el otro tipo se habían metido en una pelea. —Una pelea con los puños, ¿eh? —Las he tenido peores, y no en el hielo.

Él tomó sus caderas y la llevó hacia el borde del asiento acolchado, colocándola entre sus piernas. —Tal vez en algún momento te cuente sobre mi infancia. — ¿Viviste en las calles, luchando por tu supervivencia? Él resopló una carcajada. —Uh, no. Pero sí llegué a pelearme mucho. Ella se echó hacia atrás, poniendo sus brazos en la silla. —Debe estar en tu naturaleza. —Tal vez. Mis padres me pusieron a hacer deportes para quitarme parte de esa actitud. Me gustó el hockey porque era agresivo. Lo he jugado desde el momento en que pude estar de pie sobre los patines. Y, a veces, utilizábamos los sticks para algo más que mover el disco a nuestro alrededor. Ella lo miró, preguntándose qué clase de niño habría sido, cómo habrían sido esos juegos. — ¿Los usaban como espadas?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿En serio? Me gustaría escuchar algo más sobre eso.

241


El Club de las Excomulgadas Sus labios se curvaron. —Algo por el estilo. Puedes escenificar una gran cantidad de batallas con un palo de hockey. —Sólo puedo imaginarlo. — ¿Puedes? ¿Qué tan dura eres?

—Tan dura como tú. Jugaba fútbol americano, béisbol, baloncesto y hockey con mis hermanos y sus amigos, y conseguí ser muy buena. Él apretó las piernas de Jenna y la habitación se tornó más caliente. —Así que puedes ponerte dura con los chicos, ¿eh? —Puedes apostarlo. —No eres una de esas chicas blandas que no pueden soportar algo de presión. —Por supuesto que no. — ¿Cuánta puedes tomar? Sus pechos le dolían y su coño se contrajo con el conocimiento de que lo deseaba, y sabía exactamente a donde se dirigía esto. — ¿Cuánto tienes para darme? Él la sacó de la silla y la levantó en sus brazos, con su boca cayendo sobre ella en un beso duro y caliente, que se tragó su jadeo. Ella enredó los dedos en su pelo y tiró de los filamentos, mientras él agarraba su trasero. Envolvió sus piernas alrededor de sus caderas, sujetándose con fuerza, mientras él caminaba la corta distancia a una mesa y la ponía sobre ésta.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella arrastró las uñas hacia abajo por sus brazos.

242


El Club de las Excomulgadas Estaba jadeando cuando él la soltó. — ¿No viene gente aquí? La soltó, sólo el tiempo suficiente para poner el seguro en la puerta, luego tomó el control remoto, presionó un botón, y cerró las persianas de las ventanas que permitían la vista al hielo, dándoles una total privacidad. Se volvió de nuevo hacia ella.

Se quitó las botas, los jeans y los leotardos, quedando sólo en bragas y camiseta. Él se cernió sobre ella, luego se inclinó para besar su rodilla. Ella pasó los dedos por su pelo, adorando su suavidad, tan incongruente con la dureza del resto de su cuerpo. Él besó su camino hacia arriba por sus muslos, y cuando arrastró su trasero hasta el borde de la mesa, ella se inclinó hacia atrás sobre sus manos, desesperada porque la tocara, la degustara, porque la hiciera correrse. Su coño se contrajo en anticipación de lo que sabía que él iba a hacer. Esto era algo tan prohibido, el pensar en que alguien pudiera acercarse a la puerta la excitaba más allá de cualquier medida. —Pienso en ti cuando no estoy contigo —dijo él, mientras besaba la parte interna de su muslo—. Pienso en tu sonrisa, en tu risa, y en lo hermosa que eres. Deslizó la mano por sus bragas y ella dejó escapar el aliento. —Pienso en tu coño y en lo dulce de su sabor, y en cómo te ves cuando te corres. —Deslizó la mano por debajo de su trasero para levantarla, hizo a un lado la tela de sus bragas, y luego puso la boca en ella. —Oh, sí, eso es lo que quiero —susurró ella, dejando la mano en la cabeza de Ty, mientras él movía la lengua por su clítoris. El calor explotó dentro de ella mientras él acariciaba su sexo con sus labios, y luego arrastraba la lengua por los

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Quítate los pantalones.

243


El Club de las Excomulgadas labios de su coño, follándola con la lengua hasta que ella estuvo segura de que moriría por la ola de sensaciones. Jenna se arqueó contra él, deseando más y más, pero no duraría, porque él encontró su piercing y tiró de él con sus dientes y lo movió con su lengua, y las vibraciones la enviaron directo sobre el borde. Succionó su clítoris y ella se corrió, gimiendo, tratando de contenerse ya que no estaban en un lugar en donde pudiera dejar salir el grito que deseaba emitir. Él se mantuvo con fuerza contra ella, su lengua contra su clítoris, mientras el clímax rodaba en dulces pulsos que la hicieron

La levantó de la mesa y la besó, dejando que saboreara su propia dulzura salada. Sus piernas temblaban y se aferró a él para apoyarse, con su muslo rozando su erección, lo que sólo aumentó su ya renovada excitación. Extendió la mano hacia abajo para frotar su polla a través de los pantalones y fue recompensada con su grave gemido. Él se echó hacia atrás, le quitó las bragas y la inclinó sobre la mesa, luego desabrochó su pantalón y liberó su polla. —Veamos cuan duro te gusta en realidad. Su coño se contrajo cuando él rasgó el condón y se situó detrás de ella. Él le abrió las piernas, le acarició el trasero, separando sus nalgas, acariciándola y moviendo los dedos entre sus piernas para frotar su coño. Jenna no podía soportarlo más. Lo miró por encima del hombro. —Ty. Date prisa. Sintió su polla en la entrada de su coño, jugueteando con ella mientras él la acariciaba la cabeza de su pene. Ella levantó su trasero, provocándolo hasta que empujó y se enterró en su interior.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

estremecer.

244


El Club de las Excomulgadas Ty se quedó inmóvil, con su polla pulsando mientras llenaba el dulce y caliente coño de Jenna. Ella lo volvía loco, lo desafiaba a darle lo que ambos querían. Ella arqueó su trasero contra él, torturándolo con ardientes gemidos y quejidos que sacudieron sus bolas. Y cuando se echó hacia atrás y empujó más profundamente, sus gemidos bajos borraron el poco control al que se estaba aferrando. Sus dedos se hundieron siendo recompensado cuando ella echó atrás la cabeza y dijo: —Sí. Oh, Dios, sí. —Tienes un dulce trasero, Jenna. —Le dio una suave palmada en el trasero, y su coño se apretó a su alrededor mientras gemía en respuesta. Ella apoyó la cabeza en sus manos, con sus dedos aferrándose al borde de la mesa. Él golpeó el otro globo y la folló con su polla. Ella empujó el coño hacia él, pidiéndole más. Ella haría que se corriera duro esa noche. Su polla aumentó de grosor, sus pelotas estaban contraídas con tanta fuerza que estaba listo para explotar. Le dio otra palmada, con más fuerza esta vez, y ella gimió más alto, su coño derramaba su humedad por encima de sus bolas. Extendió el brazo a su alrededor para frotar su clítoris con una mano, y golpear su trasero con la otra. —Oh, Dios, me voy a correr. Fóllame con más fuerza, eso hará que me corra. Él encontró la dura protuberancia, introdujo la polla en la profundidad, y entonces golpeó con fuerza su trasero, sintiendo su vagina contraerse alrededor de su pene.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

en su trasero mientras salía y se empujaba de nuevo con fuerza en su interior,

245


El Club de las Excomulgadas Ella empujó el coño contra su polla, y ladeó la cabeza hacia atrás, gritando mientras se corría. Sentir sus músculos apretarse a su alrededor, verla llegar al clímax, era lo más ardiente que había visto nunca. No pudo contenerse más, se aferró a sus caderas y se introdujo profundamente en ella mientras se corría, perdiendo también la batalla al no poder contener su propio grito. Puso los brazos alrededor de ella y apoyó la cabeza en la parte superior de su espalda para recobrar el aliento, y luego la hizo girar para que quedara frente a él.

— ¿Te lastimé? Ella levantó una ceja. —Por supuesto que no. Te dije que era dura. Él se echó a reír. —Sí, lo eres. —Disfruté mucho eso, Tyler. Él dejó salir el aliento de manera entrecortada. —Yo también. Se vistieron y se fueron. Él la llevó a su casa y ella lo invitó a entrar. Ambos estaban hambrientos, por lo que Jenna preparó algunos huevos y tocino. Después, cantó para él de nuevo, mientras se sentaban en la sala de estar bebiendo jugo. Ty estaba sorprendido de que ella no se negara cuando se lo pidió. Tal vez se estaba acostumbrando cada vez más a la idea. Cuando terminó la canción, él le sonrió. —Eso fue hermoso.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

La besó y movió las manos por su trasero.

246


El Club de las Excomulgadas Sus pestañas bajaron hasta su mejilla. Era evidente que aún no se acostumbraba a oír que alguien alabara su voz. —Gracias. — ¿Por qué nunca cantas para tu familia? Ella se encogió de hombros.

—Sabes tocar la guitarra. Tu familia debe saber eso. Ella dejó la guitarra contra el sofá. —En realidad, no lo saben. No tomé clases de guitarra hasta que me mudé lejos de casa. Aprendí a tocar cuando estaba fuera del país. —Y nunca te han oído cantar. ¿Ni siquiera cuando eras niña? —Sí, claro. Estaba en el coro de la iglesia cuando era niña. ¿Pero como solista? No. Había más. Él sabía que había algo más. — ¿No notaron tus padres tu increíble voz, incluso cuando eras niña? Sus labios se elevaron en un amago de sonrisa. —Te mezclas con el resto del coro. Él la estudió. —Hay algo que no me estás diciendo. ¿Qué es? —No es nada. Nada importante.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No lo sé.

247


El Club de las Excomulgadas —Todo en ti es importante. Ya te lo dije antes, puedes decirme cualquier cosa. —Es mezquino. — ¿Y? —Quería tomar clases de canto cuando era niña. Le pregunté a mis padres al respecto, pero mamá era profesora de baile, y por supuesto, al ser la única chica,

—Está bien. Pero, ¿qué hay de las clases de canto? —Tienes que entender. Estaban Mick y Gavin, y todos sus deportes. Todas las noches de la semana. Y después mis lecciones de baile. Y mamá y papá tenían que trabajar. Simplemente no había tiempo. Y luego estaba el dinero. Todas esas actividades eran caras. Las clases de canto eran costosas. Las clases de baile eran gratuitas porque mamá era la profesora. Ahora entendía. —Oh. Ya veo. Las necesidades y deseos de todo el mundo eran la prioridad, y lo que tú querías estaba al final de la línea. —No fue así. —No pongas excusas para eso, Jenna. No llegaste a vivir tu sueño, mientras que tus hermanos sí lo hicieron. —Ellos jugaban deportes escolares. Era mucho más barato. —Eso es una estupidez. Tú querías cantar. ¿Les dijiste que querías cantar? Ella se miró las manos. —Les pregunté. Una vez.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

era la única que tenía que tomar sus clases. Ballet, tap, jazz, la cosa completa.

248


El Club de las Excomulgadas — ¿Y? —Mamá me explicó que con el baile, y los deportes de los chicos, simplemente no había tiempo suficiente. Ni el dinero. Me dijo que tal vez en otra ocasión, una vez que hubiera más dinero para tomar lecciones de canto, pero nunca le pregunté de nuevo. —Y tus sueños se esfumaron en una nube de humo.

Si no le hubieran permitido jugar al hockey, eso lo habría devastado. Le retiró el cabello de la cara con una caricia. —Lo siento. —No es algo importante. No siempre podemos tener todo lo que queremos. —Es algo muy importante. Es lo que amabas hacer. —También me gustaba el baile. —Sí, bueno, me gustaba jugar al baloncesto, pero no era lo que amaba. Tenía que lograr hacer lo que me encanta. Ella levantó la mirada hacia él. —Así lo hice, cuando fui a Europa. Y entonces alguien aplastó su sueño de nuevo. Sentía mucho dolor por ella. —Ahora tienes otra oportunidad. —Oh, no lo creo. Tengo una carrera ahora. —Tienes un trabajo. Tienes un gran talento, Jenna. ¿Por qué no estás allí afuera presumiéndolo?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella no dijo nada, pero Ty podía imaginar lo que debió haber sido para ella.

249


El Club de las Excomulgadas —Porque soy feliz sólo al cantar. No necesito que alguien más me escuche. — ¿Estás realmente contenta con eso? Escribes todas esas canciones y te ocultas en tu oficina para cantarlas. Y eres feliz al ser la única que las escucha. Ella no respondió, pero él la vio echar un vistazo hacia la guitarra. —Tienes miedo.

—No, no lo tengo. —Sí, lo tienes. Tienes miedo de no ser lo suficientemente buena. Todavía estás permitiendo que aquel rechazo te detenga. —Eso es mentira. —Su mirada se estrechó—. ¿Y por qué es esto tan importante para ti, de todos modos? —Porque he estado allí. Ella se inclinó hacia delante. — ¿Qué quieres decir? —Jugar hockey profesional es muy diferente de hacerlo por diversión, o incluso en la universidad. Es hacerlo por dinero, hacer una carrera de ello. ¿Crees que no tenía miedo de fracasar? No me gusta fallar. — Así que, ¿pensaste alguna vez en no hacerlo? —Sí. Era bueno, y sabía que lo era. Sentía que podía lograrlo, pero no fui catalogado como una futura superestrella con garantía de éxito. Si no lo lograba, no sabía si podría soportar el rechazo. Ella le tomó la mano, estrechándola entre las suyas.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella desvió la mirada de nuevo hacia la suya.

250


El Club de las Excomulgadas —Es difícil ponerte en ese lugar. La posibilidad de fracasar es algo con lo que mucha gente no puede lidiar. No te culpo por ser cauteloso. Él se echó a reír. —Cariño, no fui sólo cauteloso. Estuve a punto de alejarme de todo por la remota posibilidad de que no me convirtiera en un éxito. Fue la cosa más tonta que casi hice.

—Mi mamá. Me dijo que todo siempre había sido fácil para mí, y que tenía verdadero talento. Siempre había sido un ganador y eso era grandioso y todo, pero hasta que no fallara en algo, nunca apreciaría lo que realmente significaba el éxito. Jenna asintió. —Tu madre parece una mujer muy sabia. —No lo sé. Ella ha tenido sus propias fallas y fracasos. Pero saber que fracasó, se recuperó y comenzó de nuevo, me hizo creer que podía hacer lo mismo. —Entonces, suena como alguien que sabe de lo que habla. La voz de la experiencia y todo eso. —Sí, escuché sus consejos y di el salto. — ¿Te dio miedo? —Estaba aterrado. Y fallé algunas veces. Mi trasero fue pateado de regreso a los clubes de entrenamiento, y tuve que trabajar para subir de nuevo. Aprendí en el camino que tienes que trabajar duro para tener éxito en este deporte, y que la actitud equivocada conseguirá sacarte más rápido de lo que se puede escupir, y una buena disposición puede llevarte a la cima.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Entonces, ¿qué hizo que cambiaras de opinión?

251


El Club de las Excomulgadas —Es evidente que has tenido una carrera exitosa, por lo que has hecho algunas cosas bien. Él asintió. —Algunas cosas, sí. Pero al fracaso acecha a la vuelta de la esquina. No se puede pensar demasiado en todo. Como esos partidos que hemos perdidos recientemente. Perder el tiempo lamentándonos no es de ayuda. Si sólo enfocas tu atención en el fracaso, no puedes mantener los ojos en el éxito. No creo que ningún

—Entonces, lo que me estás diciendo es que no soy la única que tiene miedo. Él frotó el pulgar sobre la parte superior de su mano. —No, amor. No eres la única. —Pensaré en ello. —Tal vez podrías comenzar cantando para tu familia. Sus ojos se abrieron ampliamente. —No. No puedo. Él puso los ojos en blanco. —No creo que le estés dando suficiente crédito a tu familia. Parecen ser muy comprensivos. —Sí. Son muy comprensivos. Ese es el problema. Él frunció el ceño. —No lo entiendo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

atleta… o artista, pueda olvidar eso. Si lo olvidan, lo más probable es que fracasen.

252


El Club de las Excomulgadas Ella se frotó las sienes. —Sé que no lo haces. —Entonces explícamelo. Tus padres parecen amar a todos sus hijos. No creo que les importe lo que hagan. De cualquier manera, tienes que comenzar en alguna parte. ¿De qué otra manera alcanzarías tus sueños? ¿Qué quieres hacer? —Ya te lo he dicho antes. Ya estoy haciendo…

—No, en serio. ¿Cuáles son tus sueños? Sé sincera conmigo. ¿Qué te gustaría hacer realmente con tu vida? Jenna estaba a punto de zafarse de Ty con otra débil excusa, pero esta noche en realidad habían entrado en una profunda y pesada conversación, y él se había abierto a ella con algunos de sus propios miedos. Era lo correcto ser tan abierta y honesta como él lo que había sido. —Honestamente, una de las cosas en la que he pensado muchas veces es abrir un segundo Riley’s, sólo que éste sería para cantar. Como el club de karaoke al que fuimos esa noche. Pero este sería diferente. En vez de tener una noche ocasional de micrófono abierto como tienen ellos, siempre sería noche de micrófono abierto. Y llevaríamos bandas en vivo en vez de usar una máquina de karaoke. Sólo un bar musical. Sin pantallas de televisión. Él se echó a reír. —Obviamente, has pensado mucho en el asunto. Ella se encogió de hombros. —De vez en cuando.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él puso los dedos en sus labios.

253


El Club de las Excomulgadas —Creo que es una gran idea. Tendrían el Riley’s Bar Deportivo y el Riley’s Bar Musical. —Sí. Es un sueño imposible, sin embargo. — ¿Por qué? — ¿Quién lo administraría? Yo llevo el bar de deportes. Mis padres están prácticamente retirados ahora. Casi nunca aparecen por Riley’s, y ya no trabajan

— ¿Tiene que ser un miembro de la familia quien administre el bar de deportes? Tienes un par de asistentes de gerencia, ¿no? —Sí, es una especie de tradición familiar que el bar sea propiedad y administrado por la familia. Así ha sido siempre. Y tengo subgerentes, pero no son familia. Nunca se me ocurriría pedirle a mamá y a papá que les pasaran ellos la dirección del bar. No son miembros de la familia. —Creo que estás demasiado envuelta en todo este asunto de la familia. El principal interés estaría el bar y en cómo se dirige. Si tienes personas que lo administren de manera eficiente, ¿A quién le importa si su apellido es Riley o no? Tus asistentes dirigen el bar en tus noches libres. Ella levantó la barbilla. —Eso es diferente. No es de manera permanente, y nuestros clientes habituales saben que un Riley dirige el bar. Eso es lo que esperan. Es lo que mis padres esperan. Lo que mi padre espera. Después de su ataque al corazón el año pasado, no quiero que piense que tiene que volver a trabajar sólo para que yo pueda abrir otro bar. Ah. Allí estaba. —Así que, de nuevo, tus sueños están en espera.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

más en el bar. Lo dirijo sin ayuda. Soy la responsable del bar.

254


El Club de las Excomulgadas —No en espera. Tengo mi camino y lo estoy viviendo. —Pones demasiada presión en ti misma para ser lo que todos los demás necesitan que seas, en lugar de lo que tú quieres ser. ¿Por qué no puedes tener lo que quieres? —Porque no puedo, y así son las cosas. A él le parecía más como que ella tenía miedo de pedir lo que quería, miedo

Y no había mucho que Tyler pudiera hacer para empujarla. Jenna tendría que dar esos pasos por sí misma. ****** Maldito Tyler por ponerle en la cabeza la idea del segundo bar. Era todo en lo que podía pensar ahora. Una idea loca, una que nunca, nunca sucedería, pero ahora que había sido dragada desde los oscuros recovecos del archivo de sus sueños y fantasías, no podía empujarla de nuevo para mantenerla escondida. Había comenzado a elaborar planes para un nuevo bar hacía una semana. Ty estaba de nuevo fuera de la ciudad, en gira, así que cuando no estaba trabajando, tenía tiempo de inactividad en sus manos. Su mente no dejaba ir la idea. Hablar con él, abrirse realmente a él acerca de su infancia y lo que había pasado, y haberle cantado, eran cosas muy extrañas en ella. Nunca le había contado a nadie sobre su infancia. Nunca le había contado a nadie acerca de Europa. ¿Por qué había utilizado a Tyler como su confesionario personal? ¿Porque él sabía hacer todas las preguntas correctas, o porque le había hecho la situación tan fácil como para poder hacerle confesiones? No tenía idea. A decir verdad, era muy

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

de dar ese pasó hacia adelante para tomar en sus manos su sueño.

255


El Club de las Excomulgadas agradable. Pero sabía que no debía arriesgarse a ningún tipo de permanencia en su relación. Era agradable en este momento. Era curioso cómo las cosas habían cambiado tan rápidamente ahora que estaba viendo a Tyler en una especie de relación de no estarse citando en realidad, pero tampoco sólo como alguien con quién sólo dormía de vez en cuando. Cuando él estaba de viaje, le enviaba mensajes de texto y la llamaba todos los días. Se había acostumbrado a saber lo que hacía, y lo extrañaba cuando tendría que ir con él para conocer a sus padres. Ella le dijo que estaba horrorizada de que su relación hubiera progresado a “conocer a los padres”, y que de ninguna manera en el infierno. Él se rió de ella y le dijo que la secuestraría en medio de la noche, y la metería en un avión, pero que iría a Chicago con él. A decir verdad, ella tenía curiosidad acerca de su familia y ya estaba anticipando su siguiente partido con Chicago, para ver si había hablado en serio sobre eso o no. Hoy iba a reunirse con Tara y Liz para el almuerzo, algo que trataban de hacer al menos una vez a la semana. Estaban comiendo en un restaurante del centro porque Liz tenía una reunión con un cliente en un par de horas y Tara tenía un evento esa noche al que tenía que salir corriendo a preparar después del almuerzo. Jenna tenía algunas horas antes de tener que ir al bar, así que este sería un relajante almuerzo para ella. —Ahora que están casados, es una maravilla que Mick te permita salir de su vista —le dijo Liz a Tara después de que ordenaron. —No lo veré en absoluto cuando el campamento de prácticas inicie en el verano. Seré una viuda como tú lo eres ahora —dijo Tara. Liz asintió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

viajaba. Él le dijo por teléfono que la próxima vez que los Ice jugaran en Chicago,

256


El Club de las Excomulgadas —Lo sé. Esto es deprimente. La semana en Florida fue increíble, sin embargo. —Estás bonita y bronceada. —Dijo Jenna—. Estoy celosa. —Tan bronceada como alguien con mi piel blanca puede estar, después de usar protector solar de más de cincuenta. — ¿Y cómo lo está haciendo mi hermano?

—Tu hermano lo hace de manera espectacular. Tara se echó a reír. —Siento nauseas. Demasiada información. —Jenna hizo una mueca—. No es la información que estaba buscando. Me refiero al entrenamiento de primavera. —Oh, sus estadísticas son muy buenas. Dentro y fuera del dormitorio. Tara soltó un bufido. — ¿Es eso en lo único que piensas? —preguntó Jenna. —Cuando no lo estoy recibiendo de manera regular, sí. Es todo en lo que puedo pensar, más o menos. Si no estuviera tan condenadamente ocupada con mi propio trabajo, estaría de manera permanente en la casa de playa de Florida, desnuda y con las piernas separadas, lista para él después de cada partido. Jenna puso la cabeza entre las manos. —Me doy por vencida. Debería dejar de venir a almorzar. —Hablando de personas que lo reciben con regularidad, ¿cómo te va con Ty?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Liz suspiró.

257


El Club de las Excomulgadas Ella levantó la cabeza y vio la sorprendida mirada en el rostro de Tara, seguida por su sonrisa. —Oh, ¿Todavía estás viendo a Ty? Detalles, por favor. —Una vez más, —le dijo Liz—. No es un gran secreto, ¿verdad? —Supongo que no ahora que lo has divulgado, bocazas. Liz se encogió de hombros, pero no pareció arrepentida en absoluto, por lo

—Sí, todavía estoy viendo a Ty. — ¿Y? —preguntó Tara. Ella suspiró. —Estamos bien. Es agradable. Nos estamos divirtiendo. Eso es todo. Tara tomó un sorbo de agua. —Hmmmm. Liz agitó el tenedor hacia Tara. —Eso es exactamente lo que dije, también. Pero permíteme decirte, las chispas que se encendieron entre ellos dos después del último partido de hockey al que la llevé, casi me incendiaron. Así que creo que hay mucho más que “bien” ocurriendo entre ellos. Ella se tragó un bocado de comida y dejó su tenedor. —Me pidió ir con él a Chicago para conocer a sus padres. — ¿En serio? Oh, Dios, eso es grandioso. —Tara miró a Liz, después de vuelta a Jenna—. Suena serio.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

que Jenna se volvió hacia Tara.

258


El Club de las Excomulgadas Ella se encogió de hombros. —No lo sé. No es serio. Realmente solo es una aventura. —Sí, eso es lo que yo pensaba que fue la relación entre Gavin y yo —dijo Liz. —Yo pensé lo mismo sobre Mick y yo. —Dijo Tara, mostrando su anillo de bodas—. Y miren lo que pasó.

—No vamos a casarnos. Ni siquiera estamos enamorados. Es sólo sexo. —Cariño, —dijo Liz—. Si un hombre está follándote de manera casual, no te lleva a casa a conocer a sus padres. Él está saliendo contigo en serio. — ¿Creen eso? —Definitivamente. —Dijo Tara—. La pregunta es, ¿Lo estás tomando tú en serio? —No lo sé. No, no lo hago. No es mi tipo. Liz soltó un bufido. —Sí, hay tantas cosas malas en él. —Es cierto. —Tara levantó sus dedos y empezó a contar—. Es feo. Pobre. Tiene un mal trabajo. Cero personalidad. —Pelo horrible. Y ese cuerpo... ugh. —Continuó Liz—. Esa sonrisa es horrible. No tiene sentido del humor. Es tan poco amigable que los niños y los perros huyen gritando… —Oh, cállense, las dos. Saben a qué me refiero. No es el tipo de chico que hubiera elegido para mí.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Jenna se echó a reír.

259


El Club de las Excomulgadas Tara dejó escapar una risa suave. —Rara vez lo son. Sin embargo, se cuelan en ti y te sorprenden como el infierno, y de repente, estás completamente enamorada y no hay ni una maldita cosa que puedas hacer al respecto. ¿Se estaba enamorando de Ty?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Dios, esperaba que no. Eso no estaba en su plan en absoluto.

260


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Diecinueve Jenna estaba en un maldito avión, dirigiéndose a Chicago. ¿Cómo diablos había sucedido eso? Culpaba a Liz y Tara por ello. De alguna manera, durante el almuerzo de aquel día, la habían convencido de que podría estar enamorándose de Ty. O, si no relación durante un tiempo más largo. Por eso, cuando Ty volvió a hacerle la propuesta de ir a Chicago y conocer a sus padres, ella no había corrido gritando en la dirección opuesta. Ty lo había arreglado todo, incluso un billete de primera clase para el vuelo. Ella había decidido ver esto como unas mini-vacaciones lejos de sus responsabilidades en el bar, y nada más. El vuelo aterrizó, y fue recibida en el área para recoger el equipaje por un caballero que llevaba un cartel con su nombre. Él la escoltó en un coche privado a un hotel de lujo. Tenía asientos en el área del club para el partido de esa noche, donde estaría sentada con algunas de las esposas y novias de los jugadores de los Ice, que también habían viajado para el juego. Tenía sólo el tiempo justo para ducharse y vestirse para el juego, antes que llegara el momento de tener que encontrarse abajo con las otras mujeres, tomar el coche hacia el centro de eventos donde los Ice jugarían contra Chicago esa noche. Tenía que admitir que estaba emocionada. Había conversado con Crista y Leslie en el avión, así que se sentó junto a ellas cuando llegaron al centro. Leslie estaba casada con Jeff Lincoln, el otro central de los Ice, y Crista estaba comprometida con Ruddy Meyers, uno de sus extremos. Leslie era una chica vibrante, tan llena de fuego como Jeff era tranquilo y reservado. Era alta y escultural, con un cuerpo increíble, y cabello negro que caía

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

era amor, entonces era algo que al menos requería que permaneciera en esa

261


El Club de las Excomulgadas liso por su espalda. Parecía una modelo de ropa interior de Victoria´s Secret, cuando en realidad era maestra de matemáticas y ciencias en una escuela secundaria. Jenna podía imaginar a los niños púberes fantaseando acerca de la Sra. Lincoln. Crista era una hermosa rubia de ojos azules. Jenna se enteró que era bibliotecaria, y era tan inteligente que Jenna se sintió inadecuada. Pero el nivel de conocimiento de Crista era tan condenadamente increíble, que Jenna no pudo evitar hacerle un millón de preguntas debido a que ella había crecido prácticamente habían hablado sin parar en el avión. —Todavía me sorprende que las dos estén enamoradas de deportistas —dijo Jenna, mientras tomaban sus asientos. — ¿Por qué? —preguntó Crista. —No lo sé. Supongo que tengo esa idea idiota de que los deportistas atraen a chicas… — ¿Tontas? —Leslie terminó por ella. —No quise decirlo para no insultarnos a todas nosotras. Crista se echó a reír. —Conocí a Ruddy en la universidad. Compartimos una clase de historia del arte. Es tan inteligente. Me enamoré de su cerebro primero, pero ¡Dios!, me encantan los deportes. —A mí también —dijo Leslie—. Hay un límite en la cantidad de matemática y ciencia que puedo soportar. Y cuando no hay escuela, los deportes son mi válvula de escape. Jugué baloncesto en la secundaria y me encanta el tenis, pero hay algo en el hockey que es tan… primitivo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

en una biblioteca cuando era niña, por lo que compartían el amor por los libros y

262


El Club de las Excomulgadas —Pone mi motor en marcha. —Dijo Crista—. Ver a mi hombre allí, ya sea tratando de anotar o luchando por el disco contra un defensor. Es tan caliente. Huh. Tal vez soy una tonta. Jenna se echó a reír. —Si tú lo eres, entonces todas lo somos. Escuchar hablar a esas dos mujeres, increíblemente inteligentes, sobre el tenían su vida, su pasado, o su trabajo. Era diferente para ella. Aún así, cuando comenzó el juego, quedó atrapada por su entusiasmo y tuvo más personas además de Ty a quién apoyar. Se encontró manteniendo también su atención en los chicos de Crista y Leslie. Observar sus reacciones hacia sus hombres era un estudio de la dinámica de las relaciones. Esas serenas mujeres profesionales se convirtieron en enloquecidas maníacas del hockey, gritándole al equipo contrario y dando vítores para los Ice con los puños en el aire. Jenna se unió a ellas, incapaz de evitarlo. Era contagioso una vez que la acción comenzó. Los Ice estaban arriba por dos goles después del primer período, y quería asegurarse de que, de alguna manera, Ty pudiera oírla cuando tuviera el disco, que de alguna manera pudiera sentir su apoyo cuando luchara contra un defensor o fuera golpeado contra el muro, o cuando él y Eddie hicieran alguna jugada ofensiva contra el guardameta del otro equipo. Quería que él supiera que estaba respaldándolo, y si se quedaba sin voz por tanto gritar, entonces que así fuera. Chicago volvió e igualó el marcador, pero los Ice terminaron ganando el juego por un gol. Era un triunfo, y ella, Crista y Leslie estaban eufóricas. Después del partido, fueron llevadas de regreso al hotel.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

hockey y sus hombres, fue una revelación para ella. Pero en realidad, ellas no

263


El Club de las Excomulgadas — ¿Quién necesita una bebida? Desde luego, yo sí. —dijo Leslie, llevándolas al bar del hotel—. Estoy completamente exhausta después de ese partido. Jenna las siguió y encontraron una mesa. Leslie ordenó una botella de vino, y pronto estuvieron bebiendo y riendo como si se conocieran desde siempre. Algunas de las otras mujeres entraron y se unieron a ellas, y de repente otra botella de vino fue ordenada. Jenna se sirvió. Todas bebieron. Como bartender, sabía cómo controlar su muy bien. Y, ¿por qué no? No conducirían esta noche, así que quería que todas las mujeres se divirtieran. Los chicos llegarían pronto. —No estás bebiendo —Leslie entrecerró los ojos. Jenna levantó su copa de vino. —Sí lo estoy haciendo. —No tanto como el resto de nosotras. —Crista tomó la botella de vino y volvió a llenar la copa de Jenna. —No soy una gran bebedora de vino, en realidad. — ¿Ah, sí? Y, ¿qué es lo que bebes? —Whisky. Leslie chasqueó los dedos y la camarera, presintiendo una buena propina, estuvo allí al momento. — ¿Cómo lo quieres? Jenna se echó a reír y sacudió la cabeza. —En las rocas está bien.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

propio consumo de alcohol, mientras se aseguraba de que todo el mundo la pasara

264


El Club de las Excomulgadas —Tráele a esta señorita lo que quiere. El mejor que tengan. Tres whiskys más tarde, Jenna se volvió hacia Crista y a Leslie. —Creo que ustedes dos están tratando de emborracharme. —Por supuesto que lo hacemos —dijo Crista—. No puedes permanecer sobria mientras el resto de nosotras nos llenamos de alcohol.

Leslie apuntó un dedo hacia ella y se movió de atrás hacia adelante en su silla. —Lo que no tiene nada que ver con tu capacidad de resistir los efectos del alcohol. —Es cierto. Pero, aún así, tengo una gran tolerancia, mientras que ustedes dos se están embriagando. Crista miró a Leslie. —Tiene tanta razón. Estamos borrachas. Estoy tan avergonzada. Leslie se echó a reír. El lugar estaba poniéndose ruidoso, y Jenna no podía recordar cuándo se había divertido tanto. El lugar se tornó aún más divertido cuando todos los jugadores se presentaron. Ty sonrió cuando la vio. Se acercó a ella y tomó una silla. — ¿Divirtiéndote? —Ellas están tratando de emborracharme dándome tragos de whisky. Él tomó el vaso situado delante de ella y se lo bebió de un solo trago.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Tengo una tolerancia muy alta para el alcohol. Tengo un bar, saben.

265


El Club de las Excomulgadas — ¿Está funcionando? —En realidad no. Una de las esquinas de su boca se elevó. —Eres dura. —Te lo dije.

discutiendo sobre el juego. Algunos de los jugadores, y sus esposas y novias, decidieron ir a cenar. — ¿Quieres ir? —le preguntó Ty. Jenna negó con la cabeza. —Quiero estar a solas contigo. Podemos solicitar servicio a la habitación. —Me parece bien. —Él se levantó y tendió la mano hacia ella. Se dirigieron hacia el ascensor. Una vez que las puertas se cerraron, Jenna presionó a Ty contra la pared y se levantó sobre las puntas de sus pies. — ¿Estás segura que no estás borracha? —Tal vez un poco. —Puso las manos sobre su pecho, y luego las movió hacia abajo por su abdomen—. Mmmm, estás duro aquí. —Estoy a punto de ponerme duro un poco más abajo. — ¿En serio?—Ella acarició su erección, deslizando la mano hacia adelante y atrás. —Vas a hacerme caminar hasta nuestra habitación con una erección. Ella inclinó la cabeza hacia atrás y le sonrió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Se sentaron y conversaron con los jugadores y las mujeres por un rato,

266


El Club de las Excomulgadas —Sí. —Eres una mujer cruel, Jenna Riley. Las puertas del ascensor se abrieron y Ty puso a Jenna frente a él, en caso de que alguien estuviera afuera esperando entrar. Ella sintió la cresta de su erección rozando su trasero. Se rió.

ascensor, y caminaron la corta distancia hasta la habitación. Una vez adentro, cerró y aseguró la puerta con llave, luego la empujó contra la pared, presionando el interruptor junto a ella, bañando la habitación en penumbras. —Ahora me toca a mí. Él deslizó la chaqueta de Jenna por sus hombros, dejándola caer al suelo, y luego la hizo levantar los brazos sobre su cabeza, sujetando sus muñecas con una de sus manos. Movió la otra mano hacia abajo por su brazo y a través de sus pechos, persistiendo allí por sólo un segundo, sabiendo que le encantaba que le tocaran los pezones. Ella se arqueó contra su mano, pero las deslizó más abajo, provocándola al mover los dedos por dentro de la pretina de sus pantalones sólo unos pocos segundos, antes de retirarlos. —Ty. La habitación giró a su alrededor. Ella se lamió los labios, esperando que él la tocara de nuevo. Él la miró, con su rostro surcado por líneas duras de determinación, sus ojos eran tormentosas piscinas de deseo. Ella vio un hambre allí, que nunca fallaba en ponerla mojada y necesitada.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Te haré pagar por esto. —Él le dio un empujoncito para que saliera del

267


El Club de las Excomulgadas Luchó contra él, deseando tocarlo, pero él no la soltó. En cambio, se inclinó hacia adelante y presionó los labios contra su cuello, arrastrando su lengua por su garganta hasta que encontró ese punto sensible cerca de su oreja y la lamió allí. Le abrió las piernas, meciendo su erección contra su cadera. Ella montó su muslo, con su clítoris tan sensible que dejó caer su cabeza contra su pecho y se frotó contra él.

—Mírame. Ella tragó, y él tomó su cuello, y luego su boca en un beso duro y caliente, usando su lengua para reclamar la suya y dejándola débil e indefensa, hasta que todo lo que Jenna reconoció fueron los deseos furiosos de su propio cuerpo. Él le soltó las manos y Jenna las envolvió alrededor de él, con sus uñas hundiéndose en sus hombros, con la pasión creciendo dentro de ella hasta que lo rasgó con los dedos, tirando de su camisa hasta que él levantó los brazos y ella se deshizo de ésta. Ella arrastró las uñas hacia abajo por su espalda y mordió su labio inferior. Él gruñó y tiró de su blusa, buscando a tientas los botones hasta que se cansó y se la arrancó, el sonido de cada botón dispersándose en el suelo de mármol hizo eco en la amplia habitación. Su sujetador fue lo siguiente, también desgarrado mientras él perdía la paciencia con todo lo que no se quitara fácilmente. Él se quitó los pantalones mientras ella se quitaba los zapatos y sus propios pantalones, deslizando las bragas hacia abajo justo cuando él terminaba de desnudarse. La tomó en sus brazos y sólo llegaron hasta la alfombra de la sala de estar, antes de que él la tumbara y se colocara sobre ella, abriendo el paquete de condones en una fracción de segundo. Y entonces estuvo dentro de ella y Jenna gritó mientras él la llenaba, necesitando esto… necesitándolo a él, tanto, que las lágrimas pincharon en sus

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él le alzó la barbilla con sus dedos.

268


El Club de las Excomulgadas ojos. Parpadeó para contenerlas mientras Ty se elevaba para mirarla mientras se sumergía dentro de ella otra vez, haciéndola flexionar la rodilla para ampliarla más, para poder empujarse más profundamente, para poder penetrarla tan íntimamente que pensó que explotaría. Arrastró las uñas por su pecho y él apretó los dientes, luego se inclinó y tomó uno de sus pezones en su boca, moviéndolo y mordiéndolo, hasta que ella se corrió una y otra vez, hasta que pensó que moriría por el insoportable placer.

sus pulsos disminuyeron. Entonces comenzó a moverse dentro de ella otra vez, tomándola de manera lenta y tranquila, haciendo crecer la presión de nuevo hasta que estuvo allí con él. Y cuando situó sus piernas sobre sus hombros y la penetró más profundamente, ella se arqueó contra él, dándole todo lo que le pedía, y más. Jenna extendió la mano entre sus piernas y se frotó el clítoris, necesitando volar a esa cima de nuevo… con él esta vez. —Mierda, sí —dijo él, bombeando dentro de ella de manera profunda y dura, mientras ella se acariciaba hasta correrse. Esta vez, cuando Jenna llegó al clímax, él se fue con ella, dejando caer sus piernas para poder poner los labios sobre los suyos y absorber sus gritos, mezclándolos con su gemido. Había sido intenso. Como una sacudida de la tierra. Y cada vez, se consolidaba un vínculo entre ellos que ella tenía miedo de reconocer, pero sabía que se estaba convirtiendo en algo más fuerte cada día. ****** Ty no sabía por qué había invitado a Jenna a venir a Chicago. Nunca llevaba mujeres a casa a conocer a sus padres. Su familia estaba... fracturada. Defectuosa. Eran las últimas personas en la tierra que querría que conocieran a una mujer que le importaba.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Pero él no había terminado, en su lugar se quedó inmóvil y esperó hasta que

269


El Club de las Excomulgadas Una mujer que le importaba. Sí, ahí era dónde se dirigía con Jenna. Ella le importaba. Más allá de eso, no tenía idea de qué diablos estaba pasando. Y ahora la había invitado a casa para conocer a su familia. Qué broma. Debió haber estado loco al hacer esto, pero ahora ella estaba aquí, así que no había vuelta atrás.

aquí. Pero sus padres… quiénes eran, porqué eran lo que eran, decía mucho acerca de quién era él. Y si iban a ir más allá en esta relación, era importante para él que ella supiera de dónde provenía. Habían hecho turismo por la ciudad y visitaron los lugares más destacados. Fue divertido mostrarle Chicago. Lástima que no fuera verano, o habría llevado a pasear por el lago. Pero todavía quedaban cosas que hacer, por lo que habían ido al museo y visitado algunos lugares de interés histórico. Ella lo había disfrutado. Y, por supuesto, la había llevado a algunos de los lugares que él consideraba como los mejores restaurantes y bares de Chicago. No podías irte de Chicago sin comer una grandiosa pizza, por lo que habían hecho eso. Por supuesto, ella lo había desafiado, y habían entrado en una larga discusión sobre la pizza italiana de Saint Louis versus la pizza de Chicago. Una de las cosas que más le gustaba de ella era su falta de timidez, no era el tipo de mujer que estaría de acuerdo con todo lo que él decía sólo para mantenerlo a su alrededor. Le encantaba discutir con él. Le gustaba tener la razón. Y a él también le gustaba argumentar con ella, pero no había maldad los argumentos de sus discusiones. Ninguno quería lastimar al otro, sólo disfrutaban de las bromas, y estaban dispuestos a defender sus convicciones.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Tenía mucho que explicarle, qué advertirle. Nunca debió haberla traído

270


El Club de las Excomulgadas Esa era una gran diferencia en su relación con ella, al compararla con la relación entre sus padres. Y hablando de sus padres, ahora que él y Jenna habían visto los lugares de interés, comieron, y visitaron los clubes, no podía evitar el hecho de que irían a cenar a casa de su madre. Le debía a Jenna al menos prepararla de antemano. Ella se estaba vistiendo, así que él se dirigió al baño.

había puesto un vestido… algo tan poco característico de Jenna. Era negro y muy bonito, con elegantes botas y medias oscuras, que la hacían lucir tan sexy, que quiso desvestirla en ese mismo momento. Estaba ocupada acomodándose la larga cadena de plata que llevaba alrededor del cuello. Ella lo vio y se volvió hacia él. — ¿Me veo bien? Él se apartó de la puerta y se adentró en el cuarto de baño. —Te ves más que bien. —La besó en uno de los lados de su cuello—. Estás hermosa. —Gracias. —Ven aquí. Tengo que hablar contigo. —Tomó su mano y la llevó al dormitorio, haciendo que se sentara sobre la cama. —Uh-oh. Esto no suena bien. Él se sentó en la silla al otro lado de la cama, retrasando lo inevitable al mirar la ciudad a través de la ventana. Era un día nublado. Tal vez nevara. Él sintió un toque en su rodilla y se volvió hacia Jenna.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Entró y se apoyó contra la puerta, observándola mirarse en el espejo. Se

271


El Club de las Excomulgadas —Ty. ¿Qué pasa? —Tus padres tienen este extraordinario matrimonio. Eres parte de una familia muy feliz. Ella no dijo nada, y él estuvo agradecido por ello. —Pensaba que era parte de una familia feliz. Mi mamá, mi papá y yo. Todo fue bien hasta que cumplí diez años. Entonces comenzaron las peleas. Trataban de noches, pero el sonido viaja, y no puedes ocultarle a los niños la mierda. Los niños son inteligentes. Saben cuándo el balance está mal en su universo. De todos modos, los escuchaba pelear. Al principio pensé que era algo de una sola vez, pero luego ocurrió la noche siguiente, y la siguiente. Y luego se extendió a los días. No peleaban delante de mí ni nada, pero dejaron de hablarse el uno al otro. La tensión en la casa creció hasta que comenzó a ahogar mi vida. Empecé a andar de puntillas alrededor de ellos, seguro de que si me comportaba bien, dejarían de pelearse y todo volvería a la forma en que era antes. Afectó todos los aspectos de mi vida. Mis amigos dejaron de venir. Mis calificaciones comenzaron a bajar, y ya no quería estar cerca de ellos. Se odiaban tanto. Vio las lágrimas brotar de los ojos de Jenna, y odió haberlas puesto allí. —No puedo imaginar lo que debió haber sido para ti, que un niño tuviera que atravesar por eso. Te das cuenta de que lo que pasó con ellos no fue tu culpa. —Lo sé ahora. En aquel entonces no lo hice. Estaba seguro de que si hablaba más bajo o me comportaba mejor, podría influir en su comportamiento. Y después de un tiempo, simplemente no me importó más, porque a ellos parecía no importarle. Fue entonces cuando mi comportamiento fue cuesta abajo. — ¿Tenías tías o tíos a quienes acudir, o con quienes pudieras hablar acerca de esto?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

hacerlo en voz baja, o esperaban hasta después de que me fuera a la cama por las

272


El Club de las Excomulgadas —Sí, pero no había nada que pudieran hacer al respecto. No podían detenerlo más de lo que yo podía. Y tomaron partido también, así que no era lo mejor acudir a ellos. — ¿Cuándo se divorciaron finalmente? —Cuando tenía catorce años. —Son un montón de años de infelicidad.

casa donde crecí. Mi papá se volvió a casar y vive en un condominio cerca del lago. Nos encontraremos con él y mi madrastra más tarde para tomar unas bebidas. —Está bien. —El asunto es, que amo a mis padres, pero mi mamá aún está en la etapa de negación sobre muchas de estas cosas, así que debes prepararte. Está amargada al respecto, pero es muy Stepford 38 sobre la situación, si sabes lo que quiero decir. Jenna se preguntó si la madre de Tyler sería la única amargada al respecto. Quería preguntarle por qué fracasó el matrimonio de sus padres, pero la pregunta era demasiado intrusiva, y tal vez él ni siquiera lo sabía. Aún podía ver el dolor en su rostro, la tensión en su mandíbula rígida. Esto no era fácil para él. No podía imaginar que sus padres no estuvieran juntos. Esa idea la lastimaba, lo que la hacía sentir dolor por él. Pero la realidad era, que muchos padres se divorciaban, y el impacto afectaba a los niños de maneras que se prolongaban durante años. Se levantó y lo abrazó. —Lo siento. 38

Referencia a la novela The Stepford Wives (en español, Las Mujeres Perfectas o Las Esposas de Stepford), en la que los hombres casados de la ciudad de Stepford tenían esposas sumisas, y siempre sonrientes y hermosas. Después de la publicación de la novela, la palabra “Stepford” fue muy usada en forma de sátira para referirse a alguien sumiso y conformista.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Sí. De cualquier modo, hoy cenaremos con mi mamá. Ella aún vive en la

273


El Club de las Excomulgadas — ¿Por qué? —Por lo que tuviste que pasar. Por el final del matrimonio de tus padres. Él apoyó la cabeza contra la de ella. —Fue hace mucho tiempo. —Estoy segura de que todavía te duele.

—La cosa es que no eran el uno para el otro. Mi mamá es muy tranquila y discreta, le gusta quedarse en casa y estar con su familia. Mi papá es bullicioso y le encanta entretener, siempre le gustaba salir. Fue un choque de personalidades desde el principio. Puedo verlo ahora. No estoy seguro de lo que los unió en primer lugar. Ella deslizó la mano dentro de la de él. —A veces los opuestos se atraen al principio. No es hasta más tarde que se dan cuenta que no pueden hacer que funcione, que esas cualidades opuestas, que encontraron tan atractivas en el otro al inicio de la relación, comienza a irritarlos más tarde. Él asintió. —Creo que eso es lo que sucedió con los dos. No hubo ninguna aventura extramatrimonial, nada escandaloso que terminara con su matrimonio. Sólo se dieron cuenta de que ya no eran el uno para el otro. A Jenna le dolió la pérdida de matrimonio de los padres de Ty, y el final de la estabilidad que una vez había conocido. El divorcio nunca era fácil para un niño. Había visto a varios de sus amigos pasar por lo mismo, y el caos que causaba en sus vidas.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él se encogió de hombros y pasó los dedos a través de su pelo.

274


El Club de las Excomulgadas —Por desgracia, no hay ninguna prueba de compatibilidad para ver si las parejas podrán permanecer juntas, a pesar de lo que dicen en los sitios de citas en línea. Siempre tomas un riesgo cuando estás de acuerdo en pasar el resto de tu vida con alguien. Por desgracia, a veces los niños son los más afectados. Se inclinó hacia él, y él usó un dedo para levantarle la barbilla, presionando sus labios contra los de ella. —Estoy bien, cariño. Fue hace mucho tiempo. Pero gracias por la

Ella esbozó una sonrisa brillante. —Por supuesto. Tengo muchas ganas de conocer a tus padres. Él dejó escapar una risita que le hizo preguntarse de qué se trataría esta noche. Se metieron en el coche que Ty había alquilado y él condujo hasta un increíble vecindario, lleno de hileras de pequeñas casas adosadas. Se estacionó frente a una casa estrecha de dos pisos, de color azul pálido, con persianas blancas en cada ventana. Jenna al instante adoró la casa. Quería tomarle fotos. Quería vivir en ella. La atmósfera era cálida y acogedora, y ya podía imaginar a los niños corriendo de arriba abajo en esa calle. No era de extrañar que la madre de Ty se hubiera quedado en esta casa, en este vecindario. — ¿Qué estás haciendo? —Le preguntó él, mientras permanecían de pie en la acera, frente a la casa. Ella inclinó la cabeza hacia atrás y lo miró. —Imaginándote aquí cuando niño. — ¿Sí?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

comprensión. ¿Estás lista para esto?

275


El Club de las Excomulgadas —Sí. Te queda bien. Tyler deslizó la mano entre las de ella. Había una pequeña ventana que daba al frente, hacia el lado derecho del porche. Se preguntó a qué habitación pertenecería. Si se trataba de la sala de estar, podía imaginar el árbol de Navidad iluminado, con las luces parpadeando en señal de saludo, mientras la gente caminaba por la calle. Todas las viviendas estaban cerca, por lo que debía ser una comunidad muy unida.

propia mente. Subieron los escalones pintados de color azul, hacia el pequeño porche delantero. —Me encanta esta casa —susurró hacia Ty, él le apretó la mano. Podía imaginarlo saltando desde ese porche, hacia el estrecho patio lateral, o en los arbustos. Los niños lo hacían. Él abrió la puerta y entraron. Las habitaciones eran acogedoras y cálidas, con techos altos. Había una sensación de antigüedad en la casa, a pesar de la enorme televisión de pantalla plana situada en la sala de estar. Y sí, la ventana que había visto pertenecía a esa habitación. Una diminuta mujer salió corriendo, secándose las manos en el delantal que llevaba puesto. —Ty —dijo con voz tranquila, aunque llena de emoción. Jenna permaneció un paso atrás, y vio como Ty levantaba a su madre en un abrazo, besándola en la mejilla, para luego dejarla de regreso en el suelo. Su madre era poco menos que impresionante. Con facciones de una muñeca de porcelana, tenía el cabello oscuro y lo tenía recogido en una cola de caballo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Por otra parte, eso podría ser sólo una fantasía que había evocado de su

276


El Club de las Excomulgadas Llevaba un vestido color beige, que tenía que ser caro, y botas. Jenna estaba feliz de haberse vestido bien. —Estoy tan contenta de que estés aquí. —Su madre sonrió hacia él, y el orgullo que Jenna vio en el rostro de la mujer fue evidente—. Ahora preséntame a tu amiga. Jenna también tomó nota de la palabra “amiga”. No novia, sino amiga. Su

—Mamá, esta es Jenna Riley. Jenna, esta es mi madre, Louise Davis. ¿No llevaba el apellido Anderson? Tyler no había mencionado que su madre se hubiera vuelto a casar, pero estaba bien. —Encantada de conocerla, señora… —Me puedes llamar Louise. Encantada de conocerte, Jenna. —Encantada de conocerte, también, Louise. Tu casa es hermosa. —Gracias. Por favor, entra. Quítate el abrigo y ponte cómoda. ¿Te gustaría un cóctel? —No, gracias. Me encantaría ver la casa. —Por supuesto. Tyler, llévala a un recorrido por la casa. Iré a comprobar la cena. Espero que te guste la carne Wellington 39, Jenna. Wow. —Me encanta. Gracias. Tyler tomó su mano.

39

Es una preparación especial inglesa de un corte de carne de ganado bovino, revestido con paté y duxelles (una mezcla de hongos, cebolla, ajo, hierbas y mantequilla, reducidos e una pasta o crema). Envuelto en una pasta de hojaldre y horneado.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

madre quería distancia entre Ty y Jenna. Mensaje recibido.

277


El Club de las Excomulgadas —Un recorrido será. Empezaremos por el piso superior. Ella lo siguió por la escalera. Él se detuvo en la parte superior. —Realmente no hay nada aquí arriba. Ella lo empujó por el pecho.

Él puso los ojos en blanco y la condujo por el pasillo. —Esta es la habitación de mi mamá. Era perfecta. Acogedora y femenina, con una colcha de color malva, almohadas en tonos tierra, una cómoda antigua, y un baño a un lado. La habitación estaba pintada en un tono beige claro, con revestimientos de madera semi-mate. —Yo podría vivir en esta habitación. ¿Tu mamá la decoró? —Eso es lo suyo. A mí me parece que tiene un color diferente cada vez que vuelvo a casa. Ella se echó a reír. — Ya sabes lo que dicen acerca de la prerrogativa femenina de cambiar de opinión. —Sí, bueno, a mamá le gusta mucho hacer eso. Se movieron por el pasillo hasta otra habitación. —La habitación de costura. Aquí es donde teje y cose ropa en la máquina.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Cállate. Quiero ver tu casa.

278


El Club de las Excomulgadas La habitación estaba llena de telas, algunas de colores vivos y otras de tonos beige apagados. Había una zona para sentarse y un área de trabajo, libros sobre diseños y telas. Aunque esa no era el área de experiencia de Jenna, la mujer en ella gritó de alegría. —Oh, es hermosa. —Cosas de chicas.

—Esta es mi habitación. Prepárate. Ty abrió la puerta, y fue como si el tiempo se hubiera detenido. Era preciosa. Una cama individual estaba situada debajo de una ventana doble y la habitación estaba pintada de un azul brillante. Trofeos de todos los tipos, llenaban las estanterías de las paredes. Había un pequeño escritorio en una de las esquinas de la habitación. Fotos de Ty en diferentes edades llenaban varios estantes en las paredes. Jenna entró en la habitación y miró las fotografías de Tyler, una cuando le faltaba un diente frontal, otra con el cabello cayéndole sobre los ojos, como todavía lo hacía hoy, y una de cuando era un bebé. Se puso la mano sobre el corazón y lo miró. —Esto es tan dulce. —He tratado de conseguir que me deje empacar todo estas cosas y ponerlas en el ático, pero no me deja. Es espeluznante. —No lo es. Es obvio que te ama. —Podría convertirla en una habitación de huéspedes. Jenna se sentó en su cama. — ¿Por qué lo haría?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella puso los ojos en blanco hacia Ty, y caminaron por el pasillo.

279


El Club de las Excomulgadas —Porque la gente necesita seguir adelante. Ya no soy un niño. —Tal vez le guste tener estos recuerdos de ti. Mira todos esos trofeos y certificados. —Se puso de pie y miró los certificados enmarcados, enumerando los logros de Ty en el cuadro de honor de la escuela secundaria, en la lista de honor de la universidad, y hasta las cartas de su beca académica. Se volvió hacia él—. ¿Eras un listillo?

—No sólo un deportista tonto, sabes. Ella estaba aprendiendo más acerca de él todos los días, y le gustaba lo que veía. —Tu madre está muy orgullosa de ti. —Podría estar orgullosa de mí, poniendo mi basura en un álbum de recortes. Ella se echó a reír. —Mis padres tienen una sala de trofeos en nuestra casa. Cosas de la niñez de Mick y Gavin, y de mi infancia, todo el camino a través de la secundaria y la universidad. Recuérdame que te lo muestre en algún momento. — ¿Sí? —Sí. Una sala dedicada únicamente a nosotros como niños y nuestros logros. Así que créeme, no se trata sólo de tu mamá. Y es tan vergonzoso para nosotros como lo es para ti. A algunos padres les gusta presumir de sus hijos. Tu madre no es espeluznante. Él se encogió de hombros.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él se cruzó de brazos.

280


El Club de las Excomulgadas —Tal vez no. Pero yo sería más feliz si esta sala tuviera un futón40, y tal vez una elíptica41 en ella. Algo para mi mamá. Es como si me hubiera muerto o algo así, y ella tuviera miedo de tocar cualquier cosa en la habitación. Lo ha consagrado todo. Jenna lanzó un bufido. —Es una cosa de los padres. Supéralo.

rectangular de cerezo con su mantel, y gabinete de porcelana a juego. Los muebles tenían que ser antigüedades. Ty la condujo a través de una puerta hacia la cocina, que, evidentemente, había sido remodelada. Tenía encimeras de granito color gris oscuro, gabinetes de cerezo y electrodomésticos de acero inoxidable, así como bastante espacio libre con ventanas. —Oh, me encanta tu cocina, Louise. Ella se volvió y sonrió. —Gracias. Cuando no estoy cosiendo, estoy probando una nueva receta, así que paso mucho tiempo aquí. La remodelé hace un par de años, me deshice de los electrodomésticos antiguos y de las encimeras de mal gusto. Fuera lo viejo, dentro lo nuevo, es lo que digo. —A excepción de mi habitación —se quejó Ty. —Oye, me gusta tu habitación —dijo Jenna, tomando la copa de vino que Louise le pasó. —A mí también. Algunos de mis mejores recuerdos son de la infancia de Tyler. Y quiero que se sienta como en casa cuando me visite, lo que no suele ser muy seguido. 40

Cama tradicional japonesa, consistente en un colchón y una funda unidos, que es plegable para ser almacenado durante el día y permitir otros usos en la habitación, además de cómo dormitorio. 41 Bicicleta elíptica, aparato de gimnasio para ejercicio aeróbico.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Bajaron las escaleras y pasaron por el comedor, que tenía una mesa

281


El Club de las Excomulgadas —Porque soy demasiado alto para dormir en esa cama individual. —dijo Tyler, poniendo los ojos en blanco hacia Jenna, cuando su madre les dio la espalda. Jenna le sonrió. La madre de Ty los condujo a la sala de estar, donde se sentaron y bebieron. —No eres demasiado alto para esa cama. Es extra larga. —dijo su madre, mientras tomaba un sorbo de vino.

igual que cuando tenía seis años. Louise se volvió hacia ella. —Es un constante punto de discordia entre nosotros. No le gusta que no empaque sus cosas y las lance al ático. Pero me encantan esos recuerdos de su infancia. —Tomó un sorbo de vino—. La vida era más simple en aquel entonces. Jenna miró a Ty. Él se encogió de hombros. —He visto tu cuarto de costura, Louise. Y tu dormitorio es increíble. ¿Hiciste tu misma el cubrecama y las cortinas? Ella sonrió. —Sí. Mi madre me enseñó a coser. No es algo que tuve tiempo de hacer hasta que me retiré hace algunos años. —Oh, qué bien por ti. ¿Qué hacías antes de jubilarte? —Era la asistente ejecutiva del presidente de uno de los bancos. Hace años empecé con el trabajo de oficina, y luego como secretaria. Fui subiendo posiciones en mi trabajo hasta el nivel ejecutivo. Estuve ocupada sin parar, y me alegro de estar fuera de eso. —Suena muy emocionante.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Mis recuerdos están muy bien, sin que tengas que dejar mi habitación

282


El Club de las Excomulgadas —Oh, lo era —dijo ella, inhalando y exhalando un suspiro—. Pero mi verdadera alegría siempre ha venido de la costura. Ahora que tengo tiempo de hacerla, me encanta hacer cosas para la casa. Incluso tengo amigas que me han pedido que remodele algunas de sus habitaciones. Jenna vio la emoción en el rostro de Louise mientras hablaba sobre diseñar para sus amigas.

Ella se echó a reír. —No. Es algo que hago por diversión. —Eres muy buena. Podrías meterte en el negocio del diseño. Ella pareció reflexionar sobre la idea. —Podría hacerlo, ¿verdad? No había pensado en ello. Era sólo un hobby. — Después agitó la mano en el aire—. Pero ya es demasiado tarde para que haga algo así. —No, no lo es. Nunca es demasiado tarde para empezar tu propio negocio. Todavía eres muy joven y, obviamente, tienes el talento y la ambición. — ¿Lo crees? —Sus ojos se iluminaron—. No sé nada sobre comenzar un negocio propio. —Mi familia es dueña de su propio negocio. Te podría dar algunos consejos sobre lo que tienes que hacer. Jenna y su madre pasaron el siguiente par de horas, incluso la cena, discutiendo sobre tener la propiedad de una pequeña empresa. Ty había esperado lo peor. A su madre nunca le había gustado ninguna de las chicas que había llevado a casa. Había sido grosera y algo desagradable, y siempre le había encontrado a la chica algo qué criticarle. Por otra parte, la última vez que había traído a una chica a

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Tienes tu propio negocio?

283


El Club de las Excomulgadas casa, había sido cuando comenzaba la década de sus veinte años, y aún estaba en la universidad. Ella había querido que se centrara en la escuela, no en las mujeres. Y todavía estaba amargada por el divorcio. Él había supuesto que su madre siempre estaría amargada. Pero era diferente ahora. Más dulce. O tal vez era Jenna quien sacaba una faceta diferente de ella. Jenna no se colgaba de él o le ponía un sello posesivo en su relación. Parecía realmente interesada en llegar a conocer a su madre, sin tratar de

Pero así era Jenna. Era buena con la gente, sabía lo que hacía falta para que estuvieran cómodos. Eso era lo que hacía de Riley’s algo tan exitoso. Ella hacía felices a sus clientes, y no sólo les servía las bebidas. Después de la cena comieron el postre, y Jenna le dijo a su madre todo sobre su familia. — ¿Así que tienes hermanos que practican deportes, también? —Sí. Mick juega fútbol americano y Gavin béisbol. — Y tú, ¿Alguna vez practicaste algún deporte? —Jugué baloncesto y voleibol en la escuela secundaria. En estos días sólo juego cuando la familia me obliga a tener un juego baloncesto en la casa. Su madre se echó a reír. —Me imagino que sería difícil crecer con esos muchachos. —Fue un desafío. Pero mantuve mi lugar. —Estoy segura de que lo hiciste. Apuesto a que puedes controlar a mi hijo, también. Jenna miró a Ty y sonrió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

adularla, o hacerle ver que ella y Ty eran una pareja.

284


El Club de las Excomulgadas —No hay nada que controlar. Criaste a un buen hijo, Louise. Su madre parpadeó rápidamente varias veces. —Gracias. Estoy muy orgullosa de él. Uh-oh. Tenía que lograr salir de allí antes de que comenzaran las lágrimas. —Bueno, tenemos que irnos.

—Lo siento, sí. Se pusieron de pie y Tyler fue a buscar sus abrigos. Jenna abrazó a su madre. —Fue un placer conocerte, Louise. Espero tener la oportunidad de verte de nuevo. Pero tienes mi número. Si hablas en serio acerca de iniciar tu negocio, llámame. Su madre abrazó a Jenna con fuerza. —Definitivamente te llamaré. —Sostuvo los brazos de Jenna—. No suelo decir esto, de hecho, no recuerdo haberlo dicho sobre alguna mujer que estuviera saliendo con mi hijo, pero estoy muy contenta de haberte conocido, Jenna Riley. Y espero poder verte de nuevo. —Igualmente. —Jenna sonrió y se dirigió hacia la puerta. Su madre le dio un fuerte abrazo y él se inclinó para que pudiera besarlo en la mejilla. —No sé dónde encontraste a esta chica, hijo, pero no dejes que se vaya.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

— ¿Tan pronto?

285


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veinte Uno listo, uno por visitar. Se dirigieron hacia el Centro, donde su papá y su madrastra tenían un apartamento. —No tengo idea del por qué tenías tanto miedo de que conociera a tu

Ty miró a Jenna. —Nunca dije que tuviera miedo. —Diste a entender que ella era una especie de versión maternal de Medusa 42. —No lo hice. —Estuviste cerca de hacerlo. Él se encogió de hombros. —Ella ha cambiado. Solía ser más irritable. —Es una mujer maravillosa, cálida y amigable. Lo pasé muy bien con ella. —Obviamente, ha superado su amargura acerca del divorcio, porque créeme, esperaba algo completamente diferente. Jenna se rió y le dio unas palmadas suaves en la mano. —Te preocupas demasiado.

42

En la mitología griega, Medusa era un monstruo femenino que convertía en piedra a aquellos que la miraban a los ojos.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

madre.

286


El Club de las Excomulgadas —Probablemente. —Está bien, ahora háblame de tu papá. —Es un hombre grande y amable, que usa su… ni siquiera sé cómo explicar esto… naturaleza excesivamente sociable para enmascarar cualquier sensación de incomodidad, o para suavizar una situación incómoda. Así es como siempre ha sido. Si hay tensión, Sean Anderson gasta una broma para disiparla. Siempre utiliza la risa para salir de un problema. También te insulta con una sonrisa y una risa idiota inútil, entonces está bien. Por supuesto, eso no funcionaba muy bien cuando mi mamá y él se peleaban. Mi madre no consideraba una buena solución la manera de mi papá de tratar con sus problemas, esa filosofía de “barrerlos bajo la alfombra y reírse después”. —Hmmm, imagino que no —dijo Jenna. —Pero creo que ha aprendido una cosa o dos en los últimos años, porque mi madrastra, Gloria, es grandiosa. Han estado casados durante diez años. — ¿Te gusta ella? —Sí, me gusta. Mucho. Nunca trató de ser mi madre, sólo mi amiga. Sabía cuáles eran los límites, pero siempre estuvo allí para mí si la necesitaba. Y no tolera las tonterías de mi padre, cosa que admiro. —Parece que forman una buena pareja. —Lo hacen. Pero tengo que advertirte, nunca puedes prepararte para mi papá, porque sencillamente no tienes idea de lo que saldrá de su boca. —Uh, está bien. —No tenía idea de lo que eso podía significar. Tomaron el ascensor hasta el piso dieciséis del complejo de apartamentos. Tyler puso la mano en la parte baja de la espalda de Jenna mientras tocaba el timbre.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

fácil. Su forma de pensar es, que si está sonriendo mientras te está llamando zorra o

287


El Club de las Excomulgadas La mandíbula de Jenna cayó cuando la puerta fue abierta por una versión mayor de Ty. Mientras que su madre era pequeña, este hombre era alto, con un ondulado cabello oscuro, que estaba completamente salpicado de blanco, sobre todo en las patillas. —Hola, muchacho, vamos, entra. Abrazó a Tyler, y Jenna notó que eran más o menos del mismo tamaño, aunque Tyler era tal vez una pulgada43 más alto que su padre. Sean era más apartamento, no podía creer lo similar de sus apariencias. Sean Anderson era impresionantemente guapo, todavía en muy buena forma, y Gloria, su esposa, era una hermosa pelirroja con una figura curvilínea y una alegre sonrisa. Gloria se apresuró a darle a Tyler un beso y un abrazo, estrechó con entusiasmo la mano de Jenna. —Estamos muy emocionados por conocerte, Jenna —dijo Gloria—. Por favor entren. El apartamento era moderno, con muebles de color blanco y negro, y un piano situado en la sala de estar, que estaba a un nivel más bajo. Las ventanas de piso a techo ofrecían una vista impresionante de la ciudad y del lago. Tomaron asiento junto a una mesa cercana a las ventanas. —Pensé que como no eres oriunda de nuestra ciudad, podrías disfrutar la vista nocturna. —dijo Gloria—. Sobre todo porque esta noche tenemos la suerte de contar con una noche clara. —Es hermoso —dijo Jenna—. Deben adorar este lugar.

43

1 pulgada = 2,54 centímetros.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

fornido, no tan delgado y musculoso como Ty. Mientras Jenna entraba al

288


El Club de las Excomulgadas —Lo hacemos. Damos paseos a pie por el lago en el verano, y abajo hay un gimnasio que usamos en el invierno. Tenemos que mantenernos activos, ¿no es así, muchacho? —dijo su padre. —Claro —dijo Ty. Su padre le dio palmadas en la espalda. —Por supuesto, este chico se mantiene activo en el hielo. No podría estar

—Sean —dijo Gloria, sacudiendo la cabeza antes de volverse hacia Jenna—. No sé cómo puede apoyar al otro equipo, cuando su propio hijo juega para los Ice. —Oye, siempre he apoyado a los chicos locales. Además, Tyler es trasladado entre equipos con mucha frecuencia. ¿Cómo demonios se supone que apoye al equipo con el que esté jugando cada año? Tengo mis lealtades. Tyler entiende eso, ¿cierto? —Claro que sí, papá. Pero de ser tú, no apostaría en mi contra. Jenna se echó a reír. —Eso es lo que le digo todo el tiempo. —dijo Gloria—. Mi dinero está en ti, cariño. Tyler se inclinó y la besó en la mejilla. —Gracias, Gloria. —Oye, el chico es duro. Puede soportar un poco de competencia. Y sabe que siempre estoy con él. —Se volvió hacia Jenna—. Entonces, Jenna. Háblame de ti. Whoa. Cambiaba de tema a la velocidad del rayo. Encontró difícil mantener el ritmo, pero se las arregló para estar a la altura. Les habló a Sean y Gloria sobre el

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

más orgulloso de ti, incluso a pesar de que derrotaste a mi equipo la otra noche.

289


El Club de las Excomulgadas bar de su familia, y su participación en el negocio. Compartieron algunos cócteles, y Sean los mantuvo entretenidos con chistes e historias divertidas sobre la infancia de Ty, pero Jenna pudo ver que Ty estaba inquieto e incómodo. —Entonces, Sean, ¿qué haces para ganarte la vida? —Soy dueño de varios concesionarios de automóviles en la ciudad. Aún estoy en el negocio después de cuarenta años.

—Qué interesante. —Incluso tiene anuncios en la televisión —dijo Gloria, el orgullo era evidente en su radiante sonrisa. —Oh, eso es emocionante. Sean sonrió. —Sí, compramos un montón de tiempo de televisión. Tienes que mantener tu nombre justo en frente de las personas o se olvidarán de ti. —Dio una palmada en la espalda de Ty—. ¿No es cierto, hijo? —Por supuesto, papá. —Es por eso que tienes a esa elegante agente consiguiéndote anuncios de champú y desodorante. Mantiene interesados a los fanáticos. Hace que vayan a los juegos. Hace que los hombres quieran ser como tú y que las mujeres deseen acostarse contigo. —Cambió su mirada hacia Jenna—. Lo que sea necesario para mantener a mi chico en el centro de la atención, ¿verdad, cariño? Jenna parpadeó. —Claro.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Podía imaginarlo muy bien en el ámbito de las ventas.

290


El Club de las Excomulgadas El padre de Ty era agotador. No estaba segura de que estuviera muy interesado en la carrera de Tyler, sólo de que estuviera “en la cima”. No era de extrañar que Ty se sintiera incómodo. Se las arreglaron para permanecer allí durante un par de horas, y después Ty se levantó. —Mañana tenemos que tomar un vuelo temprano, así que será mejor que

Se despidieron. —Fue un gran placer conocerte, Jenna. —dijo Gloria—. Espero que tengamos la oportunidad de verte de nuevo. —Yo también lo espero. Sean le estrechó la mano. —Eres una chica dulce. Tyler tiene muy buen gusto en mujeres. Siempre lo ha tenido. Igual que su padre. —Puso el brazo alrededor de Gloria. Tyler llevó Jenna hacia la puerta. —Nos vemos, papá. Bajaron por el ascensor en silencio, y fue igual en el corto trayecto de regreso al hotel. Cuando entraron en la habitación, Jenna se acercó a Tyler y envolvió los brazos a su alrededor. — ¿A qué se debe esto? —No hay ninguna razón específica. —Tal vez ella lo necesitaba más que él, pero pensaba que Ty también lo necesitaba. —Mi padre puede ser un imbécil.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

nos vayamos.

291


El Club de las Excomulgadas Ella se echó hacia atrás. —No, no lo es. —Sí, lo es. —Tus padres son tan diferentes como el día y la noche. Tu mamá es tranquila y reservada, y tu papá es muy bullicioso. Puedo ver por qué no lograron hacer funcionar su relación.

—Eso es ser amable. —Me gusta Gloria. —A mí también, y a mi papá le gusta impresionar a la gente. Sólo que no sabe cómo hacerlo, por lo que termina actuando como un idiota. Necesita mejorar sus habilidades sociales. Mi madre trabajó la mayor parte de su vida. Y cuando no estaba trabajando, estaba atendiéndonos a mí y a mi papá. Así que no supo qué hacer consigo misma después del divorcio, por lo que se quedó en casa y mantuvo vivos sus recuerdos de mi vida como en un maldito templo. Ella cose y hornea, y tiene un pequeño círculo de amigos que ha tenido desde que tengo memoria, pero nunca se volvió a casar. Recuperó su apellido de soltera porque odia mucho a mi padre. Simplemente nunca encontró la manera de seguir adelante y forjarse una nueva vida por sí misma. Está congelada en esa casa. Creo que tal vez la has ayudado esta noche. Gracias. —No hay de qué, pero creo que tu madre ha hecho lo correcto para seguir adelante. Puede que no lo haya hecho de inmediato, pero todo el mundo hace las cosas a su propio ritmo. —Supongo que tienes razón. Jenna le quitó el cabello de la frente.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ty sonrió.

292


El Club de las Excomulgadas —No tienes que disculparte por tus padres. Son lo que son y no tienen nada que ver con lo que tú eres. Él la miró. —Tienen todo que ver con lo que soy. — ¿Eso crees? Yo no creo eso. Creo que todos forjamos nuestras propias identidades. No estamos atados a nuestros padres, a sus pasados, o a sus errores.

Él pasó la yema de su dedo pulgar sobre su labio inferior. —Tal vez. —No hay tal vez sobre esto. Te conviertes en quien quieres ser, no en quiénes son, o fueron, tus padres. Todo depende de ti. Él la miró, y ella se perdió en la belleza de su rostro, en la intensidad de sus ojos cuando la miraba. —Eres buena para mí —dijo él. — ¿Lo soy? Durante todo este tiempo he pensado que eres tú quién es bueno para mí. Jenna empujó a Ty sobre el sofá del salón de la suite. Se dirigió a la puerta y bajó la intensidad de las luces. Regresó para pararse frente a él y se quitó las botas y los calcetines, junto con sus bragas, y luego metió la mano dentro de su vestido y se quitó el sujetador, dejándose sólo ese caliente vestido negro. Se arrodilló sobre la alfombra delante del sofá y se deslizó entre sus rodillas, moviendo los dedos a lo largo de sus muslos. Ty contuvo la respiración cuando Jenna acomodó los hombros entre sus piernas.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

No tenemos que ser como ellos… ni en lo bueno ni en lo malo.

293


El Club de las Excomulgadas Él debería estar dándole placer, no a la inversa, pero que lo condenaran si podía encontrar una razón lo suficientemente buena como para oponerse a esto. Su pene estaba duro y presionando contra el cierre de sus pantalones, y las manos de Jenna avanzaban poco a poco hacia la tierra prometida. De ninguna manera iba a detenerla. Su cabello parecía del color plateado de la medianoche bajo la tenue luz de la habitación, sus ojos se tornaron nublados y oscuros cuando levantó las pestañas, sólo lo suficiente para darle un vistazo a Ty, antes de bajar la cabeza y morder su

Él se echó a reír. — ¿Quieres algo para morder? Te diré donde morderme. —Creo que estoy lo suficientemente familiarizada con tu anatomía como para encontrar mi propio camino. Sé paciente. Raspó con las uñas sus muslos, y luego llegó a la hebilla del cinturón, tomándose su maldito tiempo para desabrochar el botón antes de bajar la cremallera. Cada movimiento de la cremallera lo hizo apretar los dientes. Ella estaba siendo deliberadamente lenta, cuando todo lo que él quería hacer, era bajar de un tirón la maldita cosa y dejar salir su polla hinchada. Una vez que la cremallera estuvo abierta, Jenna se inclinó y le quitó los zapatos y los calcetines, jugando con él al deslizar las manos hacia arriba por sus piernas, por debajo de los pantalones. —Para ser un hombre, tienes unas hermosas pantorrillas. Él ni siquiera podía hablar. Su garganta se había secado. Quería tener sus manos y boca en su polla, no que fuera poética sobre otras partes de su cuerpo. Pero esta era su seducción, e iba a tener que quedarse quieto y aguantar.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

rodilla.

294


El Club de las Excomulgadas Ella empujó hacia abajo los pantalones y calzoncillos por sus caderas, se los quitó y los arrojó sobre la silla. Su polla se lanzó hacia arriba, lista para ser tomada, pero ella la ignoró, y en su lugar se levantó para desabrochar el botón inferior de su camisa... lentamente. Maldita sea. —Déjame hacer eso. —Él trató de alcanzar los botones, pero ella agarró sus

—No. Ese es mi trabajo. Mierda. Le desabrochó el segundo botón, y el tercero, después el cuarto, y él empezó a sudar. ¿Quién hubiera podido saber que el acto de desabrochar botones de camisa podría ponerlo aún más duro? Cuando ella terminó con el último botón, apartó la camisa y puso las manos sobre su pecho. —Me encanta tu cuerpo, Tyler, la suavidad de tu pecho. —Siguió moviendo las manos por sus costillas y abdomen—. La forma en que tus músculos se mueven bajo mis manos. Sus músculos abdominales se sacudieron cuando Jenna llevó la acción más hacia abajo, con la anticipación ascendiendo cuando deslizó las manos debajo de su ombligo. Ella se inclinó y lo besó allí, con sus pechos rozando su polla. Y eso hizo que su imaginación se disparara. Le encantaría frotar la cabeza de su polla sobre sus sensitivos pezones. ¿Cómo reaccionaría ella ante eso? Dejó a un lado ese pensamiento, para utilizarlo más adelante. En este momento, estaba centrado en sus manos, en la forma en que las colocó sobre sus muslos. Su toque era ligero, sus uñas lo torturaron mientras

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

manos y las colocó sobre el sofá.

295


El Club de las Excomulgadas raspaban suavemente a través de la parte interna de sus muslos. Sus pelotas se apretaron y apretó los dientes, negándose a rogarle que lo tocara, a pesar de que realmente deseaba que lo hiciera. Jenna se levantó y se colocó entre sus piernas, apoyando ligeramente su cuerpo contra él, y presionó los labios contra los suyos. Él comenzó a envolver sus brazos alrededor de ella, pero ella tomó sus manos de nuevo y las colocó sobre el sofá.

—Eso va a ser difícil, Jenna. Ella sonrió contra sus labios. —Esa es la idea. Lo besó, con su lengua recorriendo su labio inferior antes de presionar su boca contra la suya. Ty probó en su boca el vino, y algo dulce… canela, tal vez. Jenna profundizó el beso, sosteniendo su cabeza entre sus manos y moviendo el cuerpo contra el suyo, en una seductora provocación. Quería tocarla, levantar su vestido y sentir su trasero desnudo. Pero este era su juego y él jugaría según sus reglas... por ahora. Así que mantuvo las manos quietas mientras ella se ondulaba contra él y lo volvía loco hasta que toda la sangre, y cada pensamiento, se apresuraron hacia su polla. Ella movió sus labios a través de su mandíbula, mordisqueándolo suavemente allí. Él le gruñó, y ella emitió una risa baja y gutural, que hizo que sus pelotas se tensaran en respuesta. —Jenna —le advirtió él. Ella lo ignoró, arrastrando la lengua por su garganta y hacia su hombro. Lo mordió de nuevo, esta vez con más fuerza. Él siseó, hundiendo sus dedos en la tela del sofá. Si pudiera hacerlo a su manera, la tomaría en brazos, la subiría sobre su

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No. No me toques. Deja que yo te toque.

296


El Club de las Excomulgadas polla, la follaría hasta que ambos se corrieran. Él estaba más que listo, y el aroma de Jenna llenaba la habitación. Este juego que estaba jugando también la excitaba. Él podía darles lo que ambos deseaban. Pero no iba a poder hacerlo a su manera. Ella lo besó en el pecho, deslizando ligeramente la lengua por sus pezones. Su pezón se endureció y ella rodeó uno con los dientes y tiró de él, moviéndolo con

Él siseó y contuvo el aliento, hundiendo sus talones en la alfombra. Jenna lo mordió con más fuerza, y luego liberó su pezón y le dirigió una sonrisa diabólica. —Ven aquí —dijo él. Ella sacudió la cabeza y se desplazó más hacia abajo, sacó la lengua y la movió por su abdomen. La suave tela de su vestido flotó sobre su polla, mientras su cuerpo se deslizaba sobre él. —Estás tratando de matarme. —Estoy tratando de complacerte. —Me complacería que te subieras a mi polla y me follaras. Ella se echó a reír. —Más tarde. Se dejó caer sobre la alfombra y lo besó en cada muslo, acercándose cada vez más a su polla y testículos. Él contenía el aliento cada vez que se acercaba, y luego lo expulsaba con un decepcionado suspiro cuando ella se alejaba. La mujer era buena en la tortura.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

la lengua al mismo tiempo.

297


El Club de las Excomulgadas Pero cuando ella lamió sus pelotas, dejó escapar un gemido, seguro de que había muerto e ido al cielo. Y cuando su lengua marcó un camino desde la parte inferior de su polla hasta la cabeza, estuvo seguro que tendría que pensar en algunos cálculos matemáticos difíciles para evitar explotar su carga en ese momento, porque estaba preparado y listo para correrse. Jenna deslizó la lengua por la punta de su polla, y luego lo tragó completamente y lo llevó todo el camino hasta la parte posterior de su garganta. Él gimió, viendo su verga desaparecer en su boca, mientras al mismo tiempo sentía la

Ella acunó sus pelotas en sus manos y les dio un ligero apretón, mientras atrapaba su polla entre su lengua y la caverna de su boca, y luego lo soltó, haciendo rodar la lengua sobre él, y sacando el pene de su boca para lamer la cabeza como si fuera una piruleta. Ver la cabeza de su polla, húmeda a causa de su boca, hizo que sus pelotas se apretaran tan fuertemente como nudos. Y cuando ella lo tomó profundamente de nuevo, y lo apretó al tragar, supo que no duraría. —Jenna, voy a correrme en tu boca. Ella tomó la base de su polla y comenzó a bombear, al mismo tiempo que lo succionaba dentro de su boca una y otra vez, y movía la lengua sobre él. Él sintió la aproximación de su orgasmo como un tren de carga fuera de control, y hundió sus talones, empujando su polla profundamente en su boca. Y cuando llegó, se sintió como si la parte superior de su cabeza se desprendiera de su cuerpo. —Oh, sí. —Explotó, llenando su boca con su caliente semilla, con todo su cuerpo temblando por el esfuerzo mientras derramaba todo lo que tenía. Ella succionó con fuerza, y apretó sus pelotas hasta que quedó vacío.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

succión, el calor húmedo de su boca al rodearlo.

298


El Club de las Excomulgadas Estaba exhausto. Tan agotado, que apenas podía tomar una respiración. No pudo hacer una maldita cosa durante algunos minutos, excepto estar allí, con la cabeza apoyada contra el respaldo del sofá, sintiendo el corazón palpitante de Jenna contra su muslo. Cuando finalmente pudo levantar la cabeza, deslizó la mano sobre su cabello. Ella parecía contenta de estar ahí, esperando por él, pero sabía que ella necesitaba más… que él también necesitaba más. Finalmente, la levantó sobre su regazo y hundió los dedos en la suavidad de su pelo. Puso sus labios sobre los suyos, tomando el beso que había querido tomar deslizó la lengua en su boca, lamiendo pos toda su aterciopelada suavidad. Levantó su vestido y llenó sus manos con su dulce trasero, recorriendo con los dedos la suavidad de su piel, meciéndola contra su polla, que se endurecía rápidamente. —Tócame —dijo ella, arqueando la espalda. Ty llenó sus manos con sus pechos, deseando que estuviera desnuda para poder lamer y chupar sus pezones, pero adorando su sensualidad en ese vestido. Quería estar en su interior mientras llevaba ese vestido. Con la seda cubriendo sus piernas, provocándolo con lo que no podía ver. Jugó con sus pezones a través de la seda, luego cubrió un pecho con su boca, succionando su pezón a través de la tela. Ella jadeó y se aferró a su cabeza, sosteniéndolo allí mientras él usaba sus dientes para darle placer. —Me encanta cuando me tocas así —murmuró ella, y él tomó el otro pezón entre sus dedos y lo apretó. Ella se cerró sobre él con sus muslos, diciéndole cuánto le gustaba. Ty la inclinó hacia atrás, a fin de llegar a sus pantalones, y encontró el preservativo en su bolsillo. —Déjame hacerlo. —dijo ella, abriendo el envoltorio.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

cuando se lo había negado. Ella le devolvió el beso con un suave gemido, y Ty

299


El Club de las Excomulgadas Le puso el condón, con sus manos cálidas y suaves mientras lo deslizaba hacia abajo, una torturadora pulgada tras otra, hasta que estuvo totalmente enfundado. Pero primero quería hacer que se corriera, la quería agitada y temblorosa, antes de deslizar su polla dentro de ella. Levantó su vestido y llevó la mano a su sexo. Estaba húmeda, su dulce aroma era más embriagador para él, que cualquier alcohol que jamás pudiera dedo, hasta que inclinó la cabeza hacia atrás y arqueó su coño contra su mano. Introdujo un dedo dentro de ella, sintiéndola temblar y apretarse a su alrededor. Frotó el pulgar sobre su clítoris y ella gimió. Le encantaba ver su cuerpo responder a sus caricias, observar su rostro tensarse mientras luchaba con su orgasmo. Movió el dedo dentro de ella e hizo rodar el pulgar sobre el anillo de su perforación. —Voy a correrme, Tyler. Él aceleró el movimiento de su dedo, y utilizó el talón de la mano en su clítoris. Jenna llegó al clímax, dejando caer la cabeza sobre su hombro mientras cabalgaba las olas de su orgasmo. Él mantuvo el dedo en su interior hasta que los temblores disminuyeron, y luego la llevó hacia su regazo y la colocó sobre su polla. Aún podía sentir las contracciones de su cuerpo mientras la llenaba. —Mmm —dijo ella, mientras se acomodaba sobre él—. Eso es tan bueno. Su vestido estaba situado en torno a ellos y él no podía ver, sólo podía sentir sus cuerpos unidos. Cerró los ojos y dejó que Jenna se adaptara a tenerlo en su interior, permitió que se recuperara de su orgasmo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

probar. La recorrió con su mano, jugando con la pequeña protuberancia con su

300


El Club de las Excomulgadas Cuando ella empezó a balancearse hacia adelante y atrás, él abrió los ojos, tomó su vestido en un puño, y sostuvo sus caderas con la otra, levantándola y haciéndola descender sobre su polla. Se sentía hinchado y grueso dentro de ella, sintió el fuerte apretón de su cuerpo mientras bombeaba en ella. Jenna tenía la cara enrojecida y los labios entreabiertos mientras lo miraba. Se aferró a sus hombros, hundiendo las uñas en él cuando se elevaba. Había sus movimientos. Sus cuerpos resbaladizos se deslizaron al unísono. Él conocía su cuerpo como conocía el propio, sintió cuando comenzó a apretarse y convulsionarse a su alrededor. Tomó su trasero en sus manos, moviéndola de atrás hacia adelante, y ella volvió a correrse, con sus ojos muy abiertos mientras su coño lo apretaba como una abrazadera, tratando de extraer su semilla. Su mirada se encontró con la de él, y se mantuvieron unidas durante sus orgasmos. Él observó la tormenta desarrollarse en sus ojos, y le ofreció lo mismo, su nombre se derramó de sus labios en un gemido salvaje mientras se introducía profundamente en su interior y se estremecía por un orgasmo tan intenso que lo dejó tembloroso. Jenna cayó contra él, se mantuvieron unidos mientras él le frotaba la espalda y el cabello. —Necesito una ducha —dijo ella finalmente. Jenna se apoyó contra la pared de la ducha, segura de que estaba demasiado cansada como para hacer otra cosa, más que enjuagarse y caer en la cama. Pero Tyler puso la boca en sus pezones y su sexo se disparó a la vida de nuevo, palpitando en una demandante necesidad, como si ya no hubiera tenido dos increíbles orgasmos.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

comenzado de manera suave, pero ahora la intensidad había crecido y ella aceleró

301


El Club de las Excomulgadas Él deslizó la mano entre sus piernas, acariciándola mientras succionaba sus pezones. Jenna tomó un puñado de su cabello y lo sostuvo mientras un rayo de placer viajaba desde sus pechos hasta el lugar entre sus piernas. No era más que un cuerpo lleno de sensaciones sin sentido, agua caliente cayendo sobre ella mientras pulsaciones abrumadoras llegaban hasta su núcleo. Y cuando Ty cayó de rodillas y lamió su coño, ella se ahogó en la niebla completamente erótica de ser adorada por su lengua y labios. Miró hacia abajo para verlo lamer su coño, estremeciéndose cuando su lengua desapareció en su interior. boca sobre ella y chupó, estalló. — ¡Ty! —exclamó ella, meciéndose contra su cara mientras la fuerza de su orgasmo la golpeaba contra la pared. Él sostuvo sus caderas mientras ella atravesaba su orgasmo, con el agua vertiendo sobre su cabello y cayendo por su cuerpo. Se levantó y tomó su boca, y luego entró en ella. Ella jadeó y encontró su mirada. —Mierda. Déjame buscar un condón. Ella se aferró a él con firmeza. —Quédate. —Estoy sano. Me hago pruebas de sangre todo el tiempo. Evaluaciones físicas con el equipo. Yo nunca… Ella puso los dedos en sus labios. —Estoy tomando la píldora. Estamos bien. —Jenna. —Hazme el amor, Tyler.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Sus piernas temblaron cuando la presión creció dentro de ella. Y cuando puso su

302


El Club de las Excomulgadas Empujó en su interior y la besó, tragándose sus gritos de placer con su boca y lengua. Él se había vuelto tan grueso dentro de ella, con su cuerpo moviéndose contra el suyo y llevándola tan cerca del orgasmo una vez más, que estaba sorprendida. Pero quería sentirlo así, tan desnudo, tan íntimo, por sólo algunos momentos más. Él levantó su pierna y la envolvió alrededor de su cadera, sosteniéndola allí mientras se introducía dentro de ella con empujes dolorosamente dulces y lentos, que la hicieron derretirse desde el interior. Ty le quitó el pelo de la cara, su mirada

Ty apretó la mandíbula y se introdujo en su interior, con más fuerza esta vez. Cuando la besó, ella se corrió, y sintió su calor y poder cuando llegó a su propio orgasmo. Se aferró a él mientras la penetraba una última vez, y luego se estremeció contra ella, con la boca enterrada en su cuello. Había sido tan perfecto, sentirlo tan primitivo y desenvainado dentro de ella. De alguna manera se sentía más cerca de él. Pero ahora estaba acabada, agotada y totalmente saciada. Ty la movió bajo el agua para lavarla con ternura, y luego la sacó de la ducha. Ella le dirigió una sonrisa perezosa mientras él le pasaba la toalla sobre el pelo. —Lo peinaré mañana —dijo ella, y él la levantó en sus brazos y la llevó hasta la enorme cama, donde la acostó, para luego subir detrás de ella. Jenna se durmió antes de que él apagara la luz.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

era tan intensa, tan llena de una expresión tácita, que le quitó el aliento.

303


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintiuno Jenna estaba en serios problemas, muy serios problemas. Estaba sentada en la sala de estar de sus padres el domingo, dándose cuenta de que probablemente había cometido el mayor error de su vida. Había invitado a Ty a cenar.

el sexo alucinante, lo había invitado mientras estaban en el avión en el que volaban de regreso de Chicago, pensando que probablemente diría que no, porque tenía un juego o estaría fuera de la ciudad. Después de todo, ella no tenía su programa de juegos. Él no tenía juego ese día, ya que se iría de la ciudad en una gira la mañana siguiente. Así que había aceptado la invitación. Para su familia, el que llevara a un chico a cenar a casa, era nada menos que una declaración de amor. Lo cual ciertamente no era. ¿O sí? ¿Qué sentía por Ty? Esa era una pregunta que no estaba preparada para responder, o en la que quisiera profundizar por el momento, ya que Ty estaría allí en unos diez minutos, y estaba tan nerviosa como una novia en el día de su boda. Oh, era una mala analogía, muy mala. — ¿Por qué estás tan nerviosa?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Había ocurrido en un momento de debilidad. Completamente satisfecha por

304


El Club de las Excomulgadas Jenna levantó la vista para ver a su madre mirándola. — ¿Yo? No estoy nerviosa. —Estás mordiéndote el labio inferior. Siempre haces eso cuando estás preocupada por algo. Quitó los dientes de su labio y le sonrió a su madre.

—Está mintiendo. Traerá a un hombre a cenar y tiene pánico, piensa que todos lo someteremos al tercer grado44. Mick le dio un beso en la parte superior de la cabeza, pasó junto a ella, y tomó una zanahoria del plato situado en la encimera central. Su mamá movió el cuchillo en su dirección. — Haz eso de nuevo y haré que laves los platos. Mick se encogió de hombros. —Me harás lavar los platos de todos modos. No me asustas. Tomó un pedazo de apio, le hizo un guiño a Jenna, y se dirigió de nuevo a la sala de estar. —Es un día triste cuando no puedo asustar a mis hijos con pensamientos de castigarlos lavando platos. Jenna se echó a reír, tomando uno de los taburetes del mesón, para comenzar a mezclar el aderezo. —Es un hombre casado ahora. Estoy bastante segura de que Tara lo hace lavar los platos con regularidad. 44

Someter a alguien a un interrogatorio intenso.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No estoy preocupada por nada, mamá.

305


El Club de las Excomulgadas —Es cierto —dijo Tara, mientras se acercaba y se sentaba el taburete junto al de Jenna, tomando un cuchillo para cortar el apio y las zanahorias—. Las manos grandes y fuertes hacen un gran trabajo con las ollas grasosas. —Jenna está nerviosa porque su novio vendrá a cenar hoy. Jenna miró a su madre. — ¿Ty viene a cenar? —Tara se volvió hacia ella y sonrió—. Qué

Sabía que debió haber cancelado la invitación, diciéndole que tenía un resfriado, o gripe. O lepra. —No es algo serio. Sólo estamos saliendo. Y es sólo una cena. —Pero es una cena con la familia —dijo Tara—. Y eso es algo importante. — Nunca antes has invitado a alguien. —Le recordó su madre. No, no lo había hecho, y precisamente por esta razón. Por La inquisición. —Miren, no es gran cosa. Sólo somos amigos. Y Ty ya ha estado aquí antes, por lo que no es como si los fuera a conocer. Liz resopló mientras entraba. —Tú y Ty son más que amigos. Mamá, deberías ver las chispas que salen de ellos cuando están en la misma habitación. Necesitarás agarraderas cuando Jenna esté alrededor de Ty, porque sabes que estará en llamas. —No eres para nada graciosa. — ¿Dónde estaba su sistema de apoyo entre hermanas cuando realmente lo necesitaba? Liz la abrazó, y después Tara. — ¿Qué puedo hacer para ayudar?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

maravilloso. Así que las cosas van en serio entre ustedes.

306


El Club de las Excomulgadas — ¿Hacer un poco de té? —preguntó su mamá. —Claro. El tema pasó a Gavin, y cómo le iba en Florida. Jenna se alegró de no ser el foco de atención. Hasta que sonó el timbre. —Yo voy —gritó ella, saltando del taburete y secándose las manos en la

Pero para el momento que caminaba apresurada por el pasillo, Nathan ya había dejado entrar a Tyler, y lo había llevado a la sala de estar. Su padre ya lo estaba envolviendo en una conversación de hockey. —Hola —dijo ella, metiendo las manos en los bolsillos traseros de sus jeans. Él se veía muy deseable esa tarde en sus jeans desgastados y su suéter. Tenía en las manos un ramo de flores silvestres. —Hola. — ¿Esas son para mí? —No, son para tu madre. Su padre lanzó una gran sonrisa en su dirección. Su corazón dio volteretas una y otra vez. —Oh. Bien, vamos a la cocina. —No lo tengas allí con ustedes las mujeres durante demasiado tiempo —dijo su papá. —No lo haré.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

toalla.

307


El Club de las Excomulgadas Caminaron por el pasillo y Ty la detuvo a medio camino, la tomó entre sus brazos y la besó hasta que estuvo sin aliento. Cuando se alejó, dijo: —Me imaginé que esta podría ser mi única oportunidad hoy. Su cuerpo se abrió para él, calentado por su beso y por estar cerca de él. —Gracias. Has alegrado mi día. Él la tomó de la mano y entraron en la cocina, pero ella le soltó la mano tan

—Tyler. Qué bueno verte de nuevo —dijo su mamá. —Señora Riley. He traído esto para usted. —Adulador —susurró Liz. Tyler se volvió hacia ella y le guiñó un ojo. —Oh, son hermosas. Gracias. Y llámame Kathleen. —Ella se acercó a Ty y colocó las manos en su rostro, luego lo besó en la mejilla—. ¿Podrías alcanzarme ese florero en la parte superior del gabinete? —Sí, señora. Él bajó el florero y su madre lo llenó de agua. —Las arreglaré para ti, mamá —dijo Tara, haciéndose cargo. —Tyler, por qué no vas a la sala de estar con los chicos. Comeremos en un rato. Él miró a Jenna, quien asintió. Luego la sorprendió como el infierno, cuando se inclinó y la besó en los labios.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

pronto como tres pares de ojos muy curiosos se posaron en ellos.

308


El Club de las Excomulgadas —Nos vemos en un momento. —susurró él contra sus labios antes de desaparecer. —Bueno. —Su madre cruzó los brazos, con la cuchara de madera en la mano—. Sólo saliendo, ¿eh? No es gran cosa, ¿eh? —No sé sobre el resto de ustedes, pero siento algo más de calor en el ambiente —dijo Tara.

Jenna las miró a todas y se encogió de hombros. —Bien, tal vez es un poco más que eso. —Oh, es mucho más el que eso —dijo su madre. —Estoy de acuerdo. Casi se desmayaste justo al lado del mostrador cuando te besó. —dijo Tara, abanicándose con una servilleta—. Y el resto de nosotras nos desmayábamos contigo. Liz entrecerró los ojos hacia Jenna. —Estás enamorada de él. —No, no lo estoy. — ¿Por qué tanta negación, Jenna? ¿De qué estás huyendo? —Su madre se movió alrededor de mesón e hizo girar a Jenna para mirarla de frente—. ¿Hay algún problema con la relación? ¿Con Ty? No quería tener esa conversación. No ahora, y sobre todo, no con su madre. —No hay nada malo con la relación, ni con Ty. Es sólo que no estamos enamorados.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Te lo dije —Liz plantó una sonrisa satisfecha en su rostro.

309


El Club de las Excomulgadas —Ne-ga-ción. —dijo Liz, pronunciando lentamente cada sílaba—. Ty actúa como si estuviera enamorado. — ¿Lo hace? ¿Cómo lo sabes? —Un hombre no besa a una mujer frente a la madre de esa mujer, a menos que tenga sentimientos genuinos y serios por ella. —dijo Tara. Liz asintió.

La mirada de Jenna pasó a su madre, quien estaba asintiendo junto con ellas. —Estoy de acuerdo con las chicas. Ese chico está enamorado de ti. Ella no pudo evitar la pequeña emoción que serpenteó a través de sus terminaciones nerviosas. ¿Ty?, ¿enamorado de ella? No. Eso era algo que mamá, Tara, y Liz habían deducido del beso. No era cierto. Él nunca había dicho una palabra sobre amor. Por otra parte, ella tampoco lo había hecho, porque no se enamoraría de un jugador de hockey. Cuando prepararon los bocadillos, Jenna los llevó a la sala de estar. Los chicos estaban viendo la carrera. Tyler estaba sentado en el sofá, con los antebrazos en las rodillas, tan interesado en la acción en la pantalla como su padre, Mick, y Nathan. —El número treinta y seis se ve bien este año —dijo su padre.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Totalmente de acuerdo.

310


El Club de las Excomulgadas —De ninguna manera —dijo Ty—. Los rumores dicen que él y su jefe de equipo no se llevan bien, y el propietario está por hacer un cambio allí. Tendrá suerte de terminar la temporada en su coche. Su padre miró a Ty. —Sólo porque eres uno de esos besadores de traseros número cuarenta y siete, no significa que lo sepas todo, hijo.

—Recuerda mis palabras. No llegará ni a la mitad de la temporada. —Ambos están equivocados —dijo Mick—. El coche con el número quince es el que ganará este año. Jenna puso los ojos en blanco. —Muchachos. No peleen. Traje bocadillos. —Los dejó sobre la mesa. Ty tomó su mano y la atrajo a su lado en el sofá. Ninguno de los chicos, incluido su padre, hizo mención del hecho de que ella y Ty se acurrucaran juntos. Nadie los miró siquiera, ya que todos estaban demasiado absortos en la carrera. Ir a doscientas millas por hora era, obviamente, más emocionante que el brazo de Ty a su alrededor. Además, eran chicos. No les importaba. Le estaba dando demasiada importancia. Necesitaba relajarse. Era noche de espaguetis y albóndigas, uno de sus platos favoritos. Mamá había hecho pan casero y, mientras se horneaba, el olor impregnaba la casa. Para cuando la cena estuvo lista, el estómago de Jenna estaba en modo de gruñido en su totalidad. Se reunieron alrededor de la mesa y comieron, con la conversación en espera mientras todos llenaban sus platos y sus bocas.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Tyler se rió de él.

311


El Club de las Excomulgadas —Entonces, Ty, la última vez que estuviste aquí fue cuando Gavin te trajo. —dijo su padre— Y Liz es tu agente. Ahora estás aquí hoy como el novio de Jenna. Oh, mierda. Jenna hizo una pausa, con tenedor a medio camino hacia su boca, y volvió la mirada hacia Ty. Qué manera de ponerlo en una posición incómoda, papá. ¿A dónde quería llegar con esto?

pensamiento, dejando que Ty, de alguna manera, formulara una respuesta a la pregunta velada de su padre. —Sí. Estoy muy contento de estar de vuelta. Echaba de menos la excelente comida de Kathleen. Su padre le dirigió una amplia sonrisa. — Mi esposa cocina muy bien, ¿verdad? Ella es increíble. Algunos de los platos que has comido en Riley’s son recetas de Kathleen. —Oh, Jimmy. Me haces sonrojar. —Oye, es la verdad. —Me encantan los filetes bañados en salsa de Riley’s, Kathleen. —dijo Ty— . Los como cada vez que estoy allí. Ella exhaló un suspiro de alivio. Ty no parecía preocupado en lo más mínimo por el comentario sobre ser su novio. Tal vez no le importaba. Tal vez su mente no había registrado que lo llamaran “su novio”, o había desechado el comentario como algo poco significativo. —Eres tan dulce, Ty. —dijo su mamá—. Gracias.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

A ninguna parte, obviamente, ya que él no continuó con ese tren de

312


El Club de las Excomulgadas —No, gracias a ti. No como comida casera muy a menudo, así que esto es grandioso. — ¿Jenna no cocina para ti? —Ella está en el trabajo, y por lo general mis juegos terminan muy tarde. Pero ha cocinado para mí en alguna oportunidad. —Yo no cocino. —dijo Jenna—. Vengo aquí.

hacerlo. Ella se encogió ante el comentario de su padre. —No vamos a casarnos, papá. Sólo estamos saliendo. Ty tomó su mano y la apretó. —Oye, soy bastante bueno con una parrilla de gas, así que no creo que vayamos a morir de hambre. Su padre asintió. —Es bueno saberlo. Esa chica siempre está demasiado ocupada. Se podría pensar que a estas alturas, ya habría aprendido a cocinar. Jenna apretó los dientes. Había tantas cosas que quería dejar escapar, pero se mordió la lengua. Su padre era un hombre tradicional en muchos aspectos, aunque no le importaba que dirigiera el bar de la familia casi siete puñeteros días a la semana. Si alguna vez se tomaba la molestia de volver y dirigirlo, tal vez ella encontraría un maldito momento para aprender a cocinar, o hacer cualquiera de las cientos de otras cosas que nunca había tenido tiempo de hacer. Como conseguir una vida propia.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Bueno, si ustedes dos terminan casándose o algo, tendrás que aprender a

313


El Club de las Excomulgadas Inclinó la cabeza, sintiéndose culpable. El año pasado su padre había estado cerca de morir de un ataque al corazón. Ella no le señalaría con un dedo imaginario por su falta de responsabilidad en el bar. Podía hacer lo que quisiera con su vida. Ella estaba más que malditamente contenta de que todavía estuviera vivo. Ty le dio unas palmaditas en el muslo bajo la mesa. — ¿Estás bien?

—Estoy bien. — ¿Cómo está el bar, Jenna? —preguntó su madre. Ella levantó la cabeza, sonriendo de nuevo. —Muy bien. Lleno casi todas las noches de la semana. — ¿En los días de semana, también? —preguntó su papá. ���Sí. El baloncesto y el hockey mantienen el lugar a rebosar. Tampoco hace daño que varios de los jugadores de los Ice hayan hecho de Riley’s su hogar lejos del hogar. Su madre dirigió una cálida sonrisa en dirección a Ty. —Apreciamos que vayas al bar. A nuestros clientes les encanta cuando las figuras del deporte se aparecen por allí. —Jenna hace un gran trabajo con Riley’s. Es un ambiente divertido, la comida es increíble, y las personas son amables. Los chicos y yo la consideramos como nuestra casa. —Bien —dijo su padre—. Esperamos que siempre se sientan de esa manera. Siempre ha sido un hogar para Kathleen y para mí.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella asintió rápidamente hacia él.

314


El Club de las Excomulgadas —Deberías venir alguna vez, papá —dijo Jenna—. Tus clientes habituales te extrañan. Él se encogió de hombros. —No es tan divertido como solía ser. —Porque ya no puedes beber cerveza. —Bromeó su madre—. Lo que no significa que no puedas divertirte con tus viejos amigos.

real. Me encantaría tenerte allí. Lo mismo que a todos los demás. —Tal vez me pase una de estas noches, para asegurarme que mi chica esté haciendo un trabajo tan bueno como yo lo hice. Si esto continuaba, necesitaría un tratamiento dental antes de que terminara la noche. Le dolía la mandíbula de tanto apretarla. Después de la cena y recoger los platos, todos se trasladaron a la sala de estar. Su madre retomó su tejido, Tara y Liz se apiñaron para trabajar en algo para la boda de Liz, mientras los chicos veían el resto de la carrera. Ella y Ty estaban guardando el resto de las ollas y sartenes en la cocina. —Este sería un buen momento para mencionarles la expansión —dijo Ty. Ella le entregó un recipiente. Él estaba agachado en el suelo, colocándolos dentro del gabinete. — ¿Cuál expansión? —La apertura de un nuevo bar. —No. No es un buen momento para eso. —Nunca sería un buen momento.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Y puedes beber cerveza sin alcohol —Le recordó Jenna—. Sabe cómo la

315


El Club de las Excomulgadas Él tomó la última olla, apilándola con las demás, luego se puso de pie y se apoyó en el mostrador. — ¿Por qué no? —Ya oíste a mi padre. No estoy segura de que incluso tenga la confianza en que estoy dirigiendo Riley’s de la manera en que le gusta. Tyler se echó a reír.

Ella sacó uno de los taburetes y se sentó a medias sobre él. —No conoces a mi papá. Puede parecer de buen carácter, pero es ferozmente protector con el bar. Y es tradicional. Nunca aceptaría la idea de una expansión. —Y nunca lo sabrás de seguro si no lo discutes con él. ¿Cómo está la situación del capital? —Abundante. —Entonces, elabora un plan de negocios y preséntaselo. Es una buena idea, Jenna, y una donde puedes aprovechar tu talento natural. —Realmente me estás presionando para que lo haga. ¿Por qué? —Uno, porque creo que tu talento está siendo desperdiciado en ser bartender. Dos, porque creo que si abres un segundo bar, podrías cantar allí, lo que te haría más feliz, porque en realidad estarías haciendo algo que te encanta hacer. Tres, porque es una buena inversión de negocios. Ya sabes cómo dirigir un bar de éxito. Creo que podrías hacerlo funcionar. Todo lo que él decía tenía sentido. Era lógico. Pero no lo haría. Sacudió la cabeza y se bajó del taburete.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—A mí me sonaron más como bromas amistosas.

316


El Club de las Excomulgadas —Es demasiado arriesgado. Papá nunca lo aprobaría. Más importante aún, ella nunca lo intentaría. Ella comenzó a salir de la habitación, pero él le tomó las manos. —Entonces convéncelo. Eres la mujer más argumentativa que he conocido. ¿Me estás diciendo que no puedes hacerle frente a tu padre? Ve a él armada con un plan de negocios sólido y haz que te escuche. Canta para tus padres. Llévalos al

Ella retiró las manos. —No. No lo haré. Sólo porque pienses que es una gran idea, no quiere decir que sea algo que yo desee hacer. —Tienes miedo de dar este paso, del mismo modo que tienes miedo de cantar delante de tu familia. Ella miró hacia el pasillo para asegurarse de que nadie lo había escuchado. —Estoy cansada de tener las mismas conversaciones contigo. Ya no quiero hablar de esto. Sin embargo, Ty, obviamente, no iba a dejarlo ir. —Al principio, pensé que tenías miedo al fracaso. Ahora, creo que tienes miedo de tener éxito. —Eso es ridículo. Simplemente no creo que un segundo bar sea una buena idea. —Lo que no tiene nada que ver con cantar frente a tu familia. Tienes miedo de ser tan buena que quieran escucharte de nuevo. O tal vez que tengan la idea de que deberías hacer algo con esa espectacular voz que tienes. Y entonces, te verás

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

club al que fuimos y muéstrales cómo podría funcionar.

317


El Club de las Excomulgadas obligada a salir de tu zona de confort, ese capullo en que tan cuidadosamente te has envuelto, y hacer algo para dejar de ser tan infeliz. — ¿Qué? ¿De dónde vino eso? Yo no soy infeliz. Él dio un paso más cerca. —Sí, lo eres.

—No, no lo soy, y tú tienes mucho descaro al pretender saber cómo me siento. Estoy perfectamente contenta con las cosas como son. Estaba contenta antes de que llegaras, y estaré contenta después de que te hayas ido. Él arqueó una ceja. — ¿Estás tratando de deshacerte de mí, Jenna? —No. No lo sé. Deja de presionarme. No me gusta. —Estoy tratando de ayudarte. —No me estás ayudando. Esto no es lo que quiero. Y si crees que sí, entonces no has estado escuchando todas las veces que te lo he dicho. Él dio un paso atrás y levantó las manos. —Si eso es lo que crees, entonces retrocederé. Ella asintió, pero se sintió muy mal, como si un muro invisible se acabara de erigir entre ellos. —Iré a la sala para que no se pregunten de qué estamos hablando aquí. —Bien. Jenna se marchó, dejando a Ty solo en la cocina.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella se movió hacia atrás.

318


El Club de las Excomulgadas Bueno, eso salió muy bien. ****** Tyler tomó un refresco del refrigerador, necesitando unos minutos para calmarse y ordenar sus pensamientos. Dio un paso hacia el exterior, en el patio trasero. Hacía frío afuera. Debió haber tomado su abrigo. Ah, a la mierda. su cerebro, darle algo de claridad en lo concerniente a Jenna. — ¿Estás entrenando para un concurso de resistencia de hombre de hierro? Levantó la vista para encontrar a Mick de pie en los escalones. Mick cerró la puerta detrás de él. —Uh, no. ¿Y tú? Mick se echó a reír. —Diablos, no. Ya es bastante malo tener que jugar al fútbol en el frío. No me gusta mucho el frío. —Y yo que pensaba que eras un mariscal de campo macho y duro. —Oye, me gustan los estadios con techo. A unos agradables setenta y dos grados45. No arruines mi reputación filtrándolo a la prensa, sin embargo. —Ahora tengo munición para utilizar en tu contra. Un mal movimiento de tu parte. —Vamos. —Mick se movió de los escalones y llevó a Tyler hacia el garaje. Entraron por la puerta lateral. No estaba caliente, pero era más condenadamente cálido que estar de pie afuera, con el viento amargo pasando a través de la ropa. 45

72 grados Farenheit = 22.22 grados Celsius.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Sobreviviría. Vivía en el hielo, de todos modos. El frío podría aclarar las células de

319


El Club de las Excomulgadas Mick se apoyó contra uno de los dos coches que estaban a cubierto en el garaje. —Entonces, ¿qué está ocurriendo entre tú y mi hermana? Tyler arqueó una ceja. — ¿A qué te refieres?

—No es asunto tuyo. Mick sonrió y se rascó un lado de la nariz. —Probablemente, eso es lo que yo le habría dicho a alguien que tratara de interferir en mi relación con Tara. —No está ocurriendo nada. Me importa Jenna. Simplemente, no siempre vemos las cosas de la misma manera. —A mis padres les gustas, y también a Jenna. Eso lo sé. —Entonces, eso debería suficiente para ti. —Debería serlo. — ¿Pero? —Ya sabes, al ser el mayor, y sobre todo teniendo una hermana pequeña, siempre será mi trabajo cuidar de ella. —Por supuesto. —Pero también sé que ella es terca como el infierno. No le pone las cosas fáciles a los hombres. Ty decidió escuchar y ver a donde se dirigía Mick con esto.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Me refiero a que los escuché discutiendo en la cocina.

320


El Club de las Excomulgadas —Ella puede ser... difícil. —Ese es un eufemismo —dijo Ty. Mick se echó a reír. —Es independiente, fuerte como cualquier hombre, y mantendrá obstinadamente su actitud si intentas cambiarla.

—Pero también es ferozmente leal con las personas que ama. Y nunca antes ha traído a un hombre a casa, así que cree que eres alguien especial. Ty miró al suelo, luego dio a Mick una mirada de reojo. —Bueno, gracias por eso. Yo también creo que ella es muy especial. Simplemente no sé cómo darle lo que creo que realmente quiere. — ¿Qué piensas que realmente quiere? —Eso no me corresponde a mí decirlo. Mick se cruzó de brazos. —Bueno, ahora estoy confundido. —Lo siento, amigo. Hay un límite en lo que puedo decir, sin traicionar una confidencia. Mick se alejó del coche y dio una palmada en el hombro de Ty. —Está bien. Ella te confía sus secretos, y tú te los guardas. Eso es bueno. Y yo no sé cómo hablar sobre algo con respecto a lo que no tengo todos los hechos, pero si piensas hay algo que quiere, y no va a ir a buscarlo, presiónala. — ¿Eso crees?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Yo no querría cambiarla. Me gusta como es.

321


El Club de las Excomulgadas —Sí. —Ella va a odiar eso. Mick se rió y asintió. —Sí, lo hará. Pero, ¿Crees que algún día será realmente feliz si no consigue

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

lo que quiere?

322


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintidós Jenna esperó unos minutos, mordiéndose la cutícula de una uña, mientras Ty permanecía en la cocina. Mick había ido allí, así que pensaba que estaría conversando con su hermano. Él finalmente apareció y pasó algo de tiempo con la familia, pero era obvio que la dinámica entre ellos había cambiado. Ty se sentó junto a su padre y centró de la boda, pero no le prestó a la conversación toda su atención. Siguió lanzando miradas a través de la habitación hacia Ty, quién no la miró en absoluto. Estaba enojado. O lastimado. O algo. Ella no podía evitarlo. Sabía lo que quería y lo que no quería. Tener otro bar sería lindo… uno en el que hubiera música y canto en lugar de deportes, pero esa era una fantasía que nunca se haría realidad. Que Ty la presionara sobre el asunto no haría que ocurriera. Nunca debió haberle cantado, nunca debió haberse permitido incluso pensar que era una posibilidad. Entonces, él nunca lo habría sabido, y no estarían teniendo esta ridícula pelea. —Jenna, ¿me ayudas en la cocina un minuto? Dejó a un lado sus pensamientos y se levantó. —Claro, mamá. Su madre había hecho dos pasteles, uno de cereza y uno de crema de coco. A ella le encantaba el pastel hecho en casa y su madre hacía el mejor en la ciudad en opinión de Jenna.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

su atención en la carrera. Jenna se sentó junto a Liz y Tara, escuchando los planes

323


El Club de las Excomulgadas —Saca los platos y la crema batida del refrigerador. Yo tomaré los tenedores. —Está bien. Jenna se mantuvo ocupada llevando los platos y los utensilios al comedor. Cuando regresó a la cocina, su madre estaba cortando el pastel en porciones. —¿Tuvisteis Ty y tu una pelea?

—No. Estamos bien. La mirada que le dirigió a Jenna, le dijo que no le había creído en absoluto. —¿Quieres intentarlo de nuevo? —De verdad, mamá. No es algo importante. Simplemente no tenemos el mismo punto de vista en algunos asuntos. —Déjame hacerte una pregunta. —Muy bien. —¿Es bueno contigo? —¿Qué si es qué? —¿Te trata bien? —Por supuesto que sí. No estaría con él si no lo hiciera. —¿Es respetuoso contigo? —Sí. —¿Cómo te sientes cuando estás con él?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

El súper oído de su madre en acción.

324


El Club de las Excomulgadas —Mamá, por favor. —Sólo contesta la pregunta. Ella se sentó en el taburete y pasó el dedo por la crema batida. —Completamente agitada en mi interior. Derretida, como el interior de tu pastel de cereza. Su madre asintió, levantó las comisuras de los labios en una sonrisa de

—Ya veo. Y, ¿cómo te sientes cuando no estás con él? Jenna suspiró. —Una vez más, toda agitada en mi interior. Lo echo de menos. —¿Le has dicho que estás enamorada de él? Dios, su madre era como una maestra del interrogatorio. —No estoy enamorada de él. —¿Estás tan segura de eso? —No lo sé, mamá. No sé cómo me siento. Nunca antes he estado enamorada. —Siempre has sido la mejor al esconder tus emociones, sin nunca permitirte acercarte a alguien. El amor es algo que atemoriza, mi querida hija. Pero eres una mujer fuerte y espero que le hagas frente a tus temores, como te has enfrentado a cada aventura que has tomado en tu vida. Una Riley nunca se echa atrás por tenerle miedo a algo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

complicidad.

325


El Club de las Excomulgadas Bueno, diablos. No estaba preparada para esto, no había esperado que esta conversación se hiciera tan profunda con tanta rapidez. Pero ahora que así había sido, las compuertas se abrieron y quedó allí, expresando sus emociones. —No me gusta fracasar. —Sé que no te gusta. Pero si quieres algo que realmente valga la pena, tienes que estar dispuesta a asumir el riesgo.

—Mamá, hay algo que tengo que hablar contigo. —¿Servirán el pastel, o tendré que venir aquí y robarlo? Maldita sea. La atención de su madre se volvió hacia su padre, a quién seguía Nathan, y después Mick. —Sí, ¿dónde está ese pastel? —preguntó Nathan, viéndose ansioso mientras miraba por encima del hombro de su padre. El momento había pasado. —Hablaremos de esto más tarde —le dijo su madre con una mirada directa. Pero el “más tarde” nunca ocurrió, porque después de comer el pastel, Tyler dijo que tenía que irse, y Jenna sabía que tenía que hablar con él antes de que se fuera de gira, por lo que decidió que se iría con él. Se despidieron. Tyler, siempre el perfecto caballero, le agradeció a su madre por la cena y estrechó la mano de su padre, prometiendo volver pronto para ver

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Y allí estaba, la oportunidad que necesitaba.

326


El Club de las Excomulgadas algunos partidos y hacer algunos lanzamientos al aro46 en el patio trasero, una vez que el clima se hiciera más cálido. Ella se preguntó si todavía serían pareja cuando llegara la primavera. ¿Quería que fuera así? Él ya estaba más allá de su fecha de vencimiento, y ¡Dios! la empujaba más allá de su zona de comodidad. Su vida sería mucho más fácil sin él en ella.

Si fuera inteligente, rompería con él antes que la lastimara. O que ella lo lastimara a él. Se estacionó en el garaje y salió del coche, cerró la puerta del garaje, y entró en la casa para dejar entrar a Tyler. El áspero viento de la inminente nevada soplaba con fuerza desde el norte. Él se apresuró a cerrar la puerta, frotándose las manos mientras entraba. —Vi algunos copos de nieve mientras conducíamos. La nieve podría llegar temprano esta noche. —Yo también los vi. Estaba escuchando el reporte del clima durante el camino a casa. Están esperando que sea una gran tormenta. Espero que no cancelen tu vuelo por la mañana. Él miró por la ventana, observando las ramas del árbol en el jardín delantero doblándose con el viento, luego se volvió y miró hacia la chimenea. —¿Tienes leña? —En la parte trasera. —¿Qué tal si encendemos el fuego?

46

Se refiere de manera informal a jugar al baloncesto.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Sin embargo, allí estaba, conduciendo hacia su casa con Tyler detrás de ella.

327


El Club de las Excomulgadas —Es una gran idea. Serviré algo para beber. ¿Qué te gustaría? —Whisky. —Él se dirigió hacia la cocina. —¿Te quedarás esta noche? Ty se detuvo, se volvió y la miró, y leyó la pregunta en su expresión. —¿Quieres que lo haga?

—Bien, entonces. Whisky. Jenna sirvió las bebidas mientras él salía y reunía una brazada de leña, entraba con ésta y la colocaba cerca de la chimenea. Encendió el fuego y ella se sentó con él cerca de la chimenea, escuchando el crepitar de la vieja madera mientras el fuego comenzaba. —Es una lástima que no tenga malvaviscos —dijo ella, mientras tomaba un sorbo de su bebida. Tyler se bebió la suya de un trago y luego puso el vaso en la mesa frente a él. —Los malvaviscos no van con el whisky. Ella arrugó la nariz al pensar en la combinación. —Tienes razón. No habían hablado acerca de su discusión anterior, pero ya no parecía enfadado. Estaba contenta de que no fuera el tipo de chico que se aferraba a su ira o guardara rencor. Odiaba a los chicos que hacían mohines. Era mucho mejor decir lo que estaba en su mente, dejarlo salir, y superarlo. Aunque no lo habían superarlo, ¿cierto? Todavía flotaba en el aire entre ellos, sin resolverse, y era prácticamente por su culpa.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Sí.

328


El Club de las Excomulgadas —Siento lo de antes, en casa de mis padres. —No te preocupes. Te presioné. Tienes derecho a hacerme retroceder. Él siempre se lo hacía tan fácil. —He estado haciendo algunas notas acerca de un nuevo bar —admitió ella. —¿En serio? —Él se levantó y tomó la botella de whisky, sirviéndose

—Son sólo algunas estimaciones preliminares sobre los costos y la viabilidad potencial. Hice una lista de lo que quiero en cuanto a inventario y espacio deseable, las necesidades de personal, y cosas así. —Me gustaría que me hables de eso, si deseas compartirlo. Sorprendentemente, ella quería compartirlo con él. —Buscaré mi bloc de notas. Se levantó y se dirigió a su oficina para tomar sus notas. Cuando volvió, se detuvo por unos segundos en la puerta, sorprendida por lo absolutamente sexy que Ty se veía, inclinado contra el sofá cerca del fuego. Las llamas resaltaban la oscuridad de su pelo, la masculinidad de sus rasgos faciales y las largas líneas de su cuerpo, mientras estaba allí, sentado con el brazo balanceándose sobre una rodilla y moviendo el whisky en su vaso. Tomó aire, lo dejó escapar, entró en la habitación, y se sentó. Ty le sonrió. —Déjame ver. Ella abrió el cuaderno donde había empezado a hacer sus notas.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

nuevamente—. Cuéntame.

329


El Club de las Excomulgadas —Algunas partes son garabatos, por lo que probablemente no tengan mucho sentido. Él levantó la mirada hacia ella. —Puedo leer garabatos bastante bien, ya que así escribo. Veamos. Ya sin excusas, le dio su libreta, luego bebió el contenido de su whisky, con la esperanza de encontrar valor en el líquido ámbar.

—Tus números parecen razonables. Me gusta tu proceso de pensamiento acerca de los requisitos de espacio. ¿Has pensado en las necesidades eléctricas para la música? —Sí, eso está aquí. —Adelantó algunas páginas para mostrarle las notas que había hecho—. Estas son preliminares. Imagino que tendría que preguntarle a un electricista y a alguien en el negocio, si necesitara los números concretos de tomas de corriente y los amperajes. Él revisó las notas. —Buena idea, pero tus estimaciones parecen sólidas. ¿Qué hay sobre la dotación de personal, además de los seguros y el licor? ¿Servirías comida en el otro, o sólo bebidas? Ella les sirvió otro whisky. —Piensas en todo, ¿no? —Tú lo hiciste, al parecer. Tienes una buena lista aquí. —Te dije que sólo estaba tomando algunas notas. No significa nada. —¿Por qué lo haces?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él pasó las páginas, murmurándole mientras lo hacía.

330


El Club de las Excomulgadas —¿Hacer qué? —Hacer que todo lo que haces parezca... algo sin importancia. No te infravalores de esa manera. Este podría ser un gran negocio para ti y para tu familia, Jenna. Riley’s es un gran éxito. Si lo expandes, podrías duplicar los ingresos de tu familia. Dicho de esa manera tenía mucho sentido desde el punto de vista comercial.

ciudad? —Tal vez. Es una opción. Pero, ¿es lo que realmente quieres hacer? No. Tan pronto como la palabra se formó en su cabeza, se dio cuenta de que otro bar de deportes no era en absoluto lo que quería. Lo que realmente quería era lo que en secreto pensaba que nunca podría tener. Hasta que había conocido a Ty. Ahora quería cosas que nunca antes había deseado. Y estaba cansada de pensar en ellas, al menos por esta noche. Esas posibilidades le provocaban un enorme dolor de cabeza. Dejó su vaso de whisky y tomó el de Ty, colocándolos sobre la mesa situada detrás de ella, y luego subió a su regazo. —¿La conversación ha terminado? —preguntó él. —Sí. Saldrás de la ciudad por algunos días, y no quiero pasar nuestra última noche juntos hablando sobre planes para pisos y electricidad. —¿Qué? ¿No te parece que es un juego previo? Ella rió y apartó el cabello de la cara de Tyler.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Pero, ¿no tendría sentido sólo abrir otro bar de deportes en otra parte de la

331


El Club de las Excomulgadas —No, en absoluto. Prefiero que mi juego previo sea un poco más sucio. Él le apretó las caderas, y sus manos viajaron para tomar su trasero. —Los planes para pisos y electricidad pueden ser muy sucios. —Tú puedes ponerte muy sucio. Es por eso que me gustas. Antes de darse cuenta, estaba de espaldas sobre la alfombra, con Tyler

—¿Sí? ¿Cuán sucio quieres que me ponga? —Mucho. Levantó su jersey y le dio un beso en el vientre, haciendo rodar el suéter hacia arriba mientras movía sus labios sobre su estómago y costillas. Cuando llegó al sujetador, besó las colinas de sus pechos y desabrochó el cierre frontal del sujetador, exponiéndola a su mirada. —La luz del fuego hace cosas increíbles en tu piel. Te hace dorada —dijo, levantando su suéter por encima de su cabeza y deslizando los tirantes de su sujetador por sus brazos. Se inclinó, presionando besos suaves sobre cada uno de sus pezones, antes de tomar uno en su boca para succionarlo y apretarlo entre sus dientes. Ella se arqueó para mover su pecho hacia él, necesitando que tomara más de éste en su boca. Ty deslizó un brazo alrededor de su espalda y tiró de su pezón dentro de su boca para succionarlo más profundamente. —Sí. Eso es lo que necesito —dijo ella, mientras él llevaba a ambos pezones… y a ella, hacia un frenesí. Su espalda se encorvó con necesidad mientras acariciaba sus pechos, hasta que salieron de su boca, húmedos y brillantes. Luego se movió para ocuparse de sus pantalones, desabrochándolos y quitándoselos, seguidos por sus bragas, dejándola desnuda. El fuego la bañaba con su calidez, mientras estaba allí, desnuda ante él. Ty colocó una mano sobre su abdomen y trazó un camino al sur, tomándose su tiempo para juguetear y

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

cerniéndose sobre ella.

332


El Club de las Excomulgadas atormentarla, antes de encontrar su sexo y acariciarla suavemente, haciendo que sus caderas se levantaran de la alfombra para encontrar sus dedos exploradores. Pero él se dejó caer entre sus piernas, tomando su trasero en sus manos. Ella se apoyó en los codos, para poner su boca sobre ella. Todo ese calor húmedo rodeándola le hizo temblar. Estaba en sintonía sólo con él, con la forma en que pasaba su lengua alrededor de su clítoris, antes de tomarlo en su boca, para hacer rodar el arete de su perforación con la lengua hasta de su deseo. Ver su lengua moviéndose sobre su sexo era tan increíblemente íntimo, y la forma en que le lanzaba miradas le hacía retener la respiración. Sintió el hormigueo del orgasmo acercándose, casi avergonzada de que él pudiera hacer que se corriera con tanta facilidad, pero Ty había llegado a conocer tan bien su cuerpo y sus reacciones, que sabía exactamente dónde tocarla, donde degustarla, para llevarla allí. Ella se elevó contra su boca, instándolo a lamerla con más rapidez. Él lo sabía, deslizando los dedos dentro de ella, porque eso intensificaría su orgasmo. Y cuando éste llegó, gritó descaradamente, dejando que la atravesara mientras se liberaba con desenfreno, hasta que cayó hacia atrás completamente, exhausta y respirando entrecortadamente. Tyler puso de pie y comenzó a desvestirse. Jenna se puso de lado, contenta de mirar. —Podrías hacer eso como un striptease y sería mucho más entretenido. —Ja, ja. Ni en sueños. No tengo ningún ritmo. —Mentiroso. He bailado contigo y sí tienes ritmo. —En un palo de striptease no lo tengo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

que ella quiso morir por el dulce placer del acto. Mirarlo sólo aumentaba el frenesí

333


El Club de las Excomulgadas —¿En serio? Así que lo has intentado y has fallado en un poste. ¿Quién habría imaginado que tenías un pasado como stripper? —Ahora ya sabes mi secreto profundo y oscuro. Cuando se bajó los calzoncillos, ella pensó que podría sólo quedarse ahí parado, desnudo, y las mujeres felizmente lanzarían dinero en su dirección. Aún con las cicatrices que llevaba por las peleas en el hielo, era pura belleza masculina.

músculo que hablaba de su fuerza. Él se dejó caer sobre la alfombra y la atrajo hacia él, besándola hasta que ella olvidó por completo la adoración de su cuerpo y se concentró en la adoración de su boca. Lo echaría de menos cuando estuviera lejos esta semana. Se había acostumbrado a tenerlo con ella, tocándola y besándola. En especial le encantaban sus besos, la forma en que rozaba lentamente sus labios sobre los de ella, antes de hacerle rodar sobre la espalda y profundizar el beso hasta que el calor se encendía en todo su cuerpo. Su corazón latía con fuerza contra él, con su pulso acelerándose hasta que se sintió mareada y caliente. El mundo se desvaneció hasta que todo lo que sintió fueron sus labios, su lengua, su mano moviéndose sobre sus pechos para pellizcarlos y juguetear, hasta que se arqueó contra él. Jenna extendió la mano para tomar su polla, rodeándola con su mano para acariciar su longitud. Hizo movimientos circulares con el pulgar sobre la punta, usando el líquido reunido allí para cubrir la cabeza. Los gemidos que él emitió cuando lo tocó, sólo aumentaron su necesidad de sentirlo enterrado en su interior, y cuando él le dio la vuelta para colocarla sobre su vientre, estaba lista para él. —Sobre tus rodillas —dijo, buscando un condón mientras ella tomaba posición.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Jenna alcanzó su tobillo y deslizó la mano hacia su pantorrilla, adorando el

334


El Club de las Excomulgadas Ty colocó las manos en su trasero y le abrió las piernas con sus rodillas. Ella se estremeció por la anticipación, cuando la cabeza de su polla avanzó en su interior, y cuando él acarició su espalda, se arqueó para aumentar su contacto. No había nada más sexy que una mujer sobre sus rodillas. Tyler deslizó la polla dentro de ella, entrando en Jenna con un rápido empuje. Ella siseó y se empujó hacia atrás contra él, su coño se cerró en torno a él, negándose a dejarlo ir cuando se deslizó hacia afuera, para luego impulsarse de nuevo.

espalda, trazando las líneas de su dragón—. Me encanta este tatuaje. Jenna era una mujer indómita y salvaje, era perfecta para él. Se retorció hacia atrás contra él, y le dio lo que quería, deslizando su polla profundamente dentro suyo, pero no con demasiada fuerza. No todavía. Tenía que esperar hasta el final o esto terminaría demasiado pronto. Ella estaba caliente y húmeda, y lo apretaba con sus músculos, con su cuerpo brillando a la luz del fuego mientras se movía contra él. Ty se echó hacia atrás para ver su polla desaparecer dentro de ella, para ver cómo su coño se aferraba a él y lo llevaba a su interior. Separó sus nalgas, y su pequeño agujero fruncido lo invitó. Humedeció un dedo y jugueteó allí, frotando el dedo hacia atrás y adelante sobre su ano, mientras se empujaba dentro y fuera de ella. Sus gemidos de placer le hacían saber que le gustaba lo que estaba haciendo. Cuando insertó la punta de su dedo, dejó escapar un grito de placer, con su coño apretándose a su alrededor como respuesta. —¿Dónde está tu lubricante, Jenna? —En el dormitorio, en el cajón de la derecha. —Quédate justo así. Ya regreso.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Me encanta follarte en esta posición —dijo, moviendo la mano por su

335


El Club de las Excomulgadas Él se retiró, entró en su dormitorio y buscó el lubricante, luego regresó, recubriendo su dedo con éste. Entró en su coño otra vez, y jugó con el pequeño agujero, asegurándose de que estuviera bien lubricado. Esta vez, deslizó el dedo más profundamente. —Oh, Dios —dijo ella, bajando la cabeza hacia la alfombra y levantando el trasero contra él—. Me gusta eso. Ty movió su dedo hacia adentro y afuera al tiempo que follaba su coño. Su contrajo alrededor de su polla mientras él la penetraba en los dos agujeros. Sus pelotas se apretaron ante la idea de follar su apretado agujero, de tomarla allí ahora mismo. —¿Quieres esto? —le preguntó, empujando el dedo más profundamente en su ano. —Sí —dijo ella, con voz entrecortada—. Vayamos al dormitorio. Tengo un consolador allí que me hará culminar, mientras tú follas mi trasero. Ty sacudió la cabeza. —Nunca dejas de sorprenderme, Jenna. Ella le dirigió una sonrisa arqueada en respuesta. —Espero que no. Él se retiró y se trasladaron al dormitorio. Ty se lavó y después se unió a ella. Jenna estaba en la cama, con un grueso pene de silicona en sus manos. Le entregó el lubricante. Él le sonrió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

culo se apretó alrededor de su dedo, como una funda ajustada, y su coño se

336


El Club de las Excomulgadas —Te follaré el trasero y haré que te corras. Haré que los dos nos corramos. Con fuerza. Ella se puso sobre sus manos y rodillas, lubricó el consolador, y lo deslizó en su vagina. —Disfrutaré de esto. Diablos, podría sólo verla follándose con ese consolador y masturbarse. La podría correrse en ese momento. —Maldita sea, Jenna —dijo. —Te gusta mirarme. —Sí. —Recuérdame que me masturbe para ti hasta correrme en algún momento. Él tomó su polla en su mano, y se la acarició. —Cuando quieras, nena, seré un voyeur feliz. —Pon tu polla en mi trasero. Estoy lista para correrme. Él se puso el condón y lo cubrió con lubricante, después vertió más en su ano. Separó sus nalgas, con sus pelotas apretándose por la anticipación de tenerla allí, de sentirla correrse con ese consolador mientras follaba su culo. Empujó la cabeza de su polla más allá de la barrera de apretados músculos. Ella siseó. —Dime si te lastimo. —Sólo pon tu polla dentro de mí —dijo ella, sacando el consolador de su coño cuando él empujó su polla más profundamente en su trasero.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

visión de ella sobre sus rodillas haciéndose llegar al orgasmo, era tan excitante que

337


El Club de las Excomulgadas Lo hizo lenta y suavemente, centímetro a centímetro, apretando los dientes mientras su cuerpo se apretaba en torno a él, apretando su polla con una fuerza que hizo que sus pelotas se tensaran aún más y amenazaran con entrar en erupción. Todavía no. Ni siquiera cerca. Él se contuvo, luego se deslizó hasta el final. —Oh, sí —dijo Jenna, luego volvió a introducir el consolador. Él lo sintió moverse, más allá de la delgada barrera entre su coño y su culo.

empezó a moverse dentro de su trasero. —Oh, mierda —dijo ella—. Sí. Sí. Así era exactamente como se sentía. Estaba apretada, caliente y perfecta. Salió de ella parcialmente y luego la penetró de nuevo, encontrando el ritmo con el consolador que ella usaba, tomando sus señales sobre cuándo salir, y cuando a empujarse hacia adentro otra vez. Ella lo apretaba a la perfección y tenía que aguantar hasta que Jenna se corriera. La verdad era, que podría correrse en cualquier momento. Sus pelotas se estremecían y estaba listo para disparar. Con cada penetración del consolador, ella lo torturaba, dejándolo listo para correrse. Y cuando ella se movió con más rapidez, la imitó, dándole exactamente lo que pedía. El sudor corría por su cuerpo, por sus ojos, mientras se contenía, penetrándola, observándola dándose placer a sí misma. La intimidad y la confianza que ella le regalaba lo aniquilaban. Quería que esto fuera bueno para ella. —Oh, Dios, oh, Dios, Tyler, voy a correrme. Fóllame más duro. Ella tenía su polla en el agarre de acero de su trasero y él iba a explotar. Se echó hacia atrás y se impulsó en ella, una y otra vez, y cuando ella gritó, y su cuerpo se convulsionó en torno a él, Ty se dejó ir, gritando mientras llegaba al

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Cuando ella lo sacó y lo sumergió de nuevo en el interior de su coño, él

338


El Club de las Excomulgadas clímax. Envolvió un brazo alrededor de su cintura y se aferró a ella mientras se estremecía y vaciaba hasta que se quedó sin nada. Se retiró, llevando a Jenna con él a la ducha. Ella se apoyó contra la pared como una blanda muñeca de trapo. La lavó, cuidándola con ternura, y luego cerró la ducha y le entregó una toalla. —Estoy agotada —dijo ella, dándole una mirada soñolienta y con los ojos

—Yo también. Él miró por la ventana. La nieve había caído de manera constante, cubriendo el césped y las aceras, aún seguía cayendo. Se preguntó si su vuelo despegaría a la hora prevista mañana. Fijó la alarma de su teléfono. Subieron en la cama y él tiró de Jenna contra su cuerpo, dándose cuenta de lo mucho que la echaría de menos cuando dejara la ciudad para su gira. No le gustaba estar separado de ella. ¿Era así el amor? ¿Sentirte vacío cuando no estabas con esa persona, como si algo esencial faltara en tu vida? ¿Se estaba enamorando de Jenna? No había tenido intención de hacerlo. Nunca había tenido la intención de amar a nadie. Jamás. Horas de diversión, sí, pero, ¿enamorarse? Había visto lo que el amor podía hacerle a las personas que alguna vez habían asegurado que se querían. Estaba seguro de que nunca querría hacerle eso a Jenna. ¿Destrozar a alguien que te importaba? Sí, esa no era la forma que se suponía fuera el amor.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

entrecerrados, mientras se secaba el cabello con una toalla.

339


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintitrés Jenna no sabía lo que le había poseído, para llamar a Elizabeth y a Tara e invitarlas al club de música. Tal vez estaba cansada de tener miedo. O tal vez necesita una segunda opinión.

alguien podía sesgar tus opiniones, hacer que te gustara algo que otra gente pensaba era terrible. La única forma en que podría resolverlo sería obteniendo la opinión de dos de las personas en quienes más confiaba. Tara y Liz le dirían si no tenía talento. Está bien, Tara sería educada y dulce. Liz sería contundente y le diría que apestaba. Entonces, tendría a la dulce Tara para sostener su mano cuando llorara. Había llevado su guitarra, aunque la había dejado en el maletero del coche, ya que todavía había un noventa y ocho por ciento de posibilidad de que se acobardara y nunca lograra reunir el valor para subir allí y cantar. —Oh, he oído sobre este lugar —dijo Liz, mientras entraban y encontraban una mesa—. Es un nuevo club de moda. Con grandiosa música en vivo. —Leí sobre él en la sección de entretenimiento del periódico —dijo Tara, mirando a su alrededor en búsqueda de una camarera. Se quitó el abrigo y lo colgó sobre la silla—. Tiene muy buenas críticas. —Ty me trajo hace algunas semanas. —¿Lo hizo? ¿Te gustó? —preguntó Tara. —Fue increíble. —Una de las mejores noches de su vida. Ahora bien, si sólo pudiera reunir el coraje para cantar de nuevo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ty, después de todo, se acostaba con ella. Tener relaciones sexuales con

340


El Club de las Excomulgadas La música comenzó con un hombre barbudo de aspecto desaliñado que subió y cantó un número de blues, que la sacudió directamente hasta los dedos de sus pies, pintados de negro y blanco. —Wow —dijo Liz—. Definitivamente no puedes juzgar ese libro por su cubierta. Ese tipo parece un vagabundo. Pero, ¡oh!, su voz. —Lo sé —dijo Jenna—. Estuvo fantástico.

verdadero rock. Tocaron dos rondas. Fue un poco ruidoso, pero le encantó su ritmo. No tocaron ningún cover47, toda su música fue original, e hicieron que algunas personas fueran a la pista de baile y saltaran con la música. Había un montón de talento presentándose esa noche. No fiascos como la primera noche que Tyler la había llevado. Jenna se sentía inadecuada. Tal vez esta noche no era la mejor noche para que se levantara y lo intentara de nuevo. —Desearía poder cantar —dijo Tara, mientras otra banda subía y comenzaba a afinar sus instrumentos—. Es un talento que no poseo. —Yo no puedo cantar ni una maldita nota. —Liz levantó la copa de vino hacia sus labios y bebió un sorbo—. No es que eso alguna vez haya evitado que cante a todo pulmón las canciones de Beyoncé en la ducha. Tara se echó a reír. —Oh, yo también lo hago. Quiero decir, no soy terrible, pero no creo que ningún agente caza-talentos vaya a tocar a mi puerta en algún momento cercano. ¿Y a ti, Jenna? —preguntó Tara—. ¿Te gusta cantar? Liz la miró también y Jenna se dio cuenta de que era ahora o nunca. —Bueno, esta es la cosa, chicas. De hecho, canto.

47

Cover: Canción versionada o versión de una canción grabada previamente por otro artista.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Una banda comenzó después, e interpretaron algunas canciones de

341


El Club de las Excomulgadas —Cariño, todos cantamos —dijo Liz—. ¿Eres buena haciéndolo? Su corazón se estrelló contra sus costillas, con la piel fría y húmeda mientras su rostro se inflamaba de calor. —Mi guitarra está en el maletero del coche. Los ojos de Tara se abrieron como platos.

—No me digas… —Liz se empujó fuera de la mesa—. Cantarás esta noche, ¿verdad? —He pensado en ello. —Bien, deja de pensar en ello y ve por tu guitarra. —No sé. Tara la empujó. —No nos hagas esto. Ve por tu guitarra. Quiero escucharte. —Está bien. —El temor fue reemplazado por la excitación nerviosa. Hizo que le marcaran la mano para poder volver a entrar, después, salió corriendo hacia el aparcamiento y buscó su guitarra. Vio a Tara y Liz hablando sin parar entre ellas, mientras regresaba a la mesa. Liz miró la guitarra en su caja, y luego de nuevo a Jenna. —Te he conocido durante muchos años y no sabía que cantaras. Jenna se encogió de hombros. —Nunca se lo había dicho a nadie. —¿Por qué?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—¿Qué? ¿Tienes una guitarra? No lo sabía.

342


El Club de las Excomulgadas —Porque podría no ser buena. Liz se echó hacia atrás en la silla y se cruzó de brazos. —Nosotras juzgaremos eso. Sube allí tu bonito trasero y canta para nosotras. Jenna se echó a reír. —Tengo que esperar mi turno. Lo que me recuerda que tengo que darle mi

Escribió lo que quería cantar y corrió hasta el escenario, luego regresó, con su garganta repentinamente tan seca que tuvo que llamar a una camarera y pedirle una botella de agua. —Es por eso que nos ha traído esta noche, ¿cierto? —preguntó Liz. —Tal vez. Quería que me escucharais. Si es que puedo reunir el coraje suficiente para hacerlo. Pensé que seríais honestas y me diríais si apesto. —No apestarás —dijo Tara. —¿Cantaste cuando tú y Ty vinisteis aquí? —preguntó Liz. Ella se miró las manos. —Sí. Una o dos veces. —Oh. Mi. Dios. Nuestra chica ha guardado secretos para con nosotras, Tara. Tara sacudió la cabeza. —Estoy sorprendida y consternada. —Ya está bien, chicas. Mamá y papá no saben que canto. —De nuevo… no me digas… —dijo Liz—. ¿En serio?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

tarjeta al disc-jockey.

343


El Club de las Excomulgadas —En serio. Nunca he cantado delante de nadie. Bueno, eso no es cierto. Canté en Europa. Pero no había cantado de nuevo. Hasta Ty. Liz dirigió una mirada a Tara, antes de mirar a Jenna. —¿En serioooo? —Sí, y no busquéis nada en eso. Él encontró la guitarra y las canciones que he escrito…

—¿Qué otra cosa desconocemos sobre ti, señorita Riley? —le preguntó Liz— . ¿Te pones un traje de superhéroe y luchas contra el crimen por la noche en la metrópoli? —Sí, pero sólo entre las tres y las cinco de la madrugada. —Ooooh, eres una sabelotodo. —Liz ladeó la cabeza a un lado y la estudió—. Hay nuevas facetas de ti que estoy comenzando a descubrir. —Creo que estaréis realmente decepcionadas cuando os deis cuenta de que sólo soy una cantante promedio, que no lleva capa ni leotardo. —Es una lástima. Eso habría sido un gran ángulo para promocionarte. — Liz extendió la mano delante de ella, trazando la forma de un arco iris—. La Cantante Superhéroe. Suena bien, ¿verdad? Jenna puso los ojos en blanco. —¿Y estás en el negocio de promover a tus jugadores? Pobres chicos. Tara soltó una risita. —Mick estará celoso por no haber recibido un nombre de superhéroe. Jenna puso la mano sobre la de Tara.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Oh, Dios mío, ¿también escribes canciones? —preguntó Tara.

344


El Club de las Excomulgadas —No quiero que Mick o Gavin sepan nada de esto. Sólo quiero que me escuchéis y me digáis lo que pensáis Tara frunció el ceño. —Pero… —Por favor.

Un par de cantantes se presentaron después de la banda, entonces, el discjockey la llamó por su nombre. Jenna miró a Tara y a Liz. —Es el momento. —Patea algunos traseros allí, cariño —dijo Liz. Las náuseas se establecieron en su estómago, pero tomó la guitarra y subió al escenario. —Hola, Jenna —dijo el disc-jockey—. Es bueno verte de nuevo. Sorprendida de que la recordara de hace tanto tiempo, ella asintió y le devolvió la sonrisa. —Gracias. —Veo que cantarás tu propia canción esta noche. —Sí. Voy a darle una oportunidad. —Rómpete una pierna, hermana. Ella tragó y se dirigió al micrófono, tomó el taburete de metal y se sentó en el borde. Hizo todo lo posible por no tener el aspecto de que iba a vomitar o

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Está bien.

345


El Club de las Excomulgadas desmayarse en cualquier momento. Examinó la multitud y encontró a Liz y Tara, ambas sonrieron y aplaudieron con fuerza para ella. Tomando una respiración profunda, se acomodó y empezó a rasguear la guitarra, perdiéndose en la música que había escrito. Era una triste canción de amor sobre una separación, el dolor que se siente cuando crees que estás enamorada pero no funciona, y cómo encuentras la fuerza para seguir adelante. Esperaba que algunas personas en el público pudieran conectarse con ella.

manos y a través de su voz, dejando que las palabras y el significado se vertieran a través de su alma hacia cualquiera que hubiera tenido el amor, y lo hubiera perdido. Cuando terminó, levantó la mirada, y nadie se movió, habló, o dijo una palabra. Oh, mierda. Apestaba. Pero entonces todo el mundo se puso de pie, un estruendoso aplauso y pisadas fuertes hicieron que las lágrimas brotaran de sus ojos. Se bajó del taburete y se inclinó hacia adelante, sonrió, y dejó el escenario. El disc-jockey la detuvo. —Oh, no, cariño. Quieren más. —¿En serio? —Diablos, sí. Dales otra. Ella se dio la vuelta y volvió, sorprendida al escuchar los silbidos, gritos y aplausos cuando tomó asiento una vez más. Esta vez, les cantó una canción más feliz y rítmica, sobre el encuentro de tu primer amor en el verano, cuando todo es dulce e inocente, el tipo de amor que nunca podría ser olvidado. Era una canción

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella siempre podía perderse en la música, así que dejó que fluyera desde sus

346


El Club de las Excomulgadas divertida, una en la que podían ponerse de pie y dar palmadas al ritmo de la música. Al final, la animaron con tanta fuerza que ella no pudo borrar la sonrisa de su rostro. —Te adoran —le dijo el diskjockey—. No te vayas. Estoy seguro de que querrás tocar más esta noche.

La detuvieron varias veces en el camino de regreso a la mesa para felicitarla y darle palmadas en la espalda. Cuando volvió a la mesa, Tara la abrazó y gritó. —Mierda, eres buena —dijo Tara—. No tenía idea de que pudieras cantar así. —Gracias. Liz, sin embargo, se echó hacia atrás con los brazos cruzados y la fulminó con la mirada. Uh-oh. La verdadera prueba. —No te gustó. —¿Estás bromeando? Lo que quiero saber es por qué estás perdiendo el tiempo como camarera, cuando deberías tener un contrato de grabación. Jenna dio un largo trago a su botella de agua y después la dejó a un lado. —Oh, vamos. —No me vengas con “oh, vamos”. Sin duda, debes tener algún indicio de lo talentosa que eres.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Está bien, seguro —dijo con una sonrisa.

347


El Club de las Excomulgadas Jenna se encogió de hombros. —Me gusta cantar y escribir música. —Y yo soy agente y reconozco el talento cuando lo veo. —Sí, el talento deportivo. —El talento, cariño. Tienes talento. Un talento sorprendente del tipo que te

Jenna sacudió la cabeza. —No. —Sí. Tienes que conseguir un agente y un contrato de grabación, pronto. —No lo creo. —¿Ty te escuchó cantar? —le preguntó Tara—. ¿Qué dijo? Jenna no le respondió de inmediato. —Jenna —dijo Liz—. ¿Qué dijo? —Casi lo mismo que tú dijiste. Liz movió las manos en el aire. —Y tú, ¿qué? ¿Lo ignoraste? —Imaginé que sólo estaba diciendo cosas bonitas, porque estamos teniendo relaciones sexuales. Liz sacudió la cabeza. —Eres una idiota.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

saca los sesos de la cabeza.

348


El Club de las Excomulgadas Jenna miró a Tara, quién dijo: —Tendré que estar de acuerdo con Liz en esto. Eres una idiota. —Vosotras dos sois buenas para mi ego. Os lo agradezco. —Y tú me estás frustrando con cada segundo que pasa. ¿Por qué no crees en ti misma? —preguntó Liz.

—¿Escuchaste a la multitud ahí afuera esta noche? —le preguntó Tara—. Ellos te adoraron. Quiero decir, que le aplaudieron a las otras actuaciones, pero a ti te adoraron. Se pusieron de pie y te pidieron otra. Todo era demasiado para digerirlo. —Fue muy agradable. —Tara, habla con ella —dijo Liz—. Me está matando. —No, lo entiendo, de verdad —dijo Jenna—. Simplemente no estoy lista para... todo eso. —¿Quieres decir para la oportunidad de ser famosa? —No soy tan buena. Tara puso la mano sobre las de Jenna. —Cariño, creo que lo eres. Liz piensa que lo eres. Obviamente, la multitud del lugar piensa que lo eres. Liz la miró fijamente. —¿Quién te dijo que no eras lo suficientemente buena?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No lo sé.

349


El Club de las Excomulgadas Tenía que ser Liz quién fuera capaz de leerla. Ella suspiró y les relató la historia de lo que sucedió en Alemania. —¿Así que un imbécil te expulsó de una banda hace un millón de años, cuando eras una niña, y dejaste que eso cambiara el curso de tu vida? —Liz hizo rodar los ojos—. Vamos. Pensaba que tenías bolas más grandes que eso. Ella se encogió de hombros.

—Oh, es una estupidez. Eres increíble. ¿Y cuál era el nombre de la banda? Ella se lo dijo. Liz miró a Tara. —Nunca he oído hablar de ellos. Tara negó con la cabeza. —Yo tampoco. Así que, obviamente, habría sido mejor para ellos que te conservaran. Cariño, tienes la voz de un ángel. Tienes que ser escuchada. Su estímulo significaba todo para ella, pero seguía habiendo obstáculos. Un montón. —No quiero fama. Sólo quiero abrir mi propio club, tocar algo de mi propia música. —Ohhhh —dijo Liz. Mierda. Ahora lo había dicho. Le había dado voz a sus sueños, para alguien además de Ty. —Entonces, ¿por qué no lo haces? —preguntó Tara.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Era muy sensible.

350


El Club de las Excomulgadas —Porque dirijo Riley’s. —Y no puedes abrir un segundo bar, porque... Liz lo hacía parecer tan sencillo, cuando no lo era. —Es complicado. —Porque tú lo estás haciendo complicado. Si eso es lo que quieres hacer con

—Pensaré en ello. Mientras tanto, por favor, no le digáis nada al resto de la familia acerca de esta cosa del canto. —¿Por qué diablos no? —preguntó Tara—. Tienes un talento increíble, Jenna. —Gracias, pero es sólo que todavía no estoy lista para compartirlo. Y si seguía teniendo este tipo de reacción, tal vez nunca lo estuviera. ******* Ty se sorprendió al recibir la llamada de Liz, pero debido a que estaba en Los Ángeles por negocios y él estaba allí como parte de su gira, ella sugirió que se reunieran para el almuerzo. Él no tenía que llegar al estadio hasta las cuatro, por lo que tenía un montón de tiempo para comer y llegar para el entrenamiento. Debido a que estaba en Anaheim, ella le recogió en su hotel. Como de costumbre, llevaba un impecable traje negro, tacones altísimos y el pelo recogido en una especie de cosa retorcida que desafiaba la lógica. El chofer de su automóvil particular los llevó a un restaurante de moda al que les tomó tiempo llegar. Se imaginaba que a Liz no le gustaban los amigables restaurantes familiares, ya que estaban en el corazón de Disneylandia.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

tu vida, entonces no dejes que nada te detenga.

351


El Club de las Excomulgadas —Entonces, ¿qué pasa? —preguntó él, después de que ordenaron el almuerzo. —Jenna nos llevó a Tara y a mí al club la otra noche, para que la escucháramos cantar. —¿Lo hizo? Bien. —Tal vez finalmente estaba saliendo de su caparazón. —Es una cantante increíble.

—Sí, lo es. —No, quiero decir, su voz es extraordinaria. Como para tener un agente y grabar un disco. —¿Es eso lo que quiere? —Dice que quiere abrir un club y cantar allí, además de llevar a otros músicos, bastante similar al club al que fuimos. —Está bien. Entonces, ¿cuál es el problema? Liz esperó mientras el camarero ponía las ensaladas frente a ellos y después se inclinó hacia delante. —La has oído cantar, ¿no? Tiene demasiado talento como para desperdiciarlo. Él levantó el tenedor y buscó en su ensalada. —Y tú ya has estado antes en el camino de interferir, ¿cierto? Ella frunció el ceño e hizo un mohín con los labios.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él tomó un trago de agua.

352


El Club de las Excomulgadas —Ooh, touché, Ty. Entiendo tu punto. Pero es mi amiga, casi mi hermana. Sólo quiero lo mejor para ella. —Probablemente lo mejor sería que ella decida por sí misma lo que es mejor para ella. —Tienes razón. Es sólo que quedé alucinada con su canto y mi primer pensamiento fue que alguien tenía que hacerla famosa.

propio… un bar donde se toque música. No busca volverse famosa. Sólo quiere cantar. —Te das cuenta de que tal vez no sea eso lo que consiga. Digamos que abre un segundo bar… un club de música. Y está allí cantando. Es tan buena, y la palabra viaja de boca en boca. Algún ejecutivo musical podría estar allí una noche y escucharla, y su deseo de anonimato terminaría. Él masticó, tragó y asintió. —Eso podría ocurrir. Si, cuando llegue ese momento, ella decidirá si ese es el tipo de vida que desea. Mientras tanto, ya ha sido bastante difícil conseguir que fuera tras el sueño que tiene. —¿Por qué? —No lo sé, Liz. He tratado de entenderlo, de hablar con ella al respecto. No cede. Mi mejor conjetura es que, o le tiene miedo al fracaso, o tiene miedo de tener éxito. —Son conceptos bastante amplios. —Síp. De cualquier manera, he tratado de animarla, pero me mantendré al margen.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No creo que eso sea lo que quiere. Lo que realmente quiere es un lugar

353


El Club de las Excomulgadas —No lo hagas. Te necesita. Confía en ti y en tu opinión. Eres al primero al que le cantó. Eso significa algo. Si no la animas ahora, podría no hacer nada con ese don que tiene. Él tomó un largo trago de agua y bajó el vaso. —No estoy tan seguro de eso. Ella está haciendo progresos. Mira, os llevó a ti y a Tara al club, y cantó para vosotras. Eso es un gran paso en la dirección

—Exactamente. Y si das marcha atrás ahora, ella podría olvidar todo el asunto. Necesita estímulo… un gran impulso. —No soy el tipo de persona que presiona a la gente que no quiere ser presionada. Ella ha dejado claro que quiere que me retire. Liz suspiró. —Está bien. Te dejaré tomar tus propias decisiones. Adoro a esa chica y quiero lo mejor para ella, pero he aprendido que es mejor no meterse en los asuntos de alguien más. Tyler sonrió y le dio palmadas suaves en la mano. —Todo terminó bien al final para ti. —Sí, lo hizo, pero causó mucho dolor a mucha gente a lo largo del camino. Y aquí voy de nuevo, inmiscuyéndome. Parece que no puedo evitarlo. —No te has entrometido. Estás tratando de ayudar a Jenna. —Quiero que tenga lo que realmente desea. —Yo también. —Simplemente, no sabía cómo hacer que eso sucediera para ella.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

correcta.

354


El Club de las Excomulgadas Tal vez Liz tenía razón. Tal vez Jenna sí necesitaba un pequeño empujón en la dirección correcta. Había tenido una idea que pensaba que podría ayudar, pero después de su última explosión la había descartado, decidiendo mantenerse al margen, y dejarla sola en el asunto del canto. Ahora que Liz le había dicho que Jenna las había llevado a ella y a Tara al club para oírla cantar, las cosas eran diferentes. Ella se estaba abriendo a cantar

Así que tal vez era el momento de dar el siguiente paso, de abrir la puerta para Jenna, y ver si estaba dispuesta a pasar a través de ella.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

para otras personas.

355


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veinticuatro Ty necesitó un par de semanas para poner a punto su plan. Primero, había tenido su infernal gira, pero al menos habían jugado bien y obtuvieron cuatro victorias como visitantes. El equipo estaba en posición para llegar a las eliminatorias y él tenía que empezar a concentrarse en el juego, no en una mujer que lo volvía loco.

no importaba cuánto tratara de meterla en un lugar en su cabeza de: “Olvídate de ella por ahora”, siempre estaba allí, al acecho. Había hecho un par de llamadas a algunas personas que conocía, quienes podrían ayudarle. Liz había sido una pieza fundamental en eso, ya que tenía muchos más contactos que él. Para el momento en que regresó a casa, ya había puesto todo en movimiento. Había necesitado algunos días y vueltas por la ciudad para buscar en los alrededores, pero le había gustado lo que había visto. Ahora, todo lo que tenía que hacer era presentarle el plan a Jenna, cosa que tenía la intención de hacer mañana. Primero, tenía que poner toda su concentración en el juego de esta noche. Se enfrentarían a Nashville, un oponente formidable, uno de los otros equipos en su división luchando por el título. Tyler necesitaba jugar a su máxima capacidad, porque este era un juego que tenían que ganar. Sólo faltaban tres partidos por jugar en el calendario de la temporada regular y estaban a la par con Nashville. Todo se reduciría a estos últimos partidos. Los Ice necesitaban ganar dos partidos más, Nashville debía perder dos para que los Ice ganaran la división, y eso, sólo si vencían a Nashville esta noche. Habían tenido un entrenamiento extenuante durante todo el día de hoy y el entrenador estuvo comprobando sus aptitudes. Él no aceptaría errores esta noche.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Pero la mujer que lo volvía loco nunca estaba muy lejos de su mente, así que

356


El Club de las Excomulgadas Ninguno de ellos aceptaría errores estúpidos. Estaban demasiado lejos en la temporada y la meta final estaba a la vista. Tenían que ganar. A la hora del partido, despejó su mente y entró en la pista, con sus compañeros de equipo tan motivados como él. Cuando llegó a las almohadillas de goma en el banco, miró hacia la izquierda, donde estaban los asientos, deseando que Jenna estuviera allí esta noche. Pero era una noche de trabajo para ella, y su asistente de gerencia estaba enferma, por lo que a pesar de que le había pedido que

Probablemente era mejor así. Podría concentrarse en el juego y no en Jenna sentada en primera fila observándole. Era un juego demasiado importante como para dejar que algo les distrajera. Patinó en el hielo, con su corazón latiendo con fuerza. Nunca antes había jugado en un equipo ganador, nunca había llegado a las eliminatorias. Estaba tan cerca que podía saborear la victoria. ******* —Ty no tiene idea sobre esta fiesta de cumpleaños, ¿verdad? —preguntó Tara, mientras daba los toques finales a las mesas. —Para nada. Está tan nervioso por el partido de esta noche, que no estoy segura que incluso recuerde que hoy es su cumpleaños. Mick se echó a reír mientras ayudaba a Tara a acomodar un mantel. —Nada importa cuando el partido está en juego. En este momento, tendrá suerte si puede recordar su propio nombre. Jenna estudió la habitación privada que Tara, tan generosamente, se había ofrecido a decorar. No podían cerrar el bar esta noche… con los Ice tan cerca de llegar a las eliminatorias, sus clientes habituales se sentirían decepcionados por no poder ver el partido con todos sus amigos y sería malo para el negocio. Pero sí cerró

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

asistiera al partido, no pudo escaparse.

357


El Club de las Excomulgadas el salón privado, para poder prepararlo para la fiesta que tenía la intención de dar por el cumpleaños de Ty. Él le había prometido que llegaría al bar directamente después del partido. Y sólo en caso de que perdieran, y Ty se sintiera como la mierda, pretendiendo ahogar sus penas en soledad, les había informado a Eddie y Víctor que hoy era el cumpleaños de Ty, y le daría una fiesta sorpresa. Los chicos le habían dicho que se asegurarían de que Ty se presentara a la fiesta, incluso accedieron a retrasar su

Todo estaba listo. Tara había hecho un trabajo increíble preparando la habitación con globos de color azul y blanco, los colores del equipo de los Ice, con decorados de mesa a juego para reflejar el tema del hockey que había elegido. Había discos en miniatura y sticks de hockey como agitadores de bebidas, bebidas en abundancia, y un montón de comida porque sabía que los jugadores estarían hambrientos. Tara había trabajado con un decorador de pasteles y éste había hecho un pastel en forma de palo de hockey. Era impresionante. Sus padres y hermanos vendrían, junto con todos los amigos de Ty. Incluso tenían una escultura de hielo con forma de un jugador de hockey, manteniéndose fresca en el congelador. Tenía fe en Dios en que el equipo ganaría esta noche, o sería un infierno de celebración de cumpleaños bastante sombría. Se apresuró a salir para atender a sus clientes, mientras Tara terminaba la decoración. Debido a que la temporada de béisbol había comenzado, Gavin estaba en casa de nuevo y en la ciudad, pero no tenía juego esa noche, por lo que se presentó con Liz y los padres de Jenna. Ella apenas tuvo tiempo de saludarlos cuando entraron porque el bar estaba lleno de fanáticos que estaban pegados a las pantallas, viendo el partido y ordenando cerveza como si no hubieran bebido nada en una semana. Afortunadamente, su padre parecía ansioso por ir detrás de la barra y ayudar a servir las bebidas, algo que estaba contenta de que hiciera. Necesitaba tanta ayuda extra como pudiera conseguir. Su madre desapareció en la cocina y ayudó con los

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

llegada para permitir que sus compañeros de equipo llegaran antes que él.

358


El Club de las Excomulgadas pedidos de comida, para alivio de Malcolm, por lo que pudieron mantenerlo todo en marcha. Su padre atendía a los clientes de la barra, mientras Jenna llenaba las órdenes de la camarera. Iban a tener una importante ganancia esta noche, a juzgar por el número de veces que sus camareras volvían corriendo hacia ella con solicitudes de más bebidas. Y si los Ice ganaban, tendría que llamar bastantes taxis para algunos de sus clientes. Lo bueno de estar ocupada, era que apenas había tenido tiempo de echar un vistazo a las pantallas de televisión para ver el juego. Aunque quería verlo, tenía el el equipo, y para Ty, cada uno de esos últimos partidos. Ganar la división y llegar a las eliminatorias era crítico. Dependía de los aplausos o gemidos de sus clientes para saber lo que estaba pasando con el juego, porque había demasiado ruido en el bar para poder escuchar a los locutores. Cuando oyó un grito de júbilo, se detuvo y miró hacia arriba, sabiendo que algo bueno había pasado para el equipo. Los Ice habían anotado dos goles en el primer período, uno con un pase de Ty hacia Eddie, y otro con un tiro furtivo de Meyers desde atrás de la meta. Nashville anotó en una jugada ofensiva teniendo más jugadores en la pista, ya que algunos de los jugadores de los Ice estaban en la caja de castigo, por lo que los Ice estaban arriba por un gol en el segundo período. El nudo en su estómago se apretó con más fuerza. Todavía estaban demasiado cerca, y faltaba demasiado juego por jugar. Se mantuvo ocupada con sus clientes, sin siquiera levantar la mirada cuando oyó un coro de quejidos y maldiciones. Nashville había igualado el partido en el segundo período. Maldita sea. Se mantuvieron así durante todo el segundo período. La tensión en el bar era tan gruesa que apenas podía vadear a través de ella, el nivel de ruido era ensordecedor, debido a que los tiros a portería por ambos equipos habían sido una

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

estómago como una masa nudosa de nervios. Sabía lo mucho que significaba para

359


El Club de las Excomulgadas locura, sin embargo, no habían anotado más goles para el momento en que comenzó el tercer período. El juego había sido rudo, con dos jugadas ofensivas más con mayor número de jugadores en la pista, por parte de ambos equipos. —Tu chico se ve bien esta noche, cariño —le dijo su padre, mientras se dirigía hacia ella para que lavara algunos vasos.

—Tómate unos minutos para mirar. Yo me encargo de eso. Puso la mano sobre el hombro de su padre. —No sé si pueda. Estoy a punto de arrastrarme fuera de mi piel. Su padre se echó a reír. —Sí, hay bastante tensión y estos son juegos críticos. Sin embargo, a Ty le gustará saber que le viste jugar. Estaba en lo cierto. Y quería verle. Se tomó un descanso y salió de detrás de la barra para caminar y hablar con sus clientes, pero nadie quería conversar. Sus rostros estaban pegados a las pantallas, así que se apoyó contra una viga de madera y vio el momento en el que Víctor se adueñó del disco y patinó como un relámpago, pasándoselo a Eddie, quién se estrelló contra el muro transparente mientras luchaba contra el defensor. Eddie se atrincheró y pasó el disco a través del hielo a Ty, quien lo tomó y patinó hacia la red, después lo lanzó y falló. Jenna dejó escapar el aliento que había estado conteniendo, dándose cuenta de que su corazón latía con fuerza y las palmas de sus manos estaban sudorosas. Se las limpió en sus jeans. Vamos, muchachos. Es tiempo de anotar.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—¿De verdad? Apenas he tenido tiempo de verlo.

360


El Club de las Excomulgadas El defensor lanzó el disco hacia su extremo, que lo pasó a su vez al central de Nashville, quien intentó anotar, pero el guardameta de los Ice lo atrapó con su guante. Jenna se iba a desmayar si seguía conteniendo la respiración. La dejó escapar, y decidió que estaría mejor si no veía el partido. Pero entonces, Ty y Eddie encontraron un espacio no cuidado por algún defensor, y patinaron pasando el disco de uno al otro. Eddie defendió, y Tyler intentó un disparo hacia la red que entró por la esquina izquierda. La luz indicadora se encendió y el bar entero estalló,

Jenna gritó y disparó su puño al aire. Corrió de vuelta hacia el otro lado de la barra y abrazó a su padre, quien sonrió. —Lo hizo bien. Ella se dio cuenta que tenía los ojos llenos de lágrimas. —Lo hizo, ¿verdad? —Ahora tienen que contenerlos y tal vez anotar otro gol. —Oh, eso espero, papá. Su madre salió y vio con ellos los últimos seis minutos del partido. Era más terrorífico ahora que iban a la delantera, esperando que Nashville no anotara y empataran de nuevo. Nashville hizo varios disparos más hacia la portería, pero la defensa los contuvo. Y cuando Meyers anotó otro gol y los puso arriba por dos, con un minuto y medio por jugar, los pies golpeando y los aplausos en el bar sonaron como un terremoto. Su padre levantó a su madre y la besó, y Jenna lanzó un grito de alegría mientras los últimos segundos llegaban a cero. Nunca había sido más feliz por Ty. Qué gran cumpleaños iba a ser éste para él. Y tal vez ahora el nudo en la boca de su estómago se iría.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

con todos poniéndose de pie, golpeando las mesas con las manos y aplaudiendo.

361


El Club de las Excomulgadas Dos horas más tarde, Jenna había vaciado el bar, aunque la mayor parte de la gente se había ido después de que el juego terminara de todos modos, le había dicho a los rezagados que cerrarían temprano debido a una fiesta privada. Ella y su padre se habían ocupado de los pocos quejicas y borrachos con bastante facilidad. No querrías enfurecer a ningún Riley, porque si te ponías beligerante, no serías invitado de nuevo. Algunos de los jugadores comenzaron a llegar, y ella los llevó hacia el salón de la fiesta, donde se había colocado la bebida y la comida. Eddie le había cuarenta y cinco minutos. Las entrevistas con los medios estaban a punto de terminar, y Víctor iba a perder algo más de tiempo prolongando su arreglo personal. Jenna se echó a reír ante eso, debido a que era muy creíble. Estaba masticando un palito de zanahoria con algo de salsa mientras supervisaba todo. Era una lástima que los padres de Ty no pudieran estar allí, pero no podía hacer nada al respecto. Al menos su familia estaba allí, junto a los amigos de Ty, y sus compañeros de equipo. Eddie finalmente le envió un mensaje de texto, diciéndole de que estaban a cinco minutos. —Escuchad todos, ya casi están aquí —dijo, así que se dirigió a la puerta de entrada para abrirla y esperar allí. Cuando entraron, Eddie y Víctor se dirigieron al salón, mientras ella se abalanzaba sobre Tyler, dándole un gran y cálido beso. —Felicitaciones por el partido —dijo. —Gracias. —Miró a su alrededor—. ¿Dónde están todos? Ella se encogió de hombros.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

mandado un mensaje de texto, diciéndole que él y Víctor llegarían con Ty en unos

362


El Club de las Excomulgadas —Es una noche de semana. Estábamos llenos antes, pero supongo que todos debían llegar a casa. Estuvo bastante tranquilo después del partido. Tengo algo de comida en la habitación de billar, sin embargo. —Oh. Muy bien. Ella tomó su mano y lo llevó hacia el salón, y luego dio un paso atrás. Los ojos de Ty se abrieron ampliamente cuando entró, y todo el mundo

Se volvió hacia ella y Jenna sonrió. —Sabías que era mi cumpleaños. —Por supuesto. Luego fue envuelto por completo en buenos deseos, abrazos y palmadas en la espalda, y Jenna no volvió a verlo durante un tiempo. Pero era su celebración, así que le dejó disfrutarla. Ella atendió a los amigos de Ty y a su propia familia, asegurándose de que todos recibieran suficiente comida y bebida, mientras que Tyler estuvo rodeado durante toda la noche por las personas que lo apreciaban. Tenía encendido el canal de deportes para que los miembros del equipo pudieran ver las repeticiones del juego, y por supuesto, todos discutieron de nuevo los eventos de la noche. Su padre, Gavin y Mick se sentaron con el equipo y hablaron de hockey, mientras que Jenna, Liz, Tara, y la madre de Jenna pasaron el rato junto a las esposas y novias de los jugadores. Ty finalmente se separó de sus amigos y puso un brazo alrededor de ella. —Ni siquiera sabía que te habías enterado de que hoy era mi cumpleaños. —¿Sabías tú que hoy era tu cumpleaños? —preguntó ella. Él se echó a reír.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

gritó: “sorpresa” y “feliz cumpleaños”.

363


El Club de las Excomulgadas —Eso no estaba en un lugar de importancia en mi lista de cosas por hacer hoy, pero sí, lo sabía. Sólo que no iba a hacer un gran escándalo al respecto. —Bueno, yo sí. Él rozó sus labios con los de ella. —Gracias por esto.

—No hay de qué. Eran más de las dos de la madrugada cuando todos comenzaron a irse. Tara, Mick, Liz y Gavin se quedaron para ayudarla con la limpieza, pero hizo que se fueran después de eso, diciéndoles que ella cerraría. Sus padres se habían ido a casa más temprano, los jugadores se habrían quedado celebrando toda la noche, pero estaban agotados y tenían otro partido pasado mañana, por lo que necesitaban descansar al menos un poco. Ella cerró las puertas, apagó las luces, y se volvió hacia Ty. —¿Fue un buen cumpleaños? —Casi un cumpleaños perfecto. Ella arqueó una ceja. —¿Casi? —Sí. —Él la tomó de la mano y tiró de ella hacia la sala de juegos—. Aún no he recibido mi regalo. Jenna sonrió. —¿Ah, no? ¿Y qué tenías en mente?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Ella le sonrió.

364


El Club de las Excomulgadas Él tomó uno de los manteles y lo extendió sobre la mesa de billar. —Tengo esta fantasía... Sintió un revoloteo en el vientre. —Oh, ¿de verdad? Él movió los dedos sobre el borde de la mesa.

—No. —Bien. —Y aún no te he dado tu regalo. —Ella se quitó los zapatos, y después se desabrochó los jeans y bajó la cremallera. Ty se acercó a ella, con hambre en los ojos. —¿No deberías estar en casa, en la cama, descansando para el próximo partido? —Prefiero conseguir la inspiración para el próximo partido. —La levantó y la puso sobre la mesa, y luego le quitó los jeans, dejándola en camiseta y bragas. Sus ojos se abrieron ampliamente ante la diminuta pieza de seda negra que llevaba. —Son bonitas. —Las compré sólo para tu cumpleaños. Él acarició sus piernas hacia abajo y de nuevo hacia arriba, después las separó y se colocó entre ellas, deslizando las manos debajo de su trasero y atrayéndolo lo suficientemente cerca para que pudiera sentir la elevación de su erección.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—¿Alguna vez lo has hecho aquí?

365


El Club de las Excomulgadas —Me gustan. Gracias. Son muy inspiradoras. Jenna extendió la mano entre ellos para frotar su eje. Los labios de Ty se separaron, y le escuchó contener el aliento mientras le acariciaba. —Me gusta que me toques. Me pone duro, hace que mi polla se hinche. —Me gusta tu forma de hablarme. Hace que mi coño se humedezca. Él le quitó la camisa, arqueando las cejas ante el sujetador que hacía juego sobre las copas del sujetador. —Muy inspirador. Soñaré con esto esta noche. —Movió las manos por sus pechos, hacia abajo por su abdomen, y luego se inclinó para besar cada montículo. Desabrochó el sujetador, tirando de él hacia abajo por sus brazos y dejándola en una silla cercana. Frotó los pulgares sobre sus pezones, observando cómo se endurecían. —No necesito un montón de juegos previos esta noche, Tyler. Sólo te necesito dentro de mí. Ahora. Él se quitó la camisa, luego se desabrochó los pantalones, dejándolos caer en el suelo junto con sus calzoncillos tipo bóxer. Su polla saltó hacia arriba y ella se humedeció los labios, ya imaginándole follarla sobre la mesa de billar. —Date prisa —dijo ella. Él tomó un condón y lo arrojó sobre la mesa de billar, luego se subió y se colocó sobre Jenna, frotando su cuerpo contra el de ella. Le encantaba la sensación de su piel contra la de ella, su cuerpo caliente cubriendo el suyo. Envolvió las piernas alrededor de él, atrapando su polla contra su coño, para poder deslizarse contra ésta.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

con sus bragas. De color negro, empujaba sus pechos juntos y los hacía rebosar

366


El Club de las Excomulgadas Él le dio la vuelta para que quedara situada sobre él, y ella se sentó, moviendo su coño contra su longitud. —Dios, estás mojada, nena —dijo, haciéndola temblar. Tiró de ella hacia delante, tomó uno de sus pezones en su boca, moviéndolo con la lengua antes de capturarlo entre sus dientes. Jenna siseó ante el doloroso placer que siempre disparaba el placer directamente hasta su núcleo. Clavó las uñas

Él tomó sus caderas y la movió de atrás hacia adelante sobre su polla, lanzando fragmentos de sensaciones a través de sus terminaciones nerviosas, ya sensibilizadas. Oh, quería correrse. Plantó los pies contra el borde de la mesa de billar y deslizó su eje contra su clítoris, tan cerca del clímax que se mordió el labio, levantándose para poder ver su rostro mientras se catapultaba sobre el borde. Él la tomó por la nuca y la besó mientras se corría, absorbiendo sus gritos con sus labios y lengua, mientras olas de placer la sacudían hasta dejarla sin sentido. Escuchó como rompía la envoltura del condón y se apartó, sólo el tiempo suficiente para que se enfundara, y luego subió sobre su polla y la enterró en su interior, contrayéndose aún por las secuelas de su orgasmo. Jenna se mantuvo inmóvil, sintiéndole engrosarse mientras jugaba con sus pezones. Siempre era así cuando entraba en ella… como la primera vez… un descubrimiento sorprendente de lo buenos que eran juntos. Ty se aferró a ella mientras se movía hacia arriba y abajo, balanceando su cuerpo sobre el de él en una provocación lenta y cuidadosa, que le hizo apretar la mandíbula. En esa posición, ella tenía todo el control, y que él le permitiera tenerlo decía mucho acerca de la clase de hombre que era. Deslizó la mano por su mandíbula y su labio inferior. Él tomó uno de sus dedos dentro de su boca y lo succionó, y ella se dejó caer sobre su polla, moviéndose contra sus pelotas hasta que gimió. —Me estás matando, Jenna.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

en sus hombros y empujó su seno profundamente en su boca, ansiando más.

367


El Club de las Excomulgadas —Lo sé. Él la levantó, luego empujó hacia arriba dentro de ella, bajando antes de penetrarla con fuerza de nuevo. Y cuando la hizo rodar sobre su espalda, cerniéndose para tomar posesión, ella le dio la bienvenida, necesitando que hiciera exactamente lo que fuera necesario para hacerla volar. Le separó las piernas y niveló sus caderas con las de ella, con sus cuerpos como uno. Enterró su polla tan profundamente que ella gritó, Ella se puso rígida, y luego se estremeció. —Mierda —dijo él, hundiendo sus dedos en ella. Gimió cuando se corrió con ella, llevándola hacia arriba para poner los labios sobre los suyos, en un beso tan lleno de pasión que la dejó sin aliento. Cayeron juntos y Ty rodó para quedar de lado, llevándola con él, acariciándole la espalda y el pelo. Jenna sentía los párpados pesados, y si no hubieran estado sobre la mesa de billar de su bar, podría haberse dormido justo así. —Maldita sea —dijo él—. Esta es una cama incómoda. Ella se rió, y luego bajaron de la mesa, se vistieron y se fueron a su casa, donde se desnudaron una vez más y se metieron en la cama. A Jenna le encantaba la forma posesiva en que Ty siempre la atraía contra él, envolviendo los brazos alrededor de ella mientras dormían. —Gracias por el mejor cumpleaños que he tenido —dijo él, mientras la besaba. Ella sonrió y se acurrucó contra él. —No hay de qué.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

corriéndose con una explosión única que Jenna sintió hasta las puntas de los pies.

368


El Club de las Excomulgadas Las palabras se cernían en la punta de su lengua, palabras que nunca antes le había dicho a un hombre. Pero no pudo decirlas, porque él no se las había dicho a ella y no conocía sus sentimientos hacia ella. Cobarde. Sí, ciertamente lo era. Pero aún no estaba segura de si lo que sentía era real o sólo un momento de

Así que no las dijo y se quedó dormida.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

pasión.

369


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veinticinco Ty tenía el plan completamente preparado. Después del partido de la tarde de hoy… que habían ganado, gracias a Dios, le dijo a Jenna que tenía una sorpresa para ella. Le encantó la emoción que escuchó en su voz. Esperaba que estuviera tan emocionada como él acerca de esto. Sería un nuevo comienzo para ambos. Estaba condenadamente nervioso, nunca había cualquiera. Era la mujer. Lo sabía, lo sentía, nunca había estado más seguro de algo en su vida. Ella valía el riesgo. Ella había asistido a su partido y saber que estaba allí había significado todo para él. Después de todo, se trataba de la mujer que odiaba los deportes, y había jurado nunca involucrarse con un hombre que los jugara. Si ella podía tomar el riesgo y cambiar su forma de pensar, entonces también él podría. Se tragó el nudo nervioso en su garganta y esperó por Dios no arruinar esto. Le dio la dirección del lugar. Él estaba estacionado en el frente, esperando su llegada. Ella salió del coche, llevando un vestido, medias y las sexys botas negras con los tacones puntiagudos que nunca fallaban en hacer endurecer su pene. Se abotonó el abrigo y corrió hacia él para darle un beso. —¿Cuál es la sorpresa? —preguntó, mirando el edificio. —Ya lo verás. —Le había pedido el código de acceso al gerente de la inmobiliaria para poder mostrárselo a Jenna sin que el hombre estuviera molestándole mientras hablaba con ella. Desbloqueó el teclado y abrió la puerta, encendiendo las luces y dejándola entrar.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

pensado en hacer algo como eso con ninguna mujer, pero Jenna no era una mujer

370


El Club de las Excomulgadas —Este solía ser una combinación de bar y restaurante —le explicó mientras entraba—. Cerró hace unos seis meses. Se adapta a tus parámetros de espacio y ubicación. Ella le dirigió una mirada inquisitiva. —No entiendo. —Podrías quitar la barra actual —dijo él, llevándola al interior—. Poner el mostraré. Ella le agarró la muñeca. —Espera. ¿De qué estás hablando? —De tu club de música. —¿Cuál club de música? —El que deseas abrir. El segundo Riley’s. Si no te gusta este lugar, tengo otros dos para mostrarte. —Tienes... ¿Estuviste buscando locales para un club? Él sonrió y metió las manos en el bolsillo de su chaqueta. —Sí. ¿No es grandioso este lugar? Tengo que admitir que es mi favorito, pero los otros no están mal. Espera a ver la cocina. Y hay un montón de cableado eléctrico. Jenna dejó de sonreír. —No. —¿Qué?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

escenario del que hablaste en el centro. Ya hay una cocina grandiosa. Vamos, te la

371


El Club de las Excomulgadas —No. —¿No te gusta este lugar? Está bien. Podemos ir a ver los demás. —Quise decir que no. A todo. Ty sintió un nudo en el estómago. —¿Por qué?

locales. La irritación en él se disparó. —Está bien. No quieres mi ayuda. —No quiero nada de esto. Deja de presionarme. —De acuerdo. Porque Dios no permita que sigas adelante con tu vida. Ella levantó la barbilla. —¿Qué diablos se supone que eso significa? —Exactamente lo que dije. Estaba tratando de ayudar, de mostrarte algunos buenos lugares para que pudieras dar ese paso adelante, hacer el intento de tener lo que realmente quieres. —Eso es un montón de presunción de tu parte. —¿Lo es? Hemos hablado de esto durante meses. Sabes que es lo que realmente quieres. —Si esto fuera lo que realmente deseara, y es un gran “si”, lo haría por mí misma. No necesito que me ayudes. No te necesito para nada de esto.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—No quiero nada de esto, Ty. Si quisiera un club, yo misma buscaría los

372


El Club de las Excomulgadas Se había equivocado. Sobre ella, sobre todo. Todo este tiempo había estado tratando de ayudar a Jenna, tratando de convencerla de encontrar su propia felicidad, y ella se lo estaba arrojando de regreso en su cara. Todos los planes que había hecho, asumiendo que... Eso era lo que obtenía por asumir que ella sentía lo mismo que él. —¿Sabes qué, Jenna? Tienes razón. No me necesitas. No necesitas a nadie.

Ella levantó la barbilla. —Tienes razón. No necesito que tú, ni nadie más, trate de presionarme a hacia algo para lo que no estoy lista. Estoy cansada de que todo el mundo me empuje, tratando de obligarme a hacer esto. Detente. Me gusta mi vida tal como es, así que déjala en paz. Las lágrimas brillaron en sus ojos y el miedo era tan evidente en ellos que quiso abrazarla, pero sentía más enojo hacia ella que compasión. —Esa es una puta mentira. Odias en lo que se ha convertido tu vida, odias estar atrapada detrás de esa barra, pero también estás condenadamente asustada de hacer algo para cambiarla. Tenías miedo de salir conmigo, miedo de enamorarte de mí. Bueno, ¿sabes qué? Yo también tenía miedo. Conociste a mis padres. Conoces la historia y sabes cómo fracasó su matrimonio. La última maldita cosa que hubiera deseado es enamorarme. Pero ¿sabes qué? Lo hice de todos modos. Me enamoré de ti. Los ojos de Jenna se abrieron ampliamente, pero él se negó detenerse. —¿Y sabes lo que pasa cuando te enamoras de alguien? Quieres ayudar a esa persona. Quieres que esa persona crezca. Quieres lo mejor para ella. Todo lo que has hecho es mantenerme a distancia durante todo el tiempo que nos hemos conocido, porque tienes miedo. Bien, estoy malditamente cansado de andar de puntillas alrededor de tu miedo. Así que tú ganas. He terminado.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Nunca lo hiciste.

373


El Club de las Excomulgadas Se dio media vuelta, caminó hacia la puerta y la abrió. —La puerta se bloqueará sola cuando salgas. Cerró la puerta con un golpe y se alejó. ******* Jenna permaneció en el edificio y miró los cables colgando, el polvo y los escombros de lo que una vez fue un floreciente negocio, pero ahora no era más que

Así se sintió ella en su interior al escuchar el coche de Ty encenderse y arrancar. Como un cascarón vacío. Destruida como este edificio. Él la amaba. Había hecho todo esto por ella, toda esta investigación y trabajo preliminar, y ella se lo había echado cáusticamente a la cara, como si no hubiera significado nada para ella. Él había estado tan emocionado. Esta había sido su sorpresa. Entonces, lo había dejado alejarse, porque tenía miedo. Miedo de intentar tener la carrera que quería, y miedo de extender la mano y tomar la clase de amor que siempre había soñado. Había perdido su oportunidad. Contuvo las lágrimas. No se merecía poder desmoronarse. Este miserable dolor que sentía era obra suya. En su lugar, se dio la vuelta y salió por la puerta. ******* Ty dio un golpe con su stick en el área de castigo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

una concha vacía.

374


El Club de las Excomulgadas Una posible conmoción, su maldito culo. El defensor se había interpuesto en su camino y había luchado por el disco, estrellándolo contra el muro transparente. Habían luchado, igual que en una lucha normal del juego. Se habían lanzado puñetazos, y su oponente había caído como un pino de bolos, aún cuando Ty juró que no lo había golpeado con demasiada fuerza. El hombre tendido en el hielo había estado simulando. Esta penalización de cinco minutos era una mierda. Estaba lleno de ira y se prometió que jugaría de manera más ruda durante los próximos dos períodos.

discurso motivacional, el entrenador lo llamó aparte. —¿Tienes algunos problemas de los que tengamos que hablar, Anderson? —No. Sólo estoy tratando de ganar el partido. —No ganas el juego noqueando a uno de los jugadores rivales y recibiendo un castigo de cinco minutos. Llevas dos castigos, ¿y es sólo el primer período? —Estoy dándolo todo por el equipo, entrenador. —¿Todo por el equipo? Estás jugando a la venganza de un solo hombre allí afuera. Tienes un grano en el culo. Sácatelo y juega como sé que puedes jugar, o te pongo en el banquillo. Y si tengo que hacerlo en el partido más importante de la temporada, no te gustarán las consecuencias. El entrenador se alejó. Ty dejó caer su mentón hacia su pecho y tomó una respiración profunda. Mierda. Su cabeza no había estado en el juego. Estaba enojado y eso estaba afectando su manera de jugar. Tenía que mantenerse bajo control. Eddie entró y se sentó a su lado.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Entró en el vestuario al final del primer período, y después del típico

375


El Club de las Excomulgadas —Mira amigo, sé que estás bajo mucha presión. Todos lo estamos. Pero lo que sea que haya en tu mente ahora mismo, ya sea el juego u otra cosa, está afectando tu forma de jugar en un momento que es crítico para el equipo. Ty no dijo nada. No había nada que decir. Eddie estaba en lo cierto. Estaba defraudando al equipo. Víctor puso la mano sobre el hombro de Tyler.

—Eso es verdad —dijo Eddie—. Pero si es personal, déjalo en el vestuario y juega a hockey en el hielo. NO puedes desquitarte con el otro equipo, porque necesitamos que nos ayudes a ganar la división. Un juego más y estamos dentro. Ty asintió. —Lo tengo bajo control. —Entonces vayamos a patear sus traseros —dijo Víctor—. Sólo que, no patees tanto sus traseros la próxima vez, ¿ok? Tyler se echó a reír. —Sí. Entendido. Eddie se levantó. —Muy bien, entonces. Ganemos este juego, y entonces saldremos y nos pondremos como una cuba48 después de ganar la división. Ty se puso de pie y asintió hacia sus amigos. —Ese es un buen plan. ******* 48

Cuba: Expresión coloquial que significa: ponerse eextremadamente borracho.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Somos tus amigos. Si tienes un problema, estamos aquí para escuchar.

376


El Club de las Excomulgadas Jenna atendió la barra y miró a los Ice ganar el campeonato de la división, haciendo una mueca de dolor cuando a Ty le dieron el castigo de cinco minutos, sabiendo que estaba desquitando su ira y frustración hacia ella contra otro jugador. Pero después de ese primer período, regresó y jugó limpio, los Ice patearon traseros, anotando tres goles y aseguraron la división. El bar había estado repleto y habían servido un montón de bebidas y comida. La celebración después de la victoria del juego había sido salvaje y loca. Jenna incluso había sacado champán para todos en el bar, para el deleite de sus clientes. Atender el bar, mantenía su

Después de que Ty se fuera, se había ido a casa, lloró hasta que su nariz se había congestionado y sus ojos se hincharon, luego se lavó la cara y se metió en la cama, pero no había sido capaz de dormir. Había terminado por quedarse despierta toda la noche, luchando contra la necesidad de ir a la oficina y escribir algo de música… música desgarradora sobre perder al ser amado. Al final, se había levantado y garabateado las palabras porque estaban en su cabeza… y en su alma, muriendo por salir de ella. Sabía que no descansaría hasta que las escribiera, hasta que tomara su guitarra y cantara alguna de las canciones que había escrito acerca de tener el corazón roto. Canciones que había escrito antes de haber estado realmente enamorada, antes de que hubiera perdido a alguien que realmente le importaba. Mientras las lágrimas caían por su rostro, se dio cuenta de cuan mentirosa había sido con su música, de cómo su alma nunca antes había estado en su trabajo, porque ahora podía sentir las palabras atravesándola, podía sentir la agonía de la pérdida como nunca antes. En ese momento, sentía sinceramente lo que era estar lastimada… y haber lastimado a alguien. Ahora, todo lo que quería hacer era cantar y escribir, esconderse en su habitación y no hacer más que poner las palabras en el papel, y la melodía a esas palabras. Pero estaba atrapada en este maldito bar, como una prisionera de sus propias acciones. Una prisionera de su miedo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

mente ocupada, para no pensar en la completa perra que había sido el día anterior.

377


El Club de las Excomulgadas Y condenadamente sola. Sacó su teléfono del bolsillo, haciendo una mueca al ver lo tarde que era, pero aún sabiendo que, de estar invertidos los papeles, dejaría todo para estar ahí para ella, sin importa la hora que fuera. Marcó el teléfono de Tara, quien respondió al segundo timbre. —¿Jenna? ¿Qué ocurre?

—Sí. Pero está bien. ¿Es papá? —No, él está bien. Estoy en el trabajo, pero necesito hablar contigo. ¿Puedo ir? Sé que es muy tarde, así que siéntete libre de decirme que no. —Por supuesto. Ven. Voy a preparar un poco de café. —Gracias. Le dijo a su asistente de gerente que se iba y que tendría que cerrar esta noche. Él le aseguró que podía manejarlo sin problema, ya que normalmente cerraba en las noches que ella tenía libres. Se fue y se dirigió a la casa de Tara y Mick. Ellos se habían comprado una casa nueva en el campo, por lo que le llevó alrededor de veinte minutos llegar allí. Era una comunidad cerrada con enormes casas en lotes descomunales. Jenna se detuvo en la entrada y Tara abrió la puerta, esperando por ella. Se había puesto pantalones de yoga y una sudadera. —El café está listo —dijo, llevando a Jenna hacia la cocina. Tomaron asiento en la mesa de la barra de desayuno de la cocina. Jenna miró su café. —¿Qué pasa?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Nada. ¿Te desperté?

378


El Club de las Excomulgadas Le dijo a Tara lo que había pasado con Ty, lo que él le había dicho antes de dejarla. Tara bebió un sorbo de café y asintió. —Entiendo todo sobre huir del amor. Nadie lo sabe mejor que yo. Hice todo lo posible para tratar de huir de éste con Mick, y casi lo perdí. —No es lo mismo. Ty y yo no vemos las cosas de igual manera. Creo que

Tara se echó a reír. —Cariño, te quiero como a una hermana, pero ese es el mayor montón de mierda que he escuchado. Jenna hizo una mueca ante la honestidad brutal de Tara. Pero para eso había venido. —Nunca he visto a dos personas más enamoradas la una de la otra, o más tercos. Y odiaría veros romper debido al miedo. —Quieres decir debido a mi miedo. —Sí. Sus hombros cayeron. —Soy la reina del miedo. Tengo miedo de amar a alguien, de dar un paso para cambiar mi vida, tengo miedo de fracasar. —Déjame hacerte una pregunta. —Tara se sirvió otra taza de café de la jarra sobre la mesa, añadiendo algo de crema y una cucharadita de azúcar—. ¿Es la carrera de Ty un factor tan importante ahora, como lo era cuando empezaste a salir con él? Si mal no recuerdo, te mantenías firme en no querer involucrarte con alguien que estuviera en los deportes.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

sólo queremos cosas diferentes.

379


El Club de las Excomulgadas —Oh, sí. Aquello. No, en absoluto. Tara se reclinó en su silla, taza en mano. —¿Por qué crees que es eso? Ella lo pensó durante unos segundos, antes de contestar. —Probablemente porque nunca fue un factor importante en primer lugar. Era un mecanismo de defensa para mantener alejados a los hombres, una buena en los deportes o que amen los deportes? Si lo hacía algo importante para mí, entonces no me enamoraría. —Pero Tyler quitó ese factor de la ecuación, ¿no? —Sí. No importó lo que hacía para ganarse la vida, porque vi más allá de eso. —Y amas los deportes. Jenna se echó a reír. —Lo hago. Eres una bruja, ya lo sabías. Tara le dirigió una sonrisa de complicidad. —Por supuesto que lo sabía. —Es parte de lo que soy, de lo que siempre he sido. Oh, claro, tomé clases de baile, pero eso fue para apaciguar a mi madre. Siempre he adorado los deportes. Me encantaba jugar al baloncesto en el patio con mi padre, Mick y Gavin. Me encanta ver el fútbol, el béisbol y el hockey. —Entonces, ¿cuál es el verdadero problema?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

excusa. Después de todo, ¿qué clase de hombres conozco que no estén involucrados

380


El Club de las Excomulgadas —El verdadero problema es, y siempre ha sido, el estar atada al bar. Ese es el obstáculo que he estado tratando de superar. Y Tyler era la persona que lo sabía, quién vio de inmediato mi frustración, y ha estado tratando de ayudarme a encontrar una manera de tenerlo todo. Fui yo quien tenía demasiado miedo de intentar conseguir todo lo que siempre he deseado. Tara no dijo nada.

—Dios, he cometido un gran error. Le dije cosas tan llenas de mierda cuando lo único que hizo fue tratar de ayudarme. Me ofreció la luna y se lo tiré a la cara, le dije que saliera de mi vida. ¿Qué voy a hacer? —Bueno —dijo Tara—. Puedo hablar por experiencia y decirte que nunca es demasiado tarde para recuperar lo que amas. Pero tendrás que estar dispuesta a asumir algunos riesgos, Jenna, exponerte y estar dispuesta a fracasar. Jenna trató de tomar un sorbo de café, pero sus manos temblaban tanto que dejó la taza sobre la mesa. —Lo amo. Y tienes razón. Es hora de dejar de esconderme detrás de la seguridad de la familia. Es hora de dejar de tener miedo. Se puso de pie y abrazó a Tara. —Gracias por estar aquí para mí, por ser mi amiga y mi hermana. No podría haber hecho esto sin ti. Tara se apartó. —Sí, podrías. Eso es de lo que necesitas darte cuenta. Puedes hacerlo por ti misma. Todo lo que tienes que hacer es ir por ello y estar dispuesta a fracasar. Dejó la casa de Tara, armada con el conocimiento de que todo lo que sabía acerca de su vida, estaba a punto de cambiar.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Jenna puso la cabeza entre sus manos.

381


Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

El Club de las Excomulgadas

382


El Club de las Excomulgadas

Capítulo Veintiséis El primer paso en el camino de Jenna para cambiar, era enfrentar a sus padres. Le pidió a Gavin y Mick que estuvieran también, junto con Tara y Liz como apoyo. —No nos vas a decir que estás embarazada, ¿verdad? —le preguntó Gavin—

Jenna se echó a reír. —No estoy embarazada. Y ya le di suficientes patadas a Ty en el trasero. No creo que necesite que ningún otro miembro de la familia lo haga. Su padre frunció el ceño. —¿Qué significa eso? —Nada. Os contaré todo sobre eso más adelante. En este momento hay algo que necesito deciros sobre mí. —¿Es lesbiana? —le preguntó Mick a Tara—. ¿Es este uno de esos momentos de salida del armario49, en los que ella se lo cuenta a toda la familia a la vez? Tara le dio a Mick un codazo en las costillas. —¿Quieres callarte? —Jenna no es lesbiana —dijo su madre—. Lo hubiera sabido desde hace años si ese fuera el caso. Jenna puso los ojos en blanco y esperó a que su familia terminara de hablar de ella. 49

Salir del armario: Revelar públicamente la atracción hacia personas del mismo sexo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

. Porque de verdad me agrada Ty, y no quiero tener que patear su trasero por esto.

383


El Club de las Excomulgadas —Y os preguntáis por qué nunca os digo nada. —Adelante, cariño —dijo su madre—. Te respaldamos al ciento por ciento. Ella inspiró y luego exhaló lentamente. —Está bien. Ya regreso. Gavin gruñó.

Ella salió corriendo y tomó su guitarra, después regresó. —¿Una guitarra? —preguntó Mick—. ¿Para qué es? —Cállate. —Tara hizo rodar los ojos hacia Mick. Jenna sacó la guitarra de su estuche, luego se sentó en la sala de estar y comenzó a tocar, pensando que eso sería mejor que una explicación. Cantó una de las nuevas canciones que había escrito el otro día, vertiendo su corazón en la canción sobre perder a alguien porque has cometido un error, y porque no fuiste honesta con tus sentimientos. Expuso su alma y sus emociones, dando amplia libertad a su voz, sin importarle lo que alguien pudiera pensar en ese punto, porque cantaba esa canción por todo lo que había perdido, por el dolor que le había causado a alguien a quien amaba. Cuando terminó, miró los rostros atónitos de su familia y sonrió, parpadeando para contener sus lágrimas. —Hija de puta —dijo Mick finalmente—. ¿De dónde diablos salió esa voz? Su madre se levantó y corrió hacia ella, juntando sus manos alrededor de la cara de Jenna. —Mi querida niña. Tienes un increíble don. —La besó en la mejilla—. Y pediste todas esas clases de canto cuando era niña. Sólo pensé que era una fantasía pasajera. No tenía idea.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Tengo un partido en seis horas, Jenna.

384


El Club de las Excomulgadas Jenna vio las lágrimas llenar los ojos de su madre. —Lo siento mucho, Jenna. No lo sabía. ¿Por qué no nos los dijiste? Jenna secó las lágrimas de las mejillas de su madre. —Está bien, mamá. —No, no lo está. Nunca me perdonaré no haberte dado lo que necesitabas.

Gavin se acercó, la levantó y la abrazó. —Eres una superestrella, Jen. Siempre supe que lo serías algún día. Su padre se quedó sentado allí, con las lágrimas corriendo por su rostro. —¿Qué canción fue esa? —preguntó su madre. —La escribí yo. —Escribe mucha música —dijo Liz. Ella miró a su padre, quien sacudió la cabeza. —¿Papá? —Mi niña. No tenía idea. —Él se quebró y lloró. Jenna dejó la guitarra, se acercó a él, y lo abrazó. —No llores, papi. —Cantas como un ángel. Estoy tan orgulloso de ti. Pero tu madre tiene razón. Debimos prestar más atención a lo que necesitabas. No te dimos esas lecciones de canto. —¿Ella quería lecciones de canto? —preguntó Gavin, frunciendo el ceño.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Oh, mamá. De verdad está bien. —Abrazó a su madre.

385


El Club de las Excomulgadas —Sí. —Su madre se limpió las lágrimas—. Cuando era una niña. —¿Así que has tenido esto dentro de ti todos estos años, y nunca se lo dijiste a nadie? —preguntó Mick. Jenna negó con la cabeza. —Eres una tonta —dijo Gavin—. La única manera de conseguir lo que quieres es seguir pidiéndolo y mantenerte presionando. Ya sabes cómo es esta

Jenna se echó a reír. —Sí, me doy cuenta de eso ahora. —Entonces, ¿qué podemos hacer para asegurarnos de que tu voz sea escuchada? —le preguntó su madre. Tomó aire, lo dejó escapar, miró a sus padres. —Quiero abrir otro bar Riley’s. Un club de música donde la gente pueda ir y cantar. Y quiero cantar allí. Su padre ladeó la cabeza hacia un lado. —¿Otro bar? —Sí. He hecho el estudio de viabilidad y podemos permitírnoslo. Pero eso significa que ya no dirigiría el Riley’s original. Quiero administrar el nuevo bar. —Hazlo —dijo su madre—. Tienes que estar en un lugar donde puedas utilizar el talento que Dios te dio. —¿Durante cuánto tiempo has deseado hacer esto? —preguntó su padre. —Simplemente... toda mi vida.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

familia. El que grita más alto es el que gana.

386


El Club de las Excomulgadas —¿Por qué nunca dijiste nada antes de este momento? —Porque Riley’s era tu sueño. Y después de tu ataque al corazón tenía que asegurarme de que tu sueño se mantuviera vivo. —Aww, mi niña. —Hizo espacio en su silla para que ella se sentara junto a él, y luego le alzó la barbilla con los dedos como solía hacer cuando era pequeña—. Nunca vivas los sueños de otra persona. No es tu trabajo perseguir mi sueño. Yo puedo hacer eso. Admito que me he vuelto un poco perezoso y autocomplaciente, lo hizo más fácil para mí. Estoy enojado contigo por no haber venido a nosotros y decirnos lo que deseabas hacer, por desperdiciar este increíble talento tuyo durante tanto tiempo. —No es tu culpa. Es mía, por no hablar antes. Tenía miedo de fracasar, miedo de no ser lo suficientemente buena. Su madre soltó un bufido. —Sin duda eres lo suficientemente buena. —Es lo suficientemente buena para un contrato de grabación si me preguntan —dijo Liz. —Tal vez —dijo Jenna—. Tal vez no. Todo lo que quiero en este momento es tener un club donde los músicos y cantantes puedan ir y probar su música. Eso significaría cumplir mi sueño. Algo más que eso… ya veremos. Su madre la levantó de la silla y le tomó las manos. —Todo lo que siempre hemos querido para todos nuestros hijos es que sigan sus sueños y sean felices. Nos encantaría que abrieras otro Riley’s. Haremos que funcione. Era como si el mundo se hubiera abierto para ella, y todo lo que pudiera ver fuera un sinfín de posibilidades. Los abrazó y besó a todos.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

quedándome aquí con tu madre. Y saber que tenías las cosas bajo control en Riley’s

387


El Club de las Excomulgadas —Gracias. No tenéis idea de lo que vuestro apoyo significa para mí. Pero primero tengo que ir a buscar al hombre que amo y ver si puedo reparar el daño que causé. Me temo que podría haberlo perdido para siempre. ******* Jenna hizo que Liz le consiguiera entradas para el primer partido de las eliminatorias, esa noche. Podría haber conseguido los asientos del área club, pero quería estar en la primera fila, justo donde estaría la acción. Quería que Tyler

—Estos asientos son condenadamente fríos, ¿sabes? —dijo Liz—. Podríamos estar el área club con calefacción, con toda la comida y la bebida que quisiéramos, de forma gratuita. —Bruja, bruja, bruja —dijo Jenna—. Eres quién nos consiguió asientos aquí antes, si lo recuerdas. —Sí, sí. Había una estrategia específica para mi locura en ese juego. ¿Pero ahora? Está jodidamente frío aquí abajo. —Eres tan difícil de complacer. Es un milagro que mi hermano te tolere. —Las cosas que hago por amor. Y tu hermano me adora, desde las puntas de mis perfectamente pintadas uñas de los pies, hasta la parte superior de mi hermoso cabello rojo natural. —No me hagas vomitar. Liz se echó a reír. —Nunca me gustó mucho la idea de tener que tratar con la familia. Después de todo, hice todo lo que pude para estar lo más lejos posible de la mía. ¿Pero los Riley? Están bien. —Me amas y lo sabes.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

supiera que estaba allí, apoyándole.

388


El Club de las Excomulgadas —Lo hago. Lo hago totalmente. La puerta se abrió y los jugadores comenzaron a salir. Jenna se congeló, sin estar segura si debía girarse y buscar a Ty, o no. De hecho, el pensamiento de escabullirse debajo de su asiento sonaba atractivo. Liz le dio un codazo. —Tus días de cobardía se acabaron, bomboncito. Es tiempo de convertirse

Liz tenía razón. Jenna se volvió para ver a los jugadores, y cuando Ty salió, la vio de inmediato. Y frunció el ceño, luego dio media vuelta y subió las escaleras hacia el banco. ¿Qué había esperado, una sonrisa deslumbrante y dos pulgares hacia arriba? Ella estaba allí para apoyarle, no a la inversa, por lo que aplaudió y gritó para el equipo cuando entraron al hielo para hacer su calentamiento. Durante la confrontación50, Jenna se puso nerviosa, y estuvo así durante todo el juego. El partido fue intenso, como para morderse las uñas, mientras los Ice y Denver lo jugaban como si fuera el último partido en el que alguna vez participarían. Hubo un montón de sanciones, sólo que esta vez Ty no estuvo involucrado. Permaneció sin castigos, aunque dio un montón de golpes. Cuando se estrelló contra el muro transparente, justo frente a ella, Jenna quiso saltar y golpear al hombre que lo había arrojado allí. Pero Ty se concentró en avanzar con el disco, y cuando anotó, ella gritó hasta quedarse ronca. Los Ice estaban arriba por dos goles para el final del segundo período y a Jenna le dolía la mandíbula de tanto apretarla. Hasta ahora, los defensores habían 50

Confrontación: Método usado para iniciar el juego en el hockey sobre hielo. Los dos equipos se alinean cara a cara, dos jugadores opuestos tratan de obtener el control del disco, cuando éste es lanzado entre sus sticks por un árbitro. Generalmente la confrontación es jugada por los centrales del equipo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

en mujer y dejar que tu hombre sepa que está aquí para él.

389


El Club de las Excomulgadas pateado traseros, evitando que Denver anotara, al lograr que sus tiros a la portería no fueran efectivos. Ty no le había prestado atención, ni una vez miró en su dirección durante todo el partido. No es que esperara que lo hiciera. Quería que se concentrara en el juego y no pensara en ella. Quería que los Ice ganaran. Y cuando lo hicieron, dejando fuera de las eliminatorias a Denver, ella y Liz se abrazaron y gritaron, al igual que el resto de las personas en el repleto estadio. del vestidor. —Está tan enojado conmigo —dijo Jenna, mordiéndose una uña—. Ni siquiera sé si me hablará. —Tienes que abrir la puerta del diálogo en alguna parte. Aquí es donde comienzas. Los medios de comunicación los retuvieron durante un rato, por lo que Jenna caminó de un lado para otro, distrayéndose al conversar con algunas de las esposas y novias de los jugadores. Renee le había mandado un mensaje de texto, pidiéndole que le diera de su parte un gran abrazo de felicitación a Eddie, debido a que ella estaba trabajando en el bar esta noche y no había podido estar en el partido. Ellos dos habían iniciado una relación seria recientemente y Jenna estaba feliz por ambos. Hacían una bonita pareja. Así que cuando Eddie salió del vestidor, lo felicitó y le dio el abrazo de Renee. —Me dirijo al bar ahora —dijo Eddie, con una amplia sonrisa—. Espero que Malcolm tenga esos filetes esperando por nosotros. Ella se echó a reír. —Sabes que los tendrá. Y la primera ronda va por mi cuenta. Mi asistente de gerencia ya está al tanto.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Esperaron hasta que la multitud disminuyó y entonces fueron a esperar a Ty fuera

390


El Club de las Excomulgadas Eddie besó su mejilla. —Eres increíble, Jenna. Eddie partió una vez que Víctor salió, y la línea de jugadores saliendo por la puerta sólo la puso más nerviosa, especialmente cuando no vio a Ty. —Él se escabulló por otro camino. Me está evitando.

—No hay otra salida. No salió a hurtadillas. ¿Ves? Aquí está él ahora. Oh, mierda. Ty salió por la puerta y, de repente, no tenía idea de lo que iba a decirle. Afortunadamente, Liz llegó a él primero, abrazándole. —Es algo condenadamente bueno que hayas ganado esta noche —le dijo Liz—. Tengo a la vista posibles acuerdos de patrocinio de productos, así que cuanto más lejos vayas en las eliminatorias, conseguiré más contratos y más dinero para ti. —Sí, esa es la única cosa en mi mente cuando entro en el hielo —dijo él. —Estoy segura que lo es. —Ella le guiñó un ojo, para luego continuar—. Bueno, tengo que hablar con el jefe supremo durante algunos minutos, así que si me disculpas. Liz hizo una salida discreta, dejándola sola con Ty, que dirigió una mirada inexpresiva en su dirección. Ahora era su turno de jugar. —Gran partido el de esta noche. —Gracias. Me sorprendió verte aquí. —¿En serio? No sé por qué. Quería apoyarte y también al equipo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Liz puso los ojos en blanco.

391


El Club de las Excomulgadas —Ajá. —Y... quería unos minutos a solas contigo para poder hablar. —Creo que lo dijimos todo la otra noche, Jenna. No hay mucho de qué hablar. Estoy cansado después del partido de esta noche. —Entiendo. Los dos dijimos un montón de cosas la otra noche, pero tenemos que hablar. Necesito decirte algunas cosas.

—¿Hay más para agregar a lo que ya dijiste? —Me merezco eso. Pero no es lo que piensas. —Está bien. Habla. —No aquí. Ven conmigo. —No creo que sea una buena idea. Ella puso una mano sobre su brazo. —Ty, por favor. Sé que no me debes nada. No después de la forma en que actué la otra noche. Pero si sólo me das una hora... Esperaba y rezaba porque él no la juzgara por las últimas palabras que le había dicho la otra noche, para que le diera una oportunidad. —Está bien. Tienes una hora. Tengo que tomar mi equipo del vestuario y hablar con mi entrenador durante algunos minutos. Me encontraré contigo en tu casa cuando haya terminado. —Está bien. Gracias.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él se echó a reír, con claro sarcasmo.

392


El Club de las Excomulgadas Jenna se fue y encontró a Liz, quien estaba conversando con el propietario de los Ice, así que se quedó en un segundo plano hasta que terminaron. —¿Cómo te fue? —le preguntó Liz, mientras se dirigían al aparcamiento. —Todavía está enfadado conmigo. Eso lo puedo decir. Pero estuvo de acuerdo en dame una hora. —Eso es porque te ama.

—¿Lo hace? Su voz fue tan plana. Sin ninguna emoción en absoluto. Se metieron en el coche, se abrocharon los cinturones de seguridad, y Liz la llevó, conduciendo en su alocada forma de costumbre, pero le dirigió a Jenna una rápida mirada. —Cariño, lo heriste, y los hombres no se toman eso de muy buena manera. Empujan sus emociones muy dentro de ellos, donde no puedas hacerles daño de nuevo. En muchos sentidos, son muy parecidos a las mujeres, aunque lo nieguen. Los labios de Jenna se curvaron. —Puede que tengas razón. —Estoy en lo cierto. Les gusta fingir que son fuertes y resistentes ante el dolor. Físicamente, eso puede ser cierto, pero emocionalmente pueden ser tan heridos como nosotras. Especialmente por alguien que les importa. —Lo herí. Ya lo sé. Tengo que arreglarlo. Liz le apretó la mano. —Entonces, hazlo y vuelve a ganar a tu hombre. Lo necesito en plena forma para las eliminatorias.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Su corazón se apretó.

393


El Club de las Excomulgadas Liz la dejó en su casa y se apresuró a prepararse, nerviosa como el infierno por lo que iba a suceder. Cuando Ty se detuvo frente al condominio, ella salió corriendo. Él se bajó del coche, pero Jenna ya tenía sus propias llaves en la mano. Ty frunció el ceño.

—Tenemos que dar una vuelta. —¿Por qué? —Porque tengo que mostrarte algo. —Jenna, no tengo tiempo para esto. Lo que significaba que no quería ir. Tenía que convencerlo. Este era un momento de “ahora o nunca” para ella. —Haz algo de tiempo. Por favor. No tomará mucho. Él se encogió de hombros. —Bien. Se metió en el coche de Jenna y ella comenzó a conducir. El silencio era inquietante, pero sabía que la conversación ociosa sería inútil, por lo que aprovechó el tiempo para preparar lo que le iba a decirle cuando llegaran allí. Lo reprodujo una y otra vez en su cabeza, y para el momento que se estacionó frente al edificio, pensó que lo tenía listo. —¿Qué mierda es esta? Lo que no pudo imaginar fue la respuesta de Ty.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—¿Qué pasa?

394


El Club de las Excomulgadas Jenna se bajó del coche y tecleó el código que había conseguido del gerente de bienes raíces al que había llamado el día anterior. Al igual que Ty había hecho, ella le había pedido privacidad para mirar el edificio, diciéndole que era la socia de negocios de Ty, y quería darle otra mirada al lugar. Está bien, había mentido, pero había funcionado. Entró en el local, asumiendo que él tendría la suficiente curiosidad, como para seguirla. Si no lo hacía, si se quedaba en el coche, su plan para compensarle se arruinaría.

Entró en el local y se quedó de pie en el centro, sonriendo mientras comenzaba a formular sus planes. Había tomado notas, y comenzado a establecer planes para los pisos, pero nada de eso tendría sentido sin Ty. —¿Por qué me trajiste aquí? Ella se volvió para mirarlo, con su corazón latiendo con tanta fuerza que todo lo que podía oír era su propia sangre resonando en sus oídos. Respiró hondo para calmarse y se preparó para afrontar la situación. Dio un paso hacia él y se detuvo. —Tenías razón. Me gusta este lugar. Tiene una ubicación ideal, la pista es perfecta, el precio está en el parámetro que puedo pagar. Tienes buen ojo para las propiedades inmobiliarias. Me gusta tu visión de cómo podría verse el club. Él no respondió. No iba a facilitarle las cosas. Ella no se merecía que fueran fáciles. No después de las terribles cosas que le había dicho, de cómo le había lanzado a la cara su sorpresa. —Me gustaría poner el escenario de este lado, sin embargo. Con las ventanas del otro lado, entraría más luz en el verano, y abrir estas paredes para hacer un patio exterior.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Y no tenía un plan B. Probablemente debería haber preparado un plan B.

395


El Club de las Excomulgadas Aún sin una respuesta. Sus manos estaban incrustadas tan profundamente en los bolsillos de su abrigo, que le sorprendió que no hubiera abierto un agujero en ellos. —Pero no quiero hacer esto sola. —Se estremeció con su siguiente respiración, apretando los párpados para contener las lágrimas que amenazaban con caer—. Siempre pensé que era fuerte e independiente, que podría hacer todo sin ayuda de nadie. Resulta que no soy tan fuerte como me gusta creer que soy, y desde

Ella esperó, con las piernas temblándole con tanta fuerza que tuvo miedo de caer al suelo. —No tienes que hacerlo sola —dijo él finalmente—. Nunca tuviste que hacerlo sola. En ningún momento has estado sola y aún menos desde que nos conocimos. Ni una sola vez. Las lágrimas comenzaron a caer y bajaron por sus mejillas. Ella asintió, dando otro paso hacia él. —Lo sé. Sé eso ahora. Pero tenía miedo. —Sí, lo sé. —Canté frente a mis padres y mis hermanos. Él dio un paso hacia ella, un solo paso que hizo que la esperanza cantara en su interior. —¿Cómo te fue? —Les encantó mi voz. Les dije que quería abrir otro Riley's, un club de música, y que ya no quería dirigir el bar de deportes. —¿Qué te dijeron?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

que te conocí, estar sola apesta.

396


El Club de las Excomulgadas —Dijeron que les debí haber hablado sobre mis sueños hace años. Tenías razón. Todo lo que tenía que hacer era reunir un poco de coraje. —No hay nada que no puedas lograr si tienes un poco de fe en ti misma. —Tengo miedo, Ty. Tenías razón. Tengo miedo de fracasar. Él se detuvo frente a ella. —Es normal tenerle miedo al fracaso. Todo el mundo lo tiene y si te dicen no significa que no debas intentarlo. Ella puso las manos sobre su pecho y el ritmo tranquilizador de su corazón le dio el coraje que necesitaba. —Nunca deseé tener a un jugador de hockey, pero por Dios que me enamoré de uno, y no lo dejaré ir, sin importar cuánto miedo tenga de amar. Él utilizó su pulgar para limpiar las lágrimas en su mejilla. —Yo también tengo miedo, amor, y no hay muchas cosas que me asusten. Bueno, hay algo que sí me asusta. Ella aspiró ruidosamente. —¿Sí? ¿Qué es? —La idea de vivir sin ti. Jenna comenzó a sollozar y cayó en sus brazos. Ty la atrajo hacia él y la abrazó, le besó en el cabello y le frotó la espalda mientras lloraba. —Te amo, Jenna. Eso sólo la hizo llorar con más fuerza.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

que no lo tienen es porque están llenos de mierda. Pero sólo porque tienes miedo

397


El Club de las Excomulgadas —También te amo,. Perdóname. —Se separó de él para que pudiera ver su rostro—. Lamento haber dicho todo lo que dije. Quiero que me presiones cuando lo necesite. Te quiero a mi lado, y no, no quiero hacer esto sola. Te necesito en mi vida, a cada paso del camino. Sin ti, nunca habría llegado tan lejos, nunca habría tenido el valor de ir a ese club y cantar. Te debo cada paso que he dado, porque me presionaste más allá del miedo. Dios, te amo por eso. Y espero que me perdones. Él besó las lágrimas en sus mejillas y luego rozó los labios sobre los de ella.

muchos errores en su matrimonio, estoy obligado y decidido a nunca cometer los mismos errores en el mío. Los ojos de Jenna se abrieron ampliamente. —¿Qué? —Cuando te traje aquí la primera noche, mi intención era mostrarte el lugar, y si te gustaba, iba a decirte que ya había hecho un pago. Iba a comprarlo. —¿Qué? —preguntó ella de nuevo. —Quiero casarme contigo, Jenna. Y el matrimonio es una sociedad. Y una sociedad quiere decir que tomamos lo bueno y lo malo. Te presionaré para que seas la mejor cantante que puedas ser, para que vayas tras tus sueños. Y tú vas a presionarme para sea el mejor jugador de hockey que pueda ser. A veces vamos a discutir, pero nunca nos daremos por vencidos el uno con el otro. Ella se llevó los dedos a los labios. —Me estás proponiendo matrimonio. —Sí. No te compré el anillo, ya que en una sociedad deberías tener lo que quieres, y yo no soy así de presuntuoso. Iremos a escoger uno juntos. Porque la conocía. Realmente la conocía.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—De eso se trata el amor, cariño. De perdonar. Vi a mis padres cometer

398


El Club de las Excomulgadas —Sólo una alianza de bodas está bien. Una de esas bonitas y delgadas con diamantes. —La que tú quieras. ¿Pero eso significa que dices que sí? Ella asintió, incapaz de detener el flujo de lágrimas. —Sí. Oh, diablos sí. Te amo. Por supuesto que me casaré contigo. Pero, ¿estás seguro de que quieres tener que cargar conmigo?

—Hasta que la muerte nos separe. Y créeme cuando te digo esto, Jenna. Cuando me alejé antes, estaba herido y enojado, necesitaba un poco de espacio, pero nunca tuve ninguna intención de dejarte ir. No soy mis padres y no me doy por vencido tan fácilmente. Estoy en esto para siempre. Ella asintió. —Yo también. Lucharé por ti… por nosotros, pase lo que pase. Nosotros los Riley nunca nos damos por vencidos. Tyler no tenía idea de que el amor podía sentirse así… esta imperiosa necesidad de proteger, de querer a alguien con tanta fuerza que podría lastimarte. Pero también sabía que nunca había tenido la intención de alejarse de Jenna. Si ella no hubiera venido a él, él habría ido a ella en algunos días, para decirle que no renunciaría a ella. Nunca renunciaría a ella. Ahora todo lo que quería hacer era demostrarle lo mucho que la amaba. —¿Tienes pañuelos de papel en ese bolso? —le preguntó, cuando la abrazó mientras terminaba de llorar. Ella los buscó, se sonó la nariz, y se rió.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él se echó a reír.

399


El Club de las Excomulgadas —No tengo la imagen más bonita de una mujer a la que le acaban de proponer, ¿no? Mi nariz está roja y llena de secreción nasal, y mis ojos probablemente luzcan como algo salido de una película de terror. Él miró a la cara. Era hermosa. —Tienes razón. Debería reconsiderarlo. Lo golpeó en el brazo.

durante el resto de tu vida. —Eso no estaba en el acuerdo aceptado. —Y tú no eres divertido. —Sí, lo soy. —La atrajo hacia sí y la besó—. Esa es una de las razones por la que me amas. Ella deslizó los brazos a su alrededor, por el interior de su chaqueta y se acurrucó contra él. —Tienes razón. Me haces reír. —¿Es eso todo lo que hago por ti? —No. Haces un montón de cosas por mí. Él miró a su alrededor en el local, ya previendo el futuro, en cómo se vería cuando estuviera arreglado. —¿Sabes? Ahora que has decidido que es el lugar adecuado para ti, deberíamos bautizarlo oficialmente. Ella inclinó la cabeza hacia atrás para mirarlo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Sabelotodo. Despertarás para verme toda desgreñada y con esta cara

400


El Club de las Excomulgadas —¿De qué manera? —Ya sabes de qué manera. —Él se quitó el abrigo y lo puso en la parte superior de la barra—. Siempre he deseado tenerte sobre la barra. —Uno de estos días, vamos a tener que hacerlo en la cama. Se volvió hacia ella y le tendió la mano.

Lo siguió hasta la barra. —Tienes razón. Lo haremos en la cama cuando seamos viejos y nuestros huesos sean frágiles. Él se echó a reír. —Eso lo dudo. —¿Qué? ¿Qué podamos llegar a ser viejos y decrépitos? Le quitó el abrigo y deslizó las manos hacia abajo por sus brazos. —No, que lo hagamos en la cama en ese momento, tampoco. Cuando la besó, ella suspiró contra sus labios. Sí, él reconocía el sentimiento. Era jodidamente perfecto otra vez, porque ella estaba de vuelta en sus brazos. Movió las manos sobre su cuerpo, deslizándolas sobre éste como si no la hubiera sentido contra él por años, en lugar de días. La había extrañado. Estar sin ella había dejado un vacío en su vida, un vacío que nunca quería volver a sentir.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—¿Qué diversión habría en eso?

401


El Club de las Excomulgadas Dividido entre el deseo de seguir acariciándola, y el de estar en su interior, apretó los labios contra su cuello e inhaló su aroma, después arrastró la lengua por su garganta, encantado cuando ella se estremeció en respuesta. Jenna se aferró a sus hombros y cayó contra él, fláccida, mientras le bajaba el jersey suelto y besaba su clavícula y sus pechos hinchados. Ty la tomó en brazos y la sentó sobre la antigua barra. —Cuando tengamos este lugar arreglado —dijo, mientras le quitaba los otra vez. Y en el escenario, también. Ella le sonrió, apartándole el pelo de los ojos. Él abrió el cierre de sus jeans, los bajó por sus caderas y piernas, luego movió las manos hacia arriba, adorando la suavidad de su piel. Sus manos estaban ásperas y llenas de cicatrices, tan diferentes de su cuerpo suave y delicioso. Pero a ella no parecían importarle sus manos, especialmente cuando acarició su sexo a través de las bragas. Jadeó y se arqueó contra él, agarrando su chaqueta entre los dedos cuando le frotó el coño de atrás hacia adelante, usando la barrera de seda para provocarla. Estaba mojada, su dulce olor almizclado hizo que su polla palpitara. Ty le empujó las piernas hasta el borde de la barra y apretó su nariz contra sus bragas, ahogándose en su fragancia. Hizo las bragas a un lado y la lamió, y ella gimió, apoyando sus palmas contra la barra para sujetarse, mientras empujaba el coño contra su cara. Una de las cosas que más le gustaba de Jenna era su alegría pura al hacer el amor. No tenía inhibiciones y le encantaba correrse. Y a él le encantaba darle un orgasmo, adoraba ver su rostro cundo se dejaba ir. Deslizó la lengua sobre su clítoris, jugando con el arete de su perforación, antes de envolver el botón entre sus labios y succionarlo. Tomó su polla en su

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

zapatos y los calcetines—, te pondré sobre la brillante barra nueva y te haré el amor

402


El Club de las Excomulgadas mano, masajeándola y dándole un apretón, mientras movía la lengua entre los rollizos labios del coño de Jenna. Su sabor, a la vez dulce y salado, hizo que su verga se apretara. Sólo el pensamiento de deslizarse entre los suaves labios de ella, le hizo desear desabrocharse los pantalones y empujar en su interior. Lamió su coño y clítoris hacia arriba y abajo, hasta que se retorció contra él, hasta que supo que estaba lista para correrse. Luego aplicó presión en su clítoris y ella se dejó ir, gritando con desenfreno y empujando su coño contra su cara. La movió hacia abajo con suavidad, besando sus muslos y vientre antes de subirse a

Deslizó las bragas de Jenna hacia abajo por sus piernas y las metió en su propio bolsillo, luego movió la mano para buscar un condón. Ella lo detuvo. —No. Ya no habrá más condones. Seremos sólo tú y yo, ahora y para siempre. —¿Estás segura? —Sí. Quiero sentirte dentro de mí. Su polla palpitó ante la idea de sentir su sedosa humedad rodeándolo. Aquella noche había sido el cielo. —Quiero eso. Te deseo, sólo a ti, envuelta alrededor de mi polla. —Hazme el amor. La levantó de la barra y la colocó sobre su regazo. Ella se sentó a horcajadas y Ty miró su polla desaparecer dentro de su coño. Jenna plantó los pies a cada lado de los largueros de la silla y se movió hacia arriba, y luego hacia abajo sobre él. —Oh, nena, te sientes tan bien. —Él enredó sus dedos en el cabello de Jenna y atrajo su boca hacia la suya para un beso profundo y penetrante. Deslizó la lengua dentro de ella, folló su boca de la misma forma que follaba su coño, con movimientos largos y pausados.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

una de las viejas sillas y desabrocharse el pantalón.

403


El Club de las Excomulgadas Ella gimió contra su boca, se aferró a sus hombros, y elevó, para luego deslizarse hacia abajo, girando contra su polla de una forma que lo hizo gemir. Sus pelotas estaban en llamas, temblando por la anticipación de hacer erupción dentro de ella. Enterrado profundamente de esa forma, se inclinó hacia atrás, miró las hermosas profundidades azules de sus ojos, vio sus párpados parcialmente cerrados, mientras su coño se apretaba alrededor de su polla, con todo ese calor

Y cuando ella aceleró el ritmo, meciéndose hacia atrás y adelante, girando contra él, Ty comenzó a perder el control. —Córrete para mí, Jenna —susurró, lamiéndole el lóbulo de la oreja mientras apretaba su trasero y tiraba de ella con más fuerza contra él, moviéndose contra su clítoris. —Oh, Dios, sí, eso hará que me corra tan duro… —dijo ella. Cuando hundió las uñas en sus hombros, supo que estaba lista, y la penetró profundamente, sosteniéndola mientras se derrumbaba. La sintió, sintió sus paredes sacudiéndose a su alrededor mientras se corría. Jenna se retorció contra él en un frenesí salvaje, mientras su clímax la atravesaba. Ty no pudo contenerse más, cuando el rugiente tren de carga de su orgasmo se estrelló contra él. Vació su orgasmo dentro de ella, vertiendo todo lo que tenía y abrazándola, mientras se derramaba una y otra vez, hasta que no quedó nada. Cristo, eso había sido intenso. Siempre había sido de esa manera con Jenna, y ahora que la abrazaba de nuevo, era como si el mundo estuviera en la posición correcta otra vez, y todo lo que había estado mal, había sido corregido. Algo que no había estado bien desde aquella noche en la que se había alejado de ella. Lo había empujado todo al fondo de su mente, porque había tenido que concentrarse en jugar al hockey, pero su primer pensamiento siempre había sido para Jenna.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

húmedo rodeándolo.

404


El Club de las Excomulgadas El trabajo siempre sería el trabajo, pero su primera prioridad siempre sería la mujer que amaba, la mujer con la que tenía la intención de hacer una vida. Y ahora que la abrazaba de nuevo, ahora que podía inhalar ese aroma único que le hacía ser quien era, se dio cuenta de que nunca estaría completo sin ella. De eso se trataba el amor. Se había pasado toda su vida adulta preguntándose qué era el amor y ahora lo sabía. Nunca lo había buscado, nunca lo había deseado, pero lo había encontrado de todos modos.

—Tu abrigo —dijo ella. —Está bien. Quiero mirarte. Tu cuerpo está sonrojado y hermoso. Deslizó la lengua entre su sexo y su cadera. Ella se rió. —¿Qué estás haciendo? —Creo que este sería un lugar perfecto. —¿Para qué? —Para tu próximo tatuaje. Puedo visualizar un modelo del texto. —¿De…? —Mi nombre, por supuesto. Justo al lado de mi lugar favorito de tu cuerpo. Ella se quedó en silencio durante unos segundos y luego dijo: —Hecho. Él levantó la cabeza. —¿Sí?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

La levantó de su posición sobre él y la colocó sobre la barra.

405


El Club de las Excomulgadas —Por supuesto, siempre y cuando te tatúes un “Jenna” en tu brazo. —No hay problema. Haz una cita con el chico que te hace los tatuajes la próxima semana. Quiero tu nombre en mí. —¿En serio? ¿Harías eso? Él se puso de pie. —Voy a casarme contigo, Jenna. No estaba bromeando al decir que es para

Ella se inclinó hacia delante, echó los brazos a su alrededor y lo besó, luego examinó su rostro. —Pero un tatuaje en verdad será para siempre. —Y yo también. Jenna suspiró mientras miraba a Ty, leyendo la verdad en su rostro. Todo esto era real. Él, el nuevo club, su nueva vida. Enfrentar sus temores le había dado algunos de los más grandes regalos, siendo el más importante, este increíble hombre. Había puesto todos sus sueños en espera durante demasiado tiempo. Pero ahora, gracias a Ty, a su amor, y a un montón de coraje, todos sus sueños se estaban haciendo realidad.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

siempre.

406


El Club de las Excomulgadas

Epílogo Cole Riley había construido su reputación de ser duro, sobre todo en el campo de fútbol. No cedía, y cuando tenía la pelota en sus manos, sólo había una cosa en su mente… la zona de anotación. Era un cabeza dura de ideas fijas y le gustaba ganar. Lo mismo ocurría con las mujeres… una vez que tenía un objetivo en mente,

Así que, aún cuando éste era un ambiente de objetivos adinerados, y más de la mitad de las mujeres atractivas de la fiesta de esta noche lo habían mirado de pies a cabeza, no había ligado con ninguna en las pocas horas que había estado allí. Lo cual era inusual en él. Le gustaban las damas. A las damas les gustaba él. No se trataba de simple ego por su parte, era sólo que disfrutaba de las mujeres. Le gustaba estar cerca de ellas. Eran dulces, divertidas, olían bien, le hacían sentir bien. No había nada malo en eso. A cambio, él les daba un buen momento, gastaba dinero en ellas, y nunca les mentía ni trataba de ser algo más de lo que era. A las mujeres les gustaban los hombres honestos. Su madre le daría una bofetada en cada lado de la cara si alguna vez le mentía a una mujer. Él podría estar un poco en el lado salvaje, pero no era deshonesto. Nunca le prometía a una mujer algo que no estaba dispuesto a entregarle. Lo que significaba que se mantenía alejado de las mujeres que buscaban atrapar un marido. Gravitaba hacia las chicas fiesteras, como la caliente pelirroja y la escultural morena que habían estado rondando cerca de su radar toda la noche. Esas eran las mujeres que deseaban tener el mismo tipo de diversión sin ataduras que él quería. Así que, ¿por qué su atención se dirigía constantemente hacia la fría rubia que estaba sentada sola en una mesa en la esquina? Ella no era su tipo en absoluto.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

iba tras ello hasta que anotaba.

407


El Club de las Excomulgadas No llevaba un vestido de lycra ajustado a su cuerpo que mostrara una gran cantidad de tetas y culo. Llevaba un sencillo vestido de manga corta que le llegaba a las rodillas, aunque sí tenía unas piernas increíbles… piernas de las que le gustaría ver mejor. Ella simplemente no estaba mostrando sus activos. Era hermosa, cierto, con una cara que detendría el tráfico. Y la manera en que estaba vestida gritaba dinero y alta sociedad. Tal vez era pariente del dueño del equipo. Pero no había visto a nadie llegar a acercarse a tres metros de la mesa en las últimas dos horas. Ella no era del tipo “la fea del baile a quién nadie saca a bailar”,

No era su problema. No la conocía y tenía la intención de divertirse esta noche. Las fiestas del equipo siempre eran fabulosas y estaban libres de gente de los medios. Podía pasar el rato con sus nuevos compañeros de equipo, tomarse unos cuantos tragos, relajarse con las damas, y simplemente pasarlo bien. Había muchas mujeres aquí con las que tener el tipo de diversión que él buscaba. La rubia no era del tipo correcto. Podía decir que no era una chica fiestera por la rigidez de sus hombros, su manera tensa de sentarse, como si tuviera un palo metido en el culo. Inspeccionaba la habitación, y enviaba señales que definitivamente decían: “mantente malditamente lejos de mí”, que probablemente era la razón por la que nadie se había acercado a ella. Aún así, odiaba ver a alguien sentado solo. Se acercó a la barra y le dio un codazo a Grant Cassidy, el mariscal de campo de los Traders. Grant se volvió hacia él y luego asintió. —Hola, Riley. ¿Qué pasa? —¿Tienes alguna idea de quién es aquella rubia sentada sola en el rincón? Grant siguió el movimiento de la cabeza de Cole y luego frunció el ceño. —No. ¿Quién es?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

pero no estaba emitiendo vibraciones que dijeran: “ven a hablar conmigo”.

408


El Club de las Excomulgadas —No tengo idea. Imaginé que conocías a todos en el equipo. ¿Será familiar del propietario? Grant negó. —La hija de Ted Miller es morena. Y no está aquí esta noche. No tengo idea de quién es la rubia. Parece malhumorada. Cole echó a reír.

Debería ignorarla y concentrarse en la morena caliente o en la pelirroja sexy. Pero por alguna razón, la rubia solitaria en la esquina captaba su atención y no la soltaba. Tal vez era porque no dejaba de mirarlo. No de la manera en que otras mujeres lo miraban, como diciéndole: “llévame a casa esta noche”. Su mirada era diferente. Fría y evaluadora, una breve mirada ocasional y luego desviaba la mirada. A él no le gustaba ese juego. Tal vez a ella sí. Esto era una mierda. Se apartó de la barra y caminó en su dirección. Ella podía lanzar todas las señales de “aléjate” que quisiera, pero él sentía curiosidad en este momento. Alguien tan bella estaría sola por una razón. Se detuvo en su mesa y ella levantó la mirada, estudiándole lentamente. No sonrió, pero tampoco frunció el ceño. — ¿Estás sola aquí? —le preguntó él. —Sí, lo estoy. Un acento sureño. Le quedaba bien. Ella tenía una piel muy clara, labios carnosos, y unos ojos hermosísimos… como el whisky.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Eso es lo que yo pensé, también.

409


El Club de las Excomulgadas Extendió la mano hacia ella. —Soy Cole Riley, receptor51 de los Traders. Ella estrechó su mano y finalmente le sonrió, con el tipo de sonrisa que hacía a un hombre feliz de ser hombre. —Hola, Cole. Soy Savannah Brooks. ¿Quieres sentarte?

******* Que el Señor tenga piedad, las fotos y videos de Cole Riley no le hacían justicia al hombre. En persona, hacía que a una mujer se le debilitaran las rodillas. Savannah se alegró de estar sentada, porque ahora entendía la mística de la que había leído en los tabloides y en todos los artículos sobre él como donjuán. Ciertamente, sintió palpitaciones en el corazón cuando él deslizó su enorme mano en la suya, y la honró con una mirada de sus extremadamente sexis ojos, de color gris azulado. Cuando te miraba, era como si todos los demás en la sala se desvanecieran, y tú fueras la única mujer en la tierra. Que sabía que no era cierto, porque lo había estudiado durante toda la noche, había al menos veinte mujeres enfocadas en él, como si se murieran de hambre y él fuera la carne. Él no era carnoso en absoluto. Era perfecto y absolutamente delicioso. Aproximadamente 1,85 de estatura, y noventa y siete kilogramos llenos de sexualidad, sería su conjetura. Si estuviera buscando un hombre, lo que ciertamente no hacía, lo elegiría a él entre una multitud. Se destacaba, con su pelo negro como la tinta, un hermoso y

51

Receptor: Posición de fútbol americano. Se especializan en capturar los pases del mariscal de campo para conseguir anotar o avanzar yardas, suelen ser los jugadores más rápidos y ágiles del equipo.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Bingo.

410


El Club de las Excomulgadas bien tonificado cuerpo musculoso, aunque llevaba el cabello un poco largo y despeinado. Había una cierta presencia en él. Arrogancia tal vez, aunque estaba sorprendida, después de leer su expediente, de que no estuviera de pie sobre la barra, involucrado en una pelea, o envuelto alrededor de dos o tres mujeres en algún rincón oscuro. Tal vez los medios de comunicación habían sacado de proporción sus travesuras fuera del campo de juego. Quizá su reputación era más un mito que otra

—Entonces, Savannah Brooks. ¿Por qué estás sentada aquí tan sola? —Estoy observando. Él arqueó una ceja, con sus defensas obviamente incrementadas mientras se inclinaba hacia adelante, sentándose en el borde de la silla como si estuviera listo para escapar. —No eres una periodista, ¿verdad? Ella le sonrió. —No. Definitivamente no soy una periodista. Él se relajó y se recostó hacia atrás en la silla de nuevo, extendiendo sus largas piernas frente a él. —Está bien, entonces. —¿No te gustan los periodistas? —Nop. —¿Y por qué no? —Porque mienten.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

cosa.

411


El Club de las Excomulgadas —¿Acerca de ti? —Todo el maldito tiempo. —¿Qué clase de mentiras han dicho sobre ti? —No quiero hablar de mí. Hablemos sobre ti. Tienes un hermoso acento sureño, Savannah. ¿De dónde eres? Eso no era en absoluto lo que había leído acerca de él. Que era un ególatra, habilidades en el dormitorio, que ligar con mujeres era como una segunda carrera para él, presionándolas para que se fueran a casa con él. Tal vez los medios de comunicación sí habían mentido. —Soy originaria de Atlanta. —Pero no vives allí ahora. —No. Él sonrió cuando ella no le ofreció más información. Tenía una increíble sonrisa que hacía que su estómago revoloteara. Debía dejar de pensar como una mujer a su alrededor. Él podría estar coqueteando, pero ella estaba allí por negocios. —¿Quieres que adivine? —No, en absoluto. Vivo en Los Ángeles. —No te ves como del tipo de chica de L.A52. Ella arqueó una ceja.

52

L.A.: Forma abreviada de llamar a la ciudad de Los Ángeles, en el estado de California, Estados Unidos de Norteamérica.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

que todas las conversaciones se centraban en torno a él, sus estadísticas, y sus

412


El Club de las Excomulgadas —¿Hay un tipo específico de chica de L.A.? —Sí. Y tú no eres una de ellas. Eres un melocotón de Georgia 53. Toda una hermosa sureña refinada y con actitud relajada. No alguien del ritmo rápido, que quiere ser famosa y conocida en L.A. —Tengo muchos clientes en Los Ángeles. Es por eso que vivo allí. —¿Pero viajas… por trabajo? ¿Es por eso que estás fuera de la ciudad gran

Él sabía escuchar. Era una buena cualidad. —Sí. —Y, ¿qué haces para ganarte la vida, Savannah? —Soy una consultora. —Es un concepto amplio. ¿Qué tipo de consultora? —Una asesora de imagen. —¿Qué hace una asesora de imagen? —Asiste a los clientes que necesitan ayuda, ya sea para mejorar su imagen, o para cambiarla. —Debe ser un trabajo interesante. —Me encanta mi trabajo. Tener un impacto positivo en las vidas de las personas es muy gratificante. Él sonrió.

53

Juego de palabras de la autora. El estado de Georgia es uno de los tres estados con mayor producción de melocotones en los Estados Unidos. De hecho, Georgia también es conocido como el “Peach State” (El Estado del Melocotón) por su alta producción de la fruta.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

parte del tiempo?

413


El Club de las Excomulgadas —Bien por ti. —¿Y qué hay acerca de tu trabajo, Cole? —He jugado fútbol desde que era niño. ¿Ser capaz de hacer esto para vivir? Es un sueño hecho realidad. Estoy muy agradecido. Era listo, seguro de sí mismo y amable. ¿Por qué no daba esa impresión en las entrevistas? ¿Por qué era retratado de una manera tan negativa? Había mucho

—¿Quieres una bebida, Savannah? —No, estoy bien con el agua con gas, gracias. —Está bien. Todavía no me has dicho qué haces en esta fiesta. —Me encontraré con un nuevo cliente. Sus ojos se abrieron ampliamente. —¿Sí? ¿Para rehacer la imagen de esa persona? —De hecho, sí. —Vaya. Me pregunto quién metió la pata y necesita una transformación. — Miró a su alrededor en la habitación, estudiando a todos los jugadores que habían asistido—. No puede ser nuestro mariscal de campo estrella. Él come, bebe y orina encanto. Ella contuvo la risa. No sería apropiado. Él la miró, luego alrededor de la habitación de nuevo, dejando fija su mirada en un grupo de jugadores en el centro de la habitación. —Es Moose Clements, ¿no? Ese tipo no podría dar una entrevista decente ni siquiera después de que le dieras un implante de personalidad. O tal vez Kenny

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

más en Cole Riley de lo que había leído en su expediente.

414


El Club de las Excomulgadas Lawton, el otro receptor de los Traders. ¿Quieres hablar de problemas de actitud? Ese tipo tiene graves problemas. Él es tu nuevo cliente, ¿cierto? Ella se puso de pie, alisándose el vestido. —Por desgracia, ya es tiempo de irme. Fue muy agradable conocerte, Cole. —¿Te vas?

Él agarró su mano. —Espera. Ella hizo una pausa. —Quiero verte otra vez. —Oh, lo harás. —Ella sonrió mientras salía de la habitación. Esto iba a ser muy interesante. ******* Cole observó a Savannah alejarse, impresionado por su elegante belleza. Definitivamente no tenía ningún palo en el culo. Caminaba con un ligero balanceo de caderas… no era algo evidente o que atrajera la atención sobre ella, pero era toda una mujer. Y maldita sea, él se había quedado de pie allí como un adolescente con la lengua trabada, y la había dejado escapar. Tendría que haberle pedido su número o haberla invitado a salir. En lugar de eso, había actuado como un descerebrado. Ese no era su estilo. Se movió para ir tras ella, pero una mano en su brazo lo detuvo. Se volvió para ver a su agente, Elizabeth Darnell, mirándole.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Me temo que sí.

415


El Club de las Excomulgadas Cole frunció el ceño. —Liz, ¿qué estás haciendo aquí? —Tenemos que hablar. Él frunció el ceño y miró hacia la puerta. —Ahora no.

Tal vez lo había olvidado, o quizá decidió ignorar el edicto de Liz de que tenía algo importante de trabajo que hablar con él esta noche. Desde que había firmado con ella unos meses atrás, había habido un montón de órdenes. A Cole no le gustaba que le dieran órdenes. —Vamos, Liz. Estamos en una fiesta. —Tienes mucho tiempo para ir de fiesta. E hicimos un acuerdo cuando firmaste —dijo ella, dándole esa mirada de ojos de acero—. ¿Recuerdas? —Sí, sí. Lo recuerdo. —Bien. Entonces, vamos. —¿Nos vamos? —Sólo al otro lado del pasillo. Hay demasiado ruido aquí. Cuando terminemos podrás volver a la fiesta. Esperaba que no les tomara mucho tiempo. Tal vez Savannah todavía estaba por allí, en alguna parte, y podría encontrarse con ella de nuevo. Elizabeth lo llevó hacia una habitación al otro lado del pasillo. Era una pequeña sala de reuniones con hileras de mesas.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—Definitivamente ahora. ¿Olvidaste la reunión que habíamos acordado?

416


El Club de las Excomulgadas —Toma asiento. —Prefiero estar de pie. Ella le lanzó la mirada, la que significaba que discutiría hasta ganar. Él era igual de testarudo, pero el tiempo era importante en este momento, así que tomó una silla, la hizo girar y se sentó a horcajadas. —¿Qué hice ahora?

actitud. Él puso los ojos en blanco. —¿Es por eso que querías reunirte conmigo esta noche? Ya hemos tenido esta discusión. —Lo sé. Y lo hablaremos de nuevo. Al público local le gustan los ganadores. También les gusta alguien que no esté constantemente en los tabloides por fiestero extremo, por pisotear a sus compañeros de juego como si fueran mierda debajo de sus Nike, por acumular más multas por exceso de velocidad que la deuda nacional, y por lanzar a una fuente la muy costosa cámara de un paparazzi. Y si eso no fue lo suficientemente malo, después golpeaste al tipo en la mandíbula. —Oye, empujó su maldita cámara en mi cara. No sólo cerca de mi cara, sino en mi cara. ¿Qué se suponía que hiciera, decir “Whisky” y sonreír para él? —Sí. Eso es exactamente lo que se suponía que hicieras. O darte la vuelta y alejarte. Tienes que aprender a controlar tu temperamento y a comportarte en público. Necesitas algunas lecciones sobre cómo interactuar con los medios de comunicación. Cole soltó un bufido. —Creo que sé muy bien cómo comportarme.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

—¿Esta noche? Nada hasta este momento. Pero quiero hablar acerca de tu

417


El Club de las Excomulgadas Liz golpeteó el suelo con el pie, cómo se las arreglaba para mantenerse en posición vertical sobre esos tacones de trece centímetros, estaba más allá de su entendimiento. —Y si recuerdas, cuando estuve de acuerdo en tomarte como cliente… principalmente porque ningún otro agente quería estar en un rango de ocho kilómetros cerca de ti…, y de alguna manera me las arreglé para que firmaras con St. Louis, tú te comprometiste a hacer todo lo que te pidiera.

le habían hecho. Al menos, Liz había sido lo suficientemente astuta como para incluir bonos por desempeño en su contrato. Les demostraría que no estaba acabado. Todavía era un pateador de traseros y esta temporada lo probaría. —Hice lo que me pediste, ¿no? —Oh, la rebaja salarial fue sólo el comienzo, Cole. Tu imagen es un desastre. Tú lo sabes, yo lo sé, y el entrenador Tallarino lo sabe. Si el entrenador no fuera tan buen amigo de tu primo Mick… y si no me debiera algunas docenas de favores, te garantizo que no tendrías este trabajo. Cole no le creía. Había sido firmado porque tenía talento y mucho. A los agentes les gustaba hacer amenazas para mantener a sus jugadores bajo control. Sabía cómo se jugaba este juego. —El reloj está corriendo. Es sólo cuestión de tiempo antes de que nadie quiera tener que ver contigo, sin importar lo bueno que seas en el campo. Eres una pesadilla en las relaciones públicas. Él se puso de pie y se enfrentó a Liz, haciendo exactamente lo que ella decía que no era capaz de hacer. Tomó una respiración profunda y trató de mantener su temperamento bajo control. —Soy un receptor condenadamente bueno.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Él pensó que aquello se refería al ligeramente doloroso recorte de sueldo que

418


El Club de las Excomulgadas —Puede que eso sea cierto, pero, hasta que no detengas tus tonterías fuera del campo y le demuestres al entrenador, a tu equipo, a los medios de comunicación, y al público en general, que has crecido, y que tus días como chico malo han terminado, no importa si anotas diez touchdowns 54 en cada juego. La reputación lo es todo en el fútbol. Él dejó escapar un suspiro. ¿Por qué sus estadísticas no podían ser suficientes? ¿Qué más daba lo que hiciera durante sus horas de descanso? Sí, le gustaba ir de fiesta. Y, ¿qué? Su mala reputación era culpa de los medios de mejores de su juego. Después de seis años en la NFL 55, se había ganado el derecho a relajarse y disfrutar de la vida. Pero sí. Las relaciones públicas. Lo entendía. Y si tenía que seguir las reglas por un tiempo, hasta ganarse la buena voluntad de los fanáticos y el entrenador, eso haría. —¿Qué quieres que haga? —Traeré a alguien para que te ayude. Él frunció el ceño. —¿A quién? La puerta se abrió y Savannah entró. Aliviado de verla, Cole sonrió, contento de no haber perdido la oportunidad de pasar más tiempo con ella. —Hola. Me preguntaba dónde te habrías marchado —dijo él. —¿Os conocéis? —preguntó Liz. —Sí. Nos conocimos antes. —Cole se volvió a Liz y frunció el ceño—. ¿Tú conoces a Savannah? 54 55

Touchdowns: Forma básica de anotación en el fútbol americano. NFL: National Football League (Liga Nacional de Fútbol, Americano).

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

comunicación de todos modos. Tenía treinta años y todavía estaba entre los

419


El Club de las Excomulgadas Liz sonrió. —De hecho, lo hago. Y tú vas a llegar a conocerla mucho mejor. Savannah es tu nueva asesora de imagen. Él se giró y miró a Savannah, quien le dirigió una serena sonrisa. —¿Mi asesora de imagen? ¿Qué narices?

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Fin

420


El Club de las Excomulgadas Serie Play By Play 01- El Juego Perfecto

Durante años, Mick ha sabido aprovechar al máximo la vida a disposición de un deportista profesional: la fama, la fortuna, y a una chica diferente en cada ciudad. Pero cuando conoce y se aloja con la hermosa organizadora de eventos, Tara Lincoln, quiere mucho más que la típica relación de una noche. Lástima que Tara no esté interesada en conocer mejor al más notorio playboy del fútbol. Como la madre soltera de un hijo adolescente, lo último que necesita Tara es el estilo de vida del jet set de Mick Riley, a pesar de que su ardiente y apasionada aventura de una noche fue inolvidable. La vida de Tara es bastante complicada ya, como para meterse de lleno en la fama como la última adquisición de Mick. Tara jugó al juego del amor una vez y perdió mucho, y no tiene intención de vivir de nuevo la experiencia, sobre todo con un rompecorazones como Mick. Pero cuando Mick se propone ganar, nada lo detendrá. Y tiene en mente la jugada perfecta para atrapar a su seductora picara...

02- Cambiando El Juego La agente deportiva Liz Darnell hará cualquier cosa para conservar a su cliente número uno, el beisbolista profesional Gavin Riley. Y Gavin está más que preparado, especialmente cuando Liz se ofrece a sí misma como parte del trato. Pero cuando el amor inesperadamente entra en el campo de juego, ni Liz ni Gavin están listos para el mayor cambio de todos en el juego.

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

El profesional de Futbol Americano Mick Riley es toda una estrella dentro del campo y en la alcoba… Aunque una sexy, y decididamente madre soltera podría ser la única en hacerlo perder un juego...

421


El Club de las Excomulgadas 03 - Probando Suerte Si deseas anotar, tienes que entrar en el juego...

Ty, intrigado por la hermosa dueña del bar, se convierte en alguien habitual. Tiene la sensación de que Jenna quiere hacer algo más con su vida. Y a medida que se gana su confianza, la pasión entre ellos crece, igual que la insistencia de Ty de que Jenna debería empezar a vivir por sí misma. Con su estímulo, Jenna empieza a creerlo también... Pero primero, Jenna tiene que averiguar lo que quiere, lo que necesita, lo que le encanta, y si tendrá la pasión y el orgullo de tener la oportunidad de poseerlo todo, incluyendo a Ty...

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Lo último que Jenna Riley necesita es más deporte en su vida. Mientras sus hermanos están fuera siendo superestrellas deportivas, ella está pegada dirigiendo el bar deportivo de la familia, le guste o no. Luego, entra la estrella más reciente del hockey: Tyler Anderson. Por mucho que a Jenna le gustaría ir tras él, ella se comprometió a no enamorarse de un deportista, incluso de uno tan caliente como Ty.

422


El Club de las Excomulgadas

Prรณximamente

Jugando Para Ganar

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

Jaci Burton Serie Play By Play IV

423


Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

El Club de las Excomulgadas

424


El Club de las Excomulgadas Si deseas saber mĂĄs de Nuestros Proyectos o Ayudarnos a Realizarlos

http://informativoexcomulgado.blogspot.com/

Jaci Burton - Probando Suerte - Serie Play By Play III

VisĂ­tanos!!!

425


Play by Play #3