Page 1


Este libro es una traducciรณn echa de fans para fans, sin recibir compensaciรณn econรณmica por este contenido. MF.


CAPITULO 1 No embarazada. Liz Riley se sentó en su cuarto de baño, aplastando la decepción apretando su estómago, mientras miraba a la prueba de embarazo. No embarazada. De nuevo. El retraso de su período fue de tres días. Había estado tan segura esta vez. Maldita sea. La palabra fracaso no estaba en su léxico. Siempre había tenido éxito, por lo general encontrado una manera de conseguir lo que quería. Incluso cuando se enfrentan a un obstáculo temporal, peleaba alrededor de ello y ganaba. Ella era uno de los mejores agentes deportivos en el negocio, y siempre conseguía lo que quería. Pero eso eran negocios, y esto era personal. Durante el año pasado, había intentado numerosas veces quedar embarazada y falló. Ella tiró la prueba en la basura y se miró en el espejo "Esto es una mierda" " ¿Que es una mierda?” Ella se dio la vuelta para hacer frente a su marido, Gavin, el amor de su vida y el único hombre que podría haber hecho nunca el ella quisiera tener un bebé. Enredó los brazos alrededor de él. "Nada. Estoy bien, es algo. Puede que tenga un grano justo arriba en la barbilla" Se quedó sin aliento. "¡Oh Dios no! No es un grano. Es el fin del mundo" Ella lo miró. "Esto es serio" Él le levantó la barbilla." No hay nada en la barbilla. E incluso si lo hubiera, todavía serías la maldita sexy pelirroja en la que nunca he puesto mis ojos" Él le dio un beso en la barbilla, luego dejar que sus labios bajaran sobre su cuello. Sus males temporalmente olvidados, se apoyó en él, disfrutando de la sensación de su cuerpo pegado a lo largo de ella. Él sólo había salido de la ducha, y el aroma fresco y limpio de él nunca dejaba de golpear todos sus botones calientes. Por otra parte, a ella también le gustaba sudoroso, Después de un entrenamiento o un partido con la suciedad y el sudor rodando por su rostro, llevando su trabajo en su cuerpo, y ella lo quería de esa manera. Era su ex agente, sabía lo duro que trabajaba en el béisbol. Era el mejor primera base que jamás había representado Por supuesto, tan pronto como se habían enamorado, había tenido que retirarse de la representación de él, pero ella nunca dejó de apreciar el hermoso ejemplar de atleta que era.


O lo el increíble y complaciente amante que era. Como ahora, como él la dejaba en el mostrador del baño, le abrir las piernas y se dejaba caer de rodillas, hundiendo la cara entre sus muslos. Ella se estremeció cuando él deslizó la lengua por su sexo. Gavin siempre sabía exactamente cómo darle placer. "Oh, sí " murmuró, deslizando sus dedos por la suavidad de su pelo, dirigiéndolo hacia donde ella necesitaba su boca. Y cuando tarareó contra su clítoris, ella se arqueó contra él, tan cerca ya que se correría en cualquier momento. Pero todavía no, no cuando las sensaciones que sacó de ella con su lengua eran tan deliciosas. Ella quería esperar un poco más. Los sonidos distantes de golpes en la puerta impregnaron sus sentidos. Pero estaba justo en el borde, tan cerca de llegar que bloqueaba todo lo demás. "Estoy casi allí, Gavin. Así" Y cuando él presionó su lengua contra su clítoris y la lamió, ella se vino con un gran grito, con la cabeza hacia atrás, un orgasmo increíble que la dejó temblorosa. Él se levantó y le dio un beso con la misma dura pasión de siempre que la dejó sin aliento. Oyó el golpeteo en la puerta de nuevo. Sólo que esta vez, el timbre acompañó al golpe. Gavin se echó hacia atrás. "¿Era esa la puerta de entrada?" Entonces la realización se estrelló contra ella. "Oh, mierda. He olvidado que Jenna y Tara venían" "Oh, mierda es correcto. " Miró hacia abajo, y ella siguió su mirada cuando su erección se balanceaba con fuerza y tentadora contra su pierna. Ella dejó escapar un suspiro triste. "Tanto para el sexo caliente. Creo que voy a abrir la puerta" "Buena idea. Voy a estar aquí pensando en lo que podría haber estado haciendo. No mala idea. Voy a pensar en los promedios de embase, y luego me vestiré" Ella se rió, se bajó del mostrador, y rápidamente se tiró algo de ropa antes de bajar para conseguir abrir la puerta. Jenna arqueó una ceja. "Qué demonios. Estaba a punto de llamarte ¿Estabas en la ducha?". "Lo siento. Estaba arriba vistiéndome, se me hiso tarde esta mañana" "¿Estás segura de que este es un buen momento?", Preguntó Tara, dándole un abrazo. "Es un momento perfecto. Vengan" Jenna rezongo."Probablemente estabas teniendo sexo con mi hermano"


Liz les siguió hasta la sala de estar." Y si así lo fuera, no querrías los detalles acerca de eso" "Tienes razón. Yo no" Jenna coloco una bolsa al lado del sofá, y luego se volvió a Liz, su rostro se enrojeció todo. "Oh, Dios mío, estaban teniendo relaciones sexuales. Caray, Liz, podrías habernos llamó y decirnos que volviéramos más tarde" "De ninguna manera. Fue una cosa improvisada" Tara se cruzó de brazos, una serena sonrisa en su rostro." Por lo tanto, un polvo rápido, ¿eh? " "Más como la mitad de un polvo rápido" "Ay," dijo Tara. "Tienes una pésima sincronización, Jenna" dijo Gavin mientras se dirigía a la sala de estar. "Hey, Tara está aquí también, sabes" "Sí, pero eres mi hermana, así que te voy a culpar a ti" Dio un abrazo a Jenna y Tara y les preguntó,"¿Quieren café?" "Sin duda alguna " dijo Jenna. Tara asintió "Me gustaría un poco." "Té para mí", dijo Liz. "¿Desde cuándo no bebe café?" Los ojos de Jenna se abrieron. "¿Estas embarazada?" "No. Sólo trabajando en poner cosas saludables en mí cuerpo, sólo en caso de que suceda algún día. Lo cual, hasta ahora, no ha sido así" Jenna le apretó la mano. "Lo siento. Debería dejar de pensar todo el tiempo en eso. Estoy tan emocionada esperando que tengan un bebé". Liz miró a la cocina, y luego volvió su atención a su cuñada. "Tomé una prueba esta mañana porque tengo un retraso. Fue negativa" Tara frunció el ceño. "Lo siento. Eso tiene que ser frustrante quererlo tanto. Sin embargo, sólo tiene que relajarse y darle tiempo" Liz le dio una mirada. "¿Cuando alguna vez me has visto relajada?" "Buen punto. Pero tal vez si intentas relajarte un poco, ¿podría pasar? " "No lo sé. Hemos estado tratando durante algún tiempo. Ya sé que no estoy más en mis veinte años, así que tal vez hay algo mal" "¿ha visto a un médico?" Liz agitó la mano. “Pidió pruebas para los dos. Gavin está bien. Dijo que yo estoy bien, y que no hay razón por la cual no pueda concebir. Y ella también me dijo que debería relajarme"


Jenna se rió. "Está bien, así que simplemente disfrutar de la cosa sexual y deja que suceda." "Ese es el problema. Ha pasado un año. No estoy embarazada. Está claro que no estoy intentando lo suficiente" Jenna le dio una mirada. "No me puedo imaginar nada que hayas intentado lograr y que no dieras todo de ti. Incluso en esto" "Tal vez." Gavin entró con bebidas para todos ellos. "Gracias, nene," dijo Liz. "El gusto es mío. ¿Qué están susurrando aquí? " Jenna le dio Gavin una mirada inocente. "Mi cosas de la boda, por supuesto. ¿Quieres tomar un asiento y escuchar todos los detalles? " Gavin parecía horrorizado. "Dios, no. Ya es bastante malo que me estés poniendo un esmoquin y me haces tomar parte en ella. ¿Tengo que escuchar los detalles, también? " Liz amaba la mirada de terror en su rostro. Al igual que la suya si Jenna le pediría que repasar la lista de invitados o algo. "No. Puedes retirarte" "Gracias a Dios. Voy al gimnasio" Tomó su bolsa de deporte y besó Liz “adiós” Cuando se fue, Liz hizo un gesto a la bolsa puesta al lado del sofá. "Entonces, ¿qué está pasando en materia de la boda?" Jenna sonrió. "Tara trajo las invitaciones. Puede que desees verlas" "Sabes que lo hago. No puedo creer que la boda está a sólo unas semanas de distancia". "Yo tampoco puedo, Ty no deseaba esperar durante tanto tiempo. Lo formal de la boda no era importante, porque nos queremos y estamos comprometidos. Teníamos muchas ganas de ir al ayuntamiento o tal vez a Las Vegas para una boda rápida". "Pero luego está tu madre," dijo Tara. "¿Quién no los hubiera perdonado nunca?" Jenna asintió. "Exactamente. Negarle una boda, especialmente para su única hija, simplemente no era una opción, sobre todo después de que ustedes dos se casaran con Mick y Gavin de una manera tan estrafalaria ". "Uh, ¿lo siento?", Dijo Liz con una sonrisa. "Nunca pensé que yo fuera del tipo de boda lujosa. O incluso del tipo de matrimonio. Hasta que Gavin llegó" "Me puedo identificar, créeme. Nunca he creído en todo el asunto del compromiso hasta Ty. Y el matrimonio no era tan importante para mí, pero me encantó que Ty quisiera casarse, y luego está mamá. Así que cedí." Jenna tomó una respiración profunda. "Así que aquí estamos"


Tara sumergió la mano en la bolsa y sacó las invitaciones, entregándoselas a Liz. "Con estos." Las tarjetas de las invitaciones tenían un borde púrpura, a juego con el color de las puntas del cabello de Jenna, y la tinta era del color del equipo de hockey de Ty. En el cuadrante superior tenía una nota musical y un palo de hockey, lo que representa una parte de Jenna y Tyler, con sus iniciales entrelazadas a través de él. "Me encantan. Mucho," dijo Liz. "A mí también ", dijo Jenna. " ¿No piensan que lo del hockey estúpido? " "Por supuesto no. Es tan Ty y tu, es perfecto" Jenna sonrió. "Gracias. También las amo. Tara me ayudó con el diseño" Liz deslizó la mirada por encima de Tara. "Es lo que mejor sabe hacer" "Gracias. Estoy ridículamente emocionada con esta boda. Al menos esta vez no estoy embarazada" "¿Y cómo esta nuestro precioso sobrino?” "Se está impulsando para ponerse de pie" "Oh Dios mío. ¿Ya?" "Sí. Mick piensa que va a caminar pronto. Dijo que cuando él era un bebé empezó a los diez meses, por lo que cree que Sam caminará pronto, demasiado. No estoy lista todavía. Yo quiero que se quede mi tierno bebé el mayor tiempo posible, a pesar de que puede arrastrarse a través de la casa a la velocidad de un demonio. Tengo que mirarlo a cada segundo, o desaparece. Ya instalamos la puerta al otro lado de la escalera" "Es adorable, Tara. ¿Y dónde está? ", Preguntó Jenna. "Con tus padres. Cuando le dije a tu madre que me estaba reunido con las dos esta mañana, ella me preguntó si lo podría tener un par de horas" "Figúrate. Ella siempre está queriendo tener a Sam" Tara se echó hacia atrás en el sofá. "Sabes que lo puedes tener en cualquier momento. O venir a casa cuando lo desees" "Por supuesto. En mi tiempo libre, cuando no estoy supervisando el Bar, o trabajando en el club" "Oh, llora todo lo que quieras" interrumpió Liz. "Nunca llego a verlo, tampoco." "Nunca pensé que las dos estarían luchando por mi bebé. Ustedes son las dos mujeres con menos probabilidades que nunca me hubiera imaginado tendrían instinto maternal" "Hey," dijo Jenna. "Me encanta tu bebé. No es que yo quiero ninguno propio en este momento. Demasiado ocupada. ¿Pero tus hijos? los amo con locura".


"Eso es porque uno está en la universidad, y el otro porque lo puedes amar, abrazar y echar a perder, pero ustedes no tienen que mantenerlo". Jenna asintió. "Exactamente." Liz se rió. "Hablando de la uno en la universidad, ¿cómo está Nathan?" Un rayo de orgullo maternal cruzó la cara de Tara. "Lo está haciendo muy bien. Él está poniendo primero sus estudios, que insistí en ello. Y, por supuesto, como saben, Texas terminó ganando el campeonato de la Conferencia Big 12 en esta temporada. Me gustaría pensar que Nathan que es el estratega del equipo tuvo mucho que ver con eso" "Es un quarterback excepcional, al igual que su padre," dijo Liz. "Vi todos los partidos. Él tiene un talento natural, muy parecido a Mick" "De acuerdo ", dijo Jenna. "De alguna manera, él es mejor que Mick, debido a la forma en que se mueve. Confunde el infierno fuera de la defensa" Liz asintió. "Estoy ansiosa por tener mis manos sobre él y obtenerle un contrato de la NFL". Tara parecía horrorizada. "Oh, Dios, no se lo digas. Querrá salir el próximo año, Mick y yo queremos que se quede en la escuela y terminar sus estudios" Liz se rió. "Mis labios están sellados. Y estoy de acuerdo con ustedes. Algunos de estos niños abandonan la escuela antes de tiempo, el atractivo del gran contrato y grandes cantidades de dinero es demasiado para resistirse. Cuanto más tiempo se quedan en la universidad, más experiencia obtienen. Al menos eso es lo que siempre les aconsejo" "Obviamente, no siempre escuchan" Ella se encogió de hombros. "En el fondo la elección es suya para hacer. Muchos de ellos van a tener carreras de gran éxito, pero es mi esperanza que todos ellos obtienen sus grados. O al menos mantenerse a través de sus años de secundaria, y luego terminar sus grados más tarde". Tara asintió. "Vamos a presionar a Nathan para permanecer en la escuela el mayor tiempo posible, pero tienes razón, es su carrera y su elección. Sólo esperamos que haga lo más adecuado" Hablaron más de planificación de la boda, y luego se fueron a comer. Liz se separó de Tara y Jenna, a continuación, se dirigió a casa, con la esperanza de encontrar allí a Gavin. En su lugar, había dejado un mensaje en su teléfono haciéndole saber que se iba por un esmoquin apropiado, luego del almuerzo. Lo que estaba bien con ella. Tenía mucho trabajo por hacer, de todos modos, así que abrió su portátil y respondió a algunos e-mails. Cuando terminó, ella revisó su calendario. Iba a ser una temporada de vacaciones muy ocupada. No sólo Jenna se va a casar y Liz teniendo un papel muy activo en eso, del que ella estaba muy entusiasmada, pero, además, ella y Gavin recibirían en su casa este año a la familia Riely en Navidad. Dado que esta era la primera vez que tenían a toda la familia para la Navidad, Liz sintió la carga de hacer todo perfecto.


No es que la familia de Gavin tuviera muchas expectativas en Navidad o en cualquier cosa. Sus padres eran las personas más amables que había conocido. Kathleen y Jimmy Riley habían sido más familia para ella que sus propios padres, desde antes de que ella y Gavin pensaran estar juntos. Ella los amaba tanto, y eran gente realmente cálida. Así que no había presión, aparte de la presión normal que se pone en sí misma, que siempre era alta. Pero aún así, habría una gran cantidad de coordinación que hacer. La familia de Riley era formidable, y ahora que había mujeres y niños y otras personas importantes en la imagen, la Navidad iba a ser enorme este año. Y Liz procuraría que estas sean las mejores vacaciones. Ella hizo algunas notas acerca de los alimentos. Catering estaba descartado, por desgracia, debido a que los Rileys simplemente no irían a por eso. Nada más que hecho en casa en Navidad. Kathleen le ayudaría, por supuesto, y también lo haría Tara, junto con a cuñada de Kathleen, Cara. Todos ellos tendrían que reunirse y discutir las opciones. Esto sería totalmente trabajar. Ella se echó hacia atrás en su silla y se estiró, y luego pensó en Gavin y la desgraciada prueba de embarazo de antes. Se apartó y se puso en dirección a la cocina para hacer una taza de té. Ella estaría condenada si dejaba que su cuerpo la derrotara. Se sirvió el té en su taza y se apoyó en la encimera de la cocina. Si alguien le hubiera dicho hace dos años que ella estaría casada y tratando de tener un bebé, se habría reído en su cara. Ella había estado totalmente envuelta en impulsar su carrera, y no había habido ningún hombre en su radar. Excepto Gavin, por supuesto. Siempre le había gustado Gavin, pero en secreto. Había sido el hombre de sus sueños, único cliente en que había estado interesada. Ni en sus sueños más salvajes jamás pensó que ella y Gavin estarían juntos, y mucho menos caer en el amor y terminar casados. Fue entonces cuando deseo tener un niño, alguien que fuera parte de ambos, había comenzado a afianzarse. Ella estaba casi en sus treinta y tantos años ahora. Si alguna vez iba a tener hijos, era el momento de ponerse en marcha con eso. Una especie de esas cosas de ahora o nunca, porque ella no se estaba poniendo más joven. Razón por la cual no dejaría que su sueño de tener un hijo se esfumara. Renunciar no era una opción. Ellos sólo necesitaban tener más sexo. Gavin era fuerte y viril, y ella todavía era lo bastante joven. Ella salió y camino derecha. No había ninguna razón por la que no pudiera quedar embarazada. Gavin estaba fuera de temporada en este momento, lo que significaba que era más accesible de lo habitual, lo que significaba más tiempo para el sexo. Por supuesto, que estaría un poco ocupada con la boda y la planificación de vacaciones, pero si había una cosa que Liz sabía cómo hacer, era hacer tiempo para el sexo. Ella sonrió contra el borde de la taza de té.


OperaciĂłn hacer un bebĂŠ estaba en marcha.


CAPITULO 2 Gavin sonrió a su pronto-a-ser cuñado, mientras estaban sentados esperando en el taller del smoking. "Por lo tanto, Tyler, ¿cuáles son sus intenciones con respecto a mi hermanita?" "Tengo la intención de casarme con el infierno fuera con ella, si eso está bien contigo" Gavin se encogió de hombros. "¿Estás seguro de que sabes en lo que te estás metiendo? Ella es un tipo de dolor en el culo. Temperamental. A veces gruñona como el infierno" "Suenas como que es cómo ella te trata. Está muy bien para mí" Gavin se echó a reír. "Probablemente tengas razón." "No sé", dijo Mick. "Siempre me ha gustado" "Mierda. Luchó contigo tanto como luchó conmigo" Mick arqueó una ceja ante Gavin. "Eso no es cierto, lo recuerdo. Siempre corrió hacia mí cuando estabas metiéndote con ella" "No. Era hacia mí. Ella los odiaba a los dos y corría a hacia su primo preferido" Gavin se rió de Cole. "¿Fiesta?, Anderson" "Oooh, ¿donde es la fiesta?", dijo a Gavin, empujando Ty cuando se paró. "Todavía no", dijo Ty. "Pero tan pronto como toda esta basura del smoking acabe, nos dirigimos al bar" "Suena como un plan", dijo Gavin. Tomó cerca de una hora de seleccionar los esmóquines, aunque Jenna ya había hecho un par de sugerencias a Ty, que realmente no descuidaría, escogieron lo que Jenna quería. Todos fueron equipados, a excepción de dos compañeros de equipo y amigos de Ty, Víctor y Eddie, que no podían hacerlo. Pero ahora que se habían seleccionado los esmóquines, podrían pasar a que tomarán sus medidas en cualquier momento. Todo lo que a Gavin le importaba era que su parte estaba hecha. Estaban fuera de allí tan rápido como fue posible, para poder ir al bar Riley's. "Tenemos suerte de que todos podíamos estar juntos esta semana", dijo Mick. "Afortunadamente, no están jugando el equipo de Cole y el mío, así que realmente estamos en la ciudad a tiempo para la adaptación del esmoquin" "Sí, todo salió bien", dijo Ty. "Vamos a patearles el culo" "En tus putos sueños, Cole" dijo Mick.


"Vamos a ver, niño bonito. Te estás volviendo un poco viejo para jugar al fútbol. ¿No deberías pensar en mover la cabina de transmisión o algo? ¿Tal vez jugando al padre que se queda en casa mientras Tara hace mucho dinero? " Gavin resopló. "Hey" dijo Mick. "Tú eres mi hermano. ¿No deberías estar de mi lado? " "Yo no estoy del lado de nadie cuando se trata de la familia que juega contra la familia. Sólo voy a disfrutar de los dos hablando-basura entre sí" Cole sonrió y se echó hacia atrás en su silla. Cuando Renee, su camarera llegó, ella chocó los cinco con todos ellos. "Me preguntaba cuando el equipo de Riley vendría. ¿Cerveza?" "Definitivamente, voy a tener una", dijo Tyler. Gavin asintió. "Yo también" "Soda para mí", dijo Mick. "Soda aquí, también," dijo Cole. "A pesar de que podía beber diez cervezas y todavía darte una patada en el culo y llagar a tiempo de juego" Gavin puso los ojos en Ty. "Aquí vamos de nuevo" Ty se echó a reír. "Me pregunto si deberíamos tomar apuestas sobre si van a llegar a las manos o no" "No lo harán. Pero es divertido ver las disparatadas cosas que se dicen entre sí acerca de cuyo equipo es mejor" Ty asintió. "No puedo esperar al partido del domingo. El bar debe estar a reventar. ¿Vas a ir al partido?" "No me lo perdería. ¿Tú?" "¿Estás bromeando? Jenna me mataría si no estaba allí para el juego. Es un gran día para la familia Rileys" "Creo que vamos a tener un montón de grandes días Riley que vienen en las próximas semanas", dijo Mick. Ty sonrió. "Sí. Parece de esa manera". "¿Estás emocionado?", Preguntó Cole. "Tu sabe, yo no creía que lo estaría. Es decir, Jenna y yo queríamos que esto fuera de bajo perfil, pero no tuvimos los resultados esperados" "Yo sé cómo es eso. Liz y yo pensábamos de la misma manera", dijo Gavin. Íbamos a tener una pequeña cosa, que se convirtió en una gran cosa porque. . . bien, mi madre quería una gran boda, y


luego Liz decidió que tal vez sólo tener una pequeña boda no iba a funcionar. De repente fue esta gran aventura. No se puede pensar que todo eso es solo por los padres, sin embargo. Las bodas parecen adquirir una vida propia" Ty se echó a reír. "Sí. Se está convirtiendo en una especie de evento, y no puedo decir que estoy decepcionado del todo sobre él. A pesar de que Jenna no quería hacer una gran cosa de la boda, sé que secretamente está bastante emocionada por tener toda la familia junta para celebrar con nosotros nuestro matrimonio. No creo que hubiera sido muy feliz si nos hubiéramos fugado a las vegas o casado en el ayuntamiento" Gavin asintió y tomó un largo trago de la cerveza que Renee habían puesto delante de él. "Yo sé lo que quieres decir. Para Liz nunca se trato de una gran boda. Hasta que llegó el momento de planear una gran boda. Luego se convirtió a dirigir la planificación de la boda que había sido la única cosa que ella había soñado en hacer desde que era una niña". "Mujeres, ¿verdad?" "Sí. No se pueden descifrar. Ni siquiera tratar. Sígueles el rollo" "Eso es lo que hago, hombre. Yo sólo trato de mantenerla feliz. Si ella es feliz, entonces estoy feliz" Gavin echó la cerveza contra Ty. "Amen a eso" La conversación se volvió de nuevo a Cole y de Mick fuertemente cargado de testosterona de una superioridad sobre quién iba a vencer a quién. Al final, los dos simplemente terminaron riendo y tonteando unos con otros, entonces se puso manos a la empresa de la alimentación con unas hamburguesas, hasta que llegaron sobre el tema de la boda de nuevo, lo que puso de Ty en el asiento caliente por provocar que a todos llevaran esmoquin. Ty no mordió el anzuelo. En su lugar, masticaba un bocado de su hamburguesa con queso "No es mi culpa. Hablen con Jenna. Yo hubiera sido feliz en vaqueros" "¿Se podría lanzar más a su prometida, mi dulce hermanita debajo del autobús de esa manera?" Preguntó Mick. Ty cogió su cerveza. "Sip" "Espera hasta que yo le diga" dijo Gavin. "¡A por ello!" dijo Ty con un encogimiento de hombros. "Ella cuida mi espalda" Cole dio una palmada en la espalda de Ty. "Eso es lo que me gusta de ti. Sin miedo" Mick se fue después del almuerzo para hacer algo relacionado con el fútbol. Y Cole tuvo que salir para el aeropuerto a recoger a Savannah. "¿Ella ha estado fuera de la ciudad de nuevo?" Preguntó Gavin. "Sí. Ella ha estado haciendo una cosa de consulta para un cliente en Chicago durante las últimas dos semanas"


“Es áspero para los dos con todo los viaje, ¿no es así?" "Lo sobrellevamos. Al menos los reencuentros son calientes." Cole movió las cejas. Tyler se rió. "Hablando de novias calientes, tengo que ir a ver a la mía. Tenemos. . . Dios no lo quiera, cosas de la boda que prometí discutir con ella. Gracias por reunirse conmigo hoy, chicos" Todos ellos se fueron. Gavin se dirigió a casa, pensando que Liz estaría fuera haciendo algunas de esas cosas de la boda, también. Por lo que se sorprendió al ver a su coche en el garaje cuando entro. "¿Liz?" Llamó cuando pasó por la puerta. Ella no respondió. La buscó abajo, pero no la encontró, así que se dirigió escaleras arriba. Al mirar por la ventana vio que ya estaba oscuro y nublado afuera. Había una luz encendida en su habitación, por lo que abrió la puerta. Y su boca se abrió. Liz estaba en la cama, la única luz en la habitación eran de las velas encendidas en las mesitas de noche. Estaba vestida con algo sedoso y endebles que llegaba a lo alto de sus muslos y apenas cubría sus pechos. Se puso duro en un instante. "¿Tenemos una cita que no recuerdo?", le preguntó mientras entraba en la habitación. Ella estaba recostada sobre su costado, con la cabeza apoyada en la mano. "No, pero fuimos interrumpidos esta mañana. Pensé que podríamos terminar lo que empezamos" Ella palmeó la cama. "Oh sí" Mientras caminaba hacia la cama, se quitó los zapatos y sacó la camisa por la cabeza. Liz se sentó y se arrastró hacia el extremo de la cama, con los pechos casi visibles mientras se inclinaba. "Me gusta lo que sea que estas usando. O casi no estás usando" Ella inclinó la cabeza hacia atrás y le dio un infierno de sonrisa atractiva. "Lo compré para tentarte con el" Mientras que ella abrió la cremallera de sus pantalones, bajo uno de sus tirantes. "No vas a llevarlo por mucho tiempo" Se sentó sobre los talones. "Esa es la idea" Se quitó sus pantalones vaqueros y ropa interior, su pene que salto derecho a sus manos. "Ahora, ¿esto es acerca de donde estábamos esta mañana? no"


Sus manos estaban calientes, a pulgadas de distancia de su boca para darle exactamente lo que había estado pensando todo el día. "He estado sufriendo por tu boca sobre mí todo el día" "¿Eso cierto?" Ella cayó hacia adelante sobre su estómago, con esa poca cosa que llevaba arrastrándose a lo largo de su culo bien formado, revelando que ella tenía. . . absolutamente nada debajo de ella. Su polla se movió y se lanzó hacia delante, empujando en sus manos. "Un poco ansiosos, ¿verdad?" Él bajó la mirada hacia ella. "Tú lo sabes. Ahora chúpame". "Tengo todo este cosquilleo cuando me da órdenes." Ella puso sus bellos labios alrededor de la cabeza de su pilla, al mismo tiempo, la lengua enrollada a su alrededor. Entonces ella le hizo entrar en el dulce calor de su boca, pulgada a pulgada lento, tortuoso, prolongando deliberadamente su placer. "Aw, nena, es tan bueno" Se inclinó hacia delante y levantó la camisa que llevaba, dejando al descubierto los globos de su culo. Se alisó su mano sobre su carne, separando con los dedos para que pudiera llegar a su coño. Estaba húmeda, y deslizó sus dedos en ella al mismo tiempo que lo envolvió, tomándolo en profundidad. "Mierda" susurró, cerrando los ojos mientras ella lo ocupaba."Eres tan bueno en esto" Su contestación creó un zumbido alrededor de su pene e hizo que sus bolas se apretaran. Y cuando ella retiró su polla húmeda de su boca, Iso todo lo que podía hacer para no empujar de nuevo en su boca dulce y caliente y llegar hasta la garganta. Pero él quería explorar su cuerpo. Ella ido a todo lo de las velas y el uso de ese conjunto que lo estaba volviendo loco. Quería estar dentro de ella, atrayéndola, inhalando su aroma y bombeando dentro de ella. Ahí es donde se quería venir. Así que él tiró de ella hasta ponerla de rodillas, su cuerpo contra el suyo, y la besó, barriendo con sus manos sus curvas y disfrutando de la sensación de sus senos contra su pecho. Incluso después de más de un año de matrimonio, Liz golpea sus botones calientes. Ella lo encendía con una pasión animal que todavía le sorprendía. Nunca parecía tener suficiente de ella, y ahora que la temporada de béisbol había terminado y que estaba en casa de forma regular, podría disfrutar de su necesidad de ella. La empujó sobre su espalda en la cama. "¿Ansioso?" Preguntó ella, con voz ronca, con burlonas caricia. "Sí" Él abrió las piernas y envaino su polla en ella, observando su rostro mientras la penetraba. Una cosa que siempre había amado sobre Liz era la forma en que disfrutaba del sexo todo vale, siempre plenamente con él. Le encantaba hacer el amor con él tanto como le gustaba estar con ella. Y


cuando ella arqueó sus caderas y lo llevó adentro, sabía una vez más que había encontrado a la mujer perfecta para él. Él la agarró por las caderas y la atrajo hacia abajo en su pene, escuchando los sonidos de su respiración, los gemidos y quejidos que hizo mientras se bombea en ella. El montón de seda sobre sus caderas lo volvía loco, por lo que se inclinó sobre ella, tiró de las correas hacia abajo y tomó uno de sus pezones en la boca, chupando cundo él los acogió. "Sí" susurró contra él. "Más fuerte" Él le dio lo que pedía, tanto con su boca como con su pene. Su coño apretó su pene, haciendo que luchara por el control. "Bésame", dijo, y se trasladó hasta llevarla a la boca. Ella lo contuvo con su lengua, haciendo gemir y hundir su miembro más profundo. Liz gimió, retorciéndose debajo de él. "Vas a hacer que me corra" dijo. Se levantó, la miró a los ojos y se restregó contra ella, dándole lo que necesitaba, un movimiento lento y profundo, que hacía que sus ojos se abrieran cuando llegó, ella pasó las uñas por sus brazos y se estremeció contra él. Incapaz de contenerse, se fue con ella, su orgasmo meciendo su mundo y le robo su aliento, como siempre lo hacía. Liz envolvió sus piernas alrededor de él y lo mantuvo allí mientras ambos se restablecían de las secuelas del orgasmo. Paso sus manos por sus brazos, presionando un beso y un mordisco de amor a su hombro. "Esa fue una gran manera de terminar el día" dijo. "Me alegro que hayas disfrutado. Claro que sí" Se dio la vuelta a su lado, llevando a Liz con él. Ella se estremeció, así que sacó las mantas y se quedó allí. El no había sido mucho de un acurrucarse post-sexo hasta que Liz llegó a su vida, pero ahora disfrutaba sosteniéndola en sus brazos, escuchando su respiración. "Tomé una prueba de embarazo esta mañana" dijo. Él se quedó quieto "¿Y?" "Negativo" Oyó el tono plano de su voz. Ella trató de parecer indiferente, pero sabía lo mucho que le dolía, lo mucho que quería tener un bebé. Él quería tener uno con ella, por lo que sintió la decepción en su voz. "Está bien, nena. Vamos a seguir tratando" Ella suspiró. "Si, lo haremos" Este era un tema tan delicado, y Gavin no sabía cómo acercarse a ella. "va a suceder"


Ella sentó en la cama y se apoyó en las almohadas. "Yo sé que lo hará. Estoy decidida" Se empujó hacia arriba y se sentó junto a ella, dándole una sonrisa. "Si hay una cosa que sé de ti, es que no vas a dejar que nada se interponga en tu camino. Pero tienes que relajarte sobre esto. Vamos a llegar allí" "Estas tan seguro. ¿Cómo puede estar tan seguro?" "Fácil. Tengo información privilegiada" Ella inclinó la cabeza hacia un lado y frunció el ceño. "¿Eh?" “Vamos a comprobar con la polla mágica del conocimiento y ver lo que dice" Ella le dio una mirada de incredulidad "¿Qué demonios estás hablando?" Él tiró de la sábana hacia atrás, agarró su polla "Ya sabes, como la mágica bola 8" Ella estudió su verga y las bolas. "No sé, Gavin. Sólo veo dos bolas ahí abajo. No ocho. A menos que hayas estado escondiendo en algún lugar seis más" Me reí. "Confía en mí. Mi pene lo sabe todo" Ella arqueó una ceja, levantó las rodillas y envolvió sus brazos alrededor de ellos. "Está bien, esto es interesante. Seguir o no adelante" Él sacudió su pene hacia atrás y adelante, al igual que todos los niños hacen para utilizar sus mágicas bola 8. Me di cuenta que Liz estaba tratando de no reírse. "Oh, polla mágica, ¿hay un bebé en nuestro futuro?" pregunté. Sus labios se curvaron. "¿Y qué dice la polla mágica del conocimiento?" Se agarró sus bolas en la mano."Dicen que tengo tu bebé aquí" Ella se rió, luego se dio la vuelta colocándose encima de mí. "Siempre sabes exactamente lo que hay que decir" La envolvió con mis brazos estrechándola "te quédate conmigo nena. Nunca te va a ir mal"

Magic 8-Ball (en español Bola 8 Mágica) es un juguete usado para echar la fortuna o buscar consejo diseñado por Mattel.


CAPÍTULO 3 La familia había conseguido un palco privado en el estadio para el partido de fútbol, todos ellos se reunieron para compartir el día de Mick y Cole. Liz había parado en la palco del propietario de Los Louis St. Traders, Ted Miller a primera hora, Como agente era su trabajo asegurarse de que sus clientes estaban bien representados. No es que ella representara a Cole, pero tenía clientes en Los Louis St. Traders, así como en los Sabers de San Francisco. Ella no ocuparía demasiado tiempo de Ted, porque también tenía una parada que hacer en el palco de Irvin Stokes. A sí, tocar base con el dueño de los Sabers era igual de importante. Ella quería que él supiera que estaba allí apoyando a todos sus clientes. Era una oportunidad perfecta para mezclar en un poco de negocios con el placer. Tan pronto como terminó con la parte de trabajo de su día, regresó al palco familiar. Al abrir la puerta era como recibir una ráfaga de calor y su corazón se hinchó. Al no tener familia propia, por lo menos una familia que la quera y apoye, ella ahora pertenecía a Los Rileys. "Liz. Me preguntaba qué era lo que te mantenía alejada" La madre de Gavin la había visto de inmediato, lo que no era en absoluto una sorpresa. Kathleen Riley era grandiosa en el cuidado de su familia, siempre asegurándose de que todos se sintieran bienvenidos. "Tenía algo de trabajo que cuidar" Kathleen sacudió la cabeza. "Tú siempre trabajando. ¿Cuando se te ocurrirá tomarte un día libre?" Liz puso la mano sobre el brazo de Kathleen. "Me tomo un montón de días de descanso, mamá. No se preocupe por mí. Entonces, ¿qué hay de comer aquí?" "Bueno, no mi lasaña con seguridad. Pero hay un montón de cosas buenas, entre ellos algunos entremeses, alitas de pollo...” Kathleen la llevó a la comida, y Liz tenía hambre, así que se lleno un plato y agarró algo de beber. Kathleen conversó con ella durante unos minutos más y luego se alejó para ver a otro miembro de la familia. Liz vio Savannah y Alicia apelotonadas en una de las mesas y se dirigió hacia ellas. "¿Conversación privada?" Preguntó ella, sin querer inmiscuirse en caso de que estaban hablando de algo que hubieran preferido que no escuchara. Savannah ofreció una sonrisa. "No, en absoluto, Liz. Por favor, únete a nosotras" Liz se sentó y dejó el plato y bebida. "¿Cómo están los chicos ahí?" "A sólo calentando" dijo Alicia. "Así que nada emocionante aún" "Bueno. Entonces tengo tiempo para comer mientras Savannah me dice sobre su viaje a Chicago"


"Estuvo bien. Un cambio, no estaba relacionado con el deporte, por lo que fue bastante refrescante" "Por lo que recuerdo, algún CEO de una empresa de tecnología, ¿verdad?", Preguntó Liz. "Sí. Un joven tecno-mago, salió de la nada. Uno de esos chicos que crearon algo de la nada y ahora es un multimillonario. Pero ahora él está tomando su compañía públicamente y necesitaba un cambio de imagen de la peor manera. Es brillante, pero un poco torpe socialmente, y su estiloBueno, digamos que era más adecuado para el sótano de sus padres más que a la portada de la revista Time" Alicia sonrió. "Eras la persona adecuada para darle el cambio de imagen social y el estilo que necesitaba" "Fue muy divertido, en realidad. Es un gran muchacho, y él va definitivamente en buen camino. Ha traído en un equipo para que me ayude con su cambio de imagen de moda y pasé mucho tiempo trabajando en los aspectos sociales de su personaje. Es inteligente y eso está muy de moda y yo no quería cambiar eso de él. Sólo necesitaba unas cuantas lecciones de cómo responder a los medios de comunicación por lo que no llegó a ser tan.… " Savannah parecía pérdida buscando la palabra. Por otra parte, ella era más amable y más políticamente correcta que de Liz. "¿tonto?" Ofreció Liz. Savannah se rió. "Sí, exactamente. Él no tenía necesidad de ir todo GQ o se convertiría en algún ejecutivo de congestión. Sólo necesitaba parecer más cómodo delante de la cámara. Es un alumno muy rápido, por lo que creo que va a hacerlo muy bien. En realidad, él sólo es un amor. También me reuní con su novia, una graduada de la Ivy League y estudiante de derecho que va a ser un activo maravilloso para él, tanto profesional como personalmente" "Suena como una combinación perfecta. Me alegro de que todo salió bien para ti" "Gracias, Liz. Estoy contento de estar de vuelta en casa por un tiempo. Extrañaba a Cole. Y el momento no podría ser más perfecto. Yo no habría querido perderme este juego" "Ninguno de nosotros quiere perderse este partido", dijo Alicia. "Cuando los primos juegan entre sí siempre es un gran problema para los Rileys" La Ivy League (Liga Ivy o Liga de la Hiedra) es una conferencia deportiva de la NCAA de ocho universidades privadas del noreste de los Estados Unidos. "Y hablando de ti y Cole, ¿cuándo van a poder hacer la planificación de su boda?" Preguntó Liz. Savannah sonrió. "Lo sé, nuestros horarios han sido ridículos, yo he tenido la suerte de tener tanto trabajo por hacer últimamente. Pero hemos fijado fecha para el próximo mes de mayo" Alicia sonrió. "Eso es fabuloso. ¡Ya era hora! "


"Hey, es momento para ti y Garrett, también" "Lo sé. Nos vamos acercando. Hablamos de ello. Tomando las cosas con calma. Encontrar una casa y discutir todas las cosas relacionadas con el matrimonio. Estamos pensando en una boda a finales del próximo año, tal vez después de la temporada de béisbol" Liz sonrió. "Me encanta que todo el mundo está en el amor. Casándose. Hablando de casarse. Me encanta" Alicia rió. "Creo que en primer lugar debemos salir de la boda Jenna y Ty" "Sí" "He oído mencionar mi nombre. ¿Estás diciendo cosas malas de mí? " Jenna se sentó con elles. "Cosas muy malas de ti," dijo Liz. "Principalmente de tu cabello y el trasero" Jenna esbozó una sonrisa. "Sí, bueno, hablando de mi trasero, puedes besarlo" "No, estábamos hablando de que te estás casado, que estar comprometida, y que estar comprando casa. Y Savannah fijo una fecha para la boda" "Me enteré de eso. Así que Savannah es la próxima. Y después Alicia" "Aparentemente. Y yo soy la vieja mujer casada" "No, esa es Tara porque ella y Mick se casaron primero" "¿Dónde está Tara?", Preguntó Alicia. "Ella me envió un mensaje hace un rato y dijo que tenía un evento de almuerzo por hacer esta mañana, pero que estaría aquí" dijo Jenna. "Bueno. Sé que no quiere perderse el juego ", dijo Liz. "¿Quién tiene a Sam?" "La niñera" dijo Jenna, "Dado que todos en la familia están aquí hoy, pensó que para Sam sería demasiado cansino pasar todo el día en el juego. No es un buen lugar para un pequeño" "Eso tiene sentido" Después Liz terminó su plato, todos ellos tomaron sus asientos y observaron las festividades previas al partido, animando en voz alta tanto a Mick como a Cole ya que los equipos se dieron a conocer y saltaban al césped. Kathleen y Jimmy llevaban sus camisetas de Los Sabers, y por supuesto Cara y Jack que eran de padres de Alicia y Cole, contrarrestaron con el uso de sus camisetas de Los Traders. El resto de la familia entremezcla, algunos usaban los colores Los Traders y otros de Los Sabers. Fue toda una mezcla.


Tara apareció justo cuando estaban haciendo el lanzamiento de la moneda. "Siento llegar tarde. ¿Me he perdido la patada?" "No", dijo Liz. "Aún no" "Uf. El evento fue un poco largo y no podía salir. Y me muero de hambre. Voy a devorar un poco de comida hasta saciarme" Liz le frotó la espalda. "Relájate o tendrás una indigestión" Tara rió. "Lo sé. Lo sé. Simplemente ha sido una de esas semanas. Sam tenía un resfriado, y Mick, por supuesto, tenía la cabeza en el juego. Además, tenía este partido para planificar. Siempre es todo a la vez. Y Nathan estará en casa la próxima semana y estoy muy emocionado por eso, también" "Tienes mucho que hacer" "Lo tengo. Pero en este momento tengo estos palitos de queso mozzarella que me llaman por mi nombre" Liz se rió. "Te escucho. Prioridades, cariño" Tara finalmente se sacio y se relajo luego fue tiempo del juego. Liz sintió la electricidad en el estadio lleno a su máxima capacidad. Ambos equipos estaban haciéndolo bien en la tabla de posiciones, por lo que este juego significaba tanto a Los Traders como a Los Sabers. Los Traders estaban en primer lugar en su división y los Sabers iban un juego detrás de ellos. A medida que Los Traders dieron inicio a los Sabers, Liz contuvo la respiración. A pesar de que ella no tenía ninguna lealtad a cualquiera de los equipos, lo sentía tanto por Mick y Cole, sabía lo que era tener un juego que significara tanto. Grant Cassidy, el mariscal de campo, tomó el balón para Los Traders y Cole se alineo en el lado izquierdo del campo. Liz tomó un vistazo a la fila delante de ella y vio Savannah inclinado hacia adelante, con la mirada pegada a Cole. Liz sabía lo que era ver a su hombre Cuando Gavin estaba jugando, con el corazón en la garganta, deseando que jugara bien. Junto a ella, Tara estaba tan enfrascada en el juego a pesar de que Mick no estaba en el campo. Era un envió patrón, y Cole hizo una captura perfecta de Cassidy, ganando veinticuatro yardas, un primer gran pase para Los Traders que tenía todo el mundo de pie animándolos. De la manera típica Riley, todos aplaudieron, incluso Tara, aunque ella murmuró "maldita sea" en voz baja. Liz se rió. "Va a ser un partido difícil, ¿verdad?" "Amo a Cole. Es de la familia. Es el novio de Savannah. Pero en este momento es el oponente de mi marido. Así, mientras que yo quiero que le vaya bien. . . No quiero que le vaya bien. Es un dilema"


Savannah se dio la vuelta en su asiento. "Puede seguir adelante abucheando y maldiciendo, Cariño. No vas a herir mis sentimientos porque lo más probable es que diga lo mismo cada vez que tu marido realice un pase completo para los Sabers" Tara rió. "está bien” Y así fue, y para el final de la primera mitad el equipo de Mick iba por el momento arriba por un touchdown. Todo el mundo se levantó para estirarse, se mezclarse, y volver a llenar sus bebidas. "Eso fue intenso" dijo Tara. "Pero Mick lo está haciendo bien" "Es un Maldito ", dijo Savannah. "Pero Cole tuvo un touchdown impresionante" "Lo hizo", dijo Tara con una sonrisa. "Maldito sea" "Voy a tener que sentarme entre ustedes dos durante la segunda mitad", dijo Jenna. "Si están cerca, pueden comenzar vaciar sus carteras y lanzarse sus teléfonos celulares" Tara rió. "No creo que vayamos a llegar a las manos por un partido de fútbol" "Lo dudo", dijo Savannah. "Sólo queremos que nuestros chicos ganen. Pero los dos han perdido antes, así que creo que podemos tomar un no importa lo que pase" “¡Qué! ¿No va a ver una pelea chica en el palco? ", Preguntó Gavin, mientras rodeaba con su brazo los hombros de Liz. "Me temo que no," dijo Tara. "Estoy muy decepcionado. Yo tengo la cámara de mi teléfono lista para tomar fotos y video" Savannah puso los ojos en blanco y le disparó una mirada de Tara. "Hombres" "De acuerdo" dijo Tara, alejándose con Savannah para conseguir una bebida. Liz le dio un golpecito en las costillas con su codo. "Ay. ¿Qué dije?" Ella se rió y puso sus brazos alrededor de él. "¿Disfrutando del juego y la familia?" "Sí. Es un juego bastante bueno y Sinceramente no tengo idea de cómo va a terminar. Los Traders tienen una defensa dura, pero Mick es el fuerte del bolsillo Los Sabers y tienen armas ofensivas que simplemente no puede ser vencida. Y luego está Grant Cassidy, que tiene un brazo precisamente malvado y un montón de opciones de cómo hacerlo. El cuerpo de receptores de Los Traders es robusto en esta temporada, lo que hace que sea difícil de cubrir para la defensa" "Creo que la clave de este juego va a ser quien tiene la defensa más fuerte, y cuál de los mariscales de campo tiene el mejor brazo" Gavin la miró fijamente. "¿Podemos poner algo de dinero en el resultado?"


Ella rió. "No en tu vida. Tengo jugadores en ambos equipos y no voy a apostar sobre el resultado de este juego" "Cobarde. Voy a golpear a los chicos. Sé que van a entrar en la acción” "Has eso" Después del medio tiempo, Liz se instaló en su asiento para el juego. Los Traders se llevaron el balón para anotar el segundo tiempo, y Cole recibió un pase de Cassidy en una jugada clave en tercera oportunidad y corrió adentro para un touchdown. La familia se volvió loca celebrando. Con el partido empatado, Liz sintió la tensión y la emoción en el palco. Y cuando Los Sabers convirtieron un gol de campo cerca del final del tercer trimestre, la hora de la verdad del juego estaba tan cerca con los equipos igualados, no tenía idea de cómo el cuarto trimestre se va iba a jugar. Los ocho primeros minutos del cuarto trimestre fue de un mordedor de uñas, totalmente defensiva en ambos lados. No hay puntos anotados, y ninguno de los equipos pudo hacer ningún progreso. En una tercera oportunidad crítica, Mick tenía la pelota e hizo un lanzamiento, en busca de receptores. Los defensores de Los Sabers empujados duro. Liz se encogió cuando el back defensivo dio la vuelta más allá del liniero ofensivo, haciendo una línea recta hacia Mick. Tara se puso de pie. "Oh, mierda" susurró. Liz le había oído y pensaba lo mismo. Mick iba a ser derrumbado. Pero Mick le debe haber visto, porque levanto la pelota e hizo un recorrido con ella, la línea ofensiva pasó a bloquear para él. Puesto que no habían previsto la carrera, y sobre todo no de Mick, que tenía un campo abierto y corrió durante quince yardas y un primero y diez. Tara se levantó y echó los brazos en el aire y soltó un digno grito guerrero. Todos los muchachos aplaudieron el padre de Mick, que estaba sentado junto a Gavin, sonrió ampliamente cuando golpeó Gavin en la parte posterior. "¿Has visto eso?" Gavin le devolvió la sonrisa. "Así es, papá. Condenadamente bueno para un tipo viejo como Mick" "Tipo viejo de mi trasero. Ese niño todavía tiene una gran cantidad de años de fútbol en él" "Estoy de acuerdo con Tu papá," dijo Liz. "Podría tener un poco más de treinta años, pero Mick sigue siendo un campeón" Y lo demostró al lanzar tres pases completos en los próximos tres tiempos de juego, uno a Kip Meecham, su pez gordo joven novato para un touchdown, que puso a Los Sabers adelante con tres minutos para irse.


Sin embargo, Los Traders no eran la clase de equipo de renunciar. Cassidy tomó el balón en la patada de salida y lo conducido por el campo hasta la línea de treinta y cinco yardas. Había veinticinco segundos para el final y Los Traders tenían que quedar con el tiempo de espera. La tensión era tan espesa en el estadio que parecía que nadie estaba respirando. Y cuando Cassidy se lo entregó a la marcha atrás, que corrió durante doce yardas, llamaron a un tiempo de espera y llenaron a kicker para intentar un gol de campo. "No puedo ni respirar" dijo Savannah, agarrando firmemente la mano de Liz. El gol de campo fue bueno. El juego estaba empatado. Iban a tiempo extra. "Esto esta intenso" dijo Tara, en dirección a la barra. "Necesito una maldita bebida" "Voy contigo" dijo Savannah. Todos tomaron unos minutos para relajarse. Liz se echó hacia atrás en su silla, observando a la familia mezclarse y hablar. "¿Te Divertirse?", Preguntó Gavin mientras saltaba en el asiento junto a ella. "Estoy teniendo un buen momento, pero también soy un desastre. Qué juego" "Lo sé. No podíamos pedir un mejor juego para que Mick y Cole jugaran uno contra el otro. "Tomó un sorbo de agua y dio un beso en los labios. "Tus chicos también lo están haciendo bien en ambos lados" Ella sonrió, sabiendo que estaba hablando de los jugadores que representaba. "Ellos lo están, ¿verdad? En general, un día perfecto. Pero alguien va a tener que ganar" "Seguro" Las horas extraordinarias eran un animal totalmente diferente y los quince minutos parecían los quince minutos más largos de la vida de toda la familia. Liz no podía sentarse más. La mayor parte de la familia estaba de pie y caminando de un lado a otro mientras Los Traders ganaron el sorteo y marcharon por el campo. Cole recibió un pase de inclinación y corrió durante dieciocho yardas, y luego otro de doce, la creación de un gol de campo, poniendo a Los Traders por delante. Cuando Los Sabers se llevó el balón, Mick lanzó un pase largo que acabo en las manos avisas del receptor. Los gemidos en palco eran ruidosos. Se perdió otro pase, a continuación, fue capturado. Se veía como si Los Traders iban a ganar. Pero en el tercer intento tiró una bala al receptor que se desvió y se perdió en el aparejo y se disparó por las líneas laterales de la zona de anotación. Liz animó a Mick y de Los Sabers. Fue una gran remontada en lo que se temía que iba a ser una amarga derrota. Sin embargo Se sentía muy mal por Savannah se acercó a ella y la abrazó.


"Una dura derrota" Savannah asintió. "Lo es. Pero fue un gran juego, dos equipos increíbles. Sé que Cole va a estar molesto" "No debería. Sé que lo va a estar, pero jugó un partido increíble" Liz dio abrazos victoria a Kathleen y Jimmy y a los de Los Traders Jack y Cara. Todos ellos iban a reunirse en el bar Riley`s, así que ella y Gavin se dirigieron allí. Se sentía tanto eufórica como y triste por el juego. Era difícil cuando tenías familia en ambos lados, pero no había nada que pudiera hacer. Salvo en un empate, alguien tenía que perder. "¿Cómo lo manejas?", Preguntó Gavin en el viaje. "¿Manejar qué?" "Perder." Se encogió de hombros. "Es parte del juego. Especialmente en un partido cerrado como el de hoy. Cole lo odiará, porque es competitivo y por lo que significa para su equipo. Además, él no quería perder, sobre todo ante su primo. Pero él es un hombre decente. Él lo entenderá" Se tenía que perder. Ella habló con muchos de sus clientes al respecto, especialmente aquellos que pasan por momentos difíciles. Afortunadamente, la carrera de Cole estaba en un repunte en este momento y estaban teniendo una temporada ganadora. Un juego no importaría tanto. Miró hacia adelante para verlo en el Bar de Riley's y poder felicitarlo por el juego de hoy. Había jugado bien y sus estadísticas lo demostraban. Aún así, Gavin tenía razón, apesta perder. Cuando se sentó en el coche y miró a su marido, ella se consumió con la idea de tener un bebé. Su bebé. Un niño que se pareciera a él, con el pelo oscuro y su empuje y sentido del honor. Y tal vez que tuviera un toque de su ambición. Iba a hacer que sucediera, de un modo u otro. Si ella era una cosa, era tenaz. Puede que no sea una Riley de sangre, pero ella seguía siendo parte de la familia, ella entiende de agallas y determinación. Y, al igual que todos los miembros de la familia Riley, ella no se rendiría.


CAPÍTULO 4 Las decoraciones de Navidad estaban listas, lo que siempre ponían a Liz con el espíritu de las fiestas. No estaba segura de que Gavin fuera feliz por tener que arrastrar un árbol vivo de seis y media pies en la casa, sobre todo porque ella había insistido en que fueran a uno de esos lugares donde podían cortar su propio árbol. Él le había dicho que tenía un montón de árboles en la propiedad por lo que podía pasear, escoger uno, y cortarlo. Entonces no tendrían que conducir una hora fuera de la ciudad para conseguir uno. Es evidente que el hombre no tenía espíritu de la Navidad. Además, ella amaba a todos los árboles de la propiedad y no estaba a punto de cortar uno de los abajo cuando había lugares establecidos específicamente para esa misma función. Y esos lugares serían replantarían otros árboles. Dado que estarían celebrando la Navidad en su casa este año, todo tenía que ser perfecto. Se había pasado las últimas dos semanas sin parar. Entre las navidades, la boda de Jenna y Ty, siempre algo que hacer cada semana. Y entre estas funciones, también tenía trabajo que hacer con sus clientes. Francamente, estaba agotada. Pero a medida que Gavin subía por la escalera para poner la estrella en la parte superior del árbol de Navidad, estaba convencida de que al menos la parte de decoración estaba terminada. "¿Se ve bien?" Preguntó. Se encontró mirando a su trasero, que se veía muy bien en sus pantalones vaqueros. Entonces se dio cuenta de que tenía que añadir más sexo a su lista de cosas por hacer. ¿Cómo, si iba a quedar embarazada si no saltaba sobre su marido-repetidamente? "Perfecto. Sólo. . . Perfecto" Se dio la vuelta. "Está es mirando mi culo, Liz" "Oh. . . ¿Lo asía?” le dirigió una sonrisa. "Hemos tenido relaciones sexuales esta mañana" "¿Y tu punto?" Se bajo de la escalera y la dobló. "No hay ningún punto" Él rozó sus labios mientras caminaba. "excepto que vamos a la casa de mis padres para la cena de esta noche, ¿recuerdas?" "Oh si." "Así que tus planes nefastos para tomar ventaja de mi cuerpo van a tener que esperar." "Ya lo veremos" Se detuvo, escalera en mano. "¿Planeas seducirme en mi habitación de la infancia?" Ella movió las cejas. "Es una posibilidad"


"Me gustaría ver cómo lo intentas, considerando que toda la familia estará allí. Menos Mick, que no está en la ciudad" "¿Ves? Una persona menos. Eso debería hacer que sea mucho más fácil de agarrar un poco de tiempo a solas para un polvo rápido" "Uh huh. Buena suerte con eso" "Ahora me estás desafiando. Ya sabes lo mucho que me gusta un desafío" Se alejó, sacudiendo la cabeza. Como si él no creyera que pudiera encontrar una manera de llegar a estar con él a solas en casa de sus padres para tener relaciones sexuales. ¿Es que no la conocía? Cuando ella se proponía a tener algo, nada se ponía en su camino. Ni siquiera una casa llena de Rileys. Ella subió a cambiarse. Gavin también se acercó a cambiarse y se dirigieron a la casa de sus padres. Tan pronto como entraron, el olor del pan recién horneado la asaltó. Su estómago gruñó. Gavin la miró. "¿Hambre?" "Voraz." Ella le dio una mirada directa. "Creo que está tratando de seducirme" Ella vio a la madre de Gavin viniendo hacia ellos por el pasillo, así que le dio una rápida sonrisa. "No sé de lo que estás hablando" Abrazó a Kathleen, a continuación a Jimmy, que había entrado en la habitación detrás de Kathleen. La casa estaba llena, las mujeres se reunieron en la cocina y los chicos en la sala de estar. Se abrió paso entre la multitud de chicas, todos hablando sobre los otros en cada grupos. "Y entonces él dijo que quería una casa más grande" dijo Tara rodando sus ojos. "¿Más grande que cinco dormitorios?" Preguntó Kathleen. "¿Para qué?" "No tengo idea. Tal vez piensa que vamos a tener seis hijos más o algo así. Si lo hace, va a tener que practicar la poligamia, ya que este útero está cerrada al público" Liz se rió y se sirvió un vaso de té helado. "¿Qué no vas a tener dos o tres más?" "No lo creo. Tengo un hijo de dieciocho años de edad y uno que está casi listo para caminar. Eso es más que suficiente de manejar niños para mí" "Tal vez no le gusta la casa" sugirió Jenna, haciendo estallar un tomate cereza en su boca. "Vi eso Jenna. Esos son para la ensalada" "Lo siento, mamá" Jenna hizo un guiño a Liz, que le sonrió.


"Le encanta la casa. Tiene mucho espacio dentro y fuera. Además, dispone de una sala de juegos. Así que no sé en que estaba pensando" "¿Extraña la vida en San Francisco? ¿O tu?" Liz captó la mirada de preocupación en el rostro de Kathleen. "No, en absoluto, mamá. Mick sólo va a allí por los partidos en casa de los Sabers, y el apartamento está bien para él. San Luis es el hogar para nosotros, para mí , Nathan y Sam. Aquí es donde nos vamos a quedar" "Bueno. Sólo quería estar segura” Tara se deslizó fuera de la barra y se acercó a abrazar a Kathleen. "No te preocupe por que nos mudemos. Estamos felices aquí. Mi conjetura es que Mick piensa que yo quiero un espacio de oficina más grande, o tal vez un lugar separado para albergar una oficina" "¿La quieres?" "No. Me gusta trabajar fuera de la casa. Necesito mi espacio comercial donde los clientes pueden verme. Además, ¿Querría tener a mi personal transitando dentro y fuera de nuestra casa?" "Señor. Yo sé que no lo haría" dijo Savannah. "Ni yo tampoco" Liz acordado. Ella sabía que la gente que no sea de la familia en su casa la volvería loca. Por supuesto, a veces respondía correos electrónicos o llamadas telefónicas hechas desde su casa por la noche o los fines de semana, pero principalmente el trabajó era de nueve a cinco. "Necesito mi oficina. Es el lugar donde la mayoría de mi trabajo se hace. Me gusta mantener mi oficina y la vida en el hogar por separadas" "Amen," dijo Tara. "Además de que tengo que pasar a través del tráfico para llegar a la tienda. Nunca quiero perder eso" "O hacer que se presentan en tu casa" dijo Jenna. Tara asintió. "Exactamente" "Así que entiendo por donde está viniendo Mick. Él sabe que yo echo de menos a Sam cuando estoy en el trabajo, pero también me encanta mi trabajo y quiero seguir haciéndolo" Kathleen le frotó el brazo. "Él sólo quiere que seas feliz" Tara sonrió. "Yo soy feliz. Más feliz de lo que jamás pensé que estaría" "Y hablando de todas las cosas buenas", dijo Jenna, "Tengo un par de detalles de la boda. Bueno, en realidad no son detalles de la boda tanto como lo son la materia de la diversión antes de los detalles de la boda. Tenemos ajustes finales de vestidos en la noche del jueves, y el viaje de despedida de soltera es este fin de semana. Por si acaso alguna de ustedes lo olvidó, y estoy esperando que no lo hicieran"


"Sin duda alguna no lo olvide", dijo Liz. "He estado esperando ese viaje durante meses" "Yo también", dijo Savannah. "No puedo esperar" "Todo el mundo va a venir, ¿verdad?" "No voy a ir a la despedida de soltera", dijo la madre de Jenna. "Venga, mamá, sabes que eres bienvenida" Kathleen le dio a Jenna una sonrisa. "Voy a estar cuidando a mi adorable nieto este fin de semana para que pueda ir Tara. Además he hecho mi fiesta. Así que las niñas pueden ir a pasar un buen rato bebiendo y parrandeando. Voy a estar feliz de tener a Sam todo para mí" Liz sacó su teléfono. "Por cierto, yo voy a estar fuera de la ciudad de lunes a jueves, pero vuelvo el jueves por la tarde" Alicia asintió y tomó su teléfono. "¿Estamos haciendo las pruebas en la tienda de novias el jueves? ¿A qué hora? " "Sí" dijo Jenna. "A las seis y treinta" "No hay problema" "Las seis y media funciona para mí también", dijo Liz. "Mi vuelo llega a las tres" "¿Para Qué estamos sincronizando nuestros teléfonos, señoras?" Preguntó Gavin mientras caminaba para conseguir una cerveza. "¿Planificando la épica dominación del mundo?" Liz se rió. "Algo así. Cosas de la boda” "No, las cosas antes de la boda," Jenna corrigió. "prueba del vestido y la despedida de soltera" Jenna se volvió hacia él. "Hablando de eso, ¿quieres compartir los detalles de la despedida de soltero conmigo?" Gavin disparó Jenna una sonrisa enigmática. "Nop" "Maldito seas, Gavin" Le sonrió a Jenna, destapando la cerveza disparó una mirada Liz. "Tú no se va a emborracharte y bailar desnuda sobre la mesa en un bar, ¿verdad?" "No lo sé. ¿Quieres venir a rescatarme si lo hago?" "Por supuesto. Tan pronto como termine de grabarte" Ella sacudió su cabeza. "Y todo este tiempo pensé que eras mi caballero de brillante armadura" Él paso, y la besó en la mejilla. "Qué tonta de ti, mujer" Lo bueno es que ella sabía que era una broma.


También fue una buena cosa que él no estaría en la despedida de soltera. Pretendía pasar un muy buen tiempo. ***** Gavin volvió a entrar en la sala de estar, donde todos los chicos se reunían en torno a la televisión viendo un juego. El equipo de Mick estaba jugando contra Denver hoy en San Francisco. Cole estaría jugando el lunes por la noche, por lo que en realidad tiene que estar en la casa para la cena del domingo. “El Brazo de Mick se ve fuerte, " dijo Jimmy a Ty cuando Gavin se sentaba en una de las sillas. "Lo está" dijo Ty mientras se acomodaban para ver a Mick tomar la ofensiva después que Denver anotara un gol de campo. Hubo una ronda de risa histérica procedente de la cocina. "No puedo creer que te metieras allí", dijo Ty. "¿Que está pasando?" "Cosas de la boda. Algo sobre los vestidos y la despedida de soltera” "Oh. El tipo de diversión de Jenna" Gavin tomó un largo trago de su cerveza. “Sí, te lo puedo decir, no me gusta decírtelo, pero creo que está más entusiasmada con la despedida de soltera” Ty se echó a reír. "No me sorprende. Hay una gran cantidad de estrés con la boda. Ella lo necesita para relajarse y descansar” “¿Así que no estás preocupado porque ella conozca un stripper caliente y salga corriendo con él?" Ty le lanzó una mirada. “Uh. . . no. Después de todo, ella me tiene a mí en casa" Gavin resopló, y luego dirigió su atención de nuevo al juego. Después de un tiempo, las mujeres vinieron a ver. Gavin hizo espacio en la silla de gran tamaño para Liz, y puso sus piernas sobre las suyas. En el entretiempo, Los Sabers estaban todavía por delante, Gavin se dirigió al exterior con el resto de los chicos. Hacia un día decente, por lo que todos ellos tomaron el balón para hacer algunas cestas, luego agarró más cerveza y descanso cerca de la fogata. " Estamos listos para el fin de semana ", dijo Ty. " Tenemos el viaje a Las Vegas en la lista” "Cartas y el alcohol" dijo Gavin. "Estoy listo" Garrett sonrió. "Estoy dándole un tiempo duro a Alicia diciéndole que estamos en un club de asalto a locales de striptease. Cole sacudió la cabeza. “Apuesto a que te ama por eso"


“Ella no parecía perturbada. Todo lo que dijo fue que recordara que estaría haciendo lo mismo" Cole se rió. "Has conseguido un toma uno por uno, ¿verdad?” "Hey, sólo recuerda, cualquier cosa que mi prometida este haciendo va a ser la misma cosa que tu prometida va a estar haciendo" "Eh," dijo Cole, con el ceño fruncido. "Buen punto. No estoy seguro de que me gusta la idea de hombres calientes y sudorosos frotándose sobre mi mujer” "No creo que haya ningún strippers", dijo Gavin. "Eso no parece ser algo en que Jenna estaría interesada. Pero voy a comprobarlo con Liz y ver si puedo averiguar qué está sucediendo realmente" "¿De verdad crees que Liz te va a decir algo?" Gavin asintió a Ty. "Ella lo hará. Con la cantidad correcta de persuasión” Entraron y vieron el resto del juego, Los Sabers perdieron, Naturalmente. Eso hizo poner sobre la mesa de la cena una acalorada discusión sobre fútbol. Por supuesto que salió la reciente pérdida de Mick, Cole enumero todas las deficiencias de Mick, lo que significaba que el padre de Gavin tuvo que argumentar en defensa de Mick. Gavin simplemente se sentó en silencio y se comió su lasaña, porque no había manera de que fuera a defender a su hermano. Mick puede defenderse muy bien la próxima vez que él y Cole se reunieran. "Gavin ¿podrías ayudarme con algo arriba un minuto?" Preguntó Liz después lavar los platos y todos se sentaron en la sala de estar viendo una película. "Claro" Se levantó y la siguió escaleras arriba. Ella tiró de él en su antiguo dormitorio, y la cerró con llave la puerta. Cuando ella lo empujó a uno de los sillones, él levantó una ceja. "¿En serio?" Ella bajó la cremallera de sus pantalones vaqueros sacándolo fuera de ellos, y luego se quitó las bragas y se subió a la silla con él, a horcajadas sobre su regazo. "No pensarías que me olvide de esto, ¿verdad?" Se agarró a sus caderas, su polla ganado vida mientras se frotaba contra él. "Yo sabía que no lo harías. Cuando se te mete una idea en la cabeza no desaparece” "No, no lo hace. No vas a quejarte de ello, ¿verdad?" "Claro que no." Él la levantó sólo el tiempo suficiente para liberar su pene, que se había puesto completamente duro. "¿Cuánto juego previo quieres?" "Ninguno. He estado pensando en esto toda la tarde” Respirando hondo, ajusto su polla en la entrada de su vagina y la penetró, sumergirse en los sonidos que hacía mientras se deslizaba sobre su polla.


Oh sí. La agarró por las caderas y comenzó a levantarla fuera de él, observando la forma en que sus cuerpos se movían juntos. Ser capaz de verla así lo hizo aún más difícil. "Más rápido" dijo ella, cuidando mucho los brazos mientras se inclinaba hacia atrás, dándole de lleno la vista de su sexo, donde estaban conectados. "Me haces querer venirme, Liz" dijo, apretando la mandíbula cuando metió su polla más profundamente en ella. Ella agarró sus pechos, apretándolos, incitando su deseo aún más. Quería saborearla, tocarla, tenerla desnuda y lamerla por todas partes. Para ninguno de los cuales tenía tiempo con su familia en la planta baja. Pero verla así, su cuerpo ondulante contra el suyo, era una vista que hizo a su polla poner de aún más dura. Alcanzó su clítoris, queriendo que llegara cuando estando dentro de ella. "Hazme venir, Gavin. Tócame allí" Le permitía tener acceso a ella, sabiendo que él le daría exactamente lo que necesitaba. No pasó mucho tiempo. Él conocía su cuerpo, sabía cómo respondía a su contacto. Y cuando ella se apretó alrededor de él, su coño convulsionado, la soltó, se enterró en ella mientras se corría. Ella gimió con su orgasmo y cayó hacia adelante, besándolo con su clímax reproduciendo largos temblores, temblores que los tuvieron a ellos agarrando firmemente el uno al otro. “Dios, me haces sudar, " murmuró contra sus labios. Ella se apartó y le sonrió. “Es un buen ejercicio fuera de la temporada para ti" Ella se bajó y se precipitó en el cuarto de baño para limpiarse, a continuación, Liz se vistió. Gavin subió la cremallera de sus pantalones vaqueros, con la miraba en el espejo. “Ahora, ¿Cómo vas a explicar esto a todo el mundo?" Ella cogió un álbum de fotos de la estantería. "Buscábamos fotos antiguas de tu infancia y necesitaba tu ayuda para encontrar una cierta imagen que quería poner en la casa. "Ella revolvió el álbum y selecciona una de él cuando tenía unos ocho años de edad. "¿Esa?" Preguntó. "Sí. Es una de mis favoritas, cuando te cambiaste a la primera base. Me encanta esta pose y esa sonrisa sin dientes en tu cara. Quiero enmarcarla” Sacudió la cabeza. "OKay" Su esposa era un atractivo misterio para él. Una de las muchas razones por la que la quería tanto.


CAPITULO 5 No había nada como un caliente fin de semana en Jamaica para tener la mente de Liz fuera del trabajo, la presión de la boda. Y la presión de hacer un bebé. El estar con las chicas esteé fin de semana iba a ser increíble. Jenna había pensado originalmente ir a Las Vegas, pero Ty le había dicho que era donde él y los chicos iban a ir, y no quería encontrarse accidentalmente con él. Ella realmente quería una experiencia sólo para chicas, por lo que ha sugerencia de Liz se fueron a Jamaica. Claro, que estaba fuera del país, pero Liz tenía conexiones y les reservaron en un exclusivo resort con todo incluido. Ellas iban a hacia la playa, luego al spa y luego de fiesta en los clubes hasta que sus pies estuvieran tan doloridos que no pudieran aguantar más. Liz iba a asegurarse de que Jenna tuviese el tiempo de su vida mientras aun estaba soltera. No es que planearan sexo ni nada por el estilo para Jenna, pero por experiencia ella sabía que una vez que se casara, iban a estar envueltos uno alrededor del otro, y lo último en que estaría involucrada es con las cosas de la vida de soltera. ¿Por qué no dejar que Jenna se soltara el pelo y tener un poco de diversión? Sus habitaciones eran preciosas y espaciosas, con una magnífica vista del océano. Habían reservado suites continuas para que todas pudieran ir y venir y pasar el rato juntas. Ella y Jenna estaban en una habitación, mientras Savannah, Tara, y Alicia estaban en la otra. Jenna llegó hasta la maleta abierta y después se alejó hacia la terraza. "Sal aquí, Liz" Liz la siguió. "Esto es jodidamente fabuloso. Nunca me voy a ir. Ty va a tener que venir aquí para la boda" Liz sonrió. "¿Así que te gusta?" Jenna la miró. "¿Qué más se puede pedir? Es cálido, magnífico, y no hay trabajo que hacer. Ponme una copa en la mano y te lo digo, tendrán que arrastrar conmigo de vuelta al avión” "Vamos a desempacar, ir a la playa, y entonces empezar a trabajar en esas bebidas" Liz desempaco y se puso su traje de baño. Se puso protector y se calzo las sandalias. Para entonces, ya habían desempacado todos los demás. Jenna casi estaba vibrando del entusiasmo, así que todas se dirigieron escaleras abajo a la zona de la piscina. Liz había llamado y alquilado una cabaña, mientras que todas las demás estaban desempacando y cambiando. "Esto es dulcemente decadente", dijo Savannah cuando eran escoltadas al espacio protegido y privado junto en la playa. "Definitivamente podría acostumbrarme a este nivel de cuidado del cuerpo" Inmediatamente, un camarero apareció para tomar pedido de sus bebidas.


"Quiero algo con ron", dijo Jenna. "Creo que sólo un jugo de ron y piña" “¿Tratas de mantenerlo simple?", Preguntó Alicia. "Sí. Nada muy afrutado. Esas sigilosamente complicadas recetaste dan una patada en el culo” "Voy a querer lo mismo", dijo Alicia. "Voy a querer ron y jugo de coco," dijo Savannah. Tara debate. "En realidad, el zumo de piña suena bien. Voy a querer uno" El camarero miró a Liz. "Sólo zumo de naranja, para mí" Jenna levantó una ceja. "¿Conductor designado?" Ella rió. "No. sólo no estoy en estado de ánimo para un cóctel todavía” La cabaña era preciosa, con el calor y el sol, hizo que Liz se contentara por la sombra, dado que sin ella se quemarían hasta quedar echas cenizas. Jenna y Tara iban ya en línea recta hacia el agua cuando el camarero trajo sus bebidas. Liz se instaló en el respaldo de la silla con su jugo de naranja. "Creo que voy a nadar", dijo Savannah. "Se ve tan bien" "Iré contigo," dijo Alicia, levantándose de la silla. Miró a Liz. "¿Vienes?" "No. Me voy a sentar aquí y mirar el mar y tomar el sol durante un tiempo. Ustedes sigan adelante" Alicia sonrió. "Okay" Cuando se fueron, Liz cerró los ojos y se sumergió en el calor, de repente consciente de lo mucho que echaba de menos a Gavin. Uf. El amor era una cosa que todo lo consume. Ella nunca había querido caer en el amor, nunca había pensado que lo haría. Por desgracia, había estado enamorada de Gavin por lo que pareció una eternidad. Había pensado que casándose con él, se conformaría con sus sentimientos, que serian un poco menos. . . intensos. Se había equivocado. Sólo habían crecido más, los anhelos que sentía por él se intensificaban más con el tiempo que pasaban juntos. Él era todo para ella, amable, generoso y divertido. Era un amante generoso, e incluso cuando discutían, cosa que era raro, todavía estaban con una pasión ardiente. Y sus argumentos tendían a esfumarse rápidamente, porque tenían una buena comunicación. Había encontrado al hombre de sus sueños y se consideraba muy afortunada. Ella debería estar totalmente contenta. Y lo estaba. Excepto que ella quería tener a su bebé y la madre naturaleza o alguna fuerza cósmica en el universo se negaba a concederle este deseo. Tal vez fuera porque era tan excepcionalmente feliz en todas las otras facetas de su relación. Tal vez esto no estaba destinado a ser, e iba a tener que aprender a aceptarlo.


Ya habían hablado de adoptar, y desde luego no se oponían a ello. A ella le encantaría un niño que pondrían criar juntos, no importaba dónde vino ese niño. Iba a darle otros seis meses o un año. Si no estaban embarazadas para entonces, iban a empezar en serio la búsqueda para adoptar. Para entonces se imaginaba estaría segura que embarazarse no era una opción para ella. Todas las mujeres regresaron, chorreando agua. "¿Cómo estuvo?" Preguntó. "Fantástico", dijo Jenna. "El agua es cálida y perfecta. Deberías haberte unido a nosotras" "Voy a ir en la siguiente ronda. Mi piel clara no puede manejar tanto de ese sol. Además, me senté y disfrute de la tranquilidad, algo que no tiendo mucho con el rápido ritmo de mi trabajo" Savannah tomó una toalla y se secaba con pequeñas palmaditas. "Te entiendo. Siempre es dirigirte a aquí, correr allí, tomar un vuelo y dirígete a otro lugar. "Ella se sentó en la silla y dejó escapar un suspiro. "Es agradable solo. . . sentarse y tomar una respiración” "Sí lo es" Jenna estiró las piernas. "Y aquí estoy yo igualmente asiéndolas correr para mi boda" Tara le apretó la mano. "Cariño, esto es el paraíso. No es lo que yo llamaría asiéndonos correr" "Es sólo que no quiero agotarlas a todas ustedes. Sé que tienen una vida ocupada" "¿Y tú no lo hace?", Preguntó Liz. "Tiene un club que vigilar para que funcione, y sé que a pesar del hecho de que se nombro un nuevo gerente en bar Riley´s, todavía tienes tu huella digital en todo ese lugar" "Ya no. Dave está haciendo un gran trabajo en la gestión de la bar. Él no necesita mi intromisión" "Pero sigue siendo una empresa familiar, lo que significa que alguien de la familia tiene que velar por ella, ¿verdad?" Preguntó Alicia. Jenna se encogió de hombros. "Puede ser que mire de vez en cuando. Lo mismo ocurre con papá" Liz le lanzó una mirada. "Papá está feliz de estar retirado y pasar por el bar de vez en cuando para visitar a sus viejos amigos. No chequeando el inventario de licores, al personal, y la contabilidad" Jenna suspiró y lanzó una mirada suplicante hacia Savannah. "No me mires" dijo Savannah. "Estoy de acuerdo con ellas. Creo que tienes las manos ocupadas en exceso" "Bueno, alguien tiene que hacerlo. Papá tiene los problemas de salud y se lo tiene que tomar con calma, por lo que no puede hacer frente al estrés. Madre no puede hacer frente a los problemas financieros porque no es lo suyo. Me encargue del bar durante años antes de que comenzara con el club de música. Conozco a Dave está haciéndolo muy bien como gerente y todos confiamos en él por completo. . ."


"Pero él no es un Riley" Liz terminó por ella. Jenna suspiro. "La familia tiene que supervisar el negocio familiar. Esa es la forma como es. La conclusión es, que es nuestro negocio y tenemos que cuidarlo. Pensé que podía caminar lejos, pero yo no he sido capaz de alejarse por completo todavía" Alicia se dio la vuelta y se sentó de lado en la silla para quedar de frente a Jenna. "Creo que sólo están teniendo problemas para dejarte ir ¿Hacen tío Jimmy y tía Kathleen algo para que creas que tienen problemas para confiar la administración del bar a Dave?" Jenna miró a Alicia durante unos segundos antes de sacudir la cabeza. "No. Tienen plena confianza en él" "Bueno. Entonces, ¿tu tiene algún problema con Dave?" "No" "Entonces tal vez eres la que tiene problemas con dejar ir algo que era tuyo para administrar durante tantos años" sugirió Liz. "Probablemente tengas razón. Tengo un problema con dejar que se vaya. Me temo que algo podría suceder. Alguien podría meter la pata, y si lo hace, va a ser mi culpa" "¿Por qué?" Preguntó Savannah. “¿Debido a que querías algo para ti?, ¿Debido a qua que tuviste el temple para perseguir tu sueño?" Jenna se miró las manos, luego levantó la cabeza, su mirada escaneo la de todas ellas. "Sí. Una parte de mí todavía se siente como que no merezco todo esto" "Está bien", dijo Liz. "Eso es normal cuando Estas feliz. Tiene la carrera de tus sueños, el hombre de tus sueños, y me parece que no eres la única de cualquiera de nosotras que ha estado en la misma posición y se sentía como que es demasiado bueno para ser verdad" "Liz esta en lo correcto", dijo Savannah. "Una vez que tenemos el felices para siempre, cuando todo está en su lugar en nuestra carrera, y tenemos la suerte de encontrar a alguien que nos ama por lo que somos, no podemos dejar de tener esas dudas sobre sí misma. ¿Lo merecemos? ¿Es suficiente? Sin duda, algo está mal con esta imagen. ¿Cuándo va a venir algo y descontrolarlo todo?" "Somos nuestro peor enemigo cuando se trata de nuestra felicidad" dijo Tara. "¿Por qué es eso?", Preguntó Jenna. "¿Por qué no puedo ser feliz de tener todo lo que siempre he querido?" Liz se rió. "La naturaleza de la mujer, supongo. Tan pronto como pensamos que tenemos todo lo que se puede desear, algo viene a meter la pata. O, al menos, pensamos que algo se está tirando hacia arriba. Incluso si todo está en la cabeza y no hay absolutamente nada de malo en nuestras vidas perfectas" Tara frunció el ceño. "Uh oh. Eso suena como un grito de ayuda"


El camarero se acercó y pidió otra ronda de bebidas. Liz pidió un agua mineral con gas en esta ocasión. "Tú no está bebiendo", dijo Savannah, mirándola la una vez más. "No estoy embarazada, si eso es lo que estás pensando" dijo Liz, tomando un sorbo de agua mineral con gas. "Y ese es el problema. Quiero estar y no puedo hacer que suceda" "Lo siento" dijo Savannah. "Yo no sabía que habías estado tratando" "Por más de un año. Es frustrante. Soy una persona que consigue lo que quiere, al menos en los negocios. Incluso con Gavin. En secreto lo quería desde hace años. Y él se enamoró de mí. Logre tener el hombre de mis sueños. ¿Por qué no puedo tener esto, también?" "Esto no es exactamente sobre negocios, Liz" dijo Alicia. "terminaste con Gavin, porque los dos se amaban. ¿Pero en cuanto a la fertilidad? Eso es algo sobre lo que no tienes control" Liz suspiró. "Dímelo a mí" "¿Hay algún problema?", Preguntó Savannah. "¿Has hablado con tu ginecólogo?" "Sí. Ella me hizo pruebas y me dijo que mis partes de chica son completamente funcionales y Gavin tiene la esperma de un campeón" Savannah se rió. "Es bueno saberlo" "Por lo que realmente la cuestión es que simplemente no. . . Ha pasando todavía" "Tal vez lo que necesitas es relajarte," dijo Alicia. Tara asintió. "Lo mismo que le dije. Sólo debes tener relaciones sexuales y divertirte con él" "Una vez más el tema de sexo con mi hermano", dijo Jenna, arrugando la nariz. "Está claro que yo nunca voy a conseguir estar lejos de eso" Tendría que recordar dar las gracias a Jenna más tarde para el cambio de tema. Ella rió. "Sí, suficiente de ese tema. Creo que estoy lista para la inmersión en el agua" Después de estar en el agua todo el día, se dirigieron a sus habitaciones para descansar. Tomar una siesta en la tarde era decadente, al menos para Liz. Y la hacía sentirse renovada. Se fueron a cenar, y luego fueron a dar un paseo por la playa. Pero como era temprano en la noche decidieron pasar el rato en la habitación porque todo el mundo estaba cansado del viaje, Además. Con sus vidas ocupadas era agradable sentarse y hablar con las chicas. Mañana por la noche se iban de fiesta. La mañana siguiente se la pasaron en la piscina, ocuparon un par de las mejores cabañas con vistas al agua. Todas las chicas querían trabajar en su bronceado, antes de la boda, mientras que Liz estaba contenta con esconderse en la sombra, lo que limita su exposición al sol. Un ligero bronceado funcionaba bien para ella.


"Una vez más, nunca me voy a air", dijo Jenna, tomándose un cóctel en la cabaña. "Creo que Tyler podría oponerse a eso" Jenna sonrió a Liz. "Él puede venir a vivir aquí conmigo. Voy a abrir un bar" "A él puede que le haga falta el hockey", sugirió Savannah. "¿Estás sugiriendo que reconsiderar mi plan para reubicarme en Jamaica?" "Posiblemente" dijo Alicia. Jenna suspiro. "Maldita sea" Después de pasar la mañana en el sol y el agua, se cambiaron y fueron de compras a algunos de los mercados locales. Jenna compró pulseras, Savannah compró un vestido, Alicia compró pendientes, y Liz encontró un perfume exótico que amaba. Tara encuentro algo para Sam junto con un reloj para Mick. Comieron, y luego se dirigieron de vuelta a la resort. Alicia y Jenna volvieron a la piscina para un par de horas, pero el resto de ellas tomaron una siesta. Liz definitivamente podría acostumbrarse a esto de la siesta. Era decadente. Cuando llegó el momento de salir por la noche, ella se dio una ducha y se vistió, la elección fue un vestido blanco corto y, por supuesto con tacones ridículamente altos. Salió a la sala, donde Tara estaba esperando con Savannah. "Mujer eres un knock-outs" dijo Tara que llevaba un vestido ceñido de coral, y Savannah uno sin tirantes color oro. Jenna salió llevaba un sencillo vestido de cóctel negro y zapatos sexy de tacón a juego, seguida de Alicia en uno corto rojo ceñido. "Vamos a matar esta noche" dijo Liz con una sonrisa. "Te ves impresionante", dijo Jenna. Se puso las manos en las caderas y giro alrededor. "Demonios, todas están impresionantes. Los hombres caerán a nuestros pies esta noche. Voy a querer un montón de fotos" Tara sacó su teléfono fuera de su estuche. "Voy a ser el fotógrafo oficial. Al menos hasta que me emborrache" Liz se rió. "No planeo beber, así que voy a tomar las fotos" "No vas a beber, ¿otra vez?", Preguntó Alicia. "¿Estás segura de que estás bien?" "Alguien tiene que asegurarse de que todas ustedes no terminen en Barbados para el final de la noche, llevadas por algún bombón con facilidad de palabra. Soy la niñera designada, por el resto de la fiesta, es hora de partir" "Suena como un plan", Jenna dijo, "porque yo estoy lista para tener un cóctel"


Después de tener una más que sorprendente cena, se dirigieron a una fantástica discoteca en el resort, con luces, música perfecta, y algunas de las mejores bebidas de los alrededores. Liz había estado aquí antes y le encantó este lugar, además de que conocía al director y los gorilas, sus niñas estarían bien atendidas esta noche. Y aún mejor, estarían a salvo. Fueron escoltadas a su mesa en la zona VIP y ordenaron sus bebidas. Liz optó por una soda club con limón mientras que las otras ordenaron esto y aquello con ron, por supuesto. No pasó mucho tiempo antes de ver a Sebastián, el director, haciendo su camino hacia su mesa. Ella se levantó y lo abrazó. "Sebastián". "Elizabeth. Estás maravillosa como de costumbre. Y ¿estas son tus acompañantes?" Ella sonrió y presento a todas ellas de una en una a Sebastián. "Y esta es nuestra futura novia Jenna" "Ah, felicitaciones por su próxima boda. Ha sido quince años para mí y mi encantadora esposa, Vita" "Qué maravilloso para ti" dijo Jenna. "¿Esta Vita aquí esta noche?", Preguntó Liz. Sebastián negó con la cabeza. "No, ella está en casa con los niños. Lamentara que se perdió el verte. ¿Y dónde está tu marido?" "Está en Las Vegas asistiendo a la despedida de soltero del novio de Jenna" Sebastián se echó a reír. "Jugando, ¿verdad?" "Sí. Y bebiendo" "Entonces, estoy contento de que hayan elegido venir aquí. Me aseguraré de que ustedes tengan un buen rato esta noche. Disfruten" Después vinieron sus bebidas, Liz se volvió hacia ellas. "Bueno, ¿qué piensan del lugar?" "Creo que es fantástico", dijo Tara. "Una gran elección" Jenna tomó un par de profundos tragos de su brebaje de ron, a continuación, tomó la mano de Savannah. "Vamos, señoras. Lo que creo es que debemos estar en la pista de baile" "Oh, Jenna. Espere. Ha olvidado el velo" Jenna se detuvo y estrechó su mirada en Tara. "Tú no lo hiciste" "Oh, definitivamente lo hicimos" dijo Alicia. "No puede ser una despedida de soltera sin tener un poco de diversión, y haciendo un poco de trabajo. Tenemos una faja para ti, y un velo. Y tenemos una lista de de tareas pendientes de futura novia para esta noche"


"Voy a matarte. A todas ustedes" "Sí, se puede hacer eso más tarde. Después de comprobar todos los ítems de la lista", dijo Alicia, entregando la lista para Jenna. Jenna examino la lista, a continuación levanto la vista hacia ellas. "Todas ustedes son unas gilipollas" "Y que no se te olvide, voy a estar aquí para tomar fotografías. Un montón de imágenes" Jenna miró a Liz. “tú eres la mas gilipollas" "Eso es lo que dice Gavin" "Oh, Dios mío, Liz. ¿Alguna vez vas a detenerte? " Liz se rió. "No. Disfruto torturándote" Esto iba a ser divertido. Diversión cursi, pero oh-tan-divertida.

***** Dos horas más tarde, Jenna había obtenido un condón de un desconocido, había conseguido el número de teléfono celular de un chico, un chico le había dado alegremente sus bóxers a ella, le había invitado a una copa, uno había bailado con ella, otro le había dejado tomar un lápiz y dibujar un tatuaje en su mano, y uno había ofrecido una foto de su novia. Un hombre muy encantador, incluso le había permitido llamar a su novia y la novia había sido muy receptiva al respecto una vez que Jenna había explicado que era su despedida de soltera y ella estaba totalmente enamorada de su propio novio. A pesar de ser reacia a la lista en un primer momento, después de unas copas y el número de chupitos que estos chicos estaban comprándole, Jenna estaba totalmente borracha y plenamente concentrada en completar las tareas. Lo que significaba que Liz estaba contenta por estar completamente sobria y permanecía pegada al lado de Jenna. Savannah y Alicia estaban fuera en la pista de baile con Tara, quien también había decidido quedarse en el lado de la luces esta noche, así que al menos tenía algo de ayuda, porque Alicia y Savannah estaban siendo un dolor en el culo. Jenna les había advertido acerca de aquellas bebidas, fantásticas de ron con sabor a fruta, ¿perola escucharon? No. actualmente se balanceaban en la pista de baile aferrándose la una a la otra sus peinados una vez perfectos ahora desinflados y colgando. Ellas eran adorables. Tara estaba tomando fotos y riendo mientras bailaba alrededor de ellas, y haciendo un buen trabajo mirando a los hombres con la esperanza de sacar provecho. Bien por ella.


Sebastián también había colocado un par de los gorilas cerca, así que Liz sabía que su grupo estaba a salvo de cualquier persona descabellada que pensara en aprovecharse de sus amigas esta noche. Jenna, por su parte, parpadeó, frunció el ceño a la lista, y se topó con Liz. "¿qué decir aquí?" Le encantaba estar sobria cuando se bamboleaban sus amigas. "Dice que tienes que besar a un hombre calvo en la cabeza" "Oh, puedo hacerlo fácil con un hombre de mala calidad" Jenna volteó y perdió el equilibrio. Liz la agarró. "Está bien, iré a buscar un tipo calvo" "Sigue mi camino" Jenna tejió su camino dentro y fuera de la multitud, Liz justo detrás de ella. Luego se dio la vuelta y tropezó con ella. "Oh, ahí estás, Liz" "¿Necesitas algo?" "Sí. ¿Qué estoy haciendo?" "Buscando un tipo calvo ara que le puedas besar en la cabeza" "Oh sí. En ello." Esta vez, ella se alejó en la dirección opuesta. Sacudiendo la cabeza, Liz volvió y la siguió. Cuando Jenna se estancó en el medio de la pista de baile, Liz agarró del brazo. "¿Qué tal si te ayudo?" Jenna frunció el ceño. "¿Con que?" Se dio cuenta de este juego llegaba a su fin. "¿Tipo calvo?" "Oh sí. No, estoy totalmente en control aquí. "Se abrió paso entre la multitud de bailarines y se dirigió a la barra, donde había un tipo magnífico y muy calvo que se recostaba en contra de ella. Jenna se apoyó en la barra. "Hola, material caliente. ¿Puedo besarte en la cabeza?" “¿Disculpa?" La novia del chico no parecía demasiado interesada en la idea, por razones obvias. Liz dijo. "Despedida de soltera lista de tareas pendientes. Totalmente inofensivo, lo prometo" "Oh," dijo la mujer con una sonrisa. "Recuerdo que cuando tuve que hacer toda esa mierda. Espantoso, pero divertido al mismo tiempo" Liz asintió. “Tu amiga se ve borracha" dijo la chica.


Liz se rió. "Bastante. Creo que vamos a terminarlo si tu hombre aquí da el visto bueno" “Me parece bien si mi esposa dice que sí" La mujer se inclinó hacia delante y miró a Jenna. "A por ello, Dulzura" Liz sacó su cámara cuando Jenna besó la parte superior de la cabeza. Ella les brindo un chupito y agradeció a la pareja, a continuación, se llevó a Jenna de la mano. “¿Estas a punto de terminar la noche?" "Diablos no. Estoy lista para otra bebida" Liz puso los ojos en blanco. Oh Señor. Esto iba a ser una noche larga de culo.

**** Gavin consiguió su segunda tarjeta del repartidor. Un seis, con lo que llega a doce. ¿Qué carajo doce? ¿Cómo podía seguir recibiendo este tipo de manos de mierda? "Amigo" fue todo lo que Ty dijo a su lado. Al menos se compadeció. Gavin movió los dedos para coger una carta. Tenía que golpear al doce. No tenía otra opción. Él sacó un nueve del repartidor y sonrió. Veintiuno. El repartidor se quedo en dieciocho y Gavin se quedo con las ganancias. "Hijo de puta con suerte", dijo Mick, dejando su apuesta para la siguiente mano. "¿Quién carajo tira de una sola vez de un doce a veintiuno?" "Yo lo acabo de hacer" Jugaron varias rondas, y después de una mano ganadora, la suerte de Gavin cambio. Cuando el repartidor cambio el juego de cartas, Gavin que se quedo sin dinero, y pensando que no insistirá con su suerte se retiro. Él y Mick se acercaron a las mesas de dados. Ambos lo hicieron bien allí, y así Ty y Garrett se unieron a ellos, junto con los amigos del equipo de hockey de Ty, Eddie Wolkowski y Víctor Putinov. "Lástima que Cole no puede estar aquí", dijo Gavin. "Le encanta jugar." "Sí, bueno, tiene un partido mañana yo tengo descanso esta semana, por lo que es una mierda de suerte", dijo Mick con una sonrisa mientras tiraba los dados sobre la mesa. Todo el mundo que rodeaba la mesa aplaudió cuando los números le concedieron una victoria. "Pero estoy con suerte", dijo Mick con una amplia sonrisa.


Había sido un buen día. Habían ido al campo de tiro al principio del día. No hay nada como disparar algunas rondas de la ametralladora en un ambiente controlado para dejar salir un poco de agresión. El vencedor resultó ser Víctor por ser el más exacto. Ty le había acusado de pagar tiempo en el ejército soviético. Víctor se rió y les dijo que las utilizaba para cazar conejos y es por eso que sabía hacer disparos de este tipo, a pesar de que no necesitaba ametralladoras para hacerlos caer. Luego se habían dirigido a la pista de coches y conducido algunos coches muy caros. Gavin había elegido el Ferrari, había sido una experiencia única en la vida. No había nada como tener todo el poder en sus manos cuando lo había despedido hacia atrás y tomar las curvas en la pista de Las Vegas. Había sido una emoción no sólo por conducir el coche, si no por ver a los otros chicos conducir los coches que había elegido. Máquinas impresionantes, y un montón de diversión. Pasar al juego de esta noche era más relajante. Fue agradable tener una noche fácil simplemente pasar el tiempo con los chicos a pierna suelta. Ellos no necesitaban del brillo y el glamur para tener un buen tiempo. Gavin sólo quería asegurarse de que Ty se estaba divirtiendo, por la pila de fichas frente a él y la amplia sonrisa en su cara, parecía estar a punto de explotar. Llegaron a la sala de póquer más tarde esa noche, bebieron varias cervezas, y jugaron bien esa noche. Gavin le había dado a Ty escoger entre juegos de azar o ir a los clubes. "Me paso mucho tiempo en el Club de Riley's con Jenna" dijo. "Un montón de música y baile siempre tienen un muy buen tiempo. Si quiero golpear en un club, lo haré con mi mujer. Vamos a apostar" Había sido una buena elección. Fue tranquilo, sólo los chicos, sus cervezas y sus tarjetas. Completa, y jodidamente perfecto. Se sentó en la sala de apuestas deportivas y dio un vistazo a las apuestas, más o menos para tomar un respiro. Mick se unió a él. La camarera llegó y Mick pidió un refresco mientras Gavin pidió otra cerveza. “¿Vas a apostar en algunos de los juegos?" Preguntó Mick. "Nah. Solo observación de las líneas” La camarera trajo sus bebidas. "¿Cómo está Nathan?" Preguntó Gavin. "Bien. Está terminando los finales y volverá a casa la próxima semana. No puedo esperar para verlo" "Yo también. Ha cambiado mucho desde que tú y Tara consiguió estar juntos por primera vez. Es un hombre ahora" Mick se echó a reír. "Sí. No era más que un niño cuando conocí a Tara. Un poco inseguro de sí mismo, pero aún así, sabía lo que quería. Y ahora él es el maldito quarterback de la Universidad de


Texas. Su primer año y se llevaron el campeonato del Big 12" Mick tomó un largo trago de refresco con una sonrisa en su rostro. "Dicho como un padre orgulloso" "Lo sé. Casi no puedo creerlo. Pero él es mi hijo. Él no podría haber nacido de mi y no tener mi ADN, pero sigue siendo mío, infierno creo que ha sido así desde el primer día que lo conocí. No podría estar más orgulloso de todo lo que él ha logrado" "Tú le has dado algunos empujones a lo largo del camino. No hay duda de has tenido alguna influencia sobre él" "Sí. Una gran cantidad de influencia No- jodas-esto-como-yo-lo-hice. Él sabe lo que no debe hacer. Siempre ha conseguido buenas notas, y le gustan los deportes. Está concentrado. A pesar de que dijo que quiere llevar a su novia para la boda de Ty" Gavin arqueó una ceja. “¿Nathan tiene una novia?" "Por lo que me dijo, un bombón que juega para el equipo de baloncesto de allí" "Le has dicho que sí, ¿verdad?" "Por supuesto que le dije que sí. A pesar que la pobre chica se someterá a todos los Rileys. No estoy seguro de que Nathan sepa lo que la está arrastrando hacer" Gavin se encogió de hombros. "Si sobrevive a todos nosotros al mismo tiempo, Es que ella es la correcta" Mick se echó a reír. "Tienes razón sobre eso. Tal vez es más inteligente de lo que yo creo. La prueba de fuego y todo eso" "Hey, relajarte, papá", bromeó Gavin. "Lo está haciendo bien" "Lo sé. Él lo tiene todo junto. Yo sigo recordándomelo cada día" Gavin entendía lo que Mick no estaba diciendo. "Y él no está bebiendo" "Dios no. No como yo estaba en la universidad, de todos modos. Él sabe que le voy a patear el culo de Texas de nuevo a Missouri si lo hace" "Creo que él entiende lo importante que es esto. Y lo que pasó con tu alcoholismo y de la forma en que casi te cuesta tu entrada en la NFL. Como has dicho, es un chico inteligente" "Si, lo es" "Así que deje de preocuparte y vamos a averiguar quién va a patearle el culo a Filadelfia el domingo" Mick sonrió y se quedó mirando el tablero por un tiempo. Después de eso, volvieron en busca de los demás. Mick volvió a jugar blackjack con Garrett, mientras que Gavin, Eddie, Víctor y Ty golpearon las mesas de póquer.


Gavin se preguntó cómo Liz lo estaba haciendo con las mujeres. Sabiendo que ella, probablemente les estaba montando todo un gran tiempo en Jamaica. Su mujer sabía cómo divertirse. Él sabía que se manejaba bastante bien. Sin embargo, ella estaba en su mente, así que cuando él tomó su próxima escapada cogió su teléfono y le envió un texto, pensando que probablemente no lo vería hasta mañana. Te extraño. ¿Cómo te va? Sorprendentemente, le envió de vuelta una respuesta en unos pocos minutos. Todo el mundo está borracho, menos yo. Y tal vez Tara. Yo también te extraño. Me estoy divirtiendo con las chicas, pero Jamaica sería mucho más romántico si estuvieras aquí. Él sonrió enviando otro. Sí, diversión aquí con los chicos, pero no puedo tocarlos a ellos como te puedo tocar a ti. Ella respondió de nuevo con. Dios, espero que no. La gente va a hablar. Se rió y mecanografiado un texto más. Que te diviertas. Llamo mañana. Te quiero. Liz respondió Yo también Te quiero Gavin.


CAPÍTULO 6 "Nadie me dijo que tendría que volar a casa con una resaca. Esto es horrible" Jenna se sentó en el borde del sofá, se inclinó con las manos cubriendo su rostro. Liz estaba acurrucado en la silla frente a ella, oh-tan-feliz de no haber participado en el desenfreno de bebidas de la noche anterior. Ya había sufrido más de una resaca y estaba contenta de haber escapado esta vez. Alicia salió de la habitación y se apoyó en la puerta. "¿Podemos quedarnos un día más? Porque siento que me voy a morir" Liz luchó contra el impulso de reír. El pelo de Alicia se parecía a la de Einstein en ese momento. "¿Dormiste de cabeza anoche?" Alicia arrastró el pelo hacia atrás. "Ni siquiera recuerdo haber regresado al hotel anoche" Savannah empujó su camino más allá de Alicia y si es posible, se veía aún peor. Ella no hizo contacto con los ojos, se quedó mirando hacia el frente. "YO. Necesitar. Café" "Está allí." Liz señalo su pulgar hacia el carro. "También hay zumo de naranja, jugo de tomate, y algunos pasteles" "Gag", dijo Jenna desde su lugar en el sofá. "Debes comer algo" dijo Liz. "Y el jugo de tomate puede ayudar" Jenna empujo un cojín contra su estómago. "Por favor, deja de mencionar la comida. O beber” "He, al menos nos divertimos anoche" dijo Liz. "¿Lo hicimos?" Savannah preguntó mientras caminaba con una taza de café en la mano. "Espero que haya evidencia fotográfica, porque no recuerdo nada." Ella puso el café sobre la mesa y se dejó caer en la silla. “¿Señor, que me hizo beber tanto?" Alicia sólo se había recostado en el sofá donde Jenna estaba tendida. Se sentó y coloco las piernas de Jenna en la parte superior de su regazo. "Yo culpo a Jenna por esto" "¿Yo? ¿Cómo puede ser mi culpa?" "Buenos días a todas" Tara entró desde el otro lado con un aspecto hermoso, recién duchada, y obviamente sin resaca. "Perra" dijo Jenna."¿Cómo puedes verte también después de anoche?" Tara se sirvió una taza de café. "Fácil. Yo sólo tome dos bebidas. Alguien tenía que ayudar a Liz a controlar a los borrachos”


Alicia miró a Savannah. "Eso explica cómo llegamos de vuelta al hotel. Gracias a ambas por cuidar de nosotras” "Fue un placer. Las imágenes de todos ustedes son encantadoras, por cierto" dijo Liz. Jenna se quejó. "Oh Dios. ¿Qué he hecho?" "Es posible que le hayas hecho proposiciones al camarero" Eso la disparó del sofá con la espalda recta. "Cierra la boca Liz. Yo no" "Lo hiciste. Le dijiste que estabas locamente enamorada de él y querías que viniera a San Luis contigo" "Oh, mierda. Tyler me va a matar" Tara rió. "Lo que dijiste fue, que amabas la forma en que mezclaba las bebidas y sus interacciones con los clientes y le ofreciste un trabajo en el Club Riley's en el acto, incluso ofreciste pagar su traslado a San Luis" "¿lo hice?" "Lo hiciste. Él muy amablemente rechazó tu oferta, diciendo que tenía una esposa y un bebé y que estaba muy contento aquí" "No me jodas. Debo haber parecido desesperada. No recuerdo nada de eso" Liz levantó su teléfono. "Tengo fotos y video" "Te odio." Jenna se burló de ella, se puso de pie. "Y es obvio que si quiero sentirme humana de nuevo voy a necesitar algunos carbohidratos, zumo y café, no importa qué tan repugnante sea la idea" "Me reuniré contigo" dijo Alicia. Después de comer, todo el mundo fue a la piscina para una pequeña sesión de nado. Cuando Liz propuso ir a dar un paseo en la playa, Jenna se quejó diciendo que necesitaba una siesta. "No, lo que necesita es a sudar un poco todo ese alcohol de tu sistema" "La parte lógica de mí sabe que tiene razón. Mi estómago quiere que te diga a la mierda" Liz se rió y tiró de Jenna fuera de la silla. Todas tomaron un largo paseo por la playa, el calor del sol caía sobre ellas. Liz se había puesto un sombrero y suficiente protector solar para evitar quemaduras. "Esto es agradable" dijo. "¿Qué lo es?" Preguntó Tara.


"Estar aquí. Con todas ustedes" Tara enrollado su brazo con el de Liz. "Ha sido muy divertido. Tenía algunas reservas acerca de venir. Pensé que iba extrañar demasiado a Sam" "Tuve esa sensación también" "En realidad, ha sido bueno para mí estar lejos. Entre estar persiguiendo al bebé, y estar de vuelta en el trabajo, las cosas han sido intensas. Necesitaba un descanso" "Me alegro de que tuvieras la oportunidad de relajarte. Por cierto, tengo masajes programados para todas nosotros esta tarde, antes de tener que empacar" Jenna suspiro. "¿He mencionado lo mucho que Te amo?" "Es posible que lo hayas dicho unas quince veces la noche anterior" Jenna se rió. "Mientras Sólo te lo haya dicho a ti, entonces estoy bien" "Oh, amabas a todos anoche. A mí, las otras chicas…. " "El barman" añadió Tara. "La camarera que estuvo llevando nuestras bebidas" "No te olvides del gorila del club. Le cantaste a él" La cara de Jenna se quedó en blanco. "Yo no" "Oh, lo hiciste. Sin embargo le gustó. Cantó contigo" Alicia rió. "Yo recuerdo esa parte. Hilarante" Jenna levantó la barbilla. "No estoy hablando con alguna de ustedes nunca más" Savannah puso su brazo alrededor de Jenna. "Sí, lo haces dulzura, porque somos tus damas de honor. Y nos emborrachamos espantosamente contigo e hicimos el ridículo también. Ahora bien, si eso no es amor, ¿qué es?" Jenna sonrió y puso su cabeza sobre el hombro de Savannah. "Las amo chicas" Liz puso los ojos en blanco. Tuvieron sus masajes al final del día, lo que Liz sintió como el paraíso absoluto. En el momento en que todas regresaron a la habitación para ducharse y empacar, cosa con la que estaban reacias y a la vez con ganas de llegar a casa. Ella había amado tener un fin de semana sólo para mujeres, pero echaba de menos a Gavin. Y no se iba a quedar embarazada pasando el tiempo lejos de su marido. El viaje a casa fue largo, y por el momento todo el mundo dijo adiós, ella estaba contando los minutos hasta que entró por su puerta principal. Era tarde, y sabía que el vuelo de Gavin llegó mucho antes que el de ella.


Probablemente estaba dormido. La casa estaba iluminada, sin embargo, y cuando abrió la puerta del garaje, se sorprendió al verlo todavía levantado. "Pensé que estarías durmiendo" dijo mientras se bajaba del coche. El acercó y la envolvió en sus brazos, apretándola contra el coche y besándola profundamente. Ella cayó en su abrazo, diciéndole sin palabras lo mucho que le había extrañado. "Mmmm" ella dijo, cuando rompió el beso. "extrañe esto" "Yo también. Y quería espérate y apoderarme de tu equipaje" "¿Es una especie de eufemismo sexual?" Él rió. "Bueno no, pero puedo hacer que sea uno si quieres que lo haga" "Está bien. Continua" Él sacó sus maletas del maletero de su coche y los llevó arriba. Ella se quitó la chaqueta y la colgó, luego le siguió. La habían agotado conducir a casa, pensando en nada más que tirar de su ropa y tumbarse en la cama junto a su marido para dormir. Pero ya que no estaba dormido. . . Cuando él puso sus bolsas en el suelo, se le acercó por detrás y apretó su cuerpo contra el suyo. "Te extrañe" Él la agarró de las manos. "Yo también te extrañé nena." Se dio la vuelta. "¿Te divertiste en Jamaica?" "Lo hicimos" Pasó el dedo a través de la punta de la nariz. "Parece que tomaste un poco de sol" Ella rió. "Sí, muy poco. Tu sabe como es mi piel" "Lo hago. Pero creo que debo inspeccionarte totalmente para asegurarme de que no te quemaste" Se quitó los zapatos. "Sí, probablemente deberías" Se desabrochó los botones de la blusa de uno en uno, su mirada ardiente en la de ella, haciéndola ponerse más caliente por segundos. Sus pezones se apretaron, dolorosamente sensibles contra su sostén mientras empujaba la blusa de los hombros. Gavin trazó la curva de sus pechos. "Pensé mucho en ti mientras estaba en Las Vegas" dijo. Se estremeció mientras la inhalaba. "¿Y Tu? Pensaste también en mi”. "Sí." Se acercó por detrás de ella y le desabrochó el sujetador, luego se inclinó para levantar el cabello y darle un beso contra el costado de su cuello. "Siempre estamos separados cuando estoy jugando a la pelota, así que me gusta estar contigo durante la temporada baja. Apesta que nos separemos"


"Lo hace" La piel de gallina picaba través de su piel mientras besaba su camino a través de su cuello hacia el hombro. Él mordisqueó su hombro y ella echó la cabeza hacia atrás "Gavin". "Me gusta la forma en que dices mi nombre cuando estas encendida" Se dio la vuelta y se enfrentó a ella, arrastrando su sujetador por sus brazos. Sus pantalones fueron los siguientes, y ella se aferró a sus hombros mientras les tiraba hacia abajo, luego levantó la vista hacia ella, la atrajo por sus caderas hacia su rostro. Él acarició su sexo, haciendo que ella tomara una respiración profunda. Se había perdido esta cercanía, esta pasión que compartían cuando eran sólo ellos dos. Cuando sacó sus bragas y puso su boca sobre su sexo, sus piernas temblaban. Gavin la agarró por los muslos y la mantenía en su lugar mientras la lengua y los labios hacían cosas mágicas a su clítoris. Ella entrelazó sus dedos por su cabello oscuro mientras observaba su tirada de lengua sobre su clítoris. "Me haces querer venirme. Estoy lista. Muy preparada" Puso sus labios planos contra ella y chupó, se catapulto hacia el orgasmo. Se meció contra su cara, gritando mientras su clímax la devanaba. Cuando se levantó, la Tomo por la parte posterior de su cuello y dejo caer un beso profundo, conmovedor, que sólo hizo su coño temblar más. Gavin la empujó sobre la cama y se bajó los pantalones vaqueros. Él estaba dentro de ella un segundo más tarde, su coño todavía con espasmos. Ella se apretó alrededor de su pene, con una sensación espesa de pies a cabeza dentro de ella. Y cuando comenzó a moverse, era el placer más dulce, un recordatorio de porqué le encantaba estar con él. Él sabía cómo tocarla, el ritmo exacto que haría que estuviera lista para venirse de nuevo. Cuando estaba moliéndose contra de ella, levanto las caderas, asegurándose de que estuviese enterrado profundamente, amaba esa mirada fiera de pasión frunciendo el ceño, la necesidad oscura, depredadora reflejada en sus ojos que le dijo que estaba allí con ella. Ella envolvió sus piernas alrededor de sus caderas y lo mantuvo allí, su cuerpo flotando en el borde del olvido. Él lo sabía, también, porque dejó de moverse, y era como si la tierra había dejado de girar, como si los dos fueron suspendidos en el espacio. Todo lo que podía oír era su respiración, lo único que podía sentir era el latido de sus corazones fuerte uno contra el otro y la contracción de su polla dentro de ella. Era el cielo, puro y demoniacamente tortuoso al mismo tiempo. Luego la besó, se impulsó con fuerza dentro de ella, y ella se hizo añicos como una bombilla rota, cada pedazo gloriosamente iluminado desde adentro hacia afuera mientras él se estremecía y se venía con ella. Gimió contra su boca, su lengua con la de ella entrelazada mientras cabalgaban sus orgasmos juntos. Sin aliento, ella se aferró a él, tan contenta de estar en casa y en sus brazos. Debido a que no había nada más perfecto que esto. "Todo está bien en mi mundo de nuevo" dijo ella, dándole un beso en el hombro.


Él se desenredó y la atrajo hacia él. "En el mío también. Me divertí mucho este fin de semana, pero estoy feliz de estar de vuelta a casa. Feliz de tenerte de vuelta también" Ella inclinó la cabeza hacia atrás y rozó sus labios contra los suyos. Estaba contenta de tener este momento idílico con él, porque sabía que las próximas semanas iban a ser todo menos tranquila.


CAPÍTULO 7 Nathan había vuelto a casa, Tara y Mick estaban encima de a cada uno de ellos para que vinieran la cena de bienvenida. Además, había traído a su novia con él, y quería presentarla a la familia inmediata, antes de la boda para que no fuera demasiado abrumado. Lo que inmediatamente puso a Liz curiosa porque no había sabido nada acerca de esta novia. "¿Mick te dijo algo de ella?" Preguntó Liz a Gavin, cuando se dirigían a la casa. "Sólo que ella es bonita y juega para el equipo de baloncesto de la Universidad de Texas" "Hmmm" Gavin la miró. "¿Qué significa eso?" "Absolutamente nada. Me pregunto si esto es una cosa nueva, ya que Tara no me lo mencionado" "Imagina eso. Tu, sin saber acerca de algo" Ella rió. "Cállate" "Creo que vas a tener que descubrirla como el resto de nosotros" "Supongo que sí" Se detuvieron frente a la casa y estacionaron y luego se dirigieron a la puerta principal. "Parece que todo el mundo ya está aquí" Él la tomó de la mano. "No estamos tarde Liz. Sólo estás preocupada de que te vas a perder algún chisme vital acerca de esta misteriosa caliente novia de Nathan” Ella le apretó la mano. "No lo estoy. No me podría importar menos". Bueno, tal vez sí le importaba. Había pasado por sí misma de no-estar-relacionada-absolutamente con Nathan a excepto por su matrimonio, a profundamente-cuidando-el-niño-de-su-tía. Además, ella estaba firmemente convencida que Nathan tenía un prometedor futuro deportivo, así que era un poco sobre protectora con él. La última cosa que necesitaba era un poco de groupies magníficas clavando sus garras en él y montar sus faldones todo el camino a la NFL. Gavin se detuvo. "Liz" "¿Sí?" "Métete en tus asuntos" "¿De qué estás hablando?" "Nathan. No quieres entrar en eso de nuevo. Sabes el tipo de problemas en el que tú misma te metiste antes con Mick y Tara. No quieres volver a hacerlo" "Por el amor de Dios, Gavin. Ni siquiera estoy pensando entrometerme en la vida personal de


Nathan". Caray, su marido estaba molestando su psiquis a veces. Y por supuesto que tenía razón. Lo cual no significaba que no le hiciera a esta nueva novia de Nathan algunas preguntas de sondeo. Ella no interferiría, por supuesto. Era más bien como….protegiéndolo. "Oh, están aquí." Tara les dio la bienvenida en la puerta y les condujo al interior. "Los chicos están en la sala de juegos" “Magnifico, hasta más tarde" dijo Gavin, dándole un rápido beso antes de dirigirse hacia los hombres. Liz puso los ojos en blanco. "Sabía que lo iba a perder tan pronto como entráramos por la puerta" "Lo sé, ¿verdad? Mick ama la sala de juegos. Lo mismo ocurre con su padre y su tío. Son todos como niños allí con el televisor, la mesa de billar, los juegos de video y el resto de las cosas" Tara la llevó a la cocina. "¿Algo de beber? Hice este increíble ponche sin alcohol, además de que hay vino, cerveza y el té" "Me encantaría un poco de ponche" Tara le sirvió un vaso. "Todo el mundo está en la sala de estar" "¿Esta Nathan aquí?" "Lo envié con Sonja hacer una diligencia. Deben volver pronto" "Sonja, ¿eh? Bonito nombre" Tara sonrió. "Buena chica. Espera hasta que la conozcas. Vas a caer locamente enamorada de ella" "¿es la correcta?" "Sí. Ella es dulce. No puedo creer que conociera a alguien como ella. Es inteligente y atlética, y también divertida" Liz se iba a reservar el juicio sobre Sonja hasta tener la oportunidad de tener una charla de chicas con ella. Se sentó en la sala de estar y compartió con todo el mundo, incluyendo el niño pequeño de Mick y Tara, Sam, que se impulsaba para ponerse de pie en los muebles. Tenía el pelo oscuro y rizado, y cuando se reía, era un disparó directamente a su corazón. Tenía la sonrisa más dulce y encantaba a todos en la sala mientras se abría camino hacia ellos, y se reír cada vez que caía al suelo. Cuando Sam se acercó a ella y apoyó la mejilla en su rodilla, cada parte de Liz dolió. Ella lo recogió y lo besó en la mejilla, pero después de unos pocos segundos, se retorcía para que lo bajara. "Está bien, hombre móvil, sé que no quiere ser abrazado en este momento. Sigue tu camino".


"Te lo dije," dijo Tara. "Creo que mis días de abrazos se han terminado" "Puede que te sorprenda de lo mucho que todavía quiere abrazar a su mamá" la madre de Gavin dijo a Tara. "Él podría querer estar moviéndose alrededor en este momento, espera hasta que caiga y llore. Entonces él querrá que lo sostengas" "Tienes razón, por supuesto" dijo Tara. Después de unos minutos, Liz oyó abrirse la puerta principal. "Mamá, ¿dónde quieres que ponga estas cosas?" "Disculpen", dijo Tara. "Si yo no dirijo a Nathan, va a terminar poniendo la leche en la despensa" Liz se levantó, también. "te ayudo" Siguió a Tara en la cocina. Nathan estaba allí y ella se sorprendió de lo mucho que había madurado en los últimos años. Era más alto, y había conseguido mucho más músculos. Llevaba el pelo más corto ahora, y era un marrón más oscuro. Aunque todavía estaba joven, ya no era un muchacho joven. Ahora era un hombre joven. "Hola, Nathan" dijo Él le sonrió. "Hey, Liz. ¿Cómo te va?" "Me va bien. ¿En servicio de recadero?" Él sonrió. "Siempre" Una mujer joven, alta, muy hermosa llevaba unas bolsas. "¿Dónde quieres éstas, señora Riley?" "En el mostrador, Sonja. Gracias" La niña tenía que ser de casi cinco once o tal vez incluso seis pies de altura. Teniendo en cuenta que Nathan se había disparado en su último año de seis y cuatro pies, era todavía más alto, pero wow. Era hermosa, con la piel café con leche, ojos color miel, y el pelo negro liso. Guau. "Oh, Sonja, esta es la tía de Nathan, Elizabeth, pero todos la llaman Liz" Liz sacó la mano en señal de saludo. "Encantada de conocerte, Sonja" "Igualmente. Y probablemente nunca vaya a recordar el nombre de todos, así que voy a pedir disculpas si tengo que preguntar de nuevo" Liz se rió. "Está bien. Pregúntalo cuando quieras"


"Oye, te advertí que tenía una gran familia", dijo Nathan, lanzando una sonrisa a su novia. "Lo hiciste" "¿De dónde eres, Sonja?" "De una pequeña ciudad en el suroeste de Texas que nadie ha oído hablar. Nathan quería arrastrarme aquí para ver más vida de la gran ciudad" "Bueno, San Luis no es exactamente una gran ciudad" Sonja se apoyó en el mostrador. "Más grande que el lugar donde crecí, eso es seguro" “¿Cuál es tu especialidad?" "Marketing con mención en las comunicaciones. Y juego para el equipo de baloncesto UT" “Ella es buena en eso, también. Un infierno de guardia" dijo Nathan. "Es importante mantener un ojo en ella, Liz. Podría ser una profesional" Sonja rió. "No sé nada acerca de eso. Estoy feliz de tener la beca para que pueda obtener mi educación" "Sí, está siendo modesta. Ella es realmente buena" "Entonces definitivamente voy a mantener mis ojos en ti" "Liz es un agente deportivo" dijo Nathan a Sonja. "Ella podría conseguirte una gran cantidad" "Nathan" advirtió Liz. Sonja se limitó a mirarla. "Ni siquiera estoy pensando muy por delante. Sólo quiero obtener mi título" Ella le dio un codazo a Nathan. "Deja de ser tan agresivo. Estás haciendo poner incómoda tu tía" Se metió de nuevo en ello. "He, yo creo en ti" Ella rió. "Lo que sea" Él puso su brazo alrededor de ella. "Venga. Vamos a pasar el rato" "La cena estará en unos treinta minutos" dijo Tara. "Okay" Después de salir de la habitación, preguntó Tara. "¿Así que? ¿Qué piensas?" "Creo que es impresionante" "Lo sé, Ella lo es. Al igual que una bella modelo. Y es muy inteligente. Nathan dijo que tiene un promedia de 4.0, además de que juega deportes también. Es extrovertida y que realmente parece gustarle Nathan y él obviamente le gusta mucho ella"


Y es muy evidente que no era en absoluto cómo Liz la había imaginado. Así que se relajó en ese asunto. "Ella es muy dulce. No hay nada como ese primer amor ¿verdad?" "Bueno, yo no sé nada de eso ya que mi primer amor me metió en un montón de problemas. Pero sí, me gusta. Ella parece centrada y razonable y no frívola y estar con en Nathan sólo porque es el quarterback. Parece tener sus propios objetivos y ambiciones. Así que me tranquiliza" "Estoy segura de que lo hace" era un poco tranquilizador para Liz, también. Ella deseaba que Nathan no tuviera novia en absoluto, pero suponía que eso era un poco irreal. Él estaba en la universidad y por su cuenta, y tenía que tener un poco de diversión, para crecer un poco y llegar a ser un hombre. Lo más probable es que tenga un montón de amigas en su vida. Ella no era su madre, por lo que no tenía idea de por qué estaba tan nerviosa por Nathan involucrándose con Sonja. Ella sólo debía dejarlo ir. Pero ella los observo durante la cena, cuando la familia podría realmente ser ruidosa, hablando sobre los otros, a menudo discutiendo sobre el tema más inocuo. Tal vez estaban en su mejor comportamiento esta noche porque Sonja estaba allí y no querían asustarla, pero era relativamente tranquilo. Además, el bebé aún estaba despierto y capturó una gran cantidad de atención. De hecho, Nathan sentó a Sam junto a él y Sonja, y lo entretuvieron durante la cena, lo alimentaron y lo hicieron reír. Sonja parecía a gusto con la familia, lo que no sucede a menudo con los extraños. Después de la cena incluso ayudó a Tara en la cocina. "Pareces bastante a gusto con nuestra familia de locos" comentó Liz a ella, Tara, Alicia, y Jenna, junto con la madre de Gavin y la madre de Alicia, ayudaban a Tara con el lío después de la cena. "Oh, yo vengo de una familia grande. Tengo tres hermanas y dos hermanos" Los ojos de Liz se abrieron. "De Verdad. Guau. Así que la hora de la cena es muy parecido a esto" Sonja rió. "Sí. Exactamente como esta. Sólo tal vez más gritos. Mis hermanos son más jóvenes que yo, así que son un poco. . . bullicioso" "Los niños tienden a ser así", dijo la madre de Gavin a toda la sala. Tara asintió. "Ellos sí. Yo sólo tenía uno. Pues bien, de uno en uno, de todos modos" "Me imagino que se necesitan padres que gobiernen con mano de hierro para mantener una camada de esa manera bajo control", dijo Alicia. "Mi madre es muy feroz. Cuando habla, créanme, la escuchas" "¿Y tu padre, también?"


"Murió cuando mi hermano más joven tenía dos años de edad. Fue mayormente sólo mi madre por un tiempo" Liz puso la mano sobre el brazo de Sonja. "Lo siento mucho" "Yo también" Tara acercó una silla en la isla de la cocina. Y de repente las mujeres rodearon Sonja. "Oh. Guau. Bueno, No era mi intención hablar de ello. Pero él tiene cáncer y lo tomó bastante rápido. Era difícil hacer frente para mi mama ya que todos nosotros éramos unos niños, pero tenía a mis tíos y mis abuelos para ayudarla. Ha ido bien, de verdad" La madre de Gavin palmeó la mano de Sonja. "Es bueno que tuviera toda la familia para apoyarla" "Lo fue" Liz se dio cuenta que Sonja estaba incomoda. "Hey, ¿cómo es que los chicos no ayudan a lavar los platos?" Preguntó Liz, deslizándose fuera de la barra "Sonja, vamos a localizar a Nathan y a mi marido y averiguar que están haciendo" "Por supuesto. Si no me necesitan aquí" "Estamos bien. Estamos a punto de terminar de todos modos" dijo Tara. Liz condujo a Sonja por el largo pasillo hacia la parte posterior de la casa, Sonja se volvió hacia ella. "Gracias por eso" "¿Por qué?" "Por sacarme de esa conversación. Echo de menos a mi padre a ciencia cierta. Pero lo que no me gusta hablar de ello" "Entendido. Especialmente con un grupo de gente que no conoces muy bien" Ella sonrió. "Correcto. No es que no me gusten todos ustedes. Ustedes son todos. . . estupendo" "Hey, no tiene que venderte. Lo entiendo. Estamos todos agresivos y entrometidos y sobreprotectores, y te haríamos un millón de preguntas, si nos dejaras. Así que no nos dejes y no dudes en decirnos que demos marcha atrás" "Oh, yo nunca haría eso. Pero voy a tener que alivianar mi camino. Las cosas con Nathan acaban de empezar. Y ambos tenemos nuestras prioridades, que son la escuela y la carrera en primer lugar" Cuanto más hablaba con Sonja, cuanto más le gustaba. "Esas son buenas prioridades a tener" "Sí, quiero decir tenemos tan sólo dieciocho años. Tiempo de sobra para todo lo del romance más adelante" Liz se rió. "Sí. Mucho más tarde"


**** Da le a un chico una sala de juegos, y el mundo es un lugar feliz. Al menos el mundo del chico es un lugar feliz. Había pinball, billar, videojuegos e incluso una mesa de futbolín, que le recordó a Gavin la universidad y los viejos tiempos en el sótano de la familia, cuando él y Mick solían estar en él durante horas. Gavin, por supuesto, fue el campeón de futbolín Riley. Mick, por el contrario, lo recordaba de manera diferente, alegando que constantemente patio el culo de Gavin. Por lo que tenían que tener una revancha. Gavin ganó. Hasta Ty se unió y le dio una patada en el culo. Y luego Nathan se hizo cargo y los aplastó a todos ellos uno por uno. Condenados Niños. Se echó hacia atrás al beber una cerveza y observó a Nathan y su novia Sonja voltear los mangos como los que se enfrentaron unos contra otros. Ella era bastante buena en ello y Nathan no se dejo sólo porque Sonja fuese una niña. Fue una competencia muy fuerte, pero al final, Nathan volvió a ganar. Garrett se frotó las manos. "Voy a acabar contigo, chico" "Uno quisiera pensar que sí ¿verdad?" Preguntó Nathan con un brillo en sus ojos. Sonja se sentó en el bar con un refresco y sonrió mientras Nathan gano a Garrett con facilidad. Y entonces las mujeres entraron y comenzaron su propio torneo. Tara se enfrentó con Liz, y luego ganó a Sonja. Estaba claro que Sonja y Nathan iban a ser campeones de futbolín esta noche. "Ella es linda" dijo Gavin a Mick mientras observaban. "¿Quien? ¿Tú esposa? Ella está bien, pero tengo que decir que prefiero a la mía" Gavin se echó a reír. "Me refiero a Sonja" "Si ella lo es. A Nathan parece realmente gustarle" "Asumo que has tenido una larga conversación con él sobre el sexo y el control de la natalidad, y no meter la pata a en su futuro de esa manera" Mick le lanzó una mirada. "He tenido largas conversaciones con ese chico sobre todo lo que podría arruinar su vida. Incluyendo eso. Está cansado de verme la cabeza en su camino. Él sabe qué es qué. No es estúpido" "Me di cuenta, pero sólo pensé en tirar por ahí" Mick tomó un trago de agua y dejó el vaso sobre la mesa detrás de ellos. "¿Podría alguna vez haberte imaginado el día que estaríamos como ancianos hablándoles a los chicos acerca de no tocar a sus amigas?" "No. Nunca vi a uno venir" dijo Gavin con una sonrisa irónica. "El tiempo pasa rápido y tu hijo realmente ha crecido mucho en pocos años. Es un hombre ahora"


"Él lo es. Y con eso viene la responsabilidad. El tipo que voló a la universidad. Por lo que sólo tendrá que acostumbrarse a mis conferencias de papá" Gavin se echó a reír. "Supongo que sí. Esperemos que algún día seré capaz de dar unas pocos a mis propios hijos" "¿Cualquiera de los que vienen pronto?" "Estamos trabajando en ello" movió su mirada por la habitación a Liz, que captó su mirada y le sonrió, una sonrisa de yo- sé-qué -estas- caliente. Ella hizo un gesto con la cabeza y se fue arriba. Tan pronto como Ty se acercó a hablar con Mick, Gavin hizo su camino hacia arriba. Ella estaba en la cocina. "¿Quieres otra cerveza?" Preguntó. "No, estoy bien en este momento" "Bueno. Entonces, ¿por qué no unirte conmigo a aquí?" Ella tiró de él en uno de los baños de la planta baja y cerró la puerta, haciendo clic en la cerradura. "En serio Liz, ¿En la casa de mi hermano?" Ella enrollo su brazo alrededor de su cuello y lo empujó contra la pared. "Sólo quiero un beso. Ha sido una larga tarde y noche de separación mientras estabas colgando con los chicos" "Podrías haberme besado en la cocina" Él rozó sus labios con los suyos, pero se demoró, disfrutando del sabor de su boca, y la forma en que se apoyaba en él, presionando su cuerpo contra el suyo. "Es más divertido aquí" susurró contra sus labios. Él puso su mano sobre su trasero y apretó, su pene respondiendo. "Me pones duro" Ella alcanzó entre ellos con su palma la erección, rosando de ida y vuelta. "Tómame aquí. Estoy usando un vestido. Va a ser rápido" "¿Qué pasa si no quiero rápido? ¿Y si quiero reducir la velocidad?" "Lo haremos lento cuando lleguemos a casa. Te quiero ahora" El sentido de la aventura de Liz nunca fallaba en conseguir su motor en marcha. Ella no tenía vergüenza de tener relaciones sexuales en cualquier lugar, incluyendo el baño de la casa de Mick y Tara. Además, él sabía que estaba dispuesta a conseguir un bebé. Habían estado haciéndolo malditamente cerca de todos los días, a veces más de una vez al día. Tenía que admitir, que estaba a bordo para eso. Él levantó su vestido y deslizó su mano dentro de la ropa interior de seda atractiva para encontrarla húmeda y lista para él. Con la otra mano, tomó sus pechos, deslizando sus manos sobre los montículos llenos e incitar a sus pezones.


Se quedó sin aliento y ella lo miró con ojos que brillaban con calor y el deseo. Él bajó la cremallera de sus pantalones y le dio la vuelta y la empujó hacia el lavabo, mirando su rostro cuando se encuentro detrás de ella. Dio una patadita para abrirle las piernas, y luego entró en ella, llegando a su alrededor para frotar su clítoris mientras la llenaba con su polla. "Oh, sí" susurró. "Justo así" Se inclinó y la besó en la espalda y el cuello mientras empujaba dentro de ella, su pene y los testículos apretados con necesidad mientras lo sacaba, y luego empujó con más fuerza. Sentía como su coño lo rodeaba, mientras continuaba latiendo y de darle lo que le había pedido. Él tocaba su clítoris, llevándola hasta el borde. Sintió espasmos en su cuerpo mientras golpeaba la cima. “Gavin" Ella encontró su mirada en el espejo, el éxtasis grabado en su cara mientras llegaba. Con un gruñido se vertió en ella, con las piernas temblando con su clímax. Se agarró con fuerza a sus caderas, vaciándose y estremeciéndose hasta que ya no tenía nada. Gavin respiró con fuerza mientras luchaba para recuperarse de esa experiencia alucinante. Sin querer pasar más tiempo aquí de lo que era necesario, se retiro e hizo una limpieza rápida. Puso a Liz contra él, dándole un profundo y apasionado beso. "Cuando lleguemos a casa, va a ser lento y fácil. " Ella sonrió y rozó sus labios contra los suyos. "Me gustó rápido y duro" "Me vuelves loco, ¿lo sabes?" "Bueno. Ahora bajemos a la planta baja antes de Mick y Tara piensa que hemos estado follando en el baño" Se rió, sacudió la cabeza, y siguió a su esposa.


CAPÍTULO 8 "No puedo creer que Jenna y Ty se van a casar mañana" dijo Liz. "Me parece un poco surrealista para mí que el día ya está aquí" Gavin apago el coche y se embolso las llaves, a continuación, se volvió hacia ella. "¿Recuerdas cuando nos casamos? ¿Qué tan rápido el tiempo se arrastró sobre nosotros?" Liz le lanzó una sonrisa atractiva. Dios, él se veía bien esta noche vestido con un traje. En la iglesia antes, cuando habían ensayado para la boda. Caminando por el pasillo con él le recordó a su boda, que no había sido hace tanto tiempo. Todavía recordaba cada momento de ella tan vívidamente, de lo nerviosa que se había sentido caminando por el pasillo, y lo tranquila que se puso tan pronto como había visto la cara de Gavin al final del pasillo. Se veía hermoso en su esmoquin, tan alto y atractivo. Al igual que esta noche en su traje. Ella quería arrastrarse sobre él en el coche, pero reprimió el impulso ya que se vieron dentro del restaurante para la cena. Y, además, el valet estaba justo allí para recoger las llaves de Gavin, por lo que podría ser un poco inapropiado. "Sí. Era un torbellino. Pero todavía recuerdo cada momento de ella" El torció una mueca hacia ella. "Yo también. Especialmente nuestra noche de bodas" Ella se rió y tiró más de su abrigo contra el viento frío. Gavin dio la vuelta y abrió la puerta y se apresuró a entrar. Era hermoso en el interior del Hyatt. Con la ayuda de Tara, Jenna y Ty habían elegido un lugar ideal no sólo para su recepción de la boda, sino también para la cena de ensayo. Comprobaron sus abrigos y encontraron al padre de Gavin en el registro de abrigo. "Tu mamá ya está dentro con Tara y Mick," dijo Jimmy. "Creo que vamos a necesitar alimentar con oxígeno a Jenna" dijo Tara, tirando de Liz lejos de Gavin. "¿Oh? ¿Porque eso?" "Ninguna razón en particular. Y por todas las razones" "Ah" Liz asintió. "nervios antes de la boda" "Exactamente" Encontraron a Jenna hablando con el gerente del catering. "Esta no es la comida que pedí" Clyde parecía confundido. Abrió una carpeta. "Señora, si desea repasar las formas que usted lleno, yo puedo asegurarle que si lo hizo" "No puede ser. No me gusta el salmón. ¿Quién podría pedir salmón?"


"Clyde. Vamos a repasar algunas cosas" dijo Tara, haciéndole señas de distanciarse de una frenética Jenna, que luego se volvió a Liz. "La comida no está bien. Mira esto" Liz parpadeó con Jenna sacudiendo el papel delante de ella. Liz tomó el menú. "Jenna. Cálmate. Tara se hará cargo de todo. Recuerda, esto es lo que hace para ganarse la vida" Jenna cayó en una silla. "No voy a hacerlo hasta mañana. Mick tuvo un partido el jueves, por lo que acaba de llegar en el último momento. Cole tiene una semana de descanso este fin de semana. Ty tiene al menos un par de días de descanso, al igual que sus dos amigos y compañeros de equipo, que son Ushers. Y Gavin está en temporada baja. ¿Tienes alguna idea de lo que era tratar de planear mi boda en torno a los horarios de los atletas en tres deportes, uno que esta fuera de temporada, y dos que están en temporada?" "Actualmente, sí, lo hago" "Oh, por supuesto que sí. De todos modos, una puta pesadilla. Y la Navidad es la próxima semana. ¿Qué demonios estaba pensando casándome la semana antes de Navidad? Nadie tiene tiempo para esto. Nadie va a aparecer. Lo sé" Sí, Jenna estaba en la primera-clase del exprés al colapso de la ciudad. Vuelo directo, sin escalas. Liz dio luz verde a un camarero. "Tráeme un trago de tequila. Y que sea uno doble" El camarero asintió y Jenna levantó la cabeza. "Oh no. No estoy bebiendo esta noche. Voy a estar tranquila y racional y no borracha y loca" "Está bien." Liz dirigió una mirada directa a ella. "Ya estoy loca, ¿verdad?" "No, estas estresada y nerviosa. Es normal. Yo era un volcán escupiendo la noche antes de que Gavin y yo nos casáramos" Los labios de Jenna se curvaron. "Yo recuerdo eso. De repente se decidiste que el lugar no podía ser lo suficientemente grande para todas las personas que fueron invitadas, y que necesitábamos moverlo a otro lugar" Liz se rió. "Sí. Así que confía en mí, que era un caso perdido mucho más grande de lo que jamás podrías aspirar a ser. Esto es sólo el nerviosismo pre-boda que todas las novias tienen. Tara me calmó el día anterior a la mía, así que ahora voy a hacer lo mismo para ti y te diré que tu boda va a ser perfecta" "Deberíamos habernos fugado. Y acabar celebrando juntos en el bar familiar Riley's"


“No está teniendo tu boda en el bar Riley's No estás trabajando en la barra en el día de tu boda" Cuando el camarero regresó, Liz entregó el vaso Jenna. "Pero vas a tranquilizarte tomando un trago de tequila" Jenna suspiro. "Tienes razón. Necesito esto" Jenna bebió de un tiro, hizo una mueca, y luego dejó escapar un suspiro. "Uf. Eso está mejor" "Bueno. Ahora vamos a unirte a la familia, y vas a estar tranquila y feliz y disfrutar de la noche antes de tu boda" "Eres tan mandona" "Lo sé. Es por eso que me amas" Se unieron a la familia en la sala privada que se había establecido para ellos. Jenna apretó el brazo. "Tienes razón. Esto es adorable. Y yo ni siquiera voy a pensar en mañana, porque sé que va a ser perfecto" "Por supuesto que va a ser perfecto. Tara está a cargo de la planificación del evento, y sabes que es un genio" "¿He oído mi nombre?" Tara se movió entre ellas y Jenna la abrazó. "Lo siento por la locura de antes", dijo Jenna. "Tienes derecho. Hemos estado allí y sabemos todo sobre el estrés. Pero confía en mí, todo está exactamente como lo querías para mañana. Y para esta noche" "Yo sé que lo está, y ni siquiera te he dado las gracias por tomarte el tiempo para arreglar todo" Tara sonrió. "Es lo que hago" "Y lo haces muy bien" Jenna dio Tara un apretón y Liz suspiro de alivio. Crisis terminada. La cena fue perfecta, como Liz sabía que sería. Y entonces comenzaron los discursos. El amigo de Ty, Eddie Wolkowski dio un gran discurso sobre el amor y el hockey, la amistad y las relaciones que hicieron, sin ningún sentido en absoluto, pero todavía llevaron a todos a ponerse de pies y aplaudir porque Eddie era ese tipo de persona que no podías dejar de adorar. Como la dama de honor, Tara habló de la amistad entre dos personas que estaban ahí para el otro. Ella habló sobre observar a Ty y Jenna enamorarse, y cómo no podía imaginar a dos personas encajar más perfectamente. Fue un hermoso discurso y les deseó lo mejor. Los padres de Ty estaban allí, por lo que el padre de Ty, Sean, dio un breve discurso sobre lo orgulloso que estaba de su hijo y cómo le dio la bienvenida a Jenna a la familia. La madre de


Ty, Louise, también dijo que no creía que alguna vez habría una mujer lo suficientemente buena para su hijo, hasta que ella había conocido a Jenna. Y que ella no estaba perdiendo su hijo, que estaba ganando la hija que siempre había deseado y esperaba que los dos visitasen Chicago pronto. Era dulce y emocional y todo el mundo aplaudió. El padre de Jenna fue el último en brindar diciendo que siempre había un cuarto para otro chico en la familia Riley, y que Ty se había instalado bien en el. Dijo que no tenía conocimiento de los sueños de Jenna, pero Ty le había ayudado a conseguir los. Y luego dijo que no podía pensar en alguien estar mejor equipado para cuidar de su pequeña niña que Tyler, que sabía que su hija iba a vivir su feliz para siempre con Ty. Liz contuvo las lágrimas y Gavin apretó la mano. "Emocional, ¿eh?" Liz asintió y se limpió las comisuras de los ojos con la servilleta. "Parece ser que hay un montón de emoción cuando se trate de bodas. Especialmente ésta. Estoy muy feliz por Ty y Jenna y no puedo esperar mañana a la boda". "Y yo que pensaba que eras tan dura". Ella rió. "Sí, bueno, no le digas a nadie. Podría afectar mi negocio" Después de la cena, nadie se demoró. Estarían de nuevo aquí mañana por la noche para la recepción de todos modos, y mañana iba a ser un gran día. Liz y Gavin se dirigieron a casa. Ella se quitó los zapatos de tacón, colgó su vestido en el armario, y entró en el cuarto de baño alistarse para ir a la cama. "Me sorprende que no intentaras seducirme en el hotel", dijo Gavin cuando entró a cepillarse los dientes. Ella sonrió mientras se peinaba. "Estoy ahorrando energías para mañana por la noche, cuando haya más gente. Todo el mundo estará relajado, bebiendo, y no prestaran atención hacia nosotros. Esta noche, sin embargo, vamos a tener que hacerlo en la cama como una habitual y aburrida pareja casada" Ella salió del cuarto de baño. La siguió, apagando la luz. "Que desafortunado" Se deslizó Bajo Las Sabanas. Era una noche fría, y se esperaba nieve para mañana. "Espero Que No le nevé a Jenna y Ty en su boda. Eso Podría ser Un gran lío". El se encogió de hombros, se metió Debajo de las Sabanas, y la atrajo a su lado. "Es Un sábado por la noche por lo que no debe ser demasiado malo en cuanto al tráfico" "A no Ser Que tengamos una gran cantidad de nieve"


El Tiro de ella Encima de él, su Cuerpo ya calentando al Suyo. "Deja de preocuparte por la boda. Todo va a estar bien" "Estás tan Seguro de eso" "Positivo" Pensamientos Sobre la boda huyeron tan pronto Como Gavin Puso sus manos en su culo. "Mmm, eso me gusta" "¿Qué parte, tus pechos Magníficos frotándose contra mi pecho, o mis manos en tu culo?" "La dos cosas" Ella le dio un beso, y entonces él era el único pensamiento en su cabeza cuando su lengua se deslizó Sobre la de ella, borrando con pericia cualquier pensamiento, sino su polla endureciéndose entre sus piernas. Ella se levantó y frotó un pezón entre los labios. Le agarró el pecho y aplasto el brote con la lengua, haciéndola jadear. Él sabía lo que quería, que necesitaba que tomara el pezón y chupara, pero aún así, él le tomaba el pelo al lamer la areola y poner su lengua en contra de ella. "Gavin" Él levantó su mirada a la de ella. "Si nena" "Sabes lo que quiero" Él ahuecó su pecho con la mano. "No psíquico aquí. Vas a tener que decirme" Tan obstinado hombre. "Chupa mi pezón con tu boca" La llevó hacia adelante y tomó su pezón en la boca, chupándolo en profundidad. "Sí, eso es lo que necesitaba" Ella se aferró a su cabeza mientras el chupaba el capullo, aplastándolo entre el techo de su boca y su lengua. Sus pezones eran sensibles y la sensación tiro recto hasta la médula, haciéndola hincharse con la necesidad de su pene. Saco el pezón fuera de su boca, el observó fijamente. "No había terminado con eso" Ella dejó escapar una risa baja. "Se puede volver a ello. Mientras tanto, hay algo que quiero hacer" Ella bajó por su pecho, deteniéndose a lamer y chupar sus pezones, el recompensándola cuando emite un gemido. Besó su camino hacia su abdomen, serpenteando su cuerpo sobre el suyo, parando para pellizcar en el hueso de la cadera. "Me gusta a dónde vas", dijo, enredando sus dedos en su pelo cuando ella acarició el vello de su bajo vientre. Le encantaba su olor, tan fresco y limpio, y sin embargo, un olor a almizcle que nunca dejaba de excitarla. Su pene estaba duro y apuntando hacia su estómago. Envolvió su mano alrededor de la


base de su eje acariciándolo hacia arriba, lento y fácil, luego se levantó sobre sus rodillas para que pudiera poner sus labios alrededor de la cresta. "Elizabeth" Escucharlo decir su nombre completo en un susurro profundo le hizo hormiguear la piel. Su voz le hablaba de la necesidad y deseo, al borde del control. Justo donde ella lo quería, como ella arremolinaba su lengua alrededor de la cabeza de su pene aliviando su eje en su boca. Con este ángulo, con ella por encima de su pene, lo veía desaparecer en la boca pulgada a pulgada, podía sentir lo que él vía. Su control sobre su cabello apretándolo y arqueando las caderas, deslizando su pene a lo largo de su lengua. Ella cerró la boca a su alrededor y le dio presión, oyéndolo gemir cuando su polla golpeó la parte posterior de su garganta. Gavin dándose este placer hizo que sus pezones y su clítoris se tensaran, hormigueo su coño con la necesidad de tenerlo bombeando dentro de ella del mismo modo que bombea su polla en su boca. Y cuando él se retiró y la arrastró hacia arriba, besándola hasta que dejarla delirante, ella sabía que él quería lo mismo. La cambió de posición sobre su espalda y se deslizó dentro de ella con un empuje duro. Ella gimió contra sus labios y se arqueó hacia él, tirando de él más profundamente dentro de ella. Él se levantó y la miró. "Amo la sensación cuando estoy dentro de ti, la forma que me agarra tu coño y me chupa hacia dentro" La forma en que la miraba, sus facciones apretadas por la tensión mientras se movía dentro de ella, nunca dejaba de hacer que cada terminación nerviosa en su cuerpo cobrase vida. Ella se acercó y extendió su mano por la cara, frotando su pulgar por el labio inferior. Él mordisqueó el pulgar y ella envolvió su mano alrededor de su cuello para atraerlo hacia abajo para un beso. Besarlo mientras hacía el amor con ella era como un doble placer, su lengua deslizándose a lo largo de ella mientras su miembro empujaba dentro de ella, dejándola sin sentido mientras subía cada pico hacia la cumbre. Empujando sus caderas contra ella, rozando su clítoris una y otra vez, se rompió, gritando y rastrillando sus uñas en sus brazos mientras se corría. Gavin entonces se soltó, estremeciéndose cuando él llegó a su clímax, elevando su cuerpo sobre el de ella mientras se vaciaba en ella. Se dejó caer encima y presionó besos en la mejilla y el cuello. "Me estás matando, Liz" dijo. Le acarició la espalda y los brazos, alisando los puntos donde había clavó las uñas en él. "Espero que no. Te necesito en el torno a por lo menos durante unos cuantos años más" Se rió y rodó a su lado, tirando de ella contra él. “Todo este sexo. No estoy seguro de que esté listo para esto"


"Oh, Tú estás listo para esto. Sé tú nivel de resistencia" "Lo bueno es que me alimentas con vitaminas" Ella se acercó más. "Lo bueno, ¿eh?"


CAPÍTULO 9 El cielo estaba gris y siniestro el día de la boda de Jenna y Ty, durante todo el día la amenaza de nieve colgaba pesada en el aire. Liz estaba segura de que en cualquier momento iban a ver copos gruesas cayendo desde el cielo. Pero hasta ahora no habían pasado. Liz iba a mantener sus dedos cruzados. Cuando llegaron a la iglesia, todo lo que podía ver eran las nubes. Ya era bastante malo que se estuviera muriendo de frío en este vestido sin mangas. Ella esperaba que la calefacción en la iglesia estuviera funcionando bien. "Nos vemos en la parte delantera de la iglesia" dijo Gavin mientras le daba un beso de despedida. "Al igual que la última vez" Ella le sonrió, le palmeó el pecho, y caminaron en direcciones opuestas. Se dirigió a la suite nupcial, donde la madre de Jenna y Tara estaban atando la parte posterior del vestido de Jenna. Jenna se veía impresionante en su vestido crema de tafetán con un drapeado desde las caderas hasta el piso. Un arco se asentaba en su cadera derecha. Era exquisito y elegante y sus tatuajes le daban un aspecto hermoso. Liz estaba en la puerta y se tomó un momento para observar a Jenna mirándose en el espejo. La mirada de asombro en el rostro de Jenna no tenía precio. "Te ves preciosa, Jenna" dijo Liz cuando entró en la habitación. Jenna le dio una sonrisa serena. "Es un poco difícil de creer que esto esté pasando. Yo, en un vestido de novia. ¿Quién habría pensado que el día iba a llegar?" "Yo" dijo la madre de Jenna, con lágrimas en los ojos. "Y yo" dijo Tara, secándose los ojos con un pañuelo de papel. "No llores, mamá. Tuve que sentarse en una silla durante horas esta tarde para conseguir mi maquillaje. No quiero volver a hacerlo". "Todas ustedes pueden parar con el lloriqueo. Todas tuvimos que sentarnos para tener el maquillaje", dijo Alicia. "las chicas sureñas nunca lloran", agregó Savannah, moqueando. "Todas lucen magníficas" dijo Liz, alisándose el vestido. "Y nadie está autorizado a llorar. Excepto tal vez Jenna y su madre, pero no hasta la ceremonia" "Todas se ven tan hermosa" dijo la madre de Ty. "Y sobre todo, Jenna. Mi hijo es un hombre muy afortunado" Jenna extendió la mano para apretar la mano de Louise. "Gracias mamá"


"Deberíamos estar comenzando dentro de poco" Savannah tomó su teléfono fuera de su estuche. "Todo lo que necesitamos ahora son las flores" "Están aquí," dijo Tara, comprobando su teléfono. "Necesito conseguir la floristería para traerlos aquí. Ya vuelvo" Tara corrió en busca de la florista, quien entro con las flores más bellas que Liz había visto nunca, sin contar con las de su propia boda por supuesto. Rosas de color crema y lirios morados resaltando el ramo de Jenna y era un complemento perfecto para su vestido, y ya que el cortejo nupcial llevaba vestidos púrpura, tenía ramos crema. Hubo un golpe en la puerta. Tara respondió, y luego se volvió hacia ellos. "En cinco minutos. Debemos alinear" Jenna puso la mano sobre su estómago. "Nunca he estado tan nerviosa por nada en toda mi vida. Incluso cantando por primera vez no hizo que mi estómago se agitara... esto mucho". Su madre vino a lado de Jenna y puso su brazo alrededor de ella. "Amas a Tyler. Este es tu momento. Sé feliz y relájate" Jenna asintió. "Tienes razón. Yo estoy feliz. Y emocionada" Todos se detuvieron en el vestíbulo. El padre de Jenna estaba allí con una enorme sonrisa en su rostro. "Te ves hermosa, mi niña" Jenna parpadeó las lágrimas de nuevo. "Gracias Papá. Tu mismo te ves bastante guapo" "¿Estás segura de que no quieres hacer una carrera para él? He estado trabajando en ello. Podemos lanzarte por la puerta delantera y dentro de la limusina. Hoy hay un juego, podemos verlo en Riley´s" Jenna se rió. "Por muy tentador que suena en este momento, creo que estoy bien aquí, papá. Pero gracias por la oferta" La tomó de la mano y se la metió en el hueco de su brazo. "Está bien, entonces. Hagámoslo" Liz podría haber besado a Jimmy por ese poco de levedad. Era justo lo que necesitaba Jenna para relajarse. Todo el mundo se alineó en sus posiciones. Gavin entró y se dirigió a su madre por el pasillo, a continuación, la madre de Ty fue acompañada a su asiento. Y cuando la música empezó a sonar, Liz fue superada con mareos y náuseas y se apoyó en Savannah. "¿Qué pasa?" Preguntó Savannah, agarrando su brazo.


Ella tomó una respiración profunda, y luego lo dejó escapar. "Vestido apretado. Sin aire. Y probablemente demasiadas flores" “Toma respiraciones profundas" dijo Alicia. "Haciendo eso" "Puedo pedirles que paren" dijo Alicia, con una mirada de preocupación en su rostro. Liz les indicó que. "No, estoy bien. Dejemos que esto se mueva”. Las damas se movían por el pasillo y Liz trato de sofocar el mareo, Con los arreglos florales tan lejos de su cara como pudo. Lo último que necesitaba Jenna era a Liz plantada de cara en el pasillo cuando caminara hacia el altar en su boda. Cuando fue el turno de Liz, que respiraba tan normalmente como podía, sonrió, y se concentró en la cara de Gavin. Él le devolvió la sonrisa, y ella hizo todo el camino hasta el altar, aunque sentía gotas de sudor rodando por su espalda. Estupendo. Simplemente genial. Probablemente fuera la gripe o algo así. Hablando de mala suerte. Pero ella se centró en Jenna que estaba en el pasillo con el padre de Gavin, y en lo hermosa que se veía. Ella conseguiría atravesar esto. E iba a estar bien. Nada iba a arruinar el día de la boda de Jenna y Ty.

**** Gavin no podía creer que era su hermana pequeña la que estaba en el pasillo, tan bella, tan mayor. Su garganta se hinchó de emoción al ver a su padre dándosela a Tyler, escuchó a los dos hacer votos para velar uno por el otro, para cuidarse unos a otros en tiempos difíciles y en los buenos tiempos, y la promesa de amor eterno. No era un tipo emocional, No era del tipo de conseguir nudo en la garganta por estas cosas, pero esta era su hermana, de la que se había burlado sin piedad cuando eran niños. Le había tomado del pelo y se rió cuando ella corrió hacia a mamá a contarle al respecto. Pero también la había recogido y llevó a casa cuando se había caído del columpio y se rompió el brazo. Ella podría haber sido su blanco de bromas, pero también había sido su responsabilidad de cuidar. Ahora ella no era su responsabilidad más. Ella era de Tyler. Era un adulto y se iba a casar. Había tenido que pasar la antorcha a otro hombre que se ocuparía de ella cuando estaba herida, que calmara sus miedos, se burlara de ella y reír con ella. Se dio cuenta de que tenía lágrimas en los ojos. Rápidamente se deshizo de ellas, a continuación, miró a Mick, cuyos ojos también se llenaron de lágrimas. Mick torcido una sonrisa y asintió con la cabeza, y sabía que Mick sintió las mismas cosas que él.


Y bueno, tal vez estaba siendo hoy el día en que Jenna se casó, y sabía que Ty era un buen chico y siempre cuidaría de ella, pero él y Mick siempre estaría ahí para ella, no importara qué. Debido a que eran Rileys. Y nada volvería a separarlos. "Yo os declaro marido y mujer. Puede besar a la novia" Cuando se besaron Jenna y Ty, la iglesia estalló en aplausos, música sonando y la fiesta de bodas comenzó a descender desde el altar. Gavin se reunió con Liz, que parecía un poco pálida, pero sonrió mientras se ponía su brazo en el suyo. Ellos hicieron su parte para el fotógrafo, pero cuando llegaron a la parte de atrás de la iglesia, se volvió hacia ella. "¿Estás bien?" Ella echó la cabeza hacia un lado. "Estoy bien. ¿Por qué?" "Te ves pálida" "Eh. Tal vez necesito más rubor. Y yo aquí que pasé todo ese tiempo para conseguir mi maquillaje. Debería pedir un reembolso" Él rió. “En serio, ¿estás bien?" "Mi vestido es un poco apretado y yo creo que tenían la calefacción un poco alta en la iglesia. ¿No estaba cálido allí?" "No que me diera cuenta. ¿Por qué? ¿Estabas teniendo sofocos?" "Más o menos" "Es difícil de creer teniendo en cuenta lo poco que llevas" Ella dio un golpecito en el brazo. “Estoy usando un montón" Luego ellos se separaron para saludar a los invitados a la salida. Luego tuvieron fotos en la iglesia. Gavin mantuvo su ojo en Liz, sin embargo, ella sonreía y parecía estar bien, pero todavía se veía pálida. Hubo una gripe de invierno dando vueltas, y lo último que necesitaba en ese momento era que enfermara. Tenían que acoger a la familia en la Navidad la próxima semana, y él sabía que estaba estresada por eso, además de la totalidad de cosas por intentar-a-conseguir quedar embarazada. Había tenido muchas cosas en la cabeza últimamente, y el no había estado ayudando al tratar de relajarla. Tendría que trabajar en eso. Después de las fotos, se dirigieron hacia el Hyatt para la recepción. Ya que nos habíamos registrado en el hotel a principios de la tarde, sus coches estaba aparcados allí y todos ellos tenían que tomar la limusina hasta el hotel. Ty y Jenna todavía tenían fotos con todos los parientes, ya que habían


llegado más en sus limusinas. Mientras tanto, la fiesta nupcial se terminó, por lo que se dirigió a la recepción. “Contento de hacer todas esas fotos. Era como estar en un juego. Sólo con un menor número de entrevistas. “Cole descorchando una botella de champán. "No fue tan malo", dijo Savannah. “Eso es porque eres hermosa y que debería hacerte una foto todos los días. " Cole la besó en la mejilla y le dio una copa. Comenzó a verter el champán en copas y entregarlos alrededor de la limusina. Mick entregó a Liz una copa, pero ella se lo pasó a Gavin. "¿No bebes?", Preguntó. "Estoy manteniendo mi propio ritmo. Va a ser una noche larga" “Y ella no quiere terminar demasiado pronto bailando desnuda en la mesa" dijo Gavin. Mick se echó a reír. "Voy a mantener mi teléfono con la cámara lista para eso" Tara le dio un codazo. "No lo harás. Y nadie va a estar bailando desnudo encima de la mesa" "¿Estás segura de eso?" Preguntó Savannah. "No se puede supervisar a cada uno de la lista de invitados" Tara suspiró. "Tan verdadero. Esperemos que nadie baile sobre las mesas esta noche" "No eres divertida" dijo Mick. "Mi cita es stripper" dijo el amigo de Ty Víctor. "Podría bailar desnuda en la mesa" Todos lo miraron. Víctor rió. "Solo bromeaba. Ella es maestra de jardín infantil". “le voy a decir a Felicia que la has llamado stripper" dijo Eddie. "Lo haces y te meteré el palo de hockey en el culo. Además, le diré a tu cita que estás viendo a otra camarera" Víctor y Eddie se miraron el uno al otro. Gavin resopló. "Me gusta mucho estos chicos" Iba a ser una noche interesante. **** El Hyatt estaba muy bien decorado. La iluminación se ha establecido perfectamente, las mesas eran elegantes, y las vistas del Arco de St. Louis eran impresionantes.


"A Jenna le va a encantar esto" le dijo Liz a Tara. "Has hecho un trabajo tan maravilloso al organizar todo" Tara sonrió. "Gracias. Espero que esté contenta con esto" Ellos encontraron su lugar en la mesa principal y tomaron sus asientos. Liz estaba feliz de sentarse. Ella dejó escapar un suspiro y trató de calmar las náuseas que absolutamente no había desaparecido aún. "¿Quieres algo de beber?", Preguntó Gavin. Su salvador. "¿Qué tal una club soda?" Él frunció el ceño. "¿Todavía no te sientes bien?" "Hay una gripe que está pasando alrededor. Estoy esperando como el infierno que no la haya cogido. Este no podría ser un peor momento" Le frotó la espalda. "Voy a conseguirte agua mineral con gas" No iba a arruinar el día de la boda de Jenna por estar enferma. Afortunadamente, su parte principalmente ya estaba realizada, con una apariencia razonable, pero ella no quiere perderse el día especial de Jenna y Ty. Gavin le trajo agua mineral con gas y tomó un sorbo. "Gracias. Esto ayudará" "Si no te siente bien te puedo llevar a la habitación" Ella puso su mano sobre la suya. "Creo que lo voy a superar, pero gracias. Estoy segura de que la emoción de la noche va a suprimir mi dolor de estómago. Además, tienes que bailar conmigo" "Puedo manejar eso" Las multitudes eran abundantes, y los fotógrafos habían llegado. Eso significaba que Ty y Jenna no estaban demasiado lejos detrás de ellos. Cuando vio a sus padres llegar y tomar sus asientos, se puso de pie, agarrando la mano de Gavin. Pronto el Dj anunció la llegada del señor y la señora Tyler Anderson. Un nudo en la garganta de Liz se formo con el pensamiento de que ellos estaban casados, contuvo las lágrimas mientras entraban en el salón de baile entre aplausos de los invitados. Ellos hacen una hermosa pareja. Liz no podría estar más feliz por su amiga. Y cuando Jenna y Ty tomaron la pista para su primer baile, Gavin envolvió su brazo alrededor de su cintura mientras veían como Jenna y Ty se balanceaban con una hermosa canción de amor. Sólo viendo como se veían el uno al otro, era evidente lo mucho que se amaban. Liz inclinó la cabeza hacia atrás y sonrió a Gavin. "Te amo" "Yo también te amo"


Su corazón se hinchó y se sentía la mujer más afortunada del mundo esta noche. A pesar de que no era el día de su boda, se sentía como reafirmado su amor por Gavin. Gavin le cogió la mano cuando invitaron a los presentes a tomar la pista para la siguiente canción. Ahora ella estaba rodeada de amigos y familiares, y ni se dio cuenta que el fotógrafo estaba rondando cerca, porque ella sólo tenía ojos para su marido. Sus dedos viajaron por su espalda. "Te ves hermosa esta noche" "Tú también. Tengo una debilidad por un hombre en un esmoquin" "¿Un hombre?" "Oh, por supuesto. Va a hacer cualquier hombre al azar en un traje, el que me llama mi atención. Tu sabe lo fácil que soy" La tiró hacia sí y le dijo al oído. "Te debería azotar por eso" Ella rió. "Promesas, promesas" Después del baile, todo el mundo estaba sentado y cenando, lo que le dio Liz una pausa, pero desde que sus mareos y náuseas parecían haber desaparecido, ella decidió seguir adelante y comer. Gavin miró a su plato, luego a ella. "¿Segura que estás para esto?" "Segura. La verdad es que creo que la iglesia estaba calurosa, y este vestido se ajusta a la piel. Pon esos dos juntos, además de toda la tensión con la boda y la Navidad de la próxima semana, y eso es lo que llegó a mí. Me siento mucho mejor ahora" Se inclinó y la besó en la mejilla. "Bueno. Odiaba la idea de que te enfermaras" Ella estaba feliz por eso también. Empezó a comer su comida, tomando cada bocado lentamente, midiendo la reacción de su cuerpo. "Estas ciertamente saboreando cada bocado" Tara se dio cuenta después de que Gavin se fuera para ir a tomar una cerveza. Liz sonrió. "la comida es fantástica" "También creo lo mismo" "Okay, así que ¿qué te parece hasta ahora?" Jenna se detuvo una de las sillas vacías. Liz le apretó la mano. "Lo primero, que me hiciste llorar durante la ceremonia de hoy, perra. En segundo lugar, Eres una hermosa novia. Y en tercer lugar, esta comida esta para morirse" "Todo lo que Liz acaba de decir" Tara añadió con una inclinación de cabeza. Jenna sonrió. "Gracias. ¿Has visto mi labio temblando cuando estaba diciendo mis votos a Ty? Oh, Dios mío, pensé que iba a perderme por completo y terminar llorando"


"Yo podría haberme dado de cuenta" dijo Tara. "¿Por qué cree que terminé llorando? No creo que me llenara tanto de lágrimas durante mi propia boda" "Aww, Liz, estás llegando a ser tan cursi y sentimental", bromeó Jenna. "Púdrete. No lo soy. Soy una perra sin corazón" Tara le palmeó la espalda. "Seguro que lo eres" Ella la miró "Te odio tanto en este momento" "No es pecado ser un malvavisco, ya sabes. Especialmente alrededor de la gente que amas" Liz lanzó una mirada en Tara. "Bien. Pero en mi vida profesional, voy a continuar siendo fría, calculadora y despiadada" "Por supuesto que sí " dijo Jenna con un gesto firme. "No esperamos menos de ti" "Ahora que la boda ha terminado, sé que tu y Ty está mirando hacia adelante para la luna de miel. Lo malo es que tienen que esperar hasta después que la temporada de hockey haya terminado" dijo Tara. Jenna se encogió de hombros. "Sabíamos cuando fijamos la fecha en que la temporada de hockey estaría en plena marcha. Estamos bien con la espera. Y de esta manera podemos disfrutar de dos semanas en Tahití después de la temporada de hielo se haya acabado" "Te va a encantar allí", dijo Liz. "Y es una luna de miel que vale la pena esperar" Jenna sonrió. "Creo que si" Tara agarró el brazo de Liz. "Miren eso" Liz siguió la mirada de Tara a la pista de baile, donde Nathan y Sonja estaban bailando. Se veían precioso juntos, con Nathan viéndose demasiado adulto en su traje y Sonja absolutamente hermosa en un vestido de cóctel de color cobre- ahumado- caliente. Y que sólo tenían ojos el uno para el otro. "Awww, amor joven. Es tan adorable" dijo Jenna. Tara le lanzó una mirada. "¿Cree que están enamorados?" "Creo que están calientes el uno por el otro. Una mirada a ellos y se puede ver" Tara se mordió el labio inferior. "Por un lado, estoy feliz por él. Me gusta Sonja. Es inteligente y sensata y creo que lo va a mantener en sus dedos de los pies" “Por otra parte, no quieres que se haga daño. O que pierda su enfoque", dijo Liz. Tara asintió.


"Te das cuenta de que no lo puedes proteger contra todo" Jenna tomó la mano de Tara. "Él va a crecer. Él va a salir lastimado" "Lo sé. No soy una de esas madres ceñidas que quiere aferrarse a sus bebés para siempre. Él tiene que salir y hacer su propio camino en el mundo" "Esa es una buena perspectiva" dijo Jenna. "Pero aún así, quieres lo mejor para él" "Ellos se ven bien juntos, ¿verdad?", Preguntó Liz "Y tal vez ella es lo mejor para él en este momento. Ella parece tener todas las prioridades correctas" "Eso espero" Tara observó a su hijo en la pista de baile. Liz se volvió hacia Tara. "Tuve una buena conversación con Sonja en su casa. Me parecía que tenía la cabeza bien puesta. Creo que realmente le gusta Nathan, pero pone en primer lugar la escuela" Tara tomó una respiración profunda. "Eso es lo que Nathan me ha hablado. Pero ya sabes cómo son esas hormonas" "No van a meter la pata, Tara. Yo sé que no lo harán" Tara asintió a Liz. "Yo espero que tengas razón en eso. Y al final, él es un adulto ahora. Tiene que tomar sus decisiones y vivir con ellas, ¿verdad?" Liz se rió. "Tan verdadero. Al igual que todos lo hicimos cuando teníamos esa edad" "Señor, no me lo recuerdes" dijo Tara. "Con suerte que haya escuchado a Mick y a mí, y no va a repetir nuestros errores" "Él está bien, Tara. Es impresionante, de hecho. Ahora déjalo salir y convertirse en el de adultos increíble que sabes que va a ser" dijo Jenna con una gran sonrisa. Los ojos de Tara se llenaron de lágrimas. "¿Qué haría yo sin ustedes dos?" "Te pierdes, mujer" dijo Liz. "Totalmente perdida" Tara se echó a reír, y luego las abrazó a las dos. La noche transcurrió en un torbellino de fotos y baile y una gran cantidad de multitudes. Al menos las náuseas de Liz habían desaparecido, aparentemente para siempre. Bailó con su suegro y sus cuñados, así como con varios compañeros de equipo de Ty. Tenía los pies doloridos, estaba cansada y sudorosa, y oh, Dios mío, si no salía de este vestido pronto, estaba segura de que iba a tener comprimido algunos órganos internos. Se dirigió hacia la mesa sólo para tomarse un respiro y disfrutar de su vaso de agua. Este maldito vestido le había encajado hace sólo dos semanas durante la prueba final. Ella tuvo que haber reducir la comida y tal vez hacer un poco más de ejercicio. Malditos días de fiesta. Y cenas en la casa de su suegra. Últimamente estaba disfrutando profundizar en la pasta un poco demasiado, y ahora estaba pagando el precio.


Ella quería sentarse y quitarse sus zapatos debajo de la mesa, y tal vez sólo cerrar los ojos por un segundo. Se preguntó dónde estaría Gavin, pero no podía encontrarlo a través del mar de cuerpos en la pista de baile. Estaría probablemente en algún lugar con los chicos, sin duda, hablando de deportes. No habían tenido relaciones sexuales hoy. Y necesitaban tener relaciones sexuales para tener alguna posibilidad de hacer un bebé, era importante que siguieran la rutina diaria del sexo. Y sí, ella era consciente de que no ovulaba los treinta días del mes, pero su ciclo se arruino últimamente, y el mejor momento para tener relaciones sexuales era. . . todo el tiempo. Ella sonrió ante la idea. No hay nada malo con la práctica, ¿estaban allí? Ciertamente habían hecho mucho de eso, y no tenía ninguna queja. Ella sabía que Gavin tampoco. Sólo la idea de tocarlo, besarlo, le tenía los pechos hinchazón en contra de su oh mi-Dios-estevestido-e-demasiado apretado corpiño. Ahora todo lo que tenía que hacer era encontrar Gavin, y hacer una sugerencia sutil. . . **** Gavin se reunió con los chicos en la barra, golpeando el fondo a otra cerveza y escuchando a Cole y Mick hablar de los juegos de mañana. Estaba atrapado en medio de ellos quejándose sobre que linieros no cubren jugadas y las próximas negociaciones. Pero su mirada estaba en su esposa, que se apoyó en la mesa y tomó un sorbo de agua mientras observaba a la pista de baile. Liz parecía cansada. Él debía llevarla al piso de arriba. Sabía que objetaría, que estaba decidida a quedarse hasta que cada huésped había salido de la sala de baile. A pesar de que no sabía por qué. Este partido podría continuar durante un tiempo. Se apartó de la barra y se dirigió hacia ella, eludiendo la pista de baile que estaba en la parte posterior de las mesas. Ella no lo había visto, a pesar de que lo estaba buscando, su cuello se extiende cuando se levantó de puntillas para escanear la habitación, lo que le dio una gran vista de sus piernas fantásticas. Ella lo vio cuando se coloco a su izquierda y le dio una media sonrisa. "Ahí estas. ¿Estabas en el bar?" Él puso su cerveza sobre la mesa y la tiró hacia sí. "lo estaba. Escuchando charlar a Mick y Cole de fútbol" Ella apoyó la palma de la mano sobre el pecho. "Que. . . fascinante” "No lo puedes imaginar. ¿Cómo te sientes?" "Perfecta. ¿Y tú?" "Inquieto. ¿Quieres bailar?"


Ella sacudió su cabeza. "En realidad estaba pensando que podríamos ir a algún lugar" –miró alrededor- "Iba a decir privado, pero yo no creo que haya ningún lugar apartado en este salón" "No lo parece. Recoge tu bolso y ven conmigo. "La tomó de la mano y la condujo fuera de la sala de baile hacia los ascensores. Subieron hasta su piso. "Es un poco temprano para irnos" Él le dio una sonrisa. "Sólo un breve descanso" Introdujo la llave y abrió la puerta de su suite. Liz puso la bolsa sobre la mesa, se acercó al sofá y se sentó. Gavin fue a la barra y sacó una botella de agua con gas. "Me lees la mente" Él abrió la botella y vertió en un vaso que había llenado con hielo y se lo llevó a ella, se coloco de rodillas delante de ella mientras le entregaba el vaso. "Esto parece prometedor" dijo mientras aceptó la copa y tomó un sorbo. Gavin le levantó los pies y le quitó los zapatos. "Una vez más, no sé por qué te torturas usando estos tacones" Liz resistió el impulso de gemir. Se sentía tan bien tener esas cosas. "Fue parte del uniforme. Todas las mujeres los usan en la actualidad" "Los usas todos los días" "Y te gustan mis piernas cuando lo hago" Coloco los zapatos a un lado y empezó a masajear las puntas de sus pies. Esta vez ella no pudo evitar gemir. "Me gustarían tus piernas aunque caminaras con zapatillas de conejo" Ella se rió de eso. "Lo harías. Pero no hay una oportunidad en el infierno para zapatillas de conejo en mi futuro. O en mi armario de zapatos" "Algún día vas a estar enorme y embarazada y entonces, ¿qué vas a hacer? Vas a tambalearte sobre esas cosas" Hizo un gesto con la cabeza hacia sus tacones de cuatro y media pulgadas. Ella no pudo evitar poner su mano sobre su estómago y hacer un muy ferviente deseo de que ese día llegaría. "Voy a usar unas muy elegantes sandalias. Pero no las zapatillas de conejito" Gavin levantó la pierna y le dio un beso a su tobillo. "Este pie se vería lindo en zapatillas" "Sólo si son las atractivas del gatito de tacón" "Tu, mi muy deliciosa esposa, tienes un fetiche" "Tú también, "mi piernas-obsesionado marido"


Aliso su mano sobre sus pantorrillas. "¿Eso crees?" "Lo sé" "Tengo un fetiche por ti y tu cuerpo atractivo" alisó su mano sobre su vestido, arrastrándola hacia arriba sobre sus muslos. "Y tengo una obsesión acerca de tu olor" Cuando él la besó en la cara interna del muslo, se quedó sin aliento, incapaz de ayudar a los sonidos que escapó de su garganta, cuando arrastró su ropa interior por sus piernas. Su vestido era oh-tanapretado con lo que apenas podía respirar en el, por lo rápido, de adentro-afuera las bragas, los besos suaves y rápidos de Gavin a lo largo de la cara interna del muslo, solamente causó que le fuera cada vez más difícil coger una respiración. Pero ella haría cualquier sacrificio si él sólo moviera más cerca su lengua. Y cuando él deslizó su trasero hasta el borde del sofá y puso su boca en su clítoris, ella dejó escapar un gemido de dulce satisfacción. "Oh, Gavin, sí. Allí mismo". Él todavía estaba completamente vestido, y se veía tan increíblemente sexy en su traje con la cabeza enterrada entre sus piernas, con la boca haciendo cosas deliciosas a su coño. Se agarró al borde del sofá y se levantó, dándole acceso, abriendo las piernas más amplias para que pudiera deslizar su lengua a lo largo de sus pliegues. Capturó el clítoris entre los labios y lo chupó, y estaba perdida, rompiendo en un clímax salvaje que la dejó temblando. Entonces él estaba por encima de ella, besándola con un beso profundo, conmovedor. La levantó y la llevó al dormitorio, con la mano en la cremallera de su vestido mientras se abrían camino en la oscuridad de la habitación. Ellos no necesitan luces encendidas, apenas el tacto de sus manos el uno del otro cuando Gavin tiró de la cremallera hacia abajo. Ella dio un suspiro de alivio cuando se quitó el vestido ajustado y la puso sobre la silla. Se dio la vuelta y le desabrochó la corbata mientras él se quitaba la chaqueta y se puso a trabajar en los gemelos. "Demasiadas partes en este esmoquin" susurró ella, su cuerpo vibrante a la espera de su contacto. Una vez que se deshicieron de sus botones, extendió sus manos sobre la extensión caliente de su pecho. "Me gusta que me toques" dijo, rodeándola para alcanzar a desabrochar su sujetador y retirarlo. Ella resistió el impulso de gemir de alivio cuando sus pechos se derramaron. Estar desnuda era una maravilla después de sentirte restringida durante todo el día. Ella se trasladó hacia Gavin y frotó sus pechos sobre su pecho. "Estoy tratando de conseguir quitarme mis pantalones aquí, y me estás distrayendo," se quejó. Ella rió. "Bueno apúrate"


Lo abrió y se bajó los pantalones, y luego la levantó en sus brazos. "Eres impaciente" "Solo un poco" La llevó a la cama y echó hacia atrás la cubierta, depositándola en el medio de la cama antes de llegar a su lado. "¿Está bien?" Se dio la vuelta para enfrentarse a él. "Sí. He estado esperando para conseguirte para mi sola toda la noche" Él le enmarcó la cara con las manos. "Ahora estamos solos. Y yo soy todo tuyo" Ella se agachó y agarró su pene en la mano, acariciándolo. "Todo Tu, ¿eh?" Ella levantó su pierna sobre su cadera y coloca la punta de su pene en la entrada de su vagina. Él empujó y entró en ella, pero no totalmente. "Gavin" advirtió. Él le regaló esa sonrisa diabólicamente malvada esa que nunca dejaba de hacerla temblar. "¿Algo que quieras?" "Sí. Tu polla" "Me encanta cuando te pones exigente. Tómalo" Ella se lanzó hacia delante y se sentó en su pene. Gavin agarró su cadera y la apretó mientras se movía contra él, pero luego se hizo cargo, empujando muy lentamente, torturándola con sus movimientos que nunca dejaban de hacerla humedecerse, o hacer que se le encogiera el coño alrededor de su pene. "Oh Nena. . . lo que me haces", le dijo, empujando de nuevo mientras apartaba el pelo de su cara para poder besarla. Liz se perdió en el beso de Gavin, en su forma de moverse dentro de ella, su cuerpo contra el suyo moliendo y haciendo su camino derecho a la cima. Y cuando él la puso de espaldas, profundizando la presión, ella envolvió sus piernas alrededor de él apretándolo para retenerlo donde ella lo necesitaba. "Sí, no" susurró, acariciando con sus manos los hombros, apretándole en sus brazos cuando sintió que su orgasmo se acerca. "Eso es, nena", dijo, profundizando más y acelero sus estocadas. La conocía tan bien, como a su cuerpo, así que reconocía que cuando ella se apretaba alrededor de él era que estaba cerca del borde. El sabía qué hacer para hacerla caer. Disminuyó la velocidad, y rodó contra ella, meciendo su cuerpo contra su clítoris. "Oh, sí, ya voy" Ella se arqueó contra él y se hizo añicos.


Gavin deslizó su mano por debajo de su trasero, agarrándola con fuerza mientras las ondas de su clímax los electrificaban. Y cuando él se estremeció contra ella y gimió, sólo sirvió para prolongar su propio orgasmo. Cuando pudo respirar de nuevo, se dio cuenta de que estaban pegajosos. "Soy un desastre" dijo, deslizando sus dedos sobre su espalda. "Voy a necesitar una ducha antes de ir a la planta baja" Se dio la vuelta y tiró de ella a su lado. "O. . . podríamos quedarnos aquí" Ella ponderó el pensamiento. "¿No crees que nos extrañarían?" "Creo que van a estar muy bien sin nosotros" Era una idea tentadora. Estaba agotada, y la idea de entrar de nuevo en ese vestido ajustado le daba ganas de llorar. "Tal vez podamos simplemente descansar aquí por unos pocos minutos. Luego, nos aseamos y volvemos a bajar" "Seguro nena. Lo que quieras hacer" No paso ni cinco minutos antes de que ella estuviese inconsciente.


CAPITULO 10 Gavin tomó una respiración profunda y contó hasta diez. De nuevo. Era la víspera de Navidad, y mañana, tendrían a toda la familia. Lo que significaba que en los últimos días su esposa había ido perdiendo su maldita mente. No veía la gran cosa. El personal de limpieza ya había estado aquí, así que la casa se veía bien. Tenían toda la comida y bebida que pudieran necesitar, ya que Gavin había ido a la tienda de comestibles por lo menos veinticinco veces en los últimos cuatro días. Está bien, eso podría ser una exageración, pero parecía que cada vez que veía a Liz, ella le entregaba una lista de la compras. Había comenzado a esconderse de ella. Como ahora. Actualmente en la sala de televisión del sótano tratando de ver los deportes, y se encogió cuando oyó sus tacones bajando las escaleras de madera. "¿Gavin? ¿Estás aquí?" Por un segundo, en realidad pensó no decir nada. Tal vez podría pensar que había salido de casa. Pero finalmente lo resolvería cuando viera su camioneta en el garaje. "Si nena. Estoy aquí" "Oh Dios. Necesito que vaya a la tienda por mí" Mierda. Se apartó de la silla y se levantó, luego dio la vuelta hacia las escaleras para verla allí de pie. "¿En serio? No posees ya todo lo que el supermercado tiene. ¿Qué podrías necesitar ahora?" Lanzándole una mirada, ella agitó una lista. "Tú sólo no tienes ni idea de las cosas que todavía necesito. ¿Te importaría?" Si él dijera que sí, sabía que estaría en un infierno de pésima Navidad. "Por supuesto. No hay problema. Sólo déjame agarrar mi abrigo y mis llaves" "Estupendo. Gracias" Se dirigió hacia las escaleras, tomando la lista en su camino. Cuando llegó a su camioneta, miró la lista y maldijo mentalmente. ¿Queso Gruyere? ¿Qué demonios era eso? arándanos frescos. Estaba seguro de que acababa de comprarlos ayer. De hecho, él estaba seguro de que lo había hecho. Tenía que ir dentro y hacer una doble comprobación. Se bajó y entró, encontrando a Liz en la cocina. "No acabo de comprar arándanos ayer". Ella le dio una mirada como si fuera estúpido. "¿Sí?" "Así que. . . ¿necesitas más?" "Obviamente"


"¿Y qué demonios es un queso Gruyere?" "Sólo tienes que ir a la tienda. Melinda está de turno actualmente. Ella te ayudara" "Bien" "Oh. Y para en la tienda de licores y compra una botella más del Merlot australiano que a Savannah y Cole les gusta tanto" "Ya tenemos dos botellas de eso" Una vez más, ella le lanzó una de esas miradas. "¿Y tu punto es?" Cuenta hasta diez. Cuenta hasta diez. "Bueno. Voy a recoger otra botella" Necesitaba salir de la casa lejos de Liz antes de que uno de ellos lo perdiera totalmente. Y por el aspecto que le estaba dando en este punto su presión sanguínea, no estaba seguro de cuál de ellos iba a explotar en primer lugar. Estaba seguro de que su madre no tenía este problema cuando tuvo la Navidad. O tal vez lo hizo y él no era consciente de ello. Tomó su teléfono y marcó. Su madre respondió a al segundo repique. "Hola, Gavin" "Hola mamá. ¿Cómo te va?" "Muy bien. Estoy haciendo una tarta de crema de coco. Y ¿cómo va todo por ahí?" "Elizabeth está perdiendo su siempre amorosa mente" "De Verdad. ¿Qué está pasando?" Él le puso al corriente de la locura de Liz en los últimos días, incluyendo a su actual viaje a la tienda para comprar un poco de queso loco y los viajes de repetir para comprar cosas que ya había comprado. "Sé paciente con ella, Gavin. Esta es la primera vez que tiene a la familia a cargo y ella quiere que todo sea perfecto" "No te recuerdo estar estresada por tener a la familia todos estos años" "Bueno, no después de hacerlo durante treinta y tantos años. ¿Pero la primera vez que tuve la Navidad para tu padre y su familia? Me rompí y vomité la noche anterior. Tu pobre padre tenía que darme whisky en el día de Navidad sólo para calmarme" No podía imaginarlo, su madre nunca se perturbaba ni tenía miedo a nada. "No lo hiciste"


"Si lo hice. Me imagino que lo que está molestando a Liz son sólo los nervios. Ella quiere satisfacer todos los gustos, y por desgracia, es imposible de hacer. Voy a terminar este pastel y luego pasare por allá y ver si hay algo que pueda hacer para ayudarla, siempre y cuando no te importe" "No me molesta en absoluto, y creo que puedes hacer mucho para aliviar su mente. Gracias mamá" "De nada" Después de colgar, se fue a la tienda, se llevó los arándanos y los condenados queso que no podía pronunciar. Luego se detuvo en la tienda de licores para comprar, otro par de botellas de ese vino, que sin duda, tendrían a la mano hasta el final de los tiempos. Cuando llegó a casa, Liz estaba inclinada sobre su ordenador portátil en el mostrador de la cocina estudiando algo en un libro de cocina en línea. Guardo el vino junto con el queso y arándanos. Su primer pensamiento fue a esconderse en el sótano de nuevo, pero en cambio, se acercó y le dio un beso en la mejilla. Ella levantó la cabeza y frunció el ceño. "¿Y eso porque?" "Por tener a la familia mañana. Sé que esto no es fácil para ti y vas a tener un montón de problemas para hacerlo" "Gavin, me encanta tu familia. Ellos han sido mi familia durante más tiempo del que tú y yo hemos estado juntos. Ya sabes lo mucho que he estado queriendo hacer esto" "Lo sé. Pero no quiero que estés estresada al respecto" Ella rió. "No hay mucho que puedas hacer al respecto. Es una gran cosa para mí y quiero que todo sea perfecto" Estaba a punto de decirle que estaba sobrevalorada la perfección, a pesar de que probablemente no lo habría escuchado de todos modos, cuando sonó el timbre. Liz parecía que estaba a punto de tener un ataque de pánico. "Oh, mierda. ¿Quién podría estar aquí?" "No tengo ni idea, pero relájate. Sea quien sea, me desharé de ellos" "Gracias. Tengo que hacer este plato" Se dirigió a la puerta y la abrió. "Hola cariño" "Hola, mamá." Abrazó y besó a su madre, y le susurró. "no le dije a Liz que te he llamado" Ella le palmeó el hombro. "No te preocupe" Siguió a su madre en la cocina. Cuando Liz alzó la vista, se le registro una combinación de shock y pavor. Pero entonces ella consiguió esbozar una sonrisa. "Oh. Mamá. Hola"


"Hola, Liz. Pensé que tal vez podrías necesitar un poco de ayuda" La mirada de Liz pasó de su madre a él. Y leyó el pánico allí "Eso suena como una gran idea, mamá", dijo. "Aunque creo que Liz está haciendo un trabajo fantástico" "Por supuesto que lo está, pero siempre estoy agradecida por manos extras cuando estoy tratando de hacer todo" Gracias a Dios por su madre. "Si no me necesitan, voy a seguir mi camino" "Esa es una muy buena idea, hijo. Te llamaremos si te necesitamos" **** Liz no sabía si quería agarrarse a Gavin como a un salvavidas o darle una patada en el culo mientras bajaba por las escaleras del sótano. Apostaría cualquier cosa a que él llamó a su madre y le dijo que ella estaba perdiendo la cabeza. La cual lo estaba. "¿Cómo vas por aquí?" "Oh. . . Bien. Tengo el pavo limpio y listo para entrar en el horno mañana por la mañana. Los acompañamientos están planeados y a la mano. Algunos los estoy preparando hoy, y los demás se harán mañana. Estoy trabajando en entremeses en este momento" "Hors d'ouevres?" "Sí. Estoy haciendo cócteles de camarones individuales, higos rellenos, una aceitunas con queso para untar, espinacas y alcachofa. "Ella hizo una pausa. "Sé que hay algo más. Déjame ir a agarrar mi menú" Mamá asintió. "UH Huh. Te das cuenta de que es sólo la familia, y que no está sirviendo la cena de Navidad para el Presidente de los Estados Unidos, ¿verdad?" Liz se rió y agitó la mano. "Por supuesto. Es sólo que hay tantos, y quiero asegurarme de que hay suficiente. De todos modos, aquí está mi lista si quieres echar un vistazo y dime si te parece que me falta algo" Liz se mordió el labio inferior mientras que la mamá de Gavin examinaba la lista. Cuando levantó la vista, Liz tomó nota de la mirada de preocupación en su rostro. "Oh mierda. Me he olvidado de algo, ¿verdad?"

Hors-d'œuvre (en francés: hors-d'œuvre, literalmente "aparte de la obra [principal]"), es un alimento servido antes de los platos principales de una comida, suelen ser por lo general más pequeños que los platos principales y con frecuencia se deben comer con la mano (o con un uso mínimo de los cubiertos).


"Sí. Se te ha olvidado que estamos simplemente los Rileys. Somos muy sencillos. ¿Alguna vez me has visto a mí servir a algo como lo que está en este menú?" "Bien. . . no. Pero pensé que apetecería un poco de lujo" "Y no hay nada malo en ello, siempre que tu no tengas una fusión nuclear completa tratando de hacerlo. Ya sabes, una vez que la familia comenzó a expandirse, decidí que las vacaciones serían más bien de traje, con todo el mundo trayendo un plato de acompañamiento. Y también cuento con la ayuda de Cara que se acerca a ayudarme con la cocción de los platos principales" "Correcto. Pero pensé…" "Que podías soportar hacer todo tu misma" "Sí" Kathleen tomó un asiento en la isla. "¿Y cómo está resultando eso para ti?" Liz exhalo y se apoyó en el mostrador. "Me siento como si estuviera a punto de caer. Estoy muy cansada, mamá" "Entonces, ¿por qué haces todo esto?" "No lo sé. Porque es mi primera vez, y quiero que todos sean felices" Su suegra se rió. "Cariño, no importa con lo que nos alimentes, todo el mundo va a estar feliz. Es Navidad, y todos estamos encantados de pasar el día junto a nuestros seres queridos. Podrías servir sándwiches de pavo y patatas fritas y estarían contentos" "No sé nada de esto, pero tal vez si he exagerado. . . . Un poco" Kathleen examinaba el desastre épico que estaba en las encimeras de Liz y ladeó la cabeza hacia un lado. "¿Un poco?" "Bueno. . . mucho. Gavin te llamó y te dijo que me estaba volviendo loca, ¿verdad?" "Me niego a responder a esa pregunta con el argumento de que podrías enfadarte con él" Liz se rió. "No podría estar enfadada con él, ya que estoy tan feliz de que estés aquí" "He estado ofreciéndome para ayudarte desde hace semanas, y seguías diciendo que no" "Lo sé. Lo siento mucho. Yo quería ser la nuera perfecta y hacerlo todo por mí misma" Kathleen se bajó del taburete de la barra, llegó alrededor de la isla, y tiró de Liz en sus brazos. "Siempre has sido la nuera perfecta. Amas a mi hijo y él te ama. Es todo lo que alguna vez voy a pedir" Liz pestaño para contener las lágrimas. "Te quiero mamá" "Yo también te quiero"


Liz le dio un vistazo a su menú, luego a su suegra " Muy bien, así que ayúdame a salir de esto y dime como puedo reducirlo un poco y no estar corriendo de un rincón a otro mañana. **** Por la tarde, la madre de Gavin los dejado y había ayudado a Liz a terminar lo último de la preparación de la comida de mañana. Entonces él había lavado todos platos y limpiado la cocina. Después había salido a recoger una pizza, porque lo último que necesitaba era que su esposa cocinara la cena de esta noche o tener cualquier otra cosa en la cocina para limpiar. Se habían acurrucado en frente de la televisión para ver una película navideña. Liz estaba tumbada en el sofá, con la cabeza en su regazo. Después de que terminara la película, ella se volteó a mirar hacia él. "¿He mencionado hoy que eres mi héroe?" "Uh, no, no lo hiciste. ¿Qué te llevó a eso?" "Me trajiste una pizza. Si no vuelvo a ver la cocina de nuevo, será demasiado pronto" Frotó la mano a lo largo de su cadera. "Te dije que te ayudaría a cocinar todo. Ya sabes que no me importa estar en la cocina, y me gusta cocinar" "Yo sé que sí, pero esto es mío, y me ofrecí para hacerlo, por lo que voy a aguantar y hacerlo por mí misma" "Pero no tienes que hacerlo todo por ti misma nunca más. Tienes un socio para ayudarte. Por lo que debes dejarme estar allí para ti. Puedo echar un pavo en el horno y pelar y triturar patatas y hacer otra cosa que necesites que haga" Finalmente asintió. "Tienes razón. Creo que he mordido más de lo que puedo masticar, y necesito un poco de ayuda" "Voy a ser feliz de ser tu chacha mañana" Ella rió. "Voy a recordarte lo que has dicho" Empezaron a ver otra película, y Gavin continuo moviendo la mano por la cadera de Liz. Y le sobaba la pierna, lo que hizo poner dura a su polla. Infierno, en cualquier momento que la tocara, se ponía duro. "Tu erección es esta metiendo en mi cabeza" dijo, sin apartarse de la televisión. "¿Es que te molesta?" "Inmensamente" "Creo que se puede hacer algo al respecto" "¿Pude o no pude?" Ella se movió, usando su mano para frotar perezosamente su eje a través de sus pantalones vaqueros.


Gavin separó las piernas, no tenía prisa para llegar a la acción. Disfrutaba viendo a Liz tocarlo, aunque fuera a través de la mezclilla. No podía concentrarse en la película, sin embargo, tener su cabeza en su regazo le dio ideas definidas. "Si me libero, podrías poner tu boca sobre mí" Ella no respondió. De hecho, había dejado de tocarlo, también. "Está bien, ¿qué tal si lo hago primero?" Sin respuesta. "¿Liz?" Sus respiraciones se habían vuelto profundas y regulares, y cuando él se inclinó hacia adelante se dio cuenta de que se había quedado dormida. Él sonrió y sacudió su cabeza. Su pobre esposa agotada por fin había cedido y se desmayó. Le paso los dedos por el pelo. Siempre había amado su pelo. Un hermoso cabello rojo natural, el siempre se había encendido por ella, incluso cuando él había sido su cliente y ella su agente. Había sido un brillante inteligente-trasero con grandes piernas y él había admirado el infierno fuera de ella, tanto por su talento e inteligencia, así como por su belleza. Habían tenido un infierno de paseo salvaje reunirse. Ella le había cabreado y desafió el infierno fuera de él, haciendo todo en su poder para alejarlo. Pero él la había querido, y se había convertido en un maldito determinado en tenerla. Ahora no podía imaginar un día de su vida sin ella a su lado. Ella era su roca de fortaleza cuando las cosas se pusieron difíciles para él, siempre se podía contar para calmar las aguas turbulentas de su vida. Él la quería como él nunca pensó que podía amar a una mujer. Ella suspiró y se enroscó su cuerpo hacia arriba con más fuerza, como si tuviera frío. Agarro la manta de la parte posterior del sofá y la cubrió. Y mientras que ella podría proyectar un exterior duro, había una vulnerabilidad a ella que nunca dejaba de activar sus instintos de protectores. Haría cualquier cosa para darle todo lo que quisiera, incluido el bebé que estaba convencida de que él quería, cuando sabía muy bien que ella era la que quería uno con cada parte de su cuerpo. Él la miró y sujeto un rizo detrás de la oreja. Estaba pálida, y se preguntó si ella estaba todavía en secreto luchando que el virus de la gripe. O tal vez sólo estaba cansada. Ella había estado trabajando muy duro últimamente. Y a pesar de que ni siquiera eran las diez, no había manera en el infierno de que fuera a despertarla. Se instaló en contra del sofá y decidió que iba a ver la película, y luego llevaría a su esposa a la cama. Necesitaba el descanso, ya que mañana iba a ser un día largo.


CAPÍTULO 11 Algo empujó con fuerza contra el trasero de Liz. Ella parpadeó con los ojos abiertos, sonriendo mientras reconocía de inmediato lo que era. Recordaba vagamente a Gavin despertarla ayer por la noche mientras la llevaba a la cama. Había prácticamente caminado-dormida mientras se cepillaba los dientes y se quintaba la ropa antes de caer en la cama y volver a dormir. Ella, sin embargo, recuerda que antes de que se desmayara por completo, había estado frotando su pene, haciéndole promesas que su cuerpo desgastado, obviamente, había sido incapaz de mantener. Esta mañana, sin embargo, era harina de otro costal. Ella se retorció contra él. "¿Es este mi regalo de la mañana de navidad?" "Sí. ¿Te gusta eso?" "Mmm, me encanta" Sus pechos se estremecieron y su coño tembló mientras lo anticipaba deslizando su polla dentro de ella. Y cuando lo hizo, ella estaba mojada y lista para él, su cuerpo temblando con él dentro de ella. Hicieron el amor lentamente, Gavin suave y poco profundo. Y cuando llegó a tocar alrededor de su clítoris con los dedos, se arqueó en su mano, provocando una deliciosa coaxial respuesta de ella. La tensión en espiral con demasiada facilidad culminó con un abandonado grito, Gavin se vino al mismo tiempo. La abrazó, besando su hombro y acariciando su cadera mientras se acomodaban. "Feliz Navidad hermosa" dijo. "Feliz Navidad" Se levantó y rozo un beso en sus labios. "Voy a ir a tomar una ducha" "Está bien" Él agarró el control remoto y encendió el televisor. "Yo lo haré después de que hayas terminado" Ella entró en el baño y cerró la puerta, luego abrió la ducha. Estaba esperando a que el agua se calentara cuando un repentino estallido abrumador de náuseas la golpeó de la nada. Ella se sorprendió cuando vomitó, después se sostuvo del mostrador cuando se puso de pie, con sensación de debilidad, temblores, y completamente desconcertada. Se cepilló los dientes, se enjuagó la boca, y se metió en la ducha, lista para lanzarse en caso de que sucediera de nuevo. Pero se las arregló para hacerlo a través de su ducha sin incidentes. Cuando salió, se preguntó qué demonios había sucedido. Sin duda…. No. No puede ser, ¿verdad? Ella contó de nuevo las semanas. Ella había tenido un período. . . más o menos. Tal vez de un día, y se hizo la luz, no era propio de ella, pero ella se había imaginado que era


por el estrés. De prisa, moviendo sus dedos, ella se sumergió en el armario donde almacenaba pruebas de embarazo que guardaba a mano. Ella abrió el paquete, se pregunto si debía o no siquiera intentarlo. Si no era lo pensaba, terminaría con la peor Navidad. Pero debería conducirse a sí misma loca preguntándose, por lo que bien podría acabar de una vez. Ella hizo pis en el palo y ajusto el temporizador de su teléfono que había dejado en el mostrador del baño ayer por la noche, con la esperanza de que Gavin no quisiera andar sobre ella. Para estar más segura, cerró la puerta. De esta manera, sólo ella estaría decepcionada, y él nunca lo sabría. Fueron los más largo pocos minutos de su vida. Ella peino su pelo todavía con la agitación en sus extremidades, sin duda, un efecto secundario de su reciente enfermedad. Probablemente tenía la maldita gripe, y ella iba a patearse a sí misma por pensar lo contrario. El contador de tiempo se agotó. Miró a la vara, no queriendo darle la vuelta, el valor de un año de decepción un recordatorio de lo que era probable que sucediera. Sólo hazlo, Liz. No eres un cobarde, y vas a lidiar con ello, al igual como lo has estado tratando antes. Ella tomó una respiración profunda, y volvió el palo para verlo por encima. Embarazada. Santa. Mierda. "¡SANTA MIERDA!" "¿Liz? ¿Estás bien ahí dentro?" Se miró en el espejo y sonrió. Las náuseas y los mareos que había sentido la noche de la boda, su sensación del vestido demasiado apretado, y vomitar esta mañana. Todo tenía sentido ahora. Ella estaba embarazada. Gracias a Dios, que estaba embarazada. Ella agarró el palo y abrió la puerta del baño y corrió al dormitorio, y luego se lanzó sobre la cama. "¡Gavin estamos embarazados!" Se disparó sentándose en la cama. "¿Qué?" "¡Mira!" Ella le entregó el bastón. Lo miró, luego a ella, sus ojos muy abiertos. "Mierda" "Eso es lo que yo dije" Y luego sonrió. "Estamos embarazados, nena" Y ella le devolvió la sonrisa. "Lo sé" Él tiró de ella en su regazo y la besó, un beso largo, glorioso, un beso de estamos embarazados que curvó los dedos de los pies y causó que las lágrimas pincharan sus ojos.


Cuando se retiró, la miraba. "Nuestro bebé va a ver igual que tú" "O como tú" "Te amo, Elizabeth Riley" "Te amo demasiado, Gavin Riley" "Tenemos que conseguir pasar a través de la Navidad ahora" "Oh, mierda. Está bien. Ni siquiera me importa. Este es el mejor día de mi vida" Él rió. "Sí lo es" Ella salto de la cama. "Tengo que vestirme. Y tu tiene que tomar una ducha" Se levantó de la cama. "Está bien." Y luego se detuvo y se volvió hacia ella. "¿Cómo sabías que tenias que hacerte una prueba esta mañana?" "Vomite" Él sonrió. "Increíble" **** Fiel a su palabra, Gavin le ayudó con la preparación de la comida. Lo cual era bueno, porque oh, estaba enferma. Después de que su euforia inicial se desvaneció, las náuseas regresaron. Y estar rodeada de alimentos no ayudaba. A pesar de sus protestas, Gavin llamó a su madre y su tía en busca de ayuda. Él les dijo que Liz estaba resfriada y la última cosa que necesitaba era estar rodeado por los alimentos. Ambas se presentaron en una hora y Gavin, su madre y su tía, básicamente, se hicieron cargo de su cocina. En circunstancias normales, se habría opuesto con vehemencia, pero después de vomitar toda la mañana, ella estaba más que feliz de entregar su cocina a todos ellos mientras ella subía las escaleras para acostarse. Después de una siesta de dos horas se sintió mucho mejor, y cuando se levantó, la náusea había desaparecido. Ella bajó las escaleras e inhalo algunos maravillosos aromas que emanan de su cocina. "Huele tan bien aquí," dijo. Su Suegra le sonrió. "Oh, estás despierta. Y hay un poco de color en tus mejillas. ¿Cómo te sientes?" "Mucho mejor, gracias. ¿Dónde está Gavin?" "Está en mi casa recogiendo a su papá. No tiene sentido que tengamos dos coches" "Gracias a los dos por su ayuda. Lo siento yo no era capaz de manejar esto" "Es difícil cuando estás en tu primer trimestre. El olor de la comida es un disparador horrible" dijo la tía de Gavin.


Liz no sabía qué decir. "¿Gavin les dijo?" Kathleen rió. "Él no tuvo que hacerlo. Has estado pálida y con náuseas durante semanas" "Además, sólo con echarte un vistazo se te ve embarazada" dijo Cara. "¿Lo hago?" Kathleen asintió. "Definitivamente. Y felicitaciones, Dulzura" Liz se sentó en el bar. "Gracias. Acabamos de descubrirlo esta mañana. Al parecer yo no era tan experta en reconocer las señales" "Bueno, has tenido mucho en tu mente hasta hace poco, por lo que no me sorprende. Las mujeres somos las peores en la lectura de nuestros propios cuerpos a veces" Ella asintió con la cabeza a su Suegra. "Entonces, ¿qué tan avanzada estas?" Preguntó la tía de Gavin. "No estoy segura. Tuve un período el mes pasado, pero fue sólo un poco de sangrado en el mejor de los casos. Pensé que podría estar embarazada en ese momento, pero la prueba dio negativa" "Mejor ve a ver a tu médico. Es capaz de hacer un examen y decírtelo con seguridad" "Mi vestido de la boda estaba apretado. Y cuando me miré esta mañana, es como que hay esta ese pequeño vientre que no existía antes". Ella puso su mano sobre su estómago. "Pensé que estaba aumentando de peso. ¿Cómo podría no haberme dado cuenta de eso? " "Como he dicho, no somos buenas reconociendo las señales de nuestro propio cuerpo" dijo Kathleen. Cara asintió. "Pero ahora vas a notar todo. Al igual que la rapidez con que la ropa no te va a caber, y con las náuseas que vas a tener y cómo tus gustos en la comida van a cambiar" Liz conversó con Kathleen y Cara antes de que se pusieran a cocinar, estaba tan agradecido por su ayuda. Cuando Gavin volvió a casa con su padre, se instalaron en la sala de estar para ver deportes, pero Gavin intervino para ver si podía ayudar. "¿Cómo está la gripe?" Preguntó, envolviendo su brazo alrededor de ella para besarla en la mejilla. "Fuera el gato de la bolsa. Ellas lo saben" "Por favor" dijo su madre. "Dennos un poco de crédito, Gavin. Las dos hemos estado embarazadas" "Oh. Lo siento. Liz y yo no tuvimos la oportunidad de hablar acerca de a quién se lo íbamos a contar y cuando" "Entendido" Su madre vino alrededor de la isla y puso sus manos en sus mejillas. "Ni Cara ni yo vamos a decir una palabra hasta que Liz y tu estén listos para dar la noticia. Pero felicitaciones. Estoy tan emocionado de que voy a ser abuela otra vez"


Él sonrió. "Gracias mamá" Después de un tiempo, todo el mundo empezó a llegar. Liz no sabía por qué había trabajado en sí misma un desastre neurótico. Así como era en la casa de Gavin, todo el mundo era informal y relajado, y por supuesto, más que dispuestos a arrimar el hombro y ayudar en la cocina. Mientras que los chicos trabajaron en cortar el pavo, las mujeres exponen todas las guarniciones. La comida fue una verdadera fiesta, y Liz apenas podía comer un bocado de ella. "Dime que no estás a dieta el día de Navidad", dijo Jenna, mirando su plato casi intacto. "Apenas. Sabes que me encanta la comida" "Todo lo que haces es empujarla de un lado al otro" Gavin atravesó una de las rebanadas de pavo que no había comido. "Mi conjetura es que como ella misma relleno y preparando todo, ahora está demasiado llena para comer lo que hay en su plato" Ella podría haberlo besó. "No se supone que divulgues mis secretos" "Siempre es prorrogativo de un cocinero probar la comida antes de que se sirve" dijo su madre con un guiño. "Bueno, todo está fabuloso" dijo Savannah. "Gracias, Liz" "De nada. Kathleen y Cara ayudaron. Lo mismo hizo Gavin" "Ella miente. Hizo la mayor parte por sí misma" dijo Gavin. "Lo único que hice fue utilizar mis habilidades de experto de cortar el pavo" "Casi se corta un dedo con el cuchillo eléctrico" dijo Mick. "Gracias a Dios que estaba allí para salvarlo, o su carrera habría terminado" Gavin puso los ojos en blanco. "En tus sueños. Mis habilidades son legendarias" "Sí. En tu propia mente" Después de la cena, Kathleen declaró que los hombres eran los encargados de las sobras y poner a cargar el lavavajillas. A pesar de las quejas de muchos por perderse el partido, los chicos se dirigieron a la cocina para hacer sus deberes, mientras que las mujeres se acomodaron en la sala de estar. "¿Cómo te has estado sintiendo desde la boda?" Tara le preguntó. "Oh. . . Bien" "¿De Verdad? ¿Afectada a causa del virus de la gripe?" "No. Realmente no" Tara le dio una mirada. "¿Estás segura? Debido a que para mí todavía se te ve un poco pálida"


"En realidad, estas un poco pálida Liz" dijo Alicia. "Hay un montón de gente de baja por enfermedad en nuestro equipo de terapia con la gripe. Dios, ha sido horrible. He estado esperando ponerme yo misma enferma, no lo entiendo" "No, no tengo la gripe" "Por lo tanto, ¿qué tan avanzada estas?" Tara preguntó con una sonrisa de complicidad. "¿Disculpa?" "¿Estas embarazada? ¿Cómo es que no lo sé?" Jenna parecía ofendida. Y Liz sabía que nunca sería capaz de ocultar esto de las mujeres a las que tanto apreciaba. Ella les dio a todas una sonrisa. "En realidad, yo sólo me hice una prueba esta mañana, y dijo que estaba embarazada" "¿En serio? Eso es impresionante" dijo Alicia. "¡Felicitaciones!" Entonces se vio rodeada por todas en un abrazo. Ella no pudo evitar sonreír y reír y derramar algunas lágrimas. "Maldita sea, ya estoy toda llorosa y emocional, y saben que odio esa mierda" "Bueno, acostúmbrate a eso. Va empeorar antes de mejorar" dijo Tara. "Yo era un grifo de agua y un caso perdido emocional cuando estaba embarazada de Sam" "Voy a conseguir un apretón aquí muy pronto. No tengo la intención de dejar las hormonas obtener lo mejor de mí" Kathleen rió. "Buena suerte con eso, cariño. No creo que llegues a controlar tus hormonas durante el embarazo" Ella levantó la barbilla. "Me niego a dejar que mi cuerpo se haga cargo. Ya es bastante malo que estoy vomitando" "No es más que el primer trimestre" dijo Alicia. "Después de eso, de vuelta a la normalidad" No creía que nada volvería a ser normal otra vez. Su vida y la vida de Gavin, estaba a punto de cambiar para siempre. Sorprendentemente, y teniendo en cuenta que era finales de diciembre, el día había resultado muy bien. No hubo nieve y eso no pasaba desde los años cincuenta, por lo que los chicos salieron a tirar a la canasta. Después de eso, todo el mundo vino dentro a por el postre. El pastel de crema de coco de Kathleen fue un gran éxito. Liz había hecho pastel de nuez, que todo el mundo amaba, y Savannah había hecho una tarta de melocotón que era para morirse. A pesar de que no tenía hambre, Liz tenía que probar todo. "Y ahora estoy tan llena, Creo que voy a explotar" dijo.


"Piensa en lo maravilloso que va a ser no tener que pensar en tu estómago más" dijo Jenna. Liz se rió. "Tienes razón. Esa es la cosa más maravillosa de mi vida. "Se frotó el vientre. "Gracias bebé. Mi dieta ha terminado oficialmente por lo menos durante los próximos, no sé, siete meses más o menos" Todos ellos abrieron los regalos, y luego todos se fueron temprano en la noche, que le sentaba muy bien. Ella amaba a su familia pero para Gavin había sido un infierno de un día largo y estaba completamente agotado. Además, después de descubrir que estaba embarazada, quería un poco de tiempo a solas con su marido. Después de que dijeron adiós a lo último de la familia, ella y Gavin cerraron con llave la puerta. El deslizó el brazo alrededor de su cintura y tiró de ella, a continuación, rozó sus labios contra los suyos. Ella se fundió en él y se tomó el momento para respirar su aroma, y luego apoyó la cabeza contra su pecho. "Gracias" dijo ella, envolviendo sus brazos alrededor de él. "¿Por qué?" "Por amarme. Para casarte conmigo. Por darme un bebé" Él le alzó la barbilla con los dedos, obligándola a mirarlo a los ojos. "¿Qué tal si os doy las gracias? Yo te estaba viendo cuando te quedaste dormido en mi regazo anoche, pensando en lo mucho que mi vida ha cambiado desde que me enamoré de ti. Y lo mucho que quiero hacerte feliz" Sus ojos se llenaron de lágrimas. Gavin se las limpio de las mejillas y la besó de nuevo. "Tú has hecho todos mis sueños realidad" Él puso su mano sobre su vientre. "Esto es todo, nena. Tu y yo padres, ¿Piensas que podemos manejarlo?" "Sé que vas a hacer un padre maravilloso. ¿Ahora yo como una madre? Pobre niño" "No sé si alguna vez he conocido a nadie con una profunda capacidad de amar como tú. Nuestro hijo es muy afortunado de tenerte como madre" Todos esos años había luchado tan duro para llegar a ser tan exitosa como sus homólogos masculinos en el mundo del deporte. Había ganado esa batalla, pero nunca había pensado que tendría el hombre de sus sueños. Había cometido tantos errores en el camino, y casi había perdido a Gavin. Pero él había estado ahí para ella cuando ella más lo necesito, había visto en toda su mierda y la había deseado de todos modos. Ella estaría siempre agradecida con él por reventar a través de sus paredes y llegar a su corazón. Pasaron algún tiempo sentados juntos alrededor del árbol de Navidad, disfrutando de la tranquilidad de la casa y las luces parpadeantes.


"Ha sido un día perfecto", dijo Gavin. "Un Duro comienzo, sin embargo uno feliz" "¿Estás lista para la cama?" Preguntó. Ella asintió, y apagó las luces y empezó a subir las escaleras. "Tu está fuera del gancho ahora, ya sabes" dijo mientras que se metía en el dormitorio. Él frunció el ceño. "¿Eh?" "Bueno, ahora que estoy embarazada, no voy a estar teniendo relaciones sexuales contigo todos los días" "Así, ahora que me has utilizado por mis habilidades de hacer bebés, ¿me estás dejando a un lado como a un condón usado?" Ella rió. "Sí, fue bueno mientras duró, pero hemos terminado" La levantó y la dejó en la cama. "Buen intento, Elizabeth" Él se inclinó sobre ella y tiró de sus pantalones. "Pero no estoy ni lejos de haber terminado contigo" Lo alcanzo para tirarlo contra ella. "Y es por eso que Te amo Gavin." Porque sabía que no importara el tiempo que estuviesen juntos, cada vez iba a ser tan fresco, nuevo y emocionante como la primera vez. Y lo mejor estaba aún por llegar.

Play by Play #6.5  

Holiday Games Jaci burton

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you