Page 1

LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 1


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins Serie) Midnight Sins (2011)

AARRG GU UM MEEN NTTO O:: Tres hombres unidos por una tragedia que continúa aportando peligro y pasión a sus vidas y las mujeres a las que aman… Él siempre había deseado Se llamaba Rafer Callahan. Era un chico que nació en el lado equivocado de la ciudad y que luchó por abrirse paso en la vida del único modo que sabía: con los puños. Pero Rafer jamás pretendió hacerle daño a Cambria Flannigan, la chica, la amante, cuya hermana había sido incapaz de salvar… Ella vivía temiéndole… Cami perdió a su hermana en los brutales asesinatos que sacudieron su ciudad hace muchos años. Algunos creen aún que Rafe, junto con sus primos Logan y Crowe, estaban involucrados. Pero ¿cómo podía Rafe, que había estado presente en sus sueños de la infancia, y luego en sus fantasías de adulta, ser un asesino? Esa era una pregunta que la tenía en vela por las noches. Pronto sus corazones se unirán… Rafe, ahora un próspero propietario de un rancho, estaba tratando de construirse una nueva vida por sí mismo. Por fin había llegado el momento de poner las cosas claras a Cami… y hacerla suya. Pero las viejas heridas se abren de nuevo con una serie de asesinatos… y cada una de las víctimas tenía relación con Rafe, Logan y Crowe. Dividida entre las sospechas, el miedo y la lealtad, Cami vuelve a estar en peligro de perder su corazón… o su vida.

SSO OBBRREE LLAA AAU UTTO ORRAA:: Lora Leigh vive en Kentucky ideando constantemente personajes para sus historias. Tan pronto como le viene a la cabeza alguna idea trata de plasmarla en el ordenador para que no se le olvide, lo que la lleva a librar una dura batalla diaria con su disco duro. Su vida familiar y su faceta como escritora tratan de coexistir, si no en armonía, sí con una relativa paz. Rodeada de unas cuantas mascotas, amigos, un hijo adolescente que hace que su ingenio se mantenga bien entrenado, un marido comprensivo y los ánimos de sus fans que la recuerdan cada día porqué se decidió a escribir, hacen de Lora una mujer feliz. Según Romantic Times: "Lora Leigh es, sencillamente, la mejor escritora de romance erótico de nuestro tiempo. Nadie es comparable a ella".

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 2


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 0011 Cuando Cambria tenía trece años… —Habría sido divertido si no resultara tan peligroso. Jaymi Flannigan Kramer observó que su hermana menor, Cambria, lanzaba otra tímida mirada de soslayo a Rafe Callahan, uno de los tres chicos malos del condado de Corbin; el tipo al que Tye, su difunto marido, había querido como a un verdadero hermano. Era además el hombre con el que ella se acostaba, pero lo más importante es que le consideraba también su mejor amigo. Rafe sabía tan bien como ella que si se metía en su cama era para intentar olvidar que Tye se había ido para siempre. Apartó la mirada de Cami y Rafe para observar a la multitud que les rodeaba. A ella le encantaban aquellas reuniones que se repetían todos los sábados. El baile que celebraban después se había convertido por derecho propio en una tradición que nadie quería perderse. El alcalde y los concejales del pueblo organizaban una serie de eventos los fines de semana a los que asistía gente de todo el condado; en ellos se celebraban acontecimientos deportivos, juegos diversos y se debatían los más candentes temas de actualidad. Era una tradición que se mantenía contra viento y marea. El condado de Corbin y su localidad más importante, Sweetrock, promovían con todos los medios a su alcance el programa contra las drogas de la organización «Los niños primero». Habían adoptado ese eslogan una generación antes y tenía una fama bien merecida. El viernes, al acabar la escuela, se abría el centro cultural comunitario y eran bienvenidos todos los chicos que quisieran asistir. El objetivo era que cada uno consiguiera una bolsa de ayuda — CTBA, «Consigue tu bolsa de ayuda»—. Se donaban tantas que nadie se quedaba sin ella. Los empleados municipales y los profesores, incluso los sustitutos, debían dedicar un fin de semana al mes a aquel evento y a las actividades que en él se desarrollaban. Las familias fundadoras del pueblo eran las encargadas de donar la comida y la bebida, y los padres que no acudían se veían obligados a firmar un documento legal en el que consentían que sus hijos quedaran al cuidado de los voluntarios del condado; de esa manera renunciaban a emprender cualquier acción legal en caso de accidente. Además, a quien eligiera no participar podían ocurrirle toda clase de inconvenientes. Desde que se le retrasara inexplicablemente cualquier permiso municipal que solicitara hasta extraviársele el correo o, incluso, toparse con una exasperante lentitud en la tramitación de una simple denuncia, por no decir que podía irse olvidando de que le retiraran cualquier multa por exceso de velocidad. Y eso no era nada comparado con la actitud que mostrarían los propietarios de los negocios locales. Había sido el Ayuntamiento quien, hacía ya más de veinte años, había puesto en marcha aquella iniciativa; quien se comprometió a realizar algo entretenido y de provecho para la juventud. El evento se había hecho imprescindible para todos y, si ahora se viera interrumpido, los periódicos y las emisoras de radio de los alrededores se harían eco de tan extraño fenómeno. El condado de Corbin había dado con la clave para mantener alejada a la juventud de drogas y delincuencia: darles algo que hacer. Y funcionaba.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 3


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Jaymi recorrió con la mirada a los padres y adolescentes que se movían en la pista de baile. Los niños más pequeños ocupaban el área de juegos o se entretenían viendo películas de vídeo. Todos aprovechaban esas horas para bailar, relacionarse y fortalecer esas amistades y lazos que son el verdadero motor de una comunidad. Pero había corrientes ocultas. El tipo de corrientes ocultas que existen en cualquier pueblo. No todo era tan dulce e idílico como parecía. Y, en el condado de Corbin, aquellas corrientes parecían concentrarse alrededor de Rafe Callahan y sus primos, Logan y Crowe. Los tres descendían de las familias fundadoras; de hecho, las más influyentes de la localidad. Crowe, Logan y Rafe Callahan eran hijos de las princesas herederas de esas familias y del correspondiente hermano Callahan con el que cada una se había casado. Muchos dijeron que las tres uniones surgieron de la prematura muerte de los padres de los Callahan en un sospechoso accidente de montaña. Tan sólo unos días después de esas muertes, los patriarcas Rafferty, Corbin y Roberts acudieron al juzgado con un contrato de venta que demostraba que habían adquirido las extensas tierras de los Callahan. De modo que, cuando los tres hijos de los Callahan, Samuel, David y Benjamín, regresaron del ejército y vieron que sus tierras ya no les pertenecían, centraron su atención en las hijas de los nuevos propietarios. Al casarse con esas jóvenes, los tres hermanos recuperaron más de lo que habían perdido. Por lo menos al principio, hasta que unos años más tarde una ventisca inusualmente violenta azotó las montañas de Colorado y sorprendió a las tres parejas cuando regresaban de Denver. Las resbaladizas carreteras, los fuertes vientos y la nula visibilidad se aliaron para lanzar el SUV en el que viajaban por un despeñadero. Murieron al instante, junto con la hermana recién nacida de Crowe. Fue entonces cuando los tres huérfanos quedaron bajo la tutela del cuñado de Marshal Roberts, Clyde Ramsay —tío abuelo de Rafe—, mientras que sus influyentes abuelos confiscaban y trataban de robar a los niños las respectivas herencias que sus madres les habían dejado. Las propiedades, el dinero en efectivo, los fondos fiduciarios e incontables acciones y bonos sumaban una cifra exorbitante —según los últimos rumores, entre los tres primos reunían cerca de cuarenta millones de dólares—; sin embargo, y a pesar del tiempo transcurrido desde la muerte de sus padres, el dinero que les correspondía por herencia seguía congelado. Es más, si no hubiera sido por Clyde, los niños no habrían tenido oportunidad de sobrevivir ni de luchar por lo que les pertenecía puesto que, tanto las autoridades locales como las filantrópicas familias del pueblo, invertían la misma cantidad de energía en intentar excluir a los primos Callahan de la sociedad que en patrocinar las reuniones vecinales de fin de semana. Algo completamente incomprensible. ¿Por qué se habían vuelto los Rafferty, los Roberts y los Corbin contra los únicos descendientes que tuvieron sus hijas? ¿No hubiera tenido más sentido que acogieran a aquellos niños? ¿Qué les cuidaran, les amaran —o al menos fingieran hacerlo— y que no les robaran su herencia? ¿Por qué volverse contra ellos? ¿Por qué ir contra tres criaturas que no sabían cómo demonios saldrían adelante ni por qué su familia les daba la espalda? Esa era una cuestión en la que Jaymi no había pensado hasta hacía poco tiempo. Era un hecho que simplemente aceptaba. Que había aceptado durante toda su vida, al igual que los demás habitantes de la localidad.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 4


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Como su amigo Jack Townsend le había dicho pocas noches antes, cuando ella le preguntó sobre el pasado, existían ciertas situaciones a las que se habían acostumbrado de niños y que, de adultos, aprendieron que era mejor no cuestionar. Jack se había visto forzado a mantener su amistad con los Callahan en secreto, presionado por los ruegos de su padre y la ciega obediencia que mostraban todos los habitantes del condado a los deseos de las tres familias fundadoras. Era eso o ser testigo de la destrucción del taller mecánico de sus padres. Un claro ejemplo de cómo funcionaban las cosas en aquel lugar. Corbin era uno de los últimos reductos de una sociedad arcaica, casi feudal. Pero les gustara o no a los patriarcas, el lugar crecía. Hasta allí llegaba sangre nueva. La tecnología que movía el mundo alcanzaba también aquel pequeño rincón de América y el condado se vería forzado a cambiar o morir. Daba igual que las familias fundadoras no quisieran. Además, había cosas más importantes en el mundo que preocuparse por los tres Callahan; hombres que habían tenido la desgracia de nacer propietarios de una herencia que sus familias no querían que tuvieran. —¿Has oído lo que le ocurrió a Amy Jefferson? —Jaymi escuchó la pregunta que planteó una de las voluntarias, alejada varias mesas de donde ella estaba. Amy, la hija del representante estatal de Colorado, había sido encontrada muerta; la habían violado y torturado. Parecía una víctima más de un asesino en serie. —Pobre chica —se compadeció Sara Keene, la esposa del farmacéutico para el que Jaymi trabajaba—. Me han dicho que la encontraron dentro de su coche, en el camino que cruza la montaña Crowe. Estaba literalmente destrozada. Según fuentes policiales, sufrió mucho antes de morir. Daba la casualidad de que aquella montaña era propiedad de Crowe Callahan y que formaba parte de la herencia que éste intentaba recuperar. Un lugar que pertenecía a la familia Corbin desde antes que el condado llevara su nombre. Jaymi se estremeció ante las implicaciones que conllevaba el hecho de que la hija del representante estatal hubiera sido hallada muerta al pie de la montaña. No faltarían quienes se mostrarían ansiosos de culpar del crimen a los tres primos Callahan. Lanzó una mirada a Rafe y observó que se reía por algo que había dicho Logan. Cami se había alejado de la mesa, tal y como solía hacer últimamente, dando la impresión de no poder soportar estar mucho tiempo cerca de Rafe. Pero Jaymi había percibido que también él buscaba a su hermana con la vista. Las hormonas de la adolescencia, pensó con tristeza, no estaban siendo amables con Cami y le auguraban un amargo futuro. La evidente fascinación que su hermana sentía por Rafe haría que éste acabara rompiéndole el corazón, ya fuera por una razón u otra. De todas maneras, Cami tenía a quién recurrir. La tenía a ella y, en ocasiones, cuando su padre no estaba cerca, tenía también a su madre. Por desgracia, su padre solía rondar alrededor de su madre demasiado a menudo. Para él, Cami no hacía nunca nada bien, igual que ella no hacía nada mal. Para conservar la paz en casa, Margaret Flannigan trataba por todos los medios de apaciguar a su violento marido, lo que la obligaba a ignorar en demasiadas ocasiones a su hija menor. Curiosamente, saber que su primogénita se acostaba con un Callahan no era suficiente para que Mark Flannigan la viera con malos ojos. Como él mismo le había dicho, estaba embargada por Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 5


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

la pena que le produjo la pérdida de su marido y sólo trataba de buscar consuelo en los brazos de su mejor amigo. Y Rafe Callahan no era más que un cabrón que se aprovechaba de la situación. Después de todo ¿no era por eso por lo que eran conocidos los Callahan?, había terminado diciendo su padre. Pero Mark no era un buen padre para su hermana y eso hacía que Jaymi se sintiera culpable muy a menudo. No sabía a qué era debido, aunque tenía sus sospechas. Cami había sido concebida durante el año que sus padres estuvieron separados y siempre sospechó que había algo extraño en lo concerniente a su nacimiento. —¿Crees que estarán involucrados? —escuchó que inquiría Sara. No tuvo que preguntar, Jaymi sabía demasiado bien a quiénes se refería. —El FBI esbozó un perfil psicológico del asesino —indicó otra mujer—. Aseguraron que el crimen era al menos trabajo de dos hombres, quizá tres —concluyó con aire de suficiencia. En ese momento a Jaymi comenzó a vibrarle el móvil en el interior de la chaqueta, haciendo que se sobresaltara. Lanzó una mirada a Rafe y vio que Logan y él le pedían a Cami que volviera a integrarse en el grupo. Sacó el teléfono del bolsillo y estudió la pantalla antes de alejarse un par de pasos; entonces oprimió el botón para aceptar la llamada. No conocía la identidad de la persona con la que iba a hablar, pero era un «desconocido» familiar para ella. —¡Vete al infierno! —siseó sin saludar. —Mi vida ya es un infierno. Un tormento creado por hombres extremadamente crueles y egocéntricos. Un infierno alimentado por los Callahan. ¿Quieres que te lo demuestre, Jaymi? Conocía esa voz. Cada vez que él la llamaba por teléfono, Jaymi intentaba que hablara más tiempo para poder descubrir de quién se trataba. Porque conocía esa voz, la había oído antes y muy a menudo. Pero no era capaz de situarla ni de ponerle cara. —¿Por qué estás tan obsesionado con ellos? —preguntó, observando la multitud en un vano intento de descubrir a alguien hablando por teléfono. Cualquiera podría estar al otro lado de la línea. No divisó a nadie sospechoso. Vio a varios adolescentes mandando mensajes de texto. El corredor de fincas, Dave Stone, se reía con el móvil pegado a la oreja, pero tenía un tono agudo y nasal, no aquella voz triste y suave que rezumaba pesar. —¿Que por qué me obsesionan? —El desconocido suspiró—. Hay tantas razones. Me gustas, Jaymi. Eres diferente a... Bueno, supongo que a la mayoría de las mujeres que se acuestan con esos capullos. —Hizo una pausa, como si hubiera dicho más de lo que quería—. No trates de sonsacarme. Recoge a tu hermana y aléjate de él, Jaymi. Corta toda relación con ese tipo antes de que me vea obligado a cortarla yo mismo. Jaymi volvió a mirar a su amante. Sus primos y él bromeaban con Cami; su hermanita se reía tontamente mientras observaba a Rafe con absoluta adoración. —Necesito saberlo, ¿por qué te importan tanto? Se produjo un largo silencio en la línea.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 6


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Porque tienen que importarme —respondió al final en tono apesadumbrado—. Si no me preocupo yo, ¿quién lo haría? Si no lo hago yo ¿quién te advertirá sobre esa familia a la que no le importa destruir a su paso vidas y principios? —Son simples hombres —susurró dolida, dándose cuenta en ese momento de todo a lo que los Callahan habían tenido que enfrentarse a lo largo de su vida—. No son monstruos. —Pero los atraen —repuso él con seriedad mortal, como si realmente creyera que los monstruos existían—. Es mi último aviso, Jaymi, no volveré a advertirte. Pon fin a esa relación ilícita o se lo pondré yo. ¿Cómo había dicho? «Pon fin a esa relación ilícita...» ¿A quién le había oído antes esa expresión? Aquellas palabras y el tono de voz le resultaban muy familiares. ¿Quién había catalogado de ilícita su relación con Rafe hacía poco tiempo? El dato rondaba en su cabeza, pero se le escapaba al intentar atraparlo. Estaba a punto de descubrir quién la llamaba, lo presentía. Y cuando recordara de quién se trataba, se aseguraría de que todo el maldito condado también lo supiera. Se aproximó al grupo sintiendo una punzada de dolor al atisbar por un instante el sufrimiento de Rafe y sus primos, siempre conscientes de que nadie les quería. —Jay ¿te ocurre algo? —Rafe se colocó a su espalda y le rodeó la cintura con los brazos mientras ella observaba a su hermana por el rabillo del ojo. Notó que Cami se daba la vuelta cuando Rafe se acercó a ella y que mantenía la cabeza baja hasta que Logan captó de nuevo su atención. Percibió el guiño que hizo éste al darse cuenta de que le miraba, así como la compasión que había en sus ojos; él era consciente del encaprichamiento de su hermana. También ella era consciente de la devoción de Cami, así como la sensibilidad de sus emociones y el conflicto que crecía en su interior. Sabía que su hermana la adoraba. Estaban todo lo unidas que podían estar dos hermanas pero, últimamente, el encandilamiento de Cami por su amante había hecho que su relación sufriera un cambio. Y ella ya había perdido al hombre que había amado por encima de todo; sencillamente, no podía perder también a Cami. Eso la destrozaría por completo. —Estoy bien —respondió mientras él le besaba la mejilla—. ¿Sabes?, no deberías coquetear con mi hermana. ¿No te has dado cuenta de que cree estar enamorada de ti? Rafe sólo tenía veinte años. ¡Por Dios!, ella tenía veinticinco y debería estar acostándose con un hombre de su edad, no con el jovencito al que su marido consideraba un hermano de sangre. Pero Rafe siempre había aparentado más años de los que realmente tenía, y mucha experiencia, aunque esto último era cierto. Resultaba fácil darse cuenta de por qué su marido le había tomado tanto afecto cuando le conoció. Tye, su difunto esposo, tenía sangre india por parte de su abuelo, que era navajo, y se había volcado con el burlón y sarcástico joven al que había conocido años atrás en el bosque, mientras cazaba. Jaymi siempre había pensado que Tye había tomado al inexperto muchacho, diez años más joven que él, bajo su protección. Habían forjado una amistad a la que ni siquiera la muerte había puesto fin. Rafe suspiró sobre su hombro.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 7


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Tu hermana me confunde. En ese momento, Jaymi supo que debía poner fin a su relación. Lo haría muy pronto. Probablemente esa misma noche. No soportaría hacer daño a Cami, y dados los sentimientos que la muchacha tenía por Rafe, continuar su idilio podría romperle el corazón. Recordaba claramente la primera vez que vio a su marido. Tenía quince años y él era un experimentado hombre de veinte. Durante algunas semanas, él se rió de ella limitándose a decirle una sola cosa: «me confundes». Jaymi le había respondido que eso era sólo porque él era un muchacho y ella la chica que le amaba. —¿Y por qué te confunde? —preguntó, aunque intuía la respuesta que le daría Rafe. —Lo cierto es que no lo sé —gruñó—. Tiene una mirada de lo más inquietante. A veces parece tener cien años y conocer todos los secretos del amor. ¡Guau! Había esperado que él notara algo, pero no que percibiera —aunque fuera inconscientemente— que Cami estaba convirtiéndose en mujer. —Quizá sea así —repuso ella con suavidad—. Su vida no ha sido exactamente feliz. Y mucho me temo que está a punto de empeorar. —¿Tu padre todavía no le ha dicho nada? —le preguntó Rafe. Sabía sin lugar a dudas que los planes de Mark Flannigan destrozarían a Cami. Jaymi volvió a mirar a su hermana; hablaba con Crowe sobre los lobos que vagaban en la montaña en la que él vivía. El primo mayor de Rafe sacó el móvil del bolsillo y le mostró las fotografías que había tomado cuando entró uno en su casa y se comió la comida del gato antes de tumbarse frente al fuego para dormir una siesta. Jaymi también las había visto, pero todavía le costaba creerlo. Aquel lobo no había actuado como un animal salvaje, sino más bien como uno doméstico. —No, todavía no le ha dicho nada —respondió al cabo de unos segundos—. Se niega a tratar el asunto con mi madre. Sabe que seguirá oponiéndose. Jaymi opinaba que su madre no debería haber regresado a casa tras haber estado más de un año separada de su marido. Sabía que se avecinaba una enorme tormenta y que, cuando estallara, la más perjudicada sería Cami. A Mark Flannigan le habían ofrecido un ascenso en la empresa de comunicaciones en la que trabajaba, lo que significaba mudarse a Aspen. Él quería aceptar, pero no quería que Cami se trasladara con ellos. Había tratado de convencer a Jaymi para que les acompañara y hablado con su hermano, Eddy, para que cuidara de Cami. Aquella traición hacia su hermana le había roto el corazón a Jaymi, pero la respuesta de su madre ante las discusiones —que no era otra que incrementar la dosis de ansiolíticos— la había enfurecido. —Pobre niña —murmuró Rafe—. Ese tipo de cosas duelen cuando te las hacen los extraños, pero cuando vienen de tus propios padres, es devastador. Jaymi sabía que su madre intentaría evitar la situación y que Mark, por el contrario, seguiría adelante contra viento y marea. Jaymi y su madre habían logrado que Cami no se enterara todavía de sus planes, pero no podrían guardar silencio durante mucho más tiempo. —No puedes protegerla siempre —dijo Rafe con tristeza, haciéndose eco de sus pensamientos. —Lo haré cada día de mi vida.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 8


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Vivía para Cami. Tenía la certeza de que, si ella se iba, Cami sufriría lo indecible a manos de su padre. Su hermana era lo único que le impedía unirse a Tye; lo único que lograba que no intentara librarse de la agonía que le resultaba la vida ahora que él había desaparecido. Había días, noches, que hubiera jurado que oía a Tye susurrar su nombre. Incluso se daba la vuelta esperando verle, segura de que él había encontrado la manera de volver a su lado. Es más, si ésta existiera, Tye acabaría dando con ella. Y luego estaban los sueños. ¿Qué precio estarías dispuesta a pagar para estar con él? —susurraba una vocecita en su mente mientras observaba a Tye haciendo una de las cosas que más le gustaba: jugar al fútbol americano con los niños. Riéndose, enseñándoles diversas estrategias. —Pagaría lo que fuera —respondía siempre. —¿La abandonarías a ella? Entonces la escena cambiaba y veía a su hermana. La sensación de culpa le corroía las entrañas mientras observaba a Cami llorar agónicamente. Rafe estaba detrás de la niña, mirándola a ella con una muda pregunta en los ojos. —Sí, la abandonaría —contestaba invariablemente. —¿Que dolor padecerías por volver a estar con él? —musitaba la vocecita. —Cualquiera. Y por un momento, por un único instante, estaba con él otra vez. Tye la miraba, primero con sorpresa y luego con pesar. La tocaba. —¿Que ha ocurrido? —preguntaba él. Ella negaba con la cabeza. No sabía qué ocurría y no le importaba; lo único que quería, lo que necesitaba, era que la besara, que la acariciara. Y durante ese único momento volvía a ser suyo otra vez. Casi parecía real, sus labios en los de ella, sus manos acercándola, el susurro de su voz cuando le daba la bienvenida a sus brazos. Le ansiaba con toda su alma. La vida ya no la atraía, el futuro no era excitante ni brillante. Había perdido su futuro en un desierto del Tercer Mundo, cuando una bomba del enemigo hizo explotar el vehículo que él conducía. Giró la cabeza y volvió a observar a Cami. Al instante, percibió el dolor en los ojos de su hermana al ver que Rafe la envolvía entre sus brazos y quiso suspirar ante el intenso sentimiento que percibió en ella por aquel hombre. Sí, sabía muy bien que su hermana sufría. Pero también sabía que, después de esa noche, ella dejaría de interponerse entre Cami y Rafe, y el dolor disminuiría.

Cuando aparcó el todoterreno frente al bloque de apartamentos, Rafe ya sabía que su relación con Jaymi había llegado a su fin. Lo podía sentir en el aire y, aunque lo lamentaba, no estaba enfadado. Los dos conocían la razón por la que estaban juntos. Jaymi echaba de menos a su marido, y lo más cerca que podía estar de él era a través del que consideraba su mejor amigo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 9


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

A él no le importaba. Rafe no buscaba el amor, por ahora no tenía cabida en su vida. Además, desde que se dio cuenta de que la hermana de Jaymi estaba encaprichada de él, sabía que eso ocurriría tarde o temprano. Tal y como le había dicho a Jaymi, Cami le confundía profundamente. Había logrado colarse bajo sus defensas. A pesar de que él había mantenido la guardia, había algo que la impulsaba a protegerla, a cuidar de ella. Cuando percibió su enamoramiento se sintió halagado. Se dedicó a bromear con ella, a dejar que coqueteara con él y bromeara con sus primos, con el firme propósito de no permitir jamás que sufriera por ello. Escuchó que Jaymi le pedía a su hermana que subiera al apartamento y él pudo ver un destello de dolor en los suaves ojos grises de la niña antes de que lo ocultara con rapidez. —Buenas noches, Rafe. —Cami abrió lentamente la puerta como si no quisiese dejarle a solas con su hermana. —Buenas noches, gatita salvaje. —Le brindó una sonrisa mientras le guiñaba el ojo, arrancándole una risita antes de que se bajara del coche y cerrara la puerta. La observaron cruzar el césped hacia el apartamento, abrir con rapidez y, una vez dentro, encender las luces. A pesar de que lo esperaba, no la vio apartar la cortina para espiarles. Se limitó a cruzar la estancia que acababa de iluminar, sin acercarse a las ventanas. —Hemos terminado, ¿verdad? —le preguntó a Jaymi, apoyando el brazo en el volante con los ojos clavados en la ventana del apartamento a través del parabrisas. Sintió la sorpresa de su amiga en la manera en que ladeó la cabeza. Las oscuras pestañas ocultaron sus brillantes ojos color café un segundo antes de que los clavara en él. —Creo que será lo mejor —convino con suavidad—. Cami me necesita, Rafe. Todas esas tonterías de mi padre tratando de alejarla de la familia, por no hablar de lo que siente por ti, harán que lo pase muy mal. Rafe sonrió brevemente. —Tiene suerte de contar contigo, Jaymi. No estaba resentido con ella por romper. En absoluto. —Desearía que tú también hubieras tenido a alguien que te protegiera —murmuró la joven mirándole con expresión de pesar—. Eres demasiado bueno para la familia que te ha tocado en suerte. Él tuvo que reírse al oír sus palabras. —Por supuesto que sí, son todos unos capullos. Lo decía como si fuera un chiste, pero Rafe recordaba los días y las noches en las que se moría de miedo preguntándose qué habían hecho mal sus primos y él para ser rechazados por todo el mundo, excepto por el tío de su madre. —Sí, unos auténticos capullos —convino ella suavemente—. Lamento mucho el infierno que te han hecho pasar.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 10


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Déjalo, Jaymi —masculló mientras sacudía la cabeza—. No eres tú quien debe disculparse por lo que han hecho otros. Eres una buena amiga y siempre he sabido por qué estabas conmigo. Jamás me has mentido. —Tampoco te he dicho toda la verdad —susurró. —Claro que sí —la contradijo—. Cada vez que apagábamos las luces y me llamabas Tye, me lo estabas diciendo. Ella separó los labios al tiempo que se le llenaban los ojos de lágrimas. En ese instante, él supo que Jaymi no había sido consciente de haberle llamado por el nombre de su marido cada vez que estaban juntos. —Rafe... —La tristeza inundaba su voz. —Jaymi, deja de torturarte —le pidió, suavizando el tono al ver que le resbalaba una lágrima por la mejilla—. ¿Sabías que Tye vino a hablar conmigo antes de partir hacia su última misión? —No. —Temblando, se apartó los mechones rubios de la cara para prestarle toda su atención—. ¿Qué quería? —Asegurarse de que yo sabía lo que él esperaba de mí —le confesó con una amplia sonrisa, recordando la visita con el mismo afecto que sintió el día que el guerrero navajo apareció en el rancho de su tío. —¿Qué esperaba? —susurró ella, inconscientemente ansiosa de poseer un nuevo dato, un nuevo recuerdo de su marido al que aferrarse. Rafe alargó la mano para apartarle el rizo que le caía sobre la frente fijándose, no por primera vez, en que el pelo de Jaymi era tan rizado como el de sus padres. El cabello de Cami, sin embargo, era más liso y abarcaba infinidad de tonalidades distintas, desde el color caramelo al dorado oscuro, con algunos mechones cobrizos y castaño claro. —Esperaba que ocupara su puesto —le dijo con suavidad—. Y luego añadió estas palabras exactas: «Si me ocurriera algo, Rafe, tienes mi permiso para cuidar de mi corazón de la manera que sea necesaria». —Desde el día que se casó con ella, Туе la había llamado «mi corazón»—. Confieso que al principio no supe a qué se refería —admitió él, observando que a la joven se le llenaban los ojos de lágrimas otra vez—. Me dijo que si no volvía a casa, esperaba que yo te protegiera, que me hiciera cargo de ti. Después me miró con aquellos ojos oscuros y añadió: «Rafe, si ella lo necesita, apaga las luces y finge que eres yo. No permitas que mi corazón sufra sola». —¡Oh, Dios! —Jaymi se llevó la mano a los temblorosos labios como si quisiera contener un desgarrador sollozo. Él la tomó entre sus brazos y la estrechó contra su cuerpo—. ¡Oh, Dios, Rafe! ¡No sabes cómo lo echo de menos! —La agonía inundaba su voz—. Lo añoro tanto que no sé si podré soportarlo. Rafe la meció contra su pecho en un intento de consolarla, preguntándose si debería haberse callado. Туе y él hablaron bastante aquella tarde. Su amigo le había dicho que llegaría un día en el que debería contarle a Jaymi la petición que le había hecho, pero quizás ambos estuviesen equivocados.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 11


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No hubiera sobrevivido sin ti —musitó ella entre lágrimas contra su pecho mientras él le frotaba la espalda y le besaba el pelo—. No estaría entera para Cami. No podría haberla protegido durante este último año si no hubieras hecho lo que él te pidió, Rafe. Jaymi sollozó aún más, embargada por un dolor infinito que él percibió incluso en el aire que les rodeaba. —Siempre estaré aquí para ti, Jaymi —prometió cuando ella alzó la cabeza—. Para las dos. Ella le devolvió la mirada con los ojos húmedos, llenos de sufrimiento y nostalgia. —Gracias, Rafe. —Jaymi alargó la mano hacia su mejilla para acariciársela con suavidad—. Llegará un día en que alguien te amará de la misma manera en que yo amé а Туе. Sé que será así. —Yo espero que no, Jaymi —susurró él, consciente de cada palabra—. Amar de esa manera es demasiado doloroso. Ella sacudió la cabeza. La sonrisa que le curvó los labios estaba, de repente, llena de vida, de recuerdos de su amor. —No me lo hubiera perdido por nada del mundo, Rafe. Incluso aunque hubiera sabido que llegaría un día en que él no estaría, no quisiera habérmelo perdido. Y Rafe sabía que Tye había sentido lo mismo. Sus amigos habían sido las dos mitades de un todo y, tras la muerte de Tye, Jaymi quiso morir con él. Pero en ese momento, Rafe vio reflejada en los ojos femeninos la otra parte. Aquélla que no contenía dolor. La que hacía que cuando se amaba tan profundamente, cualquier dolor valiera la pena. Y se prometió a sí mismo que jamás amaría de esa manera. Nunca permitiría que otra persona dependiera de él con esa intensidad. No quería sentirse destrozado si llegara a perder ese amor después de sentirlo.

Dos semanas después… La bronquitis empeoraba. Jaymi se sentó en el borde de la cama de Cami y miró el termómetro con inquietud. La fiebre había subido sin parar y ahora llegaba a los treinta y nueve grados. La cara de su hermana estaba encendida y tenía los labios resecos. La alta temperatura de su cuerpo hacía que sus ojos grises brillaran intensamente. —No lo entiendo, ayer habías mejorado un poco —suspiró mientras Cami trataba de centrar en ella su mirada desenfocada. —He perdido la medicina —admitió su hermana con dificultad. Tosió otra vez; un sonido áspero que había empeorado desde que llegó. Su madre había mandado a Cami al apartamento de Jaymi, un paseo que, aunque solía durar veinte minutos, le había llevado más tiempo por culpa de la dificultosa respiración.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 12


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Jaymi miró la hora para asegurarse de que todavía no era demasiado tarde para pedirle al médico una nueva receta. Trabajaba en una farmacia, pero al señor Keene no le gustaba que tomara los medicamentos sin la justificación médica correspondiente. Aunque en realidad, sabía que si su jefe estuviera en la ciudad, le habría facilitado él mismo la receta. Adoraba a Cami. Todo el mundo adoraba a Cami, excepto su padre. —¿Cómo es que has perdido la medicina? —Lo que había dicho Cami la había dejado perpleja. Su hermana no era una niña irresponsable; se había visto obligada a madurar con rapidez y no se podía permitir el lujo de olvidarse de las cosas más sencillas. Mark Flannigan tenía poca paciencia con los olvidos y meteduras de pata de su hija menor. Cami se encogió de hombros y apartó la mirada, clavando los ojos en la pared junto a la cama. —¿Cami? —Jaymi la tomó de la barbilla para que la mirara—. ¿Qué le ha ocurrido a tu medicina? —No lo sé. —Comenzaron a temblarle los labios y sus ojos se llenaron de lágrimas—. Papá entró en mi dormitorio y se enfadó mucho al ver que había dejado la ropa sucia en el suelo y la mesa llena de pañuelos de papel. Creo que cuando los tiró a la basura, tiró también la medicina sin querer. Jaymi apretó los labios. Imaginaba mejor que nadie lo que había pasado. Mark siempre conseguía que Cami se sintiera culpable de todo lo que ocurría, incluso aunque fuera inocente. En cuanto a su madre... Ella se limitaba a mirar a su esposo con una muda acusación en los ojos antes de darse la vuelta y dirigirse al dormitorio diciendo que necesitaba sus pastillas. Pero Jaymi no pensaba permitir que aquello continuara así. En cuanto Cami estuviera bien iría a casa de sus padres, recogería todas las posesiones de su hermana y se las llevaría a su apartamento. Estaban descuidando a Cami de una manera intolerable. Peor todavía, Mark había puesto su salud en peligro. Tendría que haber supuesto que fue él quien hizo desaparecer los medicamentos. Aquello no era un accidente; Cami no era desordenada y no era posible que hubiera dejado tantos pañuelos de papel sobre la mesa como para que Mark tirara las pastillas y el jarabe por accidente. Esperaba que el médico estuviera dispuesto a enviarle la receta por fax para no tener que violar varias leyes federales cuando entrara en la farmacia y rellenara los impresos ella misma. No pensaba permitir que su hermana sufriera esa noche y el hospital estaba a más de una hora de viaje. Además, después de haber estado a punto de despeñarse esa misma semana, no le apetecía conducir por aquellas carreteras de montaña. Le habían fallado los frenos de manera inexplicable, pero pudo controlar el coche para no caer por uno de los acantilados a la profunda cañada de afiladas rocas. De hecho, estuvo a punto de morir. Por suerte, las piedras caídas sobre la carretera habían dejado limpia de escombros un área en el otro carril y logró dirigir el vehículo hacia ese lado. Joe Townsend, el mecánico del pueblo, le aseguró que había salvado la vida gracias a que no iba demasiado rápido. Pero Joe había actuado de una manera muy rara cuando fue a recoger el coche a su taller una vez que estuvo reparado. Se negó a mirarla a los ojos, y era del tipo de hombre que siempre sostenía la mirada. Y cuando le insistió en que tuviera cuidado, se mostró más brusco de lo que debía. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 13


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

«Jaymi, se prudente —le advirtió con severidad—. No corras ningún riesgo.» Ella no creía que estuviera corriendo riesgo alguno por conducir el coche. Pero la noche que Rafe y ella habían dejado de salir, recibió otra llamada del desconocido y, en esa ocasión, creyó adivinar de quién se trataba. Estaba casi segura. Albergaba aún ciertas dudas, por supuesto, y era necesario que lo viera de nuevo; tenía que mirarle a los ojos mientras hablaban para asegurarse de no estar equivocada. Cada vez que le había llamado al móvil, saltaba el buzón de voz. La única vez que acudió a su trabajo, una administrativa le dijo que estaba ocupado. Pero él no podría evitarla siempre. Sweetrock era un pueblo pequeño y, tarde o temprano, se lo tropezaría en algún sitio. El sonido del móvil la hizo dar un respingo antes de abalanzarse a cogerlo. Finalmente, la receta había sido enviada por fax. La farmacia estaba cerrada, pero la médico le aseguró que la podría conseguir a la mañana siguiente. Si ella supiera... Jaymi tenía las llaves de la farmacia y permiso para despachar medicamentos y tramitar recetas. Se suponía que debía ser supervisada por el farmacéutico, pero se trataba de una emergencia. Se trataba de su hermana. Cami comenzó a toser de nuevo, quedándose casi sin aliento al intentar despejar los pulmones. —Voy a buscar tus medicinas —le informó, levantándose de la silla y cogiendo la chaqueta que había dejado sobre la cama—. Vuelvo enseguida. Cami asintió con la cabeza mientras cerraba los ojos, intentando coger fuerzas antes de padecer otro ataque de tos. —Duerme un poco, cariño. —Se inclinó y besó a su hermana en la frente. Después abandonó el apartamento con el bolso y las llaves en la mano. La calle estaba oscura. Las farolas apenas lograban traspasar la neblina nocturna y lanzaban siniestras sombras a las desiertas vías adyacentes. Una de las razones por las que le gustaba su trabajo era que la farmacia quedaba a sólo unas manzanas de su apartamento. Podía ir y regresar caminando y, salvo que lloviera o nevara, resultaba un paseo agradable. Lamentablemente ahora llovía. Por eso había pillado Cami la bronquitis. Unos días antes, su padre la había enviado a la farmacia —que quedaba a ocho manzanas de la casa familiar— a comprar las medicinas de su madre en vez de esperar a que ella se las llevara al salir del trabajo. Seguro que Mark esperaba que Cami se pusiera enferma, pensó mientras se arrebujaba en la ligera chaqueta y apretaba el paso por la calle desierta. Cami tenía tendencia a padecer serias bronquitis que acababan derivando en neumonías. Si las primeras no se trataban con rapidez y eficacia, podía llegar a ponerse muy enferma. La habían hospitalizado ya en dos ocasiones a lo largo de los últimos cuatro años; una vez por neumonía simple, y la otra con una afección mucho más complicada. Se detuvo al llegar a la esquina a causa del escalofrío que le recorrió la espalda. Tomó nota mental de que debía hablar seriamente con su padre sobre el trato que daba a su hija pequeña. Si es que realmente Cami era hija de Mark. Jaymi había investigado un poco durante las últimas semanas. Se puso a ello desde que su padre le informó de que había pedido a sus tíos, Eddy y Ella, que se quedaran con Cami cuando se trasladaran a Aspen. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 14


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami tenía trece años. Cumpliría catorce al cabo de tres meses. Haciendo los cálculos oportunos, daba la casualidad de que el momento de la concepción de Cami correspondía con la época en que su madre y ella habían vivido en Denver, cuando estuvieron alojadas en casa de tía Beth durante casi un año. Jaymi tenía entonces once años y todavía se acordaba de lo feliz que había sido su madre. La había visto reírse y mantener largas conversaciones por teléfono. Y, a veces, creyó haber oído la voz de un hombre en el dormitorio de su madre en mitad de la noche. Recordaba que Margaret le había dicho que se trababa de un amigo de Beth. El hombre vestía de uniforme; tenía el pelo oscuro y los mismos ojos grises de Cami. Se apresuró por la acera segura de haber descubierto el quid de la cuestión. ¡Santo Dios!, ¿cómo no se había dado cuenta antes? Tantos años siendo testigo de la atroz manera en que Mark Flannigan trataba a Cami, sufriendo al pensar que su padre pudiera ser tan cruel... ¿Cómo no había recordado antes al misterioso y apuesto hombre de la tierna sonrisa y las manos grandes? ¿Por qué no se acordó antes del día que volvió del parque y se encontró a su madre sollozando como si quisiera morirse? Tía Beth también gritaba y el tío Jonas parecía consternado. Al llegar por fin a la farmacia, abrió la puerta, entró y cerró con llave. Contuvo el aliento al oír un coche en la calle y rezó para que no se tratara ni del señor Keene ni de la policía. Odiaría tener que explicar por qué estaba allí. Aunque tenía llave del local, no estaba autorizada para permanecer en la farmacia cuando ésta estaba cerrada. Se dirigió a la trastienda con rapidez y comenzó a preparar las recetas mientras los recuerdos brotaban en su mente, liberados de las telarañas que los habían mantenido escondidos. No entendía cómo podía haber olvidado los hechos acaecidos aquel verano. Sabía que su padre apareció no mucho después y que el tío Jonas y él se pelearon por alguien que Mark llamó «cabrón» y «roba-esposas». Aquello comenzaba a tener sentido. Cada vez estaba más claro. Había ignorado aquellos recuerdos en un vano intento de no reconocer la verdad. No quiso hacerlo. Sin embargo, era algo que Cami debería saber aunque pudiera destrozarla; su hermana todavía conservaba la esperanza de que, algún día, Mark la tratara como al resto de la familia. Pero jamás lo haría. Ahora lo sabía, ojalá hubiera recordado antes el pasado. ¿Por qué? ¿Por qué lo había olvidado? Aquella pregunta la atormentó mientras rellenaba el impreso de la medicina, lo sellaba e imprimía la etiqueta que pegó en un bote. El antibiótico tardaría al menos veinticuatro horas en empezar a hacer efecto, pero el jarabe aliviaría la irritada garganta de su hermana y sus ataques de tos. Mientras se encaminaba hacia la puerta se preguntó si Cami habría heredado de su padre biológico aquella tendencia a padecer bronquitis. Si su madre amó tanto a aquel otro hombre, ¿por qué había regresado con Mark Flannigan y permitido que tratara a su hija de una manera tan horrible?

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 15


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

A la mañana siguiente pensaba ir a la casa familiar y preguntárselo a su madre. Se escaparía media hora del trabajo sólo para dejar constancia de que ahora sabía la verdad y exigirles la custodia legal de su hermana. Ya era suficiente. No estaba dispuesta a permitir que siguieran tratando a Cami como si no valiera nada, ni que se viera expuesta a contraer nuevas enfermedades. Tecleó el código de la alarma y abrió la puerta trasera de la farmacia. Salió y cerró los tres cerrojos antes de volver a marcar el código para activar el sistema de seguridad. No tuvo ninguna advertencia. Nada que le alertara. En un momento estaba hirviendo de justa indignación por el tratamiento que recibía su hermana desde que podía recordar y, al siguiente, todo se volvió negro.

La oscura y solitaria figura tenía el rostro cubierto por una máscara negra. Incluso alzó la mirada para que su imagen fuera captada por la cámara escondida encima de la puerta. Sabía muy bien lo que verían cuando examinaran la película: unos ojos de un profundo azul zafiro gracias a las lentillas que se había puesto expresamente para confundir a las fuerzas del orden. Tomó a Jaymi entre sus brazos y la llevó hasta la camioneta de reparto que había robado previamente. La dejó con cuidado en el asiento trasero del vehículo y le ató las muñecas a la espalda. Luego aseguró los tobillos de la joven con otra larga cuerda y le pegó una cinta gris sobre los labios. La miró durante un segundo antes de alargar la mano para apartarle el pelo de la cara. Había intentado advertirle; de verdad que lo había hecho. Pero ella le había presionado demasiado. Cuando empezó a llamarle al móvil, supo que había comenzado a sospechar. Debería haber imaginado que se daría cuenta enseguida; era una chica muy lista. Muy lista y que contaba con la evidente ventaja de conocerle de toda la vida. Con una última punzada de dolor, cerró la puerta trasera de la furgoneta y se dirigió al asiento del conductor. Se desplazó por las calles muy despacio, sin quitarse la máscara hasta que estuvo fuera del pueblo. El resto del camino se limitó a conducir sin traspasar el límite de velocidad. No tardaría mucho en llegar. Había una estrecha carretera de grava que le llevaría directamente al lugar donde había ordenado a Jones que le esperara. Una vez allí se la entregaría sin remordimientos, consciente de que aquel asesino trataba a sus víctimas con excepcional crueldad y lujuria. A Jones sólo se le daba bien una cosa: matar. Hacía muchos años que las drogas le habían destrozado el cerebro y vivía de manera errática entre un crimen y otro. Obedecía cualquier orden sin dudar y no recordaba nada al día siguiente. Él no la violaría. No sería capaz de hacer eso con Jaymi. No podría hacerle daño.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 16


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Y tampoco podría quedarse a observar cómo se lo hacían. Tenía que confiar en que las drogas hubieran hecho su trabajo con la misma eficacia que las otras veces. Jaymi era el último clavo en el ataúd de los Callahan. Una vez que su cuerpo fuera hallado junto a alguna pista significativa, los tres primos serían acusados del crimen. No había salvación ni para ella ni para los Callahan. Los acontecimientos que comenzaron tantos años antes por fin terminarían. La muerte de los abuelos lo había desencadenado todo, y los viejos se habían llevado aquella información a la tumba. Si ahora los secretos de los Callahan quedaran al descubierto, todo el mundo se vería afectado. Él incluido. No podía consentirlo. Podría haber terminado allí; debería haberlo hecho. Y así hubiera sido si Jaymi no hubiera descubierto que él era el desconocido que la llamaba. Sólo hacía lo que era necesario, se repitió a sí mismo una vez más. Era la única manera de evitar males mayores. Sabía que no podría engañar a Jaymi con mentiras. Sí, aquello era lo mejor para todos. Absolutamente para todos. También para el hombre que dictaba las órdenes y se negaba mancharse las manos de sangre. Y para la familia que le echaría a los lobos con tal de salvarse. Pero él no tenía intención de caer. Y si finalmente lo hacía, no caería solo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 17


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 0022 Sentado en el catre de la celda, Rafe permanecía en silencio con la mirada clavada en el muro de piedra. Estaba cubierto de sangre aunque ya habían pasado casi dos días desde la muerte de Jaymi. El sheriff se había negado a permitir que se cambiaran de ropa o se ducharan. Los técnicos del laboratorio necesitaban recoger muestras de ADN y les pidieron las prendas, pero a pesar de ello, el sheriff Tobías rechazó la petición, alegando que los Callahan necesitaban ver la sangre de Jaymi para recordar lo que habían hecho. Incluso allí se podía escuchar a Ryan Calvert gritando al sheriff en su oficina. El agente de reclutamiento tenía una voz atronadora. Desde el momento en que entró en la cárcel había captado la atención de todo el mundo salvo la de Rafe, Logan y Crowe, que seguían demasiado aturdidos para fijarse en nada. —Sé que le maté —volvió a repetir Crowe—. Le clavé el cuchillo en el riñón. Es una herida mortal. No era normal que Crowe, de veintidós años, supiera cómo asestar una cuchillada letal. Pero no mentía. Desafortunadamente, había clavado el cuchillo demasiado tarde. Los tres habían llegado demasiado tarde. Rafe volvió a recordar lo ocurrido después de que los gritos de Jaymi resonaran en el bosque en mitad de la noche, despertándoles bruscamente. Había acampado con sus primos a orillas del lago y, al oírla, comenzaron a correr entre los árboles en su busca. Siguieron el resplandor de una hoguera hasta casi la cima de la montaña Crowe. Durante su carrera, los gritos pasaron de enfurecidos a agonizantes y, justo cuando entraron en un claro, vieron que el asaltante de Jaymi le clavaba un cuchillo en el costado. Crowe no pudo salvarla. La figura vestida de negro comenzó a correr tras apartarse de ella con los pantalones todavía por las rodillas y los ojos muy abiertos por el miedo. Crowe se lanzó a por él y lo tiró al suelo mientras Rafe se acercaba a Jaymi. Crowe, entretanto, luchó contra el criminal. Su cuchillo brilló bajo la luz de la luna antes de que un agudo grito se escuchara en la noche. El violador había logrado coger una piedra y golpear a su primo en la cabeza antes de huir. A pesar de que la sombra de la muerte ya había caído sobre los ojos castaños de Jaymi, sus últimos pensamientos fueron para su hermana. Al parecer tenía bronquitis. —Cuida de Cami —le suplicó a Rafe, llorando. Él la abrazó y la sangre de su amiga le empapó la camiseta mientras su primo Logan llamaba al 911. —Por favor, Rafe, prométemelo. —Cuanto más se alteraba ella, más rápido fluía su sangre haciendo que la vida escapara de su cuerpo. —Te lo prometo, Jaymi —dijo con voz ronca, consciente de lo que ella esperaba de él—. Te prometo que siempre cuidaré de Cami. No había salvación para Jaymi. Rafe le presionó la herida al tiempo que la abrazaba. Gritó pidiendo ayuda, pero sabía que aunque por un milagro llegara alguien, no podría hacer nada. Ella alzó una mano temblorosa y le acarició la mejilla.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 18


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Cami te ama, Rafe. Te amará siempre del mismo modo que yo amé a Tye. Dale una oportunidad cuando crezca. —Las lágrimas resbalaron por las mejillas de Rafe al darse cuenta de que la perdía para siempre—. Prométemelo. Ocúpate de ella. —Entonces, Jaymi miró por encima de su hombro y sonrió antes de susurrar—: ¡Oh, Rafe! ¡Es Tye! —Le temblaron los labios mientras una alegría incontenible le inundaba la cara a pesar de que su mirada se apagaba—. Por fin ha venido a buscarme, Rafe. Tye ha venido a por mí... Fueron sus últimas palabras. Rafe pudo ver que, en el momento en que la vida abandonó su cuerpo, ella sonreía. Jamás la había visto tan feliz desde el día en que se casó con su adorado Tye. Entonces, Rafe comenzó a gritar su nombre. Pero el sheriff no les había creído. Él y sus ayudantes llegaron antes que la policía estatal y, sin escuchar sus argumentos, les esposaron y arrestaron por el asesinato de Jaymi. Desde ese momento habían tratado de acusarles también de los otros cinco asesinatos acaecidos ese verano. El asesino en serie de la máscara negra había sido captado por la cámara de vigilancia de la farmacia secuestrando a Jaymi la noche anterior. Al parecer, Cami había denunciado la desaparición de su hermana al ver que no regresaba al apartamento con la medicina que había ido a buscar. Por la mañana, cuando el farmacéutico acudió a abrir el negocio, se encontró la medicina tirada en el suelo. Y, aunque la puerta estaba cerrada, las llaves de Jaymi todavía seguían en la acera. Por suerte, la cinta de la cámara de seguridad señalaba que el secuestro había tenido lugar horas antes de que Logan hiciera aquella desesperada llamada al 911. Y, además, numerosos testigos situaban a los Callahan a varias manzanas de la farmacia a la hora del suceso. Ryan Calvert, un agente de reclutamiento del ejército, mostrando un inusual interés por el bienestar de los tres, no corrió a la cárcel para ponerles en libertad bajo fianza cuando se enteró de su arresto ni tampoco acudió a contratar al abogado más cercano; recordó haberles visto en la ciudad, cerca del hotel, justo en el momento en que él estaba repostando en la gasolinera, por lo que se fue directo a hablar con la encargada del negocio, Missy Derringer. Por suerte, Missy era amiga de los Callahan. Quizá no lo demostrara públicamente, pero lo era. A veces, hasta ellos tenían la suerte a su favor. Que Missy fuera la hija del dueño de la gasolinera también había ayudado a que Ryan obtuviera la película de la cámara de seguridad antes de que alguien la hiciera desaparecer. Sin embargo, nada de todo aquello había servido para ponerlos en libertad; dos días después de que mataran a Jaymi, todavía seguían sentados en aquella maldita celda preguntándose qué demonios había ocurrido. Rafe no podía apartar los recuerdos de su mente. La imagen de la sonrisa llena de amor con la que Jaymi le susurró que Tye había ido a por ella le estremecía incluso ahora. Tuvo la sensación de que ella estaba esperando a su esposo, de que sabía que iría a buscarla. Jaymi le hizo prometer que protegería a Cami y le preocupaba el hecho de que estuviera enferma y sola en el apartamento. Según la amiga y vecina de Jaymi, no hacía más que llorar. Llamaba a su hermana sin cesar y sus tíos estaban planteándose llevarla a urgencias debido a la gravedad que había adquirido la bronquitis. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 19


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Y, de fondo, mezclándose con sus pensamientos, seguían llegando los gritos de Ryan; hablaba sobre un vagabundo que fue encontrado con el cuchillo de Crowe clavado en el costado, jadeante y cubierto de la sangre de Jaymi. Furioso, Ryan amenazaba con llevar las pruebas a un abogado de Denver para que se encargara de que las analizaran. No se cansaba de exigir al sheriff que les liberara de una vez, antes de que presentara una denuncia por arresto ilegal. —Si viera de una maldita vez la cinta de seguridad de la gasolinera, se dejaría de estupideces — intentaba razonar a gritos—. ¡Déjeles en libertad de una puta vez! Rafe sacudió la cabeza. Sus primos y él eran los únicos que sabían que Ryan Calvert también era un Callahan. Sus abuelos le habían dado en adopción porque no podían mantener a más niños. Rafe no conocía toda la historia; apenas le había dado tiempo a asimilar que el agente de reclutamiento que llegó un buen día por Sweetrock era realmente su tío. Ryan había buscado a su familia biológica durante más de diez años y, cuando por fin dio con ella, había establecido un poderoso lazo afectivo con sus sobrinos al enterarse de que sus padres habían muerto. Ryan supo entonces que sus hermanos siempre creyeron que el hijo que sus padres tuvieron a edad madura había muerto, que el rancho había sido supuestamente vendido y que sus sobrinos mantenían un largo enfrentamiento con las principales familias del condado. Viendo el panorama, intentó convencer a sus sobrinos de que abandonaran la zona y comenzaran una nueva vida en la Marina. Y ahora se ponía de nuevo a su lado, montando un escándalo en la oficina del sheriff. Ryan gritaba todo tipo de teorías acerca del ADN, vagabundos, asesinos en serie y coartadas, mientras Rafe se preguntaba para qué se tomaba tantas molestias. Inquieto, se puso en pie y se acercó a la puerta con las manos metidas en los bolsillos traseros de los vaqueros. Miraba al frente, aunque lo único que veía era la escena de la muerte de Jaymi reflejada en la pared. ¿Cómo estaría Cami? Le había prometido a Jaymi que velaría por ella. Pero ¿cómo lograría hacerlo? Lo había prometido, cierto, pero la semana anterior se había alistado en la Marina. Lo habían hecho los tres: Logan, Crowe y él. Ya habían sufrido suficiente en el condado de Corbin y, como sus padres antes que ellos, llegaron a la conclusión de que las Fuerzas Armadas eran su mejor opción. Quizá por la misma razón: estaban hartos de rumores y especulaciones. Y todo por culpa de las tres malditas familias que campaban a sus anchas en el condado, como si fuera su pequeño reino feudal. Unas cuantas generaciones atrás, había sido el antepasado al que debían su apellido, James Randal Callahan, quien compró al gobierno ochocientos acres de tierras de excelente calidad junto con tres socios: James Corbin, Andrew Roberts y Jason Rafferty. En aquel momento los cuatro hombres eran amigos íntimos, así que se asociaron en los negocios. Adquirieron las tierras, el ganado y los caballos que necesitaban, y luego buscaron esposas. Se establecieron en aquel lugar entre las montañas y sus familias empezaron a crecer. Pero durante aquellos primeros años, ocurrió algo que acabó con su amistad, y la suerte de James

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 20


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Randal Callahan se esfumó. Mientras los demás prosperaban, él y su familia cayeron en desgracia durante generaciones hasta que, por fin, el abuelo de Rafe estovo a punto de morir por una infección pulmonar. Mientras estaba hospitalizado, luchando por su vida, ni siquiera fue consciente de que todo el mundo creía que su hijo menor había muerto. Pero la realidad era que su esposa, Eileen Callahan, se puso en contacto con unos conocidos que estaban desesperados por adoptar un niño. Vendió a su bebé porque necesitaba el dinero para salvar al resto de la familia y al rancho, su bien más preciado. El día de sus muertes, aunque no disponían de efectivo, poseían una fortuna en tierras. Pero por alguna razón, esa misma mañana retiraron su escaso dinero del banco y aceptaron unos miserables cien mil dólares por un rancho que vaha más del triple. Por la noche, cuando se dirigían a Colorado Springs por la sinuosa carretera de montaña —que en algunos tramos bordeaba el río y en otros altos acantilados—, Jr. Callahan, el descendiente de James Randal Callahan, perdió el control del vehículo y cayó en picado por uno de los precipicios. El coche estalló con tal estruendo que la explosión pudo oírse desde cualquier punto de las montañas. Sin embargo, no se descubrieron las frágiles volutas de humo que ascendían desde el fondo del cañón hasta el día siguiente. Y lo más extraño fue que, bastantes años después, sus tres hijos sus nueras murieron de la misma manera. Su coche se despeñó cuando volvían de Denver. La coincidencia era, simplemente, asombrosa... y sospechosa. —Como siga así, Ryan les hará estallar los tímpanos —señaló Logan en voz baja al tiempo que él y Crowe se levantaban de los catres sobre los que habían estado sentados. Cuando las puertas metálicas del pasillo de las celdas se abrieron, el sargento de artillería Ryan Callahan Calvert, de los Calvert de Boston, Massachussets, entró acompañado de dos policías militares y el abogado que había contratado ese mismo día en Denver. Ryan tenía el ceño fruncido. En su rostro, duro como el granito, brillaban unos ojos azules como gélidas gemas mientras seguía al sheriff Randal Tobías hasta la celda en la que estaban encerrados los tres primos. La preocupación de Rafe desapareció cuando observó la mirada de puro odio que les lanzó el sheriff. —Jodidos cabrones, será mejor que os vayáis del condado. —Tobías introdujo la llave en la puerta de la celda, la giró con furia y abrió con un fuerte ruido metálico—. Como vuelva a veros por aquí, os meteré un tiro en la cabeza. —Sólo si te lo ordenan los barones —se burló Rafe, usando el apodo que se daba a los patriarcas de las tres familias. Al instante, Tobias le enterró el puño en las costillas y aprovechó que el golpe había dejado sin aliento a su prisionero para empujarle contra los barrotes metálicos. Rafe sintió que la furia tomaba el control impulsándole a abalanzarse sobre el sheriff, pero Logan, Crowe y Ryan le retuvieran. —Déjalo, hijo —le gruñó Ryan al oído—. Deberías haber mantenido la boca cerrada o estar preparado para esto.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 21


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Tenía razón y Rafe lo sabía. Pero aun así, quería partirle la cara a aquel bastardo con sus propias manos. El sheriff le miró con expresión sardónica. Rafe pensó que no dejaba de ser irónico que Archer, el hijo del sheriff, poseyera todo el honor que le faltaba a su padre y fuera una de las pocas personas del condado que desaprobaba el tratamiento que sus primos y él habían recibido durante los últimos días. Aquélla era la razón por la que Tobias estaba tan furioso. Que su hijo defendiera a los tres primos no sentaría bien a los barones, que le ordenaban cuándo respirar, cuándo orinar e incluso cuándo follar. Rafe curvó los labios mientras miraba al sheriff. —Muy bien, señor —repuso lentamente, dirigiéndose a su tío—. Tiene razón, debería habérmelo esperado. Además, creo que el sheriff es consciente del precio que paga por cumplir esas órdenes. Había perdido a su hijo. Archer Tobías había increpado a su padre el día anterior, diciéndole que no podía creer que estuvieran emparentados y que esperaba que la estupidez no fuera hereditaria. —Eres un maldito hijo de perra —le espetó Tobías—. Volverás. Y cuando lo hagas, Archer se dará cuenta de que eres un asesino. Rafe negó con la cabeza. —No. De lo que se dará cuenta es de que los barones te manipulan. Una pena, porque creo que Archer está cansado de verte saltar cuando ellos lo ordenan. —Lléveselo de aquí, Calvert —masculló el sheriff—, antes de que decida ahorrarle al condado el dinero del juicio y le meta una bala entre los ojos. Los dos policías militares se llevaron la mano a las culatas de sus armas, un hecho que no pasó desapercibido para nadie. —Larguémonos —bramó Ryan—. Tenéis que hablar con vuestro abogado para estudiar este asunto con detenimiento. —Antes tengo que encargarme de otra cosa —dijo Rafe, dirigiéndose hacia la puerta. —Ni hablar —gruñó Ryan, siguiéndole—. Y no se te ocurra discutir ahora conmigo, hijo. Rafe esperó a estar fuera para volverse hacia su tío y mirarle a los ojos con determinación. La ira tensaba su cuerpo y le hacía hervir la sangre en las venas. —Tengo que cumplir la promesa que le hice a Jaymi. —Cerró los puños al pensar en lo que le esperaba—. Después iré donde me indiques, pero tengo que hacer eso primero. —¿Qué es más importante que tu libertad? —inquirió Ryan, tomándole del brazo. —Mi honor —respondió Rafe bruscamente, zafándose de su mano—. Yo no rompo mis promesas.

Cami estaba enferma; Jack y Archer le habían dicho que su estado era grave y que no disponía de medicinas. Estas habían sido confiscadas como pruebas al ser halladas ante la puerta de la farmacia, y Rafe no sabía si alguien se había preocupado de proporcionarle otras.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 22


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Jamás se hubiera imaginado que su vida tomaría esos derroteros. Con veinte años, pensaba que nada se interpondría en su camino y, a pesar de todos los problemas a los que sus primos y él tenían que enfrentarse, había creído que finalmente todo se solucionaría. Lo ocurrido no tenía cabida ni en sus peores pesadillas. ¿Cómo iba a imaginar que Jaymi moriría en sus brazos? ¿Que le arrestarían por su asesinato cuando él sólo había intentado salvarla? El pequeño grupo comenzó a caminar bajo el brillante sol veraniego, seguido por la mirada acusadora de las casi dos docenas de habitantes de Sweetrock que estaban en los alrededores. Quizá deberían habérselo esperado. Justo entonces, apareció entre la multitud Clyde Ramsey, el tío de la madre de Rafe. Tenía el ceño fruncido cuando se acercó bamboleándose sobre sus piernas arqueadas, producto de años de trabajo en el pequeño rancho que poseía en un lugar a medio camino entre Sweetrock y Aspen, a bastante distancia de las propiedades de la familia con la que su hermana había emparentado. Clyde había criado a Rafe y a sus primos cuando nadie quiso hacerse cargo de ellos. ¿Les dejaría ahora de lado? —Bien, larguémonos de aquí —gruñó, deteniéndose frente a ellos y entregándoles un paquete a cada uno—. Tengo que alimentar al ganado y ocuparme de los caballos. No puedo andar perdiendo el tiempo. Había ido a buscarles. A pesar de que todos los presentes les acusaban con la mirada, Clyde estaba allí, como siempre, para protegerles lo mejor que sabía. —Primero tengo que hacer una parada —repuso Rafe en voz baja. El ceño de Clyde se hizo más profundo y respiró hondo. —Así que tienes que... —Se interrumpió abruptamente—. Está bien, haz lo que sea de una vez. Así podremos irnos a casa para tratar de encontrar una solución que nos saque de este embrollo. —Sacudió su cabeza canosa—. Salvaros a vosotros tres se está convirtiendo en un trabajo a tiempo completo, Rafe, y yo me estoy haciendo viejo. A partir de ahora vas a tener que ocuparte tú del asunto. No le dio tiempo a responder. Se volvió y se dirigió a grandes zancadas a su todoterreno sin esperar que le siguieran. —Date prisa en cumplir esa promesa tuya —le dijo Ryan, que estaba a su espalda—. Tenemos un duro día por delante. Como bien dice Clyde, debemos encontrar la solución a este embrollo. Rafe pensó que tenían mucho más que un duro día por delante. Sería una vida difícil, porque Logan, Crowe y él volverían. Conocía a sus primos tan bien como a sí mismo y sabía que no existía la más mínima posibilidad de que permitieran que los barones se deshicieran de ellos con tanta facilidad.

Por otra parte, no tenía ninguna duda de que la grabación de la cámara de seguridad de la gasolinera sería suficiente para probar su inocencia. No eran estúpidos y jamás le contaban a nadie sus planes. Lo aprendieron cuando eran adolescentes; ya entonces les acusaron de robar coches, dinero o cualquier cosa que desapareciera.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 23


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

La mayoría de sus días Ubres los pasaban solos en el rancho, arreglando cercas o realizando otras tareas después de que los vaqueros se fueran. Y nadie, ni siquiera Clyde, sabía que habían ido de acampada al lago ese fin de semana. Que hubieran matado a Jaymi tan cerca de su campamento era un burdo intento para incriminarles. Rafe comenzaba a preguntarse si los demás asesinatos, que el FBI atribuía a un asesino en serie, no serían también una torpe tentativa para perjudicar a los primos Callahan. —Espera un segundo. —Logan se detuvo ante él cuando se encaminaban hacia los vehículos estacionados al otro lado de la plaza—. Vas a ver a Cami, ¿verdad? Rafe asintió con la cabeza. —Te entiendo pero... —Rafe agitó la mano diciéndole que le dejara en paz, pero su primo siguió hablando—. Escúchame un momento. Los habitantes de este maldito pueblo piensan que somos asesinos y pueden intentar algo contra ti. Déjame llamar a Jack y a Archer. Irán a por ella y la cuidarán. Tú no puedes protegerla ahora mismo. Joder, si incluso nos va a resultar difícil cuidar de nosotros mismos. Tenía razón. —Necesito verla, Logan. Aunque sólo sean unos minutos. Necesito asegurarme de que está bien —le explicó Rafe—. Si no la encuentro allí, sabré que está en casa de sus padres y me quedaré más tranquilo. Pero quiero verlo con mis propios ojos. Después de ponerse los vaqueros y la camiseta limpios que su tío le había llevado detrás de un bloque de apartamentos, Rafe subió las escaleras que conducían a la casa que había pertenecido a Jaymi. Todavía tenía la llave. Ella no le había llegado a pedir que se la devolviera. Abrió la puerta y miró a su alrededor. Si no supiera que Jaymi había muerto, lo habría sabido en el momento en que entró allí. Su vitalidad había resultado casi tangible cuando estaba viva. Sin embargo, ahora tuvo la sensación de que la pesada carga del sufrimiento que flotaba en la estancia le envolvía. Esperaba que Cami estuviera en casa de sus padres. Era donde debía estar, no allí sola. Pero cuando se asomó por la puerta entreabierta del dormitorio, la vio tumbada en la cama, sola y dormida, con la cara pálida y desmejorada. Al menos la medicina estaba sobre la mesilla de noche, junto a un vaso de agua. Alguien se había ocupado de ella. Casi sin respirar, se sentó en el borde del colchón y le cubrió suavemente los hombros con la manta. Ella movió las pestañas antes de abrir los ojos y clavar en él aquellas pupilas grises que mostraban una desgarradora expresión de dolor. —Rafe —musitó con voz entrecortada mientras gruesas lágrimas comenzaban a resbalar por sus mejillas. —Ven aquí, mi pequeña Cami. —Rafe la alzó para estrecharla contra sí y sintió que se le formaba un nudo en la garganta cuando ella se acurrucó contra su pecho, presa de desgarradores sollozos. Tratando de contenerse para no llorar, apretó los párpados y susurró—: Tranquila, cariño. Llora. —Su voz estaba llena de ternura mientras apoyaba la mejilla contra su sien—. Llora por los dos.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 24


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Rafe había perdido a su mejor amiga y no sabía cómo podría llegar a superarlo. No pudo protegerla a pesar de haberle prometido a Tye que lo haría. Había roto la única promesa que le hizo al hombre al que llamó hermano. Mientras abrazaba y acunaba a Cami, se preguntó por qué a Jaymi se le habría ocurrido pedirle que mantuviera a su hermana a salvo cuando no había sido capaz de protegerla a ella. ¿Cómo podía él mismo creer que sería capaz de cuidar a aquella niña abandonada que había logrado hacerse un hueco en su corazón? Pero lo había prometido y tenía que encontrar la manera de hacerlo. Jaymi no sabía lo que le había pedido. No tenía ni idea de que sus primos y él se habían alistado en la Marina. ¿Dónde dejaba eso a Cami? —¡Oh, Dios mío! Aquel agudo chillido femenino le hizo alzar la cabeza de golpe. Ella Flannigan, la tía de Cami, estaba en el umbral de la puerta y parecía a punto de salir corriendo de allí dando gritos. —Rafe Callahan, me acabas de dar un susto de muerte. —Su expresión de terror se transformó en otra de recriminación al darse cuenta de que su sobrina se aferraba a él como si no quisiera dejarlo ir nunca. —Se lo prometí a Jaymi. —Tragó saliva. El cansancio pareció hacer mella en el debilitado cuerpo de Cami, cuyos sollozos comenzaban a perder fuerza—. Le prometí que la cuidaría. La mujer parpadeó con rapidez antes de asentir con la cabeza. Sus ojos estaban llenos de compasión. —Estaré en la sala con Eddy. Su marido no estaba allí cuando Rafe entró en el apartamento y no había oído entrar a nadie. Parecía que Ella se acababa de despertar, así que dudaba mucho que su marido se encontrara en el apartamento. Pero se presentaría de inmediato; su casa estaba a sólo una manzana de distancia. Asintió con la cabeza al tiempo que acariciaba la espalda de Cami con un largo movimiento que la hizo relajarse contra él. Parecía a punto de quedarse dormida. La medicina para la bronquitis debía de actuar también como sedante. Mejor, eso le permitiría descansar. —La echo de menos, Rafer —dijo ella con una voz ronca que evidenciaba el dolor que le oprimía el corazón. —Yo también, pequeña —murmuró—. Duerme. Tienes que ponerte bien, ¿de acuerdo? No podía dejarla mientras estuviera enferma, pero en cuanto estuviera mejor y sus primos y él fueran absueltos de todos los cargos, se marcharía lejos por mucho tiempo. —No me dejes, Rafer. —Sus palabras rezumaban sufrimiento—. Por favor, no te vayas tú también. —Me quedaré, Cami —le prometió—. Me quedaré todo el tiempo que pueda. No pensaba provocarle más pesar diciéndole que se marcharía pronto. Dejó de abrazarla con tanta fuerza, permitiendo que se durmiera. Luego la recostó sobre la cama, la cubrió con las sábanas y le acarició la mejilla con ternura.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 25


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Se preguntó si él volvería a dormir alguna vez. Si sería capaz de abandonarse a la bendición del sueño tras la muerte de Jaymi. Después se dirigió a la sala dispuesto a enfrentarse a Ella y a los sarcásticos comentarios que Eddy Flannigan solía regalar a todo el mundo, aunque ahora no estaba de humor para escuchar estupideces. Los hermanos Flannigan no formaban parte del grupo de personas que se agolpaban a la salida de la cárcel cuando les pusieron en libertad, a pesar de que esperaban que Mark Flannigan, el padre de Cami y Jaymi, montara una escena en público. Y por una vez en su vida, Eddy Flannigan se mantuvo callado cuando Rafe entró en la sala. Ella se mantuvo apoyada en el marco de la puerta que comunicaba la sala con la cocina mientras Eddy se levantaba para observar la calle a través del enorme ventanal. —El alquiler está pagado durante los próximos tres meses —dijo la tía de Cami con lentitud—. Mark no quiere tener a Cami en casa durante un tiempo y Margaret... Bueno, ella no se encuentra bien. Eddy se giró. Su esposa y él compartieron una mirada de mudo entendimiento que hizo que Rafe entrecerrara los ojos. —¿No quieren tenerla en casa ahora? ¿Después de haber perdido a Jaymi? La expresión de Eddy se tornó dura e impenetrable al oír aquello, pero se limitó a guardar silencio. —Es una situación complicada, Rafe —trató de explicarle la mujer con los ojos llenos de lágrimas—, pero nosotros nos ocuparemos de Cami lo mejor que podamos. —Quiero que me informéis de todo cuanto necesite —exigió—. Yo me encargaré de sus gastos. —No es responsabilidad tuya —gruñó Eddy—. Nosotros nos haremos cargo de Cami. —Informadme —repitió con suavidad, tranquilizándose al ver que Ella asentía con la cabeza—. Volveré a visitarla, pero después... —Tragó y su saliva se llevó consigo la furia y el dolor—. Una vez que retiren los cargos, nos iremos. —¡Vaya sorpresa! —murmuró Eddy. Rafe le ignoró y Ella le lanzó a su marido una mirada de advertencia. —Nos ocuparemos de Cami, Rafe. Si llegara a necesitar algo que nosotros no podamos facilitarle, nos pondremos en contacto contigo —le prometió. Era mucho más de lo que esperaba conseguir. —Gracias, Ella. No había nada más que decir. No tenía otra manera de ocuparse de Cami, tal y como le había prometido a su hermana. Se dispuso a abandonar el apartamento sin añadir nada y casi hubiera jurado que escuchó a Cami llamarle cuando cerraba la puerta. Pero en vez de regresar junto a ella, se obligó a salir y bajar las escaleras para abandonar el edificio por la puerta trasera, la misma por la que había entrado. Sus primos, su tío, el abogado y dos policías militares le esperaban. Se acercó a su moto, puso en marcha el motor y aceleró en el momento en el que éste cobró vida. Luego se dirigió a la salida del pueblo, rumbo al rancho Ramsey, donde se había criado.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 26


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Les pondrían en libertad y él lo sabía. Pero aun así, la mayoría de los habitantes de aquel pueblo jamás reconocería que no habían cometido el crimen. Eso no significaba que ellos fueran a mantenerse alejados. No quería decir que tuvieran la intención de renunciar a la herencia que les correspondía ni a las tierras que legítimamente les pertenecían. Por el contrario, sólo lucharían con más ahínco por recuperar su legado.

Cuando Cambria tenía veintiún años… Cami salió silenciosamente del hotel con el corazón desbocado. El dolor y las ganas de llorar la desgarraban por dentro. Había tenido que recurrir a cada brizna de su voluntad para alejarse de aquellos brazos, para salir de aquella cama y vestirse. Y abandonar la habitación le resultó incluso más difícil. Le dolía todo el cuerpo; sobre todo sus partes íntimas. Tenía los pezones sensibles, el clítoris palpitaba todavía con perezosa satisfacción y sentía un hormigueo en las nalgas que él había azotado mientras la penetraba desde atrás. El sol apenas comenzaba a asomar por el horizonte. La ventisca que había obligado a suspender todos los vuelos con salida desde Denver había finalizado hacía ya varias horas. El pronóstico climatológico anunciaba frío y cielos parcialmente nubosos, pero el mensaje de texto que acababa de recibir indicaba que su vuelo, rumbo a Sweetrock, saldría al cabo de dos horas. Por su parte, Rafer se alejaría otra vez del condado de Corbin y se marcharía allá donde quiera que la Marina le necesitara. Al contrario que la joven, él no había cambiado mucho a lo largo de los últimos ocho años. Todavía seguía dejándola sin respiración cuando le veía, haciéndola sentir cosas que no comprendía ni sabía cómo controlar; sin embargo, sus sentimientos por él eran ahora más ardientes, más intensos. La madurez de su cuerpo había llegado acompañada de un deseo, una lujuria y un hambre contra los que no podía luchar. Todo en él la excitaba. Su sonrisa, la voracidad que asomaba a sus ojos azul zafiro, la sensualidad que caracterizaba su expresión o las gruesas pestañas negras, demasiado largas para pertenecer a un hombre. Ahora llevaba el pelo cortado casi al uno, lo que hacía que los sombríos ángulos de su cara parecieran todavía más duros y atractivos. Dios, ni siquiera imaginaba lo que él le haría anhelar, lo que podría hacerla sentir. Cerró los ojos y volvió a revivir el encuentro en su mente. —¿Cami? La joven alzó la cabeza del libro que estaba leyendo en la cafetería del aeropuerto casi desierto. El aburrido ejemplar que sostenía en las manos estaba repleto de historias sin sentido que no servían ni para pasar el rato. Pero esa voz... La había oído en sueños tantas veces... Abrió los ojos como platos al tropezarse con aquella mirada brillante.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 27


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Rafer. —No sabía que pronunciaría su nombre con tanta facilidad. Fue sólo un susurro, aunque ella reconoció la ronca necesidad en su voz. El corazón se le aceleró hasta alcanzar un ritmo casi brutal y palpitó con fuerza contra su pecho mientras aspiraba temblorosamente. —¿Te has quedado en tierra? —le preguntó él con la cabera ladeada y el petate colgando de su mano como si no pesara nada. Rafe no había cambiado demasiado si se dejaba a un lado la nueva agresividad de su rostro, la experiencia que reflejaba su expresión y el ansia que hacía brillar con voracidad sus ojos color zafiro. No vestía el uniforme de la Marina, sino vaqueros, camiseta, caladora de cuero y botas. Sus hombros parecían más anchos de lo que recordaba, sus muslos eran poderosos y sus piernas largas y fuertes. Mientras él desligaba la mirada sobre su cuerpo, ella notó que se humedecía, que le latía el clítoris y que sus pegones se erizaban. Cada una de sus células respondía a aquel hombre. Únicamente a él. Cami sabía lo que era el deseo. Lo sintió por primera vez a los trece años y, a los catorce, era plenamente consciente de su cuerpo cada vez que veía a Rafe. Entonces, él había regresado a casa de permiso junto a sus primos, y dedicaron aquella semana a intentar solventar un asunto legal que afectaba a su herencia y en el que estaban implicados los barones de condado. Y, como cada vez que regresaba, él tuvo un momento para ir a verla. El verano que cumplió quince, ellos aparecieron otra vez en el pueblo. En aquella ocasión, Rafe se acercó a ella vestido con un traje negro en la fiesta de primavera y le pidió un baile. Mientras giraban por la pista, él le preguntó cómo le iba todo, qué tal se le daba la escuela. Se interesó por sus padres, por sus tíos. Y, cuando le preguntó si necesitaba algo, ella quiso llorar porque lo único en lo que pudo pensar fue en cuánto le echaba de menos y lo bien que se encontraba entre sus bracos. Le hubiera gustado quedarse allí para siempre. A lo largo de los cuatro años siguientes la situación se repitió muchas veces, con la única diferencia de que cada año que pasaba ella había alcanzado un mayor grado de madurez sexual, y cada vez le resultaban más familiares el deseo y la necesidad. Su sensualidad parecía despertara medida que le veía. Siguieron encontrándose esporádicamente mientras ella seguía madurando, y sus contactos resultaron cada vez más ardientes, más explosivos, hasta que estallaron sin control. Finalmente se tropezó con él en aquel aeropuerto casi desierto. Se habían suspendido los vuelos a causa de la salvaje ventisca y las compañías aéreas habían alojado a casi todos los viajeros en los hoteles cercanos. Por desgracia, ella no fue una de los afortunados. —Cami ¿te has quedado en tierra? —repitió él, con la mirada iluminada por un voraz resplandor interior. Aquella llama llevaba allí desde el verano en que ella cumplió dieciocho años, cuando se encontraron por casualidad durante una noche de copas en Denver, donde ella pasaba unos días con su tía. En aquel momento circuló entre ellos una corriente eléctrica que les hizo estremecer. Esa noche la besó y, desde entonces, nada volvió a ser igual. —Sí —susurró la joven, jadeante. Siempre se le cortaba la respiración cuando estaba cerca de él. Siempre se apoderaba de ella una sensación de anticipación y deseo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 28


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Rafe le había tendido la mano. Su palma era firme y ancha, sus dedos largos y elegantes y, qué Dios la ayudara, en lo único que pudo pensar fue en qué sentiría si esos dedos la acariñaran entre los muslos, si se desligaran entre sus húmedos pliegues hasta llenar la estrecha entrada de su cuerpo. El deseo resultó tan intenso, tan impactante, que se vio obligada a apretar las piernas para poder aliviar el repentino e inesperado latido de su clítoris. Vero nada podía haberla preparado para el momento en que la tomó de la mano y tiró de ella, obligándola a levantarse de la silla de plástico en la que llevaba sentada varias horas. Sus miradas se entrelazaron y su cuerpo se inundó de anhelo; la necesidad de tocarle se apoderó de sus sentidos. La sensación de su cálida y callosa mano envolviendo la suya le hizo sentir una puntada de placer justo en el centro de su vientre. Nunca se había sentido tan sensible. Un su interior creció una necesidad sexual tan profunda, tan primitiva, que apenas logró contenerse y no suplicarle que la tomara en el acto. —Tus ojos me dicen lo que callas —susurró él—. Cada año son más oscuros y están más llenos de deseo. Dime Cami ¿cuánto más se pueden oscurecer de pasión? Fue como si presionara un interruptor. Una creciente oleada de deseo atravesó el cuerpo de la joven y la excitación se avivó en su vientre de una manera intensa e incontrolable. Apenas fue capaz de respirar. No había oxígeno suficiente. Había esperado tanto tiempo ver reflejada aquella necesidad en los ojos de Rafe, que sus pulmones no respondían. Cami era consciente de que el control de Rafe era más fuerte que su deseo por ella y, sin embargo, su propio cuerpo no respondía a ningún otro hombre. —¿Cuánto tiempo más vas a hacerme esperar? —le respondió la joven, dándose cuenta en ese instante de que la intrincada telaraña que habían tejido a su alrededor desde el verano en que ella cumplió dieciocho años comentaba a desintegrarse. Desde entonces habían pasado tres años en los que, a pesar de que él se resistió a ella, habían disfrutado de tres intensos besos. La mirada de Rafe se desligó lentamente por sus labios mientras daba un único paso hacia ella. Fe apretó la mano contra el pecho antes de soltarla y acariciarle el pelo, reteniéndole cautivos los ojos con la intensidad de su mirada. Fascinada, la joven se vio arrastrada a un remolino de sensaciones que anuló cualquier objeción que hubiera podido tener. Y no es que hubiera tenido intención de pensar en nada. Rafe inclinó la cabera al tiempo que desligaba un dedo por su mejilla, inmovilizándola mientras robaba sus labios contra los de ella. Aunque Cami era virgen, no ignoraba las reacciones de su cuerpo, la necesidad y la excitación que crecía en su interior cada vez que pensaba en él. Allí, en mitad de la cafetería casi desierta de un aeropuerto, Rafe apretó la boca contra la suya, separándole los labios al tiempo que se los lamía. Debió de dejar caer el petate, porque le envolvió las caderas con el brazo y la presionó contra su cuerpo para profundizar el beso. Él la tentó con toda la sabiduría de su experiencia. Demandando y exigiendo. Reclamaba y a Cami no le quedaba más remedio que someterse. El efecto que tenía sobre ella no le permitía a la joven echarse atrás. El placer que le proporcionó, el calor que inundó sus sentidos y se extendió por todo su cuerpo fue demasiado adictivo para negarse.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 29


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

A partir de ese momento le pareció vivir un sueño. La ventisca rugió con furia en torno a ellos y pareció aislarlos en su pequeño mundo privado durante el tiempo que les llevó cubrir el corto trayecto del aeropuerto al hotel, en un todoterreno que Rafe había alquilado previamente. Y cuando llegaron a la habitación... Cami contuvo el aliento. El recuerdo de lo ocurrido la atravesó, desgarrándola, y tuvo que apretar los puños ante la intensa necesidad de su cuerpo recién saciado, del duro latido de su clítoris. Alejarse del único hombre al que había amado le había resultado casi imposible. Cuando descendió la escalera del hotel y se subió a un taxi, apenas podía creer que lo hubiera logrado sin que él la hubiera descubierto. Rafe tenía que estar exhausto, si no, se habría despertado. No, no había sido por eso, admitió para sí con el corazón en un puño. Se había hecho el dormido para permitir que se fuera. Y ella era demasiado cobarde para querer saber por qué. Rafe vio cómo Cami alzaba la mirada hacia la ventana de su habitación antes de subirse al taxi, y entrecerró los ojos pensativamente, oculto tras la cortina. No quería dejarla marchar. Incluso su propia alma le había exigido que la retuviera, que la rodeara con los brazos y la poseyera hasta que estuviera demasiado cansada para escabullirse mientras pensaba que dormía. ¿Por qué se lo había permitido? Porque si no se escapaba ahora, lo haría más tarde. Quizá mientras se duchaba, o mientras estuviera reunido con Logan y Crowe en el bufete del abogado. Sabía que no podría retenerla si ella no quería quedarse. Estaba demasiado asustada por lo que había ocurrido entre ellos para no huir. Respiró hondo y echó un vistazo a su alrededor, centrando final—mente la mirada en la acusadora mancha rojiza que destacaba en las blancas sábanas. Cami era virgen cuando llegó. Se le puso un nudo en la garganta ante la prueba de su inocencia, ante la certeza de que había sido el primero en tocarla de manera íntima, el primero en disfrutar de su frágil cuerpo y en conducirla por los senderos del placer. El primero en escucharla gemir al alcanzar el clímax. Su miembro se endureció ferozmente con hambre renovada. Quizá fuera mejor que ella hubiera escapado, porque en ese momento en lo único en que podía pensar era en follarla, en someterla a él por completo hasta escucharla gemir de éxtasis. Logan y Crowe habrían tenido que sacarle a rastras de esa habitación. Durante años había luchado por encontrarse a sí mismo. No quería ser sólo el heredero de la propiedad que sus padres le habían dejado, el propietario de un dinero que seguía congelado en el banco desde el día que se quedó huérfano.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 30


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

La guerra duraba ya demasiados años. Sus primos y él llevaban mucho tiempo luchando por su herencia y se habían jurado a sí mismos que esa batalla no la ganarían los barones, a menos que les mataran. Y dada la importancia de esa cita con el abogado, tan crucial para el caso, sabía que si hubiera retenido a Cami no habría llegado a tiempo. La joven le nublaba la mente y él no podía evitarlo. Lograba meterse bajo su piel de tal manera que le resultaba imposible pensar en otra cosa que no fuera tocarla de nuevo. Desde el momento en que la hizo levantarse de la silla en el aeropuerto y vio el hambre que inundaba sus ojos, sólo pudo pensar en hacerla suya. Había intentado luchar contra aquella locura. Sólo Dios sabía la fuerza con la que se había resistido a la tentación durante los últimos tres años. Cada vez que la había visto desde que cumplió dieciocho años había acabado besándola. Besos que casi habían terminado con su control el año anterior. Cami era como un fuego al que no podía combatir porque, cuando estaba con ella, el hielo que usualmente sentía en su interior se derretía por completo. Estar con ella era como llegar a casa en mitad de una noche fría, una tentación que ningún hombre que presumiera de serlo podría resistir. Era Cami, su némesis personal. La única mujer a la que no podría dar la espalda por mucho que lo intentara. Rafe estaba volviéndose loco por la necesidad de poseerla otra vez. No hacía ni cinco minutos que se había ido y el deseo por ella volvía a hacer palpitar su polla con cruel voracidad. Se pasó la mano por el pelo y suspiró antes de dirigirse a la ducha. Tenía cosas que hacer. Cosas que no incluían pasearse de un lado a otro pensando en la forma en que Cami había huido de él. Cosas que, sin duda alguna, no incluían perseguida... por muy desesperadamente que quisiera hacerlo.

Dos meses después… El destino se había conjurado contra ella. Se burlaba, se esmeraba en desbaratar su vida, pensó Cami mirando por la ventana del apartamento en el que una vez había vivido su hermana. No podía dejar de llorar. Habían pasado dos meses, ocho semanas enteras desde el día que se topó con Rafe en Denver. Era el tercer año consecutivo que se encontraban allí y, finalmente, habían acabado compartiendo una noche de pasión. Se apretó la mano contra el abdomen consciente del vacío que sentía ahora y, de nuevo, se le entrecortó la respiración. Angustiada, embargada por la furia y la desesperación, volvió a sollozar con fuerza. Sabía que su tía estaba en la cocina, a su espalda. Había sido ella quien la había acompañado en el hospital, quien se había quedado a su lado durante todo el día. Fue su tía la que escuchó sus silenciosos sollozos y quien, en ocasiones, lloró con ella. Su madre, en cambio, no había aparecido. Margaret Flannigan no fue al hospital. No la llamó ni acudió a su apartamento. Fue su padre quien cogió el teléfono cuando la joven quiso ponerse en contacto con ella.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 31


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Está ocupada —le informó Mark Flannigan cuando Cami le pidió que le pasara el teléfono a su madre. —Por favor, papá. —La joven recordaba que sus ojos se habían llenado de lágrimas—. Por favor, déjame hablar con ella. Necesito hablar con ella. —¿Para poder llorar porque has perdido a tu pequeño bastardo? —le espetó su padre con voz áspera y furiosa—. Tu hermana debe de estar retorciéndose en su tumba, Cami. Has roto el corazón de tu madre. ¿Cómo has permitido que te tocara el monstruo que mató a Jaymi? ¿O es que estás tan desesperada por tener todo lo que poseía tu hermana que incluso quieres acostarte con su amante? ¿Tener el hijo que ella no pudo tener? Quizá tengamos suerte y te mate como a todas esas chicas inocentes e indefensas. Tras decir aquellas terribles palabras, Flannigan colgó con brusquedad. Cami escuchó el tono de la línea durante un buen rato antes de colocar el auricular en su lugar. Al menos su padre consiguió que dejara de llorar. El impacto que provocaron sus palabras fue tal, que acalló todas las emociones que desbordaban su alma. Sabía que tardaría mucho tiempo en asimilar racionalmente lo que había oído. —Cami. —Su tía se acercó a la ventana donde estaba sentada, mientras ella permanecía con la mirada clavada en la calle—. Ven a nuestra casa, cariño. Eddy está preocupadísimo por ti y no queremos dejarte aquí sola. —Estaré bien —le aseguró. Mentía. Jamás volvería a estar bien. Puede que siguiera viviendo, pero jamás volvería a estar bien. Había perdido a su bebé. El que Rafe y ella concibieron la noche que pasaron juntos, dos meses antes. El encuentro propiciado por la ventisca no fue más que otra coincidencia, al igual que otras que habían ocurrido en el pasado. No era posible que él supiera que ella iba a coger un avión para ir a casa, ni que hubiera aparecido a propósito en el mismo aeropuerto en el que se disponía a pasar la noche ¿verdad? No, lo que pensaba no podía ser cierto. Pero ¿qué otra explicación había? La única que encontraba iba más allá de su imaginación: que la buscaba a propósito. —¿Vas a llamarle, cariño? —preguntó su tía con suavidad. Cami negó con la cabeza antes de girarse con un sollozo. El dolor le desgarraba el alma. Le dolía tanto que quería morirse. —Él querría saberlo —dijo su tía en voz baja, acercándose a la joven con el corazón en un puño. Apenas podía contener las lágrimas. Santo Dios, ¿cómo era posible que su madre la dejara sola en un momento como ése? ¿Cómo podía Margaret abandonar a su preciosa hija? ¿Cómo se quedaba de brazos cruzados ante todas las crueldades de Mark? ¿Sería consciente Margaret de todas las veces que Mark se había interpuesto entre ellas? ¿Se habría percatado su cuñada, perdida en la neblina que le proporcionaba el Valium, de que el hombre que había prometido amarla y protegerla estaba atormentando a su hija?

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 32


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Cami —susurró, poniéndole la mano en la rodilla—. No tienes que pasar por esto sola. Él querría saberlo. La joven negó con la cabeza una vez más. —¿Por qué? —insistió su tía. Cami se volvió hacia ella con los ojos brillantes de pesar y desesperación. —¿No crees que Rafe ya ha sufrido suficiente? —preguntó con voz ronca—. No puedo decírselo, tía Ella. No puedo hacerle eso. Por mucho que le necesitara. —Y te pido por favor que tampoco se lo digas tú. —Cami alargó la mano y apretó la de su tía, como si hubiera leído los pensamientos que todavía no se habían formado en su mente—. Por favor, tía Ella. No me hagas eso. No quiero que sienta lástima por mí. Por favor. —Las últimas frases las dijo entre sollozos mientras gruesas lágrimas caían de sus ojos, uniéndose a las que ya mojaban su cara. Ella asintió vacilante. No le gustaba la idea; no, no le gustaba nada. Pero era Cami quien debía elegir si quería soportar su carga sola o si prefería compartirla con ese joven que, al igual que su sobrina, había perdido algo precioso. Recordaba claramente que Rafe había ido a ver a Cami en cuanto salió de la cárcel, después de que le acusaran del asesinato de Jaymi. Incluso le vio llorar con ella mientras la consolaba. No, no tenía ninguna duda de que también ahora habría acudido a su lado. Pero ¿podía culpar a su sobrina? ¿No habría protegido ella misma a su esposo Eddy de igual manera si aquello les hubiera ocurrido a ellos? Sabía de sobra la respuesta. —¿Por cuántas cosas más vas a pasar tú sola, Cami? —Suspiró con pesar, sintiendo que el corazón se le rompía al ver a la joven en aquel estado. —No importa —susurró Cami, negando con la cabeza—. Déjalo estar. Déjame sola, tía Ella. Por favor. Ahora no puedo hablar. Su tía comprendía perfectamente su petición. Cami le había susurrado esas mismas palabras ocho años antes, después de que enterraran a su hermana. Una vez que la ceremonia terminó y se marcharon todos los asistentes, Ella y Eddy fueron incapaces de encontrar a Cami hasta que les llamó el director de la funeraria, alarmado ante la posibilidad de que si no iba alguien a buscar a la niña, pronto hiciera compañía a Jaymi. Habían ido a buscarla a toda prisa e intentaron convencerla para que fuera a su casa. —Déjame sola, tía Ella —le pidió entonces Cami con vehemencia. Su voz había reflejado una agonía tan profunda que incluso Eddy había tenido que contener las lágrimas—. Déjame sola antes de que también te haga sufrir a ti. Cami se distanció de ellos a partir de ese momento. Tanto ella como Eddy fueron testigos impotentes de la pérdida de emoción en su mirada, de la expresión distante a pesar de las lágrimas que resbalaban por su rostro. Y ahora le estaba sucediendo lo mismo. Preocupada, Ella se volvió hacia la ventana preguntándose a dónde habría ido la mente de su sobrina. En qué pensaría Cami mientras estaba allí sentada mirando fijamente aquella calle soleada, que parecía más tranquila y solitaria que nunca, como si todo el mundo contuviera el aliento y se compadeciera de ella. No podía dejar sola a Cami. Eso era lo que había hecho su madre, y ella se negaba a actuar de la misma manera.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 33


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Así que permaneció a su lado, observándola, hasta que la joven por fin se quedó dormida. Su pequeño y frágil cuerpo estaba acurrucado en el asiento junto a la ventana. Cami se rodeaba a sí misma con los brazos, como si ésa fuera la única manera en la que pudiera sentir calor humano. Al ver a su sobrina de esa forma, Ella estuvo a punto de faltar a su palabra y llamar a Rafe. De hecho, se dirigió a la cocina en busca del móvil. Sabía que él acudiría si Cami le necesitaba y que la ayudaría a recuperarse. Pero también sabía que su sobrina ya se sentía demasiado culpable y no podía cargar un nuevo peso sobre sus delicados hombros. Así que se limitó a apoyar la frente en la mesa de la cocina y a llorar en silencio por una joven que no se merecía que le pasaran todas aquellas desgracias.

Tres años después. Cuando Cami tenía veinticuatro años… ¿Una coincidencia? No. Cami, al contrario que los habitantes de Corbin, no lo creía. Se había situado en un discreto segundo plano, entre la gente, mientras el reverendo Mayer oraba ante el ataúd de Clyde Ramsey. El tío abuelo de Rafe Callahan —el único miembro de su familia que no le rechazó cuando sus padres murieron— estaba siendo enterrado un soleado día de invierno. Clyde Ramsey se había caído del caballo y se había desnucado en el mismo despeñadero en que los hermanos Callahan y sus esposas perdieron la vida. La coincidencia era, simplemente, demasiado evidente. En especial si se tenía en cuenta que el supuesto accidente se produjo sólo dos días después de que hubiera registrado en el juzgado los documentos en los que cedía a su sobrino la propiedad de los cuatrocientos cincuenta acres del rancho que poseía. Cami sabía que había recibido varias ofertas para vender —o al menos arrendar— parte de la propiedad y estaba segura de que en el momento en que los tres varones recibieron la noticia, debió desatarse el Apocalipsis. Ahora Clyde Ramsey estaba muerto y el rancho que las tres poderosas familias intentaron comprar a toda costa estaba a punto de convertirse en el origen de otra batalla judicial para su heredero, Rafer Callahan. Las pugnas que comenzaron veintidós años antes, poco después de la muerte de sus padres, aún no se habían resuelto. La herencia que les correspondía a Rafe y a sus primos seguía congelada a instancias de sus familias maternas. Unas familias que todavía trataban de privarles de todo lo que les correspondía por derecho. En especial de las propiedades que habían pertenecido a Jr. y Eileen Callahan —los abuelos paternos de Rafe, Logan y Crowe— y que, supuestamente, vendieron poco antes de su muerte. ¿Coincidencia? Cami odiaba esa palabra.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 34


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

El condado de Corbin parecía marcado por coincidencias de sangre y muerte que afectaban a todo aquél que se opusiera a las tres familias fundadoras. Hasta ahora, los primos Callahan habían logrado evitar cualquier consecuencia. Las habían eludido o... quizá, los poderosos barones aún no habían llegado al punto de ser capaces de asesinar a sus propios nietos. Por supuesto, eso último era un pensamiento suyo. O, como le gustaba decir a su madre mientras le sonreía indulgente y distraída—mente, su paranoia personal. Su madre había cambiado mucho. Incluso antes de la muerte de Jaymi, Margaret Flannigan era propensa a las depresiones y vivía en el onírico mundo en el que la sumía el Valium. Once años después de la muerte de Jaymi, su depresión se había hecho más profunda, en especial desde que se mudó con su marido a Aspen, hacía ahora dos años. Mucho después de lo previsto. Sus padres habían planeado mudarse el año que Jaymi murió y, de hecho, su intención había sido que su hija mayor se fuera con ellos y dejar a Cami con sus tíos. Pero nadie se molestó en ponerla al corriente. De esa manera sus padres le indicaron sin palabras que no era bienvenida. Sonrió burlonamente al pensarlo. ¡Qué diferentes eran unas familias de otras! Sus padres raras veces toleraban su presencia aunque, cuando su madre era consciente de que estaba con ella, se mostraba tierna y amorosa. Cami jamás había dudado del afecto de su madre, sólo de la habilidad para demostrarlo a pesar de su marido. Por otra parte, sus tíos, Eddy y Ella, la trataron siempre como la hija que nunca tuvieron. Jamás le fallaron. Fueron ellos quienes le compraron el vestido para el baile de graduación a pesar de que no quería asistir. Por suerte, su amigo Jack Townsend conocía a alguien dispuesto a acompañarla: Archer Tobías, el hijo del antiguo sheriff. Ahora era el propio Archer quien ostentaba el cargo de sheriff del condado de Corbin. Algo que no dejaba de sorprenderla, dado que los barones no habían apoyado tal elección. Fueron sus tíos quienes la avalaron cuando pidió un préstamo para pagarse la universidad y los que la consolaron al perder la amistad de su mejor amiga. Y todavía más importante, cuando perdió lo único que había querido por encima de cualquier otra cosa en el mundo, fueron Eddy y Ella los que la rescataron de la desesperación. Los que la obligaron a abandonar el apartamento de Jaymi e instalarse en su casa. Ahora estaba presenciando el entierro de otro amigo. Una vez que el reverendo Mayer dio por terminada la oración y el pequeño gentío comenzó a disolverse, Cami se dirigió al coche de los Callahan y los esperó allí. —Rafer. —Se sentía débil y anhelante, pero se enfrentó a aquel poderoso y autoritario ejemplar masculino con la misma valentía de siempre. —Hola, gatita —la saludó él con ternura, haciendo que se estremeciera con la ronca aspereza de su voz. No pudo evitar su abrazo cuando la estrechó contra su cuerpo, aunque lo intentó. Se obligó a dar un paso atrás y, cuando no lo consiguió, a quedarse inmóvil entre sus brazos. Se dijo a sí misma que no debía sentir nada. No se lo podía permitir porque, definitivamente, no había futuro para ellos. No funcionó. Se derritió contra él sin remedio y le rodeó el cuello con los brazos. Apretó la cara contra aquel ancho y poderoso pecho mientras absorbía el único calor capaz de aliviar el frío de su alma. Cerró

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 35


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

los ojos y aspiró el limpio y absolutamente masculino olor de Rafe. Al instante, sintió que sus sentidos volvían a la vida. La sensualidad y el deseo brotaron como una llama en su interior, recordándole el éxtasis que ya había encontrado entre sus brazos. Se permitió recrearse en aquel placer durante unos segundos antes de decirse que debía renunciar a él. No sobreviviría si cediera. Casi había muerto en vida cuando perdió el bebé y no podía arriesgarse a que le volviera a ocurrir. —Estás tan hermosa como siempre, Cami —le susurró Rafe al oído—. No te imaginas lo mucho que te he echado de menos. Estaba duro. La erección presionaba contra su vientre evidenciando el deseo que sentía por ella y provocando que el suyo se incrementara todavía más. Comenzó con un latido entre sus muslos, en su palpitante clítoris, se le contrajo el vientre y se estremeció al sentir la líquida respuesta de su cuerpo. No podía, no lo haría. No se entregaría a él. Alejarse fue incluso más difícil de lo que le resultó abandonar sus brazos y su habitación tres años antes. —Lamento la muerte de tu tío —murmuró, dando un paso atrás—. Era un buen hombre. —Era inflexible como el acero e igual de duro. —Los ojos de Rafe reflejaban un dolor crudo y descarnado por haber perdido al hombre que le había criado. —Pero os adoraba a los tres —le recordó con suavidad. —Digamos que nos toleraba —intentó bromear. Cami no pudo responder con la calidez y la aroma acostumbradas. Se alejaba conscientemente de él porque no podía estar cerca de aquel hombre sin desearle, sin necesitarle. Sin aceptar todo lo que sabía que Rafe estaría dispuesto a darle. Lo único que tendría que hacer sería volver a abrazarle, rendirse. ¡Oh, Dios!, alejarse del calor de sus brazos había sido extremadamente doloroso. Fue como si le arrancaran un trozo de alma. Y ella que pensaba que ya la había perdido... Odió la debilidad que la inundó, y odió también no saber cómo asumir el riesgo y sobrevivir. Había perdido a demasiada gente a la que amaba, demasiadas cosas. A su madre, a su padre — mejor dicho, el donante de semen que no quería ser su padre—. Y a su hijo. Pensar que podía caer en esa debilidad, que podía recibir de nuevo sus caricias, la aterró. La opción de perder a Rafe era algo en lo que no quería pensar. No quería imaginar lo que sería estar de pie ante su tumba observando cómo le enterraban, y era una posibilidad que crecía cada día que él permaneciera en el condado de Corbin. Así que dio otro paso atrás. Se aferró a la correa del bolso y le miró con añoranza. —Sólo quería saludarte —confesó con suavidad—. Darte mis condolencias. El cambió de expresión cuando fue consciente de la distancia que ponía entre ellos, de su rechazo. Sus ojos ardieron de cólera.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 36


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No deberías haber perdido el tiempo, Cami —masculló arrastrando las palabras—. Vuelve a tu casa antes de que te demuestre lo rápido que puedo conseguir que una niñita como tú admita que me conoce mucho mejor de lo que quiere aparentar. —No es mi intención aparentar nada —repuso ella negándose a ocultarse, a retroceder ante él—. Sólo he aprendido a aceptar la realidad. —¿Qué realidad? —Se burló Rafe—. ¿La auténtica o la realidad que los barones obligan a aceptar a todo el mundo? Se dijo a sí misma que era bueno que él se enfadara. Y sería mejor todavía que la odiara, porque cualquier otra emoción sólo la llevaría a romper la promesa que se había hecho a sí misma: jamás se arriesgaría otra vez porque sobrevivir le resultaría imposible. Y también se juró que él nunca sabría lo que ambos habían perdido. Nunca se enteraría de lo mucho que ella había sufrido. —Adiós, Rafer —se despidió. Su voz estaba cargada de ternura—. Cuídate. Él no dijo nada mientras ella se daba la vuelta y se alejaba, pero Cami sintió su mirada clavada en la espalda. Era como una caricia. Un roce ardiente y dominante que recorría su cuerpo. Un recuerdo fantasmal de todo lo que no podía tener. De todo lo que se negaba a sí misma.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 37


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 0033 Dieciocho meses después… Ese lugar era peor que un infierno helado, pensó Rafe sin poder contener un escalofrío. La temperatura siempre descendía varios grados bajo cero cuando el salvaje viento del norte azotaba las montañas, gimiendo como una plañidera. La ventisca había llegado acompañada de una copiosa nevada y la tierra que rodeaba el rancho se había tornado blanca con rapidez. Cuando escuchó en el parte meteorológico que se acercaba una tormenta, tuvo la suerte de que no le hubiera pillado demasiado lejos de la casa. El suave invierno que habían tenido no le había preparado para aquella brutal demostración de fuerza de la Naturaleza. Así que se encontraba atrapado, mirando caer la nieve mientras se preguntaba qué demonios hacía en el condado de Corbin. Acababa de asistir a otro funeral. Otro hombre que había intentado oponerse a su abuelo, Marshal Roberts, y a sus dos socios, a los que todo el mundo llamaba los barones. Se dijo que el hecho de que hubiera bebido un poco más de lo que era habitual en él era para intentar luchar contra esas pesadillas, producto de un pasado que no conseguía olvidar, y contra los recuerdos de esa condenada mujer que le ponía duro sólo con pensar en ella. Su pene parecía de acero y le palpitaban los testículos. Los tenía tan tensos que la necesidad de tocarla, de hacerla suya de nuevo, era casi una tortura. De modo que no le resultó excesivamente difícil asimilar que la mujer en cuestión se encontraba ante el umbral de la puerta. ¿Era ella de verdad? ¿Acaso no le había insinuado Cami en los últimos años que no había futuro para ellos? Era como si sus pensamientos la hubieran conjurado. Ésa fue la razón por la que se aproximó hasta la puerta: convencerse de que la causante de sus más explícitas, lujuriosas y salvajes fantasías estaba frente a su casa. Algunas veces un hombre sólo necesita perseverar para que se cumplan sus plegarias. —Hola, Rafer —le saludó la joven, observándole con impaciencia. Él alzó la mirada, como si buscara la posición de la luna, antes de asentir con la cabeza. Estaba seguro de que pasaba de medianoche. Ahora sólo quedaba decidir si aquella preciosa visión era demasiado atractiva para ser la materialización de uno de sus sueños o si el destino había llevado realmente a la inalcanzable Cami Flannigan a sus brazos cuando más excitado estaba. Bueno, siempre podía arriesgarse. Después de todo, había hecho la peor jugada de su vida cuando decidió regresar al pequeño pueblo donde nació, ¿verdad? ¿Acaso ésta podía ser peor? —No estás desnuda —masculló arrastrando las palabras, decidiendo que lo mejor era aferrarse a la idea de que tenía delante a Cami Flannigan, la protagonista de casi todos sus sueños. En ellos la joven aparecía con un tanga de encaje negro bajo la luz de las velas. Estaba húmeda de excitación y gemía de una manera que él no podía resistir. Sólo la había visto dos veces en casi cinco años, y estaba lejos de ser suficiente.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 38


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

La hermosa visión de piel cremosa que esperaba en el umbral entrecerró ofendida aquellos ojos grises bordeados de azul. —¿Tengo que estar desnuda para llamar a tu puerta? Había un matiz burlón en su tono que le hizo esbozar una media sonrisa. Dios, le encantaba su voz. Acababa de ponerle todavía más duro al hacer desfilar por su mente toda una sucesión de imágenes lujuriosas. Pero también le hacía pensar que era posible que no se tratara de un sueño. Sólo la Cami real se dirigiría a él de esa manera. Lamentablemente, no podía ignorar que cada segundo que pasaba ella actuaba menos como una fantasía. En especial cuando apoyaba la esbelta mano en la cadera y le miraba como si quisiera fulminarle. ¿Cuándo le había mirado Cami así? Emitió un suspiro de resignación. Un hombre también podía hacerse ilusiones, ¿no es cierto? —Depende de para qué estés aquí —le respondió a pesar de todo, ateniéndose todavía a su idea original. «Fantasía. Sexo. Polla dura.» Las oscuras cejas de Cami se fruncían en un arco tan perfecto que se preguntó si estarían depiladas. ¿Llevaría todavía depilado el sexo? La primera vez que vio sus suaves pliegues sin vello casi se había corrido sobre las sábanas en vez de en el interior de su esbelto cuerpo. —No entiendo qué tiene que ver una cosa con otra. ¿Te has golpeado la cabeza o algo por el estilo? Me he quedado atrapada en la nieve, Rafer. ¿Por qué si no habría llamado a tu puerta en medio de una ventisca? «¿Porque mi polla se muere por ti?» Las palabras casi se le escaparon. —¿Qué has dicho? —inquirió ella con asombrada ofensa. ¡Vaya!, puede que lo hubiera dicho en voz alta. —¿He dicho algo? —disimuló, intentando soslayar la cuestión. Arqueó una ceja al tiempo que la miraba. Había aprendido hacía mucho tiempo que cada vez que hacía aquel gesto conseguía sacarse a la gente de encima y, desde entonces, lo utilizaba cada vez que se encontraba en una situación comprometida. Maldición, había bebido demasiado whisky Sí, eso era lo que ocurría. Ella entrecerró los ojos con desconfianza y apretó los labios. —Sí —aseguró con los dientes apretados—. Pero hubiera sido mejor que no hubieras dicho nada. Bueno, ésa había sido su intención, y eso era lo que contaba. Un hombre tenía sus virtudes. —Es posible que esté un poco borracho. —Se aclaró la voz mientras ella seguía mirándole fijamente con aquellos ojos grises brillantes de furia—. De acuerdo, he bebido demasiado. ¿Puedo echar la culpa al alcohol? Dios, Cami tenía unos ojos preciosos. Sus pupilas eran grises con un estrecho anillo azul oscuro alrededor. Rafe siempre había afirmado que Cambria Flannigan tenía los ojos más bonitos del mundo. Sólo había que preguntar a sus primos y ellos confirmarían que lo decía a menudo. Lo repetía tantas veces que siempre acababan diciéndole que se callara de una vez.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 39


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Decir que estás borracho apenas describe la situación —se mofó ella con suavidad—. Apestas a alcohol, Rafer. A menudo, Cami le llamaba Rafer en vez de Rafe, sin acortar su nombre como hacía todo el mundo. A él le gustaba como sonaba. En especial cuando lo decía gimiendo. Pero ahora mismo no gemía. —Es posible. —Asintió con la cabeza antes de deslizar la mirada por el frágil cuerpo femenino—. Supongo que hace la noche apropiada para ello. No se había dado cuenta antes de que la joven estaba temblando. Ya no tenía las manos en las caderas, sino que se rodeaba el cuerpo con los brazos. Era evidente que estaba congelándose. Sólo tenía puestos unos vaqueros, botas y una sudadera. Se preguntó si le permitiría calentarla. Sabía exactamente cómo hacerlo. Cómo tocarla para que sus ojos se oscurecieran de pasión, cómo conseguir excitarla hasta que su sexo estuviese húmedo y preparado para él. —Deja de desnudarme con los ojos, Rafer Callahan —Le espetó ella—. ¿Podrías al menos dejarme entrar para que pueda resguardarme del frío? O mejor ¿podrías llevarme a casa? Mi coche se ha quedado atascado. —Hizo un gesto con la mano señalando su vehículo, ahora cubierto por una capa de nieve—. ¿Todavía tienes un todoterreno? Todas las fantasías de Rafe se desmoronaron de golpe. Aquello no era un sueño. Cami no estaba allí para acostarse con él bajo la luz de las velas, ni llevaba un tanga de encaje negro. Estaba allí porque su coche se había quedado atascado en la nieve. Desvió la mirada y observó la ventisca. La capa de nieve era cada vez más espesa. Sería imposible desplazarse a ningún lugar y, mucho menos, sacar el coche de Cami de aquella trampa blanca. La que podía ser la posibilidad de disfrutar la segunda noche más erótica de su vida acababa de llamar a su puerta. La vez anterior no había sido suficiente para satisfacerle ni para saciar el hambre que tenía de Cami. —Rafer ¿te encuentras bien? —La voz de la joven dejaba entrever su preocupación—. ¿Has tomado algo, aparte del whisky, que te haya podido sentar mal? Él emitió un bufido y siguió observándola con detenimiento. Los largos y despeinados mechones rubios del pelo de la joven ocultaban casi por completo aquellos enormes ojos grises. Sí, unos muy preocupados ojos grises. —Ya te he dicho que es posible que haya bebido más de la cuenta. —Suspiró, mirando a la nieve otra vez—. Pero no tanto como para no saber que es imposible salir con esta tormenta. —Se volvió hacia ella, arqueó una ceja y sonrió—. Me parece que te has quedado atrapada aquí conmigo, pequeña Cami. A menos, claro está, que quieras arriesgarte a pesar de la nieve. —Señaló la ventisca que rugía más allá del porche—. Personalmente, no estoy dispuesto a poner en peligro ni mi coche ni mi vida. —Ni, por supuesto, la vida de Cami. La observó todavía un segundo más antes de que ella también se volviera para estudiar la ventisca. Pareció que encogía los hombros, como si el peso que soportaban fuera demasiado para ella. Deseó poder ver su expresión, mirarla a los ojos y leer sus pensamientos como cuando era niña.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 40


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Pero aquellos tiempos habían pasado ya. Cuando Cami se volvió hacia él, lo único que pudo atisbar en su cara, en su mirada, fue cansancio... Cansancio y resignación. Aquello le hizo sentir un profundo dolor en el pecho. ¡Joder!, Cami no debería sufrir así. —Pasa. Haré café. —Le vendría bien despejarse. Un hombre tenía que afilar su ingenio cuando estaba cerca de una Flannigan. Especialmente si se trataba de Cami. —No puedo quedarme, Rafer. —Su voz ni siquiera titubeó y su expresión serena le resultó tan extraña como la tensión que brillaba en sus ojos. ¿Qué había ocurrido con la dulce y cariñosa Cami que él conocía? —¿Acaso temes caer en la tentación? —La recorrió de arriba abajo con la mirada, seguro de que así le recordaría todo aquello que quería olvidar. Cami se sonrojó. Sus ojos grises se oscurecieron de deseo, pero también de ira. La tentación parecía la menor de sus preocupaciones. No sería eso lo que la llevaría a su cama; no, aquello sólo lo conseguirían los recuerdos. Evocaciones de un placer tan nuevo e intenso para ella que había escapado asustada cuando creyó que él estaba dormido. Pero ahora era suya y no le permitiría huir de nuevo. Por lo menos hasta que alguien despejara el camino de nieve. El grueso miembro de Rafe comenzó a latir al recordar el éxtasis más dulce que hubiera experimentado jamás. Durante un segundo escuchó de nuevo los gemidos de placer de Cami, la sensación de su cuerpo sobre él, montando su polla hasta que ambos alcanzaron una liberación que Rafe sabía que le marcaría para siempre. Eran imágenes que le torturaban, que le hacían experimentar un ansia que ninguna otra mujer podría saciar. Recuerdos que tenían el poder de mantenerle despierto por las noches. Que le dolían.

Cinco años. Llevaba cinco años atormentado por aquella noche, incapaz de encontrar placer con ninguna otra mujer, anhelando a la única que excitaba su cuerpo hasta que el dolor le hacía rechinar los dientes por la necesidad de estar con ella. —Detente, Rafer. —Cami se estremeció como si el viento la envolviera y los recuerdos la hicieran arder por dentro—. Tenemos un acuerdo... —Yo no acordé nada. Fuiste tú quién lo jodió todo sin consultarme ni hablar conmigo y la que simulaste que no había pasado nada cada vez que nos veíamos —gruñó—. Tengo frío. Pasa si quieres. Se dio la vuelta y se dirigió a la cálida cocina a grandes zancadas. La furia había conseguido que el exceso de alcohol desapareciera de golpe de su organismo. Se acercó a la encimera y vació en el fregadero el oscuro líquido que quedaba en la cafetera. Puso el filtro lleno de grano molido y, tras presionar el interruptor, se quedó allí parado esperando que se hiciera el café. A su espalda se cerró la puerta con suavidad, trayendo consigo el olor limpio de la ventisca y de la mujer que no podía, ni quería, olvidar. Clavó los ojos en la pared; en su interior bullían la cólera y la lujuria, provocándole un abrasador ardor en el vientre. Cami todavía usaba aquel dulce perfume que a él le resultaba tan familiar, que inundaba su mente y le hacía pensar en sexo y placer. Aquel olor que se volvía un poco más intenso y evocativo cuando ella se derretía bajo su cuerpo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 41


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¿Por qué no me explicas la razón que te ha hecho salir de tu casa con esta ventisca? —le preguntó sin mirarla, cogiendo dos tazas de la alacena que había sobre la encimera. —Fui a visitar a mis padres a Aspen. —En su voz no había ni la vacilación ni la inseguridad que notó la última vez que habló con ella. Pero ahora tampoco era tan ronca y sexy como cuando la poseyó. Se le tensaron dolorosamente los testículos. ¡Maldición!, olvidar el placer que alcanzó con ella sería como haber disfrutado el paraíso más dulce y ser arrancado de allí a la fuerza. —¿Y qué tal están tus padres? —Tuvo que obligarse a hacerle esa pregunta de compromiso. No entendía que Cami fuera capaz de soportar a sus padres. Ninguno de los dos se había portado bien con ella. Ni siquiera se habían molestado en fingir que era importante para ellos. —Fui a ayudar a mi padre a tranquilizar a mi madre. No se ha recobrado del todo del ataque al corazón que padeció este verano. —Había una cierta tristeza en su voz. Rafe era incapaz de comprender por qué Mark Flannigan no la aceptaba, por qué no la amaba. Tensó la mandíbula antes de volverse hacia ella, forzándose a ignorar esos pensamientos. —Lamento lo de tu madre —dijo con sinceridad. Ambos sabían que los Flannigan habían convertido la vida de Cami en un infierno. Sin embargo, la preocupación y el amor de la joven por ellos siempre habían sido evidentes. —Gracias, Rafer. —Asintió con la cabeza mientras se apoyaba en la encimera—. Y gracias también por tu sinceridad. Él apretó los labios. No pensaba seguir hablando de ese tema. Hacerlo sólo conseguiría destruir la frágil tregua que se había instalado entre ellos, y necesitaba hablar con la joven con tranquilidad. ¿Qué había hecho para que Cami le odiara? ¿Se estaría dejando envolver por el odio que le perseguía desde que era un niño? —Vi a tu padre poco después de decidir instalarme aquí —comentó. Aunque llevaba ya algún tiempo en el rancho, ella no le había llamado. No es que él lo esperara, pero, aun así, había estado pendiente del móvil y del camino de acceso. Incluso la había buscado en el pueblo. No había perdido la esperanza con Cami, y todavía esperaba que ella intentara averiguar por qué saltaban chispas entre ellos y por qué perdían el control con tanta rapidez. —He oído que Logan y Crowe también han regresado. —Había una clara inquietud en la voz de la joven, y Rafe se preguntó si ella sería consciente de ello. Sus primos, Logan y Crowe, eran considerados, al igual que él, el azote de Sweetrock. Pensó con sarcasmo que, sin embargo, eran los que más posibilidades tenían de ser asesinados mientras dormían. —Sí, es cierto —convino él—. Crowe se ha instalado en la cabaña que su madre le dejó en la montaña y Logan se mudó a la casa que heredó en el pueblo. Por fin hemos logrado recuperar parte de lo que nuestros padres nos dejaron al morir. Ahora lucharemos por todo lo demás. Ella se mordió el labio inferior cuando él se volvió para servir el café. Sí, los tres habían vuelto. Y si no lo sabía ya todo el mundo es que los buenos ciudadanos de Sweetrock no eran tan diligentes en las murmuraciones como soban serlo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 42


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Rafer se giró para ofrecerle la taza, observando la manera en que la envolvía entre sus dedos antes de mirar ensimismada el contenido. —No le he echado veneno —le aseguró, dando un sorbo al suyo para demostrárselo. —Ni siquiera se me había pasado por la cabeza. —Volvió a fruncir el ceño—. Deja de buscar una razón para todo lo que hago y digo. Nunca he pensado que quisieras hacerme daño. —Estás demasiado sensible —repuso Rafe—. No tenías que tomártelo de manera literal, Cami. Sólo era una broma. —Jamás te ha gustado gastar bromas. —Negó con la cabeza—. Siempre me tomo literalmente lo que dices porque te conozco demasiado bien. Él siempre había sido un chico serio, pero había habido momentos en los que le hubiera gustado librarse de esa sombría seriedad y de su condenada honestidad. Aquellos rasgos se convertían en un inconveniente cuando el resto del mundo esperaba una mentira. Bebió otro sorbo de su café, negándose a comentar o refutar la declaración la joven. —De veras, tengo que irme a casa. —Cami suspiró antes de llevarse de nuevo la taza a los labios. Rafe la dejó beber tranquila. Luego se sentó en una silla y se recostó contra el respaldo para observarla con perezosa diversión. —Ve quitándote la idea de la cabeza, Cami —le dijo a la ligera—. Todavía no estoy lo suficientemente loco como para conducir un coche en medio de una ventisca de esta magnitud. Es más, ni siquiera se me ocurriría salir al porche. La joven dejó entonces la taza en la encimera y Rafe se dio cuenta de que le temblaban los dedos y que le palpitaba una vena en el cuello. ¿Excitación o miedo? Estaba seguro de que no era miedo. Estaba excitada, caliente, anhelante, preparada para él; al menos su cuerpo lo estaba. Y Rafe sólo podía pensar en cómo respondía ante el menor de los estímulos. —Vamos a follar antes de que te vayas de aquí —le aseguró lentamente, inclinándose para apoyar los codos en la mesa al tiempo que clavaba los ojos en su conmocionado rostro—. Voy a conseguir que te corras en esta misma mesa. Abriré tus muslos y probaré de nuevo tu sabor. Y luego miraré, Cami. Observaré cómo me aceptas dentro de ti y haré que tengamos el mejor orgasmo de nuestra vida mientras mi polla se hunde en lo más profundo de tu ser. Ella se quedó paralizada, con los ojos abiertos como platos, y su rostro adquirió el mismo tono rojizo que tenía su sexo cuando estaba excitada. —Dime, ¿todavía gimes y lanzas pequeños gritos cuando te corres? ¿Consigues que tus amantes gruñan como bestias cuando se derraman en tu interior porque follar contigo es un placer tan intenso que podrían morir en ese momento y no lamentarlo? —Para. —Cami tropezó con la mesa en su intento de huir hacia la puerta. Rafe reaccionó con rapidez. Se levantó de un salto de la silla, sin importarle que ésta cayera al suelo, y, enlazando a Cami por el talle, la empujó contra la pared y la inmovilizó con su peso presionándole la espalda. —No me digas que pare, ¡maldita sea! —rugió antes de inclinar la cabeza para rozarle con los labios la delicada oreja—. Dime «no». Vamos, Cami, dímelo de una puta vez. Dime que no has Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 43


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

soñado con tenerme dentro de ti otra vez. Que no tienes ganas de follar conmigo. Que no te has acariciado pensando en mí, susurrando mi nombre, recordando cómo te taladraba con mi polla hasta el punto de que no sabías si lo que sentías era dolor o placer. Vamos, dímelo ¡maldita sea!, dime que no quieres que me hunda en tu cuerpo hasta que no puedas ni respirar. La única respuesta fue un frágil y suave sollozo. Rafe la observó cerrar los puños y sintió sus estremecimientos mientras luchaba contra el deseo. —Te desafío —le susurró al oído—. Te desafío a que me digas «no». Él había apoyado una mano en la pared al tiempo que deslizaba la otra debajo de la sudadera en busca de la sedosa y cálida piel des—nuda. Le apretó la mano contra el estómago, sintiendo en respuesta la tensión de los músculos, y luego la bajó hasta la cinturilla de los vaqueros. —¡Rafer, por favor! —Un leve gemido se escapó de sus labios. Como si, a pesar de que le deseaba, quisiera decirle que no. Negarse, rechazar el placer. Él lo supo y, en parte, la odió por ello. —No nos hagas esto —susurró Cami con voz ronca mientras Rafe le soltaba el botón de los vaqueros—. Nos destrozarás a los dos. Le cubrió la muñeca con la mano, aferrándosela con sus delicados dedos cuando él deslizó la cremallera. —¿Y no nos destroza este deseo? —Sus dedos casi temblaban cuando los introdujo entre los vaqueros y su piel, provocando que ella destensara los suyos—. Dime, Cami ¿cómo podría ser peor? Rezó para que ella no tuviera oportunidad de responder, porque él ya sabía qué podía ser peor. Lo había vivido. Pero eso, eso era el paraíso. Era un bálsamo cicatrizante para el dolor que atormentaba su alma tan a menudo. Se trataba de Cami y, ¡qué Dios le ayudara!, la necesitaba. Hundió los dedos entre los resbaladizos y suaves pliegues y tuvo que apretar los clientes para contener el gemido que crecía en su pecho. —Todavía te depilas —susurró al tiempo que ella separaba las piernas, ofreciéndose inconscientemente a su mano—. Adoro la sensación de tu sexo desnudo, Cami. Me encanta sentirlo contra mis dedos. —Le lamió la oreja—. Contra mi lengua... —añadió con creciente deseo—. Voy a follarte con la lengua, Cami, a saborearte hasta llevarte al orgasmo. Y entonces, lameré cada dulce gota que brote de tu interior. Mientras hablaba, acercó los dedos al clítoris y comenzó a acariciarlo, a excitarlo, a torturarlo hasta que notó que palpitaba y crecía bajo el índice. —¿Por qué? —susurró ella con voz quebrada—. ¿Por qué me haces esto? Rafe deslizó la mano más abajo, entre los pliegues hinchados, buscando la estrecha entrada de su cuerpo. —¿Que por qué? —«¿Sería tan intenso su deseo como el de él?»—. Porque te escapaste de mí. Huiste como si te avergonzaras de haber permitido que un Callahan te tocara. Porque te fuiste antes de que me despertara y pensaste que no me importaría. Dos dedos. Introdujo dos dedos con determinación en su interior, con dificultad, aunque los sedosos jugos le envolvieron y ayudaron a la penetración. Su carne era cálida y su apretada funda vibraba en torno a ellos.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 44


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami era estrecha y casi virginal; recordó cuánto tiempo tardó en conseguir que aceptara el grosor y la longitud de su polla la primera vez. Y también ocurriría ahora. Cuando la tomó entonces supo que no había tenido más amantes, y algo en su interior le decía ahora que ningún otro hombre la había acariciado desde que él la reclamó en aquel hotel. —Podríamos quedarnos aquí encerrados durante días enteros —jadeó, haciéndola gritar cuando la penetró más profundamente—. Piensa en todas las maneras distintas en las que podría follarte, Cami. Y si eres tan valiente como la primera vez que te entregaste a mí, terminaré hundiendo mi polla en tu dulce trasero y tú me pedirás que no me detenga. Presionó las caderas contra ella, recriminando furiosamente a su pene por haberle inducido a poner en palabras aquel pensamiento. Estaba seguro de que a Cami le resultaba desconocido el goce extremo que podría proporcionarle con ese acto. La idea de dominarla con placer —un placer que sólo le daría él— hizo que se sintiera más desesperado por poseerla. Y a ella la idea también le gustaba. Lo percibía en la ronca cadencia de sus gemidos, lo sentía en el fuerte empuje de sus nalgas hacia él, en la avariciosa manera en que su sexo se cerraba en torno a sus dedos con cada empuje, con cada lento movimiento de caderas. —Rafer. —El sonido de su nombre en aquellos labios tenía el poder de ponerle todavía más duro. Y eso que pensaba que era imposible. Quería poseerla, hacerla suya tan profundamente que no se pudiera distinguir dónde terminaba él y dónde comenzaba ella. Con tanta fuerza que, cuando hubieran acabado, se sentiría avergonzada por haberle rechazado. Porque a él eso le destrozaba el corazón. Le mataba. —Por favor... —Cami agitó las caderas con bruscos movimientos contra los ambiciosos dedos, empapándoselos con sus cálidos jugos. —Quieres tenerme dentro, ¿verdad? —susurró Rafe—. Quieres que te folle lo más duro y profundo que pueda. Que te folle hasta que no puedas seguir viviendo si no me corro en tu interior, igual que yo no puedo vivir sin volver a hacerte mía. Deslizó la otra mano por el torso de Cami en busca de un seno desnudo y, sin poder contenerse, apretó la palma contra el hinchado montículo con voraz desesperación. El pezón se endureció con el suave roce del pulgar, y el generoso seno se amoldó a la presión a la que era sometido. —¡Oh, Rafer! ¡Oh, Dios! ¡Sí! —gimió Cami cuando Rafe encontró la zona secreta en el interior de su sexo, haciéndola retorcerse contra él, y acompañando aquel suave contoneo con una caricia en el enhiesto pezón—. Oh, Dios, hace tanto tiempo... Cami comenzaba a perderse en el placer. Su sexo se contraía en torno a los dedos de Rafe mientras retorcía las caderas, intentando profundizar la penetración. La ondulación de los músculos internos ante cada envite era el Cielo y el Infierno a la vez. Así era estar con Cami. Las sensaciones eran tan exquisitas, tan vividas, que él apenas lograba respirar. La necesidad torturaba su polla, hacía que le dolieran los testículos de tal manera que apenas podía resistirlo. —Dímelo, Cami —exigió con los labios contra su oreja, a pesar de saber que escuchar su confesión le llevaría al límite de su control—. ¿Eres lo suficientemente valiente, Cami? Dime lo que quieres. ¿El deseo es ya lo suficientemente intenso como para suplicar por lo que quieres?

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 45


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

La joven echó la cabeza hacia atrás y la apoyó en su hombro. Cada una de sus inhalaciones se convertía en un pequeño gemido que él notaba también en los dedos. Comenzó a mover las caderas con más rapidez y Rafe sintió que los primeros espasmos de la liberación vibraban en su mano cuando ella se puso de puntillas apretándose contra él. —Dímelo o me detendré. —No lo haría, no sería capaz. La necesidad de sentir que ella se corría era más desesperada con cada segundo que pasaba. Siguió penetrando su carne con rápidos y medidos movimientos, acariciándole con la punta de los dedos las tensas paredes vaginales, estimulando con cada roce las sensibles terminaciones nerviosas, haciendo que ella implorara que la llevara al éxtasis con cada gemido que emitía. —Por favor. —Ella le apretó las muñecas y se aferró a él al tiempo que jadeaba en busca de aire. Rafe vio la sombra de las pestañas en sus mejillas cuando la joven cerró los ojos; tenía los labios abiertos y esperaba el inminente orgasmo con una expresión de concentración—. Por favor, Rafer, fóllame —imploró con la respiración entrecortada—. Fóllame. Él casi se corrió en los vaqueros al oír que suplicaba sus caricias, sus dedos, su posesión. Incrementó el ritmo de los movimientos, penetrándola con más fuerza, con más velocidad, hasta conducirla a la liberación que había suplicado de una forma tan dulce. —Déjame sentir cómo te corres con mis dedos primero y luego te follaré con la lengua hasta que vuelvas a rogarme que te haga alcanzar el orgasmo. Habían llegado demasiado lejos, estaban demasiado perdidos en la red de la pasión y el deseo para detenerse ahora. La necesidad de darle placer era, de repente, más intensa, más trascendental que su propia liberación. Nada era más importante que conseguir que ella gozara, que alcanzara el éxtasis que se merecía. El largo y jadeante gemido que emitió Cami entonces apenas resultó audible, como si las salvajes sensaciones que crecían en su interior hubieran acaparado el último aliento que poseía hasta que, de repente, se tensó y comenzó a estremecerse con violencia entre sus brazos. Sus músculos internos se contrajeron una y otra vez, haciendo que Rafe se viera forzado a enterrar los dedos en su interior para friccionar con la yema la carne más sensible, temiendo incluso hacerle daño con sus bruscos empujes. El orgasmo que la atravesó onduló en torno a su mano ciñendo sus dedos empapados. Era tan estrecha que pensar en enterrar la polla en su interior mientras ella se corría hizo que se volviera loco por follarla. Rafer sabía que había nacido para dar placer a esa mujer. Que podría vivir con el único objetivo de tocarla, de hacerla llegar al orgasmo, de escuchar su nombre como una jadeante súplica en sus labios. Y, si no tenía cuidado, le dejaría destrozado sin remedio cuando volviera a huir de él. Cami se derrumbó contra su cuerpo con la respiración jadeante y entrecortada, y Rafe volvió a acercar la boca a su oreja. —Ahora me toca a mí —le murmuró al oído mientras ella se estremecía—. ¿Estás preparada para ello? Porque te garantizo que yo sí que estoy listo para ti.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 46


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 0044 No podía hacerlo. Cami siguió diciéndose a sí misma que no podía permitir que aquello volviera a ocurrir mientras se arrancaban la ropa el uno al otro, dejando caer las camisetas, los vaqueros y, en su caso, las bragas. Se trataba de Rafer Callahan, por Dios. Ella había luchado contra la atracción, las emociones que la impulsaban hacia él, desde que Jaymi murió y ella sospechó que fue debido a su amistad con Rafe y no porque un asesino en serie la hubiera elegido al azar. Entonces se dio cuenta de las consecuencias que podían tener aquellas emociones. Perder a Jaymi casi la había destrozado, y no quería pensar lo que le ocurriría si perdía también a Rafer. Él terminó de quitarle las bragas sin apartar los labios de los suyos, y la alzó contra su cuerpo al tiempo que ella doblaba las piernas para envolverle las duras y esbeltas caderas. Su cuerpo se negaba a obedecer los dictados del sentido común. A sus labios les resultaba imposible decir «no». La gruesa erección de Rafer quedó atrapada entre ellos, presionando palpitante contra el sensible clítoris y haciendo que cada una de sus terminaciones nerviosas se erizara de placer. La lujuria la desgarraba con rabioso ímpetu. Él atravesó rápidamente la cocina con ella enlazada a su cuerpo. Cami le hundió las manos en el pelo para liberárselo de la tira de cuero con que lo sujetaba y dejó que cayera, negro y espeso, sobre sus salvajes y sombríos rasgos. Se aferró a los negros mechones intentando alzarse al tiempo que profundizaba el beso, avivando las llamas que la inundaban sin freno. Su vientre se contrajo y su cuerpo se calentó, sonrojándose bajo el sudor que le cubría la piel. Aquello era lo que la atormentaba por las noches. Esa locura sin nombre que le desgarraba las entrañas, haciéndole dar vueltas en la cama sin encontrar sosiego en ninguna posición. Era Rafer; sus caricias, sus besos, el fiero poder que ejercía sobre ella. Eso es lo que anhelaba. Mientras sus labios se movían sobre los de ella, Cami sintió la fría superficie de la mesa de la cocina contra las nalgas desnudas. Rafe barrió las tazas vacías con el brazo y éstas cayeron al suelo. ¿Tendría él también ese tipo de fantasías con ella? Si las tenía, no podían ser tan intensas como las suyas. —No. —Cami emitió la desesperada súplica cuando él liberó sus labios y se la quedó mirando fijamente con aquellos ojos azul zafiro, brillantes por la salvaje e innegable lujuria. —Ya te lo he dicho, voy a follarte con la lengua —murmuró Rafe—. Voy a saborear tu sexo antes de hundirme en él. Ella abrió los labios con muda conmoción antes de enredarle las manos en el pelo y arquear el cuello dejando caer la cabeza hacia atrás para ofrecerse cuando él comenzó a lamerle la barbilla, la sensible garganta. Rafe apoyó la palma de las manos en la mesa, a su espalda, y se acercó más a ella, que seguía sentada en el borde. Se situó entre sus piernas y le separó las rodillas sin dejar de pasarle la lengua

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 47


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

por el cuello. Mientras le lamía la sensible piel, se la rozó con la barba incipiente volviéndola loca de placer. Cami emitió otro gemido. La parte de su ser que vivía poseída por la agonía de llegar a perder a alguien más gritaba angustiada. Le rogaba que le rechazara. ¿Qué tenían aquellas caricias? ¿Qué poseía Rafer Callahan que le hacía distinto al resto de los hombres? Era tan diferente que, cuando la presionó en el pecho para que se tumbara sobre la mesa, ella no sólo le obedeció apoyando la espalda en la fría madera, sino que además se arqueó expectante hacia él. La vocecita que incordiaba en su mente fue silenciada de golpe. Necesitaba eso. Le necesitaba a él. Necesitaba sus caricias, sus besos, su olor a hombre, tierra y lluvia. Rafe buscó sus pezones con los pulgares y la áspera abrasión de los callosos dedos en las sensibles puntas hizo que se retorciera e intentara acercarse más. —¡Oh, Dios! Necesito sentir tu boca en los pezones otra vez, Rafe —gimió, retorciéndole el pelo con fuerza entre los dedos—. Sólo una vez más. Hazlo como tú sabes, por favor. A Cami le sorprendió que se le escapasen aquellas palabras, pero lo que realmente la impactó fue el tono con el que las dijo. Apenas podía respirar. No quería que ninguna otra necesidad, ningún otro impulso, nada, por muy vital que fuera para seguir viviendo, la distrajera del vibrante placer que suponía sentir sus labios sobre la piel. Sin darle tregua, Rafe presionaba la erección contra los empapados pliegues y movía las caderas para friccionar el palpitante montículo del placer de Cami. Ella le deseaba. Le deseaba tanto que apenas pudo contener un grito cuando sintió que el duro miembro de Rafe le acariciaba el clítoris. Dios, apenas podía respirar. Parpadeó con las pupilas clavadas en el sinuoso trazado que dibujaba la boca de Rafe sobre su piel y observó embelesada cómo le lamía y besaba la plenitud de sus pechos. Los ojos masculinos brillaban llenos de promesas, de hambrienta sensualidad. Los sensibles pezones comenzaron a palpitar antes de que los apresara. Cami se humedeció los labios para aliviar la sequedad y siguió mirándole, cada vez más anhelante, observando aquella instigadora boca que se acercaba inclemente a su objetivo. —Adoro tus labios, tu lengua —confesó ella—. He soñado con esto tantas veces... «¡Oh, Dios!» La joven emitió un ahogado gemido cuando él le cubrió con los labios, por fin, la dura punta de uno de sus doloridos senos. Fue como si hubiera sumergido el pezón en un líquido ardiente. Rafe acarició y lamió el tierno pico. Lo hostigó con suaves toquecitos antes de comenzar a succionarlo con fuerza, envolviéndola en una telaraña de erótica lujuria y enviando intensas corrientes de placer a su vientre, a su clítoris. —Rafer —jadeó—. ¡Sí! Más fuerte. Necesitaba más. Mucho más. Al escuchar aquella temblorosa súplica, él le acunó el dolorido pecho con la mano al tiempo que le frotaba el pezón con la lengua, estimulando todas las terminaciones nerviosas de la joven.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 48


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Rafer... —musitó. Le introdujo los dedos en el pelo y tiró de él antes de aferrarse a sus hombros. Notaba un hormigueo en los dedos por el anhelo de tocar, aunque sólo fuera una vez más, aquel increíble espécimen masculino. Sólo una vez más. Eso era todo lo que quería. Si pudiera hacer realidad sus fantasías, sobreviviría a lo que fuera. Rafe desplazó la boca de un pecho al otro, obligándola a arquearse contra él. Le succionó los pezones con voracidad una y otra vez hasta conseguir que el deseo se incrementara todavía más. —Es tan bueno. —Le temblaba la voz. La necesidad que la con—sumía era tan violenta como un fuego incontrolado—. Oh, Rafer... es tan bueno. Desesperada, Cami alzó las caderas contra el grueso miembro hasta acomodarlo entre sus pliegues y poder así presionar el clítoris contra él. Aquellas nuevas sensaciones se aunaron con las que le provocaban sus labios, sus dientes y su lengua en los pezones. Intensas llamaradas de placer la atravesaron incrementando el desesperado anhelo de su vientre. Era como si no se hubiera corrido hacía tan sólo unos instantes. La lujuria inundaba sus venas y se extendía por todo su cuerpo. Su excitación se vio aumentada por la descarga de adrenalina, que le hacía sentir un hambre de la que llegó a pensar que jamás se liberaría. Aquella lejana noche en el hotel, Rafe no la había amado de esa manera; no había cargado sus caricias con aquella deliberada y despiadada seducción. Totalmente concentrado en su tarea, Rafe comenzó a desplazar los labios más abajo. La tomó por las caderas y la inmovilizó mientras ella se apoyaba en los codos, jadeando, para observar aquellos intensos ojos azules clavados en los suyos. Él trazó un húmedo y errático camino hacia su sexo dejando un ardiente rastro en la piel desnuda de la joven. Sin darle tiempo a pensar, le deslizó las manos por los muslos cuando se sentó en la silla y le separó las piernas al tiempo que inclinaba la cabeza. Le cogió un tobillo y, tras hacerle doblar la rodilla, le apoyó el pie en el borde de la mesa. Luego le puso el otro sobre el respaldo de la silla, dejándola totalmente abierta para él, completamente accesible. Los fluidos que brotaban de su sexo se deslizaban hasta la fruncida abertura del trasero, excitando la pequeña y oculta entrada. Cami era consciente de cada punto de su cuerpo al que él ya había prestado especial atención años antes. Sus caricias tenían ese efecto en ella, la conmovían y parecían llegar hasta su misma alma. Su sexo vibró de anticipación por la necesidad de alcanzar la liberación. —Acaríciate los pezones —gruñó él con voz dominante, abrasándole la piel con su cálido aliento. Como si no tuviera voluntad propia, la joven deslizó las manos por su estómago hasta los tensos montículos mientras él inclinaba más la cabeza. Volvió a aferraría por las caderas y Cami no pudo reprimir un gemido cuando comenzó a acariciarse los pezones, que presionó e hizo rodar entre los dedos al ritmo de los jadeantes gritos que emitía. Rafe le lamió el monte de Venus y siguió bajando, cada vez más cerca, hasta que su boca quedó justo encima del centro de su placer. El hinchado clítoris brillaba por la humedad y sobresalía entre los pliegues como si suplicara que lo tocaran.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 49


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Y Cami sólo podía observar y esperar, presa de una angustiosa anticipación, el roce de aquellos experimentados labios. Él pasó la lengua por la carne resbaladiza y desprovista de vello de su sexo. En cuanto tuviera la oportunidad, ella le pagaría con la misma moneda. Le haría sentir aquella debilidad que invadía sus extremidades y la despojaba de cualquier atisbo de control. —¿A qué esperas? —gimió, dispuesta a suplicar si eso era lo que Rafe quería. —¿Qué es lo que quieres que haga? Ella se moría por sentir aquella hambrienta boca sobre el clítoris. —Tu lengua —jadeó, a pesar de ser consciente de que él ya sabía lo que ella quería—. Tus labios —imploró—. Tu boca sobre mí. —Vio que tenía la mano sobre la cabeza masculina, pero no sabía cómo había llegado allí—. Lámeme como has dicho que harías. Le enterró los dedos en el pelo y arqueó las caderas para presionarse contra su rostro. Intentando que enterrara los labios en la carne anhelante. Él los abrió. Un erótico y hambriento gesto que ella sólo había vislumbrado la primera vez que la hizo suya. —Por favor, Rafer —imploró de nuevo—. Quiero sentir tu lengua... —Se arqueó, jadeante de placer y excitación, cuando él inclinó la cabeza para satisfacer su súplica. Todos los músculos de su cuerpo se tensaron por el placer que inundó sus sentidos. Mientras mantenía el palpitante clítoris preso entre los labios, Rafe lo acarició con la lengua. Las sensaciones se arremolinaron ardientes en torno el pequeño nudo de nervios y ella separó todavía más los muslos al tiempo que mecía las caderas. ¡Oh, sí! Necesitaba eso. Había soñado con ello y lo ansiaba con todas sus fuerzas. Todas las noches, desde que fue lo suficientemente mayor como para comprender el efecto que Rafe tenía en ella, había soñado con sus caricias. No podía recordar una época en que no le hubiera deseado. —Sí... —susurró cuando aquel enervante placer inundó todo su ser. Mientras ella le observaba, él siguió torturando el sensibilizado clítoris con la lengua, succionándolo entre los labios en un ardiente beso. La sensación que provocó aquella caricia atravesó a Cami como un relámpago, arrancándole un desesperado gemido. Él empapó los dedos en la resbaladiza esencia que brotaba de su sexo antes de introducirlos en su interior, y aceleró el movimiento de la lengua, lamiendo y acariciando el húmedo camino que conducía a la flexible entrada. Cami se ofreció a Rafe sin barreras ni condiciones al sentir que le sobrevenía el orgasmo. ¿Por qué siempre era así con él? Sabía que los dos sentían lo mismo, que luchaban para dilatar el placer aunque ambos se daban cuenta de que no podrían alargarlo eternamente. Y así fue, la paciencia acabó siendo barrida por la creciente necesidad que les invadía con una furiosa demanda. Rafe introdujo la lengua en el interior de la joven en vez de seguir lamiéndola juguetonamente y comenzó a penetrarla con hambrientas embestidas. Cada empuje prometía el éxtasis. Cada zambullida de su lengua provocaba un fuego destellante a lo largo de todo su cuerpo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 50


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¡Rafer! —gritó con voz ronca cuando, de repente, se encontró al filo de una sensación tan increíble, tan intensa, que supo que le había entregado otra parte de su alma. Curvó la espalda y dejó caer la cabeza mientras salvajes estremecimientos se apoderaban de ella. Pero él siguió acariciando con la lengua los sensibles tejidos. Cada movimiento, cada caricia de su boca prolongaba las explosiones que atravesaban la receptiva carne de Cami. El placer se arremolinó atravesándola de pies a cabeza, los estallidos de éxtasis se sucedían con cada vibración de su sexo. Cuando el placer se difuminó, él deslizó otra vez los labios hasta el tierno clítoris y lo succionó con fuerza mientras presionaba la mano entre sus pechos para obligarla a recostarse sobre la mesa. Cami apretó las rodillas contra los hombros de Rafe y arqueó las caderas para seguir recibiendo placer al tiempo que inundaba la estancia con sus gemidos. Sin piedad, él le pellizcó los pezones, dándoles pequeños y tiernos tirones que incrementaron las sensaciones casi dolorosas de su clítoris y que volvieron a lograr que sobrevolara el clímax. Cuando la ardiente tensión la obligó a pensar que no sobreviviría a aquella experiencia, Rafe introdujo dos dedos en las apremiantes profundidades de su sexo y provocó que sus sentidos se precipitaran hacia una nueva nube de agonía y éxtasis. Sin darle tiempo a ajustarse a aquel primer empalamiento, él retiró los dedos y volvió a clavarlos en su interior, penetrando su sexo con bruscos y rápidos envites mientras lamía el clítoris con deliberada sensualidad. Cami ya no era capaz de soportar el placer. No podía controlarse. Las sensaciones eran demasiado extremas, la atravesaban haciéndole surcar un nuevo orgasmo y lanzándola al siguiente con cada lametazo, succión, caricia... Apretó los ojos al sentir que un devastador placer surgía de su vientre de una forma tan intensa, tan poderosa, que le resultaba casi imposible resistirlo. La tensión se había convertido en una apremiante cuerda en su interior y él la hacía vibrar con cada tirón. Volaba, atravesaba el clímax a tal altura que no podía bajar. No era capaz de detenerse. Era imposible controlar el impacto de aquellas sensaciones que sólo Rafer podía proporcionarle. Con las vibraciones del orgasmo todavía candentes, cuando aún no habían comenzado a aminorar, él se puso en pie tomando la rígida erección con una mano para presionarla contra los enrojecidos e hinchados pliegues. Cami le observó jadeante, todavía temblorosa por los estremecimientos de placer. —Sí —suspiró, perdida en el apremiante calor que inundaba todo su cuerpo—. ¡Oh, Rafer, sí! Fóllame. Fóllame con fuerza. —Casi sollozaba cuando arqueó las caderas al sentir que él introducía el duro miembro en su interior—. Esto es lo que siempre he soñado, Rafer. —No hables, gatita, aprieta mi polla —susurró él—. Apriétala con todas tus fuerzas. Utiliza tus músculos internos para darme placer. Las eróticas y explícitas palabras duplicaron las llamaradas que la hacían arder. Ella contrajo el sexo con tanta fuerza que él se preguntó si conseguiría introducirse más profundamente en su interior. La delicada carne que le rodeaba vibraba en torno a su pene.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 51


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

El placer era inconmensurable. Las afiladas sensaciones la desgarraban. Cada palpitante oleada de lujuria impactaba en sus sentidos y atravesaba cada nervio, obligándola a sacudir las caderas con movimientos definidos y apremiantes. Cami no podía detenerse. Sólo podía permanecer debajo de él y aceptar aquel placer. Alzó las caderas y se ofreció a cada uno de los movimientos de Rafe mientras jadeaba entrecortadamente, gritando a causa del furioso placer que rasgaba todas sus células. Iba a correrse otra vez. Sin pausa. Las sensaciones se sobreponían con rapidez conduciéndola a una liberación que crecía imparable en su interior. Con cada pesada embestida, la pelvis de Rafe provocaba que las oleadas de éxtasis golpearan su vientre y que el dolorido clítoris palpitara con creciente intensidad. Ella le clavó las uñas en los bíceps y le rodeó las caderas con las piernas, apresándolo entre sus muslos para acompañar cada rudo envite. El hinchado glande estiraba al máximo sus tejidos internos, excitando brutalmente cada una de sus células. El placer era casi insoportable. Reclamaba toda su alma. Era más ardiente, más poderoso que cinco años atrás. La llama que surgía en el centro de su ser se extendió hacia todas partes; abarcando su clítoris, sus pechos, inundando su vientre hasta que una atronadora explosión la desgarró con tal violencia que se vio completamente consumida por ella. Cami se sacudió con fuerza y abrió los ojos de par en par, des—lumbrada al sentir aquella nueva explosión de sensaciones que la despedazaban por completo. Los músculos internos de su sexo vibraron en torno al grueso miembro de Rafe, oprimiéndolo con feroces latidos, mientras jadeaba su nombre hasta sentir que la inundaba con su cálida liberación. Cada uno de los chorros de la eyaculación envió nuevas ráfagas de placer a su cuerpo, que anularon cualquier pensamiento coherente y la dejaron exhausta y desmadejada entre sus brazos. La última semana había sido terrible para ella. La preocupación por el estado de su madre, la pena de su padre y su propio dolor la habían dejado sin fuerzas. Inmóvil bajo él, Cami tuvo un repentino y profundo destello de entendimiento. Reconoció en su fuero interno que había olvidado el pasado por un instante y que había acudido allí en busca de Rafe. Sabía que era así. Había sido consciente de que el cielo indicaba una fuerte nevada, que era posible que se quedara atascada en la nieve. Y sí, había corrido el riesgo de ir al rancho de Rafer porque sabía lo que iba a ocurrir. Mientras se estremecía por los coletazos finales del éxtasis que había azotado su cuerpo, supo que durante todo aquel tiempo no había luchado contra el placer, ni tampoco contra Rafer. Había sido contra aquello que crecía en su interior justo en ese momento. Esos lazos emocionales que se adueñaban de todo su ser, atando su corazón de tal manera que jamás podría desenredar aquellos nudos. Jaymi se lo había permitido a su marido. Había dejado que Tye envolviera tantas cadenas en torno a su alma que, cuando le perdió, se quedó sin una parte de sí misma. Pensar que podía sentir lo mismo si perdiera a Rafe la aterrorizaba.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 52


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

¿Qué le ocurriría si Rafer se fuera? ¿Si el oscuro peligro que le rodeaba asestara un golpe mortal y acabara con él de la misma manera que ella sospechaba que había acabado con el resto de la familia Callahan? No era el peligro que pudiera acecharla a ella lo que la aterraba, sino el que podía amenazar a Rafer. Lo que supondría para su alma que a él le ocurriera algo. Contra eso luchaba. Aquello era lo que la hacía huir. Porque sabía que una vez que le entregara su corazón por completo, no sobreviviría si a él le llegara a ocurrir algo. El dolor que le produjo la muerte de Jaymi había dejado una cicatriz en su alma, pero al perder al hijo de Rafer sintió como si hubiera perdido las ganas de vivir. La voluntad de continuar adelante. La agonía que la apresó, la profundidad del dolor, le había parecido interminable. Había seguido viviendo pero, aun ahora, el recuerdo de la pequeña vida perdida hacía arder su pecho dolorosamente. Una pérdida que había recordado al saber que la ventisca se acercaba, cuando aún estaba afectada por lo que acababa de vivir. Una creciente congoja la inundó durante esos días que pasó acomodando a su madre en aquella residencia de ancianos, consciente del dolor y la devoción de su padre por su esposa y percibiendo claramente el odio que él reservaba sólo para ella. En un momento dado, Margaret Flannigan le había alzado la barbilla para mirarla fijamente con repentina lucidez antes de susurrar: «Confía en mí, Cami, perder a ese bebé es lo mejor que podría haberte ocurrido. Lo mejor para ese niño y para ti.» Cami sintió entonces que algo que pugnaba en su interior desde siempre de pronto desaparecía. Quizá fue el amor que debería sentir por sus padres. Fuera lo que fuera, se desvaneció como si nunca hubiera existido. Cuando Rafe se retiró, ella mantuvo los ojos cerrados y la respiración deliberadamente pausada. Se negó a abandonar ese lugar intermedio donde el pasado no importaba y el futuro no había llegado todavía. Dios sabía que no podía manejar más agitación en su interior o a su alrededor. Quería quedarse donde se sentía a salvo. Donde los hechos y las realidades a las que se enfrentaba eran soportables. Pero en vez de permitirle reposar en ese lugar, Rafer deslizó los brazos bajo su espalda y, apretándola contra su pecho, subió lentamente por la larga escalera que conducía al dormitorio. Él no dijo nada, no era necesario. Cami no quería enfrentarse a lo que acababa de ocurrir, a lo que había sabido que ocurriría desde el momento en que se bajó del coche y se enfrentó a la ventisca para llegar al porche de Rafe. No quería reconocer que se había complicado la vida más que nunca, que se había asegurado de que iba a tardar mucho en alcanzar la paz. Había muchas cosas pendientes entre ellos, igual que las había entre él y los habitantes de Sweetrock. Cami abrió los ojos un rato después, cuando sintió que él le separaba las piernas para pasarle un paño húmedo entre los muslos, limpiándole los resbaladizos pliegues y borrando los restos del placer de ambos.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 53


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Rafe había hecho eso también la otra vez que hicieron el amor. No se había relajado junto a ella, sino que había dejado a un lado el placer que acababa de alcanzar y la limpió como si la comodidad de ella fuera lo más importante. No podía echarle nada en cara. Siempre la había hecho sentir que era lo más importante para él. Cuando vio que la limpiaba la primera vez que estuvo con él, ella apenas tenía veintiún años y se había escandalizado. Nunca había oído comentar a sus amigas que los hombres con los que se acostaban hicieran algo así. —Esto no puede durar —susurró al ver que Rafe se incorporaba buscando su mirada. Los ojos azul zafiro tenían una expresión perezosa y satisfecha. —Jamás he dicho lo contrario, Cami. —Se encogió de hombros. Pero tampoco es que estuviera de acuerdo con ella. —Será sólo esta noche —aseguró ella mientras él pasaba una toalla seca entre sus muslos—. Luego olvidaremos todo lo que ha ocurrido. Igual que años antes. Algo pareció estallar en su pecho sólo de pensarlo. Cami escuchó en su interior un oscuro y enérgico grito que no entendía, como si cada célula de su cuerpo se rebelara contra las palabras que acababa de pronunciar. —Hasta que la ventisca acabe y las carreteras estén lo suficientemente despejadas para conducir. —La voz de Rafe había adquirido la frialdad del hielo. Sin dejar de mirarla, se arrodilló sobre la cama y su excitado miembro pareció señalar directamente hacia ella. Al ver el oscuro glande palpitante, Cami se humedeció los labios con una repentina voracidad. Podía tenerlo. La llegada del amanecer no implicaba que tuviera que huir de lo que él le hacía sentir. Mientras la nieve siguiera cayendo en las montañas, aquel reencuentro seguiría su curso. Había caído medio metro de nieve durante las primeras veinticuatro horas y el viento y las precipitaciones continuaban. Puede que estuvieran allí durante días. Podría saciar el hambre y la necesidad de su cuerpo y quizá, una vez que la tormenta pasara, podría encontrar la manera de vivir sin sentirse abrumada por los recuerdos de Rafer Callahan. Alargó la mano y curvó los dedos envolviendo el pesado miembro a la vez que separaba los labios y acariciaba tentativamente la carne hinchada con la lengua. Su sabor era salado y contenía un matiz de peligro, una evidencia más de su primitiva masculinidad que hizo que a la joven se le contrajera el vientre. Él la sujetó por el pelo y tiró con fuerza, haciendo que electrizantes sensaciones partieran de su cuero cabelludo hacia sus pezones, su clítoris y los músculos internos de su sexo. Sin querer esperar un segundo más, Cami comenzó a saborear la dura carne que parecía envuelta en seda, recreándose en el líquido transparente que brotaba de la punta. Movió los dedos más abajo, acunándole los testículos, y los oprimió con suavidad antes de, con un gemido hambriento, succionar el grueso glande profundamente en su boca. —¡Oh, joder! Cami... —gimió él—. Sí, toma lo que quieras de mí. Sus muslos eran duras rocas. Él comenzó a controlar el movimiento de su cabeza con las manos, que tenía enterradas en sus largos cabellos rubios, y meció las caderas para follarle la boca con lentos y medidos empujes.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 54


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

A Cami le ardieron los labios. Frotó la lengua contra la sensible parte inferior del glande, saboreando el aroma del jabón con el que se acababa de lavar y el ardor de su deseo. Una necesidad renovada rugió furiosa de nuevo al cabo de tan sólo unos segundos; como si no acabaran de poseerse el uno al otro, como si el placer no tuviera ni principio ni fin. —Ven aquí —gruñó Rafe, apartándole la cabeza y mirándola fijamente con los ojos brillantes. Ella pasó la lengua una última vez por su rígido pene para degustar su sabor. Al verla, a Rafe se le tensaron los testículos y la adrenalina inundó sus venas. —Date la vuelta. De rodillas —ordenó, tensando la mandíbula mientras ella obedecía. Las rotundas curvas de sus nalgas le tentaron cuando la joven bajó los hombros hacia la cama y separó los muslos. Nuevos jugos hacían brillar de nuevo los enrojecidos pliegues de su sexo. En ese momento, observó que ella movía la mano bajo su cuerpo y que se acariciaba ligeramente el clítoris con aquellos dedos gráciles y elegantes antes de rozar la estrecha abertura como si estuviera invitándole a entrar en su cuerpo. La escuchó gemir de necesidad y de deseo cuando presionó lentamente un dedo contra la apretada entrada. Él cerró el puño en torno a la erección y se arrodilló en la cama acercándose a ella. Estuvo a punto de correrse cuando el sensible glande chocó contra la ardiente carne rosada. ¿Qué le ocurría con Cami? Con ella no podía controlar la lujuria como hacía con otras mujeres. Desde aquel verano en el que ella cumplió dieciocho años, era su mayor debilidad. Al borde de perder el control, Rafe se impulsó hacia delante y sintió que la resbaladiza y ardiente abertura comenzaba a estirarse alrededor del grueso glande. Le sujetó las caderas con una mano mientras intentaba contenerse, controlar la voraz necesidad de llenarla con su semilla. Quería eyacular dentro de ella y marcarla para siempre con su semen. Eso era algo que sólo sentía con Cami. Era la única que tenía el poder de hacerle suplicar por una noche más. No había nada tan perfecto como perderse en aquel dulce éxtasis que sólo encontraba en lo más profundo de su ardiente sexo. De sentir que succionaba su miembro con sus contracciones internas. Era como si un puño apretado le hiciera perderse en el paraíso. Sus testículos se tensaron con dolorosa necesidad y el corazón se le desbocó en el pecho. La excitación y la adrenalina inundaron su cuerpo de una lujuria casi animal cuando ella empujó las caderas hacia él, arqueando el delgado cuello y echando el largo pelo hacia atrás mientras gemía su nombre. Cami sabía muy bien lo que quería de él. Sabía cómo darle placer, pero también cómo satisfacerse a sí misma. Con ella, todo se reducía a dar placer al otro y tomarlo para sí mismo. Quizá fuera por eso por lo que no podía olvidar la noche que robó su inocencia. A pesar de ser virgen, ella le aceptó con tal hambre, con tal necesidad, que no tuvo ni un momento de vacilación o timidez. A punto de perder el control, le clavó los dedos en las caderas y comenzó a follarla con más intensidad. El mundo se redujo al constante zumbido de placer que comenzó a vibrar entre ellos y a la desgarradora necesidad de alcanzar la liberación. Escuchó los sensuales y roncos gritos que emitía Cami y la vio cerrar el puño sobre las sábanas. Apoyó el pecho en la espalda femenina y apretó los labios contra su hombro. Se concentró en lamer aquella piel inmaculada para después marcarla con sus dientes.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 55


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Sólo ella lo vería. Pero cuando lo hiciera se vería forzada a admitir que, al menos por un breve período de tiempo, le había pertenecido. Desde luego, en ese preciso momento era suya; desde las apremiantes profundidades de su sexo y el pezón endurecido que apretaba entre los dedos, hasta los jadeantes y entrecortados gemidos que salían de sus labios. ¡Dios, sí! Era suya. —Noto cómo te acaricias —le gruñó al oído—. Te voy a comprar algunos juguetes, Cami: un grueso consolador que vibre en el interior de tu sexo y que sólo usarás cuando yo esté a tu lado. Luego observaré cómo te acaricias el clítoris, estudiaré la forma en que lo haces. Ella gimió indefensa, presionando la mejilla contra el colchón y acelerando el ritmo de sus dedos en el enrojecido clítoris. —Y una noche te demostraré cuánto me gusta tu precioso trasero —le prometió. El simple pensamiento hizo que su miembro palpitara con más fuerza, que la necesidad de alcanzar el orgasmo fuera incontenible—. Aceptarás primero mis dedos y, cuando la necesidad de alcanzar el éxtasis sea más dolorosamente erótica que nunca, cuando te abrume el anhelo, hundiré mi polla centímetro a centímetro en este culo respingón —le dio un fuerte azote en la nalga derecha—, y me correré gritando tu nombre. Se movió con más rapidez y contuvo el aliento al comenzar a golpearle las nalgas con las caderas, introduciendo su miembro tanto como era posible, sintiendo que ella se convulsionaba y se contraía alrededor de su polla hasta que los dos llegaron a la cumbre del éxtasis. En ese momento, él dejó caer la cabeza sobre su hombro y jadeó su nombre mientras derramaba su semilla en su interior, inundándola y colmándola con ella. Jamás se había corrido en el interior de otra mujer, jamás había compartido ese nivel de intimidad con nadie más. No lo había hecho hasta que se acostó con Cami, y no sentía la menor preocupación al respecto. Es más, si ella no había tomado precauciones, si concebía a su hijo, la obligaría a quedarse con él. Se aseguraría de que jamás volviera a escaparse. De que nunca le dejara. Sepultado tan profundamente en el interior de la joven como era posible, abrazándola con todas sus fuerzas, sintió que en sus entrañas vibraba de nuevo aquella extraña emoción que sólo Cami le provocaba.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 56


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 0055 Rafe observó cómo Cami dormía pacífica y profundamente, con la cabeza apoyada en su pecho, acariciándole el vello del torso con su rítmica respiración. Le rodeaba los hombros con un brazo y la mantenía tan cerca cómo podía, permitiéndose juguetear con su sedoso y largo cabello de vez en cuando. Había esperado años para estar con ella y ahora que por fin lo había conseguido, en vez de ceder al sueño, como la primera vez que se acostaron juntos, la estudió fijamente en la oscuridad del dormitorio. No quería dormirse. Cuando fingió hacerlo la otra vez, Cami aprovechó para huir de él dejándole solo en una cama vacía. Ella ni siquiera le había escrito una nota o un breve «adiós» garabateado en el espejo del baño con el lápiz de labios. Si volvía a abandonarle de esa manera acabaría haciendo algo más que un agujero con el puño en la pared, como había hecho en aquel hotel. La seguiría, y ésa sería la peor idea que hubiera tenido en años. Sólo podía imaginar la sorpresa, el miedo y la sospecha que inundarían su rostro si hiciera tal cosa. Ella conseguiría que cada hombre en mil metros a la redonda acudiera en su ayuda al instante, y todos llegarían armados. Cada uno de ellos tendría la intención de matarle y la mirada llena de odio, aunque Rafe nunca había comprendido la razón. Porque todo aquello había comenzado mucho antes de que Jaymi y otras cinco jóvenes murieran a manos de un brutal asesino en serie. Por un segundo volvió a oír sus gritos tan claramente como aquella noche en la que había ido con sus primos a pescar junto al lago Sweetrock y acamparon en el denso bosque que lo rodeaba. No quería recordar aquella noche. Llevaba años intentado olvidarla, pero no fueron aquellos hechos los que hicieron que la sociedad les diera la espalda. Les trataban como apestados desde que se quedaron huérfanos. Hubo un tiempo en el que Rafer se sintió furioso por lo injusto de la situación; cuando era joven e impresionable. Su tío Clyde, que le conocía muy bien, dejó que rumiara su furia a solas e incluso sus primos se habían apartado de su camino durante esa época. Se recordó a sí mismo que no había permitido que aquellas opiniones le afectaran entonces y que no permitiría que lo hicieran ahora. Jamás dejaría que esa furia destructiva le carcomiera vivo otra vez. Pero a Cami sí le importaba el qué dirán y no podía culparla. Tenía, por tanto, que considerar la situación de la forma más lógica. Si él sospechara que un hombre era capaz de esos crímenes tan atroces, también habría hecho que la vida de éste fuera un infierno. E incluso antes de los asesinatos, había encontrado cierta lógica en el desprecio con que los ciudadanos del condado de Corbin les trataban. Los barones eran una fuerza poderosa no sólo en el condado, sino en el propio estado. Su cólera podía tener un brazo muy largo. Y, sin duda, Cami sabía con exactitud cuan largo podía ser. Había sido testigo de cómo echaban a su hermana de un trabajo tras otro y, si era cierto lo que Rafe sospechaba, Jaymi había perdido esos empleos por su culpa, por ser su amiga y relacionarse con él.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 57


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami era profesora. Conservar su trabajo dependía de mantener buenas relaciones con los demás maestros, con el comité de la escuela y con los padres de sus alumnos. Nadie en Sweetrock querría que a sus hijos les diera clase una profesora que se acostaba con el hombre sospechoso de haber asesinado a su hermana. Un hombre que se creía que había conspirado con sus dos primos para violar, torturar y asesinar a otras cinco jóvenes más en la zona comprendida entre Sweetrock y Aspen, en el corazón del estado de Colorado. Pero Rafe había aprendido hacía muchos años a no preocuparse de lo que la piadosa gente de Sweetrock pudiera opinar. Hiciera lo que hiciera asustaba o conmocionaba a todos, y ni siquiera tenía que esforzarse para ello. De forma que creció dispuesto a defenderse de cualquiera que quisiera enfrentarse a él. Tras años de duras batallas legales, la herencia de su madre por fin le pertenecía, así que tenía dinero de sobra para vivir lujosamente sin depender de la buena voluntad de los barones. Es más, no tendría por qué pisar siquiera el condado de Corbin. Le bastaba con los considerables intereses que crecían en el banco y el cheque mensual que le pagaba el ejército. De modo que podía tratar a sus vecinos sin ninguna consideración. Y estaba dispuesto a hacerlo. Incluso reconocía que obtenía con ello cierta morbosa satisfacción. Sin embargo, no podía pretender que Cami actuara igual. No era culpa suya que el consejo escolar estuviera lleno de magnánimos puritanos con camisas almidonadas. Personas que parecieron disfrutar de cada castigo que le impusieron a lo largo de los años que asistió a la escuela del condado. Pero también era cierto que había percibido miradas avergonzadas en personas arrepentidas de lo que hicieron. No podía respetarles, pero una parte de él les comprendía. Por suerte, logró acabar sus estudios. En el último curso, cuando todo parecía en su contra, hizo su aparición un agente de reclutamiento que se interesó en secreto por su trayectoria escolar. Rafe siempre estuvo determinado a finalizar sus estudios y graduarse, y, sin embargo, a pesar de todos sus esfuerzos, no lo hubiera logrado si no hubiera sido por aquel sargento. No fue hasta mucho más tarde que Rafe se enteró de por qué había ido al condado aquel soldado; por qué hizo amistad con los tres primos y les animó a ingresar en las Fuerzas Armadas, por qué les ayudó a largarse del condado de Corbin. Él también era un Callahan. Y aunque fue dado en adopción cuando era un recién nacido, supo dónde buscar a su familia biológica por los datos que le facilitó su familia adoptiva. Rafe bajó la mirada a la mujer que sostenía entre sus brazos y sintió que la familiar cólera que le había acompañado durante toda su juventud le inundaba de nuevo. Sabía que ella huiría en cuanto pudiera y desaparecería de su vida. Y eso le enfurecía. Estaba demasiado inquieto para dormir. Ésa era una de las razones por las que había bebido más de la cuenta antes de que ella apareciera en su puerta: para poder conciliar el sueño. Para poder escapar de aquella inquietud, de la cautelosa sensación que le había rondado desde que se instaló de nuevo en el condado. Se levantó de la cama a pesar de la fuerte opresión que sintió en el pecho al escuchar la vaga protesta de Cami cuando se movió. Ella le buscó inconscientemente en el lecho antes de acurrucarse bajo la sábana con un encantador mohín en los labios.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 58


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Se volvió a decir a sí mismo que, a la larga, ella se iría. Tan fácilmente —quizá más— de lo que había vuelto a su vida. Puede que fuera mejor que no volvieran a acostarse juntos, que la dejara marchar si podía. Algo que no creía posible. Tras acercarse a la cómoda que había en el otro lado del dormitorio, Rafe se puso unos vaqueros, una camisa de franela y unas zapatillas de loneta. Buscó uno de los estrechos cigarrillos que tanto le gustaban, un encendedor, y se dirigió a la puerta del balcón. Salió a la terraza y cerró la puerta tras de sí antes de acomodarse en el estrecho banco de madera, disfrutando de la noche. El sabor acre y especiado del humo tuvo el efecto de aliviar parte de la tensión que le invadía. Aquélla no era la misma sensación que tuvo cuando le llamó el agente de reclutamiento, la que le hizo enrolarse en la Marina. Ahora se trataba de algo similar a lo que sentía cuando estaba a punto de embarcarse en una de las muchas y peligrosas misiones que le habían encomendado. No era sólo un presentimiento, era una advertencia de sus instintos más profundos y arraigados. Ya en el momento en que Cami se presentó ante su puerta, se habían encendido todas las alarmas. Y ahora, mientras miraba ensimismado la noche, fue consciente de que la sensación de peligro le envolvía a pasos agigantados. Había esperado regresar a su hogar e instalarse discretamente sin llamar demasiado la atención. Lograr mantenerse aislado del mundo para poder tener por fin la vida que estaba buscando, la que había anhelado siempre. Bien sabía Dios que sólo buscaba un lugar en el que poder vivir en paz. No pedía ser feliz; había aprendido hacía ya mucho tiempo que aquello era esperar demasiado. Sin embargo, llegar a obtener una cierta satisfacción no le parecía un precio demasiado alto a cambio de todos los años que pasó defendiendo a su país. Después de todo, también formaba parte de su patria aquel pequeño rincón de América en el que sus primos y él todavía no habían encontrado su sitio. Logan y Crowe también se sentían insatisfechos. Crowe había presentado su renuncia a la Marina un año antes que sus primos, y durante meses buscó un lugar que llamar hogar. Había viajado de un lado para otro durante algún tiempo pero, como le había explicado a Rafe en el último correo que le envió antes de regresar allí, era evidente que no había ningún lugar como aquél. Su primo llamaba hogar a la cabaña que había heredado de su madre, ubicada muy por encima de un protegido valle de las montañas. Rafe, por su parte, había encontrado su sitio en el rancho que había heredado de su tío Clyde. Y para Logan, su hogar era la casa que su madre había poseído antes de su muerte. Aquélla en la que vivió con su esposo, en la que él había nacido, justo en el centro de Sweetrock. Se trataba de una tradicional casa de madera de dos plantas, con un ancho porche que daba sombra a la parte delantera. En la parte trasera existía un espacioso patio donde los tres primos habían jugado desde que empezaron a andar. Al fondo del patio, se hallaba el garaje donde Logan aprendió con su padre a destripar el vehículo de la familia. La casa estaba situada en un barrio formado por otras viviendas similares, y mucho tiempo antes de que sus padres murieran, Logan había jugado con otros niños del vecindario. Había sido aceptado por ellos y disfrutado de una infancia feliz que Rafe apenas recordaba y de la que Crowe se negaba a hablar.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 59


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Ninguno de los tres podía definir con claridad qué había provocado el cambio de actitud de la gente. ¿Por qué sus abuelos maternos —en realidad toda la familia de sus madres— se habían puesto en contra de unos pobres huérfanos? ¿Qué les había llevado a odiar y despreciar a sus nietos? ¿Por qué nadie parecía tener respuestas a esas preguntas? Rafe aspiró de nuevo el humo del cigarrillo, frunciendo el ceño ante los remolinos que formaba el viento con la nieve. Sabía que todo había comenzado cuando las hijas de los patriarcas se casaron con los hermanos Callahan. Sin embargo, aquella animosidad no la volcaron en los niños hasta después de sus muertes. Hizo un gesto de disgusto e intentó alejarse de aquel intrincado laberinto al que se encaminaban poco a poco sus pensamientos. Sencillamente, no era posible entender por qué aquellos que deberían haberlos acogido se habían vuelto contra ellos. Y tras más de veinte años preguntándose por qué, los Callahan no pensaban pedir a la caritativa gente del condado de Corbin que les explicara qué pecado tan horrible habían cometido sus padres. Al final, había dejado de importarles. Tuvieron suficiente con los dos días que pasaron sentados en aquella diminuta celda de la cárcel local, sorprendidos y horrorizados de que les hubieran acusado de matar a una mujer que los tres consideraban una buena amiga. Antes de que su tío Ryan llegara a la cárcel para defenderlos, el sheriff y sus lugartenientes les habían golpeado de todas las maneras posibles por todos los supuestos delitos que se les ocurrieron. Sin embargo, el juez decidió a su favor. El ADN que obtuvieron de la sangre hallada en la escena de crimen no se correspondía con el suyo. Además, ninguno de ellos se ajustaba al perfil diseñado por el FBI: un asesino en serie. El juez llegó a la conclusión de que por mucho que le gustara ver a Rafe, Logan y Crowe encerrados durante el resto de su vida, su conciencia no le permitía acusarles de un crimen que estaba seguro que no habían cometido. El juez ni siquiera les conocía ni se había tomado la molestia de saber nada sobre ellos y, aun así, le hubiera gustado encerrarles y tirar la llave. ¡Maldición!, aquel recuerdo todavía tenía el poder de sorprenderle, y jamás dejaba de confundirle. Se apoyó en la barandilla del balcón maldiciendo por lo bajo y tiró la ceniza al vacío mientras observaba la nieve con los ojos entre—cerrados. Puede que sus padres no fueran la flor y nata de la sociedad, pero ¡joder! tampoco habían sido despojos humanos. Sin duda la locura debía ser algo genético en los Callahan, pensó aspirando de nuevo el humo y recreándose en la aromática quemazón que inundó sus pulmones. Él mismo era la prueba. Estaba allí, pero no sabía qué demonios hacer con su vida. Rafe y sus primos habían llegado a hacer planes de futuro, seguros de que cuando regresaran el ambiente sería diferente y de q " vivir allí no sería tan angustioso como antes. Pero no podrían haberse equivocado más. Aquellas inquietantes pensamientos y el momento de placer que disfrutaba con el cigarro se vieron interrumpidos por el poderoso motor y las luces de la motonieve que apareció entre la ventisca, deslizándose sobre la capa de nieve de cincuenta centímetros. Sólo podía ser uno de sus

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 60


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

primos. Sus motonieves nuevas inconfundibles y sólo ellos estaban lo suficientemente locos para llegar hasta allí con ese tiempo. El motivo podría ser cualquier tontería. Algo tan sencillo como compartir con él una taza de café o tan complicado como pedirle ayuda en alguna idea descabellada que se les hubiera ocurrido. Se aburrían. Él lo sabía desde hacía semanas. Y el aburrimiento de sus primos podía ser muy peligroso, especialmente para él. Se dio la vuelta con un suspiro, aplastó el cigarro en el pequeño cenicero que siempre tenía junto a la puerta y regresó silenciosamente al dormitorio. Cami todavía dormía. Estaba tumbada sobre el estómago y parecía ofrecerle su trasero respingón bajo la sábana de seda. La cubrió cuidadosamente con el edredón, y luego bajó las escaleras con rapidez y sigilo. Había olvidado la ropa tirada por el suelo hasta que entró en la bien iluminada cocina y vio a Logan haciendo girar unas diminutas bragas de color violeta en un dedo mientras sostenía con la otra mano el sujetador de encaje a juego. Su primo le miró con los ojos verdes llenos de curiosidad. Después, dejó caer la ropa interior sobre la mesa y recogió la sudadera y los vaqueros. Rafe fue consciente de que su primo estaba muy tenso mientras buscaba la etiqueta de la camiseta. «Flannigan. Num. 12. Entrenadora de la liga de Softball.» —Cami Flannigan —murmuró Logan, al tiempo que Rafe comenzaba a doblar la ropa y a colocarla en un ordenado montón sobre la encimera—. ¿Te la has tirado? ¿Es que te has vuelto loco? ¿No recuerdas que llegamos al acuerdo de no follar con ninguna mujer de este maldito lugar? Rafe no había follado con Cami, la había adorado, la había venerado. —No empecemos, Logan —le advirtió en voz baja, sin ganas de iniciar una discusión que podría acabar despertando a Cami. —¿No crees que su padre ya nos causó bastantes problemas después de que asesinaran a Jaymi? ¿No recuerdas que envió miles de correos electrónicos a tu comandante a lo largo de los años? Ni siquiera Clyde escapó del deseo de venganza de Mark Flannigan. ¿Quieres acaso darle más munición? ¿Qué coño crees que hará cuan—do sepa que te estás tirando a su hija? Mark Flannigan no movería un dedo y Rafe lo sabía. Hacía años que la relación de Cami con su padre había dejado de existir. La única razón por la que Mark fingiría que le importaba lo que hacía su hija sería para intentar acabar con los primos Callahan. —Lo que creo es que es asunto mío —masculló Rafe, acercándose a la cafetera para ponerla en funcionamiento—. Y ahora, ¿quieres explicarme por qué has venido en medio de una ventisca en vez de quedarte en tu casa sentado junto al fuego? —Le lanzó una mirada irritada—. ¿Es que no eres capaz de estar tres días sin venir al rancho? A Logan los vecinos le lanzaban miradas recriminatorias desde los porches o desde las ventanas de sus casas y los ancianos le señalaban con el dedo mientras los niños pequeños se apartaban de su camino. Cada vez se hacía más patente que no era bienvenido y que, sin duda, nadie quería hablar con él. —Me aburría. —Logan se encogió de hombros y mostró una expresión indiferente al girar la cabeza para observar por la ventana el gélido paisaje exterior.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 61


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Vamos a probar otra vez —bufó Rafe—. ¿A qué has venido? En el caso de que hubiera sido él quien se aburriera jamás se le habría ocurrido sacar la motonieve en plena ventisca. El hecho de que Crowe pudiera haber hecho maravillas con el motor no quería decir que no fuera una decisión estúpida. Logan apoyó la cadera en la mesa de la cocina, cruzó los brazos sobre el pecho y le observó. Frente a él, en la oscuridad de la sala, las llamas rojizas de la chimenea iluminaban el enorme retrato al óleo en el que Rafe, con tres años, estaba sentado en el regazo de su madre. Con largo cabello rubio, ojos azul oscuro y delicada piel de porcelana, la madre de Rafe fue proclamada reina de la belleza del condado de Corbin ya desde el instituto, donde había sido la más votada y popular. Todos la consideraban la joven más hermosa en muchos kilómetros a la redonda. Fue Marshal Roberts, el abuelo de Rafe, quien encargó el retrato cuando ella tenía dieciocho años. Al artista le llevó varios años ter—minarlo y, cuando ella insistió en incluir a su hijo, Roberts se negó a completar el pago. Había sido Clyde, el tío materno de la joven, quien abonó los honorarios y lo colgó sobre la chimenea. La madre de Rafe había sido una mujer elegante, extremadamente bella y compasiva; resultaba muy difícil aceptar que formara parte de un clan tan frío y despiadado como el de los Roberts. En algunas ocasiones, Logan había escuchado bromear a su padre, afirmando que la madre de Rafe debía de ser el resultado de una infidelidad, porque era imposible que Marshal Roberts hubiera concebido una niña tan hermosa y amable como Ann Roberts Callahan. Aun así, era de sobra conocido que Marshal había adorado a su hija, mal—criándola y consintiéndola. Todavía se hablaba de la épica borrachera que cogió el día que ella se fugó con Sam Callahan. Sacudió la cabeza para alejar aquellos pensamientos y centró de nuevo la atención en Rafe. —El móvil no funcionaba y la línea telefónica terrestre está cortada, así que pensé que sería mejor que viniera a ver cómo estabas. —Tal y como lo decía parecía que estaba haciéndole un favor. —¿En plena ventisca? —Rafe arqueó la ceja inquisitivamente. No era propio de su primo—. Dime la verdad, ¿qué ha ocurrido? Rafe se sintió más inquieto que nunca al ver la expresión de su primo. Conocía bien a Logan y sabía que no se preocupaba por tonterías. —¿Has sabido algo de Crowe últimamente? —inquirió él sin responder a la pregunta. —Esta mañana. Me lo encontré cuando fui a comprobar una de las cercas. Estaba bien y no mencionó que tuviera ningún problema. ¿Se trata de eso? Logan negó con la cabeza. —Seguro que se trata de una paranoia de las mías —dijo finalmente—. O de que desde que vivo en el pueblo observo cosas que no me gustan nada. —Eres uno de los hombres más cuerdos que conozco —afirmó Rafe—. ¿De qué se trata? —Alguien entró en mi casa mientras fui a comprar comida esta mañana. Cuando regresé, me di cuenta de que la cinta adhesiva de la puerta había sido arrancada y reemplazada por otra y que el cabello que pongo en la cerradura por seguridad no estaba. —Eso no es una paranoia. Es algo muy real —gruñó Rafe—. ¿Tienes alguna idea de quién ha podido ser?

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 62


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Logan apretó los labios. —La cámara de seguridad no grabó nada porque el hermanito de mi vecina se la cargó. Si lo llego a pillar en ese momento, le mato. Rafe contuvo una sonrisa. El niño, hermano de la vecina de Logan, había decidido atormentar a Logan con todos los medios a su alcance. —Quizá estuviera aburrido —sugirió en tono de burla a pesar de su sombría expresión. —Sí, jodidamente aburrido —murmuró Logan—. O quizá tenga ganas de morir y sólo esté buscando a alguien que haga realidad su capricho. Rafe se rió para sus adentros mientras observaba la furiosa irritación que mostraba su primo. —¿Tienes alguna idea de lo que buscaba? —le preguntó al tiempo que le servía una taza de café y se la ofrecía. —No. Quizá hacerme la vida imposible. El resto de los vecinos me ignora, pero ese niño... Parece noctámbulo. —A Logan casi se le escapó la risa. Definitivamente, aquel noctámbulo estaba manteniendo entretenido a su primo. —¿Y por qué un niño iba a intentar entrar en tu casa? —¿Por fastidiar? ¿Porque es un jodido preadolescente con mucho tiempo libre? —bromeó Logan dando un sorbo al café mientras se dirigía a la mesa. Pero antes de sentarse, clavó los ojos con cierta repulsión en el tablero—. Te la has tirado encima de la mesa, ¿verdad, primo? —Había una irritada resignación en su voz que hizo que Rafe lamentara haber dejado el tema del hermano de su vecina. Alzó la taza y bebió el segundo café de la noche. Si eso continuaba así iba a comenzar a tomarlo descafeinado. No era de extrañar que sintiera una opresión en el pecho. —Acábate el café, Logan. —Rafe casi se permitió una sonrisa—. Puedes quedarte en la habitación de invitados de la planta de abajo. Mañana registraremos tu casa. —¡Joder! Iba a tener que decirle a Cami que tenía una motonieve. Logan le dirigió una mirada burlona. —Se supone que la tormenta durará tres días como mínimo. Por otra parte, hay posibilidades de que la nieve alcance un metro o más antes de que acabe y al sheriff y a sus ayudantes les llevará otros cuantos días más despejar las carreteras si se cumplen los pronósticos. ¿De verdad quieres que tu invitada se vaya tan pronto? —La sonrisa de Logan contenía toda la ironía del mundo—. Además, estoy seguro de que Cami ni siquiera sabe que tienes una motonieve o no estaría durmiendo arriba, en tu cama. A Rafe siempre le sorprendía ver lo bien que le conocían sus primos. Negándose a responder, tomó su café y guardó un ominoso silencio. —¿Qué vas a hacer? —preguntó finalmente Logan, ya sin rastro de diversión—. ¿Lo has pensado? ¿Te das cuenta de la edad que tiene? Son, justo, los años que tenía Jaymi cuando... —Ya basta. —Le miró con furia—. No quiero hablar de Jaymi. No esta noche. Logan se pasó la mano por la cara en un gesto de cansancio. —Es la mujer equivocada —gruñó al cabo de unos segundos—. Su padre te perseguirá con un rifle cuando se entere. ¿Le devolverás el tiro? ¿Podrías devolvérselo si ella estuviera delante?

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 63


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No habrá ningún disparo —le aseguró Rafe—. Su padre vive ahora en Aspen y no viene por aquí a menudo. La salud de su madre es muy frágil. Además, tampoco era que Mark Flannigan hubiera estado nunca demasiado interesado en su hija menor. Únicamente le había importado Jaymi. Logan negó con la cabeza. También él se había dado cuenta de lo poco que se preocupaba Mark por Cami, en especial desde el verano en que su primogénita fue asesinada. —Si fuera mi hija me resultaría imposible quedarme de brazos cruzados mientras ella corriera peligro. Flannigan podría reaccionar cuando menos te lo esperes. —No lo creo —concluyó Rafe, lenta y cínicamente—. Créeme, Mark Flannigan no se tomará la molestia. —Follar con ella es una mala idea. —Rafe le lanzó una mirada de advertencia, pero él siguió hablando—: Maldita sea, acaso no has pensado que... —Déjalo, Logan. En cuanto pase la tormenta, ella se irá y simulará que no ha ocurrido nada, como ya hizo en el pasado. Todos lo sabemos. —Y la próxima vez que estéis cinco minutos a solas volveréis a arrancaros la ropa el uno al otro para poder... follar encima de la mesa de la cocina —le espetó con sarcasmo—. ¿No crees que eso quiere decir algo? —¿Que estaba demasiado borracho para pensar con la cabeza en vez de con la polla? — masculló Rafe. —O que eres demasiado estúpido para ignorarla. —Logan se terminó el café antes de levantarse de la silla. Se volvió a poner el grueso mono de nieve que se había quitado tras entrar en la casa, y giró la cabeza para mirar a Rafe—. Voy a ir a ver a Crowe. Dudo mucho que él tenga también una mujer en su cama esta noche. No lo ha pasado bien desde que volvimos, y eso que fue el primero en regresar. —Recuerda que tenemos planes para este pueblo. Eso hará que soportes mejor la idea de quedarnos —dijo Rafe sin ponerse en pie, sabiendo que Logan podría llegar a despedirse cincuenta veces antes de atravesar la puerta. Su primo sabía tan bien como él que cuanto más ascendiera en las montañas, más frío haría. Estaba convencido de que Logan ya estaba arrepintiéndose de haber salido del pueblo, pero también que si se había marcado un objetivo, lo cumpliría sin importar el frío o el calor. Era un hombre entrenado para rastrear y matar a su presa, aunque le gustara disfrutar de ciertas comodidades y no renunciara a ellas con facilidad. En su mente, no tenía otra alternativa. No pudo contactar con su primo por teléfono y había ido hasta allí para asegurarse de que estaba a salvo. —¿Por qué no vuelves a quitarte el mono y pasas aquí la noche? —gruñó Rafe mientras observaba la nieve a través de la ventana antes de suspirar—. Si Cami te ve a ti o a la motonieve, explícale que estás de camino a casa de Crowe. Que no regresarás al pueblo hasta que los caminos estén más despejados. Aquello la mantendría allí sin que volcara su furia sobre él. Tenía intención de perderse con ella en el placer hasta que no pudiera retenerla ni un segundo más. —Eso podría funcionar. —Logan abrió la cremallera, pero no hizo ademán de quitarse la prenda.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 64


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¿Te decides o no? —presionó Rafe. Logan volvió a mirarle con una expresión tan dura y solitaria, que Rafe se preguntó si su primo volvería a ser el hombre que fue antes de ingresar en el ejército. —¿La amas? —le preguntó finalmente—. Sí, claro que lo haces —se respondió a sí mismo—. La amabas incluso antes de pasar aquella noche con ella. Rafe se levantó de la silla, se terminó el café y se acercó al fregadero para dejar la taza. —No estoy enamorado de ella —afirmó rotundo. Estaba seguro de ello. No podía, se negaba a estar enamorado de Cambria Flannigan. Ella le había abandonado ya una vez y no pensaba empezar a creer ahora en los cuentos de hadas. —¿Es sólo un polvo? Rafe tensó la mandíbula ante esas palabras, y estuvo a punto de negarlas. Una desconocida emoción en su interior le exigía que las rechazara de pleno. Pero, aun así, se contuvo y trató de convencerse de que sólo le había molestado la explícita descripción de su primo. —Sí, eso es, adelante. Intenta engañarte a ti mismo —se burló Logan antes de bajar del todo la cremallera y quitarse las botas para dirigirse a la habitación de invitados—. Si no consigues convencerte solo, yo te lo recordaré y, tal vez, cuando la buena gente del condado de Corbin decida que debe darnos caza y ella te rechace, no se te romperá el corazón en mil pedazos. Mientras Logan atravesaba el pasillo que llevaba a la habitación donde dormiría, Rafe se preguntó qué le habría ocurrido a su primo que Crowe y él no supieran. Solían hablar a menudo del tema y estaban seguros de que a Logan le había ocurrido algo en aquella misión en la que estuvo desaparecido durante un año entero. Durante ese tiempo, no supieron si estaba vivo o no. Y cuando regresó, no era el mismo hombre. Logan se comportaba de una manera tan fría y dura, que Rafe se había llegado a preguntar si había vuelto su primo o sólo una sombra de lo que fue. Sacudiendo la cabeza, Rafe revisó los cerrojos, comprobó todas las entradas de la casa, incluidas las ventanas, y luego repitió la misma operación en la planta superior. Seguro de que no se le había pasado nada por alto y que el sistema de alarma estaba activado, regresó al dormitorio y a la mujer que calentaba su cama. Ella apenas se había movido. Sólo se había abrazado a la almohada como si le estuviera buscando a él. No, no era ésa la intención de Cami, se dijo a sí mismo. No podía permitirse pensar o creer eso. Ella saldría de su vida en cuando las carreteras estuvieran despejadas. Y una vez que se fuera, no regresaría a no ser que no tuviera otra elección, igual que no había tenido otra alternativa esa noche. Se desnudó, se metió en la cama y apartó la almohada de sus brazos. Al instante, Cami apoyó la cabeza en su hombro y le pasó el brazo por encima del abdomen, enredando una torneada, suave y cálida pierna entre las suyas al tiempo que emitía un pequeño suspiro de satisfacción al acurrucarse de nuevo contra él. Rafe cubrió sus cuerpos con el edredón y la envolvió entre sus brazos, apretándola contra sí. El siguiente suspiro de Cami fue de auténtico placer. ¿Por qué ella le afectaba de esa manera?, se preguntó. Quizá fuera porque abrazarla le resultaba tan natural como respirar e igual de necesario. ¡Joder!, cada vez que se unían era como

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 65


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

regresar a casa. Nunca en su vida se había sentido tan caliente o cómodo como cuan—do sentía su cuerpo desnudo contra el suyo y se perdía en su calidez. ¿Intentaría ella escaparse igual que la otra vez? A lo largo de todos los años que sirvió en las Fuerzas Armadas, nada se le había escapado tan fácilmente como cuando Cami se fue de su cama la primera noche que pasaron juntos. Claro que, en aquella ocasión, él se había despertado antes de que la joven hubiera acabado de vestirse. Durante un buen rato observó con los ojos entrecerrados cómo se ponía la ropa y la dejó marchar sin decirle una sola palabra. Se negó a obligarla a quedarse, a enfrentarse a ella. Era un error que no volvería a cometer. Se la quedó mirando durante un buen rato, como si así pudiera tener la certeza de que se despertaría. Apenas podía creer que hubieran pasado casi cinco años desde que ella huyó de su cama. No permitiría que volviera ocurrir. Para asegurarse, programó su mente tal y como le habían enseñado en el ejército. Una hora. Se despertaría al cabo de una hora. Si Cami lograba escapar, en una hora no llegaría muy lejos con ese tiempo y podría encontrarla antes de que se muriera de frío. ¿Qué le haría si realmente intentara escapar? Le azotaría el trasero. Se lo azotaría antes de follarla una y otra vez hasta que a ella se le metiera en la cabeza para siempre que escaparse de él no era una opción viable.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 66


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 0066 Estaba nublado y hacía un frío mortal. El paisaje aparecía cubierto por el manto de nieve más impoluto que Cami hubiera visto nunca. Se estremeció y se rodeó con los brazos. Vaqueros, calcetines de lana y botas no eran la ropa más adecuada para protegerse del inclemente tiempo que sufrían. Lanzó un suspiro y permaneció inmóvil en el porche de la casa de Rafer mientras miraba desolada las pesadas nubes blancas que se arremolinaban sobre las montañas. La ventisca parecía aguardar el mejor momento para lanzar un segundo ataque de viento y nieve con el que atrapar a cualquiera que fuera lo suficientemente incauto como para abandonar el calor del hogar. Al despertarse había escuchado el parte meteorológico por la radio y, un poco después, se confirmaron los peores pronósticos. A pesar de que no nevaba sobre el rancho en ese momento, sí lo hacía sobre Aspen. Según las noticias, la nevada era de las que hacían época y tardaría muy poco en llegar allí. Le pareció que no podía moverse del porche; era como si se hubiera quedado clavada en el suelo al no ver más que nieve por todos lados. Por primera vez en su vida consideró aquel fenómeno atmosférico un gran inconveniente. Cuanto más tiempo se quedara allí, más probable sería que acabara destruyendo todo lo que había logrado. ¿Cómo se le había ocurrido tomar el camino más largo hacia su casa? ¿Por qué se arriesgó a quedar atascada en la nieve? A pesar de hacerse todas esas preguntas, conocía muy bien las respuestas. Sólo había querido echar una ojeada a la casa del rancho Ramsey. Comprobar si los rumores que decían que Rafe Callahan había vuelto eran ciertos. Nunca supuso que comenzaría a nevar de esa manera. Poco después de salir de Aspen, cuando empezaron a caer los primeros copos, se dijo a sí misma que no era nada. Que seguirían cayendo un rato más y que luego cesarían, igual que había ocurrido en varias ocasiones a lo largo de las últimas semanas. Pero cuando su coche patinó sin control a causa del hielo que cubría la carretera, estuvo segura de que el destino estaba riéndose de ella. Aquello era lo que se conseguía cuando se deseaba lo que no se podía tener; el castigo por todas esas noches oscuras y solitarias en las que deseaba que su vida hubiera seguido un camino diferente, uno que le permitiera dormir en los brazos de Rafe en vez de hacerlo sola. ¡Qué estúpida había sido al escaparse de él la noche que habían pasado juntos! Debería haberse quedado y saciar el hambre que inundaba su cuerpo en vez de huir. Al alejarse de esa manera sólo había conseguido dejar incompletas y sin respuesta muchas cuestiones. Por no hablar del salvaje deseo insatisfecho que bullía en su interior, ese anhelo que la tentaba y atormentaba sin cesar. Se frotó los brazos para aliviar el frío que sentía a pesar de la ardiente oleada que recorría sus entrañas y que se extendía desde el vientre hasta el clítoris, que palpitaba incesante.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 67


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Sintió que su vientre se fundía en un calor líquido al recordar, al desear que las cosas fueran diferentes, al evocar las fantasías que avivaban el ardiente placer que crecía entre ellos cada vez que se tocaban. Tarde o temprano, cuando estuviera sola en su cama, esas experiencias inundarían sus sueños. Soñaría que Rafe la rodeaba con sus brazos, que se reía bajito junto a su oído. Que susurraba su nombre con aquella voz ronca e intensa. Que sus gemidos... Interrumpió bruscamente aquellos pensamientos. Eran quimeras, sueños que se colaban en su mente y no la dejaban pensar en nada más. Anhelos imposibles que amenazaban la frágil paz que había logrado encontrar. Rafe no podía ser suyo y ella lo sabía. El ignoraba muchas cosas y a la joven le provocaba demasiado dolor contárselas. Demasiado sufrimiento, demasiado miedo y la certeza de lo que le ocurriría a su alma si le perdía. No sabía por qué, pero había alguien decidido a hacer daño a Rafe y, si Dios no lo impedía, acabaría consiguiéndolo. Entonces, ella se quedaría desolada, perdida en la pena y la cólera. Por eso luchaba no sólo contra sí misma y sus necesidades, sino también contra sus deseos y la realidad. Una realidad que podía acabar con ella. Y ahora... ahora estaba atrapada en la peor situación posible. Una vez que encontraran su coche, el primer lugar donde la buscarían sería en el rancho Callahan. Su tío Eddy solía ser uno de los hombres que se prestaban voluntarios para realizar esa tarea y no quería ni imaginar su preocupación y su miedo al pensar que el pasado podría repetirse. En especial cuando se diera cuenta de que estaba allí, en las berras de Rafe Callahan. Que había dormido en su cama, en sus brazos. Y su tío ni siquiera tendría que esforzarse mucho para llegar a esa conclusión; la conocía muy bien y lo sabría sin que nadie se lo dijera. Se apoyó en una columna del porche y clavó los ojos en la tierra nevada. Junto a la casa, la capa de nieve había alcanzado casi medio metro, pero a lo lejos, el espesor era todavía mayor. En las noticias habían dicho que esa tarde caería medio metro más y que la situación empeoraría antes de amanecer. Parecía que la ventisca amenazaba con dejar colapsada la zona durante unos cuantos días. No tenía ninguna posibilidad de escapar de ese santuario helado en el que se hallaba, igual que no se veía capacitada para salir del abismo emocional en que se había hundido. Cuando huyó de Rafe tras la primera noche que pasaron juntos, había puesto como excusa que se escabullía del hotel antes de que él despertara para no perder el avión. Pero la realidad era bien distinta. Huyó porque, cuando hicieron el amor, Rafe había despertado en su interior algo a lo que ella no podía enfrentarse. La hizo recordar el pasado con tal intensidad que lloró durante días enteros. Incluso ahora podía sentir cómo se agolpaban en su mente aquellas vivencias que podrían destrozarla. Estaban allí mismo, luchando por apoderarse de sus pensamientos y despojarla del control... y no es que poseyera mucho en ese momento. Algunos días, aquel desgarrador dolor crecía en su interior y amenazaba con llegar a lo más hondo de su alma. Y si eso ocurriera, ella quedaría destrozada. El verano que cumplió trece años se enamoró sin remedió de Rafe Callahan, el hombre que su hermana consideraba su mejor amigo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 68


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami se enamoró de su nombre, de sus feroces ojos azules, de la risa que bailaba en ellos; de la manera en que caminaba, llena de arrogante confianza y, sobre todo, de la forma en que le sonreía. Durante meses se dejó caer cada vez que pudo por el apartamento de su hermana porque él aparecía estar allí a todas horas. Le espió buscándole sin cesar. A lo largo de aquel verano, Rafe no abandonó sus pensamientos ni un solo instante. Se había prometido a sí misma que eso no volvería a ocurrir, que jamás estaría tan cerca de renunciar a su alma como la única vez que Rafer y ella estuvieron juntos. Y, sin embargo, allí estaba, perdiendo el control que necesitaba para mantener la distancia. Incapaz de set la dueña de las emociones que se arremolinaban en su mente como una violenta tormenta. Se dio la vuelta y se dirigió a la cálida cocina. Rafe estaba fregando los platos de la sencilla cena a base de patatas y carne que ella había preparado la noche anterior con los suministros que había en la despensa. Él la había observado cocinar como si fuera la primera vez que alguien le preparaba la comida. Sus ojos azul zafiro, brillantes por aquel hambre voraz que siempre parecía iluminarlos, habían seguido cada uno de sus movimientos. —¿Quieres café? —La miró con impaciencia al tiempo que arqueaba una ceja negra. Aquel hombre era demasiado atractivo para su tranquilidad de espíritu. Rozaba el metro noventa, y era esbelto y musculoso. Si tenía un gramo de grasa, ella no lo había encontrado todavía. El espeso y sedoso pelo negro caía libre alrededor de su rostro, dotando a sus duros rasgos de una expresión de excitante sexualidad que atraía la mirada de féminas de todas las edades. Siempre lo llevaba un poco despeinado, como si una mujer acabara de pasar los dedos por él y se hubiera recreado en el tacto suave y frío de los gruesos mechones. En aquel momento su cuerpo estaba cubierto por unos vaqueros, zapatillas de loneta y una camisa de franela con las mangas enrolladas a la altura de los codos. Parecía un perezoso tigre haciendo guardia ante su guarida, aguardando el momento oportuno antes de montar a su hembra. Cami apenas pudo controlar la sacudida que le provocó aquel pensamiento. Ella no era su hembra, y él no era su amante. Ahí residía siempre el problema de estar con Rafer. «Rafe», se recordó a sí misma. Tenía que comenzar a utilizar su diminutivo o llamaría la atención más de lo que quería. Era Rafe para todo el mundo. De hecho, nadie usaba su nombre completo salvo ella. Pero era una costumbre que no parecía poder cambiar. —¿Estás soñando despierta, Cambria, o recordando? —La sedosa voz arrastrada de Rafer rezumaba sensualidad, haciendo que ella se ruborizara al notar que el corazón le daba un brinco en el pecho. —¿Qué has dicho? —Intentó ganar algo de tiempo mientras se preguntaba si él podría leer los sueños y fantasías en su mente. Rafe se rió en voz baja al tiempo que se acercaba a la cafetera. — Siéntate, haré café. La joven se aproximó a la mesa sin apenas poder controlar la vergüenza al pensar en lo que había ocurrido sobre la pulida superficie la noche anterior.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 69


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Recordó la cabeza de Rafe entre sus muslos y el excitante baile de la lengua masculina sobre el clítoris antes de sumergirse en la estrecha abertura de su cuerpo. Aquellas manos grandes y fuertes apretándole los pechos, los pezones. Sus propias manos acariciándose... Cami se retorció los dedos en el regazo y apretó los muslos intentando convencerse de que su sexo no estaba volviéndose a humedecer. No, no podía seguir excitándose así. No llevaba bragas y, sencillamente, sus fluidos no podían seguir brotando sin parar... Apretó los dientes con fuerza. Pero estaba sucediendo otra vez. Su sexo se anegaba de nuevo. Como siguiera así, iba a mojar los vaqueros y no tenía nada más que ponerse. —Has dormido como un bebé —comentó él mientras le ofrecía una taza de café—. Creo que podría haber caído una bomba en el dormitorio y no te hubieras despertado. Era raro ver esa sonrisa en la cara de Rafe. ¿Cuánto tiempo hacía que no le veía sonreír? ¿Cuándo había logrado él sobreponerse a la muerte de Jaymi? ¿Seguiría atormentado por la imagen de su hermana muriéndose en sus brazos? ¿Por aquel cruento acontecimiento que casi le había destrozado la vida? —Tengo que hacer unas llamadas —dijo ella. En vez de dar rienda suelta a las preguntas que la atormentaban, se inclinó por un tema más banal, más simple. Necesitaba comunicarse con sus tíos, hacerles saber que estaba a salvo. Su tía Ella debía estar fuera de sí, y en esos momentos se estaría paseando de un lado a otro de la casa. —No creo que lo consigas. La línea está cortada y la cobertura de los móviles es muy mala en esta zona —le informó—. Pero es posible que si sales al balcón del dormitorio, puedas enviar un mensaje de texto. Ella asintió con la cabeza. Si tenía suerte y podía enviar el mensaje, sus tíos sabrían que se encontraba a salvo. Les diría que estaba con un amigo. ¿Sospecharían de qué amigo se trataba? Quizá no al principio, pero la intuición de su tía podía resultar asombrosamente precisa. Rafe se sentó en la silla al otro lado de la mesa y se recostó en el respaldo. —¿Qué les vas a decir? —le preguntó. Cami detuvo la taza a medio camino de su boca y lo observó. Era evidente que Rafe hacía verdaderos esfuerzos para controlar la furia que sentía. ¿Qué excusa podía poner para encontrarse en el rancho Triple R, en plena ventisca y en compañía de Rafer Callahan? —La verdad —suspiró—. Que el coche patinó en la carretera y que tuve que quedarme aquí. —¿Les dirás también dónde has dormido? —La curva de los labios masculinos ni siquiera parecía una sonrisa—. Tengo que saber qué decir a la buena gente de Sweetrock cuando pretendan lincharme otra vez por acostarme con una de sus hijas predilectas. —Como les suelo decir a mis alumnos en el colegio, no te preocupes antes de tiempo. Vivirás mucho más feliz —repuso ella—. Si alguien te llegara a preguntar, haz lo de siempre: lánzales esa mirada tuya tan temible antes de dar media vuelta y alejarte. Si cambias tu manera de actuar, les darás de qué hablar de verdad. Y ¿qué demonios iba a decir ella? La pregunta surgió de pronto. Cualquier mujer que fuera vista en compañía de Crowe, Logan o Rafe, acabaría sometida a poco menos que un interrogatorio Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 70


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

y le lloverían todo tipo de bienintencionados consejos que harían que, finalmente, acabara alejándose de los primos Callahan. Se rumoreaba que a Rafe eso no le importaba. Si alguna de sus novias le dejaba antes de que lo hiciera él, siempre asumía una actitud indiferente. Sí, ésa era la impresión que daba, pero Cami no creía que fuera así. —Resumiendo, para el resto del mundo estamos viviendo bajo el mismo techo pero en habitaciones distintas. —Él ladeó la cabeza lentamente—. ¿Tengo que cederte mi cama? ¿O debo seguir mi maleducada inclinación natural y obligarte a dormir en el sofá? —No hagas esto, Rafe. —Cami rodeó la taza con las manos y lo miró a los ojos fijamente—. No podemos hacer que las cosas sean diferentes y tú lo sabes. Lo que le sucedió a Jaymi lo cambió todo. Él soltó un bufido. —Entonces sólo tenías trece años, Cami. No me sentía atraído sexualmente por ti. Pero después... —Sacudió la cabeza—. Me deseas por mucho que intentes negarlo. Rafe apartó la taza lentamente y apoyó los brazos en la mesa mientras la miraba con furia. —Dime, Cami, ¿cuándo dejará de importarte lo que piense la gente? —¿Quizá cuando mi trabajo no dependa de ello? —replicó, sintiendo que también ella comenzaba a enfurecerse—. ¿Cuando mis padres no claven los ojos llenos de pena en la fotografía de mi hermana? ¿Cuando mi padre no lamente haber perdido a la única hija que quería? ¿Cuando deje de recordar que los hombres que la mataron siguen en libertad? Al instante, ella contuvo la respiración. Alzó la mano y se cubrió la boca. ¡Oh, Dios! No había querido decir eso. No había querido hacerle daño con una realidad que, aunque Rafe conociera, no podía evitar. Él entrecerró los ojos y adoptó una expresión burlona. —No debería haber preguntado —masculló, arrastrando las palabras—. Los dos sabemos que los primos Callahan no pueden defenderse de lo que piensa la piadosa gente de Sweetrock. — Emitió una breve risa, como si hubiera dicho algo muy gracioso—. ¿O debería decir que no podemos evitar que piensen lo que los barones les dicen que piensen? Cami sólo pudo negar con la cabeza al escucharlo. —Ya sabes cómo son, Rafer. Los barones quieren que os vayáis de Sweetrock y harán todo lo posible para conseguirlo. Has tenido doce años para intentar convencer a todos de tu inocencia y ni siquiera lo has intentado. Vuelves de vez en cuando y tratas de aparentar que no te importa nada, pero sabes tan bien como yo que si quieres quedarte aquí, importa y mucho. —¿Qué es lo que importa, Cami? ¿Su opinión? —Esbozó una sonrisa burlona—. Cuando tenía diez años y acababan de morir mis padres, uno de los profesores de Sweetrock me dijo que estaba mucho mejor si ellos y, en otra ocasión, el director me castigó por discutir con un niño que había llamado puta a mi madre. —Se levantó de la silla y se cernió sobre la joven hasta que su nariz casi rozó la de ella. Sus ojos relucían con aterradora intensidad—. Dime, ¿por qué debería importarme? Cami no conocía esos hechos, pero no dudaba de que fueran ciertos.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 71


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Sabía que la existencia de Rafe en Sweetrock no había sido fácil, aunque nunca había imaginado que su infancia hubiera sido tan terrible. Era como si alguien intentara que los hijos pagaran por los supuestos crímenes de los padres. —Lo siento —murmuró. Rafe le lanzó una mirada de hastío antes de coger la taza, acercarse al fregadero y depositarla con suavidad a pesar de la tensión que le provocaba la furia. Cami había esperado que la tirara; ella, desde luego, lo habría hecho. —Jodidos «lo siento» —gruñó él—. Mira a tus padres, ofrecieron todo su amor a Jaymi pero tú jamás les has importado una mierda. ¿Cómo iban a mostrar un poco de compasión, de simpatía, por tres pobres huérfanos a los que nadie quería? —le espetó—. Cuéntamelo, Cami. ¿Sabes acaso tú por qué la buena gente de Sweetrock odiaba a mi padre y a mis tíos más que a nada en el mundo? ¿Qué demonios crees que hicieron para que el odio que sentían por ellos se haya transmitido también a nosotros? Cami sólo podía negar con la cabeza. Había mantenido esa misma discusión con su tía, pero Ella Flannigan no estaba dispuesta a responder sus preguntas. Siempre tenía excusas. Apartaba la mirada avergonzada y no le daba ninguna explicación con sentido, sólo repetía una y otra vez que los barones habían dictado esas normas y que todo el mundo las acataba. Incluso los profesores que Cami trataba en el trabajo parecían renuentes a discutir sobre los primos Callahan. Siempre había tenido la sensación de que sus padres y sus amigos se negaban a mencionar lo que fuera que hubiera ocurrido en el pasado. Sweetrock era un pueblo muy pequeño. Había una iglesia, un juzgado y la oficina del sheriff, una sola tienda de alimentación y varios almacenes de piensos y suministros. No vivían allí ni siquiera mil personas; el último censo había contabilizado seiscientos cinco habitantes en todo el municipio. —Así que te limitarás a ocultar tu pequeña aventura con uno de los Callahan. —Rafe regresó a la mesa con furiosas zancadas y apoyó las palmas sobre el tablero. —No pienso mentir. Nevaba, el coche patinó y me refugié aquí hasta poder seguir mi camino. —Tuvo que forzarse a sí misma para decir aquellas palabras mientras le sostenía la vehemente mirada. Estaba furioso, terriblemente furioso, pero en sus ojos se veía que se sentía traicionado. Y no podía culparle de odiarla, a ella y a todos los demás. —Si pudiera conseguir que te fueras de aquí en este momento, lo haría —le aseguró entre dientes—. No quiero verte delante. Cami se levantó lentamente, observando que él se enderezaba también con la respiración agitada y los ojos llenos de algo parecido al odio. Quizá pudiera llegar hasta el coche antes de que la ventisca arreciara de nuevo. Claro que, si lo hacía, se congelaría y tardarían días en encontrarla. Así que no le quedaba más remedio que quedarse allí, le gustara a él o no. Rafe entrecerró los ojos.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 72


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Tuviste tu oportunidad de llevarme al pueblo y no lo hiciste —le recordó la joven, mirándole sin miedo—. Parece que estás condenado a tenerme pegada a ti hasta que pase la tormenta o hasta que alguien venga a rescatarme. —¿Pegada a mí? —susurró él con fingida suavidad—. Oh, Cami, yo no estoy condenado a nada. ¿No has escuchado los rumores que recorren el condado? Mi única diversión es matar mujeres. — Alzó la voz en las últimas palabras, casi incapaz de creer que alguien pudiera acusarle de aquella atrocidad. —¡Jamás le harías daño a una mujer! Antes de lastimarme preferirías matarte tú mismo —gritó la joven, furiosa al ver que Rafe se había atrevido a usar esa amenaza contra ella—. Explícame, ¿por qué es tan importante para ti que todo el mundo sepa lo que hemos hecho aquí? ¿Tengo que andar contando mi vida por ahí para satisfacer tu estúpido orgullo masculino? —Mi estúpido orgullo masculino no tiene nada que ver con esto —repuso él con un gruñido—. Pero, dígame la verdad, señorita Flannigan, ¿después de que la rescaten, me saludará por la calle? —Jamás te he negado el saludo, Rafer Callahan —se apresuró a responder Cami—, y tampoco tengo intención de hacerlo a partir de ahora. —Le clavó el dedo en el pecho mientras decía cada sílaba, sin amilanarse por la retadora mirada que él le lanzaba. —Lo cierto es que no nos hemos cruzado mucho en la calle después de que me encerraran por el asesinato de Jaymi. —Rafe se acercó un paso más. Escuchar el nombre de su hermana en sus labios hizo que una oleada de dolor la atravesara. —¿Acaso crees que sospecho de ti? —le preguntó con voz ronca a causa del nudo que tenía en la garganta—. Nunca, nunca he pensado que tuvieras nada que ver. —Entonces, ¿confías en mí? —inquirió él en un tono en el que flotaban crudas emociones y una voracidad palpitante que ella no llegaba a comprender—. Dime, Cambria, ¿serías capaz de salir a cenar conmigo? ¿De despertarte en mi cama cuando no haya una tormenta que explique tu presencia en este rancho? ¡Contesta! ¿Confías en mí hasta el punto de ser mi amante, mi pareja, y no un polvo ocasional? Antes de que Cami pudiera pensar lo que hacía, su mano se movió sola e impactó contra la mejilla masculina con una violencia que la dejó conmocionada. Fue tal la fuerza que empleó que le dejó los cinco dedos marcados en la cara. En respuesta, Rafe estiró el brazo con una sonrisa llena de ironía y la tomó por la muñeca para acercarla bruscamente a su cuerpo. —Pagarás por esa bofetada —gruñó. Sus ojos color zafiro brillaban con cruda lujuria, producto de un abrumador deseo sexual que la dejó casi sin aliento—. Si vas a ser sólo un polvo ocasional, tendremos que aprovechar el tiempo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 73


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 0077 Cami quiso protestar. Quiso abofetearle otra vez, hacerle el mismo daño que Rafe le había hecho a ella. Quiso insultar al destino, al pasado que les había conducido a ese momento. No era un polvo ocasional. A ella no le preocupaba el qué dirán, ni le daba miedo lo que pensaran los habitantes de Sweetrock. Lo que le aterraba era entregarse a él por completo y perderle. Temía que los pecados del pasado volvieran a golpear con toda su furia, dejándola sola de nuevo. Tan sola que jamás se recuperaría. Se trataba de eso, se aseguró a sí misma en el mismo instante en que él le cubría los labios con los suyos para acallar los gritos y recriminaciones que la joven no llegó a pronunciar. El hambre, oscura y amarga, se propagó como una furiosa tormenta en su interior. Cami le apresó los labios cuando él comenzó a moverlos sobre los suyos y se los mordió con un gemido. —¿Es esto lo que quieres, Rafer? —murmuró con furia mientras se revolvía entre sus brazos e intentaba morderle otra vez. —No, Cami. Quiero mucho más —le aseguró él, envolviéndole la cintura con un brazo e inmovilizándole la mandíbula con la otra mano. Sin piedad, Rafe ejerció la presión necesaria para controlarla, para impedir que volviera a morderle cuando capturó su boca. La poseyó con aquel beso, le arrancó la respuesta que buscaba cuando consiguió que la atravesara una ardiente necesidad que transformó la cólera que la inundaba. Caóticas sensaciones se aunaron en el interior de la joven: ira, voracidad y aquel abrumador deseo que sólo él era capaz de provocar en ella. Cami introdujo la lengua entre los labios de Rafe para enredarla con la suya, disputándole cada segundo la posesión que él reclamaba. Con cada ataque, con cada empuje sensual, ella le deseaba más. Se sentía más excitada, más desesperada por sentir una nueva caricia, un nuevo roce. Tan hambrienta por aquel hombre que la sangre le hervía en las venas y la piel le hormigueaba por sentir sus dedos. Aquella sensación era más de lo que podía resistir. Había algo en Rafe, algo salvaje y primitivo que la hacía arder de deseo con una intensidad que estaba más allá de su comprensión. Se sentía como una mariposa atraída por una llama. El placer que surgía entre ellos era la materialización de cada uno de sus sueños y fantasías. Sería su destrucción, pero oponerse a ser destruida estaba más allá de su control. Siempre le había resultado imposible resistirse a Rafer y lo sabía, siempre lo había sabido. Pero una parte de ella era muy consciente de todos los obstáculos que se interponían entre ellos. Un gemido abandonó su garganta cuando él comenzó a introducirle la lengua en la boca para luchar contra la de la joven y, al retirarla, mordisquearle los labios con los dientes antes de lamer eróticamente la carne dolorida. Rafer deslizó las manos bajo la sudadera de Cami buscando su piel y comenzó a acariciarle el costado y el estómago con los dedos, firmes y ásperos, mientras ella se arqueaba hacia él. Las sensaciones que crecían entre ellos minaban su autodominio. El deseo era tan poderoso que borraba cualquier objeción posible.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 74


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami jadeó indefensa ante la intensidad de la cegadora y resplandeciente lujuria que la atravesaba. Su cuerpo pedía más a gritos; cada caricia avivaba las llamas del deseo y ella gimió en medio del beso, perdida en una niebla de sensualidad. Cada roce en su lengua era un afrodisíaco para sus sentidos. Cada contacto entre sus cuerpos provocaba una llamarada que ella no podía apagar. Es sólo lujuria, se dijo a sí misma. Lo podía controlar. Se prometió que contendría las emociones que amenazaban con inundar ese oscuro rincón de su alma que siempre había ignorado y que, a la vez, también había protegido con cada aliento. Entonces Rafe le robó el control derribando todas sus defensas, Las emociones amenazaron con destruirla cuando cedió al beso y se lo devolvió con la misma ferocidad, con la misma voracidad que recibía. Sin embargo, era muy consciente de que si se permitía sentir, si le permitía acceder a su interior, al rincón donde guardaba lo que sentía por él, si se abría a Rafe de esa manera, podría perderse para siempre. Aquel sensual, dominante y poderoso saqueo en su boca sólo era el inicio del placer y ella lo sabía. Presentía lo que estaba por venir. Notaba cómo se avivaban las llamas, cómo se fortalecían las sensaciones y la conducían hasta unas profundidades más hondas que nunca. Como si la cólera, la furia que ardía en su interior tuviera sólo esa vía de escape para liberarse. Él movió despacio las manos bajo la camiseta, deslizándoselas por la espalda hasta desabrocharle el sujetador, y la joven emitió un gemido hambriento al sentir que una ráfaga de calor hacía vibrar su vientre y bajaba hasta el hinchado clítoris, volviéndola loca de deseo. Las copas de seda y encaje del sujetador se aflojaron sobre los anhelantes pezones cuando él movió las manos para cubrirle los firmes montículos. Rafe le rozó apenas las sensibles puntas, y ella notó que un repentino y doloroso placer se extendía desde los pechos al resto de su cuerpo. Sin darle un segundo de respiro, él comenzó a torturar sensualmente los pezones, presionándolos y soltándolos, incrementando aquellas oleadas de estremecedor éxtasis que parecían converger directamente en el vientre de la joven. Sentía que los jugos inundaban su sexo y el cálido fluido hacía que estuviera todavía más sensible. Debería estar furiosa. Debería luchar con todas sus fuerzas y no ceder a la poderosa dominación que él ejercía sobre sus sentidos. Pero se trataba de Rafer. Y era dominante. Y posesivo. Y ejercía sobre ella un poder que Cami no podía negar. Alzó la cabeza, pero sólo porque él estaba quitándole la camiseta y la sudadera, que lanzó al suelo antes de bajarle los tirantes del sujetador por los brazos y dejarlo caer encima del resto de la ropa. Tendría que pelear, que escapar de él. Pero en lugar de eso tiró de la camisa de Rafe. Los botones salieron disparados con un chasquido y rodaron por el suelo. Sólo importaba tocarle. Necesitaba sentir su piel contra la suya. Lo ansiaba. Su cuerpo estaba febril por el hambre abrumadora que la invadía.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 75


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¡Maldito seas! —gritó furiosa con él y consigo misma; porque una vez que Rafer la tocó, se perdió. Él le lamió el cuello suavemente, frotando la sensible piel con la lengua para erizar sus terminaciones nerviosas y consiguiendo que el placer se extendiera por todo su cuerpo—. No te permitiré que me hagas esto. —Pero dejó caer la cabeza y se estremeció al sentir sus labios sobre la piel—. No te permitiré que... —No dejaría que le robara también el corazón. —¿Quién te ha pedido permiso? —gruñó él—. Cállate y devuélveme el beso. ¡Joder, Cami!, vas a acabar conmigo. Rafe buscó sus labios otra vez. Voraz e inquisitiva, su lengua se batió en duelo con la suya y creó una poderosa oleada de sensualidad que amenazó con arrasar todo a su paso. Cami sólo era consciente de que se movían, de que se dirigían hacia la sala. No les daría tiempo de llegar al dormitorio. No había tiempo para alcanzar la cama más cercana. Aunque, de cualquier forma, no hubiera sido capaz de subir las escaleras. No existía la más mínima posibilidad de que pudiera contenerse. Le deseaba ya, lo más rápido que fuera posible, y lo quería por completo. Nada importaba más que la resplandeciente necesidad que la consumía, que la desgarraba. Era como estar sometida a una tormenta, como si se hubiera montado en un carrusel que no pudiera detenerse. Sus sentidos giraban con cada caricia, con cada latigazo de sensaciones. Cuando por fin llegaron a la sala, los ardientes y lujuriosos besos con los que él le devoraba los labios se desplazaron de nuevo a su cuello. Ella le deslizó los dedos bajo la camisa para sentir el calor de su cuerpo, acariciándole la carne con una mano mientras intentaba retirarle la gruesa prenda de los hombros con la otra. Las manos de Rafe parecían tan desesperadas como las de ella. Abrían cremalleras, arrancaban botones. La necesidad de sentir el tacto de su piel azotaba sus sentidos. Se despojaron de la ropa y de las botas, dejándolas a un lado y quedando deliciosamente desnudos. Cami le buscó con dedos hambrientos antes de que Rafe le indicara que se arrodillara en la mullida alfombra que había ante el resplandeciente fuego de la chimenea. Una vez estuvieron de rodillas, ella decidió tomar las riendas de la situación. Recordaba muy bien su primera noche de pasión. Recordaba cada una de las sensaciones que había provocado la pesada erección al enterrarse en su cuerpo y cómo Rafe la hizo gritar hasta la extenuación. Aquel recuerdo hizo que se montara sobre él y separara los muslos sobre sus caderas, sabiendo que la sensación de ser quien controlaba el deseo podría llegar a ser demoledora. —Déjame —susurró ella, desesperada, cuando él intentó hacerla rodar sobre la alfombra—. Déjame montarte, Rafer. ¡Oh, Dios!, me moriré si no consigo tenerte de nuevo. —Si no conseguía ser la dueña de la exquisita sensación de controlar a la salvaje bestia sexual que quería tener debajo. Empujó los hombros de Rafe al tiempo que bajaba los labios a su pecho, y él le introdujo los dedos en el pelo. Cami jadeó sobre uno de los planos pezones antes de lamerlo y de pronto el inconfundible olor masculino inundó sus sentidos. Incapaz de reaccionar, se quedó inmóvil cuando la violenta necesidad de tenerlo en su interior la atravesó en oleadas, haciéndole hervir la sangre en las venas, latir el clítoris, contraer el vientre...

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 76


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Lo miró fijamente, observando la tensa fuerza que mostraba, y tuvo que morderse el labio para no seguir gimiendo. Una cruda sensualidad brillaba intensamente en los ojos azules de Rafe cuando deslizó la mano hacia abajo hasta cerrar los dedos en torno a la anchura de su miembro. Sin dejar de mirarla un solo instante, aquellos largos y elegantes dedos comenzaron a imprimir un lento y provocador ritmo a lo largo del grueso pene. —Tómalo, Cami —la desafió sin dejar de bombear toda su longitud, apretando el hinchado glande que palpitaba ante ella—. Demuéstrame lo mucho que quieres follarme. ¿O lo tuyo son sólo palabras? En realidad aquel desafío no era necesario. Ella tenía intención de afrontar ese reto, le hubiera lanzado el guante o no. —Pídemelo —le ordenó, sintiéndose increíblemente sexy y poderosa—. Vamos, Rafer, pídeme lo que quieres. Dime si disfrutas con ello. Se elevó sobre los muslos mientras él seguía sujetando el pene y hubiera jurado que escuchó un ronco gemido. Su propio gemido. Fue un sonido que contenía una necesidad que iba mucho más allá del placer prometido. Partía directamente de lo más profundo de su alma y era pura lujuria. —¡Oh, sí!, Cami —jadeó Rafe—. Tómame, demuéstrame cuánto deseas cabalgarme. El roce de la redondeada punta deslizándose por los incontenibles fluidos que inundaban su sexo impactó directamente en los sentidos de la joven. El ardiente glande presionó contra el palpitante clítoris, rodeándolo antes de perderse entre los pliegues que protegían la estrecha entrada de su cuerpo. Cami no había mantenido relaciones sexuales durante el tiempo transcurrido entre el momento en que concibieron a su hijo y la noche anterior. Lo intentó, Dios sabía que intentó borrar los recuerdos de Rafe con otro hombre. Había tenido citas; incluso besó a alguno de esos tipos. En ocasiones hasta había disfrutado de los besos y las caricias que le prodigaron. Pero sólo se trató de eso, de un leve placer. No había sido salvaje, como ahora; no como el éxtasis que siempre encontraba con Rafer. Ningún otro hombre la tentaba a entregar su corazón y su cordura como él. Giró las caderas y permitió que el glande encontrara la estrecha entrada. Al instante, comenzó a sentir ese agudo y placentero dolor que transformaba la sensación de ansiedad en un irreprimible éxtasis. Rafer la inmovilizó con una mano en las nalgas mientras él también se quedaba quieto, observándola. Ella entrecerró los ojos. El mundo pareció quedar en suspenso, equilibrado en ese momento infinito durante el que se sostuvieron la mirada. El grueso glande apenas había traspasado la entrada de su sexo. Estaba casi a punto de penetrarla, excitándola, haciendo que sintiera tanta hambre por él, tanta desesperación por follarle, que cerró los puños sobre el pecho masculino en un vano intento de contención. Tembló. Se estremeció.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 77


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Rafer —susurró, deseando convencerse de que era una fantasía. De que podría disfrutar de ese sueño y que se despertaría por la mañana sin tener que enfrentarse a las consecuencias—. No pares —le imploró, todavía suspendida sobre él, aceptando solamente la palpitante punta. —La espera valdrá la pena —le prometió él en voz baja y gutural—. Deja que dure, Cami. No te apresures. Obtendrás todo lo que deseas y más. Eso era lo que ella quería: todo. La poderosa quemazón, el tormento, el placer... No podía olvidar que quizá fuera su última vez y deseaba que durara eternamente. —Te necesito —suspiró, intentando mover las caderas y presionando hacia abajo cuando lo consiguió. Le tomó y se supo perdida al sentir el poderoso miembro de Rafe dilatando poco a poco su sexo—. Oh, Dios, Rafer ¡cómo te he echado de menos! ¿Era ésa su voz? ¿Apremiante, repleta de agónica necesidad? Comenzó a girar las caderas para introducir más el glande, para que su angosta entrada se adaptara y le albergara cómodamente, haciendo que las imparables llamaradas que la consumían recorrieran todo su cuerpo. Se escuchó gemir, cautiva del éxtasis que le provocaba aquella dolorosa penetración. Le necesitaba. Ansiaba aquel placer que se combinaba con un destello de dolor. La intensidad, la imparable locura que parecía adueñarse de todo su ser, apoderándose incluso de su misma alma. Ráfagas de ardientes sensaciones la atravesaron en oleadas cuando Rafe flexionó las caderas. La voraz necesidad del deseo los apresó a los dos. Cami sentía el glande en lo más profundo de su cuerpo, presionando y enervando cada célula. Los roncos gemidos que emitía su garganta flotaron en el aire que les rodeaba cuando se alzó levemente antes de tomar de nuevo todo el miembro, ciñéndolo con los músculos internos. Rafe apretó los dientes hasta que le dolió la mandíbula, y clavó los dedos en las caderas de Cami con tanta fuerza como ella las uñas en su pecho. Sedosa, resbaladiza, apretada. La sensación de la carne de Cami apresando el duro miembro era casi demasiado intensa para resistirla. Los satinados jugos cubrían toda la longitud, facilitando la penetración, mientras sentía que la estrecha funda se dilataba para él antes de constreñirse de nuevo. Los músculos internos de la joven comenzaron a ondear a su alrededor. Sintió que tenía los testículos a punto de reventar e intentó retrasar la liberación a pesar de que la gruesa carne había comenzado ya a palpitar advirtiéndole. ¡Qué Dios le ayudara!, no sabía si podría contenerse. —Rafer —susurró ella entrecortadamente al tiempo que mecía las caderas con apremiantes movimientos, con el fin de empalarse en el duro eje—. Sí. Fóllame, Rafer. Es tan bueno... Por favor, fóllame más fuerte. La manera en que la cálida crema cubría su erección hasta los testículos cada vez que ella se deslizaba sobre él, hizo que Rafe soltara un ronco jadeo, pero, aun así, se obligó a quedarse inmóvil mientras ella subía y bajaba, giraba las caderas, se contoneaba, se alzaba y se dejaba caer sobre el duro miembro. —¡Cami! —gimió con los dientes apretados—. Así, gatita. —La sensación era tan exquisita que sus testículos palpitaban por la necesidad de soltar su carga—. Toma cada centímetro de mi polla en tu interior.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 78


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Ella se movía despacio. Una visión de erótica y sensual lujuria femenina con una expresión de sublime locura que le montaba sin contención, apoyándose en su pecho cada vez que se mecía, que aceptaba cada centímetro. Cada milímetro que ella enterraba en su interior enviaba una ráfaga de sensaciones a lo largo del cuerpo masculino. Cada movimiento de caderas, apoderándose de su carne, le hacía emitir un jadeo. Liberando su parte más salvaje, Rafe le deslizó las manos de las nalgas a los pechos, notando que los firmes montículos estaban hinchados por el deseo cuando los presionó sin dejar de observarla. El placer en la cara de Cami, el que él le proporcionaba cada vez que clavaba el pene en su interior, le hizo sentir una oleada de orgullo. Era una expresión de enajenación absoluta. La joven tenía los dientes clavados en el labio inferior y las uñas hincadas en sus pectorales. El sudor hacía brillar su cuerpo y perlaba sus cremosos pechos. En ese instante no había nada más en el mundo para ella que su miembro y las sensaciones que éste desencadenaba. Y era él quien le proporcionaba ese placer. Quien la hacía perderse en un éxtasis interminable cuando era bien sabido que Cami Flannigan jamás perdía el control. Pero Rafe lo conseguía. Sólo con besarla, con acariciarla, lograba que la joven se entregara a él por completo. Cami se movió de pronto con brusquedad sobre él, clavándose hasta la empuñadura con un brusco envite antes de frotar el clítoris contra su pelvis, meciéndose con desesperados movimientos que hicieron que sus músculos oprimieran aún más su palpitante polla. Sordos gemidos abandonaron aquellos jugosos labios, sonidos teñidos de placer que enardecieron los sentidos de Rafe. ¡Dios! Lo volvía loco. Cami lograba que sus emociones estallaran y que sólo importara el hambre, la demanda básica de tocarla, saborearla y tomarla con tanta fuerza y rapidez como fuera posible. La necesidad de marcarla hasta el alma. De poseerla y que ella lo reconociera. De invadir cada parte de su ser hasta que no pudiera vivir sin él. Cami ahora se balanceaba despacio sobre él, sumergiéndolo en su sexo con medidos movimientos. Susurró su hombre y —¡maldita fuera!— consiguió que le dolieran los brazos por la necesidad de abrazarla. —¡Fóllame, joder! —Le aferró las nalgas cuando aquellas perezosas embestidas hicieron crecer su lujuria hasta la locura. La urgencia le invadía de una manera que no podía explicar. Le costaba cada gramo de su voluntad no aplastarla contra la alfombra y penetrarla hasta que ambos gritasen exhaustos. Sabía que, aunque le fuera en ello su vida, en ese momento sería incapaz de salir de su cuerpo. —Rafer... —Ella pestañeó. El suave gris de sus pupilas se había oscurecido, y tenía la cara ruborizada cuando bajó la mirada hacia él y se lamió los labios en un gesto sensual. —Fóllame así —le indicó. La desesperación le hacía perder el control y aferrar sus nalgas—. Apriétame la polla. Tómame, Cami. El grito que dejó escapar la joven evidenció que había llegado a su límite. Aceleró el vaivén de sus caderas, alzándose y dejándose caer con una rapidez que él sabía que no podría resistir mucho más. Rafe, inclemente, amasó con fuerza sus firmes glúteos, decidido a acariciar aquella parte de la joven que haría que sus sensaciones se intensificaran todavía más. La respiración de la joven se volvió dificultosa y jadeante. Sus movimientos se hicieron más violentos, más bruscos.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 79


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Adoro esta parte de ti —murmuró Rafe con voz áspera, al tiempo que separaba los redondeados montículos de su trasero y exploraba con los dedos hasta encontrar la apretada y dulce entrada que escondían—. Es tierno y firme a la vez... Tentador. Te voy a follar el culo, Cami. Quiero observar cómo mi polla lo perfora. —¿Rafer? —Un confuso placer inundó su rostro cuando él arqueó las caderas, asumiendo el control de las embestidas que les hacían volar cada vez más arriba. —Sueño con follarte aquí —gruñó él apretando la punta de un dedo contra la estrecha entrada—. Aunque debo reconocer que lo que estamos haciendo ahora es lo más cercano al paraíso en lo que puedo pensar. Cami no podía contener el placer. El sonido duro y gutural de la voz de Rafer mientras le decía aquellas palabras tan eróticas, hizo que el sentido de las mismas inundara la neblina que la envolvía, avivando las llamas. No podía frenar las sensaciones que la consumían, no podía detenerlas. Mientras ella seguía moviendo las caderas, Rafe deslizó los dedos para recoger una muestra de los espesos jugos de su sexo, y luego frotó la resbaladiza humedad entre los dedos antes de extenderla por la diminuta entrada de su trasero, lubricándola, preparándola. Tuvo que apretar los dientes ante el deseo de sumergir la polla en aquel estrecho agujero. Sería la posesión final. Sabía que cuando la joven confiara en él por completo, se entregaría de esa manera. Sin condiciones, sin barreras, sólo éxtasis y una agónica entrega. —Puedo hacer que la sensación de dolor te vuelva loca de placer, Cami —susurró él, consciente de que jamás le había hablado así a ninguna otra mujer—. Puedo conseguir que me supliques. Que lo ansíes. Que me lo pidas a gritos. La joven sintió una ardiente y erótica punzada que la hizo detenerse de golpe cuando él le enterró la punta del dedo en el estrecho agujero de su culo. Se quedó inmóvil, jadeando sin aliento, y lo miró fijamente mordisqueándose los labios como si intentara decidir si quería que siguiera tocándola así, si podría soportarlo. Pero Rafer no le dio posibilidad de elección. Le envolvió la espalda con el brazo libre y tiró de ella hacia abajo, atrayéndola hacia su pecho. Cami se incorporó levemente y emitió un ronco suspiro. —Rafer, no sé si... —No sabía si podría manejar las sensaciones. Las emociones... Sentía que un desconocido y amenazador placer la invadía a medida que él sumergía el dedo con suavidad en la fruncida entrada de su trasero. Rafe tiró de nuevo hacia abajo con su poderoso brazo, ahora con más firmeza, decidido a tomar el control. —¿Te da miedo, Cami? —La diversión en su voz contenía un reto y un desafío—. ¿Te has dado cuenta por fin de que no vas a poder manipularme con tanta facilidad como crees? La estaba desafiando. La había llevado al límite, haciendo que d reto le resultara imposible de resistir. Conocía a Cami. Conocía muy bien la determinación que escondía su corazón. De hecho, aquellas palabras consiguieron que dejara de moverse. Aquella pausa, la debilidad de su resistencia era todo lo que él necesitaba.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 80


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Antes de que la joven pudiera pensar en cómo sobrevivir, cómo adaptarse a las extrañas sensaciones que la invadían, él apretó el brazo en torno a su cuerpo para mantenerla inmóvil y apretó firmemente dos dedos contra la tensa entrada que no había sido tocada hasta entonces. —¿Qué me estás haciendo? —musitó Cami entrecortadamente, devastada por lo que estaba sintiendo. No era sólo el placer o el dolor, era una ardiente intensidad que comenzaba a florecer en su ano y bajaba a su sexo, a su clítoris, arrasándole el vientre a su paso. Él giró las caderas bajo ella, imprimiendo la presión necesaria para erizar las sensibles terminaciones nerviosas de su sexo sin dejar ni por un momento de estirar, de dilatar con los dedos el estrecho conducto trasero, ablandando el sensible y fruncido anillo de músculos que protegía su recto. Cami sentía que una furiosa llamarada, prohibida, decadente, erótica, surgía en su interior. El ardor se incrementó cada vez más, atravesándola, concentrándose en su vientre cuando comenzó su liberación. Su cuerpo se contrajo violentamente. Los músculos de su sexo, de su ano, aceptaron la doble penetración y la lanzaron a un clímax devastador, aterrador. La explosión de sensaciones la cegó. El placer era desgarrador. Envolvía su cuerpo haciendo que se tensara de manera convulsiva, que gritara y se estremeciera sin control mientras gritaba el nombre de Rafer en una agonía que era un puro y ardiente éxtasis. Sintió la dura y potente carga de semen en su interior, y notó que él movía los dedos en su trasero mientras la apretaba contra su cuerpo y emitía un ahogado rugido que resonó en su oído. El clímax estalló de nuevo y ella se dejó llevar por la más exquisita liberación que jamás había conocido, emitiendo un grito desesperado cuando escuchó que Rafer susurraba su nombre. Entonces él llevó la mano ubre hasta su cabeza y enredó los dedos entre sus cabellos para obligarla a girar la cara hacia la suya y capturar sus labios en un beso que parecía querer atrapar los gritos y el placer que la devastaban. Sin embargo, a pesar de los intensos estremecimientos de éxtasis que la recorrían, Cami hubiera jurado que podía sentir a Rafer no sólo dentro de su cuerpo, sino también bajo su piel. Como si él invadiera esa parte de su alma que ella pensaba que jamás podría entregar a nadie. Agotada, se recostó sobre él mientras las últimas oleadas de placer hacían que se hundiera cada vez más profundamente y luchó para volver a proteger aquellos rincones de su alma que él había invadido. Cami sentía, escuchaba el latido del corazón de Rafe contra su pecho, y se le puso un nudo en la garganta. Pero aquéllas eran lágrimas que no podía derramar. Eran lágrimas sin sentido, porque siempre había sabido, incluso antes de que él la tocara por primera vez, que entre ellos no podía haber nada. Rafe la abrazó en silencio, adorando su cuerpo con ternura, mientras los estremecimientos del orgasmo disminuían lentamente Las sensaciones compartidas, increíblemente tensas y violentas, le habían cogido por sorpresa. Como si el placer hubiera partido del corazón femenino y hubiera traspasado el cuerpo de Cami para invadir el suyo antes de desaparecer. Tardó unos minutos en relajarse, ya que los últimos coletazos de placer seguían atravesándole de arriba abajo, hasta que, finalmente, se vio sumido en una satisfactoria laxitud. Mantuvo a Cami firmemente abrazada, estrechándola contra su cuerpo al tiempo que intentaba comprender qué era lo que acababa de ocurrir exactamente.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 81


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Lo que había comenzado por puro y endiosado orgullo masculino y una lujuria contra la que no sabía cómo luchar se había convertido en algo más, en algo que no estaba seguro de cómo controlar. Había algo en Cami que traspasaba todas sus defensas y alcanzaba una parte de él con la que no estaba familiarizado. Una parte oscura, dominante y primitiva de su psique que sólo despertaba cuando estaba con ella. —¿Qué ocurre entre nosotros, Rafer? —preguntó entonces Cami con cautela—. ¿Cómo consigues hacerme sentir así? Aquel tono suave y preocupado expresaba sus mismos sentimientos conflictivos, aquéllos que no sabía cómo explicar. —Ojalá lo supiera —susurró con un suspiro después de un buen rato—. Sin embargo, sea lo que sea, es condenadamente bueno. Era un placer que iba a odiar perder una vez que hubiera acabado la ventisca y Cami se marchara. No podía dejarla ir. ¡Joder! Ni siquiera podía imaginar que se alejara de él. Tenía que haber alguna forma de convencerla para que se quedara en el rancho, aunque fuera sólo un poco más. Sólo el tiempo necesario para explorar d placer, la oscura y sensual locura que les unía. —Vuelve a nevar —musitó ella, cambiando de tema. Cami conseguía, sin proponérselo, que aquella hambre oscura que se arremolinaba en su interior se volviera tan espesa e intensa como para nublar su sentido común. Le pasó lentamente la mano por la espalda, saboreando la sensación de su piel satinada, del calor de su cuerpo, del latido de su corazón contra el suyo. —¿Cuánto tiempo crees que podremos mantenernos apartados esta vez sin abalanzarnos el uno sobre el otro como dos adolescentes enamorados por primera vez? —Aquello era lo que le parecía haber hecho desde que la vio en el umbral de su puerta la noche anterior—. ¿Crees que lograrás esquivarme durante otros cinco años? Ella se tensó entre sus brazos y, por un momento, un momento más breve que un latido, él deseó haber mantenido la boca cerrada. Pero la parte más realista y lógica de su cerebro sabía que era una pregunta válida; una que ella necesitaba responder antes de que volvieran a encontrarse. La realidad no era placentera y él daría casi cualquier cosa por librarse de ella, pero no era posible. Así que sería mejor enfrentarse a ella ahora, que sorprenderse después. —Esto no puede volver a ocurrir de nuevo, Rafer —dijo Cami con suavidad, alejándose de sus brazos para sentarse ante el fuego y mirar ensimismada las oscilantes llamas. Su bello rostro adquirió una expresión sombría antes de que se pasara la mano por los ojos y suspirara. —No somos adolescentes. Tenemos que aceptar que, sencillamente, esto no nos llevará a ninguna parte y dejar que muera como corresponde. La joven dobló las piernas, se las rodeó con los brazos y apoyó la barbilla en las rodillas. Parecía perdida, en especial con aquella espesa mata de pelo enmarcándole la cara. Sin embargo, era una mujer y estaba intentando convencerle de que debían renunciar a algo contra lo que nunca habían podido luchar.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 82


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

A Rafe no dejaba de asombrarle esa capacidad para engañarse a sí misma. Para crear castillos en el aire y creer que no se derrumbarían. —No pensarás realmente que seremos capaces, ¿verdad, Cami? —inquirió burlón. No, no lo hacía, pero la joven sabía que era lo mejor para su corazón. Y arrojarse otra vez al abismo emocional que la esperaba si dejaba que esa relación continuara, no era lo más conveniente. Giró la cabeza y clavó la mirada en él. Parecía a gusto con su desnudez y mostraba una seguridad en sí mismo que ella no podía por menos que envidiar. —¿Es a causa de tus padres? —preguntó él, poniéndose un brazo tras la cabeza a modo de almohada y pareciendo relajado y cómodo. Un musculoso ejemplar masculino increíblemente sexy. ¡Oh, Dios! Aquel hombre era capaz de hacerla jadear de deseo insatisfecho sólo unos segundos después de alcanzar un orgasmo tan intenso que casi había perdido el conocimiento. Tras haber asimilado aquel pensamiento, se concentró en su pregunta y le miró con el ceño fruncido. —¿A qué te refieres? ¿El qué es por mis padres? —inquirió con genuina confusión. —Negarte a admitir que hay algo entre nosotros —gruñó él, frunciendo también el ceño. —Entre nosotros no hay nada —replicó ella. ¡Oh, Dios! No quería discutir ahora. La expresión de Rafe se tensó. Cami fue consciente de que la orgullosa mirada que le dirigía se llenaba de determinación, y supo lo que estaba pensando. —Yo no soy un reto ni un desafío, Rafer, así que no comiences a considerarme así. No tengo intención de caer en la trampa del amor y perder mi alma. —¿La trampa del amor? —Él arqueó una de sus negras cejas con deliberada arrogancia—. ¿Qué es exactamente «la trampa del amor», Cami? Ella apretó los labios y miró a su alrededor en busca de su ropa mientras rechinaba los dientes con frustración. ¡Mierda! Su ropa dibujaba un rastro desde la cocina hasta la chimenea, así que cogió la camisa de Rafer, introdujo los brazos en las mangas y se envolvió en la tela. —No voy a discutir contigo —le informó, poniéndose en pie. —Eso es lo que tú te crees. Sin que Cami pudiera evitarlo, Rafe le rodeó la muñeca con los dedos y tiró de ella. Atrapada, se balanceó antes de perder el equilibrio y encontrarse tumbada desgarbadamente sobre su pecho. Le miró con sorpresa. —¿Qué piensas lograr con esto, Rafer? —dijo con una calma que no sentía, negándose a permitir que el pasado común la abrumara. —Dímelo tú, Cami, ¿sabes lo que dicen en el pueblo cuando hablan de ti? Rafe permitió que se soltara, pero sólo para que se sentara a su lado otra vez. La joven fue incapaz de enfrentarse a sus ojos y giró el rostro hacia las llamas que brillaban en la chimenea. —¿Crees que me interesa saberlo? —Se rodeó de nuevo las rodillas como si intentase protegerse.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 83


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Cambria Flannigan no se rinde —se burló él—. Es la mejor amiga. Honesta como un demonio. Incluso sale barata si sales con ella. Pero es frígida, sin duda, virgen, y se niega a permitir que un tipo la roce siquiera. —Bueno, entonces es evidente que todos se equivocan, ¿no crees? —ironizó, volviéndose hacia él. Al instante deseó no haberlo hecho. —Sólo te has acostado conmigo, Cami. —Quizá mis otros amantes sepan mantener la boca cerrada —replicó, diciendo la mentira sin parpadear—. Y tal vez, Rafe, no quiera verme involucrada en los lazos emocionales que implica mantener una relación —le espetó con sarcasmo—. Ya sabes, a algunas mujeres no nos apetece mantener un compromiso a largo plazo. Intentó ponerse otra vez de pie, pero acabó con la espalda en el suelo. —¿Quieres explicarme que estás haciendo, Rafer? —protestó al ver que se negaba a dejar que se alejara de él. —Quiero obtener respuestas —repuso él en voz un poco más alta al tiempo que alzaba la cabeza, dejándole ver el brillo furioso de sus ojos. —¿Respuestas a qué, Rafer? ¿A por qué no me acuesto con hombres que puedan ir pregonándolo por ahí? ¿De verdad crees que es asunto tuyo? —¡Mientes! —Curvó los labios después de decir esa palabra—. Llevas cinco años jugando conmigo, Cami. Escapando de mi cama como un ladrón cuando te metes en ella y evitándome como a una plaga. Y quiero saber por qué. —Entonces, me temo que vas a tener que quedarte con la duda —anunció con una provocativa sonrisa, con la que pretendía ocultar una furia creciente. —¿Qué coño quieres decir? —gruñó él con la mandíbula tensa. —Exactamente lo que he dicho. —Se encogió de hombros y apretó los labios para no mostrar su ira. Tras arrancar el brazo de su mano, rodó por el suelo para alejarse de él y se puso en pie—. Necesito una ducha. Hazte un favor a ti mismo y deja de dar crédito a las murmuraciones. Deberías ser el primero en saber lo destructivas que pueden llegar a ser. Tras decir aquello, Cami se dirigió a la puerta sin perder tiempo; en realidad, escapó de allí y de las preguntas que él quería que respondiera. ¿Por qué no podía ignorarle?, pensó Cami. ¿Por qué se negaba incluso a preguntarse la razón por la que no podía contener ese impulso que la empujaba a sus brazos? Se negó a responder a esas preguntas. Eran demasiado dolorosas. Harían que emergieran emociones que ella quería mantener enterradas en lo más profundo de su alma. —A partir de ahora, yo seguiré mi camino y tú el tuyo, ¿de acuerdo? —dijo desde el umbral. —Como quieras —convino él. No le creyó. Pero en vez de decirlo, se giró y se dirigió al cuarto de baño. Cerró la puerta de golpe y pasó el pestillo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 84


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Él debería haberla seguido. Era su cuarto de baño, su casa y, aun—que ella no quisiera reconocerlo, su mujer. Rafe lo sabía desde hacía cinco años. Y cuando se licenció de la Marina y regresó para quedarse en Sweetrock, en realidad lo hizo con la intención de que Cami fuera suya. Le había seguido la pista. Los pocos contactos que conservaba en el condado de Corbin le hablaban de las citas que Cami tenía, si iba en serio con alguien, qué hacía o si necesitaba algo. El día que tomó la decisión de volver, lo había hecho muy en serio. Cami era suya y, por fin, había llegado el momento de que ella también lo supiera. Lucharía contra él. No estaba seguro de por qué lo haría, pero sabía que libraría una dura batalla contra sus sentimientos. No había esperado ese reto por su parte, pero no estaba dispuesto a renunciar. Aquello sólo haría que la rendición fuera más dulce, pensó. Una de las razones por las que había esperado con anticipación regresar al condado era porque, finalmente, podría reclamar a Cami de una vez por todas. Puede que él no respondiera a esa romántica imagen del príncipe azul que ella parecía desear, pero sabía cómo abrigarla cuando las noches fueran largas y frías. Sabía cómo complacerla. Sabía cómo protegerla. Ahora sólo faltaba convencerla de que aquello era lo más importante de todo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 85


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 0088 —¿Se ha vuelto loco? —preguntó Crowe Callahan a Logan a la mañana siguiente, a través del transmisor de voz por el que se comunicaban. Estaba sentado en su motonieve blanca, cubierto de pies a cabeza por un mono acolchado que le resguardaba contra el gélido viento. Sostenía los prismáticos ante los ojos, la única parte de su rostro que se veía debido al pasamontañas que le cubría la cara. Observaba a su primo Rafe desde su posición en la nevada falda de la montaña sin poder creerse que hubiera salido al porche a fumarse otro cigarro a pesar del frío reinante. —Te lo dije —le recordó Logan, ignorando la mirada incrédula de Crowe. Logan estaba cubierto por un traje térmico idéntico al suyo y se había apoyado sobre el largo asiento de su propia motonieve. Aprovechando que la nieve caía ahora con suavidad y que había cesado la ventisca, se había quitado el pasamontañas y las gafas. —¿Qué está haciendo? El tono perezoso e indiferente de Logan contrastaba con la preocupación que Crowe había apreciado antes en su cara. Crowe negó con la cabeza y volvió a alzar los prismáticos militares hasta los ojos para observar cómo Rafe se apoyaba en una de las columnas del porche con el cigarro entre los labios. Se le notaba la tensión en la rígida postura de los hombros y en la furiosa mirada que oscurecía su rostro. —Ni siquiera ha cerrado las cortinas de la sala —masculló Crowe, observando cómo Cami Flannigan se pasaba por la cabeza una de las camisas de su primo y cubría su cuerpo desnudo tras levantarse del lecho de almohadones y cojines que Rafe había hecho la noche anterior. Como un animal que hubiera preparado el nido de su pareja: suave, cálido y protector. El aura de intimidad era tan notable que le hacía rechinar los dientes con encolerizada frustración. —¿De veras? —Logan se incorporó de golpe—. Déjame echar un vistazo. Crowe soltó un bufido. —Ya se han largado de la habitación. —¿Has conseguido verla desnuda? —preguntó Logan con una sonrisa—. No creo que a Rafe le guste la idea. Crowe sacudió la cabeza divertido mientras bajaba los prismáticos. —Nuestro primo va a meterse en líos. —Suspiró—. Cami Flannigan es la última mujer con la que debería acostarse, en especial dadas las circunstancias. Sobre todo considerando el pasado y los hechos que rodearon la muerte de Jaymi Flannigan. Cambria era la última mujer en el mundo a la que Rafe debía acercarse por mucho que quisiera llevársela a la cama. —Cuando estuve con él no noté que lamentara nada —señaló Logan con una sonrisa—. Y la verdad es que si yo me quedara atrapado en medio de una ventisca con Cami Flannigan, también trataría de llevármela a la cama. —Sí, pero tú te limitarías a follar. —Crowe lanzó una maldición—. No te involucrarías con ella como está haciendo Rafe.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 86


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Cierto, es imposible que yo me involucre con nadie —afirmó Logan por lo bajo. Crowe miró a su primo y observó que sus ojos verdes brillaban de diversión. —¿De veras? —se burló. Maldición, ¿cómo se suponía que iba a proteger a sus primos cuando ellos no colaboraban? Logan no tardaría en caer, al igual que Rafe ya lo había hecho—. Así que no tienes ningún interés en esa vecina tuya, ¿verdad? —No pudo observar si su primo había fruncido el ceño porque estaba poniéndose el pasamontañas de nuevo, pero sí vio un destello de ira en su mirada. —Cállate de una maldita vez —masculló Logan con la voz amortiguada por la tela. Crowe sacudió la cabeza con resignación antes de apartar la vista. Volvió a alzar los prismáticos y clavó la mirada en la casa de dos pisos que Rafe había heredado de Clyde junto con el rancho. Luego barrió el valle con los binoculares, observando la carretera de montaña que despejaba el equipo de rescate, abriéndose camino lentamente hacia el rancho. Puede que nadie supiera todavía dónde se encontraba Cambria, pero Crowe no dudaba que su tío Eddy Flannigan lo deduciría enseguida. Y cuando eso ocurriera Rafe se encontraría en un callejón sin salida, porque no había manera de ocultar que ella había pasado allí el tiempo que duró la ventisca. Era la oportunidad perfecta para que Cami se vengara por lo que le había ocurrido a su hermana. Después de todo, el resto de la familia pensaba que los Callahan la habían matado, y puede que con el paso del tiempo la hubieran convencido a ella también. Además, sería condenadamente fácil para ella acusar a Rafe de violarla, secuestrarla o cualquier otro acto ilegal que acabara con su primo en prisión. ¡Justo lo que necesitaban! No es que la Cami de antes pudiera haber hecho algo así, pero de eso hacía ya mucho tiempo. ¿Quién sabía lo que podía haber cambiado? Y Crowe era desconfiado por naturaleza. Habían vuelto al condado de Corbin para llevar a cabo un proyecto, no para que Rafe acabara en prisión. —¿Has registrado su coche? —le preguntó a Logan mientras observaba que Rafe atravesaba la casa. El hecho de que tuvieran abiertas las cortinas les permitía vigilar todos sus movimientos. Estaba seguro de que Rafe había seguido a Cami para continuar algún tipo de discusión. Crowe hubiera jurado que había enseñado a Rafe a pensar con la cabeza. Siempre le había dicho que jamás se enfrentara a un enemigo cara a cara, en especial si éste era una mujer. —Sí, encontré el coche —confirmó Logan—. Pero no vi nada que sugiera que el accidente no fue tal. Además, estaba cubierto de nieve y quitársela de encima no formaba parte de mi lista de prioridades. Su primo se había puesto el mono térmico del ejército para protegerse del frío y esa prenda no resultaba práctica para remover casi un metro de nieve y examinar las huellas de las ruedas. Tras la muerte de sus padres, el tío de Rafe y otros enemigos declarados de los barones habían sospechado que las traidoras carreteras del condado de Corbin fueron manipuladas para provocar el accidente. Así que hacía mucho tiempo que Crowe había dejado de creer en accidentes o coincidencias. —¿Qué forma parte de tu lista de prioridades, Logan? —preguntó con aire distraído. Le aterraba que Logan se implicara con la persona equivocada. Y su primo había rebasado el punto de la simple atracción. Estaba a punto de involucrarse demasiado. Incluso más que Rafe.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 87


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¿Qué te parece divertirme con mujeres que no quieran compromisos? —Logan lanzó una breve carcajada—. No hay nada mejor, ¿no crees? Había pocas cosas que Logan se permitiera poseer o de las que quisiera hablar. Era su manera de no tener ataduras. Tenía un serio problema para mantener compromisos, y Crowe no entendía por qué su primo no había sacado alguna conclusión al respecto a esas alturas. —¿No dices nada, Crowe? —preguntó Logan mientras se sacudía los hombros para deshacerse de la nieve que se había acumulado sobre ellos. —Se entrecorta la comunicación. —Crowe se encogió de hombros—. De todas formas, me parece que aquí, en el condado de Corbin, las mujeres apenas nos consideran algo más que vagabundos. No creía que las elegantes damas de Sweetrock les fueran a imitar a sus ranchos. Demasiada gente conocía su pasado. Demasiados de los puritanos ciudadanos del condado de Corbin estaban dispuestos a seguir las órdenes que daban los barones. Los barones: su abuelo, James Corbin; el abuelo de Rafe, Rafer Marshal Roberts; y el de Logan, Saúl Rafferty, eran los tres rancheros más poderosos de la región, los patriarcas de tres de las familias más influyentes de Colorado. De hecho, sus ranchos tenían el mismo tamaño que algún pequeño país europeo. Cada rancho pertenecía a un condado diferente, pero había algo que ataba a los tres cabezas de familia. Una lealtad y amistad que ya duraba varias décadas. Tenían en común una enorme riqueza y un ansia inagotable de poder. Logan suspiró. —Siempre podemos ir a Aspen. Allí también hay muchas mujeres hermosas. Estoy harto de que me consideren un vagabundo. Había una cierta tristeza en la voz de Logan, como si estuviera pensando en alguien en concreto. Alguien a quien quisiera pero no pudiera tener. —¡Joder! Esperaba que no se tratara de quien estaba pensando. Si fuera así, aquello acabaría por convertirse en un problema mayúsculo. —¿Qué me dices de tu vecina? —Crowe miró a su primo sin mostrar ni pizca de burla—. No es de Sweetrock. Logan lo miró con sorpresa. —¡Joder, no! Hace tan sólo unos días la vi apuntar a Ken Soles con un arma. Le acusaba de perder el tiempo en el porche que estaba construyéndole y de cobrarle las horas extras, y te aseguro que estaba dispuesta a usar esa pistola. —Fingió un estremecimiento—. Creo que prefiero a alguien un poco más suave. Menos temperamental. Crowe soltó un bufido. —¿Quieres decir a alguien que no se atreva a ponerte en tu sitio cuando te portes como un gilipollas? ¿A quién creía Logan que iba a engañar? —Eso es un golpe bajo. Muy bajo. —Sus ojos brillaban de risa—. Pero muy cierto. Crowe sacudió la cabeza una vez más. —Será mejor que nos concentremos en Rafe antes de que nos congelemos. —En realidad las misiones militares en las que había intervenido le habían acostumbrado a temperaturas mucho más bajas, pero no quería seguir hablando de aquel tema con Logan.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 88


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cuando sentía un gélido escalofrío en la columna era una señal segura de que todo estaba a punto de irse a la mierda. Y ahora sentía ese frío que le helaba la sangre en las venas. Lo último que necesitaban después de haber regresado al condado de Corbin eran problemas. Sobre todo si esos problemas llevaban nombre de mujer. —¿Crees que deberíamos interrumpirlos? —preguntó Logan. Su voz rezumaba anticipación y diversión. —Sí, creo que alguien debería hacerlo —dijo Crowe, volviendo a mirar a la casa—. Su idilio terminará muy pronto y, cuando lo haga, todo el pueblo hablará sobre dónde se vio forzada a quedarse la señorita Flannigan durante la ventisca. Rafe podría necesitar apoyo. —En especial si tenían en cuenta que el tío de Cami formaba parte de la cuadrilla que despejaba las carreteras. —Más que apoyo, protección —repuso Logan—. Hace años que tiene a Cami en mente. Crowe sabía tan bien como Logan que Rafe llevaba mucho tiempo tras aquella mujer, y que había habido algún encuentro casual entre ellos. Encuentros demasiado intensos. —No falta mucho para que la cuadrilla de rescate encuentre el vehículo de Cami y, en cuanto lo hagan, irán derechos al rancho de nuestro primo. Supongo que lo mejor que podemos hacer es advertirle ¿no crees? —sugirió Crowe. La maldición con la que Logan respondió vibró en la línea, reflejando a la perfección los pensamientos de su primo y haciéndole tensar la mandíbula y los músculos. Maldiciendo también por lo bajo, Crowe encendió la poderosa máquina con la que cabalgaba por la montaña y escuchó el ronroneo amortiguado que hacía vibrar el vehículo. Había tuneado él mismo su moto y las de sus primos, asegurándose de que los motores fueran lo más silenciosos posible. En caso necesario, podrían acelerar hasta la máxima potencia sin emitir apenas un ruido. Había ocasiones en las que cualquier sonido suponía una muerte segura. —Es hora de hacerle una visita —se burló Crowe, girando el manillar para bajar la ladera de la montaña. Inclinó cuidadosamente su peso para observar el terreno y evitar las peligrosas rocas que ocultaba la nieve, consciente de que su primo seguía sus pasos. —No le va a gustar vernos —repuso Logan con sardónico humor a través del intercomunicador que ambos llevaban, mientras sorteaban los gruesos troncos de los árboles. —Pero conservará la vida, y eso es lo único que importa. —Al menos, aquello era lo único que le importaba a él: que Rafe y Logan conservaran la vida, que fueran libres y que lograran alcanzar una cierta felicidad. Crowe nunca estuvo seguro de que regresar al condado de Corbin fuera la mejor manera de lograrlo, pero ahora sabía que el pasado no había quedado atrás, que las pesadillas no terminarían hasta que se enfrentaran a lo sucedido allí y a sus consecuencias. Y, si la fortuna le sonreía, él mismo descubriría quién había desbaratado sus vidas tantos años antes.

Al escuchar un sordo rumor, Rafe detuvo la mano con la que sostenía la taza de café a medio camino de la boca.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 89


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Reconocía ese sonido. Conocía perfectamente el ruido amortiguado de los motores de las dos motonieves de sus primos a pesar de que quedaba ahogado por el viento que ululaba alrededor de la casa. La ventisca había terminado y el sol iluminaba aquella gélida mañana en la que en la radio sólo hablaban de carreteras que debían ser despejadas, equipos de rescate, casas aisladas y la cantidad de nieve caída por metro cuadrado. Hacía ya horas que el tiempo que vivía con Cami era prestado. Un tiempo que se acabaría en cualquier momento, por más que quisiera que la cuadrilla que despejaba las carreteras pasara de largo ante el rancho. Sabía que en situaciones similares, los equipos se habían negado a realizar otra cosa que no fuera amontonar nieve en el lugar donde el camino que llevaba a su casa se unía a la carretera principal. Lo que no esperaba, sin embargo, era que llegaran sus primos. Especialmente Crowe. Haciendo una mueca, Rafe cogió dos tazas más de la alacena y puso el azucarero y la jarra con la leche encima de la mesa. Después lanzó una mirada a las escaleras que conducían al piso superior. Cami estaba duchándose. Quizá tuviera suerte y sus primos se largaran antes de que ella terminara. Pero tuvo el presentimiento de que no sería así. Que sus primos no se marcharían hasta después de que lo hiciera ella. Era la historia de su vida. Cerró los puños al pensar en la partida de Cami. Al pensar que no la estrecharía entre sus brazos cuando se acostara. Que no estaría allí para compartir la primera taza de café matutina, aunque estuviera enfadada con él. Cuando se marchara no podría dar un uso creativo a la mesa de la cocina, pensó con diversión mientras las motonieves se acercaban rápidamente a la casa. «Jodido Crowe. Y jodida su habilidad para transformar cualquier motor.» Aquellos vehículos eran ahora el doble de rápidos y potentes que cuando los compraron. Y eso quería decir que si Crowe se lo proponía, Cami estaría de regreso en el pueblo enseguida. Precisamente lo que él no quería. No pasó mucho tiempo antes de que el rítmico ronroneo cesara en el patio, justo en el lugar que Rafe había despejado de nieve mientras Cami cocinaba. Se acercó a la puerta y esperó a que sus primos se bajaran de las máquinas y le vieran. Llevaban ropa militar, la que el ejército facilitaba a sus hombres para soportar los climas más fríos del mundo. Dio un paso atrás cuando Logan pisó el porche y se preparó para lo que vendría. Su primo entró con las gafas de sol ocultándole los ojos. Sólo una vez que estuvo en el interior, se las quitó tras deshacerse de los guantes. Rafe sabía que debía agradecer a Logan que en su primera visita se hubiera largado a casa de Crowe mucho antes del amanecer, sin que su invitada llegara a enterarse de su presencia. Los ojos verde oscuro de Logan brillaban de diversión mientras se despojaba del mono de nieve y lo colgaba en la percha especial junto a la puerta. Crowe le siguió e imitó pero, a diferencia de Logan, en sus ojos no había diversión alguna. Miró a su alrededor para observar la cocina y el resto de la casa, sin duda intentando percibir el más leve cambio desde que estuvo allí la semana anterior.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 90


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Habéis venido muy temprano —comentó Rafe dirigiéndose a la encimera para coger la jarra de café y depositarla en el centro de la mesa de la cocina, al lado de las tazas, el azúcar y la leche. —No lo suficientemente pronto, por lo que parece —masculló Crowe—. ¿Dónde está tu invitada? Rafe le lanzó a Logan una mirada acusatoria. —No podías haberte quedado callado, ¿verdad, Logan? —Lo sé, normalmente eres tú el que no puede mantener la boca cerrada —replicó Logan en tono de burla—. Pero es que parecías haberte tomado la semana libre y pensé que así te aligeraría un poco la tarea. Rafe sacudió la cabeza con incredulidad. Su primo parecía tener la misma inclinación a las bromas pesadas y a lanzar puyas que su padre. —Te estoy muy agradecido —gruñó Rafe—. Ten por seguro que te devolveré el favor. Vio que Logan se reía entre dientes y seguía a Crowe hasta la mesa. Sus dos primos no podían tener un carácter más diferente. Logan había heredado el pelo trigueño de su madre en lugar del oscuro cabello de los Callahan. Sin embargo, al igual que todos los varones de su familia paterna, tenía una piel bronceada — herencia de sus antepasados irlandeses—, que contrastaba con el profundo color verde de sus ojos. El mismo que los de su madre, Mina. Mina Rafferty había sido una mujer menuda, aunque elegante y atractiva, que afortunadamente sólo había legado a su hijo su color de pelo y de ojos. Aparte de eso, Logan poseía pura genética Callahan. Alto, apenas un par de centímetros más bajo que él mismo, hacía gala de una personalidad arrolladura; igual se comportaba como un peligroso combatiente cuando se enfrentaba al enemigo, que era un hombre encantador, juguetón con los niños y temible con las mujeres. Crowe, en cambio, era un Callahan de los pies a la cabeza. Desde el pelo, negro como la medianoche, a los feroces ojos ámbar de mirada penetrante. Sus rasgos, a pesar de ser duros y sombríos, hacían que las mujeres se le acercaran tanto como se lo permitía el aura de peligro que le rodeaba. Y, al igual que Logan y que él mismo, tenía una marca de nacimiento en la cadera derecha. Era el más alto de los tres y también el más mayor; había nacido dos años antes y parecía que su misión en la vida era velar y proteger a sus primos menores, lo necesitaran éstos o no. Rafe, sin embargo, era una combinación de ambos. Había heredado el pelo de los Callahan, pero los ojos azul zafiro eran de su madre, Ann Roberts. Aunque, si no reparabas en los detalles, los tres podían parecer hermanos en vez de primos. De hecho, cuando eran niños era imposible distinguirlos desde lejos. Pero, al margen de sus características físicas, su relación era total—mente fraternal y, en ocasiones, su unión era tan completa como si fueran trillizos. Rafe apoyó la cadera en la encimera con la taza de café entre las manos mientras sus primos se servían. Por incongruente que pudiera resultar, Crowe lo tomaba con gran cantidad de azúcar y leche, mientras que Logan lo bebía solo. A Rafe siempre le asombraba que su primo mayor pudiera encontrar demasiado amargo el sabor aromático del café que él compraba. Le parecía un sacrilegio lo que Crowe hacía con su bebida preferida.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 91


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Tomar café era casi un ritual para ellos. Desde que Clyde Ramsey, su tío abuelo, les acogió en su casa, les enseñó el placer de debatir sobre cualquier tema alrededor de la mesa de la cocina ante una buena taza de café. —Decidme, ¿a qué debo el placer de vuestra visita? —preguntó Rafe arqueando una ceja y llevándose la taza a los labios. En realidad, no necesitaba que le respondieran. Estaban allí por Cami. —Hemos pensado que te vendría bien un poco de apoyo. —Crowe se encogió de hombros antes de reclinarse en la silla mientras le sostenía la mirada. —¿Qué clase de apoyo pensáis que necesito? —Rafe casi podía palpar la tensión que flotaba en el aire, erizándole el pelo de la nuca. Era un maldito presagio. Sospechaba que se avecinaba algún peligro y que iba a tener más problemas de los que necesitaba. ¡Joder!, lo único que había querido era disfrutar los pocos días que el destino le había regalado en compañía de Cami. —Están despejando la nieve que bloquea la carretera que llega hasta aquí —le informó Logan—. No tardarán demasiado en encontrar el coche de Cami. Es su tío el que conduce la máquina quitanieves y ya sabes que Eddy Flannigan no es conocido precisamente por su temperamento apacible. Era cierto. Eddy Flannigan no soportaba a los idiotas, ni tampoco toleraba que su sobrina corriera ningún tipo de peligro. Ese pensamiento le hizo fruncir el ceño con irritación mientras se acercaba al armario en el que guardaba el receptor de radioaficionados. Se concentró y giró el dial intentando captar el canal que usaban los equipos que despejaban la nieve de las carreteras cuando querían hablar en privado. No le vendría mal saber quiénes formaban el equipo y lo que comentaban. —Sheriff, espero que traiga el rifle —dijo una voz en tono burlón—. Quizá Eddy se lo pida prestado. —¿Puede saberse de qué te ríes, Martin?—Archer Tobías, sheriff del condado de Corbin, había sido amigo de los Callahan antes de que se marcharan al ejército. —Si es ése el coche de la sobrina de Eddy y ella se encuentra en el rancha Ramsey, quizá podamos detener a uno de esos asesinos Callahan después de toé —respondió Martin Eisner—. No te preocupes, Eddy, yo testificaré a tu favor. Será homicidio involuntario. Rafe le lanzó una mirada colérica al receptor. —¿Quieres que te rompa las piernas, Eisner? —respondió Eddy en tono mortalmente serio—. Sabes que puedo. Y lo haré si me cabreas. Era evidente que el ayudante del sheriff estaba ganándose la antipatía del tío de Cami a pasos agigantados. —Joder, Eddy, sólo trato de hacerte un favor —protestó Martin—. Esos chicos son muy rápidos, ¿recuerdas? Tendremos suerte si no está muerte ya. —No adelantemos acontecimientos —gruñó Archer.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 92


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Sí, eso es precisamente lo que dijo mi padre antes de que Jaymi fuera asesinada —dijo Martin con rapidez, mientras se escuchaba de fondo el motor de un quitanieves que parecía estar acelerado al máximo—. Ya ha visto el coche, sheriff. No hay más que... —Martin, céntrate en quitar esa nieve del medio y deja de elucubrar sobre lo que puede o no puede haber sucedido. Ese es mi trabajo, ¿recuerdas? —La brusca orden pareció funcionar. Aunque sólo durante un minuto. —Deberíamos avisar al ejército para que vengan en helicóptero. Quizá podamos conseguir que hagan algo contra ellos ahora que no están en las Fuerzas Armadas. —Eisner parecía realmente preocupado—. ¿No son francotiradores o algo así? Rafe se frotó la cara con frustración. ¡Joder!, parecía como si Eisner esperara enfrentarse a un batallón entero de Callahan en vez de sólo a ellos tres. Lamentablemente, Rafe conocía al ayudante del sheriff lo suficiente como para saber que a aquel hombre sólo le preocupaba una persona: él. Y sus palabras parecían rezumar una alegre anticipación encubierta con una preocupación fingida. —Martin, no será necesario un helicóptero —bufó Archer con paciencia—. Eddy, sigue avanzando con la máquina quitanieves. Yo me acercaré con el SUV y llevaré a tu sobrina a casa, si es que está dispuesta a ello. —¿Qué crees que insinúa el sheriff, Eddy? —intervino Martin con morbosa curiosidad—. ¿Qué crees que implican sus palabras? —¿Que puede que Cami quiera quedarse a esperar a que la grúa saque el coche de la cuneta? —ironizó el sheriff, que parecía a punto de perder la paciencia al ver que su ayudante seguía molestando a Eddy de esa manera. Aquélla no era una buena idea, Eddy era un hombre temperamental que siempre estaba dispuesto a usar los puños. —A ver si logras mover esa máquina sin cargarte otra cerca, Martin —dijo Eddy con tono hostil. Al oír aquello, Logan se incorporó al tiempo que Crowe hacía una mueca. Habían pasado más de una semana reemplazando la madera podrida y los clavos oxidados de las cercas. Y al parecer, habían desperdiciado tiempo y esfuerzo. —No sabes cómo lo siento. Supongo que Rafe Callahan debería haber dallado mejor la cerca, ¿no crees? —Espero que te denuncie —dijo Archer en un tono de marcada impaciencia—. Y créeme, Martin, no pienso declarar a tu favor. —¡Eh!, que no la he visto —respondió Martin con rapidez—. ¿Tú has visto alguna cerca, Eddy? —Sí, y eso es lo que le diré al abogado de los Callahan, gilipollas —le aseguró Eddy—. No vas a necesitar preguntarle al alcalde qué hacer. Si tenemos suerte, tus días en este trabajo están contados. Archer guardó silencio, lo que no sorprendió a Rafe en lo más mínimo. Lo que le sorprendía, sin embargo, era que Eisner se hubiera atrevido a destrozar a propósito la propiedad de los Callahan. —Si tu sobrina sigue frecuentando a los perros del condado se verá metida en un buen lío — afirmó Martin con aire prepotente—. Porque si hay algún perro por aquí, son esos malditos Callaban. Espero que su padre haga que entre en razón —continuó—. Es una lástima, esa chica ni siquiera ayuda con su pobre madre enferma. No se parece nada a su hermana, puedes estar seguro. Jaymi hubiera echado una mano a sus padres.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 93


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¡Eres un jodido cabrón, Martin! —Eddy estaba realmente furioso—. Sáquelo de aquí, sheriff porque si no acabaré demostrándole a este hijo de perra lo que es exactamente un homicidio involuntario. Como si intuyera su presencia, Rafe alzó la cabeza y observó que Cami estaba en el umbral de la puerta con expresión conmocionada. Conteniendo una maldición, alargó un brazo hacia la radio con intención de apagarla y evitar que escuchara más estupideces por parte de Martin Eisner. Pero ella llegó antes. Se interpuso entre él y el aparato y le miró con firme determinación. —Déjame escuchar lo que dice. Es uno de los mejores amigos de mi padre y te aseguro que no me sorprenderá nada de lo que diga. El receptor emitió unos crujidos. —Martin, cierra la boca. —La voz de Archer era dura como el pedernal—. O te callas o me aseguraré de que pierdas tu puesto como m ayudante. —Daba la impresión de que tenía ganas de hacerlo. —Demasiado tarde para mandarle callar, Arch —intervino Eddy—. No te preocupes, Martin y yo ajustaremos cuentas más tarde. Martin emitió una risita burlona. —A mí no me has contratado tú, Archer, ni tampoco lo hizo tu querido alcalde. Así que ninguno de los dos me podéis despedir. —Parece que, al final, tienes razón, Crowe. —Rafe se volvió hacia su primo con la cólera bullendo en su interior, furioso por las palabras que estaban escuchando—. Lo último que debemos hacer es venderlo todo y largarnos. Sólo serviría para darles la razón. Percibió la mirada sorprendida de Cami así como su preocupación. Curvó los labios con sarcasmo. Bueno, si él seguía por allí, crecerían las probabilidades de que la gente sacara conclusiones acerca de lo que habían estado haciendo ¿verdad? ¡Joder! ¿Cami se avergonzaba de que supieran que se habían ido a la cama juntos? Claro que sí. Lo había sospechado antes, pero ahora estaba convencido. Le lanzó una mirada llena de ira. —Tranquila, Cami. Nadie sospechará ni por un segundo que hemos pasado estos días follando, estoy seguro. Ahora, si me disculpas, voy a intentar asegurarme de que no destruyan el rancho mientras tratan de rescatarte. La joven se quedó mirándole fijamente con los labios apretados. Ella sabía tan bien como ellos tres, tan bien como ahora lo sabían el sheriff Tobías y Eddy Flannigan, que a Eisner le habían contratado los barones. —Martin es primo segundo de James Corbin —dijo en voz baja mientras la radio permanecía en silencio. —Supongo que así es como mi querido abuelo se asegura de tener ojos y oídos donde los necesita —comentó Crowe en tono burlón. —Martin es un estorbo para Archer —aseguró ella con suavidad—. Ignoradlo. El sheriff se encargará de todo. Rafe soltó una brusca carcajada.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 94


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¿Crees de verdad que voy a quedarme de brazos cruzados después de que Martin haya destrozado mi propiedad? —Archer se lo hará pagar —intentó aplacarle ella. —¿Estás pidiéndome que le deje en paz? —le preguntó con serenidad. —Ya sabes, no hay mayor desprecio que no hacer aprecio —le recordó Cami con las manos en las caderas. —¿Por qué no debería denunciarlo? —inquirió Rafe—. ¿Temes que te citen como testigo? —No digas tonterías —contestó ella con rapidez. Pero él no la creyó. La preocupación era evidente tanto en su mirada como en su expresión. Pasó junto a la joven para dirigirse a la puerta y salir al porche, y desde allí vio cómo la máquina quitanieves avanzaba lentamente por el camino de acceso. Sacó un cigarrillo del bolsillo de la camisa, lo encendió con el encendedor que llevaba en los vaqueros, y se apoyó en una de las columnatas. Miró al horizonte y apretó los puños al ver que una de las quita—nieves tiraba otra de las cercas nuevas antes de impactar contra la esquina del viejo granero, llevándose por delante lo que era el orgullo y la alegría de Clyde Ramsey: un tractor color verde oscuro. Eisner estaba empleándose a fondo. Rafe entrecerró los ojos para ver al hombre que conducía la otra quitanieves. No era fácil para Eddy. La nieve, pesada y húmeda, se filtraba en el motor haciendo que fuera más difícil empujarla fuera del camino. Era evidente que ir allí y preguntar por su sobrina no le hacía feliz. Sin embargo, Eisner parecía estar disfrutando. Una divertida mueca cubría el rostro del ayudante del sheriff cuando tiró otro poste de la valla que delimitaba los pastos. Volvió a mirar a Eddy Flannigan y le observó sacudir la cabeza y cubrirse la cara con las manos al ver que Eisner arrancaba un poste más. Cuando apartó los dedos, la furia que inundaba su expresión era evidente incluso en los movimientos de su cabeza. Cuando levantó la mirada, Eddy notó que le observaba y sonrió ampliamente antes de dispararle con un dedo. Ése era el cabrón de Eddy Flannigan. Rafe tuvo la consideración de devolverle el gesto. Observó que el tío de Cami fruncía el ceño y, a la vez, escuchó que la puerta se abría a su espalda. Todos los recién llegados tenían la mirada clavada en el porche: Eddy, Eisner y el sheriff Tobías. Y Rafe supo inmediatamente por qué. Cami. La podía sentir, percibía su dulce y limpio olor. Rafe no hizo ningún movimiento más que llevarse el cigarrillo a los labios y aspirar el humo lentamente mientras esbozaba una amplia sonrisa. Eddy no simpatizaba con los Callahan, pero tampoco era su enemigo. Al menos no interfería en sus asuntos... por ahora. A él no le denunciaría, pero se prometió a sí mismo que su abogado presentaría una denuncia contra Eisner. Esa última cerca estaba demasiado lejos de la carretera como para haberse tratado de un accidente. —Lo siento —susurró Cami a su espalda—. No sabes cuánto lo siento.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 95


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Lamentarlo no reemplazará la valla. —Se encogió de hombros como si en realidad no le importara que Eisner hubiera tirado su cercado. Y lo cierto era que le importaba una mierda—. ¿Por qué no sales ahí fuera y le dices a tu tío y a tu ligue que estás bien? Puede que así se marchen antes de que el hijo de perra de Eisner siga destruyendo la propiedad. —¿Mi ligue? —repitió ofendida—. Yo no tengo ligues, en todo caso novios. Y no veo a ninguno por aquí. —¿No has estado saliendo con Archer? —la acusó finalmente, asombrado de haber tardado tanto tiempo en preguntárselo. Ella entrecerró los ojos y lo miró fijamente. El suave color gris de sus pupilas pareció hacerse más luminoso. —Rafe, Archer y yo sólo somos amigos... —También lo éramos Jaymi y yo —le recordó con voz seca—. ¿0 acaso lo has olvidado? —Oh, créeme, recuerdo muy bien lo que erais. —La amargura que brilló en los ojos de Cami tomó a Rafe por sorpresa. —¿Qué insinúas? —gruñó, intentando mantener la voz baja y la conducta apropiada. —¿Tú qué crees? —Ahora la joven no se mostraba tan comedida como antes. Había alzado la cara hacia él y lo único que impedía que sus narices chocaran era la diferencia de altura—. Cada vez que me doy la vuelta, cada vez que oigo su nombre, me acuerdo de los buenos amigos que erais. No era cólera lo que hacía brillar sus ojos con tanta intensidad, era dolor. Un sentimiento de pérdida y de... culpabilidad. —¿Y qué más te da, Cami? —le preguntó en un susurro—. Sabes de sobra que Jaymi y yo nos acostábamos juntos, jamás te he mentido al respecto. Fue evidente que ella tuvo intención de dejarle allí y meterse en la casa, pero sabía demasiado bien que su tío, Archer Tobías y el ayudante del sheriff les miraban desde el camino de acceso. —Al menos, Jaymi era lo suficientemente honesta para hacer pública nuestra relación — continuó él mientras la joven le miraba furiosa con los puños apretados. —¿Qué quieres decir? ¿Estás acusándome de algo, Rafer? —le espetó. —Sí, garita, supongo que eso es lo que estoy haciendo —repuso con fiereza—. Al menos Jaymi no sentía vergüenza al decir que era mi amante. —¿Crees que me avergüenzo de ti? —La cólera que antes brillaba sólo en sus ojos, le enrojecía ahora las mejillas—. ¿Crees que no quiero tener una relación contigo porque me da vergüenza? —¿Qué otra razón podrías tener? —exigió saber él—. Huiste de mí aquella noche en Denver, y en el entierro de Clyde actuaste como si apenas nos conociéramos. ¿Por qué ibas a hacer eso si no fuera por vergüenza? —Oh, no sé, ¿no podría ser debido a otras cosas que tú ni siquiera sospechas? —¿A qué te refieres? —gruñó él. Una poderosa mezcla de ira y lujuria crecía en su interior, haciéndole hervir la sangre en las venas y endureciéndole la polla. Cami temblaba de furia. —¡Vete al infierno, Rafer Callahan! Él curvó los labios como si se burlara de su cólera.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 96


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Vuelve a casa con tu tío, Cami. Tengo cosas mejores que hacer que ser testigo de tu vergüenza o lo que sea. —No se trata de vergüenza, te lo aseguro. —Se acercó más a Rafe—. Te lo demostraré. Él no creía haberse sorprendido nunca tanto por algo, como por lo que hizo Cami en ese momento. Sin previo aviso, la joven se puso de puntillas y le enredó los dedos en el pelo para obligarle a bajar la cabeza. En ese momento Rafe se olvidó de la furia, las acusaciones y el sentido común. Se dejó guiar por las suaves indicaciones de los labios de la joven y la estrechó con fuerza entre sus brazos, dejando en libertad cada onza del deseo que ardía en su interior, entregándose por completo a aquel impulsivo beso. Luego tomó el control de la situación. Luchó por apoderarse de aquella parte de Cami que no podía alcanzar, le daba igual si se trataba de vergüenza, miedo o lujuria. Le acarició los labios con los suyos antes de repetir la acción con la lengua, saciando el hambre que surgía de las profundidades de su alma cada vez que ella le tocaba. No, lo que sentía Cami no era vergüenza, pero que le condenaran si sabía de qué se trataba o qué estaba intentando demostrar ella. Sabía que había algo en el interior de la joven que la atormentaba, una oscura cólera que se incrementaba aún más a causa del placer que él le proporcionaba. Cuando Rafe interrumpió el beso y la soltó lentamente, la observó parpadear antes de abrir los ojos y mostrar una mirada tan llena de dolor y pesar que le dejó paralizado de sorpresa. —¿Cami? —susurró. ¡Dios! ¿Qué era lo que causaba la agonía de la joven? —No se trata de vergüenza, Rafer —le aseguró, dando un paso atrás—. Pero eso no quiere decir que sea asunto tuyo. La vio girarse y alejarse de él con rapidez, corriendo los metros finales hacia el SUV negro de Archer, que el sheriff había aparcado en la pequeña zona despejada donde también estaban las motonieves de Logan y Crowe. Cami entró apresuradamente en el vehículo, cerró dando un portazo y giró la cabeza evitando mirarle otra vez. Inmóvil, permaneció con la mirada al frente como si hubiera cubierto sus emociones con un manto de hielo mientras Archer Tobías se la llevaba de allí. Lo había hecho de nuevo. Cami huía de él otra vez.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 97


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 0099 Cami notaba una opresión en el pecho, un nudo abrasivo en la garganta. Le escocían los ojos. Apenas podía respirar sin romper a llorar. El dolor que sentía se extendía hasta las profundidades de su alma y se negaba a regresar a ese oscuro recoveco al que había logrado relegarlo años atrás. ¿Qué le ocurría? Miró al frente fijamente, a través del parabrisas, determinada a ignorar a Archer y sus preguntas; ésas que sabía que él quería hacerle. No había sido consciente de que alguien llevara la cuenta de las pocas citas que había tenido con el sheriff. ¿Por qué alguien les habría dado importancia? En concreto, ¿por qué le importaban a Rafer? En vez de dejarse llevar por las emociones que la tentaban a enfrentarse a la situación que acababa de vivir, desplazó su atención desde el nevado paisaje al interior del vehículo oficial. El asiento trasero estaba separado del delantero y del maletero por unos barrotes negros de acero y un cristal antibalas. En el salpicadero había un ordenador portátil, una unidad de radio, un GPS, un soporte para el móvil y algún artilugio electrónico más que ella no sabía para qué servía. Parecía haber caído en medio de un paraíso de la electrónica, pero le daba igual. Lo único que deseaba de verdad era pedir a Archer que diera la vuelta y la llevara de regreso con Rafer. Y ésa sería la estupidez más grande del mundo. Ya había estado allí demasiado tiempo y no había servido más que para añadir otra herida a su corazón. Miró a través de la ventanilla lateral, observando cómo dejaban atrás el camino de acceso al rancho de Rafe y pasaban ante su pequeño sedán, que seguía con las ruedas en la cuneta llena de nieve. Apenas podía creer que hubiera encontrado las fuerzas necesarias para alejarse de él, porque todo su ser, su misma alma, le exigía que se quedara. También le parecía imposible que hubiera logrado pasar de largo ante su tío sin lanzarse a sus brazos para sollozar como una niña. Eddy la había protegido durante toda su vida. Cami se preguntó si no se cansaría algún día de discutir constantemente con su hermano por defenderla, un hecho que venía ocurriendo desde que ella podía recordar. Así que lo último que quería era que Eddy tuviera que enfrentarse también a los amigos de su padre; y, en esta ocasión, también se había visto obligado a hacerlo Archer. Le costaba creer lo que había escuchado. Siempre había pensado que el sheriff era como indicaba su voz: dulce y amable. Saber que no era así le afectaba mucho más profundamente de lo que le gustaría. Aquélla era una situación imposible, la misma que cuando Eddy la defendió en el entierro de Jaymi. Entonces su padre había comenzado a decir que ojalá hubiera muerto ella y no su hermana, pero su tío la había apoyado como hacía siempre, sin importar las elecciones que ella hubiera hecho. —¿Qué te ocurre, Cami? —preguntó Archer con voz suave mientras ella continuaba observando el paisaje nevado.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 98


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

La delicadeza en el tono del sheriff la hizo tragar saliva para intentar deshacerse de las emociones que amenazaban con abrumarla. Él había sido uno de los mejores amigos de Jaymi y también de Tye y, con el paso de los años, había llegado a significar lo mismo para ella. —¿Sabes? —continuó él cuando la joven no respondió—. Es mejor que me digas ahora cualquier cosa que deba saber, cariño. Era consciente de lo que estaba insinuando, y pensar que él sentía la necesidad de hacer esa pregunta provocó que una extraña emoción le oprimiera la garganta un poco más, obligándola a apretar los dientes de frustración. —No me ha violado y tampoco trató de asesinarme, si es eso lo que estás preguntando —le informó, girando la cabeza hacia él y mirándole con toda la furia que se agitaba en su interior. —Bueno, no es que lo creyera posible, pero mi trabajo es averiguarlo. —Ignoraba que hacer preguntas estúpidas y dar crédito a acusaciones falsas formara parte de tu trabajo. —Por lo general no —gruñó él—, pero en algunas ocasiones es preferible asegurarse. Archer le había dicho una vez que los primos Callahan eran acu—sados a menudo de toda clase de crímenes. —Al menos Rafe tiene un amigo —dijo en voz baja—. Comenzaba a preguntarme si le quedaba alguno. —No soy el único, Cami. Pero como probablemente te has dado cuenta ya, no sirve de nada discutir con los que no lo son. Por supuesto que no. Prácticamente todos los habitantes de aquel maldito pueblo seguían los dictámenes que los barones habían establecido con respecto a los tres primos. —Sí, Jaymi también lo aprendió pronto —suspiró. Había veces en que recordaba aquellos días con mucha claridad. —Tu hermana era una buena chica, pero más rebelde de lo que nadie quiso admitir después de su muerte. Vivió su vida como le dictó su corazón, y eso es lo que deberías hacer tú, Cami. Si es a Rafe a quien quieres, lucha por estar con él. No permitas que este pueblo te lo impida. A pesar de aquellas palabras, Cami notó en su voz un leve reproche. No comprendía por qué a Archer se le había metido en la cabeza que había algo entre Rafe y ella. —No tengo una relación con él ni quiero tenerla. —Recorrió el perfil del sheriff con la vista antes de clavar los ojos en el parabrisas para evitar su mirada. No quería que leyera en su gesto que lo que acababa de decir era mentira, aunque ni siquiera ella misma estaba segura de que fuera así. —Tampoco he dicho que seáis amantes. Pero si yo fuera tú, recordaría que eso no es asunto de nadie más que mío. Eres adulta, no una niña a la que se debe decir lo que debe hacer. Dios, no necesitaba que nadie la animara a mantener una relación con Rafer. Acabaría por sentirse como un hueso en medio de una jauría de perros hambrientos. De repente recordó que su hermana había hecho un comentario similar el verano que murió, cuando salía con Rafe. O mejor dicho, cuando se acostaba con él. —¿Tú también ignoras los motivos de esta guerra en contra de Rafer? —preguntó ella, mirándole—. Jamás he comprendido por qué le rechazó su familia, por qué todo el mundo apoyó esa causa ni por qué sus amigos deben mantener en secreto que lo son. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 99


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Archer hizo una mueca. —Si algún día llegas a enterarte, te agradeceré que me lo digas. —¿No tienes ninguna idea al respecto? —presionó ella. El sheriff respiró hondo. —¿Sabes, Cami? Conozco a los Callahan de toda la vida. Mi padre conoció a sus padres y trabajó para sus abuelos, pero no he sabido nunca la razón por la que les odian tanto. He pensado en ello a menudo y nunca he llegado a ninguna conclusión. Cami esperaba que él tuviera más suerte que ella en averiguarlo porque, por lo menos hasta ahora, ella no había descubierto nada. Ni siquiera su hermana pudo explicarle el porqué de todo aquello. Jaymi había conocido a los padres de los tres primos. Le contó en su día que las tres herederas habían estado comprometidas con hombres que sus padres eligieron para ellas, pero que una vez que las jóvenes conocieron a los hermanos Callahan y se enamoraron de ellos, renunciaron a todo. Sin embargo, ésa no era razón suficiente para que los barones le hubieran dado la espalda a sus nietos. Ni para que les culparan, tantos años después, de las crueles violaciones, torturas y asesinatos de seis jóvenes. No, no era razón para haberles odiado de niños, ni para seguir haciéndolo al verles convertidos en adultos. —¿Por qué hacen esto? —murmuró, casi para sí misma. —¿Por qué hacen qué? —Era evidente que Archer no se perdía detalle. —¿Por qué odian a los hijos tan encarnizadamente por algo que hicieron los padres? Eso era lo que su hermana había sospechado que estaba detrás del encono contra los Callahan. Quien tuviera como objetivo a los tres hermanos que emparentaron con las mejores familias del condado, se había vuelto contra sus hijos cuando se quedaron huérfanos. —¿Sabías que, tanto Jaymi como su jefe, recibieron amenazas cuando ella comenzó a salir con Rafe? —dijo Cami, mirando a Archer. El sheriff frunció el ceño al oír aquello. —Nadie me lo comentó. Ni siquiera Rafe. Y eso que hemos discutido un par de veces los hechos que rodearon el asesinato de tu hermana después de que les absolvieran de todos los cargos. —Supongo que Jaymi trató de ocultar a Rafe el hostigamiento del que era objeto —reflexionó ella—. Pero recibía llamadas anónimas cada vez que salía con él. A veces la misma noche, y otras a la mañana siguiente. Eran amenazas, acusaciones muy sucias. Los Gillespie dejaron de llamarla para que cuidara de sus hijos y alguien avisó a mi padre. Le dijo que sería «castigada» si no ponía fin a esa relación.

Archer la miró tras disminuir la velocidad. Evidentemente, intentaba alargar el trayecto todo lo posible para poder saciar la curiosidad que provocaban sus palabras. —¿Llegó a saber quién la amenazaba? Cami negó con la cabeza.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 100


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No lo sé. A mí me lo contó todo cuando su jefe acudió a su apartamento para hablar con ella antes del último baile al que asistimos. Le advirtió que si no dejaba de ver a Rafe o si él no la despedía, prenderían fuego a la farmacia. Estaba tan asustado que no dejaba de temblar. —Al asesino de Jaymi le culpan también de la muerte de las otras cinco mujeres —reflexionó Archer—. Y ninguna tenía relación con Rafe y sus primos. —No estoy diciendo que se trate de la misma persona —repuso Cami—. No tengo ni idea de quién la llamaba. Sólo sé que una semana después de que el dueño de la farmacia fuera a su apartamento, Jaymi estaba muerta y su asesino también. Archer guardó silencio un buen rato. —Mi padre era el sheriff por aquel entonces —comentó—. Cuando le pregunté sobre todo esto, me dijo que no había relación entre los Callahan y el asesino. Y tampoco nada que relacionara a las seis mujeres entre sí. De hecho, nadie recordaba haber visto a Rafe, Logan o Crowe con ninguna de las chicas que asesinaron ese verano, salvo a Jaymi, claro está. —Pero aun así, todos quisieron acusarles de haberla matado —añadió Cami con suavidad—. Archer, ¿jamás hablaste de eso con tu padre? El sheriff negó enfáticamente con la cabeza. —En el momento en que ocurrió, sí. Pero no sirvió de nada. —Nada les relacionaba y, sin embargo, se les consideró culpables. —Ella no lo comprendía. Archer gruñó. —Eso es justo lo que su abogado expuso para que se retiraran los cargos —le recordó—. Las pruebas de ADN demostraron sin lugar a dudas que Thomas Jones, el hombre al que Crowe acuchilló aquella noche, fue el asesino de Jaymi. —Y a pesar de eso, siguen tratándoles peor que a violadores o asesinos confesos. —Cami sacudió la cabeza—. Pensé que con el tiempo la situación mejoraría, pero han pasado muchos años y sólo ha empeorado. —Lo fácil es culparles —replicó Archer—. Thomas Jones ha muerto y ellos siguen vivos. ¿Sería esa la verdadera razón? No, Cami intuía que existía algún motivo oculto. Cuando él se aproximó al lugar donde ella vivía, Cami esperó haberle facilitado algún dato que le sirviera para investigar el asunto con más profundidad. —Gracias por traerme, Archer. —Llamaré a Jack para que envíe una grúa antes de regresar a la montaña —le dijo él—. Es posible que pueda traerte hoy el coche. Ella asintió con la cabeza. —Bien, muchas gracias de nuevo. De todas maneras, ese día no iba a necesitar el coche. Archer suspiró mientras tomaba la calle mayor, acercándose cada vez más a la oscura, fría y definitivamente solitaria casa que la joven había comprado a sus padres. Cami apenas fue capaz de no implorarle que la llevara de vuelta con Rafer para que éste la abrazara un poco más de tiempo. Pero el miedo era un escudo firmemente arraigado en su interior e impidió que se le escaparan esas palabras. No podía correr el riesgo de mantener una relación con él.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 101


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No sé lo que está ocurriendo. —Se frotó la sien con los dedos al tiempo que volvía a mirar al sheriff—. ¿Por qué tuvo que regresar, Archer? ¿Por qué ha tenido que cambiarlo todo? —Él no cambiará nada respecto a ti a no ser que se lo permitas —le aseguró el sheriff. Hizo una pausa y luego añadió—: Lo que me acabas de contar sobre Jaymi es preocupante. Ten mucho cuidado. La joven curvó los labios con ironía. ¿No le había aconsejado ella misma a su hermana algo muy parecido? —Te lo prometo —susurró Cami. Salió del vehículo policial para dirigirse hacia la casa, y se dio la vuelta para despedirse antes de entrar en la silenciosa vivienda. Sí. Su frío y silencioso hogar. Cerró la puerta, pasó el cerrojo y subió el termostato esperando que de esa manera el frío que inundaba la casa no se filtrara hasta sus huesos. Sólo sentía calor por dentro cuando Rafer la abrazaba y, ahora, esa frialdad que siempre estaba presente en su vida resultaba doblemente dolorosa. El móvil sonó de pronto de manera estridente. Lo cogió y vio que la pantalla estaba en blanco, lo que significaba que se trataba de una llamada con identificación oculta. —¿Hola? —respondió con cautela. La voz que le respondió, a pesar de poseer una nota de suave tristeza, contenía un deje siniestro y malicioso. —Espero que el tiempo que has pasado con Rafe Callahan haya sido satisfactorio. Deberías haber elegido a otro tipo con quien follar —le advirtió la voz sombría—. Si vuelve a ocurrir de nuevo, podrías acabar como tu hermana. ¿No sería una pena, señorita Flannigan? ¿No sería muy doloroso para tu familia encontrar tu cuerpo sin vida por haberte tirado a ese cabrón? ¿Quién demonios podía llamar para decir algo tan horrible? Jaymi y ella se habían llevado bien, muy bien, y recordaba perfectamente las llamadas que su hermana recibía cuando se acostaba í con Rafe. En cierta ocasión, incluso, le había comentado que la voz de la persona que la llamaba era triste y sombría. —Siempre tengo cuidado —respondió Cami con firmeza—. Y no hago caso de las amenazas de los matones o los cobardes. —Cortó la llamada e ignoró las que hubo a continuación. Fue a la cocina y dejó el móvil sobre la mesa, luego retrocedió hasta apoyarse en la encimera y lo miró como si fuera una serpiente de cascabel cada vez que recibía una llamada con el número oculto. Como maestra en el único centro de primaria del condado, había terminado por conocer a casi todo el mundo, ya tuvieran hijos en la escuela o no. Así que estaba segura de que acabaría reconociendo esa voz, por muy cuidadosamente disfrazada que estuviera. Es más, una vez que supiera a quién pertenecía, a diferencia de su hermana, montaría un escándalo de ordago y le acusaría delante de todo el pueblo por atreverse a amenazarla y a tratar de asustarla. Sabía que Jaymi había acabado por descubrir quién la llamaba. La semana anterior a su muerte había asistido a uno de los bailes organizados por el condado en la plaza del pueblo y cuando regresó al apartamento parecía muy afectada. No, más que afectada, estaba furiosa. Lo estuvo durante toda esa semana, pero su hermana se negó a decirle quién era o qué ocurría. A la semana siguiente, estaba muerta.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 102


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami respiró hondo. ¿Qué iba a hacer ahora? Estaba asustada por la llamada. El móvil sonó una vez más. Ella entrecerró los ojos, se acercó a la mesa y comprobó el número. Volvía a ser una llamada oculta. Oprimió el botón verde y lo acercó a la oreja. No pensaba vivir sometida por el miedo. —¡Vete a la mierda, cabrón! —gritó. Hubo un largo silencio. Tiempo suficiente para que Cami tuviera la certeza de que la persona que estaba al otro lado de la línea, no era el desconocido que la había amenazado. —Sólo quería asegurarme de que habías llegado a casa sana y salva. —La tranquila voz de Rafe resonó en el altavoz junto a su oreja. Cami apretó los labios con frustración. —Te voy a dar un consejo, Rafer Callahan: desbloquea el número de tu teléfono cuando me llames. De lo contrario no responderé. No quería tener que preocuparse de si las llamadas perdidas eran o no de Rafer. —¿Sabes que eres la única persona que me llama Rafer? —gruñó él, advirtiéndole con su tono que estaba bastante enfadado. Y no creía que fuera porque ella no usara su diminutivo. —No voy a llamarte de ninguna otra manera, así que tendrás que aguantarte —replicó ella, comenzando a recorrer la casa para verificar otra vez los cierres de las ventanas y las puertas. Aquel ritual tenía de repente un significado nuevo que no le gustó nada. No importaba que ya los hubiera comprobado una vez, necesitaba volverlos a revisar. —Tu primo Martin se ha cargado centenares de metros de vallas nuevas a ambos lados del camino de acceso y más allá —le informó Rafe—. Pienso denunciarle. Sí, lamentablemente Martin Eisner era primo tercero suyo por parte de madre; el propio Crowe estaba emparentado lejanamente con ella. —¿Y qué quieres que haga yo? No soy abogado. Ponte en contacto con tu primo Doug Atchinson. —Ya era hora que Martin se hiciese cargo de sus actos y pagase por ellos. —Hay algo en tu voz... No sé, no me gusta. ¿Te ha ocurrido algo? —El tono de Rafe rezumaba sospecha. Cami podía verle mirándola, casi ahogándose en aquellos impenetrables ojos azul zafiro—. ¿Había alguien en tu casa cuando llegaste? ¿Te ha llamado alguien? Ella se puso tensa. ¿Cómo sabía él que estaba asustada? —Si me hubiera tropezado con alguien, sé de sobra cómo usar un arma —aseguró. El deseo que siempre sentía por él comenzó a inundar sus venas—. Y sólo para que lo sepas, lo único que me sucede eres tú. Es como si fueras una especie de catalizador o algo por el estilo, porque cada vez que invades mi espacio, tengo que reconstruir mi vida por completo. Ocúpate de tus propios asuntos y deja de meterte en los míos. Sin más, colgó. Pero apretó el móvil contra el pecho con los ojos cerrados, respirando agitadamente mientras intentaba contener las lágrimas. No podía dejar que ocurriera otra vez. No podía volver a hundirse en aquel anhelo físico y emocional en el que él la había sumido la última vez. Necesitaba superar los días pasados, la desenfrenada pasión y la sensación de su piel contra la suya. Necesitaba acostumbrarse a no tenerle dentro. A no sentir sus duras embestidas y su

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 103


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

miembro abriéndose paso en su interior con aquel delicioso dolor al que podría volverse adicta. Al que ya podría haberse enganchado, porque se moría de deseo por él. Quería golpear el suelo con los pies como si fuera una niña furiosa con el destino, con la vida; gritar lo injusto que era desear a un hombre al que no podía tener. Porque tenerle significaba perderse en él y no podía permitir que ocurriera de nuevo si quería sobrevivir. La mayoría de las mujeres podían casarse con el hombre que amaban, engañar a sus maridos o tener más de un amante al mismo tiempo. Ella ni siquiera podía estar cerca del hombre que anhelaba con todas las fibras de su ser. El que hacía que se le acelerara el corazón y que la excitaba tanto que tenía que cambiarse de bragas siempre que estaba a su lado. Emitió un suave suspiro con los ojos todavía cerrados. Algunas mujeres sabían amar sin entregar el alma, pero parecía que ella no era una de ellas. En lo que concernía a sus bragas, se dio cuenta de que, en esta ocasión, no tenía que preocuparse de cambiárselas porque habían quedado olvidadas en el toallero del cuarto de baño de Rafe, donde las había colgado después de lavarlas. «Eres la única que me llama Rafer.» Recordar el sonido de la ronca musicalidad de su voz incrementaba su ritmo cardíaco, hacía que el corazón le retumbara con más fuerza en el pecho. La sexualidad que exudaba su grave tono provocaba una respuesta ardiente en lo más profundo de su alma y, desde ahí, se extendía a todo su cuerpo. Sí, era la única que le llamaba Rafer. Incluso a Jaymi le hacía gracia la costumbre que tenía de llamarle por su nombre completo. Era más íntimo. Nadie le llamaba así, sólo ella. Era una parte de él que era sólo suya, porque Rafer se negaba a permitir que cualquier otra persona usara ese nombre. Lo mismo que Cami no dejaba que la tocara ningún otro hombre. Su experiencia con el sexo se reducía a las noches que había pasado con Rafe, ahora y cinco años atrás. Era virgen la primera vez en Denver y bien podría haberlo sido unos días antes, cuando se presentó en el umbral de su puerta. El teléfono volvió a sonar. Lo apartó de su pecho y no pudo evitar sonreír a pesar del temblor de sus labios y de las lágrimas que anegaban sus ojos. «Rafer Callahan.» El identificador de llamadas exhibía su nombre claramente, lo que significaba que él había grabado su número en la memoria del móvil cuando estaba en el rancho. Estaba decidida a no responder; no quería escuchar su voz de nuevo. No quería ser débil y rogarle que la abrazara otra vez. Tendría que conformarse con escucharle en sueños. Ése sería el tormento que la volvería loca durante meses. Años. Recordó que ahora él vivía cerca. No era como si estuviera en una parte del mundo inaccesible para ella. Estaría allí mismo, en el condado de Corbin. Y la deseaba. Podría volver a verlo. Podría tomar lo que deseaba si fuera lo suficientemente valiente como para olvidar lo mucho que le costó sobrevivir en el pasado. Aquél era el problema. No era vergüenza o miedo a que todos en el condado la condenaran. Lo único que le preocupaba era que

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 104


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Rafe no estuviera en peligro. Y eso lo había probado sin sombra de duda antes de abandonar el rancho. Su propio padre le daría la espalda en cuanto se enterara de ese beso. Claro que él ya le había dado la espalda hacía mucho tiempo. Su madre, por su parte, tenía Alzheimer, y el ataque cardíaco que había sufrido no había ayudado a que la enfermedad avanzara lentamente. El recuerdo de la madre cariñosa y tierna que había sido cada vez que su marido no estaba cerca era lo único que le quedaba de ella. Ojalá pudiera descubrir la razón por la que todo el mundo odiaba a Rafer y a sus primos. Podría demostrarle a su padre que era una injusticia y que... No, eso no ocurriría. Su padre había perdido d corazón tras la muerte de Jaymi. Cami sacudió la cabeza. Lo único que no había considerado en el momento en que besó a Rafer ante Martin Eisner fue que éste se lo diría a Mark Flannigan tan rápido como pudiera. Y, cuando lo hiciera, Mark lo utilizaría como excusa para asegurarse de que no volviera a ver a su madre otra vez.

—Estoy seguro de que ocurre algo —dijo Rafe por lo bajo, sentado en el SUV negro junto a sus primos. Se habían dirigido al pueblo para vigilar a Cami y asegurarse de que había llegado bien a casa. Era probable que fuera el anhelo que le atormentaba lo que le impulsaba a no perderla de vista. —Ahí dentro no hay nadie más que ella y, además, parece tranquila —comentó Logan desde el asiento trasero mientras observaba cómo Cami cerraba las cortinas de la ventana del dormitorio— . Tú mismo puedes verla. Era cierto. La casita de dos plantas se mostraba abierta e invita—dora y se podía observar el interior a través de las ventanas. ¿Cómo se le ocurría exhibirse de esa manera? Resultaba alarmante. Lo único positivo era que, como había dicho su primo, Cami parecía demasiado tranquila como para estar aterrada por algo. —No he dicho que hubiera alguien ahí dentro, sino que ocurre algo —le recordó a Logan—. Es diferente. —Déjalo, Rafe —intervino Crowe con suavidad—. Volvamos al rancho e instalemos la última cámara en la ladera para tener vigilada mi cabaña. Ya hemos acabado con la casa de Logan y me gustaría terminar con la mía de una vez. Así podré configurar el reproductor de DVR antes de que acudamos a la reunión con el abogado, en Colorado Springs, la semana que viene. Habían instalado las cámaras por las noches, cuando era casi imposible que alguien les viera hacerlo y localizara los escondites de los sofisticados aparatos. Rafe soltó una maldición antes de poner en marcha el vehículo para dirigirse a su casa. Debería de haber llamado a la puerta de Cami, pero sabía que presionándola no lograría lo que quería. Además quería que, para variar, ella acudiera a él, aunque fuera una sola vez. Una única ocasión en la que Cami reconociera que le necesitaba y diera el primer paso. Un paso que no consistiera en presentarse en el umbral de su puerta porque su coche había patinado en la carretera y acabado en la cuneta.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 105


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

La necesitaba. Necesitaba que le buscara por voluntad propia, sin excusas. Quería que fuera ella quien se entregara. Porque no pensaba permitir durante más tiempo que negara lo que había entre ellos. Y, sin duda, no iba a conformarse con unas cuantas noches robadas cuando no fueran capaces de contener el deseo que les consumía. Estaba cansado de mantener relaciones a escondidas. Se había hastiado de ello mucho antes de comenzar a salir con Jaymi. Es más, estaba seguro de que Cami había huido a hurtadillas del hotel aquella primera noche porque se avergonzaba de él, y eso le había reconcomido el alma durante años. No, no permitiría que Cami le tratara como si fuera un sucio secreto que tuviera que esconder. —¿Estamos seguros de lo que queremos hacer? —preguntó Logan en tono perezoso desde el asiento de atrás—. Ya sabéis que llevar a cabo nuestros planes significará una guerra abierta contra los barones. Rafe no pudo evitar sonreír ampliamente ante ese comentario. ¿Cuántas veces habían intentado comprarles las tierras que rodeaban la montaña Crowe las más grandes compañías hoteleras del país? La abundante agua del río Colorado provenía de miles de corrientes y afluentes que fluían en profundas cañadas de rocas redondeadas, haciendo que fuera un lugar perfecto para la práctica del rafting. Por otro lado, la configuración de la montaña y los caminos que la recorrían eran idóneos para practicar esquí. Y no había que olvidar que la zona estaba llena de fauna silvestre que podría atraer actividades como la caza y la pesca. Aquél había sido el sueño de sus padres. Las tres parejas se habían pasado años esperando el día en que la montaña Crowe, el valle Breaker y el río Rafferty Run se convirtieran en el complejo Callahan. Sólo pensar en la furia de los barones era suficiente para que Rafe sonriera. ¡Joder!, cuando se enteraran de que sus nietos habían llevado a cabo el sueño de sus padres, los gritos se escucharían incluso en China. —Aún estás a tiempo de dejarlo si no quieres formar parte del proyecto, Logan —le advirtió Crowe. Logan emitió un bufido. —¿Estás de broma? Sólo digo que tenemos que ser conscientes de lo que va a ocurrir cuando registremos los documentos. Ya sabéis la rapidez con la que se esparcen los rumores. —La ansiosa anticipación en la voz de Logan era contagiosa. Por fin iban a vencer a sus abuelos. La primera batalla para conseguir la tierra que la madre de Crowe le dejó se ganó en los tribunales. El recurso interpuesto por los barones se dirimiría un mes después en la Corte Suprema, y Rafe no dudaba que allí también saldrían vencedores. El valle Broker —las tierras que su madre le dejó—, ya era suyo por completo. Pertenecían al rancho Callahan, y fue anteriormente de sus abuelos. Igual que la montaña Crowe y las propiedades que eran conocidas como Rafferty Run. En su día, Crowe había dicho: «no vamos a tener demasiado tiempo libre después de que obtengamos la propiedad en los tribunales, así que me gustaría que todo quedara resuelto lo antes posible y que lo hiciéramos de la manera más sigilosa que podamos». De esa forma, los barones ignorarían sus planes y no tendrían tiempo para reaccionar. —Esa mujer hará que no pienses en nada más. Lo veo venir. —Necesitas echar un buen polvo —gruñó Rafe lanzando a su primo una mirada dura—. Y como no creo que vayas a conseguirlo en breve, te aconsejo que te largues a la montaña. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 106


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Ella conseguirá que te maten —murmuró Crowe con palpable desaprobación. —Y tú conseguirás que yo te mate a ti si no mantienes la boca cerrada —rugió Rafe dirigiéndose hacia la salida del pueblo—. No necesito escuchar sermones y te aseguro que tampoco necesito tus consejos sobre Cami. —No, sólo necesitas mantenerte alejado de ella —replicó Crowe entre dientes con expresión furiosa—. Tanto tú como Logan necesitáis recordar lo peligroso que es relacionarse con las mujeres del condado de Corbin. En especial ahora. Pero Rafe no pensaba mantenerse alejado de Cami. Ella había reconocido tácitamente que seguirían siendo amantes ocasionales, y él se iba a asegurar de que las ocasiones fueran tan frecuentes como fuera posible. Una vez que lograra que se acostumbrara a eso, sería suya. Suya por completo. No tenía intención de permitir que Cami eludiera su cama durante mucho tiempo más, y si Crowe pensaba que podría convencerle de otra cosa, estaba muy equivocado.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 107


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 1100 Aquella mañana de abril un frente cálido atravesó las montañas de Colorado, haciendo que los habitantes del condado de Corbin abrigaran la esperanza de que la nieve desapareciera pronto. Todos cruzaron los dedos esperando que el clima fuera benigno durante la primera reunión social de primavera, que tendría lugar unas semanas después. Se trataba del primero de los eventos que se celebrarían durante los fines de semana de la primavera y el verano, y todo el condado estaba invitado. Esa primera fiesta era el acontecimiento más importante para los adultos, el que marcaba el comienzo de la temporada estival. Indicaba que había llegado el momento de desempolvar los zapatos de baile y la ropa de fiesta. De sonreír. Cami se había comprado un vestido el día que fue a Denver, hacía va un mes, cuando visitó la residencia de ancianos donde se alojaría su madre. Había visto un escotado vestido palabra de honor en el escaparate de una de las pequeñas boutiques exclusivas de la ciudad y se lo compró de inmediato a pesar del precio. Aquella mañana los rayos de sol inundaban su habitación de luz y calor a través del tragaluz del techo, haciéndole entrecerrar los ojos tras haber pasado la noche casi en vela. La calidez del astro rey logró imprimirle una energía que no sentía desde antes de la ventisca. Se dio una ducha rápida y se puso a limpiar la casa, el patio trasero y el porche, mientras la nieve empezaba a dejar de ser parte del paisaje. No es que estuvieran en una ola de calor, pero el clima era lo suficientemente clemente para permitir que los habitantes de Sweetrock comenzaran a desprenderse de la capa de polvo y tristeza que el invierno había acumulado sobre sus cuerpos. Durante la mayor parte del día, la risa y los comentarios —generalmente amables— resonaron en el barrio recordándole qué había adquirido la casa que antes fuera el hogar de sus padres. El vecindario parecía disfrutar al aire Ubre de lo que ella no había tenido nunca. Una familia unida. Mientras se afanaba en el patio trasero, frente al callejón, y en el porche delantero, se fijó constantemente en los vehículos que circulaban por la calle. Era como si esperara que Rafer apareciera en cualquier momento, aunque intentaba convencerse para sus adentros de que sólo era cosa de su imaginación. No quería admitir que una parte de sí misma ansiaba que él fuera a su casa. Los últimos días apenas había podido conciliar el sueño y solía dar vueltas en la cama durante la mayor parte de la noche pensando en él. Necesitaba a Rafer. El doloroso anhelo que atravesaba su cuerpo y la necesidad de tocarle y de ser tocada por él la estaban volviendo loca. Cuando empezó a anochecer y el frío cayó de nuevo sobre el pueblo, las familias del barrio comenzaron a entrar en las casas. La quietud y el silencio eran lo único que se percibía en el momento en que ella salió al ancho porche para colocar los muebles de jardín que acababa de sacar del garaje. Inquieta de pronto, observó la oscuridad.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 108


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Las altas luces de las farolas arrojaban sobre la acera las sombras de las desnudas ramas de los árboles, y el dibujo casi siniestro de los dedos oscuros hizo que le bajara un escalofrío por la espalda. Jamás se había fijado en nada de eso. Nunca había pensado en lo fácil que sería que alguien vigilara su casa e, incluso, que entrara en ella si quisiera. Disponía de alarma pero casi nunca la activaba. No se había percatado de lo débil que era la protección de su hogar hasta que comenzaron las llamadas anónimas. De pronto se estremeció al recordar que Jaymi había reforzado la seguridad del apartamento cuando recibió aquellas amenazas. En los últimos dos días había recibido dos llamadas más con identidad oculta. Llamadas que, añadidas al inquietante deseo que sentía por Rafer, le habían puesto los nervios de punta. Si salía de casa, se preguntaba si la seguían; y cuando regresaba, se comportaba como una paranoica hasta que comprobaba todas las cerraduras y cerrojos. A menudo dedicaba horas enteras a recordarse a sí misma que Jaymi no había sido atacada en el interior de su apartamento. Pero aun así, seguía lo suficientemente obsesionada como para retirarse al interior de la casa y echar la llave cuando comenzó a temblar de frío. Revisó puertas y ventanas, cerró las cortinas y, cuando por fin se dirigió al dormitorio, miró a su alrededor para cerciorarse que estaba sola. Aquélla había sido la habitación de su madre. No la consideraba el dormitorio de sus padres, sino sólo de su madre. La amplia estancia tenía una pequeña zona de estar y una de esas camas enormes y mullidas que ella adoraba. Las paredes y el techo blancos eran el complemento perfecto para los suelos y el mobiliario de roble oscuro. El cubrecama era ligero y femenino, con la cantidad de encaje justa para que no resultara vulgar. En el rincón, el tocador antiguo y la silla a juego con tapicería de seda contribuían a completar el aire de fragilidad. Había decorado aquella estancia a su imagen y semejanza. Pensar en perderla la aterraba y enfadaba a la vez. Odiaba sentir miedo. Lo odiaba con todas sus fuerzas. Estaba bajando las escaleras cuando sonó el timbre; un estruendo inesperado en medio de la tranquilidad de la casa que le hizo pegar un salto y que estuvo a punto de hacerla caer por las escaleras. —Esto es ridículo —murmuró antes de respirar hondo. Estaba permitiendo que aquellas llamadas anónimas la afectaran demasiado. Y ni siquiera estaba segura de que tuvieran algo que ver con la muerte de Jaymi, sólo lo sospechaba. Después de todo, ninguna de las mujeres que murieron aquel verano habían recibido llamadas similares. Bajó con rapidez los escalones que le faltaban y se puso de puntillas para llegar a la mirilla. Entonces retrocedió con el ceño fruncido. Le resultaba tan difícil creer que aquella persona en particular estuviera al otro lado de la puerta que se apoderó de ella una sensación de irrealidad. Se volvió a estirar para mirar de nuevo, segura de estar equivocada, pero el hombre seguía allí, con su ropa cara y la misma mirada arrogante que mostraba siempre.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 109


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Señorita Flannigan, sé que está ahí. —La voz que atravesó la puerta rezumaba aburrimiento e impaciencia—. Sólo quiero que me dedique un par de minutos, ¿es posible? Sólo un par de minutos, ¿de veras? Tenía el presentimiento de que ese hombre iba a tomar mucho más que parte de su tiempo. Es más, podía conseguir que su vida se convirtiera en un infierno con una simple orden. Dio un paso atrás y abrió la puerta con rapidez, echándose a un lado para que entrara. Considerando quién era la visita, no corría ningún peligra Todos los habitantes del pueblo debían estar ya al tanto de que había ido a visitarla. Incluso Rafer, una vez que lo supiera, acudiría para sonsacarle qué quería. Y entonces, correría la sangre. ¡Maldición! Ojalá hubiera podido fingir que no estaba en casa. Empujó la puerta, pero él ni siquiera se sobresaltó cuando ésta impactó contra el marco con más fuerza de la necesaria. Era su forma de decirle a aquel hombre que no le gustaba tenerle allí. Tras echar los cerrojos, respiró hondo antes de volverse hacia él con los brazos cruzados sobre el pecho. —¿Qué puedo hacer por usted, señor Roberts? —preguntó al abuelo de Rafer. Cami siempre había pensado que Rafer se parecía más a su padre que a la familia de su madre. Sin embargo, ahora que tenía delante de ella a su abuelo materno, se dio cuenta de que no se podían negar los lazos de sangre. Había algunas similitudes demasiado inquietantes. Marshal Roberts tenía ahora el pelo canoso, pero antaño había sido negro. Puede que Rafer poseyera el cabello oscuro de los Callahan, pero un mechón rebelde siempre se le rizaba sobre la frente, y todos los miembros de su familia paterna tenían el cabello liso. El anciano tampoco era tan alto como su nieto; mediría alrededor del metro ochenta y Rafer rozaba el metro noventa. Pero los hombros eran igual de anchos y, para tener setenta años, seguía siendo un hombre imponente. Marshal miró a su alrededor con curiosidad, demorando la vista en la repisa de la chimenea donde Cami había dispuesto una serie de retratos. —¿Su familia? —Él señaló las fotografías antes de acercarse. Una vez frente a ellas, tomó la que mostraba una imagen en la que aparecía ella con ocho o diez años junto a sus padres y Jaymi. —Sí. —Como si no lo supiera. —Qué extraño —murmuró él, volviendo la mirada hacia Cami—. Usted aparece en muy pocas. Señaló algunas en las que aparecía sola con su hermana. No había ninguna en la que estuviera únicamente con su madre ni, por supuesto, con su padre. —Adelante, haga todos los comentarios hirientes que desee —le animó en tono burlón—. Y cuando haya acabado, le agradecería que fuera tan amable de decirme qué es lo que quiere. Él volvió a colocar el retrato en su lugar y estudió el resto con atención. Marshal formaba parte del Consejo Escolar, lo que quería decir que conservar su trabajo podía depender de él. También era miembro del Consejo Municipal, otro organismo con mucha influencia sobre la escuela. Y ese año, ocupaba además la presidencia de la Asociación Comercial, así como de la Asociación de Ganaderos. Bueno, ese último puesto no le suponía demasiado trabajo, sólo ponerse de acuerdo con los otros dos miembros.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 110


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Pero aun así era un hombre extremadamente ocupado, ¿por qué perdía el tiempo visitándola? Y ¿dónde estaba su chofer? Por lo que sabía, Marshal Roberts ya no se ponía detrás del volante. Pero ella no había visto más que una humilde furgoneta de reparto aparcada junto a la acera cuando abrió la puerta. Y podía decir, sin faltar a la verdad, que nunca había oído que Marshal visitara a ninguna de las antiguas novias, amantes, o amigas de Rafer. Siempre había ignorado a su nieto sin ningún cargo de conciencia aparente. Y si alguien se atrevía a mencionar el nombre de Rafer en su presencia, solía darse la vuelta o cambiar de tema como si aquello no fuera con él. Había mantenido una actitud distante que no se correspondía en absoluto con su presencia allí aquella noche. —He oído decir en el pueblo que se ha alojado algunos días en el Triple R. —El anciano había vuelto la cabeza hacia ella y la taladraba con la mirada mientras soltaba aquellas palabras con engañosa indiferencia. Parecía pensar que así podría descubrir algún gesto por parte de la joven o que la expresión de su rostro revelaría si aquello era o no verdad. Cami se sintió tentada a no responder para demostrarle que no la intimidaba. Sin embargo, en realidad sí estaba cohibida. —Es cierto —admitió. No podía negarlo aunque quisiera. Martin Eisner la había visto besar a Rafer antes de irse. El temerario reto que Rafer le había lanzado la había provocado hasta tal punto que había arrojado la cautela al viento. La cautela y la firme convicción de Rafer de que a ella le daba vergüenza admitir que se acostaba con él. Pero no era vergüenza lo que la mantenía alejada de él, era aquel miedo cerval, aquel primitivo conocimiento de que él podría apresar su alma y, que si le pasara algo, ella no sobreviviría. Puede que aquél no hubiera sido uno de los momentos más brillantes de su vida, aunque sí uno de los más honestos. El anciano se giró hacia ella estirándose las mangas de la chaqueta de seda antes de meter las manos en los bolsillos de los vaqueros de marca. Un auténtico ranchero de pies a cabeza. Tejanos y chaqueta de seda. Era la moda que seguía al pie de la letra aquel barón del condado de Corbin, al igual que sus dos socios. —Tiene una expresión un tanto contradictoria —comentó reflexivamente al tiempo que ladeaba la cabeza para observarla con un atisbo de curiosidad—. Dígame, señorita Flannigan ¿sabe mi nieto que está enamorada de él? Ella frunció el ceño. —No estoy enamorada de Rafer, señor Roberts. Es sólo que... —Hizo una pausa y apretó los labios mientras buscaba la manera de expresar sus sentimientos—. Es sólo que hay cosas entre nosotros. Eso es todo. —¿Cosas? —Arrogante y burlón, completamente consciente de que sus sospechas eran fundadas, el anciano arqueó una ceja oscura indicándole que sabía de sobra lo que había. —Exacto. Sólo «cosas». —Cami se enderezó sin descruzar los brazos—. ¿Le importaría decirme en qué puedo ayudarle? Estaba ocupada preparando las lecciones de mañana. Si él había ido allí con la intención de despedirla, acababa de ofrecerle la ocasión en bandeja de plata.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 111


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Marshal no dijo nada. Siguió taladrándola con la mirada pensativamente durante un buen rato, y luego, finalmente, sacudió la cabeza y curvó los labios como si hubiera llegado a alguna conclusión sobre ella. —Voy a suponer que usted es consciente de que podría perder a todos los amigos que tiene en el condado —comenzó con voz suave—. Me gustaría saber algo, señorita Flannigan, ¿piensa seguir con la relación que parece haber entre Rafer y usted a pesar de los riesgos y las posibles pérdidas que conlleva? Él también llamaba a su nieto por su nombre completo. La joven casi pudo ver el ceño fruncido de Rafer en ese momento. —No le gusta que le llamen así —le informó—. Sólo me lo tolera a mí. Y se mostraba muy posesiva con tal privilegio. Era bien sabido que Rafer se había llegado a pelear a puñetazos para que no le llamaran así. —Puede que no lo tolere, pero su nombre completo es Marshal Rafer Callahan —aclaró el anciano. Y por un momento ella vio algo en él que jamás había visto antes: puro y gélido pesar—. Sus padres se amaban, ¿lo sabía? —añadió con suavidad. Los rumores decían que Marshal se había desvivido por su hija. —¿Su segundo nombre también es Rafer? —Sí, tenemos el mismo nombre —asintió el anciano lentamente—. Pero se está alejando del tema que nos compete, señorita Flannigan, y mostrándose demasiado curiosa. Le he hecho una pregunta. —Los amigos de verdad no me darán la espalda. —Se encogió de hombros—. Y si llegaran a hacerlo, significaría que estoy mejor sin ellos. Marshal curvó los labios al tiempo que una expresión de irónico asombro atravesaba su rostro. —Qué inocente es usted. Y qué estúpida. —Hizo una pausa y frunció el ceño antes de continuar—. ¿No ha perdido ya a algún amigo a causa de los Callahan? Creo que le llegó a decir a su mejor amiga que estaba tan enamorada de él y tan triste por haber perdido a su hijo, que nada más le importaba. Cami respiró hondo, luchando contra aquel dolor que le desgarraba el alma. No podía creer que aquel hombre horrible supiera por Amelia —otrora su mejor amiga y compañera de universidad— que le había quedado embarazada de Rafer y que sufrió un aborto. Debió de ser el padre de Amelia, el fiscal del condado, el que se lo contó a Roberts. —¿Se bebió una copa para celebrar la pérdida de su bisnieto? —le preguntó Cami, segura de que lo habría hecho—. Espero que lo disfrutara. Su voz resultó muy aguda, reflejando su incapacidad para contener el dolor delante del abuelo de Rafer. —No, señorita Flannigan, no lo hice. —El destello de una breve emoción, que ella pensó que era pena, brilló en sus pupilas—. Lo lamenté. Lo lamenté tanto como cuando perdí a mi hija. —Sigue teniendo un nieto. ¿Lamenta también haberle repudiado? —Una sorda furia comenzaba a crecer en su interior. ¿A qué demonios había ido allí aquel hombre?—. Ha tenido más de veinte años para demostrarle su pesar y no lo ha hecho, ¿no es cierto, señor Roberts? Dígame a qué ha venido y déjese de rodeos.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 112


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

No quería seguir hablando con él. A su difunta hija —que le había amado tanto como para poner su nombre a su único hijo—le habría dolido en el alma ver lo que había hecho con Rafer. —Estoy aquí para razonar con usted porque llevó a mi bisnieto en su vientre —confesó él con suavidad—. Porque sé que se quedó destrozada cuando perdió a ese niño. No quiero que vuelva a sufrir, señorita Flannigan. Y, a pesar de lo que usted piense, tampoco quiero que Rafer sufra. Puede que lo mejor para ambos sea que dejen de verse ahora. O que le convenza para marcharse de Colorado juntos. Si lo hicieran, sus posibilidades de ser felices crecerían de manera considerable. Cami frunció el ceño durante un instante. —¿No se menciona algo de eso en una cláusula del testamento de su madre? ¿No dice que el heredero debe residir en el condado de Corbin? ¿Que no puede hacerlo en ningún otro condado u estado? Me parece haber oído que la única razón que justificaría una ausencia mayor de un año sería la de enrolarse en las Fuerzas Armadas. El anciano clavó su dura mirada en ella durante un largo momento, observándola con sus gélidas pupilas. Luego curvó los labios, aunque el hielo de sus ojos no desapareció. —Touché, señorita Flannigan —murmuró—. Touché. ¿Fue Rafer quien le facilitó esos datos? —No fue necesario. Figuran en el registro público para todos los que quieran leerlos —le aclaró ella. —Y, por supuesto, a usted le importa lo suficiente el padre del niño que perdió como para haber ido a examinarlos —concluyó Marshal con suavidad. Sus palabras le dolieron. Cualquier referencia a su aborto reabría una herida profunda y candente que se negaba a dejar de sangrar, j —Tampoco hay que olvidar —repuso la joven—, que la madre de Rafer quería que él heredase sus bienes. ¿Qué le hace pensar que tiene usted derecho a robárselos? —Que, para empezar, mi hija ni siquiera sabía que muchas de esas propiedades eran suyas — replicó con rapidez antes de darle la espalda con los hombros tensos, como si estuviera conteniendo una intensa cólera. Cuando se volvió de nuevo hacia ella unos segundos después, su expresión carecía de emoción. —¿Es esa herencia más importante que la felicidad de Rafer? —inquirió finalmente el anciano con voz helada. —Es evidente que para él sí, ya que todavía está en el condado de Corbin y parece que no tiene pensado irse —respondió Cami, burlándose de su cólera. De pronto, un inquietante pensamiento se asentó en su mente y la obligó a preguntarle: —¿Es usted quien está detrás del hijo de perra que me amenaza por teléfono? Porque si es así, puede informar a su hombre que no está consiguiendo su propósito. No pienso renunciar a lo que quiero, señor Roberts, ni a lo que crea que merezco. Él pareció quedarse paralizado. Por un segundo, la joven creyó ver un destello de miedo en sus ojos, pero Marshal Roberts no era un hombre conocido por sentir miedo. Al contrario, lo era por tener el coraje suficiente como para enfrentarse a todo tipo de situaciones. —No —contestó él al cabo de unos segundos, con voz suave y una expresión impávida que parecía haber sido grabada en su rostro—. No le he dicho a nadie que la llame, señorita Flannigan ni, por supuesto, que la amenace. ¿Ha denunciado al sheriff que está recibiendo esas llamadas?

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 113


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Todavía no. —No había sido su intención decírselo a Archer. Sospechaba que, si lo hacía, aquella información podría llegar a Rafer. Y no estaba segura de estar preparada para ello. El anciano alzó el brazo lentamente y, durante un segundo, cada uno de sus setenta años se vio reflejado en las líneas de su cara antes de que se la cubriera con la mano. Dejó caer los hombros con súbita extenuación, mostrando la imagen de un hombre que hubiera llegado al límite. Cami lo miró asombrada; sin embargo, aquella imagen que ofreció despareció con rapidez y fue como si ni siquiera hubiera existido. —Le sugiero encarecidamente que denuncie las llamadas en la oficina del sheriff —dijo él—. Y si yo fuera usted, señorita Flannigan, se lo diría también a Rafer. O en caso contrario, rompería toda relación con él. Volvía a ser el Marshal Roberts arrogante, frío y dominante. El hombre que había rechazado a su nieto. El que había mantenido los ojos secos en el funeral de su hija mientras daba la espalda a su nieto con absoluta deliberación. —Puede sugerir todo lo que quiera, señor Roberts —dijo Cami en tono de resignación—. Pero por más que intento mantener a Rafer a distancia, él no se rinde. De hecho, no creo que lo haga jamás. —Hizo una mueca admitiendo para sus adentros que aquel hombre jamás contaría su secreto, así que decidió sincerarse—: Y cada vez me resulta más difícil seguir negándome a él. Durante un segundo, la expresión del anciano se suavizó. Parecía la imagen de alguien que conocía muy bien a su nieto y, o mucho se equivocaba ella, o lucía un leve brillo de orgullo en sus ojos. —Mi mujer, Dios la tenga en su gloria, también intentó mantenerme a distancia cuando éramos jóvenes —admitió, mirándola a los ojos durante un breve momento en el que parecieron conectados de una manera que a ella no le gustó—. Tenga cuidado, señorita Flannigan. Rafer no aceptará un «no» por respuesta y eso será peligroso para los dos. Había una advertencia implícita en sus palabras, una deliberada amonestación que la hizo poner las manos en las caderas para enfrentarse a él. —¿Está amenazándome? —le preguntó despacio. La mirada del anciano se oscureció de pronto. —Sin tener en cuenta lo que pueda creer, yo no soy una amenaza para mi nieto —aseguró—. Pero eso no quiere decir que los Callahan no estén en peligro. ¿Una maldición, quizá? —sugirió él. —Puede que no esté amenazando a su nieto, pero tampoco está dispuesto a salvarle ¿verdad? —le espetó Cami. —No he dicho eso. —Volvía a estar furioso—. Jamás me que—daría de brazos cruzados mientras le hacen daño, igual que no permitiría que mataran a mi hija. Cami pudo sentir que algo flotaba en el aire entre ellos, una especie de tensión sin sentido, como si él estuviera tratando de decirle algo, de avisarla de un peligro inminente. —Pero la muerte de los padres de Rafer fue un accidente —tanteó ella—. ¿No es cierto? —Claro que lo fue. —No hubo inflexión ni emoción en su voz—. Pero resulta curioso que murieran en el mismo lugar que los abuelos paternos de Rafer ¿no cree? La joven lo miró conmocionada.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 114


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No quiero seguir hablando de esto —dijo entonces el anciano de forma tajante—. Y quiero que sepa que, a todos los efectos, esta conversación jamás ha tenido lugar. La joven arqueó una ceja con sarcasmo. —¿Cree que nadie le ha visto llegar, señor Roberts? —La furgoneta en la que vine es una más del rancho. —Encogió los hombros—. Y la idea de que yo haya venido aquí, señorita Flannigan, es ridícula. Quédese callada y de esa forma no me obligará a convertirme en su enemigo. Se puso el sombrero tejano que sostenía en la mano, inclinó el ala para cubrirse la cara antes de acercarse a la puerta, y, justo cuando se disponía a salir, se detuvo en el umbral mientras ella le observaba en silencio. —Nunca he pretendido hacerle daño —afirmó en voz baja—. Usted ha ocultado a Rafe la pérdida de su hijo durante muchos años y sospecho que lo hizo para evitarle más dolor. Cami apenas podía respirar. Saber que aquel hombre se había dado cuenta de eso aliviaba un poco aquella lacerante herida que jamás había llegado a desaparecer por completo. —¿Qué es lo que quiere? —le preguntó, incapaz de ocultar totalmente las lágrimas que derramaría más tarde. —¿Qué quiero? —Entrecerró los ojos—. Que no diga nada a nadie sobre mi visita. Aunque no me crea, es usted quien más necesita guardarla en secreto. Contarle a Rafer que he estado aquí no sería una buena idea. Cami se pasó los dedos por el pelo y emitió un lento e irritado suspiro. —Si conociera a Rafer tan bien como yo, sabría que acabará enterándose de que ha venido, sin importar las precauciones que haya tomado. ¿Por qué demonios piensa que podría engañarle con tanta facilidad? El anciano entrecerró los ojos. —Rafer no puede leer la mente. —No es necesario —repuso ella con suavidad—. Tiene ojos y oídos que nadie sospecha, señor Roberts. Al obligar a Rafer y a sus primos a ocultar sus amistades y relaciones, les obligó a tener espías. No lo dude ni siquiera un segundo, finalmente lo sabrá. Supongo que será entonces cuando ambos tengamos que preocuparnos de ello. Con una furiosa y silenciosa inclinación de cabeza, Marshal dio por terminada la conversación. Abrió la puerta y salió al porche, cerrando tras de sí con suavidad. Cuando Cami se acercó para asegurar cada cerrojo, se quedó escuchando el sonido del motor de la furgoneta hasta que se desvaneció en la distancia. Pensó que lo que acababa de ocurrir había sido muy, muy extraño. Y, al igual que Marshal Roberts, esperaba que Rafer jamás llegara a saber que su abuelo había estado allí. No sería bueno para nadie.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 115


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 1111 Cami sufría. Estaba tendida sobre la cama y el sudor había vuelto a cubrir su piel, como cada vez que cerraba los ojos. La necesidad que sentía era abrumadora y la hacía apretar los dientes. Y Rafer — ¡maldito fuera!— no daba señales de vida desde hacía demasiados días. Se sentía febril, ávida. Y daba igual la manera en que lo intentara, no era capaz de satisfacer la ardiente excitación que la atormentaba. Empujó el flexible vibrador bajo la almohada con frustración. Deslizar el juguete por sus zonas íntimas no era comparable a la añorada sensación de los dedos y la lengua de Rafer en su carne. Él sabía cómo torturarla lentamente, penetrándola de forma infatigable hasta hacerla alcanzar la liberación que tan desesperadamente ansiaba. Hubo un tiempo, cuando Rafer estaba en las Fuerzas Armadas, en el que su cuerpo había aceptado aquel pequeño placer alternativo. Pero ahora ya no funcionaba. La sensación del vibrador no era en absoluto comparable a tenerle profundamente enterrado en su interior. El ardor y la dilatación que sufrían los músculos internos de su sexo para poder albergarle la llevaba a alcanzar un placer extremo cuando la hacía suya. Era más grueso y cálido que la débil imitación que resultaba ser el juguete. Rafer la había arruinado para todo lo demás; la estaba volviendo loca. Ningún otro hombre, ninguna otra caricia lograrían que disfrutara de un éxtasis similar. Apretó los dientes y contuvo una furiosa maldición. Estaba tan excitada que se sentía tentada a llamarle y suplicarle que la follara. Podía ir a buscarle ahora mismo. No le llevaría mucho tiempo llegar a su rancho. Todavía había zonas de la carretera que seguían heladas, pero la mayor parte de la nieve había desaparecido. Quizá podría aparecer de nuevo ante su puerta y pasar la noche en su cama hasta que saciara aquella necesidad que devastaba su cuerpo. Se sentó en la cama y dobló las piernas para apoyar los codos en las rodillas con frustración. Desesperada, se pasó los dedos por el pelo mientras su hinchado clítoris palpitaba con creciente y doloroso anhelo. Sólo necesitaba correrse un poco, un pequeño orgasmo. Algo que redujera aquella condenada excitación. Pero no importaba lo mucho que lo intentara, no importaba cuánto deseara que ocurriera, no llegaba. Si no hubiera estado tan loca como para coger la carretera de la montaña al volver de Aspen, si no se hubiera quedado bloquead» por la nieve con él, no se encontraría en esa situación. No le desearía hasta el punto de casi perder la cordura. ¿Por qué había tomado la ruta más larga y peligrosa en vez de coger la interestatal? ¿Le habría llevado inconscientemente hasta allí el ansia incontrolable que la consumía, creando una situación en la que no tuvo posibilidad do elección? Porque ella sabía de sobra lo que acabaría ocurriendo si se presentaba en el rancho. Aquel desgarrador deseo que la consumía jamás parecía disiparse. Se había convertido en una adicta y necesitaba con desesperación estar con él. Su cuerpo se lo exigía. Así era justo como se sentía: adicta a Rafer Callahan. Y no parecía que fuera a poder saciar su necesidad.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 116


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Mientras se maldecía para sus adentros por aquella debilidad, la sorda vibración del móvil sobre la mesilla le hizo alargar el brazo y presionar el botón de recepción de llamadas. Quizá los responsables de la residencia donde estaba su madre estuvieran intentando localizarla. Cami no había sabido nada de ellos durante esa semana. Debería haber comprobado la identidad del que la llamaba, pero no quería saber que no era Rafer. Quería esperar, creer hasta el último segundo que... —Diga. —Estoy en la puerta trasera. Déjame entrar. Rafer. Cerró los ojos con fuerza al sentir que su corazón se desbocaba hasta alcanzar un ritmo salvaje y excitado. De repente su cuerpo pareció perder fuerzas y se volvió más sensible. Podía percibir el palpitar de su sangre exigiendo que fuera a abrirle, como si hubiera sido su necesidad la que le hubiera invocado. Él estaba allí y su ronca voz estaba impresa de crudo deseo masculino. Un hambre imposible inundó su cuerpo, más intenso, más ardiente que nunca, provocando que su sexo se volviera resbaladizo por los fluidos que brotaban de su interior. —No deberías haber venido, Rafer. Vete a casa. —Tuvo que forzarse a decir las palabras, a olvidarse de sus anhelos. —¿Estás acompañada, Cambria? La sedosa amenaza de su voz le hizo ver que era una suerte que no tuviera compañía. Él rezumaba poder y su tono dominante le aceleró la respiración. ¡Dios! El sentido de pertenencia y la determinación que inundaban la línea telefónica no deberían resultarle tan eróticas. —No, estoy sola. —Se pasó los dedos por los cortos mechones del flequillo y apretó los muslos para contener el creciente deseo—. Me has despertado. —Abre la jodida puerta o la echaré abajo. Soy capaz de golpearla hasta que respondas o hasta que tus vecinos llamen al sheriff. Elige. Te prometo que los chismorreos serán tan jugosos como la humedad que empapa tus bragas. —Las palabras eran de por sí una advertencia erótica. Una explícita promesa completamente excitante. —¡Maldito seas, Rafer Callahan! —Cortó la llamada, lanzó el teléfono sobre la cama a la vez que saltaba de ella, y empezó a correr. Lo haría. Rafer sería capaz de gritar de tal manera que todo el mundo le oyera. Probablemente gritaría lo que pensaba hacer con su cuerpo para que todos le escucharan. La amenazaría. ¡Oh, Dios! Iba a correrse antes de que él la tocara. Mientras bajaba las escaleras lo más rápido que podía y atravesaba el pasillo para llegar a la parte de atrás de la casa, se dijo a sí misma que debería odiarle por hacerle eso. Que debería golpearle por chantajearla de esa manera tan burda. No era justo. No tendría que permitir que se saliera con la suya, que la manipulara así. Pero lo único que podía sentir era la excitación que la inundaba, que arrasaba sus sentidos, que sensibilizaba su cuerpo hasta el punto que el suave roce del camisón de seda era un sensual placer contra su piel.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 117


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Corrió hacia la puerta descalza, con los pliegues de su sexo empapados y ardientes, y los pezones duros y rígidos. Su vientre se tensaba por la necesidad de alcanzar el orgasmo, su piel ansiaba sus caricias, todo su ser anhelaba la posesión de Rafe. Sin embargo, atravesó precipitadamente la cocina y abrió la puerta con intención de dejarle claro lo que opinaba sobre su estúpida arrogancia. Separó los labios para lanzarle los improperios que se agolpaban en su lengua, para aliviar parte de la frustración que había crecido en su interior durante toda la semana. Pero él le mostró otra manera de desahogarse. Antes de que pudiera emitir la primera palabra, la tomó por l.as caderas y la estrechó contra su cuerpo para, alzándola del suelo, presionarla contra la pared. Justo en el mismo momento en que los labios de Rafer cubrieron los suyos en un beso tan ardiente que pensó que no podría sobrevivir a él, escuchó el golpe de la puerta al cerrarse y el clic del cerrojo. La lengua masculina devastó su boca. Lamió y acarició, saboreándola, avivando la llamarada de deseo que ardía en el mismo centro de su cuerpo hasta convertirlo en una hoguera sin principio ni fin. Rafe la retuvo contra la pared y, con una mano en su pelo y la otra en la espalda, introdujo un muslo entre los suyos de manera que ella pudiese frotarse contra el duro músculo. La áspera tela vaqueril raspó su sexo desnudo excitándola más allá de lo que creía posible, mientras los impetuosos empujes de su lengua le recordaban el placer que suponía correrse entre los brazos de aquel hombre. Recordó cada envite de su miembro empalándola, penetrándola hasta el fondo. No era suficiente. Cada nervio, cada célula de su cuerpo gritaba de anhelo y latía al ritmo del creciente deseo por Rafer. Su sexo palpitaba dolorido de necesidad, una necesidad que sólo él podía apaciguar. Le deseaba ardientemente. Desesperadamente. Presa de sus instintos más primarios, Cami se colgó del cuello de Rafe y le rodeó las caderas con las piernas, alineando la poderosa erección contra la unión entre sus muslos. Un segundo después comenzó a balancearse, meciéndose contra el duro miembro. Lo único que le importaba era estar lo más cerca posible de él, sintiéndole, tomándole, notando cómo llenaba su cuerpo. Cami gimió ante el erótico placer que la atravesó. Habían pasado dos semanas desde la última vez que estuvieron juntos y la necesidad y el deseo que sentía la atormentaban. Dos angustiosas semanas plagadas de sueños eróticos. Catorce días de atormentadora lujuria que había mantenido su sexo húmedo, hinchado y dolorido por él. Mientras arqueaba las caderas, Cami sintió las manos de Rafe aferrándole las nalgas para sostenerla mejor, y apretó los brazos alrededor de los hombros masculinos para estabilizarse cuando él se giró y comenzó a caminar por la casa. Sabía muy bien dónde la llevaba. Rafer adivinó el camino a su dormitorio, pues jamás había pisado aquella casa. Debía desearla tanto como ella a él. Estaba segura de que no estaría allí a menos que le hubiera sido imposible contener el deseo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 118


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cada paso provocaba que el pene se frotara contra la húmeda calidez de su vulva y, a pesar de la tela de los vaqueros, podía sentir la poderosa erección que él no hacía nada por ocultar. Entonces, él cubrió sus labios. Cuando Rafer interrumpió el beso para dejarla sobre la cama, Cami jadeaba intentando recuperar la respiración. —Rafer —susurró al sentir las sábanas de seda contra la espalda y los hombros—, esto no es una buena idea. Tuvo que forzarse a decir aquellas palabras. Sus objeciones nacían de la preocupación, del miedo que la atravesaba tan profundamente como la excitación. Él permaneció de pie, con la mirada clavada en su cuerpo, mientras se desabrochaba la camisa y se la quitaba, ignorando sus palabras. —Rafer. —Volvió a intentarlo de todas maneras—. Sólo empeoraremos las cosas. ¿Acaso se había vuelto loca? Rafe se sentó en la cama para quitarse las botas, haciendo oídos sordos a todas las protestas. El sentido común comenzó entonces a filtrarse en la neblina que se había apoderado de la mente de Cami. El riesgo que corrían era muy alto. Había perdido ya tantas cosas... No podía arriesgarse a perder más. Pero su cuerpo, lo mismo que el hombre que ocupaba todos sus pensamientos, ignoraba aquellas objeciones y no quería discutir más. Lo único que anhelaba era que Rafer volviera a poseerla, gozar del poderoso calor que le proporcionaba. Dependía de ella encontrar la fuerza necesaria para detener todo aquello, así que debía alejarse inmediatamente de él. Se tensó, dispuesta a levantarse. —Si sales de esa cama, recibirás la paliza que mereces. Cami se quedó inmóvil al instante, atónita ante la ferocidad de la amenaza. Pero, para su sorpresa, el pulso se le aceleró y la excitación se incrementó todavía más, haciéndola más receptiva a cada sensación. —No te atrevas a amenazarme, Rafer Callahan, esto no está bien —protestó débilmente, cada vez más consciente de la anticipación que crecía imparable en su interior. —No, lo que no está bien es haber estado toda la semana empalmado pensando en follarte — replicó él—. O tener que alcanzar el orgasmo por mí mismo y volver a estar excitado a los dos minutos —Rafe se puso en pie y la miró al tiempo que llevaba la mano al botón de los vaqueros. Los desabrochó y los deslizó por las caderas. Su miembro quedó libre y sobresalió, insolente, de su cuerpo. Como una flecha dispuesta a prenderle fuego. Cami se quedó sin aliento. Se humedeció los labios con la lengua mientras pensaba que parecía imposible que fuera capaz de albergar aquel enorme miembro cada vez que se unían. Sin embargo, sabía que el placer que le provocaba la resistencia de sus músculos internos a la penetración era lo que despertaba aquella sensación de éxtasis abrumador a la que se había vuelto adicta. —No podemos seguir así. —Apenas era capaz de hablar coherentemente a causa de la excitación que ardía en su interior.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 119


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Si aquello continuaba, jamás encontraría la manera de vivir sin sus caricias. Jamás sería capaz de sobrevivir sin él. —¿Cómo? ¿Evitándome? —gruñó Rafer, con una expresión dura e irritada—. Estoy de acuerdo. Tarde o temprano me hartaré de verdad y actuaré. Ella emitió un gemido de exasperación que acabó convirtiéndose en un jadeo de deseo. —No, Rafer. No debemos... —Hizo un gesto con la mano señalando su cuerpo desnudo. —Un poco de sexo jamás ha hecho daño a nadie. —La sonrisa masculina fue apremiante y reflejaba una determinación inquebrantable—. Ahora, quítate ese bonito camisón antes de que te lo arranque. Después quiero recrearme viendo cómo tomas mi polla con esos carnosos labios tuyos. Dominante y poderoso. Tan sexy, que provocó una sensación en su vientre que la hizo temblar. El tono de su voz, la arrogancia de su expresión y la lujuria que inundaba sus ojos azul zafiro la llevaron casi hasta el clímax solamente con aquellas explícitas palabras. Rafe sería capaz de arrancarle el camisón. Se leía en su cara. Y ella le dejaría hacerlo. De hecho, le encantaría. Tomó la seda negra que le cubría las rodillas, se sentó en el colchón y la subió hasta las caderas antes de quitársela lentamente y lanzarla a un lado de la cama. La prenda resbaló y cayó al suelo. —Maldita seas —gruñó él. Rafe jamás se acostumbraría a lo que sentía al ver el cuerpo de Cami. A tener ante sus ojos la constatación de que ella también le necesitaba. Era evidente en los pechos erguidos, hinchados y ruborizados, coronados con aquellos pezones perfectos de color caramelo rosado. En la respiración jadeante y las mejillas sonrojadas. En el despeinado y largo cabello que le enmarcaba la cara. Parecía un duendecillo. Un hada traviesa como el infierno y tan sexy que un hombre podría perder su alma por ella. Se obligó a contenerse, a controlar la necesidad de penetrarla de inmediato, a deslizar suavemente los largos mechones rubios entre los dedos. —Abre la boca —le exigió, observando cómo obedecía. Con la otra mano, tomó la erección por la base y se acercó más a ella. Rafe vio que los ojos de Cami se oscurecían. Que separaba más los labios cuando él presionó el glande contra ellos. Tensó los muslos y gimió cuando el sedoso calor de su boca envolvió la increíble anchura de su erección. —¡Joder, Cami! —gruñó ronco—. Así, cariño. Vuélveme loco de placer. Y eso fue, justamente, lo que ella hizo. Le dio toquecitos en el glande con la lengua, apretó los labios en torno al duro eje y succionó toda la longitud con una tentadora voracidad. Rafe observó ávidamente cómo se le estiraban los labios con cada envite de sus caderas, cómo se le hundían las mejillas al succionarle. Se le tensaron los testículos por la necesidad de liberarse de inmediato, de derramarse en su boca, sentir que tragaba cada gota. Pero, aun así, se obligó a retirarse de aquella tentadora cavidad y la empujó para que apoyara la espalda contra la cama.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 120


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Se arrodilló sobre el lecho, entre las piernas de Cami, y se inclinó sobre ella, que le miraba casi con aturdida fascinación cuando cubrió sus labios con los suyos. Estaba a punto de saborear nuevamente su boca cuando, sin querer, deslizó la mano bajo la almohada. Abrió los ojos asombrado y la joven dejó de respirar cuando él bajó la vista. Tenía entre los dedos un objeto que no había esperado encontrar allí. Un juguete que, sin duda, ella estaba usando para darse placer antes de que Rafe llegara. —¿Qué tenemos aquí, gatita? —murmuró suavemente con un brillo resplandeciente en los ojos que intensificó la lujuria que vibraba en ellos. —Rafer, por favor —musitó Cami, deseando que él ignorase lo que acababa de encontrar. Ansiando que la penetrara y la inundara con el palpitante calor de su miembro. —Oh, gatita... —susurró él, sentándose sobre los talones con el vibrador todavía en la mano. Rafe miró el juguete sexual y luego le dedicó a Cami una sonrisa inquietante que rezumaba pura anticipación masculina. —Gatita, mi polla es más grande que esto —le aseguró con voz áspera mientras sostenía en alto el vibrador, calibrándolo antes de volver a mirarla. Cami sintió un escalofrío de excitación y su corazón amenazó con desbocarse. La expresión de Rafer mostraba más ardor y deseo que nunca. Y sí, su polla era «más grande» que aquel maldito juguete sexual. ¡Gracias a Dios! Y ella la necesitaba ahora mismo. —Mi pequeña gatita juguetona. —Rafe sonrió con lenta y sensual provocación, clavando su penetrante mirada en ella—. ¿Quieres jugar conmigo? ¿O prefieres hacerlo sola? En ese momento Rafe era el guerrero que todos sospechaban que era. Alto y fiero. Un salvaje conquistador. —Abre las piernas, Cami. —Se movió entre sus muslos y le separó más las rodillas mientras la joven apresaba las sábanas con los dedos. Manteniéndole las piernas abiertas con las suyas, él se inclinó hacia ella como si fuera un depredador acechando una presa. Una salvaje lujuria inundaba la expresión de Rafe cuando movió el juguete entre sus muslos. La cálida caricia provocó en Cami una intensa respuesta sexual para la que no estaba preparada. Apenas podía respirar. El placer la desgarraba, la anticipación fluía como lava por sus venas al sentir la firme y flexible punta del juguete entre los hinchados y resbaladizos pliegues. —Acaríciate los pechos —ordenó él antes de oprimir el interruptor en la base del aparato y enviar una vibrante corriente a su clítoris. ¿Por qué eso, también, era mejor si lo hacía él? —No lo hagas, Rafer, por favor... —Cami no sabía si podría conservar intacto el corazón después de aquello. Él lo quería todo. Parecía decidido a poseerla por completo. —Entonces dime que no. —La expresión dominante que se apoderó del rostro masculino brilló en sus ojos cuando la traspasó con la mirada—. Si en cualquier momento quieres que me detenga, dímelo, Cami. Si no me deseas, sólo tienes que decir que no. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 121


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami sabía demasiado bien lo que él pretendía. Podría protestar hasta que el infierno se congelara, pero si no decía «no» de manera explícita, Rafer no se detendría. —¿Por qué me haces esto? —Él gritó, que expresaba todas las necesidades que se clavaban como garras en sus entrañas, escapó sin querer de sus labios. Rafe era consciente de que ella no tenía suficiente fuerza de voluntad para negarse. Había quedado plenamente demostrado durante la ventisca. Su cuerpo era demasiado débil y su mente, sus sentidos, estaban inundados de imágenes de los dos juntos. —Porque me muero por ti. —En su voz se adivinaban la cólera y también el intenso deseo que sentía por ella. —No seré capaz de sobrevivir cuando me dejes —confesó Cami en un susurro. Sólo pensar en que aquello podría llegar a suceder hizo que sintiera una presión en el pecho y que apretara los puños hasta clavarse las uñas en las palmas—. Sabes que no tenemos futuro, Rafer. —¿Quién dice que estoy pidiéndote un futuro? ¿O que te dejaré? Cami no se dejó engañar. La dura línea de los labios masculinos le indicó que él tenía mucho más en mente de lo que demostraba. Aquello no era sólo sexo. Rafe estaba reclamando su cuerpo, su corazón, incluso su alma. —¡Oh, Dios! —La joven se sentía desfallecer. Los jugos inundaban su sexo, lubricaban la hinchada vulva y se reunían en torno al sensible y palpitante clítoris cuando él pasaba por allí el redondeado extremo del juguete. La vibración del aparato la estaba volviendo loca. Loca por tocarle, por sentir el duro y grueso miembro de Rafe en su interior, reclamándola, poseyéndola. Cami se estremeció sin control al sentir que él presionaba la palpitante punta del consolador justo debajo del clítoris, haciendo que rozase el éxtasis. —Estabas jugando con esto, ¿verdad, gatita? —murmuró roncamente. Cami notó que un profundo rubor le cubría las mejillas, a pesar de que la pasión erradicaba cualquiera ápice de sentido común o vergüenza que pudiera sentir cuando estaba con Rafer. —¿Gemías mi nombre? ¿Lo gritabas mientras te corrías? Lo único que tenías que hacer era llamarme. Habría venido de inmediato, gatita. Te habría ayudado. Ella emitió un gemido cuando la vibración le hizo arquear salvajemente las caderas, presa de un feroz anhelo. Recordaba a la perfección lo poderosa y abrumadora que podía llegar a ser la liberación con él. —Dime, Cami, ¿me dejarás escuchar esos pequeños y roncos gemidos tan tuyos cuando te diga lo estrecha y ardiente que eres? —¡Oh, Dios, Rafer! ¡Síii! —Movió las caderas intentando incrementar las sensaciones. Él la envolvía en un sutil hechizo lleno de sensualidad contra el que se sentía indefensa. Apresaba sus sentidos con mano férrea y hacía crecer la intensidad del placer en el momento que creía más conveniente. No podía luchar contra ello. Quería; Dios sabía lo mucho que quería. Pero cuando la palpitante caricia del vibrador se deslizó más abajo, insinuándose en la prieta entrada de su cuerpo, supo que no podría conseguirlo. Le necesitaba demasiado. —Por favor, Rafer, compláceme —susurró desesperada.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 122


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No has hecho lo que te he pedido, gatita. No te estás acariciando los pechos —le recriminó con suavidad mientras aplicaba la presión justa para alojar el ancho glande del juguete en la estrecha abertura—. Hazlo por mí, Cami —la urgió cuando ella vaciló, mirándole como si el miedo a lo desconocido fuera más poderoso que aquella dolorosa necesidad de obtener más placer. Cami soltó poco a poco la sábana y deslizó los dedos lentamente por su cuerpo. Recorrió las caderas despacio y fue subiendo las manos de manera sugerente mientras él la observaba. Con la punta de los dedos, se acarició el torso al tiempo que observaba la cara de Rafe, la oscura sombra en sus ojos, la mandíbula tensa, fiel reflejo del anhelo que invadía su cuerpo. La sensación que le provocaron sus propios dedos fue más sensual que nunca. Llamaradas de agónico placer crepitaron en todas sus células, irradiando a cada punto de su cuerpo una sensación contra la que no podía salir victoriosa. Contra la que no quería pelear. Cuando por fin llegó a los pechos, extendió las manos sobre la piel para cubrir ambos montículos y tomó los pezones entre los dedos. Gimió ante el placer que la inundó; era intenso, agudo, le robaba el aliento mientras él la observaba y se deleitaba con sus reacciones. —Sigue jugando con tus pechos, gatita. —Rafe retiró el juguete antes de insertarlo de nuevo, llenándola más, hasta el fondo, sin que ella abandonara en ningún momento los enhiestos picos. Un intenso goce la atravesó. Era tan cegador, tan brillante que casi alcanzó el orgasmo. Apenas lograba mantener los ojos abiertos. Un increíble y arrollador placer la inundaba. Éste se volvió más intenso y perturbador cuando la vibración se aceleró y los envites se hicieron más profundos. La sensación que provocaba el zumbido, la excitación y saber que era Rafer el que movía el aparato la arrojó a un mundo de puro éxtasis. Comenzó a presionar con fuerza los pezones al tiempo que arqueaba las caderas, intentando empalarse en el vibrador, consciente de que estaba convirtiéndose en una criatura totalmente lujuriosa y primitiva. Con los ojos entrecerrados observó que Rafe se tendía sobre ella, cubriéndola con su poderoso cuerpo mientras continuaba moviendo la muñeca para introducir el vibrador con más rapidez en las absorbentes profundidades de su sexo. —Ofréceme el pezón —ordenó él entonces en un tono ronco y salvaje. Ella elevó el generoso montículo, obedeciéndole, y gritó cuando el apremiante calor de su boca rodeó el sensible pezón. Él comenzó a mover la lengua contra la erizada cima, lamiéndola y saboreándola con creciente voracidad. —Rafer... —El sonido de su propia voz, rendido y provocativo, la conmocionó. —¡Maldita sea, Cami! —jadeó él—. No es suficiente, gatita. Tengo que poseerte por completo. Retiró el vibrador bruscamente y se movió con rapidez para alojar su propio miembro en el interior del cuerpo de la joven. El pesado y grueso glande era más caliente que cualquier juguete. —Levanta las piernas y rodéame con ellas —gruñó penetrándola hasta lo más íntimo de su ser. Ella llevó las manos a sus hombros al tiempo que se aferraba a él con las rodillas y se arqueaba para aceptarle más profundamente, para facilitar sus violentos envites. —Sí, fóllame, Rafer —susurró, sintiendo que el espeso vello de su pecho se frotaba de manera exquisita contra los tiernos pezones, sensibilizándolos aún más.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 123


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cada movimiento de su pelvis le friccionaba el clítoris e introducía su miembro con una mezcla de rudeza y poder tan intensa que sólo podía gemir sin control ante las sensaciones que arrasaban todas sus terminaciones nerviosas. Él inclinó la cabeza para presionar los labios contra su hombro, lamiéndole la piel con la lengua, y, justo entonces, con un duro empuje final, se enterró hasta la empuñadura traspasando los tensos músculos internos como si fuera una lanza. —Eres tan jodidamente estrecha —gimió él, deslizando los labios hasta su cuello y clavándole los dientes en el tendón de la garganta—. No puedo dejar de pensar en la calidez y fuerza con la que me retienes en tu interior. En cómo tus músculos ciñen mi polla hasta que lo único que puedo hacer para no volverme loco es perderme en las fantasías. Rafe comenzó a mover las caderas cada vez más deprisa, de forma más exigente. Alzó una mano y enredó con fuerza los dedos en los largos mechones para obligarla a inclinar la cabeza y poder cubrir sus labios, devorándole la boca con la lengua mientras su pesada e hinchada erección seguía moviéndose en su interior con envites cada vez más veloces. Le rozó los labios, jugó con ellos, se los lamió y saboreó sin dejar de moverse de forma imparable y exigente contra ella. Ella le imitó al tiempo que violentas e incontrolables oleadas de placer la atravesaban en salvajes ráfagas, provocando que sus músculos internos le ciñeran y palpitaran en torno a él. Las duras embestidas se volvieron casi dolorosas. Pero el dolor que acompañaba al placer la hizo arder con más pasión. La empujó más cerca del inminente éxtasis. No podía escapar de él... ni quería hacerlo. Cuando Rafe apartó los labios de los de ella y dejó caer la cabeza hacia atrás con una mueca de delirio en el rostro, Cami se aferró a él mientras alcanzaba el clímax y la liberación que sólo encontraba en sus brazos. Gimió su nombre cuando las convulsiones se apoderaron de su cuerpo; pequeños temblores que comenzaban en el vientre y se extendían a cada célula. Sobre ella, Rafer enterró la cara en su cuello mientras la penetraba una última vez antes de gemir y comenzar a llenarla con la cálida esencia que contenían sus testículos. Cami sintió como si la carne que tenía enterrada en lo más profundo de su cuerpo creciera palpitante al tiempo que los chorros de semen llenaban su interior. Sólo pudo agarrarse a él y jadear casi sin aliento. El orgasmo parecía interminable y la hizo explotar una y otra vez con cada salvaje estremecimiento de Rafer. Él la abrazaba con todas sus fuerzas pero sin cargar el peso sobre ella. Su amplio pecho chocaba contra los senos de la joven al respirar mientras ambos intentaban recuperar el aliento tras aquel devastador clímax. Cami gimió ahogadamente. ¿Qué iba a hacer si llegaba un momento en el que él no pudiera abrazarla? ¿Si perdía para siempre el ardiente calor de su posesión y de sus besos? Si algo le ocurriera... ¿Realmente era mejor amar y después perder, que nunca haber amado? ¿Quería realmente perderse el placer que encontraba en sus brazos?

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 124


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—He escuchado por ahí que te has vuelto muy curiosa y que has comenzado a preguntar sobre los Callahan —murmuró él con el corazón todavía desbocado—. Deberías haber venido al rancho, gatita. No me hubiera importado responder a cualquier pregunta que te hagas sobre nosotros. Sin embargo ¿sabría él las respuestas a sus preguntas? Ella fingió despreocupación al encoger los hombros. —No he hecho ninguna pregunta en particular sobre ti o tus primos —le aseguró—. Sólo quería saber algunas cosas. —Lo que realmente me extraña es que las preguntas eran sobre nuestros padres. No me mientas en esto, Cami. Repito que podías haberme preguntado directamente. Me han dicho también que el hijo de perra de mi abuelo ha visitado por primera vez en su vida a alguien que me importa y quiero saber qué quería. Recostada contra él, la joven era plenamente consciente del tono de advertencia en su voz. Rafe quería respuestas de inmediato. Y si ella quería hacer más preguntas, debía hacérselas a él y no a cualquier otra persona. —Sólo quiero saber lo que sucedió —repuso con suavidad—. Me parece extraño que toda una comunidad se pusiera en contra de tres niños y que nadie se planteara el porqué. He pensado que quizá había llegado el momento de que alguien hablase sobre lo ocurrido. —Yo te diré todo lo quieras saber—dijo Rafe, como si el asunto no tuviera mayor importancia para él—. Nuestros padres no solo se casaron con las tres hijas predilectas de Sweetrock, sino que además de esa manera emparentaron con las tres familias más ricas de Colorado. Esas familias no encajaron bien la deserción de sus hijas y no les importó que ese malestar afectara a los hijos fruto de esas uniones. Es más, incluso lo animaron. Así que ya tienes la razón por la que toda una comunidad se volvió contra tres niños: para asegurarse de que éstos sabían cuál era su lugar y que nunca aspiraran a nada. —Y ahí estaba la amargura, sólo un poco menos intensa que la de ella—. Dime ¿qué demonios quería Marshal Roberts? No quiero tener que preguntártelo otra vez, Cami. —Rodó con ella sobre la cama. La joven se sentó lentamente sobre el lecho al tiempo que se ajustaba la sábana contra los pechos y miró a Rafe, que parecía muy cómodo reclinado contra las almohadas, desvergonzadamente desnudo. Ni siquiera se molestó en cubrirse las caderas mientras la observaba con atención. Cami se fijó de pronto en sus pestañas; eran muy espesas y enmarcaban a la perfección aquellos ojos de un profundo color azul zafiro. Pero aquél no era un buen momento para pensar en ello. —No sé muy bien cuál era la intención de Marshal Roberts —confesó finalmente, estremeciéndose ante la gélida mirada de Rafer—. Parecía interesado en ti, en mí... En lo que hay entre nosotros. Y también mencionó la muerte de tus padres y tus abuelos. —¿Qué? —Su voz y su expresión se volvieron todavía más duras, más frías. Cami tragó con un leve nerviosismo que no podía ocultar. —Cada vez estoy más convencida de que hay un nexo de unión entre sus muertes y la de mi hermana.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 125


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Tuvo que luchar para contener las lágrimas. Mordiéndose el labio, dobló las piernas y apoyó la barbilla en las rodillas mientras Rafe se sentaba lentamente. —Cami, esas muertes no están relacionadas. Ella negó con la cabeza mientras su corazón se aceleraba por el miedo. —Tus padres murieron en la carretera, exactamente en la misma curva que... ¡Oh, Dios, Rafer! —Hizo una pausa significativa antes de seguir—. ¿No te das cuenta de que es exactamente el mismo lugar donde también murieron tus abuelos? Era demasiada coincidencia. No parecía creíble que dos generaciones de Callahan hubieran muerto en la misma curva y de la misma manera. Y nadie quería cuestionarse nada, ni tenía sospechas al respecto. —Cami, deja de atormentarte. —Él suavizó la expresión poco a poco—. Tienes que dejar de obsesionarte con esas viejas historias. No puedes seguir así. Rafe no estaba escuchándola. No sentía el peligro que le acechaba, pero ella siempre lo había notado. Era como si a él y a sus primos les rondara una sombra que se negara a disiparse. —Escúchame, por favor —susurró, aterrada de que alguien pudiera oírla—. Hay más coincidencias. Ya sé que dices que no crees en ellas, pero no se puede aceptar sin más que tantos miembros de tu familia hayan muerto en el mismo sitio. ¿No te das cuenta de que son los únicos que han fallecido en ese punto en concreto de la carretera? —Cami... Ella veía la negación reflejada en su rostro, era palpable en su voz. —No. —Se pasó las manos por el pelo casi con desesperación, un gesto inútil para contener el miedo que sentía por él—. Déjame seguir... —¡Cami, joder, mi abuelo está jugando contigo! —la interrumpió con brusquedad. Rafe notó que crecía en su interior la furiosa necesidad de romperle la mandíbula a Marshal Roberts. Casi no podía creer que aquel viejo cabrón hubiera llegado a la conclusión de que Cami era más importante para él que ninguna otra mujer en su vida. Que hubiera tenido el valor de ir a su casa y asustarla de esa manera era imperdonable. —No está jugando conmigo. —Cami alzó la mirada hacia él de forma retadora—. ¿Y qué me dices de Jaymi? Rafe pudo ver claramente el miedo que brillaba en sus ojos y sintió que un grueso nudo se le formaba en el estómago. —Cami, a Jaymi la mató un psicópata, ya lo sabes. —A pesar de la compasión que sentía por ella, sabía que tenía que superar de una vez la muerte de su hermana para seguir adelante. —¿Te habló de las llamadas telefónicas? El corazón masculino se detuvo por un instante. —¿De qué llamadas hablas? Jaymi jamás mencionó ninguna llamada, Cami. Y tampoco lo has hecho tú. Él observó que le temblaban los labios y que sus ojos estaban llenos de sombras. —Lo estoy haciendo ahora. El miedo atravesó el alma de Rafe.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 126


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¿A qué llamadas te refieres, Cami? —Una furia silenciosa y destructiva comenzaba a roerle las entrañas. —A las que le advertían que si no se alejaba de ti, le ocurriría algo. Jaymi logró descubrir de quién se trataba. Conocía la voz, incluso llegó a reconocerla después de la última fiesta a la que fuimos con vosotros tres. —Se le llenaron los ojos de lágrimas y, al ver cómo caían por sus mejillas, a Rafe se le rompió el corazón—. La mataron unos días más tarde. —¿Tú también has recibido alguna llamada de ese tipo? —la interrogó. Ella negó con la cabeza rápidamente. No quería preocuparle ni que se centrara en ella. Lo único que quería era que estuviera a salvo, —Si recibes una de esas llamadas quiero que me lo digas inmediatamente. ¿Entendido? —La miró con severidad al tiempo que la sujetaba por los hombros y la sacudía—. Dime ¿lo has comprendido bien? —¿Y si luego os pasa algo a ti, a Logan o a Crowe? —preguntó ella con voz llorosa, aunque siguió conteniendo las lágrimas—. Entonces ¿qué? Rafe se movió lentamente, sentándose en la cama para pasarse las manos por el pelo con irritación. —No nos pasará nada. —Sacudió la cabeza con evidente frustración—. Y tú no estarías así si ese cabrón de Roberts no hubiera aparecido. Está intentando jugar contigo. Marshal Roberts era el rey de la manipulación. Lo había sido durante toda su vida. ¿Cuántas veces había alejado a Clyde del rancho con engaños? ¿Cuántas le había convencido para ir a alguna parte y al volver se habían encontrado el rancho destrozado? Aquello se había repetido una y otra vez. A Clyde le había llevado su tiempo darse cuenta de lo que estaba ocurriendo y comprender que su cuñado, Marshal Roberts, no tenía corazón. Sus intentos de destruir el rancho les volvió absolutamente paranoicos. Cuando caía la noche y la casa estaba en silencio, habían llegado a montar guardia con las armas preparadas por si Roberts y sus hombres decidían atacarlos de nuevo. —Quiero saber todo lo que te dijo, Cami —exigió al cabo de unos segundos—. Todo. —No recuerdo todas sus palabras —repuso ella en tono cansado, girando la cabeza hacia él—. ¿No me crees, Rafer? —No dudo de ti —gruñó él—, pero no le conoces tan bien como yo. —Negó con la cabeza al recordar todas las medias verdades y mentiras a las que había recurrido Marshal Roberts en el pasado. —Rafer, estaba tratando de decirme algo —susurró, segura de sus palabras—. ¿Por qué? —¿Porque es un cabronazo? —sugirió. —Tiene que haber algo más, Rafer —insistió Cami, pensando con tristeza no sólo en la vida que habían sufrido aquellos tres niños sino también en la manera en que se habían acostumbrado a un trato vejatorio—. Las coincidencias no existen. Siempre hay una razón. —Pues cualquiera que sea esa razón, no me importa —aseguró él en tono burlón—. Hace mucho tiempo que aprendí que las coincidencias se llaman así por algo. A veces, son realmente coincidencias. —Guardó silencio unos segundos, como si su mente hubiera vuelto al pasado—. ¿Sabías que fueron los Corbin los que comenzaron esta pequeña campaña? —le preguntó con suavidad—. El abuelo de Crowe se plantó en la puerta de la funeraria cuando Logan, Crowe y yo Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 127


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

llegamos con Clyde, y nos prohibió la entrada. Dijo que no podíamos entrar. Que su hija había muerto por culpa de los Callahan y que no permitiría que ninguno de sus descendientes asistiera a su entierro; y Saul Rafferty, el abuelo de Logan, y Marshal Roberts le apoyaron. No pudimos asistir a los velatorios de nuestras madres. Cami había escuchado esa historia más de una vez, y cada una de esas veces había sido testigo de que la gente tenía opiniones contradictorias al respecto. Sabía que James Corbin había trazado una línea ese día y que sobre ella había levantado un muro a lo largo de los años. Sin embargo, o mucho se equivocaba, o Marshal Roberts y Saul Rafferty no habían mantenido la misma actitud. —Eso fue cosa de James Corbin —puntualizó ella—. No de los demás. —Le respaldaron, Cami —masculló él, tajante—. Mi abuelo y el de Logan apoyaron a James Corbin. —Quizá haya algo en esa historia sobre Marshal Roberts que no sepamos —reflexionó ella—. Y en lo que se refiere a Saul Rafferty sé que se alejó del condado de Corbin poco después del entierro de su hija. Regresa de vez en cuando para supervisar distintos aspectos del rancho, pero lo ha dejado todo en manos de un capataz. Parece como si hubiera decidido olvidar lo ocurrido ¿no crees? —Olvídalo, Cami —le advirtió Rafe con voz dura—. Ésta no es tu lucha, y además, perderías. ¡Maldita sea!, ¿no te das cuenta de que si tus sospechas son ciertas corres un gran peligro? —Tú sospechas lo mismo ¿verdad?—susurró ella, conmocionada al darse cuenta de que él ya había llegado a la conclusión de que había algo raro en los hechos del pasado. —No, Cami —le dijo en tono firme—. ¿Acaso crees que no nos hemos preguntado una y mil veces por las razones de lo que ocurrió? Déjalo estar. —Le acarició la mejilla con la punta de los dedos y la observó durante un buen rato—. Las coincidencias son precisamente eso: coincidencias. —¿Aceptas lo que dicen como cierto? —Ella no podía creerlo. ¿Rafer no tenía intención de aclarar los hechos que rodeaban la muerte de sus padres? —No es cuestión de aceptarlo o no —repuso bruscamente—. Las cosas son así aunque no nos guste. La única razón por la que quieres cambiar las circunstancias es para poder acostarte conmigo sin tener que preocuparte de lo que diga la gente. Aunque ¿La podía culpar por creer eso después de cómo había tratado todo el mundo a los primos Callahan a lo largo de los años? ¿De ver la manera en la que todos les habían dado la espalda? ¿O les pasaría a ellos lo mismo que le pasaba a ella, que tenían miedo a perder a alguien que podrían llegar a amar y preferían aceptar el rechazo y hacer ver que no les importaba nada? ¿Sería inteligente desafiar a sus enemigos y atacarles en vez de intentar ignorarlos? —¿Por qué has venido esta noche si lo único que querías era informarte sobre la visita de tu abuelo? —Aunque debería estar enfadada con él, estaba incluso estaba más furiosa consigo misma por haber vuelto a caer en la tentación—. ¿Qué has conseguido, Rafer? Deberías haberte limitado a llamar por teléfono. Él se rió ante su pregunta; un sonido sombrío, erótico y masculino que transmitía tanta frustración como cólera.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 128


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¿Que qué he conseguido? —preguntó arqueando una ceja—. ¿Quieres decir además de satisfacerte mucho mejor que esa polla de juguete? Te lo diré. He conseguido el mejor orgasmo que he tenido desde la última vez que me corrí dentro de ti. —Espero que lo hayas disfrutado porque será el último —le amenazó ella con toda la ira que la embargaba, aunque sabía de sobra que sus palabras no tenían ningún valor—. Deberías haberte quedado en tu rancho, Rafer. —Se deslizó hasta el otro lado de la cama y se sentó en el borde. Era muy consciente de que no iba a salir ilesa; ni ahora ni en el futuro—. No estás dispuesto a luchar por nada pero exiges que me arriesgue a perder mi alma por el placer que supone tenerte en mi cama. ¿No te parece un poco retorcido? Dime, Rafer Callahan, ¿te importa algo lo que puedan decir en este maldito condado de una mujer por haber estado contigo? ¿Supondría alguna diferencia para ti saber que me van a volver la espalda por haber dado la cara por ti? Rafe emitió un gruñido mientras observaba cómo la joven se ponía en pie. Estaba a punto de perder el control. Sabía que su carácter era imposible de dominar cuando estaba cerca del límite, y hacía muchos años, cuando era un adolescente, decidió que no permitiría que le gobernaran las emociones. Había luchado su última batalla tras la muerte de Clyde, cuando se dio cuenta de cuántos amigos había perdido su tío por haber acogido a tres muchachos huérfanos que nadie más quería. ——Jamás dejas de asombrarme, Cami —le espetó con sarcasmo—. Te metes en la cama con este juguetito sabiendo tan bien como yo que es mi polla lo que imaginas en tu interior y, aun así, quieres huir de mí. Me gustaría comprender la lógica que sigues. —Conoces mis razones pero te niegas a admitirlas. —Suave y huidiza, se alejó unos pasos y se cubrió con una bata de seda—. ¿Por qué debo seguir luchando cuando a ti no te importa lo que sucede a tu alrededor? —¿Qué quieres que admita? ¿Que necesitas que los demás aprueben con quién te acuestas? —Le lanzó una dura mirada, determinado a contener años de resentimiento y cólera. Se negaba a permitir que ella los desenterrara. Frunciendo el ceño, Rafe se levantó de la cama y empezó a recoger su ropa del suelo. No pensaba seguir discutiendo con ella. No valía la pena, y le recordaba demasiado las discusiones que había mantenido con Jaymi el verano que la mataron. ¿Por qué demonios trataba Cami de vincular acontecimientos que nadie podía probar que estuvieran conectados? Acontecimientos que habían marcado toda su vida. Daba igual la manera en que lo hubiera intentado, no había encontrado ninguna prueba que conectara la muerte de sus padres con la de sus abuelos. Y bien sabía Dios lo mucho que quería hallarlas. Se puso los vaqueros antes de sentarse en el borde de la cama para ponerse los calcetines y las botas. Luego se puso en pie, recogió la camisa de la silla donde había caído y se cubrió el torso. Fue entonces cuando se dio cuenta de que ella le había estado observando. Le miraba en silencio, parpadeando con rapidez para deshacerse de las lágrimas que inundaban sus ojos. —Eres una cobarde, Cami —masculló mientras se abrochaba los botones de la camisa—. Una pequeña cobarde que sería capaz del cualquier cosa si así consiguiera que su papá no se enfadara. Si así consiguiera que él la amara. Rafe pensaba que ésa era la razón por la que le echaba de la cama después de follar durante horas. «Que Dios no quiera que su papaíto se entere de esto», pensó lleno de furia.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 129


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Y tú ni siquiera intentarás saber por qué los Corbin quieren echaros del condado —repuso Cami con ferocidad, dándole la espalda para no seguir mirándolo. —¡No lo intento porque ya lo sé! —rugió él—. La herencia que nuestras madres nos dejaron es mucho más importante para esos cabrones que sus nietos. Unos nietos que llevan el odiado apellido Callahan. —¿Quieres explicarme entonces por qué Marshal Roberts se preocupa por ti? —preguntó ella—. ¿Por qué, Rafer? ¿Por qué vino a mi casa para interesarse por nuestra «supuesta» relación y nuestro futuro? —Porque es un cabrón muy listo, un manipulador nato. No derramaría una lágrima por él ni aunque se muriera mañana mismo —gruñó, preguntándose para sus adentros si eso sería realmente cierto. —¿No será que tienes demasiado miedo a conocer la verdad? —le acusó ella. Cami no tenía ni idea del efecto que aquella acusación tuvo en Rafe. No podía imaginar la amargura que le invadía, igual que a sus primos, ni las preguntas que se hacían. Preguntas que jamás tendrían contestación porque todos los que podían responderlas estaban muertos. —No le tengo miedo a nada, Cami —le aseguró con los ojos clavados en sus hombros tensos. Que la joven siguiera dándole la espalda le molestaba mucho más de lo que quería admitir. —Rafer, yo... No quiero seguir discutiendo —confesó Cami en voz baja—. Ya no queda nada de qué hablar y mañana tengo cosas que hacer. Y, sin duda alguna, ella no quería que nadie supiera que él estaba allí, pensó Rafe con sarcasmo. No fuera a ser que algún vecino se diera cuenta que se tiraba a uno de los primos Callahan. Estaba harto de tener que enfrentarse a lo mismo con cada mujer que había salido. Siempre había pensado que a Cami, que poseía fuego, coraje y la fuerza necesaria para enfrentarse a cualquier reto, le habría importado más lo que fuera que hubiera entre ellos que lo que su padre pensara. —¿Acaso crees que no estoy cansado de todo esto, Cami? ¿Por qué no reconoces de una puta vez que estás condenadamente asustada de que tu padre te acuse de follar con el asesino de tu hermana y dejas de buscar otras excusas? —rugió lleno de furia—. ¡Por lo menos podías dejar de darme la espalda y decírmelo a la cara! Ella negó con la cabeza frenéticamente y, cuando alzó una mano temblorosa para pedirle silencio, él supo que estaba llorando. ¡Joder! No quería ver sus lágrimas. No quería ver el dolor en sus ojos, ni oírla sollozar. Su Cami no debería llorar; en especial por él. Saber todo lo ocurrido realmente durante esos años era como tener un cuchillo clavado en las entrañas, pero, ¿por qué le importaba a ella? Nada podía cambiar el pasado. Nada podría afectar a los barones hasta que Logan, Crowe y él mismo pusieran en marcha la venganza que tenían prevista. Atravesó la estancia hasta ella y la tomó por los hombros para hacer que se girara hacia él. Luego le agarró la barbilla y le alzó la cara para observarla bajo la tenue luz del dormitorio. Lagrimas silenciosas cubrían sus mejillas y se deslizaban hasta el cuello. Sus ojos grises se habían oscurecido por el dolor, como si le estuviera suplicando algo sin palabras.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 130


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Y él no sabía cómo dárselo. —Tienes... —Se le quebró la voz—. Tienes que irte. Intentó de nuevo alejarse de él, ocultarle otra vez las lágrimas. —Y tú te quedarás aquí llorando, dándome la espalda en vez de luchar por lo que quieres. ¿Cómo tienes la desfachatez de echarme nada en cara? —inquirió al tiempo que la soltaba lentamente. —No sabes lo que dices —gritó ella—. Desde el día que supe que mi familia se mudaba a Aspen sin mí, no me ha vuelto a importar lo que mi padre pensara. Sabías que él no me quería con ellos ¿verdad, Rafer? —Aspiró hondo para poder seguir hablantín ¿Sabes? Quizá deberías tener más en cuenta a tu abuelo. Os parecéis mucho más de lo que piensas. —He oído eso más veces de las que imaginas, créeme. —Entrecerró los ojos y clavó los ojos en los suyos—. Aunque menos, yo estoy dispuesto a confesarme culpable de eso. Sé demasiado bien que me parezco mucho a ese viejo cabrón. Pero ¿y tú, Cami? —Sacudió la cabeza—. Ni siquiera confesarás la única razón por la que siempre huyes de mi cama como una gatita asustada. No reconoces que es porque no quieres que el malnacido de tu padre sepa que te acuestas conmigo. Aquella mujer lograba acabar con todo su autocontrol. La erección que pugnaba contra sus pantalones le hacía imposible tocarla porque no confiaba en sí mismo. Estaba tan dispuesto a follarla otra vez, que no podría resistirse. ¿Qué sentido tenía eso? Ella le enfurecía tanto que casi se subía por las paredes y ¿cuál era la respuesta de su cuerpo? Una polla jodidamente dura y la necesidad de tumbarla en la cama y hundir cada centímetro de su rígido miembro en el cálido cuerpo de la joven. —Estás muy seguro de eso —replicó ella con los ojos brillantes. Sentía el mismo deseo, la misma ardiente lujuria que inundaba a Rafe—. Pero te aseguro que al malnacido de mi padre, cómo tú le llamas, no le podría importar menos con quién me acuesto. —Lanzó un suspiro entrecortado—. Le importo tan poco que sólo me llama si necesita que le firme algún documento autorizando pagos relativos a la enfermedad de mi madre. No me dejaría verla si no fuera porque me hago cargo de parte de los gastos médicos, así que, créeme: lo que piense mi padre no me importa en absoluto. Él no sabía eso. Era algo irracional. Completamente injusto. Rafe podía imaginar la cólera que habría sentido Jaymi si pudiera ser testigo de la manera humillante en la que su padre trataba a su hija pequeña. —Ni siquiera le importó cuando... —Su voz se rompió. Se dio la vuelta con rapidez, pero no antes de que Rafe viera que se había quedado totalmente pálida. —Cuando ¿qué? —preguntó suavemente al ver que se pasaba los dedos por el pelo en un gesto de dolor y furia—. ¿Qué te ocurrió, Cami? Rafe sintió de pronto un duro nudo en las entrañas, claro indicio de que la joven le ocultaba algo. Siempre había sabido cuándo hacía algo así. Durante su adolescencia, poco antes de la muerte de Jaymi, había leído en ella como en un libro abierto. Cami había sido una chica lista y curiosa que sentía por él algo que, Rafe, en aquel momento, consideró un mero encaprichamiento. Entonces jamás se habría imaginado que terminaría necesitándola más que al aire que respiraba. Que anhelaría tanto tocarla, hacerla suya, ver cómo se reía e incluso cómo lloraba.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 131


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No quiero seguir hablando —dijo ella al cabo de unos segundos, mirándole por encima del hombro—. Pronto amanecerá, Rafer, tienes que irte. No quiero hablar más, no me pasa nada. Lo único que no soporto es la indiferencia con la que te niegas a considerar el peligro que te acecha. Ya tengo suficientes problemas. ¿Ella tenía problemas? Fuera lo que fuera, Cami no parecía tener intención de decírselo. Lo veía en su firme expresión, en su mirada que, a pesar de las lágrimas, estaba llena de clara determinación. ¡Joder! Odiaba que Cami le ocultara cosas. Apretó los labios y alzó la cabeza al tiempo que respiraba hondo. Bien, por ahora se iría. No porque ella no quisiera que nadie le viera, sino porque consideró que era lo mejor dadas las circunstancias. —Sí, me largaré antes de que amanezca y alguien sepa que he pasado la noche aquí — masculló, herido por el hecho de que ella quisiera que se alejara—. Cuando decidas que tienes el coraje suficiente, llámame para contarme lo que sea que me ocultas. Porque te aseguro que no volverás a tenerme de rodillas suplicando, Cami. Vas a tener que ser tú quien des el primer paso y admitas lo que quieres. Sin más, Rafe se dio la vuelta, tomó la chaqueta que había caído en el suelo y salió del dormitorio. Jamás hubiera supuesto que Cami fuera tan terca. Había pensado que podría tenerla, que podría conquistarla. Desde que la joven cumplió dieciocho años, supo que había algo entre ellos y que todo surgiría de forma natural una vez que ambos hubieran encontrado una cierta tranquilidad interior. A veces le parecía que jamás aprendería. No encontraría la paz en el condado de Corbin, ni tampoco amor ni respeto. Y parecía que el deseo que les unía no era lo suficientemente intenso para que Cami luchara contra lo que fuera que la asustaba. Se había jurado a sí mismo que averiguaría qué era. Y por otro lado, ¿quién habría llamado a Jaymi para amenazarla por la relación que mantenía con él? ¿Por qué nadie le había dicho nada durante aquellos años? Quizá debería haber presionado a Cami un poco más. O, quizá, ella tuviera razón. Porque Jaymi no era la única mujer involucrada con un Callahan que había muerto ese verano. Existía otra más. Una que quedó con Crowe para darle algo, una foto que ella consideró que él querría tener. Pero su primo no llegó a verla y la joven se convirtió en otra de las víctimas del violador de Sweetrock. Cuando por fin salió de la casa, Rafer decidió que había llegado el momento de revolver un poco en el pasado.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 132


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 1122 Tres semanas. Cami esperó durante tres semanas a que Rafer regresara. A que volviera y exigiera entrar en su hogar y en su cuerpo. Pero veintiún días después, seguía sin dar señales de vida. La espera iba a acabar con ella, y estaba segura de que con tanto paseo de un lado a otro de la casa había perdido algunos kilos. Lo hacía sin molestarse en encender las luces. ¿Para qué? La ansiedad la había perturbado tanto que era incapaz de quedarse esperando una noche más. Ni siquiera medio minuto más. Estaba excitada, enfadada, aburrida y dispuesta a salir de copas. Al menos, así se olvidaría de Rafer Callahan por unas horas. Por suerte, el único pub del condado, el lugar de marcha nocturna por excelencia, quedaba a sólo unas manzanas de su casa, en la zona norte de la localidad. En Bartlette's se celebraban todos los acontecimientos sociales importantes, desde comidas familiares a fiestas de fin de semana. Los clientes podían disfrutar de un grupo que tocaba en directo los viernes y los sábados y, si el tiempo acompañaba, estaba permitido sacar las bebidas a la calle cuando había demasiada gente en el interior del local. Cami se puso unos vaqueros, un suave suéter azul y botas planas, y luego se apresuró a cubrir la distancia entre su casa y el establecimiento. No había recibido ninguna llamada anónima en las últimas tres semanas. Parecía que el acosador la consideraba un caso perdido o que no se había enterado de que Rafer había estado en su casa. Fuera como fuera, las llamadas habían cesado. Pero aquello no aliviaba su estado de ansiedad; al contrario, lo empeoraba. Recorrió el trayecto hasta el pub con nerviosismo, sin poder olvidar ni un minuto que Jaymi había sido secuestrada en la calle la noche que la mataron, cuando iba a por un medicamento para ella. A su padre le gustaba recordarle que Jaymi no habría muerto si no hubiera sido por ella. Pero Cami sabía que no era cierto. El asesino tenía a Jaymi en su punto de mira porque su hermana sabía algo sobre él: su identidad. Por desgracia no le había dicho a nadie su secreto, ni lo había escrito en su diario. Tras doblar la última esquina, vio que ante el local había reunida una multitud mayor que en otras ocasiones. Los clientes de Bartlette's ocupaban incluso los alrededores del establecimiento. Había gente sentada en los bancos al otro lado de la calle, bajo las farolas, y las mesas que el propio negocio había dispuesto en la acera no admitían ni un solo comensal más. Por no hablar del pequeño y bien iluminado patio interior, que estaba a rebosar. —¡Cami! —Una fuerte y bulliciosa voz femenina resonó entre la música y el sonido de fondo, al tiempo que una joven delgada cruzaba desde la acera de enfrente hacia ella—. Ya iba siendo hora de que salieras alguna noche.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 133


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Los bonitos ojos verdes y la risueña cara pecosa de Emma Walter, la maestra de preescolar, se iluminaron cuando corrió al encuentro de Cami para abrazarla. —Hola, Emma. Cualquiera diría que hace años que no me ves y no sólo unos días —se burló Cami, devolviéndole el abrazo. —Eso es porque nunca sales a divertirte. —Emma dio un paso atrás, con la risa burbujeando en los labios y los ojos brillantes como gemas. —Bueno, definitivamente, hoy tengo ganas de marcha —le aseguró Cami a su amiga. —Justo a tiempo para que te pregunte sobre un rumor que anda circulando por todo el condado. —Enlazó su brazo con el de Cami, conduciéndola hacia un lado—. ¿Es cierto que pasaste la ventisca en el rancho Ramsey? He oído que te vieron aferrada a Rafe Callahan en el porche de su casa. —¿Aferrada? —Arqueó las cejas al tiempo que miraba a su amiga—. No recuerdo tal cosa... Sólo estar apretada contra su pecho, y te aseguro que es muy acogedor. A pesar de lo que Rafer pensaba, no se avergonzaba de lo que había hecho ni de que los demás lo supieran. Lo que la separaba de él era su terror a perderle. La fría brisa nocturna la envolvió, haciendo que se estremeciera. O quizá se hubiera estremecido porque Emma la miraba como si hubiera admitido que tenía la peste. —Cierra la boca, Em, que te van a entrar moscas —le aconsejó Cami burlona—. No he matado a nadie, solamente le besé. —¡Oh, Dios mío! ¿Te parece poco? —Emma emitió un suspiro—. Cuéntamelo todo. En este pueblo nadie es capaz de confesar siquiera que ha hablado con uno de los trillizos prohibidos. —¿Trillizos prohibidos? —Aquél era un apodo que ella no conocía—. Son primos, no trillizos. —¿Y qué más da?, se parecen lo suficiente como para serlo —protestó Emma—. Y no cambies de tema. Cuéntamelo todo sobre ese beso. Tiene que haber sido algo digno de ver. Cami apenas pudo contener la risa. Los rizos color rojizo caían sobre los hombros de Emma y enmarcaban su delicado rostro de tal manera que parecía más atractiva que nunca. —¿Por qué? Podría haber sido un beso horrible —comentó mientras comenzaba a andar hacia la multitud. Emma soltó un bufido. —Lo dudo mucho. Pero incluso aunque hubiera sido así, quiero saberlo. Vamos, cuéntamelo todo. —Estuvo bien. —Se encogió de hombros. —¿Sólo bien? —La decepción inundaba la voz de Emma—. ¿No fue increíble? ¿No hizo que encogieras los dedos de los pies? «Todo eso y mucho más.» Cami adoptó una expresión neutra. —Estuvo bien —repitió al tiempo que asentía con la cabeza firmemente, como si hubiera dicho la última palabra sobre el tema. —Oh, vaya... —Ahora la voz de Emma sonaba realmente decepcionada—. Creo que no lograré sonsacarte nada más.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 134


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami lanzó una carcajada mientras se mezclaban con la multitud que abarrotaba la acera frente a la puerta del pub. La camarera, una joven que había ido con Cami al colegio, anotó las bebidas y una ración de alitas de pollo. No es que tuviera demasiada hambre, pero no había comido nada en todo el día. Había estado demasiado nerviosa y alimentarse no entraba en su lista de prioridades. Después de beber la primera copa, notó que un leve y relajante mareo la invadía. Cuando la invitaron a bailar no se lo pensó y, al cabo de un instante, estaba en medio de la calle con Lowry Berry, el jefe de estudios de la escuela, rodeada de otras parejas que se movían siguiendo el ritmo de la balada que desgranaba el grupo que tocaba dentro del local. Al cabo de unos minutos la melodía se desvaneció, dando paso a una atronadora salva de aplausos para los músicos. Cami sonrió levemente a Lowry y después le dio la espalda para dirigirse al local sin saber que un enorme cuerpo se había situado detrás de ella. Sin darle tiempo a reaccionar, unos duros brazos hicieron que se diese la vuelta al tiempo que la música, lenta y seductora, volvía a inundar de nuevo el lugar. —Rafer —susurró, clavando los dedos en los musculosos bíceps que se tensaron bajo sus yemas. Cami se dio cuenta de que no sólo les miraban las parejas que giraban a su alrededor al ritmo de la música, sino también la gente que estaba en las aceras. Todos los ojos estaban fijos en ellos, observándoles, esperando su reacción. —Si quieres puedes darme una bofetada y dejarme solo en medio de la calle —le sugirió él con expresión dura. —Ya te lo he dicho, Rafer, no me da vergüenza que me vean contigo —replicó. —No me has llamado ni una vez desde hace tres semanas —le recordó él con serenidad. —Ni tú a mí. —No hubieras respondido al teléfono —gruñó, inclinando la cabeza hasta casi rozar la nariz contra la de ella. —Tendrías que haber llamado para estar seguro de eso, ¿no es cierto? —repuso Cami con fingida dulzura. Él la miró con los ojos entrecerrados mientras bajaba una mano de su cintura a sus caderas y la acercaba más. Luego le puso la mano libre en la parte posterior de la cabeza y la apretó contra su pecho. La joven no pudo evitar apoyarse en él. Habían sido tres semanas. Tres largas y solitarias semanas. —¿Has recibido alguna llamada? —le preguntó Rafe al tiempo que ambos se mecían al seductor ritmo de la música. Ella negó con la cabeza sin querer que nada se entrometiera en aquel mágico momento que compartían. Se limitó a relajarse contra su pecho, notando que la calidez del cuerpo de Rafe la envolvía, la completaba impulsándola hacia él. Fue como si el tiempo se detuviera durante aquel baile y sólo existieran ellos dos y lo que sentían el uno por el otro.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 135


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cuando el baile estaba a punto de terminar, él se apartó ligeramente y bajó la mirada hacia la joven durante un buen rato. Justo cuando Cami pensaba que Rafe inclinaría la cabeza para besarla allí mismo, donde todo el mundo pudiera ver la intimidad que compartían, él se retiró. —¿Rafer? —susurró, preguntándose por qué razón él parecía distante tan de repente. —En otro momento, Cami —dijo con suavidad al tiempo que la soltaba. Ella se quedó paralizada y observó asombrada cómo Rafe se daba la vuelta y se alejaba. Sus ojos le siguieron mientras cruzaba la calle, la imagen de un hombre con plena confianza en sí mismo; hombros erguidos, cabeza en alto. Todas las miradas femeninas parecían seguirle. ¿Por qué se marchaba? —Las murmuraciones no tendrán fin —anunció lenta y categóricamente Emma a su espalda—. No sólo ha aparecido Rafe Callahan, sino que también lo ha hecho Anna Corbin. Cami se giró hacia su amiga y siguió la dirección de su mirada. Cuando reconoció a la joven que acompañaba a Anna, se le hizo un nudo en la garganta al pensar que aquélla había sido otra amarga pérdida en su pasado. Amelia Sorenson. Cami y ella habían sido más que amigas, casi hermanas. Decían de ellas que eran inseparables, capaces de cualquier cosa. Hasta el último año de universidad, cuando Amelia cortó todos los lazos existentes entre ambas y la amistad desapareció. ——James Corbin ha debido darle permiso a su nieta para salir durante unas horas —murmuró Cami en tono de burla. No era un secreto para nadie que Anna Corbin rara vez bajaba al pueblo. —Y eso no es todo —continuó Emma. El chisme más jugoso resultó ser que Anna había tenido una acalorada discusión con su abuelo y con su padre, propietarios y herederos del imperio Corbin. Al parecer, a principios de semana éstos habían hablado con Saul Rafferty para echar a los primos Callahan de la ciudad. Resultaba que Anna Corbin —que era la viva imagen de su difunta tía, la madre de Crowe— había insistido en que las tres familias patriarcas eran demasiado temperamentales y autoritarias. Por supuesto, Cami no sabía si el rumor era cierto. No conocía a Anna; sus padres la habían educado con tutores cuando era niña y luego la enviaron a colegios privados en California y Texas. En la actualidad estudiaba en una exclusiva universidad en la Costa Este y siempre pasaba las vacaciones en algún lugar exótico con el resto de la familia. —Según me han contado —siguió Emma—, les echó en cara que se convertían en monstruos en todo cuanto afectaba a los Callahan, y que si no tenían cuidado, la situación les estallaría en las manos. Me dijeron que tras soltar esa bomba, alzó en el aire esa nariz respingona que tiene y luego bajó al pueblo para hablar con Amelia, Por lo visto son buenas amigas. Por lo que Cami sabía, Amelia detestaba a los Corbin. Pero eso podía haber cambiado desde que habían roto su amistad. —¿Y quién te ha facilitado toda esta información tan interesante? —Cami arqueó las cejas mientras se apoyaba en el muro de hormigón a su espalda, observando cómo Amelia y Anna salían del pub y buscaban una mesa vacía.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 136


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Según le dijo Emma, aquello había salido de boca de una criada que fue despedida de inmediato y a la que pagaron para que abandonara el condado. Nadie podía decir que los Corbin no sabían moverse con rapidez, concluyó Emma entre risas. —Nadie me había comentado nada hasta ahora —dijo Cami. —Eso es porque te has quedado encerrada en tu despacho en vez de acudir a la sala de profesores —señaló Emma—. Pero tal y como yo lo veo, si las murmuraciones son ciertas, esto es sólo la punta de iceberg. Ahora todo el mundo, desde profesores a administrativos, incluyendo a las familias de los alumnos, pasa su tiempo analizando la situación desde el día que los primos Callahan se quedaron huérfanos. —Frunció el ceño—. Un poco tarde ¿no crees? Deberían haberlo hecho cuando sus familias les dieron la espalda o cuando les metieron en la cárcel. Emma no había nacido en Sweetrock, ni siquiera en el condado de Corbin. Era cierto que se había adaptado de inmediato a la poli tica de la escuela y del condado en general, pero eso no quería decir que estuviera de acuerdo con ella. —Sí, demasiado tarde —convino Cami con suavidad. La expresión divertida de Emma se transformó de golpe en una de puro arrepentimiento. —Oh, Dios, lo siento, Cami. Se me había olvidado lo que ocurrió con tu hermana... Cami sacudió la cabeza para acallar a su amiga. No quería escuchar el resto. —Tranquila, Emma —dijo en voz baja—. Además, estoy de acuerdo contigo. Deberían haberlo pensado mucho antes, no ahora. Emma se sentó a su lado en el murete, apoyó las manos en el borde y suspiró profundamente. —A mis padres les habría dado un infarto si se hubieran enterado de que un niño había sido tratado con tanta crueldad como he escuchado que hicieron aquí. Los barones tienen muchas cosas por las que responder. —Por aquel entonces eran muy poderosos —señaló Cami—. Aún lo son, aunque su influencia se ha diluido un poco a lo largo de los años. —Eso es bueno —asintió Emma—. Si hubiera sido otro el niño al que se tratara de semejante manera, habrían puesto el grito en el cielo. Y quiero pensar que si yo hubiera estado aquí entonces, habría intervenido de alguna manera. —Ese carácter de pelirroja... —se burló Cami—. Pero entiendo lo que quieres decir. He tenido algunas discusiones al respecto. Las dos guardaron silencio y miraron ensimismadas a la gente que bailaba aunque, de vez en cuando, desviaban la vista hacia Anna Corbin y Amelia Sorenson, que parecían mantener una conversación muy interesante. —Dime, ¿se llegó a establecer en algún momento una conexión entre la muerte de los padres de los Callahan y las de sus abuelos? Cami giró bruscamente la cabeza y clavó los ojos en su amiga, sorprendida. —¿Perdón? Emma frunció el ceño. —¿No están relacionadas? —Ni siquiera los Callahan lo creen. Si fuera así, lo habríamos sabido —repuso Cami, sin dar una respuesta directa a la pregunta.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 137


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¡Vaya! Esperaba encontrar un poco más de misterio y de conspiración en el condado — admitió Emma, decepcionada. Cami se forzó a sonreír, esperando que Emma no percibiera la incomodidad que suponía aquel tema para ella. Al cabo de unos minutos logró reconducir la conversación hacia el tema más seguro de la escuela, los maestros y las próximas reuniones. No quería hablar de Rafer y, a menos que hubiera más información real y no simples rumores, tampoco quería hablar sobre los Corbin. Tras beber una copa más, Cami se irguió y se despidió de su amiga antes de cruzar la calle para dirigirse a su casa. Tan pronto dobló la primera esquina, las calles quedaron casi desiertas y la oscuridad se hizo más profunda. La joven no pudo evitar estremecerse a causa de la inquietud que se había apoderado de pronto de ella. Cuando era apenas una niña, hacía ya mucho tiempo, Jaymi y ella tenían un juego. Una de ellas seguía a la otra, y la que alcanzara su objetivo con más rapidez, ganaba. Incluso Tye, el marido de Jaymi, había llegado a tomar parte en aquel juego. Cami había desarrollado un sexto sentido para darse cuenta de que alguien la seguía y ahora tenía de nuevo ese presentimiento. Apuró el paso. Apretó las llaves en la mano, sujetando la más larga entre dos dedos, y observó las sombras con detenimiento. Aún no era presa del pánico, pero sabía que allí fuera había alguien. Esperándola. Vigilándola. Por un momento, regresó a la infancia. Era el último día de permiso de Tye antes de que le enviaran a Irak, y Jaymi y su marido se reían al ver que ella había logrado evitarlos otra vez. El indio navajo con el que su hermana se había casado le enseñó a moverse sigilosamente, y ella había asimilado las lecciones a la perfección. «A cualquier cabrón que la siga en la oscuridad le resultará muy difícil atraparla —se había jactado Tye esa noche—. Tu hermanita sabrá escaparse. Y cuando vuelva le enseñaré a defenderse.» Pero Tye no regresó. Seis semanas antes de licenciarse se vio atrapado por una explosión que le mató en el acto. Cami perdió a un buen amigo y, al poco tiempo, murió su hermana. Aunque la parte más importante de la vida de Jaymi había muerto el día que el oficial del ejército y el capellán llegaron a su puerta con la noticia de la muerte de Tye. Cuando aquel recuerdo se disipó, se dio cuenta de que estaba moviéndose tal y como Tye le había enseñado, entrando y saliendo de las sombras, sin tomar nunca el camino directo y usando los árboles para ocultarse. Con paso rápido, caminó por el césped en vez de dejarse ver bajo la luz de las farolas.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 138


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Al cabo de un rato sintió un cierto alivio, aunque la sensación de tensión en su interior le indicaba que todavía había alguien allí fuera. Entró en su casa por la puerta trasera y echó el cerrojo a toda prisa. No encendió la luz. No puso la televisión. Se encaminó al dormitorio y se pasó la noche con los ojos c lavados en la puerta cerrada preguntándose quién la habría seguido.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 139


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 1133 A la mañana siguiente, Cami se despertó con el sol que entraba a raudales por el tragaluz que había encima de la cama. Todavía llevaba los vaqueros, el suéter y unas zapatillas de loneta que se había puesto después de regresar a casa la noche anterior. Las botas habrían resultado muy poco prácticas si hubiera tenido que salir por la ventana del dormitorio y caminar por el tejado hasta encontrar un sitio desde el que saltar al suelo sin hacerse daño. Saber —o presentir— que alguien la estaba siguiendo la había asustado. Se sentía inquieta, nerviosa, intranquila. Puede que las llamadas anónimas se hubieran interrumpido, pero la sensación de que alguien la espiaba la había vuelto cautelosa. Quizá su acosador se había cansado de llamar por teléfono y había decidido pasar a la acción. Mientras se servía una taza más de oloroso café, el sonido del móvil la hizo pegar un salto. Estiró el brazo con rapidez para comprobar el identificador de llamadas antes de responder y rezó para que fuera Rafer. Lo cierto es que la noche anterior se había tragado el orgullo y le había llamado, pero saltó al instante el buzón de voz diciendo que, en ese momento, el teléfono estaba apagado o fuera de cobertura. Frunció el ceño asombrada al ver quién llamaba. Presionó el botón verde y acercó el móvil a la oreja. —¿Jack? —Hola, Cami. Estoy casi delante de tu casa —respondió Jack Townsend—. ¿Podríamos hablar unos minutos? Tengo que contarte algo. —Claro. Ven cuando quieras. La joven se encaminó a la puerta principal y la abrió justo cuando Jack aparcaba la grúa en el camino de acceso. Le costaba imaginar por qué su amigo estaba allí tan temprano. No le había vuelto a ver desde que remolcó su coche después de la ventisca, hacía más de un mes. No estaba solo; le acompañaba su esposa. Jeannie era una joven rubia, no muy alta, que la saludó con la mano al tiempo que se bajaba de la cabina del vehículo. Su marido le lanzó una mirada airada antes de que ambos se acercaran a la casa. —Siempre le digo que espere a que la ayude a bajar y nunca me hace caso —masculló él cuando pisó el porche—. Un día de éstos acabará rompiéndose una pierna. Jeannie le dio un golpe ligero en el hombro, riéndose de él. El amor que existía entre ellos era más que evidente a pesar de que los más pesimistas del pueblo no apostaron nunca por su matrimonio, —Pasad —les invitó Cami, todavía sorprendida por la visita. Tengo café recién hecho y unos bollos de canela. Les guió hasta la cocina tras cerrar la puerta y echar el cerrojo, —Tenemos algo que contarte y hemos pensado que es mejor decírtelo en persona que por teléfono —le explicó Jack mientras ella servía las tazas de café y se las ofrecía. Cami se puso en tensión de inmediato.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 140


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Jack está un poco paranoico —dijo Jeannie—. Verás, hemos recibido algunas llamadas advirtiéndonos sobre lo que puede ocurrirnos si seguimos tratando con los Callahan. —Puso los ojos en blanco—. ¡Santo Dios! ¡Ni que estuviéramos involucrados en una intriga política o algo por el estilo! ¿Se habrán creído que estamos en la Edad Media? Dime, Cami, ¿acaso los Callahan roban secretos nacionales? ¿Van a tratar de asesinar al presidente? —No —contestó Cami con suavidad—. Pero yo he recibido llamadas similares. Les relató con rapidez el tipo de amenazas anónimas que estaba recibiendo y observó que el matrimonio intercambiaba una mirada de preocupación. Omitió la visita de Marshal Roberts. De hecho, le sorprendía mucho que nadie la hubiera mencionado. Si alguien había visto allí al abuelo de Rafe, era evidente que había mantenido la boca cerrada. —¡Joder! ——Jack se pasó los dedos por el oscuro pelo y se reclinó en la silla lentamente—. ¿Se lo has dicho al sheriff? Cami negó con la cabeza. —Pues te sugiero que lo hagas —la apremió él—. Yo lo hice de inmediato, y aun así no hemos logrado rastrear las llamadas. No duran el tiempo suficiente para localizarlas, pero por lo menos tengo interpuesta una denuncia por si alguien me ataca. Le lanzó a su esposa una rápida mirada llena de inquietud. —Estaba tan preocupado, que le comenté a mi padre lo que ocurría cuando fuimos a verlo a Denver —continuó Jack—. Él actuó de una forma extraña y nos comentó cierta información muy interesante. Cosas que yo había olvidado y otras que jamás supe. Mientras Jack continuaba hablando y Jeannie contribuía matizando la cuestión cuando su marido se olvidaba de algo, Cami también empezó a recordar cosas que se le habían borrado de la mente con los años. Jack le habló extensamente de los intentos de los Corbin para hacerse con la montaña Crowe poco después de la muerte de los padres de Rafe, algo que ella ya sabía. Lo que ignoraba es que también habían intentado destruir el rancho Ramsey después de que Clyde hubiera acogido a los tres niños. James Corbin no había conseguido destruirlo por completo, pero había logrado que Clyde tuviera serios problemas económicos durante varios años. Además estaban todos aquellos actos de vandalismo, reses perdidas o envenenadas, sabotajes en la maquinaria o pastos cubiertos de sal. Mientras los Corbin intentaban quedarse con las propiedades que correspondían a Crowe, Saul Rafferty trataba de hacer lo mismo con la herencia que le correspondía a su nieto Logan: varios millones de dólares, bonos y una casa de dos plantas ubicada en el pueblo que estaba catalogada como una de las primeras viviendas que se construyó en el condado. Y luego estaban aquellos retazos de información que eran todavía más siniestros. La noche que las tres parejas murieron, el sheriff había cerrado la zona del accidente al tráfico durante muchas horas y sólo habían permitido pasar al forense y al fiscal del condado, Wayne Sorenson. Ni siquiera Clyde Ramsey, cuñado de Marshal Roberts, había logrado acceder al lugar. A primera hora de la mañana de aquel fatídico día, había recibido una llamada que le informó que su sobrina había tenido un accidente cuando regresaba de Denver tras haber, supuestamente,

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 141


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

visitado a unos amigos. En el incidente también estaban implicados su marido y sus cuñados, así como la hermanita recién nacida de Crowe. Más tarde se supo que en realidad habían ido a reunirse con un abogado y un conocido promotor de complejos turísticos. Aquél había sido un sueño transmitido de padres a hijos; primero fue de Jr. y Eileen Callahan, después de sus hijos, y éstos se lo habían transmitido también a sus vástagos. Los cuerpos estaban calcinados y resultó imposible cualquier reconocimiento; sólo el ADN confirmó la identidad de los muertos. El forense identificó a las tres parejas y al bebé antes de los entierros que se organizaron con la mayor rapidez posible. Según Jack fue entonces cuando comenzó la campaña para excluir de la sociedad a los niños Callahan. Parecía que las tres parejas tenían intención de vender la montaña Crowe y la casa Rafferty del pueblo para, con el dinero obtenido, comprar un rancho más grande en otro lugar. Incluso Clyde Ramsey había considerado vender su propiedad y unirse a ellos. Y después estaba aquel enfrentamiento en el funeral. En el pueblo sólo había una funeraria y las tres parejas estuvieron allí juntas. Pero, por chocante que resultara, las tres mujeres fueron llevadas a una sala aparte de sus maridos hasta que Clyde amenazó con demandar al negocio y a su director y, finalmente, las familias recapacitaron. Luego, cuando los tres niños intentaron acceder al velatorio de sus padres, sus abuelos se lo impidieron. Todo el condado asistió a las ceremonias y fue testigo del trato que se dio a los huérfanos, pero la mayoría de la gente trabajaba de una u otra manera para los barones y no quisieron arriesgar sus empleos. Sencillamente, no podían apoyar a los tres primos sin dañar sus propios intereses. El resultado fue una inmerecida condena de toda la comunidad hacia los niños. Clyde Ramsey hizo todo lo que pudo por ellos. No sólo crió al hijo de su sobrina, sino también a Logan y a Crowe, a pesar de que el dolor de perder a su adorada sobrina y ser testigo del odio que la comunidad volcó en los tres pequeños casi le destrozó. Sin embargo, su decisión tuvo importantes repercusiones. Los vaqueros del rancho se fueron despidiendo, ocurrieron incontables accidentes en la propiedad y nunca dejó de recibir amenazas para que abandonara el condado. Pero era un hombre terco y obstinado, y trasmitió esos valores a los niños. Aquel condado había sido el hogar de sus padres y jamás debían olvidarlo. Mientras Cami servía otro café, Jack sacó a colación otro tema con el que no contaba. —¿Sabías que Jaymi también recibió llamadas antes de que la matasen? —preguntó él con suavidad. Cami guardó silencio mientras se levantaba para hacer más café. Necesitaba estar calmada para hablar de Jaymi. Ya nadie la mencionaba y, cada año que pasaba, a ella le costaba cada vez más acordarse de su hermana sin llorar. Finalmente, asintió con la cabeza y se volvió a sentar. —Sí. Yo estuve presente durante alguna de ellas. Eran similares a las que yo misma recibo, pero sé que Jaymi logró averiguar de quién se trataba unas noches antes de que la... —No podía decirlo. Había vuelto a revivir esa parte del pasado demasiadas veces durante las últimas semanas—. Y yo también conozco esa voz... —Se interrumpió antes de añadir con ferocidad—: Sé que acabaré descubriendo quién es ese canalla, lo sé. Les describió la susurrante voz, la pena que transmitía.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 142


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Por aquel entonces era mi padre quien se ocupaba del taller—le dijo Jack—. ¿Recuerdas que Jaymi tuvo un accidente antes de que la mataran? Cami asintió lentamente con la cabeza. —Su coche estuvo a punto de caer por uno de los desfiladeros ruando atravesaba las montañas. Aquel hecho había aterrado a Cami en su momento, y sabía que a Jaymi también la había llenado de horror. —Mi padre asegura que le habían saboteado los frenos —continuó Jack, frotándose la barbilla en un gesto de frustración—. Lo recuerda con mucha claridad, y no es que en estos días recuerde nada claramente. Pero esto en concreto no se le ha olvidado porque le impactó descubrir los frenos cortados cuando remolcó el coche. Se quedó tan horrorizado que se lo dijo a tu madre. También le mencionó al sheriff que alguien había intentado matar a Jaymi, pero el padre de Archer no quiso creerle. Alguien quería que tu hermana se matara al venir desde Aspen. Cami notó una opresión en el pecho al ser consciente de que alguien había intentado matar a su hermana antes de que Thomas Jones lo consiguiera. Aquello significaba que sus sospechas estaban fundadas. —Jaymi jamás me contó nada de eso. —No trató de ocultar el miedo ni la sorpresa que sentía—. No me dijo que alguien había cortado los cables de los frenos, sólo que habían fallado accidentalmente. Pero debería haberlo sospechado; debería haberse planteado que detrás había algo más. —Porque no lo sabía —admitió Jack con voz ronca y mirada sombría—. Mi padre no se lo dijo, así como tampoco nos lo dijo a mi hermano o a mí. Al parecer, recibió varias llamadas telefonía anónimas en las que le advertían que sería una pena que le ocurriera algo a su esposa o a sus hijos sólo porque él no sabía cómo mantener la boca cerrada. Así que le advirtió a Jaymi una y otra vez que tuviera cuidado porque temía que acabara teniendo otro accidente, pero no le dijo nada de los frenos cortados. Cami negó con la cabeza mientras parpadeaba para contener las lágrimas. Saber que habían intentado acabar con Jaymi antes de su muerte, antes de convertirse en el blanco de un asesino en serie, y que su hermana no había sabido nada, la aterraba y le rompía el corazón. Peor todavía, tener la certeza de que alguien en quien Jaymi confiaba, alguien a quien llamaba amigo, no la había avisado del peligro que corría, iba contra el concepto que ella tenía de la amistad. Pero fuera quien fuera el que hubiera querido matarla, quien impidió que le advirtieran, no era el asesino en serie que acabó con su vida. Y ésa era la parte más confusa de toda aquella nueva información. Sin embargo, si el padre de Jack le hubiera dicho la verdad a su hermana, quizá ésta hubiera sido más precavida. Por lo menos durante algunos días, algunas horas, quizá las suficientes como para que ella llegara a convencerla de que le contara quién era la persona que la llamaba. Quizá hubieran logrado incluso que Thomas Jones fuera atrapado antes de matar a su última víctima, y puede que Jaymi se hubiera decidido a decirle a Rafer la verdad. Ser consciente del peligro que corría y disponer de algunos días más podría haber supuesto la diferencia entre la vida y la muerte de su hermana.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 143


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Fue Thomas Jones quien la mató, Jack. No murió por culpa de una avería mecánica de la que tu padre no le advirtió —murmuró al fin, más por tranquilizarse a sí misma que porque lo creyera realmente. Cami sabía, sentía en su corazón, que Jaymi era tan confiada, tan bondadosa, que jamás hubiera dado crédito a ese hecho. O puede que fuera, simplemente, que estaba tan decidida a reunirse con su marido que no le importaba morir. —Digamos que es una coincidencia demasiado grande como para pasarla por alto. Mi padre piensa igual. Fue la muerte de Jaymi lo que le impulsó a abandonar Sweetrock y por lo que nos ruega a Jeannie y a mí que nos vayamos a vivir a Denver con él. Dice que en este condado hay mucha maldad, Cami, y estoy empezando a pensar que tiene razón —concluyó Jack con la voz ronca y la mirada llena de pesar—. Por otro lado, no olvides que el perfil que esbozó el FBI sobre los asesinatos indica que fue trabajo de dos o más hombres. Si es así, Jones podría haber tenido un socio... o dos. —Los asesinos en serie no dejan de matar sin más. —Cami sintió que le bajaba un escalofrío por la espalda; el comentario sobre la maldad existente en el condado no se le iba de la cabeza—. De todas maneras tendré cuidado. No soy Jaymi. Te prometo que en cuanto descubra quién me amenaza, le denunciaré. No dudaría ni un segundo en hacerlo. Quien la espiaba, la persona que la llamaba, había comenzado a amenazar a su hermana por la misma razón que a ella. Por Rafer. Porque odiaban la idea de que los Callahan establecieran lazos con alguien del condado y se quedaran allí. Maldita sea, deberían de haberse dado cuenta ya de que, mantuvieran una relación o no con una chica del condado, los primos Callahan no iban a irse. —¿Sabe Rafe algo de todo esto? —preguntó Cami. Jack negó con la cabeza. —Le he llamado en varias ocasiones esta mañana, cuando regresábamos de Denver, pero en todas me saltó el buzón de voz. Igual que a ella. Dios, ¿Y si le había ocurrido algo? —Puede que esté de viaje, porque cuando pasamos por allí, el rancho parecía desierto — comentó Jeannie, intuyendo su preocupación. —Yo también intenté contactar con él —repuso ella—. Tampoco me respondió. —Cami, sea lo que sea lo que está ocurriendo, es algo que está profundamente arraigado en el pasado —reflexionó Jeannie—. Es necesario que salga a la luz. Si eso no ocurre, los Callahan jamás podrán vivir en paz en el condado ni sabrán quién es su enemigo. Cami sabía que eso no sucedería pronto. Los Callahan habían regresado para quedarse. Su legado se lo exigía ya que, si los rumores que le habían llegado eran ciertos, tenían que permanecer allí para que nadie les disputara su derecho a disfrutar de su herencia. —Son demasiado orgullosos para rendirse —afirmó tajante, comprendiendo en parte por qué Rafer y sus primos se negaban a vender sus propiedades y largarse—. Sus raíces están aquí, Jeannie. No cortarán el último lazo que les une a sus padres. No era el lugar ni el momento para mencionar la herencia y los términos. Eso era un asunto que sólo concernía a Rafer y a sus primos. —¿Le habéis contado todo esto al sheriff? —preguntó Cami a la pareja.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 144


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Jack negó con la cabeza. —Lo de las llamadas sí, pero no lo de los frenos del coche de Jaymi. He pensado que debería decírselo antes a Rafe y a sus primos. Ella se pasó los dedos por el pelo intentando buscar otra alternativa. Si buscaba ahora a Rafer para contarle todo aquello, quedaría patente su incapacidad para mantener las manos alejadas de él y acabaría en su cama tarde o temprano. Además, él no había tenido en consideración sus sospechas cuando se las contó. —¿Crees que se puede confiar en Archer? —inquirió, mirando a Jack. —Le confiaría mi vida, pero no la de Jeannie —contesto él, frunciendo el ceño—. No sé si eso responde a tu pregunta, Cami. Pero te recomiendo que si vas a continuar saliendo con Rafe, le cuentes lo que está pasando. —No salgo con él —replicó, reclinándose en la silla y cruzando los brazos en un gesto protector—. Pregúntale a él, te lo confirmará —Ella era, según las propias palabras de Rafer, un polvo ocasional—. Sólo quiero saber lo que está pasando y por qué sus abuelos les odian tanto. —No olvides que hay alguien que no quiere que lo sepas —señaló Jack—. Sé precavida, vigila tu espalda. Fue doloroso perder a tu hermana, Cami, pero ella ya nos había dejado en espíritu el día que murió Tye. Perderte a ti sería mucho peor, porque siempre has sido parte de la comunidad, y eres amiga de todos. Cami les miró durante un segundo antes de bajar la vista con una amarga sonrisa. —No, Jack, la gente quería a Jaymi, mientras que a mí... A mí sólo me toleran. —Jaymi se distanció de todos —le recordó Jack—. Contaba los días que le quedaban para reunirse de nuevo con Tye. Ni siquiera le importaba vivir o no en Sweetrock a pesar de la insistencia de tu padre. Todos estaban al corriente de sus planes. Mark quería que ella viviera en un lugar donde tuviera más oportunidades y pudiera conocer a otros hombres. Todo el mundo sabía aquello, entonces, ¿por qué seguía sorprendiéndole escuchar que su padre había hecho planes para abandonar Sweetrock sin contar con ella? —¿A qué esperaban? —inquirió Cami, preguntándose de nuevo por qué Jaymi no le había dicho nada—. Podrían haberse ido sin más. —A que te graduaras. Al menos eso fue lo que nos dijo Jaymi —le explicó Jack—. Tus padres no querían que tuvieras que cambiar de escuela a mitad de curso. No, eso no era cierto. Sus padres no la querían con ellos y punto. Si no hubiera sido así, le habrían contado sus planes en vez de mantenerlos en secreto. Incluso su madre la había traicionado. Oh, Dios, ¡saberlo había resultado demasiado doloroso! Sin embargo, Jaymi nunca le falló. Nunca la hubiera dejado sola. Además, Tye estaba enterrado más cerca de Sweetrock que de Aspen y su hermana jamás se hubiera alejado de él. —Tenemos que irnos. —Jack lanzó una mirada de soslayo a su esposa—. Lo siento, Cami. Sé que mi padre actuó mal y... —No es culpa tuya, Jack —se apresuró a decir—. Gracias por venir a decirme lo que habéis descubierto. Él la saludó con un gesto antes de acercarse a su esposa y rodearla con el brazo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 145


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¿Sabes? Quizá mi padre tenga razón. Tal vez deberíamos irnos del condado de Corbin. La actitud de cierta gente me revuelve el estómago. Me da vergüenza pertenecer a una comunidad que se deja influenciar de una manera tan humillante. —No puedo culparte por sentirte así —asintió Cami, dándole la razón para sus adentros pero sabiendo que ella no estaba dispuesta a seguir ese camino. Porque, cuando todas las voces que no estuvieran de acuerdo con los barones hubieran emigrado, ¿quién enseñaría a los niños lo que era correcto? Ella no podía dejar de pensar en los niños a los que daba clase. Eran mucho más inteligentes y perspicaces de lo que nadie pensaba, absorbían todo lo que ocurría a su alrededor y actuaban en consecuencia. Por eso no podía abandonarles. Cuando Jack y su esposa se fueron, Cami miró a su alrededor y suspiró.

Aquella noche era la fiesta más importante de la primavera que daba inicio a las actividades al aire libre. A pesar de las intrigas secretas que subyacían en el condado, la comunidad se había volcado para proteger a los niños de una manera que no se hacía en ningún otro sitio. La fiesta era tan importante y significativa que la gente llevaba días decorando las calles del pueblo con luces y guirnaldas. Y si el tiempo no acompañaba, se reunirían en el enorme centro cultural comunitario. Cami dudaba que hubiera una sola familia que no asistiera, ni niño que no pasara el fin de semana completo en el centro municipal. El pueblo estaría iluminado como si fuera Navidad y todos los negocios cerrarían temprano excepto el pub, que permanecería abierto casi toda la noche, pues era el lugar a donde se iba a tomar la última copa. Aquellos eventos eran para todos, pero había mucha vigilancia y el alcohol estaba prohibido. A lo largo de los años, el acontecimiento había tenido sus altibajos, pero la dedicación del consejo municipal y de la asociación de padres había logrado que el proyecto siguiera adelante. Corbin esperaba la fiesta con ansiedad. Tras largos meses de invierno, todo el mundo anhelaba un acontecimiento social de esa importancia. Durante las dos estaciones anteriores sólo había habido actividad social en algunos de los ranchos circundantes que habían acabado convirtiéndose en complejos turísticos en los que practicar deportes de invierno como el esquí. En abril aquellas actividades invernales tocaban a su fin, la nieve comenzaba a derretirse y los ríos se descongelaban. La naturaleza despertaba de su letargo, volvía a haber caza y pesca en abundancia y los árboles mostraban los primeros signos de su vuelta a la vida. Y, para variar, Cami no tenía pareja. Podría haberla tenido si Rafer le hubiera llamado. Sí, podría haber ido con él. Se arregló lentamente. Se puso un vestido de fiesta, zapatos de tacón y complementos a juego. Pensó si debía conducir o no hasta el centro comunitario, aunque lo cierto era que no tenía ganas de caminar por segundo día consecutivo. Además, llevar el coche significaba tener que buscar aparcamiento, y encontrarlo resultaría imposible. Sí iría andando. A la vuelta no le costaría encontrar quién la acompañara a casa. Y, definitivamente, sería difícil que alguien la siguiera como la noche anterior. Por un momento se preguntó si Rafer la habría acompañado si ella se lo hubiera pedido.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 146


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

¿Cómo le sentaría un traje de buen corte? Si asistía, ¿bailaría con ella? ¿La mirarían con envidia el resto de las mujeres al verla con él? Aunque, ya que pensaba en eso, ¿por qué demonios se había ido él tan bruscamente la noche anterior? Aquélla estaba siendo una primavera muy rara y Cami no estaba segura de que eso fuera necesariamente bueno. Pensándolo bien, no, no se encontraba demasiado a gusto. Y sí, estaba segura de que Rafer habría ido con ella al baile si se lo hubiera pedido. La habría estrechado entre sus brazos mientras ella apoyaba la cabeza en su hombro, moviéndose al ritmo de la música sin dejar de pensar en cuánto tiempo les llevaría irse de allí y encontrar una cama. Sacudió la cabeza con rapidez intentando eliminar las imágenes une se habían apoderado de su mente y de las necesidades que éstas provocaban. Pero, mientras se dirigía a la puerta, no pudo detener la lujuria que pensar en bailar con él había desatado. Recordó los besos de Rafer, largos e intensos; sus labios en los pechos, en los enhiestos y sensibles pezones, la manera en que los mordisqueaba para después aliviar la carne dolorida con ligeros toquecitos de la lengua. La sensación de esos labios recorriéndole la piel, deslizándose por su vientre hasta alcanzar el hinchado clítoris entre sus muslos. El placer cuando la follaba con la lengua... Quiso gemir de necesidad. Sabía que estaba a punto de gritar de frustración y tomar una decisión de la que sabía que acabaría arrepintiéndose. Ella le había dicho que se mantuviera alejado, así que él estaba cumpliendo sus exigencias a rajatabla. Pero si era sincera consigo misma, sabía que eso no quería decir que le gustara. Quería cambiar el pasado. Quería que las cosas fueran diferentes. Ansiaba poder ir a aquella condenada fiesta y bailar con él; no quería renunciar a sus sueños, pero tenía que hacerlo. Porque a lo único que podía aspirar con Rafer era a sueños; quimeras. Daba igual lo mucho que anhelar otra cosa la hiciera gritar de frustración. Rafer era el único hombre que no podía tener. El único que se negaba a sí misma. El único que podría apresar su alma y romperle el corazón. ¿Cómo podía pensar él que sentía vergüenza por aquello que había entre ellos? No, no se trataba de vergüenza. Y tampoco tenía nada que ver con el hecho de que la gente del condado se negara a aceptar a Rafer, Logan y Crowe. El condado había cambiado mucho en los años transcurridos desde la muerte de los hermanos Callahan. Los barones no tenían tanto poder en el Consejo Escolar como entonces. Había gente nueva en la comunidad y la influencia de las familias patriarcas no era tan fuerte como antaño. El director de la escuela en la que trabajaba vivía en Aspen, no en el condado de Corbin o en Sweetrock, y el alcalde había formado parte de las Fuerzas Armadas durante años antes de regresar el condado, hecho que había influido mucho en su elección. Así que el odio hacia los Callahan no era tan arraigado como cuando ella era una adolescente. El condado estaba cambiando y llevaba años haciéndolo. Pero, a pesar de todo eso, los vecinos de la localidad seguían anclados en el pasado y en la riqueza de los barones. Ahora los patriarcas ya eran ancianos y, aunque aún les quedaban años por delante, sus fuerzas decrecían y, con ellas, su poder. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 147


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Y ellos lo sabían. Cami había visto aquella certeza en los ojos de Marshal Roberts, la sabiduría de que no era el hombre que fue treinta años antes y que tampoco el condado era el mismo lugar de entonces. Si habían matado a los abuelos, los padres y los tíos de Rafer, o si habían apoyado o financiado de alguna manera las muertes acaecidas en el condado tantos años atrás, ahora no podrían repetir esos hechos. El alcalde había sido militar y no parecía que utilizar tales tácticas formara parte de su estilo. Sin embargo, los barones todavía eran peligrosos y ella estaba segura de que ése era el mensaje que Marshal Roberts había intentado transmitirle cuando fue a visitarla. Su poder podía haber disminuido, pero no había desaparecido. Todavía era un enemigo temible.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 148


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 1144 El vestido era de suave terciopelo negro y tenía un corpiño bordado con hilos dorados y plateados que enfatizaba la plenitud de los pechos de Cami. El corte imperio hacía que la joven ofreciera una apariencia tan delicada y frágil que Rafe se preguntó cómo era posible que no le hubiera hecho daño cada vez que se había acostado con ella; bien sabía Dios que no se había molestado en ser suave. Los mechones que caían en torno a su rostro daban un aire de frescura a los elegantes ángulos de su cara y conseguían dejarle fascinado cada vez que se fijaba en las diferentes tonalidades de su melena. Contempló aquellos ojos grises que observaban a las parejas en la pista con un cierto anhelo, centrando su atención en el lento y sensual balanceo de las figuras como si estuviera imaginando que era una de ellas. ¿Le gustaría bailar? ¿Qué sentiría él al estrecharla mientras ella se movía contra su cuerpo? Sabía a ciencia cierta que Cami estaba pensando en estar allí con él. Aunque ¿por qué estaba tan seguro? El pasado y el condado de Corbin al completo se interponían entre ellos. Y además, ¿qué demonios estaba haciendo él allí? No debería haber permitido que Crowe y Logan le convencieran para acompañarlos. ¿Por qué su primo mayor quería asistir a aquel maldito baile? Habían evitado ir a aquella fiesta desde que eran adolescentes, ¿por qué asistir ahora? Quizá Crowe tuviera una bala alojada en la cabeza. ¿Sería ésa la causa de su locura? Últimamente no hacía más que tomar decisiones que le resultaban imposibles de comprender. Presentarse en ese baile no era más que una de ellas. Los habitantes del condado de Corbin parecían considerar aquel evento como algo de vital importancia, tal y como los poderes fácticos dictaban. Durante los meses de primavera y verano, hasta que el otoño recrudecía el clima, el condado organizaba un evento como aquél todos los sábados. Contrataban una orquesta o a un Dj y los asistentes bailaban hasta el amanecer del día siguiente. El pub local permanecía abierto toda la noche, aunque no servían licores hasta después de determinada hora. Lo que quería decir que muchos de los asistentes se lo traían de casa. El cercano club social del pueblo abría sus puertas el viernes por la tarde y cerraba el domingo por la mañana; era allí donde pernoctaban los niños y adolescentes que vivían más lejos. Si Rafe no recordaba mal, los adolescentes llevaban sus sacos de dormir y almohadas. La comida y bebida no eran problema, pues las suministraban los patrocinadores. La finalidad de celebrar todos esos acontecimientos los fines de semana era mantener a los jóvenes y niños del pueblo fuera de las calles y entretenidos durante los meses estivales, previniendo cualquier tipo de descontrol. En teoría era un plan idílico. Y debía reconocer que ni siquiera ellos habían sido rechazados de niños en esas actividades —a menos que las miradas contaran— cuando Clyde Ramsey iba a Aspen para lo que él denominaba «su diversión de adulto». Sin embargo, en cuanto tuvieron una edad prudencial, los tres se largaban de acampada los fines de semana que Clyde no estaba. En el fondo, su tío no confiaba en ellos. «La sangre tira» solía decir cuando cerraba su casa con llave y los llevaba al pueblo. No quería arriesgarse a que desapareciera nada de su casa. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 149


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

No es que ellos hubieran robado nada en su vida. No lo habían hecho y tampoco habían escuchado que sus padres fueran acusados de nada; no se trataba más que de suposiciones y sospechas. Sí, puede que no les hubieran excluido de la sociedad cuando eran adolescentes, pero en cuanto se hicieron adultos, la historia fue bien distinta. Cuando aparecían en los bailes con sus ropas de gala, peinados y arreglados, eran muy conscientes de las miradas que recibían y de qué significaban. Los habitantes del condado habían sido testigos suspicaces de su crecimiento, mientras que los nuevos residentes, aquéllos que eran recién llegados, los observaban con una cierta curiosidad. Pero sobre todo, habían sido las chicas quienes les miraban con más aprecio. Hubo un tiempo en el que Rafe y sus primos se dedicaron a demostrar a aquel condado por qué sus padres habían sido capaces de conquistar y casarse con las tres preciosas hijas de los patriarcas locales. Había unas cuantas de su generación en el condado de Corbin y también aparecían por allí algunas de las que ilustraban las páginas sociales de los periódicos de Denver y Aspen. Y si no estaba equivocado, pensó Rafe con ironía, en ese mismo instante una de esas chicas adineradas le acababa de guiñar un ojo en clara invitación. En otro tiempo habría aceptado aquel ofrecimiento silencioso, en especial allí, frente a todos los que le habían mirado con desprecio. Pero nunca le haría algo así a Cami. Antes muerto que renunciar a experimentar de nuevo el placer que había encontrado al poseer a Cami. Y sabía, más allá de cualquier duda, que jamás volvería a llevar a otra mujer a su cama mientras tuviera la posibilidad de conquistarla. Deslizó de nuevo la mirada hacia la joven, observándola charlar con varios maestros de la escuela donde ella daba clase. Ahora estaba hablando con aquella vivaracha e inquieta pelirroja, que no hacía más que mirarle antes de ponerse a cuchichear con Cami. Parecía que aquella chica conocía más de su relación con Cami que lo que había podido ver Martin Eisner. Sin embargo, si era honesto consigo mismo, reconocía que Eisner no había esparcido los rumores que él había esperado. Para ser un reconocido cotilla, se había comportado de manera muy discreta hasta ahora. —¿Podéis decirme otra vez por qué estamos aquí? —masculló Logan a su espalda, de manera que sólo le escucharan Crowe y él. Logan no estaba feliz de estar allí pero, igual que cuando eran pequeños, Crowe les había obligado a salir de casa para ir al pueblo. —Porque no vamos a ocultarnos más —respondió Crowe con firmeza, sin molestarse en bajar el tono. No trataba intencionadamente de que le oyeran, pero tampoco le importaba hacer alarde de sus propósitos. —No estaba al tanto de que estuviéramos ocultándonos —replicó Rafe—. Lo único que pasa es que este pueblo no me interesa. Nada en él llama mi atención. Aquello era una mentira de proporciones épicas. Cuanto más miraba a Cami, más le interesaban los bailes de Sweetrock. Ese tipo de acontecimientos eran una buena excusa para alternar con ella sin perder el orgullo. Si se salía con la suya, tendría una excusa válida para

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 150


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

sostenerla entre sus brazos, para gritar en silencio que esa mujer le pertenecía. El sentimiento de posesión que se había instalado en lo más profundo de su alma en todo lo referente a Cami, se hacía más fuerte cada día. —Yo voy a quedarme por aquí hasta que me aburra —dijo Crowe arrastrando las palabras—. Si queréis largaros, hacedlo. Personalmente, mi intención es divertirme un poco. Rafe le miró con ironía. —Sabía que venir en tu coche era una mala idea. Y había sido idea de Crowe. Rafe debería haber llevado la Harley, pero el aire todavía bajaba muy frío de la montaña. Crowe encogió los poderosos hombros, que llenaban a la perfección la chaqueta negra de seda. Su primo estaba escudriñando la multitud otra vez. Parecía buscar a alguien. Como si estuviera allí por una razón concreta, para reunirse con una persona determinada. ¿En quién estaría Crowe tan interesado? Sabía que estaba allí por algo más que para forzar la aceptación de la gente del condado. En realidad, a ninguno de los tres les importaba nada lo que pensaran los habitantes de ese maldito pueblo. Si lograban llevar adelante sus planes, el condado claudicaría sí o sí. Asistir a aquel maldito baile no iba a suponer ninguna diferencia. Rafe miró a su primo Logan, que observaba la pista de baile con ojos entrecerrados. —Sois una compañía de lo más agradable —masculló Rafe alzando el vaso de cerveza y bebiendo sin apartar la vista de Cami. —Entonces ve a dar una vuelta —gruñó Crowe—. No estás atado a nosotros con una cadena. Rafe ignoró a sus primos mientras veía cómo Cami levantaba la mano para apartarse un mechón color miel dorada de la mejilla con aquellos gráciles dedos. Sonreía a Lowry Berry, el jefe de estudios del colegio, que le devolvió la sonrisa al tiempo que le ofrecía una alargada copa de champán. ¿Cómo se atrevía Cami a sonreír a otro de esa manera? ¿Estaría coqueteando con aquel tipo? ¿Parpadearía a propósito de esa manera para conseguir que ese infeliz pensara que podía llevársela a la cama? Rafe se apartó lentamente de la pérgola donde estaba apoyado. Lowry podía dejar de hacerse ilusiones. Observó a Cami con furia, como si de esa manera consiguiera que el tipo pusiera pies en polvorosa. Sin embargo, Lowry se acercó todavía más y le susurró algo al oído inclinándose sobre ella. ¡Maldición! Ese hombre estaba arriesgando la vida. Entonces vio que aquel capullo cerraba los dedos en torno al brazo de Cami. ¿No sabía que estaba tocando algo que le pertenecía? Tensó la mandíbula. ¿Ese ruido lo hacían sus dientes? No pensaba consentir esa situación ni un segundo más. Dejó lentamente el vaso vacío en el suelo y apretó los puños.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 151


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

«¡Es mía!» —¿Has dicho algo, Rafe? —preguntó Crowe a su espalda. No había dicho nada, al menos no en voz alta. ¿O sí? Justo entonces Lowry señaló la pista de baile. El aire de la noche comenzaba a inundarse con los sonidos de otra tierna balada. Era una invitación a bailar, una que podría meter a aquel imbécil en más problemas de los que esperaba. —¡Joder, Cami! No se te ocurra aceptar —gruñó él. Prácticamente notó que la sangre le hervía en las venas cuando una oleada de posesión, imposible de contener, se extendió precipitadamente por todo su cuerpo. Se sintió como un animal salvaje reclamando a su hembra. ¿Cómo se atrevía otro hombre a tocar algo que no era suyo? Oh, y si no estaba claro que le pertenecía, la marcaría. Esa misma noche. Esa noche le demostraría que era suya. Utilizaría alguno de los juguetes eróticos que ella guardaba en el cajón de la mesilla de noche y pondría su pequeño mundo del revés. Cuando terminara, Cami sabría sin ningún género de dudas a quién pertenecía su exuberante y elegante cuerpo. Sabría exactamente quién reclamaba no sólo sus besos y cada milímetro de su exquisita piel, sino también cada jodido baile que estuviera dispuesta a bailar. Dio un paso adelante. —Espera un segundo —masculló Logan al tiempo que le cogía del brazo—. ¿Estás seguro de lo que vas a hacer? Rafe apartó lentamente la mirada de Lowry y clavó los ojos en su primo con una furia que Logan no pudo comprender. —¿Qué crees que voy a hacer? —preguntó con los dientes apretados—. Sólo pretendo bailar. Era lo que más anhelaba en aquel momento: bailar con su mujer. Y tenía intención de dejar claro a ese maldito pueblo que ella le pertenecía. Rafer Callahan ya no era un niño indefenso. No era sólo el nieto rechazado de Marshal Roberts. Era el amante de Cambria Flannigan y antes de que amaneciera todos lo sabrían, le gustara a ella o no. —Contente, Rafe —intentó retenerle Logan cuando él dio otro paso adelante—. No es una buena idea. Usa la cabeza, maldita sea. Rafe volvió los ojos hacia su primo y le lanzó una mirada furibunda. —Suéltame antes de que te dé un puñetazo. Y tenía intención de hacerlo. Puede que su primo se lo devolviera, pero lo haría. —Vamos, termina de beberte la cerveza y mantente alejado de Cami. No montes un espectáculo. —Había un tono de advertencia en la voz de Logan que rara vez usaba—. No hagas una escena. Rafe clavó los ojos en la mano con la que su primo le sujetaba el brazo. —Quítame las manos de encima, Logan, si no quieres iniciar una pelea.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 152


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Hacía muchos años que no se peleaban, pero nada ni nadie se iba a interponer entre él y lo que ya había reclamado como suyo. Giró la cabeza y volvió a mirarla con la necesidad y el hambre que sentía por ella todavía brillando en sus ojos, haciendo trizas su control. Aquélla era su mujer. Era un baile. Ella sólo quería bailar y lo haría, pero en sus brazos. Recordó el baile de la otra noche. Entonces no había podido pensar más que en follarla, como cada vez que la tocaba. Y quería más. Más besos, más caricias; quería volver a acostarse con ella... Pero también quería bailar. Logan le soltó lentamente. —No quiero pelear esta noche. Archer nos metería en la cárcel y sabes que no sería bueno para el negocio. —¡Archer no se atrevería! —gruñó Rafe—. ¿No estás cansado de todo esto, Logan? ¿De que consideren que no eres lo suficiente mente bueno para bailar porque a los habitantes de este pueblo les aterra pensar que podríamos casarnos con las mujeres más ricas y hermosas? Logan hizo una mueca. —¿Acaso alguna vez nos ha importado eso? Estar aquí hoy no es más que un medio, maldita sea. No tenemos ningún objetivo inmediato. Contrólate, por favor, que vean que servimos para algo más que pelear. Rafe entendía lo que Logan trataba de decirle. Que cuando el pueblo dependiera económicamente de ellos no podrían rechazarles y evitarles. En cuanto los beneficios monetarios del complejo turístico que habían planeado comenzaran a hacerse notar, el condado se pondría a sus pies. Pero ¡joder!, no pensaba quedarse de brazos cruzados mientras otro hombre tocaba a su mujer. Se dio la vuelta de nuevo buscando a Cami entre la multitud. Pensaba reclamarla ante Dios y el condado de Corbin. Se mantuvo inmóvil un segundo antes de dar el primer paso, observando la pista de baile; los grupos charlando, los asistentes que se reían y coqueteaban. Ella no estaba allí. ¿Dónde demonios se había metido? —Cami echó un vistazo a tu cara y huyó. —Los ojos dorados de Crowe brillaban de risa—. Estoy por apostar que tu presa ha volado hacia su casa. ¿Que Cami había vuelto a casa? Rafe lo dudaba. Ella sabía que la seguiría, que no había ninguna posibilidad de que la dejara escapar. Sin contar la noche anterior, hacía ya tres semanas que no la acariciaba, que no la tocaba que no... Había esperado demasiado tiempo y estaba cansado de esperar. Jamás había aguardado tanto por algo como estaba haciendo ahora. Se adentró en la pista de baile buscándola con la mirada. Escudriñó las sombras; sabía que estaba por allí, la sentía. Se transformó en el cazador al acecho que le habían enseñado a ser en el ejército. En el depredador en el que le convertía la primitiva lujuria que le consumía.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 153


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Penetró en la oscuridad dispuesto a registrar cada metro cuadrado del pueblo hasta dar con ella. ¿Realmente Cami pensaba que podría escaparse sin hablar con él? No pensaba seguir esperando. Ella no había ido al rancho, parecía como si no se acordara del tiempo que habían pasado amándose como si el mundo fuera a acabarse. Pues bien, él estaba dispuesto a recordárselo. Esa noche y la siguiente. Y todas las que hiciera falta. Rafe había visto sus ojos, su mirada, y sabía que estaba tan excitada como él. A Cami le resultaba tan difícil mantenerse alejada de él como a él de ella. Avanzó lentamente entre las parejas que buscaban la privacidad entre las sombras e ignoró los susurros que provenían de los rincones más oscuros. Hasta que fuera un poco más tarde y la gente perdiera sus inhibiciones gracias a la bebida, no habría problema en encontrar a nadie en alguna situación comprometida. Por ahora las parejas sólo buscaban un poco de intimidad. Y ella estaba por allí. La podía sentir como una ola de calor. La detectaba a distancia. Tenía la polla tan dura que podría clavar un clavo con ella. Le dolía y palpitaba de anhelo. La añorada sensación de los músculos internos de Cami apretando su miembro, succionándolo, le hacía arder sin control. La necesidad dad de sentirla otra vez estaba volviéndole loco de deseo. Quería hundirse en ella, penetrarla lentamente notando como se abría para él y vibraba en torno a su sensible glande. Se detuvo. Ya casi había traspasado la zona de los asientos y se acercaba al aparcamiento. Justo entonces, la suave brisa de la montaña que se colaba entre los árboles llegó acompañada de un sutil y elusivo aroma —Me estás persiguiendo —escuchó que le acusaba ella—. Lo sé. Rafe se giró lentamente y clavó los ojos en un oscuro rincón donde había ocultas algunas sillas. Era una zona más privada que las demás, más cercana al aparcamiento y resguardada por las sombras de los árboles. Comenzó a caminar, aproximándose a aquel lugar protegido de donde había surgido la voz de Cami. Se detuvo al llegar a su lado, la miró fijamente y se inclinó para tomarla por las esbeltas caderas. —¿Estás escondiéndote de alguien? —inquirió, luchando por controlar el tono furioso de su voz—. Claro que sí, no puedes permitir que nadie nos vea juntos, ¿verdad? Ella le apartó las solapas de la chaqueta y apretó las palmas contra su amplio pecho. Rafe notaba el calor de sus manos a través de la fina camisa que llevaba, provocando que se encendiera un agitado fuego en su interior. ¡Maldita fuera! Aquel roce suave y tembloroso, sumado al sonido de la respiración acelerada de Cami, hacía que se le tensaran los testículos. Ella estaba mirándole con ojos hambrientos, con una expresión casi deslumbrada, con los labios entreabiertos y el aliento entrecortado. —No quiero que nadie me vea así —susurró trémula—. Excitada y casi incapaz de respirar porque te tengo demasiado cerca.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 154


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Todavía puedo acercarme más, gatita. Hundió los dedos en su carne e hizo que se pusiera de puntillas para apretar la dura erección contra la unión entre sus muslos. Cami lanzó un gemido y le clavó las uñas en el pecho por encima de la camisa al tiempo que entrecerraba los ojos. —Sí, claro que puedes acercarte más —reconoció ella—. Y cuando lo haces, pierdo la razón. De hecho, ni siquiera podía pensar. Cuando él estaba cerca se le olvidaba todo lo que se había prometido a sí misma y sólo pensaba en acariciarle. Le había visto de lejos en el baile y se había obligado a huir en dirección opuesta. Literalmente. —Y perder la razón no es bueno, ¿verdad? El tono indulgente, y sin embargo fiero, hizo que la joven esbozara un mohín. —Me presionas demasiado —dijo Cami, luchando contra la necesidad de apoyar la cabeza en su pecho—. Te he echado de menos todas estas noches, Rafer —confesó antes de poder evitarlo. —Porque quisiste, gatita —le aseguró él—. Tienes mi número de móvil y sabes dónde vivo. Ella negó con la cabeza lentamente, notando que se le cerraban los ojos al sentir que él comenzaba a acariciarle las caderas a través del ligero terciopelo del vestido. Empezaba a hacer frío. En ese lugar, rodeados de bosques y cumbres coronadas de nieve, las noches jamás llegaban a ser cálidas, ni siquiera en verano. Y a pesar de eso, aquel vestido que antes de estar con Rafer le parecía cómodo y ligero le resultaba ahora demasiado grueso, demasiado pesado. Quería quitárselo. Quería desnudarse. Quería estar tan cerca de su piel como pudiera, dar rienda suelta a la locura que la consumía. —Te llamé ayer por la noche —murmuró—, pero no me respondiste. —Debía de estar fuera de cobertura —adujo él. —¿Por qué me presionas, Rafer? —musitó—. ¿Por qué me haces esto? Él apretó las manos en sus nalgas y la obligó a alzarse de nuevo para friccionar el grueso miembro contra ella. —Porque no puedo dejar de pensar en ti —gruñó al tiempo que inclinaba la cabeza para susurrar en su oído—: Porque lo único que tengo que hacer es recordarte y mi polla se pone tan dura como si fuera de hierro. Porque no puedo sacarte de mi mente y pienso que finalmente terminaré odiándote porque es evidente que tú si puedes sacarme de la tuya. —Oh, ¿eso crees? —preguntó ella con la respiración jadeante— ¿Por eso no puedo dormir por las noches? ¿Por eso no hago más que mirar el reloj y la puerta, rezando para verte atravesar el umbral? ¿Por eso cada vez que suena el teléfono mi cuerpo se humedece preparándose para ti hasta que me doy cuenta de que no eres tú quien llama? Ella era tan consciente de la desesperación que se percibía en su voz como del cuerpo de Rafe. Indefensa entre sus brazos, ladeó la cabeza al sentir que él movía los labios sobre su oreja, explorándola con la lengua y capturando el lóbulo entre los dientes. Su vientre se tensó, un involuntario espasmo en respuesta a la estremecedora voracidad sensual que la recorrió cuando él movió los labios a la hipersensible zona debajo de la oreja. La rozó allí con la lengua antes de comenzar a lamer ese punto. Ella le deslizó las manos por los hombros intentando acercarse más, tratando de colarse bajo la piel de aquel hombre.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 155


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No viniste a mí, Rafer —jadeó ella en un susurro—. Te estaba esperando. —Yo te esperaba a ti, cariño —respondió Rafer—. Pero no me llamaste y no pienso volver a rogarte. Te lo dije la última vez que hablamos. —¿Quieres que sea yo la que implore? —Lo cierto es que estaba dispuesta a hacerlo. No le importaría suplicarle si era eso lo que él quería. —No, lo que quiero es que bailes conmigo, Cami. Ella tensó las manos sobre sus hombros. Rafe no iba a ponerle las cosas fáciles, ¿verdad? Sería todo o nada. Y ¿acaso no se lo merecía? Hasta que se unió al ejército, a Rafe le habían hecho sentir que no merecía lo mismo que los demás hombres, y cada vez que volvía al condado se convertía en un ciudadano de segunda categoría. Y no lo era. Se merecía disfrutar de los mismos privilegios que todos los demás. Él se retiró un poco para mirarla, buscando sus ojos. La exigencia que oscurecía sus pupilas hizo que también le clavara los dedos en las caderas, y que Cami, vencida, apoyara la frente en su pecho. Aturdida por las violentas emociones que colisionaban en su vientre, sintió que él desplazaba la mano desde la cadera a la nuca y que le introducía los dedos entre el cabello. Cerrando los ojos, Cami intentó absorber el calor y la confianza en sí mismo que formaban parte de Rafer. —Por favor, deja de presionarme —susurró, sabiendo lo que él estaba exigiéndole. —Niega que me perteneces, Cami. —Sonaba inflexible y, a la vez, increíblemente suave. Sabía lo que estaba pidiéndole a la joven, y también sabía cuál sería el resultado. Pero, aun así, todavía lo exigía. Ella luchó para contener su expresión, las peligrosas sensaciones que crecían en su interior. Tragó saliva. —No soy propiedad de... —Pero quería. Lo deseaba tanto que la necesidad palpitaba en sus venas y latía en su clítoris—. Dejemos de hablar y bailemos, te lo ruego —musitó de pronto, sabiéndose vencida. La intensa pasión que la invadía sin duda se acrecentaría a causa de la intimidad del baile. Una intimidad que los atraparía y haría que se rindieran el uno al otro delante de todos. Él la reclamaría no sólo ante sus enemigos, sino también ante la persona que la amenazaba y que la había vuelto a llamar esa misma tarde, cuando estaba a punto de irse al baile. Esta vez la amenaza había sido muy explícita, pero estaba tan cansada de rechazar lo que sentía, de mantener a Rafer alejado... Quizás allí nadie los viera y no corrieran peligro. Dios, no quería pensar. Ahora sólo importaba el hombre que la estrechaba contra sí y que le exigía una total y absoluta rendición. Rafe se tensó visiblemente y la miró como si estuviera calculando cuál sería la mejor manera de demostrar lo que había entre ellos. De convencerla a ella y a cada hombre presente en aquel maldito baile que la codiciaba, que era únicamente suya. De advertir a todos los habitantes del condado que no se atrevieran a tocarla.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 156


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Y sólo había una manera de conseguirlo eficazmente. Reclamarla, marcarla de manera que todos lo entendieran. Después de ver que otro hombre la tocaba minutos antes, necesitaba demostrar que la poseía. Esa noche dejarían de considerarla una mujer libre. Con los ojos entrecerrados, Rafe inclinó la cabeza, quedando casi nariz contra nariz. —Ten cuidado —le advirtió con voz ronca—. He visto como te tocaba Lowry cuando te invitó a bailar, Cami. Ella agrandó los ojos y separó los labios. —No lo hagas. —Rafer le puso un dedo sobre los labios para que guardara silencio—. No digas nada. No te molestes en discutir conmigo. Créeme, Cami, y entiende bien mis palabras: como vea que otro hombre te toca, como vea que alguien te pone la mano encima, le mataré. ¡Y que Dios nos ayude a ambos como se te ocurra bailar con otro hombre que no sea yo! Ella se estremeció de sorpresa. El sonido de su voz, la advertencia implícita, la furia que brilló en los ojos masculinos la hizo temblar y acercarse más a Rafer, que giró los dedos enredados en sus cabellos y tiró con fuerza, obligándola a echar la cabeza hacia atrás para cubrirle los labios con los suyos. Fue como echar gasolina a las llamas. Como si no hubiera pasado un segundo desde su último beso, el deseo se avivó y creció en su interior, haciéndose dueño del control. Cami le acarició y enterró los dedos en su pelo para acercarle todavía más. Sus labios frotaron con rudeza los de ella antes de que abriera la boca y sus lenguas se buscaran con desesperación. Cami se deleitó con la ardiente voracidad con la que él saqueó su boca. Notó un cierto regusto a la cerveza que Rafer había bebido antes y a humo de cigarrillo. Sólo un leve rastro. Justo lo suficiente como para querer seguir degustándolo, para acercarse todo lo posible y disfrutar del beso con más profundidad. ¿Qué estaba haciendo? Cami gimió. Le ansiaba. El dolor, el anhelo por tenerle cerca se volvía más intenso cada noche. La destrozaba. Jamás había deseado nada como deseaba a Rafer Callahan. Jamás había sido besada, saboreada o acariciada como lo hacía él. Nunca había ansiado a otro hombre como le ansiaba a él. Se sorprendió cuando dejó de besarla, pero no luchó cuando le rodeó la cintura con el brazo y la condujo al borde de la pista de baile. En ese momento a Cami no le importaba quién les viera o lo que pensaran. No le importaba nada. Sintió la dura y gruesa erección contra el vientre a pesar de la ropa. De repente no tenía frío, tenía calor. No, no tenía calor, estaba caliente. Ardía a punto de entrar en ignición. Podría haber derretido hielo con sólo rozarlo. El ansia que llameaba en la mirada de Rafer la traspasó, recreándose en aquellos lugares de su alma que ella quería mantener ocultos, que quería que permanecieran fríos. No quería que se deshelaran. No quería sentir más dolor, no quería sufrir más pérdidas.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 157


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Pero no podía evitar sentir lo que sentía, y sabía que aquella hambrienta necesidad que corría por sus venas iba más allá de lo puramente sexual. Mientras él se movía por la pista de baile con ella entre los brazos, reclamándola ante todo aquél que quisiera verlos, Cami notó que su alma se liberaba y cobraba vida. Rafe observó a la multitud con los ojos entrecerrados y luego inclinó la cabeza hacia ella. Cuando la sujetó con una mano en el pelo y la otra en la cadera, supo en lo más profundo de su ser que Cami estaba completamente a su merced. Ella le aceptaba. Y aquella aceptación era un bálsamo para su alma; porque al hacer eso, Cami estaba ratificando su reclamo. Rafe paseó la vista por la pista de baile y clavó los ojos en Marshal Roberts, retando a su abuelo con una ardiente e inesperada furia imposible de contener. Finalmente, el anciano se dio la vuelta, se caló el sombrero tejano que siempre llevaba consigo y se alejó. Puede que todavía no supiera la causa de las decisiones de su abuelo, pero acabaría enterándose. Pronto, muy pronto, encontraría la respuesta a todas las preguntas. Por el momento, disfrutaría de tener a Cami entre sus brazos. Bailando suavemente, meciéndose, estrechándola tan cerca como podían estar dos personas. Hasta que la música terminó. Entonces, Cami se encontró justo donde todo había comenzado, en aquellas sombras protegidas, entre los brazos de Rafer. Un segundo después, era libre. Se estremeció y él la sostuvo hasta que recuperó el equilibrio sobre los altos tacones; pero fue sólo un segundo antes de soltarla y dar un paso atrás. —Rafer —susurró ella. Cami necesitaba más. Se moría por más. —Llámame cuando estés dispuesta a invitarme a entrar a tu casa por la puerta principal, Cami —la retó con furia—. Hasta entonces será mejor que recuerdes cada una de mis palabras de advertencia. Antes de que ella pudiera protestar o discutir, se había marchado. Se deslizó entre las sombras y desapareció, dejándola inmersa en una desoladora sensación de pérdida. Cami se dejó caer lentamente en el banco que había a su espalda y se cubrió la cara con las manos. Debería haberle explicado sus razones. Debería haberle dicho que estaba recibiendo las mismas llamadas telefónicas que Jaymi, y que en la última no sólo la amenazaban a ella, sino también a él. «No eres una buena chica, Cambria. ¿No sabes que te castigaré aún más que a tu hermana? Y esta vez tu amante también sufrirá mi cólera. No, no eres una buena chica...» Es decir, que su acosador sabía que no estaba manteniendo Rafe a distancia. Sí, quizá debería haber hablado con él...

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 158


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 1155 Cami se obligó a irse a casa. Las calles, como había sospechado, estaban llenas de gente, lo que complicaría mucho las cosas para cualquiera que quisiera seguirla. Volvió en compañía de unos amigos que habían aparcado en su calle. Con esa excusa no necesitó pedirle a nadie que la acompañara, algo que hubiera requerido muchas explicaciones. Sólo cuando estuvo en el interior de su hogar, deseó haberse quedado un poco más de tiempo en el baile. Quizá hasta que amaneciera. Porque la casa estaba demasiado tranquila. Demasiado solitaria. La casa en la que había crecido, la que había comprado a sus padres cuando tomaron la decisión de mudarse a Aspen, parecía caerse sobre ella. Por primera vez en su vida no se sintió a gusto y protegida allí dentro, y se preguntó si alguna vez volvería a estarlo. Admitió para sí misma que lo que daba calidez a aquella casa había sido la presencia de su madre. Era Margaret quien había mareado la diferencia. Antes de que sus padres se mudaran, aquél había sido un hogar cálido y acogedor. Bueno, sólo cuando su padre no estaba allí. Pero aun así era la casa en la que se había criado. Donde había vivido con su hermana hasta que ésta se casó. Su hermana nunca se olvidó de ella. Jaymi la había invitado a su nueva casa con mucha regularidad, y cuando Tye murió en aquella misión, se unieron todavía más. Su padre no pareció comprender nunca por qué Jaymi buscaba su compañía. Jamás entendió por qué la quería. Cami jamás supo si su madre sabía lo que ocurría, pero no podía descartar la posibilidad sin más. Era imposible que su padre sintiera tal resentimiento por ella y que su madre no lo supiera. Había habido veces en las que tanto ella como Jaymi hubieran jurado que Margaret Flannigan tenía ojos en la nuca, porque cuando eran niñas no podían mover un dedo sin que ella lo supiera; y eso a pesar de los sedantes que se tomaba. Margaret tenía que haber estado al tanto de que su marido no quería a su hija menor. Entonces, ¿por qué no había hecho algo al respecto? ¿Por qué su madre no abandonó a Mark Flannigan? ¿Por qué no le había demostrado que ella sí la quería? ¿Era realmente tan aborrecible que se merecía el desprecio del padre al que llegó a adorar en su infancia? En cierta ocasión, Mark llegó a decirle incluso que se llevaba a su madre a Aspen para alejarla de su influencia negativa. ¿O sólo era la manera que encontró para castigarla por no ser ella la hija que murió? Apartarla de su madre era la única manera que tenía a su alcance para lastimarla de verdad. Durante un momento se mantuvo inmóvil, en silencio, con la mirada clavada en las sombras de la casa mientras la soledad la cubría como un manto. No tenía a nadie que la abrazara y reconfortara. No podía contar con sus padres, y su hermana había muerto hacía años. Ahora sólo le quedaban sus tíos. Y Rafer.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 159


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Pero él no había regresado a casa con ella. No la había seguido ni estaba llamando a su puerta. Él le había dado la posibilidad de elegir y se mantendría al margen mientras tomaba una decisión. Podía llamarle. Podía ir junto a él. Pero Rafe era demasiado listo y no le permitiría esgrimir la excusa de que la había obligado. Quería que eligiese libremente, que aceptara lo que había entre ellos. Sacudió la cabeza para deshacerse de ese pensamiento, de aquella necesidad, y enderezó los hombros. Recorrió la casa revisando los cerrojos de puertas y ventanas y comprobó dos veces que la alarma estuviese conectada. Se sentía inquieta, nerviosa. Como si tuviera el presentimiento de que iba a ocurrir algo, como si su instinto le advirtiera que tuviera cuidado. La sensación había comenzado en el baile, y ahora, en su casa, notaba una extraña vibración en el aire, como si sus sentidos se vieran inundados por un sutil perfume que no podía dejar de oler aunque no pudiera identificarlo. Debería haberle pedido a Rafer que la acompañara a casa. Ojalá estuviera allí con ella. ¡Vaya estupidez!, sabía de sobra que debía dejar de anhelar cosas que no podía tener. Él no la había seguido, no había vuelto a hablarle tras abandonarla en aquel pequeño refugio entre las sombras. Y tampoco la había redamado explícitamente, aunque ella sabía de sobra que ésa había sido su intención. Rafe conocía muy bien las implicaciones de reclamarla en público y los dos eran conscientes de que ella no iba a rechazarle. Sin embargo, a pesar de no volver a aproximarse, la había seguido con la mirada en todo momento. Y ella sabía lo que quería tan bien como todos los demás asistentes al baile. Incluso Emma se mostró reticente a mencionar el asunto, y eso que para su amiga cualquier excusa era buena para tomarle el pelo. Sí, sus ojos habían seguido clavados en ella cada segundo, en especial si otro hombre se atrevía a acercársele demasiado. Pero ella no volvió a bailar, aunque tampoco fue por la advertencia de Rafer. Estaba segura de que no habría hecho una escena. Puede que se enfadara y odiara cada segundo que la viera en brazos de otro, pero se hubiera limitado a hablar con ella cuando surgiera la oportunidad; no se habría enfrentado a nadie. Rafer Callahan tenía más orgullo que todo eso. Sin embargo, no bailó. No bailaría con nadie igual que tampoco se acostaría con ningún otro. Ni siquiera había coqueteado desde la primera vez que durmió con Rafer. Bueno, dormir, lo que se dice dormir, aquella noche no habían dormido mucho. A lo más que llegó en la universidad fue a salir a cenar con algún amigo, esperando que en algún momento surgiera una débil chispa de atracción. Pero no surgió. Suspirando, rozó con los dedos el pasamanos de la escalera mientras subía al dormitorio. En aquella estancia no quedaba rastro alguno de sus padres. Después de comprar la casa había vuelto a decorarla por completo. Sobre todo el dormitorio. Casi sonrió al recordar el momento en que consiguió que fuera suya. Su padre había puesto un precio más alto de lo que correspondía y ella lo pagó sin protestar. No le había resultado fácil hacerlo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 160


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Fue su tío quien la avaló ante el banco. Decidió comprarla una semana después de perder el niño, una pérdida para la que no estaba preparada. Cuando se le retrasó el período había comenzado a hacerse ilusiones y, al final, no podía creer que había perdido a su hijo. Quizá se había equivocado al intentar olvidar aquella noche, al no decirle a Rafer que se había quedado embarazada y que había sufrido un aborto. Pero lo cierto es que nunca había sabido dónde localizarlo mientras estuvo en el ejército y no volvió a verle hasta que coincidieron en el funeral de Clyde Ramsey. Después de eso, no volvió a saber nada de él hasta que volvió a instalarse de nuevo en el condado. Al llegar al piso superior, recorrió el pasillo hasta el dormitorio. Al redecorarlo había unido lo que era un dormitorio no muy grande con el cuarto de invitados, creando su propio santuario dentro de casa. De alguna manera, cada una de las habitaciones resultaba ahora un oasis, un lugar donde podía refugiarse según fuera su estado de ánimo sin tener que recordar a su padre en ningún momento. Pero, por alguna razón, aquella noche no encontraba sosiego en ningún sitio. Entró en el dormitorio y cerró la puerta. Con la mano todavía en la manilla, se apoyó en la gruesa madera y respiró hondo mirando el techo. Tuvo que parpadear para hacer desaparecer las lágrimas. No quería estar sola... De pronto, una sombra surgió de un rincón de la habitación. Un rápido borrón que corrió hacia ella. —¡Oh, Dios! —El terror la inundó al darse cuenta instintivamente de que se trataba de su acosador. La figura vestía de negro de pies a cabeza, una capucha oscura le cubría el rostro, en el que brillaban unos ojos llenos de maldad, y llevaba guantes. Cami abrió la puerta a toda prisa y mientras bajaba las escaleras lo más rápido que podía, daba gracias a Dios por haberse quitado antes los altos tacones. Al llegar a la planta baja se dirigió sin perder un solo segundo hacia la puerta principal, intentando alcanzar el botón de pánico. Casi había llegado. Estiró los dedos para oprimirlo, rozándolo apenas, y, justo entonces, recibió un duro y violento golpe en la cabeza. Su mejilla se estrelló contra la pared y en su cerebro parecieron resonar multitud de campanas. Unos dedos crueles la cogieron de repente por el pelo y comenzaron a sacudirla al tiempo que la arrastraba escalera arriba. Lo percibía todo a cámara lenta. Un empujón le hizo perder pie y se sintió incapaz de detener la caída. Se agarró al pasamanos mientras rodaba, pero eso no impidió que uno de los escalones se le clavara en la cadera y que la cabeza chocara contra la barandilla. Durante un segundo, el mareo fue tan intenso que no notó el crudo dolor que atravesaba de nuevo su cerebro. Luego la golpearon en la mejilla. ¿Un puñetazo?

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 161


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Notaba en la cabeza un persistente zumbido que le atravesaba el cerebro y parecía desgarrar todos sus sentidos. Intentó gritar, pero no supo si lo consiguió porque el sonido en el interior de su cabeza era tan fuerte que no podía oír nada. —¡No eres más que una puta! —Aquel furioso gruñido masculino resonó a su alrededor antes de que el asaltante volviera a tirarle del pelo, obligándola a incorporarse. Desesperada, clavó las uñas en los antebrazos del agresor intentando liberarse. Un segundo después, él la arrojaba contra la puerta y Cami emitió un grito al tiempo que curvaba los dedos como garras para intentar arañar la cara del atacante. Cuando estaba a punto de alcanzarle los ojos, unos bruscos dedos le sujetaron las muñecas y le alzaron las manos por encima de la cabeza al tiempo que le desgarraban el vestido. Comenzó a gritar con todas sus fuerzas. Al cabo de un rato, sus quejidos se mezclaron en su mente con el agudo sonido de una sirena y luchó con desesperación por liberarse. El asaltante le apretó un pecho con crueldad y ella chilló de dolor cuando le pellizcó y retorció el pezón. —Primero te follaré y luego te cortaré la garganta, como debería haber hecho con tu hermana. Una risa ronca y cruel resonó en sus oídos mientras luchaba, pateando y gritando, hasta que finalmente alcanzó su objetivo con la rodilla y golpeó la vulnerable entrepierna del atacante. El hombre aulló y la soltó. Aquélla fue la oportunidad que necesitaba para escapar. Se inclinó y cogió un paraguas por el mango. No es que fuera un arma imponente, pero su aturdida mente pensaba que le serviría para mantener las distancias. Se giró con rapidez para atacar y vio que la figura vestida de negro huía por la puerta principal en medio de ruidos y maldiciones. —¡Cabrón! —sollozó, cayendo sobre el suelo de madera, junto a las escaleras, cuando las piernas no la sostuvieron. Las rodillas se le volvieron de gelatina y, de repente, los hechos la sobrepasaron de una manera tan abrumadora que las últimas fuerzas la abandonaron. Se agarró al pasamanos y cerró los dedos, repentinamente agarrotados, sobre la bola que lo remataba. Entonces apoyó la cabeza contra el brazo y comenzó a gritar pidiendo ayuda, dando rienda suelta a su furia. Las lágrimas que había estado conteniendo cayeron de sus ojos y corrieron por sus mejillas. Contuvo la respiración y los gritos que pugnaban por salir de su garganta, y susurró el nombre de Rafe. Notó con estupor que tenía el vestido destrozado, pero que la combinación de seda seguía intacta. Era probable que las medias ya no valieran para nada. Si le hubiera hablado a Rafer sobre la llamada que había recibido por la tarde, no hubiera estado sola. Nadie hubiera podido atacarla si él hubiera estado con ella. Oh, Dios ¿dónde estaba Rafer? Tenía frío y miedo. El mundo daba vueltas a su alrededor cada vez más vertiginosamente y lo único que quería hacer era doblarse en dos y vomitar sobre el brillante suelo de madera. —¿Cambria? —Escuchó la voz de Archer antes de que éste atravesara corriendo la entreabierta puerta principal. La joven intentó alzar inútilmente la cabeza cuando el sheriff se detuvo en seco frente a ella. Gimió y deseó que todo parara de dar vueltas a su alrededor. Al instante, Archer se puso en cuclillas y le tomó de las manos examinándola con rapidez.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 162


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¿Estás bien? —Le tocó la frente. El breve contacto provocó una oleada de dolor que la hizo temblar y apartar la cabeza. Fue una mala decisión, ya que incontenibles náuseas se apoderaron inmediatamente de ella. El sabor a sangre en su boca avivaba la sensación nauseabunda que partía de su estómago. Debía quedarse quieta; si todo dejaba de dar vueltas durante un par de segundos, sería capaz de recuperarse. Pero el mareo volvió con otra oleada, obligándola a inclinar de nuevo la cabeza, tragar saliva y luchar contra las arcadas. —¿Le has atrapado? —dijo con debilidad cuando por fin pudo alzar la cabeza para intentar enfocar la vista en Archer. Le pareció que él se movía de un lado a otro, como una cobra que tratara de fascinarla. Pero en vez de conseguirlo, sólo hacía que se sintiera más mareada y confusa. Frunció el ceño; sabía que le ocurría algo porque no era capaz de concentrarse. No se encontraba bien, tenía la sensación de que iban a arrancarle la cabeza. —¿Cuántos dedos hay, Cami? —Le gritaba él sosteniendo algo frente a su cara. La joven intentó enfocar la mirada, parpadeando, y casi lloró ante la impotente sensación de desorientación. ¡Oh, Dios! Odiaba aquella debilidad que no le permitía concentrarse, pensar. —¿Cuántos? —gritó Archer de nuevo. «¿Cuántos?» —Dos —susurró ella antes de apoyar aturdida la cabeza contra el brazo. Se preguntó por qué veía dos Archer cuando sabía que sólo había uno. El sheriff no tenía hermanos, y mucho menos un gemelo. —No me encuentro bien —murmuró angustiada. —La ambulancia está en camino, Cami. —Archer le obligó a levantar de nuevo la cabeza mientras la habitación daba vueltas y un letal martilleo le inundaba las sienes, los ojos y la nuca. Intentó que él la soltara, quiso gritar, pero lo único que salió de sus labios fue un débil quejido. —Rafer... —Soy Archer, Cami. ¡Joder! ¿Dónde está esa ambulancia? ¿Con quién hablaba él? Por Dios, esperaba que no fuera Martin Eisner. Martin se lo diría a su tío, y éste a su tía, que se preocuparía. Sus tíos siempre se preocupaban por ella. También lo había hecho su madre, pero de eso hacía ya mucho tiempo. Eddy querría matar al culpable. Pero ella sólo necesitaba a Rafer. —Archer. —No podía sostener la cabeza, apenas lograba modular la palabra más importante de su vida—: Rafer... La oscuridad se cernía poco a poco sobre ella. —¿Fue Rafe quién te hizo esto, Cami? —inquirió el sheriff con voz gélida.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 163


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

¿Por qué estaba Archer tan enfadado? Lo que había entre Rafer y ella era algo incontrolable, algo a lo que no podían renunciar. Oyó que alguien hablaba a lo lejos sobre los Callahan e intentó negar con la cabeza. —Ve a buscar a Rafer —susurró—. Tengo que decirle... Tenía que decírselo a Rafer. Tenía que advertirle. —¡Cami, contéstame, maldita sea! —Archer gritaba como loco. Nunca antes le había oído gritar de esa forma—. Cami, ¿fue Rafe quien te hizo esto? Necesitaba a Rafer. Había demasiadas voces dentro de su cabeza, ¿o sólo flotaban alrededor? La oscuridad seguía acercándose de manera inexorable, pero había algo que tenía que hacer antes de que fuera tarde. —Tengo que advertir a Rafer —musitó con un hilo de voz que se llevó sus últimas fuerzas. Oh, Dios, ¿fue eso lo que sintió Jaymi cuando murió? ¿Sería ese profundo vacío el que se sentiría al abandonar este mundo? Sollozó al pensar lo que habría sufrido su hermana, aterrada por experimentarlo ella misma. Era incapaz de evitarlo, incapaz de evadirlo. La nada, oscura y fría, cayó sobre ella como un manto helado. No había nada suave ni acogedor en aquello. Sintió un horrible miedo mientras luchaba impotente por mantener la conciencia; quería advertir a Rafer. Alguien tenía que avisarle.

El amanecer todavía no había llegado a las montañas cuando Rafer se dio por vencido. No sería capaz de conciliar el sueño, así que se levantó y se dispuso a comenzar el día. Estaba haciendo café cuando Logan y Crowe salieron de sus habitaciones y le miraron con irritación. —No me miréis así. No he hecho el suficiente ruido para despertaros. —Se giró hacia una alacena y cogió dos tazas más. —No hemos dicho que lo hicieras —gruñó Logan. Sí, definitivamente estaba irritado. Nunca se levantaba de buen humor. —Entonces, ¿qué hacéis despiertos? —preguntó Rafe mientras servía el café. —¡Joder, ojalá lo supiera! Lo más probable es que sea para hacerte compañía —refunfuñó Crowe, atándose los pantalones de chándal a la altura de las caderas antes de frotarse el pecho, desnudo y lleno de cicatrices. Rafe deseó que Crowe se hubiera puesto una camisa. Ver aquellas marcas le hacía pensar en lo que su primo debía de haber soportado y en esos momentos no era algo que quisiera hacer. Pero señalárselo a Crowe tampoco era una buena idea. Rafe nunca había comprendido como su primo era capaz de olvidar que tenía aquellas cicatrices. Logan se desplomó en la silla frente a él, haciendo que los pantalones cortos de chándal resbalaran mucho más abajo del ombligo mientras bostezaba y se pasaba la mano por la mandíbula cubierta por la barba incipiente. Esta era un poco más oscura que su pelo y jamás se la rasuraba por completo. Al contrario que Crowe, Logan prefería ocultar sus cicatrices. Rafe no tenía antiguas heridas físicas, sino mentales. Ninguno de los tres había escapado ileso del odio y la despiadada necesidad de venganza que había caído sobre ellos de una manera u otra.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 164


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Pasado mañana vendrán dos futuros inversores —les recordó Crowe después de dar un sorbo al café—. ¿Creéis que podríamos contratar a un cocinero o algo parecido? ¡Pobre Crowe! Se había acostumbrado a la buena vida durante la corta temporada que estuvo en Boston, alojado con la familia de Ryan. Ryan Calvert, el hermano perdido de los Callahan, fue adoptado por una importante familia de Boston. No dio con su familia biológica hasta después de la muerte de sus hermanos, pero al menos llegó a tiempo de salvar a sus sobrinos de la injusta acusación de matar a Jaymi. —Lo dudo mucho —le respondió Rafe, terminándose el café antes de levantarse de la silla para dirigirse a la ventana de la cocina. —¿Qué estás esperando, Rafe? —inquirió Logan—. Ayer no dejaste de mirar por esa ventana hasta que nos fuimos a dormir, y ahora vuelves a hacerlo. ¿Esperas a alguien? Ojalá lo supiera con exactitud. Esperaba, sí, pero no sabía si Cami iría. Pensar en ella hizo que le bajara un escalofrío por la espalda. ¡Joder!, ¿qué le ocurría? Siguió escudriñando el camino con el ceño fruncido, como si estuviera intentando resolver un rompecabezas extremadamente complicado. No es que aquellas exasperantes emociones que le atravesaban tuvieran tampoco mucho sentido, pero había aprendido hacía mucho tiempo a no intentar entender nada de lo que ocurría en el condado, ni siquiera sus sentimientos. Y de todas formas, nada de lo que concernía a Cami tenía una explicación razonable. Sin embargo, estaba seguro de una cosa: tenía que verla lo más rápidamente posible. Puerta principal, puerta trasera... ¡Joder! ¡Como si tenía que entrar por la ventana del sótano! Debería haber acudido a verla la noche anterior. Debería haber ignorado aquel orgullo que le corroía las entrañas. No tendría que haber regresado al rancho, sino haber ido derecho a casa de Cami, tomarla entre sus brazos, llevarla a esa enorme cama suya y follarla hasta que ambos estuvieran exhaustos. Quizá entonces hubiera podido dormir un poco. De una cosa estaba seguro, no podría dormir hasta que estuviera de nuevo con ella, hasta que se asegurara de que la joven estaba bien. Era en lo único en que podía pensar. De repente la adrenalina le inundó las venas y le urgió a vestirse para salir corriendo en su busca. Pero justo entonces, cuando se apartaba de la ventana, vislumbró un destello luminoso en medio de los árboles y se detuvo para ver de qué vehículo se trataba. ¿Qué ocurriría? ¿Por qué estaba allí Archer con el coche oficial? Cualquiera que fuera el motivo, no podía tratarse de nada bueno, Nunca lo era cuando aparecía el sheriff. Sin embargo, tuvo que admitir para sus adentros que ver a Archer era muchísimo mejor que ver aparecer a su padre cuando ocupaba el cargo. —Viene el sheriff —comunicó a sus primos en voz baja, afectado todavía por aquel extraño y feroz afán de llegar junto a Cami lo más rápido posible. Al momento, Logan y Crowe se dirigieron a sus habitaciones para vestirse. Vaqueros, aunque fueran deshilachados, y camisetas, calcetines, botas y chaquetas eran mucho más apropiados en esas ocasiones.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 165


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Para cuando Archer Tobias aparcó y bajó del coche, estaban vestidos y dispuestos a enfrentarse al mundo y a lo que el destino les reservara. Salieron en fila por la puerta de la cocina y le esperaron en el porche. Las cámaras estaban encendidas y grabando, al igual que los micrófonos. Todo se hallaba dispuesto para registrar cualquier cosa que pudiera resultar interesante, sobre todo si la visita de Archer tenía carácter oficial. Caminaron por el porche hacia los escalones mientras Archer se acercaba con expresión seria. Al verle, Rafe sintió una opresión en el pecho. El sheriff los observó a los tres, y finalmente clavó la mirada en él. Había algo en los ojos del recién llegado que provocó que la oscura alma de Rafe se estremeciera de terror. —¿Qué haces aquí, Arch? —exigió saber en tono gélido. —Lo lamento, Rafe. —Archer negó con la cabeza al tiempo que inspiraba—. Pero necesito saber dónde fuiste después del baile. Rafe tensó la mandíbula. Cada vez que había un robo, una violación, desaparecía un coche o se cometía cualquier otro delito, parecía que el primer lugar al que se encaminaba el sheriff era a su rancho. Primero había sido el padre de Archer y ahora él. El jodido pasado se repetía y, en cada ocasión, Rafe se cabreaba más. La sangre hervía en sus venas y tuvo que obligarse a cerrar los puños para controlarse. —Regresamos aquí —respondió Crowe al ver que su primo se negaba a contestar. —¿Tenéis testigos? —Archer levantó la mirada hacia una de las cámaras que podían verse, si se sabía que estaba allí—. ¿Disponéis de la grabación del momento en que entrasteis en la casa? —Sí, con fecha y hora —aseguró Crowe. Se trataba de cámaras de última generación. Habían aprendido a protegerse, a dejar constancia de cada paso que daban... por si acaso. No corrían riesgos. La experiencia les había enseñado a cubrir sus movimientos ante cualquier evidencia circunstancial. Archer ladeó el sombrero, puso las manos en las caderas y les miró fijamente. —Eso es lo que preguntaba. —Se volvió hacia Rafe. —Y yo te he respondido —gruñó Crowe—. No quiero que haya malos entendidos. —No pensaba que tuviéramos un malentendido. —Archer le miró a los ojos—. ¿Alguien sabe cómo sabotear vuestras cámaras? Es sólo por si no existiera la grabación. Los tres negaron con la cabeza sin apartar la vista del sheriff. —No vamos hablando de nuestros asuntos, Arch —gruñó Rafe—. Pero no, nadie debería saber siquiera que tenemos instaladas las cámaras. Ahora tenían amigos que no habían tenido antes, especialistas en sistemas de seguridad que les habían ayudado a realizar la instalación y a programar un circuito de vigilancia que resultaría casi imposible de sabotear. Pero las preguntas de Archer hacían que notara una angustiosa opresión en el corazón. Algo no iba bien. Podía sentirlo en las entrañas. Había sucedido algo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 166


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Algo que Archer no quería decirle. Lo que significaba que fuera lo que fuera, era posible que hiciera que tanto él como sus primos perdieran el control, ese control que tanto les había costado mantener a lo largo de los últimos meses. Había pocas cosas que les hicieran estallar. A él, que sus primos corrieran peligro o que Cami... Sintió que se quedaba paralizado. La verdad estaba en los ojos de Archer, en la expresión sombría con que les observaba. Y sólo había una cosa que pudiera hacer que el sheriff les mirara de esa manera. —¡Oh, Dios! —masculló Rafe, sintiendo que se quedaba sin aire, que no podía respirar al pensar en las implicaciones de esa mirada—. ¡Joder! ¿Cami está bien? Por un instante le pareció que el peso del mundo amenazaba con caer sobre él. ¡Cami no! ¡Oh, Dios, por favor, su Cami no! Logan y Crowe se volvieron hacia él con rostros preocupados! mientras Archer hundía los hombros. Cami. ¡Oh, Dios, a Cami le había ocurrido algo! —¿Cómo lo has sabido? —Contéstame, maldita sea. —Rafe sentía que su control pendía de un hilo, que su furia crecía a pasos agigantados, ardiente e imparable Archer debió de ver algo de la furia aniquiladora que bullía en el interior de Rafe, y decidió que lo mejor era explicarse. —Está viva. Magullada, asustada y, según el médico, con una fuerte conmoción. Pero está viva. Antes de perder la consciencia preguntaba por ti. —Ve con el sheriff, Rafe. Os seguiremos —dijo Crowe, sacando las llaves del coche del bolsillo con la atención ya centrada en llegar a Sweetrock lo antes posible y no en el sheriff y las preguntas que quería hacer—. A partir de ahora nos ocuparemos de su protección. —Un momento, no es necesario... —comenzó a protestar Archer. —Ya lo discutiremos camino del hospital —masculló Rafe, dirigiéndose a grandes zancadas al vehículo del sheriff—. No tengo tiempo que perder. Vámonos. Abrió la puerta del copiloto y apartó a un lado un portafolios, un libro y varias cosas más antes de sentarse. —No te he invitado a acompañarme —señaló Archer. Pero, aun así, se puso tras el volante y arrancó el coche. Crowe y Logan les salpicaron de barro y gravilla cuando arrancaron y les adelantaron. —Se han ganado una buena multa —murmuró Archer. —Espera a llegar al hospital —gruñó Rafe—. Y cuéntame de una maldita vez lo que ha pasado. Archer apretó el acelerador para incorporarse a la carretera detrás de Crowe y Logan. —La atacaron cuando llegó a casa después del baile —le explicó el sheriff—. La alarma comenzó a sonar y los vecinos llamaron inmediatamente al 911. Cuando llegué, estaba en el suelo, apoyada en la barandilla de la escalera. Al parecer el agresor la golpeó con fuerza en la cabeza varias veces. Cami muestra señales de conmoción; una conmoción aguda, si no me equivoco. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 167


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Tenía el vestido rasgado y no hacía más que repetir tu nombre. Me llevó un tiempo darme cuenta de que estaba llamándote en vez de acusándote. Poco antes de desmayarse, dijo que teníamos que advertirte. Ella preguntó por él. Trató de avisarle de algo. Aquello era culpa de su orgullo, pensó Rafe. Si la hubiera acompañado a casa cómo debía, si hubiera entrado aunque fuera por la puerta trasera, eso no habría ocurrido. No le habrían hecho daño; él se hubiera encargado de que no hubiera sido así. Jamás hubiera permitido que nadie le pusiera la mano encima. —Deberías haberme llamado antes. —Apretó las manos en las rodillas para contener la necesidad de golpear a alguien—. No entiendo por qué has esperado tanto, Archer. El sheriff tendría que haberse puesto en contacto con él de inmediato. Pero ya discutirían sobre aquello cuando Archer no condujese y él no estuviera desesperado por llegar junto a ella. —Lo cierto es que hoy he estado un poco ocupado, Rafe —repuso el sheriff con cierto tono burlón—. Tuve que acompañar a una amiga al hospital, esperar a que me dijeran qué le ocurría y, después, rellenar unos informes. Ya sabes, esas cosas que hacemos los sheriffs para cumplir con nuestro trabajo. —Podrías haberte ahorrado media hora si me hubieras llamado en vez de venir a buscarme. —Tenía que asegurarme de que tenías una buena coartada para el momento en que la atacaron —le explicó Archer—, y quería tener la certeza de que las cámaras de tu casa servían para algo. Por cierto, necesito que me facilites la grabación. —Pues consigue una jodida autorización judicial —le espetó Rafe—. Pídesela a uno de esos malditos jueces que siempre piensan lo peor de los Callahan. ¿De verdad piensas que sería capaz de hacer daño a Cami? Creía que me conocías un poco mejor. Archer apretó los dedos en torno al volante hasta que se le pusieron blancos los nudillos y tensó la mandíbula con tanta fuerza que comenzó a palpitarle un músculo en la mejilla. —Rafe, había una cinta amarilla atada alrededor de la almohada —le confesó finalmente, lanzándole una dura mirada de soslayo— Estoy seguro de que sabes lo que se va a decir cuando eso salga a la luz. Rafe se quedó paralizado. Una cinta amarilla atada a la almohada. Eso sólo quería decir una cosa y, sencillamente, no era posible. —Está muerto. Crowe le mató hace doce años, Archer. Thomas Jones no puede matar a nadie más. —Sí, ya lo sé —gritó el sheriff, frustrado—. ¡Joder! Es una pesadilla, Rafe. ¿Qué crees que pensé cuando vi ese puto lazo en la almohada de Cami? ¿En la cama donde ella duerme? ¿En la que comparte con su amante? Un lazo amarillo en la cama que compartía con Rafe. Thomas Jones había atado un lazo amarillo en la almohada de cada una de sus víctimas. En la que usaban en sus camas. La que compartían con sus amantes. Sin embargo, no todas las víctimas se acostaban con alguien. Y en la almohada de Jaymi no había aparecido ningún lazo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 168


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

No había nada que relacionara a todas aquellas mujeres ni que explicara por qué las habían elegido para matarlas. Ni el FBI ni las autoridades locales habían encontrado ningún tipo de vinculación entre ellas. —Definitivamente tenemos un problema —dijo Archer cuando ya llegaban al hospital—. ¿Te contó Cami algo sobre unas llamadas? Al parecer la amenazaban para que dejara de acostarse contigo. Cami iba a recibir a recibir un buen castigo, se dijo Rafe para sus adentros. Dios era testigo; le azotaría ese pequeño trasero respingón hasta que estuviera bien rojo por no haberle dicho nada sobre ninguna llamada. ¿Cómo era posible que no le hubiese contado nada? ¿Acaso no sabía lo mucho que le importaba? ¿Que lo único que quería era mantenerla protegida y a salvo? —No, no sabía nada —contestó con voz ronca. Archer maldijo por lo bajo. —Jack Townsend me llamó en cuanto se enteró de lo sucedido. Ayer estuvo hablando con ella. Cami le dijo que estaba recibiendo llamadas similares a las que recibió su hermana antes de que la mataran. La amenazaban advirtiéndole que si no se mantenía alejada de ti, lo lamentaría. Rafe volvió lentamente la cabeza hacia Archer. —Jaymi no me mencionó nunca que estuviera recibiendo esas llamadas, y tampoco Cami lo ha hecho. —Si Jack no me lo hubiera contado esta mañana, yo tampoco lo sabría. —Archer hizo una mueca—. Sin embargo, es evidente que Cami lleva tiempo recibiéndolas; por lo menos desde que se quedó atrapada contigo en el rancho. Le dicen que se mantenga alejada de ti, le advierten que como no lo haga, acabarán con vosotros dos. Y el hombre que la llama es el mismo que amenazaba a Jaymi antes de que muriera. Una furia asesina se apoderó de Rafe por completo. No podía aceptar que Jaymi hubiera corrido peligro sólo porque estuvo manteniendo una relación con él durante los meses anteriores a que Thomas Jones la asesinara. —Jaymi y yo rompimos unos días antes de que ella muriera —dijo Rafe frunciendo el ceño—. Hablamos por teléfono un par de veces después, pero eso fue todo. Y ella no había parecido preocupada por nada. —¿Tú y tus primos teníais alguna relación con el resto de las víctimas de Thomas Jones? — preguntó Archer. Rafe negó con la cabeza. —Sin embargo, existe una clara vinculación entre los ataques a Jaymi y Cami —continuó el sheriff—. Y también están esas amenazadoras llamadas. Había otra mujer que había mantenido una relación con uno de los primos Callahan. Una de las víctimas. Pero ni Archer ni ningún otro oficial lo supo nunca. Rafe miró al frente a través del parabrisas y guardó silencio. Doce años atrás, seis mujeres hallaron una muerte violenta a manos de un despiadado asesino en serie. En sus almohadas apareció una cinta amarilla, salvo en el caso de Jaymi. Thomas Jones había violado, torturado y matado a puñaladas a cada una de ellas durante aquel cruento y horrible verano en el que las vidas de Rafe y sus primos estuvieron a punto de ser destruidas.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 169


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

En el caso de Jaymi, casi habían llegado a tiempo de salvarla. Si hubieran oído sus gritos un poco antes, quizá lo hubieran conseguido. Quizá. Pero al final había muerto. Exhaló su último aliento en sus brazos y, horas después, sus primos y él fueron arrestados por el asesinato de Jaymi y de las otras cinco mujeres. Pero Cami no correría la misma suerte que su hermana. Él se encargaría de ello. No iba a permitir que a Cami le ocurriera lo mismo ahora que sabía que era el blanco de alguien que se dedicaba a imitar al asesino. Alguien que quería tender una trampa a los Callahan para incriminarles. —La mantendré a salvo —le aseguró al sheriff. Los tres lo harían—. ¿Has buscado huellas en su casa? —Personalmente —confirmó Archer—. Es una labor que no confiaría a nadie. Y también he llamado al FBI, Rafe. Si Thomas tenía un cómplice, tal y como sugieren los hechos ocurridos hace doce años, y ha decidido seguir con su macabro juego, quiero disponer de toda la ayuda posible para descubrirle. A Rafe no le importaba a quién pidiera ayuda Archer siempre y cuando Cami estuviera protegida. Cuanto más protegida, mejor. —Eh... Escucha, Rafe, sabes de sobra cómo funcionan las cosas en este condado —comenzó Archer tras un largo silencio. —Sí, los Callahan lo sabemos mejor que nadie. Todos creerán que nosotros somos los responsables. Después de todo, no ocurrió nada en el condado mientras estuvimos en el ejército —dijo con agria ironía. —Rafe, el objetivo eres tú —afirmó Archer—. Las llamadas que le hicieron a Cami fueron para advertirle sobre ti, y creo que la atacaron por la misma razón. Esto no es algo que podamos ignorar sin más mientras intentamos descubrir de quién se trata. Y estoy seguro de que no tiene que ver con nada que hayas hecho últimamente, sino con algo ocurrido aquí hace años. —Soy un jodido marine, Archer, ¿qué coño crees que hice? —rugió, furioso—. ¡Joder! ¿Por qué no aprietas el acelerador para llegar cuanto antes al hospital, junto a Cami? Ahora es lo único que importa. Como no llegaran de una vez, como no viera pronto que Cami estaba viva, iba a acabar volviéndose loco. La furia que sentía era como un animal salvaje que se retorcía en su interior desesperadamente para quedar en libertad. No debería haberla dejado sola. Tendría que haber hecho caso a esa sensación premonitoria que le había acosado de regreso al rancho. Al abrumador deseo de dar media vuelta y colarse en la casa, en la cama de Cami. No volvería a hacer caso omiso de su sexto sentido. Jamás ignoraría a su instinto ni echaría la culpa de aquella sensación a la lujuria. Su instinto había captado algo en el baile que a su mente racional se le escapaba.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 170


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Así que fuiste un simple marine, ¿eh? —bufó Archer, provocando que Rafe le mirara amenazadoramente—. ¿Sabes?, para ser un simple marine tu expediente resulta demasiado inaccesible. —¿Y para qué quieres que sea accesible, Archer? —le preguntó con engañosa suavidad. —Digamos que sentí curiosidad por ti en un par de ocasiones—confesó el sheriff—, así que revisé toda la documentación a mi alcance y lo único que encontré fue que eras un marine. Nada más. —Será mejor que dejes de indagar —le advirtió, convirtiendo sus manos en puños y tragándose la frustración—. ¿No puedes ir más rápido? Él habría ido más rápido incluso con una venda en los ojos y un brazo atado a la espalda. —Rafe, lo último que necesito es que tú y tus primos os involucréis en esto —le avisó el sheriff cuando ya traspasaban los límites municipales y enfilaban hacia el hospital—. Ocúpate de tus asuntos y déjame a mí el resto. Sí, exactamente eso fue lo que les dijo el padre de Archer doce años antes, cuando apareció la primera chica asesinada a los pies de la montaña Crowe. Por suerte, en aquella época los tres se habían desplazado a una base militar en Denver, acompañados de Ryan Calvert para conocer al resto de los reclutas, y se habían alojado en casa de su tío. Si no hubiera sido así, les habrían arrestado y jamás hubieran podido demostrar su inocencia. Sin embargo, Archer no era tonto. Y los primos Callahan ya no eran muchachos, sino hombres duros y acostumbrados a luchar. Francotiradores bien entrenados que no recibían órdenes de civiles. Como le gustaba decir a Crowe, ésa era una de sus virtudes. Otra era que sabían protegerse. —¿Me has entendido? —le espetó Archer. Rafe giró la cabeza y clavó los ojos en el sheriff con muda determinación. Estaba decidido a acabar con cualquiera que se hubiera atrevido a atacar a Cami. Con quienquiera que hubiera osado golpearla, asustarla o amenazarla por relacionarse con él. Fuera quien fuese, pagaría por lo que había hecho. Aquel cabrón era hombre muerto; él y sus primos se encargarían de ello.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 171


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 1166 Resignada, tumbada en la cama y sin llorar, Cami escuchó el chillón sonido de la voz de su padre al otro lado de la línea hablando con su tía por teléfono. Ya le había advertido a tía Ella que no le llamara. Le había avisado que Mark podía llegar a ser muy desagradable y que, desde que se mudó a Aspen, se limitaba a ignorarla. Sólo la llamaba en contadas ocasiones, como el mes pasado, cuando requirió su ayuda para llevar a Margaret a la residencia. O cuando quiso que pagara los gastos médicos. Cami clavó los ojos en el impoluto techo blanco y se preguntó en qué momento había dejado de dolerle la indiferencia paterna. Antes se le rompía el corazón al darse cuenta de que su padre no la quería y que la alejaba cada vez más de su madre. Sin duda, había resultado más dolorosa la extraña actitud de su madre, que había recurrido al olvido que le proporcionaban los ansiolíticos en vez de defenderla cuando lo necesitaba. —No permitiré que esa puta de los Callahan ensucie mi casa ni ponga en peligro a su madre. ¡Pobre Jaymi! Se revolvería en la tumba si supiera que su amada hermana se ha convertido en la ramera del hombre que la violó y asesinó. Cami se estremeció. Había mucho odio y amargura en la voz de su padre. ¿Realmente la odiaba por no haber muerto ella en vez de Jaymi? ¿Por seguir con vida cuando su hija mayor yacía en una fría tumba? Se suponía que los padres no debían hacer distinciones entre sus hijos, y que si alguno era objeto de sus preferencias, debía ser un secreto celosamente guardado. Sin embargo, Mark no tenía ningún tipo de problema en proclamar su inclinación por Jaymi, y su firme creencia de que había muerto la hija equivocada. —Mark, eres un cabrón —explotó su tía Ella en ese momento—. No sé cómo es posible que Margaret te haya aguantado todos estos años —añadió antes de colgar el teléfono de golpe. Cami no alzó la cabeza; no fue capaz. No soportaría ver la mirada de su tía llena de tristeza. —Mark no te merece, Cami —masculló entonces una voz masculina. La joven alzó la mirada y vio a Eddy a unos metros de la cama observándola con ternura. Pocas veces había visto en él esa expresión. Sólo en el entierro de Jaymi y cuando nació su único hijo. Y ahora, ese sentimiento era por ella. —Rafer no hizo daño a Jaymi —afirmó Cami, que se sentía tan entumecida como un trozo de madera—. Y te aseguro que no sería capaz de hacérmelo a mí. Eddy suspiró al tiempo que introducía las manos, grandes y llenas de cicatrices, en los bolsillos del pantalón. —Una vez que un hombre despierta sospechas, es imposible olvidarlo. Sin embargo, estoy casi seguro que esto no es obra suya —reflexionó—. Pero eso no hace que deje de preocuparme. Tú eres nuestra niña, Cami. Nada cambiará ese hecho y nunca dejaremos de preocuparnos por ti. En especial ahora. —Eddy se sentía incómodo, aquellas demostraciones de afecto no eran propias de él. —¿Le concedes entonces el beneficio de la duda? —preguntó en voz baja.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 172


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Él asintió lentamente con la cabeza. —Por ti, jovencita. A ti te conozco muy bien. Sé que eres muy terca, pero también que eres una excelente persona. Tú y tu hermana sobresalisteis desde niñas por vuestra inteligencia y Jaymi siempre defendió a los chicos Callahan. No creo que las dos os equivocarais. Cami miró a su tía. Estaba vestida con su uniforme de enfermera y la observaba con una expresión mezcla de preocupación y cariño. Eddy solía decir que era «su novia» y que lamentaba mucho no haber tenido una hija con ella. Una niña que se pareciera a la mujer que amaba. Cami tragó saliva. Si no tenía cuidado acabaría llorando, y ese era un lujo que no podía permitirse. Odiaba llorar. Hacía que se enfadara consigo misma y que se le irritaran los ojos. Y ya le dolía suficiente la cabeza. Se sentía abrumada por el cariño de Eddy, por la furia que tía Ella había mostrado con Mark, por la manera compasiva en que la miraban. No sabía cómo hacerles comprender que ya no le importaba. Que se había acostumbrado a la falta de amor de su padre, al odio que le demostraba desde la muerte de Jaymi. Le había necesitado cuando perdió al bebé. A él y a su madre, pero habían pasado ya muchos años desde entonces. Había aprendido hacía mucho tiempo a no permitir que eso le hiciera daño y ya ni siquiera le molestaba. Había aceptado la realidad. —No te preocupes, tío Eddy —le consoló, intentando sonreír a pesar del intenso dolor de cabeza. Tenía el labio hinchado y su rostro estaba rojo y amoratado a causa del único puñetazo que recibió en la cara. La mayor parte de los golpes y patadas los recibió en la cabeza; ése era el origen de la conmoción que le habían diagnosticado. Tenía la sien tan sensible que cualquier roce en la piel la hacía temblar. —Sí me preocupo. —Eddy ladeó la cabeza y la miró con compasión—. Pero haciéndolo no soluciono nada. —¿Alguna vez se comportó como un padre contigo? —preguntó Ella, a pesar de intuir la respuesta. Cami no quería hablar de eso. No, definitivamente no quería recordar. Intentó encoger los hombros. —No, Mark nunca se comportó como un padre con ella. —La intensa voz masculina provenía de la entrada de la habitación. Cami movió bruscamente la cabeza para mirar hacia la puerta y no pudo contener un gemido cuando el movimiento hizo que una dolorosa oleada le atravesara las sienes. Rafe recorrió con sus largas piernas la distancia que le separaba de la cama y la miró detenidamente para evaluar el daño. La joven no se resistió. No tenía fuerzas. Le sostuvo la mirada muy consciente de lo que él estaba viendo. Tenía el rostro completamente amoratado y el labio cortado. Debía de parecer que se dedicaba al boxeo para ganarse la vida. —Un representante del Consejo Escolar se ha puesto en contacto con Archer cuando estábamos aparcando —dijo Rafe—. Hasta que este asunto se resuelva y atrapen a tu atacante, estás de baja.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 173


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

En otras palabras, nadie quería que las murmuraciones y el peligro que acompañaban a la agresión afectaran al centro. Cami comprendía la preocupación de sus jefes, pero no la habían atacado en la escuela. Sin embargo conocía muy bien a sus estudiantes, eran curiosos y se pasarían las clases especulando sin cesar; y ella ahora mismo no necesitaba preguntas ni enterarse de las falsas suposiciones que circulaban por el pueblo. Habían tomado una decisión adecuada, aunque no lo hubieran hecho por su bien. —Cami tiene que descansar —intervino Ella en tono imperativo, mirando enfadada a su sobrina antes de centrarse en Rafe—,pero se niega a quedarse aquí. Rafe le deslizó los dedos por la mandíbula, obligándola a seguir sosteniéndole la mirada. Cami hubiera jurado que estaba viendo a la propia muerte en sus ojos, dada la violencia latente que brillaba en sus pupilas. Tuvo que contener un estremecimiento. —Estaré bien, tía Ella —dijo con voz trémula. —No vas a irte a casa sola —protestó su tío, utilizando aquel tono autoritario que reservaba para su propio hijo. —Estaré bien, te lo aseguro. —No tenía otro lugar donde ir, ya que no pensaba instalarse en casa de sus tíos. Los adoraba, pero no quería irse a vivir con ellos. —Yo me encargaré de ella. —El tono de Rafer no admitía réplica y Cami supo que ni siquiera ella podría negarse a su propuesta. La tensión que flotó en el aire después de aquellas palabras fue imposible de ignorar. —Ya he dicho que estaré bien... —comenzó a protestar. —¿Como cuando te hicieron esto? —gruñó Rafe—. Eres demasiado terca, sentías demasiada vergüenza para pedir ayuda. —¿Avergonzada yo? —Le devolvió la mirada sorprendida—. No me avergüenzo de nada, Rafe. Me limito a ser práctica, algo que tú, por lo que parece, no entiendes. —Lo que no entiendo es que no me dijeras nada de esas malditas llamadas —gruñó él tratando de calmar la ira que sentía—. Ya ves el resultado: te han intentado violar y asesinar en tu propia casa. Cami apretó los labios antes de mirar a sus tíos. Eddy había palidecido y se vio obligado a tragar saliva para recomponerse. —En las llamadas no dijeron que fueran a hacerme esto. —No, claro que no. Así que ahora tienes dos opciones: puedes quedarte en esta preciosa y estéril habitación discutiendo conmigo, o permitir que te lleve a casa. No hay más elección. Y deberías decidirte antes de que yo lo haga por ti. A Cami no le gustaba nada que tomaran decisiones por ella. De hecho, si no fuera por el dolor de cabeza y el profundo cansancio, habría discutido con él. —Quiero dormir en mi cama. No sería capaz de conciliar el sueño ni en el hospital ni en casa de sus tíos. Adoraba a su tía, pero cada vez que estaba con ella, acababan discutiendo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 174


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Rafe, Cami no debería dejar el hospital —intervino entonces con firmeza—. El médico quiere que se quede en observación hasta mañana. Tiene una conmoción bastante grave y es necesario que descanse. Creen que es posible que tenga una fisura en el cráneo. —No le hagas caso —protestó Cami—. Se preocupa demasiado. Su tía puso los ojos en blanco antes de volverse hacia Rafe. —¿Me estás prestando atención, Rafe Callahan? —Sí, señora, claro que sí. —Asintió con la cabeza—. Quédese tranquila. Le aseguro que estará bajo los cuidados de un paramédico de la Marina. Ella puso las manos en las caderas y le lanzó una mirada llena de m sospecha. —¿Has estudiado medicina? —No, señora. —Sonrió ampliamente. No tenía intención de decirles que uno de sus primos había recibido la formación necesaria para trabajar en cualquier hospital si fuera ésa su intención. —No os vais a avenir a razones, ¿verdad? —rezongó finalmente la mujer. —Quizá sea bueno que vaya a casa —señaló Eddy—. Yo sólo quiero su seguridad, y no podemos olvidar que esto es un hospital público. Su asaltante podría llegar fácilmente hasta ella. Sin embargo, Cami sabía que sus tíos tenían dudas. ¿Y si estaban equivocados y dejaban a su sobrina en manos de un asesino? ¿Y si Rafe y sus primos eran los que estaban detrás de la muerte de Jaymi? ¿Y si fueron ellos los que pusieron una trampa a Thomas Jones? Era aquello lo que Cami leía en los ojos de Ella y Eddy, lo que escuchaba en sus voces cada vez que hablaban, lo que veía en las miradas que compartían; ésas que sólo intercambiaban las almas gemelas. Eddy hablaba de manera ruda y ruidosa, pero buscaba a su esposa con la mirada cada vez que ésta se alejaba de él. Cuando estaban juntos, el león se convertía en un tierno gatito. —¿Estás preparada para marcharte? —preguntó Rafe—. Logan y Crowe nos esperan en el vestíbulo. Cami miró a su tía con los ojos brillantes, pidiéndole en silencio que la ayudara a vestirse. —Callahan, antes de nada quiero hablar contigo. Podemos hacerlo en el pasillo, mientras Ella ayuda a Cami a prepararse. —Quizá no estuviera gruñendo, pero en ese momento Eddy no era un gatito doméstico. Rafe miró fijamente al tío de Cami por encima de la cama y vio que en sus pupilas no había sólo una orden. Eddy Flannigan estaba furioso, pero en esta ocasión no era con él ni con su sobrina. Asintió con la cabeza antes de inclinarse y besar a la joven en la cabeza. —Sé buena —le advirtió con un matiz de ternura en la voz— No intentes huir de mí. —Si tuviera que huir para salvar mi vida en este momento, creo que sería mujer muerta. Rafe lo dudaba. Según lo que le había dicho el médico antes de entrar en la habitación, ella había sido una adversaria formidable. —Entonces te espero fuera. —Le acarició la mejilla suavemente con la yema de los dedos antes de volverse y seguir a Eddy. Cuando salieron al pasillo, Rafe indicó a sus primos —que estaban apoyados en actitud vigilante a ambos lados de la puerta de Cami— que permanecieran en su lugar.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 175


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No vamos a pelearnos —les aseguró. Luego cruzó los brazos sobre el pecho y observó a Eddy con curiosidad—. ¿Qué quieres? —¿Te habló Cami sobre las llamadas telefónicas que estaba recibiendo? «¿Le había hablado a Eddy de ellas?» —Fue el sheriff quien me dijo lo que ocurría —le informó Rafe—. Cami nunca mencionó nada al respecto. Eddy dejó caer los hombros y se frotó la nuca con irritación. —Es posible que el sheriff se enterara por la misma fuente que yo. ¿Jack Townsend? Rafe asintió con la cabeza. Eddy frunció el ceño al tiempo que su mirada se oscurecía. —Mi mujer acaba de hablar con mi hermano por teléfono —dijo arrastrando las palabras—. Por lo general no juzgo la relación que mantienen, pero vi la expresión de mi sobrina mientras escuchaba los gritos de su padre. —Le explicó con rapidez la conversación y terminó contándole el insulto final, cuando su hermano se había referido a Cami como «la ramera del hombre que mató y violó a su hermana». Rafe sintió que la fría cólera que se había asentado en sus entrañas recorría ahora la totalidad de su cuerpo. —¿Por qué la trata así? —masculló—. Mark Flannigan me parecía un buen padre cuando yo era un niño. Eddy soltó un bufido. —Sí, eso es lo que parecía. A mi hermano, al contrario que a mí, le gusta ocultar sus defectos y aparentar ser perfecto ante la gente. —Su voz se llenó de ira—. No me entiendas mal, adoraba a Jaymi. Creo que su muerte mató una parte de él. Pero jamás ha querido a Cami, nunca fue un padre para ella. Ni siquiera quiso que naciera y le echaba en cara su existencia cada vez que tenía que comprarle algo privando a Jaymi de otra cosa. Cada vez que su adorada hija mayor no podía tener algo, o debía compartirlo, culpaba a Cami. El día del entierro de Jaymi dijo que era injusto que hubiera muerto, que hubiera sufrido. Que si a una de sus hijas le tenía que ocurrir algo así... — Eddy se estremeció y tuvo que parpadear para hacer desaparecer las lágrimas—. Dijo que debería haber sido Cami. Eddy alzó la mirada mientras Rafe intentaba ocultar el horror de saber que un padre pudiera haber dicho algo tan atroz. —Y ella le escuchó. —Se aclaró la voz—. Como te he dicho, no juzgo la relación que tienen. — Le miró con un cierto odio, como si fuera culpa suya que tuviera que contar aquella historia—. Pero mi sobrina ya ha pasado muchas cosas y escuchar que su padre la llama puta es lo último que necesitaba. Un día de estos aceptará que no tiene padre, y cuando lo haga, si está contigo... —Se interrumpió, incómodo. —No lo dudes —le aseguró Rafe—. Estaré allí, ocupándome de ella. El tío de Cami asintió con la cabeza. —Explícame una cosa, Eddy. Deduzco que, a lo largo de todos estos años, nunca has llegado a pensar que fuimos mis primos y yo quienes hicimos daño a Jaymi. ¿Por qué entonces te has dedicado a insultarnos y a hablar mal de nosotros? —¿Por qué piensas eso? —Eddy frunció el ceño y le miró de manera inquisitiva. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 176


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Porque nunca permitirías que Cami se fuera conmigo si pensaras que fuimos nosotros los que matamos a su hermana —respondió en voz baja, pero llena de furia. —El trato que haya podido daros no tiene nada que ver con que os consideraran sospechosos de la muerte de mi sobrina. —Eddy ya no se contenía, su cara brillaba de cólera—. De niños no erais más que unos pequeños cabrones arrogantes que rechazaban a cualquiera que quisiera ayudaros. Pero a mí sólo me rechazasteis una vez, Callahan. Y dale las gracias a mi sobrina. —Eddy señaló con el dedo la puerta de la habitación de Cami—. Porque si no fuera por ella, no te daría ninguna oportunidad más. Aquel hombre se había vuelto loco. —¿Cuándo nos tendiste la mano, Eddy? —inquirió, sorprendido—. Nos rechazabas cada vez que nos acusaban de algo injustamente, igual que el resto de los habitantes de este pueblo. —Claro, claro, erais unos santos, ¿verdad? —Eddy se echó hacia atrás y esbozó una sonrisa burlona—. Bastardos orgullosos. Tú tenías diez años —señaló a Rafe—. Tú once. —Miró a Logan—. Y tú doce. —Hizo un gesto hacia Crowe—. Estabais resentidos con el mundo. Una mañana me ofrecí a llevaros al colegio y vosotros me insultasteis y tirasteis piedras contra el coche. Fue Crowe el que asintió lentamente con la cabeza. —Estaba nevando y hacía un frío que te calaba hasta los huesos —murmuró, observando a Eddy con sus penetrantes ojos dorados—. El viejo todo terreno de tu hermano se paró unos metros delante de nosotros y alguien nos gritó que nos subiéramos al coche. Rafe recordó la escena de repente. —Era yo quien conducía, no Mark —gruñó Eddy con expresión retadora. Crowe negó con la cabeza. —Hubiera jurado que era Mark Flannigan. El día anterior, en esa misma curva, tu hermano estuvo a punto de atropellar a Logan y ni siquiera se detuvo a preguntar si estaba bien. —Fue el mismo invierno en que murieron nuestros padres —intervino Logan en voz baja—. No recuerdo demasiado de esa época, salvo que el tío de Rafe nos dijo que los barones querían apropiarse de lo que nos pertenecía. Por un segundo, una intensa expresión de pesar inundó los ojos de Eddy. En ellos se pudo leer una mezcla de remordimiento y vergüenza antes de que los apartara. Cerró los párpados y, cuando volvió a abrirlos, mostraban resignación y aceptación además de arrepentimiento. —Bueno, soy como soy... —gruñó, entendiendo en ese momento que lo que en su día consideró arrogancia infantil no había sido más que precaución y tristeza—. Y siento si os juzgué mal por aquello. —Miró a Rafe—. Mis sobrinas siempre te han defendido. Cuando te arrestaron por el asesinato de Jaymi, Cami simplemente se volvió loca. No hacía más que jurar que tú no lo habías hecho. No dormía. No comía... —Negó con la cabeza y suspiró profundamente. Que Dios me ayude si me equivoco —les lanzó una mirada atormentada—, pero Cami es la hija que nunca tuvimos. Hemos hecho todo lo que hemos podido por ella, le hemos enseñado a ser prudente y justa, y está convencida de que eres un buen hombre. Sé que te han acusado de varios crímenes y que ni siquiera estabas cerca cuando ocurrieron, salvo cuando mataron a Jaymi. Aquella disculpa por parte de Eddy no compensaba los años de insultos y burlas, pero era un primer paso para el entendimiento. Además nunca les había acusado de nada, ni a la cara ni a sus espaldas.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 177


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Eddy se burlaba con sarcasmo, y eso cuando tenía un buen día; pero no era cruel y jamás había sido sanguinario con sus burlas. Uno sabía a lo que atenerse cuando se trataba de Eddy Flannigan. El sonido de la puerta al abrirse captó de pronto la atención de Rafe y tuvo que contener un gruñido cuando Cami salió lentamente, con pasos cortos y cuidadosos por culpa de los golpes recibidos. Aquello quería decir que el ataque había sido brutal. —¡Busca una silla de ruedas! —ordenó a Logan, antes de darse cuenta que Crowe ya estaba cogiendo una del puesto de enfermeras y la conducía hacia Cami. —Siéntate, gatita. Aunque Rafe le había dicho esas palabras con suavidad, eran una orden que no admitía réplica, pensó ella, obedeciéndole mientras ocultaba una sonrisa. El golpe recibido en la cadera cuando cayó por las escaleras era lo que más dolía. Bueno, sin contar las contusiones que le habían causado la conmoción cerebral. Pero no era tan consciente de sus dolores como de que Rafe estaba mostrando su faceta más autoritaria. Lo cual no dejaba de tener su gracia. ¿Para qué se iba a molestar en enfrentarse a aquel despliegue de sombría y masculina ternura? Sería como intentar detener una estampida. —Es evidente que estás intentando no sonreír —le dijo Rafe al oído, inclinándose sobre ella—. ¿Qué es lo que te hace tanta gracia? Oh, no. No pensaba morder el anzuelo. —No te doy más que problemas —suspiró, cambiando de tema—. Esperaba evitarte esto, Rafe. —¿Estabas intentando protegerme? —preguntó, acuclillándose junto a la silla para acariciarle la mejilla con extrema delicadeza. Cami estuvo tentada de cerrar los ojos ante el placel de sentir su piel, su calor, las duras y callosas puntas de sus dedos en el rostro. —Quizá trataba de protegernos a ambos. —Cami, iré esta tarde a tu casa con la receta de los medicamentos. Volveré a examinarte entonces. —La tía Ella salió de la habitación hablando con voz enérgica y práctica, y les miró con una expresión aguda y penetrante mientras Rafe se enderezaba—. No le quites la vista de encima, Callahan. Cami estudió a su tía con sorpresa; jamás se había mostrado tan protectora con ella. Bueno, no era totalmente cierto, desde que sus padres se mudaron a Aspen, sus tíos se habían desvivido por ella. —Seré buena, tía Ella —prometió. Su tía no apartó la mirada de Rafe. —Como no te encargues de ella, tendrás que vértelas con nosotros. —Sí, señora —asintió con la cabeza—. Quizá deberíamos marcharnos. Me gustaría llevarla a casa y acomodarla lo antes posible —Llámame si necesitas algo —susurró entonces Ella, inclinándose para besar a su sobrina en la mejilla. —Lo haré, no te preocupes. La mujer dio un paso atrás y Eddy ocupó su lugar.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 178


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Llámanos para cualquier cosa que necesites, ¿de acuerdo?— Enmarcó la cara de su sobrina con una mano y la besó en la frente —Estaré bien. Parece como si estuviéramos despidiéndonos para siempre o algo así —les regañó con suavidad. Sus tíos la invitaban muchas veces a cenar, al cine, a pasear los domingos cuando iban al mercadillo... Aquello era algo que ella les agradecía. Que demostraba que no estaba tan sola; que nunca lo había estado. Siempre había tenido a Eddy y a Ella. Pero no eran sus padres. Sus tíos tenían su propia familia y eso hacía que la sensación de soledad de Cami fuera todavía más intensa. Como si aún no hubiera encontrado su sitio. No era culpa de ellos. Era suya y, en cierta manera, de sus padres. Dio a sus tíos un rápido abrazo final y permitió que Rafe la condujera al ascensor, donde los tres primos se apiñaron a su alrededor. —Mis tíos nunca creyeron que le hubierais hecho algo a Jaymi —afirmó, mirando la pared de la cabina con el ceño fruncido mientras bajaban al vestíbulo—. Si hubiera sido así habrían llamado al sheriff para retenerme y jamás hubieran permitido que me marchara ton vosotros. —Y eso no tenía sentido—. Entonces, ¿Por qué mi tío no os defendió? ¿Por qué se quedó callado? —Porque es gilipollas —gruñó Rafe. —Porque, como todos los demás habitantes del condado, piensa que si nuestras madres no se hubieran casado con los Callahan, no hubieran muerto. —La voz de Crowe era fría y dura como el acero—. Kim Corbin, Mina Rafferty y Ann Roberts no eran sólo las hijas de las familias más ricas e influyentes del condado; también eran queridas por todo el mundo. Por eso la gente dio una oportunidad a los hermanos Callahan mientras estuvieron casados con ellas. —¿Estás seguro? —inquirió Cami cuando la puerta del ascensor ya comenzaba a abrirse—. Lo último que oí fue que les insultaron después de la boda. No recibió ninguna respuesta. Crowe negó con la cabeza mientras Rafe empujaba la silla de ruedas hacia el vehículo en completo silencio, así que ella decidió insistir. —¿Me habéis oído? .Alguien me dijo una vez que les insultaron después de la boda. —¿De verdad no sabes lo que pasó? —preguntó entonces Rafe. —¿A qué te refieres? —Nuestras madres representaban el futuro, Cami. En los pocos años que estuvieron casadas con los Callahan consiguieron algo que nadie había logrado hasta entonces: encontrar a un inversor para abrir un complejo turístico en el condado de Corbin. Una empresa que estaba abocada al éxito. Emprendieron una aventura que los patriarcas no estaban dispuestos a intentar. Cuando ellas murieron, ese sueño de prosperidad desapareció... Y sólo había una manera de castigar a los culpables. —A través de sus hijos. Él asintió lentamente con la cabeza, resignado. —Sí, a través de sus hijos.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 179


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 1177 —No es necesario que te quedes aquí —le dijo Cami a Rafe en el momento en que él salió del cuarto de baño del dormitorio, con el pelo húmedo enmarcándole la cara y el pecho desnudo. Sus hombros eran tan anchos que parecían poder protegerla de todo y de todos. Los pantalones del pijama de algodón habían caído hasta sus caderas, enfatizando la delgada cintura, las prietas nalgas y los duros músculos del abdomen. Cami notó un hormigueo en el estómago y sintió que su sexo se humedecía sin que pudiera evitarlo. —Ya sé que no es necesario —convino él, pisando la alfombra junto a la cama y retirando las sábanas antes de deslizarse entre ellas como si aquél fuera su sitio. Cami clavó los ojos en el techo y tragó saliva luchando contra el pánico que comenzaba a invadirla. ¿Cómo iba a enfrentarse a eso? Rafer no debería estar allí. No tendría que estar en su casa, en su cama. Era como si, de repente, sus sueños se hubieran hecho realidad. Pero no era así. Se suponía que eso no debía de ocurrir. Todavía no. Por lo menos no hasta que ella encontrara la manera de enfrentarse a ello. De pronto él volvió a levantarse y, con los ojos abiertos a causa de la impresión, Cami le vio bajarse los pantalones; se le secó la boca al percibir los contornos, duros y musculosos, de sus nalgas. Desnudo. Rafer estaba desnudo. Y en su cama. Como si no hubiera estado de ese modo allí antes, se mofó una vocecita en su mente. Sin embargo, ahora era diferente. Había algo en toda aquella situación que la aturdía. Las implicaciones eran demasiado... íntimas. Cami nunca había vivido con un hombre, y sólo en sus fantasías había compartido cama y casa con Rafer. —¿Qué tal te encuentras? —preguntó él, acostándose a su lado y tirando de las sábanas para cubrirse las caderas. Pero apenas ocultó la evidente erección. Estaba claramente excitado, aunque parecía resuelto a ignorar las necesidades de su cuerpo. Algo que la joven no podía conseguir a pesar de los golpes y las magulladuras. —Muy bien. —Se aclaró la voz para que no pareciera que acababa de tragar un puñado de arena. Él la miró con detenimiento. En medio de la oscuridad su expresión era inescrutable. —¿Supone un problema, Cami? —inquirió con fingida indiferencia. —¿El qué? —Que duerma contigo —explicó pacientemente. —Bueno, no es la primera vez que compartimos cama, ¿verdad? —Cami observó algo en la expresión masculina, en su mirada, que le hizo pensar que él no estaba tan tranquilo como quería hacer ver.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 180


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No, no lo es —asintió Rafe—, aunque tengo que admitir que me ha resultado raro entrar por la puerta principal. ¿Crees que nos habrá visto alguien? ¿A qué demonios estaba jugando? —Estoy segura de que sí —afirmó con sarcasmo—. Por lo que he podido ver, la mitad de los vecinos han salido a la calle para no perderse el acontecimiento. Era cierto, su llegada había suscitado un enorme interés. Cuando el vehículo aparcó frente al hogar de Cami, todos los vecinos presentes les miraron, pero en el momento en que Rafe la tomó en brazos, los que estaban en el interior de las casas habían salido también al porche como si no dieran crédito a lo que veían. Cami no quería ni imaginar la actividad que habrían tenido las líneas telefónicas esa tarde. Las murmuraciones estarían ya fuera de control. Tan fuera de control como la fiebre de deseo que atravesaba su cuerpo. —¿Por qué no me dijiste nada sobre las llamadas, Cami? Ella se quedó inmóvil, sin aliento. Se humedeció los labios con la lengua en lo que adivinó que era un terrible error. Ambos sabían que era una señal de claro nerviosismo. Él siguió el gesto con la mirada y entrecerró los ojos antes de buscar los de ella. —¿Por qué debería habértelo dicho? —Intentó ganar tiempo para poder inventarse al menos una explicación plausible, una respuesta acertada que le diera unos segundos para pensar. Era evidente que Rafe había hablado con Jack. Sólo él y su esposa conocían la amenazadora realidad de las llamadas. Rafe arqueó una ceja con aire burlón a pesar de que la tensa expresión de su rostro hacía pensar en algo muy distinto. —No intentes evadir mi pregunta —le advirtió en un tono peligrosamente suave—. Y tampoco se te ocurra mentirme, gatita. El resultado final sería el mismo, pero te aseguro que el camino para llegar hasta allí resultaría mucho más desagradable. —¿Y eso es algo que deba preocuparme? —La joven apenas logró controlar el temblor en su voz. Rafe no le daba miedo, pero sí provocaba en ella un profundo respeto. Sabía a ciencia cierta que él conocía la manera de hacerle lamentar cualquier cosa y que la presionaría hasta que cayera en aquel abismo emocional hacia el que se precipitaba sin remedio cada vez que estaban juntos. Sin quitarle en ningún momento la vista de encima, Rafe se puso de costado y se acercó lo máximo posible a ella. Después, muy despacio, le acarició el brazo desde la muñeca hasta el hombro. El roce la dejó sin aliento y le recordó, de golpe, que quizá él creyera que estaba preocupada por la sutil amenaza implícita. La sensación era sumamente erótica. Aquel leve contacto, combinado con la intensa mirada de los ojos color zafiro de Rafer, la hacía estremecerse visiblemente. Notaba contra la cadera la pesada prueba de la excitación masculina, separada de su piel tan sólo por la delgada seda del camisón. Ardiente y palpitante, la sensación le hizo hervir la sangre en las venas.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 181


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Quiero que me hables de esas llamadas telefónicas —insistió el—. Y éste es un buen momento para hacerlo, Cami. Antes de que acabe frustrado por tus infantiles intentos de distracción. Y te aviso que las consecuencias podrían conducirnos a toda clase de castigos. ¿De verdad pensaba Rafer que iba a aceptar aquel desafío erótico sin replicar? Oh, sabía que tendría que hablarle sobre las llamadas, sería una estupidez no hacerlo después de lo sucedido. Pero estaba segura de que si él preguntaba sobre ellas, era porque ya conocía toda la historia. Lo que realmente quería era que le dijera por qué no se lo había contado, profundizar en los porqués, saber la razón por la que había preferido guardar silencio. Y, además, quería que ella se diera cuenta de una vez por todas de que el lazo que había entre ellos jamás se rompería. Por Dios, ese lazo era tan fuerte y poderoso como él deseaba. Cami lo sabía desde hacía tiempo. ¿Realmente pensaba que presionándola conseguiría que confesara sus sentimientos por él? Casi sonrió ante ese pensamiento. Todavía no estaba dispuesta a entregarse a Rafer de esa manera. Los lazos que existían entre ellos no serían expuestos mientras existiera la posibilidad de que Rafer estuviera en peligro. No se avergonzaba de él ante el pueblo. Al contrario. Estaba muy orgullosa del hombre en que se había convertido y de lo que había conseguido. Pero seguía teniendo miedo por él. No lo podía evitar. —Cami, no pareces demasiado dispuesta a aclararme las cosas —Rafe arrastró las palabras de tal forma que su aterciopelada y ronca voz retumbó en su pecho. Sin previo aviso, alargó el brazo y tiró de la manta que ella había asegurado bajo los brazos, dejándola cubierta sólo con su mirada y el corto camisón de seda que se había puesto después de ducharse. —Ah, ¿se supone que debo aclararte algo? Me da la impresión de que conoces la respuesta a tus preguntas, Rafer. —En líneas generales sí, las conozco. Pero se me escapan los detalles y quiero que me los cuentes tú. ¿Iba a hacerlo? Cami no tenía intención de permitir que la sedujera para conseguir información. Igual que no tenía intención de doblegarse ante el ansia de dominación que brillaba en sus ojos. Ella no era sumisa. Jamás llamaría «amo» a un hombre ni se entregaría a la sumisión sexual sin oponer resistencia. —No hay detalles, Rafer —le aseguró en voz baja mientras él retiraba las sábanas también de sus piernas. A su pesar, sintió que se le contraía el vientre y que su clítoris comenzaba a palpitar de deseo. Suaves jugos comenzaron a inundar los pliegues de su sexo y tuvo que contenerse para no arquear las caderas y reclamar su atención hacia la necesitada carne entre sus muslos. Le deseaba, no podía negar que le ansiaba con todas las fuerzas de su ser. Igual que no podía negar el abismo emocional que se abría EN SU interior cada vez que tenía que enfrentarse al hambriento y conflictivo placer que la inundaba cuando él la tocaba.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 182


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

¿Cómo demonios iba a manejar esa necesidad? ¿Cómo soportaría el anhelo de sentir sus caricias, sus besos? ¿Qué haría con ese abrumador y primitivo impulso de ceder ante la excitación y el deseo de Rafer? Tendría que luchar contra sí misma. Sintió cómo los dedos de Rafer vagaban en suaves y aterciopeladas caricias por sus muslos, deslizándose cada vez más arriba, más cerca del núcleo de su deseo, hasta que ella tuvo que aferrarse a las sábanas para no separar las piernas. —¿Reconociste la voz de quien te hizo las llamadas? —le preguntó en un tono que no admitía evasivas. Ella se aclaró la garganta para tratar de responder con claridad. —Sonó muy mecánica, como si estuvieran usando un distorsionador. Apenas podía centrar la atención en el significado de las palabras de Rafer; dijera lo que dijera sonaba erótico y sexy. La sombría tonalidad de su voz hacía que todo su cuerpo se sensibilizara, respondiendo a la oscura dominación que desplegaba sobre ella. Cuando Rafer deslizó los dedos bajo el camisón, Cami arqueó las caderas y sus muslos se separaron como si tuvieran voluntad propia. Sus sentidos estaban completamente arrasados por el insidioso placer que provocaban aquellas caricias cada vez más cercanas al hinchado y húmedo clítoris. Sin embargo, a causa del brutal ataque que había sufrido y que la había llevado al hospital, sus pezones estaban tiernos y doloridos. Asomaban duros y palpitantes de excitación, pero también sensibles. Era una sensación confusa e inquietante a la vez, a la que ella no encontraba sentido. Rafer dejó de mirar los dedos que se aproximaban inexorablemente a la carne dolorida del sexo de la joven, y estudió la retadora forma en que los erguidos pezones pugnaban contra la seda que los contenía. —Déjame quitarte el camisón. Cami se quedó sin aliento. Había visto en la ducha las magulladuras que cubrían su torso y eran horribles. Alargadas y oscuras marcas rojas, negras y azuladas surcaban su piel. Tenía los pezones hinchados y de un intenso tono rojo cereza en vez del suave color rosado que solían tener. —No quiero... Él le puso los dedos sobre los labios para acallarla. —¿Te sientes bien cuando te acaricio, Cami? A la joven se le aceleró la respiración al pensar en el placer que él podría hacerla sentir. Una oleada de calor atravesó su cuerpo y las llamas amenazaron con acabar con la última brizna de control a la que todavía se asía. —No se trata de eso —susurró, clavando los dedos en la sábana que cubría el colchón mientras intentaba regular la respiración. No se atrevió a tocar a Rafer. Si lo hacía perdería la cordura por completo y no sería capaz de contenerse. No podría detener la avalancha de oscuras y secretas emociones que se arremolinaban en su interior.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 183


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No contestas a mis preguntas y tampoco me permites amarte. —Rafer se incorporó, cerniéndose sobre ella, y tomó su mano para que soltara la sábana—. Cami, gatita, ¿tan difícil es ser mi amante? —No somos amantes. —Tenía que negarlo; no podía aceptar que lo eran. Aceptarlo significaría ceder, y eso era algo que no podía permitirse. Todavía no. Él se rió ante esa negativa. Sus labios se curvaron y en sus ojos azules apareció un brillo de diversión mientras ella le miraba. —Ahh... Entonces, dime, Cami, ¿qué más hace un amante que no hayamos hecho nosotros cuando follamos como si el mundo fuera a desaparecer al día siguiente? Ella tuvo que contener una sonrisa ante su manera de expresarse; tenía razón. —Los amantes no sólo «follan» —replicó—. Pasan tiempo juntos para conocerse mejor y no se limitan a compartir la cama. —No nos pasamos todo el tiempo en la cama cuando estuvimos bloqueados por la nieve. — Rafer entrelazó los dedos con los suyos y apretó sus manos unidas contra el pecho—. Cocinamos. —No. Yo cociné mientras tú apartabas la nieve del camino. —Cami le había observado por la ventana de la cocina, luchando contra la sensación de intimidad que insinuaba algo tan sencillo y hogareño como el hecho de que ella hiciera la comida mientras él retiraba la nieve con una pala. —Eso es hacer algo más que follar. No podía negarlo. —Fueron unas circunstancias muy inusuales —le recordó la joven. —Sólo porque las quieres considerar así. —Rafer desenredó sus dedos y retiró la mano para que la palma de Cami quedara posada obre su poderoso torso. La joven se estremeció y presionó los dedos contra el tórax de Rafe, conteniendo el deseo de gemir por la necesidad que crecía en su interior. —Terminaré obteniendo las respuestas a mis preguntas. —Tomó el borde del camisón—. Y podré disfrutar de este dulce cuerpo todas las noches. —Había una demanda en la voz masculina que no admitía negativas—. Dime que no eres mía, Cami. Dime que no conozco cada respuesta de tu cuerpo, que no reconozco tu excitación. —Deslizó la suave prenda por los muslos hasta revelar el minúsculo trozo de seda que cubría su sexo. —¿No estás siendo un poco arrogante? —repuso Cami. Pero, a pesar de sus palabras, sabía que Rafer no se equivocaba. Ella sólo respondía a él. No deseaba, ansiaba o necesitaba a ningún otro hombre. Sólo a él. —Posiblemente. Inclinó la cabeza y rozó sus labios con los de ella. Sólo un roce. No fue un beso duro ni hambriento. Sólo una tentadora muestra de la cruda y erótica sexualidad que surgía entre ellos como una llamarada cada vez que estaban juntos. Luego la miró fijamente mientras seguía deslizando la seda más arriba, por las caderas y la cintura, hasta que ella se incorporó. Debía de haberse vuelto loca, porque no podía rechazarle. No podía negarse a él. No era capaz de apartarse. No poseía la voluntad necesaria para luchar contra sí misma y, mucho menos, para hacerlo contra el hombre que consumía todos sus sentidos. En sólo unos segundos, Rafer arrastró el camisón por su cuerpo y se lo quitó por la cabeza.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 184


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami cerró los ojos. No quería ver los hematomas, ya los había visto. Y ahora él también los estaba viendo, la prueba evidente de que otro hombre la había tocado. No importaba que hubiera sido a la fuerza. O sí, quizás si importase más porque había sido forzada; su asaltante había dejado la prueba de su fuerza impresa en su piel. —¡Oh, Dios! —Abrió los ojos de golpe al sentir que un intenso y violento placer inundaba su cuerpo cuando Rafe deslizó la lengua con extrema suavidad por la carne golpeada. Parecía querer subyugarla con la incontenible lujuria de su expresión, la amenazante sensualidad que emanaba de él. La erección palpitó contra su muslo, cálida y gruesa, rozando su carne cuando arqueó la espalda en respuesta a sus demandas. La sensación del duro miembro contra su pierna, el roce de la lengua en su sensibilizado pezón mientras le acariciaba el otro muslo con la mano, provocó que se estremeciese violentamente bajo sus expertas caricias. Necesitaba sentirle en su interior. —Dios, ha pasado demasiado tiempo —susurró al tiempo que alzaba las manos para acariciarle los anchos hombros, adorando aquella textura cálida y áspera contra sus palmas, mucho más suaves. —Eres demasiado terca, Cami —murmuró él, deslizando los labios por las magulladuras—. Es hora de que admitas que eres mía. Mi mujer. Un suave gemido escapó de los labios de la joven cuando una punzada de exquisito placer atravesó su vientre e hizo que alzara sus caderas, ofreciéndose a él. Su ávida respuesta no podía haber sido provocada por el tono posesivo de su voz, por la proclamación de que era su mujer, ¿ver dad? Eso sería una locura. —Rafe, por favor, no lo hagas... —No quería que le hiciera promesas que no podría cumplir. No quería que le mintiera. Que le hiciera anhelar algo, soñar con cosas imposibles que no podría obtener. —¿Le has dado a otro hombre lo que me has dado a mí? —Respiró sobre la sensible punta del pezón antes de volver a lamerlos. Luego la inquisitiva lengua cubrió la cima, extremadamente sensible, con una tierna y húmeda caricia que la hizo sentir como si él le hubiera presionado el clítoris. —No me dejas pensar —musitó ella, clavándole las uñas en los hombros para sujetarse a él. Para sujetarse a algo. Tenía la sensación de estar precipitándose en caída libre hacia un remolino de éxtasis tan intenso que resultaba casi aterrador. Estaba sin aliento y su sexo palpitaba anhelante. Eso era lo que él le hacía. Rafer conseguía que ella quisiera soñar, esperar, aferrarse a la ilusión de que él continuaría allí a la mañana siguiente, a la semana siguiente, durante toda la vida. —Ya has tenido muchos días para pensar —masculló él con voz ronca mientras la sujetaba por las caderas y comenzaba a deslizar sus labios por el vientre femenino. El placer se extendió a todas las terminaciones nerviosas de la joven, arrastrándola a un profundo y oscuro océano de eróticas sensaciones. Era como una montaña rusa de placer. Una poderosa emoción que se adueñaba de ella con cada roce, con cada oleada de éxtasis que encontraba entre los brazos de Rafer.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 185


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Él trazó en su cuerpo un erótico dibujo con sus labios y su lengua. Le acarició las caderas haciendo que se olvidara de todos los dolores, del miedo a recordar. No existía nada más que el placer que crecía imparable y del que nunca tenía suficiente. Los años que había pasado sin sus caricias podían ser medidos por las noches que soñó con ellas; con tener a Rafer en su cama tomando plena posesión de ella, tocándola y deslizando los labios entre sus muslos sobre la piel desnuda, lamiendo lentamente los jugos que brotaban de su sexo. —¿Te he dicho alguna vez que sueño con tu sabor? —gruñó Rafer en ese momento sin poder contenerse—. ¿Con hacerte el amor de esta forma? Cami arqueó la espalda con un grito cuando él comenzó a explorar con la lengua los hinchados pliegues. Alzó la pierna y dobló la rodilla cuando Rafer pasó la palma suavemente por la corva. La joven sentía que su sexo ardía, que se contraía cada vez más rápidamente. Notaba un doloroso vacío en su interior que sólo aquel hombre podría llenar. El desesperado anhelo de tocarle hizo que enredara los dedos en los espesos mechones negros y que tirara de ellos al tiempo que movía las caderas para dirigir sus labios hacia el lugar donde tanto lo necesitaba. El hinchado y desesperado clítoris palpitó de necesidad cuando Rafe sopló directamente sobre él. —Por favor... Por favor —gimió Cami sin aliento, suplicando que él apresara el clítoris con los labios e inundara sus sentidos con aquel devastador placer que alcanzaba cada vez que estaba a su lado. Y lo hizo; rodeó el tierno brote, pero sólo durante un segundo. Un segundo en el que las exquisitas sensaciones que la atravesaron fueron tan intensas y poderosas que la hicieron gritar de éxtasis. —Rafer —jadeó desesperada—. Necesito más. —Dime lo que necesitas, gatita —la urgió con voz áspera—. Dímelo, Cami. Pídeme cualquier cosa que quieras. ¿Cualquier cosa que quisiera? Giró la cabeza sobre la almohada en un desesperado esfuerzo por poner freno a las eróticas fantasías que habían poblado sus sueños durante años, por contener aquella necesidad de sentir esas caricias que no había experimentado todavía. Él pareció escuchar su tácita súplica. Inclinó la cabeza en señal de asentimiento y empapó sus dedos con los fluidos que humedecían el sexo de la joven antes de llevarlos más abajo. Cami impulsó las caderas hacia él y sollozó con anticipación febril mientras Rafer la miraba por encima del monte de Venus. Luego volvió a acariciarla, justo alrededor de la flexible entrada de su trasero. Los dedos regresaron otra vez a recoger los jugos que brotaban sin cesar y volvieron de nuevo hasta la entrada prohibida, que se contrajo con doloroso placer ante su roce. La presión de la punta del índice contra el fruncido anillo de músculos hizo que ella comenzara a lanzar gemidos que se convirtieron en súplicas cuando comenzó él a penetrar la sensible área. Poco a poco, la apretada entrada fue dilatándose, abriéndose al constante empuje del dedo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 186


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Sin darle tiempo a reaccionar, Rafe rodeó el clítoris con la lengua y la deslizó una y otra vez hasta la estrecha abertura de la vagina. Las caricias en las tres partes más sensibles de su cuerpo la arrastraban hacia un éxtasis abrumador. La empujaban cada vez más cerca del clímax. Los estremecimientos que provocaban aquel decadente y atormentador juego la hicieron temblar visiblemente, retorcerse mientras sollozaba indefensa. Imparables corrientes de placer la atravesaban sin cesar. Cada célula de su cuerpo se había sensibilizado hasta el punto de que podía notar incluso el roce del aire contra su piel. Las sensaciones se agolpaban en su vientre, encendiendo sus sentidos, y la hacían suplicar desesperada. Cuando él comenzó a succionarle el clítoris con los labios, introdujo el pulgar en su vagina y profundizó con el índice en el ano, la joven luchó frenéticamente por alcanzar una liberación que amenazaba con destruirla. Sabía que Rafe estaba concentrado en su placer, en hacerla gozar; que disfrutaba con ello. Cami nunca había comprendido cómo era posible eso. Jamás había oído decir a sus amigas que los hombres con los que se acostaban antepusieran su placer al propio. Pero Rafe siempre había sido así con ella. Le escuchó emitir un rugido voraz que pareció envolverla con un aura de sensualidad. No le daba tregua. Seguía follándola con los dedos, hundiendo el pulgar en su sexo y el índice en el ano, poseyéndola con rápidos envites, imprimiendo a sus movimientos un ritmo constante. Y con cada caricia, con cada roce de su lengua, de sus labios, de los dedos, ella volaba más alto, atraída irremediablemente por un éxtasis que no esperaba encontrar. Que no debería ser tan intenso. Las magulladuras en su carne, los recuerdos de la noche anterior, las pesadillas, deberían de haber imposibilitado que alcanzara el placer. Pero también debería haber esperado, debería haber sabido, que Rafer se serviría de cada parte de su cuerpo hasta que sólo existiría el clímax prometido. Que el dolor se aunaría con el placer hasta desdibujarse y conducirla inexorablemente al orgasmo. Cami tiró desesperadamente del pelo de Rafer. Las sensaciones la envolvían como una red, la atravesaban de parte a parte, hacían que le hirviera la sangre en las venas y que sus sentidos palpitaran hasta que estalló en una oleada de éxtasis tan poderosa y ardiente que hubiera jurado que se derretía por dentro. Como si su cuerpo se consumiera en el placer más absoluto, como si explotara y miles de sensaciones recorrieran su cuerpo. Y parecía no acabar nunca. Apretó los puños una y otra vez, arqueó el cuerpo ofreciéndose a aquella boca que seguía succionando su clítoris, a aquel pulgar que continuaba acariciándole la vagina, al dedo que forzaba el apretado anillo de músculos de su trasero mientras el orgasmo se alargaba interminablemente. Sólo al cabo de unos instantes suspendidos en el tiempo, cuando las llamas alcanzaron su cénit, el orgasmo fue remitiendo y Rafer redujo el ritmo de sus dedos. Sin embargo, los estremecimientos y las sensaciones que bullían en su vientre siguieron atormentándola mientras él las prolongaba con los labios y la lengua como si quisiera exprimir todo el placer que ella era capaz de sentir. Finalmente, una vez que se desplomó desmadejada sobre la cama con el cuerpo húmedo de sudor, la respiración jadeante y las mejillas llenas de lágrimas por la intensidad de la experiencia

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 187


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

vivida, sintió que Rafer trazaba tiernos senderos con sus labios por los muslos y el vientre a la vez que retiraba los dedos. Fue entonces cuando Cami se dio cuenta de que no había hecho nada para que Rafer alcanzara también la liberación. —Tú... —No terminó la frase, no sabía qué decir a pesar de que las palabras giraban en su mente. Él alzó la cabeza y la miró con somnolienta satisfacción. —¿Vas a preguntarme si me he corrido? —Su voz apenas era un gruñido ronco y oscuro—. Gatita, eres la única mujer que tiene la virtud de conseguir que me derrame en las sábanas porque no puedo contener la excitación de verte alcanzar el clímax. La diversión que hacía brillar los ojos de Rafe la dejó confunda. No. Definitivamente, sus amigas jamás habían mencionado nada de eso cuando hablaban de sus amantes, maridos o ligues. —Yo podría... —Tragó saliva. —Shh... —Él se tumbó a su lado y posó suavemente los labios sobre los suyos en un beso lleno de ternura—. Debes descansar, gatita. Yo he disfrutado y, más importante todavía, tú también. Tras darle otro rápido beso, se levantó de la cama y se dirigió al cuarto de baño. Cami estaba demasiado cansada para moverse. Suspiró profundamente y se dejó llevar por el sopor. Casi estaba dormida cuando sintió el roce de un paño caliente entre los muslos. Abrió los ojos y le observó con anhelo. A pesar de estar concentrado en la tarea de limpiar los restos de su orgasmo, proyectaba tanta hombría, una masculinidad tan intensa, tan palpable, que no pudo evitar excitarse de nuevo. Cuando Rafer terminó, la besó justo encima del clítoris y luego en los labios. —Duerme, yo velaré tus sueños —susurró—. Te lo prometo. ¿Cómo lo había sabido? ¿Cómo podía intuir Rafer que le daba miedo regresar a su casa antes de que él apareciera en el hospital? ¿Por eso se había acostado en su cama? ¿Por eso le dijo que se diera una ducha? ¿Porque estaba demasiado tensa para dormir? Lo cierto era que hasta el momento en que él le prometió velar por ella, un miedo del que no era consciente había dominado su subconsciente. Pero el temor había desaparecido. De pronto pareció que le pesaban las pestañas, que una relajada ingravidez invadía sus extremidades cuando él se deslizó a su lado en la cama. Completamente relajada, la joven se acurrucó contra el poderoso cuerpo y él la rodeó con los brazos. —Duerme, gatita —murmuró Rafer en su oído—. Mañana será otro día. Cuando estuvo seguro de que Cami se había quedado dormida, Rafe miró al techo con expresión dura. Al ver las marcas que la joven tenía en los pechos, la hinchazón de los pezones, los moratones de la cadera y el golpe de la cabeza, una intensa cólera se había apoderado de él. Aquel hijo de perra había creído que podría violar, torturar y matar a Cami en su propia casa. Pensó que era demasiado débil y que el miedo la atenazaría, pero ella se había defendido.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 188


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Lo único bueno que había en todo aquello era que su atacante al fin había aparecido. Sabían que estaba ahí, que no era una pesadilla del pasado. Alguien intentaba resucitar el horror vivido años atrás. El hombre que violó, torturó y mató a Jaymi y a las otras mujeres doce años antes estaba muerto. Crowe le mató mientras Rafe abrazaba a Jaymi en su suspiro final. Y ahora estaba abrazando a su hermana. La amaba. En realidad, Jaymi y él habían sido más amigos que amantes. Ella afirmaba que era su mejor amigo, el último lazo de unión con el marido que había perdido en acto de servicio. Se había aferrado a él porque era la persona más cercana a Tye, su marido, después de ella. Y ahora, alguien pensaba que podía revivir el horror del pasado y arrebatarle algo que era suyo. No, no lo permitiría. Cami era suya, y eso quería decir que Logan y Crowe también darían su vida por ella si fuera necesario y que le ayudarían a protegerla por todos los medios a su alcance. Porque ella le pertenecía, lo que venía a ser lo mismo que decir que ahora era una Callahan. Cami no lo sabía todavía, pero lo era. Porque él no tenía intención de dejar que se marchara nunca de su lado.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 189


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 1188 Tener a tres hombres alojados en su pequeña casa no era la idea que Cami tenía de paz y tranquilidad. Dos días después del horrible suceso que vivió, se detuvo al llegar a las escaleras y recordó la desesperación con que había bajado los escalones la noche que la atacaron. Se apoyó en el pasamanos y clavó los ojos en el suelo, donde Logan y Crowe pasaban la noche metidos en sendos sacos de dormir. Ocupaban una posición que bloquearía el paso a cualquiera que quisiera subir las escaleras. No había manera de llegar a la cocina sin pasar por encima de ellos. Y era en la cocina donde la esperaba la cafetera. —No te preocupes por ellos, pídeles simplemente que se levanten —dijo Rafe pasando junto a ella y bajando las escaleras sin cuidado. —Están durmiendo. —Cami no le miró, pero tampoco siguió su sugerencia. —Lo estábamos hasta que Rafe decidió bajar las escaleras —rezongó Crowe rodando dentro del saco de dormir y sacudiendo la almohada. Ya casi estaban en primavera, pero un buen fuego en el hogar se habría agradecido. Si no fuera por sus tres nuevos guardaespaldas, Cami ya tendría encendida la chimenea y el café preparado. Contuvo el suspiro que pugnaba por salir de sus labios y lanzó una ojeada al reloj. El fuego tendría que esperar hasta la tarde; entonces lo disfrutaría junto con una copa de vino en vez de una taza de café mientras clasificaba exámenes. Aunque la directora del colegio estaba de acuerdo con su baja, se sentía obligada a llamarla. Serena Carlyle era hija de la hermana de su tía Ella y ocupaba el puesto desde hacía un año, cuando el anterior ocupante se había jubilado. Afortunadamente, Serena residía en Aspen y no estaba influenciada por los barones. —¡Que alguien haga café! —masculló Logan desde el interior de su saco. —Levántate, perezoso —ordenó Rafe pasando por encima de él—. Hoy tenemos que hacer muchas cosas. —¿Qué tenéis que hacer? —preguntó Cami, saltando también por encima de los cuerpos tendidos en el suelo. Todavía se sentía muy dolorida. La magulladura de la cadera seguía pareciéndole horrible y, aunque los dolores de cabeza no eran tan intensos y frecuentes como al principio, aún no habían desaparecido por completo. Los golpes que había recibido en el cráneo podían haber tenido complicaciones muy serias pero, afortunadamente, lo peor fue la conmoción y desorientación iniciales. Estaba incluso en condiciones de regresar al trabajo, aunque admitía para sus adentros que no hubiera resultado fácil. Seguramente pasaría el resto del curso escolar con una baja y cuando comenzara el otoño ya no tendría empleo. Trasladarse a Aspen quedaba fuera de toda consideración, se dijo a sí misma al tiempo que entraba en la cocina, así que tendría que pensar en otra solución. —¿Qué vais a hacer hoy? —repitió, tirando del borde de la sudadera gris que se había puesto encima de la camisa blanca de algodón y los vaqueros.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 190


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Tenemos que hacer algunos recados —le explicó Rafe, acercándose a la encimera para, como el día anterior, comenzar a preparar el desayuno. Jamás le había pedido que lo hiciera ella, aunque Rafe había actuado como un niño en una confitería todas las veces que Cami había hecho la comida durante los días que estuvieron bloqueados por la nieve. —Antes de nada, Logan y yo tenemos que revisar el rancho y mi casa —respondió Crowe entrando también en la cocina—. Luego nos reuniremos con Rafe y contigo en el juzgado. —¿En el juzgado? —Cami arqueó una ceja mientras miraba a Rafe, que estaba ocupado con una de las sartenes—. ¿Para qué tenemos que ir al juzgado? —Mi abogado y yo hemos concertado una cita esta tarde con el fiscal del condado para discutir sobre lo que vamos a hacer con el oficial Eisner y su falta de habilidad a la hora de conducir las máquinas quitanieves, propiedad del condado. Ella casi dio un respingo. —¿Has demandado al condado? —Todavía no. —Rafe le brindó una amplia sonrisa por encima del hombro antes de girarse de nuevo hacia las lonchas de tocino que Logan había comprado el día anterior—. Eso es lo que tengo que discutir con el fiscal. Cami inclinó la cabeza, sorprendida ante el innegable gesto de diversión que parecía iluminar la cara de Rafe. —Sabes que eso es una locura, ¿verdad? —le advirtió—. Demandar al condado sólo conseguirá encender los ánimos. —Eso no nos importa —afirmó Logan mientras cogía los platos de la alacena y se los pasaba a Rafe, antes de quitar a Cami la taza de la mano y llenársela de café—. Sólo tenemos en consideración a la gente que nos aprecia, como tú y los pocos que nos consideran amigos. —¿De dónde has sacado que te aprecio? —La joven arqueó una ceja, bromeando con él. A Cami siempre le habían caído bien los primos Callahan, sobre todo cuando era niña. Entonces ellos eran mitos vivientes. De hecho, se les usaba para amenazar a los niños pequeños que se portaban mal, como si fueran poco menos que las huestes del diablo. En respuesta, Logan hizo una mueca y Crowe emitió un gruñido. Cami había observado que el mayor de los Callahan solía hacer aquello a menudo. No hablaba demasiado, pero observaba, escuchaba y esperaba. Siempre parecía estar preparado, como si supiera qué estaba a punto de pasar y estuviera a punto de actuar. —¿Y por qué tengo que asistir yo a esa reunión? —Cami se volvió hacia Rafe, que ahora estaba ante la nevera cogiendo el envase de los huevos. Él le lanzó una mirada de soslayo que indicaba que daba igual lo que dijera; le acompañaría sí o sí. Ella cruzó los brazos, apoyó una cadera en la encimera y golpeó ligeramente el suelo con la punta del pie mientras esperaba su explicación. —Ignorarme no conseguirá que te acompañe —le aseguró Cami con el crujiente chisporroteo del bacon de fondo—. Tengo cosas que hacer.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 191


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No tengo intención de dejarte aquí sola —le dijo Rafe en un tono que no admitía réplica—. Debo asistir a esa reunión. Eisner destrozó la cerca a propósito y se mostró demasiado feliz por haberlo hecho para que olvide el asunto. No puede quedar impune. —¿Y no crees que sería un buen momento para intentar arreglar las cosas y pasarlo por alto? —preguntó ella—. Quizá fuera mejor que te olvidaras de lo sucedido. Si le despiden, al único al que le importará será a él. Rafe se encogió de hombros. —Destruyó propiedad privada, y eso es un delito. Cami miró a Crowe preguntándose si él, como el mayor de los primos, mostraría un poco de madurez. —No te metas en esto, Cami —le advirtió Crowe, sin embargo, con la voz más amenazadora y sombría de lo habitual—. Eisner debe pagar. Créeme, él se apresura a hacer pagar a los demás aunque no hayan hecho nada. —¿Que no me meta en qué? —Arqueó las cejas con incrédula diversión—. Vosotros, que no hacéis más que meteros en mis asuntos, ¿tenéis el valor de decirme que me mantenga alejada de los vuestros? ¿De los de él? —Señaló a Rafer con la cabeza—. ¿Quieres que te recuerde dónde está durmiendo? Rafe tuvo que volverse de nuevo hacia la cocina para ocultar la sonrisa que asomaba a sus labios, al ver que Cami adoptaba el papel de maestra regañona ante Crowe sin mostrarse intimidada. Había pocas personas capaces de mantenerse firmes y mirar al mayor de sus primos como si fuera un niño travieso que se hubiera saltado las normas. —Yo no duermo en tu cama —señaló Crowe. —No, lo haces en el suelo de mi sala —replicó ella con fingida dulzura—. Así que, si no te gusta mi opinión, puedes poner el saco de dormir en el patio. La carcajada de Logan fue seguida por otra de Crowe, que le hizo parecer mucho menos intimidante que cuando gruñía. —Estoy seguro de que el patio es muy confortable —replicó—. Por desgracia, es muy poco seguro. —Oh, vamos. Todos sabemos que nadie se atrevería a entrar en el dormitorio con Rafer montando guardia —repuso ella. Rafe arqueó las cejas ante aquel sarcástico comentario. No se había dado cuenta de que ella supiera que su sueño era tan ligero que a menudo se pasaba despierto la mitad de la noche. Sin embargo, tampoco se trataba de que se dedicara a montar guardia. Eso hubiera sido contraproducente. Crowe había logrado definir con claridad que el atacante de Cami había entrado por una ventana del sótano que no había resultado ser tan segura como debiera. Una ventana que había sido abierta desde dentro. Alguien en quien ella confiaba la había abierto. Crowe volvió a asegurar todas las puertas y ventanas pero, ahora, pensaban facilitar a quien fuera la tarea de volver a entrar.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 192


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Lo que quería decir que debían sacarla de la casa sin que pareciera que lo hacían precisamente para eso. La reunión que tenían pendiente era la excusa perfecta. Por otra parte, al fiscal del condado, Wayne Sorenson, le resultaría mucho más difícil comportarse como el bastardo que solía ser con Cami de testigo. Cami y la hija de Wayne Sorenson, Amelia, habían sido buenas amigas. Prácticamente se habían criado juntas. Sus madres mantenían una íntima amistad desde el colegio y sus hijas también fueron inseparables de niñas y adolescentes. Wayne y Mark, sin embargo, no se llevaban demasiado bien. Wayne era mucho más joven y no había conectado con la distante intolerancia de Mark. —Llevarme con vosotros a esa reunión no es una buena idea, Rafer —insistió Cami al tiempo que aceptaba otra taza de café que Logan le ofreció mientras Crowe terminaba de llenar el lavaplatos. Todavía cojeaba un poco y la magulladura de la cadera le molestaba cada vez que cambiaba de posición en la silla. Observaba los movimientos de los tres primos como si fueran auténticos extraños en su cocina. O como si hubiera esperado que no la dejasen impoluta. —¿Por qué piensas eso? —preguntó Rafe antes de secar la sartén que acababa de utilizar y guardarla. —Wayne no me aprecia demasiado —contestó Cami lanzando un suspiro—. Hace siglos que no hablo con Amelia. Había una sombra de dolor en la mirada de la joven antes de que bajara los ojos hacia el café, pero también mostraba un gesto retador. Rafe intuyó que ocultaba más verdades a medias y mentiras veladas de las que nunca hubiera supuesto. ¿Qué estaba ocurriendo? Les pidió a sus primos que se fueran con la mirada y, unos segundos después, el sonido de la puerta principal hizo que Cami volviera a alzar la cabeza. Pareció sorprendida al ver que Logan y Crowe habían desaparecido y que estaba sola con él. Sus rasgos mostraban tensión e incomodidad. Rafe se preguntó qué le ocultaría y cómo conseguiría que se lo contara. —¿Por qué llevas tanto tiempo sin hablar con Amellar?—comenzó, decidiendo ir directo al grano. Ella suspiró pesadamente y alzó los hombros en un gesto defensivo que decía más que las palabras. —Cosas que pasan —dijo a la ligera, tratando de quitar importancia al asunto—. Ocurrió antes de que nos graduáramos en la universidad. Comencé a trabajar haciendo algunas sustituciones durante el último curso, y Amelia recibió una oferta de un colegio en Aspen. —Cami sonrió. Era evidente que aquellos recuerdos resultaban agradables, pero luego se frotó la nuca con nerviosismo—. Supongo que algo ocurrió entonces. No sé lo que hice, pero Amelia acabo alejándose de mí. Rafe calculó que en aquellas fechas Cami debía tener veintidós años. Amelia y ella habían compartido alojamiento y experiencias durante sus años universitarios; eran dos chicas de un

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 193


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

pueblo pequeño viviendo en la gran ciudad y no tenía sentido que se hubieran distanciado de repente. —No me cuentes verdades a medias, sé que me ocultas algo —la presionó—. Quiero que me cuentes exactamente lo que pasó antes de que tenga que averiguarlo por mis propios medios. No querrás que haga eso, ¿verdad? Ella apretó los labios y un destello de cólera brilló en sus ojos a modo de desafío. Rafe se inclinó sobre la mesa, puso la mano sobre el tablero y acercó la cabeza a la de ella mientras Cami le miraba con sorpresa, agrandando los ojos cuando sus narices casi se rozaron. —Te he hecho una pregunta —gruñó con furia, percibiendo claramente cómo el primitivo instinto de posesión y protección que sentía hacia ella crecía más y más. Los secretos que Cami guardaba eran una de las causas de la vida recluida y casi sin amigos que llevaba—. Como se te ocurra mentirme te daré una buena zurra. La joven se quedó paralizada por un instante. —Quizá me guste —repuso finalmente—. Vamos, Rafer, anímate. —Oh, claro que te gustará —le prometió acercándose más— . Te encantará, Cami. Me pedirás más. Tus bragas se humedecerán sin que puedas evitado. Lo único en lo que podrás pensar será en correrte y me suplicarás que te folle por todas partes. Me rogarás que te empale tan profundamente como puedas resistir. Ella se sonrojó y sus ojos se oscurecieron. —Y yo cumpliré tus deseos —le aseguró Rafer, bajando la voz hasta alcanzar un tono ronco y duro que dotaba a sus palabras de aquella nota de posesión que tanto la afectaba. El rubor de Cami se hizo más profundo y el deseo calentó sus mejillas al escuchar aquella promesa sensual. —Si crees que así me convencerás... —¿Sabes qué dice eso de una mujer, Cami? —susurró él—. Pareces independiente y liberal, no demasiado sumisa, pero una vez que te hayas corrido, cuando creas que ya no puedes volver a excitarte, que casi no puedas respirar... En el momento en que pienses que ya ha acabado... — Bajó todavía más el tono de voz—. No tendré piedad y volveré a empezar. Y cuando acabe de nuevo y lo único que quieras sea dormir, te darás cuenta de que me has entregado tu alma. Entonces sabrás que no importa las veces que eyacule en tu interior, ni que te penetre tan profundamente como sea posible, porque serás mía en cuerpo y alma. Te correrás conmigo cuando esté completamente sepultado en ti y tú me pedirás más. ¿Es eso lo que quieres ahora? ¿Crees que estás preparada para entregarte por completo a mí? Aquél era un paso que ella ya había dado en el pasado, y la había dejado devastada. Aquellos días horribles y desolados todavía formaban parte de ella, aún eran parte de sus recuerdos y las cicatrices que dejaron formaban parte de su alma. Dios, ella era tan débil ante lo que Rafer le hacía sentir, tan vulnerable entre sus brazos... La aterraba volver a pertenecerle tan profundamente y, sin embargo, sabía que ése era su destino. —Vuelvo a preguntarte, gatita. ¿Qué ocurrió? Cami tragó saliva.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 194


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Amelia tenía permiso para leer mi diario y solía hacerlo a menudo —murmuró, alzando la mirada hacia él. Sus ojos grises ya no brillaban de cólera, sino de dolor. El dolor que le provocaban los recuerdos. Él se reclinó lentamente en su silla. —¿Alguien lo encontró? Cami respiró hondo. —Sí. El padre de Amelia la ayudó a hacer la mudanza aquel año. Y cuando encontró el diario, descubrió nuestros secretos. —¿Qué secretos? Ella negó con la cabeza en un gesto que mostraba los últimos vestigios de su terquedad, los últimos restos de su voluntad —No puedo contarte sus secretos —musitó—. Jamás la traicionaré. —Es evidente que ella no tuvo tantos escrúpulos. Cami encogió los hombros. —¿Y qué secreto tuyo descubrió Sorenson? —preguntó Rafe, abordando directamente la cuestión. —Se enteró de la noche que tú y yo pasamos juntos y de lo que sentí al respecto. —Se humedeció los labios con nerviosismo—. Y también averiguó algo de Amelia que ella siempre le había ocultado. Después de eso, ella no volvió a hablarme. Debía de ser un secreto realmente importante. Si Rafe no recordaba mal, una de las veces que regresó al condado escuchó un montón de murmuraciones sobre el apresurado matrimonio de Amelia que tendría lugar unas semanas después. —Amelia está casada ¿verdad? —preguntó para asegurarse. —Sí. —¿Cómo utilizó Sorenson esos secretos? Ella apretó los labios con ferocidad. —Dijo que le habíamos defraudado. Y era cierto, pero a mí no me importó. Ya te lo he dicho, nunca me he avergonzado de ti. Ni entonces ni ahora. Se levantó lentamente de la silla. Se sentía como si hubiera envejecido diez años de golpe. Como si el cansancio fuera parte de ella y jamás pudiera volver a librarse de él. —Cami. —Rafe se acercó para tocarla, para cobijarla entre sus brazos y darle todo el consuelo que pudiera, pero ella alzó la mano con gesto imperativo que hizo que se detuviera en seco. —Mis padres también se enteraron de los secretos que escondía y eso hizo que me despreciaran aún más. —Levantó la mirada hacia él con los ojos brillantes de pesar—. Cuando estuve contigo por primera vez me entregaste una parte de ti que nadie más podría haber me dado y, cuando la perdí, apenas pude seguir viviendo, respirando. Él supo que Cami estaba llorando aunque sus ojos estuviesen secos. Sus lágrimas procedían del corazón, de una herida que jamás se había cerrado, que nunca sanó. —Cami... —¿Qué le habría ocurrido? ¿Cómo podría haberle hecho tanto daño sin darse cuenta de ello? Un afilado cuchillo pareció atravesarle las entrañas. Temía haberla perjudicado de alguna

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 195


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

manera, haber tomado algo que ella no le entregó voluntariamente cuando se dejó llevar por aquella salvaje locura que se apoderaba de él siempre que estaban juntos. —Me... Me quedé embarazada. —Rafer se quedó paralizado al oír aquello—. Quería tanto a ese bebé... —La voz de la joven era ahora tan desgarradora y jadeante que él dio un paso hacia ella, anhelando abrazarla. Pero Cami se alejó bruscamente con una furiosa expresión que lo dejó sorprendido—. Y aun así lo perdí. Perdí a ese bebé que tanto amaba y sentí que mi alma se rompía, que mi propio espíritu se rasgaba. Pero seguí viviendo, respirando. Estaba tan sola... Me quedé sola y así quiero seguir. Así no volveré a perder nada, no volveré a sufrir. —Hizo una pausa y lanzó un suspiro—. No volví a arriesgarme a que me ocurriera lo mismo hasta que decidí ver si los rumores eran ciertos y pasé por tu rancho. Cami se abrazó a sí misma con la respiración jadeante. La furia que se había adueñado de su voz y la imagen de soledad que ofrecía resultaban impactantes, como si su misma alma sangrara. —Me di cuenta de que tenía que verte y me acerqué a tu casa durante la ventisca en vez de tomar el camino seguro. —En ese momento aparecieron las lágrimas; brillaron en sus ojos pero no cayeron—. Tenía que verte. Tenía que asegurarme de que estabas en casa, de que habías vuelto realmente. Y me juré a mí misma que si era así, no te tocaría. —Dejó caer la cabeza hacia delante y parpadeó con desesperación mientras respiraba hondo—. ¿Qué más quieres saber, Rafer? ¡Dímelo! —gritó repentinamente, desbordada por el dolor. Había abierto de golpe aquella oscura parte de su alma que se había negado a dejar en libertad durante cinco años y ahora explotaba como un volcán de furia y sufrimiento—. ¿Qué más quieres saber? No le dio opción a contestar. Se dio la vuelta y comenzó a correr. Cami nunca se había dejado llevar de esa manera, nunca había perdido las formas así. Pero cuando él la amenazó con ser una parte de ella de la que jamás podría liberarse, su única defensa fue dejar que estallara en su interior aquella furia que siempre había podido controlar en el pasado. Todos los sentimientos encerrados en su alma habían hecho erupción como una imparable riada de lava. —¡No! —Rafe fue tras ella con rapidez para impedirle huir—. Maldita seas, no irás a ningún sido. No volverás a escapar de mi otra vez, Cambria. Ni ahora ni nunca. La atrapó rodeándole la cintura e hizo que se diera la vuelta para enfrentarla. Se quedaron inmóviles en el vestíbulo y se miraron durante un instante. Sabiéndose vencida, ella emitió un grito de desesperada agonía y alzó el brazo con todas las fuerzas que poseía. Rafe detuvo el frágil puño a unos centímetros de su cara y la miró con sorpresa. Ella había intentado golpearle llevada por el dolor, por la furia que le provocaba el pasado. ¿Por qué no le había dicho que habían creado una vida juntos? ¿Por qué no le llamó cuando ocurrió todo? ¿Por qué sufrió ella sola? ¿Por qué no le dejó compartir la pérdida? Él podría haber mitigado en parte aquel dolor que asolaba sus ojos. —No me lo dijiste —rugió—. Te quedaste embarazada y no me lo dijiste. ¿Por qué? —La sujetó por la parte superior de los brazos conteniéndose para no sacudirla. Estaba tan furioso como ella por la pérdida de aquella vida diminuta de cuya existencia no había tenido constancia. A modo de respuesta, gruesas e imparables lágrimas comenzaron a caer por las mejillas femeninas. Los ojos de Cami parecían casi negros por las emociones, por los secretos que había guardado durante tanto tiempo y por el desgarrador llanto.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 196


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Jaymi le había comentado varias veces a Rafe que Cami guardaba demasiadas cosas en su interior, incluso cuando era niña. Por eso nunca sabía lo que pensaba su hermana, ni lo que había hecho, hasta que se lo decía. —Mi padre me aseguró que me lo merecía —susurró ella con los labios temblorosos y una mirada que suplicaba su comprensión—. Y mi madre... Ella me dijo que había sido mejor así. Que de esa manera no tendría que ver que mi hijo sufría como lo hicisteis tú y tus primos. —Le clavó los dedos en los brazos con la misma desesperación con la que casi le había golpeado—. Pero no fue lo mejor, Rafer. Yo no habría permitido que mi bebé sufriera. Nunca habría dejado que fueran crueles con mi niño. La voz ronca, las lágrimas y los estremecimientos que la sacudían desgarraban las entrañas de Rafe. —Cami, habría vuelto por ti. —¿Cómo era posible que se hubiera quedado embarazada? Usó un preservativo. Recordaba perfecta mente haberlo hecho. ¿Se rompió? ¿Habría pensado en ponérselo y luego se olvidó por la ansiedad de hundirse en su interior? Ella negó con la cabeza como si leyera sus pensamientos. —Fue culpa mía. —Tragó saliva—. Habías bebido esa noche, ¿recuerdas? Después de que me quedé dormida, me despertaste y me preguntaste si tomaba la píldora, si podíamos hacerlo sin protección.— Se le entrecortó la respiración y tragó saliva para poder seguir hablando—. Te dije que sí. —Bajó la voz—. Te lo dije a pesar de saber lo que podría ocurrir. Lo sabía y me dio igual. Hizo un gesto de negación e intentó desesperadamente liberarse de sus brazos. —¿Querías tener un hijo mío? —preguntó él, desconcertado, impidiendo que escapara—. Respóndeme, Cami. —La obligó a alzar la cabeza y se dijo a sí mismo que no importaba que ella viese el sombrío dolor que le partía el alma y que se reflejaba en sus ojos dejándole vulnerable—. Respóndeme, ¿querías tener un hijo mío? Siempre había usado preservativos a la hora de tener relaciones sexuales, pero se hubiera hecho cargo si hubiera ocurrido algún accidente y jamás hubiera permitido que ningún hijo suyo se criara lejos de su protección. Además, estaba seguro de que ninguna mujer había querido tener un hijo con él. Salvo Cami. —Claro que quería tener un hijo tuyo —susurró ella—. Quería tener una parte de ti porque sabía que tú te marcharías, Rafe. No podías quedarte y quise aferrarme a ti para siempre. Por eso me fui antes de que despertaras, para no tener que despedirme. Verte marchar me hubiera destrozado. Lo supo entonces con total claridad, igual que ahora sabía que si perdía a Rafe, si llegara a ocurrirle algo, ella no sería capaz de volver a resurgir de sus cenizas. —Deja que me marche, por favor. —Si seguía reteniéndola, si continuaba mirándola con esa desnuda voracidad, no podría resistirse a él—. No me destroces más, Rafer, por favor. No me preguntes más. ¡Por Dios, no me pidas nada más! ¿Que la dejara marchar? Eso no ocurriría jamás. —No, no te dejaré sola nunca más. Nunca más, Cami —se obligó a decir a pesar del nudo que tenía en la garganta.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 197


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Después de aquella cruda declaración, se miraron el uno al otro con tanta intensidad que apenas fueron conscientes del timbre de la puerta. Ésta se abrió al cabo de unos instantes y, cuando vio quién la atravesaba, Cami deseó estar en cualquier otro lugar. No se trataba de un peligro físico, sino de otro mucho más doloroso. Su padre entró en la casa como si siguiera siendo suya y la joven sintió que su estómago se retorcía de ansiedad cuando se detuvo ante ella. Realmente no se parecía nada a aquel hombre, se dijo en silencio recordando de pronto todas aquellas veces en que lo había observado y se había preguntando de quién habría heredado ella sus rasgos y aquel sentido de la decencia que su padre no poseía. —¿Mamá está bien? —preguntó. Él no respondió. Se limitó a entrar en el despacho y a acercarse al enorme escritorio que presidía la estancia, como si fuera el dueño de una casa que ahora sólo le pertenecía a ella. Cami le siguió y, cuando su padre se sentó en el sillón y la miró fijamente, supo que aquello iría de mal en peor. Como cada vez que se habían encontrado en esa misma posición en el pasado. Mark curvó los labios con expresión burlona y sus ojos castaños reflejaron un intenso odio. —Veo que los rumores son ciertos —se mofó—. No sólo te dedicas a acostarte con asesinos, sino que además los alojas en casa. —La miró de arriba abajo—. ¿Te los tiras a todos? —No es asunto tuyo. Él apretó los labios. —Fuiste la culpable de que mataran a mi Jaymi y ahora también has puesto a mi hermano contra mí. —Yo no tuve nada que ver en el asesinato de Jaymi. —¿Cuántas veces le había dicho lo mismo a lo largo de los años? Estaba cansada. Mark apoyó los codos en el escritorio. —Murió por tu culpa —la acusó—. Por ir a buscar tus medicamentos. —La miró con una expresión llena de amargo odio—. Podrías haber esperado hasta el día siguiente. Cami no podía soportar más. Se sentía en carne viva después de haber confesado a Rafe todos sus secretos y ahora tenía que lidiar con el creciente odio que brillaba en las pupilas de su padre. —Cuando perdiste a tu hijo, Cami, lo consideré un castigo justo La cruel satisfacción que rezumaba la voz de Mark la dejó paralizada. —¿Por qué? —susurró conmocionada—. ¿Por qué me dices eso? —Porque es lo que te mereces. —Se levantó del sillón y le lanzó una mirada llena de rencor—. Tú nos arrebataste a Jaymi a pesar de lo mucho que la amábamos. ¿Pensaste acaso que tu presencia aliviaría nuestro dolor? —Lo que pensé es que tenías un poco de decencia —respondió con pesar—. Pero aprendí hace mucho tiempo que no es así. La dura y fría sonrisa que él le dirigió debería haberle dolido, pero dolía mucho menos que pensar que aquel hombre era su padre. —¿Por qué debería importarme? —inquirió Mark, bajando la voz como si quisiera asegurarse de que Rafe no escuchaba sus palabras—. No eres hija mía, Cami. No significas nada para mí y tampoco me afecta lo que puedas opinar sobre mis actos.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 198


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Lo primero que pensó la joven al oír aquello fue que aquello no le importaba. Sí, la amargura estaba allí, en su interior, y el dolor, pero muy atenuados. Alzó el mentón y sostuvo la mirada de Mark mientras se preguntaba si Jaymi lo habría sabido. —Ya basta —rugió entonces una imperiosa voz a su espalda. Cami giró la cabeza y vio a Rafe a su lado. Alto, musculoso y fuerte. Dispuesto a protegerla ante todo y ante todos. —¡Hijo de perra! —le insultó Mark—. Nadie te ha dado vela en este entierro. —Yo lo he hecho. —Cami le miró fijamente, esta vez con marcada satisfacción—. Tus palabras no me sorprenden ni me hieren, Mark. No te haces idea del alivio que siento al saber que no eres mi padre. Él cerró los puños a los costados. —Lárgate —le ordenó Rafe, tajante—. Vete y no te molestes en volver. El desprecio que sientes hacia nosotros es mutuo.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 199


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 1199 Cami escapó al dormitorio. Quería huir a la intimidad de la habitación. Estar a solas. Ocultarse. Lamer sus heridas y encontrar la manera de reparar sus destruidas defensas. Pero Rafe no se lo permitió. La siguió y cerró la puerta antes de quedarse observándola en silencio. —¿No puedo disponer de un poco de privacidad? —preguntó, consciente de la beligerancia en su voz cuando se volvió hacia él. Temblaba a causa de las fuertes emociones que la inundaban. —¿Para que puedas convertirte de nuevo en el pequeño robot que eras antes de que explotaras y me dijeras que estuvimos a punto de tener un hijo? —Él arqueó las cejas, atajando su réplica—. Lo dudo mucho, gatita. Pero puedes intentar convencerme si lo deseas. ¿Intentar convencerle? —¿Cómo puedo hacer eso? —Entonces las anteriores palabras de Rafer penetraron en su mente y frunció el ceño—. Jamás he sido un robot. Rafe sintió que se desgarraba por dentro. Su alma se rompió en pedazos mientras miraba los ojos de Cami y observaba en ellos el dolor, el aislamiento, los años de sufrimiento que había tenido que pasar sola. Completamente sola. —¿Sabes lo que más me sorprende, Cami? —inquirió con suavidad. —¿Qué? —Apenas respiraba, pero sus pechos subían y bajaban con fuerza cuando le miró. —Que quisieras tener un hijo mío. Los bellos ojos de la joven se llenaron de sombras. Cami acababa de saber que el hombre que había considerado su padre durante toda su vida no lo era, y aunque era cierto que Mark le dijo a menudo que tendría que haber sido ella quien muriera en vez de su hermana y que su odio era evidente, debería estar conmocionada. Sin embargo, lo único que la afectaba era haberle revelado que había perdido a su hijo. —¿Por qué no me lo dijiste? Ella negó con la cabeza. —Cami, respóndeme. —Se acercó a la joven y la sujetó por la barbilla con suavidad, sin siquiera rozarle las magulladuras que todavía mostraba su piel—. ¿Por qué? A ella le temblaron los labios. —Porque pensé que así estarías a salvo. Si te lo hubiera dicho habrías regresado. Y entonces podrían haberte matado. Ninguna respuesta podía haberle dejado más sorprendido. —¿Qué? —Incluso él mismo notó la confusión en su propia voz. —Los barones, el pueblo. —Tragó saliva para intentar contener las lágrimas—. Querían destrozaros, Rafe; a ti, a Logan y a Crewe. Y yo no podía ayudarles a que lo hicieran. No podía. Una lágrima solitaria se deslizó por su mejilla. —Pero, Cami, también era hijo mío —murmuró él con suavidad.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 200


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Si no lo hubiera perdido, te lo hubiera dicho. —Sus ojos se oscurecieron—. Te lo juro, Rafer. Jamás te habría privado de tu hijo. No, no lo habría hecho. —Hubiera amado a ese niño, Cami —susurró, enmarcándole el rostro con las manos. —Todo el mundo esperaba encontrar la manera de destrozar aquello por lo que luchabas. Querían condenarte por el asesinato de Jaymi y por el de las otras mujeres, Rafer. Y yo no quise darles ningún arma que usar en tu contra. Habrían destrozado tu vida si hubiesen tenido la más mínima oportunidad. —Y para impedirlo, permitiste que Mark Flannigan destrozara la tuya. —Inclinó la cabeza y apoyó su frente en la de ella. —No ha tenido el poder de hacer eso desde que me acusó de ser la causante de la muerte de mi hermana —reveló—. Probablemente desde antes. ¡Oh, Dios! ¿Cómo era posible que hubiera estado tan sola? No había estado allí con ella. No la había protegido como se había jurado a sí mismo que lo haría cuando descubrió lo mucho que le importaba. —Mi dulce Cami —susurró acercando sus labios a los de ella. Tenía la intención de rozárselos nada más; para consolarla, para aliviar el dolor que ambos habían padecido durante años. Un dolor que podría haber sido suavizado, curado, si la obstinación y el orgullo no los hubiera mantenido alejados. Pero Cami no quería sólo ser consolada. Sus manos, cálidas, pequeñas y delicadas, le acariciaron el pecho antes de recostarse contra él mientras, indecisa, abría los labios para profundizar el beso. La fiera necesidad que surgió entonces dentro de Rafe fue diferente a cualquier otra que hubiera sentido antes, incluso con ella. Era como si algo que hubiera permanecido oculto en lo más profundo de su interior lo invadiera de pronto. Algo que él no podía combatir ni negar, algo que surgía de su alma y que parecía unirlos en un solo ser a medida que el beso se hacía más intenso, más ardiente. Había soñado con poseer el suave corazón de Cami durante años, y ahora ella le aceptaba y se entregaba de la misma manera que él. Deshacerse de la ropa fue fácil. Se desnudaron mutuamente; los dedos rozaron músculos y suave piel, ángulos y curvas, dureza y suavidad, y el deseo se hizo cada vez mayor. Había crepitado entre ellos desde que Cami cumplió dieciocho años y, a partir de entonces, había crecido sin medida. Rafe dio un paso hasta la silla más próxima y se dejó caer en ella. Le indicó a la joven que se acercara con un gesto y que abriera las piernas para sentarse en su regazo al tiempo que él observaba en silencio. No pudo hacer otra cosa más que mirar cómo la carne rosada y humedecida de su sexo aceptaba su miembro; succionándolo, dándole cabida en su cuerpo poco a poco, apresándolo con sus sedosos músculos internos. El placer alcanzó cada célula del cuerpo de Rafe mientras la sostenía por las caderas y disfrutaba de la manera en que las balanceaba, en que las giraba lentamente para acoger por completo su rígida erección.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 201


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami apoyó las manos en su pecho y dejó caer la cabeza hacia atrás con expresión de éxtasis cuando por fin consiguió empalarse por completo. —¡Oh, Dios! Sí, gatita, ¡sí! —gimió al notar que ella se retiraba ligeramente para luego deslizarse de nuevo por toda la longitud de su polla, y luego repetir el sensual movimiento una y otra vez—. Móntame, cariño. Aprésame en tu interior. Se moría por ella. Rafe no esperaba sentir aquello. No esperaba esa voracidad ardiente e imparable que se extendía por todo su cuerpo y que hacía estallar sus sentidos. Y, sin duda, no había esperado que ella buscara sus ojos con los suyos y susurrara «te amo» mientras comenzaba a moverse más rápido, más fuerte. La necesidad y el placer, crudo y primitivo, crecían imparables. Él arqueó las caderas para taladrarla con su gruesa polla y se sintió capturado por las palpitaciones del sexo de Cami. Vio que la joven abría los ojos justo cuando el orgasmo atravesaba cada partícula de su ser y entonces se dejó llevar por el éxtasis que incendiaba sus entrañas. Un placer absoluto y total le recorrió por entero y sus testículos y el pene parecieron explotar cuando se derramó en lo más profundo de Cami. ¡Joder! Cami había vuelto a escaparse de su cama otra vez. Rafe se despertó horas después de hacer el amor, consciente de que ella ya no estaba a su lado. Le llevó un momento recordar dónde se hallaba y qué había ocurrido; entonces se dio cuenta de que sus primos jamás dejarían que ella saliera de casa y se tranquilizó. Tras darse una ducha y vestirse, fue a buscarla. La encontró en la cocina, mirando dentro de las alacenas con el ceño fruncido. —Tengo que hacer la comida —comentó ella a la ligera—, pero dudo que tenga suficientes suministros para saciar el apetito de tren hombres tan enormes. El tono de diversión de su voz hizo que él curvara los labios. —Bueno, lo cierto es que tú sólo eres culpable del apetito de uno de ellos. Se acercó y la besó en el cuello mientras la rodeaba con los brazos para estrecharla contra su cuerpo. El beso fue suave al principio, pero habría ido a más si no le hubiera comenzado a gruñir el estómago. Cami se rió al oír el rugido y se obligó a apartarse de él para volver a concentrarse en los ingredientes que había seleccionado. Justo en ese momento comenzó a sonar el móvil de Crowe y escucharon los pasos del primo de Rafe en el vestíbulo mientras respondía a la llamada. No pasó mucho rato antes de que Crowe entrara en la cocina. Su expresión era tan dura que Rafe y Logan se tensaron de inmediato, preparados para la acción. —¿Qué ha ocurrido? —preguntó Rafe mientras Cami se acercaba a su lado con expresión preocupada.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 202


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Me ha llamado Archer —les explicó Crowe—. Acaba de haber una explosión en el taller de Jack Townsend. La grúa y el coche familiar están en el aparcamiento y nadie vio que Jack y Jeannie salieran de la casa. —Lanzó a Cami una mirada de soslayo al oírla sollozar de manera inconsciente antes de contener cualquier sonido—. Creen que han muerto en la explosión.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 203


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 2200 Cami todavía seguía entumecida quince minutos después de que Rafe detuviera el SUV en el aparcamiento del taller de reparaciones de Jack, situado en las afueras de Sweetrock. Miró fijamente los negros y humeantes restos de la edificación y se preguntó si alguien podría haber sobrevivido a una explosión semejante. En especial alguien que se encontrara en el apartamento que se hallaba en el piso superior, donde vivían Jack y Jeannie. La mitad del edificio había desaparecido y los escombros cubrían el aparcamiento formando un desolador paisaje sobre la más de media docena de vehículos que esperaban para ser reparados. No había manera de calcular los daños. Cenizas y pedazos de cemento y metal habían caído sobre los coches, que estaban destrozados. Se bajó del SUV y de pronto fue consciente de que todos los ojos que se volvían hacia ella. De inmediato, los tres primos cerraron filas en torno a ella y miraron a su alrededor desafiando a cualquiera que tratara de acercársele. La joven parpadeó para intentar secar las lágrimas que apenas podía contener mientras estudiaba el taller con el corazón en un puño. No podía creer lo que veía. —No se trata de un accidente —oyó que mascullaba Crowe a su espalda, al tiempo que notaba que Rafe le rodeaba la cintura con el brazo para colocarle firmemente la mano en la cadera, como si creyese que ella tenía la intención de alejarse. Él no sabía que las emociones de Cami estaban tan fragmentadas en aquel momento, tan envueltas en el caos que, aunque quisiera, no podría alejarse del único apoyo del que disponía. —No —convino Rafe—. No fue un accidente. —¿Cómo puedes estar tan seguro? —preguntó ella con debilidad—. ¿Por qué querría alguien hacer daño a Jack y a Jeannie? —Ya nos enteraremos —le aseguró Rafe mientras seguía con la mirada a Archer, que investigaba la escena acompañado de un grupo de bomberos y de varios oficiales de la policía estatal. Al verlos, el sheriff se disculpó con la gente que le rodeaba y se encaminó hacia ellos lo más rápido que podía atravesando el aparcamiento lleno de escombros. —Los bomberos se niegan a permitir el acceso a la edificación. —La voz de Archer estaba llena de frustración y cólera, al igual que su mirada—. No puedo buscar los cuerpos, Rafe. Cami quiso cerrar los ojos, negar lo que veía, lo que había ocurrido. Cabía alguna posibilidad de que Jack o Jeannie no estuvieran en casa, pero la grúa de Jack estaba en el aparcamiento, junto al pequeño utilitario gris de su esposa. Pensar que estaban en otro lugar era ser demasiado optimista. —Algunos vecinos vieron a Jack entrando en casa casi media hora antes de la explosión. — Archer suspiró—. Estaba solo. —Pasó el otro día por mi casa —dijo Cami con voz trémula Estuvimos hablando del accidente que sufrió Jaymi poco antes de morir. El padre de Jack fue quien remolcó y reparó su coche. Según parece alguien había saboteado los frenos del vehículo de mi hermana. Los cuatro hombres presentes clavaron los ojos en ella. Sus expresiones eran tan duras que Cami se estremeció mientras les contaba los detalles de la información que Jack le había facilitado.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 204


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Y has estado recibiendo las mismas llamadas telefónicas... —señaló Rafe cuando acabó—. El mismo tipo de amenazas... ¿y no me lo has dicho? Tuve que enterarme por otra persona. Estaba furioso. Cami veía la cólera que inundaba los ojos del hombre que amaba así como la silenciosa promesa de que no pensaba olvidar el tema. Al parecer lo discutirían a fondo en la intimidad. Sabía que se había equivocado. Que no debería haberle ocultado sus sentimientos, ni haberse negado a estar con él. El miedo la había paralizado y pronto llegaría el momento en que debería pagar por ello. Un momento que se acercaba a pasos agigantados, pensó, dándose cuenta de repente de todo lo que podía perder. La confianza de Rafer. O cualquier otra emoción que ardiera en aquella mirada que parecía querer atravesarla. Podía perderle. Y ahora sabía con meridiana claridad que, a pesar de que había sido ella la que se había distanciado de él, no quería perderle. No lo soportaría. Durante casi toda su vida adulta había vivido para las escasas ocasiones que se habían encontrado. Le había esperado, espiado, anhelado con una intensidad tal, que impidió que jamás se fijara o estuviera cómoda con otro hombre. Y justo en ese instante, mirando los ojos color zafiro de Rafe, se percató de que como no tuviera mucho cuidado, dañaría irremediablemente el lazo que les unía y que se había conservado a través de los años. Sí, había pasión entre ellos; pero también había algo más, algo que ella no podía definir, que se había avivado y ahora era más fuerte que nunca. —Lo siento —susurró—. Debería habértelo dicho, Rafer. Debería haberte contado tantas cosas... No tendría que haber guardado tantos secretos. No sólo debería haberle hablado sobre las llamadas telefónicas, sino también de la pérdida del bebé. Era parte de Rafer; una parte que ella quería con toda su alma, pero eso no hacía que fuera sólo suya. Y ahora sólo podía rezar para que no fuera demasiado tarde.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 205


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 2211 El pasado era como un fantasma, un oscuro espectro del que Rafe y sus primos no podían librarse a pesar de lo mucho que lo intentaran. Desde que nacieron se habían tenido que enfrentar al malestar y a la controversia que provocó que sus madres se casaran con los tres hombres menos apreciados del pueblo. Antes de casarse con las tres herederas, los hermanos Callahan no habían tenido grandes problemas. Era cierto que no eran muy apreciados y que no todos confiaban en ellos, pero siempre se habían llevado bien con la mayoría de la gente. Fue después de que se hicieran públicos sus respectivas bodas cuando cambió la situación. James Corbin y Saul Rafferty quisieron que aquella condena pública acabase con los matrimonios, pero no tuvieron en cuenta lo profundamente que amaban sus hijas a los hombres que eligieron. Mientras miraba a Cami, Rafe recordó —no por primera vez— el legado que sus padres les habían dejado a sus primos y a él. Era un legado que ponía en peligro la vida de las mujeres que estuviesen a su lado y puede que ellas no se adaptaran a sus circunstancias con la misma facilidad que ellos, que lo habían tenido presente cada día de sus vidas. Quizá, de alguna manera, se habían acostumbrado a vivir con el odio que los rodeaba. Cami no era una mujer conocida por disculparse. Jaymi le había contado que, cuando en cierta ocasión le preguntó a su hermana, aún adolescente, por qué nunca pedía perdón, Cami le contestó, con sombría determinación, que era porque siempre decía lo que quería decir. En aquel entonces, Cami apenas había dejado de ser una niña y su vida ya había estado plagada de decepciones y castigos. Lo que Jaymi había descrito como la rebelión de una adolescente, Eddy había afirmado que era el resultado de continuas vejaciones por parte de su padre. —Ya hablaremos más tarde —dijo Rafe, conteniendo la furia que todavía ardía a fuego lento en su interior desde su confesión. Pero aquella ira no estaba dirigida a ella, al menos no toda. Era contra la vida, las circunstancias, la pérdida de un ser que no había tenido la oportunidad de vivir. Cami se dio la vuelta con un suspiro entrecortado, captando SU interés. Lo último que él quería era hacerla sufrir. No, no era SU intención, pero tampoco pensaba mentir. No podía decirle que no se preocupara por lo que había hecho ni que estaba bien, porque no lo estaba. Lo que quería era que ella se diera cuenta de que tenía que confiar en él y no ocultarle nada. En realidad, Cami no le había mentido, pero callar una verdad de aquella entidad era casi peor que mentir. Y si iban a tener un futuro en común, no podían permitirse tener secretos entre ellos. La atrapó por la muñeca cuando intentó alejarse de él y entrelazó sus dedos con fuerza mientras el sheriff explicaba a Crowe todo lo referente a la explosión. Rafe percibía claramente que Archer tenía problemas para aceptar la información que Cami le acababa de dar y el hecho de que alguien hubiese puesto una bomba en el taller.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 206


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Sheriff, no hemos encontrado ningún cuerpo —le informó entonces el jefe de bomberos, Drew Jacoby, con un áspero gruñido. Jacoby había llegado de Denver cuando decidieron que el condado debía disponer de su propia unidad de bomberos. Era un tejano alto y malhablado que rara vez soportaba tonterías. Archer se alejó de los Callahan mientras se quitaba el sombrero para pasarse los dedos por los cortos y espesos mechones de pelo oscuro. —Quizá no estuvieran en casa —sugirió Rafe con demasiado optimismo. Jacoby se encogió de hombros y volvió a mirar los ennegrecidos restos del taller con expresión indefinible. —Ojalá... —¡Eh, sheriff! ¡Es Jack! —anunció Eisner en voz alta al ver que un sedán negro entraba a toda velocidad en el aparcamiento y frenaba en seco. Jeannie fue la primera en bajarse del coche. Jack la siguió, más despacio, con una expresión aturdida en el rostro, y clavó la mirada en el taller como si no pudiera creer lo que veían sus ojos. Cami corrió hacia el matrimonio consciente de que Rafe se ajustaba a su paso sin soltarle la mano. Con aquellas piernas tan largas no le costaba ningún esfuerzo mantener su ritmo. —¡Jeannie! —Se zafó de Rafer y abrazó a la recién llegada que, totalmente conmocionada, empezó a llorar. —¡Oh, Dios! —gimió, aferrándose a su amiga con desesperación—. ¿Qué ha pasado, Cami? ¿Qué ha ocurrido? —Oh, Jeannie, pensábamos que Jack y tú estabais ahí dentro. —Cami se separó un poco para mirar hacia el taller y luego otra vez a la pareja—. Gracias a Dios que estáis bien. —Pero ¿qué ha ocurrido? —repitió Jeannie con una mirada de miedo y confusión. —¡Ha sido ese cabrón! —estalló Jack—. Ese hijo de perra me volvió a llamar anoche. —Jack miró a Cami con los ojos brillantes de furia—. Me dijo que debía mantenerme alejado de los Callahan y que iba a darme una lección por no irme a Denver con el resto de la familia. Cami dio un paso atrás. La sensación de culpa que la invadía era cada vez mayor. Jack había intentado ayudarla, y si ella no le hubiera estimulado la curiosidad, él no habría hecho tantas preguntas y aquello no hubiera ocurrido. —Cami, no es culpa tuya. —Jeannie le aferró el brazo con rapidez, ignorando las palabras de su marido—. No eres la causa de esto, te lo juro. Jack estaba muy molesto por cosas que han ocurrido últimamente y no está dispuesto a darle la espalda a los Callahan para complacer a esa mente enferma. Ella negó con la cabeza. Si Jack no fuera su amigo, si no le hubiera contado nada sobre los frenos del coche de Jaymi y las llamadas misteriosas, su taller seguiría intacto. —En cuanto encuentre a ese cabrón le mataré —gruñó Jack. Cami se volvió hacia él y vio cómo miraba el destrozado edificio. —Jack, piensa en Jeannie —le recordó Archer en voz baja—. Si te dedicas a perseguir al que ha puesto la bomba, ¿quién la protegerá a ella? Déjame esto a mí. Te prometo que no soy como mi padre; descubriré quién está detrás de este crimen.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 207


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¡Maldita sea, Archer! ¿De verdad piensas que me voy a quedar de brazos cruzados esperando que ese loco venga a por nosotros? —Una sonrisa salvaje le curvó los labios—. Será mejor para él que le encuentres antes que yo, porque como le ponga las manos encima, te juro que no quedará nada que llevar a juicio. Jack estaba furioso, pero por lo menos seguía vivo, pensó Cami mientras Rafe le pasaba el brazo por la cintura para acercarla más a él. Rafe estaba haciendo una declaración de intenciones. La multitud que había en las proximidades del destrozado taller era cada vez mayor y él mostraba claramente a todo el mundo que ella era suya. Su mujer. Todos les miraban. Cami sentía aquellos ojos curiosos observándola; algunos con antipatía, otros con curiosidad y otros con especulación. Sostuvo todas aquellas miradas con una fiera y retadora expresión. Durante años renunció a lo que quería, escapó del único hombre que le hacía hervir la sangre, el hombre al que amaba. Por miedo. Pero eso se había acabado. No seguiría ocultando sus sentimientos y secretos, y enfrentarían juntos lo que viniese. —Estás mirando la espalda de Eisner como si estuvieras a punto de lanzarle una daga — susurró Rafe a su lado, haciendo que se diera cuenta de que, efectivamente, tenía los ojos clavados en el ayudante del sheriff como si así pudiera golpearle, gritarle o hacerle el mismo daño que él había intentado hacer tantas veces a los Callahan por orden de las personas con las que hablaba en ese momento: James Corbin y su hijo, William. Y, curiosamente, también había otra persona que miraba a Eisner con el mismo rencor: Kimberly Anna Corbin, la hija de William. Anna Corbin tenía diecinueve años y se parecía a su padre. Desde el pelo castaño rojizo, que le caía hasta la cintura en alborotados rizos, hasta los ojos verdes que observaban al ayudante del sheriff con una expresión airada. Su padre, William, había intentado retenerla. Pero a lo más que había llegado era a conseguir mantenerla a su lado. William se frotaba la nuca con aire de frustración mientras Anna increpaba a Eisner. La bella joven era la persona más querida de la familia Corbin. Su apariencia era idéntica a la de su fallecida tía, la madre de Crowe, y parecía haber heredado también el mismo temperamento. Y si su expresión era un indicio de ello, estaba a punto de explotar. —Eisner se merece esa daga que dices —murmuró Cami—. Y los dos tipos con los que habla, todavía más. —Hace años que no veía a Anna —comentó Logan—. Por lo general la mantienen alejada. —Jeannie y ella son buenas amigas —señaló Archer antes de soltar una imprecación y mirar a su alrededor con impotencia—. Llevará horas dispersar a toda esta gente y Jack seguirá maldiciendo su suerte durante un buen rato. —Tiene razones para ello —masculló Rafe en voz baja—. De todas maneras, dile al jefe de bomberos que le obligue a irse a un hotel en las afueras. Mantenerle alejado de algunos oídos será la mejor opción a menos que quieras que esto acabe peor de lo que empezó.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 208


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami miró a su alrededor y sus ojos quedaron prendidos en el destello de un Mercedes rojo que se detuvo junto al Jaguar negro de los Corbin. Wayne Sorenson, el fiscal del condado de Corbin, se bajó del coche acompañado de su hija, Amelia. Después de que Amelia hubiera ocupado un puesto de profesora en Aspen, Cami la había visto pocas veces y no habían vuelto a hablar. En el diario que escribía cuando estaban en la universidad, Cami había descrito con pleno detalle los sentimientos de las dos. Un grave error. Cuando el padre de su amiga lo descubrió, Amelia había puso fin a su amistad y cambió radicalmente. Antes vestía ropa elegante que evidenciaba su buen gusto; ahora llevaba prendas oscuras y amplias acompañadas de zapatos planos, la clase de ropa que siempre había jurado que nunca se podría. ¿A qué se debería el cambio?, se preguntó Cami. ¿Quizás al deseo de conservar el amor de su padre? Parecía que a Amelia le resultaba una empresa tan difícil como a ella. ¿Cuánto tiempo le llevaría a su amiga darse cuenta de que no existía la manera de ganarse la aceptación y el amor que necesitaba de su padre? —¿Cami? —La presión de la mano de Rafe en su espalda y el tono apremiante la hizo alzar la cara hacia él—. ¿Estás preparada para marcharnos? ¿Estaba lista para marcharse? ¿Quería quedarse y seguir observando a su antigua amiga, la que una vez ocupó el lugar de la hermana que perdió? —Estoy preparada. —Prefería enfrentarse a la furia de Rafer antes que ver que Amelia se había convertido en un títere de su padre. Comenzó a darse la vuelta y, justo entonces, Amelia giró la cabeza y sus miradas se encontraron. Cami se detuvo en seco. Durante un breve instante pareció como si en los ojos esmeralda de su antigua amiga brillara una súplica, pero si existió realmente, desapareció enseguida. —Todavía tenemos una reunión pendiente —le recordó Crowe a Rafe cuando se dirigían hacia el coche. En ese momento, Wayne se alejó de los Corbin con el ceño fruncido mientras clavaba los dedos en la parte superior del brazo de su hija para arrastrarla con él. Los cuatro se quedaron quietos, observando cómo el fiscal se acercaba a ellos a grandes zancadas. Cuando estaba ya muy próximos, Rafe rodeó a Cami con el brazo y sus primos les flanquearon. —Rafe. —Wayne saludó a los demás con un breve ademán. —Wayne —respondió Rafe lentamente. El hecho de que Rafe no dijera nada más hizo que el fiscal apretara los labios durante un momento mientras Amelia metía las manos en los bolsillos del abrigo oscuro que llevaba puesto y bajara la vista hacia el suelo. A Cami no le pasó desapercibido el gesto; o se equivocaba mucho, o su antigua amiga estaba intentando ocultar una sonrisa.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 209


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Vamos a tener que cancelar la reunión que teníamos concertada para esta tarde. —Wayne echó la cabeza hacia atrás y ensanchó las fosas nasales como si estuviera oliendo algo en mal estado—. Le diré a mi secretaria que se ponga en contacto con vosotros para volver a programarla. Tras decir aquello, entrecerró los ojos y les observó de forma inquisitiva. Al instante, Cami notó la tensión que empezó a irradiar del cuerpo de Rafe y de sus dos primos, evidenciando su desconfianza hacia el fiscal del condado. Amelia también percibió lo que ocurría. ¡Qué extraño!, pensó Cami; incluso después de tanto tiempo, podía leer las reacciones de Amelia como si durante los últimos años no hubiera existido un abismo entre ellas. —Entonces ya hablaremos en otro momento. —Rafe se despidió con un gesto de cabeza y ciñó la cintura de Cami con más fuerza, acariciándole la cadera con los largos dedos. Wayne no respondió; se limitó a dar media vuelta y a alejarse como si la cortesía de decir «adiós, ya nos veremos» o «vete al diablo, Callahan» fuera demasiado para él. Amelia no se dio tanta prisa. Sacó la mano del bolsillo al darse la vuelta y dejó caer un papel al suelo. Rafe lo cubrió rápidamente con el pie. Justo a tiempo, porque Wayne se volvió para llamarla y su mirada penetrante pasó de Amelia a los Callahan como si estuviera buscando algo, como si hubiera esperado que su hija fuera a quedarse hablando con ellos para, quizá, avisarles de algo. —¿Amelia? —Ya voy, papá. —Sus manos volvían a estar en los bolsillos como si nunca hubieran abandonado aquel lugar. Santo Dios, ¿qué le ocurría? Cami apenas podía resistirlo más. No soportaba aquel infierno que era el condado y que convertía cualquier instante en una dolorosa agonía en la que se confundían el pasado y el presente. Amelia había sido su mejor amiga. La única persona que creía en ella, que la quería y en la que podía confiar, y se había convertido en aquel desapasionado zombi por su culpa. Sí, ella fue la culpable de que Wayne Sorenson se enterara del secreto que Amelia guardaba en su corazón y que jamás le había confesado a nadie más que a ella. Crowe Callahan la había besado, la había vuelto loca de deseo y la había hecho desear más. Mucho más. La hizo sentir tal anhelo, que Amelia incluso llegó a decirle que comprendía perfectamente por qué la pérdida del bebé de Rafe casi la había matado. Cami notó que le temblaba todo el cuerpo. Si no hubiera sido por el firme brazo de Rafe, estaba segura de que habría caído al suelo. Cuando varios de los bomberos se interpusieron entre ellos, los Corbin y Wayne Sorenson, Rafe se inclinó y cogió la nota doblada. Se dio la vuelta para que nadie viese sus movimientos y sostuvo el papel entre los dedos observando a Cami. De inmediato, los tres formaron un sólido escudo mientras ella tomaba la nota y la desdoblaba lentamente.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 210


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Están vigilando mi casa. Intentaré ir a la tuya para hablar. Dales una buena patada. Te quiero. Tu gemela ¿Por qué, después de todo ese tiempo, establecía Amelia contacto con ella? —Va a intentar ir a mi casa. —Frunció el ceño, confundida ¿Por qué tiene que verme a escondidas? Aquello iba mucho más allá del miedo a las murmuraciones o al carácter de su padre. Iba más allá de que los Corbin recompensaran a los que se oponían a los Callahan y castigaran a los que les apoyaban. Amelia había firmado la nota como «tu gemela». Siempre habían bromeado con que eran gemelas secuestradas al nacer y adoptadas por padres poco cariñosos, y firmaban con ese apodo cada vez que se enviaban mensajes secretos durante su niñez y adolescencia, cuando no querían que nadie las descubriera. Pero eso significaba que a Amelia le daba miedo que alguien encontrara la nota y supiera que era ella quien la había escrito. «Su gemela.» Si alguien había sido su gemela en algún momento, ésa era Amelia. Y enterarse de que al menos parte de su amistad había sobrevivido a los últimos años, hacía que se le llenaran los ojos de lágrimas. No había estado tan ilusionada por algo desde las primeras semanas de su embarazo o cuando se enteró de que Rafer había vuelto al pueblo. Y aun así, se sentía a punto de llorar. Nada de todo aquello parecía racional salvo el pensamiento de que terna que encontrar la manera de que su amiga pudiera entrar en su casa sana y salva, y de que nadie pudiera escuchar su conversación. Pero no estaba preparada para eso. No estaba preparada para renunciar a la seguridad. —Amelia correrá peligro si viene esta noche —gruñó Crowe en voz baja. Cami sacudió la cabeza. —A mí me atacaron dentro de la casa, y quien esté intentando imitar al asesino de Jaimy podría atraparla también. No debe correr ese riesgo. —Sin embargo, tú te arriesgaste —señaló Crowe. Ella se volvió con rapidez hacia él, sorprendida por el sombrío tono de su voz, y se quedó paralizada al ver la extrema dureza que reflejaba su mirada. No dijo nada. Sabía que los hechos hablarían por ella. Amelia conseguiría despistar a quien la vigilaba e iría a verla. —Vigílala —ordenó Rafe a Logan—. Deja abierta la puerta trasera y espía a cualquiera que pudiera seguirla. —Dalo por hecho —asintió Logan. El tono ronco y lleno de peligro de su voz hizo que bajara un escalofrío por la columna de Cami. Corrían rumores de que él, al igual que Rafe y Crowe, habían sido entrenados como francotiradores de la marina; un cuerpo de élite formado por los hombres más inteligentes y fríos del ejército.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 211


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Ella no dudaba de que aquello fuera cierto. Sus vidas en el condado no habían sido precisamente fáciles y aquella oscura amargura podría haberse convertido en una intensa furia que trasladarían a sus objetivos. —Vámonos —dijo Rafe con impaciencia—. Quiero darle tiempo a Crowe para que compre el equipo de protección que necesitamos en nuestro proveedor habitual. —Sí, yo también quiero que la casa resulte segura y estar allí si Amelia consigue entrar. —No había calidez en la voz de Crowe cuando se dio la vuelta para dirigirse al SUV que les había llevado hasta el arruinado taller mecánico. —Dios, ¿qué está pasando? —gimió Cami sin poder evitarlo, llena de un temor que la recorrió de pies a cabeza como un virus aniquilador—. ¿Qué esperan lograr? ¿Por qué vuestra presencia resulta tan amenazadora como para que lleguen a estos extremos? —Les recordamos el pasado —murmuró Crowe—. Y una pérdida que no quieren asumir. —¿De verdad creéis eso? —preguntó ella, más sorprendida de lo que podía imaginar—. No me parece una razón suficiente, Crowe. Las cosas están llegando demasiado lejos. —Y es evidente que aún pueden ir más allá —repuso Rafe con voz tranquila—. Todavía nos presionan, Cami, y no tenemos intención de abandonar el condado. Pronto se darán cuenta de que ahora no pueden manipularnos como hicieron en el pasado. Ahora, los Callahan han vuelto para quedarse.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 212


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 2222 Cami se detuvo frente al ancho mirador del comedor, junto a la cocina, y miró al patio trasero envuelto en las sombras de la noche. Tenía los brazos cruzados y se acariciaba inconscientemente con los dedos. Esperaba. La noche había caído por fin, trayendo consigo esa oscuridad cerrada que sólo llegaba cuando el invierno luchaba su batalla final antes de sucumbir frente a la primavera. No había iluminación en el porche trasero y en el interior sólo estaban encendidas las luces imprescindibles. Rafe, Logan y Crowe se hallaban sentados alrededor de la mesa de la cocina y sus voces eran apenas perceptibles, sofocadas por el sonido de la radio encendida. Según le había explicado Rafe, el ruido del programa radiofónico cubriría sus voces en el caso de que se les hubiera pasado por alto algún micrófono oculto en el interior de la casa. Maldita sea, ¿por qué debían tener tanto cuidado de que sus conversaciones no fueran escuchadas? A fin de cuentas, sólo hablaban de lo que había ocurrido en el pasado. ¿Por qué querían los barones echar a los primos Callahan del condado con tanta ansia? ¿Por qué los ciudadanos del condado de Corbin seguían los dictados de esas tres familias que se habían vuelto contra sus propios nietos? Saul y Tandy Rafferty, los abuelos de Logan, hubieran estado locos por Logan si su madre, Mina, siguiera viva. Pero cuando la joven murió, los Rafferty se unieron a los Corbin y a Marshal Roberts para intentar obtener la herencia que ahora les pertenecía a sus nietos. Y nadie conocía las razones. —Clyde sabía algo —afirmó Rafe—. Me llamó por teléfono antes del accidente, pero yo estaba ilocalizable en una misión y no regresé a tiempo de devolverle la llamada. Al principio no le di importancia, pero cuando lo pensé mejor me resultó muy raro que Clyde intentara localizarme fuera del país. Clyde Ramsey, el tío de Rafe, había criado a los tres huérfanos como si fueran sus propios hijos y los protegió de la mejor forma que pudo. Había sido todo un espectáculo verle rojo de furia con los ojos desorbitados defendiendo a «sus niños». —Podría habernos llamado a cualquiera de nosotros dos —le recordó Crowe. —No confiaba en nosotros lo suficiente para decirnos lo que estaba ocurriendo —gruñó Logan con palabras apenas audibles por culpa de la radio. —¡Joder!, si ni siquiera nos permitía alojarnos en la casa cuando él no estaba. —La voz de Rafe rezumaba diversión. Cami veía más allá de aquellas expresiones burlonas. Era evidente que los tres pensaban que Clyde no había confiado en ellos. —Quizá temiera que robáramos la cubertería de plata —repuso Crowe con voz áspera. La joven no entendía cómo tres hombres que se suponían inteligentes podían tener tal estrechez de miras.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 213


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Puede que sólo intentara manteneros a salvo. —Cami le dio la espalda a la ventana y puso las manos en las caderas mientras los observaba con exasperación—. ¿Clyde os dijo alguna vez que no confiaba en vosotros? Los tres la miraron con expresiones que iban desde la burla a la sospecha. —Siempre decía que la sangre tira —señaló Rafe en tono sombrío—. Era evidente que no confiaba en los Callahan. Pero ellos sí habían confiado en el tío de Rafe; es más, le habían respetado. Por eso se sentían tan ofendidos por su comportamiento. —¿Y estáis seguros de que se refería a vosotros? —preguntó Cami—. ¿No se estaría refiriendo a los barones? ¿A las tres familias que han demostrado durante generaciones que no les importa recurrir a la violencia si lo consideran necesario? ¿No se os ha ocurrido nunca que Clyde podría estar más preocupado por sus «niños» que por la cubertería de plata? —¿Por qué dices eso? —Rafe se recostó en la silla con una ceja arqueada mientras la miraba con aquellos profundos ojos azul oscuro. Por un momento, Cami pensó que podría ahogarse en ellos, pero la pregunta captó su atención. Conocía muy bien la respuesta. —Porque cuando estabas en el colegio mi madre era la enfermera del dispensario. Clyde fue a visitarla en una ocasión y, en el transcurso de la entrevista, le informó con la franqueza que le caracterizaba de que pondría la mano en el fuego por cualquiera de sus «niños». Estaba seguro de que jamás se os ocurriría robar nada y se mostraba muy furioso por el hecho de que os hubieran acusado de ello. Rafe entrecerró los ojos. —Lo recuerdas, ¿verdad? —inquirió ella con suavidad, hablando en voz baja, igual que ellos. —El jefe de tu madre, Todd Collingsworth, nos acusó de robar no sé qué cosa del laboratorio —asintió Rafe con expresión ausente. —Estoy convencida de que Clyde no os consideraba culpables del robo. Confiaba en vosotros. Creo que no os quería dejar solos en el rancho porque temía que os pudieran atacar. Estabais mucho más seguros en las reuniones del pueblo o, cuando ya erais mayores, de camping a orillas del lago. Los tres la miraban paralizados. La expresión dubitativa que ella había visto antes todavía estaba allí, pero también observó que su argumento les había hecho reflexionar. Por lo menos ahora consideraban otra posibilidad, y eso era lo único que importaba. —Es posible —admitió Rafe finalmente—. Pero eso no cambia el hecho de que nunca nos contó lo que sabía acerca de la muerte de nuestros padres, ni que había algo oculto en esos enfrentamientos con los Corbin. Habían sido enfrentamientos brutales, aunque no menos intensos que los que tuvo con la familia de Rafe. —¿Oíste hablar de las discusiones que tuvo Clyde con tu abuelo? —le preguntó Cami a Rafe, a pesar de que no le gustaba mencionar el parentesco que les urna. El poco respeto que Marshal Roberts había mostrado por su nieto y por Clyde era más de lo que ella podía soportar. —Digamos que teníamos nuestras sospechas al respecto —respondió Rafe—. De hecho, Marshal ni siquiera vino a su entierro. —Su voz se endureció y sus ojos parecieron convertirse en

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 214


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

hielo durante un segundo—. Sin embargo, Clyde jamás nos contó que hubiera ocurrido algo y nunca le acusó de nada. Por supuesto que no le había acusado, pensó Cami. Si las historias que su tío le había contado eran ciertas —y Eddy nunca mentía—, Clyde casi había estrangulado a Marshal la primera vez que se toparon en los juzgados, cuando el abuelo de Rafe reclamó la herencia que le correspondía a su nieto. —Lo hizo para protegeros. Jaymi me contó en varias OCASIONES que Clyde acudió a defenderos multitud de veces a la escuela cuando ella estudiaba allí. El director corría a esconderse en el momento en que veía la camioneta de Clyde en el aparcamiento. Creedme, os adoraba. —Puede que sea cierto, pero eso no responde a las preguntas que nos hacemos ahora — señaló Logan—. ¿Por qué te ordenaron que te mantuvieras alejada de Rafe? ¿Por qué te atacaron? ¿Por qué volaron por los aires el taller de Jack Townsend? —Jaymi recibía las mismas llamadas que yo —reflexiono Cami—. Quizá nos hemos equivocado durante todos estos años y ella no fuera una elección aleatoria de un asesino en serie. El FBI aseguró en su día que aquellos crímenes eran cosa de dos hombres, no de uno. ¿Y si asesinaron a Jaymi por otras razones? Por ejemplo, por no haber hecho lo que le ordenaban. —¿Por qué el asesino tendría tanto interés en matar a las mujeres con las que nos acostamos, Cami? —inquirió Crowe con incredulidad—. ¿Por qué le molestaría a alguien? Ya no hay herederas en el condado, a excepción de Anna Corbin o Amelia, y no se relacionan con nosotros. Cami se pasó los dedos por el pelo en un gesto de frustración. —Yo no he dicho que sepa la respuesta —admitió—. Pero tal y como tú has dicho, ¿qué le puede importar a alguien con quién os acostáis? ¿Por qué llamar a Jaymi y amenazarla? ¿Por qué hacer lo mismo conmigo? ¿Por qué resucitar a un monstruo? Salvo, claro está, que el otro asesino hubiera decidido volver a matar. Buscó la mirada de Rafe y vio en ella que sus preguntas habían incrementado sus sospechas, pero también sus dudas. Los Callahan no querían aceptar que Jaymi podía haber sido asesinada por culpa de su relación con Rafe y, sin embargo, Cami lo había asumido hacía mucho tiempo, aunque pensó que el pasado estaba muerto y enterrado. Desafortunadamente no era así. Cami podía sentirlo como si una fría corriente atravesara su cuerpo, como si le susurrara al oído. Allí había mucho más que el odio cerval de tres familias por lo que habían hecho sus hijas. No, se trataba de algo mucho más siniestro, y ella tenía el presentimiento de que descubrir las respuestas a esas preguntas podría llevarles mucho tiempo. Además, hacerlas donde podían ser escuchadas por determinados oídos era mucho más peligroso de lo que suponían. Dio un paso para acercarse a la encimera y servirse un café, y de pronto escuchó el sonido de uno de los móviles situados encima de la mesa. Rafe estiró el brazo, tomó el teléfono y se lo acercó a la oreja. —¿Diga? —respondió en voz baja. Se mantuvo callado un segundo antes de fruncir el ceño.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 215


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—¿Cuánto tiempo estuviste allí? —Su voz se hizo más dura y sus ojos zafiro brillaron con intensidad mientras escuchaba al interlocutor. Cami, nerviosa, apartó la mirada de él y rellenó la taza vacía que había usado antes. —Quédate ahí hasta que amanezca y luego pásate por aquí —ordenó Rafe—. Crowe o Logan te abrirán. —Se mantuvo en silencio para escuchar la respuesta al otro lado de la línea antes de reír sarcásticamente—. Ni hablar, Tank. Estaré durmiendo. Quizá el tal Tank quería que fuera Rafe quien le abriera la puerta. —Hablaremos mañana. —Después de decir aquello, Rafe cerró el móvil y se giró hacia Cami—. Tank está ante la casa de Amelia. No ha entrado ni salido nadie, pero la vio en la ventana de un dormitorio del piso de arriba cerrando las cortinas. No creo que venga esta noche. Cami estaba segura de que Amelia se presentaría tarde o temprano. Tenía mucha habilidad para salir a hurtadillas de su casa y colarse en la suya. —Tiene llave de la puerta trasera —le confesó a Rafer en tono quedo mientras dejaba la taza en la encimera—. Cuando compré la casa, no cambié la cerradura por si ella necesitaba venir en algún momento. Rafe se inclinó hacia delante. —Cami, ¿cuál es el secreto de Amelia que guardas tan celosamente? Ella cerró los ojos al tiempo que inclinaba la cabeza y apretó los puños hasta clavarse las uñas en las palmas. ¿No era suficiente con el interrogatorio de esa mañana? Le había confesado a Rafer la pérdida del niño y aún no se había recuperado lo suficiente para empezar de nuevo. Todavía no había tenido la posibilidad de descansar un poco, permanecer tranquila durante unas horas, ¿y ya tenía que volver a hablar de nuevo sobre algo ocurrido hacía tanto tiempo? —Cami, necesitamos que nos lo cuentes —exigió él en tono duro—. ¿Por qué la rebelde Amelia que todos conocíamos se ha convertido en ese serio y silencioso fantasma que hemos visto hoy? ¿Qué descubrió su padre cuando leyó tu diario? La joven no levantó la vista, pero por el rabillo del ojo observó a Crowe atentamente. Él no fue consciente de su mirada. —Cami, estoy de acuerdo con Rafe —asintió Logan con un gesto tan lleno de determinación como el de su primo—. Tenemos que concentrarnos en los hechos. Te pasa una nota que no firma con su nombre, y el mensaje escrito parece cifrado para cualquiera que no seas tú. Aquí ocurre algo y debemos saberlo porque nos afecta a todos. A unos más que a otros, y era evidente que el que estaba más involucrado no había compartido la información con sus primos. —Cami... —El tono de Rafer era una advertencia en sí mismo—. No pienso preguntártelo otra vez; me pondré a investigar en el pueblo, ¿es eso lo que quieres? La joven se estremeció sin poder evitarlo. Crowe alzó entonces la cabeza y clavó en ella la mirada como si de repente fuera consciente de que le observaba a hurtadillas. Le vio respirar hondo y sacudir la cabeza antes de comenzar a hablar.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 216


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Amelia me ayudó a entrar en el edificio del juzgado durante uno de mis permisos en el ejército. Se hizo con la llave de su padre y robamos el dossier en el que las autoridades guardaban toda la información que habían recabado sobre la familia Callahan. Destruimos también todas las copias digitales de los ordenadores y luego la llevé a casa. Cami lanzó un suspiro apenas audible. Amelia se lo había contado varios días después, cuando el mayor de los Callahan ya había desaparecido del condado. Su amiga estaba excitada, nerviosa; sus ojos verde esmeralda centelleaban con algo que Cami reconoció como pura excitación sexual cuando le contó lo que había ocurrido con Crowe antes de que ella entrara en casa. El mayor de los Callahan estaba reservándose muchos detalles. —¡Joder! —Logan emitió un silbido por lo bajo—. Seguro que su padre la chantajea. —Alguien debería habernos puesto al corriente de lo que estaba pasando. —Era evidente que Crowe la estaba acusando a ella. —Quizá ese alguien pensó que tú serías capaz de percibir todos los cambios que se operaron en ella después de lo que ocurrió —contraatacó Cami—. Dime, Crowe, ¿nunca te has preguntado por qué Amelia se casó con tanta rapidez? ¿Por qué cambió tanto? Él apretó los labios. —No la he vuelto a ver hasta hoy. Cami apretó los labios intentando controlar la furia que empezaba a adueñarse de ella, pero no funcionó. —¿Por qué no me sorprende? —le espetó—. Una vez que conseguiste lo que querías no volviste a preocuparte por ella. Crowe entrecerró los ojos. —Cami —intervino Rafe—, déjalo estar por ahora. Debemos mantener la calma, no tiene sentido pelear entre nosotros. Ella se obligó a guardar silencio, aunque contener la andanada de acusaciones que se agolpaban en su mente la hizo morderse la lengua. Sabía muy bien lo que Amelia sentía por Crowe. El primo de Rafe había encendido un fuego en el interior de su amiga y, sin siquiera pararse a pensar en las repercusiones que podría tener que alguien se enterara, lo había apagado cruelmente. Amelia sabía que Crowe estaba más prohibido para ella que para cualquier otra mujer del condado y cuando su padre encontró el maldito diario y se puso a leerlo, los sueños de su amiga se habían visto desbaratados. Cami descubrió muy pronto el precio que ambas tuvieron que pagar por aquella indiscreción. El precio que todavía pagaban. —Odio este lugar —masculló Logan, rompiendo el silencio que llenaba la estancia—. Wayne Sorenson siempre ha sido un esbirro de los Corbin, es una vergüenza que su hija pagara por su falta de principios. Sí, Wayne Sorenson era un hombre cruel. Pero Amelia no sólo le traicionó, además infringió la ley. Él tenía las pruebas que necesitaba para acusarla escritas en el diario de la mejor amiga de su hija. Desde entonces, las dos jóvenes se mantenían alejadas la una de la otra, y Amelia se había visto obligada a casarse con el hombre que su padre eligió y a convertirse en la hija perfecta. Si no

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 217


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

lo hubiera hecho, Wayne hubiera conseguido que la arrestaran por allanar un edificio del Estado y por destruir documentos públicos. Por suerte, no podía hacer nada contra Crowe. Cami no le había mencionado, no su nombre real. No escribía los nombres de los Callahan desde su adolescencia. Los llamaba por los apodos que les había puesto. Rafe era Lobo; Logan, Tigre; y Crowe, León, el rey de la selva sólo porque le parecía más duro que los otros dos. Sin embargo, Amelia no podía negar lo que Cami había escrito sobre ella. Su nombre y sus acciones descritas al detalle. —Voy a ducharme y después me iré a la cama —anunció cansada—. No ha sido el mejor día de mi vida y quiero dormir, olvidar durante un rato todo lo que ha ocurrido hoy. Sentía una sombría pesadez en el alma producida por la culpabilidad que la atormentaba. Amelia había perdido su libertad porque ella había escrito aquel maldito diario. Si su amiga no hubiera regresado a casa para hacer exactamente lo que su padre quería, él habría conseguido que las dos hubieran acabado en la cárcel. Wayne la presionó con ello: hacía lo que le decía o involucraría también a Cami en el crimen. No podía conseguir que arrestaran a Crowe, pero destrozaría la vida de las dos jóvenes. Wayne había atado las manos de su hija y luego le clavó una daga en el corazón. Y Cami sabía que Amelia jamás se recuperaría. Atravesó la casa y subió las escaleras, asegurándose a sí misma que compensaría a Amelia de alguna manera. Era una promesa que se repetía casi todos los días y sabía que acabaría consiguiéndolo. Había perdido tanto por culpa de aquel maldito condado, que pensaba quedarse allí sin importar a quién molestara. Por eso nunca quiso trasladarse a Denver, y Aspen era demasiado pequeño como para no toparse con su padre por la calle. El calor de la ducha sólo sirvió para avivar el frío que sentía en su interior y recordarle lo cansada que estaba. Había guardado sus secretos todo lo que pudo, pero cuando comenzaron a salir, no había podido detenerse. Igual que no pudo contener las emociones que los acompañaban. Era como si hubiera vivido dentro de un congelador después de perder a su única amiga y al bebé que había concebido con Rafe. Y ahora, ese hielo se resquebrajaba. Lo notaba en su interior rompiéndose. Fragmentándole las entrañas, derritiéndose por los extremos y debilitándose cada vez más mientras luchaba por no llorar. Apoyó la cabeza contra la pared de la ducha y dejó que el agua caliente resbalara por su piel, como si así pudiera obtener fuerzas para contener la avalancha de dolor que estaba haciéndola pedazos. Cuando se enteró de que estaba embarazada, un rayo de esperanza la llenó de felicidad. Pensar que esa pequeña vida era parte de Rafer, una parte que nunca le podrían quitar, fue un hermoso sueño. Un sueño que acabó convirtiéndose en una pesadilla. Alzó la cabeza y terminó de ducharse lo más rápido que pudo porque sabía el precio de continuar con aquello. Permanecer bajo el agua caliente permitiéndose recordar su pérdida era lo más peligroso que podía hacer.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 218


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

No era lo suficientemente fuerte para ello. Todo estaba ocurriendo demasiado deprisa y parecía como si los acontecimientos tiraran de ella en diferentes direcciones. Durante años había intentado endurecerse, pero todo lo que estaba ocurriéndole ahora hacía que sus frágiles defensas contra el dolor se desmoronaran por momentos. —¿Todavía no estás lo suficientemente caliente, gatita? Cami se giró con rapidez, parpadeando por el agua que seguía cayendo, y vio a Rafe apoyado en la pared de azulejos, junto a la puerta. Él la observaba como si así pudiera llegar a su corazón y desvelar los secretos que ella se ocultaba incluso a sí misma. —Necesitaba relajarme antes de dormir. —Tuvo que darle la espalda. Sostenerle la mirada, ver aquella voracidad sensual en sus duros rasgos, las chispas de cólera que hacían brillar todavía más sus ojos color zafiro era más de lo que podía aguantar en ese instante. Alzó la cabeza hacia el cabezal de la ducha, consciente de que calor que sentía en las mejillas no tenía nada que ver con la temperatura del agua que caía sobre ella. En realidad ya había acabado de ducharse. El suave aroma a almendras del jabón todavía flotaba en el aire mientras ella seguía bajo el agua. Calentándose. Intentando mantener alejadas las pesadillas que sabía que tendría esa noche. —Pobre Cami. —Cálidos y acogedores, los fuertes brazos masculinos la envolvieron. Luego Rafer pegó el pecho contra su espalda y la sensación de aquel cuerpo desnudo, sólido y musculoso, hizo que la atravesara una oleada de deseo tan veloz como un rayo; tan excitante y ardiente que la sangre comenzó a hervirle en las venas y, que la obligó a respirar hondo. La sólida erección descansaba sobre la hendidura entre SUS nalgas y los poderosos muslos de Rafe presionaban contra los redondeados globos gemelos de su trasero. —¿Recuerdas la primera noche que pasamos juntos? —le preguntó él, inclinándose sobre su hombro para rozar con los labios la línea de la garganta y trazar un erótico dibujo sobre la clavícula. —Sí. —Cami gemía de placer. —¿Recuerdas que me pedías más? Se sintió débil y excitada. No quería recordar aquello. Su mundo de sueños era perfecto tal y como estaba. ¿O no? Sus sueños no eran tan calientes. En ellos no estaba Rafer estrechándola contra su cuerpo. No sentía como si pudiera alcanzar el intenso placer que él le prometía, una tentadora locura. —Pobre Cami —murmuró él—. Siempre conteniéndote. ¿No te sientes nunca como si fueras a estallar? —Déjalo, Rafer. —Cami no quería eso. No quería hablar... Quería sentir. Él se rió suavemente en su oído antes de apresar entre los dientes la sensible piel del cuello.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 219


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Voy a follarte, gatita. Voy a montarte a pesar del cansancio. Quiero sentirte debajo de mí, sobre mí, frente a mí —le susurró al oído—. Voy a zurrarte hasta que me supliques más, luego me perderé entre tus nalgas y sentiré cómo te vuelvo loca. «No.» Cami no pronunció las palabras, no pudo forzarse a hacerlo cuando sintió los dedos que se deslizaban entre las curvas de su trasero. —Y voy a mirarte —gruñó él. La imagen de su polla taladrándola inundó la mente de Cami e hizo que nuevos jugos brotaran de su sexo. Rafe dobló las rodillas a ambos lados de sus piernas y ella sintió la sedosa erección contra los resbaladizos pliegues. —¡Sí! ¡Rafer, sí! —Se apoyó en la pared de la ducha y abrió aún más las piernas. Él le clavó los dedos en las caderas, acercándola, colocándola de tal manera que Cami sintió el glande deslizándose sobre la carne rosada e hinchada de su sexo. Un segundo después ella gimió y un intenso escalofrío de placer casi la hizo desplomarse sobre el suelo de la ducha. Rafe había dejado caer la mano abierta sobre la piel mojada de sus nalgas con la fuerza justa para provocar una suave picazón que la atravesó por entero. Pero fue el ardor que comenzó a palpitar en su sexo lo que reclamó su atención. Aquella sensación, tan intensa y sensual, era casi demasiado placentera para soportarla. Un latido imparable creció en su clítoris haciendo que se hinchara contra el miembro que dilataba la estrecha abertura de su cuerpo. —Así, gatita —jadeó él, tirando de sus caderas para acercarlas más a su pelvis y separándole las piernas con el pie—. Podría follarte durante horas enteras, Cami. Podría quedarme dentro de ti sin hacer otra cosa que sentir tus músculos internos alrededor de mi polla. Ella movió la cabeza a un lado y otro de la pared sin poder contener los gemidos. Entonces, con un brusco movimiento, Rafe enterró la mitad de la gruesa longitud de su miembro en el interior de la joven. Otra embestida y hundió la otra mitad hasta que Cami se sintió tan llena, tan completamente poseída, que no podía imaginar estar otra vez sin él. —¡Joder, sí! —gruñó Rafe justo cuando ella notaba que el duro miembro se ensanchaba todavía más en su vagina—. Soñaba con follarte —le confesó, comenzando a embestirla—. Imaginaba que veía cómo mi polla se abría paso en tu cuerpo hasta que ni siquiera podías respirar, hasta que te dilatabas lo suficiente para aceptarme. Tal y como su carne temblorosa lo hacía en ese instante. Los músculos internos de Cami se contraían y ondeaban, excitando todas las terminaciones nerviosas de su sexo hasta tal punto que apenas lograba soportar el placer que arrasaba sus sentidos. Rafe la llenaba con cada fuerte envite, colmándola, completándola con su invasión. Ella se desintegraba de placer, se moría por que la follara más rápido, más fuerte. Quería que la poseyera con toda el hambre reprimida, con la misma necesidad y desesperación que ardía en su interior. Rafer la aferraba ahora por las caderas. Los labios en su oreja, su cálido aliento acompañando las embestidas cada vez más intensas que hacían arder su vientre y que la obligaron a contonearse siguiendo el poderoso ritmo que él le marcaba. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 220


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Justo entonces, intensas oleadas de placer atravesaron su cuerpo y la obligaron a ponerse de puntillas sin dejar de gemir, rogándole que le hiciera alcanzar la cima del éxtasis. Cuando por fin lo consiguió, sólo pudo dejarse llevar entre temblores y estremecimientos mientras incontenibles chorros de semen se vertían en lo más profundo de su cuerpo, reavivando un placel que ya le había robado la razón y el sentido común. Rafer era su debilidad. El único hombre al que no podía negarse, el único al que no podía resistirse. Jadeando, con las rodillas débiles y temblorosas, se apoyó en la pared para intentar recobrar el aliento. Lo que él le hacía sentir debería ser considerado ilegal. Estaba segura de que en alguna parte lo sería. —Habría adorado a nuestro hijo —le susurró Rafe al oído, con la respiración ronca y entrecortada—. Pero te diré todavía más, gatita, habría adorado a su madre tanto como la adoro ahora. Al oír aquello, los resquebrajados muros que todavía protegían su corazón se derrumbaron.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 221


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 2233 Rafe se percató claramente de la confusión que reflejaba la mirada de Cami cuando cogió el cabezal de la ducha y la roció de pies a cabeza. Al pasar la esponja jabonosa entre sus muslos para limpiar los restos de semen, alzó la cabeza para observar su delicado rostro. Cami mostraba una expresión sombría; sus suaves ojos grises parecían perdidos, llenos de tristes recuerdos de todo lo que había perdido. ——Jamás debería haberte permitido huir —susurró, arrodillándose frente a ella para deslizar la esponja por las suaves curvas de sus nalgas. Sabía que si la tocaba, su carne sería más suave que la espuma que la cubría, más sedosa, más caliente... —No necesito tu permiso para hacer lo que quiera, Rafer —le aseguró ella. Él curvó los labios en una amplia sonrisa. Cami podía parecer una joven tierna e inocente, sin embargo, escondía un fuerte carácter que controlaba casi siempre. Aunque acababa asomando cuando se la presionaba demasiado. Era independiente porque no le había quedado más remedio que serlo. Esa preciosa cualidad era perfecta, de acuerdo, pero seguía perteneciéndole a él. Era suya por completo, desde su cuerpo, sexy y femenino, hasta las frágiles profundidades de su alma. Le pertenecía por entero. Sólo a él. Y ella lo sabía, aunque dudaba mucho que Cami lo hubiera aceptado. Rafe no volvería a retroceder ni dejaría que se esfumara cuando llegara el amanecer. No permitiría que durmiera lejos de él y, sin duda alguna, no tenía intención de vivir apartado de ella. Se inclinó hacia delante y le dio un suave beso en la cadera, dejando que sus labios se recrearan durante un buen rato en aquella sedosa piel con olor a almendras mientras ella le enredaba los dedos en el pelo con cierta vacilación. Cuando alzó la mirada hacia ella, vio que la confusión que inundaba sus pupilas se mezclaba con otras emociones. —¿Qué te hace pensar que tú podrías haber hecho que tomara otras decisiones? —preguntó Cami—. No eran tus elecciones, Rafe. Eran las mías. Si quería creer eso, allá ella. Él había permitido que huyera cuando estaba asustada porque pensó que tenía que darle la oportunidad de elegir su futuro. Jamás se imaginó que ella lo interpretara como falta de interés por su parte. Que Cami no le hubiera llamado para decirle que estaba embarazada probaba que era así como había considerado ella la situación. —Te dejé escapar—admitió él finalmente—. Supe que me estabas evitando, al igual que supe que ya no avisabas a tus amigos cuando regresabas a casa de la universidad. La joven le miró fijamente con los ojos brillantes. —Entonces, aquel encuentro en el aeropuerto no fue una coincidencia. —Siempre has dicho que no crees en las coincidencias —le recordó Rafer—. Pensé que ya te habrías dado cuenta. —Tú siempre sabías cuándo venía a casa y dónde podrías encontrarme —susurró Cami.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 222


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Sí, quería saber de ti —asintió él—. Pero después de pasar la noche juntos dejaste de comunicar a tus amigos tus movimientos. Comenzaste a evitarme. Maldita sea, debería haber intervenido y enterarme de lo que ocurría. Lo habría hecho si hubiera tenido una mínima sospecha de lo que estaba pasando. —¿Sabes?, empecé a tomar la píldora cuando escuché que habías regresado al pueblo — susurró ella sin dejar de mirarlo—. Creo que sabía que no podría mantenerme alejada de ti. —No habría permitido que lo hicieras. Rafe se había cansado de esperarla. Si ella no se hubiera presentado ante su puerta durante la ventisca, habría sido él quien apareciera en la de ella, y Cami lo sabía. Dirigió el chorro de agua al torso femenino, enjuagando el jabón con suavidad, y observó los riachuelos que surcaban su vientre y desaparecían entre los pliegues ocultos y los muslos. La espuma se deslizó por las piernas hasta llegar al suelo, haciendo que en el aire flotara un dulce olor a almendras. Rafe jamás había considerado que ese aroma pudiera resultar tan increíblemente erótico. —¿Qué haces? —le preguntó Cami en voz baja. —No ha sido suficiente —respondió él. Y era cierto—. ¿Acaso piensas que un polvo rápido en la ducha es suficiente para mí? ¿Lo ha sido para ti? No, no lo había sido. Rafe percibió los rescoldos de necesidad que todavía ardían en los bellos ojos grises y la respuesta de su propio cuerpo. Aquella noche Cami se entregaría a él por completo. Aquella noche compensaría todo lo que no había podido tener hasta entonces. Todas las noches que habían estado separados. Toda la pena que les había embargado durante tanto tiempo. Todas las veces que Cami había huido y él se había preguntado si ella sería lo suficientemente valiente para aceptar lo que sentía. Todos los años que habían estado separados. Todas las ocasiones en las que había pensado en ella, sufrido por ella... Soñado con ella. ¡Joder! Simplemente por las noches que había ardido de deseo y por aquel anhelo, cada vez más oscuro, sexual y erótico, que todavía no le había mostrado. —¿Crees que alguna vez será suficiente? —La excitación había oscurecido los ojos de Cami mientras él la miraba. Tenía la cara sonrojada en respuesta a las intensas sensaciones que provocaba el chorro de agua que él dirigía al suave brote rosado que coronaba los pliegues de su sexo. —Lo dudo mucho, pero sé que disfrutaremos comprobándolo —le aseguró él, deslizando los dedos por la cara interna de uno de sus muslos—. Mañana hablaremos, tenemos muchas cosas que aclarar entre nosotros. Rafe siguió dirigiendo el agua hacia el clítoris, jugueteando con él, y se vio recompensado por una rápida inspiración y las llamas que vio arder en los ojos de Cami cuando alzó la mirada hacia su bello rostro. —¿Qué debemos aclarar? —La joven separó las piernas un poco más. Fue un movimiento reflejo, la respuesta al deseo que crecía en su interior y que parecía conducirla sin tregua hacia el placer que anhelaba. Una primitiva e instintiva necesidad de acercarse al éxtasis que prometían las caricias de Rafe.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 223


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

No la podía culpar. Él sentía lo mismo. Era la razón por la que no estaba con otra mujer. Porque prefería esperar meses, años, por Cami, en vez de acostarse con otra. Ya la primera vez no había sido sólo un polvo; no se había tratado de simples sensaciones físicas. Era un placer más intenso que ninguna otra cosa en el mundo, un éxtasis ardiente y explosivo que iba mucho más allá de vaciar sus testículos. Era algo que sólo encontraba con ella. Su placer era el suyo. Tocarla, acariciarla, era tan excitante para él como para ella. Podría pasarse horas mirándola, viendo como alcanzaba un orgasmo tras otro. ¡Joder! Podía llegar a correrse sin estar dentro de ella, y eso no le había ocurrido nunca; únicamente con ella. —¿Por qué haces esto? —musitó Cami cuando él se inclinó hacia delante y la besó en la ingle— . ¿Qué placer encuentras? —preguntó indicando su posición, arrodillado frente a ella, simplemente tocándola. —Lo hago porque me encanta acariciarte. —Se irguió y dejó el cabezal de la ducha en el soporte antes de arrodillarse otra vez—. Porque me he pasado noches enteras lamentando que te hubieras escapado del hotel antes de poder saborearte otra vez. El agua caliente siguió deslizándose sobre ellos, protegiéndoles del frío cuando él le acunó las nalgas con las manos para amasarlas suavemente. Cami contuvo el aliento al notar que el deseo se incrementaba todavía más. Rafe le introdujo entonces los dedos entre los muslos y tomó los fluidos que anegaban su sexo. Ella se dejó llevar y parpadeó en señal de rendición, de que aceptaría lo que fuera que él quisiera darle. Rafe eligió ese momento para moverse. Se enderezó y cerró bruscamente el grifo antes de tomar una toalla y envolverla en ella. Luego la alzó en brazos, sorprendido de que la joven apoyara la cabeza en su pecho mostrándole su total confianza en él. Ella parecía no saber qué esperar, pero Rafe tenía claro todo lo que pasaba por la mente de Cami. La joven tenía que sentir lo que crecía en su interior; la certeza de que después de esa noche las reglas entre ellos habrían cambiado por completo. Y si no fuera así, se dedicaría a mantenerla encerrada en el dormitorio y a follarla hasta que se rindiera. —Has guardado demasiados secretos —gruñó, depositándola sobre la cama. Tomó otra toalla de la silla y se secó con rapidez—. Debería haberme imaginado que estabas ocultándome algo, Cami. Se sentó en la cama y acarició sus generosos senos tal y como a ella le gustaba, reclamando aquello que debía haber tomado hacía ya mucho tiempo. De haberlo hecho en su día, no habría habido secretos entre ellos. —Pensé que necesitabas tiempo para elegir libremente —murmuró al tiempo que usaba la toalla para secarla con delicadeza—. Pero nunca has tenido esa libertad, ¿verdad, Cami? Ella se humedeció los labios en un encantador gesto de nerviosismo. —Siempre me sentí libre contigo, Rafer. Siempre. Hasta que perdió el niño. Hasta que tuvo secretos que guardar. Permitirle esa libertad de elección era lo que le había mantenido alejado de ella. Rafe creyó que para conseguirlo, Cami no debía estar cerca de él. Del fuerte instinto de posesión y

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 224


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

dominación que sentía hacia ella. De ese alocado deseo de atarla a él, de hacerla suya cada vez que quisiera en vez de permitirle que fuera ella quien eligiera el cuándo. Aunque lo cierto era que, si hubiera cedido a las demandas de Rafe, Cami hubiera tenido a alguien en quien apoyarse. Alguien que la amara por sí misma. Que anhelara la bondad y la alegría que ella transmitía; regalos valiosos que jamás esperaba que le devolvieran. Ni siquiera pedía que le correspondieran con la misma bondad ni con alegría. Y menos mal, porque eso era algo que él estaba seguro de que no podría darle. Dejó caer la toalla al suelo antes de inclinarse sobre ella y capturar sus labios con un beso que ella aceptó con un suave gemido entrecortado. A Rafe le encantaban los dulces sonidos que la joven emitía cuando la tocaba, lo que suplicaba con ellos. Cuando amaba a Cami hallaba en ella algo excitante e intenso que nunca había encontrado en ninguna otra mujer. El placer era más definido, más profundo, más ardiente que cualquier otra sensación que él hubiera conocido con anterioridad. Cuando ella le enredó los dedos en el pelo y comenzó a tirar de los gruesos mechones, Rafe notó que la joven se abandonaba a las sensaciones que empezaban a confluir en su vientre y que la conducirían a un nuevo éxtasis. No habría más secretos ni mentiras entre ellos. Jamás. Cami se estaba entregando a Rafer por completo y él paladeaba cada segundo. No había respuestas fingidas en ella. Era una mujer que buscaba el placer sin dudar, que lo anhelaba sin que le importara el precio que debería pagar por él, que estaba dispuesta a amar a cambio. Se arqueó de forma instintiva hacia él, separando los muslos para que Rafer se acomodara entre ellos. Él abandonó su boca y le deslizó los labios por la mandíbula, por la sensible piel del cuello y la clavícula. Cami ladeó la cabeza para que pudiera llegar a la tierna zona bajo la oreja y se estremeció cuando la lamió en aquel lugar tan sensible. Pequeños suspiros y roncos gemidos acompañaron cada caricia, llevándola sin pausa al clímax que él quería proporcionarle. Necesitaba que se entregara por completo a sus manos, que lo único que anhelara en el mundo fuera el placer que él podía ofrecer le. Que éste la envolviera y la atravesara de tal manera que no pudiera pensar en nada más. Incrementó sus sensaciones con los labios, la lengua, el roce de los dientes en los pezones. Rodeó con la boca un apretado pico y lo succionó mientras rozaba la hinchada punta con la lengua al tiempo que apretaba la otra con los dedos. Ella le clavó las uñas en los hombros y arqueó las caderas para presionar la sedosa y resbaladiza carne de su sexo contra él, que yacía entre sus muslos. Cada roce, cada caricia, cada beso estaba pensado para llevarla al placer total, a la rendición final. Ésa era la rendición que él ansiaba. Una completa sumisión que aceptara la dominante y salvaje naturaleza de Rafe. Y esa clase de rendición sólo venía dada por una absoluta y total confianza. Rafe necesitaba ese tipo de unión entre ellos. Quería saber que ella confiaba en él, que era más que su amante. Quería que reconociera que era su otra mitad. Que no tuviera secretos con él, como él no los tendría con ella.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 225


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Rafer —susurró Cami presa de la imperativa necesidad que crecía en su interior, mientras él continuaba besándole los pechos, bajando a su vientre para saborear la dulce crema que brotaba de su sexo. Arrolladoras y palpitantes sensaciones hicieron arder los sentidos de Cami cuando Rafe rozó los labios contra el monte de Venus para luego comenzar a torturar el palpitante clítoris con la lengua. Cami dobló las rodillas y separó aún más las piernas, apretando los talones contra el colchón para impulsarse hacia él. Notó que Rafe colocaba las manos sobre sus nalgas y sondeaba eróticamente la estrecha entrada del trasero con un dedo mientras hundía otro en su vagina, sin dejar de acariciarle el clítoris con la lengua. El gesto tenía mucho de prohibido y Cami sintió que su excitación crecía aún más. Escalofríos de placer subieron por su columna y la envolvieron por completo hasta morir con placenteros hormigueos en todos los puntos erógenos de su cuerpo. Los pezones se irguieron doloridos y retadores, exigiendo la atención de Rafe. Las caderas se arquearon por voluntad propia, ofreciendo el tierno clítoris a cada ataque hambriento de su lengua. Los empapados y resbaladizos pliegues se hincharon un poco más. Él comenzó a mordisquearle el clítoris con delicadeza mientras empezaba a introducir la primera falange de un dedo en el ano, sin olvidarse en ningún momento de su vagina. Cami le apresó el cabello y empezó a tirar con fuerza. Era evidente que estaba demasiado perdida en el placer para recordar que podía hacerle daño. ¡Dios, era tan difícil contener aquel ardor! El placer la atravesaba, desgarraba sus sentidos y borraba cualquier pensamiento que no fuera el éxtasis que la inundaba. La increíble sensación de las manos, los labios y la lengua de Rafe en su cuerpo la llenaba de una perturbadora expectación. Sólo era consciente de que él estaba preparando su entrada trasera, que la disponía lentamente con aquellos viajes de sus dedos, con los que él recogía el lubricante natural de su sexo y lo extendía por el fruncido agujero de su ano, una y otra vez. Sabía lo que iban a hacer y la duda crecía en su interior, aun sabiendo que Rafer sólo quería que ella disfrutara de ese placer tan especial. Si decidía que no quería aquello, lo diría al instante. Pero no ahora. Aún no. No diría nada hasta saber lo extrema que podría llegar a ser la experiencia. La sola idea de que él pudiera tomarla por aquella entrada prohibida la excitaba hasta niveles insospechados. —¡Oh, Dios, Rafer! —Movió las caderas con fuerza al notar la presión de dos dedos traspasando el apretado anillo de músculos de su trasero, que se cerraba involuntariamente en torno a ellos. Lanzó un gemido ahogado. Sensaciones tanto de dolor como de placer atravesaban su cuerpo con tal rapidez que apenas podía distinguirlas. —Así, gatita —jadeó él entre sus muslos antes de depositar un beso en el clítoris—. Relájate y déjame poseerte. Quiero que sean mía por completo, Cami. Que te entregues a mí sin reservarte nada. ¿Que se entregara por completo? Pero, ¿no lo había hecho ya hacía años? ¿No le había entregado su corazón y su alma? ¿No había sido suya desde la noche que le ofreció su virginidad?

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 226


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Rafe comenzó a mover los dedos lentamente en su trasero, retirándolos y hundiéndolos. Abandonaba y volvía a penetrar el cerrado orificio con más contundencia para dilatarla. La preparaba con el lubricante que su propio cuerpo suministraba. Cami, perdida en el erotismo del momento, se dejó llevar por aquella afilada e intensa sensación que la conducía a un éxtasis diferente. Cada vez que introducía los dedos en su trasero, ella quería más. El dolor se diluía en el placer; un placer más extremo, más exigente. Quería que cada empuje fuera más profundo y ardía en deseos de sentir su polla en aquel orificio virgen. Sólo Dios sabía por qué lo ansiaba tanto, pero se moría por ello. —Rafer, por favor —gritó cuando él volvió a empujar los dedos después de empaparlos en sus jugos. —¿Qué quieres, gatita? —le preguntó entonces con voz ronca—. Dime lo que quieres. —Sabes lo que quiero —gimió con una desesperación que crecía imparable en su interior y que la despojaba de cualquier atisbo de control. Rafe retiró los dedos y volvió a la carga, pero esta vez con tres. Las sensaciones se avivaron. —¡Más, Rafer! —exigió ella con ferocidad al encontrar en el acto aquel dolor afilado que necesitaba—. Más, por favor. Ya sabes lo que necesito. La presión de los tres dedos fue seguida por un movimiento de tijera para estirar la entrada. Un ardor diferente la atravesó, pero aún no era suficiente. Arqueó las caderas hacia él, contorsionándose ante la caricia a pesar de que se había quedado sin aliento. Notaba que algo salvaje e indomable crecía en su interior con cada empuje. Era como haber estado encerrada y luego ser liberada por un ciclón de sensaciones tan nuevas, tan devastadoras, que luchar contra ellas era imposible. Alzó las rodillas un poco más para poder empujar con las caderas, intentando así atrapar aquella sensación de quemazón que la desgarraba. Estaba al borde de las lágrimas. Jamás había estado tan desesperada por algo que no sabía dónde la conduciría. Anhelaba un placer que no había sentido nunca. Comenzó a sudar. El ansia se volvió tan ardiente e intensa que estuvo a punto de gritar. Cuando Rafer apartó los dedos dejándola vacía, intentó retenerle con desesperación y gimió presa de la confusión que dominaba sus sentidos. No comprendía lo que necesitaba y tampoco sabía cómo conseguirlo. Un segundo después, Rafer se alzó sobre ella y le colocó los muslos sobre las suyos, de forma que las caderas quedaran arqueadas. Luego continuó levantándole las piernas hasta apoyarle los tobillos sobre sus hombros. Cami observó jadeante que él tomaba su gruesa erección y se inclinaba hacia delante para rozar el glande contra la sensible entrada que había preparado. Entonces, poco a poco, comenzó a presionar el rígido miembro contra el fruncido anillo de músculos de su trasero. Fue como si un fuego incontrolable la envolviera. La sensación de ardor y el estiramiento de la carne al comenzar a dilatarse se extendió por todo su cuerpo. Terminaciones nerviosas que no

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 227


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

sabía que existieran se excitaron de repente cuando la diminuta entrada comenzó a abrirse para aceptar el duro empalamiento. Cami alzó la vista hacia Rafer y sus miradas quedaron prendidas al tiempo que él la agarraba por las caderas en silencio y comenzaba a mecerse contra ella. Los cortos envites consiguieron que fuera introduciéndose lentamente, despacio, milímetro a milímetro. Volviéndola loca con la decadente sensación del dolor unido al placer que la mantenía suspendida en una bruma de erotismo que no parecía tener principio ni fin. La posición de Cami, con las piernas alzadas y apoyadas en sus hombros, le permitía a Rafer adoptar un ángulo de penetración que le facilitaba moverse en su interior sin dejar de observar los bellos ojos de la joven, nublados por el desconocido placer que la inundaba. El sensible anillo de músculos que rodeaba su glande se abría poco a poco para él, cediendo a sus exigentes demandas, y le permitía perderse más allá de aquella estrecha entrada. Sin dejar de presionar, observó que ella se impulsaba contra él con desesperación, apresando las sábanas entre los puños para poder arquearse. Ruborizada de pies a cabeza, tenía los ojos vidriosos por el éxtasis combinado con el dolor, los labios separados. Él tensó los muslos, sujetó las caderas de la joven, inmovilizándola, y, sin perder su mirada, comenzó a clavarse en su ano de manera que los músculos del recto empezaron a relajarse alrededor del glande. —Rafer... ¡Oh, sí, más! —gimió ella, moviendo agitadamente la cabeza sobre el colchón—. No puedo. Por favor, Rafer, no puedo quedarme quieta... —El ronco gemido contenía una súplica y una protesta. De pronto la hinchada punta de la erección desapareció por completo en el apretado anillo de músculos y se hundió en el flexible canal. Cami sintió que algo lujuriosamente salvaje y prohibido estallaba en su cuerpo. El dolor y la excitación de la carne se entremezclaron con aquella extraña sensación vedada y sus sentidos comenzaron a girar sin control. Estaba siendo absorbida por un abismo insondable de placer que la conducía a límites insospechados. Quería gritar pero no podía respirar. Quería respirar, pero antes tenía que saber cómo sobrevivir a la rápida sucesión de intensas sensaciones que la atravesaban. Entonces, él las hizo crecer más. Movió los dedos entre sus muslos y los enterró en la vagina para avivar las ya inagotables y devastadoras sensaciones que la hacían volar y la enviaban directa a la liberación final. Rafer impulsaba ahora ferozmente las caderas, empujando con más fuerza y rapidez en las tensas profundidades de su ano sin dejar de mover los dedos en el apretado canal de su sexo. Cada envite, cada ardiente embestida, cada jadeante gemido incrementaba el placer convirtiéndolo en un éxtasis tan indescriptible que no había forma de comprenderlo ni imaginarlo. Y Rafer estaba completamente al mando de la situación. El ritmo de las penetraciones hacía que ella siguiera estremeciéndose de placer y esforzándose desesperadamente por alcanzar la cima hacia el clímax final. Sentía que estaba a punto de llegar pero no era capaz de conseguirlo. Y él continuaba con sus enloquecedores envites.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 228


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami notaba como si aquella alocada necesidad que la tensaba como un arco no acabara nunca, no tuviese fin hasta que Rafe giró los dedos con los que le taladraba la vagina y, con ellos profundamente insertados, apretó la palma contra el anhelante clítoris. Entonces se desintegró. El éxtasis más absoluto la aprisionó en medio de una candente luminosidad que le dejó la mente en blanco y expandió el goce con intensas explosiones que la absorbieron hasta tal punto, que hubiera jurado que su alma abandonaba su cuerpo y se unía a la de Rafer. Las emociones se mezclaron con los arrolladores efectos del placer: esperanzas, necesidades y sueños que ni siquiera sabía que tenía. El nexo que siempre había existido entre ambos pareció entrar en combustión y arder a su alrededor mientras se perdía en el brillante azul zafiro de aquellos ojos que la traspasaban. Rafe tenía la expresión tan tensa como su cuerpo, y ella le vio apretar los dientes un segundo antes de dejarse llevar por el orgasmo y eyacular con fuerza en lo más profundo de su ser. Los potentes chorros de su liberación prolongaron el potente clímax de la joven, enviándola a un nuevo orgasmo que estremeció de nuevo todo su universo. Todo lo que pensaba de Rafer y de sí misma. Y, como si un placer de esa naturaleza no pudiera ser contenido, estalló de nuevo. Implosionó violentamente antes de flotar en medio de aquellas salvajes sensaciones. Después siguió agitándose bajo Rafe hasta que quedó agotada por la intensa experiencia vivida e intentó recuperar el aliento. Se sentía ebria. Completamente exhausta. Estaba tan débil que sólo pudo gemir al notar que Rafe se retiraba de su interior con extremo cuidado y se tumbaba junto a ella. Estaba acostumbrada a que él la abrazara con suavidad después de hacer el amor, pero cuando esta vez la envolvió entre sus brazos, la estrechó contra sí con más firmeza que nunca. Eso era lo que Cami necesitaba, lo que necesitó cada vez que la había hecho suya. Formar una unidad con él para siempre. Estar unidos y enfrentar lo que fuera. Sintió que un profundo sopor la envolvía y, decidiendo que debía ser el resultado del cansancio, se dejó llevar lentamente por la pesada somnolencia que estaba apoderándose de ella. Se despertó unos minutos después al notar que Rafe le pasaba un paño húmedo entre los muslos, limpiando la resbaladiza y dilatada entrada trasera. Él se había levantado a por varias toallitas húmedas para asearla, como cada vez que habían hecho el amor. La limpió con delicadeza y ternura, como si la comodidad de ella fuera lo más importante para él. —Duerme, garita —murmuró Rafe entonces con suavidad, dejando caer los paños sobre las toallas que yacían junto a la cama—. Hablaremos mañana. ¿De qué? Sin embargo, no llegó a formular la pregunta en voz alta. Se dejó llevar por el cansancio, pero no durmió profundamente hasta que Rafe la rodeó con sus brazos y la estrechó contra su cuerpo. Hasta que el ritmo pausado del corazón masculino bajo la oreja la sumergió en el sueño más tranquilo y satisfactorio que hubiera conocido.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 229


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 2244 Cami esperaba que Amelia apareciera antes del amanecer. Contaba con que se colara sigilosamente en la casa, tal y como había hecho cuando eran adolescentes y decidían llevar a cabo alguna travesura. Lo que no esperaba era ser despertada bruscamente poco después del alba por el sonido de la puerta estrellándose contra la pared. Antes de que hubiera abierto los ojos, Rafe ya estaba en movimiento. La hizo rodar sobre el lecho, todavía desnuda, y la lanzó al suelo, junto a la cama, antes de dejarse caer a su lado con un arma en la mano. No le extrañó la rapidez de sus reflejos. Le habían entrenado para reaccionar ante la más leve señal de peligro. Después de lo que había ocurrido durante las últimas semanas, ¿quién le acusaría por empuñar el arma contra el hombre que ella siempre había considerado su padre? —¿Qué coño estás haciendo aquí, Flannigan? —rugió Rafe. —Bueno, no será una sorpresa para ti saber que he venido para hablar con la hija de mi mujer. La hija de su mujer. Rafe percibió la burlona puntualización en el tono de Mark y supo que Cami también la había captado. —Necesito la bata —susurró ella en medio del silencio, incómoda al pensar que estaba desnuda ante aquel hombre. Rafe, sin embargo, no tenía tales reparos. Se puso de pie y miró a Mark con el ceño fruncido antes de atravesar el dormitorio para recoger la prenda de seda que estaba sobre el sillón, en el otro extremo de la estancia. Cami se puso con rapidez la bata que le ofreció Rafe mientras se preguntaba qué estaría haciendo Mark allí. Desde que había comprado aquella casa, él no había vuelto a pisarla hasta el día anterior. —No era necesario que te vistieras —se burló Mark, mirándoles con ironía. Rafe seguía desnudo. Estaba demasiado ocupado sentándose en el borde de la cama y dirigiéndole a Mark severas miradas de advertencia. Cami podría haberle dicho que se las ahorrara; nada impediría que aquel hombre dijera lo que había ido a decir. Mark volvió a mirarla. —¡Qué decepción, Cami! —dijo con una sonrisa sarcástica en los labios—. Nunca habría esperado tal traición, ni siquiera de ti. Ni siquiera de ella, como si la traición fuera algo que formara parte de su carácter. —Mark, te aseguro que tu opinión sobre mí o mis actos no me quita el sueño —repuso despreocupadamente, sabiendo que lo peor que podía hacer era permitir que se diera cuenta de que podía herirla. Lo había aprendido hacía muchos años. —¿Por dónde has entrado? —indagó Rafe. Mark soltó un bufido.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 230


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Por la puerta de atrás. —Encogió los hombros—. Recordé que todavía tenía un juego de llaves de la casa y decidí usarlo. La puerta trasera. La única que no estaba asegurada, con el fin de que Amelia pudiera entrar. —Quiero que me entregues todas las llaves que tengas en tu poder y que me digas por qué has venido —exigió Cami, cortante—. ¿Le ha pasado algo a mamá? —Como si te importara... —la acusó—. Estás demasiado ocupada follando con el asesino de tu hermana para preocuparte de ella. Cami sólo pudo negar con la cabeza. Llamaba a la residencia todos los días e iba a Aspen cada—vez que podía. Su madre ni siquiera la reconocía y Cami dudaba que Margaret pensara en ella cuando recordaba algo del pasado. —¿Qué quieres, Mark? —preguntó con aire cansado, a la vez que Rafe se levantaba para ponerse los vaqueros como si no hubiera un intruso en la habitación. —Todavía sigo sin poder creer que te relaciones con los Callahan —le espetó Mark. —No quiero hablar de eso. —Cami alzó la mano cada vez más enfadada. Ojalá hubiera cambiado las cerraduras cuando compró la casa—. Sólo quiero que me digas qué haces aquí otra vez. —Así que no quieres hablar de eso —dijo con desprecio—. ¿Es así cómo pagas a Jaymi su amor y lealtad hacia ti? Ellos la mataron, Cami. —No la mataron y no pienso hablar contigo ahora. Vete de una vez. La expresión de Mark era de furia absoluta. —¿Quieres saber por qué he venido? —Sus labios se torcieron en una mueca—. Para hacerte sufrir. Quería que supieras que tu madre estuvo a punto de morir ayer. Sufrió un ataque cuando le conté que te estabas acostando con un Callahan en esta casa. —Así que se lo has dicho —le reprochó Cami, sintiendo una dolorosa opresión en el pecho al pensar en la retorcida versión que Mark le habría contado a Margaret para atormentarla—. Dime, ¿alguna vez te cansarás de castigar a mi madre por haberme tenido? ¿De castigarme a mí por no haber muerto en lugar de Jaymi? La expresión de Mark se tornó más sombría. —Hace mucho que perdoné a mi esposa el haberte parido —le informó—. Pero esto no puedo pasarlo por alto. —Señaló a Rafe con la cabeza—. Después de verlo con mis propios ojos ayer, tuve que decírselo a tu madre. Jaymi no se hubiera ido a la cama con el hombre que te hubiera matado. —Yo tampoco. —Encogió los hombros—. Quiero que te vayas. Si de verdad crees que Rafer y sus primos son los asesinos de mi hermana, entonces es toda una hazaña que sigas vivo y puedas acusarles de sus crímenes. —Sí, sólo Dios sabe cuánto podríamos divertirnos con él —se burló Rafe, con una sonrisa fría y amenazadora. Justo entonces, aparecieron Logan y Crowe en el umbral. —¿Quieres que nos lo llevemos, Rafe? —le preguntó Crowe—. Le dejamos subir para saber qué intenciones tenía.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 231


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Rafe intercambió miradas tácitas de entendimiento con sus primos y les hizo un gesto para que se fueran. Antes de echar a aquel hijo de perra, quería dejarle claro que no permitiría que hiciera daño a Cami de nuevo. —Deja las llaves antes de salir, Mark —dijo entonces la joven con voz átona. Debería sentirse abatida, devastada por la confesión del que había creído que era su padre, y, sin embargo, lo único que sentía era pena. Podría haber sido un auténtico padre para ella. Lo había sido para Jaymi. A su hermana la había amado con una devoción que ella siempre había envidiado. Para sí hubiera querido una mínima parte de aquella devoción. Incluso se hubiera conformado con que simplemente la tolerara. La sonrisa que curvó entonces los labios de Mark se tornó mezquina y la joven supo que pensaba asestarle una puñalada mortal con sus siguientes palabras. —Tu madre nunca se enterará de que te he dicho la verdad. —Negó con la cabeza—. Jamás sabrá que por fin encontré la ocasión para decirte lo aliviado que me siento al saber que no eres mi hija. Cami volvió la vista hacia Rafe cuando le escuchó maldecir por lo bajo. Se acercó a ella con una rápida zancada y la rodeó con un brazo para estrecharla contra su cuerpo y proveerle de calor y seguridad, algo que nadie había hecho antes por ella. Nunca le había resultado fácil enfrentarse al que creyó su padre durante mucho tiempo, ni siquiera cómodo. Sin embargo, no estaba sorprendida por sentir indiferencia ante su revelación. —¿Sabes, Mark? Lo intuí hace mucho tiempo —dijo con suavidad—. Si tu intención al contármelo era lastimarme, no has tenido éxito. Eso era, exactamente, lo que él pretendía. Les miró con furia. —Lo pagarás, Cami —la amenazó—. Lo pagarás cuando él te mate. Cuando te torture y te viole... —Creo que no te has fijado en que estaba ya en mi cama cuando entraste sin ser invitado. Si lo hubieras hecho, te habrías dado cuenta de que no ha tenido que violarme —replicó—. Y tampoco tuvo que violar a Jaymi. Deja de seguir el camino trazado por los barones, Mark, y piensa por ti mismo para variar. Jaymi intentó decirte varias veces que Rafe y sus primos eran inocentes de todos los crímenes de los que les acusaban, pero, al igual que a todo el mundo, a ti te resulta más fácil complacer a James Corbin que tener una opinión propia, ¿verdad? —Cami —intervino Rafer con suavidad—. Ve a arreglarte, por favor. Tenemos mucho que hacer hoy, ¿recuerdas? No, no era eso lo que recordaba. La noche anterior le había dicho que tenían que aclarar muchas cosas, nada más. —Yo ya he terminado con esta zorra... Antes de que Cami pudiera darse cuenta, Rafe se movió con increíble rapidez. Rodeó la garganta de Mark con una mano y le sostuvo contra la pared antes de que ella pudiera siquiera respirar. —Vete, Cami —repitió Rafer en tono tranquilo. Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 232


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami no supo si dijo algo más. A su cerebro le costaba asimilar lo que veía. Cuando lo hizo, corrió hacia los dos hombres y tomó a Rafer del brazo como si así pudiera conseguir que soltara a Mark. —Ya basta —le pidió—. No quiero que Archer tenga que intervenir, Rafer. Ya conoces a Mark, presentará una denuncia si le haces una sola magulladura. —Tranquila, no le haré ninguna —le prometió él—. Pero te aseguro que, a partir de ahora, recordará lo poco que me gusta oírle hablar de ti en los términos en que lo hace. Cami se quedó inmóvil un instante, procesando aquellas palabras, y luego giró la cabeza hacia Mark. —¿Quién es mi padre? —exigió saber. —Está muerto. —Pareció escupir las palabras—. Era policía en Denver y se lió con tu madre durante el año que estuvimos separados. Margaret no volvió a cometer ese error, te lo aseguro. —¿Lo mataste? Mark se rió ante la pregunta. —Ojalá hubiera tenido la oportunidad. Pero no fue necesario, el trabajo sucio me lo hizo un camello que pensó que iba a joderle el negocio. Fue su propia estupidez lo que le mató. Cami estaba segura que si Mark hubiera podido matarle, lo habría hecho. Lo podía ver en sus ojos, en el odio que deformaba sus rasgos. —Voy a darme una ducha y a vestirme —mintió a medias. Quería vestirse adecuadamente, sí, pero también necesitaba unos momentos de paz antes de hablar con Rafer en profundidad. Él le había dicho que tenían cosas que aclarar y ella tenía el presentimiento de que sabía a qué se refería exactamente: al hecho de que le hubiera ocultado tantas cosas y que no se hubiera puesto en contacto con él cuando lo necesitó. Cogió la ropa que necesitaba del armario y luego se dirigió al cuarto de baño. Lo que fuera que Mark pretendía tratando de pillarla por sorpresa, no lo había conseguido. Si aquello hubiera ocurrido diez años antes —incluso cinco—, podría haberla destrozado con sus palabras. Quizá una parte de ella había aceptado por fin que ningún padre podría ser tan cruel como él lo había sido. Puede que no le hubiera puesto la mano encima, pero la violencia verbal podía hacer mucho más daño que un puño. Llegados a ese punto, poco le importaba ya lo que Rafe le dijera a aquel maldito hombre. Comenzaba incluso a preguntarse si le importaría lo que le hiciera. Mark había convertido la vida de su madre en un infierno y Cami lo sabía, igual que sabía que él era la razón por la que Margaret se había refugiado en las pastillas y el alcohol, y se había alejado de ella, la niña que había concebido con un hombre al que seguramente amó. Se vistió con rapidez, renuente a dejar a Rafer a solas con Mark el tiempo suficiente para que le hiciera daño de verdad. Pero cuando regresó al dormitorio, se encontró a Rafer solo, sentado en el sillón, esperándola pacientemente. Mostraba una expresión preocupada. —Es evidente que Mark está obsesionado contigo, igual que tu atacante. Cami se detuvo en seco, confundida por sus palabras, y le miró fijamente.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 233


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No estarás insinuando que... —Sacudió la cabeza—. No, no es posible. Si Mark hubiera tenido algo que ver con su asaltante, también habría confabulado con él para matar a Jaymi y para atormentarla con aquellas horribles llamadas. La joven volvió a negar con la cabeza. —Mark jamás habría hecho daño a Jaymi. Quien intentó violarme colaboró con Thomas Jones para matar a mi hermana, y Mark la adoraba. —Pero Jaymi se acostaba conmigo —señaló Rafe. —Créeme, es imposible. La quería más que a su vida, igual que a mi madre a pesar de cualquier infidelidad que ella haya cometido. Sólo me odia a mí. Es a mí a quien hace pagar por todo, pero a ellas les hubiera perdonado cualquier cosa. Cami estaba convencida de ello. Rafe la observó durante un buen rato, considerando su razonamiento. —Prepara la maleta —le ordenó, tomándola por sorpresa—. Mark me ha devuelto las llaves de esta casa, pero puede que tenga más copias. No me fío de él. Nos mudaremos al rancho hasta que todo se resuelva. —¿Crees que arreglaremos algo con eso? —Ella suspiró—. Huir no hará que el loco que me atacó desista, sólo retrasará lo inevitable. Y no quiero volver a huir en mi vida. Fue una de las pocas lecciones que aprendí de Mark. —Cuando era una niña, jamás había dado la espalda a los problemas—. Huir demuestra miedo y debilidad, y después de haberlo hecho contigo no quiero volver a sentir esas emociones. —Eres demasiado terca —masculló Rafer, levantándose del sillón y cerniéndose sobre ella—. ¿Crees que sería un buen epitafio? «Murió de terquedad.» La joven le dirigió una sonrisa burlona. —Míralo de esta manera —sugirió Cami—. Puede que muera por mi terquedad, pero no tengo intención de que mi atacante sepa que consiguió amedrentarme. Quiero que sepa que falló. —¿Es tan importante para ti? —preguntó Rafer, que no podía creer lo que escuchaba. —¿Importante? —repitió ella—. No sólo es importante, Rafer, es fundamental. A lo largo de los años es lo único que he tenido; Mark me robó todo lo demás. Y lo que no me arrebató él, lo hizo Thomas Jones cuando mató a Jaymi. Además, ¿crees que lograremos algo yendo al rancho? —Conozco muy bien mis tierras —respondió Rafe al instante—. Allí podré protegerte. —Pero mi atacante no me seguirá hasta allí. Se limitará a esperar y a observar, esperando que bajes la guardia en algún momento. —Si te perdiera, Cami, me moriría. Ella clavó la mirada en sus ojos azul zafiro, con miedo de no haber oído bien. Rafer parecía sorprendido, como si las palabras que acababa de pronunciar provinieran de un lugar en lo más profundo de su alma del que ni siquiera conocía su existencia. Cami tragó saliva y bajó la mirada. —Rafer, yo... yo... —Su voz se quebró. Estaba aterrada de las emociones que amenazaban con hacer estallar su corazón. Había levantado barreras para protegerse desde que podía recordar, y las había reforzado cuando perdió

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 234


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

al bebé. Pero siempre había tenido esperanzas, sueños, necesidades y deseos que se negó a sí misma. Y ahora... ahora parecían estar a su alcance. —¿Dudas de mis palabras? —inquirió él, acercándose a la joven—. ¿Por qué crees que me hice el encontradizo en Denver? ¿Por qué piensas que intenté darte tiempo para decidir por ti misma? Quería que te dieras cuenta de que era a mí a quien deseabas, Cami. Que dispusieras de libertad de elección y aceptaras lo que siento por ti. ¿No sabes que lo único que quiero es estar contigo? Ella negó con la cabeza antes de alzar la mirada, y se quedó paralizada al ver que los ojos de Rafer brillaban reflejando la verdad de sus palabras. —Podemos hablar después —se forzó a decir Cami. —¿Te da miedo escuchar lo que siento? ¿Es eso, gatita? —Acunó su rostro entre las manos y la obligó a sostenerle la mirada—. ¿Alguna vez te ha dicho alguien que te ama? ¿Lo habían hecho? Sí, sabía que Jaymi la había querido, pero, ¿se lo había dicho alguna vez? Cami se dio cuenta de que no. —Mi madre —susurró ella. Cuando era muy pequeña. Antes de que Mark la considerara una amenaza. —Te amo, Cami —susurró Rafer. Ella tembló visiblemente al oír aquello. Algo pareció hacerse pedazos en su pecho. Una punzada de miedo seguida por un continuo flujo de emociones arrancaron un sollozo de lo más profundo de su ser e hicieron que se estremeciera. —No me mientas —dijo precipitadamente, con la voz tan temblorosa como las rodillas—. Por favor, Rafer, por favor no me mientas. No podría soportarlo. —¿Te he mentido alguna vez? Nunca lo había hecho, pero eso no quería decir que no lo pudiera hacer. No quería decir que él no fuera a cambiar de idea más tarde. —No, nunca me has mentido —admitió, sintiendo que se le llenaban los ojos de lágrimas—. Y no podría soportar que me mintieras ahora, Rafer. Él inclinó la cabeza y buscó su mirada. —Te amo, Cambria Flannigan —musitó—. Con toda mi alma. Mi corazón es tuyo desde que tenías diecisiete años y te vi llorar porque no tenías una cita para el baile de primavera. Y cada año que ha pasado desde entonces te he amado un poco más. Ella jadeó audiblemente, conteniendo los sollozos que se agolpaban en su garganta. —¿Cami? —la instó Rafer con suavidad, rozándole los labios con los suyos—. Ambos sabemos lo que tú sientes, ¿no vas a decirme que me amas? Lo miró tensa, turbada, consciente de la enorme trascendencia de aquel momento.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 235


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—Te amo —gimió, dando por fin rienda suelta al llanto. Las lágrimas se deslizaron por su rostro con total libertad, al igual que el amor fluía libremente en su interior como una luz que se negara a ser ignorada por más tiempo—. ¡Dios, Rafer! ¡No sabes cómo te amo! Él la envolvió en sus brazos y la estrechó contra sí. La besó con firmeza en los labios, la rodeó protectoramente con su cuerpo, y su calidez y su fortaleza pasaron a formar parte de ella. Y por primera vez en su vida, Cami sintió calor en su interior.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 236


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

CCAAPPÍÍTTU ULLO O 2255 El día pareció pasar volando. Por primera vez desde que podía recordar, Cami se sentía plenamente feliz. No tenía miedo a que la llegada del amanecer la obligara a dejar al hombre que amaba. No terna miedo de que si le miraba a los ojos durante demasiado tiempo pudiera ver la falta de emociones que asolaba los del hombre que siempre había considerado su padre. Se sentía amada. Total y completamente amada. Y también deseada. Por fin aquel amor que había encerrado con tanto ahínco en su corazón podía salir a la luz sin que tuviera que preocuparse de que los sentimientos que quedaban en libertad se volvieran contra ella para destrozarla. Siempre había vivido a la sombra del odio de Mark, de la incapacidad de su madre para enfrentarse a la realidad y de la muerte de su hermana. Y aun así había albergado en su interior sueños y esperanzas, y aquel arrollador amor por Rafer. Ese amor que siempre había permanecido inalterable, en letargo, esperando que llegara el día que pudiera ser liberado. Pero todavía tenían que deshacerse de aquella amenaza desconocida que se cernía sobre los Callahan y sobre ella y, por mucho que confiara en la habilidad de los tres primos para protegerse, seguían estando en peligro. Estaba segura de que su acosador esperaría, agazapado y expectante, hasta que bajaran la guardia para volver a atacar. Cuando esa tarde regresó del supermercado en compañía de Rafe, no pudo evitar temer el momento en que eso ocurriera. Y también estaba Amelia. Ésa era la otra preocupación que la había perseguido durante todo el día. Se preguntaba por qué su amiga no se había presentado todavía en la casa y por qué no se había puesto en contacto con ella para decirle lo que iba a hacer. Tenía que tratarse de algo importante o Amelia no habría corrido semejante riesgo el día anterior. —Me voy a la ducha —le dijo a Rafe mientras él estaba guardando el bacon, los huevos y el resto de cosas que habían comprado. La noche no tardaría en llegar y Cami sabía que si no lograba mantener a raya los nervios y el miedo, terminaría yendo ella misma en busca de Amelia. Se dirigió a las escaleras deseando haber sido más lista años atrás, y no haber dado por sentado que Wayne Sorenson era un padre que se preocupaba realmente por su hija. Nunca hubiera podido imaginar que él fuera tan poco respetuoso con las cosas ajenas, ni que leyera un diario privado por muy a la vista que estuviera. Casi parecía como si supiera lo que iba a encontrar allí escrito. Suspiró ante la inutilidad de aquellos pensamientos mientras empujaba la puerta y se adentraba en el dormitorio. Entonces, antes de que pudiera reaccionar, la puerta se cerró de golpe y ella se giró temerosa. Unos ojos oscuros la observaban fijamente. Un hombre de pelo negro, corto, con un tatuaje en el dorso de la mano, sostenía un arma como si se tratara de algo inofensivo. Lowry Berry. —No me esperabas, ¿verdad, Cami? Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 237


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Era la voz del teléfono. Baja, ronca, peligrosamente perversa. Él dio un paso hacia ella, obligándola a poner toda la distancia posible entre ellos mientras clavaba los ojos en el arma. —¿Cómo has llegado hasta aquí? —logró preguntar con el estómago encogido por el miedo. —Tengo mis medios. —La sonrisa seguía pareciendo débil e indecisa. El encanto inocente de aquel hombre la había engañado durante mucho tiempo. —¿A qué has venido? —exigió saber, sin dejarse engañar por la mirada pesarosa de Lowry—. Sea lo que sea en lo que estés involucrado, no sé nada y no me importa. —No has reconocido mi voz, ¿verdad? —inquirió Lowry con aquel leve acento tejano que hacía que su tono sonara siniestro y triste en vez de amistoso, como la noche que le había pedido que bailara con él en el baile de primavera. —¿Eras tú quién me llamaba? —Sabía que era él. Lo supo en el mismo momento en que se giró y le vio. —Tu hermana sí lo averiguó. La voz de Lowry le sonaba muy lejana a causa de estruendoso latido de su corazón, pero leyó la verdad en sus ojos. Una silenciosa admisión de que había participado en el secuestro y asesinato de Jaymi. —¿Qué quieres decir? Le costaba asimilar aquella información. Lowry había sido amigo y compañero de Jaymi. Ella había confiado en él, se había sentido segura a su lado. —No tuve otra opción, Cami, igual que no la tengo ahora. —Dio un paso hacia ella, haciendo que la joven retrocediera—. ¿Sabes?, todo habría sido más fácil si no te hubieras resistido la noche del baile. Sólo conseguiste salir herida. —Jamás saldrás de esta casa vivo, Lowry —le aseguró ella en voz baja—. Rafe estará aquí de un momento a otro. E incluso aunque no venga... —Tus guardianes son demasiado descuidados. No tuve problemas en entrar por la puerta trasera antes de que llegarais. —Sacudió la cabeza—. Es increíble. Durante todos estos años, a esos imbéciles de los Callahan nunca se les ha ocurrido pensar que Jaymi sólo fue un cebo, que se la entregué a Thomas con el único propósito de que ellos acabaran en la cárcel. Cami comenzó a sentir náuseas. Temblaba de pies a cabeza a causa de la ira y el terror. Tenía el estómago cada vez más revuelto y la bilis le subía a la garganta. —Me gusta tu dormitorio —comentó Lowry a la ligera, echando un vistazo a su alrededor—. El suave color pastel de las paredes contrasta con las cortinas oscuras. —Ladeó la cabeza para mirar los muebles y la colcha que cubría la cama—. Femenino y también funcional. —Suspiró—. Jaymi no era así, ¿verdad? Cami negó con la cabeza. Estaba intentando arañar minutos para que a Rafe le diera tiempo a llegar. —Ella era mucho más femenina que tú. —Lowry sonrió ante sus recuerdos. —¿Qué le hiciste? —preguntó Cami con lágrimas en los ojos. Todavía le resultaba difícil pensar que aquel hombre pudiera estar involucrado en la muerte de Jaymi. Había sido su amigo y a veces se reían diciendo que era el hermano que no tenía. —¿Qué crees que le hice? —inquirió él suavemente.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 238


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Cami se estremeció al tiempo que contenía un sollozo, quedándose sin aliento durante un momento. —Ayudaste a que Thomas Jones la matara ¿verdad? No lo ocultó. No lo negó. Asintió con la cabeza lentamente. —Yo la secuestré —admitió—. Jones estaba esperándome. La llevé con él, igual que llevé a la otra chica. La que se acostaba con Crowe; ya sabes, la hija del político. La conoció en una fiesta esa misma semana. —No sabía nada. —Tenía que alargar aquella macabra conversación, conseguir que siguiera hablando para ganar tiempo. —No había mucha gente que lo supiera. Pero una vez que hubiera comenzado el juicio por el asesinato, «él» se encargaría de que saliera a la luz. —¿A quién te refieres? ¿Qué tiene esa persona en contra de los Callahan? —Debía averiguar lo máximo posible antes de que Lowry hiciera su siguiente movimiento. —¡Qué más da! Además, no lo sé. —Se acercó al tocador y se apoyó en él como si estuviera manteniendo una conversación casual y no hubiera un arma de por medio—. Yo sólo sigo órdenes, no hago preguntas. —Pero ¿por qué, Lowry? —inquirió ella otra vez, ahora con desesperación en la voz—. ¿Por qué traicionas así a tus amigos? ¿Quién te ordena que le hagas daño a la gente que te aprecia? —Una persona que sabe que, si bien no me gusta matar a mis amigos, no tengo intención de ir a la cárcel. Alguien que podría decir a la policía que fui yo quién violó a varias adolescentes en Aspen el año que Jaymi murió y al menos a dos más desde entonces. —Se enderezó y agitó el arma—. Ahora, cállate. Tengo un micro en la cocina y quiero enterarme de lo que está ocurriendo. —Se sacó un auricular de la oreja y se lo volvió a poner—. Hay alguien haciendo la cena, pero no creo que le lleve mucho tiempo y tenemos que largarnos lo antes posible de aquí. —¿Dónde me quieres llevar, Lowry? No lo hagas. Huye. Vete. —Tengo que hacerlo, y lo haré. —Lanzó un suspiro—. No sé quién da las órdenes ni dónde te van a llevar —añadió con tristeza—. Sólo sé que era amigo de Jones y que él será el encargado de matarte. «Ni hablar.» ¿Realmente pensaba que iba a rendirse sin luchar? ¿Que iba a morir sólo porque él no quería acabar en la cárcel? —¿Te resultó tan fácil con Jaymi, Lowry? —le preguntó Cami furiosa consigo misma por haber sido engañada por aquel hombre durante tantos años. —Ella había perdido a su marido, y creo que prefería morir a vivir sin él —respondió Lowry—. Pero no supo quién la mataría hasta que recuperó el conocimiento. Yo sólo ayudé a Thomas a atarla. Le vio parpadear con rapidez. —¿Vas a llorar por ella? —se burló Cami, incrédula—. ¿Un violador sin conciencia llorando por su víctima? A él le temblaron los labios.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 239


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

—No puedo dormir —confesó con voz entrecortada, en un incomprensible intento de sentirse mejor consigo mismo—. Me siento culpable, Cami. Sin embargo, sé que Jaymi lo quiso así. Quería estar con su marido. —Pero ¿estás escuchando las estupideces que dices? —gritó Cami haciendo que Lowry se sobresaltara y mirara a su alrededor, como si esperase que Rafe se materializara allí en cualquier momento. —¡Cállate! —siseó él con los ojos brillantes de ira. —¿Que me calle? —Emitió una risa rota y vacía—. ¿Por qué, Lowry? ¿Por qué debería callarme? ¿Por qué debería obedecer cuando vas a matarme de todas formas? Abrió la boca para gritar, pero, justo en ese momento, oyó que se abría la puerta del cuarto de baño y vio a Amelia en el umbral. —¿Lowry? —Había lágrimas en las mejillas de Amelia y sus ojos color esmeralda mostraban una expresión de dolor y traición. Lowry no sólo había sido amigo de Cami y de Jaymi, también lo era de Amelia. Él las había ayudado a escapar de los rígidos toques de queda que sus padres les habían impuesto cuando eran pequeñas y las castigaban sin salir. Sin embargo, después de la muerte de Jaymi, él se había mostrado demasiado reservado para ayudar a nadie. Solía mostrarse distante y apenas hacía vida social. Lowry dio un paso atrás, conmocionado; Cami no apartó la vista del arma. Él ya no sabía si apuntar a Amelia o a ella. Movía los ojos frenéticamente de una a otra mientras su mirada se oscurecía todavía más con una expresión de indefenso desconcierto. —No deberías estar aquí, Amelia —dijo finalmente. —Pero lo estoy. Seria. Con la ropa abotonada hasta el cuello. Ésa era la Amelia que le había roto el corazón a Cami durante los últimos años. Se había recogido el pelo en un moño bajo que la hacía parecer una institutriz. No llevaba joyas, ni siquiera la alianza, y calzaba zapatos planos. —No... No puedes estar aquí. —Lowry sacudió la cabeza con rapidez y apretó los labios con la misma cólera que comenzaba a brillar en sus ojos. No; no era sólo cólera. Era una furia demente. Cami dio un paso atrás intentando aproximarse a la puerta más cercana. Parecía la entrada de un vestidor, pero en realidad, la puerta conducía a otro dormitorio que tenía salida al pasillo. —Si aprietas el gatillo, Rafe y sus primos oirán el disparo —señaló Amelia—. ¿Es eso lo que quieres? —¿Tengo otra opción? —le preguntó él con algo parecido a la resignación—. Podríamos haberlo hecho bien. —Volvió a mirar a Cami y se dispuso a apretar el gatillo—. Pero ahora tendremos que hacerlo a mi manera. Justo entonces, dos puertas se abrieron bruscamente; en la que conducía al otro dormitorio aparecieron Logan y Crowe con sendas armas apuntando al pecho de Lowry, y en la que llevaba al

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 240


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

pasillo, un colérico y desarmado Rafe se arrojó violentamente sobre el jefe de estudios haciéndole caer al suelo en medio de un forcejeo. Un instante después, sonó un disparo. Desesperada, con el corazón en un puño, Cami comenzó a rezar todo lo que sabía hasta que vio que Rafe se ponía en pie y que era Lowry el que había recibido el disparo. Sin poder contenerse, emitió un sollozo desgarrador y se lanzó a los brazos que Rafe extendía hacia ella. —¡Dios, Cami! —¿Cómo lo supiste? —lloró ella, apretándose contra él todo lo posible. Se habría metido bajo su piel si hubiera encontrado la manera de hacerlo. —Tardabas en bajar y me alarmé —respondió Rafe con voz ronca, sin dejar de estrecharla contra sí—. Dios, si te hubiera perdido... Cami se aferraba a él con todas sus fuerzas. Parecía como si su subconsciente pensara que si le soltaba, si abandonaba sus brazos. Rafe desaparecería de su vista y ella despertaría de aquel sueño maravilloso, volviéndose a encontrar sola. Absolutamente sola. Tensó los brazos y se estremeció con fuerza. No podría vivir sin él. No pensaba desperdiciar ni uno solo de los momentos que pudieran disfrutar juntos. Había dejado pasar demasiado tiempo. Casi le había perdido. —Te amo. —Las palabras abandonaron sus labios en medio de entrecortados sollozos. Había retenido esas palabras durante muchos años en su interior, diciéndose a sí misma que si no sentía nada, podría sobrevivir. Le había amado desde que era una adolescente, pero nunca se lo había dicho hasta la noche anterior. Sin embargo, siempre había sabido que nadie podría tocarla, abrazarla o besarla como él; y que nunca podría amar a alguien como le amaba a él. —Cami, amor mío... —Rafe inclinó la cabeza y apoyó la frente en la suya mientras la miraba fijamente, con las pupilas oscuras por la emoción. La misma emoción que la joven siempre había visto en ellas. Una emoción que Cami no había sabido descifrar antes, por eso se había negado a admitir sus sentimientos hacia él. Después de perder al bebé y a su más querida amiga, supo que si perdía también a Rafe no querría vivir, igual que le ocurrió a su hermana cuando perdió al amor de su vida. Estaba convencida de ello. ¿Cuántas veces había escuchado susurrar a Jaymi que no podía vivir ni un día más sin su corazón? Y ahora, por fin, lo entendía. Sabía lo que su hermana había sentido, con qué intensidad había amado, y supo que si no tenía a Rafe a su lado, si por alguna razón le perdía, también pensaría que no podría sobrevivir. Pero también supo que si no se aferraba a aquella oportunidad que le estaba dando la vida, si se alejaba del hombre que amaba, no merecería la pena vivir. —Está muerto, Rafe. —La voz de Crowe les devolvió a la realidad. A la escena que se acababa de desarrollar en su dormitorio.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 241


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Lowry Berry, el tímido jefe de estudios que no se relacionaba con nadie, al que Jaymi y ella habían llamado amigo, había sido un psicópata violador de jovencitas. —Vimos a través de la cámara de vigilancia que entraba Amelia y que unos cinco minutos más tarde lo hacía Lowry —les explicó Logan—. Íbamos a interceptarlo cuando Cami subió a ducharse, así que decidimos esperar en la habitación contigua y ver si Lowry confesaba algo que aclarara este asunto. —Maldita sea, ¿por qué no me avisasteis? —rugió Rafe, colérico—. Si le hubiera ocurrido algo a Cami nunca os lo hubiera perdonado. —Todo se desarrolló muy rápidamente —respondió Crowe sin perder la calma—. Pero te aseguro que Cami y Amelia estuvieron protegidas en todo momento. Después de aquellas palabras, se produjo un ominoso silencio en el que todos parecieron reflexionar sobre lo que acababa de ocurrir. —¿Para quién coño trabajaría? —masculló Logan finalmente, mirando al ensangrentado cadáver. Había una herida de bala justo en el centro del pecho de Lowry. Su muerte había sido casi instantánea y le había librado de pagar por las atrocidades que había cometido—. ¿Qué hacemos ahora? —Llamar a Archer —dijo Rafe antes de mirar a Amelia y luego a Crowe—. Logan, ocúpate de avisar al sheriff. Crowe, tú saca a Amelia de este infierno y llévala a su casa. Es mejor que su nombre no se vea relacionado con esto. La hija del fiscal estaba apoyada contra la pared con la cara pálida, observando el cuerpo sin vida de Lowry. —Me llamó hace dos días. —Amelia alzó la cabeza y miró a Cami con expresión de sufrimiento—. Era la primera vez que lo hacía y no se identificó. Me dijo que las buenas amigas deberían despedirse. —Sacudió la cabeza con pesar—. No le di importancia hasta que me enteré de que el taller de Jack había explotado. —Logan, sácala de aquí de una vez —ordenó Crowe. —¿No tenías que hacerlo tú? —le espetó su primo. Crowe le lanzó una mirada sombría y amenazadora. —Amelia lleva la palabra «problemas» escrita en la frente. Cami contuvo el aliento al ver la chispa de dolor que brilló en los ojos de su amiga al oír las crueles palabras de Crowe. Sin embargo, Amelia pareció sobreponerse. Enderezó los hombros y borró cualquier rastro de expresión de sus ojos color esmeralda. —No he necesitado ayuda para llegar y no la necesito para salir —les informó con frialdad. Entonces, con toda la calma del mundo, se volvió hacia Cami. —No hubiera podido soportar que te ocurriera algo —dijo en tono neutro, sin vida—. Jamás te he culpado de que mi padre encontrara el diario. Andaba buscando algo y dio con ello. —Lanzó a Crowe una mirada helada—. Fue culpa mía. —Amelia... —susurró Cami dando un paso hacia ella. —Estoy oyendo sirenas. Sacadla de este infierno antes de que alguien la vea —ordenó Crowe con aspereza.

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 242


LORA LEIGH Pecados a Medianoche 1° de la Serie Pecados (Sins)

Amelia se dio media vuelta con rapidez y, con Logan pisándole los talones, salió del dormitorio. Cami escuchó el ruido de sus pasos al bajar las escaleras hasta que se desvanecieron. Rafe la estrechó de nuevo contra su cuerpo confortándola con su calor, con su constante apoyo; proporcionándole el bálsamo que necesitaba su alma rota. ¿Cómo había logrado sobrevivir sin él durante los últimos años? —No sabemos quién está detrás de Lowry —dijo ella en voz baja, con el sonido de fondo de las sirenas acercándose cada vez más. —No, pero hemos colocado una nueva pieza en el puzzle de toda la maraña de secretos y mentiras que nos rodean —señaló Rafe, apretándola con más fuerza—. Y no solo eso. Ahora sabemos que hay alguien más ahí fuera y que debemos vigilar nuestras espaldas. Rafe miró a Crowe por encima de la cabeza de Cami al tiempo que se hacía una promesa a sí mismo. Fuera quien fuera la persona que movía los hilos, se tratara de quien se tratara, le encontrarían. Darían con él y conseguirían que pagara por todos sus crímenes. Rafe tenía ya más de treinta años y había dejado de creer en las coincidencias. Sólo creía en los hechos; hechos como la muerte de Jaymi, que le habían marcado profundamente. Sin embargo, su vida —igual que la de sus primos— había sido marcada mucho antes del asesinato de la hermana de Cami. Posiblemente hubiera ocurrido incluso antes de que sus padres murieran. El quid de la cuestión era por qué. Apoyó la mejilla en la cabeza de Cami, convencido de que encontraría la respuesta a esa pregunta. Porque ahora no podía correr riesgos, no podía exponerse a perder a la mujer que sostenía en sus brazos y que era su propia alma. Si lo hacía, perdería su esencia, todo lo que era y su única razón para vivir. —Te amo, gatita —susurró contra su pelo, cerrando los ojos con fuerza y acariciándole la espalda mientras la estrechaba con firmeza contra sí. Era suya. Y ahora sabía que en las horas más oscuras de la noche, cuando los pecados no eran tales y los secretos se protegían con sangre, ya no estaría solo.

FFIIN N

Escaneado por MAMEN en colaboración con DHL

Página 243

The Callahans #1  

Midnight Sins Lora Leigh

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you