Page 1

Ava Jackson

Amo hermanastro

1


Ava Jackson

Amo hermanastro

Ava Jackson

Amo hermanastro

2


Ava Jackson

Amo hermanastro

Nota a los lectores Nuestras traducciones están hechas para quienes disfrutan del placer de la lectura. Adoramos muchos autores pero lamentablemente no podemos acceder a ellos porque no son traducidos en nuestro idioma. No pretendemos ser o sustituir el original, ni desvalorizar el trabajo de los autores, ni el de ninguna editorial. Apreciamos la creatividad y el tiempo que les llevó desarrollar una historia para fascinarnos y por eso queremos que más personas las conozcan y disfruten de ellas. Ningún colaborador del foro recibe una retribución por este libro más que un Gracias y se prohíbe a todos los miembros el uso de este con fines lucrativos. Queremos seguir comprando libros en papel porque nada reemplaza el olor, la textura y la emoción de abrir un libro nuevo así que encomiamos a todos a seguir comprando a esos autores que tanto amamos. ¡A disfrutar de la lectura! 

¡No compartas este material en redes sociales! No modifiques el formato ni el título en español. Por favor, respeta nuestro trabajo y cuídanos así podremos hacerte llegar muchos más.

3


Ava Jackson

Amo hermanastro

Sinopsis Tres meses. Tres meses atrapada en un rancho en la remota Montana con el último esposo de mi madre… y su oscuro y meditabundo hijo. No debería importarme que el talento de mi nuevo hermanastro con las cuerdas vaya más allá de enlazar al ganado perdido. No debería importarme que cada una de sus miradas digan que él me desea… pero él va a luchar hasta el amargo final. No debería importarme que a medida que el verano avanza. Mi fascinación abruma a mi mejor juicio, y ahora me muero por llamar a mi hermanastro… Amo.

4


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Uno Emma Esperaba que la cuarta boda de mi madre fuera como de costumbre. Me tomaba unos días de descanso en el trabajo, volaba a algún lugar exótico, me quedaba de pie sonriendo a todo el mundo, y fingía que todo esto no terminaría con mamá llorándome a través del teléfono. Pero su último novio era el dueño de un rancho en Montana, y me había invitado a quedarme con ellos durante el verano de su boda. Intenté declinar de todas las formas posibles. Me acababa de graduar en Stanford, después de cuatro años de partirme el culo para lograrlo, y en el otoño comenzaría a enseñar en una escuela secundaria del centro urbano D.C. Este era mi último verano libre antes de que la vida real levantara su fea cabeza. Solo quería relajarme. Entonces mamá me visitó en la Universidad, y todas mis razones cuidadosamente pensadas se derrumbaron. —Este es diferente, Emma —dijo—. He encontrado a mi alma gemela. Y vas a estar tan ocupada pronto. Por favor, piénsate el venir… significaría mucho para mí. —No había manera de que pudiera resistir a la Mamá Culpabilidad tan fuerte. Incluso mientras me maldecía por mi falta de columna vertebral, cedí. El jet privado fue mi primer indicador de que mi próximo-a-serpadrastro podría ser realmente diferente. Es decir, en el sentido de que era rico como el infierno. Tal vez mamá finalmente encontró a alguien que no le robaría cada penique, pensé mientras bebía vino blanco en mi asiento de la ventana, admirando el Oeste Americano que se extendía por

5


Ava Jackson

Amo hermanastro

debajo de mí. Aunque, si es rico, estoy segura de que hay un acuerdo prenupcial. El jet aterrizó en una pista privada en medio de la nada. Tan pronto como la azafata abrió la puerta, un cálido y seco viento me golpeó en la cara, tensando mi piel a una máscara. Incluso mi cabello se sentía quebradizo. Parpadeando las lágrimas, me abrí paso por las escaleras. Un te-lo-juro-por-Dios cowboy se apoyaba contra una camioneta cromada y negra brillante. Con el sombrero de 10-galones1, las botas rasgadas de vaquero, el chaleco de cuero y el caído bigote blanco, podría haber salido de una película de John Wayne. Intenté no mirarlo fijamente mientras él sacaba sin una palabra mis bolsas del vientre del avión y las arrojaba en la caja de la camioneta. Lo bueno es que yo no empaqueto nada demasiado frágil. —Gracias —le dije después de un tiempo. Él dio un breve gesto de asentimiento. —Señora. —Luego se subió al asiento del conductor y arrancó el motor. De acuerdo, entonces. Entra a la camioneta ahora… antes de que se marche sin ti. Las colinas de hierba parecían rodar por siempre, y el vaquero no habló durante todo el viaje. Mis preguntas sobre Montana fueron 10-galones: traducido como “realmente guapo” o “muy fino”. Otra teoría es que viene de la palabra española galón, en relación al adorno trenzado estrecho que hay alrededor de la corona, posiblemente un estilo copiado de los vaqueros españoles. Cuando los vaqueros de Texas no entendieron la palabra galón por este significado, la leyenda popular, aunque incorrecta nació. Este término diez galones no se refería a la capacidad de retención del sombrero, sino a la anchura de la banda del sombrero. Así la compañía de sombreros Stetson los hacía lo suficientemente impermeables para contener agua y ser usados como cubo. Y hubo publicidad impresa de Stetson que mostraba a un vaquero dándole de beber agua a su caballo, aunque la propia compañía señalaba que un sombrero “diez galones” solo tenía una capacidad de unos 3/4 galones de líquido (unos 3 litros). 1

6


Ava Jackson

Amo hermanastro

recibidas con gruñidos o sacudidas de su barbilla. Al final me di por vencida y me concentré en mirar el horizonte, donde una diminuta casa de muñecas crecía hasta convertirse en una mansión de piedra y troncos. Un poco más tarde, redujimos la velocidad hacia la puerta principal del Wild Cliffs Ranch antes de continuar hacia la casa. El vaquero salió y tiró mis maletas en el porche. Me quedé sentada en silencio, aturdida mientras miraba la mansión que tenía delante. Estaba muy lejos del apartamento en Napa que mamá había conseguido tras el divorcio de su marido número tres. Mi escolta metió su cabeza de nuevo en la cabina de la camioneta y me miró, con un ceño fruncido de disgusto. No dijo nada, pero obviamente estaba esperando a que sacara mi culo de la camioneta. Asentí torpemente y abrí la puerta. Me deslicé, preguntándome si me caería sobre mi cara, pero entonces mis pies tocaron el estribo. Apenas había cerrado la puerta por detrás de mí cuando se marchó, dejando una nube de polvo a su estela y a mí en este mundo nuevo y extraño. Un hombre sin camisa rodeó la esquina de la casa con unos enormes sacos de lo que parecían rocas, izados en cada uno de sus hombros. Los arrojó al suelo como si no pesaran nada. Y tuvo toda mi atención. Caliente. Maldita sea. Tenía el tipo de cuerpo que no esperaba ver fuera de la revista Men’s Fitness. Cerré la boca y me mordí el labio para asegurarme de que no se volviera a abrir de nuevo. ¿Este tipo es real? Bronceado, con amplios hombros, unos pectorales perfectamente formados, un paquete de seis definido. Mis ojos bajaron más abajo. Creo que… un paquete de ocho. Forcé mi mirada hacia arriba y me di cuenta que se había detenido en su tarea.

7


Ava Jackson

Amo hermanastro

¿Me había pillado mirándole? El ala de su sombrero vaquero de paja protegía sus ojos. Su cuerpo era duro, y lo poco que podía ver de su rostro era aún más duro: pómulos cincelados y una mandíbula cuadrada puntuada por unos labios llenos. Mierda. Estoy mirando, me regañé a mí misma. Pero entonces su sombrero se inclinó abajo, y tuve que asumir que él estaba haciendo lo mismo. Por reflejo, estiré las arrugas de mi vestido de verano rosa y amarillo, preguntándome por el estado en que quedaría de arrugado por mi viaje. Me obligué a dar un paso adelante y dirigir la caminata. No podía quedarme de pie aquí como una idiota todo el día. Un segundo hombre se unió a él, más joven, más ágil, y de alguna manera… más verde. Ambos me observaron mientras me dirigía a la casa. Ambos sombreros se inclinaron, pero no dijeron una palabra. No tenía ni idea de por qué mi corazón latía frenéticamente al pasar junto a ellos, pero lo hizo. Agarré el pomo de la puerta, sintiendo sus ojos sobre mí mientras entraba en el interior. Quizás este verano no sea tan malo después de todo. ***** Apenas tuve tiempo de mirar alrededor del vestíbulo antes de que mamá gritara. —¡Emmie! —Me envolvió en un apretado abrazo, presionando un muy europeo beso en cada mejilla—. ¿Qué tal fue tu vuelo? Te ves bien. Oh, es tan agradable verte. —Estás actuando como si no me hubieras visto en meses. Solo han pasado un par de semanas —dije, incapaz de retener mi sonrisa cuando

8


Ava Jackson

Amo hermanastro

me apretó más a ella. Era bueno verla de nuevo, especialmente con la misma expresión enamorada y feliz que había tenido en su rostro cuando me invitó a venir aquí por primera vez—. Mi vuelo estuvo bien. Realmente no tenías por qué enviar un jet. Finalmente me soltó. —Bobadas. Sabes que solo quiero lo mejor para mi niña. Abrí la boca para discutir, pero se alejó cuando un hombre alto, y de cabellos oscuros entró desde la cocina, secándose las manos. —¡Russ, ésta es Emma! Estoy tan emocionada porque vosotros dos os conozcáis por fin. Una sonrisa genuina se extendió por su hermoso rostro. Ya podía ver por qué le gustaba a mamá. —Bueno, ya era hora. Tu madre habla sin parar sobre ti, Emma. Estoy tan contento de poner finalmente una cara al nombre. —Extendió la mano para un apretón de manos húmedo, pero firme—. Estamos felices de tenerte con nosotros para las fiestas y el resto del verano. Unas pisadas crujieron detrás de mí y Russ miró sobre mi hombro. —Oye, una sincronización perfecta, Ford. Ahora no tengo que encontrarte para presentarte a Emma. —Me volví para ver… al bombón de fuera. Empecé a sonreír, pero Russ continuó—. Emma, este es Ford, mi hijo. Él dirige el rancho. De. Ninguna. Manera. En. El. Infierno. Mi libido se marchitó como una lechuga vieja. Mi próximo-nuevo hermanastro tenía el mejor culo que había visto en un hombre. Y un

9


Ava Jackson

Amo hermanastro

paquete de ocho que quería trazar con mi lengua. ¿En qué planeta es eso justo? Le tendí la mano cortésmente y forcé abajo un escalofrío mientras su piel conectaba con la mía. Me di cuenta de lo grande que era su mano, y lo ruda que era de su trabajo, cuando me la sacudió. Dejé que mis ojos permanecieran sobre él solo por un momento esta vez. No se necesitaba ser un genio para ver el parecido familiar: la altura, la construcción, el pelo negro y los ojos azules. Una mirada a Russ me dio una idea bastante clara de cómo se vería Ford en unos treinta años o así. Los ojos azules de Ford eran duros… casi fríos. ¿Qué le sucedió a la mirada que había acariciado todo mi cuerpo ahí fuera? Aparentemente, había estado imaginando cosas. Definitivamente no había estado desnudándome con los ojos antes. Solo la idea hizo cosas en mi vientre. Y más abajo. Me abofeteé mentalmente. ¡Emma, mala! No pienses así de un tipo que está a siete días de ser de la familia. Inconsciente de mi agitación interior, Russ nos sonrió. —¿Por qué tú y tu madre no os ponéis al día mientras hago los filetes en la parrilla? Mamá comentó en un susurro aparte: —Tenemos un ama de llaves, querida, pero a Russ le gusta cocinar una vaca de tanto en tanto. Parte de toda la experiencia del “rancho”. Russ le golpeó el culo con el paño de cocina cuando pasó cerca. Mamá gritó y se volvió para sonreírle. No podía decidir si me sentía molesta o reírme, así que miré a Ford. —Entonces… diriges todo este lugar, ¿eh?

10


Ava Jackson

Amo hermanastro

Él asintió con la cabeza, pero eso fue todo. Lo intenté de nuevo. —¿Cuánto tiempo has estado a cargo? —Desde la universidad. —Su voz era profunda y suave, de una manera que habría sido atractiva, me recordé a mí misma, si no fuera porque estaba a punto de ser mi nuevo hermanastro. —¿Es extraño tener a tu padre como jefe? Me estudió un segundo. —Mi padre se ha retirado, en realidad, así que soy el jefe por aquí. —Su voz era tan helada y fría como la mirada de su rostro—. Probablemente algo bueno, porque alguien tiene que cuidarlo. ¿Qué diablos se suponía que significaba eso? Su postura se tensó cuando miró hacia la ventana. Seguí su línea de visión a donde nuestros respectivos padres actuaban como adolescentes, jugando a agarrarse el culo mientras fingían asar. Volví mi mirada a Ford. Eso era algo que no quería ver, y aparentemente él sentía lo mismo. Algo me dijo que estaba menos que feliz sobre este tormentoso romance y la próxima boda. Busqué una forma de romper el incómodo silencio. Pero antes de que pudiera pensar en algo, Ford se volvió. —Disculpa. Tengo trabajo que hacer antes de la cena. Y entonces se marchó. Le seguí con la vista, tratando realmente con fuerza de no notar cómo sus vaqueros desgastados se aferraban a su perfecto, podrías-hacer-rebotar-una-moneda-en-él, culo

11


Ava Jackson

Amo hermanastro

Mamá se arrastró hacia la casa, haciendo una mueca cuando la puerta se cerró fuerte por detrás de Ford. —¿Todo bien por aquí? Le di una mirada irónica. —Ford no parece el tipo de “cantar kumbaya”2. Mamá hizo un ruido pensativo. —Él es un poco… um… tímido —dijo finalmente—. Le toma un tiempo abrirse. Tienes que conocerlo. Y una mierda. No es tímido, simplemente es un idiota. Decidió hacer todo lo posible por ignorarlo por ahora, tanto su humor oscuro como su inquietante ardor. Necesitaba cambiar de tema. —¿Puedo ver tu vestido de novia, mamá? Inmediatamente se iluminó de nuevo. —Por supuesto. Me estaba muriendo por enseñártelo. Todavía estoy decepcionada porque no pudieras venir conmigo a la última prueba. —Echó un brazo alrededor de mí y me apretó a su costado—. Pero ahora que has terminado la universidad, te tengo toda para mí durante el verano. El vestido está en el armario de la habitación de invitados, pero voy a cambiarlo de sitio para que tengas espacio para tus cosas. Charló sobre sus planes para la boda y nuestro verano mientras la seguía arriba. Todavía era escéptica sobre el marido número cuatro, pero la emoción de mamá se estaba convirtiendo en contagiosa. No la había

Kumbaya: Canción de hermanamiento o fraternidad que se canta en las fogatas de campamentos. 2

12


Ava Jackson

Amo hermanastro

visto tan animada y genuinamente enamorada desde que papá murió cuando yo tenía doce años. Si no hubiera sido porque era mi madre, su rutina de tortolitos con Russ sería francamente linda. Y el rancho en sí no dolía. Lo poco que había visto de Wild Cliffs había hecho todo lo posible por encantarme. La mansión rústica, con sus hermosas vistas de las montañas lejanas, daba a las colinas y un lago privado… todo parecía perfecto. Cuando llegamos a la habitación de invitados, me di cuenta de que alguien había traído mis maletas. También me di cuenta de que esta habitación era más grande que mi apartamento de Stanford. —¿Quién es? —Señalé la fotografía enmarcada en la cómoda, de un hombre uniformado de aspecto feroz—. ¿Va a venir a la boda? —Ese es el hermano mayor de Ford, Nixon. Está en el extranjero en una misión de entrenamiento de los Navy SEAL ahora mismo, pero nos envió una tarjeta realmente agradable. Debes recordarme que te la enseñe. Unos pasos ligeros resonaron por el pasillo. —¿Señora? ¿Está buscando algo…? —Una mujer con un delantal llegó con un plumero; parecía de mi edad, pero morena y de ojos oscuros. Se detuvo en la puerta cuando me vio. Algo en su mirada rápida de arriba a abajo me frotó por el camino equivocado. Pareció dura y calculadora, como si estuviera tratando de leer la etiqueta de mi precio. —Te dije que me llamaras Cynthia. Aquí todos somos familia. — Mamá se volvió hacia mí—. Celeste, ésta es mi hija. Emma, esta es mi ángel de la guarda. Cuando llegué aquí hace tres meses, no podía hacer

13


Ava Jackson

Amo hermanastro

nada sin ella. Es la chica más dulce y servicial… además de ti, por supuesto —añadió rápidamente. Celeste sonrió, pero era tan quebradiza, que pensé que su cara podría agrietarse. —Oh, claro. Emma. ¿Así que te quedarás hasta después de la boda? —Sin esperar mi respuesta, sonrió a mamá—. No te preocupes, Cynthia. Este lugar es tan grande, que me perdí durante semanas cuando llegué por primera vez. Has conseguido sentirte como en casa en un plazo de tiempo muy corto. No podía decir si sus palabras eran sarcásticas, o si solo tenía un tono naturalmente malintencionado. Apostaría que ambos. —Apenas siete días más —suspiró Mamá—. Soy tan afortunada. Russ es… El hombre que nunca pensé que encontraría. Y solo mirad este vestido. —Abrió el vestidor y encendió la luz. Maldición. Su vestido de novia era realmente precioso. Una cascada de suave gasa marfil colgando desde una cintura imperio, abriéndose en la espalda en una larga cola de satén festoneado. El corpiño fino y de manga larga, pesadamente adornado con encaje floral, y acentuado con perlas en formas de semillas. Elegante y sofisticado, sin sacrificar ni una onza de sensualidad. Por el rabillo del ojo vi la mirada de Celeste volverse hambrienta. —Es un diseño personalizado —dijo mamá—. Genial para ancianas como yo con un poco de más en la barriga —Como si necesitaras cualquier tipo de ayuda —dijo Celeste. Chupa más fuerte, creo que aún queda algo—. Si yo fuera del tipo soñador… bueno… tal vez algún día encontraré lo que has encontrado

14


Ava Jackson

Amo hermanastro

con el señor Bennett. Solo espero no tener que buscar muy lejos. —Su mirada se deslizó hacia la ventana, y vi a Ford en el patio de abajo, una vez más llevando sacos de piedras. Si Celeste tenía hambre mientras estudiaba el vestido de novia, ahora se veía francamente voraz. Traté de no dejar que esto me molestara. Pero le daba cierto sentido a por qué actuaba

como

una

completa

perra…

pero

no

explicaba

su

comportamiento. De repente, Celeste inclinó la cabeza hacia mí. —¿Estás saliendo con alguien, Emma? Desprevenida, le respondí. —No en este momento. —Me dije a mí misma que no me molestara, pero no pude contener la pregunta—. ¿Y tú? Sus ojos volvieron a la ventana de nuevo. Dio una sonrisa felina, con los labios cerrados y guasones. Fabuloso.

Hermosa

mansión

rústica,

una

madre

incandescentemente feliz, y una perra furiosa de ama de llaves. Fruncí el ceño. No podía poner mi dedo sobre por qué Celeste me molestaba tanto. Fuera lo que fuera, sin embargo, ciertamente no dejé demostrar nada a la brillante opinión de mamá. Dios sabía que no era el mejor juez de carácter del mundo, al menos, no con los hombres. Pero tampoco quería saltar sobre alguien que había acabado de conocer. Traté de darle a Celeste el beneficio de la duda. Tal vez solo trataba de complacer a la nueva esposa de Russ para solidificar su posición. Russ gritó desde abajo: —¡Hora de la cena! —Y empujé a Celeste a la parte posterior de mi mente.

Estaba

sobreanalizando

las

cosas.

Probablemente,

solo

15


Ava Jackson

Amo hermanastro

necesitaba dormir… pero primero tengo que conseguir pasar a través de una comida con mi nueva familia. Cuando las tres entramos en el enorme comedor, con su techo abovedado de madera desnuda, y su preciosa chimenea de piedra, de dos pisos de altura, me di cuenta de que nos habíamos convertido en cuatro. Ford había regresado. Él se levantó. —Volveré enseguida. —Y se dirigió al mimo pasillo de la habitación de invitados del que acabábamos de salir. Mierda. ¿Estaba su habitación cerca de la mía? Dios, ¿por qué me haces esto? Todavía estaba tratando de envolver mi cabeza alrededor de la idea de comer en la mesa de mi nuevo hermanastro; no estaba preparada para tratar de pasar todo un verano en el mismo pasillo de él. Mi estómago se sentía tenso. Nervios, eso es todo. Solo nervios. Nada en absoluto que ver con el hecho de que mi pronto próximo hermanastro era magnífico y un completo idiota. Tengo que mejorar mintiéndome a mí misma.

16


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Dos Ford Mi padre estaba pensando con su pene. No era algo que yo quisiera contemplar, porque ningún hijo quiere pensar en el pene de su padre, pero era un hecho al que tenía que enfrentarme. Tiré los dos sacos de piedras de río de veinticinco kilos al suelo, y miré cómo nuestra nueva camioneta del rancho se detenía frente a la casa. Si mi próxima nueva madrastra no tuviera la absoluta necesidad de tener estas malditas rocas recubriendo el paseo antes de la boda, habría sido yo el que hubiera tenido que ir a buscar a nuestra nueva huésped. En cambio, tuve que enviar a Griff. A pesar de ser tan viejo como la tierra, Griff todavía podía moverse rápidamente cuando quería. La forma en que cerró la puerta de golpe y se apresuró a recuperar el equipaje, haría evidente, incluso para un hombre ciego, que deseaba que la tarea acabara. No podría decir que lo culpara. Esperé, con los ojos sombreados del sol primaveral por mi sombrero, para ver a nuestra última llegada. Una maldita hermanastra. Y una que era una perra mimada. Justo lo que necesitaba.

17


Ava Jackson

Amo hermanastro

Su madre ya se había instalado, y había metido una liberal mano para añadir el toque de una mujer a la casa. No estaba seguro de lo que había estado mal en la casa antes, pero ahora teníamos cojines, por el amor de Dios. ¿Quién necesita malditos cojines? Mi padre y yo habíamos funcionado muy bien antes de los cojines y piedras de río, pero parecía que había un nuevo sheriff en la ciudad: Cynthia Carter Yates Palmer… y podrías añadir Bennett en unos días más. Lo que me trajo de nuevo a pensar que mi padre pensaba con su pene. Para que conste, él amaba los cojines. Y a Cynthia, al parecer. No era que pensara que Cynthia era una total buscadora de oro. De acuerdo, era más como si estuviera intentando no pensar en ella. El hecho de que fuera sólo un puñado de años más joven que mi padre era definitivamente una marca en su lado, como lo era el hecho de que no había oído a mi padre reír tanto en años, como lo había hecho en los últimos meses. Yo

estaba

intentándolo.

Realmente

estaba

jodidamente

intentándolo. Pero cuando le oí decirle a mi padre que teníamos que enviar el jet privado por su hija, salí rápidamente antes de que tuviera la tentación a compartir mi opinión. Y ahora, la hija finalmente estaba aquí. La puerta lateral del pasajero de la camioneta se abrió casi un minuto después de que Griff ya hubiera saltado. ¿Estaba esperando que él le abriera la puerta? Sacudí la cabeza. Ya me había imaginado que era una real y atascada perra, cuando vi las sandalias rosas y las largas, y bronceadas piernas que se deslizaban

18


Ava Jackson

Amo hermanastro

fuera de la camioneta, y se balanceaban por un momento antes de acertar a apoyarse en el estribo. Mientras salía de la cabina, su vestido veraniego amarillo y rosado moldeó la curva de su culo. Y qué culo era. Redondo y jugoso como un melocotón. Joder. El cabello rubio estaba recogido en una cola de caballo baja y un par de gigantescas gafas de sol cubrían la mitad de su cara. No debía importarme cómo era su rostro, pero maldita fuera si podía detener la curiosidad que se revolvió dentro de mí. Si coincidía con el apretado, pequeño cuerpo que mis ojos estaban devorando, este iba a ser el maldito verano más largo de mi vida. Ella alzó su mano como si estuviera sombreando sus ojos y se fijó en el rancho. Es un espectáculo, eso es seguro. No era realmente una casa tanto como una mansión. Mi padre lo hizo muy bien para él antes de retirarse joven. No pude evitar preguntarme si la estaba examinando de la misma forma calculadora que yo habría jurado que había visto en el rostro de su madre. La manzana no suele caer tan lejos del árbol, ¿no? No pude dejar de enderezarme cuando se quitó las gafas de sol de su cara y las deslizó sobre su cabeza. Qué. Me. Jodan. Mi gemido ya estaba en el mundo antes de que tuviera el sentido de sofocarlo. Mac silbó bajo. —Caliente. Maldita sea. Tampoco me importaría tomar esa potra para dar un paseo.

19


Ava Jackson

Amo hermanastro

Mi mirada en la dirección del rancho lo silenció. —¿Quieres conservar este trabajo? Entonces, mantendrás tus ojos en el puto ganado y los caballos. Mantenlos lejos de la chica. —Lo siento, jefe, pero lamento tener que soltarte eso. Esa no es una chica. Es toda una mujer. Jodido soplapollas. Ahora mi atención volvió a ella. Concretamente, a sus tetas. Ese vestido debería haber estado tirado arrugado en algún lugar del suelo de un dormitorio, y no cubriendo su cuerpo. Pequeños botones blancos se tensaban sobre su amplio pecho, esperando que yo los desabrochase, exponiendo lo que estaba seguro que serían unas hermosas tetas, y chupara sus pezones. ¿Qué coño estoy pensando? Me sacudí el perturbador pensamiento. Esta chica sería mi maldita hermanastra en cuestión de días. Lo que significaba que estaba fuera de los límites el arrogante coño de la única cosa que sería buena para hacer… ver esa mezcla perfecta de arrogancia y descaro someterse a mí, con las manos atadas detrás de su espalda, de rodillas, y preferiblemente con su follable boca abierta y esperando por mi pene. La boca de la chica cayó abierta, sincronizada con mis pensamientos, y mi pene adquirió una vida propia. Maldita sea. Tiré de las riendas cuando me di cuenta que su expresión era el resultado directo a que Griff arrojara sus maletas en la casa… de una manera nada ceremoniosa.

20


Ava Jackson

Amo hermanastro

Recordar que estaba acostumbrada a ser tratada como una princesa, añadiendo transporte aéreo privado, hundió mi creciente libido. Y se quedó inmóvil mientras ella se dirigía a la casa. Mac hizo una pausa en su tarea, y la maldita boca del chico cayó abierta. El balanceo de esas caderas le había hipnotizado. Me gustaría decir que ella estaba poniendo algo extra en su paso para llamar nuestra atención, pero había hecho un estudio cuidadoso de las mujeres y cada maldita cosa sobre ellas a lo largo de los años. Estaba dispuesto a apostar mi dinero en el hecho de que no tenía ni idea de que estaba caminando como si se dirigiera directamente a la cama de su amante. Una visión brilló a través de mi cerebro… yo, esperando en mi habitación, apoyado contra el cabecero de la cama, y ella pavoneando ese magnífico culo hacia mí. Le diría que se detuviera y girara, inclinándose y presentándose ante mí, dejándome ver ese culo y coño sumiso antes de que los follara ambos. La imagen era tan real que podía imaginar sus muslos resbaladizos con la excitación y el olor que salía de ella. Me gustaría comer ese hermoso coño primero, saboreando el picante sabor dulce. Ella desaceleró en la acera a pocos metros de mí, dándome una sonrisa tímidamente incómoda. Me imaginé lo que iba a saborear cuando la follara con mi lengua. ¿Qué carajos es lo que estoy haciendo? Le devolví su sonrisa con un breve asentimiento de cabeza, sin reunirme con sus ojos y agradecido por el sombrero que sombreaba los míos. No podría ser considerado responsable de lo que ella vería en mi mirada ahora mismo.

21


Ava Jackson

Amo hermanastro

Una vez que la puerta se cerró por detrás de ella, supe que era sólo cuestión de tiempo antes de que mi padre esperara que entrara para las presentaciones. Presentaciones que no quería hacer, y sin embargo no podía evitarlas. La aspereza de mi entorno podría haber atenuado los modales que me habían inculcado desde la infancia, pero no habían desaparecido por completo. Vacié la última de esta carga de piedras, me dirigí a la puerta principal y la abrí silenciosamente. —Estamos felices de tenerte con nosotros para las fiestas y el resto del verano. —Escuché a mi padre diciendo. Sí. Estamos encantados de tener a otra mujer ocupando espacio en la casa y calculando mentalmente el valor de la propiedad sobre la que se asienta. Papá miró por encima del hombro de la rubia. —Oye, una sincronización perfecta, Ford. Ahora no tengo que localizarte para presentarte a Emma. —Ella se volvió hacia mí, una sonrisa se extendió por su cara… que murió rápidamente cuando mi padre agregó—: Emma, este es Ford, mi hijo. Él dirige el rancho. ¿No sabía realmente quién era yo fuera? Su mirada de estupefacción sugería que no había tenido ninguna maldita pista. Bueno, ¿no era interesante? Ofreció su mano y la sacudí, saboreando la sensación de su suave y delicada palma contra la mía áspera, y tratando de conseguir algún tipo de lectura sobre ella, ¿le gustaba áspero? ¿Retrocedería con disgusto si le dijera que quería amarrarla y follar el perfecto melocotón de su culo? Empecé a detener mis instintos, no tenía absolutamente ningún negocio

22


Ava Jackson

Amo hermanastro

tratando de obtener una lectura de ella. Estaba completamente fuera de los límites. Y necesitaba salir zumbando de allí antes de que me convenciera a mí mismo de lo contrario. Mi padre dijo algo sobre ella poniéndose al día con su madre, pero ya estaba tratando de encontrar una manera de salir como el infierno de esta incómoda situación. Cynthia se rió, y le susurró algo lindo sobre mi padre, a lo que él respondió azotándole el culo con el paño de cocina, como un adolescente. Jesús. Estos dos. Emma se aclaró la garganta y parecía tan incómoda como yo me sentía. —Así que… diriges todo este lugar, ¿eh? Su pregunta sonaba forzada, pero fue una distracción bienvenida. Asentí. —¿Cuánto tiempo llevas al cargo? ¿Le importaba realmente, o esto se trataba de una pequeña charla educada que yo había dejado atrás cuando abandonamos Silicon Valley para venir a Montana? Dado que no era una pregunta de un sí o un no, respondí con el mínimo de información. —Desde la universidad.

23


Ava Jackson Esperé

Amo hermanastro que

se

rindiera,

considerando

que

apenas

estaba

participando, pero continuó. —¿Es extraño tener a tu padre como jefe? Claramente no entendía que mi padre estaba completamente jubilado, y que el único jefe alrededor de este lugar era yo. Ese hecho nunca me había molestado antes de que él hubiera hecho un viaje a California para comprar un poco de vino, y volviera con una novia. Quizás si hubiera estado más involucrado en las operaciones, no se habría ido de aquí en primer lugar, y el rancho no habría sido invadido por Cynthia, y ahora Emma. La miré fijamente por un instante antes de informarla de que yo era el jefe por aquí y, a continuación, añadir: —Probablemente algo bueno, porque alguien tiene que cuidarlo. Su cabeza se sacudió hacia atrás por mis palabras, y casi pude verla darse cuenta que no me habían vendido todo este negocio entre nuestros padres. No necesitaba permanecer aquí más, perdiendo mi tiempo, para conseguir ese objetivo. —Disculpa. Tengo trabajo que hacer antes de la cena —dije, antes de girar mis talones y volver a pasar a través de la puerta delantera. ***** Mi alivio no duró mucho, sin embargo, porque mi teléfono zumbaba con un mensaje de texto. Solté en el suelo el saco de piedras que todavía estaba acarreando para comprobarlo. Papá: Tu trasero tiene que estar en la casa para la cena.

24


Ava Jackson

Amo hermanastro

Yo: Sí, señor. Papá: Y sé amable con Emma. No respondí a este último texto. ¿Qué se suponía que debía decir yo? ¿Qué me gustaría ser tan amable con Emma que la introduciría en la maravilla de los orgasmos múltiples? ¿Qué me gustaría volverla loca con mi pene? No ocurriría. Así que volví a la casa y me senté a cenar. Mastiqué mi filete, carne malditamente buena, y escuché a Emma y Cynthia hablar sobre la boda. Aunque, para ser justos, la mayor parte de la charla provenía de Cynthia. Pero aún así, cada vez que Emma abría la boca para responder a una de las preguntas de su madre, fantaseaba con meter una mordaza de bola entre esos labios plenos rosados. Lo que entonces me hizo pensar en sus otros labios plenos rosados. Joder. Tenía que salir como el infierno de allí antes de que me brotara una erección del tamaño de un pino ponderosa3. Así que empujé atrás mi silla, me excusé, y escapé a la paz y la tranquilidad del establo. Respiré el aroma dulce del heno y el aroma terroso que venía de los cubículos. Un relincho de mi yegua favorita fue un sonido bienvenido. La mierda que estaba hablando Mac a quién le estaba escuchando decididamente no. —Tío, deberías haber visto el culo de esta chica. Joder. Tío. Mi pene podría no ser nunca el mismo después de que ella hubiera terminado con él. Estará arruinado para todos los demás coños. Eso es un hecho. Ya te lo digo.

3Pino

ponderosa: Especie de pinos altos, con una cierta forma de abetos.

25


Ava Jackson

Amo hermanastro

Giré la esquina y vi a Mac apoyado contra un cubículo, con TJ, mi más confiable y talentoso trabajador del rancho, y Griff, ambos sentados en balas de paja. Por lo general, TJ no era generalmente de los que hablaba mierda sobre las mujeres. Tendía ser más del tipo de respétalas y ellas vendrán. No estaba seguro de cuánta suerte había tenido con ese enfoque, pero, sin embargo, era un buen hombre. Griff rara vez decía nada. Sólo masticaba su tabaco o un palillo de dientes. O ambos. La primera vez que Cynthia lo vio soltar el escupitajo de jugo de tabaco en el césped, casi se había desmallado. Y luego se ofreció para comprarle una antigua escupidera. Mis pensamientos de Cynthia inmediatamente trajeron pensamientos de su hija, que uno de mis trabajadores estaba hablando de follar. A veces el ser jefe era una mierda. Ahora no era una de esas veces. —Una palabra más saliendo de tu boca sobre esa mujer, y estarás colocando vallas durante seis meses seguidos. La única acción que te esperará será tu propia puta mano… ¿me entiendes? Mi voz era fría y dura, un tono que no empleaba muy a menudo con los chicos. Pero esta vez, quería que no hubiera dudas de que quería decir lo que dije. —Pero la viste… —No estoy bromeando, Mac. Ella está fuera de los límites. No la mirarás. No hablarás de ella. No es asunto tuyo y nunca lo será. Mac se erizó, y sospeché que era porque lo estaba riñendo delante de Griff y TJ. Probablemente podría haber sido más diplomático al respecto, pero no andaba malditamente bromeando. Ella no era para él. Tampoco era para mí.

26


Ava Jackson

Amo hermanastro

Aguardé, esperando que Mac dijera algo más, pero no lo hizo. Se apartó del cubículo, agarró su Gatorade del suelo y se dirigió a la salida. Eso dejó a Griff estudiándome, y a TJ boquiabierto. —¿Tienes algún problema con eso, TJ? Él sacudió la cabeza y perdió la mirada de estupefacción pegada a su rostro. —No, señor. —Se empujó fuera del fardo de paja—. Creo que llegaré a la sección de valla que estaba planeando dirigirme hoy. Y entonces fuimos solos Griff y yo… un hombre en el que confiaba y respetaba, cuyo propio respeto gané con mi sangre, sudor y determinación. Todavía no creía que el chico del hombre rico tuviera lo que se necesitaba para dirigir este rancho, y yo estaba mortalmente decidido a demostrarle que estaba equivocado. Su risa fue baja, y su voz áspera por el tabaco retumbó a través del granero. Esperaba que hiciera un comentario sobre mi nueva próxima hermanastra, pero por el contrario, dijo: —¿Tu padre me esperará en esa boda? No llevo trajes. Ni siquiera para mi propio maldito funeral. —Estoy seguro de que lo apreciaría, pero si prefieres no ir, esa es tu elección. Griff asintió una vez. —Me lo pensaré. —Cambió el palillo al otro extremo de la boca—. Esa chica hace un montón de preguntas. No creo que supiera distinguir un caballo de arrear vacas de una mierda de vaca.

27


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Probablemente tengas razón en eso —contesté, pensando en la conversación durante la cena. Griff se levantó, sus articulaciones crujieron con el esfuerzo. —Supongo que veremos cuánto tiempo dura ella, entonces. Salió del establo, y una vez más me quedé solo con mis pensamientos de Emma. Tal vez si ella salía de aquí lo suficientemente rápido, sería capaz de mantener esa maldita mordaza de bola en mi bolsa de juguetes, donde pertenecía.

28


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Tres Emma Antes de que Celeste hubiera recogido su plato, Ford desapareció de nuevo. La genial expresión de Russ vaciló por un momento, pero mamá le tocó el brazo y él le sonrió. Retuve el impulso de preguntar dónde iba Ford. O nos estaba evitando, en cuyo caso todo el mundo debería dejarlo enfurruñarse… o estaba intentando darnos espacio libre. Fuera lo que fuera, que Ford se relajara un poco solo podía ser una buena cosa. Continuamos charlando con el café mientras Celeste quitaba los platos. Después de una hora de charla, Russ bostezó y dejó su taza con un tintineo. —Creo que es hora de revisar el interior de mis párpados. ¿Vienes, Cyn? Mamá me miró mientras Russ retiraba su silla. —¿Necesitas ayuda para deshacer el equipaje, cariño? —No, gracias. Solo voy a sacar lo que necesito para esta noche, y continuaré con el resto por la mañana. —Me incliné para besarle la mejilla—. Buenas noches, mamá. Russ esperó a que mamá se levantara y se dirigió hacia las escaleras que conducían a su ala de la casa. Puse mi plato y taza en el fregadero de la cocina. Eran los únicos platos que Celeste no había recogido. Había recibido el mensaje claro como el día: no era bienvenida en lo que ella consideraba su dominio. Mamá estaba demasiado atrapada

29


Ava Jackson

Amo hermanastro

en la emoción de los planes de boda y enamorada para notar la declaración que Celeste estaba haciendo silenciosamente. Pero eso era algo para otro día; estaba demasiado malditamente cansada para tratar con Celeste justo ahora. Subí a mi habitación y rebusqué a través de mis maletas hasta que encontré mi champú y mi albornoz largo. Aunque estaba muerta para seguir de pie, sabía que no podría dormir sin una ducha rápida; estaba arrugada y sucia por viajar todo el día. Me desvestí y crucé el pasillo bufando de molestia cuando encontré la puerta cerrada. No podía hacer nada más que esperar. O eso, o perderme para siempre intentando encontrar otro baño en esta enorme y oscura casa. Finalmente la puerta se abrió. Una bonita chica con un picardías transparente salió. Tenía el cabello revuelto, las mejillas enrojecidas… Estaba claro que acaba de ser bien follada. Gritó cuando me vio y se lanzó por el pasillo hacia la habitación de Ford como un ratón asustado. Me quedé boquiabierta hasta que la situación finalmente hizo clic. ¿Todos estaban echando un polvo por aquí salvo yo? Detrás de mí, Ford llegó a la puerta del cuarto de baño. Me volví a mirar y me arrepentí inmediatamente. No llevaba más que una toalla envuelta flojamente alrededor de su cintura. Arranqué mis ojos lejos del rastro de vello oscuro que conducía a través de sus abdominales y me di cuenta que me estaba mirando fijamente. No una mirada enojada, solo… descarada. Este era su hogar, y me retaba para que lo desafiara, o para que me escabullera con mi rabo entre las piernas. ¿Estaba todo el mundo desafiándome esta noche? —¿Vas a ducharte o qué? —preguntó finalmente.

30


Ava Jackson

Amo hermanastro

Entrecerré mis ojos hacia él. Que te jodan, amigo. No es como si tuviera un voto para alojarme aquí. No mostró ningún signo de irse a mover para dejarme pasar. Viéndome obligada a escurrirme por la puerta a su alrededor, tan cerca que su mano rozó mi cadera. Mi piel palpitó donde me tocó a través de la bata. Con una última mirada a mis pantorrillas desnudas, finalmente siguió a la chica de regreso a su dormitorio. Miré su apretado culo mientras se alejaba y me dije que solo lo estaba haciendo para contrariarlo. Definitivamente no he perdido el control de mis propias hormonas. Nop. No, en absoluto. ***** Los días hasta la boda de mamá se arrastraban. Mientras mamá y Russ se acurrucaban obviamente en su ala, me encontraba atrapada, con Ford a pocas puertas. Y él dejó claro que no le gustaba que invadiera su espacio. Siempre que me daba la vuelta, estaba justo allí… mirándome con el ceño fruncido, bloqueándome el camino, pavoneándose por alrededor medio vestido. Todo lo que hacía me cabreaba, y a la vez, me ponía caliente como el infierno. Sentía que estaba burlándose de mí. No sabía por qué no podía soportarme, no sabía por qué no podía sacudir mis sucios pensamientos sobre él. Encerrarme en mi habitación para evitarlo no funcionaba. Echaba siestas, revisé todos los libros de mi e-reader, e incluso me repinté las uñas. El aburrimiento hizo más difícil que ignorara mi libido. Y estar perezosa durante el día, significaba estar despierta por la noche cuando estaría seguro vislumbrando el flujo aparentemente interminable de rollos de una noche, yendo y viniendo de su dormitorio. Para mi tercera noche en Wild Cliffs, ya estaba hecha una mierda. No podía aguantar simplemente estando acostada en la cama tratando

31


Ava Jackson

Amo hermanastro

de dormir más. Necesitaba un poco de aire fresco. Necesitaba irme lo suficientemente lejos de la habitación de Ford para dejar de preguntarme si dormía desnudo. Me puse la ropa que llevé a cenar el día anterior y me deslicé al piso de abajo. Cuando abrí la puerta principal, una refrescante brisa nocturna acarició mi rostro. Respiré profundamente: polvo, hierba, animales, humo de madera, especias, y el extraño olor que había aprendido que era el aire verdaderamente limpio. Las estrellas lucían, en el profundo negro del cielo, más brillantes y más numerosas de lo que jamás vi nunca en la ciudad. Mi cabeza ya está despejada. No salí con ningún objetivo en particular. Me quedé en el porche por un rato, disfrutando la tranquilidad de la noche. Finalmente, mis ojos deambularon al establo. Como cada niña en el mundo, había estado obsesionada con “ponis mágicos” una vez. Ahora que había visto auténticas manadas de caballos corriendo en sus potreros, enérgicos y graciosos, me estaba enamorando de nuevo. Tal vez podía visitarlos por un rato. Llena de pensamientos de acariciar narices suaves y ofrecer trozos de azúcar, paseé por la pasarela de ladrillo del frente de la casa. Pero cuando volví hacia el establo de caballos, convirtiéndose en un camino de tierra, oí un ruido extraño. Parecía que venía desde la habitación de los aparejos. Confundida, me aventuré más cerca y lo oí de nuevo, ese chasquido agudo, seguido tan rápidamente por un gemido bajo que eran casi el mismo sonido. La luz brillaba a través de la grieta abierta de la puerta de la habitación. Miré a través del delgado espacio y me quedé sin aliento. Una mujer estaba arrodillada desnuda en el suelo de hormigón. No podía ver su cara. Pero tenía sus brazos sobre la cabeza, atados por las

32


Ava Jackson

Amo hermanastro

muñecas con una cuerda blanca; el otro extremo de la cuerda desaparecía en las vigas del techo. La pálida piel de su culo estaba cubierta de dolorosas marcas rojas. Y Ford estaba de pie sobre ella con una fusta de montar. Vestía solo unos pantalones vaqueros viejos y descoloridos. La luz áspera de la única bombilla desnuda de la habitación caía sobre sus asombrosos planos agudos y ángulos afilados por la sombra, definiendo cada músculo. Y pude ver una cosa en particular con mucha claridad: el largo y grueso pene que se tensaba contra su cremallera. Mi boca se secó. Con un movimiento experto de su muñeca, Ford estrelló la fusta sobre la nalga derecha. El movimiento fue rápido y fluido, como si tuviera mucha práctica, y los tendones de su brazo se agruparon por la fuerza que puso en el golpe. La mujer soltó un agudo y desesperado sollozo. Su espalda se arqueó, empujando su culo hacia mí, y pude ver su coño brillando. En su tierna piel brotó un nuevo cordón. —Solo tres más, mascota —ladró Ford. Su voz profunda tomó un nuevo, áspero y extraño tono que hizo que mi clítoris se tensara—. Puedes conseguirlo. Pediste esto. ¿A menos que no te importe tu recompensa? La mujer sacudió la cabeza rápidamente, haciendo un ruido gutural. Su pelo color arena se deslizó a un lado para revelar una correa de cuero alrededor de la base de su cráneo. Estaba amordazada. No pude quitar mis ojos fuera de ellos. ¿Debería llamar a mamá? ¿Debería llamar a la policía? Pero la mujer atada estaba retorciéndose con los golpes de Ford, no se alejaba de ellos, y gemía como un gato en celo con cada palabra que salía de sus labios llenos. Fuera lo que fuera en el infierno que estuviera pasando aquí, a ella le gustaba. A mí me encantó. Ella no estaba asustada en absoluto, y yo tampoco. Alguna otra

33


Ava Jackson

Amo hermanastro

sensación me había congelado en ese punto. Una extraña fascinación bajó a la boca de mi estómago. En shock, me di cuenta que estaba frotando mis muslos juntos, tratando de aliviar el dolor caliente del deseo. Me moví ligeramente y sentí una inundación resbaladiza. Tragué saliva con fuerza. Mi mano se deslizó bajo mi fina falda de punto… solo para probar, me dije. Sabía que estaba casi tan empapada como la mujer que estaba delante de mí. Incluso tocando a través de mis bragas, mis dedos se sentían húmedos. Ford golpeó, una, dos, tres veces más, fiel a su palabra, y la mujer gimió con cada áspero chasquido. Él respiraba con dificultad, pero no por esfuerzo. Sus ojos me quemaron sin siquiera mirar en mi dirección. La expresión de su rostro era de alguna manera lejana e inmediata, consumida

por

la

necesidad

absoluta

del

aquí

y

ahora.

Casi

inconscientemente me balanceé sobre el talón de mi mano. Tiró la fusta a un lado haciendo ruido sobre el suelo. Se dejó caer detrás de la mujer, con una rodilla a cada lado de la pierna izquierda. —Buena chica —ronroneó. Ahora su voz era hipnótica, en vez de manar abiertamente, y goteaba pecado—. ¿Estás lista para que te folle? Sin esperar una respuesta, metió dos dedos dentro de ella. Ella gritó contra la mordaza y empujó hacia atrás, intentando llevarlo más profundo. Él rugió en aprecio y comenzó a empujar salvajemente su mano. —Una buena mascota, estás tan húmeda para mí —jadeó. Su mano libre se desvió hacia su cremallera.

34


Ava Jackson

Amo hermanastro

Mi fuerza de voluntad se derrumbó. De repente, no me importó si Ford era mi hermanastro, un cabrón, o un maldito extraterrestre. Solo necesitaba correrme. Ahora. Cuando mis dedos comenzaron a frotar en serio, sofoqué un gemido de alivio. La cabeza de Ford giró alrededor, sus ojos se encontraron con los míos y se abrieron, luego endurecieron de rabia. El hechizo erótico se rompió. De repente, me sentí como la mirona que era. Me eché hacia atrás desde la puerta, tropecé y corrí de regreso a casa. No dejé de correr hasta que estuve segura arriba en mi habitación, llena de vergüenza y excitación. En cualquier momento, Ford vendría atronando por las escaleras detrás de mis talones. Si no me hubiera odiado antes, seguro que ahora lo haría. ¿Cómo pude espiarlos así? ¿Qué clase de pervertida era yo? No podía recordar la última vez que mi cuerpo había reaccionado tan violentamente a nada. Mi libido había pateado a mi cerebro fuera de la silla de montar y se había apoderado de las riendas. Si Ford me hubiera detenido, si me hubiera mandado acercarme, si me hubiera perseguido cuando corrí y me hubiera empujado al suelo como una presa… —Mierda —murmuré en voz alta. Mi coño todavía dolía, clamando por mí para que terminara lo que había empezado. Tengo que terminar con esta mierda. Justo aquí y ahora. No sacudiéndome la habichuela4 mientras “accidentalmente” pensaba en mi hermanastro. Sin embargo, después de lo que acababa de ver, sabía que nunca podría conseguir esa imagen de Ford fuera de mi cabeza… él de pie sobre esa mujer con una fusta en su mano y cruda lujuria en sus ojos.

4

Una forma coloquial de llamar a la masturbación femenina, frotando el clítoris.

35


Ava Jackson

Amo hermanastro

Incluso si una ducha fría hubiera ayudado, no podía conseguir aventurarme fuera de mi habitación. Pero después de que pasaran los minutos sin ninguna señal de Ford, mi tensión comenzó a ceder. Tal vez no iba a enfrentarse conmigo después de todo. Si quería actuar como si nada de esto hubiera pasado, estaba más que feliz de hacerlo igual. Unas dolorosamente incómodas comidas familiares y todo el episodio estaría detrás de nosotros. Solo necesitaba ponerme mi pijama de nuevo, meterme en la cama, y fingir que no había visto ninguna maldita cosa. Satisfecha con esa decisión, comencé a tirar de mi blusa sobre mi cabeza. Y entonces Ford irrumpió.

36


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Cuatro Ford El subidón que había estado pasando por mis venas… el subidón que sólo consigo cuando estoy en medio de una escena… se evaporó al segundo en que vi a Emma. Mi pene que había trabajado mi culo para mantenerlo duro para Chelsea se desinfló muy rápidamente. Después de que Emma y yo bloqueamos los ojos el uno en el otro, y ella giró el culo y corrió, ayudé a salir a Chelsea de las ataduras, la envolví con una manta, y me senté con ella mientras se bajaba. Unos cuantos sorbos de agua y unos pocos bocados de chocolate y encontró su equilibrio de nuevo. La acompañé hasta su coche, y mi mente se dirigió a la mujer que estaba en la casa que acababa de joder mi noche. Toda la razón por la cual tuve a Chelsea atada con mis cuerdas esta noche y bajo mi mano fue porque necesitaba liberar la tensión que Emma había despertado en mí. Pero ella me la había quitado. Y ahora la niñita curiosa tenía algo que explicar. Desinfecté y enrollé mis cuerdas y volví a empaquetarlas en mi bolsa de juguetes. Tirándola por encima de mi hombro, me acerqué a la pasarela de ladrillo, y todo lo que pude ver fue el shock en sus brillantes ojos azules. Y luego el horror.

37


Ava Jackson

Amo hermanastro

Era suficiente para destripar a un tipo. Claramente no tenía ni idea de lo que había interrumpido. Probablemente estaba llamando ahora a la policía para denunciar que tenía a una mujer atada. El pensamiento me hizo moverme un poco más rápido. Sería una cosa si el alguacil Jackson Harrison respondiera a la llamada, sabía por sus comentarios que compartíamos una perversión, pero el resto del pequeño departamento del condado se lanzaría sobre mí primero, independientemente de mi apellido, y preguntarían más tarde. Mi ala de la casa, la que había sido mi ala de la casa estaba tranquila y oscura. Excepto por el pálido resplandor que salía de la puerta de Emma. No me molesté en llamar. Abrí la puerta, entré y la cerré detrás de mí con un clic que hizo que Emma se girara para mirarme. Tenía la blusa a medio camino por encima de su cabeza, y pude vislumbrar su suave piel pálida y un sujetador rosa de encaje. Y mi cojo pene de repente ya no estaba flácido. Se quitó la camisa, cubriéndose a sí misma, pero mi pene no bajó con la maldita camisa. Nop, ese hijo de puta se estaba poniendo más duro con cada segundo. Reprimí la necesidad de reajustarme y forcé mi atención sobre el hecho de que ella era la razón por la que no iba a correrme en la garganta de Chelsea ahora mismo. Funcionó. Mi frustración subió y alimentó mi ira. —¿Qué mierda fue eso? —Mis palabras fueron duras y cortantes. La quería a ella en el borde y tan incómoda como yo. Miró al suelo por un instante, y usé ese momento para mover mi pene a una posición más cómoda. Pero no fui lo suficientemente rápido, ni suficientemente sigiloso, porque al levantar los ojos, vi que había capturado mi mano.

38


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿De q...qué estás hablando? —tartamudeó, sus ojos lazándose a los míos, y luego hacia abajo otra vez. No lo creo así, cariño. Ella cruzó sus dedos juntos, moviéndose de un pie a otro, con los dedos pintados en rosa excavando en la gruesa alfombra. Atravesé la habitación en dos zancadas y tenía su barbilla entre mis dedos, forzando su mirada a la mía. Ni siquiera estaba seguro de cuándo decidí moverme. —A menos que te diga que quiera tus ojos en el suelo, los quiero en mí cuando esté hablando contigo. Sus ojos azules se ampliaron con sorpresa. Aparentemente mi dulce próxima hermanastra no tenía mucha experiencia siendo maltratada o dándole órdenes a su alrededor. La confirmación de lo que sospechaba me hizo saltar en mi siguiente pregunta. La imperativa. —¿No le habrás dicho a nadie lo que has visto? Tragó, y su sorpresa se desvaneció cuando decidió intentar con su valentía. —Todavía no, pero es mejor que sepas que lo haré. ¿Dónde está ella? ¿Todavía está atada? ¿La lastimaste? Sus preguntas fueron como una bofetada en la cara. Que cualquier mujer pensara que un Dom abandonaría a su compañera de juego al límite era aborrecible. Me aparté de mi creciente ira recordándome que evidentemente no tenía ni puta idea de lo que había visto.

39


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿Tienes alguna idea de en qué te metiste? —le pregunté. No pude evitar la necesidad de educarla. Me dije que era solo porque no quería que corriera y difundiera el rumor de que era un maldito enfermo que me gustaba atar a las mujeres y golpearlas. Aunque no sería una declaración completamente falsa. Sus cejas se juntaron, endureciendo su expresión. —Sé que vi algo que no estaba bien. —Escupió las palabras y sentí que estaba viendo a una gatita aprender a golpear con sus garras por primera vez. Oh, gatita… No juzgues lo que no entiendes. Mi agarre en su barbilla se relajó, y miré alrededor de la habitación. Vi lo que estaba buscando en la mesilla de noche. Un e-reader. Tomé un riesgo calculado. —Pareces el tipo de chica que pasaría algún buen momento acurrucada con un libro. Su barbilla bajó bruscamente, y tomé su asentimiento con la cabeza como un “sí”. —¿Has

leído

algo

sobre

BDSM?

¿Relaciones

Dom/sub?

¿Intercambio de poder? —Eso es ficción. No es algo que la gente normal haga. —Sus palabras, aunque críticas, no llevaban un tono severo. Eran más suaves, más interrogantes.

40


Ava Jackson

Amo hermanastro

No pude evitar sino rozar mi pulgar hacia atrás y hacia adelante por debajo de su barbilla. Se puso rígida ante el contacto. —¿Estás segura de que solo es ficción, mascota? Porque si lo fuera, eso haría bastante malditamente difícil de creer que haya un Dom parado delante de ti ahora mismo. Solté mi agarre en su barbilla y deslicé mi mano por el arco de su garganta. Sentí el escalofrío que recorría su cuerpo bajo mis dedos callosos. —Yo… No sé qué quieres que diga. No entiendo lo que estás… —No tienes que decir nada, mascota. Y todo lo que necesitas entender es que algunos hombres tienen… necesidades particulares. Expectativas más estrictas. Y soy uno de ellos. Su pulso, que ya golpeaba fuertemente contra mi tacto, dio un puntapié hacia el galope. No estaba seguro de cómo lo hizo, pero el ambiente tímido y sumiso que estaba recibiendo de ella se transformó en algo completamente diferente. Sus ojos brillaron, y se puso más derecha, esquivando y golpeando mi mano lejos. —¿Necesidades particulares y expectativas estrictas? Y, ¿qué implica exactamente eso? ¿La necesidad de amordazar a una mujer y atarla antes de follarla? ¿Qué tal si me dices exactamente cuáles son esas necesidades y expectativas? También podría aprender algo mientras estoy aquí este verano. Algo sobre esos labios rosa clavel que decían la palabra “follar” me hicieron querer hacerle eso exactamente a su boca. Mi pene pulsó contra mi cremallera, duro como una puta roca. Me desvié para encontrar su

41


Ava Jackson

Amo hermanastro

movimiento y me incliné más cerca. Su pecho se levantaba y caía con cada

respiración,

y

sentí

un

estallido

de

victoria

cuando

inconscientemente se inclinó hacia mí. ¿Quiere aprender algo este verano? Ha venido al lugar correcto. Me congelé tan pronto como los pensamientos se solidificaron en mi cerebro. Va a ser tu hermanastra en un puñado de días. ¿Y lo que es más importante? Es un culo apretado, una perra mimada que acaba de perder su M.R.S en la Universidad5 . —No creo que una pequeña princesita como tú pueda empezar incluso a entender lo que un hombre como yo necesita. Por no hablar de tener una oportunidad en el infierno de darlo. Sus ojos azules parpadearon, burlándose de mí. —Ponme a prueba. La respuesta conmocionó la mierda fuera de mí. Envolví la mano alrededor de su hombro y la apreté hasta que se vio obligada a retroceder un paso. Y luego otro… hasta que su espalda golpeó la pared y yo estaba bloqueando su escape. —¿Crees que podrías manejar esto, cariño? Abrió la boca para responder, pero no pude esperar. Ya estaba malditamente harto de esperar esta noche. Bajé mis labios a los suyos y devoré. Mis manos se enredaron en su cabello, y la hice inclinar la cabeza Expresión que se usa para gente que aprovecha sus años de Universidad para encontrar marido, y convertirse en “la Señora de…”, sin pensar en completar sus estudios después. 5

42


Ava Jackson

Amo hermanastro

para poder profundizar el beso. Su lengüita caliente se lanzó hacia fuera, y lo tomé como luz verde para dar un paso más lejos. Moví mi pierna deslizándola entre sus muslos. Se atascó en su falda, así que dejé caer una mano al dobladillo y empujé más arriba. Agarrando la parte de atrás de su muslo, deslicé mi mano hacia arriba… y hasta… hasta que toqué la suavidad de su desnudo culo. Gemí en su boca al descubrirlo, profundizando el beso. Su culo, que había admirado abiertamente desde el primer día, era suave y carnoso, y luché contra el impulso de darle una pequeña bofetada, solo para asegurarme de que sabía quién estaba al cargo ahora. Sus manos me rozaron el pecho, y me presioné en ella, queriendo sentirla contra mí. Tragué los pequeños gemidos que hizo mientras me tomaba mi tiempo acariciando cada centímetro de su pequeño cuerpo curvilíneo. Joder. Si hubiera sabido que llevaba un tanga debajo de este vestido, no podría haber sido responsable de mis acciones. Di medio paso hacia atrás, y mi palma se burló de su nalga, antes de deslizarse entre sus piernas. Mi pene se sacudió insistentemente al segundo que sentí el tanga húmedo que cubría su coño. Ella se movió, presionándose contra mi mano, y me tomó todo lo que tenía en mí no empujar esa frágil barrera a un lado y hundir dos dedos profundamente dentro de ella. Me retiré del beso solo una fracción de pulgada. —Que me jodan, estás empapada, pequeña. ¿Tu coño se mojó viéndome antes, o estabas esperando mi mano en este pequeño coño caliente? Su gemido en respuesta fue el sonido más dulce que jamás había escuchado. Quería estar dentro de ella. Solo quería follarla.

43


Ava Jackson

Amo hermanastro

El pensamiento chocó contra mí con la sutileza de un tren de mercancías. Me eché hacia atrás, solté mi mano y coloqué unos pocos centímetros de separación necesaria entre nosotros. Sus ojos revolotearon abiertos, y no pude negar la ráfaga de orgullo masculino que surgió a través de mí al verlos empañados por la excitación. Los dos nos quedamos de pie, a centímetros de distancia, aspirando el suficiente oxígeno para conseguir que nuestros cerebros volvieran a los niveles normales de funcionamiento. Mi atención se fijó en ella y en cada uno de sus movimientos. Casi pude precisar el momento en que su mente volvió de nuevo a lo que había visto en el granero. —¿Dónde está ella? ¿Qué hiciste con la mujer? Nunca me contestaste. —Estará en casa ahora mismo. Toda acurrucadita en su cama caliente, probablemente deseando que una pequeña rubia curiosa no hubiera interrumpido una escena garantizada para hacerla correrse más duro de lo que nunca lo había hecho antes en su vida. —¿Por qué no… terminaste? ¿Y no era esa la pregunta del millón de dólares de la noche? Decidí seguir audaz, porque ese era el tipo de persona que era yo, y no me disculpo por ello. —Porque tal vez después de verte, no era a ella a la que quería atada y de rodillas ante mí.

44


Ava Jackson Su

Amo hermanastro aguda

inhalación

y

sus

pupilas

dilatadas

eran

más

embriagadoras que el matarratas que Griff bebía. Me moví de nuevo hacia ella, mis manos alrededor de sus muñecas, tirando de ellas por encima de su cabeza, y anclándolas a la pared. Mi boca cayó sobre la suya, y tomé otro sabor de lo prohibido. Fue ese pensamiento… el conocimiento de que iba a ser mi hermanastra en un par de días, lo que me hizo alejarme y cruzar hasta la puerta, a pesar de que todavía estaba jadeando y necesitada. Pero fue mi propia maldita falta de filtro lo que me tuvo diciendo: —Si alguna vez deseas un verdadero hombre para mostrarte el placer de la sumisión, ya sabes dónde encontrarme. Mientras tanto, echa el pestillo a tu puta puerta. La confusión en su rostro era evidente cuando cerré la puerta. Hice mi camino por el pasillo a mi dormitorio y me metí dentro, sin molestarme en cerrar mi propia puerta. Si Emma tenía las agallas de venir a mí esta noche, no tendría las fuerzas para rechazarla, a pesar de que sabía que era la peor idea que jamás había tenido en mi vida. Pero eso no me impidió ir a la ducha, agarrando mi pene, e imaginando sus grandes ojos azules y su perfecta boca rosada mientras tomaba mi propia liberación.

45


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Cinco Emma Hormigón frío bajos mis pies descalzos. Los brazos en alto, atados con cuerdas, dejándome indefensa. Ni siguiera podía girar mi cabeza, pero sabía que Ford estaba detrás de mí. Sentí su mirada sobre mi cuerpo desnudo. De repente, se apoderó de mis caderas. Sus dedos eran ásperos, lo suficiente para hacer contusiones. Su pene caliente y duro presionó contra la parte baja de mi espalda como un hierro candente. Gemí a través del cuero ajustado firmemente entre mis dientes y me puse de puntillas, posicionándome, rogándole a mi captor que hiciera lo peor. Una mano fuerte se deslizó alrededor de mi vientre, más abajo, entre mis muslos… Parpadeé despierta, desorientada. Me tomó un minuto entero averiguar dónde estaba. Cuando el sopor somnoliento finalmente se despejó, arrojé mi almohada a la pared, reprimiendo un grito de frustración.

No

sabía

qué

era

peor:

mi

mente

subconsciente

traicionándome así en primer lugar, o mi mente consciente cortándome justo cuando llegaba a la mejor parte. Había pasado menos de una semana desde que llegué. Menos de dos días desde que Ford me había acorralado en mi habitación por lo que había visto. Él finalmente rotó el estancamiento sexualmente cargado entre nosotros… dejándolo para que sanara de una forma nueva y aún más angustiosa. Ahora sabía cómo se sentían sus labios sobre los míos.

46


Ava Jackson

Amo hermanastro

Qué talento tenían sus dedos. Qué tipo de cosas quería enseñarme él a mí. Por la noche, me revolví y giré, intentando olvidar. Durante el día, evitaba a Ford tanto como me era posible lanzándome en los preparativos de la boda. Ya no podía negar que lo deseaba. Pero tampoco podía ceder. Estar obsesionada con mi propio hermanastro era erróneo a muchos niveles. Y no solo era mi hermanastro, sino que era un Dom y un hombre con gran lujuria… algo por lo que no tenía ningún negocio yendo detrás de él. Necesitaba seguir adelante, despejar mi cabeza de pensamientos clasificados X que él, su cuerpo caliente y se gran pene habían creado, y disfrutar de mi último verano de libertad con mi madre. Claro. Como si eso fuera a suceder. Estaba oficialmente más calentorra que una adolescente viendo una porno. —¿Emma? ¡Emma! Parpadeé. —¿Huh? —Yo dije, ¿podrías pasarme las tijeras? —repitió mamá con un toque de impaciencia en su voz. —Oh, claro. —Le di las tijeras que sostenía mientras me perdía en mis pensamientos. Estábamos sentadas en la mesa de la cocina preparando regalos para los invitados. Mamá había encargado una caja de jabones artesanales de leche de cabra, una frase que jamás pensé que diría, con la idea de envolverlos en unas lindas bolsas de estopilla. Mi trabajo en nuestra cadena de ensamblaje de dos mujeres, era atarlas con una cinta

47


Ava Jackson

Amo hermanastro

de color rosa. Sin embargo, ya que Ford me había vuelto temporalmente loca, ahora estaba hasta mis codos en jabón de cabra. Mamá cortó unos cuantos cuadraditos de estopilla para hacerlos, luego me miró de nuevo. Recé para que Casi follé con Ford no estuviera escrito en mi cara. Cuando era adolescente, prácticamente podía leer mi mente, si ella quería. O tal vez yo era una terrible mentirosa entonces. —¿Te sientes bien, cariño? —dijo finalmente—. Has estado distraída últimamente. Sabía que no lo decía en tono de regaño, pero todavía me sentía culpable. Su gran día era mañana y no podía sacar el pene de Ford de mi cabeza el tiempo suficiente para ayudar. —Estoy bien, mamá. Solo estoy pensando en… —Recogí un paquete y busqué algo plausible—. Mi oferta de trabajo. Tengo que encontrar un apartamento en D.C y hacer que tomen mis huellas digitales, y um… como un millón de otras cosas antes de empezar el otoño. Mamá asintió sabiamente, su sonrisa se volvió un poco agridulce. —Es mucho de lo que preocuparse —dijo. Luego se echó a reír—. Crecer no es muy divertido, ¿verdad? Al menos todavía tengo unos meses más para mimarte. Miré hacia abajo al trozo de jabón redondo en mi mano. Estaba en lo cierto. Ahora que había encontrado un verdadero trabajo adulto, no tendríamos muchos días más como este. Seguro, yo tendría vacaciones, pero no la vería tan a menudo como solía. Por ser el último verano con mamá, estaba más que dispuesta a soportar el extraño comportamiento de Ford, por no mencionar el mío.

48


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Ten cuidado de no agarrarlo demasiado tiempo —dijo mamá bruscamente, mientras amarraba la cinta en otra pequeña bolsa de jabones—. Podría derretirse. —Su tono sonaba exactamente igual que el que tenía cuando yo tenía ocho años, y estaba a punto de perder mi cono de helado al sol. Tragué el nudo que de repente se había formado en mi garganta. —Eh, ¿mamá? —Eh, ¿Emmie? —Ella se hizo eco, burlándose. Pero antes de que pudiera terminar, Celeste entró en la cocina. —¿Cómo van las mujeres? Sentí una puñalada de disgusto por la interrupción. Estábamos yendo muy bien antes de que irrumpieras en nuestro momento juntas. —Oh, ya sabes… lento y constante —respondió mamá con un movimiento de su mano—. Gracias por todo tu duro trabajo. No estaba segura si íbamos a estar listos a tiempo, pero creo que lo lograremos. —No es problema, es mi trabajo, ¿verdad? —Celeste miró hacia las sucias baldosas y suspiró—. Aunque me gustaría que ciertos hombres se quitaran sus botas embarradas antes de entrar a trompicones por la casa. Acabo de limpiar los baños del primer piso ayer, y aquí estoy otra vez de nuevo. —Todo el mundo está hablando de mí —cantó una voz masculina desde fuera. La puerta de pantalla se abrió de golpe y Mac se acercó al fregadero de la cocina. —¿No dice la canción “Todo el mundo me habla a mí”? —Señalé.

49


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Licencia poética. —Comenzó a llenar un vaso de agua—. No le digas a Ford que vine. Casi he terminado de preparar las mesas para la recepción… solo necesitaba mojar mi silbato. —Con un guiño hacia mí, agregó—: Y robar un minuto con vosotras tres, chicas encantadoras. Celeste le dirigió una sonrisa tensa. Si mamá no hubiera estado en la habitación, tenía la sensación de que ella le habría dicho exactamente dónde pegar su silbato. Aunque, no estaba segura de si quería mandar a Mac a la mierda o simplemente que le prestara atención a ella en lugar de a mí. Mamá sonrió. —Cuidado, cariño. Pronto seré una mujer casada. —Pero esa es la regla número uno —dijo Mac—. Siempre tener algo dulce que decir a la mujer del jefe… al menos, cuando el jefe no está alrededor. —Ladeó la cabeza en mi dirección—. Lo mismo va por la hija del jefe. Demasiado tarde, me di cuenta de que él estaba esperando que respondiera. Yo había dejado totalmente pasar la oportunidad. Mac era bastante malditamente lindo, y parecía un chico divertido, pero simplemente no podría entrar en el baile de coqueteo con él. Lo mismo ocurría siempre con TJ. Ninguno de los operarios del rancho podría estar a la altura de Ford. Él estaba solo… a otro nivel. Sexy, masculino, controlando sin esfuerzo, confiado. Incluso cuando actuaba de forma fría, solo lo hacía por el contrario más caliente. Y dos noches atrás, había visto cómo era él cuando ardía. Es razonable que me quedara colgada por un tipo por aquí que no puedo tener.

50


Ava Jackson

Amo hermanastro

Bueno, eso no era exactamente cierto. Podría tenerlo. Él había hecho bastante obvio lo que quería hacer conmigo. Demonios, literalmente me dio una invitación abierta a su dormitorio. Pero el punto era, no debía. No importa lo curiosa que estuviera sobre someterme a Ford. No importa cuánto quisiera complacer el placer que su “mascota” había sentido tan claramente. Aquella noche, agazapada espiando en la puerta del cuarto de aperos, algo se había incendiado dentro de mí. Una parte salvaje y animal de mí, que ni siquiera sabía que existía, y me estaba muriendo de ganas de explorarla. Pero había ciertas líneas que nunca debían ser cruzadas. Traté de ignorar la pequeña voz pervertida en mi cabeza que me susurraba: es solo técnicamente tu hermano. Mac se tragó el agua torpemente. —Guau. Un público exigente. Mierda. Yo había estado mirando al espacio perdida y dejé caer totalmente el tema de conversación. De nuevo. Pareciendo decepcionado, Mac dejo el vaso sobre el mostrador cerca de la pila y volvió a salir. Mamá se volvió hacia mí. —¿No querías preguntarme algo, cariño? Sacudí la cabeza. —No importa, no era importante. —Celeste se había sentado a la mesa, limpiándose la frente, y era la última persona en la Tierra ante la que quería desnudar mi alma. Miré hacia la ventana de la cocina, justo para ver a Ford sin camisa llevando una pesada caja de decoraciones debajo de cada brazo. Rápidamente me concentré muy, muy duro en el diminuto lazo que estaba atando.

51


Ava Jackson

Amo hermanastro *****

A la mañana siguiente amaneció cálido, claro y sin viento. El día perfecto para una boda. Los invitados comenzaron a llegar poco después de nuestro desayuno tardío; Russ les ofreció café y asientos en la sala de estar hasta que se dispersaron por el patio trasero. La mayoría estaban aquí por él, pero un número sorprendente de parientes de mamá y amigos de la vieja escuela aparecieron también. Ellos echaron una mano, o miraron mientras Ford, TJ y Mac instalaban sillas de jardín y sacaban una ancha alfombra blanca que conducía a la glorieta que había junto al lago privado. Como dama de honor, estuve contenta de esconderme en el interior y ayudar a mamá con su vestido y maquillaje. Me vería obligada a mirar fijamente al hombre lo suficientemente pronto. A las primeras notas bajas de la banda, instruí a mamá y la acompañé al altar. Ford llevaba la más leve sonrisa posible mientras permanecía detrás de su padre. No exactamente extático, pero no fastidiado, tampoco. ¿Había empezado a sentirse más positivo sobre su nueva madrastra? ¿O era solo miedo a que Russ lo asesinara si le arruinaba la boda? La música terminó y me dije a mí misma que dejara de preocuparme por él. La ceremonia duró menos de una hora. Después de unas palabras del ministro sobre el amor como la verdadera expresión de fe, mamá y Russ cada uno recitó un poema: “Invitation to Love6 ” de Paul Dunbar para ella, “Most Like An Arch 7” de John Ciardi para él. Mientras él deslizaba el anillo de diamantes en su dedo, la forma en que ella le sonrió me hizo sentirme extrañamente tranquila. Podría haber sido el clima hermoso, 6 7

Invitación al amor. Más como un Arco.

52


Ava Jackson

Amo hermanastro

con el cielo de Montana que nos rodeaba como un océano, pero viéndolos mirarse a los ojos… no pude evitar atrapar un poco de su optimismo. No había visto a mamá así de feliz en mucho tiempo. Tal vez las cosas realmente funcionaban a veces. Tal vez lo que tenía con Russ duraría. Me golpeó de nuevo que mamá y yo íbamos a seguir adelante con nuestras vidas. Sí, solo por momentos como este, me di cuenta, me alegré de haber venido a Wild Cliffs. Solo once semanas más para irse. No estaba segura de si ese tiempo era demasiado largo o demasiado corto.

53


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Seis Ford ¿No era algo extraño para cualquier hijo adulto ver a su padre caminar por el pasillo hacia el altar? Debería de serlo. No podía serlo únicamente para mí. Pero ver a mi padre prometiendo amar, honrar y cuidar a una mujer me golpeó y desequilibró. Y no sólo porque la mujer en cuestión tenía una hija que también me había golpeado y dejado completamente desequilibrado. Ella había agarrado mi brazo rígidamente mientras la había conducido por el pasillo cuando la ceremonia acabó. Y había dejado caer su mano rápidamente murmurando alguna excusa sobre la necesidad de ocuparse de algo durante el banquete. Obligada a regresar a mi lado para las fotos de familia, no pude por menos

que

preguntarme

cuán

verdaderas

eran

sus

sonrisas.

Especialmente porque ella me había estado evitando desde entonces. Su brindis bajo la gran carpa blanca, durante el banquete, había sido sencillo y sincero. Lo que me recordó que ella lo había hecho muchas más veces que yo. Mi confianza en la duración del nuevo matrimonio de mi padre no era particularmente alta. Me considero realista, y el historial de Cynthia también dejaba mucho que desear. Sólo deseaba que esta vez funcionara para ambos.

54


Ava Jackson

Amo hermanastro

Los invitados charlaban y se mezclaban, y el bar tenía un flujo constante de personas acercándose. Yo era uno de ellos. Agarré una cerveza y decidí jugar al juego de beber sólo por el placer de hacerlo: cada vez que Emma me miraba y luego apartaba la vista tan pronto como me atrapaba mirándola fijamente, yo bebía. No tardé mucho en terminar mi primera cerveza. Me tomé la cerveza número dos de esta manera: mientras Emma estaba arreglando el bouquet de su madre sobre la mesa principal, nuestros ojos se encontraron. Bebí. Mientras Emma estaba charlando con un anciano invitado y después le ayudó a ir a su mesa. Sus ojos aterrizaron donde yo estaba apoyado contra la barra. Bebí. Mientras Emma estaba cogiendo una copa de champán de la bandeja de un camarero, me miró directamente mientras se sentaba en la mesa principal. Bebí. Mientras Emma estaba terminando su segunda copa de champán, se dejó arrastrar a la pista de baile por el hijo de nuestro vecino, que tendría unos cinco años. Ella me miró, sonriendo, antes de prestar su atención de nuevo en el diminuto cowboy. Bebí. Proseguí el juego a través de otra cerveza antes de cambiar a whisky escocés y finalmente renuncié a él porque si no terminaría con una buena cogorza. Y ahora quería arrancarla de la pista de baile y regresar a mi habitación, arrancarle también ese sexy vestido azul y meterla en mi cama para que se corriese tan fuerte que olvidara su propio jodido nombre. Y también el toque de cualquier otro hombre.

55


Ava Jackson

Amo hermanastro

Cada mirada de ella había aumentado la posesividad que crecía dentro de mí. Mi mano probó la solidez de mi copa, y me obligué a relajarme mientras la levantaba a mis labios y bebía su contenido. No podía importarme menos que este escocés costase más de lo que mayoría de la gente ganaba en un mes. Estaba más preocupado por quitarme de la cabeza a la mujer que se burlaba de mí a unos seis metros de distancia. Juraría por Dios que ella lo estaba haciendo a propósito. Todavía me evitaba, permaneciendo a por lo menos a seis metros de distancia en todo momento, y sin embargo sus brillantes ojos azules seguían posándose en mí. Su última copa de champán la había vuelto más audaz. Yo no era un muchacho inexperto. Sabía cuándo una mujer estaba interesada. ¿Y qué pasaba con esta mujer? Estaba preparada y lista. Pero eso no significaba que yo simplemente pudiera entrarle y disfrutar de mis instintos primitivos. No, esta situación requeriría una cuidadosa planificación y tacto. Cuando bailó con Griff, yo me quedé un poco sorprendido. Era lindo verla tirar del anciano fuera del asiento y convencerlo para que bailara unos pasos. ¿Cuándo había aprendido a bailar ese baile? Ni siquiera podía empezar a adivinarlo. Mi diversión murió rápidamente tan pronto como Mac intervino y la alejó de Griff, tirando de ella cerca de su cuerpo cuando la canción cambió a un ritmo más lento. Tuve que girar la espalda e ir de cabeza a la barra para una recarga y contentarme con el hecho de que tendría un montón de tiempo para reflexionar sobre su estúpido movimiento desde la parte de atrás de su silla de montar, mientras vigilaba las cercas bajo el sol abrasador. Volví a mi posición al borde de la carpa, observando y esperando. La canción terminó, y Mac inclinó su sombrero y caminó fuera de la pista

56


Ava Jackson

Amo hermanastro

de baile. Sería mejor que el pequeño cabrón hubiera ido a buscar una mujer de su propia liga de mierda. La banda siguió con otra maldita canción lenta y otro vaquero que no entendía bien el significado de “manos fuera” se acercó a Emma. Era TJ. Aparentemente, él tampoco iba a prestar atención a mi advertencia. El soplapollas. Mac es el tipo de persona que piensa más con su polla que con su cerebro cuando se trata de mujeres, y sólo estaba buscando conseguir mojar su polla. No podía decir lo mismo de TJ. Él era un tipo inteligente. Pensativo. Buscaba una mujer para que se estableciera con él en el rancho y empezara a tener bebés. Y yo odiaba malditamente cómo estaba mirando a Emma. Como si ella pudiese ser esa mujer. Sus ojos volvieron a mirarme, y me encontré con los de ella, esperaba que pudiera leer la irritación y la posesión que ardían a través de los míos. Ella se ruborizó y alejó su mirada de la mía, y se giró hacia la cara de TJ, poniendo sus manos detrás de su cuello durante el baile. Oh, cariño, tu jugoso culito va a pagar por ese movimiento. Mi palma latía con la necesidad de tenerla bajo mi mano. Esa necesidad se intensificó varios grados cuando el sonido claro y nítido de su risa flotó desde la pista de baile, y su sonrisa se extendió sobre su rostro. TJ levantó una mano para quitarle un rizo de la cara… y casi perdí el control en contra de mi mejor juicio. ¿Qué fue lo único que me salvó? Irónicamente, mi padre. Nada como el recordatorio de que la mujer que deseas follarte era tu hermanastra.

57


Ava Jackson

Amo hermanastro

Papá, ya con varios whiskys escocés encima, se detuvo junto a mí y chocó su vaso con el mío. Y siguió mi mirada a la pista de baile. —Serás amable con Emma mientras Cyn y yo estemos ausentes o me darás explicaciones cuando regresemos. Las palabras sonaron como si le hubiera estado hablando a un niño de trece años y no a uno de veinticinco. —Me imagino que ambos nos cuidaremos a nosotros mismos y estaremos bien, papá. —No agregué, “porque si no me cuido de mí mismo, hay una buena probabilidad de que las cosas se descontrolen malditamente rápido”. Papá bebió su whisky y me estudió. —Ella no conoce a nadie aquí, y nos vamos a ir durante una semana. No quiero que la dejes a su suerte todo ese tiempo. Espero que la hagas sentirse bienvenida y que no se aburra. —¿Entonces, esperas que lo deje todo y me convierta en su director de entretenimiento? Los ojos de mi padre, del mismo color que los míos, se oscurecieron. —Podéis compartir las comidas, llevarla a montar a caballo, enseñarle el rancho. Será mejor que ella esté feliz y que sonría cuando volvamos. Cada palabra que salió de su boca me dio muchas ideas. Necesitaba terminar con esta conversación… ahora. —Por supuesto, papá —dije, pero él miraba atentamente a Cyn, que estaba saliendo de la carpa y yendo hacia la casa.

58


Ava Jackson

Amo hermanastro

Papá me regaló un guiño ausente. —Bien. Sabía que podría contar contigo. Ahora tengo que ir junto a mi esposa. —No esperó a mi respuesta, sólo cruzó la carpa más rápidamente de lo que yo lo había visto moverse durante mucho tiempo. Y tras seguir los movimientos de mi padre, mi atención volvió a la pista de baile y a Emma. Ella todavía estaba entre los brazos de TJ. Dejé caer mi vaso vacío en la bandeja de un camarero que pasaba. Ya había tenido suficiente. Mi camino era breve y directo. TJ y Emma se detuvieron cuando me paré a unos metros de ellos. Los ojos de TJ lo sabían. Era atrevido. ¿Se estaba riendo de mí a propósito? En este momento, no me importaba. Mi voz sonó áspera, incluso para mí, cuando dije: —Creo que me prometiste un baile, Emma. El shock iluminó sus ojos, y miró de nuevo a TJ. No le mires a él, Emma. Él no te va a salvar. Pude ver el momento en que decidió que iba a concedérmelo, aunque sólo fuera para no hacer una escena. Y TJ inclinó su sobrero saludando a los dos. —Jefe. Emma. Asentí en respuesta y tiré de Emma hacia mis brazos. Su cuerpo estaba rígido, casi de madera, totalmente opuesto al de la mujer apasionada y maleable que había sido hace pocos días.

59


Ava Jackson

Amo hermanastro

Me incliné hacia abajo y le dije al oído. —¿Crees que sólo porque ellos no organizaron un baile entre el padrino y la dama de honor que pasarías esta noche sin que yo te tuviera en mis brazos? Su respuesta fue tranquila, y atrapé un mínimo indicio de pánico. —¿Por qué estás haciendo esto? ¿Y si alguien…? —No hay nada absolutamente impropio por bailar con mi nueva hermanastra. Sería extraño si no lo hiciera. —No me llames hermanastra si vas a frotar eso contra mí. —Ella se giró un poco para presionar su cadera contra mi creciente erección, que estaba oculta entre nosotros. —No puedo evitar lo que me haces —Admití. Emma no retrocedió, sino que se apretó contra mí de nuevo, con sus ojos clavados en los botones de mi esmoquin—. No deberías hacer eso a menos que estés preparada para afrontar las consecuencias. —Mi voz salió baja, casi un gruñido. Ella finalmente me miró, con sus ojos teñidos con malicia. —Creo que puedo manejar todas las consecuencias que tú puedas soñar. Su completo giro de ciento ochenta grados tuvo a mis cejas elevándose y a mi polla endureciéndose contra su estómago. —No me gustan las chicas que se burlan cuando han bebido un poco de champán, que estimula su valentía. —Yo sabía exactamente cuánto había bebido, porque la estuve vigilando de cerca toda la noche.

60


Ava Jackson

Amo hermanastro

No creía que fuera el suficiente como para afectar su capacidad de juicio y que le impidiera tomar una decisión consciente cuando finalmente la tuviera a solas. —No es el champán, y tal vez no sea tan experimentada como tú, pero no estoy burlándome. —Ella tragó saliva y su coraje pareció vacilar un instante antes de añadir—. No puedo dejar de pensar en ello. Demonios, incluso sueño con eso. Yo lentamente maniobré fuera de la pista de baile, y estábamos cerca de la entrada de la carpa cuando ella hizo esa admisión. Lo que probablemente fue algo bueno, porque nadie podría oírme lo que le decía. —Es mejor que estés segura de que eso es lo que deseas, porque puedes tener más de lo que esperas. Había llegado el momento de poner nuestras cartas sobre la mesa y ver si queríamos lo mismo. Cada mirada que me había disparado esta noche decía que sí. Sólo necesitaba que ella dijera las palabras. —Quiero eso —dijo Emma, con voz baja, pero confiada. Gracias, joder.

61


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Siete Emma En el momento que comenzó el banquete, puse tanta distancia entre Ford y yo como fue posible. Todavía estaba dolorosamente consciente de que él me estaba mirando, pero al mismo tiempo, agradablemente achispada y feliz por mi madre. Algo en lo que no podía poner el dedo en el aire, una especie de… ligereza. Como si el futuro no fuera nada por lo qué preocuparse, ya fuera porque no existía, o porque todo saldría bien al final. No estaba segura. Mamá había agarrado la felicidad allí donde la había encontrado, no siempre le había ido bien, pero las cosas finalmente funcionaban para ella. Tal vez yo debería tener esa actitud también. Dejar de pensar tan fuertemente sobre la vida y simplemente vivirla. Era más fácil de decir que hacer. Por eso estaba bailando con cada hombre que me lo había pedido, incluso arrastrando al viejo Griff a la pista, todo en un esfuerzo por no notar lo delicioso que parecía Ford con su esmoquin. Fue una batalla perdida. Mientras bailaba con TJ, Ford me miró e hizo que mis mejillas se ruborizaran. Enojado, lujurioso, posesivo. Me obligué a apartar la vista y regresar al rostro de TJ, dejando que la mano que yo había apoyado en su hombro se deslizara hacia su nuca. —¿Estás teniendo un buen verano, señorita Emma? —me preguntó TJ. —Bastante bueno —respondí con una sonrisa. No podía evitar que me gustara TJ. Probablemente nadie podría evitarlo. Tenía una forma de

62


Ava Jackson

Amo hermanastro

ser caballerosa, solo lo suficientemente áspero cerca del borde para ser aún más encantador. Y su aspecto no hacía daño… tenía un cuerpo como para una portada de novela romántica del oeste. —Bien, si hay algo que pueda hacer por ti, solo dame un grito. Como llevarte a la ciudad… a caballo, o en camioneta, como prefieras — Sonrió de una forma torcida. Me reí. Mac habría dicho algo así como, “un tour privado al barracón”. —Espera, tienes algo aquí —Y él apartó un mechón de pelo de mi rostro. Detrás de la cabeza de TJ, Russ acorraló a Ford en su puesto de vigilancia de Emma, justo al borde de la carpa. No podía oír de qué estaban hablando, pero Ford parecía más irritado a cada segundo. Al menos finalmente había tomado un descanso a arrancar mi vestido con sus ojos. Aliviada y extrañamente decepcionada, intenté centrarme de nuevo en el baile con TJ. Pero incluso una reprimenda de su padre, ahora mi padrastro también, me recordé a mí misma, no detuvo a Ford por mucho tiempo. Tan pronto como Russ se dirigió en dirección a mamá, Ford caminó sobre la pista de baile, acercándose hasta que ninguno de nosotros pudo ignorarlo. Él y TJ intercambiaron una larga mirada. Comunicándose algo de lo que yo no estaba exactamente segura, pero la tensión en la atmósfera era inconfundible. Justo cuando pensé que TJ estaba metido en un lío, Ford volvió toda su atención hacia mí. —Creo que me prometiste un baile, Emma.

63


Ava Jackson

Amo hermanastro

Yo no te prometí ninguna maldita cosa, estuve tentada a decirle. Pero no quería una discusión en medio del banquete de boda de mi madre. Miré a TJ para medir sus sentimientos y lo vi a punto de retroceder. Y tuve que admitir, que la idea de acercarme a Ford no era desagradable. Oh, qué diablos… un baile no puede hacer daño. Y asentí con la cabeza a Ford. Con una rápida despedida, mi compañero de baile se fue. TJ estaba lejos de ser estúpido; sabía que no se debía meter en medio de Ford y algo que quisiera. Me sentí repentinamente paranoica. ¿Cuántos de los operarios del rancho lo sabían? Tal vez pensaban que Ford estaba siendo sobreprotector con su nueva hermanastra. No había forma de preguntar sin hacerles sospechar. Y si pensaran que había algo entre nosotros... ¿tendrían que mantener la boca cerrada, ya que Ford era su jefe, o había una posibilidad de que se lo dijeran a nuestros padres? Pero

antes

de

que

pudiera

preguntarle

también,

Ford

prácticamente tiró de mí hacia sus brazos. Me puse rígida contra él, asustada y muy consciente del cuerpo que había debajo de ese esmoquin. Después de evitarle durante tanto tiempo, su proximidad ahora dio un zumbido a mi cabeza de una forma mucho más potente y peligroso que el del champán. Él inclinó la cabeza. Me estremecí cuando su respiración me hizo cosquillas en el oído. —¿Crees que sólo porque ellos no organizaron un baile entre el padrino y la dama de honor —dijo lentamente—, pasarías esta noche sin que yo te tuviera en mis brazos? —¿Por qué estás haciendo esto? —Siseé. Salió mucho más jadeante de lo que yo pensé—. ¿Y si alguien…?

64


Ava Jackson

Amo hermanastro

—No hay nada absolutamente impropio con que baile con mi nueva hermanastra. Sería extraño si no lo hiciera. ¿Estaba yo imaginando la sonrisa en su voz? Presumido bastardo. Quizás el baile de un hermano-hermana no era algo raro, pero él me tenía muy apretada, con su mano ni siquiera a un centímetro por encima de mi culo. Estábamos malditamente cerca de estarnos moliendo juntos. Mi rostro se acaloró cuando se endureció contra mi vientre. —No me llames tu hermanastra si vas a frotar eso contra mí — repliqué, desplazando la cadera hacia su entrepierna para darle énfasis. La mirada de Ford no dudó. —No puedo evitar lo que me haces. La nota de sinceridad en su voz me hizo detenerme. Había tenido la intención de avergonzarlo, pero él ni siquiera intentaba ocultar cuánto me deseaba en este momento. Él era completamente abierto sobre sus intenciones: su cuerpo, sus deseos. El conocimiento me llenó a partes iguales de envidia y shock. Pero yo estaba aún más sorprendida cuando me acerqué más. Y querido Dios, la protuberancia en sus pantalones se sentía enorme. La voz de Ford se convirtió en más ronca, casi en un gruñido —No deberías hacer eso a menos que estés preparada para afrontar las consecuencias. Una emoción bajó por mi columna vertebral. Yo le hice esto a él. Y él me lo hizo a mí… el tirón caliente en mi vientre fue como un imán. Nos habíamos atraído y ahora él estaba aquí, listo para reclamarme tan

65


Ava Jackson

Amo hermanastro

pronto como yo dijera las palabras. Sentí una extraña y eléctrica yuxtaposición de poder y vulnerabilidad. Antes de que mi buen juicio pudiera golpearme, le contesté. —Creo que puedo manejar todas las consecuencias que puedas soñar. Je, je. Eso tuvo una reacción de él. Sus ojos chispearon con interés, y luego se estrecharon un poco. —No me tomo bien a las chicas que les gusta burlarse cuando toman un poco de champán, y eso estimula su valentía. —No es el champán. —Esa podría ser la excusa que usaría mañana por la mañana, pero en ese momento estaba embriagada por otra cosa— . Y tal vez no sea tan experimentada como tú, pero no estoy burlándome. —Tragué, reafirmándome a mí misma, luego confesé—. No puedo dejar de pensar en eso. Demonios, incluso sueño con eso. Me estudió con sus agudos ojos mientras nos alejábamos de la multitud de bailarines. —Es mejor que estés segura de que eso es lo que deseas, porque puedes tener más de lo que esperas. Ahí estaba. El punto de no retorno. No porque tuviera miedo de Ford… si yo cambiara de idea en el último minuto, sabía que él me dejaría ir. Pero en este momento, todavía podría haberme negado. Podría escapar limpiamente, culpar de todo lo que había sucedido entre nosotros a la mala suerte, a las hormonas, a lo que fuera… y pasar el resto del verano siendo torturada por su aspecto moja bragas. Si dijera que sí, ya no sería capaz de mentirme a mí misma.

66


Ava Jackson

Amo hermanastro

Pero eso era exactamente lo que había estado viviendo, ¿no? Una mentira. Una vez más, sentí la misma sensación de ligereza de antes, y con repentina claridad, me di cuenta de que la vida era corta. ¿Por qué diablos debería mentirme a mí misma? ¿Por qué no debo ceder? ¿Sólo tomar lo que quiero, sin preguntarme lo que hipotéticos terceros puedan pensar? Mi corazón corría con anticipación. Mucho antes de que yo misma lo supiera, algo en lo profundo de mis tripas había decidido por mí. Finalmente dije: —Quiero eso. Ford no perdió el tiempo. Con un gruñido, me llevó lejos de la pista de baile, y yo me apresuré caminando medio paso por detrás de él. ***** Ford me llevó alrededor del lago privado a la glorieta donde nuestros padres se habían casado apenas unas horas antes. Una luna creciente se reflejaba en el agua, rompiéndose en fragmentos vacilantes de luz blanca. El banquete todavía estaba en pleno apogeo al otro lado, pero si alguien diera un paseo por la noche, nada les impediría vernos. Él aplastó nuestras bocas en un beso que nos produciría hematomas, y luego se apartó de repente, dejándome jadeando. —Sabes, ahora soy oficialmente tu hermanastro. Todavía tenemos una oportunidad de retroceder. —Lo sé. —Pero si no conseguía que él estuviera dentro de mí en los próximos cinco minutos, yo iba a arder. Incluso la idea de ser

67


Ava Jackson

Amo hermanastro

descubiertos no me enfrió, sino que se sumó al ambiente prohibido de lo que estábamos a punto de hacer—. No me pidas que vuelva a tomar esa decisión. Con una baja y oscura risa, comenzó a deshacer su corbata de seda negra. —Mientras estés segura. Ahora que está a punto de echar un polvo, es totalmente juguetón. Se movió hacia adelante, empujándome contra una de las columnas de la glorieta. —Voy a atarte las manos —dijo, acariciando mi mejilla—. Si no quieres, dilo ahora. —Te dije que quería, y lo dije en serio. —Sin que lo pidiera, crucé mis muñecas por delante. Lo que había visto en el cuarto de aperos estaba grabado en mi mente, había soñado con cada detalle. Con esta parte, al menos, sabía lo que tenía que hacer. Con un ruido bajo, complacido, se puso a trabajar. La longitud de la seda se deslizó fresca y suave sobre mis muñecas. Cuando él retrocedió de nuevo, tiré del nudo tentativamente. Estaba apretado, pero no doloroso. Supongo que ya sabía que tenía mucha práctica. Bajé mis manos, de repente consciente de cómo mis pechos se marcaban, empujados por mis brazos. Ford vigiló estrechamente cómo probé las ataduras. Con más valentía que realmente sentía, le miré y dije: —¿Y bien? ¿Qué estás esperando?

68


Ava Jackson

Amo hermanastro

—No seas tan impaciente, mascota. —Una mano se apoderó de mi cadera. La otra se deslizó por mi espalda para acunar mi cabeza, manteniéndola inmóvil para poder saborearme lentamente. Él mordió mi expuesta clavícula ahora muy suavemente, pero con la promesa de más tarde, y arrastró besos continuando hacia mi cuello. Cada toque iba como un rayo directamente hacia mis piernas—. Tienes que elegir una palabra de seguridad primero —murmuró en mi oído. En este momento, ni siquiera podía recordar lo que era una palabra normal. Mis pensamientos seguían dispersándose y nadando, como la luz de la luna en el lago. Todavía podía oír la música de jazz que llegaba desde el banquete flotando sobre el lago. La posibilidad de ser atrapada surcaba mi mente otra vez, y me retorcí de excitación. Él extendió la mano para desabrochar mi vestido. Su erección se frotó contra mi empapado coño, separados sólo por unas pocas capas de tela, y mi estómago se anudó. Yo estaba frenética, desesperada por tocarlo, por ser tocada por él, y perderme en el placer que me había estado negando durante demasiado tiempo. Yo sabía que debía detenerlo hasta que hubiéramos planeado todo pero no podía pensar oyendo a mis instintos aullar: sólo déjalo hacer lo que quiera. El latido constante de su corazón resonó a través de nuestra ropa; quizá actuó de forma fría, pero estaba siendo tan salvaje como yo. La parte frontal de mi vestido cayó hacia delante. Él tiró hacia abajo, doblándolo sobre sí mismo para que la pesada tela apresara mis brazos atados. Mis pezones se pusieron como guijarros ante el fresco aire de la noche. Por un momento, miró con hambre mis pechos expuestos. Luego se arrodilló sobre una rodilla para lamer y chupar la suave y tierna carne. Abrí la boca, pero sólo salió un quejido. Él echó su cabeza hacia atrás para mirarme.

69


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿Has pensado en tu palabra de seguridad? Mi gruñido de frustración surgió como un quejido. Iba a llorar. Y entonces tendría que matarlo. —Yo no… no sé… —Tartamudeé. —Entonces, supongo que la elegiré yo. Basándome en el hermoso color de tus pezones… —Y rodó ambos entre sus dedos índice y pulgar mientras hablaba, casi distraídamente—. ¿Qué tal suena “rosa”? Todo lo que pude hacer fue asentir con la cabeza, sin palabras, temblando de necesidad.

70


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Ocho Ford —Necesito más que un asentimiento, mascota. Necesito la palabra. —Sus grandes ojos azules me miraron y me obligué a concentrarme en primer lugar en las cosas importantes. No importaba lo bien que se sentían sus perfectos pezones rosados rodando apretados bajo mis dedos o cómo veía de follables esos perfectos labios rojos, necesitaba sentar las bases primero. —¿Qué… qué? —Suspiró. —Tu palabra de seguridad, Emma. Dila. Sus labios formaron la palabra, y salió como un susurro. —Más fuerte. La neblina de lujuria en sus ojos estaba atravesada por chispas de desafío. Me gustaba un fuerte espíritu en mis subs, y Emma tenía un montón. —Rosa, maldita sea. ¿Ahora podemos seguir adelante? —Creo que tu primera lección es que necesitas tener paciencia, mascota… y la mejor manera de enseñarte es burlarme de ti hasta que me estés rogando por correrte. Ese será tu recordatorio de que soy yo quien manda aquí, no tú. Tomas lo que yo te doy, y confía en mí cuando digo que me aseguraré de que te quedes jodidamente encantada. —Pero…

71


Ava Jackson

Amo hermanastro

—No me hagas amordazarte, Emma. Porque, lo haré —Le advertí. Bajé mi boca a su oreja, y le dije directamente—. A menos que esperes atraer a una audiencia. Ella no respondió. ¡Diablos!, ni siquiera estaba seguro de si respiraba. Abrí la boca, a punto de preguntar si estaba conmigo, pero ella respondió: —Está bien. Sus labios rozaron mi mandíbula mientras decía la palabra. No sé si el contacto fue intencional, pero ¡joder! Si mi pene no estuviera duro como una roca, eso lo habría puesto. ¿Qué es lo que tenía esta mujer que con tan poco me ponía fuera de mí? Necesitaba dominar la situación, solté sus pezones y rocé mis palmas por su pecho, por su cuello y enterré mis dedos en su cabello. Tirando hacia atrás, me incliné y aplasté mi boca contra la de ella otra vez. El sabor del champán y el de Emma agudizó mi hambre con un dolor casi primitivo. Sus manos, incluso atadas, corrían por mi pecho, como si estuviera desesperada por el contacto. Buscó el botón de mi pantalón de vestir y tiró de la cremallera. Debería haberla detenido, pero quería que me pusiera las manos encima, y su afán hizo que este truco loco me pareciera la mejor idea que jamás había tenido. Alcé mis labios de los suyos para mirarla. —Eso es, mascota. Saca mi polla. Quiero sentir tus manos envueltas alrededor de mí.

72


Ava Jackson

Amo hermanastro

Ella inhaló bruscamente, y me encantó saber que mis órdenes la conmocionaban. —¿Eso hace que te mojes, Emma? ¿Cuándo te digo que quiero mi polla en tus manos? ¿Te tendría mojada si también te dijera que tomaras mi polla entre esos perfectos labios rojos? —Ella bajó con dificultad la cremallera, ya fuera debido a mis palabras o por las ataduras, no estaba seguro—. Respóndeme, mascota. Cuando hago una pregunta, espero que se me conteste. La cremallera se deslizó hacia abajo y sus manos encerraron mi polla mientras susurraba. —Sí. Muy húmeda. ¡Jesús!. Retuve un gemido. Ella me apretó más y yo me empujé en sus palmas. —Buena chica. La dejé que me agarrara y me acariciara unos instantes antes de darme cuenta de que tenía que pararla. Un poco más de tiempo, y tal vez no me merecería llamarme a mí mismo hombre… y mucho menos un Dom. Necesitaba recuperar las riendas, ponerme bajo control, y Emma necesitaba ser la que estuviera jadeando bajo mi toque, lista para romperse en añicos. —Suficiente —dije, desenredando mis dedos de su pelo. Ella se congeló, sus grandes ojos azules mirándome. —¿Qué hice? Sacudí mi cabeza y una sonrisa tiró de las comisuras de mi boca.

73


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Nada, mascota. Es mi turno para jugar. Ella desenrolló sus manos de alrededor de mi polla, y silencié el gemido que amenazada con salir de mi boca cuando perdí su toque. Mis manos bajaron a la falda de su vestido y deslicé hacia arriba la sedosa tela hasta que le llegó a la cintura. Sus ojos se movieron de lado a lado, buscando si alguien podía ver lo que yo iba a hacer. —Tus ojos en mí, mascota. Sólo en mí. —Pero… —Tú sólo tienes que preocuparte de lo que yo quiero, y yo me preocuparé de todo lo demás. Esa es la belleza de esto. Tienes que dejarte ir, ponerte en mis manos, y tienes mi palabra de que yo no traicionaré esa confianza. Ella parpadeó dos veces. —No puedo creer que realmente estemos haciendo esto. Toda esa cosa de la confianza. Apenas te conozco. Me quedé quieto. —Dijiste que querías esto. —Lo hago. Yo sólo… es tan… real, cuando lo pones así. —Es real. Tan real como quieras que sea. Tienes tu palabra segura, y todo lo que tienes que hacer es decirla, y todo se detiene. —Coloqué mis manos bajo el dobladillo de su vestido y encima de sus muslos—. Por ejemplo, si no quieres que averigüe lo apretado que es tu coño, deberías decirlo malditamente ahora mismo, porque de lo contrario mis dedos estarán enterrados dentro de ti en un momento.

74


Ava Jackson

Amo hermanastro

Yo pude sentir cómo un temblor atravesó todo su cuerpo. Reduje la velocidad de mis movimientos, dándole tiempo para protestar. Ella no lo hizo. Arrastrando mi pulgar a lo largo de la parte delantera de sus bragas, podía sentir que estaba empapada. Mi polla, apenas metida dentro de mis pantalones de vestir, se tensó al punto del dolor. Sus ojos azules brillaban con lujuria, una expresión que había visto muchas veces antes, pero parecía aún mejor en Emma. Mi pulgar se deslizó más abajo, burlándose del borde de sus bragas. —Quiero esto fuera de ti —dije, y usé mi otra mano para empujar la parte delantera de su vestido hasta su cintura y tiré de ellas por sus piernas. Meneó sus caderas, ayudándome a quitarle sus bragas, y yo luché contra las ganas de desgarrarlas. Una vez que esta última barrera había desparecido, mis dedos encontraron de nuevo su humedad, y sin perder el tiempo resbalaron entre sus piernas y juguetearon con el resbaladizo calor—. Jesús, cariño. Estás tan jodidamente mojada. Eres como un maldito sueño. Ella se presionó contra mi toque mientras yo jugueteaba contra su entrada. ¡Joder!. Yo no sabía a quién estaba burlando más: a Emma o a mí. Suficiente de esta mierda. Deslicé un dedo dentro de ella y no logré contener una maldición. Deslizando un segundo dedo dentro para unirse al primero, la follé lentamente. Dolorosamente lento. Sus quejidos y gemidos me excitaron, y sus manos atadas se alzaron alrededor de mi cuello, tirando de mi cabeza hacia abajo. Mis labios encontraron los suyos y nuestro beso fue salvaje: todo labios, dientes y lengua. De alguna manera mi mano libre encontró el camino de regreso a su pelo y le incliné la cabeza hacia un lado para conseguir ir más profundo. Más profundo.

75


Ava Jackson

Amo hermanastro

Incluso pensar en esa palabra tenía a mi polla pulsando con impaciencia. Me aparté, pero aún podía sentir su aliento en mis labios. —Necesito estar dentro de ti. ¡Ahora!. —Sí. Sí. Ahora. La solté y dejé caer mis manos en su culo, impulsándola hacia adelante. —Envuelve tus piernas a mí alrededor. Ella cumplió mi orden, y mi polla se colocó contra su coño. La cabeza se arrastró por su resbaladizo calor mientras la levantaba y bajaba, acelerándonos a los dos. En la siguiente bajada, me desaceleré y alineé mi polla para meterla en casa. Mis caderas retrocedieron un poco y empujé… un empujón que sabía que nos llevaría directamente al puto cielo. Pero luego me congelé. ¿La razón por la que se sentía tan jodidamente bueno? No tenía un maldito condón. —Mierda. Condón. —¿Qué? —Condón. Olvidé el jodido condón. La realidad fue como un cubo de agua helada.

76


Ava Jackson

Amo hermanastro

¡Madre de Dios! ¡Cabrón! Mis manos seguían agarrando el culo de Emma, pero ella ya estaba luchando para bajarse. Yo la dejé. —Mierda. —Ella resopló, empujando su vestido hacia abajo. Seguí su ejemplo y me volví a meter en mis pantalones—. No lo puedo creer… ¿en qué estaba pensando? ¿En qué estaba pensando ella? ¿Qué estaba pensando yo? ¡Jesús! Nunca había olvidado un condón en mi vida. Nunca. Y nunca dejaba a una sumisa descarrilar tan completamente en una escena. No sabía qué carajo me estaba haciendo Emma. Necesitaba retroceder y conseguir reunir todas las piezas en mi cabeza. —Deberíamos volver al banquete. —Las palabras salieron duras y bajas, pero no hice nada para suavizarlas. Mi mirada se enredaba en la seda negra a mis pies. Sus malditas bragas. Las agarré y las sostuve—. Tienes que ponerte esto de nuevo. Ella aceptó la ropa interior, pero las miró cuestionándoselo. —Creo que voy a pasar de ponérmelas de nuevo en… Teniendo en cuenta que estuvieron en el suelo. Parecía que tan pronto como le quité las ataduras, su naturaleza obstinada se alzaba nuevamente. Yo quería verla doblegarse hacia mí, incluso por algo tan simple. —Emma, tus bragas vuelven a su sitio. —Ford —dijo ella, su barbilla inclinándose hacia arriba—. Realmente no las necesito. Sólo mételas en tu bolsillo o algo así. Me acerqué, apretándola contra la pared del mirador. Mi voz era baja, y mi tono no admitía réplica.

77


Ava Jackson

Amo hermanastro

—No creo que lo entiendas, mascota. No abandonarás esta maldita glorieta sin esas bragas cubriendo tu pequeño coño apretado. No seré responsable de mis acciones, si no te las pones, y si no llevas nada debajo de ese vestido y bailas con otros hombres. Ella dejó caer la boca abierta, lo que sólo me hizo querer empujarla contra la pared, y comenzar todo de nuevo. Me eché atrás. Cuando ella no hizo ningún movimiento para volver a ponerse la ropa interior, dije: —Ahora, Emma. O te pondré sobre mi rodilla y no podrás sentarte durante el resto de la noche porque tu culo estará rojo. Su boca se cerró de golpe, y luego ella metió un pie y luego el otro en sus bragas y las subió por sus piernas. Su expresión se convirtió en testadura. —Así. ¿Ya eres feliz ahora? —Sería más feliz si estuviera enterrado hasta las bolas dentro de ti. Ahora, vámonos. Sentí la tentación de agarrar su mano y arrastrarla de regreso al banquete detrás de mí, pero no quería levantar ninguna sospecha de dónde habíamos estado. No es que nadie fuera a saber lo que habíamos estado haciendo, pero no quería tentar al destino. En su lugar, hice cola para ir al bar. —Make’s. Tres dedos. Sólo. Mi mirada se dirigió a mi izquierda ante la risita que estalló. Los ojos azules de Emma estaban brillantes, y ella se mordió el labio inferior.

78


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿Qué es tan gracioso? —Le pregunto. Ella negó con la cabeza y miró al camarero. —Nada. Yo quiero lo mismo. El barman sirvió ambas bebidas y nos las llevó a una mesa vacía. Me senté y tomé un sano trago. Sorprendentemente, Emma se hundió en el asiento a mi lado. Ella todavía tenía esa sonrisa en su rostro. —¿Qué? —pregunté, tomando otro trago. Ella se mordió el labio de nuevo. —Supongo que esta es mi única oportunidad de conseguir tres dedos esta noche, ¿eh? Escupí mi whisky por todo el maldito suelo. Esta mujer iba a ser mi muerte.

79


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Nueve Emma Me quedé en el asiento junto a Ford hasta que me ahogué con mi fuerte bebida. Entonces me puse de pie, sintiéndome inquieta. Mi cuerpo había necesitado definitivamente ese whisky, pero eso no había sido suficiente para apaciguar mi libido que me agitaba. Si no podía tener al hombre sentado junto a mí... y si me emborrachaba, acabaría arrojándome de nuevo sobre él... entonces tendría que servir con la comida. Mientras pululaba alrededor de la carpa del banquete, las últimas porciones del pastel de bodas me llamaron la atención. No estaría nada mal si me tomaba una segunda porción. Sólo unas pocas personas seguían gritando, y parecían más interesadas en el baile lento o en aprovecharse de la bebida gratis. La gente mayor y los padres con niños pequeños ya se habían ido a casa hacía horas. Mamá y Russ no se veían por ninguna parte. Probablemente ya estaban arriba, pensé, e inmediatamente me sentí asqueada. Esa imagen me enfrió un poco, pero no quería pensar mucho sobre ella. Corté un aceitoso pedazo de pastel y me di una autoindulgencia. Como era de esperar, teniendo en cuenta lo golosa que era mamá, el cocinero había ido con todo. El plato de papel casi se dobló bajo el peso del chocolate espeso y amargo, el helado de vainilla batido, cubierto por una costra de trufa brillante. Pero toda la bondad azucarada del mundo no podía apaciguar la frustración sexual que yo sentía.

80


Ava Jackson

Amo hermanastro

Miré a través del lago mientras llevaba cada esponjoso bocado a mi boca. Esa maldita glorieta apenas era visible a la luz de la luna. Me reí, recordando el aspecto de la cara de Ford a mi comentario de “tres dedos”. Después de todos los sobresaltos que me había dado él durante la semana pasada, merecía un poco de su propia medicina. —¿Qué es tan gracioso? —preguntó una mujer detrás de mí. Me giré, casi dejando caer el pastel de mi plato. Celeste estaba parada con una copa de champán en la mano y con una leve sonrisa que no le alcanzaba los ojos—. Lo siento. No quería asustarte. Pero apuesto a que tu corazón tampoco se está rompiendo. No estaba de humor para hablar con nadie, y menos con Celeste. —De acuerdo —respondí—. Yo estaba sólo… recordando algo de antes. —¿De antes que tú y Ford desaparecierais? —Su sonrisa de serpiente no se inmutó ni un centímetro. Parpadeé hacia ella. Bien, ¿qué carajo? ¿Era un interrogatorio? —Uh… —Mi mente voló en todas las direcciones al mismo tiempo, abandonándome para tropezar con mis palabras. Si ella había notado que los dos habíamos salido juntos, no tenía sentido insistir en que no lo habíamos hecho. Pero, ¿tenía necesidad de mentir? Después de todo, ahora éramos hermanastros. Por lo que ella sabía, podíamos haber llevado cosas del banquete a la casa o haberle enseñado al tío de mamá las estrellas, o algo así. —Mientras estuvimos fuera, en realidad. Puede ser un tipo muy divertido cuando quiere.

81


Ava Jackson

Amo hermanastro

Su frente se arrugó. —¿De verdad? Él siempre es tan serio conmigo. Ahora debe estar un poco borracho. —Miró hacia donde Ford estaba sentado, tomando su segundo whisky—. Pero de alguna manera me gusta, es un tipo fuerte y silencioso, ¿no crees? Era bueno que a ella le gustara el sonido de su propia voz, o yo tendría que pensar más rápido. Hice un ruido evasivo mientras masticaba, tragaba y respondí: —A veces funciona. Depende del tipo, creo. Pareciendo poco convencida, Celeste volvió a mirar a Ford. —Debo de terminar de empacar pronto… oh, ¿Te lo dije? Russ y Cynthia me van a enviar a un crucero mientras están en su luna de miel. Traté de decirles que no, que eran muy generosos, pero insistieron que yo había trabajado muy duro para la boda. —Oh, realmente es un bonito detalle —le dije—. Supongo que tendremos que sobrevivir sin ti durante una semana. Ella asintió con seriedad. O bien ella no había pillado mi indirecta de sarcasmo, o había decidido no hacer ni caso. —De todos modos, creo que voy a saludar rápidamente a Ford. Hacerle saber lo bien que le queda ese esmoquin. —Su sonrisa se volvió predatoria—. Sólo entre nosotras, las chicas, él está mejor fuera de él. Intenté no fruncir el ceño. ¿Se habían liado ella y Ford antes? De alguna manera lo dudaba, pero su intento de farol me molestó igualmente. Estaba cansada de navegar alrededor de los consejos de tres al cuarto que me seguían dando. Ella no estaba tratando de hacerme su

82


Ava Jackson

Amo hermanastro

amiga a través de una pequeña conversación de chicas. Ella quería que yo reaccionara. Que reaccionara cómo, no tenía ni idea. Necesitaba dejar de analizar su mierda y únicamente salir de allí. Finalmente, mi plato estaba vacío y no estaba interesada en ver a Celeste pegada a Ford por todas partes. —Creo que por esta noche acabé —dije—. Nos vemos cuando vuelvas. —Adiós —contestó sobre su hombro, ya de camino hacia la mesa de Ford. Tiré mi plato a la basura y entré en la oscura casa. Una vez en la seguridad de mi habitación, me despojé de mi vestido de dama de honor, y me dejé caer sobre la cama. Por un minuto miré fijamente la forma redondeada de las vigas de madera del techo. Dormir con mi hermanastro… ¿En qué diablos había estado pensando? Claro, lo había deseado, y realmente todavía lo hacía. No podía negar eso. Pero ahora que había puesto cierta distancia a la situación, me di cuenta de que acababa de esquivar una bala. Mis hormonas me habían llevado a una locura temporal, eso era todo. Nunca hubiera sucedido si yo hubiera pasado un poco más de tiempo sola conmigo misma. Hablando de eso, nunca llegaré a dormir si no me alivio. Suspiré y dejé que mi mano se deslizara hacia abajo. Cuando cerré los ojos, sentí las manos de Ford en mi piel, las marcas alrededor de mis muñecas donde su corbata de seda se me había clavado. Pasé la lengua sobre mis labios, todavía hinchados por la fuerza de sus besos.

83


Ava Jackson

Amo hermanastro

Me quedé helada, los dedos rozando la parte superior de mis bragas, ante el ruido sordo de pasos. Subiendo las escaleras, acercándose y luego deteniéndose junto a mi puerta por un brevísimo instante, antes de continuar. Supongo que Ford tuvo bastante con Celeste, pensé. Si él había etiquetado también a nuestro encuentro de error, o… Mi mente se llenó con la imagen de Ford en su propia cama, haciendo lo que yo había estado a punto de hacer, y con el agujero en mi vientre doliendo de deseo. Este iba a ser el verano más largo de mi vida. ***** Después de un desayuno temprano, libre de Celeste, a la mañana siguiente nuestros padres se fueron a Napa Valley. Estarían de gira por los viñedos durante una semana, permaneciendo en una villa cerca de la bodega donde se conocieron por primera vez. Ford y yo tendríamos la casa para nosotros. Tomando lo último de mis huevos revueltos, me limpié el pintalabios de mamá de mi frente, donde me había besado para decirme adiós. Esta casa era demasiado grande en un día normal; ahora, con sólo dos personas deambulando alrededor de sus habitaciones vacías, se sentía cavernosa. Miré a través de la amplia mesa del comedor a Ford. Había terminado su comida, pero todavía se demoraba en la mesa. Me notó observándolo y me miró a los ojos con una mirada fría, indiferente, de las suyas. Rápidamente bajé los ojos a mi comida. ¿Iba él a mencionar la noche anterior? ¿Quería que lo hiciera?

84


Ava Jackson

Amo hermanastro

Sin esperar a descubrirlo, me levanté y fui a la cocina. Tenía que dejar de volverme loca y sacar mi mente de Ford. Mientras lavaba mi plato y lo guardaba en el lavavajillas, traté de pensar en cómo mantenerme ocupada. No me apetecía salir con los trabajadores del rancho, y de todos modos, ellos tenían su propio trabajo que hacer. Tal vez podría darme yo sola una vuelta por el rancho. Bueno, no por todo el rancho, cuarenta mil acres sonaban como un montón, pero podría conducir siguiendo las vallas durante unas horas. Sin una idea mejor, me conformé con eso y comencé a hurgar en la nevera para hacerme algún sándwich. Unos pasos se acercaron por detrás de mí. —¿Qué estás haciendo? —preguntó Ford. Sin darme la vuelta, balbuceé. —Haciéndome el almuerzo para llevar. —Maldita sea, ¿por qué había dicho eso? Ahora tendría que explicar por qué, y él podría preguntarme a dónde iba a ir. Pero su única respuesta fue: —No le pongas mayonesa. Se pondrá mala si vas a estar paseando al sol todo el día. Eso me hizo mirar hacia atrás hasta donde estaba reclinado contra el marco de la puerta. Supongo que él puede adivinar que quiero estar sola… o tal vez no le importa una mierda lo que yo esté haciendo. De cualquier manera, no debería haber esperado un tercer grado del estilo de mamá. —¿Quieres venir? —Las palabras salieron antes de que yo pudiera pensar.

85


Ava Jackson

Amo hermanastro

Él sacudió la cabeza. —Ahora que la maldita boda finalmente terminó, no puedo dejar el trabajo por más tiempo. —Mientras salía de la cocina, comentó—. Y tú deberías agacharte más a menudo. Resistí el impulso de lanzar el frasco de mostaza tras él. Fuera no había nubes, pero una cálida brisa traía el olor a tierra mojada justo antes del amanecer. Salí a través de la hierba alta y amarillenta a una valla que apenas se podía vislumbrar. Ocasionalmente el golpeteo de lejanos cascos flotaba a través de las ondulantes colinas, pero las únicas criaturas que vi en mi caminata fueron unos perros de las praderas de cola negra. Les tiré mis cortezas cuando me senté para almorzar. Se acercaron lo suficiente para atrapar los premios y luego volvieron a esconderse de nuevo. El sol subió más arriba y se deslizó hacia abajo otra vez. Cuando estaba a un pulgar de ancho por encima del horizonte, me di cuenta que probablemente se había hecho demasiado tarde. Me apresuré en regresar. Justo cuando el sol caía, mis pies encontraron el paseo de ladrillo que conducía a la casa. La luz de la cocina estaba encendida, un agradable ojo en la casa que de lo contrario ya estaría oscura. Cuando abrí la puerta delantera, el rico aroma de ajo, orégano y tomates me saludó. Encontré a Ford en la cocina, agitando una enorme olla de sopa roja burbujeante. —¿Tú has hecho esto? —¿Quién diablos más está aquí? —replicó él, sin detener su mano.

86


Ava Jackson

Amo hermanastro

Caminé cerca, asomándome a la olla: almejas, vieiras, cangrejos, mejillones. Mi boca se hizo agua. Viviendo en California me había aficionado al marisco y cuando visité a mamá en Napa, ella siempre nos llevaba al restaurante con el mejor cioppino8 de la ciudad. ¿Cuándo había mencionado que me gustaba esto? ¿Cuánto costaban los mariscos frescos en Montana? Y lo más sorprendente de todo, ¿por qué Ford estaba tan pensativo? Pero lo que salió de mi boca fue: —No sabía que supieras cocinar. Él levantó la vista e inhaló. —Alguien tiene que hacerlo. Cuando paré de trabajar había hecho bastante de mi tarea, así que pensé que podría hacer la cena para los próximos días. Le sonreí socarronamente. —Una cena que por casualidad es una de mis comidas favoritas. —No eres la única californiana del mundo. Crecí en Silicon Valley. Ven a revolver esto. —Ocupé su lugar, cuando empezó a coger tazones y vasos de vino de los armarios. —Es una pena —dije—. Y yo aquí pensando que habías decido ganar mi corazón a través de mi estómago. —Por supuesto que no. ¿No has oído nunca que “el caramelo es maravilloso, pero el licor es más rápido”? Es por eso que… —Sacó una botella de Riesling de la nevera—. He traído este regalo de la bodega.

N. T.: Cioppino se trata de una sopa de origen ítalo-estadounidense. La sopa se elabora como un estofado de pescados y mariscos. A veces se sirve sobre spaghetti o cualquier otro tipo de pasta alargada. 8

87


Ava Jackson

Amo hermanastro

Nuestros padres no deberían ser los únicos en tomar un buen vino en este momento. ¿Estamos flirteando? Otra cosa que no me habría esperado de Ford. Parecía más del tipo de: “¿Así que quieres follar o qué?”. No era tan grosero, realmente, pero era rápido y directo. Él no tenía tiempo para jugar a los juegos del flirteo… y con ese aspecto que dejaba la boca abierta… él no tenía por qué hacerlo. Esa no es la única razón por la que esto es raro, me obligué a recordar. Los hermanastros normales no estarían hablando entre sí de esta manera. U organizando una elegante cena para dos, tampoco. De alguna manera, sin embargo, no me importaba demasiado. Era divertido. Me merecía disfrutar de mis últimas vacaciones de verano con mi nuevo hermanastro. El hecho de que casi lo hubiéramos jodido ayer fue pura casualidad. Si yo paraba eso, entonces sería la que estaba haciendo cosas extrañas. A la mierda, pensé, y me serví un vaso de vino.

88


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Diez Ford —¿Trajiste traje de baño? —le pregunté a Emma mientras terminábamos de lavar y secar los platos. Habíamos hablado durante toda la cena y mientras recogíamos. Bueno, yo había coqueteado con ella. No lo había hecho desde… Ni siquiera podía recordarlo. Era inquietante a algunos niveles, pero algo de Emma lo sacó fuera de mí. —¿Traje de baño? —Me miró mientras cerraba la puerta del armario. Se veía tan malditamente… bonita con su falda rosa y su camiseta blanca. Era ropa simple, pero muy femenina. Y eso había mantenido mi polla dura durante toda la cena. Bueno, eso y su risa. Y su sonrisa. Mierda. ¿Qué me estaba pasando? Me encontré con sus ojos, estaba decidido a ponerme de nuevo bajo control. —Sí, un traje de baño. Para el jacuzzi. Ya sabes, ¿bikini? Sus dientes se hundieron en el labio inferior. —¿Estás seguro que es una buena idea? —¿Por qué no iba a serlo? Ella se encogió de hombros. —No sé… yo sólo pensaba… Interrumpiéndola, le dije: —Emma, no pienses tanto. Sólo ponte tu traje de baño.

89


Ava Jackson

Amo hermanastro

Su linda barbilla testaruda como el infierno se levantó un centímetro. Abrió la boca, probablemente para discutir, pero cerré el espacio entre nosotros y llevé mi pulgar a sus labios. —Por favor. —Su garganta se movió, cuando ella tragó, y asintió lentamente—. Buena chica. Emma salió de la cocina, mirándome por encima del hombro. Abrí la puerta del armario que ella acababa de cerrar, tomé dos copas de vino, y elegí una botella de mi vino blanco favorito. Más dulce que el que habíamos tomado en la cena… y perfecto para el postre. Me dirigí hacia arriba para ponerme mi bañador, luchando contra el deseo de detenerme al pasar por la puerta de Emma. Me preguntaba si ella se estaba debatiendo sobre su elección de bañador. Podía imaginármela fácilmente de pie frente a la cómoda, diciéndose a sí misma que no debía elegir el bikini, sólo porque yo había dicho que lo hiciera. Estaba contando con que su deseo de complacerme ganara. Tal vez no se diera cuenta, pero sus tendencias sumisas estaban ahí, esperando a ser exploradas. Empujé mi propia puerta, tomé mi bañador de la cómoda y estuve fuera de mi ropa en un tiempo récord. Golpeé su puerta para decirle a Emma que iba a la terraza exterior, tenía la cubierta del jacuzzi abierta, con el agua burbujeante, las diminutas luces blancas de la pérgola encendidas, y el vino servido en las copas en el momento que ella apareció vistiendo una túnica blanca de felpa. Su mirada de sorpresa podría haberme llevado por el camino equivocado antes, pero esta noche… esta noche estaba viendo un lado diferente de ella. —Los vaqueros también pueden ser románticos, Emma.

90


Ava Jackson

Amo hermanastro

Sus cejas subieron hasta el nacimiento de su pelo. —Yo no sabía que el romance era parte del juego. Avancé, haciendo que estuviéramos uno contra otro y envolví mi mano alrededor del cinturón de su bata. —Lo es si quieres que lo sea. Ella me estudió, al parecer lo que encontró la satisfizo, porque asintió con la cabeza. Sus manos se deslizaron por debajo de las mías y ella se desató el cinturón. Los lados de la bata cayeron abiertos, revelando un bikini turquesa, con unos triángulos diminutos en la parte de arriba y una parte de abajo que se ataba a los lados. Una sonrisa se extendió por mi rostro. —Eres una buena chica. Su encogimiento de hombros no sólo fue entrañable, sino que hizo que sus pechos rebotaran deliciosamente. Cuando sus mejillas se sonrojaron, le extendí la mano. Ella la tomó y subió las escaleras de la bañera de hidromasaje. Caminando con cuidado por el agua, se hundió bajo la superficie hasta que sólo eran visibles sus hombros y las cimas de sus pechos. Yo la seguí dentro y me senté en el banquillo en diagonal a ella. Tomé las copas de vino que había dejado en el borde y comencé a desplazarme más cerca, cuando su expresión relajada se volvió dura. —¿Haces esto a menudo? ¿Con tu desfile de mujeres? Parece una escena de seducción muy practicada. ¿Qué carajo? ¿Practicada? Su tono se convirtió en más agudo cuando añadió.

91


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿Haces esto a menudo con Celeste? Dejé las copas de vino de nuevo en el borde de la bañera con un tintineo. —¿De qué diablos estás hablando? —De esto —Ella levantó sus manos fuera del agua, las gotitas volaron—. El vino, las luces, las estrellas. No pude contener una carcajada. —¿Las estrellas? No puedo tomarme el crédito de eso, cariño. —Ya sabes a qué me refiero. Ella luchó duro para mantener su expresión seria, pero incluso Emma parecía que estaba a punto de reírse. Me deslicé por el banco hasta que mi muslo tocó el suyo. Alcé la mano y le retiré un mechón de pelo húmedo de su rostro. —Nunca cociné para ninguna mujer antes de esta noche. —Mi tono era suave, como el que yo utilizaría con un caballo asustado. —Pensé que habías cocinado para ti, no para mí —respondí. —¿Crees que me tomaría todas estas molestias solo para mí? Se encogió de hombros, y sus pechos se levantaron del agua por un segundo antes de que las burbujas de espuma los cubrieran de nuevo. Mi atención decayó, porque soy un hombre de sangre caliente y toda la sangre de mi cuerpo se dirigió a mi polla antes de levantar mis ojos a su rostro. —¿Y Celeste? —preguntó.

92


Ava Jackson

Amo hermanastro

Todo lo que pude hacer fue sacudir la cabeza. —Celeste nunca ha sido parte del desfile, como tú lo has llamado. Sé que ella es solo una mujer que busca clavar sus garras en un hombre. Está interesada en mí porque soy el hijo del rico propietario del rancho. Además, ¿no sé cómo puedes pensar, estando tú en esta casa, que yo podría mirarla dos veces? Eres todo lo que yo puedo ver, Emma. No importa si te estoy mirando o no. Estás por todas partes. Todo el tiempo. Bajo mi piel. En mi sangre. —Acaricié su mejilla con mi pulgar, todavía asombrado de lo jodidamente suave que era su piel—. Como cuando estoy acostado en la cama por la noche, muriéndome malditamente por el alivio porque juraría que puedo sentirte sólo a unos pocos metros por el pasillo. E incluso cuando envuelvo mi mano alrededor de mi polla y me hago una paja hasta correrme, es tu nombre el que está en mis labios. Su boca se abrió en una pequeña O. —Esa boca tuya me da ideas, Emma. Como lo jodidamente bueno que se sentirían tus labios alrededor de mi polla. Sus pupilas se dilataron y su respiración se volvió superficial. Asumí que nadie había sido jamás tan tajante con ella antes. Tendría que acostumbrarse, porque planeaba decirle cada maldita cosa perversa que quería hacerle. Me incliné más cerca. —¿Te gusta eso, Emma? ¿Te gusta cuando te digo lo que quiero hacerte? ¿Te hace mojarte? Ella tragó saliva pero no respondió. Eso no serviría en absoluto.

93


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Espero una respuesta cuando te hago una pregunta, cariño. — No estaba seguro de cuando había decidido que no iba a llamarla mascota, como a todas las demás que había follado, pero algo en mí había cambiado en lo que a esta mujer se refería. Ella asintió. —Las palabras, Emma. —Sí… sí, me pongo húmeda cuando me dices que deseas mis labios envueltos alrededor de tu polla. Qué. Me. Jodan. —Y me pone duro como una puta roca oírte decir eso cariño. ¿Recuerdas tu palabra segura? —Rosa —respondió ella. —Buena chica. ¿Recuerdas cuando usarla? —Cuando algo sea demasiado. —Mejor incluso. —Sólo el recordatorio de su palabra segura trajo a mi mente el origen de ella… el magnífico color de sus pezones. Que yo quería ver ahora mismo. ¡Joder!, quería hacer más que verlos, los quería en mi boca. Bajo mi lengua. Entre mis dientes. Agaché mi cabeza y rocé con mis labios a lo largo de su mandíbula, triunfante por los pequeños escalofríos que ondulaban a través de su cuerpo. Me encantaba saber lo mucho que yo la afectaba. Me encantaba saber que ella estaba totalmente conmigo en ese momento. —Arrodíllate para mí, cariño. Quiero ver esas hermosas tetas tuyas. —Sus ojos se abrieron y no pude contener mi sonrisa. Incluso con

94


Ava Jackson

Amo hermanastro

su sorpresa, ella cumplió mi orden. Murmuré otro buena chica, y cogí el lazo de la parte superior—. Me alegro que decidieras seguir mis órdenes y lleves un bikini en lugar de un bañador. Su boca cayó abierta de nuevo. —¿Cómo sabías que yo estuve considerando ponerme un bañador? —Porque aunque no nos conocemos desde hace mucho tiempo, empiezo a saber cómo piensas. Cómo reaccionas. —Una vez estuvo el nudo deshecho, cuidadosamente tiré de los tirantes hacia delante y aparté los pequeños triángulos de sus pechos. Cada centímetro de piel que descubrí era otro ejemplo de una puta total perfección. Ahuequé ambos pechos en mis manos, bajé mi boca y pasé mis labios a lo largo de las magníficas curvas. Su pecho subía y bajaba cuando alcancé su pezón derecho, y sus palabras salieron temblorosas. —¿Qué habrías hecho si yo te hubiera desobedecido? Levanté mis ojos y mi lengua rodeó su areola. Más escalofríos sacudieron su cuerpo. Me levanté un centímetro, sin soltar mi agarre. —Te habría puesto sobre mi rodilla y te habría puesto el culo rojo antes de que yo hiciera lo que voy a hacer ahora mismo, que es hacer que te corras más fuerte de lo que te has corrido en tu vida. —Hice una pausa tan pronto como describí el castigo, pensando que había otra conversación que Emma y yo habíamos estado retrasando—. Y ahora es un buen momento para discutir los límites, cariño. —¿Límites? —preguntó. —Sí. Tus límites duros. Las cosas que no te gustaría intentar.

95


Ava Jackson

Amo hermanastro

Ella mordió su labio inferior, como si no hubiera nada que le viniera a la mente. Jodido infierno, mi pene se puso aún más duro. Decidí ayudarla. —Estoy bastante seguro de que estás bien con las ataduras. Ella asintió. —Sí. —Sabía que ambos podíamos recordar la forma en que yo le había atado las manos en la glorieta. —Y con un azote ligero. Ella asintió de nuevo, sus pupilas dilatadas. —¿Y sobre el sexo anal? —Dios mío, que diga que sí. Ese melocotón de culo que tenía me había estado rogando ser follado desde el primer día que la había visto. —Yo… nunca he hecho algo así, pero estoy dispuesta a intentarlo… Esa es mi chica. Asentí con la cabeza. —Bueno. Si surge algo más, lo discutiremos primero. Quiero que te sientas cómoda para probar cosas nuevas conmigo. Ella dio un suspiro mientras yo cerraba mi boca sobre su pezón, chupando, lamiendo, y tirando de él con mis dientes. Mi pulgar e índice se cerraron sobre el otro, rodando y apretando hasta que ella se giró y retorció contra mi muslo, desesperada por el contacto que iba a hacer que se corriera. Los chorros se encendieron, golpeándome por detrás, y una idea burbujeó con el agua espumosa. Agarré a Emma por las caderas y tiré de ella hacia atrás.

96


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿Qué estás...? —Confía en mí. Esto te va a encantar. Apreté uno de los botones del panel de control antes de colocarnos para que ambos enfrentáramos a uno de los chorros cuando el agua se extinguió. Coloqué por delante a Emma y la posicioné para que la golpeara justo a nivel de su coño. Tiré de los cordones de la parte de abajo del bikini y lo dejé sobre el borde del jacuzzi. Su protesta se silenció cuando mi mano se deslizó alrededor de sus caderas y cubrió su pequeño coño apretado. Se debió de dar cuenta de la intención de mis movimientos, porque murmuró: —Oh, mierda. —Te tengo, cariño. Te dije que te iba a hacer correrte más fuerte de lo que jamás lo hiciste en tu vida. —Mis palabras susurraron sobre su oído. El chorro estalló de nuevo a la vida, y extendí los labios de su coño con mis dedos, dejando que el suave pulso del agua golpeara su clítoris. —Oh, Dios mío. —Emma sopló, retorciéndose contra mí—. Oh, Dios mío. No puedo… —Sí, puedes. —El agua se calmó, y pasé mis dedos por su centro, antes de sumergirlos más abajo y empujar dos dedos dentro de ella. Bajando mis labios a la columna de su garganta, arrastré mis dientes hacia abajo por el tendón. —Santo… —El resto de lo que iba a decir fue ahogado por otro pulso de chorro de agua contra su clítoris y su cuerpo se arqueó gimiendo.

97


Ava Jackson

Amo hermanastro

Sus músculos interiores se apretaron sobre mis dedos y sus caderas tiraron contra mi abrazo durante largos momentos. Sostener a Emma a través de su orgasmo fue la cosa más malditamente caliente que jamás había hecho en mi vida. Cuando su cuerpo dejó de temblar, volví a sentarme en el banco y la acuné en mi regazo. No podía dejar de pensar en lo bien que la sentía en mis brazos, y como esto, el momento de tenerla entre mis brazos, sería la manera perfecta de terminar cada noche.

98


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Once Emma No me lo podía creer. Me clavó en la pared de la bañera de hidromasaje, haciendo que me deshiciera. Con la erección de mi hermanastro contra la hendidura de mi culo y sus labios murmurando dulces y sucias cosas en mi oído. ¿Quién demonios era esa mujer en la que me había convertido? Vivía para el placer que zumbaba a lo largo de mis nervios, sensual y completamente desvergonzada, con cada uno de sus movimientos cargados de erotismo. Fue ella la que se retorció en los brazos de Ford para desatar su bañador y meter su mano dentro. Fue ella quien acarició esa enorme y dura polla sólo para sentirla palpitar en su mano, imaginándola en algún otro lugar. Y me di cuenta… ¡Que me encantó! Me sentí lasciva y codiciosa, y más viva que nunca. Mis músculos todavía temblaban con las réplicas de mi orgasmo, pero eso sólo había estimulado mi apetito. Ya no podía importarme menos que Ford fuera mi hermanastro. Todo lo que importaba era la nueva Emma que él había sacado de mí… y la disposición de él para satisfacerla. —¿Más? —Ronroneó—. Debías de estar bastante reprimida. Malditamente cierto que lo estoy. Me he estado muriendo por poner mis manos en esa gran cosa desde el primer día. La nota complacida y posesiva de su voz me hizo estremecer. Si eso quería decir que él me iba a hablar así, quería dejar que Ford me dominara. Quería que me usara como el juguete que era.

99


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Bueno… eso suena como algo de lo que yo me puedo ocupar. Busca en el borde del jacuzzi por detrás de mí. Con un poco de renuencia, solté su polla e hice lo que él ordenó. Mis dedos encontraron la lámina lisa de un paquete de condones. ¡Arrogante hijo de…! Un dulce calor se extendió por mi columna vertebral, y no pude evitar reírme. —¿Simplemente pensaste que íbamos a follar aquí? —Como te dije, cariño, te conozco. —Él enredó su mano en mi cabello e inclinó mi cabeza hacia atrás, lo suficiente como para exponer mi garganta. La anticipación me sacudió—. Normalmente me habría gustado prolongar esto, decirte que tengas paciencia, pero ya no puedo esperar más y quiero tenerte. —De repente, él se sentó, tirando de mí hacia su regazo. Me retorcí para orientarme y sentarme a horcajadas—. Fóllate a ti misma sobre mi polla, Emma. Enséñame lo que deseas cuando estás sola por la noche. No necesitaba que me lo dijera dos veces. Intenté desgarrar el envoltorio del condón, se lo enfundé y descendí sobre él con un grito. Era malditamente enorme, y de hecho hice un sonido desesperado mientras luchaba para meterlo todo dentro de mí. —Tómate tu tiempo —dijo con los dientes apretados—. Maldición, estás apretada. Ese coño está estrangulando mi polla. Tranquilízate, cariño. Tal como ordenó, me tomé mi tiempo, respirando una bocanada de aire fresco, y relajando mis músculos internos para que mi cuerpo pudiera aceptar la invasión que tan desesperadamente había deseado. Una vez que estuvo completamente enterrado dentro de mí, dejé escapar

100


Ava Jackson

Amo hermanastro

un grito de alivio al mismo tiempo que lo oí maldecir. Lenta, cuidadosamente, me moví arriba y abajo, y encontré mi ritmo. A pesar de todas mis preocupaciones sobre que nuestros padres descubrieran nuestro secreto, sobre Celeste, sobre este verano, le dejé meter su gigante polla en mí, y lo cabalgué con todo lo que tenía. Finalmente, pude tener mi ración de Ford. No había ningún otro lugar en el que necesitáramos estar ahora mismo, nadie que nos interrumpiera o se preguntara a dónde habíamos ido. Una y otra vez, me empujé en su longitud tan fuertemente como pude, apretando sus piernas con las mías. Mis manos mojadas se aferraban y se deslizaban sobre sus grandes hombros. Su cabello negro se pegaba a su frente por el agua y el sudor. Una mano goteando vino se acercó para trazar mi mandíbula, mi cuello, mi pulso caliente, dejando rayas de humedad que se enfriaban rápidamente con el aire nocturno. Nuestros cuerpos echaban vapor como si estuviéramos cociéndonos en el jacuzzi que teníamos a nuestro alrededor. —Córrete para mí, Emma —dijo Ford—. Ya estás cerca, ¿no? Tu dulce coño está cerrándose a mi alrededor… se siente condenadamente increíble. Incapaz de hablar, le contesté con un alto y lánguido gemido. Mis muslos temblaron cuando me levanté y me dejé caer, clavando su polla justo en ese lugar perfecto dentro de mí. Él aferró mis caderas para ayudarme a moverme aún más rápido. Un ruido como un sollozo se desgarró en mi garganta. Se sentía tan bueno, tan intenso, que rayaba en lo doloroso. Si me contenía o me soltaba, tenía miedo de desmayarme en cualquier caso. —Eso es todo, cariño. Puedes hacerlo. Déjame sentir como te corres. —Su boca bajó para chupar y morder mi cuello, sin vacilar en sus

101


Ava Jackson

Amo hermanastro

empujes. Todo mi ser se derritió y enrolló, todo al mismo tiempo, estaba tan cerca, no podía parar ahora, ¡oh mi jodido Dios!… Un placer abrumador me rompió en pedazos. Colapsé encima de Ford, mis sentidos lentamente iban a la deriva, temblando ante la sensación de él pulsando dentro de mí. Pero no me dejó descansar mucho tiempo. —No he terminado contigo todavía. —Respiró en mi oído. Deslizó sus brazos alrededor de mí, uno por detrás de mis hombros y otro por debajo de mis rodillas. —¿Qu...qué diablos estás…? —Te quiero en mi cama —respondió—, y eso es lo que voy a tener. Descansando mi mejilla contra sus perfectos pectorales, consideré morder su pezón, y luego simplemente decidí disfrutar del paseo en lugar de arriesgarme a que él me dejara caer. Dejamos un sendero húmedo por todo el camino por las escaleras y a través del pasillo hacia el baño. Ford me posó suavemente, con cuidado de que no me resbalara, y se volvió a la ducha. Admiré su apretado y esculpido culo mientras él entraba bajo el chorro de agua. Se dio media vuelta, con expresión divertida cuando me vio mirarlo. —Vamos —dijo—. Tenemos que enjuagarnos el cloro. —Oh, por supuesto. Esto definitivamente no era una excusa para mantenerme desnuda y que estuviera toda enjabonada —Mientras lo decía, me metí en la ducha detrás de él.

102


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿Desde cuándo necesito una excusa para hacerte algo? —Él deslizó sus manos sobre mis costillas, haciéndome cosquillas en los costados de mis pechos con sus pulgares, e hizo todo el camino hacia abajo para exprimir mi culo. Con su caliente boca persiguiendo las gotas de agua sobre mi clavícula y mis endurecidos pezones. En un perverso impulso, agarré su muñeca. Sostuve su mirada de párpados pesados mientras levantaba su mano a mis labios. Besé las dos primeras puntas de sus dedos, luego las llevé a mi boca, deslizando mi lengua hacia abajo y retrocediendo con un movimiento lento y deliberado de mi cabeza. Sus ojos ardían y su aliento se aceleró. Su boca se curvó en una expresión que sólo parecía una sonrisa; en realidad, era un destello depredador de dientes, listo para dominarme en un instante. Y yo quería entrar aún más profundamente en la guarida del tigre. Mi deseo pronto fue concedido. —Estás lo suficientemente limpia —dijo Ford, su voz áspera, con un deseo apenas contenido—. Y yo voy a arreglar eso ahora mismo. — Apagó la ducha y me arrastró a través del pasillo. Nunca había entrado en su habitación, sólo había echado vistazos a través de la puerta entreabierta, era enorme, casi como una segunda suite principal. Pero no tuve oportunidad de mirar a mí alrededor antes de que Ford nos arrojara a la cama. —Quiero hacer que te corras hasta que te olvides de tu propio nombre. —Me mordió el cuello y yo lloriqueé—. Hasta que me pidas que me detenga. No me podía imaginar que eso sucediera. Yo ya me había corrido dos veces, pero justo entonces, mi apetito se volvió insaciable. Como si pudiéramos follar hasta el amanecer y ni siquiera hiciera mella.

103


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Dios, sí —Jadeé—. ¡Sólo date prisa! De repente, Ford cambió su peso, sujetándome los brazos y las piernas. —¿Me estás dando órdenes? —Su expresión se volvió perversa—. Quizás debería amarrarte y burlarme de ti un rato. Una hora o dos. Me estremecí desesperada. La idea de ser castigada de esa manera me hizo sentir aún más frenética y simultáneamente excitada. —N...no estoy tratando de decirte cómo hacer tu trabajo. Sólo quiero que lo hagas rápido —Agité mis caderas hacia él para hacer énfasis. Con una risa oscura, empujó mis rodillas hasta mis hombros. —Lo dejaré pasar, cariño. Sólo esta vez —Se inclinó hacia su mesita de noche para buscar otro condón. Hizo un rápido trabajo desgarrando el paquete y se lo puso. Se alineó con mi entrada, y mi gemido hizo eco en los altos techos cuando finalmente se deslizó dentro. Esta vez entró en mí más duro. Más rápido. Como si no pudiera contenerse. Nuestras bocas se estrellaron juntas en un beso desordenado y desesperado. Me aferré a su ondulante espalda mientras él golpeaba dentro de mí. Su pelvis apoyándose sin piedad en mi clítoris. Era tan grande, tan grueso y largo, que parecía que me golpeaba por todas partes a la vez, iluminando centros de placer que yo apenas sabía que tenía. Justo cuando recuperé el aliento, Ford se retiró casi por completo y al momento se sumió hasta la empuñadura, y el aire de mis pulmones salió de golpe. Luego lo hizo de nuevo, frotando mi punto-G cada vez. —Esto era en lo que pensaba cada vez que te miraba —murmuró— . Todas esas noches que estuve masturbándome a solas… a veces incluso

104


Ava Jackson

Amo hermanastro

tuve que escabullirme a mitad del día, porque había visto tus labios deslizarse sobre la cucharilla del desayuno o porque una brisa levantaba tu falda. Ford frenó por un momento, rompiendo nuestro beso para volver a ponerse de rodillas, y empujar aún más fuerte en un nuevo ángulo. Lloriqueé y mis manos cayeron para agarrar las sábanas. Tan profundo, tan llena, golpeando justo donde lo necesitaba. —Te imaginaba exactamente así. Las rodillas alrededor de mis orejas y tus exuberantes tetas rebotando mientras te follaba hasta volverte loca. —Se apoderó de mis caderas con una mano más dura y frotó mi clítoris con el talón de la otra—. Y cuando no pudieras caminar al día siguiente, yo simplemente te mantendría en mi cama y lo haría todo de nuevo. Mi cabeza flotaba y mi piel zumbaba. Era casi demasiado, pero yo quería sentir aún más esa sutil quemadura que había tras el placer. Quería recordarlo dentro de mí cada vez que me moviera mañana. El puro placer palpitaba y giraba en mi vientre, expulsando todos los demás pensamientos. Di un sordo ruido animal desde lo más profundo de mi pecho. Estaba tan agonizantemente cerca; en cualquier momento me perdería. Dejaría que Ford me rompiera completamente. Nuestros ojos se unieron y se sostuvieron. Esa mirada ardiente, empeñada en abrumar, consumir, poseer, fue lo que finalmente me llevó al borde. Me arqueé con un grito, contrayéndome a su alrededor en una ola tras otra estremecedora. —¡Joder, Emma! —Rugió Ford en el hueco de mi hombro, su barba incipiente arañando mi cuello. Y dando unos cuantos empujes contundentes y erráticos, se detuvo.

105


Ava Jackson

Amo hermanastro

Durante unos instantes sólo nos quedamos tumbados juntos. Me sentía sin huesos y deliciosamente dolorida. Después de esa avalancha de orgasmos, descubrí que me había equivocado antes… mi calentura fue finalmente compensada por el agotamiento. Finalmente, Ford desenredó sus extremidades de las mías y se sentó, lanzándome una sonrisa satisfecha. La satisfacción de un trabajo bien hecho… en más de una forma. Probablemente me veía tan minuciosamente follada como me sentía. —¿Estás a favor de otra ronda? —dijo por fin. —Cállate —gemí. Le habría arrojado una almohada si hubiera tenido fuerzas—. Como si tú estuvieras fresco como una rosa. —La peor parte era que no estaba completamente segura de que él estuviera bromeando. El sacó sus piernas fuera de la cama. —Si estás cansada podremos retomar el trabajo donde lo dejamos más tarde. —Me gustó la bonita vista cuando llegó a mi lado todavía desnudo, y me ofreció su brazo. Sorprendida por su gesto caballeroso, lo tomé y tiró para ponerme de pie. A pesar de sus palabras dulces antes en el jacuzzi, yo todavía pensaba que esta noche era una excepción. No se me ocurrió que Ford, en realidad, que ninguno de nosotros, estuviera detrás de más que un poco de alivio rápido. Pero una repetición de la actuación no sonó poco apetitosa. Supongo que estoy de acuerdo con tener a un follamigo tan talentoso como Ford, aunque sea mi hermanastro. Noté que todavía estaba sujetando el brazo de Ford. Y, lo que era más importante, él me estaba mirando.

106


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿Estás bien para caminar por ti misma? —Me preguntó. Rápidamente me solté, sintiéndome cohibida de repente. —Y… sí, estoy bien. —Yo no era una flor delicada que no pudiera tomar un poco de juego duro. Y no quería abusar de su bienvenida en su habitación. Ciertamente, esto era más que un rollo de una noche, pero una noche era todo lo que habíamos tenido hasta ahora. Incluso la idea de que Ford me acompañara por el pasillo se sentía demasiado íntimo. El hizo un ruido escéptico, pero dio un paso atrás. —Entonces supongo que te veré mañana. Eso arregló las cosas. No me había despedido, pero tampoco me había invitado a dormir. No era una sorpresa, conocía a Ford… y yo estaba bien con esto. Ninguno de nosotros había entrado en este juego para abrazos y flores, después de todo. Y lo que era más importante, si me quedaba mucho más tiempo, acabaría cayendo de nuevo en su cama. Yo no estaba segura de que mi pobre cuerpo pudiera tener una tercera ronda. ¿O era cuarta? Me obligué a prestarle atención y le di una firme cabezada a Ford. —Nos vemos por la mañana —dije mientras me alejaba. Llegué a mi habitación, orgullosa de mí misma por sólo tambalearme un poco, y me desmayé tan pronto como mi cabeza golpeó la almohada.

107


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Doce Ford Nunca había estado sin nadie cuando se refería al sexo. Y si alguien me hubiera preguntado hace unas semanas, les habría dicho que mi vida sexual era perfecta. Incluso en el salvaje mundo de Montana, tenía una variedad de mujeres a las que llamar para mantenerme entretenido. Pero eso fue así antes de Emma. Ahora que la había tenido, no estaba seguro de que otra mujer pudiera satisfacerme de nuevo. Y francamente, si fuera el tipo de hombre que dejara que algo me intranquilizara, ese pensamiento ahí podría haberlo hecho. En su lugar, simplemente simulé y disfruté del tiempo que teníamos en el rancho con nuestros padres lejos. No había lugar en la tierra más hermoso que Montana en primavera. Había una razón para que fuera llamada Big Sky Country 9, y en un día como hoy, solo quería estar con el azul vivo por encima y el verde vibrante por debajo. El ganado pacía en la distancia mientras esperaba a Emma junto a los dos quads aparcados entre la casa y el granero. Ayer, la había presentado a más gente del rancho. Era imposible cubrir cada acre, pero habíamos montado a lo largo de un par de los senderos principales. Me sorprendió lo bien que se había sentado en su montura. Era natural a caballo, y jodidamente sexy. No había habido nada más que hubiera querido que dejar caer mis riendas, desmontarla, arrastrarla al suelo y follarla hasta volverla loca. Pero había visto a Griff

9

El país del Gran Cielo.

108


Ava Jackson

Amo hermanastro

en una camioneta, llegando a través de una puerta no muy lejana, revisando la manada. No me oponía a tener una audiencia, pero no a Griff. Podría provocarle al viejo un ataque al corazón, y no quería que nadie cayera muerto por mi causa. Los otros operarios no parecían que se extrañaran porque pasara tanto tiempo con Emma… aparte del hecho de que aparentemente había desarrollado un sentido de la hospitalidad. Pero Griff parecía un poco sospechoso. Por lo que hoy íbamos a ir mucho más lejos de la senda trillada, de ahí los quads. Tenía una nevera portátil, atada en la parte de atrás del mío, para que no tuviéramos que hacer nuestro viaje de regreso por un tiempo. Me giré para ver a Emma bajando desde la casa. Maldición, esa mujer podría usar un par de vaqueros como nadie. No le había dicho mucho, excepto cómo vestirse, y sonreí cuando su barbilla se alzó cuando le entregué la orden. Pero había obedecido. Solo podía imaginar la corriente de maldiciones que probablemente habrían salido de su boca cuando se emperifollaba a sí misma. Su pelo rubio rebotaba con cada atrevido paso que daba mientras caminaba hacia mí. Sacudí la cabeza. —Te dije que te ataras el pelo hacia atrás. Su puchero solo me hizo más ansioso de subir al ATV10 y salir de la vista para poder mostrarle la otra sorpresa que había empaquetado. Esperé a que se parara frente a mí, y vi el elástico en su muñeca. Sacándoselo, la agarré por los hombros y la giré, antes de alisar su pelo

10

Quad.

109


Ava Jackson

Amo hermanastro

en una cola de caballo y deslizar el elástico a su alrededor. Cuando terminé, me miró por encima del hombro, frunciendo el ceño. —¿Por qué eres tan bueno en esto? No pensé que apreciara que le dijera que estaba de lejos de ser la primera vez que había quitado el pelo de una mujer de su cara… normalmente porque estaba a punto de atarla de otras maneras. Decidí que no responder era el curso de acción más sabio. Tampoco estaba listo para explicar que se sentía diferente con ella. Diablos, apenas podía admitírmelo a mí mismo. Esto no era más que una pequeña aventura de verano. Eso era todo. No podía ser otra cosa. —Creo que estarás más interesada en las otras cosas en las que soy bueno. —Le hablé directamente en su oído. Se estremeció, y pasé mis manos por sus brazos—. Vamos a irnos para que pueda enseñártelo. —¿Por qué tengo la sensación de que no estamos hablando del rancho? —susurró. —Porque eres una chica inteligente. Retrocedí y agarré el casco del asiento del segundo ATV, justo antes de que una de las grandes puertas del granero se abriera con un chirrido de bisagras. TJ estaba saliendo. Nos estudió. —¿Vas a irte por mucho tiempo, jefe? —Hasta la cena. ¿Crees que puedes defender el fuerte hasta entonces?

110


Ava Jackson Asintió,

Amo hermanastro sus

ojos

corriendo

sobre

la

figura

de

Emma

apreciativamente. Mis dedos se cerraron alrededor del casco de plástico duro, y se dobló bajo mi agarre. Las palabras Muévete, vaquero subieron a mi garganta, pero me obligué a que bajaran. Tenía derecho a decirlo, pero no por la razón que quería hacerlo. Aun así, no me podía quedar totalmente silencioso. —Las vacas no se van a verificar por sí mismas, TJ. —Sí, señor —dijo, antes de finalmente apartar los ojos de Emma y dirigirse al granero. Emma estaba mirando el ATV, así que no había notado el intercambio. Una vez más, una sonrisa apareció en mi cara, estaba pasando una mano sobre el asiento con un asombro infantil. —¿De verdad voy a conducir el mío? —Tienes carné de conducir, ¿verdad? Me lanzó una mirada por encima del hombro. —Por supuesto. —Entonces sí, vas a conducir el tuyo. Pensé en ponerte en la parte de atrás del mío, y tener tu pequeño cuerpo apretado a mí alrededor, pero quería asegurarme que tuvieras una buena vista del rancho. Su sonrisa se convirtió en un poco tímida. —Gracias, Ford. Eso fue muy considerado por tu parte. —Oh, cielo, he pensado mucho sobre hoy. Espera a ver lo que he planeado. Ahora vamos a ponerte tu casco y montar.

111


Ava Jackson

Amo hermanastro

Después de que coloqué el casco en la cabeza de Emma y le mostré como manejar el ATV, partimos. Me siguió cuando establecí un ritmo fácil, pero ella se volvió más audaz con cada cuarto de kilómetro que pasamos. Muy pronto, estaba tratando de competir conmigo, y yo estaba teniendo más diversión de la que podía haber tenido en meses, incluso años. No estaba seguro de lo que era acerca de ella, pero esa naturaleza lúdica me llegó. Ella no era nada de lo que había esperado cuando salió de esa camioneta. No mimada, ni una perra. En este punto, la mujer acababa de salpicar deliberadamente en un charco y trató de mojarme, algo que pagaría cuando nos detuviéramos. Se detuvo cuando nos acercamos a una sección más boscosa, y tomé la iniciativa, haciendo señas para que siguiera el sendero detrás de mí. Una rápida inspección de mi retrovisor mostró que Emma estaba justo detrás de mí, con una sonrisa todavía curvada aún en su rostro, junto a una raya de barro. Antes de ese momento en particular, no tenía ni puta idea de cómo podría ser el barro tan sexy… fuera de un cuadrilátero de lucha de barro con algunas tías tetonas rodando en él. Obligué a mis ojos a volver al sendero, o de lo contrario corría el riesgo de chocar con un árbol y verme como un asno real. Unas cuantas vueltas más tarde, finalmente llegamos al claro en el borde de una colina. Salvo que en esta parte de Montana, una colina se alzaba como una genuina montaña. Gemí mientras desmontaba, porque mi duro culo se había hecho incómodamente presente durante los dos últimos kilómetros del viaje. Emma apagó su ATV y se quitó el casco. Si pensaba que había tenido una expresión de asombro infantil antes, ahora debía ser lo que parecía la mañana de Navidad cuando era una niña. Se giró y se adentró en el exuberante prado verde rodeado de árboles altos de hoja perenne. —Ford, esto es hermoso.

112


Ava Jackson

Amo hermanastro

Sonreí. Ni siquiera había visto la mejor parte todavía. Me apresuré a desenganchar la nevera y la bolsa de la parte trasera de mi vehículo de cuatro ruedas. Colgándome la bolsa y cogiendo la nevera con una mano, entrelacé los dedos de la otra con los de Emma. —Venga. Espera hasta que veas esto. —La empujé hacia la línea de árboles. Tan

pronto

como

se

despejaron

los

pinos,

se

detuvo,

arrastrándonos a los dos a un alto. —Oh, guau. —Su boca se abrió, e incluso yo no podía imputar pensamientos lascivos a ella en ese momento. Bueno, quizás. Solo dame un minuto para apreciar su emoción—. Es increíble. —Mi lugar favorito en el rancho. Apartó los ojos de las vistas para mirarme. —Puedes ver kilómetros y kilómetros. —Claro que puedes. Muchos de ellos son nuestros, también. Tendremos que enseñarte a pescar con mosca a continuación. —Dejé caer su mano para hacer un gesto al río. Las ideas preconcebidas que tenía de ella seguían siendo fuertes, porque esperé que arrugara su nariz y vacilara, pero sus ojos brillaron de nuevo. —¿De verdad? Eso sería genial. —¿Qué tal un poco de comida? Tengo lomo de ternera frío, verduras, un buen tinto, algo de queso de cabra que adora tu madre y trufas de chocolate.

113


Ava Jackson

Amo hermanastro

Sorprendentemente, ante esto, su nariz se arrugó. Dejé la nevera y la bolsa en el suelo. —¿Qué? Sé que no eres vegetariana. Te he visto comer un bistec. Los hombros de Emma subieron hasta sus oídos. —No es eso. Es extraño sabiendo que criaste a las vacas y luego las comes. En mi mundo, el bistec está totalmente empaquetado en el supermercado. Solo tengo que volcarlo en la plancha. No hay ningún parto, marca o despiece involucrado. No pude evitar sonreír. —Así es la vida. Al menos aquí, sabemos que el ganado es tratado humanamente. Son nuestro medio de vida, por lo que es de nuestro interés asegurarnos que tomamos el mejor cuidado de ellos que podamos. Estamos orgullosos de lo que hacemos. —Lo sé. Es difícil para una chica de ciudad superarlo, supongo. Estoy más acostumbrada a matar uvas para hacer vino, que una vaca para conseguir el bistec. —Pero es un maldito buen bistec. Los hombros de Emma finalmente bajaron. —Entonces, supongo que será mejor que comamos. —Creo que quiero empezar con el postre primero. Inclínate sobre el ATV. Emma sacudió la cabeza hacia atrás y sus ojos se abrieron de par en par.

114


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿Disculpa? —Me escuchaste. Y en caso de que te estuvieras preguntando… esa era una orden. —Espera, ¿qué…? —¿Cuál es tu palabra de seguridad, Emma? —Rosa —susurró. Sus pupilas estaban ya dilatadas; su cuerpo estaba poniéndose al día con el cambio de planes. —Bueno. Ahora inclínate. He traído algo más que el almuerzo. —Oh, mierda —susurró. Era demasiado entrañable para querer castigarla por ello… pero eso no significaba que no me atrevería a darle unos azotes por no cumplir más rápidamente. Emma se dobló sobre el asiento del ATV, apoyando los codos sobre el mismo. No perdí mi tiempo para alcanzar alrededor y desabrochar, bajar la cremallera y quitarle los vaqueros hacia abajo sobre su culo. Capturé la exuberante curva de ella, incapaz de retener un gemido. Mi pene saltó contra la cremallera de mis vaqueros, y sabía que mi propia paciencia estaría a prueba en este ejercicio al igual que los límites de ella. Tiré de sus bragas hacia abajo y descubrí su suave piel. —Jesús, Emma. Tienes el más perfecto jodido culo. Creo que necesitamos una nueva regla: no más bragas. La próxima vez que te diga que te inclines, te quiero desnuda debajo de lo que estés usando. Y si es una falda, quiero ser capaz de llegar por debajo y sentir tu apretado pequeño coño, húmedo, sin nada en mi camino. Inhaló bruscamente.

115


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿Te gusta la idea? ¿O solo que te diga lo que tienes que hacer? — Empujé sus vaqueros el resto del camino hacia abajo y dejé que sus bragas cayeran al suelo, y no necesitó instrucciones por mi parte para salir de ellos y echarlos a un lado. Era lo mejor, ellos no iban a volver a regresar. Debió haber asumido que mi pregunta era retórica, porque no respondió. Jodidamente perfecto. Eché mi mano hacia atrás y la dejé aterrizar con un sólido golpe en su culo. Tomó otra respiración. —¿Qué fue eso? —No me respondiste, cariño. Espero una respuesta cuando te haga una pregunta. Todavía no contestó, así que retiré la mano para otro azote. Antes de que conectara, dijo: —Sí. Te entiendo. Pero no te detengas. Por favor. Su respuesta me sorprendió. —¿No detenga qué, cariño? —Me gusta. Cuando… —susurró. —¿Cuándo azoto este pequeño y dulce culo? Asintió con la cabeza y añadió rápidamente: —Sí. —¿Podrías ser más jodidamente perfecta?

116


Ava Jackson

Amo hermanastro

Coloqué mi palma sobre su culo antes de aterrizar varias palmadas más agudas. Calmé la picadura y metí mi mano entre sus piernas para encontrarla empapada. Jesús. Abrió las piernas sin que se lo pidiera. Nop. Realmente no podría ser más jodidamente perfecta. Mi pene duro como una roca luchaba por su libertad contra mi cremallera. Pero aún no era su turno. Pronto, amigo. Arremoliné mis dedos en su humedad y empujé dentro de ella. Sus músculos se apretaron contra mí mientras inclinaba sus caderas hacia arriba. Que. Me. Jodan. Estaba preparada y lista para el siguiente paso y para el juguete que había traído. —Voy a llevarte más lejos, Emma. Si en algún momento sientes que es demasiado, sabes qué decir y todo se detiene. —Sí. Lo sé. —Buena chica. Saqué mi mano de entre sus piernas y recuperé la bolsa de juguetes. Abriéndola, me limpié las manos en la toalla que llevaba dentro, y saqué un trozo de cuerda primero. —Quiero que te acuestes sobre tu pecho en el asiento y coloques tus manos detrás de la espalda. Obedeció, y la posición arqueó su culo incluso aún más arriba en el aire. —Hermoso, cariño. Jodidamente hermoso. —Hice un corto trabajo de envolver la cuerda en un nudo intrincado que se extendía unos cuantos centímetros arriba por sus antebrazos, comprobando en todos los puntos su presión, y agarré las tijeras médicas de seguridad de la

117


Ava Jackson

Amo hermanastro

bolsa. Las fijé al manillar del ATV en caso de que entrara en pánico y necesitara cortarlas. —Maldita sea, estás preciosa con mis cuerdas. —Alisé mis manos sobre sus caderas, y tembló. Deslizándolas por debajo de su camisa, rodé a lo largo de sus costados y debajo de su sujetador para ahuecar sus pechos. Giré sus pezones entre mis dedos pulgar e índice solo por un instante, antes de deslizar una mano de nuevo hacia abajo para cubrir su coño. —Entiendes que este pequeño coño es mío, ¿verdad? Deslicé un dedo entre los labios de su coño y provoqué su clítoris. Luché contra el impulso de moler mi pene en su culo y buscar mi propio alivio. Pronto, me prometí. Pronto. Me burlé de ella hasta que se retorció contra mi mano, sus gemidos y lamentos no ayudaban a mi auto-control. Cuando se tambaleó en el borde del orgasmo, retiré mi mano. —Por favor… —No ruegues, cariño. Te daré lo que necesites. Bajé mi mano a la bolsa de juguetes y agarré el lubricante. Emma se puso rígida y se levantó ligeramente cuando la fría y pegajosa sustancia se deslizó por su grieta. Bajé mi mano libre a la parte baja de su espalda. —Si no deseas que esto suceda, sabes qué decir, Emma. De lo contrario, voy a jugar con este dulce pequeño culo tuyo, antes de llenarlo y follarlo. Sus caderas se clavaron contra el asiento del ATV, y habría dado cualquier cosa por tener mi pene dentro de ella en este momento porque podría garantizar que los músculos de su coño habrían sujetado muy

118


Ava Jackson

Amo hermanastro

duro. Pero, de nuevo, quizás era una buena cosa que no estuviera dentro de ella, porque probablemente habría quemado mi carga en ese momento. Rodeé su pequeño agujero fruncido y presioné suavemente. Emma se congeló. —Ahora, no hagas eso, cariño. Sabías que esto no estaba fuera de los límites, y no hay manera en el infierno de que pueda mantenerme alejado de este perfecto culo. —Ahuequé una mejilla y acaricié con el pulgar—. Pero no te preocupes. —Presioné con más fuerza, hasta que el anillo liso de músculos cedió a mi dedo—. Mi pene todavía estará en ese pequeño coño apretado tuyo. Podrás lograrlo con un tapón hasta que te hayas extendido lo suficiente como para tomarme. —Los músculos se apretaron intentando mantenerme fuera, pero no estaba a punto de dejar que ganaran—. Simplemente relájate para mí, Emma. Te estoy preparando bien y lista para el tapón. Te acostumbrarás a usarlo hasta que estés lista para tomarme. —Sus caderas comenzaron a moverse de nuevo, y alcancé alrededor para acariciar su clítoris con mi otra mano. Seguramente, su coño todavía estaba empapado y necesitado. Pasé varios momentos follando su culo con mi dedo mientras acariciaba su clítoris y, una vez más, la llevé al borde del abismo. Estaba rogando y suplicando por correrse en el momento en que agarré y lubriqué el tapón. Lo presioné contra su culo. —Empuja hacia atrás contra él, cariño. Muéstrame lo bueno que puede ser, y entonces te daré ese orgasmo que te volverá loca que sé que quieres. Tímidamente al principio, y luego con más confianza, empujó contra el tapón. Añadí presión y pasó más allá del tenso anillo de músculos hasta que se deslizó dentro y quedó atrapado por su base mellada.

119


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Oh, Dios mío —respiró. —¿Te sientes llena, cariño? —Sí, ¡oh, Dios mío! —Repitió. —¿Todavía estás bien? —pregunté. Asintió. —Dime la palabra, Emma. —Sí. Estoy bien. —Buena chica. Porque estas a punto de sentirte aún más llena. — Alcancé mi bolsillo, recuperé un condón, y lo desgarré abierto con mis dientes, sin quitar nunca mi dedo pulgar de la mano izquierda de la base del tapón. Necesitaba mantener la conexión continua con ella mientras estaba en una posición vulnerable. Rodé el condón con una mano y me coloqué en su entrada. Una vez que la cabeza de mi pene estaba encajada contra el calor de su coño, empecé a deslizarla hacia adelante. —Jooooder —gemí. Estaba tan apretada con el tapón en el culo, que me alegré de haber escogido uno pequeño. Mi pene apenas encajaba en su coño, algo para considerar la próxima vez, porque esto podría ser la mejor y más corta follada de mi vida. Me obligué a ir lentamente, a saborear el apretón de su cuerpo y los temblores que ondulaban a través de ella. Los gemidos de Emma aumentaron mi propio placer grado a grado. Alcanzando alrededor, encontré su clítoris con dos dedos de mi mano derecha y tiré. —Ford. Por favor. Oh, Dios mío. Voy a… —¿Ya? —No pude mantener la carcajada fuera de mi propia voz.

120


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Por favor —gritó. Apreté su clítoris

y aumenté mi

ritmo, manteniendo los

movimientos suaves y firmes, al menos hasta que su cuerpo se abatió, prácticamente estrangulando mi pene. —¡Santa mierda! —Su grito resonó a través de los acres y acres de colinas y prados, seguido por mi gemido de placer cuando mi orgasmo salió de mis bolas y me vacié dentro del condón. Mi último pensamiento antes de que me sostuviera a mí mismo sobre el asiento del ATV fue: Ojalá no hubiera habido nada entre nosotros.

121


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Trece Emma En nuestra última noche juntos solos, las bebidas después de la cena se habían convertido rápidamente en hacerlo en el sofá como adolescentes. Me aparté solo el tiempo suficiente para jadear. —¿Qué tal unos, um… azotes duros esta noche? Ya sabes. Con una paleta. El cambio de la expresión de Ford fue sutil; ni siquiera me permitió subir de donde me había anclado. Pero pude oír su encantada sorpresa cuando dijo: —No parecías ansiosa cuando puse esa idea por primera vez sobre la mesa. —No lo estaba —admití. No me había asustado ni nada, solo me detuvo que Ford hubiera cambiado de tema—. Pero entonces solo… no podía dejar de pensar en eso. —Me mordí el labio, sonriendo—. Especialmente cuando estaba sola en la cama. —Solo la idea de estar a merced de Ford, y el aguijón de la paleta, todavía hacía que mi boca se secara. Ahora, sin embargo, sabía que era emoción en vez de miedo. Y con nuestros padres volviendo mañana por la mañana, no podía resistirme a caer a la sumisión, en el toque magistral de Ford, una última vez. Si la velocidad a la que me había arrastrado a la planta de arriba fuera cualquier indicio, Ford sentía lo mismo.

122


Ava Jackson

Amo hermanastro

Ahora estaba tumbada boca abajo sobre sus sábanas, respirando su olor único de sudor y jabón, ciega excepto por una astilla de luz en la parte inferior de mi visión. Mis muñecas y tobillos estaban esposados a los postes de la cama. Había estado esperando a que terminara sus preparaciones durante diez minutos, tal vez quince, era difícil seguir la pista mientras tenía los ojos vendados. Mi mundo oscuro estaba lleno de sensaciones, en sintonía con cada ruido, olor, y corriente de aire disperso que se reflejaba sobre mi piel. Conociendo a Ford, se estaba tomando su tiempo

a

propósito,

dejándome

construirme

en

un

frenesí

de

anticipación. Definitivamente estaba funcionando; me deslicé contra mis restricciones y sentí la humedad que ya se extendía entre mis piernas. El pomo de la puerta finalmente giró. Pies descalzos se subieron suavemente sobre la cama. —¿Estás lista? —Sí, señor. —Antes de que pudiera preguntarme, añadí—. Y mi palabra segura es rosa. Se rió entre dientes. —Buena chica. —Un dedo me hizo cosquillas en mi nuca y acarició lentamente hacia abajo por mi columna, persistiendo en la parte baja de mi espalda. Me estremecí, tensa. ¿Iba a meter ese dedo en mi coño, o tal vez en mi culo? No me había olvidado de nuestro día fuera en el mirador. Apretó las mejillas de mi culo más fuerte y solté un chillido. —Estás nerviosa esta noche, cariño. —Hizo una pausa—. Sabes, podemos hacer otra cosa. El sexo kinky11 no es como recitar el alfabeto,

11

Sexo audaz que se sale de la rutina.

123


Ava Jackson

Amo hermanastro

no tienes que ir a XYZ solo porque has hecho ABC. No tiene sentido si no te diviertes. Sacudí la cabeza. —Lo sé. Pero… quiero saber qué se siente. Lo que estaba sintiendo la mujer del cuarto de aperos. Una respiración contenida. —Maldita sea, Emma —dijo. Su voz se había vuelto ronca—. Has tomado esta materia como un pato el agua. Nunca he visto a nadie moverse tan rápido. —¿Qué puedo decir? Tengo un buen maestro. —Moví mis caderas ondulando en su dirección—. Ahora, empieza la azotaina ya. Soltó una pequeña risa. —Con ese tono de voz, jovencita, creo que tendré que hacerlo. —Oí un ruido de madera sobre carne. Me di cuenta que había golpeado la paleta en su mano para que pudiera oír su fuerza—. Pero primero… creo que te calentaré. Levanta las caderas. Plástico caliente se empujó en mi empapado coño. Me apresuré a obedecer su orden. El consolador se deslizó con facilidad, a pesar de su circunferencia, pero su longitud parecía interminable, hasta que me sentí aún más llena de lo que lo hacía con el enorme pene de Ford. Un nudo curvo y aplanado en la base encajaba perfectamente contra mí clítoris. Él buscó a tientas durante un segundo, y gimoteé cuando el consolador empezó a vibrar. Dios bendiga a un hombre que posee un vibrador para el placer de su mujer. Si esto no era amor, estaba malditamente cerca.

124


Ava Jackson

Amo hermanastro

Sus manos dejaron mi coño y se asentaron en mi culo de nuevo, amasando suavemente la piel hasta que la calentó y hormigueó. Intenté retorcerme. El vibrador estaba perfectamente sintonizado con solo el suficiente estímulo para volverme loca, pero nunca para dejarme ir en realidad. Distraída, no estaba preparada para su primer azote. Splas. Tiré bruscamente hacia delante, abriendo mi boca. El golpe había empujado el vibrador contra mi clítoris y punto-G. Mi nalga izquierda ardía con la paradoja del placer y dolor al que me había vuelto adicta. Splas. Splas. Un quejido estalló desde lo profundo de mi pecho. A este ritmo, me iba a correr antes de que llegáramos a la parte divertida. Pero eso no importaba… Ford podría exprimir un orgasmo tras otro de mí. Incluso sola, nunca había llegado tantas veces seguidas como lo hice con él. Después de una media docena de azotes en cada nalga, era un estremecedor lío. Mi culo estaba en llamas. Mis muslos estaban resbaladizos por el sudor y mis propios jugos. —Una chica tan buena —ronroneó Ford—. ¿Estás lista para las cosas duras? —Sí, señor. Por favor —grité. Me impuse relajarme cuando la paleta vino silbando hacia abajo. Cayó sobre las mejillas de ambos lados a la vez. Santa madre de Dios. Me había azotado con la mano muchas veces, pero esto estaba a otro nivel totalmente diferente. Las lágrimas brotaron de mis ojos y me mordí el labio. Pero el calor doloroso se extendía a lo largo de mi culo mezclado con el calor de placer en mi coño y clítoris juntándose hasta que no podía decir qué era. Ford esperó el tiempo suficiente para permitir que el fuego muriera un poco, y, a continuación, golpeó de nuevo. Y de nuevo. Cada golpe fue más rápido que el anterior.

125


Ava Jackson

Amo hermanastro

De pronto, toda la vergüenza se desvaneció. Me retorcía, moliendo contra la cama, codiciosa de cualquier sensación que pudiera atrapar. Detrás de mí, el aliento de Ford llegaba en gruñidos de esfuerzo y excitación. Estaba perdiendo la cabeza. Lo quería dentro de mí y quería que me siguiera golpeando. Me había mantenido en el borde por lo que parecían años y un toque más, una bofetada más ardiente, cualquier cosa más, me lanzaría sobre el borde. El vibrador se estrelló con fuerza, y grité en las sábanas, sollozando el nombre de Ford. Un chasquido… la paleta golpeando el suelo duro de madera. La cama se hundió y un cuerpo sudoroso, masculino se moldeó al mío. Su corazón latía con un tamborileo salvaje en mi espalda. Arrancó el vibrador y llenó el repentino vacío con su pene. Grité incluso cuando me arqueaba hacia él, insoportablemente sensible, pero hambrienta de más. Mi segundo orgasmo ya estaba construyéndose justo a la estela del primero. Sus salvajes y castigadores empujes hacían enrollar la espiral de mi vientre cada vez más apretado. Sus caderas golpeaban contra mi dolorido culo, enviando sacudidas de placer-dolor a través de mí. Con un gruñido, mordió el hueco de mi cuello, y mi cuerpo entero se contrajo de nuevo mientras su pene palpitaba dentro de mí. Sentí una extraña pérdida cuando se alejó para desatar mis extremidades. Y lo más espantoso era que sabía que mis experiencias con él me habían arruinado para otros hombres. El sexo vainilla ya no serviría frente a las cosas malas que Ford había mostrado a mi cuerpo. La venda cayó de mis ojos y parpadeé por el repentino brilló. —¿Todavía puedes hablar? —preguntó, buscando en mi cara. Abrí la boca para decir, Por supuestos, que puedo… y descubrí que no podía. Mis ojos se abrieron. Guau. No tenía ni idea de que algo pudiera ser tan intenso.

126


Ava Jackson

Amo hermanastro

Confundiendo mi asombro por pánico, acarició mi pelo. —Ssh, está bien. Solo descansa. —Un rastro de esa nota hipnótica de Dom aún persistía en su voz. Se sentó contra el cabecero de la cama y me acercó a su costado. Sin mover el brazo que me sostenía, se inclinó para tomar una botella de agua de la mesilla de noche—. ¿Puedes beber? ¿O debería sostenerla para ti? La idea tenía un cierto atractivo, pero mi orgullo ganó. Asentí y tomé la botella de él. Cuando el agua tocó mi lengua, me di cuenta que me moría de sed. Pronto me había tragado la mitad de la botella. Se la pasé de nuevo a él y la dejó sobre la mesilla. —¿Quieres algo de comer? —preguntó. —Mm… no —balbuceé, acurrucándome contra su cálido cuerpo— . Solo cansada. Ford se rió entre dientes. —Sí, estoy seguro. Viste las estrellas. —Bajó la mirada hacia mí, su expresión posesiva y casi cariñosa. ¿O eso era solo mi ilusión? No teniendo la energía para reflexionar sobre él, me di la vuelta lejos para reclinar mi cara enrojecida sobre sus abdominales. —Fue increíble, cariño —continuó después de un minuto. Sentí las vibraciones de su profunda voz en mi mejilla—. A riesgo de estropearte, estoy impresionado. Un suspiro de satisfacción escapó de mí. Sus dedos se deslizaron a través de mi cabello de nuevo, y luego pasó a acariciar mi espalda como si fuera un gato, con largos y amplios trazos que eran más relajantes que excitantes. Mi cabeza subía y bajaba con sus respiraciones lentas.

127


Ava Jackson

Amo hermanastro

No quise quedarme dormida. Pero me sentía tan agotada, y sus caricias eran tan suaves… Estuve dormida antes de que lo supiera. ***** A la mañana siguiente, devoramos un par de tortillas enormes… ambos estábamos hambrientos después del ejercicio de la noche anterior. Después, sin embargo, nos rezagamos juntos con nuestros cafés. Todo mi cuerpo inferior estaba agradablemente dolorido, y todavía sentía la marca de mordedura donde Ford me había reclamado como suya. De alguna manera mi cabeza había llegado a descansar sobre el hombro de Ford. Al igual que la noche anterior, él no me movió. Pero con el ruido de unos neumáticos sobre el camino de tierra, su cuerpo se puso rígido, y mi cabeza cayó. —¿Qué? —pregunté, molesta por perder mi almohada—. Es solo una camioneta. —Están de vuelta. ¡Oh, mierda! No había aprendido a leer los sonidos del rancho todavía. Ford podía distinguir las diferentes camionetas… o tal vez sabía que los operarios normalmente no iban tan cerca de la casa. Rápidamente me levanté de la mesa. Unos minutos más tarde, tres voces familiares flotaban, y nuestros padres

enfilaban

a

través

de

la

puerta

frontal

con

Celeste.

Aparentemente, la habían recogido de su crucero en su vuelo de regreso. Cuando mamá me abrazó y saludé a Russ, Ford pasó junto a ellos sin decir una palabra. Regresó con el resto del equipaje y comenzó a llevarlo a sus habitaciones. Fue una gran excusa para la libertad bajo fianza, pero deseé que no me hubiera dejado sin respaldo. Mis ojos se

128


Ava Jackson

Amo hermanastro

desviaron a sus vaqueros y la forma que abrazaban perfectamente su culo cuando subía las escaleras. Por otra parte, quizás es mejor si nosotros no permanecemos demasiado cerca. —¡Uau! —dijo Celeste—. Os haré algo de almuerzo, y luego me acostaré. Este jet lag me está matando. —Acabamos de desayunar, gracias —dije yo. —¿Lo hicisteis? ¿A esta hora? —Celeste miró el reloj de la pared. —No tienes que hacernos nada. Puedo hacer yo algo hasta que hayas descansado —murmuró mamá. Celeste ondeó su mano. —Son solo unos sándwiches. —Deja que hagamos tu trabajo, querida. —Russ estaba inclinado, desatándose sus botas. Fruncí el ceño cuando Celeste entró en la cocina. Sería una cosa si ella deseara verdaderamente alimentarnos. Pero hizo un gran alboroto de lo destartalada que se sentía, y luego no dejó que la ayudáramos. Como si todo lo que quisiera fuera ser vista como una mártir. Lo que sea. Volví mi atención a mamá. —¿Cómo estuvo tu viaje? —¡El complejo era increíble! —respondió—. Había un spa, un restaurante de cinco estrellas… podías vivir allí. —Ford regresó al vestíbulo cuando mamá continuaba—. Russ no me dirá cuánto costó nada, ¡pero debió haber sido una fortuna! La tarifa por noche, todas las

129


Ava Jackson

Amo hermanastro

cenas, los tours por las viñas y Dios sabe qué más. —Le dio a Russ una sonrisa afectuosa—. Supongo que él no se preocupa por ese tipo de cosas. —Tampoco tú —dijo Russ—. Lo que es mío es tuyo ahora, ¿recuerdas? Mamá se rió entre dientes. —Supongo que tomará algún tiempo acostumbrarme. Una línea apareció en la frente de Ford. Preguntándome cuál era su problema, interrumpí. —Tan chulo como la propiedad del complejo suena, me preocupo más por vosotros. ¿Os divertisteis? —¡Oh, sí! —dijo mamá—. Cada mañana ponían una pequeña canasta de pasteles frescos a la puerta para que pudieras desayunar cuando quisieras. Era de lo más lindo. Durante el día jugamos a croquet y tenis, fuimos a hacer senderismo… y catamos vinos, por supuesto. Y nuestra cabaña tenía una terraza privada donde podíamos ver el atardecer. Ahí va ella, jadeando sobre las comodidades de nuevo. Pero sabía cómo se sentía. Todavía me estaba acostumbrando a lo increíblemente ricos que eran los Bennett. Después de vivir con un presupuesto bastante estricto durante tanto tiempo, mamá estaba impresionada por los lujos que Russ podía permitirse sin siquiera parpadear. —O tratar de ver, de todos modos —comentó Russ—. Casi no se podía ver el horizonte con tantos árboles altos. El norte de California es hermoso, pero creo que vivir en este rancho me ha convertido en un hombre de Montana para siempre.

130


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Vamos, querido, no es tan malo salir de la pradera. Ese día lluvioso fue una gran excusa para acurrucarse junto al fuego —se burló mamá. Russ, solo se rió y la besó. Yyyy esa es mi señal. Solo había un tanto que quería oír sobre los aspectos privados de su luna de miel. Pero antes de que pudiera excusarme cortésmente, mamá se volvió hacia nosotros. —¿Y vosotros, chicos, qué hicisteis todos los días de la semana? Espero que os mantuvierais entretenidos. Mi estómago cayó hasta mis sandalias. Ford y yo nos habíamos entretenido a nosotros mismos, bien… en el jacuzzi, en su dormitorio, en los bosques de detrás, en el establo de los caballos y prácticamente en todas las habitaciones de la casa. —Nosotros, uh, no hicimos mucho —tartamudeé, mi rostro se sentía caliente. ¿Me estaba sonrojando? ¿Podrían verlo? ¡Di algo, maldita sea! Ford interrumpió, su voz perfectamente uniforme. —Claro que lo hicimos. Llevé a Emma a montar a caballo a lo largo de algunos de los senderos principales del rancho. Los caballos de arrear la aman. Para alguien que nunca había montado antes, es muy buena en eso. No te rías, repetí para mí misma. —Bien, ¿es así? —dijo Russ—. Deberíamos salir alguna vez como una familia, ahora que Ford te ha mostrado las cuerdas. Malditamente. No. Te. Rías.

131


Ava Jackson

Amo hermanastro

Ford en realidad se agrietó con una sonrisa. —La empujé estando en forma con ejercicio vigoroso. También tomamos los quad para hacer un picnic. —Bien, ese picnic. Con su cesta de golosinas muy especiales. De pronto Ford levantó una ceja hacia mí— . Hicimos una carrera, ¿verdad? —Ve...verdad —dije, corriendo para seguirle la corriente. Era casi desconcertante lo confiado e imperturbable que estaba. ¿Dónde había aprendido a ser tan buen mentiroso? —¿No es tu lugar favorito, Ford? —Sonrió Russ, las arrugas se profundizaron en las esquinas de sus ojos—. Supongo que no debería haberme preocupado por vosotros. ¿Uh? Preocupado, ¿de qué manera? Intenté forzarme a mí misma a calmarme… nadie estaba haciendo ninguna acusación. Pero sentía que cada cosa sucia y traviesa que había hecho con Ford estaba escrita en mi frente. Ford parecía irónico. —Te dije que no la dejaría para que se defendiera por sí sola, papá. —No podría decir si él estaba molesto o incómodo. Celeste eligió ese momento para resurgir, llamando. —La comida está en la mesa. Os dejaré en paz ahora. —Con una ola de su mano, desapareció de la habitación. Todos fuimos al comedor para seguir poniéndonos al día mientras nuestros padres comían. Bajo la mesa, la mano de Ford se acercó a la mía, como para tranquilizarme. La moví lejos. Tenía que empezar a controlar todas las formas que mi cuerpo respondía automáticamente

132


Ava Jackson

Amo hermanastro

alrededor de Ford. No más toques casuales, miradas persistentes, o besos en la boca. Los pechos alzados o las bragas húmedas probablemente no tenían esperanzas, pero los había escondido desde que llegué al rancho, ¿verdad? Traté de ignorar la voz de mi cabeza que se burlaba, Sí, durante toda una semana. Increíble moderación. Finalmente, nuestros padres terminaron sus sándwiches y Ford se excusó, diciendo que tenía trabajo que hacer. Fui a mi habitación, aliviada… pero ya temiendo la hora de la cena

133


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Catorce Ford Sentarse a cenar con mi padre, mi nueva madrastra, y Emma tenía un toque surrealista. Volvía a traer el punto de que ella era realmente mi hermanastra, pero la erección que se había impreso contra mi cremallera parece que no obtuvo este informe. Tal vez porque no me importaban las etiquetas en este momento. Era solo Emma… y se estaba convirtiendo en montón de mucho más a cada día. Tenerla atada y bajo mi mano había sido… embriagador. Sus reacciones, su entusiasmo, había sido todo lo que hubiera podido pedir. Nuestra última semana juntos, ver lo bien que habíamos engranado, tanto dentro, como fuera de la habitación, lo cambió todo, y no sabía exactamente qué hacer al respecto todavía. Pero eso era para otro día. —¿Algo que deba saber sobre lo que sucedió mientras estábamos en el país del vino? —preguntó mi padre, sacándome de mis pensamientos y trayéndome de vuelta a la conversación. —Lo siento, ¿qué? Papá levantó un montón de puré de patata a la boca y masticó, dándome tiempo para reunir mis pensamientos antes de que él repitiera su pregunta. —Informe. Actualización. Resumen. —Oh. Nada reseñable. El ganado está todo bien, el herrero estuvo fuera. Los caballos están en la mejor forma. Creo que quizás tengamos que contratar a otro operario, aunque Griff no lo admita, está empezando

134


Ava Jackson

Amo hermanastro

a ralentizarse más y más, y me gustaría quitarle algo de carga. Sé que trata de mantenerse a la par de los chicos más jóvenes, pero se ha ganado su retiro. —Él discutirá sobre ser puesto a pastar —comentó papá. —Lo sé, pero no tenemos que ponérselo de esa manera. Simplemente aliviaré sus responsabilidades lentamente. Tal vez consiga que forme al nuevo tipo para que ocupe parte de su tiempo, y pueda ser un proceso gradual. Papá se encogió de hombros. —Si crees que puedes navegar por ese campo minado sin volarte una pierna, te lo dejo a ti. Por unos momentos, el único sonido de la habitación fue el tintineo de los cubiertos sobre la porcelana. Tomé otro pedazo de pan de la canasta a tiempo para ver a mi padre alcanzar la fuente del puré de patatas. Cynthia se la arrebató y deslizó un cuenco de ensalada en su mano. Parte de mí estaba contento de ver que alguien estaba cuidando a papá de nuevo, pero no pude evitar preguntarme cuánto tiempo duraría. Esta no era la primera fase de luna de miel de Cynthia. Antes de que pudiera pensar mucho en eso, Cynthia se secó los labios con la servilleta y se lanzó a la conversación. —Emma, cariño, sabía que esto te encantaría. Me alegra que le hayas dado una oportunidad al rancho. Hay tantas cosas que hacer y ver. No he estado tan activa en años. Emma mordió con fuerza el tenedor antes de tragar un bocado. Un rubor rosado teñía sus mejillas, recordándome el color de su trasero

135


Ava Jackson

Amo hermanastro

antes de cambiar de mi mano a la paleta. El impulso de irritarla era demasiado fuerte para no ceder. —Emma fue definitivamente activa la semana pasada —dije, alzando la vista mientras terminaba de partir mi pan y untarlo de mantequilla, llevándolo a mis labios—. Tuvimos unos buenos ratos dando a las cosas una oportunidad. Me gustaría pensar que Montana le ha dado una nueva gama de experiencias impactantes. Estuvo en buenas manos mientras estuvisteis fuera. —Emma no se perdió los dobles sentidos, su rosa se volvió lentamente rojo. Molestarla de esta manera era infantil como el infierno, pero ella se había perturbado así durante el almuerzo cuando hablamos de “cuerdas” y “cabalgatas”. Cynthia se sentó más derecha en su silla, sonriendo alegremente. —Estoy tan contenta porque los dos hayáis hecho buenas migas. Estaba preocupada. —Miró premeditadamente hacia mí—. Odio decirlo, Ford, pero no eres el hombre más fácil de conocer. Me alegro de que hayas sido tan hospitalario con mi niña. —Solo una cosa más que me encanta de ti, Cyn. —La voz de mi papá creció a lo largo de la mesa de la cena—. No tienes miedo a decir las cosas como son. Nos mantiene a todos honestos. Me reuní con la mirada de Cynthia. —En eso no hay nada de qué preocuparse, Cynthia. Creo que nos estamos llevando muy bien. —Perdí mi batalla y dirigí mis ojos a la niña en cuestión. Sus mejillas se habían calentado a un rojo brillante—. Y creo que es seguro decir que Emma y yo, ambos… nos hemos abierto al otro. La semana pasada la pasamos unidos por todo el rancho.

136


Ava Jackson

Amo hermanastro

Emma se atragantó con su bistec, tosiendo en su servilleta durante un minuto antes de alejarse de la mesa. —Disculpen. Yo… tengo que irme. No me siento bien. Todos

observamos

en

un

silencio

aturdido

como

Emma

desapareció en el pasillo. —¿Qué diablos? —dijo Cynthia, levantándose y siguiendo a su hija. Mi padre me miró, con las cejas arrugadas. —¿Tienes alguna idea de qué se trataba? Sacudí la cabeza. —No, ni idea. Ambos seguimos terminando los restos de la comida, pero la mía me sentó como alimento rancio en mi estómago. ¿Había empujado a Emma demasiado lejos? La jodí, eso fue seguro. Pensé que estábamos compartiendo una broma inocente, pero no había reconocido lo que ella estaba sintiendo hasta que fue demasiado tarde. Había huido de mí. Enojada o disgustada, o tal vez con miedo… fuera lo que fuera, nunca querría esa mirada dirigida a mí de nuevo. Algo helado se filtró en mis venas. Se sentía muy parecido al miedo de que hubiera dañado la confianza que habíamos estado construyendo. Terminé mi plato y me excusé rápidamente. Necesitaba arreglar lo que había hecho. Y por primera vez en mucho tiempo… no estaba seguro de mi próximo paso.

137


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Quince Emma Me retiré rápidamente a mi habitación y cerré la puerta. Mi estómago todavía seguía retorciéndose con nerviosismo. ¿En qué estaba pensando Ford para airear nuestra vida sexual así frente a mamá y a Russ? Pero esa no fue la peor parte. Sus burlas pusieron todo en su lugar, dejándome ver cuán equivocada era nuestra relación. La verdadera pregunta aquí era: ¿Qué diablos había estado pensando yo? ¿Qué esperaba cuando me involucré con él en primer lugar? Alguien tocó a la puerta. La voz amortiguada de mamá llegó desde el otro lado. —¿Estás bien? ¿Necesitas que te traiga algo? Intenté recuperarme. —Yo… sí, mamá. Quiero decir, no. Quiero decir… Entra. —Podría estar al acecho en el pasillo hasta que dejara que me cuidara, así que lo mejor era acabar con esto rápidamente. Mamá abrió la puerta y frunció el ceño. —¿Te sientes mal? —Extendió su mano para ponerla en mi frente— . No parece que tengas fiebre, pero has estado enrojecida durante la cena. —Oh, mamá… —Suspiré. Por un momento me arrepentí de haberla invitado a jugar a las Veinte Preguntas. Me sentía como si hubiera viajado

138


Ava Jackson

Amo hermanastro

en el tiempo hacia el instituto. Si no iba con cuidado, estaría metiéndome en un cochecito de bebé muy pronto—. No te preocupes. Estoy bien. Solo es, uh… —Me aventuré a un cambio de tema—. Me está tomando algún tiempo acostumbrarme a esto. Supongo que me dejé llevar divirtiéndome con Ford. —Me pateé mentalmente—. Me quedé en el sol demasiado tiempo, o he hecho mucho ejercicio, o tal vez comí algo que no me sentó bien… —Oh Dios, ¿por qué no podía dejar de divagar? Pero mamá asintió con una sonrisa comprensiva. —Nunca hiciste nada a medias. —Se rió entre dientes—. Incluso cuando realmente deberías hacerlo. Tan pronto como intentabas algo, querías dominarlo, contra viento y marea. Es genial que estés disfrutando tanto de Montana, pero la próxima vez que salgas con Ford, no te esfuerces tanto. Él ha estado haciendo esto mucho más que tú. Le devolví la sonrisa, tibia y un poco enferma. —De acuerdo, mamá. Voy a intentar tomármelo con tranquilidad. Apartó unos cabellos sueltos de mi rostro. —Ha sido muy agradable verte este verano. Sé que estoy repitiéndome, pero realmente me alegra que te lleves bien con tu hermanastro. —Hizo una pausa, mirando brevemente hacia abajo—. Sé que es difícil lidiar con tu madre constantemente arrastrando nuevos parientes a tu vida. Realmente has sido muy valiente durante todo este tiempo. La interrumpí. —No te eches la culpa por…

139


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Déjame terminar, cariño. —Suspiró, pensativa en lugar de impaciente—. A lo que intento llegar es a… Estás acostumbrada a este tipo de cosas. Pero Ford no. Así que fue un poco cauteloso cuando llegué aquí. Casi quería reírme. “Cauteloso” era la última palabra que jamás usaría para describirlo. Pero recordé el primer día que nos encontramos: la fría sospecha que templó sus ojos, la manera en que había actuado como perro guardián de su padre. Quizás mamá no estaba demasiado lejos de la verdad en esto. —Ford y tú tuvisteis un comienzo difícil, pero parece que el tiempo a solas os ha sentado bien. —Su tono y voz se suavizaron aún más, al nivel de ternura que siempre mostraba al hablar de su nuevo marido—. Russ es una de las mejores cosas que me han pasado jamás. Si pudieras sentirte como en casa aquí… Significaría mucho para mí. Una vez más, me pareció que nunca había visto a mamá tan feliz y enamorada. Su racha de mala suerte finalmente había terminado. Este matrimonio estaba aquí para quedarse. Si yo no lo estropeaba por follar a su hijastro. Mi estómago se retorció con una mezcla de culpa y enfado. Odiaba mentir así a mi madre. Siendo las únicas constantes en la vida de la otra, siempre habíamos tenido una relación estrecha, pero ahora me estaba escondiendo de ella. El hecho de que no supiera que estaba apartándola no cambiaba nada. —Lo hago, mamá. Gracias. —La abracé, luchando contra las súbitas lágrimas mientras respiraba su perfume… ese olor a rosa, jazmín, un olor que venía con mis primeros recuerdos—. Yo… creo que voy a acostarme. Todavía me siento un poco mal.

140


Ava Jackson

Amo hermanastro

Dio un paso atrás y me besó en la mejilla. —Que duermas bien, cariño. Asentí, temiendo que mi voz se rompiera si hablaba, y ella cerró la puerta al salir. Entonces me senté en la cama y mecí la cabeza entre mis manos. Mi mente corría en círculos. ¿Qué diablos iba a hacer? Pero no me dio mucho tiempo para pensar. Unos pasos se acercaron a mi puerta, más pesados y más espaciados que los de mamá. La puerta se abrió para revelar al hombre que menos, y más, quería ver. —¿Qué estás haciendo aquí arriba? —Las palabras salieron con más dureza de lo que había previsto—. Vas a conseguir que nos atrapen. —Por el amor de Dios, relájate. —Ford entró y descansó su mano sobre mi hombro. Por alguna razón, no me acarició—. Es normal que un chico se preocupe por su hermana. Nuestros padres piensan que simplemente estoy aquí para comprobar cómo estás. —Pero yo… —No saben nada. Confía en mí —dijo—. E incluso si lo hicieran, los dos somos adultos que han consentido. No es su maldito asunto. No tenemos ninguna razón para preocuparnos. Quería creerlo. Solo escuchando su voz tranquila y confiada quise entrar en la fuerza de sus cálidos brazos. Él no dejaría que nada malo me pasara. A pesar de mis dudas, comencé a relajarme. —Buena chica —dijo con una leve sonrisa. Mirándome a los ojos, Ford ahuecó mi barbilla con su mano libre. Mi cuerpo respondió y mi rostro giró automáticamente hacia él.

141


Ava Jackson

Amo hermanastro

Se inclinó y me atrajo a un beso lento y prolongado que casi dolió. Entonces, con sus labios rozando los míos, murmuró: —Quiero follarte de nuevo. Un ruido suave de sorpresa y deseo se me escapó. Ese calor familiar que siempre sentía alrededor de Ford estaba subiendo rápidamente por mi piel. —No soporto no estar dentro de ti. Quiero hacer que te corras y sentir tu cuerpo retorcerse contra el mío. —Me besó de nuevo, más salvaje y hambriento que antes, y esta vez se lo devolví. De alguna manera su otra mano ya estaba sobre mis rodillas, pasando sobre mi muslo, luego más arriba, y me arqueé hacia él. Lentamente empecé a rendirme, derritiéndome bajo su toque… Pero el recuerdo de la sonrisa de mamá resurgió. Ella y Russ probablemente estaban tomando el postre ahora, o viendo la tele acurrucados en el sofá, o alguna otra cosa bonita de parejas. Cómodos y tranquilos en la felicidad matrimonial… mientras sus hijos sentían lujuria uno por el otro justo encima de sus cabezas. Las náuseas y la culpa abrumaron todo lo que estaba sintiendo. Fue solo por un momento, pero lo suficiente para empujar lejos a Ford. Parpadeó, frunciendo el ceño. —¿Qué pasa? ¿No era obvio? ¿Estaba jugando conmigo de nuevo? Las únicas palabras que pude encontrar fueron: —No puedo. Lo siento.

142


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Oye, detente. —Bajó la vista por un momento—. He actuado como un gilipollas esta noche. Si todavía estás cabreada, no puedo culparte. —No, no estoy… bueno, un poco. —Sacudí la cabeza. Era agradable por su parte disculparse, pero no podía desviarme del tema—. Eso no es lo que quise decir, sin embargo. Estaba hablando de todo esto. De nosotros. Es demasiado raro. Ford volvió a alcanzar mi mano y yo di un paso atrás alejándome de la cama. Soltó un bufido. —Si quisieras escuchar por un segundo, estoy intentando disculparme. —Gracias. Lo aprecio, de verdad lo hago. —Intenté no sonar frustrada, y aterricé en algún lugar en la región del sarcasmo—. Pero si estuvieras escuchando, sabrías que eso no es lo que me molesta. —Esa sensación de “cena familiar feliz” se había enfrentado horriblemente con la carga sexual entre Ford y yo. Incluso el recuerdo hizo que se sintiera escamoso contra mi piel. —No creías que fuera muy raro anoche. O la noche antes. O cualquiera de la docena de veces que hemos follado en la última semana. —Ford respondió un poco más fuerte. No estaba presumiendo sobre su conquista, no había una sonrisa en su rostro o en su voz. Parecía genuinamente confundido, y empezaba a enojarse. Mi propia ira se encendió en respuesta. ¿Por qué demonios no lo entendía? Después de todo lo que yo acababa de decir, ¿cómo era posible que todavía no lo entendiera? ¿Cómo es posible que no se sintiera tan asustado como yo? Antes de poder detenerme, espeté:

143


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¡Pero esa semana ha terminado, Ford! Nuestros padres han vuelto. Ahora somos una familia. —Solté una carcajada sin humor—. Dios, ¿cómo de jodido es eso? Olvidé que eres mi hermanastro durante unos días, pero no puedo hacerlo más. Incluso si quisiera, simplemente no puedo. —¿Y quieres? —Su mirada me quemó. —¡N...no con nuestros padres en casa! —Mentí. Justo como ayer, y todos los días desde la primera vez que puse mis ojos en Ford… seguía atraída por él. En mi corazón, sabía que la última semana había sido más que un lapso de juicio. Y si estuviera siendo realmente honesta, lo que sentía por Ford iba más allá de mi cuerpo. Ningún hombre jamás me había dominado como hizo él, o me había dado tanto placer. —¿Entonces solo soy una gran equivocación para ti? —preguntó. Sus ojos estrechándose y los músculos de su mandíbula contrayéndose. Estaba completamente enojado ahora… del tipo de cabreo que solo se siente cuando estás dolido, me di cuenta. Pero no hacía ninguna diferencia. Incluso si nos dolía a los dos, no podía echarme atrás en esto. Tragué el nudo de mi garganta. —Ese no es el punto. Nunca funcionaría entre nosotros a largo plazo. Nuestros padres están casados y ahora tenemos que empezar a actuar como una familia. Eres mi hermanastro. Yo soy tu hermanastra. —Me aparté para ocultar las estúpidas e ilógicas lágrimas que llenaban mis ojos—. Lo siento, Ford. Fue divertido mientras duró, pero… Por favor, vete.

144


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Dieciséis Ford —¿Vete? ¿Solo quieres que me vaya? Eso es todo. Así es como vas a terminarlo. Me salgo un poco fuera de la línea en la cena, ¿y quieres cortar y correr? —Me pasé la mano por el cabello y me giré hacia la puerta. Tenía que mirar a otro lado, tenía que reunir mi mierda junta antes de decir algo que no podría retirar. Normalmente no me era difícil mantenerme en control, pero algo en Emma había roto mi moderación desde el principio. Me volví para mirarla, y una parte de mí esperaba que estuviera sonriendo y riendo. Como si sus palabras hubieran sido una broma y ahora esperase que yo la llevara a la cama y la pusiera sobre mi rodilla por lanzar esa mierda, pero su rostro estaba fijo en una fría y dura máscara. No había siquiera un atisbo de diversión, ni de la Emma descarada que había llegado a conocer. Era como mirar fijamente a una desconocida. Y jodidamente lo odié. Las palabras estuvieron fuera antes que pudiera bloquearlas. —Así es como será entonces. Justo así. —Una dura carcajada escapó de mis labios ante el asentimiento tenso de Emma—. Supongo que es lo mejor, de todos modos. No es como si ninguno de nosotros creyera realmente que este matrimonio va a durar. Estarás por aquí durante el verano, pero entonces realmente, ¿cuánto tiempo más crees que tu madre estará aquí? Ni siquiera creo que lleguemos a Acción de Gracias siendo una agradable familia. Así que supongo que no tendremos que preocuparnos por que esté siendo incómodo.

145


Ava Jackson

Amo hermanastro

El rostro de Emma se arrugó mientras tomaba una respiración, hundiéndose como si acabara de darle un puñetazo en el estómago. Se enderezó con la misma rapidez, su temperamento se encendió. —Entonces, ¿básicamente estás diciendo que mi madre no es mejor que Celeste, loca por enganchar a un tipo rico, llevarlo a dar un paseo, y conseguir lo que pueda de él? Bueno, adivina, Ford. Es bueno que haya decidido terminarlo ahora, porque está claro que no sabes una maldita cosa sobre mi madre o sobre mí. Ahora, sal de mi habitación. A la mierda con esto. Me volví y alcancé el pomo de la puerta, abriéndola. Quería cerrarla de golpe, pero sabía que no podía arriesgarme a llamar la atención. Necesitaba salir como la mierda de esta casa, así que me dirigí al granero. ***** Largas horas en la silla de montar daban a un hombre el tiempo suficiente para pensar, y yo cabalgué lo bastante lejos para haber cubierto mucho terreno… literal y figurativamente. Evitar los lugares donde había llevado a Emma no la mantuvo fuera de mis pensamientos. En todo caso, solo pensé más en ella. ¿Y mi conclusión? Podría haberlo jodido. A lo grande. Seguí viendo la expresión de su rostro cuando dije eso de su madre, y luego cuando se encorvó como si le hubiera dolido. Mierda. Paré a Richter, mi castrado, y le palmeé el cuello. —Buen chico. —Nos detuvimos frente a mi campamento favorito. Lo encontré por casualidad la primavera pasada. Tenía un saliente rocoso, con una gran vista y un pozo para el fuego natural. Realmente había considerado traer a Emma para pasar una noche aquí, pero nos

146


Ava Jackson

Amo hermanastro

habíamos quedado atrapados el uno con el otro y no quería dejarla salir de mi cama. Emma. Jesús. En cada maldito pensamiento. Desmonté, agarré mi equipo y me puse a encender el fuego. Traje el suficiente whisky para olvidarla por esta noche. Eso esperaba. Pero mientras miraba fijamente las llamas, todo lo que podía ver era su rostro, su sonrisa, la forma en que sus ojos se enturbiaban por el placer, la manera en que su nariz se arrugaba cuando se reía. Estoy tan jodido. ***** Me mantuve alejado de la casa durante dos días con la esperanza de que la distancia me ayudara a controlarme, pero no hizo nada más que empeorarlo. La extrañaba. No estaba demasiado orgulloso por admitirlo. El viejo Ford habría sacado su pequeña libreta negra y llamado a una de las mujeres demasiado dispuestas a venir con poca antelación para el tipo de placer que tenía que ofrecer. Pero no podía reunir el maldito apetito para eso, o para nada. Incluso mi recompensa, la carne de ternera alimentada de pasto, sabía como la mierda. Y ese descubrimiento me hizo ver que tenía un gran problema. Bueno eso, y las ganas de sacar la escopeta de mi silla de montar y disparar unas cuantas balas a Mac y TJ, mientras se quedaban boquiabiertos mirando a Emma en unos pantalones cortos que podrían

147


Ava Jackson

Amo hermanastro

haber hecho que incluso Daisy Duke12 se ruborizara. No necesitaba señalar que mi polla lo aprobaba de todo corazón. —¿Qué mierda está haciendo ahora? —murmuré mientras desmontaba y enganchaba las riendas de Richter en un poste del granero—. ¿No tenéis trabajo que hacer? —grité a los trabajadores de mi rancho. Mac y TJ se alejaron de la cerca. —Lo siento, jefe —dijo Mac—. Solo estábamos mirando para ver si la señorita Emma necesitaba ayuda con su trabajo de jardinería. Emma estaba de rodillas, otra posición que le gustó a mi polla y que recordaba bastante bien, arrancando todas las hierbas de los macizos de flores a lo largo de la fachada de la casa. Se echó hacia atrás, su culo en el aire, y esos jodidos pantalones cortos no dejaron nada a la maldita imaginación. Quería ir allí, arrodillarme y sonrojarla para demostrarle a cualquiera que me pertenecía. Excepto que no lo hacía. Lo había dejado perfecta y malditamente claro. —¿Mirando si necesita ayuda a cien metros de distancia? Claro. Volved al maldito trabajo —gruñí. Mac se volvió y se dirigió al granero, pero TJ permaneció junto a mí. —Te pido disculpas si piensas que solo estábamos aquí para hablar mierda de tu hermanastra. No es así. Es una mujer increíble. Sabes que estoy esperando asentarme, y ella es exactamente lo que estoy buscando. Creo que podríamos tener algo real.

Personaje de una serie norteamericana que llevaba unos sexys pantalones vaqueros muy cortos. 12

148


Ava Jackson

Amo hermanastro

Todo instinto posesivo en mí despertó a la vida y no quería nada más que agarrarlo por la garganta y decirle que no tenía ni una maldita posibilidad porque ella ya era mía. Pero no podía. TJ siguió adelante. —Antes, hoy, quería ir a dar un paseo y trató de ensillar a Delilah sola. Fue lindo como el infierno. No sabía nada de bridas. Tenía todo completamente al revés, pero Delilah, con lo dulce que es, simplemente se irguió y dejó que Emma hiciera todo un alboroto a su alrededor. ¿Y la parte más malditamente hermosa? Emma seguía preguntándole al caballo, “ahora, ¿dónde va esta cosa?”, como si Delilah realmente pudiera contestar. —TJ sacudió la cabeza—. Por supuesto, siendo el caballero cowboy que soy, intervine para ofrecerle mi ayuda. Apreté los dientes para no decirle que se guardara el resto de la historia. No quería oírlo, pero otra vez, porque se trataba de Emma… una parte de mí lo hacía. Me giré y dirigí al granero, esperando tanto que él lo hiciera, como que no me siguiera. Pero por supuesto, TJ lo hizo… y malditamente siguió hablando. —Le mostré las cuerdas, nos pusimos a charlar, y me contó sobre el trabajo que tiene programado ayudando a niños de la ciudad. Tiene tanta pasión por lo que quiere hacer... Prácticamente brilla en ella. Terminé llevándola a dar un paseo para que no se perdiera, y tío, podría hablar con esa mujer el resto de mi maldita vida. Emma es la clase de mujer que encuentras y consigues un anillo alrededor de su dedo tan rápido como puedas para no dejarla ir nunca. Entrando en el fresco establo mi puño se cerró por reflejo, y el impulso de golpearlo a través de la pared resonó a través de mí. Si TJ

149


Ava Jackson

Amo hermanastro

decía otra palabra me perdería, y todo lo que Emma estaba tan desesperada por fingir que nunca había sucedido quedaría descubierto de par en par. Joder. Mi salvación vino de una fuente poco probable. —TJ, Mac va a practicar el corte de algunos becerros de la manada. Es tu turno. Soy demasiado mayor para enseñar a cualquiera esa mierda nunca más —dijo Griff, entrando en el granero. El anciano se dirigió a los fardos de paja que los trabajadores usaban como área de descanso y se dejó caer en una. Sacando la lata de tabaco de mascar, la golpeó contra la muñeca en varias ocasiones, amontonándolo contra un lado de la lata, una vez satisfecho, abrió la tapa, y sacó un pellizco que colocó detrás de sus labios. Cuando terminó el ritual, TJ había salido del establo, y los ojos de Griff me taladraron. —¿Estás listo para sacarte la cabeza del culo, muchacho? El anciano no hablaba mucho, pero cuando lo hacía no malgastaba palabras. Directo al grano. Intenté desviarle. —¿Alguna vez vas a jubilarte, viejo? —No estamos hablando de mí. Tú y esa chica tenéis algo, y si no consigues colocar tu mierda rápidamente vas a perderla. Me quedé atónito en silencio por unos cuantos latidos, y mi estómago cayó. ¿Cómo diablos podía saberlo? Aparentemente, no

150


Ava Jackson

Amo hermanastro

habíamos sido tan cuidadosos la semana pasada como habíamos pensado. Mierda. —No sé de lo que estás hablando. —Las palabras sabían a ceniza en mi lengua. Incluso intentar negarla se sentía condenadamente mal. —Puedes mentirme todo lo que quieras, pero mentirse a uno mismo es un maldito desperdicio de tiempo. Me pasé los dedos por el cabello, crucé los dos metros que había a los fardos de paja, y me senté frente a Griff. —Ella fue la que dijo que había terminado. Griff sacó una botella de escupir de su bolsillo y la levantó a su boca por un segundo antes de contestar. —¿Y eso es todo? ¿Has estado caminando por aquí como un oso que fue tras la miel y fue atacado por todo el maldito enjambre, porque estás bien con ella terminando esto? —No digo que esté bien con eso. —Entonces, ¿qué demonios vas a hacer al respecto? —No lo sé. Yo no… me lo he tomado exactamente bien. Dije algo de mierda que no debía. Griff bufó una risa. —Entonces, pide disculpas. Flores. Romance. Un anciano no debería tener que explicar cómo funciona esa mierda a un brillante chico joven como tú.

151


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Lo sé. Simplemente no he descubierto cómo. Tengo que arreglarlo. Necesitaré ser un hombre y hacerle entender que no dejaré que se aleje, incluso si eso hiciera que nuestras vidas fueran más fáciles. Griff asintió. —Eso está mucho mejor. Porque tú no serías ese mocoso que vino aquí recién salido de la universidad, pensando que sabía cómo dirigir este rancho mejor que cualquier otro maldito cowboy si esa no fuera tu actitud. —Sus ojos azules descoloridos se encontraron con los míos—. Y para que lo sepas, Ford, has hecho un infierno de trabajo. Estoy orgulloso de ti, muchacho. Ahora lárgate de aquí y ve a buscar a la chica. Mi pecho se apretó con orgullo al recibir finalmente la aprobación de Griff, algo en lo que había trabajado desde el día que llegué, como él decía, siendo un mocoso recién salido de la universidad. —Gracias. No sabes lo que eso significa para mí. —Era necesario que se dijera. Ahora, largo. Me dirigí a la puerta del granero, mi confianza marcaba nuevamente mi zancada. Griff tenía razón, tenía que sacar la cabeza de mi culo y conseguir a la chica. Porque, joder… ella era mía. Y no la dejaría ir. Salvo que tan pronto como crucé el umbral, todo el infierno parecía haberse desatado. TJ corría hacia la casa gritando: —¡Tenemos que llevar a Mac al hospital! ¡Su puto hueso de la pierna está sobresaliendo! Mierda.

152


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Diecisiete Emma Dos días después, Ford seguía evitando la casa tanto como fuera posible, y yo estaba jodidamente bien con eso. Mi ira por lo que había dicho de mi madre apenas se había enfriado. Si quería irse y enfurruñarse como un niño al que habían dado una palmada en la mano, yo encontraría mi propio camino para encajar en la vida del rancho. Decidí montar a Delilah, uno de los caballos más lentos, y menos excitables, y llevarla a hacer un poco de ejercicio suave. Pero al parecer no había absorbido tanto de la equitación de Ford como pensaba. Cada vez que pensaba que había averiguado cómo una pieza de la montura conectaba con la otra, me daba cuenta de que no tenía ni idea de cómo colocar la tercera. Afortunadamente, TJ había pasado y me echó una mano. Además, hizo novillos por un par de horas para enseñarme uno de los senderos del rancho para montar a caballo. Paseamos sobre las verdes colinas, nuestras yeguas deteniéndose aquí y allá para mordisquear la larga hierba que ya estaba granando. Mi humor se aclaró mientras hablábamos. TJ parecía genuinamente interesado en mis clases de Stanford y en el trabajo que me esperaba al final del verano. Pero el ambiente tranquilo no duró. Yo seguía distrayéndome, preguntándome qué estaba haciendo Ford en ese momento, o reproduciendo mentalmente uno de sus besos apasionados… y luego volviendo a hervir con el recuerdo de sus palabras. Ojalá pudiera conectar con TJ. Un apuesto y considerado caballero que no es mi maldito hermanastro. ¿Por qué tuve que obsesionarme con el

153


Ava Jackson

Amo hermanastro

tipo más inapropiado de todo el condado? ¿Por qué no puedo elegir por quién soy atraída? Cuando volvimos, busqué un trabajo de verdad para hacer y me conformé con quitarle las hierbas a los arriates de flores que había delante de la casa. Pero ni siquiera eso podía sacar la mierda de Ford fuera de mi cabeza. Sobre todo, porque podía sentirlo observándome desde el establo. Espero que consigas una buena vista, amigo, porque eso es todo lo que vas a tener a partir de ahora. Apuñalé mi pala en la hierba como si estuviera tratando de matar a la tierra. De todos modos, ¿dónde diablos había ido Ford? Y, ¿cómo pudo siquiera pensar esas cosas, y mucho menos decirlas? No sabía ni una sola maldita cosa sobre mi familia. No tenía ni idea de lo que nos hizo atravesar la muerte de papá. Cómo casi había destruido a mamá, en más de una forma. Su relación había sido algo como Leave It To Beaver13: novios desde el instituto, casados jóvenes, papá trabajando, mamá quedándose en casa. Un día, yo volvía de la escuela para encontrarla llorando a pleno pulmón en el sofá, el teléfono todavía en su mano. Papá había muerto. Justo en el escritorio en su trabajo, dijeron que algún tipo de aneurisma cerebral. En una sola llamada, habíamos perdido al único hombre que mamá había amado siempre y nuestra única fuente de ingresos. Toda su vida había girado alrededor de nosotros. Ella nunca había tenido trabajo, ni siquiera había ido a la universidad. Pero el poco dinero que mis padres habían ahorrado no era suficiente, así que mamá lo estrujó lo mejor que pudo y buscó trabajo sin poseer ninguna habilidad o experiencia. Sin embargo, no tuvo mucho éxito… y cuando conseguía

13

Telecomedia familiar de TV estadounidense de los años 50.

154


Ava Jackson un

trabajo

Amo hermanastro era

despedida

porque

estaba

demasiado

destruida

emocionalmente para concentrarse. Su trabajo más largo fue como recepcionista en un bufete de abogados privado. El socio principal era un viudo, por lo que simpatizó con lo que nos estaba pasando y no se molestó demasiado con sus pequeños errores. Era un hombre dulce, un poco mayor y muy solitario, y cuando se propuso… Mi madre fue realista sobre sus opciones, no sabía hacer otra cosa para proveerme, así que aceptó. Como era de esperar, el matrimonio duró solo unos años, ya que ambos se habían casado por las razones equivocadas. Mamá pasó por otro marido después de eso, no porque necesitara el dinero, ya que el primer divorcio le había dejado suficiente para una vida modesta, sino porque no podía soportar estar sola. Pero vivir con un hombre no era lo mismo que estar enamorada de él. No podía recuperar lo que había tenido con papá. No hasta que conoció a Russ, de todos modos. Y yo estuve demasiado cerca de pudrir su relación desde dentro. Lentamente, vacié los arriates de todo excepto lo que debía estar en ellos: yuca roja, espuela de caballero azul, colombina amarillo mantequilla, flor de cera rosa pálido, y florecientes arbustos violetas de hisopo y lavanda inglesa. Junto a mí tenía un gran montículo de maleza arrancada, hojas y raíces llenas de tierra seca. Mis piernas dolían por estar arrodillada demasiado tiempo, mis manos se sentían en carne viva, y mis hombros estaban quemados por el sol. Y mi estado de ánimo era incluso peor que cuando lo inicié, ahondar en la historia de mi familia había sido exactamente lo peor que podría hacer. Me gustaría poder limpiar mi cabeza tan fácilmente como este jardín.

155


Ava Jackson

Amo hermanastro

Quizás un almuerzo ayudaría. A juzgar por el sol, había estado trabajando durante horas. Un poco de comida aumentaría mi nivel de azúcar en sangre y me distraería mientras decidía cómo pasar el resto de mi día. Sin una idea mejor, me dirigí hacia la cocina. El aire acondicionado de la casa me erizó la piel de los brazos. No me había dado cuenta de lo sobrecalentada que estaba hasta que mi sudor comenzó a enfriarse. Abrí la nevera, dejando que el frío aún mayor cayera sobre mí mientras meditaba qué comer. Un poco de pan con semillas, jamón en rodajas, ensalada de sandía, sobras de la cena de pollo de anoche… nada realmente me atrajo. No había tenido mucho apetito durante los últimos días. Pero sabía que mi estómago no iba a ser menos sensible si le permitía permanecer vacío. —¿Te apetece algo? Casi me golpeé la cabeza con el techo de la nevera. Retrocedí, cerrando la puerta, para ver a Celeste apoyada sobre una mano en la isla de la cocina. ¿Por qué siempre tiene que aparecer de la nada? Suspiré en señal de frustración. —Me asustaste. —Lo siento —dijo sin lamentarlo en absoluto. Sacó un taburete y se sentó—. Ya sabes, es bueno que nos encontráramos. He querido hablar contigo. Rebusqué en el armario por la mantequilla de cacahuete y mermelada. Si quería ser críptica conmigo, podría hacerlo mientras comía. —¿Sobre qué? —Ford y tú.

156


Ava Jackson

Amo hermanastro

Mis entrañas se congelaron. Me obligué a seguir haciendo mi sándwich; abrir el cajón de los cubiertos, sacar un plato, un paso tras otro, como si Celeste no hubiera dejado caer una bomba que potencialmente arruinaría mi vida. —E...eso realmente no responde a mi pregunta. ¿Podrías ser más específica? —pregunté, manteniendo mi voz lo más calmada posible. —Oh, vamos, Emma. Sabes exactamente de lo que estoy hablando. —Sus labios se curvaron como si yo fuera una rata muerta que tuviera que limpiar—. Con esos grandes ojos de carnero degollado que le echas, me sorprende que tus padres no lo hayan notado. ¿Cómo pudiste hacerles eso? Tonteando con tu propio hermano… solo el pensamiento es suficiente para hacerme vomitar. Bien. Estaba entrando en pánico, un poco. Pero hasta ahora, no había dicho nada que no me hubiera reprochado más de un centenar de veces. Y cuando el sentimiento de culpa vino de sus labios en vez de mis más profundos, más vergonzosos miedos, simplemente me cabreó. Había estado preocupada todo el tiempo porque mamá o Russ lo averiguaran… pero nunca se me ocurrió que sería Celeste la que estaría husmeando alrededor. No me gustaba ser perseguida, especialmente no por alguien como ella. De repente, me quedé sin mierda para dar. La había utilizado toda estando enojada con Ford. Si mintiera sobre follar con él, ella seguiría creyendo en lo que quisiera creer y seguiría acosándome. Mi paciencia estaba hecha pedazos, ni siquiera tenía la suficiente energía para ser diplomática, especialmente no con la mujer que había sido una perra conmigo desde el momento en que llegué. Dejé el frasco de mermelada y enfrenté su mirada con una glacial mía.

157


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Una pregunta rápida, Celeste. ¿Qué te hace pensar que mi vida es algo de tus putos asuntos? Su rostro se quedó flojo por un instante. —Jesucristo. ¿Ni siquiera lo niegas? —Tengo franca curiosidad. ¿Por qué tienes que meter la nariz en todo? ¿Hay un nombre médico para cualquier cosa en el infierno que te pase? —Saboreando su mirada de indignación, volví a extender la mantequilla de cacahuete en mi pan. Sabía que estaba siendo infantil, pero eso no hizo que se sintiera menos satisfactorio—. Solo quédate fuera de esto. —¡No voy a dejar que alguna… alguna puta universitaria de mierda lo robe debajo de mis narices! Sabías que Ford era mío, pero tú te deslizaste aquí y… —No, sabía que lo deseabas. —Lo había expresado con la sutileza de un perro que husmeaba en su árbol favorito—. Y no me importó. Porque si él te folla o no, es su decisión, no la mía. —Consideré mencionar que Ford sabía exactamente lo que estaba planeando y que nunca se enamoraría de ella, y luego decidí guardarlo. No sería la que hiciera esa conversación aún más mezquina de lo que era—. No puedes reclamar la existencia de otro ser humano. —Tal vez no. Pero puedo hacer que sea mucho más difícil para él distraerse contigo. —Su súbito y meloso tono me hizo girarme de nuevo. Llevaba la falsa sonrisa que había visto en ella tantas veces—. ¿Cómo suena esto? No les digo a tus padres estos pequeños juegos enfermos que has estado jugando con Ford. A cambio, no lo tocas por el resto del verano, y no te pones en contacto con él cuando te vayas.

158


Ava Jackson

Amo hermanastro

Reprimí una risa vacía. Yo ya había torpedeado bastante nuestra relación sin necesitar ningún chantaje. ¿Pero que debía decir ahora? Aunque las cosas habían terminado entre nosotros, todavía quería proteger a mamá del conocimiento de lo que habíamos hecho. Si aceptaba el trato, ¿Celeste sería fiel a su palabra? La puerta frontal se estrelló abierta, seguida de fuertes y rápidos pasos. Me aparté a un lado para ver a TJ lanzarse dentro de la cocina. —Lamento interrumpir, señoras —dijo—, pero Ford va de camino a St. Peter’s. Mi corazón saltó a mi garganta. ¿Un hospital? ¿Estaba herido? ¿“Vete” iba a ser la última cosa que le dijera? Mierda. ¿Qué había hecho? Celeste parecía casi tan sorprendida como yo. —¿Q...qué pasó? —preguntó. —Mac se rompió su jodida pierna —respondió TJ—. Se veía mal, desde mi punto de vista. Ford lo subió en la camioneta y se fue a toda velocidad. El miedo se escurrió de mí, dejándome débil de alivio. Fue casi seguido de inmediato por la culpa. Mac todavía era un ser humano herido y no era nada por lo cual sentirse aliviada. Pero el pensamiento de Ford lastimado me asustó mortalmente. Y entonces me di cuenta de lo verdaderamente jodida que estaba. Me gustara o no… todavía tenía sentimientos por él. Sentimientos serios. —¿Deberíamos ir tras ellos? —pregunté. TJ sacudió la cabeza.

159


Ava Jackson

Amo hermanastro

—No serviría para nada. Tomará todo el tiempo que sea necesario, sin importar cuantos de nosotros andemos por allí. —Suspiró y se quitó el sombrero para limpiarse la frente. —Oh. Bueno… gracias por avisarnos —dije. Las palabras se sentían mediocres, pero TJ dio una sonrisa reconfortante. —De nada, señorita Emma. —Inclinó la cabeza hacia Celeste, que todavía seguía detrás de mí—. No querría que ninguna de las dos esperara. No volverá hasta después de la cena. O tal vez incluso más tarde, dependiendo lo ocupado que esté Urgencias. Cuando TJ fue a decirle a Russ las malas noticias, Celeste me lanzó una mirada oscura, luego lo siguió. Evidentemente, mis días todavía estaban contados. Pero ella no era estúpida. Si hablaba sobre mí ahora, la pierna rota de Mac simplemente le robaría el protagonismo. Y, de todos modos, yo no tenía tiempo para asustarme realmente por su amenaza. Celeste tendría que esperar a que todo esto se asentara y yo me reconcomiera sobre mis opciones: o le prometía lo que quería o se atrevería a hacer lo peor. Hace cinco minutos, pensé que sabía el movimiento más inteligente. Pero ahora… ya no estaba tan segura de poder aceptar su trato.

160


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Dieciocho Ford La casa estaba oscura cuando finalmente entré en el garaje. Mac estaba instalado en la habitación de invitados de Griff, y el anciano se agitaba sobre él como una mamá gallina, si yo alguna vez había visto una. Tal vez solo había acabado de encontrar la manera de que Griff se retirara un poco más rápidamente, al ponerle a cargo de la recuperación de Mac. Abrí la puerta y me metí en la cocina. Era ya medianoche y la casa estaba silenciosa. Echando un vistazo a mis pantalones manchados de tierra y hierba, sabía que debía dirigirme directo a mi maldita habitación para desnudarme y ducharme, y acabar la noche, pero mis pies todavía me llevaban directamente a la habitación de Emma. A pesar de la condición de Mac, había pensado en ella ininterrumpidamente desde que la vi trabajando en el jardín. Lo que tenía que decirle no podía esperar, aunque tuviera que despertarla. Sentado en la sala de espera durante horas y horas, recordé algo que mi padre me había dicho hace años: hay algunas cosas que simplemente no puedes esperar para decirle a alguien. Te quiero y Lo siento, eran dos de esas cosas. Porque si esperas demasiado tiempo, no hay garantías de que alguna vez tengas la oportunidad de hacerlo. Emma podría hacer sus maletas e irse de aquí mañana, y tal vez nunca volvería a verla. Si eso sucediera, me quedaría con nada más que los recuerdos y el arrepentimiento. No era una oportunidad que quisiera tomar.

161


Ava Jackson

Amo hermanastro

Golpeé su puerta suavemente, y esperé unos instantes, odiando que sintiera la necesidad de llamar a su puerta en absoluto y no poder entrar. Antes de levantar la mano para golpear de nuevo, la puerta se abrió antes de que mis nudillos pudieran conectar con la madera. Emma estaba allí, usando el maldito pantalón corto de Daisy Duke y la camiseta que llevaba antes. —¿No podías dormir? —pregunté. Se encogió de hombros. —¿Cómo está Mac? ¿Y su pierna? —Una fractura limpia, a pesar que se veía un lio de mierda. Afortunadamente, fueron capaces de colocarla y no necesitó cirugía, de lo contrario habría estado allí toda la noche. Soltando un largo aliento, se apoyó contra el marco de la puerta. —Gracias a Dios. He estado tan preocupada. Él podría ser tan arrogante como el infierno, pero es tan malditamente entrañable que no puede dejar de gustarte. —Los celos ardían dentro de mí, lo cual era ridículo. Estaba hablando de Mac, que acababa de romperse una pierna. Todavía estaba consiguiendo meter mi reacción bajo control cuando habló en voz baja—. No pude dormir pensando en ello. Demasiado malditamente preocupada de que algo horrible hubiera sucedido. Es increíble como algo tan simple como una pierna rota me hace pensar en cuán rápido perdimos a mi padre. Recuerdo haberle visto el miércoles por la mañana, darle un abrazo, y no darme cuenta de que sería la última vez que lo vería. —Sus ojos se nublaron con lágrimas durante un segundo, pero las parpadeó atrás rápidamente—. Nunca sé lo que traerá los recuerdos a la superficie. Te hace dar un paso atrás y darte cuenta de lo que es importante. —Respiró hondo, y pude leer lo angustiada que

162


Ava Jackson

Amo hermanastro

realmente estaba. Era simplemente otra cosa de amar en ella—. De todos modos, ¿es eso todo lo que querías decirme? —Se apartó de la puerta y cruzó los brazos. Me adelanté, metiéndome en su espacio. Bajó los brazos, retrocediendo un paso, pero seguí adelante hasta que ambos estábamos dentro de la habitación y pude cerrar la puerta por detrás de nosotros. —Te debo una disculpa. Dije alguna mierda que no debería haber dicho. No tenía ningún sentido abrir mi bocaza sobre tu madre. Yo… realmente, de verdad, lo siento, Emma. —Ford… —Déjame sacar esto, ¿de acuerdo? —Está bien. —¿La semana que nuestros padres se fueron? Eso significó algo para mí. No esperaba que sucediera. No esperaba caer por ti. Pero lo hice. Eres todo el paquete. Jodidamente sexy en el dormitorio, e increíble como el infierno fuera de él. Pero obtener un sabor de eso y tenerlo todo, y ser arrebatado tan pronto como lo conseguí, eso me destrozó. No sabía cómo lidiar con ello, salvo arremetiendo. Pasarlo contra ti fue un reflejo, y uno que fue una mierda, para el caso. —Ford… —Si no vas a perdonarme y decirme que te importa una mierda las etiquetas hermanastro-hermanastra, entonces voy a seguir pidiendo disculpas hasta llegar a eso. He tenido demasiado maldito tiempo para pensar sobre esto en los últimos días, y no voy a dejar que te vayas a menos que sepa que es un hecho que no hay forma en el infierno de que le darás una oportunidad.

163


Ava Jackson

Amo hermanastro

Dio un paso adelante y presionó sus palmas contra mi pecho. —Ford, cállate. Me callé. —Si crees que eres el único que ha sido miserable durante días, entonces estás equivocado. No importa cuántas veces me dije que esto no podría funcionar, no puedo dejarlo fuera. Porque eres todo el paquete también. ¿Cómo lo dijiste? ¿Jodidamente sexy en el dormitorio e increíble como el infierno fuera de él? Estoy bastante segura de que me has arruinado para cualquier otro hombre. Envolví mis brazos alrededor de ella y la arrastré contra mi pecho. —Gracias, maldita sea. —Inhalé el olor de su pelo—. Porque no me podía imaginar que no te sintiera así contra mí de nuevo. —Deslicé mis labios a lo largo de su mandíbula—. No saborearte de nuevo—. Contra sus labios susurré—: No besarte de nuevo. Emma se abrió para mí y nuestras lenguas se encontraron y enredaron. Y, santa mierda, mi chica puede besar. Dos días sin esto parecían una vida entera. Su afán brilló en cada movimiento, desde sus dedos aferrándome los músculos de los hombros, hasta los gemidos que caían de sus labios. Retiré mi boca, deslizando mi mano del cabello de Emma hacia abajo alrededor de sus caderas y a su parte delantera. Ahuecándola entre sus piernas, rugí. —No podría imaginarme no estar nunca dentro de ti de nuevo. Gimió, presionándose contra mí. —Tampoco podía imaginar eso. Incluso cuando dije que no quería esto, no podía imaginar que… Ford, por favor. Necesito…

164


Ava Jackson

Amo hermanastro

Me agaché, atrapándola por detrás de sus rodillas y hombros, levantándola en el aire. —Eso es todo lo que tienes que decir, cariño. ¿Recuerdas tu palabra de seguridad? —Rosa —dijo, y sonreí. —Malditamente hermosa, cariño. Malditamente hermosa. La llevé a la puerta. Sus ojos se desencajaron. —¿Qué estás…? —Estoy cubierto de tierra y mugre, y acabo de ensuciarte también. Creo que es hora de desnudarnos y limpiarnos. Sus ojos cayeron a la mancha gris de su camiseta, y cuando los levantó de nuevo a los míos, estaban brillantes. —¿Sabes cuánto me gustó el sexo en la ducha la última vez, verdad? Fue esa chispa, ese fuego, ese resplandor interior lo que me atrajo a ella desde el principio, y ella simplemente continuó ardiendo tan condenadamente brillante. Emma alcanzó el pomo de la puerta, empujándola abierta. Nos adentramos en el pasillo, y esperaba que ella se congelara, con la cabeza girando a un lado y a otro, buscando a alguien que pudiera vernos, tan pronto como mis pies tocaron el suelo de madera. Pero no lo hizo. Sus ojos nunca dejaron los míos. Mi corazón se hinchó un poco. Era justo como le había enseñado. Yo controlaba todo, todo lo que tenía que hacer era dejarse ir.

165


Ava Jackson

Amo hermanastro

La convicción reflejada en sus ojos me apuró hacia el cuarto de baño. Joder, la necesitaba desnuda y mojada, con mi pene enterrado dentro de ese dulce coño. Emma encendió el interruptor de la luz apenas cerré la puerta del baño pero no la bajé hasta que nos paramos frente a la ducha. La dejé deslizarse por mi cuerpo, indiferente ahora que estaba manchándose con mi suciedad. La limpiaría y luego la volvería a ensuciar con todo lo que iba a hacer con ella. La sensación de sus curvas presionando contra mí, tuvo a mi erección haciendo estragos dentro de mis vaqueros. —Tienes que estar desnuda en cinco segundos, o te despojaré de esa ropa empapada. —Aplasté los labios contra los de ella. En lugar de seguir mis órdenes, los dedos de Emma se enredaron en el dobladillo de mi camiseta y lo arrastró arriba por mi cuerpo. Me separé, dejándola que me la sacara por encima de mi cabeza—. ¿Con prisa? —No te he visto desnudo en mucho tiempo. Así que sí, podrías decir que tengo prisa. Para que conste, tu cuerpo es una locura. No pude evitar la sonrisa que irradiaba de mis labios hacia abajo hasta los dedos de mis pies. —Como el tuyo, cariño. Mi pene duele pensando en ti. Empujé la puerta de cristal, alcanzando dentro de la cabina de la ducha. Mi carcajada hizo eco en la mampara mientras giraba el grifo hacia el agua caliente. La miré fijamente mientras el vapor comenzaba a salir por la puerta abierta. —Ahora camisa fuera. Creo que ya sabes que estoy muy excitado por verte desnuda, cariño.

166


Ava Jackson

Amo hermanastro

Sus dedos bajaron a la parte inferior de su camisa y tiró de ella hacia arriba, exponiendo centímetro a centímetro su piel cremosa y perfecta. Mi risa se calmó en un gemido mientras la deslizaba sobre el oleaje de sus pechos. Jesús, los había echado de menos. Cubrí sus manos con las mías y tiré de la camiseta hacia arriba y sobre su cabeza el resto del camino. —Supongo que estás excitado. —No tienes ni idea. Saqué el condón de mi bolsillo antes de dejar caer mis manos al botón de mis pantalones. Emma estaba justo allí conmigo, desnudándose con la misma rapidez. Nuestra ropa restante desapareció en cuestión de segundos, y luego ambos estuvimos desnudos, mirándonos el uno al otro. —Eres la mujer más hermosa que he visto nunca —dije, mi voz baja y ronca. —Y tienes que saber que eres la fantasía de casi todas las mujeres, ¿verdad? Sacudí la cabeza. —No te preocupes por ninguna otra mujer, salvo tú. Ahora métete en la ducha, cariño. Tenemos tiempo perdido que compensar. Me encantó el escalofrío que la atravesó, y mi pene saltó cuando se volvió y ese culo magnífico destelló cuando caminó dentro de la ducha. Joder, qué culo. Las ideas comenzaron a formarse mientras la seguía dentro.

167


Ava Jackson

Amo hermanastro

Emma ya estaba bajo el spray, girándose hacia los lados, el agua le empapaba el cabello y bajaba por su cuerpo en riachuelos. Se dirigió a mí, y una necesidad primaria, desgarradora me atravesó. Como Dom, me enorgullecía del control, pero ahora mismo, solo deseaba a mi mujer. Áspero, caliente y duro. Contra la pared de la puta ducha. Desgarré el paquete del condón con los dientes y me lo deslicé mientras ella se volvía hacia mí. En dos pasos, la tenía contra la pared, sus piernas envueltas alrededor de mi cintura, y el agua goteando en mi rostro y corriendo por mi espalda. Era como si todo lo que se había mantenido entre nosotros… las etiquetas, las duras palabras… todo se lavara. Mi boca encontró la suya, y me di un festín. Re-aprendí cada rincón de su boca con mi lengua. Cada curva de su cuerpo con mis manos. Al igual que iba a re-aprender cada centímetro de su resbaladizo coño con mi pene. Para el momento que levanté mi cabeza, Emma se sacudía contra mí, y la humedad en la cresta de mis abdominales no tenía nada que ver con el agua que caía a nuestro alrededor. —Por favor. Quiero… —Y vas a conseguir todo lo que quieras, cariño. Esto va a ser duro y rápido. Tienes tu palabra de seguridad si la necesitas. Las uñas de Emma marcaron los músculos de mis hombros. —No. Quiero esto. Duro y rápido. Ahora mismo. No te detengas, Ford. Dame todo lo que tienes. Apreté sus caderas y deslicé mis palmas hacia arriba y hacia abajo por sus piernas.

168


Ava Jackson

Amo hermanastro

—¿Ese pequeño coño apretado está listo para mí, cariño? —Tenía mis dudas, recordando la primera vez que estuvimos juntos en el jacuzzi. Apenas pude introducirme del todo, y ahora, hacía varios días que no la había estirado... la había llenado. Sus muslos se cerraron en mi cintura. —Sí —dijo, asintiendo con la cabeza. Me aparté, soltando una mano de su cadera para poder agarrar mi pene y posicionarme en su entrada. Incluso el calor de la ducha no podía compararse en nada al calor de su cuerpo. No me molesté en contener mi gemido. —Joooder, cariño. Me vas a quemar vivo. —No te burles de mí, Ford. Mis ojos se clavaron en los suyos. —¿Olvidaste quién da las órdenes aquí? Los ojos de Emma se encendieron de inmediato. —Fóllame y luego azótame, pero, por favor, Dios, no me hagas esperar. La mujer

sabía cómo empujar mis botones, y yo

sabía

malditamente bien que ella estaba subiendo desde abajo14.

Expresión utilizada para describir una situación en la que un sumiso intenta controlar el juego, la dinámica o la relación desde su posición sumisa con la seducción, la persuasión, la provocación… 14

169


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Tu trasero estará rojo más tarde, pero por ahora, voy a darnos lo que ambos necesitamos —dije, y luego empujé. El calor ardiente y resbaladizo de su cuerpo se apoderó de mi pene mientras empujaba dentro. Casa. Estaba en casa. Los gemidos y quejidos de Emma eran los sonidos de los que quería hacerme eco en mi ducha para el resto de mi maldita vida. Empujé una y otra vez, hasta que ambos nos volvimos locos de placer. Cambié mi mano para cubrir su clítoris con el pulgar, presionando ligeramente, hasta que sus gemidos se hicieron más fuertes. Enterró su rostro en mi cuello y sus dientes apretaron hacia abajo para amortiguar su grito. Los apretados espasmos de sus músculos internos en mi pene me empujaron por el borde, y simplemente lo solté todo, menos a Emma. Porque nunca dejaría ir a Emma.

170


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Diecinueve Emma Esta mañana, rodé en la cama de Ford para encontrar un muffin de arándanos y una taza de café en la mesilla de noche. Me senté a tomar un sorbo… solo un toque de azúcar y crema, exactamente como me gustaba. Una vertiginosa sonrisa se esparció por mi rostro. Este pequeño gesto de desayuno en la cama era tan malditamente lindo. No hace mucho, habría dicho “tan completamente diferente a Ford”. Pero había aprendido su debilidad por cuidarme. Y ayer por la noche, había confesado en sus propias palabras lo loco que estaba por mí… en mi habitación, en la ducha, y una y otra vez en su cama. Me reí conmigo misma, sin importarme que sonara como una colegiala enamorada. Ford había hecho todo lo posible por agotarme, probablemente por eso había tenido cuidado de no despertarme. Miré el reloj y vi que eran casi las once y media. Me envolví en su albornoz, respirando el aroma agudo de su jabón, y salí corriendo por el pasillo para tomar mi teléfono antes de que nadie pasara. Luego me acurruqué en la cama de Ford de nuevo, y tomé un bocado de mi muffin. Seguí comiéndolo y abrí mi aplicación de correo electrónico. Y mi felicidad de estar en una nube se estrelló. Mezclado entre todos los spam normales, las notificaciones de Facebook y los mails en cadena de mamá, estaba un recordatorio automatizado: Estimada Sra. Carter,

171


Ava Jackson

Amo hermanastro

Tiene programada la Orientación del Nuevo Maestro el 12 de agosto. Por favor, háganos saber si necesita ayuda para hacer los arreglos del viaje. Las clases comienzan el 19 de agosto. ¡Esperamos verla este otoño! Mary Blomkap Administradora Jefe Lincoln High School Fue un asqueroso despertar. Y uno que había estado temiendo. Tenía responsabilidades que me estaban esperando. No solo una carrera, una oportunidad de hacer una diferencia, trabajar con los niños que más ayuda necesitaban. E incluso si me quedaba, la enseñanza en una escuela rural de Montana no me retaría en la forma en que necesitaba. Pero sabía que quería quedarme con Ford. Lo que teníamos juntos iba más allá de un rollo de verano, ahora lo sabía. No podría renunciar a él más de lo que podría renunciar a esta oportunidad de trabajo. Incluso plantearle la cuestión a él no sería divertido. No tenía miedo de que se enfadara o algo así, pero acabábamos de reconciliarnos anoche y me resistía a arruinar el ambiente positivo de nuevo. ¿Estaba siendo infantil sobre todo esto? Desgarrada, terminé mi desayuno mientras apenas lo saboreaba. Me vestí, bajé a dejar los platos en el fregadero y luego dejé que mis pies me llevaran donde quisieran mientras rumiaba mi dilema. Mi ritmo e inquietud, finalmente me llevó al establo de los caballos. Su fresca sombra me dio la bienvenida. Aspiré los suaves aromas de madera polvorienta desgastada, heno fresco y dulce; incluso el olor persistente del estiércol se sentía de alguna manera sano. Los pocos caballos que se encontraban allí estaban comiendo sus raciones, ocasionalmente dando suaves bufidos de satisfacción.

172


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Hola, Griff —dije cuando entré. Estaba echando agua en un cubo medio lleno de gránulos de color rojizo. Sin levantar la vista, sacudió brevemente la cabeza en mi dirección. —Señorita. —Um… ¿Qué hay en el balde? —Pulpa de remolacha. Ayúdame allí. —¿Huh? ¡Oh! —Me balanceé para abrir la puerta del establo ante el que había estado parada delante sin pensarlo. Un potro castaño brillante con calcetines blancos estaba amarrado dentro, con una larga cuerda de algodón. A la vista de la comida, relinchó alto y pateó el suelo. Tan pronto como Griff dejó el balde, se empujó más allá para enterrar su nariz en el puré de color púrpura, casi tirándolo. —Pequeño hijo de puta —dijo Griff, acariciando su cuello. Se alejó y se sentó pesadamente sobre un fardo de heno, tomando una lata de tabaco de mascar de su bolsillo. Después de cerrar la puerta del establo detrás de él, me encontré sin saber qué hacer a continuación. Griff evidentemente había terminado sus quehaceres, y dado que apenas había hablado conmigo, me sentí extraña molestándolo. Vagué alrededor del granero por un rato. Pero pronto, visitar a los caballos y examinar el equipo de granja se convirtió de nuevo en un ritmo de paseo. —¿Me vas a decir lo que tienes en mente, muchacha, o simplemente seguirás soplando con energía?

173


Ava Jackson

Amo hermanastro

Me volví bruscamente, sorprendida. Casi me había olvidado de que Griff seguía allí. En nuestro viaje desde la pista de aterrizaje a la mansión, él parecía un gruñón con los labios apretados. Después de pasar algún tiempo en el rancho, sin embargo, lo conocía mejor. Su silencio no significaba nada… simplemente que no tenía ganas de hablar. Y ahora mismo, lo que más necesitaba era una caja de resonancia. Alguien que supiera escuchar sin juzgar. Parecía que Griff era mi hombre. Dudé… pero luego derramé mis entrañas. Incluso dejando de lado los sangrientos detalles, conversé durante media hora sobre la importancia de la carrera y el amor, y de cómo me había quedado atrapada en medio. Casi me esperaba que se largara o se durmiera en medio de la diatriba. Cuando terminé, lo miré para verlo mirando hacia el espacio y rascarse la barba. Mientras me preguntaba si habría oído siquiera una sola palabra, preguntó: —¿Nunca has pensado en el centro juvenil de la frontera del estado? Sacudí mi cabeza. —¿Hay algo así por aquí? —Podría llamarse “centro correccional juvenil”, o lo que esté de moda por estos días. —Volvió la cabeza para escupir—. Necesitan buenas personas que realmente se preocupen para ayudar a los chicos a obtener sus diplomas y mantenerlos fuera de problemas… no solo personas que quieran el cheque de paga. Mordí la uña mientras lo pensaba. No estaba certificada para eso específicamente, pero mucha de mi formación probablemente coincidía

174


Ava Jackson

Amo hermanastro

puesto que había elegido mis clases con un ojo en enseñar en el interior de ciudades. Para los estudiantes que habían pasado toda su vida en escuelas insuficientemente financiadas, y en barrios peligrosos. Un centro de detención juvenil era solo un paso más allá de eso. Los chicos que habían caído a través de las grietas de una manera aún más grande. Este tipo de trabajo definitivamente no tendría nunca ninguna escasez de desafíos. Nunca se me ocurrió el buscar un trabajo en el sistema penitenciario, pero… —Es una gran idea —respondí en voz alta—. ¿Sabes algo más acerca de la escuela? Griff sacudió la cabeza. —No he tenido muchas razones para averiguarlo. Demonios, probablemente incluso conseguí los hechos equivocaos. Podría haber un centro juvenil para chicos y otro para chicas. Supongo que no sé lo que esperaba. Sonreí al viejo capataz. —Gracias de cualquier manera. Has sido de gran ayuda. —Un poco de Google manejaría el resto de mis preguntas; lo realmente importante era el rayo de esperanza que Griff había plantado. Quizás podría quedarme en Montana, después de todo. Gruñó en reconocimiento y bajó la cabeza. Pero cuando me volví para irme, dijo: —Has estado teniendo algunos problemas con la señorita Celeste. —Era una afirmación, no una pregunta. Desprevenida, murmuré:

175


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Uh… —No pensaba que hubiera dejado ver tanto sobre estar chocando la cabeza con Celeste. ¿Qué más quería decirle? —Antes de este trabajo, vivía con su hermana y su marido buenopara-nada. Se reventó el culo sirviendo mesas mientras él bebía todas sus propinas. —Griff se movió y escupió en el suelo de nuevo—. Eso no es una excusa para sus tonterías, ¿entiendes? Solo una razón. Asentí lentamente. —Entonces, ¿cómo comenzó a trabajar para Russ? —Bueno, el bastardo maltrataba a veces a la hermana de Celeste, y una noche el sheriff fue avisado. No sé si Celeste lo llamó, o fue un vecino, pero de cualquier manera, los rumores corrieron por la ciudad. Russ fue directamente a su restaurante y le ofreció un trabajo. Habitación, pensión y salario. Dijo que Celeste estaba invitada para traerse a su hermana, pero supongo que ella no se iría… no conozco los detalles. Celeste le envía dinero cada dos meses. Por un momento, me quedé estupefacta. No me podía imaginar tener que lidiar con algo así. —Gracias, Griff —dije por fin—. Lo recordaré —Y lo haría… era el discurso más largo que había oído de él, y ponía muchas cosas en perspectiva Durante mi gran pelea con Ford, había gritado que mamá no era nada como Celeste. Ahora, sin embargo, me preguntaba si la diferencia entre ellas era realmente tan grande. Seguro, Celeste era cruel y despiadada sobre perseguir el dinero, mientras que mamá siempre fue pragmática, sin perder nunca su actitud positiva. Pero, ¿y si ese amable abogado viudo nunca hubiera aparecido? Mamá habría tenido que

176


Ava Jackson

Amo hermanastro

cuidarme. ¿Hasta dónde habría llegado para seguir poniendo comida en la mesa? ¿Qué tan amargada se habría vuelto con los años de mala suerte y miedo? No estaba segura de poder responderme a esa pregunta. Me sentí un poco culpable. Ni siquiera me había molestado en preguntarme por qué Celeste actuaba de la manera en que lo hacía; acabando de etiquetarla como una perra. Había vivido una vida dura, y probablemente haría cualquier cosa para evitar eso de nuevo. Lo que no era una excusa, como dijo Griff, y no estaba segura de que ella quisiera mi compasión… sobre todo si sabía que había cavado en su pasado. Pero ahora sabía que necesitábamos tener una conversación. Pronto. En primer lugar, sin embargo, tenía que ocuparme de mi situación laboral. Le agradecí por última vez a Griff por escucharme, luego volví a la casa y subí las escaleras hacia mi portátil. Una búsqueda rápida demostró que efectivamente existían dos centros separados por sexo. Uno, el de los chicos estaba al otro lado del condado, pero el de las chicas no estaba demasiado lejos del rancho… fácil de ir y venir a diario. Santa mierda, esta idea podría funcionar realmente. La emoción despertó en mi pecho. Un par de brazos cálidos se asentaron alrededor de mí desde detrás, creando una chispa diferente. La barbilla de Ford descansó sobre la parte superior de mi cabeza. —¿En qué andas ahora? —preguntó—. El almuerzo está listo. —¿De verdad quieres que me quede aquí? ¿En el rancho? —Espeté. Se quedó quieto, solo su aliento apenas removía mi cabello. Maldita sea, Emma, podrías haberlo llevado un poco más suavemente. No había querido pedirle que evaluara toda nuestra relación justo sobre la marcha. Esperé nerviosamente, medio oyendo Jeopardy! como música de fondo.

177


Ava Jackson

Amo hermanastro

Finalmente, respondió. —Creo que nunca tuve la intención de dejarte ir. Mi estómago revoloteó con alivio y una agradable sorpresa. —Siento haber sido tan torpe —dije—. Es solo que… si voy a quedarme, necesitaré encontrar un trabajo para reemplazar al mío. Algo con un propósito, donde pueda estar segura de que mi labor hace una diferencia real para el mundo. Griff sugirió enseñar en el centro correccional juvenil. —Dudé y luego continué—. Le conté a Griff sobre nosotros. Lo siento. Debería haber hablado primero contigo para asegurarme que te parecía bien. No estaba segura de cómo reaccionaría sobre mí contando nuestro pequeño y sucio secreto. Pero todos mis temores se disiparon cuando Ford respondió: —No te preocupes, Griff ve cada maldita cosa que sucede en este rancho, de todos modos… terminé hablando con él también, pero probablemente ya lo sabía. —Sonrió—. Y creo que su idea para el trabajo es una maldita buena idea. De hecho, conozco al tipo que dirige el lugar. Le llamaré ahora mismo y le pediré una visita. Me recliné hacia atrás, recostando mi cabeza sobre la silla para besarlo al revés. Pasó un largo tiempo antes de que dejara que Ford hiciera esa llamada telefónica. ***** Al día siguiente, después de pasar veinte minutos eligiendo juntos un impresionante conjunto de mi mezcolanza de ropa de vacaciones, fuimos a la frontera del condado. El centro de detención se parecía mucho más a una escuela típica de lo que me esperaba. Media docena de

178


Ava Jackson

Amo hermanastro

edificios bajos, con techo rojo repartidos en un enorme cercado de césped. En la oficina principal, Ford me presentó al superintendente de la instalación, un hombre de mediana edad, con el pelo rubio fino, llamado Ted Wright. Ted me estrechó la mano como si estuviera tratando de tirar de mí. —Bienvenida al Centro de Rehabilitación de Oak Creek, Señorita Carter —exclamó—. Esta instalación atiende a veinte delincuentes femeninas entre las edades de diez y dieciocho… ¿Dónde dijiste que fuiste a la universidad? Distraída por lo mucho que sonaba a un folleto, casi no capté su pregunta. —Um, no creo que lo haya dicho. Pero acabo de graduarme en Stanford. —Mundo pequeño y una gran escuela. El sobrino de mi esposa acaba de recibir su carta de aceptación. —Ted entró en la sala, saludando a lo largo con la mano—. ¿Y qué estudiaste? Esta vez tuve una respuesta lista para disparar en contestación. —Matemáticas y ciencias de nivel secundario, con énfasis en la educación correctiva y jóvenes de riesgo. Hice mis prácticas en una escuela secundaria. Pero también he tomado algunas clases de pedagogía y psicología del desarrollo que se centraron en el nivel primario. Cuando nos mostró las aulas, las salas de consejería y los dormitorios, Ted se mantuvo lanzándome abruptamente preguntas inesperadas e informales. Ford nos siguió un paso por detrás, con sus manos en los bolsillos, dejándome hablar a mí. Finalmente la visita

179


Ava Jackson

Amo hermanastro

terminó de regreso en la oficina principal. Agitando una mano a una mujer de pelo corto con un traje pantalón verde oscuro, Ted dijo: —Quiero que conozcas a Maddie Baker. Es la directora de esta locura. Maddie, esta es Emma Carter. —Encantada de conocerte —contesté, sacudiendo su manicurada mano, y preguntándome qué diablos estaba pasando. —De acuerdo a tu educación y experiencia, señorita Carter, estás excesivamente calificada. —Ted se aclaró la garganta con fuerza, dejando que mis esperanzas se desplomaran un momento—. Pero instalaciones juveniles rurales como esta no reciben realmente muchas solicitudes de empleo… especialmente esos tan bien entrenados, con talento y entusiastas como tú pareces ser. Maddie interrumpió. —Lo que Ted quiere decir es que estaríamos honrados en tenerte con nosotros Ford me lanzó una mirada rápida de soslayo que decía: Malditamente cierto que lo harían. —¿De verdad? Pero… ni siquiera he hecho una entrevista real — balbuceé. ¿Le había dado Ford mi currículum por teléfono o algo así? Ted solo se rió. —Conozco a un buen maestro en cuanto lo veo. —Ahora, sobre tus deberes —dijo Maddie enérgicamente—. Las clases se imparten durante ocho horas durante todos los días de la semana, durante todo el año. Solo tenemos a otro maestro en este

180


Ava Jackson

Amo hermanastro

momento, por lo que te harías cargo de las clases de matemáticas y ciencias para todos los grados. ¿Cuándo puedes empezar? Suponiendo, por supuesto, que pases la verificación de antecedentes. Mi chispa de excitación estalló en un resplandor pleno. Esto está sucediendo realmente, me di cuenta… y esto es exactamente a dónde estoy destinada a estar. Si hubiera sabido más sobre la Ley de menores, quizás podría haber visto esta oportunidad de trabajo incluso sin la sugerencia de Griff. Estas muchachas me necesitaban más que los estudiantes de D.C. Sería mucho más fácil para la Lincoln High School encontrar un reemplazo cualificado que para Oak Creek encontrar… a nadie en absoluto. Y si trabajaba aquí, me permitiría quedarme con Ford, entonces eso era solo la guinda del pastel. Quería ponerme a saltar, besar los amaneceres siempre-amables de Ford, pero en cambio respondí con frialdad. —Me encantaría el trabajo, y puedo empezar en cuanto me necesitéis.

181


Ava Jackson

Amo hermanastro

Capítulo Veinte Emma Los dedos de Ford se entrelazaron con los míos mientras guiaba la camioneta a lo largo de un tramo de carretera de dos carriles de regreso al rancho. En mi interior desenfrenada y pura alegría floreció, todo iba cayendo en su lugar. Había temido todo sobre este verano, pero me había dado las más increíbles oportunidades: el hombre y el trabajo. Por reflejo, apreté la mano de Ford, y me miró sonriendo. —¿Feliz, cariño? —¿Feliz? Esa no es siquiera la palabra correcta para lo que estoy sintiendo —respondí. —Vamos a necesitar conseguir traer tus cosas aquí. Asegurarnos de que tengas un vehículo que esté a la altura durante el invierno. Sus palabras evocaron la imagen de un camión de mudanzas aparcado delante del rancho, con hombres descargando todas las cajas que estaban esperando actualmente ser embaladas en mi pequeño apartamento de Stanford, antes de que me fuera a DC. Imaginé a mamá y a Russ de pie en el porche, las mandíbulas caídas, preguntándose qué demonios estaba pasando. Algo de esa satisfacción desapareció, pero agarré la mano de Ford con más fuerza. No, vamos a resolverlo. —Ford —comenté suavemente—. ¿Cómo vamos a contarles a nuestros padres sobre nosotros?

182


Ava Jackson

Amo hermanastro

Me miró durante un segundo antes de que sus ojos volvieran a centrarse en la carretera. —Solo se lo diremos. Directamente. Sin juegos. Estoy enamorado de ti, y tú de mí, y vamos a estar juntos. Las etiquetas no importan; es lo que sentimos el uno por el otro lo que lo hace. Si tienen un problema con ello, podemos discutirlo como adultos, y eso será todo. —Su pulgar acariciaba el dorso de mi mano mientras pronunciaba su discurso. Estábamos conduciendo por una carretera rural desierta, y ahora era cuando el hombre decidía decirme que estaba enamorado de mí. —Para a un lado. La cabeza de Ford se sacudió en mi dirección. —¿Qué? ¿Qué pasa? —preguntó, pero ya estaba bajando la velocidad. —Solo hazlo. Para. Ya estaba desabrochándome mi cinturón de seguridad mientras Ford conducía la camioneta a un lado de la carretera y la paraba. Gracias a Dios por los bancos unidos, pensé. Me deslicé hacia el centro, empujé los brazos de Ford hacia abajo, y pasé una pierna por encima de sus caderas para ponerme a horcajadas. —¿Qué hice para merecer esto? —preguntó, bajando las manos hacia mis hombros. —¿Quién decidiría decirle a una mujer que está enamorado de ella mientras está volando por una carretera rural a unos cien kilómetros por hora? Esa es la verdadera pregunta. —Traté de sonar severa pero estaba

183


Ava Jackson

Amo hermanastro

sonriendo demasiado ampliamente para fingir nada más que ser locamente feliz. La sonrisa de Ford se extendió a través de su cara en un reflejo de la mía. —Como si no te lo hubieras imaginado ya —murmuró, sus labios bajando a los míos. Levanté mi mano, impidiendo su beso, algo que difícilmente podía creer que estuviera haciendo… pero solo por esta vez. —Dilo otra vez. La chispa en sus ojos brilló. —Te quiero, Emma. Malditamente demasiado. Dejé caer mi dedo. —También te quiero, Ford. Ahora bésame. Lo hizo. Su cabeza se inclinó, sus labios reclamando los míos, la lengua metiéndose dentro para probarme. Quería que poseyera cada centímetro de mí, y no solo con su lengua. Mis manos patinaron por su pecho, encontrando el botón de sus vaqueros, y tirando. Solo una vez que mi mano estuvo dentro y alrededor de su grueso y duro pene, Ford separó su boca de la mía. —Sabes que estamos al lado de una carretera pública, ¿verdad? Miré por las ventanillas, sin soltar mi agarre, y supervisé el largo tramo de asfalto vacío. Cristales tintados. No he visto un coche en veinte minutos. Me siento afortunada por este increíble, precioso hombre que me ama.

184


Ava Jackson

Amo hermanastro

Lanzando mis ojos a Ford, que se inclinaba en mi agarre mientras lo acariciaba y jugueteaba con su longitud, le pregunté: —¿Qué es lo peor que pasaría si nos pillan? Su sonrisa fue rápida. —¿Sintiéndote un poco loca? —Sintiendo suerte en el amor —corregí. —Joder, entonces. —Joderme a mí, quieres decir. —Cosa descarada. —Sus manos acariciaron hasta mis piernas y agradecí a quien estuviera escuchando allá arriba que hubiera tenido la previsión de llevar una falda a mi entrevista improvisada. Cuando Ford golpeó mis bragas, suspiró. —Te dije que no más bragas. —Era una entrevista de trabajo —dije, exasperada. Hizo un puchero. Querido Dios, Dom y todo, y hacía pucheros. La imagen de sus labios llenos bajando tuvo a mis ovarios derritiéndose. Cuando sus dedos se deslizaron por el frente de mis bragas, gimió. —Húmeda para mí cada maldita vez. —Dos dedos se deslizaron dentro y fue mi turno de gemir. Mis pezones se arrugaron contra el encaje de mi sostén y de repente mi idea de un polvo rápido en el arcén de la carretera me pareció un poco menos impresionante porque quería estar desnuda y extendida en su cama. Luego movió sus dedos, y me olvidé de preocuparme por nada, salvo de cómo se sentía dentro de mí. Maldición,

185


Ava Jackson

Amo hermanastro

pero la sensación de él, cualquier parte de él, nunca dejaba de enviar escalofríos corriendo a través de cada centímetro de mi piel. Ford agrupó mi falda alrededor de mi cintura, agarró mis caderas, empujándome hacia adelante, colocándome contra la cabeza de su pene. Y entonces, se congeló. —Mierda. Condón. —Estoy de acuerdo si tú lo estás. Sus ojos subieron a los míos. —¿Estás segura, Emma? —Estoy limpia. Y no hay nada que me gustaría más que tenerte sin nada entre nosotros. Las caderas de Ford se arquearon hacia mí. —Quiero tus brazos alrededor de mí, cariño. Rodeé mis brazos alrededor de su cuello, presioné mi frente a la suya, y Ford me bajó en su pene, centímetro, a delicioso, centímetro. Maldito infierno. Me preguntaba si alguna vez me acostumbraría a su tamaño. Mi cuerpo se entregó al suyo, y saboreé la exquisita plenitud. Incluso después de las muchas veces que estuvimos juntos, era todavía casi más grande de lo que podía manejar, pero creedme, me encantó el desafío. Cuando empezó a empujarme, lentamente me levanté y bajé, encontrándome con cada golpe, mientras lo miraba fijamente a los ojos. Sus manos dejaron las mías para enterrarse en mi pelo y tirar de mi cara

186


Ava Jackson

Amo hermanastro

a la suya, nuestros labios colisionaron nuevamente, no podíamos obtener lo suficiente el uno del otro. Mis músculos interiores se apretaron más fuertes con cada empuje. Mi orgasmo estaba subiendo, a punto de atravesarme. El agarre de Ford en mi cabello se tensó y se apartó de mi boca. —Te quiero, Emma. Joder. Voy a correrme. ¿Estás conmigo, cariño? —Sí. Ahora. Lo que esperaba que fuera un polvo rápido en el asiento delantero de una camioneta se convirtió en una sinfonía de movimientos y reacciones casi perfectamente coreografiadas. Cuando miré a los ojos de Ford, salvajes de placer, mi orgasmo estaba a punto de caer sobre mí, y fue uno de los momentos más bellos que nunca había experimentado. ***** Había algunos inconvenientes del sexo en un coche… como la limpieza, pero dado mi felicidad post-coital… Tuve un momento difícil para que me importara. Pero con cada kilómetro más cerca para llegar al rancho, mi aprensión subió un poco más alta. —¿Exactamente cómo se lo vamos a decir? —pregunté. Una vez más, mi mano se entrelazó dentro de la Ford con fuerza, un agarre seguro. Cuando un hombre tenía un agarre como ese, estaba empezando a darme cuenta, podría agarrar tu mano y lo seguirías a cualquier lugar.

187


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Solo se lo vamos a decir. Ninguna tontería. No pidiendo disculpas. Somos adultos. También tenemos la suerte de que nuestros padres quieran que seamos verdaderamente felices. —Lanzó sus ojos hacia mí antes de volver la vista a la carretera—. Creo que no va a ser un espectáculo tan grande como el que estás imaginando, cariño. —Es solo que… No lo sé. ¿Es incómodo? —Ponte en sus zapatos. ¿Qué tan incómodo fue para tu madre que fuera a ti y te dijera que se iba a casar de nuevo? ¿Cómo crees que se sentía ella? ¿Y mi padre? ¿Venir a casa y decirme que se había enamorado de una mujer en el espacio de una semana? Incómodo, seguro, pero, ¿piensas por un minuto que dejarían que esa incomodidad les disuadiera de estar juntos? De acuerdo, el hombre tenía un punto válido. —Así que solo vamos a decírselo. —Mi aprensión se estaba desvaneciendo ante la cara de confianza de Ford—. ¿Y si se horrorizan? Me lanzó una sonrisa devastadora. —Nos ocupamos de ello. Eres mía, Emma. Ningún horror, ni parenteral o de otra manera, nos impedirá estar juntos. Ten un poco de fe, ¿vale? Inspiré profundamente. Podría conseguir lograr tener fe. Podría hacer muchas cosas con Ford a mi lado. O detrás de mí. O debajo de mí. O encima de mí. Una sonrisa coqueteó en las comisuras de mi boca. —Maldita sea, Emma. No me obligues a llevarte al granero para azotarte tu culo hasta volverlo rojo para que te comportes.

188


Ava Jackson

Amo hermanastro

—No estoy segura si eso se supone que sea una amenaza... Pero definitivamente estás perdiendo puntos. Su rica risa llenó la cabina de la camioneta, junto con algo que sonó mucho a: —Al menos sé lo que haremos después. Cuando nos detuvimos frente al garaje, Ford aparcó la camioneta y me dijo que esperara. Me quedé quieta mientras se acercaba a mi lado y me abría la puerta. Me levantó de la camioneta y me dejó sobre mis pies. —No te preocupes, Emma, tenemos esto. Asentí. —Tienes razón. Tenemos esto. Una vez más, agarré su mano, y sentí que juntos, podríamos tomar el mundo. ***** Entré en la cocina, mi cuerpo todavía seguía sintiendo el abrazo aplastante de los brazos de mamá y Russ. Decir que las cosas habían ido mejor de lo que esperábamos habría sido un leve eufemismo. ¿Miradas horrorizadas y desafíos acusatorios? Completamente ausentes. ¿Sonrisas felices y felicitaciones? Genuinas y abundantes. No estaba segura de que pudiera borrar mi sonrisa durante días. Hasta que Celeste salió de la despensa sosteniendo un saco de lona de comestibles y una expresión amarga se torció inmediatamente en sus facciones al verme.

189


Ava Jackson

Amo hermanastro

No. simplemente, no. Montana podría ser el Oeste, pero no era el Salvaje Oeste, y este rancho era, en realidad, lo suficientemente grande para las dos. Había llegado el momento de enterrar el hacha de guerra. Y no en la espalda de Celeste. Me negué a dejar que mi sonrisa flaquera mientras sus ojos se estrechaban. —No tienes que parecer tan presumida. Aunque no debería sorprenderme. Probablemente estás dispuesta a hacer lo que sea… Levanté una mano. —Basta, Celeste. Simplemente… suficiente. He terminado de hacer lo que fuera que hayamos estado haciendo. —Su boca se cerró de golpe, así que tomé eso como mi oportunidad para continuar—. Me quedo aquí en el rancho. Para siempre. Nuestros padres saben que estoy saliendo con Ford. Están totalmente bien con eso. Así que, no tienes por qué gustarme, pero vamos a tener que averiguar cómo llevarnos bien. Celeste se puso rígida. —Entonces despídeme. Eso es lo que quieres hacer, ¿no? Sacudí la cabeza. —No. Tienes un sitio aquí tanto tiempo como lo desees. También has hecho de este tu hogar, y ciertamente no es mi intención echarte. Solo quiero asegurarme de que tenemos claro que Ford no es una opción. Esperaba una respuesta maliciosa, pero lo que conseguí fue algo totalmente diferente: risa. Los hombros de Celeste se sacudieron cuando se envolvió un brazo alrededor de sí misma, y levantó el otro a su cara.

190


Ava Jackson

Amo hermanastro

—Ni siquiera quiero a Ford. Dios, soy tan idiota. Pensé… tal vez… si pudiera hacer que me notara, nunca tendría que preocuparme de nuevo. ¡Pero Mac tuvo que entrar y arruinarlo todo! Bueno, ahora estaba completamente perdida. —¿Mac? Celeste levantó su rostro de su mano. —No puedes elegir de quién te enamoras… incluso cuando debes saberlo mejor. —Sacudiendo su cabeza añadió—: Me dije que nunca me enamoraría de un vaquero, pero trabajó su camino a mi corazón, y ahora no puedo sacarlo de él. Mi cerebro giró para ponerse al día. ¿Celeste y Mac? ¿Desde cuándo? ¿Qué demonios? Se levantó de la mesa, recogiendo de nuevo la bolsa de lona. Celeste captó mi mirada confusa. —Voy a cuidar de él mientras está alojado donde Griff. Griff va a visitar a su sobrino, así que Mac y yo podremos tener un poco de tiempo para nosotros mismos, no es que vaya a pasar mucho con su pierna destrozada. —Su sonrisa se suavizó—. Pero será agradable tener algo de tiempo a solas. Nos dará una oportunidad de hablar sobre el futuro. — Con eso, salió de la cocina, una mirada melancólica en su rostro. La puerta trasera se cerró con un clic tranquilo, justo antes de que la voz de Ford llenara el vacío de la cocina. —¿Aún te lo está haciendo pasar mal? —No.

191


Ava Jackson

Amo hermanastro

Me levanté y me volví hacia él. Me encantaba no tener que mirar por encima de mi hombro, o el de él, para ver quién podría estar observando. Me encantaba saber que podría cruzar la cocina y envolver mis brazos alrededor de él, y apretar su firme culo sin repercusiones, al menos, ninguna que no estuviera completamente emocionada de experimentar. Así que hice exactamente eso. Ford me pasó los dedos por el pelo e inclinó mi rostro hacia el suyo. —Estás segura de que todo está bien. Alargué la mano y envolví mis brazos alrededor de su culo, levantándome sobre las puntas de los pies mientras tiraba para bajar su rostro al mío. —Mucho mejor que bien. Absolutamente perfecto —susurré, antes de presionar mis labios a los suyos. La mano de Ford ahuecó la parte de atrás de mi cabeza, y no hablamos por un largo, largo rato después de eso.

192


Ava Jackson

Amo hermanastro

Epílogo Emma Una brisa caliente y seca corría sobre nuestras espaldas sudorosas mientras mamá, Ford y yo cabalgábamos hacia el rancho. No había llovido durante semanas y el polvo del camino se pegaba a mi garganta. —Oye, ¿Ford? ¿Puedes darme algo de tu agua? —¿Te has bebido toda la tuya ya? —Mientras me tomaba el pelo, Ford guió a Richter más cerca de mi yegua y me entregó su cantimplora. Tomé un trago y se la devolví. —¡Oh, sois tan lindos juntos! —dijo mamá desde detrás de nosotros. Su castrado estaba más interesado en las flores silvestres a lo largo del borde del sendero que en mantenerse al día con nuestra enérgica caminata. Di un gemido burlón. —Jesucristo, mamá, cálmate. Solo necesitaba un trago. Estábamos de regreso de un almuerzo tipo picnic en el bosque. Durante todo el tiempo, mamá había arrullado sobre nosotros cuando hacíamos algo remotamente de pareja: como apoyarme en el hombro de Ford, u ofrecerme él un bocado de pastel, incluso cuando nos palmeamos ambos las manos cuando buscábamos una manzana a la vez. Russ solía venir a nuestros paseos, pero justo después del desayuno, se había ido en uno de las camionetas del rancho, y ni mamá, ni Ford admitieron lo que él estaba tramando. Sabía que mamá tenía un

193


Ava Jackson

Amo hermanastro

lado tonto, pero nunca esperé que Ford estuviera de acuerdo en jugar con ello. Por otra parte, si le gustaban los juegos en el dormitorio… Suspiré con una sonrisa, solo un poco molesta. Incluso cuando mi nueva familia decidía meterse conmigo a la vez, me encantó vivir juntos así: tranquilos, felices, libres. Nuestros caballos bufaron cuando el granero apareció a la vista. Sabían que eso significaba que habían terminado de trabajar por el día de hoy, y todo lo que querían era que los lavaran y los soltaran en el prado cubierto de hierba. Desmonté a Delilah y aflojé la cincha de su silla, con cuidado de no volver a enganchar mi nuevo anillo de compromiso, y comencé a guiarla hacia delante con una rienda suelta. Sonreí para mí. Era prácticamente una profesional. Mientras caminábamos con nuestros caballos a sus cubículos, oí crujir la grava, subrayado por el ronroneo de un motor. Miré a mamá en la tenue luz. —¿Ese es Russ? Ella me dirigió una sonrisa traviesa. —Tal vez. Ve a mirar fuera… nos haremos cargo de tu caballo. Cuando miré a Ford por una pista, solo me tendió la mano, los labios ligeramente curvados en diversión. ¡Oh, me doy por vencida! ¿Tendré simplemente que averiguar por mí misma por qué están actuando de una forma tan extraña? Le pasé la rienda de Delilah a Ford y salí hacia el sol, parpadeando rápidamente. Cerca del frente de la casa, un automóvil compacto plateado acababa de detenerse. La puerta del conductor se abrió. Un borrón de

194


Ava Jackson

Amo hermanastro

una falda sedosa, una blusa fruncida y un elegante delineador de ojos salió volando gritando: —¡Emma! —¡Avery! —contesté gritando, justo antes de que ella me encontrara en un abrazo aplastante. Avery Palmer era mi hermanastra del tercer matrimonio de mamá. Cuando era una adolescente, mamá y yo nos mudamos con una frecuencia

suficiente

para

que

fueran

difíciles

hacer

amigos

permanentes, así que me emocioné cuando mamá se casó con alguien con una hija apenas un año más joven que yo. Era como tener una hermana

pequeña

para

Navidad,

nos

uníamos

en

todas

las

estereotipadas cosas de chicas de inmediato. Mamá fue solo la “Sra. Palmer” durante unos años, pero Avery y yo seguimos en contacto, incluso después de que ella dejara California para estudiar en el London College of Fashion. —No te he visto en una eternidad —dije—. ¿Cómo estás? Soltó un gruñido exagerado. —¡Me alegro de haber terminado con ese sangriento período de verano! A veces me pregunto si graduarse tempranamente vale la pena… sobre todo porque me tuve que perder la última boda de la señorita Cynthia. —Pareces un poco más británica cada vez que te veo —bromeé—. Apuesto que a los chicos americanos les encantas cuando vienes a casa de visita. —Nah, son los pájaros americanos y los chavales británicos los que se gustan mutuamente —dijo, exagerando deliberadamente su acento—.

195


Ava Jackson

Amo hermanastro

Simplemente sueno como la descendiente mutante de una chica de valle15 y un lamentable chav16. —Rápidamente puso dos dedos sobre sus labios cereza. Como siempre, sus uñas estaban intrincadamente pintadas; las obras maestras de hoy incluían un toque de brillo azul sobre el pulido marfil, cubierto con flores de plata—. Olvida que dije eso. Grosero como el infierno. Me reí. —Bueno, sea lo que sea ya habrás terminado con los exámenes finales y ahora tendrás tiempo para nosotros. —Puse mi brazo alrededor de sus hombros—. ¿Has comido? El almuerzo es… uh, dentro de un rato, pero creo que tenemos algún filete de sobra en la nevera… —Siempre teníamos carne. Me detuve cuando me di cuenta que no estaba prestando atención. Seguí su mirada al camión que acababa de llegar al otro lado del patio. Russ había salido y ahora estaba hablando con un hombre alto, de pelo negro, con un uniforme de camuflaje gris azulado. Algo en él me pareció familiar. Sonreí a Avery. —Oh, ya veo de lo que realmente estás hambrienta. —Púdrete —replicó, sin ningún calor real—. ¿Quién es ese? Buena jodida pregunta. Me quedé mirando fijamente al hombre por un segundo. Entonces recordé que había visto esos rasgos severos y

Una adolescente del Valle de San Fernando; También: una cuyos valores, manierismos, y especialmente los patrones de habla se asemejan a los de una niña. 16 Una persona joven de clase baja tipificada por el comportamiento descarado y grosero. 15

196


Ava Jackson

Amo hermanastro

esculpidos antes: en la fotografía enmarcada en la habitación de invitados. —¡Oh! Ese es nuestro otro hermanastro. El nuevo marido de mamá tiene dos hijos, Ford y Nixon. Avery frunció el ceño. —¿Hermanastro? Carajo. Justo mi suerte. —Nunca digas nunca. —Le señalé a Ford, que había salido del establo para darle la bienvenida a Nixon—. Tengo uno para mí. Su mirada cayó al diamante que brillaba en mi mano. —¿Así que eso es… de él? Asentí, mordiéndome el labio contra una enorme y tonta sonrisa. Ford me lo había propuesto hace unos días y todavía apenas podía creérmelo. Mi anillo era absolutamente impresionante. Un modesto dos quilates, hecho a mano por un joyero local con las especificaciones exactas de Ford. Estaba absolutamente enamorada de él. Y del hombre que me lo dio. —Guau. Eso es un infierno de roca. Seguro que sabes cómo conseguirlo. Antes de que pudiera reírme y decirle que se callara, mamá vino al trote para darle la bienvenida a Avery. Pronto fue seguida por Russ, Ford y Nixon. No me perdí la doble toma de este último cuando vio a Avery, admirando a mi hermana de pies a cabeza antes de que sus vividos ojos azules finalmente se posaran en los suyos. Las mejillas de ella se ruborizaron ligeramente y su boca se curvó en una sutil sonrisa felina, sorprendida pero sensual. Ve por él, chica, pensé.

197


Ava Jackson

Amo hermanastro

Cuando Ford se acercó a mí, apretó mi mano. Todavía sigue maravillándome ese simple gesto: cómo podíamos hacer cosas cariñosas sin pensar, sin revisar sobre nuestros hombros ni preocuparnos por el día que nos descubrieran. Revelar nuestra relación a mamá y Russ había sido la media hora más atrozmente incómoda de mi vida. Pero desde donde me encontraba ahora, mereció la pena cada minuto. Ahora podíamos disfrutar de la presencia de cada uno cuando quisiéramos… y nuestra perfecta vida juntos apenas había acabado de comenzar.

Fin

198


Ava Jackson

Amo hermanastro

Staff Traductora Mdf30y

Correctoras Pily1 – Diancris - Valquiria

Lectura final Laavic

Diseño Laavic - Lelu

199


Ava Jackson

Amo hermanastro

Sobre la Autora Ava disfruta con cosas traviesas. Es atraĂ­da por lo prohibido y tabĂş, y escribe perversiones que te hacen pensar. Criada en Idaho, Ava ahora vive en la costa este con su esposo y dos perros.

200


Ava Jackson

Amo hermanastro

Esperamos que lo hayas disfrutado y nos acompaĂąes en los proyectos futuros.

Tenemos excelentes historias para compartir en nuestra lista: muchas ya publicadas, en proceso o que tendremos en un futuro cercano. Si quieres saber mĂĄs de nosotros o formar parte de nuestro equipo puedes contactarnos en: contactar.sd@gmail.com

201

Stepbrother Master  

Ava Jackson

Stepbrother Master  

Ava Jackson

Advertisement