Page 1

1


Esta traducción fue hecha de fans para fans sin ánimos de lucro. Si el libro llega a tu país, apoya al autor comprándolo o adquiriendo sus obras en sitios webs reconocidos y especialistas en la venta de libros electrónicos. También puedes apoyar al autor con reseñas, siguiéndolo en sus redes sociales y ayudándolo a promocionar su trabajo. ¡Disfruta mucho la lectura!

Te desea, todo el equipo de Only In Books.

2


Índice Sinopsis Dedicatoria Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7 Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11 Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15 Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19 Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23 Capítulo 24 Capítulo 25 Carta al Lector Próximo Libro Sobre la Autora Créditos ¡Visítanos!

3


Sinopsis Con un bulto de cartas en una caja de botas, Emily Cooper no sabe que esperar cuando llega al rancho Ravenna de Clarice Barton, Texas. Clarice está pasmada por encontrar a la bisnieta de un hombre del cual no había tenido noticias en décadas e insiste en que Emily se quede en el rancho para que le cuente todo sobre él. Greg Adams no está muy emocionado con la idea de una extraña, si bien hermosa, mujer en la compañía de su abuela. Pero cuando este vaquero obstinado intenta ponerla al descubierto de sus mentiras, se encuentra con la verdad mirándole directamente a la cara: no es una explicación lo que quiere, es simplemente ella.

Cowboys & Brides #3

4


Este libro estรก dedicado a Karen Garrison Sanders... el tiempo y la distancia podrรกn separarnos, pero siempre seremos amigas.

5


Capítulo 1 Emily respiró hondo y tocó el timbre. El viento frío de febrero azotaba el amplio porche de la casa del rancho y cortaba a través de su ligera chaqueta de mezclilla. Su pesado abrigo estaba en la camioneta, pero este trabajo no tomaría mucho tiempo. Entregar la caja de cartas a Clarice Barton y estaría de vuelta en su camioneta y en su camino. Entonces el espíritu de su abuelo descansaría en paz. Él había dicho que no lo haría hasta que Clarice tuviera la caja en sus manos. Oyó pasos en el suelo de madera y luego algo rozó su pierna. Ella miró hacia abajo a un gran gato amarillo que colocó un ratón muerto en sus botas. Había dos cosas que Emily odiaba y una eran los ratones. Los vivos estaban por encima de los muertos, pero sólo ligeramente. Pateó justo cuando la puerta se abría y el ratón voló como una pelota de béisbol. La mujer que abrió la puerta mosquitera atrapó en el aire al animal, se dio cuenta de lo que tenía en su mano, y lo lanzó de nuevo hacia Emily. Ella esquivó la cosa y el gato saltó, lo enganchó con una pata, se lo metió de nuevo en la boca y salió corriendo del porche. —¡Maldita sea! —La señora se limpió la mano en los vaqueros—. Dios todopoderoso, odio esas cosas y ese maldito gato los trae al porche como si estuviera trayendo oro a la casa. El cabello negro de la mujer estaba rociado con blanco. Lápiz labial rojo brillante se había encontrado con las arrugas alrededor de la boca y desaparecido desde el centro. Cuando sonreía, sus ojos marrones brillaron intensamente. Efectivamente, el suelo de madera de la casa grande de dos pisos era tan brillante que Emily podía ver el reflejo de los zapatos atléticos desgastados de la mujer en ella. —Lo siento —Emily se quedó sin aliento—. Fue un acto reflejo. La mujer se rio. —Bueno, ahora que hemos decidido que odiamos los ratones, ¿qué puedo hacer por ti, cariño? ¿Te has perdido o algo así? —preguntó.

6


—¿Es esto el Rancho Lightning Ridge? ¿Eres Clarice Barton? —Emily se estremeció contra el frío y la idea de un ratón tocando sus botas favoritas. —Sí, es Lightning Ridge, pero no soy Clarice. Ella se ha echado una carrera al gallinero. Estamos haciendo un pastel de chocolate para después y he usado todos los huevos para hacer los rollos calientes. Hace frío. Estarás mejor en el interior y la esperas. Soy Dotty, la mejor amiga de Clarice y ayudo por aquí. Voy a tener que lavarme las manos una docena de veces para quitarme la sensación de ratón muerto. —La dama se hizo a un lado—. ¿Qué necesita de Clarice? —Estoy aquí para entregar esta caja. —Tienes la nariz roja y te ves helada. Vamos a la sala de estar. Nos dará un poco del fuego de la chimenea. Entrarás cálida enseguida. Este clima es completamente de locos en estos días. Febrero no se supone que sea tan malditamente frío. La primavera no está tan lejos. El invierno tiene que hacerse a un lado. ¿Cómo dijiste que te llamabas? —Dotty le indicó la sala de estar con un movimiento de su muñeca. —Soy Emily, y le doy las gracias. El calor se siente bien —dijo. —Bueno, sólo tienes que esperar aquí. No tardará mucho tiempo. Ve y siéntate, dulzura. Toma esa silla y acércala a la chimenea. ¿Quieres una taza de café o chocolate caliente? —No, señora. Estoy bien —respondió Emily. Le habría encantado una taza de algo caliente sólo para envolver sus dedos helados alrededor, pero no quería quedarse lo suficiente para beberse una taza entera. —Bueno, estoy en medio de una horneada de algunos bollos calientes. Siéntete como en tu casa hasta que Clarice llegue. Dotty desapareció, dejando a Emily sola en la sala de estar. Sostuvo la vieja caja en el regazo. Su abuelo había desgastado las botas que venían en la caja y ahora poseía las cartas de una mujer que no era su abuela. Su fallecimiento y sus dos promesas a él en sus últimos días parecían surrealistas, sobre todo sentada en la casa de la mujer que había escrito las cartas sesenta años antes. El calor irradiaba de la chimenea mientras hacía un balance de lo que la rodeaba. La habitación era un cuadrado perfecto con los muebles dispuestos frente a la chimenea para darle un toque acogedor. Una foto con la imagen de un vaquero ocupaba el centro de la repisa de la chimenea. Dejó la caja sobre la mesa de café y dio un paso más cerca para ver mejor la fotografía. Tenía el pelo castaño oscuro y

7


ojos verdes detrás de unas gafas de montura metálica. Había sido tomada en verano porque había flores silvestres en el fondo. Tenía una bota negro brillante apoyada en una valla de ferrocarril, y sostenía un Stetson en la mano derecha. El pulgar izquierdo en el bolsillo de sus vaqueros ajustados, dejando el resto de la mano para llamar la atención sobre la cremallera. Y allí mismo, en la esquina del cuadro había una nota amarilla con las palabras, "¡Te echo de menos, Nana!" pegado a él. El rubor de sus mejillas no tenía nada que ver con el calor desprendido por la chimenea y todo con la forma en que había desnudado mentalmente a este hombre al que nunca había visto en la vida real. Contrólate, Em, pensó para sí misma. Retrocedió rápidamente y se quedó junto a la puerta, pero cuando miró por encima del hombro, el vaquero la miraba fijamente. Se trasladó al otro lado de la habitación y unos escalofríos le recorrieron la espalda cuando se dio cuenta de que todavía la estaba mirando. Intentó otra esquina y allí, esos ojos verdes la siguieron. Estaba cansada. Había sido una semana muy larga emocional y ésta era la última cosa que tenía que hacer antes de poder llorar libremente a su abuelo. Había conducido desde el amanecer y sus ojos le estaban jugando una mala pasada. Debía ser eso. Frunció las oscuras cejas al echar un vistazo a la imagen. ¿Tenía un anillo de bodas en la mano izquierda? Decidida a no dejar que una imagen le intimidara, retrocedió para ver la foto mejor, y su mano no llevaba anillo. ¿Qué edad tenía y cuando se tomó la foto? Podría ser hace un año o más atrás en primavera o verano. Podría ser un hombre de cincuenta años, con el pelo gris y las piernas arqueadas de montar demasiados caballos a través de los años. O podría ser mucho más joven de lo que parecía en la fotografía y aún estar en la universidad, simplemente volvía a casa para trabajar en el rancho en verano, como lo había hecho ella cuando consiguió su titulo. A menos que él venga en busca de un lugar cálido a quitar el frío, nunca lo conocería de todos modos. Su misión era entregar las cartas, y el estudio de la foto era sólo una distracción mientras esperaba a Clarice. —Mi nieto, Greg Adams —dijo una mujer desde la puerta—. Buena vista de vaquero, ¿no es así? Sus padres querían que fuera un hombre de negocios en una gran oficina en Houston, pero consiguió los conocimientos de ranchero de su abuelo. Está abajo en el sur de Texas en una venta de ganado. Linda pequeña etiqueta engomada la que dejó allí, ¿no es así? Emily tragó saliva ante la mención de un abuelo. Luchó aún más por evitar sonrojarse de nuevo.

8


—Sí, señora, es sin duda atractivo. Soy Emily Cooper, ¿es usted Clarice Barton? —Rápidamente cruzó la habitación y le tendió la mano derecha. El apretón de manos de Clarice era firme y su sonrisa sincera. —¿Te conozco? Dotty dijo que tenías una caja o algo que darme. Su espeso cabello gris se truncó para enmarcar su cara redonda. Llevaba pantalones vaqueros y una camisa de corte occidental, botas y sin maquillaje, tenía los mismos ojos verdes que el vaquero de la foto. —No, señora, no me conoce. Usted es Clarice Barton, ¿no es así? —No, cariño, soy Clarice Adams. No he sido Clarice Barton en más de sesenta años, antes de que me casara. Vamos a sentarnos y hablamos. Dotty nos traerá café caliente en pocos minutos. Sólo por curiosidad, Emily miró la foto y, efectivamente, el vaquero la siguió mientras cruzaba la habitación y se sentaba. Ella recogió la caja de la mesa de café y se la tendió a Clarice. —Marvin Cooper era mi abuelo. Me hizo prometer que le traería esto. Son las cartas que usted le escribió cuando estaba en Corea durante la guerra. Clarice se puso una mano sobre el corazón y el color abandonó sus mejillas. —Marvin—susurró. —¿Marvin Cooper?—Dotty colocó una bandeja con tres tazas de café en la mesa de café—. Que me condenen. ¿Le dijiste que estabas jugando al kickball con un maldito ratón muerto? —No, señora—Emily arrugó la nariz sólo por pensar en ello. Se miró las botas. ¿Debería dejarlas en su habitación de hotel o intentar lavar el tacto del ratón? Podía visualizarlo en el empeine. —Bueno, tomó la mitad de una barra de jabón para que dejara de sentirlo en mi mano. —Dotty continuó contando a Clarice la historia—. No le gustan los ratones tampoco, así que he decidido que es mi nueva amiga. Clarice se rio.

9


—Ojalá hubiera estado aquí para ver este espectáculo. Dotty odia los ratones y las arañas. —pasó una mano por el costado de la caja, pero no la agarró—. No puedo creer que las guardara todos estos años o que me las hayas traído. Emily señaló la que se había deslizado por debajo de la cinta roja desteñida atada alrededor de la caja. —Esta es una de él para usted. Se quedó atascada en una bolsa de correo y luego la bolsa acabó en un viejo cajón de un escritorio de una oficina de correos. No lo descubrieron hasta la semana pasada. De acuerdo con el matasellos de correos, debería haber sido enviada hace sesenta años, pero nunca abandono Happy. Es posible que desee comenzar con esa. La trajeron al rancho y se disculparon por haberla perdido hace todos esos años. El abuelo me dijo que la pusiera con el resto, ni siquiera la abrió. Dijo que recordaba muy bien lo que decía. Las manos de Clarice temblaban. —¿Abuelo? ¿Eso te haría su nieta, entonces? ¿Se casó y tuvo hijos? —Sí, lo hizo, y él es, era, mi abuelo. Murió solo hace cuatro días y todavía no estoy acostumbrada a la idea de decir "era". Suena tan definitivo. —Lo entiendo. Cuando mi esposo murió, me tomó mucho tiempo utilizar el tiempo pasado también. Así que Marvin tenía una nieta y yo tengo un nieto — susurró Clarice. Dotty negó con la cabeza lentamente. —¡Marvin Cooper! Cuando conocí a Clarice me contó todo sobre Marvin, pero nunca pensamos que oiríamos ese nombre otra vez. ¿Y has conducido a través del estado para traer esas cartas? Estas hablando de Happy, Texas, ¿verdad? —Sí, señora. —No habrás pensado conducir todo el camino de vuelta esta noche, ¿verdad? —preguntó Clarice. —Me voy a quedar en un hotel en Sherman—dijo Emily. —Por favor, quédate a cenar. Tengo que escucharlo todo sobre Marvin y cómo fue su vida. —Los ojos de Clarice se empañaron y Emily no podría haber rechazado su petición más si estuviera frente a un pelotón de fusilamiento.

10


Además, era sólo una cena y un par de horas para hablarle de su abuelo. Clarice se sentiría bien y a su abuelo le gustaría eso. Tal vez le daría a Emily el cierre que necesitaba desesperadamente. —Y si ese maldito viejo gato nos trae otra rata, necesitaremos permanecer juntas para deshacernos de él —dijo Dotty. —Gracias. Me gustaría quedarme a cenar, pero Dotty, si ese gato trae otra de esas ratas viciosas, estás por tu cuenta —dijo Emily. —Ratas, mi trasero. Probablemente fue sólo un ratón bebé. Cada vez que Dotty cuenta la historia va a crecer más y más —dijo Clarice. —Tú no lo viste. Era sólo un poco más pequeño que una vieja zarigüeya — argumentó Dotty. Emily se rio y deseó poder llevarse a Dotty a Florida con ella. Esa vieja chica la tendría verdaderamente entretenida todo el tiempo. Sonó el teléfono de Clarice y ella lo sacó del bolsillo de la camisa. —Greg, cariño, ha sucedido algo increíble. —Le dio un resumen de un minuto sobre Emily y la caja de las cartas, prometiendo contarle el resto de la historia al llegar a casa. Emily observó las llamas de la chimenea, el techo, y finalmente situó la mirada en la foto del nieto de Clarice. Se centró en él, preguntándose cómo sería en carne y hueso. ¿Era realmente tan guapo o muy, muy fotogénico? —Ese es su nieto, Greg —susurró Dotty. —Me lo dijo —Emily asintió. —Ahora no está, pero volverá a casa mañana por la noche. Le echamos de menos —dijo Dotty. —Apuesto a que él echa de menos estar en casa —dijo Emily. —Emily —dijo Clarice. Se dio la vuelta al oír su nombre, y un flash instantáneo iluminó su rostro. Clarice se rio como una niña pequeña. —Lo siento mucho. Me preguntó cuál era tu nombre otra vez y se lo dije. Es una buena foto tuya. Tienes los ojos de tu abuelo. Este es un nuevo teléfono y sigo

11


tomando fotos de cosas en lugar de colgar. Echo de menos los viejos teléfonos con cable y las cámaras que utilizaban flash. Esta nueva tecnología es suficiente para conducir a una persona a la locura. Dotty agarrió su taza de café y bebió un sorbo. —Esa no es la verdad. Somos perros viejos nos para aprender todos estos trucos nuevos, es frustrante como el infierno, y esa maldita computadora de mierda es la peor de todas. Y es mejor que te bebas el café antes de que se enfríe. ¿Quieres unas galletas? Aún queda un rato para la cena. —No, esto está muy bien— Emily cubrió un bostezo con la mano—. Lo siento. He conducido casi todo el día, me detuve en el hotel, y luego me perdí dos veces antes de encontrar este lugar. —¿Cómo me has encontrado? —preguntó Clarice. —Me detuve en la oficina de correos y la señora me dijo que no había una Clarice Barton en los alrededores. La única Clarice que conocía era Clarice Adams y quise comprobar si era usted. —Es nueva en la ciudad. Si hubiera estado aquí hace diez años habría sabido que los Bartons ayudaron a construir Ravenna —Dotty señaló la puerta—. Sé que Clarice se está muriendo por hurgar en esas cartas. Y yo tengo cosas que hacer en la cocina. ¿Te gustaría tomar una siesta hasta la hora de cenar? Puedes dormir en la primera habitación de arriba a la izquierda. —No me gustaría ser una molestia —dijo Emily. —No molestas en absoluto. Sube y descansa. Si no te despiertas para la cena, te llamaré —dijo Dotty. Clarice se inclinó sobre el espacio que las separaba y le palmeó el brazo. —Y muchas gracias por traer estas cartas. —Le prometí al abuelo que lo haría. ¿Está bien si me llevo la taza arriba? — Emily tomó su taza de café. —Por supuesto—dijo Clarice. Dotty se puso de pie al mismo tiempo que Emily. —Clarice tenía razón sobre Marvin. Decía que pensaba que estaba a punto de pedirle que se casara con él. Es la única de nosotras cuatro que no es una novia por

12


correo. Así fue como vine a vivir aquí. Era de Kentucky y él vivía aquí. Pensé que cualquier lugar era mejor que el condado de Harlan, Kentucky, así que me subí a un autobús y me vine. Me casé con Johnny y le quise hasta el día de su muerte, pero lo mejor que salió de eso es que me convertí en una novia por correo y así conocí a Clarice y nos convertimos en las mejores amigas. —¿Cuatro? —Sí —Dotty asintió— Rose, Madge y yo vinimos a Texas justo después de que la guerra terminara hace más de sesenta años. Me vine en enero y las otras dos cuando llegó la primavera. Es una larga historia cómo sucedió todo. Rose y Madge son primas. Madge estaba escribiendo a un soldado que conoció a través del grupo de amigos por correspondencia de la iglesia. Así que vino aquí a su encuentro, y luego Rose vino a visitarla y terminó casada con un chico local también. Nuestros maridos se han ido ahora y todas somos viudas. —¿Todas fueron novias por correo? —Principalmente Madge y yo lo fuimos, y Rose logro entrar en el trato como pariente lejana. Clarice es la única de nosotras que se ha criado en Ravenna —dijo Dotty—. Ahora ve arriba y descansa un poco. —¿La cena es a las seis? — Emily miró el reloj y la foto una vez más. —Sí, lo es—Dotty sonrió. Una siesta de dos horas, la cena, algo de charla sobre su abuelo, y luego de regreso al hotel. Mañana estaría en camino a Florida para un mes entero en la playa. —¡Oh, mi Señor! —Emily se quedó sin aliento cuando abrió la puerta del dormitorio. Antes, cuando estaba en la escuela secundaria habría empeñado su gato, las espuelas, para que su propia habitación fuera como esa. Una cama con dosel tamaño queen cubierta con un edredón de encaje de bonito diseño de colmena en un lado de la habitación. Un enorme sillón reclinable al fondo y un tocador con un espejo de tres caras al lado de la puerta del baño, que lucía una bañera de patas de garra profunda. Siempre había compartido un cuarto de baño en la pequeña casa del rancho de tres dormitorios con dos hombres que no entendían por qué una chica necesitaba tanta laca para el pelo, loción, aceite de baño, y sus propias máquinas de afeitar de color rosa para afeitarse las piernas.

13


Se lavó las manos, se las secó y luego se las frotó con loción, una olorosa loción de lavanda que le recordaba a la tía abuela Molly, la abuela de su primo favorito, Taylor. Las palabras de su abuelo el día que Molly y él fueron a la corte regresaron a ella cuando se miró en el espejo del baño. Molly había traspasado su rancho a Taylor, y Marvin había dado lo que quedaba del rancho contiguo a Emily. En el camino a casa él había dicho: —No estoy muy seguro de que tu futuro esté en el Rancho Shine Canyon, Em. —Cuando le había preguntado por qué diría una cosa así, él sólo sonrió y se tocó el corazón—. El rancho está en tu corazón y siempre lo querrás, pero algo en mi alma me dice que tu futuro no está en Shine Canyon. Cuando me vaya, quiero que te tomes un mes y pienses las cosas antes de comprometerte con esta tierra el resto de tu vida. Va a ser duro de roer, incluso con la familia para ayudar con apenas un centenar de hectáreas. No estoy seguro de que la economía actual te permita no tener un puesto de trabajo en la ciudad, y eso significa trabajar en el rancho por la noche después de trabajar todo el día en otro lado. Parpadeó para alejar las lágrimas y se alejó del espejo. —Un centenar de hectáreas podrían no ser mucho, pero son míos, abuelo. Y amo la tierra tanto como tú lo hiciste. No tengo miedo al trabajo duro, y pieza por pieza voy a comprarle nuestra tierra a Taylor. Prometió que me lo vendería cuando pudiese comprarlo, recuerda. Esa era la regla, cuando se lo vendiste. Cortinas de encaje cubrían la estrecha ventana con vistas al patio trasero. Apartó una esquina y se asomó. Dejó caer la cortina y dio un paso atrás, tropezó con un pequeño taburete, y cayó sobre una rodilla. Quería llorar, acurrucarse en una pelota y llorar, pero no podía. Cojeó hacia el sillón, dio la vuelta al asa en el lateral, y lo echó hacia atrás hasta donde lo permitió, miró hacia arriba, y allí mismo, en la parte superior de la cómoda había otra foto de Greg. Una de él en su traje de graduación de la escuela secundaria y el birrete con borla colgando a un lado. La chapa dorada le dijo que se había graduado dos años antes de que ella y que los colores de su escuela eran naranja y negro. Una nota adhesiva al lado del marco contenía un mensaje, "Voy a llevar a casa el mejor toro. ¡Te extraño!" Era más joven, pero los ojos eran los mismos y todavía se veía bien como en la foto en la sala de estar. Se puso el brazo sobre su rostro y se obligó a pensar en la playa, escuchar las gaviotas y el chapoteo de las olas contra la arena. El olor suave

14


de la loción en sus manos provocó un profundo recuerdo de su madre en sus sueños. Estaban jugando con las flores silvestres como las de la foto de Greg Adams. Era una niña con trenzas negras y un vestido de algodón. La hierba era suave bajo sus pies descalzos, pero fresca, por lo que tenía que ser primavera. Habían cantado "Anillo alrededor del Rosy", luego caído de nuevo en las flores. Su madre le tocó la mejilla. —No vuelvas a renunciar a tus alas. Siempre podrás volar, mi niña —le dijo. Entonces de la nada había una puerta en medio de la pradera de flores de colores salvajes, y había un gato amarillo mirando a escondidas desde la esquina. Un ratón se lanzó a través de las patas delanteras del gato y fue directamente hacia ella cuando se sentó en la cama y sus ojos se abrieron. —¡Maldita sea! No suelo soñar con Mama muy a menudo. ¿Por qué ahora? — preguntó. Alguien llamó suavemente a la puerta, pero pensó que era parte del sueño, hasta que volvió a suceder. Ella ladeó la cabeza hacia un lado. —Adelante—dijo. Clarice entró y se sentó en el banco del tocador. —Gracias. Ha pasado más de una hora y esperaba que estuvieras despierta. ¿Me podría decir más sobre Marvin? Leí la carta y decía lo que yo pensaba que sería. Extraño, que algo de hace sesenta años puede todavía ser tan agridulce. —¿Está bien si me siento en la cama? —preguntó Emily— Esta silla sería mucho más cómoda para usted que ese banco. —Cariño, esta es tu habitación por ahora. Siéntete como en casa. —¿Es su nieto el de esa foto también? —preguntó Emily. Clarice asintió. —De cuando se graduó de la escuela secundaria. Me deja notitas cuando tiene que irse. Es para convencerme de que va a volver. Tengo miedo de que un día cambie de opinión sobre ser ranchero. Ahora por favor, háblame de Marvin. Emily se quitó las botas y se sentó en el medio de la cama. Cruzó las piernas al estilo indio, mantuvo la mirada sobre Clarice y apagó la imagen en su pecho y dijo:

15


—Él luchó contra el cáncer durante cinco años y la semana pasada la batalla terminó. Ganó. Pensé que daría una patada con seguridad justo hasta la semana pasada. Se le diagnosticó la semana que me gradué de la universidad hace cinco años. Había planeado regresar al rancho de todos modos, así que no cambió mi vida drásticamente. Me hice cargo de él. Fue siempre demasiado terco para contratar a un capataz, así que me encargué de eso también. A medida que el rancho se redujo para pagar las facturas, había menos rancho y más deudas. —¿Cuántos hijos tuvo? —preguntó Clarice. Emily levantó un dedo. —Sólo un hijo, mi padre. Pero la familia de Nana vivía en la granja vecina. Venía de una familia que tenía cinco chicas, así que tuve mucha familia y muchos primos alrededor para jugar al crecer. Mi padre murió hace nueve años en un accidente de caballo. Estaba en el último año de la escuela secundaria y el impacto fue horrible. Incluso peor que cuando mamá murió, pero tenía apenas cuatro ese año y muy poco para entender sobre lo que era un aneurisma. Él estaba muy bien esa mañana en el desayuno, y esa noche se había ido. Pensé que era la peor cosa que jamás hubiera soportado, pero viendo al abuelo irse poco a poco fue aún más difícil. ¿Cuántos hijos tuvo usted, señora Clarice? —Sólo un hijo, Bart. Él y su esposa, Nancy, sólo tuvieron un hijo, Greg. Tiene treinta ahora. ¿Y tú? —Veintiocho—contestó Emily. —¿Alguna vez me mencionó Marvin? —preguntó en voz baja Clarice. —Habló de usted la semana pasada en las últimas horas de su vida. Realmente pensé que usted estaba probablemente muerta y había venido a ayudarle a cruzar a la eternidad. Me hizo prometer que me enteraría si estaba viva y asegurarme de darle esas cartas y entendiera que no había sido un idiota. Todo comenzó cuando el cartero llegó al rancho con esa carta que encontraron en la oficina de correos —dijo Emily. —Gracias por mantener esa promesa. Nunca sabrás lo que esto significa para mí. ¿Marvin, él, sufrió? —Clarice se secó los ojos. Emily negó con la cabeza. —Estaba enfermo desde hacía mucho tiempo, pero por un tiempo todavía era capaz de levantarse y andar. No fue sino hasta la última ronda de quimioterapia

16


que él solo fue capaz de, al menos, sentarse en la mecedora del porche conmigo todas las noches. Al final recé para que Dios se lo llevara a un lugar donde él no sufriera más. Eso suena feo, ¿no es así? Clarice negó. —No, la vida es así. ¿Por qué no vino a Ravenna hace tantos años? Sabía dónde estaba. Emily se encogió de hombros. —Le pregunté, pero se limitó a sonreír y decir que Dios debía haber tenido otros planes para los dos o esa carta no se habría perdido. Clarice asintió. —No se puede deshacer la historia. Fui feliz con Lester Adams. Tuvimos una buena vida, un buen hijo, y él se casó bien. Ahora tengo a Greg que me ayuda a llevar el rancho. Me alegro de que hayas traído las cartas, Emily, y me alegro de que hayas accedido a quedarte a cenar.

17

—Gracias—dijo Emily. —¿Quieres venir conmigo a la cocina y ayudar a Dotty a preparar la mesa? — preguntó Clarice. —Me encantaría— Emily saltó de la cama, pataleó de nuevo en sus botas, y siguió a Clarice al bajar las escaleras.

***

Greg comprobó cada centímetro cuadrado de la gran monstruosidad negra de un toro Angus. Era uno de los mejores ejemplares que había visto jamás, y Lightning Ridge tendría suerte de contar con él. Tomó su teléfono del bolsillo de la camisa para llamar a su abuela para decirle que había descubierto el toro perfecto para la nueva línea de sangre para el rancho, y vio que Clarice le había enviado una foto. No había aprendido el arte de los mensajes de texto con el nuevo teléfono que le había conseguido, pero al parecer había encontrado la manera de tomar y enviar fotos.


Se ajustó las gafas y se alejó del corral de venta hacia el lado de la sombra del granero para poder ver la imagen. Así que esa era la Emily por la que Nana había llamado tres veces en las últimas dos horas. Había sido firme en que dejara de hacer lo que estaba haciendo y mirara la foto la última vez que le había llamado. Según Nana, Emily era unos cinco centímetros más baja que ella y había llegado a la casa en vaqueros, botas y una chaqueta de mezclilla ligera. No tenía tatuajes, y lo único que Nana pudo ver que se había agujereado eran las orejas. Le había dicho a su abuela que podría haber toda una serie de sorpresas bajo esos pantalones vaqueros y chaqueta, pero estaba tan emocionada por un viejo novio que había tenido cuando era una adolescente que no oyó una palabra de lo que Greg tenía para decir. Sostuvo el teléfono arriba para obtener mejor luz y tuvo que admitir que Emily era sorprendente con todo ese pelo oscuro y ojos azul claro cristalinos. —¿Así que tu cuerpo está cubierto de tatuajes? ¿Tienes un anillo de vientre y una lengua perforada? —preguntó—. ¿Eres una ranchera, o sólo vistes los pantalones vaqueros y botas? Nana está bastante prendada de ti, pero nunca te conoceré en carne y hueso, así que en realidad no importa, ¿verdad? Su teléfono sonó, sorprendiéndole tanto que casi lo dejó caer. —Sí, Nana. Acabo de ver la fotografía. Hiciste un buen trabajo. ¿Cuál era su nombre, Emma? Y Dotty me llamó para decirme sobre el ratón. Eso habría sido un espectáculo digno de ver, la forma en que Dotty odia esas cosas —bromeó. —Es Emily —dijo Clarice—. Ya te dije que su nombre es Emily. ¿Qué opinas de ella? ¿Encontraste todas mis notas? Sólo he encontrado dos de las que me dejaste. —Es una dama muy bonita. Y sí, encontré las notas y dejé más de dos, así que será mejor que empieces a buscar a tu alrededor. Ya es hora de limpiar la nevera si no puedes encontrar una nueva nota en ella —Se rio entre dientes. —Le he ofrecido ese trabajo del que hemos estado hablando —dijo Clarice sin rodeos. —¡Nana! Llamé a un anuncio en el periódico que se publicará la próxima semana que íbamos a ver currículums para ese trabajo. Y tenía en mente que íbamos a contratar a un hombre para el trabajo, no una mujer que ni siquiera conocemos. Demonios, podría haber contratado a Prissy —dijo Greg.

18


—Emily tiene un título en agricultura y ha estado trabajando en el rancho de su abuelo durante cinco años. No creo que ningún hombre pueda superar sus credenciales. Y es sólo por un mes. Tiene un centenar de hectáreas fuera en el oeste de Texas a las que quiere volver el primero de marzo. De esa manera veré si realmente quiero a alguien en la casa que me ayude o no, y la conoceré mejor. Así que llama al periódico y quita el aviso, y créeme, Prissy tiene un trabajo y no va a vivir nunca en un rancho —le dijo Clarice. —¿Acaso Emily ha aceptado el trabajo? —preguntó Greg. —Estará en un hotel de Sherman hasta mañana. Se lo pensará. Marvin murió tras una larga batalla contra el cáncer y ella cuidó de él. Le hizo prometer hacer dos cosas: traerme las cartas a casa y tomar un mes de descanso. Su primo está manejando las cosas mientras ella está fuera, pero volverá. Juro que habla de ese rancho como si fuera una persona real —dijo Clarice. —Sigo pensando que un hombre sería mejor—dijo Greg—. Pero si es sólo por un mes, lo que creas está bien, Nana. Y Nana, hablas de Lightning Ridge de la misma manera. Clarice se rio en voz alta. —Soy la más romántica, y tú eres como tu abuelo, siempre el hombre de negocios. Eso es lo que hace que seamos socios rancheros tan buenos, Greg. —Tienes razón. Nos necesitamos para manejar Lightning Ridge, ¿no es así? —dijo Greg. Adoraba a su abuela, aunque era más sentimental, sobre todo desde que su abuelo murió cinco años antes. Un mes con alguien que la ayudara en la oficina con la nueva contabilidad informatizada y para llevarlas en auto a ella y a sus amigas mostraría lo valioso que podría ser un asistente. Y luego contratarían a un hombre para hacer el trabajo. Era una situación de ganar-ganar. Pero en este momento, él tenía un toro que comprar. Dijo algunas palabras más a su abuela y colgó. En su camino de vuelta al establo de venta estudió la imagen de Emily una vez más. Había algo en sus ojos que era francamente fascinante. Pero aun así, un rancho era un negocio y su manejo era un trabajo duro. Tal vez Emily estuviera bien por un mes, pero Greg tenía la sensación de que la única razón por la que su abuela la quería a su alrededor era sacar a relucir el pasado. Ella y Dotty parecían obsesionadas con eso últimamente, constantemente

19


discutiendo sobre lo que había pasado cuando eran más jóvenes, o cuando alguien había muerto o dado a luz. Tal vez por el hecho de que las dos tenían ochenta años, o tal vez todas las personas de edad avanzada revivieran sus días de gloria a medida que envejecían. Él conseguía alejarse de su estrecha amistad y una más grande de las cuatro mujeres, Clarice, Dotty, Rose, y Madge, que componían su círculo. Sólo había estado ausente tres días, pero su corazón estaba de vuelta en Lightning Ridge. Quería su propia cama y la tarta de chocolate de Dotty. No le importaba el culo de una rata si su abuela contrataba a una docena de mujeres. Si eso la hacía feliz, entonces escribiría los cheques de pago de su cuenta personal, pero cuando el alquiler permanente fuera puesto en la nómina del rancho, quería a alguien que pudiera proteger a esas cuatro mujeres de edad avanzada. Podría estar tranquilo si contrataba a alguien que pudiera recoger a una y llevarla al hospital si se caía y se rompía una cadera al ir a la tienda de helados. Se sentó en las gradas con su tarjeta de licitación y tomó el teléfono de su bolsillo. —Nana, ¿qué edad tenías cuando escribiste todas esas cartas a ese soldado? —preguntó cuando respondió a su llamada. —Estaba en el último año de la escuela y leí la carta que quedó atrapada en el buzón. Dice que tiene algo importante que preguntarme cuando regresara a su rancho. Habíamos hablado de que vendría por mí en autobús cuando acabara su servicio y que me sacaría de la escuela ese verano. Realmente pensé que estaba enamorada de él y él estaba a punto de pedirme en matrimonio—dijo. —¿Y nunca le conociste? —Preguntó Greg. —Tengo una foto de él en mi caja de cartas en el ático —dijo— Pero nunca lo he visto o incluso oído su voz. No hacíamos llamadas telefónicas en esos días, como lo hacemos ahora. —¿Has guardado las cartas de otro hombre después de que te casaras con el abuelo? —Se quedó sin aliento. Clarice se echó a reír. —Sí, lo hice. Esa parte de mi vida había terminado hacía dos años, pero no podía tirar las cartas. Las llevé al barril de quema justo antes de que me casara con tu abuelo, pero algo no me dejó tirarlas al fuego. Así que las até con un poco de

20


guita achique y las puse en el ático. Me había olvidado de ellas hasta hoy. Emily tiene los ojos de su abuelo. —¿Cómo lo sabes, Nana? ¿La foto que tienes es a color? —No, pero te puedo decir que son de color azul y él me dijo que lo eran — dijo Clarice. —Esto es sólo por un mes, ¿no? —preguntó Greg. —Sí, lo es. ¿Compraste ese toro? —Es el siguiente del bloque. ¿A qué altura debo ir? —respondió. —El cielo es el límite. Confío en tu juicio —dijo. Esa era la manera de decir que él debía confiar en ella, como Nana lo hacía en él. Si ella y Dotty querían ir a un crucero de un mes por todo el mundo, lo habría reservado sin siquiera parpadear. Así que si ella quería contratar a Emily para ser su asistente y ayudar en el rancho durante un mes, entonces no lucharía contra ella. —Está bien, entonces. Y Nana, haz a Emily una oferta que no puede rechazar. Sería bueno para ti tener a alguien que las lleve a ti y a las damas a todas las citas de belleza y reuniones auxiliares. Hora de hacer una oferta. Te veré mañana por la noche. —Te amo, Greg. Conduce con cuidado, y cuando llegues a casa, no dejes a ese toro suelto en el pasto hasta que pueda echarle un buen vistazo —dijo Clarice.

21


Capítulo 2 Emily se sentó con las piernas cruzadas en medio de una cama tamaño extra grande en su habitación del hotel y abrió su portátil. Escribió Rancho ‚Lightning Ridge‛ en el motor de búsqueda y de inmediato un vínculo surgió con la página web del rancho. Había una foto de Greg con un pie apoyado en una valla de ferrocarril, una de Clarice sentada en la mecedora del porche, pero usaba una falda bastante fluida y un suéter en vez de pantalones vaqueros y botas, y otra de toda una manada de ganado Angus Negro pastando. Tenía una página que contaba todo acerca de la venta de ganado en el otoño; cuántas combinaciones de vacas y terneros; sobre toros y novillos que habían sido vendidos. Sí, señor, era una gran operación; diez veces el tamaño de su rancho cuando estuvo en su mejor momento. Se tragaría las pequeñas cuarenta hectáreas que ella tenía en esos días. Regresó a la imagen de Greg. Lo miró fijamente por tanto tiempo sin pestañear que la imagen se volvió difusa. ¿Qué tenía él que hacía que su corazón aleteara en el interior de su pecho? ¿Eran sus ojos? Empujó el portátil a un lado, tomó el control remoto, y golpeó el botón de encendido. El canal CMT apareció con un video de ‚Siento un pecado en Camino‛ de las Pistol Annies1. El volumen estaba tan fuerte que al principio no escuchó sonar el teléfono. Fue la luz parpadeante en la mesita de noche que le llamó la atención. Rodó hacia un lado y lo agarró, respondiendo sin revisar el identificador de llamadas. —¿Escucho a Miranda Lambert2? —preguntó Taylor. —Sí, lo haces. —Emily presionó el botón de silencio en el control remoto. —¿Encontraste a la señora remitente de las cartas? Apuesto a que estarás en Luisiana esta noche, ¿verdad? —preguntó Taylor. Emily suspiró. —Sí encontré a Clarice y ella me ha ofrecido un trabajo por un mes. Su nieto ha estado detrás de ella para que contrate a un asistente. Alguien que le ayude con las cosas computarizadas del rancho, las nóminas, impuestos y, también conducirla a ella y a sus amigas por allí cuando tengan que ir a algún lugar. Creo 1 2

Pistol Annies es un grupo de música country. Miranda Lambert es una de las cantantes del grupo Pistol Annies.

22


que ella sólo quiere escuchar más sobre el abuelo, pero estoy pensando en quedarme. No vas a creerlo que pasó enseguida que toqué el timbre. —Estás engañándome —Taylor tartamudeó—. Si quieres estar en un rancho, ven a casa. —Le prometí al abuelo que me tomaría un mes entero. Y después de todas las veces que me has tomado el pelo con ratones muertos, pensé que te interesarías por esa historia. —También le prometiste que me venderías las últimas cuarenta hectáreas si encontrabas salgo más que quisieras hacer. No veo que eso vaya a suceder; con la forma en que te has aferrado a esa última parcela como un bulldog con un hueso de buen jamón. Y cariño, odio los gatos, pero puedo besar a ese viejo bicho amarillo por conseguir eso. Y puesto que tienen ratones en ese rancho, ¿no crees que sería mejor si volvieras a este condado de Dios, dónde perteneces? —preguntó Taylor. —Para empezar, todos los ranchos tienen ratones. Y yo besaría un ratón en la nariz antes de que tú besaras a un gato. Y sobre vender el rancho, eso nunca va a suceder, Taylor. No voy a venderte lo último de Canyon Shine. Y esas promesas van en las dos direcciones, recuérdalo. Tienes que venderme mi tierra de nuevo de a cuarenta hectáreas a la vez en cuanto logré ahorrar el dinero. Mis raíces están firmemente plantadas en esa tierra de allí. Estaré en casa en un mes. —Podía visualizar sus cejas oscuras juntándose en una línea muy fina sobre sus ojos de color azul claro—. ¿Estás encendiendo un cigarrillo? Te lo juro, te va a dar cáncer al igual que lo hizo con el abuelo. —Él tenía ochenta años —dijo Taylor. Emily oyó el chasquido de un encendedor de cigarrillos y luego el zumbido cuando Taylor dejó escapar un suspiro. —¿Si regreso a casa vas a dejar de fumar? —preguntó. —Si regresas a Happy, voy a pensar en ello —respondió. —El abuelo dijo que tenía que tomarme un mes y averiguar lo que realmente quería antes de tomar una decisión. Reconozco que puedo hacer ese trabajo por Clarice tan bien como puedo sentarme en un banco de arena. Además, he oído que llueve mucho durante esta época del año en Florida. Tú no vas a renunciar hasta que estés listo de todos modos, así que no uses tu hábito de fumador como chantaje —dijo.

23


—Sabía que no podrías sobrevivir un mes entero lejos del olor del heno y del ganado más de lo que yo puedo sobrevivir un día entero sin un cigarrillo —dijo entre bocanadas. —Yo no quiero verte morir como con al abuelo —rogó Emily. Otro clic de un encendedor y Taylor dijo: —Lo sé, querida. Y te prometo que lo dejaré en mi trigésimo cumpleaños. Tú sabes que yo siempre cumplo mis promesas, y tendré treinta el próximo otoño, así que ¿qué te parece? —Si eso es lo que puedo tener, entonces lo acepto. Taylor, tengo que hacer esto. Por favor, entiéndelo, pero también quiero que sepas que hablé en serio cuando dije que mis raíces están en esa tierra ahí. Yo nunca podría dejarla por completo o me marchitaría y moriría. Sólo necesito este mes para reagruparme — dijo ella. —Lo sé, y está bien. Esta tierra, no se irá a ninguna parte. Va a estar aquí cuando regreses a casa, y tendrás a la familia alrededor para ayudarte a establecer esas raíces aún más profundas. Emily tragó saliva para conseguir tragar el nudo tamaño bola de béisbol que tenía en la garganta, pero mantuvo las lágrimas a raya. —Voy a llamar cada dos días. ¿Las cosas están bien por ahí? —Están bien, Em. Estaré esperando a que regreses para que puedas estar en casa para la época de partos, o bien me vendas a mí este lugar. Traje a Viejo Bill y a los otros perros acá a nuestra casa, así no tengo que ir allá y darles de comer todos los días —dijo. —Gracias, Taylor —dijo ella. —Buenas noches, dulzura —dijo. Emily apretó el botón de colgar y puso el teléfono a su lado en la cama. Ella siempre podía confiar en Taylor y Dusty para que la ayudaran, y así podría tomar un trabajo en Amarillo para tener un ingreso estable que se añadiera al mantenimiento del crecimiento de algunos terneros, y de tantas hectáreas de alfalfa como pudiera plantar. Había consuelo en saber eso.

***

24


A media mañana, Greg y su gran toro negro se encontraban justo dentro de los límites señalizados de la ciudad Conroe. Sacó su teléfono del bolsillo de su camisa y marcó el número del negocio de Jeremiah. —Servicios de Investigación Conroe, ¿puedo ayudarle? —preguntó una voz femenina. —¿Podría hablar con Jeremiah por favor? Es Greg Adams. —Lo comunicaré con él enseguida. Ha estado esperando su llamada. En segundos, el gran vozarrón de Jeremiah surgió a través del teléfono. —Hola, ¿qué está pasando? Mamá dijo que podrías llamar hoy porque estarías viniendo por la ciudad. ¿Tienes tiempo para tomar un café? Me reuniré contigo en la cafetería ubicada en la carretera. Su tamaño, apariencia y voz no coincidían. Era bajito, calvo y con un poco de sobrepeso, pero su voz le hacía parecer de tres metros de altura, a prueba de balas, y con una apariencia de estrella de cine. En una multitud, no había una cosa que le hiciera destacar de nadie más. Tal vez eso es lo que lo convertía en un investigador privado tan condenadamente bueno. —Conozco exactamente a la cual te estás refiriendo. Estaré allí en diez minutos —dijo Greg. Greg estacionó detrás de la cafetería donde habían hecho el espacio para un par de camionetas grandes, y Jeremiah paró su camioneta oscura a su lado. Greg sacudió las piernas de sus pantalones hacia abajo sobre sus botas. Jeremiah se acomodó el cuello de la camisa de punto negro y se colocó una chaqueta de cuero negro. —Todavía no luces malvado incluso con cuero negro. —Greg rió. —Bueno, tú difícilmente te ves como un vaquero incluso en botas y con un sombrero Stetson. Es bueno verte. Ha pasado un tiempo. Ellos no estrecharon sus manos, pero se dieron un abrazo varonil en medio del estacionamiento. —Dotty se queja de que no vienes a casa con bastante frecuencia —dijo Greg mientras se dirigían dentro de la tienda.

25


—Me han dicho eso a diario. No se lo digas a mamá, pero tengo una novia. Ella me tendría casado con tres hijos y siendo el presidente de la APF3 en veinticuatro horas. —Jeremiah se carcajeó. Greg se acercó al mostrador y pidió dos cafés negros. —¿Todavía lo bebes de la manera correcta? No te va el doble latte4 con leche descremada, ¿verdad? —Todavía lo bebo negro. —Jeremiah asintió—. Hablé con mamá anoche. Me contó una historia acerca de tu nana y unas cartas de un antiguo novio. Clarice le ha ofrecido a la chica que le trajo las cartas un trabajo en el rancho. Encontraron una mesa en la esquina y se sentaron uno frente al otro. —Nana necesita a alguien que la ayude. Tiene ochenta y ya no le permitimos conducir. Fue duro para ella dejar que caducara su licencia, pero ya había tenido tres choques menores y temí que el próximo no fuera solamente un choque menor. Es sólo por un mes, y luego ella verá lo agradable que es y me permitirá contratar algo de ayuda verdadera —explicó Greg. —Renunciar a su licencia de conducir fue la cosa más difícil que hizo mamá. Creo que fue incluso peor que renunciar al bourbon. —Jeremiah se rió entre dientes—. Estaré en casa para el bazar de la iglesia, y voy a llevar a Stacy para que conozca a mamá. Quiero darle una sorpresa. —Y no quieres escuchar toda esa mierda sentimental entre el ahora y entonces, ¿verdad? —Greg se rió con él. —¡Mujeres! Y las de mayor edad son las peores. Todo tiene que ver con el corazón y poco con la cabeza —dijo Jeremiah. —Dice el hombre que está trayendo a casa una mujer para que conozca a su mamá. —Hombre, sabes a que me refiero. Tú eres el que va a vivir con tres mujeres en la casa ahora. —¿Tres?

3 4

APF siglas de: Asociación de Padres de Familia, (en ingles, PTA: Parent-Teacher Association) Doble latte: es café con el doble de leche que cantidad de café.

26


—Clarice le ofreció alojamiento y comida con el trabajo. No he hablado con mamá esta mañana, así que no sé si ella aceptó el trabajo o no. Es bonita, sin embargo. Mamá envió una foto de ella. Lindos ojos azules —dijo Jeremiah. —¿Y tu nueva mujer? ¿Ella tiene los ojos azules? —A veces. A veces son de color verde. Naturalmente, son de un magnífico marrón. Greg ladeó la cabeza hacia un lado. —Lentes de contacto. Se los combina con su estado de ánimo. No te metas con ella cuando tenga los ojos verdes. Yo solo encuentro algo que hacer fuera de la oficina y le doy espacio. —Jeremiah volvió a sonreír. —Entonces, ¿es tu nueva secretaria? Jeremías asintió. —Seis meses ahora. —¿Eso es un récord? La cabeza de Jeremías se balanceó de nuevo. —Oh, sí, por una semana entera. Creo que estoy enamorado. —Es mejor que sepas si estás enamorado antes de traerla a casa, porque después de ello lo estarás. —¿No es una locura la forma en que amamos a esas dos viejas chicas? Las amamos como si fueran nuestras verdaderas mamás. Greg le tendió la taza y Jeremiah la tocó con la suya. —Siempre estuve más en casa en el rancho que en Houston. —Y yo era un barco naufragando cuando mamá me alzó por el cuello y me cobijó después de que mi verdadera madre murió —dijo Jeremiah.

***

27


Nada era tan hermoso como una puesta de sol en Ravenna, Texas. De color amarillo brillante mezclado con naranja, espolvoreado con un poco de color de rosa intenso y un poco de celeste. Ninguna paleta de ningún artista podría jamás enlazar los colores juntos de la forma en que la naturaleza lo hacía cuando el sol se ocultaba a lo largo de los árboles de mezquite desnudos y los arbustos de encino. Greg estacionó su camioneta junto al granero y trotó todo el camino hasta la casa. Subió los escalones de dos en dos. Los aromas de la cocina que llenaban la casa prometían que Dotty había mantenido su palabra y hecho su comida favorita, que incluía panecillos de levadura calientes y pollo frito del sur. Pero él innegablemente tenía que ir al cuarto de baño. Nadie esperaba en el vestíbulo cuando empezó a retroceder, por lo que, evidentemente, había logrado escabullirse sin que nadie lo supiera. Cruzó de puntillas el vestíbulo, se apoyó en la jamba de la puerta que conducía al comedor, y esperó en las sombras. Las voces de Nana y Dotty flotaban desde la cocina, donde discutían sobre si era el momento de verter la salsa en el cuenco. Dotty decía que la salsa fría era terrible y que no había cocinado todo el maldito día para que la cena se echara a perder poniéndola sobre la mesa antes de tiempo. Nana decía que él debía llegar en cualquier momento. Y entonces Emily llevó un plato de ensalada a la mesa del comedor y el pecho de Greg se apretó. La imagen no le hacía ni un poco de justicia. Era más baja de lo que había imaginado. Su cintura se recortaba sobre unas caderas redondeadas, y su cabello era tan negro que la luz de la lámpara del comedor le hacía lucir de un profundo tono azul. Pero fueron sus ojos azules y sus labios besables que le impidieron parpadear hasta que sus ojos se secaron.

***

Emily no había notado una imagen de Greg en el comedor, pero tenía que haber una establecida en alguna parte porque sentía sus ojos en ella. Un escalofrío le recorrió la espalda mientras examinaba el bufé y la plataforma por encima de la arcada en busca de una fotografía, pero no vio una. La única vez en toda su vida que había tenido una sensación como esa fue en la sala de estar el día anterior y en el dormitorio, donde su imagen se asentaba en la cómoda. Así que en algún lugar

28


escondido había una foto de Greg Adams. No tenía ninguna duda al respecto. Sólo tenía que encontrarla. Puede ser que estuviera en la cocina. Tal vez en la puerta de la nevera que estaba cubierta con tantas notas adhesivas multicolores que parecía una carpa de circo. Dotty decía que las rosadas eran recetas, las amarillas en la parte superior eran los mensajes importantes, las que estaban en la parte inferior no eran tan importantes, las verdes eran pequeños refranes lindos que a ella y Clarice le gustaban, y las moradas eran... campanas del infierno, no podía recordar para que eran las moradas. Evidentemente, todo el mundo en la casa tenía un fetiche por las notas adhesivas. ¿Necesitaba ir corriendo a la tienda de suministros de oficina y comprar más por algunos dólares? Les echaría un vistazo a las notas, pero temía que podría ser grosero leerlas. —¡Greg! Granuja —chilló Clarice después de que colocó el plato de la mantequilla en la mesa. Ella corrió hacia la puerta, con los brazos bien abiertos y él la levantó y la hizo girar alrededor de la habitación. Clarice se rió como una niña— . Te nos escabulliste. —Vine por la puerta principal —dijo él. —Ven a conocer a Emily —dijo Clarice. Emily no podía apartar los ojos del vaquero. Era más alto de lo que había pensado que sería, pero no había duda de la arrogancia y el acento que era puro vaquero, no uno de esos aspirantes que se vestían para la noche del sábado con botas y hebillas de cinturón para ir al antro local con la esperanza de tener suerte. Las vibraciones que salían de él eran como largos zarcillos cálidos que encontraron su camino hacia su corazón frío para calentarlo y devolverlo a la vida. Le imaginó convirtiéndose de azul a un bonito color rosa saludable dentro de su pecho. Apenas había recuperado su aliento cuando él depositó a Clarice sobre sus pies y cruzó la habitación en unos pocos pasos largos, con la mano extendida. —Encantado de conocerte, Emily —dijo. Ella puso su mano en la suya. —Igualmente. El tiempo se detuvo. Las manecillas del reloj no se movieron. Clarice se convirtió en una estatua. El sol permanecía en el horizonte. Nada se movía.

29


—Nana dijo que decidiste aceptar el trabajo —dijo él, arrastrando las palabras y liberando su mano. —¿Por qué has venido por la puerta principal? ¿Dónde está el nuevo toro? — preguntó Clarice. En un instante, las cosas volvieron a la normalidad. Al menos todo excepto la sensación de que Emily estaba soñando y que despertaría en cualquier momento en el oeste de Texas. Greg echó un brazo sobre los hombros de Clarice y dijo: —Bebí demasiado café y tuve que entrar a toda prisa. El toro está en el remolque. Estoy hambriento. ¿Podemos comer antes de soltarlo? Clarice dio un paso atrás y lo examinó desde los pies a la cabeza. —Me alegro de que estés en casa. ¿Cómo estaba tu gente? Emily accedió a quedarse por un mes. —He estado detrás de nana por un año para que contratara a alguien para ayudarla. La gente está muy bien, nana. Ellos envían su amor y abrazos. Deja de preocuparte. Estoy en casa. Yo no voy a volver, no importa lo que ofrezcan. —Greg sonrió. —Sigues diciendo eso, pero todavía me preocupa que ellos te ofrezcan una oficina en una esquina, un salario de seis cifras, y una cuenta de gastos para trajes de negocio italianos —dijo Clarice. —Lo hacen cada vez que voy allá, pero los rechazo porque adoro Lightning Ridge y a ti. —Él sonrió—. La cena se ve bien. El pollo frito es mi favorito, Emily. Me consienten cuando he estado fuera unos días. Debería salir más a menudo. —¡Tonterías! —Dotty rodeó el extremo de la mesa con un plato de pollo—. Clarice se inquieta cada vez que esa camioneta tuya se dirige al sur. Incluso tus notas no la convencen de que regresarás. —Lo puso abajo y le dio un rápido abrazo—. Ahora, vamos a comer para que ella pueda ir a juzgar tu nuevo toro. Veo que has conocido a Emily. Se estará quedando en la habitación frente al pasillo de la tuya, así que ya no tendrás todo el piso de arriba para ti solo. Greg sacó una silla para Clarice. —Me detuve y tomé un café con Jeremiah. Él vendrá a casa para el bazar de la iglesia.

30


Dotty se sentó antes de que Greg pudiera llegar a ella. —Más le vale. Me estoy poniendo nostálgica de las ganas de ver a mi hijo. Han pasado seis meses. Pero sí consiguió llegar a la silla de Emily antes de que pudiera sentare. La mano de él rozó su hombro, y el calor se extendió desde allí hasta su corazón de nuevo. Dotty bebió un sorbo de té dulce y explicó: —Jeremiah es mi hijo. Lo adopté cuando tenía trece años y su mamá murió. Trabajaba con ella en el comedor de la escuela e iban a poner a Jeremiah en el programa de hogares de acogida, así que me lo llevé y lo adopté el siguiente año — explicó—. Será mejor que se pongan con la comida. La salsa y el puré de papas fríos no son sabrosos. ¿Él está bien, Greg? Me preocupo por él allí en ese lugar grande con su trabajo, portando un arma y todo. Greg se sirvió el puré de papas y le tendió el cuenco a través de la mesa a Emily. Sus ojos se encontraron por un segundo, luego ambos apartaron la mirada, pero no antes de que Emily consiguiera otro aleteo en su pecho. ¿Qué demonios le pasaba? Había visto vaqueros sexy antes. Había salido con vaqueros sexy antes. Ellos la habían besado y había habido un par con quienes había ido más allá de eso, pero ninguno de ellos la hizo caer en picado sólo con sostener su mano en la suya. Esa foto encima de la repisa de la chimenea no le hacía justicia. En la vida real, en tres dimensiones, era mucho más. Su pelo castaño oscuro había sido aplastado por un sombrero de vaquero con una sangría ligera horizontal en la frente como una prueba más. Su sonrisa era genuina, y sus ojos eran penetrantes, como si pudieran ver hasta el fondo de su alma y más allá. Jeremiah; estaban hablando de Jeremiah antes de que Greg le entregara el cuenco de patatas. Ella parpadeó varias veces y se obligó a escuchar en vez de soñar despierta. —¿Es Jeremiah un policía? —preguntó. —No, él es un investigador privado. Lo juro por Dios, si hubiera sabido que iba a entrar en ese campo, nunca le habría permitido ver todos esos programas de policías —dijo Dotty—. Pensé que si lo enviaba a la universidad, cambiaría de opinión. Él es bueno con las computadoras, y Clarice le ofreció un trabajo aquí, pero oh, no, él tenía que ir a la ciudad y trabajar en algo que preocupa mortalmente a su mamá.

31


Clarice puso un muslo de pollo en su plato y pasó la fuente a Greg. —Emily ha aceptado el trabajo que le ofrecí. Hemos pasado el día en la oficina. Ha hecho más en un día de lo que yo podría haber hecho en una semana. Es muy buena en la organización de las cosas. Cuando no esté trabajando en los libros o paseándome a mí y a las chicas, va a trabajar en el rancho. Greg pinchó un muslo de pollo con su tenedor, cargándolo hasta su plato. —No tiene por qué hacer eso. Ustedes pueden encontrar algo para que haga en la casa. —Estoy acostumbrada al trabajo duro, y con la proximidad de la primavera, una mano extra podría resultar muy útil —dijo Emily—. He tenido que estar más en el interior que fuera durante las últimas semanas y no me importa ensuciarme las manos. —Siento lo de tu abuelo —dijo Greg. Cuando ella miró al otro lado de la mesa, hacia él, su expresión decía que entendía su dolor. —Gracias. Estaba enfermo desde hacía mucho tiempo, así que no fue una sorpresa. —Pero nunca estamos preparados para dejar ir a los que amamos. —Su profundo acento fue sincero. —No, no lo estamos —dijo Clarice. —Nana, no puedo esperar para que veas a este nuevo toro —Greg cambió de tema abruptamente. Emily entendió su dolor en ese momento. Algo había ocurrido en su pasado que había sido difícil de enfrentar. ¿La muerte de su abuelo? ¿Un amor perdido? Clarice respiró hondo y soltó el aire lentamente. —Greg es como su abuelo. Lester era puro negocios. —El abuelo era un hombre de hombres —dijo Greg. —Sí, lo era. Yo lo amé profundamente, y tuvimos un montón de maravillosos años juntos, pero él no era un alma romántica —dijo Clarice suavemente.

32


—Te traía flores silvestres —Dotty elevó la voz—. Cada primavera te traía flores silvestres. Clarice sonrió brillantemente. —Sí, lo hacía, para mi cumpleaños. Lester amaba con profundidad, pero no era alguien que expresara lo que pensaba sobre esas tonterías románticas sin sentido, ni dijera elogios, como él solía decir. Max, el capataz del rancho, se asomó al comedor de la cocina. —Lester era un hombre de negocios. De ahí es de dónde Bart consiguió su sentido de los negocios. ¿Cuánto pollo frito hiciste, Dotty? —Lo suficiente como para alimentarte si quieres comer, pero irás a buscar tu propio plato —respondió ella. —Lindo toro el que tiene ahí en el remolque —dijo Max por encima del hombro. —¿Ves? Los hombres en este rancho son todo negocios —dijo Clarice. —Nana, tú tienes tanta mentalidad empresarial como yo —le dijo Greg. Clarice pasó la fuente de pollo de nuevo hacia ella. —Será mejor que consigas lo que quieres. Cuando Max comienza, parece un gallinero muerto para el momento en que ha terminado. —No andes contando cuentos sobre mí. —Max cargaba un plato, servilleta y los cubiertos de la mesa—. Greg me puede superar cualquier día cuando se trata de pollo frito. —Pero no carne. Me encanta la carne, pero Max podría comerse un toro entero —bromeó Greg. —No en una sola sentada, pero oye, como dijo el hombre sabio, una persona puede comerse un elefante de un bocado a la vez.

***

33


Emily sonrió ante las bromas. Más que nada, había amado esa parte de los días festivos y los domingos en casa de Taylor. La gran familia y todo el ruido le hacían saber que pertenecía allí mismo, en Happy. Pero cuanto más enfermo se fue poniendo su abuelo, menos viajes hicieron de un rancho a otro, y ella ni siquiera se dio cuenta de lo mucho que había echado de menos hasta esa misma noche. —¿Así que tienes un rancho y estás de vacaciones? —preguntó Greg. Ella se limpió la boca con una servilleta. —Tengo unas cuarenta hectáreas. Solía ser tres secciones allá antes de que el abuelo se enfermara. Es apenas lo suficiente para ser llamado un rancho, pero es un punto de partida para reconstruirlo. Yo nací en esa tierra y es mi hogar, pero ahora estoy contenta de estar lejos de él durante unas semanas. Él estiró las piernas bajo la mesa y su rodilla chocó con la suya. —Lamento eso. He estado conduciendo todo el día y siento como si pudiera estirarme hasta las estrellas. —No hay problema. Sentí eso ayer, cuando conduje todo el camino desde Happy hasta Sherman —dijo. Tenía la boca seca por lo que tomó un par de sorbos de su té dulce. Greg Adams podría ser puro negocios en el exterior, pero esos ojos y su sonrisa decían que existía un hombre sensible y dulce por debajo de ese exterior duro. Uno que había conocido el dolor y el sufrimiento, así como las alegrías y la felicidad, y que amaba a su gran rancho tanto como ella amaba lo que quedaba del de ella. Nadie podía soportar el duro trabajo de la ganadería sin amar lo que hacían. —Me alegro que tengamos a alguien que nos ayude —dijo Dotty de la nada— . La vista de Clarice no es lo que solía ser, y la pantalla del computador le da dolores de cabeza. Cuando ella tiene un dolor de cabeza es completamente cascarrabias. Odio las computadoras. Todos van a desmoronarse uno de estos días y todo el mundo deseará tener de vuelta sus viejos libros como cuando solíamos encargarnos de las cosas con una pluma de tinta y páginas rayadas. —No soy cascarrabias —discutió Clarice. Max llenó su plato y colocó una servilleta sobre su rodilla. —Estoy de acuerdo con Dotty sobre toda esta mierda técnica, pero es la manera en que funciona el mundo. No se puede con ello, por lo que será mejor unírsele. Entonces, cuéntanos más acerca de este amigo Marvin, Clarice.

34


—Marvin estuvo estacionado en Corea durante la guerra. Creo que lo llaman un conflicto ahora, pero era una guerra en aquel entonces —dijo Clarice—. Todavía estaba en la escuela secundaria cuando empezamos a escribirnos de ida y vuelta. Las señoras de la iglesia daban nombres de militares que les gustaría tener amigos por correspondencia. Eso fue mucho antes de los teléfonos celulares, computadoras, y todas estas otras cosas que ustedes chicos tienen hoy. Así que empecé a escribirme con él cuando estaba en mi último año de escuela secundaria. Y entonces las cartas dejaron de llegar y no supe si lo habían matado en acción o si había regresado a casa o lo que pasó, hasta que Emily me trajo las cartas. —Eso fue antes de conocer al abuelo, ¿no? —preguntó Greg. Clarice sonrió. —Conocía a Lester. Vivíamos en ranchos colindantes, pero estuvo en la universidad durante el tiempo que le escribí a Marvin. Las cartas dejaron de venir mucho antes de que Lester comenzara a cortejarme. Marvin y yo podríamos no habernos gustado incluso en persona. Es fácil convertir a un soldado en héroe cuando todo lo que tienes son palabras, una pequeña imagen en blanco y negro, y una imaginación. Nunca lo sabremos, porque una carta se perdió y ambos tomamos caminos diferentes. —Loco, ¿no es así? —dijo Max—. Después de todos estos años, descubres que estuvieron a un duro día de distancia el uno del otro. —El destino —dijo Dotty. —¿Crees que el destino los mantuvo separados y luego los unió de nuevo con ese montón de correo, Dotty? —preguntó Max. —Eso es exactamente lo que pienso. Ahora Clarice no irá a la tumba pensando que Marvin fue un hijo-de-puta que sólo la utilizó para recibir correo y luego la dejó de lado, —respondió Dotty—. Y ahora es el momento del pastel de chocolate. Ella desapareció en la cocina y trajo un pastel de chocolate de triple capa con glaseado de caramelo.

***

35


Greg se dio una ducha, se puso los pantalones grises de descanso y una camiseta, y se despatarró en su sillón frente al televisor en su habitación. El canal NCIS lo entretuvo durante una hora antes de que cambiara a CMT y observara varios videos, pero su mente permaneció en la mujer que había aparecido de la nada en su rancho y ahora estaba al otro lado del pasillo que él. Dio unos golpecitos con los dedos sobre el brazo del sillón, mientras que las Pistol Annies cantaban "Siento un pecado en camino". —Me pregunto si Emily tiene pecados en su pasado —murmuró. Antes de que su voz interior pudiera recordarle que todo el mundo tenía un pasado, su teléfono sonó. Pulsó el botón del control remoto, comprobó el ID, y respondió al tercer timbrazo. —Hola, Jeremiah, viejo. ¿Qué está pasando? Jeremiah se rió entre dientes. —Yo no podía dejarlo en paz, Greg. Debe ser mi rama de negocios, pero no soy tan confiado como tú o Clarice. No hay ningún cargo. Estuve en el teléfono solamente treinta minutos. Hablé con varias personas con el pretexto de comprobar la experiencia de empleo de la nueva ayudante de Clarice. Esta pura como la nieve. No tiene ni una mancha. A vivido en el Rancho Shine Canyon toda su vida. No es tan grande como Lightning Ridge, pero tampoco era una operación de un solo caballo o de poca monta. Tuvo que vender una gran parte para mantener el dinero entrando debido a la quimioterapia de su abuelo, pero todavía hay algunas hectáreas que quedan en el rancho. El único período en que ella estuvo lejos de Happy, Texas, fue cuando fue a la universidad, y luego estuvo en su casa cada fin de semana solitario y trabajó en el rancho durante los veranos y las vacaciones. Es honesta como Dios manda y tiene una reputación de santa. Manejó el rancho y se hizo cargo de su abuelo, Marvin, que murió la semana pasada de cáncer. —Parece ese tipo de mujer —dijo Greg. —¿Atrevida o tímida? —preguntó Jeremiah. —Confiada. Sabe sobre ganadería, pero como dijiste hoy, ella da la sensación de que puede sobrevivir en unas cuarenta hectáreas en el oeste de Texas. Eso apenas mantendría a cinco vacas, no a una manada bastante grande para hacer una vida. Son esas cosas sentimentales de las que hablamos. —Greg rió. —Y no tiene más de qué; ¿veintiocho años más o menos?

36


—Eso es correcto. Gracias por comprobarla, pero no estoy sorprendido por lo que encontraste. El tono de Jeremiah cambió. —Sólo pensé que te gustaría saberlo. No le digas a mamá o a Clarice. Dirían que ya sabían que era alguien de buena fe, pero que yo tenía que tener alguna prueba sólida. Me tengo que ir. Stacy y yo estaremos teniendo una cena tardía. —No se me ocurriría decirles nada. Diviértete.

37


Capítulo 3 Emily apartó las mantas y se deslizó fuera de la cama con un bostezo. El trabajo nunca terminaba en los ranchos, y siempre, siempre comenzaba antes del amanecer. Ella se dirigió hacia su armario y tropezó con una silla antes de que se diera cuenta de que no se encontraba en su habitación en Shine Canyon. Se dejó caer en la silla, encendió la lámpara al lado de la misma, y se puso las manos sobre sus ojos. Había estado inmersa en el momento cuando accedió a este trabajo. El abuelo había dicho que necesitaba pasar tiempo lejos de las tareas del rancho para poder pensar en lo que debía hacer con su vida. Trabajar en un rancho, incluso como asistente glorificada, la pondría de vuelta donde el abuelo no creía que debía estar. Si quería un trabajo duro, podría hacerlo en Shine Canyon. Quedarse en el Lightning Ridge era una completa locura, pero había dado su palabra y la palabra de un Cooper era tan buena como una firma en una declaración jurada. Se vistió con pantalones vaqueros y una camisa de punto y abrió la cremallera de una bolsa de lona que poseía todos sus zapatos: sandalias, zapatos de plataforma, un par de zapatillas de deporte, y sus cómodas botas vaqueras. Según el meteorólogo de la televisión había cinco grados Celsius, por lo que se puso sus botas. Necesitaba café, por lo menos dos tazas para siquiera abrir los ojos por la mañana. ¿Por qué no había alguien levantado y moviéndose por ahí? Tenía que ser de madrugada. —Montón de haraganes. Allá en el oeste de Texas, tenemos que trabajar para ganarnos la vida. Nosotros no conseguimos dormir hasta el mediodía —murmuró mientras se abría camino hacia la cocina. Abrió varias puertas antes de encontrar el café y filtros, encendió la cafetera, y se sentó en la barra a esperar. Las notas adhesivas captaron su atención. Conocía la letra de Clarice de los sobres en la caja y la mayoría pertenecían a ella. Algunas tenían una respuesta en la parte inferior en una escritura apretada y parca que tenía que pertenecer a Dotty. Y luego había algunas con el mismo garabato masculino iguales a las que aparecían en las dos fotos. Estaremos trabajando en el bazar mañana.

38


No, ¡mierda! Emily se rió. Piensa en algo diferente para que hagamos en el bazar. Yo necesito medicamentos para hacer eso. Emily se carcajeó sonoramente y buscó hasta encontrar las que tenían la letra de Greg. Eran mayormente las de color amarillo, y eran simples recordatorios. Prometiste que contratarías a alguien este mes, Nana. El mes no ha terminado todavía. Y otro. Corte de pelo el viernes. ¡Ya era hora! Ellos vivían en la misma casa, hablaban entre sí todo el tiempo. ¿Por qué diablos iban a pegar notas en el refrigerador? Sus ojos se sintieron atraídos por una nota amarilla de Greg en un montón de verdes. Contento de estar en casa. El corazón le dio un vuelco y se inclinó para estudiarla más. Si él era todo negocios, entonces ¿por qué infiernos participaba en la campaña de notas adhesivas? El abuelo habría dicho que era un montón de mierda sentimental. La cafetera gorgoteó finalmente. Mientras estaba llenando una taza notó el reloj en la estufa. —Diez minutos para las cinco —Se quejó. Había puesto la alarma incorrecta en el reloj junto a su cama. No es de extrañar que no hubiera nadie levantado y moviéndose alrededor. Era demasiado temprano. Llenó una taza con café caliente humeante y se la bebió mientras observaba por la ventana de la cocina en busca de las primeras señales de un nuevo amanecer en Texas. Un gallo cantó y ella pudo ver la silueta del gallinero en el sur. En la dirección opuesta, una solitaria vaquillona vieja berreaba uniéndose a los ruidos del corral. Como había pensado cuando se despertó, el trabajo del rancho nunca se finalizaba. Tomó prestado un abrigo de trabajo del estante al lado de la puerta de

39


atrás y se deslizó hacia el exterior. El aire de la mañana estaba fresco con un toque de humedad en aumento, y era bueno tener huevos que recolectar y una vaca para ordeñar. Ella habría comenzado el desayuno, pero Clarice había susurrado que Dotty era muy territorial cuando se trataba de la cocina, y sin importar qué, no interfiriera con su cocina. Una vaquilla había sido encerrada en el corral en la parte trasera del granero. La chiquilla tenía una ubre saltona, y un cubo limpio de leche esperaba junto a un taburete de tres patas en el interior del primer puesto. A Emily nunca le había gustado ese trabajo, pero eso no significaba que no podía arrojar chorros de leche en un cubo galvanizado. Algunos trabajos eran francamente divertidos; otros eran sólo trabajos duros. Cuando Emily abrió la puerta la vaca mugió y se dirigió hacia las grandes puertas corredizas en la parte de atrás del granero. Ella soltó alimento en el abrevadero y la vaca metió en éste su cabeza cuando Emily arrastró el taburete al lado, apoyó la cabeza contra el flanco de la vaca, y puso el cubo de la leche bajo la ubre. Los primeros chorros hicieron un sonido metálico cuando golpearon el cubo galvanizado, pero después de un tiempo fue un trabajo mundano y la mente de Emily vagó de nuevo a esas notas adhesivas. ¿Qué hacían cuando no había más espacio? ¿Las tiraban a la basura y empezaban de nuevo o simplemente quitaban algunas de vez en cuando? Cuando terminó el trabajo, levantó el cubo, colgó el taburete de nuevo en el clavo, y le habló con dulzura convenciendo a la vaca para que fuera al exterior. Había una línea delgada de color naranja en el horizonte, y la calidez del sol quemó unas pocas nubes grises. Era posible que fuera a ser un buen día después de todo. El gallo estaba haciendo su mejor esfuerzo para convencer al sol que saliera cuando ella regresó a la casa, estableció la leche en la encimera, y recogió la cesta de juntar huevos de un gancho en el cuarto de servicio. Notó un grupo de narcisos amarillos brillantes en flor justo al lado del gallinero y se puso en cuclillas para obtener una mejor visión de ellos. Los pétalos eran suaves en sus yemas y la hizo pensar en la tía Molly. Ella adoraba las flores amarillas de cualquier tipo. Tal vez esa mañana Taylor estaba recogiendo narcisos en Happy, Texas, para su abuela. Estaba a punto de ponerse de pie cuando algo frío tocó la piel desnuda en su cuello y su chillido calmó al gallo durante un minuto entero. Ella terminó de espaldas, mirando a lo que quedaba de un par de estrellas tenues en el cielo, con

40


un perro Catahoula5 lamiendo a través de su barbilla y mejilla, sin detenerse hasta que consiguió enredar su lengua en su pelo. Su cola se agitaba con furia, y cuando ella trató de sentarse, puso sus patas sobre su pecho. —¡Oye, ahora!—Ella lo empujó hacia atrás—. Husmear con la nariz fría a una mujer y asustarla de muerte es grosero. ¿Acaso los perros aquí en el norte de Texas no tienen modales en absoluto? —Cuando estuvo sentada, el perro se sentó en su regazo y ella le frotó las orejas—. ¿Dónde has estado? No te vi ayer. ¿Te alejaste del gallinero y fuiste a visitar a las perras del barrio? —preguntó. La cola del animal golpeó en la hierba. Ella lo empujó fuera de su regazo. —Oye, veo una luz en la casa. Eso significa que necesito conseguir los huevos y llevarlos dentro o podríamos no tener el desayuno. El gallo batió sus alas y se dedicó a su tarea diaria de despertar a todos los que pudieran oírle. Ella reunió trece huevos. El trece siempre había sido su número de la suerte. Eso tenía que significar que había tomado la decisión correcta al quedarse en Lightning Ridge. El aroma de tocino flotaba en el aire y su estómago gruñó. Abrió la puerta de atrás para encontrar a Dotty mirando fijamente el cubo de leche. —Chica, ¿qué haces levantada tan temprano? ¿Has traído esta leche? Me preguntaba si esa vaca se había ordeñado a sí misma esta mañana. ¿Qué tienes ahí? Le entregó la canasta a Dotty. —Junté los huevos. —Bueno, eso es muy amable de tu parte. Estaba pensando en eso; si ir yo o enviar a Greg. No había suficientes en el refrigerador para preparar el desayuno. Limpia tus botas y cuelga tu abrigo en el perchero de allá —dijo Dotty.

El Catahoula Leopard o perro leopardo es un perro grande que mide entre 55 y 65 cm de alto. Pesa entre 25 y 30 kg. Debe su nombre a su pelaje manchado y a la zona de Catahoula en Luisiana, Estados Unidos, de donde provienen, se ha utilizado mucho para guiar las manadas de ganado vacuno y porcino a través de terrenos pantanosos, y también para cazar jabalíes. Aunque se desconocen sus orígenes exactos, podría tratarse de un híbrido entre los mastines que llegaron a América durante las primeras exploraciones españolas del Nuevo Mundo, y los lobos rojos autóctonos criados por los indios. 5

41


Greg entró en la cocina a través del vestíbulo, al mismo tiempo que ella lo hacía por la puerta de atrás. Él echó un vistazo a la cesta de huevos y a Dotty y preguntó: —¿De dónde vino eso? Yo habría ido a buscarlos. No necesitas salir tan temprano. Dotty señaló a Emily. —Soy una bruja. Sabía que Dotty necesitaba huevos, así que chasqueé mis dedos. —Ella hizo un chasquido y una ruidosa explosión le hizo parpadear—. Y listo, trece huevos flotaron desde el cielo y llenaron esa canasta. —¿Por qué no chasqueas los dedos y ordeñas la vaca?—Él sonrió. —Lo hice. ¿Vas a colarla o lo hago yo? —preguntó. —Realmente sabes sobre el negocio de la ganadería, ¿no? —Gran parte del mismo. El abuelo me hizo aprender desde cero y desde que era una niña pequeña. Nunca me gustó ordeñar, pero puedo hacerlo. ¿Qué hay de ti? ¿Puedes ordeñar una vaca? —preguntó. —Nana me hizo aprender desde cero también. Estaba ordeñando vacas antes de ser un adolescente —dijo Greg. —¿Ya están levantados los niños y moviéndose alrededor? ¿Están discutiendo? —Clarice se deslizó en la cocina. Llevaba pantalones vaqueros, zapatillas de deporte y una brillante camisa azul de punto. Su cabello había sido peinado hacia atrás, y sus ojos brillaban. Dotty sonrió. —Oh, sí, y creo que la niña se ha adelantado al niño esta mañana. Él va a tener que levantarse más temprano que de costumbre para vencerla. Emily levantó una palma. —Confesión. Puse mi despertador a la hora equivocada o todavía estaría durmiendo. No voy a levantarme tan temprano como hoy cada mañana a menos que la seño' Clarice lo escriba en la descripción de mi trabajo, y estoy indudablemente esperanzada de que no me haga ordeñar vacas. Ese es mi trabajo menos favorito en un rancho. —¿Así que no estás siendo una lamebotas?—bromeó Greg.

42


—No, señor. Me gusta mi sueño tan bien o mejor que a cualquier otra persona —respondió ella—. Ahora, ¿qué puedo hacer para ayudar con el desayuno? —Aléjate de mi cocina —dijo Dotty—. Conseguiste la leche y los huevos. Eso es suficiente ayuda para el desayuno. Claricese sirvió una taza de café y añadió dos cucharaditas de azúcar. —Parece que contraté una buena mano, ¿cierto, Greg? Yo y Dotty vamos a estar ocupadas en la cocina todo el día preparando la cena y la comida de picoteo para la fiesta de dominó de esta noche. Emily, vas a ir con Greg. Él te pondrá a trabajar haciendo lo que sea que haya que hacer. Greg, no te atrevas a hacer planes para la noche. Madge y Rose vendrán y te necesitamos. —¿Por qué? —preguntó Greg. —Necesitamos una mano extra esta noche. Emily va a jugar y vamos a hacer parejas —dijo Dotty. —Llama a Prissy —dijo. —Ya lo hice y tiene otros planes. Clarice se sentó a la mesa. —Nos encanta la noche de dominó, Emily. —Tal vez Emily no quiere jugar —dijo Greg. Emily miró a Greg y el calor en la habitación aumentó veinte grados. ¿Lo sentía él también, o la atracción física sólo era de parte de ella? Greg inclinó la cabeza hacia un lado. Señor, incluso eso era sexy. ¿Qué estaba mal con ella? Claro, había pasado mucho tiempo desde que había tenido una cita, mucho tiempo desde que había sido besada, e incluso más tiempo desde que había hecho todo lo demás. Pero Greg Adams no era el vaquero correcto para que ella se entretuviera con tales nociones. Sus raíces estaban en Ravenna, Texas, y las de ella estaban a ocho horas de distancia, en Happy. —¿Juegas al dominó? —preguntó. —He jugado desde que era una niña. El abuelo amaba sus fichas de dominó—dijo.

43


—Marvin me dijo que él jugaba con sus abuelos cuando era un niño—dijo Clarice. Greg se quitó las gafas, las limpió en su camiseta, y se las puso de nuevo. —¿Tu abuelo te dejó ganar porque eras la hija consentida? —Cariño, nunca me han llamado consentida, y créeme, yo vengo de un gran stock de genes competitivos. No dejamos a nadie ganar nada. Si ganas, será de buena fe. ¿Tu abuelo te permitía ganar? —preguntó Emily. —¡Diablos, no! Tenía quince años antes de poder ganarle. Pensé que había heredado la luna y las estrellas. —Greg se rió entre dientes. —Yo también. Bailé alrededor de la sala de estar como si hubiera cometido una anotación para los Cowboys de Dallas6. ¿Ustedes juegan por frijoles o dinero? —preguntó Emily. —Dólares grandes —dijo Greg. —¿Tengo que hacer un viaje al banco? —La entrada es de cincuenta dólares. No hay apuestas menores a cinco — respondió él. —¡Greg! —Clarice sacudió el dedo en su dirección. Emily sonrió. —Creo que puedo desenterrar cincuenta dólares. ¿Tiene que ser en billetes o puedo utilizar centavos?

***

Greg estaba saliendo de la casa cuando Emily se apartó de uno de los postes del porche. —Oye, había empezado a pensar que ibas a acicalarte durante todo el día.

Los Dallas Cowboys o Vaqueros de Dallas son un equipo profesional de fútbol americano perteneciente a la División Este de la Conferencia Nacional en la NFL. 6

44


Inclinó su rostro recién afeitado en dirección a la salida del sol. La luz se reflejó en sus gafas, haciendo un halo sobre su cabeza. —¿Valió la pena? —Te ves igual que cuando dejaste la mesa del desayuno, excepto que ahora estás usando botas y un abrigo —dijo ella. —Bueno, ¡maldita sea! Pensé que al menos olía mejor. Utilicé mi mejor loción de afeitar para impresionarte. —Sonrió. El corazón le dio un vuelco. ¿Estaba hablando en serio o estaba bromeando? ¿También había sentido la atracción esa mañana durante el desayuno? Si era así, tal vez encontraría una nota en la nevera sólo para ella alguna mañana. Olfateó el aire. —Está bien, pero realmente me gustaba más el olor del tocino. —Bueno, entonces voy a tener que buscar alguna loción de afeitar con aroma a tocino. Oye, no es por cambiar esta conversación estimulante, pero gracias por quedarte, Emily. Nana tenía un nuevo entusiasmo en su paso esta mañana. Creo que esas cosas computarizadas realmente son una molestia importante en su mente. Espero que a fin de mes vaya a permitirme que contrate a alguien a tiempo completo cuando vea lo bonito que es tener un poco de ayuda —dijo Greg. —Parecía ser lo más correcto. El abuelo solía decirme que cuando me decidía por algo y no se sentía correcto, entonces debería tratar con una decisión diferente para ver cómo me sentaba. Traté de pensar en pasar mi mes en la playa, pero simplemente no se sentía bien. Entonces pensé en la oferta de Clarice y hubo paz en mi corazón —admitió. No dijo una palabra con respecto a que sus fotografías fue una gran parte de la decisión. Campanas del infierno, ni siquiera le había dicho a Taylor esa parte, y seguro que no iba a decirlo en voz alta en ese momento. —Me alegro que no lo hayas hecho. Ahora dime, ¿cuánto sabes de caballos? —preguntó—. Odio tener que pedirte que hagas esto, pero el tipo que se encarga del establo de caballos llamó anunciándose enfermo hace unos minutos. Tengo un día completo por delante. Estoy atrasado porque he estado fuera una semana. Ella no le dio tiempo de terminar. —Me encantan los caballos. Yo me encargaré de los establos. ¿Tendré tiempo para ejercitarlos?

45


Él señaló hacia una camioneta con remolque. Podría haber sido de color verde guisante en un tiempo, pero hoy en día el óxido cubría más que la pintura y había un cara o cruz en cuanto a si el verde era liquen o pintura real. La puerta trasera se había ido, y las defensas parecían haber sido azotadas con un bate de béisbol varias veces. —Súbete y te llevaré hasta ahí. ¿Sabes cómo manejar una caja de cambios? —Puedo manejar cualquier cosa que tenga cuatro ruedas —dijo—. El abuelo me dijo que tenía que aprender a conducir de todo en el rancho. —Está bien, entonces voy a dejar la camioneta contigo y puedes traerla de vuelta a la hora de cenar. Max me puede recoger en el granero, y tú estarás por tu cuenta hasta el mediodía —dijo—. No te preocupes si no consigues terminar con las casetas esta mañana. Puedo ayudar a terminarlas después de la cena. Albert y Louis tienen actualmente el virus de la gripe. Simplemente haz lo que puedas y vamos a ponernos al día después. A los caballos no les hará daño quedarse sin hacer ejercicio por un día. Ella se metió en el asiento del copiloto de la camioneta y lo vio trotar alrededor de la parte delantera hacia el lado del conductor. La imagen visual que le vino a la mente casi la hizo tener que abanicarse su cara a pesar de que había una brisa fresca que soplaba esa mañana desde el norte. Nada tenía sentido. Sólo había conocido al hombre por un día, y nunca, ni una sola vez, había sentido una atracción tan ardiente por un hombre; cualquier hombre, no sólo vaqueros. Y ella con toda seguridad nunca se había imaginado haciendo lo que acababa de pensar; sentarse en su regazo sacudiéndose a lo largo del camino lleno de baches a sesenta y cuatro kilómetros por hora. Greg detuvo la camioneta en frente de un gran establo de caballos y estaba hablando por teléfono cuando se deslizó fuera del asiento de la camioneta y cerró la puerta. —Sí, así es. Recógeme aquí y nos encargaremos de eso. —Metió el teléfono en el bolsillo. Ella salió de la camioneta y miró hacia el largo establo de caballos, no demasiado diferente del que solía haber en su rancho hasta que el abuelo vendió esa sección a Taylor. —¿Tienes un teléfono? ¿Seguro que no te importa hacer esto? —preguntó Greg.

46


Ella levantó su teléfono. —No me importa. ¿Llaves de la camioneta, así puedo volver a la casa al mediodía? Y sí, tengo un teléfono, y sí, tengo el número de la casa por si me meto en problemas. —Las llaves están en el asiento delantero, y gracias, Emily. No tenía intención de que, quien sea que fuera que contratáramos como ayudante de Nana, también fuera capaz de hacer trabajos de ganadería. —Soy una chica de muchos talentos. —Sonrió. —Bueno, esta mañana me siento agradecido. Ahora, tengo un montón de asuntos de los que encargarme. Con algo de suerte, te veré al mediodía. Una nube de polvo siguió la camioneta de Max en dirección al granero. Apenas se había detenido cuando Greg entró y saludó con la mano mientras cerraba la puerta. Ella se deslizó en el interior del establo de caballos, decidiendo que iba a organizarse a través de las emociones que estaban surgiendo en torno a su cuerpo. Greg era demasiado condenadamente amable, y eso era un hecho. Si él se le hubiera aparecido a su abuelo con una vieja caja de botas, llena de cartas, ella habría pensado que era un estafador de lujo. Podría haber estado viendo demasiadas repeticiones de NCIS7 y CSI8 en el último par de años, pero se habría dado cuenta que él andaba en busca de algo más que solamente un final por entregar una caja de cartas. Y, sin embargo, la había aceptado en valor nominal y por la palabra de su abuela. Encontró una azada, una carretilla y una pala en una habitación tan desordenada que quería llorar con sólo mirarla. Era lamentable considerando la cantidad de personas que trabajaban en el rancho. Dotty dijo que Max y Greg siempre tomaban sus comidas en la casa, pero que Max tenía un pequeño apartamento en el barracón que albergaba a veinte trabajadores permanentes. Además, había otros veinte que trabajaban a tiempo completo en el rancho y vivían en Ravenna o sus alrededores. Eso significaba un equipo de trabajo más grande

NCIS, abreviatura de Naval Criminal Investigative Service, es una serie de televisión de la cadena estadounidense CBS sobre un equipo de agentes especiales del Servicio de Investigación Criminal de la Marina de los Estados Unidos. 8 CSI: Crime Scene Investigation (también llamada CSI: Las Vegas o CSI: En la escena del crimen) es una serie de televisión de ficción estadounidense. Se centra en torno a un grupo de científicos forenses y criminologos que trabajan investigando los crímenes que en ella suceden. 7

47


que el que funcionaba en el lugar de Taylor, y él despediría a alguien si encontraba un cuarto trastero que luciera como éste. En el camino de regreso a la primera caballeriza, pasó otra habitación con una pequeña ventana en la puerta. Espiando el interior, vio un segundo cuarto trastero que estaba organizado y bastante limpio. El olor de cuero limpio y café viejo la saludaron cuando abrió la puerta. El suelo necesitaba ser barrido, y en una inspección más cercana había algunas cosas fuera de lugar. De acuerdo con el cartel sobre la puerta del puesto, el primer caballo era Glorietta, una hermosa yegua de ante con cola y melena oscura. Emily besó al caballo en la nariz y le dijo lo hermosa que era antes de llevarla fuera del establo y atar las riendas de sus bridas a la puerta. —¿Alguien limpió tu puesto ayer, cariño? Esto se ve peor que la habitación de mi compañera en la universidad. Seguramente alguien tan bonita como tú no hizo todo esto por sí misma —ella habló mientras trabajaba. Cuando terminó de raspar lo último de la paja húmeda del suelo, metió la manguera de jardín desde el extremo del granero y regó el suelo y las paredes hasta que estuvo impecablemente limpio. Después de que hundió el gancho en un pequeño fardo de heno, lo cargó hacia el puesto, y cortó con unas tijeras el alambre que lo mantenía unido. Lo extendió sobre el suelo y condujo a Glorietta nuevamente a sus nuevos alojamientos limpios. —Ahora, ¿no está mucho mejor? Has sido una niña buena. Me encantaría montarte, pero tengo que realizar dos días de trabajo en medio día para demostrar que puedo hacer cualquier cosa que Greg pueda hacer. Después de un beso más, Emily se movió por la fila hacia el siguiente puesto. Se necesitaron dos horas enteras para terminar toda la cuadra, incluyendo el pasillo central. Sus músculos de la espalda se quejaban para el momento en que enrolló la manguera y arrojó la azada y la pala en la carretilla. Terminó el cuarto trastero con una hora libre y recordó que la vieja camioneta olía a recalentada cuando Greg la estacionó, por lo que se arremangó y levantó el capó. No requirió que hurgara mucho antes de que encontrara el problema, pero arreglarlo le tomó toda la hora. Dejó una nube de polvo detrás de ella cuando frenó y saltó de la camioneta cerca de la puerta de la cocina. Se apresuró al interior de la casa cuando el reloj de la repisa de la chimenea sonaba las doce veces y se dirigió directamente hacia el fregadero de la cocina para lavarse las manos. Podía ver a través del vestíbulo

48


hacia el comedor. La mesa estaba puesta. Max, Dotty, y Clarice miraron hacia la cocina. Ella se secó las manos en el paño de cocina y se apresuró a su lugar en la mesa. —Siento llegar tarde —dijo ella. Greg se sentó en una silla segundos antes que ella. —Llego tarde también. Me entretuve con el veterinario que estaba revisando el nuevo toro. Clarice sonrió. —Nosotros recién nos acomodamos. Espero que te guste la carne medio cocida. Me olvidé de pedirte tu número de teléfono o hubiera llamado y preguntado. Ah, y conoce a Prissy. Me ha estado ayudando a entender un poco mejor el asunto de las computadoras. Ella trabaja en Bonham, pero tuvo un par de horas esta mañana así que pudo venir. —Encantada de conocerte, Prissy. Y la carne está genial de cualquier forma en que la cocines. Medio cocida está bien. Cocida está bien. Me gusta el filete — contestó Emily. Una mujer con un nombre como Prissy trajo imágenes a la mente de Emily de una cosita pequeña con grandes ojos azules y cabello rubio. Pero la mujer que se sentaba en una silla junto a Dotty medía un metro ochenta de altura sin tacones de aguja. Tenía el pelo castaño y ojos marrones, y parecía aún más grande y más oscura con un montón de delineador y sombras. La falda roja recta apenas tocó sus rodillas, y el suéter tejido geométricamente en negro y rojo caía bajo en la parte delantera para revelar cinco centímetros de escote. Tal vez ella era quien había comenzado la guerra de notas adhesivas en la nevera. Antes, cuando Shine Canyon se computarizó, Emily le había dado a su abuelo una pila y le dijo que tomara notas sobre el ordenador y las pegara en la pared por encima de éste. Él había odiado las notas porque le recordaban la computadora, que nunca logró dominar. Emily tuvo el repentino deseo de arrastrar a esa mujer alta a la cocina, apuntar hacia el refrigerador, y preguntarle si había acarreado esas notas en una carretilla. —¿Cuánto conseguiste hacer? Podría ayudarte a terminar esta tarde. Recibí una llamada de Albert y dijo que él y Louis estarán de regreso mañana por la

49


mañana. —Greg pasó el cuenco de papas al horno envueltas en papel aluminio a través de la mesa hacia ella. Sus manos se rozaron en la transferencia, y el calor no tuvo nada que ver con el cuenco caliente. —Hay dos habitaciones trasteras. Una se ve como si no hubiera sido tocada en años. Conseguí la carretilla, pala, azada y salí de ella, aunque antes de que encontrara la segunda. Tus caballos son unas dulzuras. Yo rocié sus puestos antes de esparcir heno fresco y les di de comer bien. Pensé en ejercitar un par de ellos con mi hora libre, pero entonces me acordé de que la camioneta olía a recalentada cuando la detuviste, así que miré el motor. Tenía una fuga en el radiador. Encontré el pequeño soldador en el cuarto trastero. ¿Asumo que tienes uno más grande en otro lugar en el rancho? De todos modos, lo encendí y puse un parche en el radiador y lo volví a llenar con agua. No pude encontrar ningún anticongelante, así que es posible que desees comprobar eso ya que podemos conseguir otra nevada antes de la primavera. A veces febrero puede ponerse francamente temperamental y empujar un congelamiento tardío sobre nosotros —dijo entre bocado y bocado—. Dotty, esta carne es maravillosa, y los bollos calientes son de fuera de este mundo. Los ojos de Greg eran grandes como las empanadas de vaca en el momento en que terminó de contarle lo que había hecho esa mañana. Ella quería reírse, pero se contuvo. —¿Qué? ¿Se suponía que no podía jugar con el soldador? —preguntó inocentemente. —Eres bienvenida a usar cualquier equipo que sepas cómo manejar —dijo Clarice. —¿Cuál es mi trabajo para la tarde? ¿Soy ayudante o personal contratado? —Todavía estamos preparándonos para la fiesta de esta noche, así que se te puede contratar como ayuda. Vamos a entrar en el asunto de las computadoras más adelante en la semana —dijo Clarice. —¿Hay más como tú por ahí en Happy que podría estar buscando un trabajo? ¿Sabes cómo conducir un tractor? —preguntó Greg. —Te lo dije esta mañana, puedo conducir cualquier cosa con ruedas. Y no sé de nadie que esté buscando un trabajo —dijo con una sonrisa.

50


—Puedes tener una elección. Rastrillar heno o arar cuarenta para un nuevo cultivo de alfalfa, o campanas del infierno, Emily, después de la mañana que tuviste, es posible que desees tomar una siesta. —No me importa qué trabajo haga, pero no quiero tomar una siesta—dijo Emily—. Es solamente sentarse en un tractor. ¿Con cabina abierta? ¿Necesito mi gorro bajo el sombrero de vaquero? El abuelo siempre decía que el buen trabajo duro va a curar casi todo, así que calculo que eso es lo que necesito más que nada en estos días. —No, nuestros tractores tienen buenos calentadores y aparatos de aire acondicionado por el calor del verano —dijo Max. Ella miró a través de la mesa, en su dirección. Su pelo canoso estaba bastante recortado, y la sonrisa que le cubría el rostro borraba parte de las arrugas. —Eso será como unas vacaciones en una isla exótica —dijo ella—. Pásame los panecillos, por favor. He trabajado y ganado gran apetito. Clarice entregó la cesta de panecillos a Greg, quien los envió a través de la mesa en dirección a Emily. Cuando sus dedos rozaron los de suyos, ella no se sorprendió ni un poco por las chispas que bailaron alrededor de la sala de comedor. —Gracias. Uno de tus caballos ha tirado un zapato. Puedo arreglar eso mañana después de limpiar los establos si Albert sigue enfermo. —Ella se sorprendió de que su voz estuviera tan tranquila como un pepino de verano y no aflautada como una rata en una trampa. —¡Oh, no! Mañana me llevarás a mí y a Clarice a la ciudad para nuestras citas de la peluquería, y luego iremos a Braum por un helado—dijo Dotty. Emily asintió. —Bueno, ya que dijiste helado, no voy a hacer mucho mohín porque me esté perdiendo toda la diversión ganadera. —Diversión ganadera. —Prissy suspiró—. Nunca he oído llamarlo diversión antes. —El abuelo solía decir que todo está en cómo lo examines. Puede ser un trabajo o un juego, dependiendo de cómo lo encares. Así que, ¿entiendo que no te gusta la ganadería? —preguntó Emily.

51


—Lo odio. Odio las vacas. Odio los olores y odio vivir lejos de la ciudad — respondió ella.

***

Greg se arrastró desde la parte delantera del tractor averiado, abrió el capó, y sacudió la cabeza. La mayoría de los hombres no podrían haber hecho el trabajo que Emily hizo esa mañana. Ella debía realmente haber recortado su personal contratado y hecho todo ella misma a medida que su abuelo necesitaba más y más atención y dinero para sus tratamientos. Max subió junto a Greg y le entregó una llave. —Oye, acabo de venir de los establos. Esa mujer vale su peso en oro. ¿Crees que si nos dirigimos hacia Panhandle podríamos encontrar una docena más como ella? Juro que hizo más trabajo del que hacen dos hombres esta mañana. —No es de extrañar que a Nana le guste. Es hiperactiva en la oficina y en el rancho —dijo Greg. —Voy a estar en esas cuarenta al norte toda la tarde. Si me necesitas, grita. — Max se rió entre dientes—. Será mejor que prestes más atención a ella, vaquero. Es poderosamente un regalo para los ojos y tiene unos labios besables a juego con esa ética de trabajo. —Oye, bueno, no te pongas a conseguir pasteles de bodas en tu mente. Estará aquí solamente por un mes —dijo Greg. —Clarice y Dotty están allí cantando sus alabanzas. Greg dejó caer la llave inglesa y ésta se sacudió en su camino de descenso hasta el suelo de hormigón del establo. —¡Maldita sea! —No sé por qué no quieres hablar de ella —dijo Max. —Parece que necesito otra parte para arreglar esto, y no voy a volver a la ciudad esta tarde. La conseguiré mañana por la mañana. Te ayudaré a enmendar las cercas, pero sólo si no hablas de Emily en toda la tarde. Te lo digo, ella no está interesada en quedarse aquí. Regresará a Happy en un mes y para entonces Nana

52


superará este viaje al pasado, y Max, no voy a enamorarme de alguien que vive al otro lado del estado sólo porque tiene unos labios besables y una bonita sonrisa — dijo Greg. —Sabía que si me quedaba el tiempo suficiente haría que estuvieras de acuerdo en ayudar —dijo Max—. Voy a recoger a los chicos en el barracón y te encontraremos allí. Greg apenas consiguió instalarse en su camioneta cuando su teléfono sonó. Él sabía por el tono que era Jeremiah. Él contestó al segundo timbrazo. —¿Qué está pasando que estás llamando otra vez? No es que no esté contento de saber de ti, pero nunca llamas tan a menudo. —Espera un minuto. No cuelgues. —De repente estuvo escuchando una maldita banda de música mariachi reventando sus tímpanos cuando fue cambiado al tono de espera. Estaba a punto de colgar cuando Jeremiah regresó. —Lo siento, pero tenía un cliente y me debe mucho dinero, así que tuve que hablar con él. He hecho un poco más de comprobación de antecedentes de la seño' Emily Cooper. —¿Por qué hiciste eso? Dijiste que estaba limpia como una patena—preguntó Greg. Jeremiah silbó entre dientes, como lo hizo cuando eran jóvenes. —Podría ir a ver a mamá para poder conocer a esta super mujer. ¿Usa una capa? ¿Mide dos metros y es a prueba de balas? —Apenas llega a mi hombro. Tiene el pelo negro como el azabache y grandes ojos claros color azul cobalto que no coinciden con todo ese pelo negro. —¿Es a prueba de balas? Cuéntame más —pidió Jeremiah. —Diablos, no lo sé. No le he disparado. ¿Por qué habría de hacerlo? Ella es una mujer trabajadora. A Nana le gusta. Incluso podrías estar perdiendo tu lugar con Dotty debido a ella, por lo que será mejor que vengas a casa por unos días y afirmes tu territorio antes de que ella lo reclame. He oído que Dotty siempre quiso una hija. Demonios, tal vez puedas despedirte con un beso de tu secretaria y retomar las cosas con Emily —bromeó Greg.

53


Pero en algún lugar en lo profundo de su corazón, una pequeña cosita celosa se encabritó. ¡Mierda! Él no tenía ningún derecho de sentir celos por una chica que apenas conocía y que estaría sólo en Ravenna durante cuatro semanas de todos modos. —¿Pelo negro y ojos azules? ¿Se parece a Megan Fox9? —preguntó Jeremiah. —Más como esa mujer que interpreta en la serie que Nana y Dotty solían ver, Hart of Dixie10—dijo. —¿Rachel Bilson11? Ella no tiene el pelo negro y no tiene ojos azules —dijo Jeremiah. —Bueno, dale ojos azules y tiñe su pelo de negro y tienes a Emily. ¿Dónde estás? Oigo el ruido del tráfico. —preguntó Greg. —Estoy feliz en este momento. Tuve que tomar un salto a Amarillo hoy por algún otro negocio, así que alquilé un auto y conduje hasta aquí para ver si todo lo que había averiguado era cierto. No te enfades conmigo. Es el IP 12 en mí que no acepta nada de buena fe. Este lugar no es mucho más grande que Ravenna. El rancho de su abuelo fue vendido a uno de sus primos, como el viejo necesitaba el dinero para el tratamiento del cáncer, y sólo quedan alrededor de unas cuarenta hectáreas en estos días, pero su familia lejana posee más tierra de la que tiene Lightning Ridge. —¿Estás seguro que la imagen de ella no despertó tu bicho interior de amor?—preguntó Greg. —Calla y escucha. Hablé con el director de la escuela y me dijo que los Cooper habían estado aquí por más de sesenta años. Su abuelo, Marvin, sirvió en la junta de la escuela hace mucho tiempo, y hay una foto de él en el pasillo. Distinguido, de aspecto de viejo vaquero con los ojos azules brillantes. Le pregunté a la señora en una tienda local de hamburguesas por Marvin y Emily, y según ella,

Megan Denise Fox es una actriz y modelo estadounidense. Fox logró mayor reconocimiento al interpretar a Mikaela Banes en Transformers, papel que le supuso varias nominaciones. 10 Hart of Dixie ("Doctora en Alabama" en España y "En el corazón del sur" en Latinoamérica) es una serie de televisión estadounidense de género comedia dramática. En la serie, creada por Leila Gerstein. la Dra. Zoe Hart aspira a ser como su padre y convertirse en cirujana cardiotorácica. 11 Rachel Sarah Bilson es una actriz estadounidense. Después de interpretar personajes de teatro en ByeBye Birdie, Once Upon A Mattress y The Crucible, Rachel pasó a realizar papeles en series de televisión. Actúa en la serie Hart of Dixie. 12 Policía independiente. 9

54


Emily tiene alas y un halo. Ella dijo que cuando Marvin tenía cáncer, Emily tomó las riendas y dirigió el rancho y cuidó de él también. Su primo, Taylor Massey, ayudó un poco, pero ella hizo la mayor parte de ello. —Sonaba como si Jeremiah estuviera sorbiendo una taza de café y luego continuó—: Dime que ella no hace girar tu cabeza un poco y te diré que estás loco. —¿Qué bien haría? Ella estará aquí solamente durante un mes y luego se irá. Sería un negocio lamentable—respondió Greg. —Me tengo que ir. Cliente llamando de nuevo —dijo Jeremiah. Greg ni siquiera llegó a decir adiós antes de que la línea se cortara. No creía en el amor a primera vista más de lo que creía en las citas por Internet. A pesar de que su buen amigo, Lucas Allen, allá en Savoy se había enrollado con una magnífica mujer agradable la Navidad pasada que había conocido a través de Internet. Pero Lucas decía que era malditamente seguro que no era uno de esos servicios de citas locas donde la gente podía poner cualquier foto vieja o decir cualquier cosa en sus perfiles. Había conocido a Natalie a través de un amigo mutuo con el que ella hablaba por Skype cada noche. —Todavía no creo en el amor a primera vista —declaró mientras se arrastraba dentro de su camioneta de trabajo con un radiador arreglado y conducía rumbo al lugar donde Max estaba reparando las cercas.

***

El tractor se movía suavemente y la caja del CD en la cabina estaba lleno de música country. Emily se preguntó si estarían jugando al Shoot de Moon13, o a ChickenFoot14 en el dominó esa noche. ¿Y cómo diablos apostaban? ¿Todos ellos dejaban cinco dólares y el ganador conseguía el pote?

Shootthe Moon es un juego de dominó de truco y engaño con tres personas (con una variante de cuatro personas) que se juega con un conjunto estándar de seis fichas de dominó dobles con los espacios en blanco, excepto que se elimina el que tiene doble blanco. 14 Chicken Foot, también conocido como Chickendominoes, Chickiedominoes y Chickie, es un juego de dominó de "entrenamiento" familiar, similar a Tren Mexicano. Chicken Footse juega en rondas, una ronda por cada dominó doble en el conjunto. El juego se juega normalmente de 2 a 8 jugadores utilizando cualquiera de los conjuntos comunes (dobles y seis, doble nueve, doble-doce, quince o doble-doble de dieciocho). 13

55


Ella giró la rueda de la máquina alrededor y comenzó a retroceder por el lado largo de la superficie cuando su teléfono sonó. Lo recogió del asiento y dijo: —Hola, Taylor. —Escucho una música country y un motor. ¿Estás en un tractor? —Sí, lo estoy. —¿Para qué demonios estás haciendo eso? Pensé que te contrataron para ser una asistente personal —dijo. —La asistente personal no era necesaria en la casa hoy por lo que está ayudando en el rancho. Yo limpié establos esta mañana y conocí a una mujer que ha ayudado a Clarice a que se acostumbre con la computadora. Su nombre es Prissy y creo que puede tener TOC15 y que les enseñó a todas estas personas a escribir cada pensamiento que tuvieran en notas adhesivas y a que las pegaran en la nevera. Está pasando algo sospechoso con ella y Dotty y Clarice. Puedo sentirlo en mis huesos —dijo Emily. —¿Hiciste qué? ¿Están locos? —Taylor gritó en el teléfono—. ¿No tienen peones contratados para hacer ese tipo de trabajo? —También limpié un cuarto trastero y arreglé el radiador en una vieja camioneta —dijo Emily. —¿Estás loca? —El trabajo duro nunca ha herido o matado a nadie —respondió Emily. —Em, querida, si quieres trabajo de rancho, voy a contratarte mañana como capataz del rancho. No tienes que tomar un trabajo de limpiar establos, por el amor de Dios. Emily cambió a una marcha inferior cuando golpeó suelo duro. —Es bueno para mí ensuciarme las manos. Llámalo terapia, y creo que al abuelo le gusta lo que estoy haciendo. Me da la sensación de que él está justo a mi lado aquí y que está diciéndome que me quede. —Marvin se ha ido, Emily. Acéptalo, ¿y que es esa cosa sospechosa que está pasando? —gruñó Taylor. 15

T.O.C.: Trastorno Obsesivo Compulsivo.

56


Emily inspiró aliento. —Lo he aceptado. Lo asumí todos los días durante cinco años, cada mañana cuando fui a ver si había muerto mientras dormía. Necesito este tiempo lejos de Happy para orientarme y poder superar su muerte. Así que no me sermonees, Taylor. Y esa cosa sospechosa es sólo eso. Prissy vino a cenar y ella y las damas tenían estas pequeñas miradas evasivas entre ellas. Tiene que ser algo que tenga ver con Greg, estoy segura. El clic de un encendedor de cigarrillos anunció que él estaba encendiendo fuego. —Ten cuidado, cariño. Es sólo que no quiero que te hagan daño. —¿Alguna cosa emocionante por el lado de casa? —preguntó. —Baile de San Valentín en la casa de Franks la próxima semana. Melinda me llamó y me pidió que fuera su cita —dijo Taylor. Melinda venía de un buen stock de ganaderos. Su padre, Gus Franks, era el dueño del rancho justo al lado de la casa de Cooper. Melinda tenía el pelo oscuro y grandes ojos marrones de parte de su madre latina. Sería un buen partido para Taylor. —Que se diviertan—dijo Emily. —Podrías estar aquí a tiempo con facilidad para ir tú también. Su hermano no tiene todavía una cita, y ha sido dulce contigo durante años. —No, gracias. Dale a Melinda un abrazo de mi parte. ¿Te dije que estaremos jugando al dominó esta noche? —Vas a dejar que esa dulce ancianita gane una mano, ¿verdad? —preguntó Taylor. —Tal vez, pero no voy a dejar que Greg gane nada. Será divertido vencerlo. Dice que tengo que tener cincuenta dólares sólo para entrar en el juego, pero por la forma en que Clarice lo regañó, calculo que me estuvo diciendo tonterías. Puede que sea dueña de su granja cuando termine la noche. —¿Por qué estás siendo malvada con el vaquero? Dijiste que era agradable. —Me inquieta —admitió Emily. —Bueno, ¡mierda!—maldijo Taylor.

57


—No te preocupes. —Me preocuparé aún más que antes. No me has contado sobre un hombre que te haga inquietar en años, no desde que estabas en la universidad. Eso es suficiente para preocuparme. Usa tu sentido de los negocios y no tu corazón. Eso te mete en problemas todo el tiempo. Y no pongas tu tierra en las apuestas —dijo Taylor. —No se me ocurriría. Hablamos más tarde. —Emily puso el teléfono en su regazo. Hizo girar el tractor cuando alcanzó la cerca de alambre de púas. En pocas semanas, la hierba estaría de la altura de la rodilla y el ganado pastorearía en el mismo pasto que ella estaba labrando. Era un trabajo de nunca acabar, pero cuando llegara el otoño y tuvieron la gran venta de ganado, verían el beneficio de todo el trabajo duro. Los terneros de primavera estarían gordos y traerían una gran cantidad de dólares. —Pero no estaré aquí para verlo. Probablemente ni siquiera esté para ver esta pastura volverse verde. Unas pocas semanas y Clarice se cansará de hablar de Marvin y mi utilidad expirará. Y para entonces, tendré el final que quiero y estaré de vuelta en Shine Canyon recuperando mi rancho de nuevo. Puso un CD viejo de Conway Twitty16 en el reproductor. El abuelo amaba a Conway, especialmente cuando cantaba con Loretta Lynn17. Se sentaba en su sillón y llevaba la cuenta del ritmo de la música golpeando con el pulgar el brazo del sillón. Ella sonrió ante el dulce recuerdo. Cuando no estaba escuchando música, quería ver viejas películas del Oeste de John Wayne18 o reposiciones en la televisión de cualquier cosa que tuviera que ver con vaqueros, los de hoy en día o los viejos. Esas últimas semanas no podía mantener los ojos abiertos para ver la televisión, pero pedía la música todos los días y la expresión de su rostro decía que lo trasladaba de vuelta a otra época de su vida cuando era un hombre joven. Emily se preguntó si su mente había estado enfocada en Clarice Barton cuando escuchaba las canciones country.

Harold Lloyd Jenkins conocido artísticamente como Conway Twitty fue uno de los artistas más laureados de la música country en Estados Unidos durante el siglo XX. 17 Loretta Lynn es una cantante y compositora de música country y filántropa estadounidense. 18 John Wayne, conocido popularmente como The Duke, fue un actor estadounidense que comenzó su carrera en el cine mudo en la década de 1920. Fue el símbolo de lo rudo y masculino, y fue un icono estadounidense durante muchos años. 16

58


59


Capítulo 4 Dotty puso seis nombres en un bol y lo sacudió en círculos. —Los primeros dos nombres son colaboradores en la noche. Sólo vamos a rodar una mesa, así que habrá un jugador y un asesor. Todos ustedes conocen las apuestas, así que no tenemos que repasar aquello. Ahora el primer nombre es Madge y yo soy la segunda. Así que vamos a ser compañeras. Dotty rió. —Ahora, ¿quién es el siguiente? Yo tengo el papel en la mano. Es Greg. ¿Hará él pareja con Rose o Clarice o tal vez Emily? —Vamos, Dotty —dijo Greg. —No seas impaciente —dijo ella—. Greg estará con... —Ella desdobló el papel y dijo—. Rose. Emily miró a Clarice. —Supongo que tendremos que mostrarles quién es el jefe. —En tus sueños. Rose y yo podemos azotarlos a todos ustedes con un parche sobre un ojo, ¿no, Rose? —Greg sonrió. —Y a la luz de las velas. —Rose asintió. —No dejes que Rose con su cara de ángel dulce te engañe —Clarice susurró a Emily. —Ella es malvada como un coyote hambriento a la hora del dominó. —Ahora no vas a contarle historias como esas a Emily. Yo sólo soy una vieja a la que le gusta jugar al dominó. No es que cuente cartas. —Rose tenía el cabello fino ondulado blanco, una cara redonda, y una cintura gruesa. Llevaba un traje rojo de pantalón de punto doble que había estado fuera de estilo durante cuarenta años, pero de alguna manera se veía genial en ella. Tal vez era una mujer mayor que había marcado el estilo que mejor le servía, y para el final del verano, todo el mundo estaría tratando de encontrar trajes de pantalón de época. —Ustedes podrían muy bien ver desde la barrera. Madge y yo somos los ganadores de esta noche —anunció Dotty—. Y si gano, voy a...

60


Clarice lanzó una mirada a través de la sala de estar antes de que Dotty pudiera terminar. Dotty levantó ambas palmas para protegerse de la mirada asesina. —No me mires así. No iba a decir ni un quinto de Jack. Señor, si incluso veo una botella de nuevo, me harías ir a esas reuniones de viejos malditos y yo no tengo tiempo para escuchar a la gente levantarse y que me cuenten sus problemas. Iba a decir que iba a consentirme con uno de esos masajes de lujo cuando vallamos a arreglarnos el cabello esta semana —dijo Dotty, luego se inclinó y ahuecó la mano sobre la oreja de Emily—. No hables sobre mí, pero yo tomó un par de reuniones al mes en la iglesia. Es bueno para mí ir a ellos y me ayuda a mantenerme sobria, pero que me cuelguen si ellos lo saben. Emily sacó varios billetes del bolsillo de su camisa. —¿Mi dinero va en el centro de la mesa? Clarice frunció el ceño ante Greg. —Te dije que le dijeras de camino a los establos que realmente no jugamos por dinero. Emily apareció sobre su hombro y se metió los billetes en el bolsillo. Él se agarró su bíceps y gimió. —Nana, no puedo jugar. Ha hecho que me rompa el brazo. —Mierda, —dijo Dotty—. Y si está roto, aguantas y juegas otra mano. —¿Por qué le dijiste que jugábamos por dinero? —preguntó Madge. —Fue una prueba para ver si realmente pensaba que era bueno. Yo no quería un socio que no pueda sostener su posición. Pensé que si ella estaba dispuesta a aportar dinero para el juego, entonces podría no ser todo sombrero y no una vaquera. Emily sostuvo las manos en su regazo para evitar acariciarse donde la había tocado su brazo. ¡Maldita sea! ¿Cómo un simple golpe de dos segundos creaba tanto calor? —¿Qué te hizo pensar que yo sería tu pareja?

61


—Yo sabía que ellas lo sortearían porque sólo establecen una mesa esta noche y nunca se sabe lo que el empate podría hacer —respondió. —Ustedes niños dejen de luchar. Estamos aquí para jugar, así que cállate y vamos a tomar en serio esto, así podemos comer, —dijo Rose y luego se inclinó para susurrarle al oído de Madge como niñas en el patio de recreo. Emily escuchó algo sobre la nueva chica en el oeste, pero eso fue todo lo que captó. —Nosotros jugamos para divertirnos, pero el perdedor tiene que ser anfitrión la próxima noche de dominó. La semana pasada Clarice perdió, así que ella esta noche da el alojamiento. Me encanta cuando ella pierde porque Dotty cocina cuando lo hace —explicó Madge. Madge estaba constituida como un marco cuadrado, casi tan amplia como era de alta. Su cara redonda lucía una barbilla débil, una frente ancha y estrechos ojos verdes, que brillaban cuando hablaba. Llevaba una camisa naranja de corte vaquero por fuera de sus jeans elásticos. Sus brillantes tacones de cuña de color naranja tenían suficientes brillos en los dedos de los pies para cegar a una persona. —Tú juegas y yo aconsejo, ¿está bien? —le preguntó Rose a Greg. —Eres mejor que yo, —dijo. —Es por eso que voy a aconsejarte. Además, pierdo la noción de la puntuación con el chisme, y tengo historias que contar, —dijo Rose. Las otras tres mujeres le lanzaron una mirada y ella se rió—. Algunas historias que contar y algunas que mantener cerradas para otro día. Clarice se volvió hacia Emily. —Tú juegas y yo me siento detrás y dirijo. Ahora que es lo que sabes, Rose, ¿eso puede ser compartido en la presente compañía? Vamos, dinos, ¿qué es? Madge se sentó en la silla más cercana a la mesa y empezó a barajar. —Tú puedes ser el socio silencioso de esta noche, Dotty. —Entonces ella se inclinó, ahuecó la mano sobre la oreja de Dotty, y le susurró algo sobre los agricultores y un espectador. Dotty vertió las fichas de dominó de un bolso de lazo de terciopelo y se los entregó.

62


—Nunca he estado en silencio sobre cualquier cosa. Oprah lo llamó multitarea cuando ella estaba en la televisión. —¡Guao! —dijo Emily. Nunca había visto dominós dorados con piedras de colores en lugar de puntos. Clarice se inclinó y le susurró: —Es de oro falso y las piedras son de cristal de colores. Son diamantes y esmeraldas no reales. —Siguen siendo brillantes —dijo Emily. —Greg los compró para ella por su octogésimo cumpleaños. Las fichas de dominó que jugamos en mi casa son del viejo tipo blanco y negro llano. —Madge se rió. —Pensé que Prissy iba a venir esta noche. Yo tenía una pregunta de computadoras que hacerle —preguntó Rose. —Tal vez podría ayudar. Conozco mis formas en torno de las computadoras bastante bien —dijo Emily. —Gracias, querida, pero esto es un problema personal y Prissy ya sabe todo sobre eso. Yo la llamaré y le diré que estoy haciendo lasaña para la cena y ella enseguida estará ahí, —dijo Rose. —¿Estamos aquí para jugar al dominó o chismorrear? —preguntó Greg. —Ambos —dijeron al mismo tiempo Dotty y Clarice. Greg planteó un doble seis. Doce piedras rojas brillantes en total. De inmediato Rose puso un seis/cuatro al final de eso y el juego estaba en marcha. En media hora la mesa parecía una pata de pollo gigante. Dotty y Madge ganaron esa ronda. Luego ellos fueron al más complicado Dispara a la Luna19, y Dotty y Madge ganaron la primera ronda de la que uno y Rose y Greg ganaron la segunda ronda. Clarice palmeó a Emily en la muñeca.

19

Shoot the Moon, o Dispara a la Luna es un juego de domino que se juega como un juego de

cartas.

63


—Parece que tú y yo va a alojar y cocinar la próxima semana. He oído que Prissy tiene un novio secreto. Todo el mundo en la iglesia se muere por saber quién es, pero ella ni siquiera se lo ha dicho a sus mejores amigos. Apuesto a que es uno de esos vaqueros que su abuelo contrató. ¿Te ha dicho algo, Greg? Greg se encogió de hombros. —Si lo hizo, no se lo diría a todas ustedes, ya que sería en confidencia. Dotty levantó sus cejas. —Le preguntaré a Jeremiah. Apuesto a que sabe lo que está pasando. Él y Prissy siguen siendo buenos amigos de verdad. Trató de contratarla para trabajar en su negocio, pero ella lo rechazó. Eso lo hace para esta noche. Emily va a cocinar la próxima semana. Tomemos esta fiesta al comedor. Emily miró a Dotty, que alzó las palmas de las manos y exclamó: —No me mires. Todo depende de ti para hacer la comida, pero es mejor que no dejes mi cocina o mi horno hechos un lío. Gané, así que yo me voy a dar el masaje, y no cocinar en días de dominó. —Nosotras deberíamos tener esas pequeñas tartas pacanas20, Nana —sugirió Greg. —Soy horrible en la corteza de pastel. ¿Y tú? —preguntó Clarice. Emily sonrió dulcemente. —Va a ser una sorpresa. Y la próxima semana, no voy a dejar que Greg gane. —Tú no me dejaste ganar esta noche —dijo él. —Por supuesto que sí. Parece que sería del tipo de poner mala cara si pierde, y yo no quería aguantarte lloriquear por ahí como una niña durante toda la semana —Bromeó ella. Greg empujó las fichas de dominó hacia ella con una sonrisa en su rostro y un brillo en sus sexy ojos verdes. —El perdedor también tiene que retirar las fichas de dominó. Gané esta feria y la plaza, así que guárdalas, mujer. 20

Tartas pacanas o pecan pies este dulce muy popular en la cocina sureña norteamericana,

originalmente fue creado por los franceses con las pecan que fueron llevadas desde América.

64


—Claro que ganaste, cariño. —Ella le dio una palmada en el brazo y le hizo un guiño a las damas. Ella rápidamente se ocupó de retirar las fichas de dominó. Tal vez nadie más vio la piel de gallina en los brazos y los escalofríos que siguieron por la espalda cuando ella le tocó su brazo. Golpeando en ella había una gran subestimación. Ese vaquero acababa de tornar la temperatura de la casa hasta el punto de ebullición. —La semana que viene tú vas a perder y cocinaras sólo por hacerme bromas sobre el dinero. —Tal vez las palabras harían que el dolor en su cuerpo desaparezca. El destino no estaba siendo amable cuando hizo a Greg tan sexy y luego poner el rancho de Emily a ocho horas de distancia de su tierra. —¿Crees que no puedo cocinar? —preguntó Greg. —¿Puedes? —Ella sonrió dulcemente. Rose se puso de pie. —Ahí vas los dos otra vez, quejándose y peleándose. ¿O es que están coqueteando? —Era su turno de actuar como una niña de segundo grado y susurro en el oído de Clarice. —Todos saben que los secretos son groseros —dijo Greg. —Ahora, ¿sobre qué tendríamos ancianas como nosotras secretos? —Rose rió. —Tengo hambre, —dijo Greg. —Yo también, y no estamos coqueteando —dijo Emily. Dedos de comida fueron colocados bellamente sobre bandejas de cristal. Sándwiches rellenos de jamón y queso, una bandeja de vegetales con una salsa para chuparse los dedos, una bandeja de frutas remojados en crema de queso de fresa, y una bola de queso cubierto de nueces con un surtido de galletas que lo rodeaban. Una de las tres secciones más cálidas tenía rollos pequeños de huevo, alitas de pollo y salchichas ahumadas en salsa barbacoa. Varios tipos de galletas hechas en casa, incluyendo avena con pasas, que era el favorito de Emily, fueron apilados en platos bonitos en el otro extremo de la mesa. ¿Cómo en el diablo se suponía que iba a irse la próxima semana? Tal vez ella sólo debería escribir a Clarice una nota el domingo y salir a hurtadillas antes del amanecer del lunes. Llegó al comedor a tiempo para oír Rose hablando en voz baja a Clarice.

65


—Escribo lo que ella dice, pero te juro que no puedo recordar todo lo que esas letras significan. PTI,21 OMD22, WTF23… Perdí mi cuaderno. Sé que uno de esos es una mala palabra, pero no puedo recordar lo que son. Si ella no viene por ahí mañana no voy a ser capaz de encender la computadora portátil. Rose se sonrojó cuando se dio cuenta de que Emily estaba en la habitación. ¿En qué diablos estaban metidas estas viejas niñas? ¿Habrían descubierto las citas por Internet para las personas mayores?

***

—¡Qué día! Abuelo, me gustaría que estuvieras aquí para que yo pudiera contártelo todo —susurró Emily a su reflejo en el espejo del baño. Se había ido en un borrón rápido, y sin embargo, había sido el día más emocionante que había pasado en años. Mientras se cepillaba sus dientes, recordó los aspectos más destacados y la mayoría de ellos tenían que ver con las expresiones de la cara de Greg durante todo el día. Eran sólo las diez y media cuando se metió entre las sábanas suaves y cerró sus ojos, pero el sueño no venía. ¡Nada ayudó! Ni golpeando la almohada. Ni volteándose de un lado al otro. Ni incorporándose y mirar fijamente en la penumbra o imaginando terneros bebé saltando sobre una cerca baja. —Necesito leche caliente. Eso o un trago doble del licor casero del abuelo, y puesto que la única jarra que queda está en Shine Canyon, supongo que es la leche. —Se deslizó fuera de la cama, se asomó por la puerta de la habitación, y se deslizó hacia el oscuro rellano. De puntillas por las escaleras y por el vestíbulo, ella usó la luz de la luna que entraba por las ventanas para hacer su camino a la cocina. Ella vertió cuidadosamente la leche en una taza de café, puso el microondas durante veinte segundos, y esperó hasta el ding. 21

En original FYI, que es el acrónimo de: For You Information/Para Tú Información.

22

En original OMG, que es acrónimo de: Oh my God/ Oh Mi Dios.

23

En original WTF, es un acrónimo que en español puede variar de significado (por eso lo dejo en

original), pero sería algo así como Que Carajo.

66


—Shhhh, —dijo entre dientes al microondas. No quería despertar a todos en la casa sólo porque ella estaba demasiado afectada para llegar a dormirse. Tomó un sorbo y decidió que necesitaba chocolate. Sostuvo la puerta de la nevera abierta con el pie y apretó un chorro de jarabe de chocolate en el vaso. Lo movió con su dedo, dejando que la puerta se cerrara sola, y tomó un sorbo. —¿No puedes dormir? —preguntó Greg desde las sombras. Ella tuvo que tragar rápido para no escupir la leche con chocolate por todo el piso de la cocina y los gabinetes. En la penumbra, ella pudo ver que él llevaba un leve sudor que llegaba bajo sus caderas, sin camisa, y sin gafas. Él estaba tan sexy que la dejó completamente sin aliento. El segundo trago duro no tenía nada que ver con la leche y todo que ver con un hombre medio desnudo justo en frente de ella. —Debe haber sido toda esa comida tardía de esta noche —murmuró ella—. Incluso intenté contar terneros bebé saltando sobre una cerca. Con un movimiento de la muñeca, él dio la vuelta al interruptor de la luz. —Eso se ve bastante bueno. Creo que voy a unirme a ti. Cuento terneros en un corral en lugar de verlos saltar por encima de una valla. Si yo hiciera eso, empezaría a preocuparme sobre atraparlos a todos ellos. Ella inmediatamente tiró del faldón de su camisa, pero la franela no se estiraba ni cubría más de sus piernas. —Yo sólo volveré a mi habitación. —Quédate y habla conmigo, —dijo él. El reloj en la sala sonó doce veces y ella sonrió. —No estoy vestida para quedarme y hablar contigo. —Tengo los pantalones. Tú tienes la camisa. Entre nosotros, estamos vestidos. —Él se sirvió un vaso de leche y añadió dos largos disparos de chocolate—. Vamos a ir a la sala, donde las sillas son más cómodas. —Ajá, —dijo cuando la realización la golpeó. El destino estaba lanzándole otra prueba, desafiándola a estar a solas con él. Él se giró apagando la luz de la cocina.

67


—Ajá, ¿qué? —Nada. Que la condenen si le diría que había descubierto lo que el destino estaba tramando. Ella estaba probando ver si realmente tenía raíces en su rancho en Shine Canyon. Esto es lo que su abuelo estuvo hablando todo el tiempo. Emily Cooper era tan astuta como el destino, y ni una cosa podría ser lanzada a ella que no pudiera manejar. Bueno, bueno, tal vez no el dominó, pero si Greg no había olido como el cielo sentado justo a su lado toda la noche, y si él no se hubiera mantenido de rosar sus dedos, ella podría haber tenido una mejor oportunidad de ganar el juego. Ella abrió el camino a través del vestíbulo y a la sala de estar. Greg la siguió y encendió una lámpara en el extremo del sofá. Dejó el vaso medio vacío en una montaña y se acurrucó en un rincón del sofá.

***

68 Greg había puesto su libro y gafas a un lado cuando había oído abrirse la puerta de su habitación y suaves pasos bajando por la escalera. Él la siguió a la cocina y la observó desde las sombras mientras ella calentaba la leche. Su pelo negro estaba suelto de la cola de caballo y flotaba en olas suaves hacia abajo de sus hombros. El dobladillo de su camisa de franela le llegaba a la curva mostrando sus finas, bien torneadas piernas. Él tomó un largo trago de su leche y luego lo puso en la mesa de café en frente de él. Lo hizo de a poco para aliviar la sequedad de su boca o aún su pulso acelerado. —Así que, evidentemente, no estás casada ahora porque has accedido a quedarte y trabajar para Nana para un mes. ¿Alguna vez has estado casada? — ¿Y tú? —Yo pregunté primero, —respondió él. —No importa quien preguntó primero. Creo que es razonable que tú contestes mis preguntas también. Lo que es bueno para el ganso es bueno para la gansa. O tú contestas la mío o yo no contesto la tuya, —dijo ella.


—Nana dice eso de la gallina y el ganso todo el tiempo. —Así lo hacia el abuelo. Él decía que sólo porque yo era una chica no significaba que yo no tenía que aprender el negocio del Rancho desde cero. —Está bien, los suficientemente justo. No, no me he casado. —Yo tampoco ¿Por qué? —Son dos preguntas, —él dijo. —Tú preguntas dos, así que consigo dos. Ella giró su cabeza lentamente y sus ojos azules se bloquearon en los suyos. Quería besarla, extender su mano y trazar la línea de su mandíbula con el dedo; él quería besarla apasionadamente. Incluso si ella le diera una soberana bofetada, él tenía que besarla.

***

69 Sus ojos parecían diferentes y sin las gafas, más suaves y soñadores. Gruesas pestañas marrones descansaban sobre sus pómulos cuando él parpadeó. Ella extendió la mano y tocó la ligera hendidura en su barbilla. —¿Está involucrado con alguien? —susurró ella. Él pasó su mano izquierda desde su hombro hasta su mano, donde él entrelazó sus dedos con los de ella. —¿Está involucrada con alguien? Ella apenas movió la cabeza, por miedo de que él lo tomara como una señal para mover su mano. Ella quería que la besara. —Debería volver a mi habitación, —susurró ella. Él asintió y levantó su barbilla con su puño derecho. —Yo también. Ninguno de ellos hizo un movimiento para ponerse de pie.


—Pero yo no quiero. —Él sonrió. Oh, diablos, pensó ella mientras desenredaba su mano y se deslizó unos centímetros más cerca de él. Ella se inclinó, le echó los brazos al cuello, y le dio un beso en sus labios. Él tiró de ella con fuerza contra su pecho desnudo, sólo el fino algodón de su camisa de dormir separaba la piel de la piel. Él profundizó el segundo beso hasta que se sintió como fuego vivo, sábanas de seda, y chocolate todo mezclado. Los llevó a la promesa de algo tan salvaje y maravilloso que hizo a todo su cuerpo temblara. Finalizó, pero no había terminado. Él retiró el pelo de su cuello y se movió bajando por esa zona erótica justo debajo de la oreja y encadenando besos abrasadores de ahí al hueco de su cuello y de vuelta a sus labios. Él envolvió sus brazos alrededor de su cintura, y ella cambió de posición hasta que estuvo sentada en su regazo. Su mano acarició el pelo de su nuca, y la otra apretaba contra el abultado músculo de su pecho. La mano de él se deslizó por debajo de su camisa y masajeó su espalda cuando cambiaba su camino hacia sus hombros, luego ahuecó suavemente su pecho. Ella iba a explotar en cualquier momento allí mismo, en el sofá. Mañana por la mañana Clarice encontraría los restos de una camisa de franela y unos pocos botones. El resto de Emily se dispersaría alrededor de la habitación en cenizas finas. Su pulgar le rozó la mandíbula, y el dedo índice levantó la barbilla para una mejor posición, cada beso se hacía más y más profundo, su lengua haciendo una danza de acoplamiento con la de ella y creando un calor voraz como un incendio. Él dejó sus labios el tiempo suficiente para besar ambos párpados y mover la mano de su pecho a la parte superior de su bikini. Ella se arqueó contra él, lista para su toque, esperándolo. Sus dedos se deslizaron bajo el elástico. Ella se acercó más a él y se abrió para un acceso más fácil. Dios, nunca había estado tan condenadamente caliente en toda su vida. Y entonces el horno microondas sonó. Ella saltó como si hubiera recibido un disparo, y con la velocidad de un relámpago, sus dos manos se habían ido. — ¡Mierda! —murmuró él.

70


La voz de Dotty flotó desde la cocina hasta es estudio. —¿No podías dormir tampoco? ¿Pudiste echar un vistazo a tu computadora portátil? Emily y Greg se rodaron a extremos opuestos del sofá. —Exceso de entusiasmo. Tendremos que llegar a esa edad cuando un juego de dominó nos mantiene arriba. Saqué mi libreta y copié todo en una nueva para poder dársela a Rose. Ella no puede hacer su negocio sin la tabla del alfabeto, — dijo Clarice. Greg susurró: —Ellas están en la cocina. Iré a mantenerlas ocupadas hasta que llegues de nuevo a tú habitación. Emily miró el bulto delator en sus pantalones y sacudió su cabeza. —Sería un poco difícil de cubrir eso. Voy a esperar aquí por ellas. —Gracias, —él susurró. Ella escuchó la puerta de su dormitorio cerrarse apenas segundos antes de que Dotty y Clarice se reunieran con ella en la sala de estar. Ella deseaba tanto preguntarles qué estaban haciendo con los cuadernos llenos de jerga de Internet, pero eso sería entrometerse en cosas que no era de su incumbencia. Aún así, a ella le encantaría ver las fotos de los ancianos con los que estaban coqueteando en línea. ¿Alguno de ellos tan guapos como su abuelo había sido? —Me imaginé que Greg estaría aquí cuando vi la luz. A veces tiene problemas para llegar a dormir, —dijo Clarice. —No podía dormir, así que calenté un poco de leche y puse un poco de chocolate en ella. —Ella señaló a la mesa—. Esa es probablemente su taza allí mismo. Supongo que lo dejó cuando él volvió a la cama. —A él le gusta la leche con chocolate cuando tiene problemas para dormir. Yo solía beber un trago de Jack Daniels antes de que Clarice me pusiera en el camino. Ahora tengo una taza de té de jazmín, —dijo Dotty. —¿Eso es bueno para el insomnio? —preguntó Emily. Clarice se sentó en el sofá junto a Emily.

71


—No, pero Dotty piensa que lo es. Greg debería haber puesto al menos su taza en el lavavajillas. —Supongo que ninguno de nosotros podía dormir. Revisé mis correos electrónicos y mi sitio de Facebook. ¿Están ustedes en Facebook? Me encantaría tenerte como amigo si tú estás, —dijo Emily. — ¡Gracioso, no! No tenemos la menor idea acerca de toda esa mierda, —dijo Dotty. —Nosotras venimos de la era de escribir cartas y notas, querida, —dijo Clarice—. Supongo que te diste cuenta todas las notas adhesivas en la cocina. Tenemos un gran retroceso de esos. Prissy trajo un poco cuando nosotras tuvimos problemas con la computadora y las pegamos alrededor del monitor. Ellos como que nos recuerdan a nuestros días de juventud de vuelta antes de todo este furor de las computadoras, por lo que nosotras empezamos hacerlo, mucho. —Bueno, te veré en la mañana, entonces. —Ella se puso de pie y se dirigió a la cocina. No fue hasta que empezó a subir las escaleras que pudo respirar bien de nuevo. Ella y Greg habían tenido una maldita suerte esa noche. En cinco minutos más habrían estado teniendo relaciones sexuales allí mismo, en el sofá o en el suelo del salón. Ellos habrían estado tan sumidos en los brazos desnudos del otro que no habían oído siquiera el sonido del microondas. ¡Gracias a Dios por las microondas! Greg habría pensado que era una desvergonzada, de patas sueltas si hubiera tenido sexo con él después de sólo veinticuatro horas. Greg salió de la puerta de su dormitorio y envolvió sus brazos alrededor de ella, la besó en la frente, y le susurró: —¿Tu habitación o la mía? Sacudir su cabeza era la cosa más difícil que jamás había hecho. —Ninguna de las dos. Ambos fuimos salvados por el microondas. Cuando el destino interviene y detiene algo, hay una razón. —Maldito microondas, —refunfuñó. —Buenas noches, Greg. —Se acercó de puntillas y lo besó en la mejilla. Ella cerró la puerta de su habitación y se dejó caer hacia atrás en la cama. Golpeó la almohada hasta la sumisión, pero algo todavía no estaba bien. Finalmente, ella descubrió que era su foto, por lo que se dio la vuelta y se

72


metió entre las sábanas. Pero el sueño tomaría todavía un tiempo en llegar esa noche.

73


Capítulo 5 Un relámpago cuyos rayos tenían largas terminaciones cruzó rápidamente a través del cielo, y el trueno resonó detrás de cada uno de ellos. Clarice montaba en el asiento delantero y Dotty estaba sentada directamente detrás de Emily, con los paraguas justo al lado de sus enormes bolsos. —Nunca se sabe lo que pasará en febrero. Se puede desatar una tardía tormenta de nieve, o hasta un maldito tornado, o volverse lo suficientemente caliente para tener que trabajar en musculosas —dijo Dotty—. Si comienza a llover a cántaros, te prometo que voy a compartir mi paraguas contigo. —Gracias, Dotty. —Emily sonrió hacia el espejo retrovisor. —Vamos tras Rose. Gracias a Dios que no conduce más. La última vez que se metió en su camioneta, retrocedió justamente contra el lateral de un auto de policía. Destrozó ese auto, y arrancó la puerta trasera de su maldita camioneta — dijo Dotty. —Era su quinto accidente, por lo que la compañía de seguros la borró y nadie más la iba a asegurar —añadió Clarice—. Debía haber renunciado a conducir hace años, pero no tenía un nieto que le quitara las llaves de la camioneta como Greg tomó las mías o como el hijo de Dotty, Jeremiah, hizo con las suyas. Emily siguió las indicaciones para adentrarse en Ravenna y se detuvo en la entrada de un pequeño lugar enmarcado en blanco, con un par de gatos descansando en las escaleras. —Toque la bocina. Rose se acicala hasta en el último minuto. Ella tiene un enamoramiento con ese viejo en Dairy Queen —dijo Dotty. Emily hizo sonar la bocina y Rose salió. Emily saltó como un chofer profesional y abrió la puerta de la furgoneta para Rose, la ayudó a entrar y abrochó su cinturón de seguridad. —Eso sí que es un servicio de verdad. —Sonrió Rose. —¿Ves?, te lo dije. Rose se engalana toda para ir al salón de belleza —dijo Dotty.

74


—No saco ni la basura sin ponerme mi maquillaje. Señor, yo asustaría al pobre hombre de la basura hastala muerte —explicó Rose sacando el espejo compacto y comprobando su lápiz de labios una vez más—. Decidí que hoy también me dare un masaje, Dotty. Removí las malas hierbas de todas mis macetas con flores y los dejé listos para sembrar dentro de un par de semanas antes de que jugáramos dominó anoche, y me duele todo el cuerpo. —Mujer, posees dinero suficiente para contratar a alguien que haga eso por ti. Tienes ochenta años, no veinte. Contrata un ayudante. Hay un montón de gente buscando un trabajo por aquí —indicó Clarice. —Yo sé cuántos años tengo, Clarice Adams, y también sé que si no eres útil, vas a secarte y morir, y mis brazos ya se parecen a alas de murciélago, así que no voy a sentarme y ponerme obesa —espetó Rose. —¡Bueno, mierda! No he usado mi equipo femenino desde que mi esposo murió. ¿Crees que se secó? —preguntó Dotty. Rose dio una palmada en el aire alrededor del hombro de Dotty. —No hables así alrededor de Emily. Vas a avergonzarla. Habría estado esperando en el porche, pero recibí una llamada telefónica de Letha que quería hablar de Prissy... oh, gira a la derecha en la T, Emily. Emily se volvió y miró a Clarice. —Ahora en la siguiente a la izquierda y recorre medio kilómetro. Verás el arco sobre la reja. Ahí es donde giras a la derecha otra vez, y Madge estará en el porche. Ella todavía conduce, pero nos gusta llevarla con nosotras los miércoles para que todas podamos estar juntas. —Todas nos hicimos amigas cuando éramos jóvenes —añadió Rose. Emily miró a Dotty por el espejo retrovisor. —Amigas, infierno. Son negreras y mandonas como el infierno. Mi Johnny murió hace cinco años y tuve un montón de buena terapia del viejo bourbon Kentucky hasta que este grupo de mujeres interfirió. —Tuvmos que intervenir — dijo Rose seriamente. Clarice señaló hacia el arco.

75


—Sí, la tuvimos. Me hice cargo y la puse a trabajar para mí, la amenacé con hacerla ir a esas reuniones en la iglesia Presbiteriana si alguna vez tomaba la botella de nuevo, y ella lo está haciendo bien. Madge está esperando en el porche. Emily saltó de la furgoneta de nuevo e instaló a Madge en el tercer puesto, al lado de Rose. Ellas estaban apretadas, pero no demasiado, y Madge juró que no se escabulliría al asiento trasero, porque podría perderse algo de lo que dijeran. —Ahora ¿de qué hablaban? —preguntó Madge—. Estaba buscando en agricultores punto...—Ella se detuvo en seco y miró a Clarice. —¿Te refieres a la cosa de juegos de agricultores en Internet? —preguntó Rose con demasiada rapidez. Los oídos de Emily se pusieron atentos enseguida. Esas viejas muchachas estaban encubriendo algo y estaba dispuesta a apostar la mitad de sus cuarenta hect{reas que la siguiente palabra después de ‚punto‛ habría sido ‚com‛. —Oh, ¿así que estás en Facebook y te gusta jugar al juego de la granja? — preguntó Emily inocentemente. —Yo no —dijo Madge—. Mi nieto trajo un juego para conectar a mi computadora port{til que tiene que ver con ‚granja‛, y yo estaba jugando con ello y... —forcejeó. Clarice se metió en la conversación. —Nosotras estábamos contándole a Emily sobre nuestra intervención con Dotty. Dotty golpeó la mano de Clarice. —Intervención, mi culo. Deberías haberlas visto llegar marchando en mi casa como jueces, jurado, y Jesús, todo en uno. Derramaron mi Jack 24, me gritaron, embalaron mi ropa, y llamaron a Jeremiah para que viniera a vender mi remolque. —¿Jeremiah vendió tu remolque? —preguntó Emily. Prefería escuchar más sobre Prissy y de ‚punto com‛, pero la conversación giró como el viento en un tornado. —Sí, ese bribón lo hizo —contestó Dotty.

24

Se refiere al whisky Jack Daniels.

76


—Lo hiciste bien con él, y está ascendiendo en algo porque lo criaste adecuadamente. Y él sabía exactamente lo que estaba haciendo cuando vendió ese remolque. ¿Cuándo vendrá a Ravennade nuevo? Y será mejor que me llames cuando lo haga. No alcancé a verlo la última vez —dijo Madge. —Él va a estar aquí para el bazar de la iglesia. Lo prometió, y nunca rompe una promesa. Tengo el presentimiento de que tiene una novia. No lo ha dicho, pero hay algo en su voz que dice que está feliz —respondió Dotty—. Ese malcriado de Greg sabe más de él que yo. Y lo estaba haciendo muy bien con mi bourbon hasta que llegaron con esa maldita interferencia de mierda. —No voy a creerme esa tontería, Dotty. Estabas bebiendo rumbo a una muerte prematura —dijo Rose. —Habría llegado a ese sepulcro más rápido si el anciano Beamus no hubiera muerto y dejado de hacer aguardiente casero. Ahora, esa cosa era una mierda poderosa, y me gustaba más que el whisky —dijo Dotty. —¿Aguardiente casero? —preguntó Emily. —Walter Beamus hacía aguardiente casero allá en el bosque —aclaró Clarice—. Oh, Rose, te hice un nuevo librito. —Ella lo pasó al asiento trasero. Los oídos de Emily se agudizaron enseguida. —¿Prissy las ayuda a todas, chicas? —De vez en cuando. La contratamos para ayudarnos a navegar en nuestras computadoras después de que nos dimos cuenta de que ella y Greg no iban a... ¿cómo dicen los chicos? ¿Conectarse? —dijo Madge. —Oh, ¿entonces tuvieron citas? —preguntó Emily. —¡Diablos, no! —contestó Dotty—. Ella odia la vida en el rancho y a él le encanta. —Emily, si te enamoraras de un ranchero, ¿le exigirías que lo dejaras y se mudara a la ciudad a trabajar en una oficina? —curioseó Dotty. —Uno no cambia cómo es una persona. Si es un ranchero de corazón, sería miserable en la ciudad —señaló ella. Clarice golpeó el reposabrazos con tanta fuerza que toda la camioneta se quedó en silencio.

77


—¿Ven?, se los dije. Si una chica es de una ciudad grande, entonces no deberíamos hacerlo. —Se detuvo en seco y la furgoneta se quedó en silencio. —¿Alguna de ustedes fue una chica de ciudad grande? —preguntó Emily. —Yo no —dijo Dotty—. Vengo de un lugar que haría que Ravenna pareciera una metrópoli. No teníamos siquiera agua corriente. Pensé que había ganado la lotería cuando me casé con Johnny. —Yo tampoco. Crecí en el sur de Oklahoma en una pequeña área conocida como Russett. Ya ni siquiera está allí —dijo Madge—. Por lo menos estaba lo suficientemente cerca para que pudiera ir a visitar a mis padres un par de veces al año. —¿Y tú, Rose? —preguntó Emily. —Bueno, Madge y yo somos primas. Nuestras madres eran hermanas. En Huttig, Arkansas, no es más grande que Ravenna, pero era nuestro hogar. Mis padres se han ido, así que no he regresado allí en años. —¿Qué pensó tu mamá cuando le dijiste que ibas a casarte con un hombre que nunca habías visto? —preguntó Emily. Dotty se rió. —Dulzura, éramos trece. Mi mamá estaba muy contenta de que me marchara. Rose chasqueó la lengua como una gallina vieja. —Mi mamá no estuvo muy contenta con que viajara tan lejos a visitar a mi prima, pero me llevó al autobús y me dio todo tipo de consejos en el camino. Estaba tan enojada cuando me casé con un hombre de estos lares que ni siquiera me escribió una carta durante un mes entero. Tuve que llevarlo a casa para que la conociera antes de ser perdonada. Y luego ser ahorcada si a ella no le gustaba más que a mí. —¿Y tú, Madge? —indagó Emily. —Mamá lo sabía, pero no le gustó. Las muchachas hacían cosas así más en aquellos días que en la actualidad. —Madge susurró sobre el asiento hacia Emily —: Creo que Clarice siempre ha estado celosa porque no llegó a ser una novia por correspondencia. —¡No lo estoy! Lester era un hombre bueno y tuvimos una vida maravillosa —protestó Clarice.

78


Dotty le dio unas palmaditas en el hombro. —¿Fue Marvin un chico malo en su juventud? —No que yo sepa. ¿Y sus maridos? —preguntó Emily. —Johnny era un chico malo. Irascible. Bebía demasiado. Pero oh, dulzura, podría encender las sábanas como nadie —dijo Dotty. —Gira a la derecha en el semáforo y luego a la izquierda en la siguiente esquina —le dijo Clarice a Emily—. Ahí está. El edificio de color rosa intenso al lado de aquella casa. Shelly convirtió su cochera en un salón de belleza cuando su antiguo negocio se quemó. Solía estar en la Calle Maine. Estaciona justo enfrente. Gracias a Dios que no está lloviendo todavía. Y Dotty, no sigas diciendo ese tipo de cosas delante de Emily. ‚Peinados de Shelly‛ estaba pintado en letras de color púrpura en la ventana adornada con una cenefa de estampado de cebra. Apenas se veía lo suficientemente grande para ofrecer todo lo que ellas querían hacerse. —Ella añadió el masaje y el spa en la parte de atrás —indicó Clarice—. Y tiene a tres esteticistas y dos masajistas. Es el lugar más grande de Bonham. —Y el más caro —puntualizó Rose. —¡Mierda, mujer! Deja de quejarte. Abe chilla cada vez que tú pellizcas esos centavos —retrucó Dotty. —¿Quieres venir y embellecerte con nosotras, Emily? —preguntó Clarice. Emily negó con la cabeza. —Voy esperar aquí. Tengo un libro en mi bolso. —¡Tonterías! Conduce por ahí y conoce la ciudad. Tengo tu número de teléfono. Cuando hayamos terminado, te llamo y vamos por un helado —dijo Clarice. Las damas desaparecieron en el mágico y milagroso salón. Emily esperó hasta que todas estuvieran dentro antes de maniobrar la camioneta y conducir por Bonham. Localizó la biblioteca al este de la plaza del pueblo, la cual rodeó tres veces, observando todas las tiendas que rodeaban la Corte. Si hubiera sido un día bastante soleado, habría agarrado un asiento bajo la sombra de un árbol y leído su novela romántica mientras esperaba, pero por la forma en que esas nubes negras flotaban en las proximidades probablemente se acomodaría y comenzaría a llover.

79


Dio un par de vueltas y terminó en un puesto de estacionamiento junto al parque infantil de la ciudad. Apagó el motor y metió la mano en su bolso en busca del libro que había estado leyendo y agarró el memorial del funeral de su abuelo en su lugar. La imagen en el frente había sido tomada el año en que regresó de la universidad, cuando él aún estaba sano. Deseaba que todos lo recordaran de esa manera, no como el hombre marchitado a quien el cual el cáncer había despojado de su vida y fuerza. Le tocó la mejilla en la imagen y lo imaginó mirándola directamente a los ojos. Las lágrimas le escocieron en los ojos, pero las contuvo hasta que abrió el folleto. Nacido el 28 de enero 1932 ~ Falleció en esta vida... Cerró los ojos así no tendría que ver la fecha. Lágrimas saladas y calientes rompieron el dique y fluyeron por sus mejillas, goteando sobre su chaqueta de mezclilla. Una cayó en la nariz de su abuelo y eso le produjo sollozos atormentadores que resonaron en las paredes de la furgoneta. Apoyó la carpeta suavementeen el asiento del pasajero y se enroscó en una bola apretada alrededor del volante, llorando tan fuerte que su pecho dolió. Greg la sorprendió cuando abrió la puerta de la furgoneta, la recogió en sus brazos como a una novia, y la llevó a una mesa de picnic cerca de allí. Se sentó en la mesa, puso los pies en el banco adjunto, y la sostuvo sin decir una palabra. Ella enterró la cara contra su pecho, envolvió sus brazos alrededor de su cuello, y lloró. Relámpagos iluminaran el cielo una y otra vez, y truenos tronaron por el aire más ruidosos que ráfagas de escopeta. Las nubes oscuras sostenían la promesa expectante de la lluvia, el sueño de un ranchero el primero de febrero. Nada de eso importaba. El memorial decía que Marvin Cooper estaba muerto, y ellos nunca mentían. El viento giró hacia el norte, y la temperatura bajó cinco grados y entonces la lluvia cayó en un torrente. Greg se puso de pie con ella aún en sus brazos y corrió hacia la camioneta, abrió la puerta delantera donde apretó un botón para hacer que la puerta lateral se abriera. Se arrastró dentro del amplio asiento trasero con Emily todavía acurrucada en su contra. Golpeó de nuevo el botón para cerrar la puerta contra la lluvia que caía en gotas tan gruesas que nada en el exterior era visible. Los cielos estaban tan oscuros como la medianoche, y el viento sacudió la furgoneta de un lado al otro. Ella suspiró y estrujó sus puños en sus ojos como una niña. —¿Todo hecho? —preguntó él.

80


Ella sacudió la cabeza y se hundió de nuevo contra su pecho firme. El abuelo había sido su ancla durante las tormentas, tanto las que provenían de la naturaleza como las que la vida le presentaba, y él se había ido. Nunca estaría allí para guiarla a través de los malos momentos que la vida lanzaba sobre ella, o para reírse de ella cuando se tapara los oídos durante una tormenta eléctrica. El siguiente trueno fue tan intenso que soltó la chaqueta de Greg y trató de acurrucarse en una pelota aún más apretada. Ahora tenía que hacer frente a todo, sola todos los días. Tendría que tomar decisiones que afectaría su vida entera... completamente sola. —Es la primera vez que lo has dejado salir desde que murió, ¿no es así? — preguntó Greg. Ella hipo. —Se ha ido, Greg. Nunca va a regresar. —Me tomó alrededor de una semana, cuando mi abuelo murió. Mi papá me dijo que debía ser fuerte porque Nana me necesitaba, así que lo fui. Y entonces, un día estaba en el establo de los caballos y vi sus viejos guantes de trabajo allí sobre la mesa del cuarto trastero donde los había dejado. Todavía no puedo obligarme a volver al cuarto trastero. —¿Cuánto tiempo hace de eso? —preguntó. —Cinco años. Cerré la puerta y utilicé otra habitación como cuarto trastero. Louis, el tipo que se encarga de los establos la mayor parte del tiempo, no tenía ningún deseo de volver al anterior tampoco, así que ha estado abandonado. —¿Cómo murió? —le indagó. —Infarto. Se quitó los guantes y cayó segundos después. Si te hace sentir mejor, yo lloré durante más tiempo y con más fuerza de lo que lo hiciste tú —dijo. Ella levantó la mirada hacia él. —Lo siento. —Yo también. Por nosotros dos. Dejaron botas enormes para que llenáramos.

***

81


Su pequeña mano se sentía frágil en la suya, como si fuera a romperse como su corazón si la apretara con demasiada fuerza. Se tragó el nudo en su garganta y cambió de tema. —¿Así que las viejas chicas parlotearon todo el camino a la ciudad? —Podía sentir la tensión yéndose lentamente de su cuerpo. —Me hablaron de Jeremiah. Ellas tienen secretos como las muchachas de escuela, y susurran un montón. —Jeremiah y yo somos muy buenos amigos. Pasamos juntos mucho tiempo durante los veranos, cuando llegué al rancho. Dotty trabajaba para Nana en ese entonces porque cuando la escuela cerraba por vacaciones no tenía trabajo y Jeremiah siempre venía con ella. Cuando creció lo suficiente, el abuelo nos puso a ambos en la nómina de verano. Y ellas siempre murmuran y se contaban secretos. Es sólo la forma en que se comportan. Como si fuera una señal, la lluvia se detuvo, las nubes se movieron hacia el sur, y el sol iluminó el interior de la furgoneta. —Parece que la lluvia ha terminado —dijo. Usando el dorso de la mano, limpió la última de las lágrimas de sus mejillas. —Y me dijeron por qué Dotty vive en el rancho. —Eso es algo bueno para ella y para Nana. Ella necesitaba a alguien que la necesitara, y Nana necesitaba a alguien para mandonear y hacerle compañía. ¿Quieres ir a McDonalds y tomar una taza de café? —preguntó. —Me encantaría —susurró. —Conduciré. Cuando las damas llamen podemos pasar por aquí y conseguiré mi camioneta. —Él cabeceó hacia su camioneta parada justo al lado de la furgoneta. —¿Cómo sabías que yo estaba aquí? —No lo sabía. Pasaba por aquí de camino al proveedor de insumos del tractor y vi la furgoneta. Pensé que podrías haber tenido algún problema, así que me detuve a comprobarlo.

82


Apretó el botón y la puerta lateral se abrió. Balanceó sus pies, colocó sus botas en el suelo, y la cargó alrededor de la furgoneta hacia el lado del pasajero, donde la estableció en el asiento. Luego trotó rodeando la parte trasera de la camioneta y se metió en el asiento del conductor. —¿Toma mucho tiempo para que el entumecimiento desaparezca? —le preguntó ella. —Un tiempo, y no sucede en un instante. Un día simplemente despertarás y estarás llena de recuerdos que son buenos en vez de tristes —respondió. —Gracias, Greg. —De nada, Emily. —Las señoras me dijeron sobre la intervención para detener a Dotty de que siguiera bebiendo y todo acerca de cómo fueron algo así como novias por correspondencia, excepto Clarice —contó ella. —Supongo que fue algo así como el precursor de eHarmony.com25 y todo ese tipo de cosas hoy en día. Las mujeres escriben. Los hombres se proponen y ellos se casan. Hoy en día se trata de mensajes de texto, llamadas, y luego casamiento. Se estacionó lo más cercano posible a la entrada del McDonald y caminó alrededor de la furgoneta para abrirle la puerta a Emily. La acompañó hasta el mostrador con la mano en la parte baja de su espalda. No se sentía correcto estar tan atraída sexualmente por un hombre cuando estaba de duelo, pero no había nada que pudiera hacer al respecto. La piel le hormigueaba, su rostro estaba sonrojado, y su respiración agitada. Fue pura maravilla que otro rayo no la golpeara matándola allí mismo bajo el menú del McDonalds. —Dos cafés, uno negro —dijo él a la muchacha que tomaba los pedidos y luego miró a Emily con una pregunta en sus ojos. —Sólo negro para mí también —le indicó ella. —¿Te dijeron por qué es que ella bebía? —Cargó las dos tazas llenas hacia la cabina más cercana. Emily asintió. eHarmony es el primer servicio dentro de la industria de citas en línea que utiliza un enfoque científico para juntar solteros altamente compatibles 25

83


—Debido a que su marido había fallecido. Esperó a que ella se deslizara en uno de los lados antes de meterse en el que estaba frente a ese. Sus rodillas se tocaron debajo de la mesa, pero no se movió y ella tampoco. —Habían estado casados por más de cincuenta años. Nunca tuvieron hijos propios. Probablemente fue una buena cosa ya que ella tenía que trabajar para mantenerlos a los dos, e hizo un buen trabajo de ello. Trabajó en la cocina de la escuela hasta que se jubiló, y trabajó para Nana en los veranos. Entonces, Jeremiah creció y se mudó lejos y su esposo murió. Se daba a la botella frecuentemente hasta que Nana, Rose y Madge se hicieron cargo. Nana la trajo al rancho y la puso a trabajar a tiempo completo, y Jeremiah volvió a casa desde Conroe y vendió el remolque. No quería que su mamá regresara a aquel lugar de nuevo porque tenía miedo de que bebiera hasta la muerte. Él dice que Nana salvó a Dotty cuando le dio un propósito en la vida. Piensa que Dotty estuvo bien mientras tenía que mantenerlos a su marido y a él. Fue cuando dejó de ser necesitada que las cosas se vinieron abajo. —Suena como si fuera un hombre inteligente. Greg asintió. —Muy inteligente.

***

Ella miró hacia el otro lado de la mesa y extendió su mano. —Dame tus gafas. Hay manchas de lluvia sobre ellas. Se las entregó por encima de la mesa y ella sopló aliento cálido en cada lente antes de limpiarlos con la servilleta de papel del McDonalds. —Ten, así está mejor. —Gracias. Me gustaría poder usar lentes de contacto, pero mis ojos tienen una forma rara. Podría operarme, pero soy un gran cobarde cuando se trata de agujas, así que sigo usando mis gafas. —Se las puso de nuevo y tomó un sorbo de café—. Además, hay algunas cosas que de pronto no veo a simple vista y siempre puedo quitármelas.

84


—Lástima que no tenemos gafas para la vida que podamos quitarnos y ponernos a voluntad. Cuando las tuviéramos puestas nos mostrarían lo que tendríamos que hacer con nuestras vidas y ayudarnos a tomar decisiones difíciles —dijo. Levantó su café en un brindis y asintió. —¡Amén! Tú las inventas y yo pagaré por la patente. Vamos a hacer una fortuna. Ella tocó su taza con la suya y ambos bebieron un sorbo al mismo tiempo. El día anterior habían tenido una sesión de besos como un par de chicos de escuela secundaria. Y hoy, ella había llorado a su abuelo acurrucada en sus brazos durante una tormenta feroz. Si creyera en la reencarnación, juraría que ambos eran viejas almas que se habían conocido en una vida pasada. En ese momento, daría la mitad de su rancho por un par de esas gafas que había mencionado. Se las habría puesto y tal vez podría obtener una visión clara de por qué su abuelo insistió en que se tomara un tiempo lejos de Happy, y de por qué tenía la sensación de que él realmente estaba muy contento de que estuviera donde estaba ese día. —Tierra llamando a Emily. —Greg sonrió—. Tu teléfono está sonando. Ella lo sacó de su bolso y respondió sin mirar el ID. —Sí, señora. Estaré ahí enseguida. —Tocó la pantalla y lo arrojó nuevamente en el bolso. —Deben estar todas emperifolladas para el fin de semana y listas para irse a casa —dijo Greg. —Eso parece —dijo ella. —No esperes milagros. Ellas se verán iguales, pero van a tener una nueva primavera en su paso porque se sienten mejor cuando todas han estado viéndose en Shelly —dijo—. Al menos ha dejado de llover, por lo que no se les estropearán sus peinados para el domingo. ¿Acaso Nana te dijo que si vives bajo su techo vas a tener que ir a la iglesia el domingo por la mañana? Ella se deslizó fuera de la cabina y él la siguió hasta la puerta. —No lo hizo, pero no estoy sorprendida. Eso es exactamente lo que el abuelo predicaba todo el tiempo. Cuando me fui a la universidad no regresé a casa

85


durante dos fines de semana así no tendría que ir a la iglesia, pero entonces, lo extrañé tanto a él y a la gente de la iglesia que volví a casa el fin de semana siguiente. Greg se rió entre dientes. Ella sonrió. —¿Tú también? —¡Oh, sí! Pero no le digas a Nana. Ella piensa que sólo volvía a casa para asaltar la nevera y tener mis ropas lavadas de forma gratuita. Él condujo hasta el parque y la acompañó hasta la furgoneta. En la puerta, ella se volvió y le echó los brazos alrededor del cuello. Se puso de puntillas y lo besó con intensidad. Él sabía a café, olía a una mezcla de loción de afeitar y a lluvia, y el beso estuvo cerca de freír un agujero en el suelo. —Gracias por ayudarme con las lágrimas —murmuró cuando se apartó. —Sí, señora —dijo con voz ronca.

86


Capítulo 6 Rose no era una acaparadora. Todo en su casa estaba bien limpio, y arreglado, lo que la convertía en una seria coleccionista. Una pequeña mesa flanqueaba cada una de las siete sillas mecedoras en su sala de estar. Cada una tenía una lámpara elegante establecida en un tapete de crochet blanco como la nieve y rodeado por una decoración a juego de cerámica, o patos chinos o cerdos, pollos, zapatos en miniatura sofisticados, o muñecos de nieve. Y eso era sólo a primera vista. Después de que hubiera tomado un asiento en el sofá, Emily notó aún más colecciones en los estantes, dos gabinetes esquineros, y había incluso un grupo de gatos de cerámica sobre una linda manta de punto debajo de la mesa ratona. La mesa de café lucía una larga tabla corrediza blanca y estaba cubierta de platos de cristal con comida de picoteo: queso y salchicha de verano en palillos de dientes largos con lindos pequeños abanicos de papel verdes en los extremos, galletitas y galletas saladas untadas con una mezcla de queso crema y cubiertas con una oliva o un pequeño pimiento. Una jarra de limonada y una de té dulce y ocho vasos aguardaban en la parte superior de uno de esos carritos antiguos con tres estantes. Una linda cubeta de hielo de cristal ocupaba el estante del medio, con platos de papel y servilletas adicionales en el estante de la parte inferior. Cada una de las siete damas reclamó una mecedora, apoyando sus coloridos bolsos de mano a sus pies, y extrajeron su tejido para pasar el día. Emily cruzó las manos sobre el regazo y observó a Clarice y a Dotty con sus ganchillos de crochet trabajando en un borrón mientras la bola de hilo de algodón blanco rebotaba en sus bolsas. Rose estaba tejiendo tan rápido como Dotty y Clarice hacían crochet, pero evidentemente no afectaba a su capacidad de hablar. —Clarice, ¿le has explicado esto a Emily? —Tenemos nuestro bazar el último sábado de febrero de cada año. Hacemos manualidades durante todo el año, reuniéndonos aquí en lo de Rose los sábados por la tarde cuando podemos. No está escrito en piedra y, a veces no podemos estar todas aquí, pero lo intentamos, y ‚no quiero‛ no es una excusa aceptable. Usamos el dinero que ganamos para invertirlo en nuestro fondo de auxilio de

87


damas para dar una beca a alguna chica de último año de Ravenna. A veces, podemos dar una beca de quinientos dólares; a veces sólo podemos hacer la mitad de eso. Pero todo suma. Rose intervino cuando Clarice se detuvo. —La economía no es lo que solía ser. Un año le dimos a una chica una beca de mil dólares, pero la gente no viene al bazar ni compran la cena como lo hacían antes. Me encantaría ver el día en que podríamos ofrecerle a una de nuestras niñas del campo, al menos, una ayuda de dos años. —Entonces hagan que sea un asunto más grande —dijo Emily. —¿Cómo? —preguntó Dotty—. Nuestras mamás hicieron el bazar antes que nosotras y probablemente nuestras abuelas antes que ellas. Si se puede tejer en crochet, coser, tejer en lana, o unir en hilo de punto durante los meses previos al bazar u horneado el día anterior, lo hemos hecho. La gente simplemente no está interesada en pequeños bazares de la iglesia como solía estarlo. —Ofrezcan algo por lo que la gente se entusiasme, incluso durante una mala economía. ¿Alguna vez pensaron en una subasta, además de todas las cosas que hacen? Dotty levantó la mirada. —¿Qué subastaríamos? El primer pensamiento de Emily era digno del valor de un millón de dólares en chucherías de la casa de Rose, pero preguntó: —¿Cuán problemático sería limpiar el establo de las ventas? —¿Qué vamos a subastar? ¿Tractores o ganado? —preguntó Clarice. —Vaqueros —dijo Emily. Las siete mecedoras dejaron de moverse y ella obtuvo toda su atención. Ella respiró hondo y continuó: —Hicimos esto en Happy en una ocasión para recaudar dinero para una familia local cuando su casa se quemó. Sólo que lo hicimos en el parque de la ciudad, ya que fue durante la época calurosa del verano. Los vaqueros ofrecieron su tiempo, y en esa subasta la gente pujó por los vaqueros para que trabajaran para ellos por una jornada de ocho horas, y todo el dinero fue a la familia. Se juntó lo

88


suficiente para el pago inicial de una bonita caravana doble. La próxima semana ellos ya estaban viviendo en ella y la mayoría de los vaqueros ya habían pagado sus deudas. Clarice aplaudió. —Me encanta. —Sólo tenemos dos semanas —dijo Dotty. —Podríamos mover montañas en dos semanas —dijo Clarice—. Cuéntanos más, Emily. —Podrían tener sándwiches de barbacoa y patatas fritas, y todas las damas podrían traer postres. Cobren cinco dólares en la puerta y el precio incluye la cena. Entonces cualquier persona que quiera hacer una oferta por un vaquero tiene que comprar un abanico de diez dólares. Pueden hacerlos con cartulina y palitos de helado que pueden conseguir en la tienda de artesanías. Ponen la imagen de un vaquero en un lado del abanico y un número en el otro. Eso hace aún más dinero. Puedo imprimirlas de la computadora. La mayoría de los vaqueros tendrán una imagen utilizable a partir de sus sitios web de sus ranchos. A continuación, ponen sus cosas del bazar para que la gente compre mientras esperan en la subasta. Necesitan una docena de vaqueros más o menos, un subastador, y un montón de mesas para que la gente pueda sentarse y hablar mientras están comiendo y esperando y, por supuesto, comprar todos sus hermosos artículos hechos a mano. Cuanta más gente vaya, más cosas conseguirían venderse, ¿no? —¿Y los vaqueros? ¿Trabajan por ocho horas? —preguntó Rose. —Vi una película una vez donde estaban subastando a hombres realmente ricos en Luisiana. —Podrían hacer que un vaquero vaya a una cita con la señora que lo compre, o trabajar ocho horas si se trata de un ranchero el que gana. Podríamos hacer algunos carteles en la oficina del rancho y postearlos en todas las áreas en los alrededores para atraer mujeres solteras —sugirió Emily. La sonrisa de Clarice se hizo más grande. —Me gusta. Madge levantó la mano y la agitó alrededor como una niña en primer grado que sabía la respuesta a la pregunta que el profesor había hecho.

89


—¡Oh, oh! Tengo una prima en Dallas que fue a una de esas subastas de citas hace unos años. Este famoso pintor estaba allí y ella le dio una pintura para que subastara, pero luego subastaron a los hombres del grupo y tuvieron que pasar la noche con el que los compró. Podían cenar allí mismo e irse con ellos o lo que sea. Ella dijo que fue realmente divertido, y que produjo un montón de dinero. Dotty estaba asintiendo furiosamente y asimilando la idea ahora. —Sólo que en lugar de una subasta de citas, podría ser una subasta de vaqueros y podríamos decir… bueno, mierda, Clarice, vamos a tener que decirle a Emily ya que ella va a ser parte de esto. Demonios, tal vez podría incluso reemplazar a Prissy cuando nos metamos en problemas. —Decirme, ¿qué? —preguntó Emily. Clarice asintió a Dotty, y las cuatro damas intercambiaron una larga mirada. El aire estaba expectantemente lleno de tensión mientras decidían qué iban a hacer, y, finalmente, Dotty sonrió. —Es como esto —dijo Dotty—. Tratamos de juntar a Greg con Prissy cuando vino a vivir en el rancho, pero no funcionó. Así que la contratamos para que nos ayudara y hemos estado buscando a la mujer ideal para él durante más de un año. La tenemos bajo amenaza de amordazarla para que no le pueda decir. Rose retomó la conversación. —Él está muy ocupado y no tiene mucho tiempo para socializar, así que le estamos ayudando. Prissy nos dijo que le habláramos de estos sitios de citas, y él se rió de Dotty cuando se lo mencionó, así que simplemente tomamos las cosas en nuestras propias manos. Tengo el sitio de citas Emparejamientos del Oeste. Es mi trabajo ser Greg una hora al día y conocer a todas las mujeres que piensen que su perfil es maravilloso. Prissy me ayudó a ponerlo en marcha, y nos hizo un pequeño libro con todos esos datos de; ODM y QD26 en él. Yo muero un poco cuando descubro lo que buscan algunas de ellas, pero Dios no me ha golpeado de muerte por escribir eso todavía. Imagino que no es un gran pecado si sólo utilizas las letras, y en mi mente, siempre digo ‚qué fiasco‛ en lugar de esa palabra traviesa. Emily bebió medio vaso de té antes de tomar un respiro. Greg simplemente moriría si supiera lo que estaban tramando.

QD: Qué demonios/que carajo. En inglés sería: WTF, ‚Whatthefuck?‛

26

90


—Y yo estoy a cargo de Mezcla Cristiana —dijo Clarice—. Rose puso en su perfil que Greg es un ranchero que está disponible para mujeres solteras de edades entre veinticinco a treinta y cuatro. Puse en el mío que es un buen hombre cristiano buscando a una buena mujer que ame la tierra. Emily sintió que sus ojos se desorbitaban hasta quedar peligrosamente abiertos. ¿Podrían los globos oculares volver a colocarse en su cabeza si se le caían en su regazo? —Es un secreto y nadie puede saberlo. Nos llamamos unas a otras todos los días e informamos sobre las mujeres que se ven bien para nosotras —dijo Rose—. Si se lo cuentas, Clarice te disparará en el acto. —Ella no lo dirá. Es una de nosotras —dijo Clarice. —Bueno, podríamos hacer que levantara la mano derecha y colocara la otra en la Biblia y lo jurara por Dios —dijo Dotty. —No es necesario. Lo que se dice en las reuniones de bazar se queda en las reuniones de bazar, y cualquier persona que lo cuente, Dios simplemente les matará de un rayo en el acto —dijo Madge—. Yo estoy a cargo de Solo Agricultores. Las mujeres que vomitan sus perfiles cuando soy Greg se supone que deben saber sobre ganadería, pero algunas de ellas están simplemente mintiendo. No hay muchas que me gustaría traer aquí para que lo conocieran. Emily seguía sin habla cuando miró a Dotty. —Yo tengo Peces A Montones. Diablos, no me importa si son ganaderas o cristianas. Podemos llevarlas a Jesús y convertirlas en mujeres ganaderas. Yo sólo quiero tener un montón de ellas para poder elegir la que podría funcionar como una esposa. Rose hizo un gesto hacia el té y la limonada. —Emily, ¿serías la camarera y nos traerías algo de beber? Ahora, quien sea que compre al vaquero lo consigue por la noche, ¿verdad? Así que tendríamos que tener la subasta a, digamos, ¿las seis? ¿Y vamos a hablar de ello en nuestros sitios de citas por lo que Greg pueda tener montones y montones de mujeres haciendo una oferta por él? Emily llenó siete vasos y le entregó uno a cada una de las damas. Luego recogió la limonada en una mano y el té dulce en la otra. Le temblaban tanto las manos que agarró las asas con tanta fuerza que los nudillos se le pusieron blancos.

91


Clarice señaló la limonada cuando Emily cruzó la habitación hacia ella. —Vamos a invitar a cada una de nuestras cuatro principales señoritas y abriremos las puertas a las cuatro para el bazar. Serviremos la barbacoa a las cinco y luego tendremos la subasta a las seis. ¿Cuán dispuesto crees que Greg estará? —¿O Mason? Puedo convencerlo de que entre en ello con seguridad. Oye, si le encontramos una esposa a Greg, entonces deberíamos lograr que Prissy o Emily nos ayuden a hacer un perfil de Mason. Podríamos ser las ángeles casamenteras del Condado de Fannin —dijo Rose. La dama siguiente señaló hacia el té. —Oh, mi sobrino, Carson, ha estado tratando de escapar de una muchacha allá en Savoy por meses. Apuesto a que ella pagaría mucho dinero para poseerlo durante toda la noche. Esta es una gran idea, Clarice, y si encontramos una esposa para Greg, estoy segura que estaré lanzando el nombre de Carson en el sombrero para que ustedes cuatro trabajen en él el próximo año —dijo otra—. Todas llegaremos alrededor del mediodía y ayudaremos a organizar las cosas, y nos quedaremos y ayudaremos a limpiar después. Apuesto a que podemos ofrecer una beca de dos años este año, y más gente aparecerá si se realiza en el Lightning Ridge en lugar de en el salón comunal de la iglesia. —¡Hmmph! —Madge volvió a su labor de punto—. La gente piensa que si entran a una iglesia la religión va a saltar fuera de las esquinas y a atacarles. —Cuan cierto es eso. —Rose asintió. Clarice dejó su vaso sobre un pequeño y adorable posa-vaso en la mesa a su lado. —Me encanta esta idea. Y todas me puede ayudar a organizarlo, pero los obreros pueden limpiar el granero y armarlo todo después. Somos demasiado viejas para andar empujando mesas plegables y barriendo las telarañas. Y Max puede ser nuestro subastador; de esa manera no tendremos que perder dinero pagándole a uno. Él hace eso para nuestra venta de ganado en el otoño. Las puertas se abren a las cuatro con nuestras mercancías en exhibición, y eso incluye a los vaqueros para la venta. Todos pueden estar sentados en una silla en el centro del circulo de venta. No vamos a hacer que se queden en los puestos. A las cinco la subasta se inicia y quien compre ese vaquero tiene que comprar su cena. Ella lo posee durante la noche. ¿Qué es lo que piensan de eso? —Gran idea, Clarice —dijo Emily.

92


La dama de la limonada siguió el ejemplo de Clarice y dejó el vaso a un lado y recogió su bordado. —Oigan, ¿quieren tener un baile también? Tengo una sobrina que puedo conseguir para que haga música de forma gratuita. Ella y su banda se juntan los sábados por la noche sólo para practicar cuando no tienen un trabajo de verdad. Bien podrían practicar para una multitud al igual que en su granero. Y Emily, permíteme presentarte al resto de nosotras. Lamento no haber pensado en hacerlo antes de ahora. Todas hemos oído hablar tanto de ti que sentimos como si te conociéramos, pero olvidé que no nos conoces. Soy Ivy. Esa señora que trabaja con el hilo de color rosa bebé es Edna, y la que está a su lado es June. Estamos contentas de que estés trabajando para Clarice. Si te quedas por estos lares tendremos para inducirte en la ayuda. Necesitamos sangre nueva y nuevas ideas. Dotty habló mientras trabajaba. —¿Hay alguna forma de poder hacer que los vaqueros nos den dinero por los bailes? —¿Qué tal si no tenemos la subasta hasta el final de la noche y las señoras con los abanicos tienen que pagar un dólar por canción para bailar con ellos durante toda la tardecita? —dijo Madge. —Me gusta eso. Hará aún más dinero. —Los ojos de Clarice brillaron—. La subasta cerrará el bazar. Todos los vaqueros se sentarán en el círculo de venta cuando la banda empiece a tocar y sólo bailarán con las mujeres que paguen su dólar. Sólo las mujeres con un abanico de subasta podrán bailar con ellos. —Algo así como uno de esas citas rápidas en la televisión, sólo que serán bailes rápidos. —Madge asintió. Emily regresó las jarras y volvió a sentarse. Al final de la tarde, tendrían todo planeado y con suerte, una chica estudiante de secundaria terminaría con una beca completa del fondo de ayuda de ese año de las damas. —¿Y qué obtiene la chica con suerte que gane la oferta por su vaquero? Será demasiado tarde para que ellos tengan una cita a esa hora de la noche —preguntó Emily. —Una cita el próximo viernes por la noche. Ella podrá planificarlo y él tiene que pagar por ello —dijo Edna.

93


Emily lo estudió en su cabeza. Si el bazar se celebraba el último sábado por la noche en el mes, entonces las citas de vaqueros serían el último día de febrero. Le había dicho a Taylor cuando se alejaba conduciendo de su rancho que estaría en casa para el primer día de marzo. Si tuviera el dinero suficiente para superar al menos a dieciséis mujeres con sitios de citas, además de todas las otras damas en la zona, esa sería la pregunta del billón de dólares.

***

Clarice releía una de las cartas que le había escrito a Marvin cuando oyó un golpe familiar en su puerta. Dos golpes cortos seguidos por tres más rápidos. —Entra, Dotty—dijo en voz alta. Dotty cargó dos tazas de café en una bandeja en la habitación y las puso en la mesa junto a la mecedora de Clarice. —Leyendo de nuevo, ¿verdad? —Gracias. Después de todos esos aperitivos en casa de Rose, estoy lista para tomar un café. Y sí, estoy leyendo de nuevo. Es una buena cosa que no comprara un billete de autobús para ir a verlo. Era muy joven e ingenua, y él era tan romántico. Podía haberme convencido de creer cualquier cosa. Dotty se instaló en la esquina del sofá con una taza de café en la mano. —Ambos eran jóvenes. Habrían crecido y envejecido juntos, pero ese no era tu destino. El mío, el Rose y el de Madge era venir a Texas para que pudiéramos envejecer juntas después de que perdiéramos a nuestros esposos. El tuyo fue casarte con Lester y tener un hijo maravilloso con él. Lo que me recuerda, ¿les has dicho a Bart sobre todo esto? Clarice negó con la cabeza. —Todavía no. Él llama los domingos de tarde, que es mañana. Voy a decirle entonces, pero sólo porque tengo que explicar por qué Emily está aquí. Dotty, ¿de verdad crees que todo sucede por una razón? —Por supuesto que sí. Puede que no funcione entre Emily y Greg, pero era su destino conocerse a ver si funcionaría. Nos puede gustar o no, pero cuando se llega al punto final de la carta, la elección es de ellos —respondió Dotty.

94


—Pero Marvin y yo no tuvimos una opción —dijo Clarice. —Claro que sí. Pudiste haberlo cazado en persona cuando las cartas siguieron volviendo a ti devueltas. Él podría haberse tragado su orgullo y venido a buscarte. Él tenía tu dirección y sabía exactamente cómo encontrarte. Ravenna no es Dallas, cariño. Clarice dejó la carta en la caja de botas en su regazo. —Algo así como dos caminos en el bosque, ¿verdad? Dotty asintió. —Así es, sólo que un gran roble había caído sobre un camino y no quisiste pasar por encima de él y arruinar tus medias. Eran caras en aquellos días, ¿recuerdas? Clarice se rió como una niña pequeña. —Siempre haces que sea más fácil de entender. Dotty cambió de tema. —¿Te acuerdas de esas medias y las ligas? —Por supuesto que sí, y los ligueros y esos pequeños sujetadores que se sentían como si estuviéramos sentadas sobre rocas durante los servicios religiosos los domingos por la mañana —dijo Clarice. —Pensé que Dios nos había enviado un milagro cuando la primera pantimedias salió. —¡Él lo hizo! Y ahora en lo más profundo de mi corazón creo que nos ha enviado otro y su nombre es Emily. Dotty se inclinó hacia delante y susurró: —No digas eso en voz alta. Si Greg te escucha, va a correr como un perro escaldado. —Ya es hora. Tiene treinta —dijo Clarice. —La barandilla se está poniendo polvorienta —dijo Dotty con un guiño. —Necesita que algunos niños se deslicen por ella. Estamos trabajando en ello. ¿Crees que Emily estaba celosa hoy? —Los ojos de Clarice chispearon.

95


Dotty golpeó una mano sobre su boca para evitar que su risa explotara. Cuando la tuvo bajo control, preguntó: —Oh, diablos, sí, ella estaba celosa. ¿Escogiste ya a tus cuatro candidatas? Clarice negó con la cabeza. —Pero voy a decidirlo antes del fin de semana. Y voy a escoger a las más salvajes del lote así irán tras Greg y la harán estar más celosa. —¿Ya le dijiste a Greg que será subastado como un toro premiado? —Puedes decirle tú. Tengo que encontrar la manera de cómo en el infierno es que voy a contarle toda la historia a Bart —dijo Clarice. —¡Y un cureno que lo haré! Preferiría contarle a Bart sobre Marvin que hacer eso.

***

96 Las paredes del dormitorio se cerraban en torno a Emily. El anochecer se estaba aproximando temprano con nubes flotando desde el norte. Greg había desaparecido después de la cena. Dotty y Clarice se habían ido a sus habitaciones, seguramente para seguir haciéndose pasar por Greg en sus sitios de citas. El sitio del clima en su portátil decía que había un frente frío proveniente de Oklahoma y que podría arrojar hasta cinco centímetros de nieve sobre ellos. Era más que probable que el norte de Texas tendría una capa de hielo y aguanieve en lugar de la bonita nieve. Si hubiera tomado una decisión diferente en el primer día de la semana, estaría sentada en la playa. Es cierto, no sería caluroso y soleado, pero no tendría una capa de hielo sobre la arena. Apartó la cortina y espió el exterior. ¿Estarían los caballos en el establo, que no podía verlos, tan inquietos como ella? El abuelo siempre decía que cuando algo estaba molestando el alma, incluso cuando una persona no tenía idea de lo que estaba provocando la preocupación, que el buen trabajo duro lo traería a la superficie. Había limpiado establos a la medianoche, apilado heno en los graneros, incluso fregado montones de veces el suelo de la cocina, tratando de dar sentido al sentimiento inquieto.


No había manera de que fuera a fregar el suelo en Lightning Ridge. Ofendería a Dotty si encontraba a Emily en sus rodillas trabajan en un piso que ya estaba limpio. O bien Clarice pensaría que estaba loca y la enviaría a empacar. La idea de dejar el Lightning Ridge puso una trampa dolorosa en su pecho. Trató de leer, pero eso no funcionó. Encendió la televisión y la aburrió. Comprobó el reloj. Sólo quince minutos habían pasado desde que había subido a su habitación. Señor, iba a ser una noche larga si no encontraba algo que hacer. Finalmente, se puso sus botas y abrigo de trabajo y salió al pasillo, bajó las escaleras, salió por la puerta trasera, y fue a su camioneta. Recordó el camino a los establos de caballos, y siempre había cuero que podría ser limpiado en el cuarto trastero. El viento del norte traqueteaba las ramas desnudas de los mezquites y se filtraba a través de su abrigo, enfriándola desde adentro hacia afuera mientras corría desde la camioneta a los establos. Unos caballos resoplaron mientras pasaba por sus puestos, pero una comprobación rápida le dijo que las caballerizas habían sido limpiadas ese día y que estaban en buena forma. Por el pasillo central podía ver una pequeña porción de la luz que venía de debajo de la puerta del antiguo cuarto trastero. ¿La habría dejado encendida cuando regresó la carretilla y pala? Eso fue hace días y días. Ella se asomó a la ventana y allí estaba Greg sentado en la vieja mesa degradada en el centro de la habitación. Llamó a la ventana y esperó a que él levantara la vista. Le hizo un gesto para que entrara, por lo que abrió la puerta. —¿Qué estás haciendo aquí? —preguntó. —Tenía problemas para dormir y pensé que podría encontrar un buen trabajo arduo que hacer que me agotara. ¿Qué estás haciendo tú aquí? —preguntó. —Haciendo las paces. Ella señaló. —¿Es la silla de tu abuelo? Él asintió. —Deberías ser golpeado por permitir que llegara a ese estado. —Se quitó el abrigo y los guantes y se arremangó, metió la mano en el cubo de agua al lado de la silla de montar, y sacó una esponja de limpieza adicional. La apretó exprimiendo

97


la mayor parte del agua y luego frotó el jabón sobre la silla de montar hasta que estuvo enjabonada. Sacó una segunda esponja del cubo y empezó a trabajar en los estribos. —No pude obligarme a volver a esta habitación hasta esta noche. Y le dije al personal contratado que no tocara la silla cuando se llevaron las cosas de aquí a la nueva habitación. —Estoy sorprendida de que esté en tan buena forma. —Se aseguró de enjabonar todos los rincones y grietas de la silla de montar—. Yo habría esperado que estuviera reseca y agrietada. —La había hecho tratar antes de que él la pusiera en ese armario de allí. Cabalgó el día antes de morir —dijo Greg. Ella le dio otro repaso a la silla y luego tomó un trapo seco para eliminar el exceso de espuma, luego retrocedió y la miró de nuevo. —¿Dónde está la esponja de aceite? Él inclinó la cabeza hacia los gabinetes en el lado izquierdo del cuarto trastero. Rápidamente la encontró y vertió una generosa cantidad de aceite en una de las viejas esponjas. Él hizo lo mismo y juntos frotaron lo suficiente en el cuero para humedecerla sólo ligeramente. Sus dedos se enredaron y el toque de sus cálidos dedos mojados rozando los suyos disparó deliciosos escalofríos a través de sus venas. —Y ahora el acondicionador —dijo. ¿Esa pequeña ronquera en su voz significa que él se veía tan afectado como ella? Miró al otro lado de la mesa y sus miradas se encontraron, pero él parpadeó rápidamente y recogió un par de trapos limpios. Ella comenzó con el último paso mientras él acondicionaba los estribos y luego se unía a ella, frotando el acondicionador por toda la silla de montar. El aire en el cuarto trastero le recordó la forma en que todo se sentía bien antes de que un tornado golpeara en el oeste de Texas. Todo de repente se silenciaría haciendo que fuera francamente aterrador. El próximo sonido sería un crujido eléctrico en el aire como las líneas eléctricas cuando caían. Y entonces todo el infierno se desataría. El pelo en la parte de atrás de su cuello se erizó. La quietud era espeluznante y la tranquilidad ensordecedora mientras esperaba a que la tormenta golpeara. El aire zumbó alrededor de ellos. Quería que él dijera algo, cualquier cosa para llenar

98


el vacío extraño en la habitación, pero simplemente permaneció mirando fijamente la silla de montar. La tela de su camisa térmica de punto se extendía por su pecho y bíceps. Se había arremangado las mangas hasta los codos para evitar mojárselas, y el pelo oscuro en sus brazos estaba pegado contra su piel. Sus dedos eran largos y sus manos amplias, como debían ser las de un hombre trabajador. Emily nunca había querido tocar a un hombre más de lo que deseaba hacerlo en esa ocasión, pero el momento no era correcto. Sus pensamientos estaban centrados en su abuelo, no en la mujer frente a él. Finalmente, él se aclaró la garganta y dijo: —Gracias. —El abuelo solía decir que el trabajo duro ayudaba a una persona a organizarse a través de sus problemas —dijo. —El abuelo dijo que la mejor manera de conocer a una persona era trabajar junto a ella. —Él sonrió. —Eran un par de viejos sabios, ¿no es así? —Me pregunto, qué habrían pensado del otro, al haber amado a la misma mujer en diferentes momentos de sus vidas —reflexionó en voz alta. —Demuestra que los dos tenían buen gusto para las mujeres. —Ella sonrió. —Supongo que sí. ¿Quieres ir a dar a un paseo bajo la luna? —¿En caballos o en cuatro ruedas? —preguntó. —Cuatro ruedas. Más fácil para salir en ellos y volver a dejarlos y no tendríamos que frotarlos ni ensillarlos —dijo. —¿Estás seguro de que estás listo para salir de esta habitación? ¿Quieres un poco más de tiempo a solas? Puedo adelantarme a regresar a la casa. Tomó su sombrero de vaquero, lo colocó sobre su cabeza, y mantuvo la puerta del cuarto trastero abierta para ella. —Estoy bien ahora, y realmente necesito un poco de compañía. Su corazón flotó. Señor, era bueno ser necesitada de nuevo, incluso si era sólo por la compañía. Hasta ese momento, no se había dado cuenta del gran agujero

99


que el fallecimiento de su abuelo había puesto en su corazón simplemente porque se encontraba sola en el mundo.

***

El calor del cuerpo de Emily acurrucado contra su espalda ahuyentó el frío de los azotes del aire nocturno ocasionado por la velocidad del cuatro ruedas. A veces, las oscuras nubes se movían y las estrellas aparecían desde detrás de ellas, pero no pasaba mucho tiempo para que las nubes las cubrieran otra vez. Los faros del coche de cuatro ruedas mostraron un camino que era poco más que huellas de neumáticos e hierba muerta, pero Greg sabía exactamente a dónde iba. Había estado allí tan a menudo que podría haber conducido hasta allí con los ojos vendados en la completa oscuridad sin ninguna luz en absoluto. Cuando frenó delante de la cabaña de madera vieja, Emily saltó y juntó sus manos para calentarlas. Incluso con buenos guantes de cuero forrados, se sentían entumecidas. —¿Qué es esto? —preguntó. —La vieja cabaña de caza del abuelo. Tampoco he estado aquí desde que murió. Pensé que podría venir para hacer que la noche fuera completa y acabar de una vez con ello —dijo. —¿Vas a entrar? —preguntó. —Si vas conmigo. No he estado en el interior desde que... bueno, ya sabes. Los obreros vienen aquí durante la temporada de venado y se quedan unos días de vez en cuando cada vez que quieren, pero... —Él dejó que la frase colgara. —Parece el lugar perfecto para preparar un aguardiente casero aquí atrás dentro de todos estos árboles. Nadie podría divisar el humo ni olerlo —dijo. Él levantó una ceja. —¿Aguardiente casero? —El abuelo siguió haciendo el suyo hasta que se enfermó. Su padre lo hizo durante la Prohibición y utilizaron el dinero que ganó para comprar el rancho en el oeste de Texas. Es por eso que se llama Rancho Shine Canyon. El abuelo y yo destilábamos un lote cada otoño. Licor Adormecedor lo llamaba —dijo.

100


Subió al porche y abrió la puerta. —¿Y te gustaba ese aguardiente casero, Emily? —No especialmente. Quemaba como el fuego puro al tragarlo, pero lo probé con él y siempre lo utilizábamos para el brindis de Año Nuevo. Él recogió una caja de cerillas y encendió una lámpara de aceite. La cabaña era un cuadrado de cinco metros con literas en un lado, un sofá destartalado frente a una chimenea en el centro, y una mesa con un par de ollas y sartenes y platos que no coincidían al otro lado de la habitación. Detrás del sofá había una de esas viejas mesas a cuadros rojos con patas cromadas y cuatro sillas a juego. Se quitó el sombrero y lo colgó de un clavo junto a la puerta. —¿Quieres hacer uno todavía? —¡Oh, no! ¡Yo no! Podría hacer un lote, pero Clarice me aventaría fuera de la propiedad si dirigiera a su niño consentido a la tentación. —Se sentó en el sofá y tiró de su abrigo más apretado alrededor de su cuerpo. Se preguntó cómo lucirían esas dieciséis mujeres y lo que haría él cuando descubriera que ellas pensaban que habían estado chateando con él durante todos esos meses. —No soy consentido, pero ella podría enojarse con nosotros si Dotty volviera al aguardiente. Hace frío aquí. Vamos a encender un fuego. —Pero entonces tendríamos que quedarnos hasta que se apagara. ¿Has venido aquí a cazar? Greg se sentó en el otro extremo del sofá y palmeó el lugar junto a él. —Cada año. Nos alojábamos por tres días y regresábamos a casa la noche antes de Acción de Gracias. El abuelo decía que le daba tiempo a las mujeres para que la gente cocinara y armara alboroto en la cocina sin que nosotros anduviéramos en puntillas y nos daba un poco de tiempo para comer frijoles enlatados y magdalenas de chocolates cada vez que queríamos. Ella se sentó, pero mantuvo un espacio de treinta centímetros entre ellos. Un sólo toque encendería un fuego que sólo podía ser apagado de una manera, y por mucho que ella quisiera enredarse con él bajo el edredón de una de esas camas literas, el corazón le decía que el momento aún no era el adecuado. —Cazabas con tu abuelo. Yo hacía aguardiente con el mío. Dos hombres diferentes por completo, pero creo que podrían haberse gustado entre sí.

101


Él robó vistazos hacia ella mientras permanecían sentados en un cómodo silencio. Nunca había llevado a otra mujer a la cabaña, pero si lo hubiera hecho, no podía imaginar a ni una sola de ellas aguardando pacientemente a que enterrara sus fantasmas y se despidiera de su abuelo. —Buenos recuerdos —dijo finalmente. —Eso es todo lo que tenemos cuando se han ido. —¿Estás lista? —preguntó. Ella se volvió hacia él. —Cuando tú lo estés. No estoy apurada si necesitas algo más de tiempo. Y todo esto me trajo recuerdos de mi abuelo. No teníamos una cabaña, pero sí teníamos un campamento. Se puso de pie y le tendió la mano. —Emily Cooper, eres una en un millón. Puso su mano en la de él y permitió que tirara de ella. —Eso podría ser un cumplido si soy la mejor pieza de oro en un millón. Pero podría ser algo completamente diferente si soy una en un millón cuando mides empanadas de vaca. Él se rió entre dientes. —Tienes una habilidad con las palabras. La atrajo hacia su pecho y le alzó la barbilla con los nudillos. Sus labios estaban fríos, pero el beso fue puro fuego al rojo vivo que la calentó desde el centro de su corazón todo el camino hasta la punta de sus dedos que se extendían sobre su pecho. Podía oír su corazón latiendo al unísono con el suyo. No estaba segura de cómo lo consiguió, pero de repente sus guantes habían desaparecido y sus manos desnudas ahuecaban sus mejillas, sus dedos haciendo círculos perezosos en sus sienes mientras profundizaba el siguiente beso. Abrió la boca para concederle entrada y se presionó más cerca de él. Ella se quitó sus guantes y los dejó caer en el suelo para poder sentir la piel de su cuello. ¿Quién sabía que los dedos podrían ser una zona erótica? —Dios, Emily —dijo. —Lo sé —dijo.

102


Él dio el primer paso para retroceder y dijo: —Será mejor que nos vayamos. Uno más de esos y nunca vamos a salir de este lugar. —¿Ah, sí? —No quedaría nada más que cenizas por la mañana. —Él sonrió. —Apuesto a que las cenizas estarían caliente durante mucho, mucho tiempo. —Ella le devolvió la sonrisa. Recuperó sus guantes y le besó las yemas antes de ponérselos nuevamente en sus manos, entonces él recogió los suyos del sofá y metió las manos de nuevo en ellos. —¿Lista? —No, pero supongo que será mejor que nos vayamos de todos modos. Emily lo abrazó por detrás, con los brazos alrededor de él y su mejilla contra la textura áspera de su chaqueta de trabajo. El rugido del motor de cuatro ruedas fue nada comparado con el ruido de su corazón golpeando contra sus costillas. Los primeros copos de nieve húmeda salpicaron contra su cara cuando Greg frenó y detenía la máquina justo en el interior del cobertizo a un lado de los establos. —Parece que vamos a entrar en esa tormenta como dijeron. Siempre pasa los fines de semana cuando la ayuda es poca. ¿Estarás disponible para mover el ganado o darles el alimento mañana por la mañana? —preguntó. ¡El clima! ¿Cómo podía estar hablando del maldito tiempo cuando lo único que ella podía pensar era en besos calientes, sexo salvaje, y besos aún más calientes? —Seño' Clarice dice que voy a estar llevándola a ella y a las damas a la iglesia —dijo. —No si esto sigue así. Cuando nieva o hiela el predicador cancela la iglesia. Él vive en las afueras de la ciudad y no conduce en el mal tiempo. Esto sólo ocurre una vez cada dos o tres años como máximo, pero estaría dispuesto a apostar que mañana estará bastante resbaladizo por lo que no habrá servicios —dijo Greg. —Si no vamos a la iglesia, entonces, sí, por supuesto que te ayudaré. Es hora de ir ahora o... —dejó la frase en el aire.

103


—Supongo que será lo mejor —dijo. Caminaron uno al lado del otro, con las manos rozándose, pero ninguno de ellos dio el primer paso para agarrar la del otro. Abrió la puerta de la camioneta para ella y se apresuró a su propia camioneta, saltó dentro, se quitó el sombrero Stetson, y limpió los copos de nieve del borde antes de ponerlo en el asiento del pasajero a su lado. Hizo un gesto para que ella fuera por delante de él, por lo que encendió el motor y prendió los limpiaparabrisas. La nieve se había vuelto densa y el viento se había incrementado. Los remolinos de nieve hacían un caleidoscopio en blanco y negro frente a los faros, pero Emily estaba tan inmersa dentro de sus propios pensamientos que ni siquiera apreció la belleza. Se detuco, saltó de la camioneta, corrió al porche, metió los guantes y el sombrero en sus bolsillos, y colgó el abrigo en un estante dentro de la puerta de la cocina. Greg se había estacionado enfrente y le oyó pisando la nieve con sus botas en el porche antes de que entrara por la puerta principal. Greg se reunió con ella en el vestíbulo. Había colgado el abrigo y el sombrero y dejado sus botas junto al árbol del vestíbulo. Le trazó la mandíbula con el dedo índice, y luego le inclinó la barbilla y rozó un beso dulce en sus labios. Dotty gritó: —Oye, Greg, entra aquí. Prissy vino de visita. El teléfono de Emily sonó y ella sonrió a Greg. —Mal momento. Estaré allí en un minuto. —Ella lo sacó y dijo—: Bueno, hola, Dusty, cielo. No, no es demasiado tarde para llamar. Son sólo las ocho. Te he echado de menos. Me encantaría ir a la fiesta de San Valentín contigo...

***

Toda la pasión se volvió celos al instante en el corazón y el alma de Greg. ¡Maldita sea, de todos modos! Le había dicho que no estaba involucrada con nadie, así que, ¿quién en el infierno era ¿Dusty, cielo? —¿Te oigo por ahí también, Emily? Ven a tomar una taza de chocolate caliente con nosotras. Prissy vino esta noche para ayudarme con un problema informático —dijo Clarice.

104


Emily susurró algo y metió el teléfono nuevamente en el bolsillo. —Hola, a todos. —Prissy sonrió—. Estábamos hablando sobre la fiesta de San Valentín. ¿Quieres ir conmigo, Greg? —Oh, ya tengo una cita para la fiesta —dijo. —¿Y quién sería? —preguntó Clarice. —Sólo alguien en quien realmente, realmente pienso un montón —contestó Greg. Prissy sonrió. —Bueno, ¡ratas! Pensé que podríamos ir como amigos por lo que no estaríamos solos. Si tienes una cita, yo no voy a ir. Gracias por el té dulce, seño' Clarice. Si tienes más problemas con ese sitio molesto en tu ordenador, sólo llámame. El teléfono de Greg sonó y él lo sacó de su bolsillo trasero. —Bien, bien, estoy de camino. —Colgó y dijo—: Max necesita que vaya a la barraca y le ayude a arreglar el tanque de agua caliente ahí abajo. Las veo más tarde. —¿Un vaso de té dulce? —Clarice miró a Emily. —Me encantaría, pero realmente debería devolver una llamada a mi prima. Me llamó para pedirme que fuera con ella a la fiesta de San Valentín en Happy y la dejé en espera. No quiero hacer ese largo viaje. Gracias, sin embargo. ¿Nos vemos en la mañana para la iglesia? —Madge ya llamó. No habrá iglesia mañana, así que supongo que estás por tu cuenta —dijo Clarice. —Le prometí a Greg que le ayudaría con la alimentación si no íbamos a la iglesia —murmuró. ¡Que explotaran hasta el infierno todas sus promesas! No quería pasar la mañana con Greg en tareas de alimentar un montón de vacas en el clima frío cuando tenía una cita con otra mujer para la fiesta de San Valentín. Él la había besado y le había dicho que no estaba involucrado con nadie. ¿Cómo podía no estar involucrado si iban juntos a algo tan grande como el baile de San Valentín?

105


¡Maldita sea! ¿Cómo demonios podían las cosas ponerse tan complicadas en tan poco tiempo? ¡Mierda! Sueno como Dotty.

106


Capítulo 7 —Lo siento —se disculpó cuando Dusty contestó el teléfono. No hubo respuesta, así que Emily pensó que había perdido la conexión. —¿Dusty? —Lo siento, yo estaba... Me gustaría que vinieras a casa a donde perteneces, Emily. No quiero decirte malas noticias por teléfono. —¿Qué malas noticias? —Emily fue hacia la ventana y corrió la cortina un poco hacia atr{s, justo a tiempo para ver a un pequeño lindo coche deportivo negro con las luces iluminando los copos de nieve—. ¡Mierda! —murmuró. —¿Qué has dicho? —preguntó Dusty. —No eres tú. —¿Alguien por ahí en esa parte olvidada de Dios del estado te ha molestado? Bueno, ¿qué diablos est{s haciendo todavía ahí? Tú sabe cómo conducir con mal tiempo. Vuelve a casa y vamos a ir hasta Golden Spurs en Amarillo y tomar una copa. —Todavía tengo dieciocho días para pensar en las cosas, —dijo. —Bueno, piensa cuan malditamente lejos est{s de casa, Emily. Taylor quiere la tierra, pero todos queremos que vuelvas, si tú trabajas en el rancho o en algún lugar de la ciudad. Tú puedes vivir en su casa, incluso si vendes el resto de la finca a Taylor. Tú eres familia y ser{ tú casa hasta que mueras si quieres vivir allí. Te echamos de menos, muchacha. —Los extraño a todos ustedes también, pero no quiero hablar de eso esta noche. Ahora, ¿qué has dicho acerca de malas noticias? —No sé cómo decírtelo suavemente, así que sólo voy a escupirlo. Bill murió. Ella se sentó en la mecedora con un ruido sordo. —¿Cu{ndo? —Lo encontraron esta mañana.

107


Las l{grimas corrían por sus mejillas. Bill había llegado a la granja como un cachorro. Un gran perro viejo oso de peluche amarillo de raza mixta que se colaba detr{s del abuelo dondequiera que él iba. Bill montaba en el asiento del pasajero del camión con la cabeza colgando por la ventana cuando el abuelo iba a la ciudad. Si el abuelo iba a la granja, Bill caminaba a su lado y esperaba pacientemente a que terminara todo lo que él tenía que hacer. Era algo m{s que un animal doméstico, sin embargo. El abuelo había entrenado al viejo Bill para ser el número uno de los perros, el único que envió cuando un toro salvaje o una vaca no obtendrían su culo de vuelta a la manada. —Taylor era una mariquita demasiado grande para decirte, pero él est{ aquí de pie con la mano extendida para el teléfono ahora, —dijo Dusty. —Ustedes dos pueden hablar mientras me pongo a planchada mi ropa para la iglesia de la mañana. Me gustaría que estuvieras en casa por otra razón. Quiero pedirte prestado esos tacones de plataforma negras que compraste el mes pasado. —Est{n en el armario de la casa. No los he traído conmigo. Ve por ellos —le dijo Emily a su prima favorita, la hermana menor de Taylor. —Lo enterramos detr{s del granero y nosotros le hicimos una cruz de madera con su nombre pintado en él, —dijo Taylor. —Gracias, —susurró ella. Ella debería haber estado allí. Si ella no se hubiera ido, Bill podría haber estado con ella y él no estaría muerto. Nunca le había gustado Taylor, ni siquiera le dejaba rascarle las orejas. Pobre muchacho probablemente pensó que yo había muerto también. —¿Todavía est{s ahí? —preguntó Taylor. —Todavía estoy aquí, —dijo. —Tú sabes lo que quiero, —dijo en voz baja. — ¿Aún teniendo a Melinda en el baile de San Valentín? —preguntó ella para no sollozar. —Todavía estoy aquí, Em. —No te olvides de llevarle un ramillete bonito y bailar el último baile con ella. Buenas noches, Taylor. —Emily terminó la llamada antes de que ella pudiera decir nada m{s.

108


Ella escuchó los pasos de Greg subiendo las escaleras, oyó una pausa en su puerta, y contuvo el aliento, pero él no llamó. Un sollozo se atascó en su garganta y lo sostuvo allí no fue a causa de una mujer, ni siquiera si era sólo su amiga. El llanto era por el viejo Bill, un perro amarillo grande. Ella puso una mano sobre su boca para evitar que se escapen. Greg podría pensar que era una grana lloran si escuchaba su llanto dos veces en un día. Cuando vio cerrada la puerta de su habitación, ella hundió la cara en la almohada y dejó que todo saliera.

***

Como de costumbre, Emily se despertó a la mañana siguiente mucho antes que la luz del día. Casi podía ver el aroma de café remoline{ndose alrededor de la cama y haciéndole señas para bajar a la cocina. Ella vestía pantalones vaqueros de trabajo, botas y una camisa térmica y frunció el ceño ante su reflejo en el espejo mientras se cepillaba los dientes. Ella tiró de su cabello oscuro arriba en una cola de caballo y cogió su sombrero de vaquero viejo desgastado mientras seguía a su nariz para el café. Dotty estaba en medio de una diatriba de monologo y ni siquiera se dio cuenta cuando ella se sirvió una taza de café. —Malditamente segura de que yo no diré que esa mujerzuela puede venir al bazar. Ella est{ m{s loca que una rata escondida en el humo de demasiada divertida maleza y bebiendo alcohol ilegal de edad cuestionable. Se detuvo el tiempo suficiente para deslizar una bandeja de galletas en el horno y revolver la salchicha que chisporroteaba. —Ella no est{ invitada. Lo juro por Dios, que mejor no aparezca aquí. Emily dio un sorbo a su café. —Tengo que llamar a Madge y Rose. Tenemos que comparar notas. Apuesto a que esa mujerzuela se presentó en sus sitios también, y si lo hizo, necesitan ser advertidas de que ella es una bailarina de striptease en un bar Hoochy-Kooch. Supongo que mejor vamos al granero y afilar algunas palas. Emily tragó con rapidez para evitar ahogarse con el café por todo el impecable suelo.

109


—¡Dotty! —dijo. —¿Qué? —Ella se alejó de la estufa—. ¿Cuando llegaste aquí? —He estado aquí un tiempo. ¿Necesitas ayuda? — ¿Con el desayuno o las palas? Emily se rió. —Eso es lo que todas las chicas consiguen por pretender ser Greg. ¿Qué sabe esta fulana? —Malditamente Demasiado. Yo soy el mejor Greg entre nosotras cuatro, Las otras tres ni siquiera saben cómo hablar como un chico malo, pero yo estaba casada con uno, así que lo sé —Dotty resopló—. Y ella vive en Dallas para poder conducir hasta aquí en un par de horas, y me dijo que había descubierto que él es dueño de Lightning Ridge y ella viene hasta aquí para verlo y va a echar a perder toda la subasta.

***

La alarma interior de Greg no sonó esa mañana, por lo que fue despertado por un clic y el hombre del tiempo de la radio anunciando que en el centro-norte de Texas estaba en una tormenta de invierno tardío que ya había dejado tres centímetros de nieve en el suelo a través de la noche. Otros centimetros caería esa mañana, las temperaturas podrían rondar lo glacial hasta el lunes, y luego el martes el frente frío se movería hacia fuera, el sol brillaba, y la nieve se derretiría para el Día de San Valentín el viernes. Él apretó el botón en la parte superior del reloj y dio una palmada en una almohada sobre su cabeza. Prissy efectivamente lo atrapó en un mal momento cuando ella apareció. Después de la jornada emocional con Emily y finalmente frente al cuarto trasero y la cabaña, había sido drenado. Entonces ese vaquero, Dusty, cielo, había llamado. Él no era una persona sentimental; incluso Nana dijo que era como su abuelo. Él era todo negocio, así que ¿qué diablos estaba pasando en su corazón? Nunca se había sentido así antes, y era inquietante. Desde el momento en que se graduó de la escuela secundaria él había tenido un objetivo en mente y se ha

110


ido después con determinación, perseverancia, y sin mirar atrás una sola vez. Iba a ser un ranchero como su abuelo, y él iba a dirigir Lightning Ridge tan bien que cuando él fuera viejo y canoso, sería dos veces el rancho que fue cuando se hizo cargo de las riendas. En el momento en que había conseguido volver de la barraca, Emily estaba en su habitación de regresó de una llamada telefónica, de acuerdo con lo que Dotty le dijo. —Ella me dijo que no estaba involucrada con nadie. ¿Qué estaba haciendo conmigo y besándome si lo está llamando cariño? —él se quejó todo el camino hasta el cuarto de baño. Se vistió rápidamente con vaqueros desteñidos suaves, dos pares de calcetines y botas y una camisa vaquera sobre una camiseta térmica. El aroma de la comida del desayuno y el café mezclado juntos lo llevó fuera su dormitorio, por las escaleras, y a la cocina. Clarice y Emily estaban en la mesa de café bebiendo, y Dotty estaba murmurando algo mientras ella ponía las galletas del horno. Una ráfaga de aire frío barrió el piso cuando Max entró por la puerta de atrás. —Pensé que olía salchicha. El cocinero en el barracón está haciendo panqueques y prefiero tener salsa de salchicha esta mañana, tan frío como es. Tengo que tener algo que se adhiera a las costillas si vamos a conseguir todo este ganado alimentado con la ayuda que tenemos hoy. —Max sacó un plato del armario y se sirvió. —Yo estoy ayudándolos a todos ustedes ya que no hay iglesia de hoy, —dijo Emily. —Tomaremos todas las manos que podamos conseguir. —Max asintió. Greg le dio un beso en la frente de Clarice. —Buenos días, Nana. Él se sirvió una taza de café y se sentó a la mesa. Miró al otro lado de la mesa a Emily y deseó que lo mirara, pero ella no lo hizo. —Puesto que tú tienes una cita para la fiesta de San Valentín y siempre voy contigo, me decidí a tener mi propia cita de este año, —dijo Clarice. —¿Por qué crees que tengo una cita? —preguntó.

111


—Tú lo dijiste ayer por la noche cuando Prissy te lo pidió, por lo que he hecho otros planes. El tenedor de Max se detuvo a medio camino del plato a su boca. Dotty se dio la vuelta tan rápido que la toalla de cocina que cubría su hombro salió volando. Emily levantó la mirada hacia los ojos de Greg. —Infierno, sólo estaba bromeando. ¿Quién es tu cita? —Greg desvió su mirada hacia Clarice. Marvin, el viejo amor adolescente, era una cosa, pero reemplazar al abuelo con un hombre de la localidad era otra muy distinta. Para ella ser vista con un hombre en la fiesta de San Valentín sería la apertura de un tambor de cincuenta galones de chismes que tendría a ella volviéndose a casar a la edad de ochenta años para el final del verano. —Emily va como mi cita, —dijo Clarice. Sus ojos verdes se movieron de Clarice a Emily, registrando en un instante la mirada de asombro puro en su rostro. —Emily se va a Happy para la fiesta de San Valentín por ahí con algún vaquero llamado Dusty, —le espetó él. —No lo hago. Le dije a Dusty que yo no quería conducir tan lejos. ¿Qué te dio la idea de que me iba? —preguntó Emily. —Dijiste que te gustaría ir con Dusty, cielo... ¿recuerdas? —Y luego Clarice nos llamó al estudio y llame a Dusty de vuelta y le dije que no iba. Y para tu información, Dusty es la hermana de Taylor, no un vaquero. Ella es mi prima y a menudo vamos a fiestas juntas. ¡Maldita sea! El día no podía ser peor. Clarice palmeó la mano de Emily. —Bueno, puedes ir soltero porque Emily es mi cita de este año. Ya comprobé el tiempo. Eso se va a aclarar el miércoles y vamos a ir a Tressa a la tienda de Sherman. La fiesta es el viernes por la noche, así que va a estar bien. Vi el pequeño número rojo más lindo allá la última vez que estuve allí y te verás preciosa en ella. Estoy pensando en comprar un traje de pantalón blanco adornado con lentejuelas rojas y seremos las bellas del baile.

112


—Pero... —comenzó a Emily. —Como mi asistente, tú serás mi cita. Necesito a alguien que me lleve, y por primera vez en su asociación con este rancho, mi nieto me hizo creer que no me llevaba, así que puede vivir con su linda pequeña mentira. —Los ojos de Clarice brillaron. Dotty recogió la toalla y la arrojó en el gabinete. —¡Bueno, eso es simplemente genial! —Greg saltó y dio la espalda a la mesa y cargó un plato con galletas y salsa de salchicha. Max tenía razón; él necesitaría una buena comida caliente para que se pegue a sus costillas si esperaba lograr atravesar por una larga mañana fría alimentando las vacas. —¿Y? —preguntó Dotty—. ¿Quién estaba en tú mente cuando dijiste esa mentira? —Yo estaba hablando de Nana. Siempre llevo a Nana. Es una tradición para nosotros de ir a las fiestas de Angus juntos, —respondió Greg. Max terminó de comer al mismo tiempo que Greg se sentó. Él llevó su plato al fregadero, lo aclaro, y lo puso en el lavaplatos. —Gracias, Dotty. Eso fue maravilloso. Al igual que solías hacerlo en el comedor para el desayuno cuando éramos niños. Dotty sonrió por primera vez esa mañana. —Me alegro de que te haya gustado. Emily se puso de pie. —Voy a ir contigo y ayudar. —Me encantaría llevarte ahí, pero he conseguido a Louis de copiloto conmigo esta mañana. Tú puedes ir con Greg. Además, él tiene el pasto lleno de las vacas salvajes para mover hoy, y va a necesitar toda la ayuda que pueda conseguir. — Max agarró su abrigo de un gancho. Cuando lo abotonó, él rellenó el sombrero en la cabeza y saludó con la mano por encima del hombro. —Tremendo día para estar moviendo a la manada salvaje —dijo Clarice—. Emily, ¿tienes alguna experiencia con las vacas que llevan un gen salvaje? Ella asintió.

113


—Mi abuelo tenía un pasto lleno de ellas. Nunca entendí por qué las mantenía alrededor cuando seguirian reproduciendo más terneros con ese gen. Luego del primer año después de haber terminado la universidad y regresé a casa para cuidar de él, aprendí muy rápido que se estaban lanzando los mejores terneros de venta que teníamos. Podrían ser salvajes, pero mira por dónde, crecían fuera de un treinta por ciento más rápido que los demás terneros y pesaban más en cada otoño. Además, van en manada y círculos alrededor de las pantorrillas para protegerlos de los coyotes y pumas. Ellos no tienen miedo y rara vez pierden un ternero con los animales salvajes. Clarice asintió. —Eso es exactamente lo que hemos descubierto. Lester los mantuvo lejos de las otras categorías de bovinos, sin embargo, porque no quería que el gen de la raza en el primer stock. Ellos hacen un buen trabajo llenando el proyecto de ley de venta y con eso en los ingresos, pero si alguien está comprando para pie de cría, por lo general no quieren un gen salvaje en la mezcla. —Suenas como el abuelo, —dijo ella. — ¿Todos ustedes usan perros? Greg asintió. Emily tragó saliva y dijo: —Dusty llamó anoche para decirme que el perro número uno del abuelo, Bill, murió ayer. Era viejo, así que no fue inesperado, y supongo que simplemente no quería seguir sin el abuelo. Me encantaba ese viejo chico. El rancho no será el mismo sin él. Greg se inclinó sobre la mesa y puso una mano sobre la de ella. —Lo siento mucho. No puedo imaginar perder a Coolie, el número uno de los perros en Lightning Ridge. —Gracias, Greg. —Ella tiró de su mano liberándola, empujó hacia atrás su silla, y llevó su plato al fregadero, manteniendo la espalda recta y rígida todo el tiempo. Ella no engañó a Greg ni un poco. Podía sentir su dolor, y él se habría sentido de la misma manera. Parecía como si hubiera conocido a Emily toda su vida, al igual que si ellos hubieran crecido en ranchos colindantes allí mismo, en Ravenna.

114


115


Capítulo 8 Mover las vacas salvajes en el oeste de Texas involucraba llevar a los perros a una superficie plana, recogiendo a los bichos, y arreándolos a través de una puerta en un pastizal contiguo. En Ravena, era una historia completamente diferente. Emily se abotonó la capa y escondió dentro su bufanda. Guantes calentaban sus manos, pero el viento frío del norte colgaba de la nieve húmeda contra sus mejillas desnudas con la fuerza suficiente para hacer que pique. Greg había dejado salir a los perros de las cajas en la parte trasera de su camioneta y se interponía entre ellos, a la espera de la señal. —Enumera estos perros, así sé a cual enviar detrás de ese toro viejo nómada primero, —ella gritó por encima del ruido del viento sacudiendo las ramas de los árboles desnudos, como huesos de un viejo esqueleto. —¿Crees que van a escucharte? —He estado trabajando con los perros toda mi vida. —Me quedaré aquí en caso de que se resistan a un extraño. Ella se agachó, miró a cada perro en los ojos, y luego le dio un beso en la parte superior de la cabeza. —Vamos a hacerlo bien, Greg. Les gusto. —Gustar es una cosa. Respetar y obedecer es otra. Max los entrenó y pudo trabajar con ellos, pero somos las únicas dos personas en el rancho a las que van a escuchar. —Ellos van a escucharme a mí, te lo prometo. Sé cómo tratar a los perros de criadero, —dijo. —¿Ah, sí? —Su tono era tan frío como el viento que giraba alrededor de ellos. Se frotó las manos enguantadas para generar un poco más de calor. —¿Alguien meó en tu salsa esta mañana? Tú has estado distante toda la mañana. ¿Cuál es tu problema? ¿Mal día o loco? Y si estoy en el centro de tu estado de ánimo, entonces, ¿qué hice mal?

116


Se apoyó en el guardabarros del camión. —Tal vez estamos hablando de ti pensando que puedes hacer de un rancho exitoso a partir de unas cuarenta hectáreas. Tal vez estamos hablando del hecho de que a tú no vas a estar por aquí mucho más tiempo y Nana va a estar muy triste cuando te vayas. —Yo puedo hacer que un rancho sea exitoso con cuarenta hectáreas y voy a estar triste cuando me vaya también, pero mis raíces están en Shine Canyon. Ahora vamos a traer esos novillos salvajes desde el mezquite, o ¿estás tratando de iniciar una discusión porque estás molesto por otra cosa? Greg señaló mientras hablaba. —Está bien, da lo mejor de ti. Blister es el número cuatro. Angel es de tres. Merlin es de dos, y Coolie es el número uno de los perros. Cuatro nuevos perros en su mundo. Cuatro nuevas personas. Ella dio un golpecito en la cabeza de Blister y señaló. El perro se fue en una carrera de locos mientras los demás esperaban, todos los músculos temblando mientras estaban sentados pacientemente a la espera de la señal de que era su turno. Blister dio la vuelta al toro, ladrando a sus talones hasta que finalmente comenzó a moverse. El problema era, que él bajó su gran cabeza y cargó directamente hacia Emily. Ella se mantuvo firme y cuando el toro estaba a escasos centímetros de ella, ella retorció una pierna dentro sólo ligeramente. Él se dio la vuelta y se dirigió de nuevo a la espesura del mezquite con la Blister a la derecha en los talones. Era un viejo truco que su padre y Taylor le enseñaron. Dijo que era pariente de las corridas de toros sin la capa roja, y ella acababa de probarlo por primera vez para ella. Su corazón se aceleró y su pecho dolió por contener su aliento, pero nunca le diría a Greg que había estado demasiado malditamente miedosa de moverse. Ella silbó estridentemente. Blister volvió corriendo y se sentó a sus pies. Ella lo agarró entre las orejas y le dio un beso antes de señalar a Angel. —Vamos, niña, y muestra a estos chicos cómo se hace.

117


Angel era un Heeler rojo y su postura, decía que ella era una chica que no comía cuentos. Ella se agachó, gruñó, y luego se fue con un ladrido, desapareciendo en la espesura. En pocos segundos se produjo un alboroto que sonaba como que el toro estaba tratando de arrancar de raíz los árboles. Entonces el muchacho trotó lejos con Angel pisándole los talones y se unió a la manada. —Que me aspen. —Greg se rió entre dientes. —¿Están todos arreados ahora? —preguntó ella. —No, hay otro grupito a mitad de camino hacia el cerco lejano. Iré a abrir la puerta y llevar a Blister conmigo para que se muevan si tú deseas conducir allí y trabajar un poco más con los perros, —respondió. —Yo no necesito conducir. Puedo caminar esa distancia —dijo. —Hay alrededor de cuarenta ahí abajo. Es mejor que lleves a Blister, —dijo. —Tú lo llevas contigo. Sólo necesito a Angel y a Merlin. No me gusta ver el ganado perder una oreja o un labio ensangrentado en este tipo de clima. Y es por eso que Coolie es el número uno de los perros. Él se encarga de los asuntos cuando nada más funciona, ¿verdad? Greg asintió. —Ten cuidado. Ese toro me asustó infernalmente cuando cargo hacia ti. —A mi también. Casi me rompo y corro —admitió ella. —Entonces, ¿cuál era el nombre del perro que murió? Sé que probablemente nos dijiste, pero se me olvidó. Lo siento, —le preguntó Greg. —Bill era nuestro Coolie. Nosotros sólo lo enviamos cuando el toro era demasiado terco para trabajar con los tres primeros. Ellos lo van a echar en falta en el rancho, —dijo. No fue hasta que ella se alejaba con Angel y Merlín en sus talones que se dio cuenta de que había dicho ellos lo extrañarían en el rancho, y no, lo vamos a extrañar. Fue un desliz de su lengua. Emily se iba a casa a Shine Canyon. Ella y el abuelo tenían tantos recuerdos allí que ambos habían sido felices haciendo lo que podían para construir todo de nuevo. Angel reunió al resto de los descarriados en pocos minutos, y cuando Emily recurrió a Merlín por ayuda, trabajaron juntos para mantenerlos en movimiento hacia la puerta en el lado opuesto de la pastura.

118


—¿Esos son todos? —gritó Greg. Ella levantó su pulgar derecho y observó cómo sus labios se movieron mientras él los contaba cuando ellos fueron atravesando la puerta a la siguiente pastura. Ella chasqueó los dedos y Angel y Merlin tuvieron una carrera de regreso a la camioneta donde se subieron a la plataforma trasera con Coolie y Blister y esperaron por Greg para abrir las puertas de sus jaulas. La gracia, en todas sus formas, la abandonó. Ella dio un paso hacia atrás, dando un paso en un agujero gopher27, y ¡bum! Los copos de nieve caían en sus ojos muy abiertos. Greg saltó de la puerta trasera de la camioneta y se arrodilló junto a ella, quitándose los guantes y comprobando el pulso en el cuello. —No estoy muerta, —jadeó. —Entonces parpadeará. —¡Mira! —Ella trató de apuntar hacia la parte delantera de la camioneta, pero su mano no se movía. Un gruñido gutural puso a los perros a ladrar tan ruidoso que Greg miró hacia ellos en vez de debajo de la camioneta hacia el lince extendido a menos de metro y medio de la mano extendida de Emily. —Lin... —susurró ella. —Pensé que el nombre de tu perro era Bill. ¿Por qué están los perros de esa manera? —… ce —dijo. Finalmente Greg entendió lo que ella dijo y ladeó la cabeza. Él deslizó un brazo bajo sus hombros y uno debajo de sus piernas, la tomó en brazos y llevándola al lado del pasajero de la camioneta, silbando como si nada pasaba. O bien el hombre estaba loco o él era un encantador de linces. Él abrió la puerta, la dejó en el interior, y luego corrió a través de la nieve hacia el lado del conductor, se sentó, aceleró el motor, y el lince se fue hacia los árboles de mezquite.

27

Es un pozo que hacen los roedores Ghoper para esconderse.

119


—¡Menos mal! —Ella se secó la frente—. Tenía miedo de que esa cosa le echara un zarpazo a mis piernas. Nunca vi uno tan grande por estos lares. Si tú no lo hubieras visto podríamos haber sido rasguñados y mordidos todos al infierno. —Es una buena cosa que consiguiéramos sacar a las vacas y los terneros de aquí o habríamos perdido a uno para mañana. —Ese sentimiento de ayudar, de ser necesario, se apoderó de ella otra vez, calentando su alma desde el centro de su cuerpo hacia su piel exterior. Ella lo había hecho de nuevo, dijo nosotros en lugar de ustedes. La culpa se estrelló contra su corazón como una pelota de béisbol y mentalmente se disculpó con su abuelo por el desliz. —¿Estás bien? —preguntó él. —Estoy bien. La nieve cubrió el plano hasta ese agujero gopher. —¿Quieres que te lleve a casa? ¿Casa? ¿Dónde estaba eso? ¿En Happy o Ravenna? —Estoy bien. No estoy herida. Vamos a volver al trabajo para que cuando nos vayamos a casa, podamos entrar en calor y no tener que volver a salir en ella hoy. Los ojos de Greg se bloquearon con los suyos. —Si estás segura. —Estoy segura. Ese gran toro viejo con sus cuernos no me asustó como el gato y su gruñido. —Ella consiguió una risa débil.

***

—Realmente tenemos que hablar —dijo Greg. —No hay nada que hablar. —Sí, lo hay. Mentí acerca de esa cita y no fue correcto —él dijo. —Greg, todo sucede por una razón, y creo que Dusty llamándome y tú pensando que era un antiguo novio era sólo la gran curva diciendo que nosotros

120


vallamos más despacio. Las cosas iban demasiado rápido. Sí, eres sexy como el demonio. Sí, me siento atraída por ti. Una mujer tendría que ser ciega para no estarlo. Tenemos la ganadería en nuestra sangre y tenemos intereses comunes, pero me voy a mi hogar en Happy en pocos días. Es el lugar donde están mis raíces. No debemos empezar algo que sólo va a traernos dolor cuando me vaya, — dijo. —Pero, ¿y si eso es lo que nos haría felices? —preguntó. —No puedo. Mis raíces están en el oeste de Texas. Los tuyos están aquí. Hay ocho horas entre los dos, —dijo. —Te diré algo, vamos a reducir la velocidad y le daremos una semana, hasta después de la fiesta de San Valentín, y luego hablamos de nuevo. Él suspiró y se ajustó las gafas con el dedo pulgar. —Y luego, ¿qué? —Entonces, volvemos a evaluar y ver si una semana sin besos y casi sexo nos ha hecho repensar la atracción. Ahora, ¿vamos a llevar a los perros en casa y sacar el heno? —Vamos a llevar a los perros a casa, pero Max saca el heno. Vamos a cargar los cubos y alimentar a treinta lotes de vacas ahora. Ellos necesitan más heno en este tipo de clima, —dijo Greg. Ella levantó sus dedos. —Treinta lotes. Cuatro lotes por camión. Si nos apresuramos podemos terminar para la cena, ¿verdad? Él negó con la cabeza. —Esperemos que no haya mucho que hacer después de la cena. Mañana, vamos a estar trabajando con un equipo completo, por lo que no tendrás que ayudar. Ella redujo sus ojos azules a través de la cabina. —¿Te pongo nervioso, vaquero? —¿Estoy poniéndote nerviosa al hablar de negocios? Tú sabes que tengo razón en que toma más de un centenar de hectáreas hacer un rancho, —le disparó de vuelta.

121


—Tú no me pones nerviosa, y dulzura, si mi corazón está en él, yo con dos hectáreas podría levantar un rancho. Todo es cuestión de cuánto corazón le pongas. Vamos a hablar de otra cosa. ¿A dónde fuiste en la escuela secundaria? No reconocí la borla en la foto. Él condujo lentamente sobre el camino helado hacia la casa del rancho. —Fui a la escuela secundaria en Houston, donde mis viejos vivieron toda mi vida. Papá odiaba la ganadería y se fue a trabajar en una compañía petrolera en Houston justo al salir de la universidad. Ellos trabajaron en la misma empresa y ahora son socios en la misma. Pero en el verano me dejaban venir al rancho. Nana me quería siendo parte de su vida y la del abuelo, y seguro que les ahorró un montón de problemas con las niñeras o canguros. Papá odiaba la ganadería, pero Nana siempre dijo que se saltó una generación, porque yo adoro cada cosa de ella. —¿Así que es tu rancho ahora? —No, no es mío todavía. Será mío cuando Nana piense que he aprendido lo suficiente. Empecé en el último peldaño cuando vine a vivir aquí de forma permanente. Ella dijo que tenía que aprender todo antes de que me lo entregara por completo —dijo él. Él se alegró de que la conversación se hubiera dirigido lejos de Dusty, cielo, incluso si era una prima. —¿Que de ti? ¿Tú viviste en el rancho toda tu vida? —Desde el nacimiento. Y yo no podía esperar para alejarme de él. Iba a ser abogada o tal vez un ingeniera. Para cuando el segundo semestre de la universidad llegó, yo había cambiado mi carrera a agricultura empresarial. No me tomó mucho tiempo darme cuenta de dónde estaba mi corazón. Él se detuvo delante de los corrales para perros. —No hay necesidad de que tengas que volver a salir al frío. Puedo poner los perros en los corrales y arrastrar sus cajas fuera por mí mismo.

***

Ella no discutió, desde que ser apenas capaz de sentir sus mejillas, e incluso a través de dos pares de calcetines, con los dedos de los pies hormigueando por el

122


frío. Quería hablarle de la interferencia de las viejas chicas en su vida amorosa, pero el pequeño combate con el gato montés, le dijo que tal vez era una advertencia. Dios la golpearía hasta la muerte de una manera horrible si le contaba a alguien lo que pasaba tras las puertas cerradas de las reuniones de bazar. Greg terminó el trabajo y se apresuró a regresar a la camioneta. —Esto es una locura. No tuvimos un tiempo como este en diciembre. Apuesto a que el termómetro ha bajado diez grados más, y que el viento puede cortar derecho a través de los pantalones vaqueros. La explosión que le siguió a la camioneta le dijo a Emily que no estaba exagerando ni un poco. —Es mejor el viento que las garras de un gato montés. Vamos a trabajar rápido para que podamos acurrucarnos cerca del fuego. Él movió sus cejas. —¿Acurrucarnos? El deseo de besarlo era tan fuerte que casi perdió su determinación, casi se olvidó de todo menos de Greg y siempre tenerlo a su lado. —Recuerda lo que dije, Greg Adams. Él era sexy, incluso cuando sus labios estaban azules por el frío y las gafas se empañaron más. Su sonrisa disparó la temperatura en la cabina, y era su turno de tragarse un gemido. Él condujo directamente hacia el granero, retrocedió el camión, y negó con la cabeza cuando ella empezó a abrir la puerta. —Estos son los sacos de veintitrés kilos de alimento. Voy a cargarlas. —Yo no soy una débil. He estado cargando sacos de alimento durante años. Voy a ayudar. —Ella se bajó del camión y se dirigió hacia los montones de cubos de ganado. La marca era la misma que el abuelo compraba y se quejaba acerca de cada vez que tenía que recurrir a su uso para complementar el heno. No es barato, pero luego las cosas que valían nada eran costosas. Cuando habían cargado el alimento, Greg condujo a través de la nieve que soplaba hacia fuera a una gran cantidad en la parte trasera de la finca. —Vamos a empezar de aquí atrás y nos abriremos paso hacia el frente del lugar. Max ya ha estado aquí con el heno, así que está un paso por delante de

123


nosotros. Es difícil de creer en este tipo de clima cuando es casi primavera, ¿no es así? Ella asintió y aspiró el aire caliente en el interior de la camioneta una vez más antes de saltar fuera cuando él lo detuvo. El invierno se suponía que salía del campo en febrero, no colgando de un viejo amor de una relación que había muerto mucho antes. —Mierda, —murmuró. Cada cosa que sucedía llevaba sus pensamientos de vuelta hacia Greg. Ella se arrastró hasta la plataforma del camión y le pasó el alimento. Él no perdió movimientos mientras cortaba la parte superior abriéndola con su navaja de bolsillo, cerrándola con un chasquido, y metiéndola en el bolsillo antes de recoger el saco y vertiendo en el comedero. No le llevó mucho al ganado abandonar el gran fardo de heno atrás y pasar a la canaleta de alimentación. —Míralos ir tras ella, —dijo él. —Para las vacas, el heno es carne. Esa cosa es el pastel de queso con chocolate —dijo ella. —¿Ese es tu postre favorito? Ella negó con la cabeza. —Me gusta mucho, pero no es mi favorito. —¿Cuál es? Estaba en la punta de la lengua decir que él iba a hacer muy bueno para el postre y que ella lo tomaría antes de la cena, después de la cena, o incluso para el desayuno. Ni siquiera era exigente acerca de dónde. Podría ser en el pajar, en una agradable cama caliente, o en el asiento trasero de su camioneta. Pero ella era la que había distribuido las reglas. Toda una semana y luego una gran fiesta con una gran cantidad de mujeres bonitas todas emperifolladas y coqueteando con Greg. Y eso sería nada en comparación con la subasta del bazar. —Bueno, ¿cuál es tu postre favorito? —Greg tiró la bolsa final en la pila y arrojó los sacos vacíos en la parte trasera del camión. Ella saltó por la borda, aterrizó en sus pies, y lo golpeó en el interior de la cabina.

124


—Supongo que sería pastel de nuez con helado. O tal vez torta de chocolate como mi abuela solía hacer cuando yo era una niña pequeña. ¿Cuál es el tuyo? —Tarta de melocotón y los rollos de canela de Dotty recién salidos del horno cuando están tan pegajosos y caliente que tienes que soplar sobre ellos antes de poder tomar el primer bocado. Pegajoso. Caliente. El primer mordisco. ¡Maldita sea! Esas palabras ponían imágenes en su mente que no deberían estar ahí, visiones que harían sonrojar a un marinero y a un vaquero patear la tierra debido a la vergüenza. Pero maldita sea, eso de seguro que la calentaría. ¡Sooo detente muchacha! Ella trajo sus pensamientos a un abrupto fin. —¿Qué estás pensando? Parece que estás luchando contigo misma o una persona imaginaria. ¿Tú ves fantasmas o algo así? —Greg se rió entre dientes. —Se podría decir eso. Quiero saber más sobre la fiesta de San Valentín. Clarice y Dotty están todas emocionadas de ir de compras para ella, por lo que debe ser un asunto importante, pero Dotty dice que los caballos salvajes no podían arrastrarla a la cosa. Rose y Madge van, así que ¿por qué ella no? —Pertenecemos a la Asociación Angus del Norte de Texas y tienen unas pocas fiestas al año. A veces hacen una fiesta de San Valentín; a veces no. Este año estamos teniendo una. No es una cena formal, sino un baile con una barra y mesa de refrescos. Los chicos visten sus atuendos de domingo, por lo general una chaqueta, y las damas están todas emperifolladas. Rose y Madge se casaron con ganaderos, por lo que todavía son miembros honorarios. Dotty no lo era, y es difícil de explicar, pero ella no iría si pudiera. No le gustan las grandes fiestas como esa, —dijo. —Pero ella está muy emocionada acerca de la fiesta del bazar. —Eso es diferente. Tiene que ver con la iglesia. Eso lo pone en su parque de juegos. —se detuvo en el siguiente lote—. ¿Lista para combatir el frío de nuevo? —Bien podría estarlo. No queremos que las vacas se mueran de hambre. Supongo que podríamos mover a todos a los graneros y llevar a los terneros dentro de la casa. —Ella sonrió.

125


—Tú dile a Dotty eso. —Él se echó a reír. Poco antes del mediodía, se encontraron con Max y Louis, que conducían con una carga de alimentos. Max saltó y gritó: —Vete a la casa. Nosotros nos encargaremos de éste ya que estamos cargados. Cuando llegamos al final de la línea con el heno, empezaremos a abrirnos paso de regreso con el alimento. Terminaremos con este y eso será todo por hoy, gracias a Dios. No puedo sentir más mis dedos. ¿Quién hubiera pensado que tendríamos este tipo de clima en febrero? No es normal. —¡Gracias! No conseguirás argumento de mí. Louis, ven a cenar con él. Dotty tendrá lo suficiente para alimentar a un ejército hoy. Ella está haciendo sopa de tortilla, —gritó Greg de vuelta. Louis hizo un gesto sobre su hombro y asintió. —Parece que hemos terminado por hoy después de todo, —dijo Greg. —La nieve está cayendo con más fuerza. Tal vez el hombre del tiempo se equivocó, —dijo. —Emily... —Greg... Ambos comenzaron al mismo tiempo. —Tú primero, —dijo. Ella no lo dudó. —¿Alguna vez pensaste que tal vez deberías pensar en sentar cabeza? Él encendió los limpiaparabrisas y la miró. — ¿Me estás pidiendo que me case contigo? —No, señor, —dijo ella antes de girarse y mirar por la ventana.

126


Capítulo 9 La sopa de tortilla picante servida con tortillas de maíz calientes recién hechas, sabían muy bien después de pasar el día con la nieve golpeando. Pero lo que estuvo más sabroso para Emily fueron las sopapillas calientes, recién fritas. Ella hizo un agujero en el pan mexicano espolvoreado de canela y estaba en el proceso de llenarlo con miel cuando Dotty anunció que ella y Clarice estaría trabajando en sus proyectos del bazar esa tarde. —Hablando de eso… —Clarice miró a Emily—. ¿Le dijiste a Greg? —Decirme qué, y pasa las sopapillas —dijo él. —Eso está muy por encima de mi nivel salarial. —Emily agarró el plato y lo tendió en su dirección, sus dedos apenas tocándose en la transferencia. Lo dejó ir antes de que él tuviera un buen agarre, y les tomó a ambos hacer un poco de malabares para no dejar caer el plato en el suelo. Clarice metió la barbilla hacia abajo y miró a Emily. —Entonces te daré un aumento de sueldo. Greg miró a Max. —¿De qué están hablando? El hombre mayor se encogió de hombros. —No sé lo que está pasando, pero si está por encima del nivel salarial de Emily, entonces no estoy seguro de querer saber. Emily trabó la mirada de Clarice y murmuró: —¿Cuánto? Dotty asintió ligeramente y dijo: —¡Está bien, está bien! El nuevo plan para el bazar de este año es que lo vamos a hacer en el rancho el último sábado de este mes. Greg hizo un agujero en la parte superior del pastel mexicano y agarró el frasco de miel.

127


—¿En la casa? Emily tomó un sorbo de té dulce. Gracias a Dios que no estaban hablando de los sitios de citas. Ella tendría que tener más de un aumento de sueldo y subir de rango para contarle esa historia a Greg. —Vamos a tenerlo afuera del granero de venta. Las cosas hechas en casa se mostrarán en mesas. La gente comprará un billete en la puerta por cinco dólares y conseguirán la cena, baile, y una visita por su dinero. La cena será sándwiches de barbacoa y patatas fritas. Las damas ofrecerán postres. —Todos deben estar planeando vender un montón de artesanías y barbacoa para hacer eso. —Greg sonrió. —Adelante. —Dotty asintió hacia Emily—. Puedes contar el resto. Ella se removió. A veces, el mensajero quedaba colgando en el árbol de pecan más cercano con una cuerda. Clarice chasqueó los dedos. —Has sido promovida y ahora está dentro de tu rango. Cuéntale sobre la subasta. —Vamos a tener una subasta de vaqueros. Es como… —Ella continuó contando cómo los solteros se sentarían en el medio de la pista y tendrían que bailar con las damas que pagaran por el abanico de subastas y entregaran sus dólares por un baile. Para cuando llegó a la parte de la misma subasta, Greg estaba sacudiendo la cabeza enfáticamente. —No pusiste mi nombre en una de esas sillas, ¿Nana? Por favor, dime que no lo hiciste. —Sus palabras fueron para Clarice, pero sus ojos no abandonaron el rostro de Emily. —Sí, lo hice. Tienes la silla número uno y justo al lado de la tuya esta Mason Harper, y Louis, tú tienes la silla número tres —dijo Dotty. Louis sonrió y asintió.

128


—El placer es mío, ma'am. Hay un par de chicas28 con las que he estado coqueteando. Va a ser divertido ver lo que valgo. —¿Max? —preguntó Greg. Max no estaba sonriendo ni un poco cuando le preguntó a Clarice: —Voy a estar subastando, ¿no? Ella asintió. —Tú puedes elegir. Si quiere subastar, puedes. Si no, entonces nos pondremos en contacto con el sobrino de Rose y tu puedes ser un vaquero bailando. —Voy a subastar —dijo rápidamente. Greg gimió. —¿Qué pasa si soy comprado? Clarice sonrió. —No hay ningún si. Tú aportaras una buena suma para poner en el fondo de becas. Sólo piensa en ello de esta manera, una gran cantidad de mis preciados toros podrían no querer dejar Lightning Ridge, pero no puedo conservarlos a todos y se irán a la venta en el otoño. Cuéntale lo que va a pasar, Emily. —Tendrás una cita el próximo viernes por la noche. Las damas consiguen planearlo y tú tienes que pagar por ello. Las damas pagan un dólar por cada baile y luego harán una oferta por cualquier vaquero que más le guste. Considéralo como las citas rápidas en los dedos de tus pies —dijo. —Apuesto a que vas por los verdes de los grandes —dijo Louis—. Hay todo tipo de mujeres a quienes les gustaría corretearlo hasta el altar para el verano. Me pregunto por qué es que a las novias siempre les gusta elegir junio para sus bodas. Oh, bueno, no importa, porque de febrero a junio hay tiempo suficiente para planear una boda. ¿Por quién vas a pujar, Emily? —Yo podría representar un verdadero reto para tus chicas29. —Emily le guiñó un ojo. 28

Texto original en español (N. de T.)

29

Texto original en español. (N. de T.)

129


Louis tenía el pelo oscuro y grueso, grandes ojos marrones, y una cara redonda. Él estaba todavía lo suficientemente joven como para ruborizarse y unas gruesas pestañas oscuras que la mayoría de las mujeres cometerían homicidio por tener. —Prefiero verte desafiando a todas las mujeres que van detrás de Greg — dijo. —¿Por qué? —preguntó Dotty. —Odiaría recibir órdenes de algunas de las mujeres de por estas zonas —dijo Louis honestamente. —¡Maldita sea! Tendría que casarme con la mujer para que ella consiga mandar en este rancho, y ¡eso no va a suceder! Tengo algo que decir en cuanto a con quien me caso, ¿no? —preguntó Greg. —Yo no estoy tan seguro. Una chica30 me dice que se va a casar conmigo, me daría miedo de decirle que no. Podría cortarme el cuello mientras duermo — bromeó Louis. Dotty empujó a Clarice en el brazo. —Me parece que vamos a disfrutar de una auténtica y animada venta. Emily empujó su silla hacia atrás. —¿Ustedes no me necesitan para la tarde, entonces? Clarice negó con la cabeza. —Si cambias de opinión, llamen a mi teléfono. Voy a salir a tomar algunas fotografías de la naturaleza —dijo. Clarice miró a Greg. —No me mires. No voy a comenzar a tejer para tu bazar. Estoy haciendo mi parte al ser un toro sin valor para que vendas —dijo él. —Ninguno de mis toros son sin valor. Algunos son sólo tesoros y algunos no lo son. Solamente te voy a vender por una noche del viernes, así que deja de quejarte. Piense en ello como… —Clarice se rió.

30

Texto original en español. (N. de T.)

130


—Como servicio de semental —Terminó Dotty por ella. Celos, puro y simple, se extendió por Emily como un reguero de pólvora en Texas. Ella no quería que Greg se fuera a la cama con otra mujer, y sin embargo, había sido ella la de "bajar el ritmo" en su relación. —Voy a conducir hasta Bonham y recoger otra carga de alimento. Vamos a necesitar veinte bolsas más para poder pasar la mañana. Luego con suerte se despejará por el año —dijo Greg.

***

Clarice y Dotty reclamaron cada una un sillón reclinable en la sala y sacaron una bola de hilo de algodón blanco y una aguja de crochet número diez de sus bolsas de asas. —No sé por qué diablos hacemos estos. La gente no va a pagar lo que valen, y las chicas jóvenes no los quieren en sus mesas y respaldos de sillas. Son demasiado perezosas para quitarles el polvo, mucho menos mantenerlos almidonados —Se quejó Dotty. —Vamos a hacer copos de nieve en su lugar. Yo puedo hacer uno en una hora, y te apuesto que se van a vender mejor —dijo Clarice. —¿Por qué no pensaste en eso antes? Podemos venderlos como copos de nieve o coser una pluma en ellos y decir que son atrapa sueños vaqueros —dijo Dotty. Clarice abandonó el ganchillo. —Me gusta esa idea. Vamos a almidonarlos muy bien, y en lugar de una pluma, vamos a coserles uno de aquellos pequeños botones en forma de una bota que compramos la última vez que estuvimos en el taller de manualidades. Y podemos ponerle un cordel en ellos. ¿Te decidiste por tus cuatro? Dotty asintió. —Sí, lo hice, y ya los invité y comencé a hablar de la venta y la forma en que sería muy bueno que me compraran… me refiero a Greg… así podríamos tener una verdadera cita. Apuesto que podemos terminar una docena de esos esta tarde

131


y será algo que nadie más está haciendo. ¿Qué vamos a hacer si él se enamora de una de las mujeres que hemos estado encontrando para él? Clarice bajó su ganchillo y susurró: —Emily no va a dejar que eso suceda. Ella está enamorada de mi nieto. Puedo verlo. Pero si Emily se queda sin dinero y no puede hacer una oferta más, lograré que Rose lo compre y luego se lo de a Emily después. Dotty se rió como una niña pequeña. —Suena como divertido para mí. No hemos sido tan malas desde la escuela secundaria. Emily y esos sitios de citas como que van a poner un rebote de nuevo en nuestras vidas, ¿no?

***

Emily se dirigió a los establos, sacó un vehículo para la nave, y se pasó la correa de una cámara sobre su hombro. Iba a tomar muchas fotos para mostrarle a Taylor y a Dusty cuando volviera a Shine Canyon. El viento aun sacudía las ramas de los árboles de mezquite de bajo crecimiento y los matorrales de robles torcidos, pero la nieve había dejado de caer finalmente. Emily jaló aun más su sombrero hasta por encima de sus orejas y salió a la parte trasera de la finca donde se encontraba la cabaña. Tal vez sería lo suficientemente remoto para poder capturar algunas realmente buenas fotos de los ciervos, conejos, o incluso una bandada de codornices. Se detuvo en el mismo lugar que Greg y comenzó a rodear la cabaña, cuando vio a la manada de ciervos justo en el borde de los bosques, a menos de seis metros por delante de ella. Se sentó en el porche de atrás y contuvo el aliento mientras lentamente trajo la cámara hasta el nivel del ojo. El ciervo era un chico viejo, luciendo una cornamenta que no podría ser cubierta con una canasta grande y tenía varias cicatrices en su cuello y cuerpo. Una docena de morros sobre la nieve en busca de hierba verde, y cuatro cervatillos con manchas aun brillando pululaban por las piernas largas y delgadas de sus madres. Ella dejó escapar el aliento lentamente y disparó la cámara una docena de veces antes de que el ciervo olfateara el aire y la viera. Saltó de vuelta al bosque y con él los pequeños cervatillos justo detrás de ellos después. Se levantó lentamente,

132


mirando a su alrededor para ver si había más sorpresas. Un conejo de rabo blanco salió disparado desde el borde del porche en una falta de definición, pero si hubiera tratado de capturar una imagen, no habría sido otra cosa que una racha de piel de color marrón claro. El frío se deslizaba a través de su abrigo y sus dedos estuvieron entumecidos en menos de una hora, pero tenía más que un centenar de increíbles imágenes de muérdagos cubiertos de hielo, un brillante cardenal rojo picoteando en la nieve, un petirrojo en busca de gusanos, y una camada de linces retozando alrededor del unos con el otro mientras que una madre observaba desde las ramas bajas de un árbol de cedro. —¿Eres la misma que vi, o ese era papá y él está fuera echando un vistazo a uno de nuestros terneros? —susurró en voz baja. ¿Nuestros terneros? ¿Era eso un lapsus o una manifestación de la forma en que realmente se sentía? O tal vez su cerebro estaba congelado y pensaba que estaba de vuelta en Shine Canyon. A pesar de que la nieve se había detenido, el viento seguía siendo cortante y allí había leña apilada contra la parte posterior de la cabaña. Podía hacer un fuego, preparar un buen café fuerte en la fogata y calentarse por dentro y por fuera antes de regresar a la casa del rancho. La leña estaba húmeda, por lo que le tomó varios intentos antes de finalmente conseguir una llama con las últimas cerillas de la caja. Ella dejó escapar un silbido de aire acumulado cuando encendió. —Mejor colocar cerillas en la lista de compras para acá o la siguiente persona tendrá que frotar dos palos. Ahora seguramente hay café y una olla en alguna parte. ¡Maldita sea! Espero que la bomba no esté congelada. —habló consigo misma mientras comenzaba a trabajar la manija de la bomba y estuvo por un minuto completo antes de que el agua clara y fría llegara a borbotones. Encontró una vieja olla de granito azul guardada detrás de la esquina, se quitó los guantes para evitar mojarlos, sostuvo la olla hasta la orilla, y agarró suficiente agua para enjuagarlo, lavando las dos arañas muertas y un par de moscas. Lo enjuagó tres veces para asegurarse de que estaba limpio antes de llenarlo. El abuelo siempre utilizaba una taza colmada de café cuando llenaba la olla, pero ya que ella sólo la había llenado hasta la mitad, midió lo suficiente para esa cantidad y la colgó sobre el fuego. Luego se puso en cuclillas delante de las llamas y extendió sus manos para calentarlas.

133


—Me gustaría que estuvieras aquí, abuelo. Te hablaría de Clarice. Me gusta mucho. Y podrías ayudarme a resolver esta cosa que tengo por Greg. Hay algo en mi corazón por él y es algo más que una atracción sexual. No puedo dejar Shine Canyon. Simplemente no puedo hacerlo —dijo y luego se recostó contra el viejo sofá desgastado dejando que sus pensamientos vagaran.

***

Cada canción en la estación de radio de música country que Greg escuchaba le recordaba a Emily. Algo que ella había dicho. Algo que hizo. La forma en que su cabeza se inclinaba hacia la izquierda cuando estaba pensando. Su caminar. Su buen sentido común, incluso cuando a él no le gustaba. Habría preferido en gran medida dejar que la relación siguiera adelante a toda velocidad que ponerle los frenos. A Nana le gustaba. Ella y Dotty ya estaban jugando a las casamenteras entre ellos, y Jeremiah la había comprobado. Ella era verdadera, pero el oeste de Texas la estaba llamando. Si sólo pensara con la cabeza en lugar de su corazón sabría que él estaba en lo cierto. Se apoyó en el guardabarros de la camioneta mientras los chicos de la tienda cargaban los sacos de unos veinte kilos por él. —Estas muy callado hoy —dijo Buster. —Sólo pensando —dijo Greg. —¿Peleando por tener que descargar todo esto o es esa linda chica en el rancho? He oído que la seño' Clarice contrató a una chica como la nueva asistente y que es muy bonita. —Tal vez estoy pensando en ambas cosas —dijo Greg. Buster arrojó la última bolsa de alimento en la camioneta. —Mi tía me contó que ustedes están planeando una gran fiesta en el rancho y las damas de la iglesia lo están organizando. Dice que va haber un baile y que tú estarás en la subasta de las citas de vaqueros con las mujeres. ¿Qué tengo que hacer para conseguir mi nombre en la olla para ser subastados?

134


—Llama al rancho y díselo a mi abuela. Ella estará entusiasmada de meterte. ¿Estás seguro de que quieres hacer eso? ¿Qué pasa si una mujer mayor te compra y tienes que salir con ella y comprar su cena y todo eso? Los ojos de Buster brillaron. —Yo espero que alguna pequeña y linda cosita acabe cayendo perdidamente enamorada de mí. —Bueno, buena suerte con eso. El número telefónico del Rancho se encuentra en el libro — dijo Greg. Dejó la radio encendida y la puerta de la camioneta abierta mientras descargaba el alimento. Cuando terminó, se dirigió hacia la parte trasera del rancho. Tal vez encendería un fuego y haría una taza de café en la cabaña y pensar sobre su abuelo un poco más. O tal vez se echaría en una tranquila siesta tardía en el sofá y no pensar en nada en absoluto. Estacionó detrás del vehículo de nieves y suspiró. Había querido ir hasta allí para pensar, no escuchar historias de caza de Louis o Max o cualquier otra persona que estuviera fuera para eliminar una bandada de codornices. Podría muy bien irrumpir, pasar el rato con ellos por un tiempo, y tomar una taza de café. Por el olor en el aire, ya tenían una olla montada. Él salió de la camioneta y atravesó corriendo el espacio, subió al porche delantero, y abrió la puerta para encontrar a Emily sentada en el suelo con una taza en las manos y una sonrisa en su rostro. —Bienvenido a casa, cariño. ¿Cómo fue tu día? —Bromeó ella. Él se quitó su sombrero, metió los guantes en los bolsillos del abrigo, y los colgó ambos en los gachos al lado de la puerta. —El día estuvo bien. ¿Hiciste suficiente café? ¿Cómo estuvo tu día, cariño? —El mío estuvo genial —dijo ella. —Me encanta el café de fogata —dijo mientras se servía una taza y tomaba un sorbo—. Buen Señor, Emily, esto haría que una de esas bebidas energéticas pareciera limonada. —Esta bueno, ¿no? —dijo. Se sentó a su lado y se recostó contra el sofá.

135


—¿Qué te puso en tan buen humor? Ella se encogió de hombros. —Me gusta donde estoy hoy. Me gusta mi vida. Me gustan mis recuerdos, y aunque echo de menos al abuelo, eso está bien. Yo siempre voy a echarlo de menos, al igual que siempre voy a extrañar a mi papá. Ellos no querrían que anduviera quejándome por ahí y montara berrinches, y además, este es un muy buen café en un día frío cortante. Y vi a toda una manada de ciervos, y tengo las fotos para demostrarlo. El segundo sorbo no trató de fundir todo el esmalte de sus dientes como lo hizo el primero, por lo que le dio la tercera probada. No estuvo mal del todo. —¿Ya estas animado? —preguntó ella. —¡Casi! —Él sonrió—. Es justo lo suficientemente fuerte como para darme una visión peyote31. —No sabía que tenías sangre indígena. —Mi abuelo tenía un poco, pero yo estaba recordando una vieja película del oeste que vi hace años. —¿Has visto el tamaño de ese pollo? —Ella citó un verso de una vieja película del oeste, Young Guns32. —Nunca olvidaré esa línea en la película. Este café viene bastante cerca para darme visiones de pollos así de grandes también. ¿La viste con tu abuelo? —Más de una vez. A él le encantaba Young Guns, y juro que se sabía el diálogo casi línea por línea. Él siempre dijo que si el café no era lo suficientemente fuerte para despertarlo puedes muy bien beber agua. ¿Has superado que Clarice amara a mi abuelo cuando era joven? —preguntó Emily.

Peyote: planta cactácea, de pequeño tamaño, que contiene una sustancia cuya ingestión produce efectos alucinógenos y narcóticos. 32 Young Guns es una película estadounidense de 1988, del género western, dirigida por Christopher Cain, protagonizada por Emilio Estévez, Kiefer Sutherland, Lou Diamond Phillips, Charlie Sheen, Dermot Mulroney y Casey Siemaszko en los papeles principales. Es un recuento de forma ficticia de las aventuras de Billy The Kid durante la guerra del condado Lincoln, que tuvo lugar en Nuevo México durante 1877-1878. 31

136


—No. Tal vez. No lo sé todavía. Está bien para mí haber amado y perdido en mi vida, pero siempre he pensado que Nana tenía alas y un halo y amaba sólo al abuelo. Emily se rió en voz alta. —Un poco difícil de visualizar a los abuelos siendo jóvenes y lujuriosos, ¿no es así? Él frunció la nariz. —Es malo hablar de esa forma. Ella se echó a reír de nuevo. —Cariño, la naturaleza humana es la misma, no importa el lugar o el momento. De vuelta en los días de los hombres de las cavernas, los hombres deseaban a las mujeres y todavía lo hacen. Y créenme, las mujeres deseaban a los hombres también, y lo siguen haciendo. —¿Quieres entrar en eso con más detalle? —Él sonrió. Ella negó con la cabeza. —Bueno, las mujeres de las cavernas también deseaban, y eso es todo lo que voy a decir sobre eso. Encontré una baraja de cartas por allá en la mesa de la cocina. ¿Quieres jugar un poco de gin rummy esta tarde mientras bebemos este café? —Oh, Greg Adams, querido, ¿dónde estás? Oí que habías vuelto aquí solo. — Una voz débil y metálica sonó detrás de la puerta principal. Emily sacudió la cabeza y entrecerró los ojos en unas rendijas. —Greg, cariño. Ya no me estés incordiando por pequeñeces sobre Dusty. —No tengo ni idea de quién es —susurró él. —Déjame entrar, sexy diablo. Conduje a través del hielo y la nieve, pero seguro que podemos calentarnos el uno al otro. Te encontré y a tu viejo gran rancho y me gusta lo que veo —dijo. Greg se dirigió a la puerta y abrió una grieta justo lo suficiente como para ver al exterior.

137


Emily se asomó por detrás de la cortina. Oh, dulce Jesús, esa era la estríper de la que Dotty se había estado quejando. —Mira lo que traje sólo para ti. —Ella abrió bruscamente su mono de trabajo de mezclilla cuerpo entero para revelar nada más que una tanga y un sujetador de encaje rojo de corte bajo. ¿Qué diablos le había dicho Dotty cuando ella estaba jugando a ser Greg? —Abre la puerta. Hace frío aquí afuera y he conducido un largo camino. Ha pasado mucho tiempo para andar sin conocernos el uno al otro —dijo ella. Emily corrió desde la ventana hacia la puerta, se puso delante de Greg, y abrió la puerta de par en par. —¿Quién diablos eres tú? —Yo podría preguntarte lo mismo —dijo la mujer—. Yo soy la que tiene la intención de mostrarle a Greg un muy, buen rato. Puedo aprender a amar a los pequeños bebes bacas. —Bastardo —Emily lanzó sobre su hombro hacia Greg—. Voy a caerle a martillazos a esa maldita computadora. Me prometiste cuando me quedé embarazada que nunca pondrías tu foto en esos malditos sitios porno de nuevo. La cara de Greg registró la pura conmoción. —¿Tu eres Greg Adams quien es el dueño del gran Rancho Lightning Ridge? Vi tu foto en el sitio web cuando busqué el rancho. —La mujer cerró bruscamente su abrigo y lo sostuvo firmemente con las manos. —Yo soy Greg Adams —dijo. —Pero él no posee este rancho. No sé de dónde sacó su información —dijo Emily. —De PesesAMontones.com. Sabía que era demasiado bueno para ser verdad. Es asqueroso de tu parte como tú lo arruinas para nosotros. Espero que rompas su computadora y luego le pegues ese martillo en la cabeza —dijo la mujer antes de salir directo del porche, se metió en un auto rojo de modelo reciente, y se alejó. —¿Qué diablos fue todo eso? —preguntó él. —Una loca mujer que piensa que te conoció en un sitio de citas. ¿Nunca has oído hablar de PesesAMontones.com?

138


—Diablos, no, y no ando en los sitios de citas, y si alguien ha puesto mi foto allí como una broma, les voy a disparar —dijo él. —Bueno, de nada. —¿Por qué? —preguntó él. —Salvé tu culo de nuevo. —Una vez más. —Admítelo. —Ella le dio un golpecito en el brazo—. Me necesitas para salvarte de tristes, linces, y ahora de libertinas descocadas. Él finalmente sonrió. —Está bien, te necesito para salvarme. Lo admito. Pero Emily, no tengo mi nombre en un sitio de citas. —Bueno, evidentemente alguien piensa que estás en uno. —Y quien sea que lo hizo, yo apuesto a que fue ese rezongón de Buster allá en la tienda de alimentos. Él fue totalmente demasiado amigable hoy. Lo atraparé más tarde, pero no voy a dejar que me estropee el día en este momento. Vamos a jugar strip póquer. —Sus ojos brillaban—. Si yo no puedo compartir con libertinas descocadas, entonces seguramente podremos participar de algo de strip póquer. —Después de la fiesta de San Valentín jugaré al póquer contigo. Me quedaré con toda tu ropa y te haré caminar a casa desnudo y descalzo en la nieve. —Ella había conseguido librarse esta vez, pero las mujeres mejor que fueran un infierno mucho más cuidadosas. Ella podría no estar allí la próxima vez para correr a interferir por ellas. —Rummy entonces —dijo él. Él barajó las cartas y se las entregó a ella para que las repartiera. Cuando ella tuvo sus cartas desplegadas ante ella, él dijo: —Recuerdo la primera vez que jugué en esta cabaña con mi abuelo. Yo había estado jugando con los chicos en el barracón y pensaba que era invencible. No sabía que me habían dejado ganar un par de veces sólo para mantenerme feliz. ¿Cómo supo esa mujer dónde encontrarme? Ella estudió sus cartas.

139


—Mi abuelo y mi papá nunca me dejaron ganar. Yo tenía quince años antes de ganar un juego. Fue justo antes de que papá muriera e hice un baile de la victoria por todo el piso de la sala. Algunos de los chicos en el barracón probablemente vieron pasar tu camioneta y pensado que venias de nuevo aquí. Si ella se detuvo y preguntó, ellos se lo habrían dicho. No era una mentira, así que Dios no debería estar enviando a esa gran madre de todos los condenado linces para despedazarla miembro a miembro. Greg miró sus cartas y luego le devolvió la mirada. —Supongo que sí. Si tuviera a quien sea que le habló de mí, lo ensartaría por las uñas de sus pies. Después de darme cuenta de que los chicos me habían dejado ganar, deseé que no lo hubieran hecho. El abuelo me preguntó si yo le enseñaría a jugar. Por supuesto, él me azotó por completo varias veces antes de darme cuenta de que él sabía todo sobre el juego. ¿Alguna vez alguien te ha dicho que tus ojos son impresionantes, Emily? Podrías entrar en un banco y robarlo con nada más que tus ojos. —Podría darle a eso una oportunidad si hay otro año de sequía. Odiaría pedir dinero prestado del rancho. Robar podría ser una mejor alternativa. Y para tu información, querido, esa es una de las mejores líneas de coqueteo que he escuchado en mucho tiempo. Y la seño' Clarice dice que no eras un romántico. —Es la verdad. Me sorprende que algún viejo vaquero no se haya propuesto sólo para conseguir despertar cada mañana y mirarse en tus ojos azules. Él quiso atravesar el espacio y pasar un pulgar hacia debajo de la línea de su mandíbula, ahuecarle la barbilla en su mano, e inclinarla para darle un beso. Él quería ver esos bonitos ojos azules cerrarse de golpe justo antes de que sus labios encontraran los de ella. Más que todo eso, él quería hacerle el amor salvajemente apasionado en la alfombra de piel de venado en frente del fuego. —Eres un hombre encantador, así como un hombre de negocios. Hablando de eso, me pregunto cuánto esa mujer pretende cobrarte por sus servicios o si ella estaba a la caza de casarse contigo y conseguir todo el rancho? —Sólo diciendo la verdad, y dulzura, ella dijo que podría aprender gustarle las vaquitas, ¿recuerdas? —respondió. —¿Estás tratando de marearme para perder mi juego? —preguntó. Él puso una mano sobre su corazón.

140


—Me has herido justo aquí, acusándome de un hecho tan vil como hacerte perder tu juego. Honestamente, Emily, tú podrías ser una modelo de pasarela. —Sí, claro. Soy demasiado baja y mis caderas son demasiado grandes — argumentó—. Sólo soy una vieja y simple ranchera con ganas de bailar toda la noche en una fiesta. Su corazón se sentía como si una cuerda hubiera sido atada a su alrededor y un vaquero de ciento treinta kilos estuviera en cada extremo, tirando con todas sus fuerzas. Ni siquiera le gustaba el pensamiento de los demás vaqueros bailando con Emily, pero ¿qué podría hacer? Ellos estarían haciendo cola como pequeños niños lujuriosos en frente de un puesto de conos de nieve, a la espera de bailar con ella, sobre todo porque Clarice era su cita.

***

Ni el calor de la chimenea ni la excelente mano que le había tocado tenían algo que ver con esas pequeñas chispas calientes aterrizando por todas partes a su alrededor como pedazos multicolores de fuego. La camisa de trabajo de Greg estaba desabrochada mostrando la camisa térmica de color avena debajo. Nunca antes una camiseta térmica llegaba a la categoría de sexy en su mundo. Un pequeño parche de vello de su pecho había escapado del cuello de la camiseta, y tuvo que agarrar bien sus cartas para contener sus manos de estirarse para ver si era tan suave como parecía. —Tal vez bailaré con todas las chicas guapas de allí mientras estás bailando con los vaqueros. ¿Eso te pone celosa? —preguntó. —Has dado en el condenado clavo. ¿No puedes ver el resplandor verde emanando de mí? Y apuesto que van a haber infernalmente mucho más chicas allí que vaqueros —dijo. Al menos dieciséis más de las que habrían habido sin los sitios de citas. —No bromees conmigo, Emily. Ella miró por encima de la parte superior de sus cartas a sus ojos. —¿Quién dice que estoy bromeando? Estaré celosa. Esa es la verdad del Evangelio según Emily Cooper, que no blasfema por temor a ser fulminada en un

141


montón de cenizas en el sitio. El café de alto octanaje afloja la lengua más que el licor casero, ¿no? Su mirada la arrastró más allá de los cristales de sus gafas llevándola a las profundidades de su corazón. —Lo hace, y yo voy a estar celoso también —admitió. —Bueno. Me alegra. Ahora vamos a jugar a las cartas y beber café mientras disfrutamos de una perfectamente maravillosa tarde juntos en esta cabaña. —¿Vas a volver aquí conmigo la próxima semana después de que esta fiesta termine? —preguntó. —¿Me está pidiendo una cita, Sr. Adams? —Lo estoy. —Él asintió. —Entonces mi respuesta es sí, si usted no encuentra a alguien que atrape su atención en la subasta del bazar.

142


Capítulo 10 Clarice y Dotty estaban en la cocina calentando las sobras de sopa y rellenando tortillas de harina con trozos de pollo, lechuga, tomate y salsa picante, haciendo envolturas de sandwich para la cena, cuando Emily llegó a casa esa noche. —Cierra la puerta, hija. Ese viento frío esta enfriando mis pies — dijo Dotty. Emily cerró rápidamente la puerta y olfateó el aire mientras colgaba el abrigo y el sombrero y se quitaba las botas. —Algo seguro que huele bien. ¿Eso son cebollas y pimientos? —Louis hizo su famosa salsa picante esta tarde. Hicimos envolturas para la cena para acompañar la sopa sobrante —dijo Clarice. —¿Consiguieron hacer alguna cosa para el bazar?—Emily miró por encima del hombro de Claricea la sopera—. Van a tener que empezar a poner notas adhesivas en las puertas del armario. La nevera está completamente cubierta. —Sí, conseguimos hacer cosas para el bazar —dijo Clarice—. Tenemos una semana más y luego quitaremos las notas. Lo hacemos una vez cada seis meses. Nos encantan esas pequeñas notas. Le dan vida a nuestros días. —¿Qué hacen con ellas cuando las quitan?—preguntó Emily. Dotty se rió. —Las ponemos en una caja de zapatos. Esta será nuestra segunda. A continuación, ponemos la caja en el ático. Son como esas cosas que se entierran en el suelo y luego se desentierran. Algún día, dentro de cien años, habrá una familia en esta casa que encontrará toda esa mierda. Para entonces, las notas adhesivas serán una cosa del pasado y van a pensar que han encontrado alguna cosa histórica importante. Diablos, para entonces ni siquiera necesitarán computadoras. Todo el mundo acabará con una implantada en su dedo gordo del pie y que pueda enviar sus pensamientos sin siquiera escribir. Los dedos desaparecerán y será una lástima porque son bastante malditamente utiles para otras cosas. Y para responder a tu pregunta, hicimos atrapasueños vaqueros —dijo Dotty.

143


—E incluso sé a qué te referías cuando dijiste ¡ODM!—Clarice sonrió brillantemente. —¿Puedo ver uno de los atrapasueños? —Están ahí en el estudio. Hice cuatro y Dotty hizo cinco, pero utilizó el centro del tapetito en que había estado trabajando ayer, por lo que en realidad no hizo más que yo —señaló Clarice. Emily se asomó por la esquina para ver dónde estaba Greg y susurró: —Esa mujer, la desnudista que conociste en el sitio de citas, se presentó, Dotty, y no llevaba nada debajo de un mono de trabajo excepto la ropa interior. Tuve que fingir ser la esposa de Greg para conseguir que se fuera. —¿Qué mujer? —preguntó Clarice. —Te voy a contar todo sobre ella. Sígueme, Clarice. ¿Él sospechó algo? — Dotty inclinó la cabeza hacia su estudio. —No, lo solucioné —susurró Emily. —Ve ahí dentro y mira los atrapasueños con él y yo le explicaré a Clarice. Sabía que esa maldita vieja zorra no tramaba nada bueno. —Dotty agarró el brazo de Clarice y la condujo fuera de la cocina. Emily cruzó la cocina, pasó por el comedor, y fue a través del vestíbulo hasta el estudio. Greg ya estaba allí mirando los atrapasueños con la diversión escrita en su rostro. —¿Cuántas personas crees que realmente comprarán esto?—Él se rió entre dientes. —Yo voy a comprar varios y darlos como regalos de Navidad el próximo año. Taylor lo colgará sobre el espejo retrovisor en su camioneta, y Dusty pondrá el suyo en su tocador. Todos creemos en los sueños. ¿Tú no? —Sostuvo uno en el aire. —Yo no sueño. Creo que labras tu propio futuro y los sueños tienen poco que ver con los negocios —dijo. —Qué triste. —¿Por qué dices eso? ¿No estás planeando en 'tomar' lo que queda de un rancho y transformalo para que se convierta en un gran negocio de trabajo? Eso no

144


son sueños, y no es el destino. Es sudor, trabajo duro, y tener mucha astucia para los negocios. —Yo creo que los caminos se presentan ante nosotros. Si viajamos por uno nos llevará a un futuro muy diferente que si tomamos el otro que se ubica justo al lado. Sí, se necesita inteligencia para los negocios y trabajo, pero tomamos las decisiones que figuran en nuestros corazones. Y trabajamos con lo que tenemos usando la inteligencia y el alma ese día. Es nuestra elección, pero sí tenemos que vivir con las consecuencias. Dotty asomó la cabeza por la puerta. —La cena está lista. Estamos comiendo fuera de la barra esta noche, por lo tanto pueden estar aquí y admirar las cosas bonitas o venir a comer. Es su elección. —Ves, es nuestra elección, pero tenemos que vivir con las consecuencias de lo que decidamos. Podemos ir a comer y no tener hambre, o podemos quedanrnos aquí y mirar todo este trabajo duro y morir de hambre. —Emily se echó a reír— .Voy enseguida, Dotty. Tengo que ir a lavarme primero. —Te ganaré en subir por las escaleras —dijo Greg. —¿Que consigue el ganador? —Un beso —dijo. —No esta semana, vaquero —respondió ella. —¿Qué pasa si, debido a que has ralentizado lo nuestro, nuestra relación despega como un perro de caza persiguiendo un coyote? ¿Y si nos encontramos con que ir lento no hace otra cosa que avivar las llamas por lo que son aún más calientes? —preguntó. —Iremos por ese camino, cuando el camino se bifurque —dijo ella.

***

Emily bajó un tazón de sopa, lo puso en un plato, y añadió dos envolturas de pollo. Lo cargó con cuidado a la mesa y se sentó mientras Greg encontraba su camino de regreso a la cocina. Se había cambiado y puesto pantalones vaqueros limpios y una camisa de punto que se estiraba a través de su pecho musculoso.

145


Captó el olor de la loción de afeitar fresca y tragó saliva. En su imaginación, podía ver el camino bifurcándose justo por delante de ella. Un camino la conducía a Shine Canyon, el otro directamente a los brazos de Greg Adam. Parpadeó varias veces para aclarar su mente y estudió a las dos mujeres mayores en la mesa. Dotty estaba vestida con una sudadera roja con una foto de gatitos en el frente, y Clarice llevaba pantalones vaqueros y una camisa de franela roja con una imagen bordada de un gatito en el bolsillo. —¿A todos ustedes les gustan los gatos? —preguntó. Dotty la miró con una expresión en blanco. Clarice sonrió. —Nos encantan los gatos, pero es sólo una coincidencia que ambas estemos usando hoy esta ropa. Esta es una de mis camisas favoritas para los días fríos porque es vieja y suave. El hijo de Dotty le envió esa prenda para Navidad, y ya que él viene para el bazar de este año, cree que más vale que la use mucho así se verá desgastada. Jeremiah se preocupa si ella guarda las cosas indefinidamente. —¿Jeremiah va a estar en la lista de la subasta? —preguntó Greg mientras se sentaba al lado de Emily. —¡Diablos, no! Él no es un vaquero. Trabajar en este rancho, cuando estaba en la escuela secundaria le enseñó rápidamente que no le gustaba la mierda de vaca y trabajar fuera en el frío o el calor —dijo Dotty. ¡Dios estaba castigando a Emily! O eso, o el diablo la amaba. Tal vez era ambos porque habían puesto la mayor de todas las tentaciones justo a su lado. Quería tocar a Greg con tantas ganas, quitarle las gafas y besarle los párpados, trazar la línea de sus labios con la punta de su dedo. Sería tan fácil ceder a eso con lo que había estado luchando toda la tarde en la cabaña. Todo lo que tenía que hacer era inclinarse quince centímetros y sus hombros se tocarían. Podría extender la mano bajo el mantel y colocarla en su muslo y nadie siquiera lo sabría. No tuvo que hacerlo tampoco. Él se inclinó hacia su izquierda para alcanzar el cuenco de picantes y las patatas fritas y todo su lado izquierdo se pegó al suyo como si los dos estuvieran magnetizados y se fusionaran. Dotty y Clarice tendrían que llamar al

146


Departamento de Bomberos Voluntarios de Ravenna para que trajeran las tenazas hidráulicas para conseguir separarlos. —Me encantan los gatitos. ¿Y a ti? —preguntó Clarice cuando Greg se alejó de Emily y ella pudo pensar con cordura de nuevo. —Oh, sí. Siempre he querido uno, pero mi abuelo era alérgico al pelo de gato. Tuvimos gatos en el granero, pero no podíamos llevarlos dentro. Les puse nombre a todos, y cuando era pequeña, teníamos funerales cuando uno moría. Después de que él se enfermó, mi abuelo me confesó que no siempre me decían cuando uno moría porque odiaba verme llorar —dijo. ¡Bendito fuera el corazón de Clarice! Emily podría abrazarla por alejar sus pensamientos de Greg. Incluso gatitos desafortunados eran mejor que lo que había estado pensando. Entonces, estaría maldita, si Greg no decidió que necesitaba más patatas fritas, y allí estaba pegado a su lado de nuevo. Ella miró por encima de su hombro sólo para descubrir su rostro lo suficientemente cerca como para besarlo y sus ojos clavados en los de ella. Era una maravilla que su cálido aliento no empañara sus gafas directamente. —No somos alérgicos a los gatos en esta casa. Greg, la próxima vez que encuentres una camada lista para destetar en el granero, traes uno para Emily. ¿De qué color lo quieres? —preguntó Clarice. —Verde —susurró. —Lo siento, cariño, no tenemos gatos verdes. —se rió Clarice. Ella tragó saliva rápidamente y dijo: —Quiero decir de ojos verdes. Yo quiero uno con esos bonitos ojos verdes. Aparte de eso, no me importa el color. Me gustan todos. Naranja, negro, multicolor, cualquiera de ellos. El chisporroteo fue prácticamente audible en la distancia que los separaba cuando él se enderezó en su silla de nuevo. —Hay una camada en el granero ahora. La mamá ha estado siseándoles, así que empecé a darles comida seca la semana pasada. ¿Quieres salir y elegir uno después de la cena? —preguntó Greg. Tenía en la punta de la lengua decir que sí, pero ella negó con la cabeza.

147


—No puedo. —¿Por qué? —Me encariñaría si lo hiciera y lloraría cuando tuviera que dejarlo atrás — dijo Emily con honestidad. —Cuando te vayas puedes llevarlo contigo. Siempre hay un montón de gatitos por aquí en primavera —dijo Dotty. —Y hay otra razón —dijo Emily—. Si hay una camada, sentiría lástima por los que quedan afuera en el frío. Escoge uno para mí, Greg, y voy a ser feliz con él, incluso si no tiene los ojos verdes. —Está bien, voy a ver lo que puedo hacer. Tendrás que usar una caja con tierra hasta que podamos ir a la ciudad y comprar una caja de arena —dijo. —Todavía queda la mitad de una bolsa de arena en la despensa y un viejo barreño de plástico que ella puede utilizar —dijo Clarice—. ¿Recuerdas a Smoky? —¡Santa mierda, Nana! Eso fue hace quince años. ¿Estás segura de que la arena todavía está en buen estado? —dijo Greg. —¡Santa mierda, Gregory!—rugió su propia broma Dotty. —La arena no tiene ninguna fecha de caducidad indicada en la misma. Es sólo para los gatos la rasguñen, ¡no para comer! Clarice explicó: —Greg tenía quince años y un pequeño gato gris quedó tirado en el estacionamiento de la tienda de comestibles. No pudimos hacer otra cosa, que traerlo a casa. Compramos arena y un barreño y comida y todo lo necesario, pero Smoky odiaba estar en la casa. Él gemía y continuó así hasta que tuvimos que ponerlo fuera. Tuvimos un montón de gatitos grises durante los próximos diez años y luego desapareció y empezamos a tener menos y menos grises. Greg se rió entre dientes. —Creo que él tiene un bisnieto allí en el granero. Uno de esos que vi dando tumbos por ahí con sus hermanos era totalmente gris. Me había olvidado del viejo Smoky, pero sí recuerdo que creció para ser un chico grande. —Oh, sí, y evidentemente, la gata madre piensa que será un buen padre — dijo Clarice.

148


Después de la cena, cuando él desapareció en la oscuridad, Emily deseó haber aceptado ir con él. Nunca había tenido una mascota que fuera permitida en el interior de la casa, y había dejado pasar la oportunidad de escoger su favorito. Así que simplemente se paseó por el piso de la cocina y miró por la ventana al final de cada vuelta alrededor de la mesa. Dotty se había ido a su habitación para ver la televisión. Clarice estaba en su estudio reviviendo su pasado mediante la lectura de las cartas de nuevo. Max y Louis no habían regresado a la casa después del almuerzo. ¿Se sentiría la gente en el exterior de una sala de partos como ella mientras esperaban los primeros gritos de un bebé recién nacido? Espió por la ventana hacia el granero y chilló cuando vio las luces apagarse. Eso significaba que Greg estaba en su camino de regreso con su gatito. Se frotó las manos. ¿Qué aspecto tendría? Diablos, en este momento no le importaba si tenía los ojos amarillos o azules, o incluso uno de cada color y era el bicho más feo que haya nacido de una gata. Él abrió la puerta de atrás y sus manos estaban vacías. Su corazón cayó al suelo y lágrimas brotaron detrás de sus pestañas. Tragó saliva. No iba a llorar por un maldito gato que ni siquiera había conocido. —No pudiste atrapar uno, ¿verdad? —dijo finalmente. —No.—Él sonrió. No era divertido, no para ella. Pero entonces, no podía saber cuánto realmente había deseado una mascota durante toda su vida. Un gatito. Un cachorro. Sólo algo que la amara y ella pudiera tener en la casa, pero preferiblemente un gatito. Él metió la mano en el bolsillo de su abrigo y sacó una bola retorciéndose de piel amarilla. —Sus ojos son de color azul como los tuyos. Ella extendió la mano. —Eres malvado por burlarte de mí de esa manera. Oh, mira, le gusto. ¿Es un niño o una niña? Tengo que saberlo, para poder ponerle nombre. —No me burle de ti, cariño. No pude atrapar uno, pero pude agarra dos porque estaban jugando juntos. Además, si me traía uno a la casa, el otro se

149


quejaría y lloraría. Dos serán compañeros de juego y dormirán juntos. —Sacó uno de color gris ahumado con los ojos más verdes que había visto nunca. —¡Oh! —Ella se quedó sin aliento—. ¿A Clarice le importará que tenga dos? —Podría haber traído dentro probablemente a toda la camada. Pero estos dos fueron los únicos que vi, así que son los que conseguirás. Abrazó a los dos por debajo de su barbilla, acariciándolos y hablándoles con una voz en un tono agudo. —¡Oh, son los bebés más bonitos de todo el mundo y vamos a llevarnos bien. Pueden dormir en mi habitación, sí, pueden, y pueden jugar a perseguirse debajo de mi cama, y yo voy a amarlos tanto. —Los dos son niños, lo que supondrá un viaje al veterinario cuando tengan cuatro meses o tendrás problemas con ellos marcando su territorio en la casa — dijo. Ella los levantó y frunció los labios mientras miraba al amarillo. —Te ves como un león en miniatura, por lo tanto eres Simba por la criatura en El Rey León. ¿Y cuál es tu nombre si el niño amarillo recibe un nombre importante como Simba? Eres un muchacho un poco gordito. Ayúdame, Greg. Él negó con la cabeza. —¡Oh, no! No voy a poner nombre a los gatos para ti. —Muchacho Gordo. Si no me ayudas este chico va a ir por la vida como Muchacho Gordo. —Ella se rió. —Bocephus—dijo rápidamente. —Perfecto, y Hank Williams Jr. lo apreciará, estoy segura. —Estoy sorprendido de que incluso supieras que era el apodo de Hank. —¡Oye! Soy como la canción que Barbara cantaba acerca de ser campesina cuando serlo no era genial, así que sé quien es Hank y cuales su apodo. Conozco a su padre y su historia. El Abuelo amaba a Bocephus y se ajusta muy bien a mi niño gato. Así que los chicos son Simba y Bocephus. Me gusta. ¿Llevarías la arena y el bañero a mi habitación? Lo pondré en las baldosas en el cuarto de baño por lo que será fácil limpiarlo cuando vuelquen arena en el suelo —dijo.

150


Cargó las bolas de pelo que se retorcían y él fue detrás de ella con un bañero de plástico azul, la mitad de una bolsa de arena, y dos cuencos: uno para el agua y otro para el tarro lleno de comida seca que había traído del bolso grande en el granero.

***

Clarice y Dotty se asomaron por la esquina del pasillo que conducía al pequeño apartamento de Clarice, donde habían estado escondiéndose todo el tiempo. —Míralos, llevando sus primeros bebés hasta el dormitorio. Simba y Bocephus. Me gusta. Seguro que esquivamos una bala cuando esa desvergonzada se presentó aquí, pero les dije que Emily mantendría nuestro secreto. Ella incluso hizo más que mantenerlo, nos ayudó. Necesitamos a esa chica en Lightning Ridge —dijo Clarice. —No te ilusiones demasiado, muchacha. Podría no resultar. Ella piensa con su corazón y él con la cabeza. No va a ser fácil —susurró Dotty. —Escúchalos riendo tontamente. No hay nada como un par de gatitos bebé para unir a una pareja, ¿ya ves? Recuerdo nuestros primeros gatos de la casa cuando Lester y yo nos casamos. Solíamos emocionarnos por la forma en que ellos caminaban todo de lado y todo engreídos. Y Dotty, podría no funcionar, pero no será porque yo no hice todo lo que estuvo en mi mano para que ocurriera. Dotty la codeó en el brazo. —Tienes todo lo que siempre quisiste excepto a Marvin, pero te lo digo, si tienes un ataque al corazón porque ella se va, voy a morir contigo. Perder a ese desgraciado marido mío no sería tan duro como perder a mi mejor amiga. Muy bien podría morir contigo mientras bebo hasta la muerte. —¡Estás llena de mierda, Dotty!—dijo Clarice. —Como, Clarisa Adams, ¡tal cháchara viniendo de tu boca! Has estado pasando conmigo mucho tiempo. Vamos a mi habitación y haremos unas palomitas de maíz de microondas que saben a espuma de poliestireno y abriremos una botella de Pepsi fría para celebrar nuestros nuevos estupendos gatos. —Dotty sonrió.

151


—Cuando vayamos a Walmart esta semana, compraremos mantas de bebé azules y lindos collarcitos —dijo Clarice. —Sabes en lo que nos convierte eso, ¿verdad? Clarice levantó una ceja. —¿En qué? ¿Abuelas? —Por supuesto que no. Si ellos hubieran conseguido perros seriamos grandes-perras. Como consiguieron gatitos somos grandes-mamacitas33. —¡Dotty! Ella puso su mano sobre su boca y soltó una risita. —Esa vieja fulana que se presentó en la cabaña no tiene una oportunidad con nosotras. —Eres horrible. —Sí, y estoy orgullosa de ello. Cuando vayamos a Walmart voy a comprar una de esas cosas de árboles para sentarse en la esquina de nuestra sala de estar para que nuestros gatitos-nietos se suban mientras les hacemos de niñeras. Sabes que ella no va a dejarlos solos allá arriba en su habitación mientras está fuera trabajando con Greg en el rancho. Como dije antes, no podemos ir contando los pollos antes de que salgan del cascarón, pero sí creo que podríamos haber hecho un poco de magia con nuestras camisas de gatitos hoy. —Dotty enlazó su brazo con el de Clarice y fueron de puntillas hasta la habitación de Dotty. —Y nosotras ni siquiera sabíamos que le gustaban los gatos cuando nos las pusimos —susurró Clarice.

La palabra en inglés sería pussies: que significa gatitos, y también mamacitas, junto con el prefijo grand- que además de significar gran/grande también significa, abuela/abuelo/nieto, juego de palabras. 33

152


Capítulo 11 Emily apartó las mantas y se inclinó sobre un lado de la cama para observar a los gatitos perseguirse y luchar con la franja de la colcha de felpilla. Cuando trataron de subir por el costado de la colcha, los alzó en sus brazos, les dio un beso en sus pequeñas y bonitas frentes, los volvió a colocar en el suelo, y tuvo cuidado en su camino hacia el cuarto de baño. Lucharon con sus dedos de los pies, y entonces Simba persiguió a Bocephus detrás de la bacinica y hacia la esquina. —Cántale, Bo. Es malo como un león, pero puedes domarlo con tu canto. —Se echó a reír. Como si el gatito la entendiera, comenzó a maullar lastimeramente hasta que su hermano saltó fuera de la esquina y rodaron por el suelo, masticando sus colas y orejas entre sí hasta que se cansaron y cayeron profundamente dormidos sobre la alfombra. —Es increíble cómo hacen eso —susurró—. Un minuto son feroces y malvados como serpientes de cascabel, y en el siguiente están durmiendo como dulces pequeños bebés. Apenas había terminado de cepillarse los dientes cuando el tono de llamada de su teléfono avisó que Taylor estaba llamando. Tuvo que extraer el teléfono de su bolsillo trasero, y sus vaqueros habían sido arrojados a un cesto de ropa sucia. Finalmente lo atendió en el quinto timbrazo. —Buenos días. Estás llamando temprano. ¿Está todo bien por ahí? —Suenas alegre antes de que salga el sol —dijo Taylor. —Tengo gatos. Uno gris llamado Bocephus y uno amarillo llamado Simba. Y son tan adorables. Si no me levanto de buen humor con ellos alrededor, habría algo seriamente mal en mí. Simba es el macho alfa como un león mullido en miniatura, y Bocephus es gris y escurridizo y es el amante, no el luchador. —Estornudo cuando estoy en un radio de seis metros de un gato—dijo Taylor. —Tú y el Abuelo. Uno pensaría que serían parientes de sangre en vez de parientes lejanos.

153


—Puedes tener un gatito si lo deseas. No puedo ir a verte si lo tienes, pero tú puedes venir a verme. Vas a tener que cambiarte de ropa y tomar una ducha antes de entrar en la casa, pero se puede hacer —dijo Taylor. —Estás tan lleno de mierda, Taylor Massey. Deberías verlos. Están durmiendo como dos pequeñas bolas de pelo en la alfombra de baño en este momento. Hace un minuto estaban tratando de arrancarse las orejas entre sí. —Se echó a reír. —Nada acerca de un gato es lindo. No son más que ratas de maleza con colas mullidas y más carne en sus cuerpos. Te conseguiré un cachorro si vienes a casa mañana. Puedes incluso mantenerlo en la casa. No soy alérgico a los perros, sólo a los gatos —dijo. —Voy a mantener cincuenta gatos en la casa si quiero. Es mi casa y voy a llevar a Simba y Bocephusa casa conmigo. Dotty dijo que podía—dijo. —Oye, no me enfrentes con una actitud al estilo Rambo. —Taylor se echó a reír—. Yo no llamé para pelear contigo. —Lo siento —dijo ella. —Realmente te conseguiría un cachorro, dos si quieres —dijo Taylor—. Ni siquiera voy a hacer que te des una ducha antes de entrar en mi casa. Simplemente voy a enviar a Dusty con uno de esos rodillos pegajosos para que lo pase sobre ti —bromeó Taylor. —Es probable que ni siquiera seas alérgico a los gatos. A lo que eres alérgico es a esos malditos cigarrillos —se quejó. —Deja a los gatos por ahí y te tendré dos grandes perritos viejos gordos esperando por ti —dijo Taylor. —Buenas noches, Taylor. —Colgó sin discutir más. Simba se despertó, bostezó, y se sentó a sus pies, levantó la vista y comenzó a ronronear tan fuerte que Bocephusse acercó a comprobar a su hermano. Cuando ella los recogió, se acurrucaron de inmediato en su regazo. —Cachorro, mi culo. Yo podría tener un cachorro, pero sólo si a ustedes les gustara.

154


***

Clarice levantó la vista del periódico de la mañana, cuando Emily entró en la cocina a la mañana siguiente. —Buenos días. ¿Los nuevos gatitos te mantuvieron despierta? Ella se dirigió directamente hacia la cafetera. —No, estuvieron bastante tranquilos durante toda la noche. Ni siquiera los oí roncar. ¿Qué hay en la agenda de hoy? —Las señoras de la limpieza vienen el lunes. Faltaron la semana pasada porque se fueron a una reunión familiar. Tres hermanas, así que cuando una se va, todas lo hacen. Van a estar aquí todo el día. Nosotras vamos a trabajar en nuestras cosas del bazar. Había planeado que hoy fuéramos a ir a la ciudad y de compras, pero lo pospondré hasta el miércoles —dijo Clarice. —Puedes ayudar a Greg a alimentar de nuevo esta mañana y nos encargaremos de los nuevos bebés —dijo Dotty—. Lleva la caja de arena hasta el lavadero. Vamos a tener que conseguir otra cuando vayamos de compras en un par de días, así no tendremos que seguir moviendo ésta. Emily respiró hondo. —Son dos gatitos. Greg trajo uno gris y uno amarillo. Los nombramos Bocephus y Simba. Dotty aplaudió. —Por supuesto que no. Ahora no vamos a pelear por quién va a sostener al bebé. Clarice le hizo un guiño a Dotty por el rabillo del ojo. —Me pido el gris. —Ya lo veremos. Apuesto a que les gustaré a ambos más que tú, de todos modos. Tuve gatos en la casa todo el tiempo que Jeremiah estuvo en casa. Señor, ese chico atraía a los callejeros a su lado como una flor roja atrae a los colibríes. Si había un gato callejero en un radio de sesenta y cuatro kilómetros, él lo encontraría y lo cargaría a casa. Si hubiéramos demorado veinte minutos más en llegar a la

155


tienda de comestibles ese día, el gato gris que Greg rescató se habría ido a casa con nosotros en vez de contigo —dijo Dotty. Greg bostezó y se refregó los ojos con sus puños mientras se dirigía hacia la cafetera. —Escuché que la charla de la mañana no se trata del bazar o de la cita de la subasta que organizaron sino sobre los nuevos gatitos. —Vamos a cuidarlos mientras que ustedes van a entregar el alimento esta mañana. No queremos que se sientan solos. Y, además, las señoras de la limpieza vendrán. La aspiradora podría asustarlos—dijo Clarice. Greg llenó una taza y la llevó a la mesa. —Les estuve espiando. Son feroces gatos de ataque. Destrozarían esa aspiradora si se acercara a ellos. Me dijeron que iban a practicar su aprendizaje de sus habilidades de lucha con todas sus madejas de crochet esta mañana.

***

Después del desayuno, Greg y Emily se pusieron abrigos, sombreros y guantes y se dirigían hacia la puerta trasera cuando Max les gritó desde la cabina de su camioneta. —Tengo un montón de ayuda para el pasto de esta mañana, pero Albert llamó hace un rato. Ahora que su esposa está enferma, Louis ha conseguido contagiarse, por lo que ambos se quedarán en su casa. Greg gimió. —Supongo que eso significa que vamos a hacer los deberes de los establos hasta que él regrese. —Los caballos se ponen todos nerviosos en torno a la mayoría de los extraños, pero Emily les gusta y a ti te toleran. —Max se rió entre dientes. —¿Te importa?—le preguntó Greg a Emily. —Trabajo es trabajo y es algo que se realiza diariamente. Cuando terminemos, ¿podemos ejercitar a los caballos?

156


—Nada de si podemos. Tenemos que hacerlo. Albert normalmente recluta una o dos manos para ayudarle con esa parte, pero todos van a estar ocupados hoy. Espero que esto sea lo último del invierno. La primavera acarrea mucho trabajo, pero es un trabajo rutinario. La nieve en febrero es una mierda. Emily embutió su sombrero de vaquero sobre un sombrero para el frío que había sido bajado sobre sus orejas y se arrastró dentro de la camioneta de Greg. —Oye, los vaqueros abren las puertas para sus chicas—dijo. —Oye, hoy soy empleada de ayudante, y he estado abriendo mis propias puertas desde que tuve la edad suficiente para alcanzar la manija. Y cariño, no soy tu chica —dijo. Él se metió en la camioneta y se dirigió hacia los establos. —¿Qué eres, Emily? Ella dudó un minuto. —Tu amiga. Él meneó sus cejas. —¿Con o sin beneficios? —Vamos a cruzar ese camino cuando lleguemos a él. En el que nos encontramos en este momento lleva a los establos —contestó. Caminos. Esa palabra seguía apareciendo en las conversaciones de todos. Nana diciendo que ella escogió el camino cuando Greg había dicho: —Nana, sólo piensa que hubieran tenido la tecnología que tenemos hoy en día, Marvin podría haberte enviado mensajes de texto o enviado un correo electrónico y no se habrían perdido de la forma en que lo hicieron. —No, gracias. Hay algo especial acerca de una carta que puedes sostener en tus manos, incluso después de sesenta años, y todavía experimentar las emociones que sentiste ese día. Un correo electrónico no tiene la misma sensación. Ahora, ve a la cama y déjame volver a vivir en el pasado. Es un buen lugar para que yo visite en estas noches frías. Y Greg, el camino en el que terminé me guio a una vida maravillosa. No te tendría si no hubiera viajado por él —había dicho.

157


Emily siguió hablando de los caminos detrás de ellos y los que había por delante, y con ser precavidos de elegir el correcto. Parecía que cada vez que asomaba la cabeza por la puerta de Nana estas últimas semanas, esa caja de cartas estaba cerca de ella. Algo especial acerca de una carta que puedes sostener en tu mano, incluso sesenta años después. La idea apareció como una burbuja de dibujos animados por encima de su cabeza y él supo exactamente lo que iba a hacer esa noche antes de irse a la cama.

***

Emily saltó fuera de la camioneta en el segundo en que ésta se detuvo. Trotó hacia el edificio largo, aspirando frío aire en sus pulmones y preguntándose si se congelarían antes de que pudiera ver un caballo. El viento silbó a través del pasillo central, creando los tornados de quince centímetros de altura con las hebras de paja suelta esparcidas por el suelo de cemento. No se detuvo hasta que cargó una carretilla con un pequeño fardo rectangular de paja, una pala y un cubo de alimento y los empujó hasta el primer puesto. —Te pones enseguida con eso, ¿no?—Greg siguió su ejemplo. —Hay un montón de trabajo que hacer, y estos caballos están ansiosos por un poco de ejercicio. Vamos, Star Baby, haremos que tu apartamento quede totalmente limpio mientras comes tu desayuno y luego iremos a galopar en la nieve. Va a estar derretido mañana, así que será mejor que disfrutes de la sensación de ella en tus cascos. Esta será probablemente la última que veas este año —habló con el gran semental negro mientras conducía al caballo hacia el pasillo central, lo ataba a un poste en el centro, y envolvía una bolsa de alimento llena sobre su cuello. Se detuvo el tiempo suficiente para acariciarlo y besarlo justo entre los ojos. —Tus gatos estarán celosos —gritó Greg desde el otro extremo del establo. —No, si tú no se lo cuentas. —No voy a tener que decir una palabra. Olerán al caballo en tus labios de cuando los besaste —dijo.

158


Ella se rió y movió la hoja de la pala bajo la paja sucia, húmeda, y la arrojó en la carretilla. ¿Si Greg la besaba en ese momento, probaría el sabor del caballo en sus labios? Trabajaron puesto tras puesto y terminaron a media mañana antes de decir una palabra más. Cuando él abrió la boca fue sólo para decir: —Es hora de ensillar. Nos tomará hasta la hora del almuerzo conseguir montar a todos, incluso quince minutos cada uno. —¿Qué estaremos haciendo después de nuestra comida del mediodía? —Puedes hacer lo que quieras. Tengo que hacer unos recados en la ciudad. ¿Quieres venir conmigo? —No, quiero montar a cada caballo por más de quince minutos. Si no hemos terminado al mediodía, puedes hacer tus recados y yo montaré el resto de ellos. Y Greg, no necesito una silla de montar. Puedo ejercitarlos a pelo. —No a Star Baby. Es salvaje como el viento de marzo —dijo. Ella lo condujo hasta el pasillo central y cantó en su oído un minuto antes de subir una bota en los peldaños de una puerta del establo, sostener sus riendas, y montarlo. —Tranquilo, ahí, niño bonito. Cabalgaremos libres y a lo salvaje como se supone que se deben montar los caballos. Te veo en media hora, Greg. Nos dirigiremos a la cabaña y luego regresaremos.

***

—Bueno, ¡maldita sea!—exclamó él mientras saltaba sobre la espalda desnuda de Wild Bill y cabalgaba tras ella. Habían pasado años desde que había montado a pelo y aunque era estimulante, requería de cada pedacito de su concentración sostenerse y no deslizarse directamente en el suelo congelado. Ella cabalgó con desenfreno, aferrando su sombrero con una mano y las riendas con la otra, cediéndole al caballo luchador toda la velocidad y poder que deseaba. Estaría frotándolo por unos treinta minutos enteros cuando regresaran a los establos. Pero era una hermosa vista que admirar la forma en que ella y el caballo conectaban y se convertían en uno en la cabalgata hacia la vieja cabaña. Se

159


había bajado de él deslizándose y le estaba dando un puñado de hierba que había encontrado en un lugar donde el sol había derretido la nieve cuando Greg cabalgó dentro del patio. —¿Estás planeando volver a montarlo a esa velocidad o a regresarlo caminando? —preguntó. —Lo que él quiera hacer está bien conmigo. Este es su programa de ejercicio, no el mío. Lo froté con intensidad. Le encanta ser puesto en libertad —dijo. Greg se bajó de Wild Bill para permitirlo recuperar su aliento. Emily había dicho una semana, pero esa era su regla, no la suya. Marchó hasta su lado, le puso una mano en cada hombro, y la besó apasionadamente. Sabía a mañana fría y café mezclados con una pizca de falta de aire. —Piensa en eso mientras estamos atravesando esta tremenda semana. Mejor no esperar demasiado tiempo o él se enfriará. —Greg saltó sobre su caballo, hizo dar un giro a Wild Bill, y echó a andar hacia los establos. No había avanzado metro y medio cuando perdió el equilibrio y se deslizó sobre un costado, aterrizando en la hierba húmeda y fría. Emily saltó de su caballo y corrió hacia él. —¿Estás herido? Se incorporó y se sacudió los pantalones vaqueros con el sombrero. —Sólo mi orgullo. Tiene razón, señora. Yo te necesito. Podría haber quedado tumbado aquí y morir. Ella se puso de puntillas y lo besó en la mejilla. —Dado que no moriste, te apuesto a que mi caballo puede vencer al tuyo hasta los establos. Greg montó nuevamente de un salto y dio a Bill Wild toda la rienda que necesitaba para correr. Ambos caballos sudaban y ambos jinetes jadeaban cuando llegaron a los establos. Emily se deslizó de la espalda de Star Baby y de inmediato comenzó a frotarlo, hablando con él todo el tiempo. Greg hizo lo mismo con Wild Bill, sólo que en lugar de hablar escuchaba a Emily. Su voz se sintonizaba con armoníaa sus oídos, como su abuelo solía decir acerca de Clarice. Marvin nunca había oído a Clarice decir una palabra. Obtuvo

160


palabras en papel, pero nunca una voz para ajustarse a ellas. Al menos Greg conocía a Emily en persona y había oído su voz y sentido sus labios en los suyos. ¿Qué pasaría si un hombre lo tuviera todo? —¿Sobre qué estás pensando con tanto ahínco? —preguntó Emily. Se dio la vuelta para verla aguardando al otro lado del establo, con los brazos cruzados y la barbilla apoyada en ellos. —La mujer perfecta—dijo. —¿Que es quién? —No hablaré sobre eso —declaró. Dio dos pasos hacia adelante y se detuvo a escasos centímetros de su nariz. Su cara estaba en el mismo nivel con la de ella, y él quería besarla con tantas ganas que su cuerpo le dolía de deseo. Sus ojos azules se suavizaron, y se humedeció los labios. Su fuerza de voluntad se debilitó, pero él consiguió controlarse segundos antes de que sus labios encontraran los de ella. —Me muero de hambre —susurró—. ¿Qué hay de ti? Sus ojos se abrieron ampliamente. —Sí, lo tengo, pero tenemos tiempo para ejercitar dos caballos más antes del mediodía. Él no dijo que se moría de hambre por sus besos, sus caricias, y por lo que sentía cuando ella estaba cerca de él. Para alguien que sólo había estado en su vida por un corto tiempo, sin duda que había encontrado una forma de pasar más allá de todas sus defensas de soltero, de su buen y firme sentido de los negocios, y golpear en el centro de su corazón. Un lugar que le aterraba de muerte ya que se enorgullecía de pensar con la cabeza y no con el corazón.

***

Después de la cena esa noche, Greg fue directamente a su habitación, dejando a Emily en la guarida con Dotty, Nana, y los gatitos. Ella había ejercitado a los

161


caballos hasta el mediodía y casi no podía esperar para volver al establo para montar más tiempo durante la tarde. Él preferiría haber estado cabalgando con ella, pero Max necesita más suministros veterinarios. No importaba si había nieve en el suelo o si había más de cuarenta grados; cuando llegaba el momento de trabajar el ganado, entonces tenía que hacerse. El negocio de la ganadería cambiaba poco de un año a otro, y se necesitaba de una mujer dedicada para entenderlo de la manera en que Emily lo hacía. Tan determinada como era, ya no tenía dudas de que ella podría convertir cuarenta hectáreas en el rancho más grande allá en el oeste de Texas si estaba decidida a hacerlo. Todo el día había pensado en lo que iba a escribirle. Se sentó en su escritorio y sacó una hoja de papel del rancho. Esa noche escribiría una carta por su propia mano y letra, no mecanografiaría un mensaje en su laptop y lo imprimiría. El primer intento aterrizó en una bola arrugada cerca de la papelera. El segundo lo siguió. Para el tercero, estaba a punto de darse por vencido, y luego la oyó hablar con los gatitos en su camino a su habitación. Recogió la pluma de nuevo y escribió, Querida Emily, no puedo recordar alguna vez escribirle una carta a alguien en toda mi vida, así que esta es mi primera vez y de repente estoy mudo... Con el sonido de su voz persistiendo en su cabeza, levantó la mano y se tocó los labios para ver si aún estaban tan cálidos como cuando la había besado ahí fuera en el frío. Continuó escribiendo tres páginas antes de terminar con un símbolo en forma de corazón y su firma. Lo repasó y entendió por qué su abuela tenía tal enamoramiento con aquellas viejas cartas. Había algo muy personal, muy sincero, romántico; si es que podía enfrentar esa palabra, sobre poner palabras en papel. La puso en un sobre y la dirigió a: Emily Cooper, Rancho Lightning Ridge, al otro lado del rellano, de parte de Greg Adams. La dejó sobre el escritorio y se quedó mirándola fijamente. Debería romperla en pedazos tan pequeños así nadie podría armarla otra vez. —No después de todo el tiempo que le dediqué —susurró. La levantó y caminó descalzo por el rellano. Podía oír su canto y el agua corriendo, así que tenía que estar en la ducha. Antes de que perdiera su valor, la deslizó por debajo de la puerta y regresó a su habitación, tomó el control remoto y encendió la televisión.

162


***

Emily se ató una toalla alrededor de su cabeza y una alrededor de su cuerpo. Los gatitos estaban ocupados atacando algo junto a la puerta, pero pensó que era uno de sus calcetines blancos. Se secó el pelo, corrió un cepillo a través de él, y se limpió las gotas de agua de su cuerpo antes de ponerse un par de pantalones de pijama de franela y una camiseta sin mangas. Bocephus gruñó a Simba, agarró el calcetín, y estaba en camino hacia debajo de la cama con éste cuando Emily se dio cuenta de que se trataba de un sobre, no una media. Tuvo que arrastrarse sobre sus rodillas y perseguirlo para quitárselo. Cuando vio su nombre supuso que era una pequeña y linda invitación de Clarice invitándola a la fiesta Angus. ¿Quién más podría estar escribiéndole una nota? La cargó hasta la silla, encendió la lámpara al lado de ésta, y se sentó a leer lo que sea que fuera. Se rió cuando vio la dirección, pero no fue hasta que abrió la carta que se dio cuenta de que era de Greg. La leyó cinco veces antes de sostenerla contra su pecho y fue a buscar un lápiz y papela través de su maleta. Todo lo que tenía era un cuaderno de espiral que no era tan elegante como su papel con membrete, pero tendría que servir por esa noche. Tal vez, cuando ella y las damas fueran de compras podría encontrar algunos artículos de papelería decentes... si alguien todavía los vendía. —Y todo un paquete de notas adhesivas —murmuró. Escribió con un lápiz amarillo afilado porque no pudo encontrar una pluma, ni en su maleta ni en su bolso. Estimado Greg, qué linda sorpresa encontrar tu carta. Es tu primera carta escrita. Es la primera que recibo. He recibido cartas, pero nunca una carta personal, y conmueve mi corazón. Nunca he escrito una carta a alguien tampoco, por lo que este es un territorio nuevo para mí... Ella prosiguió a contarle lo mucho que amaba a los gatitos y cuánto significaba para ella que se los hubiera traído, la ocasión maravillosa que había pasado ese día montando los caballos, y cuánto le agradaba Lightning Ridge. Cuando terminó se dio cuenta de que ni siquiera tenía un sobre para poner su nota

163


dentro, así que la dobló cuidadosamente y escribió en el exterior: Greg Adams, Rancho Lightning Ridge, al otro lado del rellano, de Emily Cooper. Miró a ambos lados antes de escabullirse de su habitación. Todavía se veía luz por debajo de su puerta, por lo que le dio un empujón y se apresuró a regresar a su habitación, donde leyó su carta dos veces más antes de irse a la cama.

164


Capítulo 12 A la mañana siguiente, Greg estaba sentado en el último escalón de la escalera cuando Emily comenzó a bajar. Sus ojos verdes brillaron cuando levantó la mirada hacia ella. —Me gustó. Hay algo tan personal al respecto. Creo que entiendo mejor a Nana —dijo—. Así que, la nieve está casi derretida y los caminos despejados. ¿Eres asistente o mano extra hoy? —No lo sé con certeza hasta que le pregunte a Clarice —dijo ella—. ¿Listo para el desayuno? —Sí, señora. —Se puso de pie, sacudió las piernas haciendo bajar sus pantalones sobre sus botas de trabajo, y dobló el brazo. Ella enlazó el suyo dentro de la curva de éste, y él cubrió su mano con la suya. —Ya estoy deseando que llegue esta noche —dijo ella. —Yo también. —Le sonrió Él. El deseo de besarlo fue tan grande que tuvo que parpadear y mirar hacia otro lado. —Bueno, mira quién está despierto y listo para empezar el día. —Dotty sonrió. Clarice estaba vestida con pantalones vaqueros planchados, una camisa celeste y una chaqueta roja. Dotty llevaba vaqueros y un suéter de color verde oscuro. Parecía que iban de compras de Navidad en lugar de ir de compras para la fiesta de San Valentín. —Supongo que por la forma en que están emperifolladas es que vamos a la ciudad —dijo Emily. Clarice levantó la vista de su periódico de la mañana. —Iremos, pero tenemos un montón de tiempo para comer. Tressa no abre hasta las nueve. Estaremos recogiendo a Rose y Madge en el camino. Mañana

165


vamos a hacernos nuestro cabello y uñas en Sherman, por lo que tú nos perteneces por dos días seguidos. Greg sirvió dos tazas de café y estableció una delante de Emily. —¿Dominó mañana a la noche o no? —Oh, hablando de dominó mañana por la noche, invité a Prissy a que se uniera a nosotros —dijo Dotty. —¿Por qué? ¿No tenemos suficiente gente para jugar? —preguntó Greg. Dotty levantó un hombro en un encogimiento. —La verdad es que necesito que me ayude con un problema de la computadora, y ya que va a estar aquí de todos modos, puede quedarse y jugar con nosotros. Clarice dejó el periódico. —Vamos a organizar dos mesas y no vamos a jugar en parejas como la última vez. —¡Oh! —Emily se quedó sin aliento. Los tres miraron en su dirección—. Me olvidé completamente que es mi trabajo cocinar. No vamos a tomarnos todo el día para hacer las compras, ¿verdad? —Tengo algunos secretos que voy a compartir —susurró Dotty—. No voy a cocinar para ti, pero tengo algunas recetas rápidas. El teléfono de Greg sonó y contestó mientras las damas continuaban con su conversación. Clarice le dio unas palmaditas en la mano a Emily. —Dotty podría preparar una comida lo suficientemente buena para alimentar a un rey en menos de una hora. Ella es así de buena. Greg se puso el sombrero y el abrigo. —Voy a la barraca. Ese maldito tanque de agua caliente está dañado de nuevo. Supongo que es el momento de comprar uno nuevo. Emily esperó hasta que salió por la puerta y dijo:

166


—Odio no decirle lo que está pasando con Prissy y lo que ustedes están haciendo. Me siento como una traidora. —Pero queremos que tenga un montón de mujeres para elegir. Piensa en ello como un negocio. Hemos hecho las entrevistas preliminares. Ahora él puede enfrentarse a la mierda real —dijo Dotty y luego cambió de tema—. Clarice, ¿vamos a poner a Simba y a Bocephus en régimen de aislamiento durante la noche del dominó? Clarice sonrió. —Por supuesto que no. Madge tiene gatos de interior y lo mismo ocurre con Rose. A Prissy no le gustan los gatos, pero no es alérgica a ellos.

***

Clarice susurró al oído de Dotty: —Bien hecho, vieja chica. Esquivaste eso realmente bien. Ahora ella se preocupará sobre todas esas mujeres con las que tiene que competir. ¿De verdad invitaste a las tuyas además? —Oh, sí, lo hice. Un poco de competencia no le hace mal a nadie, ¿verdad? Dios mío, tú no piensas que va a dispararle a una si se acercan demasiado a él, ¿verdad? —Dotty sonrió. —PTI34, ¡espero que no! Ahora, aquí está nuestro carruaje dorado conducido por nuestra princesa. Vamos a hacer un poco de gran terapia de compras, como Rose lo llama —dijo Clarice. Esa mañana, recogieron primero a Madge. Y cuando llegaron a la casa de Rose, ella no perdió el tiempo saliendo rápidamente e impulsándose dentro de la furgoneta. —Ivy me llamó recién y me dijo que Prissy iba a venir a la noche de dominó. ¿Quién de ustedes está teniendo problemas con su máquina? Emily, ¿puedes ayudarme? Él va a darse cuenta de todo antes de la subasta. Simplemente sé que lo hará y entonces todas vamos estar en problemas —divagó Rose. 34

PTI: Para tu información.

167


Madge finalmente puso una mano sobre su hombro. —Silencio y detén tu alboroto. Incluso después de esa cosa con la desnudista, estamos bien. Emily se encargó de ello. —Gira a la derecha aquí y luego para a la primera señal de un lugar. El estacionamiento es limitado en esta zona de la ciudad —dijo Clarice. La Tienda de Ropa de Tressa no parecía un lugar tan exclusivo desde el exterior. Enclavada entre el consultorio de un médico y una tienda de zapatos, tenía dos ventanas de exposición, con maniquíes vestidos con ropa informal en un lado, y por el otro; un maniquí con un vestido de fiesta sentado en una mesa de té. A Emily le hizo pensar en una disposición de vieja película en lugar de una tienda de ropa moderna. Dentro, tomó la primera etiqueta y parpadeó media docena de veces. Los números escritos a mano no cambiaron ni un poco. Ella podría pagar cien dólares por un par de jeans elegantes para la venta de otoño en el rancho, pero seiscientos dólares por un pequeño vestido negro era simplemente una locura. Una señora de cabello gris salió de detrás del mostrador y le dio un abrazo a Clarice. —Seño' Adams, estoy tan contenta de verte. Ha pasado un tiempo. Apuesto a que es tiempo para la fiesta Angus del día de San Valentín, ¿verdad? Y esta es la señorita por la cual me llamaste ayer. Sí, creo que describiste bien sus medidas. El cabello gris de Tressa estaba recogido en un pequeño moño en su nuca. Lápiz labial rojo brillante que había sangrado en las arrugas alrededor de su boca y las patas de gallo se habían instalado alrededor de sus ojos verdes. Cruzó los brazos sobre su pecho grande y miró a Emily críticamente. —El rojo no es el adecuado, Seño' Adams. No, señora. Todos los demás estarán usando rojo o blanco. Ésta necesita sobresalir, y da la casualidad que ayer adquirí el vestido adecuado. Es, definitivamente, único en su clase. —Tressa fue a la trastienda y regresó con un vestido largo en una percha. Corre, corre, corre, Emily, se repitió a través de su mente mientras miraba el vestido azul pálido más feo que había visto jamás. Emily se vería como si llevara el camisón de su Nana. —Algunos vestidos son vestidos de percha. Otros no lo son. —Tressa retiró la bolsa de plástico y sacudió el vestido—. Fue diseñado para una dama baja como tú, y ella decidió en el último momento que quería algo rojo. No tenía tus ojos o ese cabello y nunca lo hubiese lucido como lo harás tú. Ella tenía un poco demasiado

168


de carne en su parte trasera y los muslos y esto requiere absolutamente nada debajo del mismo. Emily comprobó la etiqueta de precio cuando fue al vestidor, pero no había ninguna. Murmuró mientras se quitaba sus pantalones vaqueros y botas sobre no pagar más por el feo pedazo de seda azul de lo que lo haría por un buen par de vaqueros con decoraciones en los bolsillos. Se quitó el sujetador y las bragas, pero se dejó puestos sus calcetines blancos de bota y los extendió hasta las rodillas. Había un broche en su bolso así que se retorció el cabello recogiéndoselo en un moño francés desordenado y lo aseguró con la dentada pinza negra. —Bueno, aquí va nada —dijo mientras se ponía el vestido por la cabeza y lo dejaba contonearse por su forma desnuda—. Oh, Dios mío, se siente como agua fría contra mi piel. Realmente es una camisola. —Sonrió. Y entonces se dio la vuelta para mirarse en el espejo de tres vías. Tressa era un genio. Los hilos plateados sutilmente tejidos en la seda azul brillante recogían la luz cada vez que se movía. Gracias a Dios no tenía un sujetador incorporado porque Tressa había estado en lo cierto acerca de no llevar nada debajo de él. La línea de ropa interior más leve se notaría e incluso un toque de celulitis brillaría a través como las luces del árbol de Navidad. La parte posterior se envolvía desde los hombros hasta la cintura en suaves pliegues, y la abertura de la falda subía por la costura trasera desde el suelo hasta diez centímetros por debajo de su entrepierna. Estaba totalmente enamorada del vestido, y si tenía que vender el rancho a Taylor para pagar por él, tendría que poseerlo. —Sal y déjanos ver —exclamó Clarice desde el otro lado de la puerta. Tressa señaló. —Justo aquí en el stand35de la novia, así realmente puedo mirarlo. Sí, te queda perfecto. El redondo stand rodeado de espejos era mucho mejor que lo que había en el vestidor, y Emily se enamoró del vestido de nuevo. —Esos calcetines no van a hacer juego, chica. Será mejor que veamos unos zapatos también, Tressa —dijo Dotty.

35

Lugar elevado donde se posiciona una persona a la que le están haciendo un vestido a mano, para

poder tomarle las medidas y ver mejor la caída del vestido.

169


—Pensé que iría descalza o me pondría mis botas —bromeó Emily. —Tan casi descalza como sea posible. No querrás atraer las miradas a tus pies, pero quieres que la muchedumbre masculina anhele tocar tus brazos desnudos y hombros. Quieres que ellos se imaginen lo que podría haber bajo ese vestido —dijo Tressa. Emily sintió el calor subir desde su cuello y dar vueltas alrededor de su rostro, pero no había una bendita cosa que pudiera hacer al respecto. Clarice sonrió y asintió. —¿Qué tienes, Tressa? Madge se rió. —Esto es más divertido que las muñecas Barbie. —¡Mierda, mujer! Todas estamos demasiado viejas para haber jugado alguna condenada vez con muñecas Barbie —dijo Dotty. Tressa se fue y regresó con una caja de zapatos. —Talla seis, ¿no? —¿Cómo…? —comenzó Emily. —Cariño, he estado en este negocio por casi cincuenta años. Puedo decir a cada una de ustedes la talla que visten, cuál es el tamaño de su sujetador, y el tamaño de sus zapatos. No los ordenaron para que combinaran con el vestido, pero creo que eso es lo que necesita. —Ella abrió la caja para revelar zapatillas plateadas con suelas planas y sin pedrería. Se veían tan sencillas que Emily estuvo decepcionada hasta que Tressa le sacó los calcetines y se las puso en sus pies. —Ves, no van a lastimar tus pies cuando bailes y no van a añadirte más que dos centímetros y medio de altura. Tienes que jugar en tu pequeño tamaño y feminidad, y más especialmente con tus ojos azules hipnotizántes. No deberías estar tambaleándote en tacones tan altos que luzcas como un payaso en zancos en un circo. Los zapatos deben mejorar, no abrumar. La mujer era un genio. Emily quería adoptarla. —¿Joyería? —preguntó Rose.

170


—Zarcillos de diamantes. Nada que cuelgue, y arreglaré su cabello en un peinado alto que mostrará la parte trasera del vestido. Tal vez un bonito pero pequeño broche en todo ese pelo oscuro estaría bien. Nada abrumador. El vestido destacará durante la noche —dijo Tressa. —Ella puede usar mis zarcillos —dijo Clarice—. ¿Ramilletes o no? —¿Estarán las otras mujeres usando flores? —preguntó Tressa. Clarice asintió. —Por lo general, lo hacen. —Entonces tú no deberías. No quieres ser como los demás, querida. Quiere destacarte como la flor exótica entre las malas hierbas. —Tressa sonrió por primera vez. —¿Aceptan tarjetas de crédito o cheques? —preguntó Emily. Tressa palmeó a Emily en la muñeca. —Para ti, ninguno. Éste va por la casa. Le he debido a la Seño' Adams un favor por veinticinco años que no me ha dejado pagar. Permíteme hacer esto a cambio de algo que ella hizo por mí. Cuando estaban en la furgoneta y el vestido precioso estaba colgando en una bolsa especial de prendas de vestir, Emily miró a Clarice e hizo la pregunta. —¿Cuál fue ese favor? —No fue nada. —Las mejillas de Clarice se volvieron de color rojo brillante. Rose levantó la mano como un estudiante de segundo grado. —Yo te diré. A principios de los años noventa, con la llegada de todas las tiendas más baratas, Tressa iba a tener que abandonar o sustituir la ropa elegante por ropa más barata. Ella fue al banco a pedir un préstamo, pero dijeron que era un mal riesgo. Clarice levantó un hombro. —Me gustaban sus cosas y necesitamos un lugar como el de ella por la zona. Si queríamos algo real y escandalosamente bueno, teníamos que ir a Dallas. —Así que Clarice le financió —dijo Dotty.

171


—Y ella resistió la tormenta y me devolvió cada centavo —dijo Clarice—. Ahora el favor está realmente pagado en su totalidad. Tú estarás preciosa en la fiesta, mi niña. —Habría pagado por ello alegremente. Madge le dio un golpecito en el hombro. —Todos tenemos que aprender a recibir, así como a dar, cariño. Considera la posibilidad de una lección con beneficios. Ahora vamos a ir a Catfish King y almorzaremos. Luego, iremos a Walmart y pasaremos un buen rato allí. He oído que tienes dos nuevos gatos. Me encantan sus nombres.

***

—¿Con qué en el infierno estás tan molesto? No has hecho más que quejarte y echar humos como una anciana todo el maldito día —preguntó Max. —¡Mujeres! Algo está pasando y no puedo estar seguro de qué es —dijo Greg. —Entender toda esa mierda de lanzamiento de cohetes en Houston sería más fácil que comprender a la más simple de las mujeres. ¿Qué han hecho de todas formas? —Lo que sea que estén tramando, sé que Dotty y Nana están en medio de ello. Y Emily podría estarlo y eso es lo que me hace enojar tanto. Tiene algo que ver con esa mujer que se presentó en mi cabaña. Todavía estoy enojado con Louis por decirle dónde encontrarme —dijo Greg. —¿Qué podrían estar haciendo? Señor, Greg, son cuatro mujeres ancianas y la más joven de ellas tiene ochenta años. Y Louis dice que él no tenía idea de por qué ella quería verte. —Algo raro está pasando. ¿Por qué no vienes a la casa y juegas al dominó con nosotros? Verás lo que quiero decir. Hay todas estas pequeñas miradas maliciosas y susurros, y Prissy está metida en ello, también. —¿Una conspiración? ¿Está enloqueciendo? —Max se echó a reír—. Sólo sal en una cita con Emily y si están tramando algo, ella tendrá que decírtelo porque va a ser tu novia.

172


Greg le dio un puñetazo en el bíceps. —¿Quién dijo algo acerca de salir con Emily? —Puedo ver la forma en que la miras, y puedo malditamente ver la forma en que las chispas vuelan entre los dos. Me hace preguntarme si el universo pone las cosas en movimiento… Greg levantó una mano. —Suenas como Nana. ¿Y qué si me siento atraído por Emily? Me he sentido atraído por un montón de chicas. —Sí, lo has estado. —Max sonrió. —Y no tuve las ganas de casarme con ninguna de ellas —continuó Greg con insistencia. —No, no tuviste. —Así que vamos a volver al trabajo y dejar el tema —dijo Greg. —Suena como lo adecuado, pero, ¿realmente quieres que vaya al dominó o no? Greg sonrió por primera vez en todo el día. —Sí, quiero.

***

Emily sacó sus nuevos papeles con sobres a juego, junto con todo un paquete de notas adhesivas, de su bolsa de Walmart. Había elegido unos papeles que tenían una foto de caballos que corrían a través de la parte superior de la página y una cabeza de caballo en la esquina del sobre. No se veía todo sexy y atractivo, pero le recordaba la forma en que se había sentido cuando le permitió a Star Baby correr a su velocidad máxima el día anterior. Había esperando con ansias tener tareas en los establos nuevamente ese día, pero la experiencia en Tressa compensó la decepción cuando Albert y Louis regresaron al trabajo esa mañana. Abrió un paquete de bolígrafos de diez-por-un-dólar, sacó uno de la envoltura de plástico, y escribió: "Querido Greg," pero entonces no supo qué

173


escribir a continuación. Él había escrito y ella respondido. Era su turno para escribir. Esa era la forma en que funcionaba en los viejos tiempos y debería ser una regla. Bocephus se acurrucó en su regazo, giró un par de veces, y se curvó en una bola gris. Simba persiguió sombras arrojadas sobre la alfombra por los rayos del sol filtrándose a través de las cortinas de encaje. Era temprano. Debería volver a bajar a la sala de estar y visitar a Clarice y Dotty mientras trabajaban en sus atrapa sueños vaqueros, tal vez incluso ofrecerse a hacer el trabajo de almidonar cuando terminaran cada uno. Pero deseaba contarle a Greg sobre su día y cuánta diversión había tenido al ir a almorzar con las damas. Había estado tan tranquilo durante la cena que se preguntaba si él incluso pensaba en escribir otra carta, especialmente tan pronto. Por las fechas en las cartas de Clarice, ella y Marvin no se habían escrito todos los días al principio. Hacia el final, las cartas habían tenido selladas por el correo postal con más frecuencia. Un movimiento en su visión periférica le llamó la atención. Cuando volvió la cabeza, vio que Simba estaba atacando algo que había escondido en su área de la panza y estaba pateándolo mientras tenía la intención de matar a la cosa malvada. Se levantó tan rápido que el pobre Bocephus fue tambaleándose de su regazo al suelo, pero consiguió la carta antes de que fuera hecha trizas. Recogió el gatito gris, volvió a su silla, y leyó: Querida Emily, te echo de menos cuando no estás aquí en el rancho. Sólo con saber que no estabas en la casa me hizo sentir desolado. Estoy empezando a ver por qué Nana pasa tantas horas leyendo sus cartas. He leído la tuya una docena de veces... Tomó su pluma después de que hubiera leído otra vez la primera carta. Las cartas escritas a mano adquirían un nuevo significado. Eran mucho más que un mensaje de texto o incluso un correo electrónico. Eran dos personas con un vacío que nadie más podría nunca hackear. Leyó la carta de nuevo antes de comenzar a escribir: Querido Greg. Pasar el día con las mujeres fue una experiencia que las palabras no pueden describir. Fueron tan divertidas, pero tengo que admitir, que extrañé montar los caballos y limpiar los establos, y te eché de menos a ti.

174


Ella no le dijo que todo, desde el precioso vestido hasta los pequeños fragmentos de la conversación con las señoras, le recordaba alguna cosa sobre él. O que su respiración había quedado atrapada en su pecho cuando se sentó en la mesa junto a él y su muslo rozó el de ella.

175


Capítulo 13 Dotty aplaudió para llamar la atención de todos. —Muy bien, señoras y vaqueros, así es como haremos las cosas esta noche. Tenemos ocho jugadores por lo que vamos a organizar dos mesas. No habrá parejas esta noche, sólo juego individual. Al final de la noche tendremos un perdedor en cada mesa, así que tendremos que lanzar una moneda al aire para ver quién será el anfitrión la semana que viene. Tengo ocho nombres en pedazos de papel en este cuenco. Voy a dividirlos de manera uniforme. El primer montón se sentará en esta mesa aquí. —Golpeó una ubicada frente a ella—. El segundo llevará la mesa junto a la chimenea. Clarice levantó una mano. —Antes de empezar, quiero que todos sepan que Emily perdió la semana pasada y que ella cocinó su propia comida. Dotty se ofreció a ayudar y yo también, pero dijo que era su derrota y que haría su deber. Y les va a encantar. —Señaló una bandeja al final de la mesa. Emily realmente había disfrutado de cocinar "dedos de pies de armadillo"; el tocino y queso envueltos en torno al jalapeño revestía la boca y mantenía el calor al mínimo, y sabía que sus tentaciones de nueces eran una delicia. Ambos estaban entre los favoritos de su abuelo. —Y —Dotty levantó una mano para mantener a raya los aplausos—, mi cocina está limpia y mi horno impecable, así que Emily es bienvenida a cocinar cada vez que lo desee. El calor hormigueó en el cuello de Emily y se arrastró hasta sus mejillas cuando todos aplaudieron. Con una rápida mirada alrededor de la habitación notó un guiño de Madge, una gran sonrisa de Max, una breve inclinación de cabeza de Greg, y una sonrisa de Prissy. —Tal vez me podrías enseñar a cocinar —susurró Prissy. —No dejes que toda esa fanfarria te engañe, ma'am. No soy tan grandiosa. Simplemente hice algo que nadie más hace —le susurró en respuesta. Dotty escogió cuatro papeles y dijo: —Rose, Clarice, Madge, y yo vamos a jugar aquí. Supongo que eso deja al resto de ustedes; Emily, Max, Greg, y Prissy, juegan en esa mesa. Sin puños, tan

176


pocas maldiciones como sea posible, y sin derramamiento de sangre. El perdedor en ambas mesas serán los candidatos para ser anfitrión la próxima semana. El sorteo decidirá el verdadero perdedor. —Levantó la voz y levantó su puño—: Ahora, ¡a jugar dominó! Siempre quise decir eso. —Bueno, mira si no soy afortunado —Max susurró a Greg. Prissy suspiró ruidosamente. —¿Sucede algo? —preguntó Emily. —Nada que cualquier persona pueda arreglar, excepto yo —dijo ella. Greg y Max sentaron a Emily y Prissy, y luego se acomodaron en las sillas restantes. Max volvió los dominós boca abajo y los agrupó. Greg le dio siete a cada jugador y el juego comenzó. —¿Dónde están las doradas? —preguntó Emily. —Mis fichas de dominó. Mi mesa —dijo Clarice—. Tú puedes perder igual de bien con las blancas y negras, mi niña. Prissy finalmente sonrió. —En realidad, deberíamos ir a almorzar en algún momento, Emily. Me vendría bien una opinión de alguien que no me conoce tan bien. —Nosotras te daremos nuestra opinión —Rose levantó la voz. —Ustedes me conocen —dijo Prissy. Prissy estaba a la izquierda de Greg, Emily a su derecha, y Max frente a él en la mesa. Greg estaba frustrado por algo y se notaba en su falta de atención cuando hizo una jugada horrible. Seguía mirando a Max y asintiendo hacia la mesa donde Rose y las señoras cuchicheaban. Era más que probable que estuvieran comparando cada uno de sus cuatro nombres para asegurarse de que no había duplicaciones, pero no era necesario ser un genio para saber que Greg estaba por descifrar su trama. —Eso fue dulce —dijo Emily mientras sacaba un doble-dos y contenía la risa. Greg mantuvo sus ojos en sus fichas de dominó. —Mi mente estaba en otra parte.

177


—Bueno, ponla en el juego. —Max acostó un tres-dos junto al seis-dos de Emily. —¡Ay! —exclamó Emily—. Prissy, acabas de pisar mi dedo del pie. Prissy echó la mano sobre su boca. —Lo siento mucho. Mis piernas son tan largas y realmente no sabía que ese era el dedo de tu pie. Solamente estaba tratando de ponerme cómoda. Odio ser tan malditamente alta. —Bueno, entonces dame un poco de esa altura —dijo Rose—. Estaba viendo esa tabla de peso en el consultorio del médico y si midiera un metro setenta no tendría ni un cuarto de kilo de sobrepeso. Emily deslizó su silla lo más a la izquierda que pudo y movió sus piernas a un lado de tal manera que sus rodillas estuvieran contra el muslo de Greg. —Dije que lo sentía —Prissyhizo un mohín. —Estás perdonada, pero no me arriesgaré a que consigas pisar mi otro pie. Tengo la intención de bailar hasta gastar toda la suela de un par nuevo de zapatos en la fiesta el viernes. —Emily sonrió. —Oh, ¿vas con Greg? —preguntó Prissy. —No, ella va a ir conmigo —respondió Clarice—. ¿Ustedes van a jugar al dominó allí o a seguir molestando? —A jugar al dominó —contestó Emily. Greg miró a Prissy y dijo: —Tu turno. ¿En qué te tuvo trabajando Dotty hoy? Dijo que algo estaba loco en su computadora. Prissy estudió sus fichas de dominó durante un minuto entero. —Sólo un problema técnico en un juego que le gusta jugar. —Dejó un dominó que sería una putada de vencer y colocó su mano en la muñeca de Greg—. ¿Qué te pasa esta noche? Tú mente está en otro lugar. ¿Vas a tener que cocinar la próxima semana?

178


—Oye, Prissy, ¿sabías que Tommy Randolph está dejando el rancho de tu abuelo? —preguntó Max—. Me estuve tomando un café con él por la mañana en lo de Braum para discutir lo que se necesitaría para que viniera a trabajar para mí. El rostro de la mujer perdió todo el color y sus labios bastante rojos hicieron un círculo perfecto mientras succionaba aire y apartaba bruscamente su mano de la muñeca de Greg. —Tommy nunca dejaría el rancho de mi abuelo. —Puede que lo haga si le hago una buena oferta. Estábamos hablando la semana pasada y me dijo que las cosas se estaban poniendo algo complicadas por allá. Tuve la impresión de que tenía que ver con una mujer, pero esos son sus asuntos personales y no me meto. Él ha estado trabajando en un rancho por más de diez años, y creo que estaría entrenado como para ser un capataz de calidad, así que voy a ofrecerle un buen trato —dijo Max—. Tu turno, Greg. Greg fue más cuidadoso en esa ocasión. Estudió la mesa y su mano antes de que jugara. —Me encantaría contratar a Tommy para el Lightning Ridge. Ese hombre puede desarmar un tractor y armarlo nuevamente más rápido que un rayo engrasado. Clarice gritó a través del cuarto: —¿Oigan, oí el nombre de Tommy Randolph por allí? Ofrécele un cincuenta por ciento más de lo que está ganando y dile que vamos a darle su propio remolque. Él puede tomar tu lugar cuando te jubiles, Max. Prissy inhaló profundamente y soltó el aire lentamente. —¿Así que tú creciste con vacas y alambre de púas como el resto de nosotros? —preguntó Emily. La pobre chica parecía como si estuviera por desmayarse y Emily ciertamente no quería que Prissy cayera sobre su otro pie. Prissy jugueteó con la bufanda multicolor alrededor de su cuello. Los colores marrones y turquesa se mezclaban a la perfección con su suéter de color crudo y pantalones de color marrón oscuro. —Yo crecí en la ciudad. No me gusta el olor de las vacas y cualquier cosa que se relacione con un rancho. Pero ir al rancho del abuelo no significa que tenga que usar botas y un sombrero y verme como un hombre. —Ella puso una mano sobre

179


su boca—. Lo siento mucho. Eso salió mal. No quise decir que te vieras como un hombre. Max sacó un dominó. —Yo no estoy robando a Tommy. Tu abuelo ha sido un buen amigo de la familia aquí en Lightning Ridge durante años, pero si el chico se siente como que necesita un cambio, estoy dispuesto a darle uno. O simplemente encontrará otro rancho si nosotros no lo contratamos, y no estoy volviéndome más joven. El hombre puede conseguir algo peor que trabajar como capataz en un rancho. Su hermano mayor es el capataz en el rancho de tu abuelo, por lo que esa posición va a quedar en la familia. Tommy no tiene mucho espacio para ascender allá. —Ryder es feliz trabajando con el abuelo —dijo Prissy—. ¿Qué sucederá cuando Greg tenga hijos? ¿Qué pasa si uno de ellos quiere ser un capataz? —Creo que eso sucederá, al menos, en veinte, o treinta años en el camino si él tiene uno el próximo año. Para entonces, Tommy estará listo para entregarle las riendas a él o a ella —dijo Max. Prissy colocó una ficha de dominó. —¿Qué quieres decir con él o ella? Una mujer nunca podría ser un capataz. Puede ser la esposa del dueño como la abuela, pero ¿un capataz? Vamos, Max. No me gustaría que mi hija caminara en el estiércol de vaca en sus tacones altos. —Soy dueña de un rancho y supongo que podrías decir que he sido el capataz del mismo durante los últimos cinco años. Y me pongo botas de vaquero gastadas y un viejo abrigo de trabajo de color mostaza y un Stetson cuando estoy por ahí paleando mierda de los establos de caballos o trabajando con el ganado. Una mujer hace lo que una mujer tiene que hacer —dijo Emily. —Cuanta verdad —dijo en voz baja Prissy. Una versión miniatura de "Hillbilly Bone36" causó que todos en la sala miraran hacia la chimenea. No era el tono de llamada de Emily, y Greg no estaba saltando para agarrar su teléfono tampoco. Max miró a la otra mesa y las cuatro mujeres negaron con la cabeza. —Ese sería el mío —dijo Prissy—. Discúlpenme. Tendré que aceptarla. 36

Es una canción escrita por Luke Laird y Craig Wiseman, y grabada por el músico country Blake Shelton.

180


¿"Hillbilly Bone" era suyo? Eso no tenía sentido en absoluto. Llevaba la ropa hecha a medida y se arreglaba el pelo en Dallas o tal vez incluso en la ciudad de Nueva York. ¿A quién diablos le pondría ella un tono de llamada así? Le dio la espalda a las mesas y susurró sólo unas pocas palabras. Emily escuchó ‚¿justo ahora?‛, y ‚no lo creo", pero el resto sólo fueron murmullos cubiertos por un fuego crepitante y conversaciones en la otra mesa. Se guardó el teléfono en el bolso y en un par de zancadas estuvo de vuelta en la mesa. —Lo siento mucho, pero tengo que irme. Fue agradable verlos a todos, y tal vez volveré a jugar en otro momento. Lamento perderme la comida de tu cocina, Emily. Y sobre ese almuerzo, ¿tal vez la próxima semana? —¿Me pregunto quién sería? —preguntó Max cuando ella ya había abandonado la habitación. —Imagino que era Tommy —dijo Emily—. Ahora, vamos a tomar en serio este juego. Movió las piernas otra vez debajo de la mesa. De ninguna manera podría concentrarse con Greg tocándola, y que la condenaran si le tocaba cocinar dos semanas seguidas.

181


Capítulo 14 —¿Quién es esa exquisita criatura? —Mason Harper dejó su whisky con un ruido sordo sobre la brillante barra del bar. Greg se dio la vuelta en el taburete y su boca se secó como si hubiera estado chupando una piruleta de alumbre37. Bebió toda la cerveza restante, dejando su Coor de cuello largo antes de poder hablar. —Bueno, voy a averiguarlo ahora. —Mason se puso de pie y sacudió los hombros de su chaqueta de corte occidental. —Esa sería Emily Cooper, ayudante de mi madre y la nueva chica en Lightning Ridge —contestó Greg. —Bueno, ¡infiernos! Como dice el viejo refrán, si no es por la mala suerte, no tendría ninguna suerte en absoluto. —¿Y qué quiere decir eso? —Greg no podía despegar sus ojos de ella con ese vestido azul. Parecía que estaba usando agua fría del tono exacto de sus ojos. —Quiere decir que no estoy tan lejos de Ravenna para no escuchar los rumores. Y he sido dejado en la ignorancia de nuevo porque tú has vencido mi récord. —No escuchaste mal —Greg respiró hondo. Varios vaqueros ya se habían dirigido hacia Clarice y Emily, sin duda buscando una presentación. Mason sonrió. —Vamos, vaquero. Puedes presentarme a Emily por si acaso ella decide que no le gustas.

***

37

Alumbre: es una sal blanca, cristalina, que se utiliza en medicina, teñido y curtido de telas.

182


Emily fue consciente de dónde exactamente estaba sentado Greg cuando entró por la puerta. Iba vestido con pantalones vaqueros negros que se arrugaban justo sobre sus brillantes botas negras. La hebilla plateada de su cinturón estaba grabada con la marca de Lightning Ridge. Destellos de su camisa blanca se mostraban por detrás de las solapas de su chaqueta de corte occidental negra. Tenía su boca tan seca que se moría por un sorbo de la Coors de cuello largo que sostenía. Clarice le presentó gente tan rápidamente que jamás recordaría ninguno de los nombres. Le había dado la mano a docena de vaqueros y muchas damas, cuando de repente alguien subió el calor del Denison Country Club unos siete grados. Sintió la mano de Greg en su espalda desnuda exactamente un segundo antes de que mirara sus ojos verdes a través de sus lentes y se diera cuenta que era la energía sexual entre ellos lo que había causado al aumento repentino de la temperatura y que no tenía nada que ver con el termómetro. —Emily, este es mi amigo, Mason Harper. Él tiene un rancho llamado Bois D'Arc Bend cerca de Whitewright y a ese par de gemelas que lucen como ángeles pero que son la prueba viviente de que las apariencias engañan. Ella extendió la mano. —Encantada de conocerte. Ni una sola chispa destelló entre ellos a pesar de que era tan alto como Greg y que tenía unos magníficos ojos marrones y una sonrisa asesina. —El placer es todo mío. ¿Cómo estás esta noche, Seño' Clarice? —Bien, gracias por preguntar, Mason. Deberías traer a las gemelas a nuestro rancho alguna vez. Apostaría que en estos tiempos han crecido mucho —dijo. —Les encantaría. Estoy seguro, y están creciendo más rápido de lo que me gusta —dijo. Mason saludó con la mano a una pareja a través de la habitación y se dirigió en esa dirección—. Oh, ahí está Lucas y su nueva novia. ¿Escucharon que se casaron en Navidad? El bebé ya está en camino. Su abuelo y su papá están felices como lechones en una fresca porqueriza38. Greg pasó un brazo alrededor de Clarice y otro alrededor de Emily.

38

Porqueriza: lugar cercado donde los cerdos se revuelcan en el lodo.

183


—Entonces, ¿puedo decir que ustedes dos encantadoras damas son mi cita esta noche? —Yo soy la cita de Clarice. Tendrás que preguntarle a ella —dijo Emily. Clarice le palmeó los hombros a ambos. —Voy a ir a hablar con Natalie. Sí, nieto. Cedo a mi cita dejándola en tus manos hasta que el reloj marque la medianoche. Entonces estarás conduciendo solo a casa y mi cita estará llevándome a casa en la furgoneta. Ese es tu castigo por decirnos que tenías una cita. La banda comenzó con una canción lenta de dos pasos, y Greg le tendió la mano. —¿Puedo tener este baile, señora, incluso si usted no es mi cita? Ella se dejó llevar hasta el centro de la pista de baile. El cantante hizo un buen trabajo con la canción de Toby Keith39: ‚No deberías besarme así‛, y Greg era un bailarín experto, uno que fácilmente podría ser su compañero por el resto de la noche. La letra decía que él había conseguido una extraña sensación al momento de que sus labios tocaron los suyos. Greg la atrajo hacia sí y enlazó sus manos en torno a su cintura. Ella extendió su mano y la envolvió alrededor de su cuello y apoyó la cabeza en su pecho. El latido de su corazón era fuerte y constante pero comenzó a latir más rápido cuando comenzó a cantar en voz baja en su oído. Las palabras decían que todo el mundo les estaba observando y pensando que estaban enamorándose y que nunca creerían que fueran solo amigos. Ella se echó hacia atrás y lo miró. —¿Crees que todo el mundo piensa que estamos enamorándonos? —Me imagino que sí. El cantante masculino se hizo a un lado y una dama con vaqueros muy ajustados y una camisa de satén rojo tomó el micrófono. Ella cantó una canción lenta de Lorrie Morgan40, y Greg cambió el baile a un lento vals country. La letra se Toby Keith (Nacido en Clinton, Oklahoma, Estados Unidos, el 8 de julio de 1961) es un cantante de música country norteamericano. Cinco discos suyos han alcanzado el número uno en la lista de mejores discos de música country en Billboard, y quince sencillos han conseguido el número uno en la lista de mejores canciones del Billboard. 39

40

Loretta Lynn "Lorrie" Morgan es una cantante estadounidense de música country.

184


hundió profundamenteen el alma de Emily, pero no la escuchó, solo sintió el espíritu de la melodía mientras los latidos de su corazón se unían al unísono con los de Greg. —Por favor se mi cita real —susurró. Ella apenas asintió. —¿Es eso un sí?—preguntó él. —Est{ bien, pero si seño’ Clarice necesita que le traiga algo de ponche u otro trago de bourbon, vas a tener que tomar asiento por un ratito —se burló. Él le elevó su mejilla con su puño y rozó un dulce beso en sus labios. —Eso es solo para que todos en esta sala sepan que estamos juntos esta noche. —Marcando tu territorio, ¿cierto?—le preguntó. Él sonrió. Ella se puso de puntillas y lo beso larga e intensamente, y con pasión. —Ahora todas esas rameras que están mirando tu lindo trasero sabrán que estás marcado por esta noche también. —¡Menos mal! —La sonrisa se amplió—. Salgamos de este lugar y encontremos una habitación de motel. —No tengo sexo en las primeras citas —dijo—. Y, además, dos besos son probablemente todo lo que Clarice quiera explicar por una noche. —¿Realmente crees que mi trasero es lindo? —preguntó. —Si no lo creyera, no lo habría dicho —respondió ella. —Bueno, cariño, creo que toda tú está francamente sexi como el infierno esta noche. Ese vestido se ve como agua en movimiento —dijo. Ella sonrió. —Pues, Greg, eres un romántico de corazón, pero apostaría que le dices eso a todas las chicas. —Nunca lo dije antes. Nunca vi alguien que me pudiera quitar el aliento como tú lo haces —dijo.

185


***

La noche terminó muy rápido. Duró hasta la eternidad y más allá. Como podían ser tan verdaderas ambas afirmaciones era un completo misterio, pero así era la forma en que Emily se sintió a medianoche cuando la fiesta terminó. Condujo a Clarice a casa en la vagoneta, pero pudo ver las luces de la camioneta de Greg por el retrovisordurante todo el camino a casa. ¿Casa? ¿Cuándo ocurrió eso? Dos semanas atrás, su rancho allá en el oeste de Texas era su hogar. Una mujer crecida y responsable no hacía un cambio de su manera de pensar en tan poco tiempo. Ni siquiera después de una noche de cenicienta cuando se había trasformado en la reina de la fiesta. ¿Casa? El abuelo solía decir que el hogar estaba donde estaba el corazón. Eso era aterrador como el infierno. Su corazón debería estar en la pradera llana, no en las colinas llenas de matorrales y robles del norte de Texas. —Indudablemente que estás seria y callada —dijo Clarice. —También tú —dijo Emily. —Estaba pensando en Marvin. Bailé muchas veces en las fiestas de Angus con mi Lester. Era un buen bailarín y un hombre maravilloso y yo lo adoraba. Nunca llegué a bailar ni una vez con Marvin. Dime Emily, ¿le gustaba bailar? Emily bajo la velocidad y manejó a través de Ravenna. —Él amaba bailar. Él y Nana solían bailar alrededor de la sala de estar, y algunas veces bailó conmigo después de que ella falleció. —Supongo que esto surgió debido a la lectura de las cartas de nuevo, pero me hubiera gustado haber bailado con él, sostenerlo y besarlo como hiciste con Greg esta noche. Me gustaría tener ese recuerdo, incluso aunque no hubiera funcionado y el destino declarara que me casaría con Lester —ella suspiró.

186


Emily extendió la mano sobre la consola y palmeó la de Clarice. —El abuelo se sentía de la misma manera sobre ti. El adoraba a Nana, pero su pasado estaba sin resolver. Clarice se inclinó y besó la mejilla de Emily. —Gracias por esta noche, Emily. Hiciste feliz a mi nieto, y eso me hizo feliz a mí. La sonrisa de Emily iluminó la vagoneta. —Él me hizo muy feliz esta noche. Clarice se bajó de la furgoneta y se dirigió a las escaleras, abrió la puerta del frente y despareció dentro de la casa. Emily condujo la furgoneta rodeando hacia el garaje y aparcó. Recogió su viejo abrigo de trabajo del asiento de atrás y deslizó sus brazos en éste cuando salió de la furgoneta. —Eso desentona con tu atuendo—dijo Greg desde las sombras. —Hace frío. —Dura como clavos en el exterior. Suave y gentil en el interior —dijo él. —Lo entendiste, vaquero —respondió ella. Él dio un paso adelante y ella hizo lo mismo. De alguna manera la distancia entre ellos desapareció y ella estuvo en sus brazos. Con sus labios sobre los de ella, su lengua haciéndole el amor a su boca, ella estaba flotando en algún lugar entre el garaje y el cielo. Deslizó una mano en el interior de su abrigo y masajeó su espalda desnuda mientras profundizaba aún más los besos. Ella se apoyó en su contra, cediendo al fuego que había estado creciendo durante toda la noche mientras bailaban. Sus dedos avanzaron en descenso por el interior de la parte posterior de su vestido. —Mi Dios —gimió él. —¿Que? —Si hubiera sabido que no tenías nada bajo el vestido, habría roto mi cremallera. Ya tenía que pensar en limpiar los establos de caballos para evitar tener ese problema como estaba —susurró.

187


—Esta cremallera—dijo ella mientras colocaba su mano justo por debajo de la hebilla de su cinturón. —Pensé que no tenías sexo en las primeras citas —dijo él. —No soy totalmente inflexible, Sr. Adams —respondió. —Oh, apuesto a que eres muy flexible. —¿Tu camioneta o la van? Su mano acunó su cuello, mientras sus labios se acercaban. —Dos bonitos dormitorios en la casa. —No con Clarice y Dotty escuchando a la distancia —murmuró entre excitantes besos abrasadores. La levantó en sus brazos y la cargó a través del piso del garaje hasta una puerta al otro lado de la camioneta. La abrió y ella se apartó de sus labios. —¿Qué es esto? ¿En un armario? ¿Hay espacio suficiente? —Confía en mí, Emily. La llevó arriba, volando por una estrecha escalera, hasta una habitación de ático con un techo inclinado. Una cama de tamaño doble estaba contra la pared, con una pequeña mesa al lado que era el único mueble en toda la habitación. La depositó con cuidado sobre una colcha hecha a mano y se estiró a su lado. —Te sientes tan bien simplemente yaciendo aquí a mi lado —susurró él con voz ronca. Ella deslizó una mano en el estrecho espacio entre ellos y empujó su chaqueta bajándosela por los hombros. La ayudó y la arrojó al otro lado de la habitación, luego lentamente le quitó el abrigo y lo lanzó en la misma dirección de la chaqueta. Una ventana encima de la cama hacía de cuadro de una gran luna de amantes asentada en el medio de estrellas titilantes sobre un fondo azul de medianoche. La luz de la luna afilaba los ángulos de su rostro. Ella levantó la mano y trazó la línea de su labio y luego su fuerte mandíbula. —Tu toque trae a esas estrellas aquí dentro de la habitación con nosotros. — Su profunda voz envió una calidez por sus venas. —Lo sé. Tú me haces lo mismo.

188


—He querido tocarte toda la semana. Aunque solo fuera tu mano o mejilla. Mantener mis manos para mí casi me volvió loco. Ella le desabrochó la camisa, un botón a la vez, besando su pecho musculoso mientras lo desnudaba. La atrajo aún más cerca y le deslizó el vestido por la cabeza. —Mi Dios, eres hermosa. —Creo que eso es una frase cliché de alguna vieja película. —Me importa un comino de donde proviene, es la verdad del evangelio, Emily. Eres asombrosa. —La provocó con un reguero de besos que partía desde sus labios y en se encaminaba a esa delicada parte del cuello justo debajo de la oreja, antes de moverse hacia sus pechos y su ombligo. Ella se estremeció y se arqueó hacia él cuando descendió aún más. —Voy a quemarme como fuego si no sigues adelante con esto. —Ya estoy ardiendo, y no quiero tener sexo contigo, Emily. Quiero hacerte el amor —expresó él—. La protección es.... —Tomo la píldora. No necesitamos nada más. —Ella apartó las mantas y se sentó a horcajas sobre su cintura y abrió la cremallera de sus vaqueros—. ¿Es esto una montura de ocho segundos sobre un bronco a pelo, o es un paseo de una hora a caballo de ida y vuelta a la cabaña? —¿La primera o la segunda vez? Ella se echó a reír. Tenía problemas retirando su cinturón de la hebilla, así que lo dejó colgando a los lados mientras liberaba su erección de los apretados vaqueros. —Ayúdame a liberar todo este empaquetado. Quiero el regalo, no los vaqueros en el que viene. Y cariño, si hubiera sabido que ibas a comando, nos hubiéramos escapado del baile y echado el cerrojo a la puerta del baño. —Le decimos ir a lo vaquero, no a comando. —Pateó sus pantalones y botas, quitándose todo en un solo movimiento. —Yo lo llamaría franca y jodidamente sensual. —El frío no es mi amigo. —Se rió entre dientes.

189


Ella deslizo su mano caliente alrededor de su erección y dijo: —¿Esto ayuda? Él le devolvió el favor, recorriendo con una mano la cara interna de su muslo, hasta que alcanzó ese lugar que la tuvo gimiendo y temblando en menos de un minuto. —Ha pasado algún tiempo, Emily. ¿Estarías terriblemente decepcionada si la primera vez fuera la montura de un bronco y la segunda un paseo a la cabaña? —Y la tercera podría ser… —jadeó. Le tapó la boca con la suya y se deslizó en ella con un largo y fuerte empuje. Ella gimió y trabajó con él, meciéndose en el momento adecuado para traerles a los dos el mayor placer. La llevó a impresionantes alturas media docena de veces y luego retrocedía antes de que las embestidas finalmente se volvieran más cortas y rápidas. —Dios, eso se siente tan bien. Creo que esto es un paseo a la cabaña en lugar de una montura de ocho segundos—jadeó ella. —Nunca conocí nada que pudiera sentirse así —Su acento era profundo, ronco y hambriento. —Yo tampoco —gimió. —¿Lista? La luz de la luna se movió y ella pudo ver como sus ojos cambiaban de ser sexis a suaves y soñadores. Se las arregló para asentir pero no tenía aliento para contestar. Él deslizó sus manos bajo su trasero y con una docena de arremetidas rápidas y furiosas, la condujo al clímax más grande que jamás había conocido. —Guau... ¡por todos los infiernos! —Las palabras salieron en un chillido agudo cuando pudo tomar aliento suficiente para forzarlas a salir de su boca. Ella flotó hacia la ventana, hacia la luna de los grandes amantes y las estrellas, y luego cayó de nuevo en la estrecha cama con un golpe que la dejó sin aliento una vez más. ¿Sería un pecado total permanecer en el ático y vivir allí para siempre con él, sin hacer nada, excepto hacer el amor de esa manera hasta que ella muriera? Nunca había sentido una pasión así de intensa en toda su vida.

190


—Yo nunca… —dijo él. —Nunca ¿qué? —Ella respiró hondo y enderezo sus piernas. Él atrajo el borde de la colcha alrededor de ellos, haciendo un capullo muy ajustado. Ella pensó que se habían quemado todos los nervios de su cuerpo, pero cuando la beso en el interior de esa colcha, el deseo la atravesó como un rayo blanco a través de una vía intravenosa. Hundió su cara en su cuello y le susurró: —Todavía te deseo. —Bien, porque queda un largo rato hasta el amanecer.

***

Dotty se reunió con Clarice en la cocina a la mañana siguiente. El café ya estaba hecho y Clarice había encendido el horno para hacer galletas. Sirvió dos tazas y le entregó una a Dotty. —Será mejor que hagamos un gran desayuno. Ellos estarán hambrientos. —Ya lo había planeado. Entraron por la puerta trasera silenciosos como ratones hace aproximadamente una hora. Ella cargaba su vestido porque le oí a él decir algo con respecto a que no fuera a ensuciarse. Valió la pena gastar ese el dinero ¿cierto? Clarice se echó a reír. —Bueno Dotty, sabes que el vestido era el pago de un favor. —Sí, y sé que ese favor fue pagado hace diez años atrás y los pendientes de diamantes en las orejas de Emily fue el pago. Yo estaba ahí cuando Tressa te los entregó y te dijo lo mucho que apreciaba que la hubieras financiado. Clarice llevó su café a la mesa de la cocina. —Tienes la memoria de un maldito elefante. —Siempre y cuando no consiga la gran nariz del elefante o un intestino grande, no me quejo. ¿La furgoneta o la camioneta?

191


—El ático —corrigió Clarice. —Mierda. Me olvidé por completo del ático. —Un montón de recuerdos hay en ese ático. Dotty sacó un paquete de tocino del refrigerador. —¿Quieres compartirlos? —Bueno Dotty, tu sabes que nunca fui de las de besar y contar. —Nunca has sido divertida en absoluto. No me dejarás leer esas malditas cartas y nunca me contaste sobre el ático. ¿Está todavía esa linda colcha en la cama de tamaño doble allá arriba? —¿Cómo sabes eso? —preguntó Clarice. —Yo tampoco beso y cuento —Dotty se rió. —¡No lo hiciste! —Lo hice. Recuerda cariño, yo estuve aquí en Ravenna un mes antes de que me casara. Te conocí aquí en el rancho en un día de campo. Johnny estaba trabajando para la gente de Lester en aquel entonces.

192


Capítulo 15 Bocephus estaba acurrucado en su vestido de gala, y Simba dormía profundamente en su abrigo cuando Emily se despertó a la mañana siguiente. Recogió al gato gris primero y sacudió un par de pelos del traje antes de colgarlo en la bolsa especial de prendas de vestir en su armario. —Eres un buen chico, sí que lo eres. Ni siquiera desgarraste mi precioso vestido. —Canturreaba mientras lo sentaba en el tocador del baño y se cepilló los dientes. Él dio un manotazo en el agua y luego sacudió su pata con tanta fuerza que las gotas aterrizaron en el frente de su desteñida camisa de trabajo de cambray. —Buen chico ya terminó —dijo ella—. Pero si tienes que ser un chico malo como el cantante por el que fuiste nombrado, me alegro de que fuera en el baño y no desgarrando mi vestido. Tuve la noche más increíble, Bo. Bailamos y bailamos y nosotros… —Se sonrojó ante los recuerdos. Bocephus la miró y maulló. —No puedo borrar esta sonrisa de mi cara. Eso debería decirte algo, pero no te voy a estar contando lo que pasó. Eres demasiado joven para oír tales cosas en voz alta. El gatito se dejó caer como un bebé cuando ella lo recogió, ronroneando y parpadeando hacia ella como pidiendo más de la historia. Lo puso en la silla y él se dio la vuelta, bajó de un salto, y atacó a Simba, mordiéndole las orejas y la cola hasta que el gatito amarillo despertó. No fue hasta que se estuvo vistiendo que vio el sobre con las marcas de arañazos y bordes deshilachados escondido bajo su abrigo en el suelo. La sonrisa se hizo más grande cuando lo recogió y más amplia aún cuando la abrió para leer una palabra. Asombroso. Puso la carta en el sobre y abrió el cajón de su mesita de noche donde había almacenado las otras dos, y allí estaba la pequeña caja de terciopelo rojo que contenía los broches de diamante de Clarice. Emily tocó las orejas y gruñó mientras se quitaba los pendientes y los puso en la caja.

193


Maldita sea todo al infierno en una pala vieja con el mango astillado. Ella tenía que enfrentar a Dotty y Clarice esa mañana, y tenía menos de dos horas de sueño y una sonrisa que no podía borrar. ¿Qué diablos iba a hacer? Sabrían al momento en que la miraran que había tenido relaciones sexuales. Estaba escrito en toda su cara. Empeñaría su camioneta por un limón para chupar en ese momento. Los gatitos salieron dando saltos de la habitación al momento en que se abrió la puerta y se perseguían uno al otro por las escaleras, rodando y rodando de un escalón al otro. Pies de Emily eran como plomo. No podía enfrentarse a ellas y sin embargo no tenía otra opción. Era peor que la vez que vino a casa de la universidad después de su primera experiencia con el sexo. Había temido enfrentar al abuelo, pero de lo único que él habló ese fin de semana fue de la gran venta de ganado. Lástima que no había una venta de ganado en marcha en Lightning Ridge. Se fue directamente a la mesa donde estaba sentada Clarice. —Muchas gracias por prestarme estos. Tressa tenía razón. Eran las joyas perfectas. —Buenos días. Clarice dice que el baile fue un gran éxito —dijo Dotty. —Bueno, mira aquí. Los chicos se unen a nosotras esta mañana. Buenos días, Bocephus y Simba. Apuesto a que Dotty tiene suficiente tocino frito que podrías compartir un trozo esta mañana. —No estoy segura de que los dos consigan tocino esta mañana. —Dotty señaló en el refrigerador—. Creo que ellos te castigaron por dejarlos la noche anterior. Las notas adhesivas habían sido destrozadas hasta donde las patas de los dos pequeños gatitos pudieron alcanzar. Los pequeños bribones no tenían sentido de conciencia porque Simba se agachó como un gran león amarillo, se movió un par de veces, y se lanzó por una nota aleteando que aún colgaba de la puerta del refrigerador. Él recordó a Emily de una ardilla saltando de una rama de un árbol a otra cuando él utilizó las notas adhesivas para abrirse camino a la parte superior del gabinete. Él enganchó un pedazo de tocino, cayó de pie cuando él saltó, y le gruñó a Bocephus. Emily palmeó una mano sobre su boca. —¡Oh, no!

194


Clarice se agachó y agarró un extremo del tocino y jugó el tira y afloja con el gatito hasta que ella había roto una parte. —Bueno, Bo bebé, esto es para ti. Simba tiene que aprender a compartir. —Lo siento mucho —dijo Emily. —Es hora de quitarlas y empezar nuevamente de todas formas —dijo Dotty— . Pero tenemos que trabajar en el entrenamiento de los niños para que permanezcan fuera de mi armario. —Sí, señora. No creo que vayan a conseguir tocino por una semana, y tienen que permanecer en mi habitación por una semana también. Vamos, chicos, estás en un gran problema —Emily estuvo de acuerdo. —Eso es demasiado duro —dijo Clarice—. Sin bacon para mañana, pero tu estarás castigándonos a Dotty y a mi si no los dejas salir a jugar. —Voy a hacer jamón y huevos mañana —dijo Dotty. —Shhh! Ellos no saben eso. —Clarice se rió. Max se detuvo en medio de la cocina. —Parece que un tornado golpeó todo en tu refrigerador. —El Huracán Simba y el Tornado Bocephus —dijo Emily. —Denles una pieza extra de tocino. Se lo merecen después de demoler de esa cosa fea. Esa sensación de hormigueo emocionante le dijo a Emily que Greg estaba cerca. —Tus muchachos tuvieron una fiesta anoche, Greg. Dotty limpió el desorden del suelo, pero dejó el resto para que lo vieras —le dijo Clarice. —¿Quieres que las retire todas y lave el frente de la nevera? —preguntó él. —¡Diablos, no! He salvado todas las pequeñas piezas y pondré aquellas —ella asintió hacia el refrigerador—, en la caja de zapatos con ellos. Ya hemos escrito la fecha en la parte exterior y los nombres de Simba y de Bocephus. Cuando las futuras generaciones las encuentren, ellos sabrán en qué año los chicos vinieron a vivir con nosotros. —¿Los castigaste Emily? —Greg sonrió.

195


—Ellos no van a recibir tocino mañana —respondió ella. —¿Escucharon eso, muchachos? Disfruten de ese tratamiento esta mañana porque no van a conseguir ningún mañana. Oye, no son grandes noticias que los gatos tratando de destruir las notas adhesivas. Louis me dejó un mensaje de texto —Greg cambió de tema. —¿Está enfermo? ¿Voy a ayudar con los caballos esta mañana? —preguntó Emily. —No, él está de camino ahora mismo. Pero Prissy y Tommy se fugaron a Las Vegas. Su abuelo les va a conseguir una casa rodante de dos habitaciones para que vivan, y Prissy estará viviendo en el rancho. Supongo que ella descubrió que estaba a punto de perder lo mejor que había conseguido. Dotty movió la cabeza de lado a lado. —El corazón tendrá lo que quiere o si no se marchitará y morirá. —¿Hablando por la experiencia? —preguntó Max.

196

Dotty señaló a la comida en la barra. —Malditamente correcto, lo hago. Ahora pon los platos y a comer. Este rancho no se maneja por sí solo, y tienes que preparar el heno o arar o lo que sea en el infierno que se necesite hacer mientras brille el sol y toda esa mierda. —¿Cuáles son mis trabajos para hoy? —Emily miró a Clarice. —Te vas a trabajar con Greg esta mañana. Vamos a trabajar en cosas de bazar. Viene el lunes por la mañana vamos a empezar a preparar el granero para el gran asunto, por lo que este es nuestro último fin de semana para trabajar en nuestros proyectos, y esta tarde tenemos que lograr terminar las cosas en esa oficina. La nómina e importantes asuntos de negocios. —Clarice le guiñó un ojo. Greg pasó junto a ella en el camino hacia la cafetera y sólo por un breve instante, sus dedos tocaron los de ella. Cuando ella miró en su dirección, él pronunció la palabra: —Asombroso.

***


Emily realmente quería montar a pelo con el ligero viento pre-primavera soplando su cola de caballo y los rayos del sol calentando su rostro, pero Albert y Louis ya estaban en los establos. Eso dejaba dos trabajos: recorrer la hilera de vallas en la parte trasera del rancho o hacer mandados en Bonham. Max le entregó un pedazo de papel. —Aquí está la lista. Me alegro de que Clarice te contratara, Emily. Odio hacer recados como estos. Greg le lanzó un beso de detrás de la espalda de Max, y una visión de ellos dos en la habitación del ático se materializó tan real en su cabeza que sus mejillas comenzaron a arder. Ella se dio la vuelta e hizo un viaje de regreso a través de la casa para preguntarles a Clarice y a Dotty si necesitaban algo de la ciudad antes de que se fuera. Clarice asintió. —Necesito otro paquete de botones o amuletos si puedes encontrarlos en la sección de artesanía del Walmart. Cualquier cosa que tenga que ver con botas de vaqueros, sombreros, lazos, o herraduras. Y también necesitamos diez quilos de azúcar. De esa manera podremos ponernos a trabajar con el pan de banana y el pan de calabaza el lunes sin temor a quedarnos sin azúcar —dijo Clarice—. Oh, y esta tarde realmente trabajaremos en la nómina. A los chicos les gusta tener su dinero la noche del sábado. Luego tienes que ponerte al día con las entradas para la última semana, tanto para las facturas entrantes como la información de las vacas. Ellos han estado haciendo todo tipo de trabajos veterinario la semana pasada, así que hay una pila de dos centímetros de espesor en las vacas. Y luego quiero que mires las cuatro damas que he elegido para invitar a la subasta y me des tu opinión sobre ellas. —Parece que tengo un día completo. —Las mejillas de Emily ya no estaban rojas como un camión de bomberos, pero ahora su alma se habían vuelto de color verde rana por los celos. ¡Maldita sea! En la neblina perdurable del resplandor sexual, se había olvidado de todas las mujeres que pensaban que estaban hablando con Greg Adams en los sitios de citas.

197


—Ella es una controladora de esclavos, te digo, lo es —dijo Dotty—. Tengo que cocinar y tejer hasta que mis manos sangren, y entonces tengo que ser Greg y hablar con las mujeres como un hombre. —Oh, silencio; eso es mejor ha que bebas hasta morir —dijo Clarice—. Llévate la furgoneta, Emily. La puerta al ático le hacía señas cuando estaba en el garaje. Ella la abrió y entró de puntillas por las escaleras. Tal vez había soñado toda la noche. Tal vez no hubiera pasado nada y todo ese baile lo había hacho muy vívido. Tal vez la única palabra en la carta de Greg esa mañana había sido sobre el buen momento que habían tenido en la fiesta Angus. Cuando llegó a la cima, Greg estaba allí tendió en la cama. —Buenos días, hermosa —dijo. —Fue real, ¿no? Fue tan maravilloso que pensé que podría ser un sueño. Él palmeó la cama. —Sé exactamente lo que quieres decir, cariño. No pude resistirme a volver para asegurarme cuando Max dijo que necesitábamos llevar un rollo de alambre de púas en caso de que viéramos una rota. Tenemos unos diez minutos. —¿Con o sin ropa? —preguntó. Él revotó de la cama y se despojó de su abrigo y las botas tan rápido que fue un borrón. —Maldita sea, hace frío aquí. Realmente, deberíamos conseguir uno de esos pequeños calentadores de espacio. —Estará caliente en pocos segundos —dijo mientras sus vaqueros, camisa, botas, ropa interior y todo se unía a la suya en una pila junto a la cama. Él la agarró por la cintura y cayó sobre la cama con ella en sus brazos. Ella agarró un puñado de su cabello y llevó su boca a la de ella. —No pierdas el tiempo en los juegos previos. He estado excitada desde que entraste a la cocina esta mañana. Él se apoyó en un codo y le dio un beso largo y persistente, y sin embargo con dulzura y suavidad mezclado con la pasión.

198


—Odio que esto tenga que ser un rapidito. Me gusta jugar y abrazar después. Ella rodó en la parte superior de él y en un rápido movimiento y meneo de las caderas lo plantó en su interior. —Yo también, pero si no eliminas este fuego, voy a ser real perra todo el día. Él le dio la vuelta para estar en la cima. —Bueno, querida, no podemos tener a una mujer con el humor de perros en Lightning Ridge, ¿verdad? Después del toque de queda esta noche, nos encontraremos aquí de nuevo para la verdadera cosa. —Sí, señor.

***

—¿Ya está saliendo la vagoneta del garaje? —preguntó Clarice. Dotty se inclinó más cerca de la ventana de la cocina. —Es la camioneta de Greg, y ahora la vagoneta. —El destino la trajo a Lightning Ridge y esa es la razón de que Marvin y yo alguna vez nos escribiéramos el uno al otro en primer lugar. Las estrellas no se estaban alineando para nosotros sino para nuestros nietos —dijo Clarice. —Todas esas cosas del destino es un montón de mierda, Clarice Adams. ¿Qué tendrías que decir acerca de cualquier otra chica que fue al ático con Greg el año pasado? ¿Todas con quien ha tenido una cita en los últimos siete años en los que ha estado en este rancho? Los ojos de Clarice brillaron. —Yo podría haber atrancado esa puerta y sacado a patadas del rancho. Pero eso fue el año pasado y este es diferente. Él ha estado aquí siete años. —Ella dio unas palmadas—. Ese es mi número de la suerte, Dotty. Te lo juro, todas las estrellas están alineadas a la perfección. —No importa quién de todos está convencido. Lo que importa es si él lo está, y esto tiene que ir más allá de lo que está pasando en ese ático, ¿no?

199


***

Greg estaba funcionando con menos de dos horas de sueño, pero no pudo forzarse a quitar la sonrisa de su rostro. Emily era increíble tanto en el rancho como en la cama, y sólo de pensar en ella lo mantuvo en una semi-excitación durante toda la mañana. Esa noche tenía previsto llevar velas al ático y tal vez un par de cervezas. —Para un hombre que bailó hasta la medianoche, seguro que tienes mucha energía esta mañana. Me imaginé que vendrías con algo que te pondría en la casa para poder echar un siesta esta mañana —dijo Max. Greg se palmeó en el muslo. —Tengo que estar muy cansado de ir de fiesta toda la noche para que mi mente este trabajando. Dijiste que la valla necesitaba comprobarse y yo simplemente hice lo que has dicho sin siquiera preguntar. —Habremos terminado para el mediodía. Clarice mencionó ayer que ella y Emily estarían trabajando en el equipo esta tarde. Supongo que probablemente podrían utilizar tu ayuda. Greg se encogió de hombros. Era demasiado nuevo, demasiado crudo, y también apasionado para que él hable de ello, incluso a Max, que había sido como un segundo padre para él. ¡Padre! El padre de Greg había dicho que no le dijera a Nana que él y su madre iban a venir al bazar, porque era una sorpresa, así que no había habido ninguna conversación al respecto y con todo el entusiasmo se había olvidado mencionárselo siquiera a Emily. ¡Sus padres conocerían a Emily! Repentinamente sus manos estaban sudorosas dentro sus guantes de trabajo de cuero. A su madre no le gustaría Emily porque ella era una mujer de ganadería. Nancy Adams había mantenido la esperanza incluso desde que su hijo se mudó a Lightning Ridge de que él se sacudiera la suciedad y las vacas y se mudara de nuevo a Houston.

200


Greg se secó el sudor de la frente. —No está así de cálido. Debes haber bebido mucho en la fiesta y está abriéndose paso para salir de tu sistema. —Max se rió entre dientes. —Supongo que sí —dijo Greg. —No me has contestado sobre Emily. ¿Te gusta o no? —Sí —contestó Greg—. Pero ella está decidida a volver a Happy. Si tuviera una pizca de sentido en los negocios, se daría cuenta de que ella no puede hacer lo imposible. —¿Como qué? Pensé que ella podría mover montañas y caminar sobre el agua —dijo Max. —No es posible manejar suficientes vacas para ganarse la vida en un rancho del tamaño del de ella, especialmente en el oeste de Texas —contestó Greg. —Tú no crees eso, y eso es lo que te pone tan enojado. Si ella centra la cabeza para hacerlo, podría convertir una parcela de jardín en un rancho rentable. —Yo no tengo que admitir eso, sin embargo, ¿verdad?

***

Emily regresó a la casa justo al mediodía. Había estado en la tienda de alimentos para dejar un pago, al banco para hacer un depósito, al proveedor de insumos agrícolas para recoger algunos suministros veterinarios que tuvieron que desempacar y marcar antes de vendérselos a ella, y se había quedado en una cola interminable en el Walmart. Tener más de veinte cajas registradoras y sólo dos cajeras era francamente inmoral. Ella habría pasado volando por un cajero automático, pero ninguno de ellos estaban trabajando. Espera que Greg hubiera llegado de las tierras sin arar por lo menos para la cena y así poder verlo. No sería tan bueno como para llegar a escabullirse al ático o incluso enganchar un par de besos en la sala de estar cuando nadie estaba mirando, pero tendría que hacer. Hasta que él estuviera listo para anunciar que estaban saliendo, si eso es lo que estaban haciendo, tenía la intención de permanecer en silencio.

201


¿Saliendo? ¿O era sólo sexo? ¿Qué quería ella que fuera? —En el comedor. Acabamos de sentarnos a comer —Dotty gritó cuando Emily entró en la casa. —Estaré allí enseguida mientras me lavo —gritó de vuelta. Podía escuchar a Clarice hablando, pero algo no estaba bien en su tono. Dotty no estaba usando ni una sola mala palabra y Greg sonaba extraño. ¡Mierda! El predicador había ido a cenar y Emily llevaba puestas sus botas de trabajo, una camisa de cambray, y vaqueros desteñidos. Rápidamente se pasó los dedos por el pelo y rehízo su cola de caballo. Bocephus venía agazapado al doblar la esquina con Simba justo en su cola. Ambos se arrastraba pegados al suelo y sus ojos estaban cautelosos. ¿Podría un predicador entrar en el cielo si lindos gatitos estaban aterrorizados de él? Se detuvo el tiempo suficiente para acariciar a los gatitos y susurrarles consoladoramente en sus oídos y no se lavó las manos después. Tal vez incluso tocaría el panecillo caliente del predicador en lugar de pasarle la canasta de pan. Lamentable viejo cerdo de todos modos por asustar a sus dos gatitos. Ahora estaban escondidos debajo la mesa de la cocina y mirando en torno a las patas de la silla. —¿Te has perdido ahí? —gritó Max. Incluso su voz sonaba diferente, y nada hacía temblar a Max. —Ya estoy en camino —dijo. Todo el mundo se volvió para mirarla cuando entró en la habitación, Clarice, Dotty, Max y Greg, y Taylor. —¡Sorpresa! —dijo Taylor. Su aliento se quedó atrapado en su pecho. Sus pies estaban pegados al suelo y no podía moverse. —¡Taylor! —Chilló. Él echó su silla hacia atrás y la abrazó con fuerza.

202


—Estoy aquí para sorprenderte, y creo que lo acabo de hacer. —Él la llevó a la mesa con su brazo alrededor de sus hombros. Estuvo agradecida de que hubiera una silla cercana y doblemente agradecida de que estuviera justo al lado de Greg en lugar de frente a él. —Estoy tan emocionada de verte, pero… oh, mi Señor, ¿tienes malas noticias? Taylor mostró una sonrisa hermosa. —No, querida, no hay malas noticias. Te lo habría dicho enseguida si ese fuera el caso. Compré un toro hace un mes de un criador en Blue Ridge, ¿recuerdas? Sé que te conté sobre él. Blue Ridge está a menos de media hora de aquí, así que me vine para verte mientras estaba en la zona, y me alegro de haberlo hecho. Una hamburguesa grasienta no podría compararse a un festín como éste. El color volvió a su rostro ceniciento. —¿Dejaste Happy en medio de la noche? —Conduje medio camino ayer. Quería recoger al toro, ver cómo estás, y llegar a casa antes de la medianoche. No me gusta dejar a un viejo gran toro en un remolque durante la noche —respondió. Greg le puso una mano sobre su pierna y la tensión disminuyó de su cuerpo. Nadie había muerto. Todo en Happy estaba bien. Taylor, su primo favorito, estaba justo allí en la mesa con ella. —Sé que te recuerdas del toro. Miramos su linaje en internet justo antes de que Marvin muriera. Lo que me sorprendió es que es manso como un… —Taylor continuó—: iba a decir gatito, pero realmente odio los gatos. El toro es tan manso como un cordero. —Emily tiene dos gatitos —manifestó Dotty. —Lo sé. Me lo dijo —dijo Taylor. Emily se sirvió su plato, pero no le prestó ninguna atención a la comida. —Así que ¿tu plan es conducir todo el camino hasta el oeste de Texas esta noche? Clarice, ¿no podía poner el toro en un corral de espera y pasar la noche? De esa manera podría salir temprano en la mañana. —Ya lo hemos invitado —dijo Clarice.

203


—Y les agradezco a todos por la oferta, pero después de la cena me iré de vuelta a Happy. He conducido por más tiempo que eso montones y montones de veces. Y tú también, Em —dijo. —Estoy dispuesta a perder un poco de sueño por algo que disfruto —dijo ella. Eso le consiguió un apretón de la pierna debajo de la mesa. La conversación fue a los toros, la ganadería, y si sería o no un buen año para el heno, y la cena había terminado demasiado pronto. Taylor empujó hacia atrás su silla y dijo: —Seño' Dotty y seño' Clarice, esa fue una excelente comida. He comido demasiado, y créanme, voy a estar fanfarroneando al respecto cuando regrese a casa. ¿Caminas conmigo hasta el camión, Em? Ella colocó su servilleta sobre la mesa al lado de su plato. —Por supuesto, pero de seguro que me sentiría mejor si te quedaras por la noche. No hemos hablado lo suficiente. —Estaré en casa para la hora de dormir y los caminos están despejados. —Por favor, quédate una noche. Es como un sueño que incluso estés aquí, y que ni siquiera hagas un recorrido por el rancho —rogó cuando estaban fuera de la casa. —Recuerda, yo estoy velando por mi rancho y el tuyo. Sólo quería darte una sorpresa —dijo. —Bueno, de seguro que lo hiciste. Pensé que estaba soñando. Me gustaría que hubieras traído a Dusty. Ella te habría acosado para quedarse al menos una noche y los dos sabemos que no puedes rechazarla —dijo Emily. —La sorpresa fue sólo parte de la razón por la que conduje hasta aquí. El toro podía haber esperado un mes más, pero quería conocer a este hombre, Greg y he venido preparado para odiarlo, pero no lo hice y ahora tengo miedo que puedas quedarte aquí. La forma en que te mira es totalmente… —Se detuvo. Ella se apoyó en el remolque de ganado. —¿Qué?

204


—Tú has sido como una hermana para mí y Dusty —dijo—. Al menos prométeme que vendrás a casa y contarnos en persona, no lo haga con una llamada telefónica. —¿De qué demonios estás hablando? Voy a ir a casa, vaquero. Esto es unas vacaciones, y la gente vuelve a casa de sus vacaciones —dijo, y rápidamente cambió de tema—. ¿Llevaste a Melinda a la fiesta de San Valentín de la semana pasada? Taylor se rió entre dientes. —Lo hice y nos llevamos bien, realmente bien. Yo no la miro como ese vaquero allí te mira a ti, no todavía de todos modos, pero le pedí salir de nuevo.

205


Capítulo 16 El abuelo solía decir que las personas eran tontas si establecían sus planes en piedra, porque Dios tenía un gran sentido del humor, luego contaría historias sobre cómo se habían frustrado sus planes. Emily recordó varias de esas historias mientras cargaba a los dos gatitos a su habitación esa noche. Se había ofrecido a ir con Max y Greg cuando recibieron el aviso de que la valla estaba rota y había por lo menos cincuenta cabezas de ganado deambulando por toda la carretera, bloqueando el tr{fico. Eso sería utilizar la palabra ‘tr{fico’ de manera muy informal, ya que podría haber dos o tres camionetas conduciendo por la carretera de Ravenna hacia Lightning Ridge en todo un día. Pero una vez fuera de los pastos, las vacas deambulaban, así que no había más remedio que conducirlas de nuevo a la pradera y arreglar la valla con solo el poder de la linterna. Eso significaba una larga, larga noche, sin juegos en el ático, y ella no tenía ninguna bendita cosa que hacer esa noche. Los gatitos debían haber tenido un duro día de juego después de que Taylor se fuera porque se fueron directamente a dormir. Emily se dio una ducha, se lavó el cabello, se hizo las uñas, y escogió un vestido para ir a la iglesia la mañana siguiente. Lo más probable es que hiciera de chófer para las damas, y que Greg durmiera después de pasar toda la noche en vela. Su teléfono sonó a las diez y media y lo atendió sin revisar la ID. —¿Greg? —preguntó. —No, soy Taylor. Mi toro está sano y a salvo, y las vacas ya se lo están comiendo con los ojos como tú hiciste con Greg. Pensé que deberías saberlo —dijo. —Yo no hice eso. —Suspiró. —Oh, sí, lo hiciste. Nunca te he visto mirar a un hombre como lo haces con él. Podría ser el elegido, me guste o no. —Me alegro de que estés en casa a salvo, pero todavía estoy enfadada contigo por no quedarte a pasar la noche. Me vendría bien un poco de compañía. Las vacas se han escapado y Greg está arreglando la valla y mis gatos están dormidos —dijo.

206


Oyó el sonido de un encendedor de cigarrillos y puso los ojos en blanco en dirección al techo. —Y yo me alegro de haber venido a casa, porque si estuviera allí, estaría fuera con los demás persiguiendo vacas, no sentado en la sala de estar hablando contigo, cariño. Eso es lo que los visitantes hacen cuando hay trabajo que hacer. Lo sabes. Buenas noches —dijo. —¿Le contaste a Dusty que cenaste conmigo? —Se aferró a la conversación. —No, no lo hice. No quiero escuchar a tu prima. —Se rio—. Voy a colgar ahora. El teléfono se quedó completamente en silencio y ella suspiró. Menos de un minuto después oyó un tintineo y bajó la mirada hacia su teléfono. Había un texto de Greg.Valla arreglada. Estamos arreándolas a través de una reja en el camino. Llegaremos tarde a casa. Nos vemos mañana por la mañana. ¿Cena en Sherman después de la iglesia? Tecleó un mensaje con sus pulgares. ¿Me estás invitando a una cita?

207

Sí, contestó al instante. Me encantaría, tecleó ella. Un emoticón de cara sonriente apareció con un ojo cerrado haciendo un guiño.

***

El sermón usual del predicador duró media hora y realmente trató de escucharlo. Pero con el cuerpo de Greg pegado al suyo en el estrecho banco, el predicador podría haber estado leyendo directamente Cincuenta Sombras de Grey41 o una de las secuelas. A partir de lo que había oído y leído sobre el libro, pensó que su mente se inclinaba mucho m{s hacia el libro de ‘Grey’ que hacia el Buen Libro esa mañana. Un buen jugueteo y un rapidito de diez minutos en el ático habían provocado que 41

Cincuenta Sombras de Grey, es una novela erótica de 2011 de la autora británica E. L. James.


sus hormonas se agitaran, y lo único que podía pensar era en besar a Greg y sentir sus manos sobre su cuerpo. Ella era una adulta, no una estudiante de segundo año en la escuela secundaria, pero esa mañana no se ajustó al mensaje de su fecha de nacimiento de su licencia de conducir que decía que era una adulta ahora, ni el de Taylor, que le había recordado muy enfáticamente y con frecuencia que eran adultos. Por último, el predicador terminó y miró a la congregación. —Algunos de ustedes podrán haber oído las buenas noticias, pero lo diré de nuevo. Prissy Landers y Tommy Randolph se han casado este fin de semana en una ceremonia privada en Las Vegas. Todos esperábamos que cuando Prissy se casara, sería aquí mismo en su propia iglesia, pero no querían mucha fanfarria, por lo que se fugaron. Sin embargo, las damas de la iglesia están organizando una recepción para ellos la noche del miércoles a las siete y todos están invitados. Esperaremos con ansias que estén allí. Clarice Adams es una de las anfitrionas, así que si tienen preguntas, llámenla a ella. Ahora Everett Dempsey, por favor, entrega la bendición. Todos inclinaron la cabeza y el gran vozarrón de Everett dijo: ‚Padre nuestro.‛ El predicador pasó por el pasillo, con la cabeza inclinada reverentemente. El viejo se tomó un tiempo, pero cuando finalmente dijo: ‚Amén‛, el Señor había recibido las gracias por todo, desde el día y el maravilloso sermón espiritual hasta la hierba verde que florece después de la nieve y debido al sol. —Alabado sea el Señor —Dotty murmuró a su lado. Emily miró por encima de su hombro. Dotty dijo por lo bajo. —Pensé que íbamos a morir de hambre antes de que terminara la oración. Recuérdame que nunca invite a ese hombre a cenar. No me gusta el puré de patatas y salsa frías. —Madge nos ha invitado a cenar con ella —dijo Clarice mientras esperaban a que el pasillo central congestionado se despejara—. Nos vamos a casa con ella y volveremos al rancho tarde en la noche. Vamos a hablar de los toques finales para el bazar de la próxima semana. ¿Quieren venir con nosotras? Greg negó con la cabeza.

208


—Emily y yo tenemos una cita. Vamos a ir a Sherman a tener una agradable cena tranquila y tal vez ver una película por la tarde. Clarice levantó ambas cejas a medio camino del cielo. —¿Una cita? —¿Está bien? —preguntó Emily. —¿Tienes más de veintiún años? —Oh, deja la m… m… cosa, Clarice. Casi me has hecho maldecir aquí en la iglesia. ¡M... corcholis! Mira, casi lo hice otra vez. Son mayorcitos. Pueden ir a comprar una hamburguesa y ver una película sin preguntárnoslo —dijo Dotty—. Lo juro, esa chica es aún más difícil que renunciar a un buen bourbon de Kentucky. —Tengo más de veintiún años —contestó Emily. —Entonces supongo que puedes salir con mi nieto —le dijo Clarice. Greg entrelazó los dedos con Emily y la condujo hacia el púlpito, a través de la entrada del coro, y salió por la puerta de atrás. —Vamos a ir al infierno con seguridad, si no estrechamos las manos con el predicador. —Ella se rió. —Para el momento en que Nana y Dotty lleguen a la parte delantera de la fila, no va a recordar a todos con los que se dio la mano. ¿Qué tal comida China para la cena? —La ayudó a subir a la vagoneta y se inclinó para abrocharle el cinturón de seguridad. —¿Qué hay de comida para llevar? —Lo besó en la mejilla cuando terminó. Se tomó el tiempo para besarla de verdad, suavemente, luego más profundamente, y luego con tanta hambre que ella podía sentir su interior empezar a tararear. —¿Comida para llevar a dónde? —Hay un gran asiento trasero. —Inclinó la cabeza hacia atrás—. O un bonito ático en casa. —Demasiadas ventanas para el asiento trasero. Demasiado lejos para volver al ático. Pero conozco el lugar adecuado dónde ir con nuestra cena china para

209


llevar. Esperé con ansias tu presencia en el ático todo el día de ayer y me sentí engañado anoche. —Yo también. Y no tuve una carta bajo la puerta esta mañana —agregó ella. —¿Marvin y Nana se escribían todos los días? —No al principio. —¿Te he dicho que te ves preciosa hoy? Ese vestido es del mismo color que tus ojos. ¿Qué color de ropa interior llevas puesto? —Sus ojos brillaban como estrellas en un cielo de medianoche. —¿Quién dice que la estoy usando? Él gimió. —¡Dios, Emily! Me alegro de no haber sabido eso en la iglesia. —Es de color azul y también lo es mi sostén. —Se rió—. ¿Y la tuya? —Ninguna. Te dije que iba a lo vaquero. Su jadeo fue leve, pero lo oyó y la apuntó con un dedo. —¡Te atrapé! El viaje duró menos de veinte minutos y la comida para llevar estuvo lista en diez. Olía fantástico en el asiento trasero, pero deseaba otra cosa mucho más de lo que quería comida. —¿Hacia dónde ahora? —preguntó. —¿Ves esa señal allí? —¿El concesionario de autos? —No, la que está junto a esa. —Señaló la señal del hotel. —Oh, sí, señor. Firmar la entrada fue un suspiro. Llevó la bolsa con la comida y se detuvo en la sala de las máquinas expendedoras en el camino y compró cuatro Coca-Colas. —¿Es eso suficiente? —preguntó.

210


—Podríamos tener que volver. Podríamos ponernos muy acalorados y sedientos —contestó ella. Coquetear nunca había sido tan divertido. La habitación estaba en el otro extremo del pasillo, y una vez en el interior, puso la comida y las bebidas en la mesa, se dio la vuelta, y la levantó como una bolsa de pollo frito con mantequilla sobre su hombro, con la cabeza colgando por la espalda, risitas rebotando en las paredes, el vestido volteado hacia arriba para revelar dos mejillas casi desnudas, bien redondeadas con una correa en el medio y el más pequeño trozo de seda en la parte superior de la tanga. La besó en la mejilla más cercana a sus labios antes de depositarla sobre la suave cama tamaño real y aterrizó encima de ella. —Tienes un culo muy besable, Srta. Emily Cooper. —Me alegro de que pienses así. Lo hice crecer sólo para que pudieras besar mi trasero. —Se echó a reír. —Ah, eres un trasero-inteligente. —Decídete, vaquero. ¿Es besable o inteligente? Se quitó las gafas, las dejó sobre la mesita de noche y rodó hacia un lado, manteniéndola en sus brazos. Yacer en la cama los puso en el mismo campo de juego, pero aun así ella se sentía como si anduviera de puntillas cuando sus ojos se cerraron y sus labios encontraron los de ella en un beso abrasador que casi puso los aspersores del techo en acción. Desabrochó cuidadosamente cada pequeño botón de la parte delantera de su vestido, lo retiró, y besó su vientre desnudo, moviéndose hacia abajo hasta llegar a la tanga. La agarró con los dientes y se la bajó lentamente por las piernas hasta los tobillos, sobre los dedos de los pies, y la tiró por encima del hombro sin siquiera tocarla con los dedos. Luego empezó a subir nuevamente, degustándola y besándola hasta que ella estuvo gimiendo y arqueando la espalda. Ella se sentó, se deshizo del vestido y el sujetador, los arrojó en una silla, y luego lo empujó sobre la cama. Le desvistió tomándose su tiempo, se aseguró de que estuviera jadeando casi tan intensamente como ella antes de sentarse a horcajadas sobre su cuerpo e inclinarse hacia delante, con sus pechos rozando el vello de su pecho.

211


¡Maldita sea! Tenía la intención de excitarlo hasta el punto de ebullición, pero ese pelo suave de su pecho estaba haciendo todo un espectáculo sobre su botón de deseo. Estaba cerca de explotar cuando encontró sus labios. Ella saboreó los últimos restos del café de la mañana y atrapó un olorcillo de la loción de afeitar que la puso de lleno en medio del más caliente deseo que jamás había conocido. Se dio la vuelta con ella y juntos tomaron su placer en el cuerpo del otro como si fueran a morir si no estuvieran completamente saciados antes de que el día terminara. Su boca no se separó de la de ella hasta que ambos gritaron en un susurro estridente, al mismo tiempo: ‚Ahora. Ya mismo.‛ Después del acto, él atrajo el borde del edredón blanco como la nieve por encima de ellos y le besó los párpados. —No hay palabras. Increíble ni siquiera cubre la manera en que me siento cuando estoy contigo. Me siento completo y entero. —Mmmm —pronunció ella. Taylor podría estar en lo cierto. ¡Tal vez sí se lo comía con los ojos!

212 ***

Greg se despertó en medio de la tarde con el sonido de la ducha corriendo en el cuarto de baño. Salió de la cama, caminó desnudo y descalzo a la puerta abierta, y abrió la cortina de la ducha. —El agua está agradable. Sumérgete. —Ella sonrió. —No es mala idea —dijo—. ¿Puedo lavarle la espalda, ma'am? —Y mi parte frontal y cualquier otra cosa que quieras tocar, pero no ahora mismo. Si no consigo comida pronto, voy a marchitarme y pasar al otro lado de la eternidad —dijo. —La comida China estará fría, cariño. —No me importa si está mohosa. Voy a comerla, beber dos coca-colas, y luego vamos a conseguir hacer valer nuestro dinero por esta habitación antes de que tengamos que ir a casa.


—Vas a acabar conmigo. No soy un adolescente. —Él se rió entre dientes. —Eso no es lo que me has demostrado. —Le palmeó el trasero desnudo y salió de la ducha—. Voy a sacar la comida y preparar la mesa. —No vi ninguna mesa —dijo. —Por supuesto que no, cariño. Tú eres la mesa. —No vas a comer comida China sobre mi estómago —argumentó él. Era su turno para señalar y decir: —Te atrapé. Él la agarró, pero ella dio un paso a un lado y envolvió una gran toalla blanca alrededor de su cuerpo, metiendo el extremo entre sus pechos. Incluso con el agua goteando de ella, una toalla del hotel a su alrededor, y todo su maquillaje desaparecido, seguía siendo hermosa.

213


Capítulo 17 La lluvia comenzó el lunes por la mañana con el estallido de un trueno que envió a ambos gatitos a deslizarse debajo de la silla más cercana. Golpeó con viento y soplaba con tanta fuerza contra las ventanas de la cocina que Emily pensó que podría haber un tornado impulsándola. Pero para cuando el desayuno hubo terminado se había reducido a una llovizna suave proveniente de los cielos grises densos. —Me alegro de que tengamos un granero para preparar la fiesta —dijo Max en el desayuno—. Tendríamos gente de mal humor si todos estuvieran atrincherados en el barracón sin nada que hacer. Voy a llamar a Louis y le diré que nos encontraremos allí en diez minutos. —¿Quieres venir con nosotros? —le preguntó Greg a Emily. —No, ella será mi asistente otra vez hoy —dijo Clarice. Greg apartó su taza de café. —¿Van a alguna parte con este clima? —Vamos a la oficina. El trabajo en computadora se está respaldando. Emily va a trabajar en eso —respondió Clarice. Dotty volvió a llenar su taza de café. —¡Gracias a Dios! Clarice se pone muy cascarrabias cuando tiene que meter números en esa máquina estúpida todo el día. Esa mierda de computadora no es para que nosotros los viejos tengamos que aprender. Esa es la razón por la que no quiero una nueva estufa. Las cosas nuevas no tienen nada más que botones elegantes. Dame cinco perillas cualquier día de la semana en lugar de un montón de botones de presión. Emily habría preferido por mucho estar en el granero antes que introducir datos en la computadora, pero eso era tan importante en la parte de ganadería, como las vacas, el heno, y el arado. El trabajo siempre venía antes que los juegos. A veces el trabajo era un juego; a veces era trabajo simple y llano. —Terminarlo va a llevarle al menos tres días. Luego el jueves y viernes nosotras las damas del bazar decoraremos el granero y ella va a ayudar con eso. Es

214


mi asistente durante toda la semana. Tienes mucha, muchísima ayuda que puede limpiar un establo —dijo Clarice. Emily recogió a los gatitos. —Los veré a la hora de cenar. Los chicos y yo vamos a estar en la oficina si alguien nos necesita.

***

Dotty golpeó un paño de cocina en la barra con suficiente fuerza que pareció casi tan fuerte como el trueno. Fulminó a Clarice con la mirada hasta que la mujer finalmente levantó las manos y dijo: —¿Qué? —Te has metido y lo arruinaste. Justo cuando se estaban llevando tan bien, la pusiste en esa maldita oficina por una semana y lo enviaste a él a limpiar establos. ¿Cómo diablos se supone que van a encontrar cualquier momento para pasar a solas en el ático o incluso treinta segundos para robarse un beso? ¿Qué es lo que te pasa, Clarice Adams? ¿Has perdido tu maldita cabeza? Clarice sonrió. —Voy a quitar esa sonrisa de tu cara de una bofetada y dejar una gran mancha de lápiz labial en todo el camino hasta tu oreja cuando lo haga —Dotty estaba enfurecida. —¿Recuerdas cuando eras una niña y jugabas con tu pequeña amiga durante todo el día del sábado y luego ibas a casa con ella después de la iglesia del domingo? —preguntó Clarice. —¿Qué demonios tiene eso que ver con algo? —El lunes, ¿qué querías hacer? —Jugar con mi amiga un poco más, pero mamá no me dejaba. —Dotty puso una mano sobre su boca. —¿Debido a que la familiaridad lleva al desprecio? —preguntó Clarice. —Palabras de su boca; te juro que incluso sonaste como ella.

215


—Ellos necesitan pasar un poco de tiempo separados para querer estar juntos. Incluso pueden no darse cuenta de ello, pero yo sí. Faltan menos de diez días para que el tiempo de las vacaciones de ella termine. Simplemente no tienen tiempo que desperdiciar peleando. Así que tienen que anhelarse entre sí y querer estar en los brazos del otro con tantas ganas para que puedan saborearlo. Dotty asintió muy lentamente. —Van a pelear en algún momento. Lo sabes, ¿verdad, Clarice? Tú y Lester pelearon. Yo y mi marido éramos profesionales en discutir, pero, oh, cariño, las reconciliaciones eran tan calientes que las peleas valían la pena. A veces comenzaba una a propósito así podíamos tener relaciones sexuales de reconciliación. Clarice se rió. —Cualquier mujer inteligente sabe cómo hacer eso. Pueden pelear, pero sólo después de que ella decida que quiere quedarse en Lightning Ridge. Cuando venda el rancho de Marvin a Taylor no tendrá un lugar al cual escapar cuando tengan su primer gran pelea. —Perdóname por dudar de ti. —Dotty extendió su dedo meñique y las dos señoras mayores unieron sus dedos, contaron hasta tres y se separaron, aplaudieron tres veces, y luego volvieron al trabajo.

***

Emily encontró una carta debajo de su puerta el martes. Una página corta hablando sobre conseguir limpiar el granero y lo mucho que extrañaba tenerla a su lado. Incluso aunque no pudiera abrazarla o hacer un viaje rápido al desván, le gustaba saber que ella estaba lo suficientemente cerca para poder verla. Era un trabajo más grande de lo que habían pensado ya que habían almacenado heno allí hasta la venta de otoño y les tomaría seguramente cada hora del día hasta el miércoles. Quizás podrían encontrarse en las escaleras o en la sala de estar mañana por la noche, aunque sólo fuera para abrazarse durante unos minutos. El ruido del motor de una camioneta atrajo su atención al patio. Eran Max y Greg, vistiendo impermeables del mismo color que el cielo. Greg levantó la mirada

216


hacia su ventana y lanzó un beso en su dirección y luego se fue. Ella ni siquiera sabía si él se dio cuenta de que estaba mirando hacia fuera. Después del desayuno, se dirigió directamente a la oficina. Encontró a Simba dormido en el teclado y a Bocephus entre la cesta de papel, enviando a volar todo por el piso. Ella agarró el gato gris por la piel del cuello, le dio un ratón de juguete para jugar, y cuidadosamente movió a Simba a la mecedora. Pulsó el botón de ‚enter‛ y Mezcla Cristiana apareció, lo que significaba que Clarice ya había estado en la oficina por la mañana y se había olvidado de cerrar la sesión de la web. Emily tenía el cursor en el botón ‚desconectarse‛, pero no pudo forzarse a pulsar la tecla ‚enter‛. ¿Qué les decía Clarice a esas mujeres para hacerles creer que ella era realmente Greg? ¿Cómo una mujer de ochenta años de edad convencía a mujeres de veinte y treinta años de edad con conocimientos informáticos de que ella era un vaquero? La curiosidad ganó la batalla gestándose en su cabeza. Abrió la ventana de chat y sus ojos se ampliaron, cada vez más y más grandes hasta que pensó que de seguro iban a estallar de su cabeza y Bocephus jugaría con ellos por el suelo como canicas. Tonya: ¿Qué clase de hombre eres? Greg: Me gusta tener control total. Tonya: Ohhh, me gusta un hombre así. ¿Debo llevar el cuero? Greg: Cariño, si quieres montar en nuestra primera cita, eso se puede arreglar. Tonya: Ohhh, me gustaría montar. Voy a llevar el cuero y un látigo. Greg: Sin látigos. Me gusta una cabalgata ruda, pero no me interesan los látigos. Tonya: ¿Así que eres un hombre de negocios que va directo al asunto? Greg: Sí, señora. Soy un hombre de negocios. Mi abuela y sus amigas están teniendo un bazar de la iglesia en el rancho Lightning Ridge la noche del viernes. Por qué no te unes a nosotros y te mostraré cuánto disfruto de ir directo al asunto. —Querido Señor —jadeó Emily.

217


Tuvo que apartar la mirada de la pantalla para parpadear. Y fue entonces cuando vio la nota adhesiva con cuatro nombres adjuntos. Tonya era uno de los cuatro. —Tú conseguirás una gran sorpresa, Tonya. Estás hablando en un idioma y la persona que hace de Greg en esta situación está hablando en otro. Indudablemente voy a tener que andar en puntillas si es que voy a protegerlo esa noche —susurró. Comenzó a entrar en la sala de chat con la siguiente mujer, pero Bocephus hizo un salto con carrera hacia la cesta de papel debajo de la mesa, recordándole que tenía mucho trabajo que hacer antes de la subasta la noche del viernes. Ya había leído lo suficiente para saber que sería mejor que el pobre Greg tuviera que ponerse sus botas altas porque él iba a tener que vadear a través de mierda complicada.

***

Después de la cena Greg bostezó y declaró a Clarice que tendría que darles a él y los chicos más de una semana de anticipación si el bazar se iba a celebrar en el rancho cada año. —Ese granero era un completo desastre y limpiarlo para un bazar elegante es muy diferente a tenerlo listo para una venta de ganado. Estoy cansado, así que me voy a mi habitación a ponerme al día con los mensajes de correo electrónico. Los veré mañana por la mañana. —No olvides que mañana por la noche tenemos que estar en la iglesia para la recepción —dijo Clarice—. Todos ustedes dejarán el trabajo a las cuatro. La cena será una hora más temprano para que Dotty, Emily, y yo podamos ir a la iglesia para ayudar con la decoración. Estamos en la lista de anfitrionas. —Tú eres la anfitriona, Clarice. No me ofrecí como voluntaria. ¿Y tú, Dotty? —preguntó Emily. —Oh, sí, lo hice, y puse tu nombre debajo también. Somos las tres anfitrionas. Y Madge y Rose, y otras siete u ocho. Bien podrías aprender ese negocio, así como jugar al dominó y la ganadería, y a encargarte de esa computadora de mierda — dijo Dotty.

218


Emily se quejó en voz baja todo el camino por las escaleras hasta su dormitorio, donde cerró la puerta. Jesús ni siquiera podía hacerla sonreír, por lo que los gatitos no tenían una oportunidad en el infierno de ponerla en un mejor estado de ánimo. Se despojó de sus botas y pantalones vaqueros, llenó una bañera con agua, y se hundió en ésta. Anfitriona, ¡su culo! Prissy estaría flotando en su nuevo estado de novia, destellando ya sea un anillo de bodas de oro o un conjunto de diamantes y regodeándose. Emily ni siquiera había planeado ir a la maldita recepción ¿y ahora era una anfitriona? En su frotamiento no oyó nada hasta que levantó la vista y allí estaba Greg, sentado en el borde de la bañera. Se inclinó hacia delante y la besó con fuerza en los labios. Su pecho estaba desnudo, su pelo todavía mojado, y sus pantalones de montar a cuadros colgaban bajo en sus caderas. No llevaba las gafas, y tenía una sombra del crecimiento de la barba. Bocephus estaba en uno de sus brazos y Simba en el otro. —Los bebés estaban llorando en la puerta —dijo. Su sonrisa borró todas sus quejas. Dejo a los gatos en el suelo y Bocephus atacó el papel higiénico, alejándose medio metro antes de que Greg pudiera alcanzarlo y ponerlos a ambos en el dormitorio. Cerró la puerta y recogió el champú del tocador. —Siéntate e inclina tu cabeza hacia atrás. Voy a lavar tu cabello, —dijo. —Te ves como un dios griego — susurró ella. —Los dioses griegos tenían el pelo rizado y rubio. —Llenó un vaso de plástico del tocador con agua de la bañera y la derramó suavemente sobre su cabello. —El mío no lo tiene —dijo ella. El champú fresco le hizo erizar su espalda desnuda, pero cuando sus dedos comenzaron a trabajar a través de su pelo, el frío se volvió más caliente que el tridente del diablo. —Te extrañé tanto estos dos últimos días. —Yo también —susurró ella.

219


Los gatitos comenzaron a maullar en el otro lado de la puerta, pasando una pequeña pata gris y otra amarilla debajo de la puerta para moverse alrededor y pedir perdón. Greg no les hizo caso hasta que consiguió lavar su pelo y enjuagarlo y luego dijo: —No te vayas. Ella lo oyó persuadiendo a los gatitos mientras los ponía fuera en el rellano. Entonces estuvo de vuelta, había enjabonado un paño, y lo estaba corriendo por su muslo, su estómago, y alrededor de sus pechos. —Esta agua está a punto de comenzar hervir, y ¿qué tal si...? —susurró ella. —Nana y Dotty están en la cocina haciendo almidón para sus cositas, y no han subido las escaleras hasta este piso en más de un año —dijo. —Tienen oídos como los murciélagos, Greg. Probablemente pueden oírnos susurrando. Ella se puso de pie y él envolvió una toalla a su alrededor, la levantó en sus brazos y la llevó hasta el sillón reclinable. Se sentó y ella se acurrucó contra su pecho. El aroma masculino de jabón de hombre y ese olor que pertenecía exclusivamente a Greg Adams agitaron una mezcla de deseo y lujuria. —No podemos, no en la casa —dijo ella. Él se rió entre dientes. —Podemos sentarnos aquí estando los dos casi desnudos, ¿pero no podemos tener relaciones sexuales? La voz de Dotty se hizo más y más fuerte mientras subía los escalones. —Está bien, de acuerdo, Simba. Voy a llevarte de nuevo con Emily. Te juro que eres el llorón más grande que hay. Bocephus está feliz como una alondra jugando con sus juguetes en la cocina. —Te lo dije —murmuró Emily y se levantó de un salto. Agarró a Greg de la mano y tiró de él dentro del baño junto con ella, cerrando la puerta detrás de ellos cuando Dotty llamaba a la puerta. —Oye, Emily, ¿estás aquí? —gritó Dotty. —En la bañera —gritó ella.

220


—He traído este gato llorón hasta aquí. Lo pondré en el sillón reclinable y cerraré tu puerta. —Gracias —le gritó Emily. —Traeré a Bo cuando se canse de jugar —dijo Dotty. —Sólo déjalo allí, e iré a buscarlo —dijo Emily—. No hay problema. No te preocupes. Más de un año, ¿eh? —le susurró a Greg. Él acarició el interior de su cuello con la nariz. —Supongo que tienes razón. Tienen orejas como murciélagos. Su cálido aliento disparó un chorro de fuego abrasador a través de sus venas. Emily saltó sobre el tocador. Los ojos de Greg se volvieron suaves y sus labios encontraron los de ella en un beso que hizo arder todo el cuarto de baño. Apartó la toalla suavemente hacia atrás y ahuecó su trasero en sus manos. Encajaban perfectamente de esa manera, pero aun así, cuando él se deslizó en su interior, ella se quedó sin aliento. Envolvió sus brazos con fuerza alrededor de su cuello y disfrutó de la sensación de una superficie dura bajo su trasero y un amplio pecho contra sus senos. Era su primera experiencia con sexo vertical, y flotaba sobre la luna. Terminó en una ráfaga con ella clavando la punta de sus dedos en su espalda y enterrando su cara en su cuello. Envolvió sus piernas firmemente en torno a su cintura y él la cargó hasta el inodoro, bajó la tapa, y se sentó con ella en su regazo. —¡Guau! —dijo. —Lo sé, pero ya me siento culpable, Greg. No deberíamos. Es una falta de respeto en la casa de Clarice —susurró ella. —Oye, Emily, estoy poniendo a Bocephus aquí también y cerrando la puerta. Él no es feliz sin Simba —gritó Dotty. —Gracias —Logró chillar Emily, pero incluso a sus propios oídos sonaba jadeante. —Buenas noches—dijo Dotty y la puerta se cerró de golpe.

221


—Ninguna de ellas ha estado hasta aquí en meses. He sentido como si algo raro estuviera pasando estos días. Ahora lo sé —dijo Greg. —Te digo, ellas tienen micrófonos en mi dormitorio o hablan lenguaje de gato y los dos muchachos hablaron sobre nosotros —le dijo ella. Él sabía que algo estaba pasando y las damas tendrían suerte si él no se daba cuenta exactamente lo que era antes de la subasta. Ella se puso de pie y abrió la ducha por encima de la bañera. —Ven. Vamos a tomar una ducha rápida, vestirnos, e ir a sentarnos en los escalones. No creo que eso sea pecado, ¿verdad? Y Greg, querido, eso fue surrealista. Él puso un dedo en sus labios. —Lo fue, ¿verdad? Eché de menos hablar contigo hoy. De alguna manera, los mensajes de texto no son lo mismo. Así que, sí, vamos a sentarnos en las escaleras.

***

Eran más de las once cuando Clarice y Dotty salieron de la cocina y se dieron cuenta que los gatitos luchaban con un ratón de hierba gatera en el último escalón. Dotty frunció el ceño y dijo: —Los lleve hasta su dormitorio. ¿Cómo se salieron? —Ellos no pueden decidirse si quieren estar conmigo o con ustedes — respondió Emily desde la mitad de la escalera, donde se apoyaba en la barandilla. —Ustedes ya han excedido su hora de dormir, ¿no es así? —preguntó Greg. Ellas no lo engañaban ni un poco. Se habían quedado hasta tarde sólo para comprobarlos a él y a Emily. Ambas los habían empujado juntos hasta que él dijo que estaban saliendo, y ahora confabulaban para mantenerlos separados. ¿Nana no se daba cuenta de que estaba jugando el juego al revés? Clarice entrecerró los ojos hacia él. —Pensé que tenías un montón de mensajes de correo electrónico que chequear.

222


—Me ocupé de todas mis cosas y escuche a Emily riéndose de los gatitos, así que vine aquí a ver qué era tan gracioso. Hemos estado hablando —dijo. Clarice se sentó en el segundo escalón de la parte inferior. —¿Acerca de la subasta? ¿Por quién vas a ofertar, Emily? —Oh, ¿puedo hacer ofertas? No sabía que las anfitrionas podrían hacer ofertas. —Por supuesto que puedes hacerlo. Todas las mujeres solteras que compren un abanico de diez dólares pueden hacerlo. Tú vas a comprar un abanico, ¿no es así? —No lo he decidido. ¿Por quién ofertarás tú, Clarice? —preguntó Emily. —Yo ofertare por Max —dijo Dotty—. Le prometí que lo iba comprar para que no tuviera que ser agradable con una mujer de mediana edad tratando de engatusarlo para llevarlo a su cama. —Si me pasan esos dos gatos monteses, voy a ponerlos en sus camas. Les diré esto... si sueño con Greg esta noche, voy a ofertar por él en la subasta. Si no, entonces me haré a un lado y dejaré que todas las otras chicas solteras tengan una oportunidad con él —dijo Emily. —Buenas noches, señoras —Greg sopló besos a todas y desapareció en su habitación. Agarró las gafas y la pluma y comenzó a escribir. Su teléfono sonó con un mensaje de texto. Emily había escrito: Necesito tanto una carta esta noche. Él contestó: Sí, señora. Sueña conmigo. Por favor, sueña conmigo. Su pulso se aceleró al pensar en estar de pie sobre el bloque de subastas y observarla elevar su abanico para superar la oferta de las otras mujeres. Quería pertenecerle a ella. Quería que toda la zona supiera que estaban juntos, y quería que se quedara en Lightning Ridge para siempre. Había soñado con ella desde aquella primera noche. A veces era sexual y se despertaba para encontrar una almohada yaciendo junto a él y no a Emily. A veces era dulce, como el de ayer por la noche cuando habían estado yaciendo sobre la colcha del ático en un campo de flores silvestres. Llevaba el bonito vestido azul que había usado en la iglesia y estaba descalza. Señalaban las formas que las grandes

223


nubes mullidas blancas adoptaban en el cielo como si fueran dos niños pequeños. Sus cuerpos no se tocaban, pero sus manos estaban entrelazadas. Bajó la vista hacia el escritorio y escribió: Querida Emily, sueño contigo con frecuencia. Anoche...

224


Capítulo 18 Para una ciudad del tamaño de Ravenna, el salón comunitario de la iglesia era enorme. Las anfitrionas en el comité de decoración habían hecho un buen trabajo al convertirla en una recepción encantadora, con metros y metros de tul blanco espumoso y un montón de bonitas rosas rosadas; de seda en su mayor parte, pero entonces el Día de San Valentín acababa de pasar y probablemente había acabado con los abastecimientos de flores naturales en todo el estado de Texas. Emily recordó una frase de la vieja película Magnolias de Acero42, cuando la madre de la novia había dicho que toda la iglesia parecía que había sido rociada con Pepto-Bismol43. ¡La novia había argumentado que sus colores eran rosados y penosos! Para Emily, no había nada rosado ni penoso sobre ello. Realmente lucía como una capa de Pepto-Bismol. Incluso el pastel de varios pisos estaba cubierto con rosas de satén rosado. —¿Cuál es mi trabajo?—preguntó Emily a Clarice. —Entregarás los regalos a la novia cuando esté lista para abrirlos. Ella va a sentarse en esa silla bajo el dosel con Tommy justo a su lado. Se los darás a ella. Una de sus amigas anotará quien dio el presente así ella podrá escribir adecuadas notas de agradecimiento. Y luego llevarás el regalo a la mesa de exhibición y lo arreglarás verdaderamente bonito para que todas las ancianas quisquillosas puedan hacer los ruidos adecuados acerca de ellos después de que todos estén abiertos —respondió Clarice. —Es un trabajo de mierda, pero alguien tiene que hacerlo —susurró Dotty frunciendo la boca. Emily amaba a Dotty.

Steel Magnolias (Magnolias de Acero) es una película basada en la obra de teatro homónima de Robert Harling y adaptada al cine por él mismo. Dirigida por Herbert Ross, cuenta con un reconocido reparto. 42

Pepto-Bismol, es un medicamento de venta libre para tratar los leves malestares del sistema digestivo. La fórmula original es de color rosa mediano con un fuerte sabor a gaulteria o cereza. 43

225


—Pero ¿por qué no puede una de sus otras amigas hacer eso?—preguntó Emily. —Porque es el trabajo de una anfitriona —contestó Clarice—. Sólo piensa, algún día tú estarás sentada bajo el dosel y abriendo regalos. Emily se estremeció. Podría casarse algún día, pero estaba malditamente segura que no quería una recepción que se asemejara a una fiesta de graduación de la escuela secundaria. Dotty le dio unas palmaditas en el hombro. —Las palabras ni siquiera son necesarias. Sí, Emily amaba a Dotty. —¿Cuándo empiezan mis deberes?—preguntó Emily a Clarice. —Cuando los novios lleguen aquí, darán una vuelta y pasearán un rato, entonces abrirán los regalos y después serviremos los refrigerios. Esta noche hay pastel de boda y un pastel de novio de chocolate, además de un surtido de pequeños pasteles de queso que Rose hace para estas ocasiones, ponche, limonada y café —dijo Clarice. —¿Así que tengo tiempo para ir al baño de señoras? Clarice le tocó el brazo. —Claro que sí. El baño de señoras había sido recientemente redecorado y todavía olía a pintura y pegamento de empapelado. Emily había esperado que fuera un cuarto de un baño con cerradura en la puerta, pero no tuvo suerte. Había tres puestos, lavamanos dobles sobre una pared, y un tocador antiguo con un banco de terciopelo ya retirado y aguardando a las damas para que revisaran su maquillaje en el espejo de tres lados. Se sentó de espaldas a los espejos y oyó un ruido. Sus pies se levantaron quince centímetros del piso de baldosas mientras revisaba cada rincón disponible en busca de un ratón. Dios, odiaba los ratones. Incluso los pequeños bebés blancos en la tienda de mascotas le provocaban urticaria. Sería mejor que Bocephus y Simba fueran buenos cazadores de ratones o ella los lanzaría al granero para que sus hermanos menos afortunados pudieran

226


enseñarles qué hacían los gatos con esas criaturas asustadizas. No vio nada, pero oyó un gemido procedente del último puesto. —Hola —dijo ella suavemente. —Vete —respondió una voz. Emily bajó nuevamente los pies al piso. Gracias a Dios que era una mujer en apuros y no un ratón que podría correr junto a su bota vaquera y caer dentro de ésta para tocar su pierna. Tendría que tirar un par de botas de doscientos dólares a la basura si un maldito viejo ratón las tocaba. —¿Estás bien? —susurró Emily. —No. —¿Puedo ayudar? Un movimiento hizo que Emily se inclinase hacia adelante. Dos zapatos de tacón alto de satén blanco eran visibles. —¿Prissy? —preguntó. —¿Qué? —preguntó la voz. —Soy Emily. Abre la puerta y dime por qué estás llorando. —¿Emily? ¿En serio? —preguntó Prissy. —En carne, botas de vaquero y todo, pero llevo un vestido, así que no luzco demasiado parecido a un hombre —agregó Emily. Otro sollozo. —Vas a ser un desastre para tu recepción si no paras de berrear —dijo Emily—. Sal de ahí y hablaremos. Sonaba como un ternero enfermo, uno que estaba medio muerto y medio muerto de hambre. Emily intentó abrir la puerta, pero estaba cerrada por dentro. Si moría allí, estaría por su cuenta. Emily no iba a patear la puerta o arrastrar su cuerpo hacia el santuario de la iglesia para que alguien tratase de reanimarla. Ella era responsable de Tonya y de todas esas otras mujeres en el servicio de citas en línea, por no hablar de todas esas notas adhesivas que empezaban a acumularse de nuevo en el refrigerador.

227


El rostro de Prissy apareció por encima de la cabina antes de que pudiera ver algo más. Emily pensó que se vería como mierda de rata aplastada después de todo el lloriqueo, pero aparte de un pequeño percance en el maquillaje, parecía una modelo de pasarela en su pequeño lindo vestido de brocado blanco con mangas largas. —Si alguien entra por la puerta, voy a volver dentro —declaró. Emily empujó el banco del tocador en frente de la puerta y se sentó en un extremo. —Creo que si vas a sentarte ahí, tomaría un par de vaqueros bien fuertes para hacer ceder esa puerta. Prissy se sentó y se inclinó hacia delante, con los codos sobre las rodillas, la cabeza entre las manos. —Cometí un gran error, Emily. Odio vivir en un rancho. No sirvo de esposa de un ranchero. No me gustan las botas y odio a las vacas. Hay regalos en ese cuarto y un maldito pastel y Tommy está a punto de reventar los botones de su camisa y no quiero estar casada con un ranchero. —Y todo el lugar parece que ha sido rociado con Pepto-Bismol —añadió Emily. Prissy levantó la cabeza y sorbió por la nariz, pero una sonrisa acentuó las comisuras de su boca. —Recuerdo ese espectáculo muy bien. Julia Roberts dijo que sus colores eran rosados y penosos. Era la única cosa sobre toda la película que no me gustó porque odio el rosado. Es lo que llevan las niñas menudas, no gigantes como yo. ¿Por qué pusieron toda esa pelusa rosa, desagradablemente rosada, para mi recepción? ¡Ni una sola persona me preguntó si quería siquiera algo enorme y ostentoso! Diablos, ¿acaso el viaje a Las Vegas no les hizo saber que no me gustaba? —Inhaló profundamente y continuó—: Siempre me ha gustado el marrón, tal vez con un poco de amarillo, y nunca me gustó el encaje. Mamá permitió que la abuela me diese este nombre desagradable y luego me vistió con vestidos de color rosa y lazos de satén en el pelo hasta que tuve la edad suficiente para rebelarme. En las esquinas de la boca de Emily apareció una sonrisa. —Probablemente, pero tienes que admitir que los lazos rosados van con tu nombre, ¿no?

228


—Oh, cállate. Con un nombre como Emily y tu tamaño, no tienes que preocuparte por una maldita cosa. Alguien manipuló el pomo de la puerta y luego gritó: —¿Qué está pasando ahí? —En este momento, tenemos un problema. Los baños no funcionarán durante al menos diez minutos. Utilice los servicios de caballeros cruzando el pasillo —gritó Emily. —El infierno que lo haré —la voz de Dotty era clara—. Emily Cooper, abre la puerta. —Tenemos una crisis con la novia, Dotty. Estaremos fuera en diez minutos. —Mejor que así sea. Tenemos un montón de viejas ahí dentro tomando café como camellos después de una larga marcha a través del maldito desierto y que van a estar a la caza de un baño en pocos minutos. Las mujeres mayores tienen vejigas del tamaño de un dedal —dijo Dotty. Emily pasó un brazo por los hombros de Prissy. —Tenemos un tiempo limitado. Arregla tu maquillaje mientras hablamos. —No voy a ir a la recepción. Voy a interponer el recurso de anulación mañana por la mañana. Dile que devuelvan los regalos. No necesito catorce salseras —dijo Prissy. —Vas a madurar —dijo Emily con severidad. —No me hables de esa manera. —Si te sientes así, ¿entonces por qué diablos te casaste con Tommy? — preguntó Emily. —Amo a Tommy —respondió Prissy. Emily señaló el espejo y el pequeño bolso de noche colgado sobre el hombro de Prissy. —Entonces, ¿por qué vas a anular el matrimonio? —No lo entenderías. Te gusta el trabajo de rancho —dijo. —¿Qué haces para ganarte la vida, de todos modos?

229


—Soy contable y me ocupo de toda la empresa familiar desde una oficina en el centro de Bonham —dijo ella—. Realmente es una casa que papá compró hace años y remodeló convirtiéndola en una oficina. —¿Vas a seguir trabajando?—preguntó Emily. —Por supuesto. —Y amas a Tommy, ¿verdad? Prissy asintió. —Estarás en el rancho una hora por la mañana y un par de horas por la noche. Vas a estar en tu propia casa y probablemente no tendrás que mirar una vaca, excepto en la venta de ganado de otoño, a la cual es probable que asistas todos los años, ¿cierto? —Por supuesto —contestó de nuevo. —Entonces ¿cuál demonios es tu problema? ¡Aguántate! Tommy ama la ganadería. Él será el que esté en el rancho todo el día. Tú estarás en el trabajo — dijo Emily. —Pensé que podría convencer a Tommy que lo dejara, incluso después de que estuviéramos casados, pero no cede. Ojalá me hubiera enamorado de Greg. — Prissy retocó cuidadosamente su maquillaje en el espejo encima de los lavabos. —Greg es un ranchero, en caso de que no lo hayas notado —destacó Emily. Prissy dejó lo que estaba haciendo y miró a Emily. —Greg no será un ranchero para siempre. Solo está jugando a serlo. Su mamá y papá quieren que vuelva de nuevo a Houston y trabaje en la empresa con ellos. Sería fácil convencerlo de que abandone el Lightning Ridge. Emily empujó el banco frente al tocador y se sentó de nuevo en él. —Cuando oíste que Max le iba a ofrecer un trabajo, te asustó. Y entonces Tommy te llamó. Su tono es ‚Hillbilly Bone‛, ¿no es así? Prissy se aplicó el lápiz labial y le preguntó: —¿Cómo lo sabes? —¿Te dio un ultimátum?

230


Ella asintió. —Me dijo que iba a dejar el maldito estado si no me casaba con él este fin de semana. —¿Cómo te hizo sentir eso? —Me dolía el estómago. Mi corazón sufría. No podía respirar. Fue horrible. Emily puso la mano en el pomo de la puerta. —¿Incluso más horrible que la recepción rosada? Prissy frunció el ceño y luego asintió lentamente. —Lo amo y no tengo que estar en el rancho todo el día. ¿Qué estaba pensando? Simplemente estoy tan asustada. Gracias, Emily. Emily abrazó a Prissy. —De nada. Un suave golpe en la puerta fue seguido por una voz de un hombre. —¿Prissy, cariño? Emily abrió la puerta. —Estábamos teniendo algunos retoques de último minuto. Hola, Tommy, soy Emily. Denme dos minutos para entrar en la sala comunitaria y luego hacen su entrada. Oyó que Prissy decía: ‚Tommy, te amo tanto‛, mientrasella hacía una caminata rápida hacia la recepción rosada.

***

Emily estaba muy callada en el camino a casa esa noche y se fue directamente a su habitación cuando llegaron. Dotty y Clarice no permanecieron ni un minuto en la sala. Sus cosas de bazar estaban en cajas y listas para llevar al granero el viernes, y le habían prometido que tomarían un descanso de un mes antes de comenzarcon los artículos de venta del próximo año.

231


Greg se duchó, cambiándose a unos pantalones cómodos, empezó una carta para Emily, y la rompió después del primer párrafo. Algo no estaba bien. Podía sentirlo en su corazón con cada respiración. Finalmente, salió al rellano y se sentó en el escalón superior. Los gatitos saltaron por la puerta, que había quedado entreabierta, y atacaron a un ratón de juguete con un cascabel unido a su larga cola. En pocos minutos Emily se unió a él, rozándolo al pasar sin siquiera un beso dulce e instalándose en un escalón auna distancia de cuatro bajando por la escalera. Estiró su pierna y le tocó su brazo desnudo con la punta del pie. Su piel era tan suave como sábanas de seda, y esa idea conjuró visiones que le pusieron en una semi-excitación al instante. —Has estado muy callada desde que desapareciste y regresaste justo antes de que Prissy y Tommy aparecieran. —Ella estaba en el cuarto de baño teniendo un colapso, amenazando con anular su matrimonio. —¿Por qué? —Suele suceder. —¿Es en eso en lo que has estado pensando? Ella sacudió la cabeza y le dijo lo que Prissy le había dicho sobre él cansándose de la ganadería. —¿Hay algo de cierto en eso? —¡Diablos, no! Odio ese tipo de ajetreo y bullicio. Nunca voy a dejar el rancho, y menos por una mujer. Cuando ella sonrió su corazón flotó. —¿Ni siquiera una que tenga sexo en dos camas de una plaza contigo? —¿Me lo estás pidiendo? —¡Diablos, no! —exclamó igual de enfáticamente como él lo había hecho—. Si hubiera una posibilidad de que quisieras vivir en la ciudad, rompería esta relación en este momento. No querría ser jamás un ancla en tu culo. Él se frotó la barbilla.

232


—¿Así que estamos en una relación? —¿Cómo llamarías a esto? —Relación suena bien para mí. —Nos conocemos desde hace menos de tres semanas, y en unos días más habrá ocho horas entre nosotros. ¿Crees que podemos sobrevivir a una relación a larga distancia? —¿Crees que el tiempo o la distancia tiene algo que ver con ello? —Él ignoró por completo la pregunta sobre la larga distancia. Ella se deslizó un escalón más arriba. —Estoy caminando en territorio virgen. Todo esto es nuevo para mí. No sé si es una locura sentirse así después de tan poco tiempo. Tal vez es simplemente atracción física y lujuria. —Lujuria caliente, cariño. No hay nada simple acerca de lo que sucede entre nosotros. Ella subió un escalón más y él se movió uno hacia abajo. Colocó una pierna a cada lado de ella y envolvió sus brazos alrededor de su cuello. Ella se apoyó contra su ancho pecho y suspiró. —Me gusta escuchar el latido de tu corazón. —Tu pelo huele de maravilla. Como flores silvestres y rosas, todo junto en un ramo, pero es sólo tú —dijo. —¿Que es sólo yo? —Eres rosas cultivadas cuando estás en público, pero cuando estamos solos eres flores silvestres que crecen libres en el pasto. Es una combinación bastante embriagadora, Srta. Cooper. Ella miró por encima del hombro. Sus ojos azules hechizarían hasta los cuernos del diablo. Quería mirarse en ellos cuando exhalara su último aliento a la edad de noventa años.

***

233


Emily se movió fuera de su abrazo y le tendió la mano. —Abrázame en el sillón reclinable de nuevo. Necesito sentir tus brazos a mi alrededor. Dejó la puerta abierta para que los gatos pudieran entrar si querían, y si Dotty o Clarice les espiaban, no serían atrapados haciendo algo que traería vergüenza al rancho. Él se sentó en el sillón y ella se acurrucó en su regazo. Alargó la mano hacia la palanca en un costado y se puso cómodo. Ella encajaba en sus brazos como si perteneciera allí eternamente, con la cabeza apoyada en su pecho, una mano detrás de su cuello, y otra extendida por encima de su bolsillo de la camisa. —¿Y ahora qué? —preguntó. —Sólo abrázame, Greg. Sería así cuando fueran demasiado viejos para disfrutar del cuerpo del otro. La casa estaría tranquila excepto cuando los chicos trajeran a casa, con suerte desde los ranchos cercanos, a sus hijos y luego a los tataranietos. Se había enamorado de Greg. Así de simple. En menos de tres semanas había perdido su alma y corazón por alguien que vivía al otro lado del estado. Tal vez él no hubiera llegado tan lejos como ella, pero no importaba. Ella no iba a ninguna parte y le daría todo el tiempo que necesitara. Estaba durmiendo cuando levantó la mirada hacia él. Sus brazos se aferraban a ella con fuerza incluso en su sueño y eso era una buena señal, ¿no? Usando su lengua áspera, Bocephus lamió su mejilla y la despertó a las tres de la mañana. Se retorció del abrazo de Greg y, finalmente, logró erguirse del sillón reclinable. —Oye, ¿nos fuimos a dormir? ¿Es por la mañana? —Casi —dijo ella—. Podemos agradecer a Bo por despertarnos. Ve a tu habitación y consigue un par de horas de sueño cómodo. Se puso de pie y le enmarcó la cara entre sus manos grandes. El beso fue una mezcla de pasión y dulzura, lleno de fuego y delicadeza. Se apoyó en él y cerró sus brazos en torno a su cintura. Cuando él se apartó, ella dio un paso atrás.

234


—Buenas noches, Greg. Él se inclinó y la besó justo entre los ojos. Ella lo empujó hacia la puerta. —Ve antes de que haga algo estúpido como pedirte que te vayas a la cama conmigo. Le tocó la cara una vez más, trazando el contorno de sus labios con la punta de su dedo índice. —Buenas noches, Emily. Te amo. Él se había ido antes de que ella siquiera estuviera segura de que le había escuchado correctamente.

235


Capítulo 19 A las siete y media de la mañana del viernes, el pasto al lado del granero de venta había comenzado a parecerse a un lote de autos usados. Los camiones del personal contratado y las damas del bazar, vagonetas, autos, e incluso un minibús vintage Volkswagen de 1970 estaba estacionado por ahí. Clarice y Dotty le dijeron a Louis exactamente dónde establecer la primera mesa, luego Madge eligió tres vaqueros fuertes, los llevó al bus hippie, y les hizo llevar cajas y más cajas de alimentos al granero. —Es demasiado pronto para traer comida —dijo Emily. Rose volcó un paño a cuadros sobre la mesa de dos metros y medio y comenzó a descargar platos de galletas y aperitivos, todo el tiempo moviendo la cabeza. Dotty se movió rodeando a la parte trasera de la mesa y comenzó a ayudar. —Esto no es para el bazar. Es para toda la gente que va a trabajar todo el día en preparar el bazar. El trabajo que se realiza antes lleva más tiempo de lo que dura la fiesta, y nunca dejamos pasar la oportunidad de llevar comida a estos lares. Clarice se inclinó por detrás de Emily y le susurró: —Los chicos trabajan el doble de duro si están bien alimentados. —Y las mujeres chismean el doble —dijo Rose. —Nosotros nos encargamos de las cosas de la misma manera en el oeste de Texas. ¿De quién es ese VW? —Emily sacó un plato de galletas polvorosas de nuez de una caja. —Mío —dijo Madge—. Y sí, yo era una hippie, y sí, todavía lo sería si no fuera una anciana. Y escogí cuatro de las mujeres más salvajes en mi sitio para Greg. Espero que al menos una de ellas lo estabilice. —Infierno, Madge, no dejes que la edad te detenga. Y tus salvajes mujeres no tienen una oportunidad en contra de las de mi lista —Dotty susurró mientras examinaba la habitación. Madge señaló hacia ella.

236


—No tienes oportunidad contra mis chicas. —Detengan su pelea —dijo Rose—. Yo las he superado a todas. El cosquilleo en la parte trasera del cuello de Emily le dijo que Greg estaba en algún lugar cercano. Mientras que las damas bromeaban examinó la habitación. Sombreros de vaqueros y jeans estaban por todas partes, pero ninguno de ellos encajaba con la descripción de Greg. Sus sentidos nunca estaban equivocados. Él tenía que estar escondido en las sombras. Ella miró con mucho cuidado, de esquina a esquina, y de vuelta otra vez. Todavía nada de Greg, pero podía sentir su mirada desnudándola como lo hizo esa mañana en la mesa del desayuno. Finalmente, levantó la vista y allí estaba inclinado sobre el balcón del comprador. Señaló hacia la derecha y luego dobló el dedo índice. Sin decir nada, se deslizó alejándose de las señoras que discutían y encontró la puerta que daba al balcón. Él la encontró en la parte superior, deslizó una mano debajo de sus rodillas y una debajo de sus brazos, y la llevó hasta el escaño superior. Cuando se sentó, ella cerró sus brazos alrededor de su cuello y apoyó la mejilla contra su pecho. —¿Qué estás haciendo aquí? Él hundió la cara en su cabello. —Ocultándome y esperando por ti. —Clarice nos encontrará —dijo ella. —Lo sé, pero tenemos un par de minutos. Quería que supieras que dije en serio lo que dije anoche. Estaba despierto cuando lo dije y hablé en serio. Ella se apartó de su ancho pecho y trabó miradas con él. —¿Estás seguro? —¿Quieres que salga con el megáfono y lo grite desde la barandilla para que todos en el granero se enteren? Sí, estoy seguro. —Él tiró de ella en sus brazos y sus labios se encontraron con los suyos en un excitante beso apasionado y abrasador, que la convenció aún más que sus palabras—. Tú no tienes que decirlo ahora mismo. Soy un hombre paciente, y puedo esperar hasta que lo sientas en tu corazón.

237


Ella había tenido una que otra relación serie en su vida, pero era el momento adecuado, el lugar adecuado, y Greg era el hombre adecuado. Todo se alineó tan perfectamente que la asustó. Dios lanzaría la llave inglesa en los engranajes44; ella sólo sabía que él lo haría. —Estoy bien despierto ahora y tú también, así que voy a decirlo de nuevo, así no tendrás dudas. Te amo, Emily —susurró. —Te amo, Greg —dijo ella—. Y sólo para que conste, no estoy diciéndolo porque lo hicieras. Me golpeó tan sólo hace unos segundos antes de que lo dijeras, pero pensé… Él la abrazó con fuerza. —Pensabas que yo estaba medio dormido. —Greg Adams. —La voz de Max rebotó en las paredes del granero, y el alma de Emily estuvo a punto de salirse de su cuerpo. Greg tiró de ella de vuelta en su abrazo. —Está jugando con el micrófono del subastador. —Greg Adams, donde quiera que estés, tu nana dice que necesita que te encuentres con ella. Ella es la dama de la camisa roja y una galleta con chispas de chocolate en la mano —dijo Max. —Supongo que es nuestra señal —dijo Emily. —Yo prefiero quedarme aquí y besarte durante toda la mañana. Ella inclinó la cabeza hacia el estrecho banco. —Tendríamos que apilarnos como troncos. Esto ni siquiera es tan amplio como la cama del ático. —Con gusto tomaría la parte inferior para que no consigas astillas en tu pequeño y bonito trasero. Pero ellos nos atraparían y arruinarían el momento. ¿Tal vez vamos a ir a la ciudad por helado esta noche? —¿Tienen helado en la máquina expendedora en el hotel?

44

Esta es una frase que significa que Dios lo estropearía todo.

238


El tono de llamada que provenía del bolsillo de su camisa le dijo que Clarice iba en serio acerca de encontrarlo. Emily sacó el teléfono y se lo entregó. —Escuché a Max. Probablemente la mitad del condado lo oyó. Estoy en camino —dijo. Emily estaba lo suficientemente cerca que pudo oír la voz de Clarice. —Jeremiah dice que está muy ocupado y no puede lograrlo hoy, pero sin duda estará aquí mañana por la tarde. Y Emily, necesitamos que trabajes en algunos carteles cuando consigas terminar de besar mi nieto. —Sí, ma'am. —Él se rió entre dientes. —Querido Señor —Emily jadeó. —Estamos saliendo, querida. Y eso significa que besarse está permitido junto con sostenernos las manos, incluso en el mundo de Nana y de Dotty. Vamos a trabajar en los letreros y poner mesas. Cuando estaban a mitad de la escalera, Dotty gritó a través del granero: —Todos apártense de la vagoneta de Madge. Su lema cuando ella compró esa cosa era que si el bus se mecía, no vengas a llamar. —Dotty se echó a reír.

***

El aire de suficiencia de Clarice sorprendió a Dotty. —Vas a avergonzarla. —¿Se están besando? ¿He oído que dijiste que se estaban besando? — preguntó Madge. —¿Cuando comenzó todo esto? —Rose empujó a Madge a un lado para poder estar más cerca de Clarice. —¡Shhh! Están lo suficientemente cerca para poder oírnos, y sí, se estaban besando y ahora están saliendo. —Dotty las hizo callar a todas. —¿Qué pasa con el sitio de citas de mujeres? —preguntó Rose.

239


—Nada —susurró Clarice luego hizo un gesto hacia Emily—. Tú tienes tan hermosa caligrafía, me gustaría que te sentaras en esta mesa a hicieras un cartel de nombre para cada una de las sillas. Aquí está una lista de los nombres y allí hay papel, bolígrafos, lápices de colores, pegamento con brillo, y una caja entera de etiquetas. —Probablemente podría hacer un mejor trabajo en la computadora —dijo Emily. —Las queremos a mano, no hechas en computadora —dijo Rose. Greg soltó su mano y la besó en la mejilla. —Te veré más tarde. Si no voy a ayudar a Max a mover ese gallinero redondo, recogerá el micrófono de nuevo. —¿Es verdad, Emily? —Rose suspiró. —¿Qué? —Emily levantó una ceja. —Estás saliendo con Greg. Eso me hace tan feliz. Pensar que la nieta de Marvin y el nieto de Clarice… Oh, es un cuento de hadas. Pero, ¡oh, no! ¿Cómo vas a manejar a todas las mujeres que hemos invitado aquí esta noche? —Rose jadeó. —Vamos a tratar con ellas. No se puede deshacer lo que se ha hecho, y tal vez van a entrar en una guerra de ofertas y realmente poner un montón de dinero para las becas —dijo Emily. Clarice puso su cabeza entre las manos. —Vas a tener que comprar cada boleto de baile, y querido Señor, tienes que comprarlo o una de esas mujeres se lo contara, y ahora que está enamorado de ti, estará muy enojado con nosotras. Emily le dio unas palmaditas en el hombro a Clarice. —Todo está bien. Yo me ocuparé de eso. Pero tengo una pregunta. —¿Qué? —Dotty apenas susurró. —¿Alguna de ustedes sabe lo que significa cuando alguien dice que ellos pondrán el cuero? —Por supuesto, significa que quieren montar a caballo y ellos traerán su propia silla. Greg ama los caballos. Tenía la esperanza de que te vieras ese sitio esta

240


mañana cuando te sentabas en frente a la computadora. Me preocupa no haber invitado a las cuatro correctas —respondió Clarice. Emily sonrió y se inclinó sobre la mesa. —En el mundo de hoy, señoras, cuero significa esclavitud, como en, ella lo atará y le dará nalgadas si él lo desea y ella estará llevando ropa interior de cuero que serán verdaderamente reveladoras y un corpiño de cuero. Y lo que va a estar intentando montar no es un caballo. —¡Oh, mi dulce Jesús santo! —dijo Rose. —Santa-maldita-mierda. —De hecho Dotty se sonrojó. —Así que, ¿Cuántas señoras estarán trayendo cuero? —preguntó Emily. Clarice levantó dos dedos. Dotty levantó cuatro. Madge dijo: —Una de las mías le gusta el cuero y una está esperando un paseo muy salvaje que la haga volar. Por favor, dime que ese, que la haga volar, no significa algún tipo de drogas. —¿Rose? —preguntó Emily. —Sólo estoy tratando de recordar todo lo que dije cuando era Greg. Creo que podría haber dado la impresión de que yo podría mostrarles a divertirse en grande… ¡oh, mi Señor! Yo estuve hablando de llevarla a un rodeo y ni siquiera puedo decir las palabras. —Bueno, debería ser una subasta animada de seguro. —Emily se echó a reír. —Vas a bailar todos los bailes con él, ¿verdad? —preguntó Clarice. —No, ma'am. Pero voy a hacer mi mejor esfuerzo por bailar el último y todo el mundo sabe que quien obtenga el último baile es la que se lo lleva a casa. Ahora cuéntame más de ese minibus VW de ahí. —Ella movió rápidamente la atención hacia Madge. —Oh, cariño, las cosas que pasaron en ese autobús vivirá en los recuerdos. Nunca creerías si te lo contáramos. —Madge se sonrojó.

241


—Oh, sí, lo haría. Es por eso que está aún en marcha y llevando las cosas al bazar de la iglesia, por lo que se puede escuchar cuentos sobre lo que pasó cuando estaba en su mejor momento, ¿no? —Emily levantó una ceja oscura. Dotty respondió: —Ese es el por qué seguimos trayendo cosas para el bazar. Estamos tratando de comprarnos a nosotras mismas un boleto al cielo. El VW es para recordarnos que tenemos un montón de trabajo por hacer todavía. Ahora, joven dama, siéntate justo aquí y ponga esos nombres de vaqueros en estas placas. Vamos a hacer que ellos las sostengan en sus regazos así todas las mujeres pueden verlos muy bien. Es mejor que hagas un montón con la imagen de Greg y su nombre en ellos. Ahora dinos, ¿cuánto tiempo hace que sabes que estabas enamorada de Greg? —No voy a decir una mierda. Tengo placas que hacer —dijo Emily. Clarice señaló a Dotty. —Eres una mala influencia. Has logrado que diga palabrotas. Dotty agarró el dedo de Clarice y lo sostuvo con fuerza. —Es posible que hayas hecho que dejara de fumar cuando adopté Jeremiah y que dejara de beber cuando Henry murió. Pero estaré maldita si me haces dejar de maldecir. Es todo lo que me queda. —Y voy a crecer y ser justo igual que ella —bromeó Emily. Clarice libero su dedo y dijo: —¡Bueno, mierda!

***

Una vela solitaria se quemaba sobre una vieja caja de madera al lado de la cama. Pestañas largas descansaban en los pómulos de Emily mientras dormía acurrucada en el pliegue del cuerpo de Greg después de un combate de sexo ardiente. Él no debería estar escondiéndose al ático con ella; deberían estar durmiendo juntos en su cama en la casa. Pero ella no quiso saber nada de eso, diciendo que era una falta de respeto hacia Clarice. Ella se había sentido culpable

242


por el rapidito de dos minutos en el baño y dijo que ya ni siquiera podían hacer eso. Las dudas lo plagaron mientras él la miraba tanto como quiso. Tal vez ella lo quería, pero no estaba enamorada de él. Había una gran diferencia entre esas dos, y lo había probado un par de veces en el pasado. Él había querido pero nunca había estado enamorado antes de Emily. Nunca había creído en ese instante del enamoramiento del que sus amigos hablaban. Ninguna mujer jamás detenía su corazón hasta el punto de que no podía pensar en otra cosa excepto ella todo el día. La lujuria hacia eso y cuando finalmente avanzaba, entonces la relación moría. Pero había sucedido y él entendía que estar enamorado era algo opuesto a simplemente encariñado.

***

La luna había desaparecido de la ventana del ático cuando Emily se despertó. La vela seguía ardiendo, pero los primeros rayos de sol del día dieron luz suficiente como para que ella pudiera estudiar la cara de Greg mientras dormía. En las profundidades del sueño su rostro era más suave, los ángulos menos pronunciados, pero sus labios aún pertenecía a un vaquero masculino. Oscuras pestañas gruesas se posaron en sus pómulos, y el efecto fue sexy como el demonio, pero le gustaba cuando sus ojos estaban abiertos. Le gustaba la forma en que la miraba, ese destello instantáneo de calor que llegaba cuando sus ojos se volvían todo suaves y soñadores justo antes de besarla. Se estiró hasta que sus labios estaban parejos con los suyos y lo despertó con una serie de besos ardientes. —Buen días —murmuró. —Es de mañana y probablemente tenemos que ir a la casa antes de que Dotty se entusiasme por ahí. Me encanta despertarme contigo —dijo. —A mi también —dijo él. Enmarcó su rostro con las manos—. Emily, estoy enamorado de ti. Quiero que entiendas eso. —Lo hago —dijo ella. —Hay una diferencia en decir que te quiero y estar enamorado de ti.

243


—Lo sé, Greg —susurró ella—. Mi corazón estaba enamorado de ti antes de que mi mente estuviera dispuesta a decir que te amaba. —Sólo para que lo sepas y nunca dudes de eso —dijo. —¿Entonces por qué este ánimo de seriedad? —Simplemente tenía que decir lo que está en mi corazón o estallaría. —Él le dio una palmada juguetona en el trasero—. ¿Vamos a ir a la casa o nos mudaremos para vivir juntos aquí en el ático? Tú decides. Ella salió de su abrazo. Sus pies descalzos golpearon el frío linóleo, y rápidamente pisoteó sus botas sin detenerse a ponerse los calcetines. Ella agarró una enorme camiseta y se la puso sobre su cabeza, recogió sus pantalones de franela holgados, y los lanzó sobre su hombro. Greg salió a restras de la cama, se estiró y sacó las gafas de sus botas. —Oh, mi Señor, eres aún más hermosa cuando puedo verte así como tocarte —dijo. Emily señaló la cama. —Eres un hombre encantador. Al principio pensé que ibas a ser un frío hombre de negocios. Pero me equivoqué. —Creo que lo era antes de que llegaras a mi vida —admitió. —Y ahora eres un encantador sexy vaquero. —Ella sonrió. Un infernal montón de mujeres aparecerían esa noche esperando más que un encantador vaquero. Ella se preguntó si tendrían una maleta completamente llena de artículos de cuero para provocarlo. Recogió la esquina de la colcha. —Esta cosa debe tener poderes mágicos. —Es como yo, querido. Sólo un simple y viejo edredón que promete sexo al rojo vivo. Ni magia. Ni cuero. Ni látigos. Nada pervertido. —Gracias a Dios. —Él se rió entre dientes—. El simple y viejo sexo al rojo vivo es lo que le gusta a esta vaquero. Esa mierda pervertida no es para mí. —Dime, cariño, ¿cuántas veces has tenido que lavar esta colcha antes de llegar aquí?

244


Él tiró una camiseta sobre de su cabeza. —Sólo he dormido en ella con una mujer y eres tú. Nunca estuve en el ático con otra persona excepto Jeremiah, y no subíamos aquí para sexo. —Bueno, gracias a Dios por esa noticia. ¿Para que venían ustedes hasta aquí? —Bueno, para empezar nos fumamos nuestro primeros cigarrillo aquí y decidimos después de ponernos verde que fumar no era para nosotros. Masticamos nuestro primer tabaco Copenhague aquí arriba, y créeme, sólo fue una vez. Y cuando pase a escondidas las revistas Playboy de mi padre de la casa el verano que teníamos quince, desgastamos las páginas aquí arriba, hasta que un día ya no estaban. Dotty o Nana, ninguna de las dos alguna vez las mencionaron, y créenme, nosotros tampoco. —Se puso los pantalones vaqueros y botas. Se vistió a toda prisa con la falda de jean que había llevado a cenar esa noche. —Eso suena como yo y Taylor y el granero. Sólo que nunca compartió sus revistas, sólo sus cigarrillos, el cual nunca deja y el tabaco de su papá, que ninguno de nosotros jamás utilizó de nuevo. Abrió la puerta. —Las alegrías de la infancia. —Yo podría vivir en el ático. Tiene todo lo que necesitamos. Una cama y una vela. —Ella suspiró. —¿Y los gatitos? —preguntó. —Los chicos estarían apretados. La casa grande tiene muchos rincones y cosas para esconderse. Simba practica sus maniobras de león cada mañana. Pobre viejo Bocephus ni siquiera sabe lo que le golpea. —Entonces creo que tal vez será mejor no mudarnos aquí juntos si no hay espacio para los niños. —Sus manos estaban entrelazadas mientras cruzaban el patio y entraron en la casa por la puerta de la cocina—. Se te olvidó algo, cariño. Ella se detuvo y se dio la vuelta, pero su mano siguió moviéndose. Su sonrisa era pura maldad. —No siento la ropa interior. —¡Oh, no! Probablemente están enredados en la colcha.

245


—Lo cual tengo la intención de pasar a escondidas en la casa y echar en la lavadora y la secadora esta tarde. Realmente no me importa ir comando45. Ella se liberó de su mano antes de que llegara un centímetro más arriba, porque si lo hiciera, no lograrían llegar de nuevo a la habitación del ático o para el desayuno de esa mañana. Emily se dio una ducha rápida, se vistió con sus vaqueros y una sudadera para el trabajo, y sacó un bonito suéter y vaqueros adornados para llevar a cenar esa noche. —Oye, ¿estás decente? —Dotty llamó a la puerta. —Sí, ma'am. Entra —gritó. Dotty llevaba un gato en cada brazo. —Ellos estaban lloriqueando por ti. ¿Qué es eso? —Ella señaló el conjunto en la cama. —Estoy tratando de decidir qué ponerme esta noche. Jeremiah estará aquí a tiempo para la cena, ¿verdad? —Oh, él no se perdería la oportunidad de sentarse en la mesa con la familia y una buena comida. Vamos a estar ocupados en el granero arreglando las cosas de último minuto, pero tengo sus enchiladas favoritas hechas y listas para calentar y un Crock-Pot de frijoles caseros. No va a tomar más que un minuto para poner un poco de pan de maíz jalapeño en el horno. —Dotty se sentó en la mecedora con los dos gatos que seguían en sus brazos. —Quiero lucir bien. Él es el mejor amigo de Greg —dijo Emily. —Detén la preocupación acerca de que ponerte. El viejo hombre es todo negocio en su mayor parte. Y dulzura, tengo el presentimiento de que él trae a casa una mujer para conocerme, por lo que no va a saber si llevas pantalones vaqueros o vestido de gala para la fiesta con Clarice. —Una mujer. —Emily frunció el ceño. —Me dijo que tenía una sorpresa, y una vez cuando lo llamé contestó una mujer. Soy vieja, pero no soy estúpida, y es hora de que se establezca. Ah, y su nombre es Stacy —dijo Dotty. 45

Go commando: significa andar sin ropa interior, lo cual a él no le molesta.

246


—¿Cómo averiguaste todo eso? Tal vez una mujer respondió porque estaba en una cita. Eso no quiere decir que él está trayéndola a casa para conocerte —dijo Emily. —¿A las tres de la mañana? —¡Dotty! ¿Qué estaba haciendo llamándolo a esa hora? Dotty se rió. —Para ver quien conteste. —¿Qué excusa usaste? Otra risita. —Que se había ido la luz durante la noche y yo no tenía mis gafas puestas cuando reinicié el reloj. Muy buena, ¿no? —Dotty, eres una chica mala. —Se sonrió Emily. —Sí, pero averigüé lo que quería y ahora no voy a morir con un ataque al corazón cuando él la traiga a casa para conocerme —dijo Dotty. —¿Así que Stacy trabaja en el negocio con él? —Stacy ha sido su secretaria durante seis meses. —Dotty colocó a los gatitos en el sillón reclinable—. El desayuno está listo. Pero déjame decirte ahora mismo, cuando lleguen aquí, él estará durmiendo en la habitación contigua a la de Greg y Stacy al lado de la tuya. No los voy a tener durmiendo juntos en mi casa. Emily no pudo luchar contra el sonrojo, así que colgó la camisa y se giró para poner la percha en el armario para que Dotty no pudiera verlo. —Ellos no van a salirse con la suya con algo que no les hemos permitido a Greg y a ti. Y otra cosa, hay edredones extra en el armario de la ropa si hace frío en el ático. —Ella le guiñó un ojo y se apresuró a salir de la habitación. Sus mejillas brillaron de un rojo escarlata. Ellas sabían sobre el ático y no estaban preparando una soga para colgarla del roble más cercano. ¿Significaba eso que Clarice no lanzaría un ataque si la relación daba otro paso?

247


Capítulo 20 El pómulo de Emily tenía una raya de pegamento dorado brillante desparramado a través de éste como si fuera pintura de guerra. Un punto de brillo púrpura del tamaño de un cuarto estaba justo entre sus ojos. Le cubría sus manos y su andrajosa camisa de trabajo vieja. Sus vaqueros estaban descoloridos y su cabello recogido en una cola de caballo. Ella comprobó el reloj y pensó que todavía tenía una hora antes que Jeremiah y su novia, si Dotty estaba en lo cierto, se presentaran. Eso le daría tiempo suficiente para terminar el último nombre de vaquero y tomar una ducha rápida, lavarse el cabello, y vestirse para estar presentable. Acababa de terminar de poner un corazón en lugar de un punto en la parte superior de la ‚i” en el nombre del último vaquero cuando oyó a Greg gritar desde el otro lado de la habitación: —¡Jeremiah, llegan temprano! Si sólo Emily hubiera pedido ver una imagen de Jeremiah, su mandíbula podría no haber caído. Se lo había imaginado alto, moreno, guapo, como Greg, solo que tal vez usando un traje de tres piezas y gafas de sol oscuras. Pero el hombre que Greg capturó en un abrazo de hombre era bajo, ligeramente redondo, y casi calvo. La mujer de pie junto a él llevaba tacones altos, pantalones vaqueros ajustados y una chaqueta de mezclilla con el brillo suficiente para cegar a una persona. Su pelo era negro con vetas doradas y muy corto y sobresaliendo en picos. Sus ojos eran casi tan negros como su cabello, y su piel tenía ese tono de bronceado ligero que provenía de tener un padre latino. El profundo vozarrón de Jeremiah cruzó todo el camino a través del granero y sorprendió hasta Emily tanto como su aspecto. Iba con esa imagen de investigador privado alto, moreno y guapo. —Conoce a Stacy, mi novia —dijo. —¡Jeremiah! —gritó Dotty desde la parte de atrás del establo. Cuando llegó a su lado, Jeremiah envolvió sus brazos alrededor de ella y la levantó del suelo. —Bájame, niño loco. —Dotty se echó a reír.

248


Él podría ser bajo, pero era fuerte como un caballo si podía recoger a Dotty de esa forma. En el momento en que liberó a su mamá, Clarice estaba a su lado para conseguir sus abrazos. —Es tan bueno tenerte en casa. ¿Qué piensas de nuestra idea para el bazar de este año? —Greg me lo contó todo. Es posible que puedan recaudar lo suficiente con esta idea de la subasta para apoyar a dos niñas en la escuela. Quiero presentarles a mi novia, Stacy. Ella es mi secretaria y me mantiene organizado. —Jeremiah la miró como si pudiera comérsela allí mismo, delante de todo el mundo. Emily ni siquiera notó que Greg estaba a su lado hasta que la tomó de la mano. —Vamos, cariño. Quiero presentarte a mi mejor amigo. Quería meterse debajo de la mesa y esconderse, pero no había nada que hacer excepto ponerse de pie, hacer caso omiso de su apariencia desordenada, y esbozar su mejor sonrisa. —Jeremiah y Stacy, quiero presentarles a Emily —dijo Greg. Jeremiahle tendió la mano. Todo en él podría ser común, pero cuando sonreía toda la habitación se iluminaba. Señor, con esa sonrisa probablemente podría desentrañar más información de alguien de lo que podría recabar un vaquero alto, moreno y guapo. —Un placer conocerte, Emily. He oído hablar mucho de ti. Greg ha enviado por correo electrónico docenas de fotografías, pero te visualizaba más alta. Pero hay espacio en este mundo para nosotros, la gente baja también, ¿verdad? Stacy sonrió a Emily con una sonrisa amigable, centrada, que hizo que a Emily le gustara en el acto. —Espero que sí. Si no, entonces será mejor que continuemos y nos olvidemos de la fiesta. —Ambos están tan en lo cierto. Ciertamente compensamos la altura con el poder y la determinación —respondió Emily. Lidiaría con Greg más tarde. ¿Cuándo, exactamente, había tomado fotos de ella? Oh, Señor, ojalá que no en el ático mientrasestaba dormida.Emily sacudió la mano extendida de Jeremiah—. Me alegro de conocerte por fin. He oído un montón de historias.

249


Jeremiah ladeó la cabeza hacia un lado. —¿Acerca de los cigarrillos? —Mis labios están sellados —dijo Emily.Entonces, le tendió la mano a Stacy— . Vamos a tener que encontrar tiempo para hablar antes de que termine el día. —Parece que tienen esto bajo control, así que me voy a llevar a Stacy a la casa para que podamos desempacar antes de la cena. Más tarde, te contaré historias que harán que se te enrule el cabello, Emily —dijo Jeremiah Greg echó un brazo alrededor de los hombros de Emily. —Dotty no lo dejara fuera de su vista en todo el tiempo que esté aquí. —Estas malditamente en lo cierto con eso —dijo Dotty—. Voy a ir a la casa con ellos y a preparar las enchiladas para la cena. De esa manera puedo llegar a conocer mejor a Stacy y contarle algunas historias que podrían enrular su cabello. —¿Terminaste con tus labores? —Greg le preguntó a Emily. Emily asintió. Una hora más y ella se habría visto presentable. Y había agonizado durante todo el día sobre lo que iba a usar en la cena, sobre si haría una entrada o simplemente se deslizaría en su silla de forma desapercibida. —Entonces entremos también en la casa. Por cierto, querida, estás más linda que Bocephus o Simba con ese brillo en tu cara. —Él se inclinó y la besó en la punta de la nariz. —Me veo como una mierda. Y su novia es preciosa. Me sentí como una calabaza campechana a su lado —dijo. —Entonces la mierda es hermosa. Nana, nos vamos a casa. Nos vemos en la cena. ¿Madge y Rose se quedarán con nosotros? —Sí. —Madge asintió—. Dotty hizo enchiladas. Nadie en el condado puede hacerlas tan bien como ella. Greg hizo un gesto por encima del hombro y llevó a Emily a la camioneta. Abrió la puerta para ella, la metió en el interior de ésta, y luego la besó con fuerza, su lengua probando, provocando la suya hasta que ella se olvidó de cómo lucía. Cuando terminó el beso, le depositó besos ligeros como mariposas en su cara, tomándose más tiempo en la raya de color rojo brillante. —Ahora está en tus labios. —Ella se rió.

250


—Sí, lo está. Hacemos juego, por lo que somos una pareja. A Jeremiah le gustaste, incluso si no estás toda emperifollada con tus mejores botas. Me gustas, así que en realidad no importa de todos modos, pero ahora ya has conocido a todo nuestro grupo... casi. Ella se quedó sin aliento. —¿Casi? —Bueno, mamá y papá van a estar aquí para la cena también. Están volando desde Houston en el pequeño avión de papá para sorprender a Nana. Nana tiene un lugar en la llanura arreglado para que aterricen. Ella echó la cabeza hacia atrás en el respaldo del asiento y cerró los ojos. Su aliento quedó atrapado en su pecho y el pánico surgió. Conocer a Jeremiah era una cosa. Conocer a los padres de Greg... bueno, ¡mierda! Y si eso sonaba como si viniera directamente de Dotty... bueno, que así fuera. —No van a morder y tienes tiempo para lustrar tus mejores botas —continuó él mientras cerraba la puerta e iba por la parte delantera de la camioneta hasta su lado. —Mis botas están lustradas —informó ella cuando arrancó el motor. —Entonces no tienes nada de qué preocuparte. —Ponte en mis zapatos. ¿Te preocuparías si estuvieras a punto de conocer a mis padres a pesar de que tus botas estuvieran brillantes? —¡Sí, señora! Estaría temblando en mis botas. Pero te quiero, Emily. Y ellos también lo harán. Van a ver que me haces feliz y te adoraran por ello. —Él puso una mano en su rodilla mientras conducía.

***

Se había cambiado de ropa seis veces y su cama parecía una de esas cajas rebosantes en la parte trasera de la tienda de la Buena Voluntad. Buscó a través de la pila una vez más, pero nada parecía correcto para usar cuando conociera a los padres de Greg. Ahora recordaba por qué se había liberado de la mayoría de las relaciones antes de que tuviera que conocer a los padres y familiares. Era francamente angustiante.

251


Bocephus pensó que el montón de ropa era mejor que una montaña de hojas de otoño. Metió la nariz en la cintura de sus pantalones vaqueros y se arrastró por la pierna. Le recordó esas imágenes de serpientes tratando de digerir un animal pequeño, sólo que sus vaqueros no retuvieron a Bocephus. Él asomó la nariz por la parte inferior de la pierna y le maulló. Simba era el león, acechando a un broche de perlas con la cola en alto y la piel de la espalda erizada. Cuando se abalanzó, no había ni un broche de perlas en todo Texas que no se estremeciera. Pero los nervios le impedían disfrutar de las travesuras de los gatitos. Finalmente se decidió por su mejor par de vaqueros aunque el brillo en los bolsillos era nada en comparación con los de Stacy, y una camisa de punto ajustada con mangas largas. Sus botas estaban, de hecho, brillantes, y se tomó su tiempo para aplicarse el maquillaje y utilizar el rizador. Respiró hondo y abrió la puerta para encontrar a Greg sentado en el exterior, en el último escalón. Se había limpiado, pero no se había vestido. Sus pantalones estaban desteñidos y no habían visto el beneficio de una plancha; su camisa de azul de trabajo colgaba abierta y cubría una camiseta blanquísima. Se subió las gafas sobre la nariz y sonrió. —Estás preciosa esta noche. Pensé que tal vez deberíamos hacer nuestra entrada juntos. Mamá y papá llegaron aquí hace como una media hora. Oí chillar a Nana, así supe que habían llegado, pero no he estado en el piso de abajo para haberlos visto aún. —Se levantó y dobló su codo. Ella nunca lo había amado más de lo que hizo en ese momento. La había esperado. Bueno, ese era un vaquero al que valía la pena mantener para siempre. —Están en la sala de estar. A papá le gusta tomar un cóctel antes de la cena — susurró Greg. —¿Él sabe sobre mi abuelo y Clarice? —susurró. —Nana le contó hace un par de días, así que sabe. —Bueno, mira quienes están finalmente uniéndose a la fiesta —dijo Jeremiah desde el otro lado de la habitación. Stacy se había quitado la chaqueta, pero se veía igual de todas formas. Tenía una cerveza fría en una mano y saludaba con la otra. —¿Dónde está la pintura de guerra brillante, Emily? Me gustó. —Su tono y su expresión decían que estaba tan nerviosa como Emily.

252


Emily sonrió. —Siempre podemos ir hasta el granero y conseguirla si las cosas se ponen demasiado complicadas. El largo dedo índice huesudo de Dotty se disparó en el aire en un borrón. —No vas a robártela. Ni siquiera hemos empezado a conocernos. Jeremiah ni siquiera nos deja a solas un minuto, por lo que aún tenemos mucho que discutir y yo consigo tenerla primero. —Me regaña cuando no vengo a casa. Me regaña cuando lo hago. Maldito si lo hago. Maldito si no lo hago. —Jeremiah sonrió. Clarice señaló hacia Bart y arrastró las cejas hacia abajo. —Hablando de niños que no vienen a casa. Ya han pasado dos meses desde que los he visto a ustedes dos y eso fue sólo la mitad de un día en Navidad. Deberías haberme dicho que ibas a venir para el bazar. Yo habría hecho tus comidas favoritas. —Es por eso que no te lo dijimos. Has estado lo bastante ocupada con este bazar sin tener que cocinar aún más —agregó Bart. Una dama de pelo rubio con ojos marrones cruzó la habitación y tendió su mano hacia Emily. —Soy Nancy Adams, la madre de Greg. Me alegro de conocerte, Emily. Y mamá Clarice, lo haremos mejor, lo prometo. Esta vez nos estaremos quedando dos noches. Emily estrechó su mano brevemente y luego Nancy la soltó y abrazó a su hijo con fuerza. Le susurró algo en su oído que le hizo sonreír aún más, pero Emily no pudo oír las palabras. —Eso apenas compensa lo de Navidad —dijo Clarice. Bart se rió entre dientes. —El camino corre en ambos sentidos, madre. Podrías venir a Houston. —Me pongo claustrofóbica en lugares grandes. Todo ese tráfico y todas aquellas personas me dan urticaria —dijo Clarice—. Además, yo estoy vieja y tú eres todavía joven.

253


—Clarice Adams, tu nunca vas a ser vieja, así que no puedes jugar esa carta —dijo Emily. Nancy sonrió y le guiñó un ojo. —Veo por qué contrataste a esta chica. Apuesto a que los mantiene a todos alerta. —Sí, lo hace —dijo Dotty. —Emily, este es mi papá, Bart. Estoy seguro que ya dedujiste eso —dijo Greg. No había duda de que Bart era el padre de Greg. Él era un modelo antiguo del mismo hombre, con los mismos ojos verdes, y las mismas gafas de montura metálica. Bart era quince kilos más pesado y cinco centímetros más bajo. En lugar de pantalones vaqueros y una camisa de corte occidental, llevaba pantalones holgados suaves de color caqui, mocasines, y una camisa de punto de color celeste, con tres botones. —Entiendo que eres dueña de un rancho en el oeste de Texas —dijo Bart mientras estrechaba su mano con firmeza. —Sí, señor, lo soy. No es muy grande en este momento, pero sigue siendo un hogar. —Mucho terreno llano por ahí. Un gran lugar para aterrizar un avión. Puedes ver por kilómetros y kilómetros a la redonda. —Es un poco diferente de la tierra que hay por aquí. Es pura tierra y cielo y no hay muchos árboles, pero la ganadería es ganadería y cuando está en tu sangre, todo es lo mismo —dijo ella. —Eso es lo que mi hijo y mi madre me dicen. Debe haberse saltado mi generación. Está bien visitar el culo del mundo, pero no me gustaría vivir aquí. ¿Te puedo hacer una bebida? —preguntó. —No me importaría tener una cerveza como la que Stacy está tomando. En la botella está bien —dijo ella. —Sí señor, hijo, ella es un ranchera por completo. —Bart se echó a reír.

***

254


Más tarde esa noche Emily se acurrucó junto a Greg en la cama individual en el ático e inspiró profundamente. —Lavaste la colcha. Huele como suavizante de telas. —Invente una excusa para dejar el granero por un rato y la puse en la lavadora y secadora sin que nadie siquiera me atrapara. Me pregunto cuántos otros tortolitos han estado aquí, en este ático. —No puedo imaginar a Clarice... —comenzó ella. Él estrelló las manos sobre sus orejas. —No quiero imaginar eso. Soy uno de esos tipos que piensan que sus padres y abuelos no hacían esas cosas. Ella se rió. —¡Vamos, Greg! Todos fueron jóvenes como nosotros una vez. ¡Tenían furiosas hormonas también! Y les gustaba acurrucarse y besarse. Te apuesto que es por eso que todavía hay sólo una cama de tamaño individual aquí arriba en vez de una grande vieja extra grande. Les gustaba estar cerca tanto como nos gusta a nosotros. —¡Em... i... ly! —arrastró su nombre—. No quiero pensar en eso. La risita se detuvo. Ella se sentó en la cama y colocó una mano sobre su boca y la otra contra su frente. —¿Mi ropa interior? —¡Oh, no! Debo de haberla dejado en la secadora —dijo. Ella cayó de espaldas en la cama con un fuerte gemido. —¿Qué vamos a hacer? —Mamá estaba hablando de lavar la ropa antes de irse a la cama. Ella las encontrará para ti —dijo.

255


—Lo sabrá y me odiara y yo pensé que tal vez iba a gustarle. Tenemos que colarnos allí y recuperarla antes de que alguien la encuentre, Greg. Me van a tirar a los coyotes en la mañana. —Bueno, en cierta forma me he acostumbrado a tenerte cerca y no me gustaría que los coyotes mastiquen tu lindo pequeño culo. —Él se inclinó sobre ella y recogió las bragas de encaje negro de la mesa—. ¡Sólo bromeaba! Ella le dio una palmada en su ancho pecho y las agarró. —Dios, me asustaste tanto. ¿Qué pasaría si tu madre realmente las hubiera encontrado? —Ella no sabría que provendrían del ático Simplemente pensaría que no te las llevaste cuando lavaste la ropa. Nadie sabe que subimos aquí. Es nuestro secreto —dijo él. Emily retrocedió y colocó su cabeza en su pecho. Nada que sucediera en el Lightning Ridge sería un secreto completo, pero Greg no necesita saber lo que Dotty le había dicho más temprano. Arrojó la ropa interior de nuevo sobre la mesa y cambió su posición hasta que estuvo recostada encima de él. Su cuerpo era duro y fuerte, pero se sentía tan correcto debajo de sus pechos desnudos, abdomen y piernas. Ella trazó la línea de la mandíbula masculina con el dedo índice y él gimió. —Me excitas con nada más que tus manos. —Él envolvió sus brazos en torno a ella de forma más apretada y le acarició el hueco suave de su cuello con su rostro. —Me excitas con nada más que tus besos —susurró ella. La hizo girar y la besó suavemente al principio, luego profundizó el beso, convirtiendo la dulzura en un fuego ardiente de deseo que suplicaba satisfacción. Sus manos vagaron sobre su ancha espalda y bajaron a sus caderas y muslos hasta que se quedó sin zonas a su alcance. Ella nunca se había dado cuenta antes de ese momento de que había zonas eróticas en la punta de sus dedos, y que simplemente con tocar su cuerpo se encendía casi tanto como él al tocarla... casi. Él la besó en los labios, los párpados, la punta de la nariz, el cuello y cualquier otra parte de su cuerpo que pudo alcanzar mientras se acomodaba sobre ella y encontraba su camino al interior de su cuerpo, uniéndolos. Comenzaron un ritmo constante, trabajando juntos hasta que ambos estuvieron frenéticos. Ella mordisqueó su cuello y luego retrocedió. Su madre la odiaría si él aparecía con un

256


chupetón. Pero incluso esa idea fugaz que cruzó por su cabeza no pudo desvanecer la excitación. No hasta que él la miró a los ojos y le preguntó sin decir una palabra; no hasta que su boca encontró la de ella, mientras se desplomaban sobre la cima juntos; no hasta que él rodó a un lado y envolvió sus brazos a su alrededor, dejando que las secuelas de algo maravilloso los calentara desde adentro hacia afuera; no fue hasta entonces, que la excitación desapareció del interior de su cuerpo. —Te amo —jadeó ella. —Te amo, cariño. Justo antes de quedarse dormida, se preguntó, qué sucedería a continuación en la relación. Ella nunca había ido tan lejos antes, nunca dijo las palabras, nunca sintió el amor en su corazón. ¿Y ahora qué?

257


Capítulo 21 La banda estaba preparada y lista. Dotty había hecho un rápido recuento y había más de un centenar de personas en el granero, lo que significaba que ya había más de quinientos dólares en el fondo. Vendieron veinte abanicos a diez dólares cada uno, por lo que había aún más dinero. Y ahora la banda estaba lista para comenzar a tocar y las damas con los abanicos en sus bolsillos habían comprado sus boletos. —Llegó el momento —Dotty señaló las sillas—. Greg, ve a tomar tu lugar. Greg empujó su silla hacia atrás. —¿Cuántos boletos compraste, Emily? —Tengo un abanico, pero no boletos. Se agotaron al momento en que llegué al final de la fila para comprar algunos. Estas por tu cuenta, vaquero —dijo ella. La sonrisa que había estado toda la noche en su cara se desvaneció. —Estas bromeando, ¿cierto? Han estado acercándose mujeres a mí durante toda la noche diciendo que están tan contentas porque las invité y no sé quiénes diablos son. Yo solo sonrío y digo que espero que estén pasando un buen momento. Jeremiah aspiró una gran bocanada de aire y la dejó escapar lentamente. —Me alegra que mamá no me haya puesto allí para la subasta. Y créeme, esas mujeres ciertamente te conocen, así que deja de hacerte el tonto. Varias de ellas han arrinconado a Stacy. Esas dos de por allá en pantalones de cuero y botas vaqueras —él asintió hacia el bar—, hicieron sonrojar a Stacy. Y eso no es fácil de hacer. —¿Sabes qué demonios está pasando? —Greg le preguntó a Dotty. —Simplemente disfruta de tener tantas mujeres devotas a tu alrededor —le respondió ella. Greg gimió. —¿Qué demonios han hecho, Emily?

258


Max tenía una botella vacía de cerveza en una mano y estaba de camino hacia la barra cuando se detuvo y dijo: —Parece que esto podría convertirse en un evento anual, así que ustedes chicos, a los que no les gusta estar en la subasta tal vez deberían ir pensando en buscarse una esposa para ésta época el año que viene. Voy a conseguir otra cerveza. La subasta me secara si no estoy bien hidratado. Greg plantó un beso en la frente de Emily. —El próximo año creo que va a ser al revés. Nosotros los vaqueros deberemos comprar los abanicos y las entradas y las vaqueras tendrán que sentarse allá arriba en las sillas. —Ahora, eso sí que es una maldita buena idea. Cada año deberíamos darle vuelta. Mi abuela siempre decía que un giro inesperado era un juego limpio —dijo Dotty. —¿Puedo tener su atención, gente? —dijo la cantante principal de la banda. Todas las conversaciones cesaron y todos miraron al escenario. —Vamos a comenzar a tocar, y entiendo que es hora de que los vaqueros que tienen sillas reservadas vengan directamente aquí a tomar sus lugares. Damas, miren sus boletos y comprueben de quien compraron los derechos para esta primera canción. Una docena de vaqueros tomaron sus lugares y sostuvieron sus brillantes carteles en sus regazos. Las vaqueras comenzaron la estampida desde la barra del bar y desde los rincones lejanos para darles un vistazo a los vaqueros. —Tengo que ir a relevar a Ivy en la mesa del bazar —dijo Dotty—. Miren. Nancy eligió dos sombreros de bebé y una linda manta rosada de bebe. Emily se sonrojó y Nancy saludó con la mano. —Escuché eso, Dotty. Una de las secretarias de la empresa tendrá una niña. —Oh, pensé que estabas adelantándote en convertirte en abuela. Dotty tomó el lugar de Ivy detrás de la mesa y enderezó los artículos que habían sido removidos. —Todo esto fue idea de Emily. Ella piensa en todo. Fue idea suya vender los boletos y ponerles los nombres en la parte delantera y los números en la parte

259


posterior. Podría haber sido una estampida, si no se hubiera hecho. Aunque podría haber sido divertido ver los tirones de pelo y las cachetadas. Ella descubrió que si las vaqueras solo ponían un dólar en los frascos, podría haber peleas entre las mujeres sobre que vaquero quiere bailar con ellas, así que tuvieron que comprar los boletos con el nombre del vaquero en ellos. Si son atrapados bailando sin un boleto tendrán que pagar una multa, poner diez dólares en el frasco. —Me entristece —susurró Nancy. —¿Qué las mujeres revoloteen alrededor de tu hijo? Mira todas esas chicas haciendo fila para bailar con él. —No, que las posibilidades de que regrese a Houston a trabajar en la empresa son cada vez menos, y no tiene nada que ver con todas esas mujeres. Tiene que ver con Emily Cooper —susurró Nancy mientras recogía varios atrapa sueños—. Me encantan estos. ¿Quién los hizo? —Clarice y yo los hicimos, y es mejor que compres tantos como puedas porque se están vendiendo como pan caliente. Nancy sonrió: —¿Realmente cuántos boletos tiene Emily en sus bolsillos para bailar con mi hijo? —Ni uno solo. Por un lado, Rose compró los últimos cinco mientras Emily nos ayudaba a arreglar la mesa de cosas hechas en casa. Y por el otro, dijo que quería bailar con los otros vaqueros para ver por cuál de ellos va a hacer una oferta —respondió Dotty. Un ceño fruncido reemplazó la sonrisa de Nancy. —Eso es una locura. Pensé que ella compraría todos sus boletos y luego también pujaría por él. Ella lo ama, ¿no? ¿O es que él va a terminar con el corazón roto? Dotty se inclinó hacia adelante y susurró: —¿Y que si lo hace? —Odiaría verlo sufrir —dijo Nancy—. Pero podría hacerle ver que debe regresar a donde pertenece. Tiene treinta y ya es el momento para que se establezca en la empresa si es que va a convertirse en socio a los cuarenta. —Él nació siendo ranchero —dijo Dotty.

260


—Lo sé, pero una madre tiene esperanza de que cambie. Dotty se inclinó sobre la mesa y dio una palmadita en la mano de Nancy. —Yo quería que Jeremiah estudiara negocios en la universidad así él se quedaría por aquí. Clarice ya había dicho que tendría un trabajo para él en el Lightning Ridge, pero maldita sea si él no tenía en su corazón ser investigador privado. Y no hay lugar para ese tipo de trabajo en Ravenna. Así que tuve que aguantarlo y aceptarlo. Él es feliz. Eso me hace feliz. Debes ser feliz por Greg donde quiera que él se establezca o vas a ser miserable. —No soy tú, Dotty —dijo Nancy. —Él es un vaquero, querida. Y a él le encanta. Y esos dos niños fueron hechos el uno para el otro. Emily sabe lo que está haciendo esta noche, y al final, ella se dará cuenta de que no puede soportar que otra mujer lo tenga ni siquiera para una cita. —Y si él está enamorado de ella o se está enamorando, se van a establecer aquí para siempre —susurró Nancy. —Creo que la parte del enamoramiento ya sucedió. —Dotty le dio otra palmadita a la mano de Nancy antes de moverse al final de la mesa donde varias mujeres se habían reunido para mirar la exhibición de bufandas tejidas.

***

Nana estaba tan entusiasmada con todo el dinero que se estaba reuniendo para el fondo de becas que Greg podía apostar sus flamantes botas nuevas a que esto realmente se convertiría en algo anual, y que le condenaran, pero el próximo año él estaría casado. —Sooo, vaquero —murmuró Greg. Captó un vistazo de su madre y Dotty recibiendo una visita en la mesa donde las damas estaban examinando los artículos en venta. Al parecer ella iba a comprar una manta de bebé. ¿Cómo lucirían los hijos de él y Emily? ¿Tendrían los hermosos ojos azules y cabello oscuro de ella?

261


¿Hijos? ¿Serían vaqueros o se saltaría la siguiente generación y tendría que esperar hasta ser abuelo para que un niño de su familia amara la tierra tanto como él? No, la ganadería estaba tan arraigada en los genes de él y de Emily que era seguro que sus hijos serían vaqueros. ¿Hijas? Se tragó un gemido, porque cuando se imaginó hijas adolescentes tan bonitas como Emily, se prometió que clavaría la puerta del ático sobre el garaje. Y dejaría la escopeta al lado de la puerta principal para asustar a los chicos. Prissy arrastró a Tommy hacia la mesa y habló con Nancy antes de recoger varias cosas y entregárselas a Dotty. Tommy sacó la billetera y pagó mientras Dotty ponía las compras en una bolsa. Greg se secó la frente, dejando algunos copos de escarchas en el camino. Tommy quería tener hijos, muchos hijos. Greg también quería tener hijos, muchos hijos. Dulce Jesús, ¿Qué pasaría si las hijas de Prissy crecieran y se enamoraran de los hijos rancheros de Greg? Ahora, esa idea asusta infernalmente, pensó él. —Señoritas, escojan a sus parejas. Estamos preparados y comenzaremos con una buena vieja canción country de paso doble de Sara Evans en exactamente dos minutos. La guitarra principal tocó un par de acordes, y dos docenas de damas con pequeños billetes rojos se acercaron a su silla. —Él es mío. Me invitó personalmente a esta fiesta. Diles, Greg. Diles que Tonya es la que iba a traer el cuero y tienes la intención de ir a dar una cabalgata salvaje más tarde esta noche. Tonya va a comprar a Greg, por lo que todas ustedes pueden dar un paso atrás. Ni siquiera necesito unos de esos malditos anticuados boletos. Él me prometió cada baile. —Estas llena de mierda, mujer. Y él no te invitaría cuando me invito a mí. Dile que soy con la que has tenido ciber-citas en MuchosPeces.com. —¿Qué he estado haciendo qué? —dijo Greg, quedandose boquiabierto. Todo un grupo de mujeres se empezaron a dar empujones frente a él, desde rubias a pelirrojas, hasta morenas y de todos los tamaños inimaginables, parecían que sacarían sus puños y comenzarían allí mismo una pelea, en el bazar de Nana. Una linda rubia pequeña se abrió paso hasta el frente.

262


—MuchosPeces.com. Ese no es donde un buen hombre cristiano debería estar pasando el rato en el ciberespacio. Él ni siquiera le daría un vistazo a ese sitio. Él y yo nos conocimos en Mezcla Cristiana. Mírame. No hay manera de que olvidarías esto. —Ella hizo un movimiento de barrido desde su cabeza hasta los pies. —Ustedes dos pueden besar mi trasero. Tienen al Greg Adams equivocado. Nos conocimos en Sólo Agricultores y estoy aquí a petición personal de él. Soy una mujer ganadera y su perfil decía que estaba interesado en eso. —Una pelirroja alta hizo su camino a empujones hacia él y le dio un largo y apasionado beso en los labios—. Dijiste que debería guardar un beso para ti, así que vamos a bailar. Tonya la empujó a un lado y la mujer se giró con los puños listos. —¿Quieres un poco de esto? Puede que sea una cristiana, pero no voy a soportar ser empujada de un lado a otro. Emily gritó: —¡Basta! —Y la multitud de mujeres se abrió como el Mar Rojo para dejarla pasar. Levantó una mano—. Lo siento, señoritas pero ha habido un gran malentendido. Alguien ha puesto el perfil de Greg en varios sitios web sin que él lo supiera. Sólo las mujeres que tienen boletos pueden bailar con él esta noche. Hay un número en la parte de atrás de sus boletos, verifíquenlos. —¿Boletos? Nadie me dijo que tenía que comprar boletos. Él me dijo que tenía garantizado cada baile con él —dijo Tonya. —¡Bueno, mierda! Conduje cientos de kilómetros para esta aventura de mierda —dijo una mujer. —Infiernos, cariño. Volé desde Wyoming. —Yo vine desde Kentucky —dijo otra. —Lo siento de nuevo, señoritas. Puede que también pasen un buen rato mientras estén aquí, y todavía hay algunos billetes para los otros vaqueros si quieren bailar. Y todas ustedes tendrán la oportunidad de pujar por Greg en la subasta si quieren tener una cita en una semana —dijo Emily. —¿Emily, me quieres explicar que está pasando aquí? —dijo Greg detrás de ella. —Después —susurró ella sobre su hombro.

263


—Estoy en camino para comprar cada boleto que haya para el vaquero Mason —dijo la pequeña rubia. —Vas a tener que vencerme —le dijo la alta pelirroja. Ellas corrieron a la mesa en la que Rose estaba vendiendo los últimos boletos para el baile más rápido que un relámpago engrasado. Eso dejo a dos mujeres de pie frente a Greg. La que estaba más cerca se río. —Lo tienes primero, Montie. No sabía que estaban numerados. El mío tiene el dos detrás de su nombre, así que él es mío después. No lo agotes o susurres al oído promesas que no puedas cumplir. Sigo sin creer que alguien les hiciera creer a esas rameras que Greg usaba sitios para citas. Señor, cualquier persona que lo conoce sabría que él es mejor que eso. Greg se levantó y dejo su cartel con brillantes en la silla. Montie envolvió los brazos alrededor de su cuello y acercó tanto su cuerpo que sus senos se aplastaron contra el pecho de Greg. —Querido, traje mi chequera y tengo toda la intención de tener una cita contigo la próxima semana. Ya he reservado una habitación de hotel en Dallas y ya ordené servicio de habitación. Así que sólo debes traer un montón de energía y tu tarjeta de crédito para pagar la cuenta. La canción terminó y una rubia alta quitó a Montie del medio, levantó su boleto y tomó su lugar con Greg. Él miro por encima del hombro de la rubia para ver a Emily saludándolo con la mano. Un viaje al juzgado se veía mejor a cada minuto que pasaba. La rubia en sus brazos le sonrió. —No creo que te acuerdes de mí, querido. Soy Mallory y era una estudiante de primer año cuando tú estabas en el último. Te conocí aquí mismo en este granero en la fiesta del Cuatro de Julio y me enamoré de ti. Te voy a comprar en la subasta. Papi me dijo que podía gastar hasta quinientos dólares porque es una buena causa. Él y Emily no habían discutido sobre el dinero. Él solo había asumido que ella pujaría por él, pero no podía ver el abanico en su bolsillo trasero y tenía que tener uno para poder ofertar. —¿Me estás escuchando, Greg Adams? —preguntó Mallory.

264


—Sí, señora. Y si me compras, ¿cuáles son tus planes para la cita? —Yo cocinando en mi casa. Haré tus comidas favoritas. —¿Y esas son? —pregunto él. —Pollo frito, pan caliente, puré de patatas, salsa, y pastel de chocolate para el postre. Lo sé todo sobre ti, excepto que tan bueno eres en la cama, pero eso lo averiguaré esa noche. Tengo la intención de darte cada bocado de la cena antes de que nos deslicemos y resbalemos en las sabanas de satén. No vas a levantar ni un solo dedo o tenedor en nuestra cita, y cariño, yo estaré desnuda a excepción de un traslúcido delantal de encaje negro —susurró Mallory. —Y si no ganas la cita conmigo, ¿por quién más estarás ofertando? — pregunto Greg. —La segunda opción es Mason. La tercera habría sido Tommy, pero Prissy se adelantó y se lo robó, así que mi tercera opción es Coleman. Greg se rio entre dientes. —Mason tiene dos hijas gemelas. Mallory se rió. —Cariño, solo estoy comprándolo por una noche, no para siempre. Estoy absolutamente segura de no querer meterme con esas dos niñas. Ellas pondrían a un psiquiatra en un hospital mental. —Mi turno. —Una baja pelirroja se metió en los brazos de Greg en la tercera canción—. Hola, Greg. —Fiona —dijo secamente mientras envolvía con holgura sus brazos alrededor de la cintura de ella. —Ha pasado un tiempo. —Así es —dijo él. —No estoy ofertando por ti, pero sólo quería un baile contigo por los viejos tiempos. Lamento la forma en que las cosas terminaron. No era mi intención hacerte daño —dijo ella.

265


—Está en el pasado. No te preocupes por eso. —La balanceó apartándola, le dio una vuelta y la trajo de nuevo contra su pecho—. Todavía bailamos malditamente bien juntos, ¿no? —Cariño, nunca tuvimos problemas en esa área o en la cama. Simplemente no me gusta ser la segunda de un montón de vacas —dijo ella. Al final de cada canción Greg miraba por encima de la multitud para ver si Emily se le acercaba. No fue sino hasta la sexta canción que ella le dijo algo a Clarice y comenzó a cruzar la pista del baile. Él le sonrió y le guiño un ojo, ella rozó sus dedos contra los de él y siguió caminando. Él giró la cabeza y la vio sosteniendo un boleto para bailar con Mason Harper. Mason le dirigió una sonrisa brillante y abrió sus brazos. Parecía que Greg realmente tendría que casarse con Emily así ninguno de los dos estaría en la subasta del próximo año. —¿Qué hice mal? —murmuró él. —No hay nada malo a mis ojos. —Su siguiente pareja de baile enlazó los brazos alrededor de su cuello—. Me gusta un buen baile lento. Nos permite un acercamiento personal. Me encanta esta idea de una cita rápida bailable, cariño. Ahora dime que vamos a hacer si te compro y vamos a una cita. —La tienes que planear tú. Yo solamente debo pagarla —dijo él. —Eso es correcto. ¿Podemos ir a pescar o a cazar codornices? Me gusta cualquiera de las dos, y después podemos ir a esa cabaña que tienes y cocinar lo que atrapemos o cacemos. —¿Y? —pregunto él. —Y bloquear las puertas y jugar todo tipo de juegos —susurró ella seductoramente. —¿Cómo sabes de la cabaña? —preguntó Greg. —He estado allí un par de veces con Louis. Voy a hacer una oferta por él esta noche si no te consigo. Él es realmente lo que estoy buscando, si quieres saber la verdad. He tenido puesto el ojo en él por más de un año, pero es algo difícil de atrapar, pero supongo que si piensa que tú y yo estamos en la cabaña entonces se pondrá lo suficientemente celoso para hacerme la gran pregunta —agregó ella. —Pero… —tartamudeó Greg.

266


—Una mujer tiene que hacer lo que una mujer tiene que hacer. —Ella se echó a reír. Greg se preguntó si es por eso que Emily estaba bailando con Mason Harper. No, no su Emily. Ella era tan franca y honesta como la luz del sol. No era una manipuladora, ¿o sí? La canción terminó y Emily desapareció cuando otra mujer tomó su turno con Greg. Después de una hora, el líder de la banda anunció que faltaban cinco bailes más y luego comenzaría la subasta. Nadie más vino a reclamar a Greg, así que regresó a su silla, se sentó sobre su cartel con purpurina antes de darse cuenta de lo que estaba haciendo, y saltó, pero ya era demasiado tarde. Todo su trasero estaba cubierto de escarchas. ¿Eso aumentaría su valor en la subasta? Tres canciones más tarde, el cantante anunció que sólo faltaban dos canciones más y él levanto la vista para ver si alguien se acercaba a él. Emily no estaba a la vista. Las otras sillas estaban vacías y tuvo que admitir que se sentía solo, sentado allí. Los otros vaqueros lo saludaban y le guiñaban un ojo. Las damas le sonreían, pero Emily se había ido completamente. —Última canción, señoritas —dijo la cantante—. Estamos cerrando la noche con una canción de Josh Turner. Greg suspiró y entonces alguien le dio un golpecito en el hombro desde atrás y un boleto apareció delante de sus ojos. Echó la cabeza hacia atrás y se encontró con los brillantes ojos azules de Emily. —Tuve que pagarle mucho a Rose por este boleto, así que me debe este baile, vaquero —dijo ella. Él estuvo de pie en cuestión de segundos. —¿Rose? Emily tomó su mano y lo condujo a la pista de baile. —Ella dice que te lo debía por ser tan buen compañero de dominó. Compró los últimos cinco boletos así podías tener un descanso antes de la subasta, pero solo me vendió uno para el ultimo baile y me amenazó con venderle los otros cuatro a las ciber-mujeres si no le pagaba lo que deseaba. Él la envolvió en sus brazos y le susurró en voz baja:

267


—Gracias por salvar el día con esas mujeres. Si Louis hizo esto voy a despedir su lamentable culo mañana por la mañana. —No fue Louis, y de nada. —¿Qué haría si no te tuviera para salvarme? ¿Y quién lo hizo si no fue Louis? —Sólo vamos a disfrutar del baile, querido. Hablaremos de esto más tarde, y recuerda, te amo —añadió ella. La letra de la canción decía que él era su alma gemela y que le encantaría estar con ella hasta el fin de los tiempos. Emily lo escuchó cantar junto con la cantante y sus ojos se llenaron de lágrimas. —Realmente somos almas gemelas. —Le rozó un suave beso en sus labios—. Por favor, dime que no vas a dejar que alguien más me compre en esta subasta. No puedo salir con otra mujer sintiendo lo que siento por ti. Ella levantó la mirada y él limpio las lágrimas de sus mejillas. —¿Por qué lloras? —Tengo miedo, Greg. Te amo, pero ¿a dónde se dirige esto? Él le besé los párpados. —Cómo has dicho antes, vamos a cruzar ese camino cuando lleguemos a él. Nunca pensé que diría esto, pero Nana tiene razón. Ella y Marvin se escribieron esas cartas para que tú y yo nos conociéramos. Es una locura pero es la verdad. Pensé que era un firme hombre de negocios, pero te juro que estoy desarrollando una vena romántica como Nana. —Y ahora —dijo la cantante por el micrófono cuando terminó el último redoble del baile—. Ha llegado el momento. Max va a subastar a los vaqueros, así que señoritas, saquen los abanicos de sus bolsillos y muestren los números así él podrá verlos. Seño' Clarice dice que los vaqueros deben recoger sus carteles y traerlos aquí al escenario. De esta forma todo el mundo sabrá exactamente por cual vaquero está haciendo la oferta. —Es hora de seguir adelante con esto. ¿Vas a ofertar por mí o me lanzaras a las fieras? —dijo Greg. —Las almas gemelas no necesitan hacer ese tipo de preguntas —ella se puso de puntillas y le dio un beso en la mejilla—. Ahora ve a buscar ese cartel en el que he trabajado tan duro. No me gustaría hacer una oferta por el vaquero equivocado.

268


Max tomo el micrófono y dijo: —Señoritas, denles una buena mirada a estos viejos vaqueros trabajadores. Su dinero va para una buena causa y estos chicos serán suyos por toda una velada el próximo viernes por la noche. Hay una docena de ellos, y no voy a dejar que ninguno se vaya de aquí por menos de cincuenta dólares. Así que ese es el punto de partida para Greg Adams. Ahora alguien me da cincuenta…Oigo cincuenta… vamos, señoritas, cincuenta… —Él hablaba rápido y furioso y asintió cuando un abanico en la parte trasera de la sala subió—. Ahora sesenta… Escucho sesenta… Ya tengo cincuenta… Alguien… Veo sesenta, vamos por setenta. —¡Quinientos dólares! —La dama de cabello rojo que lo había besado levantó su abanico—. Es mío señoras, ¿por qué perder el tiempo con ese pequeña cantidad de dinero? Max se secó la frente con un enorme pañuelo que sacó del bolsillo de su pantalón. —Ahora, eso sí que es una oferta seria, señoritas. Tengo quinientos… Oigo seiscientos, nadie…vamos, vamos. —Mil dólares —dijo otra mujer—. Lo siento, cariño, pero apuesto a que mi papá tiene más dinero que el tuyo. Max se volvió a secar la frente, de manera dramática. —Está bien, ahora nos estamos poniendo realmente serios. Tengo mil dólares. ¿La pequeña señora que hizo la oferta de quinientos no tiene nada que decir? — Max continuó—: Tengo mil dólares. ¿Escucho mil cien? Vamos, señoras, este es un vaquero de primera. Alguien me dar{ mil cien. Vamos… vamos… —Él ya tenía listo el martillo para golpear el podio. —Dos mil dólares —dijo Emily. —Dos mil cien —gritó la pequeña ciber-rubia. —Dos mil doscientos —exclamó la pelirroja. —Dos mil quinientos —chilló Tonya por encima del ruido. —Él es mío. Tres mil dólares —dijo la pelirroja. —Cinco mil —Emily levantó la voz—. Y, querida, mi papá no me puso límite a lo que puedo gastar, así que si ustedes quieren continuar en el juego, entonces

269


será mejor que saquen sus chequeras y se preparen para escribir un montón de ceros.

***

Ella no había planeado pasarse ni un centavo de mil dólares, pero maldita sea, esa mujerzuela no iba a pasar ni un solo minuto con Greg. Además, reflexionó Emily, esto era deducible de los impuestos, por una maldita buena causa, y ella no había gastado ni un solo centavo de su dinero de vacaciones. —Bueno, Señó' Emily, con el número trece en su abanico, ha hecho una oferta de cinco mil dólares. ¿Alguien por ahí va a superar esto? —pregunto Max. Nadie dijo ni una palabra ni revoloteó su abanico—. Entonces, Greg Adams se va con Emily Cooper. Puedes entregar tu cheque en el Fondo Auxiliar de Damas y dárselo a Dotty, o tengo entendido que también acepta efectivo. Ve y bájate del escenario, Greg. Ahora tenemos a Mason Harper para las ofertas, y empezaré en cincuenta dólares. —Quinientos dólares —dijo la rubia. La multitud se apartó para que Greg llegara donde Emily. Él la tomó en brazos y le dio varias vueltas antes de ponerla de nuevo en el suelo. —Te amo —susurró él. —Espero que sí, porque tengo planeado una gran cita para la noche del viernes —ella se echó a reír. —¿Quieres decirme dónde y de qué se trata para poder estar preparado? —¡Oh, no! Es una sorpresa, querido. Él pasó su brazo alrededor de los hombros de ella y se dirigían hacia la puerta cuando Nancy les detuvo. —Chica, estaba tan enojada contigo por no haber bailado con mi hijo hasta la última canción que podría arrancarlo de tu cuello —dijo ella. Emily sonrió dulcemente.

270


—Una vaquera siempre va a casa con el vaquero con quien baila la última canción, incluso si le cuesta el rebaño de becerros del próximo año. Y sabía lo que estaba haciendo. Si todas ellas bailaban con él, entonces subirían la oferta, y esto es por una buena causa. Nancy la abrazó. —Bueno, la próxima vez podrías contar conmigo en tus planes, así no voy a perder energía enojándome contigo. ¿Y que era todo ese alboroto con esas mujeres frente a él discutiendo por quien iba a bailar con él? —Un motón de mujeres de unos sitios de citas que pensaron que él las había invitado a la fiesta —dijo Emily. Nancy levantó la mirada hacia su hijo. —¿Estás inscripto en un sitio de citas? —¡Diablos, no! Alguien me jugó una broma pesada —contestó. Nancy echó un vistazo a Dotty y a Clarice, quienes estaban susurrando detrás de sus manos y luego a Emily, quien cerró un ojo en un guiño disimulado. —Ya veo —dijo ella. Dotty y Clarice se abrieron paso através de la multitud y tuvieron un abrazo de grupo con Greg y Emily. Clarice le susurró a Emily en el oído: —Cariño, ya he pagado los cinco mil dólares al fondo. Lo declararé como una donación a la caridad en los impuestos del rancho. —Pero… —comenzó Emily. —Valió la pena, créeme —dijo Clarice—. Y si alguna vez le dices a alguna alma que yo pague por ello, te atacaré con un cortador de nueces. —Sí, señora, y gracias. ¿Puedo llevármelo lejos de aquí ahora que soy su dueña? —preguntó ella. —Espero que ustedes dos tengan la edad suficiente para ir a la casa sin un chaperón —dijo Nancy. Greg abrazó a su madre. —No sé nada de eso, mamá. ¿Crees que será mejor que vengas con nosotros?

271


—Oh, creo que Emily puede protegerte —rió Nancy. —Vendido por dos mil dólares a Fiona. Mason Harper, ahora eres propiedad de Fiona el próximo viernes por la noche. —dijo Max. Mason se acercó y tomo el micrófono de Max. —Gracias, Fiona, por comprarme y no haberme dejado aquí parado como un inútil toro viejo. Voy a esperar con ansias por la noche del viernes. ¿Te importaría si llevo a las chicas con nosotros? Dotty rió tanto que tuvo que secarse las lágrimas de sus mejillas. —Yo le daría otros dos mil dólares para poder ir con ellos si él lo hace. Clarice enganchó su brazo con el de Nancy. —Te lo dije, Emily hizo bien cuando se le ocurrió la idea de la subasta. Vamos a poder ayudar a más de una chica en su primer año de la escuela. Greg tomó a Emily de la mano y la condujo fuera del granero. Cuando ambos estuvieron dentro de la cabina de la camioneta, le enmarcó su cara entre sus grandes manos y la besó con tanta pasión que ella se sintió como una olla hirviente de jalea de pimiento. —Te amo, te amo, te amo. —Tal vez deberías guardarte eso hasta que oigas lo que te va a costar el próximo viernes —dijo ella. —Cariño, no voy a quejarme ni un poco.

***

Era media noche cuando el resto de la familia abandonó el granero y se fue a la casa. Clarice no podía recordar la última vez que se había sentido tan cansada o tan regocijada. Esa noche habían recaudado quince mil dólares, más de lo que habían hecho en los últimos diez años todos juntos. El próximo año sería mejor porque el rumor de cuanto diversión había tenido todo el mundo se esparciría. Y habían vendido todos los artículos hechos en casa de las mesas, incluso los que habían quedado del año pasado.

272


Las luces ya estaban encendidas en la cocina y el olor a café se aglomeraba detrás de la puerta. Había un pastel de chocolate esperando en la mesa y unas tazas en la barra. —¡Emily! Bendita seas —dijo Dotty—. Ese pastel aún está caliente. Bart pasó un brazo alrededor de los hombros de su madre. —Es como uno de esos pasteles que solías hacer no hace mucho tiempo, mamá. ¿Recuerdas cuando llegaba de la escuela con media docena de amigos y nos dabas uno de esos? Nos gustaban calientes, recién salidos del horno y con unos vasos de leche. —Lo recuerdo —Clarice sonrió. —¿Dónde están los tortolitos? —preguntó Jeremiah—. Apenas si tuve tiempo de hablar con ellos anoche. No es junto que tengan tanto tiempo a solas, y Stacy y yo no. Dotty asomó la cabeza por la puerta de la cocina y le hizo señas con la mano: —Shhh. Cállate o los despertarás. Seis adultos caminaron de puntillas por el comedor, cruzaron el vestíbulo y entraron en la sala. Había una lámpara apagada en el extremo del sofá donde se encontraba Greg con Emily envuelta en sus brazos, la espalda de ella contra su pecho. Un gato gris y otro amarillo se encontraban acurrucados a sus pies. —Ella es buena para él, Bart —dijo Clarice. —Puedo ver eso —susurró él. —¿No son lindos? —suspiró Stacy. Jeremiah acercó a Stacy a su lado y susurró: —Creo que esos dos son almas gemelas. —Almas gemelas que las separará la mitad del estado de Texas en una semana. Alguien necesita decirles que deben estar juntos para siempre —insistió Dotty. —Ellos lo resolverán por si solos —dijo Nancy—. Ahora vamos a comer ese pastel de chocolate. Creo que ella podría caerme bien si ese pastel es tan bueno como el de mamá Clarice.

273


274


Capítulo 22 No había espacio para moverse en el banco de la iglesia, así que Emily tuvo que sentarse inmóvil, pero cada nervio en su cuerpo hormigueaba. El brazo derecho de Greg se erigía alrededor de sus hombros y su pulgar hacía círculos lentos en la parte superior de su brazo. Incluso a través de la manga de su suéter, su toque era puro fuego. Su brazo izquierdo se extendía sobre su regazo y aferraba su mano: piel desnuda sobre piel desnuda, que estaba incluso más caliente que su brazo. El director del coro les dijo que abrieran sus libros de himnos, y las manos de Greg dejaron su cuerpo, pero sus manos se tocaron cuando compartieron el libro. Las palabras salieron de su boca, pero la imagen en su cabeza nada tenía que ver con alabar a Dios por todas sus obras maravillosas. El predicador tomó su lugar detrás del podio y comenzó su sermón. Ella lo miró directamente, pero no vio su linda corbata roja o su pelo gris. La película en su cabeza seguía reproduciéndose y ella y Greg eran las únicas dos estrellas en una pequeña habitación en el ático con una cama individual en el centro. En cualquier momento un fuerte relámpago podría zigzaguear a través de las vigas, cruzar el techo y freírla justo en el sitio debido a sus pensamientos, pero no podía detenerlos más de lo que podría dejar de respirar. Greg se inclinó ligeramente sobre la derecha y le susurró: —¿Te he dicho que estás preciosa esta mañana? —Shhh.—Si ella lo miraba, él sería capaz de ver lo que estaba pensando. Él le apretó la mano y le dio un beso en la mejilla. —Lo estás, y no me calles. ¿Estás pensando en el ático? —susurró Greg. Su cálido aliento creó ondas de piel de gallina desde su cuello hasta los dedos del pie. —¿Lo estás tú?—Ella liberó su mano de la suya y la puso sobre su muslo derecho por encima de la rodilla. El temblor en su pierna confirmaba que su toque le provocaba lo mismo a él que el suyo a ella. —No estás jugando limpio—susurró.

275


La tentación era grande, y no podía luchar contra ella. Si iba a ver los árboles, tendría que salir del bosque. Había aprendido a amar el bosque y no quería irse, pero no tenía elección. Su cabeza tenía que estar tan clara como el agua cuando tomara la decisión que pesaba en su corazón. Técnicamente, tenía cinco días más, una cita con Greg en la noche del viernes, y luego antes de la medianoche del sábado tenía que estar de vuelta en Shine Canyon. Ese era el plan que había acordado en el último día de su abuelo en esta tierra. —Le pediremos a Bart Adams que dé la bendición esta mañana. Siempre es bueno verlo de vuelta en Ravenna para una visita. Pero primero, tengo que mencionar que la pasada noche de bazar fue un éxito rotundo. Las damas tienen el placer de anunciar que van a estar ofreciendo becas a más de una chica de la zona este año. Ahora Bart, si quieres, por favor —dijo el predicador.

***

Jeremiah abrazó a todos, incluyendo a Emily. —Después de esa cena que hizo mamá, debería tomar una siesta antes de irme. —Es sólo una hora y media a casa y puedo conducir si quieres dormir—dijo Stacy. —Podrías estar comiendo de esta manera todo el tiempo —comentó Dotty—. Y te verías un infierno mucho mejor. Lo juro por Dios, has perdido peso. Jeremiah dejó a Stacy con Emily y abrazó a Dotty una vez más. —Mamá, no se suponía que ibas a maldecir los domingos ni tampoco decir mentiras. He ganado dos kilos más desde que Stacy ha estado cocinando para mí. —Yo soy la madre. Dios no me dice a mí cuándo o dónde puedo maldecir, así que tú tampoco —contestó Dotty. Nancy y Bart sacaron sus maletas al porche delantero. Claricei ba justo detrás de ellos, quejándose todo el camino: —Odio cuando todos se van al mismo tiempo. Odio las despedidas, y me gustaría que vinieras más a menudo.

276


—Pero eso sería simplemente crear más despedidas. —Bart se rió entre dientes. —Tal vez yo no las odiaría tanto si supiera que van a volver en una semana —dijo Clarice. Nancy la abrazó. —Lo haremos mejor. Lo prometo. —Te haré mantener esa promesa —susurró Clarice—. Pero no me engañas. Si vienes más a menudo será porque finalmente has renunciado a que Greg vuelva a Houston. Bart recogió las dos maletas y las cargó a la camioneta de Greg. —Vamos, hijo. No hay necesidad de seguir alargando esta cosa de las despedidas. Condúcenos hasta el avión y nos pondremos de camino. —Odias las despedidas, tanto como el resto de nosotros —le dijo Greg. Él agarró la mano de Emily—. Ven con nosotros, querida. Daremos un paseo después de conseguir meter a estos ancianos en su avión. —Oye, ¿a quién estás llamando viejo?—se quejó Clarice. —No a ti, Nana. Jamás serás vieja, pero mamá y papá pueden estar volviéndose demasiado viejos para volar. Puede ser que tengan que construir una casa aquí y quedarse un par de semanas completas cuando vengan —agregó él. —Voy a conseguir a un contratista la próxima semana —bromeó Clarice. Bart saludó por encima del hombro. —Es mejor esperar hasta que me jubile, mamá. Y entonces, no viviré aquí todo el tiempo. Si tuviera que estar lejos del ajetreo y el bullicio de la ciudad moriría. Unos minutos más tarde, Emily se apoyó en el guardabarros de la camioneta y observó la avioneta mientras se elevaba hacia las nubes blancas y se achicaba cada vez más hasta que no quedó nada más que un pequeño punto. —También odio las despedidas —dijo ella. Greg pasó el brazo alrededor de su cintura y la acercó a su lado.

277


—Todos lo hacemos. Siempre existe la posibilidad de que sea la última vez que vemos a alguien y eso es aterrador. Estás tiritando. Manejemos hasta la cabaña y encendamos un fuego. No había lugar en el rancho, que no fuera el ático, en el que ella prefiriera para pasar su último día, así que asintió. ¿Cómo se alejaría conduciendo de Lightning Ridge? Sólo pensar en ello creaba un bulto del tamaño de una pelota de baloncesto en su garganta. ¿Cómo podría decirle adiós a Clarice, Dotty, y sobre todo, a Greg? Ella estuvo en silencio todo el camino a la cabaña y se acurrucó en el viejo sofá cuando estuvieron en el interior. Greg colocó una manta a su alrededor y se dedicó a encender un fuego. Si se hubiera unido a ella en el sofá, las chispas que saltaban y rebotaban en las paredes habrían calentado todo el lugar, pero al segundo en que se fue de su lado, tuvo frío. No desperdició movimientos ni fósforos. Cuando el fuego estuvo listo, hizo una jarra de café y la colgó en la parrilla de la chimenea para que hirviera. Ella levantó el borde de la colcha y él se acurrucó bajo ésta a su lado, sus manos deslizándose debajo de su camisa para calentarse sobre su piel desnuda. —A mis viejos les gustas mucho —dijo. —¿Dijeron eso? Él sacudió la cabeza y luego enterró su cara en el hueco de su cuello. —No con palabras sino con acciones. ¿Y tú? —Los quiero a todos, especialmente a Stacy. Ella será buena para Jeremiah. —Nana dice que Rose te cobró cincuenta dólares por ese boleto. —Él se echó a reír. —Oye, cualquier cosa que vale la pena tiene un costo, ya sea en dinero o alguna otra cosa —dijo. El tiempo era aún más valioso que el dinero, y ella estaría renunciando a varios días pora volver a Shine Canyon, pero tenía que hacerse. Tenía que estar absolutamente segura sobre el rancho y sobre Greg. —Bésame —pidió ella. —Con mucho gusto. —Le levantó la barbilla y la besó tan dulcemente, luego profundizó en algo más caliente y más apasionado.

278


Ellos estaban acostumbrados al reducido espacio de la cama individual en el ático, así que no fue difícil adaptarse de sentado a acostado en el sofá. Él se quitó las botas y las de ella y luego sus labios encontraron los de ella otra vez. Sus manos se movieron sobre su cuerpo como si estuvieran descubriendo un territorio completamente nuevo por primera vez. Le encantaba que Emily fuera una nueva experiencia cada vez que hacían el amor apasionadamente salvaje o incluso el dulce rapidito. Nada le era familiar; todo era emocionante y fresco, desde sus besos a la forma en que su cuerpo se sentía bajo sus manos. —Me encanta la forma en que tu cuerpo se siente junto al mío —dijo. —Me pones más caliente que las llamas azules simplemente al tocar mi mano en la iglesia. Cuando estoy acurrucada contra ti, sólo soy una gran olla hirviendo de deseo. Con un rápido movimiento ella desabrochó su camisa y provocó sus pezones hasta volverlos dolorosas protuberancias, a medida que descendía hasta alcanzar la hebilla de su cinturón. Besos apasionados se volvieron más intensos mientras diestramente le desabrochaba el cinturón y bajaba la cremallera. Su mano era como la seda cuando rodeó su erección, y su gemido sonó ronco, incluso en sus propios oídos. Él nunca había cedido el control total de su cuerpo a otra mujer, pero Emily era especial. Estaba enamorado de ella y quería pasar el resto de su vida con ella a su lado. Ella se arqueó contra él y pensó que estallaría antes de que incluso lograran desnudarse, pero ella movió su mano hacia arriba para apoyarla sobre su pecho. —Cariño, creo que sería mejor que saliéramos del resto de estas ropas — susurró. Ella dio un salto y sus ropas fueron borrones mientras volaban por el aire para aterrizar detrás del sofá. —Todavía esta frío, así que es mejor que te des prisa —dijo mientras se zambullía de nuevo bajo la manta. Sus pantalones vaqueros y camisa se unieron a sus cosas y se tumbó encima de ella, su erección dura contra su vientre. Le hizo el amor a sus labios, a su lengua y a su boca con besos ardientes que la dejaron jadeando. —Estoy tan, tan lista —susurró ella. —¿Estás segura?

279


—Oh, sí —jadeó mientras envolvía sus piernas alrededor de su cintura. Empezó un ritmo y ella se meció con él. Nada nunca se había sentido tan correcto en toda su vida. Emily era su alma gemela y él tenía la completa intención de escribirle una larga carta esa noche y decírselo. Su boca cubrió la de ella en una cadena de besos y ella arqueó la espalda en su contra, entregándose al fuego ardiente y olvidándose de la despedida a la mañana siguiente. Como siempre, sus dedos de los pies se curvaron cuando le oyó decir que la amaba, y encontró una dulce liberación segundos antes de que él lo hiciera. En unos pocos movimientos rápidos de desplazamiento, estuvieron envueltos en los brazos del otro en el estrecho sofá. Con su cabeza descansando sobre su pecho, ella se tragó las lágrimas. Ella nunca podría decirle adiós... jamás. Él le dio un beso de las buenas noches en la parte superior de la escalera esa noche del domingo. Un último maravilloso dulce beso que se llevaría con ella. Tanto Bocephus y Simba estaban acurrucados en el sillón reclinable en su manta azul mullida cuando sacó el papel y el bolígrafo y comenzó a escribir primero una nota a Clarice. Le dijo que tenía que volver a Shine Canyon para organizar los negocios y su corazón. La siguiente nota fue para Dotty, y le rogó que cuidara de los gatitos mientras ella estaba lejos. La tercera fue la más difícil. Mi querido Greg, comenzó y luego rompió la página en pedazos. Escribir una despedida era tan difícil como decirla en voz alta. Oyó sus movimientos en el rellano, y un sobre se deslizó en su habitación por debajo de la puerta. Lo recogió y lo sostuvo contra su pecho, al igual que había hecho Clarice con esa carta de sesenta años de antigüedad aquel primer día que Emily había llegado a Lightning Ridge. Ella no podría leerla, no antes de que hubiera escrito su carta. La metió en su bolso y tomó otro pedazo de papel. Las palabras fluyeron de su mente al papel, junto con varias lágrimas que convirtieron algunas de las palabras en manchas. Sólo podía esperar, mientras sellaba la carta y besaba la parte de atrás, que él entendiera la necesidad desesperada que tenía de regresar y arreglar el pasado antes de que pudiera avanzar hacia el futuro. Besó a los gatitos un poco después de las cuatro. Le tomó dos viajes bajar sus maletas por las escaleras. Antes de llevarlas a la camioneta, fue a la cocina y llenó la parte superior del refrigerador con notas adhesivas que decían:‚¡Amo a Greg Adams!‛, y que tenían pequeños corazones dibujados en las cuatro esquinas. Cuando salió el sol en el espejo retrovisor ya estaba a ciento sesenta kilómetros de Ravenna, en su camino de regreso a Happy, Texas. En el lado oeste de Wichita

280


Falls, se detuvo en una parada de descanso, usó el baño, y consiguió una taza de café gratis. Metió la mano en su bolso buscando la carta de Greg de la noche anterior y sacó el conmemorativo del funeral de su abuelo por segunda vez. —Está bien, abuelo, dime qué tenías en tu mente —dijo ella. Esperó, pero nada vino a su mente—. ¿Me estás diciendo que dé la vuelta y regrese?—preguntó. Su teléfono sonó y su alma estuvo a punto de salir de su cuerpo—. ¿Hola?—dijo con cautela sin comprobar el identificador de llamadas. —Mamá dijo que te fuiste del rancho. ¿Qué diablos está pasando, Emily? Pensé que tú y Greg eran sólidos como el concreto. —Interrogó Jeremiah. —Dejé una carta a cada uno de ellos para explicar lo que estaba haciendo. Tengo que resolver el pasado antes de que pueda afrontar el futuro. Amo a Greg, pero tengo que deshacerme del equipaje. No es justo que él asuma mis problemas. Estoy tratando de encargarme de ello. —¿Estás segura? —preguntó Jeremiah. —Los dos necesitamos unos días para estar seguros de que esto no es tan sólo algo del momento. Puede que no se dé cuenta, pero él lo necesita tanto como yo. —¿Lujuria en vez de amor? —La voz de Jeremiah se suavizó. —Sí, señor. —¿Qué quieres que le diga a Greg? —Le escribí una larga carta. Él sabe lo que necesito y lo hará. Y dejé notas adhesivas en el refrigerador. —Entonces simplemente voy a escucharlo quejarse como una niñita. Ya me enteré de las notas adhesivas. —Jeremiah finalmente se echó a reír. —Greg podría estar tan solitario como yo, pero él no va a quejarse—dijo Emily. —Date prisa y decídete. Mamá y Clarice te extrañan tanto como él, y sólo han pasado un par de horas. —Lo haré. Lo prometo. —Además, tienes una cita el viernes por la noche, ¿recuerdas? Y Clarice pagó un infierno de factura para que vayas a esa cita.

281


—¿Cómo sabes eso? —preguntó Emily. —Soy un investigador, recuerda. Vuelve a tu hogar el viernes, Emily. —¿A mi hogar? —No lo es para mí, pero lo es para ti. Llámame cuando llegues a Shine Canyon y se lo diré a Mamá. Ella se preocupa por la gente que ama. —Jeremiah no dijo adiós; la línea simplemente se cortó. Emily miró el conmemorativo en su mano. —Supongo que contestaste esa pregunta en voz alta y clara, ¿verdad, abuelo?

282


Capítulo 23 La casa estaba repleta de muebles y recuerdos de más de sesenta años, pero aun así estaba vacía cuando Emily se abrió paso con una maleta en cada mano. Las dejó en la sala de estar y se dirigió directamente a la habitación de su abuelo. La cama de hospital todavía estaba junto a la ventana y las cortinas estaban abiertas. La alfombra junto a ésta tenía algunos flecos amarillos, y al final había un plato de comida para perros con alimento seco cubierto de hormigas. Maldijo todo el camino hasta la puerta de atrás donde arrojó la comida al patio para las aves. Aun no era mediodía, pero ya estaba muriéndose de hambre, así que fue a la cocina y abrió el refrigerador. No había sido tocado desde que se había ido. El moho crecía en las sobras. La leche estaba agria y olía horrible. Se quitó la chaqueta, se arremangó, y acercó el cubo de la basura desde el cuarto de servicio. Tenía un contenedor con algo verde en su mano cuando su teléfono sonó. Tiró el contenedor y todo a la basura, estiró la mano hasta su bolsillo, y respondió al tercer timbrazo. —¿Ya estás en casa? —preguntó Stacy—. Jeremiah está fuera en un caso y me dijo que te llamara. Dotty nos está volviendo locos. —Estoy en Shine Canyon limpiando el refrigerador. ¿Quieres venir a ayudarme? Te daré una cerveza tan pronto como terminemos el trabajo. No ha sido tocada desde que me fui y créeme, necesitarás una cerveza para sacar el sabor de tu boca —dijo Emily. —Es lo que te mereces, al salir corriendo de esa manera sin decir adiós a la familia. Voy a hacérselo saber a Dotty. Me llamó seis veces esta mañana. No pude terminar ni una maldita cosa y llora cuando menciona las notas adhesivas. ¿De qué se trata eso? —preguntó Stacy. Emily explicó cómo lucía el refrigerador cuando ella llegó allí, cómo había lucido cuando los gatitos destrozaron las notas, y cómo ella había cubierto la parte superior con nuevas notas antes de irse. —Odio las despedidas. Fue lo mejor que pude hacer —explicó. —Arréglalo para que no vuelvas a tener que volver a decir otra y yo no tenga que llamarte para comprobarte todos los días. Nunca he visto a Jeremiah tan

283


preocupado o consternado por su mamá. Está preocupado de que ella o Clarice tengan un ataque cardíaco debido a tu partida. Bebe una cerveza por mí —dijo Stacy y se había ido antes de que Emily pudiera responder. Recogió un recipiente de la salsa picante favorita de su abuelo con una capa de moho blanco en la parte superior. —¡Maldita sea, abuelo! Pensé que esta cosa iba a durar para siempre. Nunca lo había visto ponerse malo —dijo. Cuando el refrigerador estuvo limpio, llevó fuera la basura para encontrar que el contenedor no había sido sacado a la carretera desde que se había ido. Olía incluso peor que el refrigerador. Gracias a Dios que el hombre de la basura pasaba el martes. Se hizo una nota mental para cargarlo y llevarlo hasta el borde de la carretera antes de que oscureciera. El congelador le proporcionó su única pizza congelada, que metió en el horno. Mientras se cocinaba, llevó su equipaje de vuelta a la habitación que había sido su hogar desde que estaba en una cuna. Se sentía casi tan vacía como el resto de la casa. —Hola, ¿dónde estás? —La voz de Taylor resonó en el pasillo desde la sala de estar—. Hoyt llamó y me dijo que vio tu camioneta. Ella se reunió con él en el pasillo estrecho. —Estoy aquí. Podrías haber limpiado por lo menos el refrigerador, Taylor. —Ni lo pienses. He estado ocupado con mi rancho y eso no me deja un infierno de montón de tiempo para estar haciendo trabajos de mujeres —dijo. Ella le dio un golpecito en el pecho. —¡Trabajos de mujeres! Si estamos dividiendo los trabajos, entonces supongo que no necesito transportar heno o trabajar con el ganado ya que es un trabajo de hombres. Él retrocedió en la sala de estar. —Oye, no te pongas toda enojada conmigo. Sólo estaba declarando los hechos. Ella se secó una lágrima y él la aferró en un abrazo feroz.

284


—Vamos a empezar de nuevo, ¿de acuerdo? Me alegro de que hayas vuelto a tus cabales. Eran buena gente, pero no de nuestra clase. Si necesitas cualquier ayuda llámame y enviaré a alguien. Lamento que hayas encontrado un lío. Hemos estado muy ocupados y no pensé en limpiar. No de nuestra clase. Las cuatro palabras sonaron en su cabeza, repitiéndose una y otra vez. —Vuelvo en un rato para ayudarte. Te lo prometo, pero tengo que salir al porche y llamar a Melinda. Ella me está esperando en su casa en quince minutos. —Ve. Estoy bien. —Dio un paso atrás. —¿Estás segura? No me importaría quedarme —dijo Taylor. Lo empujó hacia la puerta. —Ve. Soy una niña grande y tengo un montón de cosas en qué pensar antes de empezar a trabajar en la casa. Saluda a Melinda por mí. —Está bien. —Él sonrió. —No de nuestra clase —susurró ella cuando oyó su camión alejarse por su camino de entrada. ¿Cuál era su clase y cuál es la nuestra? ¿Cuál es la diferencia? —¿No de nuestra clase? —levantó la voz y repitió la frase. El temporizador en la cocina sonó y ella abrió la puerta del horno al olor del pepperoni, el queso y las especias. —¿Nuestra clase come pizza congelada, Taylor? No la comí ni una vez en el Lightning Ridge. ¿Es eso lo que nos hace diferentes? Después de que había engullido la mitad de la pizza y la hubiera bajado con una botella de cerveza Coors, recogió su bolso y cerró de golpe la puerta de atrás mientras salía. Su papá solía castigarla cuando cerraba la puerta de golpe con ira. Tenía que regresar al interior y salir, cerrarla suavemente, y repetir el proceso diez veces. Ella volvió a entrar en la casa, cerró la puerta sin hacer ruido al salir, y dijo: —Eso es por ti, papá.

***

285


Clarice miró al otro lado de la mesa de la cocina y dijo: —Ella no habría dejado todas las notas si no estuviera pensando en volver a casa. Greg se tragó un nudo del tamaño de una pelota de béisbol mientras miraba las notas multicolores en el refrigerador. Levantó la fuente de pollo frito, puso un ala y una pata en su plato, y se la pasó a Max. —Si ella no está aquí para el viernes por la noche, iré a Happy y llevaré a Bocephus y a Simba conmigo. Y no tires ni una sola de esas notas. Voy a ponerlas todas en una caja de zapatos y las meteré en el ático cuando ella esté en casa. Max se rió entre dientes. —Y ¿qué bien harán esos dos gatos? —Ella tiene que extrañarlos, entonces tal vez si sabe que no podrá tenerlos a menos que venga a casa, volverá a sus cabales —contestó. Dotty exhaló con fuerza. —Paciencia, Greg. Es una buena cosa lo que está haciendo. ¿Cierto, Clarice? Y además, ¿de dónde proviene esta racha? Yo sí creo tus palabras de que un ranchero no necesitaba nada de mierda sentimental. Es necesario tener un buen sentido de los negocios. Clarisa sintió los ojos de Dotty en ella. —¿Por qué me miras? —Explícale sobre los nervios —dijo Dotty. —Tú explícale. —Clarice se sonrojó. —Yo no lo hice. Si lo hubiera hecho, podría no haberlo hecho, pero no lo hice. Tú sí. Así que explícale a Greg —dijo Dotty. —Estás hablando con acertijos, Dotty. ¿Qué fue lo que no hiciste que podrías haber hecho? —preguntó Max. Clarice pateó a Dotty por debajo de la mesa.

286


—Deben ser los efectos de todo ese licor que se tomó hace todos esos años. Fríe las células del cerebro. —No me patees, mujer. Te la devolveré —dijo Dotty. —Ahora se está poniendo interesante. —Max puso su tenedor en el plato—. Nunca las he visto a las dos discutir sobre algo. —¿Nana? —preguntó Greg. Clarice fulminó a Dotty con la mirada. —Si tú no lo dices, yo lo haré. Va a hacer que se sienta mejor. Clarice empujó un tenedor lleno de patatas en su boca y sostuvo su mano sobre su boca mientras decía: —No diré una palabra. —Está bien, entonces yo diré lo que pasó. Fue dos días antes de su fecha de bodas. Se presentó en mi casa con nervios de novia. Me había casado un par de meses antes y mi marido tenía un trabajo de verdad en esos días. Por las noches trabajaba en un aserradero en Bonham. Así que yo estaba sola y aquí estaba Clarice luciendo como el infierno en mi porche, llorando a moco tendido. —¿Por qué? —preguntó Greg. —Porque las mujeres hacen eso —dijo Dotty—. Ellas se asustan y se preocupan de tomar la decisión equivocada. Y Clarice estaba dispuesta a suspender su boda en ese momento y salir huyendo para que sus padres no se avergonzaran y para no tener que enfrentar el dolor de Lester. —¿Entiendes algo de eso? —preguntó Max. Greg sacudió la cabeza. —Tiene que ser una cosa de mujeres. —Greg echó hacia atrás su silla—. Voy arriba a escribir una carta. Ella no dijo que no podíamos escribir. —¿Cartas reales? ¿Sobre papel? —preguntó Clarice. —Oh, sí. Hemos estado escribiéndonos el uno al otro durante todo el mes — contestó. —Creo que es el momento de hablar de poner el rancho a tu nombre —dijo Clarice.

287


—¿Por qué ahora? —preguntó Greg—. Estábamos hablando de notas adhesivas y cartas, no de escrituras. —Porque finalmente estás dándote cuenta de que se necesita más que sentido de los negocios para amar un rancho como deberías. Se convierte en parte de tu corazón y alma como una persona real, y creo que has llegado a ese punto. —Sólo porque yo... —empezó Greg. —Sí, sólo porque tú... —Clarice sonrió—. Cuando abres tu corazón a una cosa, la puerta está abierta, y punto. —Es difícil explicar la forma en que funciona, ¿no? —dijo Greg. Clarice colocó una mano en su brazo. —Los negocios requierende explicaciones. El corazón no se preocupa por eso. Sólo conoce el amor. —Y el dolor —dijo Greg.

***

Dotty entregó a Clarice una taza de café y se sentó en el otro extremo del sofá. —Pensé que dejaría de preocuparse si se daba cuenta de que su nana tenía que alejarse por un rato y entendiera las cosas. Clarice le dio unas palmaditas en la rodilla. —Lo sé. Es una cosa de mujeres. Espero que tengan una docena de hijas y que él tenga que lidiar con ellas. Espero que al menos una acuda a él justo antes de su boda con los nervios. Entonces él lo recordará y comprenderá. Una sonrisa borró todas las arrugas en la cara de Dotty. —¿Cómo se enviaron las cartas entre ellos? Yo soy la que recibe el correo, y no vi ninguna carta. —Así que tienen secretos además de lo del ático —dijo Clarice. —Nos engañaron frente a nuestras narices —dijo Dotty.

288


—Me alegro de no haberme casado con Marvin. Si lo hubiera hecho, no tendríamos esto en nuestra vejez. —Dios guardó lo mejor para el final, ¿verdad? —Dotty sonrió. —Creo que lo hizo. ¿Por qué se escribirían cartas reales cuando tienen todo lo de mensajes de texto y correo electrónico a su alcance…? —dijo Clarice. —¿No te encantaría ver esas cartas?

***

Emily abrazó la espalda de Greg, le pasó un brazo alrededor de su cuerpo, y se acurrucó más cerca de él. Tendrían que levantarse pronto para estar en la casa antes de que Dotty comenzara el desayuno. Tenía la esperanza de que Dotty hiciera panqueques y tocino. —Café —susurró—. Despierta, cariño. Necesito café. Ella inhaló profundamente, pero no consiguió ni un solo olorcillo de nada. Ni de tocino o jarabe de arce caliente o incluso café. Pero bueno, la cocina estaba lejos, al otro lado del patio y por debajo de la altura del ático. Sus ojos se abrieron de golpe para ver al sol elevándose fuera de la ventana. Saltó de la cama y agarró sus botas. —Greg —gritó por encima de su hombro. Tenía que despertar en este momento para que pudieran deslizarse en la casa antes de que Dotty llegara a la cocina. Entonces se dio cuenta de que estaba en su dormitorio en Shine Canyon, no en Lightning Ridge. Y que había estado abrazando una almohada y no a Greg. Tiró las botas al otro lado del cuarto y pisoteó con sus pies descalzos con tanta fuerza que los cuadros en la pared se movieron. —¡Maldita sea! ¡Maldita sea! —gritó a las paredes—. Y apuesto a que no hay café haciéndose ni panqueques. —Golpeó la almohada con tanta fuerza que se salió de la cama y aterrizó en el suelo. Se puso un par de calcetines y caminó a la cocina. El pan estaba viejo, pero había una caja de magdalenas inglesas en el congelador y si ella raspaba los bordes

289


duros de la crema de queso, lo que estaba en el centro todavía estaría bien. El café se había mantenido en el refrigerador, así que no estaba demasiado duro. Un segundo estaba masticando un panecillo Inglés y al siguiente Taylor estaba en la cocina vertiendo una taza de café. La hizo sobresaltar tanto que dejó caer su panecillo y tuvo que hacer unas maniobras rápidas para atraparlo antes de que tocara el suelo. —¿Golpeaste? —Ella tragó saliva. —¿Por qué habría de hacerlo? Nunca llamé a la puerta en toda mi vida. —¿Has estado siquiera en esta casa desde que me fui, aparte de la noche anterior durante treinta segundos? —No, no lo he hecho, y no me hagas ningún reproche por lo de anoche. Te dije que me quedaría —respondió—. ¿Por qué estaría en la casa si tú no estabas aquí, Em? Comprobé las cosas, pero estás en casa ahora. Las cosas van a volver a la normalidad. —Iré a la ciudad tan pronto como termine el desayuno. Iré al cementerio y desde allí a Amarillo —le informó. ¡Normal, su culo! Si esto era normal, ella no quería nada de eso. —Me imaginé que querrías volver directamente al trabajo. Hay pastos por ser arados, y si vas a tener ganado, necesitas ir a la venta en Amarillo mañana y comprar unas cuantas cabezas. ¿Vas a criar Angus como siempre o cambiarás a otra raza? ¿Por qué vas a ir al cementerio? —Porque voy a ver al abuelo. Taylor, tenemos que hablar, ya que estás aquí. Siéntate y escúchame. Se sentó a la mesa y ladeó la cabeza hacia un lado. —No estás en casa para quedarte, ¿verdad? Tenía mis esperanzas, pero no te quedarás, ¿verdad? Bueno, ve sabiendo que serás quien se lo dirá a Dusty. Ella está fuera en una cosa de tres días de su trabajo, pero yo no se lo diré. Tú tienes que hacerlo. —Taylor, eres un buen hombre y Dios sabe que este rancho no habría sobrevivido sin ti estos últimos años. Te quiero... Él sonrió.

290


—Pero... —tartamudeó ella. —Sin peros. Tú me amas como a un hermano y no puedes soportar dejarnos a mí y al resto de la familia, ¿verdad? —preguntó. —Te amo como a un hermano, pero también amo a Greg. Y su rancho está allá y también lo está su familia y ellos se han convertido en una familia para mí, y los adoro, y esto es tan condenadamente difícil. Mis raíces están aquí y quiero hacer que esto funcione de nuevo por el abuelo. Él extendió la mano y tocó la de ella. —Lo sé, Emily. Lo supe cuando te vi con Greg. Yo siento lo mismo por Melinda y lo entiendo. Pero no puedes culparme por no querer dejarte ir. Ella apartó su mano bruscamente. —Puedes venir a verme cuando quieras. Los ojos de Taylor brillaron. —¿Y tú vendrás a casa para algunos días de festividades? —Por supuesto que lo haré. Sin embargo, un buen hermano habría sacado la basura y limpiado el refrigerador. —Es por eso que un buen hermano necesita una buena esposa. No me gustan ese tipo de trabajos, incluso menos que los gatos. No trajiste a esas miserables bolas de pelo contigo, ¿verdad? Ella negó con la cabeza. —No, están en casa lloriqueando por mí. Él sonrió. —Lo creo ahora, prima. Acabas de decir que están en casa. No has dicho están allí o en Lightning Ridge. Dijiste en casa. Ahora, a la parte importante del día de hoy, ¿harás el desayuno? —¡Diablos, no! —¡Bueno, mierda! Voy a la barraca entonces. Están haciendo salchichas y galletas calientes. ¿Quieres ir conmigo? Ella negó con la cabeza.

291


—Gracias, pero no gracias. —Em, estoy muy contento de que hayas vuelto por unos días. —Se puso de pie y apoyó una mano en su hombro—. Ve a la ciudad y haz lo que necesitas. —Un apretón más a su hombro y desapareció por la puerta trasera, dejando su taza de café sucia en la encimera. —¡Oh, sí! El hermano mayor que no puede siquiera enjuagar una taza de café —dijo—. Abuelo, ¿por qué te moriste y me dejaste en este lío? Su primera parada fue en el cementerio. La señal rectangular en la entrada decía que el cementerio había estado allí desde 1912, más de cien años antes. Condujo directo a la parcela familiar y se bajó de la camioneta. La tumba se había hundido, pero alguien había traído arena y un rastrillo. Las viejas flores del funeral habían sido quitadas y había una muy agradable ofrenda floral en un trípode frente a la lápida. La gente que había puesto la piedra cuando Nana murió había regresado y puesto las fechas en ésta, y las primeras ramitas de hierba habían caído sobre la parte superior de la tumba. —Supongo que los hermanos mayores son buenos para algo. —Ella sonrió. Apoyó una cadera en el borde de la lápida y estudió cada tumba. A la izquierda de la piedra del Abuelo y Nana había una con los nombres de los padres de él y a la derecha estaba la que albergaba al papá y la mamá de Emily. No había más espacio en esa área. Si volvía a Happy, ella y su familia serían enterrados en otro lugar. —¿Es esta mi señal? —preguntó. Y fue entonces cuando su teléfono sonó. —Hola —dijo ella. —Oye, chica, ¿dónde estás? Escucho pájaros —dijo Stacy—. Jeremiah quiere saber cómo van las cosas y créeme, yo también deseo saberlo. —Estoy en el cementerio. Las cosas van muy bien. Me pregunto por qué mis bisabuelos sólo compraron seis lotes. —Probablemente eso es todo lo que podían permitirse o pensaron que necesitarían por el momento. O tal vez fue para decirte que cuando esas personas se hubieran ido, era momento de un cambio. —Echo de menos a Greg —dijo Emily.

292


—Bueno, ¡ale-maldita-luya! No puedo esperar para decirle a Jeremiah. Él dice que Greg subió a escribirte una carta ayer por la noche. Una verdadera, al cien por cien, carta en papel y la puso en un sobre. Yo no recibí ni una de Jeremah, así que estoy celosa como el infierno. Ah, y Jeremiah se echó a reír como loco cuando Dotty le habló de esas viejas chicas fingiendo ser Greg en un sitio de citas. Me hizo piratear los sitios y deberías haberlo oído rugir cuando leyó lo que habían escrito. Fue como dos mundos chocando y ninguno sabía realmente la jerga del otro. —Oh. Mi. Dios —dijo Emily sin aliento. —No te atrevas a decirles que pirateé esos sitios. —¿Greg lo sabe? —Lo sabe ahora. Jeremiah se lo contó y entiende que tú salvaste su culo en esa subasta. Esa fue la visión más divertida que he visto en mucho tiempo. Tú y yo vamos a ser buenas amigas, chica. Tengo que irme ahora. Hablaré contigo más tarde. Emily se dejó caer en la tumba de su abuelo. —Abuelo, ha sido un mundo loco. Te voy a contar acerca de los sitios de citas más adelante, pero por ahora quiero hablarte de las cartas. Hemos estado escribiendo cartas reales como tú y Clarice. Y yo tengo la última que escribió en mi bolso. Ya casi he releído todas las palabras de ella. —Se acomodó en la lápida y dijo—: Echo de menos a Greg y sólo ha pasado poco más de veinticuatro horas desde que me fui. Abuelo, no quiero decepcionarte. Amo Shine Canyon. Sé que tus padres trabajaron muy duro por el rancho y que papá y tú también lo hicieron. ¿Cómo puedo alejarme de mi herencia? Pero no puedo pedirle a Greg que se aleje de la suya, tampoco. Dime qué hacer, abuelo. —Buenos días, Señó' Emily —dijo una voz detrás de ella. Ella se levantó tan rápido que se mareó y tuvo que aferrarse a la lápida en busca de apoyo. —Amos, me asustaste. La boca del anciano se torció en una media sonrisa. —También te escuché. Está bien, hija. Hablo con él también. Fuimos amigos en la época en que éramos sólo niños, fuimos juntos a prestar servicio, y terminamos aquí en Happy cuando regresamos a casa. Sus padres se mudaron y yo me casé con una chica de aquí, pero ya sabes todo eso.

293


Emily asintió. —Me alegro de que vengas a visitarlo y estoy de verdad contenta de que lo hayas visitado cuando estuvo enfermo. Amos se encogió de hombros. —Él hubiera hecho lo mismo si el cáncer se hubiera apoderado de mí. Te diría que siguieras tu corazón, Emily. Marvin amaba ese rancho, pero él no querría que eso te detuviera si tu corazón está en otra parte. Ahora sal de aquí y déjame tener un turno para visitarlo. —Gracias, Amos. —Ella lo abrazó. —De nada. Taylor lo hará muy bien con Shine Canyon. Él me recuerda a tu papá. Si tu mamá hubiera dado a luz a un niño antes de ti él podría haber sido igual que Taylor. Sí, un hermano mayor, pensó mientras se dirigía de regreso a su auto. Ella había pedido ayuda a su abuelo y él la había enviado. Primero en forma de una llamada telefónica de Stacy y después como un viejo amigo, Amos. Ahora sabía qué hacer, pero eso no hacía que fuera más fácil. Condujo a Amarillo hasta la pequeña firma de abogados que su familia había utilizado toda su vida. Cuando atravesó la puerta, la secretaria saltó de detrás del escritorio y la abrazó con fuerza. —Ray salió a comer con un cliente. Vayamos a Olive Garden y consigamos un poco de sopa y ensalada. —Me encantaría —dijo Emily. Edna trabajaba en Amarillo, pero vivía en Happy, iba a la misma iglesia que los Cooper, y una vez había estado interesada en el padre de Emily. Condujo a través de la ciudad al Olive Garden y cuando estaban sentadas no perdió el tiempo en decir: —Está bien, chica, ¿qué está pasando? Has estado fuera todo un mes. ¿Fuiste a Florida como Marvin te dijo que hicieras? Emily sacudió la cabeza y le contó a Edna toda la historia mientras comían el almuerzo. —Y ahora tengo dos opciones con el rancho. No quiero dejar al abuelo, pero...

294


Edna se inclinó sobre la mesa y puso una mano sobre el brazo de Emily. —Marvin querría que fueras feliz, y suena como si el destino hubiera estado trabajando horas extras por más de cincuenta años, querida. Un rancho es sólo tierra, no importa dónde esté. Si no es un hogar, entonces eso es todo lo que podrá llegar a ser. Pero un rancho compartido con alguien a quien amas es un hogar. Tienes toda la vida por delante. ¿Ese vaquero te ama? —Dice que lo hace. —Me parece que todo lo que queda es el papeleo —dijo Edna.

295


Capítulo 24 Comprobó el buzón cinco veces el miércoles, pero no hubo ninguna carta de Greg. Stacy dijo que él le había escrito así que ¿dónde estaba? Seguramente no estaba atrapada en el fondo de una bolsa de correo en alguna parte entre Ravenna y Happy. Eso no podría suceder dos veces en la misma familia, ¿verdad? Hasta que esa carta llegara, no podía tomar la decisión final para venderle a Taylor el resto de Shine Canyon. El jueves por la mañana estaba comiéndose un tazón de cereal chatarra de desayuno cuando alguien llamó con fuerza a la puerta. Se sobresaltó tanto que dejó caer la cuchara y ésta se escabulló a mitad de camino a través del piso. Envolvió la bata a cuadros de su abuelo con fuerza alrededor de su cuerpo y abrió la puerta. —Buenos días, Seño' Emily. Tengo aquí una carta que tiene que firmar. —Le tendió un pequeño bloc con un bolígrafo atado con una cuerda—. Allí mismo, en el cuadrado, por favor. Ella garabateó su nombre y se lo devolvió. Él colocó una carta en sus manos, y su corazón dio todo un vuelco cuando vio la dirección del remitente. Era de Greg Adams de Ravenna, Texas. —Gracias. Habría ido a la ciudad a buscarla si me hubieran llamado. —No hay problema. Tenía que hacer un par de entregas en esta dirección. Corre el rumor de que no vas a quedarte en Happy. ¿Es cierto? —preguntó. —Sigo pensando sobre eso. —Bueno, te echaremos de menos si te vas. —Gracias de nuevo—dijo ella. Debería invitarlo a entrar a tomar un café ya que siempre había pasado unos minutos con el abuelo cuando traía el correo. Algunos días, el cartero y Amos eran las únicas personas a excepción de Taylor y Emily con las que Marvin hablaba. —Tengo que irme. Seño' Blackstone ha estado llamando todos los días por su paquete. Es algo que su nieto le ha enviado y él está allá en Francia. Ella dice que es uno de esos pañuelos franceses elegantes y quiere llevarlo a una boda este fin de semana. Escuchaste que Gracie Caldwell se casa con Teddy Green, ¿verdad?

296


Emily negó con la cabeza. —Un montón de cosas suceden en un mes, ¿no es así? —Sí, así es. Espero que hayas disfrutado de tu viaje a Florida sin embargo. Marvin me dijo que iba a enviarte lejos por un mes. Me sorprendí al verte en casa unos días antes. Supongo que el hogar siempre llama al corazón, ¿verdad? —Se dio la vuelta e iba a mitad de camino de regreso a su camión de correo antes de que ella pudiera hacer nada más que mirar la carta. —Sí, señor, ciertamente lo hace —dijo finalmente mientras cerraba la puerta. Se sentó en el sillón reclinable de Marvin y sostuvo la carta en su mano durante un minuto entero antes de que la abriera y leyera: Querida mía, Estoy cumpliendo con lo que pediste, aunque no verte, no escuchar tu voz, no ser capaz de besarte son las cosas más difíciles que he soportado alguna vez... Ella respiró hondo. —Está bien, abuelo, has enviado suficientes mensajes. La decisión está tomada y el hogar llama al corazón, pero no significa que eso haga más fácil decir adiós al pasado.

***

Greg se despertó la mañana del jueves con Bocephus en la almohada de al lado y Simba compartiendo la suya. —Buenos días, chicos. La casa ciertamente parece vacía sin ella, pero no voy a renunciar a tener esperanza y ustedes tampoco deberían. Se arrastró fuera de la cama, abrió las cortinas, y bajó la vista hacia el patio trasero. Incluso el lugar donde ella estacionaba su camioneta parecía solitario. Se vistió con vaqueros de trabajo y se colocó una camisa térmica por encima de la cabeza antes deque comprobara el número de seguimiento de USPS que le habían dado en la oficina de correos.

297


—Oigan, chicos, la carta ha llegado —gritó a través de la habitación a los gatos que se perseguían entre sí desde un extremo de la cama a la otra—. Ella la tiene en sus manos ahora mismo. Dios, la extraño tanto. Cuando llegó a la cocina, agarró a Dotty alrededor de la cintura y bailó por el suelo con ella. —La carta llegó —canturreó él. —¿Has perdido la cabeza, muchacho? ¿Qué carta? El cartero no ha llegado todavía —dijo Dotty. —Mi carta. La que yo escribí para ella. Me tomó dos días hacerla bien y la envié por correo certificado y me dieron un número de seguimiento y llegó allí esta mañana. No iba a arriesgarme a que se perdiera como lo hizo la que te envió Marvin a ti, Nana. —Dio un paso atrás y se sirvió una taza de café. —¿Y qué escribiste en esta carta? —preguntó Clarice. Greg sonrió. —¿Puedo leer la última carta que te escribió Marvin? —¡Diablos, no! Eso es privado —respondió Dotty por Clarice. —Entonces no conseguirán leer la mía.

***

Emily vertió el resto de sus cereales en el bote de basura, se vistió, y llamó a Taylor. —¿Cocinarás esta mañana? —respondió él. —No, pero podríamos ir a IHOP46 en Amarillo —dijo ella. —¿Estás segura? —preguntó.

46

IHOP: The International House of Pancakes es un restaurante establecido en los Estados Unidos

especializado en desayunos y que es propiedad de DineEquity. Entre los desayunos que ofrece IHOP están los panqueques, waffles, torrijas y tortilla francesa.

298


—Panqueques de arándanos con jarabe de arce, tortilla occidental, y galletas calientes y salsa de carne —comentó ella. —Te recogeré en diez minutos—dijo. Emily tomó la carta y la leyó de nuevo. Al llegar al segundo párrafo, le costó tragar dos veces para deshacerse del nudo en la garganta. Bocephus y Simba han dormido conmigo desde que te fuiste. Esos pobres pequeñitos siguen escabulléndose de nuevo en tu habitación y maullando por ti. Sé exactamente cómo se sienten. Me senté en tu silla toda la noche aquella primera noche cuando te fuiste. Tu perfume aún permanecía en la habitación. Me alegro de haber encontrado las notas adhesivas antes que nadie se levantara esa mañana. Toqué cada una y me dije que regresarías. Te necesito en mi vida, Emily Cooper. —Oye, ¿estás lista? Me muero de hambre —gritó Taylor a través de la puerta. Ella metió la carta en el sobre y lo dejó caer en su bolso. —Estoy lista—contestó. Trepó en su camioneta y se abrochó el cinturón de seguridad—. ¿Qué tipo de planes tienes para hoy? Él encendió el motor y se dirigió hacia la ciudad. —Lo que un ranchero hace todos los días. Trabajar la tierra, el ganado, y tener la esperanza de que para el otoño haya suficientes ganancias para poder seguir haciéndolo otra vez durante un año más. ¿Qué tienes en mente? —Pensé que tal vez te gustaría comprar un rancho, o la última parte de lo que queda de lo que fue una extensión bastante grande una vez. —Ella sonrió. —¿Segura? Pensé que una vez que durmieras aquí y fueras al cementerio sería posible que aún cambiaras de opinión. —Estoy más segura de lo que nunca he estado en nada en mi vida — respondió. —¿Qué te parece si me lo arrendas con intención de compra en un año? No quiero que te mudes por ahí en esa parte abandonada de Texas y cambies de opinión. Podemos cerrar la casa y te estará esperando aquí y yo me encargaré de la tierra como si fuera mía hasta que vuelvas. Ella negó con la cabeza.

299


—No, Taylor. Quiero un corte limpio. Si cambio de idea, invertiré mi dinero en otra cosa. Taylor se echó a reír. —Estás realmente enamorada, ¿no es así? Te fuiste por ahí con intenciones de permanecer un día y te enamoraste por completo. —Sí, lo hice. Ya hablé con Ray y ya tiene dos juegos de documentos elaborados. No tienes que pagar por todo esto si no quieres. Puedes pagarme en cuotas como un billete de banco, sólo que sin interés. Tú decides. —Sabes que pasará a formar parte de mi rancho y mi marca. Ya no será Shine Canyon. ¿Eso te molesta? —Es tuyo. Taylor pisó el freno y dejó una nube de polvo detrás de la camioneta. Cuando pararon en el medio del camino de tierra, se volvió hacia ella. —El rancho ha sido Shine Canyon desde que tus bisabuelos lo compraron, Em. ¿No tienes ningún sentimiento de familia? Se secó una lágrima de sus ojos. —Mi mamá y mi papá y mi abuelo se han ido todos. El abuelo como que vio algo que le hizo enviarme lejos por un mes y quiero pensar que era una visión de cómo deberían ser las cosas, Taylor. Era Buffalo Draw cuando la gente del abuelo se lo compró a los dueños anteriores. Un nombre es sólo un nombre y una marca sólo una marca. Añádelo a tu rancho como el abuelo quería que hicieras —dijo ella con estoicismo y prometió que había terminado para siempre con las lágrimas. Él apartó su pie del freno y se dirigió a la carretera asfaltada que los llevaría rumbo a Amarillo. —Lo entiendo y lamento haberte gritado. ¿Vas a prometer volver a casa para el cuatro de julio? —Te lo prometo, pero sólo si puedo traer a Simba y Bocephus conmigo, y no voy a tener a mis niños cerca del humo del cigarrillo. —Entonces mantén tu escuálido y huesudo culo por allá. No vas a traer malditos gatos a mi casa —bromeó. Ella apoyó la mano en su hombro.

300


—Los dos estamos haciendo un buen negocio. Sé que vas a adorar la tierra y yo me voy a casa con una familia que me ama. —¿Estás diciendo que nosotros no? —dijo él con voz ronca. —¡Diablos, no! Solamente estoy diciendo que no tienes que preocuparte por mí, Taylor. Seré amada. Oye, aún queda una jarra de aguardiente casero. ¿Hacemos un brindis cuando regresemos a casa? Taylor sonrió. —Suena exactamente la acción adecuada. Y para tu información, querida prima, el bolsillo de mi camisa está vacío. Melinda me preguntó cómo me sentiría acerca de mis hijas fumando y eso me hizo pensar. Me puse mi primer parche esta mañana y tiré el resto de mi paquete por la ventana de la camioneta. —Bendito sea el corazón de Melinda. —Emily sonrió brillantemente.

***

Greg mantuvo el ritmo con su pulgar en el volante mientras escuchaba la estación de música country en la radio. —Emily estará en casa para la noche del viernes. Ella pagó un montón de dinero para tener una cita contigo —dijo Max desde el asiento del pasajero. —¿Qué te hizo pensar en eso? —Soy psíquico. Puedo leer tu mente. Cada canción te recuerda a Emily, ¿no es así? —Supongo que lo hace. La amo, Max. Se lo dije y se fue sin decirme adiós. Estaba tan enojado y molesto por la mañana, pero luego leí su carta y vi todas esas notas adhesivas y comprendí que tenía que regresar allá antes de que pudiera seguir adelante. —¿Y si ella te pide que dejes Lightning Ridge y te mudes a su rancho? Sus raíces están allí, incluso más que las tuyas aquí. Ella nació allí y se crió en ese rancho. Nunca ha vivido en otra casa, Greg. Tus raíces no son tan profundas como las de ella —dijo Max.

301


—Esto entre nosotros va a funcionar. Sé que lo hará. Esta es su casa ahora. Lo siento en mi corazón y alma, Max. —Eso espero, hijo. Realmente, realmente lo espero —dijo Max.

***

Se firmaron los papeles y ahora la parte difícil estaba ante ella. Con ojo crítico caminó a través de la casa. Todo contenía un recuerdo. ¿Cómo podría dejar algo detrás? Taylor había dicho que podía almacenar lo que no se llevara en uno de los graneros, pero se había decidido cortar por lo sano. Ella tenía veinticuatro horas para decidir cuáles eran las más importantes. Pero primero tenía que hacer un viaje más. Se puso una chaqueta y se dirigió hacia el establo. Se sentó junto a la cruz de madera con el nombre de Bill sobre ésta. —Lo siento, muchacho, no estuve aquí para ti. Si no te hubieras ido para estar con el abuelo, te habría llevado conmigo. Te gustaría Coolie, pero a él no le gustarías porque lo habrías puesto en segundo lugar. No habrá nunca un perro número uno como tú, al igual que no habrá jamás otro abuelo. Taylor se sentó a su lado. —Yo me encargaré de su tumba. Te prometo que no será olvidado nunca. Y Em, me comprometo a cuidar de la parcela familiar en el cementerio, también. Me he estado encargando de otros miembros de la familia durante los últimos años, por lo que no habrá problemas en mantener dos en buen estado. Y te prometo que siempre habrá flores en la tumba del tío Marvin en el cementerio. Ella se limpió las lágrimas de sus mejillas. —Y me llamarás de vez en cuando para informarme lo que está pasando aquí. —Pensé que querías un corte limpio —dijo. —Eso no quiere decir que no quiera saber. Él le apretó la mano.

302


—Por supuesto que voy a llamar. Y tú me mantendrás informado de cómo van las cosas con el vaquero cuatro ojos. Ella sacudió su mano liberándola y le dio una palmada en el brazo con fuerza. —No le llames así. Creo que es sexy con esas gafas. Taylor se agarró el brazo. —Lo has roto y ahora tienes que quedarte y trabajar para mí hasta que esté curado. —Deja de quejarte. No estás lastimado y no trabajaría para ti ni un día. —Me temo que voy a hacerte limpiar los establos de caballos. Hablando de eso, ¿te llevarás a Dream Boy o vas a vendérmelo? —Es posible que hayas comprado el rancho, pero mi caballo y el remolque que monta me pertenecen —respondió. —Él sólo ocupa la mitad de ese remolque. ¿Por qué no usas el resto, así como la cajuela de tu camioneta, para sacar toda esa basura fuera de mi casa? —La sonrisa de Taylor decía que él le estaba tomando el pelo. —A mí me suena como una buena idea.Ve a traerla y trae a un par de buenos hombres fuertes a la casa que no tengan brazos rotos y empezaremos.

***

Apartó las mantas en la cama de su padre esa noche. Todavía odiaba las despedidas, así que después de que ella y Taylor tuvieron un brindis con la luz de la luna, le dijo que a la mañana siguiente iba a cargar a Dream Boy y conducir sin ningún tipo de abrazos, besos, o incluso saludos con la mano. Él la había besado en la frente y dicho que le llamara si se metía en problemas y recordara que siempre tenía una casa, un trabajo o un lugar si quería volver a Happy. En el momento en que colocó su cabeza en la almohada el pánico nocturno surgió.

303


¿Qué diablos había hecho? Esta era su casa. Fue donde su mamá la trajo desde el hospital. Ella había besado su primer novio fuera, detrás del granero después de la venta de otoño cuando tenía trece años. El abuelo había exhalado su último aliento en la habitación al otro lado del pasillo de donde ella estaba acurrucada en la cama, donde su padre pasó su última noche en la tierra. Saltó fuera de la cama y empezó a caminar en el frío suelo. Apartó las cortinas y había una gran luna colgando en el cielo. ¿Estaba Greg mirando la misma luna? El reloj hizo un ruido de tic cuando dio la noche por terminada. Doce y media. Una eternidad más tarde fueron las doce treinta y uno. El tiempo se había acelerado tan rápido cuando ella y Greg estaban en la habitación del ático, juntos, envueltos en esa vieja colcha; ¿cómo podía al mismo tiempo ser tan lento esa noche? Encendió la luz y sacó la carta de su bolso. Tocó la carta mientras lo leía hasta que llegó al último párrafo, cuando susurró las palabras en voz alta: Si sientes lo mismo por mí, entonces reúnete conmigo en la mecedora del porche delantero el viernes a las tres. Voy a ser el que esté de rodillas con un anillo en mi mano. Te amo, Emily Cooper, y voy a pasar el resto de mi vida tratando de demostrarte cuánto. No estaba en las cartas que Nana fuera una novia por correspondencia, pero yo te estoy pidiendo que seas la mía. Ella dobló la carta, la besó, y la guardó nuevamente en el bolso. Apagó la luz y la oscuridad borró cada duda en su mente. En sus sueños, ella tenía el pelo gris y un bastón. Las gafas de Greg eran más gruesas, pero él seguía siendo su apuesto vaquero. Y ellos se tomaban de las manos en el porche delantero de Lightning Ridge mientras veían niños jugando con una camada de gatitos de color amarillo y gris en el patio.

304


Capítulo 25 Max tomó las maletas de la parte trasera de la camioneta y las llevó al hotel. Stacy se reunió con él en el interior y le susurró: —¿Lo saben? Él negó con la cabeza. —El secreto mejor guardado en todo el condado de Fannin. Stacy abrazó a Dotty. —Tenía miedo de que te echaras atrás. Jeremiah está de viaje de negocios, por esta noche y mañana, y pensé que este sería un momento maravilloso para nosotras llegar a conocernos mejor. Si logra volver a tiempo, tiene planes de unirse a nosotras para la cena. —Clarice quería echarse atrás, pero la hice mantener su palabra y aquí estamos. Ambas necesitamos un cambio de ritmo de aquella casa tranquila. Desde que Emily se fue, es como un depósito de cadáveres. Señor, muchacha, esto es un lugar malditamente elegante. Stacy levantó la mano y un botones vino directo a llevar sus maletas a sus habitaciones. —Lo primero que vamos a hacer es ir al spa. Estaremos allí hasta la hora de cenar. —¿Un verdadero spa con masajes y toda la obra? —preguntó Clarice. Stacy le echó los brazos alrededor de sus hombros. —Sí, uno de verdad, completo con baños de barro. Estamos a punto de hundirnos en tres tinas llenas de maravilloso barro mineral mejorado y descansar en ella durante una hora mientras se queman velas de aromaterapia alrededor nuestro. —Ese será mi señal de partida. No hay manera de que me digas que hunda mi cuerpo en una tina llena de barro —dijo Max—. Voy a estar de vuelta mañana al mediodía para recogerlas a todas. Diviértanse.

305


—Parece que estamos en tus manos durante veinticuatro horas. —Clarice sonrió—. Siempre me pregunté cómo sería sumergirse en una de esas tinas llenas de barro caliente. Stacy las condujo a través del vestíbulo y bajaron por un pasillo hacia el spa. —Cuando salgas vas a estar relajada y haciendo la reserva para volver en un mes. —Tal vez para entonces Emily estará en casa y podremos traerla. —Clarice suspiró. —Me encantaría eso. Realmente me agradó ella. Creo que podríamos ser buenas amigas. —Stacy les hizo pasar a una sala de espera donde una recepcionista levantó la mirada y enarcó una ceja. —Tenemos citas para esta tarde. Stacy Mendoza —dijo. —Sí, ma'am, con el almuerzo, ¿correcto? Stacy asintió. —Y una botella de champán con eso. La linda y pequeña recepcionista sonrió. —Si las damas me siguen, les conseguiremos las túnicas y prepararemos para sus baños de barro. —Tengo un hambre infernal —susurró Dotty. —El almuerzo se sirve al lado de las tinas. Lo vas a adorar —dijo Stacy—. Seño' Dotty, usted tome este vestuario. Mira, hay una toalla en el gancho. Clarice, éste es para ti. Cuando Stacy estuvo en su cubículo, llamó a Jeremiah y le preguntó: —¿Noticias? —El águila está por delante de mí, volando hacia el este a toda máquina. Voy a virar al sur cuando lleguemos a Wichita Falls. —¡Águila, mi culo! Los teléfonos no están pinchados. Y, querido, mejor que estés en este hotel a tiempo para la cena. Yo no voy a estar durmiendo sin ti. Le dije a tu mamá que puede que llegues para comer con nosotras y todo su rostro se iluminó. Ella estará encantada.

306


—Sí, ma'am. ¿Vas a estar en uno de esos sexys camisones negros? —No, voy a tener una cosa roja de encajes, y si tu le haces ojitos a una mujer en uno negro, voy a tener que arrancarte los ojos. En el cubículo de al lado, Dotty sacó su teléfono y llamó a Clarice. —Ella está de camino a casa —susurró ella. —Bueno, alabado sea el Señor. Yo sabía que no nos dejaría para siempre. ¿Realmente te vas a meter en una bañera llena de barro o podemos declararnos enfermas e ir a casa? —Ellos necesitan esta noche, así que les seguiremos la corriente con su plan y sí, vamos a hundir nuestros culos en el baño de barro. —Dotty se rió—. Va a suceder, Clarice. Vamos a conseguirla para nosotros.

***

Greg se sentó en el porche por dos minutos completos antes de comenzar a caminar de un extremo al otro. Una fresca brisa agitaba las ramas de los árboles, pero no sentía ni una cosa a través de su chaqueta de jean. Había una historia diferente a la par con su corazón. ¿Esta fue la forma en que Marvin se sintió? ¿Se apresuró a la estación de autobuses todos los días para ver si del oeste el Greyhound le había traído a Clarice? ¿Habría declarado cada treinta segundos que nunca se casaría si no podía tener a la mujer que él deseaba? Max había llamado quince minutos antes de las tres y dijo que estaba de camino a casa. Clarice y Dotty estaban en el hotel con Stacy y parecía que iba a tener una aventura. —¡Un baños de barro! ¿Puedes creerlo? Realmente van a hundir sus cuerpos en una tina con barro Greg. ¡Mujeres! Nos arman un alboroto si nos encharcamos trabajando con el ganado en un día de lluvia y ellas se van a meter en una tina con barro para embellecerse. Eso no tiene ni una pizca de sentido para mí. ¿Ella ya llegó? —No, pero aún es temprano y podría haberse metido en el tráfico —dijo Greg—. Voy a esperar hasta las cuatro antes de llamarla. —¿Y luego? —preguntó Max.

307


—Me voy a meter en mi camión e ir a Happy para suplicar —respondió Greg. A los dos minutos antes de las tres corrió escaleras arriba al cuarto de baño. —No puedo reunirme con ella cruzando mis piernas. Debería tener mejor juicio que ponerme a beber toda una jarra de té dulce, mientras he estado esperando. Simba y Bocephus se reunieron con él a mitad de camino por las escaleras y tuvo que reducir la velocidad o tropezarse con ellos. Él los tomó en sus brazos, los puso en el dormitorio de ella y cerró la puerta.

***

Emily se enredó en las obras de construcción como por treinta kilómetros entre Wichita Falls y Henrietta. Se encontró en una larga cola de tráfico de un solo carril con barricadas de concreto a cada lado de su camión, un semirremolque detrás de ella, y un hombre con un teléfono pegado a la oreja delante de ella. El límite de velocidad decía setenta y dos kilómetros por hora, pero por delante del compañero que hablaba por su teléfono estaba un gran Caddy clásico que iba a cuarenta kilómetros por hora. Había dormido más tarde de lo que había planeado y luego a pesar de que había vetado por cualquier cosa que ver con las despedidas, todos los peones en el rancho se habían alineado junto a su camión para los abrazos de despedida. Ella partió con lágrimas corriendo por su rostro y rodó más de dos kilómetro por la carretera antes de lograr controlarse. Ahora estaba media hora retrasada de la programación de llegada al rancho en buen tiempo y había un lento Caddy moviéndose delante de ella. ¿Estaba el destino diciéndole que esto no fue una buena decisión? —¡No! —Ella golpeó el volante. Y boom, el tráfico comenzó a fluir, dos filas se abrieron, y ella se lanzó al carril de la izquierda, pasando todo a la vista, incluyendo al lentísimo Caddy. Las estadísticas decían que los policías no detenían a nadie que fueran seis u ocho kilómetros sobre el límite de velocidad. Ese día las estadísticas estaban equivocadas. El agente que la detuvo le dio una advertencia en lugar de una multa, pero eso la retrasó quince minutos más.

308


Eran dos minutos después de las tres cuando se estacionó frente a la casa. Louis llegó corriendo rodeando la casa con su mano extendida. —Seño' Emily, tomaré las llaves de su camión y lo llevaré para cuidar de su caballo. Parece un fino animal, pero no se supone que me quede por aquí y cotorrear. Ella agarró su bolso y le tiró las llaves a Louis. El camión ya estaba en camino hacia los establos de caballos cuando ella miró hacia abajo y vio las brillantes notas adhesivas amarillas en la acera marcando el camino por las escaleras y la puerta principal. Cada una tenía una palabra en ella y las leyó mientras caminaba. Bienvenida. A. Casa. Mí. Corazón. Te. Extrañé. Muchísimo. Te. Amo. Te. Necesito. Te. Deseo. En. Mí. Vida. Por. Siempre. La puerta tenía docenas y docenas de notas adhesivas que formaban un gran corazón y en cada una estaba escrito: Greg Ama A Emily. Ella extendió el brazo y con un dedo tocó el timbre. Oyó pasos y luego la puerta se abrió. Greg lucía tan bien cuando abrió la puerta que quiso arrojarse en sus brazos, pero ellos no estaban abiertos. —¿Puedo ayudarle? —preguntó. —Se supone que debo reunirme con un sexy vaquero en este porche a las tres, pero me tranqué en el tráfico y estoy un poco retrasada. ¿Está él aquí? Salió al porche, se dejó caer sobre una rodilla, y le tendió una caja de terciopelo rojo. Él lo abrió para revelar un zafiro corte cuadrado rodeado de brillantes diamantes y dijo: —Emily Cooper, no puedo imaginar la vida sin ti en mi vida. Te amo. ¿Quieres casarte conmigo? —Deslizó el anillo en su dedo—. El zafiro me recordó tus ojos. Los diamantes me recordaron las estrellas brillantes en el cielo desde la ventana de la habitación del ático. Te amo. Las lágrimas corrieron por sus mejillas. —Sí, sí, sí. Es perfecto y lo adoro casi tanto como a ti. Él se levantó lentamente, envolvió sus brazos alrededor de ella, y la besó con tanta pasión, hambre y promesa que la dejó completamente sin aliento. —Te amo Emily. Prométeme que nunca me dejarás otra vez.

309


—Lo prometo. Mi corazón no podría soportar tanta miseria dos veces sin morir. Creo que empecé a enamorarme de ti desde la primera vez que vi la foto con esa nota adhesiva pegada a un lado de ella. Sé que lo hice cuando apareciste en el comedor la noche siguiente, y me encantan las notas en la acera y la puerta — dijo. Él la tomó en sus brazos y comenzó a entrar en la casa. —Ten cuidado. No quiero una sola nota adhesiva destruida. Irán en mi primera caja para ser guardadas en nuestro ático —dijo. Cuando empezó a subir las escaleras, ella jadeó: —No aquí, cariño. Vamos a ir al ático. —Nana y Dotty se han ido hasta mañana. Jeremiah y Stacy vinieron en nuestro rescate. Pensé que haríamos un viaje a la corte mañana por la mañana y cuando lleguen a casa podemos darles la noticia. Pero créanme, habrá una de esas recepciones en la iglesia dentro de una semana, así que prepárate para eso. —Pequeño precio a pagar si no tengo que decir adiós de nuevo. Después de hacerme el amor apasionadamente salvaje, podríamos ir a la corte hoy —susurró ella. Un corazón de notas adhesivas hecho en color rosa, adornaba la cabecera de su cama. En todas y cada una estaban tres palabras: ¡Dijo que sí! Él la recostó sobre las sábanas de satén azul profundo que hacían juego con el color de sus ojos. Las cortinas estaban corridas y decenas de velas encendidas emitían luz suave. Se quitó las gafas, se estiró a su lado, y la tomó en sus brazos. —Mañana es lo suficientemente temprano. No quiero compartirte con nadie, ni siquiera con un secretario de la corte o un juez hoy. Ella sonrió mientras sus labios encontraron los de ella. Algún día le diría a sus hijas de ojos verdes que fue una novia por correo y tal vez las dejaría ver todas sus cartas atadas con un lazo rojo, incluso si no les permitía leer ni una sola de ellas. Pero en ese momento sólo quería acurrucarse con Greg y saber que iba a pasar cada día por el resto de su vida con él.

310


Estimado lector, Este libro tiene un lugar muy especial en mi corazón. Hace unos cincuenta años, mi mejor amiga, Karen Garrison, estaba saliendo con un chico que estaba en el ejército. Fue enviado a Alemania y se escribieron el uno al otro cada día. Los sellos del correo aéreo costaban ocho centavos en aquellos días, y tardaban una semana en llegar desde Alemania a Tishomingo, Oklahoma. En una de sus cartas, él envió una foto de un grupo de varios de sus nuevos amigos, y yo escogí el que yo deseaba. Ella consiguió la dirección de su novio, y yo escribí la primera carta. Una descarada desvergonzada era, incluso en aquel entonces. Alrededor de un año más tarde, ella recibió un anillo de compromiso en el correo, y su novio regresó a casa por un par de semanas. Se casaron y ella regresó a Alemania con él. Mientras tanto, yo todavía estaba escribiéndome con el tipo al que había escogido en la foto y otro año pasó. Un día una propuesta encantadora y un anillo de compromiso llegaron en el correo. Me subí a un autobús a Greyhound y fui a Pennsylvania a su encuentro. Nos casamos seis semanas después, y la gente dijo que nunca iba a durar. Eso fue hace cuarenta y siete años, y seguimos juntos. Así que ahora cuando las personas dicen que han encontrado este programa de citas a estrenar en Internet, yo sólo sonrío. ¡Mi esposo y yo fuimos los prototipos para ese programa! Y tengo una gran pila entera de cartas más una propuesta justo ahí en el papel para probarlo. Emily Cooper, en La Novia por Correspondencia del Vaquero, está en una misión. Cuando encuentra una vieja carta pegada en el interior de una bolsa de correo de sesenta años de antigüedad, que ha sido metida en un escritorio antiguo en la oficina de correo postal de Happy, Texas, y devuelta a su abuelo, una caja de Pandora es abierta. El abuelo le hace prometer entregar no sólo la carta, sino toda una caja de cartas que había recibido de una mujer que no era su abuela. Ahora ella ha llevado las cartas a Ravenna, Texas, y está a punto de hacerse historia. ¡Disfrute el viaje! Gracias de nuevo al personal Sourcebooks que continúan ayudándome a convertir mis ideas en libros. Gracias a mi agente, Erin Niumata, que sigue vendiendo mis obras y creyendo en mí. Y gracias a cada uno de ustedes que siguen leyendo mis libros.

311


Espero que Emily Cooper, con su insolencia, y Greg Adams, con su contoneo sexy, roben sus corazones. Hasta la prรณxima, ยกFeliz Lectura! Caroline Brown

312


Próximo Libro

Las dos niñas del ranchero Mason Harper no quieren otra cosa más que una madre propia. Así pues, cuando una bonita mujer aparece en su porche delantero en un andrajoso traje de novia, mientras Mason está buscando una niñera, él no puede dejar de preguntarme si es el destino. Annie Rose Boudreaux se encuentra en un caos infernal. Está a sólo unos pasos por delante del malviviente ex quien estaba pisándole los talones, pero ella está cansada de huir, y cuidar de las dos dulces niñas de Mason puede ser justo lo que necesita. Mientras sus días en el rancho pasan volando, y las noches con Mason se ponen más caliente, Annie Rose decide que se va a quedar... para toda la vida.

313


Sobre la Autora

Carolyn Brown es una autora de éxito del New York Times y USA Today. Con más de sesenta libros publicados, y le acredita a su hiperactiva familia por su humor y escribir sus ideas. Sus libros incluyen la trilogía de vaquero (Lucky in Love, One Lucky Cowboy, y Getting Lucky), la serie Honky Tonk (I Love This Bar; Hell, Yeah; Honky Tonk Christmas; and My Give a Damn’s Busted), y su serie Spikes & Spurs (Love Drunk Cowboy, Red’s Hot Cowboy, Darn Good Cowboy Christmas, One Hot Cowboy Wedding, Mistletoe Cowboy, and Just a Cowboy and His Baby). Carolyn ha puesto en marcha la ficciónpara las mujeres también con, la Sociedad de Jubilados The BlueRibbon Jalapeño. Nació en Texas, pero se crió en el sur de Oklahoma, donde ella y su marido, Charles, un profesor de inglés retirado, tienen su hogar. Tienen tres hijos adultos y nietos suficientes para mantenerlos jóvenes.

314


Créditos Moderadoras de Traducción Marijf22 & Lady Gwen

Traductoras Marijf22 Lady Gwen nelshia Sonia_Argeneau Viqijb electra Malu_12 Nadya Lyra# Cereziito24 Meme pistols Mary Jose

Moderadora de Corrección Viqijb

Correctoras Liraz Marta_rg24 Pily *elis*

Revisión Final Lady Gwen & marijf22

Diseño Lady Dabria Rose

315


¡Visítanos!

316

Cowboys & Brides #3  
Cowboys & Brides #3  

The Cowboy's Mail Order Bride Carolyn Brown

Advertisement