Page 1

1


2


CREDITOS MODERADORA Abby Galines

TRADUCTORA Abby Galines CORRECCIoN Y REVISIoN FINAL Clau y Mona DISEÑO Mona

3


INDICE PRÓLOGO .................................................................................................................................. 7 CAPÍTULO UNO ........................................................................................................................ 11 CAPÍTULO DOS......................................................................................................................... 16 CAPÍTULO TRES........................................................................................................................ 20 CAPÍTULO CUATRO .................................................................................................................. 26 CAPÍTULO CINCO ..................................................................................................................... 28 CAPÍTULO SEIS ......................................................................................................................... 34 CAPÍTULO SIETE ....................................................................................................................... 38 CAPÍTULO OCHO...................................................................................................................... 42 CAPÍTULO NUEVE .................................................................................................................... 46 CAPÍTULO DIEZ ........................................................................................................................ 52 CAPÍTULO ONCE ...................................................................................................................... 55 CAPÍTULO DOCE ...................................................................................................................... 60 CAPÍTULO TRECE ..................................................................................................................... 64 CAPÍTULO CATORCE ................................................................................................................ 69 CAPÍTULO QUINCE................................................................................................................... 73 CAPÍTULO DIECISEÍS ................................................................................................................ 78 CAPÍTULO DIECISIETE .............................................................................................................. 84 CAPÍTULO DIECIOCHO ............................................................................................................. 86 CAPÍTULO DIECINUEVE............................................................................................................ 89 CAPÍTULO VEINTE .................................................................................................................... 91 CAPÍTULO VEINTIUNO ............................................................................................................. 95 CAPÍTULO VEINTIDÓS .............................................................................................................. 98 CAPÍTULO VEINTITRÉS ........................................................................................................... 104 CAPÍTULO VEINTICUATRO ..................................................................................................... 107 CAPÍTULO VEINTICINCO ........................................................................................................ 112 CAPÍTULO VEINTISEÍS ............................................................................................................ 118 CAPÍTULO VEINTISIETE .......................................................................................................... 123 4


CAPÍTULO VEINTIOCHO ......................................................................................................... 128 CAPÍTULO VEINTINUEVE ....................................................................................................... 134 CAPÍTULO TREINTA................................................................................................................ 138 CAPÍTULO TREINTA Y UNO .................................................................................................... 140 CAPÍTULO TREINTA Y DOS ..................................................................................................... 147 CAPÍTULO TREINTA Y TRÉS .................................................................................................... 151 CAPÍTULO TREINTA Y CUATRO .............................................................................................. 156 CAPÍTULO TREINTA Y CINCO ................................................................................................. 159 CAPÍTULO TREINTA Y SEIS ..................................................................................................... 162 CAPÍTULO TREINTA Y SIETE ................................................................................................... 166 CAPÍTULO TREINTA Y OCHO .................................................................................................. 171 CAPÍTULO TREINTA Y NUEVE................................................................................................. 178 CAPÍTULO CUARENTA............................................................................................................ 183 CAPÍTULO CUARENTA Y UNO ................................................................................................ 187 CAPÍTULO CUARENTA Y DOS ................................................................................................. 192 CAPÍTULO CUARENTA Y TRES ................................................................................................ 198 CAPÍTULO CUARENTA Y CUATRO .......................................................................................... 203 CAPÍTULO CUARENTA Y CINCO ............................................................................................. 207 CAPÍTULO CUARENTA Y SEIS ................................................................................................. 212 CAPÍTULO CUARENTA Y SIETE ............................................................................................... 218 CAPÍTULO CUARENTA Y OCHO .............................................................................................. 224 CAPÍTULO CUARENTA Y NUEVE............................................................................................. 225 CAPÍTULO CINCUENTA .......................................................................................................... 229 CAPÍTULO CINCUENTA Y UNO ............................................................................................... 235 CAPÍTULO CINCUENTA Y DOS ................................................................................................ 243 EPÍLOGO ................................................................................................................................ 245 ACERCA DEL AUTOR .............................................................................................................. 248

5


SINOPSIS Todo lo que se hace en la oscuridad, con el tiempo sale a la luz. Corrí, pero lo único que hice fue ir un paso más delante de mi pasado. Traté de volver a empezar; nuevo nombre, nueva identidad. Pero no puedes cambiar quien eres. Un nuevo comienzo en la universidad era justo lo que necesitaba. Durante un tiempo, funcionó. Fui la chica fiestera, la confiada, pero todo eso era mentira. Cuando los chicos me besaban, sentía sólo dolor. Cuando me tocaban, nada más que miedo. En el fondo, todas las chicas quieren ser la Bella del cuento, encontrar a alguien que las vea como su mundo. Pero, ¿la verdad? Yo era la bestia. Y por mucho que ansiaba la redención, no era tan tonta como para pensar que algún día la conseguiría. Hasta que entró en mi vida. No estaba dispuesta a enamorarme. Mis cicatrices eran demasiado profundas y, las heridas demasiado grandes. Pero él me ofreció paz, me ofreció seguridad. Debería haber sabido que era sólo otra mentira, debería haber sabido que enamorarme de mi profesor era una mala idea. Pero no pude evitar caerme. Y él no tuvo el poder para atraparme. Y la oscuridad finalmente me alcanzó, y como el destino quiso, un cruel giro casi me desangró por completo. Pero soy más fuerte de lo que creía. Soy más fuerte de lo que tú piensas. Crees saber mi historia, pero no es así... después de todo, todos se avergüenzan de algo, y ya no tengo miedo de mostrarlo.

6


PRÓLOGO La esperanza en sí misma es una especie de felicidad y, quizás, es la principal felicidad que este mundo puede ofrecer: pero, como todos los otros placeres inmoderadamente disfrutados, los excesos de la esperanza deben ser expiados por el dolor. ~Samuel Johnson

Lisa —¡Dime que me amas! —gritó él con sus puños cerrados. Estaba drogado por una dosis de píldoras; por otra parte, siempre estaba drogado. —Tay... —lamí mis labios y traté de mantener una sensación de calma—, bájate de ahí. Echó la cabeza hacia atrás y se rió. —No, no, no, no lo creo, ¡no hasta que me lo digas! —Se trasladó a la cornisa del puente y se inclinó, riendo, balaceándose y sumergiendo los pies por debajo del borde, haciendo una broma de casi matándose. Se dio la vuelta rápidamente, casi cayendo. Me quedé boquiabierta, paró y me miró, su rostro retorciéndose con rabia—. Dilo. —Tay… —¡Dilo, joder! ¡Dime que me amas! ¡Dilo, dilo, dilo, dilo! —Su voz se volvió ronca de tanto gritar mientras se golpeaba el pecho. Las cosas no habían sido siempre así. Solía pensar que estábamos enamorados. Solía pensar que nuestra relación era... simplemente apasionada. —¡Voy a saltar si no lo dices, Mel! —Su sonrisa era cruel—. ¿De verdad quieres eso en tu conciencia por el resto de tu linda vida? ¿Incluso sabes quién soy? ¿Lo que mi muerte te haría? —Se rió otra vez mientras las lágrimas se deslizaban de sus ojos—. Puedo ser tal vez como un Dios para ti. Eso es cuánto me perteneces. Siempre me has pertenecido. —Tay... —Di un paso adelante, mis tacones haciendo clic contra el cemento—. Te amo, te amo tanto, ahora por favor... —Mi voz tembló—. Por favor bájate de ahí. —Siempre supe que llegaría este momento. —Estaba completamente quieto; el viento soplaba su cabello oscuro y se movía a través de su frente—. Cuando no serías

7


capaz de controlarlo más, cuando finalmente trataras de huir —se mofó—. ¡Cuando me mentirías en mi cara! Sacudí mi cabeza, el pánico creciendo en mi pecho. Él siempre había sido dramático, controlador, malditamente loco, pero recientemente había estado amenazándome con matarse más y más. Casi lo había logrado el mes anterior. —Taylor, por favor bebé, te amo. ¡No puedo vivir sin ti! —Sostuve mis manos delante de mí—. Sólo bájate de la cornisa. Echó la cabeza hacia atrás y se echó a reír, casi perdiendo su equilibrio. —Es muy gracioso cuánto puedo controlarte. Voy a arruinar tu vida, ¿sabes eso? —¡Taylor! —le grité—. ¡Esto no es gracioso! Esto no es un juego. ¡Bájate! Hizo un pequeño baile en el borde y se rió más fuerte. —Me encargué de todo, sabes... todos se enterarán. Tomé notas. Era demasiado fácil... demasiado fácil tenerte, pero me hiciste sentir, y no quiero sentir, Mel. Ya no más. Duele mucho. Pero, ¿sabes qué? En unos segundos no dolerá más, y voy a ser feliz sabiendo que te perseguiré por el resto de su vida. Ves, incluso en mi muerte, tu alma es mía. Tu cuerpo es mío. Su sonrisa era cruel. Luché contra el impulso de vomitar ya que cada palabra golpeaba en mi cerebro, como si fuera la verdad absoluta. —Me perteneces —susurró—. Una oportunidad más, Mel. ¿Me amas? Su cabeza se inclinó tanto a la derecha que pensé que perdería el equilibrio. En ese momento, el odio le ganó al miedo. Estaba tan cansada de estar asustada, tan cansada de ser controlada, muy muy cansada. —No —susurré—. Te odio. Él cerró los ojos y susurró: —Finalmente. —Antes de caer hacia atrás del puente.

Las piezas de mi vida caían poco a poco, dolorosamente. Caían como la nieve caía sobre la tierra. Como piezas frías disueltas en la nada mientras la tierra absorbía el agua y repetía el proceso. Más nieve caía. Más agua empapaba.

8


Y después de que la nieve había caído. Después de que la tierra la había absorbido. Todo lo que ves es un hermoso paisaje blanco; del tipo de blanco que, como un niño pequeño, no puedes esperar para salir corriendo afuera y jugar. Solía tener ese tipo de emoción. Solía imaginar que mi vida, era un dulce manto de nieve. Siempre había estado cerca de mi mamá, y cada vez que nevaba, siempre era una fan de hacerme esperar. Me decía que necesitaba ser paciente, necesitaba dejar que el resto del mundo viera la belleza de la nieve. Así que, esperaba, golpeando el piso con mi pie, esperaba más, me quejaba, y finalmente, riendo, me dejaba correr hacia la perfección blanca. Un día, mamá me detuvo. Señaló a la nieve y dijo: —Cariño, esta es tu vida, un lienzo en blanco. Sigue tu destino y tienes que saber que cada paso que des es otra huella en la nieve, pero haz que esas pisadas sean fuertes. Para que te lleven a alguna parte. Para que las huellas tengan sentido. Nunca pensé mucho esas palabras, era una niña. Todo lo que me importaba eran los ángeles de nieve. Y mientras crecía, perdí interés en la nieve. Mi interés era oscuro, no blanco. Me dejaron ir. Me dejaron correr en la dirección opuesta. Curioso, porque así fue como lo conocí. Prometió caminar junto a mí en la oscuridad, prometió entretenerme, se comprometió a estar a mi lado. Y confié en él. Así que cuando me dijo que hiciera cosas que sabía no debía hacerlas… Las hice. Cuando quise correr de regreso a la nieve, cuando tenía ganas de volver a ese mismo entusiasmo de mi niñez, me mostraba otra cosa que me lanzaba hacia otro lado. Él me alejó. Él me empujó. Hasta que no tuve nada. Y al final, me alejé. Me alejé de la oscuridad y me prometí volver a empezar. Gabe me ayudó con eso, mi mejor amigo. Ya hice todo en mi poder para salvarlo, porque al final, al salvarlo a él, me salvaba a mí. Por desgracia, lo de alejarme, lo de tratar de empezar de nuevo, finalmente esa esperanza está frustrada por tu pasado llegando a saludarte como los fuegos del infierno. Mi pasado llegó antes de lo que me hubiera imaginado. En la forma de un fantasma. 9


Una persona que no tenía ni idea que existía. Una persona que conocía mi vergüenza. Una persona de la cual me enamoré. Mi profesor de la universidad. No ruedes tus ojos. No sabes mi dolor. No sabes mi historia. No sabes la esperanza que he mantenido en mi corazón por años. Espero que algún día sea diferente. Espero que algún día la persona que elegí para darle mi corazón me vea tan hermosa, pura, como la nieve. Y no miraré a la oscuridad ni caminaré hacia otra dirección. —¿Tristan? —lloré—. ¡Dime algo! —¿Quieres que diga algo? —se mofó. Sus ojos azules se volvieron de acero mientras perforó cada centímetro de mi cuerpo—. Bien. Me preparé para el impacto. —Te odio. —Lo dijo lentamente como si quisiera que escuchara cada palabra y se lo recordara a mi memoria—. Te amo. —¿Qué? —Lágrimas caían por mis labios—. ¿Qué dijiste? —Ambos. —Él colocó sus manos en sus caderas—. Siento ambos. Tomé un paso tentativo hacia él. —¿Cuál gana? —A la que le das el poder —dice seriamente—. A la que elijo para darle poder. —¿Amor? —rogué, supliqué con mi voz ronca. La sonrisa de Tristan era triste mientras daba un paso atrás y negaba. —No, cariño. Lo siento, pero no. Se fue. La esperanza moría en mi pecho. Me quedé en el suelo, cerrando mis ojos, deseando la nieve, deseando un nuevo comienzo. Deseando poder volver y hacer huellas en la nieve, deseando no haber elegido la muerte. Pero esa es la cosa de las opciones; no te lamentas hasta después de que las has tomado. Puede ser un segundo después, o dentro un año. La vergüenza, siempre llega a ti. Y estás apunto de saber cuál es la mía…

10


CAPÍTULO UNO Un simple hecho de mí: Me aburre lo fácil, y ella era un blanco fácil. Joven, hermosa, con los ojos ardientes como los de una tentadora. "Impresióname", diría, y ella reiría e iría a hacer exactamente eso. Le gustaba mi cuerpo, mi mente la había anhelado. Ella calmaba a los demonios mejor que cualquier droga, y malditamente la adoraba por eso. ~El diario de Taylor B.

Lisa Corrí de regreso a mi dormitorio y casi choqué con la puerta antes de ser capaz de agarrarla. Odiaba tener que buscar en mi bolso para encontrar mi estúpida tarjeta de acceso; parecía que siempre se escondía durante al menos diez minutos mientras sacaba mis llaves, mi billetera, mi celular, ese pequeño mando del auto que todavía no había agregado a mi argolla principal de llaves. Es decir, la lista seguía, seguía y seguía. Por último, por supuesto, ¡me di cuenta que tenía la tarjeta en mi bolsillo sólo para estar parada delante de la puerta mientras llovía! Ugh. Universidad. Tomé las escaleras de dos en dos en un momento y desbloqueé mi habitación. —Perdedora —dijo Gabe desde el sofá sin mirar hacia arriba—. Dejaste tu puerta abierta otra vez. —Te di una llave. —Rodé mis ojos. —Le diste a Saylor una llave —se quejó Gabe—. Tuve que malditamente robar esa cosa, hacer como siete copias y devolverla. —¿Siete? —Puse mi bolso en el mostrador y caminé hacia la mini cocina para agarrar una botella de agua de la nevera—. ¿Por qué siete? —Es una historia muy divertida sobre el matrimonio. —Gabe empujó sus dedos en el aire como si me estuviera diciendo que iba hacer un discurso. Aunque ya sabía que sus discursos eran inadecuados la mayoría del tiempo; por lo tanto, el terror se agrupó en mi estómago—. Saylor lo pierde todo. Es como el sexo... —Se detiene—. El sexo conmigo, eso sí, no cualquier otro hombre porque seamos honestos, cuando se trata de mí, sólo… —Gabe. —Suspiré—. Llega al punto. —Cierto. —Apagó la televisión y se dio la vuelta para enfrentarme. Dios, todavía era extraño verlo con el cabello rubio. Hace unos meses atrás su identidad secreta había salido a la luz. Ashton Parker Hyde, la estrella del pop y actor 11


que era objeto de todos los sueños adolescentes cinco años atrás, había tenido que ocultarse, y puesto que había sido su amiga más cercana, lo seguí. Mis razones eran diferentes a las suyas, obviamente. Él escapaba de un pasado doloroso. Y yo trataba de olvidar los míos. Ambos hemos sido famosos, pero yo era una modelo infantil, fácilmente olvidable. Él había sido un dios. No, en serio, pregúntale a los medios de comunicación social. Lo acechaban como locos. Tú creerías que se teñiría el cabello de vuelta a negro para descansar de vez en cuando, pero no, en lo que a él respecta, Ashton estaba aquí para quedarse, a pesar de que fue por Gabe. Él entendió que hacía todo más fácil para sus profesores y su nueva esposa, Saylor, que, debido a su identidad oculta, que casi lo había castrado. Pero esa es otra historia. Negué, despejando mi mente y lanzándole una de mis aguas. —¿Qué estabas diciendo? Sonrió. Tuve que mirar hacia otro lado. Era demasiado guapo, y tal vez odiaba como él y Wes, otra historia de Lifetime Channel sale a la luz, eran las personas más felices del planeta, mientras yo vivía por mí misma recibiendo correos de un acosador. —Ella es olvidadiza. —Se encogió de hombros—. Así que, mantengo siete de todo. —De nuevo, ¿por qué siete? —Es el número de terminación. —Rodó los ojos—. Duh. —¿Hay una razón por la que estés aquí y no en casa? ¿Con Saylor? Miró lleno de culpa hacia el sofá. —Yo, uh, ¿el cable no funcionaba? —Inténtalo de nuevo. Miró detrás de mí y apuntó —La, ummm, la luz de la nevera tenía que cambiarla. Sonreí. —Eso está bien. —Y… —Salió del sofá y corrió hacia la puerta, la abrió y cerró—. Necesitaba ponerle grasa a las, eh... —se rascó su cabeza—... las bisagras. —¡Vaya! —Aplaudí dos veces—. Sabes lo que es una bisagra. Él me enseñó el dedo. Le saqué la lengua. Con dos pasos estuve en sus brazos, mi mejilla se apoyó en su pecho musculoso. Dos bíceps tatuados se apretaron firmemente a mí alrededor mientras él descansaba su barbilla sobre mi cabeza. Era reconfortante estar en sus brazos. 12


Lo extrañé. No lo hubiera logrado sin él durante años. Siempre habíamos sido nosotros contra el mundo. Luego se fue y se casó, y me sentía realmente sola por primera vez desde que vivía en Los Ángeles. —Me preocupo por ti —susurró Gabe, alejándome y acunando mi rostro con sus manos—. Necesitas... un.... guardaespaldas o algo. Cerré los ojos y sacudí mi cabeza. —No, estoy bien. —Eres demasiado bonita. —¡Estoy bien! —Me reí otra vez y salí de su agarre. No quería que supiera lo asustada que estuve la semana pasada. El correo de odio, también conocido como correo del admirador, había empeorado. Seguí cambiando mi apartado de correo y la persona lo volvía a descubrir. Quiero decir, era lo habitual, eres tan bonita y te estoy observando, con lo cual podía lidiar, la mayor parte del tiempo. Pero algunas de las cartas tenían fotos de Taylor. Y eso no estaba bien conmigo. Si Gabe supiera eso, se volvería loco. —No te voy a incorporar una unidad GPS en cada artículo de ropa que tienes, incluidas tus sandalias favoritas de Donald Pliner. —Cruzó sus brazos musculosos y se apoyó contra el respaldo del sofá. Suspirando, deslicé mi mano hacia la mesa y busqué en mi cartera, saqué mi paralizador y mi gas. —¿Feliz? —Que ruda. —Asintió en aprobación—. Tu paralizador es de color rosa. —Soy una chica. —Me encogí de hombros—. Me pareció... más feliz. Él resopló, rodando sus ojos. —Así que, ¿la persona que vayas a paralizar se reirá en vez de orinarse el pantalón? De muerte. Bien pensado. —Gabe. —Metí todo de nuevo en mi bolsa y lamí mi labio inferior—. Te lo juro, estoy total y completamente bien. Sólo estoy un poco estresada de empezar el segundo año y todo eso. Sus ojos azules se estrecharon. —¿Cuándo te cortaste el cabello? Mis manos vuelan a mi cabello negro recortado; hace poco lo corté hasta mi barbilla, con la esperanza de que me hiciera ver diferente a las fotos más recientes de

13


mí. Había añadido unas cuantas rayas azules al frente, también. ¡Mierda Santa! Me estaba convirtiendo en un monstruo de protección de testigos. —Necesitaba un cambio —mentí—. ¿Qué pasa con el quinto grado, Gabe? Solías teñir tu cabello todo el tiempo. —Me estaba ocultando. —Deslizó unos trozos de cabello por sus dedos—. Luce bien en ti. —Gracias. —Sentí el calor en mi rostro—. Ahora, hay algo más que pueda hacer por ti, papá, ¿o soy libre para tomar una ducha e ir el centro de estudiantes para buscar mis libros? —Las clases comenzaron la semana pasada. —Gabe frunció el ceño—. ¿Por qué demonios todavía no tienes tus libros? Si repruebas tus clases, voy a estar enojado. — Comenzó a caminar delante de mí—. Quiero decir, este es tu futuro y… No pude evitar sonreír mientras me cruzaba de brazos. —Mierda, sueno como tu papá. —Muy pronto vas a estar esperando en mi sofá con una escopeta cuando salga a citas. —Lo dije antes de que pudiera detenerlo. —¿QUÉ? ¡Estás saliendo con alguien! —¡Oye! —Levanté mis manos—. ¡Fácil! No estoy saliendo con alguien, y, ¿realmente crees que te lo presentaría a ti primero? De seguro salen corriendo. —Por favor, no soy tan intimidante. Mis ojos se deslizaron hacia su cabello rubio dorado, su cuerpo lleno de tatuajes y a sus penetrantes ojos azules. —Cierto, no del todo. ¿En qué estaba pensando? —Perra. —Guiñó un ojo—. Y si empiezas a salir con alguien, asegúrate de decirle a Wes para que podamos hacer una investigación completa de sus antecedentes. Negué. —Dejar que ustedes dos conozcan al chico causaría que corra en la dirección opuesta, y estoy bastante segura de que el punto es hacerlo quedarse. Eso, si es que puedo encontrar uno en esta escuela olvidada por Dios. —La mentira salió fácil de mis labios. No tenía ningún chico permanente; no era capaz de manejarlo, ya no. —Enséñales. —Gabe asintió en modo alentador—. Es la única manera. —Um, ¿no estabas amenazando con matar a un chico por sólo salir conmigo? —Buen punto. —Maldijo—. Estoy atrapado entre ser tu amigo o tu papá. No está funcionando, nada bien, Lisa. —Sus ojos brillaban—. Ahora, si hay algo que pueda arreglar, o hacer o comprar, o…

14


—Ve a casa con tu esposa. —Lo empujé hacia la puerta—. Dile a Saylor que le mando saludos, y recuerda que tendremos una cena este domingo por la noche, ¿está bien? Él gimió en voz alta. —Estúpido Wes y sus cenas de beneficio. —¿Estúpido Wes y sus cenas de beneficio que aportan dinero para el Grupo del Pacífico Noroeste al que perteneces? Gabe se detuvo. —Bien, nos vemos entonces. Te amo. —Se volvió rápidamente y besó mi mejilla. Cerré la puerta detrás de él y me apoyé contra ella. Temblando, caminé hacia mi mochila y saqué mi correo. Con manos temblorosas, abrí la carta. ¡Sal, sal, de donde estés! Sé tu secreto, ¿quieres saber el mío? ~Anónimo. —Estúpidos bastardos. Rompí la carta por la mitad y agarré una barra de granola antes de dirigirme hacia el centro de estudiantes. Una ducha puede esperar. Necesitaba mis libros. La última vez que estuve en el centro había visto a un chico que podía haber jurado se parecía a alguien de mi pasado. No lo había visto en una semana, así que, sabía que era mi imaginación... después de todo... ¿Taylor? El Taylor que conocía estaba muerto. Lo sabía... después de todo. Lo había asesinado.

15


CAPÍTULO DOS Una noche le pedí que viajara con una de las otras modelos y que le lanzara comida en su cara. Mel titubeó, pero sólo por un minuto, antes de no solamente hacer exactamente eso, sino que se rió y publicó una foto en Facebook y El Sitio. Cuando regresó, preguntó: —¿Cómo lo hice? Le di una sonrisa petulante y dije: —Mejor, puedes hacerlo mucho mejor. Y luego la besé. Fue un beso hambriento, uno posesivo. Los demonios se rieron en mi cabeza mientras ella agarraba mi cuello, y yo tomaba todo lo que ella había estado dispuesta a dar. Cada. Última. Gota. ~El diario de Taylor B.

Tristan Mis dedos se movían a lo largo del tablero de mi camioneta mientras esperaba en el centro de estudiantes a que ella pasara. Había muchos estudiantes, la mayoría de ellos riendo, hablando por sus teléfonos, luciendo emocionados por el nuevo año. El campus estaba muy ocupado desde que las clases estaban a punto de comenzar. Era probablemente inútil, esperarla de esta manera. Cada vez que alguien pasaba, me recostaba sobre mi volante para ver mejor, sólo para sentirme decepcionado. Irritado, sacudí la cabeza para mí mismo. Tenía que conseguir sus libros en algún momento. Después de asustarla al comienzo de esa semana, la había estado vigilando, preguntando por ella. ¿La buena noticia? Yo era parte del personal de la universidad, así que, no parecía demasiado espeluznante. Sólo sonaba de esa manera. Gruñí. La universidad me había dado una semana para ajustarme al cambio repentino, quiero decir, que aún no había dado mi primera clase. Lo que significa, que probablemente debía prepararme para la clase, pero no podía, no hasta verla de nuevo, no hasta que supiera que era ella. ¿Debería estar en mi auto actuando como una persona loca? No. Lo que debería haber hecho era terminar el plan de estudios para el primer semestre.

16


Pero siempre había sido un procrastinador1, no es como si siempre le dijera eso a mis alumnos, especialmente desde que asumían que alguien tan joven como yo, que tenía un doctorado, era un loco inteligente y totalmente por la línea. Si sólo supieran. Revisé mi celular. Tal vez no iba a venir. Probablemente la extrañaba. Froté mi rostro con las manos y me maldije por quincuagésima vez esa semana. Realmente debería haber mantenido mi boca cerrada, pero en cambio había dicho su nombre, asustándola como la mierda, haciendo que casi se cayera y luego caminara en otra dirección. Momento honesto. Esa era la primera vez que tenía a una chica alejándose de mí, y no estaba tan seguro de cómo me sentía sobre eso. Lo menos que podía hacer era pedir disculpas. Inhalé. Cierto, ¿cómo iba a salir eso? Um, ¿lo siento por parecerme a él? O, tal vez: ¿Estoy aquí por ti? Bien. Sonaba totalmente normal. Ella se reiría, me reiría, le pediría ir por un café, ella diría que sí, le entregaría todas sus cosas, le diría lo que pensaba de ella ―lo que realmente pensaba de ella― y seguiría contento mi camino. Adhiérete al plan, Tristan. El plan sólo incluía un semestre en la Universidad de Washington. Un semestre para averiguar la verdad. Incluso si le hacía daño. Después de todo, ella había sido el jugador más importante en el desastre que fue su vida y nunca me di cuenta, hasta que fue demasiado tarde. Aún sin saberlo, ella lo había empujado hasta que finalmente se quebró y se volvió loco. Todavía sentía el abrumador sentimiento de culpa cuando pensaba en él. Había sido nada más que un niño, ambos habían sido niños. Yo no era insensible; entendí que él era un monstruo en potencia, si sus apuntes habían sido algo para juzgar, ella debería haberse alejado preferiblemente que enfrentarlo. ¿Qué clase de chica permanece en una relación abusiva? En mi mente, ella debió haber visto la escritura en la pared. Todo lo que yo tenía que hacer era botar el diario... el diario de un psicópata y yo estaba solo a la mitad de camino de esa pieza específica de pruebas.

Procranistador: Es una persona que tiene la tendencia y el resultado de procrastinar, es decir, de demorar, retardar o retrasar algo. 1

17


—Como sea. Ella no vendrá —me dije, luego encendí la camioneta justo a tiempo para ver un destello de cabello oscuro. Deteniéndome, la vi, rezando para que se diera la vuelta. Y cuando lo hizo, te juro que casi me ahogué con mi lengua. Encantadora. Ella era absolutamente encantadora. Cuando se alejó el otro día, parecía un poco estresada, y su cabello era más largo entonces. Ahora era corto, alargando su cuello, mostrando su afilada barbilla, labios carnosos y magníficos pómulos. Mi corazón comenzó a martillar contra mi pecho; mi mano titubeó en el encendido. ¿Me acerco a ella ahora? ¿Suavizarla un poco? ¿Incluso eso disminuirá el impacto? El plan había sido trabar amistad con ella por lo menos. Luché entre estar enojado con ella y querer lanzarla a mis brazos y besarla. ¡Vaya! ¿De dónde provino ese pensamiento errante? Mi respuesta interior no lo esperaba; tenía que venir de otra parte, de una necesidad de saltar fuera de mi auto y tocar su rostro. Ella se dio la vuelta y ajustó su sandalia, inclinándose frente a mi lugar de estacionamiento. Gemí en voz alta. Ella no era simplemente encantadora, era malditamente magnífica, hermosa, una súper modelo caminando entre un mar de caras aburridas. En ese momento, quería que me mirara. Desesperadamente. Pero no lo hizo. En cambio, arregló su zapato y continuó su camino. La observé durante cinco segundos, pero los segundos parecían como minutos pasando. Lamió sus labios, metió su cabello y miró detrás de ella varias veces como si alguien la estuviera siguiendo. Luego miró en mi dirección, pero no el tiempo suficiente para hacer contacto con mis ojos. Era suficiente, pero tuve una extraña sensación de que tendría que repetir el proceso, no porque necesitaba conocer a la chica responsable de todo, sino porque sentía tal pérdida cuando mi visión se aclaró y ella no estaba en ella. Lo cual sinceramente era lo más loco que jamás podría haber pensado. Era una traición pura y simple. Ella nunca había sido mía. Ella había sido de él. Lo último que necesitaba era caer en la misma perdición.

18


19


CAPÍTULO TRES Los demonios arañaban en el interior, muriendo por ser libres. Ella los entretenía por un rato. Demonios, me entretenía por un rato, pero al final, nunca fue suficiente. La primera vez que le dije que necesitaba más, entró en pánico. Le expliqué que un hombre con mis gustos no podía aferrarse a una chica. Cuando el miedo se deslizó por sus ojos, estaba tan excitado, casi me odié a mí mismo, así que, le dije que se desnudara enfrente de mí y caminara alrededor del hotel desnuda en sus tacones. Lo hizo, y cuando terminó, le dije que se tomara fotos y las enviara a tres de las chicas a las que les gustaba yo, diciéndoles que claramente no estaba interesado ya que la tenía a ella. Lo hizo. Lo hizo todo. Y al final, la recompensé por eso. Pero el vacío seguía latente. Incluso con mi cuerpo calmado, mi mente no era libre. Nunca fui libre. ~El diario de Taylor B.

Lisa Ya iba tarde para clase, gracias a otra nota loca en mi buzón de correo, y cuando fui al centro de estudiantes para cambiar otra vez mi apartado de correos, la estudiante asistente rodó sus ojos y me dijo que tal vez sólo debería de dejar de tener un buzón de correo. Cierto. Dejaré de tener un buzón de correo. Como un ermitaño que vivía en los bosques y les disparaba a los conejos. Le había dado la mejor sonrisa que pude y luego recurrí a suplicar cuando ella no se movió. Mi corazón había estado en mi garganta todo el tiempo con mis manos temblorosas. Ella me había visto como una molestia ingrata; si supiera cuán asustada estaba. Lo asustaba que siempre estaba. Para el momento que habíamos arreglado todo, ya iba tarde para mi clase de Psicología de la Emoción. Era una clase del segundo año que necesitaba para mis enseñanzas principales. En teoría, tenía sentido que los de mayor educación tomaran un montón de psicología, pero eso no significa que tenía que gustarme. La psicología sólo me recordaba en el mal estado que estaba, cuán sucio él había sido. Saqué una barra de granola de mi bolsillo y corrí con ella en mi mano todo el camino al edificio de Ciencias Sociales. Para cuando llegué, tenía seis minutos de retraso, estaba sudando y bastante segura de que había inhalado al menos dos mosquitos. La barra de granola se había ablandado con mi puño apretado. Rasgué el

20


envoltorio, me lo comí en un par de mordiscos y miré ansiosamente alrededor del edificio. Salón 202. Miré todas las puertas y finalmente me detuve frente a la clase correcta. Con un resoplido, abrí la puerta y me congelé. Cada mirada se dirigió hacia mí. Tragué, tímidamente escondí un pedazo de cabello corto detrás de mi oreja derecha, permitiendo que el resto de mi cabello se deslizara en mi rostro caliente. —Llegas tarde —dijo una voz suave. Lamí mi labio y caminé directamente hacia un escritorio vacío. —Lo siento —murmuré, me arrastré entre dos estudiantes y finalmente me di la vuelta—. No pasará de nu… El profesor inclinó su cabeza. Las palabras se quedaron atrapadas en mi garganta. No podía hablar, estaba encontrando difícil respirar e incluso aunque necesitaba sentarme y detenerme de lucir como una tonta, lo único que pude hacer fue mirar. El profesor aclaró su garganta, su nuez se deslizó de arriba hacia abajo mientras me examinaba con sus fríos ojos grises. —¿Qué estabas diciendo? —Su cabello era un marrón oscuro con algunos mechones color cobre. Su piel era morena. Era demasiado joven para ser un profesor, también muy guapo. Y era totalmente el mismo chico del cual me alejé la semana pasada y me asusté. ¿Podría mi día ser peor? Claramente había exagerado cuando lo había visto por primera vez; no se parecía en nada a Taylor. El cabello de Taylor era oscuro, su rostro más duro. —No pasará de nuevo —expliqué, mi voz chillona por los nervios. —Qué bueno escuchar eso —dijo, alejándose de mí y agarrando un libro de texto—. Ahora, ¿dónde estábamos antes de la interrupción? La sabelotodo a mi lado levantó su mano mientras que al mismo tiempo me daba una mirada altiva. Como si me importara. Hinchando mis mejillas, fruncí mis labios y resoplé lentamente, buscando calma lo que estaba resultando difícil, mientras sacaba mi libro de texto y lo colocaba con cuidado en el escritorio. —Dr. Blake... —Ella se inclinó hacia adelante, sus pechos saliendo de la parte superior de su top negro apretado—. Creo que estaba hablando de la sección de pasión del plan de estudios.

21


—Ah. —Chasqueó sus dedos—. Estás en lo cierto. —Miró hacia abajo y examinó un trozo de papel, y luego sus labios se curvaron en una sonrisa mientras miraba hacia arriba—. Sophie, ¿cierto? Juro que la chica suspiró en voz alta, asintiendo con impaciencia. Miré alrededor con asco y me di cuenta que la mayoría de las chicas tenían reacciones similares. ¿Cuál es el problema? Así que, ¿él era joven y atractivo? ¿A quién le importa? ¿Y qué con eso de pasar la clase y hacer un impacto en el mundo? —Pasión... —Habló en esa misma voz baja y fluida que me tenía ligeramente hipnotizada antes de sacudir mi cabeza—. La discutiremos después del segmento de las emociones. Esta clase es el estudio simple de las emociones y el cerebro. ¿Por qué hacemos lo que hacemos? ¿Las emociones nos conducen a nuestras decisiones? ¿O son innecesarias en cómo afectan cada una de las decisiones que tomamos? Esta clase te ayudará a descifrar entre la lógica y emoción, y que una vez que termine el semestre, conocerán mejor a sus propias emociones y a su propio cerebro. —Su voz se detuvo—. Al menos es mi deseo. La manera en que dijo deseo hizo que mi cabeza se levantara involuntariamente. Sus ojos estaban sobre mí. Me retorcí en mi asiento y lancé mi mirada hacia el pizarrón detrás de él. —No los mantendré el tiempo completo esta mañana... —se aclaró su garganta—, porque tengo una tarea para ustedes. —Por supuesto que sí —dijo un chico a mi izquierda en voz baja. Le ofrecí una sonrisa rápida. El Dr. Blake le entregó unos papeles a un estudiante en la primera fila. —Pásaselos a las otras filas. Una vez que el papel estuvo mi escritorio, casi gemí. —Vaya, tortura el primer día. ¿Cómo tuvimos tanta suerte? —susurró ese mismo tipo. Era como si estuviera leyendo mi mente. No pude divisar su rostro porque no quería mirarlo lo suficiente para hacerle pensar que estaba interesada. Así que mantuve mis ojos fijos en mi papel. —Un estudio de rostros. —El profesor Blake leyó en voz alta—. Quiero que estudien a sus compañeros de estudio. En el papel verán cada emoción escrita. Quiero una definición de las señales no verbales que ven. Si tienen permiso de la persona que están estudiando, tomen una fotografía y colóquenla en su asignación cuando hayan terminado. Señores, esto no es una excusa para acechar. El chico se rió burlonamente. —Charlatán —dijo en voz baja, mientras mi cuerpo entero se congeló.

22


Eso no era una cosa para bromear, y odié que fuera la única persona en la sala que no podía reírse de lo que se suponía era una broma. Mi respiración se detuvo mientras agarraba los costados de mi escritorio. —La asignación será hasta esta noche antes de la medianoche. Se pueden ir. Los estudiantes me pasaron, pero mi trasero se plantaba firmemente en mi asiento. —Oye... —el chico a mí lado estaba parado y se cernía sobre mi escritorio—, ¿estás bien? Lentamente levanté la vista. Parecía bastante inofensivo. Una sudadera con capucha negra colgaba alrededor de su pecho musculoso. Unos ojos azules brillantes se asomaban por las pestañas realmente gruesas y tenía brillante cabello castaño. Mis cejas se fruncieron. —Sí, sí, olvidé desayunar. Él sonrió. —Me ha pasado. Por cierto, soy Jack. —Tendió su mano. Sin saber qué hacer, la tomé y susurré: —Lisa. —Bien. —Asintió—. Bueno, creo que te veré luego. ¡Al parecer tenemos tarea! —dijo la parte de la tarea lo suficientemente alto como para que el profesor Blake levantara su cabeza y mirara fijamente. Al minuto que Jack salió de la habitación, la tensión me envolvió, aspirando cualquier tipo de comodidad que sentí en su aliento. Saliendo de mi asiento, rápidamente cogí mis cosas y me dirigí a la puerta. Estaba casi libre, cuando escuché una garganta aclararse. —Lisa, necesito un momento de tu tiempo. Divertido cómo algunas frases pueden sonar tan inocentes, ¿cierto? ¿Un momento? ¿Es un momento, algún tiempo con tu profesor después de llegar tarde, totalmente normal? Pero esa frase no era normal. Había también sabido cuán anormal era, nunca tuve que haberme dado la vuelta. Ese fue mi primer error. Darme la vuelta y encontrarme con su mirada de acero. Tomar ese primer paso en su dirección, sin saber que, en pocos meses, estaría impotente frente a su presencia. Indefensa. Me detuve delante de la mesa al frente de la clase y suspiré. —¿Sí?

23


De cerca, era más guapo de lo que había sido desde lejos. Casi pierdo mis nervios, pero encontré su mirada directa como si no me diera cuenta que era hermoso, como si no estuviera aterrorizada de que hubiera belleza e intensidad detrás de ello. —Siéntate —ordenó. Me habría sentado en el suelo si no hubiera una silla a mi lado. Exigía obediencia y, por alguna razón, sentía que se lo debía. No tenía idea de qué tan cierto era eso. Como si le debiera más que obediencia. Mi alma. —Al menos espero que los estudiantes lleguen a la hora. —Dobló sus manos delante de su pecho y se apoyó contra el escritorio, su cabeza inclinada hacia un lado, su sonrisa era amable, pero... distante—. ¿Eso va a ser un problema en el futuro? —Su sonrisa cayó brevemente mientras sus ojos se oscurecían con repugnancia—. ¿Para alguien como tú? —Su mirada se volvió caliente, y luego fue completamente fría. Aturdida, sólo pude mirarlo en respuesta. ¿Él hablaba en serio? ¿Alguien como yo? ¿Qué quiso decir? Encontrando mi voz, respondí: —¿Se refiera a una estudiante de segundo año como yo? —No… —Su mandíbula se apretó—. Me refería a exactamente como sonó. —Bien. —Aclaré mi garganta y encontré una pizca de confianza, probablemente la última poca que me quedaba del día antes de romperme—. Sonaba como si estuviera dando a entender que era diferente que cualquier otro estudiante aquí, y le aseguro, que soy tan normal como los otros. —Siento ser la única persona dispuesta a decirte la verdad —dijo lentamente. Sus labios carnosos se curvaron en otra sonrisa, pero ésta no era amable. Estaba burlándose. ¿Sabes esa sensación cuando alguien te mira, y es casi como si no tuvieras ninguna ropa puesta? ¿Pero en lugar de que sea de lujuria, es asco total? Esa era la mirada que me estaba dando, como si no tuviera nada que hacer en la universidad, como si no tuviera que respirar el mismo aire. Nunca me sentí más barata que en ese momento, y estaba completamente vestida, una rareza para alguien de mi antigua profesión. Los diseñadores me habían hecho sentir hermosa, mis amigos me habían hecho sentir sin defectos, y este hombre había despojado cada poco de confianza con una sonrisa burlona. —Eres un poco de celebridad por aquí, Lisa. Miré hacia abajo. —Así que... —su pie derecho sonó contra el suelo—, sé que debe ser difícil encajar, pero mientras más tarde llegues, más órdenes recibirás. ¿Entiendes lo que estoy diciendo? Si realmente deseas unirte... —Su voz se arrastró.

24


—Llegaré a tiempo. —Mi voz vaciló mientras alejaba las lágrimas—. Juro que no pasará otra vez. —Levanté mi cabeza—. Tuve un problema con mi buzón de correo de nuevo y entonces la secretaria no estaba siendo muy útil y olvidé desayunar y… Sostuvo su mano. —No necesito tus excusas o justificaciones. Sólo necesito tu asistencia y atención para el próximo semestre. ¿Crees que puedas lograr eso? Di un paso hacia atrás y asentí. —Bien. —Se levantó, elevándose sobre mí. Sus hombros estaban relajados, pero sólo ligeramente. Un trozo de cabello caía sobre su ceja, dándole un aspecto juvenil, aunque él emanaba nada más que ira y sensualidad. Era capaz de admitir esa última parte porque era un maldito idiota—. Ya te puedes ir. Gabe se hubiera quedado ahí, probablemente habría estado hasta cerca de la cara del profesor. Incluso Wes se habría quedado, y a Wes no le gustaba matar a las arañas. El respeto era enorme para ellos, y este chico estaba usando su autoridad de todas las malas maneras, lanzar su peso como si fuera nada más que una molestia. —¿Lisa? —Las cejas de profesor Blake se elevaron—. ¿No tiene una clase a la que ir? —Cierto. —Mantuve mi boca cerrada, aunque quería hablar nuevamente, pero lo último que necesitaba era meterme en problemas o no pasar mis clases; eran todo lo que tenía. Si no me concentraba en la escuela, me centraría en el acosador o incluso en mi pasado. Ambos se habían ido. No podía ir allí, me negaba vivir en ello—. Gracias, profesor, por su... umm, consejo. Él parecía sorprendido; su rostro se frunció un poco antes de toser dentro de su mano y darse la vuelta. De alguna manera mi respuesta le había hecho sentir incómodo. No sé por qué. Revisé mi reloj y gemí mientras caminaba por el pasillo. Si no corría, iba a llegar tarde. Otra vez.

25


CAPÍTULO CUATRO Nunca tuve una mascota cuando era pequeño. Lo que tenía era a Mel. Maldita sea, ella era enérgica. Me gustaba romper ese espíritu; disfrutaba el mal que la hacía hacer y me eché a reír cuando comenzó a caer conmigo, cuando ya no tenía que presionarla para que se metiera con los débiles. Mi mayor logro fue el día que se acercó con una idea que les puso fin a todas las ideas. Un reto de muerte para todos los nuevos reclutas en nuestro grupo de amigos. Esa fue la noche que le dije que la amaba, pero realmente no la amaba. Me encantaba lo que me hacía sentir. Me encantaba eso, en lugar de tener miedo de mí, alimentaba a la bestia. Me alimentaba más que mi adicción a la heroína, más que la cocaína, más que las chicas, los autos rápidos. Me llenaba temporalmente, pero sabía que llegaría a su fin algún día. Ella tenía una conciencia, cuando yo no, así que terminaría y tendría que cambiar mi táctica con ella. ~El diario de Taylor B.

Tristan No esperaba que ella fuera tan dócil. Era una contradicción directa a lo que Taylor había escrito en su diario. Por un minuto, posiblemente un segundo, una semilla de duda comenzó a crecer, pero la aplasté. Estaba haciendo esto por mí, por mi familia. No tenía ninguna prueba de que ella era la misma chica de la que Taylor escribió, sólo tenía una pequeña sospecha; el nombre encajaba, la descripción era la misma, y había encontrado unas cuantas fotos de ella en el diario. ¿Qué había sucedido? ¿Cómo lo empujó por el borde? ¿Por qué no le dijo a alguien? Ella era tan joven; también él. Además, sabía que una disculpa estaba probablemente correcta, pero ni siquiera sabía de qué demonios estaba disculpándose o cómo lo hizo. Estaba destrozado entre sentirme culpable acerca de cómo él la había supuestamente tratado y furioso de que ella había sido la responsable de que él haya saltado desde ese puente. Mi cuerpo dio un involuntario estremecimiento, molestándome. No era esta clase de chico, el que toma venganza. Incluso ya no reconozco el sentimiento exterior. Por fuera era el mismo; pero por dentro era como una tormenta que se estaba gestando, a la espera de explotar en el interior. Agarré el borde de la mesa y tomé algunas relajante respiraciones, cerrando mis ojos, volviendo mi atención a las palabras en esas páginas, las palabras que sellaron mi destino, también el de ella. Ella había acabado con él. Así que por derecho, debo destruirla. Es así cómo funcionaba la vida, era el yin y el yang.

26


Si mis padres me pudieran ver ahora. Sí, no estarían orgullosos; por otra parte, ellos no habían hecho nada para ayudar. En todo caso, ellos fueron el primer catalizador, seguido por ella. Sus brillantes ojos azules se deslizaron en mi línea de visión. Eran iguales que ese mechón azul en su cabello. El que no podía dejar de mirar, el que me mantuvo distraído de mi conferencia. No había planeado terminar la clase tan temprano, pero la mujer me distraía demasiado. Una mirada y estaba tan perdido como él había estado. Ella era como un veneno, uno que necesitaba alejar, para destruir. Sería fácil enamorarse de ella. Hacer que ella se enamore de mí sería la parte difícil. Las relaciones eran construidas por la confianza, y yo iba a obtenerla. ¿Pero primero? Una buena dosis de miedo y respeto. Después de todo, sabía exactamente cómo funcionaba su mente. Ella respondió a los desafíos. El miedo le daba valor. Por lo que iba a ser un profesor muy temible, y ella me iba a amar más que eso. La culpa se deslizó de nuevo mientras las palabras duras acerca de Mel inundaban mi línea de visión. Si lo que él había escrito era cierto, ella había estado en el infierno con él. Lo alejé. Ya no era el chico bueno, quien nunca maldecía, bebía o se drogaba. Iba a ser él, aunque sólo sea por un semestre. Utilizaría su diario como guía, y al final, Dios, encontraré paz. Le di unas palmaditas el diario en el bolsillo de mi abrigo. —Está bien. Finalmente descansarás en paz. —Iba a descubrir lo que realmente había sucedido incluso si me dolía. Le debía eso. La culpa me molestaba otra vez... tragué, dispuesto a admitir que todo lo que hice fue conducido por el miedo. El frasco de píldoras en mi bolsillo se sacudió. Golpeé mi mano sobre él y maldije en voz alta. Él había encontrado la única manera de ser libre. Y no quiero el mismo destino.

27


CAPÍTULO CINCO —¿Todavía me amas? —preguntó ella una noche mientras estábamos acostados juntos en la cama. Siempre me alojaba en hoteles con ella, nunca en casa. No quería mezclar los negocios con el placer. —Por supuesto que sí, bebé. —La mentira era suave, sin esfuerzo—. ¿Por qué? —Pareces distante. Porque lo estaba, porque ella era nada para mí, sólo era un cuerpo, un medio para un fin, un entretenimiento, una mascota, un proyecto, una distracción. ¿Aún no se daba cuenta? No siento cosas; era imposible con todos los medicamentos que tomaba para mi enfermedad, o de cualquier maldita manera como mis padres lo llamaban. Por favor, si fuera un psicópata, habría estado bombardeado cosas. En cambio, intimido a niños, me entretengo, y consumo drogas. Había cosas peores en el mundo. ¿Cierto? ~El diario de Taylor B.

Lisa —¡Sólo espera un segundo! —grité, sosteniendo mi teléfono mientras Gabe me enseñaba el dedo. Hice una mueca y alejé la cámara de mi rostro—. Muy bonito, gracias por eso. —Soy generoso. —Él sonrió. Saylor, su esposa, lo golpeó en el brazo y rodó sus ojos. —¡Ouch! Arrugué mi rostro cuando él se inclinó y llevó la boca de Saylor a la suya, besándola sin sentido en la tienda de Starbucks como si estuvieran haciendo una escena de romance en una película. Tosí. Pero no se separaron. Así que tomé una foto. Me gané otro dedo, pero Gabe todavía no se alejaba de su esposa. —¡Whoa! —La voz de Wes sonó detrás de mí—. ¿Han estado así todo este tiempo? —¿Son todos los casados asquerosos? —expresé en voz alta. Wes se movió alrededor de la mesa con su esposa, Kiersten y me dio un encogimiento de hombros. Quería rodar mis ojos, pero Wes era demasiado agradable y sexy. No olvidemos la parte sexy. Tanto él como Gabe eran como los chicos del cartel

28


para GQ2. Ambos eran rubios, ahora que Gabe decidió teñir su cabello a su color original. Era como mirar a dos superestrellas realmente brillantes. Odiarlos era como odiar al conejito de Pascua. Trata todo lo que quieras, pero te comerás cada pedazo de chocolate en la cesta, sólo espera. —Así que, ¿las clases? —Kiersten se inclinó hacia adelante—. Escuché que te sucedió algo con ese nuevo sexy profesor de psicología. Wes gruñó bajo en su garganta. —Calma chico. —Sujeté mis manos sobre la mesa y me eché a reír—. Además, él no es tan sexy. —Una chica se desmayó. —Las cejas de Kiersten se elevaron—. En clase. —¿Deshidratación? —Me encogí de hombros, tomando un sorbo de café. —O... —Ella se inclinó hacia adelante—. Los rumores son ciertos. —Los rumores... —Gabe se alejó de Saylor con sus labios hinchados—, siempre están basados en verdades. —Así que, ¿realmente hiciste un stripper en ropa interior la semana pasada después de emborracharte en Pike Place? —Incliné mi cabeza y esperé mientras Gabe rodaba los ojos y sonaba sus nudillos—. Exacto. Él abrió su boca. Tomé una foto. Con una mueca, me arrebató el teléfono alejándolo de mí. —Nunca pensé que tendría que pedirte que dejaras las fotos, Miss Paparazzi. Caí en mi asiento. —Es para una tarea con ese profesor sexy. —¡Ajá! —Kiersten apuntó su dedo hacia mí—. Lo sabía. Le di una mirada. —Era sarcasmo, amiga, sarcasmo. —Los chicos hacen que las chicas queden embarazadas —dijo Gabe, mientras que Wes se atragantaba con el café que acababa de robar de mi mano. ¡Se lo merece! —No salgas con ellos. —Vas a ser un gran papá. —Sonreí dulcemente—. ¿Qué? Sólo vas a encerrar a tus hijas en sus habitaciones y vas a… —Imito su voz—. Uh, verán los chicos son malos, hacen GQ (Gentlemen's Quarterly): Es una revista mensual para hombres que se enfoca en la moda, el estilo y la cultura masculina. 2

29


que las chicas tengan un montón de bebés, y saben cómo los conejos hacen que papá se ponga nervioso y… —Muy divertida. —Los ojos de Gabe se estrecharon—. Y por favor no hables de niños todavía… Saylor se rió quedamente a su lado y le apretó el brazo. Mi corazón cayó. Hace mucho tiempo había querido ser eso para Gabe, entonces Taylor sucedió y bueno... Me estremecí, bloqueando los recuerdos dolorosos, las cosas que yo había hecho, las cosas que él había hecho, las cosas que habíamos hecho. —¿Estás bien? —preguntó Wes suavemente. Él era demasiado perspicaz para mi gusto. Si quisiera contar algo, él sería el chico con quien hablaría, pero estaba en una bóveda. Contar significa admitir mi culpa y admitir significaba que probablemente me volvería loca como él. —Sí... —Me enderezo en mi asiento—. Sólo no quiero fallar en mi clase y necesito escribir señales no verbales y tomar al menos una imagen. Y estoy bastante segura que necesito esta primera asignación en la cuenta ya que llegué tarde a la clase de mi profesor, y me metí en problemas. —¿Te azotó? —Los ojos de Gabe eran burlones a través de su café. —Sí, Gabe —dije tranquilamente—. Porque así es como ellos castigan a los malos alumnos en la UW3, con un criterio y una sonrisa. —Lo desearía. —Silbó—. Que no daría por tener a Saylor… Me tapé mis oídos. Él echó la cabeza hacia atrás y se rió mientras Saylor se sonrojaba y ponía su mano en su boca para callarlo. —Entonces... —Wes ignoró a Gabe como era lo usual y se inclinó sobre la mesa—. ¿Por qué no le tomas fotos a las personas aquí en la cafetería? Es decir, pide permiso, pero la mayoría de las personas aquí son súper interesantes, ¿no? ¿Estudiando? ¿Estresado? ¿Cansado? —Se refirió a un chico en la esquina—. Parece que es su quinta taza de café y que sólo durmió una hora. Ve y pregunta, toma la fotografía, haz algunas notas, y proyecto realizado. —Lo haces sonar tan fácil —me quejé. Sonrió. —Soy Wes Michels. Bajé mi cabeza e hice una mueca.

3

UW: Universidad de Washington.

30


—Teléfono. —Él tendió su mano y se levantó. Con sólo unos minutos, no sólo había tomado dos fotos para mí, sino que también había tomado notas sobre dos estudiantes de medicina que habían permanecido despiertos todo el día por lo que habían asumido sería un concurso pop, sólo para descubrir que habían estado en la clase equivocada el día equivocado. —Es por eso no soy estudiante de medicina. —Gabe se estremeció. —¿De verdad? —preguntó Kiersten—. Pensé que era porque le tenías miedo a las palabras largas. —Supercalifragilisticoespiralidoso. ¿Y ahora? —Asintió—. Sigue hablando, Kiersten, o sigue caminando. —Deletréala. —Ella sonrió. —Así que este profesor... —Gabe cambió de tema—. Si trata cualquier cosa, utiliza el gas o el silbato de violación. —Está bien. —Asentí—. Me aseguraré de hacerlo. En la clase. Con cientos de estudiantes. Cuando él me mire feo. —Me parece bien. —Sopló. —Estaba bromeando. Saylor le dio unas palmaditas en el hombro a Gabe. —Tienes que dejar que los pajaritos estén fuera del nido algún día, Gabe. —No, eso no es verdad, y por esa razón… Me inclinó hacia adelante y golpeó mi cabeza contra la mesa unas cuantas veces. —Muy bien, chicos, por tanto, que me encante estas divertidas bromas y charlas agotadoras, realmente tengo que ir a terminar esta tarea, así que ustedes dos —apunto a Gabe y Saylor—, bésense lejos. Y chicos… —apunto a Wes y Kiersten—, vayan a solucionar el hambre en el mundo o algo así. Wes golpea ligeramente su barbilla. —Hecho. —Sabelotodo. —Sonrío—. Ahora, chicos pónganse todos suaves y ardientes en otra parte. Voy a terminar esta tarea si es que no me mata primero, y luego voy a ir a tomar una agradable caminata. —¿Y pensar en tu profesor sexy? —preguntó Kiersten. —Adiós, muchachos. Nos vemos en el beneficio. —¡Vístete elegante! —dijo Gabe mientras salía. —¡Y tu lleva pantalón! —grité mientras abría la puerta de Starbucks y chocaba justamente con el calor. 31


Mi bolso cayó al suelo con un golpe. —Lo siento. —Me incliné para recogerlo y me di cuenta de los zapatos. Zapatos marrones. Los que pertenecía a los pies. Los pies que reconocí antes. Mi mirada se deslizó hacia arriba a los vaqueros oscuros y me deslicé por una cintura ajustada, finalmente aterricé en el mismo ceño que había visto unas horas antes. —¿Tal vez si no fueras tan tarde todo el tiempo, no irías tan deprisa? —Las cejas de profesor Blake se elevaron mientras me ofrecía su mano. No tenía más opción que tomarla, agarré sus dedos, jadeando mientras el contacto me chamuscó de la cabeza a los pies. El sexy profesor estaba en una seria, seria subestimación. Juro, sus ojos grises vieron a través de mi ropa. Su respiración cambió brevemente antes de ponerse de nuevo la máscara. Él asintió hacia los papeles que sostenía firmemente en mi mano. —¿Trabajando en tu tarea? —Sí. —Me mecí en mis talones—. La cafeína es mi droga de elección y todo eso. Él sonrió. No una sonrisa burlona, sino una sonrisa real, una que sentí en todo mi cuerpo como si alguien acabara de atarme a una maldita cama de bronceado y le dieron vuelta. Di un paso atrás, casi chocando con otro cuerpo dejando el Starbucks. —¡Vaya! ¡Reunión de la clase! —dijo una voz masculina detrás de mí—. Oye, ¿puedo obtener una “A” si veo al profesor fuera de clase? ¿Sabes? como ver a un oso en estado salvaje. Los ojos de profesor Blake se oscurecieron mientras se alejaba un poco de mí. —No, Sr. McHale. —Maldición. —Cruzó sus brazos y se echó a reír. —La asignación termina hasta la medianoche —dijo el profesor Blake en recortados tonos y luego nos esquivó y entró en la cafetería. Exhalé de alivio y comencé a caminar hacia mi dormitorio. —¡Oye, espera! —gritó Jack detrás de mí—. ¿Ya lo terminaste? —No. —Quería patear cada piña que viera, pero me abstuve, casi—. Tengo unas cuantas cosas que anotar. —Yo también. —Sonrió con gusto—. Hagámoslo juntos. —Se sonrojó y luego negó—. Me refiero a la asignación. —Sé a qué te referías. —Me reí—. Soy una chica. No pensamos al mismo... nivel. Los ojos de Jack me miraron de arriba hacia abajo. 32


—Lamentablemente. —¿Vas a intentar coquetear o trabajar? —¿Puedo hacer ambos? —No. —Está bien. —Deslizó su mochila sobre su hombro izquierdo—. Vayamos a observar personas. Caminé junto a él, y cuando la costa estaba clara, mientras él hablaba sobre la tarea, miré sobre mi hombro para ver al profesor Blake mirando desde la ventana de Starbucks. —Oye, ¿vienes o no? —preguntó Jack. Su sonrisa era fácil, amenazante. No podía entenderlo; por otra parte, no tengo que reanalizar todo. —Sí. —Rápidamente me di la vuelta—. Sí, ya voy.

33


CAPÍTULO SEIS Era casi demasiado fácil, doblarla a mi voluntad, hacerla pensar que era importante. Quería ver hasta qué punto podía presionarla, así que terminé con ella. Nunca había visto llorar tanto a una chica en toda mi vida. Demonios, tenía que médicamente deshidratarse. Cuando terminó de llorar, asentí hacia la puerta y me crucé de brazos. Salió y cerró de golpe la puerta detrás de ella. Minutos más tarde, regresó corriendo y envolviendo su cuerpo alrededor del mío, me beso fuertemente en la boca. —No puedo vivir sin ti —susurró. Y me reí, porque tenía un pequeño sucio secreto. Ella iba a tenerlo y me reí, desde el infierno. Reí de último. —Lo sé, nena, lo siento. —La besé de regreso, satisfecho de que el juego seguía, que no supiera todavía quién realmente yo era, y lo que ella significaba para mí. Absolutamente nada. ~El diario de Taylor B.

Tristan El calor de la taza de café se filtraba en mi palma. Miré fijamente el oscuro vapor. Amargo. El café es amargo. ¿O tal vez era sólo mi vida? ¿Posiblemente yo? Nada me daba un sentido de satisfacción, ni el café, la comida, o sexo. ¡Ja!, esa era buena. Sexo. ¿Incluso sabía cómo hacerlo? Probablemente no. Después de todo, había sido el chico bueno, el chico de oro, el que no hacía que otras chicas quedaran embarazadas o les quitaba su virginidad en una noche. Mi nombre no era Taylor. Es fácil ver por qué ella se convirtió en una especie de adicción para él; ella sería de esa manera con cualquier chico con ojos de trabajo. Sacar a sus piernas de mi cabeza había tomado mucho más pensamiento del que originalmente tenía intención. Agarro la copa en una mano y saco mi iPad con la otra. Todavía tenía algo de trabajo para terminar, pero odiaba la sensación de estar solo en el aula. Necesitaba el ruido, una distracción. Extraño, que el zumbido constante de voces me calmaban. Divertido, a él no le hubiese tranquilizado, lo hubiese llevado a su destrucción. Las clases, no las voces. —¿Tristan? —Una voz interrumpe mis pensamientos oscuros. Levanté mi cabeza y casi corrí por la puerta. —Wes. —Mi voz ronca—. Ha pasado... un tiempo. —Han pasado años. Montones y montones de años. Intenté deslizarme por los documentos para parecer ocupado, pero 34


Wes fue uno de los chicos, demasiado agradable, demasiado disponible. Él se dejó caer frente a mí y se inclinó hacia adelante, sus cejas arqueadas con interés. —Déjame adivinar. Eres el nuevo profesor sexy. Casi escupí mi café entonces deslicé mi bolígrafo en la pila de papeles que acababa de ordenar aleatoriamente, que no había barajado. —Lo siento, ¿qué? —Tiene a las chicas locas. —Suspiró ruidosamente—. Hombre, algunas cosas nunca cambian. O ellos sí. Como, mucho. —Cierto. —Me reí, haciendo contacto directo con el chico—. No sabía que esa palabra se había extendido... —Es la universidad. —Wes se inclinó hacia atrás, finalmente dándome el espacio que necesitaba—. ¿Qué esperabas? —Su boca cayó abierta por mi encogimiento de hombros—. ¿Qué apellido tienes en estos momentos? Wes sabía demasiado sobre mí, pero entonces otra vez, lo haría. Él sabría todo sobre mí, sobre mi familia. Todo excepto Taylor. No, ese había sido nuestro pequeño sucio secreto, muy bien cubierto por nuestros recursos ridículos y con total falta de moral. —Tristan Blake. —Lamí mis labios y ofrecí un medio encogimiento de hombros—. El usual. —Ah... decidiste dejarlo a un lado... —Wes sonrió a sabiendas—. Buena decisión. No querrás ningún atentado o secuestro. Probablemente arruinaría tus credenciales en el trabajo. Por cierto, ¿por qué estás trabajando? ¿Pensé que estaba en DC? ¿Qué era esto? ¿Veinte preguntas? Moví el café en mi mano y traté de parecer indiferente. —Necesitaba un cambio. Sabes cómo son las cosas aquí, sólo trabajar y nada de juegos. —Desde luego. —Wes asintió, sus ojos volviéndose un poco escéptico—. ¿Cuál es tu MO4?, ¿por qué la UW? —En realidad, tengo mucho trabajo que hacer. —Apunté hacia mi Ipad y me encogí de hombros—. ¿Podemos vernos luego este fin de semana? —El beneficio es este fin de semana. —Wes no parpadeo siquiera—. Tu papá dijo que enviaría un representante. ¿Supongo que ese representante eres tú? Maldita sea. Realmente necesito revisar mi otro calendario. 4

MO: Modus Operandi.

35


—Sí, probablemente. —Genial. —Wes se levantó y extendió su mano. La estreché con firmeza. —¡Nos vemos el domingo! Él se dirigió hacia una pelirroja que lo siguió; su esposa, supongo. Ella era alta, ágil, hermosa, casi exactamente el tipo de chica que había imaginado con la que Wes se establecería. La había visto bastante en las noticias para saber que eran una pareja ideal y me estremecí al pensar en el mal amigo que había sido cuando Wes había pasado por su cáncer. Sí, le envié cartas y lo llamé varias veces, pero nada comparado con estar realmente en Seattle mientras él luchaba. No, lo único que me podría haber traído a Seattle era mi propio egoísmo. Gabe y Saylor, otra pareja que había estado en las noticias sin parar desde que se descubrió que la estrella del pop estaba realmente vivo y no muerto, los seguí hacia fuera, ambos ofreciéndome miradas tentativas como si no estuvieran seguros de si era un amigo o alguien del cual necesitaban alejarse. Es posible porque no estaba sonriendo y probablemente lucía como si rompería mi bolígrafo por la mitad, no era su culpa. Es la mía. Mi culpa. Como todo lo demás. Gabe se detuvo en la puerta y se dio la vuelta, dándome una mirada curiosa. ¿Y divertida? Me imaginé en ese momento, que era normal otra vez: estaba trabajando en la colina, haciendo lo que amaba, haciendo lo que creía. Hubiera sido amigo de ellos. Después de todo, había tenido montones de amigos, familia, compañeros de trabajo. Esa es una cosa sobre la vida. No te das cuenta de lo que tienes hasta que te alejan de ello. O hasta que te enteras que el hermano que nunca conociste… Fue asesinado. Y tu padre trata de cubrirlo. Siempre había querido un hermano. Y ahora no tenía nada. Nada. Antes de incluso comenzar, antes de incluso levantar mis esperanzas, toda esperanza había sido robada de mí por una chica con cabello negro y ojos azules. Agarré la taza de café más fuerte, mi mandíbula apretándose con irritación. El tiempo se iba a agotar más rápido de lo que había previsto. Sólo podía mantener un perfil bajo por más tiempo. Papá pensó que estaba tomando una pausa muy necesaria. Y era cierto. Hasta cierto punto. Me gustaría aprovechar mis vacaciones y luego las cosas volverían a la normalidad. La vida volvería a la normalidad. La comida sabrá bien de nuevo, y dejaré de sentirme culpable por la vida que debí salvar. Por la vida que nunca debí saber que existía. 36


37


CAPÍTULO SIETE Estaba tan borracho esa noche que cualquier cosa con dos piernas se veía bien. Pero la elegía a ella, una y otra vez. Sólo que esta vez, no fue consensuado. Estábamos en el ascensor. Ella siempre había dicho que odiaba los elevadores, haciendo que mi placer aumentara más. Alimenté su miedo cuando desnudé su dignidad. Por otra parte, ella desnudó la mía. Me hizo sentir, cuando lo último que quería hacer era sentir, no sentí nada de emoción durante mucho tiempo. Eso me asustó. Me hizo querer odiarla, odiarla por ser todas las cosas correctas en el momento equivocado. Entonces la violé. Dos veces. Y le dije gracias cuando terminé. Yo era una bestia, pero joder, ella realmente era mi bella. ~El diario de Taylor B.

Lisa —Parezco como si perteneciera a una novela de romance. —Resoplo, mirándome en el espejo de cuerpo entero de Kiersten. Nos estábamos preparando en la mansión de Wes. Y cuando digo mansión, me refiero a una muy grande, HGTV5, te-deja-sin-aliento, Jay-z-no-tiene-nada-comparado-a-él. Había estado alrededor de la riqueza toda mi vida. No era nada comparado a la de Wes Michels. Kiersten se rió y me empujó el hombro. —Recuerdo una vez hace mucho tiempo cuando me vestiste para una fiesta. Considéralo un favor. Levanté mi mano. —¿También te ayudé con el vestido de boda? Así que, técnicamente, las dos veces deben cancelarlo por defecto, lo que significa que no tengo que usar esto. —¿Qué tiene de malo? —Ella cruzó sus brazos. Su vestido era blanco, ancho, como sacado de un cuento de hadas. —Es negro —dije toscamente, levantando la superposición de encaje con mis dedos. El corpiño del vestido estaba tan apretado que apenas podía respirar. Si ella era Cenicienta, yo era la reina mala. De acuerdo, era un baile de blanco y negro. Odiaba el negro. El negro me recordaba a él, a su alma, a las cosas que me había hecho, cosas que me había hecho usar cuando estaba de mal humor, cuando no estaba contento, que era casi todos los días. Había estado demasiado enamorada, demasiado joven, demasiado ingenua para entender. Hasta que fue demasiado tarde. HGTV (Home and Garden Televisión): El canal se enfoca en programas dirigidos a mejoras al hogar y al jardín, mantenimiento, renovación y remodelación. 5

38


—¿Adónde irás? —Kiersten me abrazó por mis hombros. Sus ojos verdes estaban amplios con preocupación—. ¿Estás segura de que te has sentido bien? Muy bien, quería decir. No hay nada como tener un correo de un acosador que resultaba impresionante en mi buzón y hacerle frente a un profesor sexy que parecía que quería patear mi culo para respirar. Entonces estaba Jack, que no me había dejado sola desde que lo ayudé con su tarea la última semana. Si yo soy miel, él era un abejorro. Quiero decir, él era divertido y lindo, pero no tenía ningún interés en los chicos. Otro secreto que guardé. Le había mentido al hacerle creer a Kiersten que yo era una compañera de cuarto normal. Sí, los chicos eran sexys; los encontraba atractivos, pero ya no podía hacerlo. El año pasado, realmente casi vomité encima de un chico con el que estaba tratando de tener sexo. Había intentado tener sexo sin sentido, el sexo loco, y cada vez terminaba tan enferma que me iba. Probablemente ese era el por qué los chicos pensaban que era una provocadora. Si sólo supieran que su boca me recordaba a la muerte. ¿Y sus manos? A una violación. —¡Lisa! —Kiersten me regañó—. Este es un baile de máscaras. Divertirse es parte de ello. ¿Crees que puedas quitar esa mueca de tu rostro y pretendas pasar un buen rato? Deja aquí todo el estrés de las tareas, y vamos. Miré hacia abajo a la máscara en mis manos temblorosas. Él me había hecho poner una máscara una vez. —Tienes razón. —Me obligué a sonreír tontamente—. Lo siento. Es sólo que mis clases han estado muy fuertes este semestre. Su ceja derecha se levantó. —Cámbiate de carrera. Fruncí mi nariz. —Está bien, entonces tu única opción es divertirte y pasarla bien. —Está bien. —Resoplo, todavía apretando la máscara en mis manos mientras nos dirigimos fuera de la habitación. Kiersten enlazó su brazo con el mío. —¡Caramba! —Gabe estaba esperando en la parte inferior de las escaleras—. Encantadoras, señoritas, simplemente encantadoras. Saylor corrió hasta nosotros, en un impresionante vestido de cuadros negros y blancos, uno que Alicia hubiera usado en el país de las maravillas. La luz de arriba hacía brillar la máscara que tenía. Roja. ¿Por qué no podía tener una máscara roja? Negro estúpido.

39


—Demonios —Wes alejó a Kiersten de mí y la besó en la boca—, si no estuviera casado contigo, te lo pediría una vez más. —Sí. —Tosí—. Así que, realmente no es incómodo ser la tercera rueda. Estoy totalmente bien con eso, chicos. Totalmente bien. Gabe se rió burlonamente mientras Wes me daba una mirada tímida y se encogía de hombros. —¿Quién dice que no te tengo una cita esperándote en el baile? —¡Oh mi Dios, Wes Michels! ¡Sabía que podías hacerlo! —Me lancé hacia sus brazos y lo besé en la mejilla—. ¿Tú y tu mucho dinero crearon una réplica exacta del príncipe azul? Se rió. —Nop. —¿Channing Tatum? Las chicas suspiraron detrás de mí mientras Gabe resopló. —Lo siento. —¿Ryan Gosling? —Nop. —Guiñó un ojo, claramente disfrutando nuestro pequeño juego—. Pero creo que te gustará. Después de todo, me han dicho que es muy caliente. Además, crecí con él, bueno, al menos fue hasta preparatoria con él hasta que su familia se mudó. —¡Ah, es un amigo de la infancia! —Mis ojos se estrecharon—. Admítelo. Estás tendiéndome una trampa con el amigo de la infancia que no tiene nada que hacer. —En realidad... —Las mejillas de Wes se sonrojaron—. Estoy seguro que consiguió mucha fama en la escuela. La sala se quedó en silencio. Gabe se acercó a Wes y le dio unas palmaditas en el hombro. —Está bien, hombre. Déjalo salir. —¿Cómo es eso posible? —Saylor preguntó lo que todo el mundo pensaba. —¡Oye! —Gabe cruzó sus brazos y lo miró. —Confía en mí. Ya verás. —Eso fue todo lo que Wes dijo mientras salíamos de la casa y entrábamos a una limosina. Estaba segura que no quería ver, sobre todo teniendo en cuenta que era defectuosa. El tipo de chica que incluso no podía besar a un chico sin conseguir recuerdos traumáticos. Era un tanto como una provocadora y una mojigata. ¿Cómo diablos sucedió eso?

40


—¡A la mascarada, Govna! —gritó Gabe, en un falso acento británico una vez que todos estábamos sentados dentro de la limosina. Di un encogimiento exagerado. —Y es por eso que nunca tienes un rol en UK6. Tu acento apesta, Gabe. Él rodó los ojos, y todo el mundo entró a una fácil conversación sobre la mascarada, sobre el dinero que estaba adquiriendo la Fundación de Gabe, sobre la nueva tecnología que la compañía de la familia de Wes estaba agregando a todos los hospitales locales. Eran como una gran familia feliz de ahorro mundial. Todos haciendo algo para beneficio de los demás, mientras yo no podía dejar de pensar sobre mí misma, mi fracaso, acerca de mi tristeza. Todo el mundo estaba emocionado por el futuro. Todo el mundo excepto yo.

6

Uk (United Kingdom): Reino Unido.

41


CAPÍTULO OCHO —Dime un secreto —susurré en su oído. Era un colector de secretos. Lo usaba como moneda y sabía que, si hubiera tenido todos los de ella, podía poseerla como mi propiedad. —No me gusta ser mala —dijo finalmente—. Pero te amo. Ella tenía dieciocho años. No sabía lo que era el amor. Si yo era amor, entonces estaba seriamente trastornada, tal vez incluso más que yo. Por otra parte, era un gran actor. Era carismático, guapo, rico —¿y la mejor parte? Ella no tenía ninguna maldita pista quien era yo realmente. Ni siquiera sabía mi nombre. ¿Cuán divertido es eso? Me gustaría pensar que al final, cuando esto se haya acabado, cuando me haya ido, habré hecho una cosa bien. Al menos había protegido a mi familia de los demonios. ~El diario de Taylor B.

Tristan La máscara negra cubriría todo mi rostro, dejando un lugar para respirar y dos agujeros para los ojos. Mi cabello caía en ondas sobre mi frente mientras me apresuraba a través de las puertas hacia el salón principal. Generalmente en funciones como éstas, tenía mi cabello peinado hacia atrás, con un aspecto profesional, pero me quedaría sin tiempo para cualquier cosa menos dejarlo como estaba, lo que significaba que probablemente lucía como un indomable demonio. Todo estaba cambiado. El hotel Hilton puede haber sido el escenario para una película inspirada en una regencia7. Estaba nervioso. No tenía ninguna razón para estarlo. No era como si Lisa vaya a estar ahí, o tendría que luchar con la creciente atracción que me cabreaba diariamente. Rechiné mis dientes, poniéndome mis guantes blancos y luego ajustando mi corbata negra. Mi traje era todo negro por encargo, solamente algo que un Westinghouse usaría. Después de todo, esta noche no era el profesor encubierto. Joder, sólo decirlo en mi cabeza sonaba muy mal. Esta noche, era el hijo de un hombre muy importante, muy rico. Y tenía que desempeñar el papel que tuve que actuar toda mi vida. La parte de la perfección. Una sonrisa perfecta y, buen conversador. No era tan vanidoso como para pensar que era realmente todas esas cosas, pero sabía muy bien cómo hacer para que cada persona a mi alrededor comiese de la palma de mi mano. Regencia: Es un período transitorio durante el cual una persona (generalmente de la familia real) ejerce el poder en nombre del monarca titular ya sea porque éste es demasiado joven o viejo, por ausencia del mismo, o por su incapacidad para gobernar por sí mismo. 7

42


La orquesta tocaba suavemente en el fondo mientras las personas se movían al ritmo en medio de la pista de baile. El resplandor dorado del candelabro se mezclaba con la luna plateada elevándose a través de las ventanas y le daba a la habitación un ambiente de cuento de hadas. Unas velas blancas altas estaban colocadas a intervalos en cada mesa buffet, reflejándose en los escalfadores de plata. Y las máscaras. Dios, las máscaras. Estaban por todas partes, ocultando los rostros de los invitados... y sus secretos. A los ricos les gustaba eso —las máscaras. Les hacía sentir misteriosos. El lugar lucía... agradable. Por otra parte, por quinientos dólares por cabeza, el lugar tenía una apariencia más que agradable. Era difícil no pensar en el dinero invertido, considerando que era parte de mi trabajo, aunque una pequeña parte. Me aseguro de dar dinero suficiente para reparar el aspecto familiar. Me aseguro de que mi padre quede bien. Caminé a través de la sala, deslizándome entre los cuerpos de las personas y evadí a una anciana, sólo para tropezarme directamente con alguien en el proceso. Un encaje negro rozaba contra mis guantes mientras ligeramente ponía mis manos sobre sus hombros para sostenerla. Aclaré mi garganta y murmuré: —Disculpa. Unos brillantes ojos azules me miraron a través de una máscara negra. Cubría la mitad de su rostro, haciendo que sus labios rojos luzcan como una invitación, yo casi me inclino hacia adelante para probar. —Oh. —Su voz era ronca—. Fui yo de todos modos. No puedo ver fuera de la máscara. Sonrío, sin quitar mis manos de sus hombros. —Mantenla ahí. —¿Por qué? —Son las reglas. —Asentí severamente y luego le ofrecí una sonrisa—. No quieres ser conocida como una rompe reglas, ¿cierto? —Hmm... —Golpeó ligeramente su barbilla—. Eso depende. —¿De qué? —Me incliné hacia adelante, sin aliento con anticipación. —Lo que obtengo por romperlas —susurró. Su cabello oscuro estaba recogido hacia atrás en un moño apretado; algunos mechones caían por su rostro, tentándome a colocarme detrás de su oreja y luego besarla hasta que me ruegue por más. Mi reacción por ella era violenta. Nunca sentí tanta atracción por una completa desconocida, a menos que cuentes a Lisa y contarla sólo me molesta. Ella había sido de él, no mía. Y, si mis sospechas eran ciertas, ella lo había conducido a la completa locura. No gracias.

43


—¿Bailas? —Deslicé mis manos por sus brazos y la atraje hacia mi cuerpo, haciéndole imposible escapar. —¿Está dentro de las normas? —bromeó. —Sólo si mantenemos nuestras identidades ocultas. —¿En serio? —Se rió—. ¿Estás bromeando o es en serio? —Nunca bromeo. —Niego y me inclino hacia adelante, susurrando en su oído: —Pero esta noche, por ti, haré cualquier cosa. —¡Guao! —Ella se echó hacia atrás y colocó sus manos sobre mis hombros mientras bailábamos al ritmo de los otros bailarines—. Realmente estás avanzando, ¡Sr. Rompereglas! —Ah, y pensé que estaba siendo tan sutil sobre mis sentimientos hacia ti. Un toque rosa floreció en sus mejillas y luego se desvaneció. Rompió el contacto con mis ojos, lamiéndose su labio inferior antes de que su mirada brillara nuevamente hacia a mí como si no se pudiera resistir. Tal vez era el orgullo masculino hablando, pero ese era mi deseo, que estuviera tan atrapada en el momento, en este momento, que se olvidara de sí misma, que se olvidara de todo menos de mis manos sobre ella. Un zumbido de alerta se filtró a través de mis venas. —Eres hermosa —dije sinceramente, sin problemas. —Um, gr… gracias. —No creo en eso de coquetear o ser tímido. —La giré alrededor dos veces y luego la atraje contra mi pecho—. Creo en la honestidad y en la verdad. Cuando una mujer sonríe y te roba el aliento, es malditamente bueno que lo sepa al instante. De lo contrario, ¿cuál es el punto de pensar en ello? ¿El punto de mirarla fijamente? Prefiero que sepa cuál es su efecto en mí. Hace que las cosas sean más justas de esa manera. —¿Justas? —gruñó. —Para cuando la bese. —Giro su pequeño cuerpo otra vez, y su vestido se agita contra mis piernas—. No será una sorpresa cuando mis labios toquen los suyos. No será como una sorpresa cuando mis dedos rocen su cuello, ¿cierto? Su pecho se elevó. —Estoy tratando de averiguar si me gusta tu honestidad, o si es un poco aterradora. —El miedo... —Mis labios rozaron su oreja—, es una herramienta, no una debilidad. Se alejó tan rápido de mí que pensé que iba a caer en el suelo. —¿Qu… qué dijiste? —Es una frase común. —Su rostro, o lo que pude ver de él, se volvió completamente pálido. Estreché mis ojos y me incliné para mirarla más de cerca—. ¿Estás bien?

44


—Sí, sólo que... —Ella movió sus manos y conscientemente frotó sus brazos—. Lo siento. He tenido una semana difícil. Busqué su mano y la deslicé de nuevo a mi cuerpo. —¿Qué pasó? —Lo siento —repite y se rió débilmente—. Para mí no es un hábito confiar en extraños. —Me gradué con honores en Harvard, doble especialización en Psicología y leyes, y he atendido al menos a diez personas que están en este mismo baile. Seguridad está esperando en cada esquina del salón por alguien que grite bomba o saque una pistola, y soy el jefe de todos y cada uno de ellos. Soy seguro. Ahora... hablemos de tu semana.

45


CAPÍTULO NUEVE Le pregunté qué pensaba sobre la muerte. Se estremeció en mis brazos y dijo que no le gustaba hablar de eso. ¿Por qué discutir algo tan horrible cuando éramos tan jóvenes? Me reí con ella y besé su frente, mi corazón latía en mi pecho mientras los demonios me decían que le hiciera daño, ¿cuándo todo lo que realmente quería hacer? Era acostarme al lado de ella, tocarla, hacerla sentir segura, aunque fuera de mí. Aunque siempre sería de mí. Algo estaba pasando entre nosotros, y era impotente como para detenerlo. ¿Cómo detienes el viento? ¿Cómo quitas la lluvia? Te abrigas, pero, ¿qué pasa cuando el abrigo es la razón de su caída en primer lugar? ~El diario de Taylor B.

Lisa —¿Seguridad? —Probablemente estaba mirándolo boquiabierta. ¿Quién demonios era este chico? Es decir, sé que Wes y Gabe tomaban la seguridad en sus eventos realmente en serio. Pero, ¿quién más era el anfitrión? Traté de pensar de nuevo en la invitación. ¿Había un tercer nombre grabado en ella? —Pareces estar concentrada terriblemente mal. Tu semana debe haber sido un infierno. —Su suave voz atrajo mi atención hacia su rostro. No era una de las chicas, quienes adulaban la belleza masculina. Es decir, había estado en la industria del modelaje desde que tenía doce. He visto bastante diariamente, pero él no era guapo. Hasta ahora era más que guapo tanto que tenía que alejar mis ojos hacia otro lado como una estudiante de media. Alto, musculoso con hermoso cabello grueso que tenía mechones de oro y cobre, aunque estaba mal arreglado alrededor de su máscara como si se hubiera montado en una moto y decidió que estaba bien. Sus manos eran enormes; ahuecaban mis caderas como si fueran hechas para mi cuerpo. ¿Y su sonrisa? Brillante. Hermosa. Confiada. Y, sinceramente, estaba un poco asustada de que mi primer instinto, mi reacción visceral, era confiar en él, para seguirlo hacia el agujero del conejo y preguntar por más y más hasta que estuviera saciada. No reaccionaba de esta manera con los chicos. Su tacto no me hacía retroceder, su sonrisa no era lasciva y era honesto acerca de lo que pensaba, decía exactamente lo que pensaba sin dudarlo. Ese tipo de confianza era sexy, y la usaba bien. De hecho, me recordó al profesor, aunque el profesor era un tonto, dudo que incluso sabía lo que era una mascarada, sin decir que no le quedaría un traje tan atractivo como a éste chico. 46


—Así que —forzó, sus labios carnosos curvándose en otra devastadora sonrisa, sus ojos claros brillaban con diversión—, dime un secreto. Me congelé. No tenía nada en contra de los secretos. Pero había sido un juego que Taylor y yo solíamos jugar... algo íntimo, algo que había utilizado contra mí repetidas veces para usarlas cuando estaba celoso o molesto. Me estremecí en respuesta. —O... —Su voz suave se igualó con su sonrisa cautivadora, y el misterioso hombre cambió de táctica—, sólo dime una verdad. —La semana pasada... —Tragué, ignorando el doloroso recuerdo en mi pecho—, tuve que cambiar de buzones siete veces. —¿Siete? —Sus ojos se ampliaron—. ¿No estás satisfecha con la ubicación de tu buzón? Hmm, lo dudo. La única razón por la que una mujer pase por todo ese problema sería esconderse de algo o alguien... ¿evasión fiscal? No, demasiado joven. —Sus ojos me analizan—. ¿Loco ex novio, entonces? ¿O un acosador? Abrí mi boca para hablar, pero negó ligeramente. Sus ojos me examinaron de la cabeza a los pies. —Demasiado educada como para reportar un acosador loco o ex novio. Mi conjetura es que has estado tratando de esconderte de la persona y esperas que desaparezca con un cambio de dirección. —Así es —defendí—. Además, después de que la información fue lanzada al público… Sus ojos se estrecharon. —¿Al público? —No importa. —Sacudí mi cabeza. Lo último que necesitaba era hacerle saber quién era yo realmente. Eso siempre me daba una indeseada atención—. Así que estoy en la Universidad. —No era el mejor cambio de tema que usaba, pero funcionó. Parecía divertido. Sus labios se curvaron en una sonrisa. Algo era tan familiar y ridículamente caliente sobre esa sonrisa. —¿Veinte? Lo miré estupefacta mientras su boca casi toca la mía al final de su pregunta. —¿Eh? —Tu edad. —Sí. —¿Estudiante de segundo año? —¿Puedes dejar de psicoanalizarme ahora? —dije, sin aliento. 47


Se rió con ganas. Su cabeza cayó un poco hacia atrás, dándome una visión de su fuerte cuello. Algo andaba mal conmigo si estaba deseando el cuello del hombre. —Muy bien, así que háblame de tu semana, déjame adivinar, tu nuevo profesor es un idiota. Me uní a su risa, recordando todas las veces que en la semana que el profesor Blake me había escogido en clase. —Sí, algo por el estilo. Creo que me odia. —¿Quién podría odiarte? —Ah, ahí está otra vez esa adulación. Me inclinó, el movimiento roba cualquier control que quisiera tener en sus brazos. Él me atrajo contra su pecho y en una voz ronca dijo: —Prefiero la verdad. Luché para no rodar mis ojos. —Muy bien y aparentemente es muy sencillo. Al parecer lo ofendo con respirar. —La única razón por la que un hombre se puede ofender por tu respiración es porque eres una distracción. —¿Mi vida es una distracción? —¿Para mí? —Sus ojos se estrecharon mientras me giraba luego me tiró en sus brazos—. ¿A la especie masculina? —Me inclinó hacia atrás, su rostro a centímetros del mío mientras susurró: —Me imagino que tu presencia es una distracción donde quiera que vayas. Trago convulsivamente mientras la música terminaba, y él me llevaba a una posición vertical. Un hombre lo golpea ligeramente en el hombro y susurró algo en su oído. Sintiéndome un poco incómoda, envuelvo mis brazos alrededor de mí mientras que él conversa. No leí ninguna expresión en su rostro. Era como si se quedó en blanco. Cuando regresó, estaba con su sonrisa de muerte, y podría haber jurado que mis rodillas tambalearon. —Camina conmigo. Asentí y agarré su mano enguantada con la mía. Él me llevó suavemente a través de la multitud. Nos detuvimos una vez que llegamos al escenario; liberó mi mano y subió. ¿Uh, Wes y Gabe sabían que este chico iba a hacer un discurso? Miré detrás de mí hacia los chicos. La música se detuvo. 48


Cuando miré hacia arriba al escenario, Wes y Gabe se unían junto al hombre misterioso. Lo palmearon en la parte posterior y luego estrecharon cada uno sus manos. Bueno, ¿quién era este chico? ¿En serio? —Gracias a todos por venir —dijo Wes por el micrófono—. ¡Con su ayuda esta noche y las generosas donaciones de W. Enterprises, hemos sido capaces de recaudar más de un millón hacia nuestra meta de 2 millones a finales del año! ¡Muchas gracias! Gabe aplaudió junto a Wes. Salieron del camino mientras mi hombre misterioso se impuso entre los dos chicos, no empequeñeciéndolos, pero fácilmente sosteniendo sus alturas. Él tosió en su puño y luego empujó ambas manos en sus bolsillos; parecía practicado, como si quisiera mostrar ser heredero de vulnerabilidad. Sus ojos conectaron con los míos, dándome un aspecto posesivo-oscuro, antes de dirigirse a la multitud. —Como el Director General de W. Enterprises, estoy más que feliz de agradecerles a todos los donantes y en nombre de mi padre, realmente apreciamos el apoyo continuo de todos hacia la mejora de la salud en el área metropolitana de Seattle. Más aplausos. Pero las piezas no estaban cayendo en su lugar. ¿Así que él era el director general de una empresa? Encaja, supongo. Vestía bien, y él había mencionado la seguridad, pero, ¿qué tipo de director tenía ese tipo de seguridad? Los chicos bajaron del escenario. Gabe deliberadamente me golpeó y me guiñó un ojo antes irse, probablemente a encontrarse con Saylor, y Wes se detuvo justo frente a mí. —Así que... —Su sonrisa era descarada—. ¿Te estás divirtiendo con tu príncipe azul, Cenicienta? Estreché mis ojos y me crucé de brazos. —Te refieres a que ese es el chico eso… —Creo que merezco un “lo siento, Wes, por dudar de tu capacidad” Levanté mi mano. —No sucederá. —Por supuesto, el gran Wes Michels conoce a la chica más linda en la sala. —El misterioso hombre se acerca a nosotros. Él envuelve un brazo a mí, tirándome más cerca de su cuerpo. Me gusta. No debería, pero lo hace. —Divertido, no veo a mi esposa. —Wes guiñó un ojo—. Y sí, Tristan, esta es… —¡Sin nombres! —dije, sonando como una completa idiota. —No queremos romper las reglas. —El misterioso hombre se inclinó hacia abajo, su aliento caliente en mi cuello—. ¿Cierto? Oh claro que sí, realmente, por supuesto. 49


—Nop. —Mi voz salió como un chillido—. ¡Lo siento, Wes, pero sin nombres hasta desenmascararnos a la medianoche! Wes levantó sus manos y sonrió. —Debe ser muy, muy interesante. —Se cubrió el rostro con su mano y miró hacia otro lado—. Sí, voy a ir a buscar a mi esposa... y bailar. Ustedes dos... —Él lamió sus labios—. Diviértanse hasta medianoche, entonces. —Hasta la medianoche. —Asentí, apoyándome más al calor del cuerpo sólido junto a mí. Él olía a colonia cara, no abrumadora, solo sexy. Tan sexy que luchaba contra el impulso de girar mi cabeza un poco y respirarla. —Así que... —Su voz suave vibró—. ¿Bailamos bajo las estrellas? Riéndome, me retiré y le robé una mirada a su rostro. —¿Quién eres? —Nadie importante. Suspiré. —¿Y tú? La chica más hermosa en la sala... ¿quién eres tú? —Sus ojos tomaron otro tono oscuro, cautivándome, haciéndome inclinarme, para descubrir sus secretos. —¿Hasta la medianoche? —Mi cuerpo se sacudió con ganas. Quería más. Por primera vez en un tiempo realmente largo, quería más, y yo quería que fuera él—. Tu pareja de baile. Llevó mi mano a sus labios. Sus ojos claros brillaban con hambre mientras colocaba un beso suave en mi muñeca. —¿Y mañana? ¿Qué soy mañana? ¿Estaba temblando? —Supongo que veremos. —Tan estratégicas tus respuestas. Me encanta una mujer que conoce su mente. — Dejó caer mi mano y me llevó hacia las puertas dobles. Cuando las abrió, de repente estábamos en un balcón mirando el horizonte de Seattle. —Hermoso. —Respiré—. ¡Y mira, sin lluvia! —Por favor no me digas eres una de esas. —Se rió, inclinándose sobre la barandilla mientras metía sus manos en sus bolsillos. —¿Qué quieres decir? —Me volví hacia él, mi respiración forzada. Parecía tan depredador. Incluso relajado, parecía dispuesto a saltar. —Uno de aquellas horribles personas que difunden rumores acerca de que Seattle no tiene nada más que lluvia cuando lo opuesto es cierto. —Su cabeza se inclinó con diversión. Sus labios gruesos se presionaron mientras miraba brevemente hacia el horizonte y luego de nuevo hacia mí, revelando una sensual sonrisa que alejaba mi 50


respiración. Daba miedo la forma de que un completo desconocido podría hacerme sentir, me evocaba con una mirada. —Llueve mucho aquí. —Encontré mi voz y di un paso tentativo hacia él. La punta de su lengua se deslizó a través de su boca, pinchando su labio superior, casi como si estuviera pensando en lamer mis labios, no los de él. —Me gustaría llamarlo niebla. —Bien, niebla mucho en Seattle. —Mis ojos no podían dejar de mirarlo, seguía viendo su rostro, entretenida por cada movimiento que hacía. —Mágico —murmuró reverentemente—. La niebla. No hay manera que salga y decirte eso después de sólo conocerte en una simple hora... ¿no crees? Después de todo, soy honesto, pero no quiero parecer demasiado intenso diciéndote que pareces un ángel bajo las estrellas… un oscuro ángel. Traté de encogerme de hombros, pero parecía afectada por sus palabras. —¿Hmm, no es la oscuridad algo malo? ¿No quiere decir que soy un ángel caído? Se rió, sacando sus manos de sus bolsillos y suavemente acercándome hacia a él. Sus piernas sujetas a mis lados mientras mi vestido se inflaba a su alrededor. Fuertes dedos rozaron mi quijada mientras besaba suavemente mi mejilla y susurraba: —Estoy bastante seguro que esos son la mejor clase.

51


CAPÍTULO DIEZ —Demuéstrame que me quieres —exigí una noche cuando estábamos en una fiesta. Ella me dio esa mirada, la que decía que tenía miedo, pero no sabía cómo arreglarlo. —Tay... —Negó—, sabes que te amo. ¿Qué más quieres que haga? —Ella estaba al borde de las lágrimas. Me sentí en parte malo y bueno. Su reacción me saciaba. Sus lágrimas me destruían. Necesitaba estar entumecido de nuevo. Era la única manera de mantener a los demonios afuera, la única manera de mantenerlos a todos. El dolor era demasiado. Así que, me deslicé en mi bolsillo y saqué un puñado de pastillas, las lancé a mi boca y susurré: —Bien, entonces sólo mátame. ~El

diario de Taylor B.

Tristan Era como una droga. Con cada mirada que me daba, quería más; con cada palabra que decía, me inclinaba más. Algo sobre ella era oscuro. Normalmente no me atraían este tipo de cosas. Era el niño de oro, después de todo. Pero era divertido —en ese momento— siendo yo mismo y preguntándome ¿qué pasa si no me preocupo por el diario, por Taylor o Lisa? ¿Y si fuese sólo yo en este momento con esta impresionante mujer? ¿Qué haría? Cerré los ojos y apoyé mi frente contra la suya. Una respiración inestable se escapó de sus labios. —Voy a besarte en este momento. —¿Estás tratando de prepararme o me estás pidiendo permiso? —murmuró, su voz me hacía señas como un sonido de sirenas. —Ambas. —Mis labios se deslizaron cerca de los suyos—. Supongo que es justo. —¿Justo? —Ella se alejó un poco hacia atrás—. ¿Cómo así? —Diez mil. —Incliné mi cabeza y vi su pulso saltar sobre su cuello—. Así son la mayoría de las terminaciones nerviosas, en promedio, en tus labios. En consecuencia, cuando tu cuerpo anticipa placer, la acumulación es la mejor parte. Imagínate, esos diez mil nervios inflamándose, permitiendo que la sangre que surge a través de ellos por la 52


anticipación de… ¿qué? —Extendí mi lengua por su labio inferior y susurré—: de ser tocado. Pido permiso, no porque sea un caballero. Es realmente todo lo contrario. Pido permiso para que el cerebro anticipe placer antes de que te haya tocado. Pruebo sus labios otra vez y abruptamente sumergí mi lengua en su boca. Entonces apenas rápidamente me retiré. —El cuerpo humano es un instrumento. Sabe cómo dominar todo... y bueno... — Dejo que mi voz se detenga mientras muevo mis manos lentamente sobre sus hombros y atraigo su cuerpo al ras contra el mío. Nuestras bocas se encontraron suavemente al principio. Profundicé el beso, memorizando su sabor, sabiendo que no experimentaré un beso como este de nuevo en mi vida. La forma en que su aroma, sus suaves gemidos destruían mi cuerpo, destruyéndome desde la parte más profunda de mí, estaba simple y llanamente alterando mi vida. Y me gustaría pensar que había besado a muchas mujeres. Había estudiado la psicología de la sexualidad. Era un experto en el placer. Pero ella me estaba enseñando, absolutamente causando estragos en todo pensamiento lógico mientras su lloriqueo suave se deslizaba sobre mí. La sangre surgió a través de mi cuerpo mientras se apretaba por su proximidad Ella se alejó, sus labios hinchados. —Esa… no fue una advertencia suficiente. Me reí suavemente, ahuecando la parte posterior de su cabeza y gentilmente la atraje hacia la mía y la besé una vez más, mis labios inclinándose de forma diferente, buscándola, consumiéndola, sacando placer de sus labios como si fuera mi objetivo de vida para descubrir cada secreto que poseía. Sus brazos se envolvieron alrededor de mi cuello. Era tímida; no se empujó contra mí, no envolvió sus piernas alrededor de mí o gimió en mi boca como si estuviéramos teniendo relaciones sexuales en lugar de besarla. Mis manos se movieron hacia sus caderas, y la levanté en el aire y la llevé hacia atrás hacia la pared de ladrillo. Todo el tiempo, nuestras máscaras chocaban. En frustración, arranqué la suya, y luego la mía. Las sombras de la luna ocultaban nuestros rostros mientras la besaba con fuerza, perdiéndome en ella. Sus uñas se presionaron en la parte trasera de mi cuello mientras movía mi cabeza con más fuerza. Gimiendo, la bajé al suelo mientras coloqué mis manos en la pared de ladrillo para evitar quitarle el vestido de su cuerpo. Gritos comenzaron a escucharse desde el salón. —¡Diez, nueve...! —Ocho —susurré contra su boca—. Siete.

53


—Seis. —Ella suspiró, su respiración parecía forzada mientras su lengua encontraba la mía otra vez—. Cinco. —Cuatro, tres. —Me moví hacia atrás y deslicé algunos besos por su cuello. —Dos. Nos apartamos, ambos respirando con dificultad. La gente salió al balcón mientras los fuegos artificiales comenzaban, iluminando el cielo. Y también nuestros rostros. Y lo único que podía decir mientras ella abrió la boca con horror era: —Oh, mierda.

54


CAPÍTULO ONCE El dolor se detuvo completamente esa noche. Recuerdo caer al suelo. Estaba sonriendo como un maldito tonto, y ella estaba sollozando. Me mantuve susurrando: —Tu culpa, tu culpa... Cuando realmente sabía que yo había tomado las pastillas. Pero también sabía, ¿que si ella nunca me dejaba? Es también como si muriera de todas maneras. Necesitaba mantenerla conmigo a toda costa. Incluso si significaba lastimarla. ¿Ves? Realmente tenía que protegerla de mí¸ pero al final, realmente no quería. Era demasiado egoísta para querer. ~El diario de Taylor B.

Lisa Me cubrí mi boca con mis manos y casi me desmayé. El hombre misterioso era mi profesor; el profesor era mi hombre misterioso. La misma persona. El Sr. Blake. O Sr. Loco Blake. Santa mierda. Necesitaba ayuda profesional. El único hombre que fui capaz de besar en más de dos años sin ganas de vomitar, ¿y era mi profesor? ¿EN SERIO? El que me odia. Oh no, incluso le dije que mi profesor era un idiota. Los ojos de Tristan se volvieron de muerte cuando susurró: —Oh mierda. —Miró hacia abajo al suelo, luego de nuevo a mí. Mi boca todavía colgaba abierta y por suerte para mí, mis labios aún estaban hinchados y con la sensación de hormigueo por nuestros besos. ¿Podría ser echada de la escuela? ¿Él podría perder su trabajo? —Debería... —negó—, irme. Debería irme. Parecía que quería quedarse, quería decir algo, pero cuando abrió su boca otra vez, todo lo que salió fueron más groserías. Divertido, la máscara tenía me protegerme, dándome una noche como la inocente princesa que podría tener un beso con un príncipe. En el minuto que la máscara no estuvo… Me vio por lo que yo era. 55


Lisa, la modelo famosa, Melanie, quien había caído de la faz del planeta, cambió su nombre y no pudo llegar a tiempo para salvar su vida. Me sentía sucia, vergonzosa, casi sabía todos mis secretos, sabía mi pasado, aunque sabía que era imposible. Con lágrimas nublando mi visión, salí corriendo y entré al salón de baile. Cuanto más pensaba en el rechazo, su rostro espantado, más rápido caminaba, hasta que estaba cansada. Wes y Gabe estaban al otro lado de la habitación, mirando alrededor, probablemente buscándome. Me metí por la puerta más cercana que pude encontrar y recobré el aliento en el pasillo. —Bueno, bueno —dijo una voz profunda detrás de mí—. ¿La perra finalmente descubrió a su príncipe? Me di la vuelta tan rápido que mi tacón se rompió. Una mano enguantada en cuero cubrió mi boca. El rostro del hombre estaba oculto con una máscara completamente negra, solamente no había lugar para los labios, y donde deberían estar los ojos, estaban cubiertos en material negro. Su traje era negro. Intenté gritar, pero el guante de cuero me cubrió. —Te he estado viendo —dijo, su voz era rugosa como si la máscara estaba conteniéndolo de salir a través de ella—. Y voy a hacerte pagar por lo que hiciste. Eres una verdadera puta, ¿lo sabes? Luché contra él y grité otra vez. Mis piernas patearon, pero él sólo se rió. Mi cuerpo entero se movió con miedo. Su risa era burlona, psicótica. Me revolví contra él, al mismo tiempo luchaba por respirar mientras el pedacito de cuero se deslizaba en mi boca y empujaba contra mi nariz. La puerta al salón de baile se abrió. —¿Lisa? —El profesor Blake se percató de mí y empezó a correr en nuestra dirección. —Esto no se ha acabado. —El hombre me empujó al suelo. El aire salió de mis pulmones por el impacto. Tosí, mis pulmones quemando por la combinación de terror y no poder respirar muy bien. El chico ya estaba bajando las escaleras y fuera de vista cuando miré a lo largo de la sala. El profesor Blake me alcanzó y me tiró en sus brazos. Comencé a sollozar histéricamente contra su pecho, incapaz de controlarme. Todo el tiempo que recibí esas cartas, nunca pensé que iba a suceder. ¿Quién haría eso? ¿Quién incluso lo SABÍA? —Shh —susurró contra mi cabello—. Todo está bien. —Con sus brazos a mi alrededor, sacó un teléfono celular de su bolsillo y gritó en voz alta órdenes—. Él acaba de dejar el piso del salón de baile, tomó la escalera oeste. Encuentren al bastardo. Cerré los ojos e inhalé su aroma. Sabía que no duraría mucho tiempo. Después de todo, estaba llorando en los brazos de un chico al que realmente no le gustaba mucho. 56


¿Para colmo todo el hecho de que él era mi profesor? Sí, hablaba sin sentido. Pero, aun así, su olor era reconfortante, su abrazo familiarmente fuerte. —¿Crees que puedes levantarte? —preguntó después de unos minutos. —Sí —dije con voz áspera—. Aunque rompí mi tacón. Con un asentimiento, me ayudó a levantarme y salí del suelo y en sus brazos como si pesara una pluma, que, con mi estatura, sabía que no era exactamente así. Él se apoyó contra la puerta y la abrió luego volvió su mano a mis piernas, me llevó al salón de baile. —¿Tristan? —gritó Gabe sobre la música—. ¿Qué pasó? —Gabe caminó hacia nosotros. Una mirada de pura rabia cruzó sus rasgos mientras veía mi rostro y luego al del profesor Blake —Tristan. El nombre era bonito, mejor que, profesor Blake, menos prohibido. —Fue atacada —respondió Tristán. Al mismo tiempo que empecé a decir: —El profesor Blake… —¡Hijo de puta! —Gabe se lanzó hacia él, pero Wes intervino justo a tiempo, envolviendo sus brazos al alrededor de Gabe mientras lo empujaba a un lado y se acercaba. —¡Alto! —medio sollocé—. Fui atacada por alguien más, no por el profesor Blake. —Tristan. —Sus ojos destellaron, retándome a argumentar—. Es Tristan. Le di un débil asentimiento y me estremecí, demasiado trastornada para luchar. —¿Qué pasó? —preguntó Wes suavemente, mirándome y luego a Tristan. —Un tipo... —Mi voz tembló mientras me abrazaba a mí misma. Tristan me acercó más a él. —Él, Umm, llevaba una máscara, pero cubría su boca así que, no pude escuchar su voz muy bien ni ver sus ojos. Dijo que me iba a vigilar, sólo me amenazó. Una palidez se arrastró en el rostro de Gabe. Él entrecerró sus ojos y presionó sus labios en una línea delgada mientras se precipitaba más allá de Wes. Su expresión se suavizó, y acunó mi rostro contra sus palmas. —Lisa, ¿estás…? —Bien —mentí—. Estoy totalmente bien. Nada que no he manejado antes, Gabe. Tú sabes eso. No se lo creyó. Sus manos se apoderaron más. —Sabes que nunca ha sido de esta manera —dejó escapar—. Ningún fanático loco ha hecho contacto físico real. 57


—Seguridad —dijo Tristan a mi lado. —Demonios. —Gabe soltó mi rostro—. Incluso no pensé en eso. —Si ella está en su clase... —Wes negó, luciendo más irritado por un minuto—. Necesitamos seguridad para ambos. —¿Qué? —Solté una respiración rápida—. No es que sea indiferente, pero, ¿Tristan no tiene la suya propia? ¿En una pelea? Él destacaba sobre el hombre. Wes compartió una mirada con Gabe, una que no podía interpretar. —Cierto, pero el padre de Tristan… —Será notificado —dijo Tristan suavemente—. Hablaré sobre los detalles de seguridad esta noche y me aseguraré de que la casa tenga una protección extra. Además, nadie es consciente de que estoy aquí, recuerda, ¿Wes? —Pero acabas de dar un discurso —sacudí mi cabeza; algo no tiene sentido. Gabe despejó su garganta. —Pero, Lisa, ellos creen que él está aquí para dar el discurso y luego regresar a… —Mi trabajo, que, coincidentemente, no es un profesor universitario a tiempo completo. —Tristan se encogió de hombros—. Me tomé unos meses para alejarme de la empresa y despejar mi cabeza... —¿Puedes hacer eso? —Mis ojos se estrecharon. La distracción confusa del otro mundo de Tristan era un cambio agradable del terror que todavía bombeaba a través de mis venas. —Él puede probablemente hacer lo que demonios quiera, teniendo en cuenta todas las cosas. —Wes se encogió de hombros y le dio un breve guiño a Tristan—. Probablemente te deberíamos regresar a los dormitorios, Lisa. —Yo la llevaré —ofreció Tristan. La mano de Wes se congeló en mi brazo, mientras que las fosas nasales de Gabe se ampliaron con irritación. Tristan envolvió su brazo alrededor de mí. —Deberíamos hablar. La dejaré sana y salva y me aseguraré de que esté en su dormitorio. Gabe no parecía estar contento con la idea, pero Wes lo palmeó dos veces en el hombro e inclinó la cabeza hacia la puerta. —Entonces los dejaremos. Tengan una buena noche, y Lisa, llámanos si tienes miedo. Y por el amor de Dios, por favor, usa la pistola eléctrica rosada, la que Gabe se burla antes de que te compre un arma y la esconda en tu mesita de noche. Asentí y los vi alejarse, sabiendo que cada paso que daban significaba que estaba aún más sola con Tristan. ¿Estaba loca? ¿Permitirle cuidar de mí? Estaba medio tentada 58


a correr detrás de Gabe; por otra parte, eso no hará las cosas menos incómodas cuando me siente en clase el lunes por la mañana y tenga que verle el rostro a Tristan o, supongo, al profesor Blake otra vez. Sin voltear, susurré: —¿Vamos a hablar o a hacerlo, profesor? Eso hizo que riera, caminó, y me atrajo a su lado. —Bueno, técnicamente tengo una casa en Hawaii. —¿Qué? —No es medianoche en Hawai... todavía no. —Oh. —Tragué y miré hacia otro lado tímidamente. —Vamos. —Besó mi cabeza y me dirigió hacia la puerta—. Creo que sé cómo ponerle fin a esta noche de una buena manera.

59


CAPÍTULO DOCE —Casi moriste. —Ella lloraba contra mi cuerpo mientras trataba de levantar mi mano para meter su cabello detrás de su oreja—. Por favor no vuelvas a hacer eso otra vez, Tay. ¡Nunca más! —Te importa. —Mi garganta se sentía como si estuviera en llamas. Hablé de todas formas: —¿Realmente me amas? —Así es. —Entonces quiero que hagas algo por mí... —Mi voz se detuvo y me sentí malditamente en la cúspide cuando su rostro se volvió totalmente blanco. ~El diario de Taylor B.

Lisa Caminamos agarrados de manos hacia al frente del hotel. Tristan presentó su boleto al aparcacoches. Estaba temblando de frío, pero no porque tenía frío. Aún sentía las manos de ese tipo loco sobre mí. Y eso apesta, porque él arruinó lo que habría sido un buen recuerdo de las manos de Tristan. Estaba bastante segura de que era lo último que Tristan quería tocar ahora. Quise pretender que nuestras máscaras permanecían en su lugar, que los besos todavía me hacían olvidar, es mejor que recordar el tipo de chica que realmente era. La inseguridad era una batalla dura cuando eres mujer. ¿Añádele a eso la industria en la que crecí y luego a Taylor en sí mismo? Y luché diariamente, luché contra las miradas que las personas me daban y luché contra un fuerte sentido de detestarme que llevaba conmigo noche y día. Sólo el pensamiento de mis demonios, de Taylor, causó que mi cuerpo diera un escalofrío involuntario. —¿Tienes frío? —Tristan se quitó su chaqueta y la puso en mis hombros. Olía como él, y me sentí segura otra vez. Miré hacia él, y mi boca se volvió seca. Su camisa negra de botones se ajustaba a cada músculo y hendiduras de su cuerpo como un guante. Aclarando mi garganta, me obligué a mirar hacia otro lado, a pesar de que quería hacer unas tomas dobles. Un Tesla negro se detuvo al borde de la acera. —Somos nosotros. —Tristan tomó sus llaves mientras el aparcacoches se las arrojaba en su dirección y abría mi puerta. Casi temí entrar. No salía sin Gabe y Wes y no sabían de autos. Siempre había pensado que los autos decían mucho sobre una persona. Y, ¿el hecho de que él 60


conducía algo caro y respetuoso con el medio ambiente? Bien sinceramente, sólo gritaba CEO y ecologista. Suaves asientos de cuero se amoldaron a cada curva de mi cuerpo, me recosté hacia atrás contra el reposacabezas. La navegación se activó, y una vieja canción de Jay Z comenzó a sonar en el fondo. En serio quería reír, pero tenía miedo de que haya olvidado como, sobre todo después de esta noche. Gabe no sabía acerca de la violación cuando era más joven. Ni siquiera estaba segura si era violación. Es decir, ¿es violación cuando estás en una relación sexual con alguien, y todavía te obligan? La bilis se levantó en mi garganta por las palabras de Taylor. Las bloqueé, así como intenté olvidarlo, la manera en que sonreía me hacía hacer cualquier cosa con sus suaves órdenes. Juro que nunca permitiré que un chico me controle otra vez. No de esa manera. Incapaz de dejar de temblar, agarré la chaqueta de Tristan más cerca de mi cuerpo mientras él conducía en silencio a través de la ciudad. —Lisa —dijo, bajando la música—. ¿Estás segura de que estás bien? —Oh, sí. —Traté de parecer indiferente—. Me atacan todo el tiempo. He sido la doncella en peligro varias veces. —No —murmuró—. No hagas un chiste de algo tan grave. Te estoy preguntando si estás bien. Quiero una respuesta directa. No que ruedes tus ojos, o te encojas de hombros. Demonios, si te encojes de hombros una vez más, no seré responsable de mis acciones. Sólo dime, ¿estás bien? Y, ¿hay algo que pueda hacer para hacerte sentir mejor de lo que estás ahora mismo? Lamí mi labio inferior mientras las lágrimas llenaban mis ojos. —No. No estoy bien. —Lisa… —El primer chico que me ha interesado en años resulta ser mi profesor. No sé quién diablos es, que, al parecer, necesita seguridad y realmente no trabaja como profesor durante todo el año. Oh, ¿y la mejor parte? Fui atacada por algún loco que probablemente vio una foto mía en Victoria’s Secret y pensó que era fácil, así que decidió subirse por un paseo. Entonces, ¿estoy bien? —Me reí amargamente—. No, no estoy bien. Probablemente nunca estaré bien. Nunca habrá un momento en mi vida cuando no despierte a media noche asustada de que tal vez alguien esté en mi habitación. Y ésta vez probablemente no será la última vez que algún asqueroso piense que tiene derecho a tocarme sólo porque me quité la ropa y caminé por una pasarela. No, Tristan. No estoy bien. Excepto por el sonido del calor a través de los orificios de ventilación, el auto estaba en silencio, Con una maldición, Tristan hizo un giro tan brusco que casi golpeé mi cabeza contra la puerta. Él no dijo nada, sólo condujo como si estuviera en una persecución de 61


autos con los policías. Fuimos hacia La Calle del Este de Denny y seguimos hacia La Avenida de Madera. Sabía que las casas de ahí estaban por encima del agua con increíbles vistas y códigos postales ridículamente caros. El auto se detuvo en una casa de aspecto moderno con cuatro plantas. Tenía grandes ventanas y el aspecto de una casa de playa; ya sabes, si una casa de playa costara unos cuantos millones y tuviera un portón de seguridad delante de ella. Cuando entramos a través de los portones, él detuvo el auto y suspiró. —Puedo manejar un montón de cosas... —Tristan me miró—, pero saber que estarás asustada esta noche no es una de ellas. Por lo tanto, voy a mostrarte mi habitación de invitados. Voy a llamar a Wes y Gabe, decirle que estás a salvo, y mañana te llevaré nuevamente a la escuela. —¿Eso sería antes o después de clase? —Había inclinado mi cabeza burlonamente. —Antes. —Sonrió—. Sabes cómo me siento cuando los estudiantes llegan tarde. Asentí y rompí el contacto con sus ojos. —¿Te despedirán por mí? —Por supuesto que no. —Se encogió de hombros—. Porque, Lisa, no hay un tú y yo... No sé qué decir. Eres hermosa... pero tú no eres mi hermosa. ¿Qué significaba eso? El rechazo me golpeó justo en el pecho. Era difícil respirar, pero fui capaz de asentir, demasiado avergonzada para discutir mi caso, para arrojarme a través de la consola y explicarle que me hizo querer otra vez, me hizo desear. Que su beso sanó cosas que no sabía que había necesitado curación. Pero en cambio, fui valiente. Estaba tan cansada de ser esa chica. La valiente chica que fingió como si todo estaba bien. Al mismo tiempo, la culpa y el miedo continuaron deslizándose sobre mis hombros, haciéndome caer bajo presión. No lo pude evitar, pero siento como que me lo merecía. Había tenido mi parte en el pasado, y ahora éstas eran las consecuencias. Al parecer, no ser feliz en cualquier tipo de relación era una de ellas, porque altamente dudaba que tendría esa misma reacción con cualquier otro chico. —¿Pijamas? —le pregunté, tratando de distraerme de revolcarme. Tristán sonrió. Lo sentí hasta los dedos de mis pies, casi miré hacia otro lado, pero intenté sostener su mirada. —Estoy seguro que voy a averiguar algo. —¡Bueno, al menos sé que no vas a seducirme! Abrí la puerta y la cerré de golpe detrás de mí entonces ajusté mi vestido, sólo para sentir las manos de Tristan en mis caderas y sus labios en mi oreja. —Creo que nunca hice esa promesa. 62


63


CAPÍTULO TRECE —Vamos —le supliqué desde la cama del hospital—. Me hará sentir mejor. —Pero eso está mal. — Sacudió la cabeza—. Tay, eso está muy mal. ¿Por qué le haría eso? ¡A alguien! —Estoy aburrido —resoplé. Ella vaciló, y usé eso como un profesional. Sabía que se rendiría; haría mi oferta. Eventualmente asintió, y le dije los detalles de quién era el objetivo y cómo lo iba a avergonzar —el vídeo sería viral como lo eran mis videos generalmente, y una vez más tenía la delantera. La controlaba, y necesitaba que recordara que a pesar de que ella me había debilitado, todavía tenía control. Y era mía. Para siempre. Ella era mía. ~El diario de Taylor B.

Tristan Las luces se encendieron automáticamente una vez que entramos en la casa. Se sentía raro, traer a una mujer a casa, desde que normalmente no hago ese tipo de cosas, me daba miedo el escándalo que le causaría a mi familia. Siempre salía con chicas que mi familia aprobaba, mujeres que rodeaban los mismos círculos y sabían la importancia de la imagen. Si nos veíamos, nos reuníamos en hoteles que eran propiedad de mi padre. Si íbamos a la misma habitación, tomaba una bebida en el vestíbulo mientras ella se dirigía al ascensor. Diez minutos más tarde la seguía, y repetíamos un proceso similar la próxima vez. Mi seguridad seguía a alguien sospechoso, y era un tiempo agradable para todos. Nada escandaloso. Nada incorrecto. Y el sexo menos que estelar. Después de todo, ¿qué había de escandaloso sobre planear el sexo y reuniones? ¿Acerca de ligar con una mujer que conocía desde la infancia? Hablando de eso, miré hacia abajo a mi teléfono e hice una mueca. Siete llamadas perdidas. Ella podía esperar; él podía esperar; todos podían esperar. Ellos sabían que me estaba tomando un descanso, y eso significa de todo, incluyéndolos. Hice mi deber familiar atendiendo la beneficencia y ahora... ahora iba a tratar de fingir que no tenía una de las mujeres más sexys viva sola en mi casa. —Guao. —Lisa hizo una pirueta—. ¿Tiene cuatro pisos? Asentí. —Y una vista en cada habitación. —Gabe amaría este lugar. —Suspiró en voz alta y luego deslizó su mano a través de la encimera de granito en la cocina—. Él tiene una cosa por las casas. 64


—Lo sé. —La seguí a la cocina—. Desde la muerte de su prometida y su obsesión con la vida en Seattle. El rostro de Lisa se congeló, sus dedos golpeando contra el mostrador. —¿Desde hace cuánto tiempo has conocido a Gabe? —Sus hombros estaban tensos. —No mucho —dije rápidamente—. Sin embargo, he conocido a Wes, toda mi vida. Ella se volvió y sonrió débilmente. —Así que, ¿eso te hace seguro? —No —contesté honestamente—. Probablemente no el seguro que estás pensando. —Caminé a su alrededor—. ¿Seguro de cualquier tipo de daño? Absolutamente. ¿Pero seguro? ¿Qué es la seguridad? —Sonreí inocentemente—. Y, ¿realmente quieres estar segura todo el tiempo, o sólo en determinadas circunstancias, donde sabes que no tienes el sartén en la mano? —Eres demasiado filosófico para mi gusto. El brillo todavía no estaba en sus ojos. Sentí que tenía que arreglarlo, arreglarla, arreglar lo que había sucedido entre nosotros, aunque todavía no sabía qué diablos estaba haciendo. Le había dicho que ella no era mía, no mi tipo de belleza. Porque sabía, maldita sea, yo sabía, que ella había sido de él. ¿Y tomarla? ¿Realmente tomarla? ¿Ahora mismo? Parecía mal. Era un error. Y de repente no estaba bien con el plan que llevaré a cabo. Si pudiera retroceder el tiempo y hablar conmigo mismo, probablemente movería algún sentido al viejo yo y lo superaría, tal vez la llamaría y le preguntaría lo que ocurrió, pero estoy seguro como el infierno que no le hubiera ocultado mi identidad, le acechaba como un total loco y luego la enloquecería. Por otra parte, esa última parte era un total accidente. Uno que quería repetir cuando más cerca estaba de ella. —¿Estás cansada? —Exhalé y fui hacia la nevera y saqué un cartón de jugo de naranja, luego tomé unos vasos del gabinete. En mi experiencia, las mujeres eran más emocionales si tenían hambre o sed. Llené los dos vasos con jugo de naranja, extendiéndole uno a ella y luego volviendo a poner el jugo en la nevera. Saqué algunas uvas, manzanas cortadas y unas lonchas de queso gouda. Cuando tuve todo arreglado como quería, moví el plato hacia el centro de la barra y miré hacia arriba, ofreciéndoselo a ella con una ceja levantada. Lisa estaba mirando, sus ojos azules brillando con diversión. —¿Etiquetas tu ropa interior, también, o sólo los envases de alimentos? El calor inundó mis mejillas mientras miraba hacia abajo al recipiente con queso impreso en la parte delantera y el siguiente que decía uvas. Con una sonrisa, negué, me escabullí.

65


—¿Te gustaría saberlo? —Oh, me gustaría. Tengo mucha curiosidad ahora. Un poco de TOC8, ¿no es así? —No tienes idea. —Suspiré. Eso era lo último que ella necesitaba saber. La última cosa de la que quería hablar. Le recordaría a él, demasiado a él y ya decidí que no podía hacerlo. No podía arruinarla más. No sabía que eso me dejaría con menos curiosidad mórbida y una necesidad de saber si era el mismo diagnóstico. —Así que —Lancé una uva a mi boca—, creo que deberías comer algo de comida. Después de todo, soy un doc… —Profesor. Le extendí un pedazo de queso y levanté mis cejas. —Doctor. Ella rodó sus ojos y lo tomó entre sus dientes, haciéndome querer tirar los alimentos contra el suelo y llevarla sobre la barra de desayuno. Mi cuerpo entero se tensó, haciéndome saber que me gustaba la idea cada vez más mientras le veía masticar. Comida. Necesitaba comer antes de devorarla. Lancé dos uvas más en mi boca mientras ella preguntó: —¿Qué edad tienes? Cuando estaba masticando, casi me ahogo hasta la muerte. Golpeo mi pecho y alcanzo el jugo de naranja, imaginándome el titular: El heredero de Westinghouse muerto por uvas. Fantástico, es justo lo que necesitaba mi padre; por otra parte, él sería probablemente capaz de postularse a la Presidencia después de tantos altos índices de aprobación. Imagínate, su hijo, muere tan joven. —Soy viejo. —Finalmente logré decir—. Como un asqueroso hombre viejo. Tienes suerte que dejé de besarte cuando lo hice, no hubiese querido que mi artritis te rozara. —Para empezar —dijo Lisa, levantando una uva en el aire—. Qué asco. En segundo lugar, no puedes ser tan viejo. Fuiste a la escuela con Wes, ¿cierto? —Veintisiete —respondí antes de perder el nervio—. Me gradué de la secundaria temprano. Wes es más joven que yo, pero nuestras familias vacacionaron juntas. Asistimos a la misma escuela privada. Hasta incluso fuimos al mismo campamento de mierda. —Tú y un campamento de verano. —Lisa entrecerró los ojos—. No puedo imaginármelo. Eso debió haber sido horrible para ti, toda esa ropa etiquetada atorada en una maleta... arañas, hormigas... —Se estremeció—. Pobrecito. —¿De alguna manera te di la impresión de que soy incapaz de sobrevivir afuera? —Me burlé, inclinándome por lo que estoy más cerca de ella. 8

TOC: Trastorno obsesivo-compulsivo.

66


—Las etiquetas. —Ella encogió un hombro y lanzó otra uva en su boca—. Creo que mata todo lo macho alfa que tienes en ti. —Me gusta el orden —argumenté, poniendo ambas manos en el mostrador así que estaba tan cerca de ella como era posible sin realmente saltar sobre el mostrador o trayéndola conmigo. Lisa inclinó su cabeza como si me evaluara. —Te gusta el control. Bueno, eso fue contundente. Abrí mi boca, pero la cerré otra vez. —En algunas áreas, sí, aunque en mi experiencia, demasiado control puede ser algo malo. —Sí. —Una sombra cruzó su rostro—. Realmente puede serlo. Sabía que había tocado su pasado, lo sabía por la mirada perdida y culpable en su rostro. —¿Más uvas? —Levanté el plato como si tuviera las habilidades sociales de un niño de siete años de edad y no tuviera un doctorado. —No. —Ella colocó sus manos sobre su estómago—. Creo que he tenido suficiente comida y drama esta noche. Tal vez sólo debo ir a la cama. Cama. Sábanas de satén. Sábanas rojas. Infiernos, sin sábanas, sólo el piso al lado de la cama, la pared, la escalera, cualquier lugar donde pudiera tomarla —quería que se retorciera, temblara, gimiera, ¿lamiera? Muchos verbos, muchas acciones que no podía cumplir mientras mi cuerpo se ponía más caliente con la necesidad de quitarle el vestido de su cuerpo y tocar su piel. Mi cuerpo saltó a la atención en una imagen mental— en cualquier minuto iba a empezar a jadear. Probablemente iba a ir al infierno por todas las imágenes que se deslizaban a través de mi cerebro, imágenes de mí haciéndole cosas que ningún profesor —maestro, instructor— debería desear hacerle a su estudiante. Sin embargo, aquí estábamos en mi mesa desnuda. ¿En mi ducha? Desnuda. ¿En mi barco? Desnuda. Gimiendo, abruptamente me di la vuelta y traté de calmar mi cuerpo. Probablemente piensa que estaba molesto, ni mucho menos, estoy muy cansado de ser el hijo perfecto, de hacer lo correcto. La quería. No estaba bien; era incorrecto, y por primera vez en mi vida, quería lo incorrecto. Quería lo malo. Quería más que la verdad. Dame la mentira. Sólo dámela a ella.

67


Iba a tener que tomar una ducha fría, tal vez tres. Era su profesor. Su maestro. Un instructor. Por lo menos en el semestre. ¿Compartir una cama? No va a pasar. ¿Y aunque no estuviera? Ella me odiaría por ello. Me odiaría por ello. Y sólo podía imaginar lo que diría mi padre si descubre lo que verdaderamente estaba haciendo en Seattle. Me aclaré la garganta y me di la vuelta. Agarré los contenedores y los llevé hacia la nevera antes de ofrecer mi mano. —Suena como un plan. Déjame mostrarte tu habitación.

68


CAPÍTULO CATORCE —¿Todo el mundo lo vio? —Sonreí mientras Mel se inclinaba hacia delante, su rostro pálido con preocupación. —Sí. —Sus labios eran incluso blancos—. Tuvo la mayor vista de todos nuestros post en la página. El chico estaba completamente horrorizado. Incluso llamó a la policía. Sus padres se asustaron, y… —Se estremeció—. ¿Por qué? ¿Por qué él? —Su vida necesitaba más emoción. —Me sentí satisfecho de arruinar otra vida, complacido de que haya utilizado a Mel para hacerlo, aunque ella no parecía feliz como solía estarlo. Sin embargo, así es como las malas elecciones comienzan. ¿De verdad crees que un maníaco homicida se levanta y se va, hmm… crees que mataría a alguien hoy? Por supuesto que no. Son las pequeñas decisiones. Las pequeñas cosas que crees que no importan. Robar un caramelo de una tienda, mentirles a tus padres, robar dinero, utilizar drogas, golpear a un perro, ahogar a una tortuga… lo-que-demonios-sea. Son las pequeñas insignificantes decisiones que conducen a decisiones que alteran tu vida. Ella no tenía idea cuando dijo que sí para bailar conmigo que yo iba a alterar la suya, y ahora, no tenía ninguna salida. ~El Diario de Taylor B.

Lisa Fue incómodo y tenso, subir las escaleras hasta el segundo piso. Cada pisada de mis tacones eran otro recordatorio de que estábamos solos, Tristan y yo, o el Sr. Blake. Ni siquiera estaba segura de cómo llamarlo, cómo dirigirme a él. Por un lado, estaba fuertemente atraída por él; la otra parte de mí estaba horrorizada de que sólo haya hecho algo tan estúpido para que me rechazara, sin embargo, me ofreció protección, algo que sin pudor había tomado sin discutir. Eso es lo que hace el miedo. Te lleva hasta la escalera hacia lo desconocido con un hombre atractivo que sigue todos tus movimientos. Cuando llegamos a la parte superior de las escaleras, me detuve, sin saber qué camino tomar. Dos habitaciones estaban en frente de mí. A la derecha estaba el borde de un balcón con vista a la cocina, y unas cuantas sillas estaban puestas cerca de los grandes ventanales. Una chimenea se visualizaba en el centro. Quería estar tan lejos de ese balcón como sea posible. Había odiado las alturas desde aquella noche. Me daban ganas de vomitar. Era tanto así, que me temblaban las manos. —Izquierda —susurró Tristan, y su mano rozó mi espalda baja, lo suficiente para hacerme saber que todavía estaba ahí. Mis rodillas se entrechocaban cuando me di 69


vuelta y caminé hacia la dirección que había instruido. Traté de mantener mi cabeza alta. Unos pasos más y podía encerrarme en la habitación y pretender que su contacto no me afectaba, que su beso aún no estaba vibrando a través de mis labios hinchados. —Aquí estamos. —Salió detrás de mí y se dirigió a una puerta y luego la abrió. La habitación era enorme. Una gran cama dominaba el centro. La pared enfrente del agua no era sólida, estaba hecha de vidrio desde el piso hasta el techo. Las ventanas permitían que la luz de la luna brillara dentro de la habitación, echando un resplandor reconfortante a la cama blanca y esponjosa y sillas a juego de cuero blanco. Es evidente que el chico tenía algo con el aspecto moderno. Fotografías en blanco y negro cubrían las paredes, y algunas velas estaban esparcidas en un caos organizado; ya sea que él tenía unos diablos como decoradores o tenía ojo para el estilo. Me di vuelta y lo enfrenté. Tristán estaba ocupado encendiendo el interruptor de la chimenea que parecía ser también visible en ambos lados, dirigiéndose al cuarto de baño. Cuando se volvió hacia mí, su rostro se había vuelto indiferente, una vez más, imposible de leer. Me puso nerviosa porque yo conocí un rostro como ese, sin emociones. Di un paso hacia atrás y traté de lucir despreocupada, pero mi corazón se estaba alejando, latiendo tan rápidamente en mi pecho que podría haber jurado que él podía oírlo y verlo. —Vas a estar a salvo aquí, Lisa. —Su voz era suave, sus labios plenos contra una cuidadosa sonrisa—. Lo prometo. —A salvo del coco —Asentí y me encogí de hombros—. Gracias por eso... —Y por el beso, y la noche del escapismo. Tristán vaciló, sus ojos buscando mi rostro. Mi cuerpo se calentó mientras su mirada hambrienta me devoraba desde la cabeza a los pies. Dio un paso hacia mí, y luego otro. Mis manos se presionaron a mis lados mientras esperaba. Mi respiración se calmó. Todo en la habitación se detuvo por su movimiento fluido. Una vez que estuvo a centímetros de mi cuerpo, sus manos se deslizaron lentamente en mis hombros y luego se movieron por mis brazos, descansando en mis muñecas. Con un estremecimiento, me mordí el labio mientras levantaba ambas manos a sus labios y le daba un beso a cada una. Dejando caer mi mano izquierda, se quedó con mi derecha, dándole la vuelta hasta que mi palma se enfrentó a su deliciosa boca. Con una sonrisa maliciosa, besó el interior de mi muñeca y luego mi palma, su aliento era caliente contra mi piel. Mi cuerpo estaba temblando, incapaz de descifrar si él era seguro o peligroso. —Buenas noches, Lisa. —Soltó mi mano—. Dulces sueños… Me tomó un segundo recuperar el aliento, y cuando lo hice, mi voz salió ronca. 70


—Igualmente. —Puedo prometerte... —Sus ojos se deslizaron desde mi cabeza hasta el final abajo a mis dedos de los pies—, que así será. Con eso, salió de la habitación, cerrando la puerta silenciosamente detrás de él. Me tambaleé hacia la puerta, casi golpeando mi rostro contra ella, luego, giré la cerradura y me apoyé en la madera fresca. Gimiendo, me deslicé hacia abajo hasta que estaba en el suelo y dejé que mi cabeza golpeara contra la puerta un par de veces, tratando de pensar en algo lógico en mi cerebro. Él no era para mí. Él era mi maestro. ¡Mi profesor! Por supuesto, él era también un atractivo pedazo de hombre que era claramente tan importante como Wes y Gabe, pero eso lo hacía más fuera de los límites. Tenía que permanecer fuera de los reflectores, a toda costa, porque sabía que si lo hacía... lo que me había prometido se haría finalmente realidad. Él había arruinado mi vida, mi carrera, todo esa noche, y sabía que mi única gracia salvadora fue desaparecer, alejarme de la vista del público y pretender ser algo y alguien diferente. Él no podía hacerme daño si era Lisa. Pero, ¿como Mel? Yo también podría haber saltado de ese puente con él. Cuadré hombros y me obligué a alejar esos pensamientos mórbidos de mi cabeza. Esta noche estaba a salvo, pero eso no quiere decir que no iba a revisar debajo de mi cama, en el armario, y también asegurarme de que mi teléfono estaba justo en mi mesita de noche por si acaso. Sintiéndome tonta por haberle cerrado la puerta al individuo que trata de protegerme, quité la cerradura antes de quitarme mi vestido y arrastrarme por debajo de las sábanas. El colchón era como estar acostada en mi propio ganso gigante, ya sabes, sin todas las partes internas. Suspiré ansiosamente en la almohada y me dejé dormir, sabiendo que no tendría que preocuparme por los espeluznantes paquetes que me enviaban a mi dormitorio o abrir mi correo... ¿Pero mañana? Mañana será otra historia completamente diferente. Tristan... sonreí al pensar en su beso. Por una noche, fue agradable escapar... a una noche prohibida.

71


72


CAPÍTULO QUINCE Los videos de la vergüenza eran mi idea, mi niño de oro. Había empezado con el fin de entretenerme a mí mismo. Rápidamente se convirtió en un blog, y había conseguido tantos seguidores tan rápido que era casi imposible hacerlo yo solo. Necesitaba reclutas. Necesitaba a personas que estuvieran dispuestas a hacer lo sucio dentro de los círculos de los ricos y famosos. Porque, ¿este sitio web? No se trataba de meterse con los fuertes, sino elegir a los que tenían dinero, los que podían tomarlo, los que pensaban que el mundo les debía algo sólo por ser quienes eran. ¿Suena un poco hipócrita? Oh, no tienes ni idea. Necesitaba a alguien sexy, alguien que sabía cómo conseguir que la gente hiciera cosas... alguien que era tan aburrido como yo. Cuando ella entró a la habitación esa noche, sus ojos distantes, con su corazón pesado, sabía que tenía que ser ella. Además, ¿cuál es la mejor manera de cuidar a un corazón roto? Venganza. Siempre es la venganza. ~El Diario de Taylor B.

Tristan Era un completo idiota. Tocarla no había sido parte del plan. ¿No había decidido hace unos pocos minutos dejarla sola? ¿Por qué no podía tomar esa decisión y seguirla? Siempre había sido sólido con mis decisiones, capaz de aceptar cualquier elección, y hacerla sin emoción. Al parecer, eso es lo que me volvía… ¿qué? ¿Enfermo? ¿Necesitando la medicación? Y al parecer eso era lo que lo había matado; ese mismo lado de mí que era capaz de separar totalmente las emociones independientes de las decisiones. Si los muertos pudieran contar cuentos, me preguntaba, ¿la de él hubiera sido de sus emociones? Todo lo que tenía era el diario; todo lo que tenía era la sospecha de que éramos exactamente iguales, fríos, despiadados, fácilmente capaces de manipular para conseguir lo que queríamos. Me hacía un excelente hombre de negocios. Pero, ¿cuándo se trataba de las relaciones? No tanto. Pero, ¿con Lisa? Realmente no tenía ningún control; la locura se creó en mí agitando partes de mi alma que yo ni siquiera había sabido que existían hasta ahora. ¿Qué demonios se supone que debo hacer? ¿Dejarla sola? ¿Besarla? ¿Alejarme? Estaba confundido. Alejarme significa rendirme a los pocos meses de mi vida real para nada. También significaba ceder a mi peor miedo. Esto significaba no vengar su muerte. Esto significaba demasiadas cosas horribles. Pero, ¿quedarme? Quedarme significa que estaría luchando contra mi naturaleza carnal en cada paso del camino. Es decir, cada vez que sonreía tendría que ignorar la 73


forma en que me hechizaba. Significaba que, cuando ella entrara a la habitación, tenía que pasar por alto el hecho de que su perfume prácticamente me atragantaba hasta la sumisión. Me di la vuelta en la cama mientras mi reloj se burlaba de mi incapacidad para conciliar el sueño. A casi las 2 a.m. bajé para hacer café. En cambio, un grito me sacudió hasta despertarme completamente. Mi corazón latía en mi pecho. ¿Era mi imaginación? Esperé, el sonido de los grillos era el único ruido, hasta que otro grito de terror estalló. Salí de la cama y corrí por el pasillo hasta llegar a su puerta. Cuando la empujé, Lisa se agitaba en la cama, su cabello corto se derramaba sobre la almohada y su rostro se arrugaba con miedo. Las lágrimas corrían por su rostro, pero sus ojos seguían cerrados. —¿Lisa? —susurré. Otro temblor golpeó su cuerpo. Ella se sacudió en su sueño y luego, comenzó a golpear la almohada con su mano. —No, detente, no saltes. Por favor, no saltes. Mi equilibrio recibió un impacto mientras tocaba la pared para mantenerme estable. ¿Era ésta otra pieza del rompecabezas? ¿Estaba hablando de él? ¿O era sólo un sueño? —¡No! —Se lamentó—. ¡Detente! ¡Por favor, detente! Siendo incapaz de aguantar más, me dirigí a la cama y suavemente me senté junto a su cuerpo tembloroso. Hablando con la voz más tranquila que pude, dije: —Lisa, estás teniendo una pesadilla. Está bien. Despierta. Ella se sacudió en su sueño de nuevo, gimiendo como si estuviera recibiendo una paliza. Se cubrió el rostro y luego comenzó a sollozar en toda su plenitud. Agarré sus manos y las liberé y me preparé para el impacto, a sabiendas de que probablemente me atacaría mientras se despertara. —¡Lisa! —Sacudí sus muñecas—. ¡Despiértate! Sus ojos se abrieron; estaban tan amplios que podría haberme tragado entero. Con un grito, se lanzó hacia a mí y arrojó su peso contra mí. Maldiciendo, me caí de la cama, Lisa encima de mí, con sus piernas a mis lados. —¡Lisa! —Traté de sacudirla de nuevo. Ella negó. Una mirada frenética cruzó por su rostro, y luego se dejó caer contra mí. El reconocimiento destelló rápidamente seguido por vergüenza. —¡Oh, Dios mío! ¡Lo siento mucho! Estoy tan... ¡Normalmente no tengo hábitos de agredir a las personas en mi sueño! 74


Sonreí, a pesar de que la última cosa que estaba sintiendo era diversión. Más bien extremadamente apremiado para voltearla sobre su espalda y besarla hasta calmarla. Por otra parte, eso no me calmaría y probablemente ganaría más terror al final. —Está bien. —Dejé escapar una exhalación de alivio—. Normalmente no tengo el hábito de entrar sin permiso donde mis huéspedes. Es sólo que... pensé que había un intruso. Ella sonrió, las lágrimas deslizándose contra sus suaves mejillas. —Y, ¿normalmente tienes el hábito de atacar a los intrusos con tus calzoncillos de seda negro? Mi cuerpo exigió una respuesta a esa declaración en particular. En cambio, le guiñé un ojo. —Sí, bueno, mi bate marcado estaba en la planta baja, así que pensé asustarlos con mis calzoncillos caros, era la segunda mejor opción. Ella se apartó, todavía a horcajadas, colocando sus manos en las caderas y mirando hacia abajo. —Absolutamente terrible. —Sí —le dije con voz ronca, diciéndole a mi cuerpo que calmara la mierda—. Me alegro de haber servido a mi propósito. Todos mis músculos estaban tensos, tanto así, que era difícil respirar. Dudo que se diera cuenta sus ojos seguían fijos en mis abdominales. Di las gracias a cada estrella de la suerte que tenía. calzoncillos de seda negros no cubren exactamente una multitud de pecados. —Si vamos a permanecer en el suelo durante toda la noche, lo menos que puedes hacer es darme una almohada —bromeé, aunque mi tono era cualquier cosa menos lúdico. Sus ojos se calentaron durante un segundo antes de salir de encima mío. Mi cuerpo exigió regresarla y mantenerla ahí. La pérdida que sentí con su marcha era nada menos que ridículo, pero ahí estaba. Lisa se sentó en la cama y unió sus manos mientras yo me levanté y traté de ocultar el hecho de que su boca estaba tan malditamente excitante que estaba teniendo problemas para recordar todas las razones por las que no la podría tener en primer lugar. —¿Hay algo que pueda hacer? Lisa miró hacia sus manos y sonrió. —¿Estás ofreciendo cantarme hasta dormir, Tristan? Me senté a su lado. —¿Estás ofreciendo dejarme hacerlo? 75


—Eso depende. ¿Qué tan buen cantante eres? —Horrible —admití con una suave risa—. Pero puedo asustar a los malos sueños. —Y a la chica también. —Ella me empujó con su codo. Me reí. —Correcto, probablemente la enviaría gritando en la noche. Si no es un ataque de ira injustificado, será definitivamente un canto ronco. Lisa se mordió el labio y miró hacia mí a través de su cabello. Lo metí detrás de su oreja, incapaz de detener mis manos antes de que fuera demasiado tarde. Su respiración se enganchó; instintivamente mojó su labio superior. Me incliné, mi boca cerniéndose sobre la de ella. —Esta es una mala idea —susurró justo delante de nuestras bocas. Pude saborearla, saborearla toda, y ni siquiera la había tocado todavía. —Bueno, está claro que ha sido una noche de malas ideas, pesadillas, y potencialmente un mal canto. ¿Qué otra cosa más? Todo su cuerpo se tensó, y sabía que, una vez más, la había perdido, la perdí con los demonios que la atormentaban y, por asociación, me atormentaban. Con una sonrisa perezosa y me alejé y susurré: —Trata de dormir un poco, y por la mañana… —Me encogí de hombros. —¿En la mañana las cosas serán mejor? ¿Eso es lo otro que ibas a decirme? Me incliné hacia adelante, mis labios rozando su oreja. —Las cosas rara vez se ven mejor en la mañana, pero por lo menos tendrás más energía para tratar con ellas. Duerme. —No besarla fue una de las cosas más difíciles que había hecho mientras me alejaba y volvía a repetir—. Sólo ve y duerme. —Está bien. —Un escalofrío corrió por su cuerpo esbelto—. Lo intentaré. —Si gritas otra vez, mis calzoncillos y yo estaremos esperando. —Y muchas otras cosas más que no me importa mencionar. Riendo, se refugió de nuevo bajo las sábanas. —Bueno, si eso no me pone en calma, la verdad es que no sé qué lo hará. —El sistema de seguridad. —Le guiñé un ojo y me dirigí hacia la puerta—. Tecnología de punta. La única persona que entrará en tu habitación seré yo, y eso es sólo si gritas otra vez… —Si grito, ¿vendrás?

76


Luché contra un gemido de frustración mientras presionaba el pomo de la puerta, casi sacándolo. Cuando me di vuelta, su sonrisa era coqueta, casi invitando. Maldición. Pecar nunca se vio tan bien. —Claro. —Traté de hacer coincidir su sonrisa con una de las mías—. Piensa que tu grito es como una campana... suénala y estaré aquí. —¿En serio? ¿Eso era todo lo que tenía en respuesta? —Gracias... —Ella se acostó sobre la almohada—, por todo… La culpa me apuñaló en el pecho mientras le daba una breve inclinación de cabeza y cerraba la puerta detrás de mí. ¿Qué demonios estaba haciendo? No tenía ni puta idea.

77


CAPÍTULO DIECISEÍS —Él trató de suicidarse —dijo Mel, aturdida al siguiente día. Me habían dado de alta en el hospital, y me estaba llevando a mi penthouse, el único lugar que le dejé ver que no era propiedad de mi buen padre, a pesar de que él había pagado hasta el culo para mantener su pequeño y sucio secreto feliz. —¿Y? —Me encogí de hombros, lanzando una pastilla para el dolor en mi boca—. Esta no es la primera vez que sucede. Seguramente no será la última. Piense en ello como una ayuda para prepararlo para la vida. —¡Tay! —Mel sacudió la cabeza—. No podemos… no puedo... no puedo seguir haciendo esto. No es divertido. Es decir, no podemos simplemente hacer cosas normales, ¿cómo ir al cine? —¿Qué es lo que realmente te molesta? —pregunté, finalmente, volviéndome hacia su rostro fantasmal. Ella se mordió el labio inferior y miró hacia abajo. —Entré. —¿Qué? —Apliqué para la universidad, Tay. Entré. ~El Diario de Taylor B.

Lisa Froté mis ojos y agarré mi teléfono. Visión borrosa y el rímel corrido, no es una buena combinación. Por último, la falta de claridad de la pantalla se disipó, y fui capaz de ver la hora. Seis de la mañana. Puse mi teléfono de nuevo en la mesita y gemí. La última cosa que quería hacer era salir de la cama más cómoda en la que he dormido y tomar el paseo de la vergüenza por el pasillo y dejar que mi profesor —¡ha!— que mi sexy profesor, me llevara a la escuela. Gemí de nuevo. Él tenía razón. La mañana no había vuelto mejor las cosas, pero se sentía como si tuviera un poco más de energía para afrontar el día. Le envié un rápido mensaje a Gabe por lo que sabía que estaba bien y poco a poco me levanté de la cama.

78


Bostezando, me dirigí hacia la puerta y rápidamente me asomé al pasillo para ver si podía escuchar cualquier movimiento o indicación de que Tristan estuviera despierto. Nada. Justo cuando estaba a punto de volver a entrar en la habitación, miré hacia abajo. Un par de pantalones vaqueros, una camiseta blanca y zapatos de Toms estaban colocados en una pila ordenada en el suelo; un gorro de lana amarillo estaba encima de la pila con una nota adjunta: Para ti. Eso fue todo… Para ti. Críptica, aunque sabía que no podía ser de nadie más que Tristan. Cuando fui a recoger la pila, noté un cepillo de dientes escondido debajo de la camisa, junto con un poco de pasta de dientes. El chico estaba acostumbrado a una sola noche o… sí eso era todo lo que yo tenía, rollos de una noche. Las personas no se parecían a Tristan Blake y no tenían rollos de una sola noche. Además, estaba claro que él era importante, tenía un montón de dinero, y vivía en el paraíso. Levanté la ropa a mi nariz para asegurarme de que no olía a perfume de otra chica, sólo para ser atrapada por un carraspeo. —¿De alguna manera te he dado la impresión de que te daría la ropa de alguien más? Lentamente levanté la mirada. Tristan se paró frente a mí con una taza de café, y usando nada más que un pantalón de chándal gris que se ajustaban un poco más debajo de sus caderas. Él sopló sobre la taza. Mis rodillas otra vez decidieron que sería un buen momento para sacudirse un poco a medida que miraba su pecho perfectamente esculpido y sus abdominales. —¿Café? —Él inclinó la cabeza y me dio la otra taza. —Sí. —Mi voz era ronca—. Gracias, y lo siento. Sólo estaba asegurándome… —Sólo te estabas asegurando de que no eran de otra chica que había escondido tras un rollo de una noche y olvidé devolver. —Su sonrisa era divertida sin irritación—. ¿Realmente parezco ese tipo de hombre? —Sí. —Tragué saliva—. Lo siento, pero luces como uno. —Creo que besarte no ayudó a eso en particular. —Sonrió luego dio un paso hacia mí hasta que pude sentir el calor de su cuerpo y casi probar el café en sus labios—. Pero creo que te sorprenderás saber que fueron sólo dos. —¿Dos? Él esbozó una sonrisa. 79


—Averígualo. Con un último guiño burlón, se giró sobre sus talones y se dirigió por el pasillo, diciendo a sus espaldas: —Dúchate y encuéntrame abajo para el desayuno. Estoy bastante seguro de que tienes una clase en algunas horas, y la última cosa que quieres hacer es molestar a ese idiota profesor tuyo... otra vez. El calor invadió todo mi rostro mientras me apoyaba contra el marco de la puerta. Increíble. Es bueno saber que le dije a mi profesor que pienso que él es un idiota en su cara y luego le di un beso. Estaba a punto de ser expulsada de la escuela. Eso, o… no sé, ¿ir al infierno? Mis ojos se esforzaron por ver a Tristan cuando dobló la esquina de su habitación. Si iba al infierno, por lo menos conseguiría una buena vista del viaje.

Para el momento que conseguí estar presentable, ya me sentía como si estuviera llegando tarde. Algo sobre el comportamiento controlador de Tristan me tuvo corriendo a través de la ducha como si me fuera a regañar por no vestirme lo suficientemente rápido. —¿Tocino? —preguntó su voz cálida en el momento en que puse un pie en la cocina—. Supuse que querrías más café, pero no estaba seguro de qué era lo que normalmente comías para el desayuno, así que te preparé todo. Una toalla blanca estaba en uno de sus hombros mientras se movía sobre la estufa. Sus músculos de la espalda se flexionaban a través de su camisa blanca. Mis ojos se movieron a sus ajustados vaqueros oscuros y sólo miré por un minuto, no necesariamente mirando, más bien... está bien, estaba mirando fijamente. Era raro. Nunca había sido el tipo de chica que salía como un tipo como él. Había estado rodeada de belleza toda la vida. Pero Tristan era un tipo diferente de belleza. Él era controlado, ordenado, sin embargo, al mismo tiempo, caótico. Sí, eso no tenía sentido para mí tampoco. —¿Lisa? —Tristan miró por encima de su hombro. Moví la mirada hacia arriba y sentí que mis mejillas se sonrojaban de nuevo. —¿Sí? —No has contestado. —Estaba, um… —Me mordí el labio inferior—, pensando en la clase. 80


—¿Qué clase? —bromeó, sus ojos escaneando mi cuerpo con calor antes de volver a mis ojos. —La tuya. —Tragué saliva y recuperé mi confianza mientras tomaba asiento en la barra de desayuno—. Desde que me regañaron, estoy súper paranoica sobre llegar temprano. —Regañado. —Tristán me entregó un plato y empezó a amontonar tocino y patatas en el—. Si te hubiese regañado, lo sabrías. —¿Por qué siento que me lo dices en doble sentido? Él se encogió de hombros. Y eso fue todo. Sin coqueteo. Nada. Comimos en silencio. Y me gustaría poder decir que era incómodo. Pero no lo era. Él leyó el periódico; le pregunté cosas al azar. Los dos nos tomamos nuestro café, y, una vez que terminé, llevé los platos al lavaplatos, a pesar de que incansablemente me había pedido que no lo hiciera. Para el momento en que yo sabía lo que estaba pasando, estábamos dirigiéndonos hacia la escuela. El nerviosismo me atacó en el momento en que nos detuvimos en un lugar de estacionamiento. Tenía media hora para ir a mi dormitorio, agarrar mis cosas, e ir a clase. Su clase. —Lisa —Tristán apagó el auto y miró hacia el frente—. Fue muy divertido, pero… —Pero eres mi profesor. Lo sé. —Correcto —dijo la palabra lentamente—. Yo sólo… —Su rostro se arrugó con lo que sólo podía suponer era ira; un músculo de su mandíbula saltó—. Soy una mala idea. —Así que, ¿eres tú, no yo? —Sonriendo, mantuve mi voz ligera, tratando de traer de vuelta el juego y la facilidad de esta mañana. —Sí. —Él asintió bruscamente—. Esa es una buena manera de decirlo. Nuestra relación está mejor como una estricta relación maestro-estudiante. Demonios, fue una mala idea, incluso venir aquí, en primer lugar. —¿A la fiesta? —A la escuela. —Sorbió y apretó los labios en una línea firme—. Deberías ir a clases. —Pero… —Lisa. —Finalmente, se volvió, con el rostro indiferente—. Hemos terminado aquí. —Excusada, como una niña pequeña. —Asentí, dolida de que me haya tratado de esa manera después de que me sostuvo anoche, besándome, haciéndome el amor con su boca. Profesor o no profesor, todavía merezco un poco de respeto, ¿verdad?—. ¿Tratas a todas tus aventuras de una noche de esta manera? —Tal vez eso era demasiado, pero que importa.

81


—Si hubieras mantenido tu máscara, pudiera haber ocurrido, pero ahora que sé quién eres… Su voz se apagó, y no pude evitar terminarlo con un Lo que eres. La culpa y la vergüenza me golpearon justo en el pecho, remplazando la irritación que inicialmente había sentido. Él no necesita saber los detalles. Eso tampoco alejaba a los chicos o los hacía pensar que era una invitación para algo más. Abrí la boca para hablar, pero no tenía nada. Estaba herida, enojada, sintiéndome un poco rechazada... bastante regañada. Y lo peor de todo era que sabía que tenía razón. Él no me debía nada. Pero lo quería; quería que dijera que esa noche fue suficiente para convertirme como en una droga para él. Lo suficiente como para hacer que quiera romper las reglas. Pero sabía que no era mi realidad, no es mi vida. Los chicos no hacían esas cosas para las chicas como yo; nunca lo tuve, nunca lo tendré. Eso apestaba, porque había visto a chicos como Gabe y Wes listos para luchar en guerras por las chicas que amaban. La música y la televisión nos hacía creer que cada chica tiene un héroe; ella sólo necesita encontrarlo primero. No era cierto. Nunca será verdad. —Cierto. —Me mordí el labio inferior para impedirle temblar y desabroché el cinturón de seguridad. Cuando cerré la puerta detrás de mí, luché contra las lágrimas durante todo el camino a la residencia. La confusión estaba a la vanguardia de mi mente. Él me besó con pasión. Sabía que él sintió lo que yo sentí, esa atracción inexplicable. Pero esa atracción no es siempre suficiente, no cuando tienes el mundo entero contra ti. No cuando tu ex-novio muerto todavía se burlaba de ti en cada momento y en tus pesadillas. No cuando su voz es todo lo que escuchas cuando la duda se cuela. —Nunca es suficiente —susurró. —Me perteneces —se burló—. ¿Quién te querría de todos modos? Estás dañadas, tan dañada que tienes suerte de que te toque. Me estremecí cuando la voz se hizo más y más fuerte, la risa más amenazadora. —Incluso en mi muerte, serás mía. Cada vez que un hombre te toque, vas a pensar en mí, de lo que hemos compartido… Los temblores sacudieron mi cuerpo, y, en el momento en que llegué a mi habitación, estaba lista para vomitar. Subí corriendo las escaleras y saqué mi llave, sólo para encontrar que la puerta estaba rota. La abrí y me quedé sin aliento.

82


La palabra puta estaba al otro lado de mi pared pintada con spray... y sobre la mesa había una rosa muerta. Con dedos temblorosos, cogí la nota al lado de ella. Letras negras estaba impresas a través del papel blanco. Ahora tu vergüenza será transmitida para que todos la vean. Se me cayó la nota como si estuviera en llamas y retrocedí hacia el sofá, chocando con mi rodilla y casi me caí. —Es una mierda —dijo una voz desde la puerta. Miré hacia arriba para ver a mi RA9 allí de pie, con los brazos cruzados—. Lo siento, Lisa. Alguien llamó a la residencia la noche anterior para decir que estabas alojada en otro lugar, por lo que no temimos por tu seguridad. Pero aun así es una mierda. ¿Presentarás un informe? La policía del campus quiere saber. —Sí —dije con voz ronca—. Sólo voy a buscar mi bolso.

9

RA (Resident Advisor): Consejero Residente.

83


CAPÍTULO DIECISIETE Nunca fui a la universidad. No quería que ella fuera tampoco. Eso significaba que, finalmente, estaba pensando en una vida lejos de mí, aunque no lo admitió. Eso significaba que era casi la hora de mi gran final. Es curioso, en ese momento, ¡no estaba ni siquiera molesto! Estaba emocionado, tan emocionado de poner mi plan en su lugar. El plan que cuidadosamente había construido desde el principio. Iba a ser épico. Lástima que no estaría aquí para verlo, por otra parte, las personas eventualmente descubrirían por qué. ¿Averiguar mi muerte? Estaría en sus manos. ~El Diario de Taylor B.

Tristan La negra escritura me devolvió la mirada, burlándose de mí. Mi lección de clase estaba en inglés -después de todo, lo había escrito, pero nada parecía familiar. Esto también pueden haber sido líneas entrecruzadas y caras sonrientes. Alejar a Lisa de mi cabeza no estaba funcionando. Odiaba que yo había herido sus sentimientos, me odiaba a mí mismo por involucrarme. ¿Qué demonios había pensado que pasaría? ¿Enseñar por un semestre, averiguar lo que pasó, pedir disculpas mientras al mismo tiempo ganaba venganza por su muerte, y seguir adelante? Nunca había sido despiadado, pero durante toda la planificación, la lectura, la intriga, nunca la añadí en el cálculo. Había asumido que ella sería diferente. No perfecta. No absolutamente, alucinantemente perfecta desde sus adictivos labios –maldita sea. Ella podría ser mi veneno, y me gustaría beber de su copa, abrazando la dulce muerte, aunque solo sea por otra probada. Temblando, saqué mi receta y tomé la cantidad diaria, molesto de tener que hacerlo, molesto de que controle mi vida, molesto de que lo dejara. Revisé mi teléfono. Mi padre me había llamado y, por supuesto, ella. Estaré al pendiente más adelante en la semana. En este momento, sería imposible ocultar mi emoción. Mi padre podría pensar que no estaba tomando mi medicación, aunque nunca le había dado ninguna indicación de que era el tipo que dejaba de tomar mis medicinas. Era el buen hijo, el hijo perfecto. El que puso los puntos sobre las íes; el hijo que estaba preparado para cosas más grandes y mejores. El hijo que él en realidad quería. 84


A diferencia del que ĂŠl habĂ­a condenado al infierno.

85


CAPÍTULO DIECIOCHO —¿Qué? —preguntó Mel—. Estás muy tranquilo. Me encogí de hombros. —Bueno, es que... es curioso, supongo, que ellos te desean... es decir, tienes malas notas, y, seamos honestos, no eres tan inteligente. Los ojos de Mel se llenaron de lágrimas antes de mirar lejos. —Me dieron una puntuación muy alta en mi prueba. Me reí en voz alta. —Bueno, eso lo explica todo. Ella sonrió. —Estudié muy duro. —No. —Negué ante su inocencia, por su naturaleza confiada—. Quiero decir, claramente ellos se equivocaron y cambiaron tu prueba por la de otra persona. Es la única explicación. ~El diario de Taylor B.

Lisa Para el momento que presenté un informe... Iba tarde. Por supuesto, ¡era tarde! A la única clase a la cual no debería llegar tarde. Mi Asistente de Residencia había tenido piedad de mí, y la seguridad del campus me escribió una nota, pero todavía estaba nerviosa por irrumpir en la de Tristan –A la clase del Sr. Blake, sintiendo su mirada ardiente, sabiendo que estaría en problemas… otra vez. Ganando confianza, abrí la puerta del aula y entré. Todos los ojos se dirigieron hacia mí. Una llama de calor estalló a través de mis mejillas mientras me acercaba lentamente al señor Blake. Su rostro era severo; su boca formó una línea recta mientras ponía sus manos en sus caderas y miraba hacia abajo, literalmente, mirando hacia mí. —Lisa. ¿Qué hora es? Hice una pausa y miré hacia mis pies, la nota se presionaba en mi mano. —Son las 9:45 a.m. pero mi habitación estaba…

86


—¿Qué? —Se dirigió a la clase—. ¿Tu habitación estaba sucia, y tuviste la inclinación repentina de hacer un poco de limpieza de primavera antes de venir a clase? —No, pero… —¿Realmente crees que me importa lo que haces durante tu tiempo personal? Y, ¿debería ese tiempo personal afectar directamente tu capacidad de estar en clase a la hora programada? Sacudiendo la cabeza, me encontré con mi voz. —No, mi tiempo personal no es importante, pero si sólo me escuchara… —Creo que todos hemos oído suficiente. Ahora bien, si sólo me darás excusas y vas a interrumpir mi tiempo, el tiempo que utilizo para enseñar, puedes encontrar tu asiento. Si esto realmente se está convirtiendo en tu hábito, entonces eres más que bienvenida a encontrar la puerta. Me despidió con la mano, mientras yo estaba tratando de poner la nota sobre su escritorio. Se cayó al suelo. En lugar de recogerlo, me volví sobre mis talones y fui al asiento más cercano posible para que pudiera desaparecer. Las lágrimas quemaron la parte posterior de mis ojos, pero las mantuve ahí. Durante la siguiente hora, las mantuve ahí y tomé notas, ni una sola vez miré hacia arriba de mi pupitre. Cuando la clase se terminó, cogí mi bolso y salí corriendo hacia la puerta. Una mano agarró mi brazo. —Eso fue duro. —Era Jack, y su sonrisa fácil me tranquilizó—. El tipo realmente te odia. —Guao, eso fue alentador —murmuré—. Gracias. —Te diré algo. —Jack se puso a caminar a mi lado—. Déjame comprarte café, y acompañarte a tu siguiente clase. —Um, realmente no creo que sea una buena idea. No quiero llegar tarde a otra clase y… —¿Café? —Sus ojos marrones brillaron—. Lo juro, nada más. Puedes incluso tomar el café e irte, pareces como si realmente lo necesitaras, y te diré un pequeño secreto. — Se inclinó y susurró—: trabajo en Starbucks, así que, tengo el poder del descuento de empleado. Me reí. —Guao, eres como el presidente. —Sólo que con mejor aspecto. —Me guiñó un ojo—. Entonces, ¿qué dices? Y antes de contestar, sólo recuerda, nadie debe nunca decirle no al café. Es un delito castigado por la ley. —Él asintió y dio un paso atrás—. Está bien, ¿tu veredicto? Lo miré con su sudadera gris y vaqueros ajustados. Era lindo, juvenil, con el cabello oscuro y desordenado. Algo sobre la forma en que sonreía me hacía pensar que lo 87


conocía, lo que probablemente significaba que lo había visto por el campus y en realidad nunca lo había visto. Revisé mi teléfono y asentí. —Bien. Una taza, pero tenemos que ir rápido. —Corrí durante cuatro años en la escuela secundaria... mi segundo nombre era Flash. —¿En serio? —No, no hay ni un hueso de atletismo en este cuerpo —bromeó—. Pero pensé que era una broma juguetona, así que me fui por eso. ¿Fue una buena jugada? Me reí con él. —Buena jugada.

88


CAPÍTULO DIECINUEVE Ella no se quedó en mi penthouse esa noche... estoy bastante seguro de que fue a casa a llorar. Cuando miré el sitio web, me di cuenta de que habíamos conseguido una oleada de éxitos durante la última semana por el chico que había avergonzado. Que perdedor. El chico había eliminado su perfil en Facebook, cuenta de Twitter, todo. Después de unas cuantas búsquedas rápidas vacías, me sentí seguro de que al menos lo había avergonzado lo suficiente como para conseguir que se mantuviera alejado de Mel. Esa había sido la razón número uno… competencia, bueno, eso y el aburrimiento, pero era el hecho de que él la había mirado. Además, ella lo había rechazado, pero, aun así. Nadie tocaba lo que era mío. Nunca. ~El Diario de Taylor B.

Tristan Las clases eran agotadoras; mi atención estaba totalmente fuera. En el momento en que había terminado de dar clase durante el día, lo único que quería era escapar. Levanté mi maletín del suelo y fruncí el ceño. Una hoja blanca se debió haber caído de mi escritorio. Cuando la recogí, sentí todo mi cuerpo temblar de rabia. Era una nota de la seguridad del campus, en nombre de Lisa. Maldición, me dirigí a través del campus hasta llegar a su dormitorio. Cuando me di cuenta de que su puerta todavía estaba rota y cerrada, pasé de enojado a totalmente cabreado. Toqué la puerta con fuerza. Dos veces. Cuando la puerta no se abrió, la rabia fue sustituida por puro pánico de que le haya sucedido algo. Estaba preparado para derribar la puerta cuando ésta se abrió. Gabe estaba de pie al otro lado. Sus cejas levantadas con sorpresa. —Tristán, ¿qué pasa, hombre? ¿Haces visitas a domicilio ahora? —No exactamente. —Traté de calmar mi respiración—. Hubo un pequeño malentendido en la clase, y Lisa… —Un pequeño malentendido, mi culo —dijo Gabe en voz baja—. Mira, sé que tienes que dibujar esa línea entre profesor-estudiante, y te respeto por ello, pero ¿podría ser menos imbécil? Seriamente.

89


—¿Me estás diciendo cómo hacer mi trabajo o simplemente me estás insultando? —pregunté, estupefacto de que haya dicho eso en mi cara. Gabe se cruzó de brazos. —Ambos. —Escucha. —Me incliné hacia delante, tratando de usar mi peso para pasar más allá de él—. Sólo quería asegurarme de que ella estuviera bien. —Ella me tiene. —Gabe retrocedió—. Voy a decidir si está bien o no, ¿y no dijiste algo sobre lo que ella haga en su tiempo personal en realidad no te importa? Así que, ¿por qué no vas a tener compasión en otro lugar? Estamos llenos de idiotas por aquí, y yo realmente no quiero tener que ver mi propia cara en las noticias de las 6 a.m. porque pateé tu asqueroso trasero. —Sus ojos se estrecharon—. Además, ¿qué diría tu papi? Con eso, cerró la puerta en mi cara. Merecido. Bien jugado y totalmente merecido. Presioné mis dedos en mis sienes. Era tentador hackear la maldita base de datos sólo para obtener su número de celular. Quería una maldita cara sonriente o algo… algo que me dijera que estaba bien, algo que… Me golpeó la inspiración. No tenía necesidad de hackear nada. Tenía todos los números de contacto de los alumnos, así como sus correos electrónicos, de vuelta a casa. Corrí por el pasillo y me dirigí como un murciélago salido del infierno. Le escribiría un correo. Sería menos personal, y ¿qué chica ignoraría el correo electrónico de un profesor? ¿Especialmente con el que estaba paranoica por no fallar en su clase?

90


CAPÍTULO VEINTE Solía contar cortes en lugar de ovejas. Hacía pequeños cortes en mi brazo, pero el dolor no me hacía sentir absolutamente nada. Mel vino un par de noches antes de poner mi plan en marcha. Era el novio perfecto. Cociné su cena; alquilé una película; hablamos; nos reímos. Quería que ella recordara los buenos tiempos, para que cuando la lastime yo fuera capaz de tirar de esa cuerda de nuevo. Esa es la cosa de controlar a otros. ¿Durante los buenos tiempos? Eso es en todo lo que se enfocan. Se centran en lo bueno porque centrarse en lo malo sólo los hacía sentir como menos persona. —¿Ves? ¿Él realmente me quiere? ¡Realmente se preocupa! —Pura mierda. Ella era un medio para un fin... mi final. Iba a vivir para siempre, –o, ¿tal vez la palabra correcta es perseguir? ~El Diario de Taylor B.

Lisa —¿Quién era? —pregunté saliendo del baño, secando con la toalla mi cabello. Gabe había insistido en pasar un rato en mi dormitorio mientras esperaba al tipo de mantenimiento para que arreglara mi puerta. Lo que pensé de él siendo niñera terminó convirtiéndose en un espectáculo de circo mientras algunos tipos de seguridad aparecieron y pusieron cámaras y una alarma en mi habitación. Me había preguntado si era legal. ¿La respuesta de Gabe? —Wes Michels. —Esa era siempre la respuesta cuando podía hacer lo que quisiera. Por supuesto, estaba bastante segura de que la universidad ni siquiera parpadearía ya que los Michels básicamente habían donado fondos suficientes para que siga funcionando la mayor parte del año. —Un idiota de carne y hueso. —Gabe se encogió de hombros—. Le dije que se perdiera. No se movió al principio, casi sacó una escopeta, pero, inesperadamente finalmente, se fue antes de que cualquier tipo de violencia se produjera. —Realmente hablas de algo grande para un chico que tiene problemas pegándole a una pelota de béisbol, y mucho menos a una persona. —Ouch. —Gabe se agarró el pecho e hizo una mueca—. Eso dolió. Me debes masajes gratis en los pies durante una semana. —Tienes una esposa para eso. —He perdido todos los privilegios de masaje durante una semana después de que se me olvidó vaciar el lavavajillas. 91


Sonreí. —Apesta, pero, lo siento. Estoy de su lado. —Todo el mundo está de su lado —se quejó. —Así que, ¿en serio? —Me dejé caer en el sofá—. ¿Quién era? —Adivina. —Gabe maldijo y se pasó los dedos por su cabello rubio dorado. Sus muchos tatuajes se movieron a través de ambos brazos mientras flexionaba sus músculos y ponía sus manos detrás de su cabeza. —¿Editorial Clearinghouse? —Cerca. —¿Wes? —¿Huh? —Dijiste cerca. —Me reí—. Él es como su propio banco. —Justo. —Gabe asintió—. Una respuesta inteligente. —Se inclinó y sacó una galleta del plato—. Y ahora tendrás un premio. —¿Por adivinar bien? —Y, por ser la prima más linda. —Me pellizcó las mejillas. —Asqueroso. —Lo empujé—. ¿Entonces? —El hombre de la máscara negra —suspiró Gabe—. También conocido como elidiota-del-día. Juro, lo despediría si tuviera ese tipo de poder. —¿En serio? —pregunté, un poco perpleja de que Gabe no tendría ese tipo de poder; quiero decir, era Gabe del que estábamos hablando. Chasquea sus dedos, y la facultad básicamente jadeaba detrás de él. Por no mencionar que es el mejor amigo de Wes básicamente significaba que si querían regir el mundo, no tendrían un montón de gente diciéndoles que no. —No tienes ni idea —se quejó en voz baja, y luego se puso de pie—. No vamos a hablar de él. Dijo que quería ver si estabas bien, o lo que sea que eso signifique. Por favor, dime que no es uno de esos tipos… —¿Huh? —Todavía estaba procesando el hecho de que Tristan había pasado por mi dormitorio. ¿No parecería sospechoso?—. ¿Qué tipos? —El tipo de chico que abusa verbalmente a una chica para sentirse poderoso y luego las endulza con palabras bonitas, sólo para repetir el proceso de nuevo. —El rostro de Gabe se volvió serio—. Creo que los dos sabemos que… —No quiero hablar de eso. —Lisa. —Gabe tomó mis manos y me levantó—. Recuerda las señales de advertencia, ¿está bien? Si primero es caliente y luego frío, no es bueno. No necesitas eso de nuevo. No necesito eso de nuevo. Este mundo no necesita ese tipo de monstruo 92


de nuevo, sólo… —Él inclinó su cabeza, arrugando la frente y suspiró, pareciendo más indefenso de lo que lo había visto en meses—, ten cuidado. Me encogí de hombros. —No es más que un profesor atrapado en una difícil posición. Además, él no me quiere. —Y ciertamente había dejado eso bien claro. El calor comenzó en mi cuello y se filtró en mi rostro. Gabe me soltó las manos y se echó a reír. —Es por eso que siempre has sido tan inocente. Créeme cuando te digo que ese hombre, tu pequeño profesor sexy, te quiere tan mal que ni siquiera lo puede ver con claridad. Sólo... mantenlo a distancia y llámeme si se vuelve muy manoseador. —Es viejo —argumenté y luego resoplé—. Además, sólo me tocó cuando él no sabía quién era yo. —Entonces se asustó. —¿Ahora lo estás defendiendo? —¡Claro que no! —Gabe levantó las manos en señal de rendición—. Sólo estoy explicando la complicada psique masculina de mi amigo confuso. —¡Pizza! —gritó una voz desde la puerta. Wes apareció al otro lado con Kiersten y Saylor—. Y, ¿puedo decir simplemente soy-la-bomba-punto-com? —Hemos discutido el uso de esa frase —gruñó Gabe—. Dos veces. —Al igual que hablamos de tu incapacidad para deletrear correctamente Seahawk10... dos veces. —Sólo lánzalo por ahí —dijo Gabe defensivamente—. Estaba confundido sobre eso. —Es Sea y Hawk. —Wes sacudió la cabeza—. ¿Los espacios te confunden? —Así que, ¿pizza? —interrumpí su tensa discusión—. ¡Estoy hambrienta! Kiersten guiñó y me entregó la caja con una carita sonriente dibujada en ella. Era a la única en el grupo que le gustaba la pizza completamente simple, queso solamente. Tomé la caja, abrí la tapa e inhalé. —Es como su droga —susurró Gabe en un tono asombrado. —¡Hey! —La puse sobre la mesa y saqué un trozo—. Después de conseguir que destrozaran mi dormitorio, siento como que me lo merezco. —Y dejar a tu profesor seducirte, luego tratarte como mierda, luego seducirte y de nuevo a continuación, tratarte como mierda en frente de la clase, sólo para venir y pedir disculpas… —Gabe asintió solemnemente.

10

Seahawk (Halconero): Hombre que se dedicaba a cuidar halcones para la caza de cetrería.

93


—Mi culpa. —Wes hizo una mueca y se estremeció—. Lo siento, Lis. Realmente no pensé que iba a reaccionar de esa manera. Es por lo general más relajado… —El hombre es tan tenso que probablemente caga diamantes. —Gabe inclinó su cabeza hacia atrás y rió. —Y una vez más, hay una impresionante cena visual —comentó Wes, saludando a Gabe—. Gracias, hombre, por eso. —Soy generoso. —Hizo un guiño y mordió la pizza mientras Saylor fue a la cocina para encontrar servilletas para todos. —Entonces —Wes miró alrededor de la habitación—, ¿quién tendrá la primera guardia? —¿La primera guardia? —repetí, siguiendo su mirada—. ¿Qué quieres decir? Kiersten resopló y levantó su mano. —Realmente piensas que vamos a dejarte aquí sola... ¿cierto? —¡Chicos! —rogué, inyectándole un zumbido a mi voz—. Estoy totalmente bien. Además, Gabe puso esas cámaras de aspecto caro. —Señalé a la esquina de la habitación—. Y tengo las armas de destrucción… —También conocidos como una pistola eléctrica de color rosa y un gas el cual todavía no sabe a qué dirección apuntar. —Gabe rodó los ojos—. ¿Continúo? Le saqué la lengua. —Chicos, no los tendré por siempre. La sala se quedó en silencio. Gabe miró hacia abajo. Los ojos de Wes estaban tristes. Kiersten puso una mano en mi brazo, y Saylor suspiró con fuerza. Era algo que siempre había pensado, pero en realidad nunca expresé en voz alta. Tenían sus propias vidas. Los amaba; eran como mi familia, pero no era sano, ellos siempre me protegían, saliendo conmigo. Deberían estar haciendo cosas con ellos mismos, empezar una familia. No lo sé. Pero no… sólo cuidando a una chica que ni siquiera tenía un novio estable. Gabe fue el primero en hablar. —Lis… —Olvídalo. —Forcé una sonrisa—. Voy a pasar la noche sola y los tendré en marcación rápida. Si me asusto, empacaré una bolsa. Ahora, ¡vamos a comer! La habitación aún estaba llena de tensión, pero lo ignoraron, al igual que yo. Mi corazón estaba triste, y, por alguna razón, todavía no podía superar el hecho de que él haya venido. ¿Para pedir disculpas? ¿Para regañarme más? 94


O... Negué ante esa idea. No podía ser por cualquier otra razón. Ese lado de nuestra relación estaba oficialmente inexistente. —Oye. —Kiersten me dio un codazo—. ¿Estás bien? —Sí. —Forcé otra sonrisa falsa—. Totalmente. Muy cansada. Ella pasó un brazo a mí alrededor y me atrajo en un abrazo apretado. —Bueno, te alimentaremos para que luego puedas ir a la cama. Genial. La cama. Sólo otro recordatorio de que estaba en la mía... no en la de él.

CAPÍTULO VEINTIUNO —Ningún hombre nunca te amará como yo te amo —le susurré en el oído a Mel cuando estaba dormida. Es hora de poner mi parte del plan en acción. Fui a mi computadora y comencé a poner mis diarios en archivos personales. Una copia enviada a alguien que nunca había conocido, ¿y la otra copia? A la persona que llevará a cabo mi venganza -de nuevo. ¿Las mejores personas que elegí? Las que querían venganza, cuyos corazones estaban rotos. Me reí de mi propia brillantez. Probablemente me reiría todavía en el infierno. La mayoría de la gente quería dejar un legado, y eso es exactamente lo que estaba haciendo. ~El Diario de Taylor B.

Tristan Encontrar su correo electrónico fue fácil. ¿Enviarle el correo? No tanto. Empecé a escribir y luego, eliminaba toda la cosa. Con un gruñido, escribí de nuevo después lo borré. Repetí este mismo proceso hasta que finalmente me fui con un… Tristan.Blake@uw.edu a LC@uw.edu ¿Estás bien? Departamento de Psicología de la Universidad de Washington Dr. Tristan Blake Esperé durante aproximadamente un minuto antes de actualizar la página. Cuando no pasó nada, me asusté más de lo que había dicho. ¿Debí haberme disculpado? Prefiero hacer eso de frente. Con un gemido, limpié mi rostro con mis manos y me alisté para acostarme. Refresqué la página unas cuantas veces más antes de finalmente darme por vencido. Con un suspiro, me arrastré entre las sábanas y alcancé el diario en mi lámpara. El Diario de Taylor B. 95


Esta era la razón de las pesadillas. Mis pesadillas, probablemente también las de ella. También era muy adictivo leer, no sabía qué más hacer. Sólo llevaba la mitad de él cuando me decidí a hacer el viaje a través del país y enseñar por un semestre. Los primeros capítulos me habían convencido, y ahora la historia de su locura me llamó. Llamó esa parte de mí que lo entiende, que entendía ese tipo de locura. No estaba seguro de lo que era tan horrible. El hecho de que lo tengo o el hecho de que puedo terminar como él. Mi teléfono sonó, alejándome de mis pensamientos oscuros. Era mi padre. No podía ignorarlo para siempre. Con una maldición, descolgué y dije un hola en voz alta en el teléfono. —Bueno, eso es un buen saludo. —Se rió—. ¿Hubo algún problema con el beneficio? Una visión de Lisa con su máscara negra hizo que mi cuerpo se tensara. —No, ningún problema en absoluto. —Erica ha estado preguntando por ti. —Tosió y luego suspiró. Lo podía imaginar ahora, sentado cerca de la chimenea, con su cigarro en una mano, el whisky en la otra— . ¿Estás ignorando sus llamadas también? —He estado ocupado. Las empresas no funcionan por si solas, sabes. Además, estoy enseñando este semestre. Prácticamente podía sentir su ceño fruncido por teléfono. —Te dije que no era necesario quedarse tanto tiempo alejado de todo. Por lo tanto, ella quiere casarse contigo, quiere seguir adelante, empezar una vida juntos. En su lugar, te alejas con el rabo entre las piernas. —Suspiró—. No estás dejando de tomar tus medicamentes, ¿cierto? —No. —Apreté mis dientes—. Y siempre has machacado en mi cabeza que ninguna decisión debe ser tomada a la ligera. Piensa en mi tiempo fuera como si estuviera haciendo eso, mirando todos los ángulos. Otro suspiro. —Mientras estés de vuelta para Navidad. —Estaré ahí. —Era una mentira. Una total mentira. La última cosa que quería hacer era ir de nuevo a él, de vuelta a esa vida, de vuelta a la vida que él había construido para mí. —Fantástico. —Él resopló—. Hablaré contigo luego esta semana. No te olvides de chequear el consejo de vez en cuando. Sé que diriges muy bien, pero todavía me preocupo. —Siempre. —Allí estaba; al final siempre se trataba de dinero, de tratar de hacer más. Y tenía el toque de Midas. Me había convertido su imperio de millones de dólares en un imperio multimillonario. Podría haberlo hecho en mi sueño. Porque eso es lo que

96


pasa con la locura... genera brillantez. ¿Para otros? ¿Cómo Taylor? Genera la muerte. Una muerte absoluta.

97


CAPÍTULO VEINTIDÓS Me tomó unos días poner las piezas de ajedrez en su lugar. Asegurándome de que todas las partes sabían cuál era su tarea, asegurándome de que ella estaba lo suficientemente rota como para colapsar. Para asegurarme de que iba a suceder exactamente como lo había predicho. ~El Diario de Taylor B.

Lisa Ignoré sus correos electrónicos. Y llegué a la clase quince minutos antes. Parte de la razón era porque no había podido dormir la noche anterior y supuse que también podía conseguir una ventaja. Es mejor matarlo de la sorpresa que caminar un minuto tarde y ganar otro ceño fruncido. —Hola. —Jack se dejó caer junto a mí—. ¡Estás a tiempo! —Así es. —Le devolví la sonrisa. Era fácil, sin presión, algo así como Gabe. No es que tuviera algún interés, pero él era... bueno conmigo. A diferencia de Tristan, que, por el aspecto de las cosas, quería prenderme fuego con sus ojos. Jack me tocó el brazo. Miré hacia arriba para ver la mirada de Tristan fija en mi brazo y luego se estrecharon en los dedos de Jack. Me aparté y metí mi cabello caído detrás de mi oreja. —Estamos a dos semanas en el semestre. —Tristan empezó a pasearse frente a su escritorio—. Quiero que ustedes comiencen a pensar acerca de su primer gran proyecto. Dado que esta es la Psicología de la Emoción, quiero que escojan una emoción para estudiar. Tiene que ser una de las cuatro emociones. Le daré dos minutos para que escojan a su pareja. Luego le daré el resto de las instrucciones. —Arriba socia, vaquera —Jack susurró a mi lado—. ¿Estás dentro? —Él me tendió la mano. La tomé y asentí firmemente. —¿Qué quieres estudiar? —pregunté, sacando un pedazo de papel en blanco. —La ira —lo dijo con tensión en su voz, pero cuando miré hacia arriba, su rostro estaba normal—. ¿Está bien para ti? Luce lo más complejo. Quiero decir, ¿piensa en lo que es la ira? ¿Venganza? ¿Matanza? ¿Guerras? —Sonrió—. Lo siento. Soy un chico. No puedo evitarlo. Lo despedí con la mano. —Está bien. La ira, será. 98


—Ahora que tiene sus parejas y lo más probable su idea del proyecto —continuó el Dr. Blake—, voy a estar repartiendo las instrucciones. Por favor, escuchen mientras empiezo a explicar. —Se aclaró la garganta mientras su asistente comenzó a pasar las hojas de trabajo—. Vamos a usar una experiencia personal para describir esta emoción. Por favor, escriban en primera persona, no menos de tres páginas. Me gustaría que la investigación se basara en casos en los que esta emoción ha ayudado a las personas en la historia, y cuando no. Es necesario encontrar fotos y adjuntarlas a su historia e incluir las señales no verbales, así como indicaciones verbales para identificar esta emoción. Piensa en este proyecto como tomar esta emoción y llegar a conocerla tan bien... —Su voz se apagó cuando sus ojos se encontraron con los míos—, que te defina. Escalofríos se deslizaron por mi espalda. La última cosa que quería era explorar la ira; me recordaba a su personalidad. Estaba muy cerca. Taylor había sido una bomba esperando a estallar. Él era el único con temporizador. —Oye. —Jack me tocó el brazo de nuevo—. ¿Estás bien? —Sí. —Iba a odiar a este proyecto—. Bien. No podía dejar de pensar en las notas de ira que todavía estaba recibiendo y el hecho de que alguien estaba claramente enojado conmigo, tan enojado y molesto que destruirían la universidad en mi nombre. Me tragué el miedo y me centré en el proyecto en cuestión. En el momento en que terminó la clase, tanto Jack y yo nos ajustamos a nuestros horarios para que pudiéramos trabajar juntos por el resto de la semana. —Lisa. —El Dr. Blake dijo en voz alta mientras me ponía de pie en mi escritorio—. Un minuto. Jack maldijo entre dientes. —Maldita sea, es como si él no pudiera dejar de meterse contigo. Si ayuda... sé lo que es eso. —Su rostro se ensombreció—. Si quieres que haga algo… —No. —Negué y me reí de tranquilizarlo—. Está bien. Estoy bien. Jack asintió lentamente. —Sólo sé cuidadosa. La locura viene en todas las formas, incluso las que parecen completamente inofensivas. —Lo tendré en cuenta. —Tragué saliva y me volví hacia el frente del salón. Tristan estaba apilando papeles en su escritorio. Cuando el último estudiante salió de la habitación, se dirigió a la puerta, la cerró y tiró de las persianas. Nerviosa, me moví en mis pies. —¿Me vas a regañar de nuevo? Todo el cuerpo de Tristan se tensó cuando su rostro buscó el mío. —En realidad estaba pensando en pedir perdón, pero si prefieres tener un castigo.

99


¡Lo maldigo por hacer que mi cuerpo entero se estremeciera! Y no era por miedo. La forma en que me miraba, la forma en que decía las cosas, es sólo que... me hacía cosas, cosas por las cuales quería darle un puñetazo, porque era igual como Gabe dijo, caliente, luego frío, luego caliente de nuevo. —Cena —dijo, interrumpiendo mis pensamientos—. Quiero pedirte disculpas y llevarte a cenar. —¿Estás pensando en rechazarme después? Él se quedó muy quieto, sus ojos buscaron los míos, mirando directamente a mi alma, en cada parte insegura de mí. —No, Lisa. No voy a rechazarte después. Era difícil de explicar la forma en que me hablaba; a veces era coqueta y luego... feliz. ¿Y luego? Parecía como si estuviera luchando contra otro lado de sí mismo, que era más reservado, tenso, controlado. ¿Y si me preguntas qué lado me asusta más? Diría ambos. Debido a que ambos lados eran peligrosos para mí… los dos empujaban a una persona como yo más allá del punto que no tiene retorno. Su seriedad me causaba curiosidad; su flirteo me hacía querer más. —¿Sólo cenar? —pregunté—. ¿No es contra las reglas? —Sí, bueno... —Miró hacia abajo brevemente antes de darme una sonrisa sensual, sus ojos dilatándose—. Parece ser un impulso que no puedo controlar a tu alrededor. —Control sobrevalorado, tu etiqueta está haciéndote quedar como un idiota. Se rió, con una rica sonrisita que tenía todo mi cuerpo relajado y con calor al mismo tiempo. Di un paso hacia él y sonreí. —Por lo tanto, rompe reglas, ¿a dónde vamos? Él agarró su mochila y las llaves. —Ya verás. —Críptico. —Mis cejas se arquearon mientras cruzaba mis brazos sobre mi pecho— . Esto no se va a convertir en una de esas noticias de la mañana donde el profesor loco lleva a la chica y luego la entierra en el bosque, ¿verdad? —Traté de sonar como si estuviera bromeando, pero en el momento de las palabras salieron de mi boca, ya no era divertido. De repente, me di cuenta de lo estúpido que sería ir con él. ¡No sabía nada de él, nada en absoluto! Él sonrió, inclinando la cabeza hacia mí. —¿Por qué recibo el repentino deseo de sacar una lista de referencias de personalidades? —Porque simplemente me asusta —admití en voz alta. —¿Quieres mi número de seguro social? —Él me guiñó—. ¿Puntaje de crédito? ¿Foto de primer grado? Ah, y, por cierto, en el primer grado fui nominado sobre la posibilidad 100


de poseer una tienda de animales... así que, si no estás de acuerdo con eso, probablemente no deberíamos seguir con esto. —¿Esto? —La cena. —¿Debido a que te gustan las mascotas? —Quería ser dueño de una granja de lagartos. Me tapé la boca con las manos y asintió con solemnidad. —Todos los niños tienen sueños. —Un matón aplastó el mío cuando me dijo que no existían granjas de lagartos. —Él negó—. En segundo grado fui votado como el que tendría menos probabilidades de tener éxito, a causa de que no hablé por todo un año. —¿Por qué fue eso? —Di otro paso hacia él. Dio otro paso hacia mi dirección y se encogió de hombros. —Me tomó un tiempo superar a los lagartos. —Así que, ¿dejaste de hablar? —Fue más de mí tratando de hacer al público consciente de mi indignación. —Ah, como huelga de lagartos. —Hice camisetas. —Dime, profesor, ¿eso fue cuando las etiquetas empezaron? —No. —Él asintió hacia la puerta y empezó a caminar. Lo seguí, genuinamente interesada en lo que iba a decir y odiaba que fuera posible que se burlara de mí solo para volver todo frío-loco-psicópata sobre mí otra vez—. Esa era una situación totalmente diferente. —Él abrió la puerta. —¿Qué? ¿No más historias? —pregunté. —La cena. —Se encogió de hombros, sus ojos de un gris tormentoso—. Te lo voy a decir en la cena. —Soborno. —Mi carta de triunfo. Historias de etiquetas. Sabes, en realidad sé cómo ser romántico con las mujeres. —Bueno… —Me aclaré la garganta y rompí el contacto visual—. Ya que soy tu estudiante, simplemente te creeré. —Correcto —dijo rápidamente luego repitió—. Bien, ¿nos vamos?

101


—Te sigo. —Forcé una sonrisa y traté de recordar que esta era una cena, nada romántica, solo mi sexy profesor una vez más disculpándose por ser un idiota durante la clase. Los pasillos del edificio estaban bastante vacíos. Como estaba, probablemente debería haber estado caminando un poco más rápido, teniendo en cuenta que todavía tenía una clase a la que llegar. Cuando llegamos al final del pasillo donde muy probablemente tomaríamos caminos separados, sentí que alguien nos observaba. Me di la vuelta. Nada. Pero la sensación se mantuvo. Totalmente descolocada, me quedé caminando junto a Tristan y me di la vuelta de nuevo. Él sólo se había detenido, lo que significaba que tropecé contra él y casi tuve un incidente realmente embarazoso cuando mis labios se encontraron con los suyos, por defecto. —¡Guao! —No me empujó hacia atrás, sólo sostuvo mis hombros y me miró con sus ojos grises arremolinados—. ¿Estás bien? —Sí. —Negué—. Estaba... lo siento, me pareció ver algo. Lentamente, me soltó y dio un paso atrás. —Así que, ¿ésta noche? ¿A las seis? —Sí. —Asentí—. Suena bien. ¿Debería encontrarte aquí? —Yo te recogeré. —Pero, ¿eso no se verá… mal? —¿Una estudiante cenando con su profesor? Estoy seguro de que hay cosas peores para la facultad que estar chismeando acerca de un profesor que lleva a una estudiante a cenar para pedir disculpas por ser idiota. Ya sabes, como tiroteos, drogas, violaciones, cosas por el estilo. Mi sensación nerviosa continuó, pero me encontré asintiendo. —Tienes razón. —Guao. —Él sonrió—. Me imagino que esas no son palabras que pasan por tus labios a menudo. —Hablando de mis labios están definitivamente fuera de los límites. Se quedó mirando directamente mi boca luego delineó sus labios con la lengua y susurró: —Ahora, eso es una verdadera lástima. —Lo había hecho a propósito. —Por lo tanto, a las seis. —Di un paso atrás y tosí, tratando de distraerlo del calor que sentía en mis mejillas—. Genial. Estaré esperando fuera de... mi... dormitorio, donde vivo, porque ahí es donde… —Levanté mi mano para despedirme. Sí despedirme. En ese momento corrí y golpeé a Jack cuando salía del baño de chicos.

102


—Guao. Este es el baño de chicos. No se permiten chicas. —Jack me guiñó y luego asintió hacia el profesor—. ¿Todo bien? —¡Genial! —Mi voz era demasiado aguda para ser convincente—. Tengo que correr. ¡Adiós! —Corrí por el pasillo y fuera del edificio. Ya era demasiado tarde para ir a clase, así que corté por lo sano y me dirigí al centro de estudiantes para revisar mi correo. Había estado teniendo problemas para recordar mi buzón a causa de tener que cambiarlo todo tan a menudo. Para el momento que pase por las notas en mi teléfono, había estado de pie en frente de los estúpidos buzones durante diez minutos. Finalmente fui al correcto. Metí la mano y saqué un poco de correo basura, un anuncio sobre una fiesta en el campus, y, finalmente, una imagen en blanco y negro. De Taylor y yo. Tomada hace dos años. Se me cayó al suelo, aterrada de mirar la fotografía, tan malditamente asustada de que Taylor fuera a saltar a través de la imagen y lastimarme de nuevo. Verlo era como ver al coco en la vida real o el canto de Bloody Mary11 en el espejo. Maldiciendo, cogí la fotografía, planeando hacerla pedazos y tirarla a la basura, pero mientras la agarraba y empezaba a romper la maldita cosa, me di cuenta de una escritura a mano en la parte posterior. Era la misma letra mayúscula negra que había visto antes. Casi es hora. ¿Creías que me quedaría muerto para siempre? Soy tu dueño. Un grito se deslizó de mi garganta, y tiré la fotografía a la basura. Sin mirar atrás, corrí directamente a mi dormitorio, mi cuerpo entumecido todo el camino.

Bloody Mary: Es una leyenda sobre un espíritu que aparece al ser pronunciado su nombre un número determinado de veces (variable según las versiones) frente a un espejo. 11

103


CAPÍTULO VEINTITRÉS ¿La cosa de dejar un legado? No era realmente un legado a menos que afecte a la cantidad máxima de personas. ¿Por qué diablos iba a hacer todo este trabajo sólo para herir a una persona? ¿Parezco un idiota? Trabajaba sin descanso, porque tenía que ser perfecto, todo tiene que ser perfecto. ¿La mejor parte? Los jugadores ni siquiera saben que están en el juego. ~El Diario de Taylor B.

Lisa Cerré la puerta y me dejé caer, con mis manos temblorosas. Intenté mantener mi respiración bajo control. Corrí todo el camino de regreso a mi habitación y luego dudé incluso de entrar. ¿Qué pasa si una persona loca me estaba esperando? Claramente el cabello no había engañado al acosador. Lo que significaba que alguien de mi pasado, alguien —alguien que herí— sabía que estaba aquí, sabía que iba a la escuela, y sabían mi conexión con Taylor. ¿La peor parte? Sólo de pensar en todas las personas que fueron afectadas negativamente por él. Me estremecí, la lista era larga. Muy larga. —Puedes hacer esto —me susurré a mí misma—. Ya no eres Mel. Eres Lisa. El sabor familiar del metal entró en mi boca, seguido rápidamente por el dolor de un cuchillo afilado mientras mordía con fuerza mi lengua. El miedo me envolvió como una manta, y lo dejé, porque estaba tan cansada de luchar. Es triste… no, es realmente patético cuando a lo que más le temes se convierte en un objeto de comodidad. Cuando el miedo se convierte en realidad en un amigo. Cuando abres tus ojos y todo lo que ves es oscuridad porque ha pasado tanto tiempo desde que viste la luz. Había estado bajo ese tipo de capa por un largo tiempo. Conocer a Kiersten, haberla tenido como compañera de cuarto el año pasado había ayudado, y luego, por supuesto, conocer a Wes; el tipo era como una cita inspiradora. Y luego estaba Gabe; por un tiempo habíamos llevado el duelo juntos. ¿Pero ahora? No era justo pedírselo. Lo cual me dejaba sola. Respiré profundamente y lentamente me levanté de mi posición en el suelo y me acerqué a mi computadora. Hice clic con el ratón para activarla y con dedos temblorosos escribí el sitio web que una vez juré nunca iba a visitar de nuevo, el único lugar que todavía me daba pesadillas. Los videos de la vergüenza aparecieron enseguida. Millones de visitas, millones de seguidores. No tenía idea de que había subido desde la muerte de Taylor, y no quería saber. Les había enviado a mis padres por correo electrónico el sitio web para acabar 104


con todos los videos en los que estaba involucrada, pero, ¿una vez que algo estaba en Internet? Sí, se queda ahí por siempre, y al final, porque había aceptado participar y al parecer era uno de los fundadores de la página web, realmente no había nada que pudieran hacer. Por lo tanto, cambié mi nombre y asumí una nueva identidad. Sólo las víctimas sabían que éramos nosotros. Y, ¿la parte realmente horrible? Ellos siempre estaban convencidos, ya sabes, después de que el vídeo de la vergüenza se publicaba, que no íbamos a dejar de avergonzarlos hasta que firmaran un acuerdo de confidencialidad, lo que significa que no se podrían exponer los cerebros detrás de la página web. Para protegernos, o eso creía yo. La pantalla principal tenía diez videos diferentes del día, un niño pequeño tocando su nariz y siendo atrapado por su hermano gemelo, y luego diciéndole a la chica en la cámara y mostrándola. Tonterías. Por lo menos no era tan malo como lo que solía ser. Me desplacé a través de más videos. Eran embarazosos, pero sobre todo divertido, no es algo que pueda causar que un niño cometiera suicidio o que desearía iniciar un tiroteo en la escuela. El último video fue titulado, La venganza, un plato que se sirve... Frío. Hice clic en él. Y casi vomito. Eran fotos de mí. Fotos de mí en clase, fotos de mí en un bar, fotos de mí hace dos años con Taylor, y fotos de mí y Taylor besándonos y entonces... Todo mi cuerpo se puso rígido mientras reproducía el video entrar en funcionamiento… —Solo tómalo —susurró Taylor—. Te hará sentir bien. —¿Lo prometes? —Me tambaleé un poco, ya borracha—. ¿Ayudará a mis calambres estomacales? —Totalmente. —Guiñó un ojo—. ¿Alguna vez te ofrecí algo malo, nena? Rodé los ojos y tomé la píldora; me dio una cerveza y el video continuó hablando de nosotros. No recordaba de quedarme esa noche, no recordaba incluso beber. Y fue entonces cuando el video dio un giro oscuro. Me encontré en los brazos de Taylor, arrastrando mis palabras. —S-s-e siente gracioso. —Probablemente estás cansada por la píldora. —Les hizo señas a algunos de nuestros amigos—. Vamos a acostarte. 105


—Está bien. —Me acurruqué con él y suspiré feliz. La cámara se movió un poco mientras nos seguía de cerca. En un momento dado Taylor se dio la vuelta y le hizo un guiño directamente a la cámara. —Vamos, Mel, vamos a ponerte cómoda. Procedió a despojarme de toda mi ropa. Debería haber detenido el video. Marcas negras por la censura cubrían mi desnudez y la suya, pero se podía decir lo que estaba pasando por el hecho de que murmuraba detente, por el hecho de que mi cuerpo estaba completamente flojo, y por el hecho de que Taylor dijo directamente a la cámara. —La venganza, mis amigos, es un plato que se sirve... tarde —¿estás mirando? Sé que sí... Sé que lo harás. —Dejó caer mi cuerpo inerte al suelo y se pavoneó hacia la cámara y luego susurró: —Soy. Tu. Dueño. Cerré de golpe la computadora y me tambaleé hacia atrás. No sabía a quién llamar, ni a quién decirle, ¡ni siquiera incluso qué hacer! Fue hace mucho tiempo, ¿aún podía reportar un caso así? Además, él estaba muerto, ¿cierto? ¿Él estaba muerto? Lo vi morir, lo vi arrojarse desde la cornisa. Corrí al baño y vomité luego caí al suelo de nuevo. No quería que Gabe supiera, no ahora, ahora cuando estaba tan feliz y alejado del drama. Además, ¿qué podía hacer? ¿Decirle a la policía? ¿Arrestar a una persona muerta? ¿Eliminar un video que estoy segura al siguiente día estará expuesto? Porque eso es lo que pasa con el sitio web; Taylor lo había filtrado en concreto en un país diferente, por lo que incluso si tuviéramos algún loco subiéndolo en el sitio... Bloquearíamos su IP. Manteniéndolo así. Y seguir huyendo. El video estaba ahí para quedarse… para siempre, yo estaba a un clic de distancia en convertirme en una historia de E Hollywood. Era como si Taylor me estuviera cazando desde la tumba. ¿Cómo él siquiera lo supo? Siempre decía que le pertenecía, y había estado en lo cierto. Y ahora. Incluso muerto me poseía. —Bueno, felicidades, bastardo enfermo —murmuré—. Me siento... poseída.

106


CAPÍTULO VEINTICUATRO Hacer que alguien sienta, hacer que alguien se preocupe, hacer que alguien experimente emoción, ¿cuándo toda su vida ha sido insensible a eso? Es como fuegos artificiales explotando a tu alrededor. Es tan fuerte, tan condenadamente fuerte que ensordece. Y luego está la luz, tan brillante; que chamusca sus retinas. Y tomas tanto como puedas hasta que tienes que cerrar los ojos, y tapar tus oídos, hasta que todo lo que quieres hacer es gritar. Mel era como mis fuegos artificiales, mi todo, y debido a eso, tenía que ser castigada de la misma manera que ella lo hacía. Ya ves, me hizo humano, y lo último que hubiera querido es ser alguien que no era. Ella hablaba calmadamente con la bestia; me tranquilizaba. Iba a tener que pagar por ello. No lo lamento. Nunca lo lamentaré. La historia apenas está a mitad del camino. ~El Diario de Taylor B.

Tristan Llegué unos quince minutos antes al dormitorio de Lisa... decidí que apoyarme en la pared lucía extraño, y sentarme en mi auto me hacía parecer un depredador, en absoluto, así que, entré en el vestíbulo y me senté en el sofá. UW era tan grande que sabía que las personas no me reconocerían tan fácilmente, sobre todo teniendo en cuenta que sólo llevaba pantalones vaqueros y una camiseta, lo que significaba que parecía mucho más joven de lo que normalmente lucía rente a la clase. En el momento que eran las 6.:15 p.m. me puse nervioso. Me tuve que reír. ¿Alguna vez la chica estaba a tiempo? Tal vez eso era lo suyo, ¿llegar tarde? Con un gruñido de frustración, fui a los ascensores y presioné su piso. Me apresuré por el pasillo, con la esperanza de que no nos hayamos perdido y llamé a la puerta. Sin respuesta. Creo que merezco ser plantado. Por otra parte, ¿qué pasaría si algo realmente estaba mal? Volví a tocar. La puerta se abrió. Lisa estaba en la misma ropa que antes, sus ojos estaban hinchados de tanto llorar, y su cabello era un desastre. —¿Qué pasó? —Acuné su rostro y lo examiné en busca de alguna lesión. Al no encontrar nada, cambié mi mirada y rápidamente escaneé su cuerpo—. ¿Estás bien? ¿Alguien te hirió? Cerré la puerta detrás de mí y la llevé hacia atrás al sofá. La senté y agarré sus manos con la mía mientras me arrodillaba delante de ella. 107


—Lisa, háblame. —Yo… —dijo con voz ronca, sus ojos mirando hacia al computador y luego a mí—. Yo… —Ella empezó a temblar—. No te lo puedo decir. —¿Qué me puedes decir? —Me iba a volver loco. Sus lágrimas eran como pequeños cuchillos cortando mi piel por la fuerza. Quería arreglarlo; tenía que arreglarlo. Ella sacudió la cabeza, las lágrimas corrían por su rostro. —¿Estás herida físicamente? —pregunté con calma, a pesar de que estaba listo para poner un puño a cualquiera que la haya hecho llorar. —No. —Sollozó. —¿Alguien trató de hacerte daño físicamente? Ella asintió lentamente y luego negó, como si la pregunta la confundió. Pero luego lloró con más fuerza, por lo que algo había sucedido. —Lisa. —Suspiré pesadamente—. Déjame ayudarte, déjame cuidarte. —Oh, sí... —Rodó sus ojos y esnifó—. ¿El profesor que me odia tanto que apenas puede mirarme quiere cuidar repentinamente de mí? Lo siento si no estoy interesada en confiar en ti en este punto. Me eché hacia atrás, mis ojos buscando su rostro. Ella tenía razón, toda la razón, pero no tenía ni idea de la verdadera razón. Por qué hice lo que hice, lo que me llevó a tratarla como si fuera nada cuando realmente sabia en mi alma que ella era toda una chica, el tipo de chica a la que los chicos se aferraban. Demonios, lo sabía de primera mano, porque ella había sido la razón de su locura. Y sabía que yo seguiría felizmente los mismos pasos, aun teniendo las pruebas de que podía terminar de la misma manera, y estaba listo para empacar mi maleta y salir para el viaje. —Lo siento —dije en voz baja—. Lo siento por la forma en que te traté en clase, lo siento por no escuchar la verdadera razón por la que llegaste tarde a clase, y lamento que estés llorando, que alguien te hirió tan profundamente que sientes la necesidad de desperdiciar lágrimas en ellos. —Incliné su barbilla hacia mí otra vez—. Pero no me voy a disculpar por besarte, por pensar en ti todas las noches, por desearte cuando sé que no debería. No puedo disculparme por eso. No lo haré. Su brusca ingesta de aire fue todo lo que necesité para seguir. Mi boca se encontró con la suya, y supe, en ese instante, en ese mismo instante... ¿estoy loco por ella? Era algo que elegiría. No hay vuelta atrás. Sus dedos se enredaron en mi cabello, y luego, con la misma rapidez que el beso había comenzado, se alejó y rápidamente se cubrió con la almohada, bloqueándome. Con mi pecho agitado, levanté mis manos. —Lo siento. Lo siento, sin tocar. 108


Ella sacudió la cabeza de nuevo, tomando su labio inferior mientras nuevas lágrimas comenzaron a reunirse en sus ojos. Suspiré, sintiéndome completamente indefenso, sin estar acostumbrado a la extraña sensación de que no había nadie a quien yo pudiera llamar para arreglarlo, no le podía pagar a nadie para hacer desaparecer sus lágrimas. —¿Tienes hambre? Resopló y luego apartó la vista. —Un poco, pero no quiero salir. Lamento haber perdido la noción del tiempo y luego… —Ella palideció aún más. —No hay problema. —Me encogí de hombros—. Siempre hay pizza. Su tenue sonrisa me tenía intentando alcanzar mi teléfono antes de que dijera que sí. Sus dedos rozaron mi brazo y me detuvieron. —Queso —susurró—. Quiero queso extra. —A mis cinco años de edad, yo habría jugado contigo en el patio de recreo exclusivamente por esa preferencia de pizza —bromeé, intentando animarla. —Es bueno saber que al menos tu yo de cinco años de edad, sí me aprueba —dijo, aunque por lo menos estaba sonriendo. —Sí, me imagino que mi yo de cinco años de edad, me patearía el trasero o al menos me lanzaría al lodo por la forma en que he estado tratándote. —Tal vez más tarde. —Los ojos de Lisa se fijaron en los míos. —¿Más tarde me patearás el trasero? —Más tarde te lanzaré al barro. —Únete a mí y hablaremos. —Pide la piza y lo pensaré. Sonriendo, saqué mi celular y susurré: —Creo que me gusta recibir órdenes de ti. —No me tientes. —¿Por qué? —Busqué la pizzería más cercana, llamé, entonces miré hacia sus bonitos ojos azules—. Sólo piensa en ello como un favor. —¡Pizza Palace! —dijo una voz interrumpiendo nuestro acalorado intercambio. Me di la vuelta y empecé a disparar instrucciones, todo el tiempo sintiendo la mirada de Lisa quemando a través de mi cuerpo. Cuando terminé la llamada, me di la vuelta para ver a Lisa mirando al suelo. Toda burla había caído de su rostro. Parecía perdida. No del tipo perdida que se ve en las personas cuando están en una nueva ciudad; es el tipo de perdida que se ve en una niña pequeña cuando piensa que sus padres la dejaron en la tienda. 109


Ella era el tipo de perdida que yo había sentido en el interior cuando él había muerto. Sin esperanza. Encerrado en mí mismo. Enojado. —La pizza estará aquí en unos pocos minutos —dije casualmente, aunque me sentí nada menos que casual... sin valor. Era un solucionador, y estaba acostumbrado a hacer las cosas bien. Estaba en mi sangre, pero era incapaz de hacer nada más que sentarme y ordenar su pizza mientras miraba fijamente a la pared. —¿Tal vez quieres ver una película? —No tienes que quedarte. —Ella se encogió de hombros, su voz era débil—. Viniste, te disculpaste, me trajiste comida… —Me voy a quedar. —Puse mi mano en su brazo—. Además, pedí dos pizzas. ¿Realmente puedes comerte dos pizzas tu sola? Una pequeña sonrisa se formó en sus labios. —En este momento, ni siquiera creo que pueda comer una rebanada. —Iremos lento. —Me moví hacia ella—. Mordisco por mordisco. Su cabeza se sacudió. —¿Hay una razón? —¿Qué? —pregunté completamente confundido. Ella suspiró. —Una razón por la que cada cosa que me dices, cuando estamos solos, cuando no estás enojado o actuando como un idiota, estás chorreando insinuaciones sexuales. Y… oficialmente salieron. Las palabras desordenadas en mi cabeza -grandes palabras, grandes explicaciones, excusas, sobre todo, pero lo que salió fue: —Eres hermosa. Su sonrisa se amplió. —Y... —Me senté a su lado y lentamente levanté la mano para acariciar su rostro— . Parece, que simplemente no puedo evitarlo. Cuando quiero algo... lo quiero. Soy egoísta. Quiero tomarlo. Quiero que sea mío, de nadie más. Nunca pude compartir ya que era hijo único. Sus ojos parpadearon con algo. ¿Vacilación? ¿Diversión? No estaba seguro. —¿Quién dijo que tenías que compartirme?

110


—Fuera de límites. —Ella era como una droga; incluso sus ojos me hacían entrar, me daban ganas de besarla de nuevo, me daban ganas de perderme absolutamente a mí mismo en ella—. Y una estudiante. —Si me pongo la máscara de nuevo, ¿me besarías? —No. Trató de apartarse, pero tomé un firme control de su cuerpo mientras tiraba de ella en mi regazo para que quedara a horcajadas. Sus ojos eran inciertos mientras miraba mis labios y después mis ojos, y luego de regreso. —Sin máscaras esta vez. —Bajé mi boca a la suya—. Sin máscaras. —Sin máscaras —repitió ella, su lengua deslizándose en mi boca. Y simplemente así, sellé mi destino. Y firmé mi destino junto con el suyo. Alegremente.

111


CAPÍTULO VEINTICINCO La odiaba tanto... la quería estrangular tanto como la quería besar... quería que sintiera el dolor como yo lo siento, fuerte, incontrolable. Cuanto más pienso en lo que me ha hecho, ¿lo que me hacía sentir? Me volvía más molesto... Soy la ira, y ella es mi catalizador. ~El Diario de Taylor B.

Lisa Su beso era lento; sabía a menta mientras su lengua sacudía la mía y luego fue más profundo en mi boca, explorándome tanto como yo lo estaba explorando. Una parte de mí —la parte cuerda— estaba totalmente asustada, pero algo sobre su toque, sobre su beso me calmaba, me hacía pensar que tal vez, sólo tal vez él era seguro. Necesitaba seguridad. Él profundizó el beso, sus manos moviéndose alrededor de mis caderas y acercándome a él. Con un gemido, incliné mi cabeza hacia atrás mientras sus labios se apartaron de los míos y encontraron lugares en mi cuello que ningún chico había tocado, que nunca se había tomado el tiempo en encontrar. Cerré los ojos en éxtasis mientras su boca caliente me devoraba, infundiendo su tacto y el olor en mi memoria. —Eres hermosa —dijo con voz ronca, sus labios aun burlándose de mi cuello. Su boca se movía a mi oreja. Su beso era húmedo, caliente, mientras me susurraba al oído— : Eres absolutamente hermosa. Envolví mis brazos alrededor de su cuello. No quería hablar. Quería ser la chica que podía hacerlo sin vomitar, la chica que podía pasar por alto el hecho de que mi profesor ridículamente atractivo y misterioso me había ordenado pizza y estaba enrollándose conmigo en el sofá. ¿Pero sobretodo? Quería pasar por alto el hecho de que mi vida colgaba de un hilo... un hilo que Taylor aún sostenía. Demonios, él sostenía tanto el hilo como las tijeras. —Lisa... —La boca de Tristan cubrió la mía de nuevo, el calor se disparó a través de mi cuerpo—, antes... —Finalmente se echó hacia atrás y me miró directamente a los ojos—, dime, dime lo que pasó. Me quedé helada. Mis manos apretaron su camisa tan fuerte que se iba a arrugar de forma permanente, donde mis dedos la habían presionado. —Puedes confiar en mí —susurró. —No puedo —le dije con sinceridad—. Al menos no todavía. 112


—Está bien. —Suspiró—. Está bien, entonces parece que tengo mucho trabajo que hacer. —¿Te vas? —El rechazo me golpeó. Sus cejas se elevaron. —¿Parece como si quiero estar en cualquier lugar menos que aquí? Confundida, sacudí la cabeza. —Pero tú dijiste trabajo… —Trabajar en tu confianza. —Sus ojos se estrecharon—. ¿Realmente no tienes ni idea del efecto que causas en mí? ¿En posiblemente toda la población masculina, incluyendo los ciegos? Me reí y rodé los ojos, tratando de alejarme de él mientras un rubor subía por mis mejillas. —No. —Me mantuvo firme en su regazo—. Eres magnífica. —Me besó suavemente en los labios—. Cualquiera que diga lo contrario está claramente loco. —Lo dice el chico que me dejó salir de su auto. El asintió. —Lo dice el chico que te dejó ir... una vez. —Dos veces. —La clase no cuenta. —¿Oh? —Y no voy a cometer el mismo error tres veces. —Veremos. —Toqué mi lengua con mis labios—. ¿Cierto? Con una sonrisa, me alejó de él y se echó hacia atrás en el sofá. —Pregúntame lo que sea. —¿Cualquier cosa? —Llevé mis rodillas a mi pecho—. ¿Cualquier cosa que quiera? Él rió; su sonrisa era hermosa. —Bueno, dentro de lo razonable. —¿Razonable? ¿Qué es eso? —bromeé. —Lindo. —Sus ojos se estrecharon. —Está bien. —Apreté mis nudillos. —¡Guao! —Él se rió y levantó las manos como para protegerse a sí mismo—. ¿Preparándote para una pelea? —Sólo estoy preparando mi pregunta. 113


—¿Con tus puños? —Se alejó—. Sólo para estar seguro, tú entiendes. —Por favor, como si golpearía a mi profesor. —Cosas más extrañas han sucedido. —Él dejó caer las manos en su regazo—. Así que, ¿la pregunta? Tendrás una pregunta antes de que llegue la comida, luego te quiero ver comer por lo menos tres piezas. —¿Qué pasa con los chicos haciendo que las chicas coman todo el tiempo? Estamos demasiado gordas o demasiado delgadas. —Rodé mis ojos—. Y, para que conste, normalmente me encanta comer y tengo un apetito que pondría a Gabe en pena. —Gabe... —Tristan repitió el nombre—, me amenazó con una patada en el trasero. —Él es un buen amigo. —Es bueno saber que si estamos en duelo podría contar contigo —dijo Tristan con mal humor—. Voy a poner un límite de tiempo en la pregunta si no te apuras. Presa del pánico, busqué en mi cabeza la pregunta correcta, una que me daría más pistas de quién era. Mientras tanto, Tristan tarareó el tema de Jeopardy. —Tienes razón. —Me reí—. ¡No puedes siquiera tararear! —Te lo advertí. —Y continuó tarareando. —¡Está bien, está bien! —Levanté las manos, feliz que estuviera aquí, feliz por la distracción—. Así que, eres el director de una gran empresa todavía tengo que hacer una búsqueda en Internet, pero Wes lo hizo sonar como... no sé, como si fueras realmente importante. —¿No parezco importante? —preguntó en un tono serio, sus cejas se juntaron. Mi sonrisa se desvaneció. —Estoy bromeando. —Sonrió—. Así que, soy el director, sí, pero, sobre todo, la junta principalmente dirige una gran parte de la compañía ahora, y la ha expandido tanto que... bueno... soy capaz de tomarme un tiempo libre y no preocuparme demasiado por ir a la quiebra. —¿Qué tipo de empresa? —¿Esa es tu pregunta? Me mordí el labio. —Por ahora. —Empresas... de inversiones en bienes raíces, lo que es un poco aburrido y... um, productos farmacéuticos. Vaya, no me lo esperaba. —Así que, ¿eres un capo de la droga legal? 114


Se echó a reír. —Claro, soy parte del cartel de la droga de Estados Unidos también conocidos como medicamentos vendidos solo con receta. —¿Qué tipo de medicinas? —Todas las medicinas. —¿En qué sentido? —Nuestra especialidad es... psicofármacos. —Tosió en su mano. Asentí lentamente. —¿Psicotrópicos? Así que, son medicamentos para la salud mental. —Exactamente. —Él apartó la mirada y se encogió de hombros—. Todo es muy aburrido para ti, estoy seguro. —Es por eso que eres tan rico. —No había querido decir eso en voz alta, y por su expresión de asombro, era totalmente posible que acababa de cruzar una línea—. Lo siento mucho. No fue mi intención ofenderte... —No. —Deslizó una mano por su cabello, su camiseta se elevó lo suficiente para dar una vista impresionante de su abdomen inferior—. Es verdad... esa es la sociedad en que vivimos, ¿cierto? ¿Tienes un dolor de cabeza? Toma esto. ¿Tienes un dolor? Toma esto. ¿Tienes un dolor de corazón? Aquí, esto te hará feliz de nuevo. —Su tono se hizo más y más amargo mientras hablaba—. Tratamos principalmente con fármacos de investigación, los que ayudan a las personas que tienen luchas mentales. Hemos hecho avances para las personas con trastornos bipolares, y hemos fallado en otras áreas... Fascinante, no pude evitar preguntar: —¿En qué áreas? Tragó. —La esquizofrenia, el trastorno de identidad disociativo, trastorno de la personalidad antisocial, para nombrar unos pocos. —¿Qué… Llamaron a la puerta, interrumpiendo todo el hilo de pensamientos. Me puse de pie al igual que Tristan se puso y con suavidad me empujó hacia atrás en el sofá. —Yo invité. Siéntate… —Me siento. —Levanté las manos en señal de rendición. Con una sonrisa, se inclinó y me besó brevemente en los labios y luego fue a la puerta y la abrió. —Eso será… La voz dejó de hablar. 115


Me eché hacia atrás y casi me ahogué con mi lengua. Jack. Jack estaba entregando la pizza para mí y mi profesor. Oh. Mierda. —¿Dr. Blake? —Jack se rascó la cabeza y movió su cuerpo en medio camino de la puerta—. ¿Lisa? ¿Hay una fiesta de la clase que no sé? —En realidad... —Tristan parecía a punto de confesar. —Necesitaba ayuda —le dije rápidamente—, con nuestro nuevo proyecto, y, después de haber llegado tarde a clase, quería reunirme con el Dr. Blake para repasar maneras en las que podría ganar algo de crédito adicional, pero casi me desmayé porque olvidé comer, por lo que me ordenó la pizza... así que básicamente —Me encogí de hombros—, sólo quiere asegurarse de que estoy viva para torturarme un poco más. —Qué bien... —Sonrió Jack—. Bueno, que bueno para mí estar en el camino. —Tomó el dinero de las manos de Tristan y asintió—. ¿Todavía nos veremos mañana, Lisa? —¿Mañana? —Entrecerré los ojos. —¿Nuestro proyecto? —Sus cejas se elevaron—. Guao, realmente necesitas comida. Ya veo a que te refieres. —Lo siento. —Me tapé la cara con las manos, rezando para no lucir como lo que acabo de estar haciendo con Tristan—. Estoy aletargada. —No hay problema. —Se encogió de hombros—. Encontrémonos en Starbucks. —Está bien —Asentí y se despidió. No fue hasta que la puerta se cerró que recordé que él trabajaba en Starbucks por lo menos dijo que lo hacía, ¿cierto? Entonces, ¿qué estaba haciendo entregando pizza? ¿Tenía dos trabajos? Es decir, era completamente normal para algunos estudiantes, pero ¿cómo encontró el tiempo? —No tienes que hacer eso. —Tristan se apoyó en la puerta, finalmente, se volvió hacia mí, con la pizza en la mano. —¿Hacer qué? —Levanté un hombro y lo dejé caer. —Protegerme. Suspiré. —Incluso considéranos. Con su mirada confusa, seguí hablando. —Me salvaste de llorar hasta dormir esta noche, y te protegí de ser despedido, pero eso también significa que merezco otra pregunta. —Está bien, dispara. —Él colocó las dos cajas sobre la mesa—. Pero que sea rápido. Necesitas comer. —¿Quién es tu padre? —espeté. 116


Maldijo en voz baja antes de alejarse y susurrar: —Estoy bastante seguro de que, si buscas Mark Westinghouse, Jr. obtendrás la respuesta. Aturdida, solo podía mirarlo fijamente con la boca abierta. —¿Los platos? —Entró en mi pequeña cocina y comenzó a hurgar en los armarios. Escuché cosas cerrándose de golpe, pero todo mi cuerpo sentía como si hubiera sido paralizado por la sorpresa. —¿No hay toallas de papel? —Suspiró—. Que mala estudiante de universidad. Cuando regresó, él repartió trozos de pizza y me entregó el plato. —¿Qué? ¿Necesitas Google? —Tengo un cerebro —le susurré—. Y si está funcionando correctamente, eso significa que tu padre es el secretario de Estado… —Sí. —Tristan maldijo—. Está en cuarto lugar en la fila para ser presidente. Por lo tanto, ¿pizza?

117


CAPÍTULO VEINTISEÍS Tomé otra pastilla y luego otra, no funcionaban como él había prometido; de hecho, se sentía como si estuvieran empeorando los sueños, haciendo que el picor por hacer algo malditamente estúpido -casi imposible de no rascarlo. Cuando ella vino esa noche, apenas miré en su dirección. Tal vez todavía estaba enojado de que haya aplicado a la universidad. Tal vez, sólo tal vez, esa sensación que no se iba eran celos. Puro y simple. Celos de que tendría la oportunidad -y estaba aún más decidido ser el que se lo arrebate. ~El Diario de Taylor B.

Tristan No quería mirarla; sabía lo que su rostro me diría. Sus ojos serían amplios, con la boca ligeramente abierta, y entonces se acurrucará más cerca de mí o la alejaría como si fuera una enfermedad. La mayoría de las mujeres estaban tan hambrientas de poder que apenas podían ver directamente o aterradas de que iban a estar en la lista de vigilancia del FBI por asociación. Sabiendo que podía estar en uno de ellos, ¿o ambos? Me molestaba más de lo que debería. Me molestaba tanto que mi apetito básicamente desapareció. Con una mueca, miré hacia la pizza. El reloj sonaba en el fondo, y todavía Lisa no decía nada. Por último, unos dolorosos cinco minutos más tarde, metió la mano en una de las cajas y se quejó. —Todavía no ponen suficiente queso en la mía. Giré la cabeza y la miré. —¿Qué? —Queso. —Ella arrugó la nariz y apiló dos piezas en su plato—. Pido un adicional, y creo que asumen que soy una niña, ya que nunca, nunca me dan extra. Es casi peor que decir que quieres más, creo. —Suspirando, levantó el pedazo a sus labios, inhaló, luego le dio un buen mordisco, todo sobre sus labios. Lamí los míos por impulso, imaginando que lamía los suyos hasta que estuvieran limpios, hasta que olvidara la pizza, y que sólo fuéramos Lisa y yo. —Lo siento —murmuré—. Eso es una mierda. —Sí, bueno. —Ella le dio otro mordisco y guiñó—. No se puede ganar siempre. Me encogí de hombros y tomé un bocado de mi propia pieza, rezándole a Dios que el resto de la noche no sea el sonido de nosotros dos masticando o algo así. 118


—Entonces... —preguntó ella, colocando el pedazo de pizza en el plato y tomando uno de los paños de cocina que había traído de nuevo—, ¿sabes tae kwon do? —¿Qué? —Pelear. —Ella sonrió—. Para protegerte de terroristas. —Muy divertido. —Vamos dime. Yo sé que no hay más preguntas, pero tienes que saber una especie de auto-defensa. Déjame adivinar. Te echaron de la clase de karate porque eras demasiado serio. —Ella se tocó la barbilla—. ¡No, espera! ¡Lo tengo! Te negaste a romper la madera por la mitad porque tenías miedo de lastimar tu mano, por lo que te hicieron sentar. Que decepción. Una sonrisa se extendió por mi rostro mientras se mantenía adivinando. Ella inventó una historia sobre yo teniendo miedo de romperme un dedo del pie, golpeando el maniquí porque no estaba correctamente etiquetado, y de alguna manera, por su extraña matemáticas y capacidad de deducción, significaba que les tenía miedo a todas las cosas sin etiquetas. —No. —Finalmente interrumpí—. No, no y no. No tenía un grillo mascota como Mulan, y no tenía una abuela loca con un bastón que haya conocido. Un dragón sería impresionante, pero estoy bastante seguro de que ahora te estás saliendo de la película, y si tuviera que convertirme en una geisha, sería malo en eso porque creo que hemos establecido lo perfeccionista que soy en todos los aspectos de mi vida, tanto personal como profesional. Y para responder tu primera pregunta, antes de que decidas que soy Mulan hasta la muerte, no, no sé karate. Pero puedo disparar un arma, tomé artes marciales mixtas durante algunos años atrás, cuando era lo suficientemente joven que no me importaba que me rompieran la nariz un par de veces. Y sí, es cierto. Cuando tenía seis años podía hacer splits. ¿Contenta? Lisa se echó a reír y luego hizo una pequeña reverencia. —¿Ves? Sabía que podía comprenderte. —Correcto, Mulan cariñoso con un corazón de oro. Estuviste tan ridículamente cerca que me dio escalofríos. Mira, ahí mismo. Los pelos de punta. —Hmm... —Ella se inclinó sobre el sofá y puso su mano caliente directamente sobre mi brazo—. Sí, ya veo lo que quieres decir. Disney te da escalofríos, ¿quién lo pensaría? —Cierto. —Me incliné hacia delante, así que estaba a centímetros de distancia de su rostro—. Vamos a echarle la culpa de Disney. —Bueno, no es la pizza. —O los grillos. —¿Geishas? —Ella se acercó. —Negativo.

119


—¿Una sucia platica de queso extra? —Cerca —dije en voz baja, casi tocando sus labios. —¡Bueno! —Ella se echó hacia atrás—. Entonces estoy fuera. No tengo ni idea de lo que podría ser. Solté un gruñido bajo y entrecerré los ojos. —Búrlate del profesor que puede ponerte una mala calificación. —¿Y qué? ¿Besar a tu estudiante te da un ascenso? —Apuesto a que Gabe no gana ningún argumento contigo, ¿verdad? —bromeé, mirando a otro lado, así que no estaría tentado de agarrarla por los hombros y besarla de nuevo. Ella se encogió de hombros. —A veces le sigo la corriente. —Que terriblemente degradante. —Pon eso en tus marcadores de etiqueta y fúmatelo. Rodé los ojos y cogí mi plato. —Tienes una extraña fascinación con mis marcadores de etiquetas. Tal vez la próxima vez que venga dejaré que tengas un poco de tiempo a solas, solo tú, el etiquetador y un poco de vino. —Poniéndome de pie, tendí la mano por su plato y esperé. Lisa me entregó su plato, pero no liberó su agarre de inmediato. —Suena como una fantasía sucia para mí, profesor. —Y ahí está. —Alejé el plato y aguanté las ganas de reír a carcajadas. Ella sacaba eso de mí, la tentación de reír, olvidar las responsabilidades, simplemente ser normal, cuando sabía que no estaba en cualquier lugar cerca de ser capaz de poseer esa palabra en particular y el significado detrás de ella. —Entonces... —Lisa deslizó sus manos en sus caderas mientras ponía los platos en el fregadero—, secretario de Estado, ¿eh? Me temblaban las manos mientras agarraba el borde de la encimera. Con una maldición, me mordí el labio y la miré fijamente, tratando de leer su expresión, pero estaba en blanco, sin emoción, como si no le importara un comino quién era yo o quién era mi padre. —¿Qué? —Sus cejas se fruncieron—. Me di cuenta que no querías hablar de ello. — Ella apartó su cabello detrás de sus orejas y luego se cruzó de brazos—. Además, me imagino que por eso te gustó la máscara. —¿Máscara? —Doblé la esquina de nuevo en la sala de estar—. ¿Quieres decir la fiesta? Ella dio un asentimiento rápido. 120


—En la fiesta podías ser quien quisieras. Por un momento, no eras un director general, no eras el hijo de un hombre muy poderoso, ni siquiera eras un tonto profesor. Sonreí. Su sonrisa se amplió. —Eras sólo tú, y, a veces, también, a veces es bueno recordar lo que se siente, ¿cierto? Sólo ser tú y no tener que preocuparse por cualquier cosa en el mundo. —Cierto. —No podía apartar mis ojos de ella—. Hay algo acerca de... ser anónimo, sin tener que preocuparte por los demás. —Lo sé. —Ella tragó saliva y desvió la mirada—. Créeme, lo sé. ¿Eso me hace un total idiota que supiera más de lo que demuestro? Que por un minuto en realidad la estaba juzgando por juzgarme cuando realmente había estado haciendo nada más que pasar el mismo juicio una y otra vez hasta que mi cabeza daba vueltas. En un impulso le tendí mi mano. —Así que, ven conmigo. —¿Qué? —Sus ojos se clavaron en mi mano—. ¿Qué quieres decir? —Anónimo... —Estaba coqueteándole al peligro. Podía sentirlo en la forma en que mi cuerpo se calentó por la palabra, la forma en que mi sangre rugió a la vida—. Esta noche, ven conmigo. Su respiración se volvió entrecortada mientras apretaba sus dedos alrededor de mi mano con fuerza. —¿A dónde? Tiro de ella en contra mi cuerpo y mis brazos se colocan alrededor de su cintura. —De eso se trata, donde queramos... anónimamente, ¿cierto? Lisa se tensó bajo mis brazos. —¿Es eso lo que me estás ofreciendo? Sólo otra noche, llena de máscaras, llena de baile bajo las escaleras, con besos robados, ¿y fingiendo no conocer el uno al otro al día siguiente? Incliné la cabeza y examiné su expresión, la forma en que pude ver su pulso en su cuello, la forma en que su cuerpo continuaba acercándose al mío, a pesar de que sus ojos no estaban seguros. Ella lo quería; sólo tenía miedo de tomarlo. —Sí Lisa —dije finalmente—. Eso es exactamente lo que estoy ofreciendo. Sin condiciones, sin compromiso, sin promesas. Como ahora mismo. —¿Y mañana? —Siempre llega, ¿no es así? 121


Ella asintió, mordiéndose el labio inferior entre sus dientes. —Incluso cuando tenemos miedo de lo que pueda pasar. —Me comprometo mantenerte a salvo... estarás conmigo, sin acosadores, ni robos, ni llanto... sólo nosotros. —¿Y si me enamoro de ti? —Ella miró directamente a mis ojos—. ¿Entonces qué? ¿Quién va a recoger los pedazos? —Nunca pensé que me mentirías. —Busqué su mirada—. No habrá ninguna pieza para recoger, Lisa, porque no vas a confiar en mí lo suficiente como para dar algo en primer lugar, y mucho menos dejarlo en mis manos. Ella jadeó. La besé con fuerza en la boca, retrocediendo hacia la puerta, enredando su cabello en mis manos, sujetando la seda, mi lengua explorando su boca como si estuviera hecha para mí y sólo a mí. —Está bien. —Ella se separó del beso—. Está bien. No me imaginaba que una noche más con ella sería sellar mi destino para siempre... alinearía nuestros destinos de una manera que yo no podría comprender. Pero eso es lo que ocurría cuando estabas cegado por tu propia atracción. Tus propias emociones, te rigen. Así que cuando caminas alguien toma fotos de ti desde las sombras... cuando escuchas maldiciones en los rincones oscuros, no les prestas atención, porque estás cegado por tus ansias de ella. Y ahí es donde di mi primer tropiezo, sin saber que la estaba llevando conmigo.

122


CAPÍTULO VEINTISIETE —Así que... —Me lamí los labios y esperé—, ¿cuándo te vas? Mel levantó la cabeza, con los ojos abiertos. —No para el otro mes o algo así... pero, quiero decir, todavía no he terminado tengo que... —Su voz se apagó. —No mientas, Mel. —Me encogí de hombros—. Creo que voy a tener que encontrar un reemplazo para ti, ¿eh? Se desanimó. —No voy a abandonarte… —Vamos a llamar a las cosas por su nombre. —Encendí el cigarrillo en la acera—. Me estás abandonando, pero no te preocupes, siempre estaré aquí. —Golpeé mis dedos contra mi cabeza y reí. ~El Diario de Taylor B.

Lisa En el momento en que entramos a su auto, supe que había cometido un error. ¿Qué había estado pensando? Después de descubrir quién era él en realidad, con lo que su familia estaba asociada, yo era literalmente, la última persona en la tierra con la que debería estar. Al lado del asesino en el corredor de la muerte. E incluso entonces, bueno... me estremecí. ¿Tenía siquiera que preocuparse por su imagen? El pensamiento me golpeó en plena cara: por supuesto, no le importaba. Él estaba enseñando. En una universidad. Por un semestre. —¿Cuándo te vas? —pregunté, demasiado curiosa para mantener mi boca cerrada, a pesar de que sabía lo que era mejor. —¿Qué? —Su voz era tan suave que me hizo olvidar que era una mala idea, de que éramos una idea horrible—. ¿Qué quieres decir? —No te tomarás todo el año de descanso. Se removió en su asiento, una parte de su comportamiento reveló un poco de nerviosismo antes de que se enderezara y se encogiera de hombros. —Navidad. Es un gran problema en nuestra familia ahora que… El auto se desvió. 123


—¿Ahora qué? —¿Qué? —Tristan me miró y levantó una ceja—. Lo siento. No quería decir eso. Fui distraído por, um... mapache. Sonreí. —Guao, debe haber sido un mapache bastante grande para desviar este lindo auto. —Probablemente lo etiqueté —bromeó—. Este era bonito. —Tristan volvió la cabeza hacia un lado, su sonrisa iluminando el ánimo en el auto. Él era claramente inconsciente de lo que esa sonrisa le hacía a una chica; no debería estar alumbrando todo el lugar si realmente quería una noche de ningún compromiso donde mantendría mis manos para mí misma, en lugar de pasarlas por su cabello. Me aclaré la garganta y golpeé mis dedos contra el lado de la puerta. —¿Entonces a dónde vamos? —¿Tienes que saber todo? —Sonrió, tomando un camino que no reconocí. —¿Sí? —Tú planificas —afirmó con calma—. Yo puedo etiquetar las cosas, pero tú planificas, ¿verdad? Tosí en mi mano y metí un mechón detrás de mi oreja y luego traté de ofrecerle un evasivo encogimiento de hombros. —¿Quién no? Soy estudiante de la Universidad. Básicamente estoy obligada a planificar. —No cosas normales. —Él negó ligeramente, tomando la siguiente vuelta a la izquierda—. Planeas todo, ¿cierto? No sólo tus clases y tu carrera, sino también tu vida, cada mes, a lo que vas a hacer al día siguiente la noche anterior. Dime que no eliges todo tu atuendo con joyas antes de ir a la cama por la noche. Dime que tu cepillo de dientes no lo botas cada treinta días para que puedas sustituirlo por uno nuevo. —Buscó mi mano—. Dime que lavas tus pantalones. —¿Q… qué? —No se supone que deben ser lavados. —Él le dio un beso a la parte interior de mi muñeca—. Pero planificas, y te gusta que las cosas sean... ordenadas, por lo que los lavas, al igual que estoy seguro de que no tienes un par de zapatos deportivos blancos por temor a que se ensucien. —Bueno, estúpido blanco. —Sacudí mi mano y crucé mis brazos como un niño pequeño—. Y no lavo todos mis jeans. Sus cejas se arquearon aun cuando él no me miró.

124


—Está bien. Así que, los lavó después de usarlos, aunque sea medio día. No es la gran cosa. Y, en realidad, ¿qué hace el burro hablando de orejas? Me refiero a que etiquetas los envases de plástico transparente. Uh, creo que ya sabemos que son fresas. Tristan se echó a reír. —Bien. Me tienes. —Así es. —Asentí con severidad—. Así que, los dos tenemos problemas… —Lo que hace mi idea la noche perfecta. —¿Oh sí? ¿Por qué es eso? Tristan puso el auto en aparcar y apagó el motor. —Sal del auto, y te mostraré. Miré alrededor del estacionamiento vacío. Estábamos en un muelle que no reconocí. —El estacionamiento está muy oscuro. —Anónimo —susurró Tristan—. ¿Pensaste que me refería a multitud? —Bueno, no. —Pero en realidad no había pensado en un estacionamiento tampoco. Él abrió la puerta. —Puedes seguirme o permanecer en el auto, pero me imagino que tu curiosidad obtendrá lo mejor de ti. Otro punto débil. —Eso no es atractivo. —Fruncí el ceño—. Señalando todas mis debilidades. —Es justo que señale las tuyas, ya que las mías son muy obvias. —Tristan me miró de arriba abajo. —Nombra una. Su susurro era tan bajo que casi no escuché. —Estoy mirándola. La puerta se cerró detrás de él. Sin pensarlo, salí del auto y me puse a caminar a su lado. Agarré su mano con tanta fuerza que casi dolía. —Sabía que lo verías a mi manera. —Eres realmente controlador. —Y un halagador. —La luz de la luna se derramó sobre sus facciones, haciéndolo lucir como un ángel—. Cuida tus palabras bonitas. No quiero dañar mi ego. Rodé los ojos. —Tu ego está muy bien, estoy segura. 125


—Siempre. —Él sonrió—. Ahora, sube. —¿Sube? ¿A dónde…? —Ahí. —Se refería a un muelle, donde un poco más allá había una pequeña casa flotante. —Es como Sintonía de Amor12. —Las reglas... —Tristan me detuvo en medio del muelle, su mano rozando mi espalda baja—, esta noche es anónima. Lo miré a los ojos y traté desesperadamente de no perderme en sus profundidades grises, pero ¿cómo se supone que debía contenerme de inclinarme hacia adelante cuando su cuerpo era tan caliente? Su expresión a la vez era peligrosa y tentadora. —Te escucho. —Sin teléfonos. —Él deslizó su mano alrededor de mi espalda, levantando con cuidado mi teléfono de mi bolsillo trasero, sus dedos tocando mi espalda desnuda en el proceso. La piel de gallina estalló en mi carne, y contuve el impulso de dejar escapar un pequeño gemido. —Está bien. —Mi confianza ya estaba frágil. —Sin fotos. —Será difícil sin mi teléfono. —Es cierto. —Él me miró de soslayo y se cruzó de brazos—. Sin promesas. Me atraganté con mi lengua con eso. Sin promesas. Ninguno de nosotros podía hacer una promesa. Por alguna razón me recordó los juegos que Taylor solía jugar conmigo, los retorcidos que terminaron perjudicando a otras personas y a mí en el proceso. Siempre había sido impotente contra ellos, era un recordatorio de mi vida vieja, un recordatorio de que no necesitaba un estacionamiento abandonado. Me estremecí. —Está bien, sin promesas. —Y por último... —Tristan se inclinó hacia delante su cuerpo elevándose sobre el mío—, para mantener las cosas interesantes... absolutamente sin tocar. Con eso, pasó por delante de mí hacia a la casa, dejando mi cuerpo caliente, mi corazón martillando contra mis costillas, y mi mente dando vueltas en cuanto a qué diablos había planeado que no sea un juego malo de damas. En contra de mi mejor juicio, lo seguí hacia la casa oscura y cerré la puerta detrás de mí.

Sintonía de amor: Es una película estadounidense de 1993, dirigida por Nora Ephron y protagonizada por Tom Hanks y Meg Ryan. Top 10 en la categoría "Comedia romántica". 12

126


127


CAPÍTULO VEINTIOCHO Tomar una píldora -sentirse mejor. Tomar una píldora -sentirse peor. Tomar una píldora -no sentir nada en absoluto. Independientemente de la píldora, la tomabas para ganar algún tipo de reacción. En cierto sentido, la página web era como otro tipo de píldora para mí. Me daba la reacción que necesitaba para seguir adelante... hasta que un día, simplemente no lo hizo. Ese fue el día que las cosas encajaron en su lugar para mí, cuando el plan finalmente fue puesto en marcha, el cronómetro haciendo clic, y finalmente sentí paz. ~El Diario de Taylor B.

Tristan La casa estaba completamente oscura. Todo lo que podía ver era el contorno de la ruta de acceso a la cocina, y solo porque las persianas no las habían quitado. La puerta se cerró suavemente detrás de mí. Sabía que era Lisa, sabía que me había seguido, sin saber lo que había planeado para ella fue más que solo una noche, sino por varias noches. Debido a que ya había decidido con mi propia justificación enferma tenerla, incluso si ella no era mía, incluso si él la había tenido primero, incluso si él había destruido una parte de ella que yo probablemente nunca sea capaz de regresar. La habitación estaba tan cargada de tensión sexual que era casi difícil respirar, y cuando se acercó detrás de mí, su ropa rozó mi espalda. Casi la empujé contra la pared y solo dije al diablo. No es como si mis conceptos morales han estado funcionando últimamente. Y ella despertaba algo primario en mí, algo que no había sentido nunca. Creo que lo despreciaba tanto como lo ansiaba. Suspirando, bajé mi cabeza y dejé que los segundos de silencio pasaran. —No será fácil —le susurré—. Dejarte entrar. —No será fácil —repitió—. Mantenerte alejado. Con una sonrisa, me di la vuelta y miré hacia abajo a sus grandes ojos azules, los mismos ojos que habían visto tragedia en sus manos. El dolor, la ruina, la vergüenza. La única cosa que podía hacer era ser exactamente lo contrario de lo que él había hecho con ella. Pero significaba luchar contra todas las ganas que tenía de tomar egoístamente lo que quería y olvidar ir en navidad. Si hiciera eso, yo sería exactamente como él, y quería ser diferente. Era tan tentador quemar ese maldito diario. Deshacerme de mi pasado, vivir la mentira, hacerlo 128


así entonces ella nunca descubriría la verdad. ¿Había vivido toda mi vida adulta de esa manera? ¿Junto con mis padres? ¿Qué era más sucio que un secreto entre amantes? ¿Amigos? ¿Enemigos? Tal vez si me dejara entrar, ella revelaría la información que necesitaba de todos modos. Siempre era el temor que me mantenía buscando la verdad. El temor de terminar como él; el temor de que, en cierto modo, yo era él. El Jekyll y su Hyde. —Entonces, esta regla… —Lisa se cruzó de brazos y se inclinó hacia delante—, ¿se aplica a los objetos? —Para no ser tan seguidora de las reglas seguro estás impaciente por conocer cuáles son —dije con aire de suficiencia. —Para ser un controlador culo apretado definitivamente no pareces estar apurado en explicarlas. Sonreí. —¿Crees que mi culo es apretado? —No. —Ella tragó saliva y miró hacia abajo. —La negación es tan sexy... —bromeé—. Está bien que mires todo lo que quieras, Lisa. Simplemente no puedes tocar, ¿recuerdas? Una noche de ser anónimos... una noche donde sólo somos tú y yo. Pero técnicamente, somos desconocidos y las cosas... —Me inclino tanto que casi podía saborearla—, se van a poner muy íntimas. —Dando un paso hacia atrás, levanté mi camisa sobre mi cabeza y la tiré al suelo y luego me alejé de ella y lentamente me quité mis pantalones vaqueros. Con su jadeo, me dirigí hacia la nevera donde sabía que encontraría un poco de vino refrigerado y lo saqué. Puse dos copas en el mostrador, entonces me volví hacia ella. Sus ojos estaban muy abiertos. Me encantó esa expresión en su rostro, el deseo era evidente en su respiración pesada. Así que hice lo que cualquier hombre lógico haría: Serví dos copas de vino, le llevé una, y susurré: —Quítatela. Ella giró la cabeza como si le hubiera pedido que se desnudara. Luego sus ojos se estrecharon. Lentamente, se quitó la camisa seguida de sus pantalones. Traté de no aparecer interesado, pero la mujer tenía indiscutiblemente el cuerpo más sexy que jamás había visto en toda mi vida. La sangre rugía en mis oídos cuando finalmente se enfrentó a mí en nada más que un sujetador de encaje negro y bragas rojas con la palabra Selfie en ellas. —Ojalá —murmuré mirando hacia abajo, arqueando las cejas. Estaba demasiado oscuro para ver si ella estaba ruborizada, y honestamente, si lo estaba, me sorprendería. Después de leer algunas de las cosas en ese diario de Taylor, estaba imaginando que era difícil sonrojarse o sentir vergüenza. —Vamos. —Asentí hacia la chimenea y llevé la botella de vino conmigo. 129


Me siguió, sin hablar. Encendí el interruptor de la chimenea, haciendo que rugiera a la vida, a continuación, agarré unas cuantas sábanas del sofá y las coloqué en el suelo. Cuidadosamente envolví una a su alrededor, sin tocarla, y luego me senté a su lado. —Estoy confundida —dijo—. Pensé… —Pensabas que una noche siendo anónimos significaba luz de la luna y máscaras... —Interrumpí con un encogimiento de hombros—. Pero ser anónimo es mucho más que eso. La ropa tiene una forma de enmascararnos, nos define, haciéndonos parecer protegidos, desigual, dependiendo de donde era comprada. Esta noche, estás en tu estado más vulnerable, casi desnuda, con un completo extraño. Vamos a tener intimidad sin tocarnos, pero sólo entre nosotros, y cuando termine la noche, nos iremos por caminos separados sin remordimientos. —¿Debido a que no dormiremos juntos? —Debido a que independientemente de cómo te desnudes, Lisa, tu escudo estará siempre arriba hasta que decidas bajarlo. Dormir por ahí, festejar, beber —son todas las formas de protegerse a sí mismo. Eso no es libertad. Nunca serás más vulnerable hasta que quites cada visión de ti que permites que las personas vean. Algunos tienen uno. Otros tienen varios. Ella tomó un generoso sorbo de vino y se echó a reír, pero era falso. —¿Y qué te hace pensar que tengo muchos, oh sabio? —¿Te dije eso? Ella se quedó en silencio. —Y creo que probablemente sea hora de que hablemos de lo evidente. —¿Qué? —ella resopló—. ¿Yo, estando casi desnuda, tomando vino con mi profesor un lunes por la noche? —Oh, eso —bromeé y le di un guiño—. Estamos en el anonimato, ¿recuerdas? Nadie sabe que estamos aquí. —Cierto. —Te dije un secreto... ahora es tu turno. La copa se sacudió en su mano. —¿Por qué estabas llorando esta noche? —Estrés. —Está bien. Te lo preguntaré de otra manera. —Me moví así que estaba más cerca— . Estoy sentado con Lisa en este momento... a primera vista... la que es fuerte, llegas tarde a clase, gran besadora, muy trabajadora… Ella miró fijamente las llamas delante de ella. 130


—Así que probemos desde un ángulo diferente... la chica que solías ser, Melanie Faye, ¿por qué estaba llorando esta noche? Y sólo así pude ver una visión por lo que Taylor se había vuelto tan obsesionado con lo que había embelesado su atención y completamente destruido su cordura. En lugar de tener miedo, Lisa inclinó su cabeza hacia un lado y entrecerró los ojos. La luz que una vez había estado allí –había desaparecido por completo. Y en su lugar había la más absoluta oscuridad. Dulce, hermosa y adictiva oscuridad. Había estado equivocado. No era la luz lo que le había atraído. Era el llamado de la oscuridad haciendo señas. Y como un idiota, había caído antes de que supiera. —Diría que te jodieras, pero me imagino que sólo podrías pensar que es una invitación, bastardo enfermo. —¿Recurres a insultos cuando te sientes acorralada? —Depende. ¿Recurres a seducir a tus estudiantes cuando no consigue lo que quieres? Sabía que eras tú, el chico que me encontré en el centro de estudiantes. Me llamaste Melanie entonces. Lo has sabido todo este tiempo. —Se inclinó hacia delante la sábana cayendo de su cuerpo, y dándome una visión tentadora de sus pechos. —Siempre tuve curiosidad. —Cambié de tema y aparté la mirada, esperando que olvide el hecho de que la había llamado Mel la primera vez que la vi; estaba fuera de shock—. ¿Cómo lo compartimentaban13 tan bien? —Miré hacia ella—. No lo hacen. Sólo la reprimen hasta que la otra parte muere. Sabes que es similar al trastorno de identidad disociativa. Los psiquiatras sugieren que cada una de las personalidades deciden quién será el más fuerte, y luego, en lo que piensan que es un golpe de ingenio, tienen a la personalidad más fuerte matando al resto, dejando sólo una. Los ojos de Lisa brillaron. —Es curioso cómo nunca funciona. —Suspiré—. Igual que reprimir a la persona que tú eres nunca funciona cuando intentas reemplazarla con alguien tan fuera de este mundo vainilla y aburrido. Me imagino que eres las dos cosas... débil e insegura, a la par de ser sexual y exigente. Tu mayor temor es dejarlo ir. ¿Estoy en lo cierto? Ella trató de levantarse, pero la retuve. —Siéntate. Se sentó, su mandíbula apretada con fuerza. Continué: —Al menos por esta noche, sé las dos personas. —No.

13

Compartimentar: Separar en categorías, dividir algo en elementos menores.

131


—Sí, maldición —gruñí—. ¿O es que tienes miedo de tu pasado? —¡No sabes nada de mi pasado! —gritó, su voz casi sacudió las ventanas—. ¡Deja de psicoanalizarme! ¡Es una mierda! ¡No sabes nada! —Entonces, dime algo. Su pecho agitado; echó un vistazo a la chimenea y sacudió su cabeza. —Cuando pasas tu adolescencia siendo tan horrible, tan terrible, tan... mala... — ella se estremeció—, la última cosa que quieres hacer es ser como la persona que eras, o incluso las cosas asociadas a ella. Asentí. —Realmente no quieres ser profesora ¿verdad? Ella no dijo nada. —¿Qué harías con tu vida si tuvieras una opción? —¿Quién dice que no la tengo? —espetó ella. —La tienes —argumenté—. Así que, dime, ¿qué harías? —Todo. —Suspiró con anhelo—. Me gustaría hacer todo. Vivir. Conducir autos rápidos de nuevo y olvidar los malos recuerdos... tal vez eso es todo. Haría todo lo que hice cuando era más joven, sólo que lo haría mejor, entonces no asociaría todo lo que solía ser divertido con el mal en estado puro. —Has venido al lugar correcto. —La vida real no es una película, y creo que ya establecimos que no eres parte de la familia de Mulan, así que dudo mucho de que eso signifique que vengas de las buenas hadas. Vi la tortura destellar en su rostro. Ella era una chica que solía empujar los límites, igual que Taylor, sólo que él había arruinado cada cosa que podría haber sido buena. Yo tenía una visión de él encontrando alegría en eso. Siempre encontraba alegría perversa en tomar algo tan puro y mancharlo. Con Lisa, estaba seguro de que él había visto la oscuridad y pensó... finalmente alguien que pueda unirse a mí en mi miseria, alguien a quien pueda cambiar para siempre. Y él lo hizo. —Una cosa —le pregunté—, nombra una cosa que fue arruinado por Melanie que Lisa quiera hacer. —Conducir un Ferrari —dijo ella rápidamente—. No eres Obi-Wan. No tienes que saber por qué. Solo... se arruinó. —Su rostro palideció—. Pero conducir solía ser una de mis cosas favoritas. Me sentía... libre. —Voy a brindar por eso. —Levanté mi copa y la choqué con la de ella. Sus ojos se estrecharon. 132


—No me digas. —Ella tomó un sorbo de vino—. Tienes un Ferrari. Me incline hacia adelante tentado a lamer el líquido de sus labios. —Si no lo tuviera, me gustaría comprar uno sólo para verte correrlo. —¿Es esto sobre mí o sobre ti, Tristan? Sonreí, una sonrisa genuina. —Siempre ha sido sobre nosotros dos, Lisa. Creo que sabes eso a estas alturas. Además, siempre fui el buen hijo, ¿recuerdas? Ni siquiera he recibido una multa por exceso de velocidad. Creo que ya es hora. —¿Cómo? —susurró, sus labios se tensaron como si estuviera tratando de no revelar ningún tipo de emoción—. ¿Cómo ves tanto cuando trato tan fuerte de ocultarlo? Quería decirle la verdad en ese momento, decirle que sabía más de lo que demostraba, decirle que lo lamentaba y preguntarle sin rodeos lo que sabía. Tal vez ella me perdonaría; tal vez podríamos dejar atrás el dolor juntos. Miré hacia ella de nuevo. Estaba temblando a pesar de que estaba frente a la chimenea. Ganar su confianza era la única manera de ganar su conocimiento. Enamorarme de ella no había sido nunca parte del plan, pero imaginaba que era demasiado tarde. Estaba atrapado en su hechizo. Ella me intriga, como un rompecabezas que estaba luchando con fuerza por entender. Sabía que una vez que lo haga, sería recompensado con el conocimiento de la persona más increíble en el mundo. Así que, le contesté tan honestamente como pude. —La locura... —mi voz se convirtió en baja—, reconoce la locura. Se quedó sin aliento, estrechando los ojos. —No estoy loca. —Los locos piensan que todos los demás están locos, y que ellos están en su sano juicio. Créeme cuando digo que sé que no estás loca. Estoy hablando de un tipo diferente de locura. El tipo que te sigue en tus sueños, solamente para atormentarte cuando estás despierto. La locura extrae la alegría de todo lo bueno en la vida y te hace sentir culpable por sonreír. —La locura... —repetí lentamente—, en su definición va en círculos, repitiendo el mismo proceso una y otra vez, sabiendo que vas a obtener el mismo resultado, pero se niega a detenerse de todos modos. —Pero lo hice —argumentó—. Lo detuve. Me quedé en silencio y luego susurré: —Pero, ¿a qué precio?

133


CAPÍTULO VEINTINUEVE Él estaba tan molesto que lo llamé. Después de todo, había ayudado a arruinar su vida, ¿pero en ese momento? ¿En el teléfono con él? Yo era como un dios. No sólo iba a ofrecerle su hombría de nuevo, su confianza, su vida –sino también la venganza en bandeja de plata. Es curioso, estaba sacrificando la única cosa que alguna vez me importó, la que de extraña manera me hacía sentir triste y enojado a la vez. Yo sabía que estaba haciendo lo correcto porque ella me hizo sentir, y no tenía ningún asunto de sentimientos en este mundo. No los quería, no tenía tiempo para ello. Ya no. No, no más. ~El Diario de Taylor B.

Lisa —Sabes —dije, forzando una sonrisa—, podrías haberme solo seducido en vez de darme una sesión psiquiátrica gratis. Hubiera estado igual de feliz. —No, no lo estarías —dijo Tristan rápidamente, inclinándose hasta que su rostro estaba a centímetros del mío—. No quieres seducción. Arqueé mis cejas y dejé que la sábana cayera de nuevo a continuación, me incliné hacia él hasta la mitad de camino, casi rozando mis labios contra los suyos. —¿No? —No. —Su mirada se deslizó a mis labios y luego de nuevo a mi rostro mientras inclinaba la cabeza—. Una buena seducción se desperdicia en una chica que no disfrutaría lo suficiente para dejarse ir. Di un grito ahogado, casi tentada de abofetearlo. —¿Esa es tu manera de decir que eres malo en la cama? Bueno, ¿por qué no me lo dijiste? Lo habría entendido. Él sonrió. —Supongo que nunca lo sabrás, y ya que no puedo tocarte, en realidad no puedo besarte hasta la sumisión. —Él sopló en contra de mi boca—. Es una pena. —El dulce sabor del vino se detuvo en sus labios—. Porque imagino que lo mejor para ti en este momento sería un buen castigo... tal vez una mano firme. —Sonrió y luego sopló en contra de mi boca de nuevo—. Una noche de imprudencia… —Él se apartó y se encogió de hombros—. Sí, realmente es una lástima que no te pueda tocar.

134


Estaba congelada en el lugar. ¿Por qué se sentía como si hubiera pasado la última hora seduciéndome? ¿Por qué todavía se siente como si él me estaba seduciendo? No con sus manos, sino con sus palabras. —Eres demasiado hermosa como para fruncir el ceño. —Tristan buscó detrás de él y sacó una pluma desde una de las almohadas en el sofá. —Así que, ¿vas a hacerme cosquillas hasta la muerte? —bromeé, aunque mi boca estaba completamente seca, y tenía miedo de moverme por miedo a entregarme yo misma. La anticipación me estaba matando. Tristan sonrió. El hombre tenía que dejar de lucir tan guapo y perfecto. Era como que si más lo miraba más atractivo se convertía, y él ya había comenzado con un diez. ¿Ahora? Era más como un billete de veinte. Tan controlado, pero aun así tenso, todos los músculos de su pecho se flexionaban mientras giraba la pluma entre sus dedos. Mi cuerpo vibraba de placer simplemente observándolo. Tenía que haber algo seriamente mal en mí. Deslizó la pluma blanca entre sus dos dedos, de ida y vuelta un par de veces. —Me pregunto cuanto de tu cuerpo se sentirá como esta pluma, suave... tentadora... tan malditamente seductora que sólo quiero tocar, acariciar... —Se volvió hacia mí—. Besar. Tragué saliva. Los encerrados ojos de Tristan se acercaron a mí y deslizó la pluma por mi rostro y luego la arrastró lentamente entre el valle de mis pechos. —Pude haber cometido un error al hacer esas reglas... —¿Ah, sí? —Mi pecho se movía mientras tragaba saliva por aire—. ¿Por qué dices eso? La pluma cayó de sus dedos. —Porque no tocarte ha sido una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer, especialmente teniendo en cuenta... La habitación estaba en silencio excepto por las llamas. —¿Sobre todo teniendo en cuenta qué? —Me incliné hacia delante, pendiente de cada palabra. —Lo malditamente tentadora que es esa boca tuya. —Él gruñó y su mano subió hacia mi rostro, pero se detuvo justo antes de tocarme—. Piensa en mí esta noche… —¿Eso es? Nos desnudamos, me psicoanalizas, descubres que me gusta conducir autos rápidos, ¿y luego me dejas en mi dormitorio? —Por supuesto que no. —Rápidamente se echó hacia atrás y se puso de pie, luego me ofreció su mano—. Voy ayudarte a levantarte, la única vez que voy a tocarte esta noche, y poco a poco caminaremos a la habitación, probablemente mirando el vaivén 135


de tus caderas durante todo el camino. Y cuando esté saciado, imaginaré que te beso... en todas partes y, luego voy a dejarte dormir y, así bloquearé mi propia puerta en caso de que tengas algunas ideas. Me eché a reír. —¿Temes que vaya a aprovecharme de ti? Me puso de pie de un tirón. —No es el miedo que me hace bloquear la puerta... —Se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia las escaleras. —¿Qué pasa? —le pregunté mientras nos dirigíamos hacia arriba. Se detuvo, con su mano deteniéndose en la baranda. —Necesidad. —¿De verdad crees no puedo soportarlo? Todo su cuerpo se tensó mientras continuaba caminando. —No después de esta noche. Me imagino que te sientes exactamente igual que yo en este momento, con una total e inmensas ganas. Sí, eso es cierto, no es como si fuera admitirle eso. Se detuvo en la segunda puerta de la derecha y señaló. —Tu cuarto. Pasé junto a él, sabiendo que me miraba, y temblé bajo su mirada. —Te despertaré para el desayuno y nos llevaré de vuelta a tiempo para que puedas estar lista antes de tu primera clase. Además, creo que hay una pronta reunión con uno de mis otros estudiantes de mañana para el proyecto de la clase. Gimiendo, me golpeé la cabeza contra la puerta. —Momento arruinado. —¿Lisa? Me di la vuelta. Él sonrió y dio dos pasos hacia delante. Mojó su dedo en mi boca y luego lo sacó y lamió el mismo dedo, con los ojos cerrados en éxtasis. —Justo como lo recuerdo. —Pensé que no me ibas a tocar. —Todos los hombres mienten. —Él sonrió—. Ahora ve a la cama antes de decidir realmente tener un gusto. —¿Y que si te digo que también te deseo? Sus ojos se volvieron completamente oscuros.

136


—Entonces voy a tener que decir que no... a pesar de que yo realmente quiero decir que sí. Vete. Cuando no me moví, él físicamente me dio la vuelta, me empujó hacia la habitación y cerró la puerta detrás de mí. Demasiado aturdida para hacer cualquier cosa, casi no registré que estaba pasando la noche de nuevo con él. Pero no con él, con él. Era como una compañera de piso que a él le gustaba tener alrededor. Estaba agradecida, sin embargo, debido a que era una noche en la que no quería estar sola. Y sabía que con Tristan, a pesar de que parecía peligroso, era seguro. No era Taylor. De ninguna manera. Y no sería justo compararlo con Taylor, a pesar de que lo hubiera hecho con cualquier otro tipo. Finalmente era hora de seguir adelante. Y creo que sabía exactamente lo que quería hacer con eso.

137


CAPÍTULO TREINTA Él casi estuvo de acuerdo en hacerlo después de explicarle las cosas a mi manera, y cuando aún estaba indeciso, le ofrecí una cosa más que sabía que no podía rechazar –no la rechazaría. A Ella. ~El Diario de Taylor B.

Tristan Para el momento que la mañana comenzó, era un gran completo desastre. Mi padre había llamado y me preguntó sobre los negocios -las conversaciones típicas normalmente duraban alrededor de tres minutos. ¿Era él todavía rico? ¿Estaba manteniendo mi nariz limpia? Lo que sea que eso significaba. ¿Alguna vez lo había decepcionado? ¿Incluso una vez en mi vida? Y al último, mi favorito... ¿le has respondido alguna llamada a Erica? Sí, sí, y no. Pero dije que sí con la esperanza de apaciguarlo. Hablar con ella parecía casi tan divertido como llamar a Gabe y decirle que me atropelle con su auto. Desperté a Lisa. Ella estaba tranquila, pensativa. Me imagino que le había dado demasiado para pensar. Con una mueca, dejé que tuviera su tiempo de silencio. Sabía que probablemente empujé sus límites un poco, pero no quería ser casual, no con ella. Ella tenía que saber eso de mí. Casual eran las mujeres que había conocido alguna vez en el hotel de mi padre. Lo casual y Lisa no encajaban en la misma frase. Si hiciéramos eso, si realmente me dejara entrar, yo sería suyo para siempre, pero me negaba a dejar que pensara que era como él, por lo que presioné. Quería la real ella. No la que he leído todas las noches en sus diarios, pero la única, la chica que había salido de eso. ¿El único problema? No sabía quién era ella. De hecho, no tenía ni idea. Le tenía miedo a la oscuridad que él había sacado de ella casi tanto como tenía miedo de la luz que ella seguía siendo incapaz de alcanzar. Me preguntaba a mitad de camino si ese no había sido su plan desde el principio. La duda y la inseguridad hacen que una mujer se apoye en un hombre de maneras que lavan el cerebro hasta el extremo. Ella se volvió tan dependiente, por lo que perdió la definición de quién era ella con esa persona, que cuando esa persona finalmente se va, no importa lo bueno o malo que él era, el recuerdo está ahí para siempre, impresa en su conciencia. —Gracias. —Lisa abrió la puerta del auto, pero vaciló. Finalmente, se dio la vuelta, un rubor tiñendo sus mejillas—. Gracias por una noche de dejarme ser yo misma.

138


—En cualquier momento. —Le tendí mi mano. Cuando la tomó, besé su muñeca y la solté, aunque quería arrastrarla sobre la consola central y luego tirarla en el asiento trasero. Actuando como un hombre de las cavernas no llegaría a ninguna parte, pero seguro que detendría el dolor constante que tenía que tenerla. Pero el sexo no la haría entregarse. Sería sumisión. Y hasta que fuera algo más me negaba a empujar ese límite. Sobre todo, teniendo en cuenta que no había nadie que albergara secretos peligrosos. No estaba seguro de nada ni de cómo o cuándo yo revelaría el mío. Cuanto más tiempo pasaba con ella más me negaba a reconocer que había venido por una razón. La vi entrar rápidamente a su dormitorio y me aseguré de que la puerta se cerrara detrás de ella antes de marcharme. Sin prestar atención, casi topé con un chico en bicicleta en frente de mí. Se dio la vuelta y me miró. Era Jack. Se me hizo un nudo en el estómago, pero no tenía ni idea de por qué mi cuerpo iba a reaccionar a su presencia; no era más que un estudiante en mi clase. Sólo... algo en él me molestaba. En el momento en que vio que era yo, sus ojos se estrecharon. Tenía gafas de sol, y mi mirada estaba oculta, pero era probablemente el único profesor en el campus que tenía una gran variedad de autos desde una camioneta Ford hasta un Tesla, estaba conduciendo el Tesla. Aceleré y decidí ir a casa y cambiar los autos. Lo necesitaba de todas formas si iba a seguir adelante con mi plan. Operación Salvar a Lisa. Divertido que haya comenzado como Operación Redimir a Taylor. Es curioso cómo una persona puede cambiar tu mente, tu corazón, tu alma tan completamente que se te olvida por lo que estabas luchando en primer lugar. Consumido por pensar en ella, corrí todo el camino a casa con una sonrisa en mi cara. No sería sutil; Por otra parte, esa palabra nunca estuvo en mi vocabulario.

139


CAPÍTULO TREINTA Y UNO —Sabes que te amo, ¿cierto? —le susurré al oído. Se estremeció en respuesta y trató de apartarse. —Sí. —No, en serio. —La atraje más cerca. Ella luchó. Su cuerpo estaba tenso, pero siempre estaba tenso. —Déjame enseñarte cuánto. Intenté quitarle la camisa. Se puso rígida ante mi tacto, y yo estaba tan malditamente enojado. Le hice eso a ella, pero era su culpa por permitírmelo. Era su culpa ser tan débil. Era mi culpa ser tan fuerte. —Acuéstate —dije en voz alta. Y sólo así, lo hizo. Y el mundo estaba bien de nuevo. ~El Diario de Taylor B.

Lisa Apenas tuve tiempo suficiente para ducharme y prepararme para el día cuando un golpe sonó en la puerta. Agarré mi bolso y las llaves y me aseguré de que mi plancha de cabello estaba apagada y luego corrí hacia el golpeteo. —¡Ya voy! —grité. Dios, si era Gabe, iba a matarlo. Abrí la puerta. Jack se quedó apoyado en el marco de la puerta. —Así que... —Él inclinó la cabeza—. ¿Cómo fue dormir con el profesor? Rodé los ojos. —No seas idiota. No he dormido con nadie. —No regresaste. —La emoción nubló sus ojos, casi como si estuviera herido—. Ayer por la noche, quiero decir, estaba preocupado, así que vine a buscarte. —¿Preocupado? —Pasé junto a él y cerré la puerta—. ¿Por qué estarías preocupado? —Uno. —Él levantó un dedo—. Porque he escuchado de que forzaron tu entrada. En realidad, creo que todo el campus escuchó acerca de la irrupción. Y dos. —Él levantó dos dedos—. Uno de los chicos con los que trabajé en la tienda de pizza consiguió una paliza anoche fuera de este dormitorio. —¿Qué? —Me detuve en seco—. ¿Qué quieres decir? 140


Sus cejas se fruncieron juntas mientras me permitió entrar en el ascensor primero y después él. —Quiero decir que al tipo con el que trabajaba le dejaron la cara destrozada y está en la unidad de cuidados intensivos. Mis oídos parecían como si estuvieran llenos de algodón. ¿Qué pasa si el atacante era la misma persona que irrumpió en mi apartamento? ¿Enviándome mensajes de odio? Me estremecí y de repente me sentí mejor que tuviera mi pistola eléctrica conmigo. —Oye, ¿estás bien? —Jack puso su brazo alrededor de mí, pero se sentía mal, como forzado. No sé cómo explicarlo; solo no me gustaba, así que me alejé. Sus ojos se movieron con un poco de irritación, y luego se echó hacia atrás contra la pared del ascensor. —Sabes... —dijo lentamente—, coquetear con el profesor no es lo más inteligente que has hecho. —No estoy coqueteando —mentí—. Y, ¿desde cuándo trabajas en una pizzería? ¿Pensé que trabajabas en Starbucks? —Vivimos en Seattle. —Rodó sus ojos mientras el ascensor sonó abriéndose—. Tengo que tener tres trabajos para pagar por lo menos mis libros y suficientes paraguas para poder pasar el día. Sonreí. —No llueve mucho. Salimos en una bonita niebla de la mañana, y había olvidado oficialmente de mi chaqueta. Jack sonrió y sacó un paraguas de su bolso, sosteniéndolo por encima de mi cabeza. —¿Estabas diciendo? —Cállate. —Sé que estoy una hora más temprano, pero ¿qué hay si conseguimos algo de comer en la cafetería, y podemos repasar nuestro plan para el proyecto? Suspiré. Tenía muchas ganas de ir temprano a clase para impresionar a Tristan, pero dos horas antes parecía un poco exagerado. Ahogué una risa; probablemente tendría un derrame cerebral si estuviera tan temprano. Si él incluso estuviera en su escritorio. De nuevo, era Tristan. Me imaginaba que era el tipo que estaría una hora más temprano solamente para que pudiera demostrar un punto. —Bien. —Cedí, enviándole una mirada de reojo a Jack—. Pero quiero estar temprano en clase. —Ah, así que eso es. —Asintió a sabiendas. 141


—¿Qué? —Tú y el profesor. Alejándose de los problemas, y él va a seguir haciéndote visitas a domicilio. Inteligente. —No estoy… —Negué—, lo que sea. Vamos a hablar sobre el proyecto. —Claro. —Él sonrió y alzó el paraguas más alto por encima de mí. Me agaché más debajo de ella y choqué con su mano izquierda; el paraguas se balanceó un poco, por lo que se estabilizó con mi derecha, agarrando su mano en el proceso. Sentí la tela e hice una mueca. Un gran vendaje cubría toda su mano y nudillos; era un vendaje elástico, y no me había dado cuenta antes. —¿Qué pasó? —Hornos de pizza. —Él negó y luego hizo un guiño—. No trates de luchar contra ellos. Pelean sucio, y al parecer he perdido. Arrugué la nariz. —Lo siento. Las quemaduras son un asco. —El dolor es horrible. —Se encogió de hombros—. Pero a veces es absolutamente necesario. —Excepto esta vez —corregí. Él tragó saliva, con los ojos como dardos de ida y vuelta antes de ofrecer una sonrisa amable. —Excepto esta vez. El resto de nuestro paseo fue fácil. Él hablaba de sí mismo, y me escuchó mientras trataba desesperadamente de no pensar en Tristan. Creo que hice un buen trabajo asintiendo y sonriendo. Pero mis pensamientos estaban consumidos con la noche anterior, con lo que él había dicho, cuán cerca había estado de llegar a lo más hondo. ¿Cómo pudo ver lo que Gabe incluso tuvo problemas para ver? Respirar era difícil para mí, que intenté muy duro compartimentar quien yo era, la persona que soy. Era agotador, por no mencionar estresante, ya que mi pasado parecía perseguirme a cada paso. Todavía tenía ese estúpido sitio web del que preocuparme. Sólo esperaba que la gente no me reconociera, aunque no pensé que lo harían. Quiero decir, ¿quién se imagina que una chica normal como yo, haya protagonizada su propia cinta de sexo? Por otra parte, realmente no puedes ser protagonista de algo si no eres consciente que está sucediendo. Él había arruinado el sexo para mí. Lo había hecho doloroso.

142


Había hecho que me dieran ganas de vomitar cada vez que me tocaba, pero la culpa había sido peor que el sexo, la culpa de que haya sido una persona horrible con él, la culpa de que él iba a tomar más pastillas si no hacía lo que él quería. Tristan podría estar en lo cierto acerca de mí tratando de luchar contra lo que yo era, pero si él realmente supiera cuán lo horrible yo había sido, no me estaría animando a tratar de descubrir mi verdadero yo. No, él me ayudaría a enterrar a ese demonio o, como él había dicho la noche anterior, matar esa personalidad para siempre. —Por lo tanto, la ira... —Jack se sentó frente a mí en la cabina y sacudió la lluvia de su chaqueta—. ¿Por qué no escribes sobre diferentes expresiones faciales mientras busco un poco de café y comida? —Está bien. —Saqué mi libreta y me puse a trabajar a catalogar cosas que había aprendido en clase, como labios apretados, ojos entrecerrados, mandíbula apretada, cosas que por lo general revelan un tipo de ira o represión. Es curioso, los tenía memorizados porque Taylor rara vez era feliz. La ira era su compañera. Por otra parte, la mayoría de las veces era tan insensible, me preguntaba si alguna vez realmente sentía algo; Me preguntaba si alguna vez quería. —No —dijo Jack después de leer mi lista—. Algunos de estos están mal. —Bueno, de acuerdo con el Internet y nuestro libro de texto, están bien. —Incorrecto. —Se echó hacia atrás y cruzó los brazos sobre su pecho—. La ira puede ser una sonrisa, seguro... pero creo que la ira más intensa es el tipo de rabia que la gente rara vez ve en la superficie. Esta hierve por debajo, volviéndose más caliente y más caliente hasta que finalmente un día… Él golpeó su mano contra la mesa. Casi se me cayó el café caliente. —Ellos simplemente explotan. —Entonces... —Tragué y de repente me sentí muy incómoda de que éramos las únicas personas en la cafetería—. ¿Cómo tú describirías eso, entonces? ¿En una señal no verbal? —No puedes. —Se inclinó hacia delante—. Porque la ira tiene demasiadas caras, demasiadas máscaras. Esa clase de cólera es el tipo que no se reconoce hasta que es demasiado tarde. —Sus fosas nasales se abrieron mientras se sacudía el cabello de su rostro. El movimiento era familiar, de una manera tan extraña. Entrecerré los ojos, realmente mirándolo, examinando a Jack, porque algo de él no me hacía sentir segura; me hacía sentir... cautelosa, con miedo. —¿Qué? —Sonrió, su gran sonrisa con dientes me hacía sentir un poco mejor—. ¿Crees que estoy hablando desde la experiencia? —¿Es así? —Mi garganta se secó ante la pregunta. —Tal vez. —Él asintió lentamente—. Por otra parte, ¿cómo tú lo sabrías? 143


Metí la mano en mi bolso y agarré mi gas lacrimógeno firmemente con una mano. —Y ese... —Él se rió y tomó un sorbo de café—, es mi punto. Dios, deja de lucir tan seria. Sólo quiero una A, ¿de acuerdo? Y si tu amante quiere que investiguemos, entonces debemos investigar, ¿bien? Solté el gas, sintiéndome un poco estúpida. Mis sentidos se alejaban cuando se trataba de personas. Me refiero a que Taylor hubiese exhibido una A, así que realmente no debo sospechar que un tipo como Jack que era nada más que agradable y estudioso. —Cierto. —Tomé otro sorbo de café, sintiéndome mejor—. Vamos a hacerlo a tu manera. Sus ojos se arrugaron mientras sonreía. —Me gusta el sonido de eso. Trabajamos por el resto de la hora y luego le di una excusa sobre la necesidad de parar en la sala de correo antes de la clase. Todavía tenía una hora, pero quería comprobar y ver si tenía más amenazas. Me temblaban las manos por el momento que le di vuelta a la llave y abrí la pequeña caja. Nada más que spam. Solté una respiración tensa que no me di cuenta que había estado conteniendo y cerré rápidamente mi caja. —¡Boo! —Alguien agarró mis hombros. Grité y alcancé mi gas de nuevo. —¡Oye! —Jack se echó hacia atrás—. ¡Realmente no pensé que estuvieras lista para patear mi culo! —Riendo, él negó—. Creo que mis historias sobre guerras de pizza y compañeros de trabajo golpeados te van a dar pesadillas. Simplemente te olvidaste de tu cuaderno, eso es todo. —Lo tendió. —Me lo podrías haber dado en la clase. —Mi corazón todavía latía con fuerza contra mi pecho cuando tomé el cuaderno y lo metí en el bolso. —Cierto. —Hizo un guiño—. Tal vez sólo quería verte de nuevo. Le di una mirada molesta. —O tal vez quería ser golpeado por una de tus uñas afiladas. —Él hizo una mueca— . ¡Está bien, nos vemos más tarde! Él se fue corriendo. Y tuve la tentación de desplomarme contra la pared. Él estaba en lo correcto. Estaba siendo ridícula y nerviosa, y no era su culpa que haya dejado mi cuaderno. Con un resoplido prometí estar descafeinada por el resto de la semana y lentamente me dirigí hacia el edificio de ciencias sociales.

144


Llegué a clase con veinte minutos de sobra. Cuando entré al salón, Tristan ya estaba sentado en el escritorio leyendo un libro de color marrón. Él todavía no había levantado la vista, por lo que poco a poco me dirigí hacia él. El libro parecía ser un diario. Tenía la escritura roja en las páginas y algunas cosas tachadas. Había fotos, pero no estaba lo suficientemente cerca para ver de lo que se trataba. —No pareces del tipo que lee su propio diario —bromeé. Tristan maldijo, dejando caer el diario al suelo, luego se inclinó y lo recogió y lo guardó en su escritorio. —¡Me asustaste como la mierda! —Me gustaría disculparme, pero me gusta el hecho de que te haya cogido desprevenido y fuera de control. Su sonrisa atractiva me hizo querer tanto retirarme como atacarlo. —Lisa, si quieres verme fuera de control, lo único que hay que hacer es doblar tu dedo meñique. Estaré a tu merced en cuestión de segundos. —¿Es eso un reto? —Claro que sí, lo es. —Nunca le digo no a los desafíos. —Esperaba que dijeras eso. —Podría cerrar la puerta. —Realmente aprecio que la puerta esté cerrada con llave. Sonreí mientras daba un paso hacia mí. La sala estaba llena de tensión. Me tendió la mano. La tomé. —Por otra parte, si dejamos la puerta abierta, siempre hay esa sensación que tienes cuando piensas en ser descubierto. —¿Quieres que hagan que me despidan? —Como si ellos te despedirían. —Mi sonrisa era tan amplia que dolía—. Mi conjetura es que tu compañía dona tanto dinero como lo hace. —Ah, y ella pone el rompecabezas junto. Maldita sea. Me encanta tu boca inteligente. La mente no es tan mala tampoco. —Él inclinó la barbilla—. Pero, por desgracia... ahora sólo tenemos quince minutos. —Él me liberó de su agarre y dio un paso atrás—. Y yo realmente odiaría apurarme en todo lo que tiene que ver mi boca en tu cuerpo. Jadeé.

145


—No estás en shock. —Sus ojos se estrecharon—. Pero puedo malditamente decirte que estás un poco excitada, el cual, a su vez, me pone demasiado excitado si se supone que debo estar hablando de sociópatas hoy en día. Me reí. Él buscó en su escritorio y sacó un sobre. —Ábrelo después de clase cuando estés sola. —¿Qué es esto? —El sobre no era muy pesado, pero había algo sonando dentro. —Supongo que lo descubrirás después de la clase. —Él asintió—. Ahora ve y busca tu asiento. Parece que hoy estás tan temprano que puedes obtener una ventaja en sacar tu cuaderno. Me imagino que es la primera vez que tienes esa sensación emocionante. —Estoy seriamente temblando de los nervios ante el pensamiento —dije secamente. —Yo también... —Hizo un guiño—. Pero era un pensamiento diferente.

146


CAPÍTULO TREINTA Y DOS Tenía un mes antes de que ella se fuera. Un mes para dañar su vida, un mes para planificar. Por otra parte, había estado planeando durante un tiempo. Así que, en realidad, todo lo que tenía era un mes para disfrutar de ella antes de que las cosas se volvieran negras. Honestamente, me molestó -no tienes idea de lo mucho que me molestó, esa pequeña astilla que trataba de empujar a través de la oscuridad. ¿Creo que era culpa? O tal vez era sólo un mal caso de indigestión. Lo ignoré y seguí adelante. Es curioso, porque si fuera culpa, simplemente me hacía sentir más determinado a arruinarla, a arruinar una vida que tenía un futuro tan brillante, mientras que el mío había estado condenado al mismo segundo que nací por la familia equivocada. Papá había llamado ese día, preguntando por qué pastillas yo tomaba. Honestamente, todo marchó junto anoté los síntomas físicos, como tener una erupción en mi culo, como si eso me hiciera sentir suicida. En realidad, todas las pastillas que me recetaron me hacían sentir suicida, pero esa sensación siempre estaba junto con lo que me gustaría llamarlo un dios-complejo. Sí, podía querer morir, pero, hombre, aún en mi muerte sería un dios. Era intocable. Totalmente intocable. ~El Diario de Taylor B.

Tristan No me di cuenta de lo difícil que sería dar una clase con Lisa siendo atenta. Ella había dejado caer su bolígrafo dos veces, y se lo metió en la boca al menos una docena de veces. Su lengua había salido, tocando la punta y todo mi cuerpo se tensó ante la visión. Literalmente tuve que explicar desde detrás de mi escritorio porque tenía miedo de que los estudiantes pensaran que hablar de asesinos y sociópatas me encendía, cuando, de hecho, era exactamente lo contrario. Esta era la lección que odiaba. Debido a que estaba demasiado cerca de casa. Sabía más de lo que me gustaría saber sobre el tema. —Sociópatas —dije finalizando—, son por lo general muy amigables, personas de buen aspecto. Son personas en las cuales confías, personas que parecen ser buenos samaritanos. Tomemos, por ejemplo, Ted Bundy. Creo que es el concepto equivocado, especialmente con la televisión de estos días, es que, si alguien parece nocivo, ellos son nocivos. Qué pasa con un extraño, ¿alguien que ves por la calle? Su cabello está desordenado, está hablando consigo mismo, y está moviendo sus manos por todo el lugar. Agita un arma de fuego en el aire, e inmediatamente piensas que va a empezar a disparar.

147


Me encogí de hombros y miré alrededor de la sala, haciendo contacto visual con algunos de los estudiantes sin verlos realmente. —Toma una situación similar: Un doctor de buen aspecto, saca un arma y sonríe. ¿Vas a correr inmediatamente? O vas a pensar, ¿guao, me está protegiendo de algo? La ciencia ha demostrado que tienes más confianza con aquellos que parecen ser dignos de confianza, lo que significa que esas personas atractivas, inteligentes, son probablemente, muy elocuentes. Es por eso que nunca puedes basar tu juicio sobre alguien únicamente por su aspecto o lo que perciben de su intelecto. No conoces su historia, y para algunos de esos casos, que leerán, las víctimas no los conocían hasta que era demasiado tarde. No estoy diciendo esto para asustar a toda la clase de segundo año. Algunas risas se escucharon. Bueno, todavía estaba llegando a ellos. —Pero creo que debo de advertirles a mirar más allá de las máscaras y al alma de la persona. Estudien las cartas de referencia no verbales, y dejen que eso sea a lo que le tengan confianza. Los movimientos subconscientes no mienten. Miré el reloj. —Muy bien, parece que estamos fuera de tiempo. Asegúrense de chequear las hojas del estudio de la emoción de los humanos. Vamos a tener una prueba mañana. El sonido de raspar las sillas y conversaciones llenó la sala. Lisa estaba petrificada en su asiento, con los ojos vidriosos, como si estuviera en otro tiempo, otro lugar. Jack movió una mano delante de su rostro, y luego se encogió de hombros y se alejó. Los estudiantes salieron del salón. Y, finalmente, éramos sólo ella y yo. Cuando no se movió, me puse nervioso, así que cerré la puerta del aula y poco a poco me dirigí a su escritorio. Sus ojos estaban muy abiertos, boca apretada, y mandíbula apretada. —¿Lisa? —susurré—. ¿Está todo bien? —No —dijo ella rápidamente—. Pero lo estará. En un instante ella estaba fuera de su asiento y en mis brazos, su boca se presionó con vehemencia contra la mía. No estaba listo para su ataque, por lo que casi me caí hacia atrás. Agarrando sus hombros, traté de sostenerme, pero se apretó contra mí con fuerza. Me besó duro. Pero no con pasión. No. Su beso sabía a miedo. 148


Por lo tanto, la besé de regreso con la fuerza suficiente para ganar ventaja luego retiré lentamente mi boca para que pudiera chupar su labio inferior. Cuando ella dejó escapar un gemido, deslicé suaves besos en sus mejillas y finalmente en su frente y luego tiré de ella contra mi pecho. —Sea lo que sea, me lo puedes decir. —No. —Ella se estremeció—. No puedo. Es sólo que... tal vez algún día, pero ese día no es hoy. Un día voy a ser lo suficientemente valiente como para lanzar todas esas máscaras a tus pies. Es sólo que no creo que esté lista todavía. —Besándome no hará que desaparezca. —Suspiré—. No es que me queje en absoluto acerca de tus métodos. Suspiró, sus manos presionadas con fuerza alrededor de mi cintura. —Lo siento. Pareció una buena idea en ese momento. —Besar… —la retiré y le di una sonrisa suave—, siempre es una buena idea. Ella se sonrojó. —Probablemente debería ir a mi próxima clase. —Puedes abrirlo. —Asentí hacia el sobre—. Ahora que el aula está vacía. Una mirada de pura alegría cruzó por su rostro antes de que llegara al sobre y lo abriera. La llave cayó con una nota pegada a ella. —De Anónimo. —Ella lee en voz alta—. Hmm... me pregunto, ¿quién será? —Ni idea —dije seriamente. A algunas personas les gusta mantener su identidad en secreto por si el receptor del regalo no es feliz con el regalo. —Por lo tanto, ¿una llave? —Ella la levantó en el aire—. ¿Es mi regalo? —Digamos que la experiencia es el regalo. —Me encogí de hombros, con la esperanza de que ella entendiera la indirecta para no darle mucha importancia al asunto—. Por otra parte, si comprar un auto me da tu visto bueno, estoy totalmente de acuerdo. —¿Un auto? —Mira más de cerca. Ella llevó la llave más cerca de su rostro y miró. —Santo... —Sus ojos brillaron hacia los míos, llenos de muchas preguntas. —¿Brrrum, brrrum14? —Sonreí y me incliné más cerca—. Ah, y vas a amar esta parte. —¿Que parte?

14

Brrrum, brrrum: El sonido de un auto acelerándose.

149


—Comprarlo, por supuesto. —Sonreí, satisfecho con su expresión de asombro—. Ahora ve a clase. Te escribiré más tarde. —Pero… —Sabes lo que siento cuando llegan tarde. Rodando los ojos, puso la llave en su bolsillo trasero, agarró su bolso y luego se acercó y me dio un beso en la mejilla. —Gracias por la sorpresa. —No me des las gracias todavía. Ella se rió suavemente y estuve malditamente cerca de salir de la habitación.

150


CAPÍTULO TREINTA Y TRES —Tengo un secreto —reflexioné, dibujando círculos en mi diario, sintiéndome un poco mejor desde que mi estúpido padre me había dado más píldoras—. ¿Quieres saberlo? —¿Qué? —preguntó Mel, su expresión horrorizada. —Voy a morir. —Me encogí de hombros—. Sólo pensé que deberías saberlo, ya que va a ser tu culpa. —Levanté un pedazo de fruta—. ¿Hambre? ~El diario de Taylor B.

Lisa Pienso en todos mis veintiún años de vida, había faltado una vez, quizás dos. Y las dos veces probablemente yo estaba en trenzas. Pero él me hizo querer faltar. ¿Un Ferrari? Sabía que él era extravagante, un poco loco, pero me sentí... especial, como si realmente me escuchó. Para el momento que regresé de nuevo a mi apartamento, la sensación relajada y despreocupada se había ido. Tanto Wes y Gabe estaban esperando en el interior, en el sofá, luciendo molestos. —¿Está, uh, todo bien? —Dejé caer mi bolsa en el suelo y crucé la habitación. Gabe levantó la vista primero, con los ojos amenazantes. Wes puso una mano sobre su hombro, como si quisiera evitar que arremetiera contra mí. —¿Está todo bien? —preguntó Gabe luego se volvió a Wes—. Oh, no lo sé, ¿qué crees tú Wes? ¿Luzco bien? ¿Luzco como si la luz del sol saliera de mi trasero? —No estoy mirando tu culo. —Wes rodó los ojos—. Y deja de ser tan dramático. Las fosas nasales de Gabe se dilataron, y bloqueó sus ojos con los míos—. Tu profesor. —¿Cuál? —Me mordí el labio inferior y se detuve detrás de una silla, por si acaso necesitaba tirarla y huir, mientras que Gabe trataba de lanzarme al suelo. —¡Ha! —Gabe aplaudió lentamente—. Divertidísimo. ¿Cuál, cuál, cuál maldito profesor? En realidad, no podría tener hijos, hombre. —Miró a Wes de nuevo—. No, en serio, si las niñas van a sacar este tipo de mierda, estoy fuera. Dame niños, ¿escuchaste eso, Dios? —Comenzó a apuntar al techo—. Sé que me puede oír, ya que salvaste la vida de Wes, así que escúchame, ¡no chicas! ¡NO chicas! Miré a Wes y levanté una ceja.

151


—¿Él está perdiendo la cabeza? Wes gimió en sus manos, mientras que Gabe se puso de pie y se dirigió hacia mí. —¿Besarte con tu profesor en la escuela y en tú dormitorio? ¡Dime que no eres tan estúpida! —No soy... —tragué saliva y aparté los ojos—, tan estúpida. —No te estoy llamando estúpida. —Me estás acusando —le espeté y lo empujé contra su pecho—. La misma cosa. —Mel, lo juro por todo lo que es santo, si esto ha ido más allá… —maldiciendo en voz baja, se dio la vuelta y tiró mechones de su cabello rubio. Gabe sólo me llama Mel cuando está enojado o cuando se le olvida que soy Lisa. Él sabía que me hacía sentir insegura y molesta. Él sabía que el nombre traía demasiados recuerdos horribles. Suspirando, Wes se levantó y se dirigió hacia Gabe y luego lo empujó hacia el sofá. Él más o menos cayó. —Está bien... —los ojos de Wes se ampliaron—, probemos esto a mi manera antes de que Gabe tenga un aneurisma. —Él inclinó la cabeza hacia un lado y le mostró su típica sonrisa Wes Michels puede-conseguir-lo-que-quiere—. Pensé que tú y mi amigo eran sólo… amigos, especialmente después de haber descubierto sus identidades. Es decir... no es como si lo amenacé o algo, pero si le dije que salir con una estudiante sería un poco mal visto. —No estamos saliendo. —Mierda. —Silbó Gabe—. Él está muerto. Estoy haciendo un favor. Wes, lo siento, pero vamos a matar a tu amigo. ¡Es evidente que la está seduciendo! —Wes rodó los ojos—. Mira las pistas de nuevo. Creo que te sorprendería saber quién seduce a quien. Sentí mis mejillas sonrojarse, y luego la ira hirvió en mi interior. Me había olvidado de esas malditas cámaras. —¡¿Qué diablos, Gabe?! ¿Estabas viendo las cintas? ¿Cómo un psicópata? Y por qué venir a mí ahora, ¡arma de fuego! ¡Deberías haber llamado o algo! —¿Cintas de seguridad? Mi estómago se revolvió ante la idea de Gabe y Wes viéndome hacer algo con Tristan como una adolescente cachonda. Estoy bastante segura que en algún momento estuve a horcajadas, ¿o él estaba encima de mí? Iba a empezar a sudar en cualquier momento. El calor estalló en mis mejillas mientras trataba de recordar exactamente lo que había sucedido. —Wes tenía un juego —dijo Gabe con los dientes apretados, interrumpiendo mis pensamientos—. Y yo estaba en Portland en una maldita reunión. Créeme cuando digo que vine tan pronto como pude para ver la... —Él negó—. Lo que sea. ¡Es como si no te importara que sea la única persona que te está protegiendo de los locos acosadores y los aspirantes a asesinos! 152


—¿Asesinos? —Wes repite, sus labios formando una sonrisa—. Muy buena. —Sabes lo que quiero decir. —Gabe lo despidió con la mano—. Y no es como si haya puesto una en tu baño. No soy tan paranoico en controlar. Sabes que están puestas. Sabías sobre ellas, Lisa. Demonios, viste cuando se instalaron. ¿Por qué estás tan sorprendida de que haya estado chequeando? ¡No es como si pudiera entrar y sentarme en tu puerta con una pistola! —Sin embargo, lo harías si pudieras. —Wes asintió—. Solo digo. —Idiota —dijo Gabe con voz ronca—. Se supone que debes estar ayudando. —Este soy yo ayudando. —Wes se encogió de hombros y me miró de nuevo—. Mira, no es una buena idea. Tú y él... —Él levantó las manos en el aire las unió y apartó y luego sacudió la cabeza y se alejó—. Es una broma. No estoy ayudando. Gabe, tu turno. Gabe se levantó de la silla. —Lo que Wes está tratando de decir es que dormir con los profesores, a pesar de que te garantizan una A, no es la manera de comenzar tu segundo año, si planeas graduarte o evitar que el tipo sea despedido. Además, su padre se asustaría si supiera… Me echo hacia atrás, chocando con la silla detrás de mí y luego la mesa. Las velas salieron disparadas de sus recipientes y cayendo al suelo con un golpe. Las lágrimas amenazaban con escapar. —Oh, mierda. —Gabe llegó a mí—. No quise decir eso, Lisa. Tú estás bien. No eres tú. —Pero lo es. —Asentí mientras una lágrima solitaria escapó y rodó por mi mejilla—. ¿No es así? Si su padre o algún familiar se entera de que está saliendo con una chica que es culpable de alguien suicidándose... ¿y qué? ¿verdad? ¿Si se enteran de que la chica estaba involucrada en uno de los sitios más grandes de acoso a través de Internet? ¡Si se enteran de que una chica como yo estaba siendo violada en uno de esos videos! ¿Pero el video lo hacían parecer como que yo misma lo pedí? ¿Qué haría él? ¡Cuarto en la fila para presidente! Cierto, lo tengo, necesito mantenerme alejada porque soy una enfermedad, y es sólo cuestión de tiempo antes de que se extienda. Wes y Gabe se quedaron en silencio a medida que más lágrimas corrían por mi rostro. Un suave golpe sonó en la puerta. Me adelanté y la abrí de golpe. Mi mandíbula cayó cuando me encontré cara a cara con Tristan. Se me quedó mirando durante una fracción de segundo y luego apretó los labios en una línea dura y me atrajo en un abrazo. El calor me rodeó cuando devolví el abrazo, presionando mi rostro contra su firme pecho. Él me hizo entrar a la habitación y cerró la puerta. Cuando me alejé, su mirada era cruel, aunque no dirigida a mí, sino a Gabe y Wes. Con una maldición, él levantó las 153


manos y limpió algunas de las lágrimas de mis mejillas con sus pulgares. Su mandíbula se flexionaba mientras negó y luego entrecerró los ojos a los chicos. —¿Qué está pasando? —Su voz era dura y plana. —Dime tú. —Gabe se cruzó de brazos. Me quedé en los brazos de Tristan. Me sentía sucia, utilizada, estropeada, como si yo no estuviera lo suficientemente bien para luchar. Era estúpido para ellos discutir, porque, al final, Gabe había tenido razón. Yo sé que él intencionalmente no había tenido la intención de hacerme daño, pero me dolía que lo haya hecho, porque me había recordado lo que Taylor me había dicho justo antes de morir. “Tú eres un objeto usado. Basura. ¿Crees que un chico te tocaría si supiera las cosas que has hecho conmigo? ¿Crees que un buen chico incluso besaría esos labios tuyos sucios? Soy tu dueño. En cuerpo y alma. Eres mala, como yo, y lo peor de todo es que ni siquiera admites eso... al menos yo lo hago. Por lo menos sé que soy malo.” Abracé a Tristan con más fuerza, volví la cara contra su pecho. Escuché la aceleración de los latidos de su corazón y traté de igualar mi respiración para sincronizarlos, a pesar de que con cada segundo iba en aumento. Wes tomó la palabra en primer lugar. —Pusimos cámaras en la habitación... por su seguridad. Tristan se tensó y luego maldijo entre dientes. —¿Y nos viste besándonos? La voz de Gabe se quebró. —Sí, vimos la fiesta de la pizza no apta para menores, sin sonido, sin embargo, por lo que no estoy demasiado molesto. —Entonces... —miré hacia arriba mientras la mandíbula de Tristan se apretaba—, déjame entenderlo. ¿Decidiste enfrentar a Lisa, sola, sin nadie para defenderla, especialmente el chico que es tan culpable, y luego la haces llorar, pensando que realmente ayudaría a su caso? Gabe cerró los ojos y suspiró. —No me gustan las lágrimas de Lisa. Ella debe saberlo a estas alturas. Vivo por sus sonrisas. Eso es. La amo. Ella es como una hermana para mí... soy protector, sí, pero ella ha estado recibiendo amenazas. —¿Amenazas? —Tristan repite, su rostro cayendo—. Dijiste algo acerca de las amenazas en la fiesta benéfica, y ella fue atacada. —Ella las esconde de mí. —¡Estoy aquí! —dije bruscamente, irritada de que incluso Tristan estaba entrando en modo protector, sin embargo, ni siquiera se me preguntaba cómo me sentía cerca de tres hombres pisoteando y rugiendo alrededor de mi habitación. 154


Gabe siguió hablando. —Pero no soy estúpido. Ella los recibe de su buzón de correo, ha cambiado buzones, pero no dejan de llegar. Su dormitorio ha sido forzado y en la página web… —¡Gabe, ya es suficiente! —grité—. ¡Sólo déjalo! —¿Sitio Web? —Tristan repitió en voz baja e intensa. Puso su mirada en mí—. ¿Qué sitio web? —¡Gabe! —rogué, liberándome del agarre de Tristan y caminando a través de la habitación. Él no sabía lo que acababa de encontrar en ese sitio, y estaba a punto de revelarlo al chico que me gustaba—. Por favor, por favor, no lo hagas, por favor. —Agarré el pecho de Gabe, tiré de su camisa, tratando que me mirara para que pudiera ver el terror absoluto en mi rostro. Cuando por fin hizo contacto visual, sabía que era inútil. Sus ojos estaban tristes, cargado de culpa. —Lisa, él tiene que saber. Si está dentro, tiene que saber. Y si no... entonces no es digno de tu tiempo. Mi cuerpo empezó a temblar... él lo sabría. Él lo sabría todo, y se iría antes de haber tenido la oportunidad de darle un beso de nuevo o sentir sus brazos protectores alrededor de mí una vez más. Había sido el único chico que pude besar sin sentirme mal del estómago en años, el único que había desafiado al viejo yo y al nuevo yo. Gabe me estaba quitando eso. Lo que pasa con tu pasado... es que nunca se queda allí. Nosotros creemos eso hasta que llega el momento en que se revela toda tu sangrienta vergüenza. Y no hay nada, absolutamente nada que una persona pueda hacer, sino mirar. El mundo se volvió en cámara lenta para mí cuando Gabe se acercó al ordenador y empezó a escribir. Mi cuerpo se sentía demasiado pesado; mi cabeza latía con fuerza mientras la sangre se precipitó a mis sienes. El sitio web todavía se guardaba en mi historial de búsqueda, debido a que había estado buscándolo anoche. Él debe haber notado porque maldijo en voz baja. Conocía las reglas, sabía que a Gabe no le gustaba que yo desenterrara mis fantasmas del pasado. Cuando la página web apareció, gemí, balanceándome en mis pies. Tristan estaba a mi lado inmediatamente, tirando de mí hacia el monitor, hacia la enfermedad. Vi, como si yo no fuera en realidad parte de esa pesadilla en frente de mí. Cuando Gabe hizo clic en el video, casi vomité. Y cuando comenzó la conversación, cuando escuché la voz de Taylor, finalmente cedí. Me eché a llorar, corrí al baño, y perdí todo lo que había comido ese día y algo más. Cuando mi estómago estaba vacío, me acosté en el suelo frío y sollocé. Todas las cosas buenas... realmente llegan a su fin, ¿cierto?

155


CAPÍTULO TREINTA Y CUATRO Realmente creo que todos los buenos planes toman tiempo y estrategia... ésta será mi última entrada. Si estás leyendo esto, tienes que saber que fuiste elegido por una razón más allá que comprender la mente de un loco. Te elegí. Te escogí al igual que la elegí a ella. Apuesto que tienes curiosidad. Apuesto que deseas saber por qué te elegí. Existen dos copias de este diario en el mundo. Tú tienes una, y la otra persona elegida tiene la otra. Deberías agradecerme, por permitirte ser parte de mi plan, por permitirte ver lo que los demás sólo pueden soñar. No te preocupes... nos encontraremos de nuevo, incluso si es sólo en tus pesadillas. ~Ultima entrada. Taylor B.

Tristan Estaba luchando entre perseguir a Lisa y escuchar lo que Gabe tenía que decir, porque tenía el aspecto de un chico que trataba de ayudar... o tal vez sólo se veía impotente. Pero conocía suficiente de él, sobre todo de Wes, que nunca le haría daño intencionadamente a sus amigos. Y tuve una sensación de hundimiento en el estómago de que esto tenía que ver con el pasado de Lisa. Ansiaba la información que sabía que tenían, pero me odiaba a mí mismo por quererla y no poder pasar por alto el hecho de que podrían tener la verdad que necesitaba con el fin de seguir adelante. —La página web... —Los ojos de Gabe se nublaron de ira. Podía escuchar los sollozos suaves de Lisa provenientes del cuarto de baño. Gabe maldijo y siguió hablando: —Fue llamada Vergüenza. La página web se detuvo inmediatamente. Videos de personas avergonzando a otras personas inundaron la página de inicio. Nada muy loco. Más bien como un YouTube glorificado, sólo que se centraba en la intimidación. —Las personas publican vídeos anónimos... la idea detrás era avergonzar a las personas que lo merecían, sin necesidad de ser culpados por arruinar sus reputaciones. —Eso es enfermizo —murmuré, preguntándome si Lisa había sido avergonzada en el sitio, la sensación de protección se deslizó de nuevo. Apreté los puños mientras Gabe sacudía la cabeza y presionaba sus labios como si estuviera luchando para controlarse. 156


—Mira. —Se desplaza hacia abajo—. Te estoy mostrando esto porque parece importarte, pero a Lisa no le gusta. Ella no es como cualquiera de nosotros. Es frágil. Ha pasado por más en su corta vida de lo que podemos imaginar, y hay que saber que no es la misma persona. Le lavaron el cerebro... el bastardo enfermo jugó con su inseguridad, jugó con su deseo de llamar la atención. —Gabe tragó saliva e hizo clic en un video y luego dio un paso atrás—. Y así es como él le agradeció a ella su lealtad. El vídeo comenzó. Escuché la voz de un chico hablando, y luego vi a una chica tropezar hacia adelante. Sabía lo que estaba pasando, lo que sucedería. Aparté la vista. —Apágalo. Gabe hace clic en el botón de pausa y maldijo entre dientes. Wes estaba en silencio desde su lugar en el sofá. —Veintisiete —Wes finalmente habló—. Hemos tenido que borrar veintisiete vídeos... Ella estaba en todos esos, Tristan. —¿Malditamente siendo violada? —grité, golpeando la silla con la mano—. ¿Dónde diablos estabas, Gabe? —Me abalancé hacia él, pero me detuve debido a que ni siquiera alzó sus manos. En su lugar, se cruzó de brazos y bajó la cabeza. —Aquí —dijo Gabe lentamente—. Estaba aquí. No tenía idea de que se había vuelto muy malo. Finalmente la saqué, la ayudé a entrar en la escuela, pero para entonces ya era demasiado tarde. —Él hizo lo que pudo. —Wes salió en su defensa—. El único video que no podemos eliminar es ese. Por alguna razón, el nuevo propietario del sitio es básicamente inalcanzable. Hemos enviado órdenes de cese inmediato, pero está fuera de los EE.UU., por lo que no tenemos nada. Lo único positivo es que es el único que todavía juega. —Pero depende —dije en voz baja—. Y es sólo cuestión de tiempo… —Nadie la reconocería... a menos que alguien les avise a los medios de comunicación. Miré la pantalla congelada, mi corazón estaba retorciéndose en mi pecho. El chico al lado de ella era Taylor. ¿La única razón por la que lo sabía? Había dejado una imagen en el diario. Quería unirme con Lisa en este momento. Quería destruir, o golpear algo, preferiblemente el chico que la había arruinado. El hombre que la había violado y disfrutado de ello. El tipo que la había manipulado y saboreó su dolor. ¿Pero sobretodo? Me hubiera gustado que estuviera vivo para que pudiera enviarlo de vuelta al infierno. —¿El nombre del tipo? —dije en voz baja, necesitando la confirmación de mis sospechas. —Taylor Blaine.

157


—No. —Quería evitar miradas, pero sostuve la mirada fría de Gabe sin pestañear— . Ese no es su nombre. Él y Wes compartieron una mirada. —Es Taylor Blaine Westinghouse Jr. —Mi voz se sacudió—. Mi medio hermano.

158


CAPÍTULO TREINTA Y CINCO La mirada de alegría en su rostro antes de saltar me hizo sentir enferma. Llamé al 911 con dedos temblorosos. Cuando llegaron a la escena, yo ya estaba abajo en la orilla del río. Los paramédicos pensaron que estaba en estado de shock por el trauma, cuando en realidad no sentía nada más que alivio. ~Mel

Lisa La puerta del baño se abrió y se cerró. Esperaba que Gabe se deslizara en el piso conmigo, ofreciera su mano, y luego me sostuviera mientras lloraba a moco tendido. Sin embargo, era Tristan. No quería otra cosa que alcanzar una de las toallas, ponerla en mi rostro y sollozar. Me negaba a mirarlo; en lugar de eso miré de frente a las perillas doradas que parecían de bronce en el armario debajo del fregadero. Vi el parpadeo de las perillas bajo las terribles luces fluorescentes. Las miré como si fueran lai única manera de mantenerme sana. Tristan se movió en frente de mí y abrió el grifo. Su cuerpo estaba tenso, cada músculo contraído. Sus vaqueros gastados abrazaban sus piernas; su camiseta hacía lo mismo con su estómago. Su espalda se flexionó cuando cerró la llave del agua y luego se volvió hacia mí. Aparté los ojos de nuevo; mi propia respiración era el único sonido que llenaba el ambiente. Mi pecho se sentía tan pesado que pensé que iba a explotar. Se arrodilló frente a mí y tocó mi rostro con el paño caliente, limpiando lentamente lo que estoy segura era un lío de máscara de pestañas y lágrimas. Sus ojos no revelaron nada. Continuó examinando mi rostro, inclinando la barbilla mientras limpiaba. Cuando finalmente terminó, colocó el paño en el suelo. Esperé que el guante cayera, que me dijera que no podía verme más, que no podía estar conmigo, que me dijera cosas como si fuera una persona horrible y desagradable. En su lugar, me tendió la mano y susurró: —Vamos a conducir rápido. Jadeando, alcé mi cabeza para poder ver la condena en sus ojos. Estaba jugando conmigo, ¿cierto? Pero su mano estaba ahí justo en frente de mí; lo único que tenía que hacer era tomarla. Tomarle la mano y esperar que el cuerpo adjunto a la mano no me traicionara —no me lastimara— porque estaba completamente rota en ese momento, más vulnerable de lo que jamás había estado. Y tomar su mano no era un simple acto 159


físico, era también emocional. Creo que él lo sabía, porque se movió más cerca hasta que finalmente tomó la parte posterior de mi cabeza y usó la otra mano para sujetar mis caderas. —Lo único que tienes que hacer es decir: sí. —Sí... —Mi voz estaba ronca de tanto llorar—, es una palabra muy aterradora. Tristan me acarició la mejilla. —Pero esto no tiene que serlo, Lisa. Con una respiración profunda, me acerqué a él y le permití que me ayudara a levantarme. Empecé a caminar hacia la puerta, pero él levantó la mano y sacudió la cabeza. Desanimada, me crucé de brazos. —Una ducha. —Tristan asintió—. Eso hará que te sientas mejor. Toma una ducha, ponte unos vaqueros y una sudadera, y mientras tanto... te esperaré afuera. —Cierto. —Tragué el sabor amargo en mi boca—. ¿Por cuánto tiempo? Los ojos de Tristan nunca se apartaron de los míos. —Tanto como necesites. La puerta se cerró en silencio detrás de él. No estaba segura de si quería llorar de alivio o de vergüenza. Posiblemente ambas cosas. Lentamente, abrí el grifo. El agua salió de la ducha, y el vapor comenzó a llenar la habitación, ahogando todo a su paso, haciéndome sentir la necesidad de desaparecer en su niebla y no volver nunca. Salí de mi ropa y la dejé caer dondequiera que aterrizara, teniendo cuidado de no mirarme en el espejo. Sabiendo que, si lo hacía, me rompería. Mi desnudez me recordaba mi vulnerabilidad. Tragué saliva. La humedad golpeó mi rostro cuando me metí en la ducha y dejé que el agua caliente cayera en cascada sobre mí. Se combinó con mis lágrimas. No estaba segura de dónde comenzaba mi llanto o terminaba el agua. Él tenía razón. La ducha me hizo sentir mejor, no lo suficientemente bien como para reír, pero al menos lo suficientemente bien como para sentir la necesidad de vestirme en vez de ahogarme. Diez minutos más tarde, envolví una toalla alrededor de mi cuerpo y abrí la puerta del baño. Tristan estaba sentado en el sofá hablando con Gabe en voz baja, mientras que Wes estaba junto a la ventana hablando por su teléfono. Todas sus expresiones eran sombrías. Me deslicé rápidamente en mi habitación y me metí en un par de vaqueros ajustados y una sudadera negra, luego me coloqué un labial. Para el momento en que regresé a la sala de estar principal, tanto Wes como Gabe se habían ido. —¿Se fueron? —pregunté, temblando, sin saber por qué. 160


Tristan se encogió de hombros. —Tenían algunas cosas que hacer. Además, no están invitados. Sonreí ante su actitud altiva. —¿Solos tú y yo? —Sí. —Tristan asintió lentamente, sus ojos consumiéndome—. Solos tú y yo. —Ahí estaba esa estúpida mano de confianza una vez más. La tomé. La sostuve. La abracé y cerré los ojos, confiando en él por completo y esperando no estar cometiendo el error más gigante al hacerlo. —Bien. Envolvió su brazo alrededor de mí y me besó en la cabeza, susurrando: —Todo va a estar bien. Lo juro. Tal vez eso me volvió ingenua. Pero le creí. En ese momento. Le creí.

161


CAPÍTULO TREINTA Y SEIS Dijeron que todavía estaba vivo, aunque su espalda se había roto con el impacto, junto con una de sus piernas. Asustada, vi a los técnicos de emergencias médicas ayudarlo. Escuché a alguien gritar que lo estaban perdiendo, e hice algo que ningún ser humano debe hacer nunca. Me di media vuelta y me alejé. ~Mel

Tristan Evitar que mis manos temblaran fue mucho más difícil de lo que pensaba. Cada vez que veía el aspecto de dolor en el rostro de Lisa, quería romper el volante del auto y lanzarlo, pero ¿qué conseguiría con eso? Taylor estaba muerto, y honestamente, sentía como que era demasiado. Me dolía el pecho con cada respiración. Por ella, para que superara todo lo que había pasado. Incluso, por un instante, pensé ¿podría revelarle quién era yo? ¿lo que era para ella?. No. Eso no podía suceder. Mi padre estaba en lo correcto cuando dijo que necesitaba mantenerlo en secreto. Lo hice. Por su cordura, realmente lo hice. Me lo habría llevado a la tumba y no sentiría culpa alguna por mantener al demonio en su prisión en el infierno. El único cabo suelto eran Gabe y Wes. Pero no era mi propia culpa la que me llevaba a confesar; era mi necesidad de proteger a Lisa a toda costa, incluso si significaba que ellos tendrían eventualmente que protegerme a mí de ella. Todavía estaba preocupado por lo que había llevado a él hasta el borde, preocupado porque yo había sido diagnosticado con algo similar. Pero de nuevo, mi propio padre funcionó muy bien, a pesar de que parecía ser tan despiadado e insensible como sus hijos. —Esto no es un Ferrari —susurró Lisa. —No —Apenas deslicé las palabras por mis labios secos. Lamerlos no estaba ayudando; era un manojo de nervios al doblar la esquina de mi casa—. El Ferrari está estacionado, esperando que lo enciendas. Ella no sonrió. Y eso me mató, literalmente, me dieron ganas de detenerme y hacer cualquier cosa que estuviera en mi poder para hacerla sonreír de nuevo. Para conseguir que se diera cuenta de que no era su culpa, independientemente de su participación en ese estúpido sitio web; no era su culpa que hubiese tomado ventaja de ella. Nadie merecía ser violada. 162


—Está bien. —Estacioné el auto y pulsé el control de apertura del garaje—. Ahora, vas a tener que elegir un color… Las cejas de Lisa se fruncieron. —¿Elegir un color? ¿Qué? Como si tuvieras muchos autos… — jadeo, se tapó la boca con las manos mientras las luces se encendían, dejando al descubierto no un Ferrari, sino tres, junto con algunos otros autos y juguetes que rara vez utilicé, pero habían tenido buen aspecto en el momento. Ahora todo parecía carente de sentido. El dinero, las mentiras, todo eso. —Bien. —Me aclaré la garganta—. ¿Qué estás esperando? —¿Cómo? —carraspeó—. ¿Cómo tienes tres Ferraris? No, tacha eso. ¿Por qué? ¿Por qué tienes tres? —Demasiado dinero. —Suspiré y golpeé el volante—. Y demasiada libertad cuando entré en ello. —Rojo. —El fantasma de una sonrisa apareció en su rostro—. Creo que me gusta el rojo. —No puedes escoger un Ferrari a diez metros de distancia, Lisa. Tienes que tocarlo, acariciarlo... —¿Voy a invitarlo a cenar más tarde? —Claro que no. —Abrí la puerta del auto—. No quieres ponerme celoso, ¿cierto? Su sonrisa cayó. Sólo así. Como si la idea de que ella me gustara ni siquiera fuera válida, sino estúpida, una imposibilidad. Una vez estuve más que feliz de hacerle frente, incluso si me mataba. Lisa caminó lentamente hasta el garaje y se acercó al rojo. —Creo que me gusta éste. Sí, quiero conducir éste. —Está bien. —Me acerqué al punto en la pared donde guardaba las llaves, las agarré, y las arrojé en su dirección—. Sólo una cosa antes de que entres. Lisa tocó las llaves y se encogió de hombros, con los hombros caídos. —¿Qué? —No quiero entrar en el auto con Lisa. Ella se puso rígida. —Y... no quiero entrar en el auto con Mel. Sus hombros se hundieron aún más mientras su labio inferior temblaba.

163


—¿Pero, tú? —dije con una voz clara—, la mujer de pie delante de mí... con cicatrices y mucha... vergüenza... y ¿todo? Realmente, realmente me gustaría estar en el auto con ella. Una lágrima se deslizó por su mejilla. —No sé con quién estás hablando. —Déjeme decirte algo sobre ella —dije en voz baja, caminando alrededor del auto— . Es hermosa... del tipo del que te le quedas mirando con tanta fuerza que chocas contra una pared, así de hermosa. Dejó escapar una risa patética y lloró con más fuerza. —Es brillante… Di otro paso hacia ella. —Tiene esa loca mancha azul en el cabello que creo sinceramente que le queda muy bien. Es una parte de su pasado que se mezcla con una parte del presente. Sus ojos azul claro se levantaron para encontrarse con los míos debajo de sus gruesas pestañas negras. —Sus labios son una adicción, dentro y fuera. Harían que para cualquier hombre fuera una locura renunciar a ellos. —Acuné su mejilla. Esos hermosos ojos se cerraron, y otra lágrima se escapó. Se deslizó hacia abajo para tocar mi palma. —Y es una de las mujeres más fuertes que he conocido. Lisa se estremeció. —Ella es una extraña. No conozco a esa mujer. —Todo lo que tienes que hacer es mirarte en el espejo, Lisa, y la encontrarás. Creo que me estoy enamorando de ella... esa es la chica con la que quiero dar un paseo, esa chica a la que le estoy confiando mi Ferrari. Quiero estar con ella. Quiero que ella confíe en mí. Quiero alejar a todos esos demonios, y en realidad, más que nada, quiero ayudarla a descubrir quién es, porque creo que se enamoró de esa persona tanto como yo. Todo el cuerpo de Lisa se relajó contra mi mano. Puse mi otra mano detrás de su cabeza y la atraje para darle un beso, sin esperar que quisiera corresponderme, esperando que fuera tímida. En su lugar, se lanzó contra mí. Envolvió sus brazos alrededor de mi cuello y sus piernas alrededor de mi cintura. Las llaves cayeron al suelo, sin importar, mientras gemía y abría mi boca con la suya. El beso fue agresivo, apasionado, confiando, y, en ese momento, supe que nunca la dejaría ir.

164


Su boca se abrió con la mía una y otra vez, dándome acceso íntimo a partes que quería probar y explorar durante el tiempo que me dejara. Todo mi cuerpo estaba tenso por la necesidad de entrar en ella. Nunca había deseado a una chica tan desesperadamente. Ella gimió, apretando su agarre alrededor de mi cuello, sumergiendo sus manos en mi cabello y tirando. La empujé contra el auto, probablemente rayándose, sin importarme así se rompiera a la mitad, si eso significaba que podía tenerla en ese mismo momento. Ella arqueó su espalda mientras saqueé su boca, mi mano libre se movió hacia abajo hasta la sudadera. Poco a poco la levanté para poder exponer su piel. —Gracias —jadeó contra mi boca. Mi mano se demoró mientras tiraba hacia atrás y miré. —Por favor, dime que no me estás dando las gracias por besarte —bromeé—. Mejor aún, demuestra tus gracias y regresa tu boca de nuevo aquí. Lisa sonrió, una sonrisa verdadera, y desunió sus piernas de mis caderas, lenta y dolorosamente deslizándose por mi cuerpo. —Por decir esas cosas... por ser como eres. La culpa susurró. La ignoré y tiré de ella para otro beso abrasador. —En cualquier momento. —Conducir. —Ella asintió—. Debemos conducir antes que… —¿Antes de que te lleve arriba y tire las llaves en el lago? Sí, deberíamos hacer eso.

165


CAPÍTULO TREINTA Y SIETE Las sirenas se escuchaban tan fuerte que mi cabeza dolía. En el momento en que busqué mi auto, vi más autos estacionados, incluyendo un vehículo sin placa negro. Un caballero salió, vestido con un traje y gafas de sol, lo que era raro. Es decir, era cerca de medianoche. Me estremecí, con mi mano en el encendido. Si me marchaba, podría meterme en problemas. Pero no me importaba. Él se había ido, y no me importaba. No sentía nada. Tal vez había sido su plan desde el principio, convertirme en una réplica exacta de él. Sin corazón, entumecida. ~Mel

Lisa Pisé el acelerador al doblar una esquina y me quedé sin aliento cuando la sensación de adrenalina corrió a través de mí. La adrenalina siempre había sido mala. La asociaba con las cosas que Taylor me hacía hacer. ¿Por la pura verdad de Dios? Cuando lo conocí... Fue emocionante y estimulante. Él me hizo comenzar con cosas pequeñas. No era como si me hubiera pedido directamente arruinar la vida de alguien. No, habían sido cosas pequeñas, pequeñas justificaciones que hacía con la intención de apaciguarlo, y después de cada justificación, llegaba una recompensa aún mayor. Alguien mayor que yo, rico, atractivo, peligroso, me deseaba y pensaba que era sexy. Nunca me había sentido sexy. Siempre fui muy alta, demasiado larguirucha y delgada para sentirme atractiva. Mi cuerpo era un maniquí, pero Taylor me hacía sentir como una diosa cuando me tocaba, cuando me adoraba. Lo menos que podía hacer era escucharlo cuando me pedía pequeños favores. Y cuando lo hacía reír o gemir de excitación, yo, a su vez, me excitaba porque era la causa. Sólo que... después de un tiempo, necesitaba hacer más y más con el fin de tener esa descarga de adrenalina. No me había advertido que pasaría y para el momento en que me miré en el espejo y me odié a mí misma, era como si no tuviera voz. —¿Qué estás mirando? —Taylor se acercó por detrás y envolvió sus brazos alrededor de mi cuerpo—. Eres hermosa. —Soy horrible. —Aparté los ojos—. Lo que estoy haciendo es horrible. —Horrible... —repitió Taylor, agarrando firmemente mi barbilla con su mano, obligándome a mirar mi propio reflejo—, es sólo un término que la usa la gente para clasificar las cosas que no entiende. Algunos días eres horrible —susurró en mi oído—. Pero esos son los días que más te amo, porque estás en tus peores. ¿Y eso no es verdadero amor, Mel? ¿Cuándo puedo mirarte a los ojos y decirte que te amo, a pesar de la oscuridad dentro de ellos? ¿A pesar de lo feo? ¿Ves? —Sonrió 166


amenazadoramente—. Somos perfectos el uno para el otro, porque te tengo y tú me tienes. Me estremecí, pisando el freno tan fuerte que el auto se desvió. —Lisa. —Tristan puso su mano en mi hombro—. A veces está bien ir rápido… —Él era tan confuso —susurré—. Como si lo que me decía siempre tuviera sentido, Tristan. Siempre tenía sentido. Quiero decir, era como si mi cerebro tuviera telarañas, y él tiraría un poco y me sentiría mejor, pero sólo por un tiempo. Luego, la confusión ocurriría de nuevo, y él la mejoría. Pero nunca duraría. Y cuando finalmente comencé a cuestionarle, se volvió hacia mí. Pero era como si lo esperaba, como si fuera sólo otra etapa de nuestra relación. Me sentí manipulada.... —Negué hacia Tristan—. No me quiero sentir así de nuevo, como si no tuviera voz. Como si mis pensamientos hayan sido silenciados. Tristan agarró mi mano derecha. —Nunca te haré sentir de esa manera, Lisa. Nadie merece ser silenciada. Mi pecho se movía como si acabara de correr. —¿Quieres volver? —preguntó Tristan después de un momento—. Porque en realidad no tenemos que seguir conduciendo rápido… —Él hizo que todos los buenos sentimientos fueran vergonzosos. —Mi voz se quebró—. Así que no, Tristan. No quiero volver. Voy a seguir adelante. Sus ojos se iluminaron mientras se inclinaba hacia atrás en el asiento. —Entonces, no importa qué, hermosa, conduce. Considerándolo todo, me sorprendió que no me pusieran una multa por exceso de velocidad. Para cuando llegamos a la casa de Tristan, había estado conduciendo como una fugitiva de NASCAR durante la última hora. Hacía años que no me sentía tan eufórica, tan viva. Estacioné el auto, me bajé, y sonreí, deslizando las yemas de mis dedos a lo largo de la aleta roja lisa como si me acabaran de dar un regalo. —Es tuyo, —Tristan se puso detrás de mí y envolvió sus brazos alrededor de mi cintura—. Cada vez que quieras conducir, es tuyo. Me reí con nerviosismo. —Por un segundo, pensé que me estabas dando el auto. —Oh, así es. —Me soltó—. Pero pensé que dirías que no si sólo llegara y dijera, “Oye, Lisa, llévalo a casa”. Así que puedes dejarlo aquí, pero creo que has dejado tu marca en él tanto como él ha dejado una marca en ti. Sería una tragedia para mí si alguna vez quedara detrás de ese volante cuando en realidad está destinado para tu cuerpo. Sonriendo, me di la vuelta y envolví mis brazos en su cuello.

167


—Sólo porque eres rico no significa que debes darle a la gente cosas que cuestan más que una casa bonita. Él se rio entre dientes. —Claro que sí. ¿Cuál es el punto de tener dinero si no lo gastas en las cosas importantes en la vida? —Estaría feliz con un Ford Focus. —Le di un beso suavemente en la boca. —Lo cual es la razón exacta por la que obtienes el Ferrari. —Profundizó el beso, deslizando su lengua más allá de mis labios, antes de seguir hablando—. Dado que serías feliz con un Ford Focus o un triciclo, o incluso un choca esos cinco... y creo que mereces más de los tres. —Gracias. —El calor corrió por mis mejillas mientras miraba fijamente su pecho—. Por el paseo. Riendo, Tristan se apartó y se metió las manos en los bolsillos. —Oh, Lisa, realmente no quieres decirme esas cosas, no cuando luces tan hermosa, y no cuando mi auto-control ya se despidió hace dos horas. —Señaló con la cabeza hacia la puerta—. ¿Cenamos? Torcí mis manos delante de mí, emocionada y nerviosa ante la perspectiva de estar sola con él unas cuantas horas más. —Eso depende. —¿De qué? —Su sonrisa fue tan atractiva que casi gemí en voz alta. —De tu auto-control. Esa sonrisa atractiva creció tan amplia que casi me desmayo. —Voy a ser un perfecto caballero... —Me tendió la mano. Di dos pasos. Y luego agregó: —Hasta que me pidas que no lo sea. Con un whoosh, todo el aire salió de mis pulmones. Tomé su mano y la apreté. —Tienes exceso de confianza hoy, ¿cierto? —Tengo esperanza. —Tristan me lanzó a su pecho—. Simplemente tengo una maldita esperanza. Con una risa pasé junto a él, tambaleándome hacia el pasillo, sintiéndome embriagada por las miradas que me estaba dando, por la sensación que me daba con sólo ser él. Sin impórtame quien fui antes, sino lo que soy ahora. —Entonces... —Tristan puso sus manos sobre mis hombros y me llevó a la cocina— , ¿qué tal si yo cocino, y tú me dices una cosa más? 168


—¿Una cosa más? —Algo que extrañes, algo que él robó de ti. Sí, casi me tragué mi lengua, porque había un montón de cosas a las que él le había robado la alegría, eso era cierto; pero había una cosa en general que fue la que más dolió. Se había robado mi orgullo en sí mismo, el sentirse bella con un hombre. Se había robado lo que ningún chico tenía derecho a robar: la confianza en mí misma. Tristan sacó una sartén y empezó a rebuscar por toda la cocina. Me mordí el labio inferior mientras agarraba un cuchillo. —Sexo —espeté—. Robó el sexo para mí. El cuchillo en la mano de Tristan cayó al mostrador. Todo su cuerpo se tensó cuando sus dedos se presionaron en el duro granito, con los nudillos blancos. Maldijo violentamente antes de finalmente darse la vuelta y enfrentarme. Sabía que se había dado la vuelta porque había estado observando su cuerpo, no su rostro, definitivamente no sus ojos porque los ojos revelaban demasiado. Y, ¿para ver su compasión? Bueno, no estaba muy segura de que podría manejar eso, no estaba segura de sí mi confianza se rompería pronto, y me puse a llorar. —Lisa —Tristan dijo en voz alta—, mírame. Poco a poco, levanté mi barbilla. Los ojos grises de Tristan estaban ardiendo. No estaba segura de si era odio o alguna otra cosa... algo mucho más posesivo. —Ningún hombre tiene el derecho de tomar eso de ti. Asentí, mi garganta inflamándose de la emoción. —Igual que ningún hombre tiene el derecho o poder de regresártelo —susurró, su voz teñida con un poco de tristeza, tal vez incluso de lamento—. Escucha con mucha atención... eres la única que tiene el poder de tomarlo de nuevo, pero tienes que tomar una decisión. —Soy muy mala tomando decisiones. —Jugué con el vaso vacío en frente de mí, haciéndolo girar entre mis manos. —No, claro que no. —Tristan caminó alrededor de la barra. Podía sentir el calor de su cuerpo detrás de mí mientras colocaba sus manos sobre el mostrador a cada lado de mí. Sus labios tocaron mi oreja—. Le das el poder cuando te alimentas del miedo. Cuando mantienes viva tú memoria. —¿Crees que quiero eso? —le espeté, tratando de alejarme de él. Estuve atrapada por sus manos al instante. —No. —Mantuvo un firme control sobre mí—. Creo que piensas que no puedes evitarlo, pero puedes... puedes evitarlo. No le des esa satisfacción. No alimentes su poder, manteniendo su voz, la voz de un mentiroso, en tu cabeza.

169


Tristan quitó sus manos y regresó alrededor del mostrador y empezó a cocinar de nuevo, mientras yo estaba sentada ahí, aturdida, un poco herida y confundida. ¿Por qué no podía facilitarlo y dormir conmigo? ¿Por qué no podía ahuyentar los demonios? Funcionaría. Tendría que funcionar. Por otra parte, ¿qué sucedería en la mañana? Cuando estuviera tan sola otra vez... Escucharía la voz de Taylor. Su desdén, burla, desprecio. Y el miedo estaría de vuelta. Pero, ¿cómo desterrar algo tan enterrado en tu psique? Era como si todavía estuviera vivo en mi cabeza, independientemente de lo que hice. —Ve a nadar —dijo Tristan—. Despeja tu mente. —¿Nadar? —repetí—. ¿Quieres que vaya a nadar? —O nadar o pensar las cosas hasta que tengas dolor de cabeza. Usa el jacuzzi o la piscina. Tengo trajes de repuesto de fiestas que he desechado, y estoy bastante seguro de que uno de ellos te servirá. Toma el camino hacia la piscina. Los baños están a tu derecha... y relájate. —Relajarme. —Casi me reí en voz alta—. Está bien. —Órdenes del profesor. —¿Ponerme un bikini mientras él cocina para mí? —Exactamente. —Tristan me dedicó una sonrisa de lado y siguió trabajando. —Está bien. —Me bajé del taburete y lentamente me dirigí al sendero. Tal vez tenía razón; tal vez ayudaría. Además, la última vez que nadé estaba en una de las fiestas con Taylor; de esa manera podría tachar de mi lista una cosa más que arruinó.

170


CAPÍTULO TREINTA Y OCHO Me alejé ese día... de todo. Fui a casa, empaqué mis cosas y compré un boleto a Seattle. Ni siquiera agarré mi auto, simplemente me compraría uno cuando llegara allá. Necesitaba escapar tan desesperadamente que el dinero no importaba. Mis padres estaban felices de que estuviera sonriendo de nuevo, lo cual era triste teniendo en cuenta que alguien tuvo que morir para poder ponerla de regreso en mi rostro. ~Mel

Tristan ¿Picar vegetales mientras estás enojado puede ir bien? Probablemente no fue la mejor idea que había tenido. Fui un idiota, pero necesitaba alejarme un poco de ella. Era malditamente imposible mantener mi cólera a raya, y lo único que realmente quería hacer era golpear mi mano contra el mostrador hasta que se rompiera o rompiera el mostrador. —Maldita sea, Taylor. —Lo odiaba. Nunca había sentido tanto odio por otro ser humano en toda mi existencia; era abrumador, emocionante, aterrador. Dejé caer el cuchillo y marqué el número de Wes. Él respondió al segundo tono. —¿Encontraste algo? —dije en voz alta. —Guao, ¿estás bien? —¿Estarías bien tú? —Me di vuelta mientras el sonido de agua salpicada golpeaba mis oídos. Al menos no escucharía nuestra conversación; al menos se había ido antes de que perdiera por completo el control y la asustara como la mierda. —No —dijo Wes finalmente—. No lo estaría, y lo siento, no hemos encontrado registro médico alguno. Nada. Tengo a mi investigador privado trabajando en ello. Gabe tiene sus contactos trabajando en ello, pero... es como si nunca hubiera existido. Sin embargo pudimos entrar en la página web. —¿Sí? —Por supuesto. Debería tenerte información mañana por la mañana. Sólo hazte un favor. —¿Qué? —Mis ojos estaban fijos en el cuerpo de Lisa mientras nadaba a través de la piscina. —Tienes que decirle, hombre. —No. —Negué—. No. No puedo. Wes suspiró pesadamente, el soplo de aliento amplificó la conexión telefónica. 171


—Mira, no estoy diciendo que lo vaya a tomar muy bien. —No me jodas. —Pero… —Wes continuó, su tono dejaba claro que no aceptaría ningún argumento— , ¿te imaginas si luego lo descubre? ¿Si se entera de que mantuviste ese secreto? —Para eso están ustedes... para asegurarse de que no se entere. Sólo le hará más daño, y ya estoy harto de que mi familia le haga daño. Fin. —¿Qué es exactamente… lo que estás haciendo entonces? Realmente. Estoy curioso. —Dándole exactamente lo que necesita. —¿Qué es…? —Curación —dije en voz baja—. Mira, me tengo que ir, pero avísame cualquier cosa. —Sí... sólo... piensa en ello, Tristan. Eso es todo lo que pido. —Lo haré. —No lo haré. Colgué el teléfono y me quedé mirando la carne mientras se cocinaba en la sartén. El pasado necesitaba ser enterrado, y haría cualquier cosa para que siguiera siendo así, igual que haría cualquier cosa para mantener una sonrisa en el rostro de Lisa. Terminé de cocinar la carne y la agregué en todas las tortillas de tacos. Para el momento en que puse la mesa, entró Lisa, envuelta en una toalla suave y esponjosa, una sonrisa se curvaba en su rostro. —¿Te divertiste? —le pregunté, ajustando mi sonrisa con la de ella. Envolvió la toalla más apretada y se dejó caer en uno de los taburetes. —Tu piscina tiene dos cascadas. —Sip. —Y un tobogán. —Cierto. —Y un trampolín. —¿Me vas a decir también todas las cosas que tiene mi bañera de hidromasaje? —Quiero decir, ¿un bar en la piscina? —dijo, haciéndome caso omiso—. ¿Puedo vivir en tu piscina para siempre? —Hmm… —Me incliné hacia delante presionando mis manos sobre el mostrador—, eso depende. ¿Quieres convertirte en una sirena e ir en topless? Sus ojos se estrecharon. —No. Me encogí de hombros. 172


—Lo siento, no hay trato. —Pervertido. —No. —Me reí y me señalé a mí mismo—. Hombre honesto. Ella se rio conmigo. —Está bien. Ese es un punto válido. Al menos no mentiste diciendo que estaría bien si solo vistiera un bañador de una pieza y un sombrero. —Sí al sombrero, no al de una sola pieza. —Me estremecí—. Siempre no a los bañadores de una sola pieza. —Ah, te gusta la piel. —Sólo la tuya. Luché para hacer que mi boca no cayera abierta mientras ella dejaba caer la toalla, dándome una atractiva vista de su piel. —Sólo la tuya. Su rostro se enrojeció. Miró a la comida y señaló. —Entonces, ¿tacos? ¿Quién te lo dijo? —Me dijo... —Levanté las manos en señal de inocencia—, ¿qué odiabas los tacos? Mierda, ¿odias los tacos? Ella sonrió y comenzó a apilar su plato. —No, los amo. Junto con la pizza, la mejor comida jamás creada. —Gracias a Dios, no eres vegetariana, amante de lo orgánico, consumidora de la leche de soya. Lisa se metió un trozo de carne en la boca. —Siento decepcionarte, pero soy más una amante del queso, hamburguesa, bebedora de leche entera, comedora de patatas fritas. —¿Patatas favoritas? —Patatas Lay con Crema agria y cebolla. —Rodó sus ojos—. Como si hubiera otra opción. Asentí con aprobación. —¿Y queso? —Todos los quesos. Esa ni siquiera es una pregunta real. Debes saber esto hasta ahora. —¿Hamburguesa? ¿Con o sin cebolla? —Con cebolla, pero me gustan las pequeñas crujientes que son fritas y tienden a encontrar su camino en forma permanente en tus caderas. 173


—Sí, odio eso. —Guiñé un ojo. Lisa rodó los ojos y cargó dos tacos con crema agria. —¿Y tú? —Doritos... ranch. —Froté en círculos mi estómago y levanté mis cejas con burla—. A pesar de que comería cualquier cosa que cruja. Lisa hizo una pausa antes de morder su taco y masticar. —Entonces, ¿comerías una araña crujiente o un caracol? —Sólo si me retaran... —Empecé a hacer mis propios tacos—, pero únicamente si tuviera aderezo tipo ranch en ellos. —¿Queso? —Gouda. —Snob. —Sabes eso de mí. Además, Gouda siempre tiene las mejores etiquetas, todos los quesos caros las tienen. —Sin esperanza. —Lisa tomó otro bocado y se limpió la boca—. ¿Y qué sobre ti? ¿Hamburguesas con o sin cebolla? —¿Estoy contigo? —Um... sí. —Sin cebolla. —Mientras Lisa se reía entre dientes, su sonrisa me tuvo mirando fijamente su boca durante unos cuantos segundos antes de responder—. O dame cebollas. Dado que tú las comerás, de todas formas no haría diferencia. Aun así, te besaría... y todavía me gustaría. —Y esa era la verdad. Esa fue la última charla de la comida. Lisa apartó los ojos y masticó mientras yo trataba de aplastar mi cerebro buscando más ideas para mantenerla conmigo en vez de llevarla de regreso a la escuela. Desde su bolso llegó el sonido de su teléfono. Maldición. Odiaba los teléfonos. Siempre interrumpiendo cosas, interrumpiéndonos. Me preguntaba si se molestaría si lanzara su bolso en la piscina y la llevara conmigo, deteniendo todas las interrupciones. Se secó las manos con la servilleta y sacó su teléfono. Después de leer a través de él, se quejó. —Ugh, Jack. Todos mis nervios se pusieron en alerta máxima mientras carraspeé. —¿Oh? —Sí. —Ella tecleó algo en su teléfono—. Quiere reunirse de nuevo mañana por la mañana en relación al proyecto. 174


—Sólo por curiosidad. —Hice la pregunta cuidadosamente—. ¿Con qué frecuencia se han estado reuniendo? —Sólo dos veces. —Puso su teléfono en el bolso—. Creo que tenemos la base para nuestro proyecto y listo para hacerlo... al menos eso espero. He oído que este profesor es un estirado. —Qué bueno que lo hayas notado. —Le guiñé un ojo. Ante su rubor, agarré los platos y comencé a limpiar, necesitando la distracción que me daría, para no hacer algo lamentable, como lanzar todas las precauciones y saltar por encima de la mesa y atacarla con mi boca. Lisa comenzó a ayudar guardando las cosas. La cocina estuvo limpia muy rápido. Tenía casi decidido sacar las cosas de la nevera, con tal de que se quedara más tiempo ayudándome. —Así que —Lisa cruzó los brazos sobre su pecho—, ¿ahora qué? —Puedo llevarte de regreso... —realmente odiaba decir eso en voz alta—, o podrías quedarte a pasar la noche. —¿Como una fiesta de pijamas totalmente inofensiva? —Si por inofensiva te refieres a dormir por separado y sólo pensar en tomar ventaja de ti, entonces sí, totalmente inofensiva. —Qué honesto. —Por lo menos eso viene de mí, ¿cierto? —Yo diría que tienes muchas más cosas viniendo de ti. —Lisa envolvió sus brazos alrededor de mi cuello y rozó mis labios con los suyos, su aliento me dejó antojo de algo más profundo, más largo, más apasionado—. Mucho más a tu favor. —Los tacos nunca fueron tan tentadores. —Lamí la comisura de sus labios y apreté otro hambriento beso en sus labios. Gimiendo, la levanté sobre la encimera limpia, poniendo sus piernas alrededor de mis caderas, y la besé desde un ángulo diferente. Todos los ángulos tenían un sabor. Cada beso era diferente. Y cada vez que la tocaba, quería más. —Una pijamada inofensiva, ¿eh? —jadeó contra mi boca. Di un paso atrás y maldije. —Correcto, así que voy a bloquear mi puerta. —Una vez más. —Ella sonrió. Rodé los ojos y la ayudé a bajar del mostrador. 175


—Sí otra vez. —Agarré su mano y la conduje por el pasillo hasta la sala de teatro—. Entonces, ¿Qué película? —Cualquiera. —Lisa bostezó y se sentó en una de las sillas—. En realidad, cualquiera menos uno de esos thrillers psicológicos. Hice una mueca. —Está bien, Dumbo, será. —La película más triste de Disney. —Creo que te confundes con Up. Sacudiendo la cabeza, Lisa me ignoró. —¡Esos animales fueron unos bastardos con él! —No había ni siquiera diálogos, sólo el viejo hombre y una mujer tomados de la mano. —¡Y se burlaban de él todo el tiempo por ser diferente! —Él nunca tomó ese viaje... nunca tuvo la oportunidad. Maldito buzón. —¡Su pobre madre! —Lisa golpeó la silla—. Al menos él terminó volando. —Y entonces el niño terminó salvándolo. Compartimos una mirada. Lisa se echó a reír y se tapó la cara con las manos. —Está bien. Será Up. —Ahora estoy un poco de humor para Dumbo. Sus ojos se calentaron. —Es triste, pensé que ibas a decir algo más. Mi cuerpo zumbó a la vida mientras me cernía sobre su silla. —Oh sí, ¿qué es eso? Se inclinó y besó mi barbilla. Ahogué un gemido. —Mantequilla... échale sobre las palomitas. —Di échale otra vez. —Échale. —Hecho. —Me dio un beso en la boca—. Escoge la película que quieras... —le arrojé las dos películas—, iré a echarle mantequilla a tus palomitas. —Palabras sucias. Riendo, me dirigí fuera de la habitación pensando en lo normal que se sentía... no sólo normal, sino lo maravilloso que era. Mi teléfono sonó en el bolsillo. 176


Erica. De nuevo. Pulsé ignorar. Si no estaba captando la indirecta... nunca entendería. Mientras esperaba a que se hicieran las palomitas de maíz, tuve una repentina sensación de hogar. ¿Qué tal si me quedaba? ¿Qué pasaría si dirigiera la compañía desde la oficina de Seattle? ¿Qué tal si me quedaba... por ella? ¿Qué tal si me quedaba? Quería. Durante el tiempo que ella quisiera, me quedaría. El temor me hacía dudar de la elección porque él siempre estaría entre nosotros. Pero no iba a dejarlo arruinar lo que podría ser algo tan hermoso. La había arruinado antes, y estaría condenado si yo lo arruinaba de nuevo.

177


CAPÍTULO TREINTA Y NUEVE No había visto las noticias por temor a estar en ellas. ¿Lo más loco? Nadie me llamó. La policía no me contactó; nadie lo hizo. Era como si ese pasado no existiera. Cuando llegué a Seattle, tuve a los abogados de mis padres trabajando en eliminar la página web. Al final, fue casi imposible eliminar todos los videos. Me sorprendió que el sitio estuviera activo todavía, pero más tarde nos dimos cuenta de que había cambiado de dominios fuera de los Estados Unidos. Recuerdo estremecerme, pensando, guao, Taylor realmente tenía todo planeado, ¿cierto? Su memoria vivió a través de Vergüenza; vivía todos los días a través de mí, y lo odiaba por ello ~Mel

Lisa Algunos colores y personajes parpadeaban en la pantalla mientras la película se reproducía. Mis ojos estaban tan pesados que era imposible mantenerlos abiertos el tiempo suficiente para ver lo que realmente estaba pasando. Me sorprendí a mí misma dormitando probablemente cuatro veces antes de que finalmente cediera y me acurrucara contra el pecho firme de Tristan. El ritmo constante de su corazón fue mi canción de cuna. Su mano se sumergió en mi cabello, torciéndose y tirando, lo que me hacía relajarme todavía más. Antes de saber lo que estaba pasando, estaba dormida. Me desperté alrededor de las dos de la mañana; la única razón por la que lo sabía era el reloj de la pared. —No me quiero mover —me quejé. Tristan se movió junto a mí y luego me presionó contra su regazo. —Entonces quédate. —Pídemelo otra vez. —Quédate, Lisa... —me besó en la frente—, conmigo. Suspiré felizmente contra él y murmuré: —Me gustas mucho. —Sí, bueno... tú también me gustas mucho. —¿Debemos hacer collares o algo? Puedo usar tu chaqueta de profesor estirado en la escuela… demostrarles a todos que vamos en serio. La risa cálida de Tristan me hizo sonreír. Mantuve los ojos cerrados. —Eso sólo tendría sentido.

178


—¿Eso significa que nos vas a etiquetar? —Sí. —Tristan deslizó un mechón detrás de mi oreja y me besó en la mejilla—. Creo que voy a escribir la palabra novia y ponerla en tu rostro. De esa manera, no hay confusión. —Mejor coloca la novia de quién. —Eso es fácil... —Me abrazó con más fuerza—. Mía. —Tuya. —Me sonrió de nuevo—. Me gusta el sonido de eso. —Sí, ya somos dos. Me quedé dormida después de eso, incapaz de mantener los ojos abiertos por más tiempo. A la mañana siguiente apenas tuvimos tiempo para el desayuno antes de que Tristan me llevara de regreso al campus. Me dio un hambriento beso antes de echarme del auto; los dos teníamos reuniones, aunque la mía no estaba exactamente encantada de tenerla. —Así que... —La voz de Jack casi me hizo tropezar con mis propios pies cuando llegué a mi dormitorio. Me di la vuelta y entrecerré los ojos contra el sol—. ¿Soy yo, o nuestro profesor está teniendo un interés muy especial en ti? —Eres tú. —Rodé los ojos—. Tengo que tomar unas cuantas cosas. ¿Por qué estás tan temprano todo el tiempo? —Parte de mi encanto. —Sonrió—. ¿Puedo ir contigo? En este momento realmente tengo dolor de cabeza, y el maldito sol de Seattle está matando mis ojos. Prometo no hacer un sonido. Sólo quiero recostarme en tu sofá y olvidar el hecho de que en realidad no necesito mi paraguas hoy. Dudé por un minuto y luego me di cuenta de que estaba siendo grosera. —Um, seguro. —Increíble. Caminamos en silencio por las escaleras y hacia mi habitación. Señalé el sofá y dejé caer las llaves sobre la mesa. Jack se acercó y se puso cómodo en casa, tirándose en la almohada y cerrando los ojos como si realmente no se sintiera bien. —¿Necesitas ibuprofeno o algo? —¿Está mezclada con opiáceos? —Mmm no. —Entonces, estoy bien. —Jack me dedicó una sonrisa y cerró los ojos. —Está bien, bueno, sólo voy a saltar en la ducha muy rápido, y luego estaré lista. Él levantó la mano en el aire, haciéndome señas. —Tómate tu tiempo. 179


Agarré mi bata y corrí al cuarto de baño. Era extraño que estuviera en mi habitación, pero traté de no pensar demasiado en ello. Él había sido nada más que agradable y protector, y era malo asumir que era cualquier cosa más que un buen tipo. Me di una ducha, me vestí, me lavé los dientes, pasé mis manos por mi cabello desordenado, me puse una gorra de béisbol, y logré ponerme máscara de pestañas, todo dentro de quince minutos. —¿Lisa? —La voz apagada de Jack salió de la habitación principal. Cerré la puerta de mi dormitorio y salí. —¿Qué pasa? Jack estaba completamente en blanco, como si hubiera visto un fantasma. —No estoy tratando de asustarte más, y estoy bastante agradecido de estar aquí en este momento, teniendo en cuenta todas las cosas, pero creo que debes ver esto. — Levantó un recorte de periódico. Molestas marcas rojas habían sido garabateadas a lo largo: ¡Tu culpa! Leí el título: “Joven salta de puente, y cae muerto”. Sintiéndome enferma, di un paso atrás y me tapé la boca para no vomitar por todo el lugar. Mi estómago se dejó caer de rodillas. —Oye, oye. —Jack llegó y pasó sus brazos por mis hombros y luego me guio hasta el sofá—. Siéntate, está bien. Todo va a estar bien. —¿Dónde… —dije en voz alta—, ¿dónde estaba eso? —Sujetado con cinta adhesiva en la parte interior de la puerta. —¿Dentro de mi puerta? —Sí. —Jack asintió—. No me di cuenta hasta que levanté la vista de mi siesta. El que lo puso allí... —Su voz se apagó. —Me tengo que mudar. —Negué—. Quiero decir, mi lugar ha sido abierto... tengo que mudarme. —Probablemente no es la peor idea que he oído en todo el día. —Jack me dio un torpe encogimiento de hombros—. ¿Quieres ir a informarlo? —No. —Puse mi mano sobre la suya—. No, está bien. Me encargaré de ello. —Más bien, tendría a Gabe encargándose de ello. Iba a dárselo a él -todas las amenazas, todas las notas. Estaba harta de tratar con eso. Todo ello. Finalmente estaba feliz, y merecía ser feliz. Tristan me había enseñado eso. Jack le dio a mi mano un apretón tranquilizador. —Entonces, al menos deja que te invite un café mientras vamos por el proyecto. Te prometo que no nos volveremos locos con nuestros planes, pero vamos a salir de aquí, porque me está asustando como la mierda. 180


Asentí un par de veces antes de levantarme. Cuando lo hice, Jack puso un brazo protector alrededor de mí y me llevó a la puerta. —Diría que la bloquearas, pero… —Se encogió de hombros—, mucho bien te ha hecho. —Eso es tranquilizador. —Sólo digo. En el momento en que llegamos a la cafetería, estaba en un mejor estado de ánimo, probablemente porque Jack se las había arreglado para convertir el miedo en histeria con sus historias locas y con payasadas. Me sentía culpable de nuevo por ser tan sospechosa. Especialmente después de que me había comprado otro café y me hizo comer un pastel. —Entonces... —dijo Jack, sacando su cuaderno—, se supone que debemos encontrar estudios de casos. El profesor, ya sabes con el que te has estado montando en su auto… Rodé los ojos. —Nos dio unos mil millones de enlaces a diferentes historias. Sólo tenemos que hacer clic en la emoción y boom, seleccionamos cinco. —¿Tienes tu computadora? —pregunté. —No. —Se encogió de hombros—. La dejé en casa, pero siempre puedo pasar por allá esta noche y llevártela. Seriamente sólo nos llevará unos diez minutos más o menos. —Está bien. —Tomé un sorbo de café—. Eso está bien, pero que sea alrededor de las cinco, porque creo que tengo planes. Jack sonrió. —¿Esos planes comienzan con una P? —¿Eh? —No importa. —Me saludó—. Cinco serán. Ahora corre a la clase. Los dos sabemos que el profesor da buenas calificaciones a los que están temprano. —Cierto. —Me reí junto con él y agarré mis cosas. Tomé la ruta habitual a clase, deteniéndome en mi buzón de correo ya que tenía alrededor de veinte minutos antes de estar allí. Me preparé para el impacto y me estremecí cuando tuve una pieza de correo. No estaba dirigida a Lisa. Estaba dirigida a Melanie Faye. Me tragué el miedo en la garganta y cerré los ojos. Tristan había dicho que tomara el control. Con una mueca, abrí el sobre y saqué un trozo de papel. Todo lo que decía era. Ding-ding... tu tiempo se acabó. 181


Con una maldición, saqué mi teléfono y le envié un mensaje a Gabe. Agarré las otras notas de mi mochila, rellenándolas en un sobre grande, y lo dejé en el puesto para que él las recogiera. En el momento en que el trabajador lo tomó de mis manos, me sentí más ligera. Ya lo había hecho. Estaba hecho. Por primera vez en semanas sentí una sonrisa crecer en mi rostro mientras pensaba en ir a clase. Ya no era Melanie Faye. Era Lisa. Lisa era fuerte. Lisa era independiente. Lisa no se asustaba cuando se veía amenazada. Ella no daba marcha atrás. Lisa conducía a gran velocidad. A Lisa le gustaban las hamburguesas con queso. A Lisa le gustaba Tristan. Y Lisa... estaba aquí para quedarse.

182


CAPÍTULO CUARENTA En el momento en que llegué a Seattle, le dije a Gabe que había cambiado de nombre... bueno, en realidad no había cambiado. Mi nombre siempre había sido Lisa, pero a una edad temprana, mi agencia les había dicho a mis padres que me pusieran un nombre artístico, algo sobre proteger mi identidad y todo eso, así que ellos lo hicieron. Y estaba tan agradecida de que hubieran hecho eso por mí, porque ahora podía volver a ser la Lisa normal, no Mel, la chica con el pasado oscuro y secretos pecaminosos. ~Lisa

Tristan Odiaba lo cerca que Jack se paseaba con ella. Por otra parte, si no estuviera enseñando en la maldita clase, probablemente estaría haciendo lo mismo. El examen iba lento. El reloj sonaba en el fondo, y el diario en mi bolso podría bien estar gritándome. Lo había terminado. Y estaba más firme en mi decisión de que nunca haría divagaciones de una persona gravemente demente. No estaba seguro de si eso me hacía sentir mejor o peor. Mejor, porque eso significaba que Lisa era inocente. Peor, porque omitiendo mi verdadera identidad, le estaba permitiendo que viviera otra mentira. ¿Pero si era para protegerla? Entonces me gustaría seguir mintiendo, tenía que hacerlo. —Bajen sus lápices. —Me puse de pie—. Pasen sus papeles a la izquierda y déjenlos sobre la mesa más alejada. Las calificaciones se publicarán este viernes. Se pueden retirar. Los estudiantes salieron. Jack se quedó. Le di una mirada fija. Sonriendo, levantó las manos en señal de rendición y se marchó, dejándonos solos a Lisa y a mí. —Eso no fue para nada evidente —dijo ella en voz tranquilizadora—. En realidad, creo que fue justo a su cabeza. Me encogí de hombros. —Es Jack. —Cierto.

183


—¿Cómo fue tu reunión? —¿Cómo estuvo la tuya? —Tú primero. Se dejó caer en su asiento. —Bueno, me llegó otra amenaza, pero —dijo rápidamente—, estarás orgulloso de saber que le di todos los elementos de prueba a Gabe, y tomé una gran decisión hoy. —¿Qué cosa? —Poco a poco me dirigí a su escritorio y me senté en la parte superior. Por su sonrisa, mi corazón casi se detuvo. Maldición, era hermosa. —Él ya no tiene derecho a controlarme. Por lo tanto, el que me está enviando esa basura se va a quemar en el infierno o en prisión, cualquier cosa pasará lo antes posible. Gabe se lo hará saber a la policía. Voy a hacer una declaración, a pesar de que es lo último que quiero hacer, y las cosas volverán a ser aburridas. Puse una mano en mi pecho. —¡Ouch! ¿Me estás llamando aburrido? —Realmente, realmente me gusta lo aburrido. —Y eso lo mejora. Lisa se puso de pie y se inclinó mientras alguien se aclaraba la garganta desde la puerta. Jack se quedó allí, sosteniendo su cuaderno de notas. —¿Lisa? Siento interrumpir, Dr. Blake, pero creo que accidentalmente robé su cuaderno, el mismo color y todo. Lisa se sonrojó y rápidamente agarró una libreta de su escritorio y se dirigió a él. —Gracias. —Él la tomó de sus manos y me envió una mirada curiosa—. ¿Nos vemos esta noche, entonces? Apreté la mesa con fuerza. —Claro —murmuró Lisa—. Hasta esta noche. Jack cerró la puerta detrás de él. Esperé a que Lisa dijera algo. Cuando no lo hizo, pasé junto a ella, cerré la puerta, crucé los brazos, y le pregunté: —¿Esta noche? Lisa se cruzó de brazos imitándome. —¿Celoso? —Digamos que es una leve curiosidad. —O celos insanos. 184


—Una punzada de celos. Difícilmente puedes incluso definirlos como celos si se trata de una punzada, ¿cierto? —¿Eso te haría sentir mejor? —Inmensamente. —La tarea. —Lisa agarró mi mano—. Él pasará unos minutos para repasar un poco la tarea de este sexy profesor. —Bien, ahora estoy celoso. Es mejor que estés hablando de mí. —¿Y si no? —Entonces claramente no estoy usando la ropa adecuada para lucir ese apretado trasero del que siempre estás hablando. Lisa se echó a reír y se estiró de puntillas para colocar un beso en mi barbilla. —Creo que mi otro profesor sufre de gota. —Sexy. Lisa me besó en la boca, su lengua sumergiéndose lentamente entre mis labios, tocando la mía con suavidad. Gemí y la empujé contra la puerta, sujetando sus brazos por encima de su cabeza. —¿Y después? —¿Q… qué? —Sin aliento, jadeó bajo mi asalto mientras dejaba besos por su cuello. —¿Después de reunirte con él? —¿Tengo una sesión de tutoría privada contigo? —Malditamente la tienes. —La besé con más fuerza. Toda la pasión que sentía por dentro iba a explotar si no hacía algo al respecto. La quería tan mal que dolía. Me dolía controlarme, y odiaba que tuviera que hacerlo. Odiaba que ella me necesitara. —Mmm... —Bordeó sus labios con su lengua cuando me separé—. Eso se sintió bien. —Ve a clase. —Mi voz se quebró—. Antes de que te lance a mi escritorio y me aproveche de ti. Ella me guiñó. —Al menos me gano una A. —Te ganarías más que una A. —Visiones de su cuerpo debajo del mío herían mis pensamientos. Maldiciendo en voz baja, me di la vuelta. —Sí, realmente necesitas irte. ¿Te veré esta noche? —¿A las seis?

185


Todavía no me daba la vuelta dado que estaba tratando de ocultar una reacción muy física y obvia por la pequeña imagen de ella desnuda en mi escritorio. —Sip. —Gracias, Dr. Blake. —Su voz fue baja y sensual. Maldije de nuevo mientras su risa flotaba fuera de la habitación.

186


CAPÍTULO CUARENTA Y UNO Finalmente, las cosas se volvieron normales en mi primer año... Había conocido a Kiersten y Wes, y las cosas se sentían... felices. Tan felices que debería haber sabido que los otros chips caerían. Pronto el secreto de Gabe saldría a la luz... y luego, el mío también. ~Lisa

Lisa Por segundo día consecutivo, regresé de nuevo a mi dormitorio. Sin sorpresa alguna, encontré a Wes y a Gabe esperándome otra vez cuando llegué a mi habitación. —¡Guao! —Negué—. ¿Debería dejarlos que se muden? ¿Y dónde están Kiersten y Saylor? ¿Ellas saben lo mucho que me siguen? Porque estoy bastante segura de que no aprobarían todo eso. — Tuve la tentación de escribirle a Kiersten o a Saylor, pero sabía que ambas estaban muy estresadas ya que habían tomado muchos créditos para graduarse temprano. Gabe me dio esa mirada, la que decía que estaba seriamente enfadado, mientras que Wes sólo se paseaba. Al parecer, la mayor parte del tiempo, Gabe estaba listo para atacar, y Wes estaba ahí para asegurarse de que no hiciera nada estúpido. —Treinta —dijo Gabe, arrojando las amenazas sobre la mesa—. ¿Cómo diablos recibes treinta amenazas sin hacérmelo saber? Sintiéndome un poco culpable, me senté a su lado y me quedé mirando todas las diferentes piezas de papel; que variaban en tamaño y color, ni una era igual. Las airadas letras mayúsculas negras estaban siempre presentes, sin embargo. —Te acabas de casar, Gabe. No te voy a golpear con todo esto después de que acabas de superar la muerte de Princess y te mudaste con Saylor y… ¡es simplemente demasiado! —¿Y yo? —dijo la voz severa de Wes—. ¿Por qué a mí tampoco? Rodé los ojos. —Porque creo que tratar con el cáncer y jugar para un equipo de fútbol profesional debe ser suficiente estrés para toda la vida, por no hablar de que también tienes una esposa. Ninguno de los dos parecía muy convencido. De hecho, mientras más hablaba, más enojadas se volvían sus expresiones. —Lo siento —ofrecí finalmente. 187


—Por supuesto, que lo sientes. —Gabe gimió en sus manos—. ¿Cómo puedo protegerte si no sé estas cosas? —No es tu trabajo. —Lo es —dijo Gabe en voz alta—. Es mi trabajo. Soy tu familia, Lisa. Wes y yo, no vamos a ninguna parte, y si hay una cosa que aprendí el año pasado, es que simplemente no puedes llevar todo tú mismo y esperar que no te mate. Te va a matar. Creo que sabes que ya lo sé. Ahora, tenemos un plan. —¿Tenemos? —Wes y yo. —¿Y yo? —No tienes ningún voto porque has estado comportándote como una niña traviesa. —Gabe sacudió la cabeza—. Pero creo que te va a gustar. —Te escucho. Gabe puso un brazo alrededor de mí y suspiró. —Primero lo primero. Empaca tu basura. Te mudarás fuera del campus. —¿A dónde? ¿A protección de testigos? —Una especie de... —Wes y Gabe compartieron una mirada antes de que Gabe maldijera y alejara su brazo. —Sólo para que sepas que no soy fan de esta parte del plan, pero este idiota piensa que es una gran idea para tu seguridad. Pero lo juro, Lisa, si él te toca sin tu consentimiento, le voy a romper cada dedo de su mano. Wes rodó sus ojos. —Lo que quiere decir es que... si él es menos que un caballero, cuéntanos, y haremos que te mudes de ahí inmediatamente, pero debido a quién es su padre... — Asintió—. Su seguridad es probablemente mejor que la mía y la de Gabe juntas. —¿Él? —Tristán —dijeron al unísono. Sonreí. Gabe gimió. —Deja de sonreír. Sonreí con más fuerza. —No hagas que me arrepienta de esto, Lisa. ¡Estoy hablando en serio! —Me señaló con el dedo y se levantó—. Sólo empaca lo suficiente para alojarte durante la semana, y el próximo fin de semana vamos a ayudarte a mudarte. No puedo hoy porque estoy volando a Portland con Saylor para una boda, y Wes tiene práctica. 188


—Está bien. —Me puse de pie—. ¿Has hablado con la policía? —Iré luego con eso. Tu seguridad es primero. Que la policía rastree al bastardo es segundo. Sólo ten cuidado y quédate cerca de Tristan. Sonreí de nuevo. En mi tercera o cuarta sonrisa quizá, Gabe dijo en voz alta: —Y deja de lucir tan condenadamente feliz por ello. —Te quiero, Gabe. —Me deslicé en sus brazos y suspiré mientras me envolvía con fuerza alrededor de su cuerpo. —Yo también te quiero, Lisa. Sólo ten cuidado, ¿de acuerdo? No sólo en general, sino con tú corazón. No podría soportar verlo roto. —Lo prometo. —Le di un beso en la mejilla y fui con Wes a darle un abrazo también. Ambos chicos salieron unas horas más tarde, después de repasar varios de los planes que iban a ejecutar por el campus, y para el momento en que salieron, estaba agotada. Puse mi alarma para despertarme a tiempo para cumplir con Jack y caí en un sueño profundo. —No te muevas —dijo una voz—. Mantén tus ojos cerrados. Me gustas de esa manera. Aterrorizada, no me moví. Mi corazón chocaba contra mi pecho. ¡Alguien estaba en mi habitación! Alguien estaba conmigo en mi dormitorio. —Es casi la hora, Mel. —La voz estaba ahogada, como si el tipo estuviera hablando a través de una capa de ropa—. Casi es la hora... shh... luces tan linda yaciendo ahí, tan inocente, cuando los dos sabemos que no lo eres. Volveré. Puedes contar con ello. Grita, y sólo te haré daño. Llama a la policía, y sólo parecerás loca. Ahora mantén los ojos cerrados como una buena chica para que pueda salir. Apreté los ojos con más fuerza. Asustada de que, si los abría, el chico me atacaría. Cuando escuché la puerta cerrarse, me levanté del sofá y corrí detrás del tipo. Cuando abrí la puerta, Jack estaba esperando al otro lado, levantando la mano para tocar. —¡Guao! —Agarró mis hombros—. ¿Estás bien? —Un tipo… —Me atraganté la palabra—, un tipo entró a mi habitación, y… dijo cosas, y... ¿lo viste? —Traté de mirar a su alrededor, pero la expresión de Jack estaba fruncida, su ceja levantada. —Lisa, no estoy tratando de ser un idiota, pero he estado de pie aquí desde hace un minuto. No había nadie saliendo de tu habitación. Hubiese pasado a mi lado. —Pero, Jack, ¡estaba aquí! ¡Lo juro! Jack asintió. 189


—Está bien, no es que no crea en ti, pero, ¿qué estabas haciendo cuando él entró? Retrocedí. —Estaba durmiendo, pero… Jack negó. —Entonces probablemente era una pesadilla. —¡Pero estaba en mi habitación! —Lisa. —Jack tocó mis hombros de nuevo—. Has tenido mucho estrés últimamente, con todo eso de que entraron a tu habitación y siendo cortejada por nuestro profesor. Estupendo. Estaba bromeando. —¿Por qué no te llevo a conseguir algo de comida? Tengo mi ordenador portátil de todos modos. No hay necesidad de sentarnos en tu habitación espeluznante. —No lo sé… —Vamos. —Entró a mi habitación, agarró mi bolso y me lo ofreció—. Sólo un bocadillo rápido, y, por el amor de Dios, asegura la puerta. —Estaba cerrada con llave. —¿Estás segura? —Él asintió con la cabeza hacia la puerta—. Entonces me parece que el intruso tiene una llave, pues si lo que dices es realmente cierto, y la puerta estaba cerrada, y entró... la única forma que pudo hacerlo fue utilizando una llave o rompiendo la mierda de alguna manera. Temblando, me crucé de brazos. —Comida. —Jack me hizo un guiño—. Vámonos. Lo seguí fuera de la residencia. Me estaba perdiendo algo. ¡Tenía que ser! Yo sé lo que sentí. Es decir, no vi nada, pero no estaba loca. No era como oír voces. No era Taylor. Me estremecí cuando el viento tocó mis brazos. —Mel. —Algo susurró. Jadeando, me di la vuelta y miré el edificio y los árboles cercanos. Jack hizo una pausa. —Hey, ¿estás bien? —Sí, sólo... el viento... mi imaginación. —Por favor, ¡dime que estás pensando en mudarte! —Jack entrecerró los ojos—. Quiero decir, creo que probablemente es mejor considerarlo… —Sí... esta noche. —¿A dónde? Sí, como si fuera a decirle eso. Hablar sobre cómo despiden a un profesor. 190


—A algún lugar seguro. —Bien. —Apretó la mandíbula—. Lo seguro es bueno.

191


CAPÍTULO CUARENTA Y DOS Traté de coquetear con otros chicos... Fingí ser esa chica, la zorra divertida que festejaba todo el tiempo, era muy llamativa, llevaba ropa demasiado apretada. Y me hizo sentir bien durante aproximadamente un minuto, hasta que un chico me ofreció algo y le lancé mi almuerzo en su rostro. Incluso besar no lo mismo... nada lo era. ~Lisa

Tristan Fui temprano a recoger a Lisa, pero después de escuchar lo que habían dicho los chicos, lo que más quería era empacar su bolso y secuestrarla, llevarla a mi casa, y mantenerla a salvo. Toqué a su puerta. Ninguna respuesta. Volví a tocar. Preso del pánico, marqué su número mientras escuchaba una risa proveniente del pasillo. Lisa y Jack estaban hablando de algo claramente hilarante, y estaba de pie muy cerca de él, y yo... fui atrapado. De nuevo. —Dr. Blake. —Jack sonrió—. Qué casualidad verlo por aquí. —Cierto —dije con voz entrecortada—. ¿Qué tal el estudio? —Hemos hecho mucho. —Jack asintió, mirando entre nosotros dos—. Y, ¿por qué está aquí? —Tutoría —le dije suavemente—. Lo siento, pensé que Lisa te lo había mencionado. Le he estado dando tutorías durante las últimas tres semanas. —¿Así es como lo llaman? —se burló Jack. —¿Lo llaman? —Levanté las cejas y me crucé de brazos, sabiendo que parecía intimidante en comparación con su cuerpo más pequeño—. ¿Te molestaría explicarme, Jack? —¡Guao! —Levantó las manos—. No quise agitar los ánimos. Realmente odio reprobar sólo porque vi algo que no debería haber visto. —Jack —advirtió Lisa. —No, está bien. —Jack se encogió de hombros como si no tuviera ninguna preocupación en el mundo—. De hecho, es perfecto... malditamente perfecto. Los veré más tarde chicos.

192


Silbó mientras se dirigía hacia el final del pasillo, metiéndose las manos en los bolsillos como si no hubiera actuado como un idiota. —Bueno, eso fue divertido. —Lisa me dio una mirada con los ojos abiertos y abrió la puerta—. ¿Sabías que te has ganado una compañera de habitación? —Puede que haya oído rumores de que es muy caliente. —La seguí hasta la habitación—. Por otra parte, eso significa que voy a tener que duplicar mis esfuerzos para aguantarme de atacarla cada vez que la vea. Lisa se congeló luego se dio la vuelta. —Cada vez, ¿ah? —Tu mirada de completa satisfacción contigo misma no está ayudando. —¿Debo empacar una maleta? —Pensé que nunca lo preguntarías. Toma lo que necesites, y ayudaré a empacar lo demás con los chicos este fin de semana, ¿de acuerdo? Entró a su habitación y regresó quince minutos más tarde con una gran bolsa de lona y el resto de sus libros metidos en su mochila. Tomé lo más pesado y comprobé que hubiese cerrado bien la puerta y luego nos dirigimos por las escaleras. En ese momento, ni siquiera me importaba si otros estudiantes me veían. Por otra parte, el campus era tan grande que en realidad no importaba, y al infierno, incluso si alguien me veía ayudando una mudanza estudiantil, lo negaría, o tal vez demandaría y renunciaría para poder estar con ella todo el día. No era como si necesitara una cubierta. Estaba quemado, y oficialmente estaba listo para seguir adelante. —Guao, trajiste la camioneta hoy —dijo Lisa, corriendo hacia mi nuevo Ford—. Y es de color rojo. Creo que te gusta el rojo. —Me gusta el rojo porque te gusta el rojo, aunque tengo este desde el año pasado. Ahora entra. Consigamos comida preparada antes de que te lleve a casa. —Casa. —Su mano se movió hacia la puerta—. Me gusta el sonido de eso. Suspiré, deseando poder tomarla en mis brazos y besarla sin sentido. —A mí también, Lisa. A mí también.

Lisa quería comida tailandesa a pesar de que había comido un sándwich con Jack. Cuando le pregunté por qué comida tailandesa, había dicho que era sólo otra comida que, al parecer, Taylor había destruido. No quería entrometerme, pero sinceramente, tenía curiosidad. Curiosidad sobre su pasado, no es que eso cambiaría mi opinión sobre 193


ella. Estaba bastante seguro de que así es como te sientes cuando estás enamorado cuando deseas el bien y el mal, cuando quieres todo, independientemente de lo horrible y oscuro. Lo quieres todo, porque al final del día, es de esa persona. —¿Él te besó aquí? —Bajé la camiseta de Lisa y puse mis labios en su hombro. Con un estremecimiento, cerró los ojos y asintió. —¿Aquí? —Toqué su clavícula y la besé, persistente contra su piel, porque se sentía tan bien contra mi lengua. Otro asentimiento. Ella estaba tranquila, adormilada. De nuevo, la había alimentado lo suficiente como para ponerla en estado de coma. Estábamos sentados en frente de la chimenea de la planta baja en la habitación familiar. Era una de las pocas chimeneas de la casa que no era de gas; la cosa real era más relajante para mí, el sonido crepitante de la madera como ruido blanco. Todas las luces estaban apagadas, pero me gustaba de esa manera porque mi enfoque estaba totalmente en ella y nada más. —Supongamos... —Lisa se estremeció, metiendo su cabeza en mi cuello—, que él tocó y reclamó todo lo que pensaba que era suyo. —Así que... todas partes. No dijo nada. —Voy a tener que arreglar eso. —Incliné su barbilla hacia mis labios—. Voy a tener que crear nuevos recuerdos con esos labios... y asegurarme de que nada que no sea bueno toque tu piel, nada que no se sienta bien. Y, Lisa, si alguna vez dices que no, voy a detenerme... necesitas saber eso. Te deseo. Te deseo tan malditamente tanto que a veces pienso que en realidad me estoy volviendo loco, pero... mi deseo por ti nunca lastimará tu necesidad de ir despacio. ¿Entiendes? Las lágrimas se agruparon en sus ojos mientras susurraba: —Bésame otra vez. Besé su boca, luego su cuello, ardiendo lentamente un camino de regreso a ese hombro del cual no podía tener suficiente. Y cuando la sudadera me restringió, la quité de su cuerpo, revelando una apretada camiseta blanca. Con una maldición, me senté y la miré. —Eres hermosa. —Cuando dices cosas así y me miras... —tragó saliva—, de esa manera, me haces sentir como si lo dijeras en serio. —Lo digo en serio, Lisa. Sus ojos se movieron a los míos, como si el tema de su belleza la hiciera sentir incómoda. —Lisa... —Negué—, ¿te mentiría? ¿En tu cara? 194


El fantasma de una sonrisa apareció en sus labios. —No, has sido bastante honesto. Y en ese momento casi le dije todo. Dado que había sido honesto... sobre todos los aspectos de mi vida, excepto uno. —Permíteme expresarlo de otro modo. —Me eché un poco hacia atrás—. ¿Me crees cuando te digo que te encuentro hermosa? Sus ojos se encontraron con los míos. —Sí. Creo que sí. —No es lo suficientemente bueno. —Me puse de pie y me quité la camisa de mi cuerpo, seguido de los pantalones. —Hey, ¿qué haces? —Lisa movió sus rodillas delante de mí. —Demostrando un punto. —Me desvestí hasta que estuve completamente desnudo—. No puedo ocultarme de ti. —Levanté los brazos en el aire—. Sería imposible ocultar la reacción de mi cuerpo... con sólo mirar... estoy así. Con sólo mirarte, cada músculo individual en mi cuerpo se tensa. Sólo viendo tu sonrisa, concentrándome en aquellos ojos azules, lo olvido todo menos a ti. Tu sabor, tus labios, tu boca. —Me moví hacia el piso—. Mi cuerpo no puede mentir... —La besé suavemente—. Y créeme cuando digo que no te miento con mis palabras. Aquí... —Toqué su pecho—, eres hermosa. Aquí... —acaricié su mejilla—, es imposible no mirarte. Para mí eres perfecta. Su respiración se aceleró mientras se inclinaba, su boca apenas tocando la mía antes de susurrar: —Muéstrame. Mi cuerpo ardió en fuego mientras me encontraba con sus labios en un frenesí. Con un gemido, se sentó a horcajadas sobre mí, su cuerpo exactamente donde la quería. El beso fue fuerte, agresivo. Nuestros dientes tocándose. Lenguas chocando. No podía mantener mis manos lejos de ella mientras la ayudaba a quitarse la parte de arriba, a pesar de que, en algún lugar en el fondo de mi mente, estaba tratando de decirme a mí mismo que me detuviera. No podía detenerme. No quería. Quería exorcizar a cada parte de él de su conciencia. Quería marcarla. Con un gemido, deslicé mi boca hasta su garganta y mordí suavemente su piel, donde me deslicé por su hombro. Su cabeza se inclinó hacia atrás, lo que me permitió dejar besos por su pecho. —Tu boca se siente tan bien —gimió—. Tan bien. —¿Bien? —Me reí, dibujando círculos perezosos con mi lengua hasta el centro de su pecho—. Estoy bastante seguro de que prefiero ser genial. Bien es lo que obtienes 195


por participar en una carrera que nunca ganaste... y estoy bastante seguro, de que al final de esto, no sólo quiero una cinta de participación, sino un maldito trofeo. —Con eso, deslicé mi lengua a través de su sujetador y luego, lo lancé fuera—. Hermosa. Ella movió sus brazos. Pero los mantuve firmes a sus costados. —No, Lisa. Déjame mirarte. Agachó la cabeza. La miré. La miré con fuerza y finalmente me di cuenta de que nunca conseguiría saciarme. Incliné la cabeza y saqueé su boca de nuevo, esta vez con ese tipo de movimientos lentos, degustando, mordiendo, memorizando. Sus labios se moldeaban perfectamente contra los míos, haciéndome olvidar que se suponía que tenía el control. Haciendo que me arrepintiera de siquiera conocer la palabra. —Por favor. —Lisa apretó su boca contra mí mientras su cuerpo se movió contra el mío. Alcancé sus pantalones. Mis manos flotaron a través de los botones. Y dudé. Dudé lo suficiente para permitir que la lógica llegara. Si ella no sabía... y tomaba esto de ella... Me odiaría. Nunca me lo perdonaría. —No podemos... —¿Quién demonios era ese loco hablando por mi boca? Lisa se apartó de mí, pero la agarré por los brazos de nuevo. —Lisa, mírame. —Agarré su barbilla ligeramente. —Déjame ganar tu confianza primero. Déjame ganar más que eso. Déjeme llevarte a una cita. Ya han pasado tres semanas. Quiero más que una semana más contigo o una aventura de una noche. Déjame ser el caballero esta noche. —No quiero que seas el caballero. —Sí, pero, Lisa, creo que eso es exactamente lo que realmente anhelas. No es la adrenalina rápida del alma que late con fuerza frente a la chimenea, sino el tipo de amor que dura por horas... días. El tipo que experimentas solamente una vez en la vida, sólo cuando te entregas a ti mismo realmente por alguien más. Es lo que yo quiero contigo. Ella asintió y lentamente se bajó de mi regazo. Rápidamente me puse mi bóxer y me puse una camisa. —Duerme conmigo esta noche —le ofrecí. —Pero... —Lisa sacudió la cabeza—, ¿acabas de decir?

196


—En mi habitación —corregí—. Como en una de nuestras fiestas de pijamas totalmente inofensivas que termina siendo completamente aceptable, ya que en realidad no me aprovecho de ti. —¿Vas a hacer palomitas de nuevo? Sonreí. —Te diré qué. Hace un poco de frío. Sabes dónde está mi habitación. Enciende la chimenea, siéntete cómoda en la cama, y estaré allí en unos minutos con tus palomitas de maíz. —Con mantequilla —añadió, señalándome. —Lo recuerdo. —Exhalé y aparté la mirada—. Me estás matando, por cierto. Espero que lo sepas. Ponte una camisa antes de que se me olvide ese gran discurso que acabo de dar. Riendo, asintió y recogió su ropa desechada del suelo. —Está bien... sólo robaré una de las tuyas. —Haz eso, por lo que más quieras. Luego, estaré más que encendido con la visión de ti en una de mis camisas etiquetadas. —¡Sabía que etiquetabas tus camisas! —Empujó contra mi pecho. La atraje a un prolongado beso, luego le di una palmada en el trasero. —Ouch. —Sube, anda. —Sí, Dr. Blake. Gemí en voz alta. —Lo que usted diga, doctor Blake. —¡Fallaste! —grité tras ella—. Por si acaso te lo preguntabas. Oí nada más que risa, y supe en ese momento que había tomado la decisión correcta. ¿Pero estaba haciendo la elección correcta sabiendo que le estaba mintiendo? Alejé esa duda de nuevo, me dirigí a la cocina para hacer las palomitas de maíz. Eso era algo en lo que podía concentrarme. Algo que podía hacer.

197


CAPÍTULO CUARENTA Y TRES Fingí, como Gabe había fingido. Por fuera era divertida y tranquila... y honestamente, las cosas eran geniales, hasta que mi máscara se cayó y luego, de repente, me di cuenta de que había estado viviendo una mentira. ~Lisa.

Lisa Me dirigí a la habitación de Tristan y dejé escapar un bufido de risa cuando llegué allí. Realmente éramos un par. El chico tenía su armario etiquetado Closet, realmente bordeaba el TOC. Miré adentro y fui recompensada con etiquetas de diversas estaciones para diferentes clases de ropa. No quería otra cosa que quitar cada etiqueta y reemplazarla por una equivocada. Darle un poco de caos al hombre. Podría acostumbrarse. Sus zapatos tenían etiquetas similares, y cuando entré en su cuarto de baño, no me sorprendió encontrar más etiquetas para la pasta de dientes, con su nombre en ellas. Si no lo hubiera conocido, probablemente hubiese regresado a casa, pero conociendo a Tristan resultó que todas esas etiquetas me pareciesen atractivas y tan lindas que quería seguir riéndome. Necesitaba reír después del rechazo, pero al final, sus palabras tenían sentido... no nos conocíamos lo suficientemente bien. La tragedia tenía una manera de hacerte eso, creando una falsa sensación de seguridad con la gente con la que estás, haciéndote confiar en ellos aún más. Yo lo sabía de primera mano, y también vi la sabiduría de lo que Tristan había dicho. Con un suspiro, agarré el control remoto de su televisión ridículamente grande y me senté en la cama. Me imaginé que estaba acostada en su lado de la cama ya que el despertador estaba allí con sus gafas de lectura. Con una sonrisa, saqué el libro encima. Decía DSM-515 en él y era probablemente el libro más grande que había visto. Cuando miré la parte de atrás, decía un montón de cosas sobre el diagnóstico de diferentes trastornos psicológicos. Tipo de lectura pesada, si me preguntas. Por otra parte, él tenía un doctorado en psicología y había mencionado la posesión de esa compañía farmacéutica.

15

DSM-5: Manual de diagnóstico de las enfermedades psicológicas, en su 5ta versión. (la más reciente)

198


Sacudiendo la cabeza, dejé el libro y noté un diario desgastado de color marrón. Realmente no veía a Tristan como el tipo de hombre que llevaba un diario, y el hecho de que pudiera echarle un vistazo a su vida privada envió un poco de emoción a través de mi cuerpo. Pero de nuevo, era Tristan. Probablemente estaba etiquetando más cosas y haciendo listas de comestibles, sin escribir sobre sus profundas fantasías más oscuras. Sonriendo, abrí el libro. Mi sonrisa cayó. Junto con el libro. Lo escuché caer al suelo, pero no pude moverme... congelada... porque en primera página no decía Tristan. No, decía El diario de Taylor Blaine. Era su letra. Y su foto estaba al lado. Junto con la mía. Tristan entró en la habitación, con las palomitas de maíz en la mano. —Oye, ¿qué te pasa? Parece que has visto un... —Sus ojos parpadearon hacia el suelo y luego hacia mí. Las palomitas cayeron de sus manos mientras se lanzaba hacia la cama. —No —dije en una voz fría, luego más fuerte—. ¡NO! —¡Lisa, puedo explicarte! —¡No! —grité una y otra vez. Lo único que decía era que no. Era todo lo que podía decir, la única palabra que podía formar de verdad sin gritar, sin romper a llorar. Tristan se arrodilló delante de mí, agarrándome las manos. —Lisa, sé que estás enojada, pero tienes que escucharme. Le di una bofetada en la mejilla con tanta fuerza que me picó la mano. —¿Te divertiste? —escupí. La traición era como un cuchillo que se retorcía en mi pecho. Estaba caliente y fría por todas partes—. ¿Burlándote de mí a mis espaldas? ¿Fingiendo que gustabas de mí sabiendo la verdad todo el tiempo? —No fue así. —Tristan negó—. Si me escuchas, te lo explicaré todo. —Sí, claro. —Resoplé, empujando su pecho—. Explícame cómo tienes el diario de Taylor. El mismo Taylor que me violó —gruñí. Mi aliento era desigual como si alguien me hubiera dado un puñetazo. Traté de alejarme de él, pero caí al suelo, como si mis piernas no funcionaran. Me di la vuelta y seguí gritando mientras las lágrimas fluían por mi cara—. ¡El mismo Taylor que se suicidó frente a mí! Esa es... —jadeé—, mi foto. —Lisa, cálmate. Estás hiperventilando. 199


—¡No! —jadeé de nuevo, sintiendo como si mi garganta se estuviera cerrando—. ¡Todo fue una mentira! Mentiste... ¡dijiste que podía confiar en ti y me mentiste! —Mi visión se volvió borrosa—. Al igual que él... ¡Soy tan estúpida, tan, tan estúpida! Sigo cayendo con eso, una y otra vez. —Lágrimas calientes corrían por mi rostro—. No puedo… no puedo… respirar. Tristan se precipitó a mi lado. Traté de apartar sus manos, pero estaba demasiado débil, tanto emocional como físicamente. Él suavemente me atrajo en sus brazos y susurró: —Dentro y fuera, respira conmigo, lentamente… Luché contra él. Todavía me abrazaba. Le di un puñetazo en el estómago. Pero no dejó de tratar de calmarme. —Te odio... —jadeé—, tanto… —Lo sé. —Me hiciste creer... me hiciste creer en el amor de nuevo... —Mi voz se apagó cuando mi visión se volvió negra. Sucumbí ante la oscuridad, rezando por no despertar nunca.

Había voces en mis sueños... eran familiares. Escuché a Saylor y luego a Kiersten... La cama se hundió. Me acurruqué en mi costado, sin abrir los ojos cuando Gabe gritó: —¿Qué diablos hiciste? —Ella lo encontró. —¿Quieres decir que lo dejaste afuera? ¡Bastardo! ¡Debería matarte! —gritó Gabe. —Chicos. —La voz de Wes sonaba más calmada—. Deténganse. —Claro. Simplemente dejé afuera su diario enfermo para que ella me odiara para siempre. —Tristan igualó la sonoridad de Gabe—. ¡Buen plan, imbécil! —¡Voy a matarte! Tristan se quedó callado y luego susurró: —Hazlo. Ya me siento muerto. —Creo que se está despertando —susurró Kiersten. 200


Algo frío me tocó la frente. Parpadeé una vez, luego dos veces. Mis ojos se sentían pesados. Lo primero que vi fue la mirada preocupada de Kiersten y luego la de Saylor. Estaban a ambos lados de mí. Estaba en la cama de Tristan. Algo me confinaba, me impedía moverme. No. Presa del pánico, lo único que podía pensar era que estaba atada a la cama. Pero no, sólo eran mantas. Sin embargo, tenía que salir de aquí. Golpeé, pateando las mantas y empujándolas. Tenía que alejarlas de mí. No quería que ninguna parte de él me tocara. La simple idea de que él hubiera tocado las sábanas que ahora me tocaban me reprimía, me disgustaba. La bilis se elevó en mi garganta, y mi estómago se retorció. Iba a vomitar. —Detente. —Kiersten me agarró las manos—. Te vas a desmayar de nuevo. —Mierda. —Gabe corrió hacia la cama y me agarró de los hombros—. Respira, Lisa. Vamos, dime que estás bien. Dime que no me vas a asustar de nuevo. Asentí, las lágrimas deslizándose por mis mejillas. Gabe examinó mi rostro y luego inclinó mi cabeza hacia un lado. —Bastardo. ¡Debería matarte! —Se lanzó hacia Tristan de nuevo, pero Wes lo detuvo, empujándolo tan fuerte que Gabe casi se cayó. De seguro estaba sonrojada. Sabía que tenía unos cuantos chupones; los había visto en el espejo cuando había usado el baño. Más lágrimas cayeron. Y silencio. Odiaba el silencio porque siempre era imposible interpretarlo. ¿Me estaban compadeciendo? ¿Asustados? ¿Tristes? ¿Y por qué diablos estaban ellos aquí, como si supieran…? Mi cabeza se levantó cuando encontré el rostro culpable de Gabe y luego el de Wes. —Todos ustedes —gruñí—. ¿Todos lo sabían? —No es lo que piensas. —Tristan dio un paso adelante, sólo para ser detenido por la mano de Wes. —Explícate. —Un frío lento me recorrió mientras me frotaba los brazos e intentaba calmar mi cuerpo. Tristan miró a Gabe y se dirigió hacia mí. —Vine a Seattle por ti… Mi respiración se enredó en su audaz admisión y luego volví a retomarla. —El diario me lo enviaron hace un mes, pero la última entrada fue hace dos años. —Tragó saliva—. Tenía tu foto en él y cuando te vi en las noticias... 201


Gabe resopló. Tristan le lanzó una mirada fulminante y continuó: —Sabía que tú eras la misma persona del diario, la chica a la que él se refería. —Así que, ¿sentiste la necesidad de encontrarme y torturarme? —Esa no podía ser mi voz bordeando la histeria. —No. —Tristan se puso de pie. Miró hacia el techo y luego me miró fijamente—. Te encontré porque él es mi medio hermano. Fui a buscarte porque, hasta hace seis meses, ni siquiera sabía que existía. Te busqué porque él estaba enfermo... —La voz de Tristan se quebró—. Estaba muy enfermo, Lisa, y yo necesitaba saber... —Sus ojos se llenaron de lágrimas—, necesitaba saber si yo tenía... —un estremecimiento destrozó su cuerpo tenso—, la misma cosa. El nudo en mi estómago se convirtió en una serpiente de cascabel enorme, un espiral, listo para golpear y matar con su veneno. Yo era el objetivo. Tragué, pero mi garganta estaba seca. —¿La misma cosa? —dije con voz ronca. Tristan maldijo y pasó los dedos por su grueso y desordenado cabello. —Él... tenía tendencias narcisistas, esquizofrenia, y... —Cerró los ojos con fuerza y luego los abrió de nuevo—. Un complejo de Dios. Tomó medicina, medicina que creo que la compañía de mi padre le proporcionó. No pude encontrar el registro en papel, aunque lo intenté. —Tristan lanzó un suspiro y luego se encogió de hombros—. Hace seis meses, confronté a mi padre por Taylor, y él mencionó que tenía la misma mala semilla. Dijo que yo era lo mismo, y lo último que quiero ser es lo mismo, Lisa. Sólo necesitaba saber qué lo provocaba, qué lo mataba, qué lo llevaba a la locura. Los corazones no hacían sonidos cuando se rompían, pero siento dolor, Dios está allí el dolor. En un minuto, todo está bien, eres capaz de respirar, capaz de sentir la bomba de sangre a través de tus venas. ¿Y al minuto siguiente? No puedes concentrarte en nada más que en la opresión en tu pecho cuando el mundo cae por debajo de tus pies y toma tu corazón junto con él. —Bueno, debiste haber preguntado, Tristan. —Miré a todos los rostros en la habitación—. Fui yo.

202


CAPÍTULO CUARENTA Y CUATRO Lo había matado. Finalmente, se me ocurrió una noche cuando me desperté de otra pesadilla. Si no hubiera aceptado ese primer reto, avergonzar a ese chico, publicar el video en Vergüenza... golpearlo y luego tirar unas copas por todo su regazo... Sacudí la cabeza, sabiendo la verdad. Le había dicho que sí a Taylor la primera vez, y la segunda, incluso la décima y la undécima. Así que, por defecto, lo había matado. Porque había ayudado a alimentar al monstruo que era, y al final, simplemente me quedé sin comida. ~Mel.

Tristan —No. —Sacudí mi cabeza, negándome a creer sus palabras. Mi corazón se estaba rompiendo por su expresión, realmente creía que eso era cierto—. Lisa, no fuiste tú. Él estaba enfermo. —Yo estaba enferma —dijo Lisa con voz hueca—. Hace un tiempo dijiste que podías alimentar el miedo. Él era mi miedo. —Tragó saliva—. Lo alimenté diariamente, y cuando finalmente me detuve... perdí la cabeza. Cuando murió, me alejé. Y me gustaría poder decir que me arrepiento. —Sus ojos brillaron—. Su muerte fue lo mejor que me pasó. Y no lo lamento. —Lisa. —Gabe se movió delante de mí—. Nadie dice que tengas que lamentar que esté muerto. Era una persona horrible. —Sabías. —Lisa resopló—. ¿Todos sabían de Tristan? Gabe me miró, sus ojos estaban borrosos, su rostro tenso. Permaneció inmóvil. Wes miró hacia otro lado y luego hacia abajo. Lisa salió de la cama. Nadie la detuvo, pero Dios quería alcanzarla, disculparme, en mis manos y rodillas si era necesario. Cuando caminó a mi lado, agarré su mano. —Lisa, por favor no te vayas. Lo siento. No quería decírtelo. No podía. Lo que te hizo, no quería ser un recordatorio. Eso fue egoísta. Lo sé ahora, pero en mi mente pensé que te estaba protegiendo. Lisa bajó la cabeza.

203


—Proteger a alguien mintiéndole sobre quién eres realmente no es proteger. Es lo más egoísta que puedes hacer, porque, al final, todavía no estás dando un cien por ciento a la persona que más lo merece. Por favor déjame ir. Con manos temblorosas, la solté. La dejé salir por la puerta. Las chicas se apresuraron tras ella. Kiersten sacó las llaves de las manos de Wes y se fueron. Me desplomé al suelo y golpeé mi cabeza contra la pared. —Así que... —Gabe gimió—, ella nos va a odiar para siempre. —O más —añadí. La agonía pulsaba a través de mí con cada latido del corazón. Mi corazón no dejaría de doler; me dolía todo el cuerpo. ¿Cómo era posible que alguien tan enfermo y retorcido como Taylor siguiera afectando la vida de las personas incluso ahora? Dos años después de su muerte. Odiaba a ese tipo, malditamente lo odiaba, pero tal vez no tanto como me odiaba a mí mismo por no levantarme por encima de ella, por no decirle la verdad que merecía escuchar. —Si te hace sentir mejor —dijo Gabe, levantando el diario en el aire—, no te pareces a él. —No —dije bruscamente—. Lo que me haría sentir mejor es que la chica que posiblemente podría amar no me odie por el resto de mi vida hasta que tenga ochenta. Wes silbó y se metió las manos en los bolsillos. —¿Y ahora qué? —No voy a dejar de intentarlo. —Cuadré mis hombros—. No puedo. Wes asintió. —Eso es lo que quería escuchar. Porque una chica como Lisa no se merece a un tipo que está dispuesto a renunciar sólo porque se equivocó tanto que podría tomar toda una vida de disculpas para hacerlo bien. —¿Están tratando de hacerme sentir mejor? Porque realmente son malos. Gabe y Wes compartieron una sonrisa de sabiduría entre ellos, aunque por su lenguaje corporal no podía decir si iban a atacarme o simplemente estaban exhaustos con los eventos del día. —¿Qué? —Los miré a ambos. —Ah, siempre llega el círculo completo. —Gabe sacudió su cabeza—. Si Wes tiene problemas, entonces yo tengo problemas, y luego mira, el Dr. Blake está sentado en el piso luciendo como un cachorro pateado. —Te patearé —dije, y luego maldije y golpeé el suelo. —Sigue luchando por ella. —Wes me tendió la mano—. Es luchando como demuestras tu valor. 204


—¿Y si pierdo? —Si eres realmente digno, no perderás, y no te rendirás, aunque parezca que estás a punto de hacerlo. Miré alrededor de Wes para mirar a Gabe. —¿Hace esto a menudo? Gabe se encogió de hombros. —¿Qué? —¿Te hace sentir estúpido e insensible todo de una vez, pero lo envuelve en una cita muy agradable para que te sientas cálidamente advertido mientras lo dice? —No —dijo Gabe con un resoplido. Luego sacudió la cabeza—. No me advierte cuando me llama la atención... sólo hay irritación suprema, porque la mayoría de las veces tiene razón. —Bastardo —murmuré. Wes sonrió. Su mano todavía estaba extendida hacia mí. La tomé y me puse de pie mientras me daba palmadas en la espalda. —Sólo dale tiempo. —En este momento, probablemente deberíamos hablar de su seguridad, ya que dudo mucho que vaya a querer volver aquí. —Voy a encargarme de ella. —Un músculo se tensó en la mandíbula de Gabe—. Voy a malditamente atarla a mi auto, ¡maldita sea! Wes suspiró. —Gabe es más del tipo de amor duro. —Sip. —Gabe asintió—. Somos como el policía bueno y el policía malo. —¿Y yo que sería? —pregunté. —El villano. —Gabe sonrió. Yo, sin embargo, no lo hice. —Está bromeando. —Wes le lanzó a Gabe una mirada y me llevó fuera de la habitación—. Pero realmente, cada buena historia necesita un villano. Puedes ser tanto el héroe como el malo. De esa manera eres un patea traseros. —Algunos héroes son débiles —dijo Gabe detrás de nosotros—. ¿Los príncipes de los cuentos de hadas? Ni siquiera tienen pectorales. —Me perturba que veas sus pechos desnudos. —Suspiré—. En tantos niveles. Gabe soltó una carcajada, mientras yo caminaba entumecido por mi propia casa. Me sentía vacío y frío sin ella, y sabía que no quería seguir viviendo ese tipo de existencia. Quería que la llenara, y quería compartirla con ella. Así que lucharía. Lucharía 205


hasta que estuviera tan enferma de mí que tendría que conseguir una maldita orden de restricción. De acuerdo, quizás no pelearía de esa manera. Pero estaría ahí para ella... todo el tiempo que le tomara confiar en mí otra vez. Estaría ahí.

206


CAPÍTULO CUARENTA Y CINCO Pensé que todo había terminado... hasta que las amenazas comenzaron otra vez. Me recordaban lo que había sido, ¿y sabes que es lo más loco de ese recordatorio? De repente te das cuenta de que, en algún lugar del camino, realmente nunca cambia, sólo intercambia una vida por otra sin realmente tratar con el pasado. Había empujado tan fuerte mi conciencia que me deslicé en la negación. Y si hay algo más aterrador que el miedo, es la negación... porque cuando no puedes enfrentar la verdad, te quedas sin nada. ~Lisa

Lisa No hablé con las chicas en todo el camino a casa. Kiersten se mantenía animándome mientras Saylor frotaba mi brazo. Pero no quería hablar con ellas sobre mí. No quería que me tocaran. No quería a alguien diciéndome que iba a estar bien. Ves, eso es lo peor que puedes hacerle a una chica. Decirle que va a estar bien cuando sabe que no lo estará, cuando sabe que el único final de la historia será dolor. —¿Quieres que nos quedemos contigo? —preguntó Kiersten después de llegar a los dormitorios. Estaba en la punta de mi lengua decir que sí por costumbre, pero sólo quería estar sola, y en ese momento, la necesidad de estar sola era superior al miedo porque alguien había sido capaz de entrar a mi habitación. Además, Jack no había visto nada y Gabe no había visto nada en las cámaras, o seguro que no me hubiese dejado regresar. Hice una nota mental para enviarle un texto en la mañana. Ahora, estaba demasiado cabreada para siquiera pensar en hablar con él o Wes. ¿Y Tristan? Bueno, estaba desconsolada. En pocas palabras, él me había animado a confiar otra vez, y me había hecho enamorarme sabiendo que al final me iba a hacer daño. Pero me dejaría de todos modos. Eso no era amor. Amor no es la expectativa de que finalmente terminarás sufriendo; es la expectativa de que puedes confiar completamente en otro ser humano con todo y aún tener la esperanza de un final feliz. Él había destruido eso al no decirme quién era. Nunca fui de esas chicas que se permitían que sus emociones contralaran sus acciones y creo que por eso Taylor me había elegido a mí en primer lugar, así que no era estúpida. Parte de mí entendía por qué Tristan lo había hecho, pero eso no hacía que me sintiera menos lastimada o devastada. ¿Qué relación podríamos tener si constantemente estaba tratando de protegerme de las cosas? Eso no era amor. Eso era control. Y estaba cansada del control. 207


Demasiado cansada. —Estoy bien. —Le hice señas a las chicas—. Aunque gracias. Nos vemos más tarde. —Lisa… —Kiersten se apoderó de mi muñeca—, no tienes que estar sola... no esta noche. Puedes quedarte con nosotros. —O con nosotros —concordó Saylor. Kiersten tiró su labio inferior con los dientes. —Yo sólo… no me siento bien dejándote sola en esa habitación. —Está bien. —Quité suavemente su mano—. Además, ¿qué más puede pasarme? Saylor y Kiersten compartieron una mirada. —Está bien —repetí, encontrándome con sus miradas inquietas con lo que esperaba fuera más seguridad de la que realmente sentía—. No debo vivir con miedo. ¿Cierto, Kiersten? —No —dijo lentamente—. Pero creo que hay sabiduría en ser cautelosa. Saqué mi spray de pimienta y gas. —Seré prudente. Lo prometo. —Llámanos... —Los ojos de Kiersten reflejaban preocupación—. Al menos llámanos en la mañana para saber que estás bien. —Está bien. —Forcé una sonrisa que se sintió totalmente extraña, dadas las circunstancias y conseguí salir del auto. Mis piernas podían haber estado llenas de arena mientras caminaba hacia mi dormitorio. El viento levantaba, esponjando mi cabello y enviándolo hacia mi rostro. Podría haber jurado que escuché a alguien decir mi nombre... igual que el día anterior. Rápidamente me di la vuelta, pero no había nada inusual. Sólo personas caminando y hablando y, por supuesto, los árboles al lado de mi edificio. No seas ridícula, Lisa, me regañé y lo dejé. Las escaleras casi me abrumaron mientras lentamente caminaba encima de ellas, cargando el proverbial peso del mundo sobre mis hombros. Mi corazón, y mi pecho estaban pesados. Sentí ganas de llorar, pero no estaba segura si era porque estaba avergonzada o porque Tristan me había lastimado tan profundamente. Cuando finalmente llegué a mi puerta, Jack se inclinaba contra ella. —¿Jack? —Entrecerré los ojos—. ¿Qué estás haciendo aquí? —Dejándote una nota. —Sacó una hoja de papel de su bolsillo—. Pero ahora que puedo entregártela... aquí. La acepté luego leí la inscripción para mí misma: ¿Te gusto? Marca un círculo en sí o no. 208


Solté a reír. —Si estás tratando de animarme, está funcionando. Se unió a mi risa y entonces inclinó su cabeza. —¿Algo que te moleste? —No, es sólo… —Suspiré pesadamente y alejé la mirada—. No es gran cosa. —¿Quieres que entre contigo? —ofreció—. Puedo hacer una media taza de chocolate caliente, y si es algún problema con un chico, estoy seguro de que puedo darte algunos consejos impresionantes. Algo sobre su expresión estaba demasiado ansiosa. —No. —Apreté mis dedos contra mis sienes—. Tengo un dolor de cabeza muy fuerte, y estoy realmente cansada. Pero gracias. —Oh. —Resopló—. Ya veo cómo es. Dejas entrar al Dr. Blake, ¿pero no a mí? ¿Qué? ¿No soy lo suficientemente mayor para ti? El brusco cambio de humor me hizo retroceder. —No, no es eso en lo absoluto. Le diría que no a cualquiera en este momento. Él dio un paso adelante, una burla en su lugar. Sus ojos eran salvajes. Nunca lo había visto así. Sus ojos saltaban hacia adelante y hacia atrás, no podía concentrarse. —Se rumora que nunca… dices que no. Mi corazón comenzó a latir fuertemente. —Jack... —traté de sonreír—, tratemos de no pelear, ¿está bien? Eres un amigo, un muy buen amigo. —¿Amigo? —escupió—. ¿Amigo? —Mira, si te di la impresión incorrecta, lo siento. Sólo… Jack agarró mis muñecas y poco a poco me apoyó contra la pared del pasillo. Unas cuantas chicas bromeaban y pasaban mientras él les guiñaba. Pero yo estaba aterrorizada, aterrorizada de que pudiera pasar de feliz a enojado tan rápido. —¿Y si quiero más? ¿Hmm? La manera en la que inclinó su cabeza me recordó tanto a Taylor que casi vomité en sus zapatos. —¿Qué dirías entonces? —Que no. —Tragué—. Porque valoro mucho tu amistad. —¡Pura mierda! —Golpeó la pared por encima de mi cabeza—. Es el Dr. Blake, ¿verdad? —No seas tonto. Es nuestro profesor. 209


—Exactamente —silbó Jack—. Nuestro profesor. —Sacudió su cabeza con repugnancia y después clavó un dedo en mi pecho—. Sólo recuerda, te hiciste esto a ti misma. Sabes que pude haberte protegido. Sabes que tenía el poder de protegerte. Ese era yo tratando de querer salvarte, ¿a pesar de lo que hiciste? —¿Qué hice? —El Profesor Blake —se mofó—. Cierto. Bien, ten una buena noche, Lisa. Me aseguraré de que sepa que me gustaría cambiar de compañero. Sí, me aseguraré de que reciba ese memo. Jack se dirigió por el pasillo, dejándome jadeando en busca de aire. Unas cuantas chicas se asomaron desde sus habitaciones, pero no dijeron nada. Esa era la cosa respecto a la Universidad. Había mucho drama, y la escuela era tan grande... bueno, era mi culpa que nunca hubiese hecho amistad con las personas en mi piso. Eso, y el hecho de que había optado por no tener compañera de habitación una vez que Kiersten se mudó con Wes. Le di a las chicas una débil sonrisa y entré a mi habitación. Con un grito, cerré de golpe la puerta. Con manos temblorosas, torcí la cerradura y apoyé mi espalda contra la pared. Todas las luces de mi dormitorio estaban apagadas. Rápidamente las encendí y me horroricé al encontrar que no había sido robada. No, eso sería demasiado fácil. En su lugar, había fotos, cientos de fotos, esparcidas por el suelo y pegadas a las paredes. Sabía de qué eran antes de verlas de cerca... de Taylor y yo. Con manos temblorosas marqué el número de Gabe. —¿Lisa? —dijo en voz alta—. Gracias a Dios, ¿estás bien? —No. —Mi voz no dejaba de temblar—. No, no lo estoy, sólo... Te necesito. Hay fotos, y mi compañero de estudio simplemente me asustó y… —Shh, ahí estaré. Asegura la puerta y las ventanas y mantén tu teléfono cerca, ¿está bien? —Está bien. Quince minutos después, Wes, Gabe y Tristan estaban en mi habitación recogiendo todas las fotos, mientras que me sentaba tranquilamente en el sofá. No había sentido la taza caliente mientras Tristan la colocaba en mis manos y me dijo que bebiera. Temblando, la levanté a mis labios y hubiera derramado todo encima de mí si él no se apoderaba de mis manos y me ayudaba. Sintiéndome como una niña, quise arremeter y tirar el vaso en su cara, pero estaba ayudando, estaba tratando de ayudar, al menos. Pero su toque sólo me recordaba lo que nunca tendría con él otra vez.

210


—Llamamos a la policía, Lisa. —Gabe se sentó a mi lado y puso su brazo junto al mío—. Van a estar aquí en unos minutos. Usamos guantes para recoger todas las fotos, así que debería de haber huellas. Hasta entonces... —Me quedaré. —Asentí, convenciéndome y a ellos también mientras los miraba a cada uno—. Necesito quedarme. No estaré huyendo porque algún bastardo esté tratando de asustarme. Me quedo. —Me quedaré con ella —susurró Tristan—. Dormiré en el sofá. No discutí. Estaba demasiado cansada para discutir. Para el momento en que la policía apareció y se fueron, era tarde. Estaba hambrienta y exhausta. Me acosté en la cama y escuché mientras todos hablaban en tono silencioso. Finalmente, la puerta se cerró, y quedamos sólo Tristan y yo. Sentí que todo el aire de la habitación había sido aspirado con un whoosh en el minuto en que estuvimos solos. Quería que me besara tanto como quería empujarlo lejos por lastimarme. Era un cara o cruz. Tristan se dirigió hacia el sofá y me tiró en su regazo. No dije nada; Sólo lo dejé. El silencio era reconfortante. Mis ojos se cerraron, y no dije algo cuando su mano acarició mi rostro. En cambio, me puse cómoda y me quedé dormida.

211


CAPÍTULO CUARENTA Y SEIS Nunca imaginé que me enamoraría de alguien tan pronto después de que Taylor me hubiera destrozado, pero los sentimientos que sentía por Tristan estaban más allá de lo normal. Eran... aterradores, y por una vez, no lo alejé. Caminé hacia el mismo sol que tenía el potencial de quemarme. ~Lisa

Tristan Ella estaba exhausta. Y yo estaba enojado. La policía no había conseguido nada, pero eso no era nada nuevo. Habían estado en el caso durante semanas y todavía no tenían pistas. El equipo de Wes estaba mejor que el departamento de policía, y me cabreaba que Lisa estuviera en constante peligro hasta que supiéramos más. La policía había tratado de calmarme, diciéndome una mierda ridícula sobre cómo los acosadores rara vez hacían contacto físico. Cierto. Dile eso a la chica temblando en mis brazos. Lo sabía mejor. Conocía la mente de los sociópatas. Sabía de qué eran capaces, y, por desgracia, Lisa estaba haciendo algo más que molestar a quien quiera que fuera. En el momento en que la víctima encontraba una sensación de confianza y dejaba de reaccionar ante el miedo, el acosador se volvía más valiente y valiente hasta que hacía contacto. La mitad del tiempo, el objeto de su obsesión resultaba ligeramente dañado. ¿La otra mitad? Mi estómago se llenó de temor. Me negué a dejar que eso le sucediera. Eran cerca de las ocho de la noche. La dejé dormir unas cuantas horas mientras reflexionaba sobre todas las posibilidades. Necesitaba de alguna manera convencerla de que viviera conmigo, aunque significara estar cerca de ella, pero nunca con ella. Demonios, incluso le daría todo el primer piso de la casa si necesitaba espacio, pero nunca podría vivir conmigo mismo si algo le pasara. No sobreviviría. Ella gimió en mi regazo. Sus pestañas revolotearon antes de abrirse. —¿Qu… qué hora es? —Tarde —dije con voz ronca—. ¿Quieres que pida algo de comida? Asintió y se apartó de mi regazo. Después de estirarse un poco y volviéndome loco, considerando que no podía dejar de mirarla, entró al baño. Oí que la ducha se encendía y decidí dejar de mirar fijamente a la puerta como si fuera a abrirla e invitarme a entrar. 212


Maldiciendo, paseé por la habitación y rápidamente ordené nuestro pedido de pizza, con queso extra para ella. Cuando la ducha se apagó, mis oídos se animaron. Maldición, era patético, pero no podía evitarlo. Ahora era parte de mí, le gustara o no, y no me iba a ir. Iba a arrastrarme, si eso era lo que necesitaba. Envuelta en nada más que una toalla, salió del baño. Respiré profundamente, mis ojos vagaron por su cuerpo, recordando cómo lucía lo que estaba debajo de la toalla. Un rubor se elevó hasta sus mejillas antes de que rápidamente entrara en su habitación y cerrara la puerta. Gimiendo, me cubrí el rostro con las manos. Iba a ser una noche muy larga. Otros quince minutos más tarde, emergió, usando un par de pantalones de yoga negros y una camiseta rosa. Respondí a la puerta, casi tirándola de sus bisagras, y me sorprendí al ver a Jack otra vez. —Hola —dije torpemente—. Um, ¿cuánto te debo? Jack inclinó la cabeza. —¿Cuánto tienes? —Muy divertido. —Son veinticinco. —Sus ojos se estrecharon mientras miraba a mi alrededor—. Otra sesión de estudio nocturno, ¿eh? Su dolor de cabeza debió de haber desaparecido. —Ibuprofeno y una siesta de tres horas. —Ah. —Jack asintió y me entregó las pizzas—. He oído que algún perdedor volvió a entrar. —Sí. Jack no se movió. —¿Hay algo más que necesites? —Creo que... —Jack sonrió—. Tengo todo lo que necesito, pero gracias por preguntar. Lo veo en clases. Podría haber jurado que había dicho “o no" en voz baja. El chico se volvía más espeluznante y espeluznante cada vez que lo veía. Cuando tiré de golpe la puerta y la cerré, Lisa estaba temblando en el sofá. Rápidamente dejé caer la pizza sobre la mesa y la empujé a mis brazos. —¿Qué sucede?

213


—Jack… —Los dientes sonaban—, cuando llegué tarde esta mañana, estaba en mi puerta. Dijo que me estaba dejando una nota, pero... —Mierda. —Saqué mi teléfono para marcarle a Gabe—. ¿Él ha estado alguna vez en tu apartamento? —Sí, una vez. —Sí, Gabe —grité en el teléfono—. Hazle una verificación de antecedentes a Jack McHale. —Deletréalo. Deletreé el nombre, listo para perseguir al chico y retorcer su pequeño cuello delgado si había tenido alguna participación. —¿Eso es todo lo que necesitas? —Sip. Debo tener algo de información para ti por la mañana. —Genial, gracias. Colgué y miré a Lisa. —Gabe está en ello. Gimió. —Realmente me asustó esta mañana, pero quizás es simplemente... temperamental. —Dime exactamente qué hizo. Mientras más me decía, más apretaba mis puños. Presionaba los dientes juntos. Ni siquiera recuerdo cuántas maldiciones escaparon de mi boca, pero tenía que haber creado un récord. —Pero estoy bien —instó Lisa, poniendo su mano en mi brazo. Entonces, como si recordara que no nos estábamos exactamente hablando, retrocedió—. De Verdad. Estoy bien. —Lo mataré. —No lo hagas. —Me sonrió débilmente—. Después de todo, ¿quién nos entregará la pizza? —No me estoy riendo. No es gracioso. —Me crucé de brazos—. Es un imbécil, y si te toca de nuevo, usas tu gas, ¿entiendes? —Voy a echarle gas a su culo. —Lisa asintió—. Pero dijo algo acerca de cambiar de compañera así que... sí. —Pensar en él incluso pasando tiempo contigo me hace querer arrancarle la cabeza. Comamos... o algo así. —¿Antes de ir a cazarlo? 214


Me estremecí. —Sí, come. Lisa sacó una pieza y empezó a tomar pequeños mordiscos. Rodé mis ojos y le clavé mi mirada. —Toma bocados más grandes. Necesitas comida. No has comido en todo el día. —Si tomo bocados grandes, puedo ahogarme. —Entonces los cortaré para ti. —Esta noche estás muy abrasivo. Miré hacia abajo. —Lo siento. —Está bien. Sus ojos estaban atormentados, no tan claros como lo habían estado antes de que el mundo se hubiera estrellado en nuestra relación. Ambos terminamos la cena en silencio. —Estoy cansada. —Lisa se puso de pie—. Creo que me voy a ir a la cama. —Bien. —Me levanté, inseguro de si podía abrazarla o si debía permanecer lejos. Finalmente no me decidí a nada y vi cómo sus hombros caían como si estuviera decepcionada. Maldiciéndome, limpié el lío y traté de sentirme cómodo en el sofá. Estaba agotado, por lo menos dormiría toda la noche. Lo último que recordé antes de dormir fue una visión de Lisa en sus pantalones de yoga.

Un grito de terror surgió de la habitación de Lisa. Me desperté y corrí rápidamente cerca hacia su puerta tratando de abrirla. Lisa estaba estremeciéndose en la cama; cubierta de sudor. —¡No, no! ¡Déjame en paz! Corrí a su lado y traté de despertarla. Con un grito, su puño se fue volando directamente a mi mandíbula. 215


Maldiciendo, casi me caí al suelo. ¿Quién diría que podía golpear así? —¡Oh, Dios mío! —Lisa se cubrió la boca—. Lo siento mucho. Pensé... pensé que eras él. —Taylor. —La derrota me rodeó. —Sí. —Lo siento —gruñí—. Te escuché gritar y pensé que había alguien aquí y… Lisa se echó a llorar. —Oh, cariño... —No me importaba si me odiaba. La estaba sosteniendo. Iba a sostenerla hasta que todas las lágrimas se secaran. La arrastré a mi regazo y la balanceé de un lado a otro. —Estoy tan enojada contigo. —Lo sé. —Has arruinado todo. Mi pecho parecía que se estaba agrietando. —Lo sé. —Pero yo... creo que te quiero. Por eso duele tanto. No desaparecerá, el dolor en mi pecho. No desaparecerá, y sigo esperando que cuando cierre los ojos y me despierte de nuevo, se vaya, pero... La besé en silencio, poniendo todo lo que tenía, moldeando mis labios contra los suyos, obligándola a sentir lo que sentía por ella. Cuando nos separamos, estaba sin aliento. —Lisa, mírame. Se le llenaron los ojos de lágrimas. —Te quiero, y no voy a ir a ningún lado. —¿Incluso si te golpeo en la mandíbula? —Sí, incluso entonces. —¿Incluso ahora mismo que mi ira ensombrece todo lo demás? —Aun así —susurré—. Prefiero que me odies para siempre, pero que me dejes en tu vida, que amarme por un momento y luego alejarme. Asintió, secándose las lágrimas. —No sé si puedo... si puedo confiar en ti otra vez. Me lastimaste tanto. —Lisa, si pudiera quitarte ese dolor y llevarlo por el resto de mi vida, lo haría. Sé que no es así como funciona la vida, pero sé que lo haría en un instante. ¿Si pudiera

216


tomar toda esa culpa y vergüenza? No habría ninguna vacilación, pero no puedo, por lo menos déjame sostener tu mano mientras caminas a través de ello. Asintiendo, se recostó lentamente en la cama. —¿Te acostarías conmigo? —Sí. —Algo de la ansiedad del día se levantó—. Puedo hacer eso. La acorralé contra mi cuerpo, le besé la frente mientras se dormía y juré que nunca dejaría que nadie la lastimara mientras viviera, aunque eso significara mantenerla alejada de mí. Moriría antes de hacerle daño de nuevo.

217


CAPÍTULO CUARENTA Y SIETE No naces con miedo... naces con amor. El miedo se desarrolla mientras te das cuenta de que el mundo no es tan perfecto como habías pensado. El miedo es un hábito aprendido, y yo era su alumna. ~Lisa

Lisa Me desperté sola. Inmediatamente, me levanté y busqué alrededor a Tristan. No estaba en la sala. Mientras regresaba a mi habitación y agarraba mi celular, la puerta del baño se abrió. Tristan estaba parado allí, mojado y desnudo. Totalmente. Gloriosamente. Desnudo. Su mandíbula se presionó. Mis ojos se ampliaron. Ninguno de nosotros dijo nada. Hasta que finalmente aclaré mi garganta y me crucé de brazos. —Bueno, diría Buenos días, pero te adelantaste. Él rascó su cabeza, la V de sus abdominales se flexionaba mientras las gotas de agua caían al suelo. —No hay toallas. —Están en mi habitación. —¿Eso es porque te gusta ver hombres desnudos corriendo tratando de encontrar algo con que secarse? —Primer hombre desnudo en mi habitación. Intenté ocultar mi sonrisa, pero terminé por estallar a reír. —Para de reír. Se sintió bien reír, así que me reí más fuerte. Parecía tan caliente y patético estando ahí de pie. —Así es. —Con rapidez, me levantó y me tiró sobre el sofá. Él se cernió sobre mi cuerpo, sus ojos calientes. Y esta vez, en lugar de pensar, hice lo que sentía natural. Tiré de su cabeza y le di un beso en la boca. 218


Con un gemido, se relajó en mi contra y luego tiró de mi cuerpo firmemente contra el suyo. Podía sentir cada músculo, cada respiración que tomaba como si estuviera respirando con él. No quería que el momento terminara; quería que durara para siempre. Gimiendo, rasgué su espalda. Con un gruñido, buscó mi camisa, mientras el teléfono zumbaba en la mesa. —Teléfono. —Respiré. —No importa. —Podría ser importante. —Esto es importante. —Tristan... Maldiciendo, se echó hacia atrás y tomó el teléfono de la mesa. —Mejor que sea importante —gritó. Su rostro entero palideció en pocos segundos, y luego estaba fuera de mí, buscando en mi computador. —¿Estás seguro? —preguntó. Observé con horror mientras el abría la misma página web que había ayudado a crear, la misma página web que había llegado a ser mi perdición. La página web había cambiado. En lugar de tener videos de otras personas... Tenía nada más que vídeos de Tristan. Por todas partes. Sosteniéndonos de manos. Besándonos. Haciéndolo en mi dormitorio. Y esa no era la peor parte. Porque había una en tiempo real, y él estaba desnudo, conmigo, en la propiedad escolar. Me quedé boquiabierta, cubriendo mi rostro con mis manos, mientras que Tristan cerraba de golpe el ordenador luego corrió a todas las cámaras y rompió todos los cables. Su pecho estaba agitado. Estaba muy sorprendida como para llorar. —¿Cómo? Tristan maldijo y miró lejos. —No sé, pero... creo que es seguro decir que nuestra relación ya no es ilegal. 219


—¿Porque estás despedido? —Supongo que al decano no le gustará la idea de que me enrolle con una estudiante. Dejé salir una respiración. —Salió mal. —¿Eso crees? —Combatí con el impulso de lanzar algo en su rostro—. ¡Y esto no es sólo sobre ti! ¡También de mí! Es mi reputación. —Con piernas temblorosas, me derrumbé en el sofá—. ¿Qué vamos a hacer? Tristan se unió a mí en el sofá y tiró una manta sobre su regazo. —Nosotros vamos a encontrar al bastardo y acabaremos con él y luego... te vas a mudar conmigo. Incluso si peleas conmigo con cada paso que demos en el camino, voy a seguir preguntándote hasta que cedas. Quien hizo esto... —maldijo—, conoce todos tus movimientos. Quién sabe dónde hay más cámaras… Tristan se sacudió encima de su asiento, corrió hacia el baño y comenzó a tirar cosas de los armarios. Lentamente caminé tras él y me congelé cuando sacó una cámara desde un punto detrás de una de las falsas plantas que pondría en el estante para la decoración. —No es de Gabe. —No. —Tristan suspiró—. No es. Necesitamos revisar tu habitación. En definitiva, nos encontramos con seis cámaras más. No tenía ni idea de cuánto habían capturado, pero era suficiente para hacerme sentir más aterrorizada. Estaba sucia y avergonzada, como si hubiera estado actuando para alguien sin siquiera saberlo. —Voy a matar a ese chico... —Tristan tiró de sus pantalones vaqueros y lanzó una camiseta sobre su cabeza—, con mis manos. —No. —Sacudí mi cabeza—. No tenemos ninguna prueba de que sea él... ninguna. Si vas tras él, podría hacer cosas peores... necesitamos ir despacio. Puedo abandonar la escuela y… —¡Infierno, no! —rugió Tristan—. No te vas a salir de la escuela sólo porque algún psicópata tiene una obsesión enferma contigo. Su teléfono sonó otra vez. —Mierda. —¿Qué? —El Decano. Me estremecí. —¿Hola? —Él parpadeó, sus hombros se tensaron—. Estaré allí en quince minutos... sí... sí. —Sus ojos encontraron los míos—. Un par de semanas. Muy bien. Cuando colgó, la sala estaba tensa. 220


—¿Estás despedido? —Tengo una reunión... —suspiró—, donde lo más probable es que firme los papeles de renuncia ante cualquier indicación de que el decano esté molesto. Parece que todo el dinero del mundo no puede protegerte de darle una mala reputación a la Universidad. —Es mi culpa. —Las lágrimas comenzaron a agruparse en mi línea de visión—. Si no hubieras visto mi foto... Si no me hubiera enamorado de Taylor. —¡No! —Tristan corrió a mi lado y se apoderó de mi rostro con ambas manos—. ¡Mírame, Lisa! ¡Nada de esto es tu culpa! ¡Nada de esto! Eres perfecta. Estaba enfermo, un tipo enfermo, ¿entiendes? No es tu culpa. No lo dejes ganar. Vamos a estar bien... Te lo juro. Simplemente... maldita sea, no quiero dejarte sola. —Starbucks. —Asentí—. No es como si todo el mundo haya visto la página web, a menos que se haya hecho viral, lo que siempre es posible. Estaré en Starbucks. Me pondré un sombrero, y leeré o algo. Nadie me atacará en público. —Está bien. —Tristan suspiró, pasando sus manos por su cabello castaño rojizo—. Te dejaré y recogeré cuando termine. No quiero que vayas a clase hoy, no con un loco suelto. Les mandaré un correo electrónico a tus profesores, explicándoles la situación. Asentí. —Va a estar bien. —Me besó en la boca con fuerza—. No dejaré que nada te suceda. ¿Entiendes? —Sí. —Mi labio inferior temblaba. —Y esto no es tu culpa, Lisa. Por favor, me destruye cuando veo esa mirada en tu rostro. Ahora, ponte algo horrible, por lo que las personas no te notarán y un sombrero.

Minutos más tarde, tuve un quad-shot latte y una novela de romance en mi regazo. Starbucks no estaba muy lleno, y en su mayor parte, nadie parecía siquiera notarme. Guardé mi teléfono en mi regazo con mi libro, por si acaso necesitaba llamar a Tristan. Sabía que era malo... que iba a ser despedido. Pero lo que era peor, ¿si los medios de comunicación se enteraran de quien era él realmente, o quién era yo? Destruiría la carrera de su padre, y a mí, me parecía sólo cuestión de tiempo antes de que sucediera. El jodido Secretario de Estado iba a saber mi nombre. Porque aparentemente estaba en una cinta sexual con su hijo. Gemí e incliné mi cabeza contra el sofá. 221


—¿Noche difícil? —dice una voz suave junto a mí. No me di la vuelta, pero todos los pelos en la parte posterior de mi brazo se levantaron. —Sí. En mi visión periférica, lo único que vi fue a un chico de gafas que llevaba un sombrero de Yankee. No pude divisar su perfil porque parte de la capucha de su sudadera estaba levantada para cubrir un lado de su rostro. —Eso apesta. Espero... que se ponga mejor. —Gracias —murmuré mientras se levantaba y abandonaba la cafetería, empujando sus manos en sus bolsillos. Un escalofrío corrió por mis brazos. Los froté y luego alcancé mi café, justo cuando Jack se sentó frente a mí. —Así que —puso las piernas sobre la mesa—, dime, ¿cómo se siente conseguir un orgasmo de un profesor? Siempre he querido saber. ¿Él es mejor en la cama porque es algo prohibido...? —Su mirada brillaba—. ¿Fuera de tus límites? —Jack. —Miré a mi alrededor para ver si había bastante gente en la cafetería como para avisar si hiciera algún movimiento. Tres. Tres personas—. Mira, no quiero pelear. —Te encontré un nuevo compañero. —Me ignoró—. Sabes, dado que me ves tan repugnante. —No lo eres —dije rápidamente—. Pero me asustaste ayer por la noche. —Bueno. —Asintió—. El miedo es bueno. —¿Perdón? —El miedo se aprende... y tú... has sido una muy buena estudiante. Sabes, quería salvarte, pero ya no puedo, Lisa. No puedo salvarte. —Sus ojos se combinaron con lágrimas—. Recuerda, tú te hiciste esto a ti misma. —Jack, me estás asustando. —Me moví con mi teléfono, tratando de desbloquearlo para poder llamar al 911—. ¿Estás bien? —Hice que se mantuviera hablando; manteniéndolo para que no hiciera algo loco. —¿Yo te estoy asustando? —Se rió—. Oh, es cierto, eso viene de la chica que arruinó mi vida... viene de la chica que tomó un video de un chico de quince años siendo rechazado frente a una modelo caliente... con los pantalones envueltos alrededor de sus tobillos... luciendo excitado para que todo el mundo lo viera. ¿Te acuerdas? ¿No es así? O, ¿qué tal el segundo video? Tú sabes, ¿aquel que fue publicado de mí en el baño? Estoy seguro que debes acordarte de algo. El teléfono cayó de mis manos. —Oh, así que ella recuerda. Él te pidió que lo hicieras... que subieras el video en la página web, pero lo divertido es que yo sé algo que tú no. Yo sé mucho y tu tiempo… se terminó. 222


—¿Tú? —escupí—. ¿Tú has estado mandándome las notas? ¿Metiéndote en mi apartamento? —Vamos a dar un paseo. —Se levantó y extendió su mano. —No. —Sacudí mi cabeza. Me mostró la hoja de un cuchillo. —Bueno, infierno, esto no estaba en el plan, pero ya no me interesa. Grita, y me moveré tan rápido que ni siquiera sentirás dolor mientras corto tu garganta. Levántate. Me levanté, agarré el teléfono en mi mano mientras miraba desesperadamente por ayuda. Hice contacto visual con varias personas, pero se veían lejos. —Vamos. —Jack golpeó mi trasero. Traté de correr, pero él agarró mi brazo y me llevó por la puerta—. Te he estudiado... como un libro. Lo sé todo sobre ti, y la cosa es... que yo estaba totalmente sano hasta que me arruinaste... y poco a poco se convirtió en una obsesión encontrarte, para destruirte. Él me llevó a un nuevo Mustang azul. —Entra. —Jack. —Intenté, usando una voz tranquilizadora—. Lo que hice, lo siento. Fue hace mucho tiempo y… Él me abofeteó duro en toda la cara. ¿Nadie lo notó? ¿Por qué nadie venía a mi rescate? Recordaba vagamente un experimento social donde una mujer gritaba violación en la calle, y nadie había ayudado; no fue hasta que ella dijo fuego que vinieron corriendo. Abrí mi boca para hacerlo cuando él me cubrió con su mano. —No lo creo. —El cuchillo tocó mi garganta—. Ahora, hacemos esto a la manera fácil o difícil...

223


CAPÍTULO CUARENTA Y OCHO El terror es algo que una persona experimenta cuando el miedo es cosa del pasado, y en su lugar no está sino la evidencia de que no vas a salir vivo. ~Lisa

Tristan La reunión se estaba tardando. Estaba inquieto, y mi teléfono se mantenía sonando. Finalmente levanté mi mano. —Un minuto. El decano parecía listo para tragarse su lengua. —Gabe, lo siento estoy en… —¡Es Jack, uno de tus estudiantes! —El grito de Gabe dividió mi tímpano y alejé el teléfono—. ¡Él es dueño de la maldita página web! —¡Mierda! —¿Dónde está Lisa? —Starbucks. La dejé ahí, dado que hay personas. Gabe maldijo. —Wes estaba más cerca del campus. Está como a un minuto de distancia. Yo también estoy en camino. Colgó y comencé a caminar fuera de la habitación. —No hemos terminado —Dijo el decano después de mí. —Renuncio. Mi familia todavía dona dinero. Hemos terminado. —Dejándolo con su mandíbula arrastrándose por el piso, salí de la habitación y corrí por el pasillo. En el estacionamiento, me subí en mi auto y recé porque Jack no hubiera averiguado dónde estaba Lisa escondida a la vista. Con suerte, él regresaría al apartamento. Con suerte, no sería demasiado tarde.

224


CAPÍTULO CUARENTA Y NUEVE A veces pasas toda tu vida siendo una víctima, hasta que decides que quieres ser un sobreviviente. ~Lisa

Lisa —¡Jack! —Empujé contra él. Era demasiado fuerte como para moverse muy lejos, pero sabía que, si entraba en ese auto, estaba muerta. Me mataría. Estaba loco, no pensaba con claridad. Y algo más estaba muy, muy mal. Entrecerré los ojos. Sus ojos eran salvajes como puntos, como si estuviera drogado con algo. —Jack... —Las lágrimas se atascaron en mi garganta—, ¿tomaste algo? —¿Para hacerme sentir mejor después de que lo elegiste a él por encima de mí? ¡Diablos, sí! El cuchillo cavó más profundo, levantando una sensación de picadura. No estaba segura, pero esa sensación húmeda que goteaba por mi cuello pudo haber sido sangre. —Y me siento muy bien. Ahora sé lo que tengo que hacer. Lo siento. Si me hubieses escuchado, dejado salvarte... ¡Te podría haber salvado! —Entonces, sálvame ahora —dije, tratando de pelear locura con locura—. No me hagas daño. Sálvame ahora. —No puedo tenerte —gimió—. Él prometió que podría. ¡Me lo prometió! —¿Quien? ¡Quién lo prometió! —¡Él lo hizo! —gritó Jack—. ¡Me lo prometiste! ¡Me lo prometiste! —El cuchillo se alejó de mi cuello cuando Jack retrocedió, con lágrimas corriendo por su rostro—. Todo lo que siempre quise eras tú. —Me miró, su rostro se retorcía de rabia—. Y ahora vas a… En un borrón, Jack estaba en el suelo. Wes estaba encima de él, golpeando su rostro. No me alejé de Wes, sólo vi cómo la sangre salpicaba por todas partes. Otro auto se detuvo. Gabe saltó y sacó a Wes de encima de Jack, justo a tiempo para que unos brazos se envolvieran a mi alrededor. Grité y me sacudí de los brazos. Se apretaron. —Shh... cariño, soy yo, soy yo. Vas a estar bien. Sólo soy yo. Me di la vuelta hacia los brazos de Tristan y sollocé. 225


La siguiente hora se movió en un torbellino dado que todos habían contado lo que había sucedido tanto a la seguridad del campus como al departamento de policía. Jack no tenía antecedentes de violencia ni problemas psicológicos. Era como si sólo… se había quebrado. El año anterior, había estado en la lista del decano. Él no era el típico chico de ir en una matanza. Nada tenía sentido, pero Tristan dijo que en esos casos raramente lo hacían, es en esa clase de personas de quien menos sospechas. Nos enteramos de que Jack ni siquiera trabajaba en el restaurante de pizza. En realidad, dos de los trabajadores habían sido golpeados hasta dejarlos sin sentido cada vez que habíamos ordenado. Cada entrega la había usado como tiempo para intentar acceder a mi habitación, pero como Tristan había estado ahí, no había podido pasar de la puerta. —¿Estás bien? —susurró Tristan en mi cabello una vez que volvimos a mi habitación. Estaba empacando otra bolsa para llevarla a su casa. Encogiéndome de hombros, negué. —Simplemente no tiene sentido. Un suave golpe en la puerta me hizo saltar. Tristan me dejó con una palmadita y caminó a través de la habitación y la abrió. Gabe se acercó, seguido de cerca por Wes, ambas de sus expresiones sombrías. Wes habló primero. —Buscaron en la habitación de Jack y encontraron esto. Lanzó un gastado diario de cuero sobre la mesa. Jadeé. —Eso... ¿cómo consiguió el diario? —No lo hizo. —Tristan miró el diario, su rostro pálido—. No hay manera de que entre a mi casa. La seguridad es demasiado buena. Además, Taylor... escribió sobre hacer más de una copia. Simplemente no sabía que era Jack quien lo tenía. Un hormigueo de escalofrío se abrió camino en mis rodillas, debilitándolas. Me desplomé en el sofá. —Él sabía todo sobre mí... ¿por qué? ¿Por qué tendría que hacer eso? Seguía diciendo que quería salvarme. ¿De qué? Tristan puso su brazo a mi alrededor. —¿Quizás de él mismo? ¿Quién sabe, Lisa? Estaba loco de atar.

226


—Sí. —El nudo en mi estómago se apretó. Estábamos pasando algo por alto. Teníamos que estar perdiéndonos de algo. Simplemente... no tenía sentido. Quiero decir, ¿quién pasa la mitad de su vida buscando a alguien para cambiar sus planes? Me estremecí. —¿Están listos? —preguntó Wes—. El auto está abajo. —Sí —susurré y tomé la mano de Tristan—. Estamos listos.

La semana pasó volando. La historia, por desgracia, se había filtrado a los medios de comunicación, pero por el momento, los videos no eran de mí y Tristan desnudos, sólo besos. Ese video de mí y Taylor había sido eliminado del sitio web. No le pregunté si su padre estaba enojado, porque sabía que probablemente era un muy firme sí. Pero a Tristan no le importaba. En todo caso, parecía más feliz de que su padre supiera lo que estaba pasando... como si finalmente pudiera ser él mismo. Pasaba cada noche en su casa, nunca me había sentido más segura. Pero algo todavía me estaba molestando de toda la situación. No podía explicarlo o simplemente taparlo con un dedo. Dejé de pensar en ello cuando Tristan me dio la impresión de que estaba preocupado por mí. Me daba esa expresión como si supiera que estaba pensando demasiado, y yo sonreía y le daba una palmadita en la mano como si nada estuviera mal. Pero algo estaba muy mal. Había pensado que Jack era un amigo, pero claramente me había estado observando todo el tiempo y sin embargo, insinuaba que me estaba protegiendo de algo. Quiero decir, ¿por qué me dijo que me mudara y luego me atacó al día siguiente? Las cosas no tenían sentido, y cuando abordé el tema con Tristan una noche, dijo que la locura no tenía sentido y lo dejó en eso. Podía decir que hablar de ello lo molestaba tanto como a mí, y tal vez nunca tendría las respuestas o el cierre que necesitaba. Aún no había besado a Tristan desde el incidente. No podía. Me sentía sucia... pero más que eso, sentía que, si lo hacía, no podría parar, y no quería que mi primera vez con él fuera algo que hiciera para quitar el miedo o el dolor. Quería que fuera algo que compartiéramos porque nos amábamos. Tenía demasiados demonios y fantasmas que me perseguían. Sabía que se convertiría en algo diferente, y mi corazón no podía manejar esa posibilidad. Tristan era un perfecto caballero. Cocinaba para mí, me hacía reír. Veíamos películas... Quiero decir, era como vivir con el hombre perfecto. Excepto por la noche, todavía tenía malos sueños. Tristan dijo que debía hablar con alguien, pero no estaba segura de estar preparada para eso. 227


El viernes, finalmente regresé a clase. Cuando entré a la vieja sala de clase de Tristan, otro profesor estaba detrás del escritorio. Se sentía... incorrecto que alguien más tomara su lugar. Mantuve mis ojos alejados durante toda la clase. —¿Lisa? —preguntó el profesor al final de la clase—. Tengo un nuevo compañero para tu proyecto de fin de semestre. No fue capaz de llegar a clase hoy, pero me envió un correo electrónico y me dijo que está disponible para encontrarse contigo. En Starbucks antes de tu próxima clase. Al menos quería presentarse. —Está bien. —Starbucks. La perdición de mi existencia. —Recuerda, Lisa, tu grado depende de esto. —Starbucks —dije, murmurando "bastardo" en voz baja. Ya que era viernes, tenía alrededor de una hora antes de mi próxima clase. Me acerqué a Starbucks y me estremecí cuando los recuerdos del incidente me invadieron. —¿Frío? —dijo una voz detrás de mí. Salté con un pie. —No quería asustarte. —La voz era tan suave... tan familiar. Me di la vuelta, lista para ofrecer una disculpa y una sonrisa educada. Levanté la cabeza y la sonrisa se congeló en mi rostro. —O tal vez... —se inclinó—, eso es exactamente lo que quería hacer. —Taylor. No podía respirar. —¿Me extrañaste?

228


CAPÍTULO CINCUENTA Siempre viene el círculo completo, la vida. Las elecciones que haces, incluso las que no haces a propósito. Siempre vuelven a perseguirte. Siempre regresan. ~Lisa

Tristan —No contesta su teléfono —grité en el receptor mientras Gabe maldecía en el otro extremo. —Podría estar en clase —dijo con voz esperanzada. Un chasquido urgente en la puerta envió una descarga de alivio a través de mí. Debía ser Lisa; podría haber olvidado su llave. Rápidamente corrí hacia la puerta y la abrí. —¿Papá? —Hijo... —Sacudió su cabeza—. Lo siento mucho... lo siento mucho. Se derrumbó en un ataque de lágrimas, aferrándose a mí como si yo fuera su salvavidas. —Papá, ¿qué...? Luego miré detrás de él. Lisa estaba llorando suavemente. Me acerqué a ella justo cuando mi padre dio un paso al costado, revelando a un muy enojado Taylor. Tenía un arma en la cabeza de ella, sus ojos ardían de furia. Reconocí esa cara; la misma cara de la foto, la misma que parecía estar colgada de un hilo. Con una voz fría y distante dijo: —Hermano, finalmente nos encontramos. Dime, ¿te gustó la lectura nocturna? Siempre pensé que era algo pesado, pero nunca se sabe, a cada uno lo suyo, supongo. Oh, por cierto, espero que esté bien que entremos. Pasó junto a mí y dirigió a mi padre sollozando y a Lisa hacia la sala de estar. Encontró mi mirada brevemente y luego apartó sus ojos mientras tropezaba con Taylor. Los seguí, pero no antes de marcar el número de Gabe y dejar el teléfono encendido, mi única oración fue que todavía estuviese disponible, que no se fuera buzón de voz, que escuchara todo. —Contrólate —le dije a mi padre, agarrándolo del brazo—. ¿Qué está pasando? 229


—¡Bueno, maldita sea! —gritó Taylor desde la sala de estar mientras yo arrastraba a mi padre conmigo—. Este lugar seguro es agradable. ¿Te lo ha comprado papi? —¡No! —grité—. Lo compré yo mismo. Qué amable de tu parte preguntar. —Así que... —soltó a Lisa, tirándola al sofá, luego se sentó frente a nosotros, rascándose la cabeza con la pistola—, dímelo todo. —¿Todo? —repetí, dirigiéndome a Lisa. Sus brazos estaban envueltos alrededor de su estómago mientras se balanceaba hacia adelante y hacia atrás. —No, no. —Taylor se rió—. No creo que puedas tocarla... eso podría hacerme enojar, y no quieres verme enojado. Levanté mis manos y retrocedí, mientras mi papá se sentaba en el sofá cerca de Lisa. Su rostro estaba torturado, tenso. Juro que parecía que estaba a punto de tener un ataque al corazón. ¿Dónde demonios estaban sus guardias? —¿Lo hizo bien? —preguntó Taylor. —¿Qué? —En la cama. —Taylor asintió alentando—. Recuerdo algunos buenos momentos, otros no tan buenos. Entonces otra vez, cuando alguien está inconsciente... —Su voz se apagó mientras le guiñaba un ojo a Lisa—. Aunque le gustó. Todo su cuerpo empezó a convulsionar cuando su rostro palideció. —¿Entonces? —Taylor se cruzó de brazos, la pistola apoyada contra su hombro. —No hemos dormido juntos —dije honestamente—. Ni una sola vez. —Ah, hermano mayor, no me mientas. —No está mintiendo. —La voz de Lisa sonó fuerte en mis oídos. Casi suspiré aliviado—. No tuvimos sexo. —Porque todavía me quieres —dijo Taylor con voz seria, inclinándose hacia delante—. Te esperé. Planifiqué todo esto... —blandió su arma en el aire—, para ti. —Es... agradable. —Su sonrisa era forzada mientras sus ojos se encontraron con los míos brevemente antes de mirar hacia él—. Gracias. —¡Lo sabía! —Taylor se levantó—. ¿No es hermoso? El plan perfecto. Había tantos jugadores, tantas condiciones que no podía controlar, tantos factores. —Taylor suspiró como si acabara de lograr la paz mundial—. Pero, todas las cosas buenas llegan a su fin... y Jack —agregó con un suspiro—, él necesitaba llegar a su fin. —Jack está en prisión —dijo Lisa con firmeza. —Fácilmente manipulado. —Taylor nos hizo una seña. No reconocí al hombre delante de mí; se parecía al tipo de la foto, pero sus gestos eran tan... apagados, tan esporádicos, no humano, simplemente loco. Parecía normal, pero hablaba con tonos extraños, como si se creyera un dios entre los hombres. 230


—Debí haber muerto, ¿sabes? —Taylor se encogió de hombros—. Sabía que, si vivía, significaría lo que había sospechado todo el tiempo... que soy imparable, inmejorable. — Miró hacia al hombre lloriqueante que conocía como papá—. Ni siquiera mi propio padre podría controlarme. —Taylor... —nuestro padre habló por primera vez—, sabes que nunca quise hacerte daño. Te estaba ayudando. Taylor apuntó el arma a mi padre y sonrió. —¿Con drogas? ¿Es esa la respuesta? —Aquí, Taylor, toma esto, te hará sentir mejor. ¡Oh, y si pudieras simplemente escribir tus malditos síntomas y los efectos secundarios, eso sería genial! ¡Yo era tu propia rata de laboratorio personal! ¡Me hiciste pasar por el infierno! —¡Taylor! —Lágrimas corrían por su rostro, mi papá levantó sus manos—. Traté de ayudarte. Por favor, tienes que creerme. Lo intentamos todo. —¡Trataste de mantenerme callado! —gritó Taylor, saliva saliendo de sus labios—. ¡Intentaste debilitarme! ¡Pero no puedes hacerlo! ¡Debí haber muerto! ¡Y estoy vivo! ¡Estoy vivo porque soy indestructible! —Golpeó su pecho—. Y ahora tengo la venganza perfecta... —sonrió—, en el hermano que siempre fue mejor que yo, no importa lo que hiciera... y el padre que drogó a su pequeño sucio secreto y al final ni siquiera tuvo las pelotas para reclamarlo cuando estuvo en la UCI por seis meses. Y por fin... —Sus dementes ojos se volvieron hacia Lisa—, la chica quebrada que yo arreglé, la chica con la que voy a pasar la eternidad, aunque sea en el infierno. Lisa se puso de pie, sosteniendo sus manos frente a ella. —Taylor, ¿realmente, es así como quieres que termine la historia? Su cabeza se giró hacia un lado. La sacudió dos veces, como si no nos viera claramente. —¿Qué? ¿Qué quieres decir? —Trabajaste tan duro, cariño. —Lo tranquilizó—. Trabajaste tan duro... durante años, la venganza perfecta. Y mira, ni siquiera tenemos ninguna prueba. No hay video... nada más que tu propia admisión. Esto es grande, enorme. Se merece un enorme escenario. —Sí. —Taylor asintió, su mirada se hizo aún más febril—. Sí. Tienes razón. Debería estar en la Tv. —El mundo debería verlo —concordó Lisa—. Deberían ver lo poderoso que eres. Los ojos de Taylor se estrecharon. —¿No tienes miedo? Lisa descruzó los brazos y contestó suavemente. —No siento nada. 231


—Yo tampoco. —Taylor asintió unas cuantas veces—. Yo tampoco. Pero me haces sentir. Es por eso que quería hacerte daño. Me haces sentir ahora... no me gusta sentir. Las píldoras no me hacían sentir. —Taylor. —Lisa tendió su mano—. Dame el arma... no quieres que la historia termine, ¿verdad? ¿Después de todo tu duro trabajo? Vaciló, con la pistola en alto por encima de su cabeza como si fuera a lanzarla o disparar al techo. —No lo sé... me estás confundiendo. Se supone que eres... no sé... esto no está bien, algo no está bien. —Taylor. —Lo intenté, sabiendo exactamente lo que estaba haciendo Lisa, jugando con su fantasía, haciéndole sentir como un dios—. Tú ganas. Tómala. —¡Ella no es tuya! —gritó, apuntando el arma salvajemente en mi dirección. —Lo sé… —Me encogí de hombros—. Siempre fuiste tú. —¡Cómo se siente! —Se rió—. ¿Cómo se siente ser el perdedor de los dos hermanos? ¿Cómo te sientes? —Horrible —Me ahogué—. No podré sobrevivir. —¡Ha! ¡Yo lo hice! ¿Qué dice eso de mí? —Eres increíble, cariño... —Lisa dio otro paso adelante—. Ahora, dame el arma. Taylor tragó saliva y miró a mi padre. —Pero no podemos tener testigos. Necesitan ser castigados, castigados por lastimarme, por dudar de mí. —No tener a Lisa es castigo suficiente —dije rápidamente. Mi padre se puso en pie. —Y saber que mi hijo me ha superado en inteligencia es... más de lo que un padre puede soportar. —¡Ja! —Taylor hizo un círculo en su lugar—. Yo gano. ¿No lo ves? Independientemente, yo gano, yo gano, ¡yo gano! Soy mejor que todos ustedes. No estoy enfermo, papá. —Escupió el nombre como si fuera una maldición—. Estoy sano. ¡He muerto y he renacido! —Volvió su mirada hacia Lisa—. Sabes que todavía tengo que castigarte. Lisa le dio una bofetada. —Pero siempre disfruté de tus castigos. —Por eso tengo que hacerte daño, cariño. Lo siento mucho. Pero necesito hacerte entender que soy el único para ti. No es mi hermano, no Jack, sólo yo. —¿Jack te ayudó? —pregunté. 232


—Jack fue un tonto. Le prometí a Lisa... le prometí venganza, y luego lo drogué. El chico estaba tropezando. —Eso está bien —dijo Lisa rápidamente—. Fue horrible para mí. Trató de alejarme de ti. —Lo sé. —Taylor asintió—. Lo sé. Llevó el arma lentamente sobre su cabeza e hizo una mueca, sacudiendo la cabeza de un lado a otro. —Ahora, ya sabes... las voces están tranquilas. Es porque finalmente terminé mi tarea, pero una cosa más... una cosa más. Lisa, lo siento, pero necesitas que te duela como me duele a mí. Mi aliento se enganchó cuando Taylor apuntó el arma hacia Lisa y apretó el gatillo. Ella cayó de nuevo contra el sofá justo cuando la puerta se abrió de golpe y la policía entró. Los gritos de "¡Baja el arma!" resonaron en las paredes. Taylor no se movió. Él no corrió. Simplemente miró fascinado mientras el pecho de Lisa subía y bajaba lentamente. La sangre se esparcía en el lado derecho de su pecho, extendiéndose en un patrón hacia abajo mientras empapaba su camiseta gris. —¡Baja el arma! —gritó el policía más cercano a Taylor. Una lágrima corrió por un lado del rostro de Taylor, y negó. Antes de darme cuenta de lo que iba a hacer, apuntó el arma a su sien y tiró del gatillo. A través de un filtro de cámara lenta, observé la sangre y el tejido del cerebro explotando por el aire y cayendo a mi alrededor como una lluvia de rubíes. Las salpicaduras y las manchas aterrizaron en todas partes, pero dejé de ver el espectáculo de horror sangriento mientras corría al lado de Lisa y cubrí la herida con la mano. —¡Quédate conmigo! ¡Quédate conmigo, Lisa! ¡Quédate conmigo! A mi alrededor, el equipo SWAT zumbaba como abejas en una colmena, asegurando la escena, supongo. —¡Todo limpio! —exclamó uno de ellos. Los paramédicos llegaron cuatro minutos más tarde y me empujaron fuera de su camino. Sabía que debía retroceder, pero me aterraba que, si me iba de su lado, la perdería, y no podría perderla. Finalmente, fue mi padre el que me hizo retroceder y luego tropecé en el suelo, llorando. —Ella tiene que lograrlo. —Las lágrimas fluían por su rostro—. Nunca me lo perdonaré... ¡ella tiene que hacerlo! El último sonido que escuché fue uno de los paramédicos gritando: 233


—¡Ella no puede respirar!

234


CAPÍTULO CINCUENTA Y UNO Siempre había pensado que la muerte sería pacífica, no es así. Especialmente cuando lo último que ves antes de cerrar los ojos es como una persona termina con su propia vida. Te preguntas. ¿Hay algo tan malo en que la muerte parezca la única opción? ~Lisa

Lisa Mi pecho duele. Mis piernas duelen. Todo duele. Y es casi imposible abrir mis ojos. Intenté, pero se sentían muy pesados, como si algo los mantuviera cerrados. Parpadeando del sueño del que habían resurgido. —¿Tristan? —Sorbí—. ¡Dime algo! —¿Quieres que diga algo? —Se mofó. Sus ojos azules bien podían haberse vuelto de acero mientras perforaban cada centímetro de mi cuerpo—. Bien. Me preparé para el impacto. —Te odio. —Lo dijo lentamente como si quisiera que escuchara cada palabra y las dejara en mi memoria—. Te amo. —¿Qué? —Las lágrimas caían por mis labios—. ¿Qué dijiste? —Ambos. —Puso sus manos en sus caderas—. Siento ambos. Di un paso tentativo hacia él. —¿Cuál gana? —Ese al que le das el poder —dijo seriamente—. Al que eliges para darle poder. —¿Amor? —rogué, supliqué con mi voz ronca. La sonrisa de Tristan era triste mientras daba un paso atrás y negaba con un movimiento sólido. —No, cariño. Lo siento, pero no. Se fue. La esperanza murió en mi pecho.

235


Me quedé en el suelo, cerrando mis ojos, deseando la nieve, deseando hacerlo de nuevo. Deseando poder regresar y hacer las huellas en la nieve, deseando no haber elegido mi muerte. Porque eso es lo que estaba experimentando. Muerte. Taylor me había matado, y matándome, había alejado a Tristan. Mis ojos picaron con lágrimas no derramadas. ¿Por qué no podía moverme? —Odio los hospitales, malditamente los odio. —La voz de Gabe se filtró en mi conciencia. Esperen un segundo, ¿no estaba muerta? Mi mente borrosa comenzó a adquirir más conciencia. —Cierto. —Wes rió—. Porque fuera de nosotros dos, ¿tienes una razón mejor que yo? —Touché. —Shh —Tristan se quejó—. Ella está durmiendo todavía. Más voces, esta vez de Kiersten y Saylor y entonces otra voz, una profunda que no reconocí. Traté de abrir los ojos otra vez, pero finalmente me rendí. Demasiado agotada para que me importara. El sueño se deslizó en mí otra vez, pero quería permanecer despierta. Hice mi intento para mantenerme despierta. En cambio, entré y salí de la niebla del sueño, sin estar segura de cuánto tiempo había pasado. Cuando finalmente conseguí abrir un ojo, vi a Tristan y a otro hombre, ¿el secretario de estado? ¿Su papá? hablando en la esquina. —¿Probabas los productos en él? Su padre suspiró. —No estaban funcionando. Su diagnóstico fue... bueno, para entonces todo parecía ponerlo más errático. La única razón de que le di su libertad cuando cumplió los dieciocho años fue porque me lo rogó, y dijo que lo haría mejor. Y le creí porque hasta su intento de suicidio, lo hizo muy bien. Se mantuvo fuera de problemas, gastaba dinero, incluso dijo que tenía una novia. Pensé que las cosas estaban bien. —¿Y las drogas? —Las seguía enviando. —Su padre se estremeció—. Le mandaba las más recientes, con la esperanza de que fueran más fuertes, con la esperanza de que pudieran funcionar. —Pero no fue así. —Una semana después de que Taylor intentó suicidarse, fui al hospital para ver cómo estaba. Estaba en coma... los médicos dijeron que nunca despertaría. Y cuando lo hizo... un año más tarde, entré en pánico. Tu mamá nunca supo siquiera que existía. Tú

236


lo supiste por el diario que te envió... no sabía qué hacer. Su verdadera madre había muerto de una sobredosis de droga, por lo que no tenía a nadie, nadie excepto a mí. —Así que, ¿lo dejaste ir? —Tristan maldijo. —Después de varias rondas de terapia psicológica y de estar internado, estaba mostrando tal gran progreso que fue puesto en libertad, consiguió un trabajo por el mismo y… fue... bueno. Por un tiempo, fue bueno. Tristán exhaló. —Hasta que vio las noticias. —Recuerdo esa noche tan vívidamente. Él me llamó, preguntándome si sabía sobre su ex novia, puede que haya hecho algunas llamadas, él pensaba que ella estaba en Seattle y quería sorprenderla. Su imagen estaba en todas partes ¡Melanie Faye, fue encontrada! Dijo que estaba enamorado de ella, pensándola todo el tiempo. Le creí. —Así que, toda su planificación... —Tristan dejó escapar un pesado suspiro—, envió a los diarios pensando realmente que iba a morir... y cuando no fue así... cuando vio su foto en las noticias, se rompió de nuevo. —Un brote psicótico —repitió su padre—. Había tratado de buscarlo por semanas. Cuando finalmente llamó y dijo que estaba en Seattle, me asusté, más preocupado por ti que por alguien más. Llegué a la casa mientras él llevaba Lisa al remolque. No tenía ni idea... —Las cosas se silenciaron, y entonces habló suavemente—. Le dije a los de seguridad que se quedaran en el hotel, que iba a la piscina a nadar. Rogué por algún tiempo en privado cuando debí llevarlos conmigo. Si los hubiera llevado, nada de esto habría sucedido. —Papá... —Tristan puso su mano en el brazo de Mark Westinghouse—, todos hemos cometidos errores aquí. —Una chica fue violada, torturada y casi muere por mí. —Su padre sacudió la cabeza. Su voz sonaba más cansada de lo que yo me sentía—. Sin mencionar que, perdí a un hijo, sólo para ver la mirada de desilusión en su rostro. No… esto está sobre mí, Tristan. Esto está todo sobre mí. Lentamente se levantó de su asiento y salió de la habitación. —Ya puedes dejar de pretender que sigues dormida —susurró Tristan cuando abrí mis ojos. —Lo siento. —Mi garganta dolía—. No quería hacerlo. —Es probablemente bueno para ti que escuches. Por lo menos sabes que Taylor no estuvo molestando durante los últimos dos años, pensando en arruinar tu vida. Inhalé. —No, mi foto hizo que tuviera un colapso mental. Tristan sonrió tristemente y se sentó en la cama. 237


—¿Cómo te sientes? —Adolorida. —Casi tuve que darte un pulmón. —No puedes darles un pulmón a las personas. —Lo sé —me susurró—. Pero por ti hubiera muerto para darte un pulmón. —Las lágrimas se agruparon en sus ojos—. No puedes hacerme eso otra vez. No puedes ser valiente. Te lo estoy rogando, sólo sé débil por el resto de su vida. Si alguna vez tengo que volver a verte de pie junto a un psicópata, seré yo quien tenga que estar internado. —Tristan —dije con voz ronca—. Tenía que hacerlo... él tenía una fantasía. Estuve jugando. —Sí, bueno, deja de escuchar tan bien en clase. Mejor aún, te revoco todos los privilegios de mentes criminales. Sonreí, pero dolió. —Lo siento. —No lo sientas. Probablemente salvaste todas nuestras vidas. Con una suave sonrisa dije: —Siempre quise ser una heroína. Tristan se inclinó y besó mi frente. —¿Crees que podrías dejarme entrar en escena la próxima vez? Una gran sonrisa se curvó en mi boca. —Fuiste demasiado lento. Maldijo. —No puedo creer que estamos bromeando sobre esto. —Si no bromeamos, lloraré —admití, las lágrimas comenzaban a formarse—. Así que, bromeemos hasta que la realidad se establezca... o hasta que estos medicamentos desaparezcan. —Lo que sea —susurró Tristan—. Cualquier cosa por ti. —Sus ojos se estrecharon— . ¿Hay algo más? Luces... molesta, aunque no te culparía. ¿Tienes dolor? ¿Necesita a una enfermera? —Comenzó a levantarse, pero lo detuve. —No. —Exhalé ruidosamente—. Sólo tengo curiosidad sobre algo. ¿Realmente aún crees que eres capaz de hacer lo que él hizo? —No —dijo rápidamente—. ¿Todos tenemos oscuridad dentro de nosotros? Absolutamente, pero no puedes vivir con miedo. Siempre tienes una opción y yo decidí seguir centrándome en tomar el medicamento que me ayude con mis propias luchas. Taylor... no sólo luchó con la bipolaridad del lado de mi padre, sino con los graves 238


problemas mentales de su madre biológica. Ella eventualmente fue hospitalizada porque era peligrosa para ella y para otros. Pero Lisa... —Una expresión nerviosa cruzó su rostro mientras sus cejas se presionaban juntas—, tomo medicamentos para la bipolaridad, deberías saberlo. Nunca me diagnosticaron lo que tenía Taylor. Cuando mi padre mencionó una mala semilla, sólo intentaba advertir, tratando de molestarme. Estoy sano, estoy bien. Mi medicina ayuda a mantener normales las altas y bajas. No es como es una sentencia de muerte ni nada, pero sé que, después de todo, con Taylor, probablemente te asuste. Lo…siento. Agarré su mano y la apreté. —¿Lamentas tomar medicamentos para ayudarte? Si tuviera cáncer, no me disculparía por recibir la quimio, ¿cierto? Si tuviera gripe y es necesario tomar ibuprofeno para ayudar a bajar mi fiebre, ¿me juzgarías? Tragó. —No. —Entonces, ¿por qué es diferente? —Porque está cerca de casa —susurró—. Y no pudiera vivir conmigo mismo si tuvieras miedo de mí... por él. —No tengo miedo —dije con valentía—. Ya no. Y no de ti. No ahora, ni nunca. Su cabeza se levantó lentamente mientras sus ojos buscaron los míos. —Prométeme... Prométeme que analizaremos las cosas si algo te recuerda a él. No puedo... —su voz se quebró—, no puedo perderte, Lisa. —Lo siento. —Sonreí—. Pero estás atrapado conmigo, especialmente después de ofrecerte a morir y darme tu pulmón y todo eso. Acunó mi rostro y besó mi boca suavemente. —Eres tan valiente. —No quiero ser valiente. —Nuestras frentes se tocaron—. Sólo quiero estar en tus brazos. —Hecho.

Tristan se durmió en la silla esa noche. Gabe había amenazado con hacer lo mismo, o peor aún, dormir en el suelo, pero lo eché. Necesitaba tiempo a solas, tiempo para respirar, tiempo para estar con Tristan. 239


No estaba segura de por qué estaba tan calmada. Tal vez era porque todo había quedado al descubierto. Cuando cerraba mis ojos, todavía veía el rostro de Taylor. Todavía veía la sangre. Pero en lugar de miedo, sólo sentía lástima. Sentía pena por él, de que no hubiera tenido una vida normal, pena de que estuviera enfermo, porque todo el mundo merece una oportunidad de vivir. Realmente creía, en ese momento, que tener que estar psicológicamente enfermo es tan malo como estarlo físicamente, tal vez peor. Cuando estás físicamente enfermo, la gente puede ver lo que está mal; puede ayudarte a solucionarlo. Cuando algo está mal dentro de tu mente, los médicos lo que pueden hacer es adivinar, y la gente no puede decir si estás enfermo. No te creen, hasta que ven las señales externas de tu enfermedad. Tal vez estás caminando sin rumbo por la calle hablándote a ti mismo, o hieres a alguien a quien amas. Ese tipo de enfermedad es más difícil de definir, más difícil de arreglar y da miedo, porque al final, la enfermedad eres tú. Es una píldora difícil de tragar. Saber que lo que está en tu cabeza podría no estar bien, pero no tienes ni idea de cómo solucionarlo. Mi mente iba a toda marcha, pensando en Taylor, en qué provocó su locura, qué lo había llevado a su fin. Tristan se revolvió en la silla e inclinó su cabeza hacia atrás. Sonreí con esa vista. Era tan hermoso. La luz de la luna iluminaba un costado de su rostro, mostrando su fuerte mandíbula, su perfil perfecto. Había terminado. Estaba cansada de esperar por la vida. Y me negaba a ser el tipo de persona como Taylor que guardaba rencor, el tipo de persona a la que la locura consumiría, o tal vez incluso la amargura, la venganza, todos eran clases de veneno, un tipo de enfermedad que, si se queda en tu cuerpo, te destruiría completamente. —Tristan —susurré. Él se sacudió levantándose. —¿Tienes dolor? ¿Estás bien? ¿Qué ocurre? —Se trasladó a mi cama, sus manos acariciando mi rostro. —Te amo. Él cerró sus ojos y sus hombros se relajaron mientras inclinaba la cabeza y me besaba en la frente. —También te amo. —Dr. Blake. —¿En serio? —Su voz estaba ronca por el sueño—. ¿Me despiertas sólo para excitarme? Gracias, Lisa, realmente, lo agradezco. No es como si le hubiese dado suficientes sorpresas a mi cuerpo estos últimos días. 240


—Duerme conmigo. —Está bien. —Se movió junto a mí, su cuerpo musculoso tumbándose en la cama. —No así. —Estaba agradecida de que fuera noche. Sus ojos se entrecerraron y entonces de repente se ampliaron. En un instante, su boca estaba en la mía, y su camisa estaba en el piso. —Eso fue rápido. —Me reí contra sus labios. —Te he deseado desde el primer día que te vi y nunca más dejaré que alguien se interponga entre nosotros de nuevo. Dejé escapar un grito ronco mientras su lengua se sumergió en mi boca, sus manos deslizándose por mi cuerpo levantando mi bata de hospital. Haciendo una pausa, me susurró: —Lo siento, estoy siendo rudo y te acaban de disparar. —¡Deja de hablar! —Tiré de sus pantalones vaqueros. Con una maldición, saltó de la cama y los arrojó al suelo, luego se unió a mí otra vez, totalmente desnudo. —Más tarde... —me arqueé bajo su toque—, miraré tu cuerpo sexy más tarde, Dr. Blake, pero en este momento, te necesito. Te necesito tanto. —Estoy aquí. —Me besó duro contra la boca, una y otra vez, inclinados en un ángulo diferente, como si no pudiera conseguir lo suficiente de mí. Por último, no pude aguantar más. —¡Tristan! —Pensé que era Dr. Blake —bromeó, sus manos deslizándose a través de mis caderas, y luego, lo sentí. Mi cuerpo se estremeció de placer. —Ah, así que a ella le gusta llamarme Dr. Blake. —Se acercó más a mí. Me agarré de sus hombros, arañándolo con mis dedos mientras su boca se movía a mi cuello. —¿Por qué vas tan lento? —gemí, mi cuerpo tensándose, amenazando con estallar, queriendo moverse contra él, pero con miedo de hacer cualquier cosa. —Dilo otra vez. —¿Qué? —Di mi nombre. —Tristan. —Nombre incorrecto. —Empezó a alejarse. 241


Me apoderé de sus hombros y gemí. —Dr. Blake. —Justo mientras se hundía en mí. Mi cabeza cayó hacia atrás contra las almohadas mientras una solitaria lágrima corría por mi rostro.

242


CAPÍTULO CINCUENTA Y DOS Finalmente... encontré paz. En los brazos de alguien que me miraba como si fuera su aire. ~Lisa

Tristan —Eres hermosa. —Apenas pude hablar, pero ella necesitaba escucharlo—. Y te amo más... —me moví dentro de ella—, y más... —abrió la boca—, con cada día que pasa. —Su cuerpo se apretó a mi alrededor—. Y nunca te dejaré ir. Mientras viva, nunca te dejaré ir. —¿Me estás prometiendo un para siempre? Me dejé de mover, casi matándome en el proceso y toqué su rostro. La probé con mis labios, arrastrándome por sus mejillas, alejando las lágrimas. —Las piezas rotas son las más bonitas, Lisa. Los demonios, las cicatrices son nuestros mayores orgullos. —Tócame. —Dejó salir un respiro—. Por favor, te necesito, te necesito. —Te amo... Te amo. —La acaricié lentamente, tomándome tiempo para sentir cada parte de ella, no queriendo dañar un momento perfecto—. Vas a casarte conmigo, por cierto. —Tristan —siseó. —Dr. Blake. —Dr. Blake... —ella gimió, sus dedos clavados en mis hombros mientras su cuerpo tenía un espasmo a mi alrededor—. Tengo que decir que sí... pero tendrás que preguntarme cuando no esté lista para gritar tu nombre. —Con placer, espero. —Sonreí, entonces me tiró contra ella, y mi propia liberación me abrumó. Jadeando, con el cuerpo saciado, esperé que se tensara, posiblemente lamentando sus acciones. En cambio, me haló más cerca, besando mis labios suavemente. —Con placer, siempre con placer, Dr. Blake. —Dilo otra vez, y puede que repita la función. Por un suave golpe en la puerta, me detuve y miré sobre mi hombro. Una enfermera con canas entró con una sonrisa pegada en su rostro. En el minuto que nos vio, se paró en seco, abrió la boca, luego casi se golpeó con la puerta tratando de salir. 243


—Creo que le acabamos de dar el susto de su vida. —Reflexioné. Lisa me haló más cerca. —Bien, por lo menos ahora puedo gritar, ya que probablemente le está diciendo a todos en esta planta. Dr. Blake... La besé con dureza en la boca. —Más fuerte. Otra vez estaba preparado para ella. Infierno, no estaba seguro de que si alguna vez no estaría listo para ella. —Eres sexy... —Deslizó sus dedos por mi cabello. Tuve que controlarme para no ronronear. —…Cuando estás fuera de control. —Eres sexy —tomé su labio inferior—, cuando crees que tienes el control. Y luego suavemente me moví dentro de ella otra vez y le guiñé un ojo.

244


EPÍLOGO A veces las cosas más bellas son las que representan peligro, al igual que la más feas del mundo se convierten en objetos de belleza absoluta. El cáncer es feo, pero Kiersten lo convirtió en una belleza. La muerte de la prometida de Gabe fue horrible, pero Saylor convirtió esa muerte redentora, en preciosa. Y Lisa... su pasado era feo, pero mira la belleza del desastre que azotó: Tristan, creó redención dentro de su familia y finalmente, amó. Creo que el mundo está equivocado cuando se esfuerza en lo hermoso. Debe luchar por lo feo; debe esperar a los condenados; debe buscar a los perdidos, porque al final, si no hubo lágrimas, si no peleaste por algo, entonces, ¿realmente mereces sentirte satisfecho y feliz? ~Wes Michels

Wes —¡Gabe! —gritó Saylor—. ¡Lo digo en serio! Suelta la pistola de agua. Gabe corrió alrededor de la piscina, burlándose de ella como un niño pequeño. Naturalmente, estaba en mi mejor interés detenerlo, considerando que todas las chicas estaban luchando contra él, pero estaba demasiado relajado como para que me importara. Me recosté... viendo a Kiersten, mi esposa, uniéndose con las otras chicas y se echó a reír por todas sus expresiones. Me reí a carcajadas. Se sentía bien reír; se sentía bien que era real. Mis amigos se burlaban de mí porque siempre dañaba sus tonterías y sabiduría, pero, ¿cómo podía ser diferente después de pasar por lo que tuve que pasar? Divertido, porque de todas las personas en mi vida, la persona que entendía la mayor parte era Lisa. La más improbable de todos. Se sentó tranquilamente a mi lado y susurró: —Me gusta reír otra vez. —Se vuelve más fácil —susurré—. Reír. Ella sonrió y se volvió para me enfrentarme. —Lo sé. Ella había pasado por un infierno. Los medios de comunicación no habían sido buenos una vez que salió a la luz pública la historia de Taylor y su participación. Habíamos intentado protegerla tanto como pudimos, pero al final, ella resultó ser una abusadora, como él había sido. 245


Tristan hizo lo mejor para defenderla; incluso su padre la había defendido. Pero una vez que la tormenta se extendió, ella se había acercado a los medios de comunicación con su historia. Valientemente, había roto su silencio. Había hablado tan elocuentemente ese día, explicando los peligros de la intimidación emocional, cómo se convirtió en abuso físico, cómo había sido violada. No dejó ninguna piedra sin remover y con toda nuestra ayuda, había comenzado su propia empresa sin fines de lucro en honor a la intimidación por internet. —Tristan —Lisa advirtió mientras él se dirigía alrededor de la piscina con una pistola—. ¡No! ¡No te atrevas! —¡Hazlo, hazlo! —Gabe coreaba, mientras Kiersten y Saylor les arrojaban agua a chorros en el rostro con las pistolas de agua. Probablemente no ayudaba que estuviera haciendo unos cincuenta y cinco grados afuera, apenas se mantenía la temperatura en la piscina. Nuevamente, el agua estaba caliente, por lo que no era una tarea enorme nadar. —Te amo. —Tristan asintió—. Pero ya es hora... de la venganza. —Él arrojó un chorro a su pierna—. Eso fue por ocultar los marcadores de etiquetas. Lisa se echó a reír. Él arrojó un chorro a su estómago. —Y eso fue por hacer etiquetas con palabras como pechos cuando debían decir pechuga de pollo. —En mi defensa, era bastante apropiado. —Lisa rió más fuerte. —Ella tiene razón. —¡Quédate fuera de esto, Michels! —Tristan rugió luego se lanzó hacia Lisa y la tiró a la piscina. Su risa era más de lo que podía haber esperado. La risa significa curación. La curación era más que sólo ser curado de cáncer o encontrar a quien realmente le importes. Era más que olvidar tu pasado, y abrazar tu futuro. La curación era despertar cada día cuando preferirías quedarte en la cama; la curación es cuando prefieres una sonrisa en vez de llorar; la curación es cuando puedes mantener la cabeza alta, a pesar de los demonios que traten de bajarla. Y la vida estaba llena de eso, llena de oportunidades, en lugar de eso te quedas y enfrentas la tormenta. Nunca te enseñan eso en la escuela. Nunca te enseñan que los peces que sobreviven son los que nadan contra la corriente. Mi nombre es Wes Michels, y soy un sobreviviente. Ahora es tu turno para vivir, reír y amar. Vive... como Kiersten y yo elegimos hacerlo. Ríe… de las pequeñas cosas como Gabe y Saylor. 246


Ama... como Lisa y Tristan fueron finalmente capaces de hacer. Sí, sonrió mientras miro a mis amigos burlándose y gritándose el uno al otro. Sólo le agradezco a Dios. Y vivo.

Fin

247


ACERCA DE LA AUTORA RACHEL VAN DICKEN

Rachel Van Dyken es una autora del New York Times, Wall Street Journal y el USA Today de gran éxito de ventas de novelas históricas y de romances contemporáneos. Vive en Idaho junto a su esposo y su perro que ronca Sir Winston Churchill.

248


249

Ruin #3  

Shame Rachel Van Dyken

Ruin #3  

Shame Rachel Van Dyken

Advertisement