Issuu on Google+


SU HISTORIA Nació el 5 de abril de 1956 es el tercero de ocho hermanos de una familia humilde, que después de deambular por diferentes poblaciones con mis abuelos, se asentaron finalmente en Curumaní. Conductor de profesión y pasión, vivió toda su vida rodeado de carros, de que me acuerdo, me conto del “huevito” un Ford 36 de mi abuelo, luego vino “carro feo” también de propiedad de mi abuelo y con el cual inició a su vez en el negocio de los ladrillos. . Mi abuelo falleció cuando el aún era muy joven y le toco dejar de estudiar para sostener la obligación de la casa junto a mi tío David y mi tío Carlos, pero era un hombre de una inteligencia y memoria envidiable se acordaba y se sabía las capitales actuales y las que eran cuando él estudiaba de casi todos los países del mundo, se acordaba y recitaba las poesías que recito en el colegio y que luego me enseñaría, tenía un amor por la lectura y hace un par de años descubrió un amor por los crucigramas a tal punto que no podía ver periódico mal parqueado porque le llenaba el crucigrama.


En 1980 por el mes de octubre le tiró un piropo a mi mamá, ella se hizo la desentendida y él orgulloso como siempre, le dijo a un vecino en voz alta para que mi mama escuchara “sepa usted que hoy voy a su casa pido su mano y en diciembre me caso esa mujer” y tal como lo predijo, el 20 de diciembre se casaron, también le dijo un día antes del matrimonio a mi mamá que si ella llegaba tarde no lo iba a encontrar en la iglesia porque su puntualidad y amor al tiempo era una de sus virtudes. Otro factor que lo representaba era su terquedad, el dia de su matrimonio, al cual debo decir mi mamá llego muy puntual, el viaje de luna de miel que iba ser en Bucaramanga solo les duró 33 kilómetros que es la distancia que hay entre Curumaní y Pailitas, mi papa le pidió al ayudante del bus que le diera 2 puestos juntos por aquello del idilio y a la rotunda negación del ayudante hizo que detuvieran el bus y se bajaron en Pailitas, nuevamente hacia Curumani. Cuando se casó ya contaba con dos habitaciones y una ramada, su primer trabajo fue con Consultores Unidos, una empresa que se dedicaba hacer las instalaciones de las redes eléctricas que por esa época estaban llegando a


esta región, ahí trabajaba como conductor-chef pero le toco aprender a cocinar porque de eso muy poco, cocina que siguió y disfrutó porque en cada paseo de olla él era el que meneaba la sopa y se encargaba de darle el toque del sabor. Luego se fueron a trabajar a Valledupar en la buseta de la tía chepa, trabajo que no duro más de seis meses porque ahi tuvo su primer accidente y aunque trabajo de relevista no le gustó mucho y en el mes de diciembre se regresaron a Curumani, donde mi tío Yensi le estuvo endulzando el oído y en el mes de enero se lo llevo para Venezuela a trabajar llevando mercancía, cambió 5000 pesos a bolívares que estaba a 17.30 en esa época, el negocio solo duro tres meses y se regresaron porque mi tío se bebió el plante y la convivencia con mi tía Zuly no fue la mejor. A Curumani llegaron en plenas fiestas de San José en marzo de 1982, año en el que con ayuda de mi abuela materna compro su primer carro una internacional azul que no podía ir al mamey porque se espichaba 2 veces, ese carro lo manejaba mi tío Carlos porque mi papa trabajaba con el señor Isidoro jaimes con un sueldo de 6000 pesos


mensuales, pero en cada viaje a Bucaramanga o barranquilla traía algún repuesto, las llantas, el motor de arranque, la transmisión, para tener lista la azulita, cuando ya estuvo buena renuncio y desde ahí no volvió a trabajarle a nadie por un sueldo. En agosto de 1983 nací Yo su primer hijo, en septiembre de 1984 su segundo y en junio de 1987 nació la bebe de la casa. Trabajo transportando de todo sin dejar de lado el negocio de los ladrillos. De lo que recuerdo, trabajo con pescado para barranquilla, naranjas para la guajira, mangos para Ocaña, mazorca pal valle y trasteos para donde salieran Más tarde monto “Lubricentro Del Cesar”, un lavadero de carros donde iniciaría lo que el denominó “LA ESCUELA DE JOSÉ NIÑO” la cual consistía en que los hombres de la familia y vecinos aprendieran a trabajar y a ganarse el sueldo con el sudor de su frente, de lo que recuerdo y me cuentan algunos de sus alumnos fueron: Lucho Velosa, Giovanny Coronel, Einer y Eiber, Migue y el negro, después llego Santa con una edad de 8 años y hoy con


treinta y muchos aun está en la casa, mi hermano Héctor y yo, y el ultimo en ingresar a la escuela y graduarse con honores fue Fernando Quintero, la graduación consistía en tener que seguir trabajando aun con las manos empolladas de sangre porque la obligación no da espera. Todos los que nombré y los que faltaron por nombrar le agradecemos a él las enseñanzas y el que nos haya formado para la vida. El lavadero después de un tiempo fue un desastre así que se liquidó el negocio, y se invirtió en una finca que se llamaba “Deja Que Digan” porque todo el mundo decía que era mala inversión, que él no sabía de tierras, que el ganado no era rentable, que cultivar no era buena idea y él decía a mi mama “Astrith deja que digan…” Gracias a su juicio y a su dedicación al trabajo pronto llegaron buenos resultados, compro un segundo carro una Dodge 300 “la rojita”, tenía 2 rutas de leches con Cicolac y todo marchaba bien, íbamos a la finca todos los domingos, a desyerbar, a tirar cerca, marcar ganado o cualquier actividad propia del campo que para nosotros se volvía fiesta, se hacían unas olladas de comida, se apostaba


quien comía más, se tomaba cerveza, y guarapo se pasaba muy bueno En diciembre del 2001 después de haber construido una casa con sus propias manos, tener sembrados cientos de árboles frutales, una gran huerta, más de 50 reses y varias hectáreas de cultivo, llego una época triste y difícil, un grupo armado nos despojó de todo, como decía el “me quitaron 20 años de trabajo y aparte me endeudaron como 10 años más” porque quedó con un crédito en el banco para poder pagar su liberación, seis meses más tarde volvió a caer en manos de otro grupo subversivo en los montes de maría y nuevamente otro crédito para pagar el rescate, pero a pesar de todo y de que esa fue la única vez que lo vi llorar, también le vi la valentía de levantarse y de continuar con todo. Trabajo con más ganas más ahínco con más apoyo, todos los rodeamos y tuvo el orgullo de asistir a los 3 grados de sus hijos que nos hicimos profesionales, 2 contadores y un ingeniero, todos 3 en universidades privadas de la capital del país.


Siempre que le contábamos las necesidades que pasábamos en Bogotá por cuenta de la dura situación económica que vivimos se ponía triste y decía que nos quería dar mucho más pero no podía. En el 2010 me casé y ese mismo año le di su primera y única nieta, siempre quiso ver sus nietos jugar con ellos y enseñarles todo lo que nos enseñó, con Danna fue tanto el amor que se perdía el noticiero por enseñarla a caminar jalándola en una silla por toda la casa, fue tanta su suerte que desde noviembre del 2012 nos fuimos a vivir a Curumaní y pudo disfrutar de su nieta más tiempo, juagar con ella y reírse de todas sus gracias. Esa es una parte de la increíble historia de mi papá o la historia que yo recuerdo y que él me contó. Lo recuerdo como un hombre fuerte, trabajador, amoroso, puntual, de pocas palabras y muchos dichos y aunque me hace mucha falta le doy gracias por haberme dejado entrar a su escuela y haberme hecho el hombre que soy, por haber confiado en mí, por haberme hecho vivir tantos y tantos buenos momentos al lado de él y a bordo de sus carros porque yo


era su ayudante preferido y lo más importante le agradezco por brindarme esta familia hermosa que me dejo Papa donde estés quiero que sepas que aunque me haces falta, aunque quisiera abrazarte, estoy tratando de continuar en la vida porque así como te toco a ti tomar las riendas de tu casa cuando mi abuelo falleció, yo en el poco tiempo libre que me queda quiero continuar y hacer que tu historia trascienda, que el negocio de los ladrillos no se acabe y quiero que la gente conozca al hombre maravilloso que Dios me regalo para que me guiara y me cuidara en la tierra Te amo papá…. Atte.: tu hijo que te ama JOSE DAVID NIÑO


Jose vicente niño su historia