Page 1

Lo que sostiene el señor Dammert contiene algunos datos en sí mismos justos, y muchos otros que son o datos falsos o interpretaciones torcidas. De esa mezcla resulta un relato de acontecimientos importantes que no es en nada fidedigno. Pero antes de detallar lo falso o torcido en ese relato, notamos dos puntos importantes, y un tercer punto que es más obvio que importante. En primer lugar, al archivar la denuncia de Kuczynski la Corte no aprobó en ningún punto lo que sostiene Dammert; solo le reconoció el derecho de opinar - derecho del cual el señor Dammert sigue haciendo empleo aparentemente poco responsable y quizás malévola. En segundo lugar, notamos que Kuczynski nunca ha escondido sus intereses profesionales; desde que empezó su carrera, a la edad de veintitrés años, en el Banco Mundial esos intereses profesionales han sido en el financiamiento y la administración de proyectos en abastecimiento de energía y agua, en infraestructura y transportes, y en gestión de materias primas. Recordemos que es por esa experiencia que vino a ocupar cargos públicos como en la gerencia del BCR, en el ministerio de energía y minas, y en el MEF. El tercer punto es que la banca de inversión, que concierta y organiza financiamiento de tales proyectos, y sin la cual tales proyectos no despegan, inevitablemente involucra a múltiples entidades, por diversificación de conocimientos y de riesgos. En toda operación de evaluación y financiamiento de proyecto importante, tal como un aeropuerto, puertos navieros, o explotación de yacimientos minerales o de hidrocarburos, es normal que estén involucradas varias entidades interdependientes en su aporte tecnológico o financiero. No solamente es usual, sino se apoya en la orientación aconsejada en evaluación y financiamiento de proyectos por el servicio económico de Naciones Unidas. Ahora veamos algunos detalles del relato del señor Dammert: Aeropuerto Jorge Chávez: que el Estado, teniendo responsabilidad por seguridad ciudadana, asuma el costo de cobertura de riesgos-seguridad inusuales (tal como los costos post-9 de setiembre 2001) es la práctica casi-universal: si hay excepciones a nivel internacional no las conocemos. “Con dinero público PPK como titular del MEF financiaba a su propia empresa privada para un negocio diseñado por el mismo” escribe el señor Dammert, y eso es pura invención por dos lados. 1 El fondo que había invertido en uno de los participantes en el consorcio Lima Airport Partners, y al manejo del cual Kuczynski había estado vinculado en el pasado, es un fondo de inversión que pertenece a instituciones inversionistas (como cajas de seguro, fondos de pensiones, y universidades) y que de ninguna manera le pertenece o le ha pertenecido a Kuczynski. 2 La cobertura de riesgos post-9 de setiembre no es en ningún sentido un negocio diseñado por Kuczynski; fue una necesitad global impuesta por eventos trágicos, una medida adoptada por la gran mayoría de gobiernos de Asia, Europa, y del resto de América. . Privatización de puertos: siendo ministro Kuczynski no asesoró a ninguna empresa, portuaria u otra, nacional o extranjera, ni tuvo asociados empresariales; hubiese sido completamente fuera de lugar. Lo solo que es cierto es que Kuczynski nunca se ha escondido ser partidario del aumento de eficacidad infraestructural, y en el caso portuario la privatización llegaba a ser el mejor camino hacia eficacidad. Con intento o ingenuo o malévolo el señor Dammert inventa. Exportación de gas de Camisea: “El Consorcio Camisea inicia tratativas para adjudicarse el lote 56. Con PPK se transforma en una ilegal adjudicación directa, a dedo” escribe el señor Dammert, siguiendo “en los registros se altera ilegalmente la calificación de „probadas‟ de las reservas devueltas por Shell, para señalarlas como „probables‟. De ese modo se buscaba anular la propiedad del Estado y alistar su posterior adjudicación a dedo.” Ese pasaje de su relato es típico de la técnica ingenua o engañosa del señor Dammert: mezcla hechos, fechas, y gente de todo tipo con palabras que parecen establecer vínculos, sin embargo sin atreverse a verdaderas pruebas (porque no las puede encontrar,. En esto como en los dos otros temas, el señor Dammert inventa. Son estos temas importantes en el futuro del país e importa entenderlos cuidadosamente y bien. Explicamos. La estructuración del proyecto de Camisea se empezó en el gobierno Fujimori, y en el breve gobierno Paniagua se decidió la adjudicación del lote 88 al consumo interno fuertemente subsidiado. En el gobierno Toledo se decidió entonces la adjudicación del lote 56 para usos otros que el consumo interno subsidiado, incluso uso exportación. Los decretos que se dieron sobre este tema en el gobierno Toledo son del ministerio de energía y minas, y no del ministerio de economía y finanzas (MEF), cargo que ocupó Kuczynski dos veces en ese gobierno. El MEF no tuvo más que responsabilidad secundaria o periférica; los únicos decretos vinculados al MEF se limitaron a lo que ese ministerio debía hacer para admitir nuevos socios al Consorcio (ninguno de esos nuevos socios entidades nombradas por el señor Dammert). Es útil también entender dos otros puntos. 1 La estructuración del proyecto que se decidió bajo el gobierno Paniagua reservaba al consumo interno subsidiado el lote 88, y el lote 56 a la exportación; cuando el gobierno Toledo vino a ocuparse del lote 56, los bancos que financiaron el proyecto conjunto opinaron que las


reservas „probables‟ del lote 56 (palabra de los bancos propios) eran insuficientes y exigieron que en la contabilidad del proyecto se incluya como fianza parte de las reservas del lote 88: eso sirvió asegurar el financiamiento y en la práctica no a resultado en ninguna modificación del abastecimiento previsto del mercado interno. 2 Mientras que el gas del lote 88 se vende aún a $ 1.40 por unidad al consumo doméstico, el gas del lote 56 se vende al precio mundial menos costo de transporte por gasoducto; hoy en día el precio a la exportación ex gasoducto está cercano de $ 3 por unidad, es decir mucho más alto que el precio al consumo doméstico. Además las regalías pagables al Estado peruano sobre esas ventas externas (de más o menos 38 % del valor venta) son algo más altas que las regalías pagables sobre las ventas del gas al consumo interno (37 % del valor venta). Es completamente erróneo mantener que el gas peruano se vende más barato afuera del país que adentro; e igualmente es erróneo mantener que las regalías son más bajas – a lo contrario son una proporción un poco más alta de un precio mucho más elevado. . De parte de Pedro Pablo Kuczynski

Mitos y Verdades  

Mitos y verdades sobre el gas de Camisea, privatización de puertos y el aeropuerto Jorge Chavez

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you