Issuu on Google+

AÑO 1 / N° 2

TESIS 95

Revista de la Pastoral Juvenil de la Iglesia Evangélica Luterana en Chile, IELCH.

A 40 años del Golpe de Estado:

Iglesia, Jóvenes y Memoria 95 TESIS

1


Revista de la Pastoral Juvenil de la Iglesia Evangélica Luterana en Chile, IELCH. Santiago de Chile

AÑO 1 / N° 2 EDITOR:

• Josaphat Jarpa R.

7

Gran lamento se oyó en Ramá Mateo 2 17-18 por Luis Álvarez.

• Yerko Salazar • Rodrigo Castillo

DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN: • Cristina Calfuqueo

ILUSTRACIÓN:

• Michael Cea. • Constanza Elizabeth.

Iglesia y Memoria: Carta abierta al general Pinochet

Espacio Ecuménico: Centro de Documentación, Educación y Derechos Humanos Helmut Frenz.

15

17

El presente como director del pasado. La cultura de memoria dentro de las iglesias luteranas en Chile – 40 años después del golpe por Daniel Lenski

SUMARIO

12

Entrevista a Helmut Frenz: “Soy del partido de los oprimidos y torturados”

CONSEJO EDITORIAL: • 1. • 2. • 3. • 4. • 5.

Izani Baruch Nataly Arias. Juan Rojo. Patrick Bornhardt Nicolás Carrasco.

• Luis Álvarez • Hervie Lara. • Daniel Lenski • Constanze Ihl • Víctor Rey • Anahai Naranjo • Harry Vollmer • Juan Varela • Matías Maldonado.

95 Tesis es propiedad de la Pastoral Juvenil de la Iglesia Evangélica Luterana en Chile IELCH. Suscripción Anual: Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión de la Revista. Se autoriza la reproducción siempre que se indique la fuente. Dirección: Av. Oriental 7190, Peñalolén. Santiago de Chile / Fono 279-1012 Correo Electrónico: pastoraldejovenesielch@live.com / Santiago, Chile. www.ielch.cl

95 TESIS

Editorial: a 40 años del Golpe, Iglesia, Jóvenes y Memoria.

5

EQUIPO EDITORIAL:

COLABORADORES:

2

4

24

Cómo la división política lleva al odio e intolerancia religiosa por Constanze Ihl Herbach

30

A 40 años del Golpe: evangélicos y política en Chile por Josaphat Jarpa.

26

28

A 40 años del Golpe de Estado en Chile por Víctor Rey

Noticias de la Pastoral de jóvenes.

35 / Columnas de

42

opinión: Anahi Naranjo: Aturdimiento Colectivo v/s Expresión dura y Decidida. Harry Vollmer: Perdón y confesión, ¿o un analgésico de la conciencia?. Rodrigo Castillo: Unidad nacional

39

Sobre los nunca más por Juan Varela.

45

Espacio Cultural: Cine: Machuca. Literatura: “La división de la Iglesia Evangélica Luterana en Chile 1974 – 75” escrito por Daniel Lenski Crónica: “Mi pueblo ha sido el más traicionado de este tiempo”. Por Pablo Neruda: Poesía: Molusco de Carmen Berenguer.

Evangélicos y política en la dictadura militar chilena: a 40 años del golpe de Estado por Matías Maldonado A.

50 Página Web

Recomendada: Federación Luterana Mundial Jóvenes. FLM Youth http:// lwfyouth.org/ 95 TESIS 3


Gran lamento se oyó en Ramá (Mateo 2 17-18)

EDITORIAL:

A

40 años del golpe militar. ¿Por qué seguir hablando del tema? ¿Por qué mezclar política e iglesia? ¿Cuándo habrá paz? Son preguntas que se escuchan, a veces, de gente que muestran cierto rechazo. Pero son preguntas muy importantes para los que ponemos estos temas sobre la mesa, porque no sirve mucho hablar si no se profundiza el porqué. Los que lideramos la Pastoral Juvenil y esta revista, en consonancia con la Iglesia Evangélica Luterana en Chile, con la Federación Luterana Mundial y otros cuerpos eclesiásticos relacionados, no podemos disociar la fe ni la iglesia de la sociedad. Creemos en cristianos integrales que viven su fe en todas sus dimensiones y, entre ellas, está la política. Nuestra fe, Dios, la Biblia y el testimonio de tantos seguidores de Cristo nos interpelan a confrontar los problemas de la sociedad, a levantar una voz profética que denuncie la injusticia y anuncie el amor; nos interpelan a acompañar

4

95 TESIS

los procesos que vive nuestro medio para caminar juntos a una nueva humanidad. Esta revista no busca declarar una “postura institucional” ni nada por el estilo, sino ser medio de expresión de distintos jóvenes y una fuente de discusión y reflexión. Tal como se refleja en muchos de los siguientes artículos, no podemos ver en Chile sino a un país que sigue dividido por aquellos acontecimientos y, para que caminemos hacia un país y una iglesia reconciliada, hay que plantear los temas y soñar con otra justicia, porque una paz sin justicia es vacía. Esta edición de 95 Tesis busca impulsar tal camino de la mano de la memoria, de forma de no ser indiferentes al sufrimiento y de soñar un futuro distinto. Nos atrevemos a hacerlo a pesar de ser una generación que no vivió tal golpe en carne propia, rescatando además a personajes relevantes, como Helmut Frenz, y rescatando la participación que la iglesia tuvo al respecto.

condido por ahí, auto convenciéndose de que no es su responsabilidad cuidar o garantizar la integridad y la vida su hermano Abel. Pero el clamor de la sangre derramada llega hasta el cielo y la existencia será un infierno para el asesino de su hermano.

Sin más que agregar, invoco a nuestro Dios para que su Santo Espíritu lo guíe en la lectura, y para que abra nuestros corazones y mentes, de manera que nos permita caminar por su senda de verdad. Amén.

Revista 95 Tesis

L

En Chile, han transcurrido 40 años, todo un “Éxodo”; el país no sana porque los que hicieron las barbaridades de la desmusura, las atrocidades inhumanas se esconden y no se hacen cargo, se cubren y se encubren. Mientras Raquel llora por sus hijos y su lamento en Ramá persiste. Desde el punto de vista de lo humano, del valor de la vida, estamos en el mismo punto que en medio de la barbarie cometida. Ningún objetivo económico ni

a desmesura habla de la morbosidad de los que tienen algún poder sobre otros, de los que no se detienen ante nada, es una tragedia fuera de toda medida o canon, habla de los no tienen prurito, vergüenza o código de ética. Es lo que los griego clásicos denominaban übris o Jubris.

fantasma de comunismo, o lo que sea, justifican la muerte, tortura, el secuestro y la desaparición de personas, menos a manos del Estado que debe por antonomasia, protección y garantías a sus ciudadanos. Si alguna persona cometió o infringió alguna Ley, son los organismos del Estado los que deben juzgarlos y, llegado el caso, darles la pena que corresponda. Sin embargo, los Se manifiesta en el poder del imperio que se abusadores no dieron ninguna garantía a las vícdejó caer sobre un pueblo y produjo la muerte timas, las mismas que estos esgrimen en los juicide los inocentes. Sólo el exilio salvo al niño Jesús os cuando lo tienen, riéndose de sus patrañas. En y a sus padres; en la venta de José en el Antiguo algunos casos, las personas violadas se encuenTestamento, por parte de aquellos que tenían tran cara a cara con sus abusadores, eternizando la responsabilidad de cuidarle y que luego van el sufrimiento y la impotencia. Esta impunidad es con engaños a su padre, para justificar la desa- la vergüenza de quienes hablan de honor, pero parición de su hermano, con una ropa machada la maldad de ellos y su infierno que traspasa a con sangre. Pero aun así no pudieron esconder las generaciones (Éxodo, 20:5), fue, es y será una por siempre su mentira; en la realidad que repre- cobardía. senta el cambio de la economía pastoril a la agrícola que produce el conflicto entre Caín y Abel y Se escuchó estos días de un líder evangélico, saque la única manera de resolverlo, por decirlo de tanizar el mundo presente, yo le digo: esta malalguna manera, es darle muerte y enterrarlo es- dad irresuelta es obra del maligno, es la maldad

95 TESIS

5


IGLESIA Y MEMORIA:

misma y no puedo pensar algo menos malo que lo que describimos. La suerte de Abel asesinado y la impunidad es lo satánico. Y también su encubrimiento. La fiesta no es completa mientras una oveja es dejada a “su suerte”, no podemos sanar ni celebrar la reconciliación nacional, mientras la verdad que clama no emerja completamente, se asuman las responsabilidades y se concreten los actos reparatorios. Durante este mes de septiembre, nos golpeó un tsunami de informaciones que nos acerca a la verdad. Pero todavía no alcanza. Hoy, muchos descubren lo que siempre supimos: la terrible verdad. Hasta hace poco, quienes la decían se transformaban en sospechosos de servir a viles intereses. Hoy, sabemos que todo lo ocurrido en estos 40 años servía a intereses y que mucha gente se benefició con ello y hasta se enriqueció. En estos días, mucha gente despertó del sopor de manera abrupta, para darse cuenta de lo grave que era todo, y de todo lo que se fue capaz en esta desmesura. Hubo cínicos que sabían, hubo ingenuos, miedosos, displicentes, obsecuentes; y otros comprometidos con el valor de la vida, de la verdad y la justicia. En todo el país, en las misma fuerzas armadas y de orden; los hubo en las escuelas, empresas, universidades e iglesias. Somos parte del mismo problema, tenemos las heridas. Todavía los desmesurados, los pocos que tienen condena, se jactan de nuestra nobleza y nos toman por tontos. Pero estamos ciertos que la palabra Apocalíptica (Ap., 9) que está abriendo los sellos, nos traslada a la visión del bien que vencerá. Aquellos que faltan y la verdad que falta se besará con la justicia (Salmos, 85:10), y viviremos en paz, lo que se gasta en armas se gastará en instrumentos de labranza para bien de todos y de todas.

6

95 TESIS

Carta abierta al general Pinochet

Confraternidad Cristiana de Iglesias, 29 de agosto de 1986 Señor Capitán General don Augusto Pinochet Ugarte Presidente de la República de Chile Presente

Pastor Luis Álvarez, Presidente Iglesia Evangélica Luterana en Chile.

En los últimos tiempos quedará afirmado el monte donde se halla el templo del Señor. Será el monte más alto, más alto que cualquier otro monte. Todas las naciones vendrán a él; pueblos numerosos llegarán, diciendo: “Vengan, subamos al monte del Señor, al templo del Dios de Jacob, para que él nos enseñe sus caminos y podamos andar por sus senderos.” Porque de Sión saldrá la enseñanza del Señor, de Jerusalén vendrá su palabra. El Señor juzgará entre las naciones y decidirá los pleitos de pueblos numerosos. Ellos convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. Ningún pueblo volverá a tomar las armas contra otro ni a recibir instrucción para la guerra. (Isaías 2: 2-5)

L

Señor Presidente:

uego de un período de profunda reflexión y oración, los abajo firmantes hemos resuelto dirigirnos a usted a través de la presente carta abierta, con el objeto de hacerle saber nuestro sentir acerca de la grave situación de nuestro país. Le escribimos en nuestra calidad de pastores, impulsados por nuestra responsabilidad de velar por la vida de todos los hijos de Dios y apremiados por los miembros de nuestras iglesias que, agobiados por las grandes dificultades que enfrentan, reclaman la voz de sus pastores.

1. La mayoría de nuestras iglesias locales se encuentran ubicadas en los sectores más humildes de la ciudad y del campo. Por tal razón, en nuestra labor pastoral constatamos a diario el grave deterioro de las condiciones de vida de la población.

ciales que están destruyendo la convivencia familiar y comunitaria: la drogadicción en jóvenes y niños, la prostitución juvenil e incluso infantil, el incremento alarmante de la delincuencia y, lo que es aún más trágico, un notable incremento de suicidios de causalidad social.

La autoridad de nuestra palabra proviene del llamado de Dios que a través de la Biblia nos urge a ser “atalayas” (Ezequiel, 33.1-9) que alerten al pueblo de los peligros que amenazan su vida, y advierten a los que actúan injustamente acerca de las consecuencias de su proceder.

Las palabras hambre, cesantía, desnutrición, enfermedad, hacinamiento, deserción escolar, etc., son las que más verazmente describen la dramática situación de gran parte de la población chilena. Y de la desesperación y frustración que genera esta situación, surge un conjunto de enfermedades so-

No necesitamos ser economistas ni manejar estadísticas para darnos cuenta del abismo que existe entre este triste país real, y lo que proyectan generalmente las cifras oficiales o la publicidad televisiva. Realmente nos resulta imposible conciliar el país que vemos con nuestros ojos, y el país que

95 TESIS 7


proyecta la publicidad estatal. A la luz de nuestra fe cristiana, esta situación es un escándalo, y se contrapone radicalmente a la voluntad de Dios, quien por puro amor puso la creación, que sólo a él pertenece (Salmo 24), al servicio de todos los seres humanos, sin discriminación de ninguna especie. En nombre de este Dios, proclamamos que ningún Estado, y menos aún si pretende inspirarse en los principios cristianos de justicia, puede supeditar la satisfacción de derechos tan vitales, como la salud, la educación, la vivienda, al puro “libre juego” de las leyes del mercado. 2. Como es natural, la situación antes descrita ha ido generando un creciente descontento popular. Es propio del ser humano reaccionar cuando sus necesidades básicas están insatisfechas. Sin embargo, constatamos en la actual situación del país, una inexistencia total de canales normales, permitidos y respetados, para expresar ese descontento y demandar soluciones. La gente

88

95 TESIS 95 TESIS

no tiene a quién recurrir, dónde reclamar, dónde participar constructivamente para resolver sus problemas. La experiencia más universal de los pobres es que han golpeado muchas puertas, pero todas permanecieron cerradas. Y entonces recurren a las iglesias que, apremiadas por la situación, se han visto obligadas a desplegar múltiples esfuerzos para paliar la situación de miseria. Pero esos esfuerzos –que no son función primordial de las iglesias, sino del Estado- no dan abasto. Así, a la experiencia de la pobreza se suma la experiencia del desamparo, de la soledad, de la falta total de oportunidades de participar activamente en la solución de los propios problemas. Todo esfuerzo se torna inútil. Esta realidad también se contrapone a la voluntad de Dios. Dios invitó a todos los seres humanos a colaborar con Él en la tarea de mantener y recrear la vida en este mundo (Génesis 1.27-28, Salmo 8). Cuando se proscribe la participación responsable de todos los ciudadanos en la construcción de una sociedad justa, se proscribe lo más distintivo de la realidad humana: ser “imagen y semejanza” del Dios creador de la vida. 3. Es debido a la inexistencia de canales normales de participación social y política que los

sectores más afectados por la situación del país han ideado, a través de sus organizaciones y dirigentes, formas alternativas para expresar el descontento, como lo son las llamadas “jornadas de protesta”, los llamado a “paro” de actividades y otras múltiples formas de manifestaciones sectoriales, concebidas como medios pacíficos y cívicos de protesta. Aunque las leyes vigentes proscriban estas manifestaciones, como cristianos las reconocemos como éticamente legítimas y justas, por cuanto no existen otros canales para una real y efectiva expresión de demandas de la población. Estamos absolutamente conscientes y a la vez consternados porque en todas estas manifestaciones se han producido hechos graves de violencia, con un alto costo en vidas humanas y en destrucción de bienes de la comunidad o privados. Sin embargo, creemos que la explicación de estos acontecimientos, debe buscarse en el hecho mismo de que no existen otros canales más normales de participación, en la gran agresividad acumulada en algunos sectores por la precariedad de sus condiciones de vida, y en el modo en que estas manifestaciones son reprimidas. No creemos que la responsabilidad de estos hechos pueda atribuirse a los convocantes de tales manifestaciones. Los dirigentes, sean laborales, profesionales, estudiantiles o políticos, que han asumido la convocatoria

de estas manifestaciones, lo han hecho por mandato de sus propias bases, y en la legítima búsqueda de formas pacíficas de canalizar el clamor popular por un cambio en el país.

las Fuerzas Armadas, hijos del pueblo chileno, hayan sido llamados a reprimir a sus propios hermanos.

Nos parece peligroso enfrentar a las Fuerzas Armadas con los Declaramos, pues, que los fre- civiles. Nuestra propia mirada a cuentes procesos en contra de esta situación nos permite conestos dirigentes son injustos. cluir que en aquellos sectores Ellos son personas que, arries- donde las manifestaciones de gando su propia seguridad, se descontento no han sido repponen al servicio de sus organi- rimidas por la fuerza, no se han zaciones y de la comunidad na- producido hechos graves de cional. No es justa una ley que violencia. La presencia exagconsidere a tales ciudadanos erada de contingente militar actúa –aun cuando no sea su como delincuentes. propósito- como una provo¡Ay de los que dictan leyes in- cación, activando la agresivijustas y prescriben tiranía, para dad acumulada en los sectores apartar del juicio a los pobres, más sufridos. y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para de- Además de la represión directa spojar a las viudas, y robar a los a las manifestaciones, hemos huérfanos! ¿Y qué haréis en el sido testigos directos o indirectos de múltiples formas de día del castigo? (Isaías 10.1-3). disuadir toda forma de partici4. Con tristeza hemos constata- pación por el recurso del miedo en repetidas oportunidades do. De esta manera entendemque vuestro gobierno en vez de os los allanamientos masivos procurar escuchar y reconocer las razones del descontento popular, ha concentrado todo su esfuerzo en la incomprensible tarea de inhibir, reprimir, desvirtuar y desconocer toda forma de manifestación popular. Para ello se ha recurrido a los mecanismos jurídicos que el propio gobierno ha creado y sobre todo al recurso de la fuerza, destinando numeroso contingente armado para la represión directa e indiscriminada de las manifestaciones públicas. Nos preocupa el que miembros de

a poblaciones que han significado graves vejaciones para los afectados, además de ser un atentado contra el derecho a la privacidad, y las virtuales ocupaciones del centro de Santiago, como en otros sectores de la ciudad. El mismo propósito parecen tener muchos hechos nunca aclarados, en que grupos de “desconocidos” secuestran a personas, especialmente jóvenes, profiriéndoles amenazas y torturas físicas o psicológicas, o asaltan locales de instituciones solidarias eclesiales o civiles. Existe un clima de temor en la población que produce una permanente inseguridad, y que sin duda está afectando psicológicamente a todos, y en especial a los niños. A la luz de la Escritura, estos hechos son inaceptables. La tarea de un buen gobierno es escuchar y brindar protección a sus habitantes: He aquí que para hacer justi-

95 TESIS 99 95 TESIS


cia reinará un rey y los jefes juzgarán según derecho. Cada uno de ellos será como el refugio contra el viento y protección contra la tempestad, como canales de riego en tierra seca, como la sombra de una gran roca en el desierto (Isaías 32.12). Cuando un gobierno recurre con frecuencia al miedo y a la represión como fundamentos de su estabilidad, está contraviniendo esta condición básica de todo buen gobierno. 5. Desde que se iniciaron las protestas en 1983, la situación de Derechos Humanos en nuestro país ha tenido un franco deterioro. A la persistencia de situaciones graves como el exilio, la falta de respuesta a los casos de detenidos desaparecidos, a la impunidad en que han permanecido crímenes como los del joven Eduardo Jara, el dirigente Tucapel Jiménez, la Sra. María Loreto Castillo (la “dinamitada”), se han consumado otros graves hechos que han horrori-

zado a la opinión pública nacional e internacional. Allí está el caso de los tres profesionales degollados, el presunto “suicidio” de tres familiares del artista Benedicto Salinas, el caso de los dos jóvenes quemados vivos y la muerte en extrañas circunstancias del joven dirigente estudiantil Mario Martínez. Es sumamente grave que estos hechos permanezcan sin ser aclarados. La percepción de ineficacia de los órganos de justicia para resolver estos hechos produce una gran inseguridad en la población. Es muy peligroso cuando un pueblo tiene la convicción de que no hay justicia, porque allí se alimenta la tentación de asumir la justicia en las propias manos. Si su gobierno realmente quiere trabajar por la tranquilidad y paz públicas, debe cooperar al máximo por que se aclaren estos hechos y se sancione a los que resulten culpables.

Según el profundo mensaje bíblico que inspira nuestra palabra, la paz sólo puede ser fruto de la justicia: …y el fruto de la justicia será la paz, la acción del derecho, calma y tranquilidad perpetuas (Isaías, 32.17). 6. Como pastores estamos preocupados, pues percibimos que su gobierno se muestra más preocupado por su imagen pública que por resolver los problemas reales que aquejan al país. Con demasiada rapidez se califica a quienes hacen críticas dentro o fuera del país, como “enemigos de la patria” o “títeres del comunismo internacional”. Las declaraciones oficiales de diversos funcionarios de gobierno tienden a identificar todo acto de “oposición” con “la violencia subversiva”. Como pastores, reconocemos como amigos del pueblo de Chile a todos quienes, cualquiera sea su nacionalidad, confesión religiosa o convicciones políticas, manifiestan preocupación genuina por la vida de los chilenos. Tal preocupación es expresión de la más básica hermandad entre los seres humanos, valor muy preciado por todos los verdaderos cristianos. En nuestra opinión, el rostro de un país es la vida de su pueblo. Si su gobierno quiere mejorar el rostro del país, debe escuchar el clamor de su pueblo y actuar en consecuencia.

10 10

95 TESIS 95 TESIS

7. Todos los hechos que hemos descrito, cuyos elementos centrales son un gran descontento popular y una falta de voluntad política del gobierno de tomar seriamente en cuenta este descontento, han venido configurando un verdadero y lamentable clima de guerra en el país. A las manifestaciones de descontento se ha respondido con el recurso de la fuerza. Esto ha ido provocando en muchas personas, especialmente jóvenes cuya vida no tiene ningún futuro en las actuales condiciones, la convicción de que sólo se pueden cambiar las cosas recurriendo también a la fuerza y, en consecuencia, entran en el juego de la violencia. Hoy, la posibilidad de incremento de acciones violentas y armadas, sea para cambiar o mantener la actual situación, no parece tan lejana. Hechos recientes como el hallazgo de arsenales ocultos en diversas zonas de nuestro país y el condenable secuestro del coronel Mario Haeberle,

podrían ser indicios claros de esta tendencia. Y esto es muy grave. Nuestro pueblo ama la paz y no quiere la guerra. Ya son demasiadas las heridas acumuladas como para profundizarlas. Es tiempo de detener la espiral de violencia antes de que sea demasiado tarde. Lo que está en juego es la existencia misma de Chile como sociedad verdaderamente humana. 8. La espiral de violencia no se puede detener con más violencia. Como pastores, estamos convencidos de que la única forma de detenerla es abriendo las puertas a la plena participación ciudadana en la búsqueda de un consenso para la reconstrucción de un país de hermanos que ha dejado de ser tal. En nombre de Dios, dador y sostenedor de la vida, proclamamos la urgente necesidad de restablecer una sociedad participativa, pluralista y democrática, basada en el respeto a los Derechos Humanos. No creemos que la solución sea mágica. Pero tenemos plena

convicción de que el pueblo chileno tiene la madurez y la tradición democrática como para responder a la altura de los actuales desafíos. En consecuencia, hacemos un responsable, firme y urgente llamado al gobierno que usted preside, a realizar un acto de desprendimiento y amor por el país, dando curso inmediato a un proceso de transición democrática que el propio pueblo de Chile determine a través de sus variadas organizaciones. De no escuchar éste y muchos otros llamados, su gobierno, y en esa medida, las instituciones armadas, se están haciendo responsables del creciente clima de guerra que tendrá imprevisibles consecuencias para el país, y acreedores del juicio de Dios por la sangre derramada. ¡Que Dios le dé la sabiduría necesaria en este momento para acoger este llamado! Los pastores que firman esta Declaración son: Obispo Enrique Chávez, Iglesia Pentecostal de Chile; Dr. Jorge Cárdenas, Moderador Iglesia Evangélica Presbiteriana; Obispo José Flores, Iglesia Comunión de los Hermanos; Pastor Edgardo Toro, Director nacional Iglesia Wesleyana Nacional; Obispo Sinforiano Gutiérrez, Misiones Pentecostales Libres; Pastor Narciso Sepúlveda B., Presidente Misión “Iglesia Pentecostal”; Pastora Juana Albornoz, Misión Apostólica Universal; Obispo Isaías Gutiérrez, Junta Directiva de la Confraternidad Cristiana de Iglesias; P. Juan Sepúlveda, Presidente; Vicario Pedro Zavala, Secretario; Hno. Óscar Avello, Prosecretario; P. Leonardo Gajardo, Tesorero; P. Dagoberto Ramírez, Vocal.

95 TESIS 95 TESIS

11 11


Centro de Documentación, Educación

y Derechos Humanos Helmut Frenz. para otro de sus hijos, porque el párroco católico lo había negado debido a que esta familia habitaba en un campamento de nombre “Lenin”. Helmut Frenz acudió a dar el bautismo y siguió acompañando a aquellos pobladores “para saber dar al cansado una palabra alentadora”.

H milia.

elmut Frenz murió en Alemania el lunes 12 de septiembre de 2011. Estaba enfermo y acompañado sólo de su fa-

En su juventud, Helmut Frenz había sido pastor de la Iglesia Luterana y habitaba en un apacible pueblo de su país. Pero él era un auténtico discípulo de Cristo y no podía vivir tranquilo mientras millones de sus hermanos del Tercer Mundo padecían “hambre y sed de justicia”, así como también hambre de pan. Siguiendo al llamado de Dios viajó a Chile. Su Iglesia lo destinó a la atención de la comunidad luterana de Concepción. Allí, además, fue capellán de la cárcel de menores, donde comenzó a conocer la vida de los pobres, a quienes jamás abandonó. Un día llegó a su casa una mujer, madre de un niño al que él había atendido en la cárcel. Ella le pidió el bautismo

12

95 TESIS

Más tarde, Frenz fue nominado obispo de la Iglesia Luterana de Chile, debiéndose trasladar a Santiago. En 1970, los representantes de las Iglesias visitaron al recién electo Presidente de la República, Dr. Salvador Allende. En ese tiempo, Chile era “asilo contra la opresión” y aquí llegaban muchos perseguidos políticos de los países de América Latina que eran regidos por la Doctrina de la Seguridad Nacional. El Presidente Allende, con la grandeza de espíritu que lo caracterizaba, pidió a las Iglesias que acogieran a los refugiados políticos mientras se legislaba al respecto. Frenz se abocó a esa labor y fue así como, tras el golpe de Estado de 1973, los extranjeros acudieron a buscar asilo a su casa, pues ya sabían que se trataba de un auténtico cristiano. Junto a otras Iglesias, Frenz creó el Comité para la Paz en Chile, buscando salvar las vidas de los perseguidos, lo que le valió la expulsión del país en 1975. En Europa continuó su labor solidaria con las víctimas de Pinochet, siendo Presidente de Amnistía Internacional de Alemania, gestionando las denuncias sobre Colonia Dignidad, mientras era pastor de refugiados de Sajonia. En el año 2003, la Comisión Ética contra la Tortura (CECTChile) invitó a Frenz a visitar Chile por primera vez tras su expulsión de nuestro país. El pastor volvió para quedarse. Es así como Frenz permaneció colaborando con la Comisión Ética contra la Tortura en seminarios, foros y publicaciones, habiendo sido decisiva su participación en la instauración de la Comisión sobre Prisión Política y Tortura (Comisión Valech), que fuera destinada a establecer verdad, justicia y reparación a los sobrevivientes de tortura bajo la dictadura militar. A mediados de 2005, formó parte de la Comisión Califi-

cadora de la Fundación Presidente Allende de España. En el 2009, recibió la nacionalidad chilena por gracia y el doctorado Honoris Causa de la Universidad Arcis, todo esto en medio de múltiples actividades de solidaridad con las víctimas de la injusticia, tales como el pueblo mapuche y las personas detenidas en manifestaciones públicas. El testimonio de Helmut Frenz sintetiza la integración de la fe y de la razón; de la teoría y la práctica; del pensamiento y de la acción. Fue un cristiano consecuente que no concebía separar su espiritualidad de la solidaridad con los oprimidos; el amor fraterno de la oración; el ser humano de Dios. Él estaba convencido de que ser cristiano significa ser discípulo de Cristo, quien es Dios y hombre. De allí se explica su espíritu misionero; su afán ecuménico; su tiempo dedicado a los otros; su capaci-

resignación o entregarse incondicionalmente al más fuerte. Podría haberse puesto los innumerables disfraces para esconder la irresponsabilidad ante su propia conciencia, aceptando una conciencia tranquila en lugar de una conciencia digna. Habría dad de escuchar; su confianza podido aceptar lo malo para en la Providencia; el considerevitar lo peor. No obstante, arse siervo de Dios, a través de Frenz pudo visualizar que allí quien Dios sirve al mundo; su se encuentra el principio de las sentido de servicio, entenditragedias. La vida de Frenz se endo por ello la reconciliación mantuvo fiel a Cristo, quien de los que están divididos y la le exhortaba a una acción que ayuda misericordiosa para todebía ser una respuesta al llados los que sufren. mado de Dios. Porque Dios esconde en el fondo de los El golpe de Estado de septiemcimientos del mal, la voz tenue bre de 1973 en Chile, fue justifipero insoslayable de la justicia. cado por muchos como un bien Por ello, Frenz estuvo siempre o, a lo menos, como un mal atento a los avatares del devemenor. Frenz afrontó este dilenir histórico, puesto que la conma y se preguntó por el rumbo templación y el compromiso que debería adoptar en aquelcon la historia son dimensiones las circunstancias: huyendo de sustantivas de la existencia del todo conflicto, podría haberse cristiano, y que no pueden ser refugiado en sus virtudes indieludidos. Es así como Frenz se viduales, cerrando los ojos y los pregunta: ¿cuál es mi misión? labios ante la injusticia cometiLa respuesta desde su corazón da a su alrededor. Pero todo de hombre de fe profunda y autoengaño no le habría auténtica fue categórica: dar la vida. Y la vida significa comutranquilizado por todo lo que nión con Dios y con los homhabría dejado de hacer, puesto bres. En lenguaje bíblico, es la que se convertiría en un fariseo. justicia. Hoy, la promoción de Habría podido encerrarse con

95 TESIS

13


es capaz de otorgar confianza, ofrece consuelo y transmite esperanza de paz y de justicia a los pobres, a los cansados, a los débiles”. Así entendió la solidaridad, porque lo q ue amamos en los otros es lo que hay de divino en ellos. Y lo que los otros aman en nosotros, es lo que nosotros tenemos de Dios.

Dicha entidad, que ya cuenta con personería jurídica, pretende conocer y difundir el testimonio de Frenz. Recopilar y catalogar la documentación de y sobre el mismo, para ponerla al servicio de las nuevas generaciones de la Iglesia

Luterana, en particular, y de toda la ciudadanía. DesarrolEs válido recordar que no fuer- lar la cultura de la solidaridad on pocas las decepciones que emanada del espíritu de Frenz, sufrió Frenz en un Chile “reno- de tal manera de iluminar desla justicia es un asunto de fe. vado” por las mezquindades, de allí el discernimiento sobre Porque transacciones y traiciones. el acontecer contemporáneo. Afectado en su salud y en su Establecer una instancia de inla justicia es otra cara de la veralma, regresó a Alemania en el vestigación y de educación en dad. Y la verdad es lo que da 2010. No obstante, siempre fue la perspectiva de una cultura sentido de trascendencia al su deseo que sus cenizas retor- de los derechos humanos. hombre. Es lo que mueve a las naran a Chile, a Villa Grimaldi, Abrir un espacio de reunión y grandes acciones y a las almas para permanecer junto a los de reflexión de organizaciones grandes. pobres y olvidados con quienes de derechos humanos. está aquel Dios del que fue su La mentira, en cambio, es lo que fiel discípulo. El testimonio de vida de Helcorroe las almas de los hommut Frenz puede expresarse en bres. De esta forma, el hombre la misión descrita por el profeta El testimonio de Helmut justo y veraz se transforma en Isaías: “El espíritu del Señor Yavé profeta. El profeta, cundo todos Frenz no puede permanecer está en mí, porque Yavé me ha desesperan, es quien espera. Y en el olvido. Las futuras ungido. Me ha enviado a llevar cuando los otros esperan, es generaciones deben conocer a la Buena Nueva a los pobres, a quien se impacienta. Frenz fue curar los corazones oprimidos, un profeta que esperó y que este hombre que vivió su fe en a anunciar la libertad a los cause “desesperó”, viviendo una fe Cristo, irradiándola en obras de tivos, la liberación a los presos”. “que mueve montañas”. ¿Cuál justicia a través de la defensa (Is. 61, 1). es el significado de la fe en una vida comprometida en la lucha de los derechos humanos. contra la injusticia y la alienación? ¿Qué significa la fe cu- Es por ello que la Iglesia EvanHervi Lara Bravo. Profesor de ando “la riqueza de pocos está gélica Luterana en Chile y la CoFilosofía de la Universidad de hecha a costa de la pobreza de misión Ética contra la Tortura Chile, Licenciado en Ética Social, muchos”? (CECT-Chile) se han unido para Magíster, miembro del Comité constituir el CENTRO DE DOCÉtico contra la Tortura (CECTAnte estas interrogantes, Frenz UMENTACIÓN, EDUCACIÓN Y Chile) y del Comité Oscar Romero ha afirmado al regresar a Chile DERECHOS HUMANOS “HEL(COR)- SICSAL-Chile. que “cuando la Iglesia es porta- MUT FRENZ”. dora de la revelación, en la caridad y en la unión de los fieles, 14

95 TESIS

EL PRESENTE COMO DIRECTOR DEL PASADO.

La cultura de memoria dentro de las iglesias luteranas en Chile – 40 años después del golpe

C

uando caminé una vez en Berlín, la capital alemana, en el barrio Kreuzberg, un monumento con dos placas conmemorativas me llamó la atención. La gran piedra estuvo delante de un colegio. Una placa contenía los nombres de los alumnos del colegio que murieron en la Primera Guerra Mundial (1914-1918). El título de la placa terminaba con las palabras latinas “Dulce et decorum est pro patria mori“, que se puede traducir como “morir por la patria es dulce y honroso“, una cita del poeta latino Horacio. Debajo de esta placa antigua de los años 1920 o 1930, se encontró otra placa del año 1986. En letras grandes decía:“¡Núnca más una guerra!“. Criticaba explicitamente la frase latina de la placa de arriba que debería preparar

hombres jóvenes para luchar y morir en una guerra. El consejo municipal del barrio declaró su descontento con esa actitud. Los jóvenes deberían luchar a favor de la paz, no de la guerra. Dos placas que representan distintas interpretaciones del mismo hecho histórico. Me gustó que el consejo municipal no simplemente haya descolgado la placa antigua, sino que añadió en vez de eso una segunda interpretación. Cada transeunte – como yo – puede ver las dos placas como un diálogo histórico. “El presente dirige el pasado como un director de orquesta a sus músicos”, escribió el autor italiano Ítalo Svevo. Preguntas, valores y perspectivas siempre pertenecen al presente. ¿Qué fiestas celebramos? ¿Cómo se ven nuestros monumentos? ¿Qué temas contienen los libros de los

alumnos? La cultura de la memoria muestra normalmente más sobre nosotros hoy que sobre el hecho histórico que conmemoramos. La teoría del constructivismo ayudó de entender que la reconstrucción de la história no es una fórmula que requiera datos suficientes para obtener una solución correcta. Pero dime: ¿Quién tiene razón? ¿Ellos o nosotros? me preguntaron varias personas cuando viajaba en los últimos años a través de Chile en la busqueda de conocer más sobre la división de la Iglesia Evangélica Luterana en Chile en los años 1970. Muchas veces quise diferenciar, mis frases empezaron con: Por un lado… - Por otro lado… Pero mis interlocutores muchas veces no estuvieron contentos. Insistieron en una respuesta clara y estuvier-

95 TESIS 15


on decepcionados cuando usé palabras como, depende. Por supuesto, el golpe militar en 1973 fue una fecha decesiva para la historia de la Iglesia Luterana en Chile. Después de unas semanas, se formaron grupos dentro de la iglesia que tenían opiniones opuestas sobre el comportamiento de la iglesia. En el sínodo de Frutillar (1974), se retiró la mayoria de los delegados alemanes del sínodo. Con la fundación de la ILCH (1975) se manifestó la división de la iglesia. A pesar del endurecimiento del conflicto después del 11 de septiembre de 1973, creo que hay que buscar las raíces del conflicto en la historía anterior. Solo conociendo la fundación original de la iglesia como una iglesia alemana y los procesos de inculturación de los años 1960 se entienden los conflictos eclesiásticos en los años seguientes. El presente dirige el pasado como un director de orquesta a sus músicos. Entendí esta frase cuando viajé a las ciudades y pueblos de Chile para enterarme más sobre la historia de la Iglesia Luterana antes y después del golpe militar. Las reacciones de las personas hacia mi proyecto eran muy controvertidas, a veces en la misma comunidad. Algunos me apoyaron inmediatamente y vieron una gran oportunidad de aprender del pasado para el futuro. Otros estuvieron mucho más cuidadosos y no quisieron hablar de los acontecimientos de los años setenta. Algunos di-

16 16

95 TESIS 95 TESIS

rectorios tardaron en mostrarme los documentos de la época respectiva: “no queremos abrir las heridas de nuevo. Queremos ver hacia el futuro“, escuché varias veces. Al mismo tiempo tenían miedo de que su recuerdo personal valiera menos que otros. Cada memoria individual tiene su valor. Pero al mismo tiempo es sólo un pedacito, una interpretación posible de los hechos históricos. En los dos años que viví en Chile, tuve la oportunidad de hablar con militares del periodo de Pinochet y con integrantes del MIR. Por supuesto tengo una opinión personal sobre lo que aconteció en estos años tan conflictivos, pero mi primera tarea como historiador era entender porqué las personas actuaron cómo lo hicieron al final. Pecibí que muchos de los conflictos de este período todavía estan presentes, pero de forma implícita, no inmediatamente visible. Muchas personas que he entrevistado no se han definido aún sobre su papel histórico. Encontré pocas personas – de la derecha y de la izquierda – que se arrepintieron de una parte de su comportamiento. Creo que el aniversario del golpe militar, así como el aniversario del sínodo en Frutillar (1974) o de la fundación de la ILCH (1975), puede ser una oportunidad para ambas iglesias. Para preguntar por los acontecimientos del pasado y por los desafíos del futuro. Para escuchar otros recuerdos. Para reconocer los propios er-

rores. Creo que cuestionar el pasado doloroso no es un esfuerzo en vano sino señal de sabiduría, fuerza emocional y la mejor preparación para el futuro. Hablar directamente después de un acontecimiento trágico es muy difícil para nosotros. Pero saber hablar de nuestros sentimientos, de los miedos y sueños, después de un tiempo muestra nuestra capacidad de reflexionar. El texto de las placas conmemorativas va a cambiar a través del tiempo. Pero solo por medio de expresar su opinión, se puede empezar un diálogo sobre la historia que nos ayuda en el presente y en el futuro.

Daniel Lenski, Karben (Alemania), téologo luterano y politólogo, es autor de “La División de la Iglesia Evangélica Luterana en Chile 1974/75”. Actualmente, trabaja como vicario en la Iglesia Evangélica en Hessen y Nassau (EKHN, Alemania).

Entrevista a Helmut Frenz:

“SOY DEL PARTIDO DE LOS

OPRIMIDOS Y TORTURADOS”

E

l pastor luterano miró fijamente al presidente Lagos con su único ojo vidente -justamente el izquierdo- y le dijo que la memoria no aguanta un punto final ni un borrón y cuenta nueva y que él, como alemán, lo ha comprobado. Hay diferencias cuantitativas, agregó, entre lo que pasó en Chile y en Alemania, hace 53 años. Pero podemos comparar la forma de manejar nuestras herencias. En La Moneda, Helmut Frenz se sentó entre una sobreviviente, Juana Aguilera, y la doctora que atiende a torturados, Paz Rojas. EL pastor luterano Helmut Frenz y la trabajadora social belga Françoise Visée, destacados defensores de los derechos humanos del pueblo chileno. En diagonal, se encontraban el ex embajador noruego Frode Nilsen y otro sobreviviente, Ricardo Froedden, dirigente de la Comisión Etica Contra la Tortura. Frenz y Nilsen vivieron los efectos del golpe militar en Chile socorriendo a muchos perseguidos. El diplomático noruego recordó su trabajo en favor de los condenados

a muerte y presos políticos a lo largo de once años, y afirmó que sus “clientes” de entonces, hoy retornados -a quienes visita todos los años- no están bien. El presidente respondió que incorporaría el tema de la tortura a las propuestas que dará a conocer y creará una comisión para acotar ese universo, tarea que encomendó al subsecretario del Interior, presente en la entrevista en el palacio de La Moneda. El obispo luterano Helmut Frenz, co-fundador del Comité Pro Paz, retorna por segunda vez a Chile luego de su expulsión por la dictadura en 1975. Sus palabras, cargadas de verdad, han venido a romper un silencio de trece años sobre un crimen de la dictadura ignorado por el Informe Rettig y la Concertación. Antes, Helmut Frenz había asistido a la asunción de Aylwin. Ahora integró, junto al ex embajador Frode Nilsen, el cantautor uruguayo Daniel Viglietti, la trabajadora social belga Françoise Visée, el director de teatro chilenosueco Igor Cantillana y los argentinos Margarita Jarque y Félix Crous, una delegación de personalidades invitadas por la Comisión Ética Contra la Tortura para respaldar su demanda de crear una Comisión de Verdad, Justicia y Reparación. Françoise Visée manifestó al presidente Lagos que para que haya real democracia en Chile, es necesario que todos los chilenos puedan retornar. Igor Cantillana comprometió el apoyo de los chilenos que están insertos en la sociedad europea, para conseguir recursos para la reparación integral. El programa de la delegación incluyó diversos diálogos y un seminario con organizaciones sociales en Santiago y Valparaíso; entrevistas con Hortensia Bussi viuda de

95 17 TESIS 17 95 TESIS


Allende, Isabel Allende y parlamentarios; un recorrido por el Parque por la Paz, y una velatón en la ex casa de torturas de José Domingo Cañas. Con la colocación de una placa recordatoria en la que fue sede del Comité Pro Paz y un acto de homenaje a la solidaridad internacional en el edificio Diego Portales, concluyó el nutrido programa desarrollado por los visitantes. Las canciones de Viglietti -cuya privilegiada voz no ha perdido fuerza- agregaron emoción y esperanza a los testimonios de los visitantes.

OBISPO LUCHADOR Sencillo, delgado, de paso rápido y aspecto engañosamente frágil, Frenz tiene respuestas directas para todo. Pero confiesa no saber qué decir cuando una madre lo abraza en la calle, agradeciéndole haber salvado la vida de su hijo. Se mantuvo impertérrito -como toda la delegaciónaguantando el telúrico saludo recibido en la calle Guardia Vieja, la antigua residencia del presidente Allende. El temblor grado 6 que -dicen- se sintió hasta en Buenos Aires, ocurrió segundos después que Isabel Allende, presidenta de la Cámara de Diputados, aludiera al remezón de emociones que estas visitas le generaban. En el Parque por la Paz, luego de salir del lugar de tortura conocido como “La torre”, Helmut Frenz exclamó con voz ahogada: “No dejen de luchar, no dejen de luchar”. En el edificio Diego Portales su figura crecía al recordar que allí mismo oyó a Pinochet justificar la tortura. Visitó a los presos políticos y recibió el homenaje de la Comisión Chilena de DD.HH. En Hamburgo, su lugar de residencia, rema todos los días en el lago. Y se preocupa de los refugiados. Es miembro del movimiento Cristianos por

18

95 TESIS

el Socialismo. Tiene nueve hijos (dos de ellos penquistas), nietos de los que habla con ternura, y dos matrimonios. Punto Final logró sustraerlo de la intensa actividad que se impuso en Chile, en la que también solidarizó con el pueblo mapuche.

derecho en un bombardeo. Mi hermano mayor estudiaba en un colegio de élite cuyo director era el propio Adolfo Hitler. A los once años, en febrero del 45, yo iba a entrar al colegio Napola, de las élites fascistas de nivel medio. Por suerte en mayo entraron en Berlín las tropas soviéticas. El Ejército Rojo me liberó de un porvenir horrible. Sin embargo, mis padres siguieron pensando lo mismo, como la mayoría de los alemanes de su generación. Nunca pude discutir el pasado con ellos, siempre se negaron. Decían ‘en la familia, nada de pasado’. Todo eso tuvo mucha influencia en mi destino.

¿Por qué dice que tiene un corazón chileno con pasaporte alemán? “Mis lazos con Chile se construyeron en Concepción, en el campamento Lenin. (La dictadura rebautizó Población Diego Portales a esa toma de terrenos en el sector de Hualpencillo). El 8 de mayo del 70, un día de frío y lluvia, murieron dos niños y vi que había que hacer algo. Ese fue el punto de cambio de mi nacionalidad. Tuve que tomar una posición. Mi trabajo era partidista, porque tomó el partido de los que tuvieron que luchar hasta la elección de Allende. Yo nunca había leído siquiera el Manifiesto Comunista. Pero sí el Nuevo Testamento y el ejemplo del Buen Samaritano”. En la entrevista que sostuvo la delegación internacional de personalidades de derechos humanos con los diputados Juan Bustos y María Antonieta Saa y el senador Viera-Gallo, Frenz partió afirmando: “Debo admitir que estando tan lejos me faltan herramientas de análisis de la situación actual. Debo confiar en mis ojos, y admitir que no soy miembro de un partido político pero sí del partido más grande, el partido de los pobres, de los oprimidos, los torturados y los que padecen las consecuencias de una situación injusta. En Chile me he encontrado con los miembros de mi partido. Admito que estoy informado unilateralmente”.

¿Sigue siendo un hombre de iglesia? “Para mí es importante decirle que sí, porque normalmente el público no se da cuenta que yo, en primer lugar, soy un cristiano. Mis argumentos se basan en la Biblia. El cristiano no puede ser apolítico porque el Evangelio también es muy político. Por supuesto, no quiero ser considerado un politiquero. Mi base es otra”. (Antes de develar la placa recordatoria del Comité Pro Paz, el pastor luterano leyó un texto del profeta Isaías, el himno del Siervo de Dios, y rememoró a los obispos que han tenido la valentía de vivir con los pobres, como lo hizo monseñor Oscar Romero, de El Salvador).

LIBERADO POR EL EJÉRCITO ROJO ¿Fue su familia determinante en su formación? “Yo nací en el este de Alemania, en una ciudad que hoy forma parte de Polonia. Mi padre era empleado público y mi madre dueña de casa. Ellos pertenecían al partido nazi. Durante la guerra vivíamos en Berlín. A los diez años yo perdí el ojo

En la enseñanza secundaria mis profesores eran en su mayoría ex nazis. Pero había un profesor de historia que pasó tres años en un campo de concentración. Lo queríamos mucho. Cuando estudié teología en la Universidad de Bonn, mis profesores eran teólogos famosos de la Iglesia Confesante, ya que en tiempos de los nazis la iglesia se dividió en dos facciones, la iglesia de ultraderecha y la de Izquierda, que era la Confesante, que trabajaba en la clandestinidad. Escondía judíos y comunistas. Esa fue mi suerte”.

EN EL GHETTO ALEMÁN ¿Por qué vino a Chile? “Mi esposa y yo dejamos Alemania porque habíamos oído hablar de los problemas del Tercer Mundo. Escogimos Chile por nuestros cuatro niños, porque en Argentina, Brasil o Paraguay tendríamos que haber ido a parroquias rurales y no queríamos mandarlos a escuelas lejanas. Fui destinado a Concepción, a la Deutsche Evangelische Kirche. Mi antecesor había desempeñado el cargo 35 años

95 TESIS

19


y era miembro del partido fascista dentro de la colonia alemana. Recibí de él una herencia muy pesada. Todo el culto se hacía en alemán. Sólo sabíamos latín y nada de castellano. Me di cuenta que había llegado a un lugar que no tenía nada de Tercer Mundo: era el ghetto alemán. Era muy chocante, en el centro estaban sus negocios... Una vez me tocó una ceremonia nupcial. El templo estaba repleto, hacía mucho calor. Mientras leía el sermón vi avanzar a mi perro salchicha que mordió la cola del vestido de la novia. Terminé de leer muy rápido y fui a sacar a mi perro. Las mujeres se pusieron a gritar... Después de eso, me tomé seis meses para aprender español en la escuela de teología en Buenos Aires. A partir de mi regreso la misa se hizo en castellano. Así empezó a llegar otro tipo de gente a la parroquia y eso generó un choque en la asamblea general. Había una madre que decía que enseñar el Padre Nuestro en castellano era echarle perlas a los puercos. Así fue como salí del ghetto”.

¿Cómo llegó a ser la máxima autoridad en su iglesia? “La iglesia luterana recién comenzaba a ser autónoma, y era primera vez que el sínodo elegía obispo. Yo era el teólogo y experto dentro de la iglesia. Ya me decían ‘pastor rojo’, por el campamento Lenin. En el campamento se requería atención de médicos; entonces hablé con el MIR, porque la Facultad de Medicina estaba en 20

95 TESIS

sus manos. Conocí a Miguel Enríquez, también a Pascal Allende. El sínodo de la iglesia luterana fue un mes después de la elección del presidente Allende. Todos sabían el rumbo que tomaría Chile. Éramos tres candidatos. Yo era el más joven y era considerado izquierdista. Gané en la tercera vuelta. Nadie tuvo explicación para eso, yo tampoco. Cuando estoy muy ‘piadoso’ pienso que fue obra del Espíritu Santo. O quizás pensaron que si Chile iba a tener un presidente rojo, la iglesia debía tener un obispo igual”.

EXPERIENCIA EN DICTADURA ¿Cuál ha sido el momento más decisivo en su vida?

¿Cómo trataban a los refugiados en Chile, en tiempos de la Unidad Popular? “Chile era una isla de libertad. Llegaron miles de refugiados, más que nada brasileños y uruguayos, 35 mil en total. La iglesia luterana era una iglesia rica y con proyectos de desarrollo para el Tercer Mundo. El presidente Allende convocó a las iglesias exponiendo el problema y nos hicimos cargo. En Concepción había avanzado el ecumenismo. En el Movimiento Familiar Cristiano yo participaba como teólogo invitado. Hacíamos también cultos ecuménicos en la Parroquia Universitaria con el padre Perico (Pedro Villagra), mi amigo. Allende al asumir dijo ‘yo no soy presidente sólo de los católicos sino de los evangélicos también’. Por eso, el 71 se hizo el primer Tedeum Ecuménico. El 73 fundamos la Comisión Nacional de Ayuda a los Refugiados y después, el Comité de Defensa de los DD.HH. Pero el gobierno dijo

que se encargaría de la defensa de los derechos humanos, y nos bautizó como Comité de Cooperación para la Paz en Chile. Fue disuelto a fines del 75, después de mi expulsión. Yo tenía un papel importante por ser enlace con la ayuda europea. Mis feligreses me atacaron. Bruno Siebert, jefe de la Dina Metropolitana era miembro de mi congregación. Yo les decía: ‘escuchen el ejemplo del buen samaritano. Debemos ayudar’. Así comenzó, así llegué a ser ‘obispo rojo’. Fui miembro del Movimiento Cristianos por el Socialismo, que en Alemania existe aún. Me di cuenta que la política de Salvador Allende tenía muchos aspectos humanos. ¿Por qué nadie se atreve a mencionar a Allende hoy? Yo lucho contra ese gran olvido. ¿Por qué hubo tantos miles de asesinados y torturados, desaparecidos y ejecutados? Porque trataron de realizar el sueño de una sociedad donde cada niño recibiera su medio litro de leche diario, donde todos tuvieran acceso al sistema de salud y una educación adecuada... Todos estos días he dicho que no se puede matar la memoria.

“Lo que más me ha golpeado en la vida fue mi expulsión de Chile. A mí no me interesaba hacer carrera en la iglesia ni en política. Se habían publicado en los diarios unas 600 firmas de feligreses solicitando que me fuera. Por eso, un periodista le preguntó a Pinochet cuándo me iba a expulsar, y él dijo: ‘Nosotros no nos mezclamos con las cosas de la iglesia’. Y yo le creí. Decidí ir a Ginebra a dejar mi informe. Ya tenía una nueva familia cristiana con un grupo de sacerdotes, monjas y laicos. El decreto de expulsión lo firmó el general César Benavides, entonces ministro del Interior. Willy Brandt, ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, y el senador Edward Kennedy, de Estados Unidos, intervinieron. Pero fue inútil. En Alemania fui nombrado secretario ejecutivo de Amnistía Internacional. Los abogados José Zalaquett y Hernán Montealegre, expulsados después, también estaban en Amnistía en Londres. Pudimos hacer más denuncias sobre Chile que antes...”

95 TESIS

21


Me fui a declarar a Madrid”.

¿Qué sintió cuando arrestaron a Pinochet en Londres? “Fue un momento de satisfacción. A nivel jurídico, tener a ese carajo bajo arresto domiciliario en Londres era lo máximo; está considerado a nivel internacional como el carnicero de los Andes. Declaré que con el obispo católico Fernando Ariztía le mostramos a Pinochet una foto del padre Llidó, y él nos dijo que no era cura, sino terrorista y que a comunistas y miristas había que torturarlos, para que ‘cantaran’. Ese testimonio fue muy importante porque el gobierno español estaba en contra de ese juicio, pero no pudo negarse porque Llidó era español

VOCERO DE LOS REFUGIADOS ¿Qué actividades desempeña ahora?

El Comité Pro Paz estaba en calle Santa Mónica, éramos más o menos doscientas personas, encargadas de documentación, área jurídica, salud y áreas clandestinas y subversivas, también. Cada sacerdote y monja tenía gente escondida que había que hacer entrar en las embajadas. Era fácil con México, Argentina, Costa Rica, Italia. Había dos embajadas cerradas, la Nunciatura y la de Alemania. La alemana requería autorización de Willy Brandt, que finalmente la dio. A la Nunciatura entramos desde una casa vecina. Muchos de los refugiados, mujeres y hombres, habían estado presos y

22

95 TESIS

fueron víctimas de la tortura. Así me enteré del problema de la tortura”.

¿Qué actividades ha desarrollado desde su expulsión de Chile? “Estuve diez años como secretario general de la sede de Amnistía Internacional en Bonn. Luego regresé a la iglesia, como pastor de una parroquia en Hamburgo. Los últimos cinco años fui comisionado de la iglesia para los refugiados. Me jubilaron el 31 de enero de 1998. En la fiesta de despedida, justo el 30, recibí una llamada de Joan Garcés por el juicio del padre Antonio Llidó.

“Llevo cuatro años como director del Departamento de Refugiados del estado federal de Schleswig Holstein. Un año después de mi jubilación, el presidente del Parlamento del Estado me ofreció ese cargo. Buscaban alguien con autoridad, experiencia y que no requiriera sueldo. Yo acepté siempre que no significara trabajar dentro del nivel ejecutivo y que pudiera ser vocero de los refugiados y no del gobierno. Como director trabajo en forma independiente. Soy abogado de los extranjeros, sólo sujeto a la ley y a mi conciencia”.

Hay que escuchar la verdad en las voces de las víctimas y no en el Parlamento. La justicia se basa en leyes. Se habla de justicia con clemencia. ¿Qué es eso? Justicia con generosidad, tampoco. ¡Cuidado con ponerle adjetivos a la palabra justicia! Siempre va a limitarla. Comprendo que las víctimas del terrorismo de Estado digan ‘no estamos en venta’. Por cierto, también es necesario dar una reparación material. Pero es un solo paso, y se necesitan muchos pasos. La justicia actual está basada en leyes promulgadas por la dictadura. Deben terminar estas leyes de impunidad. Por eso suscribo las exigencias y demandas de la Comisión Ética Contra la Tortura. Y apoyo la instalación de una Comisión de Verdad, Justicia y Reparación integral”

¿Cuál es su diagnóstico de la situación chilena? “Me temo que el próximo gobierno será de la UDI. Estamos viviendo momentos cruciales. Han entrado a la discusión sobre una solución para el conflicto de los derechos humanos. Pero no se puede poner punto final a la historia. La historia es como un río, se construye una represa pero no es el final. Después las aguas van a seguir…

Lucía Sepúlveda Ruiz, periodista, Revista Punto Final. Link: http://www.puntofinal. cl/547/frenz.htm

95 TESIS

23


Cómo la división política lleva al odio e intolerancia religiosa

Hoy en día, toda la humanidad vivencia diversas situaciones que la confrontan con sus propias falencias y defectos. Frente a la imposibilidad de aceptar sus propios errores, el ser humano suele apoyarse en un gran grupo de personas, para tener a quien culpar y poder deshacerse de su responsabilidad moral y ética. 24 24

95 TESIS 95 TESIS

Con este objetivo, se empeña en asociarse ya sea a ciertos grupos políticos o bien, como es muy frecuente actualmente , en diversos grupos urbanos. Encontrarse en compañía de otras personas, permite a un individuo tener más seguridad y apoyo para llevar a cabo ciertas metas, que probablemente por si sólo no se atrevería a desarrollar ni a luchar por ellas. Es así como a lo largo de la historia de la humanidad, podemos reconocer diversos personajes como Hitler o Stalin, que se han apoyado de sus seguidores para dedicarse a imponer una

cierta ideología. Esta misma ha significado la división social, sufrimiento y muerte para un grupo enorme de personas, que no son capaces de reunir el suficiente coraje ni energía para pelear e imponerse en contra de una política en particular. Una situación similar ocurrió en Chile a partir de 1970, período a partir del cuál el descontento frente a la situación económica y social del país, llevó a que comenzara a surgir un odio entre grupos políticos muy marcados, reconociéndose claramente seguidores de izquierda y otros de derecha. Entre ellos, empezaron a existir muchos

enfrentamientos bélicos, que por poco no significaron una guerra civil dentro del país. Lamentablemente en lo que a la Iglesia luterana respecta, ésta también se vio dividida por los conflictos políticos existentes. Puesto que los miembros de cada Congregación se decidieron por apoyar y ayudar a personas con diversas ideologías. Así, lentamente fue notándose una clara división entre aquellos que apoyaban a los de izquierda y de derecha. De esta forma, a pesar de que no se quisiera una división interna religiosa, ésta ocurrió igualmente. Ya que los miembros de cada Iglesia estaban vivenciando la situación de crisis interna en Chile y no podían hacer caso omiso de los hechos que se estaban desarrollando , que afectaron a todas las personas, independiente la clase social. Como consecuencia , abrieron las puertas de sus congregaciones para consolar y brindar seguridad, a quienes estaban sufriendo , intentando llevar a cabo una labor misionera con la población. Sin embargo, el ser humano es por naturaleza un ser político. Lo que quiere decir, que a pesar de que intentasen remitirse únicamente a su labor pastoril, comenzaron a verse influenciados por la ideas políticas de las personas que habían decidido apoyar. Esto llevó a que los objetivos de cada congregación cambiasen y de pasar a tratarse de una ayuda social, se convirtió en un apoyo y desarrollo de campaña política en particular. Como consecuencia a partir de una sola Iglesia luterana surgieron dos, la Ilch y la Ielch. Ahora, ahondar más en cómo surgieron estas dos instituciones no tiene mucho sentido, si no nos concentramos en cómo lograr que éstas mismas, puedan volver a unirse a futuro. Puesto que, a pesar de que surgieran en un contexto de gran odio y división política, debemos ser capaces de superar lo ocurrido y concentrarnos en el objetivo fundamental de una Iglesia. Éste es, asegurar la unidad entre los miembros de una congregación, a pesar de sus diferencias personales. Todos somos responsables de que esta meta pueda ser lograda y tenemos que ser capaces de dejar de lado nuestras diferencias y concentraRnos en aquellos aspectos que nos unen como Iglesia Luterana.

Constanze Ilh Herbach, luterana y miembro de la Congregación Martin Luther de Concepción.

95 TESIS 95 TESIS

25 25


criticando “el poder y el accionar nefasto de las transnacionales, cuyos presupuestos superan al de muchos países... Los Estados aparecen interferidos en sus decisiones fundamentales -políticas, económicas y militares- por organizaciones globales que no dependen de ningún Estado y que no responden ni están fiscalizadas por ningún parlamento, por ninguna institución representativa del interés colectivo”.

A 40 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO EN CHILE

40

años han pasado de esa mañana fatídica en la cual despertamos los chilenos, con el ruido de tanques, botas, disparos y aviones huwker hanter apuntando al centro de la democracia y teniendo como blanco el palacio de la Moneda. Lamentablemente la herida sigue abierta y no se ha producida la anhelada reconciliación de la sociedad chilena. Hace cuatro décadas los altos mandos de las Fuerzas Armadas cometieron graves delitos de sublevación y rebelión al derrocar a un gobierno legalmente constituido y suspender la Constitución. Paralelamente instauraron un régimen dictatorial con una feroz represión. Ni los ejecu-

26

95 TESIS

tores del golpe ni los civiles con los que se conjuraron han sido juzgados, hasta ahora reina la impunidad. El régimen cívico-militar, que duró 17 años, liquidó el proyecto de socialismo democrático e instauró una dictadura, que fue un laboratorio en la aplicación de políticas neoliberales en el mundo, reduciendo el rol del Estado, privatizando lo más posible, haciendo hasta de la educación y la salud simples mercancías. Una de las consecuencias fue ampliar las desigualdades, siempre a favor de los más poderosos. Llama la atención que en nuestro país los años de la Unidad Popular no sean muy conocidos ni reivindicados, más bien han

sido denigrados, mientras que Salvador Allende -con razón- ha ganado en prestigio y es mucho más valorado, sin embargo la gran obra de Allende es, precisamente, la Unidad Popular. Las fuerzas políticas que fueron partícipes de ese proyecto no lo han reivindicado, en parte -seguramente- porque hoy ya no tienen esas posiciones revolucionarias de transformación de la sociedad, puesto que ni siquiera plantean, por poner un solo ejemplo, la nacionalización del cobre. Con el paso del tiempo, resalta aún más la figura de Allende y su clarividencia. Basta recordar su discurso sobre el comienzo de la globalización neoliberal, en la ONU, el 4 de diciembre de 1972,

Quisiéramos destacar el compromiso y la fidelidad de Allende, hasta su muerte, con las causas sociales y políticas de los más pobres y al mismo tiempo su realismo político, su capacidad de agitar, de educar y sobre todo de unir fuerzas en torno a un programa popular, dirigiendo ese gigantesco movimiento que llevó al pueblo al gobierno en 1970. Hay que recuperar la memoria de un presidente que hizo de la ética su más alto valor, que murió en el bombardeado palacio de La Moneda, recalcando su combate por un socialismo democrático y revolucionario. Allende no es un simple mártir, no se debe olvidar que bajo el gobierno de la Unidad Popular Chile recuperó el cobre, profundizó la reforma agraria, defendió la enseñanza pública y gratuita, creó el área social de la economía, promovió la participación popular en las decisiones. Con Allende los chilenos recuperaron la dignidad. Desde luego que la Unidad Popular cometió errores y Allende actuó a veces con cierta ingenui-

dad, pero los errores no justifi- ficio Diego Portales, sede en ese can, en ningún caso, el golpe de entonces de la Junta de GobierEstado, que fue un crimen contra no. Además cada año ofrecía un el pueblo y la democracia. Como culto especial, llamado Te Deum ha quedado demostrado, la Uni- evangélico donde participaba dad Popular y Allende fueron víc- Augusto Pinochet y su gabinete timas de las transnacionales, del en pleno. Esta fue la página neimperio estadounidense, de los gra en la historia de los evangéligrandes empresarios chilenos y cos. Existieron excepciones y esta de la traición de los militares gol- estuvo a cargo de la Confraternipistas. Jamás se debe confundir dad Cristiana de Iglesias (CCI) y a las víctimas con los verdugos, otros grupos de más pequeños nunca el error de una víctima jus- de iglesias e instituciones cristiatifica el crimen contra ella. nas como el Círculo de Reflexión Punto aparte es señalar la partici- y Estudios Evangélicos (CREE), pación de las iglesias en este pro- que promovieron la reflexión y la ceso. La Iglesia Católica apoyó acción de jóvenes con una visión en un primer momento el Golpe crítica de la sociedad y del papel de Estado, luego retrocedió al de las iglesias. ver la tremenda violación a los Derechos Humanos y junto a otras organizaciones religiosas formaron el Comité Por Paz para ir en ayuda de las familias y víctimas de la represión. Más adelante se destacó en la creación de la Vicaría de la Solidaridad que fue el baluarte de la defensa de la vida. Por su parte Víctor Rey Riquelme. Coordinador del las iglesias evangéliCentro de Estudios Interdisciplinarios, cas desde un primer CETI, y del programa de Desarrollo Integral de la Niñez, DINA. Pastor Bautista momento apoyaron y Profesor de Filosofía, licenciado el Golpe a través del en Filosofía en la Universidad de Consejo de Pastores Concepción, Ciencias Sociales en la que emitió una deuniversidad Alberto Hurtado, Teología claración de apoyo en el Seminario Teológico Bautista y en el año 1974 que Comunicación social en la Universidad fue difundida a Católica de Lovaina, Bélgica. Fue través de todos los Presidente de la Fraternidad Teológica medios en un acto Latinoamericana hasta el año 2011. realizado en el Edi-

95 TESIS

27


LANZAMIENTO DE LA REVISTA “95 TESIS” EN CONCEPCIÓN

NOTICIAS DE LA PASTORAL DE JÓVENES 2013 un papel protagónico en la defensa de los Derechos Humanos. Villa Grimaldi fue también el lugar para trabajar en grupos pequeños el tema de las oraciones. Luego, al regresar a la congregación, se pudieron compartir estas reflexiones.

Retiro Espiritual de la Pastoral Juvenil en la Región Metropolitana

B

ajo el lema “Venga tu Reino”, y los temas tomados de La Oración de Jesús, Los Salmos y La Oración de Los Profetas, se llevó a cabo el retiro espiritual de la Pastoral Juvenil en las dependencias de la Congregación El Buen Samaritano, en la Comuna de Peñalolén. El Retiro comenzó el día viernes 21 de agosto y finalizó el domingo 23 con un culto junto a las y los hermanos de la Congregación el Buen Samaritano. Los primeros asistentes compartieron un tiempo de conversación y los más “trasnochadores” lograron ver la Película-Documental “El Cielo Abierto” que cuenta la vida de

28

95 TESIS

Monseñor Oscar Romero. El Encuentro continuó el día sábado con un devocional dirigido por la Pastora Izani, que motivo la reflexión en torno a la oración del Padre nuestro y la relación en el Reino de Dios. Luego del devocional, se hizo una caminata desde la Congregación hasta el Parque por la Paz Villa Grimaldi, lugar que, en tiempos de la Dictadura Militar, fue un Centro de Tortura; hoy, es un Parque por la Paz que invita a las familias a encontrarse con la memoria y la vida y que, a propósito de la conmemoración de los 40 años del Golpe, fue un lugar para reflexionar en torno a la historia de las víctimas, en el que la Iglesia tuvo

La recreación y la creatividad también tuvieron un espacio en nuestro encuentro, fue así como a través del compartir jugando nos animamos a continuar la jornada, en la que se trabajó en una presentación artística que luego se compartió en nuestro ya tradicional “Bar Luterano”. Dentro de lo novedoso, estuvo la realización del Encuentro Ecuménico de Oración Taizé, donde tuvimos la compañía de hermanos de otras Iglesias con quienes compartimos este momento de oración al estilo Taizé. La grata compañía del equipo de voluntarios de Alemania, que vienen por un año a colaborar en los servicios diacónicos de la Iglesia Luterana a lo largo de Chile, le dio a nuestro encuentro una atmósfera intercultural, que permitió la generación de lazos de amistad y encuentro. De la misma forma, el retiro permitió el re-encuentro con amigos y amigas que no veíamos hace tiempo, además de la presencia de nuevas personas que se animaron a seguir participando de las actividades de la Pastoral.

E

l pasado sábado 2 de noviembre del presente año, en la ciudad de Concepción, se realizó el lanzamiento de la Revista de la Pastoral Juvenil de la IELCH “95 Tesis”. El evento, enmarcado en la conmemoración del día de la Reforma protestante, se hizo dentro del encuentro de la pastoral juvenil de la octava región, el cual tuvo como casa anfitriona la Congregación Martín Luther. La actividad de lanzamiento de la revista consistió en una exposición llevada a cabo por el equipo editor: Josaphat Jarpa, coordinador del equipo, dio inicio con una presentación general y relató la historia de cómo surge este proyecto. Continuó Patrick Bonhardt, tesorero de la Pastoral, compartiendo su artículo sobre la Oración Taizé que, en esta edición, ocupa la sección sobre Espacios Ecuménicos de la revista. Luego, Rodrigo Castillo, parte del equipo editor y que, además, colaboró con una columna de opinión, habló acerca de la incidencia que se espera tener con “95 Tesis” en la contingencia política, la que intenta visibilizar las diferentes miradas que existen en la Pastoral, desde un lugar crítico, profético y constructivo. Finalmente, Yerko Salazar, también miembro del equipo editor, dialogó con los presentes acerca de las expectativas y proyecciones del proyecto.

El lanzamiento de la revista se hizo coincidir con un encuentro regional de la Pastoral Juvenil. En este encuentro, se trabajó el tema Espiritualidad Juvenil. EL objetivo principal fue motivar y generar reflexiones acerca del significado de ser joven y cristiano en la sociedad actual, y mirar críticamente la construcción de juventud que se ha impuesto desde el mundo adulto (“Adultocentrismo”). De la misma forma, el encuentro también tuvo como objetivo generar nuevos liderazgos que asuman la dirigencia de la PJ de la IELCH por los siguientes 2 años, puesto que, en el próximo encuentro de verano, la actual directiva cumple su tiempo a cargo de la PJ. Las conversaciones que motivaron sugerencias y más reflexiones sobre cómo trabajar con jóvenes dentro y fuera de la iglesia, se prolongaron en un ágape al final del lanzamiento. El día domingo se participó del Culto en la congregación anfitriona, concluido este, se compartió un grato almuerzo en el que se trabajó en la organización del Campamento de Verano, cuya temática será la “EcoJusticia”. La revista la pueden leer on-line en el siguiente link: http://issuu.com/ revista95tesis/docs/revista_pastoral

95 TESIS

29


A 40 AÑOS DEL GOLPE:

evangélicos y política en Chile

E

l pasado domingo 15 de Septiembre, se realizó el tradicional Te Deum Evangélico en la Catedral Evangélica de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en Santiago, evento al que asisten las principales autoridades del país y que fue instaurado en 1975 por iniciativa de Augusto Pinochet. Cabe destacar que al mes siguiente del primer Te Deum Evangélico, fue expulsado de Chile el obispo Helmut Frenz, de la Iglesia Evangélica Luterana, co-presidente del Comité Pro Paz y Defensor de los DD.HH. en dictadura. Entre las noticias posteriores que surgieron, lamentablemente fueron más difundidas las palabras del “celebre pastor Hédito Espinoza”, con las que critica a las nuevas gen-

30 30

95 TESIS 95 TESIS

eraciones chilenas: “Tenemos una generación que practica el satanismo y hechicería con las clases de Harry Potter que están infectando nuestro mundo”. Estas burdas palabras, más otras características de su puesta en escena como “orador premium”, opacaron una de las intervenciones más relevantes de la jornada, que fue la petición de perdón pronunciada el pastor de la Catedral Evangélica, Eduardo Durán Castro: “Perdonamos a quienes nos han ofendido, pero es justo también en nombre de las iglesias evangélicas aquí representadas que pidamos, con espíritu cristiano, valentía y humildad, perdón por no haber hecho lo suficiente cuando nuestro hermano era privado de sus derechos o cuando era hostilizado

por pensar diferente. Pedimos perdón por nuestras actuaciones, reacciones y omisiones y por todo cuanto pudiéramos haber ofendido a algunos de nuestros compatriotas, pedimos perdón por lo que pudimos hacer y no lo hicimos cuando nuestra nación se veía convulsionada por un clima de violencia e injusticia que venían de todas partes”. A esto viene una pregunta interesante para todas y todos, quienes nos identificamos desde la fe evangélica y en especial para las nuevas generaciones: ¿Por qué “la Iglesia Evangélica” tuvo que pedir perdón por los hechos ocurridos tras el Golpe Militar? Este hecho tremendamente relevante y cubierto de manera muy superficial por lo medios, creo necesario profundizarlo brevemente en este espacio. Matías Maldonado, compañero del Observatorio Iglesia y Sociedad, describe la organización evangélica en el contexto de la Dictadura Militar (1). Las iglesias evangélicas se alinean alrededor de dos polos con relativa consistencia estructural, redes internacionales estables, líderes reconocidos y perspectivas teológicas identificables a pesar de su dispersión. Hacia 1984, en el contexto de las ‘Jornadas de

protesta nacional’, nace la Confraternidad Cristiana de Iglesias, organización que agrupa al polo crítico, no sólo del actuar del Consejo de Pastores sino también de la dictadura militar. Esta asociación establece intensas relaciones con el mundo ecuménico nacional, pudiendo ser considerada dentro de la compleja y heterogénea red de asociaciones civiles y religiosas que opuso resistencia a la dictadura de Pinochet en su fase de crisis social y económica. La principal expresión pública de la Confraternidad fue, sin lugar a dudas, la Carta Abierta a Pinochet entregada en la Oficina de Partes del Palacio de la Moneda el 29 de agosto de 1986 después del “Encuentro de oración por Chile”, con el que concluía la “Campaña de Oración por la Vida, la Paz y la Reconciliación en Chile”. En julio de 1975, nace el Consejo de Pastores que agrupa al polo que, desde 1973 hasta 1978, aproximadamente, manifiesta una adhesión irrestricta tanto al golpe de Estado como a la persona de Pinochet. Desde el principio de la década de los 80’hasta el final de la dictadura, el Consejo de Pastores matiza su adhesión debido tanto a la evidente crisis económica y social vivida por el país como a la insistencia ‘mariana’ de las Fuerzas Armadas chilenas. Esta organización tiene en el Te Deum su principal expresión pública. Este culto fue realizado por vez primera el 14 de septiembre de 1975, sólo

dos meses después de la creación del Consejo de Pastores, a menos de un año de la inauguración de la primera Iglesia Metodista Pentecostal de Chile (Jotabeche) y la proclamación de “Declaración de la Iglesia Evangélica Chilena (La Posición Evangélica)”. El gran esfuerzo actual de algunos sectores evangélicos más conservadores en extremar la dicotomía Iglesia/Mundo, ha sido indiferente a lo que sucede en nuestro alrededor, dejando que las cosas del “mundo” funcionen en su orden, en este caso, en el orden neoliberal/ colonial, reflejado en desigualdad, discriminación y exclusión. De ahí la importancia de un aspecto omitido e ignorado por décadas en nuestras iglesias, la memoria de nuestra participación, que es relevante revisar a la luz de nuestra fe y en el caminar comunitario en el testimonio de quien también

fue un torturado y muerto por el poder político de su época, Jesús.

El 13 de diciembre de 1974, tuvo lugar en el edificio Diego Portales un acto de apoyo al Gobierno Militar convocado por actores religiosos de las principales iglesias evangélicas del país, conocido como el “Portalazo”. Allí, se leyó una declaración de apoyo al Gobierno firmada por 32 obispos y pastores que representaban a la iglesia evangélica chilena. Esta jornada y declaración fue un requisito para que el presidente de facto aceptara ir a la inauguración de la Catedral Evangélica, evento que ocurrió con su asistencia el 15 de diciembre de 1974. En

esta

declaración,

“La

95 TESIS 95 TESIS

31 31


Posición Evangélica”, encontra- “El pronunciamiento de las pasa a ser el eje político Fuerzas Armadas (…) fue la del quehacer de muchas iglemos afirmaciones tales como: “Estamos ciertos que, si testi- respuesta de Dios a la oración sias evangélicas agrupadas en monios negativos fueran bus- de todos los creyentes que ven el Consejo de Pastores, defensocados dentro de los acontec- en el marxismo la fuerza satáni- ras de ideologías anti-comunisimientos que se produjeron ca de las tinieblas en su máxima tas, anti-católicas, anti-ecuménicas y anti-democráticas, con motivo del pronunciami- expresión.”} quienes colaboran (concientes ento militar, sin duda se encono inconcientemente) trarían hechos lamenta“Todo gobierno es legitimo en la medida con la instalación de un bles de abusos de poder e que responde a la voluntad de la mayoría paradigma legitimador injusticias, que en y satisface las necesidades de la Patria; el del régimen autoritario-dictatorial. un Estado de Guerra, por nuestro lo es porque satisfizo la necesidad En esta época, se pulo demás, es difícil evitar de ser liberada de un sistema marxista, eden evidenciar alpor la autoridad máxima. esclavizante y foráneo”. gunas características Pero no se puede consti“Los Derechos humanos están garantizados que hacen que se vaya tuir un argumento contra cierta el gobierno sin demostrar en Chile por la declaración de principios de la visibilizando junta de gobierno.”(2) ideología “evangélica” mala intención, basados emergente, influenciaen hechos aislados (…) da por un importante arribo de consideramos entonces que no Este documento fue ampliamisioneros de Estados Unidos es justo decir que por ello en Chile no se respeten los Dere- mente difundido por la prensa provenientes de iglesias evanoficialista, y de alguna manera gélicas del sur, identificadas chos Humanos”

32 32

95 TESIS 95 TESIS

mayoritariamente con los sectores fundamentalistas, o de lo que hoy es conocido como la “Derecha Evangélica” conservadora y republicana, que maneja un importante poder en la política estadounidense. La llegada “misionera” desde los EE.UU. no tan sólo viene con el mensaje del Evangelio, sino con una visión política que se alinea con control norteamericano. No es menor indicar que los principales predicadores evangélicos en los últimos años provengan de EE.UU. (Rogers, Mc Dowel, Graham, Dobson, MacArthur, Wagner, Piper, Washer, Stanley, Warren, entre otros), o bien latinoamericanos cuyos estudios o trabajos están relacionados con la “Derecha Evangélica” de EE.UU. (Palau, Motessi, Witt, etc.). La fuerte in-

fluencia norteamericana hasta nuestros días es una herida a la hora de hacer una reflexión en torno a las responsabilidades y los daños de las iglesias evangélicas 40 años después del Golpe. La “ideología evangélica” postgolpe está marcada por el autoritarismo implantado en la institucionalidad evangélica, donde el liderazgo carismático viene a tener más importancia que la revelación b��blica y los espacios comunitarios de decisión. Las débiles estructuras horizontales y la relación de pastor como el nuevo “patrón de fundo”, pasan a ser las lógicas organizacionales que replican el modelo un gobierno dictatorial, elitista. La composición de los liderazgos religiosos por ex-agentes de las Fuerzas Ar-

madas, principalmente en los sectores pentecostales más expansionistas, difunden una lógica de sumisión, el uso de un lenguaje militarizado, profundizan un patriotismo fascista y forman grupos más obedientes que pensantes, más alineados que críticos. No obstante, es necesario denunciar que dicha declaración, “La posición Evangélica”, carece de legitimidad ética en su formulación. Desde la génesis del movimiento protestante jamás ha existido “una iglesia evangélica”, y el tratar de identificarla es una práctica que ahora tiene en sus memorias legitimar el gobierno más tirano de las últimas décadas. No es genuina, no nació de las mismas bases de quienes conforman las iglesias, a los pastores se les

95 33 TESIS 33 95 TESIS


hizo firmar un documento ya elaborado que no tenia ninguna reflexión colectiva previa, representativa. La amenaza de quitar los beneficios obligó a muchos de ellos a firmar, sin el pleno consentimiento de sus congregaciones, a espaldas de sus hermanos e incluso de aquellos que se oponían al régimen dictatorial, rompiendo todo proceso consultivo y democrático valido dentro de muchas tradiciones protestantes. La falta de experiencia de los pastores evangélicos en la relación con el gobierno, la ingenuidad y las débiles estructuras institucionales democráticas, permitieron una fácil instrumentalización militar en la búsqueda de legitimidad religiosa desde algunos personajes evangélicos sedientos de reconocimiento político público. En Chile han transcurrido 40 años de silencio de parte nuestras iglesias. Nos hemos preocupados de la salvación del alma, pero no la salvación de la vida, de sus memorias, de su clamor de justicia. 40 años donde hemos sido también victimas de una dictadura autoritaria que implantó con toda su fuerza un modelo neo-liberal y clasista, que corrompe la convivencia, que enseña a matar para ganar, vencer para triunfar, una cultura asesina y despiadada que no conoce de solidaridad y de amor al prójimo. 40 años que hemos pecado, y seguiremos pecando hasta que por fin no haya justicia en nuestro país. Los asesinos y sus cómplices disfrutan de su “victoria”, se esconden y no se hacen cargo, se cubren y se encubren. No hay nada que justifique la muerte, tortura, secuestro y desaparición de personas. El perdón nos invita también a la transformación, no basta con un discurso inflado creando falsas expectativas de una solución que no se hace cargo nada. 40 años que se escribió una amarga historia en nuestro país. Falta mucho de nuestra parte como evangélicos para la reparación de tanto daño. Por eso nosotros, las “nuevas generaciones”, debemos estar atento a los signos de nuestros tiempos, leer las historias desde los desprotegidos, acercarnos al testimonio del crucificado, quien fue resucitado y ser portadores de su esperanza, para que nunca más en Chile la sangre de nuestro hermano corra por nuestras manos. “Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí”. (1 Corintios 11:24)

34 34

95 TESIS 95 TESIS

Aturdimiento Colectivo v/s Expresión dura y Decidida

En memoria de los que fueron muertos, perseguidos, exiliados y torturados por pensar que se podía vivir diferente. (1) Maldonado, Matías. “Evangélicos y política en la dictadura militar chilena. A 40 años del golpe de Estado”. Revista 95 tesis, Pastoral Juvenil IELCH. Edición Nº2. (2) Puente, Pedro. “La Posición Evangélica”, Editora Nacional Gabriela Mistral. S/f

“Una vez se oye en Ramá, lamentación y gemido grande: Es Raquel que llora a sus hijos, y rehúsa ser consolada por que no existen” (Jeremías 31:15)

¿C

ómo es que el tiempo pasa y apaga vidas silenciando gritos de revolución, provenientes de la desesperación por culpa de la injusticia? Hoy, veo un mundo de dolor que vive teniéndolo todo para ser feliz, pero no lo es. ¿Y por qué no…? Por esa mano opresora que ha tomado hasta el suspiro del abuso. Fornicando con el amor, la justicia, la verdad y la paz. Pero ¿cuánto más hemos de ignorar esta pausa, este aturdimiento colectivo? Colectivo, él, tu, yo, y todos somos un pueblo que grita por dentro y debe dejar salir ese ardor. No permitir más mentiras, no tolerar más injusticias. El cliché “uno para todos y todos para uno”. Es más que eso. Más, mucho más que un simple cliché. Recordar cómo la unidad del ser ha llevado a las grandes revoluciones en búsqueda de la verdad y con verdad. Poco a poco, paso a paso, con un mismo ideal.

Que la rutina no nos consuma, que el dolor no nos abrume en el espacio absoluto de la soledad. Buscar el hacer, rompamos los esquemas y actuemos. Seamos el ser integrador que conlleva a la unanimidad. 1. Rivera, Letelier, Hernán. 2002. “Santa María de las flores negras. Santiago. Planeta

Que no olvidemos el fin, la igualdad, sin perder la causa, la justicia, sin apagar la luz, el amor. Traigo a la memoria las palabras de Hernán Rivera Letelier: “enarbolando sus herramientas de trabajo y rugiendo enronquecidos que viva la huelga, carajo, que ya esta bueno de tanta jodienda, que la cuestión es ahora o nunca”1 Es ahora o nunca, la actitud, que conlleva al hacer que provocó la decisión de una idea que al colectivo le perturba.

Josaphat Jarpa, Editor Revista 95 Tesis.

La molestia, el enojo, la rabia, la ira, la desesperación necesaria para al fin buscar la solución a aquello que tanto duele y perturba a la sociedad, a la comunidad, llegar a la comunión, esta solo se logra alcanzar “con” y “en” la lucha. ¿Cómo y cuál es tu lucha compañero/a?

Anahí Naranjo, Septiembre 2013.

95 TESIS

35


PERDÓN Y CONFESIÓN,

¿Unidad Nacional?

¿O UN ANALGÉSICO DE LA CONCIENCIA?

H

ace ya casi cinco siglos, nuestro padre Martín Lutero, máximo referente de la Reforma Protestante, afirmaba que su conciencia era prisionera de la Palabra de Dios. Afirmaba: “no puedo ni quiero revocar nada reconociendo que no es seguro o correcto actuar contra la conciencia”. Todo esto frente a inquisidores, príncipes germánicos y un gentío dividido entre simpatizantes y opositores, un estado de polarización que se repetirá en más de una ocasión, llegando a ser argumento para el desenfreno de las peores pasiones del hombre. Hoy por hoy, cabe preguntarse sobre la conciencia de muchos de nuestros compatriotas que vociferan perdones como quién saluda de mañana. ¿Es ese el perdón que buscamos para reconciliar a la Patria herida? ¿Es ese el perdón al que estamos llamados como iglesia? En las primeras comunidades cristianas, el rito de la confesión y el perdón de los pecados era comunitario, cual asamblea en la que se discuten los problemas de contingencia. En base al testimonio de cada individuo se decidía una forma de enmendar las faltas. Con el concilio de Letrán en 1215, el papa Inocencio II ordenaría el asunto mediante la comunión personal (confesor-

36

95 TESIS

confesante) como la practican nuestros hermanos católicos hasta hoy. Quizás, las comunidades más cercanas a aquella vieja tradición antes mencionada son las orientales de rito ortodoxo, donde el sacerdote y confesor le propone al confesante una prueba para enmendar su falta. Esto basado en la premisa básica de que sin justicia no hay perdón. Sin embargo, pareciese que hoy quien exige justicia es un resentido, o que quien riega las flores de la memoria es un trasnochado marxista que busca resucitar los odios del ayer. Nada de eso. El Evangelio, al cautivar nuestra conciencia, nos exige la búsqueda de la justicia como camino para la paz y la vida en convivencia que Dios nos llama a vivir (Isaías 32, 17). El historiador Alfredo Jocelyn-Holt afirmaba hace unos días, con mucha razón, que todo esto de los perdones y las reivindicaciones era algo muy propiamente católico. Capillas ardientes, confesiones, letanías… Sin el más mínimo acto concreto por buscar la justicia en el presente. Eso, sin más, puede resultar ser solo el analgésico de la conciencia atormentada,

sin ser el remedio para enfermedad que carcome la paz interior. Como cristianos y cristianas luteranos, u hombres y mujeres de buena voluntad, no podemos dejar de hacernos presentes en el debate en torno a los 40 años del golpe y sus repercusiones, resguardando siempre nuestras ideas y acciones a la luz de la Palabra de Dios y de lo que nuestra fe nos impulse; buscando siempre la reconciliación para que “la paz y la justicia se besen” (Salmo 84, 11). No es tiempo de perdones vanos. Mucho se ha dicho y se dirá en estos días, pero lo cierto es que hace más de dos mil años el Maestro de Galilea era claro: “Por sus frutos los reconocerán” (Mateo 7, 16).

Harry Vollmer.

E

“Aunque los pasos toquen mil años este sitio, no borrarán la sangre de los que aquí cayeron...” Pablo Neruda

l cuento oficial es más o menos el siguiente: “durante el gobierno de Allende se llegó a un estado de polarización extrema que nos tuvo al borde de la guerra civil, lo que se sumó a la peor crisis económica de nuestra historia, creándose una situación insostenible que nos llevó a un Golpe de Estado violento pero necesario. El gobierno militar que vino después hizo cosas buenas y malas. Entre las buenas está el sacrosanto modelo económico que logró sacarnos de la terrible crisis en la que estábamos sumidos y nos convirtió el jaguar de Latinoamérica. Entre las malas están las violaciones a los derechos humanos (contra las cuales pocos protestaron pero ahora las encontramos malas porque no hacerlo sería quedar como un monstruo insensible). Lo importante ahora es superar el pasado, unirnos como país, avanzar hacia el futuro, y todas esas cosas bonitas y populistas.” El análisis rápido de esta teoría, que ha logrado enquistarse en el inconsciente de miles de compatriotas, nos permite darnos cuenta que en lugar de buscarse con ella la tan manoseada unidad nacional, se pretende lograr el sometimiento de una parte de la memoria colectiva, valiéndose para eso de una serie de falacias y mentiras históricas: la supuesta inminencia de una guerra civil, cuando en realidad lo que existió fue un ejército encargado de masacrar a compatriotas desarmados o con las mínimas condiciones para defenderse; los supuestos efectos positivos de la reforma económica neoliberal, que en los hechos acarreó la crisis del 82, los peores niveles de cesantía desde la Gran Depresión, el aumento de la desigualdad social y la venta de los derechos fundamentales (educación, salud, previsión) a las dinámicas salvajes del mercado.

Resulta evidente también, que el intento de esconder el pasado bajo la alfombra no se hace con la intención de recomponer los lazos rotos en nuestra sociedad, ni mucho menos avanzar hacia un futuro construido en conjunto, sino que pretende mantener en la impunidad a todos los cómplices activos de la dictadura, de los cuales sólo una minoría cumple sus respectivas condenas (en cárceles de lujo, por cierto), y por otra parte, preservar el aparato político-económico del autoritarismo y la represión. Ante este panorama ¿Cuáles son las tareas que urge concretar en el mediano plazo, y de las

95 TESIS

37


cuales no podemos desentendernos como cristianos/as? Justicia, memoria, y reconstrucción. Justicia, porque sin ella será imposible la reconciliación sincera, es la única forma de cortar el espiral del odio que ha logrado traspasar incluso a generaciones que no vivieron directamente el período oscuro de la dictadura. Memoria, la cual no debe anclarse solo en los museos o actos conmemorativos que se realizan en esta fecha, sino que convertirse en el recordatorio permanente del horror que significan las violaciones sistemáticas a los derechos humanos. Poco sirve tener un gigantesco Museo de la Memoria si continuamos impasibles ante los abusos que se cometen en la actualidad.

El camino hacia una verdadera unidad de nuestro pueblo, en justicia y en verdad, está frente a nosotros. Sólo nos falta la decisión, la capacidad para construir un proyecto de sociedad en conjunto. Que la sabiduría de Dios nos ilumine en este encuentro con nuestra historia, pasada, presente y futura.

Sobre los Nunca Más por Juan Varela Reyes “Articular históricamente el pasado no significa conocerlo “tal y como verdaderamente ha sido”. Significa adueñarse de un recuerdo tal y como relumbra en el instante de un peligro” (Walter Benjamín: “Tesis de filosofía de la Historia”)

Reconstrucción, porque el tipo de sociedad construida a la fuerza durante la Dictadura, cuyos pilares fundamentales son el miedo y el egoísmo, necesita ser reemplazada, por otra en donde los nuevos paradigmas sean la justicia, la solidaridad, el amor, la equidad. La postura que se asuma en esta labor como Iglesia, como pueblo de Dios, no puede ser otra que la que habría asumido Jesús. El mismo que sin caer en la violencia, denunció los abusos y la hipocresía en su época, sin temor a enfrentarse con los poderosos. Se debe tomar un rol protagónico en la lucha contra la herencia de la tiranía de Pinochet y sus secuaces, dejando de lado el viejo aforismo de que “La Iglesia no debe Involucrarse en Política”. Distinto es el hecho de que no corresponde ser parte de la política electoralista ni abanderarse por una agrupación determinada, y que tampoco se puede ignorar ni sobrepasar el fin espiritual y trascendente de esta. Pero el ser parte de las decisiones que se toman en nuestro país (y en eso consiste la política), debe ser asumido con naturalidad.

38 38

95 TESIS 95 TESIS

Autor: Rodrigo Castillo Jofré, estudiante de primer año de Derecho en la Universidad de Concepción, miembro del equipo editor de la revista y miembro de la Congregación Martin Luther en Concepción.

A

cuarenta años del golpe militar distintas voces y distintos actores emergen, se visibilizan y, con todos los medios a su alcance, se proponen entregar sólo su versión y su visión de esos dos acontecimientos que marcan nuestra historia reciente: el Gobierno Popular con Salvador Allende y los negros días de la dictadura militar. A partir de un engañoso discurso de simbiosis y camuflaje político e ideológico los poderosos,

van tras el propósito de hacer trizas la memoria colectiva de los trabajadores y los pueblos de Chile, e instalar el manto del olvido sobre lo que dicen y expresan las otras visiones, con un componente adicional que acompaña a todo acto que trata de imponer el olvido: el poder. No nos detendremos, por razones éticas, en las espurias muestras de perdón y llamados a la reconciliación de parte de aquellos que tienen esas cuotas de poder en sus manos, sólo decimos: allá

95 TESIS

39


poner: “nunca más”. Y decimos extraña, ya que si no se tienen en cuenta sus significados y, sobre todo, los contextos en los cuales se proclama, ella aparece sólo como una manifestación más de ese pensamiento único, de ese discurso totalizador que persigue homogeneizar las visiones, controlarlas, porque a fin de cuentas, también quien controla el presente quiere controlar el pasado. Según nuestras cuentas, el llamado al “nunca más” no es un discurso híbrido, ni neutral depende de lo que se quiere decir y lo que se persigue, y sobre todo de los intereses que están en juego. En ese sentido, no es lo mismo el llamado al nunca más que esgrimen los poderosos, ya que detrás de ello esconden un propósito perverso.

ellos con sus muestras de arrepentimiento. Al fin y al cabo el perdón que algunos ofrecen cae dentro de la lógica neoliberal, tiene su precio: el olvido colectivo, y no tenemos ninguna intención de olvidar... Queremos, eso sí, reflexionar sobre dos situaciones que, según nuestra visión, son las importantes; de una parte, la invisibilización que se hace de los auténticos actores de esos procesos: los trabajadores, los pobladores, los estudiantes, hombres y mujeres de este país que se la jugaron y se la juegan por tomar en sus manos sus propios destinos y a quienes se les obliga a asistir como meros espectadores a esta comedia canallesca, escrita por un grupo de locos, que buscan hacerse del pasado para controlar el futuro, escamotear la memoria para hacer de ella un mero valor de cambio. De otra parte, nuestra reflexión quiere hacerse cargo de esa extraña frase que se empieza a im40

95 TESIS

Son los trabajadores, los pobladores, los estudiantes, en fin los hombres y mujeres de este país que se la juegan por construir lo nuevo, entonces, conviene decir que durante el gobierno popular fueron ellos los principales actores, fueron ellos los que intentaron tomar el “cielo por asalto”, y el llamado al nunca más desde los poderosos, no tiene otra significación que amordazar, las legítimas e históricas aspiraciones, aquellas que señala Neruda:

“Queremos mirar las nubes Queremos tomar el sol y oler la sal...” Ese perverso nunca más que viene desde el poder no tiene otra intención que acallar las voces, invisibilizar los rostros, amarrar los pies, para que “nunca más” se nos ocurra empezar a caminar y querer tomar el sol y oler la sal. Ciertamente para algunos de aquellos ese llamado tiene, también, otra significación: nunca más la posibilidad de cruzar las alambradas y ponerse al lado de los que caminamos por la otra vía de la historia, y eso lo valoramos, ojalá nunca más tengamos a nuestro lado a aquellos que hoy día quieren calmar sus conciencias, pero sobre todo quieren seguir manteniendo sus intereses obtenidos a costa de los sueños truncados, las utopías desarmadas.

Pero, para nosotros también el nunca más tiene un significado. A 40 años del golpe militar y con toda el agua que ha corrido los puentes, seguimos pensando en serio que de lo que se trata es transformar radicalmente la sociedad y construir una vida digna, una vida nueva para todos. Seguimos pensan do, al igual que el “viejo” Lenin: “el que no quiere cambiar todo, no quiere cambiar nada”, y ahí está nuestro primer nunca más, los caminos cortos de esta democracia, sólo han significado el camino largo de la conciliación y el entreguismo, mientras la posibilidad del cambio real han sido negociadas por mínimas cuotas de poder. No caben dudas que cuando se consiguen algunos triunfos, ellos se deben defender, y ahí está el segundo llamado al nunca más: defender lo conquistado, por mínimo que ello sea, siempre un triunfo es algo que eleva la moral, es algo que hace más claro el camino y ello no se debe entregar a nadie para que negocie a su costa.

A 40 años del golpe militar, creemos que el mejor homenaje a los luchadores, a aquellos que cayeron luchando por una Vida Digna, que tomaron en serio la construcción de una Patria para todos, es seguir luchando por hacer posible que su memoria ilumine los caminos que habrá que seguir haciendo.

Juan Varela Reyes, Académico. Profesor de la Comunidad Teológica Evangélica de Chile. Magíster en Ciencias Sociales, Universidad Alberto Hurtado. Licenciado en Sociología, Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Área de Especialización: Sociología y Métodos de la Investigación Científica.

95 TESIS

41


EVANGÉLICOS Y POLÍTICA EN LA DICTADURA MILITAR CHILENA:

E

a 40 años del golpe de Estado

n el año 2010, Sebastián Piñera, ya electo, firma un documento llamado “30 compromisos con el mundo cristiano evangélico”. Allí sostiene que, aún cuando la Ley de Cultos e Igualdad Religiosa de 1999 y el establecimiento del Día Nacional de las Iglesias Evangélicos en el 2005 son importantes avances en materias de reconocimiento a las minorías religiosas, “todavía queda mucho camino por recorrer” 1. En diciembre del 2011, la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos emite el documento “Avances de los 30 compromisos con el mundo cristiano evangélico”2. En el 2013, en el marco de la campaña “Chile cumple”, la ONAR emite un extenso documento en el cual recoge testimonios de diversos líderes del mundo evangélico que reconocen los avances en las materias prometidas a inicios del gobierno de Piñera3. El 15 de septiembre del año en curso, en el Te Deum evangélico celebrado en la Primera Iglesia Metodista Pentecostal –hoy Catedral Evangélica de Chile-, el Ministro Secretario General de la Presidencia, Cristian Larroulet –ministerio del cual depende la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos- sostuvo que “nuestro Gobierno ha cumplido los compromisos que asumimos con la familia y el mundo evangélico”4 . Es ab1 ONAR, “30 compromisos con el mundo cristiano evangélico”, 2010. Disponible desde www.onar.gob.cl 2 ONAR, “Avances de los 30 compromisos con el mundo cristiano evangélico”, 2011. Disponible desde www.onar.gob.cl. 3 ONAR, “30 compromisos con el mundo evangélico. Gobierno continúa avanzando”. Disponible desde www.onar.gob.cl.

42

95 TESIS

solutamente incuestionable la relevancia que el mundo evangélico tiene hoy para cualquier Gobierno. Su población así lo exige: según el malogrado censo del 2012, el 16, 62% de la población se declaraba evangélica. Más allá de la exactitud de este último dato, alrededor del 15% de la población chilena profesa la fe evangélico-protestante. Ahora bien, sostenemos que la relevancia política actual del mundo evangélico puede ser explicada también gracias a otros factores. Hacia 1973, el 6.18% de la población se declaraba evangélica5. El enorme salto cuantitativo y de relevancia pública del mundo evangélico se produjo, sostenemos, durante la dictadura militar chilena. Las reflexiones que expongo a con4 “Ministro Larroulet en Te Deum evangélico”, 16 de septiembre del 2013. Disponible desde www.onar.gob.cl. 5 FONTAINE, Arturo y BEYER, Harald. Retrato del movimiento evangélico a la luz de las encuestas de opinión pública. Estudios Públicos 44. Centro de Estudios Públicos, Santiago, 1991. 6 MALDONADO, Matías. “Evangélicos y política en Chile, 19741986. El Consejo de Pastores y la Confraternidad Cristiana de Iglesias”. Informe final para optar al grado de Licenciado en Historia. Departamento de Ciencias Históricas, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile, 2012.

tinuación provienen de una investigación cuyo objetivo era analizar, precisamente, el comportamiento político del mundo evangélico durante la dictadura6. El mundo evangélico, heterogéneo por origen, liturgia, composición social y teología, se alinea alrededor de dos polos con relativa consistencia estructural, redes internacionales estables, líderes reconocidos y perspectivas teológicas identificables a pesar de su dispersión. En julio de 1975 nace el Consejo de Pastores, que agrupa al polo que, desde 1973 hasta 1978 aproximadamente, manifiesta una adhesión irrestricta tanto al golpe de Estado como a la persona de Pinochet. Desde el principio de la década de los 80’ hasta el final de la dictadura el Consejo de Pastores matiza su adhesión debido tanto a la evidente crisis económica y social vivida por el país como a la insistencia ‘mariana’ de las Fuerzas Armadas chilenas. Esta organización tiene en el Te Deum su principal expresión pública. Este culto fue realizado por vez primera el 14 de septiembre de 1975, sólo dos meses después de la creación del Consejo de Pastores; a menos de un año de la inauguración de la 1ª Iglesia Metodista Pentecostal de Chile (Jotabeche) y la proclamación de “Declaración de la Iglesia Evangélica Chilena” en la que pastores representantes de 32 corporaciones evangélicas manifestaron su apoyo al golpe de Estado. El Te Deum sigue siendo, hasta el día de hoy, la reunión evangélica que más atención concita a nivel político y comuni-

cacional. Hacia 1984, en el contexto de las ‘Jornadas de protesta nacional’, nace la Confraternidad Cristiana de Iglesias, organización que agrupa al polo crítico no sólo del actuar del Consejo de Pastores sino también de la dictadura militar. Esta asociación establece intensas relaciones con el mundo ecuménico nacional, pudiendo ser considerada dentro de la compleja y heterogé-

nea red de asociaciones civiles y religiosas que opuso resistencia a la dictadura de Pinochet en su fase de crisis social y económica. La principal expresión pública de la Confraternidad fue, sin lugar a dudas, la Carta Abierta a Pinochet entregada en la Oficina de partes del Palacio de la Moneda el 29 de agosto de 1986 después del “Encuentro de oración por Chile” con el que concluía la “Campaña de Oración por la Vida, la Paz y la Reconciliación en Chile”7. La investigación que sirve de base al presente artículo se sostuvo teóricamente en la idea según la cual “muchos ciudadanos, cuando toman posturas políticas, no pueden o no quieren hacer esa separación que se les exige entre aportaciones 7 La Carta señalada aparece en esta revista en la p.

95 TESIS

43


expresadas en lenguaje religioso y las expresadas en lenguaje secular”8. El mundo evangélico se posicionó políticamente a partir del uso de su principal fuente de autoridad: las Escrituras. Para comprender estos posicionamientos, sin olvidar las razones ‘extra-eclesiales’, es necesario pensar ‘desde’ la interpretación de las Escrituras de ambas asociaciones. Es imprescindible situarse desde las particulares cosmovisiones de los evangélicos en Chile para analizar sus posicionamientos políticos. Sólo desde ahí comprenderemos la fuerza de sus planteamientos y la adhesión que podían concitar en la feligresía, pues la Escritura sigue siendo la ‘norma de fe y práctica’ –al menos oficialmente- frente a la cual sólo cabe esperar obediencia. Esta obediencia puede ser tanto la adhesión ciega o matizada a Pinochet como su aguda oposición.

CULTURA CINE: MACHUCA Machuca es una película chilena escrita y dirigida por Andrés Wood y protagonizada por Matías Quer (Gonzalo Infante), Manuela Martelli (Silvana), Ariel Mateluna (Pedro Machuca), y Ernesto Malbrán (Father McEnroe). Se estrenó en el año 2004.

Se hace imprescindible, en el presente, propulsar una (nueva) lectura popular de la Biblia que estimule a los cristianos y cristianas a comprender críticamente su realidad y que los acompañe en las movilizaciones civiles que han cuestionado los pilares fundamentales sobre los cuales descansa el orden económico, político y social heredado desde la dictadura. Se hace urgente pues “la palabra latinoamericana de Dios nos interpela y convoca a una dura pero creador y fecunda tarea” (J. L. Segundo).

8 HABERMAS, Jurgen. “Lo político: el sentido racional de una cuestionable herencia de la teología política” en HABERMAS, Jurgen. El poder de la religión en la esfera pública. Editorial Trotta, 2011, p. 34.

44

95 TESIS

Matías Maldonado, Historiador. Licenciado en Historia de la Universidad de Chile. Miembro del Observatorio Iglesia y Sociedad – OIS. Bautista.

La historia transcurre en Santiago en 1973 y tiene como base un experimento real hecho en la época del gobierno socialista de Salvador Allende en el Saint George’s College: Gonzalo Infante (Matías Quer), un niño de once años, estudia en el colegio Saint Patricks (la película no fue rodada en donde realmente se realizó el experimento educativo, sino en el Internado Nacional Barros Arana), un reputado colegio religioso, el director es el padre McEnroe (inspirado en el rector del Saint Goerge Gerardo Whelan e interpretado por Ernesto Malbrán), en el que estudian niños provenientes de las clases medias y altas de Santiago. El padre McEnroe trae a este colegio un nuevo grupo de niños, todos ellos de clase baja, con el fin de educarlos sin discriminarlos y para que aprendan a respetarse mutuamente los niños de clase alta y los de clase baja. Tras algunos hechos superados y travesuras infantiles nace la amistad entre Gonzalo y Machuca (Ariel Mateluna). Ambos niños visitan sus respectivas viviendas en diferentes ocasiones, y conocen a sus respectivas familias y las realidades internas que ambos viven desde sus clases sociales, pero el enfrentamiento social en aquella época hacen imposible el éxito del experimento. El golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, encabezado por el general Augusto Pinochet para derrocar al gobierno Unidad Popular, mostrará que un abismo los separa.

95 TESIS

45


“Mi pueblo ha sido el más traicionado de este tiempo”

LIBRO: “LA DIVISIÓN DE LA IGLESIA EVANGÉLICA LUTERANA EN CHILE 1974 – 1975” Daniel Lenski dedicó su tesis final a los acontecimientos de la división de la iglesia evangélica luterana en Chile. Para eso estuvo en Chile haciendo entrevistas e indagando en documentos. Presenta los resultados de su investigación de manera muy sensible y fácil de leer y entender. El consejo de las iglesias luteranas en Chile (CILCH) hizo posible que fuera editado este trabajo. Los editores desean que “la edición sea una útil herramienta en el proceso de reconocer y asumir la compleja y conflictiva historia a favor de una nueva y mayor unidad y comunión entre los luterano, para un testimonio cristiano-protestante más creíble en Chile.” El libro ha sido publicado en edición bilingüe (castellano y alemán). Se puede comprar en las oficinas de la ILCH y de la IELCH.

POESÍA: MOLUSCO

Por: Carmen Berenguer

Concholepas, concholepas. Me sacaron de mi residencia acuosa Lo hicieron con violencia, a tirones brutalmente. Concholepas, concholepas Estaban armados con cuchillos. Luego procedieron a meterme en un saco ¡Concholepas! Me golpearon (“para ablandarme”) Me lavaron (“para limpiarme”)

46

95 TESIS

Entonces, golpeado, ultrajado, semiblando y limpio me colocaron en una olla con agua hirviendo y sal. Ahora estoy en la cocina con mayonesa, cebolla y perejil. Ahora estoy en la vitrina. Ahora estoy en un cartel. ¡Me van a comer!

PABLO NERUDA

[Desde Isla negra, su residencia en Chile, el 14 de septiembre de 1973, Pablo Neruda escribió su dramático testimonio del 11-S latinoamericano. Luego, el 23, fallece de cáncer. Todos dicen que murió de pena.]

D

e los desiertos del salitre, de las minas submarinas del carbón, de las alturas terribles donde yace el cobre y lo extraen con trabajos inhumanos las manos de mi pueblo, surgió un movimiento liberador de magnitud grandiosa. Ese movimiento llevó a la presidencia de Chile a un hombre llamado Salvador Allende, para que realizara reformas y medidas de justicia inaplazables, para que rescatara nuestras riquezas nacionales de las garras extranjeras. Donde estuvo, en los países más lejanos, los pueblos admiraron al presidente Allende y elogiaron el extraordinario pluralismo de nuestro gobierno. Jamás en la historia de la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, se escuchó una ovación como la que le brindaron al presidente de Chile los delegados de todo el mundo. Aquí en Chile se estaba construyendo, entre inmensas dificultades, una sociedad verdaderamente justa, elevada sobre la base de nuestra soberanía, de nuestro orgullo nacional, del heroísmo de los mejores habitantes de Chile. De nuestro lado, del lado de la revolución chilena, estaban la Constitución y la ley, la democracia y la esperanza. Del otro lado no faltaba nada. Tenían

arlequines y polichinelas, payasos a granel, terroristas de pistola y cadena, monjes falsos y militares degradados. Unos u otros daban vueltas en el carrusel del despecho. Iban tomados de la mano el fascista Jarpa con sus sobrinos de “Patria y Libertad”, dispuestos a romperles la cabeza y el alma a cuanto existe, con tal de recuperar la gran hacienda que ellos llamaban Chile. Junto con ellos, para amenizar la farándula, danzaba un gran banquero y bailarín, algo manchado de sangre; era el campeón de rumba González Videla, que rumbeando entregó hace tiempo su partido a los enemigos del pueblo. Ahora era Frei quien ofrecía su partido demócrata - cristiano a los mismos enemigos del pueblo, y bailaba además con el ex

95 TESIS

47


coronel Viaux, de cuya fechoría fue cómplice.

taron y sufragaron estos movimientos militares.

Estos eran los principales artistas de la comedia. Tenían preparados los viveros del acaparamiento, los “miguelitos”, los garrotes y las mismas balas que ayer hicieron de muerte a nuestro pueblo en Iquique, en Ranquil, en Salvador, en Puerto Montt, en la José Maria Caro, en Frutillar, en Puente Alto y en tantos otros lugares. Los asesinos de Hernán Mery bailaban con naturalidad santurronamente. Se sentían ofendidos de que les reprocharan esos “pequeños detalles”.

En ambos casos las casas de los presidentes fueron desvalijadas por órdenes de nuestros distinguidos “aristócratas”. Los salones de Balmaceda fueron destruidos a hachazos. La casa de Allende, gracias al progreso del mundo, fue bombardeada desde el aire por nuestros heroicos aviadores.

Chile tiene una larga historia civil con pocas revoluciones y muchos gobiernos estables, conservadores y mediocres. Muchos presidentes chicos y sólo dos presidentes grandes: Balmaceda y Allende. Es curioso que los dos provinieran del mismo medio, de la burguesía adinerada, que aquí se hace llamar aristocracia. Como hombres de principios, empeñados en engrandecer un país empequeñecido por la mediocre oligarquía, los dos fueron conducidos a la muerte de la misma manera. Balmaceda fue llevado al suicidio por resistirse a entregar la riqueza salitrera a las compañías extranjeras. Allende fue asesinado por haber nacionalizado la otra riqueza del subsuelo chileno, el cobre. En ambos casos la oligarquía chilena organizó revoluciones sangrientas. En ambos casos los militares hicieron jauría. Las compañías inglesas en la ocasión de Balmaceda, las norteamericanas en la ocasión de Allende, fomen-

48

95 TESIS

Sin embargo, estos dos hombres fueron muy diferentes. Balmaceda fue un orador cautivante. Tenía una complexión imperiosa que lo acercaba más al mando unipersonal. Estaba seguro de la elevación de sus propósitos. En todo instante sé vio rodeado de enemigos. Su superioridad sobre el medio en que vivía era tan grande, y tan grande su soledad, que concluyó por reconcentrarse en sí mismo.

El simbolismo trágico de esta crisis se revela en el bombardeo del Palacio de Gobierno; uno evoca la Blitz Krieg de la aviación nazi contra indefensas ciudades extranjeras, españolas, inglesas, rusas; ahora sucedía el mismo crimen en Chile; pilotos chilenos atacaban en picada el palacio que durante siglos fue el centro de la vida civil del país. Escribo estas rápidas líneas para mis memorias a sólo tres días de los hechos incalificables que llevaron a la muerte de mi gran compañero el presidente Allende. Su asesinato se mantuvo en silencio; fue enterrado secretamente; sólo a su viuda le fue permitido acompañar aquel inmortal cadáver.

bras esterlinas para la City de Londres.

El pueblo que debía ayudarle no existía como fuerza, es decir, no estaba organizado. Aquel presidente estaba condenado a conducirse como iluminado, como un soñador: un sueño de grandeza se quedó en sueño. Después de su asesinato, los rapaces mercaderes extranjeros y los parlamentarios criollos entraron en posesión del salitre: para los extranjeros, la propiedad y las concesiones; para los criollos las coimas.

Allende nunca fue un gran orador. Y como estadista era un gobernante que consultaba todas sus medidas. Fue el antidictador, el demócrata principista hasta en los detalles. Le tocó un país que ya no era el pueblo bisoño de Balmaceda; encontró una clase obrera poderosa que sabia de que se trataba.

Recibidos los treinta dineros todo volvió a su normalidad. La sangre de unos cuantos miles de hombres del pueblo se secó pronto en los campos de batalla. Los obreros más explotados del mundo, los de las regiones del norte de Chile, no cesaron de producir inmensas cantidades de li-

Sólo la nacionalización del cobre fue una empresa titánica, y muchos objetivos más se cumplieron bajo su gobierno de esencia colectiva. Las obras y los hechos de Allende, de imborrable valor nacional, enfurecieron a los enemigos de nuestra liberación.

Allende era dirigente colectivo; un hombre que, sin salir de las clases populares, era un producto de la lucha de esas clases contra el estancamiento y la corrupción de sus explotadores. Por tales causas y razones, la obra de que realizó en tan corto tiempo es superior a la de Balmaceda; más aun, es la más importante en la historia de Chile.

La versión de los agresores es que hallaron su cuerpo inerte, con muestras de visible suicidio. La versión que ha sido publicada en el extranjero es diferente. A reglón seguido del bombardeo aéreo entraron en acción los tanques, muchos tanques, a luchar intrépidamente contra un solo hombre: el Presidente de la Republica de Chile, Salvador Allende, que los esperaba en su gabinete, sin más compañía que su corazón, envuelto en humo y llamas. Tenían que aprovechar una ocasión tan bella. Había que ametrallarlo porque nunca renunciaría a su cargo. Aquel cuerpo fue enterrado secretamente en un sitio cualquiera. Aquel cadáver que marchó a la sepultura acompañado por una sola mujer que llevaba en si misma todo el dolor del mundo, aquella gloriosa figura muerta iba acribillada y despedazada por las balas de las metralletas de los soldados de Chile, que otra vez habían traicionado a Chile.” Fuente: Causa Popular

95 TESIS

49


REDES SOCIALES Pรกgina recomendada:

Facebook:

50

95 TESIS


Iglesia jovenes y memoria revista 95 tesis