Issuu on Google+

VIGILIA DE ORACIÓN celebrada durante las I Jornadas de Pastoral “Llamados Llamados a evangelizar”evangelizar

Iglesia de San Julián, Julián Toledo Sábado ábado, 12 de enero de 2013 (esquema squema del Congreso Congre Nacional de Pastoral Juvenil,, Valencia, 2012)

Elementos a combinar: Oración, momentos fuerzas, acompañamiento, de Cristo al Mundo , de lo que somos damos, en su nombre….

PARTES DE LA VIGILIA (Cristológica) somos enviados

En tu nombre… (La cruz) Por tu palabra…(La Palabra de Dios) Con tu pan… (La Eucaristía) Con tu bendición… (En comunión)

1


ACOGIDA Iluminación ambiental: + Iconos + Kris 1 + Kris 2 + Columnas coro Iluminación en momentos + Cruz altar + Ambón para la palabra y testimonios + Presbiterio después de la oración acción de gracias + General una vez que comience canto final CANTO: Quiero Alabarte QUIERO ALABARTE (Maranathá) Quiero alabarte, más y más aún, quiero alabarte. Más y más aún, hacer tu voluntad, tu gracia conocer: quiero alabarte. Las aves del cielo cantan para ti, las bestias del campo reflejan tu poder. Quiero cantar, quiero levantar mis manos a ti.

Una vez iniciado el canto a las 22,00 horas, los que portarán la cruz y el Sr. Obispo y diáconos saldrán desde el Sepaju y esperarán en la puerta hasta que se indique que entren, que será una vez terminada la monición y canto de entrada MONICIÓN Buenas noches a todos: En el marco de estas Primeras Jornadas Pastorales, nos congregamos en el Nombre del Señor para contemplarle y adorarle. Para encontrarnos con él, para dejarle que El nos hable. Queremos recrearnos en el lema que nos convoca : “Llamados a Evangelizar” Cuatro son las partes que quieren dar forma y sentido a este lema: Señor hoy te queremos decir que “En tu nombre… Por tu Palabra… Con tu Pan… Y tu Bendición…” daremos testimonio. Os invitamos a dejaros llevar por los diversos, gestos, palabras, canciones, silencios… que iremos desgranando en esta noche. Dejaros envolver por el Espíritu que da sentido y contenidos a nuestra oración En esta primera parte que va a dar comienzo en breves momentos, entronizaremos en su nombre al gran signo de los cristianos: La CRUZ salvadora y redentora, unámonos con el canto, la contemplación y el silencio. SE REPITE CANTO DE ENTRADA

2


1.- LA CRUZ – En tu nombre… Al finalizar el canto de entrada, se hace un silencio muy breve, se abren las puertas y entra la Cruz, seguido del Sr. Arzobispo, mientras el coro entona Nadie te ama como yo . En la pantalla se proyecta el power point sobre las siete palabras. CANTO durante la entrada de la cruz: NADIE TE AMA COMO YO (M. Valverde) Cuánto he esperado este momento, cuánto he esperado que estuvieras así. Cuánto he esperado que me hablaras, cuánto he esperado que vinieras a mí. Yo sé bien lo que has vivido, yo se bien porqué has llorado; yo se bien lo que has sufrido pues de tu lado no me he ido. Pues nadie te ama como yo, pues nadie te ama como yo; mira a la cruz, esa es mi más grande prueba. Nadie te ama como yo. Pues nadie te ama como yo, pues nadie te ama como yo; mira a la cruz, fue por ti, fue porque te amo. Nadie te ama como yo. Yo se bien lo que me dices aunque a veces no me hablas; yo se bien lo que en ti sientes aunque nunca lo compartas. Yo a tu lado he caminado, junto a ti yo siempre he ido; aún a veces te he cargado. Yo he sido tu mejor amigo.

Al llegar al presbiterio, la Cruz se muestra justo en el centro, el Sr. Arzobispo se acerca la besa y va hacia la sede. En ese momento se coloca la Cruz en el lugar indicado, y se enciende el foco que la ilumina. Una vez colocada los voluntarios marchan y se canta: CANTO al mostrar la cruz y exponerla en el presbiterio: NUESTRA GLORIA (M. Frisina) Nuestra gloria es la cruz de Cristo, en Él la victoria. El Señor es la resurrección, la vida, nuestra salvación.

Una vez finalizada la canción, se tienen un breve silencio y se hace la siguiente oración:

ORACIÓN: A TI

3


Te escribo desde mi cruz a tu soledad, a ti, que tantas veces me miraste sin verme y me oíste sin escucharme. A ti, que tantas veces prometiste seguirme de cerca y, sin saber por qué, te distanciaste de las huellas que dejé en el mundo para que no te perdieras. Yo soy el principio y el fin, soy el camino para no desviarte, la verdad para que no te equivoques y la vida para no morir. Mi tema preferido es el amor, que fue mi razón para vivir y para morir. Fui maestro y servidor, soy sensible a la amistad y hace tiempo que espero que me regales la tuya. Nadie como yo conoce tu alma, tus pensamientos, tu proceder, y sé muy bien lo que vales. Si supieras cuánto hace que golpeo las puertas de tu corazón y no recibo respuesta. Y hoy, te pido paciencia, amor, responsabilidad, tolerancia, comprensión, compasión , servicio para todos. Desearía que tu vida fuera alegre, siempre joven y cristiana. Cada vez que flaquees, búscame y me encontrarás, cada vez que te sientas cansado, háblame, cuéntame. Cada vez que creas que no sirves para nada no te hundas, no te creas poca cosa, no olvides que yo necesité de un asno para entrar en Jerusalén, y necesito a tu pequeñez para entrar en el alma de tu prójimo. Cada vez que te sientas solo en el camino, no olvides que estoy contigo. No te canses de pedirme que yo no me cansaré de darte, no te canses de seguirme que yo no me cansaré de acompañarte, nunca te dejaré solo, nunca estarás sola. Aquí a tu lado me tienes, estoy para ayudarte.

Silencio breve y se vuelve a cantar. NUESTRA GLORIA (M. Frisina) Nuestra gloria es la cruz de Cristo, en Él la victoria. El Señor es la resurrección, la vida, nuestra salvación.

Para la oración, D. Braulio, con los diáconos, se situa delante del altar y canta la oración. Todos de pie. Que se preparen los que saldrán con la Palabra

4


ORACIÓN: -D. Braulio Dios de la vida, mañana que renace sin cesar, no nos deje ceder a la facilidad del camino de la muerte. Que con tu hijo Jesús vayamos decididamente siempre más lejos, en la esperanza que nunca desilusiona. Pues sabemos ya que toda la cruz es la señal de una resurrección inesperada en Jesucristo, tu amado. Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén Vuelven a su sito se sientan. Los acólitos elevan las velas para que se realice el siguiente signo en silencio durante 30 segundos.

FINAL PRIMERA PARTE 1ª cruz con velas distribuidas por la vía sacra y crucero entre la gente del público, con apoyo del voluntariado. Levantan las velas poniéndose de pie y las dejan en el suelo.

5


3.- PALABRA – Por tu palabra… Durante la oración anterior, los que portan la palabra se prepararán a la puerta de entrada. MONICIÓN Por tu Palabra, Señor, nos llamas a vivir en plenitud. Tu Palabra, Señor, es vida. Tú eres la Palabra encarnada, misterio que te hace cercano a nosotros, te sentimos entre nosotros, habitando entre nosotros. Acogemos tu Palabra con veneración, la aclamamos y te bendecimos por ella. Después escucharemos varios testimonios que han sentido como tu Palabra ha transformado sus vidas. Y con corazón agradecido oraremos y cantaremos.

Una vez finalizada la monición, entra el Evangeliario, portado por un joven y acompañado por dos jóvenes con velas. Se canta: Tu Palabra. Durante el camino, al comenzar los bancos, una familia se acerca y besa el evangelio; en la mitad, unos personas mayores se acercan y pasan la hoja; y al llegar al final de los bancos, un joven hace genuflexión ante la Palabra. CANTO: TU PALABRA (R.J. Moreno) Cielo y tierra pasarán, mas tu palabra no pasará Cielo y tierra pasarán, más tu palabra no pasará.

Al pie de las escaleras la recibe el diácono (previamente pide bendición al Obispo) que la lleva hacia el ambón donde es proclamada la Palabra. Se enciende luz del ambón PROCLAMACIÓN DE LA PALABRA – DIÁCONO 1 Lectura del santo Evangelio según Juan 1,1-18 En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio junto a Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada. Lo que se hizo en ella era la vida y la vida era la luz de los hombres, y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron. Hubo un hombre, enviado por Dios: se llamaba Juan. Éste vino para un testimonio, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por él. No era él la luz, sino quien debía dar testimonio de la luz. La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre, viniendo a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció. Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron les dio

6


poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre; los cuales no nacieron de sangre, ni de deseo de carne, ni de deseo de hombre sino que nacieron de Dios. Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Unigénito, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y clama: «Este era del que yo dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo.» Pues de su plenitud hemos recibido todos, y gracia por gracia. Porque la Ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo. A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo Unigénito, que está en el seno del Padre, él lo ha contado. Palabra del Señor

El evangeliario, tras ser besado por el Obispo y dado la bendición, queda expuesto en el atril de la Palabra. Se enciende foco evangelio

Reflexiones – Testimonios breves (no más de 3 minutos) de: Una familia Un religioso Una joven Entre cada testimonio se cantará el siguiente canto. (Durante el segundo testimonio, el diácono indicado baja a la capilla de los salones donde estará el Santísimo y se preparan para ir hacia la Iglesia.) CANTO INTER TESTIMONIOS: TU PALABRA (R.J. Moreno) Cielo y tierra pasarán, mas tu palabra no pasará Cielo y tierra pasarán, más tu palabra no pasará.

Una vez finalizados los testimonios se apaga luz ambón. Tras un breve silencio los acólitos elevan de nuevo sus cirios durante 30 segundos. FINAL SEGUNDA PARTE 2ª cruz con velas distribuidas por la vía sacra y crucero entre la gente del público, con apoyo del voluntariado. Levantan las velas poniéndose de pie y las dejan en el suelo.

7


4.- LA EUCARISTIA– Con tu pan… Durante los testimonios el diácono prepara el Santísimo y están junto a la puerta. Entran cuando se termine la siguiente monición. Acompañado por 6 velas, y el incensario. MONICIÓN Tú eres Señor el Pan de vida. Sí, el pan que sacia el hambre de tantos hombres y mujeres que te buscan, el alimento que es y crea comunión. Ante este misterio tan desbordante, sólo podemos adorarte, alabarte con nuestras cantos y buscar el silencio que nos ayuda a hablar contigo y a escucharte.

Se inicia el canto de acompañamiento instrumental y el estribillo. CANTO: NADA TE TURBE (R.J.Moreno) Nada te turbe, nada te turbe…

Cuando llega al presbiterio recibe la custodia el Obispo que la expone en el altar mayor. Los que portan las velas las han dejado sobre el altar colocadas debidamente. Se enciende foco al Santísimo. Se inciensa y ora en silencio. El obispo tendrá un sillón y reclinatorio a un lado. Continúa el canto: CANTO: NADA TE TURBE (R.J.Moreno) Nada te turbe, nada te turbe. Eleva tu pensamiento, al cielo sube, por nada te acongojes, ''nada te turbe.'' A Jesucristo sigue con pecho grande, y, venga lo que venga, ''nada te espante.'' ¿Ves la gloria del mundo? Es gloria vana; nada tiene de estable, ''todo se pasa.''

Aspira a lo celeste, que siempre dura; fiel y rico en promesas, ''Dios no se muda.'' Ámala cual merece bondad inmensa; pero no hay amor fino sin ''la paciencia.'' Confianza y fe viva mantenga el alma, que quien cree y espera ''todo lo alcanza.''

8


Del infierno acosado aunque se viere, burlará sus furores ''quien a Dios tiene.'' Vénganle desamparos, cruces, desgracias; siendo Dios tu tesoro

''nada le falta.'' Id, pues, bienes del mundo; id dichas vanas; aunque todo lo pierda, ''solo Dios basta.''

Una vez finalizado el canto, se proyecta en silencio las siguientes frases. Silencio Oración para el tiempo de silencio Señor Jesús, nos presentamos ante ti sabiendo que nos llamas y que nos amas tal como somos. “Tú eres Palabra de vida eterna y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el hijo de Dios”. Tú eres nuestra ESPERANZA, nuestra paz, nuestro mediador, hermano y amigo. Tú “siempre intercediendo por nosotros”. Queremos AMAR COMO TÚ, Quisiéramos decir como San Pablo: “Mi vida es Cristo” Nuestra vida no tiene sentido sin ti. Tú eres nuestro camino, verdad y vida. Creyendo, esperando y amando, te adoramos en silencio y espera. “Quedaos aquí y velad conmigo” Señor aquí estoy junto a ti. Gracias a ti, nuestro silencio y adoración se convertirá en AMAR y SERVIR. CANTO: JESUS (Magnabosco) Jesús, Jesús, Jesús… Al finalizar el canto de Jesús: Bendición con la Eucaristía Una vez finalizada la Bendición, el Obispo entrega al diácono el Santísimo, y sin llegar abajo del todo, espera que realice la oración. Los portadores de las velas han subido antes de la bendición, poniéndose a un lado donde no se les vea mucho y cuando el obispo entrega el Santísimo al diácono recogen las velas y bajan al pasillo para prepararse para salir, una vez finalizada la oración.

9


ORACIÓN Ilumina, Señor, con la luz de la fe nuestros corazones y abrásalos con el fuego de la caridad, para que adoremos resueltamente en espíritu y en verdad, a quien reconocemos en este Sacramento como nuestro Dios y Señor. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén. El diácono con el Santísimo vuelve por el pasillo, siempre lentamente, acompañado por los que portan las velas, hacia la capilla de los salones. El obispo vuelve a su sitio. Se apaga la luz que iluminaba al Santísimo Y mientras sale se cante el siguiente canto. CANTO DE ACOMPAÑAMIENTO

Las misericordias del Señor cada día cantaré. Taizé MISERICORDIAS DOMINI, IN AETERNUM CANTABO (BIS) Cantaré eternamente las misericordias del Señor. anunciaré tu fidelidad por todas las edades. .

Los acólitos elevan sus velas durante 30 segundos.

FINAL TERCERA PARTE 3ª cruz con velas distribuidas por la vía sacra y crucero entre la gente del público, con apoyo del voluntariado. Levantan las velas poniéndose de pie y las dejan en el suelo.

10


5.- FINAL Con tu bendición… MONICIÓN Hemos llegado al momento final de la Vigilia. Lo que hemos vivido, lo que hemos orado, es para compartirlo, regalarlo y entregarlo a los demás. Tras una oración de acción de gracias, el sr. Obispo nos dirigirá unas palabras de “buenas noches”, impartirá la bendición final y concluiremos con un canto de envío misionero. Acción de gracias ORACIÓN

Te damos gracias Señor de todo corazón. Porque eres bueno, porque tu misericordia es infinita. Has puesto tu mirada en nosotros, Dios de amor. Que podemos decirte, mi Señor, si Tú nos conoces. Nos hemos quedado mudos ante tu presencia Porque nada somos. Al mas humilde de tus siervos Muestras tu mirada de amor y le dices: ¡Levántate! ¡Sígueme! Y nosotros, escuchamos tu voz y confiamos en ti. Porque tú eres amor, justicia misericordia sin límites. Sólo en ti encontramos la paz, la bondad y la misericordia que nos acompañan todos los días. Señor te damos gracias y te ofrecemos un sacrificio de alabanza E invocaremos tu nombre por siempre mi Señor. Amén Palabras de despedida y agradecimiento por parte del Obispo, desde la sede. Se encienden luces del presbiterio.

Acto de envío

“Señor, con tu bendición + paternal, Santifica a los aquí presentes,

11


Y a todos los participantes en estas I Jornadas de Pastoral, que desean dedicarse a la evangelización; haz que lo que aprendan meditando tu palabra y profundizando en la doctrina de la Iglesia se esfuercen por comunicarlo a sus hermanos y así, junto con ellos, te sirvan con alegría. Concédenos tu ayuda, Señor, para que el mundo progrese, según tus designios; goce la tierra de una paz estable y tu Iglesia, siempre joven, se alegre de poder servirte con una entrega confiada y fiel. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén CELEBRANTES se retiran hacia la sacristía. Se ilumina toda el templo. Canto final

CANTOS: recopilación de la JMJ, CANTOS VARIOS. MIX: JMJ – EMMANUEL-ALELUYA-JESUS CHRIST, YOU ARE MY LIFE, TESTIGOS, ETC.. En el horizonte una gran luz viaja en la historia y con el tiempo vence tinieblas haciéndose Memoria. Iluminando nuestra vida claro nos revela que no se vive si no se busca a la Verdad Y aquí bajo la misma luz, bajo su misma cruz, cantamos a una voz: E’ L’Emmanuel, L’Emmanuel, L’Emmanuel E’ L’Emmanuel, L’Emmanuel. Tu Espíritu nos llama Responderemos a tu voluntad, Testigos para siempre De tu piedad y eterno amor. Alleluia, Alleluia! Receive the Power, from the Holy Spirit! Alleluia, Alleluia! Receive the Power to be a light unto the world! Jesus Christ, you are my life, alleluia, alleluia. Jesus Christ, you are my life. You are my life, alleluia.

12


Jesus Christ, you are my life, alleluia, alleluia. Jesus Christ, you are my life. You are my life, alleluia. E’ L’Emmanuel, L’Emmanuel, L’Emmanuel… Testigos, vosotros también sereis mis testigos, Mis amigos, daréis testimonio y sereis mis testigos también. Mis testigos.

13


Esquema VIGILIA DE ORACIÓN