Issuu on Google+

N煤mero 344 Julio 21, 2013

Mario Bunge Apag贸n anal贸gico La crisis y la deuda p煤blica Expediente: Vigilancia global


2 DOMINGO 21 DE JULIO DE 2013

CÉSAR ALAN RUIZ GALICIA

D

ar el giro hacia la Televisión Digital Terrestre (TDT) significa mejorar poderosamente el sistema de telecomunicaciones en México, pues nuestro paisaje tecnológico es rústico y la velocidad del cambio ha sido de lenta combustión. Vivimos un momento bisagra, que exige enfrentar intereses económicos y resistencias sacerdotales al salto. El problema es que muchas de las oposiciones son totalmente absurdas y se tratan de sostener en proposiciones que están totalmente fuera de lugar si realizamos un escrutinio con el mínimo de seriedad. Empecemos por los atavismos, que se conforman siempre por una sensación de incertidumbre y amenaza, suscitando recelo hacia los giros tecnológicos. Por su naturaleza emotiva, pueden alimentarse de especulaciones respecto a las consecuencias del desarrollo -ya sean esperanzadoras o pesimistas- pero se desprenden de una verdad inquietante: el hecho tecnológico da pie a la angustia porque es fuente de vida y muerte, y por efecto, de poder e imaginación. Por ejemplo, el cyberprep es un género literario donde los autores dibujan futuros cercanos en los que la tecnología es eficiente y se han desarrollado atractivos medios de telecomunicación global, que colaboran en la creación de sociedades lúdicas y felices. Toma distancia así del viejo cyberpunk, que por el contrario, recrea desde hace varias décadas lúgubres apocalipsis desatados por un desarrollo técnico sin límites ni principios. Pero la ficción no es solo un juego: mediante distopías o nirvanas técnicos revela nuestras angustias dispersas. Los razonamientos como “mataron mi televisión” -aducidos en Tijuana durante el intento fallido de suspender la transmisión analógica- son fantasías tramadas para detener el cambio. Tengamos en consideración, además, que ya han existido cuatros postergaciones al apagón; ya sea por problemas técnicos y de programación o por la

CORREO del SUR

APAGÓN ANALÓGICO:

de la realidad y la ficción promoción deliberada de este tipo de discursividades, no podemos dar inicio al programa piloto. En este aspecto, es deprimente el terror a la novedad, pues la historia de las Telecomunicaciones embelesa por su maravilla: es una aventura estimulante repasar el despliegue de ingenio aplicado en las señales de humo, sistemas de avisos con antorchas y telégrafos hidráulicos, ópticos y de tambor; ojear la suma de los descubrimientos físicos, de ingeniería y electrónica que permitieron alcanzar la sofisticación suficiente para crear la antena parabólica, el radar, los satélites o internet, es todo un placer. La reseña es pertinente para evocar que en el curso de la historia, la innovación supone turbulencias, mientras la universalización de un avance implica superar complejidades más sociales y económicas que científicas. Estamos justo en la etapa de la masificación de este nuevo paradigma de comunicación, donde la generación de contenidos se multiplica y abre la grieta para las producciones sociales, de manera que la comunidad pueda mirarse a sí misma y deje de necesitar que algunos que hablen por todos. Pues bien: para comprender lo que se juega con el apagón analógico, se requiere ver a través de varios lentes. Por ello, exploraremos aquí algunos de sus aspectos relevantes, yendo de lo macro a lo micro y del largo aliento hasta lo inmediato. La realidad actual se estructura tecnológicamente. El ser humano-máquina ahora pasa a ser humano- dato. En nuestros ecosistemas sociales la comunidad biótica y su ambiente abiótico fun-

cionan como un todo fluido, de suerte que las relaciones entre el ser humano y la tecnología se estrechan, así como la realidad física y virtual se coligan profundamente: es la experiencia de una birealidad coherente y dinámica. Ignacio Ramonet afirma con razón que estamos pasando de los medios de masa a la masa de los medios. Como él señala, nos dirigimos hacia una era donde habrá mucha información a disposición, pero dispersa y desenfocada. Por eso, se vuelve imperativo mantener distancia respecto al entusiasmo por la digitalización y la consecuente multiplicación de señales y contenidos audiovisuales: per se no garantiza la pluralidad y puede servir como mecanismo capitalista de control, simulando una apertura que en realidad permite al Estado asumir la dirección de los cambios ineludibles. Con el apagón analógico se estimula la producción en el sector y los fabricantes de televisiones, antenas, decodificadores, etc., son los que más ganan económicamente, al aumentar la demanda. Por la Reforma en Telecomunicaciones, también los operadores de la red obtienen beneficios con el uso de los cableados troncales (backbone) con que podrán dar mejor servicio y mayor cobertura. Pero para los productores de TV la vida se complica y habrán de adaptarse a un terreno mucho más competitivo, sufriendo descapitalización en tanto se redefine la división del pastel publicitario. Como vemos, las finanzas de ciertas empresas mejora, en tanto que los contenidos de calidad deben someterse al escrutinio, aprobación y buena voluntad

de los anunciantes en términos comerciales. Por eso es clave generar en la Ley Secundaria de la Reforma en Telecomunicaciones las condiciones favorables para que las producciones de calidad, con fines social-comunitarios, tengan posibilidades reales de surgir y mantenerse. Por otra parte, urge un nuevo modelo de articulación cercana y eficiente entre Estado, Mercado y Ciencia -en Argentina le han llamado el Triángulo de Sábato- para desarrollar una política científico-tecnológica de largo alcance. Ese es uno de los puntos claves: la relación entre estos elementos y el proyecto cultural mexicano debe permitir la dinamización de un círculo virtuoso que establezca las condiciones para contemporanizar nuestra realidad técnico-material a las necesidades colectivas actuales. Siguiendo este orden de ideas, estemos atentos a la regulación de las radios comunitarias -potenciadoras de derechos y libertades- que será establecida en la Ley Reglamentaria correspondiente, pues una vez acordado el “que”, es en los “cómo” donde habita el diablo. Por último, hay que prepararnos para los efectos de la creciente difusión del uso de la red, pues en entre otras cosas nos acerca a una discusión clave de la era digital: la cultura libre en internet, que se opone a la lógica de los derechos de autor cuando son un obstáculo para producir y compartir cultura. Una ética del conocimiento y del sentido de la información palpita en el fondo de ese debate y puede servir en el futuro cercano como pauta de difusión de técnicas y saberes.


CORREO del SUR

EXPEDIENTE: VIGILANCIA GLOBAL MARC BASSETS

D

aniel Ellsberg, 82 años, es el patriarca de los whistle-blowers, la palabra inglesa que designa a las personas que, en una gran organización, levantan la voz para denunciar una irregularidad o una injustica. Ellsberg entregó a The New York Times primero, y después a otros periódicos, los papeles del Pentágono, una historia secreta de la guerra de Vietnam que él había ayudado a redactar. Los papeles del Pentágono, publicados en 1971, exponían los engaños de sucesivas Administraciones sobre Vietnam. El miembro más reciente del club de filtradores de secretos de la seguridad nacional de la primer potencia es Edward Snowden, un exempleado de la CIA que filtró a The Guardian y a The Washington Post documentos sobre el programa de vigilancia electrónica del Gobierno de EE.UU. El domingo, Snowden reveló su identidad. “Me alegré muchísimo –dice Ellsberg en una conversación telefónica–. Es la mejor noticia que puedo recordar en mucho tiempo, desde las revelaciones de Wikileaks hace tres años. No ha habido una revelación más significativa y relevante diría que… nunca… Incluidos los papeles del Pentágono. No sólo por despertar a los miembros del Congreso que no eran conscientes de esto, sino que también tiene la capacidad de lograr que una gran parte del público sea consciente de que ahora mismo vivimos en el país del Gran Hermano de Orwell, con la excepción del programa de Estado policial de explotación de esta información por parte del Gobierno. No tenemos campos de detención masivos, no tenemos un estado policial completo ahora. Pero tenemos toda la infraestructura legislativa, administrativa y por encima de todo electrónica de un Estado policial. Y creo que podría activarse de la noche a la mañana.” -Usted se entregó a la Justicia en junio del 1971. ¿Por qué tomó esta decisión? ¿Es comparable con la de Edward Snowden, el domingo, de revelar su identidad como filtrador? -Casi desde el momento de la primera orden judicial contra mí, mi esposa y yo estuvimos de hecho en la clandestinidad, esquivando al FBI para poder seguir distribuyendo copias de los papeles del Pentágono. Acabé dando los papeles a 19 periódicos distintos. Hubo una orden de arresto contra mi pero no me entregué en seguida porque aún me quedaban algunos copias para distribuir. Cuando fui [a entregarme], hice lo que siempre me había comprometido a hacer si me arrestaban, que era identificarme como la única persona responsable por difundir los papeles, de manera que quedase claro, en la medida de lo posible, que nadie más que fuese susceptible de ser sospechoso me había ayudado o influido para hacer esto. Asumí toda la respobsabilidad. Y creo que Snowden ha hecho lo mismo. Ha dejado claro que nadie sabía nada de lo que hizo ni participó en ello. Y creo que es una de las razones por la que se dió a conocer. La otra razón era ser capaz de decir clarmanente lo que yo creía que los papeles revelaban y explicarlos tan bien como pudiese. En ambos casos, tanto en el suyo como el mío, había mucho que decir sobre los papeles. Entonces fui libre para hablar de lo que revelaban, de la

DOMINGO 21 DE JULIO DE 2013

3

Ellsberg, el periodista que difundió los “papepeles del Pentágono” habla de Snowden

misma manera que Snowden lo es ahora. Él no podía hacerlo en este país, no estaría en libertad bajo finanza como yo, sino en una celda de una cárcel como Brandley Manning, quizá en la misma que dejó vacante en Quantico [la base cerca de Washington donde estuvo detenido inicialmente], o en una celda de aislamiento. Quizá en Guantanamo. Estaría incomunicado como Brandley Manning en los últimos tres años. La gente pregunta por qué se marchó a Hong-Kong. Estoy seguro de que es para aplazar el momento en que ya no podrá hablar al público. Y sabe que, esté donde esté en el mundo, es posible que lo atrapen de una manera y otra, y lo encarcelen o lo eliminen. -¿Qué le aconsejaría a Snowden? ¿Qué debería hacer ahora? -No creo que necesite mi consejo. Admiro lo que ha hecho y respeto su buen criterio. Creo que ha hecho lo que podía hacer. Como él dice, lleva tiempo pensando en hacerlo. Esperaba que Obama hiciera cambios. Y era una esperanza razonable hace 5 años. Pero ya hace tiempo que no es razonable. Probablemente se estará preguntndo si no debería haberlo hecho antes. Pero lo ha hecho muy bien. Ha ido a la persona correcta, a Glenn Greenwald. Glenn Greenwald y Laura Poitras deberían obtener premios Pulitzer por esto. Y yo diría que ya es hora de que una fuente obtenga un premio Pulitzer. No deberían ganar dinero para no despertar sospechas de que lo hace por dinero, pero deberían obtener el reconocimiento de que es que son parte crucial del proceso periodístico

para mantener una prensa libre. En su caso [el de Snowden], creo que la revelación quizá pueda incitar a la gente a recobrar su privacidad y libertades y la Bill of Rights [las primeras enmiendas de la Constitución, que incluyen la libertad de prensa y expresión, y la protección ante registros injustificados]. Pero también es probable que no haya ninguna reacción. (…) “El mundo está metido en varias crisis simultáneas. La crisis climática. Las armas nucleares siguen allí debido a las malas políticas de mi país, a pesar de la retórica de Obama. Y, claro, los aspectos de vigilancia del estado policial probablemente se están reforzando en todos los países. Así que solo el tipo de reformas como las que vimos en la Unión Soviética con el Gorbachov evitará que la especie se destruya a sí misma. Y creo que Edward Snowden ha mostrado el tipo de coraje civil que se requiere si la especie debe sobrevivir. Suena a hipérbole, pero no lo es, en absoluto. -Usted, cuando se entregó, salió en libertad bajo fianza. Los tribunales se enfrentaron a la Administración Nixon. -Todo lo que Nixon me hizo a mí mientras estaba en libertad bajo fianza para silenciarme, para hacerme chantaje, entrando en la consulta de mi antiguo psicoanalista, con escuchas ilegales sin orden judicial, poniendo la CIA tras de mí para conocer mis vulnerabilidades, y finalmente intentando matarme, el 3 de mayo de 1972… Todo estas cosas son legales ahora. Tan lejos hemos llegado. Lo que no significa que sean constitucionales. El Tribunal Supremo no ha sentenciado sobre ellas. Y

no confío demasiado en que este Tribunal Supremo se dé cuenta de que son inconstitucionales. Pero repito: lo que para Nixon era criminal ahora Obama tiene el derecho legal de hacerlo. Tan lejos hemos llegado hacia el estado de Orwell, 1984, aunque treinta años más tarde. -Usted ha escrito que “Snowden revela que la llamada comunidad de inteligencia se ha convertido en la Stasi Unida de América”. -Las capacidades de varias agencias, lideradas por la NSA, pero también la CIA, el FBI y, realmente, la inteligencia militar, y el resto forman un grupo que bien podría ser llamada la Stasi Unida de América. Tienen capacidades que la Stasi germano-oriental ni podía ni imaginar. La película La vida de los otros debería volver a estrenarse y debería verla el máximo de personas posible para mostrar cómo es vivir en un lugar donde cada individuo es sujeto al chantaje del Estado porque el Estado conoce todos los aspectos de sus vidas privadas. Esta película sobre la Stasi era en una época en la que no había email, no había teléfonos móviles, no había ordenadores personales, ni transacciones con tarjetas de crédito. La Stasi simplemente no tenía la imaginación para pensar un futuro como el actual con actuales capacidades de vigilancia. Si hubiese otro 11-S, tengo pocas dudas de que estas capacidades de vigilancia girarían la llave para llevarnos a un estado policial. La Vanguardia/ http://blogs.lavanguardia.com/washington/?p=1155


4 DOMINGO 21 DE JULIO DE 2013

EXPEDIENTE: VIGILANCIA GLOBAL IGNACIO RAMONET

N

os lo temíamos. Y tanto la literatura (1984, de George Orwell) como el cine de anticipación (Minority Report, de Steven Spielberg) nos habían avisado: con los progresos de las tecnologías de comunicación todos acabaríamos siendo vigilados. Claro, intuíamos que esa violación de nuestra privacidad la ejercería un Estado neototalitario. Ahí nos equivocamos. Porque las inauditas revelaciones efectuadas por el valeroso Edward Snowden sobre la vigilancia orwelliana de nuestras comunicaciones acusan directamente a Estados Unidos, país antaño considerado como “la patria de la libertad”. Al parecer, desde la promulgación en 2001 de la ley “Patriot Act”, eso se acabó. El propio presidente Barack Obama lo acaba de admitir: “No se puede tener un 100% de seguridad y un 100% de privacidad”. Bienvenidos pues a la era del ‘Gran Hermano’... Qué revelaciones ha hecho Snowden? Este antiguo asistente técnico de la CIA, de 29 años, y que últimamente trabajaba para una empresa privada –la Booz Allen Hamilton– subcontratada por la Agencia estadounidense de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), reveló mediante filtraciones a los diarios The Guardian y The Washington Post, la existencia de programas secretos que permiten la vigilancia de las comunicaciones de millones de ciudadanos por parte del Gobierno de Estados Unidos. Un primer programa entró en vigor en 2006. Consiste en espiar todas las llamadas telefónicas que se efectuan, a través de la compañía Verizon, dentro de Estados Unidos, y las que se hacen desde allí hacia el extranjero. Otro programa, llamado PRISM, fue puesto en marcha en 2008. Supone la recolección de todos los datos enviados por Internet –correos electrónicos, fotos, vídeos, chats, redes sociales, tarjetas de crédito...– únicamente (en principio) por extranjeros que residen fuera del territorio norteamericano. Ambos programas han sido aprobados en secreto por el Congreso de Estados Unidos, al que se habría mantenido, según Barack Obama, “constantemente informado” sobre su desarrollo. Sobre la dimensión de la increíble violación de nuestros derechos civiles y de nuestras comunicaciones, la prensa ha aportado detalles espeluznantes. El 5 de junio, por ejemplo, The Guardian publicó la orden emitida por el Tribunal de Supervisión de Inteligencia Extranjera, que exigía a la compañía telefónica Verizon la entrega a la NSA del registro de decenas de millones de llamadas de sus clientes. El mandato no autoriza, al parecer, a conocer el contenido de las comunicaciones ni los titulares de los números de teléfono, pero sí permite el control de la duración y el destino de esas llamadas. El día siguiente The Guardian y The Washington Post revelaron la realidad del programa secreto de vigilancia PRISM, que autoriza a la NSA y al FBI a acceder a los servidores de las nueve principales empresas de Internet (con la notable excepción de Twitter): Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, YouTube y Apple. Mediante esta violación de las comunicaciones, el Gobierno estadounidense puede acceder a archivos, audios, vídeos, correos electrónicos o fotografías de sus usuarios. PRISM se ha convertido de ese

CORREO del SUR

La era del gran hermano modo en la herramienta más útil de la NSA a la hora de elaborar los informes que diariamente entrega al presidente Obama. El 7 de junio, los mismos diarios publicaron una directiva de la Casa Blanca en la que el presidente ordenaba a sus agencias de inteligencia (NSA, CIA, FBI) establecer una lista de posibles países susceptibles de ser ‘ciberatacados’ por Washington. Y el 8 de junio, The Guardian filtró la existencia de otro programa que permite a la NSA clasificar los datos que recopila en función del origen de la información. Esta práctica, orientada al ciberespionaje en el exterior, permitió recopilar –sólo en marzo pasado– unos 3.000 millones de datos de ordenadores en Estados Unidos... Durante estas últimas semanas, ambos periódicos han ido revelando, gracias a filtraciones de Edward Snowden, nuevos programas de ciberespionaje y vigilancia de las comunicaciones en países del resto del mundo. “La NSA –explicó Edward Snowden– ha construido una infraestructura que le permite interceptar prácticamente cualquier tipo de comunicación. Con estas técnicas, la mayoría de las comunicaciones humanas se almacenan para servir en algún momento a un objetivo determinado”. La Agencia de Seguridad Nacional (NSA), cuyo cuartel general se halla en Fort Meade (Maryland), es la más importante y la más desconocida agencia de inteligencia norteamericana. Es tan secreta que la mayoría de los estadounidenses ignora su existencia. Controla la mayor parte del presupuesto destinado a los servicios de inteligencia, y produce más de cincuenta toneladas de material clasificado al día... Ella –y no la CIA– es quien posee y opera el grueso de los sistemas estadounidenses de recogida secreta de material de inteligencia: desde una red mundial de satélites hasta las decenas de puestos de escucha, miles de ordenadores y los masivos bosques de antenas situados en las colinas de Virginia Occidental. Una de sus especialidades es espiar a los espías, o sea a los servicios de inteligencia de todas las potencias, amigas o enemigas. Durante la guerra de las Malvinas (1982), por ejemplo, la NSA descifró el código secreto de los servicios de inteligencia argentinos, haciendo así posible la transmisión de información crucial a los británicos sobre las fuerzas argentinas... Todo el sistema de interceptación de la NSA puede captar discretamente cualquier e-mail, cualquier consulta de Internet o conversación telefónica internacional. El conjunto total de comunicaciones interceptadas y descifradas por la NSA constituye la principal fuente de información clandestina del Gobierno estadounidense. La NSA colabora estrechamente con el misterioso sistema Echelon. Creado en secreto, después de la Segunda Guerra Mundial, por cinco potencias (los “cinco ojos”) anglosajonas: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Echelon es un sistema orwelliano de vigilancia global que se extiende por todo el mundo y está orientado hacia los satélites que se utilizan para transmitir la mayor parte de las llamadas telefónicas, comunicaciones por Internet, correos electrónicos y redes sociales. Echelon puede captar hasta dos millones de conversaciones al minuto. Su misión clandestina es el espionaje de Gobiernos, partidos políticos, organizaciones y empresas. Seis bases a través del mundo recopilan las informacio-

nes e interceptan de forma indiscriminada enormes cantidades de comunicaciones que los superordenadores de la NSA posteriormente criban mediante la introducción de palabras clave en varios idiomas. En el marco de Echelon, los servicios de inteligencia estadounidense y británico han establecido una larga colaboración secreta. Y ahora hemos sabido, gracias a nuevas revelaciones de Edward Snowden, que el espionaje británico también pincha clandestinamente cables de fibra óptica, lo que le permitió espiar las comunicaciones de las delegaciones que acudieron a la Cumbre del G-20 de Londres en abril de 2009. Sin distinguir entre amigos y enemigos. Mediante el programa Tempora, los servicios británicos no dudan en almacenar colosales cantidades de información obtenida ilegalmente. Por ejemplo, en 2012, manejaron unos 600 millones de “conexiones telefónicas” al día y pincharon, en perfecta ilegalidad, más de 200 cables... Cada cable transporta 10 gigabytes por segundo. En teoría, podrían procesar 21 petabytes al día; lo que equivale a enviar toda la información que contiene la Biblioteca Británica 192 veces al día... Los servicios de inteligencia constatan que ya hay más de 2.000 millones de usuarios de Internet en el mundo y que casi más de mil millones utilizan Facebook de forma habitual. Por eso se han fijado como objetivo, transgrediendo leyes y principios éticos, controlar todo lo que circula por Internet. Y lo están consiguiendo: “Estamos empezando a dominar Internet”, confesó un espía inglés, “y nuestra capacidad actual es bastante impresionante”. Para mejorar aún más ese conocimiento de Internet, la Government Communications Headquarters (GCHQ, Agencia de inteligencia británica) lanzó recientemente dos nuevos programas: Mastering The Internet (MTI) sobre cómo dominar Internet, e Interception Modernisation Programme para una explotación orwelliana de las telecomunicaciones globales. Según Edward Snowden, Londres y Washington acumulan ya, diariamente, una cantidad astronómica de datos interceptados clandestinamente a través de las redes mundiales de fibra óptica. Ambos países destinan en total a unos 550 especialistas a analizar esa titánica información. Con la ayuda de la NSA, la GCHQ se aprovecha de que gran parte de los cables de fibra óptica que conducen las telecomunicaciones planetarias pasan por el Reino Unido, y los ha interceptado con sofisticados programas informáticos. En síntesis, miles de millones de llamadas telefónicas, mensajes electrónicos y datos sobre visitas a Internet son acumulados sin que los ciudadanos lo sepan, bajo pretexto de reforzar la seguridad y combatir el terrorismo y el crimen organizado. Washington y Londres han puesto en marcha un orwelliano plan ‘Gran Hermano’ con capacidad de saber todo lo que hacemos y decimos en nuestras comunicaciones. Y cuando el presidente Obama

apela a la ‘legitimidad’ de tales prácticas de violación de la privacidad, está defendiendo lo injustificable. Además, hay que recordar que por haber realizado labores de información sobre peligrosos grupos terroristas con base en Florida –o sea, una misión que el presidente Obama considera hoy como ‘perfectamente legítima’– cinco cubanos fueron detenidos en 1998 y condenados por la Justicia estadounidense a largas e inmerecidas penas de prisión. Un escándalo judicial que es hora de reparar liberando a esos cinco héroes. El presidente Barack Obama está abusando de su poder y restando libertad a todos los ciudadanos del mundo. “Yo no quiero vivir en una sociedad que permite este tipo de actuaciones”, protestó Edward Snowden cuando decidió hacer sus impactantes revelaciones. Las divulgó, y no es casualidad, justo cuando empezaba el juicio contra el soldado Bradley Manning, acusado de filtrar secretos a WikiLeaks, la organización internacional que publica informaciones secretas de fuentes anónimas. Y cuando el cibermilitante Julian Assange lleva un año refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres... Snowden, Manning, Assange, son paladines de la libertad de expresión, luchadores en beneficio de la salud de la democracia y de los intereses de todos los ciudadanos del planeta. Hoy acosados y perseguidos por el ‘Gran Hermano’ estadounidense.

¿Por qué estos tres héroes de nuestro tiempo aceptaron semejante riesgo que les puede hasta costar la vida? Edward Snowden, obligado a pedir asilo político en Ecuador, contesta: “Cuando te das cuenta de que el mundo que ayudaste a crear va a ser peor para la próxima generación y para las siguientes, y que se extienden las capacidades de esa arquitectura de opresión, comprendes que es necesario aceptar cualquier riesgo. Sin que te importen las consecuencias”. Notas (1) Véase Ignacio Ramonet, “Vigilancia total” y “Control social total”, en Le Monde diplomatique en español, respectivamente agosto de 2003 y mayo de 2009. (2) Propuesta por el presidente George W. Bush y adoptada en el contexto emo-


CORREO del SUR cional que sucedió a los atentados del 11 de septiembre de 2001, la ley “Patriot Act” autoriza controles que interfieren en la vida privada, suprimen el secreto de la correspondencia y la libertad de información. Ya no se exige una autorización para las escuchas telefónicas. Y los investigadores pueden acceder a las informaciones personales de los ciudadanos sin orden de registro. (3) En 2012, esta empresa le facturó a la Administración estadounidense 1.300 millones de dólares por “asistencia en misiones de inteligencia”. (4) Hemos sabido recientemente que Max Kelly, el responsable principal de seguridad de Facebook, encargado de proteger la información personal de los usuarios de esta red social contra ataques externos, dejó esta empresa en 2010 y fue reclutado... por la NSA. (5) Espiar a diplomáticos extranjeros es legal en el Reino Unido: lo ampara una ley aprobada por los conservadores británicos en 1994 que pone el interés económico nacional por encima de la cortesía diplomática. (6) El byte es la unidad de información en informática. Un gigabyte es una unidad de almacenamiento de información cuyo símbolo es GB, y equivale a 109 bytes, o sea mil millones de bytes, equivalente, en texto escrito, a una furgoneta llena de páginas con texto. (7) Un petabyte (PT) equivale a 1015 bytes. (8) La misión de los cinco –Antonio Guerrero, Fernando González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y René González– consistía en infiltrar y observar las actuaciones de grupos de exiliados cu-

banos para prevenir actos de terrorismo contra Cuba. A propósito del juicio que condenó a varios de ellos a penas de cadena perpetua, Amnistía Internacional declaró en un comunicado que “durante el juicio no se presentó ninguna prueba que demostrase que los acusados realmente hubieran manejado o transmitido información clasificada”. (9) Véase Fernando Morais, Los últimos soldados de la guerra fría, Editorial Arte y Literatura, La Habana, 2013. (10) Edward Snowden corre el riesgo de ser condenado a 30 años de prisión después de haber sido acusado oficialmente por la Administración de Estados Unidos de “espionaje”, “robo” y “utilización ilegal de bienes gubernamentales”. Gracias a: Le Monde diplomatique en español, 01/07/2013

DOMINGO 21 DE JULIO DE 2013

5

Espionaje y derecho EXPEDIENTE: VIGILANCIA internacional GLOBAL VÍCTOR OROZCO

“H

ola. Mi nombre es Ed Snowden. Hace algo más de un mes tenía una familia, una casa en el paraíso y vivía muy cómodamente. También podía buscar, incautar y leer tus comunicaciones. Las tuyas y las de cualquiera, en cualquier momento. Esto es, tenía el poder de cambiar los destinos de la gente”, así comenzó una declaración el fugitivo más perseguido en el mundo hoy en día. La leyó el día de ayer ante unos cuantos abogados y miembros de organizaciones defensoras de los derechos humanos en la zona de tránsito del aereopuerto Sheremetievo de Moscú, donde se encuentra desde el 26 de junio. La decisión tomada por este hombre, empleado en labores de espionaje por el gobierno de Estados Unidos, de propagar estas actividades, ha puesto a prueba principios básicos del derecho internacional y de la moralidad pública. Los documentos difundidos por este arrojado joven, informan de acechos en todos los continentes, que dan cuenta de informes, conversaciones telefónicas, accesos a la red relativos tanto a particulares como a funcionarios públicos. Como antes con los documentos exhibidos por Wikileaks, el mundo quedó azorado ante la pérdida de la privacidad y la discreción en las relaciones personales de cualquier orden, oficiales o privadas. Con métodos menos sofisticados y premodernos, pero sumamente eficaces, las policías en los antiguos regímenes totalitarios se metían en la vida íntima de los ciudadanos y los obligaban a conversar en susurros aún en la recámara o en la cocina. Los edificios de oficinas y viviendas, tenían ya integrados sistemas de escucha conectados a las centrales de inteligencia. Con las embajadas extranjeras sucedía algo similar. Los gobiernos colocaban espías entre los empleados y funcionarios de sus rivales o enemigos. A estos agentes se les “sembraba” en un país donde se integraban, construían una red de vínculos de toda índole para cumplir con su cometido quizá una o dos décadas después. Se tejían enredadas marañas que involucraban a informantes de partidos, cuerpos militares, iglesias, clubes sociales y desde luego altos funcionarios estatales. Ahora, buena parte de todo este aparato físico de espionaje es inútil y obsoleto, porque las comunicaciones electrónicas han suplido prácticamente a las demás. El grueso de los vínculos entre gobiernos e individuos pasan por el ciberespacio y en cualquier caso, los de mayor relevancia. Los temas son infinitos: un plan de guerra, una inversión económica estratégica, una transferencia bancaria, un peculado multimillonario, una tortuosa relación sexual, un secreto sepultado, etc. A partir de datos en apariencia inconexos, las inmensas bases que los acumulan y los organizan, pueden desarrollar una estela de inferencias, deducciones, nuevas relaciones posibles de encontrar y explotar por los especialistas. Ni siquiera en la imaginación de George Orwell, creador del personaje del

Big Brother, supremo dictador cuyo culto y dominio eran capaces de penetrar hasta los últimos y más recónditos rincones de la mente humana, pudo concebirse un sistema que sin cables, sin contactos físicos algunos, desde una pequeña instalación equipada con alta tecnología, podía escucharse o ver a un individuo y saber todo sobre su persona. Supuestamente tal información está destinada para usarse por el gobierno de Estados Unidos en el diseño de su política interna y mundial. Su acopio es un asunto político y de seguridad nacional, alegan los voceros oficiales. Ed Snowden vio otra perspectiva: “La cuarta y quinta enmiendas a la Constitución de mi país, el artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y numerosas leyes y tratados prohíben sistemas de vigilancia masiva y omnipresente… e invocó el principio consagrado en los juicios de Nuremberg, conforme al cual se juzgó y ejecutó a los dirigentes del nazismo: “Los individuos tienen deberes internacionales que van más allá de las obligaciones nacionales de obedecer. Es por eso que los ciudadanos en lo individual tienen el deber de transgredir las leyes nacionales para prevenir que sucedan crímenes contra la paz y la humanidad”. La convicción de que el espionaje masivo está violando la ley y con la vista puesta en un cercano futuro donde todo mundo será vigilado, con la ineludible pérdida de la libertad, lo hicieron tomar una profunda decisión moral. Entregó documentos a la prensa y debió salir de su país, al que según su parecer, sigue prestando un servicio supremo, defendiendo la causa de la libertad. No ha recibido por ello un solo centavo ni adquirido compromiso alguno con otros gobiernos o agencias. No obstante, es acusado de criminal y traidor, cargos fáciles de montar cuando además se despliega una campaña en los medios que exalta el patrioterismo y el temor a las acciones terroristas, a las que es tan sensible la sociedad norteamericana. Snowden representa a esa noble tradición libertaria de nuestros vecinos del Norte, en la cual han florecido historiadores, escritores, luchadores sociales que salvan al gran pueblo fundado en 1776 de la mala reputación con la cual lo han manchado las acciones de los voraces barones del capital y de sus auxiliares políticos o militares. Otra regla toral de convivencia y respeto a las personas, es la establecida

en el artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el cual dispone: “En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas”. Como muy bien lo han expresado la Unión Americana de Derechos Civiles y Human Rights Watch, la entrega de Snowden al gobierno estadounidense implicaría una violación grave a este precepto y para Washigton una inadmisible incongruencia entre su proclamado compromiso con los derechos humanos y la práctica política. No ha faltado quien señale la paradoja de ser el estado ruso, quien carece de historia como protector de estos derechos y sí tiene una muy larga de vulnerador, el que está dando ahora una lección en la materia a su homólogo estadounidense. Poco importa, si el Kremlin represor ayuda finalmente a salvar a este joven de un largo e inhumano confinamiento, reservado por el sistema norteamericano a quienes considera enemigos peligrosos. La política exterior mexicana, que lleva entre sus timbres de gloria la salvaguarda del derecho de asilo y a cuyo amparo han llegado aquí miles de perseguidos políticos, debería alzar la voz en este caso. Sin embargo, con el gobierno obsecuente de Peña Nieto, tal vez sea como pedir peras al olmo. En múltiples convenciones internacionales se han establecido normas y usos comunes merced a los cuales los gobiernos deben observancia a la inmunidad diplomática y a la seguridad de representantes extranjeros. Incluso estos cánones han sido vulnerados en el afán de poner en prisión al disidente norteamericano. Los gobiernos de Francia, España, Austria e Italia no tuvieron empacho en tratar de obligar al presidente de Bolivia a aceptar una inspección en su avión, que volaba de Moscú a La Paz, para verificar si en su interior se encontraba el perseguido. Cómo en los tiempos de su pasado colonialista, se comportaron tal cual amos frente a sus sirvientes. Para dignidad de Latinoamérica los gobiernos integrantes del Mercado Común del Sur (Argentina, Bolivia, Brasil, Uruguay y Venezuela) acordaron llamar a cuentas a los embajadores de cada uno de los gobiernos europeos involucrados por su acción abusiva e ilegal. Es un gesto simbólico, cierto, pero de plena significación política e histórica.


6 DOMINGO 21 DE JULIO DE 2013

CORREO del SUR

“Todo el mundo tiene alguna

-¿

Qué está escribiendo ahora? -He empezado a escribir mis memorias. Hasta hace poco trabajé en mi último libro, que se llama Medical philosophy. -Lo he visto, se publicó el año pasado. -Sí, en castellano. Pero lo he vuelto a escribir en inglés y está por salir a fines de este mes. -Hablando de lenguas. Usted ha polemizado con muchas escuelas de pensamiento, entre ellas la fenomenología y el existencialismo, a las que tacha de tenebrosas e incomprensibles. Comparte esta aversión con su compatriota Sebreli, que dice que Heidegger y Husserl se benefician de la idea de que todo lo absurdo es profundo. Usted añade que se aprovechan del prestigio filosófico de la lengua alemana. -Eso seguro. Si hubieran escrito en castellano, o en otra lengua, no serían tan conocidos. -En su esnobismo, Heidegger llegaba a decir que solo se puede pensar con propiedad en alemán. -Y en griego antiguo. Claro que pensaba así, era nacionalista, al punto de ser nazi. Es algo completamente ridículo. Heidegger, a mi modo de ver, masacró la lengua alemana. Husserl escribía mejor, pero también de forma muy oscura, y fue, por supuesto, el maestro de Heidegger. Este le dedica la primera edición de Ser y Tiempo a su maestro, Husserl. En las ediciones posteriores eliminó esa dedicatoria porque se descubrió que Husserl era judío y, por lo tanto, no estaba bien visto por los nuevos amos de Heidegger. El existencialismo llegó muy temprano a Argentina. Llegó en los años 30 porque hubo gente que fue a estudiar a Alemania con Heidegger. También hubo influencia del existencialista católico francés Gabriel Marcel. Llegó muy temprano y se apoderó de las principales cátedras. Ya el pensamiento reaccionario, oscurantista, contrario a la Ilustración, había empezado a predominar en los años 20, con la llamada reacción antipositivista. Hay un viejo malentendido, y es identificar el positivismo con el cientificismo. Los positivistas elogian a la ciencia, pero le hicieron mucho daño, porque eran fenomenistas: no creían en nada que no fuera palpable, que no fuera visible. -Empezó a escribir en castellano, y de ahí se pasó al inglés. Desde entonces escribe en ambas. ¿Es el castellano una lengua bien dotada para la comunicación científica? -Por supuesto. -¿Existen lenguas más y menos aptas para la comunicación científica? -Todas las lenguas avanzadas son igualmente aptas y ha habido científicos que se han expresado en todas ellas. Ramón y Cajal, por ejemplo, escribió en castellano y francés. ¿Por qué en francés? Porque en ese momento, antes de la Primera Guerra Mundial, el francés era la lengua culta, y Francia era una potencia, no solamente política, sino cultural; cosa que terminó definitivamente con la Segunda Guerra Mundial. El francés era la primera lengua extranjera que estudiábamos en la escuela. -En España también era así. -Después de la Segunda Guerra Mundial fue sustituida por el inglés. Yo aprendí francés, que siempre me gustó mucho, y después mi padre me puso un tutor de alemán. Y, después, inglés. -Como dice, el francés fue la lengua de comunicación científica y cultural hasta la Segunda Guerra Mundial. Después comenzó el predominio del inglés. -Bueno, en realidad los científicos en todo el mundo, a fines del siglo XIX, tenían que

Asegura Juan Claudio de Ramón, autor de la siguiente entrevista, que de Mario Bunge (Buenos Aires, 1919) podría decirse lo mismo que Plutarco del legislador ateniense Solón: “Envejeció poco a poco, y cada día aprendió algo nuevo”. Es uno de los grandes filósofos vivos, Premio Príncipe de Asturias de Humanidades en 1982, doctor Honoris Causa por 19 universidades y único autor de habla española que se encuentra, con 43 milidarwins, entre los científicos “más famosos de los últimos 200 años” (The Science Hall of Fame). Vitalmente comprometido con su tarea, Bunge es, además, un referente cuya racionalidad nos ayuda a crear nuevos contextos de exigencias en el mundo concreto y real donde se crea el pensamiento. La filosofía es indispensable para la ciencia, pero Bunge entiende, como puntualiza en esta entrevista, , “que no es lo mismo pensar con la barriga vacía que pensar con la barriga llena, que no es lo mismo la manera de pensar y actuar de un desocupado que la de un empresario potente. Tenemos que tener en cuenta también la psicología social, que se ocupa precisamente de esa interfase individuo-sociedad”. Originalmente publicada en la revista JotDown, retomamos solo unos fragmentos, justo aquellos donde el tono iconoclasta se conjuga con las apreciaciones más sutilmente críticas. Correo del Sur aprender alemán porque Alemania había llegado a ser la cumbre científica ya en 1880, tras la derrota de Francia en la guerra franco-prusiana. La ciencia alemana era más innovadora y la gran aspiración del joven científico era poder estudiar en Alemania. Dos de mis tíos, por ejemplo, fueron a Alemania a doctorarse en ingeniería. Y la medicina alemana era la más avanzada de su tiempo porque había recogido todo lo bueno de la medicina francesa, que fue la primera científica, y le había agregado algo que los franceses no tenían, que era la farmacología, además con una poderosa industria farmacéutica. No en vano la aspirina la inventó un alemán. -Hoy la lengua franca es, de manera abrumadora, el inglés, lo que tiene sus bondades, pero también sus inconvenientes. La hegemonía del inglés impide que se preste más atención a lo que investigan y publican científicos en universidades africanas, latinoamericanas, asiáticas, europeas incluso… Por otro lado, la reducción de todas las lenguas a una sola lengua de trabajo favorece el comunismo epistémico que usted señala como propio de la ciencia. ¿No deberíamos renunciar a que el español o el francés, por ejemplo, que son y serán lenguas de cultura y de relación, sean también lenguas de ciencia, y pasarnos todos al inglés para hacer ciencia? ¿Perderíamos algo con eso? -No, eso me parece ridículo. En la Asociación Física Argentina, de cuyas publicaciones estuve al cargo, fui partidario de publicar algunas cosas extensas en castellano y después, de forma resumida, en inglés. Pero es que la lengua local, entre otras cosas, es la lengua de la enseñanza. En Argentina o España se enseña en castellano, no en inglés, y se comunica mucho más fácil y rápidamente en la lengua vernácula. Entonces, hay que mantener las dos cosas. -En todo caso los científicos son o deberían ser los menos propensos al nacionalismo. -Por supuesto, yo no he conocido a ningún científico notable que fuera nacionalista de lo suyo, ni siquiera en la Alemania nazi. Los científicos nacionalsocialistas alemanes eran

gente de segunda o tercera categoría. -Antes hablábamos de tres clases de ciencias: naturales, sociales y morales o prudenciales. Pero hoy hay ciencias empresariales, ambientales, del turismo, de la educación… ¿está justificada esta floración? -No, es una división profesional, no conceptual. Al contrario, uno de los aspectos más interesantes de las últimas décadas es la convergencia y síntesis de ciencias, la aparición de ciencias híbridas, empezando por la fisicoquímica, la bioquímica, la neurociencia cognitiva, la socioeconomía… porque la gente advierte que cada una de las ciencias es limitada artificialmente. Por ejemplo, un economista que no tenga en cuenta los aspectos sociales y la tradición e historia de la sociedad no va a tener mucho éxito. Sí se puede distinguir, que no separar, las ciencias naturales de las sociales —o culturales, como dicen los alemanes—, pero eso no impide la existencia de ciencias híbridas como la epidemiología, la demografía, la psicología, la medicina social… Obviamente, los individuos somos estudiados por científicos naturales y sociales, pero hay ciertas cosas tales como los sistemas económicos o las empresas que, pese a ser sistemas, están formadas por individuos, que con sus decisiones alteran esos sistemas, que su vez moldean a los individuos; nacemos en sociedades que nos pre-existen, nos forman y deforman. Por ejemplo, en estos momentos mi hija la psicóloga está estudiando intensamente los efectos de la educación y el aprendizaje sobre el cerebro, cómo va cambiando y dejando huellas anatómicas. -Usted explica que la filosofía de la ciencia importa porque los científicos rara vez examinan sus presupuestos y eso los puede llevar por caminos equivocados. Un ejemplo que menciona a menudo es el dualismo mente-cerebro, que impidió durante siglos el correcto entendimiento de las enfermedades mentales. Pero la tesis contraria, que lo mental es cerebral, ha permitido avances espectaculares en los últimos 50 años. Y esa es la base para desacreditar al psicoanálisis, que usted define como la etapa chamánica

de la psiquiatría. -Confirmo todo eso, pero agrego que, si bien los procesos mentales son procesos cerebrales, como ya bien señalaba Hipócrates, no es lo mismo pensar con la barriga vacía que pensar con la barriga llena, que no es lo mismo la manera de pensar y actuar de un desocupado que la de un empresario potente. Tenemos que tener en cuenta también la psicología social, que se ocupa precisamente de esa interfase individuo-sociedad. -En psicología hay varias escuelas. Refutado el psicoanálisis, ¿cuáles merecen atención? -El psicoanálisis subsiste solamente en los márgenes, por ejemplo en París, en Barcelona y en Buenos Aires. Fuera de esas ciudades ya no existe más. En psicología científica ya no se habla de escuelas. El conductismo se acabó hace ya 30 años o más. Hay estilos o maneras de abordar lo mental. La más adelantada es la neurociencia cognitiva y afectiva, el estudio de las emociones, las pasiones. Como dije, las escuelas se acabaron. Y no se estudia por autores o escuelas, sino por temas. Ojalá pasara lo mismo en filosofía. Las universidades de filosofía estudian autores: Aristóteles, Santo Tomás, Descartes… en lugar de estudiar por temas, como el problema del espacio, de la consciencia, la convivencia, la justicia… Es más fácil estudiar por autores, porque entonces una persona se lee unos cuantos libros de un autor y se convierte en experto en ese autor, y al ser experto en ese autor, no sabe nada de lo que pasa. Por ejemplo, los expertos en Kant no entienden de dónde viene Kant y adónde va Kant. Kant es un puente entre dos tradiciones: la del racionalismo y el empirismo por un lado y el positivismo por el otro. Los positivistas son continuadores de Kant porque ambos son subjetivistas y dicen que la realidad no es más que una colección de fenómenos, o sea, apariencias. -En Europa hay ahora una crisis económica tremenda y es muy frustrante ver que los economistas no se ponen de acuerdo sobre sus orígenes y la manera de salir de ella. ¿La economía puede ser científica?


CORREO del SUR

filosofía”: Mario Bunge -Puede serlo, y algunos autores han hecho economía científica, como Quesnay, que fue el primer macroeconomista, autor del famoso Tableau economique en el siglo XVIII. Dicho sea de paso, fue mucho más que eso, fue uno de los grandes anfitriones, en su casa se reunía la gente más ilustrada de su época para discutir cosas de todo tipo. Keynes fue su sucesor. -Fundador de la macroeconomía. -Sí. Lamentablemente, los microeconomistas han estado repitiendo, refinando matemáticamente, lo que expusieron los microeconomistas hacia 1870, no hay absolutamente nada nuevo. Más aun, Milton Friedman se jacta de ello, en un artículo llamado Vino viejo en botellas nuevas. Eso demuestra, según él, que la economía es una ciencia. ¡Al contrario, lo característico de la ciencia es la renovación permanente!, a diferencia de la teología o las ideologías. El marxismo no ha evolucionado, como tampoco la teoría económica estándar. El pecado original de la economía estándar es que postula que los seres humanos se comportan de una cierta manera, de forma egoísta, tratando siempre de maximizar sus beneficios y jamás se les ocurrió poner la prueba empírica para experimentar ese postulado. Este postulado fue puesto a prueba empírica hace solamente unos 20 años, por la escuela de Daniel Kahneman (que, siendo psicólogo, ganó el premio Nobel de Economía) y la de economía experimental de Zurich. Y han encontrado que no es así, que la mayor parte de nosotros somos reciprocadores. No todos, pero las dos terceras partes. Es decir, que devolvemos y estamos ansiosos por devolver los favores que recibimos y por cooperar. Sin cooperar no se pueden armar sistemas económicos como una empresa. Este es el primer pecado. El segundo es la creencia de que la economía siempre está en equilibrio o muy cerca de él, y que si se aparta de él volverá automáticamente sin que se meta el Estado. Y eso no es cierto. En Estados Unidos estamos viendo que cada vez que una gran empresa entra en dificultades le pide préstamos al Estado. -¿La economía puede alcanzar un cuerpo indubitado de doctrina que nos diga cómo se sale de una crisis igual que la medicina nos saca de un resfriado? -Sí, podría, el problema es el postulado del equilibrio. Desgraciadamente, los economistas, con muy pocas excepciones, no reconocen la posibilidad de una crisis, la posibilidad de un desequilibrio entre la demanda y la oferta. Y al no reconocer la existencia de la bestia son incapaces de amaestrarla. La economía está en manos de charlatanes muy famosos, tales como Alan Greenspan, quien, cuando la crisis actual tocó fondo, en 2010, declaró que le había sorprendido mucho encontrar que los grandes empresarios y financieros no se comportaban tal y como predecía la teoría, es decir, de forma inteligente, como egoístas racionales, que es lo que le había enseñado la charlatana Ayn Rand, una persona que había sido su mentora, o mentriz, en realidad mentriz. Una mujer muy hábil que logró envolver a muchísima gente haciéndoles creer que lo principal era la libertad, cuando, como lo había proclamado la revolución francesa, lo importantes es la libertad, la igualdad y la solidaridad. Los tres ideales son alcanzables solo a la vez. -Platón quería que los filósofos fueran gobernantes. Luego, más modestamente, quiso que los gobernantes filosofaran. Y antes uno se encontraba con políticos con una concepción del bien común, pero ahora la política ya está reducida a la publicidad y la táctica

electoral. -La democracia es una gran cosa pero tiene sus fallos, y uno de ellos es el electoralismo, es decir, la improvisación de políticas con el solo fin de ganar la próxima elección. La visión de los políticos no suele pasar de la próxima elección. No les interesa el futuro de sus nietos, que muchas veces no tienen. Solo les interesan ellos mismos, su futuro inmediato como ministros, parlamentarios o asesores del gobierno. No se dan cuenta de que en la sociedad todo es transitorio. -¿Aún es posible un político-filósofo? -Yo creo que sí. En realidad, tácitamente, todo el mundo tiene alguna filosofía, lo que pasa es que desgraciadamente esa filosofía está tomada de las escuelas filosóficas que están muertas. En las facultades de humanidades sí hay escuelas. Por definición, una escuela filosófica es más o menos rígida, no se van adaptando y cambiando a medida que van evolucionando la ciencia, la técnica y la vida social. Por ejemplo, hay gente que habla de la justicia en términos abstractos, pero la justicia tal y como la entendía Aristóteles es muy diferente a como la entendemos nosotros. Para Aristóteles justicia es que cada cual obtenga lo que le corresponde. Para nosotros es más bien el equilibrio entre los deberes y los derechos. -He leído que está decepcionado con Obama. -Muy decepcionado, y no soy el único. Hay millones de personas en todo el mundo, y en particular en Estados Unidos, que esperaban que Obama fuese más o menos fiel a los propósitos que anunció durante su primera campaña electoral, y los ha traicionado todos con una excepción: permaneció fiel a su promesa de apoyar la investigación científica. En eso ha sido coherente consigo mismo, en lo demás no. Fíjese usted, en Estados Unidos hay profesiones que deberían ser declaradas ilegales, tal como la de “lobbyist”, el procurador que diríamos en castellano. En Washington hay 4.500 lobistas registrados, cuya finalidad, sabida, es corromper a los parlamentarios e incluso, en muchos casos, escribir proyectos de ley. Esto lo he aprendido en un texto de economía que tiene todo un capítulo dedicado a los lobistas. ¿Qué debe ser un lobista para ser eficaz? Debe tratar, con todo cinismo, de escribir él mismo los proyectos de ley y empujar o persuadir al parlamentario para que adopte el punto de vista de ciertos intereses creados, de grupos de empresas, en particular la industria del armamento. -Tengo la impresión de que Obama es una persona con buenas intenciones que se ha dado cuenta de que Estados Unidos es un país básicamente irreformable. Mire el caso de las armas. Para él es más fácil cambiar el mundo que su país. -Hay mucho de eso pero también hay mucha hipocresía. Obama fue profesor universitario pero su arma preferida es el drone, que está proscrito por la ley internacional porque está prohibido asesinar a la gente en una soberanía extranjera. Además, en Pakistán ha hecho que ganara las últimas elecciones un hombre totalmente corrupto, igual que era su predecesor. Y está dando pretextos a los talibanes para seguir con su campaña terrorista, porque ahora lo hacen en nombre de todos los civiles asesinados por los drones, que son la mayor parte de las víctimas. Además no es cierto que no pueda hacer nada para disminuir el número de bases militares. Estados Unidos tiene más de 900 bases militares en el extranjero. Obama no ha abierto la boca sobre eso. Teniendo como tiene un déficit

monstruoso, cerrar bases militares no solamente inhibiría la tensión militar, sino que disminuiría enormemente los gastos del Estado. Y no solamente no las ha disminuido, sino que ha instalado una base nueva, en Australia, un país donde no había bases y ahora hay unos 3.000 militares norteamericanos. -En España, que padece una crisis económica terrible, ha aparecido una nueva forma de protesta social llamada escrache. ¿Lo conoce? -No. -Al parecer es un término que proviene del lunfardo. -En lunfardo “escrachar” significa escupir. -Escupir, señalar… no está claro. Los que protestan, en lugar de manifestarse en las plazas o las calles lo hacen en los domicilios de los políticos para, de alguna manera, intimidarles. Hay mucho debate sobre la legitimidad de este tipo de protesta. -Me parece ilegítimo ejercer presión individualmente, es una táctica mafiosa. Las protestas hay que hacerlas en la calle y en el cabildo pero sobre todo hay que armar debates y discutir racionalmente lo que está pasando y lo que debe pasar. Las coacciones personales me parecen una práctica mafiosa. No me extraña que venga de Argentina, ya que allá no hay una fuerte tradición democrática. Ha sido muchas veces avasallada por las fuerzas armadas y después por el populismo peronista. -Usted ha tratado a algunos de los filósofos más importantes del siglo XX. Por ejemplo Popper, de quien dice que no aceptaba hablar de menudencias. -Ni tampoco de la actividad política. Se jactaba de que a su casa no llegaban los periódicos, no tenía televisor, no escuchaba la radio… y al mismo tiempo quería pasar por gran filósofo social. ¿Cómo puede una persona hacer eso? De hecho, tuvo posturas políticas. En su primera juventud fue socialista militante afiliado al partido socialista austríaco. Después se hizo liberal, en el buen sentido de la palabra, liberal clásico, no neoliberal; pero seguía con los mismos prejuicios europeístas. Yo le he oído decir en su casa que el movimiento de liberación nacional del Congo encabezado por Patrice Lumumba era una tropa de monos. Por ser negros tenían que ser monos. Del tercer mundo no sabía nada. Cuando yo le hablé de los crímenes que había cometido el imperio británico, no quería creer que Gran Bretaña atacó militarmente dos veces a Argentina a principios del siglo XIX y, cuando le hablé de la India dijo que los ingleses habían hecho mucho por la India. Obviamente, nunca oyó hablar de cómo los ingleses arruinaron la industria textil doméstica de la India, nunca oyó hablar de la rebelión de los tejedores de Bengala y de cómo los ingleses les cortaron el pulgar para que no pudieran manejar el telar. Es cierto que llevaron la lengua inglesa, que hoy es la lengua de comunicación entre los distintos grupos lingüísticos del país, y también llevaron la medicina moderna, aunque lo hicieron solo para poder curar a sus propios funcionarios. En todo caso, Popper tampoco estaba al tanto de las grandes transformaciones. Sobre el comunismo no tenía nada bueno que decir. Fue una dictadura horrible, pero también es cierto que la Unión Soviética fue el país con un menor índice de desigualdad, el índice de Gini, más bajo del mundo pero, y aquí viene lo interesante, lo compartió con Dinamarca y Suecia. Es decir, es posible tener lo mismo con métodos democráticos y no cruentos. La finalidad del socialismo es humanista. Que fuera corrupta por los comunistas es otra his-

DOMINGO 21 DE JULIO DE 2013

7

toria. Hay que ser objetivo y él no lo era. -En la última fase de su obra ingresó en la metafísica, con la teoría de los tres mundos, y usted se lo reprochó. -Yo escribí un artículo de crítica que no le gustó nada. Se lo mandé, por supuesto. En él objetaba que Popper ni siquiera definía la noción de mundo; más aún, Popper decía que no lo va a definir, que dejaría la idea flou, suelta. Para un filósofo eso es un pecado mayúsculo. Pero lo más interesante, y es algo poco conocido, es que esa doctrina de los tres mundos viene de Hegel y la copió Lenin en unas páginas muy poco conocidas. En vísperas de la primera guerra mundial, en lugar de estudiar sociología y economía, Lenin estaba estudiando la lógica de Hegel. Y en sus Cuadernos filosóficos tiene toda una página dedicada a la doctrina de los tres mundos. Textual. No creo que Popper hubiera leído eso, pero sí era buen conocedor de la filosofía de Hegel y fue uno de los primeros en decir que Hegel era un charlatán. Bueno, el primero fue Schopenhauer, pero a este no se le puede tomar en serio porque, a su vez, era un charlatán. Popper fue uno de los primeros filósofos serios que se atrevió a decir la verdad sobre Hegel. Pero ¿por qué tiene tanto atractivo Hegel? Porque construyó un sistema y se ocupó de temas importantes. Lo confundió todo, hablaba de forma difícil, fue el primer posmoderno, era tan confuso que dio lugar a una izquierda y una derecha… pero si pervivió es porque trató asuntos interesantes. La mayor parte de los filósofos actuales se ocupa de menudencias, de opiniones de otros filósofos: ¿Qué opina Fulano de lo que dijo Mengano de Zutano? -He leído que Thomas Kuhn acabó harto de hablar de paradigmas y que se arrepintió de lo que había escrito, pero los kunheanos no tomaron nota. -Al acabar una conferencia que dio aquí, en McGill, alguien le preguntó sobre los paradigmas, y el respondió “Por favor, no me pregunten sobre eso, estoy harto.” Además, lo que pasó es que el concepto de paradigma, tal y como lo usa Kuhn, es tan impreciso que fue masacrado por una filósofa inglesa muy poco conocida, Margaret Masterman. Demostró que Kuhn usa esa palabra en 30 sentidos diferentes, era muy confuso. Le dije ¿cuál va a ser tu próxima aventura, Tom? “Ah, voy a estudiar el concepto de analogía de Mary Hesse”. Pero Mary Hesse es una de las grandes confusas de la filosofía de la ciencia, usaba el concepto de modelo en muchos sentidos diferentes y los confundió. -¿Cuáles han sido las modas filosóficas más nefastas del siglo XX? Ya hemos hablado del psicoanálisis. -La microeconomía neoclásica es una estafa. Después, por supuesto, la parapsicología, el marxismo, completamente osificado, es también una pseudociencia. El existencialismo y la fenomenología. Los posmodernos en general. -Responsables, además, de la peor prosa académica de la historia. -Claro. Se volvió a poner de moda el viejo adagio teológico: credo quia absurdum, lo creo porque es absurdo. En Argentina, no solo en las facultades de filosofía, sino también en las de ciencias sociales, torturan a los chicos, los obligan a leer, a tragar, a Hegel, a Nietzsche y Heidegger. Y no entienden nada. ¿Qué puede significar “El tiempo es la maduración de la temporalidad” que es la definición que da Heidegger de tiempo? Nada. Bueno, a Nietzsche se le puede entender. Era un canalla pero escribía de forma elegante. -Se le puede entender y hasta se le puede disfrutar. Así habló Zaratustra es un hermoso poema que leí a los 17 años y no volví a leer, pero todo lo demás… sobre todo sus panfletos políticos y contra la moral me parecen inmorales.


La crisis y la deuda pública

FREI BETTO

D

esde el año 2008, en que estalló la crisis del capitalismo, los gobiernos afectados hacen de tripas corazón para salvar, no a la población amenazada por el desempleo (ya son 25 millones de desempleados en Europa) sino al sistema financiero. Democracia es hoy una mera expresión retórica. Lo que tenemos de hecho es una dinerocracia. Según el FED (Banco Central de los EE.UU.), el gobierno del Tío Sam canalizó a los bancos privados, como boyas de salvación, US$ 160 mil millones. Como la lista es larga señalo aquí el regalo de Papá Noel para los tres principales beneficiarios en los EE.UU.: Citigroup, 25 mil millones; Morgan Stanley, 20 mil millones; Merrill Lynch, 19.5 mil millones. En el Brasil ya está llamando a la puerta la crisis. Donde más se está notando es en la deuda pública. En el 2011, intereses y amortizaciones de la deuda consumieron el 45.05% del presupuesto del país, o sea US$ 448.000 millones. ¿Se imagina usted lo que se podría hacer con tamaña cantidad? Daría para organizar ¡28 Copas del Mundo de fútbol! En el campeonato del 2014 está previsto invertir 12.500 millones. Para hacerse una idea del dinosaurio que alimentamos fijémonos en que ese mismo año 2011 se invirtió en Salud el 4.07% y en Educación el 2.99%. Si esos datos le impresionan, vea los más actuales: de enero a febrero de este año la deuda pública subió otros US$ 13 mil millones, alcanzando ahora ¡US$ 97.5 mil millones! Y la previsión es que alcan-

zará la cifra de 112 mil millones a fines del año. Eso significa más de US$ 11.6 mil millones más respecto a la suma de la deuda en el 2012. Los datos son del Plan Anual de Financiamiento del Tesoro Nacional, divulgados en marzo. Usted, y yo, y todos nosotros pagamos la deuda pública al recibir nuestro salario y al consumir. Y pagamos o padecemos al NO RECIBIR mejores servicios públicos: salud, educación, seguridad, transporte, cultura, etc. El gobierno no da a conocer la cantidad de los intereses nominales de la deuda pú-

CORREO del SUR Director General: León García Soler

blica efectivamente pagados. Ni la CPI de la Deuda, expuesta en el 2010 en la Cámara de los Diputados, rompió ese secreto. De ahí la importancia de una Auditoría Ciudadana de la deuda pública. Objetivo que debiera constar en la agenda de los partidos progresistas, sindicatos, movimientos sociales y ONGs que apoyan a la ciudadanía. Las señales de que la marea brasileña puede acabar en un tsunami están a la vista: privatización de las vasijas del pre-sal, aeropuertos y hospitales universitarios; menos recursos para los programas sociales; subastas de autovías; inflación en alza, etc.

El modelo desarrollista está agotado. Su resultado ha sido nefasto: el 1% de los habitantes del planeta concentra en sus manos la riqueza equivalente a la del 57% de la población mundial. ¿Y quién puede articular alternativas viables? ¿Será la izquierda con los pies en la base popular y la cabeza en la formulación de estrategias a largo plazo? “En aquel tiempo nosotros hicimos historia; ahora ustedes hacen política”, dice el personaje Rubashov en la novela El cero y el infinito, de Arthur Koestler. Traducción de J.L.Burguet.

Suplemento dominical de Director: Adolfo Sánchez Rebolledo

Diseño gráfico: Hernán Osorio


Correo Del Sur No 344