Page 1

CRÍTICA/AMÉRICA LATINA, IDENTIDAD Y GLOBALIZACIÓN La Jornada Aguascalientes/Aguascalientes,Mé xico OCTUBRE 2010/

La Jornada Aguascalientes/ Aguascalientes, México OCTUBRE 2013/ Año Añ o4 2No. N o.8920

E

n medio de la oscuridad de un socavón de la mina boliviana del cerro Rico de Potosí (que alguna

latinoamericanas. La superposición de

vez fuera la ciudad más rica del mundo,

veces fundiéndose incluso con los colo-

incluso en una época de esplendor eu-

res de su antecesora, otras borrándola

ropeo), resalta una escultura de piedra

casi por completo, como en un eterno

asentada en la roca viva de una gruta

palimpsesto de roca, madera y carne

artificial que los martillos y taladros ca-

que da forma a la cara viva del lugar. Y

varon durante años en busca de plata y

con ello, a su identidad.

otras riquezas. La figura, adornada con

cada nueva capa de manifestaciones culturales se asienta sobre la anterior, a

Hablar de identidad es hablar

El Tío, Bolivia

innumerables cintas de colores, represen-

de narraciones, como lo vio Ricoeur y

ta a un hombre sentado, con la espalda

como lo podemos comprobar cuando nos

recta y la cabeza erguida; aunque su cara se parece más a la de un oso y de su cabeza brotan dos grandes cuernos

La identidad mestiza Carlos Guerrero

rectos, que son tan naturales como los dientes humanos que le adornan la boca.

preguntamos qué hace a una persona, un grupo o una comunidad identificarse como un ente específico, diferente al resto e idéntico a sí mismo; el mismo

Lejos de allí, una banda marcial ju-

Ban y tenis Nike. Marchando al frente, una

de ayer. Entre las muchas cosas que po-

Un par de ojos plásticos y un falo de grandes

venil con trajes de estilo militar europeo,

bastonera y varias animadoras con trajes de

demos decir de la identidad -dependiendo

proporciones, tallado también en piedra,

interpretando una versión instrumental de

porrista, hacen suertes con banderas azules

de la disciplina desde la que la abordemos

completan la singular figura que extiende

“La vida es un carnaval”, se desplaza en una

y blancas (los colores que representan a la

y de la corriente con la que la estudiemos-

los antebrazos con las palmas hacia arriba,

procesión religiosa católica en honor de la

virgen María en la tradición católica) y bailan

se debe resaltar el carácter dinámico con el

para que sus fieles dejen regalos con que

virgen colombiana de Chiquinquirá, una

al ritmo tropical y sabroso de la canción, en

que se configura constantemente por medio

comprar su gracia: hojas de coca, alcohol y

tarde de sábado por las calles del pueblo El

una coreografía muy animada.

de las narraciones. Las historias brindan

cigarros, principalmente; los frutos del mun-

Santuario, en Antioquia (así, sin acento, para

La posibilidad de contemplar las hue-

sentido identitario porque son una forma

do antiguo y del mundo moderno. Se trata

diferenciarla de la ciudad turca). La gente los

llas que han dejado cinco siglos de mestizaje,

de entenderse a sí mismo en el tiempo,

de “El Tío”, la deidad que gobierna la mina

mira pasar comiendo crispetas (palomitas)

es uno de los mayores placeres que brinda

interpretándose como personaje dentro de

el subsuelo, con el mismo poder con el que

y tomando Coca-Cola, luciendo lo mismo un

caminar por las calles de muchas ciudades,

un relato que pretende explicar los sucesos

Pachamama administra la tierra superficial.

sombrero vueltiao, que ruanas o lentes Ray

pueblos, parroquias, rancherías o veredas

como una procesión que posee algún orden. (Continúa en pág. 2)

CONTENIDO: • LA IDENTIDAD MESTIZA. Carlos Guerrero

• MÉXICO: IDENTIDAD, CONFLICTO Y GLOBALIDAD. Parte II: Hombres y mujeres construyendo puentes desde el corazón. Walkiria Torres Soto

• PÉNDULO21/UNO/OCTUBRE 2013 •


Pero el lugar del personaje, así como la forma en que este se interpreta, se reconfigura constantemente, dando lugar a un proceso vivo que no se detiene. ¿Cuál es la identidad latinoamericana que revelan la peregrinación de El Santuario o la reverencia por El Tío de Potosí? ¿Hasta dónde, los elementos que alcanzamos a apreciar, definen lo que un pueblo piensa que es? La identidad supone una constante definición del ser. Como toda definición, requiere establecer límites para entender dónde comienza y termina su propio existir, ya sea que nos refiramos a una persona o a una comunidad. Conlleva una lucha simbólica constante por la predominancia de sentido que construye nuevas formas de entenderse, que van sobre o contra las anteriores. Cuando hablamos de identidad e identidades latinoamericanas, nos tenemos que referir forzosamente a lo que significa el mestizaje cultural, fenómeno presente en toda la historia humana. El Tío de la mina nos muestra dos ideologías en pugna, que batallan por prevalecer una sobre la otra. Por un lado, las creencias prehispánicas andinas, que revisten de atributos masculinos al señor del subsuelo y de características femeninas a la señora de la tierra, estableciendo una forma de culto en la cual se les debe de rendir tributo para conseguir su beneplácito. Por el otro, el peso de la religión católica que el conquistador español trajo

Richard Bourgogne . El tio de la mina, Potosi, Bolivia

y que quiso desterrar las creencias antiguas, en parte por considerarlas profanas, en parte por su intención de controlar las tierras y las gentes a

la tierra, valores prehispánicos, marcas norteamericanas, entre muchos más. Y

través de lo más sagrado: la interpretación en el mundo que hacían los pobladores

ésa es la forma que tienen en nuestros días, pero no será la definitiva, como no

originarios de sí y de los demás elementos naturales.

puede ser definitivo un proceso de mestizaje cultural.

La figura del Tío es anterior a la conquista española, pero su nombre nació

Este fenómeno despierta el miedo a lo nuevo, al cambio y a la pérdida

español y colonial, en medio de la prohibición de su adoración, a raíz, entre otras

de la configuración de cosas conocida. La llamada “pérdida de identidad” es sólo

cosas, de que su imagen recuerde la imaginación que los católicos tienen sobre

parte de un proceso mayor e imparable que implica la lucha constante entre

los demonios. Para los mineros, representa una figura paternal y en esa medida

tradiciones que se han establecido como hegemónicas y nuevas formas de vida

proporciona sentido sobre quiénes son ellos y qué hacen. La fe en El Tío repre-

que se popularizan entre los integrantes de una sociedad. Las narraciones se re-

senta una forma paradigmática que ha definido la identidad en Latinoamérica:

configuran constantemente, cambiando la forma en que los pueblos se entienden

la resistencia.

a sí mismos. Hasta los colectivos indígenas Tagaeiri y Taromenane del Ecuador,

El mestizaje es un terreno de lucha ideológica, creador y fecundo, donde

que han elegido el aislamiento voluntario y que son respetados en esta decisión

se generan nuevos significados en un territorio que no pertenece enteramente a

por el gobierno actual, se definen culturalmente, en parte, por el mundo del que

ninguno de los mundos que lo posibilitan. Es el producto de las fronteras culturales, aunque no siempre conlleva fusión, sino un complejo proceso de resignificación, borrado, mezcla y creación de sentidos. Los mineros han resistido en su creencia, pero han incorporado también muchos elementos de la fe católica y del modo de vida moderno. Quizás en el pasado El Tío solamente recibía hojas de coca, mientras que ahora es honrado con tabaco y alcohol, de la misma forma en que la Virgen de Guadalupe es festejada en el Tepeyac con un sinnúmero de grupos de danzantes que anteriormente ejecutaban su arte sólo para Tonantzin. Las antiguas prácticas y creencias sobreviven enteras o mutiladas, a veces convertidas, resignificadas o escondidas, mientras que se incorporan a otras nuevas.

se quieren mantener alejados, evitándolo.

Paloma Müller, Introspección.

¿Cuál es la identidad latinoamericana? Si hubiera alguna, podría arriesgar la respuesta: “el mestizaje” es un proceso creador que sigue generando nuevas formas de entenderse en la realidad y que incorpora constantemente elementos de culturas cada vez más lejanas. Pero lo haría, solamente porque estoy convencido de que esta misma respuesta es propia ante la pregunta por muchas otras de las identidades regionales en un mundo como el nuestro, que tuvo un punto de inflexión trascendente hace cinco siglos, cuando comenzó un proceso globalizador que aún no se ha detenido.

La procesión a la virgen de Chiquinquirá de El Santuario, tal como se ce-

Un mundo donde una procesión latinoamericana está poblada de marcas

lebra, no es española ni indígena, es colombiana (si es que tenemos que ponerle

estadounidenses, donde El Tío de la mina recibe como ofrenda una cajetilla de

un nombre), de la misma forma en que la cumbia no es negra ni europea. El culto

Lucky Strike o donde disfrutamos de la belleza de las formas indígenas talladas en

al Tío de la mina es boliviano, como mexicana es la fiesta del día de muertos, que

la fachada de la catedral de Zacatecas. Un mundo donde el renacimiento italiano

incorpora creencias prehispánicas y cristianas. Pertenecen a un terreno nuevo

se vio influenciado por los códices mesoamericanos hace cinco siglos y donde hoy

que ha tomado elementos de culturas diversas para generar una marca propia.

se lee y se estudia a Cortázar, a García Márquez y a Paz en francés e inglés.

Las improntas visibles nos hablan de catolicismo, música afroamericana, culto a

Se trata, simplemente, de la maravilla del mestizaje cultural.

• PÉNDULO21/DOS/OCTUBRE 2013 •


México: Identidad, conflicto y globalidad.

Parte II: Hombres y mujeres construyendo puentes desde el corazón Walkiria Torres Soto

Hay quienes prefieren olvidar a cambio de silencio y sufrimiento, pero yo prefiero aquí morir que callar las voces de mi pueblo. No, ya no voy a callar más llora corazón que éste es tu pueblo. Cuando vayas por ahí me voy a acordar que tuve un sueño por vivir Damián Martínez

E

Grupo Sak Tzevul

n la primera parte de este trabajo señalé que la identidad del mexicano no es unidad homogénea, ni mucho menos algo ya resuelto, más bien es la tarea siempre constante

nia, además llamó mi atención que dos mujeres formaran parte

un programa cultural por la fiesta de San Lorenzo y en dicho

del grupo. Me gustó la expresión del grupo, quise conocerlos

festival se le negó la posibilidad de participar. Indignado, se

más y pude descubrir que ya habían presentado su música

instaló él y su banda en la azotea de su casa (que se localizaba

de desentrañar eso que vamos haciendo de nosotros mismos.

en Japón y que las dos mujeres que forman parte del grupo

enfrente de la plaza e iglesia principal), unos voluntarios ins-

Al indagar sobre la identidad personal encontré que de forma

eran de origen asiático. El hallazgo me causó sorpresa, pero

talaron bocinas y los del grupo se pusieron a tocar su música,

latente persiste un sentimiento de soledad e incertidumbre

más allá de esto, sé que el suceso es una excelente imagen de

mientras que el maestro de ceremonias del evento de enfrente

al enfrentar nuestra indeterminación. Y al situar el espacio

nuestro mundo global.

les pedía que se callaran, pero ellos se negaron. El suceso casi

sociocultural de los mexicanos descubrimos una sociedad en

Sak Tzevul es una banda de rock en lengua tsotsil,

les cuesta la cárcel a los integrantes de Sak Tzevul, durante las

conflicto, una confrontación de dos civilizaciones, que inicia

originaria de Zinacantán, Chiapas. En sus composiciones

semanas siguientes corrió el rumor del malestar por parte de

desde la conquista y que a lo largo del tiempo persiste. La

encontramos una fusión de ritmos al que han denominado

unos caciques tradicionalistas del pueblo que señalaban que la

constante es una lucha por ejercer de forma unilateral el poder,

rock fónico; integra música clásica, música tradicional de la

agrupación estaba pervirtiendo y emborrachado a los jóvenes

mientras que las diferencias sociales y culturales se niegan

región, principalmente la tsotsil y el rock alternativo. Esta

de la comunidad. El padre de Damián les pidió que dejaran de

provocando subordinación y discriminación.

agrupación fue fundada en 1996, dicho proyecto musical ha

tocar o se marcharan porque temía que agredieran a toda la

Los pueblos originarios han tenido que enfrentarse

ido evolucionando y en la actualidad lo conforman Damián,

familia.4 El joven rockero haría sus maletas para emprender un

al rechazo a sus formas de vida, su lengua y sus tradiciones.

sus dos hermanos Enrique y Palas, su primo Juan Pérez y otros

viaje hacia la búsqueda de sí mismo.

Indagar sobre las implicaciones que ha tenido este hecho en la

jóvenes originarios de Zinacantán, pero además se encuentra

conformación de la identidad para los hombres y mujeres que

Rie Wantanabe, violinista de música clásica, y Kaori Nishii,

pertenecen a estos pueblos es mi objetivo en la segunda parte

trombonista y ocarinista, originarias del sur de Japón.

de este trabajo, ya que dicha conformación de su identidad

Los hermanos que son parte de la agrupación son la

conlleva hacerlo en un contexto marcado por la discriminación.

tercera generación de músicos que retoman los sonidos básicos

Para llevar a cabo este propósito he decidido ir por un sendero

ancestrales que les fue legado por su padre y su abuelo. A través

que me permita transitar por la vivencia de la conformación de

de un estilo nuevo (que no busca alterar la letra y los ritmos

la identidad y la del conflicto de hacerlo en la adversidad. De

tradicionales) pretenden difundir su cultura originaria. Así, lo

tal forma que narraré algunas experiencias del fundador del

tradicional se apropia de instrumentos que le eran ajenos y se

grupo Sak Tzevul, Damián Martínez, y algunas reflexiones de

ofrece una composición contemporánea con texturas e influen-

él y de otros miembros de la Red de Artistas, Comunicadores

cias extranjeras derivando en una nueva música tradicional.2 Sin

Comunitarios y Antropolog@s (sic) de Chiapas (RACCACH) que

embargo, la consolidación del grupo no ha sido tarea sencilla,

han hecho en el trabajo colectivo que se encuentra plasmado

cuando la banda intentó abrirse paso en su pueblo natal causó

en el audio libro Sjalel kibeltik. Sts’isjel ja kechtiki’. Tejiendo

inconformidad en algunos de los habitantes de Zinacantán. Pues

nuestras raíces.1

dicha comunidad “…posee una cultura tradicional de hondas raíces, celosa de cualquier influencia exterior y sobre todo en

Todo comenzó cuando descubrí a Sak Tzevul

oposición a la presencia de otra cultura que llegue a tratar de

Un día veía un programa de televisión en la red y al finalizar la

implantarse y desplazar la música autóctona.”3

emisión cerraba con un video del grupo Sak Tzevul. Lo que me

El rock ha sido utilizado como un medio de manifesta-

llamó la atención era la combinación de elementos musicales

ción de la inconformidad y resistencia social, por lo que no podría

y visuales, pues se veían personas que participaban en una

ser la excepción en las culturas indígenas. Damián cuenta que

ceremonia y entonaban una canción tradicional, habían unos

en agosto de 1997 a través de la Casa de la Cultura se montó

músicos con guitarras eléctricas y percusiones, usaban una

2

indumentaria similar a la de los que participaban en la ceremo1V.V.A.A., Sjalel kibeltik. Sts’isjel ja kechtiki’. Tejiendo nuestras raíces.

Red de Artistas, Comunicadores Comunitarios y Antropólog@s de Chiapas (RACCACH), Chiapas, México, 2010. Versión electrónica, http://www.jkopkutik.org/sjalelkibeltik/

Cfr. Juan Clemente Orozco y María Esther Pérez Pechá “Sak tzevul: de los sonidos ancestrales al rock fónico. Educación musical en Zinacantán, Chiapas”, Ponencia presentada en el X Congreso Nacional de Investigación Educativa, en Veracruz, Veracruz del 21 al 25 de noviembre de septiembre del 2009. Disponible en línea: http:// www.comie.org.mx/congreso/memoriaelectronica/v10/pdf/area_ tematica_12/ponencias/0052-F.pdf 3

Ibídem.

• PÉNDULO21/TRES/OCTUBRE 2013 •

El péndulo: ni kaxlan ni indio El 16 de enero del 2008 a través de la RACCACH un grupo de diez personas iniciaron el proyecto de hacer un audio libro que pudieran ser de utilidad para las comunidades indígenas mayas, éste fue escrito y grabado en las lenguas: tsotsil, tseltal, tojolabal y español. Es un audio libro porque hace posible rescatar la oralidad, elemento importante para los pueblos indígenas. Quienes lo conformaron son diez personas: dos mujeres y ocho hombres, de los cuales dos son pintores, dos músicos, un fotógrafo, tres comunicadores comunitarios (videoastas populares) y dos antropólogos; siete de sus integrantes son de raíz maya (todos hablan español, tres tsotsil, dos tseltal y uno tojolabal), una de ascendencia mixteca (español e inglés), otra de raíz japonesa (español, japonés e ingles) y otro germano (alemán, español, inglés y francés). Cada uno de los capítulos fue creado por uno de los integrantes, en los que se desnudaron o se auto representaron, tratando de dar respuestas a las preguntas ¿de dónde vengo?, ¿cuáles son mis raíces?, ¿quién soy yo?, ¿cómo empecé hacer lo que hago? y esto que hago ¿cómo contribuye al desarrollo de los pueblos originaros o a la humanidad?, ¿a dónde va mi querer?, entre otras. El resultado es un cúmulo de reflexiones, vivencias hechas palabra, voz, imagen, recuerdo y esperanza. Damián se desnuda, se busca, se deshilvana para volverse a tejer así mismo a través de su relato: V.V.A.A., Sjalel kibeltik. Sts’isjel ja kechtiki’. Tejiendo nuestras raíces, op. cit., pp. 293 – 294. 4


Mi madre es zapoteca procedente de Juchitán, Oaxaca, mi padre

dentales. Y a la inversa hay una fuerte influencia de los pueblos indígenas en la cultura

es originario de Zinacantán, Chiapas. Pese a que ambas familias

mestiza. El conflicto radica en asumir que una puede ser mejor que otra, que debe

son hablantes de lenguas originarias, zapoteca y tsotsil, mis

imponerse y rechazar a las demás. Se puede transitar más allá de las etiquetas indio,

hermanos y yo crecimos hablando castellano…

mestizo, negro, kaxlan, ladino. En este siglo XXI, nuestra multicultural es más visible,

Durante mi vida de estudiante siempre tuve un complejo silen-

por ejemplo, en el grupo Sak Tzevul y en la RACCACH. Así, la identidad puede recrearse,

cioso por asistir a clases en la ciudad de San Cristóbal y vivir en

fortalecerse en la interculturalidad y no consistir en una lucha por preservar lo propio

Zinacantán. Fue muy difícil ir y venir entre dos mundos distintos,

con resentimiento o imponer nuestras formas de vida a través de la exclusión, la burla

incluso a veces en un solo día. En uno se me llamaba “indio” o

o minimizando a los otros.

“indígena” en tono despectivo y algunos de mis compañeros se burlaban por lo tímido que yo era. A mi hermano le pasaba lo mismo pero él tomaba la opción de irse a los golpes, mientras que yo no intentaba defenderme y sólo recordaba las palabras de mi papá: “¡Donde quiera que vayas, nunca niegues tu origen!” En el otro mundo, en Zinacantán, por ser mi madre de un lugar distinto al de Los Altos de Chiapas, se me consideraba kaxlan y eso sí que me enojaba aún más. Creo que esa es una de las primeras razones por la cual empecé a cantar en tsotsil y creo que lo hice con mucho coraje para que me dejaran de considerar así. Finalmente creo que lo logré.

5

Sin embargo aún me queda otra inquietud por abordar, ante el mundo global neoliberal – que absorbe todo a su paso y lo convierte en bienes de consumo – ¿movimientos culturales y artísticos como el grupo Sak Tzevul y la RACCACH escapan a las fuerzas del mercado? Me parece difícil dar una respuesta concluyente, pues ¿cómo se podría escapar a este sistema económico donde prácticamente todo se vende?, de tal forma que vemos souvenirs “revolucionarios” como camisetas, tasas, CD, videos o libros del Che Guevara, del Subcomandante Marcos, de movimientos ecologistas o indígenas. Es decir, el mercado es tan amplio que uno puede consumir lo que pareciera inconsumible. Hasta se habla de turismo “revolucionario”, esos extranjeros y algunos mexicanos que viajan a comunidades indígenas en rebeldía soñando con ser partícipes o testigos de la transformación social. Pareciera que las opciones que nos quedan son elegir a dónde ir a

Detrás de la búsqueda de sí, de lo que se es, uno se encuentra con un movimiento

comprar: si a las grandes cadenas o en los festivales de estos movimientos alternativos.

pendular, en el ir y venir de la soledad al encuentro o desencuentro con los otros. No

En contraparte, considero que la globalidad ha visibilizado los movimientos

importa que sean amigos o enemigos, nos vean con respeto, como curiosidad, folklor

indígenas de nuestro país. Pero sobre todo, como protagonistas e incluso de forma

o atraso. Y también uno descubre lo que quiere de manera personal y colectiva por-

contestataria a la imagen que los otros han hecho de ellos. Por ejemplo los videoastas

que en este devenir nos identificamos y nos proyectamos en relación con los demás.

de la RACCACH han elaborados documentales como testimonio de las agresiones que

Se narra una vida que a la vez es la historia de los abuelos, de nuestros padres, es el

sufren de paramilitares, también para anteponer la imagen propia a la proyección que

relato que conlleva la vida de un pueblo y su relación con los otros. La búsqueda sobre

han hecho los antropólogos, en oposición a las campañas de turismo que ofrecen su

quién soy – en palabras de los indígenas mayas – es ir al encuentro de tu querer. La

cultura, festividades y tradiciones como atracciones turísticas y sobre todo a los este-

afirmación del querer es descubrir lo que quiere tu corazón. Juan Chawuk, artista del

reotipos que el cine y la televisión hicieron y que en muchas ocasiones los representa

colectivo, nos dice que el corazón “…es el que bombea los sentimientos y las acciones,

como ignorantes, ingenuos o chistosos. El esfuerzo de los propios indígenas ha sido

es el centro de las motivaciones, del pensamiento, del cuerpo, del ser, y nos permite

negar esa idea artificial que se ha hecho a lo largo de tiempo y en esta tarea ha sido

crear apasionadamente.” Pero también requiere de “…la mente porque es ella la que

de gran ayuda el internet, las radios comunitarias y congresos que se han celebrado.

analiza racionalmente si es beneficioso para nuestro espíritu y para los demás, es ella que nos permite mostrar lo que hacemos.”

6

Si bien vivimos en la era del consumo, también vivimos en un mundo más interconectado que nos invita a construir puentes para el diálogo, que ha hecho posible música entre tsotsiles y japoneses o elaborar un audio libro entre indígenas, antropó-

Algunas reflexiones: redes y puentes globales

logos y artistas de distintas tradiciones culturales que buscan encontrarse para crear

¿Cómo se conforma la identidad personal y colectiva en el contexto de la discriminación?

colectivamente un poco de esperanza.

De acuerdo con la lectura de los capítulos del proyecto RACCACH puedo constatar que los relatos a cargo de los indígenas mayas tienen como rasgo común una vida marcada por la discriminación, que se ejercía principalmente en las ciudades: en las escuelas y los seminarios por parte de los maestros o los compañeros de banca; en las casas donde se vivía para poder estudiar, en los comercios u otros espacios donde se laboraba. Sin embargo, los miembros de la RACCACH consideran que esa exclusión que separa a mestizos e indígenas no es inamovible. Porque así como los relatos contienen historias de discriminación en las ciudades también dan cuenta de relaciones e influencias que han contribuido a su desarrollo personal y al de sus comunidades. Así mismo, señalan que existe en ellos un fuerte interés por fortalecer sus propias raíces, pero también se consideran como una especie de puente entre las culturas colonizadoras y las propias. Se miran a sí mismos como “…un péndulo que va de un lado a otro, que se nutre de un lado y del otro y que también comparte experiencias a ambos lados” . La música, el arte, los videos que 7

elaboran van dirigidos a los miembros de sus comunidades, pero también a cualquier mexicano así como a un extranjero. Ahora bien, las culturas originarias no son puras en el sentido en que dentro de éstas se encuentran elementos occi5

Ídem, p. 288 – 289.

6

Ídem, p. 282.

7

Ídem, ver la introducción.

La Jornada Aguascalientes PÉNDULO 21

EDITOR Enrique Luján Salazar

Publicación Quincenal Octubre 2013. Año 4, No. 89

DISEÑO Claudia Macías Guerra

• PÉNDULO21/CUATRO/OCTUBRE 2013 •

COMITÉ EDITORIAL Ignacio Ruelas Olvera José de Lira Bautista Raquel Mercado Salas Ramón López Rodríguez

COLABORACIONES Walkiria Torres Soto Carlos Guerrero

Péndulo21 89  

Suplemento crítico de La Jornada Aguascalientes

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you