Issuu on Google+

LA JORNADA AGUASCALIENTES

ESPECIALES

IV Foro de la Democracia Latinoamericana tre la OEA, el IFE, IDEA Internacional La segunda versiĂłn del Foro, estuvo y el propio COLMEX. Los trabajos se organizada por la OEA, el IFE y el Insti- desarrollaron durante tres dĂ­as, del 10 A principios de 2010, el Secretario Getuto Internacional para la Democracia y al 12 de octubre de 2012, bajo el tĂ­tuneral de la OrganizaciĂłn de los Estala Asistencia Electoral (IDEA); y se llelo “Democracia y crisis de representados Americanos (OEA), Dr. JosĂŠ Miguel vĂł a cabo en el Antiguo Colegio de San ciĂłn: quien gana las elecciones, Âżgana Insulza, y el Consejero Presidente del El I Foro de la Democracia Latinoa- ,GHOIRQVRGHODFLXGDGGH0p[LFRGHO el poder?â€?. En esta ocasiĂłn, se presentĂł Instituto Federal Electoral (IFE), Dr. Leo- mericana, fue organizado por la OEA, 6 al 8 de diciembre de 2011. nardo ValdĂŠs, acordaron desarrollar el el IFE y el Programa de Naciones UniEn esta ediciĂłn, la OEA desarrollĂł el el Informe de la ComisiĂłn Global sobre Foro de la Democracia Latinoamerica- das para el Desarrollo (PNUD), se llevĂł informe sobre “Dinero, PolĂ­tica y Poder: Elecciones, Democracia y Seguridad inna, con el objetivo de crear un espacio a cabo del 11 al 14 de octubre de 2010 Un dilema para la Democraciaâ€?. Partitulado “Profundizando la democracia: GHUHĂ H[LyQGLVFXVLyQ\DQiOLVLVVREUH en el Palacio de MinerĂ­a de la ciudad ticiparon 49 ponentes y moderadores Una estrategia para mejorar la integrilos desafĂ­os que implica la transiciĂłn, GH0p[LFR(QHVWDSULPHUDYHUVLyQVH de 14 paĂ­ses, incluyendo a cinco aspiconstrucciĂłn y consolidaciĂłn de la de- presentĂł el “Segundo Informe sobre rantes a candidato para la Presidencia dad electoral en el mundoâ€?, por parte del secretario general de IDEA Internamocracia en AmĂŠrica Latina. el estado de la democracia en AmĂŠri- GH0p[LFR &RQYRFDQGRDH[SHUWRVSUDFWLFDQ- ca Latina: Nuestra Democraciaâ€?, y sus El III Foro de la Democracia se lle- cional, Vidar Helgesen, y el consejero tes, acadĂŠmicos, funcionarios pĂşblicos y FRQWHQLGRV VLUYLHURQ GH HMH WHPiWLFR vĂł a cabo en asociaciĂłn conjunta en- presidente del IFE, Leonardo ValdĂŠs.

Antecedentes

electorales, representantes de partidos polĂ­ticos, de organizaciones ciudadanas y de los medios de comunicaciĂłn; para GHEDWLU\DEULUHVSDFLRVGHUHĂ H[LyQ\ DQiOLVLVVREUHORVWHPDVTXHFRQIRUPDQ ODDJHQGDGHPRFUiWLFDGHODUHJLyQ

para el desarrollo del mismo.

PRINCIPALES OBSERVACIONES EN EL IV FORO Ciro Murayama, acadĂŠmico y especialista en economĂ­a - La democracia no es un instrumento que sirva para la redistribuciĂłn del ingreso. - MĂŠxico no tiene discurso econĂłmico de izquierda. - En MĂŠxico lo que tenemos es una democracia funcional para los ricos. Eveline Herfkens, ministra de CooperaciĂłn para el Desarrollo del Gobierno de Holanda - La pobreza no se limita a los ingresos, es la inseguridad, la exclusiĂłn y falta de compromiso de los polĂ­ticos. - Las instituciones que debiesen procurar democracia, EHQHĂ€FLDQDORVULFRV\VHUHFDUJDQHQORVSREUHV - SĂłlo se puede reducir la desigualdad con sistemas tributarios justos y polĂ­ticas pĂşblicas no clientelares.

Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Social - En MĂŠxico no existe una democracia completa, puesto que el voto ciudadano no se traduce en una mejorĂ­a social y econĂłmica para la poblaciĂłn. - Nuestras instituciones no representan a todos los mexicanos, y menos a los que estĂĄn en pobreza. Flavia Freidenberg, acadĂŠmica argentina - Las elecciones no alcanzan para que los ciudadanos se sientan completos y con todos los derechos. - La democracia no da respuesta a la desigualdad de los ciudadanos. - Ciudadanos deben comprometerse con la democracia, el Estado y los polĂ­ticos no pueden, ni deben hacer todo.

Navin Chawla, presidente de la ComisiĂłn de Elecciones de la India

- Se deben garantizar elecciones limpias y equitativas, donde el ganador “golee� al perdedor.

- La democracia, aunque sea dĂŠbil, es mejor que la falta de ella.

/DYLJLODQFLDDORVSROtWLFRVHVYLWDOJHQHUDUFRQĂ€DQ]D y promueve el interĂŠs en la vida polĂ­tica de los paĂ­ses.


E

n la cuarta ediciĂłn del Foro, celebrada en la sede del Colegio de MĂŠxico, del 9 al 11 de octubre, los participantes trataron los desafĂ­os de la democracia latinoamericana hacia el aĂąo 2020 bajo una visiĂłn que abarca los aspectos polĂ­ticos, sociales, econĂłmicos y electorales. Durante tres dĂ­as de sesiones los paneles recopilaron informaciĂłn y experiencias prĂĄcticas sobre la gobernabilidad en la regiĂłn, y sobre cĂłmo atender el fortalecimiento y consolidaciĂłn de la democracia en AmĂŠrica Latina desde la Ăłptica de los desafĂ­os que presentan la desigualdad y la pobreza. El Foro fue coorganizado por la OEA, el Instituto Federal Electoral de MĂŠxico (IFE), el Colegio de MĂŠxico, el Instituto Internacional para la democracia y la Asistencia Electoral (IIDEA) y la FundaciĂłn Internacional para los Sistemas Electorales (IFES). Estuvo integrado por una sesiĂłn inaugural y una de clausura, la presentaciĂłn del libro “Gobernando el futuro. Escenarios latinoamericanos hacia 2020â€? de Dante Caputo, tres Conferencias Magistrales y seis sesiones enfocadas en tres ejes temĂĄticos principales: Seguridad, Desigualdad y Pobreza; que IXHURQHOKLORFRQGXFWRUSDUDODUHĂ H[LyQHQGRVQLYHOHVSRUXQDSDUWHXQQLYHOSUiFWLFRFRUUHVSRQGLHQWHDOHMHUFLFLRHVSHFtĂ€FRGHODSROtWLFDHQFDGDXQRGHORVUXEURV\SRURWUDSDUWHXQ FRQWHQLGR UHĂ H[LYR GH PD\RU LPSDFWR TXH UHVSRQGH D OD KLVWRULD \ DO SULQFLSLR Ă€ORVyĂ€FR TXH debe guiar el trabajo intelectual de la polĂ­tica. En esta ediciĂłn retomamos las opiniones de algunos expertos sobre los principales problemas y retos que enfrenta la democracia en AmĂŠrica Latina.

Gobernando el Futuro. Escenarios latinoamericanos hacia 2020. No voy a hacer un resumen del trabajo, porque para eso estĂĄ el trabajo y estĂĄ lleno de nĂşmeros, de forma que la LGHDHVPiVELHQH[SORUDUHOVHQWLGRGHSRUTXpPHWHUVH con el futuro, por quĂŠ adelantar el futuro, la obligaciĂłn HVH[WUHPDGDPHQWHVHQVLEOH Uno nunca vota el pasado, uno vota el futuro. La GHPRFUDFLD HV XQ HMHUFLFLR GHO IXWXUR SRU GHĂ€QLFLyQ puede ser que a veces se voten cosas que sucedieron DQWHVUHFWLĂ€FDFLRQHV ([WUDxDPHQWH VLHQGR QXHVWUR REMHWR GH GHEDWH OD democracia, no sĂłlo debatimos poco sobre el futuro, sino que practicamos muy poco la anticipaciĂłn y el reconocimiento de cuĂĄles van a ser los dilemas del futuro. Nuestro renacer democrĂĄtico en AmĂŠrica Latina no ha sido acompaĂąado de un anĂĄlisis cuidadoso acerca de cuĂĄles serĂ­an y cuĂĄles van a ser nuestros riesgos, nuestro probable futuro de aquĂ­ en mĂĄs, esto es es un problema serio para la democracia. Si se abandonara el enfoque endĂłgeno y se imaginaran los arreglos institucionales con una mirada prospectiva, SDUD ORV SUy[LPRV  DxRV R PiV VHUtD SRVLEOH TXH HO diseĂąo de polĂ­ticas pĂşblicas y la actualizaciĂłn de las LQVWLWXFLRQHVGHODGHPRFUDFLDFRQWULEX\HUDQPiVHĂ€FLHQ-

temente a disminuir las brechas sociales y la desigualdad que caracteriza a nuestros paĂ­ses. Discutir las prioridades nacionales con un enfoque de futuro y que considere las grandes tendencias de la economĂ­a mundial implica asumir un liderazgo polĂ­tico que trascienda el presente. En otras palabras, lo que importa es actualizar los en-

Uno nunca vota el pasado, uno vota el futuro. La democracia es un ejercicio del futuro SRUGHĂ€QLFLyQ

foques. Ver el futuro que se quiere construir con audacia, o como dirĂ­an en planeaciĂłn estratĂŠgica, proyectar un futurible que motive es el punto de partida. $VXPLUTXHODGHPRFUDFLDHVLQVXĂ€FLHQWH\TXHORV acuerdos polĂ­ticos normalmente responden al pasado, mĂĄs que al futuro, serĂ­a una buena premisa en estos PRPHQWRV TXH ORV OHJLVODGRUHV PH[LFDQRV LQLFLDURQ OD discusiĂłn de las reformas polĂ­tica-electoral y de la haFHQGDULDHO3DFWRSRU0p[LFRHVXQSDFWRSRUHOIXWXUR OjalĂĄ que nuestra clase polĂ­tica pensara en construir acuerdos polĂ­ticos hoy para contribuir a un mejor futuro de mediano y largo plazo distinto, menos desigual y mĂĄs incluyente, en lugar de impulsar arreglos institucionales pensando en futuras curules. La democracia es un proyecto de transformaciĂłn, es un proyecto de ampliaciĂłn de bienestar, un proyecto para adelante. Es el adelante el que debe constituir de

Dante Mario Caputo. PolĂ­tico Argentino. Fue canciller durante la Presidencia de RaĂşl AlfonsĂ­n y diputado nacional por la UniĂłn CĂ­vica Radical. De 2006 a 2009 fue secretario para Asuntos PolĂ­ticos de la OEA. Es el autor del libro “Gobernando el Futuro. Escenarios Latinoamericanos hacia 2020â€?.

aquĂ­ en mĂĄs, creo, un debate muy fuerte del presente.

Justicia, igualdad y libertad. Retos de la democracia del siglo XXI

JosĂŠ Miguel Insulza. Abogado y acadĂŠmico Chileno. Durante la administraciĂłn del Presidente Eduardo Frei, fue vicecanciller, ministro de relaciones exteriores y ministro secretario general de la Presidencia. Elegido secretario general de la OrganizaciĂłn de los Estados Americanos en 2005, y reelecto en 2009

varios aĂąos de bonanza econĂłmica “que tenemos una situaciĂłn paradĂłjica en la que hay una sensaciĂłn de insatisfacciĂłn con la democracia y

JosĂŠ Miguel Insulza lĂ­der de la OrganizaciĂłn de una demanda cada vez mayor de que mejorara los Estados Americanos comentĂł que la paradoja considerablemente no sĂłlo su rendimiento, sino entre democracia y desigualdad radica en que, WDPELpQORVEHQHĂ€FLRVTXHRIUHFHHVGHFLUTXH aunque la democracia se ha fortalecido en las la democracia es capaz de dar a todos los ciuda~OWLPDVGpFDGDVHVWRQRVLJQLĂ€FDTXHH[LVWHXQD disminuciĂłn de desigualdad entre los ciudadanos, danos las condiciones de vida que se merecen.â€? Insulza subrayĂł que el concepto del “derecho que cada vez esperan mĂĄs de la democracia. AsĂ­ mismo resaltĂł ÂŤhay situaciones en las AmĂŠri- DODGHPRFUDFLDÂľEURWyFRQODĂ€UPDGHOD&DUWD cas incompatibles con el concepto de democracia, DemocrĂĄtica Interamericana, en el aĂąo de 2001 como ejemplo los altos niveles de desigualdad, en septiembre, y reconoce que niveles de violencia, el descontento visible con el nivel 7HQHPRVXQDVLWXDFLyQ los pueblos de las AmĂŠricas de confrontaciĂłn que a veces tienen derecho a la demoSDUDGyMLFDHQODTXH ocurre en nuestros paĂ­ses decracia. “Entonces, esa misma bido a la disidencia polĂ­ticaÂť KD\XQDVHQVDFLyQGH &DUWD'HPRFUiWLFDOHMRVGH AĂąadiĂł que ÂŤcuando la deLQVDWLVIDFFLyQFRQOD mocracia requiere algo que es limitar la democracia sĂłlo a un consenso mĂ­nimo entre sus democracia cuestiones electorales, crea DXWRULGDGHVH[LJHPiVDOOiGH un concepto muy amplio de la ciudadanĂ­a, que los enfrentamientos, hay un espacio en el que los demĂłcratas estĂĄn de acuerdo, sobre todo cuando abarca los aspectos polĂ­ticos, humanos y sociase trata de la imposiciĂłn de grandes cambios en les, pero tambiĂŠn es necesario para gobernar sus sociedades.Âť GHPRFUiWLFDPHQWHODOLEHUWDGGHH[SUHVLyQHO ,QVXO]DOtGHUGHOD2($H[SOLFyTXHVLELHQORV respeto de los derechos humanos, la separaciĂłn Estados Unidos, despuĂŠs de Europa, es el segundo continente mĂĄs democrĂĄtico en el mundo, y a de poderes, el pluralismo polĂ­tico, con transpapesar de que los paĂ­ses de la regiĂłn se han visto rencia y sin discriminaciĂłnâ€? concluyĂł.

2 LA ESPECIALES // IV DE LADEDEMOCRACIA LATINOAMERICANA LAJORNADA JORNADAAGUASCALIENTES AGUASCALIENTES//// ESPECIALES //FORO IV FORO LA DEMOCRACIA LATINOAMERICANA


<SRUHORWURORVMyYHQHVTXHHVWiQWRFDQGRQRVRODPHQWHODVSXHUWDVGHOPHUFDGRGHWUDEDMRVLQRODVSXHUWDVGHOD democracia electoral, de la democracia representativa, de la participaciĂłn y que de no atenderse debidamente en los Durante la primer sesiĂłn de discusiĂłn del IV Foro de la Demo- prĂłximos aĂąos, traerĂĄ mĂĄs insatisfacciones. cracia Latinoamericana, RaĂşl Ă vila, consultor de IDEA InternaFinalmente mencionĂł que para el 2018 todos los 18 paĂ­ses cional en MĂŠxico, indicĂł que el problema de la democracia en de AmĂŠrica Latina, estarĂĄn embarcados en un nuevo ciclo $PpULFD/DWLQDHVWiOLJDGRDORVSUREOHPDVĂ&#x20AC;QDQFLHURVSXHV electoral, ante el cual, debemos esperar al menos dos posibles este rubro controla muchos aspectos gubernamentales que son escenarios, uno: que los sistemas electorales particularmenelementales para el desarrollo de los Estados. WHORVRUJDQLVPRVHOHFWRUDOHVVLJDQVLHQGRHVWUXMDGRVSRUOD â&#x20AC;&#x153;Las clases polĂ­ticas tienen que sentarse a dialogar para competencia polĂ­tica pluralista que es mĂĄs fuerte, por lo que llegar a acuerdos, pues los sistemas electorales y democrĂĄticos se requiere que sean fortalecidos, y que a su vez los propios se fortalecen con el diĂĄlogo, el debate y el reconocimiento a entes electorales se tomen en serio el tema de la integridad la pluralidad.â&#x20AC;? AsegurĂł que AmĂŠrica Latina es la regiĂłn con mayor desigual- de los organismos y de sus integrantes para que pongan el GDG\HVRHVUHĂ HMRGHXQDPDODGHPRFUDFLD/RVFLXGDGDQRV HMHPSORHQODGHPRFUDFLDSOXUDOLVWD\TXHGHVGHOXHJRVHDQ han aceptado esto como una forma de vida, prĂĄcticas como la capaces de conducir procesos electorales autĂŠnticos, libres, transparentes y equitativos. corrupciĂłn u opacidad como males necesarios. Segundo. Que los partidos polĂ­ticos puedan dar el paso a Sin embargo, seĂąalĂł, la misma sociedad se ha comenzado una mayor institucionalizaciĂłn, a romper con la herencia de a organizar y exige cada dĂ­a mĂĄs transparencia a los representantes. Al mismo tiempo el reclamo por el respeto a los los partidos que fueron formados en la ĂŠpoca del capitalismo derechos humanos, se va convirtiendo en un tema central de industrial protegido y que sepan leer, interpretar y entender las condiciones del siglo XXI para abrirse a la transparencia, los habitantes. MencionĂł que hay dos extremos de la pirĂĄmide poblacional DODĂ&#x20AC;VFDOL]DFLyQDEULUVHDODVUHGHVDEULUVHDODVRFLHGDG que estĂĄn presionando muy fuerte a los gobiernos y a las demo- D ORV MyYHQHV D ORV DGXOWRV PD\RUHV TXH VH FRQYLHUWDQ HQ cracias, que son, por un lado, la poblaciĂłn mĂĄs adulta, ya que movimientos sociales en favor de la gente y de los ciudadanos AmĂŠrica Latina tiene una longevidad como nunca en la historia. que les votan.

Capitalismo y Democracia: ÂżUn modelo en crisis?

La misma sociedad se ha comenzado a organizar y exige cada dĂ­a mĂĄs transparencia a los representantes.

RaĂşl Ă vila. Doctor en Derecho por la UNAM y maestro en estudios Latinoamericanos por la Universidad de Texas. Fue Presidente de Academia Mexicana para el Derecho, la EducaciĂłn y la Cultura A.C. (AMEDEC)

Estado y seguridad en los procesos de consolidaciĂłn democrĂĄtica Garantizar la vida y la seguridad es fundamental del Estado. es la base del pacto social. Esto que parece muy sencillo, es extremadamente complicado, en la medida en que vivimos, no solamente en AmĂŠrica Latina, en situaciones que llamo â&#x20AC;&#x153;realidades segmentadas o realidades contiguas que no se tocanâ&#x20AC;?. El tema fundamental frente a un Estado Carina Perelli. Consultora uruguaya con una muy endeble, con poca densidad en muchos larga trayectoria en el ĂĄrea electoral. de los temas, la seguridad de quiĂŠn, para +DVLGRIXQFLRQDULDGHDOWRSHUĂ&#x20AC;OHQODV quiĂŠn? y por quĂŠ?. Naciones Unidas y recientemente fue directora Hay por lo menos tres o cuatro grandes de la DivisiĂłn de Asisitencia Electoral grupos, muy ricos que han privatizado la seguridad y recortan el dominio del estado sobre las acciones y que viven en lo que los brasileĂąos llaman â&#x20AC;&#x153;campos de desconcentraciĂłnâ&#x20AC;?. Clase media que de alguna manera tienen reglas propias que muchas veces se plantean, si no estĂĄn incorporados a los mecanismos formales de la sociedad, depende muchas veces de prestaciones de lo que se ha llamado; â&#x20AC;&#x153;Estado Paralelo o Estado Maraâ&#x20AC;?. Esto lleva a una percepciĂłn del otro como amenaza en nuestras sociedades. Ya que las cifras de violencia son importantes. Cuando estaba en AfganistĂĄn decĂ­a que el Q~PHURGHPXHUWRVHQ0p[LFRSRUDVHVLQDWRV\SRUPXHUWHVYLROHQWDVHUDLQĂ&#x20AC;QLWDPHQWH superior a AfganistĂĄn, pero de alguna manera tambiĂŠn hay un problema de sensaciĂłn tĂŠrmica de los distintos grupos. Los grupos mĂĄs vocales, son probablemente los de la clase media, son los que dependen de mecanismos de seguridad para sobrevivir transforma su incertidumbre en LQVHJXULGDGVHVLHQWHQDWDFDGRVHQGHĂ&#x20AC;QLWLYDSURSRQHQSROtWLFDVGHPDQRGXUD Esto lleva a una especie de magma en el tema de seguridad, todos sabemos muy bien que la seguridad hoy no es represiĂłn, educaciĂłn, ni polĂ­tica social, es una combinaciĂłn de todo esto. Pero tambiĂŠn en una democracia se requiere dar respuesta a la ciudadanĂ­a. Y se plantean en forma muy inmediata soluciones de tipo represivo, como ha pa-

MĂŠxico en el siglo XX creciĂł a tasas aceleradas en lo que se llamĂł el desarrollo estabilizador, conseguimos ritmos de crecimiento del 6% al aĂąo; sin embargo, este periodo de fracturĂł a inicio de los aĂąos ochenta con lo que se dio en llamar por parte de la ComisiĂłn EconĂłmica para AmĂŠrica Latina y del Caribe, la dĂŠcada perdida que siguiĂł a la crisis de la deuda. MĂŠxico empezĂł a profundizar el reclamo democrĂĄtico que habĂ­a tenido como antecedente el gran campanazo de 1968 y que durante los aĂąos setentas se extendiĂł con movilizaciones obreras, laborales y que, dio lugar al surgimiento de dos movimientos guerrilleros, de gente que no creĂ­a que podrĂ­a darse el FDPELRSRUODYtDSDFtĂ&#x20AC;FD 3DUDVHSURGXFHXQKHFKRPX\VLJQLĂ&#x20AC;FDWLYRHQODKLVWRULD polĂ­tica de MĂŠxico Presidente de la RepĂşblica y su partido perdieran HOFRQWUROGHOD&iPDUDGH'LSXWDGRV3RUSULPHUDYH]GHMDURQ de tener mayorĂ­a y se vieron forzados a pactar con las otras fuerzas polĂ­ticas, asuntos tan relevantes como la aprobaciĂłn aĂąo con aĂąo de la Ley de Ingresos y de los Presupuestos del Estado. En el aĂąo 2000 el PRI pierde la Presidencia, por primera vez \VHFRQĂ&#x20AC;UPDTXHQLQJ~QSDUWLGRWLHQHPD\RUtDHQOD&iPDUDGH Diputados y Senadores. Hasta la fecha no se ha vuelto a producir una conformaciĂłn del Congreso en la cual una sola fuerza polĂ­tica tenga la mayorĂ­a.

ÂżDemocracias de pobres? Los desafĂ­os de la democracia frente a la desigualdad

Ciro Murayama. AcadĂŠmico, funcionario pĂşblico y consultor mexicano, Ha sido docente e investigador en varias universidades de MĂŠxico y los Estados Unidos, entre ellas el Instituto TecnolĂłgico AutĂłnomo de MĂŠxico (ITAM)

sado en distintas zonas de AmĂŠrica Latina, con amenazas crecientes a las autoridades formales del estado. Esto no es Ăşnico de AmĂŠrica Latina. existen zonas del mundo que tienen una especie de cĂ­rculo que es bĂĄsicamente pobreza, falta de oportunidades, crimen organizado, droga. El caso probablemente mĂĄs perfecto es Libia, cuya rebeliĂłn se basa sĂłlo en el soporte que dan los grupos de contrabandistas a los rebeldes, hasta que interviene la FRPXQLGDGLQWHUQDFLRQDO\GRQGHKD\HOPDULGDMHHQWUHORVJUXSRVGHOFULPHQRUJDQLzado y la insurgencia. (VWHWLSRGHPDULGDMHGHDVRFLDFLyQSDUDLQIULQJLUGHDOJXQDPDQHUD\SDUDDWHQWDU contra el estado, obviamente puede pasar en casi cualquier lado, pero algunos no tan particulares de lo que es la transnacionalizaciĂłn del crimen. Por un lado estĂĄn los muy pobres y prĂĄcticamente tienen que acudir a organizaciones delictivas o las Maras o los Gangs para obtener La extorsiĂłn se convierte servicios bĂĄsicos para su supervivencia. <SRURWURODGRORVULFRVHOTXHHQGHĂ&#x20AC;QLWLYD en una prĂĄctica social y SUHVLRQDQDO(VWDGRFRPSUDQRĂ&#x20AC;FLDOHVWDPELpQHV polĂ­tica aceptable. HO VHFWRU Ă&#x20AC;QDQFLHUR VRQ JUDQGHV FRUSRUDFLRQHV H LQGXVWULDV\HQGHĂ&#x20AC;QLWLYDHOHVWDGRTXHHVPX\GpELOWLHQHUHVSRQVDELOLGDGGHPDQHMDUODVLWXDFLyQORPHMRUSRVLEOHVLQYLRODUODVJDUDQWtDVFRQVLVWHPDVSHQLWHQFLDULRV FRPSOLFDGRVHQHOPDQHMRHQWUHSUHVLGLDULRV\JXDUGLDV AmĂŠrica Latina se plantea como tema exclusivo de violencia y que estĂĄ evolucionando cada vez mĂĄs, sobre todo en aquellos lugares donde se han producido pactos de Maras, como El Salvador, hacia un decrecimiento de los asesinatos y el incremento de ODSROtWLFDGHH[WRUVLyQGRQGHHQGHĂ&#x20AC;QLWLYDODH[WRUVLyQVHFRQYLHUWHHQXQDSUiFWLFD social y polĂ­tica aceptable. PrĂĄcticamente es el contrario de una elecciĂłn. Si una elecciĂłn, es un mecanismo de PDQHMRGHOFRQĂ LFWRHQIRUPDSDFtĂ&#x20AC;FDSRUODVYtDVMXVWDPHQWHGHODQHJRFLDFLyQHQWUH los actores, entre todos pierden algo y todos sacan algo de la negociaciĂłn. Hace que el ciudadano, de alguna forma no solamente no confĂ­e en la democracia y en los procedimientos democrĂĄticos sino que asĂ­ mismo reclama cada vez mĂĄs mano dura y autoritarismo. 'HVGHKDFHWUHVGpFDGDV0p[LFRWLHQHXQFUHFLPLHQWRPX\EDMR estamos en una ĂŠpoca que un profesor emĂŠrito de la UNAM, Rolando Cordera, ha denominado como: â&#x20AC;&#x153;estancamiento estabilizadorâ&#x20AC;?, en contraste con el desarrollo estabilizador del siglo pasado. De tal manera que la no incorporaciĂłn de las mayorĂ­as al bienestar, si bien en un momento pudo servir como un reclamo para favorecer el trĂĄnsito a la democracia, hoy lo que puede estar cuestionando es la legitimidad del propio sistema democrĂĄtico. 'H DFXHUGR DO &RQVHMR 1DFLRQDO GH (YDOXDFLyQ GH OD 3ROtWLFD Social, que presentĂł el informe sobre la situaciĂłn de la pobreza en MĂŠxico hace apenas un par de meses, seĂąala que de los 117 millones de habitantes que tiene nuestro paĂ­s, 53.3 millones viven en pobreza, esto es 45.5%. En las ĂĄreas rurales la pobreza crece hasta el 62%, mientras que en las comunidades indĂ­genas, prĂĄcticamente 3 de cada 4 indĂ­genas viven en pobreza. AdemĂĄs, de 60 millones de mexicanos, el 5%, tiene un ingreso que es inferior a la lĂ­nea de bienestar. En tĂŠrminos de distribuciĂłn del ingreso, el primer decil se lleva sĂłlo el 1.2% de todo el Producto nacional, mientras que el Ăşltimo decil concentra el 38.6. Hay una diferencia de mĂĄs de 30 veces en el ingreso del 10% de la poblaciĂłn mĂĄs pobre y del 10% con mayor ingreso. Estamos hablando de nĂşmeros abismales.

LA JORNADA AGUASCALIENTES // ESPECIALES // IV FORO DE LA DEMOCRACIA LATINOAMERICANA 3


En el Panel Magistral "Acuerdos políticos y gobernabilidad democrática", Dante Caputo participó como moderador entre los presidentes del PRI, del PAN y del PRD, actores fundamentales de la política mexicana, no los únicos ciertamente, pero tres partidos pilares de esta democracia que han producido un hecho mayor para México y para América Latina, que es el Pacto por México. Para comenzar con sus intervenciones, Caputo cuestionó a los dirigentes de partidos sobre sus acuerdos primordiales, dónde están y cómo nacieron las propuestas que hoy ofrecen en el Pacto por México.

JESÚS ZAMBRANO Yo soy de los convencidos de que en México estamos viviendo de esos días en los que se concentra el grito de la historia con mayúsculas, exigiendo cambios profundos, yo creo que no nos equivocaríamos si dijéramos que son momentos de cambio de época, porque fueron muchos problemas que se dejaron crecer durante décadas. La verdadera competencia electoral para la Presidencia de la República comenzó en 1988 y de ahí para acá entra justamente la posibilidad de la alternancia en los estados, surge el PRD como resultado de la fusión de un amplio espectro de fuerzas de izquierda como resultado de ese movimiento del 88. En medio de esto, quizá la reforma más trascendental que buscó acoplar la realidad con la nueva institucionalidad que se requería fue la de 1996, hace 17 años, cuando por motivo de la misma, el gobierno de la República dejó de controlar al organismo electoral y a partir de ahí se logró la autonomía y la independencia del organismo electoral nacional, se permitió que se regresaran los derechos políticos a los habitantes del Distrito Federal para que eligieran a sus gobernantes en 1997. La alternancia política del 2000 lamentablemente no se convirtió en un fortalecimiento del proceso de la transición democrática, se mantuvo la disfuncionalidad institucional que resultaba de esa nueva correlación de fuerzas y el mismo esquema de desarrollo económico con sus lacerantes lastres sociales que hoy están a la vista. En 2006, lo que tuvimos fue un escenario de confrontaciones políticas, principalmente entre el PRD y la fuerza gobernante que era el PAN, el PRD como la principal fuerza de izquierda que estuvo, en números, a menos de un punto porcentual de ganar la Presidencia de la República. Con el regreso del PRI a la Presidencia de la República sin mayoría absoluta en ninguna de las cámaras y una izquierda que otra vez estuvo en su carácter de segunda fuerza tocando las puertas de la Presidencia, surge la disyuntiva, se plantea para nosotros la ecuación política de reeditar el 2006 en la confrontación absoluta, sin reconocimiento de los resultados electorales o apostar por un acuerdo nacional. Los hechos ahí están a la vista, optamos por lo segundo, como expresión de una necesidad impuesta por la propia realidad, como manifestación de voluntades y de diálogo constructivo entre las tres principales fuerzas políticas del país y también como resultado de la convicción de que el país no podía estancarse por falta de acuerdos y que de ninguna manera pretendía ni pretende hoy sustituir el papel del Parlamento. En reconocimiento, desde el inicio de los debates para la coniguración del Pacto, quisimos recuperar la vigencia del Estado Mexicano que había ido perdiendo terreno en los últimos años, en las últimas décadas, terreno ante los poderes fácticos, económicos, la coniguración misma de los monopolios, los medios de comunicación, ante los poderes fácticos también el de educación. Tenemos la obligación de consolidar nuestras democracias. Revertir el peligroso asentamiento de la desigualdad en México, en los últimos años no se detuvo el crecimiento de la desigualdad, creció la concentración del ingreso en unos cuantos y creció la pobreza. También llamo la atención en la reforma energética que incide en un aspecto fundamental de nuestro ser nacional, y en donde, en lugar de fortalecer lo público sobre lo privado, pareciera que está queriéndose fortalecer lo privado sobre lo público y por eso, queremos seguir trabajando en las mesas de negociaciones de la búsqueda de acuerdos incansablemente. Porque como lo decía, Danilo Astori, de Montevideo, en Uruguay: quien no es responsable en la oposición, difícilmente lo será en el gobierno, cuando sea gobierno.

ACUERDOS POLÍTICOS Y GOBERNABILIDAD DEMOCRÁTICA

CÉSAR CAMACHO.

GUSTAVO MADERO

Hubo, en la historia del país, en las décadas anteriores pactos, fundamentalmente de carácter económico para salvar situaciones emergentes en el ámbito de las diicultades de las inanzas públicas, privadas, de todos. Hubo fundamentalmente, talante y talento, hubo actitud y capacidad para articular un Pacto en donde quizá el primer reto fue la determinación de las prioridades, 95 compromisos, 11 adicionales en un adéndum que la coyuntura electoral nos condujo a suscribir y hubo, y me parece importante decirlo, sobre todo porque soy del partido en el gobierno, hubo un alto sentido de responsabilidad histórica y no es una exageración el adjetivo y una buena dosis de generosidad con México de parte de las fuerzas políticas suscriptoras del Pacto. El Pacto está agregando calidad a la democracia, que está permitiendo que la democracia que suele ser no sólo o más allá que un destino, un modo de viajar, la democracia sea una democracia más eicaz. La transición democrática es un proceso que empezó hace algunos años, quizás no sea sencillo ubicar en la historia nacional cuándo inició la transición, lo que puedo airmar es que no nació en el 2000. Hay quien la ubica en el 64, a propósito del establecimiento de los diputados de partido; o en el perfeccionamiento del Sistema Electoral en los años 76, 77; incluso, una ruptura interna en el partido del que yo formo parte en 1987, 1988; o en 97 cuando ningún partido tuvo mayoría en la Cámara de Diputados. Por supuesto la alternancia en la Presidencia de la República no es un acontecimiento menor en la vida política mexicana, es un hito. Pero es inalmente la alternancia y no la transición. Y sostengo que la transición todavía no termina. Por eso me parece rescatable que en el preámbulo del Pacto por México se dice explícitamente que la transición democrática está en curso y que uno de los propósitos es justamente consolidarla. El desafío parece ser mantener el clima de libertades, propio de la democracia, pero aumentar las oportunidades y hacerle frente a dos obstáculos subrayadamente señalados: a la desigualdad social y la inequidad económica. Es decir, la gente no vive ni come de democracia; la gente quiere ensanchar las oportunidades o tener oportunidades mucho más anchas, y queremos también hacer más breve la brecha social. Estoy convencido de que los partidos, al irmar el Pacto, hemos llevado nuestra ideología consigo, ideología que en mi caso, es una ideología no aquella a la que los políticos o los seres humanos tenemos que servirle, sino la ideología que sirve a las personas y que cuenta con suiciente maleabilidad para hacer los ajustes pertinentes, sin perder el centro de la atención. Es evidente que ser el partido en el gobierno conlleva una responsabilidad adicional. Claro que queremos acuerdos, no acuerdos a costa de lo que sea, tenemos y eso es parte de un cálculo doméstico de cada partido y cada uno encontrará la manera de procesarlo, que saber hasta dónde somos capaces del poder en una posición que originalmente consideramos distinta. Al inal, digo que el Pacto por México es suicientemente noble y generoso políticamente hablando que da para todos. Se honra y se le da eicacia a la política, se robustece el sistema de partidos políticos, por cierto no tan bien valorado en Latinoamérica y en el mundo, y al inal -lo digo con toda honradez profesional y política- se le sirve a México respecto de que nadie en su sano juicio podría quedarse con parte de un patrimonio, que al inal sólo está prestado, que los electores lo entregan precariamente en cada episodio electoral y que si aspiramos a tener eso y más en la siguiente edición político electoral, lo que tenemos que hacer es dar menos discursos y ofrecer más resultados.

El tema de la desigualdad yo creo que es lo que marca a un país como a México, y de 200 países que hay en el mundo, México es el número 13 medido en su extensión territorial, en el tamaño de su economía y en su población. En las dimensiones de peso especíico México está entre los primeros 15 lugares. Curiosamente en los niveles de desarrollo México está en los lugares 50 a 100. ¿Cómo explicar que tengo el tamaño de la economía número 13 de las 200 del mundo y un nivel de desarrollo del 60 por ciento en desigualdad, en competitividad, en transparencia? A mi juicio son malas políticas públicas tomadas reiteradamente durante mucho tiempo, producto de un mal sistema político; el principal problema que tiene México es su sistema político, disfuncional que no produce los acuerdos, las decisiones de Estado, las políticas públicas que se requieren a la velocidad, a la profundidad y en la dirección que se requieren. Cuando nos miran internacionalmente y muchas veces también aquí localmente, juzgamos la democracia de un país por sus elecciones federales, pero no por sus elecciones locales. De ahí sale la necesidad del Pacto por México, de un reconocimiento sincero de que durante los últimos 15 años ha sido más la lógica de la no cooperación la que ha privado en el Sistema Político Mexicano, la política del regateo, la política del pago por evento que ha vuelto muy costosa la discusión de cada tema, de cada reforma. Algo que es necesario siempre recordar, porque esto lleva a conclusiones muy equivocadas, es que el Pacto por México no es una concepción del gobierno entrante, es una concepción de la oposición, es una propuesta de la oposición, de hecho es el PRD el que la pone sobre la mesa. El mérito del gobierno es haber aceptado esta propuesta, y no es un mérito menor y aceptarla con mucha celeridad, después de reconocer el resultado en el mes de julio, nuestro partido tuvo que tomar una decisión, el día mismo de la elección nuestro partido tuvo que tomar un posicionamiento público: ¿Cuál va a ser el rol del PAN frente a este nuevo gobierno? ¿Vamos a ser oposición o vamos a colaborar? Era un dilema difícil, no es sencillo, porque somos el partido que estaba saliendo del gobierno, dejando y entregando la Silla Presidencial. Cuando estuvimos en el gobierno decíamos que hacían falta reformas, y ahora sostenemos que estas reformas le hacen falta a México, aun cuando no estemos en el gobierno. Durante estos 12 años el PAN propuso las mismas reformas, pero no contamos con una oposición que participara con el PAN para apoyarlas. Cuando nos decidimos a colaborar, se da el proceso de competencia electoral y empiezan a surgir otra vez estas prácticas electorales de utilizar los programas sociales para ganar las elecciones. Por eso emergieron las tres reformas que estamos a punto de discutir: La reforma iscal, la reforma energética y la reforma política. El tema de cómo acceder al poder en México todavía no está resuelto de manera adecuada y menos, cómo se ejerce el poder. Por eso estamos participando en el Pacto por México, con nuestras diferencias, pero sabiendo que es la única manera para empujar una agenda común que ayude a México a salir adelante.


Iv foro de la democracia latinoamericana