Issuu on Google+

ARTE HUICHOL


Agradezco a el artista Gregorio Barrio por darme la oportunidad de conocer su obra y permitirme tomar fotos para este proyecto. Esto tiene como fin, promover el trabajo de los artesanos que con vistosos materiales, recrean escenas de mitos tradicionales y religiosos.


Los Huicholes

Cosmogonía y Religión

Leyendas

Orígenes

La Artesanía Huichol


Gregorio Barrio Montoya es un artista Huichol proveniente de San Andrés Cohamiata, Jalisco, es socio fundador de la galería de arte y se encarga de verificar el estado, la calidad y el significado de cada pieza en exhibición. El trabajo de chaquira que Gregorio realiza, se encuentra expuesto en recintos artísticos nacionales y extranjeros de gran renombre, como son el Museo de Arte Popular y el Museo Dolores Olmedo Patiño en la ciudad de México, o la Fondation CartierTM Pour L’art Contemporain en Paris, Francia. Es el dominio de la técnica con cera y chaquira que él emplea, lo que le ha valido el reconocimiento de distintos proyectos de arte a lo largo de su carrera. La familia Barrio, junto con Gregorio, trabaja algunos de los elementos contenidos en la colección de arte tradicional de YAWÍ.


Cada una de las piezas que un artesano huichol realiza tiene una representación muy especial de sus raíces y costumbres. Los artesanos se basan en la creencia sobre sus orígenes, es decir, en cada uno de los cuatro elementos de la creación: tierra, agua, aire y fuego. El origen del arte huichol se remonta a tiempos ancestrales, cuando los chamanes o sacerdotes de la comunidad creaban figuras que representaban deidades y animales sagrados. Su inspiración llegaba a partir de un ritual que les permitía elevar su mente y traspasar el umbral de lo desconocido y tener un contacto cercano con sus divinidades. Esta atmósfera mágica y cósmica se ha conservado en el tiempo. Hoy en día cada artesano integra a cada una de sus piezas un reflejo de su vida cotidiana elaborada con distintos materiales donde, el colorido y las formas son de una singular belleza. Escorpiones, iguanas, tortugas, venados, jaguares, jícaras o pocillos y hasta máscaras son sólo algunas de las formas de estas divinidades plasmal.


LA ANCESTRAL LEYENDA HUICHOL relata como, en los comienzos del tiempo, no había otra luz en el mundo mas que la de la Luna , siendo esto un gran inconveniente para el hombre. Los ancianos y aquellos que poseían el conocimiento se reunieron entonces para discutir la manera de traer más luz al mundo, rogaron a la Luna que les mandara a su único hijo, un niño cojo y tuerto. Al principio la Luna se opuso, pero al final dio su consentimiento. Entonces, ataviaron al muchacho con ropas ceremoniales, que consistían de huaraches, (sandalias) plumas, y morrales para guardar tabaco; después le dieron como arma un arco y flechas y pintaron su rostro, para luego lanzarlo dentro de un horno, donde el fuego lo consumió.


“… Entonces la Madre del Maíz cambió su forma de una paloma y tomó la forma humana; presentó al joven a sus cinco hijas, quienes simbolizan los cinco colores sagrados del maíz: blanco, rojo, amarillo, pinto y azul. Debido a que el joven tenía hambre, la Madre del Maíz le dio una cazuela con tortillas y un guaje con atole, pero él no creyó que este regalo fuera suficiente para saciar su hambre, sin embargo las tortillas y el atole reaparecían mágicamente, por lo que no podía terminarlos. La Madre del Maíz le pidió que escogiera a una de sus hijas, y él escogió a la Muchacha Maíz Azul…”


El Arte Huichol representa parte de nuestra cultura mexicana, este artista pone su granito de ARENA para seguir fortaleciéndola; comparte también su preocupación de que cada día, artículos de baja calidad que provienen de otros países desplazan a la artesanía mexicana.


Revista Huichol