Page 153

Interior_Grilo_Muro:Sarah_Grilo

11/13/2007

12:53 PM

Page 151

dencia de lo accesorio en procura de una real esencia de las formas. El episodio se manifestó con elocuencia en la exposición de la Galería Viau en Buenos Aires, reunida con el incisivo título de Grupo de Artistas Modernos de la Argentina. Lo formaban cinco concretos, postura con la que Fernández-Muro indirectamente se identificaba, y en la que mostraban

atributos más acusados Alfredo Hlito y Tomás

Maldonado. Participaron en la exposición, con el título de independientes, Hans Aebi, Miguel Ocampo, Sarah Grilo y Fernández-Muro. La creación del Grupo fue estimulada por Aldo Pellegrini, real patriarca por esos años de la pujante modernidad de la plástica argentina. Para Pellegrini, FernándezMuro “…es sin duda el máximo representante de esa generación surgida del rigor concreto. Sin abandonar la severidad que caracteriza a esa escuela, toda su obra tiene un élan, un aire de libertad, un clima de encantamiento, dado por el excepcional manejo del color, por la particular sensibilidad por la materia, la segura disposición de los elementos formales y la oportuna utilización de las texturas. Su pintura obtiene así un toque en cierto modo aéreo, una notable musicalidad por la utilización de los más variados instrumentos del lenguaje visual.(3) Las proyecciones de esta exposición afirmaron la personalidad y el prestigio de Fernández-Muro con las del Museo de Arte Moderno en Río y la del Museo Stedelijk de Amsterdam, y el homenaje de la Sociedad Nacional de Bellas Artes de Chile a la Exposición argentina de artes plásticas. El proceso se completó con otra exposición del Grupo en la Galería Viau de Buenos Aires en 1955. Fernández-Muro consolidaba de esta suerte y de manera progresiva y consecuente el empleo de nuevas visiones colectivas transmutándolas en estilos peculiares. La anotada prescindencia de lo adjetivo derivaba en las que serían constantes de su pintura: la valoración del ritmo como elemento plástico; la singular adaptación de la trama; la selección de diseños geométricos puros trabajados en profundidad por los concretos, llevándolos a conceptos abstractos de su invención; el deleite en la simetría y su ruptura deliberada cuando el juego de volúmenes lo impone. Con el tiempo se afirmarían otras constantes, resumidas en esta exposición. Una beca de la UNESCO para estudiar museología con Germain Bazin y seguir los cursos de arte contemporáneo de Francastel en la Sorbona debió añadir otro ingrediente a su ya acrisolada independencia. Si el conocimiento del conservador del Louvre, aunque fuera de pasada, le impresionaría en razón del respeto del historiador y crítico por el arte del Nuevo Mundo,(4) el chauvinisme de Francastel sin duda fortaleció la actitud del pintor frente a la inveterada postura euroetnocéntrica. A partir de la exposición individual en la Galería Bonino de Buenos Aires en 1958 se consolidó la superposición óptica de elementos geométricos que compartiría, al margen de notorias anticipaciones, con similares resultados en Venezuela, y que proviene de materiales y enfoques distintos de los formulados por Vasarely,(5) entrabados por Fernández-Muro con planchas agujereadas en círculos rítmicos que conju-

150 / 151

Sarah Grilo J.A. Fernández-Muro  

Sarah Grilo J.A. Fernández-Muro obras sobre papel

Sarah Grilo J.A. Fernández-Muro  

Sarah Grilo J.A. Fernández-Muro obras sobre papel

Advertisement