Issuu on Google+

REFLEXIONES SOBRE EL PROCESO DE CAMBIO EN MÉXICO. Por Jorge Gilberto Bonavidez Palacios.  Dic. 31 del 2011 El desarrollo del Neo­liberalismo y su consecuencia el  Globalismo y la segmentación de mercados en el mundo con  su proceso de exportación masiva de capitales mantienen  maniatados y mediatizados a la mayoría de la población  mundial. Por tanto, la única forma de lograr un  desarrollo económico amplio y orgánico generador de  mayor bienestar social es a través de la ruptura con  este proceso Neo­liberal que solo beneficia a los  grandes potentados y que se ha instaurado a través de  los aparatos de control gubernamental y mantenido  gracias a los sistemas legislativos que los perpetuán.

Resulta fundamental entonces  considerar que  solo a través  de la ruptura con este  sistema,  y el paso a una  economía de transición  generadora de empresas  horizontales como las  cooperativas comunitarias y  ciudadanas podrá generarse  mayor bienestar social e  incrementarse el poder  adquisitivo de la población  en general, con el  consecuente abaratamiento de los productos, pues dejara  de estar mediatizado por las 400 grandes empresas en  manos de solo 29 familias de oligarcas ya conocidos por  todos nosotros.  En este sentido destaco entonces la importancia de las  asociaciones ciudadanas desde donde deberá gestarse este  tipo de empresas comunitarias de naturaleza horizontal,  donde la tarea más compleja es el sensibilizar a la  ciudadanía sobre la necesidad de instituirse y asociarse  comunitariamente , para pasar a dar lugar a este tipo de  sociedades comunales y productivas, administradas por  ellos mismos y resultantes de su propia iniciativa, por 


ello nuestra tarea como ciudadanos consciente, como  profesionistas que trabajamos para el cambio es el  avocarnos a incentivar y promover estos procesos de  naturaleza democrática, ejecutiva, cooperativista, pues  solo así nuestros conciudadanos recuperaran su dignidad  y ejercerán su derecho al bienestar.  Para mi entonces la mejor muestra de solidaridad con  nuestro pueblo y ciudadanía consiste en el desarrollo de  la lucha por la institucionalización y consolidación de  las sociedades comunitarias ciudadanas, fuertes,  autogestivas y promotoras del cambio en cada uno de  nuestros espacios comunitarios, colonias, municipios,  ciudades e incluso los países del orbe latinoamericano.  Por ello yo planteo que en  estos espacios las opciones  socio­productivas no deberían  limitarse a una economía  regulada por el mercado, por  un lado, o al centralismo  burocrático, por otro lado.  Sino más bien el optar por una  sociedad de comunitarios  interactuando entre sí y  dirimiendo y ejecutando las  posibles soluciones a su  problemática, con la intención de generar mayor  bienestar social para la misma comunidad. Consideremos  entonces que la propuesta presente tiene que ser  impulsada por nosotros y no por el Estado, pues  recordemos que este último bajo sus presentes cámaras de  Senadores y Diputados solo se ha avocado a centralizar  el poder en manos de las 400 grandes empresas  oligárquicas y dirigidas por nuestros grandes magnates  como Daniel Servitje,  Roberto González Barrera, Ricardo  Salinas Pliego, Germán Larrea Mota, Alberto Bailleres  González, Carlos, Carlos Slim Helú, magnate mexicano  encabeza la lista mundial de billonarios, con una  fortuna es de 74 mil millones de USD. Emilio Azcárraga  Jean, Roberto Hernández Ramírez,  Joaquín Guzmán Loera,  Alfredo Harp Helú, Isaac Saba Raffoul, Lorenzo 


Zambrano , Carlos Hank Roon y  María Asunción  Aramburuzabala Larregui Así entonces definamos que hacer en el “Aquí y Ahora” e   impulsemos este proceso de concientización del cambio,  el cual es mas comunitario, mas integral y más eficiente  en cuanto a la generación de bienestar social.


REFLEXIONES SOBRE EL PROCESO DE CAMBIO EN MÉXICO.