Page 68

Fundación Turismo y Cooperación

OBSERTUR

La tranquila ciudad de Jinotega se asienta en un estrecho valle rodeado de montañas que ofrece vistas espectaculares. Una visita a la ciudad permite entrar en contacto con la tradición artística indígena de la cerámica negra, las innovaciones introducidas por los hodiernos productores, y los encantos de la gastronomía local como las tradicionales rosquillas, hojaldras, empanadas, panelas, dulces y deliciosos nacatamales. También se pueden conocer los detalles de los procesos que garantizan la selección de uno de los mejores cafés de Nicaragua, que está logrando un reconocimiento internacional en el sector gourmet. Además de los paisajes, las excursiones a las cercanas montañas ofrecen senderos, escaladas y, a través de sus gentes, relatos y leyendas de este pueblo. La importancia actual de Jinotega, además del rubro de la exportación de café, radica en el aporte energético al país que realiza la planta Centroamérica, alimentada por el lago artificial de Apanás. En este pintoresco enclave, recientemente incluido en la lista de sitios Ramsar para la protección de humedales, se pueden compartir vivencias con los pescadores comunitarios que se ofrecen a llevar a cabo excursiones por los lugares más interesantes del ecosistema, así como recorridos por las comunidades aledañas. Entre esas comunidades, y a unos cuantos kilómetros de la ciudad de Jinotega, se encuentra la comunidad de La Fundadora ubicada al pie de la reserva natural Datanlí el Diablo. En ella encontramos una de las haciendas de café más grandes e históricas de Nicaragua. Perteneció al Inglés Charles Potter y después a Somoza desde 1939 hasta 1979. En 2001 se formó en torno a ella la cooperativa “La Reforma”. Más adelante también se fundaría una nueva cooperativa de jóvenes. A solo 5 minutos del pueblo, se erige el Eco-Albergue: iniciativa que surge del proceso de elaboración del Plan Estratégico de la Cooperativa, coordinado por la ONG “La Cuculmeca” (Organización especializada en la gestión sostenible de recursos naturales), en el cual se decidió agregar el turismo a las actividades económicas comunitarias ya existentes. Al poner en marcha la iniciativa se decidió que nadie percibiera un salario en sus comienzos, y las ganancias se reinvirtieran en el crecimiento del proyecto. Sin embargo, su personal si empezaba a desenvolverse, adquirir habilidades y ser

67

Obsertur  

Observatorio Turismo Sostenible y Responsable (www.turismoycooperacion.org)