Issuu on Google+

Sรกbado 25 de Abril de 2009

HABLADURIAS

La Opiniรณn Austral

- Pรกgina 1


La Opinión Austral

- Página 2

HABLADURIAS

Sábado 25 de Abril de 2009

Habladurías con Jorge Curinao

Por Claudio Alvarez

Brilla tu luz para mí Con la aparición de “Sábanas de Viento”, Jorge Curinao pasó a ser un autor muy elogiado en el mundo de las letras, que hablan y sienten. Se trata de un joven poeta que sorprende por su capacidad de trabajo y prolífica obra. Actualmente prepara su segundo libro y conversamos con él para conocer su historia de vida, pensamiento y forma de sentir cada poema.

LA FICHA

Nacido: 3 de mayo de 1979. Lugar: Río Gallegos (Santa Cruz). Profesión: Estudiante – Empleado municipal. Estudios: Cursando el Profesorado de EGB (IPES). Un lugar: Islas de Chiloé (Chile). Un libro: Árbol de Diana (Alejandra Pizarnik). Un disco: Mensajes del alma (León Gieco). Una razón de vida: Mi familia.

El entrevistador conoce a ese joven poeta hace muchos años. Nacieron en el mismo barrio, cuando los baldíos eran un refugio para jugar a la pelota o remontar barriletes entre amigos. En un contexto así ¿quién puede tener malos recuerdos de su infancia?. Sin embargo, todos sabemos que la vida transcurre entre buenos y malos momentos, aunque no todos atraviesan de pequeños por pérdidas irreparables. Eso ha ocurrido en la vida de Jorge, novel autor al que aún recuerdo pasando por el frente de la casa de mis viejos luciendo orgullosamente su camiseta de River Plate, en compañía de sus hermanos; o con su madre, ya jubilada y con una vida tan sufrida como la de cualquiera de sus hijos. NACE UN POETA LOA: ¿Cómo dirías que fue tu infancia? J.C: Maravillosa. El recuerdo más lindo que tengo de la infancia son los 7 años que pasé en el comedor escolar de la escuela 11. Los valores que allí me transmitieron son los mismos de hoy: el respeto por el plato de comida, rezar antes de comer, el ejercicio de la solidaridad. No es lo mismo hablar de solidaridad con la panza llena que hablar de vivencias profundas. Recuerdo, por ejemplo, cuando con mi hermano nos quedábamos a juntar los platos para que nos den doble ración de postre o la felicidad que nos causaba el beso que nos daba doña Keka (una de las cocineras) al despedirnos. Por eso, nunca dejo comida en mi plato. Para nosotros, todos los platos eran ricos y no podíamos dejar nada porque si no, no había segundo plato ni mucho menos, postre. LOA: ¿Cuándo empezaste a escribir? J.C: Mi papá murió cuando yo tenía 8 años y desde ese día la escritura ha sido mi lugar. He tenido mis infiernos pero las palabras siempre me dan indicios de que hay una luz. Por eso escribo. Para darle sentido a mi sufrimiento. El primer recuerdo que tengo es un diario de vida que empecé a escribir a esa edad y que aún hoy me acompaña. Y el primer registro de poemas es cuando tenía 13 años. Primero trabajé en hojas sueltas, cuadernos, libretas. En un momento necesité hacerlo aún más prolijo y me compré una máquina de escribir y hace 9 años trabajo en la computadora. Pero al momento de escribir, todo soporte vale. El sitio web donde Jorge muestra sus poesías. Hay fotografías e información. www. jorgecurinao. blogspot.com

LOA: ¿Cuándo te diste cuenta lo difícil que era vivir sin escribir? J.C: No concibo una vida sin escritura. No recuerdo haber estado sin escribir por mucho tiempo. Los únicos silencios que me permito son los relacionados con la madurez de un poema. Tomo distancia de lo que escribo porque si no me asfixio. Trato de contemplar sus formas desde lejos, hasta que vuelvo sobre ellos. Aunque en un estado de profunda tristeza tampoco puedo escribir. Me paralizo y lo poco que escribo va a parar al tacho

Jorge Curinao.

SEÑALES DE HUMO Quien cruza esta plaza espera versos que jamás llegarán. Por eso San Martín señala el horizonte.

EXILIOS. Arrástrame hasta el umbral de tus pasos. Protégeme hasta el silencio que dejan mis lágrimas. Bendíceme hasta el próximo encuentro. La distancia entre nosotros sigue siendo el hombre del traje gris. Del libro SÁBANAS DE VIENTO (2006)

DIARIO A FAVOR DE LA NIEBLA. Aún oigo los golpes en el desierto; el canto ancestral de la inocencia, la mucha luz en mi pequeña oscuridad, las lluvias emboscadas en mis sueños, las fiestas ajenas en mis tantos duelos, las manos añejas de soles desconocidos, los juguetes robados, los fragmentos borrachos de la angustia, el frío del plato vacío. Este diario escrito en mis horas desnudas, amargas de vida.

OTRO SOL. Yo quería jugar. Perderme en aquella calesita. Pero había caído en mi sueño más temprano, la otra soledad. - Del libro inédito PLEGARIAS DEL HUMO.

Sábanas de Viento. El primer libro de Jorge.

de basura. LOA: ¿Qué cosas pensás que se conjugaron para emprender el camino de la poesía? J.C: Tal vez haya sido la muerte de mi papá. Un día se fue al campo, estuvo un tiempo desaparecido y luego lo encontraron muerto en Cabo Buen Tiempo (del otro lado del río). Lo que más recuerdo es estar junto a mi hermano esperándolo en la parada de colectivo. El colectivo de Vialidad solía dejarlo en la esquina de casa, entonces nosotros íbamos cada tarde a esperarlo. Bajaban muchos tipos, pero él no. Ese fue un momento que me marcó para siempre. LOA: Si es que lo hubo, ¿qué autor te influyó al principio? J.C: Mi pasión por la lectura empezó desde muy chico. En casa no había libros, salvo los que nos pedían en la escuela. Entonces, los primeros libros que compré fueron el resultado de vender botellas de cerveza y damajuanas. Revolvía las bolsas de basura y en ese tiempo, no sé ahora, se pagaba muy bien cada botella. Ni qué hablar de la damajuana. Lo primero que empecé a leer con devoción fue El Gráfico. Tengo una colección muy cuidada. Y después cambié el fútbol por la literatura. El primero en enamorarme fue Mario Benedetti. He pasado noches enteras leyéndolo. Luego, vinieron muchos más poetas porque las mismas lecturas te van llevando a otros mundos. LOA: ¿Te gusta o complace (o no) que te llamen poeta? J.C: Siempre me sentí poeta y nunca esperé que alguien me reconociera como tal, así que me da lo mismo. Eso sí, prefiero que me digan poeta y no escritor. EL DÍA QUE LA VIDA GUIÑÓ UN OJO LOA: Podrías contarnos cómo llegaste a la concreción del primer libro… J.C: Carlos Besoaín fue quien me incentivó a presentarme a Mi Primer Libro. A él lo leía desde Ventana Abierta, pero nunca había tenido la oportunidad de conocerlo personalmen-


HABLADURIAS

Sábado 25 de Abril de 2009

La Opinión Austral

- Página 3

DEFINICIONES Poesía: Es mi manera de vivir en todos los sentidos; en la familia, en el dolor, en la alegría. Dentro de una sociedad, donde los valores son el poder, el dinero, las influencias políticas, yo persigo otra cosa: la realización total a través del poema. Mundo: Sigo creyendo que podemos vivir en un mundo más justo. Quisiera creer que un poema puede modificar la realidad. Vida: Mi vida, mi única vida sabe que no pedí nacer pero acá estoy, en el lugar preciso: no poder salir porque no hay afuera. Y adentro es sólo el viento. Y el viento es herida que viene del mar. Muerte: Obsesión. Fútbol: Una pasión que ya no disfruto con la misma intensidad que solía hacerlo. Una frase que desde que la escuchaste la recordás a menudo: “Vivir sólo cuesta vida” (Indio Solari).

Representó a la provincia de Santa Cruz en la XXXIII edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

te, hasta que el 16 de diciembre del 2005 lo fui a ver para decirle que quería que leyera mis poemas. Hasta ese momento, muy pocas personas sabían que escribía. Estaba esperando el momento y la persona indicada para que me los corrigiera. El tiempo me ha demostrado que no me equivoqué al llevárselo a Carlos. En esa oportunidad, él presentaba Cama de Hierba en el salón del Banco Santa Cruz. Estaba rodeado de personas, me metí y le dije “yo escribo y quisiera que trabajemos juntos”. Y fue muy lindo porque no tuvo ningún problema. Me invitó a que vaya el lunes siguiente a la Biblioteca (Juan) Hilarión Lenzi del Complejo Cultural y ahí empezamos a trabajar. Ya tenía un librito terminado y también otros poemas que eran bastante distintos de lo que había hecho anteriormente. Y fue él quien me marcó esa línea de trabajo: los poemas breves. Y de esos días tengo los mejores recuerdos. Trabajaba los poemas en la semana y cada domingo nos juntábamos un rato en su casa para que me diera su opinión. Al hacerme las correcciones era como que el poema tomaba otra dimensión, con mucha más luz. Y así fue, trabajaba mucho en la semana, ansiando que llegara el domingo. Aprendí mucho a su lado. Hoy que trabajo con otros poetas, sé lo importante que es la corrección. Creo que nadie te puede enseñar a escribir, pero sí a borrar. Y Carlos, entre otras cosas, me enseñó eso: ser cuidadosos al momento de corregir. Nunca tachar, por ejemplo. En tan poco tiempo, había pasado de todo. Lo que más recuerdo fue ir a verlo al otro día de la muerte de mi hermano para pedirle por favor que nos siguiéramos juntando, que necesitaba seguir escribiendo. Me pidió que descansara una semana, pero le dije que no y seguimos. El libro se editó en el 2006 y fue como premio de haber ganado en el Programa municipal “Mi Primer Libro”. Fue seleccionado entre 16 trabajos y los jurados fueron Laura Malatesta, Cecilia Maldini y Sergio Di Leo, a quienes siempre voy a estar profundamente agradecido. Fue inolvidable el día que me llamó Sergio. Estaba trabajando y por el ruido de los pinos de bowling no podía escuchar nada. Así que dejé a mi compañero y fui corriendo al baño. Allí lo pude escuchar mejor. Me dijo: “Te felicito. Tu obra fue seleccionada para ser editada. Pasá el lunes a firmar el acta”. Y ahí me quedé. Me senté en el piso y lloré mucho. Sentía que por fin la vida me empezaba a sonreír. LOA: Habiendo pasado ya un par de años, ¿cómo definirías a “Sábanas de Viento”? J.C: Es un libro que escribí en 3 meses, con una fuerte carga emotiva por la muerte de mi hermano. Lo escribí mientras paraba pinos de bowling en el Club Los Indios, gracias a compañeros solidarios que me daban un tiempito cada noche para poder terminarlo. Desde lo formal es la finalización de un proceso. La misma obsesión que me llevó a escribir me marcó la forma del poema. Llegar a la brevedad me costó unos cuantos años de

trabajo con el lenguaje poético, el concentrarme al máximo en con tu trabajo y tratás de hacer buenos poemas. Siempre opté cada palabra. Tenía un ideal de poema en la cabeza que lo pude por la segunda opción. Además, no conozco mayor libertad que concretar en Sábanas de Viento y así, sentir la libertad en la la que te da la marginalidad. escritura. LOA: ¿Cómo observás el panorama a nivel autores LOA: ¿Qué cosa te gusta y qué no tanto de la edición locales o regionales? J.C: Nunca me sentí identificado con la literatura paisajisdel libro? J.C: No le doy mucha importancia a la edición y sé que ese ta que es la que ha caracterizado por años a los trabajos de los es un grave defecto que tengo. Como no me gusta firmar libros autores locales. No estoy diciendo que sean buenos o malos. ni leer poemas en voz alta. No sé. Son cosas que con el tiempo Simplemente, no me sentía identificado. Y ahora sucede algo deberé cambiar. A mí me gusta escribir. Puedo pasar noches distinto. Hay buenos autores. Es interesante lo que está suceenteras buscando una palabra que no chirree en el poema pero diendo. Es destacable el trabajo de Letras del viento, del taller lo otro, lo veo bastante alejado. Lo mismo me sucede con los de Pablo Lorenzo, del taller de Carlos Besoaín. encuentros literarios. Me aburro. Prefiero quedarme en casa, LOA: ¿Qué autores crees que están marcando un caleyendo algo. Ahora he descubierto a un poeta español maravimino? lloso llamado Leopoldo María Panero. J.C: Hay buenos trabajos en Patagonia. Me gusta la producción literaria de Carlos Besoaín, de Sebastián Tresguerres, LOA: ¿Qué te ha dado a nivel humano, y artístico? J.C: El mejor premio es haber podido poetizar con mi dolor, de Maritza Kusanovic, de Marina Pacheco, de Carlos Pérez, de no haberlo convertido en odio. El premio y el reconocimiento Julio Nervi, de Iris Giménez, de Jorge Spíndola, de Soledad sirven para seguir escribiendo. Gracias a este premio he tenido Davies y la lista seguiría. En crítica me gusta el trabajo de la posibilidad de entrar a trabajar al Municipio por iniciativa Claudia Sastre y de Patricia Vega. del actual intendente, el señor Roquel y quien ha laburado en LOA: ¿Qué crees que está faltando a nivel artístico el comercio sabe lo distintas que son, por lo general, las relaciones laborales. Lo importante que es, por ejemplo, un fin de y cultural? J.C: Faltan espacios. Falta un cine. Faltan actividades en semana para descansar. los pocos lugares que hay. Falta una librería de usados. LOA: Con Sábanas de Viento, llegaron reconociTRABAJOS Y NIÑOS mientos y elogios, ¿qué te ha generado el hecho de que se hable bastante y muy bien de tu trabajo? LOA: Más allá de tu trabajo en las letras, contános J.C: Está buenísimo cuando me encuentro con alguien que habla sobre mis poemas porque es una manera de mutua com- de qué trabajaste y de qué trabajás actualmente… J.C: Fui vendedor de botellas. Trabajé en la calle, cobrando prensión de algo que escribí en solitario. Evidentemente, cada el estacionamiento. Fui parapalos de bowling. Trabajé en la repoema tiene la lectura que el lector le da. Lo que está bueno es el intercambio de libros con otros cordada librería de usados Aluen. También trabajé como banpoetas. Ya no los compro. Ahora me los regalan. También está derillero en el autódromo. Y actualmente trabajo dando clases bueno que ya no me pregunten tanto cuándo me voy a recibir, de apoyo en el Cenin I del Barrio Evita. Junto con el laburo de librero, es el mejor de los trabajos que hice. Me siento muy sino cuándo voy a sacar el otro libro. Obviamente que, desde el lugar que vengo, no puedo hacer cómodo trabajando allí. otra cosa que agradecer. Sería un soberbio si no agradeciera el LOA: ¿Qué te da trabajar con niños? buen trato de las personas. Aunque también hay que destacar J.C: Todos los días los nenes te sorprenden con algo. Son mi que una gran mayoría de las personas son muy hipócritas. Y los mismos que ayer no dejaban que sus hijos se juntaran conmigo son los que hoy hablan maravillas de mí. Y yo siempre fui la misma persona ¿te das cuenta de eso? Es muy loco. Ante esa posibilidad, tenés dos caminos: o sos parte El autor nació el 3 de de ese gran circo o te encerrás con los tuyos, te comprometés mayo de 1979 en Río Gallegos, provincia de Santa Cruz. En el 2006, resultó seleccionado en el programa Mi Primer libro, organizado por la Municipalidad local, obteniendo la primera edición de su trabajo “Sábanas de viento”. Fue jurado en el certamen provincial “Evita Cultural” – edición 2006 y en el Programa Municipal Mi Primer Libro (género Poesía-edición 2007). Representó a la provincia de Santa Cruz en la XXXIII edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Cursó cátedras del profesorado de Inglés en el ISES. Actualmente cursa el 2do año del Profesorado de EGB 1 y 2 en el IPES y se desempeña como Promotor Social en el CENIN 1, donde además Jorge en el bowling. En el Club Los Indios fue parapalos durante brinda Clases de Apoyo.

Amigos poetas. Junto a Carlos Besoaín, detrás un escenario acorde al encuentro.

RESEÑA BIOGRÁFICA

varios años.


La Opinión Austral

- Página 4

HABLADURIAS

refugio. En una época, trabajé junto al padre Carlos Ángel en su comedor y era muy hermoso lo que pasaba allí. La infancia es el lugar al que vuelvo a menudo. Me pasa de estar con los nenes y de admirar el poder de observación que tienen: hablan interrogándose las cosas. A todo le buscan explicación. Una nena me decía el otro día que su mamá es mentirosa porque le había dicho que el Ratón Pérez sólo dejaba monedas y a ella, le había dejado un billete de 5 pesos. Y me lo decía con mucha bronca. ¿Tenía razón o no? Y así, son miles las historias que me cuentan. Es maravilloso que eso suceda. Las historias que cuentan los nenes las envidiaría el mejor de los novelistas. Una vez, recuerdo que un nene nos contó tan bien una historia de un choque que me había creído que había sido verdad. Lo gracioso fue que estábamos todos expectantes de saber cómo terminaba la Caminando junto a su madre. historia de esos autos y el petiso, se agacha, saca 2 autitos viejos de su mochila y dice “y éste, lo pasó por arriba a éste otro”. En realidad, el choque de los autos nunca existió más LOA: Nos contabas que la desaparición de tu padre que en su propia imaginación. te marcó, ¿qué hay de la muerte de tu hermano Yiyo? Hace poco realizamos la I Feria de libros usados que fue Eras más grande cuando eso ocurrió… todo un éxito en el barrio. Los vecinos participaron mucho y J.C: La muerte de mi hermano fue el golpe más duro que con lo recaudado, estamos adquiriendo cosas que nos faltaban recibí. Ya no está la persona con la que podía charlar de todas para el aulita. Así que antes de fin de año, pensamos hacer la estas cosas que te conté. Si bien tengo un hermano mayor, no segunda feria. es lo mismo porque las circunstancias hicieron que con él tenga otra relación, pero con el gordo compartí los años más difíciles LOA: Al pensar en el futuro, ¿sos optimista o más y hermosos de mi vida. El 14 de este mes se cumplieron 3 años bien escéptico? desde que ya no está y no hay día en que no piense en él. Ese J.C: Depende de cómo me levante. A veces pienso que un dolor es muy profundo. poema puede cambiar el rumbo del mundo y otras pienso que sólo confirma la realidad. LOA: ¿Sentís que a través de la poesía pudiste poner en su lugar pérdidas, desencuentros y sombras que LOA: ¿Qué cuestiones te absorben más tiempo? te acompañan de pequeño? ¿O son compañeras que te J.C: Trabajo hasta las 15hs. Duermo una siestita de 45 acompañarán irremediablemente? minutos. Como algo. Por la tarde voy un rato al gimnasio y J.C: Es que la poesía ya es una forma de terapia. Desde un ahora que no estoy cursando en el Profesorado, trabajo en mis punto más lírico o metafórico, uno se confiesa al escribir. Y la poemas hasta que me duermo. Y si no se corta la luz, hago un brevedad es eso, decir en pocas palabras lo que otros tardan pequeño recreo para ir al ciber y subir algún texto al blog. largamente en explicar. Los domingos voy al cementerio y el resto del día me dedico a leer, escribir, corregir. Igualmente, aunque esté rodeado LOA: Superar o convivir con todo eso debe haber de gente, estoy con la cabeza en otro lado. A veces, cuando no sido muy difícil para tu madre, para vos, tus sobrinos y tengo dónde escribir, me agarra una desesperación enorme de tu hermano mayor… volver a casa. Y siempre fue así. Por ejemplo, cuando laburaba J.C: Aprendimos a convivir con ese dolor. Mi mamá es un en la calle, escribía detrás del talonario de las tarjetas de cobro ejemplo de vida. Es un ejemplo de lucha. Ha sido la persona del estacionamiento o cuando estaba en el bowling, dejaba la que a pesar de todo salió adelante. Tendría horas y horas para libreta en mis piernas. Entonces, mientras el jugador se pre- hablar de ella. Cumplió el rol de papá, de mamá, de amiga y paraba para tirar la bocha, yo escribía. A ese lugar se lo llama si en algún momento no estuvo con nosotros, es porque tenía “la fosa”. que salir a laburar para llevar el puchero a casa. Ojalá pronto pueda recibirme para darle la satisfacción que se merece. LOA: ¿Qué cosas aún te divierten y te mantienen vivo? LOA: Naciste en un barrio donde históricamente J.C: Me da mucha alegría ver crecer a mis sobrinos. Me da muchos chicos formaron bandas de rock. ¿Creés que tu alegría haber podido terminar con este segundo libro. Me da poesía tiene algo de ello o ellos? alegría encerrarme a escuchar música a todo volumen. Me da J.C: Sí. Con la mayoría de los pibes del barrio tenemos oríalegría viajar para ir a ver algún recital. Y lo más importante genes parecidos. Somos hijos de laburantes, hijos de padres de todo es tener un poco de salud, porque si no, sería difícil chilenos que se vinieron a este lugar buscando un mejor futuro. hacer todo esto. Tanto en la música, como en la poesía, encontramos un canal de expresión. Y creo que un tipo que cuenta lo que le pasa o lo LA FAMILIA, EL BARRIO que pasa en el barrio de la mejor manera posible, sin que nadie le haya enseñado cómo hacerlo, es un rockero. Me siento muy feliz en el barrio. No creo que algún día me vaya a vivir a la ría o a un departamento en el centro.

Jorge es el menor de tres hermanos. Se lo ve sonriendo a Yiyo, el “Gordo”, como se lo recuerda.

principio, no entendía nada de lo que leía. Me parecían demasiados densos los artículos. Hasta que, de tanto leer y estudiar, empecé a comprender muchísimas cosas. Por ejemplo, aprendí la importancia que puede tener un sindicato, una asamblea, un plan de lucha, un programa. Lo más interesante es cuando todo eso que leíste lo podés llevar a la práctica y podés cuestionarle cara a cara a tu patrón o jefe. La última vez que charlamos fue para el acto del 1º de Mayo que se organizó en el SUM del Salesiano. A los pocos días falleció, mientras participaba de un congreso del Partido en Buenos Aires. Ya son casi 9 años de su partida y lo que pienso a menudo es lo lejos que están la mayoría de los políticos que nos gobiernan de Carlos. Debería haber muchos Carlos Lahera. LABURANTE DE POEMAS LOA: Ya dijiste que tuviste varios trabajos en tu vida, pero cada uno te dejó algo, por lo que se ve, ¿podrías explicarnos qué? J.C: El laburo que más me marcó fue el de cobrar el estacionamiento. Recién había terminado el secundario y con 18 años estaba vestido de naranja en el centro de la ciudad. Recuerdo que entré en noviembre y los vientos de ese mes son los más crueles del año. Fueron 5 años donde pasé todo lo que te puedas imaginar. Desde un tipo que me amenazó con un revólver hasta otro que me tiró el auto encima. Son miles las historias que te pueden pasar en la calle, pero de cada trabajo me quedo con lo mejor. O sea, no me quedo con los insultos o la soberbia con las que algunos intentaban humillarme. Me quedo con la amistad del hermano que me dio la vida, Ricardo Martínez y su familia. Me quedo con las personas que, sin conocerme, me preparaban un mate cocido en pleno invierno o con el día que conocí al profesor Jirafales, a Kempes o las charlas que solíamos tener con Giménez Agüero. Y los 5 años del bowling me dejaron una columna vertebral bastante complicada y los pibes tigres más solidarios de cualquier trabajo que hice y voy a hacer. LOA: ¿Para qué te estás preparando en estos momentos?, ¿estás por editar algún otro libro? J.C: Ya terminé con las últimas correcciones y ahora viene todo eso que no me gusta hacer: el diseño, los trámites legales, la promoción, la distribución. Pero bueno, si me pongo las pilas, antes de fin de año lo edito.

LOA: ¿Cómo tendría que ser el segundo libro? J.C: Es el libro que necesitaba escribir para indagar aún más en lo desconocido. Escribirlo me ha ayudado a elaborar el LOA: Militaste durante unos años para el PO. ¿Qué luto por la muerte de mi hermano, a mirar el fondo y a volver a podrías decir que aprendiste en ese período?, ¿por qué la superficie. Y los temas de los poemas son los mismos que el anterior: noche, ausencia, silencio, infancia. decidiste dejarlo? J.C: La militancia encierra muchas cosas: dedicación, disciplina, estudio. Y reconozco que no tuve la dedicación que se LA PREGUNTA FINAL debe tener para militar en un partido político que representa los intereses de la clase trabajadora, pero sigo siendo un simLOA: Quisiera que ahora te hagas una pregunta. El patizante del programa del Partido Obrero. Imposible olvidar aquella brutal emboscada del 26 de abril de 2002. Esa noche único requisito es que la respondas como te parezca. J.C: ¿Me acompañás al mar? comprendí cuán peligroso es para el gobierno que uno piense J.C: Sí, vamos. Lleváte algo para escribir y muchas ganas distinto. Recomiendo leer el trabajo de Daniel Gatti. Siento un inmenso cariño y respeto por Miguel Del Plá o Ana Redona, de escucharme. que sí son personas que entregan su vida por una causa tan LOA: Con los años, Jorge se recibió de escultor de poemas. noble como lo es la revolución. Conocía el barro como pocos y hasta llegó a pensar que las forLOA: Siempre recordás al gran militante que fue mas no tenían límites si las trabajabas una y otra vez intentando resumirlas. Algunos se llevan bien con el axioma que Carlos Lahera, ¿por qué ese recuerdo? J.C: A Carlos lo conocí cuando laburaba en la calle. Lo que dice “a las palabras se las lleva el viento”. Jorge aún las tiene más me llamó la atención era su forma de ser. A pesar de los entre sus sábanas. Duerme con ellas, las cuida, las mima y las años que nos llevábamos, él no ponía distancia a la hora de reta retándose. Yo diría que, con la poesía, Jorge le puso luz a sus somcharlar. Tenía mucha paciencia para explicar las cosas. Era muy didáctico a la hora de hacer los análisis de la realidad bras. Aunque tengo dudas: a veces pienso que los poemas tienen social. Siempre me buscaba en la cuadra donde estaba trabajando y me dejaba la Prensa Obrera, el periódico del Partido. Al patitas que en su peregrinar buscan manos a su medida. MILITANCIA

En el avión junto a Cecilia Maldini, del grupo Letras del Viento.

Sábado 25 de Abril de 2009


Brilla tu luz para mí