Issuu on Google+

ABELARDO TORRE Nacido en Montellano (Sevilla). Profesor de Lengua castellana y Literatura y Jefe de Estudios del IES Caura (Coria del Río, Sevilla). Autor del libro de poemas Señales de vida (Colección Siltolá, Fundación Ecoem, Sevilla, 2009). Autor de libros de texto de Lengua castellana y Literatura para la ESO y Bachillerato con las editoriales Algaida (Andalucía), Anaya (Valencia, Canarias) y Xerais (Galicia). He impartido el curso de Expresión oral y escrita (Escuelas de verano de la SAFA, Úbeda) y de Fomento de la lectura y Planes lectores (Universidad Internacional de Andalucía), entre otros. Asesor técnico-lingüístico de la Cámara de Cuentas de Andalucía y coautor de su Libro de estilo (Aranzadi, 2009). He publicado relatos, microrrelatos y poemas en diversos libros y revistas (Escritos disconformes; Atril, El mirador de los vientos, Clarín, Isla de Siltolá). Sevillista. Recogido en la antología Poesía para niños de 4 a 120 años (Ediciones de la Isla de Siltolá, colección Agua, Sevilla, 2010) Una antología de entradas de este blog ha sido publicada por Ediciones de la Isla de Siltolá, con el título de Alguien me responde. Olvidados inolvidables (Sim Libros, 2010), colección de biografías y escritos de poetas apócrifos de todos los tiempos, es su última obra hasta la fecha.

Abelardo Torres Vázquez, el Licenciado (Sevilla, 1888-1920) era uno de los toreros más prometedores de su tiempo. Fue sobrino de los hermanos Bombita y, por tanto, perteneciente a una dinastía de prestigio. Desde sus inicios se advirtieron sus virtudes: valor y temple. Participó en diversas capeas con Paco Madrid y el mismísimo Juan Belmonte, que lo tenía en gran estima. Quizás el punto de afinidad máxima entre Belmonte y Torres (además de sus virtudes toreras) era su gusto por la literatura. El propio Paco Madrid comentaba que ambos acudían a las capeas con los útiles del oficio y siempre con algunos libros: toreros más leídos no los ha habido ni habrá jamás, afirmó. De hecho, Abelardo Torres alternaba las capeas iniciáticas con los estudios, de manera que pudo completar su carrera de Filosofía y Letras en 1912, un año antes de tomar la alternativa como matador. Por este motivo, le sobrevino el apodo de el Licenciado. Desgraciadamente, una cornada en su primera temporada, en la plaza de toros de El Puerto le produjo una lesión muscular que le impidió continuar su prometedora carrera. Imposibilidtado para la lidia, Abelardo Torres realizó a partir de entonces los más diversos trabajos en el entorno taurino de su época: mozo de espadas de su primo Eduardo Torres (hijo), colaborador de diversas ganaderías (Ibarra, Miura, Murube...) e incluso ejerció


labores de apoderamiento. Dos años antes de su muerte fue nombrado concejal de cultura del Ayuntamiento de Tomares (patria chica de los Bombita). Pero su pasión -imposible el toro- era la poesía, que cultivaba desde sus tiempos de novillero. Su complicidad con Belmonte en este aspecto era tal que juntos asistieron a diversas tertulias del momento; fue testigo de la famosa conversación entre el torero y Valle-Inclán:

- En efecto, sus cenizas fueron esparcidas por la ya desaparecida Plaza Monumental de Sevilla, cercana al barrio de San Bernardo. Ese mismo año la plaza cerró y poco después fue demolida. Tampoco en eso tuvo, pues, suerte nuestro torero

Quién

es

Abelardo

Torré

?.

Abelardo Torré es un seudónimo de Miguel Ángel Divito, quien realmente escribiera el libro. Esto se explica ya que Divito completó la primera edición siendo todavía estudiante de derecho de la UBA. Esto no desmerece para nada el contenido de su obra, sino que resulta muy particular el hecho que uno de los libros más vendidos en todas las universidades del país y muchas de latinoamérica fuera escrito por un estudiante avanzado. Como Aberlardo Torré se convirtió en su marca registrada, Divito nunca cambió el seudónimo del libro por su verdadero nombre.

PROLOGO

A

ESTA

EDICIÓN

Al aparecer la decimocuarta edición de este libro, destinado principalmente —lo reitero— a los estudiantes de abogacía, pero también a toda persona que quiera tener una formación jundica básica, creo conveniente formular algunas aclaraciones previas, referidas como corresponde a las novedades incorporadas. Ante todo, dejo constancia de que se mantiene la estructura sistemática de las ediciones anteriores, por lo ya explicado en el prólogo de la edición anterior, es decir, la decimotercera. Por otra parte, he incorporado algunas novedades y retoques en diversos lugares, tendientes a seguir aclarando aún más, las explicaciones formuladas en ediciones anteriores, pero siempre con la mayor brevedad compatible con la cabal comprensión de los temas.


Definición de Derecho según Abelardo Torré. “El Derecho es un sistema de normas coercibles que rigen la convivencia social.” Esta definición se refiere al Derecho Objetivo, al Derecho en sentido objetivo como un conjunto de normas. Torré no nos habla simplemente de conjunto, sino de sistema lo que implica que nos encontramos ante un conjunto ordenado. Torré nos dice además que las normas conformantes del derecho son coercibles. Con esto indica que tiene carácter jurídico y no corresponden a otra clase de normas que también, de alguna manera regulan la conducta humana. Que las normas jurídicas sean coercibles significa que es caso de infringirse conllevan la consecuencia de la sanción, susceptible de ser aplicada mediante la fuerza, respaldada por el poder del Estado. Por último Torré señala que la finalidad del Derecho consiste en regular o regir la convivencia social.


ABELARDO TORRE