Issuu on Google+

MAESTROS DE LA EDAD DE ORO cantos a su grandeza

Jorge ArĂ­zaga Andrade

Cuenca-Ecuador 2013


PREFACIO DEL AUTOR Los grandes Maestros, que han bendecido a la humanidad con su venida desde tiempos inmemoriables, son seres divinos dotados de poderes inconmesurables. Ellos vienen con la misión de retornar a las almas a su lugar de origen: el Creador. Sin embargo, nosotros generalmente no los reconocemos y, a veces, los perseguimos y les damos muerte: Es casi imposible conocer al Maestro y comprender su grandeza. No tenemos los ojos con los cuales podamos contemplar su santidad. Sólo un profeta puede conocer a un profeta. Nosotros, espíritus revestidos de cuerpo, que vivimos en el plano de los sentidos, sencillamente no le podemos conocer. (Kirpal, 1998) Ellos traen el regalo más grande que la humanidad puede aspirar: el elixir de la inmortalidad: El Satgurú es un verdadero Veda. Está dotado del Verbo, Sat Naam, y por tanto, posee el Elixir de la Vida. El distribuye el Verbo, Shabd, el cual actúa como un “ábrete Sésamo” para las regiones celestiales y da libre acceso a los peregrinos que están sobre el Sendero del Maestro. (Kirpal, 1998) Ningún ser humano común puede desempeñar el trabajo de un Maestro y ningún ser humano puede detener ese trabajo. Ellos son nombrados por Dios mismo: Pero ninguno de ellos, ya se trate de un Sadh, un Sant o un Param Sant, puede actuar o funcionar como…Maestro a menos que sea competente para impartir instrucciones espirituales y haya sido comisionado desde lo alto para desempeñar este trabajo. Quienquiera que tenga esta autoridad para el trabajo espiritual, se vuelve un Sadh Gurú, Sant Gurú o Param Sant Gurú. (Kirpal, 1998) A esos grandes Maestros va dedicada la presente obra, la cual rescata algunos datos biográficos de los cuatro últimos Maestros que han bendecido a la humanidad, y la cual contiene sendos poemas de alabanza a su grandeza. Jorge Arízaga Andrade


HAZUR BABA SAWAN SINGH JI http://www.youtube.com/watch?v=d7181jXFLpc

HAZUR BABA SAWAN SINGH JI

Foto tomada de SOS. org BREVE BIOGRAFÍA

Param Sant Hazur Singh Ji Maharaj nació en el año 1858. Fue discípulo de Sant Jaimal Singh. Abandonó este mundo en abril de 1948. Durante su misión, dio la iniciación a miles de buscadores: “Hazur Baba Sawan Singh a menudo enfatizaba que había encendido un lakh (cien mil) antorchas de amor, y que si cada una de éstas encendía diez antorchas, la tierra se convertiría en un paraíso” (Darshan, 1991) Los Maestros sienten compasión por la gente y nunca dejan de ayudarlos: Un día, cuando retornaba a su casa, vio desde lejos a un hombre alejándose desconsoladamente de la entrada de su bungalow. Al llegar, preguntó a su asistente Gajia Singh, quién era ese hombre. Gajia contestó: “Señor, es un paciente de tuberculosis, y buscaba un lugar dónde permanecer”. “¿Y qué le dijiste?” preguntó Hazur. “Lo mandé lejos como lo hicieron otros. Mire, Señor, lo peor de todo es que no es sólo un tuberculoso, sino un ateo”. En aquellos tiempos, no


había remedio para la tuberculosis, enfermedad que, además, era considerada peligrosa. Pero desde el punto de vista de Gajia Singh, ser ateo era infinitamente peor. A Hazur no le satisfizo lo que Gajia había hecho. Lo reprendió diciéndole: “El puede no creer en la existencia de un Dios, o que cada uno de nosotros tiene alma, pero nosotros lo sabemos, y sabiéndolo conocemos que también él tiene un alma, y teniéndola, él es digno de nuestro respeto y ayuda”. De manera que se le ordenó a Gajia que fuera en busca del hombre, a quien Hazur le dio albergue en su propio bungalow (Darshan, 1990) Los Maestros poseen un enorme magnetismo, la gente los sigue a todas partes y no quiere separarse de ellos: “Aquellos que han obtenido el climax de un amor como este por su Maestro, siente la divinidad fluyendo en las fibras de su ser. Fue algo de experiencia común ver a las personas paradas como estatuas durante horas sin fin con sus ojos intensamente fijos en el rostro radiante de Hazur” (Kirpal, 1990) Los Maestros poseen una belleza divina muy difícil de explicar: El Amado Maestro era la belleza personificada. Era imponente y majestuoso. Tenía una elegante barba blanca. Su cara era noble como la de un león. Sus ojos eran como dos estanques azules de amor. Cuando sonreía el universo entero danzaba en éxtasis. En su voz a menudo había el murmullo de una dulce risita de alegría. Uno sentía serenidad espiritual en su presencia. Una sola mirada suya elevaba nuestras almas y sentíamos como si estuviéramos remontándonos a los cielos. (Sat sandesh enero-abril 20011 pag.12) “Me impresionó mucho la belleza de Hazur.el me saludó con gran afecto, palmoteó las cabezas de mi esposo y la mía…Esta fue la primera vez que vi a Hazur y su bondad me impresionó grandemente” (Harbhajan, 2000) Los Maestros lo saben todo, lo ven todo: Quise tejer un cubrelecho para la cama de Bauji. Comencé a hacerlo en Delhi, pero no pude terminarlo a tiempo. Tuvimos un viaje a Beas donde nos encontramos con él..No le conté a mi esposo, ni a Bauji ni a nadie.. Quería darle una sorpresa. En el fondo de mi corazón, estaba triste por no haber terminado. Cuando llegamos a Beas, primero fuimos donde Hazur….Cuando fui a tocar sus pies,, él me abrazó y dijo: “Recibí el cubrelecho que estabas haciendo para mí.” Quedé sorprendida ya que no había razón para que él lo


supiera…Me di cuenta de que lo sabía porque era un santo. (Harbhajan, 2000) El Maestro verdadero es el único que puede hacer que abandonemos el cuerpo y entremos en los planos internos: “Sentía como Hazur esparcía sus bendiciones en el sangat…Asombrada, veía cómo la gente abandonaba su cuerpo durante el Satsang de Hazur.” Su voz tiene la autoridad de un emperador: “Recuerdo que Hazur tenía una voz muy fuerte. Cuando él hablaba, parecía que rugía un león.” (Harbhajan, 2000)


HAZUR BABA SAWAN SINGH JI

Foto tomada de SOS.org


A HAZUR BABA SAWAN SINGH JI

El conocimiento viene de afuera, la Sabiduría proviene de adentro. Experto Viajero del Mundo Interno tu sabiduría tenía la fragancia de la humildad. El mediocre ordena, el Grande aconseja. Tu autoridad tenía la dulzura del perdón y la paciencia del tejedor de alfombras. Oh, gran hilvanador de almas, nos colocaste en la urdimbre que armó el Altísimo hacia ya tantas disoluciones. Oh, Gran Hazur, Hilandero de la felicidad, lanzaste tus madejas de colores para crear el arco iris que enlaza los siete cielos. Oh, Maestro del Silencio Sagrado, cuya pausa sin vocal y sin eco es la onda que engendró el alfa de todos los alfabetos Tú lanzaste tu búvedan sonoro a la salvaje estepa de occidente para quebrar los pilares monumentales de nuestros esmerados egos. Y nos lanzaste también la flecha incendiaria de tu amor para abrasar nuestros resecos corazones. Oh, Gran Hazur, Médico de nuestros espíritus, nos concediste la panacea que cura los males de la carne,


que sana los males de la mente y que remedia los males del alma. ¿Cómo no alcanzar la verdadera felicidad con semejante gracia? Aliviaste nuestros más antiguos dolores que entumecieron nuestra capacidad de sonreír. Aliviaste nuestras profundas frustraciones que hicieron crecer el moho de la envidia en nuestros corazones, volviéndonos ineptos para la amistad. Tú llegaste con tu bálsamo mágico, Maestro Hazur, y nuestras almas empezaron a cicatrizar de heridas viejas abiertas en innumerables esquinas del sendero de peregrinación. Maestro del bien supremo, tu dádiva es una llave de diamantes que abre los siete planos. La buscaron los sabios y los magos desde remotas eras. La codiciaron los emperadores y los conquistadores desde inmemoriales tiempos. La soñaron los monjes y los eruditos religiosos desde olvidadas centurias. Maestro de la luz que ilumina y del sonido que santifica, nos otorgaste la visión superior que permite ver la faz del Altísimo; y la audición elevada que permite oír la extasiadora voz del Purusha. ¡Oh, Qué altiva figura, Qué elegante andar, Qué distinguida naturalidad! Todo era grandeza


en ti, Maestro Hazur,. Tus ojos contenían toda la luz del universo y podías poner en samadhi a miles de almas con una sola mirada. Experto guía de cumbres espirituales, sólo tú podías conducir a nuestras peregrinas almas hacia las alturas eternas donde Dios nos besa el alma antes de divinizarlas. Tus trenzas, cual largas colas de cometas, enlazan las rubias cabelleras de las constelaciones. Y tu blanca barba, cual catarata espumosa, embellece la Vía Láctea. Oh, gran Hazur, la lóbrega y esclavizante era de Kali emfermó de luz cuando tú arribaste. Ahora agoniza ante la claridad de mil soles de tu antorcha. Salve a ti por traernos el fulgor de la nueva era. Salve a ti por alumbrar la recámara interior de nuestras almas. Gloria a ti por mostrarnos la inmortalidad a través del monóculo Experto guía


de cumbres espirituales, sólo tú podías conducir a nuestras peregrinas almas hacia las alturas eternas donde Dios nos besa el alma antes de divinizarlas. Tus trenzas, cual largas colas de cometas, enlazan las rubias cabelleras de las constelaciones. Y tu blanca barba, cual catarata espumosa, embellece la Vía Láctea. Oh, gran Hazur, la lóbrega y esclavizante era de Kali emfermó de luz cuando tú arribaste. Ahora agoniza ante la claridad de mil soles de tu antorcha. Salve a ti por traernos el fulgor de la nueva era. Salve a ti por alumbrar la recámara interior de nuestras almas. Gloria a ti por mostrarnos la inmortalidad a través del monóculo de la muerte. Maestro Hazur, la renovación de los milenios llegó con tu perfume y la dádiva suprema de tu amor. ¡Mil gracias por tanta Gracia Maestro de Maestros!


PARAM SANT KIRPAL SINGH

http://sos.org/spanish/ultimo/news84.html BREVE BIOGRAFÍA

Param Sant Kirpal Singh Ji Maharaj nació el 6 de febrero de 1894 en Sayyad Kasran en el Punjab (ahora Pakistán). Fue discípulo de Sant Hazur Baba Sawan Singh. Asumió la Maestría en 1948. Abandonó este mundo el 21 de agosto de 1974. A muy temprana edad ya se manifestó en él su espiritualidad: “Cuando Sant Kirpal Singh Ji se graduó, él enfrentó un gran interrogante: ¿Cuál debería ser su propósito en la vida? El ponderó los pros y contras del problema durante algo más de una semana, y finalmente llegó a la conclusión: “Dios primero y el mundo después”. Y él nunca miró hacia atrás.” (Darshan, 1991) Realizó tres giras mundiales. Fue el pionero en organizar Conferencias y Encuentros interreligiosos cuya finalidad fue unir a creyentes de diferentes fes, creencias y filosofías de todo el mundo:


En 1957, fundó la Confraternidad Mundial de Religiones, de la que fue Presidente hasta 1971 y posteriormente su Presidente Honorario. Fue el primer no-cristiano en recibir la condecoración de Oficial Mayor de la Augusta Orden de San Juan de Jerusalén, Caballeros de Malta. En febrero de 1974 en Delhi, India, organizó la primera Conferencia para la Unidad del Hombre, con la asistencia de prominentes personalidades religiosas y políticas de todo el mundo, entre ellas la Primer Ministro de la India, Indira Gandhi, 2000 delegados internacionales y unas 50000 personas de todas las nacionalidades y credos.” http://transculturauruguay.blogspot.com/2010/07/biografia-de-santkirpal-singh-ji.html Escribió las siguientes obras: La corona de la vida, La rueda de la muerte, Hombre dios, El misterio de la muerte, El sendero sagrado, Simram, Siete senderos a la perfección, Autointrospección y meditación, La realización de Dios, Charlas matinales, Vida y enseñanzas de Baba Sawan Singh Los Maestros nunca descansan, siempre están sirviendo a la humanidad: Tuve la gran bendición de ser el nieto de Sant Kirpal Singh Ji Maharaj y de haber sido iniciado por él. Me gustaría compartir uno de mis recuerdos del gran Maestro. Cuando pienso en él, recuerdo cuánto amor y cariño derramó sobre todos los que vinieron a buscarlo. Toda la humanidad quedó sumida en su luz y todos los que lo conocieron, experimentaron paz y tranquilidad en su presencia. Una mirada suya transmitía la paz y la bienaventuranza interna. Recuerdo cuán duro solía trabajar Sant Kirpal Singh Ji. Se reunía con los iniciados y visitantes día y noche y raramente sacaba un tiempo para descansar. Respondía el arrume de correspondencia de los discípulos de todo el mundo. No sólo trabajaba duro, sino que animaba a quienes estaban a su alrededor a trabajar duro también. Recuerdo que era alérgico a la palabra “mañana”. Si alguien le decía que un trabajo sería hecho mañana, le preguntaba: “¿Por qué no hoy?”. (Tomado de Satsandesh enero-febrero 2011 pag.12) El servicio es su forma de vida: Hay una historia de la vida de Sant Kirpal Singh cuando tenía 20 años. El visitaba con frecuencia a los enfermos en sus casas y en los


hospitales. Un día, su tío estaba enfermo y se encontraba en un hospital del barrio. Fue a visitarlo y le ayudó con comida y medicinas. Mientras estaba allí, sedio cuenta que en la cma siguiente a la de su tío había un anciano que estaba muy débil, enfermo y desvalido. Estaba muy flaco, se veía en los puros huesos. Ni siquiera tenía una cobija ni una sábana que lo cubriera. No tenía a nadie que le llevara alimento ni medicina. Sant Kirpal le preguntó: “¿Qué puedo hacer por usted?” Cuando le preguntó esto al hombre, brotaron lágrimas de sus ojos. Sant Kirpal le preguntó: “¿Por qué llora?” El anciano respondió: “Han pasado muchos años desde la última vez que alguien me preguntó qué podía hacer por mí” Entonces Sant Kirpal Singh decidió utilizar su propio dinero para comprarle medicina y alimento al desconocido. Le llevó leche, frutas y las medicinas que necesitaba. (El) ganaba apenas lo suficiente para comprar su propia comida, pero utilizó todo lo que ganó en este anciano y él se alimentó solamente de pan duro y agua. Cuando su tío vio lo que su sobrino estaba haciendo le dijo al joven Kirpal: “Tú haces esto por mi, porque soy tu tío, pero veo que este anciano, que no tiene posibilidades de recompensar tus servicios, recibe el mismo trato de tu parte”. Sant Kirpal le respondió a su tío: “respetado tío, ustedes dos son lomismo para mí. El tiene tanto derecho sobre mí (y mis servicios), como tú. De hecho, la creación entera tiene el mismo derecho sobre mí. He venido a servir a todos” Fue esta actitud de servicio la que hizo que Sant Kirpal Singh Ji fuera conocido en todo el mundo como el Señor de la Compasión.” (Rajinder, 2002) Los Maestros poseen una humildad más allá de toda prueba: Algunas veces cuando Kirpal Singh venía a ver a Hazur, yo sonreía y le decía, “Si te permito subir, te quedarías allí por tanto tiempo. ¡Lo siento, pero hoy no te dejaremos entrar!” El calladamente se volteaba y yo tenía que llamarlo de regreso y decirle “Estaba bromeando. Por favor sube” …El tenía tanta humildad, y nunca trataba de hacer valer sus drechos como muchos otros lo hacían.” (Lajwanti, 2002) Ellos alcanzan las cumbres del amor: Cuando Sant Kirpal era un discípulo, solía visitar a su Maestro, Hazur Baba Sawan Singh, y permanecer con EL hasta el último momento posible antes de retornar a su casa. Una noche, después de


haber dado el último adiós a Hazur, descendió del segundo piso donde se encontraba Hazur. Al llegar al primer piso, Kirpal todavía sentía el intenso anhelo de ver otra vez a Hazur, y, entonces, le habló al asistente: “¿Es tan amable de subir y ver si puedo obtener otra mirada de Hazur?” El asistente retornó a Hazur y le presentó la petición de Kirpal. Se dice que Hazur al escucharla, sonrió y dijo: “Kirpal es como un cedazo: no importa cuánta gracia reciba, queda hambriento”. Los Maestros, antes de asumir su misión, se retiran a un lugar tranquilo y entran en un estado de gran “samadhi”: Rani-ki-kothi era una casa simple, con vista al río Ganges y una atmósfera muy tranquila.... Sant Kirpal Singh meditaba dieciocho horas diarias. Cada día Maharaj Ji, no sólo hacía su propia meditación, sino que nos sentaba a todos en meditación en sesiones prolongadas continuas diarias de seis, ocho o diez. Colocaba sus manos sobre nuestras frentes y amorosamente nos ponía en meditación. En los descansos, entre cada meditación, él permanecía entre nosotros y disfrutábamos la belleza natural del lugar, glorificada por su irradiación divina. A veces, mi suegro nos relataba sus experiencias con varios santos y profetas que encontraba en los planos superiores durante sus viajes internos.” (Harbhajan, 2000)

También visitan a los ermitaños y yoguis sinceros, que anhelan el encuentro con Dios, y, con el pretexto de conversar y conocerlos, derrama sus bendiciones sobre ellos: Nos llevó a varios ashrams en Rishikesh, ya que a él le gustaba conversar con los hombres santos y sabios del lugar. Allí conoció muchos yoguis y sabios, pero nunca encontró a alguno que hubiera podido ir a los planos internos, excepto Yoghi Raj Raghuvacharya Ji. Maharaj Ji nos dijo que era un alma muy elevada y que había ido hasta el primer plano, Sahans Dal Kanwal” (Harbhajan, 2000)

Posteriormente el yoghi Raghuvacharya se volvió un gran devoto de Sant Kirpal Singh.


PARAM SANT KIRPAL SINGH Foto tomada de SOS.org


A PARAM SANT KIRPAL SINGH http://www.youtube.com/watch?v=qiBl-jNfxCI

¡Qué majestuosa figura! ¡Qué imponente prosa! ¡Qué divina presencia la tuya, Oh. Kirpal! Parecía que las altivas montañas te hacían la venia, y el mismo planeta parecía temblar a cada paso tuyo ¡Oh, coloso de monumental estampa! Cada mirada tuya hacía desvariar a las constelaciones. Pues el Amor es la eterna locura del Supremo. Tus ojos eran dos gigantes soles, en cuyo centro se ahogaba la penumbra que envuelve al mundo y la ignorancia que nos opaca.. ¡Oh, divino Mirador, tus fulgurantes pupilas vaciaron de oscuridad a nuestras almas! Tu portentosa frente tan ancha como el cielo y tan alta como tu gloria poseía la autoridad del Everest y la grandeza del cosmos. Sólo una divinidad de divinidades podría poseer tu magnificencia. ¡Oh, Param Sant Kirpal, Maestro del más elevado orden! Tu Amor inflamó


el corazón dual del Purusha. Desde entonces todo el Universo arde en tu poderoso fuego, cuya infinita lengua desató una insaciable hambre de amor. Tu Amor tiñó de azul el loto de mil pétalos; y tiñó todos los corazones de la Creación. Nada podrá parar la gran pandemia del amor. La misma oscuridad se enamorará de la luz y todo será luz. En tu infinito Amor y en tu infinita Misericordia, rompiste la flecha que el destino lanzó contra la humanidad. Quebraste las hélices apocalípticas al cataclismo, rompiste la vara de mando del Avatar para que nuestros corazones no fueran destrozados sino sólo laminados a pulso de pulidor de diamantes. Y, sin embargo, tanta humildad. Nos tratabas como si fuésemos tus amos, tus señores, tus dueños… Eras el mendigo de nuestras buenas intenciones, el menesteroso de nuestras vidas disciplinadas, el pordiosero de nuestro tiempo para el Dyan y el Bajhan.

Nos hacías sentir más importantes que un emperador; los más afortunados del mundo, los más amados del universo. ¿Puede ser la humildad más humilde,


la sencillez, más sencilla? ¿En qué dirección voló el Sol del Gran Día? Hacia el jardín de Kirpal. ¿En qué dirección voló el infinito tañido de la Gran Campana? Hacia el castillo de Kirpal. ¿A dónde fue la felicidad? Al trono de Kirpal. ¿A dónde fue el inmortal Amor? Al Supremo Corazón de Kirpal Todo nuestro ser arde en tu dorado fuego, fundidor de acerados corazones. Toda nuestra ignorancia se consume en la inconmesurable pira de tu sabiduría. Todas nuestras almas danzan jubilosas en la arrebatadora escala de tu Sagrado Himno de Amor. ¡Gloria a ti, Oh Gran Compositor! Afinaste nuestros instrumentos de carne para ejecutar la secreta Sinfonía que puso a danzar cada átomo de la Creación. ¡Gloria a tu Gloria, Oh Gran Maestro de Maestros!


SANT DARSHAN SINGH

SANT DARSHAN SINGH Foto tomada de http://sos.org/spanish/otro/sds7. BREVE BIOGRAFÍA

Param Sant Darshan Singh Ji Maharaj nació en 1921. Fus discípulo de Sant Kirpal Singh. Asumió la Maestría en 1974. Abandonó este mundo el 30 de mayo de 1989 Fue presidente de la Sexta Conferencia Mundial de Religiones. “Presidió la Conferencia Asiática de Religiones por la Paz y la Decimoquinta Conferencia Internacional de la Unidad Humana, celebrada en Delhi, India, en 1988” (Darshan, Corrientes de néctar) Desde muy temprana edad escribió poesía y alcanzó niveles inéditos de profundidad y belleza lírica: “Fue aclamado como el más grande escritor de poesía mística en lenguaje Urdú por dos de sus colecciones de poemas Mansil-e-Noor y Matah-e-Noor. “(Darshan, Corrientes de néctar) Además recibió cuatro premios de la Academia Urdú de poesía:


Sant Darshan Singh escribió volúmenes de versos intentando describir el estado del amor espiritual. El examinó el amor en todos sus aspectos y matices. Miró el amor desde arriba y desde abajo, desde la dercha y desde la izquierda, desde adentro y desde afuera. De sus miles de versos, ni siquiera dos son iguales. Sin embargo, todos hablan del amor” (Rajinder, 2007) En poesía, publicó los siguientes libros: ”Talash-e-Noor” (En Búsqueda de la Luz); Mandil-e-Noor (La Morada de la Luz); El Llanto del alma; Una Lágrima y una estrella, Amor a Cada Paso, Mi concepto de la poesía y Una lágrima y una estrella. Escribió los siguientes libros sobre Espiritualidad: El Secreto de los Secretos, El Despertar Espiritual, Las Maravillas del Espacio Interior, Charlas espirituales, Realizó cuatro giras mundiales. Sant Darshan Singh Ji Maharaj viajó en cuatro ocasiones al occidente: en 1978, 1983, 1986 y 1988. Estableció 550 centros de Ciencia de la Espiritualidad en cuarenta países. El Maestro Darshan distribuía amor a cada paso: “Tenía una personalidad tan encantadora que todo quien lo encontró aunque fuera una sola vez, quedó encariñado con él para siempre. El siempre nos hizo sentir especiales e importantes. El prestó a todos y cada uno tanta atención, nos dio tanto de sí, que cuando estábamos a su lado pensábamos que éramos los más amados de todos” (Rajinder, 1994) Los Maestros lo saben todo y lo conocen todo. Sin embargo, lo demuestran poco, y aún ese poco que demuestran ya es asombroso: “No solamente tenía conocimiento acerca de un amplio rango de materias, sino que tenía un conocimiento profundo de ellas. Daba la impresión de llegar al propio corazón y alma de cualquier tema que tocara.” (Rajinder, 1994) El Maestro Darshan era un gran poeta místico. Su poesía es de una sutiliza y profundidad incomparables: “Llegó a escribir cinco volúmenes de poesía Urdú, tres de los cuales ya han sido publicados. Dos fueron distinguidos con Premios de la Academia Urdú…” (Rajinder, 1994) Cuando leemos o escuchamos los versos de Sant Darshan Singh, experimentamos una pausa en el vaivén de la vida y reflexionamos sobre nuestra naturaleza y nuestra verdadera meta….Cuando se le


preguntó cómo su poesía tenía este poder de conmover las almas, él bellamente respondió con un verso: La música que brota el fondo de mi corazón Conmueve el corazón de quien la escucha; Puede que mi instrumento sea sutil, pero es más Sutil aún, la música que por él pasa. (Rajinder, 1991) Los Maestros se sacrifican por la humanidad. Ellos nunca duermen, siempre están atendiendo las necesidades de la gente que viene a ellos y de la que piensa en ellos: Todos hemos visto cómo el Bondadoso Maestro, Sant Darshan Singh ji Maharaj, dio, dio y dio, sin un solo pensamiento acerca de su comodidad. El nunca consideró sus propias necesidades, y nunca cuidó de su salud. Todos hemos visto lo poco que descansaba, y cómo trabajaba de la mañana a la noche, y luego de la noche a la mañana, entrevistándose con personas, ayudándoles, escuchando sus penurias y tratando de aliviar su dolor.” (Rajinder, 1994) Ellos son el amor personificado. Si uno quiere aprender lecciones de amor, uno tiene que escudriñar en sus vidas: “Mi esposo amaba inexplicablemente a su padre Sant Kirpal Singh. Nunca vi amor como este, por su Maestro y padre.” (Harbhajan, 2000) Antes de convertirse en Maestros, ellos ya poseen poderes extraordinarios: Cuando yo tenía un problema o una preocupación, yo le decía a mi esposo. Antes de que dijera algo, él simplemente ponía su mano sobre mi frente y me la palmoteaba amorosamente.. de repente, mi problema se esfumaba. El decía: “ahora cuéntame tu problema. 2 era tanta mi alegría que se me olvidaba cuál era el problema. Algunas veces, aún sin tocar mi frente, simplemente con su atención, mi problema se resolvía. ¡Estas cosas sucedieron mucho antes de que mi esposo fuera Maestro!” (Harbhajan, 2000) Cuando Hazur dejó su cuerpo en 1948, mi esposo lo extrañó inmensamente. Lloraba mucho…en los primeros días de la misión del Maestro Kirpal Singh, supe que Hazur se le aparecía a mi esposo


durante la meditación…Me decía “Hazur se me presentó y me dijo algo”. Decía que Hazur le sonreía. Se sentía feliz de ver sonreir a Hazur y de que le dijera algunas palabras” (Harbhajan, 2000) Los Maestros verdaderos tienen determinadas marcas de grandeza en su cuerpo, http://www.librosbudistas.com/descargas/vimalakirti-nirdesa10.htm una de ellas es la flor de loto en la planta de su pie: De una u otra forma, la gente trataba de obtener la confirmación de que el Maestro darshan era el verdadero sucesor del Maestro Kirpal. Recuerdo que el hijo de Chacha Ji…le dijo a mi esposo: “¿Puedo ver tu pie?” Uno de los signos de un Maestro es la marca de loto en su pie. El Maestro Darshan permaneció callado. Se quitó los zapatos, las medias y frotó su pie con un pañuelo. Ram se puso muy feliz cuando vio la marca de loto en el pie de mis esposo”. (Harbhajan, 2000 pag.132) Otra marca de grandeza son sus ojos, los cuales cambian de color. Así lo evidencié yo mismo: en una de las conferencias del Maestro Darshan en Colombia, yo me encontraba a escasos metros y puse atención en sus ojos. Para mi sorpresa, sus ojos se tornaron verdes oscuros, luego verdes claros y finalmente azules. Eso fue increíble. Al respecto Harbhajan cuenta: La gente me preguntaba si había notado algún cambio en mi esposo después de que tomó el manto espiritual. El cambio físico más importante fue en sus ojos: eran negros y se volvieron azules. Todos vieron esto al comparar las imágenes de los primeros videos con los que grabaron después.” (Harbhajan, 2000 Paj.150) Los Maestros son seres libres de las ataduras del mundo, de lo apegos mundanos, como lo ilustra su esposa: “Los Maestros vienen a servir al mundo entero. Uno no puede atarlos ni mantenerlos encerrados o amarrados. Sabía que no podía tenerlo completamente conmigo. Entendí y supe que debía dejarlo ir libremente” (Harbhajan, 2000 pag146) Incluso sus seres queridos más próximos, pasan a un segundo plano cuando asumen la Maestría: “Cuando quería verlo, encontraba mucha gente. Sabía que el trabajo del Maestro era la verdadera prioridad. Así, con frecuencia esperaba días para hablar con él.” (Harbhajan, 2000 pag147) Los Maestros poseen todos los poderes que podemos imaginar; sin embargo, ellos no los exhiben públicamente. Muchas veces, no obstante, hemos sido testigos de incontables milagros. He aquí algunos de ellos:


Recuerdo una vez que fuimos a visitar a una mujer en el hospital. Ella estaba gravemente enferma. Era patético verla llena de ampollas sobre toda su piel. Los médicos decían que no había esperanza de recuperación. Sant Darshan Singh fue y se sentó a su lado. Acarició su cabeza y dijo que pronto se pondría bien. Nadie más pensó que ella se recuperaría. Un día, ella vino hasta el ashram y nos contó que se recuperó completamente.” (Harbhajan, 2000 pag158) Puri, una mujer india, estaba en el hospital y fue desahuciada por los médicos. Finalmente salió del hospital y le dijeron que sus días estaban contados. Su padre dijo que la llevaran al ashram para que la viera el Maestro…colocaron su frágil cuerpo en el sofá. Ella no había podido comer nada. El Maestro Darshan me pidió leche. El dijo “Ella necesita beber algo” Puso media cucharada de leche en sus labios. Ella la sorbió y pudo retenerla. Entonces le dio más. El Maestro continuó alimentándola con sus propias manos usando la cuchara…entonces el Maestro le dijo: “vayan donde el médico para que la examine de nuevo”. El padre de la mujer dijo “ el médico dice que no hay esperanza y la mandó a casa”. Entonces la madre dijo: “Si el Maestro dice que el médico debe examinarla, debemos llevarla”….Seis meses después regresaron al ashram …y ella subía las escaleras por sí misma. Estábamos asombrados de verla tan saludable. Ella todavía vive” (Harbhajan, 2000 Paj.158-159)


SANT DARSHAN SINGH Foto tomada de SOS. org


A SANT DARSHAN SINGH http://www.youtube.com/watch?v=_ghL8hOCfVM

La poesía es sublime cuando es pura. Tú prodigaste pureza a la mancillada palabra. Devolviste al aliento poético el virginal resplandor del diamante recién pulido; la vitalidad fervorosa del recién nacido; la grandeza sobrecogedora de los volcanes en erupción. ¡Oh, Gran Maestro Darshan tu vida fue un poema del Creador! Tus manos vertían compasión como el cielo la densa lluvia. Tus suaves y dulces manos acariciaban nuestros caprichosos corazones con la delicadeza exquisita de un experto pulsador de arpa. ¡Oh, arpista mágico, tensaste la cuerda del amor en nuestros musicales corazones! Por eso todo nuestro ser vibra al pronunciar tu nombre. Corazones hermosos: ojos bellos. Los ojos bellos tienen el poder de enamorar corazones. Pero tus ojos, Oh Darshan,

eran tan sublimes, que nuestras almas se enamoraban de tus ojos. Por una mirada lírica de tus divinos ojos, las altas deidades encarnarían


en desdichados parias. Por una mirada de amor de tus embriagantes ojos, el mismo Altísimo iniciaría el ciclo de nacimientos y muertes y se autoencarcelaría en una mezquina prisión de carne. ¡Oh, Darshan , Escanciador de vino lírico, nuestras sedientas almas viven en vela a las puertas de tu sagrada taberna. Todo tu ser era un jardín de aromas ambulante. ¡Qué sublimes fragancias dejaban tus pasos al santificar la tierra con el polvo de tus pies! ¡Oh divino perfume que hacía suspirar a nuestras almas! Era como si cientos de ángeles te rociaran con esencias florales del paraíso a cada paso. Cuando caminabas por entre nosotros

nos dejabas perfumados los corazones y con la mirada colgada en los refilones de las estrellas. ¡Aromaterapista del alma, unta con tus sagrados aceites la piel escoriada de nuestras almas! ¡Alquimista del espíritu, trastoca nuestros malos humores en delicadas fragancias! Oh, Darshan, Maestro de la Eterna Verdad, nuestros adormecidos ojos te mendigan una mirada vivificante


para despertar a la realidad! Oh, Darshan, Maestro de la Perfección, nuestra imperfección vergonzosa transforma en rectitud redimidora. Sólo tu infinita gracia puede sostener la piel quebradiza de nuestros jivas al ser moldeados y pulidos. Oh, Darshan, Padre Supremo de todos nuestros padres, tus doradas bendiciones nos salvaron de las garras implacables de Kal y de las acosadoras voces de todos nuestros egos. Oh, Darshan, Antorchero de todos los mundos,

la noche se aluzó hasta las profundidades de la penumbra cuando llegaste. Y todo fue luz, y hubo tanta luz que el firmamento se desbordó hacia el mediodía de los astros. Oh, Darshan, Gran Músico de los elevados orbes, nos enseñaste los ritmos del Amor, los compases de la inmortalidad, la melodía suprema de la Voz del Altísimo. ¡Salve a ti, Oh Campanero de la divina Catedral de Diamantes! ¡Salve a ti, Oh Maestro del luminoso Verbo!


SANT RAJINDER SINGH

SANT RAJINDER SINGH Foto tomada de SOS.org

BREVE BIOGRAFÍA

Sant Rajinder Singh Ji Maharaj, nació el 21 de septiembre de 1946. Fue discípulo de Sant Darshan Singh. Asumió la Maestría en 1989. En su infancia, el Maestro Rajinder aparentemente era un niño normal, común y corriente, a quien le gustaba jugar mucho: “Raji era un niño feliz y con gran suerte. No fue un bebé llorón. Era muy fuerte, comía bien y quería jugar muchísimo. Cuando pequeño, vivía muy satisfecho y pasaba la mayor parte del tiempo contento…Rajiera un niño saludable y lleno de vida. Raramente se enfermaba.” (Harbhajan, 2000 pag.63)


A los cuatro años entró en la guardería del colegio. A medida que iba creciendo y asistía a las clases de primaria, hacía las tareas pero más le gustaba jugar con los niños. Siempre prefería estar con otras personas antes que estar solo. Si estaba solo, buscaba compañía y juguetes. Le encantaba juntar y separar cosas. Fue muy bueno con los rompecabezas. (Harbhajan, 2000) Sin embargo, su gran capacidad de concentración llamaba la atención: “A medida que Raji iba creciendo , su concentración era notoria…Desde los primeros días, siempre que Raji hacía algo, concentraba su atención en todo lo que hacía.” (Harbhajan, 2000 pag80) Los Maestros nacen para ser Maestros. Son almas evolucionadas, por ello sus experiencias en el día de su iniciación son elevadas: Cuando era pequeño, Raji fue iniaciado por el Maestro Kirpal Singh en la Corriente de Sonido. Un día el Maestro Kirpal le dijo: “Muy bien, ven y siéntate” No habíamos discutido cuándo dónde y debía recibir la iniciación. Simplemente ocurrió ese día, en el Sawan Ashram…Tenía alrededor de seis años en esa época. Supe que Raji veía la luz interior cuando meditaba. A veces se sentaba en meditación y decía: “Uno tras otro los santos se aparecen en mi meditación. ¿Qué significa el hecho de que ellos vengan? (Harbhajan, 2000 pag85) El Maestro Rajinder ha sido reconocido a nivel mundial: Cuando vino a Colombia en 1990, el presidente Virgilio Barco, le dio la bienvenida. En Australia fue recibido con gran calidez por el Primer Ministro Samuel Hinds. En Octubre de 1994 en la Conferencia mundial de Religión y Paz, se encontró en Roma con Su Santidad Juan Pablo II. Fue invitado a un encuentro por Su Excelencia Ioannes Chrysostomos, Arzobispo de la Iglesia Ortodoxa Griega.

En la celebración de los Cincuenta Años de las Naciones Unidas llevada a cabo en la Catedral de San Juan el Divino en Nueva York, Sant Rajinder Singh Ji Maharaj tuvo el honor de inaugurar el programa, colocando a miles de personas en meditación.” http://sos.org/spanish/otro/biograf.html


“Sant Rajinder Singh Ji dio un discurso en las Naciones Unidas, en la cumbre del Milenio por la Paz mundial conformada por líderes Religiosos y Espirituales…en agosto del 2000”(Sat Sandesh octubrenoviembre-diciembre 2000 pag.7)) Ha escrito las siguientes obras: La Paz Interna y Externa a través de la meditación, Educación para un Mundo en Paz (1992), Perlas espirituales, El hilo de seda de la divinidad (2005), El poder sanador de la meditación. Como ya lo dijimos, los Maestros no exhiben sus poderes en público. Sin embargo, realizan milagros a cada paso. Entre los innumerables milagros que ha realizado el Maestro Rajinder, podemos destacar algunos: Hace cerca de cinco años yo estaba en mi oficina, cuando experimenté una emergencia médica…Mi jefe llamó una ambulancia. Un equipo médico llegó en cinco minutos y fui llevada al hospital. Para entonces había dejado de respirar y no tenía signos vitales. A pesar de intentar revivirme, los doctores me declararon clínicamente muerta…Para entonces ya había dejado mi cuerpo y estaba pasando a través de un área de oscuridad en un túnel. Viajé hasta que vi una brecha. Cuando avancé hacia ella, vi una inmensa luz que se hacía más grande cada vez.. el término “luz2 realmente no la describe. No tengo palabras para explicar la naturaleza de la brillantez….De pronto vi un hermoso ser vestido de blanco, que me esperaba. De él brotaba aun más luz y una inmensa paz. Su aura era de una brillante luz y de resplandecientes estrellas. Tenía una hermosa sonrisa que me atraía hacia él. Al llegar a su presencia, me sentí llena de felicidad. No puedo expresar el sentimiento de gozo. Cuando me acerqué, El toco el centro de mi frente, luego acarició mi mejilla y gentilmente echó mi cabello hacia atrás. Le pregunté dónde estaba. Me dijo que estaba en un plano intermedio entre el cielo y la tierra. Le pregunté si iba a permanecer allí. El me replicó que no, que no era tiempo, y que todos estaban preocupados por mí. Entonces señaló con su mano, y apareció algo como una pantalla de televisión. Me vi postrada en la cama del hospital, atada a un respirador artificial…Yo le dije que no quería regresar, pero El me instruyó para que volviera, porque aún mi trabajo no había terminado. El me aseguró que nos encontraríamos muy pronto. En un momento, estaba de nuevo en mi cuerpo. Me sentí siendo halada rápidamente de regreso. Cuando recobré la conciencia, recordé plenamente la experiencia.


Este mundo físico no parecía atractivo ni placentero para mí, lo encontré denso y pesado. Sentí que los demás no podían entender esta experiencia, por lo tanto sólo le conté a mi madre, a nadie más. Yo tenía un amigo que era iniciado de Sant Darshan Singh Ji. Esta persona solía invitarme al satsang, pero yo siempre encontraba motivos para no ir.. Más o menos después de dos años de tener esta experiencia cercana a la muerte, asistí finalmente a un satsang. Imaginen mi sorpresa cuando vi una fotografía de Sant Rajinder Singh Ji y descubrí que El era el ser que yo había visto en el plano interno. Aunque sabía que era El, mi mente se rebelaba y estaba renuente a aceptarlo.. no regresé al satsang durante seis u ocho meses. Cuando decidí regresar, supe que Maharaj ji pronto vendría al Salvador y decidí ir a su encuentro. En el aeropuerto…empecé a sentirme aturdida, ya que estaba percibiendo el mismo poder emanando de Maharaj Ji, como cuando tuve aquella experiencia.. Sonriendo, El se volvió hacia mí y me dijo ¡hola! Cuando contemplé su divino rostro familiar. El hizo un gesto con su mano, exactamente igual a como lo hizo en aquel entonces en su forma espiritual. No pudiéndome contener por más tiempo, rompí a llorar. Sant Rajinder Singh Ji es ahora mi amado Maestro espiritual. (Echeverrí, 2011) Después de una larga enfermedad, me encontraba en una situación donde todavía esta incapacitada para trabajar, y los beneficios compensatorios que había recibido previamente estaban en duda. Mi compañía de seguros me insistía en que debía buscar asistencia gubernamental, así que hice solicitud al gobierno dos veces y fui rechazada. El último paso y mi esperanza final, era ir a una audiencia en la corte. Experimentaba un miedo significativo…pues me sentía incapaz de trabajar para pagar las necesidades básicas de la vida, sin mencionar todas las cuentas médicas y tratamientos necesarios. Yo estaba también preocupada porque perdería todos mis beneficios originales, si el gobierno rechazaba mi caso una tercera y última vez… El momento de ser escuchada en la audiencia llegó; me sacaron de la sala de espera a través de una puerta hasta la corte principal. Cuando abrí la puerta: ¿A quién debería yo ver parado ante mí? ¡Pues a mi amado Sant Rajinder Singh Ji Maharaj, como si hubiera acabado de atravesar la puerta! El me miró y me dio una calurosa, amorosa y tranquilizadora sonrisa. Apareció igual que en su forma física, pero su presencia resplandecía desde lo interno, como si hermosa imagen saliera de una pantalla de cine de tres dimensiones y


saltara a este mundo absorbiendo los rayos del sol e irradiando completa luz, bienestar y solaz. Luego Maharaj Ji se paró a mi lado y procedió a caminar conmigo por el angosto pasillo…Para mi gran sorpresa, cuando yo tomé asiento, el Maestro Rajinder continuó con majestuoso paso…hasta la alta plataforma donde estaba situado el banco del juez…Y de la forma más natural pero como un rey, procedió a sentarse directamente en la silla del juez… En ese momento , supe que cualquiera que fuese el resultado de la audiencia, era el maestro quien estaba a cargo de todo y cualquier decisión que el juez tomara, sólo sería el reflejo de los deseos del Maestro… Maharaj Ji permaneció ante mi vista por espacio de unos cinco minutos o algo así., hasta que el juez apareció y comenzó a hacerme preguntas…Mi solicitud fue finalmente aceptada. (Golreyer, 2011) Un día mientras estaba caminando hacia una tienda cercana, alrededor de ocho jóvenes se me acercaron. Querían que les comprara droga, y cuando les dije que no estaba interesado, ellos se enfurecieron y amenazaron con robarme el dinero. Yo los ignoré y continué hasta la tienda.. cuando estaba saliendo de la tienda, , uno de los jóvenes…me pegó en la cara con el mango de una pistola. Yo estaba sorprendido, pero mantuve la serenidad y rápidamente me alejé…La situación entonces llegó a ser más amenazante. Yo oí a uno de ellos preguntando furiosamente al portador de la pistola por qué no me había disparado…Entonces añadió, “Dame el arma, le dispararé” Para ese momento, yo estaba como a quince metros de los jóvenes. Cuando ellos me alcanzaron…Yo pensé en Sant Rajinder Singh Ji y comencé a repetir el simram y continué caminando…Entonces escuché el sonido del revolver fallando al disparar una y otra vez y otra vez. Después de haber fracasado en su intento de hacerme daño, abandonaron el propósito de hacerme alguna otra cosa mala. Llegué a salvo a la casa. (Garvin, 2011)


SANT RAJINDER SINGH Foto tomada de SOS.org


A SANT RAJINDER SINGH http://www.youtube.com/watch?v=1c56fDM-frs

El milagro del amor diviniza al hombre. Tu Amor tiene el poder de sublimar el corazón de todos los seres del universo. Tu sagrado amor hechizó las almas lilas de las deidades y las azules almas de los arcángeles. En tus electrizantes ojos nuestras corrientes danzan como polvo de sol mecido por el viento estelar. En tus inmensos ojos, nuestros ojos se sumergen como curiosos delfines en el inmenso océano.

Gloria a tu dorada faz y a tu frente de cumbre nevada. Gloria a tu sagrado lunar que rutila como mil soles. El Infinito se deja espiar por la etérea escotilla de tus ojos. El mayor de los secretos lo puedes dar, si lo deseas, roseándonos con el perfume de la a exquisita flor de tu mirada. Nada hay en todo el universo, ni en todos los siete cielos, que sea más sublime, más divino, que tus ojos ¡ oh Maestro!


Maestro de la luz sin sombra y del sonido sin eco, en ti los astros beben su fuego ovalado; y las campanas, en tu voz modelan sus tímpanos sonoros. ¡Gloria a tus ojos que pueden mirar la luminosa piel de nuestras almas! ¡Gloria a tus ojos que pueden ver la inconmesurable faz del Altísimo! Maestro de la Verdad genésica que puso a vibrar el primer átomo de luz y el primer fonema del logos para la generación vertiginosa del universo. Eres el Rey de reyes cuyo trono resplandece de soles titánicos, y cuyo cetro es el Amor Venciste a todas las muertes, por eso eres eterno, de una eternidad que al mismo Dios limita. Oh, Escanciador sonriente, danos de beber el elixir supremo que cura de todas las muertes. Danos de beber el elixir diurno que ahoga todos los deseos, Oh, escanciador sonriente. Danos de beber el elixir sempiterno que embriaga de amor


por el amado, Oh, Escanciador sonriente.

Nos ense単aste el arte de morir, ahora pertenecemos a los Vivos. Gracias por liberarnos del juicio final que condena a renacer a los mortales.


A LOS PARAM SANT GURÚS UNO El honor no es sólo una actitud, es una forma de vida. El corazón y el espíritu están seriamente involucrados en la integridad. Por eso tan pocos pueden ser honorables. Los seres espirituales siempre lo son.

DOS En tus manos veo la fluorescencia que sana y que otorga la gracia de la iluminación. Son dos hojas de luz, cuyas nervaduras profundas son ríos de agua lila que hacen océano en el Amor.

TRES Algunos miran el horizonte o el espectáculo gelatinoso del crepúsculo, unos pocos contemplan las estrellas con la esperanza incierta de atisbar la pupila de Dios. Únicamente los que se han visto a sí mismos En el espejo horizontal, ven la real dimensión de este mundo y la mano de Dios tocando el arpa.


CUATRO Regresaré a bañarme en el lago horizontal de tus ojos, para purificar mi cuerpo en tus luminosas aguas, para limpiar mi mente en tus diáfanas aguas, para consagrar mi alma en tus aguas doradas.

CINCO Gracia a ti, mis ojos dejaron el espejo nocturno que fabricó la mente. Ahora están empezando a mirarse en el espejo del corazón. Algún día luminoso podrán mirarse en las pupilas insondables del Creador.

SEIS Tabernero, llena la copa de mi corazón con tu licor sagrado; y después sírveme, una y otra vez, hasta que esta sed milenaria, que reseca y agrieta mi alma, sea mitigada. Y después rebosa mi insaciable copa que tintinea de ansiedad, como un alcohólico convulsionado ante la barra pletórica de bebidas. ¡Ardientes espejismos!

SIETE Tengo tu aroma impregnado en mis sentidos más profundos; pero la esencia de tu olor perfuma mi corazón.


OCHO En tus ojos solares mi corazón se inflama. Todo mi ser se conflagra, como la polilla en la llama; todo mi ser arde, como un cometa vertiginoso que se zambulle en un astro. Oh, Purusha, las flamas de tus ojos incendian mi misma alma.

NUEVE En el espacio lúcido, donde millones de galaxias danzan al megaritmo de una canción infinita, avisoro el brillo de tu mirada que tiene pupila de quáceres.

DIEZ Oh, gran oculto a los ojos de los eruditos, la sabiduría consiste en encontrarte en el corazón del ignorante.

ONCE Cada cambio de era precipita un apocalipsis sobre los cielos del planeta. Pero esta edad dorada, vendrá sin diluvios y sin colapsos de asteroides, porque el amor eterno


ha triunfado sobre la oscuridad gracias a Hazur, el justo; a Kirpal, el misericordioso; a Darshan, el humilde: y a Rajinder, el amoroso.

DOCE Ya llegó el antorchero para guiarnos hacia el corazón de las galaxias. El problema está en que le tememos a su llama.

TRECE La fulguración espontánea de tu maravilloso ser, tiene el espectro del safiro calado por el sol de cien siglos, y posee el calor maternal de un nido con polluelos de colibrí.

CATORCE Oh, piloto del Naam, acelera la vibración del ruido hasta que se haga música.

QUINCE La savia luminosa de tu darshan nutre mis nadis y enciende el triángulo invertido de mi ojo impar, que ansia por contemplar tu rostro secreto.


DIECISEIS Te invocaré desde el cráter del Cotopaxi, con aliento de volcán en erupción, con voz de viento de altura, que sobresalta a los glaciares y los precipita en avalanchas; con voz de trueno rompiéndose entre las peñas, te clamaré, Oh Pursha.

DIECISIETE Ven incendia el ceque de mi cuerpo, aquel que enciende las emociones color naranja, como el sol en el ocaso enciende el crepúsculo, o como el faisán enciende su plumaje ante su pareja hipnotizada.

DIECIOCHO Cuando un Maestro junta las manos en oración, el universo entero alcanza misericordia.

DIECINUEVE Contigo es imposible estar triste. Contigo muere la tristeza. El sol de tu sonrisa evapora poco a poco todo mi llanto. Aun el dolor me toca como al descuido y se va encogiendo de hombros, en tu presencia.


VEINTE Envuelve en tus trenzas mi alma que tirita de frío en la oscuridad eterna de la separación. Oh, Sat Purusha, llena el vacío de mi ser con tu amor incendiario.


BIBLIOGRAFÍA . Darshan. (1990). Sat Sandesh (septiembre-octubre), 37. Darshan. (1991). Sat Sandesh (mayo-junio), 15. Darshan. (1991). Sat Sandesh (noviembre-diciembre), 15. Darshan. (s.f.). Corrientes de néctar. SK Publicaciones. Echeverrí, M. (2011). Flores de gracia. En Flores de gracia (págs. 10-11). Medellín: SK Publicaciones. Garvin, G. (2011). En Flores de gracia (págs. 28-29). Medellín: SK Publicaciones. Golreyer, S. (2011). En Flores de gracia (págs. 23-24). Medellín: SK Publicaciones. Harbhajan, K. (2000). Nutrida por el amor divino. Medellín: SK Publicaciones. Kirpal. (1990). Sat Sandesh (niviembre-diciembre), 28. Kirpal. (1998). Hombre dios. Medellín: SK publicaciones. Lajwanti, B. (2002). Sat Sandesh (noviembre-diciembre), 42. Rajinder. (1991). Sat Sandesh (noviembre-diciembre), 27. Rajinder. (1994). Sat Sandesh (enero-febrero), 22. Rajinder. (2002). Sat Sandesh, 21. Rajinder. (2007). Sat Sandesh (septiembre-diciembre), 48.


Maestros de la edad de oro