Page 1

El diario secreto de Jaime I (Novela hist贸rica) ________________________________________________________________________

Jordi Orihuela

1


Índice

Capitulo 1: Como un fin de semana cualquiera......................................3 Capitulo 2: Los primeros días con la misteriosa caja..............................5 Capítulo 3: La caja abierta.......................................................................8 Capítulo 4: Primer contacto con Mark....................................................11 Capítulo 5: La llegada de Mark..............................................................13 Capítulo 6: El comienzo del viaje...........................................................14 Capítulo 7: La chica nueva.....................................................................17 Capítulo 8: El descubrimiento del cofre..................................................18

2


Capitulo 1: Como un fin de semana cualquiera. Todos los fines de semana son iguales para mí, pero lo que no se había es que este sabado 10 de abril de 2009 cambiaría mi vida por completo. Me levantó el despertador a las 11:00 de la mañana, mi madre aún seguía durmiendo así que fui a jugar al ordenador mientras no se despertaba. Mi padre no estaba porque se había ido hacía una semana a Cancún para ver si encontraba unos restos mayas, él es arqueólogo. Estuve una hora jugando en el ordenador a un juego que se trataba de matar unos monstruos disparándolos. Perdón, no me he presentado me llamo Juan y tengo 16 años y vivo en Sant Cugat, tengo los ojos azules y el pelo castaño, ahora este era mi ultimo año de secundaria y no pensaba estudiar más sino que iría a trabajar a la empresa de mi tío Antonio. Seguimos con lo que estaba explicando después de esta jugando una hora al "Monster Attack" mi madre y yo fuimos a desayunar huevos fritos, con bacon y un vaso de zumo de naranja, si, nosotros teníamos una dieta un poco inglesa pero nos gustaba. Después mi madre me dijo que fuera a arreglar la habitación que hoy haríamos limpieza general, eso quería decir que me tenia que despedir de todos los juguetes con los que había pasado toda mi infancia: el “pikachu”, la rata de color rosa, toda la colección de los “spiderman” y de los “actionman” pero sobretodo mi juguete más preciado y grande la tortuga Lola. Después de estar negociando con mi madre una 1 hora sobre porque tenia que tirar todos los juguetes a la basura si habían sido la parte mas importante de mi vida, mi madre acabo diciendo que ya tenia 16 años y ya empezaba a ser un poco mayor para olvidar el pasado y concentrarme en el futuro, yo seguía creyendo que no los tenia que tirar pero al fin le hice caso. Mi madre que por cierto se llamaba Margarita, era de una estatura normal y tenia el pelo rizado y a veces tenia muy mala leche. Mi madre me preparo una lista con todas las faenas que debería hacer: 3


-Hacer la cama -Lavar los platos -Barrer la habitación -Tirar los juguetes Esta era toda la faena que tenia que hacer así que me puse manos a la obra y empecé por la cama, puse las sabanas y el cojín en su sitio. Luego fui a lavar los platos aunque era la faena que menos me gustaba fue la que hice mas rápido, ya que solo eran dos platos y dos vasos. Luego me fui a barrer la habitación pero como estaba muy cansado me eche otra partida al “Monster Attack”, supere mi propio récord logrando los 27.000 puntos. Luego fui a barrer la habitación me costo mucho porque lo tuve que repetir unas cuantas veces pero al final lo logre. Después de haber acabo esas 3 faenas me tocaba hacer la más difícil de todas tirar todos los juguetes. Me fui despidiendo uno a uno de los juguetes mas preciados mientras los metía en bolsas para tirarlos a la basura, cuando de pronto vi que la tortuga Lola pesaba mucho más que las otras al principio penes que seria a causa de que era la más grande pero me di cuenta que era un diferencia de peso exagerada. Así que decidí no tirarla y guardarla y luego cuando tuviera tiempo abrirla para ver los materiales que tenia dentro o haber que había dentro. Salí a la calle con zapatillas de ir por casa ya que aun no me las había cambiado porque llevaba toda la mañana haciendo faenas, en la calle no pasaba nadie excepto un Opel Corsa por la carretera, hacia bastante calor ya que este año no había dejado de hacer calor todos los días, empecé a caminar hacia la basura que estaba a dos calles paralelas de mi casa. Cuando volví de tirar la basura me dirigí hacia mi habitación que es donde había puesto la tortuga, cogí un cuchillo y después de estar mucho rato pensando si seria buena idea o no me decidí por completo y le hice una raja. Al principio lo único que vi fue algodón pero una vez empecé a mover el algodón note como una cosa dura y la agarre, quite la mano y quede sorprendido de la maravilla que acababa de encontrar. Era una caja de madera de color rojo fuerte, con unas decoraciones de un estilo rico en figuras y formas, tenía unas rayas a los dos lados de color blanco. La caja era de una belleza impresionante aunque parecía que tuviera muchos años, incluso bastantes siglos. Cuando descubrí la caja no le dije nada a mi madre ya que me haría dársela o algo por el estilo.

4


Capitulo 2: Los primeros días con la misteriosa caja. Me pase dos días haciendo una vida normal: el domingo acabé los deberes y luego por la tarde salí con los amigos. El lunes fui al colegio hice un examen de matemáticas pero me pase todo el día pensando en que podría haber dentro de una caja tan antigua y que podría hacer dentro de mi tortuga. Aún no me había atrevido abrir la caja ya que temía que pudiera destruirse o que se desencadenara un hechizo maligno. Pero me hice fuerte y me prometí a mi mismo que cuando llegara a casa y mi madre se fuera hacer su clase diaria de aerobic la abrirá aun que me pasara lo que me pasara, también se me paso por la cabeza que podría ser que no hubiera nada dentro, pero eso no me hizo cambiar de opinión. Las dos clases de la tarde se me hicieron eternas ya que no podía parar de pensar en la maldita caja. Al fin se hicieron las 5 de la tarde y salí escopeteado hacía casa, una vez estuve frente a la puerta de casa toque el timbre y nadie contestó eso quería decir que mi madre ya se había ido, cogí las llaves del bolsillo pequeño de la mochila y abrí la primera puerta, subí por las escaleras ya que vivía en un 1ero y no habían muchas escaleras, abrí la segunda puerta y entre dentro de casa. Fui hacía mi habitación deje la mochila encima de la cama y abrí el cajón donde había guardado la caja y mi sorpresa fue increíble al ver que no en el lugar que había dejado la caja, ya no estaba. En este momento pensé lo peor: mi madre había abierto la caja y algo terrible le había pasado, así que cogí el teléfono y marque su numero muy nerviosamente, sonó tres veces y luego respire tranquilo al hoy un Hola Juan. -Hola mama pensaba que te había pasado algo ya que as salido tan temprano. -A hijo no, lo que pasa es que he tenido que hacer unas cuantas cosas antes de ir a aerobic. -A vale mama. ¿Tú has tocado una caja antigua que había en mi cajón? -Sí, es que ayer me dio por mirar haber que tenias y la vi y la he llevado a casa de la 5


abuela para haber si es suyo, no sabía que era tuyo. -Sí, es mio. Me lo dio Jesús, ya sabes mi mejor amigo. -Ves a buscarlo a casa de la abuela, adiós. -Adiós. Cuando salí de casa para ir a casa la abuela volví a pensar lo mismo que pensé cuando no vi la caja en el cajón, que mi abuela la habría abierto y algo malo le habría pasado. Mi abuela vivía en unas calles cercanas a la mia, en un tercer piso sin ascensor, ahora estaban haciendo obras para cambiar la fachada y poner ascensor ya que la gente que vivía en esas casas era muy vieja y ya casi no podían subir las escaleras, mi abuela aun que tuviera 80 años estaba muy fuerte ya que semana si semana no se iba algún sitio de excursión para caminar, ella es bastante bajita, por la edad, lleva gafas, su mayor afición es coser, le encanta coser, se pasa las mañanas cosiendo, las tardes, las noches e incluso las madrugadas. Hace jerseys para toda la familia de lana, tarda mucho pero finalmente los acaba. Cuando llegue a su casa, pique en el timbre “3º 1ª” y de pronto se oyó una voz que decía: -¿Quién es? -Soy yo abuelita, vengo a recoger la caja que ha traído mi madre. -Pasa, pasa Subí todas las escaleras y cuando llegue arriba no podía ni respirar de lo rápido que había subido todas las escaleras que habían, mi abuela me dio la caja y añadió: -No la he abierto, ya que esta caja me da muy mala espina y me trae muy malos recuerdos. -¿Recuerdos de que tipo? -No lo recuerdo bien, pero me los trae. La cogí i la puse en mi mochila, luego me quede un rato hablando con ella pero ya se hizo bastante tarde y me tuve que ir, le dí dos besos y me fui para casa ya que eran las 8 y aún tenía que hacer todos los deberes y pensar lo que haría con la caja. Llegué a mi casa y mi madre aún no había llegado así que me puse hacer deberes y muy rápidamente los acabe, ya que quería saber que más había dentro de la caja. Cuando acabe los deberes lo deje todo tirado por el escritorio y me senté en la cama, me puse a pensar si sería buena idea abrirla después de lo que me había dicho mi abuela, al final me decidí y cuando mis manos estaban tocando la superficie de la caja mi madre entro por la puerta así que lo tuve que guardar todo en el cajón, para que no sospechara nada, y volví hacer ver que hacia deberes. 6


Al entrar dejo todas las bolsas de la compra en el suelo y entro en mi habitación para haber que hacía, al ver que estaba haciendo deberes me pregunto: -¿Has ido a buscar la caja a casa de la abuela? -Sí, pero ya se la he devuelto a Jesús. -De acuerdo, ¿Cómo llevas los deberes? -Fenomenal, ya los he terminado. -Voy a colocar toda la compra en la nevera, ¿Me ayudas? -Creo que repasare un poco estos ejercicios de matemáticas. Cuando mi madre se fue a recoger todas las bolsas y a preparar la cena me puse a mirar la caja por fuera para ver los detalles que tenía, luego me entro curiosidad y empecé a buscarla por internet. MI sorpresa fue enorme cuando vi, que no había ninguna que se pareciera en lo mas mínimo a la mía, así que pensé que de tantos años que tenia nadie la había colgado en la red o le habría puesto cualquier otro nombre.

7


Capítulo 3: La caja abierta Cuando ya había visto la caja, la había buscado por internet y me había fijado en todos los detalles me volví a decidir para abrirla, no me había fijado en que la caja llevaba una cerradura, así que mire donde había encontrado la caja, en la tortuga Lola, después de estar buscando y removiendo el algodón al final acabe encontrando una bolsita pequeña, donde dentro se encontraba la llave. La llave era una llave oxidada muy antigua y bastante grande. Puse la llave en la cerradura y abrí la tapa silenciosamente y cautelosamente. Al ver lo que había dentro me desanime por completo, solo había una libreta y un mapa, así que al ver eso lo metí dentro de un cajón y pensé que había estado perdiendo el tiempo. Pasaron unas semanas normales, pero llego un día en que estaba aburrido en mi casa y pensé que podía mirar lo que había en la libreta y en el mapa. Primero mire la libreta, estaba llena de polvo y en la portada ponía: “Diario secreto de Jaime I” Al ver eso me eche a reír como podía ser verdad que una persona tan importante, que yo la estaba estudiando en el colegio hiciera un diario secreto y lo pusiera dentro de una tortuga. Luego mire el mapa y era un mapa donde salían las Islas de Mallorca y Menorca. Podría ser verdadero el mapa y el diario, ya que era dos islas en las que Jaime I había estado y había conquistado, también podía ser alguien que se aburriera y quisiera hacer esta broma. Me puse ha mirar el diario y estaba echo a mano, cosa que era normal de aquella época, tenía algunas palabras que yo no conocía el significado, parecía como si el escritor hubiese vivido las mismas batallas que narraba, así que finalmente me creí que tenia el diario de Jaime I en mis propias manos. Se me ocurrió una excelente idea, podría usar el diario para hacer trabajos, deberes, etc. Pasaron los días y yo iba pensando que más podía hacer con el diario secreto, se me ocurrió de leerlo pero decidí hacerlo más adelante. Un día cuando bajaba del colegio pase por una tienda de 2nda mano y pregunte que me 8


podían dar por el diario, me dijeron que les daba igual si era de Jaime I o si era de la Macarena, ellos tenían un precio estándar para los diarios personales de 10€ eso era lo único que me podían ofrecer, así que me fui de la tienda muy enfadado, muy cerca de esa tienda había una tienda de antigüedades, entré también para preguntar cuanto me podían dar, aquí no me convencieron pero por lo menos no fueron tan groseros, me dijeron que un diario lo podía haber escrito cualquiera y que por lo tanto no me podían dar mucho dinero por el. Cuando llegue a mi casa, me puse un rato a jugar al “Monster Attack”, luego empecé mi lectura sobre el libro de Jaime I. En el libro salían narradas las conquistas de Mallorca, Menorca, Pitiüses, Valencia, Murcia y todas las otras batallas. Estaba tan bien narrado que parecía que estuvieras, luchando en el mismo instante que leías. La semana siguiente era la Semana Blanca y como que los profesores no acostumbraban a poner deberes durante las vacaciones, aprovecharía para ir por los museos de mi ciudad y todos los otros lugares donde pudiera encontrar información acerca Jaime I y si alguno conocía algo relacionado con el diario. Antes de que llegara la Semana Blanca ya me había terminado todo el diario y me había quedado sorprendido de un dato muy curioso que se comentaba en libro y sobre el cual estaba relacionado el mapa: Durante la conquista de Valencia a la población mudéjar, la cual estaba capitaneada por Al-Azraq, el de los ojos azules, Jaime requisó un libro a unos árabes que lo tenían en una jaima, era un libro que los árabes habían dejado sus vidas para que Jaime no se lo llevara pero finalmente lo logro, cuando Jaime lo miró se dio cuenta de una cosa que le sorprendió mucho, el libro no estaba en árabe sino en griego. Jaime mandó a unos traductores para que tradujesen el libro, y descubrieron que el libro revelaba una formula que se podía usar para hacer que cualquier simple metal se pudiera transformar en oro. Cuando los traductores le dicen eso a Jaime, lo primero que hace este es probar la formula y ciertamente funciona, gracias a esto consigue grandes riquezas para poder pagar todas sus campañas militares y que tengan mucho más éxito. Al final del diario Jaime antes de morir dejo a puntadas unas ciertas pistas para el que encontrara el diario, pudiera encontrar la formula. Cuando leí eso se me pusieron los pelos de punta y lo primero que pensé fue en ir a buscar la formula y hacerme rico, pero luego pensé que tenía que saber algo sobre Jaime, las batallas que realizo, etc, así que decidí que la idea que tenía para la semana blanca seguía en pie. 9


Llego la semana blanca y tal y como pensaba no me habían puesto deberes así que como vivía en una ciudad muy marcada por la época medieval, tenía muchos sitios para empezar a mirar haber si había información y sino preguntarla. Para empezar fui al “Museu Cartoixa de Vallparadis”. Allí les pregunte si sabían algo de Jaime I y me contestaron que ellos no me podían decir nada pero que justamente había una exposición sobre Jaime I en la Sala Tinell. Entre en esta sala y me encontré todo de objetos, cartas, pinturas y textos relacionados con el. Cuando empecé a mirar las cosas creí que nunca acabaría. Yo llevaba una libreta para poner anotaciones y apunte cosas como: -Nació en Montpellier, el 2 de febrero de 1208 y murió en Alcira en el 27 de julio de 1276. -Fue rey de Aragón de Valencia y de Mallorca, conde de Barcelona, señor de Montpellier y otras propiedades en Occitania. -Conquisto Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera, Valencia, Murcia entre muchas más cosas. Estos tres puntos fueron lo que encontré en la sala del museo más interesantes. También hice fotografías a todos los objetos, etc. Me sorprendió mucho al ver que en ningún sitio hablaba sobre el diario secreto que yo tenía.

10


Capítulo 4: Primer contacto con Mark Cuando llegue a mi casa me puse a mirar por Internet a haber si alguien conocía o había oído a hablar de algún diario secreto de Jaime I, me fije en que todo lo que Jaime escribía en su diario no tenía mucha diferencia con lo que se narraba en Internet, solo que en el diario salían mas detalles, etc, los 4 primeros días buscando no tuve suerte, hasta que llego el quinto día de búsqueda y encontré un blog, donde el autor comentaba que se sabia información sobre un diario secreto pero no se conocía ni el paradero, ni lo que contenía. Vi un correo electrónico en el blog así que le envié un mensaje, el blog estaba en ingles y el chico se llamaba Mark, era de Escocia. Hola Mark, He visto tu blog sobre Jaime I, me parece muy interesante, te quiero comentar una cosa, se donde se encuentra el diario de Jaime I. Si te interesa esta información ponte en contacto conmigo. Saludos. Le envie este mensaje y al cabo de una hora ya me había respondido. Me contesto y me dijo: Hola Juan, Llevo buscando toda mi vida a alguien que sepa donde esta el diario o información que yo desconozca sobre Jaime I, si es verdad que sabes donde esta el diario, me lo podrías decir, estaría encantado en mirarlo aunque sea. Gracias. Yo le conteste y le dije: Mark, El diario lo tengo yo, es una historia muy larga, ya te la explicara, me he leído el diario varias veces y el diario da una pista para encontrar una fórmula que convierte cualquier metal en oro, que te parecería venir conmigo aquí a España y ayudarme a encontrar esta fórmula, aún no nos conocemos pero me has causado muy buena impresión y por eso te ofrezco esta oferta. ¿Qué dices? 11


Cuando me volví a leer el correo pensé que lo que estaba haciendo estaba realmente mal, porque esa persona podría ser cualquier acosador sexual o cosas parecidas pero me había dado tanta confianza y yo tenía muchas ganas de conseguir la formúla que se lo dije sin pensarlo. Mark me contestó diciendo que el estaría encantado y que nos podiamos poner en contacto por el correo o por cualquier red social, así lo hicimos, estubimos durante unas dos semanas planeando la salida, etc. Aún no le había explicado nada a mi madre, i yo cada día iba aprendiendo más sobre Jaime I El Conquistador. Este mismo día despues de que Mark ya tuviera los billetes y todo comprado, me propuse explicarle el plan a mí madre, me daba mucho miedo que me dijera que no, pero lo tenía que hacer. Así que fui para la cocina y le dije: -Mama, ¿podemos hablar? -Si claro, ¿Qué quieres? -Te tengo que explicar una cosa que quedaras alucinada. -Adelante Le explique toda la historia y lo que había pasado con Mark. -¿Cómo? Has echo todo eso sin pedirme permiso, tu crees que te debería dejar ir a Mallorca, Menorca o donde tengas ir para conseguir la formula, sabiendo lo que has echo. -Por favor mama, no te lo dije para no provocarte más problemas de los que tienes normalmente. -Bueno ya me lo pensare. Reaccionó mejor de lo que esperaba, por lo menos tenía una posibilidad que me dejara ir. Al cabo de una semana se lo volví a preguntar y me contestó que sí que podía ir, pero me echo el típico sermón que le hecha toda madre a su hijo cuando se va de viaje: compórtate bien, no fumes, no bebas, etc, yo le dije que sí pero por dentro pensaba, mama tengo 16 años yo creo que me puedo preocupar yo mismo de mi vida, eso no se lo dije no fuera que se repensara lo de dejarme ir. Aún faltaban 4 días para que Mark llegase a Barcelona y yo lo fuera ha buscar. El plan era él se alojaría en mi casa durante 2 días leeríamos el diario y luego iríamos en busca de la formula. Yo estaba muy nervioso por la llegada de Mark, ya que el no sabía el castellano y le tendría que hablar en ingles, pero bueno yo sabia bastante, otra cosa por la cual estaba nervioso era porque me tendría que ir unos cuantos días y no vería a mi madre, pero yo quería conseguir la formula. 12


Mientras esperaba estos días yo seguía leyendo y releyendo el diario, chateando con Mark, pero casi nunca me dedicaba a no hacer nada.

Capítulo 5: La llegada de Mark Llegó el gran día y fuimos yo y mi madre a buscarlo al aeropuerto de Barcelona, como no nos habíamos visto nunca Mark y yo, yo llevaba un cartel que ponía: Mark Charles. Después de estar un rato, un chico alto, pelirrojo, con ojos marrones, con gafas de sol y gorra se nos acerco y me pregunto: -¿Eres Juan? -Yo le conteste muy alegremente, sí. Nos fuimos para casa y él me iba explicando más cosas a parte de las que ya me había explicado por el ordenador. Cuando lleguemos a casa el estaba muy nervioso para ver el diario, así que lo primero que hicimos fue ir a mi cuarto, le enseñe el diario, me dijo que entendía el griego así que no hacía falta que se lo tradujera. Cuando termino de leerlo entero empecemos a pensar en la primera pista que aparecía en el diario secreto. “Hay que ir hasta la Isla de Mallorca, de la misma manera que lo hice yo o de una manera posible cuando yo vivía.”

Estubimos discutiendo las maneras de ir hacía allí y al final quedemos en que iríamos en un velero y cuando llegásemos allí seguiríamos buscando pistas en caballo.

13


Capítulo 6: El comienzo del viaje Hoy era el día en que nos teníamos que ir así que me despedí de mi madre y me volvió a decir todo el sermón de la otra vez y como no, volví a decirle que si a todo. Mark y yo nos llevábamos genial, era como si nos conociéramos de toda la vida. Fuimos al puerto de Barcelona haber si encontrábamos algún velero de alquiler o alguna cosa parecida, ya que Mark sabia navegar y no necesitábamos a nadie que nos llevara. Cuando lleguemos al puerto estuvimos mucho tiempo buscando ya que casi todos los barcos eran o muy lujosos o bien no estaban ni en venta ni en alquiler, cuando ya nos habíamos desanimado vimos a un pescador llegar con un barco de vela bastante bonito pero antiguo, nos acerquemos y le dije: -Perdone, ¿usted vende o alquila el barco? -No lo acostumbro a hacer pero podría hacer una excepción. -Gracias, ¿Cuanto nos costaría alquilárselo más o menos unas 2 semanas? -Os lo dejaría barato ya que no necesito el barco más, unos 500€. -De acuerdo, nos podría enseñar las cosas básicas y luego le pagamos y nos lo llevamos, ¿Qué le parece? -Perfecto. Nos enseño lo que era la popa, la proa, babor, estribor, las cuerdas como iban, como se ponían y quitaban velas y eso fue todo lo que nos explico. Mark y yo le pagamos i nos llevamos el barco. Al empezar estaba muy nervioso ya que era un barco antiguo y nunca antes había navegado. Salimos por la mañana sin problemas, llevábamos un barco con radares, era una pequeña trampa pero suponíamos que no pasaría nada. Teníamos unas vistas excelentes, y la brisa marina acariciaba nuestro pelo, mientras íbamos hacia Mallorca seguíamos buscando cosas de Jaime con apuntes que yo había traído y Mark también. Desde que habíamos salido y habíamos olvidado Barcelona atrás no habíamos visto aún ninguna ciudad solo mar y mar. Estuvimos todo el dia viajando sin problemas, hasta la noche que empezó a nublarse el cielo y nos temimos lo peor, una tormenta. Por suerte no fue así. Estuvimos bastante tiempo navegando pero cuando se hizo ya muy oscuro paremos y nos pusimos a dormir. 14


Al día siguiente nos levantamos temprano y desayunamos unos bocadillos que nos habíamos echo con lo que traíamos de Terrassa. Luego seguimos con nuestro viaje hacía Mallorca, cuando ya llevábamos unas 3 horas de viaje a Mark se le ocurrió la idea de bañarnos, a mi me pareció fenomenal porque hacia mucha calor, primero me tire yo al agua, estaba muy fría aunque le dije a Mark que estaba muy bien para que se tirase el también. Cuando nos sequemos y todo volvimos a ponernos en marcha y nos pusimos a tomar el sol en el barco. Mientras Mark iba navegando y llevando el timón yo iba preparando la comida, iba a preparar macarrones en salsa de tomate a mi i a Mark nos encantaban es lo que habíamos comido en Terrassa todos los días. Cuando fue la hora de comer nos sentamos en unas mesas que habían fuera del barco, así estaríamos mejor. Cuando estábamos comiendo se me ocurrió una pregunta y se la hice sin pensarlo. -¿Porque confiaste en mi y hiciste todos los kilómetros que has echo, sí no sabías si era verdad o mentira? -Muy fácil, yo tenía planeado ir a España a buscar datos sobre Jaime y aprovechando esta ocasión que me dabas tú, si era verdad me saldría la jugada redonda y sino lo era podía ir a investigar por mi solo. -Buena pensada. Mark me dijo que el calculaba que mañana por la mañana ya habrían llegado por eso esta noche no se podía dormir no fuera que nos pasáramos. Cuando llego la noche por turnos nos quedábamos vigilando haber si llegábamos o no, bebíamos mucha agua así que al final se gastó y los dos rezamos para que cuando llegáramos no nos hubiéramos muerto de sed. Paso toda la noche y se hizo el día y aún no habíamos llegado a Mallorca así que desayunemos y nos pusimos a ver el mar y a contemplarlo hasta que Mark me dijo: -Juan, ¿ves eso de allí? ¡Es Mallorca! -Bien, lo logremos. Por fin, habíamos encontrado Mallorca, después de haber vivido lo que habíamos vivido, por suerte no íbamos a morir de sed. Seguimos navegando y al final atraquemos el barco en el puerto de Mallorca, después de 15


eso, teníamos muchas ganas de ir a por la formula pero también estábamos muy cansados, así que optemos por quedarnos a descansar un rato en el barco y luego ya salir ha por los caballos y a por más pistas, si es que habían. Estuvimos durmiendo durante 3 horas así que nos levantemos más o menos para comer, no podíamos perder más tiempo así que hicimos unos bocadillos y fuimos en busca de los caballos, es el único método que se nos ocurrió para seguir la travesía de la manera que la pudiera haber echo Jaime I. Pasamos por muchos hostales, restaurantes preguntando por una oficina de turismo o una hípica, todos nos decían lo mismo: -Continuad recto Nosotros seguíamos recto, pero no llegábamos a ningún sitio, al final, después de subir una cuesta terrible y llegar arriba muy cansados, lleguemos a la oficina de turismo, allí preguntemos por una hípica y nos dijeron que teníamos que bajar toda la cuesta que habíamos subido y girar a la derecha. Cuando nos dijeron eso se nos paso a Mark y a mi por la cabeza abandonar pero no lo hicimos, bajemos la cuesta corriendo giremos y fuimos corriendo hacía la hípica que la veíamos al fondo de la calle. Cuando lleguemos a la hípica, pensé que estaba haciendo una cosa mal, ya que no sabía montar en caballo, pero no se lo comenté a Mark, más que nada para que no me dijera que ahora perderíamos tiempo enseñándome y de todo menos bonito. Mi sorpresa fue alucinante cuando el me dijo: -Juan, que sepas que no se montar a caballo. -Yo tampoco, “jajajaja” Nos echemos a reír y luego decidimos que estaríamos una o dos horas practicando en la hípica. Cuando acabemos de aprender nos fuimos con el caballo por unos caminos entre unos matorrales. Estuvimos por esos caminos durante 2 días con el caballo, solo parábamos para comer, dormir o mirar los excelentes paisajes que habían en todo lugar en el que parabas a descansar, era maravilloso. Los caballos no iban muy rápido y para nosotros era una ventaja y un inconveniente a la vez. Una ventaja porque como no sabíamos mucho, no nos podíamos caer. Un inconveniente porque tardábamos más en llegar a no se donde teníamos que llegar. Mark y yo pensemos de dejarlo varias veces porque no habíamos encontrado ninguna pista ni nada, y nosotros seguíamos hacía adelante con la esperanza de encontrar algo. 16


Capítulo 7: La chica nueva Un día mientras íbamos con el caballo vimos a una chica en el suelo, bajemos del caballo en seguida, ya que pensábamos que le pasaba algo, cuando nos acercamos y la despertamos nos dijo que solo estaba descansando. Nos quedemos un rato charlando con ella. Se llamaba Irene, tenía 17 años, uno más que yo y uno menos que Mark, era rubia, tenia los ojos azules y una belleza impensable, ella era de Sant Cugat, al lado de Terrassa. Creo que tanto yo como Mark nos quedemos enamorados de ella al primer instante. Nos dijo que ella estaba preparando cosa sobre cuevas y que cerca de aquí había una de las mayores grutas y cueva de todo el mediterráneo, nosotros le expliquemos nuestra historia y le impresiono mucho, decidimos acompañarla ya que no podíamos perder nada. Cuando lleguemos a la gruta, vimos como era verdad que era una gruta inmensa. Mark y yo nos quedemos de piedra cuando vimos lo que había dibujado en una pared, había el mismo mapa que tenía el diario, y otro mapa de dentro de la gruta con una “X” en un lugar indicado. Fuimos hacia ese lugar escopeteados, en el lugar que señalaba la “X” había arena así que la pisemos pero de golpe nos empecemos a hundir, en este momento todos pensábamos que íbamos a morir, así que nos despedimos, cerremos los ojos y dijimos adiós por última vez. Nuestra sorpresa fue cuando caímos encima de un tronco los 3, y empecemos a bajar por un río. El río parecía tranquilo por eso nos empecemos a relajar pero no tardaríamos en asustarnos. El río daba un poco de miedo ya que al estar dentro de una cueva un poco oscura y con algunas estalactitas. Cuando llevábamos un rato en el tronco, empecemos a oír un ruido muy fuerte, entonces sí que pensábamos que íbamos a morir ya que temíamos una cascada, pero nos equivocábamos ara solo era una pequeña bajada, el ruido continuaba por eso y cada vez se iba haciendo más fuerte. Nos agarramos al tronco y esperamos, al final vimos una gran cascada que iba a parar a la costa, en una cala solitaria, cuando caímos nos miramos todos a todos para ver si estábamos todos y bien, así fue a nadie le había pasado nada. Llegamos a la costa y entonces nos fijamos en un barco en malísimas condiciones y muy antiguo, Mark y yo nos pusimos muy contentos, porque ya sabíamos que hay dentro 17


estaba la formula, fuimos corriendo los 3. Capítulo 8: El descubrimiento del cofre Al entrar dentro del barco nos dividimos para buscar el cofre, había de todo en el barco y hacía una olor que no se puede expresar con palabras. De repente Mark chilló: -Aquí, aquí, aquí! Fuimos todos para donde el había chillado y efectivamente allí había un cofre, probamos de abrirlo dentro pero no pudimos, así que decidimos sacarlo fuera. No pesaba mucho así que fue fácil de llevar hasta fuera, una vez fuera lo volvimos a probar, pero tampoco había manera. Entonces decidimos que nos lo llevariamos a Terrassa y allí lo abriríamos, Irene también estaba contenta porque había descubierto muchas cosas sobre la cueva, así que dijo que vendría con nosotros. Como no sabíamos como volver al sitio donde estaban los caballos Mark escalo unas rocas para ver que había a la otra banda con tanta suerte que des de esas rocas se podía ver el puerto. Cogimos y pasemos los tres por las rocas con el cofre. Estuvimos una hora y media caminando hasta que lleguemos al puerto, nos dio mucha pena haber dejado los caballos abandonados pero después de lo que teníamos en las manos no lo podíamos desaprovechar. Cogimos el barco y nos fuimos otra vez hacia el aeropuerto de Barcelona. Capítulo 9: Empiezan los problemas, disputas por Irene Pensé que ahora que Irene había venido con nosotros todo sería mejor y encima podría salir con ella. El problema empezó cuando yo y Mark fuimos a conseguir a Irene, la relación que habíamos tenido hasta ahora, esa relación tan buena se había convertido en una rivalidad. Mientras uno estaba a cargo del timón el otro iba tonteando con Irene y cuando a mí me hacía eso Mark, me sabia muy mal, pero yo sabia que también lo hacia. Pensé que Mark me la tenia que dejar a mi, ya que gracias a mi estaba a punto de conseguir una formula para hacer oro, y había leído el diario secreto de Jaime I, pero por otra parte, él me había ayudado mucho a conseguirlo así que los dos teníamos cosas para quedarnos con Irene. Aún faltaba una noche para llegar a Barcelona, así que decidí que tenía que hablar con Mark. Me acerque a él y le dije: -Mark, no crees que Irene, esta fastidiando nuestra relación, hagamos una cosa, dejamos 18


a ella que elija a uno de los dos, ¿de acuerdo? -Sí, yo también quería hablar contigo para lo mismo. Nos acercamos a Irene y le dijimos: -Irene, Mark y yo hemos pensado que no podemos seguir así que necesitamos que nos digas a quien prefieres de los dos. -Lo siento amigos, pero sois muy buenos amigos y por lo tanto solo eso, no quiero nada más con vosotros. Perdón pero es así, encima si eligiera a alguien podríais enfadaros mucho y mejor tal y como estamos. Gracias a esta respuesta de Irene, Mark y yo volvimos a hablarnos normal como antes y a llevarnos igual de bien que antes. Cuando llegamos a Barcelona, cogimos el coche y fuimos para Terrassa. Una vez en Terrassa, lo primero que hicimos fue pasar por mi casa para ir a saludar a mi madre, una vez allí mi madre se puso a llorar por volver a verme y me empezó a preguntar quien era la chica, etc, yo le dije que ya le contestaría luego, que ahora teníamos que ir a arreglar una cosa. Estuvimos durante 3 días probando de abrir el cofre, probemos todo tipo de cosas: ponerlo en la vía del tren, lanzarlo por precipicios, que lo chafara un camión, en una tienda de cofres, pero no se abría ni rompía de ninguna manera. Un día ya casi nos íbamos a despedir de Irene porque no conseguíamos abrir el cofre y de Mark también despedirme, cuando Mark recordó una estrofa de un poema que había en unos apuntes de Jaime sobre un cofre. El poema era así: “El cofre de oro fino y absolutas reliquias, con mil preciosas piedras esmaltado, que al persa rey por guerras fue ganado del macedón, con muertes infinitas” Ya que habían pasado tantas cosas mágicas pensamos que por otra no pasaría nada, así que recitemos el poema en voz alta y cuando acabemos, se oyó un ruido en la cerradura del cofre, lo probemos de abrir y se abría fácilmente. Dentro había un libro de solo una página pero con portada y contraportada. Irene cogió el libro abrió la portada y miro la formula luego la miro Mark, al mismo instante Irene cayó al suelo desplomado y instantes después cayó Mark, entonces yo me puse a despertarlos pero ya era muy tarde, entonces me fije en sus dedos eran de color azul, así que ya sabia lo que había pasado la página de la formula estaba envenenada. Así que lo 19


cogí por la portada que no estaban envenenadas lo volví a guardar en el cofre y lo cerré. También cogí el diario y el mapa y todos los apuntes y lo metí en un sobre enganchado al cofre, deje el cofre en la vía del tren y me fui.

20

Novela Histórica: El diario secreto de Jaime I  

Novela Histórica, realizada por Jordi Orihuela de 14 años.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you