Page 195

41)2

RBVISTA

UONTSEERATINA

tal de esto Principado desde el 27 de Noviembre al 4 de Diciembre próximos. Agradecemos el Programa que nos ha remitido el Presidente de la Comisión ejecutiva, Sr. Marqués de Pascual, sintiendo no poder incluirlo por su mucha e x t e n s i ó n . Los que deseen inscribirse como miembros protectores abonarán por lo menos 25 pesetas; los representantes de entidades, 10; los numerarios, 1, y los oyentes, 3. Estos sólo podrán asistir á las sesiones de apertura y clausura, y á las lecciones y conferencias.

CORRESPONDENCIA DE LÁ «REVISTA MONTSERRATINA» CAUTA DE ROMA Las procacidades de un implo.—Son rechazadas con entereza apostólica por el Vicario de Jesucristo en carta al Cardenal Kespighi.— restlmonio universal de la fe y devoción á la sagrada persona del Pontitice Romano.—La masonería y la r e v o l u c i ó n . - L a ley de garantías.—Portugal y la Iglesia.—( onmemoración funesta que presagia tristes augurios.— Causa de beatiticación de Pío IX. Rdo. P. Directi.r: J u z g a n d o , todavía, ser tema de actualidad la infausta data del 20 de Septiembre pasado, que enloqueciera y sacara de tino al e x - g r a n maestre de toda la masonería, Ernesto Nathan, por sor aún el objeto de los más animados comentarios y el asunto obligado de la prensa europea, habiéndome por otra parte sido imposible ocuparme del caso en la precedente, contando con su venia y la de mis amados lect o r e s quiero hacer en ésta particular mención do lo acaecido. La referida fecha (año de 1870) recuerda la entrada de las tropas italianas en Roma; el día eu que s e g ú n frase del Papa «fueron pisoteados los sagrados derechos do la Soberanía Pontificia», con usurpación sin precedentes en la historia de las naciones. Esta fecha pasaba cada año apenas festejada y percibida. Pero en el presente la impvideneia ó imbecilidad dol blasfemo Nathan ha querido solemnizarla con grande aparato de galas oratorias, ha Ideado buscar un pretexto para (flel á sus sentlmlontos masónicos) cebarse en la Iglesia y en el Vicario de Cristo con la mira de conquistarse nuevos lauros oiitre sus miserables adeptos y merecer el aplauso de las turbas. Sus desentonadas frases produjeron la Indignación de los oyentes, sin distinción de matices, aún de los amigos que deploraban sus incongruencias literarias, históricas y patrióticas, efecto do lo que la famosa data del X X de Septiembre mejor quedará burlada que honrada. Creyendo bien Intervenir en defensa de la Iglesia ante las Injurias Inferidas por aquel implo, el Papa escribió al Emmo. Cardenal Vicario u n a carta de solemne protesta, en la cual vindica noblemente y con valentía las aspiraciones más puras y gloriosas de la fe y religión católicas, como las excelsas prerrogativas del Pontificado Oigamos sus palabras: Un público funcionario en el ejercicio d e s u plena autoridad «ha alzado su voz para lanzar contra las doctrinas do la fe católica, contra el Vicario de Cristo en la tierra y contra la misma Iglesia la burla y el ultraje.» Lamenta igualmente el Pontifico que, mofándose de su jurisdicción espiritual, «se haya llegado impunemente á denunciar al público desprecio aun los actos de Nuestro apostólico mioisterio... y osado también levantarse públicamente contra la divina esencia de la Iglesia, la veracidad de sus dogmas y la autoridad de sus Concilios. Y pues quo al odio de la Iglesia va naturalmente unido el odio más declarado á toda manifestación de piedad cristiana, no se ha dudado tampoco ante el propósito malvado y antisocial de ofender el sentimiento religioso del pueblo creyente. Por este cúmulo de Implas afirmaciones, y a gratuitas, y a blasfemas, no podemos menos de levantar alta la voz de justa indignación y de protesta, y de llamar por medio de V., Sr. Cardenal, la consl-

Revista montserratina 1910 juliol desembre pdf  

Revista Montserratina 1910 (números de Juliol a Desembre) Abadia de Montserrat. Edició digitalitzada per la Biblioteca Nacional d'Espanya

Revista montserratina 1910 juliol desembre pdf  

Revista Montserratina 1910 (números de Juliol a Desembre) Abadia de Montserrat. Edició digitalitzada per la Biblioteca Nacional d'Espanya

Advertisement