Issuu on Google+

En busca de mundos perdidos por Josep Massot. La Vanguardia

04/04/14 19:21

En busca de mundos perdidos por Josep Massot. La Vanguardia

...Aunque Simbad es un personaje mítico sus relatos están inspirados en los de los marineros omaníes de los principios del Islam...

12/06/12

lunes 26 de junio de 2006

Vidas contadas

Esteva ha viajado a los lugares

Viajar no es sólo transportarse físicamente a otro lugar. Es

más remotos del planeta y se ha

también aprender a mirar con los ojos limpios de

encontrado con que la globalización

estereotipos y saber escuchar, entender a las gentes que

comunica al mundo entero, pero se

los habitan. Jordi Esteva viaja al laberinto de la memoria

ha perdido la curiosidad que da la

de mundos perdidos en busca de los mitos, los ecos. Las

extrañeza.

“Antes

huellas que aún perviven, entre la fábula y la nostalgia, de

curiosidad

para

dice–

había la

los seres que los recuerdan. Visitó los oasis de Egipto,

cultura y las costumbres de los

retrató el país de las almas de los akán, entre Ghana y

viajeros occidentales: ahora, con la

Costa de Marfil, dio voz a los egipcios que veían

televisión

desmoronarse una sociedad de tolerancia demolida por la

e

saberlo

todo

realidad

se

estereotipos,

indagar

internet, de

ya

creen En

corrupción oficial y los fanatismos, y ahora ha reconstruido

con

los

para Altair/Península, las fascinantes historias de Los

que

los

árabes del mar, herederos de la leyenda de Simbad,

nosotros.

quedan al

en

igual

http://www.jordiesteva.com/Los_arabes_del_mar/Los_arabes_del_mar/…_En_busca_de_mundos_perdidospor_Josep_Massot._La_Vanguardia.html

Página 1 de 3


En busca de mundos perdidos por Josep Massot. La Vanguardia

04/04/14 19:21

sus

constructores con sus veleros de una antigua red de

viajes los clichés que ya tenían

civilización en la ruta del Índico. Y en sus páginas hace

antesde partir. La doble moral sobre

hablar a viejos capitanes de una ruta desaparecida hace

Israel y Palestina y la guerra de Iraq

cuarenta años, dispersos por ciudades fantasmas y

hace que la gente me mire no con

puertos soñolientos del Yemen o de Omán, de Mombasa,

odio, sino con reticencia. Y yo no

Lamu o Zanzíbar.

occidentales

confirman

en

puedo ir dando explicaciones uno a

Jordi Esteva (Barcelona, 1951) nació cerca de la Plaza

uno, diciéndoles que no tengo nada

Molina, en una familia de la burguesía catalanista y desde

que ver con Aznar o Bush”. Esas

pequeño surcaba en sueños rutas fabulosas. Recorría los

miradas de recelo son las mismas

atlas y mapas trazando en su mente rumbos de aventura e

que los árabes encuentran entre

imaginaba a los árabes de Zanzíbar, los pescadores de

nosotros que en estos últimos

perlas de Golfo pérsico, el esplendor de la antigua Al

tiempos

Andalus; o espiaba a los zíngaros que en los largos

se

han

convertido

en

veranos de su infancia desembarcaban en la plaza del

sospechosos.

pueblo y proyectaban en enormes sábanas blancas Ahora Esteva trabaja en la Isla de Socotra, en Yemen, un refugio

películas de serie B, con el miedo de que aquellos magos de las imágenes podrían secuestrarle hacia el misterio.

terroríficos

Viajar también es una manera de huir y Jordi Esteva

monzones provocan su aislamiento

fantaseaba estrategias de fuga de una realidad que no le

total durante casi ocho meses.

gustaba, la Barcelona de los años 50. O quizá porque

Tanto, que tiene plantas endémicas

tiene un gen melancólico y cuando se encuentra en un

y sus habitantes siguen hablando

lugar quiere ir a otro. Estudió sin ganas Económicas y

un idioma emparentado con el

Letras y enseguida que pudo dejó las dos carreras y se

sabeo, la lengua de la antigua reina

puso a hacer fotografías, colaborando con la revista de

de Saba.

antropología Periplo, siguiendo el camino hippie a India o

natural,

donde

los

recalando en El Cairo, donde estuvo cinco años. “El Cairo es como la Sevilla del mundo árabe, un pueblo muy Esta es su vocación: buscar

antiguo, con mucha socarronería y sentido del humor; una

mundos que se están yendo, la voz

ciudad ultracaótica, donde el tiempo corre de otra manera

de

su

y las tertulias son continuas”. Era la época de la represión

memoria antes de que se extinga

post-Nasser y Esteva acabó en prisión: acusado de ser el

para siempre: “me da igual si lo que

enlace exterior de un grupo trotskista, cuando “consta –

cuentan es verdad o no, lo que

dice– que en las fechas en que dicen que yo conspiraba

importa es cómo explican sus

en El Cairo con intelectuales como el escritor Ibrahim Abd

mitos, cómo escriben la historia a

el Mequid estaba trabajando para mi libro en los oasis,

su manera”

como así consta en los registros policiales de la zona”,

los

mayores,

recuperar

http://www.jordiesteva.com/Los_arabes_del_mar/Los_arabes_del_mar/…_En_busca_de_mundos_perdidospor_Josep_Massot._La_Vanguardia.html

Página 2 de 3


En busca de mundos perdidos por Josep Massot. La Vanguardia

04/04/14 19:21

Fue expulsado del país y regresó a Barcelona. Pepe Ribas le llamó para pilotar la segunda etapa de Ajoblanco y desde sus páginas (hasta 1993) Esteva fue pionero en difundir una nueva sensibilidad libre de clichés hacia los países del Tercer Mundo. Un poco por fatiga, otro poco por su impulso nómada, dejó la revista, y la Unesco le encargó un inventario de los caravensarais y madrazas del Atlas marroquí. Pero los libro que más impacto produjeron fueron Mil y una voces, en el que recoge conversacions con artistas e intelectuales árabes y Viaje al país de las almas, resultado de su larga estancia con la comunidad akán, retratando las ceremonias de iniciación animista. “Entré en gran empatía con la sacerdotisa, cabalgada por la diosa del agua y el rey de los cazadores, y me dejaron fotografiar todo el proceso. Dominan la farmacopea, los poderes de la música y el ritmo, y practican una sabiduría ancestral que les permite conocer una parte de sí mismos a la que sólo acceden cuando entran en trance. Yo no creo en los espíritus, claro, pero eso les ayuda a superar sus problemas”. Esteva, que sólo viaja cuando tiene un encargo o un proyecto que realizar, regresó en 2002 al mar Rojo y viajó a Omán y al África oriental, en busca de los árabes que navegaban por el Índico aprovechando los monzones para comerciar con sedas, marfiles o piedras preciosas. “Quise encontrar a los capitanes, ya retirados, de aquellos navíos, y logré entrar en su mundo, gente amable pero muy reservada, con una gran nostalgia. Eran los últimos protagonistas de una ruta muy antigua, que había llevado la civilización árabe por la costa africana. En Mombasa, por ejemplo, me encontré a un poeta fascinante, de lengua swahili, descendiente de los omaníes que se exiliaron allí el siglo XII, Cheij Ahmed Nabhany. Y todos ellos me contaron historias extraordinarias de un mundo que sólo existe ya en sus voces y en su memoria”.

< anterior

siguiente >

http://www.jordiesteva.com/Los_arabes_del_mar/Los_arabes_del_mar/…_En_busca_de_mundos_perdidospor_Josep_Massot._La_Vanguardia.html

Página 3 de 3


En busca de mundos perdidos por josep massot la vanguardia