Issuu on Google+

Volumen 1:

Renovarse O Morir

1life


Presentación Libros Zombies 1 LIFE 26 de agosto de 2013

por Jonathan Ponce

Libros Zombies comienza una nueva etapa narrativa, y no que corren, y sólo pretendemos ser un punto de encuentro será la última. Después de dos pasos hacia atrás y tres hacia para escritores. delante, nos encontramos de nuevo en un rumbo fijo y creativo. Es el momento de ofrecer a la comunidad que nos ¿Qué cursos activos hay? anima, todos los recursos necesarios para crear cultura literaria, y ayudar a las personas que ansían publicar Uno de los cambios fundamentales que hemos afrontado dándoles alguna oportunidad. es la apuesta por otra plataforma de aprendizaje. En este caso se trata de EDMODO, porque entendemos que es sencilla, Hoy os presentamos el que será nuestro boletín clara y funciona con un “muro” muy al estilo “Facebook”. informativo mensual (1 LIFE), donde publicaremos Actualmente estamos cerrando la Tercera Edición del anuncios, noticias, artículos, eventos, micro-relatos, y todo Taller Literario Online de Género Z. En esta edición aquello que desde Libros Zombies nos parezca de interés. apostaremos por la práctica, por las actividades escritas y la En este primer número queremos explicar realmente lectura para potenciar la creatividad de todos los todo lo que hay tras Libros Zombies, además de sus planes a participantes. corto plazo, y su metodología educativa. Esperamos que toda Próximamente, para mitad de Se ptiembre esta información sea de vuestro interés. Os animamos a contactar con nosotros para dudas o proposiciones: aproximadamente, apostaremos por un nuevo modelo de aprendizaje importado desde la Consultoría Estratégica. Bien libroszombies@hotmail.es es cierto que las Escuelas de Negocios o entidades educativas suelen presentar en sus programas Máster los llamados Acerca de Libros Zombies. “Métodos del Caso” o “Casos Prácticos”. Libros Zombies ha Libros Zombies nace como un proyecto web a finales del importado ese concepto y lo ha llevado a su nivel creando 2011, con la misión de ofrecer talleres online de experiencias literarias por reto. Consiste en potenciar la entrenamiento literario. El objetivo principal de este frente creatividad de los participantes pero poner retos que era el de ofrecer alternativas educativas a muy bajo coste, y agudicen el esfuerzo literario dentro de la temática apostar por plataformas de aprendizaje (LMS) para el establecida. desarrollo de jóvenes escritores. La plataforma eLearning << Puedes crear un personaje, con su forma de vestir, utilizada durante los primeros cursos fue Moodle, una de las sus características físicas particulares, su lenguaje, su propia más conocidas del mundo a nivel empresarial. personalidad... pero Libro Zombie lo someterá a situaciones A finales del 2012 y tras analizar el estado del proyecto, específicas. ¿Y si tu personaje tuviese que huir de un hotel descubrimos que el mantenimiento de servidores y la donde el FBI lo está buscando habitación por habitación? actualización de la web, además de las tareas de Esta secuencia práctica es un ejemplo mínimo, una posicionamiento, producían un desgaste económico superior imposición de reglas que potencia la imaginación del alumno. al estipulado. Libros Zombies siempre fue imaginado como >> entidad privada, aunque actualmente está más cerca de ser Este nuevo modelo pedagógico será utilizado en la una organización sin ánimo de lucro. Primera Edición del Taller Literario Online Vampiros VS Licántropos. ¿Qué ha cambiado? Hasta aquí, las aclaraciones acerca de Libros Zombies. Hemos modificado el concepto, hemos potenciado las Esperamos que este nuevo concepto de boletín sea de vuestro sinergías entre escritores, apostamos por el aprendizaje agrado. gratuito, apostamos por una nueva web sin cargos económicos, por una plataforma con sus propios servidores Un cordial saludo. sin que ello sea un coste añadido, apostamos por reinventarnos para seguir adelante. Actualmente ofrecemos talleres online para escritores que desean potenciar su creatividad, o necesitan un empujón en su camino literario. ¿Qué obtenemos a cambio? Contactos, amigos, compañeros, proyectos en común, cualquier tipo de interacción que sea beneficiosa para las dos partes. Libros Zombies está comprometido con los tiempos


Relato. Vendrá el Diablo. por Jonathan Ponce - Esta noche vendrá a visitarme el Diablo. - Sugirió con frialdad la joven Lucy mientras se apartaba el flequillo que le caía sobre la cara. Sus ojos negros y el cabello largo de color azabache la escondían en la oscuridad, haciendo contraste con su camisón blanco plagado de estrellas. Mientras, su madre la escuchaba con una sensación de terror agarrándole la garganta, robándole el aire y secándole la boca. - No me gusta que digas esas cosas, ya sabes que después tienes pesadillas. - Le reprendió Anne sin saber si debía adentrarse en el dormitorio de su pequeña o por el contrario marcharse sin más. - Intenta descansar esta noche, ¿De acuerdo? - Preguntó su madre con una sonrisa hierática. - Él nos escucha, sabe que tienes miedo... - Lucy se acomodó y se acurrucó en su lecho. A unos pasos, Anne no se atrevía a pronunciar una sola palabra más, su corazón latía incontrolable. Todo había comenzado unos meses atrás cuando Héctor Wass, padre de familia, había sido destinado como Director Científico en una expedición a la Península de Kola. Una empresa Europea, LBS, lo había contratado para investigar una serie de fenómenos extraños en unos antiguos laboratorios de la Unión Soviética. La mañana de su partida, Héctor se despidió de la pequeña y sonriente Lucy, quien le prometió cuidar de la casa y hacer los deberes que le mandasen en la escuela todos los días; acto seguido besó a su mujer, repasó de un vistazo la fachada de su chalet, suspiró, y se marchó hasta el Aeropuerto de Florida en su flamante Mustang de color azul. El científico había realizado notables publicaciones en el campo de la Geología, y no era la primera vez que lo llamaban para investigar una cueva de impresionantes dimensiones, o una grieta de inexplicable profundidad. Sin embargo, aquello parecía ser algo más tenebroso. Le habían informado de todos los pormenores en una escueta videoconferencia, y le adjuntaron a su correo decenas de expedientes que leía una y otra vez con su teléfono móvil. El proyecto había sido un intento de la Unión Soviética por perforar la corteza terrestre para llegar hasta la zona de Mohorovicic, a unos 35 kilómetros de profundidad. Este espacio inexplorado supone una zona de transición entre la corteza y el manto terrestre, y hasta la fecha, el ser humano nunca ha podido llegar hasta ella. Según podía leer en los informes, el proyecto se canceló debido a las altas temperaturas que se encontraron los operarios, muy superiores a las estimaciones iniciales que se calcularon. Sin embargo, no todo lo que se experimentó durante aquella excavación tenía una explicación lógica. LBS se había hecho con otros muchos estudios y grabaciones que certificaban ruidos inexplicables a unos 11 kilómetros de profundidad. En la década de los setenta, fueron muchos los estudiosos que i n t e n t a ro n r a z o n a r a q u e l l a s i n q u i e t a n t e s grabaciones; “Choque de placas”, decían con rotundidad. Sin embargo LBS quería descubrir algo más, necesitaba la incursión de la nueva ciencia en terrenos desconocidos. Después de un largo viaje, Héctor respiró profundamente el aire más puro que podía

recordar, y se estremeció con la brisa helada que bañaba toda la superficie que les rodeaba. El equipo multidisciplinar estaba formado por más de diez científicos de reconocido prestigio, y una veintena de ayudantes, técnicos y obreros . Todos habían visto desde los helicópteros el enorme agujero en la tierra, pero estar tan cerca y sobre el terreno, les exponía a una sensación de inestabilidad inexplicable. Y allí estaban las ruinas; todo un complejo de edificios destinados a cambiar la historia, y que ahora sólo eran estructuras viejas,obsoletas, abandonadas y erosionadas en el tiempo. A la espalda de la infraestructura se encontraba el famoso Pozo de Kola, y toda la antigua maquinaria utilizada en la excavación. La investigación de Héctor se centraba en el estudio de los sonidos provenientes de las placas tectónicas; ¿Seguían algún patrón? ¿Eran siempre iguales? ¿Cambiaban según su profundidad? ¿Cambiaban según el lugar geográfico o el material? ¿Qué datos podían extraerse de los sonidos? LBS instaló un campamento con todas las comodidades imaginables, y estableció un marco de actuación de 8 meses. Así comenzó la investigación de las profundidades del Pozo de Kola. Héctor solía telefonear a su familia antes del anochecer, justo cuando en la otra parte del mundo amanecía. Sin embargo, Anne aún no le había contado los problemas que estaba empezando a tener con su hija. - ¿Qué tal va todo por casa? - Preguntó Héctor con una voz que denotaba cansancio. - Estamos bien cariño, Lucy acaba de salir del baño. ¿Quieres que la llame? - Contestó su mujer mientras pensaba si debía explicarle los últimos acontecimientos que le estaban robando el sueño. - No, no te preocupes. Intentaré llamar esta madrugada para poder hablar tranquilamente con vosotras, ya llevo un mes fuera y tengo ganas de volver a casa. Ahora tengo una reunión importante entre manos. - Explicó el científico a su esposa. - Pero, ¿Ocurre algo?, ¿Estás bien? - Anne sintió un pellizco en el pecho, y cómo si a su espalda alguien la estuviese mirando en el salón. Se giró muy despacio, pero su hija aún no había bajado. - Todo va bien cielo, son muchos datos, muchos estudios. Hay demasiada información, y más preguntas que respuestas. - Héctor se quedó en silencio unos segundos. - ... también hay algunas cosas que todavía no puedo decirte, cosas que como científico no puedo explicar. Anne sintió la necesidad de tragar saliva, nerviosa por las palabras de su marido. - ¿Hablamos luego? - Preguntó con cierta ansiedad. - Claro, luego os llamo. Dale un beso a mi pequeña. - Héctor colgó el teléfono y se secó el sudor de la frente con un pañuelo amarillo que le había regalado su hija varios meses atrás. Anne preparó unas tostadas con mantequilla y mermelada de fresa, calentó un vaso de leche con sus respectivos cereales, y exprimió unas naranjas. Luego se sentó a desayunar mientras esperaba a su hija. Por un momento, el sueño se acercó para buscarla, estaba tan cansada que podía cerrar los ojos y dejarse llevar varios días sin necesidad de levantarse. Entonces recordó por qué no podía dormir bien por las noches, y los problemas que había comenzado a tener su pequeña Lucy.

La primera vez que su hija le habló de un ser que la visitaba por las noches, pensó que se trataba de una ensoñación, o de una pesadilla que parecía extremadamente real. Sin embargo, la pequeña no sólo explicaba el suceso, si no que narraba las conversaciones que mantenía con aquel ente durante las madrugadas. “Una vez me dijo que le gustaba como vestías para dormir Mamá. Le gusta tu ropa interior roja. ¿Puedo comprarme yo también un camisón rojo? ” Aquella mañana sintió un terror que le abrasaba el alma. Varios días después se repitió el suceso; Lucy aprovechaba los desayunos para narrarle a su madre las múltiples visitas que recibía en la nocturnidad. A veces, Anne, la había escuchado reír a carcajadas a horas intempestivas, pero no había tenido el valor de levantarse para ver qué estaba ocurriendo. “ Dice que viene porque Papá quiere conocerlo...” explicó en otra ocasión. Durante esa etapa, la pequeña también experimentó profundas pesadillas que terminaban haciéndola despertar entre gritos. En una ocurrencia, Anne intentó hacerle comprender a su hija que todo aquello se trataba de su imaginación. - Hoy quiero que le hagas tres preguntas a tu amigo. - Dijo con una sonrisa a su hija. - Vale, pero sólo si me prometes que no te enfadarás. - Contestó la pequeña de forma enigmática. - ¿Por qué me tengo que enfadar Lucy?... Preguntó Anne con un gesto de incredulidad. - Porque cuando le hago preguntas él siempre también las tiene para mí. Y si le haces tres preguntas querrá conocerte para preguntarte algo al oído. - La niña se quedó seria mirando a su madre, con su ropa infantil, con su piel blanquecina, mientras agarraba con seguridad el vaso de zumo. - Bueno, en ese caso tendrá que acertar las tres preguntas. - Sentenció Anne mientras tomaba un sorbo de café. - De acuerdo, creo que estará conforme con el trato. - Asintió su hija a la vez que recogía de la mesa una tostada ya mordisqueada. - Quiero que tu amigo me diga cómo se llama el lugar donde tu padre y yo nos conocimos. Me gustaría también que me dijese cómo te queríamos llamar ante de nacer, y cómo se llamaba mi mascota cuando tenía tu edad. Anne sonrió de forma malévola, sabiendo que dichas preguntas eran imposibles de responder para su pequeña. - De acuerdo. - Lucy sonrió un instante de forma inocente y luego continuó desayunando como si nada hubiese pasado. Aquella noche volvieron los susurros y las carcajadas. Anne no quiso levantarse, aunque sintió una ola de curiosidad que la abrumaba. << Todo quedará en la imaginación de mi niña... >> se dijo a sí misma.


A la mañana siguiente mientras desayunaban, Anne observó con parsimonia a su pequeña. No había abierto la boca y comía con prisas. Creyéndose victoriosa de su pequeño reto, Anne preguntó a Lucy:

pensaba que se trataban de sueños y pesadillas. La pequeña volvió a sonreír, y pocos minutos después se marchó al colegio.

madrugada. En el dormitorio de la pequeña se encontraron dos grandes charcos de sangre. A día de hoy, Anne y su hija Lucy están desaparecidas.]

Aquella mañana Anne habló con su marido:

- ¿Tienes ya las 3 respuestas? - La madre realizó la pregunta mientras cogía una tostada para untarle mantequilla. - Sí, aunque no sabía si decírtelas. - Contestó con un gesto triste Lucy. - ¿ Y eso por qué? - Preguntó de nuevo su madre sintiéndose victoriosa. - Porque él quiere contestártelas en persona. Anne tembló por unos instantes y soltó el cuchillo lleno de manteca, cayendo contra el suelo y generando un estruendo metálico. La niña prosiguió como si nada. - Si te las digo ahora puede que se enfade conmigo. Me asusta mucho cuando está de mal humor. - Puedes decírmelas cariño, seguro que él comprende que yo quiera saberlas de boca de mi hija. - Le dijo Anne con un escalofrío recorriéndole el pecho. - Bueno, de acuerdo, pero no le digas que te las conté; me explicó que Papá te conoció en el médico, porque tu le atropellaste con una bicicleta, era de color rosa y tenía una cesta blanca llena de libros. Dice que todo ocurrió en Londres, donde estabais estudiando. También me contó que querías llamarme Sofie, es un nombre muy feo, y que tu mascota se llamaba Rizoso. - Anne sintió un mareo que casi la hace caerse de la silla. Instintivamente se levantó y se acercó hasta Lucy para agarrarle con fuerza los mofletes de la cara, estrujándoselos hasta enrojecerlos. - ¿Cuándo le has preguntado esas cosas a Papá? ¿Hablaste ayer con él? - Le gritó a su hija mientras esta comenzaba a llorar. - Me haces daño Mamá... - ¿Cuando llamó Papá? - No he hablado con él. - Anne se levantó y corrió hasta el salón para coger el teléfono y llamar a su marido. Tras unos instantes pudo escuchar su voz. - Hola cariño, ¿Qué ocurre? Aún no puedo hablar mucho Anne, tengo que terminar un par de informes. - Dijo con tono seco Héctor. - Perdona que te interrumpa, pero es que... ¿Hablaste ayer con Lucy? - Ayer no pude cielo. ¿Lo recuerdas? Estaba bajo tierra, tienes que ver las fotografías que hice, todo esto es alucinante, pero dime, ¿Está todo bien? - Héctor pregunta extrañado. - Sí, perdona, es que ayer sonó el teléfono y la pequeña pensó que eras tú. - Anne no podía respirar bien, y su corazón latía a mil por hora. Cariño, tengo que dejarte. - Colgó en el acto y corrió de nuevo hasta la cocina. - Su hija la esperaba con lágrimas en los ojos, y con la cabeza asentada sobre la mesa.

- Cariño, hay algo aquí, bajo tierra, algo que me turba. Algunos compañeros no han podido terminar sus investigaciones. No existe el silencio, es imposible descansar, ese sonido se mete en la mente, parecen gritos del infierno. Héctor parecía superado por el cansancio. - ¿Por qué no lo dejas todo y vuelves?, me tienes preocupada. - Anne quería contarle sus temores pero no sabía si era correcto preocuparle a tantos kilómetros de distancia. - Tengo que terminar todo esto. ¿Sabes que los Rusos creían en el infierno? Hay leyendas que te dejarían con el corazón destrozado. Estas madrugadas son aterradoras. Llevo meses teniendo pesadillas. - Me estás asustando Héctor. - Perdona cariño, no lo pretendía. Pero es que este lugar me está volviendo loco. Será mejor que siga trabajando. Dale un beso a mi princesa. Te quiero. - El científico colgó súbitamente y Anne se sintió más sola que nunca.

[Héctor Wass, se suicidó lanzándose al vacío del Pozo de Kola cuando se enteró de la noticia. Entre sus muchos documentos, la policía encontró un diario personal donde decía haber escuchado las voces del Diablo.]

Después de aquello la relación entre ambas se enfrió bastante. La pequeña hablaba mucho menos y raramente sonreía. Por su parte, su madre comenzó a pasar las noches en vela, sin poder dormir más de una hora seguida. Durante aquella semana, Anne sintió pasos frente a la puerta de su habitación. Quiso que aquello fuese obra de su pequeña, lo deseó con todas sus fuerzas, pero algo en su interior le suplicaba que no saliese al pasillo. Lucy dejó de contar las visitas que recibía en la oscura madrugada, hasta que una mañana su madre le pidió disculpas, y le dijo que simplemente

Aquella noche, al acostarse, la pequeña miró atentamente a su madre. - Esta noche vendrá a visitarme el Diablo. - Sugirió con frialdad la joven Lucy mientras se apartaba el flequillo que le caía sobre la cara. Sus ojos negros y el cabello largo de color azabache la escondían en la oscuridad, haciendo contraste con su camisón blanco plagado de estrellas. Mientras, su madre la escuchaba con el terror agarrándole la garganta, robándole el aire y secándole la boca. - No me gusta que digas esas cosas, ya sabes que después tienes pesadillas. - Le reprendió Anne sin saber si debía adentrarse en el dormitorio de su pequeña o por el contrario marcharse sin más. - Intenta descansar esta noche, ¿De acuerdo? - Preguntó su madre con una sonrisa hierática. - Él nos escucha, sabe que tienes miedo... - Lucy se acomoda y se acurruca en su lecho. A unos pasos, Anne no se atreve a pronunciar una sola palabra más, su corazón late incontrolable. - Creo que hoy te hará sus tres preguntas. - La frase de su hija se clava en su vientre y siente un mareo que casi la hace desfallecer. - ¿Sus tres preguntas? - Repite su madre casi sin voz. - Sí, y por favor no digas más que todo esto se trata de mis pesadillas, eso le molesta. Él dice que hables con Papá, que fueron ellos los que lo despertaron allí abajo. - Anne moja su cara con pequeñas lágrimas de terror que afloran en silencio. - ... ¿Ha visitado a Papá? - Pregunta con temor su madre. - No hace falta, dice que Papá y sus amigos han abierto una puerta hasta su casa. ¿Papá sabe hacer puertas? - Pregunta con falsa inocencia su hija. En ese momento, Anne percibe que la voz de Lucy ha cambiado tímidamente. La puerta se cierra tras de sí de un golpe. En su corazón comprende que nunca saldrá de allí con vida.

[Esa noche, la Policía de Florida recibió varias llamadas de los vecinos que aseguraban haber escuchado decenas de gritos y alaridos en la

FIN


BIE M O Z O R E N É G E D RA ESCRITORES

A L E V O N U T R I B I R C S E PRENDE A

PA E IN L N O IO R A R E III TALLER LIT

A

A D A C I L P A D A D I V I CREAT

E I B M O Z O AL GÉNERPERTO: JONATHAN PONCE • TUTOR EX €0

OTMAIL.ES H @ S IE B M O Z S O ROMISO: LIBR P M O C IN S E T A M INFÓR E TALLER ONLIN PARTICIPA GR

ATIS EN ESTE

ESTÁS INFECTA

DO ¡¡¡¡¡¡


O S R U C L E D N Ó I C I D E PRIMERA : A R U T A R E T I L E D E N ONLI S O P O R T N Á C I L S V S O VAMPIR

. . . A Z A L P U T R A V R E S RE E D 2 2 A Í D L E S O COMENZAM BRE SEPTIEM

ROMISO P M O C IN S E T A INFÓRM OTMAIL.ES H @ S IE B M O Z S O LIBR


Fin

1life


1life vol 1 vf